(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "El Cascabel [microform]"

^^fP^^^'jr-'W^-TS^^, 



l^& f:^^Y^^^^ffP^^ " 



'^^mmw 






■ -'-x. 



1:1 



J 




1 




i 1:1 



J 



•'t- 



¿'^ 



V 




IS: U MERO 



ALMANAQUE 



I8t3 



ANO II 



14 w M Z R O 5 3 ó 



•20 CENTAVOS » 



I 



W'ff:'''. •' 



ALMANAQUE PARA, EL A^O 1^93 






ENERO 



I 



FEBRERO 



\\\). 



15 D. 
16! L. 

171 M. 

18¡M. 
19 J. 

^oiv. 

állS. 
¿2 D. 
-'.>il.'. 
21 M. 



25 

¿7 



•28|S. 
2!1 D. 
30 I-. 
31 IM. 



if La Circunciden 
is. Isidoro ob. y mr 
s. Florencio 
ss. Gregorio y Tito 
s. Telesforo 
■\- Loii Santos fíeyes 
s. Juli.'^D mr. 
¡ss. Luciono y 'W' 
|s. Fortunato mr 
is. Nicanor mr. 
¡s. Hígiuio pa,pa. 
s. Bene íicto obispo 
s Gumersindo pres. 
•s. Hilario obispo. 
js. Pitblo ermitaño 
Is. Marcelo papa 
¡s. ADioaio aban 
¡Cátedra de s. Pedro 
s. Canuto 
s. Sel<astian mr. 
:s. Fructuo-o mr. 
s. Vicente mr. 
s. lid^lonso arzob. 
3. Timoteo ob. y mr. 
L?. conv. de s. Pablo 
s Policarpo ob . 
s. Juan Crisdstemo 
s. Julián obispo 
s. Valerio 
s. Hi 'ólito 
s. Pedro Nolásco 



fllQ --8 



1 M. 
2lj. 
3 V. 



S. 

D. 

L. 

M. 

M. 

J 

V. 

S. 

D. 

L. 

.M. 

M. 

J. 

V. 

S 

D. 

I.. 

.VI. 

M. 

J. 

V. 

U. 
L. 
M. 



Cecilio 

La Par. de N. S 
Bláe obispo 
Andrés Corsino 
Albino obispo 
Teófilo 

Romualdo abad 
Juan de Mata 
'Alejandro mártir 
Ireneo 
Félix manir 
namiau 

Benigno mártir 
Valentin 
Faustino 
Gregorio papa 
Rómulo mártir 
Simeón obispo 
Gabino 

Kleuterlo obispo 
Félix obispo 
Margarita 
Pedro 
Modesto 
Matias 

Alejandro obispo 
Baldomcro 
Justo 



MARZO 



MATO 



IL. 

2ÍM, 

3M 

VJ. 

i V. 

H¡S. 

7 D. 

SiL. 

9 M. 
lOiM. 
Ü|J. 
121 V. 



13 
14 
15 
Iti 
17 
18 
19 
20 
íl 
22 
23 
24 
25 
i6 
27 
28 
39 
.!0 
31 



13. Felipe 

s. .\naiitasio obispo 

¡s. Alejandro 

is. Silvano obispo 

|s. Pió V. 

I Man. de s. Joan E. 

s. Benito papa 

IS. Miguel Arcángel 

¡s. Gregorio B. 

|s. Antonio obispo 

;s. Mamerto obispo 

¡s. Domingo de la C. 

s. Segundo obispo 

is. Sabino 

s, Isidro Lab. 

8. Ubal lo 

s. Pascual Bailón. 

s. Venancio 

!s. Pe. I ro Celestino 

s. Bernardtno de S. 

P. i'el K. Santo 

8ta. Rita de C^iccia 

s. Desiderio «hispo 

s. Kobustiano 

s. Gregorio Vfl 

s. Felipe Neri 

s. Juan B, 

S. Justo 

s. Máximo 

s. Fernando 

s Angela 



SETIEMBRE 



1 V. 
-j:S. 
;<ÍD. 
íL. 

r>M. 

OiM. 
7 J. 

-(V. 

yjs. 

10 D. 

hIl. 

12 M. 

13 M. 
li J. 

l.'-.iV. 



16 
17 
1« 
i O 
■io 
21 
22 
23 
2 i 
if. 

2(; 

27 
2S 

2!» 



jr. Sixto obispo 
s. Antonio Márti.' 
s. Saadalio 
st;i. Rosa de V 
s. LorcBao 
s. FauslO' 
s. Juan mártir 
l-j- La .V. de M. s 
s. GerOni.Tio mártir 
!^. Nicolás de T. 
s. Emiliano obispo 
s. í^erapio 
s. Eulogio obispo 
La k\ de la S. Cruz 
Lh a. de S. D. de G 
s. CorneUo 
s. Pedio de Aibñés 
s. Tomás de V. 
s. Genaro 
s. Eustaquio 
s. Mateo ap. 
s. .Mauricio 
s. Lino papa 
N. Sra. de las M, 
sla. .Maria de C. 
s cipnaud 
s. Cosme 
s Wenceslao 
D. de San M. ^_. 
s. (ieriinimo ioclor 



JUNIO 



llJ. 
2iV. 

3!s. 

4lD. 
5iL. 



rt 


M. 


1 


M 


8 


J. 


<l 


V. 


10 


>;. 


11 


D. 


12 


L. 


13 


.\I. 


11 


M. 


15 


J. 


16 


V. 


17 


s. 


18 


D. 


19 


L. 


2i) 


M. 


21 


M. 


2á 


J 


23 


V. 


2 i 


s. 


25 


D. 


26 


L. 


27 


M. 


28 


M. 


29 


J. 


30 


V 



Corpus Crhisti 

Marcelino 

Isaac ct. 

Francisco C. 

Marciano 

Norberto obispo 
¡s. Pablo obispo 
s. Salustiano 

Primo 

Zacarías mártir 

Bernabé apóstol 

Juan de Sahagun 

Antonio e Pádua 

Basilio obispo 

Vito 

Aureliano 
.*;. Manuel Nicandro 
s. «.'iriaco 
s. Gervasio 
s. Silverio papa 
s. Luis Gon/.aga 
sta Demetria 
s Paulina obispo 
T La -V. de S. J. 
s. Eloy obispo 
.s. Juan 

s- Zoilo mar ir 
s. León papa 
r san Pedro y S 
La conme. de S. 



n. 



P. 
P 



OtJTUBRs: 



liD. 

«iL. 
3¡M 

i:m. 

o J. 
'■.¡V. 

7:s. 

8D. 

l'jL. 
101 M 
11¡M. 
12'J. 
13iV. 
14S. 
150. 
16iL. 
171 \1. 

:;< .M. 
l'.i J. 

20 !V 
21iS. 
22|D. 
23] L. 
241 M 
2Hm. 
23 J. 
27 i V. 
-28ÍS. 
2«i!l>. 
.301 L. 

31 !m, 



,s. Remigio obispo 
!s. Angeles custodios 
is. Maximiano 
Francisco de A. 
t'roiian obispo 
Bruno fundador 
Marcos papa 
Demetrio mártir 
jS. Dionisio obispo 
|s. Francisco de B. 



Nicasio obispo 
en 



Z 



I 

!N. Sra. del P 

s. Eduardo 

iS. Calixto p. 

isla. Teresa de Jesús 

!s. Martiniano 

jS. llorentiuo ob. 

Is. Lúeas evangelista 

is Pedro Alcántara 

jS. Feliciano ob. 

js. Hilarión bad 

Felipe ob. S. 

Pedro 

Rafael Arcángel 

Gabino 

Evaristo Papa 

Fruto 

Simón 

Narciso ob. C'. 

Marcelo 

.V''mesio 



IQ 
II 
12 
13 
II 

lá 

16|J. 

I7^^ 

18:S. 

1 ilD. 

20 L. 

21|M. 

22| VI . 

2<:J. 

21jV, 

25|S 

26:0. 



s. RudesíQdo obi«po 

s. Heraclio mártir 

s. Emeterio. 

s. Casiano 

s. Adrián 

s. Olegario obispo 

s. Tomás de Aguiao 

s Juan de Dios f. 

sta. Francisca R. 

s. MelitOn 

s. Zacarías 

s. Gregorio * 

8. Lean iro obispo 

sta. Florentina 

s. Raimundo abad 

stá. I^abel 

s. Patricio obispo 

s Gabriel Arcángel 

El pitriarca San J. 

s. Braulio obispo 

s. Benito abad - 

s Deogracia obispo 

s. Victoriano 

s. Agapito obispo 

-}- La ncar. del Sr 

is. Manuel 

s. Ruperto obispo 

s. Sixto papa 

s. Cirilo 

s. Juan {.'limaco 

Is. Benjamín 



ABRIL 



ISÍM. 
13 ' 
14 
15 



19M 

20 J. 

21 V. 
-22!s. 
231 D. 



27 J 

28 V. 

í;9's. 

30iD. 



Las 11. de s. Catalina 

Pascua de Resurrec. 

s. Benito de Palermo 

8 Isidro arzobispo 

8. Vicente Perrer 

s. Sixto papa mártir 

8. Epifanio obispo 

s Dionisio obispo 

sta. Casilda 

8. Bzequiel 

8. León papa 

s. Henon 

s. Héritieit^ildo 

s. Pedro G. Télmb'. 

s. Máximo 

s. Toribio de L. 

s. Aniceto 

s. Heuterro obispo 

s. Jorge ob. 

s. Serviliaiio mártir 

s. Anselmo obispo 

8. Soti^iro Cayo 

8. Jorge. 

s. Honorio obispo 

8. Marcos 

s. Gleto 

s. Toribio arzobispo 

s. Prudencio 

s. Pedro mártir 

sla. Catalina 



JULIO 



1 S. 

2 0. 
3ÍL 

4!M. 
5M. 
6|J, 
7 V.' 
áS. 



I4i V. 

lóis. 



1'>:m 



s. Setundino 

ua veslt. de N. Sra 

s. Ireneo 

T. de las r. de N. S 

s. Miguel de los S. 

s. Kómulo 

s. F-^rrilia 

sta. Isabel 

s Jirüo obispo 

s. Januario 

i- Pió papa 

s. Juan Gualberlo 

s. Anacleto papa 

8. Buenaventura 

s. Enrique 

El t de la s. Cruz 

s. Alejo confesor 

$. Camilo (le ;^elis 

s. Vieente (le Pául • 

s. Jerónimo 

s. Víctor 

sta Maria M. 

s. Apolinario 

s. Francisco Solano 

s. San lago Apóstol 

sta. Ana 

s. Pantaleón 

s. Inocencio |>apa 

sta. Maria. 

s. abdon 

s. Ignacio 



AGOSTO 



M. 
M. 

J. 

[V.. 

s. 

D. 

,L'- 

M. 

M. 

J. 

V. 

s. 

D. 



14'L 
15 M. 



M. 

J. 

V. 

S 

D 

L. 

M 

M. 

J. 

V. 

S. 



27, D. 
28 L. 



M. 
M. 
J. 



s. Pedro 

.\. Sra. de los A. 

La Inv. de S. E. 

s. Domingo de G. 

N. Sra. dtí las N. 

La t deN.Sr. J. C. 

s.C«y«tano 

s. '"iriaco 

s. Justo y Pastor 

!>. Lorenzo 

s. Rudno 

sta. Clara 

s. Hipólito 

s. Eu&ebio mártir 

•{- La A. de M. Sartt. 

s. Roque 

s Anastasio 

8. Floro 

s. Luis Obispo . 

s. Bernardo Abad 

sta. Anastasia 

8. Hipólito 

s. Felipe Benicio 

s. Bartolomé apóstol 

s. Julián 

s. Ceferino papa 

s. José de Catazanz 

s. Agustín obispo 

La d. deS. J. B. 

-{- Sania, fí. de Lima 

s. Ramón Nonato ^ 



NOVIEMBRE 



ÜM, 

2;j. 

3ÍV. 



5 
6 

7 
8 
9:J. 

lolv. 

lilS. 
12 D. 
13' L. 
14 M. 
I5!M. 
16:J. 
17 1 V. 

19'l). 

2o|L. 

21 iM. 

•2¡M. 

93;J. 

241 V. 

25! S. 

26¡D. 

!;7¡L. 

2MI.M. 

3ü'j. 



i- La F, de ts, los S. 

s. Ciríaco 

Los in raárt. de Z. 

s. Carlos Bor romeo 

s. Félix 

s Sebero ob. 

8. Florencio ob. 

Los 4 hermanos 

l.a d. de laB. de) S. 

s. Andrés 

MAkTIN 

Victoriano 

Antonio 

Clementiní» 

Eug'^nioob. 

Riilino Máxos 

Gregorio 1 



La D. de la u. 
|s. Policiano i>apa 
s. Félix de Vilois 
iLa P. de N. Señora 
sta. Cecilia virgen 
s. clemente p. 
s. Juan de la Crus 
sta. Caxatina Virgen 
Los desp. de N Sra. 
— C. tas velaíiones 
s. Grt-gorio II I 
s. Saturnino 
s. Andrés ap;»stol 



DICIEMBRE 



1 

a 

3 

4 

5 

6 

7 

8 

9 

10 

U 

12 

13 

14 

15 

16 

17 

18 

19 

20 

21 

22 

23 

24 

2ó 

26 

27 

•8 

29 

3Ú 

31 



s. Mariano 

s. Silvano ob. 

s. Francisco X. 

s. Pedro Crisólogo 

s. Sabas abd.. 

s. Nicolás de Bari 

8. Ambrosio ob. 

La I. C. de M. S. 

sta. Leocadia 

N Sra. de Loreto 

s. Dámaso p. 

j» Donato 

sta. Lucia V. 

s. Mcasio ob. 

s. Irineo 

s. Eusebio ob. 

8. Lázaro ob. 

La espc. de N. Sra. 

s. Nemesio 

8. Domingo de Silas 

s. Tomas apóstol 

s. Demetrio 

El beato N. Factor 

s. Luciano 

•J- La IV, de N. S. J. 

s. Esteban proto 

s. Juan apóstol 

Los santos Inocentes 

S. Tomás C. 

S. Severo 

3. Silvestre papa 



^'^^'K'fí5P'p!^íS>í 



í;ífjií-Tv:«»3í^;5^«a; ^: ■ : J•¡^■ 



EL CASCABEL 



835 




L dia ó de Enero dei año de las fíes- 
tas colombinas y de la exultación del doc- 
tor Saenz Peña al solio presidencial, apa- 
reció el primer número de El Cascabel. 

Los preparativos que se habían hecho 
no eran pocos por cierto. 

Como medida prevenliv.i, y teniendo en 
cuenta que un buen anuncio es el todo en 
cualquier empresa, y sino que lo diga Ma- 
sioti, el que, gracias al bombo, vendió 
una pmita de Tierras y Cielos á los que 
nadie les vio nunca la punta; consideran- 
do eso del anuncio, impriniiérojise la frio- 
lera de 20.0C0 carteles como este: 



EL CASCABEM 



--x 

iiCIUDADANOSü! 

Ki que quiera estar hien ^onsil^o 
mismo y con sus semejantes, 
■\ delie sujetarse á Ips sipnií-'ntes 
■ regias á partir <le] 6 de Enero. 

I— Comprar EL CASCABEL. 
II- No creer en promesas del Gobierno. 
III- Leer EL CASCABEL. 
IV- No pagar al casero. 
V- No matar EL CASCABEL con la in- 
diferencia. 
VM No hurlarnos nada (Va por los sus- 

critore* y corresponsales'. 
Vil— Hacerse la ilusión de que no hay 
crisis. 

VIH— Hecha la ilusión gastar unos centa- 
vos miseros, comprando EL CAS- 
CABEL. 
IX— No desear las mujeres (feas) de los 
prójimos. 
_• . X—iExterminv la langosta. 

Estas diez i-et/las se encierran en dos: Comnrar 
"I primer nünwro de EL CASCABEL (día S de Ene- 
'■'-»).., y los subsiguienAes. 



1^-L CASCABEL semanario íestivo, ilustrado 
con profusión de grabados iiuraorísticos, será 
•esencialmente locaJ, y tanto la parte literaria 
como la artística tt^ndrái; marcado sahoi- 
criollo. 

Contratóle una numerosa cuadrilla de 



changadores: se les entregó un balde lie 
DO de engrudo, un pincel y un puñado de 
carteles, y después de una arenga corta 
pero mala, que les endilgó el ayudante del 
administrador, se retiraron por el foro. 

A las diez de la noclie en^pezaron la 
tarea de empapelar las osipunas de la Ca- 
pital, y ;ixqui fué troyal 

Los vigilantes alarmados por el ¡Ciuda- 
danos! con que principiaba el anuncio, em- 
pezaron á arrancar carteles y á llevar 
changadores á las comisarias. 

Total: que se malogró el aviso, y de 
20,000 carteles apenas se pegaron 5000. 

Este contratiempo no nos amilanó, y 
llegado que íue el dia í». apareció el pri- 
mer número del peri<)dico. 

¡Qué día! 

Alas siete de la mañ.ina salimos á la 
calle para ver cómo el público se disputa- 
ba la dicha de adquirir El Cascabel. 

Pero... ni un vendedor lo tenia. 

Inútilmente lo pedimos á todos. Xadie 
sabia que existiera tal periódico. 

Corrimos á la imprenta de El Censor, 
en donde estaba el capataz para la venta. 

— ¿Y.. ? — !e preguntamos, ¿cuántos ha 
vendido Vd? 

— Ni uno; fué su contestación. 

Una poesía del P. Pera disparada á b^- 
ca de jarro no nos hubiera afectado 'o 
que nos afectó el maldito ni uno. 

■Ni imo! y se habían impreso cuatro 
mil... 

El desencanto fué inmenso, y por ua 
momento creiríiosen nuestra dosaparici^'n 
del estadio en que brillan La Nación y otros 
por el e>tilo. 

Ahora ya es otra cosa. 

Ha trascurrido un año. lian desapare- 
cido Argos y Pellegriiii, y líi. CAsrAGii. 
vive, y vive contento, querido y favore- 
cido por numerosos lectores, y estimada 
por los colegas de provincia^^ que se en- 
tretienen copiando artículos y poesías, sin 
decir de donde las toman. 

Han desaparecido los tropie/i^:-, y á no 
ser por la indignación que hemos produ- 
cido á un diario inglés que aparece en 
esta Capital, st^rianios completamente fe- 
lices. 



'•4Jp^-^5^jr-«>;j:«Siw^~ní.'™?^^^flfBi-s*^^ 



S3l> 



EL CASC.ABKL 



Al empezar el segundo año de su pu- 
I)licación, El Cascabel no hace prome- 
inesas como un político cualquiera. 

Así pues, nada decimos de las reformas 
i\\ie pensamos llevar á cabo, ni de los nú- 
meros extraordinnrios que publicaremos, 
y que, como verán Vds. á su debido tiem- 
po, serán extraordinarios de veras. 

Lo que si hace El Cascabel, y lo hace 
con mucho gusto, es dar gracias, muchas 
gracias, reservándose naturalmente algu- 
nas para el gasto diario, á los lectores, 
ai público que le ha favorecido, y que ha 
de seguir favoreciéndole, y á la prensa en 
general, que con tanta benevolencia le 
ha tratado. 

Advirtiendo que como El Cascabel no 
es rencoroso, v si bien á veces araiía no 
lastima mucho, incluye en la prensa á 
algún diario, cuyas columnas están her- 
méticamente cerradas para nos. 



V ahora, después de estos desahogos, 
naturales en quien después de una tem- 
porada de apreturas vive desahogado al 
fin, empezaremos á charlar de nuevo, y 
como si tal cosa hubiese ocurrido. 

Así, pues; empieza la Charla numero 
ó.'í, primera de la segunda serie. 

Pero... ;no! ;Ea! que no hay espacio 
para ella. 

Y el poco que queda lo quiero emplear 
para hacer constar nú agradecimiento á 
los escritores y dibujantes de ú fuera; á 
los que con sus producciones han honra- 
do las páginas de El Cascabel. A todos 
mi agradecimiento. 

En cuanto á los de casa nadia les digo 
ahora. 

Ah... que pasen Vds. un feliz año, y 
.¿•obre todo! sigan Vds. favoreciendo al 
Cascabel. 

Enrique Coll. 




RISA Y LLÜMTO 



fA un idealista) 

No asi te moles si en mis labios ju»'ga 
la sonrisa (.'niel del desencanto, 
(jue asoma á veces en lugar del llanto 
en que el dolor tu corazón anega. 

Tú de cólera lloras pon|ue ciega, 
materialista, tria y sin encanto, 
la sociedad se empequeñece tanto 
(¡ue ni á tu te ni ú tus delirios llega. 

Tú no sabeí luchar. Yo río... y siento 
hielo en el pecho y en el alma rotas 
las alas del amor y el sentimiento. 

Pero solo, sin odios ni asechanzas... 
¡surgen del alma en las celestes notas 
murmullos de ilusiones y esperanzas! 

Moisés \utna Castellanos. 

J^^' vtí'w»'- 



PACHACAMAC 



& 



RAN parte de la mitología del alto y 
bajo Perú se ha perdido entre las brumas 
del tiempo, sin dejar siquiera la huella 
gráfica que caracteriza los tipos de épocas 
pasadas, y sin dejar siquiera el nombre de 
los dioses pobladores del continente ha 
nado por dos océanos, y que suele conser- 
varse como reminiscencias del mundo, 
ocultas en los anales de la historia. 

Las preocupaciones castellanas disper- 
saron en derrota completa las creencias 
de la raza de los adoradores del Sol; de- 
rrota i{ue fué de muerte eterna para los 
dioses protectores de la entonces explén- 
dida América meridional. 

Solo un culto divinamente sagrado se 
salvó de ese derrumbamiento de altares y 
de cielos, y se conserva al través de todas 
las preocupaciones religiosas y evolucio- 
nes sociológicas, como se conservan las 
efigies destrozadas de la antigua mitolo- 
gía griega. 

Pac}iaca7nac es e\ dios supremo de toda 
lo creado, según el indio peruano, y con 
PncJiacarnac es panteista, participa de 
ideas deísticas, y hasta es fatalista como 
un musulmán antiguo. 

i*ara el indio, Pachacamac está en to- 
das partes: en la alegría de los festines, 
en !cs placeres silenciosos del idilio, en 
el rumor de los bosques, en los suspiros 



" Ar 



EL v;A80ABEL 



837 



del (.iolor, en las Itigrimas de la desgracia 
y en los gritos del horror. 

Pachacamnc es la tierra misma, y por 
eso antes de llevar ú los labios la copa de 
la exquisita chicha^ derrama algunas go- 
tas al suelo, para refrescar el aliento de 
tan gran dios, y como homenaje de eterna 
adi^ración. 

I^arli acamar está en los linderos de 
un camino, es el mojón divisorio de una 
colectividad con otra, yes donde debe des- 
í'ansar e! indio, para reanimar las Tuerzas 
^igotadas en un largo viaje. 

Cuando retumba el trueno y cruza el 
diáfano relámpago electrizando las neva- 
das cumbres, el indio espera con la con- 
fianza de una íé integra, de una fó de már- 
tir. (\\ie Pacliacamac \^ salvará ileso de 
la tormenta, o si es su destino, dejará 
para siempre la triste vida. 

Todos los dioses se han ido, solo Pa- 
cltaramac queda resistiendo á las inva- 
siones del excepticismo y al desastre de 
todas las creencias, y queda con un altar 
611 cada cumbre de aquellas profundas se- 
rranías de la América meridional, y 
teniendo en cada selva por incienso el per- 
fume de las flores silvestres y por ala- 
banzas la oración melancólica de espíritus 
sin fllosofias sofisticas. 

Agustín Porcel Jaiúics. 



HAMBRE Y FLORES 



L^ablo era honrado y valiente, 
mozo arrojado y de aliento, 
hombre de mucho talento 
que vivía pobremente 
y, á pesar del triste estado 
en que Pablo se veía, 
\¡x sangre joven le hacíii 
poeta y enamorado. 
Sus versos entusiasmaban, 
y los más doctos varones 
le aplaudían sus canciones, 
pero no se las pagaban. 
Asi es que para vivir 
con apariencia decente 
alior^-aM singelaíffi/eTjte 
en el comer y el vestir. 
Pablo amaba con locura 
á Elena, cruel coqueta 
que trastornaba al poeta 
con su arrogante hermosura. 
Y cuando Pablo, ardoroso. 
Iiostrarse á sus pies quería, 
al instante aparecía 



inoportuno el esposo. 

Ofrenda de sus amctres 
á Elena, Pablo llevaba, 
y tembloroso entregaba 
bien poco: versos y flores. 
Agotó en ello su vena 
y entre congojas amantes 
llenó de estrofas (¡riliantes 
los abanicos de Klena. 

lí 

(Jon decisión, cierto día 
Pablo en Elena pensando, 
decia: 

— Me estoy matando, 
mas juro que ha dn ser mi;i. 
Oariño, felicidad 
yo puedo darla amoroso: 
la haré olvidar de su esposo 
la. perpetua necedad. 

En esto, una atroz punzad.i 
le hizo pensar de repente 
que aquel día, justamente, / 
no había coaiido nada. / 

— ¡Del vientre somos esclavos^ — 
con ira Pabfo exclamó— 
y su capital contó; 
.tenía veinte centavos! 
Recordando sus amores 
calló el dolor material, 
y gastó su capital 
en un ramíto de flores. 

Y mientras que C(>nlenía 
el hambre, desíalleCído 
exclamaba decidido: 

— ¡Esta noche será mía! 

III 

Recibió al poeta, Elena, 
tranquila y sin emoción. 
y oyó su declaración 
completamente serena. 

Y él creyendo en la ilusori i 
esperanza que adoraba, 

a torrentes derramaba 
un Vesubio en su oratoria. 
Al tin con aire altanero 
Elena se levantó 
y fríamente exclamó: 
—¡Soy casada, caballero! 
Deploro su desencanto, 
mas si falto á mi deber 
es con quien ha de valer 
masque yo ó al menos tanto... 

Y salió. Contuvo un grito 
Pablo y de rabia lloró. 

y suspiró (suspiró 

ó de amor ó de apetito.) 

— ¡Es una mujer honrada!— 

decía— ¡No puede amarme! 

y ha hecho bien en despreci irtin 

porque yo no valgo nada. 

Ante aqliella decepción 



838 



;íFí, -'í^^^K'g'f^"'' 



-•- - ■>■- 



EL CASCABEL 



triste y hambriento suíria. 

y el infeliz padecía 

del vientre y del corazón. 

IV 

Elena ante el mundo enten 
así A su marido honral)a, 
(ly ar|uel día se escapaba 
en los brazos del cochero!) 

.S. Garrido. 




AMOR Y PALOS 

(Por un dulce de leche» 
I 



L viejo Hios tiene más 
(le veinte años deser- 
vicio de armas, y su 
ginelfi de sargento 1° 
adquirida á fuerza de 
combales y largas pri- 
vaciones en la penosa 
vida de campaña. 
La reputación de bra- 
vo que goza en el. Balallon, lia sido per- 
fectamente bien adquirida. A su conducta 
siempre intrépida ante el peligro, debe las 
horas más felices de esta vida, como asi 
mismo sus mayores infortunios. 

Fué en la soipresa de una toldería de 
indios belicosos, que el valor del entonces 
Cabo Ríos, de la Compañía de Cazadores, 
pasó por la gr^n prueba, arrancando un 
aplauso gene"<il de todos sus camaradas, 
y la mus grata complacencia de susgefes. 
El Cabo Ríos había luchado comourt hé- 
roe, rodeado dé lanzas salvajes (jue se 
disputaban su diminuta persona. 

¡Estaba enlo más recio del cómbale...! 
La voz de la cautiva Margarita que im- 
ploraba su socorro, le daba l«s fuerzas de 
un atleta y la superioridad de un jigante... 
Por fin, los indios huían dispersos. Al pa- 
sar lista de los soldados (jue quedabáíi en 
pié, también formó el Cabo Ríos, su sable 
hecho pedHzos y el rostro bañado en san- 
gre!— ¿Con qué podía premiarse tanto he- 
roísmo? 

Hacia tiempo que Rios, el más guapo 
entre los guapos, deseuba realizar un 
casamiento de amor; pero las costumbres 
un tanto liberiiles de las gentes de linea. 
no le permitían encontrar en las familias 
del cuerpo su soñada prometida. 

Margarita la cautiva, en cambio era to- 
do un poema de candor y de inocencia. 



Muchos días después de ser rescatada, 
todavía lloraba á lágrima tendida, domi- 
nada por sus fuertes emociones, manifes- 
tando SU mayor agradecimiento prendida 
al cuello del amoroso Rios, que no pudo 
resistir ante tanta ternura. 

Las bodas se preparaban. Acontecimien- 
tos relacionados con personalidades como 
la del Cabo Rios debían hacer época. 

El. Capellán del cuerpo bendijo solemne- 
mente la feliz unión, y desde ese día la 
vida de los jóvenes desposados fué un per- 
manente idilio. 

Ninguna nube de las que con frecuencia 
pasan sobre las carpas de los humildes 
matrimonios del cuartel, apareció jamás 
en el horizonte del caiiiioso Rios, que to<lo 
lo miraba por un solo prisma: el de su fe- 
licidad. 

¡Margarita era tan joven! ¡Linda como 
sil ilusión querida...! 

II 

Muchos años han transen nido. 

Margarita, es una vieja flaca y mala, con 
todos los arranques salvajes que le produ- 
cen los recuerdos de su adolescencia entra 
indios, y una marcada afición <i la miel de 
camuatí^ al dulce de leche. 

El Sargento Ritis ha cambiado su fisono- 
mía jovial y enamorada por el ceño frun- 
cido de veinte años de sulrimientos y de- 
cepciones; peto su corazón es siempre el 
mismo. Puntual en el cumplimiento de 
sus obligaciones militares; celoso en- cuan- 
to se relacione con el amor de sus amo- 
res. 

Una noche de calma chicha en el estenso 
campamento, se produjo gran desorden 
en las carpas vecinas al Batallón. Intervi- 
no la guardia en semejanie alboroto, y cual 
no seria la sorpresa, al encontrar á Mar- 
garita trenzada (íon su prolector, y defen- 
diéndose de sus iras á mordiscos y araño- 
nes! 

—¿Qué es eso Sargento?— dijo respetuo- 
samente el íjábo de cuarto que lo h^bia 
reconocido el primero— la descompostura 
que le halíia producido á Margarita la 
cacerola coii dul<!e de leche que robó ano- 
che de la guardia, es suficiente castigo 
para su atre^'i miento. No le pegue más. 
; «¡¡Hijo miof!— esclamó el Sargento lleno 
de alegría y saliendoon busca de su Capi- 
tim— en quince años de vida matrimonial 
llena de encantos, nunca dudé un momento 
de la conduela h; tirada de Margarita; pero 
esta noche hn salido varias, veces ile mi 






KL CASCABEL 



83ÍÍ 



DE VISITA 




(Dibiajo de Caraffa) 



•-^•í^"" 



• t. rv 



•rtíW -% 



840 



EL CASCABEL 



carpa sin decir nada déla cuestión cacero- 
la, con lo cual yo hbbria adivinado todo! 
He procedido enérgicamente sin entrar en 
mayores aclaraciones porque temi se com- 
probaran mis terribles sospechas de su 
infidelidad, y entonces mis jinetas de sar- 
gento 1*» me halarían causado la mayor 
vergüenza. 



(> Ahora ya es tarde, ¡¡pobre Margarita!! 
«La he dado tantos palos, que mi brazo 
no puede alzarse más. 

«Mi Capitán me lo perdonará.» 

Capitán Oliveira Cczar, 



¡CALLA! 




UANDO de nuevo me miré en tus ojos. 

después de muchos años, 

y te dije mi nombre, que del todo 

tenías olvidado, 

tiñó el rubor la nieve de tu rostro, 

y en el carmín de tus risueños labios 

se despertó el recuerdo misterioso 

íiue dormía en la sombra del pasado. 



Paseando, la tarde de a(|uel día 
tristes y cabizbajos, 
absorta la memoria en las Pumitas 
y el silencio en los laiíuos, 
cuántas cosas la menlé nos decía 
de la niñez á entrambos! .. 
Cuántos proyectos locos quemaría 
el incendio voraz de nuestros cráneos!... 



¡Ob! ¡',mé tristes las horas de la queda 
á mi afán y á tu afán les parecieron! 
Rumor de frases huecas 
encerraron la voz de los secretos 
en cárceles estrechas, 
y mir;idas estrañas de recelo 
buscaron en las nuestras 
la escondida ansiedad del pen.-amiento. 



Cuando después, en alas de un suspiro 
me contabas tu insomnio, 
y en un beso furtivo 
te dije adiós, estremecido y loco, 
me pareció que resonaba un grito 
dentro de un corazón, tuyo y celoso, 
y ahogando del mío los latidos, 
le dije:— ¡Calla!... Pertenece á otro... 

M. Baha monde. 



EL CASCABEL 



841 



LA MUERTE DE LARRA 



(FRAaMENTO) 



Si J.arra sj suicidó 
por no amarle una mujer 
cúlpele otro, que no yo, 
pues hizo, cuando así obró, 
■lo que debía de hacer. 

Aun hoy que en su cuerpo Irlo 

genio excelso no arde, 
Way alguien, que haciendo alarde 
de hipócrita ó necio brío, 
dicf — ¡Se mató el cobarde! 
Turíjia de cerebro inerte 
qiae en su idiotismo no advierte, 
que aun cansado de sulrir, 
será fácil el vivir 
más no lo es darse la muert ■. 

l/irra se maió. A(|uel día 
supo el arte por su mal 
con (jué rapidez vencía 
á lili mundo de fantasía 
un átomo de metal. 
¡.Metal! siervo de la idea 
i|iie ayuda, alienta y refraíi 
como el hombre lo desea, 
pin'.s h? manda ¡crea! y ere 
y le ordena ¡mata! y mata 
¡Metal! esclavo obediente 
ciiá! la multitud hirvieate 
'in>' vá de terrores llena 
como un rebaño obediente 
])0i- donde el genio le orden:.. 
V si con loco heroísmo 
éste se hunde en un abismo: 
por premio á su valentía 
el rebaño con cinismo 
le gritará ¡¡cobardía!! 

Sobre su recuerdo en daño 
viertan mentira y engaño, 
en su obra la envidia insista, 
¡siempre el artista es artista' 
¡siempre el rebaño es rebaño! 



II 

sin quietud y sin calma 
fué pronto su existencia destruida, 
.con el anáor mas fuerte que su alma, 
con el genio más grande que su vida; 
y aquel fuego fatal que le quemaba 
con tiernas ó angustiosas emociones, 



en un día tan solo derramaba 

todo el amor de cien generaciones 

El alma (jue tan gran pasión encierra 

vivir podría, sí posible fuese, 

que uno solo el amor se convirtiese 

de todas las mujeres de la tierra. 

¡No pudo ser! Con la materia impío 

de un golpe destruyó sus sensacione.^ 

yfué el alma, ya libre de prisiones 

á suspirar de amor en el vacío. 



Ilf 

¿.Y á ella debía inculpar 
por(|iie le obligó á morir:' 
X('); (|ue es digno de estimar ' 

igual ([uíen nos hace amar 
(jue i|uien nos hace sulrir. 
\ es noble y es elevada, 
([uien fría ó enamorada. 
llena toda nuestra vida: 
igual si nos lué adorada 
<iue si nos fu.' maldecida. 
Que 'en el tortuoso torrente 
de la vida: ardientemente 
debe la mujer soñada 
ser i|uerida ó ser odiada 
pero nunca indiferente. 

IV 

Ella murió también; pero ¡oh consuei ; 
de aquellos que su nombre han enloiiado! 
ella estará en el cielo 
y él en algún planeta d(^sterrado 
Castigo del suicida 

pues se razona en ello de esta suerte; 
«Que sea desgraciado tras su muerte 
quien tuvo triste y desgi-aciada vida.» 
Diréis ((ue es separarlos necesario 
porque juntos i<iué harían! 
se escandalizarían 
los soles del sistema planetario. 

¡Mejor! Ella en el cielo paseando 
y él en un astro cuyo brillo quema, 
á las mismas estrellas contemplando. 
cada chispa de luz es un poema. 

Luis Pardo y Gó/naro. 
(Luis García). 



?í£Pí^. 



842 



^■Kff^^i^^W^^- 



EL CA Sí. A BEL 



MORENA 




(üibvijc) ele Parisi' 




DRAMA POPULAR 



ENGO guerra declarada al drama aristocr/Uico, y creo no me falta razón. 
Si voy al teatro, los sentimientos fuertes, <Jraináticos, trágicus á veces, 
se esconden siempre bajo un corréelo frac, un antipático smokin (ó 
como se diga) ó una bien corlada levita. Si loo novelas, la casi totali- 
dad, de las que no producen náuseas por supuesto, eomienzan en el toilette, ó en 
el houdoir, o en el salón, esto es, en casertmes grandes, con muchos criados y mu- 
cho boato. 

Ante semejante hecho, cierto, real y positivo, uno «e pregunta, y en ese caso ese 



"^i^^^ww f^s^fv'r . ' ' -^'£^«1 



EL CASCABEL 8Í3 



- uno soy yo, pues qué ¿las clases trabajadoras, las clases pobres no pueden sentir 
violentas pasiones, alimentar dramáticos sentimientos? ó acaso en la comedia hu- 
mana al pueblo solo le q^ieda el entremés? 

Si es verdad, como todos creemos, que debajo de una mala capa se esconde un 
buen bebedor: si de esta verdad fluye que en el pueblo, como en la aristocracia, 
quizá más que en la aristocracia, hay sentimientos nobles y elevados, y en el pueblo, 
como en la aristocracia, tal vez menos, torpes afectos y menguadas pasiones ¿pí^r 
qué no recoger unos y otros para llevarlos al libro y al teatr.»? ¿No se instruirla 
mejor al pueblo, al verdadero pueblo, presentándole personajes de su temple, que 
hablaran su lenguaje y obraran en consonancia con su ruda é ingénita nobleza? No 
se evitaría asi que ese pueblo diga que la vida social es pupc» comedia? 

Y el dicho no carece de intención y de verdad. Si él no conoce otra sociedad 
que la teatral ¿cómo no pensar que solo la gente de levita hace bueno el verso con 
ribetes de apotegma «el mundo comedia es»? 

Hace falta, pues, una revolución en la novela y en el teatro: al libro como al 
escenario debe ir todo el mundo: el rico como el pobre; el noble como el plebeyo. 

No hemos predicado la igualdad en todo (en este «hemos» no entro yo) pues 
que á la escena suba el trabajador, por modesto que sea, y que presten vida á libros 
hermosos las oscuras pasiones de los más miseros obreros 

A no ser que pretendamos, no dejando más que dramas de frac y novelas aris- 
tocráticas, dar la castaña á los siglos venideros haciéndoles creer que en este siglo 
de las candilejas, no hábia en el hispano mundo más que millonarios, y gente que 
hablaba en francés á bocados, para esconder su torpeza en manejar el propio 
idioma. 

Pero nó; eso no lo lograremos, pues la historia, como señora, es un tanto habla- 
dora, y se encargará de propalar la verdad y de demostrar que aaún hay clases» 
con)o dicen en Madrid, y que si las trabajadoras no han dado conlingenie dramático 
no fué porque de él carecieran, sino por que no hubo escritor valiente ([ue se atre- 
viera á recogerlo, y, engalanado arlisticamente, devolvérselo al mismo pueblo. 

Y dirá verdad. 



R. Mfynytcr Sans. 



EPIGRAMAS 



—Anda, hijo mío. y pregunt;! 
á mi dependiente, á cómo 
(juedó el oro cotiza<lo. 
Y el muchacho, que es un 10[»>, 
vá y al dependiente dice: 
—Papá, desea, (iregorio. 
saber, á cómo, en la Bolsa, 
se ha cotizado Jioy el /oro. 

(Qué Inncionario cerril! 
quise, á la ley obediente, 
casarme por lo civil, 
ly me casé, inciriliilt'nle' 

La vieja Antonia ( iiuent«í.s, 
tras de comida copiosa, 
pidió al garrón, afanosa, 
palillos para los dientes. 
Oyóla Carlos líustillos 
y dijo:— ¡Por vida mia! ~^ 

yd, en su lugar, pediría 
dientes para los palillos. 

Casimiro Prieto- 



-'•' ,*7 ít ,^' '^v^yi^^^^p^ s-«f ^r "^■'.-^•'-«"^•^s^ í'^^^-' X 



844 



EL CASCABEL 



CURA CAMPESINA 

(Cuadro de costumbres malas) 




A reconciliación fué 
tremenda. 

Empezó por una 
verdadera lluvia de 
reproches fque Luisi- 
to aguantó sin abrir 
el paraguas) y termi- 
nó en borrasca. 

Una verdadera bo- 
rrasca. 

í'ataratas de l.'igrimas, vendábales de 
suspiros, rayos producidos por el choque 
de miradas, electricidad en toda la linea... 

Después... dos cuerpos rodando por el 
pajonal, y después silencio absoluto. 

María, charlatana por naturaleza, y en 
aciuel momento por necesidad, pues las 
palabras que pugnaban por salir de su me- 
nuda boca le causaban asfixia^ l'ué la (|ue 
lomó la palabra: 

—Somos unos locos— dijo— es decir, yo 
soy una tonta y tu un... 

— ¡Calla por Dios! 

—No quiero'cailar. Estamos solos y na- 
die puede oirnos. Mi buen Eustaquio tar- 
dará en regresar; el pueblo (jueda lejos. 
En cuanto á tu tío y ;i su guapísima mu_ 
jer están ya en camino... Tu te has que- 
dado: sabes lo que he sulVido. me has 
visto morir de rabia y de celos... 

— Es (|ue mi tía... 

— Si: tu tia es muy joven, tu tío muy 
viejo y tú ya te he dicho (|ue eres un... 

—No prosigas... Mira, mira el coclie do 
nuestro Eustaquio. 

— ,Eh'... 

—Digo, de tu Eustaquio. Ya lleiía: va- 
riemos de conversación. 

En electo. Ileg(i Eusta(|ui(i. houilire do 
cuarenta años, candoroso, noble, admi- 
nistrador de varias estancias del tio do 
Luis y gran amigo de éste. 

— Pobrecito,— dijo al bajar del birlorhr. 
— \<{né triste estarás! Tus líos lo están 
también. En todo el trayecto no han hecho 
más que hablarme de ti... ¡sobre todo lu 
tia!... ¡qué cariño el suyo!... En fin. ya 
están camino de la capital: han sentido 
que no los hayas acompañado hasta la 
estación, pero como saben (jue te afectas 



tanto... ¡Ea, alegra la cara!... vamos ú 
comer y ¡distráete!... la salud ante todo, 

—Dice V. bien. 

— Ya lo creo. Aquí tienes á María. En 
verano se pone muy malita, pero al llegar 
el invierno, hace prodigios. Tú, en cam- 
bio, desde que estás aquí, en plena Pam- 
pa, te has puesto guapísimo y gordo. 
¡Vaya, que dentro de tres meses ya po- 
drás regresar á Buenos Aires, y estarás 
desconocido;., l^ueno, bueno, ¡vamos .i 
comer..:! • . , 

II 

Luisito es sobrino de D. José de la l'is- 
pesura, viejo ricacho y acaudalado estan- 
ciero, casado con \y->- Manuela ^'eja, una 
porteña joven, elegante y muy guapa. En- 
tre D. José y Di' Manuela medía un abis- 
mo de años; él lleva la peor parte. Va\ 
cambio hay entre los cónyuges otro abis- 
mo: el del dinero, en el cual lleva la me- 
jor parte D. José. Eustaquio es adminis- 
trador de las estancias del acaudalado 
viejo, y á una de tantas estancias fué ¡i 
parar Luis, enferni.o del pulmón, buscando 
aire puro, ambiente sano, vida lran<piila 
y salud. 

Todo lo hallo. 

Y además, hallo una mujer bonita: una 
belleza rural, la mujer de Eusta({uio. 

Luís llego á la Estancia en el rigor del 
verano. A los pocos días llegaban los lii^s, 
D. José charlaba <le asuntos agrícolas con 
su administrador. La tía hablaba con el 
sobrino, de modas, bailes, trajes... 



ideal. 



¡y un joví.'n in- 



Lo material y b 
teresanie! 

<)currió lo n'> ¡lodia esperarse. Luis y 
Manuela se querjan en secreto, pero como 
los secretos no se guardan, y los amo- 
rosos menos, sucedió que un día después 
de comer, senl ironse á conversar D. José 
y Eustaquio. La esquila, lo que rendirla 
la lana, la falla (h; agua: el aspecto de la 
cosecha y del ganado fueron los ¡¡unlo.s 
locados en la conversación. 

Luís Y su lia conversaban también: pero 
de muchas y muy diferentes cosas... 

—¡Qué agradable brisa...!— dijo Manuela 
I apeemos tratamientos). 

— Ah... si. La brisa es el beso de la na- 
turaleza. 

— Qué bonito es eso que dices. 

— Más bonito es un beso. ¿Quieres ])i'o- 
barlo? 

Y dicho y hecho. Un beso, con pólvora 
sorda, salió de los labios de Luís v fué á 



■ •'■K':-. .' 7 



- W^igiii^^'^'^i i ■ "i" ■ 



EL CASCABEL 



845 



TiPO POPULAR 




Dibujo de F Fortiany) 



K? 



84(> 



EL (^ASCABF.L 



azular, junio con el Ire^ú de la natura- 
leza la cara de Manuela. Esta no se mo- 
vió: entorno los ojos y se dejó a/.ular re- 
petidas veces las acaloradas mejillas. por 
los besos de la na. maleza y los de l.iiis... 

III 

El muchacho se hallaba en unconfliclo' 

La mujer de Eustaquio le quería. 

La bella Manuela idem de lienzo. 

Kl caso era apurado, máxime cuando 
las dos mujeres se empezaron <i mirar de 
reojo y acabaron pOr odiarse en silencio, 
lo mismo que dos ladrones que c¿cplota- 
sen un negocio y tuviesen que callar por 
respeto <i ciertas ulterioridadesr 

Fué preciso transigir. 

En invierno Luis era de Maria. 

En verano, cuando la tia veraneaba, 
Luis era su esclavo. 

Inútil es decir lo que sufrían las dos mu- 
jeres, y con qué afán esperaban, el verano 
Manuela, el invierno Maria. 

D. José veía con pena que su esposa se 
ponía mala en invierno. 

Eustaquio temblaba por su mujei ape- 
nas llegaba el verano... 

Y Luis qu<í había ido al campo ;i hacer 
vida tranquila, la pasaba entregado á la 
más agitada existencia. 

IV 

Un dia.íh- invierno, el diabk» lln» de la 
manta y v\ bonachón de Eustaquio des- 
cubrió algo que le dejó tan atónito como 
quedaría do fijo Cristóbal Colón al descu- 
brir el nuevo mundo. 

^Qué hacer en trance tal? 

El primer impulso fué tremendo: pero, 
luego, y teniendo muchas cosas en cuenta. 
Bluslaquio tomó papel, escribió una esque- 
la concisa ;i D. José, entrególa á Luis, y 
acompañó á éste hasta la estación. 

Cuando pI tren partió, Luis iatonlu ha- 
blar, pero ^>l administrador uo lo dio 
tiempo. 

—Silencio y no sedéVd. por entendido, 
ni se admiro de lo que pueda ocurrir... 

El silbido de la locomotora apago la voz 
de Eustaquio. 

El tren siguió su camino en medio de 
grandes nubesde polvo... 

V 

Lá carta decía textualmente: 

«Sr. D. etc.. ele. . .» Luis está conípléta-' 
mente bueno asi es que ha resuelto regre- 
sar á esa. Que Dios le conserve la salud 
son los deseos de —Eustaquio.» 



Luis hizo una entrada triunfal en la casa 
desutio. La tia tuvo una gran alegría, y 
á pesar de estar en lo mas riguroso del 
invierno, no se tjuejaba ni suspiraba por 
ir al campo, á pasar unos días en la estan- 
cia ^ 

Fué tal la mejoría que en su salud ex 
perimentó Manuela que, al llegar á la es- 
tación de los calores, D. José escribía en 
estos términos á su administrador: 

«Querido Eustaquio. El 15 llegaré á esa 
solo, pues Manuela ««tá buena completa- 
mente y hasta siente horror hacia la vida 
campestre.» 

.\ lo que pocos días después contesto 
Eustaquio... «le espero el 15 y celebio que 
su esposa esté buena. Dice bien doña Ma- 
nuela: la vida del cumjtu os horrorosa: mi 
pobre líustaquia ha muerto pocos días ha. 
sin asistencia, como una bestia... ¡estoy 
afligidísimo! 

En fin, venga Vd. en buena hora. Estare- 
mos soloá y ya no nos preocupará como 
antes la salud de nuestras cunsorLes. A 
usied porque la suya ha curado:-á mi por- 
que la mía ha cesado de sufrir.— Suyo afoc- 
tisimo— Eustaquio.» 

— ¡Pobre! murmuró D. José. 

— ¡Qué horror! dijo Manuela. 

— Infeliz...! exclamó Luis. 

Aquella car-ta produjo tal impresión, que 
los besos de la adtnraleza y los de Luis, 
perdieron su IVescura é intensidad. 

A lo menos asi lo «»Aó Manuela. 

Don José no nota nada. 

Mas vale así.. . 

Andrés Soler. 
^^ 

SONETO HISTÓRICO Q) 

Cierto monarca vióse acometido 
de tan riira y ;d par mala dolencia, 
(lue no iiallaban los sabios en la ciencia, 
para el daño, remedio conocido. 
Mas un noble, varón muy entendido, 
inculcóle al monarca la creencia, 
de que un beso, salvara su existencia 
de urKi mujer, que fiel, fuese al marido. 
Dióse el rey á buscar tal curandera, 
pronto á dar por el beso su fortuna, 
no hubo ciudad que no se recorriera, 
ni se dejó por ver aldea alguna, 
y al ün el rey murió; no hubo manera. . 
tras de mucho buscar, de hallar ninfíuna-: 

Federico Astor. 



(1) caso análogo á. éste di-cen lue le sucedió al 
jsijo de Rarases II. 



EL CASCABliL 



847 



[POBRES CHICAS! 



DOLORA (QUE DA DOLOR DE TRIPAS 




I 

Ks una cosa que llama 
muchísimo la r. tención 
aquí, c imo una mucavia 
se busiía colocación. 

ir 

Eb- i* iwimero (jue piens:» 
por salir del compromiso 
es, en poner un aviso 
económico en La Premia 





Jll 

Penetra en fas.ottcinas 
Je esa Agencia de concho no- 
paga unos cuantos centavos 
y Juego, en letras muy finas. 
ix la población entera 
hace saber la taimada 
que se ofrece, que es casada, 
muy formal y cocinera. 

IV 

Produce el aviso aquél 
un efecto escandaloso; 
todo el pueblo, presuroso 
por ella acude en tropel. 



Teniendo donde elegir. ■ 
á su gusto se acomoda 
y entra íi la casa, con toda 
prosopeya, á servir. 

Vi 

Pide, para ir á comprar, 
la llave de la gaveta 
y ya pone mala geta 
si no se la quieren dar. 




>««i 




VII 

Luego, paños, cacerolas, 
cucharas y cucharillas, 
hornos, hornillos y hornillas 
y hasta cuencos de escarolas. 

VIII 

Después, ¡fuera y á vivir! 
no se permite la entrada 
en la cocina, por nada 
á nadie, ni al mismo Emir. 




,.^^:.. ■'■■7- : 



O 





> 



•■::K^J:--!'^^f%^^?^m- 



m^.'"^ <'^^'íJ^^T^«5!^', ^•^-!f«"t^"í' ??"»A**^-í:'^wcf •■ ' ~Z\ 



850 



EL CASCABEL 



,''X.- 1 . 





' IX 

Mega la hora de comer 
y, vá plato, viene plato, 
hasta el gato, si es que hu> gato, 
-ni (ÍH al punto á Lucifer. 

X 

Se llama á la cocinera, 
se la reprende y se inflainíi 
diciendo que ella es mucama 
de adentro, más no de atuera. 
Que no entiende de co<*in;> 
♦jue solo sabe limpiar, 
si señor, y acomodar... 
vociferando la indina, 
i'e tr.! u;oJ.j y Je tai suerit 
que despedida al momento 
queda; y empieza el tormento 
úp t'sa .sentencia de muerte! 

XI 

l're.sa de delirio insano 
á la cocina se vú y 

y, por at^uL,. p_or allá, 
ni) deja cacharro sano. 






tf.'C-r 



XII 

.\ ¡a inaüaiKi sigiiifiiii/ 
.se la paga á buena cueniit 
y ella, se vá tan conlejitu, 
tieso el cuerpo, alta la frente. 



¡Y otra vez á comenzai' 
ella y pueblo la obra inmensa' 
Kllii, ¡á olTrecerse en La Prensa! 
Kl. ¡á volverla á buscar'... 

Á. Díaz 0.<- la Quiíaawt 




RASTROJOS 

¡Fuera necio lirismo! La poesiü 
ciega no vé lo que en el mundo (lasu 
y su canto melifluo acompasa 
vulgar y siempre igual día tras dia. 
Siempre la fastidiosa melodía 
en frente de este ardor que nosabrasu, 
siempre esas frias reglas Cíon que tasa 
el arranque de nuestra fantasía. 
Hoy el hombre adiestrado y decidí Jo 
el cansado estribillo ya no escucha 
y la eterna canturía dá al olvido. 
Alto es el monte, mas su audacia es uhk 
el eco del clarín pide su oido. 
Venga el cantor para animar la lucha. 



lia. 



N(j deseo la luz. cuando tú eras 
hermosa, fresca, dulce, encantadora. 
,\ cuando <^ra Ui voz dulce y sonora 
\ cuando (;ran tus lágrimas sinceras, 
• uando iba en po.'-- de ti por donde fueras, 
mi amor ardienfr* tras tu fé traidora, 
t-ntonces esa luz deslumbradora, 
brillaba alegre por que tú lucieras. 
Pero hoy que tu traición no tiene escusa, 
hoy (juetu gracit; y brillóse han perdido, 
hoy esa luz que tu vejez acusa, 
es un triste y cruel contrasentido; 
calle la lira si murió la musa, 
á tu muerta beldad, venga el olvido. 

Adolfo s. (te los Ríos. 



EL CASCABEL 



851 



JUAN DÍAZ 



, I i LOH(') CLiaiilo es jj-isiblc llorar. Y aquel hombre inculto, sin instrucción, sin 
cnseñaiizay, en los delinos de su dolor, fué poeta. De lo nuis tosco de su naturaleza 
salió ni07xlada con las !;igrin)as lu levadura de soñador (jue laie en lodo humano. 
Perdido loque para él hubiera sido la felicidad, fué á toriiíar un iiúruero en el ejército 
de los desgraciados. Los (-olores de su rostro desaparecieron, se hundieron sus me- 
jillas y rodeo .i sus ojos el azulado cnx'uli' (|tie graba el buril del desconsuelo. Se 
hizo huraño, (íí?trañ(j á iodo tr.ito. silencioso reconcentrado, amai-gado sieni[)re por 
la desilusión y febriciente ;i veces por los dolores de un recuerdo. Durante el día 
los demás bomberos le conlemplab.in apartado de ellos, mudo siempre. K\ instinto 
de la vida de relación había desaparecido en él. El llarjio In había petrificado Pero 
de noche„ solo consig') mismo, se abandonaba en el torrente df sus ensueños y 
creía ojr las voces de los que fueron, quo susurraban tiernas frases en sus oídos. 

Sentía c-Miuo peneiraban 
en su cei<'bro y eran nuevo 
combustible ;i la hí>guera 
dftsu locura. I*or la maña- 
).a quedaba abatido, hosco, 
laci turno. fU volviéndose en 
el iiiifíenctrable manto de 
SU silencio. 

Sus Compañeros pensa- 
iian: 

—Juan Díaz eshi loco. 
Sus jt'íés rep'-lian: 
—Díaz es el más valiente 
de los bomberos. 

Y asi era. En cuanto los 
[♦rimeros tinles roj.isy las 
primeías inibes ne^^ras de- 
nunciaban el incendií». Juan 
Diaz se transformaba. Con 
una velocidad i)rodigiosa 
acudía al fuego, y lanzando 
un mei lis al instinto de 
conservación, penetraba en 
la hoguera. Sus mejillas to- 
S ' ' maban color, sus o)os irra- 

diaban esperanza y al refle- 
las le«guas ígneas, confundiéndose, mezclánrjose con fulgor 
humilde li abajador el aspecto de una deidad plutónica. Co- 
rría tras el peligro, y éste asombrado de tanto atrojo, huia anie el bombero. Juan 
increpaba con luria al fuego; se precipitaba í-n el. y hollando escombros, sallando 
abismos, con el cabellC' (¡ue parecía ui a llama más. coma, corri/i veloz p<'r el ele- 
mento abrasador, y cuando dominados el hombre y el incendio, vo'via acjuel á reu- 
nirse á sus compañeros, jadeante y acaso lierido. sus libios iban contraídos con la 
sonrisa del vence<lür. Conforme iba alejándose <lel sjiio donde reino el fuego, sus 
labios iban plegándose, la sonrisa iba desapareciendo, ios brazos se abatían, los ojos 
se oscurecían y al día siguiente la .atrojada deidad filutónica volvía a ser el hosco y 
taciturno bombero Juan Díaz. 




Jarsíí en- sus pupilas 
misterioso, daban al 



Aquel día el bombero se hallaba m is abstraído en siis mídancolias. Sus labios 
se movían ligerisimamente, diciendo con suavidad: 

—¡María! ¡Hijos miosl 

Aquel mismo dia era el aniversario de la muerte de último de sus dos hijos á 
quienes el mefítico y devastador aliento de una peste habían hecho irse á reunir 
con su madre, muerta poco antes, que lloraba su ausencia en el cielo. 

Juan Díaz divagaba por el éter de sus recuerdos, cuando todas las alarmas de 
una catástrofe hendieron e! aire y se oyó gritar. 









Tj:-*!»™^ »»C -or «T-v 



Kl. lASCAHKL 



MEDITACIQM 




Cuíidro al ÓU " d. ■ Nicolau Cotenda) 



•■Y-ft V- ^f-*^ ;f*-3 






EL CASCA BKL 



s:.: 



—¡Fuego! ¡Fuego! 

Los bomberos corrieron y uno 
de ellos acercándose á Juan le dijo: 

—¿No has oido? Hay un incendio. 

Despertó aquél y contestó: 

— Vamos. 

Y emprendió la misma desenfre- 
nada carrera de otras veces. VA in- 
cendio era lejos. Se divisaba eti l^ 
alto de la negrura nocturna un tinte 
rojizo, envuelto en espesa humareda, 
Mue formaban una nueva atmósfera. 
Conforme iba acercándose, los res- 
plandores crecían, y mil ruidos dis- 
tintos, confusos se acentuaban. .Al- 
gunos rumores sordos semejabaí! 
(íelonaciones. HamlUetes de cliispos 
volaban formando un manto régi' 
con las tinieblas. Cuando sudorosn 
y jadeante llegó Juan ;i la emboca- 
dura lie la calle, vio el bombero hi 
horrible lengua de fuego (jiie salia 
por las puertas y ventanas de un;. 
gran casa. Kl incendio empezaba .1 
serpentear y á subir por el edificio 
lamiendo el material y envolviendo 
todo en sn terrible abrazo. Alia arri-, 
ba. en los pisos superiores, se senli.-. 
el rum.-r de la angustia, los giilos 
de socorro: se divisaban ;i través de 
la negra niebla ílü:uras confusas. 
cuerpos (|iu3 se arrojaban <i la calle, 
bultos sin forma ([ué violaban, atr.i- 
vesando el aire expléndidamenle ilu- 
minado. 

Los bomberos habían comenzada 
el salvamento. Desde las azoicas ile 




.;iS C 




asas inmediatas colocaban escalas y ari' - 
jaban cuerdas en l;i^ que subi;in con la 
desesperación del e.-ipinlo. hombres ynm- 
jeres con los roslfos [üilidos.. y los oj(.s 
huyendo de los smies-íros resplandores. 

Juan Diaz tiepó ai |)iiesto qi¡e le de.^iu- 
nan^n. (jih una s<'rer: dad pasmosa arrojí» 
escalas y en una de ellas subió una mii- 
jer con los dedos crspados. atenazando 
el Cfiñamo. y al llep u- ai riba cayó des- 
mayada en l)ra/.(js del 'jombero. Dero pron- 
to volvió en si. Niin a podré olvidar el 
espantoso grito que nnzo y í[iie aiin hoy 
golpea las pareiles (le mi cerebro. Abiin 
los brazos y (|uei'ieii' o lr,;n(lirse en el in- 
menso lioriio que crí cía. exclamo: 

— ¡Hijos mitisl 

¡Qué expresión n 'is 



])inlo en su seirdilan i 
entonces vi el rosli-o ( 
rearse. el incendio bi ■ 
pu[)i!as y lanziindose ¡ - 



Hor 



liesgarradora se 
'! La deluviei'on y 
l(^ Juan Diaz. colo- 
rió también por sus 
ir lina cuer-da abajo, 
ible palacio de lla- 



peiietro en a(|ue 
mas y liiimii. 

l'^speramos con an-iedad. Se veían las 
serpientes de fuegoen-resfiarse, con la ca- 
bellera de chispas eri.^.ada: se oían cruji- 
dos, miríibamos los ( esplomes de los ta- 
biques y al resplaiK i)r ¡lodiase ver los 
azorados rostros de b^s bomberos que as- 
fixiados por los negros vapores, huían 
lejos. 

Juan Díaz penetro al fin en la habita- 
ción en qne ilorabaí los dos hijos de la 
mujer, que agíuiizabü arriba de angustia, 
atravesó los telones le llamas con el ca- 



' -«c '■vai^'Pi^''l- '¡r^^e^'^T^^^^l^l 



-^■^f¡f^9^~ 



^iS-ffíf- - -»V 






T^.-! 



f« -.^ ■ 



^k 



8r>4 



EL CASCABEL 



bello chamuscado y los pulmones sin aire y entonces creyó ver en la cascada de rubíes 
que formaba el chi-<porroteo. entre las mil caprichosas danzas de los seres Ígneos, 
creyó ver, digo, ji María, ú la mujer que aún lloraba, la que le pedía suplicante, 
amorosa, la salvación de los niños. No- dudó. Con un salto de fiera agarró ¡i los dos 
tiernos seres que le líiirabiii aterrori- 
zados. Sin aire, casi sin vida, sacó ener- 
gías para volar y atravesando los rojos 
abismos que se abrinn á sus plantas 
abrasadas, lleg(> ú un balcón que aún 
no ardía y se asomó con su carga. 

Se elevó un himno de entemeci- 
inienlo y ailmiracion. Aspiró oxigeno 
y echó á sus compañeros, preparados 
abajo, las dos criaturas que fueron re- 
cogidas sin daño ninguno. 

Juan Díaz volv o la cabeza y oyó 
en la calle un grito. El luego encoleri- 
zado por su audacia le perdió temor y 
aceptó el duelo. El bombero se volvió y 
allí mismo, allí ilelrás de los lienzos 
enrojecidos, éntrelos iris de las llamas 
y los juegos de las chispas creyó ver 
nuevamente á Maria (|ue le abría los 
brazos. Exaló un grito de loco y quiso 
arrojarse en ellos. Kl incendio horrible 
y vengativo, abrió un abismo que vo- 
mitó fulgores y enlazando ;i Juan con 
sus mil retorcidos brazos, le echó rt los 
furiosos saltos de las serpientes, que se 
alzaron con silbidos y cubrieron con 
el lienzo de las chispas el cuerpo^del 
bombero. 

Rl fuego ;habia vencino. 

José Afí' Mcndoz-fi. 




LA VIDA DE JESÚS 



Cada año por noche Liu(mi;i... 
nadie sabe lo fine rabio, 
pues me acuerdo de Jesús 
y me enfurece que lautos 
den crédito á lis patrañas 
tan groseras, iju»; dan asco. 
<iue corren sobr • su vida. 
Hoy ya de paciencia falti) 
lie de decir las verdades, 
aunque me juzguen insann. 
Todos los que no me crean 
serán unos mentecatos, 
.pues posto d<»curaentos 
cuanto verdaderos, raros, 
que dicen las cosas claras. 
No temo ú tontos ni á sabios, 
la verdad se impone á todo 
y basta ya de preámbulos. 
Es muy cierto que Jesú.s 
nació el dia veinticuatro 
de ios del mes de Dicieml)r(' 
de... no me importa que año. 
y que en Belén lo djó al mundo 
^)ajo un miserable rancho, 
una... llamada María, 
casada con un ancianía 
»iue s» il;in ií)i Josí- 



más lo (}uc nie^b por falso, , 
es que fuera crsrpintero. 
Me consta que tuvo tamho. 
Pero ahorrará digresiones 
y voy á contar el caso 
tal como fué, según pruel>as 
y muy verídicos datos. < 
Como José era machucho 
y María un buen bo'ado, 
se puí50 bastante arisco 
cuando notó el embarazo 
y hasta pensó abandonarla 
después de darle unos palos; 
más gracias á un tal Gabriel, 
que era todo un buen muchacho, 
y consigoió convencerlo 
de que á su edad no era raro 
tener un hijo legítimo, 
pues se habían dado casos... 
cegado por su amor propio, 
el buen José quedó... manso. 
Como á la diez de la noche 
del día en que vino ei parto, 
en busca de una jiartera 
salió el viejo, como un rayo; 
recorrió i»do Belén, 
pero sin bxLO^ resultado; 
y cuando volvió á su casa 
ya casi de aliento falto, 
.íesás sé asomaba al mundo 



EL CASCABEL 



855 



\ 



y tuvo que partearlo. 
También se sabe de cierto 
(¡ue á los tres días ó cuíitro. 
unos negros orientales 
de aspeda nada'monárquico, 
sabiendo la fausta nueva, 
ignoro el como ni el cuando, 
como eran de la familia, 
fueron. . y lo visitaron, 
y le llevaron t ¿cholos 
ó cualquiera dulce análogo, 
bolitas y sonajeros 
para obsequiar al muchacho. 
Poco se sabe del héroe 
hasta cumplir los treinta años-, 
pero h)C3 averiguaciones 
y puedo decirles ojgo. 
' Se'dicé'que fué al Egipto, 
mas tambif^n debo negarlo, 
pues jamñs supo del África 
ni tan siquiera soñando. 
Fué tres años á la escuela 
y salió CMsi más asno; 
solo aprendió con su padre 
á ordeñar leche en el tamlx- 
y en los minutos ociosos 
que le dejaba el trabajo, 
se le hallaba en los boliche? 
disputando con borrachos. 
Llegado á la edad adulta 
y después de darse un baño, 
único en su vida toda, 
mandó á sus padres al diabk 
y abandonando su casa 
vivió errante por ios campos, 
cabales cuarenta .días, 
abrevándose en los charcos 
y comiendo choclos verdes, 
hasta quedarse tan flaco, 
que decidió entrar al puiíl>l' 
y vivir pordio.seando; 
ora se le. vé en las calles 
haciendo juegos de manos, 
ora leñando en los montes, 
ora vendiendo pescado, 
curandero en unos sitios, 
en, otros patrón, de barco, 
y esta vida de aventuras 
la arrastró como tres año.=. 
en cuyo corto periodo. 
se sabe, oue tuvo varios 
amores con mujerzuelns 
de antecedentes no santos, 
iin día,-. roba un jumento 
sobre el cual paso tras pasd 
penetró en la capital, 
más como fué tan despacio. 
al propietario del tmrro 
t'uéle fácil alcanzarlo, 
y á Jesús me le profrina 
unos buenos rebencazos; 
lo injuria, escupe, golpea 
y al fin con furor satánico, 
con un acerada daga 



lo deja á un árbol clavado. 

Así terminó la historia 

de este abyecto ser humano 

y ya casi me arrepiento 

de haberme extendido tant(t. 

pues lo cierto es que .Jesús 

no -merece este trahaio; 

pero es mi deber rendir 

á la verdad hol.acaus*o, 

confundiendo á lo* farsantes 

y previniendo á los crmdidos. 

que esta es la verdad desnuda. 

privada de lo fantástico: 

que lo que creyeron héroe 

fué tan solo un insensato... 

Pero ¿qué pasa? i Demonio! 

\íe hacen la cruz eomo al diabl 

y la gente se santigua... 

y me llaman demoniaco... 

y hasta un cura hace promesa 

de ahorcarme con el rosario. _ 

y gritan á voz en cuello 

(¡ue Cristo es Dios... nne es sagratV .. 

Pero, señoras, no enitiromen. 

Basta de extremos fanatice»... 

Yo hablé de Jesús Coriíni, 

que murió hace nn lustro escaso. 

hijo de José y María, 

grinpos que tuvieron ta^nbo 

en Belén de Catamarca. 

Hasta aqui no hay nada malo. 

^rás como existe q-iien hizo 

de su vida nn Juieio lal.eo, 

de la justioia los fueros 

defendí fon entusiasmo. 

sin pensar que mi Jesús 

tiene otros mtichos torayos... 

Debí advertir en el prólogo. 

que no trataba d'^1 santo 

sagrado mártir del Cólaota... 

Fué un olvido involuntario... 

"spero que me disculpan 

si les lie dado un mal rato. 

A lidio Borp"/. 

-K^-M- 



EL PUENTE DEL DIABLO 



SUPAY-CHACA 



(Del libro LKYEND.tS DE LOSIKDIOS l^nCUDIS, |>rjixim« i a|»r<-c«r> 



6- 



■N las proximidade'? de la poblacititi 
de Yocalla, pequeño distrito del Deparla- 
mento de Potosí, suele á veces detenerse 
sorprendido el vi?ijero. cerca de un tórren- 
le y ante la contemplación de un gran arco 
de piedra sólida que sirve de puente y 
que sin embargo de su antigüedad, parece 
^pors« 'color blanco, que no ha logrado 
ennegrecer el tiempo, que su construcci<m 



^^■^-s 'ri^5g'a-«:f -^ ^?P?Sí*^í^g(WS!;??!!^--W'^Ty'Sr^S^'?-> ^•^f^VW'^"^>W^^^^W^f^^^'.i^^T^^^^Y ' ' ' 



856 



EL CASCABEL 



datara de una época reciente. Los mora- 
dores de la proximidad ignoran la tradi- 
ción castellana de aquella obra curiosa, 
pero los indios, después de muchos rodeos, 
la esplican de la siguiente manera: 

En una época muy remota. Gualpa, 
(Gallo) joven tan ga'lardo como enamora- 
do y emprendedor, se conquistó á fuerza 
de ardides la voluntad y el cariño de Chas- 
ra-ñaui (ojos de lucero) hija única del Cu- 
raca, y no tardare;! los jóvenes en po- 
nerse tan de acuerdo, que apenas caía la 
noche, la muchacho abandonaba la choza 
paterna y dirigía sr:s pasos á unas rocas 
que hay en la proximidad del puente ac- 
tual, donde el man( ebo indio la esperaba 
seguramente, ensayando sencillas y amo- 
rosas melodías en su flauta de caña. 

Una noche, apercibido el Curaca de lo 
que ocurría, sorpreiiijió á bjs amantes en i 
infraijanti idilio. <■ indignado con el ga- 
l;in, le echo en carü su humilde nosición, 
su pobreza y su ¡lUí az ati-eviniienlo para 
pretender natía nioi) >-; qiu? ;i la luja de un 
Curaca. 

\\\ indio no se au' dado, sin eniljargo de 
las enérgicas frases leí n icj'». >' ésti', ])ron- 
bi luvo ([ue convoivi ¡n-se de que uc liíibia 
procedido bien siendn tan severo, pues su 
hija estaba locamei Icotiaiim r.da del ga- 
lán y de su arnioni( sa danta. 

l'ls sabido que (d cariñu por ii.s hijos 
hace con erlir en i.iansus r(H-deros ;i los 
leones bravios y el arrugante C {iraca, fué 
personalmente á los pocos d;as en busca 
f\e Ilualpa. y convii-o amislosa mente :.n 
<^ste, en darle un año de plazo para que se 
educase como para llegar á ser Caraca 
y adquiriese fortun.-i. 

MI ji')ven, con la inexperiencia de la edad 
y de las cosas de la vida, o tal vez con- 
fiando en su novia, acepto el ausentarse 
de Yocalla, creyendo (pie era posible ad_ 
quirir cuantiosos bienes é instruirse en un 
tiempo tan corlo. 

Nadie supo de Haa.lpa durante aquel 
año y el viejo astut ) realizó su proposito 
de alejar los peligros que amenazaban á 
su hija, estando cerca el audaz enamorado. 
Kl Curaca pensó, que la ausencia causa 
olvido, y proyectó casar á Chasca con el 
hijo de otro Ciiraca vecino, que se había 
educado y había vivido mucho tiempo en 
la Corte del Inca, lo que le daba gran im- 
portancia entre los indios que no habían 
tenido la suerte de ver al hijo del Sol ó fa- 
miliarizarse con las aristocráticas costum- 
bres de los habitantes de la ciudad real. 



El amor de Chasca., sin embargo de su 
belleza y de su gran sensibilidad, era más 
firme de lo que su padre creía y aunque 
todo estaba preparado para casarla con el 
hijo del otro Curaca., ella esperaba silen- 
ciosa que Hualjja se presentara oportu- 
namente. 

Fallaba solo un día para que se cum- 
pliese el plazo fijado por el viejo, y Hualpa 
no aparecía ni se tenían noticias dé él. 

Todo se había preparado ya en el Villo- 
rrio para la suntuosa fiesta del casamien- 
to que tendría lugar al día siguiente. 

De la casa de los dos Curacas llegaban 
y se cambiaban los presentes más valio- 
sos en festejo de tan ambicionada alianza. 
Chasca, oía, callaba y aceptaba con pa- 
ciencia, cuanto se hacía á su alrededor, 
pero en lo intimo de su alma, flotaba la 
dulce esperanza de que todos aquellos pre- 
parativos, servirían para festejar su enlace 
con el que estaba ausente. 

Lleg<i pi'r íin la noche, después de un día 
nuljlado >' se desató una espantosa tor- 
menta de granizo, que desplomándose por 
las faldas de las montañas, inundo los va- 
lles y los campos. 

\:\ coriientt' arrastraba por el cauce del 
lorrenie moles inmensas de ])iedra que pa- 
recían Hola:- sol)re las aguas como débiles 
leños. l''.l ruido i)avoroso en medio de la 
oscuridad, se confundía con el estruendo 
do la borrasca (|ue clareaba en las alturas 
como rpieriendo abrir la bóveda infinita de 
los cielos. 

Chasca desesperaba casi, de <iue pudie- 
se aparecer su amante; pero este había lle- 
gado en medio de la noche á la orilla del 
rio Yocalla. 

Al venir el día se cumpliría el plazo 
en que Hualpa debía presentarse en bus- 
ca de su amada, y no tenia íe en que se 
le esperase ni una hora.después de ven- 
cido el tiempo fijado. 
i El torrente arrastraba cada vez más vo- 
! lumen de agua: y pretender atravesarlo 
I á nado, era exactamente lo mismo que 

arrojarse en brazos de la muerte. 
i Esperar que las aguas bajasen, hubiera^ 
sido someterse voluntariamente al suplicio 
ITualpa dio algunos pasos por la ori- 
lla del torrente en la más angustiosa de- 
sesperación, sin saber qué resolución to- 
mar. De pronto alzando al cielo los puños 
para prorrumpir en formidable impreca- 
; cion, invocó al espíritu del mal, llamó al 
' que rige las borrascas, habló á Supáy, 
• el que ronca en las cavernas! 






KL CASCABI L 



857 



CABEZA DE ESTUDIO 




ÍDil.-uo al carbón, de MalHurr')) 






858 



EL CASCABEL 



Supáy, no estaba lejos y pronto acudió 
á presencia det mancebo, tendiéndole los 
brazos por entre ios pliegues rojizos de 
su manto de fuego. 

fíualpa le expuso su ansiedad y le dijo 
que, pues era el poderoso que tenia en 
aquel instante en revolución al cielo y á 
la tierra, le pedia lo pasase á la otra ori- 
lla del torrente, porque tenia que presen- 
tarse en casa de su amada. 

¡Infeliz! dijo Supáy, si yo le tocara con 
mis manos de fuego habría llegado el últi- 
mo momento de tu vida!... Pero ti cam- 
bio de tu espíritu voy á consiruirte un 
puente antes que amanezca el día con las 
rocas de estas montañas, para q.ue llegu&s 
por tus pies á donde está tu amada y 
venzas á tu rival que se prepara para po- 
seerla mañana mismo. 

Después de convenir en el trato, Ilnalpa 
se sentó á esperar en una roca vecina, y 
el espíritu de las cavernas en medio de 
pavorosos ruidos, dio principio á la obra, 
trayendo y colocando las grandes piedras 
una sobre otra, de la manera que actual- 
mente se encuenlian. 

Cuando venia clareando el dia. anun- 
ciando con orlas de luz la aparición del 
Dios Sol <iue todo lo anima y vivifica, 
Supáy tema casi concluido el puente, 
pero le faltaba una piedra grandísima que 
debia ajustar en la parle alta las abertu- 
ras de las rocas. 

Hualpa impaciente por llegar íi Yocalla 
no esperó ver la completa terminación de 
la obra y pasó de un salto, sin detener su 
marcha, hasta donde su amada lo espera- 
ba. Supáy no pudo detenerlo por que como 
es espíritu de las sombras, tuvo que huir 
del Sol, en dire<íc¡ón opuesta y ocultarse 
en las cavernas. Ya el padre de la luz, 
salía mostrando su discc- evplendoroso, 
por entre las cumbres de las montañas. 

Hualpa, llegó ii tiempo y llegó rico, que 
la confianza en el propio esfuerzo, suele 
hacer en esta vi<la maravillas. 

Una vez entre los suyos pudo vanaglo- 
riarse de haber hecho construir un puente 
á Supáy en medio de la noche. 

El Curaca le entregó á la hermosa 
Chuscañaiit, cuyo enlace se festejó con 
un gran baile y un paseo hasta el her- 
moso puente, de que todos han seguido 
sirviéndose para pasar el rio y nadie se 
ha atrevido hasta la fecha á colocar en el 
gran arco, la piedra que le falta, pues 
seria completar la obra de Si/páy y ha- 
cerlo acreedor á el alma de Hualpa, cor- 



respondiendo mal, al venturoso enamo- 
rado que hizo en vida el beneficio de hacer 
construir un ¡Miente tan necesario. 

Dicen algunos, que cuando Hualpa mu- 
rió, Supáy quiso apoderarse de su espí- 
ritu y llevarlo consigo á las cavernas, 
pero como la obra del puente nohabia sido 
concluida por éste, un Dios justiciero pro- 
tegió al indio contra el espíritu del mal, y 
Supáy tuvo que resignarse á perderlo, 
quedando el alma de Hualpa entre los 
espíritus buenos é invisibles que vagan en 
mrno nuestro haciendo beneficios. 

Filibci'to de Olivcira Vezar. 



-*-(Íf«- 



PERIPECIAS 



Kra Pablo un muchacho 
alegre, juguetón y vivaracho, 
é inspirado tal vez por el demonio 
púsose á medit'ir, y cierto día 
arribó á que la dicha no existía 
saliendo más allá del matrimonio. 
Así lo dijo á Blasa, 
(señorita muy huena y de su casa) 
y todo listo ya, el otro Febrero 
tomó Pablo el birrete de casado, 
arrojando sus trapos de soltero. 
Pasado ya el idilio, 

que es de cajón entro los novios todos, 
un caso trebemundo 
sin precedente y nombre, 
vino á probar muy luego á nuestro hombre 
lo breve de las dichas do este mundo. 
— Señora -dijo Pablo cierto día 
ú Blasa, que unas medias le zurcía— 
¿<iuién es el que en mi ausencia 
se permite, atrevido, la licencia 
de descansar aííuí?— ¿Cómo? ¿qué dices? 
—¿Qué digo? Que no basta mi paciencia 
á tolerar, señora, sus deslices. 
— Tú me ofendes... me insultas. — No; perjura, 
Pruébamelo.— I»e suerte muy sencilla. 
—Ya que blasona usted de honrada y pura, 
¿de dónde ha resurgido esta boquilla 
y este cigarro humeante, 
que sobre una consola 
acalx) de encontrar en este instante? 
— ;Ah! icielos! me olvidaba— 
dijo de pronto ella— 
¡con razón yo tus celos provocaba! 
Escucha: ¿Tú recuerdas (pie en Maella 
se halló mi padrt;?— Justo.— ¿Y que su vida 
estuvo en gran p<^íligro cierta tarde 
que ofreció al enemigo una batida? 
—Bueno ¿y qué?...— ¿No recuerdas ;'i aiiuel 
que, generoso y liueno, (mozo 

leí; ocultó en el fondo de aquel pozo? 



—También.— Pues tú bien ves que es muysen- 

(cilla 
la explicación, íiueriao; ya que ese hombre 
es dueño del cigarro y la bQ>]uilla. 
Hoy estuvo ú ofrecerme sus respetos 
y la dejó olvidadii.— jVida mía! 
Perdóname lucpro 
que este celar ridículo lo hace 
lo mucho que te quiero. 
De allí, á los pocos di as 
caía Juan en cama gravemente, 
pasando por momentos apurados 
á causa de una fiebre intermitente. 
Viene el doctor ¡gran DiosI— Caso perdido- 
dijo á Blasa, meneando la cabeza.— 
Nada, señora, arjui puede mi ciencia: 
dirija usted mejor , su, vista al cielo: 
invoque á la divina providencia. 
De allí á cinco ó seis dias 
se hallaba nuestro Pablo reclinado 
en un sillón, marchito y ojeroso, 
y lanzando á la vez dé cuando en cunndo 
uno que otro gemido doloroso. 
De pronto llama á Blasa 
y Blasa como muerta. 
y fastidiado al fin de este silencio, 
se logra incorporar y abre la puerta. 
¡Qué cuadro se le ofrece! 
Blasa trancjuilamente 
se hallaba platicando tiernamente 
con aquel mocetón de la bo«]ni!la. 
— ¡Infames!— exclamó— ¡Qué es lo iiu<- vfor 
Y tú, mujer aleve, 
¿no rae dijiste ayer con cruel falsía 
que mientras yo viviese 
de otro nunca serias? 
A todo esto callaba 
el mocetón, aquel rie la boqnlllti. 
mas Blasa, descifrada, 
respondió cual la cosa más Sí-m-Ula: 
—Cierto es (pie tg lo dije 
mas también ten presente 
que el doctor me ha afirmado esta mañana 
que hoy entre ontte y doce 
habías de morir precisamente.... 
Diz que Pablo engañado tan vilmente 
murióse de repente. 

Lo supo un sabio y exclamó con pausa: 
€Es claro. Todo efecto tiene causan 

J. CoRK.^s FernAnde/.. 

, g .cg'^b-t ■ 

MODOSJE VIVIR 

^>^STA es la cuestión. 

¡La vida I 

Cuestión de vida ó muerte. 

Lo prinaero es reconocer las facultades 
que nos adornan, y cuando nos convence- 
mos de que son pocas, pero malas, con- 
viene buscar el modo raás cómodo de 
vivir. 



■ Si nos sentimos charlatanes, nos es for- 
zoso ganarnos la vida con la lengua. 

Y volvemos la vista al foro. 

Pero consideíando que hay rjue estudiar 
mucho para ser abogadi». nliandonanios la 
idea. 

Y nos echamos en brazos de la desespe- 
ración. 

O de la política. 

Que es la madre de los desesperados. 
Lo primero que se reíjuiere [lara ser poli- 
tico, es hablar. 

Y hablamos, mucho y mal. 
Sobre lodo mal del prójimo. 
Llegamos al Congi'(\so y vivimos. 
A veces en perpetua zozobra. 
Pero vivimos. 

El país, es grande y rico. 

Los tartamudos y.i tienen ¡uénos proha- 
bilidades de ser diputM(l<_is;. 

Pero, si de tartamudos pasan á ser mu- 
dos, pueden sentarse en los bancos de la 
mayoría. 

Les basta con mover afirmativamente la 
cabeza, cada vez que el ministerio lo 
mande. 

Así como hay hombrías (jue viven sin 
hacer nada, ni (jiurra/ii. como los dipula- 
dos, hay mujeres ([ue se dedican ;i lo 
mismo. 

Las mujeres jóvenes y bonitas, tienen 
una ven laja. 

Aún que el mero hecho de ser bonitas, 
las obliga <i trabnjar un poco. 

En cambio. las señoras solas, ile cierta 
edad, y con pocos fitraclivos logran a\cnn- 
zarc\ sir//iun. en lo (|ue á vivir bien sin 
hacer nada, se refiere. 

Sobretodo, nada de provecho. 

Conocí en cierta ocasión á una señora, 
madre de una artista lírica que se daba la 
gran vida- 

Su misión se reducía ;i dormir. 

Dormía en el ensayo. Dormía durante la 
función: en casa era la primera en irse á 
dormir^ 

De la niña no se cuidaba, poco ni mu- 
cho. 

Un día se lo hice notar. 

—Señora ¿y la niña? 

—No sé, 

— ¿Qué ha saber Vd. que parece in em- 
bajadora del sueño eteino? 

—Es mi obligación... 

¡Dormir! 

— Ah... -ya la soté. Kn fin, joven se lo 
confesaré todo, fiando en su discreción. 

—Fíese VM. de ella. 



■ ?;T'jic5i?í'^t?^gr^f-r'-i 



■'^^jS^^^;w^^^-y-%^^^-^S.-^'^' 



SQO 



EL CASCABEL 



—Pues gepa Vd. que yo no soy madre de 
ia niña, es decir lo soy y no lo soy. Vamos, 
Id soy pero ella no es mi hija. 
—No entiendo... 

—Se lo diré claro. Soy madre posliza: es 
mi profesión. Hago \er que vigilo y no vi- 
gilo mas que cuando la niña me lo ordena. 
¡Que quiere Vd! ya no tengo edad para otra 
cosa. Además desempeño el papel á la 
perfección porque en otro tiempo también 
lie tenido madre! 
— Natural. 

—No, señor; postizo como yo. 
-Ah... 

De manera que bien mirado, y hasta mal 
mirado también, pcidemos afirmar que; 
para vivir sin hacer nacía es menester que 
otra persona trabaje por nosotros. 
Y para nosotros especialmente. 
En los matrimonios se cbserva el fenó- 
meno. 

Hay marido que eclia los bofes trabajan- 
do, para que su cara mitad lleve buena 
vida. 

Pero como en este mundo todos estamos 
á la reciproca y ¡zúsl (jue dicen en E¡ Mo- 
naguillo^ no son pO'íOs les maridos que 
viven á costillas, ó á otra cosa de su 
mujer. | 

O de la del prójimo. I 

Conocí uno que gastaba mas dinero que ' 
un proveedor oficial y que. no obstante, no | 
trabajaba. i 

En todas partes se le veia luciendo buena i 
ropa y buena cara. i 

Especialmente en un teatro famoso por i 
las artistas que si en voz no valían, en 
cambio tenían voto y otras cosas mejores, j 



Hasta las coristas eran guapísimas. 

Una de ellas era célebre por su hermosu- 
ra y por el dinero que consumía á sus infi- 
nitos adoradores. 

¿Querrán Vds. creer que el prójimo de 
que les he hablado estaba enredado con 
ella? 

Pues lo estaba, sí. Asi lo confesó un día 
en voz alta. 

— La mia, dijo, es aquella corista de 
punía. 

— Y de ftlo contestó un pagano sin saber 
de donde sacaba las misas el prójimo. 

¡Quien pudiera ser mamá postiza! 

O diputado... 

Eustaquio M. Pérez. 



ADVERTENCIA IMPORTANTE 



Por falta material de tiempo nos ha sido 
completamente imposible poder publicar la re- 
producción de un cuadro al óleo de Della Va- 
lle, asi como los dibujos originales de Demó 
crilo II y Eusevi. 

Irán en el próximo número. 



Agradecérnoslas numerosas felicitacio- 
nes que se nos han dirijido con motivo de 
nuestro aniversario. 

Y^a sabía El Cascahf.l que tenia buenos 
amigos. A todos muchas gracias, y la for- 
mal promesa de seguir introduciendo me- 
joras y novedades para corresponder ú 
tanto favor. 



Las secciones de Teatros y^Correspon- 
dencia se suprimen en el número de hoy, 
por falta de espacio. 



RETRATOS Y CARICATURAS PUBLICADAS 



Santiago Estrada 
Enrique Gil 
Dolores Mi lian es 
Adolfo E. Dávila 
N. Pedró.s. 
P. Bonazzo 
Diego Campos 
Casimiro Prieto 
Luisa Tomás 
Manuel T. Podestá 
Estanislao S. Zeballo.^ 
Rogelio Juárez 
Mercedes Aranáz 
("alixto Oyuela 
r^ínacio Pirovano 
Virgilio M Tedin 
Vicente F. López 
José M». Miró 



Adolfo F. Orma 
Concepción Aranáz 
Cornelio Saavedra 
Ignacio Albarracin 
Boetti Valvassura 
Pedro N. Arata 
Gini Pizzorni 
Emilio Orejón 
Juan Goula 
Lucio V. Mansilla 
Matilde Rodríguez 
A. Díaz de la Quintana 
Fernandez Viilanueva 
(Concepción Bordall^a 
María de Nunzio 
Isabel López 
Josefina Huiíuet 
Encarnación Oervante.> 



Miguel Riera 
Gordini de Marclietti 
Virginia Reiter 
Eduardo Roldan 
Asunción Echevarría 
F. de Oliveira Cé/ar 
Luisa Cristino 
Victoria M. de Roldan 
Pilar Aceres 
Julio Ruiz 
Giovanni Emanuei 
Adelina Quero 
Soledad Castillo 
Carmen Ciudad 
Matilde Linares 
Elena Catata 
Candelario (?) 



'> "if S#*'■''!í??!sr■i^S^■^3?^•??';«í -v , 



t:L CA;iCAtft.L 



8tfl 



LISTA 



POR ORDEN ALFABÉTICO DE LAS PERSONAS CUYOS TRABAJOS HAN 

APACECiDO EN EL CASCABEL durante el año 1892 



DIBUJOS DE 



Barris. Boveo, Demócrito 19. Díaz de la Quintana, Eusevi. Fortuny, Granja, Nicoiau Qotanda y VaamoRd» 

Diversas reproducciones. 



Almenara (Jorge de) 
Aguilera. (Garlos de) 
Alera i; Leandro N.) 
Astor (Federico) 
Arana (José) 
-Irnedo (Julio) 
Alvarez (Pedro S.) 
Almirante. 

B 

I>;ihamoiide (M.) 
Horgia (Alidio) 
Barroetaveña (F. A.j 
Berenguer (Juan) 
Bermudez (Osear C.) 
Batolla (Octavio C.) 
líernat (Juan J.) 
Bolla (Julio-J.) 

C 

("olí (Enritjue; 

Oampuzano (Juan G ] 

(fuello (P.) 

Cabezón (K.) 

Cascabelillo. 

Casares (José M*.) 

Corras Fernandez (José 

Carbó (Nicolás) 

('asto. 

<';arranza (Domingo A, 

\)i\ Ucar 

niaz de la Quintana A.i 

Demócrito I[ 

E 

l^spinosa (Emilio) 
Kusevi (Arturo) 



J'ray Mocho 
Ferrer (Juan de la Cru/,, 
l-'lores (Armando) 
Fernandez F.spiro (Dípg -> 



Farni'.s i Sebastian) 
Ferrer líicardo) 
Kerre.s (Franci.-iro) 
I'"(>rtuny (F.) 

<; 

(¡arcia t Luis) 

(iarrido (S.i 

(jallo iFatricioi 

Gilí ( Emilio) 

García Mansilla (Daniel) 

(Jarcia Mansilla (Eduardo) 

(íarmendia (Jo.-^f- Ignacio) 

(irefjo llzarbe (Dimas) 

(ionz.ilcz l^ói)ez (Euisi 



I. 



López (.\lfredo 
Liminiana (A.) 
LI.(A.! 
Liliedal (Osear) 

II 

Mendes (Catulo) 
Mendoza (.To-sé M'.) 
Mora (Pedro) 
Miranda {(.).) 
Molina (Antonio F.) 
Monner Sans (R.) 
Magnasco (O.) 
Mansilla (Lucio V.t 
Me n di a (J. M.) 
Mericoiirl (H.i 



Navarro Lamarca (Carlos) 



O 

Olmedo (E.> 
Olivé (Emilio R.) 
Oliveira Cézar (F. 
Osoenraso (Raúl) 



de) 



Partiíiuin 
Pancho Clan» 



Pérez (Jo.sé) 

Poleró Escamilla (Adolfo) 

Pérez (Eustaquio M.) 

Pitt (Augusto M.) 

■Pancho. 

Porcel Jaimes (Agustín) 

R 

Ríos (Adolfo S. de los) 
Rouvier (P.) 
Riesgo (A.) 
Rodríguez (José) 
Rosso (Lriureano) 
Rinaidi (Antonio) 

S 

Soler (Andrés) 
Salvatella (R.) 
Sánchez (Pedro) 
Soria (Manuel) 
Sabalain (Juan P.) 
S. (J.) 



Tío TobiR.s 
Torino (M. M.) 

U 

Un tenedor. 

Fgarte (Manuel B.) 

Un financista. 

Un coloml)ino. 

Un lector. 

Un higienista. 

Uno que se nia-^ea. 

Lín bea/j?. 

Lln yerno. 

Un pensador profutido. 

Un estanciero. 



V. (K. de) 

Vega (Ventura de la) 

Vaanioade (J.) 



862 



■ -iü'iííagSES^I^K'^'^' T-i .>r>> 'r>f[ 



."j»ff^^-v^ 



■/. -T^" 



EL. CASCABEL 



SUCURSAL 



DEL 



BiNCO DE SABADELL 

CALLE MORENO 

ESQDINA BUEN ÓRDEM 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 

(ESPAÑA) EN 1881 



CARTAL: lO.OQO.OOO DE PESETAS 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía nacional de SECUROS 

capital social $ 2.000.000 m/n 

Autorizada por Decreto de 21 de A qosto 

de. 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comercio 



Exportación de frutos del país.— Importación 
de productos españoles en general. 

Sedan giros á la vista sobre todas las capi- 
taJes de España con beneficio para el tonia- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á :^ p. m. Los dias festivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



ADVERTENCIA 

Se previene üípúblieo qtie la fai-macia 
establecida en la cftlle Rivada, que fué an- 
teriormente de'D. 4>iilllerniOii. Onnweli, 
se vendió á D. Dieiro Sproat, quien no es 
farmacéulico, de modo que dicha farma- 
cia no eN ya de OanweII sino de Spfoat. 

LA ÚNICA 



Seffuros (le fletes, efectos, gatiaucias esperadas, 
comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc. etc. 

DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria - 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 

COMPAxÑIA 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORKS-COnRKOS. 
Siih'pmiouadns por el (iohicrno Eít¡)aüo 
Servicio bimensual fijo 
tíiiti'o oi Kio lio la Piala y isiiropa 

J^as .sitiiíías de este puerto .'«(■rán ol l de 
i;:ida mes para SanlH Cruz de Tenerife, ('.'idiz. 
Harcelona. admitifndo cariia y pasajeros, asi 
como para Vijío. Coruña, Santander, líilbao 
y demás puntos imiiortant('.>; de E.spaña. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sns 
atientes Antonio López y i>, calle Alsina 7.")(». 

X('ta. — í<t: expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos \ eiiidades d(! i''.spaña. 



DROGuiífiíA Y FARMACIA : Teodomiro Suñé 



DE 



KSCüriíANO PÚlíLÍCO 



GRANWELL. 

Que existe en Buenos Aires, esttí situa- 
da en ia calle de 

VICTORIA, NUM. 647 

Entre Perit y Chacabueo 

Atendida personalmente por su propie- 
tario 

Edmundo E. Grranwell 

FARMACÉUTICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 



\.a Lihi'enu La Victoria de Alberto Ros nue 

■ estaba situada en Vicieria V¿-¿(>,'Si) se mudó á 
la calle Piedad 1037 al 1041 entre Artes y (e- 
rrito. 

I Selecto -artido de obra.s teatrales del anti- 

■ guo y niodcrno re>>ertor¡o español.— Ediciones 
: ecünomica.- ile zarzuelas en un acto (comple- 
I tas). —tiran colección de comedias infantiles. 

I Se rofilien suscriciones ])ara el año 181)3, á 
; la ^Ilustración Llspañola y Americana», al 
"Salón de !;- Moda-, «Modalllejíante- "Lrr Ls- 
: tacion«, (■!■.'-, tic. , , 

i 1037— PIEDAD— 1041 



- I 



el, CASCAIU'X 



863 




so 13 



^.^'■^J?^ ' 



"Sfi*- - ^ 



SF^ 4» '■"^ v^^s^\'^*^r^ 



Ti?--75>sss 



';vi^.m^^¡i^:i::^W^ . 



EL CASCilB 








1 



2^ 



SEMANARIO FESTIVO MSTRiDO 



SElirNlKI ANO DE SI l'IT.LK'ACIO^ 

APARECE LOS MIÉRCOLEÍS 

CONDICIONES PARA LA SUSCRIPcfóN ^^ 



Capital . . . 
Provincias 



1 . 50 trimestre 
2 00 



Anuncios á precios convencionales 



\ii|%. 



HEIUCCION Y ADMLNISTKAdON 



^\^'^i 



<9 v^-..^ 



^k4 



• j'^' 



BUENOS AIRES 



ADVEKTPLVCIA.— Eli la Administración se ven- 
leu colecciones del primer ano. 



l«5.flOU»KIIÍK DK Li fl.iTI. «fji'MjJ-Sítcion i^ il).-n lo !,»»».< 






JflllHJ"-' ■.■lU- lllll '""■ ' "" ' • ' "". ".V II HI"" """ ' ■.'" -' "" ''lllll l"" l'I U yi " ' " l , i U" lll | - i ' ' ■.iii l ill !" ri' M II I I | .ii i ii.i vij ii j ii;i | jn i^ g 



EL CASCilBJ» 




Afio II Buenos Aires, Enero i 2 de 1893 Ntun. 54 



ll'i|ijii;ini"UU|)\ii,|.' ■"'nrpiii.'/»É'niiMiiin''M'»V"i""""''"-"UH|Mltr""'í^un"!'"'T"w 
'' i l l U i i • 



"•':' ,"n(jW''ílili'Mn»'*'Mi|ll 



Mtor propieUrio: FRANCISCO FERRÉS 



fidaccion y AdmiDistracion: ALSINA 939 (altos) 

HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P, M. 

'recio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
lúmero atrasado.. .. »0.15 id 



SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 



Director: ENRIQUE COLL 

; I : 



^EJLMME DÜHMJLI 




Kn folien Forlel cantó 
y trabajando con le. 
mil aplausos consiguió 
por donde quiera que íué. 



Fotograbados de Emilio A. Coll y C» 



:^.;'?^|WpP|;í#*^,j 



"^^^m^f^i-^^^^wf: 



i7K- 



'■ ', s^ '^^'•' 
EL CASCABEL 



"A 




A sonado la hora del 
desbande. 

Un diario lo ha 
anunciado en estos ó 
parecidos térnninos: 
«Numerosas fami- 
lias, de lo más distinguido de nuestra 
sociedad, parten á las playas de Monte- 
video y Mar del Plata. Los hoteles están 
llenos y la saison promete ser anima- 
disima.» 

Esta noticia cae como una bomba en 
ciertos hogares. 

— ¿Has leído?— pregunta la señora de 
Pérez, empleado en relaciones exteriores, 
á éste. 

— Si; he leído y he temblado. 

Pues deja los temblores á un lado y 
contesta: ¿qué pensarlas de la señora de 
Sánchez, si te dijeran de ella que no 
se baña? 

— Que es una puerca. 

— Y dirias bien, porque como puerca lo 
es con baños y sin baños? 

— Pero á mí ¿qué me importa?... 

—Te ha de importar, pues lo que tu di- 
rias de la señora de Sánchez, dirán de mi 
todos los que sepan que no me baño... 

— ;Mentir.l.. les enseñaremos el tacho 
i^rande de zinc y el balde que te sirven 
p.-.iala limpieza del cuerpo. 

— Bañarse en casa es mn\ ciirsi. Hay 
que ir á la playa; es menester que la vean 
á una; e>: preciso que la gente vea que me 
baño y que los cronistas digan que estoy 
en el Bristol Hotel... 

— ¡Pero, mujer!... 

--¡Pero marido! Piensa que tienes hi- 
jas y (^ue para casarlas hay que hacerlas 
lucir. 



— Conforme; pero no veo la necesidad 
de que tengan que lucirse en paños me- 
nores. 

— Acuérdate de cuando me conociste. .. 
— Calla; no evoques recuerdos desagra- 
dables. 

— JN'o lo será I mucho si haces memoria. 

El primer día que nos vimos reparé que 
me mirabas con insistencia irritante. Des- 
pués, ya me hablabas y luego ponderabas 
mis formas y acabaste por pellizcarme las 
pantorrillas durante el baño y... 

— Sí, mujer; á veces uno no sabe lo que 
se hace... y ¡ea! ¡no hay baños, ni Mar del 
Plata! 

Ante una negativa tan rotunda, la mu- 
jer sufre un ataque. 

Empieza por romper platos y copas, in- 
sulta al maiido y acaba por pasarse horas 
y horas leyendo El Diario, ó las críticas 
de Oyuela. 

Al ver á su esposa en tan lamentable 
estado, el pobre Pérez la manda á Mar del 
Plata con las niñas y el loro. 

Y se acaban los ataques. 

Pero empiezan los apuros pecuniarios. 

Las remesas de fondos escasean, y la 
señora no cesa de pedir, hasta que por fin, 
se vé obligada á abandonar el balneario, 
y regresa al hogar, mustia y cariaconte- 
cida, renegando de la playa y de los mur- 
muradores que pululan eñ Mar del Plata, 
los que se han entretenido en criticar á 
las niñas porque tenían flacas las pan- 
torrillas. 

— ¡Ya ves en qué cosas se fijan — decia 
afligida la señora. 

— La culpa es tuya. 
—¿Mía? 

— O de las niñas. 

— Ellas tienen la culpa; si no se preocu- 
pasen tanto de la Vida Social tal vez es- 
tarían más robustas y les hubiera salido 
una proporción. Está visto que los hom- 
bres de hoy í-on unos groseros que están 
por lo positivo... 

—Bueno, déjate de recriminaciones. Ello 
es que no hay candidatos. 

— ¡Xi bañosí 

— ;Xi plata! que es lo peor. 

Nada, nada: vuelve á preparar el tacho 
y el balde y bañaos en casa. Es más eco- 
nómico y menos dado á murmuraciones. 









EL dÁSCÁBEL 



3 



¡Oh! ¡la temporada de baños...! 

tín el caso de Pérez se encuentran mu-, 
chos maridos débiles y faltos He recursos. 

No les pasa lo mismo á los que son hom- 
bres de carácter y económicos á un tiempo. 

D. Modesto de Roble, militar retirado, 
por ejemplo, en cuanto llega el verano, lla- 
ma á la familia y cuando están reunidos 
la mujer, el hijo y las dos hijas, les hace 
formar en linea de batalla y les dice: 

— Ha llegado la época de poner en re- 
mojo el cuerpo. Desde mañana á las seis 
en punto estarán Vds. en el jardin, en tra- 
je de baño y formados en orden de para- 
da. El ala derecha se apoyará en el peral 
que hay junto al algibe. 

La izquierda junto á la casa del perro. 
¡Rompan filas! 

Y puntuales como soldados, apenas el 
reloj marca las seis, la familia forma im- 
pávida en el orden que D. Modesto desig- 
nó en la orden del dia. 

Una vez formados, el ex-militar empuña 
la manga de riego y suelta el chorro. 

Parece que riegue coles. 

F.1 primer disparo vá dirijido á ia ca- 
beza. 

Después le toca el turno al cuerpo. 

De pronto grita D. Modesto: 

— ¡Media vuelta á la derecha! 

Evolución general. 

— ¡Media vuelta á la izquierda! 

ídem de lienzo. 

— ¡¡Rompan filas!! 

Dispersión general. 

La familia se seca y á la hora justa toma 
el desayuno. 

Una familia asi dá ííusto. 

Pero desgraciadamente no abundan ios 
Modestos enérgicos y económicos. 

De las niñas del militar nadie dice si 
tienen las pantorrillas asi <) asá. 

Pero el baño les sienta muy bien. 

Y por poco dinero. 
Compadezcamos de todo corazón á lo.'^ 

que, por ponerse en remojo en una playa 
aristocrática, se quedan en seco por una 
temporada. 

Y á falta de algo mejor, y yaque nues- 
tras ocupaciones nos impiden ir á Mar 
del Plata, acordémonos de que hay piletas. 

¡A ellas de cabeza! 



JLCÜ'JLMELÜS 



AUSENCIA 



Oscuro nul)arrón en que la luna * 

su tibia luz esconde, 
circundando la masa afílomerada, 

de argentados festones. 
Marchita flor, junto á botón verdoso 

enjendro de otras llores; 
ocaso de la luz que luego asoma 

en opuesto iiorizonte. 
Fias nieves del invierno. í.os cristales 

del prisma, sin colores. 
Hl vapor que desciendi; hasta los valles 

ocultando los montes. 
Vibrante cuerda (jue en dulzura gana 

cuando menos se oye. 
.lardin frondoso, con soberbias fuentes 

en (jue el agua no corre. 
I, a fiebre del amor. De la agonía 

ios tristes estertores. 
La sed, sin que beber. lia angustia inmensa 

de los celo ■. La noche. 
¡Esa es la ausencia; la enemiga invicta 

de las grandes pasiones! 

¡LAGRIMAS! 

Igual <iue el chuiiue de las nubes, form.i 
furiosa tempe5l:id ¡lue al rayo engendra 
y acompañado de terrible estruendo 
prende en el bosque repentina hoguera... 
igual, de las pasiones en la lucha, 
brota del alma llamarada inmensa 
que, lava de un volcán, llega á los ojos 
y las mejillas quema...! 

Igual que al despuntar de la mañana 
sobre las flores, trasparentes tiemblan 
las purísimaa gotas del roció 
ijue corolas y pétalos refrescan... 
igual, tras desengaños (lue en el pecho 
solo la fé de arrepentido dejan, 
asomar en los páriíados las lágrimas; 

como entre conchas, perlas...! 
i.\y! del que llora, de indómitas pasiones 

las lágrimas acerbas...! 
¡Dichoso quien llor.indo sus [lecados 

se redime y consuela...! 



¡MIRÁNDOTE...! 

Vi en tus ojos los enoj' s 
(lue dan á tu alma mis ojos 
mirándote sin cesar; 
y el carmin de los sonro:os 
vi en tus mejillas jugar. 

Vi agitándose en tu pecl o 
un suspiro, que deshecho 
de tu ijoca se esciipó; 






4 



^'^^JJr."•'^'^r«i^?.^?'*■'-^ ^^" ^Tí'^sfef' 



\ f 



EL CASCABEL 



te vi mirar hacia el techo; 
mi vista aUí te siguió; 

Y cuando al bajar los ojos 
busqué en les tuyos enojos, 
dos grandes lágrimas vi, 
que apagaron tus sonrojos 
encendiéndolos en mi! 

SE SUPONE... 



Una quinta magnífica, elegante, 
regia, hermosa, sin par, 
Jlena por todos lados de riqueza 
y lujo sin igual. 

Sobre un charco de sangre, yace un joven 
en el mejor salón; 
á su lado un papel y una pistola, 
cuya bala escapó. 

En el jardin un hombre que esperando 
cien mil duros está, 
se supone... ¡una madre en otras tierras 
llorando sin cesar!... 



GRUPOS 



Solos en un comedor 
una dama y un galán: 
ella, suelta, sin rubor; 
ambos brindan por su amor 
entre copas de Champagne. 

Pone sus ¡ábios en él 
ella, cual si amor sintiera. 
(Hay detalle en el mantel: 
una mosca en un pastel 
dentro de una compotera). 

A. Díaz de la Quintana. 



— ^'^ — 



cosí VA IL MONDO 



1 

I m OS tres se rnorian de hambre y frío. 
< * ^ La madre tenia en su regazo á 
una niñita de tres años: á sus pies tiritaba 
un muchacho de ocho. 

— ¡Tengo frió!— exclamó la niña. 

La madre apretó á su hija contra su seno 
para comunicarle su calor natural, y aún 
miró en torno suyo como buscando un 
andrajo; pero no había nada en aquella 
misera estancia. 

A los pocos momentos:— ¡Tengo frío, ma- 
má! — volvió á decir la niña. 

La pobre madre miró al muchacho. 



Este se levantó, y con la energía de un 
hombre se quitó su chaquetilla aguge- 
reada, y dándosela á su madre la dijo: 

— Toma; tapa á Luisita. 

La madre tomó maquinalmenle la cha- 
queta, arrebujó en ella á Luisita, y con mi- 
rar anegado en llanto dio las gracias á 
su hijo. 

— Me voy, madre— dijo éste. 

— ¿A dónde, hijo mío? 

—A la calle. 

—¿Para qué? 

— Voy por pan. Pediré limosna, y si )iü 
la obtengo 

— ¿Qué? — exclamó la madre, temiendo 
adivinar. 

—Lo robaré— gritó el muchacho, mien- 
tras se perdía en la oscuridad de la calle. 

—¡Hijo de mi alma!— balbuceó la madre, 
desfallecida. 

II 

A la mañana siguiente, y mientras por 
ratero ingresaba en uno de los calabozos 
de la policía un muchacho de once años, 
los vecinos encontraban en un cuarto, 
muerta de hambre y frío, á una mujer que 
tenía en su regazo, muerta también, á una 
niñita de tres años. 

En el palacio de enfrente, los pájaros 
gorjeaban en los árboles, y por las entrea- 
biertas ventanas salía el encantador bulli- 
cio de los juegos infantiles. 

Los hijos del rico se levantaban alegres 
y contentos, después de un sueño repa- 
rador. 

R. Monner Sans. 

-^^«e- 



LA VjUDA 

(CUENTO) 

¡Le salió la viuda! (Dicho 
popular). 

Una rubia adoro, 
simpática viuda, 
que dice que ama ' 
con mucha ternura. 
Le pedí una prueba... 
más ella se escusa 
de estar vigilada 
por cierto granuja, 
confesor que tiene 
por mal de sus culpas. 
Anoche que estaban 
sin luz y sin luna, 
sin gentes las calles, 
desiertas, oscuras. 



v,v"^-^>?Ar. 



íf^'**/ -K-*-' 



EL CASCABEL 



salir de su casa 

vi ¿creéis? á mi rubia! 

La sigo y repito 

de amores mi súplica. . 

le llamo mi diosa, 

mi vida y fortuna, 

le juro adorarla, 

lio olvidarla nunca... 

En esto un sereno 

que estaba algo en trua. 

con su gran linterna 

bribón nos alumbra. 



Y entonces descubro 
que aquella hermosura, 
que aquella mi linda 
que, muerte, la enluta, 
era... él en persona, 
sí, señor, el... cura. 
Que inflado de rabia 
como una vinchuca, 
al oído me dijo: 
— ¿Conque amas la viuda? 



Tucuraan. 



Patricio Gallo. 



S C l_ A M A C I Ó N 




—Al ferro-carril jugaba 
y arruinado me quedé 
y ¡es claro! ahora no podré 
llevar el tren que llevaba. 



^X^^f^rT^.r' ? -•■ 



'Ht-Si 



-^r^rjm^^^^^i^^^'SfW^^F^ 



i; 



EL CASCABEL 



LA VISION 



I 

— Los hombres me dan liorror 
y repugnancia á la par; 
soy feliz al profesar 
y dedicarme al Señor. 
— Pues yo no les tengo miedo 
y pienso ser muy dichosa, 
en cuanto sea la esposa 
de nuestro vecino Alfredo. 
— jJesHSl ¿Porqué hablas asi? 
—No hablaré. Como tú quieras. 
— Te compadezco de veras. 
— Yo le compadezco á tí. 
— Es, que seguimos, Consuelo, 
una senda diferente, 
y somos, distintamente: 
tú del mundo, yo del cielo. 
— Bic;n; basta de discutir; 
ya hablaremos otro día, 
que se ha hecho tarde, María. 
y ya es hora de dormir. 
—Si, durmamos. 

—Y entretanto 
já ver si te pasa el miedo! 
— jQue no te desvele Alfredo! 
— ¡Que no te desvele un santo! 

II 

En dos cámaras cercanus, 
que vaga luz estelar 
apenas logra alumbrar, 
reposan las dos hermanas. 
Y á las rcáfagas inciertas 
que la triste luna envía, 
se vé á Consuelo y María 
que están soñando despiertas. 
Al resplandor mortecino 
que la escena iluminaba, 
un bulto se destacaba 
de la casa del vecino. 
A una puerta se acercó, 
empujando la madera 
y esperando f|ue cediera 
abrió la puerta y entró. 
DesJizóse con recelo. 



escuchando á cada instante, 
hasta que llegó delante 
de la alcoba de Consuelo. 
\'ió esta la blanca visión 
y íiuedó yerta de frío, 
mientras pensaba: 

—Dios mío 
¡yo anhelo vuestro perdón! 
De mi hermana me burlé 
y me queréis castigar, 
pero os puedo demostrar 
mi contricción y mi fé. 
¡Dios mío! ¡Yo me arrepiento! 
¡Me he burlado de mi hermana! 
Pero os juro que mañana 
iré también al convento... 
Y la sombra que no oía 
á (Consuelo, se cansó 
y luego se dirigió 
á la estancia de María. 
La joven, en un risueño 
jardín celestial soñaba, 
y palpitante se hallaba 
sumida en estraño sueño. 
Yió la sombra y dijo: 

—Es él. 
Ven al instante á mi lado! 
oh mi dueño bien amado! 
Mi dulce arcángel Gabriel! 
..!^a sombra entró, y de improviso 
a hermosa joven sumida 
•n éxtasis, sin medida 
gozó en aquel paraíso. 

III 

Por un designio del cielo, 
<iue tocó su corazón, 
cambió de resolución 
María al par que Consuelo. 
Pues Consuelo profesaba 
olvidándose de Alfredo, 
y la otra perdido el miedo 
con Alíredo se casaba. 

Luis Gd.rcia. 




^r «íí " ^^'^«•-SSS^! 



S^gp!P^CV35«r«--Ví;^Sf-j! ^ i^w Js-.'^^^a^ ^-^5- ■^Tt»'^- j' 



^^«jy'j^ 



EL CASCABEL 



UNA SOLUCIÓN 



N fin és eslo lo (¡iie re- 
suelves? dijo D. Carlos, 
parándose de repente 
frente á su liijol 

—¡Es esto, si señor! 
contestó Alvaro con 
cieria altanería. 

— Está bien; añadió 
el primero,— puede us- 
ted retirarse. 

Alvaro hizo un pequeño saludo y aban- 
■ lonóel despacho. 

Su padre, permaneció de pié en medio de 
la estancia, como abatido por la derrota 
(¡ue acababa de sufrir. Pero, irguióse de 
pronto, como si hubiese concebido una 
idea salvadora, y enseguida hizo sonar un 
timbre que e&taba al alcance de su mano. 
—Señor, dijo, apareciendo un criado. 
—Que enganchen. 




Don Carlos de La Puente, contaba ac- 
tualmente, cincuenta añ^s de edad, y hacia 
veinticuatro que su espo>a había perdido 
la vida, al dársela á Alvaro. 

Después de tan sensible pérdida, el afli- 
jido esposo, levantó la casa que tenía en 
la ciudad y se retiró con su hijo, ú una her- 
mosa quinta que poseía en uno de los pue- 
blos déla misma provincia, y a corta dis- 
tancia de la capital. 

Allí en la apacible quietud del campo, 
buscaba el joven viudo un lenitivo á su 
lacerado corazón, 

* • 

.Mercedes había nacido el mismo día que 
Alvaro. Sus i)adres, honrados colonos de 
don Cíirlos, habitaban una casita (pie lla- 
maban Del Roble situada á un kilómetro 
de la quinta. 

KI pequeño .\lvaro se moría, victima del 
mercantilismo de su nodriza, y á la casita 
Del Roble, fué don Carlos, á implorar la 
vida para su hijo. 

No acudió en vano el atribulado padre, 
.1 la humilde morada de aquellos, la bradx)- 
res, pues encontró allí el alimento para el 
l)equeñito. 

Alvaro y Mercedes se criaron juntos, 
(ii'ácias á un esfuerzo de la naturaleza, un 
mismo pecho les alimentó, mecióles la 
misma cuna. 

.luntos crecien^n: juntos balbucearon 



las primeras silabas; juntos rezaron sus 
primeras oraciones. Y riendo y llorando, y 
jugando y corriendo, juntos alcanzaron 
también la hermosa edad de los diez y 
seis años. 



Los acontecimientos políticos de a<juella 
época, obligaron á don Carlos abandonar 
á España y fijar su residencia en Paris. 
La despedida de los dos jóvenes fué con- 
movedora. Alvaro dejó aquellos sitios, re- 
cuerdo de su infancia, con verdadero pesar. 
Mercedes volvió á su casa con lo- 'Jos 
arrasados en lágrimas... que ya no oran 
de niña. 

En los primeros meses de ausencia, e-l 
mayordomo de la (|uinta, recibía, junto 
con las canas de don Carlos, las que Alvaro 
dirigía á Mercedes. Pero al cabo de algún 
tiempo las cartas de Alvaro cesaron, y lo 
poco que de él se sabía después, era por 
referencia. 

Y la pobre Mercedes... lloro, por segun- 
da vez. 

« • 

A principios de mayo de 1858. el extraor- 
dinario movimiento que se observa, anun- 
cia, en la quinta, la vuelta de sus dueños. 
Electivamente, al día siguiente, padre é 
hijo saludaban de nuevo aquel os lugares 
que con tanto pesar habían abandonado. 

La trasformación física en .Alvaro y Mer- 
cedes, durante ese tiempo había sido com- 
pleta: apenas se conocían. El venía hecho 

un opuesto doncei: ella era una hermosí- 
sima joven. 

Miráronse, no: admiráronse, ambos mu- 
dos de asombro. ¡Pero, cuanta diferencia 
en aquella mirada! El mozo á la motla, el 
elegante, olvidando sagrados lazos, clavó 
en ella sus ojos, como los clava el tigre 
sobi-e su presa. Ella, la mujer del pueblo, 
la sencilla aldeana, bajó los suyos rubo- 
rizada. 

— ¡Mercedes! esclamó por fin el mancebo, 
acercándosele y dándole la mano. 

La joven levantó la cabeza, y dos perlas 
que asomaron en sus pupilas, contestaron 
del modo mas elocuente al saludo de Al- 
varo. 

« • 

Durante aquel verano, restablecióse la 
confianza entre ambosjóvenes,- pero ya no 
era la confianza de antes. 

Ya no eran aquellos niños que jugaban y 
retozaban, lo mismo en la sala déla quin- 
ta que en el corral de El Roble. 



^f^^«F«. -f^rnr jí^;j /f^'-Z'W^^^^y%^^''t^^" ^^^^■•^Z^,^'^ 



EL CASCABEL 



SUPLICA 




—Haz que m¡ esposo ausente. 
Dios mío, vuelva á casa pronlamenl>^. 
ijue (darlos v.-i á venir, y es atrevido 
y... entonces, Dios ciemenle. 
que no vuelva esta noche mi marido. 






' ^ '^'■ní? v?¡^lf57?*^-^^*^^^pfi! 



•^^ '^^^f^ ■ ' •f^:?!-}^''^ íf-%,aj<-- ^.--.•.>-»r'-,:'-s%-.^]| 



EL CASCABclL 



9 



RECUERDO DE ESPOSA 




En casa de un fotógrafo famoso 
se retrata Lucia; 
así el ausente esposo, 
á su mujer verá en fotografía. 



Y asi sabrá que en todos los momentos 
Lucía recordaba á su marido, 
(gracias á que el artista no ha podido 
retratar á la par sus pensamientos). 



fiiSP-^ft^lgríw-x-.í-ij^^fl'ía^^^g^^-^ll^^í^ 



■"■■^--iWSvf^ 



■n^\^. 



10 



EL CÁÓCABEL 



Yit no iban juntos al bosque, alborotán- 
ílolo, con sus inocentes gritos. 

Ya no palmoteaban al rededor de la ho- 
guera, en las noches de verbena. 

Ya podían sestear tranquilos los sega- 
dores, que no turbarían su sueño los chi- 
llidos de aquel par de díablillofi. 

Ya podía las golondrinas hacer sus nidos 
bajo los aleros del tejado, sin miedo de ser 
molestadas. 

Ya no eran perseguidas las mariposas, 
en el valle. 

Ni apedreadas las ranas en el higo. 

Ni aplastadas las Hores en (?1 jarrlin. 

No; esto, había ya pasado. 

Ahora, Alvaro y Mercedes, se miraban 
a hurtadillas, se hablaban al oido y ú es- 
condidas. 

Iban si, al bosque, pero á cierlas horas y 
por distintos caminos, recelosos siempre 
de que los observasen. 

Y les asustaba, cualquier ruido. 

Y les molestaba, hasta la claridad de la 
luna. 

Y se amparaban de las sombras de la 
noche, para acudirá sus amorosas citas. 

Ya eran delincuentes. Ya preferían al 
ruido, el silencio; la obscuridad á It» luz 

Ya la envenenada atmósfera de la gran 
ciudad, había llevado allí su contagio. 

Mercedes, no era ya la hermana de Al- 
varo; era la incauta avecilla, fascinada por 
el silbido de la serpiente astuta. 

Y cuando algún tiempo después, falla de 
fuerzas, la infeliz, buscó un apoyo para no 
caer en el fango de la deshonra, la humi- 
llación, el desprecio y el abandono, fueron 
el premio que obtuvo su ciego amor. 

¡Y la desgraciada joven, lloró otra vez 
como nurca había llorado. 



Pronto cundió por la quinta, la noticia 
<leque Mercedes estaba enferma, y poco 
le costó á don Carlos, conocer aquella en- 
fermedad, y el origen de ella. 

Disgustóse, sobremanera, el padre -tíe 
Alvaro, con tal motivo, pues tenia otros 
proyectos, respecto al porvenir de su hijo; 
pero, hombre de sanas ideas, despojado de 
toda preocupación social, y teniendo en 
cuenta, además, la gravedad del caso, y 
los favores que, en otro tiempo, los infeli- 
ces colonos le habían prestado, creyó su 
buen corazón, que solo había una solución 
honrosa. Casar ú Mercedes con su hijo. 

Por otra parte, Mercedes era una joven 
discreta, instruida, y, auque sin bienes 



de fortuna, podía, quizá, hacer la felicidad 
de Alvaro. 

En este sentido, habló pues al joven. 
Pero ¡qué decepción le esperaba! ¡Cuan 
equivocado estaba el buen padre! 

Tantas veces como intentó llevar á cabo, 
su noble propósito, se vio burlado y ven- 
cido por las malas artes de Alvaro. 

Suplicó y amenazó; pero encontró siem- 
pre a este, sordo á las súplicas, é insolente 
ante las amenazas. 

Por fin, después de una estéril lucha, 
tuvo que convencerse, don Carlos, de que 
su hijo era un infame. 

A los diez minutos de haber dado, el se- 
ñor de La Puente, la orden de enganchar, 
ya el coche rodaba en dirección al Roble. 

Corta fué la visita de don Carlos á los 
colonos, pues á la media hora, regresaba 
lie nuevo á la quinta. 

• * 

Han pasado ocho días. Son las diez de 
la mañana, y don Carlos, que se halla en 
su despacho, arreglando unos papeles, 
manda llamará su hijo. 

Poco después, se encontraba Alvaro, en 
presencia de su padre. 

— Te he mandado llamar, dijo éste, para 
conocer tu resolución definitiva, respecto 
i'i la infeliz Mercedes. 

—¡Cómo! ¿persiste usted, todavía, en ese 
descabellado proyecto de matrimonio"? 

—¡Nunca es descabellada, repuso don 
Carlos alzando la voz, la reparación de una 
falta! 

— ¡Eh! si aquí no hay falta, padre mió, 
contestó Alvaro, descaradamente. Si ella 
cedió, su cuenta le tendría; pagúele usted 
si quiere su condescendencia, pero no 
pretenda casar ú su hijo, con la hija de 
sus colonos. ¡Ja, ja, ja! seria gracioso, aña- 
dió, soltando una insolente carcajada. 

— ¡ Vive Dios! bramó don Carlos, pegando 
un puñetazo encima la mesa. 

—¡Acabemos señor! Creo inútil volver 
sobre un asunto sobradamente discutido. 
Basta ya de farsa; arregle con esa joven 
de la manera que usted quiera, ya que en 
ello tiene tanto interés, pero no pretenda 
hacerme á mi, victima de sus ridiculas im- 
posiciones, que por cierto, son en usted 
muy sifinificativas. 

El rostro de don Carlos, sufrió, con este 
insulto de su hijo, mil Irasformaciones. 
Una nube de sangre, nubló sus ojos; tiró 
con fuerza, de uno de los cajones de la 



V ^. . »^ '^f^yt^-^^i''^!^-^^ 



£L CASCABEL 



II 



RECOMENDACIÓN FACULTATIVA 




—Iremos ¿ehf Ya sabes que el médico ha diclio r\i\e los baños de mar son buenos imra 
los matrimonios sin hijos. 

—Yo lo r|ue sé; es que el almacenero de abajo no se lava nunca, y está lleno de lamilia. 



WW^' 



^'W^;^^^^- 



'■f^r-S-i r^'rr- ' 



12 



EL CASCABEL 



mesa... . pero, el ángel de la guarda le de- 
tuvo, sin duda la mano, y el afligido pa- 
dre, después de una transición violenta, se 
dejó caer abatido en el sillón. 

Un rugido de ira, fué la única explosión 
de la terrible tempestad qae se agitaba en 
su pecho. 

Alvaro de pié, apoyada su mano en el 
respaldo una silla, había observado, sin 
inmutarse, todos los movimientos de su 
padre. 

Trascurrió un momento de indescripti- 
ble silencio, interrumpido tan solo, por la 
fatigosa respiración de don Carlos. Pero, 
al fin, con una calma espantosa, arrancada 
violentamente á su espíritu, por una he- 
roica fuerza de volutad. 

— Perfectamente, dijo, pienso como usted 
caballero; es preciso acabar. 

Aquí en este pliego, está la dispensa de 
su casamiento. Puede usted abrirlo. 

Alvaro rompió el sobi-e del pliego que le 
entregaba su padre, y una ligera palidez 
cubrió su rostro. 

— ¡Padre! esclamo, al enterarse de su 
contenido. 

Y don Carlos, levantándose gravemente 
de su asiento, y envolviendo á su hijo bajo 
el peso de su mirada. 

— Poniendo enjuego, dijo: antiguas rela- 
ciones, te lie alcanzado un grado de alfé- 
rez, en uno de los regimientos que forman 
parte déla expedición al África. 

Tres dias tienes de tiempo para incorpo- 
rarte á la división del general Ros de Ola- 
no, que parte desde Málaga. Aquí, en este 
otro pliego, encontrarás cartas de reco- 
mendación y las instrucciones que preci- 
ses, hasta llegar á bordo. Mi mayordomo 
te entregará, además, los fondos que te 
sean necesarios. Yo dejo hoy la quinta, y 
prohraMemente estaré fuera unos días 

—¡Pero! 

— Xo me opongas el más pequeño obs- 
táculo, no añudas á tus defectos el de co- 
barde. Procura, lejos de tu patria, hacerte 
digno del apellido que llevas, ya que aquí 
no has sabido hacerlo. Nosotros nos que- 
daremos rogando á tu madre, te perdone 
desde el cielo el mal que á todos nos has 
causado. 

Y el padre de Alvaro, agotada ya su apa- 
rente serenidad, abandonó precipitada- 
mente el despacho, para poder, á solas, 
dar rienda suelta á las lágrimas que se 
agolpaban á sus ojos. 

Esta vez había triunfado, pero ¡ah! su 



triunfo le costaba todas las afecciones más 
queridas de su corazón. 



Al anochecer del 12 de Diciembre de 1853, 
las baterías del puerto de Málaga, despe- 
dían con estruendosos cañonazos á la se- 
gunda división de ejército que debía operar 
en África. 

En la planilla de oficiales del regimiento 
de Zamora, figuraba, en clase de alférez, 
don Alvaro de la Puente. 

A la mañana siguiente, y cuando el al- 
férez La Puente de pié sobre la cubierta 
del Vasco Nuñez de Balboa, veía con 
dolor interponerse entre él y su patria, el 
iriste velo de la distancia, allá, en un al- 
tarcito improvisado, en la sala de la quin- 
ta y sin obstentación de ninguna clase, 
don Carlos daba á la infeliz Mercedes, la 
mano de esposo; evitando de este modo á 
la pobre, la vergüenza de su deshonra, y 
dando al hijo de su hijo, el nombre quede 
derecho le pertenecía. 

Dos meses después, el esposo de Merce- 
des, recibía en sus brazos, al hijo de ésta, 
que bautizado á los pocos dias, con el nom- 
bro de Carlos, vino á ocupar en el corazón 
(le ambos, el vacío que la perfidia de Al- 
varo había dejado. 

* * 

En tanto las armas españolas, seguían 
avanzando, en Marruecos, contando las 
batallas por victorias. 

Con la noticia de la del Morabita, reci- 
bió don Carlos una carta, del coronel de 
Zamora, en la que le participaba que su 
hijo había cumplido como buen soldado. 

La aflicción de Mercedes y de su esposo, 
fué verdaderamente grande. 

No podía olvidar don Carlos que ¡era su 
único hijo! 

No podía olvidar Mercedes que era su 
único amor! 



Cuando al caer de la tarde; á esa hora, 
en que la luz crepuscular abre un corto 
paréntesis entre la noche y el día, entre el 
descanso y la fatiga; á esta hora, en que el 
sol llegado ya á su ocaso, deja á.la noche, 
reina y señora de la tierra toda; á esta hora 
en que el melancólico toque del Ángelus 
convoca á los moradores de la quinta á 
rogar á Dios por los que fueron, el péque- 
ñito Carlos, plegadas también sus mane- 
citas, alza al cielo su infantil súplica, por 



■ , ' ^"r^-^iM. .«"'C^llgíKI^^':^ ^f^0,^'^ 



EL CASCABEL 



13 



el eterno descanso de su hermano Alvaro, 
mujsrto gloriosamente en la campaña de 

África. 

N. Garbo. 



Fué Juanita cierto día 
á un almacén, de mañana, 
donde un joven dependiente 
con ella se chanceaba; 
y después de haber revuelto 
cuanto hería sus miradas, 
le dijo traveseando 
con voz breve y afectada 
y ojos de vivir queriendo: 
—¡Vaya! A ver si me despacha, 
que hace más de media hora 
que me tiene aqui parada, 
y la niña está esperando 
que le lleve el té á la cama. 
— No se enoje buena moza, 
que aún está el patrón en casa, 
y mientras él no se ausente 
no le puedo dar la llapa, 
—Vaya, déjese de bromas; 
péseme la azúcar pronto 
ó me vuelvo sin llevarla. 
Sonrió con sorna el mozo, 
y ella siempre remilgada 
puso el papel estirado 
al plato de la balanza; 
y el muchacho en la barrica 
de la azúcar la cuchara, 
tardando lo más posible 
con intención, en llenarla. 
— Vaya, á ver si anda liirero, 
repetía la muchacha. 
Y al echar la azúcar Pepp 
torció Juana la balanza. 
— ¡No vé! Ni siquiera acierta 
¡miren como me despacha! 
—Pero si usted no me deja, 
le dijo el mozo con calma, 
mientras juntaba el azúcar 
riéndose de la gracia. 
Recomenzó su tarea 
pesando una libra escasa, 
mientras Juana le decía; 
—Ahora no le doy la plata. 
Saltó el mostrador el mozo 
al oír esta amenaza... 
cobró la azúcar y al paso, 
Juanita llevó la Llapa. 

M. Bahatnonde. 





iy ' «?< 



DE DOMINGO A DOMIWGO 



La verdad es que apenas nos ha quedado 
tiempo para echar una ojeada á los teatros. 
Nos ha faltado tiempo. 

Y ganas. 

El primero nos lo ha empleado el pe- 
riódico. 

Las segundas nos las ha ([uitado el por- 
venir poco agradable de aahorear el re- 
pertorio de costumbre. 

Poco variado. 

Pero malo, en cambio. 

Y vaya lo uno por lo otro, 

Por lo poco que hemos podido ver, hare- 
mos notar que: 

El teairo Zarzuela va siendo pequeño 
para contener la concurrencia que lo in- 
vade (esta es la palabra). 

Si alli no estuviesen Juárez y O'KilL no 
nos explicaríamos el misterio, como tam- 
poco nos explicamos que el público aguan- 
te Bon Dinero por ejemplo, obra pésima 
y del peor gusto. 

Misterios del organismo. 

Y de Juárez, Mesa y C». 

Que es lo mejor con que cuenta el teatro. 

Porque en cuanto á obras... 

Valga que se ha estrenado La Czarina, 
de la que nos ocuparemos, y que La es- 
pada de honor se estrenará pronto. 

Ahora, repetir que la Zarzuela es el tea- 
tro favorito del público, sería negar que 
La Comedia es otro centro de atracción 
de primera fuerza. 

Julio Ruiz, ha estado enfermo, pero res- 
tablecido ya, vuelve á animar con su per- 
sona la escena del teatro. 

En cuanto á obras, poca variedad por 
el momento. 

En Pascual Bailón, Emilio Orejón luce 
sus facultades de can-canista en medio de 
las más calurosas muestras de aprobación 
del público. 

En Apuntes del natural el Sr. Ruiz 
borila unos cuantos papeles con primo- 



"^W^^'^^'^^^^fW 



^^w'^^^^f^sW^ 



^'^«^J^^v^í-^.pi-trr^^:^'-' 



14 



EL CASCABEL 



res que envidian in.is de cuatro borda- 
doras. 

Aplaudidas la Aceves y las Quero... y 
un estreno en puertas. 

¡obra del país! 

Allá veremos. Por de pronto un aplauso 
ú la empresa; al autor se le darA su mere- 
cido é su debido tiempo. 

Por el momento le deseamos suerte. 

Y... hemos hablado ya, de teatros. 

La Comedia y la Zarzuela se llevan 
la palma. 

Por que no es cosa de lomarse en serio 
la compañía del San Martin. 

Compañía que trabaja con el mayor si- 
gilo, y envuelta en el más profundo de 
los misterios. 

Al citado teatro no va un alma. 

Y eso que la García vale. 

Pero: aún que esta señora llena, no 
llega á llenar el teatro. 

Y es lástima, porque ella vale mucho. 

Si vamos al Politeama nos admira- 
remos del desparpajo con que se anun- 
cian compañías sin importancia, con visos 
de notables y celebradas. 

Quien quiera fastidiarse, correr peligro 
de muerte, sufrir molestias y lamentar el 
gasto de tres pesos, que vaya al Poli- 
tearna. 

Allá encontrará totlas las incomodida- 
des reunidas, y sobre todo, la soledad más 
absoluta. 

A no ser por unos caballos que parecen 
diputados, por lo obedientes, puede decir- 
se que en el Politeama no había nada 
ni nadie. 

Al lado, en el Pasatiempo la cosa varia. 

Hay animación, fresco, bailes bonitos, 
cerveza á discreción y Mme. Darrás que 
de Folies Forlet ha pasado al antiguo 
palenque del más narigudo de nuestros 
empresarios. 

luí el Odeón. opereta. 

Annovazzi, hace las delicias de los (jue 
tienen la dicha de oírle cuamlo le dá la 
gana de cantar. 

Cavalli se despide del público y después 
de una corta temporada en el bodegt.m de 
Damel y C'"» (teatro Altólo) se ausenta. 

Pero Damel y C-' quedan, y con ellos la 
jettatura que jamás abandonará al tea- 
trito que en un tiempo fué el solio de las 
Ai-anáz y de los zangolotinos porteños. 

De modo que por no haber visto nada 
bastante hemos dichr.. 

Asi pues, punto. 



Vamos al Belvedere á oir música y á 
emocionarnos en las montarlas rusas. 

O con las niñas que frecuentan el fresco 
jardín. 

Aquí, si nos atreviésemos, lanzaríamos 
un ¡Furlotti for ever!... 

Pero, no; los cronistas de El Diario 
podrían reclamar; ó los de El JSacional 
que allá se andan. 

O por allá. 

Es decir, por las ramas. 




EL CASCABEL aparece los Jue- 
ves, en vez de los Miércoles, desde 
este año 

Nos habíamos olvidado de adver- 
tirlo en el Número- Almanaque. 



Hemos recibido una colección de El Cas- 
cabel encuadernada en elegantes tapas 
de tela, con el título del periódico en letras 
doradas. 

Es un obsequio de la librería La Victo- 
ria (Piedad, 1037-1041). 

En dicha librería se venden tapas que, 
repetimos, son muy elegantes, al ínfimo 
precio de cuatro pesos nacionales. 

Al agradecer el obsequio, recomendamos 
las tapas á nuestros suscriplores. 



El hombre propone... 

Y es el caso que hasta el próximo núme- 
ro no podremos publicar la reproducci<m 
del magnífico cuadro de Della Valle titula- 
do El gaucho malo. 

Lo mismo ocurre con el dibujo de De- 
mócrito 11. 

¡Todo lo bueno se hace esperar! 

Solo es cuestión de siete días. 



Es Vicente tan valiente 
(pie ninguno le ha vencido. 
Verdad es (jue no ha reñido 
con nadie, hasta ahora, Vicente. 






■ fl?m 



EL CASCABEL 



SUCURSAL 



DEL 



BASCO DE 81BUL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del pais.—Importaclon 
de productos españoles en general. 

Se dan giros á la vista sobre todaí las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. vSe dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 8 p. m. Los dias festivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



ADVERTENCIA 

Se previene al público que la farnaacia 
establecida en la calle Rivada, que fué an- 
teriormente de D. Guillermo A. Crniiwell, 
se vendió á D. Diego Sproat, quien no es 
farmacéutico, de modo que dicha farma- 
cia no es ya de OanweII sino de Sproat. 

LA ÚNICA 

DROGUERÍA Y FARMACl.\ 



DE 



GR ANNA/ELL. 

Que existe en Buenos Aires, está situa- 
da en ia calle de 

VICTORIA, NUM. 647 

Entre Perú y Chacabueo 

Atendida personalmente por su propie- 
tario 

Edmundo E. Granwell 



FARMACÉUTICO 



LA HISPANO-ARGENTiNA 

COMPARJA NACIONAL DE SECUROS 

CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada por Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comercio 



Seguros de fletes, eípctos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria — 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Subvencionados por el (rohierno EsyaTiñl 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la I*ia(a y Europa 

El dia -I de Febrero saldrá de este puerto 
el magnifico vapor CirDAD l)K SANTAN- 
DER, para Santa Cruz de Teneril'e, Cádiz, 
Rarcelona, admitiendo carga y pasajeros, asi 
como para Vigo, Coruña, Santander. Bilbao 
y demás puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á .sus 
agentes Antonio López y C^ calle Alsina ~i'*\. 

Nota. — Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 

Teodomiro Suné 

ESCRIBANO PÚBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 



La Librería La Victoria de Alberto Ros que 
estaba situada en Victoria Vl-ly\ 3o se mudó á 
la calle Piedad 1037 al 1041 entre Artes y Ce- 
rrito. 

Selecto surtido de obras teatrales del anti- 
guo y moderno repertorio español.— Ediciones 
económicas de zarzuelas en un acto (comple- 
tas).— Oran colección de comedias infantiles. 

Se reciben suscriciones para el año 1893, á 
la «Ilustración Española y Americana», al 
«Salón de la Moda». «Moda Elegante» «La Es- 
I tacion», etc., etc. 

1037— PIEDAD— 1041 




^í^^JvK^'"' ' "'-^ ~Y 



> .,. '-►«T; 



ILUSTBIDO 



SEGUNDO AÑO DE Sü PUBLICACIÓN 

APARECE LOS JUEVES 



CONDICIONES PARA LA SUSCRIPCIÓN 
Capital $ 1 . 50 trimestre 



Provincias 



2.00 



Anuncios á precios convencionales 



REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 



^jTv r-i.T>g^5-»i^--^r 



t^ 



^ÚJ 



BUENOS AIRES 



ADVERTENCIA. — En la Administración se ven- 
den colecciones del primer año. 



Inp.CODERlER DE U PUTl, Méjico 8}2— Sección de Obris de R, Pilg 



'^J<-<SÍM J. ja^-i J^f,-^_^^ 



%■ 



áflo II BiMaM aires. Enero 19 de 1893 Nftm. 55 




a correspondencia á nombre del Director 



ccion y ÁdffiiDistpacion: ALSINA 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

íio en la Ciudad... | 0.10 el número 
aero atrasado.... »0.15 id 



ítograbados de EidíUo A. Coll y C» 



Una actriz que en nuestros dias 
es la mejor que adnniramos. 
¡lástima que la veamos 
entre malas compañías! 






^•H» 



18 



^v-- '•^!,*--'-^<.^7'4Í'3^ií;f8t'^ 



fiW " i-' Sí ■--'. 



^ 'iV^r^r:- 



El. CA8CA.BEL 




-^•□♦-^ 



^f^^ estas horas mi mesa 

^^V A ^^^ de trabajo se ha con- 

^^Bf M^^y vertido en receptácu- 

^^B * 1^^ lo de quejas y recla- 

¡ ftkX "f^os á los que he de 

V \\ dar contestación, aún 

^ que solo sea para no 

parecerme á un ministro cualquiera. 

Apenas abro una carta, ya estoy tem- 
blando y preguntándome. 

— ¡Dios niio!... ¿que me dirán qne ya no 
-me hayan dicho á estas horas? 

Pero. dejando aprensiones á un lado 
rompo el sobre y leo su contenido. 

A veces me encuentro con un; 

¡Ilustre Febo, yo te saludo! 
y ante tus rayos titilantes 
fnlgnreos // centelleantes 
humilde me descubro. 



Repuesto del susto, y renegando déla 
levadura poética de algunos ¿.dultos que 
corren por ahi, sigo impávido la tarea de 
romper sobres y leer cartas. 

Con inefable dicha no encuentro mas 
renglones cortos, pero me veo obligado á 
aguantar un ver.iadero chaparrón de re- 
proches. 

Véase la clase: 

«Sr. Director: ¿quiere Vd. decirme el 
motivo porque llega á mis manos con tan- 
to retraso El Cascabel?» 

Otra: 

*Sr. Director de El Cascabel. 
Mucho me extraña la falta de puntua- 
lidad con que recibo el periódico. Siguien- 
do así puede Vd. borrarme de la lista de 
«uscritores.) 



O bien; ; -^¿^ 

«Muy señor mío . Desde la fecha dejo de 
ser suscritor No me gusta la irregulari- 
dad con que recibo el periódico. Por lo 
tanto, me borro y en cambio, me suscri- 
bo á Artes y Letras de los padres Pera y 
Duprat.» 

ArrojoJejos de mi la misiva , y me que- 
co mascando eses Artes, Letras, Padres, 
ssss ! .. . 

Otro más: 

<vSr. Director de El Cascabel. Antes re- 
cibía su peri()dicoel martes por la noche . 
y á f é que me venia' muy bien para olvi- 
darme de lo que había leido por la tarde 
en El Nacional, porque me venía á la boca 
la tal lectura. Ahora recibo El Cascabel 
con un día de retraso. Si seguimos así, 
me borro.» 

Y... ¡asi por el estilo! 

De modo que, no hay más remedio. 

Es preciso dar una explicación. 

Y la doy. 

El Cascabel apareció puntualmente to- 
dos los miércoles del año 1892. 

Ahora aparece lus jueves. 

Y... ya está aclarado el enigma. 

El miércoles es día aciago. 

En miércoles se celebró el cuarto cente- 
nario del descubrimiento de América. 

En miércoles tumo asiento en el sillón 
presidencial el Dr. Saenz Peña. 

Mayores calamidades nadie las pudo so- 
ñar jamás. 

Por un lado sonetos y cantos al gran 
nauta. 

Por otro, una columna de manifestan- 
tes políticos robando el reloj á los tran- 
seúntes. 

Y... ¡todo en miércoles! 

Nada, nada; desde este año aparecemos 
en jueves. 

Que es día de muda en nmchas partes. 

Tal vez el espiritual cronista, que hace 
crónicas y desaguisados sociales en El 
Diario, nos las citaría de memoria. 

Pero, no: no hace falta. 

Queda proclamado el jueves, y en jue- 
ves apareceremos con la puntualidad de 
costumbre. 

A no ser que el gobierno, que ahora in- 



;iv- ^pf^-'sw •»i;«>^j^--'ri9*ws^-.'^»^<. >> 



£L CA^SCABEL 






1!» 



terviene en todo, intervenga y nos obligue 
á aparecer en otro dia. 

Pero ¡ay del interventor! 

Nosotros no cederemos. 

En la redacción tengo un tomo d« poe- 
sías de Fragueiro con el que me defenderé 
hasta la muerte. 

Y, además, y por si fallase el tomo, ten- 
go el suplemento de La Prensa y dándole 
en la cabeza al intenventnr con el estudio 
critico de Oyuela, le rompo el bautismo. 

Y me quedo tan fresco. 
Como Ovuela, se entiende. 

Ello es que, como to^o lo malo cunde 
de un modo .alarmante, ahora cunden las 
intervenciones liRsta en lo más intimo del 
hogar. 

En casfi de Agapito 'Perno, un caballe- 
ro díscolo, pero casado y suscrito al Men- 
sagero del Corazón de Jesús, se ha produci. 
do un caso de intervención. 

Y todo por que Agapito, como si fuera 
una provincia cualquiera, se encontró á 
faltar algo. 

Una docena de calzoncillos, que ahora 
le hacen falta porque con el calor suda 
mucho y pone la ropa blanca á la mi- 
í^eria. 

Quejóse á su buena esposa, Mercedi- 
tris, y esta, que ejerce el gobierno inte- 
rior de la casa se amoscó hasta el punto 
de encerrarse en la alcoba y negarse á 
hacer el puchero. 

Agapito calló, y á falta de otro alimento 
se comió un estudio filosófico de Alma 
Fuerte ese nuevo Balmes que nos ha sa- 
lido ahora, y asi se fué alimentando hasta 
que llamó á la suegra. 

Llegó ésta. Soltó á Merceditas y des- 
pués de abrazarla cariñosamente falló el 
p'eito en su favor, prohibiendo á Agapito 
que mentara para nada los desaparecidos 
calzoncillos. 

Cerrado el trato, hubo paz. La suegra 
quedó unos dias en casa como ha queda- 
do el batallón 3" en Santiago del Estero, 
y Agapito llora por fuera y por dentro la 
ausencia de la tela que separaba el panta- 
lón de el cutis. 

Dejemos las intervenciones y las digre- 
siones. 

¿Qué les decía á Vds? 



¡Ah! si. 

Que El Cascaiífi, aparece los jueves. 
Quedan pues contestadas las preguntas 
que se me han hecho. 

No hay irregularidad ni cosa parecida. 
Un simple cambio de dia. 
¡Hasta el jueves! 




¿DONDE EST.V LA DICHA •> 



\ 

Aburrida Felisa 
de su feliz estado de .soltera, 
parecía al casarse que tuviera, 
p.ira cambiar d" i'stado mucha prisa. 
Se casó, y al liallafse de repente 
convertida en señnia. 
entreabrió su bo |uit:a encantadora 
... y bostez(!) atrozmente. 

[I 

En los bostezos riue lanzó Felisa 
de su llorar se eiitrendró el aburrimienlj 
y la luna de miel murii) deprisa. 
Y ella contenta t-iientras el contento 
pasaban su existencia 
en una encantadora indiferencia 

íll 

Del mundo <'n la inmensa feria 
hubo un desastre espantoso 
y la suerte en la miseria 
de.K» á Felisa y su esposo. 
Se acabó aipiel derrochar 
(|U<' antes era su contaito 
y tuvieron que habitar 
en un misero apos;'nr.o. 
Allí en doloroso afán 
pasaron penas los dos 
y si no les faltó pan 
Kv'. por milagro de Dios. 

Allí liorandii su es! relia 
á trabajar aprendieron 
pues para vivir tuvieron 
(jue trabajar él y ella, 
lluego arreglaban su nido 
y pensaban con placer: 
— ¡Qué agradable es mi marido! 
— ;Qué bonita es mi mnjerl 



i^«^«, -S^'-'^'f '*1 ,V - T^" 






-r->í 



?»■¥-»■ '^.'íí^**" 



20 



EL CASCABEL 



IV 



¿Queréis que explique ahora 
aquella variación encantadora 
que trocó en franca risa 
el eterno aburrirse de Felisa? 
Pues fué asi: en un tropiezo 
los labios del esposo y de la esposa 
iban á bostezar, más ¡rara cosa! 
en beso terminóse a(iuel bostezo. 
Y si Felisa evoca 
aquel pasado triste y aburrido 
le dice á su marido: 
— ¡Que voy á bostezar! ¡tapa mi boca! 

José M\ Mendoza. 



-*-<?í>-S- 



LA BARROSA 




os caballos ensilla- 
dos, y presos en el 
palenque por el ca- 
bresto. sacudían la 
cabeza lascando el 
treno inquietos, afi- 
lando las orejas y di- 
latando la pupila en 
la oscuridad, al sen- 
tir el rumor más leve. 
Los perros arrolla- 
dos cerca de la ramada, aullan débilmente 
como si soñaran. 

Por la puerta del rancho sale de vez en 
cuando una claridad poderosa que ahogan 
enseguida espesas sombras. 

Al rededor del fuego están sentados al 
gunos gauchos. 

Uno ceba mate y los otros hacen ciga- 
rrillos para todo el día. 

— Pucha que está verde la leña. 

— Échale un sebito. Marcos - decía de vez 
en cuando un viejo, 

El joven cortaba un pedazo de sebo, lo 
poma sobre la leña, y una súbita claridad 
iluminaba la cocina. 

— ¿Che, Ramón, siempre piensas torear 
la barrosa? 

—¿Y enir.nces? En cuanto esté parado el 
rodeo, si el patrón me da licencia. me voy 
;i divertir con la flaca vieja. 

—¡Difunto fresco! esclaiuu uno (ie los 
gauchos. 

—Note digo, que si. ¿Seré piurquelos 
gallegos afeitaos que se divierten con los 
toros haciéndoles gambetas' 



—Miró, Ramón, que la barrosa da las 
doce antes de hora. Es lijera conno gua- 
naco y tiene las guampas como lesnas, 
observó el viejo. 

— ¡Mucho me ha de hacer! 

— Vamos. Y'a viene el dia, dijo el patrón 
levantándose. 

Llegaron al palenque, arrolláronlos ca- 
breslos al pescuezo de los caballos, desa- 
taron las riendas del cinchón: montaron 
de salto, se dirigieron al campo precedidos 
de los perros, y diez minutos después re- 
tumbaba el suelo bajo las patas del gana- 
do que corria balando hacia el rodeo, al 
compás del ladrido délos perros. 

Una vaca delgada y ágil iba delante, 
volviendo de vez en cuando la cabeza, y 
clavando los encendidos ojos en el ginete. 

— ¡Ah! flaca vieja. Ahora vas á ver, de- 
cía Ramón, golpeando la carona con el 
cabo de rebenque, al grito de ¡jop, jop, jop! 

La barrosa llegó, se detuvo, levantó la 
cobeza, y empezó á escarbar la tierra de 
la orilla del rodeo. 

—Ahora, mi hijito. gritó un gaucho di- 
rigiéndose á Ramón. Atropello quees buen 
campo. ¡Pa su!... 

El gaucho no pudo decir más. La barro- 
sa salió del rodeo como una flecha, y co- 
rrió al ginete con tanta lijereza, que casi 
no le dio tiempo á hincar las espuelas al 
caballo. 

— ¡Óigale! gritaban los gauchos riendo. 
Qué haces Ramón, que no pelas esa chau- 
cha? 

Ramón echó pié á tierra, maneó su ca- 
ballo, lomó el coginillo y fué á esperará 
la barrosa, que volvía al rodeo con la mi- 
rada encendida y el morrillo bordado de 
babas. 

El gaucho agitó el coginillo, la vaca miró, 
y sacudiendo la cabeza marcho rectamente 
hacia el. 

— ¡Jesús le ampare! exclamaron los es- 
pectadores. 

La vaca bajó la cabeza para enbeslir, y 
Ramón le pegó con el coginillo en los ojos, 
al mismo tiempo que se asía de la cola del 
furioso animal. 

Desde ese momento, no se vio más que 
un remolino. 

La vaca buscaba al hombre con las astas 
y él la tiraba del rabo en sentido contrario 
á la dirección de la cabeza. 

— A ver, pues, Ramón, si haces como 
los gallegos: aflójale el rabo yponele anti- 
parras con el coginillo. 

—No aflojes Ramón. 






r^,Pf^^»'í^^'' 



EL CASCABEL 



21 



UN MEDIO 




—¡Me desprecia! ;InyTata! 

—Espera; yo tengo un medio, y gracias-á éJ cederá. 

— Xo lo creas. Con cincuenta centavos no se contenta. 



mientras los gauchos 



—Voltéala y la ginetiás. 

— i'lchále una zancadilla. 

—Dale una pitada. 

La lucha seguia 
gritaban estas y otras chuscadas. 

De repente se oyó una carcajada. 

Ramón montó de sallo á la barrosa y 
entro en el rodeo, que se derramó asusta- 
do por el campo, seguido de la barrosa 
que balaba de ira al sentir el ginete sobre 
los lomos. 

Los perros se lanzaron ú la carrera tras 
del ganado, y los gauchos galoparon á lo 
lejos para contener la hacienda. 

— Lárgate al suelo, Ramón. 

—¡De loco! Todavía bula la barrosa. 

— Déjenla que se convenza, contestaba el 
joven. 

De pronto la vaca se paró y 81 ginete 



descuidado se cayo de pié delante de ello, 
sin tener tiempo para huir. 

Ramón asió los dos cuernos de la vaca 
y empezó la gran lucha. 

En un esfuerzo poderoso, la vaca metu» 
los cuernos en la región abdominal supe- 
rior de! jíjven, alzD la cabeza y huyó como 
un reliimpago. 

Los espectadores perdieron por un ins- 
tante la palabra y el movimiento, lanzando 
en seguida sus caballos á la carrera de la 
barrosa, que se alejaba cada vez más, sien- 
do imposible alcanzarla. 

Ramón era hombre perdido. 

Todos los vecinos se lanzaron en segui- 
miento del animal, para dar sepultura á los 
restos de Ramón, pero no hubo ginete que 
se le acercase ni á tiro de bola, por lo cual 
recibió el nombre de barrosa del diaMo. 



-e^íSS 



^^^W^^^^WT-^^^ '^V^'^-^ 



oo 



EL CASCABEL 



A los dos años de esle suceso, la vaca 
fué vista por un joven. Fiamón estaba vivo. 

Invocó al negrito del pastoreo, y este se 
encargó de salvarle la vida. 

M. Ba ha monde. 




-^Ilf^ 



NEGRiO 



¿.Te gusta el negror me alegro, 
y pues llegó la ocasión 
te explicaré la razón 
de gustarme el color negro. 
Vieja frase repetida 
vive y dice de esta suerte. 
que el negro es dolor y muerte 
y que el blanco es luz y vida. 
Es una vulgaridad, 
que ahora voy á destruir. 
y si me quieres oir 
oj'e, Juana, la verdad. 
Kn el caos tenebroso 
negro y oscuro y profundo, 
nace vive y crece un mundo 
brillante y e.vplendoroso, 
Y horadando la corteza, 
del globo, el negro minero 
arranca el rico venero 
y difunde la riciueza. 
Fija, Juana, tu atenciim. 
deten tu vista un instante 
en ese insignificante 
negro trozo de carb(jn. 
E.s negro y á pesar de e.so. 
negro Juana, cual lo ves, 
es calor, es luz y es 
la palanca del progreso. 
Kl, nos ayuda á luchar 
y á su tremendo pod?r 
hay trabajo en el tallei- 
y besos en el hogar. 
Negra es la tinta de imprenta 
que luz y ciencia difunde, 
negra y la ignorancia hunde 
SI un ideal alimenta, 
negra y á los arróbeles, 
de ciencia á quien presta vida 



dá, como antorcha encendida 
más luz que todos los soles. 
Negra es la pólvora, Juana 
y cuando arde, estalla y zumba 
inmensos montes derrumba 
é inmensos mares hermana. 
Es negra la bondadosa 
raza, «lue el blanco domina 
y en el trópico se inclina 
en su labor fatigosa. 
Negros con quien cruelmente 
se vá el blanco enriqueciendo, 
ya comprando ó ya vendiendo 
la mercancía viviente. 
Si el amante con ternura 
llega á la abierta ventana 
¿di quien le i)roteje, Juana? 
de la noche la negrura. 
Negra es la amarga infusión, 
quien tiene un poder tan fuerte 
que en nuestras arterias vierte 
el genio y la inspiración. 
Negro café bendecido 
que nuestro pesar sepulta 
y en sus átomos oculta 
un cielo desconocido. 

Ya ves que de cuahiuier modo. 
Juana, el negro siempre impera 
y ([ue de cualíjuier manera 
está el negro sobre todo. 
No dudes, ten la certeza 
de que el negro, Juana mía. 
es la luz, es la armonía 
y es la suprema belleza, 
Vo profeso adoración, 
y viendo negro me alegro, 
que yo. Juana aJoro el negro, 
pues tus ojos negros son. 

Luis García. 



EPIGRAMAS 

López, rico propietario, 
que escribía infernalmenle. 
quiso un dia formalmente 
escribir en un diario. 
V al pegarle sin piedad 
— ;Con seis casas— exclamn— 
que tengo, y dicen que no 
escribo con propiedad! 
^' 

Es Perico uno de tantos 
de los que el dedo se chupan. 
...mas después que previamente 
lo ha mojado en confitura. 

S. Garrido. 



^■^!Wf<^'^^y ' "f^ ^ T'T^^'f' vs'^^'j'-i'.rf^-^^'' ^-^^i 



EL CASCABEL 23 



EL TRAJE AHORCADO 

ó SEA 

HOY como AYER 




L principio de autoridad ante todo; y sobre todo Dios. 

Este hubiera podido ser el lema del muy ilustre corregidor, 
de la no menos ilustre ciudad de Sevilla, el Excmo. señor Don 
Diego Fernandez de la Plaza, que vivió é hizo justicia seca allá 
por los años de 17. . 

El corregidor que dicho sea de paso bautizamos con un nom- 
bre que no es el suyo, impulsado por el respeto que á sus mu\ 
dignos descendientes profesamos, tenia un hijo, gallardo y apues- 
to, valiente hasta la temeridad, generoso, audaz con las damas, y 
por su mal un algo follón en el juego, y un tanto metido con 

Celestinas y pages complacientes 

Antonio se llamaba, y haciendo muy poco honor al nombre de su Santo patrón, 
cuantas veces el demonio lo tentaba tantas eran las veces que caía, y. por fln, vino 
á dar con todo su cuerpo, y su alma, en las redes que le tendió una arregladora 
de imposibles, gran zurcidora de voluntades y otras cosas, la que hizo (jue el galán 
quedase prendado de los encantos de la hija del nobilísimo marqués del Agua del 
Hierro, y aun hizo mas: hizo que el galán saborease primicias, á fln de cobrarse 
ella buenos diezmos, tributo que le gustaba más que á los frailes, que de ellos vivían. 
Llegó un día fatal para los tórtolos. El marqués del Agua del Hierro pilló á su 
hija y al noble Dn. Antonio, en estado y situación tales que no dejaban lugar ;i 
dudas respecto á que le estaban empañando su buen nombre. 

No hubo escándalo. El corregidor encerró al hijo de su alma en un calabozo y tras 
breve sumario le condenó á morir en la horca. 



El dia señalado para la ejecución un pobre diablo que llevaba ocho dias de en- 
cierro por haber robado unos reales de vellón, que, en junto sumaban ocho, en nú- 
meros redondos, vio con estrañeza que se abría la puerta de su lóbrega celda, y 
que daba paso al abrirse, f\ un canónigo y á un page que llevaba consigo un gran 
lio de ropa elegantísima. 

— ¡Dios sea loadol^dijo el preso. Por lo visto voy á salir de la cárcel. 

—Así es, contesK) el canónigo. El muy ilustre corregidor 

— Que Dios guarde. 

—...ha resuelto sacaros del calabozo, y ha ordenado que os vistáis este rico tra- 
je de caballero. 

El page desenvolvió el lio de ropa, y ayudo á vestir al asombrado preso. 

Cuando estuvo vestido, le dieron de comer opíparamente y de beber mas opípa- 
ramente también; tanto que el pobre diablo se achispó y una vez chispo mirándose 
el rico traje y atusándose el rústico bigote, dijo. 

— Bien podríais, padre, mandarme llevar ¡i casa en una carroza. Un caballero co- 
mo yo, no puede salir á ia calle tambaleando como un pechero cualquiera. 

—Tenéis la carroza preparada. 

—Pues, vamos. Ayudadme a subir y decid al muy justiciero corregidor que ma- 
ñana iré á darle las gracias 

—Permitid. A fin de que el populacho no vea la cara que os hace poner el vi- 
no, os cubriremos el rostro. 

—¡Sea!... Asi podré dormir durante el camino. 

Un paño negro cubrió la cabeza del borracho, que"^ llegó tambaleando. Tomó asien- 
to, y a su lado el canónigo. p;irlieron los caballos y... 

El inmenso pueblo que llenaba la plaza vio llegar la carroza hasta la horca. Vi<> 
que bajaban un caballero y un canónigo, y vió que el caballero, que llevaba cu- 
bierto él rostro con negro paño subía con dificultad la fatal escalera. 

Después... un cuerpo que se agitaba con los estertores de la agonía, pendía de la 
horca 

A los dos dias, y mientras el pueblo comentaba el valor temerario del corregi- 
dor, que hizo ajusticiar á su propio hijo, este se embarcaba para las Indias, y des- 
pués de tres meses de navegación, llegaba al puerto de Santa María de los Buenos 
Aires, en dónde casó y tuvo hijos que no sabemos si son tan justicieros como el fa- 
moso corregidor. 

Hay datos qus prueban que si. 

Andrés Soler. 



^^5^^»^^^ i^l^ífi.'' r--^i«s'F;j- 



24 



EL CASCABEL 



ENEEO 




En Europa 



■* "í ^■^'i .,^f'i''^\-''^^;^-'^''^^^^^TW^'^^- ¿f^¿^^^<i^^n 



■ ^^sry '^•'-■H^ 



EL CASCABlüL 



25 



E N E E O 




V.n la Argentina 



■^^-^t ^^s:5i -«g^arí^sr^^r 



-'^BP''^ígP' 






26 



EL CASCABEL 



SAN ROQU 




Kl de a ve I" 



AMOR DE PADRE 

El pobre Diego Sam per 
de esta muy noble Ciudad, 
tras reñida enfermedad 
vino á perder su mujer. 
Y fué su mal tan profundo 
que desesperado un día, 
realizó lo que tenía 
marchándose á correr mundo. 
Como la esposa á su muerte 
un vastago le dejara, 
fué á ver á su amigo Jara 
y le dijo de esta suerte; 
— Jara, dentro de muy poco 
me marcho, porque si sigo 
aquí, mi querido amigo, 
me muero ó me vuelvo loco. 
Mi hijo Juan perdió á su madre, 
yo me voy y te lo entrego; 
cuida de él, te lo ruego 
y sé su segundo padre 
—Vete con calma, Samper— 
dijo Jara emocionado. 



— que cual le hubiese en jendrado 
lo mismo le he de querer. 

Marchó Samper mcás tranquilo 
por lo que le dijo Jara, 
el cual con ternura rara 
se hizo cargo del pupilo. 
En la casa á la sazón 
había una hermosa higuera, 
que con su fruta primera 
invitaba á un atracón. 
Más sin permiso de Jara 
ni sus hijos se atrevían, 
á catarla, pues temían 
que el padre los destripara. 
El pobre Juan se tentó 
¡nunca al pobre le ocurriera! 
dio un brinco, trepó á la higuera 
y cuatro higos se comió. 
Mirarle Jara y violento 
darle al punto dos sillazos. 
y unos veinte puñetazos; 
fué esto cuestión de un momento. 
Hasta que al fin se sui)ió 



-■^w-'i^ ^■cfF^^^^y^w'^^f^^^l^^m^i^fi^^^ 



TT-i-í^-'t-v 






EL CASCABEL 



27 



ya tuera de sus casillas, " r. 
subre Juan y en las costillas 
una jota Je bailó. 
— jAy! jAy!— decía el pobrete 
Gon la l'az bañada en llanto, 
—¡Qué bien que cumple Vd. y cuanto 
lo que á mi padre promete! 
—¿Acaso he faltado yo 
á lo que se ha estipulado-? 
como á un hijo te he tratado, 
—¿Como á un hijo? — ¡("orno no! 
Con decirte de que modo 
(juerría á mi hijo Manuíl, 
([ue á paks ronclui con él, 
con esto te digo iodo. 

./. Corras Fernández. 





Cum edia .—Concurrido 
como de costumbre. 

Y como de costumbre, muy aplaudido 
Ruiz, que en Los feos, obtiene un éxito me- 
recido. 

Re tolondrón sigue gustando, lo propia 
que Pascual Bailón, uno de los caballos 
de batalla de Emilio Orejón. 

No sabemos cuando se estrenar.i Buenos 
Aires en Cliicago. 

Que sea pronto. Todo lo que sea produc- 
ción nacional nos es simpático, sobre 
lodo antes del estreno. 



SAN ROQU 




El de hov 



i^€:'^ 



IV'JífW^^^^ s?^=^ :- '^'^, 'í'-5fws^*;jp%. s^^jt^^^r^^^-wf * \^'^^^:^s>f>' " 



r«?3=ÍW 



28 



EL CASCABEL 



Zarzuela.— Mucha concurrencia y muy 
distinguida. 

Se fué O'Kill, después de ganar un di- 
neral. Con la parodia lo gana la empresa: 
en cambio, á nuestro modo de ver, los ar- 
tistas ganan poco (moralmente.) 

Estrenóse La Czarina. Muy bonita la 
letra, ingeniosa la trama y abundancia de 
chistes. La músicn es de í>hapi: creemos 
inútil decir más. La López está muy bien 
de Czarina: viste y canta muy bien su 
parte. La SalamanqvÁna. gusta mucho 
lambién, y ha de durar muchas noches en 
«1 cartel. 

¿Y La Espada de lionor? ;.cuándo se 
estrena? 



Apolo.— Con Una arcntt'rn en Siam 
se ha casi reanimado el leatriLo Apolo. 

Buena falta le hace, por cierto. 

La compañía es la del San Martin. 

La notable artista, sin rival en estos 

pagos para el género flamenco, la señora 

García, es la estrella, y en clase de idem 

publicamos hoy su retrcito en la primera 

página. 



Pasatiempo. — (iénero pantorrillesco, 
por todo lo alto. 

Bastante público y temperatura agra- 
dable. 



Politeama. —hos mismos sallitos, cin- 
tilas, caballitos y aritos, que tanto gusto 
daban á nuestros bisabuelos. 

Las mismas gracias del siglo pasado y 
■el peligro de que le rompan algo al incauto 
■•[ue tome tertulia de platea, sin desa- 
parecer. 

Hay, no obstante, algún artista de mé- 
rito. 

Pocos, si, pero buenos. 



líl Frontón Buenos A i res está más ani- 
mado que de costumbre de un tiempo acá. 

Los conciertos Furlolti, la F*ilsen y la 
Bavaria (terceto que pueden ustedes ver 
anunciado en carteles) tienen no escasos 
■devotos los jueves y domingos. 

Bien es verdad que por cincuenta centa- 
vos uno puede lanzarse á ir á tomar un 
•chop y oir música, bastante buena por 
■cierto. 




A falta de otros asuntos, ocupémonos de 
La Provineia, diario de la larde que apa- 
rece en Calamarca, y que se imprime en 
papel de barrilete. 

Lo del papel es lo de menos. 

Lo (|ue quiero hacer constar es otra cosa. 

Kmpiezo: 

Kn La Nación del 14 apareció un arti- 
culito, que el colega copiaba de La Pro- 
rincia de Catamarca. 

Kl articulo era elogiado por La Nación. 

Bien: ¿y qué?— dirán ustedes. 

Pues atiendan un poco. 



En La Nación del 16 aparece un sueno, 
(|ue agradecemos, diciendo que el articulo 
copiado de L'i. Provincia no es de La. 
Procincia sino que es de El CascabeU y 
que, por lo tanto, los aplausos otorgados 
al primer diario pasan ;i este semanario. 



Ln efecto La Provincia tomó un articu- 
lo titulado 1'3 de Octubre de 3492 publi- 
cado el 30 de Noviembre, y original de 
Andrés Soler. 

Inútil es decir que el artículo sufrió va- 
rias mutilaciones y apareció impreso allá 
en Catamarca, en nítido papel de color, de 
donde pasó á las columnas áe La Nación 
para recibir en las mismas, y (pasados dos 
días una modesta felpeada. 

¡Buen provecho! 

» • 

Ahora, vamos á la segunda parte. 

En la misma hoja de papel de barrilete, 
y en otro dia, aparecen unos pensamientos 
originales de Magnasco (Dr. Osvaldo) Man- 
silla (Lucio V), Barroetaveña (Dr. F. A.) 
etcétera. 

El campechano colega los titula Pensa- 
mientos de año nuevo y los dá sin decir 
que fueron escritos expresamente para 
El Cascabel que apareció el 26 de Julio 
del año pasado. 

Que conste. 



r '•TT'"'-,-'-^ '^^"áí-*'"'?*::^i-"-íTí' 'í^"*^-^?? -^vfwff^ 



— EET-^CASCABEL 



m 



Y. finalmente: en otra sección del ya ci-. 
lado colega del papel de barrilete, aparece 
otro articulo de André.'i So/er arreglado 
al uso y costumbres deCatamarca y firma- 
do por X. K. 

El articulo se titula Mi primer crimen 
y se publicó en el número ocho de F,l Cas- 
cabel. 

Perdone el señor X. K. 

Y, ¡cá ha de hacer Vd, algo original! ¡Ca. 
hombre, cá! 

« • 

Y... como no tenia de que hal)lar. he ha- 
blado de La Prorincid. 

Ahora, que vuelva por- otra si gusta. 

Si no tengo de qué hablar se la propi- 
naré. 



Anuncio muy raro 
que ayer hemos visto. 
«Una ama de leche 
qne sepa su oficio. 
Tendrá buen salario 
Perú G0()5. 

Para un matrimonio 
que no tiene hijos. >- 
¡Gran Dios con qué objet<: 
pondrán este aviso! 



Hemos recibido: 

Del cielo al cieno por Félix M. Calvo 
(hijo). Poema. 

Academia Británica. Informe cijrres- 
pondienteal año escolar de 1<S!»2. 

Sociedad Protectora de los a/ni males. 
Reglas sencillas para atender y cuidar al 
caballo. 

Al/nanaqiie de El Eco de las y i ñas. 
Con firmas de autores conocidos y bien 
impreso. 

El Libro del Proscrito por José David 
Berrios y un prólogo del Dv. Nicolás Acos- 
ta. Es mejor el libro que el prólogo. 

—Almanaque de El Escolar Argentino 
—Forma un tomito por demiis interesante. 
Han colaborado distinguidos escritores. 

~A Imanaque Criollo.— Es un almana- 
que bien presentado impreso é ilustrado. 

—Almanaque de El Ner/ro Serafín, For- 
ma un abultado tomo. 

También hemos recibido un almana- 
que de pared, regalo de los Sres. Amant 
Doublet. 

Muchas gracias á todos. 



Mira sigue este consejo, 
(jue la vida me enseñó. 
y repite como yo: 
«Año nuevo... vino rlejo.-» 



Semblanza que encontramos en un pe- 
riódico de desahogos amativos y ensayos- 
literarios. 

. :, C M 

Semejan línea encarnada 
de tus labios, el color, 
en el suave terciopelo 
dé una blanquísima flor. 

Trovador. 
¡Horror! 




ondencia 



^^ 



W;-.' 



-^ 



.Vo/«.— No contestamos las cartas recibidas duran- 
te la preparación del namero-alma naque. Llenaria- 
mos el periódico y, además con un '.no sirve» con- 
testamos a todos ios señores que nos han remitido 
trabaios. 

En c :anto íi las cartas recibidas durante la sema- 
na, empezamos la tarea 

Xurora.—%\ verdaderamenti; es Vd. una señorita,, 
no 1.' hace mal. 

/'. ilf \'.— -e recibió todo, los versos son cojos. 

L. M. /A -Es un asunto muy manoseado. 

Turril —Que no sabe ni jota de gramática caste- 
llana. 

Caii(iiihilu.-]k\ bombo fué. si señor! 

.t . C. .s'.— Aprovecharé •a\'¿o para quisi-cosas. 

A7'ro«. — ;Aaiós bárbaro:.. . 

.s«í'.7/u. — Dios me libre de un suegro que versifi- 
que cómo Vd. 

T. Ii. /;.— Flojo todo. 

Raquel. — 'üo sirve. 

L A.— No es verso... ni verdad. 

Toiiiasito.—yiwy malito. 

Awí/^o.— Kecibi, conforme. Gracias. 

F. C. t'.— Hombre., llamar Adonis al casero es 
muv fuerte. 

I'if'-Pal'.—\.<' ruego vuelva á remitir lo suyo, que 
no sé cómo se me ha extraviado. Se publicará. 

E, T. /?.—, Bueno! Vd. vaya cantando al mar y A 
los elementos, pero al mismo tiempo cuente Vd. "m<'- 
jor las sílabas: de lo contrario los elementos aira- 
dos se volverán contra Vd. 

T. n. C. (Bahía /y/^/Hcr/ .— Nada, que no está us- 
ted acertado. 

.sw,vrr//>/t»/'.— ¿Podría Vd- mandar otra cosa más 
original que su «Serenata Original?» 

.1/«.?/co.— No. hombre, murguisia querrá Vd. ce 
cir. 

Siiscrilur.—E\ namero almanaque cuesta \einte 
centavos, pero ú los suícriptores, no. 

A. V S. F.— Lo siento inlinito, pero no le puedo 
complacer. 

^■f//-ív>/.— No contí^sto á su i.regunta por que no 
quiero convenir esta sección en una sucursal de 
aquella /lesca de la Xnriiui . 

Ori/a.-\\ se liabráVd. (juedadotan fresco después- 
de escribir cosas como la remitida: 



30 



EL CASCABEL 



w. 




o 








w 




o 




^ 




o 




-M 




■^:5 








• pH 


cd 


o 








O 






o 

^ 




r/7 


O) 


O 


' u 


•i-H 




;h 


p_4 


c^ 


ct 


C 




CS 




iAair.J'^¿_-«jí ¿;- 



T - ,<^/ ' « 



EL CASCABEL 



31 



SUCURSAL 

DEL 

BiNCO DE SiBiDELL 

CALLE MOBENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del pais.— Importación 
de productos españoles en general. 

Se dan giros á Ja vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á o p. m. Los dias festivos de 9 a. n> 
á 11 m. ~ 



ADVERTENCIA 

Se previene al público que la farnnacia 
establecida en la calle Rivada, que fué an- 
teriormente de D. Guillermo A. CrnnweII, 
se vendió á D. Diego Sproat, quien no es 
farmacéutico, de modo que dicha farma- 
cia no es ya «le OanweII sino de Sproat, 

LA ÚNICA 

DROGUH^RÍA Y FARMACIA 



DE 



AGENCIA DK LA PRENSA 

Los diarios y periódicos de provincias 
encontrarán excelente servicio telegráfi- 
co, de artículos y carrespondencias en la 
redacción de la revista española 

LA VOZ DE LA PATRIA 

Horas de Oficina: de 5 á 7 p. m. 

BELGRANO 656 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compaRia nacional de SECUROS 

CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada por Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro PüUico 

de Co?nercio 



GR AN VVEL.L 

Que existe en Buenos Aires, está situa- 
da en ia calle de 

VICTORIA. NUM. 647 

Entre Perú y Chacabueo 

Atendida personalmente por su propie- 
tario 

Edmundo E. Grranwell 

FARMACÉITICO 



■■¿#'- 



Seguros de fletes, efectos, ganancias esperadas, 
comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
i de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845— Victoria— 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Teíef. 899 Casilla Correo, 1634 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Subvencionados por el (iohievno Espaiio 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la Plata y Enropa 

VA dia -I de Febrero df> lKít3 saldrá de este 
puerto el magnífico vapor CILDAD DE CÁ- 
DIZ, para Santa Cruz de Tenerife, Cádiz, 
Barcelona, admitiendo carya y pasajeros, asi 
como para Vigo, Coruña, Santander. Bilbao 
y demás puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y C% calle Alsina 7ij<j. 

Nota.— Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 

Teodomiro Suñé 

ESCRIBANO PÚBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 



La Librería La Victoria de Alberto Ros que 
estaba situada en Victoria T><>r) 30 se mudó á 
la calle Piedad 1037 al 1041 entre Artes y ce- 
rrito. 

Selecto surtido de obras teatrales del anti- 
guo y moderno repertorio español.— Ediciones 
económicas de zarzuelas en un acto (comple- 
tiij^). — Gran colección de comedias infantiles. 

Se reciben suscriciones pata el año 1893, á 
la «Ilustración Española y Americana», al 
«Salón de la Moda». «Moda Elegante» «La Es- 
tación», etc., etc. 

1037— PIEDAD— 1041 



-j¿¿i& 



j^^lí^-s's^W'p^;!^!^?!^^ 



I u ca;¿cab:í.í 



i 






mam FESTIVO ILDSTBiDO 

SEGUNDO aSO de SÜ PCBLKACIÚN ^ ■ 

APARECE LOS JFÉTM 



á 



'^' 



CONDICIONES PARA LA SUSCRIPCIÓN 

^K ^ J' " 

Capital $ 1 .50 trimestre 

Provincias » 2 . 00 » 



Anuncios á precios convencionales 



REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 

BUENOS AIRES 






ADVERTENCIA. — En la Administración se ven- 
den colecciones del primer año. 



lap.COCRKIER DE Ll PLITI. Méjico $S2—SacciÓB de Obras de R. Pai« 



AftoII Buenos Aires, Enero 26 ne 18&3 Nam. 56 




La correspondencia á nombre del Director 



idaccion y Akioistracion: ALSINA 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

recio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
umero atrasado.... »0.15 id 



Fotograbados de EdiíUo A. Coll y C» 



Simpático y elegante, 
entre el público al instante 
logra tener vara altn. 
Tan solo la voz le falta 
para ser un buen cantante. 



|!ff7^> "f^f-^ifP^ ^^^^^t 



'K-fJ^Í^'Jif^^-i.'T^P^í': ? ^;'- 



34 



ei. CASCABKL 





^-^»gf-€. 



AI, vez, cuando este 
número salga á luz, 
el Dr. Saenz Peña 
habrá encontrado un 
ciudadano que quiera 
encargarse del mi- 
nisterio del interior. 
Si en vez de ministros, necesitase mi- 
)iistras, el Presidente no se vería en aprie- 
tos porque... ¡apenas hay señoras aptas 
para el citado ministerio! 

Señora y afecta á interioridades viene á 
ser la misma cosa. 

Con motivo de lo escasos que andan los 
los ministros, no son pocos los ciudadanos 
que han esperarlo, el corazón palpitante y 
extraviada la mirada, la hora def ser lla- 
mados á desempeñar la Ccirtera. 
: — Mira, Aniceta, si llaman y ves apa- 
recer un ordenanza He la Casa Rosada, 
recíbele con la faz alegre y avísame al 
punto, que me pondré aquel casquete mo- 
rado que tú me bordaste cuando la irrita- 
ción del bazo te obligó á estar quince días 
sentado en una silla. 

— ¿Esperas algo del gol)ierno? 

— ;Ya lo creo que espero! 

— Pues mira, yo espero muy poco poi- 
que veo que cada día se arma un nuevo 
lio, y además el almacenero me ha dicho 
que van á subir el precio de los porotos. 

— ;C-alla, mujer opositora? 

— No me pongas motes, ¿eh? 

— Repito que te calles. El Gobierno ne- 
cesita honjbres nuevos, y toda vez que no 
encuentra ministro del Interior, tal vez se 
acordará de mi para... 

— ¡Bonito estás tú para ministro! 

— Podré ser feO; pero también lo es Las- 



tra y ya ha estado á punto de firmar de- 
cretos. 

Además mi historia política es larga... 
— Pero mala. 

— No seas obstruccionista, ó te llamo al 
(■»rden... 

— Yo te llamaré otra cosa. 

— Repito que pocos ciudadanos tienen 
tantos títulos como yo para aspirar á un 
ministerio. Allá por el año 40, ¿quien le 
sacó las n anchas del pantalón al que hoy 
es nuestro Presidente? Yo, y por cierto 
que aún he de cobrarle veinte centavos de 
benzina. Luego, un día en que el pampero 
soplaba con mas fuerza que Eduardo Cos- 
ta cuando respira, recuerdo que á Victori- 
ca le voló el sombrero y yo se lo recogí 
inmediatamente y se lo entregué, no sin 
antes limpiarlo cuidadosamente con el pa- 
ñuelo... 

— Bueno; pues hasta aquí no veo que 
merezcas una cartera. A lo sumo te po- 
drán dar una plaza de ayuda de cámara 

— Ya sé que los que se elevan son olvi- 
dadizos; pero ahora, es imposible que liU 
me llamen para des-empeñar una cartera... 

— Mira; mejor será que, sin que te lla- 
men, desempeñes aquel reloj, y mis pul- 
seras, que buena falta me están haciendo. 

— No hago caso de tus palabrotas, y 
prefiero que sigas siendo incrédula, pues 
así será mayor la sorpresa que te llevarás 
al verme en el ministerio, salvando al 
país y á las instituciones. 

Ahora, Ínterin espero que me llamen, 
haz el favor de poner la^;ara al faego, y 
saca del armario aquellos calcetines azul- 
turquí, porque quiero lavarme los pies y 
mudarme. 

También puedes ir á la droguería á 
comprar medio litro de agua ñorida para 
perfumarme. Lo principal, para ocupar 
un puesto público, es la limpieza y el aseo 
personales, y sino, ahí, en la presidenci.t 
tienes a Saenz Peña que no deja el fi-ac 
más que para dormir. 

— Bueno; basta de preámbulos. Voy á 
comprar el agua florida. 

Mientras la mujer está fuera de casa, 
el futuro ministro ensaya toda clase (ie 
posturas ante un espejo. 

— La espina dorsal trabaja mucho. 



íi.,}5|-'í 



y ry. -^-ify j-7íjja5.srj 



•n'^s^^fFTf-- 



EL CASCABEL 






Como que las cortesías constituyen la 
parte esencial del ejercicio. 

Luego, pronuncia discursos vehemen- 
tes, apoyado en el velador de la sala. 

— ¡Ah, señores!... La patria, la legali- 
dad, la pureza del sufragio!... Esos son 
sus ideales y á ellos sacrificaré mi reposo, 
mi dicha, mi tranquilidad y hasta las afec- 
ciones más íntimas de mi corazór. ! 

No importa que la oposición grite. Las 
voces de los opositores son, para mi, des- 
ahogos de hambre 6 impaciencia mal con- 
tenidos! 

Vo llamaré al órdpn... 

Por fortuna llamó la mujer, interrum- 
piendo el discurso del fogoso orador. 

Este repitió la orden: 

— Si llaman, pon la cara alegre y aví- 
same para que me presente con el aspecto 
grave que debe tener un personaje de mi 
talla. 

Y se fué al baño. 
Al rato llamaron. 

Apareció en el dintel un muchacho tri- 
gueño, vestido de azul, con gorrita de vi- 
sera... y ¡un pliego! 

La esposa tierna titubeó y preguntó tí- 
midamente al recien llegado. 

— Vd. es de la casa 

— Si, señora; y vengo á 

— Ya, ya. Avisaré á mi esposo. 

Este se bañaba y en un momento se vis- 
tió. Púsose el casquete, "^^tmja gravedad 
que requería el caso, hizo pa!kar al mucha- 
cho, tomó el pliego, leyó, vojvió áleer, y 
sin abandonar la olímpica seriedad de que 
se adornara momentos antes, dijo: 

— Está bien. Dígale que lo pensare. 

Y despidió al portador del pliego. 

— ¿No aceptas?, le preguntó la mujer, 
cuando estuvieron. 

— Y... ;que hé de aceptar! 
— Pero... 

— Sies un pagaré que me quiere hacer 
ürmar el casero 

— Esperemos que te llame Peña. 

— Sí; esperemos... sentados. 

Que es lo que hace el p;tis en estos ins- 
tantes. 

Esperar... y trinar. 



EL CEMENTERIO ÜE VENUS 



En dos tumbas muy disfaiile.s 
inoraban .Iiinn y I.U'-ia, 
los cuales fueron un día 
• 'sposos ficle.-- y amantes. 
Pero su fiebre amorosa 
trabiijó con ardor fiero, 
y un día el sepulturero 
¡los bailó en la misma fosa! 

Peri(;o (ionzalez 
insiiine furrisld. 
muriii cierta noclie 
en brazos de J-Jisa. 
I)esi)nés de rezarle 
iin ave-maria, 
lleván)nle á un lioyo, 
pusiéronle encima 
cascotes y piedras, 
arena y arcill;). 
Y dado al olvido 
por los <|ue vivían, 
quedi'iseen su tumba 
callada y tran(|nila. 
Perico aburrido 
abrió ciertd día 
en su sepultura, 
diversas rendijas, 
y así, contemplando 
las cosas de arriba, 
espera anheloso 
que pasen las niñas: 
jy tiene un liarlazí,ro 
de ver r ;..'jjrrillasl 

Meiri') Jaiis á la tumba 

tras los placeres, 
pensando en las orgías 

y en las mujeres. 
Solo halló en su existencia . 

goces livianos... 
y boy narra cuentos verdes 

á lü5 gusanos. 

Aqui yace una mujer 
lujuriosa de tal suerte, 
que al mdiar hizo á la muerte 
i,ue muriese de phicer. 

Aipii se halla enl<'rr;id:i 
una muiija laa s;ii.ia y ¡'ocalada, 
cíuno otra no se ha visto. 
iJevi'i a! bajar al funerario lechi , 
una imagen de < 'risio 
y dos de! confesor, junto á su pecho. 
./oxc M'. Mendoza, 





^^^^^iW^W^WP'FW^^ 



-f / ir*-- >^.^S- ■ 



EL CASCABEL 

1E 



JOSÉ TELONES 




I 

L pobre José Telones, ademas de ser escritor de oficio, que ya es 
una desgracia, y no pequeña por cierto, era borracho por natu- 
raleza. 

Contaba él, con gracia que daba envidia a más de cuatro fabri- 
cantes de chistes, que en una ocasión siendo grandecito, aunque 
sin haber soltado el pecho de !a nodriza, esta le dejó solo un mo- 
mento y que cuando volvió le encontró chupando un porrón de 
ginebra holandesa que es, según el juicio que ha formado á la 
mayor edad, la ginebra, que beben los borrachos que tienen buen 
paladar. 

II 

¡Cualquiera podia convencer á Telones de qué la bebida era perjudicial y que al fin 
acabaría por agotarle las ideas y embotarle los sentidos! 

— ¡Al contrario! — nos decía— con la bellida pongo en remojo mi ser y tengo ocu- 
rrencias que chorrean gracia é ingenio... ¡La ginebra!... Sin ese licor que me re- 
cuerda un magnífico reloj ginebrino, del (|ue solo conservo la póliza, creed que no 
podría escribir. Y, finalmente: bebo ponjue quiero y por que no tengo otra pasión. 



III 

Y cualquiera creería que Cupido es un tipo muy susceptible. 

A lo menos, los amigos de Telones hemos creído en dicha susceptibilidad. 

¿Por qué? 

Pues, porque á los tres días de haberlo (jido decir á Telones ([ue si bebía era por 
que no tenia otra pasión, salto una novia misteriosa y avasalladora, que para corres- 
ponder á nuestro amigo, le obligó á dejar la bebida. 

¡Qué lucha sostuvo Telones! 

Hasta mantuvo con mucho calor y gracejo una teoría t\ue nadie puede creer. Pues, 
¿nó llegó á decir que entre el hambre y la sed, aquél se combate con más facilidad 
que ésta? , 

¡Locuras de enamorado!... 



IV 



¡La primera!— nos dijo lleno de alegría 



—Mañana tengo una entrevista con ella. 
el ex-bebeior. 

— A ver como te portarás. 

— ¡Ah!... muy bien. Mi... futura me tiene dominado por completo. Con deciros que 
por mandato dé ella no bebo ni una gota de ginebra hace ya un mes...! 

— Debe ser una mujer ejemplar. 

— Os diré; me parece que si y me parece que no. Es algo fuerte eso de tener una 
cita á solas, absolnta/iiente asólas, como me dijo ayer... 

— En efecto... 

— Ea: yo haré lo ((ue crea conveniente. ¿Es una aventura? mejor; simpatizaré muy 
pronto con ella. Por el momento le debo un favor. Gracias á ella, no me acuerdo de 
la ginebra. 

— Es un gran bien. 

Mañana os daré detalles de... la entrevista. Adiós. 



V 

Llego el mañana, que, la verdad, deseábamos que llegase pronto. 
Nos reunimos en la confitería acostumbrada. 
Al cabo de un rato de espera, llegó Telones. 
—¿Y...?— le preguntamos. 
— Llegué, contestó, me abrieron, entré y... 
— Unos brazos te estrecharon, ¿eh? 

— Nó. Encontré á mi bella reclinada en un sofá. La llamé en vano. Creyendo que 
simulase un desmayo de esos que... 
—Ya. ya; comprendido. 



'* ■'s^sm^ ^^^^^^m^.'T^^^:^.- 



EL CASCABEL 



37 



—La sacudí un poco; le quité el mantón que la cubria v. . . 

-¿Y qué? 

— Al quitar el mantón cayó al suelo una botella de coñac que la hermosa apretaba 
contra su seno. AI ruido que hizo la botella estrellándose en el suelo, abriéronse los 
ojos de la que amaba... ¡qué ojos!... estaban inyectados hasla la exageración... 

—¿Y qué dijo? 

— Murmuró débilmente: ¡Animal! y siguió durmiendo. 

Callamos sorprendidos ante tan inesperado final. 

Pepe Telones llamo al mozo. 

-Tráigame una botella de coñac— dijo, y la fué apurando poco á poco... 

Andrés Soler. 



ESPERANDO EL TRAMWAY 




— Ya viene don Antonio, ¡buen sujeto! 
Al subir al tranvía el otro dia 
me puso en un aprieto, 
pues mientras me aburría 
con su necia y tenaz galantería, 
;yo tuve que pagarle su boleto! 



.:i¿<% 



-f js-^p'j'í ' •?»~pi r32y;^'«^x " * 'T' 



i¡- » ' ,-Y^f-í>J'íí- 



♦ ■ ■ " 



38. 



EL CASCABEL 



AL UNISONO 



Pepe se casó con Uosa. 
que era una niña hechicera. 
tan dulce como sincera, 
tan sincera como hermosa. 
Tranquilamente vivían, 
ya que, entre otras condiciones,] 
idénticas aficiones 
ambos esposos tenian. 
La afinidad más completa 
entre sus gustos reinaba, 
pues liosa verificaba 
y su esposo era poeta. 
La igualdad de sentimientos 
los tenía más ligados, 
y hasta eran aficionados 
á los mismos alimentos. 
Sintiendo la inspiraciíjn 
que en sus cerebros hiillíA. 
un drama hicieron un día, 
obra en colaboración. 
A ambos lados de la me.<a 
Rosa y Pepe se sentaron, 
las cuartillas arreglaron 
dando comienzo á ;a empresa, 
y trazando un plan sencillo 
escrito en ligera prosa, 
le dijo su esposo á liosa. 
— Mira, dame un cigarrillu. 
Esto ayuda á trabajar 
que el tabaco auxilia al arte: 
si no temes marearte 
tú también puedes fumar. 
Dicho y liecho; principiaron 
fumando, á escribir el drama. 
y arrojando humo, la trama 
al cabo desenredaron. 
Así y con felicidad 
vivían perfectamente, 
trabajando juntamente 
con perfecta afinidad, 
hasta que al cabo esta vida 
tan dichosa, se acabó, 
pues Pepe se estropeó 
y se entregó á la bebida, 
r.loró tristemente Rosa 



aquel pasado dichoso, 
y por seguir al esposo 
se hizo borracha la esposa, 
diciendo: 

— Los dos sentimos 
la cnibríaguez de igual modo, 
y de esta manera en todo 
al unísono vivimos. 

U 
Vinieron las peloteras, 
las riñas y los «disgustos, 
y los gritos, y los sustos, 
fruto de las borracheras. 
Muerta la felicidad 
del todo en el matrimonio. 
\i' tentó á Pepe el demonio 
y perdió la dignidad. 
De día y á cualquier hora 
un ruido infernal armalia, 
y por último le daba 
de palos á su señora. 
Cn vecino acudió un día 
por el estruendo guiado, 
y teniéndole calmado 
asi á Pepe le decía: - 
— l'stedes anteriormente 
vivían bien, sin gritar, 
¿piirqué no han de continuar 
íjueriéndose mutuamente-.' 
Isted la pega, y no quiero 
saber porqui' la maltrata, 
más de ese modo no trata 
á su esposa un caballero. 
—¡Hasta!— dijo con cinismo 
Pepe— pego á mi mujer, 
más vivimos como ayer 
al unisono, lo mismo. 
— ¡Hombre! ¿Pues quién lo diría? 
—Asi es: yo sé lo que me hago, 
y de día me embriago 
y pego á Rosa de día. 
.\'o admito tanto reproche 
poríjue al cabo esta muchacha, 
por la noche se emborracha 
¡y me maltrata de noche...! 

Luis García. 




■ r^:^ '^^^^ "?■ "^y^^^if^,^-^- 






EL CASCABEL 



30 



LAS QUE VAN Á LA PLAZA 

No confundir con las que van al mer- 
cado. 

Ala plaza Lorea, por ejemplo. 

Dejemos en paz á las cocineras y á las 
cabezas de familia, que van al mercado á 
buscar los adminículos para la alimenta- 
ción, á pesar de que entre ellas hay varias 
muy bonitas, como he podido ver alguna 
vez al ir á acostarme. Con lo que, creo de- 
cir que no duermo de noche. 

Y que esta, procuro pasarla entretenida 
vendóme por ejemplo á la plaza San Mar- 
tin á tomar chops y vistas. 

La plaza, con su kioskó, sus mesas, y su 
banda de música tiene gran atractivo para 
cierta clase de público. 

Y se comprende. 

Conozco un padre de familia que tiene 
la friolera de cuatro hijas por merecer. 

El buen hombre cada noche v;i á la pla- 
za con la prole, porque es lo que dice él. 

— Los valoress se cotizan en plaza: luego. 
yo, que tengo cuatro obligaciones que me 
representan cuatro trajes, cuatro sombre- 
res y oclio pares de zapatos, las he de lle- 
var á la plaza para ver si las endoso á al- 
gún joven que desee contraer enlace por 
lo civil y lo eclesiástico. 

En lo cual tiene razón el fructífero padre. 

Ppr ahora la niña mayor ha llamado la 
atención de un joven que no usa chaleco 
y que ciñe su esbelto talle con una fyja 
carmesí, que no liay mas que pedir. 

Las otras niñas cuestan un poco más de 
colocar, pero todo se andará con calma y 
á fuerza de I lempo. 

Y todo por falta de resolución. 

¡Ah! Si el padre de las cuatro niñas se lla- 
mase Engracia, como una patrona que 

tuve, es decir que me tuvo en su casa, 

¡otro gallo le cantara! 

Para resuelta ó resoluta, nadie como 
doña Engracia. 

Supo que en la plaza se reunía gente de 
ambos sexosíl fin-de ventilarse y refrescar 
por poco dinero. 

Saberlo y llamar á Mercetlitas, la niña 
que nos hacia las camas, y que los jueves 
y domingos nos hacia además del lecho un 
poco de ciema para postres, fué todo una 
cosa. 

— Hijita, la dijo, una vez que estuvo en 
su presencia; ha llegado la hora... 

—¿De bacer las camas? 

—No; hoy no te ocupes de ello: los inqui- 



linos dispensarán por un día ese pequeño- 
detalle. Ha llegado la hora de pensar en 
algo serio. Vístete con la mejor ropa que 
tengas, y ponte aquellas inedias encarna- 
das que tanto gustaron á aquel joven rubio 
que estuvo tres meses en casa y se marcho 
sin pagar... 

— ¿Piensas ir en su busca? 

— No. Vamos en busca de otro... 

— ¿Inquilino...? 

—No, tonta; vamos en bu.sca de un ma- 
rido, y lo hallaremos en la plaza... 

— Pero, yo... 

— Nada, nada, yendo con tu madre nada 
temas. De esta hecha le casas. 

Y todo pasó tal y como habia imagina- 
do doña Engracia. 

Se hizo asidua de la plaza. 

Y nosotros, sus miseros huéspedes, em- 
pezamos á enflaquecer porque preocupa- 
das como estaban la madre y la hija bus- 
cando un marido, descuidaban la cocina 
de un modo alarmante 

Por fin llego el dia. 

Un joven timorato estaba tomando un 
refresco de limón y escuchando un vals 
aéreo, cuando de pronto doña Engracia y 
la niña se sentaron á su lado. 

Saludáronse^ y al poco rato la buena se- 
ñora, dijo: 

— ¡Qué bonito vals!... debe ser de Verdi... 

— No, señora, interrumpió el joven, es 
de Pérez un amigo mió. que era un talen- 
to al que nadie hizo justicia ii pesar de lo 
que valia .. 

—¡Pobre Pérez! 

— ¡Ah!... el pobre se mona de hambre y 
un dia se comió cuatro bordones de la gui- 
tarra y murió llenando de armonías el 
cuarto... 

— ¿Vd. es músico? 

— Si, señora para servir a Wls. 

— A la niña en todo caso.,, y ¿toca usted?' 

—Un poco. Ahora n.e dedico al acordeón, 
porque et cornetín nie cansaba el pecho. 

— Pobrecito. Ya se conoce qne es usted' 
un poco débil de pecho. 

— Por eso vengo aquí. Para aspirar aire- 
pur.'. 

— Pues nos veremos, porque nosotras ve- 
nimos cada noche á respirar también. 

Así empezaron las relaciones del jóvoui 
con doña Engracia éhija. 

Relaciones que acabaron mal, pues el- 
pobre acordeonista casó con Merceditas. 
y ahora ha de cargar con el peso de la ca- 
sa, por que inútil es decir que nosotros !;ii 




Cuadro til óleo, original 



iW^^^*W^^^^^w^^^S''^S^^'^^^^^^^^^^^^^^^?^^^^^^^f^^ 



10 MALO 




L ele A. Della Valle 



{^^ %r- .- rr- •'"i^^wsm. í^^^f^t}^ ñ.'í^'v-'^r^^ ^r^-^'^^^^^^^^^^^s^i^^^Fr''yi^^f^ 



-^■^rrf '^^"^^¡f^'^'P. fí; 



42 



EL CASCABEL 



abandonamos cansados, de hacernos la 
cama, y de ayunar todo el año y ¡sobre to- 
do! de escuchar arpegios en el acordeón. 

Asi es que al ir á la plaza, si una señora 
me habla, la digo al punto. 

— Vd. dispense: ¡yo no loco nada! 

Y miento. 

Porque toco espiante. 

Por si acaso... 

Eustaquio M. Pr-rcz. 




•Kííí>f- 



JUEGOS 



Del jueiío nos llena el luego 
y juíiando nos (|uemamos. 
más lo cieno es (|ue tomamos 
algunos la vida á Juego. 
\'n escritoi- alborota 
y busca remedio al mal. 
diciendo (¡ue es inmoral 
liasta el juego de pelota. 
Yo, respetando su crítica, 
voy á hacerle ver de modo 
rjue resulta juego todo, 
artes, ciencias y política. 
Que uno que se dice autor 
dramático, hace reir. 
eso implica en mi sentir 
que juega á ser escritor. 
Que una dama encopetada 
de las zarzuelas reniega 
y del teatro: es que juega 
á hacer de mujer honrada. 
Que ya llena la medida, 
se subleva la Nación 
y arma una revolución, 
pues nos jugamos la vida. 
Que al tin resulta un rocín 
á quien sabio hemo.s creído, 
es que juega á protegido 
del doctor Albarracin. 
Contemplad á esos meiiort-s 
que cobres están jugando; 
pues se están ejercitando 
y juegan á jugadores 
¿Y no es (luejarse de vicii> 



contra los tram^vays hablar? 
¿Qué han de hacer sino jugar.' 
Y juegan con el servicio. 
Si álgttien con impertinencia 
nos molesta ini'itilmente, 
pues ese seguramente 
juega con nuestra paciencia; 
y por último colmada 
ésta, del tal nos cansamos, 
y de pronto le jugamos 
alguna mala pasada. 
Contempladlo bien, y luego 
decidme por vuestra vida 
si ¿la baja ó la subida 
del oro. no es tambiéu juego? 
Asi, .si bien lo miramos 
todos hasta cjue morimos, 
unos jugando vivimos, 
y otros viviendo jugomos. 
Pido ahora vuestro perdón 
pues si de juegos hablé, 
no lleguéis á creer que 
jugr.é con vuestra atención. 

N. (id rrith). 




CICERONIANAS 

X\ subirse á un tranvía, 
mi amigó .luán l^alomo, el o'tro día. 
cayóse el pobre y con tan mala suerte, 
que llegó hasta las puertas de la muerte. 
Y en tanto se curaba, 
tiado en qu3 su esposa le adoraba, 
supo .luán alligído 
que su esposa con otrc había huido. 
Deducir lo siguiente 
de aquí podnis lector muy lacilmente; 
Que ct subirse á un Innivíu ó ser casudo, 
son cosas que requiere > gran cuidd'lo. 

Si á veng-^r un agravio 
fueras al campo del honor un día. 
no olvides lo que dijo cierto sáijío 
que goza de alta fama y nombradla: 
— Kxije antes del duelo 
que tu rival alrauerze más que siete. 
l)orque si no receh», 
i|ue en vez de desafío habrá banquete. 

Federico Aslor. 



-J^.- /»■--«- 



^^^--^TB-í 3T-V .r '■'^j^^z ¡í^w^^mw^s^^^^m^' 



■ Kw!WK-.r:!r^c-^'^^^^~^ -- ' 



EL CASCABiiL 



43 



TEMOR FUNDADO 




—Yo necesito ir á Corrientes; pero no me atrevo. ¡Caramba! ¡Me podrían obligar 
ó ponerme en paños menores y á servir mate á los soldados. 




¡Nada! que cuando nos dá 
por un género lo exprimi- 
mos que es un gusto. 

Ahora parece ([ue lo flamenco se vá al 
bombo. 



¡Vaya en buena hora! 

La verdad es que las empresas parecen 
dispuestas á darnos obras de época., y des- 
pués de La SaUünanqulna de la Zar- 
zuela, nos obsequian con El hijo de Su 
Excelencia en este teatro y en la Co- 
media. 

La tendencia nos gusta. 

Y la aplaudimos sin reserva. 

Como aplaudimos el El hijo de -Sh E.r- 
celencia, que es una obra de sabor anti- 
guo, bien versificada, llena de chistes y 
con música muy bonita. 

Nos parece que no hay más que añadir 
ó una obra, para que sea del agrado deV 
público. 



■ ^^^^^^^^'■: 



^í«K?"^!^f?^(;»p^ •"ZZ^'f 






« ,*»f". ^a 



u 



EL CASCABEL 



Pues si á lo dicho añaden ustedes el 
desempeño que ha cabido ti la misma, por 
parte de los artistas de la Comedia y de 
la Zarzuela, tendrán ustedes esplicado el 
por qué la obra dura, y durará muchas 
noches en los carteles de ambos teatros. 

Él de la Comedia está de plácemes. 

Figúrense ustedes que la compañía que 
se estrenó en el San Martin y que fué á 
morir en brazos de Damel, ó del teatro 
Apolo que es mucho ir, ya no existe, 
como es hjgico y consiguiente. 



Justo castigo á su perversidad. 

Y ahora verán ustedes como hay em- 
presarios que sacan partido de lodo. 

Orejón, que es listo y tiene buena nariz, 
al punto que noto signos de descomposi- 
ciiin en la citada compañía, fué y Ife dijo 
á la García: 

—¡Vente á casa! 

Y ella dijo: 
-¡Voy! 

Y fué: y el público de la Comedia pudo 
saborear por primer plato un Lucero del 



EN EL BAILE 




—A Juana me he acercado 
y ine ha dejado al momento, 
pues con el frac encarnado 
dice que estoy muy sangriento. 



-t*^-T«^^í^«^QÍ';|; 



EL CASCABEL 



y lija y una Sevillana hasta la pared de 

cMifrente. 

Lo cual traducido al lenguaje de El Dia- 
rlo, o sea al vulgar, quiere decir que 
Orejan ha hecho una buena adquisición. 

Es decir, otra. 

Porque la más antigua es Ruiz y este 
•vava si gusta! Sobre todo cuando quiere 
gustar (que no quiere siempre). 
" En la Zarzuela ya hemos dicho que se 
estrenó El hijo de Su Excelencia, que 
no vayan ustedes á creer que es el hijo 
de S. E. el Presidente de la República. 

Además se ha estrenado El teatro 

uvero. 

Quien tenga ganas de reir de lo lindo, 
que vaya á ver á Juárez. En El teatro 
Yn,('ro'\:\Qn(i uno de sus papeles, en los 
(|ue no tiene rival. 

El viernes, si no se resuelve lo contra- 
rio, se estrenará La espada de honor, 
con la banda de trompeteras. 

Ya hablaremos de esa espada el próximo 

jueves. 
En ios demás teatros se nota poca ani- 

inaciíjn. 
La gente de buen humor vá al Pasa- 

tiemijo. 

El Polileama, ofrece los saltitos y cinti- 
tas de costumbre, y como de costumbre 
los espectáculos se verifican en familia. 

Los propietarios de localidades y cuatro 

incautos. 

Ene! Columbian, no sabemos si después 
(le las cinchas se inventará algún nuevo 
atractivo. 

'l'al vez un concurso de feos. 

( > de enanos. 

< ) de batatas. 

V.n este caso, el último, puede concurrir 
el gobierno en masa. 

(ianará el primer premio. 

Y por unanimidad. 





QüISI-COSAS 



Hasta hoy no nos ha sido posible publi- 
car la copia del cuadro «El Gaucho Malo» 
original del pintor argentino Della Valle. 

Nunca es tarde cuando llega... 

Del cuadro nada decimos, porque, sobre 



ser parcos en elogios, preterimos que los- 
haga el público. 



En banquete Iras banquete 
su vida entera pasaban 
los ministros (jue formaban 
cierto odiado Gabinete. 
Resultado de este ardor 
fué ((ue su nombre cambiase., 
y el (jabinetc pasase 
á llamarse comedor. 



Siguen llamándola atención las cinchas- 
(cinchadas si les parece á Vds.) internacio- 
nales que tienen lugar en el Columbian. 

Bueno. 

Ahora solo falla que cinchen el gobierno 
y el pais. 

Y... ya verán Vds. 'como se rompe la 
cuerda. 

Por la parle mas débil. 



Doña Luz sufre mucho y se exaspera 
pues le sallo el marido calavera 
El. con genio profundo 
dice, (¡ue aunque no quiera, 
calavera es todo hombreen este mundo. 
Alguno vive en paz, mases lo cierto 
queser;i rr<//'/?T/Y< cuando muerto. 



Un Espahol. ha escrito, hace de ello al- 
gunos días, una carta al cronista social de 
El Diario, diciendo ([ue las mujeres de es- 
tos pagos no son bonitas. 

Vemos tres equivocaciones. 

l'na por parte del español, al decir (jue 
las mujeres argentinas no son bonitas. 

Otra, del español también, al dirigirse al 
cronista almibarado. Es error de puntería. 

Y' otra del cronista, que se figura que es- 
tas bobadas merecen la pena de hacer tra- 
bajar á un cajista. 



Te voy á dar un consejo; 
cuando sientas en el alma, 
el anhelo de decir 
los dolores ((ue te embargan, 
busca un sordo, pero un sordo 
que sea como una tapia, 
y le cuentas tu secreto 
muy depri&a y en voz baja. 



46 



EL CASCABEL 






Dice un vate, que mancha cuartillas en 
•un periódico amativo, amatorio, ó de cro- 
nistas sociales; 

Mírame ante ti de hinojos 
apaga bien mió 
el fulgor de tus ojos. . . 
Bueno. 

Apaga, y vamonos. 

Entre La I ida Social de El Diario, y 
los poetas ardorosos ¡estamos aviados! 



La casada imprudente 
que al amor conyugal es insconstanle, 
•viene á ser como un sandiricJ'i, solamente, 
viviendo entre el marido v el amante. 



Se anuncio el viernes que era probable 
la reaparición de El Censo/' y llovió a cán- 
taros. 

Hay noticias que ¡ay! hasta conmueven 
á la atmósfera. 



¡Ha fallecido en España D. José Zorrilla. 

Para hablar del gran poeta necesitaría- 
mos llenar páginas y páginas. 

Ya que las dimensiones de El Cascabkl 
no permiten otra cosa, unámonos al duelo, 
que es general en la repiíblica de las le- 
tras, y recordemos aquello de: 
{/ue no i?nporta vivir co//'0 un mendigo 
para morir cual Pindaro y Homero. 
que escomo ha vivido y muerto Zorrilla. 



ondencia 




J. A. J. (Juárez).— No está mal, jjerono es ade- 
cuado á la Índole del periódico. 

T, M. /í.— Como tampoco es adecuada una poesía 
hospital; es decir llena de versos cojos, 

R. s. — No puedo acceder á su ruego. 

Un cantor sin wo;.— ;Compañero! üvaya un tra- 
bajo!!... no lo pongo en verso, no señor. 

li- C— Publicaré el primero que dice: 

Cuando las facciones se desploman 
las consecuencias son fatales» 

Lo mismo ocurre en la redacción, cuando se des- 
ploma un tonto. 

Corneta.— 'üo, no es publicable. 

Actor,— He carácter, «ehl 

M. n. ."í.— Bueno; Vd. siga empeñado en que son 
consonantes. Yo sigo empeñado en no publicarlo y 
no lo publico. 

Ventarrón. —'íio está en forma: la verdad sea 
dirha. 

L. B. (Mendoza)— Le contesto particularmente. 

/•'. .—No está mal, pero tiene algún defectillo, que 
usted corregirá en lo sucesivo. 

/•'. ^.— Mande alguna cosita: sus pamp/inas de- 
muestran facultades. 

Tomas «.— Fn cambio sus versos á lo sumo de- 
muestran alteraciones en las facultades. 

/-■ ^í.— No lo publico. 

T. /). 0.—\,o deVd. tampoco. 



droguería alemana 

DK 

Adolfo MüUer & 4liverti 

PIEDRAS, 156 á 170 

BUENOS AIRES 

Establecimiento el más surtido 
-en todo lo perteneciente al ramo. 

Precios sin competencia 
-^ MAREOS ^ 

NOVBLA AMERICANA 

01;ii;!NAL DK 

M. BAHAMONDE 

EN TODAS LAS IJliRERÍAS 



GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABADO 



DE 



EMILIO A. COLL Y C" 

2164— Calle Cliile— 2164 



Se hacen toda clase de grabados en zinc, 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y toda clase de dibujos. 

Ilustraciones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA. 2011 



DESPUÉS DE li MUERTE 

POl! 

A. DÍAZ DE LA QUINTANA 



Precio: 1 $ m/n 



H'^í'^í.-v -íípippr'j; 



í*-"'-í'-*^e?^ 



m 



EL CASCABEL 



47 



SUCURSAL 



DEL 



BilO DE SiBADELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BUEX ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del pais.— Importación 
de productos españoles en genoral. 

Se dan giros á Ja vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á o p. m. Los dias festivos de 9 a. id 
á 11 m. 

ADVERTENCIA 

Se previene al público que la farmacia 
establecida en la calle Rivada, que fué an- 
teriormente de D. Ciiiillerino ;t. 4'rninvell, 
«e vendió á D. Diego Sproat. quien no es 
farmacéutico, de modo que diclia farma- 
cia no es y« «le t'pahweil sino de Sproat, 

LA ÚNICA 

DROGUERÍA Y FARMACIA 

DE 

G R A IM NA/ E l_ l_ 

Que existe en Buenos Aires, está situa- 
,ia en ia calle de 

VICTORIA. NUM. 647 

Entre Pera y Cliacahueo 

Atendida personalmente por su propie- 
tario 

Edmundo E. Grranwell 

FAIÍMACÉLTICO 



AGENCIA DE LA PRENS4 

Los diarios y periódicos de provincias 
encontrarán excelente servicio telegráfi- 
co, de artículos y correspondencias en la 
redacción de la revista española 

LA VOZ DE LA PATRIA 

lloras de Oficina: de ."» á 7 p. ni. 

BELaRANO 655 



LA HISPANO-ARGENTINA 

COMPAÑÍA NACIONAL DE SEGUROS 
CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada po7- Decreto de 27 de Aposto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comercio 



Sejfuros de fletes, efpctos, (ganancias esperadas. 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845— Victoria— 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 



compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPMRKS-CORREOS 

Si'h reniüonadoK por el (iohierno Espaiio 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de ia ¡Mala y Kiiroiia 

Kl dia -2 de Febrero de ls".i8 saldrá de este 
puerto el magnifico vapor CIIDAD DE CÁ- 
DIZ, para Santa Cruz de Tenerife. Cádiz, 
Barcelona, admitiendo carga v pasajeros, asi 
como para Vigo. ('(jruña. Santander. Bilbao 
y demás puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y C", calle Alsina 750. 

Nota.— Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 



Teodomiro Suné 

ESCRIBANO PUBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 



La Librería La Victoria de Alijerí'» Ros que 
estaba situada vn Victoria l'iv^ii 3o se mudó á 
la calle Piedad 1037 al 1041 entre Artes v Ce- 
rrito. 

Selecto surtido d(^ obras teatrales del anti- 
gui.i y niodprno repertorio es])año'.— Ediciones 
económicas de zarzuelas en un acto 'comple- 
tas).— (irán colección de comedias inlaniiles. 

Se reciben suscricioups para el año ISliS, á 
la <'Ilustración ]-:spañola y Americana», al 
(«Salón de la Moda», "Moda Elegante» «La Es- 
tación», etc.. etc. 

1037 -PIEDAD— 1041 



"'■^■ 



i^^í 



SEMANARIO FESTIVO ILOSTRiDO 




SEGUNDO ANO DE SU PUBLICACIÓN 

' APARECE LOS JUEYES 



CONDICIONES PARA LA SUSCRIPCIÓN 

Capital $ 1 . 50 trimestre 

Provincias » 2.00 » 



AnuDcios á precios convencionales 



REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 



^^rvr-r-^ i^-s^c-i 



BUENOS AIRES 



ADVERTENCIA.— En la Administración se ven- 
den colecciones del primer año. 



Imp.COCRRlER DE U PLITA. Méjico $32— Sección de Obras de R. Poig 



Eiáfe.; 



WA?,,'f^y^:c''\is^^^'^^^^^^f^ 






EL CASCABM 



ii»inji^'"üuii\*iiir,„'"."''í""-''.*''^i"""'''" "'■'''■"" 
• ''iÜUii , - 




Aflo II Baenüs Aires, Febrero 2 de 1893 Núm. 57 



■ i 'i;'l UII IP'l H H U yi H ' ll l' lH ilil l ' J ' 



riiiUii.,, . ■ - ■ ' 



i 



'"üW'Mr "" '"I I"" [»"""■ 



■"" •' /Miijiir)niM'Mn<<n|i]|iii*irf 



La correspondencia á nombre del Director 



Redacción y AdmiDistracion: ALSINA 939 (altos) 

HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Prícioén la ciudad... | 0.10 el número 
Número atrasado »0.15 



id 



Fotograbados de Enjllio A. Coll y C« 



SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 



Director: ENRIQUE COLL 

: I ; 



POETAS ARGENTINOS 



AFÜEL ©BLIQJLDO 



Aí.^ 



Cuan lo á su musa se entrega, 
no hay uno, aunque sea osado, 
qué pise el ¡concho (i Obligado, 
el cantor de Santos Vega. 



50 



"%-ji'' 



EL CASCABEL 





--»* oCf-e- — 

DEMÁS de la cues- 
tión ministerial, 
que tan preocupa- 
dos nos ha tenido, 
y sigue teniéndo- 
nos, ahora nos 
hemos echado en- 
cima la tnrea de 
preparar las cosas 
del mejor modo posihle, á fin de celebrar 
con la propiedad que el argumento re- 
quiere, el tan celebrado Carnaval. 

Al efecto, se nombran comisiones de 
vecinos espectables, los que, con una gra- 
vedad digna de mejor causa, discuten la 
clase de banderas y adornos con que han 
de empilchar el barrio. 
Parece que este año será el de los corsos- 
Tendremos tres ó cuatro, por lo menos. 
Y es, repito, porque los espíritus em- 
prendedores se multiplican que es un gus- 
to, y no rdparan en medios ni escatiman 
sacrificios para lograr el mayor esplendor 
del barrio. 

Conozco un fabricante de acordeones, 
secretario de la comisión de un co7'so, que, 
desde que ha {recibido el nombramiento, 
se ha entregado en cuerpo y alma al de- 
sempeño del cargo. 

— Esto es horrible — me decía el otro día 
la esposa del secretario. 
—¿El qué? 

— Lo que me pasa con mi marido. 
— Y ¿qué es ello? 

— Que está todo el día en la calle ha- 
ciendo preparativos... 
— ¿De marcha? 
— No; carnavalescos. 
-¡Ah! 

—Se levanta con el sol, y sale á la calle 
en busca de presupuestos... 



— Parecerá un político cualquiera. 

— Lo que parece es un loco. El otro día, 
porque un fabricante de banderas le pidió 
un peso por cada una, se sulfuró de tal 
modo que, agarrando una pieza de género, 
se la tiró á la cabeza, y si no es por un 
vigilanie que separó á los contendientes... 

— Su marido mata al de las banderas; 
naturalmente. 

— No, señor; el Je las banderas revienta 
á mi marido, que dá muy poco de sí, el 
pobre. 

— ¡Que me cuenta! 

— ¿Y todo por qué?... ¿Qué ganará él 
con que el corso sea más ó menos lucido? 
Lo que hace es abandonar el negocio mi- 
serablemente y quien lo paga soy yo. 
Ayer, sin ir más lejos, he tenido un dis- 
gusto por un acordeón que trajo un mar- 
chante, que quería le mudasen el fuelle. 

— ¿Al marchante? 

— ¡Al acordeón.' porque tenia que dar 
una serenata á una puestera del mercado 
central, y ahora dice que por culpa de mi 
marido será desgraciado, pues la puestera, 
creída qne lo del fuelle era excusa, al 
verle en el mercado reprochó su proceder 
y acabó por pegarle un golpe en un ojo 
con un kilo de queso de Tafi... 

— El caso es grave. 

— No me hable V... ¡cuándo habrá pa- 
sado el Carnaval! 

Por lo demás, este será como los ante- 
riores. 

Es decir, fiambre. 

En vez de máscaras, mascarones. 

Carros sucios, en vez de coches ele- 
gantes, y en vez de bromas finas, guaran- 
gadas de la peor especie. 

Pero ¡cómo ha de ser! 

Todo cambia en este mundo, á escep- 
ción del estado del país, que hoy es tan 
malo como ayer. Sobre todo en cuanto á 
bromas hemos degenerado de un modo 
alarmante. 

— ¡Qué tiempos aquellos! — me decía un 
señor que en su juventud llevó una vida 
más airada que la del actual gobierno... — 
¡qué tiempos aquellos! ¡y qué bromas! 

— Serían originales. 

— Originalísimas. Mire V.; yo tenía 
una figura elegante, aun que me esté mal 
el decirlo, y además de la figura tenía un 



traje de turco, auténtico, que me vehdió 
un secretario de legación; me metía den- 
tro de él... 

— ¡Pobre secretario! 

— No interprete V. mal. Me metía en el 
traje de turco y me dirigía á algún baile 
particular. Aun recuerJo el éxito que ob- 
tuve en casa de las señoritas de Gómez. 

Entré, y al punto me acosaron una por- 
ción de niñas vaporosas. 

— ¿A cual prefieres, turco?— me decían. 

Y yo, impávido, contentaba: 

— ¡Me quedo con todas! 

_¿Eh? 

— Con todas he dicho, y no retrocedo; los 
turcos somos así, tenemos muchas mu- 
jeres... ¡valiente serrallo pon iría con to- 
das vosotras!... Parecería el cielo, no sé 
si el quinto ó el séptimo á mano izquierda, 
el de las hurtes de que nos habla Mahoma. 

Claro que estas agudezas no bis gastá- 
¡bamos más que Mansilla y unos cuantos 
muchachos educados. Y ¡qué partido te- 
níamos! Enseguida se apoderó de mí una 
■encantadora bruja y me dijo, apoyándose 
lánguidamente en mi brazo : 

— Ya se conoce que es V. un joven fino 
é instruido. Eso del harem, me ha gus- 
tado. 

— Más me gusta V. 

— Adulón. 

— Me encanta la bruja. 

— El turco no me diñgii>ti. 

Así empezamos y acabamos... 

— Entendiéndose. 

— Si. Y por cierto que fué una desgra- 
cia. La tal brujita se convirtió en bruja 
■de veras una vez fi;é mi mujer. Y yo me 
convertí en turco de veras también y... 
pero ¡ea! aparte de esos lunares, el car- 
naval de antes era un cíirnaval decente y 
no como el de ahora. 

— Sí; pero nos libranoos de brujitas co- 
mo la de V. 

Que ya es mucho librarse. 

Ojalá pudiéramos hacer otro tanto con 
los candomberos . .. 




ACUARELA 

La tarde espira. El aura mansamente 
su dulce endecha en el follage canta; 
á lo lejos la hoguera se levanta 
en la que incendia el sol al occidente. 
Duermen las ondas. Perezosamente 
silenciosa la sombra se adelanta, 
oscurece el espacio y se abrillanta 
con la luz de los astros esplendente. 
Uñ tibio vaho acariciante sube 
del .seno de la gran naturaleza, 
y gira y flota en perfumada nube. 
Es la soberbia noche del estío 
(¡ue derrama su cálida belleza . ' 

sobre la errante magestad del río. 

Diego Fernandez Espiro. 




BESOS 

(DOLORA) 

Nació Inés; seis años fué 
después de que yo nací; 
la besé; yo no se si 
toda entera la besé. 

A los djpz años ¡qué loca! 
¡Cuál de mis cuentos gustaba! 
Cuentos que siempre acababa 
dándole un beso en la boca- 
Creció paulatinamente 
tanto, que sin reparar, 
un día la fui á buscar 
y ya... la besé en la frente. 

A lejanas tierras fui 
en las que un año pasé. 
y... en la mano la besé 
cuando á su lado volvi. 

De amarnos secreto trato 
hicimos; yo la adoraba 
y desd^ entonces besaba 
solamente su retrato. 

Murió al año ¡oh desventura! 
Y hoy que sepultos sus huesos 
están, ¡con cuanta amargura 
aún la persiguen mis besos 
en su misma sepultura! 

A. Díaz de la QumfiffHU'- 



52 



EL CASCABEL 



EL POEMA 




insensatos que escriben versos! 

contra su íiiarido. feliz como si hubiese escapado de un 



OME aquel producto extraño, descubierto por el doctor. Su efec- 
to fué instantáneo. Cerré los ojos y tras pasageras tinieblas me 
hallé rodeado de una claridad potente y viva como la de un sol. 
— Todo puedo verlo— dije recordando la afirmación del singu- 
lar sabio. 

¿En qué podía fijar mi anhelo, sino en lo que era aquel día la 
preocupación de mi espíritu? 
En mi poema 
Y en él pensé. 

No quiero contaros lo que opinaban de aquellos versos los li- 
breros. Si todavía creéis que hay un mediador mercantil entre 
vosotros y el público, no queráis saberlo. Es demasiado cruel. 
Pero si os diré, en cambió, lo que vi después. 
Amalia estuvo á punto de ser mía, cuande lanzé el poema á la calle. 
Que ella habla sido fiel á su esposo hasta entonces, era indudable, pero que caería 
delirante y loca en mis brazos yo lo tenía por seguro. 

Y entoncps fué, cuando gracias á ¡a poderosa luz que me rodeaba, pude saber el 
efecto que mi poesía habiacausado an ella. 

Amalia se hallaba en su alcoba; en su lecho: al lado de su marido, que reflexiona- 
ba tal vez en sus asuntos del día siguienle. 

Amalia pensaba en mi, en mis versos; veía enérgica y palpitante la figura deüa 
heroína del poema, de aquella desgraciada que había perdido el último girón de sus 
ilusiones, que no tenia belleza para reavivar en otro hombre el fuego del que la había 
abandonado, y que en negra desesperación buscaba un último recurso para vengarse. 

Se extremeció ligeramente: su esposo la preguntó que tenia. Ella se lo confesó. Le 
daba lástima aquella victima. Sentía un misterioso terror en parecerse á ella. 

¿Sabéis lo que dijo el esposo? Estrechándola tiernamente entre sus brazos, ex- 
clamó: 

— ¡Estupideces de esos 

Y Amalia, apretándose 
peligro, pensaba: 

— Yo soy dichosa, á mí no mesucetle lo que á ella, yo tengo quien me ama, quien 
me protege. 

Y buscando los labios de su dueño. est;impó en ellos un beso largo, profundo, car- 
nal, mientras por su cerebro pasaba mi recuerdo, haciéndola sonreír epigramática- 
mente. 

¡He aquí de lo que me habían servido mis versos! aquella mujer ya no podía ser 
mía con toda el alma, no podía ser adúltera con esa piíre^íi que hc<ce entregarse á 
una pasión nueva, inmaculada, limpia do todo ridiculo, de toda fealdad, á la mujer que 
engaña á su maaido. 

Mi obra habia servido para mi propio escarnio. 

Con una herida muy honda en el corazón y otra no menor en el amor propio, es- 
tuve tentado de no ver más. de despertarme, de huir de aquella espantosa clarividen- 
cia. Pero no era posible. La droga me dominaba aun. Tenia que ver más. 

Oid lo que vi. 

Al criado de mi c:isa, enseñando i deletrear á su amada, palabras aislarlas en mi 
libro. Ni el maestro ni la discípula entendían bien aquello. Pero encontraron la palabra 
hesos y arrojando el texto, hicieron sobre aquel tema infinitas y sabrosas variaciones^ 

Ved mas allá, sentada en su sillón, á la luz de la lámpara, mi abuela que léelos 
■versos desgraciados en voz alta, y mi primita, la colegiala, que también lee á hur- 
tadillas una carta de su novio, sin atender gran cosa á lo que dicela anciana. 

Pero esta entre verso y verso, hace un elogio de su nieto, dice á mi prima que con- 
centre toda sil atención en cierto pasaje que vá á leer, y al llegar á la mitad de la estro- 
fa, ...¡se queda dormida! La primita recoge el poema, que cayó al suelo, y esconde entre 
sus páginas ía carta amorosa. 

¡Oh (\né tormento! Yi-> huyo de allí y llego á la habitación en donde el Sr. Z., el 
critico de La Ilustración, tieiirt mis versos sobre su escritorio. 

El Sr. Z. arnja una tria mirada sobre el folleto, toma la pluma, se rasca la cabeza, 
hojea el poema y se queda meditabundo. 
"Melajeei corazón. Vá á dictar su fallo. 

—Mañana— dice— he de cobrar este articulo. Necesito dinero. ¡Manos á la obral 
jQué fastidio! 

¡Estoes demasiatlo! El desconsuelo me ahoga y me despierto. Respiro. 

Julia estii á mi lado, quitándose los papelillos que le han servido para rizarse el pelo, 

Son las cuartillas, el original de mi poema. 

José i\/" Mendoza. 



, J'^^^Sqm':^' 



-:íP5^?íí;«-;í --^-/í^m 



'^^fí^^ñmWW^^^^^ 



EL CASCABEL 



53 



NOCHE DE INVIERNO 



La noche era lluviosa, 
la atmósfera pesada, pegajosa; 
sucio, enfangado el suelo, 
lúgubremente el cielo encapotado; 
-con la luz, parecía, que mezclado 
del suelo el fango reflejaba el cielo. 
De alguna tienda, débil se escapaba 
el reflejo del gas amortecido; 
más, así que llegaba, 
por el arroyo negro era absorbido. 
Solo el opaco ruido 
de algún carruaje, que veloz huía, 
entre la lluvia pertinaz se oía. 
Al pasar por delante 
de un almacén, la espesa bocanada 
■del vino, y de la luz el rostro hería, 
nauseabunda y mezclada 
con los gritos del ebrio repugnante. 
Yo estaba guarecido 
debajo de un balcón, y en ese estado 
propio del que lia comido 
con prudencia, y mezclado 
con arte delicado, 
lo que comía con lo que ha bebido. 
Me invadía esa lánguida pereza, 
ese estado admirable, 
donde se ven, en equilibrio estable 
el vientre, el corazón y la cabeza. 
Estado delicioso, 

que hace creerse al hombre generoso: 
•que nos pinta la vida 
grata, fácil, dichosa. ^ 

y deja á la persona más miedosa 
dispuesta á realizar, y decidida 
á la empresa más ardua y atrevida. 

Y ya hacia algún rato 

que, sin saber qué hacer, allí me estaba, 

en estado tan grato,, 

cuando vi que pasaba 

una esbelta mujer, la que confieso 

me impresionó de modo y de manera. 

que un ángel la creí, más no que fuera 

un mujer, al fin de carne y hueso. 

Y lo que hube creído 

un ángel, lo era, si; pero caído. 
La mujer se detuvo, nos miramos: 
yo con un interés que no OL-ultalia, 



y ella, viendo que yo no me acercaba, 
acercándose dijo: 

—¿Vamos? 

—Vamos. 
—¿Dónde?— pregunto luego. 
—A mi casa, pues cerca de ella estamos; 
y allí estaremos bien, que hay luz y fuego. 

II 

Como sacude un pájaro sus alas, 
ella, arrojando sus mojadas galas, 
al calor de la alegre chimenea 
arrimóse un momento, 
y al ver mi arrobamiento 
me dij!^: 

—¿Qué te pasa? ¿Me hallas fea? 

Y no era fea, no. De su hermosura 
solo deciros puedo, 

que me díó un no S3 qué, que sentí miedo, 

pues era más perfecta siendo impura. 

Ella, al verme callado, 

sentándose á mi lado 

me abrumó, delirante, con sus besos; 

con sus hermosos brazos me estrechaba 

pero á mí me causaba 

lástima, en vez de amor, con sus excesos. 

Yo, creyendo ficticias 

aquellas frases tiernas y ardorosas, 

las suponía astucias ingeniosas 

para cobrar más caro sus caricias. 

Y esquivando los labios de la bella, 

que aún más dulce y amante se mostraba. 

á la par se aumentaba 

la frialdad en mi y el fuego en ella. 

Lleno de compasión, y ya cansado 

en aquella ficción de ser juguete, 

la aparté de mí lado 

y coloqué en sus manos un billete. 

Miróme de hito en hilo 

y vistiéndose luego despacito, 

de pronto, con anhelo 

rompió á llorar, salió rápidamente. 

me miró altivamente, 

tomó el l)illete y arrojólo al suelo. 

...— ¡Estúpido! .Cruel!— oía decía 

y luego... oi tan solo que llovía. 

Luis García. 




^j*aí« ^^|'.'*í^^'¿jf "^' 



54 



EL CASCABEL 



EN LA RECOLETA 




Cuadro al ólxo, original d:-; VAAM'tNDS 



EL AUTOR 



I B EMESIA Trujillo era una joven muy 
* \3 aficionada ú leer. 

Tomaba e-n sus manos nn perióHico ó 
un libro, y lo leia con afjín, olvidándose 
de comer y hasta de dormir. 

Devoraba tomos y periódicos literarios, 
y nunca parecía satisfecha. 

—¡Pero, Nemesia!— le decía el papá mu- 
chas veces — lees con tal pasión y lal prisa 
que cualquiera diría que en los libros bus- 
cas algo que no puedes encontrar. 

— Asi es. Busco a mí autor. Quiero en- 
contrar uno que me haga reir ó llorar de 
veras; queone impresione. Tú lo has dicho, 
papá; busco, busco algo... 



— Ma^ te valiera buscar marido, que 
buena falta te hace. 
— ¡Aun no lo sabes tú bien! 

Pero apesar de lodo, Nemesia no bus" 
caba marido. 

—Buscaba su autor. 

Como todo llega en esta vida, especial- 
mente lo que no sea una fortuna ó una 
herencia inesperada, llegó el dulce mo- 
ni'ínto para Nemesia, de encontrar el autor 
(\ue buscaba con tanto afán. 

— ¡Regulez!... ¡qué bien escribe Regulez 
...¡qué gracia tiene!... 

Y desde que descubrió á Regulez, en un' 
rinconcito de un semanario festivo, la jo- 
ven Nemesia se pasaba la vida leyendo- 
artículos y exclamando á cada rato: 



EL CASCABEL 



55 



— ¡Regulez!... ¡ohl... ¡Regulezl ¡cuánto 
me gusta Regulez! 

—Bueno, niñn, — se veía obligado á decir 
el paciente padre— ¡basta de Regulezl ya 
esloyde Regulez hasta la coronilla. 

—¡Tanta gracia que tiene! 

—¿La coronilla? 

—No; Regulez. 

—Y ¡dale bola! 

— ¡Mi mano le daria! 

—Tal vez es un monstruo. 

— ¡Ah, no! Por sus escritos demuestra 
f|ue ha de ser fino de cutis bien parecido y 
jovial. 

—¡Pero si no lo has visto! 

—No importa: lo presiento. 

—Pues mira; para terminar de una vez, 
y no tener que aguantar tanta tontería tuya, 
ahora mismo salgo ú la calle y no vuelvo 
a casa sin traer vivo ó muerto, al señor 
Regulez... 

— ¡Qué bueno eres papá mío! 

—¡Hasta luego...! 

Cuanto tardaban en pasar las horas para 
Nemesia! 

¡Como palpitaba su inocente corazón. 

—En cuanto entre Regulez del brazo de 
papá, pensaba la niña, le dii'é: Caballero 
dispense Vd. la molestia, pero culpa suya 
es si le molestamos. Inscriba usted de un 
modo tan magistral, que es imposible leer 
un articulo sin sentir profunda admiración 
y simpatía por el autor. Además, el ca- 
rácter de Vd. ha de ser franco y alegre co- 
mo sus escritos: asi pues, no se enoje us- 
ted, y dígnese ser amigo de la ({ue es su 
más constante admiradora. 

El llamador de la puerta, sacudido con 
desusada energía, hizo volver en sí á Ne- 
mesia la que, pensando en el instante di- 
choso en que trabaría relación con Regu- 
lez, estaba casi en éxtasis. 

Abrió la puerta, y con sorpresa y desa- 
grado vio que el papá había vuelto solo. 

—¿Y Regulez? 

— ¡Jem!... 

—¿Le has hablado? 

— ¡Ya lo creo! 

—¿Y qué tal es?... porqué no ha querido 
acompañarte?... le has esplicado el motivo 
de tu visita. 

— Sí, hija; si. Y ahora veras quienes 
Regulez. Alto, gordo, peludo como un oso, 
tuerto del izquierdo. Me ha abierto la puer- 
ta con una mano y con la otra le ha sa- 
cudido un bofetón ú un niño que lloraba. 
Le he dicho lo que deseaba y... 



— ¡Se habrá conmovido!. 
— Yo, me he conmovido. 



— Si; porque Regulez se ha sulfurado, y 
al mismo tiempo decía: 

—¡De mí no se burla nadie! me ha dado 
un puntapié que me ha hecho renegar de 
todos los Regulez habidos y por haber... 

Nemesia al oir lo que contaba el padre 
con dolorido acento, se desmayó. 
^ No podía exigírsele menos. 

Eustaquio M, Pérez. 



-^♦cSS3•^ 



BAÑOS^ MAR 

La playa, que los reflejos, 
del sol doran suavemente; 
Cándida vela á lo lejos, 
y en las rocas dos cangrejos 
hablando amorosamente. 
Damas muy ataviadas 
que miran y se pasean, 
y solteras y casadas 
cual ondinas encantadas 
que en el agua se recrean. 
Unos que van á bañarse, 
otros qne vun á reírse 
con lo que puede pescarse: 
cuadros dignos de pintarse; 
diálogos dignos de oírse. 
Allá don Juan muy contento, 
un sillón ha colocado 
dentro del mar y al momento, 
como le han recomendado, 
toma su ha'io de asiento. 
Mirfcd á esa interesante, 
joven, que dando saltitos, 
entra en el agua, anhelante, 
creyendo en los pececitos 
ver el rostro de su amante. 
Contemplad á esa señora, 
cual se abandona y se ensancha 
y en posición seductora 
hace en el agua una plancha, 
■ por que al fin es planchadora). 
y esa muchacha ideal, 
que toma indolentemente 
su posición natural, 
y se halla perfectamente 
en sentido horizontal. 
Sentido muy conocido, 
el que á un mozo enflaquecido 
le obliga, en son de protesta, 
á rabiar porque le cuesta 
el tal sentido, un sentido. 

Escenas encantadoras, 
las que cualquiera que vaya 
puede ver á todas horas, 
junto á las murmuradoras 
olas que besan la playa. 



56 



M z*'.^ ':»>;. 



EL CASCABEL 



EL SALUDO 




— Pues, señor... empecemos el día... 



—Y usted, ¿(lué desea? 

—Arreglar el descubierto en (jue me hallo. 




—El descubierto, ¿eh?... Ya te obligaré á 
descubrirte cuando estés en mi presencia. 



—Eso es. Quiero que rebaje V. el tabique 
unos tres palmos. 



EL CASCABEL 



57 



OBLIGATORIO 




—Ahora aprenderán esos mal educados. 



—¿No lo digo?... jCúbrase V. sin cumplidosf 



1 








A 


_ 


• 




- 


*^!f^t^^^ 






r 


íwLik i_' y ' ^*W' 




i(!>^^ /z' <f 1 


f^^^^yTX 


1 yj \v Jf / 




:É&,to 




^ttteJ 


fj 




ílf- 


1/ 




^J M- 






^^ 




— Hola, hola; ya logré mi deseo.. 



—Pero, ¡rábano! todo tiene su contra... 



&s 



EL CASCABEL 



Una dama y un galán 
que dentro del agua están, 
y se miran y contemplan, 
y en el agua fría templan 
sus ardores y su afán. 
Ambos olvidan sus cuitas, 
y ambos jugando felices, 
exclamando él: 

— ¡Merceditas! 
Tirando ella piedrecitas 
y dándole en las narices. 
—¿Me amas? 

—No pienses en ello. 
— Merceditas ¡por Dios! hoy 
ni respiro ni resuello, 
dame ese si, ponjue estoy 
muy mal con el agua al cuello. 
Hace al tin que ella sonría 
y el si consigue lograr, 
y la pareja aquel día 
siente ¡la mar de alegría! 
(¡Como (¡ue se halla en el mar!) 
Su arrugado cutis lavan 
dos señoras achacosas 
y ¡aquellos tiempos alaban 
(entonces los pellizcaban 
y hoy no ¡lo que son las cosas!) 
Se bañan ó se pasean, 
concurrentes y bañistas 
unos juegan y bromean, 
y otros ven y se recrean, 
que hay abundancia de vistas. 
Y en prueba de que es así 
ayer bañándose vi 
á cierto vií<ta de aduana 
con su mujer de jarana 
¡á ver si hay vistas allí! 

5. Garrido. 
*Hlf-S 

OCU RANCIA 

Un día á confesar fué 
cierLo Antón, y dijo al cura: 
— ¿Uónde está Dios? ¿Por ventura, 
buen padre, lo sabe usté? 
—¿Y porqué quieres saberlo? — 
el cura le contestó, 
á lo que Antón replicó: 
—Pues... deseo conocerlo. 
— Hijo mío, es imposible 
porque El se encuentra por todo, 
más se esconde de tal modo 
que es para el hombre invisible. 
—Y, porqué, diga, se esconde, 
¿no es persona acaso honrada? 
—Si tal, y muy respetada— 
el padre santo responde. 
Más encaprichado Antón 
dijo: 

— Si está en mi bolsillo, 
ó usted miente cual un pillo, 
ó Dios ha de ser ladrón. 

Miguel A. Lancelolti. 




El (|ue haya visto los dos 
teatros que más concurren- 
cia atraen, Comedia y Zarzuela, en la 
noche del lunes, se habrá reido de los 
que dicen que no hay humor ni dinero. 
¡Cuánta gente! 
Parecía que regalasen las entradas. 

Y no era asi. 

Esa plaga conocida con el nombre d^ 
revendedor se hartó de ganar dinero. 

Por un asiento cobraba el doble y el tri- 
ple de su valor. 

¿No se podría evitar ese escándalo, que 
no tiene razón de ser? 

La pregunta es inocente. 

Y el público m.ls inocente aún, al con- 
sentir la explotación más ridicula que co- 
nocemos. Pero ¡bah! al fin los revende- 
dores son industriales, y pagan patente... 
que es lo ([ue se trataba de demostrar, 
dirá Cañé. 

La empresa de la Co?neclta quiso hon- 
rar la memoria del insigne poeta español 
D. José Zorrilla, y organizó una función 
en la que no faltó, ni podia faltar, el tan 
popular drama Don Juan Tenorio, que 
tuvo por parte de los distinguidos y apre- 
ciados artistas Sras. Echevarría y Galé, y 
los Sres. Galé, Prado, Haza, etc., un des- 
empeño muy discreto* 

El público que llenaba por completo to- 
das las localidades del teatro, no estuvo 
parco en aplausos que iban dirigidos por 
igual á la obra, y á los actores que tantas 
simpatías supieron conquistar en el On- 
rubia. 

Además de Don Juan Tenorio leyé- 
ronse poesías alusivas y apropiadas á la 
solemnidad del acto. 

Este terminó con EL hijo de Su Exce- 
lencia sin duda para hacer reir á los que 
estaban congregados en aquel teatro, y 
que á las emociones propias del drama 
agregaban la producida por la muerte del 
gran poeta español. 

Nuestros plácemes á la empresa que ha 



-J "'-S^-^^J^S 



EL CASCABEL 



59 



RECUERDOS FELICES 




—¿Te acuerdas? Aquí nos conocimos. 

—Sí, y aquí se me descosieron los calzones de baño, y tuve que estarme en remojo hasta 
que me trajeron hilo para cosérmelos. 



^'tíf^W/fl 



60 



EL qASCABEL 



realizado un acto que la honra en ex- 
tremo. 

El atractivo que tenia el espectáculo de 
la Comedia^ no impidió que la Zarzuela 
se llenara completamente, hasta el extre- 
mo de quedar despachadas todas las lo- 
calidades. 

El entr^adón lo motivaba el estreno de 

La espada de honor, obra de la que antes 

de ahora se habían hecho grandes elogios. 

Bastante merecidos. 

A lo menos el público lo confirmó con 

sus nutridos aplausos. 

Aparte de los chistes que tiene la obra, 
en su pobrisima trama, lo que llama la 
atención es el desfile y maniobras mili- 
tares hechas con notable desenvoltura y 
precisión por el coro de señoras y un res- 
petable número de comparsas. 

La banda de trompeteras alcanzó una 
merecida ovación. 

Se lucen las coristas y tocan que es un 
primor. 

Las evoluciones nada dejaron que de- 
sear. 

Por ellas merece ser ascendido en el 
campo de batalla el capitán Seva. Y tam- 
bién merecen ascensos la Sra. Sacanelles, 
la López, la Linares, Juárez, que ha en- 
sayado y representado muy bien la obra, 
y Mesa que hace un asistente de punta. 
En resumen. El estreno fué un éxito 
completo y... ¡que hay Espada para 
tiempo! Y espada de esas que no se en- 
vainan sin honor. 
Se lo merece la empresa. 

Y como no queda espacio, dejaremos 
para otro número el ocuparnos de los de- 
más teatros, circos, etc.. 

Hoy la Comedia y la Zarzuela hacen 
el gasto. 

Y el Agosto. 
¡Que aproveche! 




Cada dia leemos algo parecido á esto" 
«Los vecinos de la calle Buen Orden tra- 
tan de que el corso sea lucido». 
«Los vecinos de la calle Artes, etc». 
«Los vecinos de la calle Florida idem.» 



«Los vecinos déla calle Santa Fé, idem.» 
pLos vecinos de la calle Moreno, idem.» 
De modo que á este paso tendremos cin- ^ 
co ó seis corsos. " 

¡Y aún dirán por ahí que nos preocu- 
pamos de eso del ministerio del interior! 



Desde el año veintitrés 
no usa medias don Andrés. 
— Pero, hombre, ¡qué porquería! 
—Es que una bomba aquel día 
cortó á don Andrés los pies. 



Leo: «Robos á la alta escuela» 
Se han denunciado robos de considera- 
ción perpetrados á muchas personas bajo 
la influencia del opio y otros narcóticos.» 
Vamos, á las victimas se les debe dar una 
ración de Diaríto^ Prensita, y Quijotito 
y ¡hombre al agua! 



Dijo, mirando Luzbel 
al arcángel San Miguel 
sobre un diablo en retablo: 
— ¡Lindo! ¡mas juro que de él 
no ha sido pintor el diablo. 



La prensa en general ha emprendido una 
campaña contra la timba del Tigre HoteL 
¡Fuera la ruleta! gritan los diarios. 

Y la ruleta en justa venganza, sigue des- 
plomando incautos y funcionando con per- 
miso de la autoridad competente. 

Y aún dirán que no es licito el juego! 
Apoyado por la autoridad 



Con la mayor sencillez, 
á Pablo, esposo de Rosa, 
hizo ayer padre su esposa 
por décima sexta vez. 
Y entre frases lisongeras, 
hoy recibió un documento, 
prueba de agradecimiento 
del gremio de las parleras. 



Leo en La Prensa: Se necesita un capi- 
tal de cinco á diez mil pesos... 
Eso según y conforme. 
Por que no falta quien lo necesite mayor 



EL CASCABEL 



61 



La compañía de zarzuela grande que 
actúa en el Apolo, ha empezado con mal 
pié. 

Apesap de contar con elementos como 
la Cabrero, Arcos, Sanromü, etc.. 

Lo dicho, el Apolo es el cementerio in- 
dicado para enterrar compañías. 

¡Que Damel les sea leve! 

* 
* » 

A propósito de teatros, y ya que en la 
sección correspondiente no habia lugar 
para ello: 

Merecen un aplauso las compañías que 
trabajan en el Odeón, Folies y Doria. 

Especialmenie en Folies Forlet la com- 
pañía de óperas y operetas italianas, atrae 
bastante concurrencia. 

Cavalleria Rusticana es la obra más 
aplaudida. 



Ahora tendremos ocasión de palpar, co- 
mo quien dice, las maravillas del fonó- 
grafo. 

Dicho aparato se exhibirá al público á 
la mayor brevedad. 

Según se dice tiene almacenadas el 
aparato citado un sin fin de romanzas, dis- 
cursos, ele, cantadas, ó pronunciados por 
verdaderas notabilidades. 

Véase la clase. 

El beso., cantado por la Palti. 

El dúo de los paimgiias. cantado por la 
Aranáz y Reig 

A este paso, nos imaginamos los dis- 
cursos que escucharemos. . 

Uno de Caslelar. 

Uno de Candelario... 

Y ¡vaya! que hasta se dan bromazos por 
Ibnófjrafo... 



Hemos recibido las «Leyendas de los 
indios Quichuas» y las de los Guaraníes» 
dos nuevas producciones del señor F. de 
Oliveira Cezar, que de un tiempo á estapar- 
te se dedica á estudiar las costumbres de 
los primitivos habitantes del continente. 

Aparte del mérito literario de las obras, 
eslan son un modelo de elegancia, dadas 
las ediciones chocarreras á que nos tie- 
nen acostumbrados nuestros editores. 

Agradecemos el envió, y felicitamos al 
autor por su interesante trabajo. 



El Dootor Albarracin está indignadisi- 
simo con lo que él llama garito de «Vicen- 



te López» y que no es otra cofsa que el tiro 
á la paloma establecido en dicho punto. 

Dice el Doctor que se trata de animales 
sensibles, que tiene derecho á la vida, y 
puesto á decir ¿porque no dice que son ani- 
males sagrados? 

Acuérdese del Espíritu Santo! 



Por lo demás, y hablando en serio, po- 
demos estar conformes con lo que dice el 
decidido protector. 

Pero no estamos conformes en que sea 
más inmoral que el juego de la ruleta, el 
del tiro á la paloma. 

A lo sumo, convenimos en una cosa. 

En que los dos son peores. 



Y apropósito de juego. 

Ya que los diarios atacan el «Tigre-Ho- 
tel», ¿no podrían hacer lo propio con los 
circuios de la capital? 

Hay mas de diez timbas dedicadas al 
bacarat. 

Y estas timbas están más al alcance del 
público. 

Como que están situadas en puntos su- 
mamente céntricos. 

Y para ir a ellas no hay que tomar el 
tren. 



Se anuncian bailes de fantasía. 
¡Dios mió!... ¿si se lé habrá escapado la 
loca de la casa al P. Pera? 



La sociedad de obreros panaderos cele- 
bró una sesión el otro día. 
Me escamo. 
¿Tratarán de empeorar la calidad del 



pan?. 



Tu marido te ha engañado; 
con otra te engaño yo, 
y tú. reina de mi alma, 
nos encañas á los dos. 



Se inauguró la chocolatería Seminario y 
Compañía sita en Cangallo frente al Ame- 
ricano. 

La casa está muy bien puesta y ha sido 



->-i./.-V 3._¿.'.üiáfea.i 



62 



KL CAWtíáBtOL 



í ■ 

ilustrada porMayol (Heráclito, por mal 
nombre) como él sabe hacer esas cosas. 

De modo que, entre el chocolate y los 
cuadros al oleo, los sentidos tienen donde 
disfrutar. 



Parada ante el mostrador 
Pura estaba, y un señor 
le echó una flor que, al instante, 
ella despreció arrogante 
con gesto de mal humor. 
Viendo su flor despreciada 
el señor, con faz airada 
fué y le dijo á un compañero. 
— No me incomodo ¡no quiero! 
al fin es ¡Pura parada! 




ondencia 



Eulogio. — Bueno, pues cuénteselo vd. á ella di- 
directamente pero ¡no se lo cuente Yd. en verso! 

Z. T, Z.—Se recibió, No es publicable. 

iVeron.— ¡Adiós emperador! 

El oíro.— iCual?... ah, ya! el otro que versiñca 
muy mal. 



Tulipán.— Por mucho que pique el sol no hay que 
maltratarlo como Vd. lo hace. 
M. iVeo,— Nada, nada, nada. 

A. L. C— NO se pueden corregir. Son sus versos 
incorregibles, como Vd. 

B. B. 5.— Las tres bes? Pues mire Vd. ni es bue- 
no ni es bonito. Barato si. 

Z/no.— Quese parece mucho al otro. 

T. i).— N04 señor. 

D. S. Jlf'— No he recibido tal carta. 

Anónimo.— 'Ho le hago caso. Es recurso muy gas- 
tado, y no es ese el camino que debe Vd. seguir. 

M. C— Asi acaba su composición «A los Correnti- 
•nos». 

para que juntos podamos 
cantar tí la patria mia 
y no hagamos... y no hagamos ... 
Ay... juna.,, mas tonterías... 

Conforme; no hagamos mas tonterias. 

/JaríZo.— Mande Vd. la ñrma y publicaré el arti- 
culito. 

Arabel.—^o he tenido ocasión de mandar el libro 
¡vive Vd, tan lejos!. : 

Uoüolfo T.—S...para que aprenda que en la frágil 
vida. 

Es la ciencia mejor las ilusiones 

Aqui tiene Vd. un es y vn las que se pelean al 
verse juntos. 




droguería alemana 



DE 



Adolfo Müller & 41iverti 

PIEDRAS, 156 á 170 

BUENOS AIRES 

Establecimiento el más surtido 
en todo lo perteneciente al ramo. 

Precios sin competencia 

-^ MAREOS^ 

NOVBLA AMERICANA 

ORIGINAL DE 

M. BAHAMONDE 

EN TODAS LAS LIBRERÍ.\S 



GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABADO 



DE 



EMILIO A. COLL Y C^ 

2164— Calle Chile— 2164 



Se hacen toda clase de grabados en zinc, 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y toda clase de dibujos. 

Ilustraciones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA, 2011 



DESPUÉS DE LA MUERTE 

POR, 

A. DÍAZ DE U QUINTANA 



Precio: 1 $ m/n 



r^j-'^ ■'•■'^^■. 



EL CASCABEL 



63 



SUCURSAL 



DEL 



BINCO DE SABiDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA RIIEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL; 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— Importación 
de productos españoles en general. 

Se dan ífiros á la vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

lloras de de^^pacho. Los días hábiles de 
10 a. m. á 3 p. m. Los días festivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



Higiene de la boea 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos dentífricos y jabonosos de Cramcell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 

SE VENDEN 

EN LA 

droguería y farmacia inglesa 

DE 

E. E. CRANWELL. 

e47-CALLE VÍCTOR tA-647 
Entre Perú y Chacdbueo 



AGENCIA DE LA PRENS^^ 

Los diarios y periódicos de provincias 
encontrarán exctiente servicio telegráfi- 
co, de articulos y correspondencias en la 
redacción de la revista española 

LA VOZ DE LA PATRIA 

Horas de Oflcina: de 5 á 7 p. m. 

BELGRANO 656 



LA HISPANO-ARGENTINA 

COMPAÑÍA NACIONAL DE SECUROS 
CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada po}" Decreto de 21 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Coinercio 



Seifuros de fletes, efpctos, ganancias esperadas, 
comisiones, mercaderias, etc. 

Se asegura 

edlflcios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Vio toria - 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Teíef. 899 Casilla Correo, 1634 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Subvencionados por el Gobierno Espaho 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la Plata y Europa 

El día 2 de Febrero de 1893 saldrá de este 

Euerto el magnífico vapor CIUDAD DE CA- 
•IZ, para Santa Cruz de Tenerife, Cádiz, 
Barcelona, admitiendo carga y pasajeros, asi 
como para Vigo, Coruña, Santander, Bilbao 
y demás puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y Cs calle Alsina 750. 

Nota.— Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 



Teodomiro Suílé 

ESCRIBANO PÚBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 



La Librería La Victoria de Alberto Ros que 
estaba situada en Victoria lá26;30 se madó á 
la calle Piedad 1037 al 1041 entre Artes y Ce- 
rrito. 

Selecto surtido de obras teatrales del anti- 
guo y moderno repertorio español.— Ediciones 
económicas de zarzuelas en un acto (comple- 
tas).— Gran colección de comedias infantiles. 

Se reciben suscriciones para el año 1893, á 
la «Ilustración Española y Americana», al 
«Salón de la Moda», «Moda Elegante» «La Es- 
tación», etc., etc. 

1037— PIEDAD— 1041 









iCL CASCABEl. 



/ 



i 



SEMÍNIBIO FESTIVO MSTMDO 

SEGUNDO AÑO DE Sü PUBLICACIÓN 

APARECE LOS JUEVES 



CONDICIONES PARA LA SUSCRIPCIÓN 

Capital $ 1 . 50 trimestre 

Provincias » 2 . 00 » 



Anuncios á precios convencionales 



REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 



..grvr-i^g^5->5^r-^.,^^ 



s^^lJ^C? 



BUENOS AIRES 



ADVERTENCIA. — En la Administración se ven- 
den colecciones del primer año. 



imp.COCRRlEB DE LA PUTA, Méjico 812— Secdél 4e Obim de R. ttíg 






f Afio II Bnenos Aires, Febrero 9 de 1893 NQm. 58 



y^ 



--^TMrf^-- 



" ■•■>g¡>Uilt 



■ HIHI PP . i " l l"" ' ■/"! Ii l"l|| | | ||ii | i mi fll| i |i nvn ill|l " ' » 



„|||||P MllWii|||Ii||lll|'l|ln >M|III|*In;^i^iiJI 



tlL CASCAB» 



jfe^üítfiiMiiiiiinnyiiLf 




La correspondencia á nomLre dfl Director 



Won y AdiHÍDÍstrac¡on: AISINA 939 (altos) 



HORAS DR OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

•ecioen la ciiKl.id... ■if 'i.ioel número 
limero atrasado. ... » . 15 id 



Fotograbados ««í Emilio A. CoU y C* 



ME CONOCES? (w.ii vaamondk) 



&i 



™^ 



EL CASCABEL 





OS ocho di as que han 
transcurrido desde la 
anterior Charla han 
sido fecundos en 
acontecimientos sen- 
sacionales. 

Las huelgas se han 
puesto en moda, y el 
día menos pensado 
nos sorprenderá algún diario con esta no- 
ticia: 

«Ultinia Hora.— Apesar de lo reservado 
que es el portero de la casa de gobierno, 
podemos, gracias á la habilidad de uno de 
nuestros reporters, dar al público una no- 
ticia Cjue le sori'renderá muchísimo. 

El ministerio en niasa se ha declarado 
en huelga y hace ocho días que no concu- 
(,;vrré á la Casa Rosada. >> 

-^¡Hombre! diremos al leer tan estu- 
penda nueva, no habiamos reparado nada 
absolutamente...! 

Pero ¡ay!... todas las huelgas no pueden 
pasar desapercibidas como pasaría la de 
ministros. 

Y si no recordemos la huelga de pelu- 
queros. 

Cuailta impresión produjo el motín de 
ofícialés saloneros...! 

Estos estaban impacientes, y días antes 
de lanzar su manifiesto al pais, y retirar- 
se á la vida privada, interrogaban á los 
clientes, á fin de tomar el pulso á la opi- 
nión. 

Recuerdo que el día antes de la huelga 
fui á ponerme en manos del fígaro que 
me hace la barba, con comentarios y al- 
gún tajo, según el estado patológico de su 
nerviosidad, que dice él. 

— ¿Afeitar? me preguntó. 



— Sí, y déme una sola pasada. 
— Mañana me declaro... 
— ^¿A la vecina? 

—¡En huelga! í 

-¿Eh? ■/■-..^ 

— Como Vd. lo oye. La cosa se ha pues- 
to tirante. - 

— En efecto, ese emplasto de jabón me 
tira el cutis -de un modo bárbaro. 

— Es preciso acabar. 

— Sí: acabe Vd. pronto y tome bien la 
puntería, porque aquí en la esquina de la 
mandíbula me ha salido un grano natu- 
ral 

— Dígame Vd. si tenemos razón ó si no 
la tenemos al pedir lo que pedimos. 

— Si, si; tienen Vds. fazon pero no 

apriete tanto que me vá Vd. k despellejar. 

-^Pues ya lo sabe Vd. Mañana huelga 
general y planteamiento de la cuestión. 

— Es nna cuestión peluda. 

—Ya lo verá Vd. f 

— Vaya si lo veré. ; 

Y en efecto, e(l sábado nadie podía afei- 
tarse y por esas'calles transitaban un sin 
fin de prójimos sin poderse lavar la cara y 
con aspecto le conspiradores ó de poetas ', 
mal nutridos. 

Con tal motivo ocurrieron un sin fin de 
escenas tocantes, que di(?en algunos. 

A D. Pedro Bato que es un joven eter- 
no, contemporáneo de Alsina, me lo en- . 
contré el Domingo, con la nariz metida en 
un dedo de guante atado con un hilo • 
negro. Parecía el 'í^pon de un frasco de 
perfume. , 

— ¡Pero D. Ptedro!... ¿á donde vá usted • 
con la nariz tan, arropadita. 

—Es por temor al pasmo. ; 

— ¿Tan delicada está? 

— ¡Ay amigo! no me recuerde V. la es- 
cena.... , 

— ¿Alguna pelea? 

— ¡Cá!... Figúrese V. que he salido de 
casa con ánimo de hacerme afeitar y no 
me ha sido posible lograr mi intento; en 
ninguna peluquería afeitaban. Y yo, que 
no puedo pasar un dia sin que la navaja 
corra por mi cara, ¿qué he hecho? 

— Se ha afeitado solo. 

— No, señor; le he dicho á mi mujer que 
me hiciese ia barba. Pero no teníamos 



"■:' ' «'.-•>-■■■• " - 



'■my^-y^:'^. 



'L-¿!^"i;.■^S^^¿- íí-i^: -^ 



EL CASCABEL 



^ 



navaja, ni brochaj ni polvos de jabón... 
En fin, mi buena Eulogia ha tenido una 
idea. 

— Hacer uso de las ligeras... 

— No, señor; ha sacado el cuchillo de la 
cocina, que por lo largo parece un facón, 
V después de afilarlo con la piedra del al- 
jibe y de pasarme el pincel de la goma 
lleno de jabón de alquitrán, ha tomado 
aliento y ¡zas! me ha tirado un tajo con 
tan mala suerte que me ha partido la 
nariz... 

— ¡Qué me cuenta! 

— ¡Pobrecita!... Si la pudiera V. ver... 
ha quedado en un estado... 

— Lo supongo. Estará afligidísima, po- 
bre señora. 

— No; yo quiero decir la nariz. 

— ;Ah...! 

— Parece la de un perro de nariz par- 
tida. 

— ^jCarambas! 

— Sufro mucho. Adiós amigo mío. Aho- 
ra voy á meter la que fué nariz, digna del 
«incel de un escultor griego, en un tacho 
lleno de aceite caliente porque de otro 
modo no puedo vivir. 

—Adiós, y que se alivie V. 

¡Consecuencias de la huelga! 

Cuanto daño ha hecho esta. 

A un joven empleado en un registro, y 
<\\XQ es más peludo que un oso le ha echa- 
<io á perder el porvenir. 

¿Y todo por qué? 

Por la barba. 

Figúrense ustedes que al citado joven 
<iue tiene muy fértil el cuero, ie crece el 
pelo de un modo atroz. 

Se afeita á las nueve de la mañana y á 
las seis de la tarde, la cara parece un 
campo floreciente y en todo el vigor de la 
vegetación. 

El joven tenia que ir á un baile, y fue 
después de afeitarse. Conoció en él á una 
joven riquísima aunque un poco tartamu- 
da; se declaró, y obtuvo el sí y una cita 
para el día siguiente. 

Cuando este llegó, el joven fué á afei- 
tarse y se encontró conque no le era dado 
hacerlo... ¡Qué hacer!... ¿Presentarse á 
su adorada con la barba larga? No hubo 
más remedio y fué. 



La niña al verlo no lo reconoció, y 
cuando por ciertos datos se convenció deí 
que era él, le dijo: 

— Todo ha concluido entre nosotros. No 
quiero ser la esposa de un vivero de pe- 
los... 

Y todo concluyó. 

Hasta la huelga, que á estas horas se 
afeita sola. 

CANTARES 

('uando escucho que asesinas 
tantas piezas en el piano, 
de convertir me dan ganas 
tus costillas en tfclado. 

Cierto avaro conocí 
que encogió piernas y brazos 
al mandar hacer un traje 
para gastar menos paño. 

Quiero mucho á las morenas 
y á las rubias aún más quiero, 
pero en pensando en la suegra... 
«sí te he visto no me acuerdo». 

Dicen que murió en «olor 
de santidad» don Ventura; 
¿Será per que remendaba 
los calzoncillos del cura? 

Que lejos de mí no puedes 
vivir, joh! dulce bien mío: 
¿cómo has de vivir estando 
lan lejos... de mi bolsillo? 

Miguel A. Lancelotli . 



-K^>f- 



LA DELICADEZA 



s una cualidad apre- 
ciable que no se sabe' 
apreciar. Las perso- 
nas delicadas se ha- 
cen querer. 

Aunque ú veces re- 
sulla que ia fama de 
delicadas no la tienen 
bien adquirida. 

Por ejemplo: 

En una ocasión fui presentado á una se-- 
ñora, madre de dos hermosas niñas. 




EL CASCABEL 



— ¡Es una gran señora!— me decia el 
presentador. 

— Si; ya se le nota algo... 

— Ah... figúrese V. que vive de su tra- 
bajo. ¡Es una señora que se mueve mu- 
cho! 

— ¿Es bailarina? 

— No. Es patrona de una casa amuebla- 
da con pensión. Calcule V. si tendrá que 
moverse. 

— Claro, con tantos hombres en casa... 

Un dia, digo mol, una noche me encon- 
tré á la señora y á Ins niñas en un teatro. 

A la salida las aconipañé, y á fuer de 
hombre galante, aunque pobre, las invité 
á tomar algo. ' 

— |De ningún modo!— decia la madre. 

— No señor, gracias— contestaban á coro 
las niñas... — no queremos abusar. 

— Bueno: no abusen ustedes, pero acep- 
ten un pequeño refresco. 

'Poco á poco las convencí, y aceptaron, 
y á pesar de la delicadeza se tomaron un 
chocolate con dos tontadas, una horchata 
helada y además un kilo de bizcochos para 
un sobrinitOi.. 

Pero esto es pecata minuta. 

Al fin y al cabo no se trataba de dinero 
que es el escollo contra el que choca la de- 
licadeza. 

jA lo que obliga el dinero! 

Es decir, la íaUa de dicho material. 

Hay personas á las que uno no sabe 
cómo ofrecerles uim cantidad, sin ofender 
los sentimientos más nobles de su alma. 

En una oficina del Estado dice V. á un 
empleado superior: 

— Caballero; desearía activar aquel ex- 
pediente que V, sabe... 

— ¡Hum...! 

— Ya, ya sé que la cosa va larga, pero me 
interesa tanto acabar de una vez... 

— Ahora es muy difícil activar el asunto, 
porque el ministro está catalogando^ su 
biblioteca particular y ha echado mano 
del secretario del Deparlamento, y ade- 
más, como la señora de S. E. está emba- 
razada y tiene un antojo bárbaro por co- 
mer frutilla, cátate que el ministerio anda 
revuelto y los empleados van de acá para 
allá buscando la sabrosa fruta, no sea 
caso que la señora alumbre un chico man- 
chado de rojo.,. . 

— El caso es serio, y comprendo que el 
pais y las instituciones deben esperarlo 
todo del feliz alumbramiento de la esposa 
de S. E. Pero me atrevo á insinuar á us- 



ted que estoy dispuesto á hacer un sacri" 
flcio pecuniario... 

— ¡Vd. me ofende!... un empleado no se 
vende. 

—Ya, ya lo sé; pero á veces untando á 
algún escribiente-.. 

— Bueno, deje Vd. algo y yo se lo daré al 
escribiente 

Y Vd. afloja el bento^ y en efecto, el em- 
pleado se lo guarda y llamando al infeliz 
escribiente le dice con tono imperativo: 

— Para mañana necesito el expediente 
número mil. Despáchelo usted al punto! 

Los que han de recibir dinero también 
pasan su mal cuarto de hora. 

— Es horrible lo que me pasa, me decia 
la otra noche un escritor modesto. 

—¿Qué?... ¿tenia Vd. fondos en el Banco 
de Roma? 

— No, hombre: tenia necesidad de unos 
centavos y cuando peiisaba el mejor modo 
de obtenerlos, se me presenta un señor j 
me dice. 

— Vd. puede sacarme de un apuro. 

— Se equivoca Vd. Yo necesito que me 
saquen... 

—Se trata de unos versos. 

— ¿Versos?... ¡estoy pronto!... mande us- 
ted lo que guste: ¿qué se le ofrece?... ¿una 
odaá la suegra? ¿unos villancicosal niño?... 
¿un epitalamio á la novia?... 

—¡Eso! 

— ¿Epitalamio? 

— No; novia. 

— Pero... Vd. confunde con la casa de ai 
lado. Yo no soy agencia de matrimonios.., 

— No, ya lo sé. Quiero decir que necesito 
unos versos para declararme á una seño- 
rita muy instruida, con la que quiero ca- 
sarme y que se sabe de memoria á Garcja 
Velloso... 

— ¡No secase Vd. ¡desdichado! 

— Quiero decir que se sabe de memoria 
loque él ha escrito. No interprete Vd. mal.., 

— Ah, bueno. Manos á la obra. . . 

Y me puse á escribir versos y más ver- 
sos hasta terminar. 

Ahora cobraré algo, pensaba. 

Que bien vendrán cinco módicos pesos... 

-¿Y...? 

— Entregué mi poesía que era deslum- 
bradora. 

iSo/, lucero., rayo ardiente 

resplandor refulgente 

— Deslumbradora era, en efecto: pero no 
siga Vd. que me lastima la vista 

— Pues... ¿sabe Vd. lo que me saqVié con 
mis versos? 



M- ~-?.A?' íSj'í 3?<¡ís«" 



BL GAaCA.BBL 



69 



—¿Diez pesos? 

— jCá...l El señor del encargo empezó á 
rascarse la nariz y, por fin, dijo— Como sé 
<{ue Vd. es una persona delicada no atino... 

—No haga Vd. caso de habladurías. 

— No atino, repito, á recompensar debi- 
damente su trabajo pero venga us- 

ied conmigo... 

Salimos y... 

—Vamos, dije, ahora te pagará. 

Pero ¡oh sorpresa! después de invitarme 



á tomar un vaso de leche de La Mai lona:, 
se despidió corfesmente repitiendo que yo 
era una persona delicada 

Por eso me obsequió con leche. 

Para robustecerme... 

—¿Y Vd. que hizo? 

— Nada: llegué á casa y puse este le- 
trero, i 

«No se admiten comestibles ni bebesti- 
bles. 

¡Vaya con la delicadeza!... 

Eustaquio M. Pt^rez;. 



EL FRUTO DEL TRABAJO 



I 

El aposento es sencillo. 
-Junto ai ahumado tabique 
hay tubos, un alambique, 
muchas drogas y un hornillo 
No hay más muebles que una cama 
y un sillón desvencijado. 
El antro está iluminado 
del hornillo, por la llama. 
Allí, entregado á la ciencia 
Luís vive aspirando azufre, 
allí un desengaño sufre 
tras cada nueva experiencia. 
Según dice el vecindario, 
el que habita en el desván 
es loco, y medita un plan 
diabólico, estrafalario, 

Y corren varias versiones 
.sobre el brujo misterioso, 
y Luís, siempre silencioso 
sigue en sus cavilaciones. 
Es pobre, y de la pobreza 
tiene de salir intento 

con un producto, un invento 
que le dará la riqueza. 
Más pasa rápidamente 
el tiempo, y Luis trabajando. 
v('í que el tiempo va pasando 
y que pasa inútilmente. 

Y con un frenesí extraño 
en su entusiasmo porfía. 
y pasa día tras día 

y un año tras otro año. 
Mas por fin,' logra su intento ^ 
y llega un día dichoso, 
y el producto prodigioso 
encuentra al lin en su invento. 
De aquel esfuerzo profundo 
nace un cuerpo formidable, 
un explosivo admirable 
capaz de volar el mundo. 
II 
Era un buen patriota Luis, 



así es que se dirigió 

á su gobierno, y vendió 

el invento á su país. 

Hechas las negociaciones 

y tras de lun experimento, 

le pagaron al -momento 

con no«é cuantos millones. 

Una suma fabulosa 

con la que Luis, prontamente. 

se instalaba regiamente 

en una mansión fastuosa. 

Elegido Diputado, 

Marqués ó (3onde le hicieron, 

y todos le enaltecieron 

y por todos fué-adulado. 

Recordando su pobreza 

y sus dolores, decía: 

— Con el trabajo já fé mía! 

que conquisté la riqueza. 

¡El trabajo! A la >erdad 

mucho tuve qne sufrir, 

en cambio hoy puedo vivir 

con toda tranquilidad... 

Y en tanto (jue esto pensaba 
Luís, por debajo de él 
turba anarquisia cruel, 

su palacio perforaba; 
y quemó con ardor ílero 
la mecha, gritando: 

—¡Abajo 
los que viven del trabajo 
y la sangre del obrero! 

Y la mecha se inflamó, 
llegó á la bomba despacio, 
y Luís, dentro del palacio 
con los escombros voló. 

III 

Y después supo el país 
que se causó el cataclismo, 
con aquel producto mismo 
que había inventado Luís. 



Luis García. 



' ^Twy]?^s^''~ t 



'70 



ÉL CASCABEL 



, 1 • ' r . / 



ANTONIO ENCINA 



(CUENTO YULlGAR) 




- . - , j . . . • 

LHEDEDOR de aquella mesa, en la que se veían botellas de todas- 
clases, copas de \arios tamaños, mucha ceniza en el mármol, 
periódicos, y todo lo que acusa sobra de pereza y falta ab- 
soluta de trabajo en los jóvenes que la rodeaban, se hablaba 
mucho y de muchas cosas. De política á veces, de juego varias 
y de amores y aventuras galantes siempre. 

Seis jóvenes estaban reunidos, y cuando la animación decaía 
un poco, Hodriguez hizo la siguiente proposición, que fué 
aceptada por unanimidad. 

«Que nos cuento algo Ernesto. Que nos entretenga, que nos 
haga reiryque no¿ ((uile el aburrimiento que empieza ci apo- 
derarse de nosotros.» 

— Pero.. ..—murmuró oí joven, inlenlando eludir la misión de narrador con que le 
honraban sus pompañoros— ¿de qué queréis que <is hable?... A mí no me ocurre nada 
absolutamente. 

—A ti no; jpero ú Encinal... 
—¿Encina? ' 

— Sí: hÓ' té hagas el desenletidido 
actor cómico Encina, es lu amigo: y 
-¿Qué? - 

- Sabemos que visitase I'lncina y que 
Tanto como en las tablas, 

—En electo: Sfiy amigo d** Encina, y 
nes. . . Oid. 



Todos sabemos que Encina, el festejado primer 
sabemos míis, mucho más. 



la mujer de éste es muy simpática en su casa, 
en cuíinlo ;» vuestras maliciosos insinuacio- 



Todos prestaron atención. 

Ernesto apuró una copa, y dijo aguisa (l(^ exordio: 

— Voy á poner en vuestro conocimiento unas cuantas observaciones. Nada de co- 
mentarios. 
-Empiezo. 

Encina, el gracioso actor cómico, es trágico por naturaleza. 

La mujer de Encina ha querido ser artista y dedicarse al teatro, apesar de la oposi- 
ción tenaz de su marido, que s(>lo aspiraba á tener mujer con la que poder compartir 
las penas y alegrías del hogar y no las glorias escénicas. 

Encina fué en otro tiempo primer galán de una compañía seria. 
Declamaba con naturalidad y vigor y era muy apreciado por el público. 
Pero éste es variable. Se cansó del género serio, y Encina tuvo que dedicarse á lo 
cómico. A fuer de artista concienzudo, vale decir que alcanzo gran éxito en poco 
tiempo. Ahora, ¿quién no sonric al hablar del afamado actor? 
¡Es lan gracioso!... 
Pues bien. 
Sabedlo de una vez. 

Ese hombre que os hace reir tanto es un desgraciado. 

Su primer contratiempo fué pasar del ' 

...// tu, infame, ril, perjaro 
que, asi mancillas irii honor. 
al 

.\ mi me llaman díalo 
y lo soy. 

Miradme las narices 
como son.' 
Cantado, 'por supuesto'. Sin voz poro cantado. 
^ Luego, Encina se desespera al 'ver que su mujer se empeña en ser estrella. 
En un principio se opuso á lo que pretendía su esposa. 
Pero luego cedió. 



ÉL CASCABiíL 



*71 



La señora debíitú en un papel insignificante, y demostró desparpajo, travesura. 
V nada más. 

i?l pobre cómico sintió que el corazón se le esponjaba. 

— ¡Si tfin siquiera le dedicases al drama! — solía decir á la mujer. 

—¿El drama?... Jamás. Me atrae el género ligero. 

Y tanto le atraía y le atrae; y. tanto ha estudiado y estudia... si puede llamarse es- 
ludio á eso, que ya lo veis, la mujer de Encina es parte en la compañía y ha obtenido 
im éxito en Los' Ridículos, una obra sin pies ni cabeza, pero de la que saca gran par- 
tido, sobre todo en aquella escena del marido engañado. 

!Con (|üé gracia canta! 

' ¡Qué cabeza tiene mi marido: 
¡qué cabeza! .. 

¡qué cabeza! 
liaciendo un siglio muy expresivo... 

¡Y que traje saca! , 

Y... ¡cómo sufre Encinal 

Sobre todo cuando llega la escena, la tremenda escena del maride engañado... 

(^omo le zumban los oídos cuando su mujer canta lo <le 

¡qué cabeza!... 
¡qué cabeza! 

Pobre hombre,' ¡sufre mucho! 

-—Pero dinos— interrumpió Rodríguez— ¿Encina duda de su mujer':' 

— Todavía nO; 

—Entonces, ¿cómo es que te hace tales confidencias?... ¿á qué tanta inquietud'? ¿Por 
(|ué te cuenta esos detalles de la vida íntima? 

— No; si no mé lo cuenta él. . 

— Entonces ¿quien?... --^ 

—¿Quién me lo ha de contar? /^//^f.'. hombres. ¡eUd! 

-¡Ah!... 

— Jii, já, já... . 

— Eh: tened presente que os he prohibido los comentarios. 

Se levantóla sesión,- y los jóvenes salieron aja calle lalareando el estribillo 

¡qué cabeza! 
¡qué cabeza! 
lancina pasaba al acasu \)<>v Ircnté al café y ^)yó, sin ({uerer. el maldito 

¡qué cabeza!" 
- Apretó el paso y se perdió entre la inucliedumbre. 

Por la noche ño hubo función en el teatro, por indisi)OSicion del pn'imer dcliu' 
cáíiiU'o D. Antonio Encina, según rezaba un cartelilo colocado en contaduría. 



La enfermedad do Encina fue lomando tal increnienlo ,que de pronto, y á raíz de 
un delirio terrible acabo con el famoso artista iiiie mnrin murmurando «¡qué...' 
ca... beza... >■ 

La señora de Encina y Ernesto, el empresario y un critico do teatros asislieron al 
[>acienle hasta ol último momento. 

■ Andrés Soler. 



CARNESTOLENDAS 



ABRIBAY ABAJO 

Arribas palpilant*>s, danzando en torbellino 
'■eleljraricíon sus bc^iles el loco carnaval 
y tiemblan febricientes los labios purpurinos 
ino)ados en la espuma de deliciosos vinos, 
y crece y reperfiite la alegre bacanal. 
Arriba, ooa los haces de luces relulj^enies, 
l>arece que el ambiente se inflama por doiiuier 
y se oyen carcajadas nerviosas, estridentes, 
y músicas y gritos y súplicas ardientes 
4ue incitan y que arrojan en brazos del placer. 
Arriba, entre el bullicio (jii^ cece por iuslantes 
se ven tras la abériufa que deja ei antiíAz 
miradas ardorosas, destellos fulgurantes. 



cruzándose con üdio. besándose :iulif lantes: 
engendros de unu dicha, ó de un i>iacer fH.i;az. 
Arriba entre las ansias, los gritos y las- risas 
que llenan los salones, que- inundan el festin 
se hiere con calumnia envuelta entre sonrisa, 
y al par que el aire llenan las aromosas brisas, 
la envidia, de la sala, arriba hasta el confiíi. 

Y abajo, entre las sombras del parque silencioso, 
allí donde los ruidos se pierden al entrar. 

y el viento en la espesura se agita rumoroso, 
al pié de la escalera d^ marmol sun luoso 
con su disfraz Manrique se para á respirar 

Y dice: 

— ¡Mentecatos que en loca algarabía 

cruzáis en torbellinos de música el salonl 

¡Maldigo vuestro jíoce y estulla fantasía,. 

¡...Y os tengo mucha envidia, pues por desgracia mía 

me priva el imitaros tener indigestión! 

/. I,. 



7i 



EL CASCABEL 



LO QUE SE VÉ 



^ 
I 





M 



Futuros diput idos 



Los qu2 gozan haciendo eso 





Turibio y I'nclioii, los di.s lionrados cliangn- 
'¡(ji'fs de la es'iuiíia 



El Moreira indispetisalile 



EL CASCABEL 



7» 



ESTOS días 





.^* 



E! eterno candombero trabajando con la.« 
cuatro extremidades 



l'oma y daca 





En cualquier teatro 



:^^#!«r| 



'n 



KI. CASCABEL 



PLANES ESTRATÉGICOS 



Dos tribus salvajes 
de siempre enemigas, 
la guerra se hicieron 
con saña y furor 
y dia tras día 
siguieron la. luch;i, 
sus pobres; aldeas 
llenando de horror. 

La tribu del Norte 
Juntóse en consejo. 
y alli los ancianos 
y gentes de prez. 
Turnando una pipa 
buscaron el medio 
para con los otros 
dar fin de una vez. 

Un indio muy bravo 
expuso su idea, 
que todos oyeron 
con satisfacción; 
idea ingeniosa 
<iue de los contrarios 
.seria la muerte, 
la demolición. 

Un gran regimiento 
de perros formado, 
hambrientos, feroces, 
debían llevar; 
y en cuanto la Imesle 
del Sur divisaran, 
los can«)S horribles 
<lebian soltar. 

Y asi tué t;n efecto: 
la tribu del Norte 
a guerra á la otra 
de nuevo retó, 
y a(|uel]a jauría 
feroz, sanguinaria, 
de canes guerreros, 
al campo llevó. 

\^or lio la vaneuardia 
del Sur se' divisa, 
coa pa-so arrogante 
i|ue acude en tropel; 
dispuestas las mazas, 
ias lanzas dispuestas, 
del triunfo en la lucha 
buscando el laurel. 

Las tribus rivales 
con grito estridente 
dispónense bravas 
ai punto á reñir; 
y fiando alaridos, 
se chocan, se cruzan, 
y cae, el.q(te cae. 
dispuesto á morir. 



La hueste del Norte 
prepara sus perros, 
que ladran furiosos 
y hambrientos están; 
y corta la cuerda 
y parten feroces, 
y contra la masa 
de los del Sur van. 

—¡Victoria!— gritand<i 
la tribu del .N'orle, 
de aquella jauría 
el triunfo' esperó; 
pero de improviso 
del Sur los guerreros, 
en masa compacta 
sobre ellos cayó. 

Como un espantoso 
torrente encrespado, 
del Sur la falange 
con furia brutal, 
sobre los contrarios 
del triunfo seguros, 
cayendo, con.sigue 
!a ruina total. 

Y en tanto ios perros 
del Norte ¿qué hacían? 

Kl plan <le los otros 
el Sur csmiprendió; 
y ya prevenido, 
astuto y prudente, 
¡un número grande 
de perras llevó! 



Jnsir M". Mendoza, 




UN ARTICULO 

Qi iKRO escribir un arlíciíio y no pue- 
do. Me falla la inspiración... La he 
llamado y no tne responde ¡pacien- 
cia! 

¡Oh! ¡qué dicha! ¡Ya viene! Ahora si (jue 
escribo nni articul :j: 

«Kran las 4 y media próxiniamenLe » 

No; no me agrada este principio: todos los 
i cuentos, novelas, hislorietas, etc, empiezan 
asi. Yo deseo escribir algo original que 
comience de un modo raro, no visto hasta 

ahora Vamos á ver si soy mas feliz en 

este otro: 

— «Con que su resolución es irrevocable? 
preguntóle Pancho ú su amigo» 



EL CASCABEL 



-fW^^ S^^^^^^f^^' 



Ti} 



En fin, este parece el principio del ¿dem^ 
pero ya ha sido usado por muchos escri- 
tores y por lo tonto idigo, por lo tanto, 

no es original (tampoco el por W tonto 
es orijinal mío, no vayan ú creer seme- 
jante barbaridad). 

«Don Luis Varilla, que á la sazón 

contaría ya (iOaños» 

¡No! Tampoco; este tiene alguna analo- 
gía con el primero, por consiguiente. . . no 
sirve. 

'<;0h cielos! ponjué permitís que sufra 
tan » 

Tampoco; esto parece una oración y pa- 
ra oraciones hay bastante con los devocio- 
narios. 

Kn tin: para terminar de una vez, me 
contbrmí) con lo escrito, que es original 
rnio. 

I*. D. — He creído imposible escribir algo 
original y sin embargo, nadie puede decir 
que esto no es mió. ¡Oh misterios del co- 
razón humano! (Ksta frase, sin embargo, 
no es original mía, sino original <le otro. 
Conste. I 

Carlos Alberto <le Zwcirid. 



BAÑISTA CALDERONIANO 











—¡Que me puedes reventar! 
—Es que quiero demostrar 
lo que no quieres creer: 
crer de una peta al mar 
jXHVP. Dios que puede, ser. 



VER VISIONES 



Pascu.i! esiaba muy mal. 
y en vez de hallar raejoria. 
se encontraba cada día 
más abatido Pascual. 
Hay quien padece del bazo, 
ó del pecho, ó del oído, 
ó en tin. de haber recibido 
algún sol)erl)io estacazo. 
Pero á Pascual, justamente 
nada de eso molestaba, 
solo en su cabeza estaba 
el daño, precisamente. 
Ágil, fuerte y satisfecho 
se hallaba durante e! día. 
y la enfermedad venia 
en cuanto entraba en el lecho. 
Tomando mil posiciones 
buscaba remedio al mal, 
pero la noche, l^ascual, 
pasaba viendo visiones. 
Y esto le hacia .sufrir, 
y en constante padecer 
rabiando á mas padec'er. 
soñaba, auníjue sin dormir. 
Se acostaba, y al momento 
en (^ue la luz apagaba, 
ante sus ojos notaba 
un telón amarillento. 
Se alzalia éste poco á piteo 
y veia un escenario, 
imposible, eslrafalarií» 
como el delirio dp un loco; 
Un castillo de Irauela 
con bosques y surtidon^s. 
y irnos í:randes l-astiíores 
construidos ron canela. 
(,'uatro reyes de baraja 
tocando una polca ai piano, 
y la estatua de J^elgrano 
sobre un sombrero de paja. 
Fabricando cigarrillos 
veia á .luana la loca, 
y luego al general Roca 
cosiendo sus calzoncillos. 
A un ilustre diputado 
(jue el propio mondongo cuece 
y más alia á León XIII 
con la cola de pescado. 
Dormitando en la Recoba 
á Lainez y Santa Ana. 
y luego al doctor Quintana 
volando sobre una escoba. 
Este conjunto horroroso, 
este horrible Carnaval, 
ponia al cabo á Pascual 
en estado liístimoso. 
Tan atroces emoc-iones 
todos los dias del año, 
le causaba mucho daño 



r 



78 



SL CÁfiCABEL 



- .IV. 



FANTASfA 







— Mira. Suponte que yo fuese una sirena, y te llamase, y te condujese á mi mansión en 
el fondo del mar... 

—Si, y a'ilí me convidabas con un bife á caballo ¿eli? 



y estaba harto de visionnfís. 
Y tomó al fin tanto horror 
á la enfermedad maldita, 
que al fin se fué á la visita 
de un conocido doctor. 
Le vio éste, y al acabar 
dijo: 

— Señor, considero 
que si usted sigue soltero, 
no acabará de soñar. 

II 

Entre sus mil relaciones 
Pascual, esposa buscó, 
hasta que al fin se casó 
sólo por no ver tnsiones. 

m 

—¡Hola amigo! 

— lA.diós Pascual' 

Dime, ¿cómo te ha probado 

tu estado? 

— ¡Ay hijo, mi estado. 

me prueba bastante mal! 

Yo á Luisa elegí de prisa 

pues me pareció graciosa, 

pero jes horrible, horrorosa, 

cuando se la vé en camisa! 

Yo sostuve relaciones 

y con ella me casé, 

por que al casarme pensé 

no ver nunca más visiones. 

Pero solo fué ilusión 

pues Luisa me ha fastidiado. 

jtan fea es! que estoy penado 

ahora, á perpetua visión. 

S, Garrido. 




Ninguna novedad en la semana. 
Un joven elegante. 
Lovelace, atrevido y arrogante, 
ayer desconsolado nos decia: 
—Ya las Tombas se van ¡oh suerte impía! 
Ya se largan de aquí ¡voló á mil bombas! 
y ya no habrá más tambos, digo, Tombas. 
Conque aquel que por verlas esté en ascuas 
que vaya ai San Martin y ¡santas pascuas! 



Siguen en la Zarzuela - 
con La espada de honor teniendo UenDs. 
Una joven que asiste á la cazuela 
y que vá á los estrenos, 
decia con acento convencido 
ú un joven la otra noche: 
— Aquí lo han entendido 



• W^-^^W^r 



\ 



EL CA8QABEL 



ÜPf 



porque ¡ay! (y esto lo dijo sotto voce) 
ni el honor, ni la espada se ha perdido. 



También en la Comedia tienen gente, 
y ahora se dú en hablar continuamente 
de una noticia, un cuento 
según el cual, ya Ruiz del mundo hastiado 
el arte dejará, triste y cansado, 
metiéndose de fraile en un concento, 
—¿Y qué convento es ese?— nos decía 
un señor respetable el otro dia. 
—Pues será el de la Gran... 

—Naturalmente; 

de la gran flauta ¿no? 

—¡Qué tontería! 
—¿O el de la Gran... C/mrírewse? 

— Seguramente. 




Leo: 

«La primera agencia de matrimonios es- 
tablecida en esta República, necesita un 
socio con capital. » 

No es extraño. 

¡Es un acto tan capital el del matri- 
monio!... 

Por lo demás creo que á la primera agen- 
cia le pasa lo mismo que á la ultima. 

Todas necesitan capital. 

No basta el desparpajo. 



Coqueta de un modo extraño 
es la averiada Jacinta, 
pues se hermosea y se pinta 
antes de entrar en el baño. 



Dentro de cuatro días estaremos en ca- 
ira cter. 

Es decir, estaremos en Carnaval. 

El cronista de la La Vida Social de 
El Diario^ se dizfrazará de periodista. 

El traje le vendrá ancho. 



Vaya otro avisito que no tiene desper- 
dicio: 

«Se necesita una mucama que sepa su 
obligación. Se le pagará sueldo.» 



De este aviso se desprende que hay mu- 
camas quo no saben serlo, y hay potrones 
(jue ;ay! no pagan sueldo. 



(i(jzaba mucho un señor 
maltralando á su mujer. 
Bien afirma cierto autor 
«que el exceso de dolor 
es la causa del placer.» 



Los colonos de la provincia de Santa Fé 
han armado la de San Quintín. 
¿Y esto ocurre en Santa Fé? 
¡Santa Bárbara! 



Entre los premios que han de repartir las 
comisiones de los diez corsos que tendrán 
lugar, encontramos á faltar uno. 

Un fardo de alfalfa. 

Para la mejor comparsa de candom- 
beros. 

Que Dios los confunda. Amen. 



Duda cruel de su conciencia honrada: 
piensa Juana y no sabe en este instante 
si es más propio de su honra inmaculada 
engañar al marido o al amante. 



Ahora nos hemos vuelto muy moralistas. 

No nos cansamos de vociferar contra la 
ruleta y el juego en general. 

En cambio en el gabinete nacional, ó en 
la Casa Rosada, se juega. 

A las cuatro esquinas. 

Porque falta la quinta. El ministro del 
interior. 

Aun que, según un político, el gobierno 
juega á otra cosa. 

A la gallina ciega. 



Según dice Julián, muy formalmente, 
(un glotón, el mayor que se conoce) 
después de comer bien, el mayor goce 
es... ¡comer nuevamente! 



Un colega pide á la autoridad que ejerza 
más vigilancia an la Recoleta, pues dice 
«se notan olores feos.» 

A cualquier cosa le llaman olor!.. 






7B 



E(< CASCABEL 



■m 



mdenck 




Consultor.— \ muy indiscreto por cierto. 
IKm Pedro.— 

Tolón, tolón, totón, 
* " Don Pedro es un melón... 

Trovador.— Sapongeitnos que sea cierto y que ella 
le eagañe & V. miserablemente; tqué culpa tiene 
la po68iaT... ¿Porqué maltratarla asit 
Vate.— No señor; no vale, 
¿ocio.— ¡Hombre! No llame v. soneto i una cosa 



en la que se empeña que pajariUo y niño sean con- 
sonantes civiles. 

í/ho.— Ya lo sé. Es el de siempre y como siempre 
malo. 

SMícrítor.— ¡Hombre!... cuénteselo V. a él. Y* 
nada tengo que ver en ps&s cuestiones. 

Af. de V.— Usted no es M. de V. siiio P. del A. 
¿Verdadí 

L, A. C— Empecé & leer y al encontrar aquello 
de la luz sonora apsigué la vela. 

R. F. C— Tampoco yo me trago el aazuelo de 
usted. 

leseo.— Vio estíi mal; pero tiene muchas reminis- 
cencias. 
Zia.— Para que resultados »/ escuchado 
parezcan consonantes hoy en dia 
sobra 6 falta una s, Sr. Lia: 
ún detalle en que usted no se ha Ajado. 
Suscriptor Pechun.— ' 

Su amigo Sr. Pechun ' 

es un pedaz^ de atuut 
^scoiar, —Desaplicadito; por que honor se escribe 
con h. Digo, me yare je & mi..« 



MARGARITA PRUZZI 



L_ CRIMEN EN BULNES 



POh 



M. BAHAMONDE 



EH TODAS I^AS LIBHERIiLi 



droguería alemana 



DE 



Adolfo Müller & 41iverti 

PIEDRAS, 156 á 170 

BUENOS AIRES 

í Establecimiento el más surtido 
en todo lo perteneciente al ramo. 

Precios sin competencia 

C. CHABEY 

Cafés de todas clases, tés 
y licores 

. CHACABUCO, 212 

sucursal: artes. 151-155 



GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABADO 



DE 



EMILIO A. COLL Y C" 

2164— Calle Chile— 21(34 



Se hacen toda clase de grabados en zinc, 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y toda clase de dibujos. 

Ilustr:icione.« de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA, 2011 



DESPUÉS DE LA MUERTE 

POK 

; A. DÍAZ DE LA QUINTANA 



Precio: I $ m/n 



EL CASCA^EIIk 



79 



SUCURSAL 



DEL 



HINCO DE SiBiDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BDEN ORDEN . 

CASA. MATRIZ FUNDADA Elf SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— ImportaoioB 
de productos españoles en general. 

Se dan giros á la vista sobre todas las capi- 
tales • de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con benettcio 

Horas de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 3 p. m. Los dias festivos de 9 a. m 
á 11 m. 



Higiene de la boca 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
tíos denlifricos y jabonosos de Cranwell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar e) esmalte de los 
dientes. 

SE VENDEN 

KN LA 

droguería y farmacia inglesa 
e. f. craxwell 

647-CALLE VI .TORIA-e47 
Entre Perú y Chacabueo 



AGENCIA W, l\ ?Wm\ 

Los diarios y periódicos de provincias 
encontrarán excelente servicio telegráfi- 
co, de artículos y correspondencias en la 
redacción de la revista española 

LA VOZ DK LA. PATRIA 

Horas de Oficina: de 5 ú 7 p. m. 

BELGRANO 656 



U HISPANO-ARGENTINi 

COMPAfilA NACIONAL DE SEGUROS 

CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada por Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comercio 



Seguros de fletes, efectos, $ranaacias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendieodo las explosioaes 

de gas, rayo, desalojo inevitable, etp.. etc.. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845— VictorÍ8L-845 í 

BUENOS AIRES 
Qoopenitlva Tel«r. 899 Casilla Correo, 1634 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Svhvencionados por el Gobierno Espavo 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la Plata y Europa 

El dia 2 de Febrero de 1893 saldrá de e.ste 
puerto el magnífico vapor CIUDAD DE CÁ- 
DIZ, para Santa Cruz de Tenerife, Cádiz, 
Barcelona, admitiendo carga y pasajeros, asi 
como para Vigo, Cor uña, Santander, Bilbao 
y demás puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y C», calle Alsina 750. 

Nota. — Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 

Teodomiro Suílé 

ESCRIBANO PÚBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÜM. 513 



La Librería La Victoria de Alberto Ros que 
estaba situada en Victoria 1226/30 se mudó á 
la (Ssdle Piedad 1037 al 1041 enfre Artes y Ce- 
rrito. 

Selecto surtido de obras teatrales del anti 
guo y moderno repertorio español.— Ediciones 
económicas de zaVzuelas en un acto (comple- 
tas).— Gran colección de comedias infantiles. 

Se reciben suscriciones para el año 1893, á 
la «Ilustración Española y Americana», al 
«Salón de la Moda». «Moda Elegante» «La Es- 
tación», etc., etc. 

1037— PIEDAD— 1041 



■t *■ v 






SEHiNÁRIO FESTIVO MSTBÁDO 




•;:<f!!;"5i;i:-'?t'. ■ ■ 
^ x«f /■-, ■>:-. 






í '; 



l'í 



La 



SEGUNDO ANO DE su PUBLICACIÓN ' 

APARECE LOS JUEVES 



CONDICIONES PARA LA SUSCRIPCIÓN 

Capital $ 1 .50 trimestre 

Provincias » 2 . 00 » 



Anuncios á precios convencionales 



REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 



,^>^r^ 



<^::^ 



BUENOS AIRES 









i 



ADVERTENCIA.— En la Administración se ven- 
den colecciones del primer afio. 



Imp.mDRUEE DE Ll FUTÍ. MjicflSS— SMtión de Obras de R. Paig 






%•.- ^ ♦" 



■^^■Bvt 



Afio U Bneaol álii. Febrero 16 de 1893^ JUtm. 59 



■»,' >i^-í 



M( >iiii | |iii n i . um ill H * nm ii i ' ii i i n ii m '^'r'' 



i l ii Mi I ; l»ii jM^ 



EL CA;¿CilOTÍ 



mhmúmmmmm' 




La correspondencia i nombre del Director 



lUdiccion y Ádmioistracion: ALSINA 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 A 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
Número atrasado .... » . 15 id 



Fotograbados de Emilio A. Coll y C» 



El público la aclama 
pues tiene una manera muy artística 
y es de mucho carácter e^'ta dama. 
(¡Es natural! ¡Como e? característica!) 



82 



■?sjr^'j" 



EL CASCABEL 



CARTA ABIERTA 



-../■^ 




■ Sr. D. ^/vrique Coll. 

ADA dia descDbro una 
cosa nueva. 

Yo e?taba acos- 
tunibraiio á ver artí- 
culos mios firmados 
por pujetos más ó 
menos liberales: pero 
no se habia dado aún 
el caso de leer mi 
humilde nombre al pié de una producción 
que no me pertenece. 

Y esfo ha sucedido en Tribuna, pe- 
riódico de esa capital. Llega á mis manos 
el número... en que aparece un articulo 
titulado Poetas fí'mebres; leo mi nombre al 
final del mismo, y me pregunto con la 
mayor exirañeza: 

— ¿Cuándo he escrito yo esto? 
Comunico mis dudas á mi familia, y 
ésta exclama: 

— Será que no te acuerdas. ¡Como es- 
cribes tíintos artículos, es muy posible 
Que los desconozcas al cabo de cierto 
tien)po! 

— Corriente: pero por esta vez tengo la 
seguridad de no haberlo escrito. 

— Entonces, ¿por qué aparece tu firma 
debajo de esos renglones? 
¡Qué se yo! 

Más tarde supe que el articulo era de 
usted, Sr. D. Enrique Coll, y me apre- 
suro á decirle que yo no he tenido arte ni 
parte en el asunto. 

Desconozco las causas que han dado 
origen á este cambio de firmas y no crea 
usted que me enojo por que aparezca mi 
nombre al pié de su artículo, que me hon- 
raría en poder firmar; pero permítame V. 
que me asombre al ver con qué falta de 
aprensión se tergiversan y confunden en 
esos periódicos las cosas- de España. Hay 
cierta libertad perjudicialísima en la ma- 
nera de proceder con nosotros, los que 
vivimos de la pluma, y yo veo á lo mejor 
reproducidos mis pobres trabajos en la 
prensa americana can una infidelidad que 
me sonroja. Que escribo mal, ya losé yo; 
psro que cometa faltas graves de ortogra- 
' 1 



fia, eso no es verdad, Dios mediante, y; 
sin embargo, no hace muchos días vi éni 
un periódico de BoHvia la palabra «cara-; 
bina» con v de corazón y el vocablo «im-j 
pune» escrito asi: imjmgne. Esas cosas no 
las hago yo, y lo juro ante los santos 
Evangelios. 

Bien sé que no existiendo tratado de ' 
propiedad literaria con esos países, no po- 
demos prohibir la reproducción de núes- ' 
tras obras: pero ya que nos las copian,, 
que lo hagan al menos con exactitud y , 
respeten la ortografía. Podrá decir el di- 
rector del peiiódico boliviano: .^:- ^ 

— ¡Hombre! Yo tengo la costumbre de - 
escribir carabina con v. y no quiero faltar 
á mis principios. Además, siempre que . 
pongo «impune» le añado una g, porque 
así lo escribía mi mamá y quiero respe-, 
tar las tradiciones de familia. ' ' ; 

— Pues, no señor — le replico — Ya que ; 
usted tema lo ageno contra la voluntad 
de su dueño, no lo desfigure ni me atribu- 
ya ;9' ,9 ^ que no he cometido. 

¡Ay señorde Coll! ¡Qué vida esta! Pasa 
usted los mejores años de la juventud es--, 
cribiendo artículos para conseguir el ali--. 
mentó consuetudinario; exprime Vd. la--. 
imaginaci(in; soporta Vd. el trio agudo He 
las noches madrileñas hecho una ese, pe- ' 
gado á la mesa aborrecible, con las pier-^v^ 
ñas engarabitadas y la mano temblorosa;:' • 
consigue Vd. llenar cuartillas y cuartillas 
á fuerza de rascarse el cerebro con el man- 
go de la pluma: y después se encuentra., 
usted con que La Corresjjondencia de Esjm- 
ña, periódico de Buenos Aires, reproduce 
en su folletín lodos los días nada menos i 
que una obra entera publicada por Vd. en ' 
Madrid con el título de La Vida Cursi. Es 
decir que yo he gastado el tiempo, la salud 
y la moneda en componer un libro para 
venderlo honradamente y llega un perió- 
dico con sus manos lavadas, y destruye 
toda mi labor, diciendo á'^sus lectores: 

— No sean ustedes tontos; no compren 
el libro de Taboada, que yo se lo daré á 
ustedes todos los dias por raciones y pue- 
den ustedes enterarse sin gastar una pe- 
seta. 

¿No es verdad que la vida del escritor 
público tiene muchos encantos? 



£L' CAiG^IIABfiL 



83 



Aquí, en España, con tener una ley de 
propiedad intelectual muy bonita y unos 
rtuardias de' orden público muy bien pare- 
cidos que están en las esqumas en clase 
de guardadores de nuestra propiedad in- 
mueble, hay también periódicos que nos 
roban los artículos como quien roba una 
capa y después la oculta. Quiero decir que 
nos reproducen los artículos y suprimen 
la firma: otros los reproducen y ponen de- 
bajo Fulanito de Tal, ó sea un fulanito 
«ualquierrt, que no es el autor ni menos 
pensarlo: y otros, por último, acomodan 
el artículo á sus conveniencias particula- 
res, tergiversándolo sin miramientos de 
ninguna clase; y asi por ejemplo digo yo: 

cc.el barón se dedicaba á componer ver- 
sos que por lo malos parecían de Garulla.» 

Y el periódico que me toma los artícu- 
los no quiere ofender á Garulla, porque es 
paisano suyo, ó porque le debe cinco duros, 
é introduce la siguiente reforma: 

«...que por lo malos parecían d« Pepe 
Gómez, el que tiene almacén de hules en 
la calle de Cantarranas.» 

Con lo cual resulta que me burlo de Gó- 
mez, á quien no tengo el gusto de conocer 
pero que es enemigo personal del periódi* 
co en cuestión, y este quiere ponerle en 
ridículo «con pluma agena». 

En achaques de periódicos, ocurren co- 
sas curiosísimas, señor de Coil, y no me 
extraña, por consiguiente, que Vd. haya 
hecho un artículo, muy cómico y muy sim- 
pático por cierto, y se lo reproduzcan en 
otro periódico con mi tirma al pié, como 

diciendo: 

— ¡Valiente disgusto vamos á darle á 

Coll cuando se vea defraudadol 
' En fin, V. debe de ser joven todavía y en 

este caso habrá sufrido corto disgusto al 
ver la suplantación de la firma; yo llevo 
ya muchos años escribiendo, en persecu- 
ción de lo que llamamos aquí los agarban- 
zos» y tengo la epidermis curtida, pero de 
todas maneras estoy deseando que se arre- 
gle esto; que se respete la propiedad age- 
na, que no se turbe la paz ortográfica y 
que no se nos despoje de lo que es nuestro. 
Entretanto, tenga Vd. paciencia señor 
de Coll, como la tiene su servidor y com- 
pañero, q. b. s. m. 

Luis Tardada. 



La carta-abierta de D. Luis Taboada 
ha llegado á nuestro poder con dos meses 
de retraso. 

¡Una friolera! 

Antes de llegar á Buenos Aires ha via- 
jado por los Estados Unidos de la Amé- 
rica del Norte, y gracias que no se ha per- 
dido. 

¡Misterios de los correos..,! 

Nos parece que la carta dice bastante, 
y que por lo tanto nada debemos añadir 
nosotros. 

Los lectores juzgarán. 

Recomendamos muy especialmente la 
lectura de tan salada epístola á los cole- 
gas de provincias que con tanta frescu- 
ra copian y desarreglan artículos y poe- 
sías de El Cascabel. 

En cuanto á la cuestión que teníamos 
pendiente con «Tribuna, debemos mani- 
festar que no ha terminado pero (jue ter- 
minará pronto y bien. Nos consta. 

Después de la actividad verdaderamen- 
te maravillosa que se emplea en despachar 
asuntos en el Juzgado Federal, franca- 
mente no leniamos ganas de maravillar- 
nos más. 

Figúrense Vds. que después de seis me- 
ses de presentado el escrito acusando á 
Tribuna, recibidlos la contestación de que 
teníamos que ir con la música ó el pleito 
á otra parte. 

Precisamente empezaba la feria. 

Otro paro. 

Ahora iremos á donde corresponda y 
creemos que se resolverá la cuestión de 
una vez. Es decir, que sabremos si es lícito 
ó no copiar artículos sin permiso de su 
autor. 

Lo del cambio de firma... ni por un 
momento dudamos de que sea ilícito. 

En fin, aguardaremos unos dias más. 
Ya estamos acostumbrados á hacerkr. 
Las cosas de palacio van despacio, so- 
bre todo las del palacio de justicia. 




ICO 



^*?s^^fT ^ S'í'ff^fp; • 



EL CASCABEL 



UN DRAMA 



{Trozos cié alguiaas escenas qtie pxieden suponerse escrita© 

en el siglo XVII). 



ACTO... 



Sala en casa de Don Ñuño 






m^- 



ESCENA... 

DON DIEGO, solo 

D. DiK. No hay nadir. Salió don Muño. 
ViJe con adusto ceño 
cruzar por la callejuela 
á cosas de su gobierno; 
gobierno que será mío 
si me ayudan Dios y el tiempo 
Ya por la ciudad susurran 
lo que para él es secreto, 
y ayudan los maliciosos 
á la empresa de los necios: 
formando á mi gusto escala 
por afición ó por miedo. 
Dos años pasé en la guerra 
y, á falta de oro, hallé hierro; 
mas quise mi buena suerte 
dar pronto con el remedio 
y he de llegar á la cumbre 
por el florido sendero. 
No es ¡vive Dios! culpa mía 
si al monte miro, y no al suelo, 
y si gusto no me causa 
lo que bajo mis pies tengo. 
...Mas allí viene mi dama, 
labia y mieles aprestemos, 
ya que á su saya prendido 
la cumbre escalaré presto. 

ESCENA... 



¿No véís que, cantando amores 

á vuestro paso, señora. 

se yerguen como á la aurora 

para admiraros las flores? 

¿No oís cómo el manantial, 

palpitante de emoción, 

al veros la admiración 

deja oír en su cristal? 
D" Fi.üR Cesad, don Diego, por Dios, 

que el tiempo urg?, el sol se apagft 

y horrible peligro amaga 

la noche para los dos. 
D. DiE. Doña Flor habláis de un modo 

que no me deja pensar... 
D" Flor ¡Ahí mi esposo va á llegar. 

Creo que sospecha todo 

¡Y...! 
D. DiE. No debéis alarmaros, 

porque guardo siempre enteros: 

brazo para defenderos, 

y corazón para amaros. 

Mas ¿creéis...? 
D' Flor —Si; no me deja 

este temor. 
D. DiE. —Pero. oíd. 

D* Flor Luego, de noche, venid 

os esperaré á la reja. {Se va) 
D. DiE. ¿Pero á qué ese sobresalto? 

¡no me importa! El día llega. 

Si la cumbre no se entrega 

¡la tomaré por asalto! 



bON diego y doña flor 

D. DiE. Dejad que bese esa mano 
doña Flor, con cuyo olor 
se embriaga quien de tal flor 
es rendido cortesano. 

D* Flor Dejad las flores don Diego, 
porque triste y agostada, 
doña Flor está abrasada^ 
por el más terrible fuego. 

D. DiK. Callad, porque si esos ojos 
de celestial arrebol, 
volvieseis un punto al sol 
uloriria éste de enojos 



ESCENA... 

don ñuño, solo 

{Se oyen grifos) 
D. Ñuño ¡El! Un infame traidor 

que mi propia honra ha manchada 
y en armas se ha levantada 
contra el Rey, nuestro señor. 
: Ya su atrevida locura 
he podido castigar 
...ahora ¡ya puedo llorar 
por mi propia desventura! 



EL CASCABEL 



85 



Dicha y honor he perdido 

en la traidora asechanza: 

fué pública la venganza 

aunque el agravio escondido ~~ 

jBasta! Que hoy mismo, al momento 

de esta casa ha de salir 

Doña Flor, á concluir 

sus días en un convento. 

Con su doté y su aflicción 

vaya á rogar en el coro, 

aunque es inútil, jpor oro 

no vende Dios su perdón! 



ESCENA ULTIMA 
Doa Ñuño, escuderos, soldados, gente de pueblo. 

D. Ñuño {Acercándose á la ventana) 
Miradle bien, servidores, 
del alto palo pendiente. 
Así murió el imprudente. 

' ¡Así mueren los traidores! 

Quiso subir por asalto 

; vendiendo su propio honor 

y ahí le tenéis al traidor: 
Subió á la horca. ¡Muy alto! 

Luis Garda. 



UN DRAMA 



{Trozos d.e algunas escenas que pueden suponerse escritas 

en el siglo XXI) 



ACTO... 



Sala en casa de Nuñez 



ESCENA... 

Pepe. solo. 

Pepe Hoy es mis. la jornada, aunque . 
contra ella se conjuren Dios y ios 
santos. ¡Santos!... Tengo fervien- 
te devoción por dos, ú. los cuales Pepe 
adoro. Uno es maclio: el otro hem- 
bra. ..¡Emilia!... ¡cuánto te quie- 
ro! Y ¡cuánto quiero á Núñez, tu 
marido!... Le quiero y le temo. 
Le quiero porque gracias á el he Emilia 
conocido á su mujer. , . jy he po- Pepe 
dido amarla con toda clase de pre- 
cauciones... ¡Oh! ¡qué agradables E.MILIA 
son el temor y las precauciones Pepe 
cuando se ama con toda la fuerza 
de los sentidos!. . .Atodas mis que- 
ridas las detesto desde el mo- 
mento en que Emilia fué mia... 
¡Qué dulce es amar temiendo! y. . . Emilia 
¡qué buen Celestino es el oro!... Pepe 
Porque gracias á él he conseguido 
el cuerpo, solamente el cuerpo de 
Emilia; el alma ñola tengo ni la 
quiero. Emilia es la materialidad 
andando. Oro y carne... Tengo Emilia 
uno y otra ¿qué más quiero? Nú- Pepe 
ñez no vé ó no quiere ver: es un 1 



infeliz que aspira á ser algo y no 
puede ser marido... Mas allí vie- 
ne elld. Veamos que me pide. 

ESCENA... 

Emilia y Pepe. 

Gracias al diablo que te puedo 
ver, pedazo de cielo estrellado, y 
que puedo darte un beso en plena 
boca y en plena sala, sin testigos 
y sin temor. 

Calla, por Dios; más bajo. 
Bueno: bajaré más y estamparé el 
beso en tu ebúrneo seno... 
¡Por favor. . . cállate, tengo miedo! 
¿Miedo tú... estando aqui tu Pepe 
que tiene un corazón como una 
casa para adorarte y un magnifico 
revólver de seis tiros para defen- 
derte? 

¡Me causas espanto! 
Y tú deleite- Te quiero, te adoro y 
siempre quisiera tenerte en mis 
brazos... pero iiay qué guardar 
las formas... tu marido me es- 
torba de un modo bárbaro. . . 
Más nos estorbará. 
¿Has dicho nos? Bendita sea tu 
boca y tu cuerpo y todo tu. . . 



¡tfiiiíretA 



SK, 



ih-- 



EL,CA8CABfL 



Emilia Nos estorbará port:|üe sospecha. 

Pepe ¿Sospecha tu marido?... jEs ex- 
traño! 

Rmilia Sospecha, y temo que haga una 
atrocidad. 

Pepe Ya sabes que mi fortuna es in- 
mensa y que el oro lo tapa todo. 

Emilia ¡Ahi duele! 

Pepe Pues no te apures y deja que en 
tus 'labios libe toda la miel que 
halle... te amo .. te quiero y me 
rio del mundo entero si tu me 
quieres... 

Emilia ¡Pepe! 

Pepe ¡Emilia! 

ESCENA... 

{Du:hos y Nuñez, que recibe la sorpresa 
que .se puede imaginar el espectador.) 

Niñez ¡Dios del cielo!... ¿qué es lo qu® 
veo? 

Emilia ¡Ah! (desmayándose.) 

Pepe ]Soy yol (trágico.) 

NrÑEZ Ya lo veo. Y veo más. Veo que 
usted y mi mujer se entienden. 
Veo mi honra mancillada y veo 
mi nombre rodando por el fango. 
jYo, que acababa de constituir la 
gran sociedad del siglo! Yo infa- 
tigable obrero que, aspirando á 
llegar alto, muy alto, acabo de 
presentar á tres banqueros un pro- 
yecto colosal para surtir de agua 
la feraz campiña que circunda la 
capital, yo que aspiraba á ser ge- 
rente de la sociedad ¿cómo puedo 



aspirar á nada cuando el mundo 
sepa mi deshonra? 

Pepe El mundo nada sabrá. Usted calle 
y yo también. .. 

NÚÑEZ Es que mi dignidad está... 

Pepe Déjela usted; corro yo con ella. 

NÚÑEZ ¿Y mi mujer? 

Pepe Corro con ella también. 

NÚÑEZ Pero... 

Pepe No hay más'pero que valga ¿Quie- 
re V. dar un escándalo? ¿Quiere 
usted batirse conmigo para que 
todo el mundo sepa que se ha ba- 
tido porque su mujer y yo. . . 

NÚÑEZ Oh... ¡calle V.! 

Pepe Pues bien: callo y pago. Me quedo- 
con la mitad de las acciones de su 
futura sociedad déla que V. será 
gerente, y... 

NÚÑEZ Comprendo y callo; pero que el se- 
creto quede aqui. 

Pepe ¿Cree V. que no sé hacer las cosas? 

NÚÑEZ Bueno acepto, pero recuerde V. á 
Emilia que es mi mujer... y que 
al fin y al cabo... 

Pepe Entiendo. Se le guardarán á usted 
las consideraciones que por an- 
tigüedad le corresponden... Fir- 
memos el documento? 

FIN. 

(Telón rápido, -muy rápido, porque de 
lo contraiño quién sabe dónde iría- 
mos á parar.) 

Andrés Soler. 



CORCHEAS 



Coronado (un hombre honrado) 
se ha casado 

hace un mes con Trinidíid, 
por la qué hoy han preguntado 
asi:— ¿La de Coronado? 
(Y es verdad). 



De V-aJencia hasta Madrid 
fué upa hermosa valenciana 
para, establecer un puesto 
de «a^ua, limón y cebada» ; 
llega A la Puerta del Sol, 
en una esc^uilia se' para, 
y íeyéndó ert un cartel : 
«iVo Se permite hacer aguas» 



de Madrid hasta Valencia 
se volvió la valenciana... 

— Detrás de la cruz el diablo- 
Paz exclamó.— Y dijo Antonio: 
— Ahora comprendo el papel 
de suegra en el míitrimonio.- 

En un piso principal 
Préstamos dice un farol; 
la mujer del prestamista 
está asomada al balcón 
¿Se presta?— preguinta un chusco. 
Ella rie y dice:— jNo!— 

(Pues, señores, no comprendo 
la' razón). 



EL CASCABtiL 



87 



¿,Muy pobre y está contento? 
Es un honabre de talento. 

F^sia cuaresma, delante , 

(le mi. decía don Bruno: 
—El primer año que ayuno 
" y eso... porque estoy cesante. 

¿S'3 empeña en que el libro es malo? 
o en su vida fué escritor 
ó lia llevado ese señor 
mucho palo. 

Es abogado, 
no tiene un pleito, 
pero ¡bah! tiene 
mucho talento!... 

—¿Que ha dicho misa Ramón!.,, 
y es casado!. . qué capricho!... 
—¡Hombre!... ¡por Dios! él ha dicho 
mis... afectos íi Cenón. 

¿Sin carrera y con dinero? 
De lijo es* un majadero. 

Un cura tiene un ama 

con un chiquillo 
(lue al hermano del cura 

le llama lio, 

y aquí Jo raro 
es que el cura no tiene 
más (|ue un hermano. 

Y digan lo que quieran 
el amor es la cosa más extraña 
entre todo lo extraño de la tierra. 

A. Díaz déla Quintana. 

^— í-«í>-l- , 



% W Al. 




üMO aspiró Juan la 
dicha! 

— ¡Es nala! — decia 
con acento de entu- 
siasmo, y recorría sin 
darse cuenta de ello 
los enarenados sende- 
ros del jardín. 

Embriagado con su 
júbilo, dirigía mira- 
das de ternura á las 
estatuas que se hallaban en sus pedesta- 
les diseminadas sobre el césped. La luna 
dirigía sus pálidos ^yóá sobre las cúpulas 
de ios árboles, marcando en el suelo mis- 
teriosos clairos-Sstlif'osi' • • " 



Por último, abrumado por su propio 
goce, se dejó caer sobre un banco. 

Se agolparon á su mente mil recuerdos, 
confusos, atropellados, (¡ue venían á fun- 
dirse en la expresión de la esperanza cum- 
plida. 

— ¡Es mía! 

Y al rededor «le su cabeza pasaron ani- 
madas, llenas de una luz extraña, todas 
las escenas de lo pasado: aquellas que le 
parecieron duras, unidas por férrea ca- 
dena, y hoy se le antojaban ligadas por 
otra de rosas. 

Presentósele aquel mismo jardín, por 
detrás de cuya verja había visto por pri- 
mera vez ii Julieta. Se contempló n si 
misino, hercúleo, de trazos enérgicos, co- 
mo una de aquellas antiguas estatuas es- 
culpidas en bronce, mirando á la niña (|ue 
corría y jugaba. 

Entonces lué cuando conoció el yaci- 
miento que había en su pecho de enérgi- 
cos propósitos. El era pobre y se formo, 
rápida é impetuosamente como el golpe de 
agua en la catarata, la resolución de po- 
seer á Julieta. 

¿Qué le faltaba? Oro. Pues al oro enca- 
minó todas las fuerzas de su vida, todo el 
latir bullicioso de su sangre. 

Lo consiguió. Volvió á su patria, con 
todo loque antes le faltaba: instrucción y 
riqueza. Halló á aquella niña, la ninfa del 
jardín, que había tenido que abandonarlo. 

El terremoto de la fortuna había hundido 
la de ella y había elevado la de Juan. Él 
casi se alegró. Buscó á Julieta, y al con- 
tarle la odisea de su pasión, llenó sus 
palabras de todo el fuego que sentía, y en 
las frases que á borbotones salían de sus 
labios, iban ligadas inseparables la gene- 
rosidad y el amor. ¡ Qué modulaciones 
supo dar á su lenguaje! Había allí algo del 
rujido de la fiera enamorada y de la en- 
decha del pájaro. 

La niña se conmovió y se llenó de interés 
por Juan. 

Vio también en la lontananza del re- 
cuerdo, aquellas lágrimas de placer que 
asomaron á los ojos de Julieta cuando la 
dijo que volvería á ser dueña del jardm 
que tuviera que abandonar.. 

El susurro de la fuente hizo á Juan vol- 
ver en si; disipóse lo pasado para mecerse 
en las dulzuras de lo presente. 

Miró hacia la casav que arrojaba mil 
rayos por sus aberturas. La orquesta se 
oía lejana. Pronto se acabaría la fiesta. 

Al llegar frente á la mote del edificio. 



.;?Si 



88 



ISL cascabeI 



■~'i<í- 1 



EN EL BAILE 




-¿En qué está V. pensando? 

- En que después del Carnaval viene la cuaresma, y que ya no la podré ver á 
usted... " 

—Yo pensaba en que además de lo dicho, puede venir mi marido y sorprender- 
nos asi. ; 



..:Í'-^»¿¿3.S¿¿-Í---í!'í,." >■■ 



^ . ' '^ 



EL CASCABEL 



89 



EN EL BAILE 




Le juro á V. que no le faltaré en lo más minimo. Pero como el asunto de que 
quiero hablarla es -reservado, conviene que me acompañe V. &[ reservado. 



■^". ^*-^^i'"_f^_ 



90 



EL CASCABEL 



por una de las abiertas ventanas vio pasar 
una visión envuelta en sedas y encajes: 
creyó percibir su perfume y estremecién- 
dose de placer estuvo á punto de comuni- 
car íi gritos al cielo y ú la arboleda. 
— ¡Hls mia! ¡Mia sola! 



II 

Juap.-CiOnlinuaba enloquecido por Julia. 
i£)ué contraste el de la ideal joven, gra- 
ciosa como un pajaro, y el fornido hombro 
de;musculatura de acero y formas gigan- 
tescas! 

rTpdas sus ideas eran para Julieta, todos 
sus pensamientos se dirigían á compla- 
cerla. En su pecho había un templo; la 
díQsa era-ella. 

Por ella vivía en contacto con la socicr 
dad, para lá que no guardaba grandes 
simpatías, por ella concurría c'i las fiestas, 
á los salones y á los teatros, que hubiese 
despreciado en otro caso, por ella cele- 
braba en su casa espléndidas fiestas, por 
ella, por agradarla sólo, por una leve con- 
tracción de sus labios, por una ligera mi- 
rada de sus azules ojos, aquella noche 
brillaban los tapices, los cuadros, los do- 
rados de sus habitaciones, con los infinitos 
soles de las luces. 

Ya los músicos afinaban las cuerdas de 
sus instrumentos. Se escuchaban esos mil 
rupiores indefinibles que anuncian una 
fiesta. 

Juan salía de sus habitaciones, sonriente 
CDn el recuerdo de la felicidad gozada, 
cuando al atravesar un salón vio reflejarse 
en ia inmensa luna de un espejo, un grupo 
quele hizo detenerse. 

-r-¿Qüé veía? ¿era posible? En un gabi- 
n^iie. inmediato ocurría la escena que el 
cristal delataba. 

Arturo, el pintor de caprichos, el poeta 
de la pintura, el artista de moda, acababa 
deestrechar amorosamente entre sus bra- 
zos a ella, á Julieta, que dejaba caer, sobre 
los hombros delgalan la delicada cabeza, 
cojBO flor tronchada. 

Juan sintió la ola de sangre que, ardo- 
rosa^ salia del corazón y llegaba al cuello, 
se i asfixió un segundo y sintió lu^o to- 
rrentes del rojo liquido que abrasaron su 
cabeza. Volvió á mirar al espejo. La vi- 
sión se había desvanecido como la bruma 
que huye ante el sol. 
¿Se habría engañado? 
Dirigióse. al rincón de la estancia, en. el 



que presumía haber ocurrido la escena, y 
su vista volvió á desvanecerse. Allí, en el 
suelo estaba el abanico de nácar de Julieta 
y algunas de las flores que adornaban la 
envoltura de su belleza. 
Era cierto. 

Juan sintió ansias de gritos y salió al 
jardín, sentóse en el banco, testigo de su 
dicha, y hundiendo la cabeza entre sus 
manos, pensó y pensó, delirante, lejos del 
mundo como en una tumba. Era la de su 
felicidad, que tenia por cubierto el firma- 
mento. 

Una voz melodiosa le volvió á la rea- 
lidad. Era ella. 

—Esta noche has de bailar— le dijo con 
acento jovial. 

—Ya sabes que yo no bailo nunca— dijo 
él, cambiando la frase en la garganta. 

—Nunca; pero he hecho apuesta de que 
esta noche te haré bailar el va}s. 
—Si; tienes razón. El vals, es mió. 
Y empleando toda su energía, robando 
de su vitalidad ánimos para contenerse, 
dio el brazo á su esposa y la condujo al 
salón al mismo tiempo que la brisa movia 
melancólicamente las hojas de los árboles. 
La atmósfera estaba llena de perfumes y 
luz: se respiraba la belleza. 

La orquesta comenzó á preludiar un 
vals, tenuemente al principio. 

Juan enlazó con su brazo el elegante 
talle de la infiel y se lanzó á aquel tropel 
de hermosura, joyas y flores. 

Una voz sonó en sus oídos. Era la de 
Arturo, el pintor, que decía: 
—Julieta. Ha ganado V. la apuesta. 
Ya novio más; cruzaron porsusojos los 
mil destellos de la pedrería mezcj^ados con 
loszigs-zags de luz en los espejos. Aspiró 
las esencias como el tigre la .^a.pgre y al 
mismo tiempo que el vals se encrespaba 
se hacía más rápido, sintiendo la asfixia, 
se lanzó con vertiginosos giros ^n vueltas 
y más vueltas. Sintió el cuerpo de Julieta, 
exhalando dulce calor, y apretó con sus ro- 
bustos brazos á su pétreo pecho los deli- 
cados miembros de su esposa. El vals 
crecía y él apretó más, sintió.>sofocados 
suspiros, anhelos convulsivos; iáiímentó la 
presión mientras la jmúsiea,.^n -crescendo 
infernal, llenaba , su . cerero. %Se hizo el 
silencio, y, ial>|^odO;;S;Uf;te¿íia0s soltó á 
Julieta, que cayó á plomo sobre la al- 
fombra. Estaba muerta. 

Juan tambaleóse como ebrio, miró con 
ferocidad ásu alrededor, y lue^o, lanzando 
sobre el cuerpo de la ingrat^. una mirada 



V, ^Wi^^W 



EL CASCABbL 



Ül 



BAÑOS COííYüOÁÍilS 



.# '.'^. 




•Vi/i-"!' .Af ,?t-rv. ' - \\ 



En el Tigre, Fermín con su señora 
estos días de estío se ha bañado, 
(ningunOidirá ahora 
que en áígco le ha dejado). 






• -irv J^«"; 



"I 



92 



EL CASCABEL 



llena de rencores y meloncolias, huyó ha- 
cia el jardín, perdiéndose jBn sus sombras, 
mientras gritaba: 
— |E8 i»ía! jSólo mía! 

■" ^í , .^ Adolfo S. de los Rios. 



A DOÑA JOAQUINA 

Doña Joaquina: Y,o siento 
tener que dejar á usté, 
pero me marcho porque 
le hueie á usted el aliento. 
Que como dueña de casa 
usted la comida tase, 
y ahorre comestibles, pase, 
mas lo del olor no pasa. 
Aún recuerdo el sacrificio 
que usted, cruel, me imponía, 
cuando á mi lado venía 
á darme horrendo suplicio. 
Yo, que inocente almorzaba, 
al mirarla á usted llegar, 
ya me ponía á temblar, 
sin saber qué me pasaba. 
Se sentaba usté á mi lado, 
hablaba usté alegremente, 
echando furiosamente 
aquel aliento endiablado. 

Y asi tenía en verdad, 
junto con las papas fritas. 
un caño de las malditas 
obras de salubridad. 
Aunque usté, daña Joaquina, 
hablase de cualquier cosa, 
ésta salía horrorosa, 

aun siendo cosa divina. 

Usted, cristiana probada, 

habla de Dios con fervor, 

y éste sale liecho un horror 

de su boca endemoniada. 

Eecuerdo. señora mía, 

que usted, con su horrible aliento, 

me hablaba del casamiento 

de una á quien yo conocía. 

Me hablaba usted de la boda, 

de que la novia era bella, 

de que los trajes de ella 

eran á la última moda, 

de lo que iban á gozar, 

de lo que iban á comer, •• 

y de un viaje de placer, 

y de flores de azahar. 

—Y bien— dijo usted— ahora 

diga ¿qué opina de eso? 

X yo coates té : 

—Confieso 
que... huele muy mal, señora. 

Y usté debió comprender 
mal, porque dada al demonio 
dijo: 

-rPues el matrimonio 



¿á qué diablos ha de oler?... 
En suma, doña Joaquina, 
yo me mudo de aposento, 
porque ya ve usté, su aliento 
me anonada, me asesina, 
y será una idea loca, 
mas creo que esto proviene 
de que usté el mondongo tiene 
solo á un paso de la boca. 
Me voy porque me acoquina 
escuchar á usté esas cosas, 
las (lue no olerán á rosas 
pero huelen á Joaquina. 



S. Garrido. 



-K^>í- 



DOCTORES DE LÁTIGO 



wi^m s preciso convenir que en Buenos 
^•-^ Aires estamos bien de doctores. 

Hay mas doctores en medicina que en- 
fermos. 

Y hay menos pleiteantes que doctores en 
leyes. 

Córdoba podrá llamarse la doctoral 
ciudad. 

Pero á Buenos Aires nadie le quita el ti- 
tulo de ciudad de los doctores. 

De modo que, hasta la fecha podíamos 
perder la vida ó la hacienda poniendo una 
y otra en manos de un ciudadano docto- 
rado. 

Ahora podemos hacer más. 

—¿Más doctores? dirá alguien. 

—Más doctores, si. Nuestra benemérita 
Municipalidad ha abierto cátedra de co- 
cheros! 

No basta la patente. 

Para ser cochero, además de pagar im- 
puesto, vestir mal, oler peor y ser ladrón 
y mal criado, es menester sufrir un exa- 
men y recibir el titulo correspondiente. 

El de doctor en... látigo ó enrienda, ó 
en ¡vayan Vds. á averiguar en qué! 

'rEllo es que ahora podremos ocupar un 
coche de plaza seguros dej¿que nos con- 
duce á puerto un ser instruido idóneo y 
recibido. 

Ya se acabó aquello dé: 

—¡Che! ¡...estás ocupado? 

Ahora nos acercaremos á un auriga, y 
después de hablarle del tiempo y de la fa- 
milia le diremos tímidamente. 

—Doctor; necesito un servicio. 

—Vd. dirá. 

-^Pues que me lleve Vd. á casa si no le 
es molesto. 






EL CASCABEL 



^3 



—¡Qué ha de serme molesto!... para 
eso estoy aqui en mi consultorio. . . 

Consultorio al aire libre. 

Tomaremos asiento y observaremos que 
el cochero maneja muy bien las riendas y 
dado caso de que un choque nos despida 
del coche y nos ocasione la ruptura de 
algo, exclamaremos con muy buen modo: 

¡A ver!... vaya Vd. á buscar un cole- 
ga suyo, en medicina eh? y dígale que aqui 
ha dejado Vd. un cliente con una pierna 
como el Banco de Roma. 

Es decir, quebrada. 

Lo que no tiene precio es la colación de 
grados. 

— Vamos á ver— dice el examinador aun 
futuro doctor— ¿Vd. qué es? 

—¿Yo?... soy casado. 

—No digo eso. ¿Qué profesión liene 
usted? 

— Cochero. 

—Vd. sabrá su obligación, naturalmente. 

— Si, señor. 

—Por ejemplo: Vd. sabrá cual es su 
mano. 

—¿Cual? 

— ¡Su mano, hombre, la mano! 

—Es que yo tengo dos. 

—Si, y le faltan dos más. Yo lo que 
pregunto es qué mano debe Vd. tomar en 
la calle. 

—La de los amigos. 

—No sea Vd. bruto, y perdone. Si viene 
un coche en dirección opuesta al de Vd., 
hacia donde echará Vd. el suyo? 

—¡Ah...! Hacia la izquierda. 

— Bien. ¿Y si los cabailos se empacan, 
que hará Vd? 

— Romperles las costillas á latigazos. 
-Hay otros medios más tranquilos. 

— No los conozco 

—Pues tendrá Vd. que repasar El ma- 
nual del perfecto cochero. 

Ahora dígame Vd. que haría si un ca- 
rro chocara con el coche. 

—Le rompería la cabeza al carrero. 

—Hombre, hombre, ¡tiene Vd. un 

genio muy vivo. 

— ¿Me permite Vd. una pregunta? 

— Diga Vd. 

—¿Y contra el calote qué remedio me 
dá Vd? 

—Eso no es de la facultad. Arréglese us- 
ted como pueda. 

Y el cochero queda aprobado 

Y paga el diploma, que es lo que segura- 



mente se trata de demostrar con eso de los 
exámenes. 

Porque en cuanto á mejor servicio 

Y en cuanto á tnienos modales por par- 
le de los doctores, ¡cualquiera notará la 
diferencia! 

Ano ser que esta la notemos en las pre- 
tensiones de los diplomados. 

Que todo puede ser. 

Todo, menos encontrar cocheros de pla- 
za que estén bien de ropa. 

Esta es la que debería sufrir examen. . . 
y desinfección. 

Ah, y los coches también. 

¡Porque, corre por ahi cada cajón con 

ruedas!. .. . 

Eustaquio M. Pérez. 



(De los bailes, elx?) 



— Adiós Juanilo, ¿me conoces? 
—No, querida Mascota: si te sacases la 
careta. . . 
—Ahora no: después 

— Y á pesar de lodo lo ((ue te he dicho, no 
me conoces? 

— No, hijila, no. Todas las mujeres me 
dicen lo mismo, asi es que te pareces á to- 
das. Quítate la careta. 

— ¿Vamos á cenar? 

— ¡Vamos! 



— Y ahora, ¿me conoces? 

—Si no te quitas la careta 

— Ea... ¡ya está fuera! ...¿me conoces 
ahora? 

—¡Tampoco! 

— Pues bien: para que me conocieras me 
lie invitado á cenar 

— Te diré... has hecho mal y ello me 
prueba que no me conocías, porque yo... 

—Qué?... 

— No pago nunca. Por eso estaba solo 
en el salón. 

' » » 

—¿Qué tal, Pepe? 
— Ay!. .. estoy fatigadisimo! 
—Ya te vi bailar toda la noche. 
—Si, con corte. 

— Hombre! á mi me pareció que bailabas 
con Maria. 



.-^u-, 



». OABOABEi. 



— Me encanta bailar con una mascarila 
que no se saque el antifaz. 
» — ¿Y por que es ello? 

— Porque, por más barbaridades que la 
diga'... 

— No ves que se ruboriza. 

— Al contrario: no vec que se mantiene 
con el mismo color. Y me hago la ilusión 
de que se pone colorada como una ama- 
pola. 

— Qué capricho ha tenido la vieja Am- 
brosia, ...¡se ha disfrazado de bruja! 

— No, no se ha dislrazailo. Se ha puesto 
el uniforme de gala. 

• ■ 

— Nosotras fuimos á un baile de fan- 
tasía. 

-¿Si' 

— Y unos caballeros se encarñofa/'ony 
nos compararon con las tres gracias, con 
las tres virtudes teologales... 

— Vamos: ya se vé que era de fantasía el 

tal bailecilo. 

Aulnnio F. Molina. 




Terpsicore ha suplantado á Talia. una 
Talia especial (jue usamos aclualmente, 
durante los dias de carnaval. 

Únicamente la Comedia. San Martin. 
Pasatiempo Y Folies Forlet, lian funcio- 
nado en los citados dias de algarabía y 
animación obligatorias. 

Porque la gente es asi. 

El calendario dice que estamos en f]arna- 
val? ...pues es imprescindible divertirse. 

¡Ay del que no sale por esas calles tra- 
tando de ros al mismo lucero del alba!, no 
el que hace la García en la Comedia, y ^^a 
es dejíunta., sino el que brilla en el firma- 
mento. 

De modo que cumpliendo la tradición que 
nos permite tener menos vergüenza que de 

costumbre, nos hemos entregado en cuer- 
po y alma á la danza con rabo: es decir. 

con cena y otros abusos por el esiilo . 



Los teatros han echado el resto, y en 
casi todos se han celebrado bailes, que 
han estado regularmente concurridos, si 
exceptuámoslos del Politeama que han 
s'iáo plenos para el afortunado empresario. 
¿Quién habla de teatros, si al pronun- 
ciar este nombre siente que las piernas le 
bailan? * 

¡Nadie! ' 

Asi es que por hoy daremos una reco- 
rrida ligera para decir... lo de siempre. 
Aunque no. 

Hay una novedad. - 

Es decir, novedad precisamente no loes. 
En una palabra: el comendador Tomba pa- 
rece dispuesto á alargar la temporada que 
con lan buen éxito ha reanudado en el »Saw 
Martin. 

Tal vez ú estas horas sea un hecho la 
prolongación. 

Asi los admiradores de las que, en un 
tiempo, fueron insuperables tombas po- 
drán admirarlas una vez mas antes de 
que se vayan al Brasil á correr toda clase 
de peligros. 

Susurrase también que las hermanas 
Aranáz harán su reaparición ante el pú- 
blico porteño en el San Martin ó Apolo., 
con una compañía de zarzuela seria y có- 
mica. 

Kn la Opera pronto se empezará asacar 
el polvo délos asientos. 

El elegante teatro abrirá próximamente 
sus puertas para darnos á conocer una 
compañía de comedia, francesa, de la que 
tenemos buenos informes y de la que nos 
ocuparemos con mayor detenimiento pró- 
ximamente. 

Hoy no somos más latos porque sufri- 
mos las consecuencias de la lata que nos 
dio el Carnaval. 
(Q. E. P. D.) 




¡Oh Carnaval. . .1 

Debido á... eso, nos hemos hallado á 
última hora sin dibujos originales para el 
número de hoy. 

Así, pues, los que ven VV. son reproduc- 
ciones. 

Que conste. 



W^tf'^ 



EL CASCABEL 



95 



SUCURSAL 



DEL 



BANCO 1 SABiDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAI ■. iO.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— Importación 
de productos españoles en gensral. 

Se dan giros á la vista sobre todas las capi- 
tales de Kspaña con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, tanobien 
con beneficio 

llorns <le 4lc$<i>uclio. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 8 ¡). m. Los dias festivos de 9 a. m 
á 11 m. 



Hífíene de la boca 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
■dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos dentífricos y jabonosos de Cranicell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
■dientes. 



SE VENDEN 



droguería y 



FARMACIA 

DE 



INGLESA 



E. F. CRA^WELL 

e47-CALLE VlCTORIA-647 
Entre Perú y Cliacábueo 



AGENCIA DR LA PRENSA 

Los diarios y periódicos de provincias 
encontrarán excelente servicio telegráfi- 
co, de artículos y correspondencias en la 
redacción de la revista española 

LA VOZ DE LA PATRIA 

Horas de Oficina: de 5 á 7 p. m. 

BELGRANO 656 



■ii^-'S'ft-í:/--" 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía nacional de SECUROS 

capital social $ 2.000.000 m n 

Autorizada por Decreto de 27 de A gnsto 

de 1889. 

Inscripta, en el Registro Público 

de Comercio 



Setfuros de fletes, efectos, ganancias esperadas, 
comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Vio toria - 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORRKOS 

Subvencionados por el Gobierno Espahol 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la Plata y l^]ui*opa 

El dia 2 de Abril de ls'.« saldr¿l de este 
puerto el magnífico vapor 

para Santa Cruz de Tenerife. Cádiz, 
Barcelona, admitiendo cariza y pasajeros, asi 
como para Vigo, Cíjruña. Santander. Bilbao 
y demás puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y C% calle Alsina 75o. 

Nota. — Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 

Teodomiro Suñé 

ESCRIBANO PÚBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 



La Librería La Victoria de Alberto Ros que 
estaba situada en Victoria I-Mi 3o se mudó a 
la calle Piedad 1037 al 1041 entre Arteis y Ce- 
rrito. 

Selecto surtido de obras teatrales del anti 
guo y moderno repertorio español.— Pediciones 
económicas de zarzuelas en un acto (comple- 
tas).— Gran colección de comedias infantiles. 

Se reciben suscriciones para el año Ls".t3, á 
Ja «Ilustración Española y .Vmericana». al 
«Salón de la Moda». «Moda Elegante» wLa Es- 
tación», etc., etc. 

1037— PIEDAD— 1041 



■Stíús&íLi.- 



96 



ÉL CASCABEL 



HISTORIA 




PARECE eUEMT© 



i. 



^ 



Manuela estaba en la agonía. 



tm 



^ 






>*.? 



Antonio gemía, recordando aquellos tiempos dichosos en que conoció y empezó á' 
amar á la que yacía en aquellos tremendos momentos ene! lecho del dolor... 

Todos los remedios probados habían sido ineficaces. . . 

Manuela iba á morir y esta idea hacia temblar al desdichado Antonio. s v 

Tan ensimismado eslaba éste, que no se apercibió de que un caballero gordo y de . 
aspecto sano entraba en la habitación. 

Antonio— dijo en voz baJH. .: :a 

— Eh?. . me has asustado!... más qué veo, ¿eres tú?... no sueño? x 

— No por cierto. 

—Tú eres Rodríguez, aquel Rodríguez tísico en último grado, deshauciado por los 
médicos...? 

—El mismo, ya lo ves. Yo soy aquel que se moría de debilidad, y que no podrá \jo- £ 
mar alimento ahora, ya lo ves; me sobra salud. Puedo vender una cantidad sin perju- 
dicarme... 

— Ay...! ojalá fuese posible! \ > ' ^'-' 

—Por qué, ¿estás enfermo acaso? ', »"* 

—Yo, no. - . , 

— Entonces? ' ■ t 

— Mi mujer, mi pobre Manuela está en la agonía. La debilidad la consume. -- .3 

— La debilidad? Ese era mi mal. , ^-^ 

—Y curaste? • \K¿> 

—Ya lo ves. ^.-j- 

—Con qué remedio? ' * 

— Con ninguno. -- 

—Entonces, ¿cómo hiciste el milagro? 

—Tomando leche. 

— Leche?... corro á la lechería. 

Y el infeliz marido salió en busca de la que consideraba droga milagrosa. 

Al cabo de un rato llegó jadeante. . * ^ 

-Aquí traigo leche! 

—De qué lechería es? ,^ * 

—De la primera que he encontrado. . ^ . 

—infeliz!. . . tírala! 
.: —Por qué? " • 

—Por que la leche para hacer el milagro ha de ser de La Mar tona. 

Y decía bien Rodríguez. 

Preguntádselo á Antonio y sobre todo á Manuela que está muy buena y gorda. 



■*4"*.- 



- lechería la martona 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 



H 
«. 










-^'-^i^ 












LECHE PURA, CREMA, MANTECA FJNA DEL DÍA 

Quesos CAMEMBERT y BRIÉ 
VENTAS POR MAYOR Y MENOR EN SUS DEPÓSITOS 

2^4j SUlPACHAy 2^4 y Florida esquina Tucuman 
Al menudeo en los principales almacenes. 



ÍV 



:-^-'P- 



:íliÜSia¿ÁiStíiá:^A- 



Afion BoenoB Aires, Febrero 23 de isí*Z Nain.60 




U correspondencia á nombre del Director 



íonyAdiiDistracion: ALSINA 939 (altos) 

HORAS DK OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

recio en la ciudad. . . $ 0.10 el número 
«mero atrasado.... »0.15 id 

Fotograbados de Emilio A. Coll y C* 



Con el que precisamente 
repre=-enta este retrato, 
tienen slmuliáneamente: 
las Letras un intendente, 
la Intendencia un literato. 



.■-*» 



tTSr- 



m 



98 



Kl CASCA HM 




*' 




$►•&•-€► 



I ha marchafl(i el 
Carnaval dejando in- 
delebles é imborra- 
bles recuerdos en to- 
da la sociedad. 

Aliora estamos en 
Cuaresnr\a y distri- 
buimos el tiempo en- 
tre el ayuno y la lectura de vigilia. 

Es decir, que, para mortificar el cuerpo 
nos dedicamos á las legumbres, y para 
solaz del espíritu nos entregamos fervoro- 
sos á la lectura de Artes y Letras, y no^ 
quedamos extáticos y temblando por el 
insignificante Zola que á estas horas debe 
estar desacreditado y descorazonado ante 
las críticas del padre Pera, el más jugoso 
y menos pretencioso de los eclesiásticos 
literatos que corren por ahi. 

Pera de invierno, como si dijéramos. 
Dejando digresiones, que á Anchorena 
conducen, repito que el Carnaval nos ha 
dejado, pero no nos pueden abandonar 
sus recuerdos. 

El ramo de dependientes y el de padres 
pobres, pero amantes de sus retoños, son 
los que más suspiran por los días pa- 
sados. 

Días que aunque parezca mentira, han 
llegado á producir verdaderas catástrofes. 
Y sino pregunten ustedes á Miguelitíi 
Tezumbo lo que le ha pasado. 

— ¡Ay! — exclama el pobre Miguelin de- 
trás del mostrador. 

— ¿Qué hay? — pregunta el rígido pa- 
trón. 

— Nada; que me duelen ios pies y se 
me abre un ojo de gallo que me pisó una 
Mascota en el baile del domingo. 



— Mal hecho. >>/, " '"'V'"' " ; . \Xo^ 
— Ya lo creo qiie estuvo mal. f 

— Peor estuvo V. en el baile. 

— No señor, y V. ptirdone; me puse el 
traje aquel que estrené el día del casa- 
miento de V., y además me ricé el cabello 
y me eché unas gotas de <- Brisas del Mon- 
te» eso, sin coinar con la corbatita en- 
carnada. De modo, que yK vé V. que no 
estuve mal... 

—Es V. un joven obtuso, y le ruego 
que suprima detalles. Si le duelen los pies 
aguántese y calle, que lo interesante es 
que atienda V. á las compradoras que en- 
tran... Aquí tiene V. dos: atiéndalas V. 

\\\ dependiente obedece. 

^"¿Qué desean ustedes señoritas? 

—¿A como venden esas telas que hny 
en la vidriera? 

—Las azules -dice la compradora más 

joven. . . '■ 

— ¡Qué veol— exclama la más vieja. 

_^l7h>_dice el patrón que acude solí- 
cito al oir el grito. 

— ¡Y á V. qué le importa! — ruge ia 

mujer. 

—¡Mucho, por que soy el patrón! 

— ¡Usted es un impostor! 
— ¡Señora! 

—¿Entonces este joven, quién es? 

Soy Miguel Tezumbo, natural de Be- 

tanzos, para servir á V. 

—Eso me dijo V. en el baile la otra 
noche y además, me dijo que era dueño 
de esta tienda y que estaba dispuesto á 
hacer mi felicidad. 

— ¡No dije tal cosa! 

— Qué escucho, Miguelito; ¿tú has di- 
cho eso? 

No lo crea V, patrón; esta señora 

miente, y en el baile trató de seducirme 
bailando con corte é invitándome á tomar 
limonada con soda. 

— ;Lo ove V. señora? Usted es una c®- 
rruptora de menores, porque Miguel lo es, 
y además me vino recomendado por un 
hermano de mi señora y he de cuidar 
de él. 

— ¿Del hermano? 

— ¡De Miguel! 

—Pues tenga V. cuidado, porque el 
niño es de oro. 



EL CASCABEL 



m 



— Ya lo creo que lo soy— dice Miguel, 
animado por la defensa que de él ha he- 
cho su patrón. 

— ¡Lo que V. es... un sin vergüenza! 
— No tolero insultos en mi casa, señora 

— dice por fin el patrón — Usted trató de 
engañar á un joven inocente, aunque na- 
tural de Betanzos, y empleado en el ramo 
de sederías, y yo la invito á salir de este 
establecimiento que deshonra Y. con su 
presencia y su«í gritos. 

— ¡Con su presencia y sus gritos! — re- 
pitió como un eco misterioso Miguelin, 

— ¡Ingratol... Cuando más amartelados 
estábamos bailando la Habanera final, 
vino una máscara v se te llevó, sabe Dios 
á donde! 

— Eso á V. uo le importa nada. 

— ¡Orden! — ruge el dueño de la tienda 
armándose del metro. — ¡Voy á tocar pito! 

— ¡Usted no toca ningún pito en este 
asunto!... 

— ¡Deslenguada! 
— ¡Que se calle V.! 

— No quiero, no me dá la gana. 

— Bien que le daba la otra noche cuan- 
do me pedia V. que fuésemos á cenar! 

Confusión general. 

La mujer chilla, el tendero ruge, Mi- 
guel ahulla como un perro triste. 

Aglomérase público ante la puerta de 
<iLa Sirena» tienda y taller de confeccionen 
para señoras. 

Cuando es inminente un choque entre 
los contendientes, aparece una mujer en 
el dintel de una puerta interna, y ex- 
clama: 

— iQué ocurre! 

— ¡Es ella...! La que se llevó á Miguel 
cuando bailaba la habanera conmigo! 

— ¡Esa señora es mi esposa! — dice el in- 
feliz tendero. 

— ¡Falso! — exclama Miguel. 

— ¿Cómo?... ¿Eres capaz de negar como 
San Pedro? 

— No, señor; digo que es falso que su 
mujer, mi patrona, me sacase del baile. 

— ¡Es cierto! 

—¡Que nó! 

— ¡Que sí! 

— Pruebas, pido pruebas. 

— Recuerdo — dice la promotora del bo- 



chinche — que cuapdo esa... señora se lle- 
vó á Miguel, le dio un pisotón que le hizo 
saltar las lágrimas. 

— ¡Y la piel!... — dice ingenuamente Mi- 
guel. 

— ¿Será cierto? 

— ¡Ah...! — exclama la esposa infiel des- 
mayándose y cayendo sobre un rollo de 
estera. 

Miguel echa á correr. 

Detrás de él su perseguidora. 

Y el pobre dueño de La Sirena entra á 
formar en el ramo de Hamlets económicos. 

¡La duda... la eterna duda! 

Total: un hogar revuelto: una tienda 
sin dependiente y un dependiente sin em- 
pleo. 

¡Con cuanta razón El Mensagero del Co- 
ra'xón de Jesús clama contra el Carnaval. 

Afortunadamente, la Cuaresma es un 
bálsamo reparador, y tal vez Miguel se 
cure el pisotón que le hizo cacarear el ojo 
de gallo. 

Lo cual es mucho hacer. 

Ojalá pudiese hacer lo mismo el dueño 
de La Sirena. 

Pero hay cosas que... 

Corramos un velo. 

, ^ -. 1 , ^ 



HASTM©áF0S 



Vanos son rnis lamentos y mis (juejas 
me veo desgraciado é impotente: 
¡Vuelva mi juventud, ó haz Dios clemente 
que todas las mujeres sean viejas! 

Yo te ansio, te anhelo: yo impaciente 
espero que tu vista me deslumbre. 
sé que eres fuego asolador y lumbre 
donde la vida perderé imprudente, 
sé que para otro es constantemente 
de tus besos la suave dulcedumbre, 
y te quiero por vicio, por costumbre, 
por impura y tobosa, por ardiente, 
porque encendiste mis pasiones trias. 
porque eres Iodo, y podredumbre y cieno, 
porque tú, amargas mis postreros días, 
porque tu amor rae sirve de veneno 
y porque á tu calor i)rotan poesías: 
flores en campo de despojos lleno. 

Adolfo S. de los Ríos. 



f-f. - 



100 



EL CASCABEL 



A P U N T 



POR 



VAAMONDE 




BRAULIA 



(MUCAMA Y MÁRTIR) 



OR si fué ella la que 
rompió el tintero, ó por 
si fué el nene; por si la 
patrona le tenia, ó no, 
ojeriza, Manuela tiró la 
escoba, pidió la cuenta, 
es decir, el importe de la 
misma, cobró y se mar- 
chó directamente á La 
Prensa á poner el con- 




sabido aviso: 



«Se ofrece una mucama para todo se 

vicio». 

En resumen; nos quedamos sin sirvien- 
ta, y yo además me quedé sin tintero. 

¡Qué fatigas pasé durante ocho mortales 
dias! 

Como mi mujer es una señora muy fina, 
no podia ir al mercado y allá iba yo todas 
las mañanas á comprar el alimento coti- 
diano. 

Después de regatear y correr puestos de 
verdura y carne llegaba ácasa y empezaba 
la reyerta con mi mujer. 

—¡Pero hombre! .. .¿qué es esto? 

—¿Qué ha de ser? lomo. 

— Que lomo ni qué rábanos. Te han dado 
la misma carne que comen los perros. 



'¡mííi-^líüieat^^iiJ,^ 



£L CASCABEL 



101 



—Es que yo no estoy acostumbrado á 
«omprar y mé engañan... 

— ¡Pobrecito! 

— ¿Te burlas?... ¡pues bien! mañana irás 
lúal mercado. 

— No iré. 

— Pues yo tampoco. 

— Entonces no comeremos. 

—Bueno. 

— Ni bueno ni malo: no comeremos 
nada. 

—Conformes; nos alimentaremos de ilu- 
siones. 

Por fin la Providencia se apiadó de no- 
sotros y nos mandó un ángel en forma de 
mucama, llamada Braulia. 

Inútil es decir que la recibimos con los 
honores correspondientes. 

— Braulia, hijita mia; quieres limpiarme 
^I saco oscuro? 

— Con mucho gusto, señor. 

— Eso es: y con mucha benzina. 

Afín de que la doméstica estuviese con- 
lenta la tratábamos con dulzura relativa. 

Yella correspondía con creces. 

—¿Quiere el señor que le haga algo? 

— ¡Eh...! 

—Quiere que le salte los ríñones, ó que 
le 

— No hija, no. 

—Es que me parece que tiene Vd. mala 
cara. 

—No es extraño porque acabo de leer un 
editorial del Buenos Aircs\ 

—Pues entonces apuraré la comida. 

— Apura lo que quieras. 

—Lo que me estáis apurando, dice mi 
mujer, apenas nos deja la sirvienta, es la 
paciencia. Tú y Braulia simpatizáis; no me 
lo niegues. 

— ¡Lo niego! 

— He reparado que está muy solicita con- 
tigo. 

— Es que la trato bien para que no se 
vaya y no me vea obligado á ir al mercado. 

—He reparado que Braulia le mira 
mucho. 

—Contemplará esta protuberancia que 
tengo en la frente, entre la nariz y el ojo 
izquierdo. 

—¡Es que yo no quiero que te mire! 

— No seas tonta, mujer. 

-—No soy tonta y en prueba de ello, aho- 
ra mismo la voy á despedir. 

—Pero considera 

—No estoy por consideraciones. 

Nú hubo remedio. 



Braulia llegó hast^ nosotros, y cons« 
habitual sonrisa nos dijo. 

—La sopa está en la mesa. 

Al mismo tiempo que me echaba una 
mirada de compasión, como diciendo: «que 
hambre, tiene el patron.» 

Mi mujer notó la miradita, y ciega de 
cólera exclamó: 

— Todo ha concluido: Braulia, vayase us- 
tedT de esta casa. Queda Vd. despedida. 

Tuvo que cumplirse la voluntad de mi 
mujer y Braulia partió 

El domingo pasado quise distraerme y 
me fui al Politeama á bailar. . 

Apenas había entrado, una mascarita se 
colgó de mi brazo. 

Bravo, pensé; ahora le olvidarás de lu 
mujer y de Braulia. 

Bailé como un loco. 

Mi pareja suspiraba y acabó por confe- 
sarme queme adoraba, pero que no seque- 
ría dar á conocer. 

Para convencerla la llevé al restauranf. 

Ella comió con el antifaz puesto. Era 
una mujer misteriosa. 

No la podía conocer. 

El garcon nos sirvió un plato de ríño- 
nes que sabían á cuerno quemado. 

—Malditos ríñones, parecen — exclamé — 
guisados por la última cocinera que tuve 
en casa, la que dicho sea de paso era un 
atún con cara de perro. 

— ¡Ah...Ldijo la máscara y se desmayó. 

Le saqué el antifaz para rociarle el ros- 
tro con agua fresca y al ver la cara de la 
que se acababa de desmayar en mis bra- 
zos, lancé un grito de horror. 

¡Era Braulia! 

L. López. 



^m*-- 



HUMORADILLAS 



I 

¿No atináis en qué puedo parecerse 
á un lápiz la mujer? Pues en que al cabo 
concluyen muchas de ellas por perderse, 

II 

Ciento cincuenta kilos pesa Juana, 
y hay quien la juzga aún m\x]Qv liviana. 

III 

Tiene Pura un sin íin de pretendientes 
pendientes de su voz; más la tal Pura 
pendiente está también de unos pendientes. 

Federico Astor. 



\m 



EL CASCABEL 



EL FELIZ MINISTRO 



I 

—Al fin el triunfo logré 
y al ministerio he subido: 
mas SI el lauro he coHsei:uido 
liien á pulso lo gané. 
Dos años de discusiones, 
de artículos furibundos, 
de discursos tremebundos, 
de cien interpelaciones-. 
líe lucido mi oratoria 
del bien de la patria en pos, 
•con que tengo ¡vive Dios! 
bien ganada la victoria. 

TI 

—¡Pero cuánta adulación! 
Mis enemigos de ayer 
hoy me elogian, para ver 
si así logran mi perdón. 
Mil pobres y poderosos 
vienen al cabo del día 
con su burda cortesía 
á hacérseme más odiosos, 
si principian á elogiar 
y comienzan á aplaudir: 
algo quieren conseguir, 
algo vienen á buscar. 
Y ya me encuentro cansado 
de esta comedia incesante; 
y esa adulación constante 
ya me tiene mareado... 

III 

—¿Dónde iremos esta noche.' 
— Dónde tú quieras. No sé. 
— Sí, saldremos; ya ordené 
que preparasen el coche. 
— Julia, estás desconocida, 
yo no sé qué te ha pasado; 
pero, hija mía, has cambiado 
radicalmente de vida. 
No te entiendo; lo confieso. 
— Hoy no es lo mismo que ayer 
Hoy, al fin, soy la mujer 
de un ministro. 

— i.\h, ya! ¿por eso'? 
— "jEs claro! esa es la razón. 
Ko es ningún contrasentido 
que hoy obre como es debido 
en mi nueva posición. 
¿No hago bien? 

—¡Por de contado! 



—¡Debo obrar como quien soy! 
— Si; y por eso llevas hoy ' ' 
el traje más escotado. 
Me debo al país y ahora, 
no puedo hacerle el insulto 4 
de ror^ervar nada oculto 
...ni siquiera á mi señora. 
¡Ayudas bien á tu esposo! 
—¡Pablo! Me estás ofendiendo; 
el ministerio estoy viendo 
((ue te ha tornado celoso... 
— Vaya, bien mío, no llores 
saldremos si tú lo quieres; 
si sabes -lulia (jue eres 
la diosa de mis amores. 
—Pablo; me has juzgado ma!. 
—Vaya; no se hable más de eso. 
Un beso... (¡qué frío el beso, 
parece un beso oficial!) 

IV 

—¡Diablo! ¡Esto es insostenibie! 
Yo no lo puedo sufrir, 
¡vas á obligarme á morir 
ministerio aborrecible! 
Desde el despacho al Congreso: 
odio adentro, envidia afuera; 
no tengo tiempo, siquiera, 
de dar á mí esposa un beso. 
Rodeado de testigos 
por donde quiera que voy, 
y ya solo tengo hoy 
servidores y no amigos. 
Tan horrible situación 
me anonada inútilmente, 
¡hoy irremisiblemente 
presento la dimisión! 

V 

— ¡Julia abrázame al instante! 
—¡Estás alegre! 

—¡Ya ves! 
—¿Un nuevo triunfo? 

—Eso es: 
que ya me encuentro cesante. 
Otro be.so, bien querido. 
—¿Pero...? 

—Besa en la evidencia 
que ya no es á su excelencia, 
¡que besas á tu marido! 



Luis García. 



:s¿fi;á¿,i5¿£iSi"iL.:' . 



w^ 



•■■5%5e^'v 



EL CASCAUbL 



103 



MAGDALENA 

(Historieta epistolar) 



I - 

' Ahrtl L*7 de 1865. 

Querido Luis: supongo (jue esperas esta 
carta. Te la prometí, y cuando prometo una 
cósala cumplo. No hago como tú que sue- 
les ser olvidadizo. Ademas de cumplir la 
promesa... ¡lo que son las cosas! hoy 
cumplo dieciseis años. 

Ya sabes loque te quiero decir ¿eh? Ven 
esta noche ú tomar café, y cuando papá 
salga y mamá empiece á dormitar en el 
sillón, hablaremos. 

Te espero: no faltes. 

Tuya de todo corazón 

Magdalena. 

H 

Abril SO de 1865. 

Estimada Luisa. Estoy loca de contento 
y siento necesidad imperiosa de comuni- 
carte los motivos de mi alegría. 

¡Sabe que me caso! ¿Te parece poco? 

Luis ha cumplido su palabra: antes de 
ntedio año seré su esposa. Prepárate á 
abandonar tu residencia pues sentiría mu- 
cho que no asistieses á mi boda. 

Ya verás qué trajes y qué joyas. 

Soy feliz. Te abraza tu amiga de siempre 

Magdalena. 

III 

Sepile hihre 7 de 1 87 '2. 

Querido papii. Se hai\ realizado mis te- 
mores. Luis está arruinado. Estamos en la 
miseria; acuérdate de tu hija y de tu nieto. 
Si no nos mandas auxilio, estamos per- 
didos. 

1 u hija 

Magdalena. 

. IV 

Diviemhre Ih de 1874. 

Querida Luisa: acepto tu generosa oferta. 
Vendré á pasar unos días á tu lado, y quie- 
ra Dios que pueda distrairme. Aquí en 
casa me persigue la sombra de Luis al que 
aun me parece ver ensangrentado y con el 
revólver en la mano 

Hasta pronto; mañana me embarco. 

Recibe un abrazo anticipado de 

Magdalena. 



^ Marzo 10 de 1878. 

Muy Sr. mío: nunca hubiera creído que 
un caballero como Vd. pudiese conducirse 
tan mal con una dama como yo. 

Aun no he recibido lo que VJ. sabe, y 
espero que á correo vuelto meloremiía, de 
lo contrario me veré obligada á lomar una 
determinación. 



Su amiga. 



Magdalena. 



VI 



Ocluhre 20 de 1879. 

Querido Pepe: ven esta noche á las once. 
Estarésola. Manuel ha salido al campo. 
No faltes á la cita: le espera con los brazos 
abiertos tu 

Magdalena. 

VII ■ 

Noclembre 10 dé 1880. 

Sr. D. Manuel 

Muy señor mío: una desgracia cualquie- 
ra la tiene, y yo la tuve al querer á Pepe 
con el cual falté á Vd. que siempre fué tan 
bueno para mi. 

No sea rencoroso, y móndeme 200 pesos 
con el portador de la presente. 

Si viene Vd. á verme pero no: us 

ted no vendrá. 



Su amiguila 



Magdalena. 



Vil 



Enero 15 de 1890. 
Sra. Do ''a 

Muy señora nuestra. Li sociedad que 
tengo el honor de presidir conocien-io los 
fllanlrópicos sentimientos de Vu. se atre- 
ve á molestar su atención para pedirle 
una limosna á beneficio del asilo de.... . 

Magdalena 

(Presiilema) 



TX 



Marzo 10 de 1690. 

A Paco M alpe lo. —^ 

Eres un sinvergüenza: la policía descu- 
brió aquello y nos busca. 

Vete con la Renga, que yo toco espiante 
con .\n ton i o. 

Magdalena. 



.'-■-■ :■ '^'-'-^ .'■ 


:\'''''''m'''\ 


ti.: 




■3- ■ 


' ' 


^-. 


■• 


?:. 




íí" 




É- 




tr : , 





EL CASCABEL 



DIVERSIONES 




Vean Vd.s. en lo que pasrxmos el rato, honestament'í. 



isüSi^-A 



EL CASCABEL 






TIPO POPULAR 




V 






-^^í^íívg-;:^ 



DEL NATURAL 



106 



EL CASCABEL 



X 

Abril 20 de 1892. , 
Hospita I de Sa n 

Amiga Luisa (perdóname que le trate asi) 
estoy en Ja sala general de esta casa, y ya 
que he de morir pronto, procura al menos 
que me pasen áiin cuarto de preferencia. 

Es el último favor que podrás hacer á la 
que íaó lu amiga 

Magdalena . 

Antonio F. Molina. 

^^ - 



RELIQUIAS CURTIDAS 



Una condesa, cuyo nombre ignoro, 
que era á más de condesa espiritista, 
á FJammarión lela, y ocurrióseie 
invitar ai astrónomo á su quinta. 
A tan galante invitación, el sabio 
accedió, y preparando su valija 
se marchó á visitar á la condesa, 
y eJ verano pasó en su compañía. 
Corrió el tiempo después, murió la dama, 
y en memoria tal vez de la visita, 
á Flammarión dejó en el testamento 
una manda especial y curiosísima. 
Y, ¡calculen ustedes la sorpresa 
((ue al escritor ilustre causaría 
el recibir la piel de la aristócrata; 
pero la piel auténtica, la misma, 
la que cubrió la carne de los hombros, 
aquella piel, que, trasparente y tina, 
fué el encanto de cuantos conocieron 
á la noble condesa distinguida!... 
Flammarión con la piel forrará un libro 
y la encuademación causará envidia. 
Esto es un adelanto, es un progreso 
y pues que ya se dio la iniciativa, 
ahora será un c:)mercio sorprendente 
vender pieles de gentes conocidas. 
Compraremos fragmentos del pellejo 
de Monseñor Aneiros, de Mansilla, 
de Daudet, de Lesseps, de Guido Spano, 
de Edisson, de la reina Margarita, 
y como una memoria guardaremos 
el pellejo de toda la familia. 
El niño, guardará amorosamente 
la piel que cubrió el seno á su nodriza; 
el confesor, la piel de las narices 
de alguna Magdalena arrepentida, 
la viuda, guardará la que íjuisiere, 
del conyugal amor como reliquia, 
y el glotón, curtirá del cocinero 
la piel, con su perfume de cocina. 
Aqñellos solterones, viejos verdes, 
los que del matrimonio odian las dichas, 
podrán tener las pieles perfumadas 
de ciertas cortesanas hermosísimas, 



y hacerse la ilusión con el olfato 

de que se hallan con ellos y están vivas. 

Los ministros- podrán en su escritorio 

formar bien pronto colección magnifica, 

reuniendo de algunos diputados 

la piel morena, blanca ó amarilla, 

y encontrarse Jo mismo que en las Cámaras 

rodeados de gente conocida^. 

Los pobres, que del rico siempre quieren 

estar en el pellejo, bien podrían 

conseguir su deseo fácilmente, 

y de Rostcliil estar en la piel misma. 

La persona que muere y en recuerdo 

le deje su pellejo á (|uien estima, 

le dpjará memoria honda y eterna 

con lo supe V fie ial.({\\e tuvo en vida. 

Yo, no podré aunque (luiera tal capricho 

conseguir, y lo siento, pues á Elisa 

lie (|uerido; más ella es tan coqueta, 

tan ingrata, cruel y olvidadiza, 

(lue aunque es su piel tan blanca y satinada, 

su piel suave y nevada, no querría, 

ya (|ue es Elisa de la piel del diablo 

y no la (luiero ni aunque esté curtida. 

José M'. Mendoza. 




ECOS DE UN MOSTRADOR 

(DE librería) 



— Buenos dias. 

— Muy buenos: ¿qué desea Vd? 

—Tengo unos encargos que cumplir y tal 
vez aquí halle lo que busco. 

— Vd- dirá. 

—En primer lugar- ¿tiene Vd. La mujer 
adulterad 

—No, señor. Soy soltero ¡i Dios gracias. 



—¿Tiene Ndi. MoraU 

—Si señor. 

— ¿Cuanto vale? 

— Cincuenta centavos. 



■^r< 



■ ^^:r'íj^ 



^ xÍt'TV t» f 



EL CASCABEL 



Í07 



— ¿Qué sé'le ofrece á Vd? 

—Venia á ver si tenia V(J. Los Cien Mi- 
llones de la P7Hncesa . 

—No sea Vd. inocente, por Dios! Acaso 
estarla detrás del mostrador si tuviese los 
millones esos? 

• * 

—Déme Vd. F?'iita Verde. 

— Vd. dispense. Vaya al mercado. 

—Tiene Vd. El Soíiibrero de tres pi- 
cos Aq Alarcon? 

—Ño, señor: tengo el mió, y es cham- 
bergo. 

— DemeVd. Oro Escondido. 
—No me es posible, porque con trabajos 
tengo un poco de papel mugriento. 



—¿Me puede Vd. vender La Musa Reto- 
zona? 

—No, señor, popjue solo tengo i a fúne- 
bre, y esta la necesito por el momento. 



—Desearía tener el Arte de liaeerse 
amar por las mujeres. 
— Lo creo . 

—¿Tiene Vd. obras de fondo, en la casa? 

—No, señor; pero en el fondo estaa tra- 
bajando en eso de las obras de salubri- 
dad 

—Déme Vd. La Carnaza. 
—No puedo: se la he dado á los gatos, y á 
estas horas se la habrán comido ya. 



—¿Tiene Vd. Algo de Bartrina? 
—Como tener algo, algo tengo: pero es 
bien mío y ganado honradamente. 



—Deseo tener Lo.s Secretos del confe- 
sonario. 
— PidaVd. permiso al arzobispo. 

• * . 

(Histórico). 

—¿Me quiere Vd. vender una docena de 
calzoncillos? 

—Yo no puedo; pero vaya Vd. á la boti- 
ca de enfrente y le atenderán. 

Eustaquio M. Pérez. 



LA CRUZ DEL MATRIMONIO 



{Racimo de disoarates) ,, 



I B o hay asunto más capital en la vida 
« V> del hombre, decia no hace mucho 
tiempo El C.AsrAHEL. que el matrimonio: 
y efectivamente, en tratándose de luchar 
contra las seducciones de ser casado, es 
necesario equiparse de mucha filosofía 
matemática para no capitular en lo mejor 



de la icf riega. 



¡Y de la refriega entredós novios, que 
sienten fuego en las venas y calor en cuer- 
po y alma! 

Desde los avisos de La Prensa, que di- 
cen: "Se ofrece un matrimonio con hijos», 
hasta aquel parte que parle al mas entero: 
«Participo ii Vd. mi enlace»: tiemblo yo 
(le pies á cabeza. 

¡ICsta es una de las generosidades de que 
soy incapaz, la de participar mi enlace con 
la Fulanita de Tal. 

Luego eso de verse enlazado, como un 
toro por los cuernos: luego eso de tener 
mujer y oler acuerno fresco, y tener ojos 
y no ver, tener suegra y renegar, querer á 
otra mucliacha y estar enlazado. 

El profeta Mahom.i, decia que dos eran 
las mayores delicias en esta vida, que 
Dios inventó para regocijo del hombre: la 
mujer y el perfume. Dicho sea esto en ho- 
nor de las hijas de Eva. y Murray y Lam- 
man que componen las mejores aguas llo- 
ridasdel mundo. 

Mahoma era un socarrón, pues como 
quería agradar á la mujer y á los perfti- 
mistas, he ahi el porqué de las dos delicias 
consignadas en el Koran. 

La cruz del matrimonio tiene sus mila- 
gros y sus virtudes, los que ha llegado á 
comprender mi amigo Jonquin, ahor.t. es 
decir, cuando su tiernisima esposa ha dado 
á la luz clara del dia, dos mofletudos chi- 
({uilines,^ que vienen á la vida de un solo 
golpe maestro. 

bin embargo una muchacha de labios 
sonrosados que están diciendo besadme, 
unos ojos chispeantes que miran con dul- 
zura'y sin embargo nos cañonean terrible- 
mente; un talle tan flexible como delgado, 
y una pahtorrilla torneada, y unos veinie 
mil pesos oro en arca: ¡ay! nos hacen car- 
gar con la cruz del matrimonio y sus con- 
secuencias; aunque tengamos en perspec- 



108 



EL CASCABEL 



^^ivacuatro suegros, quinientos cuñados, 
mil primos y todos los militares que van á 
luchar con aliinco, en caso de comprome- 
terse el honor nacional de la inmaculada 
esposa. 

Mas Joaquín, á quien le ha caido la lo- 
tería de todas las calamidades con mas una 
aproximación á la cárcel, dice que la cruz 
del matrimonio, tiene tres clavos: el clavo 
de su suegra, el de su pobreza y el de su 
mujer. 

Yo le aconsejaba que pusiera un aviso 
en La Prensa. «Se ofrece un matrimonio 
con clavos» para que algún comerciante 
de ferretería haga su agosto. 

— ¡Ayl amigo, me contesto, el peor agos- 
to es el que viene. 

— ¡Pero, si recien estamos en Febrero! 

—No hombre, no: quiero decir que vie- 
ne el tercer hijo y anunciándose con cam- 
panillas. 

— Bravo, tendrá un hijo campanudo. 

Cuando al infeliz mortal le toma una 
tormenta en casa sin techo ó al campo 
raso, tiene que soportar los rigores de la 
naturaleza: pero cuando al pasar por un 
barrio le s<ile una chica con sris formas 
diabólicas, está el mortal con ganas de 
tener un amorcillo: tiembla, se sacude, se 
afeita, se enamora, se casa y ¡ay! le cayó la 
tormenta. 

Hay cruces de oro, también las hay de 
plata, pero la cruz del matrimonio, es de 
hierro fundido, por aquello de que funde 
al que se casa. 

La mujer es una mina,, decía un joven 
que se había casado con una vieja rica: por 
aquello de que esplotaba rosicler puro. 

A este le sentó bien el malrimonio pero 
nó la cruz que llevaba á cuestas. 

Daré mi opinión sobre las uniones con- 
yugales: la mujer se casa por tener mari- 
do, ó editor responsable, y el hombre por 
cambiar de sombrero 

Hubo un filósofo no recuerdo si en Bue- 
nos Aires ó en Pekin, que aconsejaba á su 
hijo que tomase como padrino el amor, 
cuando se casase. 

Si esto no tuviera su chiste, habría <|ue 
dárselo, diciendo que el mejor amor, es el 
amor al dinero; y cásese lector teniendo 
aunque sea por madrina á ese cupidillo 
que se ha convertido en becerro de oro. 

Ahora novios, apresuraos á leer «La 
Cruz del matrimonio» y después casaos con 
quien mejor os guste, meaos con 

Agustín P orce I Jaimes. 



DISFRAZ HÍPICO 




[Jn disfraz muy singular 
y de los más indicados^, 
para los atlcionados 
á montar. 



EL VIAJAR ENSEÑA 



Tomás por gusto viajaba 
pues tenía un capital, 
y en los viajes su caudal 
expléndido derrochaba. 
Al cabo llegó al país 
en donde hablan el franct-s. 
y allí se detuvo un mes, 
decidido á ver París. 
Allí conoció á Cerina, 
una muchacha preciosí., 
muy amable, y muy graciosa, 
y muy alegre, y muy fina. 
Francés no hablaba Tomás, 
más como era decidido, 
vio á la niña y dijo: 

— ¡línvidoí 
y se fué de ella detrás. 
Entablaron .relaciones 
y Tomás se declaró, 
y ella el francas le enseñó 
en unas cuantas lecciones. 
Y se dieron á gozar, 
y á bailar, y á divertirse, 
y á beber bien, y á reírse, 
y á ir de noche á farrear. 
Cerina, con ingeniosas 
reglas, propias de su plan, 
logró enseñarie el can-can 
v otra infinidad de cosas. 



:,ií«feá¿?A^ji,jÍ.V-9J'.í ¿ :. l-iv r.. ■ . 



Wn^: 



EL CASCABEL 



109 



Pero cansada y traviesa 
puso á Tomás en un potro, 
pues marchándose con otro 
se despidió á la francesa. 
Tomás se desesperó, 
y luego con arrogancia 
dijo: 

— jMaidigo á Ja Francia! 

y á Alemania se marchó. 

Y allí conoció á una hermosa 
Margarita muy sensible, 
muy tierna y apetecible, 
rubia, gruesa y mantecosa. 
Esta con sin par destreza 

le hizo caer á sus pies, 

y él se entregó todo un mes 

al amor y á Ja cerveza. 

Y de su amoroso afán 
logró el amante sincero, 
derrochar mucho dinero 
y aprender eJ aJemán. 
La Margarita inconstante 
al fin de Tomás se hartó, 
y una noche se fugó 

con uruFausto trashumante. 
Maldijo su suerte perra 
el amante desdichado, 
y de alemanas cansado 
fuese á vivir á Inglaterra. 
Llegó á Londres, y el inglés 
quiso aprender prontamente, 
buscando amorosamente 
á una que le diese diese el yes. 
De Inglaterra pasó ¿Hungría, 
Rusia, Portugal y Suecia, 
Italia, y España, y Jrecia, 
y Dinamarca, y Turquía. 

Y entre larras y entre brotnas 
y entre viajes y alegría 

se encontró al cabo que había 
aprendido doce idiomas. 

Y tenorio y bullanguero 
fuerte en las lenguas se vio, 
y á la postre se encontró 
acabado su dinero. 

Llegó á París por su mal, 
y una vez allí notaba 
que en la capital estaba 
y sin tener capital. 
Viendo la ruina inminente 
á Ja prensa se marchó, 
y un anuncio redactó 
de Ja manera siguiente: 
«Conferencias instructivas 
dadas por el mismo autor. 
¡Atención! Se hace el amor 
en todas las lenguas vivas». 

.S'. Garrido. 





Le robaron á Perico 
doce monturas lujosas, 
y aún afirmaba que el robo 
fué cosa de poca ?nonta. 



Por jugar con agua durante el corso, la 
policía hizo varias detenciones y cobró 
bastantes multas .. 

¡Si llegamos a jugar con fuego...! 



La carta-abierta que D. Luis Taboa la 
nos dirigió, y que publicamos en el núme- 
ro pasado, ha producido impresión al iné- 
dito de la calle de Bolivar. 

Nada menos que un artículo con cuatro 
títulos espeluznantes nos dedica. 

Nosotros en cambio ([uerernos ocupar 
muy poco espacio del periódico. 

Por lo tanto, nos limitamos á decir que 
el apreciable inédito además de inédito es 
tonto de solemnidad, y además de tonto 
embustero rematado. 

¿Que la Carta no es de Taboada?¿.que este 
escritor no puede ser el autor de tal 'ñiama- 
rracUadaí 

Por Dios, inédito del alma, no sea usloil 
tonto! Un poco respeto para Tabeada que, 
créalo Vd. no escribe mamarrachadas 
como un N. N. cualquiera de esos que em- 
borronan el papelito misterioso, incuba- 
dora de genios que no son fe>itivos ni ilus- 
t fados. 

Y para terminar: si un ladrón nos roba 
el reloj y después de consumado el robo 
pretende hacer alarde de ello, hamaremos 
á un vijilante y le diremos. 

— Prenda Vd. á ese ladrón. 

Y no disculiremos, ni tomaremos en 
cuenta ninguna sanoez de las que nos dig i. 

Por lo tanto, querido é insignificante 
inédito vayase Vd. á Sierra Chica á decir 
disparates y á hacer afirmaciones falsas. 

Le aseguramos unos años de Purgatorio 
en la otra vida. 

Por embustero. 

En este mundo ya ocupa Vd. un lugar* 
el limbo. 

Por memo. 



lio 



EL CASCABEL 



Un. músico entusiasmado, 
cantaba á la tempestad..; 
viene un rayo y le divide..,- 
Cantad músicos, cantad. 



Histórico. 

La escena en un juzgado de la campaña. 

— Mire señor juez, lo que dice ese hom- 
bre, es una mentira: él ha sido el ([ue ha 
robado el rebenque y las espuelas de piala. 

— ^No le crea, señor, el ladrón ha sido él. 

— Miente como un mandinga, señor: se 
lo juro por ese Jesús Nazareno, que nos 
eslá mirando. 

(¿".se Jesús Nazareno era un retrato del 
general don Bartolomé Mitre, colgado en 
una de las paredes de la sala del juzgado.) 



Fué un cristiano Don Lucas 
tan buen creyente 
que mostró sus creencias 

' hasta en la muerte. 
Murió bailando 

el baile de Sa7i Vi/ o. 
por ser de un sanio- 



Hemos recibido un ejemplar del «XII de 
Octubre» número especial dedicado al des- 
cubrimiento de América, por la prensa y 
el Ateneo de Huelva. 

Dicho periódico se recomienda por la 
bondad del texto y de los grabados, y nos 



permitimos indicarlo ú los coleccionistas 
de publicaciones rolo^)iOinas. 

Su precio es de $ 1 .25. Punto de venta en 
esta capital. Esmeralda. 484. 



Ha aparecido un interesante libro titu- 
lado 7>>í;('t7'o><«v'2V> C'«í;íí'//«í¿oZr(>/>?-ón¿mo- 
Ortográflco, cuyo autor es el Sr. J. Subi- 
rana. 

Libro muy necesario á la mayoría de 
los periodistas, que en cuestiones ortográ- 
ficas son anarquistas l'uriosos. 

Y para que se vea que á todos puede 
enseñar algo, con el Diccionario á la vista, 
escribimos lo siguienle: 

El otro dia abuzado 
con un abaro cazaba, 
cuando pelando una alhoja 
lu bezo me daba rabia. 
De alhaqueque con el pájaro 
hice, y al cadahalso en ansias, 
pensando en tus cenojiles, 
entré por verlos, muchacha. 
¿Uué quiere decir esto, que es castellano 
puro? 

Compren ustedes el libro del Sr. Subi- 
rana v lo sabrán. 



Si el color negro es de luto, 
al ver tus ojos tan negros, 
solo resta calcular 
las victimas que habrás hecho. 




EL CASCABEL 

SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 
Director: ENRIQUE COLL 



-.^- 



CONDICIONES DE LA SUSCRIPCIÓN 

Capital: 3 meses g 

Provincias: Los señores Corresponsales 
fijarán el precio. 

Número corriente » 

» atrasado - » 



1.50 



0.10 
0.15 



SE DESEAN AGENTES Y CORRESPONSALES 
REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 

tSt— AIiSIMA^-^at (altos) 






-.■■■_v!¡:f^- 



Kl. CASCABEL 



111 



•■-'■ '■■- n 



SUCURSAL 



DEL 



BiNGO DE SiBUL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BIIF,\ Ó«DEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPiTAI -, 10.000.000 DE PESETAS 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía nacional de seguros 

Capital social $ 2.000.000 m/n 

Autorizada j)or Decreto fie 21 de Agosto 
de 1889. 
^ Inscripta en el Registro Público 
de Comercio 



Exportación de frutos del país.- -Importación 
de productos españoles en gengral. 

Sedan eirns á la vista sohrf todas las capi- 
tales de Kspaña con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas il<» rtespaclio. Los dins hábiles de 
10 a. m. á '^> p. m. Los dias festivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



Seíuros de fletes, ef'^etos, ganancias esperadas, 

coiuisiones. mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria— 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 



Higiene de la boca i centro oe suscripción 



Si se desea tener una hermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos denlifricoü y jabonosos de Cronirell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 

SE VENDEN 

KN r.A. 

droguería y farmacia inglesa 

DK 

E. E. CRANAVELL 

e47-CALLE VI .TORFA-647 
Entre Perú y Chacahuco 



La Librería La Victoria de Alberto Ros que 
estaba situada en Victoria IrMJ/Bw se mudó á 
la calle Piedad 1037 al 1041 entre Artes v Ce- 
rrito. 

Selecto surtido de obras teatrales del anti 
guo y moderno repertorio español.— Ediciones 
económicas de zarzuelas en un acto (comple- 
tas).— Gran colección de comedias infantiles. 

Se reciben suscriciones para el año 1893, á 
la «Ilustración Española y Americana», al 
«Salón de la Moda». «Moda'Elegante» «La Es- 
tación», etc., etc. 

1037— PIEDAD— 1041 



2164— CHILE— 2164 
Se reciben diarios y semanarios españoles 

Madrid Cómico. 
Blanco y Negro. 
La Tomasa. 

Las Dominicales. 
Barcelona Cómica. 
El Irriparcial. 
La Saeta. 

La Lidia. 
El Liberal. 
La Velada. 
El Dia de Moda. 
La Campana de Gracia. 
La Renaixensa. 
La Esquella de la Torratxa. 
De venta en los principales kios- 
kos de Buenos Aires. 

Para suscripciones: CHILE, 2164 



Teodomiro Suílé 

ESCRIBANO PUBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 



,. -^- S. a*: y;'fe^J:'',3fehirtí'AA-. 



112 



- «^í^' 



■ -íí*». 



■■■*■ " 




Al 


El. CAUCA BEL 



'.^■^: 



"■ ■>>,'- 






— ¡Caramba! El jubileo de! Papa nr.e ha vuelto loco, estamos 
en cuaresmo y l»e de salir á sermón f)or din. ¿Qué naturaleza 
resiste seniejpnle cosa? 
La miel. 

Verdad es que yo ni como, ni cluipo, ni... 
Yo me con lento cor. leche. 
Que es bien poco. 
Y me inspira mucho. 

No hace dos horas que at|uellos señores incrédulos son- 
reían irónicamente, cuando yo hablaba. 

Pero quedaron hechos polvo bnjo la influencia de mi dia- 
léctica. 

Hubo uno que se atrevió íi decii: 
— Dios es Dios... 

_ Si, —pense yo pora mis adentros -y L(i Martono. su profeta— pero sin dejarle 
concluir su herético párrafo, y gracias al impulso de la caseína me mostré fácil, 
abundante como una ubre llena. 
, jQué párratbl 

«Buscáis e! alivio por vins humanas, por vías desencaminadas, para recorrer 
luego el via-crucis de la penitencia. Solo hay una viable: la. via láctea». 

Eso es. la ria láctea, es decir, la calle Su i pacha que es donde se encuentra La 
Mariana. 




lechería la martona 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




LECHE PURA, CREMA, MANTECA FJNA DEL DÍA 

Quesos CAMEMBERT y BRIE 

VENTAS POR MAYOR Y MENOR EN SUS DEPÓSITOS 

2^4y SUIPACHA, 2^4 y Florida esquina Tuciiman 
Al menudeo en los principales almacenes. 



»¿é 






:;!*iaJESS 



'■■■^f^'-iitJf 







l-a correspondencia á nombre del Director 



iedaccioD y ÁdmicistracioD: Ál.SIN'A 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 



Precio en la ciudad. . . $ O.io el número 
Numero atrasado.... i.0.15 id 

Fotograbados de EipíUo A. Coll y C* 



Hoy en Berg se puede ver 
una mezcla singular * 
muy dificil de lograr: 
'a modestia y el saber. 



114 



EL CASCABEL 




-e-fOj--^ 



I 1 OS estamos preocupando de si el 
*■*"& gobierno hace eso ó lo de más allá, 
y mientras tanto no nos fijamos en las 
injusticias de que son victimas algunos 
jóvenes escolares que ahora precisamente, 
rinden eximen, y no de conciencia, ante 
el tribunal competente. 

Nada hay tan solemne como un examen- 
Recuerdo que un alumno de derecho, 
aunque de torcidas inclinaciones, pasaba 
las de Cain apenas llegaba la época crítica 
de los exámenes. 

Durante el curso no se preocupaba de 
nada, ni de fpagar á la patrona, que era 
una señora tierna apesar de ser viuda de 
un capitán de bomberos, pero en cuanto 
llegaba la hora de la prueba final, nuestro 
futuro doctor en leyes se encerraba en su 
cuarto y se tragaba tomos y mas tomos á 
fin de prepararse. 

— Juancito, le decia la patrona á la hora 
del café, ¿no se desayuna Vd? 

—No, señora; ahora estoy enredado en 
un asunto de controversia criminal y no 
puedo distraerme. 

— Se vá Vd. á morir si no toma ali- 
mento. 

— Déjeme Vd. en paz: ahora lo que hace 
falta es nutrirla inteligencia, á fin de que 
no me den calabazas. 

—¿Ha pedido Vd, la mano de alguna 
niña? 

—No, señora. Lo que pido encarecida- 
mente es que me deje Vd. en paz. 

Pero ¡que si quieres!... 

Dejar en pazá Juanito no es posible. No 
por falta de voluntad sino por las infinitas 
personas que preguntan por el doctoren 
ciernes. 

—¿Juancito? 



— ¡Otra vez!... ¿que hay? . 

— Estala planchadora. ,. 

— Bien, Que deje la ropa. 
— Dice que quiere cobrar. 
— ¿Cobrar? Que vnelva pasados los 
exámenes: ahora no estoy para pagos. 
A los pocos minutos; 
— ¿Juancito? 

— ¡Mil rayos: 

— Está el sastre. 

— Dígale que no recibo. 

Y la planchadora, el sastre, y demás 
compañeros mártires desfiian sin obtener 
audiencia. 

¡Está tan ocupado Juancito! ¡Estudia 
tanto! Hasta en la hora de comer. Presen- 
tase con el libro abierto y unas veces se 
echa vinagre en vez de vino, y otras f>e 
lleva la cuchara á las narices. 

Por fin llega el día anhelado. 

— Señora, dice Juancito í\ la patrona, hoy 
es el día. 

— Eti offcto día cinco: hoy vence el mes 
y espero que Vd. no me h;irá esperar. 

— Dejémonos ahora de cuentas. Hoy es 
el día del examen... 

— ¿De conciencia? 

— No, señora; de cuarto año. Hoy veré 
que tal es mi suerte. 

—¿Ha jugado Vd. á la lotería? 

— No, pero como si jugara. Según la 
bolilla que saque me aprueban y paso. 

— Pues, ¡buena suerte!... y acuérdese 

de mí,,. 

— Hasta la vuelta! 

Y allá vá Juanito lleno de ilusiones. Se 
examina, mejor dicho le examinan, y ¡zas! 
le dan un cero que ni los de la ruleta del 
Tigre-Hotel. 

¡Oh desencaut-o' 

Llega á casa el reprobado alumno y cae 
en brazos de la viuda del bombero, 

—¿Que ha pasado?- pregunta llena de 
interés, 

— Pues,., eso... ;que no he pasado! Pero 
es una injusticia y voy á apelar... 

— ¿Qué vá á pelar Vd? 

— ¡Nada! Déjeme Vd. en paz, y descon- 
fíe de los examinadores. 

Estoy seguro que me ha reprobado e! 

Doctor Fulauez, que tantos servicios debe 
á mi papá y que por envidia, solamente 
por ello, me ha calabaceado. 



rff^^-. 



EL CASCABEL 



iir. 



—¿De modo que todo se ha perdido? 

— Todo... menos el honor. 

— Pues bien; pagúeme Vd. lo qxie me 
debe ó le desalojo inmediatamente. 

— ¡¡Señora!! con la ley en la mano le 
demostraré que Vd. no puede echarme de 
esta cara casa. 

— Barata, querrá Vd. decir 

Y allá quedan peleando la patrona y el 
casi doctor... 

Lo cual aunque parezca cuento demues- 
tra: que hay examinadores que dan cala- 
bazas, y alumnos que no pagan á su pa- 
trona. 

Que es lo que se trataba de demostrar. 

Por parte de Juancitose entiende. 




>^*- 



CORCHEA 



Se desprendió, allá, del cielo, 
una gota transparente. 
Y antes de absorverla el suelo, 
bordó en colores el velo 
que recataba el Oriente. 

Otra, cual perla preciosa, 
sobre la hoja de una rosa 
á media noche nació. 
y así que el sol la alumbró 
56 deshizo presurosa. 

Otra, nació congelada 
por el frío, y, de igual modo 
que la anterior, fué á la nada 
4eshaciéndose acosada 
por el sol y por el lodo. 

En íin, otra, fué á parar 
sobre las olas del mar. 
y el cielo, por no perderla, 
bajó hasta el mar á absorverla 
V se la volvió á llevar. 

II 

¿Cuál de ellas la dicha encierra? 
¿cuál merece nuestro anhelo? 
¿la que se queda en la tierra 
ó la que se vuelve al cielo? 



EL SABER 



Ayer, hoja tras hoja, todo un libro 
pasaba sin leer. 
y al dar vuelta á las hojas murmuraba 
—Me lo sé... me lo sé... 

Hcy, que me hace falta conocerle, 
al tomarle otra vez, 
asombrado murmuro al hojearle: 
—No lo sé... no lo sé.,. 

Por esto, niño, sí ligero hojeas 
el libro del saber, 
di, juntando realidad á engaño: 
—¿.Me lo sé?... No lo sé. 



Diálogo oon-3,7"u.ga.l 



¿Qué tienes vida mía? ¡Tú estás triste!... 
¿.\caso soy la causa? ¡Por Dios, dilo! 
¿qué es lo que quieres tú; qué me pediste 
que yo no te otorgara? ¡Qué intranquilo 
tu malest&r me tiene! ¿Fué lu hermano 
causa de tu^pesar? ¿Fueron tus tías? 
— ¡Ay! ¡qué retortijón!... Ténme, Luciano. 
—Vamos, ya, lo acerté: son las judias. 



¡Que don Juan vale por tres 
por ser gran valiente!... A mi 
no me la pega; rd revés: 
valiente á secas, no es, 
valiente cobarde, sí. 

A. Díaz de la Quintana. 




NOCHE DE NOVIOS 

-VIONOLOOO r.ON CIRCUNSTANCIAS 



QUF. barullo: ¡Dios mió! y qué anima- 
ción. Cuidado que se divierten mis 
invitados y ¡cuidado (jue me fasti- 
dian con su presencia!... 
En fin. en esta galería se respira. Desde 



>4- 



. -.i 






■:^:^^j^\.^ 



116 



EL CASCABEL 



aqui oigoconfusamenleel rumor del baile: 
un compás de vals y una carcajada, el 
chocar de las copas y el ruido de una silla 
que ha hecho mover la cola de una baila- 

■ riña poseída del furor bailable 

¡Qué calor!. .. y como me aprietan los 
zapatos. Si me atreviera me descalzaría 
pero, no: puede venir ella que por fuerza 
se apercibirá de que no estoy en el salón. 

Eh... ...quien viene? Una pareja. ¡Ah! 

él es Juanito, mi compañero de aventuras 
y ella es Elena, la prima de mi mujer... 
No me han visto: se acercan y hablan... 
escuchemos. ¡Anda, anda! pues ñola quie- 
re abrazar?. . . dice que nadie los vé. 

Y ella lo cree, porque se deja 

Toma; pues no le dice (jue me tiene envi- 
dia y que él quisiera ser el héroe de la fies- 
ta de hoy?... Y ella, claro, la heroina. 

Hay que toser para que vean que no 
están solos. 

¡Jem, jem! 

Nada, no oyen nada, ¡¡jem, jem. jem!! 

Sí, estoy tomando el fresco y 

ustedes? 

Conformes ¡hace un Cii.loi!. — (sinver- 
güenzas) ¿Mi esposa? Debe estar bailando. 
...Ah, no: yo no bailo, no me quiero fati- 
gar... Bueno, bueno; vayan Vds. sin 
cumplidos-.... 

Se fueron. ¡Gracias á Dios! Estoy solo 
otra vez. ¿Qué hará mi mujer? 

Pobrecita... ¡debe estar muy violenta y 
nerviosa. Pues ¿y yo? No se que ine pasa. 
Siento un mareo.. . Será la dicha (¡ue se 
me ha subido á la cabeza 

Qué hermosa es mi mujer y qué bien le 
sienta el traje. Me parece oir pasos... 

...demonio ahora que quería ir á 

Es ella que mebusca. Ya está aquí.. . ¿Yo?... 
muy bien ¿y tú?... ¿Quieres marcharte? 
Bueno: yo también. Escapémonos... ¡ay! 
...Noes nada, una puntada aqui en el 
vacio, (malditos langostinos:. . . creo que 
se me han puesto en pié). Bueno, vamos. 
El coche espera. ¿Tienes prisa? Yo tam- 
bién. 

¡Vamos! 

¡Quemal empedrada está esta calle! ¡Uy!.. 

¡uyl Que qué me pasa?. .. Nada; por 

eso me quejo, por (jue no me pasa 

Mas ¿qué veo? Anicela, tú estás muy pá- 
lida ¿qué tienes? No me asustes ¡ay! 

...¡ay! ...Nada ya te lo he dicho, una 
puntada aqui, en el vacío. 

Llegarnos ¡gracias á Dios! este 



es el cuarto, el nido poético ¿á donde 

vas?..... ¿que no te pregunte? ...¿tarda- 
rás? Bueno; ya estoy en casa pero la 

mujer me prohibe salir del cuarto. 

Carambas... ¡ay!... ...repilo: los lan- 
gostinos se me sublevan... y sin poder 
salir del cuarto!... 

Qué haré. Dios mío, ¿qué haré? 

Oigo pasos. Es ella: bendiía sea. 

¿Un beso?... ahora, luego. .. dispensa... 

vuelvo enseguida ¿tienes miedo? no 

seas tonta... bueno, un beso uno solo; 
voy y vuelvo. ¡¡¡Ay !!!... ¿qué? los langos- 
tinos, digo, la puntada; vuelvo, vuelvo 
pronto 

Como debe estar mi Anita. 

Y.., ¡como estoy yo! 

Lo menos hace media hora que salí del 
cuarto ... Al lá voy ... 

¿Qué tal, ¿te hice aguardar mucho' ^Qué 
has hecho? ...una laza de té!... tienes 
razón, tómate otra y.. . ¿qué veo? son las 
cuatro de la madrugada! 

Adormir 

(Cualquier dia vuelvo á abusar de Ios- 
langostinos). 

Eustaquio M. Pérez. 

^<^ 



LOS PECES DE TAHITI 



De nítidos ooiores 
como las i'eilas flores 
(lue llenan un pensil, 
eran los peces en aciuel mercado 
de Tahiti. 

¡Oh potage esquisito! 
gritaba el apetito, 
el hambre estudiantil; 
y los peces, comprábamos, hermosos 
dé Tahiti. 

Más ¡qué horrible fiasco! 
sabor que daba asco 
nos hizo maldecir 
los peces tan insulsos como bello? 
de Tahiti. 

Desde entonces ¡oh bellas 
castísimas doncellas! 
Cuando os veo venir, 
me digo:— cSerán como los peces 
de Tahiti? 



Patricio Galio. 



Tucunian. 



-I— í- 



^íff^'n :SÍ«T- 



'...itSA^SlíK ,. ..ü f>»-4£.í-. 



EL CASCABEL 



117 



EL OEIGINAL 



be halla en su estudio Miguel 
hermosa tela acabando 
en silencio, y manejando 
febrilmente su pincel, 
ultimo toque adm rabie 
■deja el lienzo concluido, 
y con aire convencido 
Miguel dice: 

—¡Insuperable! 
Y no exajera el pintor, 
ni sin i-azón se envanece, 
ni su criterio oscurece 
el amor propio de autor, 
que aquella tela que brilla 
á la luz del sol potente, 
con su dibujo valiente 
y su color maravilla: 
Una mujer celestial 
de blancura nacarada, 
hlnguidamente acostada 
sobre una alfombra oriental. 
Parece que hincha su seno 
un vivo anhelo ardoroso, 
y que está su prodigioso 
cuerpo de deseos lleno. 
En sus labios oprimido 
late un beso que huir quiere, 
y se halla un fulgor que hiere 
en sus ojos escondido. 
La deslumbrante belleza 
sus encantos soberanos 
muestra, cruzando las manos 
por detrás de la cabeza. 

Y parece que suspira 

y que huyendo de su lecho, 

se vá á apretar contra el pecho 

del que anhelante la mira... 

Veía casi asustado 

el pintor el lienzo aquel, 

y se admiraba Miguel 

<ie lo que había pintado. 

Cuando en esto oyó un rumor 

■íjue alguien causaba al entrar, 

y al volverse á contemplar 

<]uíe'n era, dijo: . 

—¡Señor...! 

Y no acierta á comprender 
cómo ha sido tan honrado 
ya que su rey se ha dignado 



visitarle en el taller. 

Con solemne gravedad 

el rey la tela miraba, 

y los ojos no quitaba 

del cuadro su magestad. 

Luego, con voz temblorosa 

que casi no se le oía, 

por lo bajo repetía: 

—¡Muy hermosa! ¡Muy hermosa! 

Después volvióse al pintor 

y dijo: 

— Quiero saber 

donde se halla esa mujer. 

— ¡Es imposible señor! 

— ¿<'ómo...? 

— La que veis ahí 

es una creación mía 

liija de la fantasía; 

¡lo puedo jurar asi! 

— ¡Falso!— gritó el soberano— 

en donde está me dirás, 

ó el silencio pagarás 

con tu cabeza, villano. 

Esto dijo, contempló 

el cuadro amorosamente. 

y luego profundamente 

conmovido suspiró. 

Después dirigió su vista 

á donde el pintor estaba, 

y miró como temblaba 

lleno de miedo el artista. 

— Di que es falso lo que has dicho, 

di que existe esa mujer, 

y como rey me has de ver 

recompensar mi capricho. 
—Pues bien, ¡sí!— dijo el pintor. 
— ¿Y quién es? Dilo al instante, 
exclamó el rey anhelante. 

—Es (lue... no puedo, señor. 
— Di quien guarda ese tesoro 
de gracia, tan delicada, 
esa Lujuria animada, 
y te cubriré de oro. 
— Es que... 

—¿Vacilas ahora? 
— Pues, bueno— dijo el pintor— 
fué mi modelo señor. . 
¡la reina nuestra señora! 

Luis García. 



■,:4^.-:^\ 



118 



EL CASCABEL 



LOS LIBROS MIENTEN 




•^¿■, 



aASTiGADO, y bien castigado estaba el 
doctor Cruz, tanto, que un aficionado 
á hacer frases decía, socarronamenle: 

—El Dr. Cruz está crucificado. 

Por supuesto, que el victima nada sa- 
bia; absolutamente nada. 

Y feliz con su ignorancia, dejaba desli- 
zar gozoso horas y más horas entregado 
de lleno á la dulce tarea de amar á Irene, 
una señora de historia un tanto intrincada, 
pero mujer de hermosura verdaderamente 
notable. 

Por muy hermosa que fuera Irene, no se 
podía comparar con la interesante esposa 
del Dr. Cruz, la celebrada María, reina 
absoluta en saraos y salones. 

Ello, no obstante, hay maridos que pre- 
fieren merodear en donde pueden, descui- 
dando de modo más que lamentable, su 
propia hacienda. 

Allá ellos, que no cuentan con la hués- 
peda, huéspeda que en el presente caso lo 
era un joven de finos modales, arrogante 
figura y elevada posición, y por si tantos 
titules no eran suficientes para deslumhrar 
á una dama, era la huéspeda, ó sea el jo- 
ven citado, novelista de imaginación asom- 
brosa, y un tanto romántico, más por 
cálculo que por naturaleza. 



Y para abreviar, diré de una vez que- 
María y el novelista se hicieron muy 
amigos. 

Casi tanto como el doctor y la bella 
Irene. 

Esta era feliz. 

El novelista también. 

Únicamente María y Cruz sentían á ra- 
tos el ratoncillo roedor de la conciencia. . . 

Entre tanto la murmuración era mayor 
cada vez. Se hablaba de tan escandalosos 
amores en tertulias, paseos, cafés... y no 
pocas personas señalaban con el dedo á 
los héroes del presente cuento, con indig- 
nación aparente, pero celebrando en su 
fuero interno la fülta cometida por Cruz y 
Maria, sin duda por aquello de que «mal 
de muchos. . . « 

El joven novelista obsequió á María con 
un lomo de sus obras, recomendándole 
especialmente la lectura de una novela 
cuyo titulo nu hace al caso. Leído que húbo- 
la novela, María confesó que le había pa- 
recido cierta la afirmación de un personaje, 
(jue afirmaba que los besos del amante 
son más ardieules que los del marido. 

Como hecho de encargo para destruir la 
solidez ae tal argumento, el novelista besó 
aquel día con una frialdad polar. Es que 
estaba espantado. 

í>u nombre era traído y llevado... y 
llegó á temer por su noble personalidad de 
mortal y literato. 

¡Cosa rara! Cruz también tuvo su co- 
rrespondiente susto, y escapándose de Irene 
fué á su casa jovial como nunca, y estuvo 
amante como nunca con su esposa. 

¡Qué tal estaría el doctor, que la mujer 
se quedó pensatival 

—¿Qué tienes? — le pregunto solicito el 
arrepentido marido. 

— Nada... es que he leído en una novela 
que los besos del amante son más apasio- 
nados que los del marido. . . 

—¡Tonta! no hagas caso de libróles. 

— Tienes razón; los libros mienten. 

Andrés Soler. 




•--■ÍÍB¿íi¿A*'>^.-¿ÍT 



EL CA8CABi£L 



llíí 



EL CONSUELO DE LAS VIUDAS 



Se moría un amigo 

y en el momento, 
ya demostraba Roque 

su sentimiento. 
Iba á ver á la viuda 

y al visitarla, 
ya iba con el deseo 

de consolarla. 
Se vestía de luto 

severamente, 
se ponía los guantes 

correctamente. 
y en aquellos achaques 

corrido y ducho, 
le decía á la viuda: 

— jLo siento mucho! 
El cadáver yacía 

sobre la caja; 
cargaban unos hombres 

con la mortaja. 
La señora gemía 

clamando al cielo, 
y le prestaba Roque 

dulce consuelo. 
—¡Señora, ¡por la^^irgen! 

decía amable, 
remediarse no. puede 

lo inevitable. 
Sus ojos con el llantC' 

se ponen rojos. 
Debe usté cuidar mucho 

tan lindjs ojos. 
La viuda tristemente 

cual flor marchita, 
inclinaba hacia Roque 

su cabecita. 
Y él temiendo un desmayo 

la sujetaba, 
y con Irases amables 

la consolaba. 
La triste con el pecho 

muy afligido, 
caía sobre Roque 

con un vahído. 



y al muerto mientras tanto 

callado y serio, 
en el nicho metían 

del cementerio. 
Roque con su sistema 

premeditado, 
lograba mil conquistas, 

por de contado. 
Citando á sus amigos 

su mucho celo. 
—De tu viuda— exclamaba, 

seré el consuelo. 
Cierto día, de Roque 

murió un amigo, 
y él quiso de su muerte 

ser el testigo. 
La viuda con el alma 

rota á pedazos, 
miró á Roque, y al punto. 

cayó en sus brazos... 
Con aquella viudita 

quiso el demonio, 
dar á Roque deseo 

de matrimonio. 
Y él que á todas, sencillo, 

las consolaba, 
con la vi-udita aquella 

se desposaba. 
Más hoy Roque, en las cesas ^ 

del mundo ducho, 
á fin de no morirse 

se cuida mucho. 
No quiere que ella enviude, 

por que no ignora 
hay quien fuera consuelo 

de su señora. 
Pero á casa de Roque 

vá un caballero, 
guapo, amable, instruido. 

fino y soltero, 
(¡ue á las viudas del todo 

tiene olvidadas; 
...pero que es el consuelo 

de las casadas. 

José M'. Mendoza, 




120 



EL CASCABEL 



PEQUEÑAS 







¡Ali, señores! Probad; sin dolor y por un peso, Y, sobre todo, no os olvidéis de la limosna 

desaparece el mal... para las almas benditas del purjíatorio. 









. =» \\ 1---- " ;■•;, ; ^ 



Como ganar, gano...; pero gasto un dineral Caballero: soy padre, aunque parezca nien- 

en zapatos. tira, y no tengo un centavo. Asi es qne es- 

. ' pero de V... 



'■r::::-ÍjM:. 



EL CASCABEL 



12i 



INDUSTRIAS 




Dale de b?tún á las Ijotas... etc. 





Para vivir en este mundo hay que .cargar 
alguno. 



-¿Y usted qué hace? 

-De tripas corazón ¡y vamos viviendo! 



122 



EL CAI^CABEL 



EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO 




Es una noche ardorosa, 
de la luna al suave brillo, 
un trovador á una hermosa 
canta con voz melodiosa, 
y entre las hierbas un grillo 
con constancia y frenesí 
arranca á sus neerras alas 
un monótono 
gri-gri. 

Mientras que arpegios y escalas 
y tiernisimas endechas 
lanzan el laúd y su dueño, 
la bella muerta de sueño, 
vé afinidades estrechas 
entre el grillo y el galán, 
sintiendo acordes asi, 
del laúd el rinquirran 

y del insecto el 
gri-gri. 

A lid ¿o Borgia. 



¿PROFANACIÓN Ó DEBER? 




padres la legaron, y en el que cifraba ella 
el porvenir de su liijo. 

Pero Beltran, era un infame. Olvidando 
todos ios deberes de hombre, de esposo y 
de padre; la embriagez, el juego y la pros- 
titución era la única trinidad á quien ren- 
día culto a(iuel ser embí utecido. 

Llegado al más completo estado de de- 
gradación y abandono, y agotados ya to- 
dos los recursos pecuniarios, el periodo 
álgido de la miseria no debía tíirdar en de- 
clararse. 

—¡No hay pan!— dijo un día la pobre 
Adela, con voz desfallecida. 

—Cómpralo — contestó brutalmente su 
marido. 

—Es que... ¡no hay dinero! — prosigio la 
infeliz, entre sollozos. 

—Búscalo — replicó él, con un movi- 
miento de impaciencia. 

—Pero Beltran... ¿y tu hijo?— exclamó 
la infeliz, arrasados los ojos en lágrimas. 
— ¡Eh!... ¡vaya al diablo! 
— ¡Ah... hijo de mi alma!— gimió la po- 
bre madre, y rompió en un amargo llanto. 
Beltran, indiferente á la desesperación 
de su esposa y sordo al grito de su con- 
ciencia, descendió tranquilamente las es- 
caleras de su cusa, dirigiéndose á la ta- 
berna. 

A las pocas horas, Adela se desprendía 
de la última prenda de valor que le que- 
daba: un medalloncito de oro, que iba á 
aumentar el voluminoso tomo de esa his- 
toria de la indigencia, que con despiadada 
ironía se llama Caf>a de Présta'moH. 

El hijo de Beltran tenía, por ese medio, 
asegurada una subsistencia qua el exce- 
sivo trabajo de su madre no le podía 
proporcionar ni aún á costa de su vida. 



A infeliz Adela, no podía ya 
con el peso de su cruz. 
Abrazada á ella, habla re- 
corrido, como el Ilustre 
Mártir, su calle de Amar- 
gura, llegando también al 
terrible Gólgoia, convertido 
esta vez en destartalada y 
y l'ria buhardilla. 
¡Pobre Adela! Enamorada 
ciegamente de su esposo, á quien idola- 
traba, vio disiparse al mismo tiempo que 
Sus ilusiones, el pequeño dote que sus 



El ángel de la muerte bate sus negras 
alas en la mísera buhardilla. 

La robusta naturaleza de Beltran ha su- 
cumbido al empuje terrible del vicio, y su 
inanimado cuerpo yace amortajado en 
miserable cama. 

Adela parece la estatua del sufrimiento. 
Hace dos días que aquel endeble cuerpo no 
ha probado alimento alguno. 

En su demacrado rostro se revelan las 
anteriores brutalidades de su esposo y 
los sufrimientos y privaciones de aquellos 
últimos días. 

Su hijo duerme en su cunita el sueño de 
los ángeles. 

La pálida luz de una lamparilla de aceite 



»-jL-^-i*i>,j 



m^: 



EL CASCABEL 



123 



DIÁLOGO 




-Reniego de los maridos. 

-No hay de qué. Yo soy soltera perpetua, para servir ti V. 



Í2i 



EL CASCABEL 



colocada encima de una mesa, se retuerce 
y chisporrotea, como renegando de su im- 
potencia para desvanecer las sombras que 
en fantástico tropel invaden la habitación. 

Sentada en un rincón del cuarto, la joven 
viuda, sostiene misteriosa conversación 
con un caballero que, con respetuosa acti- 
tud, parece empeñado en alcanzar de Adela 
algo que esta se resiste en conceder. 

Pero de pronto, exclam» :— Si, es cierto: 
mañana podré dar. aunque pobre, sepul- 
tura á mi esposo, pero mi hijo no tendrá 
qué comer. ¡Dios mió. cúmplese tu santa 
voluntad! Y un grito de dolor se escapó de 
su pecho. 

Alzóse el desconocido, acercóse á la 
cama, levantó la mortaja y aplicó a! cadá- 
ver de Beltran unas inyecciones. 

A poco, y en cuanto se vió sola, la des- 
venturada Adela se espantó de su resolu- 
ción y un supersticioso terror embargó su 
atribulado espíritu. 



Ala noche siguiente, dos coches paraban 
en la puerta del cementerio, y Adela, con 
su acompañante, penetraba en el fúnebre 
recinto. 

En uno de los sitios más oscuros un 
hombre dormitaba apaciblemente, sentado 
encima de un ataúd: era el sepulturero. 

Entre éste y el desconocido mediaron al- 
gunas palabras y algunas monedas. 

Enseguida el ataúd era sacado del ce- 
menterio y colocado en uno de los coches. 

Adela había presenciado esta ceremonia 
presa de indecible terror: terminada la cual 
dirigióse á la calle, apoyada en el brazo del 
desconocido. 

Luego... la quietud más absoluta rei- 
naba en la mansión de los muertos. 



¿Era criminal Adela? 

¿Había cometido una profanación al ven- 
der á la ciencia el cadáver de su esposo? 

No lo sabía,., ni lo quería saber. 

Lo que sabia la infeliz, solamente, era 
que con aquel dinero aseguraba por largo 
tiempo la subsistencia de su hijo. 

El desgraciado Beltran, únicamente fué 
útil á su familia cuando ya no figuraba en 
la lista de los vivos, 

N. Cnrbó. 



ENFERMEDAD RARA 



-dHÍt«- 



En cierta tertulia 
estaba Mariano, 
hablando con Casta 
del tiempo y el baño, 
de trajes, modistas, 
de sport y teatros 
Mariano es un joven 
de porte gallardo, 
afable, instruido, 
y bien educado, 
que pasa su vida 
con muchos trabajos 
y nunca consigue 
salir de su estado. 
Es Casta muy rica 
y aprecia al muchacho, 
más tiene caprichos 
y gustos muy raros; 
así es que no piensa 
ni en sueños Mariano, 
en ser de la niña 
el afortunado 
mortal que al fin logre, 
el dote y la mano. 
La noche en que digo 
se hallaban hablando, 
á Casta de pronto 
cayósele al lado 
un lindo abanico 
de nácar. Mariano 
cual si no lo viera 
y sin liacer caso, 
charlaba por siete 
inquieto y temblando. 
Más Casta de pronto, 
con gesto tirano, 
pidió su abanico 
al pobre muchacho. 
Mariano temblaba 
con aire azorado; 
se puso muy rojo 
y luego muy pálido, 
miraba el objeto 
sin ir á buscarlo. 
y daba suspiros 
nervioso y sudando. 
Poniendo á la postre 
los ojos en blanco, 
sufrió el pobrecito 
un fuerte desmayo. 
Las gentes vinieron, 
¿qué había pasado? 
Que oliera le hicieron 
botellas y frascos, 
y al Hn, del fitaque 
volvió muy cansado. 
— Usted necesita 
reposo, descanso. — 
decíale el médico 
al pobre Mariano — 
y mucho paseo. 



EL CASCABEL 



12S 



y duchas, y baños... 
—Usted me dispense— 
repuso el muchacho. 
— Lo que me molesta, 
lo que me ha hecho daño, 
son los pantalones 
agujereados 
por ciertos lugares 
cuyo nombre callo, 
que hubiérame visto 
si yo me levanto; 
por el abanico 
aquel malhadado. 

•S. Gar. 



■¿do. 




Con permiso de la policía 
hablaremos de teatros. 

No pudimos hacerlo en el número ante- 
rior, y no por falta de ganas precisamen- 
te; la falta de espacio luvo la culpa. 

Por supuesto que en las cuartillas que 
quedaron postergadas, un par de ellas, por 
lo menos, estaban dedicadas á la Co/ne- 
(lia^ á Guerra Europea y á la Policía. 

É inútil creemos decir que criticábamos 
Á la primera por lestaruda, á la segunda 
como corresponde á un mamarracho sin 
pies ni cabeza, y á la tercera por entro- 
metida. El público tiene el derecho de sil- 
bar lo que no es de su agrado y cuando 
tropieza con obras como Guerra Euro- 
pea tiene el deber de proteslarsin consi- 
deraciones de ningún genero. 

Pero, dejemos lo pasado, y sin movernos 
de la Comedia hagamos constar que la 
compañia sigue alcanzando aplausos en 
las obras de costumbre., y decimos de cos- 
tumbre por que Carmela no es novedad 
precisamente. ¡Valiente pitillera hace la 
García! Hay que verla, y oiría. 

Lo propio que; á Ruiz y Orejón que son 
los favoritos del público. 

En \a Zarzuela también hubo su estre- 
no, desgraciadito por cierto, aunque no 
provocó protestas. 

Nos referimos áLa Barca Nueva (Q. E. 
P. D.) * 

La Cencerreada sin tener nada de parti- 



cular, como no sea una música ratonera^ 
se aguanta en el cartel, debido mas que á 
todo al buen desempeñ'j que alcanza por 
parle délos artistas. 

Ei .-l/'yO/O funciona. 

Las hermanas Aran.iz han hecho su rea- 
parición y en La Mascota no han escasea- 
do los aplausos, según se dicen, y nosotros 
creemos porque en materias teatrales nos 
lo creemos todo 

Anunciase la llegada ;i Buenos Aires de 
las hermanas Millanes. en compañia de 
Gil, Campos, el maestro Aguirre y demás 
de la compañia que paso á Chile. 

Dicese que el San Marlin está compro- 
metido y que con los elementos citados, y 
otros muy apreciables se íormará una 
compañia numerosa. Xos gustaría ver 
realizado el proyecto que a úitima hora nc* 
aseguran que no pasa de tal . 

Dentro de pocos días la Oliera abre sus 
puertas con la anunciada compañia fran- 
cesa. 

Y el PoliteanHi albergará nuevamente 
á la tan juslameiUe aplaudida compañía 
Falconi. en la que figura una estrella como 
la Boelti Valvassura, que tan gratos re- 
cuerdos dejó en el público. 

De modo que las perspectivas no son 

malas. 
Esperemos. 




QUISi- COSAS 




Afirman muchos autores 
y lo afirmo yo también 
que el amor es pasajero: 



ó' 



¿pero en que: ¿en vapor o en tren? 



Según leemos en un colega, el Ateneo 
existe y en él se pasan muy buenos ratos. 

Y no hay para menos. 

Figúrense Vds. que allí se pueden ad- 
mirar Ilustraciones extrangerus que, en 
cuanto á grabados, son un prodigio. 

Así lo dice el cronista del colega. 

De modo que los ateneístas pasan e! rato 
como niños. 

¡Mirando dibujos! 



J-r^ 



12í> 



EL CASCABEL 



Aun que no: también en el Ateneo se ha- 
bla de lo que tiene relación con la prosa 
de la vida. 

¡Cararhbasl ...y nosotros que nos figu- 
rábamos buenamente que en el templo de 
ias letras quedaba prohibido hablar de al- 
quileres, de temperatura y de suegras! 

¡Adiós ilusiones! 



mos en consideraciones por tratarse de 1 a 
obra de un colaborador nuestro. 



Para cosas anómalas la prensa diaria y 
periódica de esta capital . 

Una Ilustración prohibe la reproducción 
de SU.S materiales artísticos. 

Y esos materiales no son suyos y el pú- 
blico se los sabe de memoria. 

Un diario truena contra el robo literario 
y publica en folletín una novela que acaba 
de llegar á Buenos Aires. 

Los comentarios al lector. 



1.03 barrenderos municipales hace un 

par de meses que no cobran sus haberes. 

Kl Intendente debe de estar en igual caso. 

Y no obstante, los barrenderos barren. 

Y el Intendente cobra. 



Hemos recibido un ejemplar de la nove- 
la que con el titulo de Margarita PruzzL 
ó el Crimen en Bulnes ha escrito y 
dado á la estampa el infatigable escritor 
Manuel Bahamonde. 

Agradecemos el envió y no nos estende- 



ondencia 




Sccior—Su -Mastíarita» perdió la oportunidad # 

Tptoii—iDe boca? 

.V. L.—Án'sco.'< y rico no son consonantes, aunque 
lo crea v. firmemente. 

T. D. íf.— Bueno, paso por todo menos por lo del 
suave vapuleo: ya ve v. si soy generoso! 

i)limpin—0 sucia, diría V. mejor. ¡Carambas y qué 
co3as dice V. 

. J/.— No es publicable. 

R, //.—Mande Vd. la firma y se publicará. 

Á ?/íí'7)/(?— Perdone Vd., pero El Cascabel no se me 
te en esas cosas, sobre todo sin que le llamen. 

rc/o— Ya lo creo que es V. un cero: ¡y á la iz 
quierda! 

.l/o?no— ¿Conque bailó V. mucho? Me alegro, hom- 
bre, me alegro, pero lamento que la emprenda \A, 
contra una señora tan respetable como la poesía. 

El primo— >io puedo sufrir primos: créame V. 

Kloi/.—'Si versos cojos 

L. V. A.— Se puede corregir un poco. Hágalo si 
gusta. 

7". «.—Lo de V. es incorregible: se lo juro. 

Nota.— Quedan varias cartas por contestar. 




EL CASCABEL 

SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 

Director: ENRIQUE COLL 

,^ 

CONDICIONES DE U SUSCRIPCIÓN 

Capital: 3 meses g 1.50 

Provincias: Los señores Corresponsales 
fijarán el precio. 

Número corriente » 0.10 

» atrasado. > 0.15 



SE DESEAN AGENTES Y CORRESPONSALES 



BEr ACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 

^30— ALilMA— i3@ (AtTos.) 






BL CASCABEL 



127 



SUCURSAL 



DEL 



BISCO DE SÁBUL 

CALLE MORENO 

ESQl'INA BUEN ÓRDE\ 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAI.; 10.000.000 DE PESETAS 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía nacional de seguros 

CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada jwr Dect-eto de 27 de A aosto 
de 1889. ^ 

Inscripta en el Registt^o Pi/Mico 
de ComercAo 



Exportación de frutos del país.— Importación 
de productos españoles en gensral. 

Se dan «iros á la vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 3 p. m. Los dias festivos de 9 a. m 
á 11 m. 



Higiene de la boca 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los -gol- 
vos dentífricos y jabonosos de Cra?iwell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los ' 
dientes. 

SE VENDEN 

i<;n la 

droguería y farmacia inglesa 

DE 

E. F. CRAIVWELL 

647-CALLE VI .TORrA-647 

Entibe Perú y Chacábuco 

GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABADO 

DE 

KMILÍO A. COLL Y C" 

2164- Calle Cliile— 2164 



Se hacen toda clase de grabados en zinr, 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y toda' clase de dibujos. 

Ilustraciones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA. 2011 



Seguros de fletes, efectos, ganancias esperadas. 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria — 845 

BUENOS AIRES 

Cooperativa Teíef. 899 Casilla Correo, 1634 



compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Subvencionados por el (gobierno Español 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la Plata y Europa 

El dia 2 de Abril de l!Sf»,3 saldrá de este 
puerto el magnifico vapor 

para Santa Cruz de Tenerife, Cádiz, 
Barcelona, admitiendo carga y pasajeros, así 
como para Vigo. Coruña. Santander. Bilbao 
y demás puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y C", calle Alsina 750. 

Nota.— Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 



Teodomiro Suílé 



ESCRIBANO PÚBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 



,'¿í't^-' -.^íA^-^l- 



1 



EL CASCABEL 



,1 



AM© 



A R A T © 




Que Aniceto Juárez es un conquis- 
tador, lo sabe lodo el mundo. 

Y por si alguien lo duda, qne se lome 
el trabajo de seguirle un rato. I 

j Ve ;i una interesante joven. i' 

I La sigue. í^ 

La requiebra. 

Ella aprieta el paso y Aniceto hace 
lo mismo, insistiendo en decirla dos 
palabras tiernas. 
Por fin, la joven se cansa. 
Llega ;í la Plaza del Parque y se 
sienta. 

Aniceto toma asiento y dice: 
—Señorita: sea V, compasi'^a. Estoy muerto de amor y dispuesto a todo. 
^ —¿A todo? 

—Si; p'da V. y ení-oguida tendr.i lo que desee. ¿Quiere V. brillantes, joyas, trajes- 
coches? 

^' — No, señor: nada de esr.. 
— Pues entonces.. . 

— La verdad es que con la caminata que he dado estoy sin tuerzas. Lo primero 
es recuperarlas. 

—Dice V. bien. Yo sé el sistema. 
—¿A dónde me lleva V.? 

— Al único sitio indicado para el caso. Entramos estenuados y salimos dispuestos 
á hacernos moriscuetas dos días seguidos... 
— ¿Y en donde se efectúa el milagro? 

—¿En donde? En la Hartona. Sígame V. y entre vaso y vaso de leche fría !o es- 
plicaré á V. un cuento. 
— Vamos, pues. 

lechería la hartona 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




LECHE PURA, CREMA, MANTECA FINA DEL DÍA 
Quesos CAMEMBERT y BRIÉ 

VENTAS POR MAYOR Y MENOR EN SUS DEPÓSITOS 

2^4j SUJPACHA^ 2^4 y Florida esquina Tucuman 

Al menudeo en los principales almacenes. 



fih^:^^ 









Afio 11 Baenos Aires, Matzo 9 de 1893 Nfim. 62 



^^-v:;- s- -í-^ 



m smv' .,. 



' .VWil lW ". I " ' ' ■" i' m i M i ifffi iii Hu yiii'ii in iii M i iMip ' j ' ■ ., ..i 'i i 'i «i i i ii i 



H. li^ MM Ii I l|lli jM W| 



EL CASCMl 



wmimiihmmmmm 



||iiiijii¡i"i"iiuihiii),'hJ^^V'''F™^ 



"uiHPHr "■'" ■ '»"■••" 




La correspondencia á nombre del Director 



Redacción y ÁdmioistracioD: ÁlSlNÁ 939 (altos) 

HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . $ 0.10 el número 
Número atrasado.. .. «0.15 id 

Fotograbados de Emilio A. Coll y C* 



SEMANARIO h< KSTITO ILUSTRADO 

Director: ENRIQUE COLL 
-, > 



M^^^' LEINDEY 




Jm^ Ut ('(iiiiya'' lit Fni i¡<('sa de- 'ji (■¡.>cr:! 



130 



m 



EL CASCABEL 




I \ osoTRos somos asi. es (iecir. muy 
* \9 impresionables. 

Cuando nos ocurre algo extraordinario 
ponemos el grito en el cielo 3 en otra 
parte, y después de mesarnos los cabellos, 
si se trata de algo triste, ó de tirarle pelliz- 
cos á la mucama si el caso es risueño, nos 
quedamos tan frescos, y creidos de que ya 
no hay mas que hacer. 

Ahora sin ir mas lejoü. estamos comen- 
tando el naufragio de la Rósale-^ y lo co- 
mentamos ron indigiiHCKKi. 

En todas partes se habla de U< mismo v 
hasta las funciones mas intimas del hogar 
se resienten de ello. 

— ¿Está el almuerzo? preguntamos á la 
cocinera sin cama que nos condimenta los 
porotos cotidianos. 
(1 — Si señor. Puede Vd. servirse. 

—Pero, Mónica, estas papas parecen 
por lo duras, munición de artillería. 

— Vd. dispense, pero con eso del suma- 
rio estoy tan intrigada 

^Pues menos intriga y mas cuidado. 
Que es lo que conviene en todas las 
grandes ocasiones, incluso la de ía ali- 
mentación. 

Naufragó la Rosales; salváronse el co- 
mandante y oficiales y la marinería desa- 
pareció 

;Quó días aquellos que siguieron á la ca- 
tástrofe!... 

Ciudadano conozco yo, que^ después de 
declarar héroes al gefe y oficiales del des- 
dichado buque, se pintó la cara de negro 
con betún, en señal de luto. 

Cuidado que |se apuró e! repertorio de 
epítetos altisonantes al hab'ar de los náu- 
fragos que, más felices que sus subordi- 



nados llegaron á la playa estropeados pero 
- vivos. • '_■,■: " -; 

Hazaña tan inmensa no sabía como 
premiarse. , ■, 

Después 

Empezó el run-run. Se dijo esto, lo otro 
lo demás allá, y ahora hasta el ciudada- 
no aquel que se tiznaba la cara pide la ca- 
beza de Funes y una porción de castigos 
ejemplares. 

Hasta hace poco nadie osaba tocar la 
marina. 

Y los oficiales de la torpedera náufraga 
parecían hijos de nuestras entrañas. 

Ahora la consigna es diferente y hasta 
parece que se espera lo previsto para sol- 
tar la sin-hueso y gritar ¡justicia!,.. 

En fin, que sale uno á la calle, dispuesto 
á airearse, y de buenas_á primeras tropie- 
pieza con un conocido que le dice misterio- 
samente: 

— Vamos á tener grandes novedades. 

—Si, ¿eh? 

— Y sorpresas nunca imaginadas. 

— ¿Qué me cuenta Vd? ¿Vá á bajar el. 



oro? 



— No, señor. 

— ¿Se ha descubierto alguna partida d^ 
cartuchos hechos con pan mascado? 
— Tampoco. 

— Entonces 

— La Rosales.' 

— ¿La Rosales?... ¿ha apjirecido por ca- 
sualidad? 

— No, señor: pero ahora las declaracio- 
nes van de veras, el sumario está listo y 
vamos á tener luz, mucha luzl 

— Que Gané ¡eoiga, por que hay barrios 
muy mal alumbrados. 

— ¡Ha sonado la hora I 

— Efectivamente: son las doce y con su 
permiso voy á almorzar, 

— Parece mentira que haya quien al- 
muerce. 

— \o obstante algunos seres afortuna- 
dos aun comen. Con que, páselo usted 
bien. 

Y se aleja el conocido dispuesto á ha- 
blar de lo mismo á cuanto amigo se le 
ponga por delante. 

Después de correr media ciudad comu- 
nicando impresiones, pulsando la opinión 



líiiriti.-'; ->«-.- -J'/j 



jt-m 



EL CASCABEL 



131 



pública, llega á casa echando fuego por 
todos sus poros. 

— ¿Qué te pasa? le pregunta acongoja- 
da la tierna esposa. 

— Tengo la cabeza mala. 

— Has leído versos de Alma Fuerte? 

— ¿Quien piensa ahora en versos? Por 
el momento las personas que se aprecien 
un poco no pueden hablar mas que delsu- 
•mario. 

— Dejaque los tribunales hagan lo que 
corresponda hacer, 

— Loque aqui falta es mas energía. 

— Ya vendrá. 

— Y un castigo ejemplar. 

— Bien, hombre; no te acalores, y va- 
mos á tomar un bocado, si te parece. 

— Justo... á bocados arreglaría yo el 
asunto. 

— Es extraño que ahora te entre tan 
fuerte el deseo de romperlo todo, cuando 
antes tronabas contra las malas lenguas 
que pretendían echar un borrón sobre la 
marina. 

— Es que las cosas después de pen- 
sadas 

— Ahí está. Las cosas se han de pensar 
bien. Y tan exagerado fuiste antes como 
ahora. Deja que la justicia llegue, en ca- 
rreta como de costumbre, y después ha- 
bla cuanto te dé la real gana. 

— ¡Es que el honor nacional...! 

— Es el mismo que invocabas antes pa- 
ra echar tierra sobre el asunto. 

Y... pongo punto por que, sin darme 
cuenta hablo de lo que no debo hablar, so- 
bre todo en estos momentos. 

Pero al fin y al cabo el tema es de ac- 
tualidad. 

jDespues de tonto tiempol 

Eso sí que es incomprensible y uste- 
des perdonen. 




MÚSICO, POETA Y LOCO 



Un músico.— Sé sentir 
y hago sentir como siento... 
sublimizo el pensamiento 
y híigo al triste íonreir... 
En mi poder, ablandar 
pudiera un pecho de roca... 
yo digo, lo que la boca 
nunca ha podido expresar.. . 
Mi íuspiro, es el placer... 
incomprensible mi llanto 
y es un misterio mi canto... 
C'n po^la.—Mi poder 
brota del mismo lenguaje 
pero e.? mucho más profundo... 
yo de la nada hago un mundo, 
como de un hilo, un encaje. . 
Dicen que mi pensamiento 
e.> un insondable abismo, 
y no siente, y que yo mismo 
no siento aunque diga siento... 
¿.(.^•uién duda de mi poder 
cuando en ternuras deshecho, 
mitigo angustias del pecho 
y hago del llanto un placer...? 
¿Y quién sino yo, espresar 
puede en inspirada calma 
la sublime voz del alma? 
C'n loco.— Eso es soñar. 
¡Me asombra esa pretensión!... 
Más soy yo y me alabo poco 
porque (aunque me llamen loco) 
mi poder es la razón, 
Para el sabio esto es agravio, 
pues razono: lo comprendo, 
más en mi locura entiendo 
lo que no ha entendido el sabio. 
¡Artel... Ageno á la cordura... 
Poeta-Músico.—íForquéf.. . 
Un ¿Oro.— ¡Porque ello fué 
la causa de mi locura!... 
Un >/m''s/co.— ¡Torpe invento!... 
Un poe/a.—'í<íécia frase... 
«Arte es vidar>... 

Un Zoco.— Pase... 
siempre es bco el sentimiento... 
si al tin... ¡fjué incredulidad! 
¡De músico, poeta y loco 
todos tenemos un poco!... 
Poeta-Mi'sico. — Es verdad... _ 



Siguió el músico tocando... 
el poeta componiendo... 

¡y aún está el loco riendo 
á aquellos dos esperando!... 



A. Díaz de la Quinlaw , 



m^ 



132 



r:...i: 



EL CASCABEL 



TROFEO GLORIOSO 



Sobre un abrupto peñun 
juntándose cien bandidos, 
constituyeron unidos 
una terrible nación. 
Al saqueo y al pillaje 
denodados se lanzaron, 
y a(|uel país devastni-ou 
llenos d3 furor salvaje. 
Se t x^endian por doquier 
y al viajero saqueaban, 
pues ante todo buscaban 
embriagarse y comer: 
pero ya una vez saciados 
y en su antro guarecidos, 
dormitaban los bandidos 
como tristes 6 abrumados. 
— Necesitamos mujeres — 
dijo el jefe cierto día — 
ellas traerán la alegría. 
hartándonos de placeres, 
y hay que buscar al momento 
lo que todos deseamos, 
;iues si no, nos condenamos 
á morir de aburrimiento, 
excitados por el vino 
y anhelosos de robarlas, 
convinieron en sacarlas 
de cierto pais vecino; 
y con mañas ingeniosas 
dejaron los rondadores 
á sus pobres moradores 
sin hijas y sin esposas. 

Rugiendoel pueblo indignado: 
con sus aprestos de guerra, 
liizo retemblar la tierra 
juntamente exasperado, 
y tremolando con furia 
su bandera victoriosa, 
lleno de angustia espantosa 
fué á vengar tamaña injuria. 

lí 

Kn expléndido festín 
los bandidos se embriagaban, 
y su empresa celebraban 
con una orgia sin fin. 
Mas supieron los bandidos 
los aprestos belicosos 
de los burlados esposos 
y los padres ofendidos, 
y en su soberbia trinchera 
la cuadrilla se aprestó 
cuando á faltar encontró 
una cosa: la bandera. 
El pendón de la cuadrilla 
de asesinos y ladrones, 



fué. á la postre, unos calzones 
del jefe de la gavilla. 
Haciéndola tremolar, 
al encuentro, los bandidos, 
fueron de los ofendidos 
deseosos de luchar. 

HI 

Cuerpo á cuerpo y cara á cara 
lucharon valientemente, 
sin que ningún contendiente 
en la lucha flaqueara. 
Ansiando venganza fiera 
los del país ofendido, 
forman un grupo nutrido 
en torno de su bandera. 
Handera á la que ligadas 
van mil victorias gloriosas. 
Una de áf|uellas famosas 
banderas de las cruzadas. 
Noble insignia (|ue descuella 
sobre la grey ofendida, 
(|uien se encuentra decidida 
á dar su vida por ella. 

La pelea continuó 

sin piedad y sin cuartel, ' 

y al fin la espada cruel 

con la muerte descansó. 

Y a! final de tanto horror, 

la bandera del bandido 

conquistóla el ofendido. 

y la de éste el ofensor. 

LV 

El jefe de los ladrones 
la bandera contemplaba, 
pensando en (|ue precisaija 
con urgencia unos calzones. 
<Jon habilidad pasmosa 
la bandera desgarró, 
y un calzón se fabricó 
de la bandera gloriosa. 

V 

PjU la iglesia secular 
del pueblo (|ue fu(' ofendido, 
y en la nave suspendido 
y en preferente lugar, 
se vé un harapo asqueroso, 
calzones que un tiempo fueron, 
y ([ue en la iglesia pusieron 
como trofeo famoso. 
Los ([ue con patrio fervor 
enseñan los habitantes, 
apesar de que hoy como antes 
despiden muy mal olor. 

Luis García. 



•-Tí ^.-^ 



■y-'S-i ' ' 



EL CASCABEL 



131 



LOS EMIGRADOS 



,# I NOS lo son porque les ha dado la 
^■"^ gana de serlo, y otros porque se 
han visto obligados á tomar el primer va- 
por anunciado. 

Hay emigrados que están tan orgullosos 
de serlo, que hasta en las tarjetas después 
del nombre, hacen imprimir el titulo: efni- 
grado. 

Gomo quien dice médico 6 embotellador. 

El emigrado adopta para diario un aire 
■resignado. 

Gome el duro pan de la emigración. 

Pero en cuanto á aprecio de si mismo... 
nada digamos. 

Los que han emigrado con la familia, se 
establecen en Buenos Aires, por ejemplo. 
y desde que toman casa empiezan á soltar 
suspiros y exclamaciones. 

— ¡Ayl,..— nos decía una señora recien 
llegada — aquí vivimos como gitanos. 

— Señora... no tanto. 

—Si nos hubiese V. visto en Madrid-.. 
Aquello daba gusto. ¡Qué casa y qué piso! 
por supuesto muy bien amueblado y al- 
fombrado. En cambio ya vé V. esta casa; 
parece una jaula ó un nido... ¿Cuándo vol- 
veremos á nuestra tierra? Allí nos conoce 
todo el mundo y áqui pasamos desaperci- 
bidas completamente... Pues ¿y el coche?... 
¡Maldita sea la hora en que nos emhar 
camos! 

— Pero, señora, si tan bien estaban us- 
tedes allá ¿por qué se movían? 

— Gueslión de delicadeza. A mi esposo, 
que era recaudador de contribuciones, le 
hicieron una zancadilla y él dijo: ¿si? pues 
ahí queda eso, y se embarco sin pensarlo 
ni un minuto... 

Luego hemos sabido que la zancaíiilla la 
hizo el marido al Estado, llevándose fon- 
dos que á éste pertenecían. 

Y la señora, es cierto que era muy co- 
nocida en su tierra, pero no como una 
gran dama: como una simple prestamista. 

¡Si les digo á ustedes que uno se lleva 
cada chasco! 

Ayer, sin ir más lejos, me presentaron 
un poeta notable, al decir de los que le 
trataban. 
—¿No conoce V. á Rociscler? 
—No señor. 
—¿Ni de oídas? 

—Tampoco; ¡se oyen tantos nombres! 
— Pues Rociscler es un gran poeta. Ahora 



está en Buenos Aires para ver si con el 
cambio de clima se le cura la los con- 
vulsa... 

En esas estábamos cuando llegó Ro- 
ciscler. 

Efectuada la presentación le dije: ¿Usteá 

escribía en España? 

—¡Ya lo creo! y no poco, por cierto, pero 
siempre con seudónimo, por modestia. 

Quedé encantado y fui preguntando á 
todos mis amigos por el notable y modesto 
Rociscler. 

Por fin, un joven que en Cuenca era far- 
macéutico y ahora es aquí profesor de -ál- 
gebra y de armonium me dijo: 

—¿Rociscler? ¡Si hombre!... es ei que 
ponía en verso la ultima hora con el 
rrimcn de anodie por cinco cénti/nos... 

¡Ah! 

En el periodismo también hay cada emi- 
grado... 

-Cómo!... le decimos á algún periodista 
que conocimos allá en la redacción de El 
Defensor de la Zapatería- ;,Usled por 
aquí? 

—¡Cómo ha de ser! ... la lucha ... 

— ¿Por la vida? 

— No: por la patria. 

— ¡Ah! ¿Ha venido V. á estas tierras á 
luchar por la salvación de su patria? 

—¡Quién sabe! Ello es que el gobierno se 
fijó en mi. por mis vehementes escritos y 
me destinó... 

—¿A Hacienda? 

—No: á presidio. 

—¡Hombre! 

—Si. Pero mis correligionarios me ayu- 
daron y pude evadirme felizmente. 

— Menos mal. 

— ¡Ah! pero ¡tiemble el gobierno!... algún 
día he de volver y entonces verá quien ea 

Pérez 

Pues bien: Pérez tuvo que embarcarse 
porque su casa parecía el peñón de Gi- 
braltar. 

Tantos intfteses tenia el pobre hombre. 

Asi es que cuandojropiezo con alguien 
que se me presenta en clase de emigrado 
forzoso, me muerdo la lengua porque de la 
contrario le preguntaría: 

—¿Y fué de mucha importancia el des- 
falco? 

Los emigrados más simpáticos son los 
que dicen con franqueza. 

—Hombre, yo he venido aquí á e.'io: á 
continuar lo que hacia allá. 

—Y allá ¿qué hacia Vd? 



134 



EL CASCABEL 



— Nada. Pero mal que mal aqui se en- 
cuentra mas facilmenie un peso. 
Y es verdad . 

Andrés Soler. 




EXECRACIÓN 



ilusión de los sabios, 

si ni me ayudas á salvarla á ella 

ni me matas á mí, que fui su esclavo? 

¡Oh, carrera funesta! 

Malditrante mis labios, ,'\:/ 

pufisto que me condenas ■ ' 

á ver morir los que amo, 

como un hombre de piedra. 

Quemó los libros, y aneciado en llanto 

si le dicen quf es médico, lo niega. 

yj. Bahnmonde. 



— Me ejecutan y quedo deshonrado— 
dijo Zenón á su futuro yerno; 
y el doctor en el acto 
salvó, pagando, al prometido sueírro, 
y alegre, entusiasmado, 
se dijo: —Hasta el honor salva e) 'Jii^em. 

— Maté en un acto primo; 
vas á ser mi cuñado; 
sálvame del ludibrio 
de ser un presidario. 
Interpuso el doctor su poderio 
y de Luisa se salvó el hermano, 
y el novio satisfecho de si mismo. 
se decía: — No hay crimen ev: lo n-t". 

—Soy torpe, es la verdad, per'; ceseo 
posición oficial; seré tu tío 
antes de poco tiempo. 
Por Luisa, sobrino, 
yo debo figurar en el gobierno. 
Figuró de Ministro, 

y el doctor que era un hombre de [iruvecho 
decía: —Estos destinos 
no son para los hombres de iiienio. 
Faltaba un mes para casarse f': mt^dico, 
cuando enfermó Luisa 
de un ataque apoplético. 
— Sálvame — le decía. 
Y el valiente galeno, 
disputaba á la muerte aíjuell;; n:."a 
que era'su bien supremo. 
Cinco juntas se hicieron, 
y e! mal recrudecía 
Llego por fin el crítico moméni<'... 
heló la muerte el corazón de Lnisn, 
y entonces el mancebo 
con la voz conmovida 
y el rostro descompuesto, 
exclamó revolviéndose en la silla: 

— ¿De qué me sirves miserable cienci;i, 



Lectura nutritiva 



Era t^xtraña la manía 
que tenía el buen Mai'cial; 
leía versos, muy mal. 
pero siempre los leía. 
En valde se protestaba 
en más de cuatro salones- 
no valían reflexiones 
y Marcial no se inmutaba. 
¿,Se celebraba una boda? 
pues allá se iba Marcial 
y leía muy formal 
ya un soneto, ya una oda. 

Y el concur-so se dormía, 
todo el mundo bostezaba, 
más Marcial nada notaba 
y su lectura seguía. 

No me pude contener. 

y ante tal tenacidad 

f|uise saber la verdad, 

y al fin la pude saber. 

Con inter..'S manifiesto 

interrogué tenazmente. 

y al cabo. Marcial clemente, 

se halló á confesar dispuesto, 

—No tengo pasión— me dijo 

por la lectura, no tal; 

si leo tanto y tan mal 

es que obedezco á ujj plan fijo. 

Este plan usté sabrá, 

y se sorprenderá á fé, 

pero ha de jurarme ustc 

que no me descubrirá. 

—Mas ¿qué gana usted leyendo 

viendo el fastidio <iu€ causa? 

Y él dijo tras una pausa; 

—Ya lo irá usted comprendiendo. 
Llegó la noche, y Marcial 
vino en coche a<iiielia noche; 
partimos, yo pagué el coche, 
lo que me supo muy mal., 
y ante una casa llegamos 
de sorprendente apariencia, 
vimos mucha coucurrencia 
y con ella nos mezclamos. 
De una fiesta se trataba; 
tal vez era un casamiento 
lo que con lujo y contento 



.C-.*3w^.. 



£L CASCABEL 



135 



ta! noche se festejaba. 

Bailamos poco, y por tin 

llegamos á lo mejor... 

i»|ii<'' elegante comedor 

y qué soberbio festín! 

Empezamos á comer. 

y á lo mejor mi Marcial • * 

se levanta muy formal 

y se prepara á leer. 

Se oye un murmullo feroz 

de impaciencia y de disgustv): 

—¡que se callen! — dicen — iJvü^t t! 

¡callarse!— dice una voz. 

Marcial saca uuiís cuartillas 

y dice: El Ántor. poema; 

y ^n pieza á leer con flema 

y mirándome á hurtadillas. 

El efecto es sorprendente. 

Cuando Marcial ha empezac) 

á leer, ya se han notado 

casos de sueño latente. 

J'oíal: quedaron dormidos 

todos los de la reunión 

y Marcial tomó un jamón 

Junto con tíes embutidos. 

Luego marchóse á paseo 

mientras me dijo al salir: 

— Hay, si se quiere vivir. 

que leer como yo leo. 

Antonio F. Moiina 



CORRESPONDENCIA 

ay quien se pasa ia 
vida escribiendo car- 
tas, como hay quien 
se la pasa bebiendo 
ginebra. Lo que quie- 
re decir que s; es vi- 
cio !o segundo, lo es, 
y no flojo por cierto, 
io primero. 

Desde nuestra más tierna edad, una de 
dos: v-> rompemos á hablar con energía 
inusitada, ó rompemos á escribir con furor. 
Lo primero que. metido en un sobre en- 
tregamos á la buena^ voluntad del correo 
es una epístola á los Reyes Magos. 

Pedimos lisa y llanamente muchos ju- 
guetes y caramelos. 

Cuando estos ya no nos llaman la aten- 
ciüQ, loque ocurre délos nueve para arri- 
ba, escribimos unas veces al maestro, 
pidiendo indulgencia por nuestras faltas 
lie puntualidad, y otras al papá, pidiendo 
algo. 

Más adelante ya escribimos á alguna 
)'rimita o amiga y hacemos un verdadero 
derroche de ingenio. 




Sobre todo si escribí moe en verso y usa- 
mos papel floreado. 
Papel alusivo a! aci'j. 
(J abusivo. 

Al llegar á cierta edad tenemos obliga- 
ción de escribir como Dios manda, 6 como 
nuestro libre. <> liberal. aJbedrio nos da á 
entender. 

Y aquí empieza la serie -U:. frases de ca- 
j(¡n, llamémoslas asi. que enipleamos. 
<• que emplean algunos. 
Por ejemplo teng<j un amigo que Siem- 
pre empieza sus misivas <le esta manera. 
"Amigo mío: le escribo al galope». 
* » al trote, 'jue también se han dad<» 
casos, <j ca¡das. 

riar^ qui' escribiend" asj no me dice 
i:ada. 

Aunque no se <j!vida de decirme, des- 
pués de la írma. por supuesto y á renglón 
seguido del P. S. 
.'■< 'tro día seré m.-is largo . 
Pero fjeiise V<ls. de larguezas! 
Llega el ansiado día y la misiveí empie- 
za así: 
•<Eslimado amigo: le escribo a escape...» 
Los que usan este cliché que podemos 
clasificar de velocidad, son. generalmente 
IOS [ue más tiempo tienen disponible pero 
¡ue galopan, trotan o escapan en relación 
directa con la velocidail que deseamos su 
contestacioiT. <!Hros caballeros escriben 
abrumados. 

Estimado Pedrii: abruniaio por mil ocu- 
paciones.. .-> ., 
< » bien: 

"...estoy mai'eado y tomo la pluma» 
En "ez de tomar te. por ejemplo. 
Nada digamos de los añigidos. 
"... la emoción cfue me domina. . . » 
•J... <da fuerte impr»='sióp ¡lue me ano- 
nada.. .'> 
Y los descriptivos? 

...le escribo la présenle coa el cielo 
encapolatlo: ruge el mar y el rayo brilla...» 
< >tro ejemplo: 

"... en esie momento me avisan que la 
sopa espera y que a mi hijo tercero le ha 
salido un diente. Hasta luego: ya te diré 
que tai he comido y si ofrece cuidado la 
dentición del niñito.» 
Esos son clichés generales. 
Los hay p;).rticulares. 
Para mucamas y personas de pocos al- 
cances. 
Porejemp'o: 

'(La presente deseo os encuentre bien de 
salud como lo es la nuestra rr Yy'tos- gra- 



-■?v^:-;.v^::-^ 



^ 



13<í 



EL CASCA Bl';i, 



PRUEBA 





-Hasta luego... 

-Y tr;ie mui'hít c;tza. 



— Bendito sea tu esposd y la atición h 
cazar. 




:-"jfcr^a-— ,^1 




-No coa'e.sfa... ¿liarirá salid'i ini e.<i)0.sa? 



'ios niiM ¡(jut" vpf»! 





-;'>íi. -p"' ^"l^a? 



—El clictii' .saldrá movido... pero ¡qué 
prueha! 



ií¿j- 



--f^g^:^- 



•¿f^-,'. -'' -^ . "¡¡n? •- V . ■pe^ "=a> - » - "í^^^W^ -^í' ■ ?^í% , 



EL CASCABEL 



r.r 



INFALIBLE 





-Adiós, bien mío... 
-Creo haber oido ruido. 



-pKres tú-* 

-¡Tierai.ile ¡a e.s[;is;'. iii.íiel' 





— Repito que tengo i)rueba?i: lioy pido el 
divorcio. 



— Si. S'^f; >;•; flemanda d^^ (iivíircio por 
adulleriix 





—Pido que mi esposo presente pruebas. 



—¡Aquí está esta lotograHa! ¡He triun- 
fado' 



?^ 



138 



EL CASCABEL 



c-ias. Sabrás que me ha salido un grano y 
que estoy contento con mi empleo que el 
|)atron es bueno aunque serio y me quiere 
mucho.. .» 

AJ recibir una epístola inesperada es 
natural que uno sienta impaciencia, sobre 
lodo si tiene líos ricos y solterones. 

Pero si al abrir una carta os encontráis 
(on un si'.st'/'itor. temblad. 

"Señor: el que suscribe conociendo los 
l)uenos sentimientos de A', no titubea en 
|)edirle un servicio. . . ■> 

Los que s>'S<:rihrít. pinchan por lo ge- 
neral. 

O rajan. 

Pero para rajar, los que crtnfirman. 

Véase la clase: 

«Muy Sr. mío: coniirmu mi anterior y 
como no he recibido respuesta le mani- 
jes lo que he entregado la cuenta que Vd. 
sabe, á un procurador, el que. . . » 

De modo que les que confirman son te- 
inibles. 

Tanto como los que suscriben. 

En cuanto á los que escriben á galope 
cualquiera ios alcanza. 

Sobre todo si nos conviene alcanzar- 
as... 

En^i(iqv/iu M. Pérez. 

- — 1-^^^ 

LA REPÜBL1C\ MODELO 



Allá en cienos lugares no lejanos 
«le ios (rieles, los mares y los vientos, 
proclamáronse pueblos soberanos 
unas agrupaciones de jumemos, 
juntándose dichosos y contentos 
con los gallos, los pavos y oocliinos. 
Y arrastrados tal vez por sus destinos 
ó sus insp raciones, 
al juntarse nombraron sus naciones; 
«Los Estados Divinos». 
¡Qué ciencia sin igual! ;Qué insiitucione? 
había en la república modelo! 
No conocía en su elevado anlieJo 
iraude en las elecciones, 
ni al nombrar Presidente ii&bia duelo, 
ni entre sus libertades infinitas 
tuvo que sofocar revoluciones, 
pues sus leyes benditas 
la amtjición alejando de la tierra 
acabaron por siempre con la guerra. 

Más todo tomó giros muy diversos 
cuando el cerdo ser «]uiso íinancista, 
el asno, autor de cincelados versos, 
el pavo, literato y periodista, 
y el buen gallo, sincero moralista. 



En tin, hubo conflictos á millares 
y de la libertad sublime y santa, 
no quedó ni la sombra en los altares: 
elevándose en cambio muladares 
sobre grandeza tanta. 

También vemos en muchas ocasione.r 
en la asombrosa sociedad moderna, 
burros que, con ponerse los calzones, 
ya creen conseauir la fama eterna. 
Y se inflan como sén^s racionales, 
aunque no pasan nunca de animales. 

Aíjusthi Porcel Jabnes. 




-<s><5^ 



EL OUE MALAS MAÑAS HA.., 



I 

Era muy bueno Antoüito, 
muy callado y circunspecto; 
solo tenía un defecto 
pero un delecto maldito: 
cuando nadie le vela, 
se metía con denuedo 
dentro de la boca el dedo, 
y las uñas se comia. 
Reñíanle sus papas 
y él muy humilde í:alla^>í^, ; 
y corregirse juraba, 
sin corregirse jamás 
Las uñas con su ardor fiero 
diéronle al cabo un (empacho, 
teniendo al tin e! muchacho 
dentro del vientre un uñero. 
Y el médico á simple vista 
se vio ante el mal imponenií^. 
diciendo sinceramente 
que llamasen á un callista. 
Libre al fin de !a dolencia 
juró enmendarse Antoñito, 
y en efecto, el pobrecito 
usó de mucha prudencia. 
Pues conociendo los males 
que podría padecer, 
dejó en sus manos crecer 
unas uñas colosales. 
Sus pobres padres, sencillos, 
viendo á su hijo se engreían: 
¡qué dedos! ¡Si parecían 
en vez de dedos, barquillos! 
Pero una fatalidad 
á Antoñito acompañaba, 
pues al poco tiempo estaba 
enfermo de gravedad 
Vuelta á llamar a! doctor. 



EL CASCAUkL 



139 












LA LECTURA DE UN DRAMA 



'■m 



140 



CL CASCABEL 



vuelta eJ muchacho á sufrir, 
vuelta el médico á inquirir 
las causas de aquel duior. 

Y gracias á su experiencia 
el médico comprendía 
que de las uñas venia 

la causa de la dolencia 
Pues el niño tuvo un mes 
las manos en buen estado, 
más por el vicio guiado 
¡se comió las de los pies! 

[I 
Antoñito al fin creció, 
iué estudiante de dereclio 
y un doctor del todo liecho. 
tuvo novia y se casó 
Transcurrió tranquilamente 
su vida matrimonial. 
y como es lo general 
tuvo hijos, naturalmente. 

Y los muchachos crecían. 
y todo el que los trataba 
con g'ran asombro observaba 
<iue las uñas se comían. 
Acudió un hombre de ciencia. 
con calma los estudió. 

y por último exclamó: 
—¡Claro! ¡Cosas de la herencia! 
y el médico, tal manía 
combatió de varios modos. 
...mientras las uñas de todos 
el padre se las comía. 

>■. (ran'/do. 




Inaugui-úse con una fun- 
ción de beneficencia la tem- 
porada de la Opera, convertida hoy en 
templo del arte franéés. 

La compañía, por lo que do ella vimos 
en la primera función es discreta. 

Guando empiece la temporada, es decir 
Ja serie de funciones de abono hablaremos 
más extensamente del trabajo de la citada 
compañía. 

Por ahora la opinión les es favorable, 
sin entusiasmarse. Tal vez nuis adelante 
se rompa el hielo. 

Allá veremos. 

Los amantes del drama estiin esperando 
la reaparición de la Boetti Valvassura que 



el sábado se liará aplaudir en «María 
Stuard». obra que la distinguida artista 
desempeña de un modo sobresaliente. 

Seguramente la sala del Politeama re- 
cobrará la perdida animación y será á no 
dudarlo, uno de los sitios más favorecidos 
por el público amante de lo bueno. 

Y ya que de compañías serias hablamos, 
diremos que la tan aplaudida primera ac- 
triz señora Tubau estará con la suya entre 
nosotros á fines del corriente mes. 

De modo que puede decirse que ha lle- 
gado la hora de la ret'ancha para los sen- 
tenciados á piezas por horas. 

Otra compañía que seguramente ha de 
alcanzar magníficos resultados es la que 
se ha formado para el San Martin. 

Basta decir que figuran en la lista las 
hermanas Millanes y Gil, y de sobras se 
sabe que aquellas y este tienen numerosos 
y entusiastas admiradores. 

Un aplauso anticipado enviamos á la 
empresa por la buena disposición que de- 
muestra con los autores de esloíi pagos. 

Nada menos que cinco O seis obras nue- 
va.^ hay anunciadas. Nuevas y de factura 
local. 

Muy bien: todo lo que sea estimular la 
producción artística merece un aplauso, y 
en tal concepto se lo tributamos, sinceros 
á la empresa. 

Ahora. .. ¡quiera Dios que los autores no 
nos den un desengaño más! 

Llevamos recibidos tantos. . . 

En ios teatros que funcionan con gran 
concurrencia. Zarzuela y Comedia, hay 
pocas novedades. 

En el primero de los citados, se estrenó 
el lunes «El Chaleco Blanco», con la nove- 
dad de la banda de tromperas. 

La empresa habrá dicho: ya que el coro 
está adiestrado, que se luzca. 

Y al efecto ha desenterrado el chaleco 
-y ha salido el coro de señoras á soplar. 

Ocupación muy indicada en estos tiem- 
pos de calor. 

«Una casa de fieras» se ha aguantado va- 
rias noches en el cartel. Juárez, que en es- 
ta obra tiene uno de sus papeles se ha he- 
cho aplaudir con razón. Lástima que en 
El Chaleco se contagie.. . y sea otro Juárez. 

Inútil decir que en «Viva mi niña»— el 
público exclama, viva! 

Y en efecto la niña vive defendida por un 
miliciano impagable. 

En la Comedia se suceden los llenos. 
Bien que Orejón, con la García, Ruiz y 
Emilio Orejón tYí''/t'/ juega á la fija. 



.--¥§. "íí-*'-í? 



EL CASCABclL 



lil 



Esos si que son tres pies para un banco. 

Y un Banco necesitará la empresa para 
guardar sus Ibndos, como el público siga 
e:i la mania de llenar el teatro. 

El cartel es en éste sumamente variado 
y como ya hemos dicho Ruiz, < >rejon y la 
señora Garcia son los artistas predilectos 
del público. 

En Apolo sigue el A' /-A' /-/.'¿-A'/ aburrien- 
do á los que de buena íé creen que van a 
ver una obra picaresca. 

Es mucha consiancia la ile la empresa. 

Y si quieren Vds. pasar un rato oyendo 
música, muy discrelamente desí^nipeñada, 
vayan al Doria, en donde por poco precio 
disfrutarán de ópera barata. 




Un borracho impenitenie 
dijo con aire profundo: 
— Dos clases únicamente 
hay de vinos en el mundo. 
En uno ó en otro envase. 
ambas me causan placer: 
la que pago, y la otra clase 
es la que dejo á 'leber. 



Leo en un diario: 

«Ha sido reniitido á esa el corone! i> 

¡Diantre! solo eso nos faltaba. 
Que se remitiesen cor<jne!es coni'j quien 
remite salchichas. 



Perdiste la cartera y la encontraste. 
lias perdido el pañuelo y lo hallaras 
pero ¡ay! «juela vergüenza que has perdido 
nunca la encontrar;'is. 



Ahora resulta f|ue el i^eñor Soler es un 
obstáculo para la apertura de la Avenida 
de Mayo, y que si no le pagan una fuer- 
te suma no deja derribar su casa. 

¡Que le paguen, pobrecito.que le paguení 



^e saltó un ojo Jacinto 
chocando contra una mesa 
y hasta en eso ha demostrado 
que hace las cosas ti medias. 



La compañi:! que dirije Mariano Galé se 
estrenar.) en el Onrtxliia. 

Tenemos entendido que se pondrán en 
escena las obras nuevas que más i^xito 
han tenido en Madrid. 



Ha iállecido Tain-. -d ilustre critico de 
universal ren^unbre. 

El extinto pertenecía á la escuela nositi- 
. vista, que no es la que sigue D. <ioyo So- 
ler cuando pi le un^s cientos miles de pe- 
sos por la v.asa que han de derribarle 
para la íerniinacii'n de la Avenida «le 
Mayo. 

Xo coni'undir. 



l'n escritor distinguido 
y anarquista ünibnndo 
decía muy convencido. 
— La estupidez en el mundo 
eslompjor repartido. 
Y profunda verdad es, 
l<i que aquel afirma, pues 
aun yendo el negocio mal 
y gastando el interés 
siempre qu^-da el capital. 



i>e ha publicadL~> una (h'aniatira de L<i 
Lengua. Costellaiui cuyos autores son 
los señores Dohranich y Monner Sans. 
profesores ambos del Colegio Nacional. 

Aunque en las obras en colaboración, su- 
cede lo que en las salsas de la cocina fran- 
cesa, que no se sabe cual es la especia (jue 
da el sabor, aplaudimos á los autoresde 
la Gram;itica citada. 

Porque con su estudio no'^se dar.m casos 
como el ocurriil'j en los útlimos exiimenes 
del colegio nombrado, ya que habiéndole 
preguntado d un alumn.':! qué significaba la 
palabra ñuina/iitii- contesto con pasm<j- 
sa serenidad. 

—¡Meter la manol 

Y ;i ver si c;'!"! e! nuevo texto, los estu- 
diantes no meien !a mano, ni la pata. 



.--, ,!•• ^-•«'-:ji--.;i(..irt.*L'^iJ¿iS(S£; 



142 



EL CASCABEL 



Buscando comparación 
para alabar su poesía, 
á Ramón el otro día 
decíanle «si: 

—Ramón: 
la fricilidad rebosa 
en esos versos sin par. 
que se pueden comparar 
solamente con tu esposa. 



Ks la bella Marui 
como San Bruno, 
pues devuelve cien besos 
si la dan uno. 



López, sí que lo entendió 
pues que el Carnaval pasadC'. 
se disfrazó de hombre honrado 
y nadie lo con-'ci". 




ondencía 




A. B. A/.— En efecto, estaba V. equivocado. Sus 
Demostrackiiies no me acaban de STustar. 
L, A. 0.—\eré de aprovechar algo. 
Tifín.—fjH lo que no me hace la composición de V. 
romw/e. — ¡Hombre!... una hortaliza poética... 
M. To/jor Sejo. — Los versos tienen el defecto de 
no estar muy bien medidos. 

F. (l.-Su 'Eiiigroma es un poco crudo y la idea 
muy vieja. 

PeterOe(/ue.-Se ha distraído Vd. al hacer algu- 
nos consonantes. 

/. P. C— Agradezco la traducción, pero la en- 
cuentro muy literal. 

M. /).— Algo hemos aprovechado. Puede usted 
mandar otra cosita, si gusta. 

A'. Aramba -^Es lo que yo digo: ¡caramba! y qué 
cosas se le ocurren á Vd. 
Lector. Tiene Vd. razón; gracias. 
A". K. K. Suscrítor. Lo que entiendo es que us- 
ted es un solemne majadero. 

Teufün.- Puede Vd. mandarlo pero que sea coi'- 
tito. 
Cómico.— De la legua, ya se vé. 
A. }'.- El retrato queVd. envía tiene dos de- 
fectos: poco parecido y estar calcado. 

('rt/i<or.— Bueno, hombre, cante Vd. lo que quiera 
pero no moleste á nadie. 
Mfi>/ora/.—Pnsó la oportunidad. 
fí. de J. - Francamente; me parece que es 
piado, 
/ío/í/rtí'.— Mande Vd. la firma. 
./. fi.— Hoy no ha estado Vd. tan bien como 
costumbr '. 
J/. fí, //.—Se publicara lo que Vd. remitió. 



00- 



de 




EL CASCABEL 

SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 
Director: ENRIQUE COLL 

■ m 



CONDICIONES DE LA SUSCRIPCIÓN 

Capital: 3 meses g 

Provincias: Los señores Corresponsales 
fijarán el precio. 

Número corriente » 

» atrasado » 



1.50 



0.10 
0.15 



SE DESEAN AGENTES Y CORRESPONSALES 



REÍ ACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 
tas— AISIITA — ^3S (ALTOS) 



■;S?K3'- 



EL CASCABEL 



li3 



SUCURSAL 



DKI. 



BiNCO DE SlfiiDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BUEN ÓRftEX 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL ' 
(ESPAÑA) KN 1881 

CAPITAi-. 10.000.000 DE PESETAS 



LA HISPANO-ARGENTINA 

COMPAfilA NACIONAL OE SEGUROS 

CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M N 

Autorizada por Decreto de 27 de A gasto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comercio 



Exportación de frutos del país. — Importación 
de productos españoles en gensral. 

Se dan giros á la vista sol)re todas las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de despacho. Los días hábiles de 
10 a. m. á i p. m. Lo? día:* festivos de 9 a. m 
á 11 m. 



Higiene de la kea 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
•dentadura, úsense, después de comer, los poi- 
cos dentífricos y jabonosos de Cranicell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
-tjientes. 

SE VENDEN 

KN r.A. 

droguería y farmacia inglesa 

DF. 

E. F. CRAiWVELL 

e47-CALLE VI .TORIA-647 

Entre Perú y Clmcabuco 

Teodomiro Suíié 



ESCRTBA.NO PÚBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 

GRAMÁTICA CASTELLANA 

<^0N ARREGLO AL PROCiRAMA OFICIAL 
POR Lu^ SEÑORKS 

OOBRANICH Y MONNER SANS 
Véndese en La Argentina y 
principales librerías. 



Seguros de flete>, efpctos, ganancias esp^írada,, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

ediflcios, establecimientos industrlalds 
y del comercio, 

comprendiendo las expiosiooeá 
de gas, rayo, desalojo inevitable, err,. etc 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria— 845 

BUENOS AIRES 
Cooperatii^a Telef. 899 CasíHa Correo, (634 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Subvencionados por el (Tobierno Espano-' 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la Plata y Europa 

El dia 2 de Abril de 1893 saldrá de este 
puerto el magnifico vapor CirD.4D DE C'ADI* 

para Santa Cruz de Tenerife. Cádiz, Barce 
lona, admitiendo carga y pasajeros, asi como 
paraVigo, Coruña, Santander. Bilbao y demás 
puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y Cs calle Alsina 750. 

Nota.— Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 

GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABAOQ 

EMILIO A. COLL Y C^ 

2164- Calle Chile— 21(:^ 



Se hacen toda clase de grabados en zin-', 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y tcoa clase de dibujos. 

Ilustraciones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA. 2011 



144 



4 



EL QK8CABEL 



Á l_0 VIVO 




— Aniesera un pu^^io — lecia •¡•jii Segismundo ;i su cara milail. iiiieiiii\is lomaba 
el sol con ella, la niña y el novi.;. .le esta, «jue ¡i corla distancia seiiuia. . - í 

— ,.Y ahora* gruño la mujer. o 

— Ahora has echail" un genio.. . 

—¡Hemos echarlo, querrás decirl ' , 

— Bueno mujer: hemos echa.Jii. Antes una disputa era cosa rara y oliiirs -a nn dos 
)'(rr tres armamos la gran pel':>í<M'a y n 'S vnmos ú las man^s como personas sin edu- 
<aci<in. 

—¡Ten cuidad'-» coíí I0 ■\u>^ tli'-es.' 

— ^L->Yes*... ¡ya te alierasl 

— Calíate. 

— No quiero, y si ne C'jnt<^stas. sin considerar que estamos en un s:íl~> público 
íe romp-^el paraguas por las O'jstillas. , 

— Peri ' Pap.i.. manui... dice la niña. 

— Señores exclama ei ncivir.. aprovechando la ocasión para arriniars'?. 

—¡Calma! dice un transeúnte". 

,_^Qué quieren Vds? ,:Se han conjurad':) todos para (ihnjíil /i.r/i/'jf grita í'urioso 
<\ >x\ Segismundo— l^ues ahora ver.in! 

Y sin encomendarse a Dios ni al iliab!' 1, emfiieza .1 repartir cinlaraz.'S armando 
\\n desorden descomunal. 

■ — Saben Vds. <i qué obedece el cambio d<^ genio de D. Segismundo, 'jue de apo- 
cado y tmiido se ha convertido en hombre de pelo en pecho? 

Pues consiste en que el señor se toma dos litros diarios do leche <¡e L'^'i Mortona 
y es probado que si tomase iii;is no podría con él un escuaclr')n de caballería. 



lechería la hartona 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




^^Ár-iiÉÁ^'J:' X'j^-,' : 



.W-'-J-^í-i»^ 



ÍILCA^CáBlil 




Afio II Bnenos Alre^. Ma-zo 16 de 1 893 Nttm 63 



i " 'i i . ' . ' mil !* "- "" ^1 "" ' -.'" I ii i" iíi m p'iii m] yiii' n i n i v ^ 




La correspondencia á nombre del Direttor 



Waccion y Ádmioistracion: ALSINA 939 (altos) 

HORAS DE OFICINA DR 2 Á 5 P. M. 

'recio en la ciudad... $ o. lo el número 
húmero atrasado,, .. »0.15 id 



í=.R\TANAi{IO i'KSTfVO IMISTRADO 
Director: ENRIQUE COLL 



% 



ACTOR l-:s CÓMICOS 



FRAHCISCQ' SAM^U^K 




: -i . , ;^ 



Fotograbados de Emilio A. Coll y C* 



Traljnja con aficii'm, . 
y .•'.<: Mil aplansn sincero 
consigne en el /.iDíitero 
del >e'or I.in's el Tuinhún. 






jm 



tu. CASCABEL 





— ^ ¡c ve- 



STA.vios en pleno rei- 
nado del terror. Este 
es innnenso en alsru- 
nos hogares densos 
pero hunnildes, y ps 
qun en los diarios 
cada día se lee fjue se 
ha quitado la vida al- 
guna ó algún mortal, ó bien que por cues- 
tiones de poca monta han montado en 
cólera dos buenos amigos, al parecer, y 
se han sacado á la iuz pública los intesti- 
nos, después de haberse sacado los trapi- 
llos al sol. 

El estado de exacerbación á que han 
llegado los ánimos en la presente época 
es asombroso; asi es que cuando salimos 
á la calle no sabemos si vamos á cumplir 
una misión que nos interese ó bien si va- 
mos á cumplir de una vez la misión que 
nos impusimos ó nos impusieron al venir 
á éste que algunos llaman valle de lágri- 
mas. 

Ello es que salimos de casa para ir á la 
oficina ó á alguna délas innumerables 
timbas que funcionan en la capital, y 
cuando le decimos á la parienta: 

— Adiós Mónica; hasta luego. 

La mujer nos agarra por los faldones j 
nos dice: 

— .Antes de partir imprime un ardiente 
beso en mis labios! 

— Es que como hemos comido cebolla 
crU'ía no me atrevo. 

— 3ien te atrevías cuando estábamos 
en rolacionfs, y aún recuerdo aquel día 
• |U*? á los postres de una suculenta comida 
canipesd-e, me diste un beso después de 
comer compota de peras y casi nos que- 



damos pegados como las esta'mpiíla$ qt:e- i 
nos dan ea los tianways. ; '^■" ^ ;'; ; • • 

— Bueno: ¿y a que vienen tales recrimi- ! 
naciones ahora? i 

— Si te pido un beso es por que siem- 1 
pre temo quesea el último. ¡Ay Eugenio!... : 
Leo tantas atrocidades en los diarios, v f 
me entero de tantos crímenes cometidos -; 
porque si, y sin causa aparente, quesiem-" ' 
pre temo que el beso que te doy al salir ;. 
de casa sea el último irremisiblemente. 

— No tengas cuidado: yo soy un hom- •: 
bre pacífico, y aunque ayer en un ñio- 
mento de furia rompí el frutero, te ase- 
guro que en cuanto salgo de casa soy . 
muy comedido y no me enojo fácilmente, 
al contrario, llevo ;í tal extremo mi humil- 
dad y mansedumbre, que aunque me pisen 
el callo aquel que tengo en el dedo me- . ' 
ñique del pié izquierdo, y que parece un , j 
durazno venidu á menos. lejos de énfa- • ,; 
daruie [)ido mil perdones y sigo mi ca- ; 
mino taml>aleándome como el gobierno... ! 

— Bueno; estoy más tranquila con esta 
preciosa confesión, pero insisto en lo del { 
beso por que... ¿quién sabe? A lo mejor ' 
uno no quiere pelea, pero le buscan el ' 
cuerpo, y como uno tiene dignidad y amor ' 
propio. . . ; 

— O amor al cuero. 

— No importa: bueno es precaverse, y 
por las dudas dame el beso. vete, y (|ue ; 
el^eñor guie tus pasos. : 

— Amen. 

.\parte de esos temores, naturales en : 
quien ama de veras, como Moníca por 
ejemplo, haj otra clase de temor. ¡El sui- 
cidio!... Cada día vemos que una señorita 
menor cié edad se suicida porque no le 
dejan amar con libertad, y muere como 
víctima de un amor contrariado. 

Asi es, que los padres pasan las de Vic- 
torica. y apenas ven que algún vastago 
se les pone taciturno, emplean mil medios 
de distracción, como por ejemplo: afeitar- 
se la cabeza para promover la hilaridad 
doméstica y ver si aprovechando la franca 
alegría que produce la jjelada paternal, ■ 
pueden imbuir ideas de color de rosa en 
la imaginaciim acalorada de la presunta 
suicida. 

Los sern)ones producen tanibiér¡ buen 
efecto, lo mismo que las reüexione.s mo- 



*S^4V "^ ' '•^•ifíí'!?^ 'f^'T!"- -^ •; " •«sít;-'''^»--*'» '^-3. 



EL CASCABEL 



u: 



rales mezcladas con zarzaparrilla ó pie- 
zas en un acto de esas que se estilan 
ahora, con acompañamiento de gimnasia. 
En fin, que para conservar la vida nos 
vemos obligados á hacer toda clase de 
papeles, incluso los ridículos. 

Y es que no todos nos encontramos en 
el caso de que la mujer la emprenda á ti- 
ros con los individuos que nos ataquen. 
El ruidoso caso ocurrido hace días; el in- 
teresante espectáculo de una esposa ven- 
gando á tiros los insultos que un individuo 
dirigía desde un papel al marido, ha sido 
una revelación para muchos, que si bien 
tienen agallas para gritar se sienten ata- 
cados de inacción cuando á pegar tocan. 

— Usted es un tal y un cual, —dice un ca- 
ballero á otro. 

— Tenga V. cuidado con lo que dice, 
.porque le puede costar caro. 

— Repito que es V. tal cosa. 

— No me lo diría V. en casa. 

— En su casa y en cualquier terreno. 

— Bueno, pues; mañana á las nueve le 
espero á V. en mi domicilio y veremos 
si en presencia de mi mujer repetirá V. 
los insultos que me ha dirigido, abusando 
por que me ha visto solo. 

Inútil decir, que el provocador no com- 
parece á la cita, por que no es malo en- 
tenderse con una mnjer que pague algo, 
aunque solo sea las vidrios rotos. 

Pero entenderse con una mujer qne 
pegue... cualquiera se anima. 

Si las mujeres que al fin y al cabo tie- 
nen el espíritu de clase, y el de imitación 
muy desarrollados se empeñan en prote- 
jernos, vamos á estar divertidos. 

Pero garantidos á la par. 

Vale decir que tendremos editora. 

En una palabra: no nos preocuparemos 
de muchas cosas que hoy nos preocupan. 

Nuestro honor estará en manos de 
nuestras respectivas mitades, y lo estará 
moral y materialmente. 

Y siguiendo asi. llegará el feliz dia de 
dejar que ellas empuñen las riendas del 
gobierno doméstico. Entonces no tendre- 
mos quebraderos de cabeza y no veremos 
ejemplares de marido como D. Jesús Maria, 
que es modesto empleado y fecundo pa- 
dre de familia. 

Cada año, ya se sabe, la familia au- 



menta, lo cual tiene á D. Jesús tan preo- 
cupado, que el otro día en momentos que 
su esposa empezaba á poner el grito en 
el cielo, preámbulo indicado, ó que indica 
que se trata de echar un ser al mundo, 
salió nuestro hombre dispuesto á pasar 
el rato en cualquier parte, á fin de dis- 
traerse, y fué y entró á la peluquería que 
al fin y al cabo es sitio indicado para dis- 
traerse á la par que hermosearse. 

— ¿Qué vá á ser? — le preguntó el oficial 
salonero. 

— Será niña seguramente — contestó don 
Jesús . 

— Usted dispense: yo le pregunto si 
quiere afeitarse ó cortar el cabeüo... 

— ;Ah! Tiene V. razón. Estaba tan 
preocupado con... ¡afeitar, si, afeitar! 

Pues eso se acabará con ei tiempo. Y 
cuando cualquier señora se encuentre en 
el caso de la de D. Jesús, le dirá: 

— Vete á pasear, hijito, distráete. Yo 
siento que el momento fatal se aproxima 
y temo que te impresiones demasiado. 
Vete y ten cuidado con los coches y trati- 
ways. 

¡Cuándo llegará el día! 

[Oh! Entonces no nos encontraremos 
en el caso del pobre Jesús que al llegar 
á su casa se encontró con dos retoños 
más... á los cuales ha de atender, cuidar 
y alimentar... 

Tal vez el día de la reíoi nía, ia mujer 
correrá con los alimentos 

Y entonces el marido correrá con la 
lactancia. 

Es decir, correrá con el biberón. 

Debajo del brazo, se entiende .. 




(, '-^3 



148 



EL CASCABEL 



CLIENTELA SEGURA 



—¡Caramba! Esto es demasiado: 
hace un mes me doctoré: 
pero hasta hoy, no sé porqué 
ni un enfermo me lia llamado. 
Tengo la consulta abierta, 
me anuncio bien, no me duermo, 
y no obstante ni un enfermo 
fjuiere pasar esa puerta. 
Y esto no puede durar, 
jPerder tiempo inútilmente! 
...Pero ¿en qué piensa la gente 
que no se quiere enfermar? 
Me es inútil la carrera 
(jue logré con tanto apuro; 
porque hoy solamente curo 
al perro de la portera, 
y yo no puedo seguir 
curando siempre al perrito, 
porque al fln el pobrecito 
¡es claro! se ha de morir. 
Yo necesito un cliente 
tisico en último grado, 
o que tenga resfriado, 
sarna, ó fiebre intermitente, 
que esté mal; pero muy nial 
que se haya lierido en un brazo 
i) que tenga roto el bazj 
i6 el cordón umbilical! 

11 

Mientras <|ue se consnmi;i 
inútilmente el doctor; 
la escalera un buen. señor 
con gran trabajo subía; 
pero con tan mala estrella 
que tropieza en un peblaño 
y haciéndose mucho daño 



baja rodando por ella. 
Acude al ruido un sirviente, 
se entera el doctor del heclio 
y, dice asi, satisfecho: 
— ¡Gracias á Dios! un cliente 
.Vuxilia al pobre señor 
que se ha roto una costilla, 
y le sienta en una silla 
mientras le dice; 

—¡Valor! 
Y con cuidado especial 
le hace la primera cura 
y distraerle procura 
con cariño paternal. 

Sin descansar un momento 

el doctor le visitó 

y del paciente logró 

el completo curamiento. 

III 

Tras varias noches er, vela, 
en que el doctor observaba 
que al fin su fama aumentaba; 
pero no su clientela, 
resolvió rápidamente 
ver si arreglaba el asunt(i 
y puso en práctica al punto 
su idea, al día siguiente- 

Invitó al público en rnasu, 
á cuantos lo deseasen, 
á tin de que visitasen 
su consultorio y su casa. 
Preparó un lunch de primera, 
hizo encender todo el gas 
('• hizo en con(;iencía además 
¡enjabonar la escalera! 

Luis García. 



EL NUMERO 7 



r"^ HA el núnnero favorito de Aiilolin 
^*^ Becuadro, arlista sin rival en el 
manejo del violin. instrumento que en sus , 
manos ora se quejaba lánguidamente, ora 
rujia como un liuracan desenfrenado, y 
(jue haciendo llorar <j temblar, según los 
casos, y produciendo entusiasmo en todo.s, 
había Ilega<io íi dar renombre y gran cele- 
bridad al sublime artista. 
Ksle. repilo, tema en sus mocedades, pa- 



sión por el número siete; pero luego el di- 
choso número se ligó de tal modo 6 todos 
los hechos de su agitada vida que acabó 
por convertirse en una pesadilla como se 
podrá ver por lo que yo oi y por lo que .\n- 
lolin me contó. 

Estábamos, hace de esto mucho tiempo, 
tomando cerveza y hablando de música y 
músicos, como es natural al reunirse un 
arlista, devoto (y canonizado también) del 
divino arte y un aficionado como yo. 

Despachamos no sé cuantos cho[)s y al 
ofrecerle el que yo creía yjue debía ser el 



EL CASCABEL 



149 



úllimo, me lo rehusó diciendo: -No tomo 
mrts; he llegado al limite, no tomo mas 
chops, pues he llegado al séptimo. He he- 
cho una escala, mira: do, re, mi, fa, sol, 

la, si Un chop por nota: asi como son 

siete las notas, siete son los vasos que he 
Jaebido y en casi todas las cosas de esta 
vida lomo el número siete por norma... 
¿Qué mas quieresi' Nací en día 7 yá los 7 
(lias quedé huérfano de madre: á los 7 me- 
ses murió mi padre: á siete añosempezé ;'i 
solfear y después de siete años de estudiar 
de firme, y con aliinco creciente toqué por 
primera^vez en un concurso musical, y por 
cierto que toqué siete piezas con tal gusto 
y colorido, que nii maestro lleno de orgu- 
llo empezt) por elevarme al séptimo cielo, 
y acabr>por augurarme un gran porvenir. 

— ¡Es curioso! 

— Uué quieres. .. influencia de la escala; 
do, re, mi 

— Y dime:¿,piensas tener siete mujeres? 

-^¡Hombre....! Pero siete lujos, ¿por- 
qué no? 

Hasta aquí fo ((ue él ine dijo. Ahora vá 
lo que he visio, O he sabido después. 

Antolin, después de pasarse varios años 
estudiando los siete días de cada semana, 
y durante siete horas diarias, se decidió ú 
correr inundo, y enconfró un empresario 
<iuele contrató para dar 7 grandes con- 
ciertos. 

Los primeros, lueron siete grandes éxi- 
tos. La primer nociie tuvo que presentarse 
siete veces consecutivas ;i recibir los 
aplausos del público electrizado. 

Justamente aniín-jdo resolvió emprender 
una excursión artística por su cuenta y la 
hizo con tan Piieiia suerte que en siete 
grandes capitales logró ser el niño miuia- 
do del público. 

Inútil es decir que un liombre que tanto 
llamaba ia atencii n era solicitado en todas 
partes y que para dejarle franco el pasóse 
abrieron de par en par las puertas de los 
mas aristocráticos salones contándose en 
primer lugar los palacios de no pocos so- 
beranos. 

La friolera de siete flamantes condeco- 
raciones se ganó regalando regios oidos. 

En cuanto á mujeres ¡se lo dispu- 
taban! Esta es !a verdadera palabra. Y An- 
tolin naturalmente se dejaba querer ha- 
biendo llegado á tener amores ruidosos 
-con siete distintas damas de elevada al- 
curnia. 
Todo le sonreía al bueno de Antolin. 
Pero ccmú desgraciadamente, nada es 



durable en este mundo, especialmente lo 
que nos es grato, sucedió que Antolin em- 
pezó á mirará una mujer, y de las mira- 
das vino el amor con tal fuerza que el cura 
se encargó del resto. 

El artista.no contento con sus siete hon- 
rosas cruces, cargó con una nneva: la del 
matrimonio. 

Casado Antolin. y constituido que hubo 
un hogar, nuestras entrevistas fueron mas 
frecuentes qne de costumbre. 

lln dia mi amigo me hizo una confesión 
que me sorprendió mucho. 

Sin perder su monomanía numérico- 
musical me dijo: 

— Estuve enredado mas ó menos fuerte- 
mente con siete mujeres. La que hoy es 
mi esposa es la octava y es. . . ¡ay! la única 
ociara rjue he tocado en falso en mi 
vida 

En efecto: Antolin no era feliz. 

Le tocó en suerte lo que se llama una 
mala mujer. 

Fecunda, esto si: y mucho. 

(>omo que liego Antolin á la tan ansiada 
escala, en la fjue las notas, en vez de lla- 
marse do, re. mi, etc.. se llamaban Luis, 
Antonia. Enriqueta, etc. 

Pero si mala era la madre, malos eran 
los siete hijos. 

— ¡Ay amigo! — me decía en* sus últimos 
tiempos— la familia me ha convertido en 
una Dolorosa. . . 

—¿Qué dices:'. . . no entiendo. 

—Quiero decir que cada hijo es un puñal 
que tengo clavado en el corazón. Tengo 
pues siete puñales, como los que atravie- 
san el corazón de la Virgen 

¡Pobre amigo! 

Su naturaleza sucumbió en la lucha. 

Antolin murió murmurando \SiS siete pa.- 
labra^. el dia siete de Enero. 

Eran las 7 p. m. 

Eustaquio M. Pcz-cz. 




150 



EL CASCABEL 



EL VINO 




— Me in;ir(',lio del comedor 
porque Julia se lia f^n}(»pñ.idn 
en que me encuentro nninuu^o 
...\y quiere liacenne < 1 amor! 



PÓNME DE LARGO! 



— ¿Que te vista de larfjo? Aún e? muy pronto... 
—No lo es tanto, mamíi: 
ctnnpli once años y aún visto de cono... 
la gente ¿qué dirft...r 

— Que ha de decir, querida. — E.«t;'i bien claro, 
se echará á reir... 
para Junio rae pones ya de largo, 
¡raraos!... dime que si... 

— ilnocente hija inia! ,;porqué quieres 
ser tan pronto mujer?... 
¿Te hallas tan mal de niña? ;Oué inocente!... 
—La verdad... no lo sé 

pero .lulio me ha dicho que es muy feo 
ir de corto á mi edad... 
que estaria a ás linda ¡ya lo creo! 
puesta de lapgo... — ;Yá! 

—¿Me ha engañado? —¡Quién sabe hermosa mia! 
pudiera suceder; 
6i Julio es an chiquillo y tú una niña 
¿qué del mundo sabéis? 

— ¿Que no sabemos? ¡Vaya si sabemos, 
y te voy á esplicar 
de la vida que ansio lo que pienso, 
si tu quieres, mamA! 

—¡Con atención te escucho. —Pues... la vida... 
es... un grato placer... 
—Al comenzai', mas luego ¡qué mentiras, 
qué tristezas después! 



—Dicen, mamá, que el hombre nos adora 
¿no es acaso verdad? 
—Son ilusiones, ilusiones locast ' 
—¿Nada mas? — iSada más. 

—Pues el amor ¿qué es? —Una locura. 
—¿Una locura es?... 
Entonces voy á hacerte una pfegunta, 
¿me querrás responder? 

—Si, querida. —Pues di, ¿por qué se casan 
dos novios? —Por amor 
es natural... —No tanto, si les falta 
la razón á ios dos. 

—¿Porqué hija mia; — í'orque amor es loco 
lo acabas de decir... 
¿ó fué una mentu-illa, mamá, solo...? "" 

Me parece que si... 

—¿Y ansias que te adoren? —No lo ansio.. r 
— IlijM, entonces, ¿porqué 
(juieres con tanto afán, largo el vestido?... 
— Pues mira, no lo sé... 

Pero Julio me ha dicho que es muy feo 
ir de corto á mi edad... 
y que estaré más linda, y yo lo creo 
puesta de largo... - ¡Bah! 

La madre abarle: —¡Qué candor el suyo!... 
La niña: —¡Qué placer 
si me ponen de larj^o y rae vé Julio 
hecha ya una mujer! 

A. Díaz de la Quintana. 
— ^gx^^ 



EL VINO 




—Siempre me parece 
cuando el Jerez bebo 
que ¡todos los hombres 
me deben dinero! 



vi,.., .i 



EL CASCABEL 



151 



CAÍN 

CUENTO MILITAR 




L día fué terrible y la noche no se presentaba mejor. 

Se había peleado durante ocho horas largas y los últimos dispa- 
ros parecían hechos en honor de la luna: que aparecía inmensa, 
rojiza, tiñendo el firmamento con colores vivísimos. 

Rojo estaba el cielo, teñida de rojo la tierra, y los soldados 
<[ue, después de tenaz lucha tuvieron que replegarse dejando el 
asalto para el siguiente día, parecían ruborizados, pues la luna 
les teñía de rojo la cara. 

Según unos soldados, no podía conceptuarse perdida la jor- 
nada. 

Era cierto que el ataque había sido rechazado con vigor por 
los sitiados, pero si éstos querían cerrar las brechas abiertas por los certeros disparos 
de la artillería, trabajo tenían. 

Todo se reducía á esperar unas horas y la trinchera sería tomada por asalto. 
— ¡Por asalto!— esclamaba un soldadote viejo, de cuero curado al humo, como decía 
él; por asalto entraría yo en una posada, y á fé de hombre valiente os juro qw no 
había de dejar gallina con cabeza... 

—La verdad es que el estómago está triste— contestó un compañero. 
—Y sin esperanza de componerse. 

— ¡No desmayemos! Tal vez Caín se haya acordado de nosotros. 
—Dios lo haga. 

— Aun recuerdo la ovación que le hicimos después del combate de la Peña, cuando 
le vimos comparecer con un inmenso gallo en la boca... 

— Caín es nuestra segunda Providencia. 

— Y el cabo Ruiz, su dueño, también. Porque ¿quién le impediría comerse lo que el 
perro caza, sin darnos parte á nosotros? Nadie. 

— Sin duda. Pero ya sabéis que el retVan dice.- á tal aiiio tal perro... 

—Justo: y ese quiere decir que Ruíz y Coin son tan buenos que no lo pueden ser más. 

— Allá viene. 

—¿Cainí 

— No; Ruiz. 

Kn electo: llego el cabo que mandaba aquellos hombres y «[ue. poco engreído con su 
gnloncito. era más que el cabo, camarada. 

— ¡Vaya un día, compañeros! 

— Bueno ha sido. 

— Mejor será el de mañana. 

—¿Y'Cain? 

— Lo he largado, diciéndole: corre liijito: vé á buscar algo, porque hoy ni galleta 
leñemos. Así es que supongo que ha de venir pronto. 

— ¡Ojalá venga con un pato en la boca! 

—O con un par de gallinas. 

—O con cualquier cosa comestible... 

El hambre hizo callar á aquellos soldados, los que, acostumbrados á todo incluso n 
soñar despiertos, se ensimismaron en un mar de meditaciones y vieron desfilar ante sí 
un batallón de pavos salidos del horno, chorreando grasa... 

De pronto una voz interrumpió el sucalento silencio. 

—¡Caín!... jveo á Cain! 

—¿Trae algo? • - -, 

—Si. ■-:-■"' 

— ¡Bendito sea! 

' Y aquellos hombres se prepararon á recibir dignamente á su canino proveedor. 

¡Cain., aquí; Cain hermoso; bravo, Cain!... 

Con estas exclamaciones se animaba al perro, que arrastraba penosamente un 
objeto... 

Por fin llegó el can, y Ruíz y compañía soltaron una carcajada que resultó trágica. 
Cain llevaba en la boca un brazo humano, mutilado por la metralla, chorreando san- 
gre negra y casi coagulada. 

— ¡Esto no se puede comer! — exclamó Ruiz, acariciando á Cain. 

Los soldados soltaron nuevamente la carcajada con tal fuerza, que el teniente les 
amonestó. 

Llegó la hora del silencio y el ejército, estenuado. durmió. 

Únicamente velaban los centinelas que, merced al, -silencio de la noche, podían oír el 



;-i^-c^í)Sk/ 



152 



EL CASCABEL 



EL ENSAYO 




En el teatro de.. 



EL CASCABEL 



153 



EL ENSAYO 




En el convento de San... 



"■^P^afR 



m 



154 



EL CASCABEL 



los 



de 



golpear de la pala enemiga que reparaba las brechas abiertas y fortificaba mejor !?♦ 
inexpugnable posición. 

Caín dormía al lado de Ruiz. 

El brazo mutilado fué arrojado á una zanja y el ayuno fué riguroso. 

¡Pobres soldados que soñaron en las provisiones que debía traerles Caín! 

Salir el sol y empezar la pelea fué cosa simultánea. 

Intentóse el asalto, infructuosamente. 

Volvióse á él con más ahinco, y después de un día completo de matar y destruir, 
sitiadores descorazonados tuvieron que replegarse nuevamente, dejando infinidad 
muertos y heridos al pié de la trinchera. 

La noche puso fin á la lucha. Y mientras se recogían heridos y se sepultaban cadá- 
veres, ^vendrá Caín?— diio uno de los soldados de Ruiz. 

—Bien venido sea, pero quiera Dios que no nos traiga fiambre como el de ayer. 

Pasaron horas y no comparecían CafM ni Ruiz. Los soldados callaban, presintiendo 
algo terrible que no querían comunicarse. 

Por fin la misma voz de la noche anterior dijo: 

—i Aquí está Caín! 

—¿Qué trae?... 

Llegó el perro, y vieron, mudos de pena, que en los dientes, apretando con suma 
fuerza como temeroso de que se lo quitaran, el fiel Cain llevaba el kepis de Ruiz. En 
la parte superior de la visera veíase un agujero pequeño... 

Después de permanecer un ralo entre los soldados, desapareció Caín llevando su 
sangriento trofeo en la boca. . . 

—Nos quedamos sin provisiones por hoy. 

— ¡Y sin Ruiz para siempre!— contestó el soldadote viejo, por cuyas tostadas mejillas 
y quebrándose en los surcos de las mismas rodaron dos lágrimas. ' - 

Dos solamente. 



Andrés Soler. 



MI PLANCHADORA 

Es mi planchadora 
una tal Cipriana 
vieja, pero limpia, 
ágil, charlatana. 
Cada siete días 
por la ropa viene, 
y mientras la cuenta 
charla y me entretiene. 
¡Es una cotorra! 
¡Siempre con inventos, 
moviendo la lengua 
con chismes y cuentos! 
—¡Hola! buenos dias. 
—¿Qué cuenta de bueno? 
— ¡Ay hijo del alma 
tragando veneno! 
—¿No paga la gente? 
—Si paga; pero hijo, 
con ciertos sujetos 
me aburro y me aflijo, 
¡([ue oficio mas triste 
ef de planchadora! 
¡porque hay cada hombre 
y cada señora! 
Planchando sus trapos 
me 'veo en aprietos, 
y ¡sé mas historias! 
y ¡sé mas secretos! 
Vd. ya conoce 
á doña Ruperta 
aquella señora 
que está medio tuerta 
y gasta aquel lujo 
y aquellos brillantes, 
y sedas, sombreros. 



y gasas y guantes, 
pues esa madama 
me dio el otro día 
dos enaguas que eran 
una porquería. 
Pues y don Antonio, 
aquel caballero 
que tiene tres coches 
lacayo y cochero, 
que habla de su escudo 
y habla de su raza 
y gasta los cuellos 
de papel de estraza. 
Pues ¿y la l'amilia 
esa, de allí enfrente? 
que si la voz alzo 
me llama — ¡insolento! 
¡vaya unas señorasl 
¡vaya unos señoresl 
que apenas si tienen 
ropas interiores! 
y por ellas veo 
(jue aquella familia 
suele hacer almuerzos 
siempre de vigilia! 

Yo no he sido nunca 
muy murmuradora, 
yo no cuento chismes. 
—¡Ya se vé, señora! 
—Pero á veces una 
vé ciertos marchantes 
que son tan mezquinos 
(|ue son tan cargantes, 
como don Felipe, 
ese del Registro; 
y don Anatolio, 
el que fué ministro, 



V-v ■ - ■_• •:<■ 



EL CASCABEL 



155 




I 






»1k¿V *'- ' r 



r ' 



15(i 



EL CASCABEL 



y aquel empleado 
de las Catalinas 
y a(iuel de la casa 
que vende sardinas. 
¡Que cosas mas tristes 
vé una planchadora! 
y eso que no es una 
muy murmuradora. 
Hay á quienes plaiiclio 
siempre con disgusto; 
pero hay clientela 
([ue dá muciio gustn. 
como doña ("asta, 
la que Yd. visita, 
la madre de l'ura. 
niña muy bonita. 
—Siga Vd. hablando 
por que eso me alegra 
(¡claro! es doña Casta 
mi futura suegra). 
—Es una sfMiora 
limpia como el oro. 
y tiene un carácter 
que vale un tesoro. 
— Siga Vd Cipriana. 
liorque yo la escucho 
,:Cura. las camisas 
suele ensuciar muclio':' 
ij.lusto! si es la madre 
pulcra y arreghidn 
ha de ser mi novia 
[lor iuerza aseada). 
— Señor, sus camisas... 
— Diga Vd, sin miedo, 
<;Es limpia la ¡¡i ña:' 
—Señor, yo iio [uiedo... 
yo no se las lavo. 
— Eso es una eseusa. 
— Xo señor, es cierto 
¡[)orque no las usa! 



-^m-<!- 



MALA LETRA 




Isabel la Católica. 



o L) o s los g r a 11 d e s 
lionii)res han leiiulo y 
siguoii leiiiendü ma- 
la letra. 

Algunas mujeres 
céleijres en la histe- 
ria, también se han 
liecliL» notar \)<.^v su 
pésima caügral'ía. 
por ejemplo, segiin 



hemos podido ver en los facsímile.s de su 
firma, publicados en los infinitos nümv- 
ros colombinos aY>areciáos poco ha, y con 
motivo del cuarto centenario del descubri- 
miento de América, tenia una letra, infa- 



me, y poco menos que imposible de des- 
cifrar. 

Para leer ciertos manuscritos antiguos 
y modernos, sobretodo si son obra de al- 
gún eminente político ó celebiado escritor, 
es menester armarse de paciencia y de an- 
leoji'S. según los casos. 

Ya que algunos prójimos llegan á mere- 
cer el diclado de eminentes, o de sabios, 
bueno es que los que les reconocemos que 
lo son. les permitamos, y toleramos ciertas 
rarezas: la letra rara, por ejemplo. 

Pero, ¡ahi viene lo bueno! 

Es decir, lo malo. 

No faltan hombres que aspiran á figurar 
en ei mundo de las letras <> de las artes 
sin poseer títulos suficientes. 

A falta de ellos, apelan á signos exter- 
nos- Y así venujs un señor desaliñado en 
el vestir y con en'orme melena. 

l'Jslas exterioridades son para él, bastan- 
te á haeei'le formar en la pléyade de hom- 
bres lie ingenio. 

Pero, volviendo <i la mala letra. 

Pase que un hombre de talento, y que es- 
criba mucho no tenga ieti'a caligráfica. 

Per-. corre por ahi cada aspirante 

<i persiiiialiilad, sin mfis nu^ritos para ello 
i|ue su mala letra! 

Rodríguez es unei de tantos. 

( ) de tontos. 

Llega a la redacción del (ri'ilo (rdcrrc- 
/'O, escribe unas cuartillas, y los pobres ca- 
jistas ponen el giáto en el ciclo. 

— ¡Ceiiiio ha de ser! dice el corrector, 
l'^sos genios todos tienen inia letra ende- 
moniada. 

Ante tal razón. t0(h>s callaban, y admi- 
raban á Rodríguez. 

l^ero este, que era un zoquete y un burro 
de siete suelas, sintió que el fosforo se le 
acababa, y valido de su mala letra empezó 
á llenar cuartillas de garabatos y patas de 
moscas, puntos y ailmiraciones. 

Marchóse, y ¡claro está! los cajistas no 
podían crunponer. MI corrector no podía 
corregir. 

Y Rodríguez desapareció del mundo de 
las letras, sin valerle su pésima caligrafía. 

Que es lo que hacen muchos genios de 
esos que gastan letra mala, para aparen- 
tar ((ue son algo. 

Y menos mal si no usan mala ortografía. 
Que ya se han dado casos. 

O Rodríguez. 

Antonio F. Molina. 



','<'V}VÍ ,•;..-». JíP^;:.^': 



EL CASCABEL 



157 



CMI 



Suicidóse el otro din 
un antiguo comerciante, - 
colgándose de un tirante 
de la pieza en que vivía. 
Y aunque la razón se ignora 
de tan estraño suceso, 
puede que sepa algo de e>o 
un primo de su señora. 

Con aire grave y tormal 
afirmaba fray ("ándela, 
que el leer una novela 
es cosa muy inmoral. 
Más según afirma Lola, 
el iraile y ella estuvieron 
Juntos anoche, y leyeron 
la Xo/iri de Kmilio Zola. 

Se estraña (¡ue un íahricante 
(le cuernos, que vá al mercado, 
deje en su casa encerrado 
con su esposa, n un tal ConstanTe. 
Más esto algunos esplican 
dicitmdo con ojos tiernos, 
t|ue él no labrica ¡os cuernos 
sino que se los fabrican. 




PASARS 



—¿Tú li' hablaste íormalmente? 
— Le pedi una explic;ici<')n. 
porque ese tal don Kamón 
me fastidia, francamente. 
No se pase usté á mayores 
don Eamóii. yo le advertí, 
¿cree usted que im hay a<¡;ii 
Jueces y legisladores? 
Y luego afiadi de modo 
(jue vies(- no era juiiando; 
líuego á usté, o nif^Jor, le maiido 
olvide á mi hija del todo. 
— Fas heciio muy íiien {'ascuah 
no procedió asi tu amigo. 
Por eso á' veces me digo 
«pie yo soy muy animal. 
—¿Cómo-? ¿Acaso lu Dolores...? 
— Si... ];>ues la acecüaba luego, 
y entre el cariño y el fuego 
se pasaron... á mcaorr^. 




.1. (. 



l'Ori-'is Frrili'i iijlcz. 



POLITEAMA.— Ha su- 
cedido lo que era de sup(j- 
ner en este teatro, dada la compania que 
en él actúa. 

Las primeras funciones lian obtenido 
gran éxito, dejando muy satisfecho al pu- 
blico. 

La eminente actriz Sra. Boelti Valvassu- 
ra, tanto en María Stuard como en Theo- 
dora y la Fosca ha arrancado verdade- 
ras tempestades de aplausos. 

Y la verdad es que en los papeles trági- 
cos la distinguida actriz está .1 la altura 
de lo mejor que hayamos visto en el gé- 
nero. 

En la Fosca, por ejemplo, el piiblici> 
llega á sentir terror, tal es la verdad con 
que representa su tr.igico papel la Boetti. 

El resto de la compañía es muy discreto 
y m<is brillaría, si una estrella de primera 
magnitud no se llevara la atención del 
publico. 

En cuanto á concurrencia, puede decir- 
se que el Pol.itcaaui ha recobrado el bri- 
llo de las grandes temporadas y como esta 
ser;i corta, deben los amantes del drama 
aprovechar !a ocasión por que. como sue- 
le decirse, la Boetti es de las que entran 
pocas en libra. 



ÓPERA. — La compañía francesa que 
trabaja en el elegante teatro de la ()fj€ra. 
sigue atrayendo bastante concurrencia, 
entre la que se cuenta lo más selecto do 
la colonia francesn. 

Peri) la noticia interesante para la pró- 
xima temporada lírica es la de haber for- 
mado ya la compañía, el activo empresa- 
rio Sr. Ferrari, quien promete hacernos 
oir Falslaff, Manon Leseaba! y Po.- 
(jliacci. 

Tales novedades, unidas al clcncu que 
ya se ha publicado en los diarios, y en el 
que figuran artistas de renombre como la 
Tetrazzini (\\\&) hacen augurar que la 



ww^^^J^^^'^'^f-^^^W^^-^^ 



158 



EL CASCABEL 



temporada de ópera será •eeuiiila en acon- 
tecimientos. 
Allá veremos. 



ZARZUELA.— K-i preciS'.' repetir siem- 
pre lo mismo al íiabiar vie este afortunado 
teatro. 

Mucha y buena concurrencia >' muchos 
aplausos. 

El repertorio ei de siempre, cr.n algunas 
variantes como ^S/ h'n ffem ImiHirrc. es- 
trenada el lunes, con éxit''. 

La espada de h<_u>i>r -aún sigue repre- 
sentándose con el éxi'Li' 'le siempre. 

Prepáranse en esle leatr ■ algunas obras 
nuevas, lo que prueba que !a empresa ul' 
se duerme sobre los iaureles. 

Y hace bien. 

Se activan los ensayos .ie fri'i/sh'. paro- 
dia de Garin. La obra sera ¡presentada con 
pi'opiedad: al efectc: se esi;tn pintando de- 
cC'raciones por dos cir-noeidos ¡jiníores. 

Lo que decimos ile :a Z(<>-Z'''-i/i repeli- 
mos al ocuparnos de la C'>/,/< üin . 

Después de Cantn 'b^ u ngfh s eslrenaia 
el lunes, no hay -dra n^N- dnJ. en |>;rspec- 
tiva que el estreno de .4 r>',cla ^"'i'/,'/i, 
revista original de \). .Julio Ruiz. 



En el próximo nuiuerc 
del éxito que tenga !a o\ 
actor-autor. 



renj' 



cuenta 



aruauMuiíj 



DORIA. — \'ale la pena de tomar aliento 
y el tramway también, é irse al apartado 
teatro de !a calle Rivadavia. 

Y vale la pena, por el esmero con que se 
ponen en escena operas conocidas y algu- 
na ccimo "! due Koscari» que puede pasar 
como nueva después de tanto tiempo que 
no se representa en nuestros teatros. 

Seriamos injustos si no hiciéramos notar 
los progresos de la tiple argentina, señora 
Fernánde/:. .1 ia que conocimos cantando 
zarzuelitas. y (pie ahora aprovechando sus 
excelentes facultades canta opera con éxi- 
to creciente. 



Va\ A¿>i>i" .-e habrá estrenado Gaasia^ 
narodia de ía ópera (larin del maestro 
Bretón. 

Nos parece que sin conocer la opera la 
parodia ii' ■ nos hará mucha gracia. 



Las compafuas de (lalé y de las Millanes 
han reiardado su estreno. Lna y otra son 
esi'or;i;ias ror sus no escasos admiradores. 





EL CASCABEL 

SEMANAPdO FESTIVO ILUSTRADO 
Director: ENRIQUE COLL 

,^ 

CONDICIONES OE LA SUSCRIPCIÓN 

L'apital: :í meses g 1.50 

Provincias: LtíS ?-eñores Corresponsales 
fijarán el precio. 

rsúniero corrienre , » 0. 10 

» atrasado » 0.15 



SE DFSEAX AGENTAS Y CORRESPONSALES 



REr ACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 
tat-AlSlSA — SaS (ALTOS) 



EL CASCABEL 



150 



SUCURSAL 



r>KL 



BANCO DE MDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA Rl£\ ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAi , 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— Importación 
de productos españoles en general. 

Sedan girosá la v[.>ta sobre todas las capi- 
tales de Espaiia con beneficio para el toma- 
dor. Se dan ^iros sobre ios [nieblos, también 
con beneticKo 

HoraM (!«» (Ios|>a<*lio. Los días hábiles de 
10 a. m. á ; p, m. Los días festivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



Higiene de la boca 

Si se des^:i 'iMier ¡üiu herniosa y l)rillante 
dentadui'a. us-rise, después de c(unér. los pol- 
vo.s deiiUfi-/cos y jabonosos de Cra ¡ticeLl. 

bon de un agrhdalile sabor, y compuestos 
exclusivamentí- de ingredientes especiales pa- 
ra emljelk'-er y conservar el esmalte de los 
dientes. 

SE VENDEN 

i-.v r.A 

DROGUERÍA Y FARMACIA INGLESA 

E. F. CRANAVELL 

647-CAJLLE Vi:.TORrA-647 

Entre Perv, y Chacalmco 

Tecdomiro Suílé 

r<:s(;R[BA\<) prBLico 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 

GRAMÁTICA CASTELLANA 

COX AHREíiLO AL PR<)(ilíAMA OFICIAL 

POR J.'.is SKXOUKS 

DOBRANICH Y MONNER SANS 
Véndese en La Argentina y 
principales librerías. 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía nacional de SECUROS 

CAPITAL SOCL\L $ 2.000.000 M N 

Autorizada por Decreto de 21 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comercio 



Seguros de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderias, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria — 845 

BUENOS AIRES 

Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORKS-COHREOS 

SidireHrionados por 'd_ (iohiPi'no Español 

Servicio bimensual fijo 

eiilro oí Kio (lo la leíala y l^iiro|>a 

El dia ■-! de Abril de ]su8 saldrá de este 
puerto el magnítico vapor CIl'IíAD DE (\\I)I7. 

para Santa Ciaíz de lenerife. Cádiz, Barce- 
lona, admitiendo carga y pasajeros, asi como 
para Vigo. (.'oruña. Santander. Bilbao y demás 
puntos importantes de Espai'ia. 

Por más informes i» datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio J.one/. \- ('% calle Alsina 7.30. 

Nota. — Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos >" ciuíiades de España. 

GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABADO 

EMÍLÍO A.'COLL Y C^ 

2164— Calle Chile— 2104 



Se hacen toda clase de grabados en zinc, 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y tocia clase de dibujos. 

Ilustraciones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

CGOPEP.ATIVA lELEFÓMCA. 2011 



1()0 



EL CASCABEL 



:abei 



CONSULTA 










— Vil. queri.lo «lector, (jiie es iin liinsofo lo primera rnerzri. st-r;i tan anuiiile f]'i>' jiqp 
indique (le<|ué nie<lios he ele valenne para l'">grar <¡iu^ mi marido pierda Ja cosliiiu'irH de 
rasa oclior? 

— Hayunmedio sencillisimo. 

—Yes-? 

Kn primer liijíar hay que iierir ht c-iirioáidad. KMn iiorhc p<>ne ^d. e¡i iñ t,nes¡la de 

noche en un vaso grande. I 

— Con agua? 

— N;ida: ni agua, ni vino... nada absolutamenle. Su esp'tsu ].» \<.-r,i y pref^untarii 
para «pu^ sirve: el t.d vaso. Vd. le contesta: 

Mañana si ;\ las doce eslas en casa lo sabr;is. Llega el anheia.i j luaíiana y usted 

llena el vhsd del elixir, un maravilloso elixir ipie Ineg'» le indicaré. 

KI marido !<• loma* a y \erá Vi. comí» alr-aido pi,>r Ins ¡)riipie lades relrescantes y 
nulrilivHS del elixir cada noche, lleíia puntual ;i casa. Si le |)regunla ,.en doadn com- 
pras ese liquido? ^'d. s<í callará [)orque si le d;i l;i (hreccinn el esir.iso iva ¡\ ia '.nisni f 
fuente a beber y se olvidara del hogar... 

— Bueno: pero a lómenos queyoseini el sitio ea ddii'e se halla ia riienie... '• . 
Vava Vd. á la calle Suipaclia núm. i'.^l y pida leche de la A/^//-/o/¿«, ¡(ue a lemas- 

de sería niejor y la m;is i>ura del mundo, li.^ne In virtud de hacer v ,'ver \:\ p^z y la 

uni(Jn doméstica! cuando ésta desaparece, del hogar. He dicho. 

-^CuiMilo le debo por 'a consulla:' > 
Mándeme una lata de manteca salada de la misma casa. ' 



lechería la hartona 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




. ' -A '■ !i^y^í-.:^í<^^-i¿^'íVÍá.1í,'ttá-X.kr.*í-:, 'í\'z:--^- :^i !¿:¿t.' 



■ii^J^áex'^i^-'^.-^.L: 



■A^'Qj^¿í^^^¿^íi^^!¿A'ii3íi2^i¿í^iájLS,.tÍ . 



A o II Buenos Aires, Marzo 23 de 1893 Ndin. 64 




La correspondencia á nombre del Director 



fieáaccioD y AdiBiüislracion: ALSINA 939 (altos) 

HORAS DE OFiaXA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la ciudad... $ 0.10 el número 
Número atrasado.. .. »0.15 id 



Fotograbados de Eirilio A. Coll y C* 









^',2r~,'iKl^ltí^i:s^L^-¿yS¿^■?^¿i.,íl¿íS^w•~ . 



162 



EL CASCABEL 





ASÓ el dia dieciocho del 
corriente mes sin que 
los anarquistas de Bue- 
nos Aires hiciesen esta- 
llar una miserable bom- 
ba de dinamita. 

Asi es que los burgue- 
ses estamos muy satis- 
fechf'S y nada tenemos 
que decir. 

Pero las clases productoras, digo mal, 
lasque no producen nada, como no sea un 
disgusto cada cihco minutos, se unen y 
asocian para haceise fuertes y resistir los 
embates du los capitalistas. 

Los cocineros y mozos acaban de formar 
una sociedad para socorrerse y ayudarse 
en los duros trances de la vida, y á fé que 
hacen bien. 

Pero el caso es que según me ha infor- 
mado el gerente de una agencia de con- 
chavos, el honrado gremio de cocineras y 
mocamas para todo servicio también trata 
de formar una liga. 

Ni mas ni menos que la de los goberna- 
dores de provincias. 

Si el hecho llega á producirse ¡ay de 
nosotros! 

Ahora nos quejamos cuando una muca- 
ma antes de entrar á nuestro servicio nos 
dice. 

— ¿Tienen Vds. hijos? 

—No; pero hemos ido á Lujan el otro dia 
y esperamos que la virgen nos ayudará 
eo nuestras tentativas, 

—¿De rtíodü que por ahora no hay ni- 
ños en la casa? 

—No. 

— Bueno. Y los patios, ¿quien los ha de 
limpiar? 



— Vd. seguramente. 

— Ay, no señor; no me conviene. Yo no 
hago eso. Me limito á servir la mesa y ha- 
cer las camas. La escoba y el plumero los 
pago una vez cada quince días. 

— Bien. Y las chinches, ¿cuando las 
mata Vd? 

Como decía, ahora nos quejamos cuan- 
do una mucama nos hace tanta pre- 
gunta. 

Pero el dia que la sociedad sea un he- 
cho fatal, tendremos que aguantar más. 
mucho más. 

Por ejemplo; se presentará una asocia- 
da y la primera pregunta que formulará 
será esta; 

— Vd. ¿qué es? 

— ¿Yo?... soy Correntino, aun que me 
esté mal el decirlo. 

—Corrientes... 

—'Sí, de Corrientes. 

— No digo esto. Digo que corrientes, 
conformes, pero que no le preguntaba de 
que provÍTicia es Vd . . . ' 

— ;Ahl ¿entonces qué desea Vd. saber? 

— Sus opiniones porque yo soy de la so- 
ciedad ¿entiende Vd?. 

— Sí, si, ya voy entendiendo. 

— Y las de la sociedad no toleramos que 
nos pise nadie! 

— Bien hecho. ¡No faltaría más! 

— Vd. me gusta porque parece una per- 
sona decente.. . 

— Bueno; dejemes comentarios. Usted 
tiene obligación de barrer, hacer las ca- 
mas, sacar los niños á paseo, lavar pa- 
ñales. 

— Y rascarle A Vd. las narices, ¿ver- 
dad? Pues no señor; para eso tome usted 
dos sirvientas que yo no; sirvo para 
tanto. . 

Decididamente el mundo será, dentro de 
poco del servicio doméstico. 

Se ha acabado aquella raza de fieles 
s'^rvidores que envejecían en una casa. 

Ahora tocan á emanciparse, 

Naturalnaente ^ue Ja hora de Ja emanci- , 
pación no nos pillará descuidados, si he- 
mos dejuzgar por lo que vemos. 

En casa de doña Casta Sietefuentes pa- 
rece que se preparen para aguantar un 
sitio. 



á^£ás&i^'ii<«s¿;»^ 



wm^ 



■ •^'^&p'^ryKf'^.¡(f¡ft^?- i^^^^^ 



EL CASCABlíL 



1(53 



Llama uno á la puerta y aparece el 
-dueño en mangas de camisa. 

— ¡Cómo! — decimos — Vd. se ha moles, 
"tado. . . 

— Ninguna molestia. Pase Vd. á la sa- 
la; allí encontrará á la señora, y en cuan- 
to yo acabe la guardia le atenderé con 
mucho gusto. 

Pasamos al salón y doña Mónica, des- 
pués de hablarnos mal del gobierno y del 
tiempo, dos temas que nunca pierden la 
oportunidad, nos permite hacer la si- 
guiente pregunta: 

— ¿Qué ocurre en esta casa? Su esposo 
de Vd. nos ha. dicho que estaba de guar- 
dia... 

— En efecto; nos turnamos. 

— ¿Pero temen Vds. alguna invasión? 

— No señor. Es que nos prevenimos, 
porque ha llegado la hora^de prescindir por 
completo de mucamas y mucamos, y así 
nos estamos acostumbrando á los queha- 
ceres domésticos . 

Ahora, Ramón, está dando la última 
manoá la comida. Yo sirvo la mesa. El 
lava los platos, yo barro y así vamos al- 
ternando y prescindimos por completo de 
esas víboras de sirvientes que no sirven 
para nada. 

Creiamos de buena fé que todo aquello 
eran exageraciones de la señora de Siete- 
fuentes, pero luego fuimos á dar con nues- 
tra humanidad en casa ds otra señora 
amiga que nos recibió con el plumero en 
la mano. 

— Vd. siempre tan hacendosa, la di- 
jiníos. ^ . "^ 

— ¡Ay amigo miol hacendosa por fuerza 

— Y ello ¿jorqué? 

— Upa no puede fiarse de nadie en el 
mundo. 

—En efecto ahí tiene Vd, el ministerio 
actual. 

— Ese poco me importa. Yo solo me 
preocupo d« mj casa. 

— ¡A.h. . . jra! ¿La sirviente, eh? 

— Si, señor. ¿Sabe Vd. lo que ha he- 
<:ho la última que he tenido? 

— Alguna atrocidad seguramente. 

— ¡Y gordal 

— ¿Le ha robado algo? 

— ¡Ya lo creo! 



— Pero su señor esposo habrá tomado 
medidas serias. 



— Pero. 



^Vd. no sabe qué es lo que 



rae ha robado la muy bribona? 

— No, señora. 

— Pues me ha robado el marido. ¡Se me 
lo ha llevado, quien sabe á donde ! 

Esposas que tenéis esposos; ya lo sabéis 

¡Mucho ojo! 

Y. . . esposos que tenéis esposas; si to- 
máis mucama procurad que esta no sea 
fea porquñ si os han de robar 

Pero... las cucharillas de plaia guar- 
dadlas bajo llava. 

¡Sobre todo, el metal! 



TÍTULOS 

Discutiendo con Joaquín 
en yo no sé qué cuestión, 
le dijo Pedro: 

— iCliitón! 
¡que tú no ey^es nadie al fin! 
— ¿No soy nadie?— pensó aquel — 
pues espérate y verás 
como te convencerás 
de que yo hago mi papel. 
Y decidido y constante 
dióse á pensar en lo que era. 
logrando de esta manera 
un resultado brillante. 
— Yo soy— pensó— un ser humaíio 
y viviendo en la ciudad 
y teniendo vecindad 
soy vecino y ciudadano. 
Soy sujeto y responsable, 
y según la zoobgía, 
creó con razón hoy día 
ser mamífero y sociable. 
Fumando soy fumador; 
con prudencia soy prudente; 
escribo y soy escribiente, 
y hablando soy hablador. 
Sin familia, soy soltero, 
camino y soy caminante, 
montando en mi rocinante 
soy ginete y caballero. 
¿Amo? soy enamorado; 
¿me aman? soy correspondido, 
y soy galante, y rendido 
flel, y dichoso, y amado. 
>íoy hombre vivo y sensible, 
individuo, comensal, 
inquilino, Hberal 
y recluta disponible, 
viandante, parroquiano, 
espectador y curioso, 
y mezquino y dadivoso. 



„^í¿.í 



164 



EL CASCABEL 



y apostólico y romano. 

Ya ves Pedro, que en cuestión, 
si te empeñas en dudar; 
que soy alguien demostrar 
puedo en cualquier ocasión. 
Y así dejaré sentada 
mi fama en su lugar hoy, 
ya (lue tantas cosas soy 
.. .aunque yo no sea nada. 

X. Garrido. 



-$-[lf<- 



1 

Yace en el revuelto lecho 
•lulio (jue, en Itnta aponía, 
vé aumentarse con el dia 
la congoja de su pecho. 

Y no teme morir, no, 

pues aunque su tin presiente, 
pensando está únicamente 
en las fjue tanto adoro. 
Van pasando todas ellas 
frente á Julio, que suspira, 
y en larira procesión inir;i 
casadas, viudas, doncellas. 
Unas tras otras le amaron, 
unas y otras en tropel 
entre Jos labios de «^1 
ardientes besos dejaron. 

Y .lulio con aíán hiCD 
incorporándose v;i 

con ansia, mientras está 

muriéndose poco á poco. 

Entre tanto, con fervor 

su ángel de la guarda espera, 

y aguarda tarabií-n (¡iie muera 

un demonio tentador. 

•lulio mirando con ira 

<[ue huyen las (jue amab;; tanto, 

siente un horrible <iuet>ranto 

dentro del i)eclio. y espira. 

II 

El ángel, del Padre Kterno 
consiguió para e! tenorio 
un sitio en el rurgatorio, 
librándole del 'Infierno 
.lulio después de morir, 
cuando en tal sitio'se vio. 
al bostezar exclamó: 
— ¡CcJnno' me voy á aburrir! 
Aquí no tendré aventuras, 
ni apuestas, ni desaíios, 
ni rivales, ni amoríos, 
¡se acallaron las b.cin-as! 
Vine aqui según entiendo 
mis pecados á purgar, 
y como esto ha de tardar 
ya los purgaré (íurnáendo. 



Y á dormir se disponía, 
cuando en esto llegó á ver 
la sombra de una mujer 
que las ligas se ponía. 
Sintiendo hervir por las venas 
una lava abrasadora, 
gritaba: 

— Es usted señora 
la reina de las morenas. 

Y acercándose galante 
la dijo dos ó tres llores, 

y al requerirla de amores 

la conquistaba al instante... 

Entre amorosas victorias 

que conseguía el tenorio, 

en el mismo purgatorio 

se hallaba -Julio en s?^s glorias. 

Mientras que el ángel guardián 

conseguía con su celo, 

que Julio subiese al cielo 

donde los justos están. 

Al purgatorio bajando 

dijo á Julio: 

— I'nete á mí; 
vamos al cielo, que allí, 
ya nos están esperando. 
Vas á gozar del Edén 
la eterna dicha desde hoy. 

Y Julio dijo: 

—No voy. 
porque aquí me hallo muy bien. 
El ángel desconsolado 
al empíreo subía, 
mientras que Julio seguía 
de una rubia enamorado.. 

III 

Llenando de triste duelo 
á su adorada, el cruel, 
•lulio, junto á su ángel fiel 
subía por íin al cielo. 
Porque cuando el ángel vio 
de Julio la terquedad, 
con su célica bondad 
un hábil enredo urdió. 

Y hacia la mansión bendita 
se llevaba al mentecato, 

enseñándole el retrato 

de una santa muy bonita. 

Luis G'ircía. 




•*' 



•-:;^sf*^^ 



EL CASCABEL 



165 



LA MANCHA 




L'ENO, queda resuelto— dijo por fin Antonio, viendo la insistencia de 
su mujer. 

— iÚné bueno eres! 

—Tendrás el retrato pintado por Lu-juez. el mimado artista, el 
hombre de moda. En la salita de confianza verás tu cabecila en tela, 
encerrada por elegante marco, y todas nuestras relaciones cuando 
se aproximen al cuadro y lean la firma, dirán con asombro: 
— I Es de Luquez! 

Y te tendrán mucha envidia, porque la firma se c-tiza muy alta en 
el mercado. 

— En efecto, no hay artista como Luquez. Y como favorece á las feas...! aun recuerdo 
su último retrato, fue el de la generala, una señora que parece el ordenanza del muy 
bravo general... ¡qué fea es! y no obstante en el retrato cualquiera Ja encuentra 
hermosa. 

— De modo, que tu cabeza, que ya es bonita, resultará hermosísima pintada por 
Luquez, ¿eh?... 

— No seas adulador. 

—Justicia seca, mujer. Ahora, hay que avisar al artista, pedirle hora, decirle, en 
íin. que se prepare... 

— No, no le avises: hc^y es miércoles y ya sabes que según éi. es día de café bueno, 
lo que quiere decir, que como tiene por costumbre, -llegará á las siete en punto haciendo 
la pregunta de siempre. 

— ¿Hay una tacita para mi? 

Entonces hablaremos y quedaremos arreglados. ¿No te parecei* 

— Si. mujer: ¡({ué memoria tienes!... yo ni me acordada de que hoy fuese miércoles 
ni de que Luquez acostumbrase ;i venir. Bueno: le hablaremos y nos entenderemos. 
— V^aya si nos entenderemos. 

n 

La comida se hacia pesada. Elisa estaba impaciente, deseando 'fue se le^^antase e! 
portier y apareciese la artística cabeza de Luquez, preguntando con el candor de un 
niño goloso: 

— ¿Hay una tacita para mi? 

Sin darse cuenta había llegado á la cima, y la hora de despeñarse llegaba por fin. 

El retrato era un pretexto. Ella lo que quería era pasar horas en el taller del artista 
de moda: compararse á los modelos, usurpándoles momentáneamente el puesto: sufrir 
la insistente mirada del pintor y luego verle como trasportaba su imagen al lienzo. 

En una palabra: sentía un vértigo artístico-amatorio que no acertaba ó explicarse. 

Luquez no era tonto, ni corto de vista. Algo deseaba y creía no desear en vano: pero 
esperaba la ocasión y ésta llegó por sorpresa. 

— ¿Hay una tacita para mí?— dijo á la hora de costumbre. 

— Y dos también: adelante. Luquez, adelante. 

Se tomó café y antes de encender el habano, Antonio dij" al pintor. 

— Tendrá V. que hacer :;n retrato: un bocetito de una cabeza. . . 

—¿La de V? 

— No: la de mi mujer. 

— Bravo: le aseguro que resultará una obra de arle, l'na tela pequeña de setenta 
centímetros y en ella una /hancña. prefiero la mancha... i|ue(Jará muy bonito porque, 
sin que ello pueda tomarse por adulación, le aseguro á V. señora, á fuer de artista, que 
su cabeza es interesante, es artística, hay luz, color, frescura... va. ya vern V. qué cua- 
drito resultará. 

Mañana podemos empezar. Les espero ;i ustedes en el taller. Usted. D. Antonio, 
se aburrirá: allá siempre hay amigos; con ellos podrá V. beber, discutir ('> jugar, 
usted, señora, no tendrá aue fatigarse mucho: la sesión durará tres horas si no nos 
íerrumpen... 
' —No. no tengáis cuidado: nadie os interrumpir;!. 

— Pues hasta mañana. Señora, adiós. . 

— Adiós Luquez. 

VA pintor pudo leer algc en la mirada de la mujer de Antonio, y al darle la mano 
-sinti(i que la agitaba un pequeño temblor nervioso... 



no 

• y 

in- 



-■??!::: 



1() 



EL CASCABEL 



estaban muy distraídos; no había 



IH 

límpezó la sesión. Antonio discutía con tres amigos de Luquez, que parecían el espí- 
ritu de la contradicción. Luquez encerrado en la habitación inmediata, trabajaba febril- 
mente en la que había de ser su m;is artística mancha. 

La mujer de Antonio estaba quieta: sentada en un cómodo diván, sin abandonar la 
posición que le indicó el pintor. 

Artista y modelo se miraban y con los ojos se decían lo que no podían decir hablando, 
por temor de ser oídos. 

De pronto Lu (uez se levantó con el cuadro en la mano y fué a sentarse al lado de la 
modelo. 

¡Kstaba listo ya!... ¡y qué bonito... qué parecido! La mujer sintió agolparse toda lu 
ternura y afecto que hacia Luquez guardaba en el pecho, y sin violencia, como la cosa 
más natural del mundo, estampó un beso en. la frente deí pintor. 

Antonio y compañía discutían acaloradamenle, 
,pel¡gro pues. 

Asi lo comprendió Luquez, que tuvo que hacer muy poc> para convencer á la modelo 
deque cuando llega la ocasión hay que aprovecharla... 

Y la aprovecharon. 

IV 

— ¡Ya está lisio!— exclamó desde el dintel de la puerta e¡ pintor, levantando el cuadro- 
en alto. ¡He aquí lu /mincha! 
—¡Qué bonita! 
—¡Y artística! 

— Es una gran mancha. 
—¡¡Ya lo creo!! 

— ¡Qué mancha!... —murmuro entre dientes la mujer 'le Antonio. 
Este encontró exlr-aordiiiario que los pintores despachen tan pronto. 

— ¡Un par de horas nada 'hús, y una m«HC/i« superior. . . es admirable! 

Y se alejó, llevándole á su mujer. 
La mancha quedó en el taller. 

Luquez se encargó de llevarla á domicilio. 

Andrés Soler. 



EL MANICOMIO MODELO 



L'unüó el médico don Roque 
ün manicomio modelo, 
en un soberbio ediñcio 
de comodidades lleno. 
Y siendo el médico aqueP 
hombre de mucho talento, 
empeñóse decidido 
en encontrar algún medio 
para curar la locura, 
irabajando en su proyecto. 
Pronto y gracias .á la fama, 
<Je aquel establecimiento, 
fueron en busca de alivio 
á su mal, varios enfermos. 
Llevaron alli á Rodriguez 
un violinista de mérito, 
quien á fuerza de tocar 
trastornósele el cerebro, 
y se pasaba la vida 
persiguiendo al bello sexo 
pensando que las mujeres 
tenían un violin dentro. 
También fué allí un ex-ministro 
autor de raros i)royectos, 
á quien tuvieron que echar 



por loco, del ministerio; 
ya (jue se hallaba empeñado 
en implantar un impaesto, 
mediante el cual pagarían 
todos los tontos un peso; 
y de este modo el erario 
lograría en poco tiempo, 
juntar sumas fabulosas 
á la par, menguando necios. 
Llevaron al manicomio 
también á doña Conauelo, 
á quien estraña manía 
había aguado el cerebro; 
persuadida se encontraba 
de ser un fuerte mancebo, 
y de que pertenecían 
los hombres al bello sexo; 
Y en la! creencia la pobre, 
se lanzaba sin recelo 
á besar á los muchachos 
y á conquistar caballeros, 
llevándose muchas veces 
unos disgustos tremendos. 
El asilo de don Roque 
exiguo fué en poco tiempo, 
para contener á tantos 
alienados en su seno. 
Alli á parar fué un poeta 



V - ■* , \ 



-^m^^W' 



ÜL CASCABEL 



l(í7 



loco de tanto hacer versos, 
un militar inventor 
de un sable-lanza-torpedos, 
una viuda estrafalaria 
loca por el himeneo, 
un glotón que se comía 
la cascara de los huevos; 
y otra porción de infelices 
(íe trastornado cerebro, 
»iue iban á lin de curarse 
al manicomio modelo, 
Don Roque empleando todo 
su saber y su talento, 
no tenia, ni un instante 
de expansión y de sosiego; 
y con empeño estudiaba, 
y seguía con empeño, 
á íin de curar del todo 
de su mal á los enfermos. — 
Trabajando noche y día 
logró al tin un triunfo inmenso, 
pues todos los alienados 
al cabo de poco tiempo, 
volvían á la razón 
y estaban sanos y buenos; 
y se marchaban entonces 
del manicomio modelo. 
Quedó vacio del todo, 
tan solo quedó allí dentro 
un loco; pero incurable 
y este era... don Roque el médico. 

José M' Mendoza. 




LLEGJL R 



s un verbo regular. 

No obstan le, lo 
conjugamos con mu- 
cha irregularidad. 

En el s¡ yo llegara, 
llegaria ó llegase, por 
ejemplo. 

En este mundo to- 
dos queremos llegar. 
A ser algo, se entiende. 
Algunos llegan, pero poco=. 
Y malos. 

Muchos, y son los más, llegan tarde. 
Hay llegadas inoportunas. 
Por ejemplo; la de un marido (|ue llega 
• le improviso al hogar conyugal del que 
se alejó asegurando una ausencia de quin. 
ce días. 

Esta llegada descompone la de un se- 
llando en discordia, que habiendo llegado 
I la meta de un amor criminal vé llegada 
la última hora, cuya llegada esperan los 



vendedores de décimas con la (Uti/na lia- 
ra y el crimen de ayer con grabados. 

Llegadas hay que dejan indelebles re- 
cuerdos en nuestra alma. 

Por ejemplo: la llegada de un vústago.í 

O la del alguacil de un juzgado, que 
viene á embargarnos. 

Lo más difícil en este mundo es llegar 
á tiempo. 

Y lo más agradable, llegar de improviso. 
A la meta de nuestras aspiraciones, se 
entiende. 

Porque hay llegadas imprevistas que 
anonadan. 

Como la llegada de un pariente que se 
nos cuele en casa á ñn de mes. Di;i en {{ue 
suele llegar el casero y gracias si el dinero 
llega á dar para lodo. 

Otro de los problemas, que no están al 
alcance de todas las inteligencias, es llegar 
alienar una columna de periódico, sobre 
todo cuando se ven llegar cuartillas y más 
cuartillas en blanco. 

Nunca me he apurado para llegar á lle- 
nar las necesarias. Pero psra no llegará 
cansar hago cuenta de que ésla es la últi- 
ma, de que he llegado á emborronar las 
necesarias y pongo i>unlo, porque de lo 
contrario ¿quién sabe á donde llegaríamos? 

Antonio F. Molina. 




--H0H- 



COHCHEA 



PAÑOS MENORES 

He visto á Luisa en camisa^ 
y aún estoy muerto de risa 
pensando en que asi la vi; 
¡oh! tiene unas cosas Luisa 

(lue.. ¡ay de mí! 
Yo me qui-iera abonar 
á esiar viendo sin cesar 
á l^uisa en camisa sola, 
para poderla cantar: 
1(1 camisa lie la Lola... 



IW*^ 



im 



EL CASCABEL 



-■^p 










Yo soy ];i nata v llor dol amor 



LO QUE DICEN 




( i'.ando manejo la chata 
hay que> yerme manejar,.. 





Re luie-cat in pact^. Amen. 



-Su'uem.' iiollit. 



'*s,v 




Caballero, ¡soy casada! 




¿^t/ 



Yo'.sijy h] ave sonora 
yo -s-.iv el suave murmulio. 



i^if: H 






£L CASCABEL 



i(«) 



.:,- *'■ 



LOS SOMBREROS 







J^as torres que desprecio ai aire lu -ron 
íi su gran pesadumbre se rindi'To;i 




¡Viva .Mitre! 





<v)ue nadie Uxiue á D. Lucio. 



iSoiulirero-?... ¡'aña primero! 




/;/ de- copa, (de Vital Aza). 



íi¿í¿4 






% 



E,L SOMBREJ^O M 1 

y0...'\ =E ir 
'■^^:|tk£S_picos |i 



/(VA/f-- 



Ya io ven ustedes. 



170 



EL CASCABEL 



A TI 

Anoche te conocí, 
anoche te hab é y te oi 
lindezas á troche y moche; 
¡yo me enamoré de tí, 
anoche! 

J)e nuestra conversación, 
tomó alientos la pasión 
que hoy por tí mi peclio siente 
(tíjate en esto, que es con- 
veniente). 

(íozo al mii-ar tu mirar, 
y por temor ue perderlo 
quedo sin pestañear... 
(por supuesto, sin poderlo 
remediar). 

Tus risas me hacen sufrir, 
y tus suspiros reír; 
porque precursores son 
de (ilfio que me puede con- 
venir). 



pie, 



Cuando me enseñaste el 
(por descuido, ya lo sé) 
me dije: —¡Bendita sea! 
Es bueno saber del qué 
cojea. 



Después, á un florero vas 
del cual una flor me dns 
que admito, y digo: —¡Divina! 
(y allá en mis adentros: ¡Ca.s- 
pitina!) ■ 

Dan las diez; ¡reloj tirano! 
Al irme aprietas mi mano 
y de emoción tembloroso, 
me digo: — Xo te haré en vano 
«el oso». 



Estoy dispuesto á pasar 
para tu amor alcanzar, 
penas, angustias, dolores, 
llantos, vigilias, sudores, 
¡la mar! 

Seré tu amigo, tu hermano, 
tu primo, tu m;is ufano 
y rendido admirador. 
Besa tus pies con amor 
Fulano. 



A. Liaz de la Quintana. 





Ln monolonia de que, por 
lo general, adolecen los tea- 
tro.-? que funcionan por secciones, ó tanto 
la pieza, ha sido alterada en bien del pú- 
blico. 

Tanto la Zarzuela como la Comedia 
lian estrenado su obra. 

Es decir, la que ha de continuar atrayen- 
do público. 

Gi'.asin y A vuela J9¿ií/?^rt. Estos son 
los dos éxitos de la semana. 

Con Giiasin nos hemos equivocado. 

Creiamos que sin conocer la ópera Ga- 
rm., no nos produciría efecto. 

Y ha resultado lo contrario. 

Tanto porque la obra liene miga^ como^ 
porque la empresa de la Zarzuela se ha 
encargado de repartir programas con el 
argumento de la ópera. 

Víile decir que lia munido ul espectador 
de su correspondiente guia. 

Gitasin alcanza un éxito merecido pues, 
los actores los han estudiado con cariño y 
lo desempeñan á pedir de boca. 

Hay que hacer especial mención de la 
señorila López que canta con muchos 
brios y notable buen gusto su cansado 
papel. 

La señorita Linares también se hace 
aplaudir, lo propio que Seva, i>anjuan y 
Juárez, que hace un (juasin muy guasón. 
libre de exageraciones de mal gusto. : 

La decoración produce buen efecto. 

Si con todo lo dicho la obra se aguanta 
noches y más noches en el cartel no es de 
extrañar. 

Ahora pasemos á ¡a Comedia. 

La revista A vuela pluma^ original de 
Julio Ruiz. llena cumplidamente el objeto 
I le esa clase de produciones: entretener al 
público. 

Puedeestar satisfecho el autor, pues su 
obra se aplaude antes de levantarse el 
telón . ' 

Es decir, alcanza un éxito anticipado. 



EL GASCABKL 



171 



pero que se confirma durante el curso de 
la representación. 

El vals de las horas es muy aplaudido, y 
se comprende porque con un péndulo como 
la García los relojes dan la hora. 

Orejoo, en su monólogo del agente de O. 
P. está muy bien, y lo declama con una 
naturalidad de la que no deberla apartarse 
en otros papeles. 

Huiz... está en su casa. Pisa terreno 
propio y puede hablar de hortalizas, segu- 
ro de que ellas no han sido plantadas para 
arrancarlas y tirárselas á él, sobre todo 
diciendo coplas como él sabe decirlas. 

En resumen un éxito franco para el sim- 
pático actor-autor. 

El jueves, es decir hoy, según nos dicen 
al escribir estos renglones, harán su apa- 
rición en la escena del teatro San Mar- 
tin^ Dn. Aniceto Calderón, alias Enrique 
Gil, y Antoñillo (á) Dolores Millanes. 

El primero un cojo que no tiene rival, 
y el segundo un torero muy barbián como 
no se ha visto otro en estos pagos y contra 
, el que no pueden nada todos los protecto- 
res de acémilas del mundo entero. 

Suponemos que á estas horas, instalada 
la iluminación eléctrica en el Onrubia ha- 
rán su aparición la Sra. Echevarría y los 
señores Galé y Prado. 

Lo suponemos y lo deseamos. 

En cuanto á los demás teatros, se quedan 
míacíos. No hay espacio para ellos y el 
que aquí le quitamos mejor dicho le qui- 
tan, á la Opera se lo cedemos en la pri- 
mera página. 

Vean Vds. el retrato de la distinguida 
actriz Madame Mariho'd y hcigan los co- 
mentarios del caso. 

Que serán buenos. 




Leo: Reaparición de las vacas sueltas. 
Pero ¿habían desaparecido esas señoras? 



A un protector de animales 
mordió un perro el otro día 
dejándole para siempre 
señal enla pantorrilla. 



■^"Vf I 



Y ahora que ya el protector 
se halla mejor de la herida 
le preocupa un problema 
de trascendencia grandísima, 
pues con el fin de evitarse 
otra perruna caricia, 
duda si fuera mejor, 
obrando con energía: 
ó suprimir á los perros, 
ó suprimir pantorrillas. 



En la cúpula del palacio de la Intenden- 
cia Municipal van á poner un reloj. 

Ahora solo falta que se nos dote de un 
telescopio. 

Porque, ¡para ver la hora...! 



A la memoria de su esposo amado 
rinde doña Jacinta 
tan ferviente tributo, 
que come calamares en su tinta, 
y asi loma, en recuerdo del finado, 
la comida de lulo. 



Según vemos en los avisos de las aíjcn- 
cias matrimoniales hay gran cantidad 
(le niñas casaderas, disponibles. 

Bueno. 

Y fuera de las agencias, también. 

¡Que conste! 



De la paja 'únicamente 
fuma cigarros Gonzalo; 
pero la paja se fuma 
y arroja al suelo el cigarro. 



Azules son tus ojos 
azules son los cielos ■ 
y son, amada mía, 
azules los billetes de diez pesos. 



Hemos recibido El Pergamino., órgano 
de la juventud. 

¡Carambas! 

Nos parece que el pergamino cuadraría 
más á un órgano de la ancianidad. 



':'niü,^<i¿'jx.'^.'-'.-:ÍÁJ*-.. 






■ --V ^--tó.¿.iéí*.4;fiSÉ«¡£^íáÍ^aaí«^(rli 



172 



EL CASCABEL 



i 











^ 



-^i 



r- 



K .^^.aX 






I T- 



\ 
















Y/^^ 






i^i-i-''- 











íi¿-íÁs*tí¿'*.,-' » .. >?'■ =^i!5í":ii".sÁ¿íiSffi 



EL CASCABEL 




O 

1— t 

> 

O 



z 
> 

o 
o 



174 



EL CASCABEL 



Hablando de Ortografía 
un hambriento el olro día, 
dijo con tono de broma. 
—Yo detrás de pan, pondría 
como regla fija: co/na. 



ondencia 




L. A — No estoy muy coníorme, así es que 
no se publica. 

León. — Inofensivo. 

T. G. y.— No hay un verso bien medido, 
aunque opine V. lo contrario. 

G. XXX. — Eso os bueno para una solicitada 
y El Cascabel no las admite. 

Bejarano M.—Y dice Vd. : 

La tormenta avanzaba invisible 
causando espanto y terror... 

Lo cual es muy disparatado mirándolo bien. 

Tenor.— Ha. soltado Vd. un gallo. 

Banisridenerd.—ha. idea es viejísima y la 
forma defectuosa. 

Simón.— Estamos en la mala y lo siento. 
Lo que usté me envía tampoco sirve. Veremos 
el próximo, eh? 

Tero.—T<ío está mal verificado, pero para 
decir ciertas cosas es necesario decirlas muy 
bien. 



C. L A.— Es muy bonito el articulo pero 
¿no lo podría acortar un poco? 

Monaco.— f^o sirve. Pruebe V. otro género 
ya que tiene facilidad. 

Tinibista.—Me importa muy poco, y si me 
apuran mucho citaré calles y números 

Elvira r.— Me parece que V. no es Elvira T. 

M G.E.— Esté. bien. Se aprovechará algo. 

Se)n-ir á í^s¿e.— Pagando, si señor y pagan- 
do caro. Puede preguntar en la casa anun- 
ciadora. 

E. C. S.— Bueno, lo tendré presente. 

M. B. Í7.— No hay para tanto. ¡Ah... plaza 
y casa no son consonantes. 

F. P. (Gualeguaychú) — ¿Gualeguaychú?... 
¿y en el sobre hay un timbre que dice Buzón 
15...? En cambio el artículo no dice nada. 

E. y.— No puedo publicarla, en efecto. 
J. J. j?.— Está bien hecho, sí señor: mande 
otra cosita. 

A. P. S.— Su ¡jBetanzos!! si es broma puede 
pasar. 
V i.— Lo siento pero no puedo complacerle. 
Lo mismo digo á los Sres. E C. L. y .J. M. B. 
T. L. iVf.— Aprovecharé algo. 
Clarinete.— S. su ingenio de V. le sucede 
lo que á Artes y letras: no se les vé por nin- 
guna parte. 
A. M.— ¿Conque hay una tía harpía, 
quien hace una guerra impía 
á tu pasión amorosa? 
Pues se me ocurre una cosa: 
¡que cuentes eso á tu tía! 





EL CASCABEL 

SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 
Director: ENRIQUE COLL 

CONDICIONES DE U SUSCRIPCIÓN 

Capital: 3 meses .«< $ 1.50 

Provincias » 2.00 

Número corriente » 0.10 

» atrasado. » 0^.1$ 



SE DESEAN AGENTES Y CORRESPONSALES 



REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 

«S«— AISIHA— Í3« (ALTOS) 

AhVEKTENCIA. — En la Administración se vanden colecciones del primer afi» 



Wí^iS^' 



S'vprm''. 



EL CASCABEL 



I O 



SUCURSAL 



DEL 



BINCO DE SABiDELL 

CALLE MORENO 

ESQl'INA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— Importaoloa 
de productos españoles en gensral. 

Sedan priros á la vista sobre todas las capi- 
tales de España ton beneticio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias festivos de 9 a. m 
á 11 m. 



Higiene de la boca 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
-dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos dentífricos y jabonosos de Cranicell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 



droguería 



SE VENDEN 

EN LA. 

y FARMACIA 

DE 



INGLESA 



É. E. CRAN\%ELL 

647-CALLE VlCTORIA-647 
Entre Perú y Chacábuco 

Teodomiro Suíié 

ESCRIBANO PÚBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 

GRAMÁTICA CASTEUANA 

<1!0N AEREGLO AL PROGRAMA OFICIAL 

POR LOS SEÑORES 

DOBRANICH Y MONNER SANS 
Véndese en La Argentina y 
principales librerías. 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía NACIONAL DE SECÜftOS 

CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada po)^ Decídelo de 21 de Aposto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comeí^cio 



Seguros de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN QENERAL: 

845 — Vio toria — 845 

BUENOS AIRES 
GMperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Subvencionados por el Gobierno Español 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la Plata y Europa 

El dia 2 de Abril de 1893 saldrá de este 
puerto el magnífico vapor CIUDAD DE CÁDIZ 

f)ara Santa Cruz de Tenerife, Cádiz, Barce- 
ona,. admitiendo carga y pasajeros, asi como 
para Vigo, Coruña, Santander. Bilbao y demás 
pantos importantes de España. .. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y C», calle Alsina 750. 

Nota.— Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 

GRAN 

TALLER DE FOTO-GRARADO 

DE 

"EMILIO A. COLL Y C" 

2164— Calle Chile— 2164 



Ste hacen toda clase de grabados en linc, 
foto-'gtsi^Káos directos, etc. 

ReMOducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y tooa clase de dibujos. 

Ilustraciones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA, 2011 






176 



EL CASCABEL 




A LA jru^EMTUB 



Kl dia era á propósito para bañarse. ■.■ 

Kl calor asñxiente invitaba ;i zambullirse 



en el 



agua. 



La playa estaba muy animada y todos los 
rostros sonriente.-? expresaban satisfacción al 
sentirse besados por la brisa del mar. 

Solamente un caballero, seco y estirado 
pern)anocia serio y preocupado. 

De pronto dando un puñelazo en la mesa 
exclamo con voz de trueno: 

Señoies!... Desde que esloy en Mar del Pla- 
ta he visto pantorrillas de todas cla.-es... 
{Iiiwio/'c.s.- las señoras se ruborizan). 
... las he visto, repito y me he convencido 
de (|ue la juventud está perdida. ■ ^ ' 

Miren \áe?,.. ..[(señalando a un Joven flaco- 
ti ciidcblc t¡ae ¡penetraba en el liqalpo ele- 
inenfi))... miren Vdes. el estado lamentable 
en que se encuentra la juventud! D;i lástima! 
Y pensar que lodo se podrió remediar fá- 
cilmente. (MorUniento en el auditorio). 
Pensar ([ue nodriamos dejar de ver piernas 
([ue parecen flautas!. (Curiosidad entre el bello sc.ro). 
Sabéis Como? 
í A nsiedad ¡jcneral). 

Pues tomando leche de La Ma/'tona y niuclu) pan con mucha manteca de la citatla 
marea. 

(Bravos y aclamaciones: los flacos se enternecen y tomando el .primer tren se dirigen 
apresuradamente á la mejor lechería del mundo y arrabales;. 



^«^■'"'■■ 


41 


S^-'--^-- 


::Vk- 


-^> "' 


A- 




f 




n 










_aíü&".^- 



lechería la hartona 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




LECHE PURA, CREMA, MANTECA FJNA DEL DI 
Quesos CAMEMBERT y BRIÉ 
VENTAS POR MAYOR Y MENOR EN SUS DEPOS 
2J4, SUlPACHAj 2^4 y Florida esquina Tucuman 

Al menudeo en los principales almacenes. 



A ' : 
ITOS 



JÍá5í!¿i!*'ÍÉÍ^Íi'¿>¿r'tólÍ:Jíi-ií^ ■■ 



m 



kto II Buenos Aires, Marzo 30 de 1893 Nüm. 65 




La correspondencia á nombre del Director 

daccion y ÁdmiDistpacion: AISINA 939 (altos) 

HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 
rerioen la ciudad... .f 't.idel número 
limero atrasado.. .. s>0.15 id 



V* 



Fotograbados d** Emilio A. Coll y C» 






íJuando principia ;'i cantar 
ai auditorio domina, 
y cuando canta Mai-ina 
dice el público: —¡La mar! 



<«"i 



».i,..,¡ui.., uafesáí&f 



178 



EL CASCABEL 





STAMos en plena 
Semana Santa. 

Nuestro pensa- 
miento se eleva, 
como el oro, á las 
más altas regio- 
nes y tan solo las 
legumbres y pes- 
cados, que consti- 
tuyen la comida de vigilia, nos ligan al 
mundo. 

Nada de pensamientos mundanos. 
Salvo los que nos sugieren las susodi- 
chas legumbres 7 los «tentados pescados, 
pensamientos que hacen indispensable el 
uso de la magnesia y otros suaves pur- 
gantes. 

En donde con mas rigor se observa el 
ayuno, es por lo general en las casas de 
huéspedes. 

Parece mentira que las respectivas pa- 
tronas tengan tan desarrollada la fé reU- 
ligiosa. 

Particularmente en estos dias es cosa 
de desesperarse. 

Conozco un joven estudiante de farma- 
cia que, entregado á sus investigaciones y 
y á una niña que le adora, pasa una exis- 
tencia completamente feliz y gasta unos 
colores que el itismo Levalle envidiaría. 
Hoy me lo encontré pálido y demacrado 
y en un estado tal de postracción que 
daba lástima. 

— Luis. . . ¿qué te pasa? 

— ¿Y me lo preguntas? 

— CHaro, hombre. Tienes el gesto tan 

avinagrado 

— Aceitoso, querrás decir. 

— No comprendo. 

— Ni yo tampoco comprendo que haya 



alguien, como tú por ejemplo, que luzca 
esos colores que son un insulto al ramo 
de papilos. . . Y es que tú comes de todo y 
yo estoy condenado á comer plantas y rai-j;: 
ees, porque mi patrona que es muy devota, 
nos obliga á ayunar rigurosamente. 

Por la mañana, verdura y un huevo. 

Y por la noche unas papas con conatos 
de corbina y á lo sumo unas tostadas con 
aceite. * ;> 

¡Sobre todo el aceite!. . . tengo tan un- 
tado el aparato digestivo que apenas me 
trago un poco de pan, por ejemplo, ó por 
suculento desayuno, ya me lo siento res- 
balar vertiginosamente y llegar en un 
instante á. . . 

— Si, sí; comprendo tu dolor. 

— Sí; mi dolor de estómago. En fin te- 
nemos tal apetito en aquella casa, que 
hoy hemos resuelto un vecino y yo asesi- 
nar á dos inocentes cotorritas, que son el 
encanto de la patrona, y la desesperación 
del vecindario, y comérnoslas sin andar 
con contemplaciones. 

jAy amigo! el hambre {todo lo puede, y 
hace tales milagros que otro de los inqui- 
linos, que sufren bajo el poder y la fé ca- 
tólica de nuestra patrona, estacón una in- 
digestión de padre y muy señor mío. Y 
todo ¿por qué? Pues por haberse leído un 
manual del perfecto cocinero y arte de guisar, 
con tal afición que, víctima de un verda- 
dero vértigo estomacal se comió la pasta '^ 
de la encuademación y esta se le ha 
puesto de canto interesando los intestifíos 

Pobre compañero. . . ¡y pobre de mi!. . . 

Alejóse mi amigo mordiéndose los pu- 
ños, cuando iba á invitarle á tomar algo. 

Pero se conoce que él había tomado ya 
su determine ción y se dirijió apresurada- 
mente á perpetrar el crimen de dar muer- 
te á las cotorritas de la patrona. 

Por lo demás, y á pesar de la solemni- 
dad de estos días, las calles centrales están 
animadísimas y los templos se ven repletos 
de fieles, y de infieles que acuden atraídos 
por la aglomeración de representantes del 
bello sexo, al que molestan loque no puede 
imaginarse ni el más bruto de los indios 
del Chaco. 

Tal vez la Sociedad Prote-ctora del bello S9- 



Sl^Kí¿-;.^Xiíá^^ 'íis-í ^ . - . - '->>-'T-,-i¿.^JtL,ií¿t^t,-- . 



EL CASCABEL 



17» 



xo, que tanto gasto dio el año pasado, lia- 
brá tomado medidas para defender á las 
señoras y niñas de los ataques de los mo- 
nos de levita. 

Pero tememos llevarnos un desengaño 
porque la única sociedad protectora que 
aqui se aguanta es la de los animales, y 
esta tiene mucho que hacer y no podrá 
evitar que alguno de sus protegidos se 
desmande. 

Lo de la aglomeración se comprende 
porque el espectáculo es barato, y además 
por los sermones y por la facilidad que 
tienen las niñas enamoradas de estar cer- 
ca del dueño de stis pensamientos. 

;Cuantos matrimonios se aceleran des- 
pués de estos días I 

Y qué caníbio de carlitas se puede ob- 
servar en algunos templos, y cuando ma- 
yores el gentío! 

El año pasado una señora que acompa- 
ñaba á su hija, sintió que se deslizaba un 
papel entre sus dedos; lo tomó y lo guardó* 

Al llegar á casa se encontró con una 
carta amorosa y con la petición de una 
cita 

Su vanidad de viuda de buen ver, se 
sintió alhagada y leyendo el final que de- 
cía: á las 10 en la ventana, sonrió. 

Llegada la hora, la buena señora fué á 
la ventana y vio venir un bulto que se ta- 
paba prudentemente. Cuando estuvieron 
^erca uno del otro, el bulto dijo: 

— Amor mío, estaba asustadísimo, pues 
me había figurado que, sin querer, había 
dado la carta á la bruja de tu mamá. 

La señora dio un grito y se desmayó. 

¡La carta no era para ella! 

De modo que. . . cuidado con las cartas 
•y con los rateros . 

¡Ah! y con las legumbres! 




i*-- 



DOLOR AS 

¿QUIÉN MAS POBRE? 



Tendiendo á todos temblorosa mano, 
con apagada voz, 
así exclamaba un viejo: —¡Una limoí^na 
por el amor de Dios!... 

Y la gente pasaba distraída 

sin el ruego escuchar, 
de aquel anciano que pedia solo 
(fn pedazo de pan! 

II 

En una sala de un lujoso circulo. 

de una mesa alredor, 
mucha gente se mira conteniendo 

el aliento y la voz. 
Rompe el silencio un— /soto.'— luego se oye 

murmullo general. ' 

—Debe cien duros— nno de ellos dice, 

y otro: —Juego cien más. 

Y allá en la puerta del casino, en tanto. 

se oye la débil voz 
del anciano que dice: —¡Una limosna 
por el amor de Dios! 

III 
Casi al amanecer, silbando un joven 
por el portal pasó, 
y el anciano le dijo: —¡Uno limosna 

por el am,or de Dios! 
Paróse aquél; soltó una carcajada 
y exclamó: —¡Quite allá 
el pobre que mendiga, y deje paso 
al pobre de verdad!... 



EL SOLDADO 



I 



—¡Madre, reza por mi!... ¡hermana mía!... - 

no lleguéis á olvidar, 
que doy el corazón, que doy la vida 

al caorichoso azar. 
V^oy á la guerra, poique patria manda. 

porque lo pide el rey. 
¡Dame un abrazo madre, adiós hermana? 

Volveré, volveré. 

lí 
—Horrible lucha, me han partiao un brazo, 
¡qué insufribie dolor!.. 
Me devora la sed ¡socorro! ¡amparo! 

¡Nadie escucha mi \-oz! 
¡Me muero! Mi cabeza ya vacila, 
no me puedo tener... 
¡adiós, madre del alma, hermana mía!... 
¡No .. i:ol...ve...ré!... 

iir 

Lanzó un suspiro, murmurando ¡madre! 
los párpados cerró. 



180 



EL CASCABEL 



y un rayo de la luna su semblante 
después iluminó. 

Y al mismo tiempo en el sangriento campo 

esto se dejó oir: 
— ¡Vica.' ¡Viva la páh'ia y e¿ soldado! 

(Buen modo de vivir). 

-'I. Díaz de la Quintana. 




-HE^^ 



UNA AVENTURA 



QUÉ día! Digo, no: ¡qué noclie! 
Mientras viva la recordaré. 

Iba yo por la calle de los dos animales, 
por la de Can-gallo., y dicho sea en honor 
á la verdad, iba yo muy hermoso. Hasta 
llevaba botines nuevos, y estaba probado: 
estrenar botines me daba donhcur. 

De repente. detr;is de mi, oigo un taco- 
neo, pero ¡qué taconeo! si parecja por lo 
sutil el tic-tac de una maquinila de reloj. 

¿Quién no vira en redondo? 

Viré y dejé pasar á la que entonces me 
pareció un ángel, • 

¡Qué hermosa! [Qué interesante! En fin, 
escandalosamente bella. 

Cañé no debería permitir que esas belle- 
zas incendiarias cruzaran la via pública 
sin antifaz. Porque de iiaberli) llevado 
aquella... 

Pero no precipitemos !a narraci(jn. 

Yo soy muy sensible, y en cuanto una 
mujer me mira, ¡zas! ya estoy acaramelado 
y sin sentido. ¡¡¡Y ella me miró al pasar!!! 

Claro, cegué, y ciego seguía aquel tic-tac 
que parecían libras esterlinas al caer. 

Después lie pensado que los tacones se- 
rian dé metal. 

Vuelvo á mi cuento. 

Camina que caminaras, 
ella delante y yo detrás, 
llegamos, yo muy callao, a la calle del 
Ídem. 

Negras sombras nos envolvían, y aíjuel 
taconeo me mareaba. 

¡Quién dijo miedo! 

Me acerqué: mi corazón golpeaba, pare- 
ce imposible, tan aprisa como aquellos ta- 
cones: y comenc(^ lí re((uebrarla. ¡Que si 
quieres! Ella muda, Je la boca, porque de 



los pies ¡ahí esos continuaban golpeando- 
el suelo y mi cerebro. 

La lengua se me secaba de tanto hablarr 
en cuanto á ella era la estatua del taconeo. 

De repente sus ojos se fijan en mi. Por 
fin, dije yo, vencí. 

«Moso—me dijo -no sea guarango j dé- 
jese de marear.» 

Y como yo insistiera , •; 

«Si no se vá, llamo á un vigilante, 
agregó. 

¿Cómo fue? No lo sé. Vino el vigilante, 
un gringo mal carado, y quieras que nó, 
me llevó á la Comisaria no sé cuántos. Y 
mientras tanto, aún me parecía oir el taco- 
neo, y recordaba la primer mirada, aque- 
lla pérfida mirada causante de mi desven- 
tura. 

Pagué unos cuantos pesos y san se acabó. 

Moraleja: No se fien VV. de miradas tier- 
nas, y huyan, sobre lodo, del taconeo. 

Deberían prohibirse los tacones metáli- 
cos, las bellezas provocativas y... los hom- 
bres otarios. 

José Rodríguez. 




AIRE 

' No envidio de las auras 

i Jas alas inpaJpabies, 

i de aromas impregnadas 

I de mil flores fragantes: 

I ni de los frescos céfiros. 

que en la alborada barren 

las hojas rumorosas 

de ios verdes nogales. 

¿Qué son las dulces brisas 

de la tranquila tarde? 

¿Qué, el viento que susurra 

sonriente en el boscaje? 

Tu abanico produce 

un aire más suave, 

que al pasar por tu seno 

se detiene un instante; 

se esconde t-ntre las mallas 

de los finos encajes, 

y tus encantos besa 

y mis pestañas bate. 

* « 

LA MEJOR SOPA 

; No me hablen de la sopa que en la casa 

I particular cocinan por costumbre 

i con muchos condimentos y con grasa, 

j con gallina, jamón y con legumbre. 

' Que la del restauran}, de doña Pancha 

' es mejor, sí señor; porque esa sopa 

' como la de todo° hotel, aunque en la ropa 

\ un buen chom> cayere, no Uv mancha. 

' Patricio Gallo. 



-íü^Stesáí^.....-'. 



íi,Jitii£É^^iiáá¿ij:, 



EL CASCABEL 



181 



SONETOS 



UNA VIRTUD 



LA IDA 






jOh moderna virtud! que desafías 
.al oro, á la pasión, al mundo entero, 
alma de roca y corazón de acero, 
mujer formada con cenizas frías: 

no mires desdeñosa, ni sonrías 
con ese aire sardónico, altanero, 
fjue no con joyas ni presentes quiero . 
tus gracias portentosas hacer mías. 

Ya sé que las desprecias, y no ignoro 
(jue no logran tu amor piedras ni galas, 
que tu austera virtud no rinde el oro 

y ya sé que á las otras no te igualas. 
No ofrezco poi tus besos un tesoro, 
]av'S sé que no te vendes. Te reffalafi. 



LA ÜNICA PROTESTA 

La religión, uniéndose á la higiene, 
decreta siempre en Ja semana santa 
comida de pescado, la que encanta 
ai que fé, y afición y gusto tiene. 

Comida de pescado qué conviene 
•cuando la sangre hierve y se levanta, 
comida de vigilia que se implanta 
ya que la ciencia á recetarla viene. 

Legisladores, médicos y santos 
.con fervor tal comida pregonaron: 
un millón de talentos y otros tantos 

régimen tan higiénico aceptaron, 
mas despreciando todos sus encantos 
i?<ilamente los peces prot^^staron. 



TU RETRATO 

Hoy llegó á mi poder, amiga mía, 
tu retrato, y á fé que me han chocado 
los soberbios pendientes que has llevado 
al irte á retratar el otro día. 

Y no sé por qué extraña simpatía, 
contemplando tu efigie embelesado, 
los brillantes me tienen subyugado 
y me atraen con fiera tiranía. 

Tus encantos, estúpido, desprecio, 
vuelvo á mirar las piedras relucientes 
mientras pienso en su historia y en su precio 

Y en mis delirios tontos ó dementes 
quiero besar tu faz y pongo, necio, 
un ósculo de fuego en los pendientes. 



Hierve en su seno el genio podero.-^o 
que ha de mover la nave voladora, 
y el triste que se aleja reza ó llora 
y hacia la patria vuélvese angustioso. 

Pero parte e! vapor; el nrar hermoso 
besa el sol con caricia abrasadora, 
y el hombre (jue lloraba, vuelve ahor;i 
su vista hacia el Oriente esplendoroso. 

Ya vislumbra, perdida en lontananza 
y oculta de la niebla en los girones, 
la ciudad en (lue sueña. El buque lanza 

el áncora y apaga sus fogones 
y el hombre grita ¡tierra! y luego avanza 
con su canda! inmenso de ilusiones. 



EL REGRESO 



Váse ;icercando e! buque lentamente 
á la ciudad que alegre se despierta, 
como el hijo ([ue llega hasta la puerta 
del dulce hogar que abandonó imprudente. 

Sobre la nove, triste, el hombre siente ' 
la alegría de un tiempo muda ó yeita 
y (juiere sonreír pero no acierta 
y desembarca al tin indiferente. 

En su tierra natal, como extranjero 
hombres y cosas con mirada fría 
contempla sin amor, triste viajero 

en sitio en ¡^ue ii;i de estar un solo día. 
Paria que entregó, á cami)io de dinero, 
juventud, ilusiones y alegría. 



PORVENIR 

J^a paz insulsa del hogar mezquino 
puede ofrecerte, quien tu mano espera: 
el de tu misma clase, el pobre hortera, 
que tasará el amor, y el pan y el vino. 

^Mereces algo más, y pues opino 
que no irás ai altar con fé sincera, 
desprecia al que te aguarda, y altanera 
ven á mi y emprendamos a! camino. 

Yo te haré conocer en un instante 
las diciías y ios himnos que mereces, 
yo le daré de versos un tesoi'O 

y luego, todavía palpitante. 
aun de otro, serás mía muchas veces 
y así reunirás ver.sos y oro, 

Luis García. 



; -j- :-,' Mlf¡ííi.VsiSi^í^g^-': 



¿¡^3üii^^. 



im 



EL CASCABEL 



íGUÁRDEME V. EL SECRETO! 

^_ (Pasillo en un acto y varios cuadro») 

^m I 

(Guai'to reservado de un restaurant. Mesa repleta 
de platos y botellas. Emilio, Luis, Alfonso y 
Eduardo toman café. Animación.) 

Emilio Ahora al baile. 

Luis Hemos de ir á ponernos el 

Trac. 

Emilio Cabal. El baile es de etiqueta. 

Eduardo ¡Ay!... {languidez) 

Emilio Ya suspira Eduardo. 

Todos Ja, ja, ja.. . 

Eduardo Tened compasión de mi: os lo 
ruego. 

Alfonso Claro; tenedle compasión. 

Emilio Si yo dijese lo que sé. . . 

Luis Que lo diga. 

Alfonso Claro; ¡que lo diga! 

Emilio Si me guardan ustedes el se- 

creto... {Pausa) . 

Eduardo Acaba pronto. 

Emilio Pues... Eduardo suspira por... 

¿lo digo? 

Todos ¡Si! 

Emilio Suspira por Elena: una mujer 

espiritual casada con un rico 
estanciero, que no dislru la más 
que bebiendo. 

Alfonso Claro; como yo. 

Emilio Repito: que no disfruta más 

que bebiendo y hablando de 
negocios. ¡Teniendo una mu- 
jer tan linda! 

Eduardo Es lo que yo digo: teniendo 
una mujer tan linda hay que 
pensar en ella y dejarse de 
negocios. 

Alfonso Quisiera conocerla. Espero que 
me la presentarán ustedes, y 
al marido también. 

Eduardo {Con sorna) Claro; siendo un 
bebedor consumado te será 
simpático. 

Luis ¿Vamos? 

Todos 



Vamos. 



II 



[Cuarto-tocador, elegante y sencillo. Gran ilumina- 
ción. Elen . acaba de vestirse. Eustaquio la con- 
teotpla, arrobado.) 

Eustaquio jQué hermosa estás! 

Elena Me alegro. 

Eustaquio Vas á dar golpe. 

Elena Vamos á darlo... 



Eustaquio Cuando te veo tan bonita sien- 
to pesar: quisiera que al salir 
de casa fueses fea para que 
nadie te mirara, con tal de 
que al llegar á casa volvieses, 
á ser hermosa para mi. sólo- 
para mi... ;Hay tanto goloso!... 

Elena ¡Mucho! 

Eustaquio ¿Acaso alguno?. . . 

Elena Si; no falta quien pretenda... 

Pero yo te quiero á li. sólo á 
ti, ¿entiendes? y en prueba de 
ello te diié quién es el preten- 
diente... si me juras ser co- 
medido y discreto. 

Eustaquio ¡Lo juro! 

Elena ¡Pues es Eduardo! Ya verás 

como me rio de él. 

Eustaquio i>on las diez. Vamos. 

Elena Cuando quieras. .'. 

ni 

(Gran salón de baile, mi casa elegante. Mucha ani- 
mación. El baile esia en su apopeo. Eduardo del 
brazo de Elena.) 

Eduardo ¡Esta W irresistible! 

Elena Eso ttecia hoy mi marido.^ 

mientras acababa mi tocado... 

Eduardo ¡Sumando!... No se acuerde 
usted <te él, ahora. 

Elena No soy mogigata. 

Eduardo' Es V. hermosa, y yo no sé 
que siento.. . 

Elena ¡Que vals tan bonito!... ¿Bai- 

lemos? 

Eduardo Bailemos. 

Elena Como me gusta el vals, sobre 

todo cuand<D siento vértigo... 
porque yo me mareo ense- 
guida. 

Eduardo ¿Está V. tal vez mareada ya? 

Elena ün poco. .. 

Eduardo Y yo un mucho, y V. tiene la 
culpa. 

Elena Pues no bailemos más. 

Eduardo ¿Vamos ai buffet'^ 

Elena Si. Tengo mucha sed. 

IV 

(Buffet, Eustaquio y Alfonso bebiendo y hablando. 
Elena y Eduardo, después.) 

Eustaquio ¿Con que V*. no baila? 
Alfonso No, señor, bebo y miro; sobre 

todo cuando no tengo interés- 

por ninguna dama. 
Eustaquio Entonces es V. libre. 
Alfonso Claro; libre y muy libre... 
Eustaquio ¿Vino V. solo'^ 



üiaiafcijS 






EL CASCABÜL 



183" 



Alfonso 



;'iUSTAycio 

Alfonso 

3íustaouio 

Alfonso 

Eustaquio 

Alfonso 

Eustaquio 
Alfonso 

¡Eustaquio 

Alfonso 

Eustaquio 

Alfonso 
Eustaquio 



íiUSTAQUTO 



EDUAnbO 
Eustaquio 

Eduardo 

iíl.ENA 



Eluahüo 



EUSTAHUIO 



Alfonso 
Eduardo 
Alfonso 



No; pero mis amigos bailan. 
Hay uno que está loco por una 
casada. 

¡Hola, hola!... y ¿quién es ella? 
Si me guarda V. el secreto... 
Caballero.. . 

Sólo sé que se llama Elena. . . 
¡Ah ya!... y él se llamo 
Eduardo. 

¡Cabal!... Pero ahi viene él 
con una que debe ser eila. 
Si, es ella. Elena. 
¿La conoce V? 

Si me guarda V. el secrelo. . . 
¡Caballero! 

La conozco porque es mi mu- 
jen. 

Que me guarde V. el secreto. 
{Alfonso se mo.rrlia. Eus- 
taquio se levanta y ^'(i 
al encuentro de Elena ¡/ 
Eduardo.) 
(Caballero; si V. me ¡lermite 
tendré el placer de acompañar 
<i est.i señora.. . 
Tiene V. derecho. 
Y deber. Porque V, es un bi)bo 
y pretende. . . 
¿Yo'... 

Si. Yo sé lo he contado todo a 
mi marido... y me ha prome- 
tido guardar el secreto. 
I Confundido I Crea V. que no 
pasaba de simjde galantería... 
En fin, cabailero, aquí liene 
usted a su esposa. Buenas 
noches. .. 

¡.\h!... dígale V. á su amigo 
Alfonsu (jue guarde el secreto, 
porque lo sabe todo. 

IV ■ . 

(Silón: niadro anterior. ) 

¿Solo? ¿y ella? 

Te he de pedir que. . . 

Ya: que Le guarde el secreto, 

¿eh? 

(Tel(')n rápido.) 

Andrés Soler. 




QUÉ INOCENCIA! 



Muy humilde y recatá- 
era la niña Marti-, 
cjue pasaba noche y dí- 
encerradita en su cá- 
sin pensar en otra có- 
(jue cuidar de sus vestí-, 
aprender mucha músi- 
y acariciar á su 16-. 
Los bailes y los pasé- 
para nada recordá-. 
pues eran cosas muy má- 
segun dijo su conté-. 

Y del mundo retrai- 
sin pensar en devané^ 
conservaba su puré- 
cosa muy rara en el di-. 
Pero en el mundo variá- 
nada hay eterno ni í¡-, 

y (Cierto dia Marti- 
eníérma quedó en la cá-. 
Perdió el color y el conten-, 
el apeiito y las l'uer-, 
y al mirarla tan enfer- 
exclamó el doctor Senten-: 
—Si no es amor, lo paré- 
la enfermedad de la ni-. 

Y la madre, al punto, dí- 
con ademán muy austé-: 
—¡Qué ha de amar esa inocen- 
si no conoce tal có-, 

ni en sus di;is luvo nó-! 
— Pues entonces, no lo entien- 
A su edad: es sospecho- 
una enlérmedad profun-. 
;Yo conozco mucho el mun-, 
mi señora doña Ló-I 
Interrogue usté á la ni- 
y que diga con frantjué- 
si le duele la cabe-, 
si le atacan los vahi-. 
si le molestan los ner- 
ó si se halla disgusta-, 
y al punto yo en la farmá- 
á su dolor pondré tér-. 
La pobre madre, lloran- 
como triste Magdaie-, 
hacia su hija se lié-. 
Allá quedó contemplan- 
;i(|uel rostro demacra-, 
arrugado y amari- 
como viejo pergami- 
de la época roma-. 
— Vamos, mi querida ni- 
yo te suplico amoró- 
que comprendas mi gran ció- 
al verte tan abatí-, 
gue me digas lo que sien-, 
la enlérmedad que te aqué-, 
y el doctor podrá recé- " 
un remedio prontamen-. 
— ¿Tvi lo (juieres, madre mi-? 



-m 



Mf4-~: 



EL CASCABEL 



N LA CALLE 




-.y. créame Y., busque una mujer de cierta edad, porque la. jóvenes están perdidas, 
— ¿Por íjuién? ^ 






St-"*- 



EL CASCABEL 



185 



N LA CALL 




—Sí, fundáremos la Lifja de las casadas. Ya ve V. que es un propósito muv elevado ese 
de la Liga. 

— ¿Elevado? Según donde se la coloquen VV. . - 



4«f) 



EL CASCABEL 



—¡Es mi único desé-! 
— Diré la verdad ente-. 
— Gracias, mi querida hi-. 
¿Qué te duele? ¿La cabe-? 
— jLo que me duele es la bó-! 
¡Están ardiendo mis lá-! 
¡Es un calor que me abrá-, 
me mata, me pone ló-! 
— Y esa enfermedjad tan rá- 
¿á qué achacas hija mi-? 
— ¡A los hesos que mi ■pri- 
me Huele do I' en la cá-! 

Bimds Gre''0 Ilzayhe. 




CALAMIDADES BONAERENSES 



BUSCANDO DOMICILIO 

#ui:has plagas co.aoz- 
co, pero no es íloja 
la que le Í!;i caído a! 
moría! que se encuen- 
tra en la necesidad de 
mudarse en e?ía tie- 
rra de escollos: es de- 
cir, de Rocas y Pe- 
ñas. 
Un buen muchacho. Perifjuilo Aníero. 
se enamoró perdidumenle de Mariquita 
Alegre, y con la mayor alegría, al poco 
tiempo, celebraban su matrimonio, y con 
incomparable dicha á los diez meses jus- 
tos recibian el primer frulo de bendición: 
y á los once meses siguiente-, tuvieron 
una niña que era la cara del papá, según 
opinión de toda la familia. 

Pero no paró ahí la cosa: los vastagos 
iban en aumento, y Periquito pasaba sus 
malos ralos y nensaba que su Mariquita 
Alegre, era fecunda de un modo alar- 
mante. Siete querubines vinieron, que co- 
mían que daba gusto, gastaban calzado 
que era un asombro, y metían ruido que 
era un contento. 

Tirando de aquí y estirando de allá, iba 
la familia de Antero pasando. 



Una tarde recibió el matrimonio una 
noticia desconsoladora: la casa en que 
vivían habia sido vendida y el nuevo pro- 
pietario quería habitarla; solo tenían quin- 
ce días de plazo para desalojarla. 

Como es natural, no dejaban de com- 
prender marido y mujer las visicitudes 
que se pasan buscando casa y más cuando- 
se tienen siete hijos, y escaso dinero dis- 
ponible para el alquiler. 

Al día siguiente comenzó aquel amanti- 
simo padre á procurarse un domicilo para 
él y su numerosa prole. 

Mucho anduvo y vio, pero el resultado 
era del todo nulo. Los precios que le pe- 
dían eran exagerados, las exigencias mu- 
chas. En cuanto el pobre hombre decía 
los hijos que tenia, le ponían los caseros- 
una cara de vinagre... 

Descorazonado volvió á su casa- 
Al otro día nueva peregrinación y nue- 
vos desengaños: determinó rebajar dos 
hijos y solo dec.a con cierta cortedad que 
tenía cinco, pensando para si, que pasaría 
los otros dos como contrabando. 

Poco resultado le dio aquella estratage- 
ma, y tampoco aquel día encontró lo que 
buscaba. ! 

Cada dueño de casa parecía el Rey Wam- 
ba: cada Intendente de esas casas llama- 
das de vecindad un D. Rodrigo en la horca.. 

Uno le pedía con la mayor frescura tres 
meses adelantados; un propietaaio y por 
mas señas inglés, le exigió como fiadora 
a la reina Victoria; otro no alquilaba su 
casa sino ;i los ministros; un italiano due- 
ño de una propiedad tenía la manía de 
que sus inquilinos al levantarse cantaran 
el himno de Garibaldi, y como vivía al 
lado no podían los inquilinos librarse de 
cantar. 

En fin hubo alguno que le exigió la fir- 
ma de Monseñor Aneiros! 

Desesperado llegó de nuevo á su casa, 
maldiciendo su estrella ya todos los case- 
ros! Su cara mitad trató de calmarle, y uno 
de sus pequeños le estampó dos sonoros 
besos que fueron un bálsamo. 

El plazo expiraba y nada habia adelanta^ 
do Antero; era, pues, preciso salir de nuevo 
y salió. 

Cada papel anunciando que se alquilaba 
algo, era una nueva esperanza y una 
nueva decepción. El sempiterno «Se al- 
quila para hombre solo» era su pesadilla; 
nadie alquilaba con niños: era cosa de al- 
morzárselos. 

Cansado yá. determinó apelar á La Pi^en- 



i^^íi^i^^-"áíáS«£^-í:'*¿£¿^-v;sii5^Sss5-i:£;S:-,í 






EL CASCA.BEL 



187 



¡ADIÓS, MAR DEL PLATA! 







''•■-'■; 


' / ^ ^ ^■ 








— Yo ya le d ria algo a esa joven, pero temo (¡ue me resulte Iria y no se ablande, ¡si hasta 
usa manguito!... 



188 



EL CASCABEL 



sa y tomar nota de loque aquella le ofrecía 
en su sección «Alquiler de casas y habita- 
ciones.» 

Ningún prevecho sacij de a{{ueUo. 

Se le ocurrió dirigirse á los barrios ex- 
tremos y efectivamente, en uno donde según 
cuentan, Noé solía tomar el fresco, encon- 
tró una rubicunda propietaria, con entra- 
ñas de persona, que le alquiló una modes- 
ta casita. 

Anteroibaá perder el juicio de alegría, 
en un arrebato y cuando oyó de aquella se- 
ñora que le cedía su propiedad se echó en 
sus brazos (en los de la señora) exclaman- 
do, «¡madre mía!» 

A los pocos meses Antero renegaba de su 
suerte. La casera tenia siete hijos y con 
ellos habitaba una de las piezas del fondo. 

Además de tener siete hijos, tenia la bue- 
na señora muy mala cabeza y se pasaba 
el día en la calle, viéndose el pobre Antero 
obligado á cuidar un regimiento de catorce 
cachorros de todas edades. 

Entonces tuvo un arranque sublime. 

— Ah, si yo fuera casero !. 

— ¿Qué hariasí* le preguntó su mujer. 

Y señalantlo el batallón que í:erreaba en 
e! patio, dijo con ademán tr.igico: 

— Toma: solo ali[uilaria á hombres solos 
ó matrimonio sin hijC'S 

Juan Bcrcnguer. 
^<^ 

EPIGRAMA 



Anido tuvo con Diego 
una tuerte discusión. 
y al fin, éste, de ira ciego 
le arrojó por un balcón. 
Comprendo ahora porqué Anido, 
la modestia echando á un lado, 
diga que en todo el partido 
no hay quien le gane k arrojado. 

Enrique Martínez. 




Ya está en Buenos Aires 
la que. sni duda, es hoy la 
primera actriz bspañola. 



María Tubau no es una desconocida para 

nosotros. 

La hemos aplaudido hace unos cuantos 
años, y aun conservamos fresca la agra- 
dable impresión que dejó en nuestro ánimo 
su acabada manera de interpretar los más 
variados y difíciles papeles del repertorio, 
tanto del teatro español como del francés, 
más en boga hoy en día . 

De modo que para el público la tempo- 
rada presente será una continuación de los 
aplausos que prodigó á la celebrada ac- 
triz, .y para ésta continuará la serie de 
triunfos que señalaron su paso por el 
Teatro Nacional. 

Además de las obras conocidas como de 
repertorio, se estrenarán algunas, asi de 
autores españoles como de autores fran- 
ceses, completamente nuevas. 

E,ntre los artistas que forman parle de 
la compañía hay algunos que gozan de 
muy buena fama en los teatros españoles. 

Y... el sábado podremos verlos y apre- 
ciarlos ;i todos en conjunto, y además ten- 
dremos el gusto de poder escuchar algo de 
Ceferino Falencia, autor distinguido, con- 
vertido hoy en afortunado empresario y 
notable director de escena. 

¡Que la literatura le demande por loque 
deja de hacer para honra y gloria de ella!... 

Pero, puesto que es empresario, que la 
suerte le sonría y que vea siempre lleno 
el teatro. - - 

Es lo que deseamos y lo que se merece. 



ONRUBIA— Le cedemos hoy la derecha 
como suele decirse, y á fé que se lo merece. 

El tino y el buen gusloque precede á la 
elección de las obras que se ponen en es- 
cena en este elegante teairo, habla muy 
alto en favor de la dirección del mismo. 

Es decir, en favor de los distinguidos 
actores Sres. Pradoy Galé. 

Verdadera novedad ha sido la represen- 
tación de La casa, de muñecas de Ibsen, 
obra que conmueve y deja al espectador 
admirado: esta es la palabra. 

(Ruando estas líneas sean leídas por el 
público, éste habrá leído juicios más ó mo- 
nos temerarios en los demás diarios y pe- 
riódicos. 

Nosotros sin tener espacio ni tiempo 
para emitir otra cosa, nos limitamos á 
emitir una opinión: vayan ustedes al On- 
rubia. vean y saboreen una representa- 
ción de La. casa de muñecas y luego 



.. ¿a>J-tg^«» Aafc>!»i^».^^i3j^üt. J:'&.fefeA.A-&t<.i6..¿^ .i..^. j. _..-»^....t.- , 



EL CASCABbl. 



-^ 



180 



<ligannos si opinamos mal al opinar que 
debían ustedes ir al teatro. 

El desempeño de la citada obra nada 
dejó que desear y nos confirmó una vez 
más la idea que de tiempo atrás tenemos, y 
liene el público, formada de la Sra. Eche- 
varría. Es una verdadera actriz; siente sus 
papeles y declama con tal naturalidad que 
casi logra hacer desaparecer la linea que 
separa lo real de lo convencional en el 
teatro. 

Siguiendo como hasta ahora, la empresa 
del OnruMa logrará que sus esfuerzos en 
pro de lo bueno y bello no se vean defrau- 
dados. El público lorzusamenie habrii de 
hacer justicia, sobre todo cuando ve;i que 
por precio" sumamente bajo se puede re- 
montar... 



SAN MARTIN— La compañía que ac- 
tiia en este teatro ha empezado la lempo- 
cada con. cinco llenus como cinco casas, 
especialmente en los días de función gran- 
de, salvo el día en que aparecieron en 
escena Calderón y Caramelo^ con ellos 
Gil y la Millanes. 

Para obras serias cuento la compañía 
con muy buenos elementos. 

La Sra. Millanes (C) lan aplaudida siem- 
pre: el barítono Sr. Cabra, un buen artista 
en su género; el tenor Sr. Hivas, con su 
bonita aunque no muy voluminosa voz, 
Sanrom.i, antiguo conocido del público, 
etcétera. 

Son parteii que forman un todo muy 
homogéneo. Y para obras de otro género, 
Gil y la Millanes (D) es sabido lo que valen. 

Repelimos; ha empezado con buen pié la 
temporada, y como los espectáculos sean 
variados hay público para ralo. 



' En los teatros por secciones han ocurri- 
do novedades, siendo la de mas bullo, hasta 
cierto punto, la ruptura de las vestales 
<|>i3con tanta sombra caracterizo Ruizen 
-1 cuela pluma. 

Mercedes Aranáz ha abandonado la ba- 
rrica de Apolo y ha pasado ú la Zarzí.iela. 

La Linares ha abandonado este teatro y 
se ha ido al primero. Y Concepción Ara- 
náz, según ha manifestado en los diarios, 
ha dejado de ser empresaria para limitarse 
í> ser actriz. 

íotal: la Zarzuela sigue como siempre; 
6s decir favorecida por muy numerosa y 
escogida concurrencia la que aumentará 



indudablemente con el concurso de los ad- 
miradores de la Aranaz: ellos y los que 
son de mucho tiempo, devotos de Juárez, la 
López, etc. . . seguirán llenando el teatro y 
demostrando que aun((ue por ahí decimos 
unos cuantos, que no hay dinero mentimos 
porque, apesar de los pesares, ó de los mu- 
chos teatros que funcionan, hay público 
para todos. 

Ah, y que el teatro por horas no está 
destinado á desaparee ;r como la forma 
poética ó el sumario de la Rosales. 

Que Guasin nos guarde de mentir. 

Después de lo dicho es inútil que repita- 
mos que la Cooiedi.aha náqmrhlo mayor 
animación, si cabe, después del estreno de 
A vuela plumo.. 

Eso lo sabe todo el mundo. 

Como sabe que cada noche Huiz y Orejón 
se han de pelear en la platea antes de al- 
zarse el telón. 

Y... no llenemos el periódico hablando 
do teatros. 

En el próximo núiner j se continuara. 




Luis, escultor distinguido 
á Blas, ricacho ignorante, 
le decía: 

— En este instante 
acabo un barro cocido. 
Y el otro muy infatuado 
dijo: 

—Os quiero protejer 
y un barro me vais a hacer, 
pero no cocido: asarlo. 



Con motivo de la solemnidad del día, los 
diarios no se publicaran el viernes. 

Lo que ecjuivale á decir que tendremos la 
suerte de librarnos por un día de la rró- 
nica social de El Dia.riu. 

¡Algo es algo! 



Nuestro estimado amigo y constante co- 
laborador, el Dr. Díaz de la Quintana, se 
marcha a España á bordo del Irasallántio 
Ciudad de Cádiz. 



lí)0 



EL CASCABEL 



Después de unos años de labor constan te 
y lucha lenaz se dirige al viejo mundo en 
busca del apetecido reposo. f * 

Que lleve buen viaje son nuestros deseos 
y los de los infinitos enfermos que le deben 
la salud. 

Y. .. ¡hasta la vuelta! 

Porque Diaz de la Quintana volverá. 



Queriendo en cierto ocasión 
su retrato un carbonero, 
se hizo uno de cuerpo entero 
naturalmente, al carbón. 



Habla un feliz mortal, agradecido á la 
agencia de matrimonios que le ha propor- 
cionado mujer: 

« ...Y ahora me hallo casado, muy ú mi 
satisfacción, y junto con mi cónyugue no 
nos olvidamos de agradecer calurosa- 
mente el buen acierto de dicha agencia, en 
medio de nuestro delirio que nos produce 
!a luna de miel.» 

Pues... que Dios les conserve la memo- 
ria á los cónyugues. 

¡Ah! y el delirio ese que produce lunas 
de miel. 



A la postre de tantos desengañes 
tu figura hechicera, 
viene á ser, con el peso de los años, 
una salivadera, 

donde echaron rendidos amadores 
el pucho ¡oh que dolor! de sus amores. 



Lo que dicen esos revisteros teatrales... 

Habla uno, el de La Prensa., y dice que 
la Sra. Echevarría, sin darse cuenta. 
llega á la altura que solo alcanzan las 
verdaderas notabilidades. 

Lo que equivale á decir ((ue la simpá- 
tica y notable actriz es inconsciente y no 
es notabilidad. 

Habrá qued ido satisfecho la Sra. Eche- 
varría, y habrá pensado que muchos es- 
criben sin darse cuenta de lo que escriben. 



Con letras falsificadas 
fuese al Banco un sinvergüenza, 
y viendo que un empleado 
no le abonaba las letras, 
le pegó un palo tremendo 
en medio de la cabeza: 
y al verle bañado en sangre 



exclamaba con gran flema: 

— Yo he de conseguir mi objeto 

¡la letra con sangre entra! y- 



. . /i ■■■r- 

Un poeta se presenta al diieclor de un 
|)eriódico y le lee unos versos malisimos. 

—¿Qué tal mi inusa?— pregunta satis- 
i'echo. 

— Muy militar. 

— ¿C()!no? ... 

— Si; de infantería. . .' 

— ¿Portiue? 
-Porque sus versos son muy pedestres. 




ondencia 



^— 



M. T,, lif M.—Lq diré á vd. si (uro se escribiera 
0011 h tendria V. razón, pero como se escribe coa r 
no la tiene Vd. 

niin.— Tilín, Xilin, tifón 

Dn. Pedro es un me/'in 
y Vd. sigue las liuellas de í). Pedro. 



.'— n 



ni. Terio.— Pero ¿ahora se acuerda Vd. de contar 
una aventura de Carnaval? Esperemos un año. 

Luis C. P.— Muy bonito el pensamiento. Queda us- 
ted anotado como '.suscriptor. 

.4. H.-Y Vd. cree que con versos como éste, 
f/ pobre. ¡uan '/ue lo clesconor.ia lodo 
se puede ir a parte alguna? 

Si d Víi.— No, y lo siento. 

I), (i. /.—Se publica, y no se preocupe Vd. por lo 
olro. 

r. .s'.— Karambiqua nong compregrido uní^k pala- 
bra ka, franghWamenthek. 

P. (i. (Rosario (le la Frontero).— \,^ estoy espe- 
rando, gracias por todo. 

/^/<a/)/a/>.— ¡Silencio en las filas! 

Rusrbio.—E> flojo, si señor. 

\)irigo.—Tü lo dices; al canasto directaratínle. 

./. .s'. Pero... ¡SI parece un sermón de cuare.snia! 

Torcuato l"—^i Vd. quiere se puede arreglar na 
poco, y si lo quiere arreglar Vd., mejor. 

A. í. C. —Pero vd. qué se figura? 

Moitim. -}ia.y faltas graves, gravísimas-, faltas <le 
respeto, perdonables y faltas ortográficas de las 
t[ue no se perdonan nunca. 

Sirio.— Kn efecto, creo que ha de traOaJar mucho 
el señor que Vd, cita. 

ro/íY/flr.— Choque Vd, y disponga en torio y por to- 
do, pero no mande más poesías porque, francamen- 
te, las hace vd. muy mal. 

Kl de nyer.—\d. perdone, no le conozco. 

V_f/_«. -¡Santa Maria! Solo se ire ocurre una 
cosa y es esta: - 

X+I— B=0. 

Si sabré yo álgebra. ■ .. 



''^^^^.',\-^^::í^-J^ 



..-"V.>í/'íí^tó:-"':L*i^ 



EL CASCABEL 



líH 



SUCURSAL 



DEL 



BUCO DE SiMDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA Rl'EN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— Importación 
de productos españoles en general. 

Se dan giros á la vista sohre todas las capi- 
tales de España con beneticio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneticio 

Horas de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias festivos de 9 a. m 
á 11 m. 



Higiene le la boea 

Si se desea tener una hermosa y briJiante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos dentífricos y jabonosos de Cramcell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
-exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 

SE VENDEN 

EN LA. 

droguería y farmacia inglesa 

DE 

E. F. CRANWELL, 

e47-CALLE VlCTORrA-e47 

Entre PeiHi y Chacábuco 

Teodomiro Suílé 

ESCRIBANO PUBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM, 513 

GRAMÁTICA CASTELLANA 

OON ARREGLO AL PROíJRAMA OFICIAL 

POR LOS SEÑORES 

OOBBANICH Y MONNER SANS 
Véndese en La Argentina y 
principales librerías. 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía NACIONAL DE SEGUROS 

CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M N 

Autorizada por Decreto de 27 de A posto 

de i 889. 

Inscripta en el Registro PvMico 

de Comercio 



Segruroa de fletes, efectos, ganancias esperadas, 
comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura ! 

edificios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GEIÍERAL: 

84o— Victoria— 845 

BUENOS AIRES 
Caoperatiya Telef. 899 Casilla Correo. Í634 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Subvencionados por el Gobierno Español 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la Plata y Europa 

El dia 2 de Abril de 1893 saldrá de este 
puerto el magnífico vapor CIUDAD DK CÁDIZ 

f>ara Santa Cruz de Tenerife. Cádiz, Barce- 
ona. admitiendo carga y pasajeros, asi como 
para Vigo. Coruña. Santander. Bilbao y demás 
puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á-sus 
agentes Antonio López y C% calle Alsina 750. 

Nota.— Se expiden pasajes de venida de to- 
dos ios puertos y ciudades de España. 

GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABADO 

EMILIO A.loLL Y C" 

2164— Calle Chile —2164 



Se hacen toda cinse de grabados en zinc, 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y tocia clase de dibujos. 

Ilustrn clones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA, 2011 



MhUm FESTIVO ILUSTBIDO 




^^e 



í 



■^^:: 









SEGUNDO ANO DE SU PUBLICACfON ^-- 

APARECE LOS JUEVES 



m 



CONDICIONES PARA LA SUSCRIPCIÓN 

Capital $ 1 . 50 trimestre 

Provincias » 2.00 






AnuDcios á precios convencionales 



REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 



^-i--n.g^r>5^>.^x '^:j^^^ 



•^^^iJLá'C^^ 



■ -^l-'- 



BUENOS AIRES 



»' 



ADVERTENCIA. — En la Administración se ven- 
den colecciones del primer año. 



Imp.CODRRICR DE LA PLlTi. Méjico 832— Sección de Obru de R. Puig 



j.dí^üKr.iliíáai* ' ' • V»- . -..íi •'. ■ . . i . ,_ 



BaeSls Aires, Abril 6 de 1893 NAm. 66 




La corresponder.cia á nonbre del Director 

ionjÁdministrariíiii: AI.SINA 939 (altos) 

HORAS DE OFICTN'A ^K 2 A 5 p. M. 

Precio en la ciuda.i .. ^: o. i o el número 
Número atrai^adí. »0.15 id 

Fotograbados Ho. Einilio A. Goll y C" 



Una actriz que conquistó 
gloria cuando tral)ajó 
on \a comedia y el drama. 
(Nota.— Se llama esta dama 
Tubau, mas no Tiihú). 



194 



EL CASCABEL 



-^ 





■.fCH§- ■ 

A semana pasada, 
sobre ser santa ha 
sido sosa. 

No ha ocurrido na- 
da notable como no 
sea el bochinche cor- 
dobés. 

Pero, en cuanto á 
cuestiones políticas, 
de sobra sabemos que han de terminar 
en bochinche porque, de lo contrario, na- 
die les vé la punta. 

No puede darse nada más tonto que 
una elección sin lunares, es decir, sin ti- 
ros y otros abusos. 

Es lo mismo que pretender (¡ue la Ave- 
nida de Mayo no tropiece con los fondos 
de D. Goyo Soler, es decir, con los de su 
casa, en clase de inconveniente pasagero. 
Durante los días santos nos hemos de- 
dicado á visitar templos, y hemos tenido 
ocasión de ver de cerca á nuestro querido 
Presidente, visitando iglesias y repartien- 
do limosnas como un mortal cualquiera. 
Con la Semana Santa llegó el frío. 
Y con el frío han llegado los apuros. 
Especialmente para los míseros mor- 
tales que no están bien de ropa de in- 
vierno. 

Las personas hacendosas se han limi- 
tado á revolver roperos y armarios, re- 
gistrándolos y sacando á la vergüenza 
pública gabanes y sacos en buen uso. 

Además, en los hogares bien organiza- 
dos ha llegado la época del estero. 
O del alfombrado. 

Pero ello al fin y al cabo es cosa poco 
importante. 

En cambio la ropa es cuestión de vida 
ó muerte. 



Y no se nos tache de exajerados. 

Porque el infeliz que sale á la calle 
con un traje de vaporosa lanilla se ex- 
pone á que 1© tome por su cuenta un aire 
colado, es decir, uno de esos que se cue- 
lan como una poesía de Marco Nereo, 
insensiblemente, y entonces ¡adiós mis 
ilusiones' sobreviene la pulmonía, y con 
ella el médico y luego la sepultura fría. 

Es decir, de estación. 1 

Como en esta tierra todo se presenta 
de improviso, y sin previo anuncio, el 
frío hizo lo mismo y cuando menos lo es- 
perábamos. 

Al tomar La Pnnsa á las nueve de la 
mañana, y sin abandonar la mullida sá- 
bana, sentimos una sensación de frío en 
el brazo que nos obligó á retirarle <^el 
aire v á ííu arda rio entre las sábanas. 

Cuando la mucama nos entró el café 
no pudimos contenernos y exclamamos, 
liaciendo sonar incisivos y molares, como 
un diputado cualquiera: 

— Esto parece que cambia. 

-¿Qué? 

— La temperatura. 

— ¡Ahi Creí que hablaba V. del go- 
bierno. 

— ¡\o, ese no cambia! Lo masque hará 
es arroparse para entrar en calor, aún 
que para él. e! frío no es novedad preci- 
samente. ;Hace tanto tiempo que vive en 
una atmósfera polar...! 

Claro que al levantarnos lo primero que 
hicimos en vista de lo cruel de la estación 
fué dirigir una mirada cariñosa de despe- 
dida al sombrero de paja destronado desde 
i/a, que se dice en El Diario, por el rigor 
del clima. 

¡Pobre 2>({Ji'-o.' 

Tú estabas destinado á desaparecer y 
has desaparecido. 

No haces como Viciorica que no des- 
aparece por más que está llamado, y muy 
llamado... 

Pero no desaparece. 

La ropa vaporosa á estas horas duerme 
en los cajones de las cómodas, aguardando 
la hora de los calores venideros. 

En cambio: ¡a de invierno domina. 

Por ahora vemos muchos sobretodos, y 
los olemos también. 

Porque, como han estado empaqueta- 



¡jiife;' 



EL CASCABEL* 



195 



•dos y en contacto con alcanfor y pimienta 
en grano, trascienden qne es un gusto. 

O un disgusto. 

Según 'el olfato del consumidor. 

Decir que con el frío se nota animación 
en la sociedad, y que se preparan soirées, 
ó sudares, que diría Cachupín, es usurpar 
el terreno al tan espiritual y celebrado 
cronista de El Diario. ' 

Baste saber que más de cuatro seño- 
ras se disponen á recibir, lo cual no deja 
de ser muy grato á la juventud elegante 
y bailable á la vez. 

En la clase media el movimiento no es 
menor, y ya sabemos que en algunas 
casas se jugará á la lotería y se tomará 
-café á última hora. 

La cuestiiin es reunirse y procurar el 
calor animal por los medios lícitos y aún 
por los ilícitos también. 

Que ya se dan casos. ^ 

Ilícitos, naturalmente. 

Y, ¡qué recuerdos conservamos de las 
amenas tertulias del año pasado! 

Señora hay. que además de tener hijas 
tiene ganas de casarlas, y reúne á los 
efectos tionsiguientes á lo más conspicuo 
de sus relaciones. 

En casa de D'' María de la Consola- 
ción de la Muerta, se baila, se toca (el 
piano por supuesto I y se conversa. 

Algún tertuliano luce sus habilidades, 
y aún recordamos con fruición el éxito 
que alcanzaba en otros tiempos un joven 
cordobés que imitaba al gato y al perro 
con suma perfección. 

Según dice D'' María tendremos, en la 
temporada que empieza, un nuevo atrac- 
tivo. 

Se trata de un señor que toca el piano 
con una mano y con la otra monda una 
pera y se i a come. 

Y, según dice la citada señora, los jó- 
venes que frecuentan sus salones son 
poco dados ai matrimonio y se limitan á 
calentar sillas. 

El reproche es duro. 

Pero, ¿qué mas quiere la señora? 

Al fin y al cabo, en estos tiempos fríos 
lo que se busca es el calor; se empieza 
por las sillas. .. 

Y... ¡cualquiera sabe por donde se 
acaba! 



.DE OCTUBRE A NOVIEMBRE 



■f 



I 



Aquella tarde del risueño octubre 
todo resplandecía; 
en tu mirada candorosa y dulce 
comprendí los encantos de la vida. 
El f'isne moribundo, 
rompiendo los cristales de las aguas, ■ 
cantó de nuevo entre los verdes juncos 
agitando las alas. 



Aquella noche del risueño octulire 
todo resplandecía. 
Era más clara la celeste lumbre 
y el silencio promesa de delicias, 
l'^l triste ruiseñor abrió su pico 
trinando las endechas olvidadas. 
y tu pecMo y el mío 
latieron jii calor de una esperanza. 

Aquel amrhiíi^g/ del mes de octubre, 
¡cómo resplandecía! 
Jíxhalaba la tierra sus perfumes, 
y los mares cantando se mecían: 
la tórtola arrullaba. 
y de tu frente de azucena en torno 
ardían y temblaban 
del rubio ambiente los plumajes de oro. 

ir 

¡Y después!... en la noche de noviembre, 
¡qué lobreguez, qué espanto!... 
Mugían los torrentes, 
no alumbraban los asiros. ^ 

y el cisne agonizante 
abatía las alas en silencio... 
¡Ay! esa noche, se murió mi madre, 
y liendijo la fé tu casamiento!... 



Las campanas ([ue á ti de regocijo 
te llenaban el pecho, 
doblaban en mi oído 
por dos amores muertos. 

-V. Ba/ta monde. 




.Sír!ji;:¿^-i '.ly^-víliíai-'l 



196 



EL CASCABEL 



AMIGOS íntimos 



I B o lo seré de nadie ¡Vaya con 

* V> la intimidad! Es verdad que ella es 
muy dulce, especialmente para el que no 
tiene padres, ni hermano ni perro que le 
ladre, porque, al fin y al cabo, con la inti- 
midad que se adquiere en el seno^de una fa- 
milia, ó simplemente en el corazón, macho 
ó hembra, de alguna persona amiga, puede 
decirse que se hace una falsificación tan 
perfecta de sentimientos y afectos familia- 
res que uno llega á figurarse que vive en 
el seno de los suyos. 

Nada hay tan hermoso como llegar á ca- 
sa de la familia de nuestra intimidad v 
decir: 

—Vengo haciendo un esfuerzo sobrehu- 
mano. 

—¿Qué le pasa? 

— La cabeza, y el estómago y el higado 
rae tienen abatido. 

— Yo sé un remedio infalible, dice el ca- 
beza de familia. 

— Y yo otro, añade la cónyuge, no menos 
seguro. 

— Vds. dirán 

— Vá Vd. á llevarse unos frascos y un 
paquetito; corre Eufrasia tráete el barniz 
mineral compuesto y el ceraio simple... ¡ah! 
y unas mostazas... También, en una bo- 
tellita chica pon un poco de aguardiente y 
una mecha, porque seguramente ese sol- 
terón no tiene nada para un caso de apuro... 

— No se molesten Vds... 

— ¡Pero tonto de capirote!. . . la confian- 
za, ¿dañada sirve?... Ande, hombre, ande 
y no haga cumplidos: como Vd. es de con- 
fianza no le mandamos por un changador 
esos cuatro trastos. Los llevará Vd. mismo 
¡qué diantre! ...de algo ha de servir la 
intimidad. ¡Ah! y vi'iyase inmediatamente: 
prontito i la cama y ¡á sudar! 

Y... no hay remedio: es preciso abando- 
nar la casa y salir á la calle con la cabeza, 
el estómago y el higado resentidos y ade- 
más con una botella en cada bolsillo., una 
en cada mano y unos pa(iuetitos debajo el 
brazo. 

— ¿Adonde v.i Vd?— dice el primer ami- 
go que nos tropieza— ¿Viene Vd. de algún 
remate?. . . 

— No, señor: vengo de casa de mis inti- 
mes, los señores de Pérez, y como estoy 
enfermo me han cargado coa totlo lo que 
usted vé... 



— Hombre no veo la necesidad de cargar 
á un misero mortal, que bastante cargado 
está con su enfermedad... 

— ;Es que son medicinas! 

— ¡Paparruchas! 

— No lo crea- La señora de Pérez me ha 
dicho que con esas gotas i^jue vé Vd. ahí, á 
la derecha... 

— ¿Estas gotas de cera? 

— No, eso es una reliquia de un funeral. 
Me refiero á las gotas, es decir, al liquido- 
que contiene esa botella y que hay que to- 
marlo por gotas. 

— ¡Ah! 

— Pues si: dice que con tan maravilloso 
elixir logró curar á un primo suyo que 
sufría del higado, y tocaba el trombón. 
¡Ah! el pobre estaba tan malo que un dia. 
tocando un solo, echó un pedazo de higa io 
por la boca. . . ■ 

— ¿Del trombón? 
—No: la propia, y curó. 
—¿La boca? 

—No hombre, ;el primo! 

— ¡Ah! comprendido. Que Vd. se alivie... 
De la misma manera que nos cuidan con 

cariño paternal, los amigos Íntimos nos sa- 
crifican cuando llega el caso. 

Véase el que ocurrió á Domignuez, inti- 
mo amigo de los Sres. de Pataleta. 

Entraba y salía de la casa como si fuera 
la suya. 

La misma inlimidadle hacia encontrar 
muy corriente el que la señora le dijera: 

— Domínguez: aguánteme Vd. el chico 
mientras le voy á zurcir los calcetines á 
Pataleta. Vd.es íntimo y puede saberlo. 
Pataleta es un destructor de ropa blanca. 

— Bien, señora, déme, déme Vd. el bebé. 

La señora zurce. iJominguez canta unas 
milongas primero y unos tristes después, 
tan tristes ([ue el niño rompe á berrear y 
se convierte en catarata de lágrimas y de 
algo que hace exclaniar á Domínguez. 

— Señora. . . señora. . . el niño es un bote 
viejo! 

-,Kh^ 

— Quiero decir que hace aguas. . . 

—¿.De cualasf 

— Menores, afoit uñadamente. 

— Bueno, como VJ. es íntimo puede sa- 
carse los pantalones (¡ue se los secaré un 
poco con la plancha 

Como decía, esto es muy corriente y no 
extraña á Domínguez que á cada rato ex- 
clama. 

— , Qué buenos son los señores de Pata- 
leta pura conniigol. .. Me quieren como si 



i. -:.■ 






- -í:-f:ÍT' 



EL CASCABEL 



197 



ane hubiesen llevado en las entrañas... 
:jQué inlimidad encantadora. .. ! 

También he tenido yo mis pataletas^ es 
decir, también he sido amigo intimo, de 
un matrimonio ejemplar, hasta que un día 
me he visto obligado á reñir. 

Figúrense Vds. que mis amigos tenían 
•invitados. 

Eso no tiene nada particular. 

Figúrense Vds. que yo fui al aimaccen á 
comprar el vino superior y una lata de 
langosta. 

Tampoco tiene ello gran cosa de particu- 
lar, dada la gran intimidad que había entre 
mis buenos amigos y yo. 

Pero figúrense Vds. queá última hora la 
señora me dice: 

— Vd. como es íntimo, y no necesita 
cumplidos en ningún caso, tendrá la ama- 
bilidad de comer con la mucama, en la 
cocina, por que en la mesa del comedor no 
cabríamos todos 

inulil es decir que salí á la calle rene- 
-íiando de intimidades. 

¡Qué diantre! 

La intimidad es buena hasta cierto pun- 



Andrés Soler. 



-^l 



CARTA AUN AMIGO 

Dices que mi triste musa 
solo en el amor se inspira, 
que hablar en verso de amor 
3" gastar papel y tinta 
«n consonantes triviales, 
es labor vana y perdida, 
pues, (jue parece un bendito 
quien por mujeres suspira 
en estos tiempos de crisis, 
•en que la gente camina 
tras la prosa, y prosa ruda. 
Es triste á fé, que mi lira 
ternezas del amor cante, 
cuando hay otras maravillas 
-que encantan y nos sorprenden: 
y en tono de mofa y pifia 
jvive cristo! me censuras 
por mis amorosas rimas... 
Es verdad que en este siglo 
llamado positivista, 
por sus cálculos exactos 
y su grandeza científica: 
se enaltece la. materia 
que nuestra existencia anima, 
se dá nobleza al trabajo, 
la igualdad se santifica, 
la libertad se respeta 
y al pueblo se civiliza, 
■el pensamiento se ensancha 



y se engrandece la vida... 

Más también hay muchos hombres 

que en el mal se precipitan. 

creyendo que en la existencia 

sabios son. los que egoistas, 

por aumentar sus placeres 

lo más noble sacrifican. 

Muchos son los corazones 

incapaces de la dicha 

de un amor puro y sincero, 

que á ennoblecer nos obliga. 

Y muchos los que olvidaron • 
por la más torpe avaricia, 

que la patria es la primera 
en las luchas de la vida. 

Y hay muchos que sin ensueños 
con el alma adormecida, 

que de vivir ya cansados 
acaban por ser suicidas... 
Para estos, no hay esperanzas, 
ni cielos ni té bendita, 
ni tiene triunfos la gloria, 
ni el amor tiene alegrías. 

Agustín Porct'l Jaimes. 
i— s 



CUESTIÓN DE NOMBKES 

I 

l'n rico traje de raso 
á Lucia regalé, 
y á un baile me la llevé, 
cuyo nombre no hace al caso. 
En él la admii ación fué; 
y según hoy rae decía 
mi vecino Nicanor, 
en todo el baile no había 
traje que fuera mejor 
que el que La cía. Lucia. 
II 

— Algunos le llaman Teo, 
pero otros le llaman Doro. 
¿Se llama usted Teo-doro:' 
No: me llamo Dnro-Teo. 
III 

Un chico andaluz, .luán Sosa, 
se prendó de Luz Anglada, 
una señora casada 
y por cierto, muy hermosa. 
Pasó Juan mil amarguras, 
pero nada consiguió, 
pues nunca el chico logró 
quedarse con Luz á oscuras. 
IV 

¡Se fué la infiel de mi lado!... 
(Consuelo!... No he de parar 
hasta volverla á encontrar, 
pues estoy desconsolado... 
Ella es mi vida, mi anhelo. 

Así exclamaba Carranza 

y hoy vive... con la Esp<^ranza... 

de encontrar pronto á Consuelo. 

Juan J. Be mal. 



i'>l^:,3:iM' 



198 



£L CASCABEL 



EL PROGRESO Y LAS NARICES 



— ¿Pero usted tiene lé en eso-? 
—si, han ido constantemente 
unidas estrechamente, 

las narices y el progreso. 
. — Pero (juerido doctor, 
me parece exaj erado 

lo que habéis asegurado. 

— ¿,Xo lo creéis-? 

—No señor. 
—Unos cuantos inlelices 

como usted, no tienen U'\ 

y es que en ello usied no vv 

más allá de sas H(i>-/crs. 

Yo apoyándome en la ciencia 

prosigo con energía. 

y sé que mi teoría 

no es ningún:; incongruencia. 

Mil datos en su \)vn arguyen, 

demostrando hasta el exceso. 

que si se extiende el progreso 

las narices disniinuyen 

— Pues, yo (luerido ducior, 

soy en esto su adversario 

y opino por el contrario 

que está usted en un error. 

l^os más sabios y sesudos. 

¡os poetas de más gloria. 

según nos cuenta la liistuiáa 

eran todos narigudos. 

Ved César, Xai;)oleó!i, 

qué narices poseían: 

recordad l¡is que tenían 

Dante y Ovidio Nasun. 

No dudéis, pues al momento 

en que á ingenios t;in íelices 

suprimieseis las narices,. 

les suprimís el talento. 

—Nada nuevo me habéis dicho, 

y habéis de tener presente 

que la nariz de esa gente 

era debida al capricho. 

Si me queréis ;uender 

os sacaré del error. 

— Ya presto atención, doctor. 



— Pues os voy á convencer: 

En el seno de la ardiente ' 

África,, mora una raza, 

que en la guerra y en la c:iza 

pasa el tiempo solamente. ; 

Raza de hombres infelices 

que se adiestran en matarse, ^ 

y (|ue para saludarse 

se han de frotar Jas nances. 

Saludo <iue en puridad 

de mis estudios, inhero, 

que fué el saludo primero 

cjue tuvo l;i humanidad. 

Los hombres asi avanza!>an 

nuevos triunfos conquistando, 

y sus narices frotando 

el mundo civilizaban. 

El progreso avanza y crece, 

todo se rinde á su peso, 

y al avanzar el progreso 

la nariz desaparece. 

¡Nariz! Signo denigrante 

que con ridicula pompa, 

si se desarrolla: es trompa, 

y sí es trompa: es de ele:a¡;Le. 

Sello de animalidad, 

padrón de ignominia aleve; 

por su profiio honor, no debe 

usarla la humanidad. 

•Cuando otros tiempos felices 

con noble ardor conciuist^raos, 

entonces nos hallaremos 

los hombres ya sin narices. 

— ¡Bravo! Con tal teoría 

contra la n;iriz villana, 

la verdad, me ha entrado gana 

de hacerme cortar la mí;;. 

J.uego me explií|ué el calor 
de tan sublime arrebato, 
al observar rjue era Pa/o 
de un modo horrible, el d.)cior. 



Luis García, 




wm^- 



£L CASCABEL 



199 



EL DAÑO 



(RECUERDOS DE OTROS TIEMPOS) 




1 , 



mal oe ojo. ci:)mo le 
(leudo, [lie tenein^js ; 



un nuesiro 
p.irraib s¡- 



¡aman por J'.spana. segiin caria ile 
la vista, y de la cual extractarnos el 
guíente: »Saberas, querido primo, que este año me han hecho mai de 
ojo, á pesar de la higa que siempre llevo al cuello, etc.. » Mste amuleto 
o higa, como antes dijimos, es por lo regular en I'lspaña (aun cuando 
interinamente, pues se asegura ya como un hecho el coger la gran bestia» bien un trozo 
de coral, bien un colmillo de cerdo ú otra inmundicia, ;i la cual se le atribuyen pi-opie- 
dades anl i. -dan ¡Míe as. Kntre nosotros se usan los huesos de corbina. colas de peludo, 
-motas de negro, etc., etc. No bien observan que un chico está triste, hete aquí al vecino 
<[ue prégunln: -¿Que tiene Huderendo? —No sé. Hace como unos diez días que an.Ja 
medio tí'istún. — ¿Ande. i andar)^ —No ha sallo c casa. —¿Y no se ha {Jjao yantonUí 
si alguno lo mira mucho:' —Deja/'amente, aura que me acuerdo, Ü. Luis, ei puestero, 
siempre me lo mira y me ;o acaricia. —Pues no hay más (in'el se lo ha ojeao. ,:Sabe !>) 
qué liene que hacer? Agarre la ropita ¿í chico y tajtj'lá <» csci'./nscon un cuchillo de 
cabo negro, despuíís resa^ una salve, y desnués le pone al chico, en él pescuezo, tres 
hojas de yerba eí pollo y tres mandinretés ensartaos en un hilo. Y el buen hombre se 
va tran([uilo corno si tuviese la seguridad deque su palabra fuese una profecía inspirada 
por el Espíritu Santo. 

Otras veces se acerca un paisano á otro, y C(3n muclu:» misterio le dice:— Aparcero, si 
Ruiz le ofrece mate no le acete. — ¿Y por- (¡ué, amigo <iiménez? —Porque la coilicia el 
(jateao y no sea el diantre que le vaya a echar d.aiio místin-ao con la yerba. 

Y nuestro hombre se guarda lo masque puede, pues la cuestión esa su modo, de vida 
1) muerte. 

A fin de que ifo se. nos tache de exagerados, vamos á rematar estas cuatro Ijneis con 
la narración de un hecho acaecido en el Rincóa. del Xi'.arlo. \i) alia poi- los añ«.s 
de 1850, en la pers^Miadel Sr. D. Hilarión Silva, caballero español establecido de vanos 
años poi- aquellos sit!i)s. ílal>ia padecido en otros tiempos este señor una pulmonía de 
la cual se resentía algunas veces y para la cual fué casi impotenle la ciencia del famoso 
lOcdico alemán Von ^triiglischifergausen. médico homeópata ipie en una gira que hizo 
por el .Salado le asisti:i, administrándole tal vez interinamente .da vigésimilhuiesima 
'> parte de un grano de arena, disuelto en tinaja y media de agua del Rhin. con \o cual se 
" habian visto pasmosas cur-aciones en el hos[)ilal de Meckelemborg-Sirelil/.. » A conse- 
cuencia de aquella dolencia, acometiíjle al íal una espantosa fiebre. En cuanto- lo rulo 
JV'o Manuel, ipeondeia casa, y de suma confianza) exclam(>: Lo que el patrón tiene, es 
dMiio y se lo ha de haber ccjia,, en e! male la negra s.rvienta. — Calla. h(>ml)-e. — resp^n- 
D. Hi¡ari(')n. enlreg.indose [)or supuesto ;i la m.ls franca hilaridad— calla, que ni liubo 
nunca dallos ni todas esas historias <\ne contáis vosotros por ahi. A pesar de todo, la 
fiebre no declinaba y <•= los tres días sobrevino con bastante miensi lad el delirio. Cierta 
mañana .Vo Maniud. /pie apreciaba en extremo á la familia, liasta el punto de dar su 
vida pi)r (dios si lo hubiesen exigido, tom-j una determinación extrema, y acercándose 
sombrerit en mano a la esposa é hija del enfermo les dijo: — Yo sé una jiieleclH" niuy 
ifüena. pero no se la digo porque se van ;i ralr. — Hablé V. por Dios. Manuel— ,ilijeron 
casi ;i la vez madi-e (■ hija, ambas contristadas al ver tan doliente ;i su respectiv() señor, 
esposo y padre. — Pues miren,— prosiguii"» .V'^ Manuel— por lo que el patrón tiene, ¡juc 
no es m;is que c^/'C/Vo. iengo una /iielecina de ni i por. Agarren un cachori-o negro, 
ectiehlfl i\ un cuavlo rníu'do y dej'enló dos días sin comer y sin tomai- agua. CuTuido 
Jia¿(jatt pasnj) los tres dias. hacen un ajwjcro en la puerta el cuarto y se van al mata- 
dero á traer una tripa gorda (yo ntesñtO iré si (¡iiieren) y ia meten por el aujero de la 
puerta;. /a/y nomás./>/ cachorro roracia.ndo se larija. y eniprl aclpln ;'i cohiérsela. y 
entonces el patrón sopla por la otra punta é la tripa con todas %v\9, ¡acnas y el cachorro 
se traga el ^¿«;7o y D. Hilari'ai se queda tan g kenazo covao al principio!^ Se le vá ;» 
(juitar como con ía mano. 

A pesar del grave estado ile Silva, no pudieron menos que sonreirs(> las mujeres, de 
Va inelecina. de Xn Manuel, pero, para mayor satisfacción suya, no (¡uisieron dejar de 
ensayarla. No fuese el diantre <[ue Silva empeorase o muriese y entiMices ¡cu;Hes no 
serian sus remordimientos y <jue i)esar no tendrían por haber dejado de hacer lo que 
ian fácilmente podían haber hecho! Salió, pues, -Vo Manuel en busca del cachorro, pero 
como no pudiera catarle negro, debido a «jue no lo había de esa pinta por aquellos con- 



(1) Partido actual del Salado.— .V//rt/vo.—Cói'rujición del nombre Jamiai-io, coa la cual en aquellos 
tiempos y mucho después designaban las gentes, de campo á una c--ldiic¡ii situada por aquellos parajes , 
de propiedad del rico y apreiiablu caballero D. Januario Fernández. 



m) 



EL CASCABEL 







SEMANA 




ÜN VIERNES DE DOLORES 



EL CA8CA.BEL 



201 



SANTA 





UN LUNES DE PASIÓN 



>^-.- :í-_ .---iWi^. 



202 



EL CASCABEL 



tornos, recordó súbilamenle el buen hombre que un padrino suyo (quizás el que le co- 
municara tan extraña receta) decía que, á taita de negro, podría"suplirle otro que fuese 
al menos oscuro o pardo. Encontró al fin uno de esta clase, hicieron todos los prepara- 
livos. aplicaron la mclecina. y... como el remedio debiera completarse con una buena 
jJetación de aguardiente eti las piernas, sinapismos en las extremidades, y para^beber 
mucha agua de cebada con limón, resultó de todo esto que el bueno de D. Hilarión sé 
halló mejor al cabo de cinco dias. <i los seis no tenia pizca de liebre y al séptimo pudo 
sMiv (/./ i/'(W.f/uíí(} Go un oHCuro tupuo de. an propiedad. Estos últimos medicamentos 
caseros, aplicados con acierto, salvaron indudablemonle á nuestro hombre: pero .Yo 
Manuel juraba y perjuraba que no. y (jue no ern asi. Y a([uella buena familia creyi» 
candidamente <) fingii» creer que aquel restablecimiento era debido ;i una tripa gorda, 
por un cabo ile la cual mordiera un cachorro negro, pai-do ú iiscuro. y por el otro so- 
plara ron fodas sx^Juerzas un caballero de la talla de I). Hilarión Silva. 

" .- ^^ . ■ /. Corras Fernández. 



LO QUE NO ESCRIBO 

(A las jDsllas señoritas qus ins eaoue^ian 
SEGUIDILLAS 



deposito en sus manos 
un casto beso, 
y algo más bajo 

ese beso la dice: 

—¡CuánU) Le amo! 



Cuando veo á una niña 

de azules ojos, 
coronando sns sienes 

cascadas de oro, 

lanzo un suspiro 
y con H voz del alma 

—¡Te adoro! ~ú.\go. 



Y queman mis mejillas 

ardientes látírimas. 
f|ue son sublimes frases 

frases del alma; 

que cada una, 
;il chocar en sus manos 

¡mi amor la juran! 



ruando de una morena 

contemplo encantos, 
y admiro las sonrisas 

que dan sus labios. 

yo desfallezco 
exclamando muy bajo: 

— ;''U''n/o ('' (¡iiio'o: 



V ciiandd de rodillas 

ame ella puesto, 
de amor, dulces cadenas 

siente mi cuello, 

diíío aún más I tajo; 
—¡Te Itloldlrol ¡Tr q"i<:ro! 

;'!'(' '//'ícro.' ¡Te amo! 



Mf fascina su liecliizo, 

y en sus miradas, 
me parece vor fueiro 

<|ue (juema el alm i,. 

¡Hulee mariirio, 
que <|uisipra durara 

siy'los y siglos!... ' .> 



Pero nailie lo escucha 

piirquc me temo, 
que al salir de mi boca 

U'j encuentre eco; 

porque la diciía, 
suele ser en el mundo 

solo mentira. 



Mi corazi'n palpita 
de placer lleno, 

si adivinan ^us o.¡os 
In (|ue yo siento, 
y entusiasmado 

exclamo muy bajito: 
— ¡Caá nUi la a dio! 



k cual(|uier;i de ustedes 
rubia i) morena, 
amándola [¡asara 
mi vida entera; 
¡cosa es divina. '. 

adíH'ar á los ángeles 

. que el mundo habiir.ní 



Y es más .grande mi gozo 

si agradecida, 
hace dar á sus labios 

una sonrisa, 

sonrisa leve 
que parece decirme: 

— No en vnlxle s ¿rutes. 



I 'na de ustedes sola 
mi dicha labra, 

la verdad, pero es ciert(* 
(jue conlianza 
no tengo ahora, 

para decir: — Lo adoro 
1/0 á iiíilé se'Hjra. 



Entonces casi loco, 
de placer lleno. 



Quiera Dios (|ue en su día 
rompa el secreto, 



KL CASCA BKL 



¿3 



BOCETO PARA UN CUADRO, por Fortuxy 




"*•»©*!«&- í^i?,«i"f«S'í# "', V" l'^fa<•'• s.*,«-*e6'«tv<» s £>•»- 'i'ateí'f • l'1^'á!SÍ«St*SrK.*5ei-í»'*¿"*»9'''«3n_-'^'*S!s o»* 



Dos. escuchas Je Lcspez (Gi¿e'/ va rie¿ Faraguay) 



204 



EL CASCABEL 






por más que es muy dificil 

guardar misterios ^ 

que todos saben, . 

á veces m᧠expresa 
mudo lenguaje. 

No me falta esperanza. 

su fé me alienta, 
que desagradecida 
* no es la que es Ituena... 

Bastante he dicho, 
seguiré de palabra 

lo que no escribo. 

A. Díaz de la Quintana. 



PERDERSE 



Desde que Juan se perdió 
una tarde con Marín, 
á su mujer cada día 
el gran escándalo arniú. 
Y dando muestras de cuerdo 
fingiendo voz altanera, 
decía á su compañera: 
«Mira mujer, que me picnlo.^' 



JosK Ri)i>rí(4i;ex. 



— -^<$~- 



¡NO MAS CALVOS! 




sí gritaba con to- 
dos sus pulmones 
el caballero y co- 
mendador mon- 
sieur Trhuk en la 
plaza pública. 

Y asi declan los 
anuncios que apa- 
recían en todos los diarios de esta culta ca- 
pital, como llamaba Mr. Trhuk ú Malos 
Vientos, ciudad sud-americana no incluida 
en el mapa. 

El ínclito comendador es un hombre de 
aspecto simpático. 

Mas bien viejo que joven. Viste de luto y 
ostenta en el lado izquierdo de la levita una 
porción de cintas de varios colores, tributo 
de ingenio y costura impuesto (x las bonda- 
dosas patronas que han alimentado al doc- 
toren varias de las ciudades que ha visita- 
do, vendiendo su maravillosa pomada para 
evitar la calvicie, y aún la que no lo es. 

Decimos su pomada porque la inventó 
él, según confesión propia. 
Puesto de pié, sobre el asiento del des- 



vencijado coche de alquiler, Mr. Trhuk vo- 
ciferaba: 

— ¡No mas calvos! Con el uso de mi ma- 
ravillosa pomada crece el cabello instánea- 
mente. Basta usarla tres veces á la semana 

para sentir sus ;maravillosos efectos 

já dos pesos! |á dos pesos! 

Y el buen público, en especial el de poco 
cabello, compraba frascos y más frascos. 

Y ¡cómo no! '. í u : 
La abundante cabellera de Mr. Trhuk, 

([ue se ostentaba pulcra y sedosa bajo el 
gracioso gorro turco, era la prueba más 
evidente de que lo del ungüento no podía 
fallar. ■ 

— ¿Y es verdad? preguntó un 'incrédulo. 

— Ya lo creo— contestó vivamente el co- 
mendador — es verdadero y cierto; tanto es 
así que una señora que no tuvo cuidado al 
untarse la cabeza, y que dejó caer una gota 
del maravilloso invento en la nariz, vio con 
horror que al punto le salía un mechón de 
pelo que parecía un plumero. 

— ¡Bravo! ¡bien! gritó la concurrencia. 

Bien por Mr. Trhunk, vociferaron los 
calvos que deseaban poblar sus mondas 
cabezas. 

Mr. Trhuk, agradecido, saludó quitándo- 
dose el casquete turco. 

Una gran carcajada estallo de pronto. 

Una carcajada enorme, con ribetes de 
huracán 

Mr. Trhuk >se aturdió. 

¿Qué había pasado? 

¡Casi nada! 

Mr. Trhuk al descubrirse, se quitó el 
casquete..... ¡y la peluca! ¡La gran ca- 
bellera! 

Mr. Trhuk, el que luchaba contra la cal- 
vicie, ¡era calvo! 

La cabeza parecía una bola de billar. 

Eustaquio M. Pérez. 



T RO V AS 

(TRADUCCIÓN) 

IV 

El Desengaño, alma mía, 
dice que te he de perder, 
y la Esperanza le escucha 
y... calla no sé por qué. 

VI 
A sufrir cuanto he sufrido 
tú en la vida llegarás. 



-Jf-'.: 



EL CASCABEL, 



205 



¿No ves que ya, ni tus lágrimas 
logran hacerme llorar? 

Desde que besé tu boca 
como la flor del naranjo, 
las brisas primaverales 
siento en el invierno helado. 



XII 

Llega el dolor á mi casa 
pero cuando quiere entrar 
el eco de nuestra dicha 
le obliga á volverse atrás. 



XVI 

Los juramentos de amor 
dicen que se lleva el aire, 
cuando yo dije «¡te adoro!» 
la brisa paró al instante, 

XX 

Nos separa una distancia 
grande cual la eternidad, 
y es esta distancia solo 
la que nos puede acercar. 

Emilio Coca. 




Con ti muñó logo Decici- 
"" mos ayer. . . se nos presen- 
tó por primera vez en esta temporada la 
señora Tubau. 

El monólogo lleno de frases corteses y 
muy galantes produjo buen efecto. La ac- 
triz hablaba al público, es decir al público 
e siempre., y éste que no es desmemoria- 
do, y sabe los buenos rato.s que pasó hace 
años en el Xacional., conespondió ;i la ga- 
lantería del monólogo con un unisono 
de aplausos (|ue para si quisieran Saenz 
Peña y demás ministros, más <• menos res- 
ponsables. 

Después... Francíllon.Las \'engado- 
His. . . dos éxitos. Y asi sucesivamente. 

Decir que la Sra. Tubau ha mejorado es 
decir una tontería. Ni") ha mejorado. 

Buena era y tan buena actriz como an- 
tes es hov. 



Lo que si notamos con gusto es que vie- 
ne muy bien acompañada. 

Tanto el elemento femenino, como el 
masculino, es muy discreto y algo m;is (|ue 
discreto. 

En una palabra; la compañía es conhple- 
ta, redondeada y forma un conjjintóal que 
no nos tienen acostumbrados las estrellas 
de mayor ú menor magnitud que nos vi- 
sitan. 

Llegará la ocasión de hablar <le todos en 
particular. Ínterin hagamos mención de la 
señora Martínez y de la señorita Badillo. 
muy justamente aplaudida ewF rancilloa. 
y de los señores Manini, Valles, Cachel, 
Peña, etc. 

El actor cómico Sr. Larra, es de ios 
de ley. 

¡Ah! y Las Vengadoras nosun de Eciie- 
garay: son de Selles. . . 

Lo advertimos para subsanar un error 
de los carteles, y por si acaso. 



Bien haría la empresa del teatro Onnr 
hia., en repetir La comi de Muñecas. La 
obra merece verse muchas veces, y val(^ 
la pena de ijue la sabe een las personas 
que creyeron, por el titulo, ([ue en el Onr ti- 
bia se representaba una j agüete ría 

Mariana y Lo subli/nc en lo vulgar 
han obtenido satisfactorio desempeño, so- 
br-esaliendo la Sra, Echevarría. 

Los precios realmente baratos que la 
empresa ha marcado á las diferentes ai)o- 
sentadurias del teatro, y lo muy selecto y 
nuevo que es el repertorio de obras dis{)o- 
nibles hace que cada día se vea mas con- 
currdoel teatiT. Onn'bia. 



VAie.lSanMfiríinúebvúó la Sra. Hena- 
res, con La Marsellesa obra que alcanzó 
magnifico de>ernpeñ(^ por parte de la <!<•- 
bufante como pur los demás aitistas. 

Tanto en li>.s días de función grande. 
como en los destinados ¡i piezas en un 
acto, el San Martin se vé repleto, como 
en los buenos tiempos de las toñibas. 

El teatro es grande pero la compañía K> 
llena. 

Va va si Ir. llena. 



■m 



Mercedes Aranáz comi)arte con Isabel 
López los aplausos del público de la Z(rr- 
zuela. 

En este bonito tealrij no decae la anima- 



201 i 



^ 



Kl. CASCA Bl-X 



c'óii. lanto por lo variado de los progra- 
mas como por f|ue Juárez es uno de esos 
seres privilegiodos que tienen el don de 
atraer público ;i donde quiera que van. 

Sea dicho sin ofender á las artistas de la 
compañía, qiio son también buenos atrac- 
tivos. 



Llénala Comedia. 

Asi: á vueln pluma lo (lecinicis. 

Por que, ¡vaya si dá llenos A vuc/apíu- 
j/tfi. de Ruiz. original de liiiiz, se entiende. 

A ver si Buenos Aires en Cliieajio lo- 
srará el mismo resultado. 



tan entusiastas, que el \)\\\)\\q.o aiilauíiia 
eon las manos. 
Progresamos. ' ■ ■ • ' 

Ahora solo falta que algunos señores de- 
jen de escribir con los pies. .• . '. 



Ks tu lileratui'a tan mezquina . - 

que igual que peligrosa meilicina, . 
debíase guardar en las redomas, 
ya (pie no se usa en tomos, sino en fojiHis. 




Alo virgen de Lourdes que se venera en 
la iglesia de Santo Domiago le han robado 
las alhajas. 

Los ladrones no han sido habidos. 

;A!iI y las alhajas tampoco. 



Oqu\)6sq Iji Prensa ilel ninttes. de ia 
|) iz ariTíiada. l'-'z que supoíieiiios sera la 
inventada por N'ielorica. 
, Por que. armar unejíM'cilo y luego darle 
■carbonilla por inunicinn. . . es llegar ;'i la 
paz armada. 

¡De paciencia, se-errtiendo. 




Leo en un telegrama de Rusia que ¡os 
riiiiiisfas han escrito ¡i todos sus her- 
manos. 

Ll critico teatral de La Preasn n'< ha re- 
cibido nada. 

¡Esestrañol 



Quisiera ser el .-irból 
de la pradera, 
y rpie fueseis vosoti-a< 

enredaderas. 
Y en el silencio 

lie la selva ; vidriáis 
cuantos enredas! 



Dice un c<ilega: 

«Ayer no hubo acuertlode gabinete". 

;.Pero ha habido acuni-do alüuna vi~^z en el 



gahinete? 



Dice un revistero do teatros que 
aplausos ti'ibutados ;i !a Tubau han 



los 
siíJCi 



M. N. — Se publicará algo. 

Fariseo. — Inocentísimo; ;'i seis años de edad 
lo liaría V. mejor. 

Mclitón.—Vevo. ¿V. se figura que esas cosas 
solo ocurren de noche? 

P. Q. R. — Todo me parece bien menos ese 
empeño en hablar mal de las suegras. Hable 
usted dp| gobierno, (i del aluml)rado público, 
por ejemplo. 

C. /ó, (í.a Plata).— Es flojito. la verdad sea 
dicha. 

T. T. 2',— ¿Las tres tes? ]5uen título para 
una tornería. 

A. P. — Ya veo que no es broma, pero tam-j 
poCD [)uodo complacer á V 

Alfa — Pruebe V. el género cómico, que es 
el niñs apropiado para el periódico. 

./. il/.— ¿ronfjue se olvidó V. de la musa?.'.. 
Y de la métrica también. 

/.. .L C— No, señor; no se puede corregir. 

./. A'.— Xo puedo complacer á V. y demás 
abonados. TiOs retratos que me indica V. ya 
han sido publicados y no es cosa de repetir, 
aún que algún número se haya agotado. .- 

/nr/í'c'.s.— Pe publica. Contesto la pregunta: 
es seudónimo. 

shnnii.—i\\^ microscópico su Serafín! 

/>. (t. /.— Lo de lioy no parece de Vd... que 
lo hace me.jttr otras veces. 

Ti'no. — 'l'e veo besugo. 

.Y P/'/??20.— Bueno: haga V. lo que más le 
convenga. 



---'¿iiáiitr'<--^-:i.r .-i- 



^^ -í^I'Í':¿í'3;.!k>..-. 



EL CASCABEL 



207 



SUCURSAL 



DEL 



BANGO OE SABIDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA RIJRN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
- » j (ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL; 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.- -Importación 
de productos españoles en general. 

Se dan fíiros á la vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneHcio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

llórate de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias (estivos de 9 a. m 
á 11 m. 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía nacional de seguros 

CAPITAL SOCL\L $ 2.000.000 M/N 

Autorizada por Decreto de 21 de Agosto 
de 1889. \ 
Inscripta, en el Registro Público 
de Coraércio 



Seguros de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria — 845 

BUENOS AIRES 

Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 



Te O do miro Suílé 

V .?. ESCRIBANO PUBLICO "^ 



^ OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 

Higiene de la boca 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los po/- 
vos dentífricos y jabonosos de Craniceil. 

Son de un agradable sal)or. y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esm.'ilte de los 
dientes. 

SE VENDEN 



KN I..\ 



DROGUERU Y FARMACIA INGLESA 



DE 



E. E. CRAIVAVELL 

647-CALLE Vi:^TORIA-647 

Entre Perú y Chacabuco 

GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABADO 

DE 

EMILIO A. COLL Y C^ 

2164— Calle Chile— 2164 



Se hacen toda clase de grabados en zinc, 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y toda clase de dibujos. 

Ilustraciones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA. 2011 

GRAMÁTICA CASTELLANA 

CON ARREGLO AL PROGR.\MA OFICIAL 
POR LOS SEÑORKS 

DOBRANICH Y MONNER SANS 
Véndese en las principales librerías 



EL PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BURNICHON & C^ Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

PRÓXIMAMENTE 
INAUGURACIÓN DE LOS NUEVOS LOCALES Y APERTURA DE LOS NUEVOS DEPARTAMENTOS 






^ . -< ...s'fS^CS^J^ki^. 



■*•■' 



208 



EL CASCABEL 






fí 



EL CASCABjEIX. 



>'i^ 



^>?t 



mmm festitg Mmm' 

SEGUNDO AÑO DE SU PUBLICACIÓN 

APARECE LOS JUEVES 



CONDICIONES PARA LA SUSCRIPCIÓN 

Capital $ 1 . 50 trimestre 

Provincias . . 2 . 00 » 



AnuDcios á precios convencionales 




KEDACOION V ADMINISTRACIÓN 



,.^-s? 



<£^0^ 



ril^ 



~^> /T 



O^i-^ 



BUENOS AIRES 



ADVERTENCIA. — En la Administración se ven- 
den colecciones del primer año. 



Imp, Méjico 832— Sección de Obras de R. Püig 



^^^l&iiíi^^^^á^j^iii-'i^.-ii^^^éilÉÁ^^r.^-lji.-' .^ . ■■■ -w .- .'^ - 



«i,..;.-,..... 



~i. j[¿^já«-'í^ ^ ,. -ití-'-U." ■^..-;:'%"íi*;" =,-.' _.■- . 



_..L 



-ii. ví-.v.í;*cM ■- 



Afio II Buenos Aires, Abñl 13;de 1893 Nam. 67 



i-^^amm- 



& 



EL CAS 




La correspondencia á nombre del Director 



yaecion y AdmiDistracion: ALSINA 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . | o.io el número 
Número atrasado.. .. »0.15 id 



Fotograbados de Emilio A. Coll y C> 



Todo el púl)lico confiesa, 
que de aplaudir se cansó 
cuando la Henares salió 
cantando en La Marsel'esn. 



^T5W 



2!0 



EL CASCABEL 





L reloj municipal, ese 
reloj que se pierde de 
vista como el rubi- 
cundo metal, marca 
las doce en sus ex- 
trava^rantes cifras; y 
con ello se diferencia 
notablemente del go- 
gobierno que nos pro- 
metió marcar nuevos rumbos á la marcha 
político-administrativa del pais y ...no 
toca nada de lo que debería tocar. ... 
¿Decíamos. . .? 

Doce campanadas sonaron en el reloj. 
El Dr. Gané, que estaba en cama, disfru- 
tando lo que puede disfrutar un amante 
del reposo, sintió ruido. 

— ¿Eh. . .? qué es eso?— dijo — me pare- 
ce oir un rumor. . . 

Pero como ios rumores no merecen to- 
marse en cuenta, volvió el doctor á conci- 
'^. liar el sueño y siguió durmiendo. 
^ Al poco rato el ruido sintióse con mas 
»v tuerza. 

S-^ oía rumor de piedras y adoquines 
que chocaban con fuerza inusitada. 

— {Dios miol — exclamó Gané — ¿estaré 
en el Ateneo? 

No; no estaba en el templo del saber y 
del incienso barato. Estaba en su casa y 
ésta temblaba. 

Empezaron á crugir paredes, puertas, 
ventanas y una nube densa, cubrió y llenó, 
de sombras el aposento. 

— ¡Luz!. . . ;luz. . ,1 gritó el Doctor, y á 
fa!ta de fósforos empezó á frotar contra 
el mármol de la mesita de noche ua tomo 
de criticas de Juan, Cando y ,nada! 

Ni una chispa n» un rayo de luz. Oscu- 



lilad completa. La misma que reina en el 
ministerio de guerra y ma.'.ná. 

De pronto, la densa niebla se aclaró y . 
Cañé lanzó un grito de horror. vcf; 

— ¿En dónde estoy? dijo. 

— En la cama, y á fé que te envidio,— 
contestó un ser desarrapado y mugriento. 

—¿Quién eres tú?. . . ¿Acaso el tesoro 
íiiunicipal?. . . ¡Contesta! i 

— No, hombre: ya lo ves. Soy un repre-^v 
sentante del paseo de Julio. ■. •' 

— ¿Del que hace Roca? 

— No, del que hicieron tus antecesores. 
St»y un atorrante: vivo en el paseo de Julio 
y vengo á la Asamblea, representándole. 

— De modo que. . . 

— Estamos en sesión. Y todas las seño- 
ras y caballeros que me acompañan vie- 
nen á pedirte algo. ,* 

— Te pedimos un nombre! — murmuró 
una señorita arcillosa y llena de sinuosi- 
dades. 

— ¡Un nombre! . . . ¿cómo te llamas tú? 

— No me llamo ni me llaman nada. Por 
eso pido 

— Bueno: fuera bromas; ¿Vds. qué son? 

(Todas y todos, á coro). ; 
Las calles, 

las plaxas, ' 

los callejones de aquí 
que por un suceso mágico ; ; 

(^Música de La Gran Vía). 
Gané— ¡Orden' (agitando la palmatoria) 

Tiene la palabra Vd. (dirigiéndose á un 

caballero particular) ¿Usted quiénes? 

Cakallero — 

Caballero de gracia 

me llaman, . 

y efectiramente ... 

Gané — Y efectivamemte me hace Vd. muy 
¡)oca gracia. ¡Tenga la bondad de ha- 
blar de una vez! 

Caballero — Pues yo, me limito á pasear 
por las calles del Municipio. A todas 
las que vé Vd. aquí, las he recorrido de 
arriba abajo mil veces... (Rumores: las 
calles cuchichean). 

Cavé — ¡Orden! 

Caballero— Con tanto caminar me he 
puesto... 

Calle 1^— ¿Los pies perdidos? 

Caballero — Sí: pero también me he pues- 
to á considerar en la injusticia que se 



EL CASCABEL 



211 



romete con eso de la nueva nomencla- 
tura. Nos olvidamos de bautizar como 
Dios manda... 

Calle 2* — Es cierto. 

Cañé — ¡Que se calle! ^ 

Calle 2"^ — No quiero: en mis cuadras no 
manda nadie... / 

CANÉ-¿Quién es Vd.? 

■Calle 2* La calle de la Libertad y grito 
por qíie puedo, y por que me han supri- 
mido la libertad de acción!! Mejor harían 
en llamarme calle de la Soledad. ¡Quién 
me ha visto y quién me vé!. . . 

Caballero — Repito que somos injustos. 

Calle 3* — ¡Injustísimos! Y si nó aquí es- 
toy yo, la calle de los Andes. Cualquie- 
ra creería que soy una nevera, y no 
obstante... ¡qué calor! Pregúntelo á la 
calle de Lavalle... 

Caballero— No toque Vd. esta cuestión, 
porque yo soy propietario en aquellos 
Ijarrios y. . ¡ande yo caliente y ríase la 
g^ínte! Por lo demás, en la nueva no- 
menclatura se olvidan ustedes de dos- 
ciiintos generales y no menos de mil 
quinientos jefes y oficiales cuyos nom- 
bres deben perpetuarse. A los héroes 
í^e les ha de recordar poniendo su nom- 
})'■& en las esquinas, para que la gente 
pueda decir: yo vivo en general tal entre 
coronel cual y capitán mengatio. ¡Viva la 
militarización! 

■Calle Lavalle — ¡Viva! 

Plaza 1* — Pido la palabra. 

Caníí— ¿Qué quiere Vd.? 

Plaza 1*— ¡Que me saquen la gruta! 

Caníí — Basta; Vd. es la plaza Constitu- 
ci(')n.. . 

Plaza P — Esta ya está muerta, pero la 
gruta... ¡me pesa mucho! 

Calle 4^* — ¡Pido la palabra! 

Ca.x:- -Hable Vd. 

CAI.L.E 4* — Lo hago simplemente para pe- 
dir que, puesto que á bautizar tocan, 
uso bauticen con el nombre de algún li- 
terato; por ejemplo: calle Andrade. 

Calle o-'* — Pido que si hay algún sabio á 
<|uien recordar, se me ponga su nombre. 

Varías CALLES— Pido... pido... 

Cam':— ¡¡Pido orden I! Y pido tiempo. Com- 
prendo que no todo ha de ser militar. 
Ttmbién tenemos pensadores de varios 



géneros y verdaderas eminencias en 

otros ramos que no son guerreros pre- 
cisamente. Me ocuparé de ello, y ahora 
dejadme en paz con la nomenclatura 
callejera... 

Caballero — Es que aún está Vd. á tiem- 
po. Haga memoria y nuestro agradeci- 
miento será eterno. Suprima unas cuan- 
tas espadas v busque algunas plumas. 

Calle Tucüma.x— ¡Atchís! (estornudando). 

Todos — ¡Salud! 

(Desaparecen las calles y el caballero. 
Cañé se rasca la nariz y exclama:) 

^ Ca\é — ¡Ahora dormiré! (Se oye un rumor 
sordo que vá aproximándose). ¿Otra 
vez?... ¡Ah!... ¡¡Ahora no!! Es mi ar- 
tillería. Las calles estarán mal bauti- 
zadas pero bien barridas y re . . .gad^^».., 
(Una nube de polvo de la calle ahoga la 
última palabra. Amanece. Cañé oye la 
diana de los cocheros de irumway, diana 
que él suprimió, pide los diarios y se 
encuentra con que un caballero pide, con 
muy buenas y fundadas razones, que "no 
se eche en olvido el nombre de veinte 
generales más, dignos de dar nombre á 
veinte calles. El doctor sonrie y arre- 
i)UJándose bien, dice: ¡ ¿De modo que 
solo el sable se ha de perpetuar? Bueno: 
pues yo también he de dar nombre á 
alguna calle. Mañana decreto un nuevo 
impuesto sobre vendedores ambulan- 
tes... ¡Me parece que mayor sablazo! ... 



Por supuesto: todo eso fué una pesa-?, o 
dilla. '\i^' 



En cambio la nomenclatura de las ca-^": 
lies lo es aún. 

¡Y no floja, por cierto! 



,*>: 




212 



EL CASCABEL 



HORTENSIA Y GASTÓN 



^Leyenda raxLy triste, con algunas asonancias) 



Era Hortensia la bella, ilustre dama 
de rostro sin igual y apuesto talle; 
el trovador Gastón la vio en la calle 
y en su peclio, de amor prendió la llama. 

Y en una clara noche del estío 

. que tranquila sus lioras deslizaba, 
á Gastón se le vio triste y sombrío 
que al pié de una ventana así cantaba: 

Cantor, soy que á la aventura 

como los pájaros vago, 

y de lides y de amores 

horror y dulzuras canto. 

Si tu amor rendido imploro, 

si enamorado te llamo, 

óyeme, no me desdeñes 
' y atención presta á mi canto. 

Que es prenda de la hermosura 

y del recato gran lauro, 

sin pensarlo enamorar 

y premiar amores casios. 

Déjame ver tus cabellos 

y esos ojos tan tiranos, 

que si miran, dan la muerte; 

muerte de amor y entusiasmo. 
"' Sal á tus rejas señora, 

y no permitas que en vano 
' mi canto hasta ti, se eleve; 

que con el alma te llamo. . 

' 'Mientras el trovador así cantaba 
'ruido seco y agudo se sintió, 

• y una mano salió de una ventana, 
y un papel por el muro deslizó. 

Y ágil Gastón, cual gacela 
por los lobos perseguida, 
leyó la carta querida 

y la- puso en su escarcela. 

• Y el trovador llegándose al palacio, 
á favor otra noche, de un bolsillo, 
abrió tres puertas, recorrió un pasillo, 
y hablarla pudo en el salón despacio. 

Y allí de Hortensia al pié Gastón rendido. 
con dulce acento declaró su amor, 

y entonces ella murmuró á su oído: 
—¡Mi corazón es tuyo, trovador! 
Más pronto los transportes de dulzura 
turbados fueron de manera rara, 
y término fatal dio á la ventura 
desastre que el 'lestino deparara. 
DeHoitensia el padre bravo y gran guerrero. 
la escalera bajó con aire insano; 
y corrió hacia la estancia espada en mano, 
en cuanto le dio aviso su escudero. 
¿Que en aras de la honra, (luién no vuela 
á conservarla intacta decidido? 
Pero en su expedición fué sorprendido, 
. y una anciana siguióle... era su abuela. 

Y hubo aquello de ¡Infames! ¡Padre mío! 
¡Perdón! ¡Vais á morir! ¡Sois un villano! 



¡Sangre! ¡Exterminio! ¡Maldición! ¡Tirano! 
¡De sangre vil haré que corra un río! 
¡Me deshonraste! ¡Falso! ¡Muere en pago, 
y acabe con tu vida tu arrogancia! 

Y muy pronto encerraba aquella estancia, 
de muertos un montón, de sangre un lago. 
El trovador marchó á la vida eterna, 

el padre se mató, ¡muerte obligada! 
la abuelita cayendo desmayada 
por la rodilla se rompió una pierna. 

Y Hortensia al ver la tal carnicería 
temiendo se supiera el duro hecho, 
se dio cuatro pinchazos en el pecho 

y se murió exclamando: ¡madre mía!... 

C. Navarro. 



OPINIÓN DE ANTAÑO 

— Yo no sé ¿poríjué— decía, 
hablando del Centenario 
de Colón, un boticario — 
arman tal algarabía? 
¿Que él las naves dirigía? 
Pues cuéntenlo á sus abuelas. 
Era el Piloto y las velas 
nada más; y si me apuran: 
¿porqué estatuas no inauguran 
al que inventó Carabelas? 



LAS PRIMERAS ROSAS 

Entre irisados cendales 
su luz la aurora derrama, 
iluminando ios montes 
con aureolas de grana. 
Batiendo la leve pluma 
de las silbadoras alas. 
por el espacio violado 
las aves rápidas pasan. 
El zorzal sobre su nido 
que ocultan flores de acacia, 
modula dulces gorjeos 
que en sus ondas lleva el aura. 
Enjambre de mariposas 
coltimpianse de las ramas, 
mientras que los pajarillos 
se besan ó alegres charlan. 
Y allí del jardin florido 
de aquella casita blanca, 
entre vaporosos tules 
que contornean sus gracias, 
pudorosa y pensativa 
fulgurando una luz vaga, 
con las dos primeras rosas 
surge radiante mi amada! 

Patricio Gallo. 

^<$-- 



EL CASCABEL 



213 



OFICIOSIDAD 



Un algo de fastidioso, 
un poco de impertinencia: 
y formareis á conciencia 
al individuo oficioso. 
Ser, cuyo oficio redunda 
en daño del mundo entero, 
un castigo verdadero 
que daña, por más <iue abunda. 
Defecto tan general, 
que deja á un liombre engorroso 
el oficio de oficioso 
en un empleo oficial. 
Aunque hay que tener presente, 
que oficio tan importuno, 
lo puede tener alguno 
que ya ha llegado á lenienle. 
Pero es aún más fastidiosa 
tal manía en la mujer. 
¿pues quién puede contener 
á la que sale oficiosa? 
Esta no duerme jamás 
y siempre se halla arreglando, 
y zurciendo y comentando 
las cosas de los demás. 
¿Que un niño que estuvo en misa 
imita al cura en su casa? 
pues la oficiosa se abrasa 
en trazar un plan deprisa. 
Y al padre del niño apura 
y dá con su celo empacho, 
diciéndole: 

— Ese muchacho 
tiene vocación de cura, 
y dá á la madre suplicio 
y vá al obispo al instante 
y pide para el infante 
birrete cardenalicio. 

Yo traté en cierta ciudad 
á una dama solterona. 
que era además de jamona 
colmo de oficiosidad. 
Si una amiga se fijaba 
en un joven, al momento 
la oficiosa el casamiento 
ya como cosa hecha daba. 
Preparaba á la doncella, 
sus deberes le decía, 
y por último quería 
ocupar la plaza de ella. 
Piccuerdo otro caballero 



que era de todos amigos, . ^ 
y servía de testigo, 
de padrino y de banquero. 
Se pasaba de oficioso; 
en los duelos consolaba, 
en los banquetes, tragaba, 
siempre atento y obsequioso, 
mostrando tal interés, 
que cobró por amistad, 
y por mí, una cantidad 
...que se la guardó después. 
Por eso sostengo y digo 
que los detesto en extremo, 
y al oficioso le temo 
cuando quiere ser amigo. 
Siempre recuerdo con pena 
que en el Registro Civil 
una mañana de abril 
se unió Blas con Magdalena. 
Porque Blas es oficioso 
de una manera espantosa, 
y yo temblé por la esposa 
que tomaba tal esposo. 
Ya poco antes de llegar 
al Registro, Blas decía: 
— No te apures, alma mía, 
yo te puedo registrar. 
Un año pasó al instante. 
y cuando el año pasó 
Magdalena se encontró . 
en estado interesante. 
Y aquí la oficiosidad 
se mostró del buen esposo, 
pues Blas estuvo oficioso; 
pero hasta la saciadad. 
Llegó el crítico momento 
y Blas subía y bajaba, 
y á su mujer mareaba 
medio loco de contento. 
Sin poderse contener 
ante el doctor cierto día, 
en el lecho se metía 
al lado de su mujer, 
mientras decía: 

—¡Por Dios! 
doctor su auxilio imploramos. 
—¿Que pasa? 

—¡Ver si logramos 
dar á luz entre los dos...! 

Luis García. 




X 



. ■" 'j 



wii-íiSí assiS'tó»!- j^^»^ lii-j'-v 



^ ; ;-v:-w?íjí¿=í-rí2Í*Ü^al?^^.i 



214 



EL CASCABEL 



L_ CUENTO 




UKs señor... (v ya que vú de cuento, como lal escribamos este mi 
articulo) una vez era un señor (que no siempre ha de ser un pastor) 
llamado D. Benjamin de la Cuesta, el cual D. Benjamin quedó viudo 
y por ende inconsolable, y se pasó medio año llorando hasta que por 
fin (lodo en este mundo lo tiene) sintió que las lágrimas salian de los 
ojos y no osaban rodar por las mejillas, yes que tropezaban con unos 
labios rosaditos. pequeñitos y finitos, é insaciables á la vez, que no 
jij^;>;fj#^. -*>^ hacían más que secar la cara del pobre D. Benjamin. 
JJH^^ ' A veces los labios se entreabrían y dejaban escapar un suspirilo y 

un «pana.» 
¿Quién eia el cariñoso ser que asi secaba el llanto de D. Benjamin? 
Una preciosa niña: una mujer casi. El vivo retrato de la llorada esposa del incon- 
solable señor, buena como ella, y como ella hermosa y acariciadora. 

Y como el corazón es á manera de casa de inquilinato, un pequeño palacio en el que 
viven, luchan y se empujan encontrados afectos, resultó que el que la niña supo [ins- 
pirar al padre, un alecto tierno é inmenso, fué empujando ai afecto que inspiró en vida 
la madre, y empujando, empujando, acabó por echarlo de su habitación y lo alojo in- 
sensiblemente en la misma buhardilla del corazón paternal. 

Tranquilo D. Benjamin. pens<' en que era locura desesperarse y dejarse consumir 
por el dolor, y pensó también en trabajar y en ganar dinero, mucho dinero, para su 
hija, su Mariquita, que asi se llamaba la niña. 

Encontró el anhelado empleo, y dejando ó la niña en casa, acompañada de un;: lia, 
señora de avanzada edad, empezó nuestro hombre á trabajar con el ahinco de un mo- 
zalvete. 

¡Y todo por Mariíjuita! 



L'n cuento sin amores sena el siAñiUní de lá clase. 

Seria un verdadero ci'ento. 

Por lo tanto, digamos de una vez, y con la franqueza del caso, que Mariquita había 
puesto el pensamiento, después de poner los ojos, en un gallar do doncel, joven ilus- 
trado, literato y gran narrador de historias por él le ídas ó "inventadas, que en cuanto á 
inventiva é imaginación pocos aventajan á Luis de'la Palma, señor y dueño delosper> 
samientos de nuestra interesante Mariquita. 

Pasaron días y más días, !os jóvenes sólo se comunicaban por escrito, y eran de ver. 
y aun de leer sobre todo, las epístolas del rendido Luis. 

Las de Mariquita no eran menos notables, especialmente por la falta de ortografía y 
sobra de pasión que delataban... 

D. Benjamin trabajaba muchísimo, y la buena tía vigilaba y administraba la casa, 
que si bien era pequeñita, era muy bonita y estaba cuidada con cariño... 

Los amantes nunca están contentos. Asi es que Mariquita y Luis no lo estaban. ¿Qué 
es faltaba? Verse y hablarse. 

Una hada protectora, en forma de amigo de D. Benjamin, alian.» las dificultades y 
Luis hizo, por fin, su entrada triunfal... *^ 

Simpatizó con todos los de la casa y al poco tiempo fué constante visitador de la 
familia... ¡Qué feliz era Mariquita!... Sobre todo cuando Luis tomaba la palabra y con- 
taba cuentos á cual más fantástico. 

Un pequeño incidenle estuvo á punto de turbar la amenidad de las tertulias que, no 
lo habíamos dicho antes, teman lugar los martes y los viernes. 

D. Benjamin, agobiado por el exceso de trabajo, se vio precisado a ir de noche á la 
oficina, y ¡los viernes! precisamente... Pero como la lía no tenia tal obligación pudo 
Luis visitar á Mariquita como de costumbre... y pudo notar que la buena tía era de las 
que se duermen en la butaca. 






- ■•:■■"■ „;^Sit¿-'- 



EL CASCABEL 



215 



iQué descubrimiento! - , - 

¡Con qué afán se esperaban los viernes por parte ríe Luis y de Mariquita! 

Y con qué emoción preguntaba Luis: ,. ' 
—¿Quiere que le cuente un cuento? , 
— Si, con mucho gusto. 

Y el cuento empezaba, la niña escuchaba, la lia dormía y la distancia que separniía 
ti los tórtolos disminuía paulatinamente, hasta llegar á lo inverosímil. 

¡Qué sueño pesado el de la tía! 
¡Cómo tardaban en llegar los viernes! 

Y al llegar- y preguntar Luis: ' 
—«¿Quiere que le cuente un cuento?»... ¡Qué emoción la de Maririuita!... y ¡qué ron-- 

(juidos los de la tía! 

Asi pasaron muchos viernes, hasta que en una ocasión, al preguntar Luis: 
— «¿Qqiere que le cuente un cuento?».. . La tía contestó: 
—No estamos para cuentos; ya me canso de dormir. 



No hubo cuento, no hubo aproximación, ni hubo nada de particular. 

Porque casarse Luis y Mariquita a los dos meses, y decir aquel á ésta: «ahora si 
que te podré contar muchos cuentos» y ruborizarse mucho la niña y sentir D. Benjamin 
«jue en el corazón-casa de inquilinato estaban de mudanza, no tiene nada de particular. 

Y... colorín, colorado, este cuento se ha acabado. 

Andrés; Soler. 



¡DIVERSIONES! 



DOLORA 



—¡Nace el hombre, y al mirar 
el mundo por vez primera, 
solloza en voz lastimera 
sin querer. 

—¡Y sin parar! 
— jY si aún no tiene razón, 
¿porqué solloza? 

—¿Por qué?... 
pues la verdad, no lo sé, 
debe ser ^mí- diversión. '. 

n 

—Según la materia crece, 
crece también el sentir... 
—Justamente; eso es vivir. 
—Otro tanto me parece. 
—¡Pero di! ¿Si la pasión 
es base del sentimiento, 
porqué al sentir penas, siento? 
—Debe ser... 'por diversión. 

m 

—Amar dicen que es gozar; 
yo amo, y sufro horriblemente. 
¿No es esto extraño?... 

—Inocente, 
eso es fácil de explicar. 
ir-Sin duda tendrás razón... 
—Claro está, y el más borrico 
lo esplica cual yo lo esplico: 
esa... es otra diversión. 



IV 

—¡Cuando creo conseguir 
mis más hermosos empeño?, 
hallo que fueron ensueños!... 
¡Que tan sólo fué dormir! .. 
— Así acaba la ambición. 
—Vaya un modo de acabar... 
— Pues no te debe estrañar 
esa... es otra diversión. 

V 

— Entonces las ilusiones... 
—Son cual despierto dormir, 
hijo: ¡por eso vivir 
tiene tantas diversiones! 

A. Diaz de la Quintana. 

— — — -HQK 



i AS 



S! 



Te vi y luché con singular empeño 

para que fueses mía, 
la lucha fué tenaz; eras mi sueño. 

mi única alegria. 
Te conseguí después; el cuarto de hor;i 

latal de las mujeres, 
para tu honor sonó y eres ahora 

mi fuente de placeres. 
].a fuente secará como cuahjuiera, 

y también secará... 
(jue si un pozo artesiano construyera 

ya nunca brotará. 

Julio J. Bolla. 



■■lí¿^-.^fllX-^;i. 



:-flíAi.i'", ,^-i> . 



^.W:^Mmf}.^^w^w^--'^^?^' 



216 



EL CASCABEL 



VIAJEROS 





Salida del viejo mundo en busca (Je lorluna Saüda del nuevo mundo, por fjue se va po- 
y de cuarentenas. niendo peor (|ue el viejo. 




El que vá á París... en busca de unos cal- 
zonciUos fin de sixle.. 



Los que no van á ningún lado. 



. t-.-> :;,'.r,^;sÉí&:- 



EL CASCA.BEL 



217 



PROYECTOS.,. 




...y después nos casaremos. 



:^^ttóiiíli¿'.í'>Zir..'.v^--í.£íÍ-a*i;" ¿*ijjt'j¿ij-..ijrtr--t^^ 



218 



EL CASCABEL 



PRECAUCIÓN 







—¿Quiere V. fine demos una vuelta por ol 
jardinf 

—¿Para qué,? *' 

—Por que van ú locar la Marcha de bis 
antorchas... 

—¿Y por eso...? . 

—Si: la puede á V. ¡lacer daño el liumo. 



CÜESTÍUN DE NOMBRES 



inocencia, chica hermosa 
que está bajo la tutela 
de su hermana, Micaelat, 
que también es muy preciosa 
cometió ayer la imprudencia 
de escalarse con Luis Rana, 
y hoy va diciendo su lieímana 
que ha perdido la Inocencia. 
VI 
Es más vieja que Noé, 
Fe 
Tiene muy mala crianza, 

Esperanza 
y es una calamidad 

Caridad 
Ved, pues, si es barbaridad 
la del liuen padre Ferrer 
que quiere hacerme tener 
/€, espe/ama y caridad. 

VII 

Piemedios, Baca y Dolores 
y la preciosa Socorro, 
son primas de Z»non Morro 



y viven con él en Flores. 

Zenón que á todas adora, 
y á las cuatro hace el amor, 
es dependiente mayor j 

ue una casa introductora. '■ 

Y si á alguna vé pasar, 
por ocupado que se halle, 
sale enseguida á la calle 
sin poderlo remediar. 

Por salir á ver á i- acá 
una paca de algodón 
le cayó encima á Zenón 
y por poco lo machaca. 

A su ca?a la llevaron; 
Socorro, le socorrió, 
mas yo no se qué pasó • . 

que los dos se pelearon. 

r.Ievó Remedios: trunbién 
remedios tan radicales: 
ya «lue con remedios tales 
se hallaba el chico muy bien. 

l'ero. Igual (lue con Socorro, 
no se lo que pasarla 
i\ve al tercero ó cuai-to día ._ [ 

riñó Remedios con Morro. 

Kn sus dolores traidores 
de Dolores se ac(jrdó 
y á su lado la llamó, 
pues coníiaba en Dolores. 

Y hoy que á las otras ya no ama 
á Poca la culpa dá 

pues (|ue por la paca esta 
con dolores en la cama. 

Juan J. Bernai. 
^--2 



RECUERDOS DE ARTISTA 







os artislas son felices, aún 
después de abandonar la 
carrera que tantos lauros 
les proporciona. 

Por esto, sin duda, hay 
tanlos artistas de afición. 

Especialmente en el gé- 
nero dramático. 
La afición á exhibirse en 
las tablas de un teatro cualquiera ha ma- 
logrado muchas existencias. 

Conocí a un joven, hijo único de un cha- 
carero, y que de pronto se sintió ador có- 
mico y que abandonó el cultivo del maíz y 
el afrecho para dedicarse al del sublime 
arte de hacer reir al auditorio. 

Mientras ejerció no le traté ni supe na- 
da de él, porque su natural modestia le hi- 
zo elejircomo centro de sus operaciones la 
provincia de Buenos Aires, en la que conta- 
ba con muchas relaciones. 



_ ■•-"^ijt^.-^í'Jife**."''^. ..„ .-i,.t; _ - 






'.cj? .... ;s<'" 



EL CASCABl£L 



219 



UNA DE ROMPE... Y EASGA 




-.4 



Una niña preciosa y elegante, 
valiente y atrevida; 
pero de tal manera decidida 
que rompe cuanto encuentra por delante. 



220 



EL CASCABEL 



Pero, de pronto, el actor abandonó la ca- 
rrera artística, fijó su residencia en Bue- 
nos Aires y se hizo, como es natural en 
todos los sanagorias del arte, asiduo con- 
currente del «Café Tortoni», punto de reu- 
nión de cuanto trasto inútil existe en el 
teatro. 

Allí le oía contar proezas. 

¡Qué serie de triunfos! 

En Tres Arroyos hizo furor y salió car- 
gado de coronas. 

En Pringles recibió una ovación tan en- 
tusiasta que las señoras se desmayaban de 
gusto. 

En Coronel Borrego hizo de Don Juan 
Tenorio con tal calor, é increpó tan viva- 
mente á Don Luis Mejia, que éste, repre- 
sentado por un joven muy susceptible, le 
dio un sablazo tan fuerte que lo tuvo quince 
días en cama. 

Pero esas son gangas del oficio. 

El ex-actor se entusiasmaba refiriendo 
hazañas y amontonando recuerdos, hasta 
el punto del que el ojo izquierdo se le hin- 
chaba y parecía querérsele salir de madre. 

—¿Qué tiene Vd? le pregunté alarmado. 

—¿En dónde? 

—En el ojo. 

— ¡Ah...! es un recuerdo. En Dolores 
haciendo «El Hombre de Mundo» causé tal 
fanatismo, y recibí tal ovación, que no me 
pude contener y rompí á llorar como un 
niño. 

Desde entonces, el ojo se me resintió con 
tal fuerza, que apenas recuerdo mis triun- 
fos se me pone en un estado tal que no pa- 
rece ojo, sino tortilla con lómales 

Después he sabido que en Dolores nues- 
tro cómico recibió una pedrada en un ojo. 

Ahora me esplico que éste se inñame de 
cuando en cuando, recordando la ovación. 

¡Oh...! los recuertlos! 

Son tan vivos, en algunos artistas que 
es imposible hablar con ellos del presente. 
De lo único que guardan memoria es de lo 
que les ha pasado en otras épocas. 

— ¡Ah...! j. . .aquel Don Alvaro! 

—¿Cual? 

—El de la fuerza.. . 

—¿Bruta? 

— Xo; la del sino. Recuerdo que en Ibi- 
cuy conmoví al auditorio hasta tal punto 
que la autoridad tomó cartas en el asunto. 

— Le llevarían á Vd. en triunfo. 

—No, me llevaron á la cárcel. 

-¡Ah! 

^Sí; porque creyeron de buena íe que 



todas las muertes cometicfas eran reales. . . . 
Pues ¿y en Los Glotones? i 

—¿Cuales? 

—Unos de un autor pampeano. Yo tenia 
que representar un borracho y lo hice con 
lal naturalidad que el comisario me impu- 
so una multa por ebriedad. ■ ': 

¡Estos son triunfos! 

Luego he sabido que la multa se la co- 
braron con mucha razón porque el actor 
ese de tanta fama, se dedicaba al anis de la 
Ídem, es decir, de La Fama y atrapaba 
unas tra7icas famosísimas de las que no 
dejan recuerdo de si. 

Aguantar á los cómicos que tienen mu- 
cho que contar es el peor de los suplicios. 

Apenas se me arrima un ser mitad cura, 
por lo afeitado, y mitad sacristán, por lo 
manchado, y si me empieza á mentar los 
recuerdos de sus homéricas campañas por 
las ídem de la República, le digo: 

—¿Recuerdos?. . . Bueno, recuerdos á la 
familia, y... ¡adiós! 

Eustaquio M. Pérez. 



UNA MEDICINA 

Gomo la temperatura 
cambia tan rápidamente, 
el frío le ha liecho á Clemente 
víctima de una aventura. 
Creyendo que aún 3l estío 
duraba, no se abrigó, 
y en la calle se encontró 
con un espantoso frió. 
Empezó el pobre á temblar, 
el tranvía no llegaba, 
y los dedos se soplaba 
ante aquel frió polar. 
— ¡Pero ese tranway maldito! 
¿No llegará en todo el dia? 
El buen Clemente decía, 
tiritando el pobrecito. 
Por fin, donde se bifurca 
la linea, el coche aparece, 
más los caballos parece 
que bailan una mazurca. 
Sigue el tranway lentamente 
y ya acercándose vá. 
mientras que dándose está 
al mismo diablo Clemente. 
Por la helada brisa yerto, 
tiembla el infeliz, en tanto 
qué contempla con espanto 
que aquel tranvía es abierto. 
Pero aunque se desespera 
al ver su suerte cruel, 
viéndola delante de él 
se sube á la jardinera. 



. Üí .^,«^J&nU^.LÍ 



fiL CASCABEL 



221 



El coche no lleva prisa 
y marcha muy lentamente, 
mientras que le entra á Clemente 
por lodo el cuerpo la brisa. 
—Pero esto es una locura • . 

exclama con tono incierto, 
¡sacar el tranvía abierto 
con esta temperatura! 

Y no puede continuar, 
por que siente el infeliz . 
cosquillas en la nariz, 

y principia á estornudar. 
Furioso como un león 
gritó el pobre echando fuego: 
—Yo he de protestar, y luego 
pediré indemnización. 

Y en efecto, el otro día 
en cuanto se levantó, 
Clemente se dirigió 

al gerente del tranvía. 
Habló de la Jardinera 
y de lo enfermo que estaba, 
y al propio tiempo que hablaba 
se ponía hecho una fiera. 
Le dejó el gerente hablar 
y cuando le vio calmado, 
dijo con tono pausado: 
—Todo se puede arreglar. 
8i la jardinera le hizo 
resfriarse. 

— ¡Ya se vé! 
—Pues ella curará á usté, 
y yo se lo garantizo. 
—¿Cómo? 

— Del siguif.'iV.e modo: 
Arrastra usted todo el dia 
como caballo, el tranvía, 
¡y se cura usté del todo. 

.*>'. Garrido. 




NACIONAL. — En las 
obras que ha ido poniendo 
en escena, la compañía dramática de la 
señora Tubau, ha podido convencerse el 
público de la bondad déla rriisma. 

Nosetrata de una compañía en la que 
solo hay una parte notable. 

En el cuadro de artistas quo trabajan en 
el iV«c¿on«/ las segundas parles son bue- 
nas; y que rabien los que creen en refra- 
nes. Novedades, una. 



París ¡in de süjlo obra entretenida, de 
mucho movimiento escénico, situaciones 
muy cómicas, animada y que con todo y 
ser superficial entretiene agradablemente 
al público. 

El desempeño de dicha obra n.tda ái^]ó 
que desear, siendo muy aplaudidos sus in- 
térpretes, y habiendo merecido los honores 
déla repetición el r/rinué que fué bailado 
á las mil maravillas. 

Las Vengado/-a.s apesar de haber sido 
modificado por su autor, resulto inmoral 
para nuestro santo y beatifico público, es 
decir, asi lo han querido dar á entender los 
que ejercen de críticos en algún diario. ¡Si 

la obra fuese francesa ! Pero así sin 

ser traducid!! resulta muy cruda ¿No 

es eso. apreciables moralistas? 

En De/ni-Monde. Dlrorciéíiionos, Frou 
Frou tanto la señora Tubau como sus 
compañeros han estado muy acertados. 

Dentro de poco tendrán ocasión de lucir- 
se en Consuelo., la obra maestra de Ayala. 



ONRUBIA.— La última representación 
de Mariana atrajo la! concurrencia (¡ue 
se despacharon todas las localidades del 
teatro. 

Nos alegramos por los artistas que tanto 
empeño ponen en hacer conocer las últi- 
mas obras estrenadas en los teatros espa- 
ñoles. 

MoTlana es una obra erizada de dificul- 
tades, que únicamente vencen el talento y 
el estudio. La Sra. Echevarría salió airo- 
sísima de la prueba, dejando complacido al 
público que por fin la mira como lo que es: 
una actriz, una verdadera actriz. Los se- 
ñores Galé, Prado, Haza, Robles, Gue- 
rrero, etc.. estuvieron bien en sus papeles, 
especialmente Galé, y Haza que supo con- 
tenerse en el justo medio, representando 
un tipo, casi caricatura, el arqueólogo. 

Después de Mariana. Consuelo: y des- 
pués vendrán una porción de obras nuevas 
que son esperadas con interés. 

La loca de la rasa, por ejemplo. 



SAN MABTIN.— Siguen con éxito h 
representación de zarzuelas serias y zar- 
zuelitas en un acto- ) 

Es decir, que en el San Martin hay man- 
jares para todos los paladares. 

Al lado del n,\nillo de hierro», «Cara- 
melo». 

Y uLa Marsellosa» ó el «Salto del Pa- 



.¿■.;ii.i2?!ÍÍ*;; 



222 



EL CASCA.BEL 



siego» alternando con «Calderón» ó «El 
MunaguiUo». 

El que nc se contenta es por que no 
íjuiere. 

En oEl hermano Baltasar» fueron muy 
ai)laudidas las Sras. Millanes. 
' La orqtiesta dirigida por Aguirre, vale la 
pena de ser oída. ¿ 

Como lo valdrá seguramente «La Cam- 
pana milagrosa», original de Marcos Za- 
pata, y próxima á estrenarse. 



ZARSUEL-A.— Con la misma anima- 
ción Y concurrencia de siempre. 

«De la noche á la mañanM». obra resuci- 
tada el lunes, pniporciona buenas enlradns 
á la empresa, y seguramente durará tiempo 
en el cartel. 



COMEDIA.— Como el anterior, aunque 
adoleciendo de cierta monotonía el reper- 
torio. Pero nuevo II viejo, siempre sabroso 
inlerpreíad<:> per Ruiz. 

Para nmñana. viernes, se espera el es- 
treno de «Buenos Aires en Chicago», con 
música del maestro Palau. 



Ante concurrencia bastante numerosa, y 
en el salón Opéralo Italiano, hizo su apari- 
ción ante el público el guitarrista señor 
Manjón. 

La velada no pudo ser más agradable, y 
la sorpresa no pudo ser mayor por parte 
de los concurrentes que á una repetían: 
«.es admirable» «¡qué manera de tocar!» 

Y en efecto: Manjón es un conce'rlisla 
notable, que en la guitarra hace milagros y 
ejecuta á la perfección música de todos 
géneros, desde el bullicioso fandango hasta 
la rapsodia más intrincada. 

La ovación que recibió el artista fué 
unánime. 

. En el público dominaban dos sentimien- 
tos: uno de admiración, oiro de pen.-i, por- 
que el Sr. Manjón es ciego, desgracia que 
le hace más interesante. 

Acompaña al célebre guitarrista su es- 
posa, que en el piano es una maestra. 

Parece que el próximo concierto tendrá 
lugar el domingo. 

No faltaremos. 



«Mesnlina», «II suicidio», etc.. en las que 
la Sra. Boetü ha layado ágran altura. = 
Como es sabida la que alcanza la eximia 
actriz en los papeles Inigicos, no nos ex- 
tendemos en más detalles. Baste leer el 
titulo délas obras y añadir: desempeñada 
[)or la Sra. Boelti. .. ^ ■ ■. 




Se nos comunica que algunas señoras, 
pocas por cierto, abandouiíron el teatro 
Nacional durante la representación de Las 
l'cn/jadoíYis. 

Y nosotros que de buena fé creíamos que 
nadie podÍM tirar la primera piedra 

¡Oh influencia, ó inffacnza de la Vida 
Carai Ae FA Journal! 



Dljose por ahí que nuestro estimado in- 
tendente pensaba dimitir á causa de las 
dificultades conque tropezaba para cumplir 
con su misión. 

No vemos bastante motivo para dimitir. 

Tome el Intendente ejemplo de los críti- 
cos teatrales que lucubran en los diarios. 

Esos no dimiten. 

¡Y á fé que tropiezan con dificultades los 
pobres! 

De espíritu, ¿eh? ' 



'dondencia 




En el Poilieama la compañía Falconi ha 
obtenido durante los últimos días una serie 
de triunfos con obras como «Fhedora». 



Porfiado.— Vw más que porfíe V. no me 
convencer.!. Lo menos gr;ive que encuentro 
es que hace V. consonantes á vaya y talla. 

Rom ulo.— Pues si; van al canasto de cat:)eza. 

Carmelo.— yio está del todo bien. 

Sj/lla. — Es de un género que no conviene á 
éste periódico. i 

Lu¡s Moisés.— L,os a y regios no sirven. En 
cnanto al seudónimo, (jueda prohibido usarlo. 

L. C. P.— No sirve. 

.A. y. /y.— Algo se aprovecha. 



,--i-.¿-:.:?ñ&!¿,.,Jí-: 



Ir&l^^ 



r*iSr',fÍ7!^^ 



EL CASCABEL 



223 



SUCURSAL 



Teodomiro Suílé 



DFX 



Bisco DE SiBiDEU 

CALLE MORENO 

ESQUINA BílEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 

(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



ESCRIBANO PÚBLICO 



Exportación de frutos del país.- -Importación 
de productos españoles en genaral. 

Se dan giros á la vista sobre todas las capi- 
tal'ís de España con Iteneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

lloras <le <ie>*i>acIio. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 4 p. tn. Los dias festivos de 9 a. no 
á 11 m. 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía nacional de SECUROS 

CAPITAL SOCL\L $ 2.000.000 M N 

Atitorizadapor Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

inscripta en el Registi^o Público 

de Coméi^cio 



OFICINA: 

PIEDAD NÜM. 513 

Higiene de la boca 

Sí se desea tener una hermosa y liríliante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos dentífricos ]/ Jai>onosos de Cyamrell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dieittes. 

SE VENDEN 



KN L.\ 



droguería y farmacia inglesa 



nt: 



E. F. CRAIVAVELL 

647-CALLE VI .TORIA-647 

Entibe Perú y CJiacabuco 

~ GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABADO 

EMILIO A. COLL Y C* 

2164— Calle Chile— 2164 



í>^4ruro8 de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edíflcios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria — 845 

BUENOS AIRES 
Ctoperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 



Se hacen toda clase de grabados en zinc, 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros a! ó!eo. acuarelas 
y toda clase de dibujos. 

Ilustraciones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA, 2011 

GRAMÁTICA CASTELLANA 

CON ARREGLO AL PROiaíAMA OFICIAL 
POR LOS SEÑOKKS 

DÜBRANICH Y MONNER SANS 
Véndese en las principales librerías 



EL PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BUANICHON & C* Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

próximamente 

inauguración de los nuevos locales y apertura de los nuevos departamentos 



..■>. u,*'itf.^i&úí'!iLÍMj¿Sií¿imi:' .■ - 



2¿4 



KL CASCABEL 



■ ^ 





— ¡Qué veo!... ¿I'ítf'd es la señora de Pei'ez-.'.;. ¡riuién lo diría! .\ntes estiil.a A', tan Haca,., 
y ahora, vamos, alioríi está V. graciosamente ajinnonada. ¿Ha ido V. á turnar bario:^-.'... ¿lía 
tomado V...-? 

— ¡I.eclie! 

—¿Qué"? . ' 

— Si; leclie de ia única que se puede y debe beber: leclie de La Maríonn . 

lechería la martona 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




LECHE PURA, CREMA, MANTECA FINA DEC DÍA 

Quesos CAMEMBERT y BRIE 

VENTAS POR MAYOR Y MENOR EN SUS DEPÓSITOS 

2^4, SUIPACHA, 2^4 y Florida esquina Tucnman 
AI menudeo en los principales almacenes. 



Imp. Méjico S32— Sección de Oirás de K. Pulg 



■lí,^Ja%'t!^íáájUi^wL-Á. ..tiLi. ^:it-i:^:vi,i,„'^^- , ■irr;,B..a í-¿/^.í;> . 



ASo 11 Baenos Aires, Abril 20 de 1893 Núm. 68 



-^"Ürf^'' 



ll Wl.. •mil ' . ■'i n ii u ii i ii n mi^n ii ■■■■H i ir n ■ .i ii;' M| i' i | |j| ||i| Hmj >ill|i | lli iH 'i n| j i . ^,h | | | H P m iii h iiii i , 



■ M ' J 'i i »»..»— mm j 



ÍIL CASCABl 



Üüjini, 




tr 



m 



La correspondencia á nombre del Director 

t 

Wiccion y Ádmiuislracion: ALSINA 939 (altos) 

HORAS DF: nKKUNA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la find.-ul... $ A.inel número 
Número alrasudo »0.15 id 

Fotograbados de Emilio A. Coll y C* 



SEMANARIO ^ KSTIVO ILUSTRADO 



Director: ENRIQUE COLL 



MARIÜMO GALE.; 




Xo hay (pilen á ('onstancia y !ó 
y á panas de trabajar 
lioy día pu^da imanar 
en e! lealro á Cal»'". 



i5; 



226 



ei. CASCABEL 



• "^ 





falca de. otra preocupación, tuvi- 
mos la del eclipse desoí, y gra- 
cia« á él hornos tenido distracción 
duríinte unos dL-ís. 

Porque no nos hemos limitado á esperar 
la hora del suceso, simplemente. 

Días antes ya nos estábamos preparan- 
do, y pedíamos al Altísimo que nos con- 
cediese un domingo chiro y libre de nubes. 
Como si dijéramos, ó que diría Sáenz Peña, 
un horizonte despejado. 

Las conversaciones giraban alrededor 
del sol y de su eclipse, y por un momento 
nos vimos libres ds política y otras cues- 
tiones terrenales. 

íbamos á una casa, con ánimo de pasar 
bien el rato y de comentar el «Canto á 
América» de Guido Spano, y no nos era 
posible, porque la señora de la casa nos 
decía: 

— Supongo que estará V. preparándose. 

— Según para qué y según y conforme... 

—Para el Domingo. 
■ — [Ah, si! Ya he encargado á la patro- 
na que me tenga lista una camisa plan 
chada y blanquísima, y que me afeite los. 
puños que ¡ay! con el tiempo van criando 
pelo. 

— No, hombre, no; usted no me en- 
tiende. 

—Puede ser que me haya contagiado y 
hnga como los ministros, que no se en 
tienden. 

— ¿Ignora V. que el Domingo es el día 
del eclipse de sol? 

— ¡Ah! sí. si, señora; pero vo espero que 
me lo cuenten, por que como la cosa ha 
de ocurrir entre ocho y diez y yo á esas 
lleras estoy entre sábanas. . . 

— Parece mentira. 



— Y no lo es. La cama me gusta con 
delirio y con bastante roi)a. 

—¿De modo que no ver V. el eclipse? 

— No es fácil, pero luego en los diarios 
ya encontraré el resultado. :><íí 4 

En otras ca«a« no se limitaban á comen- 
tar el hechu ;í producirse. 

Estaban en pleiia actividad astronómica, 

— A ver — nos decía el jefe de familia — 
tenga V. la bondad de ahumar este vidrio: 
ayúdenos V. 

— Con mucho gusto. 

' — Y tú. Indalecia. prepara la canasta. 

— ¿Van VV. al campo? ^ 

— No: vamos á la azotea para observar 
el fenómeno, y como éste será largo, nos 
llevamos algunos comestibles. Indalecia, 
no te olvides del jamón y del vino. . . ¡Ah! 
y también puedes poner unos pañales por 
si el niño necesita mudarse la lopa inter- 
na. ;Ah, la Astronomía! ¡Cómo me atrae 
y qué relación tiene con todos los actos de 
nuestra vida! " 

— Lo creo. 

— Mire V. cuando uno hace el amor á 
una, la trata de sol ó de lucero. . . 

— O de otra cosa, según los casos. 

— Pues ¿y cuando uno se casa? 

— ¡La mar! 

— No, señor: ¡la luna! 

— ;Ah! ya... 

— La luna de nn'el . 

— ¿Y no hay más? 

— ¿Más qué? • 

— Más astros. 

— Sí; los hijos, que son los luceros. 

— Pues que Dios le libre á V. de los sa- 
télites, y que le guarde de ver las estrellas 
en pleno día. 

— Bueno, bueno; usted es pesimista... 
¡Indalecia! no te olvides de la guitarra. 

— Buena idea. 

— Si: para amenizar los intermedios, 
dado caso que alguna nube nos tape el sol 
á lo mejor de la función... Suponemos que 
usted nos acompañará. Ya sabe que en 
la azotea nos tiene á sus órdenes. . . 

— Bueno; veremos. 

La noche del sábado fué noche de espec- 
tativas. 

En casa de D. Saturnino Tajada, padre 
de varias niñas bonitas y en estado de 



* 



^áíav¿c^.^?^.t¿atfi^?.SA¿ii'r''^iia^^a*"..^A'. 



. f.lfc'Jírfr^'íSffAt'jJti.. 






EL CASCABEL 



2^ 



merecer, y que suele reunir á unos cuan- 
tos amigos los sábados, no se descansaba. 

Ahumábanse vidrios, y puede decirse 
que se organizaba un verdadero obser- 
vatorio. 

D. Saturnino, las niñas y los tertulia- 
nos, entre los que se encontraba Angelito» 
dependienie de mercería y pretendiente de 
la Tajada mayor, la que dicho sea de paso 
es una buena tajada, trabajaban con ahin- 
co esperando la hora del eclipse. 

— ¿Y cómo ocurre eso? — preguntó una 
de las niñas. 

—Pues..- — contestó Angelito — es muy 
fácil. — Figúrese V. que V. es el sol, y á fé 
-que puede pasar por tal: yo soy la tierra y 
su mamá es la luna. 

— ¡Poco á poco! — interrumpe la aludida. 

— Es una metáfora, señora. 

— ¡Ea, que no quiero motes! Ni luna, ni 
•eso tan feo que ha dicho usted. . . 

— Bueno, pues la luna es su papá. Yo, 
que soy la tierra, recibo la luz de V., que 
es un sol. 

— ¡Angelito! — gruñe la vieja nueva- 
mente. 

-—Quise decir eZ sol. Pues bien: de pron- 
to, su papá se interpone y. . . yo me que- 
do á oscuras. 

— No, yo no me interpongo ni me inter- 
pondré; de modo que por ese lado podéis 
estar tranquilos. . . 

— Y el eclipse total ¿qué es? — pregunta 
nuevamente la nifia. 

— Pues. . . supóngase V. que se apaga 
la luz, y que nos quedamos á oscuras y 
que... 

— ¡Basta! — grita la vieja — no suponga- 
mos nada, porque no estoy por experi- 
mentos. ¡Ahora á dormir! Mañana hay 
que madrugar. 

Llegó el dia ansio lo y el Sol sufrió 
más miradas indiscretas que recibe una 
mujer hermosa. Y, apesar del eclipse, no 
ocurrió nada dé particular, á no ser lo 
acaecido á un buen sujeto que me detuvo 
en la calle para decirme: 

—¿Ha visto V.? 

-¿Qué? 

— Lo que me pasa. 

— Hombre, no veo nada. 



— Yo tampoco vela, hasta ahora que 
todo lo veo claro. 

— ¿Porque ha pasado el eclipse? 

— No; por que se me ha eclipsado la mu- 
jer con un astrónomo de afición. 

Y esto. . . nada tiene de particular. 




¡El deber! ¿Y tú inocente, 
con esa fé que me pasma, 
quieres hablar de un fantasma 
que veneras inconsciente? 
Mentira infame que ultraja 
la boca que le lia nombrado, 
¿Puedes tener encerrado 
í el sol dentro de una caja? 

Y existe el sol, no es locura, 
también existe el deber, 
¿mas cómo se han de coger 
si se hallan á tal altura? 
De uno y otro los reflejos 
queman nnestra sanjire ardiente; 
¡Sol y Deber! Solamente ' 

son buenos para los viejos. 
A su ardoroso arrebol 
se acoge la ancianidad, 
y cumple el debsr la edad 
lo mismo que toma el sol. 
fero tú. joven y hermosa, 
escupe á la turba necia. 
y el sol y el.deber desprecia, 
por que no valen gran cosa. 

Y si empeñada en lograr 
sigues al sol y el deber, 
sigúeme, porque has de ver 
cual los podremos hallar. 
Allí en la floresta umbría 
del grato reposo en pos, 
encontraremos los dos 
todo cuanto tu alma ansia. 
Yo tendré donde mirarme 
mirando el sol de tus- ojos, 
tú al amarme, sin sonrojos 
tendrás el deber de amarme. 

El monte es escarpado, inaccesible; 
y al ver que es imposible 
ascender y pasar al otro lado. 



;A-»^"iíi.aife>. 



2¿8 



EL CASCABEL 



un explosivo horrible 

lo hace volar, y ¡asunto terminado! 

Y al ver como oscurece el horizonte 

el monte, cuyo seno el fuego inflama, 

un geólogo exclama; 

— ¿Qué culpa tiene el monte de ser monte? 

En su angustioso vivir 
ha podido comprender, 
que no se puede decir 
lo de querer es poder; 
sino querer es siifri)'. 

El iníeliz poeta hambriento y triste, 
al trazar sus renglones 

y al clamar contra el mundo y cuanto existe, 
va llenando el papel de exclamaciones, 
que no son las de un ánimo valiente, 
puesto que son bostezos solamente. 



Joven, bruia!, ardiente y lujurioso, 
componía un poema religioso: 
hoy (|ue impotente, y solo y triste vive, 



poemas pornográficos escribe. 



Adolfo i>. de los lUos. 



LOS BESOS 



(Racimo d.e disparates) 



•S, 




ONDE'encontrar el ori- 
jen ó causa de . ..esu 
que se llama beso? 

No soy yo lector, 
fiuien pueda hundir 
la mirada en el pasa- 
do, como dicen los 
grandilocuentes, pa- 
ra buscar é investi- 
gar la historia del primer hombre ó mujer 
que besó, y cual fué el móvil que los impul- 
só á la acción mas sonora de los labios. 

Los psicólogos dirán, que entre las ma- 
nifestaciones innatas, se puede contar el 
beso: pero, ¿de quien la hemos heredado? 
Tal vez Darvv^in nos contesLaria, que fué 
una mona la que inventó esa caricia, á 
tiempo de despedirse de un mono que iba 
á ser abuelo de Adán. 

Pero un beso, es uno de los deleites de la 
voluptuosidad de los sentidos, como de los 
afectos. 

Desde aquellos besos platónicos, que sue- 
nan como rotura de platos; hasta aquellos 
ti-.nidos y temblorosos de dos novios, que 



tienen miedo de que los observe el público: 
son manifestaciones calurosas. 

Becquer ofrecía un mundo por una sonri- 
sa, y no sabia que dar por un beso. Ahora 
pasa lo contrario; muchos pagarian mas 
de un mundo porque no les besasen, es 
decir, hablo de esos besos de suegra, ó 
' amigo. .. judaico. ' 

Un beso fué la causa de que á Cristo lo 
crucificaran, ¡Caro le costó al buen Dios 
semejante cariño! 

Hablando con un zoólogo, sobre esle 
asunto, me decía que tenia plena convic- 
ción de que el primer animal que besó,, 
fué el asno, quien una mañana que desper- 
tó de buen humor, lanzo un rebuzno fuer- 
te, largo y agudo y después de levantar la 
jeta en alto enseñando una dentadura co- 
mo fichas de dómino, se acercó á su con- 
sorte y después de olería le estampó un 
beso. Desde entonces todos los animales de 
le creación nos besamos. 

Y luego dirán que los burros no inven- 
tan nada! 

Hay besos anlip;iticüs como los hay de- 
liciosos; á los primeros corresponden los 
de las viejas, los de los judas, los que be- 
san la cruz y se dan la mano con el dia- 
blo, los del saludo de dos que se quieren 
mal y se besan, los que tienen tufo á trapo 
quemado y por último los pagados. 

A la segunda categoi la pertenecen prin- 
cipalmente ios que no cuestan nada al 
bolsillo, los de una muchacha fresca y 
apetecible, los (¡ue traen un abrazo, los de , 
despedida. . . á los acreedores, á las suegras 
y á los últimos pesos á (¡uiene se les despi- 
de con ¿volverán la.^ oscuras ijolondri- 
nas?... 

Dicen que por la peana se besa al santo: 
yo, francamente prefiero besar á la santa 
directamente. 

Hay besos de carambola, que d.i una bo- 
nita á su hermanito. que repercuten en los 
labios del novio: aquellos (jue dá la niñera 
á la criatura que tiene en sus brazos, mien- 
tras mira á su patrón. 

Yo estoy por los que se dan ;i oscuras, 
onlre gallos y media noche. 

Las solteronas besan <•> sus gatos, y aho- 
ra el lector puede besar lo que quiera ó 
pueda, aunque sea á una negra, porque so- 
bre gusto no hay ni ordenanza municipal, 
por ahora. 

Ayustia Porccl Jaimes. 



'■..iSí^^jÉÁ.^tiuiiít£::.-^ 



EL CASCABEL 



229 



EL PANTEÓN 



LA FAMILIA 

—Es preciso demostrar 
con toda magnificencia, 
<iue del difunto la herencia 
sabemos aprovechar. 
—Si señor, y prontamente 
haremos en su memoria 
-algo digno de su historia. 
—¡Justamente! 

—¡Justamente! 
— Yo tengo un proyecta, y creo 
que así á nuestro padre honramos, 
si á su recuerdo elevamos 
un soberbio mausoleo. 
— ¡Claro! 

— ¡Mejor que los otros! 
— ¡Y que llame la atención! 
—¡Y al hablar del panteón 
también lo harán de nosotros! 



recuerdo que era escritor, 
es decir, no estoy bien cierto. 
Colocaré la figura 
de una mujer muy hermosa, 
con expresión angustiosa 
llorando en la sepultura. 
Quieren algo muy notable 
y yo me pienso lucir: 
haré algo que haga decir 
al que lo mire: 

—¡Admirable! 
Pero dicen que es urgente 
y yo me he comprometido* 
á tenerlo concluido, 
dentro de un mes justamente. 
Les daré á los herederos 
aquel otro panteón, 
que se hizo por suscripción 
á un oficial de bomberos. 



LOS AMIGOS 

— Señoi"es, ya que el momento 
llegó de honrar al difunto, 
y van á elevarle al punto 
un soberbio monumento, 
propongo solemnemente 
nombrar una comisión, 
y que ella hasta el panteón 
vaya procesipnalmente. 
De este modo se honrará 
del difunto la memoria, 
y hablando de ello, la historia 
...de nosotros hablará. 



EL POETA 



— Y'o liaré para el monumento 
el epitafio Indicado, 
á la postie me han nombrado 
para ello, y estoy contento. 
Un epitafio he de hacer 
admirable, sorprendente, 
y con él seguramente 
me lie de dar á conocer. 



EL ESCULTOR 

-—éUn panteón para el muerto? 
ide primera! El buen señor . • 



LOS ALBAÑILES 

—Nos pagan bien. 

—Yo querría 
trabajo igual. 

—¡Ciertamente!' 
— ¡Es lástima que esta gente 
no s^ muera cada día! 



EL COCHERO 

— Con aquel aire tan serio 
la viuda me hace enganchar, 
y luego se ha''e llevar 
cada día al cementerio. 
Bueno; que haga lo que quiera: 
á mí me viene muy. bien, 
pues cerca hay un almacén 
con un vino de primera. 



LOS GUSANOS 

—Por fin lo están concluyendo, 
pero han ido muy despacio. 
—¡Habéis visto qué palacio 
que nos están construyendo! 

Luis Garda. 



230 



EL CASCABEL 



-P 



LOS QUE HABLAN EN VOZ ALTA 




en alia voz. 

Son tan terribles como 
los que al hablar pare- 
ce que se confiesan. 

Pero, entre estos y 
aquellos la ventaja estfi 
de los que bajan la voz, 
porque pueden decir, muchas cosas sin que 
se enteren los vecinos. 

Por ejemplo, cuando un ióven se dirije <i 
una bella, baja el diapasón para decirle: 

— ¡Cuanto la quiero á V. y que gracioso es 
ese lunar que tiene ^hí en el carrillo iz- 
quierdo!. .. . y ¡qué fiera me parece sn 
mamá! 

Esto, dicho en voz baja, impresiona á la 
niña. 

La mamá no se entera. 

Que es lo que se trata de demostrar. 

tín cambio, los que hablan en voz alta 
suelen obtener éxitos ruidosos y fracasos 
rio menos ruidosos. 

Toman asiento en un tramway dos ca- 
balleros y empiezan la conversación: 

—¿Vienes de allá? 

—Si. . 

— ¿Hay novedades? 

— No, pero parece que antes de cuatro ho- 
ras saldrá de cuidado... y ;ea! que ven- 
drá al mundo mi décimo quinto hijo!! 

Sensación. 

Todos los pasageros se dan vuelta para 
admirar al que vá á ser padre por décima 
quinta vez. 

A veces el diálogo es éste: 

— iQué /rt/'/'rt.' Yo estoy muerto de sueño. 

— Y medio /na nmo. 

— Hemos chup-.o tanto. 

— ¡Qué loco soy! 

—¿Y yo?... soy mas [calavera que Don 
Juan. 

—¿El del cafetín? 

— No, hombre: «Don Juan Tenorio» el del 
drama que escribió el duque de Rivas. 

—Yo creí que habia sido Espronceda. . . 

Nadie se dá vuelta porque basta tener 
que oir la conversación para adivinar que 
cara tienen los que hablan. 

A veces, cuando un caballero habla ré- 
xcio, logra interesar la atención de todos los 
compañeros de viage, y asi vemos á lo me- 
jo«que el mayoral^ dirigiéndose á un pa- 
sajero le dice. 



—Hemos llegado á Entre-Rlos; puede 
Vd. bajarse. 

— No, no bajo: quiero ver en que acaba 
la discusión que tuvo ese caballero con su 
señora, ayer por la noche. Seguiré escu- 
chando la historia, que es muy divertida. 

Los que hablan de dinero, y fortuna, 
compras y ventas y operaciones bursátiles 
son los tipos más fastidiosos. 

No hace muchos días subieron á un 
tramicay dos caballeros, y asi empezaron 
la conversación: 

— Vea amigo, lo que son las cosas: ayer 
me ha escrito 'el administrador diciéndo- 
me que uña helada ha causado tal mortan- 
dad que he perdido diez mil ovejas. 

Los viajeros hacen un movimiento de 
asombro. 

— Eso »o es nada, la sarna me ha perju- 
dicado en quince mil pesos. 

Movimiento en los viajeros. ' 

Una señora dice, en voz baja por supues- 
to á su hija. 

—Niña: sonrie al caballero ese de la 
sarna. 

Sonrisa de la niña. 

— ¿Y López? pregunta el primer estancie- 
ro al segundo- 

— ¿López. . . es un pobre diablo que nun- 
ca hará nada. Su esposa y su hija le comen 
su capital. 

— ¿Conoce Vd. á su [esposa? 

— No, ni ganas. 

—¿Y a la niña? 

— Tampoco. Debe ser] una criatura mal 
criada. 

La señora, aquella que recomendó á la 
niña que estuviese tierna con el señor de la 
sarna, encárase con éste y con su acompa- 
ñante y les dice. 

—Son Vds. unos groseros y mal educa- 
cados. López es un buen hombre, y su es- 
posa y su niña son dos ángeles, aunque 
me esté mal el decirlo. 

— Pero... ¡señora! 

— Lo he dicho, son Vds. unos groseros. 

—Y V. ¿porque , escucha conversaciones 
particulares? j 

— Y Vds. por que hablan tan aito? ; 

—¡Por que podemos! 

— Pues sepan Vds. que la esposa de Ló- 
pez soy yo, y la hija de Ljpez es esta. Yo 
soy la esposa de López Pérez... 

—¿Y qué? Nosotros hablamos de López 
Sánchez. 

—De modo que... 

—Esos son otros" López. 



S-¿¿.4j!MK£>:'.l-áz±. a' 



'■^s 



EL CASCABiíL 



231 



—Vds. perdonen. 

Risas y murmullos. Abandonan el coche 
la señora y la niña. Bajan la voz los caba- 
lleros. 

Y. . . ¿no es preferible hablar siempre en 
voz baja? 

Eustaquio M. Pérez. 



-^H*^ 



AFICIÓN 



Señorita: su aflción . . 
la vá á dar mal resultado, 
mil veces he indicado 
que erró usted la vocacón. 
¿A qué viene esa manía 
de pintar continuamente, 
y emborronar tenazmente 
tela de noclie y de día? 
¿Usted cree que por pintar 
paisages con tanto celo, 
y trabajar con modelo 
su conducta es ejejnplar. 
Pues si lo cree usté así 
está usted en un error, 
porque es malo ¡sí señor! 
tal afán, tal frenesí. . 
Con esa manía rara 
causa de mil sinsabores, 
usted gastando colores 
vá á perder ios de su cara. 
Se ha empeñado usté en creer 
en que pinta con soltura, 
y gracias á la pintura 
su casa de usté es taller, 
Paletas estropeadas 
y tubos medio abollados, 
pinceles abandonados 
y telas embadurnadas. 
Su casa de usté dá horror 
pues en su insensato afán, 
hasta las sillas están 
llenas todas de color. 

Y yo á la verdad, lamento 
no ir nunca allí de visita, 
porque temo señorita 
tener que tomar asiento, 
pues ya en varias ocasiones 
luí á ver á usté, me senté, 
y al levantarme noté 
pintados los pantalones. 
Tal cosa, ni por Murillo 

yo la habría tolerado, 
y el verla á usted he sacado 
de verde y rojo el fondillo. 
Que me estropeen los trajes 
yo no lo puedo aguantar, 
y tampoco ese es lugar 
para que pinten paisajes. 

Y todo lo aguantaría 

si usted tan mal no lo hiciera, 
más lo que es por hoy, ¡cualquiera 



se somete á su manía! 
Hizo usted en mala hora 
aquel cuadrito maldito, 
pintando en el tal cuadrito 
á Diana la cazadora. 

Y un señor al contemplar 
la desdichada pintura, 

la confundió con un cura 
disfrazado de seglar.- 
Usted por pintar no cobra. 
pues lo hace por afición, 
consiguiendo en conclusión 
hac*er una mala ohra. 

Y con sus inclinaciones 
á los colores, sucede 

que darse á sus obras, puede, 
¡malas interpretaciones! 
PiCtrató usté en un instante 
á Julia que es muy bonita, 
y á Inés, otra señorita 
tan fresca como elegante. 
Ha'ce usted á estas personas 
su modelos sin notar, 
que hay alguien que al criticar 
la llama á usted plnla- monas. 

Y yo que tengo interés 
por sus amigas, confieso 
que no me gusta que eso 
llamen á Julia y á Inés. 
Ya vé usted amiga mía 
si es delicada la cosa, 

ya vé usted si es peligrosa 
de un modo atroz su manía. 
Usté es una criatura 
á la que yo aprecio ¡á fé! 
Mas por lioy créame usté 
no puedo verla en ptnLara. 



S. Garrido. 



•{--*• 



¡MAÑANA! 




s verdaderamente un 
abuso el que se hace 
de esta palabra. Con 
ella se sale del paso, 
y la empleamos á ca- 
da instante para todo. 
Acudimos á cualquier 
oficina pública donde 
se ventila un asunto 
que nos urge arreglar 
de una vez: el empleado encargado, supo- 
niendo que se sirva atendernos, nos con- 
testa: «hoy estamos muy apurados, venga 
mañana^, ¡ven esta forma se pasan meses 
y años! Acertamos á pasar por casa de 
nuestro sastre, y asomando la cabeza por 
la puerta del establecimiento le pregunt<í- 



¿í4í)i¿wiiíii^' jf--i^.i¿^!:V <£' 



2^2 



EL CASCABEL 



EL MATE 




La que lo ceba 



EL CASCABEL 



233 



L MAT 




Kl que lo chupa. 



234 



EL CASCABEL 



mos: «¡cómo va eso!»— haciendo alusión 
á un temo de invierno, encargado ya hace 
siete semanas:— el sastre, sin pesla.ñear, 
nos responde: «mañana se lo mando.» 
Llegamos á nuestra casa: tampoco ha ve- 
nido la planchadora, y debemos mudar- 
nos para asistir al debut de una tiple li- 
gera. Vamos á casa de la susodicha, y 
nos promete «que mañana sin falta las 
llevará: ha tenido enfermas á las oficialas 
y... ¡maldito contratiempo!» Entramos á 
una camisería y el maldito «mañanarnos 
obliga á destrozar uno de á cinco en una 
flamante camisa! Ya en la calle de nue- 
vo, nos damos de manos á boca con un 
acreedor que nos interroga: 

—¿Hombre, y aquel pico?... 

— Lo había olvidado.. . mañana, á más 
tardar, se lo remitiré. El otro se marcha, 
y nos quedamos tan frescos. Al llegar á 
nuestro domicilio nos encontramos un bi- 
llete que trasciende á «Brisas de las Pam- 
pas», que dice: 

<dngarato: yn ijano te é esperaliado 
con los cinquenta pesos que te pUedi; 
cuando me los mandas, tu, china.» 

De buena gana contestaríais «el día del 
juicio», pero en atención á que está algo 
distante os limitáis ú contestar. 

Pichona. 

«Mañana te mandaré un Jadt'ez Cel- 
Tñan.» 

Por supuesto, que no lo vé en la vida. 

Un sablista os dá un fuerte. . . abrazo al 
doblar una esquina. 

—Juan, me alegro de encontrarte. 

— ¡Gracias! 

— ¿Cómo estás? 

—¡Bien! ¿Y tu? 

— ¡Apuradísimo! 

—¿Qué le pasa? 

— ¡Estoy sin un cuarto! 

— Alquila uno. 

— No, hombre: es que no tengo dinero. . . 
¿no tendrías por ahí quince ó veinte pesos? 

El primer impulso es pegar al atrevido 
un pescozón, pero con la mayor urbanidad 
le citáis para «mañana» en la oficina, á la 
({ue no asistís, como es natural. En el ho- 
gar doméstico, se queja la gcfa de la casa, 
é increpa duramente al vasco lechero, ase- 
gurándole que la mercancía que expende 
es muy floja y previniéndole que como 
«mañana no traiga leche más gorda, se 
verá fn el caso de cambiar áe marchante.-» 

Hay pobre aspirante á empleo que vá un 
día y otro en busca de una plaza y siempre 
recibe la misma respuesta: «véngase ma- 



ñana por acá» dése una vueltita ma- 
ñana». Hay borracho que vá á la tras- 
tienda del almacén en demanda de una 
copa, á crédito, y el patrón le señala el 
cartelito: «Hoy no se fía, mañana si» El 
doncel enamorado que ha conseguido de 
su bella un ligero apretón de manos, pa- 
sándose á mayores, solicita un apasionado 
ósculo, y la niña con suma coquetería le 
contesta: «¡mañana!» 

Mal se cumple el precepto «no dejes 
para mañana lo que puedas hacer hoy». 
Parece miis cómodo: «haré mañana lo que 
pudiera hoy hacer». 

Yo, querido lector, no te diré «hasta ma- 
ñana» te diré... «hasta otro día», porque 
tú nada me pides. 

Si fueses un acreedor valiente, «¡hasta 
mañana» te ganabas! ., 

Juan Berenguer, 



-H0K- 



UNA NOCHE DE EMOCIONES 



Estaba la sala llena, 
la concurrencia era buena, 

muchas luces, 
varios jóvenes riendo, 
y estúpidos ejerciendo 

de avestruces. 

En estrecha galería 
yo apurado me ponía, 

más notaba, 
que obstáculo extraordininario 
la vista del escenario 

me privaba. 

Una columna gigante 
me puso el hado delante. 

y ¡ay de mi! 
La función fea ó bonita, 
p'^r la columna maldita 

ya no vi. 

Aburrido y fastidiado, 
en mi silla recostado 

me aburría, 
más mirando á la platea, 
una portentosa idea 

me acudía. 

Dama de enérgico busto, 
con un pecho muy robusto 

contemplé, 
y con un placer secreto, 
dije para mí coleto: 

—¡Me salvé! 

Ella podrá ver la escena, 
y viéndola estará llena 
de emociones, 



}:^iS^á^S^M^MÉitík^i,i^.^)!i;<2, 



I f •"'•iifrTí'^-- 



EL CASCABEL 



235 



CAMBIO DE AGENCIAS, por Henriot. 




! Ü ^r«t''Otn 1 ' 










—Veintidós años hace 
(|.ue. tal dia como hoy, 
ciimbio los rótulos de las 
dos Agencias. Esto siem.- 
pre da resultados... 



—(¡Cielos, que á tiem- 



po!) 

— Dispense Vd. ¿ La 
agencia para la coloca- 
ción de sirvientes? 

— Alii es. Llarae Vd. 



—Anuncie Vd. á D. Li- 
no Rompelanzas y Cara- 
colillo. 



— ¿,Ks Vd. el ama? 
—Servidora de Vd. 
—Pues yo busco... 
— Comprendido, caba» 
llero, comprendido. 



, < 




—¿Es para Vd.. ó para 
algún hijo suyo? Puede 
Vd. contar con mi reser- 
va. . . 

—Para mí. señora, paro 
mí. 



— ¿Sus costumbres de 
Vd? 

—No adivino. . Pero, 
en fin: yo soy viudo, tran- 
quilo, de gusto.< senci- 
llos... 



— ¿La quiere Vd. cuapa 
ó lea? 

- jPshe! Me da lo mis- 
mo... Lo que deseo es que 
sepa remendarme bien la 
ropa... 



— Eso es lácil de con- 
seguir. Y... ¿la prefiere 
Vd. soltera ó viuda? 

—Pues diré á Vd. tam- 
bién me da lo mismo... 




—Veamos, si: Vd. desea, 
'inte todo, que sea hacen- 
'losa: una mujer, que ha- 
ciéndose cargo de su si- 
tnación. convierta su ca- 
sa de Vd. en un nido de 
tranquilidad y de ventu- 
ra... 



—Eso, señora, eso. 

~Y una vez casado con 
ella.. . 

— Pero. . . ¡es que yo no 
quiero casarme, señora! 



—¡Cómo! ¡y viene Vd. á 
mi casa para..! ¡Pillo! 
¡inmoral! ¡aleve! Francis- 
co, ponga Vd. al señor en 
la puerta! 



— Pero, portera, ¿no me 
habia dicho Vd. que era 
el piso segundo?. . 

— Si; señor; puerta de- 
recha. Pero el señor ha 
entrado en la de la iz- 
quierda, ¡y lo quealli hay 
es una agencia de matri- 
monios! 



iS¡^JíJ'sMxírí,.,^.1 -jí. '«.tí.^ ^. . . 4. 1. . .„..-i. ,_..... . 



. . «.jáui», . .. iiíí.SÍiái/í£s£áik!Í!^¿ £,». -^_..i.ag.. 



í..-;¿s3íc¿;s¿^^i«fe' íi ^.s&ííssfeií;.. 



236 



EL CASCABEL 



íijaré en ella mis lentes, 
y sabré sus diferentes 
impresiones. 

Se alza el telón, ella mira, 

ya sonríe ó ya suspira, 

yo la acecho: 

al fin me voy enterando, 

el latido contemplando 

. de su pecho. 

Algo tremeuao ha pasado, 
pues el pecho se ha inliamado 

de la dama; 
ya respira más tranquilo, 
y yo voy tomando el hilo 

de aquel drama. 

¿Mas qué ocurre? El abultado 
seno que yo he contemplado 

late aprisa, 
y oprimido se estremece, 
más de pronto se hincha y crece 

con la risa. 

El galán de la comedia 
á la actriz con fuego asedia, 

le habla al alma, 
la ha de convencer ahora, 
pues que veo en la señora 

mucha calma. 

Debe enredarse la trama, 
y por fin termina el drama 

con un tiro: 
mi dama mira hacia el techo, 
y se escapa de su pecho 

un suspiro. 

Esta función me interesa, 
y no dirijo á la Empresa 
ni un reproche, 
porque el drama no he oído: 
más me voy muy complacido 
esta noche. 

José J/^ Mendoza. 




NACIONAL. — La exce- 
lente compañía de María 
Tubau sigue cosechando aplausos d^ sus 
intermitentes admiradores. 

Y decimos interniit entes, porque á lo 
mejor acuden en tropel y llenan el teatro. 



haciendo algo muy justo, ó á lo mejor 
lo dejan desierto cometiendo una injus- 
ticia imperdonable, y tanto la distingui- 
da actriz Sra. Tubau como los artistas 
que la acompañan, trabajan con fé y co- 
mo Dios manda, y el arte exige, como lo 
atestigua la acertada interpretación que 
há cabido á «Frou-Frou», «Andrea», «De- 
mi-Monde», «El guardián de la casa», «Di- 
vorciémonos», etc.. en cuyas obras se ha 
podido ver el talento de la Sra. Tubau, 
aplicado á papeles diversos, desempeña- 
dos con verdad y gran conocimiento del 
teatro, é inútil es decirlo, vistiéndolos 
con riqueza deslumbradora y buen gusto, 
superior á todo encomio. 

La Srta. Badillo, cada dia gana más 
simpatías entre los concurrentes al Teatro 
Nacional, simpatías bien merecidas, por 
cierto. 

Lo mismo ocurre ñ la Sra. Martínez. 

Manini también es muy justamente 
aplaudido, lo propio que el Sr. Valles, del 
que puede decirse que se ha hecho suyo 
el público. 

Aguárdase con impaciencia Thermidor, 
íObra que será representada con todo el 
aparato y lujo que requiere su argumento, 
y que, adquirido el derecho de represen- 
tarla en español, por Ceferino Falencia, 
ha sido eslrenada en España por la misma 
compañía que nos la hará conocer breve- 
mente. 

«Luisa Paranguet». obra que viene pre- 
cedida de gran fama, se estrenará después 
de escrita esta revista. En la próxima po- 
dremos ocuparnos de la obra, arreglada 
al castellano por el conocido critico espa- 
ñol D. Pedro Boflll. 



POL.ITEAMA.— El vastísimo repertorio 
que posee la compañía Falconi, hace que 
el público del Politeama goce de la repre- 
sentación de buenas y variadas obras. 

La Sra. Boetti Valvassura sigue tocando 
la cuerda trágica con la competencia y 
maestría que siempreje ha reconocido el 
público. - 



ONRUBIA— «Consuelo», «La fuerza de 
la conciencia». «Bienaventurados los que 
lloran», «Realidad» y «El tanto por ciento», 
son las obras que han hecho el gasto du- 
rante la semana. El desempeño de las mis- 
mas ha sido satisfactorio, como de cos- 
tumbre. 



EL CASCABEL 



237 



La señora Echevarría, y los señores Ge- 
lé y Prado muy aplaudidos. 



SAN MARTÍN.— Estrenóse «El rey que 
Rabió», con buen éxito. Casi lodos los ar- 
tistas, que desena peñaron dicha obra en el 
Pasatiempo, han tenido su mismo papel 
«hora, y los mismos aplausos también. 

El coro de doctores, celebrado como 
siempre. 

Pronto tendrán lugar en este teatro los 
estrenos anunciados. 

Hay curiosidad por oir la "Cavalleria 
Rusticana» en casiellano. 

«Se ensayan «La Campana Milagrosa». 
«Tetuan», «El legado del tío» y otr.is obras, 
locales unas, importadas otras, nuevas 
todas. 

La empresa lo entiende. 

Y el público acude. 



ZARZ ELA.— Es el teatro de !as tiples. 

Y de los llenos y de los eslrenos tam- 
bién. 

«El organista )), la novedad de la semana. 
fué bien recibida por el publico, especial- 
mente después (le las primeras escenas. 
(jue son algo lánguidas. 

Y ya que del éxito de «El organista» ha- 
blamos, bueno ser';i decir i[iie en gran 
parte se debe á Ju;irez. que está muy bien 
en. su papel y que hace resaltar los chistes 
(liciendolos con notalile'naturalidad y sin 
subrayarlos, como hacen algunos acto- 
res, que parece quieran decir al piÜDlico: 

— Ríanse ustedes, que el chiste es gordo. 

Nuestro aplauso á Juárez, al que secun- 
daron bien las Srtas. Aranaz y Linares y 
los Si'es. Mesa y Seva. 

COMEDIA.— Mal informados, no anun- 
ciamos el beneficio de Ruiz, pero aho-^a 
consignamos con gusto el éxito que obtuvo 
el viernes pasado. 

Teatro repleto, aplausos ai por mayor y 
regalos en abundancia, ¿qué más? hasta 
una canasta llena de conejos, pavos, etc.. 
que le enviaron Gil y Mesa, á guisa_de re- 
p!-oche. por la flacura, o flaqueza (3 falta de 
carnes de que hace gala Ruíz. 

Lo de la coronación del busto del be- 
neficiado resultó una humorada de mu- 
cho efecto. 

Y el beneficio resultó también. 

No menos animado estuvo el de la seño- 



rita Aceves. la que recibió pruebas de lo 
mucho que se la aprecia. 

Y... no disponiendo de más espacio por 
hoy, cerramos esta revista pensando en 
que pronto el uso del sistema telegráfico 
se impondrá para escribirla. 

¡Ah!... la compañía del Odei3n se estre- 
nará con «La Favorita», el 22. 

Después oiremos «MisHelyet», la autén- 
tica, la que ha obtenido éxitos francos; no 
la que más i) menos desfigurada hemos 
conocido hasta la fecha. 



PASATIEMPO.— Función por seccio- 
nes y á treinta centavos. Raratura y buen 
gusto, como si dijéramos. 

Al frente de la compañía figura el inte- 
ligente actor señor líoldan. 

Ya nos ocuparemos de esta compañía 
en el próximo número. 




Cumple p'ir Semana Santa, 
con religiosidad tanla 
Julia el precepto divino, 
que esa semana no aguanta 
al novio que no es marino.' 
Y con instinto cristiano 
cierto año que no halló á mano 
un pretendiente de //U^r 
á fin -de no promiscuar 
se buscó el'novio hortelano. 



H 



Llégala hora del eclipse y entrega Cali- 
no un cristal ahumado á (iedeón, dicién- 
dole: 

— Ahora verás el eclipse. Gedeón toma 
el vidrió, mira el sol. mira el vidrio y lim- 
piándolo hasta dejarlo en su estado primi- 
tivo, exclama: 

— A mi no me gana natUe á limpio. ¿No 
ves que el vidrio est.i ahumado? 



Sopla Ramón la vela, Inés la apaga, 
pero ninguno de !ms dos la paga. 



238 



EL CASCABEL 



Calino.— So voy (\ casa de Mr. Gos- 
thafdt á ver el eclipse. 

Gedeón. -No vayas, que Mr. Goslhafdt 
es protestante y tal vez no crea en ello. 



Hay en nuestra sociedad 
señoras, que del amante 
prefieren la calidatl. 
y hay señoras que al insUinle 
prefieren la cantidad. 



Aurora, es una ideal 
y hermosisima mujer, 
mas fria de un modo tal 
que Aurora bien puede ser 
una aurora boreal. 



El señor Intendente podría encargar á 
'la inspección de teatros de una tarea nece- 
saria. 

Podría ordenarle la confección de un 
Mcmi'al (Je cultura teatral para uso 
fiel pi'MU'o. Tal vez así evitaría ciertos 
escándalos, motivados siempre por los ca- 
balleros que van al teatro para hablar en 
voz alia, reir y hacer alarde de poca cul- 
lura ycarencia absoluta de educación. 



Y. . . basta de sermón perdido. 

Narraremos un hecho, por demás curio- 
so, que ocurrió el lunes en la Zarzuela. 
durante la representación de El Orga- 
nista. 

Cinco caballeros (al parecer) ocupaban 
un palco alto, próximo ú las tertulias del 
mismo piso. La conversación era muy ani- 
mada en dicho palco, tan animada que 
molestaba á la concurrencia. 

De pronto se levanta un señor que ocu- 
paba la tertulia más próxima al palco, y 
dice en alta voz: 7 

— ¡Señoras y señores! No atiendan Vds. al 
escenario. La función se representa aquí!! 
(Señalando el palco que ocupaban los cinco 
caballeros). 

Resultado: ovación al aulor y desapari- 
ción de los cinco caballeros, que segura- 
mente fueron á conversar y reir ií otra 
. parte. Y á fé que hicieron bien. 



El matrimonio, Cjaal lo manda Dios, 
ha de ser un monólogo de dos. 



Con resultado infructuoso 
seis años Juan ha estudiado 
sin llegar .1 licendiado, 
pues se qued(t en licencioso. 




ondencía 



^>- 



Li'cas.—Si. ya sé: (iomez. 

Uno. — No puedo consentir qut' atropelle V. 
;i Jas mii.sas. 

1{. P. P.— No sirve. 

D/'f/i'/lo V.— No, señor; 110 lo digo. 

Incófinilo.—X V. se figura que no le conoz- 
co'? Hay un tuho del verbo tener, (lue parte 
los corazones. 

P/o-P¿o.— Como ios parte aquel; 

«lo que ¡tallamos hecho 
bien heeho está» 

.T. M. ,/.— :\I¡re V. como aprovecho su inicia- 
les: .lesús María y José!... 

T. D. /?.— Siento mucho no complacer á V.. 
pero si en el primer verso encuentro un sol 
rcfle.ciro es natural que no siga. 

Con$HUor.—\y,o por Dios! No me mande V. 
el manuscrito pues he jurado no emitir opi- 
niones de tal Índole. 

Luisilo.—í^a aprovechará algo cuando sea 
oportuno. 

Soí/ 10.— Bueno; ya verá V. como aparece 
el retrato de su querido artista. 

Betún. — ,Qué negro es eso! 

S>'sci'/lo)'.—].e diré á V.; el ser suscritcr 
no autoriza á nada, y menos a exigir que se 
publiiiue sus versos; y mucho menos siendo 
tan malitos como son los pobrecitos. 

C. S. C— Si. 

L. A. .s'.— según y conforme, pero es mejor 
que pase V. por esta su casa, y hablaremos 

Pf'pi'n. — Supongamos que hp dicho que no. 

L. M. — Mande V. la firma. 

Til rí-o.— \.o mismo digo; con seudónimo no 
se publicará. 

l)iienile.—y.o i'S para Ei, C.\hiA!!i;i.. Se ha 
equivocado de bu;<ón. 

/.. I'. P.— ídem, idi'in, ídem. 

T. D. <).— Bueno, no l'alta razón pero no h;iy 
para tanto. 

I/ii/lex. — ...¿V no sería mejor que hablára- 
mos? INjrque si (íontesto aquí, lleno la sec- 
ción. 

.\.li;oi-ni)i/'ie.—lU'cib\ la suya. Haré lo (jue 
pueda. Lo última-menie reinitido no me acaba 
de gusl;ir. i. anciiniente. 



N »,'¿:f ■:■'. 



EL CASCABEL 



23n 



SUCURSAL 



DEL 



BiNCO DE SiBíDELL 

CALLE MORENO 

ESQIHNA BlEX ORDEN' 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 

(ESPAÑA) EN 188Í 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país. — Importación 
de productos españoles en general. 

Se dan giros á la vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pneblos. también 
con beneficio 

lloras de tiespaolio. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias festivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



LA HISPANO-ARGENTINA 

compañía NACIONAL DE SECUROS 

CAPITAL SOCL\L $ 2.000.000 M N 

Autorizada por Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta, eti el Registro Público 

de Comercio 



Setfuros de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Vio toria — 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 



Teodomiro Suné 

ESiPJBANO Pt'RLrCO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 

Higiene de la boca 

Si se desp.'i tener una hermosa v brillante 
dentadura, úsense, dp-spué.* de comer, los pol- 
vos denl íf'i'/cos ]/ jabonosos de 'Jrantcell. 

son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivainenti^ de Ingredientes esi)eciales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 

SE VENDEN 



i:x L.v 



DROGUERÍA Y FARMACIA INGLESA 



I )j ■; 



E. F. CRAAAVELL 

647-CALLE VÍCTOR I A-647 

Entre Perú y Cliacalmco 

~ GRAN 

TALLER DE FOTO-GRABADO 

EMILIO A.'COLL Y C^ 

2164— Calle Chile— 2164 



Se hacen toda clase de grabados en zinc 
foto-grabados directos, etc. 

Reproducción de cuadros al óleo, acuarelas 
y toda clase de dibujos. 

Ilustraciones de obras y revistas. 

Materiales de primer orden. 

COOPERATIVA TELEFÓNICA. 2011 



GRAMÁTICA CASTELLANA 

COX AP.RE(.LO AL PROGl;AM.\ OFItlAL 
Por r.o^ SP:ÑORK:í * 

OOBRANICH Y MONNER SANS 
Véndese en las principales librerías 



EL PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BURNICHON & C'"^ Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

PRÓXIMAMENTE 

INAUGURACIÓN. DE LOS NUEVOS LOCALES Y APERTURA OE LOS ^UEVOS DEPARTAMENTOS 

i 



''4í'- 



240 



EL CASCABEL 



LA LECHE Y LAS FUNDACIONES 



■¡£É^:^ir'- 



Kl Dr. A. tiene ?ntre manos un estudio curiosísimo, sobre la influencia de la leclie en Ifté 
fundaciones de pueblos ó ciudades. iJe tan luminoso estudio entresacamos los siguientes pa- 
rra ios. 

«Es innegable dicha influencia. - -;# 

Rómulo yRemo¿,(|ué hicieron antes de fundar á Roma'? ' w. 

Mamar: esto es evid nte. 

Una loba les amamantó y del silutifero licor con que ambos infantes se nutrieron, brotó 
clara y poderosa la idea de un pvíxn pueblo. 

¡Dentro de un pezón estaba líotua! ¡Ahí ¡Por caán diversos medios se vale la Naturaleza 
para inocular las ^^randes ideas. 

Está suticientemente probado que ü. Pedro Mendoza era un delirante aficionado de la leche. 
La Historia, en sus inmensas páginas, nos da numerosos ejemplos de fundadores, partida- 
rios del régimen lactífero. 

Concretemos á nuestros días, al presente siglo, á los últi- 
mos años, al mes de ^larzo [»asado. 

El Hjven Rodriíiucz era un melancólico ser, tan mal estudiante 
como apático para la comida. 

Su cerebro era un si'itano sin luz. 

í^a angustiada madre de líodriguez, probó infructosamente 
todos los medios para curarle de aípiella estupidez crónica. 
Xada consiguió: el joven solo sabia es;'ribir veríos. 
l^or último la autora de svis días vio con sombro que Rodrí- 
guez se robustecía, (|ue ya almorzaba con apetito y que no decía 
tauí'as necedades. 

Ihiscando con afán la causa de semejante transformación, 
supo la amante madre que provenía de unas camisas. 

¡Si! De unas camisas que la obtusa mu(ama había tenido en 
romo.io dentro de un tarro de leclie úe L<i Morlona, y las cuales 
después de plancii-idas había usado f^udrifíaez. Este ya á salvo 
se ha (lado a betier de aqnél:a, exclamando: 
— ¡Ay (|ue leche! 

Y aípií de nuesti'a ti'sis: Roüripuez es lioy fundador, 
lia fundado un diarivi cuyo titulo es: c>f]l presupuesto, ó sea 
la vaca lechera». 




.;4 



lechería la martona 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




LECHE PURA, CREMA, MANTECA FINA DEL DÍA 

Quesos CAMEMBERT y BRIE 

VENTAS POR MAYOR Y MKNOR EN SUS DEPÓSITOS 

2^4, SUlPACHAy 2J4 y Florida esquina Tiicuman 

A! menudeo en los principales almacenos. 



Imp. Méjico 832— SecdiR de n\>T%- 



K. Piiig 



■^V'^'r^..-:fft'^^;'iL 



.■■t;-:.í;^^.t\;: V- ;-..,>:; ;í 



Wsiék 



■'■- jrWü/¿T¿iá*.v. 






Año II Baenos Aires, Abril 27 ae 1893 Ntim. 69 



"^ ' Um |»i '. I J IIi' ■ -" i' . ' "l" i i r BI P' " 1' *U f "*'" ' . ' ^ ' " 



liUHf ' "" ri'T ü i' H" ^ "" 



r< mw * i - jMj ..f M — -ytw j »; ^ Tr; 







% 



La eerrespondencla á nombre del Director 



Eci&ccion j ÁdmÍDistracion: ALSINA 939 (altos) 

HORAS -DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . $ 0.10 el número 
Número atrasado . , . . » 0. 15 id 



SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 



Director: ENRIQUE COLL 



DOCTOR ARISTÓBULO DEL VALLE , 




Fotograbados de Emilio A. Coll y C> 



Orador (l¡.*ti;"iiriudo. 
(]iie es en mil ocasionos, 
á un padre de la Iirlesia parecido 
porque compone muchas oraciones. 



.-ÍA-tS VV--Í--Í 



^■^ 



242 



KI. CASCA BKL 





-->.íí:»« 

lA.NDO el preí^ente nú- 
mero de El Cascabel 
vea ]f\ luz pública 
será un hecho el Ate- 
neo. 

La inau guración 
oficial habrá tenido 
lugar el martes, dia 
aciago, y día señala- 
(io para recibir por 
las de Gómez, y los diarios grandes se en- 
cargarán de comutiicardetalles al público. 
El Ateneo era necesario, y pues que lo 
tenemos ya, saludémoslo, deseándole que 
sea lo que ha de ser. Es decir, un centro 
de cultura, un templo de las artes y nunca 
una sociedad de bombos mutuos. 

Si el Ateneo cumple su misión, Dios se 
lo premie. Y si no. se lo demande. 

Lo primero que ha de procurar la nueva 
sociedad es ensanchar el local, ó buscar 
otro, á fin de evitar inconvenientes. 

Por ejemplo los que impidieron que la 
inauguración tuviera más concurrencia. 

— ¡Esto es cruel! decía un socio que i 
pronuncia mal las ^^ses y que quiere corre- 
girse e! vicio ovendo leer á Oyiiela. . . 
¡esto es cruel! 

-¿Qué? 

— Pues que no puedo invitar á la fami- 
lia de mi Elena, por(|ue abulta mucho. 

" — ¿Elena? 
- —No: la familia. Y yo lo siento por ella. 

— ¿Por la familia? 

—¡Por Elena! Estaba tan interesada en 

íisistir i'i la fiesta ¡Ah! es una cultora 

y admiradora de las buenas letras. 

— ¿Le gusta la caligrafía? 

— No, hombre; la literatura. Mire us- 
ted; cuanda yo a conocí me sentí inspi- 



rado al momento y eché á < orrer hacia mi 
casa y apenas llegué, empezé ;i pedir, gri- 
tando con mucha energía: 

— ¡Papel! . . . denme papel!! . . . papel por 
Dios!! 

— Creerí.m que estaba ustt-d indispues- 
to...! ^:v:ví^fe 

— No: porque al mismo tiempo pedia 
pluma, y tinta y un poco de silencio, olUe- 
nido lo cual me senté y después de gozar- 
me en la recordación de Elena empezé a 
escribir. , ,. 

— ¿Una carta amorosa? , .•.„ 

— Algo iviejor: una inspirada composi- 
ción que si no recuerdo mal empezaba asi: 

«¡Salve. . . oh! preciosa Elenal ' í! , 

te vi y re admii-é:' "-,-'" 

y al instante, noté que " ■:;..,-• 

d^" gracias estabas llena. • .: 

Tú has nacido para mi •. -' ;: 

y h;i de ser. mal que le cuadre, *^'v . 

suegro mió tu l)uen padre ' ■. 

pues vo nací pa'a tí.» ... , . 

— ¡Soberbio! ahora ^a pueden ladrar los 
perros envidiosos, que diría Marco Nereo 
si se ocupase de Vd. y de sus poesías. . . 

— Soberbio, ¿eh? - 
— f*^i. señí'r. 

— Pues una vez hube desahogado el nu- 
men poético, dije: hay que mandarle los 
versos á Elena, y al punto los metí... , .' 

— ¿En un sobre? 

— No. Los metí en un puchero lleno de 
romero y tomillo á fin de que se perfuma- 
sen. Luego una vez perfumados, se los 
remití y esperé contestación. Esta no se 
hizo esperar. Elena contestó textual- 
mente: > , .^ :. 

((No nos habíamos equivoquido 
el uno para el otro hemos nacido.» > 

Y desde entonces empezamos á querer- 
nos con delirit» v ros pasamos horas y ho- 
ras leyendo poesías y componiéndolas 
también. Ahora, sin ir más lejos, ponemos 
en verso el crimen de la calle de Bulnes. 

l>adas nuestras aficiones, y vista la fa- 
cilidad que para la literatura tengo, me vi 
obligado á hacerme socio del Ateneo: ¡y 
ahora salimos con que el local es chico y 
que por lo tanto, no puedo invitará Elena 
y su familia! 

Valga que la primera velada corre á 



^m 



£ll CASCABEL 



243 



cargo del Presidente y pocos mas. Pero en 
cuanto llegue la hora de la lectura de mi 
composición no se quedan en casa Elena y 
su respetable, aunque numerosa familia. 

Los pintores que piensan concurrir á la 
próxima y primera exposición de cua. 
•dros, ponen el grito en el cielo. . . raso del 
Ateneo. 

— Los ateneístas son unos obstriiccio- 
;nistas, nos decía un pintor que se dedica 
á los efectos de sol y á los pareados. 

— V. dirá. . . 

— Si, señor. Tan solo se nos permite 
exponer obras de dos metros cincuenta, 
fon marco inclusive. E^o es poner trabas 
á la ins[ii ración. Yo no hago nada en dos 
■metros de "tela. Necesito mis espacio. 

Figúrese V. que pensaba trasladar al 
lienzo la dinastía de los Faraones y que. . . 

— Comprendo; no caben en un lienzo 
tan pequeño, 

— De modo que me he de limitar á tra- 
zan figuras cortas de talla. 

— Pinte V. el ministerio actúa!. 

— Pues ¿y yo? — interrumpi('), un nuevo 
artista metiendo cucharada en la conver- 
sación. 

— ¿Qué le pasa A usted? 
■ — ¡Casi nada! Pensaba exponer el retra- 
to de Pellegríni, y ahora resulta que no 
puedo pasnrde los metros 2'50. ¡Y Pelle 
.grini pasM! 

Vaya si pasa. 



De modo que, tenemos Ateneo, modes- 
tamente instalado. 

No importa, por algo se empieza. 

Pero puesto que el local es chico, bús- 
quese otro mejor. 

O bien, para las próximas exposiciones 
artísticas, alquílese un ¡ocal que permit^t 
á los artistas desarrollar sus ideas tan en 
grande corno les plazca!. 

Ahora, en cuanto á les certámenes lite- 
rarios con poco local basta. 

Y si no, ¡al tiempo! 




HOJAS SECAS 



ROBO 



Al que roba lo ageno lo encarcelan; 
al que (¡uila una vida, la ley mata: 
robóme el corazón y me lo ha muerto, 
y aún vive, se divierte, goza y canta. 



EL' AMOR 

—¿A qué vienes-? 



—A engañarte. 



—¿Qué me traes? 



—Ilusiones. 
— ¿Kres sencillo? 

—Con arte. 
—¿Odias algo? 

— I.as razones. 
—¿Qué quieres? 

—Aprisionarte. 
—¿Tu lema? 

— Causar desvelos. 
— ¿Qué me (luieres? 

—Verle herido. 
— ¿Porqué hieres? 

— Es mi anhelo. 
—¿De donde vienes? 

—Del cíelo. 
—¿A donde vas? 

— Al olvido. 
Sólo el matar me divierte; 
me llania el vulgo traidor 
porque el herir es mi suerte... 
— ¿('Uál es tu final? 

—La muerte. 
—¿Cuál es tu nombre? 

—El amor. 



PENSAMIENTO 

El amor es un torrente 
que siempre que se desborda, 
del pecho pasa á ios ojos, 
de los ojos, á la boca. 



ADANES 

Si Eva hubiera cual tú 
sido candorosa y buena, 
todos í'uéramos Adanes 
y el Paraíso existiera. 



CREPÚSCULOS 

.\1 mirar salir del sol 
los hermosos arreboles, 
«•asi casi los comparo 
con mis bellas ilusiones.. 



■.■J:^m¡^, 



:>C%aVH:a^¿;Iww!iU.^-v^^ "^?¿.t- 



244 



EL CASCABEL 



Cuando el sol se vá al ocaso . . 
y se oculta tras el monte, 
me parece que yo pierdo 
gran numero de ilusiones. 

R. Monner Sans. 



EL TRAJE NUEVO 



■ gVRACiAS á Dios que lo tengo en mi 
^^^ poder! ¡Dichosos sastres! ¡cuanto tar- 
dan en hacer un lerno. 

Lo que es si el mió no llega pronto me 
veo obligado á no moverme de la cama... 

Pero ahora... ahora soy feliz! Estoy pre- 
sentable. 

Puedo ir á todas parles sin temor de su- 
frir humillaciones. 

Probemos... 

Ajaja: me sienta muy bien. Lástima de 
no tener armario con espejo para contem- 
plarme un rato. 

En fin, pasaré por la calle Florida. 

Allí hay escaparates inmensos que re- 
producirán el traje con toda exactitud. 

Ea ¡á la calle! Y que Dios me depare buen 
estreno. 

Eh? Parece que el cielo se encapota. 

Lloverá? ¡Cuánta falta me hace un para- 
guas! 

Bah... aprensión y nada más. 

El cielo no será tan cruel conmigo y con 
mi flamante trajecito. 

Calle!.. . aquella niña me ha sonreído. Y 
esta señora también. Pues me parece que 
aquel caballero se dá vuelta para mirar- 
me... ;y sonríe! 

¡Ah poder de la ropa nueva! Si yo tuvie- 
se mala intención cubriría el camino de 
victimas. 

Ahí vienen dos mujeres! 

Son costureras. Como admirarán el cor- 
te de\ chaqué y el p''spuntey todo, porque 
siendo del arte de !a aguga y el dedal... 

■ Busquemos un re uiiebro. 

Yalo tengo! Lleg n; ahora lo suelto. 

—Me las comería Vds.! 

Soy muyexpresiN ■. 

Se ríen, pero á c .• .-ajadas y me miran... 
Toma, pues ahora - la vuelta todo el mun- 
do... bástalos ciiíi ; -idores sonríen bon- 
dadosa, digo mali 

— Eh?.. . qué qu.' 

Usted dirá lo qü 
no lo puedo ver . . . , 



Sóquemelo V., j 



¡ I . i ■ 



sámente 
■ Vd? 

'engo ahí detrás 
;'n papel? 
favor! 



¿qué será? 

, yo 



'¡ñitos? pues vaya 
la puesto perdido... 



Ah, ya! es la etiqueta del sastre... Como 
el traje es nuevo... no la había sacado... 
Muchas gracias...! 

Ahora comprendo las sonrisas y carca- 
jadas. Llevaba en la espalda un papel enor- 
me con el título de la Sastrería. . . «El Sol» 
¡qué nombre más cursi! 

Por qué no he de tener un espejo á mano? 

Por ahora me contento con uno de ma- 
no, que de bien poco me sirve. 

En fin, ya estoy desempapelado. Ya no 
se ríe la gente. , 

En marcha! \ 

Una vidriera! ahora me contemplaré ¡i 
mi gusto. - '. 

¡Magnífico, soberbio!... se ha lucido el 
sastre. 

Ahora, á casa de Zenón ¡i hacerle una 
visita; hace un siglo que se la debo. . ' ■ ; 

¿Estará en casa? Llatnemos. 

— No esta D. Zenon\. , 

...¿Ha salido? lo -^íputo: volveré. ¡Eh! 
aguante V. el perro. ., ¡socorro! que me 
muerde!!... ¿Qué no -í nada? Vaya una 
ocurrencia?... Son c 
unos cariñitos... me 
Dice V. bien; con un cepillo y benzina. Fro- 
te fuerte, más fuerte. '^N'o se conoce?... me- 
jor. Bueno recuerdos ¡\ D. Zenón, y otra 
vez tengan cuidado ro;. d perrito... 

¡Si me descuido con p| perro! Afortuna- 
damente solo ha sido ..| susto. 

Podré ir á casa de G"Z<dez. Justo: que 
me vean las niñas, y (¡ue admiren el corte 
de mi traje. 

¡Déte corte!. . 

¡Carambas, este coche me pondrá perdi- 
do!... No fué nada. 

¡Ave María!... ¿Qué es esto? ¡Malditos al- 
bañiles! Me han eclindo un cubo de agua.- 
No, pues eso no qu'd.i así. 

— ¡Vigilante! Vea V. cómo me han pues- 
to esos brutos. Me han llenado de agua la 
espalda... ¿Que no es agua? ¿Es cal viva? 
Pues me lucí... ¡He perdiólo un traje!... Y 
ahora ¿quién me indemniza?... Si, señor, 
iremos á la comisaría. ¡No faltaría más!... 
Pase, pase V,; yole sigo. 

Dos horas perdidas; un traje perdido y 
total, no tengo derecho á nada. 

Corro á casa; tal vez estando seca la cal 
podré quitarla, y luego, echando mano de 
la benzina, quede salvado el traje... ¡Qué 
apuros. Dios mío, qué apuros! 

Apretemos el paso. 

Demonio... Ahora sí que el cielo se enca- 
pota de veras. . . Ya relampaguea... ¡Ya. 



.'■^'¿■■^'' 



,.► ;.^ i*rV=- 



ú 



MÉÉMHÉI 



^ff'r 






EL CASCABEL 



245 



escampa! Corramos... No hay remedio; 
estoy mojado como una sopa... La cal se 
me habrá corrido y mulliplado. . . . - 
¡A.diós, ilusiones! . 

L ¡Cualquier día vuelvo á estrenar traje 
;sin asegurarlo conlra riesgos imprevistos! 

Andrés Sole?\ 




-^m-^-- 



COSAS . 

QUE DAN MUCHO GUSTO 



Sale á la calle un señor 
vestido elegantemente, 
convencido íntimamente 
de (]ue se halla encantador. 

Y dá la casualidad 

•de que al pasar un carruaje, 
con barro, le pone el traje 
hecho una calamidad. 
Justamente exacerbado 
dirigiéndose al cochero. 
— ¡Bruto!— dice el caballero. 
—¡Torpe!— prosigue indignado. 

Y ya detenerle intenta, 
cuando vé en el interior 
del vehículo, un señor 

á quien le debe una cuenta. 
Al instante echa á correr 
mirándose en trance tal, 
y como es lo natural 
¡siente un inmenso placer!... 
Para todos hay un día 
en que nos suceden cosas 
de tal modo deliciosas, 
que nos llenan de alegría.' 
Por ejemplo: una mañana; 
recibiendo la tarjeta 
para un baile de etiqueta, 
aceptáis de buena gana. 
Os vestís como es debido, 
y al entrar en el salón, 
os pegan un 'pisotón 
que casi os priva el sentido. 

Y cuando os vais á sentar 
encontráis á una señora, 
que con gracia encantadora 



os compromete á bailar. 

No está bien mostrarse adusto 

con pareja tan bonita; 

pero el pié se os irrita 

y os produce mucho gusto. 

El huffel se abre por fin, 

y con bastante apetito 

os vais poquito á poquito 

á disfrutar del festín. 

Os Sintáis junto a una dama 

elegante y distinguida, 

la que al mirar la comida: 

—¡Esto dá náu.seas!— exclama. . 

La señora inapetenie 

se ¡as arregla de modo, 

que la produce asco todo, 

y os lo dice claramente. 

Y por el buen parecer 
no 03 atrevéis á ci'nar, 
y os tenéis que levantar 

y al fin os vais sin comer. 
Asi termináis el día, 
así os metéis en el lecho, 
y lleno de go/.o el pecho 
exclamáis: —¡Cuánta alegría! 
Otro placer sin igual 
del que gocé sin rebozo, 
(y le deseo este, gozo 
á aquel que me quiera mal) 
fue, el inmenso que sentí 
no recuerdo bien (¡ue día, 
en que esperando al tranria, 
llegó el tranvía y subí. 
Penetré en el interior 
y me acomodé risueño, 
recordando un grato sueño 
(lue tuve el día anterior. 
¡Qué dulce ilusi<')n! Soñé 
que á Emilia me declaraba, 
que ella no me rechazaba, 
y con ella me casé. 

Y pensando en que era Emilia 
hermosa como un querube, 
veo ¡oh placer! que ella sube 
al tranway con su familia. 

— ¡Cuánto ¡íusto! 

— ¿X'omo está"? 
Les hago sitio á mi lado, 
y me entero del estado 
de salud de su mamá. 
Pero luego, cuando quiero 
abonarlas el pasaje, 
¡recuerdo que en otro traje 
me he olvidado el dinero! 

¡La vergüenza y el disgusto 
que pasé en esta ocasión! 
...Y justamente estas son 
cosas que dan mucho gusto. 



Luis García. 



■*--*• 



■ A-- -x" ,,■.;, '•• '■■ 

■a-'' {' --■ .'ií' :>;■-" i- ■■ í- "1 



$-■ ^;>^'- 



.*?fei 



'lfP"''W^IW— ! 






246 



■p'^-í¿~:? ■: 



EL CASCABEL 



.r:t:^- 



PARA LA EXPOSICIÓN 







— Pero eso es una imprudencia. Portiue todos van á conocer (|iie yo lie sido la modelo de 
tu cuadro «Venus saliendo del mar.» 

— No lo creas, pues te pinto con los pies en el aire y la caheza dentro de! agua. 



CARTA O 



QUERIDA Marta: ya que los negocios 
de tu señor esposo y dueño le man- 
tienen alejada de la gran metrópoli, de esta 
Atenas, de este Paris-petit, tan querido y 
lan bullicioso, y ya que no te conformas 
con permanecer ignorante de lo que por 
aquí ocurre en arte y modas, nuestra eter- 
na preocupación, te mando dos cosas para 
que te instruyas. La primera es ElDi:- 
>*¿0; lee la vida social del mismo y con- 
véncete de lo mncho que adelantamos en 
sociología, ó sociabilidad. La segunda cosa 
que te mando es una carta, escrita por mi, 
y en la que pretendo enterarle de lo que 
por aquí ocurre. 
¿Vamos á los teatros? 
Todos funcionan, y solo falla que llegue 



(1) Que merece ser leiila. 



la compañía de ópera para ser complela- 
mente felices. 

En el Nacional tenemos ú )a Tubau. ¡Qué 
mujer! y ¡qué trajes! Estoy admirada. 

Las obras que pone en escena la compa- 
ñía son muy buenas. Vieses tú como jbai- 
lan el minué en Paria fin de siglo! 

No se puede pedir mas. 

Viéndolo bailar me acordaba de las soi- 
ree.s" de Mar del Plata, las del B fistol se 
entiende, en donde resuciiamos bailes anti- 
guos, y pusimos de moda el gato y el X)^- 
7Hcon. 

En el Politeama y en el Onrubia tam- 
bién tenemos alta comedia y drama, pero 
el público elegante se muestra un poco re- 
traído, y es porque se reserva paraila tem- 
porada lírica. 

¡La Ópera!... ah, la ópera! Dará guslo 
de ver el teatro. 

Las principales familias han tomado pal- 
cos y tertulias por asalto. El abono es bri- 
llante y ia compañía también. 



)•- 



ItiífÉi-tÜÍií 



¡^¡..^sM^MhfiÁí; 



■^ÍK 



líL CASGABtíL 



247 



Nos hsrán oiv Falsía/ f y otras nove- 
dades. 

¡Figúrate qué suerte! ¡Y qué trajes se lu- 
cirán este año! ¡Sorprendentes! Primero la 
muerte que dejar de asistir á la Ópera. 

La música. . . es agradable. ¡Pero la con- 
currencia ! 

Y luego es tan elegante ir á la Ópera ¡Qué 
diria el mundo si no fuésemos al teatro!.. 
Ya te he dicho que por ahora todos lle- 
van vida lánguida, si exceptuamos los que 
funcionan por horas, y á los que se asiste 
en traje de calle, ó de casa: es igual. 

Lnego... ¡pásmate! vamos á tener den- 
tro de pocos dias, una exposición de cua- 
dros en el Ateneo, para la cual y expecial- 
mente para el vernísaye^ se preparan 
nuestras elegantes á lucir ío¿7cííes primo- 
rosas. . 

Me parece (|ue estoy en Paris... ;E1 sa- 
lón, el vernisage! ¿No le mueres de en- 
vidia? 

Qué bonito será el Ateneo, con sus óleos., 
porque se trata de cuadros al óleo, y sus 
pasteles, porque también se admiten pas- 
teles, y sus barros-cocidos, por que los 
crudos quedan prohibidos. . . 
Ya verás', ¡ya verás qué exposición! 
Es decir, no lo verás. Pero lo leerás por 
que los crdicos, personéis inteligentes en 
arte, dictarán su fallo desde los diarios. 

Ya ves pues por lo dicho, que estamos en 
plena actividad artististica. En cuanto lle- 
guen los jilgueros de la Opera ya no nos 
faltar.» nada. 

No juzgo el trabajo de la Tubau, ni el 
déla Boetli ola Echevarría por que, repi- 
to, me defiendo para poder ir á la Opera. 
Y luego, representan unas obras tan rea- 
listas ! 

A lo mejor se puede dar por aludida al- 
guna señora. 

En cambio cantando t^do pasa: no hay 
crudezas. A lo sumo las que se lucen en 
los palcos. 

Adiós, querida Marta: lee la vida social 
envidíanos el vernisage y consérwaie bue- 
na. Yo, por mi parte, me conservo, y no es 
poco mérito viviendo como vivo en perpe- 
tua agitación, y casi ahogada por esa at- 
mósfera artística que nos envuelve, á los 
delaville. 
Tuya 

Aufwra. 
Por la copia indiscreta 

Antonio F. Molina. 



LAS FLORISTAS 



Llegué con apetito. 

pedí al mozo mi cena, 

y trájome fiambres 

y luego unas croquetas 

y luego un estofado 

(jue lo comí á conciencia, 

y cuando me encontralja 

absorto en la tarea 

de despaciiar á gusto 

un guiso de ternera,' 

cierta florista joven 

nie ofrece unas violetas. 

Las tomo, y ai instante 

la joven se me acerca, 

rae pone en la solapa 

las llores con destreza. 

mas ¡ay! junto á mi t>razo, 

(|ue con su cuerpo aprieta. 

el suave calor noto 

de su redonda pierna , 

y siento que la sangre 

me liierve por las venas, 

en tanto la taimada 

me mira con tijeza. 

y dice, coa dulzura: 

—Las flores son muy frescas. 

— Mas fresca eres tú, iiermosa. 

— ¿De veras? 

—Sí, de veras. 

—Usted es muy bromisla. 
—Y tú muy liechicera 

...Y tras de unas palabras 

se marcba con su cesta 
cobrándome muy caro 
el tamo de violetas. 

Quiero seguir comiendo 
el guiso de ternera, 
pero recuerdo cosas 
de la ííorista aquella. 
y el paii se me atraganta 
y tengo inapetencia, 
y en tanto la florista 
siguiendo vá las mesas 
y vende sus ramitos, 
á tiempo que bromea 
. con unos y con otros 
solicita y coqueta. 
Yo miro todo esto, 
y lleno de estrañeza 
observo que quien tiene 
cunversacíon con ella 
se pone colorado, 
deglute con gran pen-a 
y pierde el apetito, 
y se alza de la mesa, 
y toma su sombrero, 
y vase con presteza. 

II 

Durante un mes seguido 






.'tí^^Tíñ^::-'^. .-¿^i^Á¿^lM^L^'~i^^^J^^jjLti%^j¿?. 



v'-VÍ-,' — ;■ 



248 



EL CASCABEL 



^ ,V <---'v.^^^v.s^.:.--^^-i^¿.-¡í^¿,:,^^^f-^^i,.<¡:f¡^^'r¡r,,-Y-,'^í ,.r ;^-'.j.5 .;^ir 



VOLUCIONES 




:^ 












' 1890-189.*» 

Evoluciones 
de los sombreros, 
para señoras 
y caballeros. 






r;-'-í.-;*.yB*.'v 



EL CASCABEL 



^:s^- 



249 



HOJAS DE UN ÁLBUM 







APUNTES, por Vaamonde 



■I, .Í"".'ÁSv í.',' -1 _,i¡. ■.«-.^í'iiSíj»- 



fee.&" 



250 



EL CASCABEL 



pasó la misma escena: 
llegaba la fiorista, 
hablábanos risueña; 
pero era el resultado 
de aquellas conferencias 
(|ue tr.is p.igar carísimos 
los ramos de violetas 
y estar todos mirando 
á la florista aquella, 
nos producía á todos 
atroz inapetencia. 

Del liesln tiroitl e\ dueño 
al ver su clientela 
sin pizca de apetiro, 
nerviosa y macilenta, 
un día cá la florista 
echó con faz severa, 
dicendo; 

— ¡Mucho ojo 
que por aquí la vea! 
Todos se lo aplaudimos , 
y desde aquella fecha 
¡nos hemos puesto en cura 
de una feroz dispepsia! 



Jase M' Mendoza. 



^IS? 



LECTORES DE FOLLETÍN 



s decir los que leen por 



enliegfís. 



H flHHH Los(|ue en pequeñas 

^1 ^^^^H dosis reciben sensaciu- 
H ^^^^H' fuertes, porque un 

^1 ^^^^H Sin cuarenta 

^^^^^^^B muertos y qumce heri- 
^^^^^^^H do~, amen de unos cuan- 
^^^^^^^H loscontiis no es folle- 
^^^^^^^ tin interesante. 

Yo. Irancanaente, ad- 
miro ii los que tienen la paciencia de leer 
una novela interesante, alnaorzando, co- 
miendo y durmiendo, mientras esperan la 
continuación . 

Conozco una lectora de folletines que lle- 
va seis meses consecutivos entregada á la 
lectura de «El trípode enamorado ó sea el 
exterminio de una raza». 

Antes de empezar la lectura de tan inte- 
resante íblletin, en casa de dicha señora 
lodo estaba en orden, y la casa y la dueña 
daban gusto de ver. 

Esta era lo que se llama una real jamo- 
na, y el marido puede decirse que vivia en 
un paraíso. 
Ahora es distinto. 
La casa parece un infierno. 
Ruperto, que asi se llama el patrón, 



nunca puede almorzar (\ la hora acostum- 
brada. 
En vano vocifera: ' ''V 

— IMariu!.. . que es larde y he de almor- 
zar!! :.,,^ 

Maria contesta de mal humor. 

— Espera que acabe el capitulo: ahorck 
estoy en lo mas interesante. El conde de^ 
saña al marques, después de haberle sa- 
cudido el polvo á la condesa que estaba en 

amores con un arriero vulgar ¡Oh 

([ué situación! 

— Para situación la mía. Son las once y 
el almuerzo no psli listo. A las doce he 
de estar en la oficina 

— Dale una escusa a! jefe. Díle por ejcm- 
[)lo; «las exigencias del hogar son las que 
primero atiendo», como dice el bandido al 
conde 

— ¡Pero qué conde ni qué bandido!..... 

— :5i hombre; el conde Astolfo, cuando 
cae en manos del bandido y este le niega la 
comida. . . 

— Bueno María; no sefis bandido, y dame 
el almuerzo. Considera que yo no soy con- 
tle ni cosa parecida; refiexiona que soy un 
misero empleado y que como á las doce no- 
esté en la oficina recibo un susto... ¿Me 
.las el almuei zo? 

— ¡Voy, hombre, voy! 

Y el pobre Ruperto come un bife que pa- 
rece un adoquín, y unas cuantas papas^ 
carbonizadas. 

Después se lanza á la calle, y vá á la ofi- 
cina. Mientras tanto la esposa no pierde 
el tiempo. Renueva la lectura y se enter- 
nece al llegar á la escena del jardín cuan- 
do el trovador dice á la castellana: 

«Tus pupilas me iluminan y ta boca me 
enloquece. Pide lo que quieras y sera 
tuyo. ¿Quieres la cabeza del rey moro, 
nuestro vecino? La tendrás. 

¿Quieres joyas y honores? Conquistaré 
unas y otros. ..» 

— ¡Ay! suspira Mana, no me trata asi mi 
Ruperto. El otro día lepedi un corsé nue- 
vo y me contestó de mala manera. ¡Qué 
dulce debe ser tener un trovador! Desde 
hoy sonreiré á Miguelin, mi zapatero, el 
cual creo que será capaz de todo... ¡Po- 
brecito! ...como se enternece en cuanta 
me vé entrar en su casa! 

El otro día, en vez de tomarme la medi- 
da de unos zapatos, se tomo alguna liber- 
tad y se ganó un puntapié... 

¡Pobre Miguelin!. . . Desde hoy le trataré 
con dulzura. 

¡Tal vez es el trovador que me falta!. . .» 



I.' í* -.A:..¿<f; 



EL CASCABEL 



251 



EL NIÑO TRAVIESO 

ó 
LOS GANSOS VENGATIVOS 





-■C) 



-•■i>T 




.é: A. 












'^"IL 



HISTORIETA MUDA, por Busch 



i^í'vJá. ^■l;iJ^ü." /.-. ' 'Vl^4-^.l:Í'J^^L.€¿t^t':^S-^ 3*;-"Wsí!v--¿.i , 



V:. .-V^.C-:a^t^^i^---!í.-i¿:á!¿*'lS,"- ^^ --Viv-, 



252 



EL CASCABEL 



. Cuando el pobre Ruperto llega á casa al 
anochecer se encuentra con que la mujer 
ha terminado la ración de lectura y está fu- 
riosa porque el tollelin del dia termina en 
un punto interesante, dejando el ánimo 
en suspenso. 

"Tal es el mal humor de la mujer que 
■aoenas pryeba un bocado durante la co- 
mida. 

Llega la hora de acostarse y no hace 
*más que dar vueltas en el lecho. 

El marido se amosca. 

— ¿Qué te pas;i?— pregunta por fin. 

— Estoy calculando, que harii el conde 
con su mujer, después del disgusto (jue le 
hadado. 

— Mira: creo que el conde hará l0((ue yo. 
si no duermes ¡jTonlD: dar.i un pié de pali- 
za á la condesa. 

Silencio absoluto. 

El marido duerme. 
I La mujer espera con ansia la llegada del 
nuevo dia para seguir la lectura del fo- 
' lletin. 

¡Dios se apiade de Ruperto! 

Eustaquio M: Pérez. 



Hm*- 



PROPOSICIÓN 

Juntando oon mil sudores 
el fruto de sus alanés, 
Rafael se estahlecia 
en una apartada calle. 
Alquiló un local meziiuino, 
colocó un escaparate. 
y encima puso un letrero 
en donde con letras iírandes. 
los transeúntes leían: 
«SASTREI-UA— .SV' lidcen /rajes 
para ni'iOs» y esperó 
que los clientes llegasen. 
Pero esperó inútilmente 
por que nunca entralja nadie, 
y Rafael esperaba 
y perdía el tiempo en valde. 
Recurriendo á los anuncios 
en diarios importantes, 
creyó el- pobre Kalael 
que así acudiría alguien. 
Mas pronto se derrumbaron 
sus castillos en el aire, 
llevando la triste tienda 
una vida miserable. 
Cuatro puertas más arriba 
vivía un infeliz padre, 
que con horror contemplaba 
su descendencia aumentarse, 
puesto que sufría una 
paternidad insaciable. 



Cada diez ó doce meses I . V; 
poseía un nuevo infante, • ■- 
y esto como es natural : 

le cauba un placer grande. ;, „ 
Era su casa un infierno, i ,.' 
un barullo inexplicable, - 

por que todos en la casa 
estaban muertos de liambre, 
ya que el papá á los muchachos 
no tenía pan que darles, 
ni traje con qué vestirlos: 
é iban mostrando las carnes, 
pareciendo ¡poljrecitos! 
unos pequeños salvajes. 
Cierto dia el padre aquel, 
mirando el escaparate 
de la triste sastrería 
que habla en la misma calle, 
jienetri) en ella de pronto, 
dándose un aire importante. 
Con Rafael habló un rato 
y expuso por fin sus planes, 
diciendo: 

— Nuestros negocios 
muy bien pueden completarse, 
usted pone sus vestidos ' . 
yo tamlnén pondré mi parte, 
y de seguro logramos 
un resultado admirable. 
—¿Cómo"?— dijo Rafael. 
— Óigame usted un instante. 
Csted no tiene clientes, 
pero yo tengo un enjambre 
de chiquillos.. . 

— J3ueno ¿y qné? 
— C)ue todo puede arreglarse 
en cuanto nos convengamos, 
poniendo por ambas partes: 
usted trajes ¡rira ni '■os. 
y yo, niños para trajes. • 

5. Garr 









ido. 




NACIONAL.— Si lacom- 
pañia Tubau-Palencia no 
tuviera méritos propios que hacer valer 
podiia alegar el de practicar una virtud, 
la más sania de todas. La caridad. ■ ' , 
En pocos dias dos han sido los benefi- 
cios que dicha compañía ha dedicado A 
dos instituciones benéficas. 
Y seguramente, no serán los últimos. 4;.- 



É 



'í,í;;VÍ-¿^«íí:; 






Tanto en las funciones á que hacemos 
referencia, como en las ordinarias, la bue- 
na sociedad porteña se dá cita en el teatro 
de la calle Florida. 

Un glotón podría decir que alli se come 
á la francesa, y a fe que diría bien. 

A los Frou-Frou, Divorciémonos, etc.. 
sucedió Luisa Paranquet., obra muy en- 
salzada por algunos, discutida por otros, 
y... en realidad, mucho ruido y pocas 
nüecfes. 

Decir que la Sra. Tubau estuvo insupe- 
rable, y que la Srta. Badillo, los Sres. Ma- 
nini. Valles, y que todos los actores estu- 
vieron felices en el desempeño de sus 
papeles, sería repetir lo de siempre y por 
eso no lo decimos. 

Además, no es necesario; porque hay 
cosas que mejor es verlos. Y más agrada- 
ble también. 

La Charra de Ceferino Patencia fué 
bien recibida, y con permiso de un colega, 
que dijo que la Tubau lucia en ella sus tra- 
ges y su talento, diremos que en efecto: 
lució su talento y sus trages. 

Simple cambio de palabras que juzga- 
mos necesario porque, por nuestra parte, 
empezamos por admirar ¡o primero sin 
desdeñar lo segundo, aún que colocándolo 
en su puesto: y este está en segunda fila. 



ONRUBIA.— Podríamos decir de ios ar- 
tistas que trabajan en este teatro que son 
muy católicos. 

Y no mentiríamos, pues pocos trabajan 
con más fé que ellos. 

Repitióse La Casa de Muüccas con el 
mismo éxilo de siempre. 

Inútil es decir que la Sra. Echevarría 
arrancó nutridos y expontáneos aplausos 
en su papel, que desempeña con rara 
maestría y con toda la ftejL'ibilidad que 
requiere. 

La escala de la vida obtuvo no menor 
éxito, lo mismo que todas las obras que 
se han puesto en escena con el cariño que 
las pone la compañía que dirigen los se- 
ñores Galé y Prado. 



POL.ITEAMA. -Con variado repertorio 
sigue sus tareas la compañía de Falconi, 
la que con motivo de las bodas de plata 
de los reyes de Italia, oiganizó una esco- 
gida función. 



Como siempre la Sra. Boelti, haciéndose- 
aplaudir en los más dramáticos papeles. 



SAN MARTIN.— A la hora de cerrar 
el periódico se habrá estrenado Tefuán: 
episodio de la guerra que con Marruecos 
sostuvo España. 

Nada podemos decir de la obra. Lo hare- 
mos en el número próximo. 



ZARZUELA.— Una novedad ofreció el 
cartel el lunes, y fué, el estreno de La bo- 
da de Serafín. 

La obra paso y seguramente pasará de 
largo, á pesar de baber sido puesta en es- 
cena con toda propiedad, y de haber mere- 
cido excelente desempeño. 

El organista se aguanta firme en el 
cartel y es más aplaudido cada noche, lo 
propio que Guasi/i. 

Con la profusión de artistas de que dis- 
pone la empresa, puede dar variedad á los 
espectáculos y pié para que se luzcan las 
tiples de dicho coliseo, que á poco que au- 
menten... faltarán obras para todas. 



COMEDIA.— Beneficios y más benefi- 
cios. El de Orejón muy concurrido. Reci- 
bió el beneficiado elocuentes pruebas dei 
afecto que se le profesa. 

La Sra. García también vio concurrida), 
su función de gracia. 

¡Y vaya si tuvo gracia la función! 

Como que el cante y su intérprete hicie- 
ron el gasto. 

En cuanto á Ruiz se nos dice que segui- 
rá figurando en la compañía. Es una bue- 
na noticia, y una desgracia para el teatro- 
matadero de compañías: vale decir Apolo. 

La característica señora Galé y el tenor, 
recién llegado, señor Rihuet, entraña for- 
mar parte de la compañía déla Comedia. 
Bien conocida y apreciada es la primera. 
El segundo es: un tenor de bella voz y que- 
en el repertorio grande, como en el peque- 
ño, vale mucho. 

Ya lo verán VV. 




■"-te.K..^.c? 



254 



EL OASOABBL 




Para cosas rar;is las que ocurren en el 
ejército. 

Figúrense ustedes que un segundo jefe 
manda dar una paliza á un soldado. 

Hasta aqui el caso no es raro, poi' lo 
frecuentes que son las palizas. 

Pero ahora viene lo bueno. 

«Han sido arrestados lus cadetes del ba- 
tallón.» 

¿Y por qué? 

Pues por... la paliza que recibió el sol- 
dado por orden del segundr^ jefe. 

Y ahora, Victorica y aparte. 

A este paso, el día menos pensado lee- 
remos: 

«Ayer han sido arrestados todos los so- 
cios del Ateneo. Aunque se ignoran los 
motivos, supónese que la orden de arresto 
es debida al uso indebido que de la li hace 
el vate Candelario.» 



brara el Ateneo figurarán obras de varias 
señoritas. ;'^,>; i v? . ^ ^ 

Repito. 

¡Válgame Dios!... 



Leo: '• 

«Los peones municipales de las cuadri- 
llas deafiriíiado se quejan deque hace tres 
meses no se les paga.» 

Consuélense los peones. 

Los hctbiíantes de ciertos barrios nos 
quejamos de loá afirmados. : .?• 

Y vaya lo uno por lo otro. ; " , V. 



ondencía 



¡Válgame Dios!... 

En la Exposición de Pinturas que cele- I 




2'urarú.—V.s lo que^'o digo: tururú, t.u- 
rin'í. 

M. Xla.— Eso según y conforme; pero nun- 
ca en en El Cascabel. 

2'obal.—^i es verso, ni verdad, ni nada ab- 
solutamente 

Neplvno.—Xo no lo sé. Pregúnteselo Y. á 
Cibeles. 

iS.ví¿^/.—t' ranea mente, aqui no tengo espa- 
cio para contestar deienidamente. Se agrade- 
cen los elogios mas que inmerecidos, y .. 
pruebe V. nuevamente 



fr 



i>:.jr . 




EL CASCABEL 

SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 
Director: ENRIQUE COLL . 

^ 



CONDICIONES DE LA SUSCRIPCIÓN 



Capital: 3 meses. 

Provincia» 

Número corriente. 
» atrasado . 



8 1.50 

» 2.00 
» O.IO 
» 0.15 



SE DESEAN AGENTES Y CORRESPONSALES 



REr ACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 

■ ft39v— AiSlMA— -aaS (ALTOS) 

AHVERTEIVCIA. — lín la Admiiiisf rárióii se venden colecciones del primer año 



BL CASCABEL 



255 



SUCURSAL 



Teodomiro Suílé 



DEL 



BANGO DE MDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 

(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL; 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.- -Importación 
de productos españoles en general. 

Sedan eiros á la vista sobrf todas las capi- 
tales de España con h^tipricio para pI toma- 
dor. Se dan giros solu-e los pueblos, también 
con beneticio ' 

Hoi*aH de despacli*». Los días h.ábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los días (estivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



LA HISPANO-ARGENTINA 

COMPAÑÍA NACIONAL DE SEGUROS 
CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada por Decreto de 21 de Agosto 

de 1 889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Coi)) ér cío 



Seifuroa de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria— 845 . 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 



ESCRIBANO PUBLICO 



.-■■"/ • OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 

Hífíene de la boca 

Si se desea tener una l.ermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los poZ- 
vos, dentíf)'h:Oí< ]/, jabonosos de Cranicell. 

^on de un agradable .sabor, y compuestos 
excLusivamentP de Ingredientes esi^fciales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de ios 
dientes. 

SE VENDEN 



droguería y 



i;n' i. a 

FARMACIA 

DE 



INGLESA 



E. F. CRAXWELL 

647-CALLE VI .TORíA-647 

Entre Perú y Chacabuco 

CENTRO DE SUSCRIPCIÓN 

2164— CHILE— 2164 
Se reciben diarios y semanarios españoles 
Madrid Cómico. 
Blanco y Negi*o. 
La Tomasa. 
Las Dominicales. 
Barcelona Cómica. 
El In; parcial. 
La Saeta. 

La Lidia. 
El Liberal. 
• La \>lada. 
El Dia de Moda. ■ 
La Campana de Gracia. 
La Renaixensa. 
La Esquella de la Torratxa. 
De venta en los pi'incipales kios- 
kos de Buenos Aires. 

Para susciñpciones: CHILE, 2164 



EL PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BURNICHON & C^ Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

PRÓXIMAMENTE 

INAUGURACIÓN DE LOS NUEVOS LOCALES Y APERTURA DE LOS NUEVOS DEPARTAMENTOS 



;^í.Jí^'-:.l':¡^ rV¿-:l\*iS,''->-:Ií, V;-" -Y ^■:v^'%í¿Sf^*i'*i--v>-:(AÍ'*i.lU-- !c".--Í--V..:'^--i^ 



-'Ü-'L-.;¿i-^s?!í^jSnÍ.-'j¿JÍ- .^»:; .- 



íf^^i 



256 



EL CASCABEL 



»v , V 



SUCEDIDO 



i0 



—■ f- 




P 



nómeno, dijo: La Marfona lia lieclio el 
Y dijo una verdad como un templo. 



El pobre AnatoJio vióse obligado á tra^bajar noche 
y dia para ganar el sustento. Pero como la inspira- 
ción no acude siempre que se la llama. Anatolio en- 
flanuecia y ni una obra proou -ia su pluma. 

— ;Anatolio, no trabajes tanto!— le decía la mujer. 

—Déjame. ¿Y mis obras? 

—¡Ya vendrán! 

Pero ¡ay! no venían, y tanto se empeñó Anatolio 
en (jue vinieran, ([ue no se levantaba de la mesa- 
escritorio ni para comer. Sólo lomaba leche. 

Al poco tiempo de estar sometido al régimen lác- 
teo, Anatolio turnóse lecundo en todos sentidos, y 
con gran asombro vio que de su imaginación escue- 
ta salían tomos que llenaban la mesa: y vio también 
f|ue su apellido, ilustre por sus obras, no estaba ex- 
puesto á desaparecer. 

Consultado un doctor afamado, sobre tan raro le- 
milagro. 




lechería LA MARTON A 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




"•V. 



Vi 

- ^^4. 



■K 



2^4, SUIF^^HA^ 2J4 y Florida esquina Tiicuman 
Al menudeo en los princi^leWnlnnaeenes. 



V 



.'f .;íík^-v:':.-vV"-.«. 



ItOD. .Méjko 832— Sección de Obras de R. Puig 



v.,.íJ:, 



-"~¿Í¿^Üflí(¿¿í«l;"r-- 






EL CASCH 




Afio II Buenos Aires. Mayo 4 c(e 1893 Nam. 70 



mH Hii '. "" 'l ili lí ' ■i 'i M ii i iii |||i| ni m n u y m i i ii nj iiii M iii M ' j ' . ' .iSiiii i ir ' "" ! """ I I"" i.i.i... . i nj ii i .... i j"»iK 

•■ir " ■ • _ • lililí". i| - ■" ^.^ 



La correspondencia á nombre del Oiré or 



Sed&ecion y AdmiDistracion: ÁLSINA 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA Dlí 2 Á 5 P. M. 

Precio en ]a ciudad... $ ojo el número 
Número atrasado.,.. »0.15 id 



SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 



Director: ENRIQUE COLL 



SLLE. MARY BREAM 




(De la Compciíiíci clel Odeon. ) 



Fotograbados de Emilio A. Coll y C> 



' MiJ^íá^SiMí^^^^^ 



■:W¡^-r^i,¡e^iii>:*ák'' 



■4iíi;áÍ¿JÉÍÍ¿Í. 



: ^-Ü-W.y/^LJE 



258 



(■-■ > 



EL CASCABEL 



ít 








UNQUE parezca 
mentira, y aunque 
bien mirado, y 
mal mirado tam- 
bién, parece sue- 
ño é imposible, no 
■lo es. 
¡Nos han robado! 
Tal como suena. 
Los amigos de lo ajeno han penetrado 
■en nuestra redacción y en menos que can- 
ta un gallo se nos han llevado la plata que 
guardábamos religiosamente para hacer 
frente á nuestros compromisos. 

Xadie sabe cómo pasó la cosa, pero es 
el caso que al llegar á la redacción, Luis 
García me dijo: 

— ¿Ha tocado Y. la plata? 
— No, señor. 

— Pues nos han robado. 
-¿Eh? 

— Sí, señor. Estaba yo leyendo Ayolm- 
ma, cuando de pronto se me secó la boca. 
Entonces dije: Voy á beber algo. Abrí el 
cajón para sacar un peso y... ¡horror! la 
plata había volado. 

— Estará en otra parte. 
—¿Busquemos? 

— Busquemos. 

Y empezamos la inútil pesquisa. Revol- 
vinnos armarios, mesas, sillas, libros, pa- 
peles y ¡nada! 

Después... nos estrechamos en fuerte 
abrazo. 

— ¿Quién habrá sido? 

— Un incrédulo. 

— ¡Cómo! 

— Si; uno que no habrá creído en nues- 
tra pobreza. 

— ¡Tiene gracia el caso! 



— No mucha. *;-. t 

— ¿Por qué no habné ido el ladran á ro- 
bar á Anchorena, por ejemplo? 

— ¡Qué quiere V!... ¡Misterios del des- 
tinol 

— Nosotros que teníamos tan guardado 
ese puñado de billetes. .! 

Y es verdad. 

Los tratábamos con respeto sin límites. 

Por la mañana los contábamos y los 
volvíamos á guardar. 

Antes de tocar un centavo lo consultá- 
bamos y lo discutíamos mucho. 

— Yo quisiera tomar un chop, — decía; 
García. 

— ¡Nó, por Dios!, , No sea V. derrocha- 
dor. Con agua fresca calmará la sed. 

Otras veces decía yo: 
— 'He de comprarme una corbata, 
— No, hombre,— contestaba García — no- 
hay necesidad. Precisamente tengo una 
en buen uso que le quedará muy bien. 

Y me obsequiaba con una tira de géne- 
ro incomprensible, que parecía tenor to- 
dos los colores del arco iris. 

— Pero, considere V. que con eso no 
puedo ir á ninguna parte. 

— Bueno, pues no salga de casa Pasa- 
remos el rato leyendo. 

¡Ah!... Cuántas privaciones inútiles. 

Al ver que nos habían robado, empeza- 
mos á tronar contra la economía y el 
ahorro. í- 

— ¡Quién nos mandaba guardar dinero! 

— Más hubiese valido gastarlo alegre- 
mente. 

— O surtirnos de ropa blanca... 

— Justo: y de ropa de color también. 

— ¡Qué diremos el sábado cuando ven- 
gan á cobrar el papel, la impresión, el al- 
quiler, etc.?... 

— Nó diremos nada. 

— Bien pensado. El silencio es elocuen- 
te. Y ahora... á trabajar. Hay que escri- 
bir para el próximo número. 

— Malditas las ganas que tengo. 

— Pues ¿y yo? 

Pero como no hay más remedio, pusimos 
manos á la obra, asi como el ladrón puso 
sus manos en la plata... 

La verdad es que no se puede ser fran- 
co en este mundo. 
— ¿Cómo va El Cascabel?— nos pregun- 



A... .A-_v.l. 



_v 1 



t/r- 



-HI- 



ÉL CASCABbL 

* 



259 



ta un señor que apenas nos conoce de 
vista. * ^ • 

Estamos tentados de contestarle: » 

— ¿Y su zapatería, progresa? 

O bien: ~ 

— Y su señora, ¿está en cinta otra vez? 

Pero nos contenemos y contestamos: 

— Bien, gracias. 

— ¿De modo que no pierden VV. dinero? 

— No, señor, ¡lílstariamos frescos, si tu- 
viéramos que aguantar pérdidas durante 
un año y meses! 

— I>e modo que ganan ustedes? 
— Es natural. 

— Me alegro mucho. 
— Muchas gracias. 

El señor,, que es de los que lo saben to- 
do, se reúne con unos cuantos amigos y 
les dice: 

— ¡Estoy admirado! 
—¿De qué? 

— Casi nada. Acabo de hablar con el di- 
rector de El Cascabel, que es amigo de 
la infancia, y me ha dicho que es'.á ga- 
nando un dineral y que antes de un año 
tendrá imprenta propia y coche propio 
también. 

— No lo creo. 

— ¿Que no? Te aseguro que está hácien 
do una fortuna, y si no luce más, e-? por 
que el muchacho es modesto por natura- 
leza. No obstante, el otro día ha estrena- 
do unos zapatos de charol, y me consta 
que para andar por casa tiene una bata 
forrada con pieles de mucho valor. 

— Así será, pero me parecu mentira, 
porque un periódico no es una mina... 

— Pero El Cascabel sí. 

—Bueno, bueno; nos damos por conven- 
cidos y nos alegramos mucho. ' '. 

Claro está que los rumores toman cuer- 
po y que las exageraciones 
infinito. 



legan a lo 



Y además de llegar á lo infinito, llegan 
á oí liis de algún industrial de esos que no 
están bien con la policía. 

El industrial investiga. Toma sus medi- 
das. Sigue nuestros pasos y nos espia. 

Finalmente, cuando está seguro de que 
nadie lo puede ver^ se cuela en la redac- 
ción y se lleva la plata, que teníamos 
destinada para cumplir los compromisos 



que los sábados obligan á saldar, diciendo 

para sus adentros: 
— ¡Volveré! 

A lo que nosotros decimos: 
— No vuelva V. por que será inútil. 

Ahora digan VV. si es posible cli/irlar y 
estar de buen humor después de un golpe 
como el que acabamos de sufrir. 

Por imestra parte declaramos que no. 

Así es que... vamos á avisar al cerraje- 
ro, y ¡hasta la próxima! 




Mm*- 



¡CREACIÓN! 



FJI Padre Omnipotente, 
uniéndose fecundo á la Natura 
])or lazo misterioso, 
irabajando paciente 
formar pudo la humana criatura 
á golpes de cincel tan poderoso. 
Más un mono ladino, 
interpuso sus... manos con maestría 
entre Natura y el Creador del cielo, 
logrando por tal medio clandestino. 
(|ue la ciencia del día 
le llamo con respeto, nuestro ahifeln. 

Por ver cnsa tan *r ara 
estiran tanto el cuello unas cornejas, 
que quedaron como hoy ¡os avestruces; 
y como Dios hablara, 
por escucharle se Ji/zo iodo orejáis. 
y de pasmo en el lomo muchas cruces 
un caballo, ([ue desde aquel instante 
borrico ^1 pobre fué. 
(Lector tenga usted fé; 
¡no sea petulante!) 

- Lo dicho es verdadero hasta ta! punto, 
que cuando dicha escena presenciaron, 
inmóviles los montes se (juedaron 
y pálida la luna, cual difunto. 

Al i dio Borgia. 



jiJtd±!M:^i^^!k&.j 



^S^^JSÍh.^ íwA.v¿t['i##¿ií4- 



:iífíiJ< 



■ s££*«fcMaí.iiiS>.', , 



..:.^¡É^!á¿íik<i¡¿¡i^MUís^í^MÁ3£tMcr^. ■ 



260 



El? CASCABEL 



¡FUEGO! 



Era Asunción muy hermosa, 
muy gentil, muy hechicera, 
muy simpática; pero era 
en demasía ardorosa. 

Y hasta el carmin encendido 
de sus labios tentadores, 
denunciaba los ardores 

de algún volcan escondido. 
De sus ojos refulgentes 
chispas de fuego Sjurgian, 
¡qué pupilas! parecían 
dos hornos incandescentes. 
En el cuerpo de Asunción 
el mismo rayo moraba. 
y en su pecho se anidaba 
una hoguera en combustión. 
Con naturaleza tal 
salía á novio por día, 
pues ninguno resistía 
aquel fuego sin igual. 

Y ella de sus amoríos 

se hastiaba rápidamente, 
pues á todos, igualmente, 
los encontraba muy fríox. 
Era la dicha mayor 
para Asunción, lograr ver 
alguna casa en poder 
del incendio "asoiador. 

Y leía, palpitante, 

los libros de artillería, 
y á ningún libro quería 
como al Infierno del Dante. 

II 

Mirando desde el balcón 
de la casa que habitaba, 
casi enfrente contemplaba 
un fuego horrible, Asunción. 
Una casita pequeña, 
crujiendo siniestramente, 
ardía rápidamente 
lo mismo que un haz de leña. 
A los rojos resplandores 



i(ue la hoguera despedía, 
en un manto se envolvía 
de chispas de mil colores. 
Asunción, erguida y bella, 
se conmovió, pero luego 
sentía, mirando al fuego, 
otro incendio dentro de ella. 

Y contemplando ardorosa 
la catástrofe, Asunción, 

vio entre el luego una visión 
brillante y explendorosa. 
Un hombre, fuerte, arrogante, 
del mismo fuego nacido, 
que entre las llamas mecido 
desapareció al instante. 
Lo vio y con ansia mortal 
cayó Asunción desmayada, 
y con voz entrecortada 
gritó: 

—¡Mi bello ideal! 

in 

La ardorosa criatura, 
estuvo en la cama un mes. 
La vio el médico, y después, 
empezó á ponerla en cura. 
Intentó en vano el doctor 
curarla de aquel afán, 
pero era inútil su plan; 
pues no amenguaba el ardor. 

Y viendo el doctor que era 
en vano cuánto se hacía, 
— Esto — asombrado decía — 
no es mujer, es una hoguera. 
Pero al fin compadecido 
contemplando la aflicción 

de los padres de Asunción, 
dijo un día, decidido: 
—Tengo un proyecto y espero 
que ha de aliviarse su mal; 
¡una buena idea! 

—¿Cuál? 
—¡Casarla con un bombero! 



Luís Garda. 




■^^^A^'<ñ?l--^S %i3'ji}',''Jí''i: 



;^,'hfaS.^:¡:Vj^-':^^- 



ifc': 



EL CASCA (SKI 



íii. \^'í. .~'-?f'^-t 



2(il 




CABEZA, por Yaamonde. 



DEÓILIDADES 




AY seres débiles por 
naturaleza, por incli- 
nación, otros por vi- 
cio y muchos por que 
no saben lo que se 
pescan. 
Hay quien tiene de- 
bilidad por los comestibles ó bebestibles, 
lo mismo que hay quien tiene verdadera 
debilidad por las hijas de Eva á la vez que 
"éstas la tienen por los hijos de Adán. 

—Yo tengo verdadera debilidad por los 
lechoncitos— decia un individuo que se pa- 
sa la vida mascando como un buey. 

— Hombre,— le contestó un chusco — el 
amor á la familia, la voz de la sangre debe 
ser eso. 

—Puede que tenga V. razón,— repuso el 
primero— pues no en valde guarda analo- 
gía mi apellido con el de la razn porcina. 
— ¿Su apellido? 



— Naturalmente. Gorrinillc... viene de 
gorrino. 
. — Como el agua del cielo. 

Todavía á individuos de esta especie se 
les puede dispensar la debilidad, por aque- 
llo de que la cabra lira al monte, del mismo 
modo que á todos los hombres debe dis_ 
pensársenos la debilidad que sentimos por 
las mujeres y á estas respecto de los hom- 
bres Ídem de idem. 

—Las piernas se me doblan,, estoy débil 
— decia uno que no podia con la franca 
que llevaba a cuestas. Y es seguro que con 
el vapor que abrigaba entre pecho y espal- 
da se podría alimentar un motor* de cinco 
caballos. 

Estas debilidades son venales, quiero de- 
decir, puede transigirse con ellas. Con las 
que no puede transi-girse es con otras. 

Un vecino mío dice tener debilidad por 
la música, y sin duda para demostrarme 
lo contrario, se pasa lodo el día y parte de 
la noche, cual nuevo Eolo, soplando en un 
pistón que dice ser el que tocó la retirada 



.<k^-áAi&.¿ 



.irfltS'^^A ^S¿:^^ 



,_. .V -íi»í-^J'. 



>. , 



..^-lí . ,^«iea»,=&,á»Sí',; -¡¿li 



._t^^ _^ 5t j .^ , 



¡r'^'iitr-liií^S^'^-: '^y^>'m^^:í 



tíÉrXí-:' S'yt'ritj 



262 



. -jf'^^ •-...' í - - ,- , :,- -^ -x,..- ^■•'.■.- •■.^«.írx- 
EL CASCABEL 



■■;v -1 -^ M-'- 



cuando Tirios y Troyanos se rompían la 
crisma, y que no iiay mortal ni sordo que 
lo aguante. ¡Qué entusiasmo por parle de 
él y qué jaqueca para sus convecinos! ¡Qué 
pulmones tiene el hombre! ¡Aquellos son 
fuelles de fragua! Lástima que la debilidad 
no le atacara al depósito en que alberga 
todo ese viento (creo que no come más que 
porotos) para que por los siglos de los si- 
glos, por no soplar, no pudiera ni aun ha- 
cerlo é la sopa. 

Si eso es debilidad, es un colmo, porque 
ya digo, un ciclón continuo y no otra cosa 
parece mi vecino. 

De los aficionados al canto no quiero ha- 
blar, pues aún me duele la cabeza de los 
aullidos, que me escarabajean en los oídos 
y que hace dos semanas, quieras que no, 
tuve que aguantar á un vista de aduana, 
admirador entusiasta de las voces de Ruiz, 
Meáa, Juárez y Eduardo Reig, y que tiene 
sus ribetes de tenor. ¡Dios mío! Si aquello 
parecía que salía, no de un pasapán hu- 
mano, sino de lo profundo de un pozo ó 
cosa parecida. Con decirles á VV. que cual- 
quiera de los cuatro tenores citados es un 
Tamberlik á su lado, está dicho todo. 

Y sin embargo de esto, los aficionados 
al drama y demás ramiflcaciones dan quin- 
ce y raya á todos los débiles habidos y por 
haber. ¡Qué Tenorios, qué Megias y qué 
Comendadores se oyen por ahí, capaces de 
desmayar á la estatua citada del Comen- 
dador! 

— ¿Qué teparece.la relación esta del galán 
á la dama joven delante de su tio, que lo 
es el barba?— me dice un aficionado. 

— Muy buena, bien versificada, pero, mi- 
ra, déjala para mejor ocasión, pues llevo 
prisa. 

—Son cinco minutos. Oye. 

Y, de grado ó por fuerza, me endilga un 
pardeactitos, de resultas de lo cual, en una 
semana lo menos, no puedo moverme de la 
Cama. Tal es el efecto que causan las latas 
haches que dan los aficionados al drama. 

Pero todo lo que llevo dicho es un cara- 
melo, comparado con un poeta én ciernes, 
y que por ende empieza á cernirse en de- 
rredor nuestro. La espada de Damócles es 
un mito, en punto á comparación. Eso es 
el acabóse; como dice uno del gremio, digo, 
un melenudo, aludiendo á alguna de sus 
inéditas lucubraciones, capaces de hacer 
bajar el dedo á San Juan. 

Hace dos días se presentó en cesa mi 
amigo Telesforo Folias y porvia de saludo 



me enjaretó lo siguiente, que para muestra 
transcribo: 

Á TOMASA 

¡Dulce bien! á tus plantas imploro 
recompenses mi casta afición, 
pues te adoro, te adoro, ¡te adoro! 
con voraz, incendiaria pasión. 
Este fuego rae seca y me abrasa; 
y pues tanto padezco por tí 
¡oh! Tomasa, Tomasa, ¡Tomasa! 
dame el si, dame el sí, ¡dame el sí! 
¡Cuan dichosos, mi vida, seremos, 
arrullados en plácida fé!... 
No rechaces mis locos extremos; 
quiéreme, quiéreme, ¡quiéreme! 
Si á desdenes me haces que muera, 
como Ótelo exclamar podré yo: 
«oh qué fiera, (jué fiera, ¡qué fiera! 
me mató, me mató, ¡me mató!» 
No repugnes mi amante arrebato . 
si tal haces, ¡oh! rosa de abril 
yo me mato, me mato, ¡me mato! 
con navaja, pistola, ó fusil! 

¡Dios mío! Si después de oído lo que pre- 
cede el infierno es una gloria, Y que los 
panaderos trabajen toda la noche para ali- 
mentar á esos pollinos ¿no es una lástima? 
¿Y no es más lástima todavía que habiendo 
maniconiios anden sueltos por las calles 
los orates? 

Yo creo que si. 

De los prosistas nada digo, porque es 
condición humana no ver la viga en nues- 
tro ojo al par que en el ajeno divisamos, no 
una paja, un pelo. Muchos hay, nos inclu- 
sive, capaces de dar un solo al lucero del 
alba, pero como quiera que nunca debe 
mentarse la cuerda en casa tlel ahorcado, 
pongo punto final en este punto, pidiendo 
al lector perdone mi debilidad [lata ma- 
yúscula) del mismo modo que yo perdono 
las del prójimo y Dios las de todos. 

Joarjuin Pueyo. 



^5=^- 



UNA BIBLIOTECA 

Visitando á don Pascual, 
me dijo con interés 
en su despacho: 

—Esta es 
mi biblioteca ¿qué tal? 
— ¡(Uiánio libro! 

— Justamente. 
Aquí hay de mil escritores 
y yo todos lo autores 
recuerdo perfectamente. 
-¿Si? 



My&iiiá^ 



:~ \^yji¿?i^i 






EL GASCABtiL 




.'.¿■' 



2(33 



— Tengo aquí mucho y bueno 
de Sófocles, de Solón, 
de Spencer, de Calderón, 
y de Andrade y de Galeno; 
aquí hay obras importantes. 
y están en mi librería 
codeándose hoy en día, 
Platón y Ghoete y Cervantes. 
Tengo obras de Ptoloraeo, 
Ossían, Quevedo, Aristarco, 
Mirabeau, Becquer, Plutarco, 
Guido Spano y Galileo, 
San Ignacio, Campo-Arana, 
Dumas, Saskpehare, Montalvan, 
Rioja, Turgeneff, Eenan, 
Schiller, Villamediana, 
Janin, Palma, Poe, Homero, 
Pereda, <»yuela. Pítágoras, 
Taboada. Prieto, Anaxágoras 
y Caro y Muñoz Torrero, 
Zorrilla. Daudet, Fariña, 
Soulié, Manzoni, Stendal, 

* 

Trueba, liadcliff, Juvenal, 
Byron, Palacio, Bartrina, 
Lessage, Ovidio, Alarcón, 
fJeredia, J^uclides, Vidart, 
Zola, 1^'igaro, Balart, 
Alfonso X y Pirrón, 
San Pal)lo, Avala, Lutero, 
Jorge Sand, Avellaneda, 
Picón, Alas, Blasco, Paieda, 
Tasso, Miclielet, Santero, 
Tolstoi, Milton, Selles, (¡rilo. 
Heme, Yalera. Palacio, 
San Juan de la Cruz, Hoi'acio, 
Selgas, Camoens. J-^squilo, 
Dante, ^iorenn Cebada, 
Campoamor, Verne, Cientuegos, 
Haeckel, Xicasio Gallego. 
Leibnitz, Fray Luis de Granada, 
Humboldt, Hugo, Campoamor, 
Scott, Di -kens. Cano, Ercilla, 
Núñez de Arce, Aza, Revilla, 
Gautliier... 

—¡Basta por favor! 
¿Tiene usted una fortuna 
en libros! 

—Tengo de sobra. 
¿Pues vé usté, entre tanta obra 
Yo no he leido ninguna! 

Jone 3/" Mendoza. 




COROHEJL 



Necesidad ha de ser 

comer, 
y para á gusto seguir 

dormir, 
y después, al despestar, 

gozar; 
no podré mucho penar 
asi. pero yo me hastío 
con éste, el programa mío: 
comer, dormir y gozar. 

'♦^ 

No encuentro, y me desespero, 

tintero; 
que poca tinta Odusuma. 

pluma, 
que resbale bien sobre el. 

papel; 
y si mi memoria es Hel 
mucho me han hecho gastar, 
pues no ceso de comprar 
tintero, pluma y papel. 

Has dicho que me quieres 
que soy tu vida yo, (jue soy tu aniíelo... 
queJo enterado; todas las mujeres 
dicen lo mismo, créelo. 

Cuando tuve unos cuantos /uK-iOrUtlcs, 
tenia yo la mar de relaciones, 
luí pobre y quedé sólo ¡(jué... melones! 
hay cosas en la vida, originales. 

A. Díaz de La Quiíüana. 



' política 




ARAcoLiTOb. y qué Ca- 
ra de viernes santo! 
— Xo, liombre: no 
.se asuste usted. 

— Ni V. tampoco 
sea tan, vivo de genio, 
y no estruje el perió- 
dico, diciendo: 

— «¡También esle!» 
Pero, ¿'lué se Íes figuraba, que iba yo 

como oíros tantos chisgarabís á enarbolar 
mi pluma para endilgarle al gobierno una 
sarta de desaliños, en forma de sanos 
consejos: ó acaso se llegaron a imaginar 
que me iba á encarar con el Ministro de 
Hacienda, diciéndole: «¡eh, caballero! Cami- 
bie V. de camino, está V, errado?» 

Yo soy un ciudadano pacifico y sobra- 
damente cuerdo para no meterme en cier- 



i^-:&¡í:¿i=^^,!Íi^.r^i¡,iyXxiñ- ..^'.hMtC-íiir iS¿AÉ¿¿iMaÉi¡úájái£ú 



.'^¿^ffiáíilu^víí: 



fei * ^ iíiíJ'^:^. 



i'í<-i¿lii¿Ái>¿iJL'. 












EL -CASCABEL 



i^'j.,'-:^'K:-:f» 



í;?■^>^.-■■i^-*;l>^^ 



-:*- 



TEA 




Loria. — Bel alma inamorata 
ó sia 
bel opera barata. 




Scui Marlt'n.— ¡Pin, Pan. Puii! 
pun, pin, pan. 
(Efecto.s teatrales 
que se hallan en Teliián.) 





Producción nacional muy celebrada 
un gaucho, y total; pura parada. 



Una Loca que resulta muy cuerda. 



TS*jy.r*''^..'/-^-¿':'W.'>~^-^s.'i- 



'4mV 






EL CASCABEL 






'■5*?' 



TROS 





Zarzuela.— k\.\\)\\i por sección. 

¡Jesús... qué profusión! 



Comed (O . — \yiCQ\i que voy á ser fraile 
y hasta lo dan por seguro. 





Nacional. — Xrte, gusto y elegancia, 

todo á la moda de Francia. 



Opera. — Cuando la Opera veo, 

¡solo en la 2^0 c de los teatros creo! 



266 ' "*■ 



■■■-■'■-$■.■■ 



EL CASCABEL 



tos berengenales; yo me refiero ú olra 
clase de política, ú esa que tenemos dere- 
cho todos los moríales, sin necesidad de 
haber llegado á cncumhrarnos. 

Llueve á mares, las calles pasan á ser 
verdaderos lagos: una dama trata de atra- 
vesar la calle, al propio tiempo que uno: 
solo salen á la superficie dos adoquines 
(no políticos ¿éli?) capaces para sostener 
el cuerpo en ellos y saltar al otro lado sin 
caer al agua: la política nos ordena ceder 
aquellas piedras á la dama, y para hacer- 
la paso... ¡cataplum! caéis al arroyo. 

Llegáis a casa hecho una sopa... de tor- 
tuga, pero en cambio, habéis estado con 
aquella señora, en extremo galante y po- 
lítico. 

Tranquilamente gozáis de la represen- 
tación de un drama en el Teatro Nacional; 
ocupáis una platea contigua á los palcos 
y cuando más embebido estáis, ¡pum! una 
simpática cazuelera deja caer en vuestra 
cabeza sus gemelos, los que os hacen ver 
las estrellas: la politicti de que hacéis 
gala, os escusa de protestar: devolvéis los 
gemelos y os lleváis... ¡un cliichón como 
un durazno en plena petada! 

Leéis en el café muy pacificamente cual- 
quier diario: dos parroquianos que juegan 
al truco arman el batuque del siglo, dán- 
dose de mojicones; tratáis, como es natu- 
ral, de separarlos, y con la más esquisita 
política que se puede imaginar... ¡paf! os 
dejan la cara como la de ¡a estatua del 
comendador, estampados en pleno rostro 
■ el contenido de toda la azucarera... ¡y el 
azucarera molido! 

Algo repuesto abandonáis el cate; casi 
ciego, y hecho un azucarillo; y ya en la 
calle, una sirena de ojos negros y bulli- 
ciosos pasa por vuestro lado, y con la luz 
de aquellos luceros os achicharra él alma: 
pronto dais al olvido el percance pasado. 
¡Tienen tanto atractivo unos ojos negros! 

Entabláis conversación con aquella síl- 
fide que os ha salido al paso y... ¡cielos» 
os dá una cita para el dia siguiente, y os 
despide con una graciosísima sonrisa... 

Llega la deseada hora; y todo acicalado 
y perfumado os dirigís en un destartalado 
cupé á la maisi'jn de aquella huri: subís 
las escaleras y dais con la puerta de la 
habitación, que os la imagináis tapizada 
' de color naranja, con oleografías rabio- 
sas, y alguno que otro retrato de Maz- 
zini ó D. Bartolo. 

Golpeáis la puerta que está cerrada, y 
una voz de mujer os pregunta: 



—¿Quién es? 

—¡Soy yó! ^ 

— Y ¿quién es yo? 

— El de anoche... el... ¡pues! 

La puerta se abre, y la hermosa os re- 
cibe; según os cuenta es una princesa 
desterrada, y recordando su perdida pa- 
tria, llora amargamente; logra enterneros, 
traíais de calmarla, vais á hacerlo... y 
surge, no sabemos de donde, un hombre 
inconmensurablemente alto, excesivamen- 
te rubio... os mira con mal gesto, cierra 
los puños... la donna inmovile se des- 
maya: el tío aquel tiene peores intencio- 
nes que cualquiera ordenanza, habla, ges- 
ticula, vá á atropellar por todo, apeláis á 
una resolución enérgica, os acordáis de 
vuestra esquisita galantería, de vuestra 
política no desmentida y... tomáis la puer- 
ta lo njiis deprisa y políticamente que os 
es posible. 

Los verdaderos políticos arreglan sus 
cuestiones de dos maneras á cual más fa- 
tales: con discursos ó á tiros. 

Hay cada mamá política que es un sar- 
gento de vigilantes. 

Y para terminar, mi sastre que es del 
Ferrol, y que no hay quien le gane á po- 
lítico, en lodo sentido, no corta sin dejar 
seña. 

Jiran Berenoucr. 

— 5— s ■ 

EPIGRAMAS 



Diz que Brígida casó 
con Mancilla, buen mucliaclio, 
al cual un maldito emi)aclio 
la misma noche mató. 
Y aunque loca, en una silla, 
tirada, Brígida se halla, 
algo su dolor acalla: 
¡Ser virgen., y s/'n mancilla! 

Dijo ayer doña Asunción 
á su comadre Perfecta: 
— ]Je una manera indirecta 
todo lo aborda Ramón. 
—Pues muy distinto es Clemente- 
dijo la otra satisfecha — 
desde hace ya larga fecha 
todo lo aborda de fícenle. 

Hicieron notar á Antonio 
cuando alumbró su mujer, 
que el chico (y no es de creer) 
se daba un aire á Sifronio. 
— Pues su malicia deseche— 



¡¿.•aiírl.'^.:..^'''-" 






-;;■/■■■'.■■: ' :' > . .'■ .1 >■'■'' : ' ■/ v' -'''*■. ~ .^ 

EL CASCABEL . « 267 




GOLOSINA CASTIGADA, por Figuer. 



268 



EL CASCABEL 



t ■;•;- 



dijo Antonio, ya en un potro. 

— ¿No saben que yo .. y ese olro 

sorao.s hermanos... de leche? 

/. Corras Fernánde: 



— ^<^ 



LOS PADRES 



I • O los de la patria. 
• V> Aludimos ;'i los padres de familia. 

Todos los que contraen matrimonio (no 
los padres sino los que no lo son), aspiran 
á serlo. 

Un marido ;i secas es un ser incompleto. 

Un matrimonio sin hijos es una taba- 
quera sin cigarros. 

Apenas se unen dos seres de esos que 
han nacido el uno para el otro y vice- 
versa, empiezan lr)s deseos de ser jefes de 
familia. 

— Luisa — dice el marido— vamos á rezar 
una novena: á ver si el señor nos otorga el 
titulo de padres. 

— Bueno, pero yo con el de madre me 
conformo. 

Pasan días ([ue parecen años y meses 
que parecen siglos. 

Por fin llega el momento critico. ¡Luisa 
es madre! 

—¡Cómo vamos ¡i gozar con el bebé!— 
exclama el amantisimo autor de sus días. 

Y en efecto. 

De entrada, se ven obligados á pasar tres 
noches sin dormir, porque el recien nacido 
tiene mal carácter y dolor de tripas. 

Durante la dentición, las delicias de la 
paternidad son más tangibles. 

El niño se desgañifa y quiere tener siem- 
pre algo en la bi^ca. 

Por fin agarra la nariz del papá y se la 
chupa con fruición. 

Si el padre retira la trompa, rompe á llo- 
rar el niño y ¡no hay más remedio! es pre- 
ciso deja'rse chupar el órgano nasal, que 
por la mañana parece un cacho de caña de 
Tucuman mascado y exprimido. 

El padre se empieza á escamar y piensa 
en asfixiar al tierno vastago. 

Se cohtiene, no obstante, y el niño crece, 
habla, corre, va á la escuela, y por fin llega 
la hora de elegir carrera. 

Titubean los padres entre dedicarle al 
foro ó á la milicia. 

Por fin se deciden por ésta, 

Mas el hijo, que también andaba preocu- 
pado, en la elección de carrera y de 'novia, 
seduce á una inocente cocinera y toma con 



ella una carrera tan veloz que en pocos 
instantes le aleja de sus padres. 

Ahora ¡tengan ustedes hijos!... 

Es mejor tener hijas. 

Sobre todo, si no resultan como la coci- 
nera citada. 

Eustaquio M. Pérez. 




Ocurre en los teatros que 
actualmente funcionan, una 
cosa inexplicable. 

Las mejores obras pasan inadvertidas 
y en cambio las que no tienen mérito só- 
lido y bien fundado, llegan á acalorar los 
¡mimos y son discutidos con seriedad dig- 
na de mejor causa. 

Cualquiera se anima á aclarar el enig- 
ma. Nosotros no lo pretendemos, y es 
más: seguimos la corriente pero con las 
reservas 'mentales del caso. 

Vale decir que alternamos, y entre pieza 
y pieza saboreamos un drama ó una co" 
media, cosa muy natural, ya que hay 
donde elegir. . . 

¿Queremos algo sólido? 

Pues nos vamos al Nacional., OnruMa 
ó Politeama. 

¿No estamos para 2)rof'undidades? 

Pues nos vamos á la Zarzuela ó á la 
Comedia., y d le que pasamos bien el rato. 

¿Estamos indecisos? 

¡Pues al San Martin! 

Allí hay de todo un poco. 

Eso sin contar con que ahora el Odeón 
será un teatro tentador, si hemos de dar 
crédito á lo mucho y bueno que de la com- 
pañía francesa se nos ha dicho 

Pero... digresiones aparte, vamos al 
grano. 

En el Nacional éxito tras éxito v fun- 
ción de beneficencia tras función de bene- 
ficencia. 

Nadie se atreverá á decir que la com- 
pañía no es buena. 

En el Onrubia estrenos y más estrenos 
y entre ellos el de La loca de lo. casa., 
obra que deben ustedes ir á ver bajo pena 



■J'%''lÁ'''i'lr.'l^ ^'í&r^¿p■'a*' 



''^. 



. !¿A. 



r ,xc'^- 



, «t- 



£L CASCABEL 



2(j'J 



de incurrir en pecado mortal. Es menester 
que el público se acostumbre á ver el tea- 
tro que nace, el que rompe los moldes 
viejos, el teatro verdad en una palabra. 
Después de asistir á la represeniacíón de 
una obra de Ibsen ó de Galdós, el espec- 
tador exclama sin querer: — ¡Kste es el 
teatro! Un aplauso á Prado y á la señora 
Echevarría, que tan acertados estuvieron 
en sus papeles. 

Al ocuparnos del San Martín no pre- 
tendemos dar nuestra opinión sobre Te- 
tudn. obra que ha originado polémicas y 
discusiones. Únicamente diremos que so- 
mos enemigos de obras efectistas, cuya 
única misión consiste en entusiasmar á 
las masas. 

Además Tetud.n representado en Espa- 
ña nos gustaría más que representado en 
esta tierra. 

El Sr. Gomara, que tantas facultades 
demuestra tener para el teatro, debería 
aplicar su ingenio y fecundidad á otra 
clase de obras, dejando las de efecto, ó de 
brocha gorda para los que no pueden 
hacerse aplaudir de otro modo. Él, no ne- 
cesita esos recursos seguramente. 

Apropósito del San Martin. Se estre- 
nará tal vez hoy Cavalleria rusticana 
traducida al español. 

Es una novedad que atraerá mucho pú- 
blico. 

En la Zarzuela se aguanta el reperto- 
rio acostumbrado, y se aguanta, es decir, 
aumenta la animación y concurrencia. Úl- 
timamente se han puesto en escena Lo.s 
belenes., El paso de Judas y Chateaux 
Margaux obra que la López interpreta 
á las mil maravillas. 

Próximamente se eslrenar.in algunas 
obras, las que alternarán con otras de 
las que con más gusto escucha el público 
que con tanta asiduidad frecuenta el afor- 
tunado teatro. 

La Comedia ha hecho una buena adqui- 
sición con el tenor Sr. Rihuet, el que no 
ha defraudado las esperanzas del público. 

Las señoras García, Galé; la señorita 
Aceves por una parte, y por otra Ruiz. 
Orejón y Rihuet, son elementos que ase- 
guran larga y buena vida á la temporada. 

La compañía del Odcón. después de mil 
perc.mces, debe debutar mientras escri- 
bimos estos renglones. Ya nos ocupare- 
mos de ella, 

En Apolo también debuta?YÍ pronto la 
compañía Glosas. 

Allá veremos. 




Suplicamos á los señores Agentes de EL 
CASCABEL en las Provincias, que tengan á 
bien liquidar sus cuentas. 

De lo contrario, nos veremos obligados á dar 
cuenta al pais, y del modo más pintoresco po 
sible, de los honestos agentes que deben y no 
pagan. 



Por tres veces casóse Robustiano 
sin lograr tener hijos las tres veces, 
y hoy dice: 

— ¡Es indudable 
que todas las señoras son estériles! 

¡Cuan cierto es que en el mundo 
es cosa muy difícil conocerse! 



Inauguróse el Ateneo, y si hemos de ser 
francos, diremos que la fiesta tuvo el éxito 
merecido. 

El discurso del Sr. Oyuela merece ser 
leído y aplaudido. 

Si todos los socios del Ateneo pensasen 
y escribiesen como su presidente, la socie-, 
dad iria muy lejos. 

Deseamos vivamente que asi sea. 



Muchos van á Suiza 
de ilusiones llenos: 
unos por las vistas 
de sus pintorescos 
valles y montañas, 
aldeas y pueblos, 
otros por las casas 
y otros por... los quesos. 



A propiisilo del Ateneo y de la velada 
inaugural. 

Todo fué bien. 

Tan smIo hubo que lamentar la lectura 
de Ayohu/Ka. una de las peores poesías 
que se han escrito en nuestros tiempos. 



Y á propósito de la poesía citada: 
Dice el autor: 



.*.j¿£a^^ 



.T»¿i»£?£^v^ :^±^;j:^'>-<ufh- 



270 



BL CASCABEL 









i ■; 



¡Belgraiio!. . . ¡libertador! 
¡Nuestí^o primer ciudadano! 
¿Quién dice Manuel Belgrano 
sin que se sienta mejot^? « 
De donde resulta que Belgrano tenia un 
apellido medicinal. 

Basta sentir jaqueca ó dolor de muelas y 
decir: ¡Belgrano!... ¡Belgrano! para probar 
la eficacia del remedio. 

¡Si lo saben en el Departamento Nacio- 
nal de Higiene!... 



Un jorobado pasó 
Ires años en relaciones. 
y con Luisa al fin se uni( » 
perdiendo las ilusiones, 
pero la joroba no. 
Hoy., aburrido y hastiado 
de aquel paso desdichado. 
exclama dado al demonio: 
— ¡El maldito matrimonio 
al cabo me ha Jorobado I 



En señal de regocijo, por haberse firma- 
do el protocolo entre Chile y la .\rgentina, 
S. E. el Presidente pidió á S. I. el Arzo- 
bispo que se echasen ;i volar las campa- 
nas de los templos... 

— Vamos... que por algo me llaman toca- 
campanas,— habrá (lichn S. E. a S. 1. 




Se~n)-es T. A. D. M. Pi-p-let, A., N. de T., 
Mi'' sica y K. 'S.aslilla.—k veces no contesto 
por falta de espacio. Por ejemplo la mitad de 
Ifis cartas que contesto hoy, las recibí quince 
dias atrás. Son exigencias de ajuste, pero nun- 
ca falta de atención, créanme Vd. 

Muftubnan.— 

Te vi en tu reja 
rezando el coran 
y di jete ai punto 
¡que Alca te proteja! 

Copio lo mejor de su composición á fin de que 
juzgue el país. 

J/. D. di' G. — Supóngase V qup son impu- 
blicables, y supondrá V. muy bien. 

Caco. — Si fuese V. el caco que entró en casa 
el otro día... 

.7. P. — Nada de ¡nh-o: ya lo ve Y. 

Si)uún.—\jO mismo digo; aunque lo del mi- 
co no es de V. 

.1/. G. li. (La Pla¿a)~Est{i bien versificado, 
pero el asunto es muy Diansilo. 

Da ¡-do. — Esta vez ha estado Y. poco afortu- 
nado. 

.S//^írí.— Tampoco sirve. ¡El asunto... sobre 
todo el asunto! 



CUADERNOS DE DIBUJO LINEAL 

POR 

EMILIO R. OLIVÉ 

(APROBADOS POR EL C. N. DE EDUCACIÓN)' 

Colección de cinco cuadernos para uso de las Escuelas 
del Estado. 

Editor: EMILIO A. COLL y C'.^ 

DEPÓSITO Y VENTA POR MAYOR Y MENOR 
2Í104-CHILE— S164t 



.5Í¿:sí£ftM5i*= 



K*,.,.^. -v>.. 



yl^^í^i-. 






:' ''^''^'■■■:Mf%: ^ "-^.tv y'.'/Ji'f^ >■. 



EL CASCABEL 



271 



-%..• 



SUCURSAL rriTéodomiro Suílé 



DEL 



BiNCO DE SiBiDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1884 

CAPITAL; 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.- -Importación 
de productos españoles en general. 

Se dan giros á la vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de desimolio. Los días hábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias festivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



LA HISPANO-ARGENTiNA 

COMPAÑÍA NACIONAL DE SEGUROS 

CAPITAL SOCL\L $ 2.000.000 M/N 

Autorizada por Decreto de 27 de Agosto 

de i 889. 

Inscripta, en el Registro Público 

de Co'ivércio 



Seguros de fletes, efpctos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc 

DIRECCIÓN GENERAL: 

845— Victoria — 845 

BUENOS AIRES 

Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 



ESCRIBANO PUBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 

Higiene de la boca 

Si se desea tener una l.ermosa y brillante 
dentadur;i. úsense, después de comer, los pol- 
vos denlif ricos y jabonosos de Cranicell. 

Son de un aírradahle sal)or, y compuestos- 
exclusivamentp de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 



SE VENDEN 

KN I. A 



droguería y farmacia inglesa 



1)K 



E. F. CRA\AVELL 

647-CALLE VI .TORIA-647 

Entre Perú y Chacahuco 



compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Subvencioiindos por el (iohierno Español 

Servicio bimensual fijo 

euti-o el líío (le la leíala y Europa 

Kl dia 'J de .Tunio de ].s'.»8 saldrá de este 
puerto el magnífico vapor 
para Santa Ciuz de Tenerife. Cádiz, Barce- 
lona, admitiendo carga y pasajeros, asi como 
para Vigo. Coruña, Santander. Bilbao y demás 
puntos importantes de España. 

Por más informes ó d;itos. ; ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y ('=, calle Alsina 750. 

Nota. — Se expidan pasajes de venida de to- 
dos los puertos y t-indades de España. 



EL PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BURNICHtN&C^ Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

PRÓXIMAMENTE 
INAUGURACIÓN DE LOS NUEVOS LOCALES Y APERTURA DE LOS rUEVOS DEPARTAMENTOS 



:' ^íi &^^-^^-^>\v,í u"vi£i>x%v- i> : 



"v'..".« >t»«\.-. 



. 272 



GL 



CA^QABEL 



SEMiNÁRIO FESTIVO ILISTMDO: 




■■■- ¿W tí-, ■ ■ í 



• V '= \: ,■ '■' .,/ 
■ • "V.-,"-''' *."-■ ■ ■ 



Vis : 



SEGUNDO ANO DE SU PUBLICACIÓN 
APAEECE LOS JUEYES 



CONDICIONES PARA LA SUSCRIPCIÓN , 

Capital $ 1 . 50 trimestre 

Provincias » 2 . 00 » 



Anuncios á precios convencionales 






■'^'^■■■ 




REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 



BUENOS AIRES 



^£x,o^^;^CO^ 



'.*, 



ADVERTENCIA. — En la Administración se ven- 
den colecciones del primer año. 



^¡»M^ 



:^ 



Imo. Méjico 832— Sección de Obras de R, Huig , 




■'■■ -■ N ... ^..- ■ • V 



'^iWiiíMlrii-i 



^ A « %•*' *^% 




AdniDistraeioB: ALSINA 939 (áik) 



HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio eu la ciudad. . . | 0. 10 el número 
Número atrasado.... >0.15 id 



Fotograbados de Emilio A. CoU j C> 



Con otra, en el Nacional 
hablaba una dama así: 
f »— Lo sostengo ¡á mi maní! 

— j Y á mi Mant:. ni 7 (.¿que tal ?) 



t» 



■\ 



'-V^ 



i' 'V 



'^^m^^?^W. 



< ■:v^v,. 



■X""- 






EL CASCABEL 



'■.■■■■ -^ - ■ ■- ^■.■0í'--■..^.> '■" 



7^ 

I 



ÍGL CASCÜBii 




SEMiNiHIO FESTIVO ILUSTRADO 



SEGUNDO ANO DE SU PUBLICACIÓN 

APARECE LOS JUEVES 



CONDICIONES PARA LA SUSCRIPCIÓN 

Capital $ 1 . 50 trimestre 



Provincias 



2.00 



Anuncios á precios convencionales 




REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 



^x,ijfca^c:^cx:>^ 



BUENOS AIRES 



ADVERTENCIA.— En la Administración se ven- 
den colecciones del primer año. 



loip. Méjico $32— Sección de Obras de R. Cuig 



'^/9^£^cX'>^' '" 



Afto II Buenos Aires, Hayo 11 de 1893 NíUn. 71 



i nn. . jn i ii iiiii ^ ii 



"mu í* ". ' """"" ' ■."". I ni ii i' '' i ii n] yi " ' i","^ " ' "" 



i.,| | f l ([ » ■■III I 'I I" I M I i |i ii| i|lill |JI I || i»i» ■■ JUWJM i ipi v 

H^H^HHMiüBiaíá^aifiBaÉiB^W. 



EL CASClil 






W 



M^ 



mmwmmimmm 




;fe3á*-í5ÍKSa!íc?.; 



iM>v<"ii""-->-'.'i\}h|iriit><""nTrR>rn"n'rw 



m 



Lt eorrtspondsncla á nombre del Diré or 



liéieeioDy Akioistracion: ALSINA 939 (altos) 



90RAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

f recio en la ciudad. . . | 0. 10 el número 
Número atrasado. ... » . 15 Id 



SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 



Director: ENRIQUE COLL 



^OA(^UIM mAMIMI 




Fotograbados de Emilio A. CoU y C> 



Con otra, en el Nacional 
hablaba una dama asi : 

— Lo sostengo ¡á mí maní! 

— i Y á mí Mani.. ni! (¿que tal ? ) 



274 



EL CASCABEL 



i:^ :y^fr*^m^^ 





->.j3t-^ 



A exposición artistic;i 
del Ateneo, en ya 
inauguración está fi- 
jada para el quince 
del mes que nos co- 
rre, promete ser fe- 
cunda en revelacio- 
nes. 

Revelaciones artís- 
ticas, como es natural. 

Además se noá descolgarán una porción 
de críticos, 'con lo cual no cabremos en 
nos de gozo. 

Leeremos los diarios, y lo primero que 
llamará nuestra atención será la revista 
crítica del Salón. 

Para no perder la costumbre de escri- 
bir frases de cajón, verdaderos clichés al 
alcance de todas las fortunas, empezarán 
así los artículos: 

(■•En estos tiempos de vil materialismo, 
en los que ei afán de lucro mata las aspi 
raciones del espíritu y hace imposible la 
vida artística, parece un sueño la reali- 
zación del torneo que nos ofrece la joven 
y ya poderosa sociedad que preside el doc- 
tor Calixto Oyuela.» 
O bien: 

«No todo ha de ser hablar de ¿"ranos v 
valores cotizables. Hoy nos toca la grata 
tarea de dar cuenta de un actci que marca 
nuevos rumbos á la producción artística.» 
Y con tan plausible motivo, ya verán 
ustedes c(')mo los críticos no dejan títere 
con cabeza y so toman á lo serio la críti- 
ca y la misma exposición; y también ve- 
rán, ó leerán, mejor dicho, los juicios crí- 
tico-temerarios que emitirán esos seño- 
res que han nacido de pronto, por gene- 



ración expontánea, como si dijéramos. 

Por que, hablando en plata, no conoce- 
mos críticos que merezcan tal nombre: á 
lo sumo concedemos que en algunas re- 
dacciones hay personas de buen gusto é 
intuición, pero sin la preparación nece- 
saria. 

Pero ye sabemos cómo se arreglan es- 
tas cosas 

— ¡Mengaiiezl — dice el director de un 
diario, llamando á un joven que está es- 
cribiendo sueltos, queda V. encargado de 
hacer la crítica de la Exposici<')n. . ¿En- 
tiende V. de pinuira? 

— Un poco. si. señor. 

— Pues manos á la obra, y duro y á la 
cabeza! 

E ipso fado, a\ joven Menganez queda 
consagrado critico y la emprenie, por 
ejemplo, con un paisaje del artista Re- 
gulez. • ' 

V dice: 

.>La impresión c|ae produce el cuadro es' 
jH'íima. El tono verde está rhal sentido. 
No hay horizonte, ni ambiente, Tii nada. 
Mejor sería, para el señor Regulezy pura 
el arte, que el ajtista empu.ñara la escoba 
de barrendero y aband^inase la profesión 
de pinta-m_onas... ¡Un paisaje sin sol!... 
Es el colmo. Repito: el señor Régulez es 
un cochino y es preciso señalarlo con el 
dedo.w 

Claro está que el pobre pintor siente que 
la fiebre le consume, y tiene ganas de re- 
ventar á Menganez. 

Pero no lo hace, y hace bien. 

El caso es que por algo hay que empe- 
zar, y es bueno que nos acostumbremos á 
ver cuadros. 

Hasta hace pocos días nadie hubiera 
creído que en Buenos Aires viven y traba- 
jan un sin fin de pintores. 

Ahora saldrán á luz. 

Buenos, algunos. 

Malos, muchos. 

Porque en pintura, como en todo, hay 
un sin fin de aficionados que con el mayor 
aplomo del mundo se titulan artistas. 

Uno conocemos que desde que se anun- 
ció la exposición, vive en perpetua activi- 
dad pictórica. 

—¿Está Bruno? preguntamos dias atrás 
á su tierna es[)osa. 



.-^ % ,"£!, 



EL CASCABEL 



275 



— No, señor. Ha ido al Tigre á tomar 
vistas. 

— ¿Qué me cuenta? 

— Si; son para el cuadro que está pin- 
tando. 

— ¿Un cuadro? 

— ¡Ya lo creo! ¡Y magnifico, por cierto! 
¡Si supiese V. lo cansados que estamos 
todos en casa con motivo del cuadro! 

—Pero, qué, ¿todos YV. pintan en él? 

— No: pero servimos de modelo. ¡Ah! 
Bruno es infatigable. Mire V., como en 
el cuadro entran muchas figuras, y los 
modelos, sobre ser pocos, son muy caros... 

— Entiendo, señora, entiendo. 

— Bruno, nos viste y nos coloca y ¡cui- 
dado que nos movamos! Hoy precisamen- 
te la suegra está en cama con un dolor 
de mil dia-blos 'en 'el brazo (derecho. Y le 
vino, el .dolor- porque Bruno la tuvo dos 
horas con el brazo -le vetado, mientras él 

■ CQ;piaba~ la actitud arraigante,, digna de lo 
' -que ha de representar en^ei cuadro,..; 

— ¿Alguna matrona fomana? ' . • 
—No,. señor; un.áárgénto de caballería.' 
— ¡Ave María! ■. • ,., 

— ¡Usted se admira!, ' ' ' 

— [Y cómo no! ¡La suegra^ convertida 
en sargento! " ' . ' 

— Exigencias, de artista pobre." Repito; 
en casa todos servímos de modelo... 

Y' así era en efecto. , 

La mucama, una honrada hija de la Co- 
ruña, se veía obligada á pintarse la cara 
con alquitrán, porque en el cuadro figura- 
ba una negra que cebaba mate á unos sol- 
dados. 

La pobre muchacha lo aguantaba pa- 

.cientemente y servia la mesa con la cara 

embadurnada y á lo mejor Bruno ledecia: 

— Estése V. quieta en esta postura... 

* — Pero, señor, el asado se quemará... 
—No importa. Deje que tome un apunte ; 

■ ügerito. ! 

Una vez tomado ei apunte, y después de I 
una sesión de treshor^is ante la tela, Bru- | 
no decía á la doméstica: 

—Ahora vaya V. á lavar los platos, y 
lávese la cara, porque los niños están por > 
llegar del colegio y V. los asustaría. 

Lo que pasa en casa de Bruno, pasa en 
otros hogares artísticos, con la diferencia 



de que Bruno no sabe lo que se pesca y 
Otros en cambio, saben en donde les aprie- 
ta el zapato. 

Obras buenas y malas, críticos malos y 
peores, bien venidos sean. La exposición 
presta un servicio al arte. Tal vez, por 
ser la primera deje algo que desear. No 
importa; luego vendrán otras mejores: el 
gusto se depurará, y tal vez se depurarán 
los críticos incipientes. 

Y decimos esto último, porque antes de 
que se abra la exposición ya hemos leído 
en un diario una porción de desatinos y 
de frases poco cultas apropósilo de unos 
cuadros y unos pmtores. 

Ahora... ¡<jue Dios nos guarde de los • 
BruiTbs!' - ■ *, 



O A MT A RES 



■■ si al templo v;is, note jiongas 
junto á la Virgen, 'iiié el pueblo 
creer pudiera que eres , , 
tú la reina de los'cielos.- 

,])o está él amor que- juraste? 
' ¡ijuf liici.<te de tu -pasión! ' • 
, i'^iisiirna no ha'ya castigos- , - '"• 
para crímenes de amor! . ' 

'Entre polvos y jabones ' • 

y. menjurges y... ¡la mar! 
necesita, vida mía, ■ ' 
tu palmito un tiineral. 

En tu ventana colgué 
todita.s mis ilusiones, 
y al soplo de tu cariño 
se hicieron, niila, mayores. 

Nos amamos, y el decirlo 
no le es dado á nuestra voz. 
¡Qué importa! si nuestros ojos 
conversando están de amor. 

Tú sufres remordimientos 
y á mi recuerdos me matan, 
mas yo ganaré Ins cielos 
y tú perderás el alma. 

No hay mujer lea en el mundo 
yo sostergo y sostendré; 
para ser bella le basta 
y sobra con ser nnijer. 

Dudaba, y en mi delirio 
negar egué hasta la uz. 



276 



EL CASCABEL 



t ;■'''» ???*■' 






Tú la calma me volviste, 
¡bendita mil veces tú! 

En la iglesia de mi pueblo 
hay el Cristo de la fé: 
jcuántas veces á su vista 
llorando me arrodillé! 

¡Ingrato! se me dijiste, 
no sé lo que respondí: 
sólo recuerdo que amante 
mis brazos te supe abrir. 

Si la brisa de la tarde 
te besa con dulce ali-ento, 
es porque yo cada día 
la doy un millón de besos. 

R. Monner Sans. 

-9g«^ 




ORADORES EXPRESIVOS 



ARA algunos seres afor- 
tunados, de esos que tie- 
nen el don de la pala- 
bra, no basta hablar; es 
menester acompañar el 
discurso con toda clase 
de gestos. 

Por ejemplo; en el club 
politico si se habla mal 
del gobierno, dice el orador. 

— Señores ha sonado la hora {señalan- 
do el reloj). Ha llegado el momento de 
demostrar á la faz {tocándose la cara) de 
la Nación que somos fuertes {enseñando 
los puños) y que cuando demos el golpe, 
éste repercutirá (pegando un puñetazo en 
la mesa), y hará que todos los obstáculos 
desaparezcan, y que rueden por el suelo 
los infames mandones {puntapié á la si- 
lla,, que cae ruidosamente). 
, La caridad no está reñida con nuestras 
teorías revolucionarias. Asi es que al caido 
le diremos: toma la mano {agarra la si- 
lla) levántate (la alza y coloca bien) y sír- 
venos de apoyo en nuestra tarea regene- 
radora (el orador se sienta). 
Los temibles son los oradores familiares. 
Aquellos que á la par que hablan, eje- 
cutan. 

Uno he conocido y he tratado con cierta 
intimidad. 

Y aun recuerdo con horror los discursos 
que he tenido qtie aguantar sin agachar 
las espaldas. 

Por el motivo más insignificante, por el 
menos importante de los acontecimientos, 
nuestro orador tomaba la palabra y de 

■ í 



ella nos tenia pendientes durante una hora 
por lo menos. 

Aun recuerdo que en una boda, cuando 
después de efectuada la ceremonia los in- 
vitados cenaban opíparamente, al llegar al 
f chatnpagne, levantóse el orador y empe- 
zó asi: 

—¡Señoras y caballeros! 

(Estupefacción). 

Yo también he sido casado. . . 

(Movimiento de disgustos entre las se- 
ñoritas) 

Ahora soy viudo y al asistir al enlace de 
nuestro amigo Pérez con la interesante se- 
ñorita López, siento emoción indefinible. 

No hablaré más. 

(Rumores de satisfacción). 

Todo lo que podría decir en altisonantes 
párrafos, lo diré con los brazos. 

(Sensación). 

¡Ah, señoras y 'señores!. . . permitid que 
os abraze. . . mi abrazo será mensajero de 
paz. . . 

(El novio se pone serio. La novia colora- 
dita) de'paz y de concordia 

Y, dicho y hecho. 

El orador empezó á repartir abrazos, 
hasta que al llegar á la novia se interpuso 
el novio-marido armado de un alón de 
pollo, y á no interponerse los invitados, 
aquello hubiera terminado mal. 

En otra ocasión nuestro orador, en un 
banquete político, abrazó y besó á un se- 
nador que se pintaba la parba. y salió con 
los labios llenos de tintura, oriental. 

Pero él no escarmetaba. 

Los escarmentados eran los comensales 
de todo festín. 

Finalmente, en una cena con que varios 
socios del «Centro de la Producción de la 
Remolacha», celebraban el nombramiento 
de diputado, del secretario de la sociedad, 
el orador se levantó y habló. 

Pero cuando, dando rienda suelta á su 
expasión, intentó abrazar á los concurren- 
tes, estos se levantaron y abandonaron el 
comedor precipitadamente. 

El orador expansivo se quedo extático y 
clavado en mitad del aposento, hasta que 
un mozo, con toda la urbanidad del mundo 
le presentó la cuenta. 

Subía á 200 nacionales. 

Fué tal la emoción que esperimentó el 
orador, que tuvo que abrazarse al mozo 
para no caer al suelo. 

Este abrazó fué el último, 

¡Le costó doscientos nales! 

Eustaquio M. Pei^ez. 



I •- ■-fh^BcpT'i'^T^^iír 



•rjj- -j'-i- , - ■ 



EL CASCABEL 



•277 



SISTEMA CRÍTICO 



Aérea, vaporosa, 
suave, esbelta, delicada; 
notábase en su mirada 
una expresión misteriosa; 
como si de la fortuna 
se hubiese, triste, quejado, 
aquel bello ser formado 
con un rayo de la luna. 
Solo para Andrea había 
en este mundo un consuelo: 
solo calmaba su anhelo, 
su dolor: la Poesía. 
Con singular interés 
leyendo se deleitaba, 
y cuando un verso acabab;i 
aprendía otro después. 
Que era aquella enfermedad 
fruto de extraño lirismo, 
para unos: romaiuicismo, 
y para otros: necedad. 
Deseándole al momento 
á manera de receta, 
las mujeres: un poeta, 
los hombres: un casamiento. 
Por este tiempo llegó 
á aquel lugar escondido, 
Ruiz, poeta distinguido, 
quien á Andrea conoció. 

Y Ruiz, ya puesto al corriente 
de la manía de .\ndrea, 

y al ver que esta no era fea 
se enamoró de repente. 
¡Qué diálogos más poéticos! 
¡Qué conceplos más retóricos! 
4Qué trozos más escultóricos! 
¡Qué ideales más estéticos! 

Y á la postre Andrea y Ruiz. 
como es justo, se casaron, 

y tranquilos comenzaron 
una existencia feliz. 



II 



que de sus sueños vivía 
y el céfiro parecía 
quebrarla, no quedó nada. 
Aquella existencia inquieta, 
aquel afán terminó, 
aquel dolor se acabó 
teniendo en casa al poeta. 
Bien pronto la palidez 
de su rostro, desterraba, 
y eii sus formas se notab;», 
una elegante esbeltez. 
Aquel algo incomprensible 
de sus miradas, huía, 
y ahora en sus ojos ardía 
un fulgor irresistible. 
Ruiz, borracho de placer 
bendecía su pasión, 
y hallaba la inspiración 
en su arrogante mujer. 

Y el mundo llegó á envidiar 
aquella musa tan bella, 
porque era la musa aquella 
para uso particular. 

Con idéntico interés 
Andrea, siempre leyendo, 
mil versos fué conociendo 
que recitaba después: 
dándole por resultado 
su lectura continuada, 
que tras de una temporada 
tuvo el gusio depurado. 

Y pudo saborear 

los versos de su marido, 
y con su recto sentido 
se los pudo criticar. 

Y los halló muy ripiosos, 
y vio alguna poesía, 

en la que versos había 
cojos o defectuosos. 

Y al verlos de ripios llenos , 
dio su crítica completa, 
...huyendo con un poeta 

que hacia versos muy buenos. 

Luis Gnraía, 



De la niña delicada. 




■m:-- 



..t'i'»^'-;. 



278 



EL CASCABEL 



EL SOMilBOR 




s un tipo que existe, 
que vive y lucha, es 
decir sueña, codeán- 
dose con nosotros á 
cada instante. 

Para el soñador la 
vida es relativamen- 
te corta. 

Podrá no tener las 
manos callosas poi- 
efecto del trabajo, pero la inteligencia.... 
Seguramente al hacer la autopsia de un 
soñador se encontraría, al examinar el 
cerebro, que este tenia callos. 

El soñador no necesita dormir para so- 
ñar. 

Al contrario: cuando concilla el sueño 
puede decirse que deja de hacerlo ya que 
para él la vida es sueño. 

Pero, y por si acaso V V. no han tenido 
ocasión de examinar de cerca á un soña- 
dor, hablaré de uno que conocí y traté con 
toda intimidad. 

Se llamaba... no: no diré el nombre. Su- 
pongamos que se llamase Francisco, 
Ya está bautizado. 

Pues bien, Francisco, cuando niño, so- 
lo tenia un anhelo vehemente: llegar ;i ser 
hombre. 

Y lo fué. 

Desgraciadamenle los años corren ve- 
loces y no quisieron hacer esperar;) nues- 
tro soñador. 
, —Ya soy hombre! nos decía. 

— Y qvie harás ahora? 

— Veremos. 

Este veremos es e! compendio de la vida 
de Francisco. 

Siempre contestaba lo mismo cuanao 
se le incitaba á pensar 31: algo serio. 

¡Veremos! 

Y cerraba los ojos para no ver. 

O para ver mejor: por que yo, que tan 
intimo amigo suyo fui, pude penetrar su 
pensamiento y adivinar lo que significaba 
el dichoso veremos. 

Una vez Francisco se sintió hombre, so- 
ñó con fuerza. 

Y soñó, primero, en una lotería. Un pri- 
mer premie le era muy necesario. 

Con mucho dinero... ¡cuantas cosas pue- 
den hacerse! 

En primer lugar, viajar mucho, correr 
mundo y conocer gentes nuevas, y costum- 



bres nuevas también: reflnarse, pulirse 
eri una palabra. 

Después, fiestas y orgías. 

Algunas obras benéficas. 

Por ejemplo un gran hospital,' o una es- 
cuela para hui^rfanos... 

¡Cuántas bendiciones se ganaría! . . 

Luego, el matrimonio. 

Una mujer joven, elegante y distinguida 
que supiese hacer los honores de la casa 
en saraos y recepciones... 

Pero, la lotería no venia, es decir venir 
ya venia: el premio mayor es el que se 
quedaba. 

Motivo nuevo para sueños nuevos, me- 
nos nobles por cierto. Veámoslos. 

La audacia todo lo puede. 

L'n hombre audaz sin dinero vale mas- 
que un millonario tímido. 

Animo pues: lleguemos á la meta por 
otros caminos. 

Francisco al pensar estas cosas cerraba 
fuertemente los ojos... y seguía soñando. 

¡La audacia! Ella me valga. 

Desde hoy seré allanero y atrevido. Mi 
figura no es mala: aprovechémosla. ¡Hay 
tanta niña rica y soltera! 

Me dedicaré á una: cualquiera . La cues- 
tión es que tenga dinero, mucho dinero. 

A la primera que se ponga á tiro le di- 
ré,., no se lo que le diré, pero si sé que 
será de efecto. 

«Amor mío, mi único bien: quisiera verte 
pobre para quererte más: tu riqueza es una 
valla inconmensurable que nos separa, 
pero si no puedes ser mía, un pistoletazo 
pondrá fin á mi triste vida. Dime al menos 
que te acordarás de mí, que llorarás, que 
cuando estés en brazos de otro honibre 
cerrarás los ojos y pensarás en mi... » 

¡Oh fatalidad la de Francisco! 

Nunca tuvo ocasión de hablar con tanto 
cfil^r, y si la tuvo, las palabras se anuda- 
ron en su garganta y no le estrangularoi» 
por compasión. 

Y en tanto si yo, ú otro amigo, le pregun- 
taba. 

—¡.Y qué piensas hacer? Mira que los 
años pasan. Reñexiona que luego será 
tarde. ¿No piensas luchar de algún modo? 

— Veremos, veremos... 

Y seguía el eterno sueño en pleno día 
y en plena actividad \ ital. 

¡El juego!... Si; probar suerte... ganar, 
ser muy audaz con las cartas en la rnano..- 
¿por qué no? 

Y el pobre Francisco soñaba con fuerza 



''"^ñ'sV'í'^^.s "*v 



.^ • 



-v-í'- 



r^^^-íTS" 



EL CASGABEI. 



279 



y no despertaba más que para soñar en 
otra cosa. 

¿No fué bien el juego? 

Si yo supiera estafar disimuladamente... 

Y entraba de lleno en la pesadilla de las 
combinaciones mercantiles con toda la re- 
tahila de quiebras fraudulentas, venta de 
mercaderías, á cualquier precio, antes de 
los vencimientos, protestos y fuga. 

Y se encontraba embarcado con rumbo 
á Europa, llenos los bolsillos de dinero y 
con brios inusitados para gastarlo alegre- 
mente... 

Pero, ¡tampoco se realizaba la pesadilla! 

Y el tiempo cruel,pasaba, dejando vivir 
{» Francisco de noche solamente. 

Ah! en la cama no soñaba nunca. Vivía, 
descansaba. 

Por fin, llegó un dia crudo, un dia de 
invierno destemplado y pillando al soñn- 
desprevenido le endosó una pulmonía fatal. 

Le asistimos unos cuantos amigos, que 
de ningún modo consentimos en que fue- 
ra llevado al hospital el pobre enfermo, el 
cual, y mientras agonizaba., :io.s aecía con 
aire ccnvenciao: 

— Asi que cure de esta enfermefla!, Cuin- 
biaré de vida. Nc esperaré nada de la suer- 
te, ó de la fortuna, que tan loca es. Tra- 
bajaré: seré industrir:! y los productos de 
n^i casa alcanzarán las máí alias recom- 
pensas en cuanto certamen se presenten. 

Ter.aí'é amero, seré respetado y... no me 
haré más ilusiones! 

Era tarde. 

La muerte le arrebató la ilusión de su 
úiumo sueño. 

Andrés Solé/-. 

-HEK 



PERRO "maitre d' hotel 



' l,ÍL*..l" 



Una innovación curiosa 
ha poco se ha descubierto, 
que en la cocina moderna 
tendrá preferente puesto. 
Un cocinero ingenioso, 
que vive en no sé qué pueblo, 
servía á su cUentela 
guisos con carne de perro. 
¡Cuántos infelices canes 
á sus manos habrán muerto! 
El caso es que los clientes, 
sin sospechar nada de esto, 
se atracaban de perritos 
ly los hallaban muy buenos! 
Según datos recogidos 
en el lugar del suceso, 



parece que un señor cura 
que probó aquel alimento 
anda dando todo el dia 
vueltas en torno de un huerto 
en donde se halla una perra 
de largo y lirillante pelo, 
y jtarece que el presbítero 
sin notarlo, por supuesto, 
dá unos ladridos atroces 
y á una señora del pueblo 
le mordió las pantorrillas 
y quiso roerla un hueso 
¡efecto de haber comido 
unas costillas de perro! 
Una señora casada 
<\ne también probó de a<juellu. 
al irse á acostar de noche 
junto á su señor y dueño, 
tuvo la extraña manía 
de pensar por un moment'j 
que su marido era gato. 
y creyendo al mismo tiempo 
(|ue ella era perra, mordióle 
con furor en el pescuezo, 
y el pobre marido absorto 
ya no tuvo más remedio 
([ue colocarla un bozal 
y encerrarla e;. nfi ropero, 
'"ien t.xUStornos semejantes 
lian ocurrido en el pueblo, 
y están tan ;"r3GCapaclo3 
el intendente y los médicos 
viendo esta perro-manía, 
que andan tristes y perplejos 
y temen n-e los vecinos 
creídos de que son perros 
caminen á ctiatro patas 
y muerdan á los viajeros. 
Por último han decidido, 
y como recurso extremo, 
dar á todos la i/iorcilla. 
ya que no hay otro remedio. 
—Vea usted que fin más triste— 
me decía un cocin-TO — 
¡Y todo poripie han usado 
el perro como alimento! 
—Si; ipor tener más ganancias: 
—¡Claro! ¡por hacer dinero! 
Mire usted: si los fondistas 
siguiesen todos mi ejemplo, 
estarían sus clientes 
sanos, alegres y gruesos. 
—¿Usted no hará perrerías/ 
—Yo tengo un mi'todo higiénico 
y aquel que come en mi casa 
sale por fuerza contento. 
¡Yo dar perro á mis clientes! 
¡Yo dar al público, perro!... 
Luego supe que en la casa 
en que está aíjuel cocinero 
sirven á los parroquianos 
una clase de alimento, 
(pie el que la prueba es seguro 
i|ue sin darse cuenta de ello 



f'-^^ -^ 



^r-, I - •- ^"i->f^^^ffi' -^^ 



a*> 



EL CASCABEL 



¿QUÉ ES LO 








Un Minestrón con muchos porotos. 



Aceitunitas para abrir el apetito. 








Kl clásico puchero. 



Espinas de pescado 



."* o- ,■ '.■ vi.- -i .ti:>.'^,:.'.-1;-.' --•- 



:;>>^ssti?í7^»PÍ?^-íi:5f^*;^^^ V?", 



■ ' r ■ ;-^iv-- *í^ ' ^.T í* ■ '••'**^^^ v.v- 



EL GASCABtiL 



281 



QUE COMEN? 





Unos esparraguitos al Rhin. 



Befsteak muy erudito. 




'T'.Ma^^A'-^Y 




Asao con cuero. 



¡Ni fósforos! 



: ■f Tíí .;"'^^,V'»'^ 



~.m-í:-:<'-¡\ 



■'-' '-;-S.'. 



';^' ^•'í;';::tí?:-í3;.(@:;7r:.:T?^:':^v';-;'-:;¿ ,> .:->'í:,-'s^:vív- 






-282 



RL CASCABEL 



se pone á cazar ratones. 

y en cuanto llega el in^\Jerno 

se marcha por los tejados 

y lanza maullidos tiernos, 

y en cuanto encuentra una gata 

vá y ¡la muerde en el pescuezo! 



José M' Mendoso . 



•*— S- 



ENTRE AFICIONADOS 



%/ AMOS, vamos, que son las ocho y 
media y el público está impaciente. 

— Pues que espere si quiere y sino que se 
vaya. 

—¿Dónde diablos han puesto mi traje,que 
no lo encuentro? ¿Se lo ha comido alguien? 

—¿Y el mió? ¿,dónde anda que no lo veo? 

—Espada demis pecados ¿dónde estás' 

— ¿Y mi birrete? 

— Yo no encuentro mas que una bota: la 
otra se evaporó. 

—Mi capa de grana, ¡que la traigan! 

—Y la mía. 

—Y mi antifaz. 

—Y el mío. 

— Pur Dios, señores, vamos de una ver. 
que el público est;i pat^n.iao. 

Este; diálogo lo sostenían el director de 
escena, á lajvez empresario, boletero, tras- 
punte, etc, etc, y varios aficionados, no á 
lo ageno. si al teatro, que es peor todavía, 
y cada cuai por separado con tantos ó más 
cargos que aquel, entre los bastidores ciei 
teatro de un pueblo cercano á la capital. 

Se asesinaba, digo, se ponía en escena 
el popular drama />. Juan Tenorio y vis- 
tas las dimensiones del mismo tratabc^^e 
de empezar pronio para acalcar temprano 
y tomar soleta antes que el público pudie- 
ra darse cuenta. 

Pero como no todo sale á medida de 
nuestro deseo y ese din ^c haL^a ue ser la 
regla, hete aquí que un muchacho depen- 
diente de un cambalache de libros, princi- 
piante en el arte y con todo un archivo de 
dramas en el mate, se fué muy bonitamen- 
te al teatro á eso de las dos de la tarde y 
echando mano al lio de ropa, sacó la que 
mejor le pareció y más vistosa según él, 
se la puso, y hecho un verdadero adefesio 
se paseaba ó lo largo de el escenario mas 
orondo y atufado que un pavo en vísperas 
de Navidad. 

« —En la variedad está el gusto; dijose, y 
dicho y 'lecho: calzóse en el pié derecho 
una bota de gamuza destinada al capitán 



Cerrtellus, mientras que en el izquierdo en- 
casquetaba la que debia sacar D. Luis y que 
era color chocolate. 

— Esta trusa con alamares me sentará di- 
vinamente, y púsose una chaquetilla tore- 
ra enviada por equivocación. , ^ 

—Ahora el tabardo éste,— prosiguió, po- 
niéndose el destinado al que debia ser Don 
Diego Tenorio, por espacio de media hora. 

—Veamos los sombreros; este con plu- 
ma blanca ha de favorecerme ¡y me viene 
justo! dijo, encasquetándose hasta las ore- 
jas el biri-ete del protagonista de la obra. 

— ¿Qué me falta? ¡Ah, si, la espada! aqui 
está! parece la luna en cuarto menguan- 
te,— y ciñóse al costado un alfange que .á 
falta de espada debia sacar Ciutti. 

En estas se hallaba cuando se presentó 
el olro protagonista déla obra, un mu- 
chacho colega en afición y aspiraciones, \ 
aprendiz muy malo de un sin número de 
artes y oficios, cuyo papel se reducía á 
abrir desmesuradamente la boca para decir 
cuando D. Juan dice: 

Y á lomos de un mal rocin ' . ■ 

pues me querían ahorcar. 

No le pareció prudente; salir á escena co-* 
.iiu ios demás comparsas, ya que en el ca- 
rácter de invitado debia alternar con Te- 
norio, y haciendo diez centavos de lo 
mismo que su compsñeio Gastón, esto 
tomo y ésto también, en menos que canta' 
un gallo se emperejiló con lo mejorclto 
que en el Mo hubo á mano. De aquí, pues, 
que á la hora do empezar, D. Juan no tenia 
birrete, D. Luis no encontraba la bota, Don 
Diego el tabardo, Ciutti la espada, etcéte- 
ra, hasta cnie^'isron que Gastón y su com- 
pañero lucían los trajes mas vistosos. 

— Yo he venido primero y la ropa me 
pertenece, — decía el cambalachero ai ver 
que trataban de desnudarlo. 

— Y yo también aquí nada hay de nadie, 
todo es de todos, — añadió el enciclopédico 
aprendiz. 

Un triunfo costó apear del asno á aque- . 
ilos (asnos iba á decir) y convencerles de 
(|ue debían ceder sus trajes á las primeras 
partes, lo que al fin se consiguió. 

— Bueno, señores, empezemos de una 
vez, grita el director. 

Y sube la arpillera entre los aplausos 
del impaciente público. 

Empieza el drama y marcha perfecta- 
mente hasta la escena en que D. Luis rela- 
ta las conquistas que ha hecho en Flandes, 
la tierra de la manlequila. Al llegar á 
aquello de Yo á los palacios subi, etc.. 



*■ • « 



EL GASCAbt.1. 



283 



EL AUTOR DE VISITA, pok B. Gautier 




-La función que viste anoche, la Cscribi yo. ¿Te gusto? 

-Mucho. Sobre todo cuando aquellos señores de los palcos silbaban tanto. 






r. - 



284 



EL CASCABEL 



— al pobre Mejia, algo aturdido, se le en- \ 
trabanca la lengua y dice: 

Yo á los topacios subi, 

yo á las castañas bajé, 

y allí donde me encontré 

se recordarán de mi. 
Murmullos en el público. Por fin se le 
encarrila la sin hueso al prometido de 
doña Ana y la representación vuelve á se- ! 
guir su curso hasta aquella escena en que i 
el Comendador no pudiéndose contener, 
dice, muy enojado: 

¡Mentecatos! ¡vive Dios! 
que á no temblarme las manos 
d pelos como Á villanos 
os diera muerte ó los íres. 

— ¡Que baile! grita uno del paraíso... y 
vuelve de nuevo á encarrilarse el drama 
sin niris que dos ó tres percances por acto. 
El último del primero merece mención. 
Hacía el alguacil un muchacho que nunca 
había salido á escena y al ponerse el san- 
henito para apresar ó don Juan, le entró 
una batata que apenas si podía mover las 
piernas, cuánto más la lengua. Se pre- 
sentó en la puerta del foro y dijo: 

Alg.— ¿Don Juan Tenorio? 

D, JUAN.— Yo soy. 

Alg. — íSe/s pesos. "' ' ■ 

dice el alguacil en vez de decir sed pi^eso, 
i\ujñ es lo que manda Zorrilla. Todo el pú- 
blico suelta la carcajada, los del escenario 
hacen lo mismo y hast * al encargado de 
tirar el telón le entra tal acceso de risa, 
que no pudiéndose contener suelta la cuer- 
da y vienen telón y él abajo entre los sil- 
bidos del público, dando asi por terminado 
el primer acto. 

El segundo y tercero pasan sin uovedad 
alguna. Un titeo mayúsculo por parle del 
público que no estaba dispuesto á tragarse 
la papa que ;i toda fuerza la compañía 
quería darle, pero nada más. En cuanto 
al cuarto y último acto, pues no pudo con- 
tinuar la representación por ausencia total 
del público, merece párrafo aparte. 

Sucedió que el Ciutti, un napolitano afi- 
cionado al alpiste, se largó en uno de los 
entreactos al boliche de la esquina, y gine- 
bra tras carabanchel, cuando quiso acor- 
dar cargaba una mona que no se la mere- 
cía y tropezón aquí y tropezón allá, á duras 
penas pudo volver al teatro. Paseábase 
agitadisimo por la escena el burlador de 
doña Ana de Pantoja, pues la tardanza de 
su criado no le daba buena espina, cuando 
se le presenta éste, borracho como una 



cuba y haciendo zigs-zags se aproxima á 
su señor y le dice: 

—¿Señor? . ' 

—¿Qué sucede, Ciutti? 

— Ahí está un empeñado • 

en veros muy embozado. 

—¿Trae gente? '. • ■.-: 

— No más 
que los remos del bote. (Y se vá lle- 
vándose el sofá por delante. El 
público aguanta hasta que vuelve 
al poco rato y dice:) 
—Señor, la vida salvad. ■ * 

— Que hay, pues, . , 

—El comendador 
que llega con una espada. 
— Déjale franca la entrada; 
pero á él solo. - 

Y al hacer mutis tropieza con el velador 
y allá se van él y Ciutti rodando por tierra. 
Don Juan no puede contenerse, y sin enco- 
mendarse á Dios pega tal puntapié en sal- 
va la parte al criado, que no pudiéndose 
éste contener suelta un lerno capaz de ru- 
borizar á un carrero. 

Y el público no puede tolerar tanto dis- 
parate y arma un zipizape que dá con la 
función al traste. 

— ¡Bravo! ¡que se repita! gritan los unos 
Los de los palcos sacaban el cuarto tra- 
sero de sus individuos por encima de las 
gradas y dándose palmadas en las posade- 
ras vociferaban: ¡bien, muy bien! 

Lá lengua de Ciutti parecía una suela de 
alpargata vieja y como el vapor no le de- 
jaba percibir los estragos de la ovación., 
continuaba haciendo de las suyas, .lla- 
mando Madre Celestina á Brígida, derri- 
bando muebles é insultando al público, á 
don Gonzalo que se presentó en escena y 
á todo el que se le ponía delante. Visto 
esto por el director, creyó conveniente ti- 
rar el telón y dar principio al quinto acto, 
cosa que no pudo hacer porque cansado el 
público de tanta barbaridad abandonó el 
teatro, perdonándoles los tres últimos ac- 
tos; pero no asi un oficial de policía que 
los encarceló bonitamente en la comisaria, 
por, según rezaba el parte que he tenido á 
la vista, asesinos del arle de Talía. 

Joaquín Pueyo. < 




■ J"": .■,.•-'. ., 



í^Js «_«;'.■ 



■ l. 



-L- ■^i:- ¿^«üJi; riís¿iíá¿; 



fiL CASCABEL 




NACIONAL. — Cuando 
empiece la venta de este 
número de El Cascabel, seguramente en 
la boletería del teatro Nacional terminará 
la de localidades y aparecerá el cartel: «no 
hay mi)s ídem» verdadero sueño de em- 
presarios. 

Porque hay verdaderos deseos de cono- 
cer Ther^midor^ la obra que tanto ruido 
produjo en Francia, cuando el gobierno 
suspendió su representación. 

Ceíerino Falencia, que tiene privilegio 
para representar la obra en castellano, la 
presentará con todo el lujo y aparato que 
requiere. 

Dado el interesante argumento de Ther- 
TYlidor y el cariño con que ha sido ensa- 
yado, es de esperar que el éxito de esta 
noche no defraudará las esperanzas del 
público y de la empresa. 

Durante la semana pasada se ha repre- 
sent'ido El Herrero^ obra en la que la 
señora Tubau demuestra la elasticidad de 
su talento, que abarca con la misma taci- 
lidadel género dramático que el cómico. 

El señor Cachet se hizo aplaudir muy 
justamente, lo propio que los demás artis- 
tas que desempeñaron los restantes pa- 
peles. 

Publicamos hoy el retrato del señor Ma- 
nini, y no hacemos comentarios porque el 
público ya los ha hecho, aplaudiéndole 
como se merece. 



ONRUBIA.— Eneste teatro ha hecho el 
gasto la célebre obra del duque de Uivas: 

Don Alvaro ó la Fuerza det sino has 
tante bien desempeñada por las infatiga- 
bles artistas que tantas, y tan buenas obras 
tjan puesto en escena. 



ODEON. — La compañía francesa que 
inauguró el miércoles pasado la actual 
temporada ha tenido muy buena acogida 
contando por llenos las funciones. 



1 
En la noche del estreno el tenor Enge 
evitó un fracaso y Favorita salió á flote, 
no sin apuros por cierto. 

Pero en donde la compañía se ha asegu- 
rado ha sido en Mis Hellijet perfecta- 
mente en todos los artistas de la misma. 



SAN MARTIN. — Cavalleria Rusfi 
cana traducida al castellano ha proporcio- 
nado muy buenas entradas al teatro de 
la calle Esmeralda. 

El tenor Rivas canta con bríos su parte, 
aunque su Irabajo no luce mucho por la 
frialdad que parece d()mina al artista en 
los accionados. 

La Sra. Henares muy justamente aplau- 
dida en su papel, lo mismo que la señora 
Millanes (D.) y el señor Cabra. 

Bien la orquesta, y en resumen, una Ca- 
valleria que durará muchas noches en él 
cartel. 



COMEDIA.— El tenor señor Rihuet está 
siendo objeto de continuadas ovaciones. Kn 
El Trovador de Belchite tiene ocasión de 
lucir su voluminosa voz, la que hace tem- 
blar el local que resulta chico para tanta 
cantidad de tenor... y pase la figura. 

Ruiz, Orejón, la García y la Aceves, co- 
mo siempre: es decir, bien y gustando. 

El estreno de Buenos Aires en Chicago 
se cbnviriió en martirio para el autor de 
la música que dirigiendo la orquesta tuvo 
que sufrir una grita que traspisi) los lími- 
tes de lo justo, porque hasta las gritas, en 
nuestro concepto, deben tener un limite. 

Bueno es que el público proteste, pero 
sin llegar á ensañarse con los autores y 
adores. 

Por lo demás, el fracaso de Buenos A i- 
res en Chicago á nadie estrañó. 

Pero... ¡no había para tanto! 

m 



La compañía de la Opera debuta hoy. 

El elenco es conocido, y en él figura la 
Tetrazzmi- como estrella. 

Tanto el elenco como el repertorio hacen 
esperar que la temporado será brillante. 

Por de pronto, el público agradece á Fe- 
rrari la anunciado audición de Falstaff. 



ZARZUELA. — I^ocas íiovedades verda- 
deramente tiles. La compañía va ponien- 
do en escena obras de las que m;is acepta- 
ción han tenido siempre. 



286 






EL CASGABl-.! 



--sm^-^y^-lr" x 



Las manzanas del vecñio por ejemplo, 
obra fina y llena de chistes, y muy bien de- 
sempeñada. 

Kl Organista sigue tocando con gran 
satisfacción del Dúblico, siempre tan nu- 
meroso y distinguido. Pronto empezarán 
en este teatro los beneficios. 

Es decir, los de los arlislus, porque los 

empresarios empezaron hace liempo 

V tienen trazas de no acabar fácilmente. 




El grupo socialista denominado Los ato- 
lavantes se reúne con frecuencia. 

Es natural. 

(VQué han de hacer los atorrantes para 
demostrar que existen? 

Atorrar, y nada más. 



(•Experiencia peregrina 
la de ese joven doctor: 
al que ha enseñado el amor 
un libro de medicina! 



Un poco de Geografia. 

Ya deben saber Vdes. que Jujuy se halla 
éntrelos 21° y 24" 15' de lat. Sur. y entre 
(JSo 20"y 27 de long. Oc. 

Tampoco ignorarán Vdes. que su super- 
ficie es de 1)3.900 kil. cuad. y que su pobla- 
ción es'de 66.000 habitantes. 

Pero lo que seguramente es un misterio 
para Vdes. es que entre esos tí(J. 000 hay dos 
dignos de mención. 

Los señores Andrés C. Campero y Car- 
melo Jurado, personas de convicciones 
firmes, que han jurado no pagar sus deu- 
das. 

Y no las pagan. 

Pgr esto nosotros hacemos públicos sus 
nombres para ayudar ;i los futuros esta- 
distas. 

lis decir. ;i los estadistas de los ([ue no 
pagan. 



í^ensamientos que encontramos en una 
revista católica: 
«Al (jue se mofa de su padre y despre- 



cia á su madre, cuervos de arroyos le sa- 
quen los ojos, y se lo coman los hijos de 
águila.» 

¿Porqué han de ser de arroyo los cuer- 
vos? 

¿Por que son más voraces? 

¡Angelitos! 



Ha aparecido EL defensor de los liti- 
gantes .divigUlo por un procurador. 
Aquí tienen ustedes un chiste expon- 

l ineo. 




ondencia 



-#— 



A. EsLrello. — Será muy buena si .V. se ein- 
|ieña. . "■ . 

Firvlin Firulete. — Es mejor la primera 
(|Ut' la segunda: t'Sta no tiene nada bueno. 

Simún.— Vov esta vez... no ha acertado V. 

Fiiippo.—YA retrato de Ruiz se publicó en 
el número L"). Xo vemos motivo para publi- 
carlo nuevamente. 

A. i?.— Mande o'ra cosa. Lo de hoy, sin ser 
malo, es llojito. • 

Patatrás.—YiwQno. pero le juro á V. ante 
los Evangelios que traza y zarza ao s»n 
consonantes. 

Li(i>;ilo Ct. — Créame V: Deje el género ro- 
mántico-llorón. Kl (íómico es preferido, en El 
Oascarel, se entiende. 

Saenz Pe~>a.— Gomo supongo que V. no se 
llama asi, le ruego que no toma como pseudó- 
nimos apellidos respetables. Y la composición 
vá al canasto. ' ^ 

7V'?'o.— Pero ¡Por Dios!... deje v. en paz á 
las musas y á su seguro servidor el Director de 
Er. Cascakkl. ^ • ' 

Preguntón.— ^0 han mentido los rumores. 
El libróse prepara y lo ilustra Vaamonde. Es 
cuí^stión de un par de meses. 

re^Zemaco.— ¡Xo y no! 

X^ B — / — No estoy í'uert'? en álg<Mjra, señor 
mió. 

Simón. — Se publicará próximamente. 

Telegrafíiila , urgente. — Recibí, lei y arro- 
jé lejos de mi composición remitida. Salud. 

BaUarin.—Von los pies será V. muy artis- 
ta, pero para escribir... malas disposiciones 
demuestra. 

A'- 7'o'/o— aliterado, V gracias 



Cfc-.i^'fl-'írfl^^^fa-eii^Sfeí 






'^'r^r-i.r*-"' 



EL CASCABEL 



287 



SUCURSAL 



DRL 



BANGO DE SiBiOELL 

CAÍ LE MORENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 

(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.- -Importación 
de productos españoles en genaral. 

Se dan giros á la vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de tlesi)a<'lu». Los dias hábiles de 
10 a. m. cá 4 p. m. Los dias festivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



LA HISPANO-ARGENTINA 

. COMPAÑÍA NACIONAL DE SECUROS 

CAPITAL SOCL\L $ 2.000.000 M/N 

Autorizada po7^ DecTeto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta, en el Registro PvMico 

de Co7iiercio 



Seguros de fletes, efpctos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

ediñcios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



, , DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria — 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 



Teodomiro Suíié 

ESC R [BAÑO PÚBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 

Higiene de la boca 

j Si se desea tpner una hermosa y lirillante 

I dentadura, úsense, después de comer, ios pol- 

¡ ros denlí fricas y Jahonosos de CraniveLl. 

Son de un agradalile sabor, y compuestos 

' exclusivamenie de incri-edientes "especiales pa- 

; ra embellecer y con.'íervar el esmaltp de los 

: dientes. 

I SE VENDEN 

i;n !.a 

droguería y farmacia inglesa 



i!i; 



E. E. CRAIVWELL 

647-CALLE VÍCTOR I A-647 

Entre Perú ij Cliacalmco 

compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Schcencionados por d (roiñerno Esixinol 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la i'lata y Rtii*o|)a 

El dia "2 de Junio de 1SH3 saldrá de este 
puerto el magnífico v-ipor C'H'liAI) ÓK CÁDIZ 

para Santa Cruz de Tenerife. Cádiz, Barce- 
lona, admitiendo carga y pasajeros, asi como 
para Vigo, Coruña, Santander. Bilbao y demás 
puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y C», calle Alsina 750. 

Nota. — Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 



EL PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BURNICHON & C^ Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

PRÓXIMAMENTE 
INAUGURACIÓN DE LOS NUEVOS LOCALES Y APERTURA DE LOS NUEVOS DEPARTAMENTOS 



288 



EL CASCABEL 




^ 



.íí 



FESTIVO MSTRáDO 



SEGUNDO ANO DE SU PUBLICACIÓN ' ■ 

APARECE LOS JUEVES 



..,"«!! 



CONDICIOHES PARA LA SUSCRIPCIÓN 

Capital $ 1 50 trimestre 



Provincias . 



2.(30 



Anuncios á precios convencionales 



REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 



BUENOS AIRES 



sá:::^ 



ADVERTENCIA.— En la Administración se ven- 
den colecciones del primer año. 



:3>#;'" 



:■'■'.■ ■¿■'Sí' 



■7>^' 



;.■'■ vWvíy; ■■ 
l^'^jé-'- -'■"■■•■ ■. 



!<■». léjM* 8t2-«MCiit U »krat 4« K. Psie 



iJ^^ii K^ jilML.Sf''ato»un¿^.2,.M. ^.^jfef-i I, 



."i^JlI^i^L^^tJí^iJ-.J^^ Av .>r>.v^ ri^K._ 



EL CASCli 







kfio II Baenos Aires, Mayo 18 de 1893 Nam. 72 



mnirTr'iiijjj|É"nr|iíyp'!i'iii'VíniTi 



Q^^Ki 



n'Tn' " PTTT " --'llT'|iíTn' "l ' J"jM .. | .■,,w j * ; i'; 




La corresponde^icla á nombre del Diré or 



indicción y ÁdffiiDÍstracion: ALSINA 939 (altos) 

HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
húmero atrasado.... »0.15 id 



SEMANARIO FESTIVO ILUSTEADO 



Director: ENRIQUE COLL 



. AUTORES DRAMÁTICOS 

mAhcos zafatü 




Fotograbados de Emilio A. Coll y C* 



Con la densa oscuridad 
que cubre la inmensidad, 
y el rayo que horrible lirilla: 
Dios hace la tempestad 
y Zapata una quintilla. 



_M,_.. 



_í?2i'Wrk,... 



290 



.-V' 



EL CASCABEL 





ON el mensaje presi- 
dencial han venido 
los fríos. 

El documento, ni 
decir de un joven mi- 
nisterial que cree en 
Dios y en Sáenz Pe- 
ña, es una ■piexa de 
de mucho mérito. 
Es. de ver el entu- 
siasmo con que la defiende. 

Pero es lo que dijo un chusco, que des- 
de luego no es redactor de FÁ Diario: 
—¿Qué dice V. del mensaje? 
—Que es una pieza de mucho mérito. 
— Lo será; pero esjñex^a de poco abrigo. 

— ¿Cómo? 

— Si: porque nos ha dejado frios. 
De modo que ¡estamos frescos! 

. Por un lado la temperatura, y por otro 
el de la Plaza Victoria, el Congreso fun 
Clonando... 

Lo dicho: ¡ey^tamos frescos! 

El frió se ha presentado de improviso 
pillando desprevenidos de ropa á una por- 
ción de ciudadanos que creían eterno el 
verano. 

Sobre todo las mañanas son deliciosas. 

Sale uno á la calle y tropieza con un 
conocido. 

—¿Qué le pasa á V.? 

— Qi'.e yo sepa, nada. 

Y es que al ver lo coloreadas que están 
las narices, creemos que ha pasado la 
noche consagrada á Baco, ó bien que con- 
serva impresas en la faz las huellas de 
una reyerta conyugal. 

Pero nó; el amigo solo siente los efectos 
del frío, y al saber que la nariz le delata 



por su tersura y colorido, entra en una 
confitería, pide un café con leche y pan y 
manteca, y se frota Un poco la tostada 
por el órgano nasal, para suavizar el cutis. 
EsO; dado el caso de que el individuo 
sea presumido y cuidadoso del físico, que 
si pertenece á la clase de despreocupados, 
pronto queda hecho un horror, como suele 
quedar todos los inviernos Ambrosio Ta- 
rija, almacenero y fabricante de pelotas 

finas. , .:,-;v "i. 

Se desfiguia de tal modo el susodicho 
Ambrosio, que al darle la mano nos vemos 
obligados á apartar bruscamente la nues- 
tra, exclamando: 

— ¡Hombre!... | arece que lleve V. las 
extremidades forradas con papel de lija. 

— Es el frío que me las corta. • 

— Pues ¿y esos promontorios que le han 
salido en las orejas? Son nuevos ¿eh? An- 
tes no los usaba.:. 

— ¡Y qué había de usar! Únicamente los 
gasto en invierno: son sabañones. Señal 
inequívoca de salud. 

Y al llegar aquí, Ambrosio nos cuenta 
proezas de su salud de hierro, la que se 
demuestra, según él, por la abundancia 
de sabañones. 

— Este año no tengo muchos y ello me 
alarma. 

— No veo motivos... 

— Mire V.: el año pasado se me llenaron 
los dedos de sabañones y se mehiiichaion 
tanto, que parecían embutidos. Tan real 
era la ilusión, que el perro de un vecino 
se me aproximó un día y empezó á hacer- 
me fiestas. Yo, que soy muy sensible con 
las bestias, empecé á acariciar al inocen- 
te can, cuando de pronto... ¡ñac! se me 
prende á un dedo y empieza á morder con 
fuerza. . . , - 

— ¿Estaría rabioso? 

— No: comprendí que tomaba el dedo por 
chorizo extremeño. 

— Vaya un caso. 

— Poco agradable, pero... créame usted, 
los sabañones indican salud. 

No todo el mundo profesa á los sabaño- 
nes el cariño que por ellos siente Ambro- 
sio, y tanto aquellos como las cortaduras 
de labios, cara y manos, preocupan gran- 
demente, al bello sexo en particular. 

Y así vemos en alguna casa, que la se- 



■ ■»v:típ¿i.,;s2rt¿sWf-A......,Á_Oü5í:^-=,t^. 



.ii: ^. . .^ 1 Ji.ífr^tféáW_«¿S^J^^.,^,í.....<.r 



EL CASCABEL 



2!)1 



ñora y las niñas, al saltar del lecho, se 
embadurnan la cara y las manos con gli- 
cerina, cold-cream ó grasa de chancho 
más ó menos refinada, y salen del cuarto 
con aspecto de fantasmas, 

— ¿Qué le pasa á V.?— decimos alarma- 
dos á la pntrona, señora que cuida más 
do su cutis que de sus desgraciados pupi- 
los— ¿ha pasado V. mala noche? 

— No, señor. 

— Como la veo á V. tan pálida. . . 

— ¡Ah! ya: es que como el frío corta la 
cara, me he ido á untar, como de costum- 
bre, y me he encontrado sin cold-cream; 
así es que me he visto obligada á usar el 
cerato simple á falta de algo mejor... 

— Ahora comprendo su palidez. 

— ¡Ay, amigo! El invierno exije muchos 
cuidados, si una no quiere desmerecer á 
las ojos de la sociedad. 

— Dice V. bien. 

— Aún recuerdo el caso trágico que ocu ■ 
rrió á una amiga de la infancia, patrona 
íie una casa como la mía, y viuda como yo. 

— ¡Cuente, cuente V.! 

—Figúrese que la pobre señora entabló 
relaciones con un viajante de una fábrica 
francesa, y al punto le echó el ojo. 

— ¿A la fábrica? 

— No; al viajante. Y después de algunas 
insinuaciones, acabó por hacerlo enamo- 
rar como un tonto. 

— ¡Pobrecito! - 

— Estaban, pues, en relaciones, y cuan- 
do estas eran más acaloradas y ardientes. 
y cuando más intenso era el fuego que los 
consumía, se presenta el invierno, un in- 
vierno crudo como pocos, y con el frío... 

— Me lo figuro: se apagó el fuego. 

— ¡Ah! no. Con el frío le salió á mi po- 
bre mujer un sabañón en la punta de la 
nariz. 

— ¡Horror! 

— Esto dijo el viajante, al llegar de Tu- 
cumán, á donde fué para hacer alguna 
venta. — ¡Horror! — exclamó — ¿Qué es eso 
que te ha salido en la nariz? 

— ¡Un sabañón prosaico! 

— ¡Ah! 

Dijo el francés, y perdió la ilusión re- 
pentinamente. Mi amiga lo conoció y re- 
suelta á curarse el peñón que la afeaba. 



rocióse la nariz con aguardiente y aplic<' 
un fósforo encendido, con ánimo de apagar 
inmediatamente la llama, siguiendo las 
instrucciones que le dio un estudiante d'^ 
medicina que era inquilino de la señora. 

Pero ¡ay! no fué diestra en apagar fl 
incendio y... 

— No prosiga V. su liorrible relato. 

— Cuando llegaron los auxilios era vh 
tarde. 

La infeliz parecía una tortilla al ron. 

— ¿Y el francés? 

— Ahora es amigo mió, y... 
— Comprendido. Y ¡cuidado con los sa 

bañones! 



■ f .. «u.- 



PICKLES 



— Veamos— el Presidente 
dijo, ceñudo, al muchacho. 
—Si toma V. nuez de agalla 
bien molida y \a en un cazo 
le echa unas Fotas de agua 
con éter alcoholizado. 
¿Qué obtiene V. de esa mezcla? - 
—¿Qué ha de ser? Acido tánico. 
— IJien; mas suponga V. ahora 
(|ue fuese un trance apurado 
y faltaran ingredientes 
como ya se han visto casos. 

— Señor Profesor... lo mi.'^mo 
estaba del otro lado. 

— ¿Qué? ¿Pues cómo lo obtendría? 

— Lo obtendría... de los taños. 



¡Sublime criatura! 
¡7\Ii encanto, mi ah^gría y mi embeleso! 
¡.¡uro ante Dios y ante la Virgen pura 
(jue no te olvidar('... ni por un (¿iiem! 



^le dices ¡ayl que cambiarás de vida. 
¿Qué me importa si todo lia concluido? 
Anda, nías bien, y sigue esa escomiida 
send.a por do?ide han ido 
muchas mujeres que en el viundn han sido 
Y si á algún hospital te lleva el hado, 
libre ya de esas picaras influencias 
— Observa— le diré— las consecuencias 
del plectro .■sabiamente meneado. , 

J. COi-rás ij Fernán tez 




03^ 



■''^.'.~f>f¡-^:^X'. " -'■■^'V V'T -'■'■•,■.;.;■ :)'. ■- ■fii^í'r. 



$!»2 



Er, CASCABEL 



LA IJNÍSPIKACION 



—¡La inspiración! Frase vana: 

llamadla más l>ien locura, 

necedad ó ca'lenlura, 

farsa estúpida ó liviana. 

Palabra, á la que tributo 

rin^fle el público eniiañado; 

de la ociosidad legado, 

de la borracliera l'ruto. 

Mate con el que se engaña 
• al lector de buena te. 

que paga la oijra y no vé 

la mentira y la patraña. 

Niego, pues, en conclusión. 

que ia inspiración exista, 

pues jamás en el artista 

existió la inspiración... 

Asi Eamirü tronaba 
, entre músicos, pintores. 

y poetas, y escritores. 

con los diales se encontraiía. 

— éDud;\is di' lo ijue afinnr'?— 

prcsiguió con entereza— 

pues yo tengo esa C'^rteza 

y es más. os convenceré. 

Os quema el fuego divino 

y esculpís la estrofa ardirnie. 

que os inspiran solamente 

ó la^ mujeres ó e! vino. 

\i>. éuan<k) á voci's cansado 

de la lucha por !a viiIa. 

siento el ansia dd snieidn 

y rile halio desalentado, 

vierto, temiendo ceder. 

en la copa el licor de oro 

que bai-e ruido, coip.m un coro 

de suspiros de mnjer. 

Kn mis fauces abras;idas 

derramo ansioso el licor, 

y veo en mi derredor 

mil visiones encantadas. 

Tomo la pluma ;í1 momiMiin 
;' y brota la estrofa anliento: 

versos (|ue al día siguiente 

he de romper descontento. 

Tambi 'ii de la abrumadora 

realiilad ([uiero ojvidanni'. 

y acai)0 por ai-ei'cai'me 

:V uña í^va pecaaioi'a. 



Ihi la caricia [)agada 

hallo un olvido á mi anhelo. 

y siento bajar del cielo 

la musa por mí olvidada. 

Nace un him'no á la mujer 

de aquella insensata orgia, 

¡son versos que al otro día 

airado habré de romper! 

Ved si tenía razón 

al hablar como he hablado; 

ved, que no en valde he negado 

que exista la inspiración. 

Cuando liamiro acababa 

un señor bajo y obeso, ^ 

e.xclamé riendo: 

— Kso 
fácihiiente se impugnaba. 
-¡Impugnadlo, ya os escuchó! 

— ¡Claro! Prest;idme atención; 
veréis si la inspiración 

no puede servir de mucho. 

Yo pensé hacer un [loema. 

y ya una vez decidido, 

en mi despaciio metido 

empi.'zé ;'i buscar d tema. 

'Slás como ('1 vei'silicar 

me suele costar bastante, 

pensé, escribiendo, al instante * 

en distraerme á la [)ar. 

Y mientras unas (|uintillas „ 

traní|uilamente acaba,! 'a, 

poco á poco trabajaba 

en un ])ar de zapatillas. 

Luego, seguí paso á paso 

en mi poema con dema. 

é hic(! á la par del jioema 

zapatos de cuero y raso. , 

líesultando en conclusi(')n, 

por lo ijue acabíiis de oir, 

(jue al fin me llegó á servir 

de mucho la inspiración. 

—¡Si! ¡Pues nadie lo diría! 

- ¿.Y el poema? 

— 1,0 acabé, 
¡y á l;i par de él me encontré 
con una zapatería! 

Li(/'s Garcúi. 




'í' ' 



rL'CASCAKEL 



•2'. 13 



ORIGEN DE Ui\A FKASE 



(Como pedrada en ojo de boticario) 

T) 

f^—\j o se puede preciseír la fecha, pero es d(3 sui)uner (¡ue el verídico caso que lili- 
mente voy á narrar ocurrió en época remotisinia, y en un lugar que lo remolo de la 
lecha hace que nadie sepa á ciencia cierta en qué tierra se Ie\ant(j, qué sol le prestó el 
calor desús rayos, ni qué fatal conmoción del globo le hizo desaparecer para siempre y 
sin dejar rastros de si. ' 

Lo que si puedo afirmar es que en el tal lugarejo vivían gentes que estaban bien con 
Dios, y muya mal traer con sus vecinos á los que tenían ojeriza marcada por si sus 
campos eran más feraces, m.is frescas las aguas de sus fuentes y m;is garridas y de 
más bonitos ojos sus mozas: y la tal ojeriza causa fué de muchos y muy Ireniendos con- 
flictos los que, en aiás de cuatro ocasiones, propi^rcionaron ocupaciíjn al médico y 
boticario y hasta reclamaron la atención del cura, el que se veía obligado á refrendar 
pasaporles para el otro mundo, poniendo especial empeño en curar de todo pecado las 
almas de aquellos cuerpos que infructuosamente intentaran curar de lesiones el médico 
y el boticario. 

Este, fuerza es confesarlo, era el que m.is án¡ir:<j infundía a ¡os mi,>::os del lugar y el 
que más les incitaba á la pelea. 

Malas lenguas decían si el ardor del boticario era hijo, no del amor ai terruño y;. 

■ sus cosas, sino del vil interés pues, y esto no tiene vuelta de hoja, mientras mas serio- 
eran los encuentros mayor era el número de contusos y por ende mayor el consumo que 
de emplastos, ungüentos y otras pócimas de la farmacopea se hacia en el lugar, y por 
consiguiente, mayores eran las entradas (¡ue en me'.álicci << en ])resenles recibía el ardo- 
roso boticario. 

Tan frecuentes eran los choques entre los vecinos de !os dos ¡lueblos, «uie al fin y ai 
cabo las personas mayores se preocuparon del asunto y empezarcm á predicar la pru- 
dencia. ^^ 

Hasta el cura, en el sermón del domingo, interpretando íielmenle su misión de paz. 
incitó á los jóvenes á la moderación, y razonó de tal nKjdo. con lugicii i;;ii persuasiva >• 
con tal lujo de latinajos al final de su piadosa arenga, ([ue puede decirse, sin temor d.' 
caer en exageraciones, que el vecindario se aplacó y acüb'» pi>r comprender (}ue todos 
los hombres son hermanos, y que si los vecinos bonitas tenían las mozas y feraces los 

■ campos, ellos contaban con mancebos fuertes capaces de enamorar á las pi-imeras >• 
de hacer doblemente feraces á los seeundos. 

Bonita lógica, arranque de embrionaria diplomacia, que s^do mereció ceiisuras por 
p-rte del boticario, empeñado en que lahumanidad se descalabrara. 

—¡Sois unos cobardes!— decía. . ' . 

—Nosotros podremos serlo, pero tú... 
-¿Qué? 

—Nunca has estado en un encuentro: fe has (juedado en tu casa, muy tranquilito.. 
Además, nuestros vecinos ahora se han perfeccionado en el manejo' de la honda y liraii 
.^^ piedras pequeñas y afiladas, las que causan una herida mortal. 

—¡Tontera y miedo! Precisamente con el bálsamo ([ue acabo do preparar 05 aseguro 
que podéis reirosde las piedras y de las heridas. Con mi bálsamo juro curar sin do!or. 
y en menos de una hora cualquier herida por grave que sea. Y para que veáis si tengo» 
fé en mi invento, mañana os invito á atacar ;'i los vr^cinos. mientras es t(Mi entregados <i 
la fiesta del patrón del pueblo, y yo formaré en la vanguardia. ¡Ya veréis si soy cobarde! 



No bien había pronunciado la última palabi-a el boticario, cuani'*) se ovo gran alga-* 
rabia por el lado de la plaza, al mismo tiempo que la campana de 1.» iglesia tocaba' 
á rebato. . 

. Eran los audaces vecinos que atacaban antes de ser atacados. ' ' ' 



204 



RI. CASGABEÍ. 



Lívido el boticario, organizó ú su gente, pero de pronto lanzó un ¡ay! desgarrador y 
y se llevó las manos á la cara. 

Habia recibido una solemnísima pedrada en el ojo derecho. | .; 

— iQue pruebe el bólsamof— diio una voz.: ■ ; / .¿ . I : ;• ' 



» ¥ 



■ El combate de aquel dia fué el último. 

Las teorías del cura triunfaron; la paz r»inó en el lugar, y en cuanto al boticario 
cerró la ventana derecha para toda la vida. 

Y ahora ya saben ustedes el origen de la frase, tan generalizada después del suceso 
que he narrado, «venir como pedrada en ojo de boticario.» 

Andrés Soler. 



GUSTOS IDÉNTICOS 



En cuanto don Justo 
veía que el cíelo, 
la lluvia amagaba 
poniéndose negro, 
un gozo inefable 
sentía en su pecho. 
Después esperando, 
nervioso é inquieto, 
tomaba el paraguas 
y hallcábase presto 
á echarse á la calle; 
y en tales momentos 
su casa olvidaba, 
su esposa, y su perro. 
Eh cuanto la lluvia 
brotaba del cíelo, 
el viejo salía, 
cruzando sin miedo 
las calles y plazas; 
y en un sitio céntrico, ' 
sentaba sus reales 
alegre y contento. 
Por fin, una joven 
con paso ligero, 
alzando la falda 
por causa del tiempo, 
dejaba á don .Justo 
pasmado y perplejo. 
Don Justo veía 
con júbilo aquello, 
porque las muchachas 
con aire resuelto, 
zapatos y medias 
mostraban al viejo. 
Don Justo sentía 
un súbito fuego, 
miraba las medias, 
hallábase inquieto, 
y tras las muchachas 
marchaba resuelto. 
Seguía incansable, 
prudentente y discreto, 



sintiendo en la empresa 

un júbilo inmenso. 

Al fin las muchachas 

notando el asedio, 

y al ver la curiosa 

mirada del viejo. ■ 

la falda dejando 

caer hasta el suelo. - 

seguían su marcha 

con paso ligero. 

en tanto don Justo 

parábase en seco. 

...En seco, nó; en hionedo, 

([we estaba lloviendo. 

Nuestro hombre quedaba 

absorto un momento; 

veía á otra joven 

que á causa del tiempo 

mostraba sus medias, 

y al punto resuelto, 

tras ella seguía 

don Justo impertérrito... 

Su esposa entre tanto ' 

con gustos idénticoí-, 

á un joven amigo, ¡ 

no sé con que objeto, ' 

en cuanto llovía 

citaba en misterio. 

Y ya reunidos 

en un aposento, 

la buena señora 

y el joven apuesto, 

mostrábale ella 

con mucho secreto 

las únicas medias 

de gusto selecto, 

que el pobre don Justo 

bebiendo los vientos, 

no pudo haber visto 

de día, ni en sueños. 

José M' Mendoza. 



. %■ 



'AA^'-l^t-z^^^^llr^^y ,:. J'--'^it 



i*É¿r^:-.- 



i«.:J;x.i,,tf .,>•.;. 



^vr'*;-'^-- " ~-í .'-ÍP/"?s^7^^^ 



EL CASCA «Kr. 



•29- 



N I G M A 



Velada por la sombra del enebro 
■avanzaba altanera, • 

. en un día de invierno 
. tan trío como ella. 

La miré, me miró, y á mi silencio 
. contestó con la risa que despreeia. 

¡Oh, cuántas veces la busqué de nuevo 

temblando de temor que apareciera! 

¿Qué la diría? ¡«i ni el pensamiento 

puede pensar al verla! 

¡Enigmas del amor! Cuando es intenso 

siempre enmudece y tiembla. - 

Otra vez á la sombra de un cerezo 
una tarde al llegar la primavera, 
me miró, la miré, y en el momento 
poniéndose muy seria, 
ha guardado mis flores en el seno, 
y encendida y ligera 
huyó como los ciervos 
hacia el ancho espesor de la floresta. 
Ni la seguí, ni articulé un acento; 
temblaba de vergüenza. 
¡Enigmas del amor! Ante su dueño 
siempre enmudece y tiembla. 

Otra vez á la sombra de los guindos, 
ya pintaban las guindas, 
cerró los ojos y lanzó un suspiro, 
y dejó la primera melodía 
mi labio en sus oídos. 
I^as temerosas horas de la vida 
trocáronse en palabras y delirios, 
y me mira, y la miro, 
sin temer ni temblar como al principio. 
¡Enigmas del amor! Cuando nos mima, 
se vuelve un atrevido. 

Otra vez en el medio de unas mielgas, 
una tarde de estío, 
al rumor de las hojas vocingleras 
ocultos y abrazados nos dormimos... 
Desde entonces, es ella la que tiembla, 
yo soy el que me río. 
¡Enigmas del amor, que siempre juega 
con sus propios caprichos! ~ 

Se ha secado el enebro, 
y han quebrado al cerezo y á los guindos 
del otoño los vientos; 
solo sigue la mielga floreciendo, 
por un raro capricho, 
y el amor en las puertas del invierno 
se ríe como un loco de sí mismo. 

M. Bahamonde. 




HOMBRE PRACTICO 



Con una coja casó 
mi amigo don Juan Sinpunto, 
y de la boda en conjunto! 
todo el mundo se burló. 
— La mujer coja nació 
—decía Juan — de mi idea 
nadie del mundo me apea; 
y así, cual nadie he de ver 
mientras viva mi mujer, 
de cual de los pies cojea. 



José Rodríguez. 



H2JK 



LA CHOLA BOLIVIANA 




^^ NTRE los tipos populares que cara .j 
^"^ terizan ese cruzamiento de dos razas 
en nuestra América ael Sud, existen toda- 
vía algunos, cuya originalidad de costum- 
bres, de gustos y pasiones constituyen una 
época ya aniquilada por el tiempo, una hu- 
manidad distinta de la que llamamos de 
moda, ó cosmopolita, porque acapara to- 
dos los usos y todas las creencias. 

Entre esos tipos, residuos del tiempo, fi- 
gura la chola boliviana, mezcla de caste- 
llana con quichua, heredera de distintas 
preocupaciones, mitad sangre andaluza y 
mitad india-incásica, y que parece que en el 
latir de sus venas, ó allí en el secreto don- 



"-^ 



íí«'.>^ií#5N!?™. 






r^ 



20:; 



Kl. CASCABEL 



¿QUÉ ES LO 




Champagne. 




^ v.nS^^: 





C locolate (después de mojar pan i. 



¡Oh!.. !ri cañnü 



__-i.Vf.^ L1.H.__ 



EL CASCA RKl. 



■lu: 



QUE BEBEN? 








Un retresquilo cun soda. 



Vario? litros de cerveza 





Priorato. 



La ;¡r<rp¿)(i sabrosa. 



-. s .-::^,vi 



2í)S 



F.\. CASCABEL 



de se elaboran las ideas, ixiuotuvierau una 
lucha constante de distintos impulsos, de 
aspiracione-* reñidas entre si, y de emocio- 
que se avasallan las unas á las otras; por 
eso déla risa que se manifiesta con rui- 
dosas carcajad.-is, como castañuelas y pan- 
dereta tocadas con gracia de gitana, pasa 
al llanto, al melancólico llanto del indio, 
del Indio americano, que llora ese paraíso 
perdido del Inca y que en cada lágrima pa- 
rece reconcentrar un recuerdo ó un anhelo. 

Su traje es original, propio de ella, tan 
lujoso, como elegante. Pollera de raso en- 
carnado que principia ciñendo una cintura 
finísima y concluye ensanchándose desde 
la falda hasta la torneada pantorrillá, á 
manera del antiguo miriñaque, con la par- 
ticularidad de que al caminar la chola, 
suena con rumor de sonrisas y cuchicheos. 
Luego la chaquetilla del mismo género, 
con la diferencia de color, y con flequillos 
de seda en la manga, ó bordados de cara- 
coles en el pecho. 

La media encarnada también ciñendo 
unas piernas, cuyo arranque desde el pié, 
se puede apreciar, y apreciar con justifica- 
do antojo. 

El mantón de espumilla con enormes fle- 
cos de seda embozada sobre el hombro con 
la gracia que haría exclamar: ole Sei'Ula, 
bendita sea tu mare. . . 

El retrato que tenemos á la vista, es de 
la chola boliviana en un día de fiesta; el 
sombrero á la pedrada^ dicho por ellas, 
significa que vá á divertirse, y está ador- 
nada de sus largas cadenas de oro, aretes 
con finas perlas, á semejanza de las Ñus- 
tas^ princesas del Inca, emperador del 
Perú. 

La chola tiene también sus pretensiones 
s cíales, y en verdad que gasta cierto ran- 
go de buen olfato en cuanto se refiere á 
pulcritud y delicadeza. 

La chola en su país ha perdido su nom- 
bre propio, cambiando con otro que la ca- 
racteriza mejor. Conocí á una ch^la que 
era sargento de los ejércitos de Melgarejo, 
y que en un combate supo manejar un ca- 
ñón con denuedo é impavidez como el me- 
jor artillero. Desde entonces ya no tuvo 
nombre de bautismo, se la llamó la Gallo- 
valiente. 

En el amor, la chola boliviana es me- 
lancólica, la seduce un galanteo apasiona- 
do, promesas de eternidad de sentimientos 
y es alegre hasta la exageración.; cuando 
el amante es celoso, porque los celos son 



las ardientes preocupaciones del cariño 
que no admite rivales. 

En los aptapíes^ reuniones familiares 
para bailar, cuando se encuentra entre los 
sones de una guitarra que preludia véan- 
la romanzas para ella, y toma el pañuélito 
de manos entre dos dedos, y lo bate por en- 
cima de la cabeza, entonces si, entonces 
baila con aquel garbo de su talle y aquel 
movimiento de caderas semi-sensuales y 
semi recatadas; los cholos palmean y ella 
es una bailarina sin rival. 

Y entonces también ama, con la lealtad 
que vá hasta el sacrificio, y con la ternu- 
ra de la más sensible mujer. 

A. Poixel Jaimes. 



-l>i'S\-<r 



EL CASERO CASTIGADO 



En su deseo de ahorrar, 
Cjuiso Antonio edificar 
una casa, cierto día, 
usando una economía 
imposible de explicar. 
Puso maderas gastadas 
y puertas resquebrajadas, 
y alzó, como por encanto, 
unas paredes formadas 
con los ladrillos de canto. 
Ya la casa concluida, 
de tal modo construida, . 
no sin algún sobresalto, 
la habitó Antonio enseguida 
y amuebló el piso más alto. 
Se trasladó sin tardar, 
puesto que sus intenciones, - 
eran de poder lograr 
que alguien quisiera alquilar 
las demás habitaciones. 
Pero la noche primera 
que pasó en su madriguera, 
oyó ruidos muy estraños, 
cual si la casa se hundiera, ■ 
roídos los travesanos. 

Y sin perder tiempo quiso 
lleno de un terror profundo, 
trasladarse de improviso; 

y fuese al piso segundo 
al dejar el tercer piso. 
Pero en el segundo ¡igual! 
seguía el ruido creciendo 
de un modo fenomenal, 
y Antonio estaba temiendo - 
un resultado fatal. 
Vivió en el segundo un día 
con un terror (¡ue crecía, 
y á la tienda se bajó, 
y en la tienda renegó 
de su vil economía. 

Y viendo que no cesaba 



-:^!^¿Úí¿^Í^C 



Í^4^^iSl£'í£áSMilj!Í^,^^&JlaJ^^ii¡¡dmi h.íílie. íA,a^jlJdSMLiS(J¡aSlí-^^.JEiiS!iiJiiSk¡.í. . 



^>J^:ÁLS:s..^^j^^£'<^ 



EL CASCABEL 



29Í) 



r 




MAS VALE MAÑA 



;.í:.. ,j*-^.t;-r^-^ ■ 



V 4-^-:¿'J~ •:i^*i*Xví!-£ii¡¿'¿'»?iñfi¿'^¿^^^feSl*^^^ 



.1 'é 



300 



EL CASCABEL 



aquel siniestro crujido 
que la ruina denunciaba, 
Antonio, al fin decidido 
en la cueva se instalaba. , 
Allí cesó de repjente 
el ruido, y tranquilamente 
Antonio dijo de pronto: 
— He sido muy inocente, 
¿por(|ué ese miedo tan tonto? 

Y al íin la casa alquiló, 
y al vecindario esquilmó 
con su avaricia insensata, 
y en el sótano gozó 
mucho contando la plata. 

Y en la cueva cierto día 
en que Antonio se reía 
creyéndose millonario. 

¡la casa sobre él se hundía 
con todo su vecindario! 

MORALEJA 

JksLo premio conquistado 
por el casero maleado 
([lie de mezquino se pasa. 

(Aunque lo hubiera evitado 
íon vivir en otra casa). 



S. Garrido, 



ES ©THA 

Pepe: tus versos leí, 
y Pepe, por e'ios vi 
sabes mucho más que Lepe, 

que Lepijo, 
y muclio más que su hijo, 

Pepe. 

Me has causado admiración, 

y esto te lo diíi» con 

la mayor sinceri lad; 
aunque yo 

tengo contra tí, animo- 
sidad. 

La tengo, no por capriclio 
sino porque ¡tonto! hüs dicho 
que tu amor es JJolorcitas 

la de Mergi^ien... 
ila has sacado así las vergüen- 

ciLas!.,. 

Eso Pepe, no está bien 
.sabiendo que don Senén 
se casa sin que le espante, 

si le:embroman 
■Clin aquel picaro coman- 
dante! 

Pero sabiendo que tú 
haces á Lolita el bú, 
•don Señen se pondrá á malas... 
Jía verás 



como dice el hombre: — ¡Cas- " 
caras!... 

No has pensado que tü emporio , 
de afortunado Tenorio, 
es para todos ya fama; . , 

creerá 
don Señen que todo es ca- ^ 

mama. 

Y á la pobre de Dolores : 

muchos y muchos sudores 

tu broma le vá á costar; 
bien lo se; 

buenos disgustos vá á lle- 
var!... 

Si la pobre te conduele, 

si quieres que se consuele 

y sino por compasión 
¡pobrecita! 

escribe con precipita- 
ción, 

al bueno de don Señen 

que es de Lolita el sosten, 

y dile en versos mayores 
se engañó, 

que Dolores no.es su Do- 
lores. 

Ella lo agradecerá, 

y hasta pagarte sabrá 

tan señalado servicio; 
hazlo así, 

sino... la sacas de qui- 
cio. . ' 

La fastidias, la maltratas, 
la hundes, la hieres, la matas 
y la revientas y aún más... 

se acabó, . ' , • 

á ver si no la encoco- ' . 

ras. 

' ■ . * 

Venga ¡por vida de San! 
esa rectificación 
que de tí esperando están .' 
con Lola y Señen, tu , 

•Juan. 

A. Díaz de la Quintana.- 




Ya tenemos ópera, por 
cierto que es mas cara que 
de costunibre. En cambio la compañía no 






PT. CASCABFf. 



301 



os mejor que otras veces, y. vayase lo un o 
por lo otro. 

El elegante público que llena completa- 
mente el aristocrático teatro de la calle Co- 
rrientes aun no ha tenido ocasión de entu- 
siasmarse. . . . • 

¿Tal vez porque es de mal lono el aplau- 
dir? ¿Será porque por ahora no hay de 
qué? 

N"o es probable: y sino ahi, en La Pren- 
.sa está el fénix de los críticos musicales 
que nos dice que todo es de orimera calidad. 

Creámoslo y roguemos á Dios que no de- 
sampare al susodicho critico y que le con- 
ceda todo lo que necesita. V : 

Que no es poco, especialmente para es- 
cribir. 

El Thermidor representado en el iV«- 
c/onaHuvo el éxito á que son acreedoras 
todas las producciones que ostentan etique- 
ta francesa. (Esto aunque parece copiado 
de El Diario, no lo es). 

Lo njejor de la obra fué. según nuestro 
saber y enten'jier. el desempeño de la mis- 
ma, el decorado y !os trojes. 

Por lo dem<\s el drama no ños resulta 
por mas que se empeñen en ello los pon- 
tífices de las gacetillas teatrales y 

que Sswdou y El Diario nos perdonen. 

Bueno será decir (|ue la señora Tubau 
estuvo acertada en su falsísimo papel, el 
señor Valles superior en su roí (ya lo sol- 
tamos) de predicador y buen hombre em- 
pedernido; discreto el señor Cachet y bien 
los demás artistas encargados de los pa- 
peles secundarios. 

Para-emociones el Onrvhia. La Muer- 
te Civil muy bien desempeñada por lirado 
fuéun éxito para la compañi t cada vez 
mas acreedora del fav(3r del público. 

Ahora está en el cartel El Judio Erran- 
te a! que no hay que confur.dir con el doc- 
tor Viclorica y otros que estrm errando, sin 
conocerlo. 

La compañía del Odeon sigue obtenien- 
do éxito tras éxiío, especialmente en las 
noches en que cantan operetas y no obras 
como Fausto Y Favor ii a. 

Seguramente la empresa tendrá en cuen- 
ta que para óperas, tenemos ya la (jpera: 
y en cambio, para operetas cómicas no te- 
nemos mas remedio que ir al Odeon^ y 
vamos con gusto, porque la compañía es 
délo mfejorcilo en el género. 

El San Martin continúa siendo el asien- 
to del género zarzuelero grande, y man- 
tiene interesado á numeroso público que 
e deleita con obras como El Reloj de Lu- 



cerna. Tempestad. Dia7nantes de la 
CoronUY otras obras tan justamente cele- 
bradas como bien interpretadas por los 
artistas que con tanta maestría dirije el 
maestro Aguirre. 

También en Apolo hay compañía seria 
de zarzuela; y por cierto que las primeras 
representaciones han causado buena im- 
presión en el público. La empresa anuncia 
que se representarán algunas óperas tra- 
ducidas al castellana. 

.\demás se lia establecido un turno de 
funciones enteras y por secciones, que se- 
guramente ha de darle buenos resultados. 

Ya nos ocuparemos m.-is extensamente 
de la compañía del Apolo. ■ 

Zarzuela y Cu/jiedia animados como 
de costumbre. L«.s bodas de oro estre- 
nada el martes en el primero, gustij mu- 
cho, y Juárez haciendo un papel sé/'io 
conquistó juslas muestras de aprobación, 
las que se hicieron extensivas á Mesa' por 
lo bien que interpretó su papel de sacris- 
tán. Hasta tres v(^ces tuvo que repetir las 
coplas que canta. 

Es un triunfo que habrá sorprendido á la 
laringe de Mesa. ¿A ([ue ahora salimos 
con un cantante de primera forza?... 

Miércoles: beneficio de la Srla. López y 
estreno de Nam'yn. zarzuela en dos actos. 
Pr<>ximamenle Ju;irez celebrará su función 
de gracia, estrenándose en ella La,s de 
Migueltur/Yi, graciosa cometlia en dos, 
actos. 

lín la Coiitcdiii sigue siendo la novedad 
de la semana el tenor Rihuet. el que cada 
vez más, demuestra que no es mal adqui- 
rida la fama de que vino precedido. ^ 

Y como ni3 hay espacio y son tantos los 
teatros <[ue funcionan, temiendo llenar el 
periódico con esta revista, la suspendemos 
por hoy. 

En el niiinCi-o ¡irO-vijiio se continua- 
rá, que dicen Itis ¡oiielinis'as. 




Hemos sabido que un sujeto se ha pre- 
sentado á un artista, y en nombre de El 
Cascabel le ha pedido treinta pesos, ase- 
gurándole que inmediatamente aparecería 



302 



• 'i 



EL CASCA3EL 



•el retrato del antes cilado artista, que es 
un tenor de zarzuela, por más señas. 

Pues bien: conste que nadie está autori- 
zado para pedir dinero en nombre de 
El Cascabel, y que éste no cobra ni pide 
nada á los artistas, políticos, literatos, 
-etcétera... que aparecen en caricatura en 
la primera página del periódico. 

El favor del público es lo único que de- 
•sea y tiene El Cascabel. 

Y basta con lo dicho. 



De una andaluza cei rada, 
en una aldea criada, 
muy poco ceremoniosa, 
muchacha poco educada: 
y en cambio muy salerosa^ 
decia un sei'íor: 

—Ya advierto 
que la pobre habla muy mal, 
pues se crió on un desierto. 
Y otro andaluz dijo: 

— Es cierto; 
en un desierto... de sal. 



^Pretender que en su pecho el amor prenda! 

es ¡dea insensata 
igual que pretender que con un tónico 
«n una calavera el pelo nazca. 



La C. D., ó lo que sea, del Ateneo no se 
dignó invitar á El Cascabel el día de la 



apertura oficial de la exposición de pin- 
turas, i ■ ■ r- : 

¡Ingratos! 

Nos queda, no obstante, el consuelo de 
saber que los mejores cuadros llevan la 
firma de distinguidos artistas que han co- 
laborado y colaboran en El Cascabel. 

Ahora, prepárense ios lectores para sa- 
borear la revista de la exposición, que 
aparecerá próximamente en estas páginas. 



ondencia 




P. Lado.— Pero ¿V. cree buenamente' que 
aquello son versos? 

A. A. A.— Bien ¿y qué? - 

/. P.—El último no es tan bueno como los 
anteriores. 

Teléniaco.— Celebro que no sea V. el otm 
Telémaco. 

.S'.yíía.— Nada ¡que no damos en el clavo! 

T. T. 3/.— Está bien. 

R. Estrella.— ¡.Conqne por hoy vas la. ^ ;Vue- 
no, hombre, viieno! 

Fray Cuereo.— ^o sirve. 

Lola C— 1-^stá bastante bien, pero es dema- 
siado serio. 




EL CASCABEL 

SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 
Director: ENRIQUE COLL .; 

?ff r 

CONDICIONES DE LA SUSCRIPCIÓN 

Capital: 3 meses g 1.50 

Provincias » 2.00 

Número corriente » O.IG 

» atrasado. >• 0.15 



.;. SE DESEAN AGENTES Y CORRESPONSALES ^ 

REÍ ACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 

^a^— aijEima— -9 8® {Alólos) ^ ^ ^ ^^^ )/: 

AbVEKTEXCIA. — í:ii la Ailmiii¡sti>ación se venden coleecioncs del primer año 



' íiAiÚ'li.ijilS.iíKi 



'^rT 



EL CASCABEL 



303 



SUCURSAL 



DEL 



BINCO DE SiBiDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 

(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— Importación 
de productos españoles en general. 

Se dan giros á la vista sobre todas las capí- 
tarles de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias festivos de 9 a. m 
á 11 m. 



LA HISPANO-ARGENTINA 

COMPAÑÍA NACIONAL DE SECUROS 
CAPITAL SOCL\L $ 2.000.000 M/N 

Autorizada por Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro PiWlico 

de Comercio 



Seguros de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 
y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 
de gas, raj'o, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

: 845— Victoria-845 
BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, (634 



Teodomiro Suílé 

ESCRIBANO PUBLICO 



OFICIJNTA: 

PIEDAD NÚM. 513 

Higiene de la kea 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
dentadura, lísense, después de comer, los pol- 
vos denli fricas y jabonosos de CraniceLl. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 



SE VENDEN 

EX LA 



droguería y farmacia inglesa 



DE 



E. F. CBAXWELL 

647-CALLE VIv:.TORIA-647 

Entre Perú y Chacabuco 



compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORI'IS-CORREOS 

Subvencionados por el Gobievtio Español 

Servicio bimensual fijo 

enli*e el Ilio de la Plata y Europa 

El dia '2 de Junio de ]s'.)3 saldrá de este 
puerto el magnilico vapor ClIhAI» líV, CÁDIZ 

para Santa Cruz de Teneriíe, Cádiz, Barce- 
lona, admitiendo carga y pasajeros, asi como 
paraVigo, Coruña, Santander, Bilbao y demás 
puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y C% calle Alsina 700. 

Nota.— Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 



EL PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BURNICHON & C"^ Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

PRÓXIMAMENTE 
JNAUGURñCION DE LOS NUEVOS 'LOCALES Y APERTURA DÉLOS NUEVOS DEPARTAMENTOS 



.-••¥» 



^{)'t 



Ki. r>AarABP;i. 



c>. 



•*s 



-»^ -íMipaSK *•■ ,í: •--'»■■■■■ 



^ 



■ V ■ ■ 







■*- . 



Ved ó esos infelices, seres débiles y enfermizos, acudir al Hospital en busca de salud 
para el cuerpo... 

¡x\h! Si ellos supiesen que la salud seadquieie tomando leche, crema y manteca de 
La MartoiKi... ¡cuan felices fueran! 

lechería la martona • 

- , ■. "'■*.'. i ~ I ■ - 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




LECHE PURA, CREMA, MANTECA FINA DEL DÍA • 

Quesos CAMEMBKRT y BRm 
VENTAS POR MAYOR Y MENOR EN SUS DEPÓSITOS 
2^4j SUIPACHA^ 2^4 y Florida esquina Tuciiman / > • 

AI menudeo en los principales almacenes. t, « 



Inií. Míiifii 832 — Spítio» ile Obra^ •!•- K. . g 






;f^ 






■•: ^íí^ 



^ Afto II Baenofl Aires. Hayo 25 de 1893 Núm. 73 



""" " m;! !» ".. Mii ii 



EL CAS 




Maecion y ÁdmiDÍstracion: ALSINÁ 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 



Precio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
Número atrasado.... »0.15 id 



Fundador de la Universidad de Buenos Aires 



Tjroirrabados do Eiplli* A. Coll y C> 



:i:- 



' '■-■■ 



' viS-:gv¿¿^,:- 



■.^-^..- — ^^^,.^„„--^ 



■ . ' ■ »* 



3f)í. 



f!. r.AorABPA. 



4^X1TV 



I. I í:: rilllífc^c^í 



A 




Ved á esos infelices, seres débiles y enfermizos, acudir al Hospital en busca de salua 
para el cuerpo... 

¡Ah! Si ellos supiesen que la salud se adquiere tomando leclie, crema y manteca de 
La Martoíid... ¡cuan felices fueran! ' , 



lechería la hartona 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




LECHE PURA, CREMA, MANTECA FINA DEL DÍA ■ 

Quesos CAMEMBERT y BRIE 

VENTAS POP MAYOR V MENOR EN SUS DEPÓSITOS 
2^4, SUJPACHA, 2^4 y Florida esquina Tucuman 

Al menudeo en los principales almace'¡es. . ^ 



Inií. .Mfiif" iVl — SrecioM de Obra^ -i^ W. g 






9 



^s^rr'^^r^'^^^^^T:?^:^^!^»^"^^^,'^ _ 



' f Aflo II Buenos Aires, Mayo 25 de 1893 Nüm. 73 




La correspondencia á nombre del Director 



Maocion y Ádmioistracion: ÁLSINA 939 (altos) 

HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
Número atrasado.... »0.15 id 



Fundador de la Universidad de Buenos Aires 



Vjui^r'Abnúos de Eipiliw A. Coll y C- 



306 



'■-,./ y" 



'^ ■:. - 



EL CASCABEL 



IP'^^ 





O que es en cuanto á es- 
pectáculos no podemos que- 
jarnos, ni decir que estamos 
mal. 

Por un lado los teatros y 
por otro las solemnidades 
políticas y patrióticas, nos 
tienen en perpetua agita- 
ción. 

Hoy celebra el país una fecha memora- 
ble, y con tal motivo, los corazones laten 
con más fuerza, y cada quisque se prepa- 
ra á solemnizar debidamente el aniver- 
sario. 

Como aquí todo se hace con esplendidez 
y brillo, nuestras autoridades han resuel- 
to iluminar los frentes de los estableci- 
mientos públicos, sin perjuicio de dejarlos 
á oscuras por dentro. 

El mojón informe, llamado pirámide, 
por ese afán que e:s^iste de poner motes á 
todo el mundo, y que llama presidente á 
D. Luis, ó ministro á Victorica, el mojón, 
repito, que] se derrumba (por que aquello 
no se levanta) en la plaza Victoria, tam- 
bién será iluminado, cometiéndose con 
ello una crueldad. 

¿Por qué. en vez de iluminarlo, no se le 
lava la cara?... 

Además de las iluminaciones que tanto 
gusto dan al público, y á las compañías 
de gas, tendremos la tan aplaudida para- 
da militar, y contemplaremos á nuestro 
digno primer mandatario, cuando, acom- 
pañado de lucido estado mayor, asista al 
«Te-Deum» solemne que se cantará en la 
casa de Dios y de Monseíior Aneiros. 

Té que se verá, naturalmente, más con- 
currido que los tes que dá en su domicilio 
el Presidente y á los que nadie acude, de- 



jando solitario al anfítrtón, el cual, por 
las dudas, llaonó á Victorica y le dijo, abra- 
zándole cariñosamente: O 

— ¡Qué espantosa soledad! 

— ¿Cuála?— contestó el ministro. 

— La que nos rodea. ¡ - , 

— Mejor. 

— No pienso asi, y por lo tanto, quiero 
• que durante la ceremonia del 25 de Mayo, 
el pueblo me vea bien acompañado... 

— No entiendo. 

— Quiero escolta. > í ' 

—¿Escolta? 

— Si, señor; un pelotón de ginetes bien 
vestidos. 

— Bueno, la escolta será hecha. 

Y al punto se puso en movimiento todo 
el ministerio de la guerra. 

Los jefes de cuerpo recibieron partes 
concebidos en estos ó parecidos términos: 

«Sírvase elegir cuatro hombres altos, 
guapos y gallardos. Es cosa del Presi- 
dente.» 

Llenos de admiración los coroneles cum- 
plieron su cometido, preguntándose con 
asombro: 

— ¿Para qué querrá esos hombres S. E,? 

La elección de traje fué tarea delicada 
y que preocupó grandemente la atención 
de los altos poderes. ; 

Durante las tareas de sastrería que se 
impusieron, nadie podía acercárseles. . 

— Deseo hablar al ministro — decía al- 
guien en antesalas. 

— Imposible: no recibe. 

— Es que se trata de un asunto... 

— Repito que no se puede. Ahora está 
calculando si los pantalones anchos vis- > 
ten más que los estrechos. 

— Que se lo pregunte al sastre. 

— Pues ¿y el color? 

— ¿El del ministro? ¿Estará malo? 

— Xo, hombre; el del pantalón. El Pre- 
sidente se inclina al verde... 

— Pues que se eche de una vez. 

— En cambio otros opinan que ha de ser 
azul, y otros están por el castaño: de mo- 
do que, ínterin no se pongan de acuerdo, 
no se puede hablar con nadie. 

— Bueno, volveré. 

Por fin, y una vez discutido el punto, se 
acordó eso del color y de los penachos y 






EL CASCA BrU. 



307 



«orreas, y hoy, Dios mediante, podremos 
admirarla escolta de D. Luis, que segura- 
mente será tan elegante como la que acom- 
pañaba á Juárez en los actos oficiales, y 
que luego lo acompañó... en el sentimiento. 

Por lo demás, y aparte de los actos ofi- 
ciales, las fiestas se solemnizarán debida- 
mente hasta en los más miseros hogares, 
porque el patriotismo es una flor que bro- 
ta en todas partes, y así vemos que los 
preparativos, aunque reservados, son gran- 
des. 

En casa de D. Liberto Botín, por citar 
un caso concreto, que es un caballero todo 
patriotismo, hay preparada una grata sor- 
presa á las relaciones invitadas expresa- 
mente por el dueño de la casa. 

El programa confeccionado es un poco 
largo, pero interesante. 

Al llegar los invitados serán conducidos 
á la sala por dos cuñados de D. Liberto, 
vestidos de granaderos de San Martín. 

Una vez la reunión sea completa, don 
Liberto leerá una disertación sencilla, pero 
elocuente, en la que lleva un mes de cons- 
tantes trabajos. 

Después, la hija mayor del patriótico 
caballero, leerá un composición que le ha 
escrito exprofeso para el caso un joven 
que la pretende con buen fin, y que hace 
versos con mala intención. 

Luego se cantará un himno alusivo tam- 
bién, letra y música de un profesor de cor- 
netín,- rengo; pero que al decir de la espo- 
sa*de D. Liberto, toca con mucho senti- 
miento y; finalmente, terminará el acto 
con un baile familiar, y sirviéndose empa- 
nadas y vinos finos. 

De modo que hoy es día de jolgorio ge- 
neral y el que no se divierte es por que no 
quiere. 

Desde luego, la plaza Victoria es la que 
atrae más concurrencia, femenina espe- 
cialmente. 

Conozco una señora que tiene tres hijas 
casaderas y que apenas sabe que hay aglo- 
meración en alguna parte, allá vá con sus 
tiernos retoños. 

Porque es lo que ella dice: 
— En dotide hay mujeres hay hombres; 
y en donde hay hombres hay probabilida- 
des de casar á las niñas... » I 



■■■- 'r T ■■-,." • 

Y en la plaza no faltan hombres cierta- 
mente. 

Por de pronto hay unos dos mil perfec- 
tamente uniformados y armados. 

-•*— í 

Solo una vez ha visto los colores 
de un cáliz rebosante de ambrosía, 
que á la luz de los dias seductores, 
como ofrenda purísima de flores 
en sus labios los néctares vertía. 
Después como inocente mariposa 
dormida de una flor en la corola, 
soñaba la infeliz que era dichosa; 
mas, despertó su alma candorosa 
y se encontró desconsolada y ?ola. 
Llamó, y el eco de su voz perdido 
murió como los sueños de ventura, • i 

al darse cuenta del primer latido 
de la vida de un ser desconocido, 
que aumentaba el grosor de su cintura. 
Vino á su frente la verdad amarga... 
llamó al traidor y lo maldijo luego. 
y bajo el peso de una dura carga 
siguió la senda solitaria y larga 
del que se lanza por el mundo, ciego. 
Vedla vagar con tardo movimiento, 
ansiosa y afligida la mirada, 
Suelto el cabello enmarañado al viento 
y en el temblor del afligido acento 
la tortura del hambre publicada. 
Yedla, allí va, transida de amargura, 
vuestras sobras de pan doliente implora, 
mientras su labio pálido murmura 
consuelos á la débil criatura 
que entre sus brazos maternales llora. 
¿Que sirven á su ser desventurado 
los mármoles y bronces del' progreso, 
las glorias del presente y del pasado, 
si vive como un hongo abandonado, 
entre la sombra del dolor avieso? 
¿Que le inporta la gracia y la belleza, 
si la orfandad y el hambre la devora. 
y al bajar contristada la cabeza 
con el labio febril siempre tropieza 
del inocente que en sus brazos llora? 
Sobre la faz del fruto de su seno 
silencioso raudal desata el llanto 
y el corazón de sinsabores lleno 
derramó en las arterias el veneno 
'que concede á sus miembros el quebranto... 

Los que pudisteis evitar el rayo 
conque al inerme la maldad fulmina 
doleos de la pena del desmayo 
conque mira la luz del sol de Mayo 
la desdichada mendiga .lustina. 

M. Bahamoyide. 
-^^- 



.'«y&¿.'> 



» 
»1 



J^WL¡5¿^¿i¿j'"5?if.iJv¿i. *iK^Ljt¿Sft:áftVí:*:.í¿¿3í ' Jk^r 



308 



m. 



* ~';.f ■- 'y- '■ ■•' 



EL CASCABEL 



POR UN PAPEL 



i<i- 



Entre las sombras oculta 
está la húmeda calleja, 
que en mil revueltas se pierde, 
de arcos y de esquinas llena. 
Los muros ennegrecidos 
más sombra á la calle prestan, 
y únicamente en la nuche 
se vé en las densas tinieblas, 
alguna mezriuina lámpara 
que ante pobre imagen cuelga. 
Caen sus rayos amarillos 
sobre la enfangada tierra, 
cual los resplandores débiles 
de triste cirio (jue humea, 
en los bordes tenebrosos 
de una sepultura abierta. 
Abriéndose en los negruzcos 
muros de vetusta piedra, 
una ventana enrejada 
callada y sola se encuentra. 
Oyensp ios fuertes i)aso3 
de un hombre sobre l.n acera, 
y una sombra se desliza 
frente á la callada reja. 
Al poco rato, otra sombra 
entraba en la callejuela, 
que pronto frente al farol 
tropieza con la primera, 
á tiemí: ' qne en la ventana 
se visiiiiiibra una cabeza 
y unos ojos, cuyo bri'lo 
traspasa la sombra d^nsa. 
Mano, cual copo de nipve 
hace una rápida seña. 
y un papel cae á la calle 
arrojado por la reja. 
La mano desaparece 
y la ventana se cierra. 
y las dos sombras al punto 
sobre el papel que cayera, 
con la mirada flameante 
de nuevo, otra vez. se encuentran. 
Tras de un diálogo conciso, 
llenos de cólera ciega 
los dos hombres sus espadas 
cruzan entre las tinieblas. 
El choque de los aceros 
en vez de ceder, aumenta; 
se oye un ¡ay! y luego el ruido 
de un cuerpo que cae en tierra. 
Una sombra alza el papel 
y se adelanta ligera, 
hasta la lámpara triste 



cuya débil llama tiembla. ' 
Desdobla el papel ansiosa, 
mira, lee, titubea, 
lanza un grito de alegría, 
y dice en voz baja: 

—¡Es de ella! 
Y alza los ojos al cielo, 
besa la carta, y se aleja. 



II . 

En una calle. Es de noche. 
Un caballero, impaciente, 
aguarda, aunque inútilmente, 
á que atraviese algún coche. 

Y viendo que el tiempo pasa 
mira el reíoj y al momento, 
poniéndose en movimiento 
se dirige á pié á su casa. 
En la sombra recatados, 
dos sujetos sospechosos, 
inquietos y silenciosos, 
observan por todos lados. 
Aguardan al caballero, 
llega ante ellos y enseguida 
dicen: 

—¡La bolsa ó la vida! 
Tiembla y entrega el dinero. 

Y ya saqueado al fln 
queda solo y aturdido, 
pues uno y otro bandido 
van á partirse el botin. 
Cansados, pero contentos, 
bebiendo ante tosca mesa, 
miran absortos su presa 

que es un papel de á quinientos. 

Y una avaricia Insensata 
les ofusca la razón, 

y arman una discusión 
que les ciega y arrebata 

Y grita uno, y otro chilla, 
y los dos echando fuego 
derriban la mesa, y luego, 
el traidor cuchillo brilla. 

Y ante el resplandor incierto 
de una luz agonizante, 

un hombre corre anhelante, 
mientras otro queda muerto. 

Por un papel. Eco fiel 
de cosas que han ocurrido, 
y las que á mí me han servido 
para que llene papel. 

Luis García. 



::>itjJS«lt^</ 



■ % .í '- .-,' k 



BL CASCABEL 



309 ;^ 




< 

Q 
Z 

H 

o 
O 

O 
O 



> 

Tí 



3 



00 

UJ 
Q 

O 

< 



UJ 
Q 

in 

CM 



i:- i 



>j:-Í!¿i 



» _-é.,..,^x-wt»„i.. ./.;vjS#-f ^. .»-..ií* r _jfc^!iíír;*^. 



■.\ vi^.-r--''',;/:-'- 



310 



£L CASCABEL 



EL MINECHETI 

DE LA CASA ROSADA 



(Una anécdota da Sarmiento en 183ü) 




OCAS, muy pocas serán las personas en América que no conozcan 
las genialidades y ocurrencias del coloso de las letras argentinas. 
Sus cartas, que son modelos de espiritualidad, sus escritos literarios 
y sobre lodo sus artículos políticos se encuentran saturados del ati- 
cismo que leerá peculiar y que le hacia ser el más o 'jinal de los 
escritores hispano-americanos. De cuando joven se cuen'an numero- 
sas anécdotas. Entre ellas se refiere la siguiente: 

Allá por los años de 1835 las diversiones teatrales en San Juan 
eran algo asi como cuando Thespis, poeta griego del siglo VI 
antes de /. C, creó la comedia dando representaciones dialogadas 
dizfrazado de macho cabrio. Ni más ni menos eran los discípulos de Thaliaen la ciudad 
de los sabrosos y aromáticos vinos, con sus trajes de majos y de chulas que tanta abun- 
dan en los personajes de los sainetes de D. Ramón de la Cruz, y que indudablemente 
debía ser el repertorio de los hambrientos cómicos de la legua que caían por aquellos 
rincones. 

En la época á que nos referimos llegó á la «Perla de Cuyo», procedente de Chile una 
compañía dramática bajo la dirección del célebre Minecheti, y decimos célebre porque 
él mismo en cada representación ó función, al anunciar la próxima, pues no se anun- 
ciaba por carteles, lo hacia en los términos siguientes: 

—«Respetable público: Para el domingo próximo tendrá lugar la chistosísima fun- 
ción X, en la que, como siempre, tomará parte el nunca bien ponderado primer actor 
Minecheti, que tantos aplausos ha obtenido en los teatros del Pacífico!» 

Como decíamos, este era todo el programa, el que siempre repetía después de termi- 
nada una función, con sólo el cambio de nombre de la obra que se debía dar. 

Una noche, entre la numerosa y selecta concurrencia, pues era la aristocracia la 
única que asistía al teatro, encontrábase Sarmiento, asiduo concurrente que no había 
perdido función ninguna, y que por consiguiente había tenido ocasión de aprenderse 
de memoria el programa in voce de Minecheti. 

Una vez que terminó la función apareció éste en las tablas con el objeto de 
siempre, y al dar comien/o á su consabido programa, fué interrumpido por D. Domingo 
que, subido en la banca que le servía de asiento, repitió en alta voz el programa alu- 
dido, terminando. éste con el agregado de: «Minecheti nombrará la obra que se ha de 
poner en escena.» 

Fácil es comprender que el público en masa festejó con nutridos aplausos tan pere- 
grina ocurrencia. 

Y aquí decimos para mtcr nos: ¡Cuántos gobernadores de provincia hemos visto y 
aun \ eremos hacer lo de Sarmiento, dejando tan sólo el nombre del candidato que los 
ha de reemplazar en el mando para que lo nombre el Sr. Minecheti de la República! 
Buenos Aires, Maj'o 1893. 

Patricio Gallo. 



^^ta^i¿.yi, 



EL CASCABEL 



311 



¡Cuánto, cielos yo daría, 
para morir cuando tú! 
¿Si tú te vas y me dejas, 
como he de vivir sin luz? 

Yo buscaré inspiración 
en tus miradas de fuego, 
y así serán mis cantares 
escuctiados por los cielos. 

Es el alma fiel destello 
de la grandeza de Dios: 
al ver la tuya, yo creo 
en lo inmenso de su amor. 

^ida día al levantarme 
mj3 acuerdo de tu pasión, 
y es que al abrir la ventana 
me besa un rayo de sol. 

Si negros son tus ojitos " 
muy blanca tienes el alma, 
y ésta cura con caricias 
la herida de tus miradas. 

Tus ojos lloran, traidora, 
para engañar á los cielos; 
¿ignoras que en este mundo 
lloronas hay hace tiempo? 

No les digas á los cielos 
que por mí mueres de amor, 
pues me temo que de enojos 
hasta se apagara el sol. 

R. Monner Sans. 

S— I — 

IGNORANCIA 

Ni el vicio, ni la vagancia, 
ni la propensión al mal, 
dañan tanto, en general, 
como daña la ignorancia. 
Arturo, era un buen muchacho 
muy Cándido y ftiuy pollino, 
que desconociendo el vino 
se hizo, ignorante, borracho. 
Y hasta su muerte, ignoró 
que era muy malo el beber, 
y ebrio hasta más no poder 
alcoholizado murió. 
Otro buen muchacho, Diego, 
tan ignorante vivia. 
que ni siquiera sabía 
lo que son armas de fuego. 
Compró un revólver después, 
y sencillo é ignorante, 
hallando á un inglés cargante 
mató de un tiro al inglés. 
Luís, que vivia en su estancia, 
vio á una niña muy bonita. 



y Luís le pidió una cita, 
tan solo por ignorancia. 
A ella acudió presuroso 
y estuvo tan elocuente, 
que la muchacha inocente 
. á Luís convirtió en su esposo. 
Pronto en la casa de Dios 
ruboroso? se enlazaron; 
pero á fé que se casaron 
por ignorancia los dos.' 
y al trimestre, aún no cumplido, 
ella se arregló de modo, 
que engañó ignorante, en todo, 
á su inocente marido. 
Siguió su vida galante, 
y el buen esposo decía: 
—Me prueba bien ¡á fé mía! 
estar de todo ignoranle. 
.Tuarez. era un escritor 
de posición regular, 
(jue acostumbraba á guardar 
el fiuto de su sudor. 
En su escritorio encerrado 
tenía todo el dinero, 
y había puesto un letrer<j 
sobre la puerta colgado. 
Un letrero escrito así 
para evitar tentaciones: 
«Se previene á ios ladrones 
que no hay ni un centavo aquí.» 
. En el letrero fiado, 
Juárez, tranquilo vivia, 
cuando se halló cierto día 
con que le habían robado. 
Prfso á pequeña distancia 
el ladrón. .Juárez notó, 
que si el ladrón le robó 
fué sólo por ignorancia; 
pues preguntándole: 

— j.\ ver! 
¡Usté no leyó el letrero!— 
dijo con tono sincero: 
— ;Es que yo no sé leer! 

5. Garrido, 

-HBK 

URGENCIAS 

I fAS detesto. 
« * ^ Todo lo que sea urgente me es- 
cama. 

Un amigo nos deja una esquela concebi- 
da en estos términos: 

«Eslimado amigo: necesito verte para 
un asunto urgente. 

A las seis te espero. 

No faltes, por Dios». 

Acudimos á la cita, y el amigo en perso- 
na nos abre la puerta y los brazos. 

—¡Cuanto agradezco tu puntualidad! 

—Como me decias que se trataba de un 
asunto urgente . 



'ím, i^,;^ jr/^"^:'- - ' 



.'■¿í^' 'i 






I— I 
















•'■^ < .«•;V'' 



—Ir X --— 




o 
o 

Gil 

«a 



r 



:1&*»£!-C* 2Í.-.L. ..:. . i»* .'. ■ iufi^ái*»!)*:. 



314 



EL CASCABEL 



— ¡Ya lo creo! se trata de un asunto ur- 
gentísimo. Vas á hacer una buena obra. 

— Hombre, me sorprende la noticia, por 
que, como tu sabes bien, escribo poco y lo 
que escribo es para los diarios. De mane- 
ra que la perspectiva de una obra buena... 
me sorprende y me alegra al mismo tiempo 

—¡Si no se trata de escribir! 

— Entonces, no comprendo. 

— ¿Crees acaso que únicamente escri- 
biendo se hacen las buenas obras? 

— Gomo escritor que soy aunque malo . . . 

— No seas modesto, y escucha: yo soy 
padre de familia. 

— Sea por muchos años. 

—Mi mujer está enferma, y yo, por más 
que trabajo no logro reunir lo necesario 
para atender á los gastos que la enferme- 
dad me ocasiona. 

— Este es asunto para un folletín treme- 
bundo. 

— ¿Te parece bien? 

— Ya lo creo. 

— Pues mira; para evitar que el íbllelin 
sea un hecho fatal, es menester que tú me 
ayudes... 

— ¿A enredar la trama? 

— No, á salvarme. 

Préstame cinco pesos y evitarás que un 
matrimonio se vea en la precisión de co- 
merse á sus hijos, para poder vivir unos 
días alimentándose de asado humano! 

Claro que anle tan carnívoro argumento 
pagamos y callamos. 

Pero interiormente renegamos de !as ur- 
gencias. 

Y al recibir una carta urgente, nos pre- 
guntamos con el ánimo sobresaltado: 

— ¡Ugenle!... ¿para quien? 

Este es el problema 

Porque, á lo mejor, está uno muy tran- 
quilo en su casa, arrimadito á la chimenea, 
tomando mate y leyendo: todo vá bien, la 
noche es fría y la perspectiva de !a cama 
hace sonreír, cuando de pronto llaman con 
fuerza. 

— ¿Quien es? preguntamos al domestico. 

— El mensagero. 

—¿Del Corazón de Jesús? 

—No se lo he preguntado; pero me ha en- 
tregado esto. 

Esto es un sobre, en el cual leemos nues- 
tro nombre, las señas de nuestro domici- 
lio, y además, y con letras gordas, esta 
palabra: urgente. 

Abrimos el sobre, leemos la carta, y nos 
' quedamos perplejos, ante un «...venga 



usted enseguida por que la cosa urge mu- 
cho. Suyo affmo. López.» 

Echamos á correr en dirección al Res- 
taurant en que se nos cita, llegamos ja- 
deantes, sin aliento casi, buscamos ansio- 
samente y, por fin, divisamos á López, 
saboreando una taza de rico cafe y apu- 
rando un aromático habano. 

Nos hace una seña, llegamos y nos dice: 

—Siéntese V. 

—Buena falta me hace. Vengo cansadí- 
simo. Figúrese que estaba en casa cuando 
recibí su esquela, y en menos de cinco mi- 
nutos he recorrido el trayecto... 

—Mucho se lo agradezco, y antes de 
entrar en materia permítame V. que le in- 
vite á lomar algo. Una copa de coñac. 

—Sea. 

— ¿Y un cigarro, eh? ; 

— No, gracias. ' ■ 

— Sin cumplidos. 

—Bien, acepto. (Menos mal: algo es al- 
go) Y puedo saber el motivo de...? 

— ¡Ah! si. Figúrese que he venido y he 
comido como un prmcípe, he bebido bien, 
fumo mejor... 

— Me invita á mi... 

— jOb! nóvale la pena. Pues bien; ahora 
me encuentro... 

— ¿Haciendo la digestión? 

—No. Me encuentro sin dinero para pa- 
gar y espero que V. me saque del apuro. 

—Con mucho gusto... Ya está pagado, 
¡ea! Ahora dígame V. qué es lo que que- 
ría V. de mi. 

—Eso. 



—¿Eso?. 



¿y que es eso'¡ 



— Pues que ine sacase V. del apuro. 



Apesar deocurrirme casos como los ci- 
tados no escarmiento. 

Y es que no quiero encontrarme en el 
caso de un amigo mío, hombre maduro, 
casado, el que al recibir una carta urgente 
la dejaba dormir dos ó tres horas, di- 
ciendo: 

— Ui'gente será, pero para mí... 

Un día, día aciago, recibió mi amigo una 
misiva urgente, y no la leyó hasla la no- 
che, mientras esperaba á su esposa, que 
había ido á comer con una amiga de co- 
legio. 

Alempezar á leer, el pobre hombre dio 
un grito. 

La carta decía: 

Urgente.— 'iAe escapo con tu amigo kn\- 
celo.— Antonia. 



! 



ÜL CASCAbfíL 



315 



PRIMERA JUNTA DE GOBIERNO 




(Cuadro de Antonio Contrucci.) 



■. :.í 1á*é^Mí:'--Vv«^¿¿fr- *.^"i?fí^í ''f 



='^^-;%^ ^VM 



:-''. it*.*.,*i 



316 



EL CASCABEL 



W- '^.^ 



La carta urgente era de su esposa. ^ 
¡Calculen ustedes el grito que daría el 
infeliz marido al acabar la lectura!... ;; 

Eustaquio M, Pérez. 



DOS NEGACIONES AFIRMAN 



DOLORA 



— ¡Te amo como puede amar 
á sus hijos una madre!... 
jMás que un hijo ama á su padre! .. 
— ¡Bah!... 

II 

— ¿No ves cuál padezco yo 
por el bien que no se alcanza? 
¿No me das una esperanza? 
-No. . 

III 

--Repara que alma sintió, 
que JO con ella sentí .• 
Dame esperanza ¡ay de mi!... 
—No. 

IV 

(En latin, la negación ' 
repetida, niega en vano... 

¿Si esto tendrá aplicación 
cuando se habla en castellano?) 

A. Díaz de la Quinlana. 



— ^<&^ — 



COSAS D^I ASTRO 

Ya no dudo que un astro maldito 
preside mi sino; 
pues, por más que me muevo y me agito, 
no me abro camino. 

Desde que, por paternos deslices, 
me encuentro en el mundo, 
no hago más que caer de narices, 
segundo á segundo. 

Si un negocio, buscando dinero, 
me atrevo á plantear, 
ha de ser un tramposo el primero 
que venga á comprar. 

Si detrás de un empleo me lanzo, 
al fin sé que sobro; 
y, si por carambola lo alcanzo, 
ni un centavo cobro. 

Si una cita de amor á una bella 
le pido sumiso, 
pronto sé por la criada... ó por ella 
que hay un compromiso. 



Si buscando en la gloria fortuna . - 
me pongo á escribir, 
de Valencia me quedo á la luna 
en cuanto á engullir. 

Si cazando, le apunto á algún pato, 
le acierto á un vecino; 
y á la fija me pica... un zapato, 
si á pescar me inclino. 

Si me embarco, zozobra segura 
en medio del mar; 
y aunque agarre la tabla más dura... 
ise me ha de quebrar! 

Con decir que de veinte traspiés 
doy quince en el lodo; 
que no avanzo ni con cuatro pies, 
ya está dicho todo. 

Y estas cosas de que el alma mia 
conserva ¡ay! el rastro, 
¿no lo acierta el lector todavía?... 
jSon cosas de mi astro! 

M. Pérez y Pérez. 




No hay espacio para 
ello. 

Bien es verdad que hay pocas novedades 
de que dar cuenta. 

La compañía de la Opería no consigue 
gustar en conjunto por más que alguna 
pmHe sea bastante discreta. 

Lohengrin fué ejecutado con loda pre- 
meditación y alevosía. 

Otello pasó, y pasa el tiempo y la Te- 
trazzini aun no llega, y á fé que los abo- 
nados la esperan. 

Esto sí; el teatro da gusto de ver. La 
concurrencia es mucha y buena. 

Lástima que no se pueda decir lo mismo 
de la compañía. 

La del Nacional sigue con el repertorio 
de costumbre. 

Muchos aplausos en Serafina la De- 
vota, Frou-Frou, Demi-Monde y en 
Thermido)\ repetido ante escasa concu- 
rrencia. 

La misma escasez se nota en el Poli- 



ít^JÍ¿!S¡^si;«í;¿iii.iÍi!i:Íá3iiM&t-í¿i 



■i^A^i^^.i.-^ 






•ifr~- ;».:jív L-, 



-H 



>'■-*■ «r.- T;v ' ; .>.•». 



. EL CASCABEL 



317 



teaina y en el Onrubia^ apesar de que en 
los Ires citados teatros se puedan pasar 
ratos deliciosos. 

Y á propósito del OnruMa. 

Próximamente se estrenará, si no miente 
la crómca, un drama del Sr, Martin Co- 
ido. 

Deseamos que la representación sea un 
éxito, y aplaudimos la determinación de la 
empresa, que no desdeña una obra del 
pais. 

No es posible que en Buenos Aires no 
haya núcleo, pequeño si, de autores. Lo 
que ocurre es que no tienen estimulo por 
parte de quien corresponde, ni tienen com- 
pañía que quiera encargarse de poner sus 
obras en escena. Por eso la dirección del 
OnruMa merece el aplauso que le tribu- 
tamos y que deseamos poder hacer exten- 
sivo al Sr. Coronado. 

El San Martin y el Apolo, refugio de la 
zarzuela grande, nos ofrecen variados é 
interesani.es espectáculos muy concurrí 
dos. 

En la Comedia no escasean los éxitos, 
como puede verse en / Feroci Romani, 
La noche del 31 y otras obras que alcan- 
zan buen desempeño por parle de Ruiz, 
Rihuet, Orejón, la García, Aceves, Galé, 
etcétera. 

En la Zarzuela se suceden los bene- 
ficios. 

El de Juárez fué un éxito. 

Estrenóse la graciosa comedia Las de 
Miguelturra y púsose nuevamente en es- 
cena la aplaudida Revista Nueva., origi- 
nal de Juan de la Cruz Ferrer. 

Con motivo de las fiestas patrias, se 
anuncian funciones de gala en casi todos 
los teatros. 

La más concurrida seni la de la Opera 
á la que concurrirá el Presidente el. cual 
puede fijarse en el director de orquesta 
para aprender á manejar la batuta. 

Si lo aprende, todos saldremos ganando. 

Amen. 





Confiesas cada semana 
demostrándome, en conciencia, 
que eres muy buena cristiana 
ó que pecas con frecuencia. 



Has expuesto una tela, caro Simplicio, 
que me obliga á que dude de tu talento 
ó que ponga tu tela por el momento 
en lo que algunos llaman, tela áe juicio. 



Ustedes creerán que vamos á hablar del 
Ateneo y de la Exposición? 

Pues se equivocan. 

Las criticas publicadas en los diarios 
han revestido tal carácter que mejor es 
callar. 

y total: la exposición, aunque mala de 
veras, salvo rarísimas excepciones, no 
vale la pena de meter tanto ruido. 



Los que merecen un palo son los titula- 
dos críticos. 

¡Dios mío! ¡Cuanta macana han escrito! . 

¡Y qué mal andan de gramática! 

Por qué, por ejemplo, decir que la dra- 
peria está bien tratada en tal ó cual cua- 
dro, equivale á no decir nada. 

¿Draperia? 

¿Porque no se ha de decir ropage? 



Y luego para decir que tal ó cual pintor 
vale, no vemos necesidad de que se diga 
que recuerda á Zutano ó Mengano. 

Por ejemplo á Vaamonde le dicen que 
tiene algo de unos Mrs. á los que no tiene 
el gusto de conocer. 

Por supuesto que se lo dice el señor A. 
B. S. del Diario señor que no sabe el A.- 
B. C. como suele decirse. 



Enamorado Antonio, de la luna, 
se olvidó de la luna por Consuelo, 
y en la noche callada y melancólica 
á la niña juraba amor eterno. 
Salió la luna, presenció la escena, 



.^rwiiá^^.íVi*. 



318 



EL CISCABEL 



y se cubrió de nubes al momento. 
Ahora me explico la razón que tiene, 
quien habla de la luna y de sus cuernos. 



Es fama que los críticos son roñosos, y 
hace sospechar que la fama no mienta el 
hecho de que un señor haya comprado, en 
una librería de lance, un montón de libros 
dedicados á nn crítico y periodista en ac- 
tivo servicio. 

¡Cualquier día le dedicaremos un libro, 
dado caso de que lo publiquemos! 




Pellegrini, después de ser Presidente de 
la República, abrazó la profesión de rema- 
tador. 

Lo mismo acaba de hacer el ex-intenden- 
te Bollini. 

Por lo visto, la carrera política es en 
esta tierra un curso prepara tario para ejer- 
cer de martiliero. 

¡Vamos a ver qué día será el que D. Luis, 
ó D. Julio, rematen algo! 



Cuando la conocí, fué, en los comienzos 
de la bella estación de los amores, 
la estación de las aves y las rosas 

y de las tibias noches. 
Y me engañó, traidora y fementida, 

en la estación del Once. 
Por eso miro ahora con recelo 

el cambio de estaciones. 



L. Ulerio. — Creo liaberle dicho en otra oca- 
sión que no servía. 

Peterbeqne. — No, señor; y no es que esté 
mal precisamente. 

Dardo.— 'Sla.nde Y. la firma y permiso para 
retocar un poco dos epigramas. 

Comedido. — Se publicará. En lo sucesivo 
fíjese V, más en los acentos. 

Z. M. de M. — Que se lo diga con franque. 
za? Pues allá vá: es muy malo todo. 

Luis. — Desengáñfse Y. mientras no mida 
los ver.sos no hará nada publiííable. 

T. D. B.—Es muy largo el artículo: y el géne- 
ro no es el más apropósíto para El Cascabel. 

Simón.— k veces decimos (jue s?'yá última 
hora sobra material y queda esperando turno. 
Tal vez á esto sea debido el fenómeno que ha 
observado Y. 

Lucero.— \o lo publicaría pero tal vez doña 
Gramática me demandaría por injurias graves. 

A. B. T. — No se puede publicar una cosa 
tan personal. 

Taco ) . — Recibí conforme y guardé en el 
cajón de las reliquias. 

Argentino. — Su CV/«/o tiene demasiados de- 
fecto?, asi es que mejor será esperar. ■ , . 




EL CASCABEL 

SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 
Director: ENRIQUE COLL 

^ — ■ ■ '-' _ 

CONDICIONES DE LA SUSCRIPCIÓN 

Capital: 3 meses g 1.50 

Provincias » 2 .00 

Número corriente » 0.10 

» atrasado » 0.15 



SE DESEAN AGENTES Y COI: HESPONSALES 



REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN 

®at— AIBIIÍA— -9:^ ■9. (altos) 



ADVERTEIVCIA. — En la Administración se vt n ' .. <'ole<*«*iones i5el i>>--mer año 



EL CASCABEL 



319 



SUCURSAL 



DEL 



BilO DE SÍBADELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— Importación 
de productos españoles en general. 

Se dan giros á Ja vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

lloras de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias festivos de 9 a. ro 
á 11 m. 



Teodomiro Suílé 

ESCEIBANO PUBLICO 



OFICINA: 

PIEDAD NÚM. 513 

Higiene de la boca 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos dentifricos y jabonosos de Cramoell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes "especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de Jos 
dientes. 



SE VENDEN 



compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS 

Subvencionados por el Gobierno Español 

Servicio bimensual fijo 

entre el Rio de la Plata y Eunopa 

El dia 2 de Junio de 1893 saldrá de este 
puerto el magnífico vapor CIl'DAI» DE CÁDIZ 

para Santa Cruz de Tenerife, Cádiz, Barce- 
lona, admitiendo carga y pasajeros, asi como 
para Vigo, Coruña, Santander, Bilbao y demás 
puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y Cs calle Alsina 750. 

Nota. — Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 

LA HISPANO-ARGENTINA 

COMPAÑÍA NACIONAL DE SECUROS 
CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada po?" Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comercio. 

Seguros de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



droguería y 



i:x LA 

FARMACIA 

■DE 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 —Victoria— 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 

I CIGARRERÍA ODEON 

': ESMERALDA ;is<j 

INGLESA GASANOVAS T ALSINA 



E. E. CRAIVAVELL 

647-CALLE VÍCTOR I A-e47 

Entre Perú y Chacabuco 



Casa especial en Tabacos 

Y 

CIGARRIT.OS HABANOS 

BUENOS AIRES 



EL PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BUBNICHQN & C^ Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

PRÓXIMAMENTE 
INAUGURACIÓN DE LOS NUEVOS LOCALES Y APERTURA DE LOS NUEVOS DEPARTAMENTOS 






s» 






^^WW 



.3f'" 



.«-■ 




La Mar: ove. 



\.i\ 






.a .•E';"!ii? i^ 



lechería la martoxa 

Fábrica á Vapor de Manteca Fina en el Establecimiento 




Al menudee, en los principales almacenes. 



te». 



é» Mm él L r»! 



ftl^;^ ■^^Jf•A¿^-l.i¿í^■:l^V^-.;;'^«LS';i^J^a■ílti..,^j^^^^ 






•!í*" 



'=^-: 



iv'" 



Aires, Jimio 1* <te 1893 . Haia. 74 




iM •orres|>ea:f's:ia a sonr-i a* Director 

t * 

HOR^S DE OFICrNA lE 2 A. ■" P V . 

Precio eo la ciudad. . . J '''AO e. ii-^aiTc 
Número atrasado > j.l"' .d 



Fotograbados de ExdíU* A Coll y C> 



Tenor de voz • -¡n á-r^jz 
«)ue ::-re voz para oust-o: 
y f:] oi:-^ - 50bra ;a v. z. 



.i« 



':^É^'^^¿iaÉ^---Áe 



i^^-."^:;j«.^.^j-^ .^Ü^iídlí- 



I ; I " L, 



322 









-i "t^w. 



-. ^-í'J^jTÍRC**^- 



EL CASCABEL 





s admirable la facili- 
dad con que contraen 
matrimonio algunos 
mortales. 

Nada menos que 
tres veces lo ha he- 
cho un militar de la 
nación, y con la cir- 
cunstancia agravan- 
te de que para contraer los lazos segundo y 
tercero, no aguardó á quedar viudo, y por 
consiguiente, libre de los lazos primero y 
segundo. 

Mientras los tribunales atienden la de- 
nuncia y reclamos interpuestos por la se- 
ñora segunda, nosotros, miseros cronis- 
tas, nos limitamos á consignar el hecho y 
admirar el valor del protagonista, el cual, 
como militar que es, no puede ser cobarde. 
Y sino, ¿á qué debe el ajjodo de políga- 
mo con que le designa la ley? 
A su valor simplemente. 
El... goloso militar, poco superticioso, 
naturalmente, no contó con aquello de 
que < á la tercera vá la vencida,» y como 
desgraciadamente llegaron aquella y ésta, 
no pudo alcanzar la cuarta, quinta y asi 
«ucesivamente. 

El hecho, narrado dias atrás por los 
diarios, ha causado sensación, y hasta 
sabemos que ha causado algo más. 
Escama, por ejemplo. 
Por f|ue, hay señoras celosas que siem- 
pre cret^n que sus esposos se la pegan y 
que apenas encuentran un caso como el 
citado, en un diario, se van con él en la 
<Jiestra, y le dicen al marido. 

— ¿Has visto lo que dice La Prensa? 
— ¿Hay algo nuevo? 
— Y gordo. 



— ¿Dios mió !.. ¿habrá dinii tido Viclorica? 

— Todavía no. Es algo más grave lo que 
he leído. .^ I 

— En fin, sepamos qué es ello. 

— Casi nada: un militar que se ha casa- 
do tres veces. 

— ¡Imposible! 

— Si, señor, y las tres mujeres viven. 
— ¡Pobre hombre! 1 

— ¡Pobres mujeres! digo yo. Mira Poli- 
carpo; ya sabes cuánto te quiero y que por 
ti soy capaz de hacer un disparate... 

— Me consta. 

— Pues bien: júrame que no estás casa- 
do más que conmigo. 

' — ¡Qué ocurrencia!... 

— ¿Te ries? Ya me lo sospechaba... ¡Tú 
eres un polígamo! ^ 

— No, hija: soy un Poli... carpo y gra. 
cias. Tengo una sola mujer y me basta y 
sobra. 

Pero á la mujer le queda la duda, y á 
fin de saber la verdad, dirígese á casa de 
una adivina de esas que se anuncian en 
los diarios, asegurando que leen en la 
mano. 

— Vengo á que V. me diga si mi marido 
es polígamo. 

-¿Eh? 

— Lo que he dicho. Sospecho que tiene 
tres ó cuatro mujeres, y esta sospecha me 
martiriza. 

— Y... ¿en qué se funda V.? 

— En el olfato. 

— ¿Ha olido V. alguna vez á su esposo? 

— ¿Y á V. qué le importa? 

— Era para deducir. . . > 

— Nada, nada: dígame V. qué debo ha- 
cer para convencerme de que mi Policarpo 
solo me quiere y me tiene á mi, 

— Hay un remedio. 
—Venga. 

—En un vaso echa V. unas gotas de 
éter sulfúrico, un gramo de estrignina, una 
cucharadita de magnesia calcinada, dos 
gotas de kerosene y tres pelos del rabo de 
un gato blanco. Llena el vaso con leche 
y luego lo revuelve con el cepillo de los 
dientes, y antes de acostarse le hace to- 
mar á D. Policarpo el especifico, teniendo 
buen cuidado de ponerle una mano en la 
frente, apenas empiece á dormir. 









EL CASCABÜL 



323 



. —¿Quién? 

— Su marido. Si este duerme tranquilo, 
crea V. que tiene más de tres mujeres. 
Pero si la llama á V. entre sueños, es se- 
ñal de que es fiel como pocos y que por lo 
tanto son infundados los temores de V. 

— ¡Ay, gracias! Muchas gracias; no sa- 
be V el peso que me ha sacado de encima. 

— Perdone V.; no es uno, son diez pesos 
moneda nacional. 

— Y ciento la daría, y mil también. Ea, 
íibur, y ya le diré á V. lo que resulte del 
experimento. 

Lo que resulta es fácil de adivinar. 

Al acostarse Policarpo toma el vaso de 
leche mezclada con el menjurge que rece- 
tó la adivina, y dice: 

— Vaya un gusio que tiene la leche! 

— Aprensión tuya, Policarpo. Duerme. 

— Lo probaré, pTO... me parece que esta 
leche se me desparrama por todo el cuerpo. 

—Duerme, ó me enfado. 

— Bueno, mujer. 

Al cabo de media hora de reposo, el in- 
feliz Policarpo se incorpora y empieza á 
vociferar. 

— ¡Angustias!. . . ¡Angustias!. . . favor, 
socorro!! Angustias! . . . ¡Angustias! 

— ¿Me llamas? 
— ¡Si, mujer! 

— ¡Bendito seas! Ya veo que me eres fiel. 
— Ojalá pudiera decir otro tanto de mi 
estómago. . . ¡ay!. . . ¡¡yo muero!! 

Y en efecto, el pobre Policarpo se hincha 
como un bollo y muerde los hierros de la 
cama, hasta que un médico, llamado opor- 
tunamente, receta un vomitivo, aseguran- 
do que se trata de un caso de envenena- 
miento. 

¡Todo lo puede el amor! 

Y el miedo de una mujer celosa, ante la 
perspectiva de serlo de un poligamo. 

Ahora, las mamas y las niñas toman 
toda clase de precauciones cuando un no- 
vio se presenta con buen fin, y no será 
raro que el día menos pensado veamos en 
los diarios un aviso del calibre de éste: 

«Fulano de Tal se casa el día tantos con 
Zutana de Cual. Las mujeres que se crean 
con derecho alguno sobre D. fulano de 
Tal, se servirán avisar antes de los sesen- 
ta días de la pul)l¡cación de este aviso. 
Después, no se atenderán reclamos.» 



Pero, apesar de tddo, no se podrá acabar 
de una vez con los amigos de tener una 
mujer en cada capital de provincia. 

Especialmente si los fríos se acentúan 
del modo alarmante que lo hacen ahora. 

Yo, declaro con franqueza, que por el 
momento, no pudiendo ser polígamo, soy 
poli... mantas. 

Porque tengo tres en la cama, ¡y vn<^ pelo 
de frío! 




-^D-e- 



¿POR QUÉ LLORAS...? 



¡Ya llego junto ;i ti! ¡Yenuo anhelante 
y airitame el deseo, 
de enjugar con mis labios tu semblante, 
húmedo por el llanto, según veo! 

¡Qué tienes vida mía! ¿Por qué lloras-?... 
¿Qué causa tu quebranto? 
¿Poniué por tus mejillas seductoras 
corre cá raudales el copioso llanto? 

Esas lágrimas, di, ¿por (pié verterlas? 
¿Qué causa tus enojos? 
¿Por qué cayendo van, cual bellas perlas. 
Lágrimas puras de tus lindos ojos? 

¿Porqué huyeron de ti las alegrías? 
¡Mi bien calma tu duelo! 
¡Si me cuentas tus penas, con ¡as mias 
hallarás, al unirlas, gran consuelo! 

¡Tu silencio, mi amor, me martiriza! 
¡Contesta mis razone-:! 
— ¡<,»ue me ha dado rni ¡ladre una paliza 
por no saber coserle tres botones. 



.Jase de Arce. 



►S— S- 



§24 EL ca8Ca:bbl 



LA MALDICIÓN 



Juanita era una niña muy bonita, 
sencilla é inocente, 
y á la cual le faltaba solamente 
tener algún dinero ¡pobrecita! 
Y como es el dinero 
para algunos sujetos lo primero, 
la niña ¡cosa rara! 

aunque rezaba mucho á San Antonio, 
no halló ni poí un ojo de la cara 
ton hombre, un corazón y un matrimonio. 
Pero quiso el demonio, 
incrédulo en cuestiones de pureza, 
ponerla en relación con un muchacho 
muy tierno y vivaracho, 
más sin fósforo alguno en la cabeza, 
y de un temperamento tan sencillo 
que pronto se veía; 
qu.> en cuestión de riquezas poseía. 
el cerebro lo mismo qw el bolsillo. 
Pero como Juanita er.i de cortas 
ansias y aspirariones. 
al ver un amador y unos calzones 
dijo: 

— ¡A taita de pan buenas son tortas! 
Al novio, (|ue aunTa*^ humilde, le gustaba 
- la lectura de libros y poesías, 
su cabeza llenaba 
de locas y estupendas fnníasias; 
y la pobre Juanita, (|ue cu. sus días 
inás libro conociera, 
que uno que se titula 
«Arte de la perfecta cocinera», 
un viejo Catecismi) y una resma 
de un estraño papel llamado bula 
para comer de carnt; en la cuaresma; 
también (juiso leer aquellas cosas 
raras y prodigiosas, 
de (jue su novio .sin cesar la hablata, 
y leyendo los dos aquello mismo 
muchas veces la gente los iialiaba. 
en e-traño inutismo 
mirándose amorosos y cal ¡arlos, 
por aquellas lecturas ii'fes ado5 
ó de imbecilidad ó de linsmo. 
El sentido con^ún que se imponía 
apesar de lecturas tan mal sanas: 
— ¿Cuándo os vais á casar? — les repetía. 
y ellos le contestaban: 

—Cualquier día. 
No es por falta de canas. 
El obstáculo solo y verdadero 
es ¡oh cielos! la falta de dinero. 
Y éste se presentó, bajo la forma 
de un patán muy inculto y muy grosero 
que tenía por norma, 
el hacer con fran(]ueza soberana 
todo cuanto le daba la real gana. 
El patán vio á Juanita, 
le pareció bonita, 
y como era tan bruto como rico 



por mujer la pidió, y á la semana, 
con ella se casaba el gran borrico. 

Y ella no resistió, porque aburrida 
de aquella insulsa vida, i 

, al lado de aquel novio pegajoso, ' : 

pretería lo cierto á lo dudoso. i-' - 

El novio primitivo í 

dijo; ¡quiero morir! (y aún está vivo) ''■ 
h Juanita llamó ¡cruel! é ¡ingrata! '; 
y como es natural, metió la pata; 
aunque no hubiese en realidad motivo. 
Pues siempre fué lo justo y verdadero 
dejar á un tonto pobre, 
por otro que aunque lo es, tiene dinero. 

Y por último el novio desdichado 
con enfático tono: 

—Lo predigo— 
dijo— En tu nuevo estado 
infeliz has de ser, pues ¡te maldigo! 

11 

Yo no pupdo creer en maldiciones, 
pero al ver al marido de Juanita 
gordo, robusto y fuerte, 
y al ver á ella tan tierna ¡pobrecita! 
temblé, como es muy justo, por su suerte. 

Y sé que tras la noche de la boda, 
Juanita, ruborosa como toda 

mujer que aquella noche ha conocido, 

dijo al necio que fué su prometido 

y del cual se olvidó fría y culpable: 

—¡Al cabo te has vengado, 

porque hoy cambié de estado 

y estoy en un estado... lamentable! 

Jos(' M" Mendoza. 

f— 5 



EL REMANSO NEGRO 



( LEYF..NDA SLIZa) 



I ' 

OS hondos precipicios deí 
Jura helvético son la cuna 
de muchos relatos maravi- 
llosos. No hay monte ni río 
sin leyendas exlraordina- 
rias. 

El Birse llene la suya, lla- 
mada El remanso negro. 
Los héroes de esta leyenda son Oberwald 
y Doliberg. 

Los dos tenían veinte años y eran los 
nadadores más hábiles y fuertes de su 
aldea. f 

Un día se dirigiero í>, á uri paraje pavoro- 
so que nadie se atrevía á frecuentar, por 




i", 



■■¡,.:jjtiif^^<-- 



^ÍÍr^í:t-- ^{'f^P^>|?^^^^^^ 



■ TiT.-rrW^^!' A ■• 



1^^*5 



EL CASCABEL 



325 



miedo á la serpiente que vigilaba la orilla 
del rio. 

Los dos amigos proyectaron matarla y 
bañarse después en el remanso negro, 
cuyo fondo aseguraba la fantasía monta- 
ñesa que estaba lleno de hermosos palacios 
y tesoros inagotables. 

— Vamos— dijo Dolimberg — pero lleve- 
mos un palo fuerte con una cruz pintada. 

Yo atacaré al monstruo, y cuando me 
canse, tú me sustituirás. 

Oberwaid asintió á lodo y marcharon. 

A los diez pasos del reínanso negro, vie- 
ron la serpiente con la boca llena de len- 
guas de fuego. 

Dolimberg avanzó intrépidamente y des- 
cargó el primer golpe sobre la cabeza del 
monstruo, que respondió terriblemente á 
la provocación. 

Oberwaid seguía con mirada atenta las 
alternativas de la lucha. Cada vez que el 
palo pegaba con la cruz, la serpiente pare- 
cía perder sus bríos; pero si la cruz no la 
tocaba, era más rudo su ataque. 

Cuando el valeroso joven se sintió rendi- 
do de fatiga, dio un salto hacia su compa- 
ñero y le entregó el palo. ¿ 

Oberwaid loesgrimia siempre con la cruz 
huela abajo, y á cada golpe veía perder 
fuerzas á su enemigo, que arrollando y 
desarrollando el inmenso cuerpo con los 
espasmos de la muerte, se quedó al fin in- 
móvil. 

Dolimberg cogió el palo y deshizo la ca- 
beza del monstruo, enrojeciendo la cruz 
con su sangre. 

Desde ese instante, las hirvientes aguas 
del remanso negro, se aclararon y tran- 
quilizaron. 

—Hemos vencido el primer obstáculo; 
ahora, al agua:— exclamó Oberwaid— y Do- 
limberg, por toda respuesta, se zambulló 
en el remanso, sin soltar su palo. 

II 

En el fondo hallaron una abertura late- 
ral; era la puerta guardada por la serpiente. 

Entraron, y siguiendo su ruta, se vieron 
rodeados de enanos. 

Quisieron retroceder, y !a gruta se cerró 
á sus espaldas. 

Siguieron marchando, y hallaron un in- 
menso salón, cuyas paredes eran hechas 
de esqueletos humanos. Colgaban del techo 
cabezas de mujeres suspendidas por las 
cabelleras, y sobre una mesa de pasmosas 
dimensiones, vieron cráneos llenos de san- 



gre humeante, parecidos á las copas de un 
festín, l -----■/■.■.- ;^{ i- _-■-: ■ ...■.• -;;,.- 

Las sillas eran cadáveres de hombres 
conveuientemente plegados. 

Los dos amigos se miraron sorprendidos 
y, obedeciendo a un mismo pensamiento, 
preguntaron al enano- más viejo: 

— ¿Dónde estamos? 

—En el imperio de la salamandra azul, 
donde están todos vuestros predecesores. 

—¿Cómo saldremos de aquí? 

— Dando á beber en vuestros cráneos una 
parte de vuestra sangre á la emperatriz. 

—¿Dónde está? 

—Hela aquí— contestó el enano, golpean- 
do el suelo con el pié, al tiempo que brota- 
ba de la tierra una salainaudra azul, tan 
grande como un iionjljie. 

Los dos jóvenes retroce>iieron un paso y 
el enano se postró ante su dueña. 

La salamandra avanzó hacia !os dos fo- 
rasteros, con la boca llena de fuego: pero 
al levantar Dolimberg el palo, la empera- 
triz desapareció. 

— Que venga á beber su parle de nuestra 
sangre— dijeron los jóvenes. 

El enano volvió á golpear el suelo con el 
pié, y la salamantir.. reapaieció. ■ ;;: 

— Acabemos; bei)e lu parte de Svingre y 
déjanos marchar. 

La salamaiidia Lenia los ojos fijos en el 
palo. 

—¿Qué esperas?— preguntó Dolimberg, 
avanzando tanto como ella retrocedía. 

— ¡No puedo! Borra esa cruz y esa san- 
gre—dijo al fin la salamandra, indicando 
el baslón. 

Los jóvenes se miraron y repitieron á un 
tiempo: 

— Sácanos de aquí. 

La salamandra seguía retrocediendo en 
silencio y los dos amigos avanzando hacia 
ella. 

Al llegará la pared, ésta se abrió y"la 
salamandra huyo, cerrándose el muro tras 
de ella. 

Dolimberg, enfurecido, golpeó á un es- 
queleto con el bastón, y una ancha puerta 
de marfil les dio paso, al misn)0 tiempo 
que los enanos se convirtieron en palomas 
blancas. 

Al salir respiraron el aire perfumado de 
espaciosos jardines alfombrados de pétalos 
de rosa. 

Las palomas revoloteaban en torno de la 
cabeza de los viajeros; bandadas de poja- 
ros cantores llenaban los aires de armonías, 



Jt^Lill'^. 






32a 



EL CASCABEL 



y una claridad suave y melancólica ilu- 
minaba aquellas soledades. 

Un lago ancho y profundo les intercepta- 
ba el paso. En la opuesta orilla, manadas 
de centauros pastaban yerbas doradas. 

— ¿Cómo pasaremos? — dijo Oberwaid. 

—Golpeando el agua con el bastón— con- 
testó Dolimberg, uniendo la acción á la 
palabra. 

El lago se evaporó, formando nubes de 
grana y nácar, dejando paso enjuto de are- 
nas de diamantes A los viajeros. 

Los centauros desaparecieron, haciendo 
resonar sus alados cascos sobre la dorada 
yerba. 

Oberwaid y Dolimberg siguieron mar- 
chando hasta que los detuvo una cordillera 
de volcanes en erupción, 

— Este obstáculo es invencible— murmu- 
ró Oberwaid. 

— Probemos una vez más el poder de este 
bastón— observó Dolimberg, tocando ú. una 
de las palomas que revoloteaban sobre su 
cabezn. 

La p;i!oma detuvo ei vuelo y dijo: 

— Cojed musgo de encina y arrojadlo á 
los volcanes. 

Oberwaid fué á un bosque inmediato, 
cogió un puñado de musgo, lo arrojó á los 
volcanes y cesaron ]».=■ llamas, cubriéndose 
la cordillera de lirios blancos. 

Treparon la montaña y vieron á sus pies 
una corte deslumbrante de belleza y ale- 
gría. Júpi'.er ocupaba un trono de oro, te- 
niendo en la diestra un manoj j de rayos y 
sobre la cabeza hur-acanes inflamados, que 
describiendo anches circuios concéntricos 
iluminaban el Olimpo* A sus pies reinaba 
profunda oscuridad. 

— ¿Cómo atravesaremos las tinieblas sin 
perdernos ó perecei- en ellas?— dijo Ober- 
waid-. 

— Llevando el bastón en alto con la cruz 
hacia adelante— contestó Dolimberg. 

Descendieron de la altura; á su paso se 
disipaba la oscuridad y se veían crecer yer- 
bas aromáticas; pero el Olimpo se alejaba 
más á medida que iban hacia él. 

— Nuestro viaje es eterno: este camino no 
tiene fin— dijo con desaliento Oberwaid. 

Dolimberg, sin contestar, tocó con su 
bastón otrn paloma, que transformándose 
en silfo preguntó: 

— ¿Qué me queréis? 

—Que nos lleves al Olimpo. 

— Colocaos sobre mis alas— contestó el 
silfo. 
Los dos amigos obedecieron, y desde en- 



tonces, con vuelo vertiginoso, cruzaron lia 
nos y montañas, ríos y mares, sombras, 
claridades y precipicios, sin detejierse un 
segundo: siempre viendo el Olimpo como 
mundo fascinador, sin poder alcanzarlo. 

No tenían hambre, ni sed, ni calor, ni 
frío; pero no llegaban al término de su jor- 
nada. I 

—¿Por qué huye el Olimpo? 

— Porque os teme — contestó el silfo. — 
Vosotros lleváis la nuevd luz que hace pa- 
lidecer la gloria del gran Júpiter. 

—¿Cómo lo alcanzaremos? 

— Veis esa paloma, más blanca y bella 
que sus compañeras? 

—Si. 

— Llamadla por su nombre y pedidla 
gracia. 

— ¿Cómo se llama? 

— Mana. Decidla que vencisteis á la ser- 
piente y á la salamandra azul; que redi- 
misieis á los enanos y queréis anonadar a 
Júpiter. 

Siguieron los consejos del silfo, y al pro" 
nunciar l.t última palabra de la súplica, 
\ieron caer á Júpiter de su trono y al hu- 
racán luminoso oscurecerse 

III 

Oberwaid y Dalimberg, convertidos en 
altas montañas, viven desde entonces co- 
ronados de sol. 

El hirviente remanso negro es hoy un 
lago transparente y tranquilo, en cuyas 
márgenes se elevan corpulentos árboles de 
hojas largas y en cruz, emblema del palo 
de la fé cristiana que dio muerte al paga- 
nismo. 

M. Bahamonde. 



DESPUÉS DE UN BAILE 

ELla es la reina de la alegre fiesta, 
El, un galán que Adonis se le apoda; 
se dicen las ternezas de una boda 
llenas de una pasión bien manitiesla. 
—¡Qué candorosa y bella y qué modestat 
exclama aquel mimado de la moda; 
y ella piensa de él que no hay en toda 
la juventud, figura más apuesta. 
Terminado el íestin. por la tangente 
cada cual se encamina á su morada; 
ella al llegar se quita los rellenos, 
se lava el blanco y el carmín, prudente, 
mieniras á él de una casa reservada ; 
lo sacan bien borracho los serenos. \ 



EL CASCABEL 



327 



EL TÚNEL DEL SALADILLO 

(Recuerdo de viaje) . «, ,; 

El viaducto atrevido atrás quedaba ■■ 
mientras el tren, alígero corriendo, 
como monstruo rabioso, iba rugiendo, 
hacia el monte que el paso nos cerraba. 
Ya penetra en el túnel. Ella estaba 
al lado mío, el corazón latiendo: 
cómo se está en la dicha presintiendo 
Junto á un ser, como yo, que la adoraba. 
La negra oscuridad cubriónos pronto, 
y como la ocasión la pintan calva 
un beso di á mi amada con cautela. 
En esto, encendió fósforos un tonto 
que me dejó más verde que una malva, 
al ver que ia besada era Ja abuela! 



TIENE RAZÓN ; 

—¿Qué novelas le gustan?— Preguntaba 
á Estrella, una gentil amiga mía; 
¿De Torga Isaacs la angélica Marín 
que Efrain, el estudiante tanto amaba? 
¿O bien esa Grac¿e¿Za que ignoraba 
«lue su amor era solo flor de un dia? 
¿La mártir de la negra tiranía 
(lue Amalia en esta tierra se llamaba? 
—Mi madre, respondió, nunca ha querido 
que lea nada más, que un libro que á ella 
le dio como regalo un santo cura, 
y me dice: —Los libros de Cupido 
envenenan el alma; solo, Estrella; 
en la Avilmética hay buena lectura. 

Patricio Gallo. 




A piante 



PEDICURÁ 



De sí mismo satisfecho, 
y contento, Andrés vivía, 
cuando vio que le salía 
un bulto en el pié derecho. 
Un bulto gordo y extraño 
que creció rápidamente, 
y le picaba atrozmente, 
y le hacía mucho daño. 
Andrés que era un joven culto 
gritó y blasfemó por seis, 
diciendo: 



- ¿Por qué me habéis 
¡oh cielos! dado este bulto? 
Y fué inútil blasfemar, 
pues con empeño notorio 
le crecía el promontorio 
y le picaba á rabiar. 
Pensaba Andrés: 

—¿Será un callo 
ó será una irritación? 
¿ó tal vez un sabañón? 
¿ó acaso, un ojo de gallo? 
I^ero el bulto horrible y fiero 
le hizo pensar con enojo: 



.:»¿.->¿¿si:sif.í. 









BL ÓAflCABfiL 



i w ; ":..-\, 



.-.-<=: i.v:.- 



'* x'f, .\^;V; 



HORARIO DEL PER 





De 8 á 9 a. m. 



De ! á 3 p. m 



..fc -f_. _.Í*L '•^t 



■^.,,^1- ...•;.. ._^_> I ,.-* ,*... * í-»-V¿^ . j;-!»?tLr.,...„„.áftUAwta ^lí>'ri...>'^a_ .,'^.-r„...,_^..V_..JÍ/í£Í^ 



BL Cascabel 



329 



lECTO CALAVERA 








De 5 á 7 p. m. 



De 11 á 12 (de la noche) 



í.í».,^ 



.„_r*JfJ7-*j {«»■. 



víf^^"^;-- ■'.^.'í!^:*- 



' .._^-'<--/'v^\:j 



, ~,=<^^X 7''^' 



330 



EL CASCABEL 



'% 



—No es de gallo, no; que este ojo 
es de todo el gallinero. 

Y dándole calentura 
aquel picor maldecido, 
Andrés dijo decidido: 

— Tengo que ponerme en cura. 

Y en la calle cierto día 
lleno de grata emoción, 
vio un rótulo en un balcón 
que Pedicuea. decía. 

~¡0h fortuna! Estoy salvado- 
pensó Andrés— Me curará. 
Como es mujer tratará 
los pies con mucho cuidado. 
Entró en la casa anhelante 
y la escalera subió, 
y llegó al piso, y llamó, 
y le abrieron al instante. 

n. 

— ¿Padece usted de los piós? 
— Señorita, ando algo cojo, 
todo por culpa de un ojo 
que me exaspera hace un mes. 
jNo hay nadie que lo resista! 
¡Yo con este ojo me muero! 
— Advierto á usted caballero 
que yo no soy oculista. 
— jNó! Si es un ojo de gallo. 
— ¡Ah! Yo había confundido. 
— Es un bulto maldecido 
del volumen de un zapallo; 
y lo üigo con sonrojo 
pero ya me causa horror. 
— Pues deseche usté el temor 
que no es nada lo del ojo. 
—¿Y no tendré que guardar 
cama? 

— Nó, jqué presunción! 
—Me está dando el corazón 






que usted me lo vá á curar. 
— ¡Si usa usted prudencia! 

—¿Como? 
— Estándose un poco quieto. 
—Un año, y luego prometo 
que andaré con pies de plomo. 
(La pedicura le mira 
con gran atención los pies, 
al propio tiempo que Andrés 
la está observando y suspira). 
— Vaya, usted hace un insulto 
á su valor. 

—Qué, ¿no es nada? 
— Con un poco de pomada í^ . 

har3 que se escurra el bulto, -v : 
— ¡Muchas gracias señorita! . , : 
En mi vida olvidaré, 
que me ha curado este pié . 

una mano tan bonita. 
—Esos males no me chocan. 
¡Toca tantos pies mi mano! 
—Asi se dice, y no en vano, 
que los extreiJios se tocan. 



m 

Siguiendo la curación 
á la joven visitaba, 
y Andrés á un tiempo entregaba 
sus pies y su corazón. 
Y encontrándola muy bella 
y ya de los pies curado, 
Andrés muy enamorado 
al fin se casó con ella. 
Así se vé que no es broma, 
y en esto claro se vé, 
que si á una se le dá el pié * 

luego la mano se toma. 

Luis García^ 



INTERÉS Y CAPITAL 



I 

uGENio se despidió cortesnnente y abandonóla tertulia en el 
preciso momento en que mayor era la animación. Por un 
instante se interrumpieron las conversaciones que momen- 
tos antes atronaban la sala. En la de al lado, la del crimen, 
que decia graciosamente Aurelia, la dueña de la casa, nadie 
se apercibió de la ausencia. Uu triunfes son copas., bien 
claro decia que la partida de tresillo seguía animada coma 
si tal cosa. 

Aurelia fué la primera que en la sala reanudó la conver- 
sación. 

—Estoy maravillada— dijo— y á fé que me gustarla saber por qué se ha marchado 
Eugenio. Un amigo de tanto tiempo, ¡éll que siempre es el último en abandonar 

OSba CoSct* • • I "■ 




■i 



EL CASCAIUÍL 331 > 

—No se maraville V. señora,— interrumpió un almibarado joven— si V. súpleselas 
teorías que en amor profesa Eugenio... 

—¿Eugenio?... | Si esta cansado de decirme que no quiere enamorarse! , - ' 
¿ — Precisamenle. - 

■.¿ —No entiendo. ■'•,:--;;-■-','•■■.. ,-, -.r '-:■•: :--^ •■,'"•=--,-'- -, -■,;,.-*-"■■. :-"."í ■ . 

j — Pues si ustedes me permiten... 

— Que hable, que hable— dijeron á un tiempo las y los conteriulios, apretando el cir- 
culo de sillas y guardando solemne silencio, el silencio de las grandes curiosidades, 
por no decir ocasiones. 

-[. El joven se simio orgulloso al ver !a atención de tan selecto audilorio, y después de 
estirar el cuello, toser y mirar oblicuamente á una joven rubia que por primera vez 
concurría á la reunión, dijo: 

— Es el caso que Eugenio tiene un corazón inmenso, esponjoso y tierno. 

— ¡Buenas condiciones!— murmuró una señorita que Irisaba en los cuarenta abriles. 

— Pero, además de lo dicho— dijo el joven reanudando su discurso— mi amigo Euge- 
nio tiene una voluntad más grande que su corazón, y iodo lo que este tiene de tierno 
aquella tiene de inflexible. En resumen: Eugenio no deja que el corazón se le suba á 
la cabeza. 

— Hasta aquí no veo nada — dijo la dueña de casa. _ 

— Ahora verá V. Eugenio no quiere casarse; tiene miedo... 

— ¡Cobarde! — exclamó la cuarentona señorita. 

—Cobarde, sí, es un cobarde, y lo es porque se enamora con demasiada facilidad y 
de ahí viene la lucha que sostiene mi pobre amigo. No quiere quiere casarse y se ena- 
. mora rápidamente. Apesar detodc, con un valor digno de mejor causa, es cuulo, pre- 
venido; no descubre á mujer alguna la pasión que por ella siente, pero si llega á darse 
el caso de que alguna bella le dé pruebas de... cariño, por no decir amor, l^ugenio se 
subleva, (interiormei.te, ¿eh?) luche, y... antes de caer de liinojos ante la mujer á la que 
inspiraba algún alecto, y por la que tal vez, harto fueite lo sintiera él también, se le- 
vanta, saluda, se marcha y... desaparece como un criminal agobiado por el peso de 

un delito.. . 

—Eso quiere decir— exclamó la señorita de los cuarenta otoños— que Eugenio ha re- 
cibido pruebas de alguna de las señoras y señoritas aquí presentes y ¡claro está!... el 
santurrón se ha marchado dejándonos una duda cruel y algo más que cruel, dañina; 
porque vamos á ver: ¿quién ha sido capaz de intentar la conquista de Eugenio?. .. Yo. 
por mi parte, y volviendo por mi honestidad, juro que no he sido! 

—¡Ni yo! 
;' — ¡Yo tampoco! 

— ¡¡Jesús!! » 

;. —¡¡Qué ideas!! ' 

Fuéronse disculpando todas las del corrillo de Aurelia, y ésta calló con trabajo, y 
pudiendo apenas disimularla mala impresión que le había prJducido todo lo dicho por 
el joven amigo de Eugenio. 

Y como la hora era ya algo avanzada, fuéronse retirando ios contertulios, y por fin 
la dueña de la casn quedóse sola, y llamando á la camarera se hizo desnudar y se 
acostó. 

Inútilmente trató de conciliar el sueño. Únicamente cuando ya el sol disipaba las 
tinieblas de la noche, pudo cerrar los ojos y soñó. .. Soñó que Eugenio era San Antonio, 
y que ella se le aparecía é inútilmente trataba de hacérselo suyo. "'^ 

- La virtud del .santo era inquebrantable... , 
' Al despertar Aurelia se enfadó mucho. 

—¡Qué! ¿acaso Eugenio será un bribón?... ¿No soy rica, inmensamente rica y tan 
hermosa como la que mus? Maldito el mequetrefe que habló anoche. ¡Valiente servicio 
me hizo! Por supuesto, que todas mis amigas se figuranque Eugenio huye de ellas... . 

I ,a tertulia está en su apogeo y el joven Eugenio abandona el salón como lo hizo 
noches antes en casa de la encantadora Aurelia. 



"«.;■ 



^2 



EL €ASCABEI 



El hecho *pasó desapercibido por la concurreneia. 

Únicamente una señora ataviada con coquetería que guardaba muy poca proporción 
«on la edad que aparentaba, se estremeció ligeramente y buscando con la mirada en el 
grupo de hombres que discurrían al rededorde las mesas de tresillo pasó un no pequeño 
rato, hasta que por fin, como divisase al caballero que buscaba, le hizo una seña y 
«speró. i ■ . 

Aproximase un almibarado joven. 
V —¿Qué desea mi buena amiga? ¿A qué debo la inefable dicha de ser solicitado por V? 

— Usted no es como Eugenio, ¿eh? 
,-■ -¿Yo? . . -■■■■■-'k- 

— Ya habrá visto que se ha marchado bruscamente, cuando yo me mostraba más 
amable con él... 

— ¡Ah! ya caigo. Se ha marchado porque seguramente Aurelia le estaró esperando... 

-Luego, ¿Eugenio inspira interés á Aurelia? 
• ■■'- —Si " - ^ ■ 

— ¿Y no dijo V. que Eugenio huia en cuanto sospechaba un interés? 

— Si. ¡¡Pero en sospechando .un capital!!... . — 

—¡¡Comprendo!! 

Y el joven almibarado y la señorita de los cuarenta otoños murmuraron un rato á 
6U sabor. . . 



Andrés Soler. 



EPIGRAMAS 

A Juana que es tan sencilla 
como bonita y devota, 
dióle un beso en la megilla 
derecha, Evaristo Mota. 
Y ella entonces... 

— ¿A Evaristo 
la debida lección dio? 
—No tal; que imitando á Cristo 
la izquierda le presentó. 

A un ferro-carril ayer 
que pasaba por Beigrano 
á la una y media, subí. 
Penetro en un reservado 
(sin querer) y en él encuentro, 
dos al parecer casados. 
Tímidamente unos besos 
se dieron, y luego abrazos, 
y luego... besos y besos, 
y luego... á las cuatro y cuarto , 
á Central, que es la estación 
última, por tin llegamos. 

De don Ventura la esposa 
era Ana de Montalvan, 
una raujer muy hermosa 
á quien adoraba .luán. 
De padecer calentura 
el joven se lamentaba, 
hasta que ayer don Ventura 
díjoJe si se curaba. 
—Estoy echado á perder- 
Juan dijo— y lo curarcá 
solo un remedio á mi ver. 
—¿Con qué? 

—Pues, con Ana...n'd. 
Carlos Alberto de Zuviria. 



DEL ÁLBUM ESPECIAL 

DE UNA JOVEN MUY ESPECIAL 



La mujer que acude á una cita con la ca- 
misa sucia liene menos probabilidades de 
caer, que la que acude con la camisa irre- 
prochablemente limpia. 

*- » 

El que soñando peca, es un santo en 
cuanto se levanta de la cama. 

« * 

¡Aydel que ame con toda la Tuerza del 
idealismo á una mujer!... 

(Sobre lodo si la mujer es guapa y ro- 
busta). 

El casado que abandona á su mujer para 
ir en pos de otras, tenga présenle que el 
soltero, cansado de estas otras, gusta mu- 
cho déla mujer del casado. 

Dos cosas me enborrachan. 
El vino falsificado y el amor de las ca- 
sadas. 

De cornudo y de loco, todos tenemos un 
poco. 

El hombre celoso es digno de lástima. 
Pero más lo es el demasiado confiado. 

• » 

Si casarse equivale, como dicen algu- 
nos, á tomar un billete de la lotería, me 
contento con una aproximación, cuando 
tome billete se entiende. 

Antonio F. Molina. 



lÉÉiÉi 



EL CASCABEL 



3S3 



CONFIDENCIA 



— ¿Es decir que se han cumplido 

tus deseos? 

—Yo dudaba, 

y al fin lo que deseaba 

el cielo me ha concedido. 

Tú, ya sabes el afán 

conque un hijo á Dios pedia, 

y á pedírselo fui un día 

á la Virgen de Lujan. 

Porque ya estaba cansado 

mi e.sposo, de aguas tei-males, 

y drogas, y vegetales 

que me habían recetado. 

Y ya veía dudosa 

mi esperanza, cuando fui, 

y un hijo en Lujan pedí 

á la Virgen milagrosa. 

La Virgen compadecida 
■ ha colmado mi deseo, 

y hoy soy feliz. 

—¡Ya lo creo 

que le estás agradecida! 

Mas ¿cómo se te ocurrió 

ir allí? 

— Muy fáciimente. 

yo allí tenía un pariente. 

quien me lo recomendó. 

Un tío muy obsequioso, 

muy bueno, y muy agradable. 

y muy fino, y muy amable, 
' y atento, j muy bondadoso. 

—Pues es.", felicidad 

con que tú haí sido agraciada. 

y que á mí' me está vedada. 

'te la envidio de verdad. 

Pues tú ya sabes que anhelo 

un hijo, y Dios ín lemente 

me oye, pues inútilmente 

un hijo le pido al cielo. 

—Lo sé. pobre amiga mía. 

—Mira, y si yo consiguiera 

que al fin la virgen me oyera. 

hoy mismo á Lnján iría 

— No, tonta, íiuédate aquí. 

—¿Porqué? ¿No me has confesado 

que la Virgen te ha otorgado 

lo que le pedias? 

—Sí; 

pero ahora hace mucho frío 
y es hoy inútil. 

—¡Qué afán! 
¿La Virgen no está en Lujan? 
—Sí... pero no está mi tío. 

S. Garrido. 




' '^- 




La compañía Tubau-Pa- 
lencianos abandona y hace 
perfectamente. 

El público no ha respondido, ha dejado 
el teatro vacio y puesto que ha dejado 
sola á la compañía es muy justo que ésta 
lo deje á él. - 

¿A qué se puede atribuir el poco éxito 
que en est*^ temporada ha tenido la com- 
pañía Tubau? 

Averigüelo Vargas. 

Pero francamente, creemos que no toda 
la culpa es del público. 

Este está cansado de ver y aplaudir obras 
como Derni-Moraie, Frau-Frou Diror- 
ciémonos., Francillón., etc. 

La única novedad francesa que nos ha 
dado á conocer la notable compañía Tu- 
bau ha sido Tliennidor y el éxito de esla 
obra ha sido un éxito ficticio solamente. 

Lrts T engndoras de Selles ha sido otra 
novedad: ésta española. Ynadamás. 

Es decir que tina compañía notable bajo 
todos conceptos y en la ([ue figuren ele- 
mentos de primera: una compañía que ha 
actuado con aplauso en Madrid todo el 
pasado invierno, no nos ha dadoá conocer 
obras españolas, nuevas para nosotros, 
con las que seguramente hubiera alcan- 
zado mejores resultados. Prescindamos 
del mérito de l's autores franceses ó es- 
pañoles. 

Los últimos tienen una ventaja sobre 
los primeros, en Buenos Aires, se entien- 
de: el ser menos conocidos. Por e^te solo 
hecho hubieran llamado la atención sus 
obras. 

Pudiendo asegurarse que hubieran gus- 
tado. 

Lamentamos vivamente el mal resultado 
obtenido por la compañía del Nacional 
y deseamos de todas veras que en las dis- 
tintas capitales que visite en la gira que vá 
á emprender, logre tantos aplausos como 
aquí y meores resul tados prácticos. 



'm:.Í:^i¿iSi¿X. 



f : 












EL CAéCÉLm&h 



Del beneficio de la Sra. Tubáu, ¿qué se 
puede decir? 

La que cada ocho dias ha dado un bene- 
ificio para los pobres, merecía que su fun- 
■ción de gracia fuera un resumen de bene- 
ficios. ,^ : 

Y lofué:"^ ' * • ' 

Como tal vez será cierto que los teatros 
j?or ftOí'OS causan la muerte de los que se 
dedican á funcionar por entero. 

Sea, ó no, no los vamos á atacar porque 
no pensamos con Cañé que los saíneles y 
piezas cortas pervierten el gusto. 

Al contrario: hay obritas que son peque- 
ñas joyas. 

Pequeñas si: pero buenas. 

Lo malo es que entre joya y joya nos ve- 
mos obligados á admilir verdaderos ado- 
quines. 

y finalmente, si al público le dá por lo 
ligero y lo paga, que le aproveche. 

Después de tanta digresión nos encon- 
tramos con que no hay espacio para deta- 
llar lo ocurrido en los teatros durante la 
«emana. 

Y bien mirado no es de lamentar. 

Nos ahorramos el cliché de costumbre, 
^s decir; el teatro lleno. 

Se entiende, el leatru por secciones. 

Los demás se defienden. 

Yentre los que lo hacen con más le eslá 
Onrubia. 

¡Ah! En la Opera ^Qí tenemos á la Te- 
'4razzini. 

Se aplaude un poco más que de costum- 
bre en el teatro de la calle Corrientes. 

Y el próximo jueves diremos de todos los 
teatros, y uno por uno, lo que hoy dejamos 
en el tintero, bien á pesar nuestro. 

» * 

Del estreno de Las Flores del muerto 
poco podemos decir. La obra fué aplau- 
dida y á pesar de los no pequeños defectos 
de que adolece, obtuvo un éxito por demás 
lisongero. 




Leo en un perió lico de la clase de trova- 
dores: 

«Run-runes de la Boc i». 



¡ Ay si la boca pertenece á un individuo 
que haga malas digestiones! 
¡Tapal ■ 'W 



'■ié^ 



Un pintor naturalista 
renovador decidido 
del arle, pintó un Cupido, 
razonando asi el artista. 
—No soy plagarlo servil 
y á fuer de renovador 
hoy mismo pongo al Amor 
en vez de flechas, ¡fusil! 



Hemos recibido un folleto firmado por 
Carystus y titulado «La Gran Castrada», 

Como no sabemos d quien dirigirnos 
para pedirle otro ejemplar, rogamos al que 
nos mandó el citado que nos remita otro. 



Dos cosas que yo no admito 
pur inútiles del todo: 
ni los hombres sin cabeza 
ni los fósforos, tampoco. 



Pregunta un colega de provincias, en un 
editorial, y refiriéndose al ministerio ac- ¿i 

lual: . , ,, • " 

— «¿A donde vamos? 

Y contesta el pais. :\v:-- :''y¿^-^A-^^ 

— «No lo sabemos todavía». í"4. • 



ondencia 




CoDiedido.—'Se publicará. En cuanto á lo 
de los .acentos, me releria los poéticos, é in- 
sisto en que se han de cuidar. 

G. L.— «y si así es por lavor Parca darme 

la muerte» así dice V. y es probable que la 
l'arca no se haga repetir el ruego si sigue 
usted versificando. 

Pelerheqnc. — No sirve su Servicio. 

Santos Verja.— No he visto en mi vida ma- 
yores desatinos. ¿.^>erá broma? Por la letra 
me p;irftce que es usté 
el Sr. Don M. B. 

Z)a >'do.—Coni pl acido. 



:^m^^-\' }''-y.r ^'-sm^':}^-;^ 



-Á«vjv •«;«,■- 



EL CASCABEL 



33^ 



SUCURSAL 



DEL 



filHCO DE SlfiADELL 

;: caí LE MORENO 

' ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 1881 
V CAPITAL; 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— Importación 
■de productos españoles en gensral. 

Se dan giros á la vista sobre todas las capi- 
- tales de España aon beneficio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

HoraH de despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias festivos de 9 a. id 
á 11 m. 

ía REMEDIO PAM LA TOS 

SEÍ^EaUINA 

Depósito general por mayor y menor: Far- 
macia Franco Inglesa de Adolfo Neyer, Cuyo 
"BSí, entre Florida y San Martín y en todas las 
iarmacias y droguerías de Buenos Airea, pro» 
Tincias y pueblos de la República Argentina y 
Uruguay. 

Precio 1 .SO 

Higiene de la ha 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
^ dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos dentífricos y jabonosos de Cranioell. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes "especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
•dientes. 

SE VENDEN 

droguería f FARMACIA INGLESA 

r)E 
E. F. CRANWELL 

647-CALLE VlCTORIA-647 

Entre Perú y Chacabuco 



compañía 

TRASATLÁNTICA ESPAÑOLA 

VAPORES-CORREOS :. 

Subvencionados por el Gobierno Español 

r Servicio bimensual fijo * 

entre el Rio de la Plata y Encopa 

El dia 2 de Junio de 1893 saldrá de este 
puerto el magnífico vapor CIUDAD DÉ CÁDIZ 

para Santa Cruz de Tenerife, Cádiz, Barce- 
lona, admitiendo carga y pasajeros, asi como 
para Vigo, Coruña, Santander, Bilbao y demás 
puntos importantes de España. 

Por más informes ó datos, ocúrrase á sus 
agentes Antonio López y C«, calle Alsina 750. 

Nota. — Se expiden pasajes de venida de to- 
dos los puertos y ciudades de España. 

LA HISPAN0-AR6ENTINA 

coinpaRia nacional de seguros 

CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Autorizada por Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comercio 

SegraroB de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



W:'';, 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 —Victoria — 845 

BUENOS AIRES 

Gaoperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 

cigarrería odeon * 

ESMERALDA 389 . '- 

CASANOVAS T ALSINA 

Casa especial en Tabacos 

Y 

CIGARRII.OS HABANOS 

BUENOS AIRES 




PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BUBNICHON & C^ Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

PRÓXIMAMENTE 

INAUGURACIÓN DE LOS NUEVOS LOCALES Y APERTURA DE LOS NUEVOS DEPARTAMtMOS 



-'-'■' v/Cív-^' 



^¡^'^'^^^^^m^'^^^^mm^Wm:', W^VWWw^^^n^^^^^ 






4ai 



EL OAMpABBL 






'■?*■; 







i, lechería la hartona i 

^•. .Pábrica á Vapor de Manteca Fina en él Establecimiento 




■ ¿i •-:>-»,■ 









Al menudeo en los principales almacenes. 



Im». Mijiu 822— SwiMb d« Obris de t. Pote 






m-':^: " .i. 



■-*1 






w 'i 



Afio 11 Buenos Aires, Junio 8 de 1893 Nom. 75 



t»T. • 




La «arreipondencla á nombre de Director 



M%mi j ÁdmÍDÍstracion: ALSINA 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Ptecio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
Número atrasado.... »0.15 id 



Fotograbados de Emilie A. Coll y C* 



E¥'A TETKAZ'ZTMI 



fc<t!ÍEJé^»^_w:^t>í-^Sv¿ -_ «_ ■< - 






-^if a'* L»¿¿ít;aSfi«Sí 



','-.i.'. ;t- íí?' ? .*-'"U >^" 



338 






EL CASCABEL 








■s^ 



Oí':-. 



oco á poco van desapa- 
reciendo ciertris costum- 
bres, hfírto arraigadas, 
por desgracia, especial- 
mente en el ramo de es- 
critores y artistas. 

En la presente época 
aun existen seres que 
por estar convencidos 
de que valen mucho, óporcrer honrada- 
mente que valen muy poco, son intrata- 
bles y no miraa con buenos ojos á los del 
oficio. 

Conozco ün poeta, qneá la vez es pro- 
sista, critico y especialista en empanadas 
á la criolla, el cual desde la altura olím- 
pica en que le han colocado sus amigos y 
parientes mira con mucho despego á los 
que tienen el atrevimiento de pulsar la 
lira, ó la opinión del pais, y se permiten el 
lujo de escribir poemas ó gacetillas en los 
diarios. - 

Le hablan, por ejemplo, de Menganez, 
autor de un canto Al Esbelto Tero y al 
punto exclama: 

— ¿Menganez?... ¿Quién es Menganez 
para merecer que el país se ocupe de él? 
En donde estoy yo no hay poetas verda- 
deros, y por lo tanto sostengo que Men- 
ganez es un ignorante pretencioso. Ya 
verá lo que le digo en La Plancha mañana. 
Efectivamente, en La Plancha aparece 
un juicio critico á propósito del canto 
Al Esbelto Tero en el cual se pone como 
chupa de dómine á Menganez. De lo que 
resulta una enemistad mortal entre el 
olímpico especialista en empanadas y el 
cantor del Tero. 

¿Un escritor colabora en El Orden? por 
ejemplo. 



Pues ya no puede pasar cerca de los re- 
dactores <ie El Bochinche sin temor de re- 
cibir un pié de paliza. 

¿fúndanse dos periódicos de esos que 
¡ay! se pasan la vida disparando piropos 
á las lectoras y arrojando sonetos amato- 
rios por gruesas? | . -^ 

Pues los redactores son eneniigos mor- 
íales,. y al lado de una. Semblanza que em- 
pieza así: "Tiene la esbeltez de la palmera 
y el color de la dicha y la mirada de mi- 
nistro protector de los amigos. Su andar 
es magestuoso y su voz semeja el arrulk) 
de las fuentes. Su nombre es simpático.. 
¡Mercedes!... ¡¡quién de ella pudiera re- 
cibir muchas!!... etc.» - 

Pues bien; á raíz, ó á raigón, de un pá- 
rrafo como el citado se encuentra otro as: 
concebido: 

«El chancho director de El Querubín no 
sabe hortografía y á echo pocas 2i^'^QUÍxas 
en los dominios de la gramática. Además, 
no se muda las medias, lo cual debemos 
advertir á las lectoras del citado pasquin.» 

En el terreno de los periódicos de la ín- 
dole de El Cascabel ocurre algo parecido. 
Los directores se miran de reojo, como 
diciendo ó queriendo decir: ' 

— ¡So chambón!... ¡¡con qué gusto b^ 
estrangularía!! Eres un vil competidoi, 
pero yo soy mejor que tú. 

Y ahora he de confesar que yo nunca 
he dicho esto. En cambio, un papelito que 
apareció y murió, me tiraba chinitas envi- 
diando tal vez la popularidad de que él ca- 
reció en esta vida. 

De modo, que escribir un periódico y 
ser amigo de los que escriben tn otro ve- 
nía á ser incompatible. 

Y fuera del periodismo, idem de lienzo. 
Ahora, es distinto. 

Es decir, tal vez dentro de poco lo sea. 

Porque, además'del Ateneo, institución 
que con muy buena voluntad trata de reu- 
nir elementos de los que en las artes y 
ciencias viven y producen; institución se- 
ria y digna de muy buena suerte y feliz y 
próspera vida, acaba de fundar.-e en esta 
capital, un centro, sociedad ó como se lla- 
me, el que, á poco que logre la protección 
que se merece, reunirá no pocos elementos, 
hoy dispersos, y que una vez en contacto 



V*v' 



í|^^-'^^« -■iT'ií? .'',, '■:$; 



EL CASCABEL 



330 



han de simpatizar como buenos compañe- 
ros de causa. - - 

Esta última asociación titúlase La Col- 
mena Artística y tiene por norma la unión 
^i y el buen humor. 

Nació al calor de un aromático café, y 
en ua principio (un mes atrá*) llamóse La 
Cafetera. 

La ide-i fundamental de la socieriad no 
puede ser más simpática de lo que es. 

Trátase de reunir en fraternal consorcio 
á cuantos viven de la pluma, la()iz, pincel 
ó buril, á todos los que por gusto ó nece- 
sidad, se dediquen á las bellas artes. 

Y para lograrlo ampliamente toma la 
naciente institución un tinte festivo y fa- 
miliar, libre de trabas y so'emnidades. 

En La Colmena Artística intiman escri- 
tores y artistas que hasta la fecha vivían 
retraídos cada cual en su guarida. De esta 
intimidad ha de resultar algo grande con 
el tiempo, y ya que asi lo creemos firme- 
mente, no tenemos reparo ninguno en con- 
vertirnos en propagandistas de la so- 
ciedad. 

Esta, por el momento, no tiene local 
pero lo tendrá muy pronto. ínterin las reu- 
niones tienen lugar en casa de uno de los 
socios (1) á donde pueden dirigirse los es- 
critores ó artistas que deseen figurar en 
La Colmena. . . á condición de que no sean 
zánganos. 

Y. . . me parece que como reclamo basta 
con lo dicho. 

I 'or hoy se entiende. 
Porque más adelante, y debidamente 
autorizado, volveré á la carga por creer 
que con ello cumplo un deber. 

Tal vez con el establecimiento de la ci- 
tada sociedad (la que dicho sea de paso, 
no será casa de juego como otras que han 
abusado de la candidez de algunos incau- 
tos) se borrarán, no enemistades, preven- 
ciones. 

Por qué, por ejemplo, conozco un escri- 
tor que apenas le hablan de un colega* de 
Pelaez, por citar uno, dice; 

— Preferiría estar ocho dias en cama á 
topar con Pelaez. 

—¿Por qué? V 

(1) (Chile 477j 



— ¿Te parece poco lo que hace el tal 
individuo? 

— ¿Qué hace? ♦ 

— Casi nada. ¡Habla mal de los poetas 
bucólicos.' 

— ¡Hombre!... todo es cuestión de 
apreciaciones . 

— No, pues yo no transijo con Pelaez por 
, que me lo iinagino un ente vulgar y sin 
educación... ¡Burlarse de los poetas bu- 
cólicos! . 

A los pocos dias de dicho esto, no será 
extraño que se encuentren Pelaez y su de- 
tractor, y este, al verqu? aquel es un jo- 
ven no mal parecido, y qu'í I? pregunti 
p')r ia familia le dirá: 

-Celebro mucho el poder tratar á usted! 

— L') mismo digo. 

— Es que yo, casi le tenii <'ilio. 

— Lo mismo digo. 
-¿Eh? 

— Si, señor: como V. lo oye. Pero aho- 
ra es distinto Seguiré machacando á-]<^< 
poetas bucólicos, y usted podrá llevarme 
la contraria... y tan amigos! 

— ¡Choque ustedl 
—Con mucho gusto. 
Y asi por el e-^tilo. 

De modo que, y pue^^to á darle al parche, 
no me he de asustar: 

Se ha fundado una. sociedad titulada 
«Colmena Artística.') 

Serán muy bien recibidos en ella cuan- 
tos músicos, pintores, escultores, escrito- 
res, etc., gusten inscribirse y pagar la 
enorme cuota de dos pesos nacionales al 
mes. 

Dicha sociedad tiene el santo propósito 
de hacer en broma lo que otra sociedad 
podrá hacer en serio. 

Y, finalmente, de los ochenta y tantos 
socios con qup cuenta ((]/a. Colmena», ci- 
taremos algunos (pie al azar recordamos: 
.1. Della Valle, E. Caraffa. Manuel Baba 
monde, V. Xicoiau Cotanda. Eustaquio 
Pellicer, P. ALinzano, .T. Cantülon, Daniel 
G. Mansilla, Silvei-io Dominguez, E. Sainz 
Camarero. Eduardo Mansilla. Manuel Ma-... 
yol, Leopoldo Díaz, Martin Malharro, J.~ 
Carlos Martinez, J. de Ezcurra, L Izurzu, 
Luis García, J. X^aamonde. Carlos M. de 
Egózcue, Francisco Cobos, Porcel Jaimes, 
Rafael Calzada. L. Pa^ao y Ortubia, J. Gó- 



■Va-n i<-iv';..í">iÜ:Ái. 



340 



EL CAICABEL 



mez Plasent, P. Bucher, Carlos Santa Fé, 
L. Lazárraga, Emilio R. Oíivé, L. Parissi, 
J. Solsona, Manuel Ortega, P. León, N. 
Morales, José M. Cao, Eduardo Sojo. Pa- 
tricio Gallo, Emilic A. CoM, José Nalé, P. 
Broussain, etc., etc. 

Después de lo dicho, y de aplaudir la 
fundación de «La Colmena», pongo punto 
final, deseando á la naciente sociedad tan- 
tos socios como suscriptores deseo para 
El Cascabel. 

Y ahora, perdonen los lectores el hecho 
de haber convertido, por hoy, en sección 
lie reclamos, la Charla. 

Pero hay cosas y cosas. 

Es Hecir, anuncios, y anuncios. 

Y el de hoy es gratis. 
Que conste. 



':* 



►i— 5- 



SAB^AMOHES 



H;)y quien dice que es bueno el invierno, 
no digo que nó 
para aquel que esté sólido y sano 
y que encuentre el estío un infierno; 
pero ¡ay pobre! el que tentra la mano 
derecha, cual yo. 

Yo he pasado muy bien el estío, 

lo mismo que un rey, 
y I107 que tengo los dedos hinchados 
yo reniego y maldigo del frío: 
pu-ís estar ateridos y helados 

no es cosa de ley. 

Cuando empieza á soplar el pampero 

¡que gusto que dá! 
y la lluvia nos cala la ropa. 
y el termómetro está bajo cero, 
y la lluvia nos vuelve una sopa, 

¡ya no hay más allá! 

Y después al sentir poco á poco 

la vil comeiizón, 
que al inglés que tuviera más flema, 
de seguro volviérale loco, 
el picor que nos hincha y nos quema 

de algún sabañón. 

Y pensaE que si á alguna muchacha 

queremos besar, 
que nos mira de un modo alarmante; 
y pensar que se está hecho una facha, 
y tener que decirla: —¡Un instante! 

¡me voy á rascar! 

Esto es triste, tremendo, terrible, 
estúpido, vil. 
Esto es feo, es atroz, inhumano, 
bochornoso, y horrendo, y risible, 



el' tener y agu.intar en !a mano 
un mal tan servil. 

Yo por este suplicio no paso 

no ouiero pasar, 
ni comorendo ¡ay de mi! el matrimonio 
pues mí mano no doy, ¡no me caso! 
y con este picor del demonio 

¡qué me he de casar! -v 

Yo abrumado en mí casa me encierro, 
y allí, ¡á padecer! 
y si pienso en alguna poesía, 
me principio á rascar como un mvr.-^, 
y temiendo que alguno se ría 
me voy á esconder. 

¡Ojalá. que al autor del invierno! 
artista infeliz, 
le salieran doscientos millones 
de ese aborto del Dios del infierno, 
que hemos dado en llamar sabañones, 
en boca y nariz. 

Y con todas mis fuerzas, protesto 
y quiero gritar, 
que se arregle tal cosa es preciso, 
y ahora voy á escribir sobre esto. 
¡ahora mismo! más con su permiso 
me voy á rascar. 

.S'. Ga)\ ido. 




--^^ — 



¿SUEÑO Ó PESADILLA? ; 

Cuando dijo el insigne Calderón 
que la vida era un sueño, 
debía despertar de hermoso ensueño, 
después de una excelente digestión. 

Y apuesto que ha soñado aquella noche, 

ó sea en aquel día, 
si es que entonces la siesta se dormía, 
que de la gloria en el fulgente coche 

por el mundo corría. 

Si él hubiera soñado, por ejemplo, 
que se hallaba en un nicho, 
ó que se le venía encima un templo. 

de fijo hubiera dicho, 
de la cama sentándose en la orilla: 
— «La vida es una horrible pesadilla». 

M. Pérez y Pérez, 



EL CASCABliL ' 341 




EL FINAL DE ÜN VELORIO 

(HISTÓRICO) 

STO que narro pasó en el año de 1879, entre las estaciones de Lanús y 
Banfield. Era de noche y no llovía, aun cuando, al decir de las gentes, 
soplaba un záfiro que aujereaba el cuei^o. Tío Joaquín, moreno no- 
nagenario y muy querido de todos, se hallaba, como quien dice, por 
estirar la pata. Y era cosa segura, pues hacia como dos días que una 
maldita lechuza estaba parada en el mojinete del ranclio y el gato de la casa se fro- 
taba demasiado contra Rita, digna consorte del moreno: los cuales eran, como se vó, 
signos mortiferos. Fuimos invitados y concurrimos á la habitación de Tic Joaquín. 
Encontrábase, en efecto, de gravedad.— Separe V. desde ahora su vista de las cosas te" 
rrenas y dirija V. sus pensamientos al Altísimo, á fin de que le abra las puertas del 
cielo— decía al moreno un sacerdote de roja y granujienta nariz. — ¡Tio Joaquín!— decía 
de la otra parle del lecho D. Pedro Giménez, de por allí vecino. — Mire V. que esto de 
morirse es cosa de mucho cuento y que no siempre ha de andar la loza y alguna vez 
se nos vuelve la [oriiWdi.— ¡ Tata viejo !—sQ.\i6 un tercero— e.sfó.se tranquilo y no se me 
achique, qne p'íi e.so hemos nació.— Doña Fermina, esposa de Ramón, vasco, tam- 
bero y quesero, alumbraba la habitación con un trozo de vela bendita y rociaba con 
agua también bendita, el lecho del enfermo. A los pocos momentos llegó el marido. — 
¡Gran siete!— diio al presentarse, limpiándose al mismo tiempo en el chiripá las 
manos, untadas aun de queso fresco. — ¿Quieren... dejar embromar eso hombre?— 
— Calle, hombre! — observaron los concurrentes. — No, no callo — prosiguió Ramón— esto 
si que es como hacer un muerte. ¡Tira eso vela, Fit^mina! Aqui no se precisamos ni 
velas, ni eremedios, ni eresponsos . Un gv4ncQ\áo de pala ó gall.na ú otro particular 
asi ¡oh! si precisa. — ¿Qué sabe V? — saltó D. Pedro al ver la imprudencia del vasco— ¿Qué 
sabe? que lo sé ¡gran siete! y dimpues que lo dijo ta?nién el hijo de mi patrón que 
istá aprendiz médico y es muchacho que ha trabajao envuelto de cabeza. Y Ramón 
dijo esto con una cachaza, que envidiaría el mismísimo Vizconde de Pelólas. Y durante 
estas pláticas, hizo Tío Joaquín cuatro ó cinco horribles muecas, vínole la pataleta y 
quedóse muerto y con los ojos abiertos que simulaban camambuses en sazón. Proce- 
dióse incontinenli á lavar el cuerpo, que por cierto despedía cierto olorcillo ovejuno 
mal disimulado. Vistiéronle luego, se dio parte después del íalleciíniento y ya empren- 
cipiaron á caer los vecinos. Las negras entretanto ahullaban á m.-ts no poder: ¡Adiós 
Joaquín! Ya no te vo á ver más. Lecueldos á Micaela, y á Salurnína, y á Dolores. 
Que te vaya bien y que estés en gi'ien lugar. Y todo esto con acompañamienlo de latas 
y baldeo, capaces de dejar sordo al mismo Satanás. Entre los que se iban presentando, 
apareció un francés peluquero, M. Fourneau, que tenía fama de habilísimo para contar 
cuentos. Ya lodos formaron rueda.— ¡Ahora es lo lindo!— dijo \xv.o.—Musiu, cuente el 
del pescador. — Sí, que lo cuente. — Ahora vana oír cosas gi<cnas.—'Í!<l\xs\\x. como le lla- 
maban ellos, nosehizo de rogar.— Una vez avie á mí país nn'jnuchach, que le gustabo 
siempre i/'jjescar.—A'já; eso es.— Pero este 7nuchach estao siempre muy desgraciad., 
pas que nunca sacabonady los pescado le comían lliistoria... l'amorce. -Aja.— 
Y une vez... Y al decir esto el francés, miró hacia el lado del cadáver y de pronto el 
muerto hace con la garganta: ¡Hrrrrrrr! y arroja unas bocanadas de sangre por la 
boca. ¡Aquí fué Troya! Todos echamos á correr, sin explicarnos en tal momento cosa 
como aquella, que es por cierto harto común. Unos salieron campo ajuera., asegu- 
rando que el mtierto había resucitao y les había hablao; otros se metieron entre las M 
zanjas y nosotros fuimos á dar á la Estación Lanús, pinchados por los cardos y sin un 
garrote siquiera para defendernos de los perros. El terror de los demás se nos comu- 
nicó. Y dominados por él, apelamos á las de gaviota., convencidos con los tertulios 
«de que mejor era que nos defundillaran los perros los pantalones, antes de meternos 
en tratos con dijuntos.» 
■. J. Corras Fernández. 



■^. 



•-■■ ■■/.,':'■ ' 



^:f 



. 342 



%-■-■ 



EL CASCABEL 



COLECCIÓN i S 



■■>jíf ^^fpp^^tw^- / ■ 



i-'^í;'!,':-:* 



^'flr. 



En aítnarios y anaiiuelos 
hay una porción de cosas: 
pinturas, platos, baldosas, 
libros, piedras y papeles. 
Se advierte á pi-imera vista 
que tal confusión caótica 
es la exposición exiítica 
de cualquier coleccionista. 
Y son electivamente. 
la propiedad de un señor 
llamado don Nicanor, 
que está allí constantemeiiti'. 
Quien pasa día trns día 
sin cesar coleccionando. 
y sin trépua trabajando 
entregailo á su niania. 
Allí esu'in en un estante 
los zapatos en mal uso. 
del primero que comimío 
una Biblia protestante. 
Hay pájaros disecados. 
y unos preciosos bastone.-!. 
propiedad de los mormones 
má.^ antiguos y afamados. 
Un feto en una redomi. 
robado de algún museo. 

n diente de I^rometeo 
y el zancarrón de ^[alioina. 
En uno de ios recodos 
i);iy botones y palillos, 
y Iodos los calzoncillos 
que usaron los reyes godos. 
Sentado sobre un tambor 
y sin salir de su ca;^a, 
la vida entera se pasa 
el pobre don Nicanor. 
Contemplando con cariño 
cuiinto abarca con la vist.i. 
poniue el ser coleccionista 
ya le viene desde niño. 
Cuando tod.-ivia e.'ítaba 
en la niñez, con Iruición, 
bacía una colección 
de los du'cfs (|ue robnba. 
Ya hecho un mozo v calavera. 



coleccionó ci 'rto día. 

las cuentas que les debía 

a! sastre y la lavandera. 

De sus cien pecaminosas 

aventuras de Tenorio, 

coleccionó un promontorio 

de epístolas amorosas: 

llevando bien escondidn.s. 

también como colecciones. 

cardenales y chichones 

que le hicieron \o> maridos. 

Así llegó á ser anciano. 

y á tin de coleccionar, 

se dedicaba á robar 

todo cuanto hallaba á ni ano. 

Con esta manía rara 

si en un restanr;int coniii, 

hurtaba con alegría 

un plato ó una cuchar i. ■> 

Y llegó en cierta ocasión 
visitando á una nodriza, 
á ganarse una paliza 
por robarle el biberón. 
Fuéle un día presentado 
en casa de un compañ to, 
cierto señor extranjero 
muy lino y bien edncado. 
Pronto hicieron amistad, 
portjue el tal señor ciir;il)a. 
en lo que coleccionaba 
toda su felicidad. 

Con iguales aficiones 
casi á diario reñían, 
por<iue siempre sostenían 
tremebundas discusiones. 

Y un dia don Nicanor 
contempló desesperado, 
su museo saqueado 

por mano de aquel señor. 
Después de mil fracasadas 
pesijuisas, y ya en la jiista 
vio (lueera... ¡un coleccionista 
de coleccionaos robadas! 

Ltiis GcD'vin. 




-- .«.-«*« 



:>J,^í/íÍi¡ii¿íi!li-l&^ÍA¿JiíiM¡^i,'. 



iii¿ssí> ¿ i-..^ Xit..^i 



y-; ■^'W-\ ^ 'v'^í --^^í'Cr^^'^K^'^^?' .■■■■-^:'^:^^gi^-tvf>,:;^^::* ^-.^^^^ ^ ^ 



: . \ 






Kí. CASCABEL 



343 



W 




A que se ponga el sobretodo ayuda 
á su marido Luisa, 
y esto indica sin duda 
el afán y el amor eon que le cuida, 
ó el deseo de echarle más deprisa. 



EL SECRETO 



Al mirar á dos flores virginales 
brindarse sus esencias, 
ardiéndoles el goce en los estambr<^> 
y el verano en las venas, 
me acerqué á preguntarles: 
•¿por dónde van los que á la dicha llegan? 

Y ellas, entretenidas en besarsp, 
no me dieron respuesta. 

Volví el rostro, y al ver en los rosales 
dos bellos pajaritos, 
cantando apareados sin mirarse 
amorosos idilios, 
les pedí me enseñasen 
de la dicha el camino; 
y ellos sin contestarme 
juntaron sus piquitos. " 

Cuando he visto en columpios á las ond.is 
que ruedan abrazadas, 
ofreciéndose pétalos de rosa . . 

y diademas de plata, 
les pregunto, llorando mis congojas: 
¿por dónde van los que la dicha alcanzan? 

Y ellas juntando sin hablar sus bocas 
riendo se besaban. 

Alcé la frente, y al mirar los aires 
en los hombros del bosque reclinados. 
y á las hojas gimiendo acariciarles 
con sus húmedos labios. 



les pregunté si saben 

por dó !a dicha encaminó los paso.-:; 

y altsortos, sin cansarse 

se siguieron besando. 

Pero viendo después, de los <■>;) icios 
fija en mi frente la pupila de or >. 
pensé en los dulces rayos 
que despiden tus ojos; 
y las flores, los pájaros, 
las ondas y los céfiros canoros 
dijeron muy despacio: 
A7Jia y no olvides, para ser 'lidioso. 

M. BaJm monde. 



-^M-'^ 



LA CASAMENTERA 



s enentíiga del celiba- 
to, y fea por lo ge- 
neral. 

De mi sé decir que 
conocí y traté una 
que parecía un sar- 
gento de vigilaq^les, 
lanto por lo poco 
agraciada como por 
la manía que tenía de prender. 

En las redes se entiende, y en las railes 
amorosas y no en beneficio propio precisa- 
mente. 




'.'iiJ'V.-i- j 



. .í^ri¿íÍ¿Jh: ^"IrHXt:- 



^r^-ÚlT^i^j^ lít-L^'^v\J^ .1:5i¿:^Ws.' 



344 



BL CASCABEL 



T V .• - -*. . V 



m 



~'^:'í'fíi 



INTIMIDADES 




—Vamos á ver, Emilia. Figúrese V. que un caballero no mal parecido, al estar cerca de 
usted, siniiese cfsquillas j' ganas de morder.,. ¿Qué haría V-? 
— Le pondría bozal, simplemente. 



b-KAANliv' 







^'M 



, 7i\ ■'■■ ^/, ^ 



I'. IP«. 



■ f^ 




iR 






— B same la mano, con la misma pecadora boca que besó á Alfredo la otra nociie, seeún 
me has confesado. (Y... dichoso de él.) 



JkfV: ->■;;■ *í--*"('-.'-v.- 



/■>, ■v.-kwr.¿'.^;.¿.^?<j 



(!?MȒf ^r 



•.«píi->>-ir«%Sí-=e^.; 



BL CA8GABEI. 



k H 



345 



INTIMIDADES 



.1 




•-■?v. -■•■.4 






'*« 



r..,^^'^^^^®"^"^''^' -^"Selín; á Jos jóvenes os conviene una señora de cieuta edíid nue os 
pueda guiar Yo te ensenaré,.. ■» i - 

-¡No! No me enseñe V. nada, que me ruborizo. 




M 



—Quedamos enterados. Tú me haces el favor de pagarme la cena, y yo te liago el íavor de 
agradecértelo mucho. 



para 



—¡Lo que son las cosas! A mí me gustan las personas que no agradecen nada. Así es oue 
ra que no me seas desagradable, no te pago la cena, ' 



^*i.__? •4.*-?c*_A- ^'^ííti* 



MIL. j¿M^^&rÍ£¿¿ -;-_JkA 



346 . . , EL CASCABEL 



Ea una tertulia, de esas de lotería y mate 
amargo, le presentaban un joven. 
De buenas á primeras le decía. 
— Usted será soltero, naturalmente. 
—Y mucho, contestaba el inlen-ogado. 
—¡Qué lástima! 
I —Eso digo yo ¡qué lástima! 

— Pues ya que le pesa, ¿por qué no se 
casa? 

— Le diré á V. Yo ya me casaría pero re- 
sulla que no sé cómo empezar y además 
soy un poco corto y de escaso caudal. 

^Pero tiene V. buen físico . . . 
- —Gracias, señora. No estoy mal, ya me 
lo conozco, pero, repito, soy corto y no me 
animo, porque tengo miedi, de topar con 
una joven poco honesta y además porque 
estoy escarmentado desde que una vez 
tuve relaciones ilegales con una señora 
casrida y el marido... 
— ¿Le rompió á V. algo? 
—No, señora, y ahí duele. 
—No comprendo. 

—Quiero decir que ahi duele, es decir, 
que me escama eso de que el marido no 
supiera nada, por que es lo que yo digo: y 
si me caso, y mi mujer me la pega y yo 
iiu lo sé, ¿,qué papel represento? 

— Usted habla así porque es un co- 
rruptor. 
— ¡No, señL'ra! 

— ¡Como! ¿,y se hizo V. dueño de una ca- 
sada? 

— No, señora; ella se hizo dueña de mi, y 
bien Se) be Dios que me resistí hasta que un 
día la señora me dijo que se suicidaría ó 
que me llenaría la cara de vitriolo. 

— Nada, nada. Yo le casaré á Vd. y aho- 
ra voyá ponerme en campaña y le he de 
buscar una joven honesta y de buenas 
prendas, 

Y en efecto; la casamentera se pone en 
campaña y á la primera conocida, soltera, 
que encuentra al paso le dice. 
— Acabó tu soltería. 
-¿Eh? 

— Sí; tengo un partido magnífico para 
tí. Se trata de un joven ebanista, que, aun- 
que cojea un poco y tiene el hablar gango- 
so, es una buena proporción porque tiene 
ganas de enlazarse, y además hace unos 
tallarines al jugo que no hay más que 
pedir. 

— Pero 

—Nada; mañana por la noche te presen- 
tó. Iremos á casa de las de Frenillo, le co- 
nocerás y lo demás corre de mi cuenta. 
Llega el mañana ansiado. Vense los jó- 



venes y gracias á los buenos oficios de la 
casamentera resulta boda. ,1 

Una vez realizada ésta, la'señora no deja 
de visitar á los desposados, y si estos áe 
llevan bien, por uno de esos milagros que 
Dios permite, no cesa de decirles. 

—Anda pillín.. . que eso meló debes á 
mí. ¡Valiente muchacha tienes por m.ujer! 
—En efecto... ella... usted. 
—Nada de tonterías y figuraos que no 
estoy delante. ¡Si tudas sabemos loque <^s 
una luna de miel! Anda tontin... ¡dale un 
abrazo á tu mujer!\.. Y tú, no sei.s tímida 
y arrímate. Si pn los ojos se te vé que tie- 
nes ganas de darle un abrazo! 
— No crea usted... 
— E;i ¡qué me enfado! 
— Pero ¡señora! 

— ¿Me tratáis con cumplidos? ¡Es que ya 
no me queréis! Bueno, bueno; ya estoy 
acostumbrada á ingratitudes de todo gé- 
nero... y si os estorbo me marcharé!... 

Aqui empieza .i hacer pucheios la buena- 
señora, y los jóvenes esposos no tienen 
más remedio que abrazarse y besarse para 
probar á la intermediaria que son comple- 
tamenle felicef!. 

Pero no tanto como ella, que al salir del ■ 
nido cuenta á todo el mundo lo apasiona- 
do que son los tortolitos y acaba diciendo: 
— ¡Ay hija!... yo me tuve que marchar... 
¡qué impetuosos y poco caritativos son al- 
gunos recien casados!... 

No obstante, no siempre lleva tan gratas 
impresiones como la que dejamos apun- 
tada. 

Por ejemplo, con el joven (¡ue antes he 
citado erró el tiro y lo mal casó. 

Cuando fué á visiiarlo, después de con- 
sumado el acto, y pasados unos dos meses, 
el pobi-e joven parecía un mondadientes 
con sombrero de copa alta. 

-¡Está V. desmejorado! díjolela señora. 

— ¡Ya lo creo! Ydé V. gracias á Dios de 
mi falta de fuerzas físicas á cuya falta debe 
usted la vida, só tal por cual!! 

-¿Eh? 

—Lo he dicho y io repito. Me ha hecha 
usted infeliz. 

— Pero su mujer... 

—Se acuerda V. que cuando tuve la des- 
dicha de conocerá V. y conté mis amores 
con una casada, y le manifesté temores de 
que llegase el caso de ignorar que mi mu- 
jer no fuera fiel? 

—¿Bien yqué? Supongo que el caso..... 

—¡¡Ha llegado!!... Pero lo he sabido, y 
pronto. 



"f. 






LSí;i¿iú¿¡íái^4SiM<'!atói-.í kc»? -j i^^^iéDí.i^^^ 



rV . 'l.- .íSitáttíft^.í ¿Si 



' ¿!¿^íiiái¿%¡^£Lik é¿. 






O-'.*-*^'' : "' . 



;#'-■:%; 



£L CASCABEL 



347 



LA CIENCIA APLICADA 




Desafío eléctrico 






■"■ ;>• •-• 



- :'' -■?^%. 



348 



EL CASCABEL 



Apesar de tropiezos como el citado, la 

casamentera no escarmienta y sigue en 

sus trece y en, su afán de casar á todo el 

mundo. 

^Consuélelos la idea de que algún día pe- 



recerá á manos de algún marido enga- 
ñado. 

ínterin llega el dia, ¡que Dios nos guarde 
de la casamentera! j 

Amen. 

Antonio F. Molina. 



TUOUMAM A-S 



ACUARELA 



-•:-»'■%-•■ 




¡LA GLORIA! 



s tan hermosa y pura! Las violetas 

tendrían, si pensaran, de ella celos; 

su mirar es sonrisa de los cielos, 

su sonrisa es ensueño de poetas 

No es de aquellas mujeres que co(|uetas, 

fingen dudas, amores ó desvelos, 

no hay en su corazón otros anhelos 

<]ue las flores, cuidar, de sus macetas. 

Siempre en la tarde al despedirme amante, 

coloca en el ojal de mi levita 

ur ramo que en su seno tiene opreso. 

Y ayer que no tenia en tal instante, 

y por faltarle flores, en su cuita, 

á espalda de la madre cióme un beso.. 



PUEBLO DE OPAS 



Soñador niño, yo anhelé la gloria, 
expléndida, magnifica quimera 
que con soplo gigante, á donde quiera 
nos arrastra en la vida transitoria. 
Como los genios que encontré en la historia' 
sin cesar la busqué en la ciencia austera, 
en selvas, montes, en la mar entera, 
del campo de batalla, en la victoria. 
Auxiliando al enfermo que sufría 
en epidemia cruel. En mil fatigas 
como bueno luchando denodado. 
Y ¡ah! mi hermosa y gentil amada mía, 
¿y todo para qué? Para que digas 
que con las glorias no se vá al mercado. 



Entre frondosas quintas, entre flores, 
sobre una tierra pródiga de aromas, 
teniendo el occidentee verdes lomas 
donde surgen arroyos bullidores, 
se alza una ciudad dó los amores 
anidaran al par de las palomas, 
si la poblaran seres, no son bromas, 
que no fueran cual son sus pobladores. 
Un pintor, por desgracia pasó un día, 
en tal pueblo y en medio de tal gente; 
y ésta al verle llevar una paleta, 
del ilustre viajero se reía, 
no faltando en la turba algún demente 
quien pnr escarnio le llamó: «Poeta». 

Patricio Gallo. 




..iÉfaSstü^&É^'L-ix.^f^.. ¿^ ■■j(.^íAti.¿&í¿MUiLA3>¡i!'A^-i>. 



f..„...r^.¿..l.feí«»iXw£í-íSi.s..¿ ...".V. «.Cife 



EL CASCABEL 



349 



INTERROGATORIO 



A un gauclio le preguntaron 
e|¡i un juicio oral habido: 
—¿Cuántos hijos ha tenido? 
¿De qué modo se llamaron? 
—He tenido— contestó 
—cinco niños, señor juez: 
cuatro velan mi vejez 
y el otro se me murió. 
—¡Está muy bien respondido!— 
dijo el Juez que interrogaba. 
^Diga, ¿cómo se llamaba 
ese muerto que ha tenido? 
Aturdido el hombre, al punto 
contestó: 

—No estoy mtf cierto... 
¡En el pago al que está muerto 
todos le llaman de f unto! 

Jcs'' de Arce. 



de la ciudad, que por el momento es un pre- 
sidio suelto, creyendo haber leído Tucu- 
man en vez de Cafrería. 

Peco ¡no! ^ 

En Cafreria no ocurre lo de Tucuman. 

¡Que ha de ocurrir! M 

H . ' 

De tal modo aficioi. oda" 
á la arquitectura es. 
que quiere morir Iní s 
á una columna abrazada. 
Pero según cierta aluinna 
de Inés, que asi nos lo dijo 
ya se sabe que es de fijo 
de ejército la columna. 




En los teatros ha ocurrido algo como 
una revolución. 

En ocho días habrán cambiado de modu 
de ser casi todos. 

La compañía del Apolo ha pasado al Xa- 
cional. 

Al primero, de estos teatros van Ruiz, la 
Miilanes y Navarrele con una compañía 
regular. La Comedia seguirá con Rihuel, 
Orejón, etc. . . 

En la Zarzuela, están Enrique Gil y Sala 
Julien, este úllimo de la compañía Tubau. 

La compañía del San Martin deja el 
teatro al popular Frank-Brown, el más ori- 
ginal de los clowns conocidos en esta 
tierra. ^^ 

Además se dice que Juárez pasará al tea- 
tro .4 //¿awi&r«, que la Tubau inaugurará 
el de Maí/o y que se est,á formando una 
nueva compañía de zarzuela española. 

De modo que, lo mejor es dejar pasar 
unos días, y después, una vez estén en caja 
empresas y artistas volveremos á ocupar- 
nos de unos y otras. 



Hemos leído los telegramas que de Tu- 
cuman han recibido los diarios grande?. 

Y Irancamente, después de enterarnos de 
su contenido hemos vuelto á leer el nombre 



-•".? 



Se han aprobado, [xjr el Congreso, varias 
loteiías de beneficencia. 

Sean benéficas, ó no, las loterías son jue- 
gos, y toda vez que se toleran, ¿porque el 
gobierno no establece de una vez la lotc- 
ría nacionaU 

Vamos ¡animensen los íaia^i de la Pa- 
tria! 

Tiene un molino Faustina 
donde hace hVrina de higo, 
y según una vecina 
Fauslina tiene un amigo 
i[ue está metido en harina. 



condénela 




Escarcha. — Me lie quedado frío. 

D¿ógenes.—y<o sirve. 

M. de 3/.— Es inocente, 

L. A. C. — Veré de aprovechar alpe. 

Timo-T. O.—^íe es imposible complacerá 
usted. 

L. L.—Lo mismo digo. 

¿Si ó wá?— ¡¡Nój! 

kmateur de les femnies. — i'Slon Dieu... 
quel seudónimo!... Ah, lo que envía está bien 
pero mejor sería que enviase otra cosa. 

Abalis.— Glande V. la firma y permiso para 
arreglar un poquito lo enviado. 
Sylla—A]go se aprovechará. 



-"^Aíi^iife&üaáSSÉiiiSij 



aaüliiaü 



MÜIHÉÉIII 






_■■-*.- --•■[. 



TV- 



350 



'' EL CASCABEL 



?^^ ■ 



>^^ 



• '. ': , " .' 






op-W*..—^ 



FIJARSE EN LOS PRECIOS 



Comunicamos á nuestors favorecedores que de hoy en 
' adelante venderemos en nuestro Centro de Suscripción y 
en los teatros, kicskos, librerías, etc. ^ los siguientes se- 
manarios: 

Blanco y Negro, de Madrid ....... á $ 0,15 



Madrid CómicOj 

Las Dominicales, » 

La Lidia, » 

Don Quijote, » 

El M tin, * 

La Ca icatura, » 

El Toreo, » 

El Cencerro, » 

La Velada, 

La Saeta, 

La Semana Cómica, 

Barcelona Cómica, 

Pluma y Lápiz, 

La Esquella de la Torratxa, 

La Campana de Gracia, 

La Tomasa, 

La Tramontana, 



de Barcelona 



0,10 
0,10 
0,15 
0,10 
0,10 
0,15 
0,05 
0,05 
0,10 
0,10 
0,10 
0,10 
0,20 
0,10 
0,05 
0,10 
0,05 



1 

Continuamente s« encontrarln ios iilt¡mo>{ números recibidos en la 
cigarrería Tíi y Yo, Ri\ adavia y Florida; 11 birria Bonmatí, calle Vic- 
toria 844; kioskos plazas Lnrea y lavjille, vendedor Antonio Miró. 

CENTRO DS SUSCRIPCIÓN 



muíi^í 



DE 



■J 



^QJLE., W 



i»IG4 - C VI.Lt CUIi.E-2 164 



i*.*.;.-*, :£Ss ;'■.'■■ 



■,-:íMX*'¿, 



;•■;?•:-^ipv5^<■*.^ ?^??' '■:^^'Tk: '7^' 



\ ^1 \ i>i I 



'/^r:' 






Sol 



SUCURSAL 



l'KI. 



BiNCO BE SÍBÁBELL 

CALLE MORENO 

: ^ ESQUINA lil'EN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABABFM. 
(l.SPAÑA) EN 1881 

CAPITAI • 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país, -linporiacioii 
de productos espkañoles en general. 

Sedan iriros á ):i vista sobre todas hus caiii 
lales de Kspaña con beneticio para el toma- 
dor. Se dan ííiros sobre los pueblos, tanibier 
.;on beneficio 

lloras de tIes|>a<"lio. I. os dias háf)iles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias festivos de 9 a. m 
á II rii. 



REMEDIO PAR.V LA TOS 

SEKE GUIÑA 

Depósito general por mayor y menor: Far- 
macia Franco Inglesa de Adolfo Neyer, Cuyo 
581, entre Florida y San Martin y en todas las 
farmacias y droguerías de Buenos Airea, pro- 
vincias y pueblos de la República Argentina y 
Uruguay. 

Precio 1.SO 



Higiene de la fcoca 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos dentífricos y jabonosos de Craniceil. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 

SE VENDEN 



droguería 



í FARMACIA 



INGLESA 



E. F. CRANW ELL 

647-CALLE VlCTORíA-647 

Entibe Perú y Chacalmco 



compañía 

ÍRiSiTLÁNTlC/i ESPAÑOLA 

VAPOBKS-CORRKüS 

Subvencionados por el Gobierno Español 

Servicio bimensual fijo 

eii<i-i' «'I líio «le 5a l»l.:la y Eui>o|)a 

Kl (lia '2 d(> Junio de l.sw8 saldr;'i de este 
imerlo el matinífico vapor C'iri>AI> DE CÁDIZ 

liara fSanta Cruz de Tenerife. Cádiz. Barce- 
lona, admitiendo carga y pasajeros, asi como 
para Vigo. Coruña, Santander, Bilbao y demás 
puntos importantes de P^spaña. 

Por más informes ó datos, ocúrrase <á sus 
agentes Antonio López y C% calle Alsina 750. 

Xotn.— s;e expiden fiasa.jes de venida de to- 
dos los piKM'tos y ciudades de España. 



-r-^ 



LA HISPANOv'RGENTINA 

compañía nacional de SECUROS 

CAl'fTAL SOCL-XL % 2.000.000 M/N 

Autorizada por Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el íiegistro Público 

de Comercio 



Seenros de tleie.-^, efectos, ganancias esperadas. 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comi)fendie;ido las explosiones 

de gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etf.. 



DIRECCION GENERAL: 

845 -Victoria -845 

BUENOS AIRES 

Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 

cigarrería odeon 

ESMERALDA ;iS9 

CASANOVAS T ALSINA 

Casa especial en Tabacos 

Y 

CIGARRII.OS HABANOS 

BUENOS AIRES 



EL PROGRESO 

Victoria, esq. Perú BUrlNICHON & C^ Victoria, esq. Perú 
Tienda la mejor surtida de Buenos Aires 

PRÓXIMAMENTE 

INflUGURAHON DE LOS NUEVO' LOCALES Y APERTURA DE LOS 'UiVOS DEPARTAMENTOS 









gn^y ■:*'ifróír- 



■-.í*l. 



Tf*? 



;:r" 



RECETA MATRIMONIAL 




f I 



6 



•í 'j; 



LviRA era soltera. Elvira era soñadora. Elvira tenía deseos 
de casarse. Elvira no tenia dinero. 

■ ' - II 

Elvira se pasal)a la existencia mirando al cielo. Elvira concluyó 
por mirar á la tierra. Elvira soñó en las Agencias de Mntrimonios. 

Elvira se hizo dos docenas de retratos para aquellas agencias: 
Elvira perdió el tiempo, el dinero y las fotografías. ■ , 

III * . 

Elvira se desesperó inútilmente. Un día, y mientras aderezaba 
una ensalada de lechuga, lanzó un ¡ay! . 

'" IV • 

Elvira, de.-pués de lanzar el ¡av! leyó un anuncio v lanzó un ¡hoy! 
f 

X ' 

Y aquel dia fué al Remalc de Bollini. Miró las plantas, los caballos y el forraje, y se 
sintió transformada. 

vr V 

Elvira noLó que alguisn la seguía. Elvira siiruió frecuentando la casa de Remates. v ■ . 






.-%. 










■sc-':: 



7>4' 



Elvira contó hasta siete pretendientes quo la seguían. El viró oyó sus proposiciones. 
Elvira pidió tiempo para rellexíonar. 

VIT 

F:ivira eligió cá cierto protector de animales que al verla contemblar los caballos derBe- v ' 
mate se enannoró de ella. Elvira dijo al protector;— ¡Protéjeme! Y se casaron. í: 

-..■'- ■•■s^ 
VIH 



¡Por cuan distintos caminos cumple la Providencia sus designios! ¡Oh jóvenes solteras, no 
olvidéis la receta anterior! ¡aun hay protectores! 



•«V 



F. P. BOLLINI & CA 

168 - bolívar - 160 

SUCURSAL EN LA PLATA: CALLE 6 núm. 574 

Socios: Francisco P. Bollini, Alberto Casares, 
Jorge N. Williams 

Martiliero habilitado: ARTURO SCHUTT 



Casa de Remates y Consignaciones 



luip. Kíjico 8}2— StcciM dR Obru de K. Fnig 






h>s¿s i^Jj:}V':.'.í?> 'l^:^': 



: '-,-■"£■■ '-> *.!«■» * 



^^aMiiiriyaiAA¿id_^iiiÉ&j_ 



>^, 



^' ''''"'■ -^Aai-lt: BaeñoB áti^, Junio 15 de 1893 ''*^ mm; 76 






"^*<M r' " i»< u y "i ' 'iMu iiiiii' i i . 4.,iiniP ' 



i^l " f<ni>li l wwi Hj inii M| i ; — W iw j wi^ 



;^ 



ÜL CASCMB 






""'iiw;: 




IJH^Tjr^imiWr»»»!» íM 



t'f]'liinui"l''''"iniH'' 



La Mrretpeiideiicla á nombre de Director 



iÍDÍstracioB: ÁISINA 939 (altos) 



HORAS DB. OFICINA DE 2 A 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
Número atrasado . , . . » . 15 id 



SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 



Director: ENRIQUE COLL 



ACTORES CÓMICOS 



EDÜAHD© REIQ 




Fotograbados de Emilio A. Goll y C* 



Dicen que el cisne canta cuando muere 
y sólo entonces tiene tal virtud. 
Reig también es un cisne, si se quiere, 
pero en perfecto estado de salud. 



^¿Jíb<SsSÍ^AiiSu4iíC-r-í»^5>*.5^í;;í •TÍJÍ,:;;;nsi 



■ '■^^■j:' 






^^ 



EL CASCABEL 









•*?».• 






>-*>«r-!t. 



RECETA MATRIMOTÍAL 




V_>^ LVIRA ei'E 



i'a soltera. Elvira era soñadora. Elvira tenía deseos 
de casarse. Elvira no tenía dinero. 

II 

Elvira se pasaba la existencia mirando al cielo. Elvira concluyó 
por mirar á la tierra. Elvira soñó en las Agencias de M.itrimonlos. 

Elvira se hizo dos docenas de retratos para aquellas agencias: 
Elvira perdió el tiempo, el dinero y las fotografías. " 

III 

Elvira se desesperó iniuil mente. Un día, y mientras aderezaba 
una ensalada de lechuga, lanzó un ¡ay! 

LV ;. 

Elvira, de.-pués de lanzar el ¡ay! leyó un anuncio y lanzó un ¡lioyl 

Y aquel día lué al Reina le /!e Bollini. Miró las plantas, los caballos y el forraje, y se 
Sintió transformada. 

VI 

Elvira notó que algaisn la seguía. I^lvira siguió frecuentando la casa de iíemates. 



'\.^ 




' t 



Elvira contó hasta siete pretendiente.* (|Uo la seguían. El viró oyó sus proposiciones. 
Elvira pidió tiempo para reflexionar. 

VÍT 



^.í- 



Elvira eligió h cierto protector de animales que al verla contemblar los caballos del Re- ' 
mate se enamoró de ella. Elvira dijo al protector:— ¡Protéjeme! Y se casaron. 



,-*y¿x 



Vilí 

¡Por cuan distintos caminos cumple la Providencia sus designios! ¡Oh jóvenes solteras, no 
olvidéis la receta anterior! ¡aun hay protectores! 






F. P. BOLLINI & C^ 

168 - bolívar - 160 

SUCURSAL EN LA .PLATA: CALLE 6 núm. 574 

Socios: Francisco P. Bollini, Alberto Casares, 
Jorge N. Williams 

Martiliero habilitado: ARTURO SCHUTT 






Casa de Remates y Consignaciones 



'■i^ , 



Imo. lü«iie<i 832— Stceiófl de ObrM d« K. hiig 



■ /|^ 



K«Sr.- 






Afio II taenos Aií^. Junio 15 de 1893 Mtm. 76 



í,.^^-^- " 



> W'r nyi pnTt mf y' K * i i ln i m i M"" i'' J"- '*' ^i(||m p " ' " T»*nn v t "" i ' ' "" ' " T " ' » f»r* n ' J »'T»'*' i ';^' ff P'' J CT 

■ '*' ■m.Hii.,, •■ . ■ ■• "^ 



•=íí?=ÍStÍÜ--»í> 



EL CASClMi 




La Mrretpondencla á nombre de Director 



RihMioi j ÁdniDistracioB: ÁLSiÁ 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
Número atrasado.... »0.15 id 



Fotograbados de Emilie A. Goll y C* 



' Dicen que el cisne canta cuando muere 
y sólo entonces tiene tal virtud. 
Reig también es un cisne, si se quiere, 
pero en perfecto estado de salud. 



354 



EL CASCABEL 





ESDE que el actual Pre- 
sidente de la Repúbli- 
ca empuñó las riendas 
del gobierno, estamos 
condenados á campa- 
na perpetua. 
¿Se firma el proto- 
colo con Chile? 

Pues campanas á vuelo. 
¿No llueve? 

Inmediatamente suenan todas las cam- 
panas de los templos pidiendo á Dios que 
caiga agua hasta inundar la población, 
mientras que los pobres condenados á re- 
pique se dan á los diablos y piden á Cristo 
que caigan rayos y centellas, pero que las 
campanas estén quietas. 
¿Cae el ministerio? 

Nó, entonces no repican los monstruos 
de bronce, que diría el P. Pera, hablando 
on verso. 

Y menos mal que así sea. 

Porque de lo contrario ¿á dónde iríamos 
á parar? 

Solo Dios lo sabe. 

Pero no dice nada. 

Ni manda la tan deseada lluvia. 

En cambio los infelices que habitan casas 
cercanas á las iglesias se mandati mudar. 

Y hacen bien . 

Porque, como dice una señora amiga 
nuestra, casada con un apuntador, no es 
posible parar en la cama apenas amanece. 

— Según y conforme— le replicamos. 

—Es que ni Arístides (el apuntador) ni 
yo, podemos aguantar. 

—Serán VV. madrugadores por incli- 
nación. 

—No, señor. Pero figúrese V. que al 
ialir el so le dan á V. tres y repique. 



— ¡Señoral.., ' 

— Es lo que me pasa ámi. • ■ >- 

— ¿Y quién es el que le da á V. tales ma- 
drugadas? 

— El sacristaíi de la parroquia. 
-¿Eh? 

— Por cuenta del Arzobispo. 

— ¡Cómo! 

— ¿Pues cómo ha de ser? Repicando que 
. es un gusto: y todo ¿por qué? Porque no 
llueve. . - 

— Bueno, pero por lo menos lloverán 
maldiciones, y algo es algo. 

— ¿Que si llueven? Ya lo creo. Figúrese 
usted que Arístides es muy mal hablado. 

— Me lo figuraré, si V. se empeña. 

— Es la pura verdad. 

— Bueno. 

— Pues apenas oye el sonido de las cam- 
panas, empieza á blasfemar y á echar 

pestes... . 

— ¡Cómo la pondrá á usted! 

—Pestes contra las campanas y el que 

las toca, y el que lo ha ordenado... 

— ¡Ah! - 
— Y luego reniega de su estampa. 
— ¿De la del que lo ha ordenado? 

— Nó; de lapropia. Y después reniega 
del tiempo, y finalmente, como es un blas- 
femo, la emprende con los santos del cielo. 

— iCarambitas! 

— Sí; el otro día leyó un almanaque de 
cabo á rabo y de todos los santos, y cada 
uno en particular, dijo atrocidades... 

— ¿Pero qué culpa tienen ellos? 

— Eso le dije yo, y me tiró la palmatoria 
á la cabeza, y si no salto pronto de la ca- 
ma, lo paso mal seguramente. 

Como el apuntador hay un sin fin de ca- 
balleros de sueño liviano que se pasan la 
mañana renegando. 

Y no hay para menos. 

Es lo que dice un ingeniero agrónomo: 

— ¿No seria mejor producir la lluvia ar- 
tificial? 

— Indudablemente. 

— Pues entonces ¿qué hace el gobierno? 

— Nada. Cobrar solamente. 

— En vez de machacarnos á puras cam- 
panadas podría hacer ensayos científicos. 

— El gobierno es amigo de campanadas. 
y sino, ahí, en la Casa Rosada, está el 
nuev o ministerio campanuo. 






■¿sí"^ 



EL CASGABliL 



3ñ5 



— Cascabelero, querrá V. decir. 

— Bueno: como quiera. Ello es que el 
gobierno. . . 

— Oye campanas y no sabe dónde. . . 

— No dicen lo mismo los que viven pró- 
ximos á los templos. 

Y es verdad. 

¡Quiera el Señor apiadarse de nosotros 
otorgando agua! 

A ver si así nos libraremos de una peji- 
-*^uera más. 

Porque, solo los repiques nos faltaban 
para ser felices! 

Si seguimos así, el día menos pensado 
se ordena ayuno obligatorio á fin de conse- 
guir aguas. 

Y no comiendo nadie, se conseguiría fá- 
cilmente. 

¡Estaríamos condenados á menores...! 



LAMENTOS DE UiN SOLTEROxN 



Queridos lectores: 
lioy templo él guitarro, 
pues quiero deciros 
tres cosas ó cuatro. 
Sabréis que en el mundo 
de todo me canso, 
que no estoy muy bueno, 
•me quedo muy flaco, 
. y es el mal que sufro 
¡Mal del Celibato! 
Soy libre y soltero, 
y ya en este estado, 
no tengo persona, 
ni prrro. ni gato, 
que me hagan caricias. 
¡Jesús qué trabajo! 
To busco una niña, 
la busco y no la hallo; 
yo quiero una bella. 
Ja quiero, ¡canario! 

■que venga y me llame 
¡pichón! ¡dulce encanto! 
que cuide mi ropa 

y... barra mi cuarto, 

y por si conviene 

este es mi retrato: 

To soy un doncello 

ni gordo, ni flaco, 

•ni rico, ni pobre, 

ni alto, ni bajo, 

ni ardiente, ni frío, 

■ni feo, ni guapo, 

ni listo, ni tonto, 

ni rubio, ni blanco, 

ni sabio, ni necio. 

■ni pronto, ni tardo. 



Las bellas me gustan 
y en pos de ellas ando: 
y á mí una me falta, 
y yo á otra le falto. 

■ ' L. Cortijo. 




SIN HUESO 



...Pues tiene usted condiciones, 
y cierta facilidad, 
y noto en sus producciones 
tendencia á la realidad. 
¡Eso es lo que delie ser! 
¡Basta de romanticismo, 
literatura de ayer, 
opuesta a] naturalismo! 
¡A^erdad. amigo, ante todo! 
¡Copia de la vida humana! 
¡Mucha carne' De este modo 
es como el laurel se gana. 
Déjese de falsedades 
y lirismos trasnochados, 
¡hechos, hechos, realidades 
y tipos bien observados! 
De cariTe los caracteres 
y las cosas por sus nombres. 
¡Mucha carne en las mujeres 
y mucha carneen loshombr;! 
— Así lo prometo hacer, 
pues, en más de una ocasión, 
le tendré que agradecer 
tan oportuna lección. 

Y desde ahora, en lo que escriba, 
mucha carne ha de salir. 

que si todo en eso estriba. 

de hambre no rae he dp morir 

La obra que hoy empezaré 

(Sigo su consejo leal) 

á Luís la dedicaré 

porque es mi primo carnal. 

Y haciéndome matarife 

la doy un corle algún día... 
¡y le convido á usté á bife 
cortado de la obra mia! 

Juan de la Cruz Fe: rci: 



^<S> — 



,:■.. -,.^ ^+ 



356 



-■:•■- W5.. 



EL CASCABEL 




NUBE DE VERANO 



I ■ ' ■ ■ '!-'"■■ .... '- 

ALA pequeña, amueblada con lujo. En el centro una mesitay en 
ella servicio de té. En la chimenea arde un montón de leña, la que 
con su chisporroteo rompe el silencio que reina en la salita. Junio 
á la chimenea, y arrellenada en un gran sillón, doña María de 
Malas, señora de aspecto venerable y bondadoso, lee los diarios 
de la tarde. A ratos aparta los ojos del libro y los fija alternativa- 
mente en el reloj y en una fotografía. Aquel marca las diez menos 
minutos. En la fotografía vense á un joven y á una idem., esposos 
al parecer. La joven tiene notable parecido con doña María de Matas. Pasan unos mi- 
nutos: dan las diez, suena un timbre y aparece un criado preguntando: 
— ¿Sirvo el té á la señora? 
—Sí. 

Al tomar el primer sorbo de la aromática bebida, doña María dice: 
— jVaya!... hoy he de tomarlo sola. Es extraño que Pepita y Manuel no hayan ve- 
nido. Tal vez hun ido al teatro, pero podían avisarme... calla, me parece que han 
llamado; ellos serán sin duda. ¡Cuánto me alegro! ¡es tan triste estar sola!... 

II 

Pepita entra, alterado el rostro y mal puesto el trage. Besa á doña María y se sienta 
á su lado. El criado sirve otra taza. -. 

— ¡Cómo!— dice la señora -¿no sirves la taza de Manuel? 

— No ha venido conmigo, mamá. 

— ¿Estará ocupado?... Pero ¿pasará luego á buscarte, eh? 

— No, mamá. 

— Es decir, que te haré acompañar yo... 

— No mamá. Vengo para quedarme aquí por siempre. 

— ¡Qué dices! hija niia, tú deliras; ¿qué te pasa? 

— Manuel es un pillo. 

—¿Cómo? 

— Siéndolo. 

—No digo esto. Digo que cómo se entiende. 

— Es un mal marido, un hipócrita, ¡no me quiere! 

-¿Eh? 

— Lo que oyes, mamá. 

—Vamos; cálmate y cuéntame qué te ha pasado para que le trates tan mal. 

— ¿Quieres saberlo?... ¡Me ha llamado tonta!! 
— El insulto no es muy fuerte. 

— Y ¿sabes por qué me ha llamado tonta?... Pues por qué le he dicho que sospe- 
chaba, es más, que me parecía estar cierta de que en vez de ir al club, como me ase- 
gura cuando sale de casa, se iba quién sabe á dónde. 

—Y él te ha llamado tonta porque lo eres en efecto, ya que no te engaña, me consta. 

—Mamá, ¡tú no conoces á ios hombres jóvenes! 

—No digas disparates, hija: tu padre fué joven y yo... no he sido vieja toda la vida... 

— Bueno, pues no vuelvo á casa, lo repito. Figúrate qoe he salido furiosa y él se ha 
quedado tan fresco... 

—Porque sabe que volverás... 

— ¡Eso no! 

— Voiveris, y ahora mismo: yo te acompañaré... 

— ¡Juan!... ¡Juan! el coche, pronto. 

Vaya si volverás. ¡Por una tontería asi abandonar al esposo!... No faltaría más. 

Vamos. 



EL CA8CABBL 357 

— '■ "" ■■ ■ ' - ' . — —..... .■^,. ..„, — . ,. — ,. I,. »,..,. I I „J ■ II ■l^^ll— M .l I ■ lili .. I I.. I . — ^^ ■^■.^■■■■■i. ..— < ■■ ■ '■ »' — ■"- 

■ .; ^- ■ ■-;",, ■' .■;_:; ' HI 

— jUsted por aquí!... cuánto me alegro... ¿Ha venido V. sola? 

—Sola 

— Mejor. Su hija me ha hecho enfadar. Está celosa, sin motivos, )dice que voy con 
los amigos á correr aventuras amorosas... en fin, jla mar de tonterías!... Calcule usted 
que se ha marchado jurando y perjurando que no volverla n>á3 á esta casa. Pero yo 
estoy resuelto á obrar con energía. No quiero tonterías ni celos. En dos años que lle- 
vamos de matrimonio no he faltado en nada á mi mujer... 

— Bueno, cálmate. Total no ha habido nada: á lo sumo un momento de mal humor 
y... ¡se acabó! Por lo tanto quiero qus «ato «Miba. ¡Pepita! 

— ¿Eatá «qul? 

—Si. Entra Pepita. Dale la mano á Manuel y tú dásela á Pepita. Ahora no os soltéis 
hasta que yo esté fuera. 

Adió». 

Pepita y Manuel sin soltarse. 

Manuel.— Tai vez querrás que te pida perdón, ¿eh? 

Pepita. — Yo pocas ganas tengo de hacerlo. 

Momentos de silencio. 

Manuel.— ¡Ay! (Suspirando) 

Pepita. — ¡Ay! (idem.) 

Manuel. — ¿Cómo ha de acabar esto? 

Pepita.— Si me prometes... 

Manuel.— Si me aseguras... ' 

Pepita. — Por mi parte... 

Manuel.— Y por la mia... 

Siéntanse en un sofá. Manuel, después de una pausa 

— Y. . . ¿qué habrías hecho lejos de mí? 

— Aburrirme mucho; ¿y tú? 

— ¡Calcula! Me hubiera muerto de pena. 

—¡Morirte!... Eso si que no lo quiero! ¡Quedarme viuda tan pronto!... 

—¡Rica! 

— ¡Rico! 

— ¿Quién te quiere? ' - 

—¿Y a tí? 

(Etcétera-) 

. V 

—¿Te acuerdas, Manuel? 

— Y no poco. A mi me pareció que me casaba otra vez. 

—¿Y á mí? ¡Después de aquella escena!... 

— ¡Me pareció tan bueno hacer las paces! ¡Y pensar que me quería separar de ti! 

¿Y mamá? La pobre, ¡cómo se empeñó en hacernos amigos!... ¿Sabes lo que pienso? 

Que hoy podríamos ir á comer con ella: le daremos un alegrón. ^ 

—Sea. 

. . VI 

¡Qué sorpresa, hijos míos! ¿Venis á comer? 

—Si. Agradecidos, reconciliados y más enamorados que nunca. 

— ¡Pues á la mesa! 

(Djspués de los postres.) 

Pepita. — ¿Sabes una cosa, Manuel? 

Manuel.— ¿Qué es ello? 

Pepita. — . . .tengo unas ganas de volver á reñir contigo ahora mismo... 

Doña María, al criado: ^ 

— ¡Sirve tila á la niña! 

V Andrés Soler. 



m 



.."> ' -'^T.'.''*~í'VT'f ^V?^ 






' i '■ 



358 



EL CASCABEL 



UNA PROMESA 



Perico era un holgazán: 
más siendo bastante rico, 
nunca, en su vida Perico 
tuvo que ganarse el pan. 
Y como no lo ganaba, 
y como no conocía 
lo que cuesta, cada día 
más á gusto se atracaba 
No teniendo otra afición 
ni otros deseos siquiera, 
á falta de otra carrera 
eligió la de glotón. 
El cura de aquel lugar 
le reprendió con templanza, 
diciéndole: 

—En esa holganza 
no debías continuar. 
Caza, estudia, ó aprovecha 
tus días V tu dinero; 
vé á vigilar tu potrero 
ó á inspeccionar tu cosecha. 
Más Perico sin hacer 
caso, en sus trece seguía, 
y al buen presbítero oía 
como quien oye llover. 

n 

Entre gritos y sudores 
Perico un día se hallaba, 
y ai médico se quejaba 
de unos tremendos dolores. 
— ¿Qué siente usted?— el galeno 
preguntóle. 

—Unos pinchazos. 
— Bueno. 

—Y dolor en los brazos. 
— Bueno. 

—¡No señor, no es bueno! 
En fin, de la explicación 
que hizo al médico el paciente, 
vio aquel, que éste únicamente 
tenía una indigestión. 
Después que hubo recetado 
fuese el médico, y Perico 
dijo al punto: 

— ¡Qué borrico! 
¡Dice que no es de cuidado! 
¡Y yo me siento muy mal! 
¡Y me prohiben comer! 



¡Ese médico ha de ser 
de seguro un animal! 

III 

Lleno de un pavor extraño 
Perico languidecía, 
volviéndose cada día 
más intratable y huraño. ■ ■ 

Hizo al párroco llamar, 
y oyó éste con gran sorpresa, ; 
de Perico una promesa 
que cumpliría al sanar. 
—Si Santa Rosa bendita 
me sana, iré ya curado 
con una arroba cargado 
de papas, hasta su ermita. 
Escuchó el cura al glotón, 
y aunque es seguro encontrara 
la tal promesa algo rara, ' 

la aceptó por la intención. 

IV 

Transcurrida escasamente 
una semana, el muchacho, 
se encontraba del empacho 
3''a bueno completamente. 
Y fué á cumplir la promesa; 
más yendo el peso á cargar, 
mientras principió á sudar 
pensó: 

—¡Diablo! ¡Cuanto pesa! 

V 

Se hallaba en la ermita el cura 
cuando Perico llegó, 
y al párroco saludó 
con desusada finura. 
— Vengo á cumplir la promesa 
y me he dado este paseo. 
—¡Pero el voto no lo veo! — 
dijo el cura con sorpresa. 
—Es que cargar no he podido 
con las papas, padre 

—¿Y pues? 
—Pero lo pensé después 
y ¡la arroba me he comido! 
— Pero salvaje ¡ahora caigo! 
¿Qué has hecho? 

—Pues buena es esa, 
¡yo he cumplido mi promesa! 
¡dentro del vientre la traigo! 

Luís García. 



,,>■■..;. -'-:./-i-^f^^^?Qí:MPf^^*^^'-^l^^' 



,1?^' 



EL CASCABEL 



3r.9 



REFRÁN 




— ¡Por Dios!., ¿me quieres dejar? 

— ¿Por qué armas ese helen? 
¿tú no sabes que el que bien 
te quiera te har<á llorar? 




EL ENCERRADOR 



s el que encierra. 

No sé si el Diccio- 
nario, ó Gané, admi- 
ten esta definición. 

Pero en el presente 
caso no cabe otra. 

El encerrador que 
yo conozco, y que ten- 
go el gusto de pre- 
sentar á Vds., es un 
caballero entrado en años. 
Un setentón, como si digéramos. 
En sus buenos tiempos, el encerrador 
fué un buen mozo, que amaba por signos 
más ó menos ortográficos, y que al ver á 
una mujer bonita sentía deseos de decirla 
algo pero... ¡no se atrevía! 

Valga que cuando uno es joven encuen- 
tra mujeres qne dan pié. 
Y algo más si conviene. 
De modo que el encerrador era de pocas 
palabras. 

En cambio, si no hablaba, obraba rápi- 
damente. 

Vamos que tenía la elocuencia de los 
dedos. 

Cuando el encerrador llegó a viejo per- 
dió, con otras muchas cosas, que fuera 
prolijo enumerar, el tacto. 



> Pero conservó el compás. 

Y la agilidad necesaria para caminar 
cuatro leguas sin descansar. 

La ocupación del encerrador ha queda- 
do reducida á caminar mucho^ en alas de 
la imaginación... y detrás de las buenas 
hembras. 

¿Pasa una por la calle? Allá vá nuestro 
hombre. La sigue y se la come con los- 
ojos. 

Anda sin notarlo y forjando locos pro- 
yectos. 

La mujer se vuelve, mira y sonríe. 

El encerrador apriela el paso. 

l'lUa lo acorta. 

Por fin, entra en una casa particular 
al parecer. 

El encerrador recapacita, duda, dá me- 
dia vuelta y ¡á otra' 

Ahora las señoritas., que merodean de 
noche, en busca de lo que, ó del que caiga 
ya le conocen. 

Ellas le han sacado el sobrenombre de 
encerrador. 

Con una cuadrilla de ellos, la moral pú- 
blica estaría de plácemes, según diría uno 
de esos noticieros que al denunciar una 
casa sospechosa dan las señas claras de la 
misma. 

A ver si el intendente larga un decreto 
creando la ronda de encerradores. 

[Animo! 

Eustaquio M. Pérez. 



AL SEÑOR ENRIQUE COLL 

director de El Cascabel, 
[caria que dicta mi moll- 
era, sólo para él.) 

Ya iiie tienes en la Corte 
muy cansado de viajar, 
por el rio, por el mar, 
y el ferro-carril del Norte. 
Tan magullado y rendido, 
que en vez de hallarme contento 
estoy por decir qne siento 
casi casi, haber venido. 
Si; porque en primer lugar 
era el vapor, el peor 
que yo he visto; ¡qué vapor! 
¡no te puedes figurar! 
Atestado de pasaje, 

estrechito, saltarín, • 

y ¡vamcs! con un sin fin 
de molestias; ¡qué viaje! 
Cien amas, treinta niñeras, 
y ciento treinta chiquillos 
con eso de los colmillos... 



■'.*.- ■'^fV'.- £■■: í* ' 



360 



KI. CASCA Rht 



SKATING 




—Los comienzos son difíciles, pero en cuanto sepa patinar me lii i.- 



•-■V V ; ,:- ' v>v; f^ 



EL CA8CABE1. 



361 



EINK 




—¿No lo decía?... jMe lucí! 



•■-■-.■s'» 



y^'py^^^^\. 



I 






362 



EL CASCABEL 



rabiosos... ¡si los oyeras! 

Y sin otra denticina 

que el cantarh^s, agitarlos 

sin tregua, y desocuparlos 

la vejiga de la orina. 

Era un suplicio, un dolor, 

no puedes imaginarte... 

¡ay! no debes embarcarte 

jamás en ningún vapor 

que conduzca tanta gente 

de la que llaman «menuda», 

á no ser que sea muda 

y no orine tan frecuente. 

Ciento cincuenta mamas, 

ochenta y dos señoritas 

— casi todas muy bonitas — 

ciento setenta papcás, 

tres curas, seis estudiantes, 

un notario, tres marinos, 

dos hige-lifes muy finos, 

sesenta y tres comerciantes, 

dos médicos, un turista 

— no sé si alemán ó inglés — 

y un hacendado, esta es 

del tal pasaje la lista. 

Con lo que habrás conocido 

sin necesidad, Coll, de 

que te lo diga, lo que 

nos habremos divertido! 

Llevábamos un piano 

que aunque abultaba por tres, 

era piano para pies, 

no era piano para mano. 

Y en él aquellos chiquillos 
de que te hablé al comenzr,' 
daban golpes sin cesar; 

¡qué golpes! ¡ni con martillos! 
Sin embargo, hubo un concierto 
una noche en la toldilla, 
que duró más de una milla 
y estuvo muy bien, por cierto. 

Y cuando el molesto viaje 
gracias á Dios, se acabó, 
dichoso desembarcó 

del vapor, todo el pasaje. 



¡La Aduana! Quien resista 
semejante dependencia, 
es que no tiene experiencia 
ni ha visto en su vida un Vista. 
Este y los carabineros, 
aunque son unos gandules, 
se ceban en los baúles 
de los pobres pasajeros 
A lo que hay que sucumbir 
sin poderlo remediar, 
si es que se quiere pasar 
el equipaje, y salir. 
Luego el tren ¡maldito tren! 
¡medio día y una noche 
ensardinado en un coche!... 
pero al fin, llego al anden. 
Y más heroico que el Cid 



pasado ya tanto mal, 
hago mi entrada triunfal 
por las calles de Madrid. 
Desde cuya población, 
los recuerdos más corteses 
mando á los bonaerenses, (' 
con todo mi corazón. 



El vapor sale mañana 
y mi carta aquí concluyo; 
sabes Coll, que siempre es tuyo 

A. Díaz de la Quintana. 



-JU. 



T ALI A 



■ ^v umersinda: hija mia: primera dama 
^^-^dramática allá por los tiempos de 
Carlos V, ¿quieres hacerme el chocolate? 

— ¡Vejestorio! ¡Qué aburrida me tienes! 
Y vamos á ver, que has pensado que haga- 
mos, no tenemos un real; hace ya siete me- 
ses que no vemos una contrata, y nuestros 
muchos acreedores nos asedian. 

— Yate lo lae dicho. Formar un cuadrita 
barato y recorrer las provincias y sus 
pueblos. 

—¿Tienes galán? 

— Claro que si mujer, yo. 

— ¡Jesús Maria? 

— No; Jesús Maria, vendrá de apun- 
tador. 

— ¡Si es tartamudo! 

— ¡Y qué! Asi nos repetirá la palabra dos 
ó tres veces. 

— ¿Y dama? 

— ¡Tengo una, de mi flor! hace ciertas 
obras que yo entiendo. 

— ¿Y quien es? 

— ¿No lo. sospechas? 

—No. 

— ¡Pues.. . eres tú! 

— Ahi tienes una resolución acertadísi- 
ma. Ya sabes que en Don Juan de Serra- 
llonga en La Campatiade la Alrnudai- 
na y aun en la misma Isabel la Católica, 
se me puede oir. 

— No; no se te oye, pero no '^importa. 

— ¡Tonto! ¿Y quien dá los adelantos? 

— Sobre ese punto, no estoy muy adelan- 
tado. 

—¿Pero el negocio promete? 

— Si; lo que es al que me preste el dine- 



{•) Pasando el mar, suponemos que estas dos pa- 
labras, habrán jurado no llegar como consonante» 
& Buenos Aires.— (N. de la R.) 



>:'^'iÁ:-5sífiKí-i 



EL CASCABEL 



;->- ■:^- .1::^^.'; ;*■</>/■- ;í^»í-i?>fí35^^in^T=^p(Sj>^í 



SííS 



APUNTES 




(Del álbum de MaUíarro) 



364 



EL CASCABEL 



ro, yo le prometo que no le vuelve á ver. 
jPeri) mujer, astro de la escena, en época 
ya remola... ¿y mi chocolate, hermosa? 

— ¡Ciento te daría, cómico de la corte de 
Adánl 

— Hombre sí; recuerdo que íbamos tan 
frescos! Los intermedios eran un relámpa- 
go, claro no teníamos necesidad de mudar- 
nos. . . 

—¡Sinvergüenza!... Y dime, ¿cuando 
será el día del debut? í . 

— Pronto, en cuanto consiga la parte ele- 
mental de todo negocio. 

—¿Y con qué piensas estrenarme? 

— Con lo que tú quieras. 

—Te gustaría La hola de nieve^ El sol 
de invie7'no. 

—No; esas obras las guardo para los me- 
ses de verano. 

—Y, La gracia de Dios. 

—No hace mucha gracia. 

— ¡Ahj Ya sé, Caíalos II el hechizado. 

—No, tampoco, en estos psises republi- 
canos, gustan poco de obras en que salgan 
reyes á escena. Dejemos los laureles, aqui 
lo que urge es la carne para el estofado, ó 
lo que es igual, el dichoso dinero. 

— ¿Por que no ves á don Crisantos? 

— Lo he visto, y me ha dicho que piensa 
formar compañía de ópera y necesita un 
capital; solamente el que toca el bombo le 
ha ped,do un sueldo disparatado. 

— ¿Y por que no nos contrata? 

—¿Para qué? ¿Para cantar óperas? 

— ¡Claro! Yo, creo que en la Traviata 
hacía furor, sabes que he hecho mucho La 
Dama de las Catnelias y en cuanto á la 
música, bien sabes que tengo mucha faci- 
lidad. 

— Tú eres una enciclopedia artística. 

Desayunado ya el esposo de doña Gumer- 
sinda, y después de este diálogo, salió en 
dirección al café donde encontró un caba- 
llo blanco, que le adelantó dinero. La 
compañía se formó, se hicieron los equipa- 
jes, y una mañana partieron para el Tan- 
dil, primer pueblo elegido por el galán 
y director de la trouppe. Yo presencié el 
debut, ¡qué compañía! La comedia elegida 
fué / Viva la LiJjei-'tad! y aquello fué un 
constantejolgono. El espectácu!o terminó 
con el conocido saínete ¡Fuera! y efectiva- 
mente, el público haciéndose justicia repe- 
lía con el gracioso de la compañía ¡Fuera! 
¡Fuera! 

Después de recorrer otros pueblos, la 
compañía fué á parar. ... al carnero! 

J. Berenguer. 



EL MENDIGO 

Un infeliz mendicante' ' , 

la caridad imploraba 
del público trashumante, 
y sin cesar lamentaba 
su suerte ruda, inconstante. 
Unos, piadosos echaban 
algún cuarto en el sombrero: ~ 

y otro» de largo pasaban, 
y con temblante altanero 
al mendigo despreciaban. 
Sin embargo, llegó un día 
que en angustioso pesar 
su próximo fin veía, 
sintiendo así principiar 
la dolorosa agonía. 
Salió al campo, lloviznaba, 
el cierzo soplaba fiero, 
y él entre tanto lloraba 
y á Dios en vano imploraba 
con acento lastimero. 
Y en efecto se apiadó, 
pues con un trueno horroroso 
que en el valle retumbó, 
vino un rayo generoso 
que al desdichado mató. 

Si el cielo as;i con enojos 
á nuestras preces responde: 
¿á dónde ¡cuernos! á dónde 
dirigiremos los ojos? 

J . Corras Fernandez . 

-HJSIK 

SKATING-RINK 



—¿Está en casa la señora? 
—Sí; pase usted adelante. 
— ¿Y el señor? 

—Hace un instante 
salió; pero vuelve ahora. 
Entro en la sala, me siento, 
y hallo ú los niños cruzando . 
por la sala, y patinando 
sin descansar un momento. 
Tropieza uno de los chicos 
y se agarra á un velador, 
y un busto que es un primor 
cae al suelo y se hace añicos. 
Empieza el niño á llorar, 
se pone en pié de repente, 
y luego trantiuilamente 
patina sin descansar. 
Llega la mamá por fin, 
me saluda, la contesto, 
y vé la señora en esto 
lo que rompió el chiquitín. 
Se extremece, más procura 
contenerse, yo sonrio, 
y hablo del tiempo y del frío 



'iplf^' 



' ^'Sifií «T9»V^*--*'Seí?.«?0*Í«^^^ 



EL CASCA BElí 



365 



sin recordar la aventura. 
Llega dando tropezones, 
otro niño, pisa el pié 
de la mamá, la cual vé 
todas las constelaciones. 

Y el niño, desconcertado 
cae sobre una silla, chilla, 
rompe una pata á la silla 
y dá gritos asustado. 

Y en el momento en que está 
la madre del susto muerta 
levantándole, en la puerta 
entrando se vé al papá. 

Se escurren las criaturas, 
alza la madre al caído 
quien promete compungido, 
no hacer nunca más diabluras. 
Le dá cuenta del suceso 
la pobre mamá al esposo, 
y éste prorrumpe furioso, 
en gritos contra el progreso. 
— Porque eso de patinar— 
dice— es una cosa nueva, 
y como progreso, prueba, 
que es muy malo progresar. .' 
— Progreso— digo— no es... 
—Sí señor, ¿Quién nos diría 
que el hombre se escurriría 
en vez de andar con los pies? 
Hablamos largo y tendido 
sobre ese entusiasmo loco 
de patinar, que hace poco 
de tal modo se ha extendido. 

Y mi amigo exacerbado 
dijo al fin echando lumbre: 
—¡Es indigna esa costumbre 
de un país civilizado! 
Entonces me despedí, 

y no hice más que observar, 
que le dio por patinar 
á la gente por ahí. 

Y al ver tal abuso, digo: 

— iCaramba! ¡Esto es un excesof 
¡Tiene la culpa el progreso, 
como decía mi amigo! 

II 

A verle me encaminé, 
y pensando en la manía 
de patinar hoy en día, 
llegué á la casa y llamé. 
—Entre usted, están jugando 
los niños adentro ahora. 
—¿Y el señor? 

—Con la señora, 
también está patinando. 

S. Garrido. 





O N R U B I A . —Repetire- 
mos lo que dijo El Diario al 
ocuparse del estreno de la comedia Cortar 
porlo 7no,s delgado, original del señor 
Martin Coronado. 

Es lástima que el público, el mismo pú- 
blico que llena, un teatro en la noche del 
estreno de una pieza deesas que se estilan 
por horas, no acuda compacto, y ávido de 
emociones al estreno de una obra seria, 
produelo de una personalidad que tiene su 
nombre en el reducido circulo literario de 
Buenos Aires. 

El caso es, dejando á un lado lamentacio- 
nes que á nada conducen, que el teatro 
OnruMa no se Wenó^ ni mucho menos, y 
que ante escasa concurrencia, compuesta 
en su mayor parte de escritores, periodis- 
tas y amigos del autor, estrenóse la llama- 
da comedia del señor Coronado. 

En primer lugar la tal comedia tiende af 
drama y mejor le cuadraria este nombre. 
El autor sabrá el porqué de esta equivoca- 
ción, la que puede ser hija de modestia mal 
entendida. 

Sea comedia ó drama , la obra del señor 
Coronado revela estudio y disposiciones. 

Los caracteres de los personages no es- 
tán bien definidos, y el público tiene el in- 
menso trabajo de construir la obra que 
más que tal es una serie de apuntes y de 
escenas sin conexión y sin unidad. 

Cortar por lo mas delgado tiene esce- 
nas que casi llegan á conmover, y conmo- 
verían completamente si el autor hubiese 
estado más feliz al rematarlas, y sobre 
todo, si no hubiese querido intercalar chis- 
tes, que no resultan tales, y que destruyen 
todo buen efecto. 

El primer acto fué escuchado con guslt:> 
notándose únicamente que los diálogos 
eran sobrado largos y lánguidos á ratos. 

El segundo acto es el mas flojo: al caer 
el telón pregún lase el auaitorio si la obra 
tendrá cuatro aclos. Pero llega el tercero, y 
el movimiento é interés crecen hasta el fi- 



366 



EL CASCABEL 



nal, un final simpático bajo el punto de vis- 
ta teatral. Cae el telón y el público suple 
con suposiciones y comentarios lo que el 
autor no pone en boca de sus personajes. 

En resumen Cortar por lo mas delga- 
do spesar de los defectos apuntados, hijos 
de la inexperiencia, y apesar del lenguaje 
un tanto vulgar á ratos, demasiado eleva- 
do en ciertas ocasiones, y lleno de frases 
y giros reñidos con el buen decir, es una 
obra digna de aplausos y que debe servir 
de estimulo el autor para dedicarse con 
empeño al teatro. 

La compañía Galé-Prado estudió la obra 
con cariño. Especialmente Galé caracteri- 
za muy bien el lipo de calavera ó mártir, 
ó las dos cosas á la vez (que esto nadie lo 
comprende) y se hace aplaudir con razón. 
Muy bien el señor Prado, caracterizando 
el otro personaje, un mártir ó un hipócri- 
ta redomado, (que esto tampoco lo puede 
entender nadie). 

Además; la compañía del Onrubia me- 
rece un aplauso, y gustosos se lo tributa- 
mos, por el interés conque admite obras 
de fcícturá nacional. 

A Cortar por lo mas delgado seguirá 
Personajes en América, original del se- 
ñor Abdón Aróztegui, y del éxito de estas, 
depende la admisión de otras obras entre 
las cuales bien pudiera descollar alguna, 
como de todas veras deseamos. 

Por algo se ha de empezar. 

Lo que falta es que el público tome inte- 
rés por el teatro local y que con su presen- 
cia y sus aplausos ó reprobaciones aliente 
ó desengañe á los que se dedican á la tarea 
de escribir para el público. 

Por que francamente, los dra?nas crio- 
llos creemos que no son, ni pueden ser la 
base del teatro nacional. 

Prescindiendo de si deben, ó no, tomar- 
se en serio. 



ÓPERA.— No vamos á repetir lo que 
antes que nosotros han dicho los diarios 
-a propósito de Manon Lesean f. 

Ha sido un éxito, debido al mérito de la 
ópera y al acierto con que le ha dirigido el 
maestro Conti, y á lo bien que lo interpre- 
tan los artistas. 



ODEON.— liastante éxito sigue obtenien- 
do la compañía francesa que actúa en este 
íeatro, por mas que en ciertas obras Car- 
men pov ejemplo, no esté en carácter. 



ZARZUELA.— Con Juárez, Gil, Mesa, 
Sala Julien, y las tiples López, Aranaz, y 
Linares y con la variedad de espectáculos 
que se ofrecen en este coliseo, es inútil de- 
cir que los éxitos se suceden y que el local 
resulta chico para el el numeroso público 
que á él acude. 

La Comedia se sostiene como siempre, 
con Rihuet, Orejón y Sanromá etc. . . Julio 
Ruiz de este teatro ha pasado al Apolo con - 
la aplaudida tiple Sra. Millanes y otros bue- 
nos elementos. 

En el Nacional, Y ante escasa concu- 
rrencia sigue la compañía deProus, laque 
dicho sea en honor á la verdad es muy 
buena y digna del favor del público. 

En AUiamhra siguen los aplausos para 

Amores Nacionales Y V^"^^ ^^ compañía 
que dirige Roldan. 

Y para reir es sabido que hay que ir al 
San Martin á ver al aplaudido Frank 
Broten que ha llegado á gran altura sin 
haber sido gracioso en ningún teatro por 
horas. 

Lo cual es mucho, porque demuestra que 
el popular clown no tiene escuela. 




Dijo La Prensa del martes: 

«La atención se concentró en la Cámara 
de Diputados, como si se esperase por ese 
lado algo serio.» 

No es posible. 

De la Cámara no sale nada serio. Y si no 
véase la salida de los diputados. Parecen 
colegiales desobedientes. 



Si tu cabeza, como el polo, es fría 
te diré únicamente 

que no quiero pensar, prudentemente, 
donde está el ecuador, amiga mía. 



Eu un examen do historia romana. 

—¿Quien mató á César? 

El examinado guarda silencio. Una voz 
le apunta: «Bruto». 

El examinado se vuelve y le contesla 
con el mayor aplomo: 

—Más bruto serás tú! 



EL CASCABEL 



367 



SUCURSAL 



DEL 



BINCO DE SABiDELL 

CAÍ LE MORENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 

(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país. — Importación 
de productos españoles en general. 

Se dan giros á la vista sobre todas las capi- 
tales de Kspaña con beneticio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneticio 

lloran de doí^pacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á i p. m. Los dias festivos de 9 a. m 
á 11 m. 

REMEDIO PARA LA TOS 

SEMEaumA 

Depósito general por mayor y menor: Far- 
macia Franco Inglesa de Adolfo Neyer, Cuyo 
581, entre Florida y San Martín y en todas las 
farmacias y droguerías de Buenos Aires, pro- 
vincias y pueblos de la República Argentina y 
Uruguay. 

Precio 1 .SO 



Higiene de la boca 

Si se desea tener una hermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos den/tf'ricos j/ jahonosos de CranioeU. 

8on de un agradable sabor, y compuestos 
exciusivaniento de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 

SE VENDEN 

droguería í farmacia inglesa 

DK 

E. F. IJBAXAVELL 

647-CALLE VI TORíA-e47 

Kritre l'erh y cii'u-almco 



LA 

TIENDA DE BORDADOS 

de la Galle Buen Orden 546 

SE MUDO 

A LA CALLE DE LIMA, N" 567 

ENTai VESEZIIEIÁ Y MÉJICO 



LA HiSPANO-ARGENTINA 

compañía nacional de SECUROS 

CAPITAL SOCIAL $ 2.000.000 M/N 

Aufoíñzadapoí^ Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Público 

de Comercio. 



Seguros de fletes, efectos, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

de gas,' rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCION GENERAL: 

845— Victoria — 845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 

cigarrería odeon 

ESMERALDA 389 

CASANOVAS Y ALSINA 

Casa especial en Tabacos 

Y 

CIGARRII.OS HABANOS 

BUENOS AIRES 



4/V TIENDA 




PROGRESO 



Victoria, e?q. P -ú B'JRNICHON & C* Victoria, esq. Perú 
i X P ) I Cl O N GENERAL 

DE TOO 'S IV üVi ^'\'iES líFCIBlBAS PARA LA ESTACIÓN ÜE INVIERNO 

ENSANCHES CONSIDERABLES 



■j»v 



, ■Wíí' 



368 






JCL CA«C^BBI. 



IDEA LTJMESrOSA 



■\í~ 



'^■ 



^: 



¡m^^' 



>! 




—Si, yo mismo, con estos| ojo» 
que se han de lavar con sangre 
burguesa, con estos ojos que se 
han de secar con la piel curtida 
de algún acaparador de riqueza; 
con estos ojos lo he visto. 

—Pero tu narración me parece 
algo inverosímil; ¿estás seguro 
de que comían? 

— Tan seguro, como de que 
Sáenz Peña no tiene ningún pelo 
negro en todo su cuero. Entré ai 
Remate de Bollini y me quedé 
suspenso. Los caballos estaban 
gordos, lucientes, llenos de vida. 
Caballos magníficos, cuya bri- 
llante piel tenia algo del cutis na- 
carado de las niñas que pasean 
por la calle Florida. Vi que te- 
nían alimento en abundancia, 
bastante alimento, mucho ali- 
mento... 
— ¡Uh... calla! Tu descripción 
me fascina. Los caballos del Re7nate Bollini son, pues, unos acaparadores de la 
comida pública. 

— Sí, y de algo más. Vi allí á unas señoras que hacían elogios de ellos. Decían: 
¡qué hermosos! 

—¿Hasta eso? Si al menos lo hubiesen dicho por el Presidente del Ateneo, que es 
muy guapo. 

— Ya lo ves. Allí los caballos tienen mucha comida y muchas admiradoras. 

— ¡Eso es una injusticia! 

—¡Una horrible injusticia! 

— ¡Una insoportable injusticia. 

— ¡Calla! Se me ocurre una idea luminosa. ¡Nos hemos salvado! ¡Comeremos! 

—¡Habla! 

—Pedir que nos admitan en el Remate de Bollini, en calidad de caballos... 






* 



F. P. BOLLINI & C^ 

168 - bolívar - 160 

SUCURSAL EN LA PLATA: CALLE 6 núm. 574 

Socios: Francisco P. Bollini, Alberto Casares, 
Jorge N. Willianns 

Martiliero habilitado: ARTURO SCHUTT 



Casa de Remates y Consignaciones 



l^p. li«)ÍM 8}2— SeceMn de Obrai it K. Poig 







:"-■ ;;# 






^* 






--" ' 












i- 




< 


- 


u- 


^/ 





mmm'' 






Afto II Baenos Aires, Junio 22 de 1893 Nüm. 77 






ELCilSCIM 



¿•■i, -■.'.. 







La correspondencia á nombre del Director 



liimm j ÁdmÍDÍstracioD: ALSINA 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 A 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . $ 0.10 el número 
Número atrasado.... *0.15 id 



Fotograbados de Emilia A. Coll y C* 



El aplauso lia conseguido 
del público en general, 
porque posee en plural 
la gracia y el apellido. 



^yír^?,»»;-, 



-itJV 



"') 



'^"^.h 









^*SV 



m- 



*■ 





estas horas no es po- 
sible hablar de otra 
cosa que no sea del 
frió. 

Este se ha desarro- 
llado de tal modo, que 
se refleja en todos los 
-actos de nuestra vida. 

Solamente la política logra acalorar un 
poco los ánimos, los de los que gozan las 
delicias del presupuesto, se entiende, por 
que los personajes de la oposicióa se reti- 
ran á sus cuarteles de invierno. 

Y sino, ahí, en su estudio de abogado 
está el Dr, Alem dispuesto á ganar pleitos 
ajenos, ya que el de su partido no puede 
llegar á buen término, por ahora. 

En cambio, los amigos de los felices 
mortales que nos gobiernan están satisfe- 
chos, y aun sé de algunos que no sienten 
los rigores de la estación. 

En cuanto Cañé tomó posesión del mi- 
nisterio de Relaciones Exteriores, los seres 
más allegados á él (á Cañé, no al ministe- 
rio) respiraron con más fuerza. 

Don Salustiano Abujeta, que conoce á 
fondo al actual ministro, porque su espo- 
sa (la de Salustiano) le habla repasado la 
ropa blanca, allá, en sus mocedades, está 
que no cabe en si de gozo. 

— ¡Ya lo tenemos en su puesto!— dice á 
la parienta, entrando en casa lleno de 
emoción. 

—¿A quién?... ¿Al frió? 
— ¡No, mujer, áCané' 
—¿Está en su casa? 
—No; está en el Ministerio. 
— ¿Y ese es su puesto? 
— Claro, mujer. ¡Verás qué invierno se 
nos prepara! 



— Muy crudo, ya lo veo. 

— Al contrario, muy benigno. Mira, lo 
primero es visitar al ministro y hacerle 
memoria. Dile quién eres tú, y en cuanto 
recuerde el amor con que le zurcías las 
camisetas en otro tiempo, y en cuanto le 
digas que estás casada con un hombre que 
admira sus bigotes y sus artículos, y que, 
además, no tiene un centavo ni un mal 
abrigo, verás cómo se conmueve y nos 
manda á alguna parte. 

— Nos mandará á paseo. '• 

— ¡Cál A alguna embajada. 

— Vé con embajadas á los ministros. 

— ¡Pero si ellas corren por cuenta de 
Cañé! Vamos, hijita, vete á visitar al mi- 
nistro, y en último caso, pídele una plaza 
de portero de el Ateneo. La cuestión es 
sacar algo. i -/- 

¡¡Sacar algo!! 

Eso es lo que buscan los que merodean 
alrededor de lo que llamamos política, y lo 
buscan con tal calor, que hasta se olvidan 
del frío siberiano que nos enerva. 

Otros mortales menos ambiciosos, tam- 
bién pretenden sacar algo en llegando la 
presente época. • 

Y asi nos encontrarnos á algún prójimo 
que corre como alma que lleva el diablo, 
metidas las manos en los bolsillos del sa- 
co, y con las narices convertidas en pi- 
miento morrón. 

— ¿A dónde tan deprisa? — le decimos. 
— ¡Qué sé yo!... Tengo tanto frió que 

cammo como el ministerio. . . 

— ¿Como el ministerio? '. 

— Sí; sin rumbo fijo. La cuestión es ca- 
lentarse un poco. 

— ¿Y cómo haciendo tanto frío no saca 
usted el sobretodo? 

— No lo saco por que el pobre está... 

— ¿Apolillado? 

— ¡Cá! Es decir, creo que no. 

— Entonces ¿cómo está? / ,, . 

— ¡Empeñado! 

— ¡Ah! 

En cambio hay caballeros que se embu- 
ten en un magnifico abrigo forrado con 
ricas pieles y que apenas asoman la ca- 
beza, que entre el sombrero y el cuello pe- 
ludo, queda reducida á su más mínima ex- 
presión. 



■^%'j^ 



'¥€ 



. /■;„•(_ 



. 1- 









* 



EL CASCABEL 



371 

I 



Con qué satisfacción desafian las iras 
•del tiempo, y con qué placer excitan la 
«nvidia de los que andan mal de ropa! 

— Qué hermoso sobretodo lleva V. — le 
■dicen. 

—En efecto. Está forrado con piel de 
nutria adolescente, y lo quiero como si 
fuera un miembro de la familia. 

Y en efecto, es asi. 

El feliz dueño del abrigo locuiía con ca- 
riño excepcional, y cada dia, al quitárselo, 
lo cepilla cuidadosamente y le echa un 
poco de pimienta en grano para que no se 
apelille. 

Y aunque haga un sol capaz de romper 
adoquines, nuestro hombre se echa la pe- 
letería encima y sale por esas calles di- 
ciendo: 

— ¡Qué frío!... ;Es insufrible.' Gracias á 
que yo uso un sobretodo forrado con piel 
de nutria adolescente... 

Estees el ejemplar del que tiene frió por 
<jue tiene un buen sobretodo. 

Otros caballeros, por el contrario, salen 
á cuerpo más ó menos gentil, y aunque el 
termómetro marque cero grados, repiten 
á cada momento: 

— ¡Qué benigno es este inTÍerno! Me pa- 
rece que estamos en plena primavera. 

— Pero ¿V. no tiene frió! — le pregun- 
tamos. 

A lo que contesta: 

— ¡No, señor! 

Pero no dice lo que debiera decir; á 
saber. 

— No tengo frío ¡ni sobretodo! 

¡Cuántas pulmonías cuesta la falta de 
franqueza! 

Y, sobre todo, ¡la falta de ropa!... 

f— S 

¡LUCHA! 



I 

¡Es aíición extraña 
la de Luz! (una niña de diez años ' 
nacida allá en España). 
Temiendo desengaños, 
se aparta de la gente, y recogida 
piensa acabar su vida; 
pues dice que ésta es solc (y no se engaña) 
.campo de honor con tienda de campaña. 
No está de sobra advierta 
-/jue la precoz muchacha, 



es hija de un teniente de lanceros, 
con lo cuai queda dicho es vivaracha, 
muy lista y muy despierta; 
además, son sus ojos dos luceros 
tan negros como son los negros rizos 
que caen sobre su frente; 
en fin, es una hermosa; esbelto el talle, 
muclia su gracia, muchos sus hechizos... 
¡Vaya un orgullo que su padre siente 
siempre que vá con su hija por la calle! 
¡Y que no se dá tono mi teniente! 

II 

El caso es que, hace días, 
(no muchos, poco m;is de una semana) 
Jeyí'i que eran más cieñas alegrías 
las disfrutadas en ¡a ed;id temprana; 
y haciendo conjeturas 
sobre dichas de entonces, y venturas 
posibles de mañana 
se quedó como un sabio, convencida 
de que es la dicha un mito en esta vida. 
— Enionces— murmuraba 
mientras hoja tras büja rf:>pasaba— 
¿qué rae espera en el mundo 
si tarifa dicha pierdo-?... 
,-.q)ué resta ya. sino el dolor profundo 
que causará, el recuerdo 
de mií i»asados años-?... 
;l'ues si se vuelve toda mi esi)eranza 
en ilusión!... <,<jué alcanza 
mi afán entonces, sino desengaños'?... 
V clavando sus ojos en la tierra 
tras de cerrar el libro convencida, ■ - 



—Nada— dijo— está visto que es la vida 
«el arte de la guerra.» 

ni 

]\liradla entonces: con vnlor y calma 
admitiendo el combate 
que entiende ha de sufrir nuaeria y almu, 
exclama asi: — ¡Solemne disparate!... 
¿Si vencer contra el mal será un portento 
de placeres, de dichas, de contento?... 
¡í^Hié mal pensé!... Prometo ser valiente. . 
Esto escuchó el teniente 
<iue escondido, á la niña vigilaba: 
y á tiempo que en sus brazos la estrechaba 
sintiendo el alma de placer iienchida, 
á la niña la dijo por consit'^lo: 
— «¡No es posible que un cielo sea la vida; 
si el premio de la vida esta en el (uelo!» 

.4. D/'tz de la QiúnLaiía. 



'v^~ 



-aao*. 




r^i'^tx 



V'- - .;«- «^ 



?.i?'fwr^' 



372 



EL CASCABEL 



m:^ 







rí; 



í¡.;; 



XlMB COkUBMB 



AS musas han muerto!— se dice lio.y dia— 
¡La prosa lia vencido! ¡Los versos se van! 
No crean ustedes en tal tontería. 
Las musas no han muerto. De que hay poesía 
si atienden un rato se convencerán. 
Las musas del siglo, son muy diferentes 
de aíiueilas que un tiempo reinaron doiiuier. 
r.as musas de hoy día son seres vivientes, 
objetos palpables, mujeres ardientes 
(|ue causan anhelo, desdicha ó placer. 
Hoy ya no se llaman ni Euterpe ni ('lio: 
se llaman Manuela, Pilar ó Asunción, 
y comen y beben y sienten el frío. 
6 van á los baños durante el estío, 
y gastan los trages según la estación. 
Kmilio e ; poeta ((ue suda y trabaja 
y busca la gloria y un buen porvenir, - 

y mil consonantes su mente baraja 
y piensa en sus versos y piensa en su caja. 
y goza, y escribe, y sabe vivir. 

Aque!, que sus versos de acero templado 

admira, leyendo, no puede pensar 

que J^milio una musa conserva á su lado 

que todos sus versos de bronce ha inspirado. 

y es la hija valiente de un gran militar. 

Los dulces panales le sirven de tema 

á Adolfo en su obra llamada "El Ombú» 

idilio de azúcar, hermoso poema, 

que inspira la hija, llamada /ulema, 

de un buen conlitero que está en Paisandú. 

Ruperto nos pinta suicidios y horrores. 

las penas del hombre, la furia de Dios, 

batallas y duelos, tormentas, furores, 

que inspiran sus musas Consuelo y Dolores, 

las dos sus amantes, celosas las dos. 

Antonio describe la cita, el misterio 

que dá á sus amores la péríida infiel. 

el pobre marido y el vil adulterio, 

y truena contra esto (y aquí lo más serio 

es ([ue hace lo mismo su esposa con él). 

Enrique, tan solo extiende su vista 

por el pudridero de la población; 

y hablando de un cerdo, su pluma de artista 

con mil filigranas, el lauro conquista. 

(A Enrique le inspira tan solo el jamón). 

Ya ven los lectores que en balde se acusa 

al siglo presente, de vulgaridad, 

pues todo poeta encuentra su musa 

y la muletilla que hoy tanto se usa 

de: —¡Han muerto las musas!— no es una verdad. 

si alguna escritora no acepta lo expuesto, 

y al ver que no hay musas no quiere escribir, 

probemos, ipues nada se pierde con esto) 

y si es agraciada la tal, por supuesto, • 

de muso me hallo dispuesto á servir. 

Luís García. 



¿iS^iki:' i-<^¥-. 



iJt¡áíM^k^^^:Mtí¿í*¡^^ii.¡-J<i¿i¿áíeÍiáá^ -"> ^ 



itik''i¿iáiíiáit¿¿s'í¿' 



■#•* 



EL CASCABiiL .^r 



^s?w_;;v'/ !;;-;;■; 



> *■ 



ExN LA COiNFITERíA 




—Lo que es <le ;i(iii¡ no me muevo 
que hace un írio tremeliundo 
y me hace, imitando ;i l!ec(juer, 
exclama!' muv á menudo: 



'<¡i*or una l.uianda, un cielo! 
¡Por un so!ii-eti:id(_). un mundo! 
¡l*or nn i'i'so... ;yo iTo sé 
lo ijue diei'u i)or un mso! 



EL ESPECIALISTA 




j» Y, doctórele mi vida; no sabe V. lo atribulado .[ue estoy... ¡Sálveme V 
H Dios, ó de lo contrario, qué sera de mi? Estoy desesperado. 



por 



—Pero está V. enfermo? Nada sabia. Ayer ture el guslo de saludar á su es- 
posa, en casa de la de Rubiales, y nada me dijo. 

— Mi esposa es la enferma. 
, - ¿Su esposa? 

—Si, amigo mió: tiene una enfermedad inexplicable. Xo creo <|ue este clasificada en 
ningún tratado de medicina. .. 

— Veamos: espliquese V. 

— Si no sé cómo esplicarme!... 

—Pero ii lo menos... 

— Le diré á V. lo que hace, y tal vez por el hilo... 

—Justo. Empiece V. 

— En primer lugar, el fenómeno... ' 

— Pero thay fenómeno? 

— ¡Ya lo creo! En primer lugar, repito, mi mujer pasa el día relativamente bien, pero 
en llegando la noche se pone insufrible. 

—¿De qué se queja? 

— De nada. Pero está irascible, nerviosa... 

—¡Los nervios! Cuántas cosas hacen esos predilectos del siglo actual... ¡Los nervios! 
Es decir, nada. (3 por mejor decir, la enfermedad de moda, la tapadera de... 

— Pues bien, esta tapadera, como V. dice, me lapa de tal modo, que ya me priva la 
respiración... 

— Abramos la válvula... 



'^r,^ 'nfiátf 



_i_^»^-^Ji-5*i-Í*V¿A«^y^íí»^i^ 



'•'^" *~';,V-'v "■'".c^'a..' 



PR^^--- 



374 







, '1- ._ .!?.,■, >,;í 








^ 1^^;?^*^ ¿|t*^-u¿vj^tó 


FL CASCABEi 






— Eso... y hablemos en serio. Como le he dicho ya. mi mujer áe vuelve insufrible 
cuando acaba el día. Después de comer, por ejemplo, y según los días, unas veces leda 
por querer ir al teatro, y se enfada si no la llevo. Otras veces, se entrega con furor, esta 
es la palabra, con furor, á lecturas románticas. A lo mejor, me prohibe hablar y preten- 
de que nos entendamos por signos. Alguna vez me muestra exajerado cariño, me pro- 
hibe que salga y me obliga á acostarme: se abraza á mi, me mima, me dice <iue me 
quiere mucho.. . 

— ¡Vaya, vaya! 

— Pero, en cambio, más de dos veces por semana, al acostarse, dice que me tiene 
miedo, que el ambiente de la alcoba la ahoga... y se viste, sale del aposento, paséase por 
toda la casa y cuando al amanecer se acuesta definitivamente, llora y llora, y finalmen- 
te duerme, pero su sueño es muy agitado. Ya lo sabe V. todo. Doctor... ¿Qué he de hacer? 

—Es sorprendente lo que V. me refiere... y, la verdad, sin previo examen... no me 
atrevo á indicar el procedimiento. . . 

— Hagamos una cosa. 

—¿Cuál? 

— Visite V. á mi mujer mañana. 

— Mejor será que ella venga. 

— Vendrá. En V. conlli:*. doctor. Devuelva V. la salud ámi Ernestina y la tranquilidad 
á mi espíritu. 

— Se hará lo que se pueda. 

—Y más... si es posible, 

— Y más, si, señor. 

H 

—¿Qué dices? 

— Que he visto al Doctor y que... 

— Le has contado... 
—Todo, todito. 
—¡Mal hecho! 

— Se trata de tu salud. 

— Repito que lo siento mucho: ¿lo ves?... ya me siento mal, muy mal. 

— Pero... 

— Nada, no puedo estar á tu lado: me visto... necesito aire. 

— Mira que hace mucho frió y que en la cama se está muy bien... no te levantes; 
(| ulero decirte una cosita..^ 

—Alguna grosería. Siempre que le acuestas tarde ¡dichoso club! quieres decirme co- 
sitas... y yo no quiero. ¡Hueles á alcoholes que es un gusto!... Ea: duerme si quieres; 
yo me visto, voy á la galería... á cualquier parte... pero ¡volveré pronto! 

— Menos mal. Si quieres algi>. lí;im;inie. 

III 

— ¿Duerme? 

—Si. Ya sé que ha estado en iu casa. ' , 

—Me lo ha contado todo, y yo le he dicho que era preciso que mañana vinieses .i mi 
casa, á la hora de consulta. 

—¿Y él? - 

—Confia en mi y en que le curaré. 
— Yo creo que si. 

—Verás con qué formalidad le diré que necesitas baños eléctricos... de los de mi ins- 
talación. 

— ¿Baños eléctricosí" 

— Si... ¡la electricidad!... ¡Las corrientes!.. . Ja, ja. ja. 
—Bueno, pues. .. me reiiro. 
— ¿Tan pronto? 

—Sí; la noche está fría y en esta galería estamos mal. Aden)ás el me quería dec.r una 
cosita... 



I 



■^t.v::;i^-^£«,í¿v,.íi-:- .--■., , > ■ . * __ . t\ -isi*-* 



' ''3~.'»'-'^''»'^f -^'¿''^'■■'"'^"-^r 






.?•!•- 



í^-;^íu^í-; 






A^ 



ÉL CASCABEL 



>75 



-Hasta mañana. ¡Valientes baños le recetaré! 
-¡Eléctricos!... Adiós. . 

IV 

-¿Te has cansado de rondar? 

-Ya lo ves. Me acuesto. 

-¡Ah!... Cuando pienso en que pronto estarás curada. 

-¿Tú lo crees? 

-¡Claro! El Doctor es un sabio. 

-SI; me recetará baños eléctricos, como si lo viera. 

-Mira: creo que te sentarán bien! 

-También lo creo yo. . . 



Andi^és Soler 



TUCUMÜMAS 



¡DILO TU! 

Si es un sueño fatal de mi destino 

decirlo tú podrás; 
llorar vi una mujer junto al camino 
porque sus joyas un ladrón ladino 

le supo cruel, robar. 

Pena tuve al mirar su faz sombría: 

su traje de tisú 
rasgado estaba por la mano impía... 
¿Sabes quién era ella? ¡El alma mia! 

¿El ladrón-? ¡Dilo tú! 



BUEN RACIOCINIO 

¿Que ese Cura ¡vive Dios! 
es un burro? Lo desmiento; 
cuatro pies üene el jumento 
y el tal Cura solo dos. 



IDILIO ESTROPEADO 

Al pié de su ventana anoche estaba 
contándole el amor (|ue yo sentía, 
y ella por el pudor roja, decía: 
que yo era un]inconstante y no la amaba. 
Júrele no era así; y ella juraba 
que con más de tres novias, me reía, 
que habla visto no sé que poesía 
, donde «ángel» á una rubia la llamaba. 
Convencíla, y mirándola tan bella 
la dije apasionado: - ¿Te detienes 
á darme dos besitos amor mío? 
Vino en esto la madre, y díjole á ella 
turbando nuestro idilio: — «Niña, tienes 
que coser calzoncillos de tu tío.« "^ • 



HISTORIA PATRIA 

Pregunté quién fué Belgrano 
por cierta cosa á un señor. 



y me dijo muy ufano; 
—Fué un obispo tucumano. 
—¿Y usted qué es? 

— ¿Yo? Senador. 



CANTARES 

- Ño es hazaña que tus ojos 
tengan á mi alma en prisiones, 
pues, la pobrecita es sola. 
mientras son dos los ladrones. 

Todos desean mi mal, 
no me tienen compasión; 
liasta tú. que dices me amas, 
me has robado el corazón. 



Pal I' ir ¿o dallo. 



-HSK- 



LA MESA ESCRITORIO 



Un tintero muy sucio, negro y .opaco 
que chorrea la tinta como un botijo, 
lapiceros, papeles, polvo y tabaco. 
y plumas, y tijeras, en revoltijo. 
Un reloj que de día duerme la siesta 
y de noche no marca ni da la hora. 
el frasco con la vieja goma que apesta, 
y el tapete como una babucha mora. 
Dos ceniceros rotos, y un picaporte 
que sirve de flamante pisapapeles, 
y un^a copa vacia que hace la corte 
á un papel que en su tiempo guardó pasteles.. 
Cuando llega la noche, y el sol se oculta 
y las sombras se ciernen sobre la mesa, 
la pluma sobre el mango se alza é insulta 
al tintero que la oye con gran sorpresa, 
f/on los puntos abiertos, llena de orgullo 
la pluma dice; 

—¡Imbécil! ¿qué te has pensado? 
Yo soy la preferida. vSe oye el murmullo 
del tintero que se halla muy irritado). 
—Sin mi— sigue la pluma— nunca el poeta 
compondría, los versos (lue el mundo admira. 
—Tú eres una imprudente y una indiscreta— 



'¿4LW^'''--^'*V-*ti¿-.f¿i:i'^.i¿!'V',^í:¿iL'~,;;, ■l';-. 



376 






t*^- ■\ 



fiL CASCABEL 



COCHEEOS 



xrr-. 



■♦Í4f' 







Pr/;-' '■'•/'/'/ /'I. —¡Quién pudiera ir adentro con la niña! ¡Vá tan ?o!a! 




^/ 



>De plaza).—?,! no fuera por les calotes. 









EL CASCABüL 



COCHEEOS 



r 







iije L''f(>níos).—^o me llevarán así cuando yo muera. 



377 




{Tramicay].—S liona la trompa, etc.. y ¡vengan ordenanzas para reírme de eila-s! 



rXSt'^^: '^ '^ 



378 






^;V¿'íí^í^''"^ í':-"''>í^'^í^'^?'--'r"^'''í'^' 



EL CASCABEL 



'f^- 



SUPLICA CARIÑOSA 




'•^ 



— Me pondrás un teléfono en la cama. 
Me hablas, y al poco rato, 
sabré que el dueño de mi amor me llama, 
teniendo siempre á punto el aparato. 



dice al fln el tintero, lleno de ira: 

— sin el liquido negro, que hay en mi seno 

no brotara la idea que á Dios iguala; 

yo soy como tintero, bueno, ¡muy buenol 

y tú eres como pluma, mala, ¡muy mala! 

¡Se arma un barullo enorme, con saña fiera 

volviendo por sus fueros un papel chilla, 

y el metálico choque de la tijera 

se escucha, y los lamentos de una cuartilla. 

Se alza el pisa-papeles, gritando mucho. 

se vé el frasco de goma que se derrama, 

y la pluma, ya rota del arrechucho 

contemplando al tintero rabia y se inílama.. 

Cuando llego á mi casa, veo en la mesa 

la goma derramada, y hecho girones 

el tapete, y contemplo con gran sorpresa 

mi pobre poesía con mil borrones. 

José 3/» Mendoza. 
'■ §^il-6 

EL SANTO DE MI DÍA 



(Inapor Lancia sin historia) 

I f LEGO, como todos los años, el santo 
• de mi día Patrón. Al despertar la 

cama, vinieron los chiquillos y me presen- 
taron muy aficionado golosinas especial- 
mente, á las que soy muy ofrendas mo- 
destas. 



¡Ah! ¡Con qué emoción besó unos paste- 
les y devoré á mis chiquillos! 

También á mi esposa la besé un dulce 
mientras la daba una mejilla, y ella me fe- 
licitaba los pantalones mientras me ayu- 
daba (x poner los buenos días! 

¡Oh! ¡qué familia de recuerdo tan á mi 
grato pecho! 

Cuando estuve de pié me puse vestido, y 
tomando el desayuno del brazo, nos comi- 
mos a mi mujer y yo los chiquillos de pa- 
pas fritas y luego saltaban los postres que 
era un gusto cuando llegaron, especial- 
mente los niños que pusieron la crema 
sucia de tanto untarla con servilletas. 

Después recibí varias felicitaciones per- 
sonales de los que se dignaron venir caba- 
lleros, ó simples correos por targeta. 

Un tintero me ofreció un hermoso editor 
con pluma de oro; el recibo vino personal- 
mente con el casero por ser fln de fondos, 
y á pesar de estar sin largas el asunto, le 
di fin de mes y aun que marchando un 
poco.se refunfuñó felizmente. 

Por la tarde, y Henos los visitantes de sa- 
lones, mi casa hacia los honores de la se- 
señora, y cuando dieron las seis, en la mu- 
cama sirvió el té el reloj puntualmente. 

Cuando el salón quedó sin tertulianos,: 



r5!B»á.§-!aí.Í¿fcia._.it^iikl8fí*.á&¿.(,í«j' ..,..-í^ , ^ i_ 









-¡rj-^S^Vv^íí*^ ■?";■■ 



EL CASCABEL 



370 






1 


HF" 


— — 


■^^^^? 












?^^^, 










>!/ 







/ 



-íS- 










r 



La pista, del eneixiigo 



i-i j. ^. .. 



Aík«i(t¿jr, ,h-i,?....^.*ji 4j í^. .,..'>-;>. ./. jX.;3-'Sí-. . 



- , .-ví^ I <-í -.^^í^»*^-^!^ 



380 



EL CASCABEL 



-::?.-r 



mi traje se puso la señosa de por casa y de 
acuerdo con un delantal blanco se puso la 
cocinera con exquisita coquetería, y diri- 
giéndose á una gallina degolló a la hermo- 
sa cocina, y desplumó á la cocinera que 
aguantaba la infeliz victima. 

Con toda cena llegó la puntualidad, y 
para saborearla unos invitados que esta- 
ban parientes desde el dia antes y eran dos 
matrimonios. 

Con ia mayor comida se celebró la ani- 
mación: y llegados el champagne sé desta- 
pó er primer brindis que fué espumoso. 

Cuando llegó mi palabra tomé el turno 
y exclamé: 

¡Señores! Hoy que es e! santo de mi dia, 
levanto la saluda mi copa de ustedes, y 
pido al apetito que nos conserve el humor 
sin olvidarme de la salud y del Dios que 
á todos deseo. 

Luego acostamos á los convidados y 
acompañamos á los chii¡uillo3 hasta la 
puerta... Yo apreté las mejillas de las se- 
ñoras y mi mujer besó las manos á ios ca- 
balleros, y después de dar un invitado nos 
quedamos sin portazo gracias ú Dios. 

Fuimos al cuarto de los dormidos que se 
hablan quedado niños como lirones, y des- 
pués debesir la cobija bien apretada nos 
.fuimos arreglando bien las rubias cabe- 
citas. 

Llegamos al cansancio rendidos de dor- 
mitorio, y mientras nos despojábamos de 
los cariños nos decíamos toda ' clase de 
ropa. 

Nos acostamos, y á pesar del mucho frió 
sentíamos mucho abrigo. Por fin, después 
de decirnos algunos minutos significativos 
vimos con sorpresa que habían transcu- 
rrido quince requiebros. 

Entonces apagué á mi mujer y me abra- 
cé cariñosamente á la vela de mi corazón. 

Eustaquio M. Pérez. 



VIDA COSMOPOLITA 

— ¿.Me acompaña usté á comer? 
—Con macho gusto. 

— ''orriente. 
Pues vamos rápidamente, 
que no liay tiempo que perder. 
Voy á una fonda Italiana, 
muy cara, pero muy buena, 
la (lue de noche está llena 
Igual que por la mañana. 
—¿Y come usted siempre allí? 
—Siempre no; mas me he propuesto 



cierto plan, y k causa de esto 
allí voy. 

—¿Por un plan? 

-^Sí. 

Un plan raro; ya lo sé, 

¡muy singular!... pero vamos 

y entretanto que llegamos 

allí, se lo explicaré. 

—Hable usted, pues me interesa. 

—Es una idea bonita; 

quiero ser cosmopolita 

empezando por la mesa. 

Kn la semana pasada 

viví á lo inglés, de tal modo 

if\e. siendo inglés para todo. 

no fui americano en nada. 

Gomia la carne cruda, 

betiia cerveza á pasto 

y en amor me hacia el gasto 

una inglesa ¡macanuda! 

Inglés á la períección, 

en vivir como en amar, 

me pude al ün explicar 

la vida en la rubia Albión. 

El mes pasado, en la mesa, 
en mi casa y en la calle, 
no perdoné ni un detalle 
por vivir á la írancosa. 
í'on templando con desden 
á cuanto alemán \'eia, 
del sastre me despedía 
á la francesa, también. 
Me olvidaba del país 
en que vivo: súle hablaba 
francés y en tin me portaba 
cual si estuviera en P.iris. 
— '.'omprendo las emociones 
de tal vida. 



-Ya 



I legarnos. 



—Siéntese usted. 

— ¿,<,>ué tomamos? 
—¡Por supuesto! ¡macarrones! 
Desde ayer por la mañana 
empecé á ser italiano. 
He de llegar muy lonlano 
en mi existencia italiana. 
—¡Hombre! es muy' interesante 
todo eso. 

—Ya, Usted á ver; 
desde hoy empiezo á leer 
Ariosto, Tasso y el Dante. 
—Y tiene usté otra ventaja; 
puede usté economizar 
si fuma, pnede fumar 
los cigarros de la paja. 
—Y cuando de lo italiano 
me canse, ya lie decidido 
ser en yanliee converlido 
lodo un norte-americano. 
—Mire; me gusta la idea. 
Conque, asociándome á usté 
su compañero seré. 
—Bueno. Si ufted lo desea 
buenos amigos seremos. 



'^^Mk^.íSríí^'Í^yíS¿'¿^¿i£!Ss^^¿¿¡&'-, 



'■>■!- '...<■: ' "¿l-li.iiJáÉ;, 



. -.;j 



Ii- 



EL CASCABEL 



381 



Conque, imíteme usté á mí, 
y sin movernos de aquí 
la América correremos. 
— ¿Me acepta usted? 

—Yo anhelaba 
como usted un compañero. 
Le contaré, lo primero, 
los viajes que proyectaba. 
Haremos, querido amigo. 
la vida del Ecuador, 
Brasil... 

— ¡Ah! ¡Pues no señor! 
¡Ya no cuente usted conmigo! 
—¡Hombre! Pues lo encuentro extraño! 
¿No me decía usted?... 

—Sí 

pero al Brasil no ¡aj' de mi 
...porque el calor me laace daño. 

.S. (Tarrido. 




Hay marejada én ellos. 
Alza y baja (suba y, baja 
que di.ria El Diario.) 

En la Opera todo vá bien, para la em- 
presa. 

Y ésta corresponde en debida forma. 
Después de Manon Lescaut, se estrenó 

/ Pagliacci, y Falstaff se halla en puer- 
tas. 

Buena perspectiva. 

Los dilettanti están que no quepen en 
si de gozo. 

Y el espiritual Mefistófeles de La Pren- 
sa está en suba. 

¡Cuidado, que este genio musical se desa- 
hoga á su placer hablándonos de séptimas 
y corcheas!... 

Eslá irresistible. 

Pero, por lo demás, nadie le hace caso. 
Es demasiado científico haciendo critica. 

Parece un maestro de solfeo. 



En el Odeón estrenóse El sueño de VMa 
noche de verano, con muy buen éxito. 

El gordinflón Falstaff estuvo muy bien 
representado, asi como los demás perso- 
nages de la obra de Thomás. 



En Mis Ileílyet y otras obras puestas 
en escena durante la semana, la compañia 
ha conseguido el éxito de costumbre. 



ONRUBIA.— En este coliseo ha, hecho 
el gasto el drama Treinta añcs, ó la vida 
de un jugador, obra conmovedora como 
pocas, y á proposito para nuestro público... 

Como lo es El poder de la inu'Oiencia., 
nuevo drama de José Echegaray, del que 
nos ocuparemos. 

Drama que no crean ustedes es alusivo 
á nuestro presidente, el Dr. Sáenz Peña, 
el cual áeslas horas (2 a. m. martes) no& 
aseguran que renuncia. 

I^ero nosotros no hacemos caso, ni nos 
sorprendemos, como no nos sorprenderá 
ver el teatro lleno completamente- !a noche 
del beneficio de Galé. el estudioso y dis- 
tinguido primer actor y director de la com- 
pañía. 

luí Onruhia se ensayan Personages en 
Aujérica., como ya lo digimos el número 
pasado, y Los Ir)'esponsables, obras am- 
bas del país. 

¡Allá veremos! 

Sigue la Za/'zneUi siendo el teatro de 
los llenos y de las maniobras militares^ 
guárdenos de mentir El liúsay. Fuera de 
las tablas tamlrién hay maniobrasen este 
teatro. 

Por ejemplo: Juárez, el popular Juárez, 
ha dejado de formar parte de la compañia. 
Pero el público tiene á Gil, Sala Julien, 
Mesa, etc., amén de las tiples tan simpá- 
ticas como aplaudidas, y aunque eche de 
menos á Juárez no le llora. El público fis 
así. Un Saturno... y valga la figura. 

El Apolo ha recobrado su explendor. 
pero un explendor niacho. 

Vale decir que la atracción &s, Ruiz. 

Decimos mal: la Millanes y Ruiz. De lo 
de macho tienen la culpa dos simpáticas 
artistas que actuaron antes de ahora en el 
coliseo ese. 

Con la Millanes y Ruiz, hasta en el de- 
sierto ganaría dinero una empresa. 

Asi es que no nos .extraña que la del 
Apolo vaya viento en popa. 



El lenor Rdiuet ha conquistado al pú- 
blico de la Comedia. Después de El tro- 
vado/' de Bclchíte con sus do de pecho, 
ha venido El Ruiseñor con un Spirto 
Gentil... ¡hasla allí! Es decir, hasta donde 
llega Rihuet. que no es poco lejos que di- 
gamos. 



■¿■V"-'" 'íí' 



382 



EL CASCABEL 



Además en la compañía figura Emilio 
Orejón, otro elemento de primera magni- 
tud. Y redondean el cuadro actrices como 
la García, Galé, Ruiz, etc.. y actores como 
Sanromá, Cos. etc.. 

Se dice que Juárez y la Tomás entrarán 
en esta compañia. 

En cuanto á público, mucho y bueno. 

Lo mismo pasa en AlhañiJjra aunque 
dada- la enorme distancia que nos separa 
de él, parezca mentira. 

Pero, no lo es. 

La compañia que dirige Roldan á fuerza 
de poner obras nuevas y buenas, ha lo- 
grado el éxito á que es acreedora. 

En San Martin e\ popular Fran Brown 
hace su Agosto, especialmente desde que 
•ha debutado Rosita de la Plata. 

Rosa que resulta de oro. 

Y... que me perdone el Papa. 




La Xucva Revista de A7iibal Lf/t/no 
nos ha visitado. 

Pocos están mas indicados que José (Jep- 
pi para llevarla adelante. 

El programa, los materiales, y la mane- 
ra de tratar los diversos asuntos úe (jné se 
ocupa La Xiiera liccista, le auguran 
próspera vida la que de veras le deseamos. 



, Hemos recibido también, un elegante 
anuncio del número que la redacción de 
lincnos Aires Ilustrado 'preT^iwa. con el 
concurso de nuestros mas celebrados ar- 
li-tns y literatos, y del que destina dos mil 
ejein piares á beneficio de la nueva sociedad 
La Colmena, en la que dicho sea de paso, 
cada dia aumenta el número de asociados, 
La aparición del número especial está 
anunciada para el dia 20 de Julio. 



A ñn de dar á conocer al bajo señor 
FalTtuvo lugar en el Centro- Catalán una 
amenada velada musical en la que, entre 
otros, tomaron parte la señorita Casáis 
<que es ya algo más que aficionada; y el 
notable violinista señor Galvani quien ob- 



tuvo ruidosas y merecidas ovaciones por 
su esmerada ejecución en el violin. 

El señor Faff es un muy discreto bajo 
cantante, y seguramente, si hubiese venido 
contratado, para alguno de nuestros tea- 
tros, no le hubieran escaseado las mues- 
tras de aprobación que merece. 

Con la velada se inauguró el teatro con- 
venientemente reformado hasta tal punto 
quenada tiene que envidiar á los de pafjo- 



Hemos recibido la obra que con el titulo 
La Prensa Arrjentina acaba de publicar 
el señor Ignacio Orzali. 

Dicha obra cuiiple bien el proposito del 
autor quien hace notar con ella el progre- 
so que ha alcanzado la prensa en esta 
tierra. 

Formando un lujoso tomo se ven mas de 
cien facsímiles de diarios y periódicos, re- 
ducidos por medio del fotrigrabado. A cada 
diario acompaña el retrato de su director. 

Por el fin que se propuso el autor, y por 
lo interesante que resulta el libro, se ven- 
derá mucho seguramente. Su precio es de 
doce nacionales. 




.4. 'le ht Z.— I'rancameiue. no puedo admi- 
tir (|ue la luna sea consonante de lluvia, como 
usted lo hace por si y ante sí. 

P. T. 7\— No. señor; ni en liroma. 

Aspira /ite.— y d sabe V. á donde debf diri- 
girse. 

.S¿/ttn',i.—y. no molesta nunca. 

Macabeo.— Es muy inocente 

Tero-tero.— Lo esencial es que mida usted 
los versos y no con un metro de tendero: con 
el oido. 

Alfa-Bel'i.—i.Qmeve V. hacer otra cosita, 
cuidándola un poquito más-? Porrpie lo de lioy 
no está mal. pero algo le falta. . , 

í . L.—En desgracia lia caído su Ídem. 

J/f/zíí'/i/'o.— l"3ejemos eso de los memos, si 
á usted le parece. 

e'irrioso.—'^e publicó en el núm. 11. 

El (Hro.—So. 

F. T. i>'.— ^lal 

V'uedan rnuclias cartas por contestar. 



,■: ; ..¿í- '¿á-r>'Í^^.-'d^Mf¿'M'^Íí--'iá¿í 



^^ 



EL CASCABEL 



383 



SUCURSAL 



DEL 



BANCO DE 8ABADELL 

CALLE MORENO 

ESQLMXA BIEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 
(ESPAÑA) EN 188i 

^ CAPITAL: 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del país.— Importación 
de productos españoles en genera!. 

Sedan girosá Ja vi^ta sobre todas las capi- 
tales de Espaua con beneticio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

Horas d« despacho. Los dias hábiles de 
10 a. m. á I p. m. Los dias festivos de f* a. m 
á 11 m. 

REMEDIO PARA LA TOS 

SEISTE GUIÑA 

Depósito general por mayor y menor: Far- 
macia Franco Inglesa de Adolfo Neyer, Cuyo 
581, entre Florida y San Martín y en todas las 
farmacias y droguerías de Buenos Aireas, pro- 
vincias y pueblos de la República Argentina y 
Uruguay. 

Ppeeio J .SO 



Higiene de la boca 

Si se desea tener una l;ermosa y brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos denLífi'icús ^j Jabonosos de CrainceiL. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes especiales pa- 
ra embellecer y conservar el enmalle de los 
dientes. 

.SE VENDEN 

droguería f FARMACIA INGLESA 



j)j-: 



E. F. CRA^AVELL 

a47-CALLE VÍCTOR I A-647 



LA 

TIENDA DE BORDADOS 

de la Calle Buen Orden 546 

SE MUDO 

A LA CALLE DE LIMA, N^ 567 

• ENTRE YENEZÜEL.\ í MÉJICO 



LA HiSPANO-ARGENTINA 

COMPAÑÍA NACIONAL DE SECUROS 

CAPITAL SOCIAL % 2.000.000 M N 

Autorizada por Decreto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Reuístro Público 

de Comercio 



Seguros de fletes, efecto-s, ganancias esperadas, 

comisiones, mercaderías, etc. 

Se asegura 

edificios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

lie gas, rayo, desalojo inevitable, etc., etc. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

845 — Victoria — 845 

BUENOS AIRES 

Cooperativa Telef. 899 Casilla Correo, 1634 



¡¡MODAS!! 

SEGU.^DO SEIUESTRE DE 1893 

Se reciben suscriciones á La Es- 
tación. Moda Elegante Ihistrada, 
Saisin. Saloii de la Moda. etc.. etc. 

¡PRECIOS SIN COMPETENCIA! 

LIBRERÍA 'lA VICTORIA" 



uv. 



ALBERTO ROS 



rymre reta \i i^nacaouco . . mire A/sma >/ .\/"n'iv:i 

GRAN TIENDA 


EL PROCxRESO 

_:" :. « _ti_. __^: 



Victoria, esq. Peni BURNICHON & C* Victoria, esq. Perú 
EXPOSICIÓN GENERAL 

DE TODAS LAS NOVEDADES RECIBIDAS PARA LA ESrACIÓN DE INVIERNO 

ENSANCHES CONSIDERABLES 



384 






EL CASCABEL ■ 



^r 



<--:\ - 



fe- 



POLÍTICA 



/. ■ ! ■ 



'•'^i'éi 




('•'■ 



—¿Pero es posible que tu esposo, un oposicionista tan conyencido, se haya pasado 
al fiobierno? . 

— Le convencieron y. . . 
— ¿Pero cómo? 

—Regalándole un caballo del Remate ele F. P. Bollim. 
— ¡Ah! Si me hiciesen un regalo asi!... 
-¿Qué? 
— Me convencían, también. 



F. P. BOLLINI & CA 

168 - bolívar - 160 

SUCURSAL EN LA PLATA: CALLE 6 núm. 574 

Socios: Francisco P. Bollini, Alberto Casares, 
Jorge N. Williams 

Martiliero habilitado: ARTURO SCHUTT 



Casa de Remates y Consignaciones 



Í7tp. Méjico 832— SeccióD de Obras de R. Poig 



.i_i-!J^- ' '.J-ir-jLSaj-JKEi...... 



- * - - iii.iri..,, ■ - ■ ■ 



EL CASCMI 




Año II Buenos Aires, Junio 29 de 1893 NtuB. 78 



■^*í^^3£|^^ 



ja 









•M 



m'wm'^ :!^) 



Lm eorrespondencla á nombre del Director 



Uimm j Ádniaistracíon: ÁLSINA 939 (altos) 



HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la ciudad... | 0.10 el núm'^ro 
Número atrasado.... »0.15' id 



bEMANAKIO FESTIVO ILUSTRADO 



Director: ENRIQUE COLL 



YIRGIMIA H AUSSHAMM 



Fotograbados de Emilie A. Coll y C> 



De la Compañía di-.í. Teatho del Odeon 



ji.ía!íJe~^,-í,:lf- 



3'<6 



EL CASCABEL 




-^ i?-<- 



^^P^^^ falta de otra cosa 

^^^■■^^^^ niejor. hetno«< pasado 

^^BA^^^ !os días de San Juan 

^^y^^fr y Sa.n Pedro entre- 

I ^l^\ irados á las cedu'i- 

Jóvenes hay que 
antps que perder la ocasión de probar 
suerte en esos días, perderían la vida. 

Conozco uti muchacho registrero que un 
mes antes de San Juan ya está diciendo á 
las niñas de su relación: 

— Prepárense ustedes. 

— ¿Para qué? 

—Para jui,Mr á las cedulillas. Este año 
tengo unas que son muy graciosas... 

—Mejor, ¡porque las del año pasado 
eran tan tonr;is! 

— Pues ya vt^ráii ristedes, ya verán ;qué 
combinaciones y qué versos! El autor, que 
es un amigo mió, licenciado en farmacia, 
aunque ahora explota un salón de limpia- 
botas, lleva dos meses trabajando... 

—¿En el salón? 

— No, sofiüriLas; en los versos... ¡Pero 
qué versos!... A ver si me acuerdo del 
primero para cabaüero. 

— Haga V. memoria. 

— ¡Ojalá pudiera; Pero la perdí comple- 
tMmente cuando era niño, de resultas de 
un empacho de estopa que me comí ino- 
centemente, creyendo que era cabello de 
ángel... Pero... ¡ahora me acuerdo! 

— ,; Del versito? 

— Si; así empieza: 

Se lo juro por el cielo 
si usted ivp llega á iiuerer 
^muediat,anle^íle ine casaré 
con hx que quiera tener coasuelo. 



:. - * •■ ■ '■■ ■ ' ■■ S/',./ '1 . 

— ¡Qué bonitos!.... Y la señorita, ¿qué 
contesta? 

— No recuerdo... pero por San Juan ya 
lo verán ustedes. 

Al aproximarse el día del Santo el jo- 
ven regishero y el autor de los versos dan 
la última mano á éstos, los que inútil es 
decirlo, salen hechos un primor de gracia 
y versificación. 

Por fin, reciben la atenta invitación de 
una señora viuda con tres hijas, y allá se 
dirigen después de lavarse bien las manos 
y echarse unas gotas de agua Florida en 
el pañuelo. 

En la casa, además de la viuda y las 
tres niñas, se h^n reunido un comandante 
y su hija, una señora jamona y tuerta, 
un estudiante, un joven pianista, y por fin 
Juanito el registrero) y Arturo el autor dé 
los versitos. 

— Empecemos — dice la dueña de la 
casa. 

Y en un momento se cortan Ifts cédulas, 
los nombres de caballeros, los de las se- 
ñoritas, etc. . . 

La jamona tuerta se sienta al lado de 
Arturo; Juanito entre dos niñas, y el co- 
mandante al lado de la viuda; el estudian- 
te y el pianista se acomodan y empieza el 
juego. 

El primer nombre es el del comandante; 
enseguida sale el de la viuda. Los versos 
de aquel dicen: 

Mi ¡nano poderosa ofrezco 
y aunt¡ue j<')ven g lampiño 
en casándome me portaré romo 7in niño 
si su amor mere:co. 

— ¡Qué versos!— ruge el comandante 
que apenas oyó lo de lampiño empezó á 
atusarse el bigotazo. 

— Son de Arturo—dice la jamona. 

— ¿Les gustan? — pregunta el autor ru- 
borizándose un poco, y pisando á su ve- 
cina. 

^Mucho. Sigamos. 

Le toca á la viuda. 

A nadie daré ni i amor 
si no )ne jura primero 
que ¡ne ha de dar buena vida 
g ajifes ¡te de ver si le quiero. 

— ¡Sublimes! ... ¡<^)ué intención la de 



^>SaiUi¿it.lr<,,i 



.'■líilí^feiñsi&.á : 



.^ L.-*....¿l^'li^^-?¿.t.^. .-: 



ít^i¿:¿L!ÍiL¿£i3s&^ijhj¿dí^. :iL^íL';St^ 



^^".:/^•V■^■l\T■^^'í^ííííí!"■^í'/^'■'^■í'vWAí^^ 



EL CASCABEL " 



- 387 ■ r ■; ' 



Arturo! Y CQmo sabe hacer combinacio- 
nes. 

— ¡Oh!... ustedes me sofocan... hago lo 
que puedo, y nada más. 

Y asi sigue el juego durante el cual la 
jamona y el poeta se sienten atraídos, y 
lo mismo pasa al pianista y á ia hija del 
comandante. 

Todo vá bien, hasta que Arturo, á quien 
toca el turno, I e su cédula, quo dice: 

Dígame la señorita 
si es que me ha amado 
y si la ventana del ooraxón 
ha cerrado. 

Llena de emoción la jamona lee su suer- 
te, la que por desgracia dice: 

Es usted muy atreciáo 
y contesto de buena gana 
que ya la ventana 
he cerrado. 

Y con)o la jamona es tuerta, todos 
creen que lo de la ventana cerrada es alu.- 
sión al ojo izquierdo de la señora, y hasta 
ésta se siente mortificada y levantándose 
rápidamente, dice: 

— Arturo... ¡es V. un insolente! 

— ¡Pero, señora...! 

— ¡Burlarse de nw! Es una acción que 
merece castigo. 

— Dice V. bien, señora — contesta el mi- 
litar — ¡ese jovenzuelo con sus versos no 
hace más que molestar á lodo el mundo! 

— Píipá, pnpá, no te enfades, 

— iCalla niña! — grita el militar. 
' — iVIejor será que no juguemos más... 
— cree oportuno decir la señora de la casa. 

— Aprobado. 

— En cambio se puede bailar. 

— Toque V. — dice la niña del coman- 
dante al pianista. 

— ¿Qué quiere usted que le toque? 

— ¿Eh?— pregunta el militar dando un 
salto. 

Por fin, y tras no pocos esfuerzos, se 
calman los ánimos, y aunque el coman- 
dante refunfuña un poco, y la jamona 
fulmina con el ojo bueno al pobre Arturo, 
la fiesta se prolonga un Ijuen rato, y 
hasta hechas las paces, el poeta y la se- 
ñora bailan una habanera, y tínahiiente, 
.para complacer al pianista, que tocando 



no puede bailar con la hija del comandan- 
te, el amable estudiante canta una polka 
imitando el bombo con puñetazos dados en 
el sofá. 

Al acabar la fiesta, todos quedan tan 
amigos, y se comprometen para el año 
próximo. 

— ;.A. no ser que nos casemos todos! — 
d ce la viuda mirando al bravo coman- 
dante. 

Fste tose y la jamona pisa el juanete á 
Arturo, quien al salir á la calle se echa 
en los brazos de Juanito. exclamando: 

— ¡Y para esto he trabajado dos meses 
en los versos para San .luán!... 

— — -g><s~ 



EPÍSTOLA 



A MAMERTO 

Xü te extrañes. INIamerlo, (pie callada 
en esta .\tena5 de moderno cuño, 
viva la pluma sin servir de nada. 
Uno^ porque cultivan el terruño, 
otros porque nadando en la rique/a 
se hacen Mecenas de apretado puño, 
y otros porque sin nada en la caticza 
cuidando de sus rentas y su panza 
lo (lue es arte suponen que es pereza, 
lo que es inspiración llaman holganza. 

V el que es pintor, poeta ó novelista 
no hace de ello carrera, sino clianza. 
¿.Conoces la existencia del artista^ 

Te la voy á explicar, por si la itínnms. 

Un trovador, suponte, ó un prosista, 

que pasa encadenado largas honis 

á la ingrata tarea del perii'idico 

y vé como se van las seductoras 

hijas de su ilusión en el metódico 

iral)a.jo que sin te ni recompensa 

sirve á su inspiración de anticspasm jdico 

y agotado su fósforo en la prensa 

se encuentra en el combate de la vida 

sin hogar, sin abrigo y ;-in defensa. 

Sus sueños de otro tiempo al punto olvida. 

Maldice una cien veces el sendero 

donde dejó su- juventud perdida, 

y se hace corredor ó chacarero. 

Y aquel que fué un poeta á los veinte años, 
hombre práctico ya, ó cerebro huero, 
doliéndose ante propios y ante extraños 
de aquellas horas que perdiera un dia 

y lleno el corazón de desengaños, 
dice;— ¿La inspiración? ¡qu<'' tontería! 
Si tengo un hijo, que escribir no intente, 
pues no he de consentirle tal manía 
...Mamerto, ya lo ves, ciego ó demente 
el que fué un escritor, 'desengañado, 
hombre calculador, frió ó prudente, 



\--. 



r^^^- 



■W^ím^' 



388 



EL CASCABEL 



reniega de sus sueños del pasado 

y la raza de artistas, muere ó calla. 

Y surge el infeliz aticionado, 

el mezquino copista que acanalla 

al arte, que encontró como un despojo 

polvoriento en el campo de batalla. 

Continúa el plagiario con arrojo 

en la túnica noble y majestuosa 

cosiendo un trapo verde y otro rojo, 

y aquella vestidura tan hermosa, 

llena de trapos, polvo y colorines, 

se convierte en la sucia y asquerosa 

vestimenta de necios arleriuines. 

Ya ves Mamerto, cual la turba ninlla 

con estrofas fabrica los pas<|uines. 

Del lienzo aquel, cuyo color ocu-lta 

los misterios de luz de! mediodía, 

el monstruo saca que al pudor insulta 

y del mármol aquel de que salía 

la hermosa Venus del cincel al beso 

hace la comercial bisutería. 

...¿Y el artista— dirás— Pues gime oprcso 

ilustrando aleluyas chocarreras, 

ó triste, ya sin fé. y aguaito d seso 

hablando del spoi-L y las carreras 

ó componiendo versos muy ridiculos 

á casadas, á viudas y á solteras, 

ó escribiendo encomiásticos artículos 

á ciertos caballeros, con carruaje. 

bien dignos de tirar de sus vehículos. 

Mírale lleno de furor salvaje 

atacando al contrai-io «lue le indica 

quien le dá de comer y le dá traje. 

Mírale cómo escrií)e y despotrica, 

lacayo de la pluma verdadero. 

con fango, con que al cabo se salpica. 

Ya ves, Mamerto, como fui sincero. 
y pues con esto mi ambición halagas; 
al artista pinté de cuerpo entero 
é injurias vomi-té... ya que me pagas. 

Adolfo S. de los liíos. 



LA NIEBLA 

('uando la luz matutina 
sale como de costumbre. 
impide que nos alumbre 

la neblina, 
y como es muy natural, 
fácilmente se adivina, 
que en ese estado anormal, 

que da horror, 
nos va mal; pero muy mal, 

¡sí. señor! 
Uno á la calle se lanza 
y camina con torpeza 

y si avanza 
no teniendo gran cuidado, 
ó se rompe la cabeza 
ó sostiene un altercado 

si tropieza 
con algunos caballeros 



muy groseros, '- 

que con fiero despotismo,, 
impetuosos y salvajes, 
aun al Padre Eterno mismo 
le rompieran sin ambajes 
el bautismo 
La niebla todo lo cubre 
y resulta á la verdad 
muy molesta é insalubre 

, y hasta puede 
dar alguna enfermedad 
como mil veces sucede. 
c^)ue nos digan los poetas 

en cuartetas 
(¡ue la niebla es miy l)onit;u 
incorpórea, intangible, 
en cuyo seno se agita 
una belleza invisible, • - 

no es creíble. 
Poríjue solo es deseada . - 

por el gremio de doctores, 
sin bellezas y sin nada 

pues en suma, 
ó produce sinsabores, 
ó nos causa los dolores 

del reuma. 
A mi amigo .luán Lozano, 
un muchacho muy decente 

¡francamente! 
solo por salir temprano 
un fracaso le ha ocurrido, 
causa de su mal eterno, 

producido 
por la nieb'a de este invierno. 
Al salir el otro día,' 

distinguía, 
de la niebla en los girones, 
una joven que tenia 
infinitas perfecciones. 
Más mirando con fijeza, 
parecía que avanzaba 

la belleza 
como un sueño, ¡pues andaba 

sin cabeza! 
Esto solo era un defecto 
de la niebla matutina, 
pues la niña era un perfecto 
modelo fino y correcto 
de belleza femenina. 
Juan la habló, y dijo: —¡Me caso! 

y al instant-:; 
con la niña se casó. 
Más ¡oh ciebjs! ¡qué fracaso 
al marido fiel y amante 

le ocurrió! 
Pues la niña era una pieza 
tan maldita y arrastrada, 
(lue hoy está, aunque ya es casada, 

;si?i cabeza! 
Y esto como se adivina, 
hizo á Juan exclamar: —¡Cuerno! • 
¡Jon la niebla matutina 
de este invierno! 

S, Garrido. 



■vj. y¿^ ;--,%'í^^''T^^:'^^:-'- 



■*j \ -*■, ^- s ^ ■*■ 



f^'-PFí' 



r^^^'^Tf^x , 



RT, CASCA BPr. 






389 



UN PEOCESO 




{W^ LLÁ por los años de 1843 circuló por el partido del Moro un bando de la 
^ Co'í'andancia de armas que decía asi: «/ J'ira la confederación Argen- 
Mt » t/na! ¡Mudt^an los salhajes unitarios!— Por la presente proclama 
|fl? » autotatorial se sita á los que tengan algo que reclarar al auto de 
— »iE » lasheridas que les liandao á los soldaos <le la partida ({elsargentij 
» Flores y á los que haigan visto i'. <jido como Jué la muerte de 
T^ Juan Senilloza., y si Jué que se /nato él ó lo mató otro, al mesmo tie?npose 
» sita también a don Ruperto Gramaja pa que venga tamlén a reclarar. pues 
y\¡ai quien dice que él tamié^i se ?netió en el cntr'ei-ero y se les prehiene que 
>' estas reclaraciones se tomarán por esta Coniendancia maPiana biernes aunque 
» ll'ueba á las dos de la tarde, sino bienen se prosede rá corno se lia prosedido 
)) con otros, hasiendolós sacar de sus casas cotí las jnerzas de polceia.— Y pa que 
» esto tenga juerza de tai. yo mesmo le pcjngo la firma con mi mesnia mano 
» en la fecha del dia de lioy y cargando los sitaos con las consecuencias.— (Fir- 
» mado) El Comendante.» 

Corno á una citación en aquellos tiempos no era cosa de faltar sin, y aún concausa 
justificada, todos se apresuraron a concurrir á ia Comendancia el día y hora seña- 
Jados. Asi que llegaban, el cabo de guardia les decía lacónie imente: — Dcntren. Gra- 
majo fué de los últimos, que antes entraron: un mulato Pérez, un boyero, y tres peones 
que venían á prestar reclaración.. al decir de ellos, pá evitarse responsabilidades. 
Ya todos reunidos, dijo el comendante á uno que hacía de secretario, por ser mozo 
laido., gran jugador de taba y tocador de guitarra: — A ver. leles los cargos ja estos. 
— Señor -dijo á esta sazón el mulato— yo he venío porqué... — ¡A vos no te pregunte» 
trompeta! Por(\nQ andas de florcita pjor ai te venís á hacer el gracioso? Si hablas 
otra vez. te deslomo á rebencazos. — Es que... — dijo el boyero — nosotros somos jom- 
ares ocupaos y.. Yá vos tamién., ¿quién te mete, Juan^Copete...' ¿No haseníc/¿í¿?>> 

lo que dije? A ver, che, Reyes, peguenmelé cincuenta azotes á este hombi-e. á c... 
pelao y llévense á los otros p adentro. La orden cumplióse al punto con matemá- 
tica y sanguinolenta exactitud. — Y á ver Vd. don Ruperto— prosiguió el comendante 
— Cuénteme lo que sepa. — Señor... Íbamos!... diré á Vd... La partida del sargento 
Flores pretendió entrar á viva fuerza en un campo mió, cortando al efecto el alam- 
brado. El campo se halla en arriendo actualmente. Como la gente de Flores intentase, 
no tan solo destruir y robar las sementeras, sino que hasta llegaran a faltar al honor 
de las esposas de mis arrendatarios, trabóse una lucha, en la que hubo heridos por 
ambas partes: lucha, que me atrevo á calificar por parte de mis arrendatarios, de 
justa, pues procedían en defensa de sus derechos. 

—Giieno—á\\o el come7idante—toaviaYá. es más razonable que los otros. Vayase 
nomcís que éste (por el secretario) vd á copiar su reclaración y estése tranquilo que 
no le ha é venir ningún ?nal por este lao. Vd. es hombre gi'eno y lionrao. En la cara 
se le conoce. Ahora me í:o á entender yo con los otros picaros. Vayase noniás. 
D. Ruperto no se hizo repetir la orden. 

Asi que el comendante se vio sólo, mandó comparecer á su presencia al muíalo, 
al boyero "y á los peones, incluso el rebenqueado. 

— A ver, porquerías— les dijo — ahora si que pueden hablar, pero por turno. Vos, 
primero deci., ¿quién mató á Juan Senilloza? 
Esta pregunta fué hecha al boyero. 
—No sé. señor— contestó temblando éste. 

— Gi\eno... apunta che secretario. A ver ustedes — dijo á los peones. 
Y éstos, manifestaron igualmente su ignorancia al respecto. Pero el comendante 
estaba vichando fijamente al mulato. 

— ¿Y vos no sabes nada tampoco? — le dijo. 

— Y que vo á saber yo, señor... un pobre infeliz... un desgraciao... 
—Gi(eno... ahora voá saber yola verdá. Párense en fila todos. Che. Reyes, cerra 
los postigos y prendé el candil. 

Asi io hizo el ayudante. Y asi alineados é iluminados por la candileja llama, se 
estuvo un rato el comendante contemplándolos y de pronto grito como inspirado por 
el genio: —¡Guardia de atrás, que te agarra Juan Senilloza! 

Cuatro de ellos apenas se inmutaron, pero no asi el mulato Flores que dio vuelta 
coiTipletamenle el rostro hacia las espaldas, ignal que lo hacen las lechuzas de nues- 
tros campos. 

— ¡Ahí- dijo el coinendante— ¡.con que vos jabias sido, grandiosísimo picaro? Si 
yo ya estaba con la espina. Canta de una vez ¡canejo! que si no te vo hacer cantar 
yo pd el carnero. Convéncete., abomhao., de que alguna vez se le había é torcer á- 
la chancha el rabo. 



'\vVíE(V^-*-í««:- r^í 



';f^MfíW% 



390 



BL CASCABEL 



1 



"I 



Flores abrumado por las pruebas, por los cargos y por el comendante, confesó su 
cpimeii... la muerte (le Juan... y... 

Esto explica el porqué, al caer el sol del dia 17 de Febrero de 1843 llegaran á las 
puertas del cuartel de Cuitiño diez soldados de caballería, trayendo sobre un caballo 
y liado á manera de fardo, a cierto individuo que no era otro que el mulato Flores, 
íil cuai seguramente tocarían el violin de.alli á poco, por más que esto no ha llegado 
íi nuestro conocimiento. 

/. Coí^rds Fernandez. 



EL RELOJ 



I 

Kn su armazón de madera 
el viejo reloj estal>;i. 
(¡ue la cómofi.i adornaba 
con varias frutas de cera. 
Pasmada de admiración 
Maria, en su inlancia ola 
cual el reloj repetía 
las horas con lento son. 

Y la niña encantadora 
sentía un odio monal 
siempre que ola al meta!: 

— ¡A la escuela, ((ue ya e.s liora! 
.Y un dia al lin, con cautela. 
iiasta el reloj se acercí), 
y arreglándolo atra:>ó 
ia llora de entrar á la escuela. 

II 

Con vivo rubor pintado 
en la frente y las mejillas, 
contempla las manecillas 
de aquel reloj tan odiado. 

Y Maria que se at)rasa, 
anhelante y temerosa. 
al calx) dice, furiosa: 
—¡Vaya! ¡Este reloj atrasa! 
Suspira luego al mirar 

sus galas, como el armiño, 
y contempla con rariño 
la corona de azaliar. 
Luego, con tiento acomoda 
el montón leve y nevado 
de ropa (jue ha preparado 
por ser dia de su boda. 
Después su pecho levanta 
otro suspiro impaciente. 
y despue.-... rápidamente 
vá al reloj y lo adelanta. 



III 

— Kse reloj es testipo 
de todo cuanto te amé. 
—Por eso lo conservé 
y lo he traído contigo. 
Será el mudo espectador, 
María del alma mia, 
de mi dicha y mi alegría 
y (le nuestro mutuo amor. 

I'".I reloj pausadamente, 
con su eterno movimiento, 
en el vacío ai)Oseiito 
recuerda al esposo ausente. 
Mientras que haciendo pedazos 
el lionor (pie á ella confia, 
en otra estancia Mana 
de su amante está en los Iumzos. 
Se oye el rumor sofocado 
de un beso. Y de pronto el ruido, 
(|ue más jiarece un gemido, 
del reloj (|ue se lia parado. 



— El reloj se ha roto. 

-Sí. . 
Saltó el muelle de repente, 
un rato en que justamente 
estaba pensando en ti. 
—¿Si, hermosa mía? ¡Mejor! 
¡Porque asi, al verlo parado, 
veré que no has olvidado 
en mi ausencia nuestro amor! 



Ltcis García. 



i ' . ':' '.-.■'.'í3¿»i*. 



r'^. 






'.■■■■:\ 



fiL CASCABEL 



31)1 



IGUALDAD 




Lloró la niña; 
llegó el papá, 
reimblicano 
muy de verdad, 
. dio lina paliza 
fenomenal 
ai pobre niño 
que eclió á llorar, 
mientras el padre 
tranquilo ya 
(lijo:— ¡Que llore 
y así verán 
lo que se entiende 
por Igualdad! 



LA CONFESIÓN DE UN VIOLIN 

I §0 sé si me e.scedi y lomé algunas 
•"^~v> copas de más 

Kilo es que en vez de encontrarme en mi 
cuarto, cómodamente instalado en la cama, 
mé hallé y bastante mal por cierto, en el 
aposento que destino á trastos viejos: un 
cuartucho sin ventilación, pequeño, bajo t'e 
techj» y atestado de cosas que fueron: res- 
tos de sillas, mesas cojas, baúles, papeles 
viejos y sin importancia, cacharros.- boías 
etcétera 

Cuando pude darme cuenta del sitio en 
que me encontraba intenté salir y abando- 
nar el incómodo asiento que ocupaba, un 
sofá esqueleto sobre cuyos metálicos resor- 
tes dormí un buen rato segura, aunque in- 
cómodamente. 

Intenté marchar, repito, pero uiia voz 
cascada y poco agradable, que murmuró 
algo cerca de mí, paralizó lodos los movi- 
mientos de mis músculus y como atraído 



por fuerza irresistible permanecí inmóvil 
en mi sitio, prestando suma atención <i lo 
que decía la voz misteriosa. . . y ¡cosa rara! 
quien hablaba era un vicflin. viejo y sin 
cuerdas, recuerdo de un pobre artista- 
amigo mío, que se suicidó, por deudas, se- 
gún se dijo. Y á le que al decirle se min- 
tió 

Oigamos al violin. que se dirige en su 
conversación á un viejo florero. 

— Pues si, amigo mío: la humanidad es 
muy injusta. . . 

— ¡Cuéntamelo a mi! Figúrate (jue yo fui 
durante no sé cuanto tiempo el buzón... 

-eKh* 

— Si: el verdadero correo de mi cruel 
ama, la q-ue cada día al llenarme de flores 
metía la mano hasta lo mas profundo de 
mi ser y retiraba la carta que el dia antes 
había dejado para ella el que hoy es dueño 
de esta casa. 

¿Quieres ciear que un día. por que una 
mucama me rompió un brazo, me arrinco- 
naron aquí, sin acordarse de mis buenos y 
prolongados servicios? 

— ¡También ten2;o buena historia! 

-¿.Tú' 

— ¡Ya lo creo!.. . Mi dueño, el afamado 
violinista .\ntonez. me profesaba un cari- 
ño singular. . . y me contaba unas cosas!. . 

— Habla, habla: tengo curiosidad por sa- 
ber algo. Según oi decir, antes de que la 
rotura de mi brazo'^me echase del salon. 
Antonez se suicidó por deudas.. . 

— ¡Mentira! Antonez me asesinó v lueiio 
se mató de un pistoletazo. Acababa de 
romperse mi última cuerda cuando él ex- 
piro. ¡Pero no fué por deudas! ¡Telo juro! 

— ¿Entonces? 

—Escucha. Nadie era mas solicitado que 
Antonez. En circuios, sociedades, palacios, 
teatros, en todas partes en fln, era deseado 
y era muy celebrado mi amo y con justi- 
cia... Bien que yo hacía prodigios y ni a 
tiros consentía que se aflojase una de mis 
cuerdas. 

Si Antonez era un gran violinista no era 
un gran violin, y él sin mí no hubiera he- 
cho nada: ni yo sin él. En una palabra nos 
entendíamos perfectamenle. 

Antes de un concierto me decía: 

— ¡Vamos á ver qué tal te portas! 

Y yo me portaba maravillosamente en 
todas las ocasiones. 

El invierno de 18. . fuimos á Montevideo. 
Dimos un concierto, y luego, como siem- 
pre, Antonez fué á tocar á casa de algún 
amigo, y aun de alguna amiga. Esie:ial- 






*. . >1' - '■^ 



302 



EL CASCABEL 



GANTOEES 





De funerales 



De «romanzas» cursis 





De ópera sena 



De opereta 



'.:' . • 'i-..., i.»*;' 



<'r'mrím^ 






..*5«?íírTl-.. 



EL CASCABEL 



393 



CANTOEES 





De «milongas» 




/A <' ■ ■ ■ ' 







^O 



De canciones amorosas 



De «couplets» 



*-^ JT* _<^«<«i$^.^'» 



• >' "''■■^ ■ .Ti''" 



í "■.. '-":■ .'.' A-' ■■""-'- "7. , ■,'.- ■ -i' - ^'■- ■ ' ■r'^''- ■ 



Híí't 



EL CASCABEL 



mente cuando ibanlos ü casa de.. . no, no 
te digo el nombre: suponte que se llamase 
María. 

, Pues bien cuando Íbamos á casa de Mo- 
riii me decía: 

— ¡Ah! mi viejo amigo. .. Lúcete esta no- 
che, y sobre todo muéslrate tierno. A Ma- 
ría le gusta mucho mi ejecución, tu voz 
y... cr-eo ({ue mi presencia. ¡Animo!... 
... ayúdame: deseo que Maria me quiera! 
.. .¿entiendes? 

Y yo, que entendía perfectamente, con- 
testaba vibrando como nunca: y las ñolas 
arrancadas por el arco, agitado por la 
mano enérgica de Antonez, salían de mi, 
puras, hermosas, arrebatadoras 

La conquista de Maria era larga; á lo 
menos asi lo creo, porque durante mas de 
un mes dos ó tres veces por semana An- 
tonez me decía: 

— Hoy es la decisiva. En la Garota so- 
bre todo, hay que hacer prodigios! Y ensa- 
yábamos una. dos y mas veces. Anlonez 
({uedaba satislecho, me besaba y me repe- 
tía mil veces: 

— ¡A ti le deberé la dicha! 

Un día me tomo en sus brazos, me con- 
lemplí) y guardándome en la coja se mar- 
chó. 

Yo lo eslrañé mucho, pero callé y dor- 
mí hasta... creo íjue hasta la una' de la 
madrugada. 

A esta hora oí pasos; abri(:)áe mi encie- 
rro; Anlonez me apretó bruscamente, y yo 
dejé escapar un nota cuya vibración aún 
tengo presente: era un si natural, puro y 
franco. 

—¡Maldito seas! dijo Antonez, mirándo- 
me fijamente. ¡Maldito seas, causa de mi 
desgracia. ¿Quieres saberlo todo? Pues sa- 
be que Mana te quiere á tí: todos sus aga- 
sajos han sido para ti; todas las demostra- 
ciones de que he sido objeto, y que me 
han hecho creer en un amor inmenso, 
puro, hijo del arte encarnado en mi, era 
para ti, violin maldito .. ¡Ah!... cuanto te 
h'& echado de menos Maria!... ¿Viene us- 
ted solo me ha dicho... y ¡ha bostezado! 
... ¿entiendes? Maria no ama, no quiere, 
no agasaja á Antonez simple mortal: aga- 
saja, quiere y ama,á Antonez violinista. . , 
iLa Garota!... no la oirá más, nunca 
noás. Mira: la voy á tocar ahora, ¡por úl- 
tinia vez!!. .. 

Y en electo la tocó, furioso, ebrio, ras- 
cando sin compasión para mí, que gemía 
dulcemente y que a pesar de la sorpresa me 
porté á la altura de mis gloriosos an'.ece- 



dentes. Después de tocar la Garota me 
besó, digo mal, me mordió y levantándome 
en alto me estrelló contra la pared, y él, el 
incomparable Antonez, íie saltó la tapa de 

los sesos Mira, aun conservo gotas 

de sangre en mi caja 



Andrés Soler. 




--H0>* 



CAMBIO MISTERIOSO 

Se dice á menudo 
que son las señoras 
parleras, locuaces 
ó murmuradoras; 
que charlan de lodo 
y asi van pasando 
su vida completa 
charlando, charlando. 

Xo sé si esto es cierto; 
pero sin dispula 
así era la buena 
Doña Sísebtita. 
Mujer de atractivos 
y muy campechana. 
y muy generosa, 
y muy charlatán:). 

Desde que la aurora 
surgía en Oriente, 
Doña Sísebuta 
charlaba atrozmente. 
Deprisa y corriendo 
hablaba de viajes, 
de iglesia, teatros, 
y modas y trajes. 

Mezclaba con gracia 
al vate Fulano, 
la artista Zutnna 
y al Padre Mengano, 
y si iba á puseo 
charlando sin t.régua 
su charla seguía 
durante una legua. 

Sus padres, sencillos, 
amables y viejDS, 
á la charlatana 
le daban consejos. 
Pero esto era en balde. 



^s..\» 



^ .*; j::^js» i-?^ iMíAA*¿!-i>i 



rWí' i- '■' ■' ' ' ■ - r " 



''^:^^^^^^^mm^>W^' 



EL CASCABt£L 






3:'.r, 



POSICIONES 




Según gente autorizada 
la mujer, sin excepciór, 
ocupa la posición 
á que es mas aticionadu. 



^lí.í; A-Ji .íL. 






3t>i; 



■•:?^S?f^^^!??¿1^'':'T55^^^ x;;'- '■■■■ ■ 



El. CASCA BF.l 



|:vv 



porque la señora 
con este motivo 
charlaba una hctra. 

— ¡Detente un momento! — 
decía su madre. 
— ¡Que puedes morirte! — 
decíala el padre. 

Y oyendo estas cosas, 
saliva gastando 
Doña Sisebuta 
seguía charlando. 

Un médico sabio 
pensó cierto día 
en un especílico 
que la curaría: 
pero ella exclamaba: 
—¡No sufro tal mengua! 
i Usted se propone 
cortarme la lengua!— 

Y el médico dijo: 
—¡No tiene remedio! 

Y aquí es lo prudente 
¡Ilutarse de en medio.— 

Y así la habladora 
seguía á su modo 
tranquila y contenta 
hablando de todo. 

Doña Sisebuta. 
de Dios temerosa, 
siempre conservaba 
su fe religiosa, 
y un día temprano, 
callada y contrita 
marchó á confesarse 
con un jesuíta. 

No sé si cumpliendo 
con la penitencia, 
usó desde entonces 
de grande prudencia, 
y desde aquel día 
se estaba callada 
y siempre la boca 
tenía cerrada. 

í'ensando en tal cambio 
me hallé pensativo 
del raro silencio 
buscando el motivo. 

Y al ñn un misterio 
tan extraordinario 
vi que era resultas 
del confesonario. 

Pues el Jesuíta, 
como Hombre de mundo, 
de mucho talento, 
de genio profundo, 
la dijo: 

— Hija mía. 
¿te quieres salvar? 
¡Pues por penitencia 
condenóte á hablar! 

Y desde aquel día 
se está muy callada 
Doña Sisebuta, 
y no habla de nada. 



y á todo se calla, 
sin otra razón 
que la del espíritu 
de contradicción. 



José M' Mendoza. 




OPERA.— Sigue ensa- 
yándose constantemenle la 
tan esperada ópera de Verdi, Falstaff. 

La primera representación revestirá to- 
dos ios caracteres de una gran solemnidad. 
Durante la semana y en M(mon Les- 
cnut. FavorHta y Aidíu la compañia ha 
HJcanzado el éxito de costumbre. 



ONRUBIA.— Con buena entrada cele- 
bró su función de gracia el aplaudido é 
inteligente actor Galé, quien recibió prue- 
bas del afecto que le profesa el público. 

Siguen ensayándose las obras de que 
dimos cuenta en números anteriores. 

El Poder de la Impotencia se ha 
aguantada, con aplauso de la concurren- 
cia, varias noches. 



ZARZUELA.— Lleno como siempre. 

El Húsar., impávido en el cartel, é im- 
pávida la empresa ganando un dineral. 

Hay que ver El Monaguillo represen- 
lado de acabada manera por Gil. 



COMEDIA. — Buena adquisición ha he- 
cho la empresa al contratar á Juárez. Los 
aplausos que en la misma sala arrancó el 
popular actor en Vii'a mí niña., El Re- 
tiro y otras de su repertorio, han vuelto 
á resonar entusiastas como antes. 

Orejón, Rihuet y demás artistas de la 
compañia. comparten las palmas con Juá- 
rez y el público ha aumentado á pesar de 
la competencia que á la Comedia hace él. 



- -.i.j. 'ii^iL^ 



r..¿k^ v^'.-í-i-i-a . ^ 



■^'^^'^^''^fmW: 



■~ÍÍ7i>'í>"'V-J-Ts> 






í<:i. CASCABEÍ 






APOLO.— Ruiz, trabajando concienzu- 
damente, y presentando las obras con lo. la 
propiedad, acompañado por la Millanes. 
ha logrado que el teatro de la calle Co- 
rrientes recobre el explendor de otras tem- 
poradas. 



ALiHAM3RA. — Muy concurrido. K\ 
cartel bueno y variado. Y la compañía 
numerosa y buena, y capitaneada por Rol- 
dan, satisface plenamente al distinguido 
público que frecuenta el teatro. 



SAN MARTIN. -Hosila de la Plata. 
Frank Brown y Pepino el SS úllimamenle 
contratado, dan amenidad á los especi - 
culos, y consiguen atraer bástanle públic >. 

La empresa ha contra ¡ado diferentes cc- 
cebridades las que pronto dchatarcin. 



El público en general, y la colonia fran- 
cesa en particular, está esperando la lle- 
gada de la célebre SaraliBernhardt. la qi¡e. 
como se sabe, está contratada para una 
serie de representaciones. j 



Según vemos en los diarios españole^, 
es un hecho la contrata del eminente pri- 
mer actur D. Antonio Vico, quien, con l.i 
compañía del Teatro Español de Madr ', 
se embarcará para Buenos Aires á media- 
dos dfrJulio. 

Es una buena noticia que recibirán con 
agrado los que quieran conocer el mejor 
repertorio español, y al que ocupa el pri- 
mer puesto entre los actores españoles. 




Según vemos en un telegrama de la 
agencia Galveslon, á propósito del nau- 
fragio del vapor Mctoria de la real ma- 
rina inglesa, el hecho produjo verdadera 
consternación en Inglaterra. 

Es muy natural. 

Lo raro hubiera sido una falsa conster- 
nación. 

Digo, me parece á mi. 



Nuestro estimado y constante colabora- 
dor, el fecundo novelista Manuel Baha- 
monde, nos ha remitido un ejemplar de la 
última obra que ha publicado. 

Se titula líDrruscas é interesa viva- 
mente la atención del lector, y si no deci- 
mos más es por ser el autor quien es: una 
de casa. 



Un colega,' ocupándose de algo irrave 
<[ue ha ocurri.lí en el Banco Hipotecario 
Provincial, dice cjue tenemos un (ji'an 
Panamá en puertas. 

¡(Jiié gusto! 

¡No tener nada que envidiar á les fran- 
ceses!... 



ñ 



En jiuestra líedaccion se ha recihiJv) un 
folleto titulado Los Dientes. Como cui- 
darlos i) salearlos. 

¡Bueno! 

Se lo recomendamos á los que andan mal 
con su dentadura. 

Es decir: n bofetadas con el i>rojiuio. 



ondmcia 




Llalla.— Para cantar ^dgo á la «Patria» es 
preciso cantar hien... Y V. desafina bastante. 

R. L. — Bueno; como V. quiera. Pero lo <|U<' 
usted manda es muy malo. 

Lagarto — La firma con j)íO/ios es muy bo- 
nita, ¡r.ástima que no pueda decir lo mismo 
de los versos! 

AfifioniKlo. — Es Y. e! más gracioso de lo.'^ 
aficionados. Porque decir, como V. dice: 
me propo'/iíio templar la lira, 
porque me inspiran tas iniísas, 
!i resulla que me voy al leal; o 
(i tocar en la orquesta el trombón 
es el colmo de la pracia sin tran:pa. 

Peterheque.—y.o me acaba de gu.st.ir. 

H. 5'.— Su retrato se parece mucho áotro.=, 
aumnie es inferior á ellos. 

Comedido. — (íracias por \^ ptrpa. Xo me 
resulta. 

Dr. Miraf,el.—Em\úe7.o á leer y me en- 
cuentro can un «Ola señorita» <jue me liace 
abandonar la lecti.ra. 

M a h' A na. —Lo e;. en efecto; y grande. 



^ 



398 



/Ky'^-Í^MP'í^-J'-h EL CASCABEL 



"i" ' 









.d>a¡<5>.- 



FIJARSE EN LOS PRECIOS 



Comunicamos á nuestors favorecedores que de hoy en 
adelante venderemos en nuestro Centro de Suscripción y 
en los teatros, kicskos, librerías, etc.. los siguientes se- 
manarios: 



Blanco y Negro, de Madrid 

Madrid Cómico, > 

Las Dominicales, » 

La Lidia, » 

Don Quijote, » 

El Motin, ^ 

La Caricatura, » 

El Toreo, 

El Cencerro, » 

La Velada, 

La Saeta, 

La Semana Cómica, 

Barcelona Cómica, 

Pluma y Lápiz, 

La Esquella de la Torratxa, 

La Campana de Gracia, 

La Tomasa, 

La Tramontana, 



á $ 



de Barcelona. 



0,15 
0,10 
0,10 
0,15 
0,10 
0,10 
0,15 
0,05 
0,05 
0,10 
0,10 
0,10 
0,10 
0,20 
0,10 
0,05 
0,10 
0,05 



Continuamente se encontrarán los ültimos números recibidos en la 
cigarrería Tú y Yo, Rivadavia y Florida; librería Bonmatí, calle Vic- 
íoria 844; kioskos plazas Lorea y Laya lie, Tendedor Antonio Miró. 



CENTRO DE SUSGRIPuIÓN 



DE 



.MI 



^, aoiiía "T e 






:^ 164 -CALLE CHIi.E-S164 



3aÉ¿¿af?^S:i¿i^ 



-¿....•..«t-í.^,-* .¿^^.i*. 



.S2 . í*. . .J' . f^^^i-S-fÍM-.-ív»,* 



^■«..^..-j -. *A?-. ^>^ .. ., . 



A .......... 



EL CASCABEL 






3'.),') 



SUCURSAL 

BANCO DE MDELL 

CALLE MORENO 

ESQUINA BUEN ORDEN 

CASA MATRIZ FUNDADA EN SABADELL 

(ESPAÑA) EN 1881 

CAPITAL; 10.000.000 DE PESETAS 



Exportación de frutos del pais.-IinportacioD 
de productos españoles en general. 

Sedan giros á la vista sobre todas las capi- 
tales de España con beneticio para el toma- 
dor. Se dan giros sobre los pueblos, también 
con beneficio 

lloras de dei^pacho. Los días hábiles de 
10 a. m. á 4 p. m. Los dias (estivos de 9 a. m 
á 11 m. 

REMEDIO PARA LA TOS 

SENE GUIÑA 

Depósito general por rrayor y menor: Far- 
macia Franco Inglesa de Adolfo Neyer, Cuyo 
581, entre Florida y San Hartin y en todas las 
farmacias y droguerías de Buenos Airea, pro- 
vincias y pueblos de la República Argentina y 
Uruguay. 

Precio 1 .íiO 

Higiene de la boca 

Si se desea tener una hermosa j brillante 
dentadura, úsense, después de comer, los pol- 
vos dentífricos y jabonosos de i.^yamceU. 

Son de un agradable sabor, y compuestos 
exclusivamente de ingredientes (especiales pa- 
ra embellecer y conservar el esmalte de los 
dientes. 

.<^E VENDEN 

droguería f FARMACIA INGLESA 

DE 

E. E. CRAXAVELL 

647-CALLE VÍCTOR tA-647 
Entre Peni y Cliucaburo 



TIENDA DE BORDADOS 

de la Galle Buen Orden 546 

SE MUDÓ 

A LA CALLE DE LIMA, N 567 

ENTRE VENEZUELA Y MÉJICO 

LA HISPANO-ARGENTiNA 

COMPAÑÍA NACIONAL DE SEGUROS 

CAIMPAL SOCL-VL $ 2.000.000 M N 

Autorizada por Dec?'eto de 27 de Agosto 

de 1889. 

Inscripta en el Registro Publico 

de Co7nercio 



SeRuros de fletes, eft^ctos. granancias esperadas, 

comisiones. m«frcaderias. etc. 

Se asegura 

edíQcios, establecimientos industriales 

y del comercio, 

comprendiendo las explosiones 

de gas, rayo, desaloio inevitable, etc., efe. 



DIRECCIÓN GENERAL: 

' 845 — Victoria -845 

BUENOS AIRES 
Cooperativa Teief. 899 Casilla Correo. 1634 

ii MODAS!! 

I SEGUIDO SEMESTRE OE 1893 

i 

Sé reciben suscriciones -é La Es- 

' tac i 6} i. Moda Elegante Ihfstrrrda, 

Sais''}i. Salón, üp la Muda, (>t(\. etc. 

¡PRECIOS SIN COMPETENCIA! 

i librería "la VICTORIA" 

I>K 

ALBERTO ROS 

enlrp A/s'nn >/ Mon-uu 



GRAN TIENDA 




Victoria, esq. Perú BURNICHON & C Victoria, esq. Perú 
EXPOSICIÓN GENERAL 

DE TODAS LAS KO^'EDADES RECIBIBAS PARA LA ESIACIÓN DE INVIERNO 

ENSANCHES CONSIDERABLES 



f.-*fi'a Vi!tte-¿ÍJo»!a£iMSCi¿ 



"-*_ 



¥)^ 



V 'í! 






.:í-- sís 




CASA 



DE 



REMATES 



1 68 - bolívar - 1 68 



W-tó)j Qf-'nA—' 



F. P. BOLLINI & CA 

168 - bolívar - 160 

SUCURSAL EN LA PLATA: CALLE 6 núm. 574 

Socios: Francisco P. Bollini, Alberto Casares, 
Jorge N. Williams 

Martiliero habilitado: ARTURO SCHUTT 



Casa de Remates y Consignaciones 



1 
j 



C J.S A 



DE 




n 

b 



NACIONES 



1 68 - bolívar - 1 68 



t ^rt,^ '(^.,A,w> 




iixi. Véijico 832— SeeciÁii de Obns de R. tt\g 



:^^^^L¿iiff^^'y^--.\-^'iéi'S.k'-Á'\:. 



' ' ' . T ' JW II* "-." " " " ' ' ■.' ' -"" ' MW " ' * M ? """. ' V '" " li' ""i- ' -viHm i i i I " I ' . 'iii'ii y.UJ * !;;;.™ m Sr, 



ÍIL CASCISM 




ano u* Ba«Bo6 Aires, Jauo 6 ae 1897 ^ Hnm. 79 




La correspondencia á nombre del Director 



Wawion y ÁdmiDistracion: ALSINA 939 (altos) 

HORAS DE OFICINA DE 2 Á 5 P. M. 

Precio en la ciudad. . . | 0.10 el número 
Número atrasado.... «0.15 id 



SEMANARIO FESTIVO ILUSTRADO 



Director: ENRIQUE COLL 



ACTORES CÓMICOS 



JOSÉ SJLLJL JULIEÍC 




Fotograbados de Emilia A. Coll y C- 



Es este actor que aquí ven 
el Sr. Sala Julien. 



:■- *% 



B«rf- 



402 



EL CASCABEL 



't: 




-9- C f<r- 



I \ O somos profetas, y por lo tanto 
« * G no podemos asegurar que, cuando 
El Cascabel aparezca, Sáenz Peña será 
Presidente . 

Lo que si podemos afirmar rotundamen- 
te es que á estas horas ya se han agotado 
los ministros, y que la situación se hace 
insufrible, si hemos de creer lo que se dice 
porahi. El público dice al Presidente: <i¡ re- 
nuncia!» 

Y el Presidente se echa á llorar, y á 
estas horas ha mojado dos ó tres docenas 
de pañuelos finos, y tiene los ojos como 
dos tomates maduros. 

Los partidarios del primer magistrado 
andan contritos, el país se impacienta; 
pero la desrada solución no llega. 

El Presidente pide plazos para reflexio- 
nar, se encierra en su alcoba... y llora 
amargamente. 

Cuando snle del dormitorio, dice que se 
«icuentra mejor, pide un caldo y reza el 
rosario. 

Después empieza á buscar elementos» 
ofrece ministerios y... tropieza con caba- 
llerns que le dicen: 

—¿Ministerio?... ¡No lo acepto! 

Lo cual es un acto de soberbia, según 
opinión de una señora casada con un em- 
pleado de aduanas, la que siempre dice á 
su esposo: 

— ¡Muévete, hombre! 

— Pero, m'ujer, ¿qué quieres que haga? 
— Que te dejes ver, que hables y quu di- 
gas que eres capaz de ser ministro. 

— Ya lo creo que soy capaz' 

— Pues anda, diselo al President'^ y ve- 
.rás cómo te acepta. Exp(jnle un ¡.Jan de 
«ccnomías. . 

— ¡Economías!... Si yo quisiera s^ür Je 



ellas. Hace ocho días que no funio y que 
estamos entregados al puchero pelado. 
como medida económica . . . 

— ¿Y qué importa? En casa has de ser 
otro hombre que en público. Vé al Presi- 
dente y dile: ¿Busca S E. ministros? Pues 
aquí estoy yo y el pais se salva. 

Y, en efecto: si té nombra, se salvará 
y nosotros saldremos de la monotonía del 
puchero y tú podrás fumar cigarros de la 
«Vuelta de abajo.» 

— O de arriba. 

— Es igual. 

Pero hay hombres cortos por naturaleza 

sin duda pira contrarrestar á los Pelle- 

grinis) y el empleado de aduanas, que es 

uno de tantos, se queda en su puesto, y el 

pais no se salva. 

— Aqui lo que hace falta — dice un señor 
nervioso, dirigiéndose á la señora y á ios 
niños — es un gobierno de fuerza. 

— No te exaltes. Canuto, — !e dice la ca- 
riñosa mujer.— Mira que has abusado del 
repollo y después el flato no te dejará dor- 
mir... 

— Y... ¿quién piensa en dormir ahora? 

— ¿Quién ha de pensar? Yo. y los niños. 
— ¡Tú y los niños!... Es decir, el pais, 

la masa qne no se preocupa de nada y por 
nada... ¡Ah! ¡Con un gobierno de fuerza!... 
Ahora os diria yo: ;No se duerme! Y no 
dormiríais. 

— Y nosotros te diríamos que eras un 
bruto y un tirano. 

— ¡Tirano! Esta es la palabra; es lo que 
necesita el país. Venga un tirano y yo 
seré su sicario. 

— Y dime; ¿te pagarán algo por serlo? 

— ¿Qué me importa e! lucro personal?... 
¡La Patria ante todo! ¿El dinero?... ¡Mul- 
dito sea' 

— Amén. Pero como mañana v ^ndrá el 
casero... 

— ¡El casero! Y ¿quién es el casero? 

— El dueño de esta ctisa, el que cobra el 
alquiler. 

— Un acaparador miserable que no se 
preocupa de las cuestiones que intei e>an 
al pais. 

— Pero se ocupa de sus asuntos y es 
muy bruto. El otro dia, sin ir más lejos, 
lue dijo que si no le pagábamos lo '\ue le 
d iieniüs, nos ernbarirai i;i. . . 



/ 



CL CASCABEL 



403 



— ¡Que se atreva! 

— ¡Claro que se atreverá! 

— Pues verá quién soy yo. En mi casa 
mando, y ya que es menester dar pruebas 
de energía, las daré, y muy cumplidas. 
Por de pronto, no abras 'a puerta cuando 
llamen. Si preguntan por mi, dirás que no 
estoy en casa. Ya verás cómo yo tengo la 
fuerza y energía de que carecen nuestros 
gobernantes. 

— Bueno, pero mientras tanto, con la 
dichosa política, no te ocupas de nada 
útil. Te limitas á murmurar y á charlar 
pero no haces nada. . . 

— Pronto haré. . . 
-¿Qué? 

— Una barbaridad, si no callas. ¡\h! 
Dios nos dé un tirano. 

— Si; que necesite sicarios, comij líi, y 
que pague bien sobre todo. 

Ello es que apesar de las opiniotíes del 
pais y de los que pretenden dirigirlo va- 
mos de mal en peor y vivimos azorados 
sin saber quien regirá nuestros destinos 
dentro de ocho horas. 

Los nombres de los ministros que lian 
pasado por la casa de gobierno, ni se pue- 
den recordar. 

A lo mejor, mientras paseamos por una, 
calle cóntrica nos dice un amigo: 

— ¿Ves aquel señor que pasa por mIÜ/ 
Pues ayer era ministro. 

—¿Y hoy? 

— Hoy no hace nada, aun qu6 según 
creo trata de montar una casa de remate^, 
ó una fábrica de calzoncillos. 

— ¿Que me cuentas? 

A lus pocos minutos tropezamos c<'M 
Fulanez, un caballero que nos debe címco 
pesos. 

— ¿Como te vá clié? le decimos famüiar- 
mente. 

— Bien y usted? 

— Hombre, pasando... Y á 
antes de que pase mas tienpo 
arreglamos aquella cuenta? 



/.cuando 



— Cuando V. guste. Pase 



tioi- 



minis- 



lerjo. 

-¿Eh? 

— Ahora soy ministro. 

Al dia siguiente acudimo-^ lir.^siirosoí; 
-al ministerio y el portero nos fleticiie. 



—¿A quien busca V? > 

— Al ministro, á Fulanez. 

—¿Fulanez?... ¡Ahí si; pero htjy yt nr 
es ministro. Hoy ocupa su lugar Zutanez. 

¡Adiós mi plata! 

Y adiós la del pais, si de una vez no 
nos dejamos de Fulanez y Zutanez, y x\o 
nombramos ministros que re:~pondan á al- 
gún partido, ó que tengan las «inipatia= 
de la opinión 

¡Canél digo ¡Zambomba! ahor.i veo qu í 
me he metido en terreno vedado. 

Pero, deque ha de habls- uno en estos 
momentos? 



UN DESEO SATISFECHO 

De torpedos fabricante 
era Felipe Dalmar. 
y se ocupaba anhelant»^ 
buscando en labor constante 
los medios para volar. 

A do el águila se 'in'da 
quiero remonlar mi cuelo. 
(decía) y es de ¡ni cida 
una pasión desmedida 
rolar de la tierra al i- i cío'. 

Su deseo fué cumplido. 
pues ayer, junto á Dalmar. 
. \\\\ torpedo, por descuido 
reventi'i y lo hizo roltir. 

Carlos AUierlo 'leZarii-ia. 



CARIÑOS 




— ¿^fe quieres mudio-? 
—Mucho te quiero.' 
-¿Sí. vida mia? 
Pues dame un dedo. 
— Yo no me opongo 
ron tal, mi vida, 
que en él me pongas 
un;i sortiia. 



««v ■*. ^ í> .7 '• ii, ' 



A^}'^ 






EL CASCABEL 






EL DOCTOR NOVEL 



— <:Miehí:'a5 lie estndo fuera 
han prei-iiiuado por mif 
— N'i í'^f.oi'... es decir, si... 
— Ha'j ;■, c'iuién-? 

— La iavander;";. 
— ¡l-'eJr j:... ¡.M'es un anima!! 
— Ks que nadie más. señor. 
preiruniLi por el do^nor. 
si yo no recuerdo mal. 
—Bueno, vete y está alerta 
por si viene ali.:ún cliente. 
• •ye... y iiuipi.i nuevamente 
las placas .(ue hay en la puerta. 
— Señi^^r... 

—Haz lo que te ordeno. 
—Pero '^s que ya las limpié 
hoy ir-s vetees. 

— lüen ¿y rjU'_^? 
;las limpias lie iiuirvol 

— P.ueno. 
— Un abOiíado que empieza 
debe ser muy asead'^. 
E- deber del a^o^radu 
ha' er todo con ümpieza. 



—Pero iqué cosa mas i'aral 
me anuncio diariamente, 
y ii:iada.' v.o hallo un cliente 
por un ojM d'' la cara. 
Hace un mes me doi'tor-^. 
y estoy ansiando (pie venga 
un pleito. En cuanto le tenga 
¡•^s clar^y me luciié. 
Ya rae riguro que estoy 
delante del tribuna!, 
muy correcto y muy ivu-mal: 
¡es'j si! ¡i'ormal lo soy! 
Agotar.- mi oratoria. 
¡verán qu- razonamientos! 
l-'uudaré mis argumentos 
en la Ciencia y en la Historia 
La gente se admirará 
cuando yo exclame: iq.\h señores!. .» 
porque todos los doctores 
emplean siempre ese /"/'.' 

Y me mostrare elocuente. ■ 
y venceré á mi contrari':»... 
Ya solo me es necesario 

-tropezar con un cliente. 

Y ya hace un mes que lo esperri. 
y tengo (derto temor 

de no hallarlo... y lo peor 
es que se acaba el dinero. 
.Porque como yo encontrase 
un buen pleito...! 



— Señor. 

-¿Eh? 
—Ahí pregunta por usté 
un joven. 

— Dile (|ue pase. 

ni 

—(-Le molesto:' 

— Xo señor. 
—Pues yo vengo... 

— Ya adivino... 
Siéntese (¡qué hombre mas fino!) 
— (¡<,>ué amable es este doctor!) 
— ¿.\ qué debo el ser honrado 
con su visitaf 

—El caso es... 
—(Alguna consulta . 

— Pues 
le; que ust.' es abogado 
y venía... 

— Ya comprendo, 
usted hoy recurre á mí... 
—Permítame usted y asi 
nos iremos entendiendo. 
Hoy me hallo puesto en un brete 
por mis tías maldecidas, 
que usted sabe que hay partidas... 
—/Parí /das.'' ¡claro! ¡las siele.' 
—Pues mis tias doña -luana 
y dona Paz me han dolilado. 
— ,-.<jué dice usted"? 

—¡Me han jugadO' 
una par I ida serrana! 
Yo (jue esperaba qtie Dios 
quisiese al cielo llevarla?, 
pues confiaba heredarlas, 
¡y se han casado las d<'s! 
—¿Y usted piensa protestar-? 
¡Bien hecho! ¡Protestaremos! 
Confie usté en mi y luchemos 
con ánimo hasta triunfar. 
Por las vías más directas 
ganar el pleito confio, 
¡de algo sirven, señor mío, 
el Código y las Pandectas! 
—Pero... 

— ¡Animo! 

—Usté está errado. 
— ¿.I)e5Confía usted, señor? 
— Pero, querido doctor 
si también soy abogado. 
—¿Cómo-? 

—Y su anuncio leí, 
y C'jmo apurado estaba, 
¡vine por si le sobraba 
algún pleito para mi!... 

Lkís García, 






•■-■■■ !.■■ " . ■* - ' 
EL CASCABEL 






■;,¡,-j. ,.ltf-^-^:^Z*:íi\iS'^i.--y-^ 






405 



ESCENAS DEL HOGAR 




—Vé con tiento. Isabel raía. 
—¡Hombre! Xo tengas cuidado 
— Es que ya estoy escamad^, 
recordando el otro dia. 
— ¡'>ué aprensivo! 



— Xm ¡sabei: 
que con poca precauci'iii 
cosiste, á mas del bo'':':. 
la camiseta ¡y mi piel' 



LA VENTANA 




"X UF.NO— dijo uno de los oyentes.— estamos divagando b_'iilamenle. S(> 
dice... se susurra... pero no se sabe nada. Tollos: ionios hílaos referi- 
do algo respL'Ctu .-i nuestros amores: ca<la uno de nosiitr^:'- iii narrada 
sus conquistas. C'r.n el mayor lujo posible de detalles, y ciiand'j !e loca 
hablar ;i ti. cuando deseamos que nos maravilles con urui de esa.- 
aventuras que se te afribuyen. callas, sonríes y no eres ¡Vaneo con 
nijsotros. 

— Es ([ue hay cosas... 

—Que se deben callar, ¿eir' ■ 

—En efecto... 

—Pues nosotros nada hemos calladu. pL.r nijsotros sabes quién es la mujer «bd co- 
ronel; sabes como ocurrió aquello... con la del bolsista... 

— ;BaslaI Hablaré, ya que es preciso. Xos hemos reunido con e! uriío.' lin de Cijníar 
aventuras amorosas ,;ni'i? 

—Ciertamente. 

—Todos habéis referido vuestras coni¡uistas, vuestras hazañas... 

— En efecto. 

—También os referiré una que me atañe, y que es extraordinaria... 

— üMaííniñco!! 






406 



EL CASCABEL 



— Se Ulula, ó, mejor dicho, se podría narraren forma de cuento realista y titiil.iria 
La ventana. 
—¿La ventana? 

— Si; una ventana es la causa de... 
— ¡Empieza de una vez! 

—Empiezo: -- 

Mil veces os he dicho que la mujer de D. Robustiano de Alar, la encantadora Luisa, 
me tiene loco. .. 

— ¡Y lo hemos creído! 

—¿Me dejais seguir?.. . Repilo: os he dicho que me ha vuelto loco, pero no os he di- 
cho que al fin he logrado de ella una confesión que me ha hecho feliz, y que á estas 
horas es causa de mil sinsabores y tribulaciones. 

Como no pretendo abusar de vuestra atención, descorreré de una vez el velo y os diré 
que Luisa me ama sinceramente. 

Lo suponía, pero lo supe finalment* porque ella misma me lo dijo 

¡Ah!. . ¡¡Qué escena!!... Pero creo haberos dicho, aunque supongo que lo sabréis tan 
bien como yo, que D. Robustiano es un arquitecto de punta. 

—Vaya si es de punta: y de ¡yuntas también... 

—No permito que se le maltrate: es un gran arquitecto, como todo el mundo lo sabe, 
pero un arquitecto que no supo construir su hogar; el hogar marital... Bastante sabe- 
mos todos que él es un monstruo de fealdad y que Luisa es un prodigio de... 

— ¿Arquitectura gótica?... ¿Morisca? 

— Vn prodigio de hermosura, simplemente. 

— Lo que no es pijco. por cierto. 
—¿Me dejais hablar^ 

—Habla, hombre, habla cuanto quieras. No deseamos otra cosa. 

— Pues sigo. Dada la amistad que me une á D. Robustiano y á Luisa, nada tiene de 
particular que yo frecuente la casa, sepa las costumbres de los habitantes, y, en conse- 
cuencia, sepa que á tal ó cual hora Luisa está sola... y Robustiano (ya le apeo el trata- 
miento) muy ocupado, fuera de casa, por supuesto. 

Aprovechando esas... ocupaciones, tuve ocasión de hablar varias veces con Luisa. 

Y, ahora empieza á jugar un papel Importante la ventana, la dichosa ventana de la 
salita... ¡Maldita ventana! Desde ella se podía admirar un panorama magnifico: luz. mu- 
cha luz, mucho horizonte, muchos árboles, prados. . ¡la mar! ¡Qué bien estaba Luisa al 
lado de la ventana! 

Bañada en luz. brillaba su hermosa cabellera rubia y desprendía reflejos deslumbran- 
tes; su cutis suave se coloreaba de un modo... ¡que me río yo de los pintores... y de las 
mujeres que se pintan!... ¡Oh! ¡La naturaleza!... 

La mía adquiría nuevo vigor, y una vez que estaba yo al lado de Luisa, y ésta próxi- 
ma á la ventana, me sentía con alientos para emprender hazañas maravillosas: la con- 
(|uisla de la apetecible rubia, por ejemplo. 

Y la emprendí: con tal calor y tan buena suerte, que, Luisa, por fin, cedió y me de- 
mostró que mis sospechas eran fundadas... 



¡Qué momento! 



«Cierra la ventana» me dijo: y al producirse la oscuridad en la salita. mi vida se ilu- 
minó con el m;is estrecho de los abrazos... 

Guando abrí nuevamente la ventana: cuando los rayos del sol iluminaron la estancia 
y se reflejaron en el rostro de Luisa, comprendí que á veces se vé sin necesidad de luz, 
y comprendí la impresión que en mí producen los sueños, en especial los de amor. , 

Desde aquel día Luisa y yo profesábamos cariño inmenso á la ventana. Cuando al 
cerrarla nos privábamos del eterno idilio que la naturaleza nos ofrecía, con el susurrar 
del arroyo, el gorjear de los pájaros y el balanceo de los árboles, agitados suavemente 
por la brisa, para ensimismarnos en otro idilio que creíamos iba á ser eterno también 
tjundeciamos la dichosa ventana... tanto como abora renegamoe deella. 

—¿Renegáis de ella? ¿Porqué? 

— Pues por que D. Robustiano. que está engolfadc» en unos planos, y que necesita muy 
buena luz para trazar líneas y circunferencias, se ha instalado al lado de la ventana, y 
allí se pasa la vida tirando lineas de todos tamaños y formas... 



(c 



< V 



« ' 



'»■ _;«vs.~*.«st! 



EL CASCABEL 



407 



— Bien: pero la casa tendrá otras ventanas. .. 

—Si: pero... ¡maldita arquitectura y maldita ventana! Las otras que hay en la casa 
aún hay que sublimizarlas con un idilio. 

Y D. Robustiano, con eso del plano, está todo el dia en casa... 

Andrés Soler. 



íES UN ARTISTA! 



Pues lo afirmo ¡si señor! 
y permita V. que insista: 

V es todo un artista, 
un .-irtista y un autor. 
¿Qué V. no puede creer 
en Jo que sentar intento? 
¿Que V. con ese talento, 
apenas sabe leer? 

Pues sostengo lo afirmado 
y en demostrárselo lio. 
V. es hoy, señor mió 
un artista consumado. 
¿Quién cómo V. en el mundo 
consigue aplausos de sobra? 
¿Y quién á Vd. en su obra 
igualará en lo fecundo? 
Usted inconscientemente 
llegó al sumum en el arte. • 
Usté aquí y en cualquier parte 
es un artista eminente. 
A toda enseñanza extraño 
¡oh productor sin segundo! 
hace V. venir al mundo 
una hija cada año; 
un modelo de belleza 
un modelo de hermosura 
una perfecta criatura 
de los pies á la cabeza. 

Y así tiene á manos llenas 
encantos y perfecciones: 

y las Dianas á montones, 

y las Venus por docenas. 

¿Qtié poeta ó qu^ pintor. 

á quién genio el mundo llama. 

puede robarle la fama 

bien conquistada de autor? 

¿Quién puede haber que resista 



su monstruosa competencia? 

¿ni quién posee su ciencia? 

¿ni quién como usté, es artista? 

Déjeme pues, proclamar 

y permítame aplaudir, 

al que no sabe escribir. 

pero que se hace ad:nirar. 

Déjeme V. que admirado 

ante sus obras grandiosas. 

ante sus hijas preciosas. 

quede absorto y extasiado. 

Permítame usté un momento 

que enmudezca y que me asombre 

y explique V. por Dios, hombre 

cual es su priDcedimiento. 

¡Oh genio! que el mundo llenas 
de obras sublimes de arte 
tú no debes apurarle 
por encentrar un Mecenas, 
pues el hombre más cerril. 
al vei'las suspiraría. 
y poseerlas querría 
ante el Registro (;ivil. 
Deja pues genio fecundo, 
autor, que leer no sabe. 
que tus productos alabe. 
como los alaba el mundo. 
...Pero ¿qué? ¿callas ahora? 
¿Dices que no te interesas? 
¡Cielos! ¿.\firraas iiue esas 
son cosas de tu señora? 
¿Y ijue deje de alabarte? 
Ya te complazco; eso es. 
que conste que en ello, pues, 
no tienes arle-., ni parte. 

.s'. Garrido. 




^^pp^^^pR^^^^ *r¡''^''^ -"^ '' ^^^^^í^^W^W^ 1 



EL CASCABEL 



LA MUELA PICADA 





—Siéntese V. v veremos. 



-Le prevengo que soy muy nervioso. 





— ,Ay: ¡¡no tirt; V. tanioü 



— ¡Suelte V, o ¡H maioi 





-¡¡uli!I 



-üAh! 



lá^Lsú^b »Í¿ 




-■^w^mE' 



.jífjsE^f ":^r-' -' ■-;- --^^í^^^*'- fT ,^f ??.^^-^ 







'í'"-^- '<• -■r.--^_,.-r.íí;.;-._/.-'-j'v^ 








KL CASCABEL 





409 



OJOS 











\ 



-^^^^yí 




£Wn;%PM 



C"''7^ 



■^ 



a: ! Xí^ 



x; 



sieMe'^F? -rJÍf "'''•""''' 'f galio.-Por el ojo de la llave-Ojos ,ne no ven. corazón rjue no 
feíeine.— Li ojo del amo engorda al caballo. j ^ "o 



-'■'■f\ :' '-■■ 






■'^■^'■^'^mmM^?¿:^>í-eW 









410 



EL CASCABEL 



PESADILLA 
\ 

J^ ^ o sé si debido ai tiempo ó a otras 
r^-{y causas, ello es que noches pasadas 
me encontraba sumamente nervioso: no 
hallándome bien en parte alguna, me fui ó 
mi casa (donde vivo, la casa no es mia) y 
tratando de dormirme lo más pronto posi- 
ble, eché mano de... una Memoria Muni- 
cipal: el efecto no se hizo esperar: me 
dormí, pero estaba de Dios que mi estado 
nervioso no me dejara en paz! Soñé toda 
la noche: una pesadilla tras otra. A veces 
le pagaba... digo le pegaba á mi patrona: 
otras leía en los periódicos que había sido 
nombrado ministro, y que al día siguiente 
recibía una atenta esquelila suplicándome 
que «aceptara el fardo» pero supongo ha- 
bían querido decir «el cargo». ¡Pues no he 
de aceptar! ¡Pues po<{uitas ganas tenia de 
un puestecilo asi. Después cambiaba la 
decoración, y me convertía en una moneda 
de oro con alas y me remontaba hasta la 
patria de San Pedro, que se negaba á reci- 
birme, diciéndome; "Id en mal hora, aqui 
no queremos eso: llevadlo á . la Bolsa». A 
lo que yo contesté: «¡Si de allí me man- 
dan!» Luego fui redactor en jefe de un 
diario oposicionista y ponía al gobierno... 
como paga de maestro de escuela. Mi plu- 
ma era atroz. ¡Jesús, cuá