(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Books about Maghreb and Andalus"



* 



» 



!•'■ 










- 




- 












t^- 



" - 



* 



m 

' - ■ • 



* 



. - - ' .'- 






r 






! 















CAPITULO VII. 



. 






. ■ 









©tros c&xmihahz m d rmttto it k 3UIjambr<u 













• 










El reclnto de la fortaleza de la Alhambra conve- 
ne , ademas de los monnmentos anteriormente des- 
critos , otros que causari muy agradable irnpresion 
a toda clase de personas f mayormente al forastero 
que los adrnira por la vez primera 






Saliendo del palacio arabe y subiendo una peque- 
na rampa empedrada que hay al poniente de la 
puerta del Vino, se entra por otra bastante sencilla, 
en frente de la cual hay un porton de madera que 
da entrad* a los Adarves. Los arabes llamaron asial 
circuito de reparo 6 defensa con que rodeaban a sus 
fortalezas , y qiie era un sdlido muro avanzado. 

. Los^ Adarves estan hermoscados hoy con un gra-' 
cioso jardin , en el cual hay machos cuadros de So- 
res, tin gracioso templete, varlas fuentes y una se- 
rie de naranjos y limoneros , que embalsaruan la 
atmdsfera con su azahar , y cubren las paredes con 
tfb verdura. Subiendo la escalinata que da paso a] 
jardin , se ve una taza de marmol bianco con una 
vara de diametro , en cuyo centro tiene el tubo de 
un saltador. A la derecha esta una bermosa fuente 






■ 









' 



- 









■* 












. 



1 












167 






adornada con relieves que representan genios mari- 
nos recostados sobre tritones, y empunando un tri- 
dente y una pala. En la cornisa esta colocado sobre 
un pedestal el bus to de Paris, en maraiol de Carra- 
ra.; La interesante fisonomfa del juez de la bermo- 
sura bace conjeturar que es obra de algano de los 
diestros artistas que trabajaron en el palacio de Car- 
. los V, aunque algunos ban.creido que es una esta- 

tua romana. Continuando por el iardin adelanle* 
se lle'ga a un templete de jasmines y resales y otros 
arbustos : en el hay. varios asientos y otra fuente 
con salfcador ; casi al fin se ve otra fuente adornada 
con cuatro column as de drden toscano que sostie- 
nen a una graciosa cornisa , y por ultimo se llega a 
una explanada, que revuelve a mano izquierda, 
desde donde la vista se encanta con un paisaje ma. 
, ravilloso* La vega en toda'su extension por una 
parte; a los pies, las apinadas casas de la eiudad; 
en otro paraje , las gigantescas moles de la sierra 
.Nevada; con inmediacion , las almenas de la Al- 
- hambra y sus espesos y sombrios bosques , y por 
do quiera la multitud de jardines que matizan el 

suelo granadino ; todo presenta uno de aquellos 
amemsimos cuadros que embelesan el alma, y le 
mantienen en dulce extasis. 



. 






■ 



■ 









Estos Adarves ergn , corno lo son hoy, una parte 
de la fortaleza arabe : en ellos se encontraron unos 
jarrones de rica porcelana rellenos de orp , escon- 
didos probablemente en tiempo de la conquista; 
el marques de Mondejar , en cuyo tiempo se hizo el 
hallazgo, invirtid mucha parte del tesoro en for~ 

mar el jardin y en adornarle con las fuentes que 



i 



- 





















■ 






- 



•v - 



— loft — 

en el se ven actualmente. La 'longitud del huerto 
es de cien pasos ; la latitud de catorce. Las torres 
qae hay al final, no contienen cosa notable; for- 
nian. parte del recinto de la alcazaba d segunda for- 
taleza incluida en la Aliiambra , que despues expli- 

caremos. • ^ • 

■ 

• Saliendo del jardin de los Adarves por la. misma 
puerta de la entrada, se prolonga a la izquierda 
una especie de callejon formado'por las dos enor- 
mes tones la Quebrada y del Honienaje , por el pa- 
no de muralla que enlaza a estas dos, y por elpre- 
til del muro que hace frente al palacio de Carlos V. 
Su extension es de cien pasos. Observese que vlene 
a ser una obra continuada, que forma angulo con - 
, los Adarves, y que, como estos , es un antemuro 
que circunda a la parte mas elevada y fortalecida 
de la Alhanibra. Al final del callejon hay un cubo 
o torreon circular, cuyas vistas son diversas de las 
que afre'cen Jos Adarves ; pero no menos gratas y 
sorprendentes. Los cimientos de e'ste ban flaqueado 
por la fragilidad del terreno , que ha ido desmoro- 
nandose con el curso del rio Darro, formando un 
tajo 6 cortadura, que hace temer la ruina de la 
parte inmediata de la fortaleza. Desde el cubo ar» 
ranca una seuda que conduce ti otros. edificios 11a- 



mados la Armaria , j que estan destinados hoy pa- 
ra cuartel de los coafinados que trabajaa en las 

obras de la Alhambra y para haMtacion de depen- 
dientes. 

En una de las esquinas de la torre del Homena- 
je, por la parte que hace frente al callejon, esta 
sirviendo de pilarote un pedestal de siete cuartas 



* 



■ 












*■ 









s 






-■169- 
de alto y tres y media de ancko , en la cual se lee 
esta inscripcion romaaa : 

'*■' • . CORtfELlJE L. F. ; ^ '. 

... ' -. • 

_ _ * -_ 










VXORI IKDVLGEIT 



i 



'--- TISSXMB D. D. - : '; 5 

- lJ%. O. D. 



• ■ • • " - -- . . . ' 

Paulo Valerio Lucano dedicd a su mujer Cornelia 

*«V/» J* 7*.»S n M „ - ^ 'iV- ... 7- 



i??2 <?Z lugar destinado al supremo Dios. 



■ 



• Junto a la puerta que da entrada a los Adarves 
hay otra, formada de un solido arco , que abre pa- 
so al recinto interior de la Alcazaba (1). En ella se 
Ten las mas. antiguas torres de la Alkambra,- A la 
parte de oriente quedan los vestigios de la torre 
Quebrada, euyo nombre ha tornado de la hendidu- 
ra que en ella se advierte : fue r arruinada no hace 

- 

muchos aiios j y solo se descubren los arcos de sus 
calabozos y habitaciones interiores. La del Home- 
naje permanece en buen estado , y en sus sombn'os 
salones gimen comunmente desgraciados * a guienes 



- - --, 




p 



fuerte 6 castillo y iambjen a la tesorena. 

- 



i. 



■ 



* 









170 



iojiastieias ,.. errores propios 6, imprudencias condu-. 

cen a las mansiones del cr/men. Pot- la parte .del 

L 

norte, bay algunas casas pobres, entre las cuales 
descuellan almenas y ruinqsos torreones; por la del 
tnediodia corre el inuro que.separa a la placeta del 
jardin de los Adarves : ambos departamentos eoinu- 
nicaban antes por una puerta., que en aquel, en el ^ 
muro, sere tapiada, hacia la. escailnata que con^ 
dace a la sublda de la torre de la Vela'. Por la de 



/ 



-■ 



/ 









• 



s 



s -/ - ■ - - - - 

poniente se ejeva esta famosa obra de Alhaniar 
r Antes de subir a ella se ve el brocal de un pozo 
6 aljibe profundo , en el cual nace muy exqiusita 
agua, que debe atribuirse a las fdtraciones de los 
depositos inmediatos; dicho recepticulo suele relle- 
narse en aiios secos y este'riles con agua de la ace- 
quia que surte.d la Alhambra toda* Tambien es 
digna de verse, una fuente que hay sepultada' en 
una especie de subterraneo , a la derecha de la s'l- 
Bida a la torre de la Vela , y que se descabre aso- 
mandose a un pretiL Es una de las rarisimas obras* 
arabes, trabajadas contra, los preceptos de la ley 
muslimica. Se representa en. la pared exterior de la ' 
fuente un cuadro de caza , en la que cuatro leones 
despedazan a otros tantos ciervos 6 venados : al re- 
dedor de estas. figuras corre una faja de labores - 
muy jnenudas , con un letrero arabe. La taza es> 
cuadrada, y de marmol bianco de Macael. Las tos- 
cas esculturas de los animales , la impropiedad del 
campo que quiso representar el autor y la absoluta 
ignorancia del dibujo que en todo se revela , prue- 
ban , como ya hemos dicho al hablar de los leones 
de ia Alhambra y d e las pinturas de la sala del Tri- 



■ 



■ - 









171 



V 



burial, el atraso en que siempre estuvieron los dra- 
bes en los dos principals ramos de las nobles artes. 
Examinadas estas -antiguedades, debe subirse a la 
torre de la Vela, cuya puerta angosta, cuyos oscu- 
ros corredores y cuya estrecbfsima escalera, alum, 
brada por rendijas, ie dan cferto caracter sombrfo 
y misterioso. Un obsemdor algo entusiasta se ere- 
era trasportado a aquellas torres encantadas , ' man- 
sion de famosisimos alcaides 6 emires , tales cuales 

1 •» v i _ J ~ 



• los pintaa las entretenidas leyendas drabes ; d al 
asilo de los magieos y brujas, que, segun cuentos 
de v.ejas, salen de sus cavernas durante las tinie- 
blas para hacer por el mundo nocturaas excursiones. 
La torre de la Vela fae la primera obra corcenza- 
da y conclnida en la fortaleza de la Alhambra , por 
fta fandador Alhamar (1) s desde sn explanada se 
descubre otras obras a derecha e izquierda, con- 
temporaneas a ella : y el recinto de forlificacion, 
que eonstitaye la Alcasaba , fae' planteado sin du- 
da por^ un mismo arti'Qce. 
La torre de la Vela es tan celebre como la de Co- 

marech , porque a la una y d la otra son inheren. 
tes recuerdos bistdricos muy interesantes. Prescin- 
diendo de las ocasiones en que moros revoiuciona- 
rios se apoderaban de ella, 6 se defendian desde 
sus saeteras y antiguas almenas con encarnizamien- 
to , de lo cual nos bemos ocupado prolljamente en 
nuestra HistoHa de Granada, es muy sabido one 






■ 















. 












r ( ] X £!?£ a > Crdnica de to s moros, lib. 4 3 cap. 26. 

Usin, Bibhoteca, tomo 2 , pag. 250, 

13 



'- 



•' 






• —172— 



desde la conquista de esta ciudad hasta nuestros 
dias , ha entrado por macho esta torre en los aeon- 



' 



' tecimientos que haa conmovido al pueblo 

El 2 de eaero del ano. de HM , los reyes Ca- 



* 






tdlicos se iproximaron eon m ej^cito hasta el 
puente de Genii. El rey D. Fernando r acompana- 
do de los grandes y senores de Castilla , hizo alto 
en la puerta de una mezquita de morabitos, coriver- 
tida hoy en ermita dedicada i S. Sebastian a)^D-* 
Isabel , acompanada de los priacipes , de algunos • 
prelados y caballeros , quedd junto a Artmlia .1 en 
estos sitios aguardaron al rey Boabdil y a su fami- 
lia, que salierou para sieo pre de la hermosa ciu- 
dad. El cardenal de Espaiia D. Pedro Gonzalez de 
Mendoza , el arzobispo electa de Granada D. Fer- 
nando de Talavera, el duque de Cadiz, conde de 
Tendilla y algunos otros personajes , escoltados pot 
yarias compafifas de iafanten'a, subieron por la 
cuesta que conduce desde eipas'eo de Genii al cam- 
po de los Mdrtires , y en esta explanada Aben Co- 
mira entregd las. Haves de la • fortaleza. La reina 
tenia clavada su vista en la torre de la Vela , y ss 
devoraba de impaciencia porque no veia pronta- 
meate tremolar sas peadonesen ella. Al fin el car- 
denal de. Espana enarbolo ea la esplanada la. cruz 
* de su guioa , y sa hermano ei conde de Tendilla, 
que estaba a su derecha , onded el estandarte reali 



.' • - 

. 



- 




. 



Ml Es una mengua el abandoao de esta ermita que 
dekera ccmseryarse a tod a costa : m> liace mucho que 
estaba con?ertida en taberaa. 












I 




173- 



i 



eomo alcaide cle la fortaleza y capitan general del 
reiao de Granada. D. Gutierre de Cardenas, que 
estaba al lado izquierdo, tremolo el pendon de San- 









/ 






tiago, patron de Espana, y juntamente los reyes 
de armas diieron en altas voces : Granada, Granada, 
par los inclitns reyes de Castilla D. Fernando t y D. a 
Isabel. Los inonarcas , sus escoltas y servidumbre, 
ei eiercito todo formado en la llanura de Armilla, 
que se descubre perfectamente desde esta torre, pro- 
rum pieron en las mayores demostraciones de jubi. 
lo. La capilla real entond el Te Deun 3 y la reina 
postrada de rodillas , did gracias a la Providencia, 
porque coronaba en aquellos momentos su sien con 
una nueva diadema, : 

Durante la rebelion de los moriscos , la torre de 
la Vela era ocupada siernbre por vigias , que avisa- 
bairi las autoridades de cualquiera novedad d mo- 
vimiento que observaban en la vasta llanura que 
•desde su explanada se descubre. Las conmociones 
ocurridas en Granada con motivo del odio que en- 
gendrd en el animo del pueblo la injustisima agre- 

sion de Boaaparte, adquirian mayor vioiencia cuan- 

do el eco de la campana tocando a rebato heria los 
oidos de los habitantes de la ciudad y de los case- 
rios y pueblos de la vega, 

En el levantamiento de Granada contra el go- 
bierno de D. Baldomero Espartero, duque de la Vie- 
toria, aeaecido en los ultimos dias del mes de ma- 
yo del presente ano de 184-3 -> * a junta de la ciu- 
dad mandd enarboiar ei pendon de Castilla, que 
se conserva como venerable reliquia baio la eusto- 

dia del ayuntamiento, y tocar a rebato can la cam- 


















■v 



- 

-174- 

pana de la Vela , cuando amenazaba algan peligro* 
6 se temiaa agresiones enemigas. El pueblo ha cor^ 
respondido al Uamarniento. Qciiera la Providencia 
que su sonido no vuelva a causar inquietudes entre . 
los granadinos, y que sus ecos no sin? an para pro^ 
mover alarmas , ni para fomentar lamentables dis* 
cordias entre espanoles y entre hermanos. El go- 
bier no provisional de la naeion ha concedido a 
Granada por aquellos sucesos, un titulo honor* fico,- 
y el prLvilegio de arladir a su escudo de armas nn / 
cuartel con la tor re de la Vela, sobre la cual ondee 



• 



el pendon de Castilla. 

En el pretil de la explanada esta entre pilarotes 
almenados la campana fundi da en el ano de 1773, 
por D. Jose Corona. Antes de esta hubo otra colo-r 
cada por los reyes Catolicos, para convocar a los Se- 
les a los divinos ofieios celebrados en la Alhambra \ 
y seria sin duda alguna de las muchas que los pia- 

dosos monarcas llevaban en sus reales para tocar a 
rebato, y distribuirlas en los pueblos que conquis- 
taban. Es notable una hermosa inseripcion de le- 
tras doradas en jaspe oscuro, alusiva a los sucesos 
de la conquista y al de tremolar los tres pendo- 
nes que ya hemos referido. Los pilarotes que sos- 
tienen la campana estaban antes en. el angulo mismo 
que mira a N. 0. y se trasladaron en agosto de 
1840 al sitio donde se haila, con ocasion de haber 
hecho una obra considerable para reedificar una 
esquina ruinosa. Asf lo expresa otra inseripcion que 

dice : En agosto de i840 se trasladd esta campana 




e el angulo dereelio que .ocupaba al sitio donde se 
halla, y se reedificd la torre que amemsala ruina, 






- 



175 



siendo -goUrnador de U fortaleza el teniente coronel 

D. Juan Parejo. ■ 

La campana no es tocada en tiempos normales 

dnrante el dia, excepto en el anirersario de la renl 

dicion de Granada, en que es incesante su ecn 

' t xouuic su eco. 

Machas aldeanas jdrenes acaden en el 2 de enero 
d hacerle resonar por si mismas, porque hay tradi- 
cion entre el vulgo, de que aquella que en tan 
fausto dia la repique, habra de ser muy afortunada 
en amores. Durante cada noche es continuo su so- 
nido , para que los labradores y hortelanos de la 
vega arreglen el repartimiento de las aguas con 
que riegan sus tierras. A las animas se oyen dos 
campanadas que coatiniian en cortos intervales has- 
ta las diez ; a esta hora se dan caatro por una vez, 
ycontinuandando dos liasta las once.- a esta sue- 
nan treinta y tres, y hasta las doce tres sucesivas^: 
a las doce da una: a la sigoiente hora dos, y asf 
en adelante , anticipando una campanada d la hora 
regular : al rayar el alba se suspenden los toques, 
y luego que la torre de la catedral da seiial de la 
primera plegaria 6 Ave Maria, suenan los ultlmos 
treinta y tres. 0n veterano invalido es el encarga- 
do de dar : estas eomplicadas senates , y de vlgilar 
para que no se suspendan durante la noche. Tales 
son las particularidades notables en el recinto de 

la Alcazaba. 



: • • 



Saliendo de esta debe cxaminarse la iglesia de 
Sta. Maria de la Alhambra, que sirve de parroquia 
a los veeinos que habitan en la fortaleza. Es obra 
sohda , cuya primera p.edra se paso en eFano de 
1581 bajo la direccion del arquitecto Juan de Vega, 















: 



• 



m- 






natural de Secadura , en las montanas de Burgos ; 
se concluyo en el de 1583. Esta iglesia se constru- 
yd por drden de Felipe II , y es de presamir que 
en su diseno tuviese interyencion Juan de Herrera. 



Cavando sus cimientos se encontrd una losa de 

... a a -» 



marmol de Macael con una inscripcion gdtica , alu- 
siva a la consagracion de tres templos dedicados a 
S. Esteban , S. Juan y S. Vicente , en tiempo de 
los reyes Viterico y Recaredo. Esta fijada en la pa- 
red meridional de la fachada de la iglesia. 

Para penetrar en e'sta se sube una escalinata que 
da paso a un atrio, en el cual se ve una columna 

de granito con un targeton que dice : Ano de 
MCCCXCVIL A XII de mayo , reinando en Grana- 
da Mahomad , fueron martirizados por mano del mis- 
mo rev en esta Mliamlra , Fr. Pedro de Duenas y 
jFK Juan de Cetina } de la drden del P. S. Francisco, 









cuyas reliquias est an aquu A cuya honra de Dio? 
nuestro Seizor se consaqra esta rnctfloria , por manda- 
do del I. Sr. D. Pedro de Castro , arzohispo de Gra- 
nada, ano de MDCX* Copiamos la inscripcion sin 
salir garantes de la noticia; 

Ya hemos indicado , hablando de la cruz que se 
conserva en la sala del Tribunal , los motivos que 
mediaron para edificar este templo. En el recinto 
que hoy ocupa estaba una mezquita de los moros, 
que fue bendecida al tiempo de la conquista. Pro- 
Tisionalmente se estabtecio en ella la catedral , j 
trasladada esta* quedd en clase de parroquia dicho 

santuario. La fabrica antigua se arruind , siendo ar- 
xobispo D. Pedro Guerrero , quien ordend , con 
fccuerdo de Felipe II j establecer la iglesia en la sa- 






i 



. 



■ 



■ 



^ 






177- , 






i& del Tribunal. A instancias de los curas y bene- 
ficiadqs , se comenzo la obra del templo actual en 
el and de 1581 , siendo prelado D/ Juan Mendez 
Salvatierra, y se concluyo en elde 1583, siendolo 
D. Pedro de Castro. En el dia.il de setiembre de 
aquel ano se puso por el metropohtano, con gran- 
de aparato y acompanamiento de cabaiieros, la pri. 
mera piedra de ciniiento, en cuya orla se leia Meg- 
nante PMUpo 11, y en medio se veian las arnias del 
arzobispo , que son un escudo , un capelo , en cu- 
ya parte superior bay un brazo con una cruz en h 
mano y un letrero circular que dice Hcec requies 

■ mea in soeculum sceculi. La piedra fue colocada de- 
bajo de la torre 6 campanario de la iglesia , y con 
ella cinco monedas del tierapo de Felipe II. La mez- 
(pita babia sido fabricada por Mobamad Abu Ab 
dallab , tercer rey de la casa de Nazar ; y era de 
primorosa arquiteclura, pintada a lo mosaico y sos- 



■ 



tenida de elegantes columnas. Junto a este edificio 
sacrosanto para los moros, estaba la casa del Mus- 

p * * 

fif, de la cual no quedan boy vestigios algunos. 
Mobamad tenia asignadas por via de congrua, para 
la conservation y culto de la soberbia mezquita, 
los re'ditos de los banos que babia fundado con las 
contnbuciones impuestas a los judios y cristianos. 
Tambien babia amortizado tierras de mucba renta, 
para que nunca taltasen recursos con que atender 
al esplendor de la religion (I). 



I 



• 













- 









« . 









- 



■ 



■• 



■ 



(1) Casin, Biulioteca ardbico-hispanctj In Jlka~ 
lib Abssaterni, parr. 5. Mahomet III. 



. 



.■ 



/ 



* 



198 



* * t . 



A la espalda meridional de la iglesia hay unera- 
cioso paseo, formado por dos hileras de arboles 
americanos, de adelfas y rosales, a que dan mayor 
bermosura cuadros de flores. Sus extremos terminaa 
en la puerta oriental del palacio de Carlos V v en 
la casa de.unos buertos d jardines, donde mord el 
conde de Tendllla. 

. _'■ ..J- ..... - r 

Es notable bacia estos parajes la rauda 6 panteon 
de los reyes arabes , que esta sirviendo boy como 
departamesto de las babitaciones baias de la casa 
del cura'de la Alhambra. En ella se ve una nieza 



J 



,: 



cuadrada de cinco varas de ladoy diez y seis de al- 
tura, aunque interrumpida con nn suelo : sus pa- 
redes carecen de adorno: pero.la cupula que cubre 
a toda la pieza se conserva primorosamente labrada 
con agaliones y pecbinas 5 en sa centro bay un flo- 

• - * 4/ 

ron arabesco embutido en una estrella y a los cua- 
tro iados del muro aparecen abiertas doce ventanas.. 

En la parte inferior bay cua't vo arcos que ocupan. 
los respectivos frentes, y dan entrada por ievante 

al patio de los Leones, por poniente a la antesala 
de los Abencemges y por norte y mediodia a dos 
apartamientos destinados en otro tiempo para pu- 
rificar los cadaveres : aun se consen-a en ellos un 
pilar cou agua corrieate de los que usaban ios mo- 

ros para este efecto 

Jin esta capilla se ballaron en el afio de 1571 
cnat.ro losas de ahbastro , coioeadas a la cabeza de 
los sepulcros de otros tantos reyes graoadiaos*, que 
eran Mahomad II, Ismael ben Farax, Jusef 4bul- 
bagiageh y Jusef Abulbageh. Leiaase en elias 



1118- 



cnpciones en prosa y verso, que publico Marmol 



-' 









- 



\ * 












179 






en : su Hist or ia de la rebclion de los moriscos. 
Es tarnbien notable por sus recuerdos histdricos 
en ei recinto de la fortaleza , el conyento de S. 
Francisco, extinguido hoy como todos los de Es^ 
pana, y convertido en cuartel y ainiacen de efecfos 
de guerra. Esta edificado mas arriba de la iglesia de 
Sta. Maria de Ia Alliambra, y se encuentra subien- 
do por la caile que ccmienza a formar su fachada 
del mediodia. El confesor y consejero de h reina 
X>.° Isabel, Fr. Fernando de Talavera, pidld a e's- 
ta y a su esposo, que le permitiesen establecer al- 
gunos coaventos en Granada , para que los frailes 
le ayudasen en sus tareas cristianas; lo cual le fue 
concedido: y en el mismo ano de 1492 en que fue' 
conquistada la ciudad , se fundd este primer asilo 
religioso. En su iglesia estuvieron depositados los 
cadaveres de aquellos reyes Catolicos , hasta el ano 
de 1525 en que se trasladaron a la capilia Real. El 
mismo lugar religioso fue concedido para panteon a 
los marqueses de Mondejar i alcaides de la Alham- 
bra , en memoria de sus eminenies servicios ; y es~ 
tos recibieron tarnbien como don una huerta y jar- 
dines inmediatos al convento, en los cuales Labia 
unos banos de ios infantes moros. 

El recinto murado que forma la fortaleza de la 
Alhambra, en el paraje mas elevado de la capital; 
tiene de largo dos mil seiscientos noventa pie's cas- 
tellanos, y setecientos treinta en su mayor latitud. 
Ei-espesor de la muralla es, segun te'rmino medio, 
de dos Taras, y su altura de diez y media. Con 
los panos de muralla aiternan torreoees poco dis- 

tantes entre si: comienzan e'stos en la torre de la 



-. 






V . -180- 

■ 

Vela, srguen los Adarves con sus fortin'es y bate* 
ria baja , la puerta Judiciaria , la tor re de las Pri- 
siones, la de los Siete-Suelos, en la cual se conser- 
ya una puerta tapiada por la cual salid el rey Chi- 
€0 con su comitiva para hacer la entrega de Grana- 
da, la torre del Agua, las torres y casiilios de los 

- 

reyes Catdiicos, la torre de los Picos y la Infanta,- 
la de Comarech , el cubo circular con la torre del 
Hoinenaje y la Quebrada, y la de las Armas coxitis 
gua a la d« la Vela. 



- 



' . . . : 



Los franceses que ocuparon a Granada durante la 
guerra de Napoleon , yolaron al retirarse mueha 
parte de la fortaleza, y principal men te hacia la par- 
te que mira a Geiieralife : hubieran arruinado toda 
la Alhambra si un cabo de invalidos, llamado Jose* 
Garcia, no hubiera tenido el arrojo de cortar las 
niechas que enlazaban a unas minas con otras. Las 

* ■ 

murallas y torres son fabrica de nioros , compuesta 

de una argamasa de chinairo , tierra y cal, que se 
eonsolida cual piedra. Alhamar empezd a : 
la , relnando a mediados del siglo XIIL Continue 
las obras Mahomad II su hijo , que reino basta el 
aiio de 1302 ; las perfecciond Mahomad III llama- 
do Abu Abdaila, destronado en 1308 y muerto 
en 1314; 7 \** Ultimo, el gran rey Jusef Abu Ha~ 
giag concluyd y hermosed mas y mas todo elaU 



1 



reedificar 



cazar. ♦ 

Las puertas para penetrar en e'ste son la Judicia- 
ria, la principal; la de los Coches, abierta en tiem- 
po moderno, entre la anterior y la torre de las Pri- 
siones ; la de los Siete-Suelos , que a veces suele 
estar espedita ; la de Hierro, colocada en los vesti- 



y 












ISi 






• 






' 



gios de una niagninca obra que habia en el mismo 
sitio para pasar a Generaiife; sobre esta se yen muy 
carcomidas las arms de Castilla j los lazos y fle- 
ehas que adopto en sus escudos la reina Catolica; 
j por ultimo, una puerta pequena , que sale ai 
bosque de la Alhambra y cuyo uso es solamente 
para los guardas y dependientes del alcazar. Desde 
la Alhambra arrancan subterraneos oscurisimos, 
que comunican con parajes distantes de la fortale- 
za, y son prueba del caracter canto y suspicaz de 
los moros que los formaron para sustratrse de los 
peligros en los momentos de rebatos y alarxnas. 






. 












' 






* 


















- 









/£ #\/€ ^7\^^a\^a\^^\ 





vat* 



l^^i^: 

























• 









- 



. 
























■ 



. * 



\ 



* 



- 

■ 






■ 













? 



- 



■ 









-/ 









• 



. 






- 
• 






:* 









. 



■ 

- 






CAPITULO VIII. 






* 



■ 

* * 



. 



t&mzvaixu g $m €oyiimmB. 






* 



■-. 



■ ■ 

Saiiendo de la fortaleza do la Aihambra por la 

puerta Jadiciaria , volviendo por el paseo d arreci- 

fe general, que hemos indicado como subida, y 

liegando a su tercer jardm 6 tramo, debe caminar- 

se por e'l y continuar por el extremo de la cuesta 

que se extiende desde la puerta de las Granadas 

hasta la huerta de Generatife. A mi que hay para di- 

rigirse a este , un cam i no mas corto por la puerta 

■ de Hierro, prevenimos al vktjeio que le sera agra- 

clable retroceder por ia Jadiciaria y examinar de 

paso para aquel palrtcio , jardines deliciosos , y e! 

majestuoso y venerable aspecto que presentan exte- 

riorinente las torres y muros de la fortaleza. 



El paseo indicado que se extiende desde la con- 
conflueucia de los caminos que conducen a la puer- 
ta Jadiciaria y a Peaa-Partida basts ia torre de 
los Siete-Suelos , es el mas deiicioso de toda la Ai- 
hambra: sus alamos perfectamente alineados for- 






■ 



183- 



•■ 



man una bdveda sombria en la estacion de verdura; 
sus resales , cipveses , acacias , adelfas y otros ar- 
bustos y plantas, forinan con sus diversas flores j 
con sus hoias mas 6 menos oscuras , contrastes 

agradables y vistosos matices. Al principio de el 
hay una placeta circular con una fuente sencilla en 
medio. Debe observarse entre los alamos de la de- 
recha de ella y no muy lejos de los asientos del 
mismo lado , una cruz misteriosa 3 elevada en una 

elegante columna arabe, que descansa sobre un pe- 
destal y base de piedra parda. Fue sin duda ua 
rasgo de piedad bien entendida la ocurrencia de 
colocar el emblema del cristianismo sobre un cha- 
pitel arabe, y una prueba del antiguo fervor el 
Jiecbo de fijar el modesto signo religioso en un si- 
tio apartado del transito y comunicacion de la gente? 

El pedestal caadrado tiene en un angulo el si- 
guiente letrero : Nos autem gloriari opart et in cruce 
Domini nostri Jesucristi , qui est salus nostra, et re* 
surrectio nostra. En otro ; Per lignum servi facti su- 
mus , et per sanctum crucem liherati sumus. Fructus 
arhoris seduwit nos ; filius Dei reduzit nos. En otro 
estan las armas del marques de Mondejar , a quien 
se debe la elevacion de este monumento , con un 
letrero que dice : Ave Maria , y por bajo otro coa 
el siguiente : Acabose a dos de mayo de 164i* 

lia base tiene inscripciones en verso que dicen 



* 



■ ' 



Esta eruz y fuente son 

efectos con que acredita qh 






A I„ * 



a la casa Carmelita 

3i«. 



el marques su devocion. 






% 



■ 



' 



■r 






- 



9 

-184- 

Est a cruz , sag r ado objeto ? 
fuente y arboles que ves, 
puso a sa costa el marques 




• 






- 



de Mondejar, por sa afeto* 



Carmelo , bien se conoce 



- 



el afeto del Mendoza , 



J 



hizo esta obra que hoy goza. 

La eternidad de IMos goce. 






- - - ' ■ r 



■ 



r 



Continuando por el paseo arriba , se llega al 
porton de la huerta de Generalise, y por una sen- 
da de la izquierda, entorpecida con restos de mn- 
rallas y arbustos , se descubre, sirviendo como de 
entrada, un arco de sillares que sostiene ai aeue- 
ducto que iutroduce agua en la fortaleza. La senda 
tortuosa conduce a una cuesta 6 cailejon que se 
separa a la derecba y guia directamente a aquel 

palacio* 

-Cuando aconsejamos antes que se adoptara este 

camino , fue porque habra muchos a quienes ne 

desagradara con templar las altas torres del Agua, 

de las Infantas y de la Cautlva , y boliar ruinas 

que presentando cierto caracter grave, embargan 

el animo y convidan a la meditacion, Es esta senda, 

aunque aspera, la mas deleitosa que imaginarse 
puede. i( Huertos de flores en los mismos tajos , 
quiebras , precipicios , cascadas y toires al clelo, 
dice babiando de ella el Sr. Martinez de la Bosa. 
Todo ofrece a los ojos y ai alma un cuadro , tanta 
mas delicioso , cuanto no deja entrever la mane 
del kombre ni el conato del arte. Sublime pensa- 



. 



■ 



• 



185- 



* 

* 






miento a no caber mas : dejar que la natiiraleza cs- 
teata.se a placer sus sencillos encantos , en media 



de dos palacios tan magm'ficos como Generalife y la 
Alhamhra* (1). 

. Se llega al primero, torciendo por el callejon que 
desemboca a la derecha , al final del tortuoso y as- 

pero eamino. Las paredes que hay a un lado y otro 

de la cuesta son vestigios del eamino cubierto que 

ponia en comunieaeion a ainbos palacios: se Ten 

hoy cubiertos de yedras y N piantas bravias , y sobre 

ellas asoman muchos arboles frutales de las huertas 
itimediatas. 

Al final de este eamino agreste se llega a mi por- 
ton con un arco que aun conserva su forma nioru- 
na 5 se entra a un patio con un pilar sombreado por 
una parra, y casi al frente de la puerta hay un ar- 
co afestonado r unico vestigio de la antigua obra ; 
a derecha e izquierda de este hay otros dos arcos 
pequenos de igual hecbura , que formaban parte de 
las suntuosas habitaciones que habia en el mismo 
sitio. Be este patio sepasa.a otro, en el cual se 
ve una escalinata y una sencilla puerta , que aun 

conserva eneima algunos azuiejos y flores ; por ella 
se entra a una especie de portal, en el que se con* 
servan algunos estucos y maderas labradas sobre la 
misma puerta interior, y una inscripcion que &i- 
ce: Dios es grande. S-ubsse una angosta e incdmoda 
escaiera, y se presenta, formando contraste con 

- 






1 . L - - * 






*• 



(1) D, 9 Isabel de Soils , tomo 1 3 cap. 16. 









- 



— 186- 




as 



pereza y aspecto salvaje del carnino , tmo-'de 
los voluptuosos jardines de Generalife. 
; Un juicioso viajero babiando de este delicioso re- 
tiro, dice: <c .....Ni hay decorador de teatro, 

por rica que sea su imaginacion, que ilegue a ima- 
ginar tan ricos y variados cuadros. En medio de 
una mon'tana de flores se sigae un sender'o estrecho, 
por donde apenas pueden pasar dos caballerias has- 
ta llegar a un delicioso vaile , d mas bien precipi- 
cio de ruinas esmaltadas de flores , que se halla at 
pie de la montafia del Generalife: despues subien- 
do siempre y pasatido por bajo de arcos moriscos, 
de galenas , de arboles entrelazados , llegais a los 

jardines de aquei fantastico sitio , en que toda la 
imaginacion morisca parece haberse agotado para 
formar un conjunto celestial. ,} ^ 

: : «Dei antiguo palacio apenas queda un precioso 
pabellon trabajado con el mismo primor y delica- 
deza que la Alhambra ; pero los jardines que le ro- 
dean, las fuentes , los estanques, las cascadas, los 
bosques floridos ,de naranjos y liinoneros , la abun- 
dancia y "variedad infinita de las flores , todo el 
conjunto j, en fin, de aquei recinto niagico, es real- 
mente prodigioso. La naturaleza domina en el Ge- 
neralife", asi como el arte en la Albambra , y si yo 
be gozado en aquei mas que en esta , es porque es* 
peraba menos ; aqui no cabe encarecimiento : la 

* 

naturaleza es aun mas rica que la imaginacion, n 
^Generalife significa en iengua arabe, casa de 
recreacion. Marmol explica la misma paiabra, di- 
ciendo que es casa d huerta del Zambrero , porque 
en ella celebraban los magnates moros bailes y zam- 



bras. La fundd el principe Omar , cuyas costumbres 
eran tan blandas y voluptuosas y cuyo caracter tan 
saiable* que labro este retiro para pasar una yida 
niuelle y tranquila , dedicada al amor y al encanto 

- 

de la musica , a los placeres. campesties % y libre de 
los ruidos y de los euidados de la corte. 

if 

; Salle ndo al piano del jardin , hay a la derecha 
de la escalera un templete renovadq con pesimo gus- 
to : en el se conservan dos columnas , en cuyos pri- 
morosos capiteles se advierten inscripciones de pin- 
tura ya muy borrosas : en el sueio bay una 
taza en fla;ura de concba marina , con ua saltador ; 

j a los costados quedan dos arcos muy graciosos, en 
cuyas enjutas se Ten ajaracas, fiores y labores ara- 
bescas. Esta estancia , afeada con mezquina obra 
znoderna, comunica con la calle de los cipreses. 

A la izquierda cor re una galerfa con dies y siete 
ventanas arqueadas , en longitud de sesenta pasos # 
Al asomarse a cualquiera de ellas queda el especta- 
dor embelesado , cual si de repente se ballase en la 
region del paraiso. ^Que podremos decir nosotros 
que no sienta el que contemple el magm'fico cuadro 
que desde esta galerfa se descubre ? Adonde quiera 
que se vuelvan los ojos aparecen motivos de admira- 
eion : lardines , bosques de yerdura « el alcazar ara- 

be con las capricbosas formas de sus tor res envuel- 

tas en espesos verjeles ; mas abajo las apinadas casas 

de la ciudad ; a lo lejos la vega con su claro horizon te. 

^Quien no participa de un indecible deleiteal per- 

raanecer silencioso, contemplando tanta maravilk? 

Hacia el medio de la galerfa se balla la puerta dela 

eapiila , construida en el mismo sitio en que estaba 

13 



■ 












- 




-188 



el oratorio 6 mirab deeste retire En ellase dice mi- 
sa alguna que otra vez , y en frente de la misma 
entrada se conserra aim parte del temple te arabe 
y la forma de su antigua paerta. El arco afestona- 
do , las ajaracas y labores de sus enjutas, la faja^con 

la inscripcion repetida de Dios es grande, los demas 
adornos de estuco represent a ndo galenas^ y las fajas 
seguidas con letreros religiosos , dejan adivinar el 
parajeenque estaba la capilla monma. Por la parte 
que mira al jardin se conservan los adornos y la 
primitiva hechura de la paerta. En frente de esta 
hay un bermoso cenador rustico, por bajo del cual 
corre con grato murmullo una grande aeequia que 
?atraviesa a todo el patio: deben admirarse las puer- 
tas de la casa reservada del administrador. Tie- 



V« i«, xu ^o~ xv,o« 



nen araciosos relieves de madera, representando sa 
tiros, faunos y figuras caprichosas. Esla labo 



r re- 



Tela desde laego , que es debida a un artista exen- 

to de las pronibiciones ciel LiOran. - 

Siguiendo por la galerfa adelante 6 por las calfes 
de arrayan, cipreses y otros vistosos arbustos que 
forman los cuadros d.el jardin, se Uega a un benno-* 
so vestibuio , al cual dan entrada cinco arcos ( uno 
mayor) sostenido por euatro colunmas de marmoi 
de Macael y por otras dos de estuco embutidas en 





las paredes. Su extension es de yeinte pasos 
go y seis de ancho ; la parte exterior se adorna con 
calado de estuco , 6 enrejado de hojas , y con fajas 
que guarnecen en varias direeciones , cuyos letrercs 
dicen : Solo Dios es vencedor : La gloria d Dios : La 

r to 



_ 



esperanza en Dios ; y ademas: La alabanza a Dios, 
el alto, el poderoso, el sahio / y despttes de 61 a nue$~ 



. 






- 






- 



189 




\ 



tro gran prof eta, el senor de los musulmanes, el \us- 
to, el enviado de Dios / y de spues de 41 d su sucesor 

* 

el rey alto, el emperador de los moros , el sullime 
Abitl Hagih , defensor de la ley santa y sus cre- 
yentes ; y despues de dl a los piadosos y luenos que 
guardan la ley. Y decid: No hay Dios smo Dios, y 
Mahoma su legado-. La alabanza a Dios, El poder , la 
sublimacion y la grandeza sea dado a Dios. Y el en- 
salzamiento al grande emperador nuestro. Oh rey en- 
salzado, vencedor de tus enemigosLEntras en la la- 
talla como el rayo , y cahalgando tan veloz como el 
Mborac , que parecias caminar ligero de un cabo al 
otro cabo del mundo* Salve te aquel que caminaba en. 
una noche inmensos espacios , y sea tu guia el angel 
grande que le guiaba.' Y despues de haber defendido la 

■ 

secta, seas recibido en el paraiso con el prof eta santo* 

El or n a to interior de la galeria es mmy semejante 

al exterior j termioa con una faja de inscripcioa 

que la circunda toda , diciendo : Mi ayuda sea Dios 
contra el diablo tentador. En el nombre de Dios , que 
es misericordioso y tiene misericordia* Sea Dios con 
nuestro senor el prof eta Mahomet , salvaciou y saludo^ 
Te hemos descubierto triunfo de claridad , para que 

■ 

Dios te perdone todo lo pasado y porvenir de todos 
tus pecados , y para que curnpla en ti su mandamien- 
to , y te encamine por cumino derecho ? y te sublime 
Dios, que es alta sublimacion. El me puso en reposo 

* 

entre los creyentes , para que aumenten fe sobre su 
creencia. De Dios son todos los ejSrcitos del cielo y 
de la tierra. Es Dios sabio , alto y justiciero 9 para 
dar la gloria a los creyentes : gloria , de la que cor- 
ren aguas perpetuas en ello, > y les perdonara d todos 



m 





















-190- 

sus pecados. Y atormentard a los escandalizadores y 
escandalizadoms^ y a los multiplic adores y multipli- 
eadoras de Dios, Los que ponen en Dios fealdad-, y 
sobre ellos derrarmrd fealdad y les aparejard el in- 

fierno s y en 41 los perpetuard* DeDios son los ejSr- 
citos celestes y de la tierra. Es alto Dios , y justicie- 
ro> Te habemos enviado testification* y denunciador y 
visitador, para que creais en Dios y su mensajero , y 
lo honreis y le hagais comcdimientos, y le alabeis de 
dia y de nocfie. Y cualquiera que 'os saludare a vos- 
Mrm 9 salud da d Dios, porque la mano de Dios est a 
sobre la manode ellos: en Dios tocavueslra barba para 
aficion perpetua. Y cualquiera que os perturbare 9 d 
M. mismo se perturba. Y cualquiera que anadiere so- 
Ire aquello que Dios le mando > por ello se le dard 



■ 

- 






grande galdrdon. 

. El techo es piano , formando estrellas , cupulinas 

y menudas labores j coloridas con mucho gusto. A la 

izquierda hay un nicho ocapilla, cuyos adornoscon- 
sisten en fajas de letreros con piadosas sentencias, 
en cornizas de arcos pendientes: y de boveditas 5 y 
en. los mismos estucos que ya se han explicado pro- 
lijamente en departamentos identicos. , 

Abren paso a la antesala tres arcos que descan- 
sail sobre esbeltas colamnas con chapiteles adorna- 
dos con boveditas pendientes, formando el cuadro 
de ellos fajas con inscripciones. Se sobreponen cin- 
eo ventanas caladas que hacen la fabrica nias lige- 
ra. Sobre el arco de en medio hay esta curiosa ins- 
cription, en letia menuda: Alcazar Jiermoso y de 

$ran primor > se representa con muclia majestad, luces 
iespide de grandejsa grande , todo lo bafia con su res- 



■ 



* 






- 






«,. 



■ 



_ 




-191- 







plandor. CMrehle nubes de claridad y londad' por to± 
dds sits partes con magnificencia, digno es de que se 
le ofrezcan dones de alabanza , como que tiene' 
de divino su adorno. Su jardin adornado de flores^ 
cuyo asunto son las plant as 3 fijadas con gran fanta~ 
sia - exhala suaves olores* Mueve el aire sus ramas, v 
causan suavidad y armonia , siendo como una miksica 
concertada. El campo espacioso por todos los alrede- 
doves / se deja ver ameno , y en una verdura conti- 
nua. Abul-Walid el mejor de los reyes > tetneroso de 
la ley de Bios , el que a los^justos da reposoj el 
poseedor de las dos progenies. El que d los descen- 
dientes de Malioma protege ; el que se muestra en to- 
do su ser a sus vasallos ; el que hace valer , el que 
desprecia lo transit ■or io , y pone sus esperanzas en 
Dios y en sus leyes 3 es el oh jet o de mi estimation, 
Sdlvete Dios y dete buen hado , y confirme en ti 
sus altos favor es ; con los que subas al estado mas al- 
io. Oh I siempre tengas ventaja / nunca te fatten pvi- 
mores ; pues has ' ennoblecido d las labor es*' 




aposento d ti dedicado', est a en un grado de p'erfec" 
cion *. de alttira y de firmeza 3 que puede compararse 
en su duracion d la sect a nuestra, ■ Es un milagro^ 
un triunfo del arte, Y por eso , rey soberano ,' apoyo 
de la grandeza, ten por bien de aceptar est a obra 9 
que tu aceptacion le dard firmeza; y con ella se hard 
digna de dedicarse a ti con imponderable ve?ltvra , y 
brillard en ella la luz } el reposo , el resplandor ? el 
respeto , la honra y la bond ad de su Seftor t que sera 
la Mtima perfeccion de su noble za. -,..:.- 



■ 



La antesala tiene de largo veinte pasos y ocho de 
aiicho 9 con dos separaciones' fofmadas por arcos 



* 










- 

■ 






• 



199 



. <& ■ ■ 








■ ■ 

dor del diablo. En el nomhre de Dios s que es mise- 
ricordioso, y tie tie misericordia. Sed, Dios nuestro. 



senor piadoso , con el prof eta y sus patient es y 
amigos. Vuestro Dios es un solo Dios 9 que no hay 
otro Dios J sino SI; piadoso de los fiadosos. Vivo, 
que siempre esti despierto , que no le ac omeie ador- 
mecimiento ni sueiio. Suyo es todo lo qae hay en 
el cielo y en la tierra. Quien es aquel que podrd lia- 
cer por nosotros sino con su voluntad. El sale todo 
lo que estd bajo de los cielos y lo que estd solve ellos. 
No se alcanza cosa alguna de su saber , sino aquello 
que es su voluntad. Nada huye de su ititeligencia. Es 
el alto ygrande. Y decid: La verdad es Dios y su prof eta. 






■ 



circulares cuyos cuadros los forman faias con ins- 

cripciones piadosas^ Hay dos ventanas abiertas en la 
pared divisoria sobre las cuales corren unos letre- 
ros graciosos que dicen ; a Jsmael es el mayor , el 
grande , el aventajado* Dios le ha dado fama , y es- 
tablecimient o para vivir s y para ensalzar su estado. 
Si a su grandeza sirvieres s serqs honrado , como lo 
son los reyes s que 41 procred , y cuya decencia hoy 
le imita* El dd vida d los sedientos , como el signo 
de~Acuario y eon agua perpetua foment a la union, y 
mantiene la secta. La ventana que estd d la entrada 
de este dickoso palacio , para servicio y regocijo de 
la nobleza. Su vista agraciada entretiene los ojos, 
y eleva el corazon- para dar a Dios gr arias. Y la 
fuente 3 que d&sde ella se descubre , con su agua y 
su frescura, se halla mas ensalzada ; y solo la hace 
mejor la presencia de surey, y senor, cuando la mira. 
La inscripcion interior de los arcos que forman 
deparfcamentos dice; Miayuda en Dios, apedrea- 



y- 



N 



• 



• 







■ 



- . I* 



—193— 

Los adornos que restan en esta antesala , ademas 
de las inscripciones, consisten en galenas fin si das 
j yen tanas caladas 3 sobre las cuales corre una her- 
mosa faia con la sentencia repetida: La aldbanza & 
Dzos.. Los techos de ella y de sus departamentos 
son embutidos con mucbo primor , y conseryan 
aun su colorido. . ._'•-• 

Desde esta antesala se pasa al cuarto* de los Re- 
tratos por una puerta con arco muy bajo. Se ven 
en ella los de Boaddil , ultimo rey de Granada , y 
de su padre Muley Hacen : el del infante de Al- 
mena , ascendiente de los Granadas Venegas , el de 
Cid Hiaya , infante moro que se bautizo en Santa- 

fe a presencia de los reyes Catolicos con el nombre 
de D. Pedro I\ el de su hijo D. Alonso I; y su 
esposa D. a Juana de Mcndoza; el del hijo de estos 
D. Pedro II, el del primoge'nito de este D. Alonso 
II, y el del descendienle de e'ste D. Pedro III. 

Tambien esta el de D. a .Catalina de Granada, hi- 

ia de Cid Hiaya, que casocon D. Esteban Lomelin. 
Cid Hi ay a era bijo de Aben Celim , infante de 
Almeria y sobrino de ia infanta Nayara, mujer del 
Zasral ; fue caudillo de Baza y recibio el bautismo, 
como hemos dicho , en la misma tienda de los re- 
yes Catolicos con el nombre de D. Pedro de Gra- 
nada : fue caballero del habito de Santiago y al- 

_ 

guacil mayor de esta ciudad. Caso dos veces; la 
primera con D. a Maria Venegas, de la casa de Lu- 
erne, de quien descendia el gallardo y apuesto D. 
Alonso, famoso por su valor. Mario el 6 de mayo de 
1506 y esta enterrrado enelsagrario de lacatedral. 
Sucediole D. Alonso , que casd con I).* Juana de 






' 






-194- 

Mendoza* sentil y hermosa daxna de D.* Isabella 
Gatdlica , hija de su mayordomo D. Francisco Hur- 

- 

tado de Mendoza. D- Alonso y su mujer procrearon 
a D. Pedro II, que obtuvo tambien el oficio de 
alguacil mayor. 

El primer alcaide de Generalife fue el comenda- 
dor Gil Vazquez Rengifo de Avila, hijo de D. Juan^ 
muerto por los moros de una lanzada , en la Te- 
ga de Granada; y en recompensa de haber derra- 
mado el padre su noble sangre , dieron los reyes 
Catdlicos la alcaidia al hijo, que ascend id a core- 



. 



nel en tiempo de Carlos V y fue guerrero muy esfor- 

zado. Fue hija unica y heredera de esta D.*. Marfa, 
que caso con D. Pedro II , por cuyo casamiento en- 
trd en la casa de Granada Venegas el mayorazgo 



de Jayena y Campotejar. El hijo de este matrix 
monio , D. Alonso II de Granada , obtuvo de por 
vida la alcaidia , en premio de los servicios que 
prestd en la pacificacion de los moriseos. Felipe II 
renovd la merced vitalicia en favor de D. Pe- 
dro III, caballero de Alcantara y mayordomo de 
la celebre reina D. a Isabel de 'Borbon , bast a* que 
Felipe IV , la perpetud en la casa y mayorazgo de 
Granada y Venegas, que hoy le-obtiene con el t£» 
tulo de Campotejar. Se agrego a ella la jurisdic- 
cion del cerro del Sol y de los antiguos edificios 

moriseos comprendidos en el termino de Generalife, 



con mero y misto i'mperio , horca y ouchillo. 

Hay otra casa con el apellido de Granada, cuyos 
descendientes son de D. a Isabel de Soli's, cautiva 
y mujer del rey Muley Hacen , los cuales no deben 
ser confundidos con los anteriores. 







195 

i 



T i ksfik en aue se halian estos retratos esta rei 
uovada , y de elia se pasa a un cenador intermedin 
que conserva su primitiva forma, sus adornos de 
eiincos formando ajaracas , galerias, ventanas, y 
fajas con los piadosos motes: Dios es grande : La 
alabanza a Dios. El techo es aun vistoso por sus 
preciosos embatidos y vivos colores. 

De este lemplete se pasa a otra sala h en la cual 
estan colocados los retratos. de los reyes Catolicos, 
los de su iiija D. a Juana y elD. Felipe el Hermoso; 
el del nieto de estos Felipe II , muy joven ; el de 
su madre D, a Isabel de Portugal , mujer de Car- 
los V; los de Felipe III, Felipe IV y mujer dee'stey 
una dama descouocida ; otro retrato de nn caba- 
llero armado con una hacha en la mano y ador- 
nado con un lazo encarnado en el brazo izquierdo: 
se dice que es del Gran Capitan. No partidpamos 
de tal creencia, kl comparar la figura de este guer- 
rero con la de 'aquel ilustre personaje a quien he- 
mos visto retrado ea otros cuadros, y al esaminar 
la armadura del que hay en esta sala , que no es 
del tiempo en que vivid Gonzalo de Cordoba. 
Tambien se ve un caadro con las armas de Casti- 
Ua, y otros con carabelas y buques , tal vez alusi- 
vos a los que llevo Colon para el descubrimiento de 



- • 



las Indias. 

- 

Saliendo de esta sala se pasa otra vez a la ante- 
sala y por la puerta del uorte de esta a una habi- 
tacion enteramente renovada. Se sabe una corta es- 
calera , y se ofrece a la vista el patio de los Cipre- 
ses y del Estanque. Este es cuadrado-, formando en 
medio una isla, en cuyo centro se ha construido en 






■ 



-■:-. 



tiempo modemo otro segundo estanqite con una 



fuente ea medio. A los costados de esta hay cua- 
drcs con adelfas reales y flores 5 al rededor de aquel 
hay saltadores que forman vistosos iuegos de agua, 
y una hilera de resales, arrayanes y cipreses. A la 
entrada hay una galena sostenida por pilares, y 
las pa redes del patio estan pintadas con sencillez, 
figurando escenas de costutnbres arabes y cristianas. 
Es notable en este reeinto un yetusto cipres que 
descaella entre otros tan antiguos como el , y eon- 






serya- el nombre de cypres de la reina Sultana. Se 
caenta vulgarmente 5 que los rivales de los Aben- 
cerrajes calumniaron a la esposa de Boabdil, y supu- 
sieron que la habiaa yisto a la sombra de este ar- 
bol entregada a livianos a mores con el caudillo 

m 

Aben Amet. La altura extraordinaria del cipres, su 
antigiiedad, y la tradicion amorosa inherente "k el^ 
llama n la atencion de todos los viajeros , que han 

carcomido parte de su trouco y arraneadole asti- 
Has para conservar memoria. 

De este patio se sube por una escalinata de pie- 
dra , muy incomoda , a la boveda de laureles , cu- 
yo sombrio reeinto , formado en medio de iardines 
caprichosos y variados, es una prueba del gusto de- 
licado de los arabes, y de los deleites que supieron 
crear en este retiro. Se pasa despues por otra esca- 
linata sombreada de alamos y laureles plantados en 
una agria pendiente % a tres mesetas que se van 
elevando sucesivamente con un saltador en medio 

7 

y cascadas de asua a los costados* v se llega sieni- 



pre entre bovedas de verdura , a un pequeiio tor- 
reon de tres cnerpos j que D. Jaime Trayerso, ad- 






I 




#*, 



" ■* ■ - m - 






- 



• ministrador de Generalife* %a construido en el 
aiio de 1836, Cons ta de una sala inferior, de otra 
intermedia y de una azotea , desde la cual se des- 
cubre ua horizonte mas dilatado , que el que se 
admira desde las gale ri as y ventanasdelacasadrabe. 
Debemos llarnar la atencion del yiajero bacia al- 
gunos parajes que desde esta altura se descabren j ' 
son celebres por insignes hechos de armas 6 anec-: 
dotas interesantes : aunque el espaeio todo de 
la vega ba sido teatro de proezas y aventuras ca- 
balierescas , para cuya narracion seria necesario es- 
cribir una obra extensa , hay sin embargo algunos 
. sitios que merecen contemplarse uiuy particular- 
mente/ En las colinas de N. E. de sierra Elvira, 
entre Albolote y Atarfe , sentaron sus reales, en 
33 de junio del ano 1320, las infantes D. Pedro, 
y D. Juan, el senor de Vizcaya. Mandaban ambos 
un ejercito numeroso , pero indisciplinado como 
todos los de aquel tiempo, y compuesto de gente 
allegadiza, animada por la esperanza del botin. Los 
cristianos saquearon los pueblos comarcanos , eauti- 
varon labradores moros , incendiaron mieses , y al- 
>unos soldados avanzaron basta las puertas de 



a 



Granada, por los carmenes de Ainadamar (boy 
de Cartu^ja), robando las preciosidades que en sus 
casas de recreo tenian los magnates granadinos, Is- 
maei. elevado al trono por la abdicacion forzosa de 
su tio Mabomad , se mantenia pasivo observando 
desde las torres de su alcazar el campamento ene- 
migo y las avanzadas crislianas. Los infantes, crei- 
dos que los granadinos rebusaban el combate, pu- 
sieronse en retirada a los dos dias (25 de juaio }. 






\ 









- 






- 









- 

■ 

—193- 

T 

La inaccion de los m'oros dependla de la'tardanza 
de algunos refuerzos de caballeria que se espera- 
ban de las ciudades comarcanas. Habiendo llesado 
estos, pusose al frente del ejercito un jdven y ga- 
llardo caudillo llamado Osmin,. famosb por sus cor- 




rerfas y victorias, y por sus desafios y com 

smgalares con los caballeros cristianos. Osmin al 
frente de los mas lueidos escuadrohes ,' embistid tan 

furiosament*' a la retaguardia • enemiga mandada 
por el infante D. Pedro, que la desordend en la 
falda misma de la sierra, junto a Albolote. D. Pe-, 

dro , viendo la dispersion y degiiello de su gente, 
revolvio espada en nsano, esforzandose para poner 
en orden alguna de su caballeria, que huyd en la 
primera arremetida de Osmin ; fue tan to el ardi- 
mien to y tan violenta la rabia de D. Pedro, que 
cayd subitamente muerto' de m caballo , ahogado 
con el calor del dia y con la fatiga de la pelea. Los 
maestres de Santiago, Calatrava y Alcantara y el 
arzobispo de Toledo, que tambien eras de la ex- 
pedicion, al ver que la "caballeria de Osmin acu- 
chillaba sin piedad a los peones fugitives , y 
sabedores de que el infante D. Pedro era muerto, 
picaron a sus cabailos y a todo correr se aleja- 
ron de las inmediaciones de la sierra Elvira. El 
infante D. Juan , que iba a vanguardia, avisado 
de la desgracia, quedd como entontecido , murieir- 
do algunas horas despues de un ataque apopletico. 
Osmin hizo estrago en las buestes enstianas, y 
cautivd mucba gente, que mostrd victorioso al puel 
bio de Granada. Los cristianos dejaron abandons- 
do sobre el campo'el cadaver de D. Juan, lo cual 



. 






- 












_ 199- 

sabido por sa hijo y beredero , escribio al rey Is- 
nfael, para que mandase buscarle , j| se dignara 
entregarle. Ismael, apenas recibid el aviso, orde- 
no encontrarle , y habiendose esto conseguido, 1« 
condnjo a Granada , le hizo embalsamar y colocar 
en un salon de la Aliianibra, dentro de un ataucl 



%M 



cubierto de an rico pano de oro , y rodeado de 



mnchas luces : dio orden , para que Ostnin y otros 
muchos caballeros biciesen de ceremonia la guardia 
de honor al difunto *, y aun mas , junto a todos los 
cautivos cristianos para que rezasen por su alma. 
Hechas estas solemnidades escribio una carta caba- 

- 

Ueresca al hijo 9 previniendole que podia mandar 
por el cuerpo de su "padre cuando tuviese a bien; 
y liable n do Uegado a Granada con tal objeto mu r 
chos caballeros vizcainos , Ismael puso a las ordenes 
de estos una brillante escolta , que acompand a la 
comitiva fiinebre hasta la frontera del reino d« 
Cordoba , a cuya ciudad se dirigio. 

En el angulo meridional de la sierra Elvira asen- 






to el rey D. Juan II sus reales , acompafiado del 
celeb re privado D. Alvaro de Luna y de los cam- 
peones y caballeros mas celebres de Castilla. Hacia 
el mismo punto estaba reconcentrado su ejercit© 
que por el mes de junio de 1431 asolo a la vega de 
Granada. En el propio sitio acometieron los moros 
granadinos, y trabaron la sangrienta batalia, fa- 
mosa en los anales de Espana con -el nombre de la 
Htgueruela, por una higuera bravia a cuya sombra 

estaba la tienda del rey D, Juan ( 1 ). Los moros 
(11 Bleda , Crdnica de los mores, lib. 4, capitub 



- 












■ 









Tambien hay un contraste raro y peregrine : re- 
corriendo con la vista el bellisimo paisaje de la ve- 
ga, de la ciudad, del alcazar, mudo testigo de pa- 
sadas glorias, al fijar la vista en la nevada cumbre, 
se divisa eon claridad a la izquierda del cerro una 
cerca, en medio deiacual sobresalen cupulas y cru- 
ses. Es el cementerio. 

- 

;■.-.-■■ ■ 









* 



— 



43. Cro'nic. de D, Juan II, ano 31, cap. 48. 



- 



—200- 

fueron vencidos ; y los emulos del prh-ado asegttw 
ron que no se logro toda la ventaja posible de la 
victoria, porqueel rey Jusef le sobornd xnandd-n- 
dole unos ceretes de higos y pasas,. rellenos de mo- 
nedas de oro. Esta bataUa fue entonces pintada en 
un lienzo que se descubrid en tiempo de Felipe II, 
el cual mando trasladarla con toda exactitud en un 
fresco de las salas del Escorial, donde se ven hoy 

los retratos de los personajes de ambos bandos, sus 
divisas, encnentros y ordenadas haees* 

Mas alia de Alhendin, se divisa una baja coiina 
llamada El susptro del Mar*. Desde alH contempla 
el eaminante por la ultima vez a la hermosa ciudad. 
Boabdil, lanzado de su trono, se detuvo en aque- 
lia altura y con los ojos anegados en lagrimas se 
despidid para siempre de su corte voluptuosa. Aixa, 
su madre , cuyo varonil y esforzado animo sobre-- 
llevaba con resknacion el infortunio , exclamd 
al ver Li amargura del bijo: a Llora, llora , como 
mujer , ya que no has tenido valor para defenderte 
como hombre.» 






* 







' 



- 



—201 



J 



•- 






•5V 



I 









Encima de Generalife y con inmediacion a este 
teinplete babia otra habitacion deleitosa llamada 
Darlaroca 6 palacio de la Novia: proximo a las tapias 
de la buerta y con mucha inmediacion a la mo- 
derna torre, hay un estanque casi cuadrado, de- 
fendldo nor el monte y sostenido por an murallon. 

Puede verse con mucha facilidad saliendo por la puer- 
ta que tiene alcampo dicha obra moderna, y caminan- 
doun noco haciaievantepor la orilla misma delata- 
pia. Liamase vukarmente el Alhercon de las Dumas 3 
y es may semejante al que hemos explicado hablan- 



do delos cdrmenes de Gartuja. Junto al albercon, y 
avanzados un poco sobre la buerta, bay vestigios . 
de un edificio , que se llama entre las gentes el 

Peinador de las JDamas ; cuya tradition indica que 
era una estancia contfgua a los banos, para como- 
didad de las personas que moraban en tan delicio- 



so lu°*ar. 



- 



EL cerro elevado en cuya ladera estan los jardi- 
nes de Generalife, liamase de Sta. Helena, porque 



hay vulgar tradicion , de que en el padecio mar- 
tirio una doncella santa llamada Irene , natural de 
Granada ; y se anade que ha declinado el nombre 
de Irene en Helena. 






c Subiendo al lomo del cerro hay un albercon may 
grande llamado del Moro P cuyas senas indican que 



■ 



seryia para deposito de agua, I fin de distribuirla 
en los jardines y paiacios que babia en el monte. 

Algunos -viejos de la tierra recuerdan haber visto 
en el arrayanes , lo cual comprueba que en aquel 
sitio. debio haber recreaciones semeiantes a las de 

Generalife. A mayor distancia y todavia mas enci- 



* 









\ 



• 



-202 



m"^ 



ma del monte esta ei Jljihe de la Lluma 9 liamada 
asf porque recoge las aguas de todas aquellas ver- 
tientes. Es de muy bueaa fabrica ; tieue caarenta 
j dos pie's de ancbo y otros tantos de largo , con 
euatro naves , y en medio un cuadrado que recibe 
el agua pluvial, la cuai se clarifica y conserva fres- 
ca y saludable. Durante la rebelion de ios moriscos 
dieron e'stos un rebato hacia Giiejar ( en .20 de ju- 
nio de 1569), y D. Juan de Austria, que se hallaba 
£ la sazon en Granada, subid siendo las diez del dia 
con 5.000 hombres ai cerro , para descubrir el ter- 
reno ; los soldados y el misnio D. Juan llegaron 
tan fatigados del calor y acosados de la sed , que 
eon el capacete de un militar se saco agua del al- 
jibe para dar de beber a toda ia division , sin que 
se notase disminucion en el depdsito. 

Ei palacio mas rico ysuntuoso de los que poseian 
los reyes moros de Granada era el de los Alixares, 
fundado tambien en la cumbre del cerro , en el 
cual se ven aun sus ruinas. Lucio Mariueo Sfcu- 
lo (l) 7 MarmoI v (2), Pedraza (3) encarecen la mag- 
nificencia de este alcazar, Los romances antiguos 
jranadinos bacen tambien referenda de eh pregun- 
tando D. Juan , rey de Castilla , a un nioro eauti- 
yado en la veea; 



- ;Que castillos son aqtiellos? 

AJrnfi $>nn v rpjiir*inn r 



Altos son y relucian I 



■ 



. 



• 



(2) De las cosas memor., lib. 20. 
;2) Rebel, lib. 1, cap. 13. 

3) Hist. Eel. de Gran., part. 1, cap. 28, y 3, 
cap. 29. 






. 



■ 



•203 






'* '' ' '■ if 1 > 



.': ■ C 






- El Alhambra era , sendr, 




-ska i ' - -i ' ■■■•■' ? en 

Y en una preciosisima cancion antigua de la mo- 
ra huerfana , que dirigia suS queias a Aben Hume- 
ya por naber fomentado la rebelion de los moris- 

cos , se dice : #g 

* 



fc) Menos en Granada 
se vera la zam 
ni en la ilustre Alhambra 
tanto deseaaa- •* 

JNi en los Jhxares, 



' 



necnos a lo znoro s 






ni en su no de oro, 

menos en Comares. 



■.s - - - ^ 



Ademas de las ruinas referidas del palacio de Dar- 
iaroca, se ve en la cumbre cerca de Generalife una 
meseta llamada la Silla del Mfro , que se cree fue* 
un mirah li oratorio; a el se refugiaron desde la 
Albambra algunos reyes , perseguidos por bandoa 
contranos , durante sus fatales discordias. Desde la 
Silla continiian los cimientos y vestigios de gran- 
des obras , y ayanzando bacia leyante se balla un 
albercon llamado del Ncaro . uarftcidn 



. 



Moro, de que ya se ba hecbo me'rito s era un gran 

deposito para regar los jardines de los Alixares. 
Junto al estanque hay un sobterraneo emboyeda- 









\ 












' * 






- 



* 



• 



do , del alto de un bombre y de dos varas de an- 
chura ; sirvio de acueducLo para remontar el agna a 
la cumbre. Siguiendo adelante por el mismo cerro, 
se descubrea vestigios de obras antigaas y restos 
de fabrica moruna , de argamason de tierra , . cbi- 
narro y caL Estas ruinas son , segun las mas fimda- 
das conjeturas , las de los Alixares. El albercon del 
Moro se destinaba para regar los jardines del pa- 
lacio de Darlaroca, desde el cual se disfrutaba la 
hermosa perspectiva de Generalife, de la Alhambra 
y margenes del Darro ; y el albercon del Negro pa- 
ra surtir los de los Alixares, situados en' la parte 
del cerro que mira al mediodia, con.no menos 
deliciosas yistas a Genii y sierra Nevada. Es del 
momento, dice Pedraza, conservar la memoria de 
estas antiguallas, y manifestar el gran poder de 
los moros , que rodeados por todas partes de guer- 
ras contiauas y molestas , tuvieron animo y caa- ; 






dal para costear obras tan grandes (1). : , 

Es cuanto puede referirse de estos parajes , digno 
de fiiar la curiosidad del viajero, Jizzguese , por la 

**V **j c> S? ***** 

nermosura de Generalife y por las ruinas de los pa-. 

- • - -. „ -it' . ' i 

lacios contiguos a el, del gusto, riqueza y volup- 

tuosidad de los reyes granadinos. 



i . : - i . "-f- ■ ' - - ' • ; -' - 




. ' ' -' " - 




(1) Histor. Ecles. de Gran., part. 3. a , cap. 29. 

Vease D. Francisco Martinez de ia Rosa , Notas a D* 
Isabel de Soils. 

. . ;.....•-.-' '■-■;■ -..,-; - t C - - - " --- - 

■ . . - . ■ .■ . sol •:..' -■ ' ' - 

. I OS h - 3 S1Q - ■■-■-.., • • ' - 



J 



f. 















- 









"•: ■ ' • : - u . e ■ r \ - 

ml IV • ! .'.: i " /'-■■a • - 



GAPITULO IX. 

■ -,; ■ ; 



Gampo fc las igbattn* g sus tratwMafhmes. 

- ■ " ' ' '■ ■ ■ *-.-:■:'• ■. .• 

Bajando de "Generalife, entrando por la puerta 
de Hierroycontinuando.por angosturas de murallo- 
nes y torres morunas, se llega a la explanada de 
Sta. Maria de la Albambra ; desde aqui puede sa- 
lirse alas alamedas, por el arco de los Goches abier- 
to en tiempos modernos* Desde el se desciende a 
- nuevos jardines , que comiinican con el paseo gene, 
ral, y de este arrancan varios caininos para la Ha-; 
nura del Campo de los t Mdrtzres. Llamase asi ,.por- 
que hay tradicioii de que los moros sacrificaban 
aqui a los cautivos cristianos . afiadiendose erue los 
tenian encerrados en las mazmorras que aun se 
Ten en el suelo junto ai convento. Tal presuncion 
no parece verosim.il , al considerar la forma de 
aquellas, ide'nticas a los silos, y a su corto recinto 
que no podia contener sino muy corto niimero de 
presos. Ademas seria dificil hacerles entrar y salir, 
a no descolgarlos con cuerdas 6 con una escalera de 

mano , e imposible que permaneciesen. apinados 
unos sobre otros con escasa respiracion- Hay datos 


















- 



& 













. 



para creer que lbs moros tuvieron hacia esta ex- 
planada , que nombraban de Jlahul , las pnsiones 
y el corral para encerrar a los cautivos , y tal vez 
servirlan para este uso las mazmorras que aim sub- 






los ca 






sisten ea las torres Bermejas 

Los reyes Catolicos para memoria del cautiverio 
y desgracia de los cristianos fundaron una ermita, 
en el sitio que despues ocupo el convonto de car- 
meiitas descalzos , y la pusieron bajo el cuidado de 
pellanes reales, que celebraban en ella sx>- 
lemnes Tunciones de. iglesia. En el ano de'1567, 
vinieron a Granada cuatro padres cat meiitas de la 
nueva reforma de Sta. Teresa de Jesus, que Yivia 
entonces , y eran Fr. Baltasar de Jesus , muy ami- 
go del marques de Mondejar , Fr. Francisco de Je- 
sus , S.-Juai* de la Cruz/y el lego Brocardo de S. 
Lorenzo, con objeto de propagar su religion. Se es- 
tablecieron primeramente en la calie de Gomeles; 
despues les mando el arzobispo D. Juan Mendez de 
Salvatierra, que fuesen a la Alpujarra, pero aco- 
modados los religiosos a perraanecer en la capital, 
lograron fijarse en la ermita de los Martires con las 
condiciones de'que no concurriesen mas de diez in- 
dividuos , de que todo lo que en ella edificasen sc- 
ria de la capilla ileal , y de que los capellanes los 
Tisitasen como superiores; estas restricciones que- 
daron ineficaces despues de un largo pleito. D. 
Alonso de Granada Venegas , alcaide de Generalife, 
les facilito aguade la mucha que pasa por los jardi- 
nes de su palacio, y entonces formaronla magnifica 
huerta que pertenecio a esta casa, y fabricaron el 
solido convento que hermoseaba a este paraje y que 

* _ 












- 









207 






desde lejos causaba el efecto mas agradable* Hoy se 
esta destruyendo tan notable edificio para aproye- 
ebar sus materiales \ es dolor oso ver en nuestros 
dias co mo desaparecen los monumentcs que re- 
euerdan la piedad de nuestros mayo res , y los 
sucesos interesantes que nos ha trasmitido la his- 



- 




- 



toria (1)* 

Junto ai convento * del cual no <medara dentro 
de breves dias sino memoria, descuella un cedro del 
Libano $ algunos opinan que a el y a las altas al- 
menas que desde sus copas se descubren , son alu- 
siyas aquellas tiernas estrofas que S. Juan de la 
Grua 'puso en bocade la esposa, al componer su 
cancion de la Noclie oscura : 



. r 



. ' 









i . 



» : 






v 









V 



■ i 

■ ' ■ 






. . 



... . En mi pecho florido 
■ Que entero, para el solo, se guardaba^ 

Mi bien quedo dormido, 
. Y yo le regalaba 



Y el yentalle de cedros aire daba. 

- 



■ 






El aire de la almena, 
Cuando ya sus cabellos esparcia 
Con su mano serena, 
En mi cuello heria 



- 



- - 












. 



- 



-*■ 






' 



. 



Y todos mis sentidos suspendia. 

1 






■ , ■- 






* ■ r - - I " 



■ f" 






■ 



' (1) En las hovedas del presbiterio de la iglesia se 
ban descuhierto niomias de frailes , que aun conser- 




sino tambien laraados de sus tumbas los muertcs. 





















■ 






■ 









a i 






■ 



• 






' ■ 






- 






-208- 

V 

_ En esta explanada fue donde Aben Comixa en- 
tregd al conde de TendiUa^ al Cardenal.de; Espa- 
aa y a D. Giitierre de Cardenas las Haves de la Al- 

- 

nambra. Por el camino .que llaman. de . Pena-Parti- 
da, que esta ai final de la misma, bajd Boabdii 
con su familia para, ausentarse de Granada: v 
tambien por el subieron los reyes Catdlicos con su 
ejercito , cuando entraron en la fortaleza- en el 
dia 2 de enero de 1492. 

1 

Desde el camino de Pena-Partida arranca una 
senda que conduce a las Torres Bermejas,- son Ua- 
madas asi por su color rojizo : fueron construidas 
por Alhamar, sobre las ruinas de otra fortaleza aft- - 
tigua que los. primeros arabes consfcruyeron para 
tener sujefcos a los judios y cristianos que moraban 
en el barrio que hay en la falda mis ma de este cer- 
ro hasta el Campo del Principe. En el se halla el 
templo dedicado a S. Cecilio 3 conservado durante 
la dommacion mahometana •; toleraron - los moros 
largo tiempo qne los cristianos celebrasen en el sas 
oraciones y ejercicios piadosos : dicho templo se 
erigid en parroquia el ano 1501. Mas aba jo de las 
Torres Bermejas subsiste la antiquisima puerta 
llamada del Sol, de que hicimos referenda en el 
cap. IH de la parte I : cae encima de la arruinada 
iglesia de Sta. Escolastica en lo alto de una cuesta; 
la puerta es pequefia , de arco puntiagudo , y sobre 
ella hay un torreon viejisimo junto a ebcual se co- 
nocen los vestigios y ladireecion de los mnros an- 

tigUOS. 









La serie de, jardlnes que se extienden en forma 
de bancales desde el cerro de los Martires hasta ei 



» * 



■ 



- 






■ 



... " 






■ 



. - ' - 

Campo del Principe, llamado por los moros de 
Abulnest> eran huertas y jardines deleitosos de los 

reyes granadinos ; en algunos carmenes se yen aim 
los murallones de argamasa. No lejos de estos pa- 
rajes estaba el palacio de Darluet } nombrado co- 
munmente de las Gallinas , cuyos vestigios se ven 
a alguna distancia en el camino de Genes , siguien- 

■ 

do la Ribera de los Molinos, d de la Aceguia 

Gorda. 



. - * 



- 

- 






1 






■ 



■ 



- 


















. 



■ 

■ 









■ 

- 



■ 



' 



- 






- 



' 









* 



* 









' 






wmT* 

- 

; 



i u 

• - 




.... 

( J 

:< ■ • ' . - 

■ . - ■ 

r 

- 

- 









- - - - .. . ' 

- - - - 

, - 



■ 

■ ' 

... 



. - ^ 






- 



■* 






-*» 3 




- 



- ■ . ■ 



' 






* 



■ - - "' 



▼ - j - 

- 



,." 



* 






■ - , r - - - 

■ • , ■ ■ *-•-.- 









-A 



■ - 






4 



its 

. . . - 






' 



- - 



' 



■ 



■ 



- 
* 



- 






'T 







■ 



\ 




i 



\ - - JZf 



-■-•■- Km • : '■"..'.. - ! ; 

* 

• ' -■:: ■ . : ; 

* .. » 



. 



■ i 






CAPITOLO X 



^ 



"' <-I 



- ■ 1>" 






- 



Zatatfa, €as>a$ €m&wtatidts , 5Ckatc erta , ®asa 

M Carbon, fllasa be tftb-Sambltt. ' 

Hemos explicado todo lo perteneeiente a la Al- 
hambra y sus contornos ; volvamos ahora al punto 
cdntrico de la plaza Nueva. Ea esta desemboca el 
Zaoatin, que quiere decir en arabe, casa de co- 
merciantes, y el cual conserva su hechara irregular 
del tiempo de los mores, a pesar de las reformas 
que hizo ea el Fernando de Zafra , secretario de 
los reyes CatdHcos , y no obstante algunas noveda- 
des posteriores. Por la derecba comunican varias 
calles morunas tortuosas y estrechas , y por la iz- 
quierda pasa el rio, lamiendo los cimientos de las 
casas , basta el puente de S. Francisco. Una de 
aquellas conserva aun el nombre de calle de Men 
ffamar, porque en el! a vivid un celebre y rico cau- 
diUo de este nombre , cuya casa estd renovada hoy - 
en la placeta del colegio Eelesidstico. Por ladeLEs- 
tribo, que estd mas abajo (continuando por el 
mismo Zacatin) , se sale d otra placeta , en la cual 

.1 



■ 



I - 
























21 i 



- 



■ 

se yen la casa de ayuntamiento , la fachada de la 
capilla Real , la del Sagrario y otras casas parti- 
culares. 

La casa de ayuntamiento era nn edifido dcstina- 
do en tiempo de los moros para academia d uni- 
versidad , y junto a el tenia sa morada el alfaqui 

. de la mezquita, que estaba donde hoy el Sagrario. Pre- 
sumimos , que en el estarian las aulas de la celebre 
academia alcoranica, instituida por el sabio Abda-- 
11a Soliman Alcasem , en -la cuai se explicaba la 
teologia mahometana y se ensenaban matemati- 
cas , retorica , poesia , medicina • jurisprudencia 
e histori'a. En esta academia granadina apren- 
dieron inucbos jovenes aventajados , y entre ellos 
Mahomad Ben Abdelhac el Gasanita 5 este regald 
y dedico al establecimiento un libro de poesias ,%i- 
tulado Collar de perlas 9 que se conserya en el Esco- 
rial; hicieron explicaciones en elia , otros moros 
sabios que se enumeran en la obra de Casiri. 

Los reyes Catdlicos, por cedula de 20 de se- 
tiembre del ano 1500 , organizaron el ayuntamien- 
to de Granada , y en una clausula de aquel pre- 
cioso documento se dice 1 Item damos para casas de 
calzldo la que los moros llamaban Jlmadraza. Esta 
casa era de aspecto y forma arabe basta que en el 
siglo pasado se renovo , como lo explica la lapida 
de marmol negro que bay a la subida de la esca- 
lera debajo de una imagen de la Virgen, y de 
otro letreropor elcual se advierten las indulgencias 

concedidas por el arzobispo D. Francisco Perez a los 
que la rezaren una salye, Aquella dice asi : Siendo 
corregzdor de esta ciudad m. n, I nd* y q> ciudad in- 















• 



$12 






iendente y superintendent e general de ella y su rei- 
no el Sr. B '. Clement e Aquilera s mariscal de cam- 
po" de los eje'rcitos de S. M. ; acordd Granada per* 
feceiondr sus casas capitular es con nueva olra de es- 
ta escalera, patio y sola laja> y con la extension 
de la antesala alia, oratorio y sacrist ia que las ador- . 



' . . . &k 



- j - . ..77 

nan y demds interior es y .exterior es prectostdades 

que la ilitstran; confiando el logro de su grandeza y 



administration al celo de sus cahalleros comisionados 
D. Juan de Paz y D, Jose 1 Velazquez , sus veintfe 
cmtroS) yD. Josd Matute x jurado ; a cuyo esmero 
reconoce su.fdlrica el feliz complement o de su plau- 
sible finalizacion: ano de 11 £9.. Aunque los autores 

de la inscripcion no estuvieron muyfelices, dijeron 
sin embargo lo siificiente para saber quienes fueron 
los encargados de la obra y el ano en que se veri- 
fied esta. -: ' 



El ayuntamiento tiene otra casa , que es la co- 
nocida con el nombre de Miradores de Bib-Rambla^ 
en la cual se ban ceiebrado algunos cabildos 5 y en 
su f rente esta la lapida de la Constitution. 

La fachada de la capilla Real es del gusto gdtico, 
con ventanas dgivas , tiene un andito d corredor 
que la rodea toda , perforado eon lindos adornos 






geometricos, entre los cuales los Lay circulares con 
las iniciales de Fernando e Isabel. En los pilares 
se sobreponen piramides gdticas de agradable vista. 
La puerta de este costado que es secundaria (la 
principal cae a la catedral) es del nismo gusto/ 
compuesta de un arco con dos pilasiras, en la cual 
sobresaleri dos heraldos de armas; en el mismo 

centro del arco estan las armas de Gastilla , soste- 









' 












J 



-213 



i 



nidas por un aguila, y encima una cornisa con 
tres estatuas que re pre sen tan. a la Vfrgen, a S. Juan 
Bautista y al Evangelista.La fachada del Sagrario, 
del dial kablaremos mas adelante, es mas sencilia 



y "de gusto difererite. Arrimada a 1 la pared de-la 




a A - iines del siglo XVI, excavando los. ci- 
mientos de una casa in media ta al aljibedel Rey r 

mas arriba del -convento de las monias de Sta, Isa- 
bel la Real , se encontro la columna de piedra par- 
da de la sierra de Elvira -que despues se traslado 

por disposicion del muy ilustre Ayuntamiento al 
lugar que hoy tiene ? dice: : -•■■'- 

• FVRLE SABIN/E TRANQV1U pj :.-..,-.- - * 

LINJE h 

: ; ICG ' - AVG '■ 



- 



' ... r v ..■■■■.-.-■- i •- )k'ifi ■ 






CON1VG- IMP. C/ES. M. AN"- - 



• 



TONI GORDIANX PII. FEL 
AVG ORDO M. FLo.R. ILLIBER 
i RITANI DEVOTUS NVMINI ■ I -■ 
MAIESTATI QVE SVMPTV " 

PVBLICO POSVIT 

D.-D.. 



■ 



El aficionado cabildo del florzdo municipio iliberi- 



tano puso a casta phllica esta memoria a la majes- 
tad de Furia Sahina Tranquilina Augusta, mujer 
del emperador Cdsar Marco Antonio Gordio.no Pio 

* _ 

Feliz Augusto* 



- 

■ 



> 



* 



* 






" 













4 Volviendo al Zacatiu y coatinuando por esta ca* 
lie abajo, se llega a la Jlcaiceria; y frente a la 
puerta de esta deseinboca una calie que guia dere- 
chamente a la Casa del Carbon. La Alcaiceria se 
llama asi de Caixar , que en lengaa africana quie- 
re decir €esar 5 porque los romanos ,- cuando con- 
quistaron el Africa , tenian en cada ciudad una 
aduana donde reeogian los generos de comercio. 
Sucedia gue, durante los a&orotos populares , la 
muchediimfcre se dirigia a robar los efectos precio* 



-* * -» 



sos de la adaana ; y para remedio de esto , un em- 
perador de los Cesares mando que en cada ciudad 
hubiese un lugar cercado donde se encerrasen las 



rnercaderias de la hacienda pub Ilea y las de los 

honrados comerciantes , a fin de que estos tuvie- 
. sen seguras sus propiedades. De aqiil provino el 
nombre de Alcaiceria, 6 -Casa del GSsar (1). hos 
moros - granadinos 9 que beredaron las costutnbres 
de los africanos sus abuelos, fundaroa su Alcaice- 



ria, pequeno recinto cerrado con yarias puertas, y , 
formado de calles tan angostas y tortuosas que pa- 

reeen un iaberiato , y en el vendian sedas, aifom- 

bras y tejidos preciosos. Despues de la conquista 
ban continuado los comerciantes de scdas } estable- 
cidos en las reducidas y arabescas tiendas , con la 
propia forma que nos describe Marmol las de la Al- 
caiceria de Fez. • 



_ 






V 



V * 








.. 






-• • ■ ■ 



- 
'■"■■■ ■■ T ■- ■■ ■ I - ■ *- -■■ - ' ----- - - _, 

.• ... 



• . -r c 



5 



(1) Marmol, Description de Africa, lib. 4, cap. 

22 de Fez. , . - 






- 



■ 



. . 



-- 












! 



- 






. 



• - 



— 215 



Condenadalageneracion actual v a ver.destruidoS 

machos tie los monumentos conservados durante 
sMos 5 ha preseneiado la catastrofe borrorosa, de 
la desaparicion de casi toda la Aleaiceria con sus 
riquezas. A las dos de la madrugada del dia 20 de 
julio del presente ano de 184^, estallo sin sa^- 
berse cdmo ,' un Toraz incendio en el centro de tan 
famoso recinto. Unos nacionales de la guardia de 
prevencion de la piaza de Bib-Rambla y pasaban 

las apacibles horas de la noche tocando la guitar ra* 
y observaron que salia de aquel paraje una colum- 
ns w de humo espeso , y que en seguida alumbra- 
ba el recinto de la ciadad una borrorosa bosuera. 



• 



Inmediatamente pusieron en conmocion a los ba- 

bitantes de los barrios inmediatos. Cundio la 702 
de jfuego!, y el encargado de dar los toques re- 
guiares de la campana de la Vela, durante la no- 

che , ai divisar el volcan, sono a rebate Mientras 
se reunian lbs nacionales y bomberos , y se daba la 
serial de fuego en las campanas de la.catedral, las 
llamas habian tornado un . incremento espantoso, 
subiendo a la aitura del segundo cuerpo de la tor- 
re de la mis ma. Las fragiles casas de niadera de la 
Aleaiceria eran devoradas instantaneamente , cor- 
riendo por desgracia un yiento faerte que atizaba 
el incendio. Los nacionales y bomberos r que acu- 
dieron mas pronto , al derribar las puertas corrie- , 



ron el riesgo de ser acometidos porllos enormes 
perros de presa , que vagaban sueltos para resguar_ 
dar sus calies, y que estimulados con la candela, 
habian acudido a aquellas rabiosos y dando v .ahulli~\r 
dos. Arrostrada toda clase de peligros , se derri- 



> 



• 




~ 



r 









* 









.216- 



bafon las puertas calcinadas ya , y aparecio el hor- 
rible foco, alimentado con exquisitas telas y ri- 



gos encajes* La milicia nacional , con la escasa tro-\ 



pa que guarnecia a esta ciudad , cercd los cuarte- : 
les inmediatos, en cuyas plazas y calles se veian 
revueitos muebles de las casas y efectos de los al- 



macenes aina^ados- del incendio. Los bomberos. 



O 



los nacionales, los Tecinos envueltos en mantas y 
capotes penetraron en aquella boguera que pare-. 

cla un infierno , e bicieron esfuerzos desesperados. 
Hubomuchos contusos yberidos por lalluvia de vi- 
gas, tejas y ladriilos y por elhundimiento detecbos, 
a cuyo peiigro se expusieroa intrepidos; aunque cafa 
sobre la hoguera un torrente de agaa, babia prendi- 

do la lumbre por las casas inmediatas, y era n tan 
violentas las llamas, que no era posible apagarlas. 
Estaba preparada la -artillerfa -, para ver si sus ex- 
plosiones tenian mas eGcaz resultado. Al cabo de 
seis boras de un trabajo improbo se logro cortar 

el incendio , arruinado ya casi todo el recinto de 
la Aleaiceria; Humearon los escombros por algun 
tiempo , y el dolor se Tio retratado en el sem-- 
blante de los buenos granadinos. Ya se estan for- 
mando nuevas calles fabricadas con alsnina mas re- 
gularidad que las antiguas. 

En frente de la puerta de la Alcaiceria bay una 
calle angostayde que forma parte un puente y se 
pasa por el a la Casa del Carbon, Llamase asf, por- 

que en el depositaban este combustible sus con- 
ductoreSj hasta tanto que se les autorizaba para 
vender le. Era este edificio uho de los mas eie^an- 

tes de Granada arabe j como lo indican los yestigios 



' 












' 



217 



de stt primor exterior. El arco y sus adornos , las 
labores estalactiticas del techo d bdveda del vestibu- 
lo, y las ajaracas , lazos e inscripciones que au-n 
restan, son indicios de su antigua elegancia. Es- 
ta casa fue fabricada por los reyes moros parahos- 
pedar a una fuerza respetable de cabaileria de 
guardia real , que tenia cargo de recorrer la -vega 
para mayor seguridad de la ciudad : los destaca- 
mentos alternaban en este ejercicio de noche y de 
dia. Los sol dados' y jefes tenian dentro de esta ca- 



ia sus habitaciones , con establos para los caballos; 
esta tropa se sustentaba con las rentas del erario. 
Tarabien.servia esta casa a los moros para celebrar 
zambras, bailes y festines. Alganos ariosdespues 
de la conquista, la Casa del Carbon fue destinada 
para teatro , con cuyo^motivo se variaron sus de- 
partamentos interiores. Fandada dcspues la casa 
de comedias de la puerta Real, ei antigao palacio 
1 arabe quedd para habitacion de gentes pobres , las 
cuaies tienen hoy distribuidas sus estancias. 

Bajando por .el Zacatin se sale a la famosa plaza 
de Bib-Rambla, muy celeb rada de los poetas ara- 
bes 5 porque en ella se han celebrado fiestas, tor- 
neos , corridas de caballos , y tambien porque ha 
servido mas de una vez de campo de batalla a los 
moros granadinos , divididos en implacables bandos 
en la decadencia de su imperio. Tiene seiscientos 
pies de largo y ochenta de ancho ; en uno de sus 
extremos hubo una fuente , en cuya copa habia an 

leon coronado, abrazando el escudo de armas de* 
Granada. En uno de sus angalos esta la casa mu- 
nicipal d Los Miradores, porque desde sus balco* 









. 



■ 




% ues asiste el ayuntamierito alas fanciones publicas* 







* • ~ 



La plaza de Bib-Ranibia estaba ocupada antes con 
las tiendas de hortalizas , frutas f abacerias , que 
la hacian parecer mezquina , y de aspecto desagra- 
dable. D. Agustin Romero, jefe politico que fuel 



de Granada, hizo derrlbar en el ano de 1837 los 



conventos de agustinos y de monjas capuchiiias, y 
con los esconibros de estos cdificios for mar la ex- 
planada que ^e eieva en el centro de la plaza, con 
un pretil de piedra; sobre este hay ocho coium- 
nas de jaspe que soslienen a otros tantos faroles 
de reberbero. La plaza se adorna todos los anos 
con carteiones , con figuras caprichosas , y con le- 
treros de poesias sagradas, para soiemnizar con - 
esplendor la festividad del Corpus. Todos los edi- 
ficios estaban uniformes en tiempo.de los arabes, 
con ventanas y ajimeces cubief tos de celosias ; pero 
la reina Catoiica , inando en j.ul£o de 1501 , que se 
quitasen todos los ajimeces moriscos de las calles 
de Granada , y los duenos de las casas de Bib-Ram- 
bla , formaron entonces las ventanas que aun se 
conservan en algunas. Pronto desapareceran todos 
los vestigios antiguos , pues nuevas obras reem- 
piazan a las primitivas y antiguas de los moros. 

Aunque desembocan varias calles en la plaza, hay 
en esta dos puertas , que son la de las Orejas y de 
las Cueharas. La primera , en frente del Zacatin, 
era llamada por los moros de Bib-Ramhla, y aun 
conserya sus arcos y parte de los capiteles- de las 
columnas con que se adornaba por la parte exte- 
rior, Sobre ella se fundo despues de la conquista, 

una capilla dedicada a jjuestra Sra. del Pdpulo 



y 






■ 



- - 












-219- " ~ 



' 



6 de la Rosa , y para que se conservase el cuito de 
ella habia destinada la renta de una capellania. 

X 

Por la parte que mira a la plaza hay an letrero 
gofcico alusivo a la conquista de Granada y a la an- 
tigiiedad de la puerta , y esta casi todo oculto e 
ininteligible con motivo de haber avanzado mas de 
lo conveniente una de las paredes inmediatas. Lla- 
__ mase puerta de las Orejas^ porque en el ano de 

1621 - celebrandose solemnes fiestas con motho de 
la proclamacion de Felipe IV, se bundio an tabla- 



^. - 



do contiguo a ella 5 que estaba recargado con mu- 

cha gente , pereciendo algunas personas , y porque 
much as seiioras salieron mutiladas por mano de los 

maLvados , que validos de la confusion robaron los 

pendientes , y para bacerlo prontamente cortaron 

las orejas a algunas* Antes se Ham 6 de los Cucht* 

llos , porque el gobierno municipal fijaba en ella 

los punales que aprehendia. Esta puerta conduce 

casi en derechura a la calle de Mesones * por la 



* ' 



cual coma el antisuo lienzo de muraila arabe: di- 



. 



cha calle v los cuarteles a eila contiguos fueron 
edificados por asturianos , que \>ioieron a fiindar 
despues de la conquista algunos barrios de la ciu- 



- 



dad , v edificaron la iglesia de la Masdalena. Jun- 

y «/ o o 

to a esta se halla la alhdndisa. cuya fabrica es.de 

gruesa canterfa , con un patio espacioso y catorce 

alhon'es que pueden contener 50.000 fanegas de 

grano. La puerta de las Cucharas es de hechura 

modern a. 

- - j 

'■■'■■"": : "K f 

-' -T- - * 



» - - - - -* 

IK 









}■ 
















e&e&£s 






■ 



- 



' 






.* 



. 









" 



- • 






' 






- 

- 

- - 






- 



■ 



' 



: 










. 






CAPITOLO XL 

- 



' 



Catcbral, CapUla Heal g Sagrana. 






- 



• 



Una tradicion sagrada nos dice que S. Cecilio fue 
uno de los siete varones apostdlicos a quienes toco 



difundir la fe ea la region granadina , y que esta- 
blecio ea llliheri su catedra y silla ■ de aqui es 11a- 
marse apostolica la iglesia granadina. Los moro* 
vencedores toleraron que los cristianos , reconcen- 
trados con los judios en el barrio de la parroquia 









de S. Cecilio, tuviesen sus ejercicios piaaosos \ y 
conquistada la ciudad por ios reyes Catoiicos, se 
dijo una solemne misa en el mismo dia 2 de enero 
de fiW] y se coloco ei Sacramento en la sala del 
paiacio drabe que sirve hoy de capilla. Aquellos 
piadosos monarcas fundaron entonces iglesia cate- 
draL con ei tftulo de Santa Maria de la Encarna- 






cioa , y la elevaron a metropolitana , dandole por 
sufraganeas las de Guadix y Almeria. Impetradas 
bulas del Papa Inocencio VIII \ para la ereccion de 
catedrales, coiegiatas y parroquias en la nueva did- 



y 






m. 












cesis* vinieron cometidas al cardenal de Espaiia . 

D. Ped.ro Gonzalez de Mendoza y a su sobrino el 



■7 



arzobispo de Sevilla D. Diego Hurtado de Mendo- 
za; pero el primero establecio por si solo las disnu 
dades, eanongias , y demas prebendas para esplen- 









dor j majestad del culto. 

Erigida la catedral , fue neeesario edincar un 
templo que correspondiese en grandeza y suntuo- v 
sidad a la importaneia y caracter de la metropolis 

tana. El arzobispo primero de Granada Fr. Fer- 
nando de Talavera fundo provisionalmente una 

* 

iglesia pequena eontigua a su casa, que correspon- 
de hoy a la destruida en el convento de S. Fran- 
cisco en la ciudad. De este paraie se trasladd la ca- 
feedral en 1513 a la mezquita de los moros que 






.«1.« . * * 



ocupaba el sitio del Sagrario 5 aunque quedaron en 

el.convento de S. Francisco, furidado en el mismo 

- - .... 

ano ? las sillas del coro y los libros de canto , y 
otras alhajas que pertenecieron a la iglesia provi- 
sionalmente estableeida en aqtiel local. Por ultimo, 
Felipe II dispuso elevar el suntuoso templo, mara- 

_ 

villa del arte. D. Diego Hurtado de Mendoza , es- 
critor concienzudo , de critica severa, que babia 
recorrido los principles pueblos de Italia y admi- 

rado los monumentos mas ceiebres de Europa > no 
tuvo reparo en decir que el templo granadino era 
el mas magnffioo despues del Vaticano 

La catedral se empezo en 15 de marzo de 1529 
con el diseno y baio la direccion del celebre arqui- 
tecto Diego de Siloe , natural de Burgos , diseipulo 
e bijo de Gil de Siloe. Diego fue uno de los esculto- 
res y arquitectos mas ceiebres de su tiempo, y a el 



- 









# 









222 — 

se debid principalmente la restauracion de la ar- 
quitectura greco-romana en Espana. Estuvo casado 
con Ana de Santobis , que fallecio en 7 de octu- 
bre de 1540 , y fue sepultada en el Sagrario anti- 
guo, segun una inscripcion que copio Pedraza. 
Contrajo segundo mairimonio con Dona Ana Bazan, 
la que le sobrevivid y beredd mucha parte del cau- 
dal considerable que habia juntado. Siloe fallecio 
en Granada en 1 563 y fue sepultado en la parro- 
quia de Santiago. En el dia 17 de agosto de 1560 
seestrend la catedral sin estar concluida, siendo 
arzobispo el ilastre D. Pedro Guerrero , que se hi- 
20 celebre por su sabiduria en las discusiones del 
concilio de Trento : concurrieron a la solemnidad 
ei acuerdo de la ChanciHeria , la inquisicion { el 
ayuntamiento y muchos personajes. 

Por muerte de Siloe fue nombrado maestro de las 
obras de la catedral su discipulo y aparejador Juan 
de Maeda/a quien dejo nombrado aquel por alba- 

i-# t 1 »• • "I '11- 

cea , y dio pruebas de estimacion donandole en su 

* ; 

testamento las trazas , disenos y otros utensilios 
de su arte. En 24 de noviembre de 1574 marcbd 
Maeda a Sevilla , nombrado tambien por el cabildo 
de aquella catedral maestro mayor de sus obras , y 
entonces prosiguid las de Granada Juan de Orea, de 






quien ya se ba dicbo que fue uno de los babiles ar- 
tifices que trabajaron en ei palacio de Carlos V. La 
obra siguid con lentitud por falta de fondos , hasta 



_ ^^_ ^ 



que ei arzobispo D. Juan Mendez Salvatierra la im- 
■pulsd con sus muchos donativos, v estimuld & los 

ST I tJ | 

fieies para que acudiesen con limosnas, haciendo 
que ei dia 8 de setiembre de 1583 se celebrase una 

- 

9 









223 



funcion solemn^, en que predicd un orador muy 
elocuente llamado Castro Verde; en su tiempo se 
concluyo el erucero y se elevo la torre a la altura 
que hoy tiene. En 1610 aun estaba atrasada la fa- 
hrica , y por ello el prelado Fr. Pedro Gonzalez de 



_ * 



Mendoza f q ue f undo el paiacio arzobispal ) culno 
al cabildo y se esforzo consiguiendo Terla concluida 
en 1639, es decir, poco mas de un siglo despues 

cle empezacla. 

Pasando de la plaza de Bib-Rambla a la de las 
Pasiegas aparece la magm'fica fachada con tres puer- 
tas, eorrespondientes a las naves interiores del tern- 

plo. Los adornos de ella consisten en cuatro pilas- 
tras reforzadas , que sostienen una cornisa, en la 



* 



cual hay cuatro estatuas colosales, alegoricas, tra- 
bajadas por los estatuarios granadinos Francisco y 
Miguel Jerdnimo, hermanos gemelos. En lo alto de 
las pilastras, por bajo de las cornisas, hay cuatro 
medalias circulares de piedra franca que represen- 
tan a los Evangelistas , trabaiadas por Pablo de 
Rojas , amigo y discipulo de Rodrigo Moreno , in- 



- - 



signe escultor ^ranadino. El segundo cuerpo esta 
sostenido tambien por pilastras ; sobre estas des- 
cansan dos arcos coiaterales y otro en medio mas 



I 



■ 



suntuoso , sobre los cuales se sobreponen reinates 
y una cruz de hierro en el punto del que hay en 
el centro. 

Sobre los arcos de las puertas coiaterales hay me- 
dalias de piedra franca con esculturas que repre- 
sentan a la Visitacion y a la Anunciacion 5 y son 
obra de Pedro de Uceda. EL arco de la puerta prin- 



cipal esta mas adornado y tiene encima una meda- 






* 



■ 



* 



224- 



11a circular que represents a la Encarnacion , y es 
obra de Jose Risneno , pin tor y escultor granadino. 
Sobre. las esculturas de los arcos de derecna e iz- 
quierda abren ojos de buey 6 lumbreras circuiares, 
y encima aparecen grupos de dngeles sosteniendo 
guirnaldas. Sobre la cornisa bay otra claraboya en 
cada unode dicbos lad:>s, y termina ei adorno con 



una portada y fronton y manojos de flores y frutas. 
A los lados del arco de en medio estan colocadas 



las dos estatuas colosales de S. Pedro y S. Pablo \ 

- 



sobre la medaila de la Encarnacion bay una tarjeta 
con el Ave Maria 3 y sobre la cornisa una clarabo- 
ya estrellada} siguen otros adornos de frontones, 
crrupos, manoios de fiores, y remata todo en un jar- 
ron de azueenas, cuyo emblema es alusivo a la pu- 

1 1 TT. 

reza de la virgen. 

Entrando por alguna de las puertas que caen a 

la plaza de las Pasiegas , aparece la magnificencia 



nterior del edincio; y se admira la concepcion 



■ 



i 



grandiosa de Diego de Siloe. Consta el templo de cinco 
naves , y Jft mayor , que es la del centro , esta in- 
terruinpida con el coro a la manera gotica. i^ste es 
un defecto , pues estorba que los fieles asistan con 
la extension y capacidad conveniente a los actos 
del culto. La longitud de toda la fabrica es de cua- 
trocientos veinticinco pies , y su latitud de dos- 
cientos cuarenta y nueve , medida por el crucero 
desde la puerta de la capilla Real hasta la del Per- 
don : el cuerpo de las cinco naves esta sostenido 
por veinte masnificos pilares d columnas agrupadas 
de orden coriotio , las cuales tienen doce pies de 
diametro ea la nave mayor , y once en las colate- 



. 



N 







• 



-225- 

r-des. A derecha e izquierda hay abiertas vavias ca- 
pilias y colocados retahlos y altares; unos y otras 
ascienden a quince , inclusas las de la trasnave 6 
embocinado. Iremos mencionando y advirtiendo lo 
mas notable que hay en estos monumentos interio- 
res , y comenzaremos por la capilla de S. Miguel y 
que es la primera a la derecha conforme se entra. 
Los adornos de esta capilla fueron costeados por 
el Sr. D. Juan Manuel Moscoso y Peralta , arzobis- 
po de Granada , descendiente de una familia ilus- 
tre y podcrosfsima en la America Meridional, el 
cual fue obispo de Tucuman y del Cusco. Sospe- 
chando el gobierno esparlol que el habia fomenta- 
do la insurrection ocurrida en este ultimo pais, en 
la cual figuro el cacique salvaje Tupa-maro, le hi- 
zo venir a Espana y le agracio , para alejarle de 
America, con la initra de Granada. Algunos asegu- 
ran que no fueron fundadas las sospechas , y que _ 
contribuyo con sus rentas considerables y con su 
prestigio a la derrota de los insurgentes. En Gra- 
nada ha dejado este arzobispo memoria de su es- 
plendidez y gusto por las artes : el construyo el de- 
licioso retiro de Viznar , en donde pasaba casi todo 
el ano, siendo su sequito y servidumbre iguales a 
las de un rey. Muri6 en 24 de julio de 1811 , y 
yace en la urna cineraria de esta capilla fundada 

para colocarla. 

Esta comenzo a adornarse el dia 14 de enero 
de 1804 y se concluyo en mayo de 1867 , bajo la 
direccion del arquitecto D. F. Romero de Aragon. 
La estatua de S. Miguel fue modelada y cincelada 
por D. Juan Adam, escultor de camara y academico 






■ 






■ 









. -226- 

de S. Fernando. La medalia consta de cuatro va- 
ras y tercia de alto , y dos yaras y media tercia 
de ancho, con. tres euaitas de diametro ; y fue sa- 
eada de las canteras de Macael: la conduccion de 
la piedra en bruto , segun nos ban referido algu- 
nos viejos, fue costosisima, habiendo sido necesario 
destruir por algunos parajes de la poblacion , casas 
que estorbaban. el paso del carro y de las muchas 
y robustas yuntas de bueyes que com pro el arzo- 
bispo para este trasporte. Todos los danos eran. in- 
demnizados con exceso ; y los cainpesinos que guia- 
ban. la enorme carreta fueron remunerados por el o-e- 
neroso prelado , no solo con buenos salaries , sino 
tambien con la cesion de aquellos utiles animates. 
Las columnas y jaspes verdes son de la sierra 
Nevada, barranco de S. Juan; las primeras tie- 
nen cuatro varas y media de alto , y media de dia- 
metro : las pilastras son del valle de Luque y tie- 
nen cuatro varas de altas y una cuadrada de plan- 
ta. Los capiteles, bases y demas adornos de bron- 
ce fueron ejecutados por D. Narciso Miguel Baeno," 
vecino de Granada; las restantes esculturas por 
D. Manuel Gonzalez , tambien granadino , y el se- 
pulcro y estatua del fundador por D. Jaime Folcht, 
academico de S. Fernando. Las pinturas que bay 
alfrente son de algun merito , trabajadas por D. 
Vicente .Plaza , pintor que residid en Madrid; el 
cuadro de la Soledad, que bay en el colateral de la 
derecba , es de Cano , y unos de los buenos que 
saheron de su paleta. 

A la capilla de S. Miguel sigue el arco de la puer- 
ta del Sagrario, en el cual bay 7a rfas pinturas de 



* 



—227 — 

escuela granadina, y un caadro muy venerado por-- 
que ante el se postraba a orar S. Juan de Dios. 

Continua la capilla de la Trinidad , muy rica en 
pintnras, de las cuales son raas notables la que 
representa al Padre Eterno sosteniendo a su Hijo 
Santisimo difunto , que es obra de Cano , y otra 
de Atanasio Bocanegra, que figura a una Sa- 
cra Familia, y esta colocada en el colateral rz- 

quierdo. .. 



> 



Mas adelante se halla el altar de Jesus Nazareno, 
en el cuai babia una masm'fica pintura de Ribera, 
que ha sido snstraida en el ano pasado de 184-2; 



_ m _ ^ •"* 



se ba colocado en su lugar una copia que es la que 

aparece en primer termino , representando a S. 
Pablo , primer ermitano. Son tambien del mismo 
celebre artista los cuaclros que figuran a S. An- 
tonio de Padua, el martirio de S. Lorenzo, y la 
Magdalena en el desierto: son de Cano los otros 
cuatro , con figuras de medio cuerpo que represen- 

taa la calle de la Aniargura, S. Agustin, un Jesus 



■>. 






y una Maria. 
. Contigua al altar de Jesiis Nazarano esta la puer^ 
ta de la capilla Real, cuya forma gotica contrasta 
con el drden de arquitectura empleado en la cate- 
dral. A los costados bay dos hermosos escudos eon 
las armas reales \ y la forma de toda ella es visto- 
sa por sus reyes de armas, por las esta tn as de S. 

Juan Bautista y Evangelista , por la orla de santos 
que circunda al arco , y por los adornos del friso 
Y cornisa; en el uno'estan los lazos y flecbas, eni- 
blema adoptado por los reyes Catolicos , y en la 
otra un grupo que representa la Adoracion de los 






. 



■ 



-228- 
Reyes. Pot bajo de este hay un letrero que dice : 

Laudate opera ejus. . 

Gontigua ah puerta de la capilla Real, Lay 
una larga inscripcion en piedra, alusiva a la vi- 
da del arzobispo de Granada D. Martin Ascargo- 
te, que esta enterrado al pie de ella. Sigue el al- 
tar de Santiago cuyo retablo esta adornada con la 
estatua ecuestre de este apdstol, mayor que el na- 
tural, obra de Pedro de Mena Medrano, con la 



-: * -» ^ - 



de S. Cecilio , escultura de Jose de Mora , y con 



las de S. Gregorio el Betico y la Concepcion , que 
lo son de su hermano Diego (i). Es notable en este 
retablo un cuadro antiquisimo que esta oscurecido 
encima de la estatua ecuestre y debajo de un 
pabellon dorado : anualmente S3 baja del sitio 
que ocupa , para exponerle al publico durante la 
funcion que se celeb ra en la capilla Real en con- 
memoracion de la toma de Granada. Fue regalo que 
el Papa Inocencio VIII hizo a la reina Catolica D* a 
x Isabel, con la flor que se bendice por S. S. en el 
domingo de la Rosa y remite cada ano a alguna 
princesa. Se dice, sin fundamento, que es un tras- 
lado de la que pinto S. Lucas* La primera misa que 
- 






_ 



, ; . . . . ■ ' .. > -*— -,-j--,^^ 






* 



i 



(1) Ve'ase !a yida de osfos artistas y de otros que 
m mencionan en la parte III de esta obra. Advertimos 
que solo bacemos indicacion de los obietos artisticos 

es 5 por que seria necesario escribir una obra 
Yoluminosa si se hwbiessn de notar todas las panicu- 
laridades y meuudencias. 






• 



% 









sb dijo en el real de Santafe , y ia primera que se 
celebro tambiea ea la Alhambra , fue delante de 
ella. Hay tambien en lo alto del retablo; y al lado, 
de la Virgen de la Concepcion dos ovalps de pin- 
ttiras miiy medianas. Siguen las puertas de la sa- 
cristia y del colegio Eclestastico ; sobre la portada 
exterior de esta nay un Eoee Homo de escaltura , 
obra cxcclente de D. Diego Siloe. - { \ 

Continuando por ei interior de la iglesia y mas 
alia de esta puerta comienzan las capiilas del em- 
bocinado, formadas no solo en los frentes deios ar- 
cos, sino tambien en los angalos que dejan las 
paredes colaterales : se designan por su orden con 
los nombres sigaientes, relativos a los santos a 



• 



quienes principalmente estan dedicadas. 

Es la primera la de Sta. Ana ; en ella hay dc 
Atanasio Bocanegra dos lienzos en los al tares de 
derecha e izquierda, cuyos asuntos son S. Juan de 
Mata , adorando a la Virgen con el Nino y acom- 
panamiento de angeles , y S. Pedro Nolasco en la 
vision de la Virgen , y los angeles que ocupaban 
las sillas del eoro, con buen gusto e inteligencia en 
la perspectiva. Aunque este liltimo lieuzo parece 

de Risueno. " 

Siguen las de S. Sebastian y S. Cecilio : en esta 
ultima bay tres esculturas de D.Miguel Verdiguier, 
repvesentando a este santo , .a S. Juan de Dios y.a 
S. Gil : los marmoles de toda ella son muy ncos y 
bien labrados. Despaes las de S. Bias, de Sta. Te- 
resa y del Cristo de las Penas ; en la segnnda bay 
dos cuadros que figuran una Concepcion y el angel 
Custodio, de Juan de Sevilla, yen el retablo otros 






-230- 
que representan la vida de aquella Santa, atribui- 
dos a los hermanos Miguel y Jeronimo Garcia. Conti- 
2ua a e'sta se kalla la de Jesxis de la Columna , ima- 
gen antiquisima, xnuy reverenciada delosfieles; fue' 
una de las que adornaron a la primitiva catedral, 
desde donde se traslado a este sitio. Los dos cua- 
dros grandes de los colaterales son de Jose Risueiio 
y representan los desposorios de Sta. Catalina, y 
la Virgen poniendo una corona de espinas a la mis- 
ma Santa. Sigue la famosa capilla de nuestra Sra. 
Antigua; recomendamos sea examinada muy parti- 
cular men te, porque en sus colaterales se admiraran 
dos cuadros de Rincon , que son fieles retratos de 
los reyes Catolicos D. Fernando y D. a Isabel (1). 
La fisonomia del sagaz y astuto monarca y su no- 
ble apostura, segan_ nos la describen Bernaldez y 
Marineo Sfculo, estan bien representadas, como.asi- 
mismo el decoro , la majestad , la liermosura de su 

magnanima esposa. 

La imagen que da nombre a la capilla revela 
desde luego su antiguedad: como obra artistica es 
menos que mediana. Pedraza afirma que es del 

tiempo de los Godos. Se dice crue estuvo escondida 
durante la dominacion arabe en una cueva entre 

* * _ j 



* * * 



Avila y Segovia, junto a una encina que los mo- 

_ 

■ - . 

■ f 

[2) Jtlmcoit (Anionio) pmtor muy ravorecido de los 

6 su- arte 
y fallecio 
en 1500. 



reyes Catolicos, y el primero que perfecc»ono 
en K?paua , nacio eu Guadalajara en 1 4 4 G v 



** . / 



231 



ros veneraban con. impiilso divino. Recuperada 
aquella tierra , se descubrio la .estatua 5 y la reina 
que supo este hallazgo , fue a verla, pidio al ley 
la llevase en su ejercito , como custodia de el , y 
con este motive fue conducida a Granada en un 
carro triunfal. Los reyes erigieron en el mismo dia 
S de'enero de 1492 para coiocar la imagen, un altar 
arrimado a un gran fresno, que existid largo tiempo 
junto a la ermita de S. Sebastian j y ante ella die- 
ron gracias al cielo por la victoria. Despues la co- 
locaron en la dicha ermita que fue consagrada por 
haber sido antes mezquita de morabitos. De aqui 
fue trasladada en procesion a la Aihambra y puesta 

en el convento de S. Francisco , y de este paso al 

■ 

de la misma clase en la ciudad , que fundo para 
catedral Fr. Fernando de Talavera. Por ultimo se 
coioco en el sitio que hoy ocupa: su retabio es de 
mucho trabajo, muy recargado aunque de pesimo 
ousto churrigueresco : en esta capilla concluye el 



embocinado. 

Sigue la puerta del Perdon y a esta la capilla de 
nuestra Sra. de la Guia, tambien antigua. En los 
colaterales bay dos cuadros regulares representando 
a S. Cristobal yaS. Juan Nepomuceno , yen el 
altar principal, hubo unlienzo que figura a la Vir- 
gen sentada sobre un grupp de angeles con el Nino 
en brazos, y en primer termino un santo obispo 
arrodillado : esta pintura era de Pedro de Moya , 






discipulo y amigo de Waudik. 
- Continua la de Nuestra Sra. del Carmen : en ella 
hay un magninco busto , que representa la cabeza 
de S. Pablo y escuitura de Aionso Cano. En los co- 










■ - 

- 






\ 



—232- 



Iftterales hay das caadros que represents a S. Aft- 
tonlo adorando a la Vfrgen , y a S. Pedro Atcauta- 
va , elevado en un gvupo de nubes , de modern* 




autor. 






1 









Sisue k p«rta de & Jerdnimo , can una es- 
cultora de este santo en ei cancel, y coneluyen las 
capillas ea la deL Pilar, costeada per el arzobxspe 
D. Antonio Jorge fialban. Hay ea ella dehcadas es- 
culturas de Ramirez del Prado , J el sepukro del 
prelado que las costeo: suobra se principle en ma^ 
70 de 1782 y conciuyo en octabre de 1785. 

Mas abajo estan lag puertas de la Torre y de la 
sala Capitular , y sobre la de esta debe fijarse a 
atencion, no en las estatuas que adornan ei arco de 
entrada que son medianas , s-ino en el grapo de la 
Caridad que hay eneima , y es obra de Pedro Tor, 
xMano, insigne escultor florentino, rival de Mi- 
guel Angel , y rnuy favorecido de Lorenzo de Me- 
dices. Vino a Granada ai saber que se convocabaa 
por Carlos V los mas celebres artistas, para eri- 
gir los sepulcros de sus augustos abuelos los reyes 
Catolicos; com-o muestra de su perteia bizo la me- 
dalla de la Caridad, y sin embargo de ser rnuy 
perfeeta fueron preferidos otros artistas. Es tarn- 
bien notable el gran crucifijo , que hay en el tes- 
tero junto a la puerta , pintura de Atanasio Boca- 
negra , que algnnos ie ban considerado de Waudik. 
La capilla mayor es una de las obras mas sun- 
tuosas de Espana Diego de Siloe quiso dar una 
prueba de su maestria, ydemostrar que no era so- 
lo Juan de Herrera el arquitecto a cuya inteligen- 
cia podia confiarse ia fabrica de an templo que die- 

■ 






• ■ 



' 






h m 









sea las gent es una idea elcvada aunque imperfects, 
de la masmificencia con que debe tributarse calto 
al Ser supremo. Es admirable la osadia del arco to- 
ral 9 cuyo- artificio causa un efecto maravilloso: 

consider&ndoie desde el emboeinado parece tendido 

y proximo a arruinarse por haber perdido su nivel; 
eontemplandole desde el coro 6 naves inmed'iatas, 
resulta completamente recto, y sin la imperfee- 

cion aparente que tanto sorprende. 
i La capilla mayor esta sostenida sobre veinfcrdos 
columnar de orden corintio, colocadas en dos or- 
denes. En las primeras bay nicbos eon festones y 
fruteros , y u-nos encasamentos que sirven de capi- 

lias a las estatuas de los doce apostoles : se sobre- 

pone un friso con adornos caprichosos, y sobre este 
hay una ancha cornisa conbaranda de madera, a la 

cual se sube por escaleras abiertas en los huecos de 
los arcos emboeina-dos. En ella esta eoloeada una 
serie de retratos de medio cuerpo , representando a 
los doctores de la iglesia griega y latina, de Ata- 
nasio Bocanegra. Sobre esta cornisa descansa el se- 
gundo orden de columnas r las cuales tienen en los 
netos de sus pedestales pinturas de escuela granadi- 
na, representando angeles y santos, y sostienen el 
friso y una segunda cornisa con baranda. En la pa- 
red hay abiertos retablos 6 tabernaculos de orden 
jonico , con siete grandes cuadros de Alonso Cano , 
que representan en el lado del evangelio, la Concep- 
cion, Natividad y Presentacion de la Virgen , la 
Anunciacion en medio eomo titular,, y en el de la 
epistola, la Visitaeion, la Purificacion y la Asuncion. 
c^k».o Inc inborn ar.ii los sisue un orden de veuta- 









—234— 

nas , con vidrieras de coiores , en las cuales estan 
pintadas la pasioti y muerte de J. C. y encima de 
ellas el friso y cornisa. Sobre esta se eievan unos 
arcos grandiosos que cierran el edificio en forma de 

media naranja, y tienen entre si otra serie de 
ventanas con vidrieras representando la vida y mis- 
terios de la Virgen. Todos los arcos rematan en un 
punto, y la boveda suntuosisima que fornian, estu- 
vo seinbrada de estrellas. ■ .,••„ 

El arco toral tiene de alto ciento veinte pies y 
de claro cuarenta y cinco : la elevacion de la eapi- 
lla es de ciento sesenta pies y de diametro oclien- 
ta. En los claros de las columnas que sostienen el 
arco y sobre las dos tribunas , estan arrodilladas 
las estatuas de los reyes Catolicos 5 encima hay dos 
soberbios bustos de Adan y Eva j esculturas que 
Alonso Cano regalo a su criada al tiempo de ino- 
rir y esta vendio a la catedral; y en el arran- 

que dos cuadros de Bocanegra que representan per- 
sonajes religiosos. Enlre las columnas que sostie- 
nen el arco y las interiores de la capilla hay una 
serie de nicbos ocupados por estatuas de santos. En 
medio de la capilla mayor se eleva sobre una gran 
loza de marmol bianco y jaspeado el tabernaculo, 
que no corresponde a la magnificencia y suntuosi- 
dad del tempio. Debid servir de modelo al que el 

Sr. Moscoso y Peralta quiso eonstruir con riquisU 
mos jaspes, cuya obra no pudo llevar a cabo por 
desavenencias con ej cabildo. 

Hay dos altares colaterales de la eapilla, que ha- 
cen frente al coro , y estan adornados con elegan- 
tes columnas corintias en dos drdenes , y con otros 






* 






- 



235 



o 






follajes y remates.de may buen gasto : en ellos hay 
cuatro cuadros de gran composition : los del nri- 
mev cuerpo son de Atanasio Bocanegra ; tino re- 
presenta en escena nocturna a J. C/atado a la 
coiumna, azotandole los sayones: y el otro a la: 
Virgen en un trono de nubes, que se diri^e a 
S. Bernardo arrodillado, y en primer termine al ar- 
zobispo D. Fr. Francisco Rois y Mendoza en accion 
de adorar a la Virgen. Los super.iores- figuran el 
martirio de S. Cecilio, .y S. Basilio dan do -la regia 
a S. Benito con una gloria en que aparece J. C. : 
son de Juan de Sevilla. - 



f 



El coro interrumpe la extension de la nave prin- 

cipal, y esta separado del erucero por una berja de 
hierro; comuriica por un callejon de la misma clase 
con la capilla mayor. Su silleria es comun j el fa- . 
cistol fue trabajado por Alonso Cano, y.para su re- . 
mate hizo la j>reeios(sima. estatua de la Virgen del 
Rosario, que esta guardada, desde que se verified el - 
robo del cuadro de Ribera , en el altar de Jesus 
Nazareno. Los cuadros que adornan las paredes de.. 
derecha e izquierda , se ban atribuido sin funda- 
mento a Herrer.a el Viejo : parecen-de Atanasio. El 
trascoro es obra de un trabajo sumamente prolijo, 
pero de gusto depravado. Sus jaspes son exquisi- - 
tos-, las esculturas de los cuatro santos yde la Vfr- 
gen que formah el retablo , estan ejecutadas con 
poca inteligencia. Lo mas notable que bay en este 
altar es el mosaico que representa la tentacion de 
S. Antonio. El diablo, convertido en una bermosa 
mujer , se presenta al piadoso anacoreta , que re- 
ehaza sus perfidas sugestiones : se ve en el cuadro 

16 



■'' 






236- 



bien representado este celebre episodio de la vida 
del santo. Observese , que en la berja que Todea al 
attar hay reinates de hierro ,• entre los cuales se 
leen letras de lo mismo que diceti: vos omnes qui 
transitis per viam .,'- atendite et videte si est dolor 
sicut dolor mens. Debajo del coro bay -una boveda 



que slrve de panteon, y en ella se halla sepulta- 
do el celebre Alonso Cano: la reja que eomunica 
luz al subterraneo cae precisamente ante el altar 
que acabamos de describir. Los organos que bay so- 
bre las paredes laterales del coro son de gran me- 
rito por la multitud de sus ecos y por la com- 
plication de sus voces, que forman/cuando se ha- 
cen resdnar por un buen maestro , una orquesta 
completa : costaron, se dice, un millon. En los cua- 
tro angulos exteriores del coro bay dtras tantas es- 
tatuas deestuco. En el que mira a k capilla de 
S. MisueL bay una larga inscription v que refi*r* 



baber estadp en el mismp sitio la tor re Turpiana, 
entre cuyos escombros se hallaron unos docamen- 
tos , cuya legitimidad no puede conciliarse con 
las rectos de la crftica, aunque e'sta sea muy in- 

dulgente. ' * • 

No podemos menos de bacer una advertencia re- 

lativa a la equivocation en que incurfen Llag«n'o y 
su comentador Cean , suponiendo que la catedral 
de Granada tiene solo tres naves, y vituperando 
los defectos de Siloe'por baber. elevado el templo 
mas de lo que prescribia el arte , comparativaroen- 
te a la ancbura. Aquellos proiijos y apreciables es- 
critores rebajaron, aigo parciales, el merito de la 
suntuosa obra de Siloe , y cometieron un error gra- 



■ 



/ 



■ 



•237 






ve. Desde que se entra en el edificio se ve que 
consta de cinco naves , y Ja poca anchura que cri- 
tican, fue bien meditada y conveniente, para dar 
mayor solidez a un edificio elevado sobre; un suelo 
que conmueven todos los anos violentos ' terremo- 
tos. Las piedras son .de Aifacar y de Santa Pudia- 
los jaspes de Filabres, del barranco de S. Juan y 
de la cantera de MacaeL - 

La catedral tiene anejo otro te-mplo, en el cual 
ejerce el cargo de cura parroco 1 una dignidad de la 
catedral, que es el arcipreste/Mas arriba de la ca- 
piila de S. MigueL esta la puerta de esta- parroquia, 
que es eiegantisima obra. Se enipezd a construir en 
abrllde 1705,.y se concluyd en 1759, reinando 
Felipe V y siendo arzobispo de Granada D. Martin 
Ascargota. En el sitio mismo que ocupa boy este 
templo , estuvo la gran mezquita de los moros la- 
brada a mediados del siglo XIV , la cual se bendija 
por los cristianos conquistadores. Era un edificio 
cuadrado T bajo de tecbos , compartido en cuatro 
pequenas naves sqstenidas de cuatro 6i denes de co- 
lumnar de jaspe, de modo que cada dos de ellas 
tenia en su capitel el arranque de cuatro areos. 
La tecbumbre que e'stos componian entre si, forma- 
ba cupulas 6 media naranjas primorosa y prolija- 
mente labradas. Tenia tres puertas ; una at occi- 
dente, que estaba donde boy la principal del Sa- 
grario ; otra al mediodia , junto a la que es hoy 
postigo de la sacristia ; y otra al norte, correspon- 
diente d la que sale a la catedral. El testero esta- 
ba detrds del airar mayor , donde se guardaba el al. 
eoran en una albami 6 nicbo con laborers delicadfci- 






- 












J 


















238 



mas. En la puerta de esta mezquita , contigua £ > 
2 la capilla" Real V fae donde Hernan Perez de 
Pnloar clavo -can una daga un letrero. con el Ave 
Maria; para lo cual.salid de Albama, se^antuvo 
llto en las cercanf as de Granada ,entro de no- 

che por el cauee del rio Darro-, seguido de muy po- 
ol c'Llleros , j. barfendo la vigilaneia de los mo- 
res puso aquel emblema, dando una prueba de s« 
a P !Tl ?• diriaiendo su -reto d los campeones 



consesuir los ejercitos cristianos. ' 

Laobramoaerua'es.. splida y de buen gus ov el 

templo consta de una gran boveda ***£?££ 
bre cuatro columnas primorosamente labrad g*. el 

tabernaculo es de forma piramidal ^J^ 
quisitos mdrmoles. Fijese la atencion en los rel e- 
JTi los altares , en la pintura del Bapt.steno 
• - M , QrtH a u Vi'rsen, colocada en el 

en otra que represents a ia v ir^a , 
colateralde la capilla de mas arriba, y en todas 
las que bay coloeadas en el recinto de este precio- 
so templo, comd asimismo H sus esculturas, y se 
conocera el gusto de las personas que lo construye- 
ron y adornaron. La portada exterior es elegante 
de piedra de sierra Elvira. . , . < 

Contiguo a el Sagrario hay un pasadizo oscuro, 
























■ 



• 






.;'■• 



m 'E\ Sr Martinez de la Rosa ha compuesto an 
interesante bosquejo historico sobre las hazanas de 

X\ 1 _ -* 



PuJgar, 






- 
























' 









239 



•que Hainan la capilla de Pulgar, por estar en ella 

"' este celebre campeon : fue concedida a sti 




familia esta sepultura en recuerdo de haber sido cd- 

' iocada en la . puerta que estaba en el mismo pa- 

raje la tarjeta que ya nemos reFerido. For este 







paso se sale a la capilla "Real , cuya puerta prin- 
cipal cae a la catedrat conio ya se ha dicho. Es- 
te templo fue eonstruido para depositar najo sus 
bdvedas los restos mortales de los .reyes Catdlicos 

f 

B. Fernando y D. a Isabel. La lein'a fallecid en 
■ Medina del Gampo eri 26 de noviembre de 1504, 
v su cadaver fue ' trasladado al convento de S.' 
Francisco en la Alhambra ; el rey murid en Ma- 

* 

drigalejb en 23 de enero de 1516, y su cuerpo fue 
conducido a Granada por su mayordomo D. Ber- 
nardino de Sandoval , marques de Denia, acom- 
panado^de otros caballeros que se hallarbn en six 
muerte , y del alcalde f am o so Pumquillo : se de- 
posito en el mismo templo que ocupaba el de su 
-primera esposa D. a Isabel, de quien se acordo mu- 
cha al tiempo de morir. Eiano de 1525 quedd 
concluida k capilla y en el mismo ano fueron 
trasladados a ella con gran pompa los restos mor- 
tales de los augustos esposos. El templo es del gus- 
to germanico-gotico : veanse los grupos de column 
nas delga^as que en los rincones suben desde el zd- 
calo & los capiteles, y desde estos se extienden a 
manera de ramas por las bdvedas, imitando las pal- 
mas 5 fue un genero de arquitectura que trajeron de 
• la Palestina y de la Siria los cruzados de la tierra 
Santa. Presumimos que Felipe Vigarni , d de Bor- 



gona, fue eL maestro que dirigio la obra; pues en 



/ 



• 












... 



-240- 
el tiempo en que se construyd la capiila estuvo &i- 

cho artifice en Granada , y sus trabajos en Burgos, 

Toledo y Sevilla faeron muy semeiantes : a esto se 

V v el 

agrega que el. mismo construyd el retablo del tern- 

_ 

plo. Su fabcica.es espaciosa, aunque desagradd k 
Carlos V cuando estuvo en el, diciendo que era 

n . * 

rnuy pequeno y que no corres'pondia a la grandeza 
de sus abuelos. Para adornar dignamente este pan- 
teon redo , mandd construir , los masnxficos sepal- 
cros 9 cuyos primores son el encanto y ; admiracion 






de cuantos saben apreciar el merito de las bellas 
artes. El rey de los franceses mahdd a Granada una 
comision de artistas para, que sacasen en yeso una 
copia de ellos ; cuyo encargo ha sido desempefiado 

satisfactoriamente. Se isrnora quien fae el artista 
que los trabajd$ unos dicen que Vjgarni d Bdrgo- 
na , otros que unos genoveses \ sobre esto. no hay 

certidumbre. 



-V ^ 



• - 



.- _ . . . - j ,. . 



El tiimulo de los reyes Catdlicos tiene dos varas 
de altu'ra, formado de alabastro finisimo, adorna- 
do con delicadas esculturas de santos y angeles, ta- 
bleros, cintas , flores, trofeos y armas. Sobre es- 
te primoroso zocalo descansari los bustos de los re- 
yes con su ordinaria es.tatura, y una tarjeta a'los 
pie's con la inscripcion sigaiente, que por clerto 
es muy vulgar. 









■ .- ■ -. . ■ ■ 



Mahumethicse sectas prostratores.. 
Et haereticae pervicaciae extinctores. 
Ferdinandus Aragonum t Helisabetha. 



Castella&i 

- 

Vir et uxor : unanimes Catholic! appellati 
Marmoreo clauduntur hoc tiimulo. 

- ^ 



" - w * * - 

- • 



- 















. 






— Ml— 
Es colateral otro tumulo de la misma materia, 

? - - * • - . 

pero no tan delicado en sus labores \ e,s algo mas 
eminente, y sobre el estan las efigies de D. Felipe 
el Hermoso y de D. a Juana su esposa. Debaio de 
los tumulos hay una bdveda cuyo pavimiento tiene 
cuatro varas en cuadro , y sobre banquetas de pie- 
dra seven colocadas cincocajas deplomo fajadas con 
barras de hierro , de las cuales son las de en medio 
de D. Fernaudo y D. a Isabel; las de los "lades de 
D. Felipe y D. a Juana, y una pequeiiita de la 

princesa D. a Maria. (1). 

Es imperdonable el desacierto de haber encalado 
todo el recinto interior del templo desfigurando 
muchas de las labores, y qoltando al edificio su 
caracter venerable de antigiiedad. Qnedan aun in- 
tactos los escudos de armas con. las coyundas y la- 
zos , y el letrero gotico que en forma de faja cir- 
cunda a tpdo el templo diciendo j (£ Esta capilla 
mand.aro.-n fundar los 'muy Catdlicos D. Fernando 

y D.' Isabel, rey y reina de las Espanas, de Napo- 
les, de Sicilia. de Jerusalen : conquistaron este 
reino y lo redujeron a nuestra fe. Ganaron las is- 
las de Canada y las Indias, y las ciudades de 
Oran, Tripoi y Bugia, y destruyeron la herejia, y 
echaron los moros y judios de estos reinos, y refor- 
maron las religiones. Find la reina martes a XXVI 
de noviembre de MDIV anos. Find el rey miercoles 

- 
5 i 



' 



• 



- 



— 

- 



• 



(1) Han ineurrido en equivocacion los que suponen 
que el pequeno ataud es del infante D. Miguel. 












J 



-*f 











* 






• 






■ 



- 



-242- 

a XXIII enero de MDXVI : acabose esta obra afio 

deMDXVII.* 

Divide a la iglesia una magnifica berja de hierro 
que, segun algunos datos que parecen fidedignos, 
fue trabajada por un rejero llamado el maestro Bar- 
tolome, que residia en Jaen por los anos Iddd. 
El retablo del altar mayor , al cual se sube por 
una escalinata de piedra , es obra del ya eitado Fe- 
lipe Borgona , siendo notables los 'relieves que hay 
a los cosfados del altar , los cuales figuran la en- 

* 

trada triunfal en -Granada de los reyes Catolicos, 



t 



seguidos de sus cortesanos , guerre-ros y danias , y 
el acto de bautizar los frailes a los ,moriscos era- 
nadinds. En la sacristia se conservan venerandas 
antigiiedades : el misal mismo en que la reina Ca- 
tdlica bacia sus oraciones, adornado con primoro- 

* . - 

sas- laminas y escrito con perfeccion suma 5 el 
cetro 5 la corona y la espada del rey Catollco ; Jos 
pendones que tremolaron los cristianos en las al- 
menas de la Alhambra 5 un rarisimo cuadro dona- 



^ 



do por los monarcas Catolicos a sii real capilla; 
preciosos ornamentos , bordados por mano de la 
misma D. a Isabel, y otros riquisimos , trabajados 
por los tapiceros Villegas y Salas, amigos de Diego 



Siloe , se ensenan a los muchos -viajeros que visi- 



tan esta celebre capilla. Tambien debe fiiarse la 
atencion en un cuadro que esta colocado en la 
antesala de, la sacristia y figura el acto de abra- 
zar el rey Catdlico a Boabdil cuando e'ste sali6 pa- 
ra entregarle a Granada : no es admirable por su 
merito artfstico, sino por el becbo a que es alu- 
sivo. 













- 






- 






- 

—243— 



*• 



■ 



- 

Saliendo por la puerta que cae a la catedral de- 
be examinarse la sacristia de esta , que es un mag- 
nifico salon 9 en el cual estan'custodiados ornamen- 
,tos m«y ricos , para celebrar los oficlos divinos con 
pompa y esplendor. En el primer departamento, 
en el testero de la entrada, hay un cuadro de R.a- 
xis^aksivo a un pasaje de la vida de S> Juan de 
Dies v el cuaL esta retratado : en el salon interior 
son notables el cruci6jo del testero' de enfrente , 
que es de Gaspar Becerra ; la escultura de la Con- 
cepcion, de Cano , que -hay debajo , y una Vir- 
gen , de Jordan , cuya pintura esta algo elevada a 
la izquierda de la puerta. Hay otra capiila resena- 
da , en la cual esta colocado 'un lienzo de Cano, 
figurando otra Yirgen , pero es de lo mas niecliano 
que trabajd el celebre granadino. 

Exaininados los tres teniplos , debe salirse por 
la puerta del Perdon , que cae a la calle de la Car- 
eel Baja, y es asi lLarnada porque conduciendo un 
reo a los calabozos que estan inmediatos , logro 
tomar asilo por esta puerta y consiguio su perdon-. 
La portada, que no esta concluida, es obra de 
Diego de Siloe, y aunque algo reeargada, es de 
mucho merito: sus caprichosos adornos , carteles, 
angeles y follajes dan a conocer que el grande ar- 
quitecto era tambien escultor sobresaliente. Las 
dos estatuas de la" Fe y de la Justieia sostienen 
una tarjeta con una inscripcion latina en loor de 
los reyes Catolicos y de Fr. Fernando de Talave- 
ra, primer arzobispo de Granada. Mas abajo de 
esta puerta esta la de S. Jeronimo, en la cual hay 
tambien adornos de Siloe, aunque mas sencillos 



** 






t 






f ^ 









—244— 

que los de aquelia r y una estatua del mismo 5 re- 



presentando a dicho santo. 
._ Al final de la calle y como esquina del templo, 
descuella la torre , que esta sin concluir, y que 
probablemente jamas se acabara. Tiene doseientos 
pies de alto , y debia elevarse otros ochenta y cinco 
mas hasta Ja extremidad del eapitel , que babia de 
cubrirla segun el diseno que'se conserva en el salon 
capitular de la iglesia. Su primer cuerpo es dorico, 
sin columna&j con una graciosa cornisa del mismo 
drden : el segundo , jdnico ,. con columnas cuadra- 
das, arquitrabe, friso y cornisa ; el tercero , co-, 
nntio , con columnas redondas^ arquitrabe, fri- 
so y cornisa: el cuarto debia ser toscano, rematando 
en un eapitel adornado majestiiosamente. 






■ . . 



• 



- 



- 



■ 






4 



■ 



■ 



- 



. 



■ 









• 






< 



* 






■ 



. 



* ' 












» 



- 






' 






¥ 



m, 



■ 












t 






' - 



- 

I 



■ 



-- 






rat 



'- 






• 



jg& I\ r\ jest •■ < 




w®& 




^y^y 




- 






' 



* - 




















* ' 












■ - 









• 















■ 



■ ' 






■ 



- 






■ 






■ 






■ ■ ■ ' ■ 












- 






- 



• 



■ ! 



< 



. 






■ 7 



-