(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Books about Maghreb and Andalus"

A. 



ESTUDIO 



SOBRK LAS 



INSCRIPGIONES ARABES 



DE GRANADA 



VMS IN WivShWV. SOUlLR SU 



MADRAZA UNIVERSIDAD ARABE 



POit 



ANTONIO ALHA6R0 CARDENAS 



A 



Impreso h cxpeiisiis cl«I Mtttiicipio 



L 

. L 



GRANADA 

hirit&NTA in; vkntuha satiatei. 

1879 




AL EXCELENTIS1MO 



AYUNTAMIENTO DE GRANADA 



Excmo. Sr.: 



1 kkgocI honor de dedicar a V. E. el adjunto listudio sobre las Inserip- 
cioncs Arabes de Granada, primer fputo de mis laroas literarias. impor- 
tanto de suyo, no cierlamente por el me>ito do suejecucion, que declaro 

humildemonte no tenor ninguao, sino por la materia y asunto do que 

es ohjeto. 

Entre los gloriosos timbres que enaltecen y avaloran la belleza de esta 
nobilisima ciudad, figura en primer tormino el do sus monumeiUos 
arabigos, venerables cuanto clocuontisimos rostos de aquel esplendido 
arlo, que llcgiS en ei suelo granadino a la mela de su magnificencia 
y grandeza, merced ;i la proteccion y amparo de los fastuosos royes 
Nazaritas. 

Pero si importantes y dignisimas de estudio son esas admirables obras 
del fecundisimo estro y creadora fantasia del genio arquitecldnieo niu- 
sulman, lo son, a no dudar, mucho may ores las numerosisimas inscrip- 
ciones interealadas en las delicadas filigranas que decoran las suntuosas 
tarbeas de sus aleazarcs, almiinias y sitios de recreo. 

Asi lo comprendio" esa ilustre Corporacion cuando, ganosa de perpe- 
tuar entre las gentes la memoria do eslos tesoros lilerarios, encomendo a 
sus interprets de arabigo en el ano de 1556 la tarea de recopilar cuan- 
tas inscripciones existian a la sazon en el recinlo dela capital. Ejecutado 
el trabajo, depositose en el Archivo Municipal, de donde por la incuria 
de los tiempos y acaso por falta de cuidado y diligencia ha desapareci- 
do. No es, sin embargo, niuy de Jamentar esta perdida a juzgar por los 
fragmentos que de aquel trabajo contiene un codice quo pertenecid al 
P. Echeverria y disfruto el diligento autordelos Nucvos Pascos por Gra- 
nada D. Simon Argote. 




IV 



De dcsear hubiera sido que los Ayuntamientos quevinicron con poslc- 
rioridad hubierao imitado el laudable ejemplo del que rcgia en el ano de 
15,%, y no se hubiera dejado a la iniciativa de los particulares un esludio 
que a nadie imporla mas que al Municipio; pero pordesgracia no sucedio 
asi. Desde aquella fecha, solo tenemos obras debidas a la labonosidad de 
algunos siibios, dignas cicrtamente de aplauso, aunqoe no exenlas de 
marcados deiectos y lunaros. El Sr. Lafuenteque ha dado el ultimo paso 
en tales cstudios, ha dejado, no obstante, en su libro intitulado Jnscrip- 
cioncs Arabes de Granada, mullitud de letreros por traducir, otros en 
parte unicamenle, y por ultimo, en los vertidos comctio, al ponerlos 
en nueslra lengua, algunas equivocaciones, sin que desde el ano 1 800, en 
que publico su trabajo aquel entendidoorientalista, se haya vuelto nadie 

a ocupar de la materia. . 

Alcnlado yo por una grande aficion A las Icnguas onenlales. me dedique 

hace Uempo al estudio de estos monumentos, siendo el primero a que di 
termino el de la Madrazao Universidad Arabe, que hice intencion de ofre- 
cerlo a V. E., toda vez que habiendo poseido y ocupado la Corporation 
Municipal este edificio, que cuando la eonquista le cedieron los sefiores 
Reyes Catolieos, estaba seguro de que veria con agrado mi trabajo ar- 
queologico acerca del mismo. 

Con posterioridadyadvirtiendo lo incomplctos que se hnllaban los es- 
tudios de la epigrafia arabe granadina, me propuse completarlos, dando 
a conocer las inscripciones de que nadie se habia ocupado, presentando 
integras aquellas que solo habian sido expuestas y tradueidas en parte; 
y finatmcnte, corrigiendo las que habian sido mal tradueidas. Kmpresa 
era esta muy superior a mis debiles fuerzas, que solo he podido llcvar 
a cabo con la carinosa protcccion do algunos de mis queridos maestros, 
y con el aliento que rac prestaba la idea de ilustrar la histona literana 
de nuestra hermosa Ciudad. Por fin ban llegado a su termino mis tareas; 
no soy tan jactancioso quo pretenda haber dado cima a una obra exenta 
de defectos, pero si ereo que las cosas nuevas que contenga son de algun 
intores para la localidad, y por esla razon debia ser dedicada al Munici- 
pio tanto mas, cuanto, habiendo desaparecido de su Archivo el mantis- 
crito de 1536, debia algun trabajo venir a reemplazarle. Si la presente 
obra puede llenar este vacio y si V. K. la accpla bondadosamnnte quedare 
suficienlemente galardonado. Graciaquo cspero merecer de V. E. cuya 

vida guarde Dios rnuchos aiios. 

Granada 8 de Agosto de 1876. 

(SCutoulo QLtttiaqpLO (2aw)maa . 



Y 



D 



e la soltcitnd que antecede se dio cuenfa al fixcmo. Ayunlttmiento en 
scsion de 9 del mismo vies y alto, y la Corporation acordo, que por el 
Sr. Alcalde se consultase acerca del murilo Uterario de la obra eon los 
Profesores en la materia 6 con las personas que jusgare peritas, y esta 
Autoridad acudio con dielto ohjeto a los Catedrtiticos de la Universidad 
Literaria D. Leopoldo Eguiiaz- y D. Francisco Javier Simonvt, quienes se 
sirvieron emitir el siquienle infonne: 



a El Eslndio sobre las Inscripclones A rubes de Granada por 

I). Antonio Almagro Cardenas, que V, S. sc ha servido remitirme con 
su atento oficio do 17 del corriento para que lo examine y emila mi 
parccor, es, a no dudar, la obra mas completa de Epigrafia Arabiga 
Granadina publicada hasta el dia. La primera version que se hizo de las 
Inscripciones Arabes Grariadinas tuvo lugar por los anos de 155(5 en que 
por acuerdo del Concejo de esta noble Ciudad tradujeron gran parte do 
las cxistentes en aquella leeha los interprets del Cabildo, asoeiados de 
otras personas p<>ritas. Esta version, a juzgar por los documentor quo 
se eonservan, ailoleeia de graves crrorcs, ofreciendo el inconveniente 
de haber sado Irascritos los textos con caracteres castellanos, como bace 
notar el R. I*- Eeheverria en sus Pase&s por Granada* Pocos aims des- 
pues, cl Ldo. Alonso del Castillo, Medico, vecino de esta Ciudad, nom- 
bradoronianceador6hitcrpretc de la lengua arabiga por carta de D- Fe- 
lipe II, de feliz recordation, su fecha en Lisbon a 26 de Febrero de -1582, 
copiti y tradujo las principalis inscripciones de la Alhambra, cuyo ma- 
nuscrito se conscrva en la Biblioleca Nacional con la marca T. 2M7- 

Limitadoel trabajo del Liccnciado Alonso del Castillo a la version de 
algunos de los poemas de los sitios reales Nazaritas y lapidas sepulcrales 
dc varios royes de esta dinaslia, dicho se esta que el natural tleseo de 
reunir en su lolalidad las inscripciones que decoran aquellos sunluosos 
palacios y sus aledanos, asi como las do las otras casas reales y edificios 
publicos y particulars de la ciudad, no podia quedar satisfecho con la 
publicacion que de los irabajos de Castillo hizo la Academiade San Fer- 
nando al dar a la estampa en 180i los monumentos arabes de Espana. 
Ademas de las de Castillo, registranse en esta obra algunas nucvas ins- 



— VI — 

cripcioncs vertidas por 1). Pablo Lozano, cnyas desgraciadas eorreeciones 
al lexto del interprete do Felipe II amenguaron el valor de su obra. Ya 
en 176iel l\ Echeverria. vcrsadisimoen las antigiiedades deesta Ciudad. 
habia dado a conocer en su obra Paseos por Granada muchas de las ins- 
cripcinnes ignorarias hasia enlonces, con lo que acrecio grandemente el 
trabajo del romanecador Alonso de! Castillo, ailanando el camino a Lo- 
zano, y a cuantos, despues de el, se han ocupado de Epigrafia Granadina. 
Disfrulo el P. Echeverria la version de los interpretes del Ayunlamiento, 
en mal bora extraviada, y aunque ia cita a voces con ocasion de suslra- 
dnceiones, asi como a Alonso del Castillo, no carecio su trabajo de origi- 
nalidad, no mereciendo por cierlo que el malogrado y sabio orientalista 
D, Emilio Lafuente, Alcantara le negase el nombre de traductoi\ cuando, 
sin mas que hojear las inscripciones Arabes de Granada de eslc ultimo, 
se cae luego a! punfo en la cucnta que su emprosa hubiera sido asaz 
laboriosa y dificil en buena parte de sus versiones, si se considera el mal 
estado de los cpigrafes, a no haberle servido de guia yluminaria el libro 
del maltralado aulor de los Paseos. Mas galante, y sobre lodo mas juslo, 
que 1), Emilio Lafuente Alcantara, el joven orienlalisla ludesco Mr. Dern- 
burg nos dice on el Apendiee at Enstttjo da la Arqiiitectura de los Arabes 
y de los Moras dv Espaha por Guiraull de Pranj/et/ (nota de la pagina 
XXIV y siguientes): que si bien los conocimionlos en lengua arabiga del 
P. Kchcverria eran poco reates, y nada menos que morales sus vcrsio- 
nes, todavia se reconocen en eltas facilmmte las paries que correspondent 
al original. 

No es rtigno t pues f de la censura del iluslre arabista espaiiol moderno, 
el P. Kehovorria, pues, aparlo de sus muchos lunares y defeclos el juicio 
del dislinguido orientalista ataman, honra la memoria del escritor gra- 
nadino. No obstante sus errores, la version del P. Echeverria merecio 
ser acogida en las obras de baborde, Swinburn y olros, asi como lo fue 
la del Ltlo Alonso del Castillo por Mr. Sbakespearo en su Apendiee a la 
obra inliiulada Antirpicdades Arabes de Espaha que en 18Ifi did a la 
eslampa on Londres James Canavagb Murphi. Excusado parece decir 
que en esta nueva publication del texlo y version de Castillo, no fu6 
Mr. Shakespeare mas afnriunado que el biblioleeario Lozano en la suya. 
No puede afirmarse lo propio de las que hizo al francos y al ingles en 18i2 
el dislinguido orientalista D. Pascual Cayangos, en la cual, si se nota 
alguna omLsion, eonio ciertaniente so advierte en el poema de la sala 
principal del Palaoio de Aja, vulgarmenle conocida por la de las Dos 
Hermanas, se debo al arquileelo Owen Jones, que, al hacor los calcos y 
dibujos de los cpigrafes de aquella snntuosa tarboa, paso en claro los 
ocho versos de los medallones que (iguran en el decorado. 



— VII — 

Indudablemente el iluslre orientalista cspanol hubiera subsanado este 
orror a serle conocida la version de Mr- Dernburg, publieada por apen- 
dice a la obra de Guirault do P ran gey en 1811. El diligente disci- 
pulo del eminente orientalista Mr, Reinaud pudo dar a la estampa la 
version mas correcta hasta la fecha de los poetnas publicados por Casti- 
llo, ya por sus profundos conocimientos en la uietrificacion arabc. ya 
por haber fenido la fortuna de disfrtitar un ctidice de la Biblioteca Real 
dc Paris, escrito por Ajmed Almagrebi, sobrino del celebre hisluriador 
Almaeari, en el cuai se registran mas de treinta versos de ios poetnas 
de la Alhambra. 

En las laminas y dibujos que van a continuation de este Apendiec se 
insertan algunas de las pequenas inseripciones cufieas, cuya traduceion, 
encomenrtada a Mr. Reinaud, sirvio de indicative y ensenanza a 1). Emi- 
lio Lafuente Alcantara para la inlerprelacion de las que de esle genero 
existen en los sitios reales Nazarilas. Grande fue el servieio quo hizo el 
jdven cuanto distinguido orientalista de Archidona al publiear en I860 
sus Inscripcioites Arabes de Granada, pues si bien, con algunas ligeras 
variantes, ealeo su version sobre la atildatia del aleman Dernburg, se re- 
gislran en sn obra muchas inscripciohes nuevas, por extremo difieiles, 
unas por su mal estado de conservation, y otras por la hinriinzon, hiper- 
bole y alambicamiento del asunto. Ksla version, la mas completa y afil- 
dada de lodas, no lo fue hasta el panto de tlnjar exhausla la materia. 
Aparte de las que eoniiene su lihro. cxistian otras muchas, asi en el re- 
cinto de la Alhambra, como en la Ciudud. que, como lo pedia su titulo, 
debieron de figurar en el. Ademas de esto, en las inscripciones del senor 
Lafuente, eon haber disfrutado del codice de Castillo, propiedadalasazon 
de D. Seralin Eslebanoz Calderon (q. e. p, d.), se advertian no pocos er- 
rores, y lo que es mas, omisiones de versos enteros, fentimeno diffcil 
de explicar habiendo examinado el autor por si mismo y repetidamenle 
los epigrafes que se echan de menos. Quo los Sres. Gayangos y Dernburg 
incurrieran en error por culpa ajena no es maravilla, pero estos lunarcs 
no lienen disculpa en el repulado orientalista Lafuente. Estas omisiones 
se bacen nolar por el Sr. Alnuigro en el libro que ha tenido a bien remi- 
tirme V. S. para su examen. De su lectura resulta, que entre todos los 
trabajos de que he hecho sumaria mencion, ninguno nos ofrece una 
compilation tan completa de la epigrafia granadina como esto redueido 
libro. En efecto, aparte de las pequehas inscriptiones que se leen en los 
abacos de los capiteles de la puerla de la Justicia y en el decorado de la 
llamada del Vino, se inserta el textn de la puerla del Cuarto Dorado, se 
corrige y completa el pocrna del patio de la Mozquila, se dan a conocer 
la inscripcinn historica que corre por In faja del templele del Mexuar, 



— VIII — 

las del Mil) rah, torre de los Pufiales, galena alta de! palio de los Arraya- 
nos; so comply ta el pocma de la parte baja fin los versos 3, 7, 8y 10, ofre- 
riondo una nucva version de las casidas que day en las tacas de la sala 
do la Barca. Se da per primera vez a la eslampa la extensa inscription 
akoranica del friso superior del gran salon de Comares, asi como otra en 
grandes caraolercs carmalicns, con la mayor parle del verso ;>." del poe- 
nia de la Albania central que onnte Lafuente. Correceiones, que al 
parecor mejoran el senlido, se observan en el poonia de la fuente del 
patio de los I,oones. asi como en las nenias de Yusnf 11 y Mohammad II, 
en la ensida du la s;ila de las Dos Hermnnas, mirador de Da raja y fuente 
del pafio del mismo nombre, cuyos versos, que oompleta notablemente, 
ban ayudado al aulor para una nucva inlerpretaeion de los publicados 
por I,afuenfe. Figuran como inedilas en esla parte de la ohralas leyendas 
eoranicas do los capiteles arabes del corrednr que enlaza el euarto do Co- 
mares con el de Dar-Aja, parte del pooma de los bauos, torre conocida 
pnr el Perfumador de la Sultana, poemas de la de Ismael 6 delas Damas, 
epigrafes de la Choaima 6 Mifirab del carmen de Arralia, lorre de las 
Infantas, (ragmen Ins de casidas y versos omilidos por cl Sr. Lafuente, 
aparle de varias inscripcionos eortas; Ins del primer euerpo del pa- 
lacio de Ins reyes morns, intituladn Alcazar flenil, lodas las de Daralhor- 
ra o casa de la Empcralria (convento de Santa Isabel la Real), algunas 
dj(! la Alhrtndiga Hidida (casa del Carbon), y finalmenle, las de la morada 
do la infanla Cili-Maricm t de la Almadraza, y de los grandes edificios 
levanlndos por Mulcy-llacen en el barrio llamado en liempo de morns 
Hnbad ttidis, nombre de uno de los Amires de la dinastia de los Ziritas 
que luvo su corte en la alcazaba Cadima. Tales son en suma los nuevos 
cuanto numerosos epigrams de la ohra escrila por el diligente yestudin- 
so orienlalista Sr. Alrnagro, que la bacon en verdad digna de estima 
y alabanza; asi como de la proteecion de esa Corporation iluslre, tan 
solieita en todos liempos dot esplondor de las letras granadina.s y muy 
especialmonle dc quo se guarde en la memoria de los hombres los pre- 
ciados restos do la civilization y cullura arabigas, que, enmedio de su 
poslracion y ruina, hacen todavia de nuostra (Iranada la ciudad do los 
reeucrdosy los monumentos. La action del liempo y la fuerzadomolcdora 
do los afios van paulatinamenle arraneando una por una las esplendidas 
hojasde ese magniltco libro de la arquileetura arabiga, desapareciendo 
eon sus conslruccinnes los fasluosos ejemplaresdo su oslilo de ornamen- 
tation y de su gtfnio poolieo. 

Acreedor a todo encomio es el joven onenlalisla Sr, Alrnagro. quo, 
sin olro mtivil que .su amor A nuestra nohle (Iranada, pues trahajos do la 
indole del suyo no se compadoeeu con ningun linaje de granjerias, ha 



— IX — 

acomelido la ardua empresa do recopilar cuantas inscripeiones arabes 
existen en clla, dedicando a la Exenia, Corporacion las primicias do sus 
ostudios arabigos. ;Lastima grande que antes do cl no so hubieran escrilo 
por granadinos las monografias do tantos monumenfos arabrs, de los 
eualcs no queda mas que cl nombrc! Do baber seguido esto dorroLcro, 
la epigrafia arabc granadina conservaria en los arohivos muniripales las 
innumcrables inscripeiones que ban desapareeido enlre los esconibros 
de los Alijares, Darlarosa, Ainadama, Ajares, Daralbaida, Alroaojara y 
Duralwid, sunluosos alcazaros do los reyes do Granada. 

El esludio arqueologieo do la Madraza 6 Universidad arabe, con quo 
tormina su libro el Si\ Almagro, es por extremo ourioso. L'tilizando los 
fragmentosde inscripeiones quese conservandeaqueledificioenel iMuseo 
do la Comision Provincial do Monumentos, y las que conlicno un ctfdiee 
que disfruto ol orudito I). Simon Argole, el Sr. Almagro nos ofrccc en 
su libro una coieccion de lodas las quo (iocoraban la Univorsidad fundada 
por el Auguslo de la dinasfia do los RonwXazar. A rafz do la conquisla 
las casasCnnsisIoriales so hallaban on el palacio tie Abdilbar, boy edificio 
de los Miradoros, poro donada la Madraza por los Reyes CaWlicos, de 
gloriosa memoria a la Ciudad, ol Municipio so Iraslndd al gran colegio 
arabc siluado en la placela de Besayon, fronlero de la mezquiEa Aljama, 
cuya area ocupa la parrnquia de Xueslra Sefiora do la 0, hoy el Sagrario. 

Ademas de lo expuesto, ol libro del Sr. Almagro tiene et merilo de 
la oporlunidad. Los I'asros do Krheverria, ns obra rarisima; la de Gtii- 
raull de Prang^y es de subiiln preeio y se India oscrita en lengua Iran- 
eesa; y linalmrnle, la edirion de las Inscripcionos del Sr. Lafucnle 
Alcantara quedo haee tiempn agolada. Enallece el valor de la micva 
produecion la oircunslancia de sor sn autor bijo do Granada ydebabcrla 
dedieado a la Exema. Corporaeion de que V. S. es digno Presidcnle. 

Es cuantu me eumple manifesto! 1 on cumpUmionlo del oficio de V. S. 
Dios guarde a V, S. muchos anos. Granada 111 do Agosio de 1870,— Leo- 
pntdo Rguitaz* 



Examinndo con dotonimienlo el nianuscrilo a que se refiere el in for- 
me precedente, abtindo on la opinion manifestada por el Sr. 1), Leopoldo 
Eguilaz, creyendo que la puhlicacion do esla obra serft muy honrosa 
para Granada, y para osa iluslrada Gorporacion que V. S. dignamente 
preside, si eonlribuye a tan Inablo objelo eon los medics quo le dicte su 
palriotismo* premiando junlamenfe ol saber y laboriosidad del Sr. Al- 
magro Cardenas. Dios guarde h V. S. mucbos anos. Granada fi de i)i- 
ciembre do !87C. — Francisco Javier SimoneL—Sr. Alcalde de esta Capital, 



f 



X 



Sesiondel Excmo. Ayunlamienlo en Granada a 9 de Dicicm- 
bre de 1876. 

Kn vista de los informs que anteceden, que con.«idcran de ulilidnrl y 
conveniencia el libro del Sr. Almagro de Inscripclones Arabes, s<> 
anordd: que por cuenta del Ayunlamionlo, y como proteccion a lasiefras 
y estimulo a los que a ellas so dedican, se imprima la obra salisfaciendo 
el imports del cupilulo de imprevistos.— Asi consta del kcln.—l'alarios, 
Seeretario. 



1 



-s 

—I 

3 



ENTRADA AL PALACIO REAL. 



PUERTA DE LA JUSTIGIA. 



l!iL primer monumeiiLo que so ofrcce a la consklcracion do 
fjuicn visila el recinlo tie la Alliambra, ea la pncrla llamada 
eomunmcnle Ptterta de la Justicia; Ian notable por sus be- 
llczas arquitectonicas como por la gal lard ia y hermosura de 
sus inscripciones. 

1 . Sobre el arco de la pucrla y ocupando todo su frcnle, 
corrc una faja de unos ocho dccirnctros do allura, en la coal 
se halla csculpida en dos renglones \ grandcs oaraeleres ara- 
bes cs pantiles eulrelazados de bojas y cinlas, la loycnda que 
sigue: 



„bL.^I 1*j r i» jj *sil jju.1 Iw^Jt _,L J— J I s-LJI '3,» .Uj ^1 

\ "J ' -v - * ■ ^_> *T^ ■ ..J 



J*l — ' 



Lsr*-'! C ,UJJI ^JLJI^I l^> J/ill JU Ub ^ j^ L/ 
^ ^-ij! j^U-Jl ,liUI U>o I-P d w^ ,1^! *,! Jj>WI 

r 



JU^t L_£ 



-rt 



A 



« Mandu conslruir esta puerla, llamada Puerto de la Justicia 
■ ayudc Dios en ella la juslicia do el Islam , ya que la ha levari - 
tado para plorilicarlc por largo liempo) nueslro sefior el Emir 
<le los muslimes, el Sultan gucrrcro y justo Abul Hachac-h 
Yu.suf, hijo de nncslro Sefior el Sullan gucrrcro y sanfo Abul 
Ualid Hen Nazar, premie Dios en el Islam susaccionespurifica- 
doras y aceplc sus hechosde annas. Fue levanlada en el mes 
Multid el engrandeeido, aiiosuleciciilos cuarenla vnueve. Ha- 
gala Dios una polcncia defensora y escribala en I re las acciones 
buenas e inmorlales. <> 

2. Kn los abacos de ios eapiteles que soslienen el arco se 
lee la inscription signienle, csculpida sobrc la piedra en ca- 
raclercs elegantes y sencillos: 



*v)L- \v ,,; 3 y ^i I .^ ^| V.V Ji x ^ ^J t 



-Alabanza a Dios. No hay olro Dios quo Allah, y Mahoma 
es su enviado. No exisle fuerza sino en Dios. 




l»Af. .'), lin. !). Ctiractncs drabi's espa Holes. No csiamos conforms 
con In denominadon de afrienna que so ha dado a la escrilura do este- 
y olros imiriins lelrcros do la Alhambra. piies osla probadn que Icjos de 
lomar los aral.es espanoJcK el enrader de lelnt de los africanos, fueron 
los de Africa los que lo lomarnn do Ins espanoles. Voase a Ben Jaldum, 
Prolegomenon parfo 2." en la pag. iOO del lomo 20 de la obra tilulada 
•Nolires el exlraits des mamiseripls de la Bihlioteca imperialo .» 



Pag. ilinca I. Puerttt de la Justicia* De disLinto modo ban sido Ira- 
ducidas por los interpreter !as palabras Jou ^iJI , ,-j 

El lieeneiado Alonso del Castillo les da el significado de Puerla de la 
Xareha lal vez poniendo el tiombrc con que se conocia en aquel tiempo. 
Marmol se limita a trascribir cl vocablo arabe en eslos lernmios, Bib- 
es-saria. El P. Eebevarria traduce la frase al easlcllano en esta forma: 
Puerla Judieiaria; y lodos losdemas, asi nacionalescomo extranjeros.aun- 
que sin discordar en el fondo le dan diferenles significados, eonio los de 
Puerla de la Ley. del Juieio 6 del Tribunal. Sin entrara diseurrir sobrc el 
mayor 6 menor aeierlo de laks tradueeiones, que al lin y al eabo ludas 
son adrnisibles, pues i*j ^ In misino signiiiea U*y que jusiiria, traclu- 
eimos el voeablo pnr el de Puerla de la Jusliria no solo por ser este 
uno de los signilieadns de la palabra citoda, si que lambien porque de 
esle modo se connre vul^armenle el monumenlo de que nos oeupamos. 

Esla denomination generalmente aceplada, esia muy ennforme con el 
use i\ que deslinaron los musulmaues esta puerla, que fue para la ad mi - 
nistracion do juslicia. 

Los hijos de Ismael tornaron de los liebreos entre otras eostumbres la 
de eonstruir las audii nrias en las puertas de Ins eiudades. En muebas 
poblaeiones di* Orient**, enmo nnla Dernburg, bay puertas que se eonoeen 
eon el nomhn: de judieiarias pnr administrarsi? en ellas juslicia, y a no 
otra eansa ba dehido el gobierno do Constaulinopla el nombro de Subli- 
me Puerla. Siguiose idtfnliea cnslmnbre en (Iranada, construyendose la 
puerla en que se linlla la inseripeion que comenlamos, para que en ella 
ejereiera los aetos de sti jurisdiconni el kadi 6 kadi, juoz inferior que 
enlendia en lodos los asunlos eiviles y criminates, y decidia en algunos 
casos eon apelaeion al mufti y al cousejo del rey. 

Pag. t. lineal. Islam La palabra >*^LJ qui! viene de la forma V 
de la rniz J-^ salvarse liene Ires acepeiones. En la primera signiiiea la 

ley mabomelana, porque solo los que la euniplan podran salvarse; en la 
segunda deuola el pueblo creyenlc que es el unlco que se halla en via.s 
de salvacion, y en la tereera equivale a la ennseeucion de esta salitd o sea 
la bienavenhiraiua, Tendreinos nrasinn de vor leniada esla palahra en 



— G — 

lodas eslas acepciones. El paraje quecomentamos, se lomaenla primera 
de las mismas. 

Pag- 4, linea 4. Abul Hachach Yusuf. Yusuf Abul Hachach 1, selimo 
de los reycs de Granada, y sucesor do su hermano Mohammad V, es el 
Sullan aque se reliere la inscripcion. Reino desde 1333 a 13rii de J, C. 

Pag. 4, linen 6. Nazar. El dictado Nazarila que llevaban los roves de 
Granada, viene dc^ que signifies auxilio de Dies y por lo tanfo vic- 
toria. Precede segun olros de ; U! anzar, nombre con que se conocian 
los varones de Medina que prestaron su auxilio a Mahorna. 

Pag. 4, lin. 7. Acetones purifications. En la religion musulmana 
son : In oracion , la limosna y otras varias, con las quo so borran lodas 
las culpas por onormes quo scan. Debemos advertir que la gnerra santa 
seenumera muy espeeialmenle entre tales acetones mcritorias. por lo 
quo so hacc a continuation en el Iclrero caso ospocial de la misina, di- 
ciendo: maple ms heolios de armas. 

Pag. 4 linea 8. El mes de Maulud el-moadem 6 dol Nacimienlo en- 
grandecido, se llama asi porquo en el nacio Maboma, en conmemoracion 
tie lo cual suelcn haccr en el los arabes la circiincision. Es el tercero del 
auo arabo, y tambicn se llama Ilobia el uol 6 Rebia primcro. 

Pag. i, lin. 9, aiio sotecientos cuaronla y nuevu. Equivale al 13(8 de 
Jesucrisfo. 

Pag. i linea 3. No bay mas Dios qiie Allah y Maboma ossu enviado. Ks- 
lassnn las palabras solemncs de la profusion de fe musulmana. Eslas 
son las quo grita el almuedano desdo el alminar de las mozquitas para 
eonvocar a la horacion. Eslas las que so canlan en los funeralcsy aplican 
eomo sufragio para la olra vidn. Eslas lambien las que bastaqueel cris- 
liano las pronuncic, para que ya sea tenirto por musiilman. 

Rs do adverlir, que uno de los idolos a que eon mas fervor se dediea- 



ban I os paisanos do Mahonia, antes de que el impostor predicase sudor- 
trina, era el llnmado Ellat. Mahoma cnrrompiendo nn poco el vocablo dijo: 
No hay olro Uios sino Allah, palabraque sigmliea el excelso, el supremo 
como el o (jio$ para los griegos, y el D^nSx para los hebreos. No 

r 

queriendo lampoco aceptar el Misterio de la Trinidad (ciiyo vcrdadero 
scntido no eonoeta, pues creia que los cristianos admitian Ires diosos) 
tlijo tambien contra ellos: No hay mas Dies que Allah, 6 como si dijera. 
no existen tres dioses, scgun vosotros creeis, sino uno solo, Despues de 
estas advcrlencias sob re el signilicado de las palabras niencionadas y su 
valor e imporlantia para los musulmanes, dehemos hacer algunas indi* 
eatinnes aoerca de la signification que puede tener tal inscription en la 
Puorla do la Jusiieia. Tres objelos hay en el mo mi men to de que nos 
ocupamos quo se hallan tan hHimamente relacionados enlre si ( que no 
es posible hablar de uno sin ocuparse tambien delosdemas. Son ellos, la 
mano colocada sobre la clave del gran arco exterior de la pucrta, una 
Have que hay esculpida debajo de Ja inscripcion numero i y el letrero 
del capitel que eslamos comentando. Ambos tres objetos tienen dos sig- 
nificacioncs, una como sfmbolosreligiosos 6 bien como amulclos preser- 
vatives. Como simhnlo la mano daba a enlender la providentia de Dios 
y era el rompendio de la toy quo tenia, cinen preccptos: 1." ereeneia en 
Dins y su profeta; 2." oration; 3,° liniosna; -i." ayuno y 5.° peregrina- 
tion a la Meca. Todos Lienen Ires modificaciones como los dodos (res co- 
yunturas, excepto el ullimo que a semojanza del pulgar solo tiene dos, 
corazon y obra. Este valor simbolico de la mano, lo tomaron los arahes 
<lc los egipcios que tambien la usaban en sus jeroglificos. Tambien era 
simholo do la pureza en lo cual los hebreos se conformaban, pues la le- 
tra 3, 6 palma do la mano, era enlre olios emblema de tal perfection. 
Rcspccto a la Have, simbolizaba la potestad que Mahoma suponia haber re- 
eibido do Dios de abriry cerrar el cielo, cuandodico: «^No le did (Diosasu 
legado) la Have con el titulo y facullades de un portero para que abra a 
losquehaelegido?» (SuraEnnaso los Ilombres. Koran,) Tambien crasim- 
bolodela victoria quo los arabeshabian obtenido conquistando en Gibral- 
tar la Have de hi Espana y del Occeano por lo que la Ilamaron Gebcl al 
Fath 6 monle do la victoria. En cuanfo al stmbolo do las palabras. *No 



% 



-s-; 



=ii 



_ 8 — - 

hay mas Dios que Allah, etc, ya homos dieho que en ellas estaban com- 

pendiadas toda la creencia y religion musulmanas. Ahora bien, he aqui la 

apiicacion de todos estosemblemas. La profusion de feen loscapilclesque 

sostienen ot areo, tndica que el fundamento de la justicia deboestar en la 

crconcia; la Have nos da a conoccr la auloridad con que se ejeree y la 

mano, en ultimo termino, el fin a que debe tender, 6 sea Inptiresacn la 

apiicacion dc la ley. En una palabra, el principio 6 fundamento de la 

justicia, su medio y el lin a que debian tender, iodas Ires cosas se repre- 

senlaban en los trcs simbolos de que hablamos. Otros, no profundizando 

iestudiar la significacion poelica de tales simbolos, se limitan a reci- 

birloscomo simples amulelos, que alii habia colocado la superstition mu- 

sulmana, para librar aquel sitio deslinado, a un fin tan important*} como 

la administration de justicia, del encanto 6 del mal de ojo. Los que tal 

dicen lienen tambien su parte de verdad, pues como amuleto usaron los 

arabes la mano t y aim en liempo de 1). Carlos V., se bubo de dar una ley 

contra el uso dc ios amuletos en forma de mano y con algunas palabras 

arabes, que todavia se usaban. (L 13 del lit. 2 1. 8). Tal opinion se puede '-:\ 

aceptar y no nos oponemos a conceder que tuviera ese oiro uso, pcro ^ 

nunca dejando de afirmar que tambicn tenia la significacion cmblema- 

tica que de'jamos apuntada. Sobre csta materia puede verse al P. Kirker 

(fidipus jRgfpcius loroo 2/ 1 parte 2." de la Cabala Sarracenica. 



=-S 



- "i 
_ ? 






a- 



■_ n 



i 









i 



PUERTA DEL VINO. 



El arrecifc que do la Puerla -(uditiaiia conduce a la Plaza de 
los Aljibes, anliguamenlc terminaba en dos puertas que da- 
ban entrada al rccinlo de la Chi dad Real. 

Era la una la Puerla Real (Bib Sullania), colocada en sen- 
tido irasvcrsal a la via cntre sus dos lienzos de muralla. 

La olra, siluada a mano derecha, es la conocida en la ac- 
tualidad con el nombre de Puerto, del Vino. Esta denomina- 
tion es posterior a la reconquisla, y se le did por baber estado 
en ella la adnana donde se recaudaban los derechos que en 
cierta cpoca se satisfactan al introducir aquel articulo en la 
Alhambra. EI nombre que dieron los arabes a csle monu- 
menlo no ha Hcgado basta nosolros. 

Dcsiruida la primera de eslas dos puertas, sin que nos 
quede noticia de sus inscriptions, hablaremos tan solo de 
las de la segunda. 

3. Sobre las dobclas del arco de la fachada Occidental de 
dicha puerla corrc una inscription en caracteres arabigo- 
hispanos, que consta de Ires lineas, alguna de las cualcs se 
halla en tal estado de deterioro que, a no ser conocido el tcxto, 
seria ininteligible. El P. Echcverria, sin embargo, la descifro 
y tradujo resultando contener los Ires primeros versos de la 
Sura 48 del Koran, y el nombre de Abu Abdallah Algani Bil- 
lah, repetido tres veces; de dondc se deduce, que la inscrip- 
tion se coloco por los liempos de aquel Sultan. 



10 



He aqui e! lexto y traduction de tat epigrafe: 



*ai 



J-, r yi ^ jj« pi p>yt jMI c^ ^ ^ 



Jc Ljyt U*a> ftiJ! ^=J ^_«sJjj l_fr_Jbu~» LLL_«s v^zajJ^tj ^=^ 



•Me refugio en Dios tiuycndo de Salan el apedreado. En el 
nombrc de Dios clcmcnlc y misericordioso. Derrame Dios sus 
gracias sobrc nucstro Senor y dueuo Mahoma y sobre sn fa- 
milia y companoros y les conceda la salud. En verdad te he- 
mes ahicrlo una puerla manifiesta, para que Dios te perdone 
lus pecados presentes y venideros, te colme de sus favores, te 
dirija por el camino recto y te ayude con su prolcccion pode- 
rosa. Gloria a nucstro senor el Sultan Abu Abdallah Algani 
Billah. Gloria a nucstro senor el Sultan Abu Abdallah Algani 
Billah. Gloria a nucstro senor el Sultan Abu Abdallah Algani 
Billah. » 

4. Kormando el rccuadro de las labores que adornan la 
parte superior de la faehada oriental, se encuentrael siguien- 
le mote, varias veces repetido: 



«E1 reino duradero y la gloria elerna.» 



li 



3. En Ire los adornos de estuco, a los lados del ajimez, se 
repite e! siguiente epigrafe, en elegantes combinacioncs: 



«La dicha, la fortuna y el cumpiimiento de los deseos.» 

6. En dos bandas paralclas a las columnas laterales del 
ajimez. bay una inscription mal conscrvadaquepareccdecir: 



•til r iy Y $\ ,0, u 



-jQuegrandeesel poder de la volunlad de Dios! IVo bay 
fuerza sinoen Dios.» 




Pag. 10, lin. 8. Satan el apedreado. En mas do una ocasion, ha si do 
apedreado el malefico espiritu, segun nos rcfieren las hislorias del Ko- 
ran y do la Lradicion 6 sunna. Cuando Abraham iba k sacrilicar a su hijo 
Isaac, siendo distraido en sus horaeiones por el diablo, arrojd al tenlador 
a pedradas, segun se lee en aqucl iibro. Cuclal, expositor de Mahoma, di- 
ce, que cuando naci6 el profeta de la Moca, los Angeles hucnos lanzaron 
al maligno espiritu do los orbes celestes donde liasta entonces hnbia cs- 
tado y arrojandole piedras le hicieron caer a la tierra. Kinalmonte, el 
mismo Mahoma, antes de su fuga 6 Egira, dijo A la jenle de la Meca, 
que el monte cercano a aquella ciudad y que conocian con los nombres 
de Hud 6 Aram, era el mismo donde Abraham habia ofrecido su snerifi- 



( ; 



— 12 — 

no y que l-1 diablo. llcno de envidia porque los angeles lo hubicsen de 
,'•1 .irrojado y pueslo en podcr do los Coreiscitas, (que era la tnbu que 
entonccs pnscia la Mcca y el mnnle Aram), todas las noches venm y se 
pascaba por cl impiinemcnie. micnlras los de la tribu de Corcisch esla- 
ban cnlrcgados al sucno. Pero Dios onvio a Gabriel y osto angel partici- 
po a Malioma tal succso, dandolc al misnio liempo a conocer ciertaslor- 
mulas dcprecalorias, promincinndo las cualcs, dando vucltas siete veces 
al tnonto y lirawlo sieie piedrecitas en cada una de cllas, contra el dm- 
bio, Imiria no solo del raonle sino dc Malioma y de cuanlos hicicren es- 
tn ado dc Religion. En conmemoracUm de este hecho, los peregrinos 
musulmanes que visilan el santuario de la Heca Ilamado la Caba, el 
si-plimo dia de su llegnda, a la hora del crepusculo, van a visitor otro 
Nioniimnnto sagrado Ilamado Mesc el ilaram, quo abandonan antes do 
wilir cl sol, dirigiendose despues al vnlle de Mina, en dondc arrojan siete 
piedras a imitation de Malioma. 

p.ig 10, lin.s, fi y !). En el nombre dc Dios clementey miser icordioso. 
Kslas son palabras sacramen tales con que eomienzan ensi todas las Suras 
del Koran. \m musulmanes, imilando a Mahoma, colocan cslas palabras 
al ("rente de sus escritos y epistolas, siguiendo coslumbre scmcjanle a la 
qucenlro nosotros lienor, ciertas personns de poncr una crucecita al 
prinripio do las cartas. Dc csia cuslumbro procede lasupcrsliciosa vene- 
ration quo lienon los ftrabes a sus escritos; nunca los arrojan y cuando 
ya no pueden tisar rln olios, los cscmiden y ovilan con mucho cuidado el 

quo los profnnon. 

Tambion ncnslumbntn a promt nciar estas palabras cuando van a dar 
oo mien zo a alguna obra y oada dia cuando principian sus respeclivas 
oeupacionos. 

Nuestros moros cspanolcs* y sus alinics 6 sabios, en sus dcclaraciones 
sobrocl Koran, Iraducon cslas palabras: En el nombre dc Allah piadoso 
de piedad, vorsion quo oqulvalo en cierlo modo a la quo nosolrosles ho- 
mos dado. 

Pag. 10, lins, II y 12. ICn vertlad te h*wm abierlo una pucrfa mani- 



— 15 — 

fiesta. Las patabras \^> U^ «=J b^r^ tienen direetamente el sigui- 
ficado de «tc hemos concedido una esplendida victoria," Habiendo eon- 
seguido Mahoma, ayudado per 313 de sus discipulos, el triunfo tie Bcdr, 
dedicd a ellos la Sura 48 que lilulo la Victoria y que comienza con las 

palnbras que comentamos. 

Adcmfe de esta signification dirccta, tieiicn dichas palabras oiro son- 
lido figurado & saber: «Te hemos abinrto una puerla manifiesta,* Accp- 
tamos de las dos acepciones esta ultima, pop ser la mas usada en las vcr- 
siones todas que se han heeho de este lolrero, desde el P. Echcvcrria 

hasla D- Emilio Lafuenlo, 

AI hablar de estas palabras, nos pareco tambicn oporluno hacernos 
cargo de una cuestion que sabre el uso que tavo entre los musulmanes 
este monumento, so ha susritado entre ios arqueologos y que vicne a 
resolver el paraje que vamos comentando. 

Casi todos los que han hablaclo sobre nionumentos dc Granada* alocu- 
parse de la Puerla del Vino, la consideran como un mihrab ti oratorio 
musulman, y se fundan en que halldndose sus dos arcos abierlos, el uno 
haeia e! ortontc y el otro at occidenie, marcaban la direccion del ki- 
blah, 6 sitio a donde debe dirigirse la oracion y por lo tanlo (dicen ellos) 
debio dedi-'arsn a (a! usn. Ilsta opinion, sin embargo, no es admisible; 
pues ni las dimensions d*d momnnento eran capaces para nn silio de 
oracion, ni la proximidad de la gran mezquita, que se hallaba donde hoy 
existe Sia. Maria de la Alhambra, admiiia la existoncia de otro tcmplo en 
aquel lugar, ni sobre todo la cxtructura y planta del edificio en nada se 
parece a la de ningnno de los mihrabs que tenian los musulmanes. Aho- 
ra bien: ,;Que fud en aquel liempo la Puerta del Vino? Fue Jo que nos 
indican las palabras *le hemos abierto una puerla;* es decir, fue una 
puerla que, despues de la Sultania, daba enirada al recinlo de la eivitas 
regia 6 Medina Aihamrra. La Have colocada sobre la inscription de que 
hablamos, esta conforme con la costumbre que tenian los arabes de co- 
locar este simbolo en las puertas de sus tiudades y forlalezas, y el nom- 
bre con que el pueblo ha eouocido este monumento: Puerta del Vino, 
afirnm cada vez mas miestra opinion. 



— H — 

Pag. 10, lin. 13. Tus pecados presenles y venideros. Estas palabra.s 
pueden dar una idea de la Icy maliomelana. Et hombre una vez que en- 
Ira por la puerta 6 falh de ia profesion de fe, ya sabe que todo le es per- 
tlonado, lo que ya cometio y lo que pueda cometer hasta el fin de su vida. 
Con docln'na semejanlc, no es de cxtranar que el pueblo musulman 
haya llegado al estado en que hoy se encuenlra. Algun comentarisla 
del Koran, pareciendole que es demasiado conceder el perdon de los 
pecados que lodavia no se han cometido, ha explieado las palabras 



j6X> Uj ^=i*o ^_y ,jij U alo presente de tus pecados y lo que ven- 

dra,» es decir, el remordimiento y la pena eterna. Podemos asegurar, vis- 
la la amplilud de la doctrina de Mahoma, que no fue este el sentido con 
que cscribio tales palabras. 

Pag. 10, lins. 13 y 16. Abu Abdullah Algani Billah. Eslesultnn esel 
conoeido en la historia de Granada con el nombre de Mohammad V y rei- 
no en dos epocas: la prinmra desdc 1331 a 1360 en que fue destronado y 
la segunda desde 1363 a 1391 en que murio. El sobrenombre que lleva- 
ba de Mgani Billah quiere decir el enriquecido por Dios, 6 segun otros 
el contento en Dios, 

Pag. It, lin. 8. ;Quc grande es el poder de la voluntad dtvina! Las 

palabras *iM *U, U no tienen una correspondencia directa en castellano. 
Kasimirski, en su diccionario, las traduce: jAh que dieu l'ahien volii! 
por decir. C est admirable jBrabo! Bresnie, on su gramitica, les da esta 
olra nnaloga signification: jCe que Dicu veulMI es decir, Gombien est 
admirable le resultat de la volonte divine. Nos parecen igualmente acep- 
tables tales versiones y por eso nos aproximamos en la nuestra lanto a 
la una como 6 la otra. 



ALCAZAR DE LA ALHAMBRA 



CUARTO DORADO. 



PUERTA PRIMITIVA 



Para mayor ordcn y claridad dividimos el csludio dc las 
Inscripciones del Regio Alcazar en ties paries, que corrcspon- 
den a sus Ires dcpartamenlos 6 cuarlos, conocidos en Ire los 
arqueologos con los nombrcs de Cuarlo Dorado, de Comarcs 
y del Harem. Comcnzamos ocupandonos en primer termino 
del Cuarlo Dorado , porserde los tres el mas antiguo, y va- 
mos a hablar, ante lodo, de la puerta llamada Primiliva quo, 

desde los primeros tiempos, sirvio de enlrada al I'alacioKeal. 
■ Hallase esla en un pequeiio znguan que sirvio en olra epoca 
para el uso particular de los gobernadorcs de la Alhambra, 
el cual sc comunicaba, Iiasla bacc poco, eon el arrccifc que da 
ingrcso al Ilegio Alcazar. El claro de la puerta, dc forma cua- 
drilatera, esla adornado en su parte superior con un alio 
cuerpo de dobclas, sobre las que corrc una pocsia y, mas arri- 
ba, formando la coronation, un alero, perleclamente tallado, 
con adornos los mas variados y vistosos, bojas, cinlasc ins- 
cripcioncs: 

7. Entre los canes del alero se lec varias voces en carac- 
teres cuficos y escrila en dossenlidos, de derccba a izquicrda 
y viceversa, la palabra: 



w - 



«Fclicidad.» 






— 18 — 

8. Bajo ct alcro corre la siguicnlc inscription poetica en 
caracleres arabigo-cspanoles: 







44 m 




j — 5* ^ — ^ r _j! 



^ 



^iJ,J*Jt 



jOli lugar del rcino eicvado, yasilodef aspccto prodigioso! 
Has conseguido una gran victoria, y cl moritode la obra y 
del artifice, 

(Son) gloria del Iman Mohammed. La sombra del Excelso 
(sea) sobre todo. 



fl. En los extremos de la anterior hay unos escudos con 
la lcyenda: 



«Solo Dios es vencedor.» 



10. En el recuadro del arco se lee la inscripcion anterior 
varias veces rcnetida. 



+ 

t 



— 19 — 

11. En las pequenas pilaslras se loo: 

« Gloria a Dios.» 

12. Tamhien se encuenlra on las mismas el siguicntcmole 
en caraclcrcs cuficos: 

> ■ 

«ncndicion.» 




I f ag. 17, lin. <i. Cuarto Dorado, de Comares y del Harem. Tonmmos 
esta division de los deparlamentos dol AleAzar dc una obra tilulacla Mo- 
numentos drabes de Granada que han dado A Juz, no liace mucho, los 
Sres. Oliver y Ilurlado. Debemos, sin embargo, advcrlir que estns deno- 

minaciones no sonde tiempnde morns, sino posteriori A la reennqnista. 
La de Cuarlo Dorado, que se Irnlla en los dneumenlos del Arehivo do la 
Alhamhrn, designa el siiio eonocido por algunos con el nombrc de Mo- 
ximr d sala d« Consejo y por Periraza (quo divided Palaciocndosdcpar- 
tatnenlos) con el dc cuarto dc Vcrano, para difcrcnciarlo do lo restnnlo 
del Alcazar fjuelo llama dc In vicrno. Acerca del nomlire de losolrosdos, 
solo tenemos que advcrlir sobre el Ifircero, llamado tambien de los 
Leones, que so Ic conocc con el de Harem, porque en 61 habitaban las 
mujercs del Sultan. 

Pag. 17. lin. 20. Caraclcrcs cuficos . La cscritura ciificacsun gtaoro 
de la arabc que debe su nnmbre a la ciudad de Cufa, cuna de insignes 
doctorcs en la ley de Mahoma, y donde so uso por vez primcra. Algunos 
aulorcs hacen rcmonlar demasiado su anligiiedad, pero cs sabido que 
no son lanantiguoscomoloshomairitanos. ICntrecsfegonerodccscrilura 
y los demas exislen las siguicnles difurencias: l.° El Irazodelas lelrases 



— 20 — 

demaseuerpoqueel delasordinarias y no licne, comoellas, variedaddc 
grucsos;2.* la (igura dcJasmismases massencilla, reduciendosefrecuen- 
icmente las Kneas curvas a las rcctas y evilandose, a! Irazar las curvas, 
lodo genero do complicaciones; 3/ en la cscritura cufica no solo se su- 
primon las modones o vocales, sino tambien los puntos diacrilicos. De 
aqui puodcinferirse la gran dificuifadqueofrece la traduction de los pa- 
s;ijes ascrilos en esia clase de lelras, on los cualos hay que comenzar adi- 
vinanito quo eonsonanie representa cada uno de los signos (pues la ma- 
yor parle de los signos cufieos, no tenicndo punlos de dil'erencia 6 
diacrilicos, lo mismo pueden representor una que olra consonante); hay 
dcftpuos que prcsumir que vocal llevaria la consonante adivinada y por 
ultimo verificar la traduction. Por fortuna delosarabistasson escasosen 

numcrn losumnumenlnsdecsta rlase deescritura. Respectoalibros, solo 
lenemos nolirias de algnu que olro Alcoran, como el que cila Nieburg, 
de cuya escrilura trae una mueslra en su description de la Arabia y el 
caballero Chardin en sus Viajes. Onnric masse ha usado el caracter cufico 
ha side en los monuinontosarquiteelonicosy en lasinscripcionesfunera- 
rias. Hacese tambien de (tl mucho uso en la ornamentacion de los edifi- 
cios, por preslnrsc facilmenlo & loda clase de combinaciones. 

Pag. 18, lin. 1. La poesia que traducimos en el numero 8 pertencce 
a la !>/ clase del inelro que conoccn los arabes con el nombre de BambL 

Pag- 18, Li ii. i;{. Imam. Ksla palabra quierc decir prefecto, presi- 
dent?, y se tonm «» sentido de sacerdotc, porque preside los aclos rcli- 
giosos dc los musulmancs. Reunidas, como se hallan, todas las potes- 
tades on la persona del Sultan, tambien est& en el la religiosa y en este 
sentido se Jlamaba imam 6 snmn sacerdote al Key de Granada. 

Pag. 18, lin. IX Mohammed. Eslc Imam Mohammed parese ser el 
Hey Aim Abdillah Mohammed, tercero de los reyes de Granada que rcintf 
desde i:i02a (300. 

Pag, 18, tin. |K. «Solo I)ios t\s vonvedw.* Este es el lema que usaron 



ins Reyes de Granada en su Mason 6 escudo do annas. Respeeto a! 
tiempo en que comenzaron a usarlo* no concuerdan los autores. Unos, 
siguiendo al Liceneiado Bermudez de Pedraza, croon quo desde liempn 
de Aben Hut Annayar t enyas armas eran una banda negra en campo do 
plata con el mole citado. Eslos dicen que Alahmar fue armado caballe- 
ro por S. Fernando en la conquisla de Sevilla, dandolc el cslandarlepor 
armas de 61 v de sus sucesores v la banda de oro con dos cabezas do 
sierpes a los lados, segun las traen en su gition los Reyes do Caslilla, a 
las cuales Alahmar anadio la emprosa ctlada que Ilovaba el blason de 
su predecesor. 

Hurtado do Mendoza , y esla es la scgunda opinion, aunque eou- 
fornio on la mayor parte de ial relalo, no advierlc quo tomase aquol 
lema de su predecesor, si no que 61, a las armas que le dici el Rey S. 
Fernando, afiadi6 unas palabras con letras azules que decian: «Solo Dios 
os vcnccdor.a Esto pareco lo mas probable. 

La causa de que Alabmar escogiera est a ernprcsa fue la siguientc: Los 
moros granadinos, quo veneraban al primer Rey nazarita coino A una 
creacion celestial, ereian que, preparadas las huoslos muslimicas por 

Jacob Ibn JnseC, emir do los almohades on la noche que preeedio fi la 
rola do Alarms, apareein on his aires un angel cabalgando sobro bianco 
rnrcol, on euyas manos Eremolaha una bandera quo cubria todo el lir- 
mamonto, on la cual so Irian las ropelidas palabras tin Icgalibile Allah > 
siendo tal aparicion annneio de la victoria, 

Los sucesores de Alahmar consorvaron cl mismo tipo, pero variaron 
los colores, do niodo que unos usaron campo do oro, banda de platn 
y la inscripcinn on letras negras. Otros campo vcrde claro, banda dia- 
gonal de lislas enearnadas y blancas, y en la parte superior, sobrc un 
escudo pequcno, tros puntos nogros, Olros, por ultimo, campo encarna- 
do y banda diagonal de plala con dos lincaa verdea y letras negras. 

Ni se contentaron fos rcyos eon colocar csta inseripeion en el escudo 
de armas, sino quo adornaron con ellas los edificios, jardinea y liestos 
de (lores. En el traseurso do nuoslro oEstudio» se vera con que profu- 
sion y froruencia se usa on los fdificios del rey de Granada el mole quo 
aeabamos dr uxplirar. 



PATIO DE LA MEZQUITA. 



Del pcqueuo zaguan, donde se halla la pucrla primitiva del 
Alcazar, pasada una habitation, en la que, segun Pedra- 
za, daba audicncia cl Magistrado mayor de los moros, que 
en el diano conserva restos algimosarquitectonicosniepigra- 
Ocos, se llcga al patio, vulgarmenlc conocido con el nombre de 
Ja Mezquila. 

En el largo irascurso de liempo que llcva de existencia se 
ban ido perdiendo una gran parle de los hermosos adornos que 
lo revestian en su origen. Dos de sus fachadas, aquella en la 
que se cncuenlra la puerla de la Capilla y su paralcla, no con- 
scrvan ni un solo vcsligio de su antigua ornamentation. Tan 
solo la conscrvan las olras dos. Habiaremos primero de la que 
mira al Mediodia, notable por cl caracler de antiguedad y la 
bermosura de los arabescos que laadornan y al propio liempo 
por las numcrosas 6 importanles inscripcioncsqueconiiene: 



15. Debajo de los canes se lee: 



^ 



Kelicidad (cuiico;. 



— 25 — 

14. En la dceoracion de madcra hay varios larjcloncs con 
caracteres arabigo-cspaiioles que dicen: 



iiil Jjs y> ¥^a Uj 



<«No hay mas ayuda que la que viene de Dios.» 



15. Mas abajo corrc un friso de madcra con la siguicnic 
pocsia, cscrila en hcrmosos caracteres adomados de cintas y 
i J ores: 








Soy el lugar donde se guarda la corona y al abrirse mis 
puerlas, imaginan las rcgioncs occidenlales que en mi sc ha- 
ha el Orienle, 

Pues yo doy a ver el aspecto de aqucl que se asemeja a la 
luz de la aurora en el horizonte. 

Algani Billah me encomendo que cuslodiase la puerta con 
la espada levantada. 

Haga Dios buena esla obra para el, asi como le doto de her- 
mosa forma y caracter. 



— 24 - 

16. Kn ei adorno de conchas y cstalaclitas: 

^Gloria anuestro SenorAbu Abdallali.* 



17, En cl mismo decorado: 



iiUl jLiUJI 



4fr fr pi 



«La salvacion perpetua.» 



18. Debajo dc las estalactitas so lee en cufico w^ Vj y 
encima del cscudo dc los Alah mares **M ^en caraclcrcs ara- 
bigo-espanoles, significando todo ello, como queda dicho, solo 
Dios cs vencedor. 

19. Entre las labores de estucb que re\isten la fachada, 
se leen las siguientes palabras , las dos primeras en cufico y 
las olras dos en caracleres espafioles: 

sj^, J£J iXc tii! 



«Dios es el refugio en toda tribulation. » 



20. Al redcdor de la veil Ian a 6 nicho lapiado hay una lar- 
ga inscription, quecontiene el verso doscientos cincuenla y 
seis de la sura scgunda del Koran , precedido de las invoca- 
tion es de costumbre y la profesion de fe musulmana, en los 
lerminos quesiguen: 



— To — 



u 






«Me refugio en Dios huvcndo de Satan cl apcdreado. En el 
nombre dc Dios clemento y misericoi'dioso. Derramc Dios sus 
gracias sobre nucslro Scnor y dueno Mahoma y lc conceda la 
salud. No hay otro Dios fuera do vuestro Dios el clemcnle y 
misericordioso. Dios. No hay Divinidad sino Dios e! vivo, el 
inmnlable; no lc toca cslupor ni sucfio. Do El es lo que hay en 
los ciclos y en la tierra. Onion sera el que le rtiegue sin ser 
cscuchado? Sabe lo quo los hombres ticnen entre manos y lo 
que hay dclras do ellos, y cllos no conoccn desu ciencia, sino 
lo que El les quiso ensenar. Su trono abarca los cielos y la 
tierra y no necesita cuslodiarlo. El es el Elevado, el grande.» 



21 . En los medallones do una faja de arabescos que corre 
bajo el nicho citado; en cl recuadro de las dos puertas (en ca- 
racleres cuficos) y en las fajas dc azulejos que forman la coro- 
nacion de las m ism as se ieen las palabras: 



*sMVT _JU\ 



i' . 



«Solo Dios es vencedor.» 



— 26 - 

22. EnlYenle de csla pared hay un porlico compueslo de 
Ires arcos soslcnidos por columnas de marmol , en cuyo friso 
se lee la siguicnte inscription en caraclercs cuficos, varias 
veces rcpelida. 

«Alabanza a Dios por cl beneficio del Islam. » 



23. Por bajo corre una banda en la coal se Ice &f «Ben- 
dicton» en cufico de dcrccha a izquierda y vicevcrsa y U^ 
• La salvacion» en caracleres arabes cspafiolcs. 

24. Kn la faja interior que corre por loda la decoracion 
del portico 6 lemplclc: JJ ^=JuM «EI reino perlenecc a Dios,* 
la I , a de las dos palabras en cufico y ademas JJ^Jl «La gloria 
perlenecc a Dios." 



29. El recuadro de las venlanas caladas que hay a cada 
uno de los lados se forma con la inscripcion «Solo Dios es 
venccdor» icyendose en los exlremos superiores del mismo 
la palabra '^y. «Hendicion.« 



20. En los centres de dichas venlanas denlro de medallo 
nes circulares: 



*iib 



i .c~* 



iU*iSJ ^^I^UJUIUYyJv 



"Gloria a nuestro Sefior el Sultan Abu Abdallah AUmni 
fiillah.» 



— 27 — 

27. Sobre la puerla tapiada que ilebio comunicar con ol 
mxhrab que hay en la habitation conligua, corre nn friso en el 
eual se lee: 

+££\ yyi\ *si' --^ ^ ^ k^ ^j 



«INo hay ayuda sino de parte do Dios el viclorioso y el sabio.» 



28. Debajo la palahra ^ «Felicidad» escriia en am bos 
sentidos. 




Pag. **:j, liu. L .\o lunj ayuda sino in que view th Dios. La inscrtp- 

cion nuniiTo II puede iradudrse lambien del nuulo siguicnte: No hay 
victoria si nn (viene) tic Dins; palahras que con firman cl scnlido de In 
repctidisima frasc «Solo Dios cs venccdor* con la cual nllernnn y se 
combinan 

Pag. 2;t, lin, ;i. La grande elevacion a que se lialla eoloenda In poesia 
que se expone y traduce en el numero 1:>, y ol laberinto do hojas y la- 
bores que la adornan, bacon difiril en gran mancra su Icctura. Tal vez 
por oslo no babra sido meneionnda por los tracluctores do las inscrip- 
ciones arabigo-granadinas, liasla que I). Kmilio Lafuontc la dirt a luz y 
vcrlio al castellano en su imporlanlc irabnjo litulado Inscripcioncs &va~ 
bes de Granada. Sin embargo; en el texlo del Si\ Lnfuenlo se omilcn las 
palabras -^4' ^^Jb con las cuales se completa el verso y so mcjnra 
el senlido. El metro en que esfa escrita cs el jafif. 



— 28 — 

Pag. 23, lin. 7. *_^*J1 Esta palabra signifies Occidente y con olJii 
comprendian los arabes la parte Occidental del Africa y ta Espafia. En 
el pasajc que explicamosse toma en el senlido lalo de: la .region occi- 
dental," 



Pag. 23, lin. H. Semejantc d la luz de la aurora. Esta comparacioi 
es muy usada en los poemas arabes. La razon de esto es bien clara: Na- 
da mas hello como una mafiana para los que fcual los descendientes de 
Ismacl) habitan tin suelo abrasado por el sol de los fropicos. Nada mas 
encantador que esos primeros momentos del dia eh que los campos de 
la Arabia Foliz lucen con todo el esplendordesus galas, antes que el as- 
tro del dia ofusque, con su intenso brillo, la vista del arabc y le haga 
gunrecerse do sua ardicnlcs rayos en la profundidad de una gruta. Te- 
niondo esto en cnenla, se comprende facilmcnle quo los arabes compa- 
ren en sus poesias los objetos mas quoridos a la mafiana. Por eso docia 
el autor de ciurto poemila del Hamnsa: 

La fretito de mi amada 

So ascmeja u la luz de la mafiana. 

Por esta misma razon Mahoma, tan prof undo conocodor de las in- 
clitiaciones y caraoter de su pueblo. di6 el titulo de la Mailana a la sura 
o capftulo donde describia la mayor de lodas las delicias, el jardin de 
Hiram, no menos colebrado por los poetas arabes que el Jardin de las 

Hesperides por los griegos. 

Los arabes de Granada, siguiendo esta coslumbro, fundada en la na- 
turaleza y genio de su raza, compararon la grandeza del Sultan a la luz 
de la aurora. 



Pag. 23, lin. Hi. Algani liillah. Estc es Mohammed V (Vease la nota 
a la pag. 10 lins. 13 v 10). 



i 



Pag. 2fS, lins. 7, 8, 9 y 10. La explication de estas sentencias la hici- 
mos en las notas a la pag. 10 lin. 8 y a la pag. 10 lin. 8y 9. k cllas, 
pues, reniifimosal lector. 



-t 
J 

■ J 



— 29 — 

Pag. 2o, lins. II a la 17. En estas h'ncas so contiene el verso dos- 
cienlos cincuenta y seisdola sura segunda del Koran, Ilamada la «Vaca», 
el cual pucde considcrarsc como uno do los mas bellos trozos del libro do 
Mahoma, pues en el se (rata de dar a conocor la etcrnidad, ommseioncia 
y ornnipresenqa de Dios. Sus frases fraen a la mcmoria otras de la Sagra- 
da Escritura, como aquelfa del Deuteronomio: cAudi Israel: Dominus 
Deustuus Dominus unusest* (Deuler cap. 4.°, v, 35); 6 estas otras de Je* 
remias: -Deus sempiternus est Dominus, non deficiet neque laboraveril,- 
neque est investigate sapienlia? ejus » (Jerem. cap, 41, v. 27); 6 estas otras 
de Isaias: "ifec dixit Dominus: coelum sedcs mea, terra autem scabellurn 
pedum nieorum.B Mahoma, ensudeseodeamalgamnrtodas lasreligiones 
de su pais, que era en su mayor parte Judio y cristiano, tomd tanto del 
Antigua, como del nucvo Testamentn. 

El referido verso de la sura segunda cs una prueba de este asorlo. 

Pag. 26, lin 6- La palabra/s/amse tomaaquien laprimeradelastres 
acepciones que le dimos en la nota a la pftg. 4.\ lin, 2. Por lo tanto esla 
inscripcion puede tambion traducirse: « Gracilis a Dios por el beneficio 
que ha hecho concediendo la religion musulmana.u 



SALA INTERIOR 

SOBRE EL BOSQUE. 



Del templelo 6 portico, do quo acabamos do hablar, pasase 
a una habitacion cuadrilonga, cuyo uso en tiempo clc los ara- 
bes desconoccmos, aim cuando algunos suponen sir\i6 para 
recibir audioneia publica cl tribunal del Sultan. Sus inscrip- 
ciones, aunque cubicrlas de una gruesa capa dc cal, pueden 
ser dcscifradas en su mayor parte: 



29. Faja inferior: 



^l^r^JUY. 



«Solo Dios es vencedor.» 



50. En la decoration de las paredes '&f. «Bendicion» es- 
crttade derccha a, izquierda y al contracio. Ademas ^ »Fe- 
licidad» en cufico, y dentro de pequenos circulos «Solo Dios 
es vencedor.» 

31. Friso que correpor toda la habitacion: 
«No hay ayuda sino de parte de Dios el victorioso y el sabio.» 



> 

3 



31 



32. En los circulos del decoraclo superior a este friso: 

"Gloria a nucslro Senor Abu Abdallah. » 



33. En el decoraclo dc las ventanas hoy tapiadas, que da 
ban al hosque, sc Ice: 

«!)ios cs el refugio en loda lrihulacion.» (Cufico y espanol 



34. En la parte inferior del mismo decorado: 



«EI reino perlcnece al Dios unico.» (Cufico y espanol. 




Pag. 30, lin. 13. Escrita de derecha d izquicrda y al contrario. Lin- 
mam os la atencion dc nucstros lcclorcs accrca do. esle raro inodo de es- 
cribir, usado tan solo en las inscripciones arjibigo-cuficas. Y cfectiva- 
mcnle; diversas han sido las direcciones de In cscritura: ya tie dorecha 
a izquicrda, como lo hicieron los pueblos de raza semita, ya de izquierdn 
a durecha, como lo liaecmos los de la jafeticn, ya usando on cada rcneloii 



— 52 - 

una de estns direcciones, como escribieron Ins griegos on cici'ta epoea, 
ya do arriba aba jo como escrihcn los chinos; pnro no se ciicncnlra ejem- 
plo de eslo niodo do poncr una mismn paiabra en los dos senlidos en 
un niismo rcnglon. Este fenonicno solo so cxplica feniendo en cucnla las 
Icyes do la armonia arquiteclonica. 

Pag- 31* lin 7. Dios es el refugio en toda tribulation. (Cufico y espa- 
fiol). Eslas dos (rases cslan dispueslas de nioclo quo la seguntla, escrifa 
on caractcres ordinaries, so incluye on los nexos de la primera quo lo 
osla on otificos. Kslas combinacioncs de anibos generos de oscrilura son 
muy frecuenlos en la ornamenlacion de las parales do la Alhamhrn, y 
revelan el genio oriental que, on la arquitectnra como en la poesia. hus- 
ea lo inlrincado, lo laberintico y lo dificil, asi como enlre nosolros solo 
hay bolleza alii dondo cxisten la rcgularidad y el 6rden, base y funda- 
rnonlo do loda croacion arlistirn. 






MEZQUITA. 



Las inscripciones de la mezquila, 6 mejor dicho, del me- 
xuitr, convcrlido en capilla por ios Reyes Calolicos, son las 
quo siguen: 



58. Bajo la cupula , en la faja que da. vucltas a su aire 
dedor: 



« Gloria a nuestro Sefior el Emir do Ios musulmanes Abul 
Halid Ismael." 



36. En el interior de las zapalas: 



ix^JI iixoJI 



«La prosperidad conlinuada.» 



37. En los nichos laterales i-^-j «Bendicion» (cufico) y 
ik*JI «la prosperidad* en caraclcrcs espanoles. 



K 



34 



58. En Ire catas dos palabras so Ice la sonlencia: 

«Todo !o que poseeis procede tie Dios.» 

39. Sobrc el alicatado de mosaieo, en una bandaque cor 
re por toda la habitation, se repite muchas voces: 



& ^=JJI *sS 5JJI d yjJI 

El poder (per(enece) a Dios. La gloria a Dios. El irono a 
Dios. 




IVig. :i3, Jin, -2, Mexuar. La palabra 5,y^ do la raiz Xl interroga- 
vjt, consuluit, significa consilium, consultatioy los morosgranadmosde- 
ngnaron con tal nombre la sala de que nos ocupamos en esle capitulo, 
porque en ella el rey celebraba consejo con los magnates de su eslado. 

Pag. 33, Iin. 8. Emir de los mumlmanes. La palabra Emir, dc la 
raiz jA mandar, significa el que manda, y asi se dice: Emir altnostemm 
Principe de los musulmancsy Emirde loscreyentes 6 Emir almnmim'n, 
que es el Miramamolin dc nueslros cronistas & bistoriadores. 

Pftg. 3a, lin, 8, Abut Valid hmael. Bslo Cue el quinto de los reyes 
de Granada, nicto de AIn lunar e hi jo de Faracli, alcaide de Malaga, que ocu- 
pri el Irono desde i!Ui a 132S, en que muriri asesinado. Podcmos, pucs, 
deducir de esta inscription, una prucba mas de la mayor antigiiedad del 
Cuarlo Dorado, sobre lo demas de la AHmmbra, pues en casi lodas las 
paredes de la misma se leen los nombrcstle sullanes posleriores a Ualid. 
como los de Abnl IJaclmch su hijo, 6 Abu Abdilluh su nieto. 



MIHRAB. 



Por una puerla quo se abrc ou la parte baja del coro de la 
eapilla, sc pasa a un corredor que conduce primcramonlc al 
mihrab 11 oralorio y despues a la lorrc dc Mahomed, llamada 
lambicn de los Punalcs. 

Las inscripcioncs del Mihrab sou: 

40. En una faja que corre en rededor de la habilacion: 
«Solo Dios es vencedor. » 

41. Faja ccnlral: *y «Bendicion» (cufico) y ^^-j «Fe- 
licidad» en el mismo caraclcr, cscrito de dcrccha a izquierda 
y a la in versa, altcrnando con el mole de los Alhamarcs. 

42. Dehajo de las venianas caladas, y sobrc la clave 
del arco: , 



«Alabanza a Dios por el beneficio del Islam. » 

45. En los arranques del arco del nicho, en dos fajas (es 
panol) se lee: en la de la derecha: 




-<No seas de los negligenles.» 



— 56 — 

44. En la de la izquierda se halla escrito: 

i%* J* JJl 
«Ven a ia zala.« 

43. Denlro del nicho (cufico) '&/. «Bendicion». 

40. Lo mismo en cl nicho, que sobrc las paredcs de Ia 
habitation, sehallan variostarjeloncUoscirculares, leyendose 
en unos: 

,.,lkU) UY*J ^ 

"Gloria a nucstro Scnor el Sultan. » 



47. Yen otros: 



*sM ix J\ Uy^J )£ 



« Gloria k nuestro Senor Abi Abdallah.* 




Pftg. 36, Hn. 3. V<?ft a la zala. Bajo el nombrc de zala se enlicnden 
las prcces que se clcban a Dies, Esla se bace cinco veces al din, a sa- 
ber: 4.° a la aurora; 2/ al mediodia; 3° a la tarde; -4,° a la puosfa del 
sol y 5.* a prima nocho. Para liacer la orncion debcm hallarsc ol creyen- 
te haeia el Kiblah, que cs el punfo del horizonte que corresponds scgun 
unos, a Ia Meca, 6 a Jcrusalcn, scgun otros. Esla direccion sosennlaen las 
mezquilas y oratorios por un ramo de flores pintado en la pared, d por 
un pequeno nicho, como aquel en que se cncuenlra la inscripcion num. 

W, EI nicho que senala la direccion del Kiblah se llama w*^ 3 Mihrab. 



TORRE DE MOHAMMED. 



48. Por la parte interior del arco se lee en el recuadro lo 



siguiente: 



4^1 oJ! -Uyi ^i! J,1 b ^b I 



«Oh confianza, oh csperanza mia, tu eres mi esperanza, tu 
eres mi lutor.» 
«Y oh profeta y enviado mio, sella con el bien mis obras.» 

49. En el inlrados del arco, varias veces repelido: . 

«La dicha y la forluna.» 

50. Bajo las eslalactitas (cufico) *.i*Jt &\ Diosesel refugio. 




Pag. 37, Hn. 8. Oh profeta y enviado mio. Los musulmnncs, asicomo 
tienen para Dios novonla y nueve nombrcs, 6 mcjor dieho, cpilclos lauda- 
torios, tienen paraMahoma olrosmuchos, cnlre los quese cuentan tos dp 
Nehi 6 Profeta y Jtosttl 6 Enviado, que se mencionan en esta inscription. 



CUARTO DE COMARES. 



GALERIA ALTA DEL PATIO DE ARRAYANES. 



Solire el ecnador tlcl palio de la Alberca 6 dc los Arrayancs 
que linria con el palacio do Carlos V, hay un cuerpo salienle 
con dos galenas que eorrcn la una sobrc la olra, las cuales 
pcrlcnccicron en su dia al liarcm 6 palacio de las mujeres. 

vSolo en la galena alia se cncuenlran reslos e inscripciones 
arabes. 

Si. En las imposlas del arco del centra que da al palacio 

del Empcrador: & :U\ *k*Jl «La prosperidad coniinuada», 
advirtiendo que la primera palabra esla en cufico. 

82. En el intrados de dicho arco: 

■La gloria permanentc y el reino duradero para su dueno.» 
S5. fd. en larjeloncs:- 

«(5loria a nueslro Senor e! Sultan. » 



— 39 — 

;ii. V on olios, alternando con los anleriores: 

«Gloria a nuestro Sefior Abu Abdallah.» 

S3. En el recuadro del nicho que hay junlo a la enlrada: 
«Solo Dios es vencedor. » 

56. En la labor dc su dccorado: ^ «Kelicidad» (cuHco), 
escrilo dc derccha a izquierda y al contrario. Ademas *JM 
«I)ios» (cufico;; cncima »j.s «Rcfugio» y 'ixt, J£J «En toda 
tribulation.* 

'67. En unos pequefios tarjeloncs alternando con el mole 
do Alhamar: 

«Alabanza a Dios v qracias a Dios.» 

58. En el recuadro interior de los arcos que dan al patio: 
iiU «SaIvacion» escrita en ambos sentidos. 

39. En la ccncfa interior de dichos arcos & -^^' «Ala- 
banza a Dios.* *ii jjjjJ' «E1 podcr perlenecc a Dios. » .^-l.-lt 
jj^j *ii «EI reino pcrteneee a Dios unico». io-i J£J 5J_s *S3' 
«l)ios es el rcfugio en toda lribulacion.» 

60. En el recuadro del scgundo y cuarlo arco conforme se 
en I ra : 

iiS' y*j i+XJ .-> *.Vl U , 

(-- C/ | ■ 

«Los bienes que posceis proceden de l)ios.» 



— 40 — 

61 . En cl recuadro del arco que da al palacio del Empc- 
rador, en donde se hallaba la enlrada primiliva de esta gaie- 
ria: «ai1 ^' w."i ^ j "Solo Dios es vencedor.» ^ «Bendi- 
cion» (cu(ieo) escrilo en ambos senlidos. ^=J_J1 «Ei reino» 
(cufico) & «a l)ios» y lambicn *U ^ «Gloria a Dios.» 



02. Al rcdcdor dc diclio arco: 



*L» ik«J\ J) »,jJiJI 



«EI podcr (perlenecc) a Dios, la abnndancia a Dios.- 



03. Entre los adornos superiorcs del arco 



La prosperidad conlinuada.* 



PATIO DE LOS ARRAYANES. 



64. En los cenadores bajos, se rcpilen las m ism as inscrip- 
ciones que acabamos dc exponcr, hablando de la galena alia; 
pero en las alcobas, 6 celditas dc los angulos, sc lee adcmas, 
en una faja que las rodea en sen lido horizontal: 






«La ayuda do Dios y su protcccion y la victoria brillanlo 
para nuestro Senor Abu Abdallah Emir de los musulmanes.» 

05. En las mencionadas alcobas: 



\ 



*S&\ y_yS\ JJ! JJ^ ^ T j^,)\ U j 



«No bay mas ayuda que la que viene de Dios cl pode 
roso y el sabio.» 

66. En el friso superior de la galcria: 



«La felicidad y prosperidad son gracias del sustenladordc 
las crialuras.» 



r> 



— 42 — 

67. AKernando con esta inscripcion so lee en el mismo 
sitio: 



«Dios es cl mejor guardador y el mas misericordioso de los 
misericordiosos.» 

68. En varios de los arcos, tanto los de entrada como los 
de las galerias: 



AJX U*± J* & ^ 



•Alabanza a Dios por los beneficios del Islam. » 

69. Casida que conticnen los tarjclones colocados sobre 

ia base de mosaico en una y olra galena: 



nM-^i _>t v^=Y, ,.^ ^,Lj 



^ ^ ^5j ^ «» L; 



UJl j !L*J /or ^ J^li 



! 



Uj^P jj^jJI j>~j ^L_j 



U_i_w> ^^j-Jl.' .its bL> 



J^fiS 



-43 



"j '• - r j - ^ 3 



"Bcndito sea aquel que le ha encargado dc sus servidorcs, 
el que ha ensalsado por ti a ios musulmancs, y ies ha colmado 
abundanlemcnle de bienes.» 

«jCuanlos paises infieles vinieron contra nosotros sus ha- 
bi Ian les por la manana, y por la tarde (e liabias vuello el 
arbitro de sus vidasN 



ii 



«Y lu les has impucslo las cadenas de los esclavos y les 
obligasle a que se prescnlaran muy de madrugada anle lu 
puerla, construyendo castillos para servirte.» 

«Y has conquistado a Algeciras, con la fuerza de la espada, 
abriendo una puerta que sc hallaba desconocida a nuestra 
Victoria.* 

« Y ademas de esto, tii has conquistado veinte pai'ses, y has 
heclio quo lo que sc hallaba en cllos, sirvicse de botin para 
lu cjercilo.» 

«Si fuese dado elegir al pueblo musulman aquello que 61 
deseara, no elegiria otra cosa que lu salud y el prolongamien- 
lo dc lu vida.» 

«Los resplandores de la graudeza se reflejan en lu puerta, 
que cxhala un perfume de jubilo y alegria.» 

« Y las huellas que recibe de loda accion generosa, se oslen- 
lan mas claras y refulgenles, que sarlales de perlas.» 

«jOh hijo de la nobleza, do la mansedumbrc, del valor y 
de la generosidad, que has excedido a la elevacion de las es- 
Ircllas brillantesU 

«Tu te has elevado sobre el horizonle do lu trono con cle* 
mencia.para disipar las tinieblas de la Urania. » 

«llas asegurado hasla las ramas del soplo del vienlo y has 
llenado de pavor a las cslrcllas, en el interior de los cielos.» 

«Si la luz dc las cslrcllas licmbla, cs por temor de ti, y si 
las ramas del ban se inclinan, es para darte gracias.» 




l*ag. 42, lin. 10 y siguientes. El poema cuyo texto y Iraduccion ofrece- 
mos on el num. 69, fue inlerprelado la primera vez por el lAo. Alonso 
del Castillo, y su version ha scrvido de base a la mayor parte de los 
orientalistas asi nacionalos conio extrangeros (entre los que cilaremos los 
nombres de Skaspeare, Dernburg y Gayangos.) para sus respectivas Ira- 



4jj — 

ducciones. El padre Echevarria, en sus Paseos par Granada > traduce este 
pocma, de un modo bien distinto que el Ldo. Castillo; pero su interpre- 
tation carece do exactitnd. La ultima y mas perfecta version que se ha 
hecho de esle monumcnlo epigrafico, es la de don Eniilio Lafuenle. El 
dislinguido orientalista de Archiriona, no pudo sin embargo presenlar 
intcgro el poema, pues, en su ticnipo se hallaba mutilado, faltandole los 
versos o.°, 7.\ 8.° y 10.°, que suplio, tomandolos del rnanuscrito de Cas- 
tillo, e insertandolos en una nota. Habiendo sido restaurada la poesia y 
completados los versos que le faltaban, la ofrecemos nosotros complcta 
y tal y como se encuentra en el original. EL metro usado en ella cs el 
Tamil. 

P. 42, lin. 16. ^^L^Jf Lafuenle pone jlw^Vpero nosotros, siguiendo 
a Castillo, Hamburg y Gayangos, susliluimos esla trascripcion con la de 
jL.ii Ambos variantcs, sin embargo, se acomodan al sentidoy al metro. 

Pag- 43, lin. E>. o^^ En la restauracion moderna, do acuerdo con 
Dernburg, so lee ~^ nosotros seguimos la opinion de Castillo que trae 

Pfig iX Ifn 3. J^S— x-M segun Castillo, iJ^L^r't segun Shakespeare 

.^JlJl-^-J! 



Pag. 43 Jin, 1. ^=Jj Dernburg y posteriormente los restauradores, 
suprimieron esta palabra. Nosotros la presentamos en el texto confor- 
mes en un lodo con la leccion de Castillo, repetida despues por Sha- 
kespeare. 

Pag. i3» lin. 16. JL Dernburg escribe JU 

Pag. 43, lin. 16 L*j Algunos ponen Uj^ pero no esta en el original. 

Pag. Ai t lin. 3. Se presentdran anleta puerta. Estas palabrashan he- 
cho sospechar a alguno si la puerta 6 entrada principal del alcazar 



— 46 — 

serfa precisamenle la niisma que hoy conduce del patio de los Armyanes 
a los s6tanos del palacio de Carlos V. 

Pag. 4i, lin. 4. Has conqttistado d Algeciras. Mohammed IV rocuperd 
a Algeeiras del podcr de los Benhnerincs, que hacia tiempo la ocupaban. 

Pag. Ai % lin. 22. Has asegurado las ramus. Estas palabras quieren 
deeir: Has remediado las neccsidades, aun de la clase mencsterosa. 

Pag. 44, lin. 23. Has llenado de pavor alas eslrellas. Esdecirhas he- 
cho prevalecer tu impcrio, sobre las lurbuleneias de los magnates des- 
conlcntos. 

Pf'ig. 4i ( lin 2?i. Ban. lie aqui lo quo sobre esia planta dice el Conde 
de Norofia on su obra Poesias asidlicas. Es el arbol que los griegos y 
nosotros llamamos Mirabolano y los lalinos Gtans wtguentarta; algunos. 
pretention que este arbol so parecc al mirlo y que su fruta es del grosor 
de una avcllana; pero otros dicen qucseasemeja al lamarizy quesesaca 
do su fruto, llarnado Guez al Ban, Habalban 6 Habulban, aquel acelte o 
balsamo conocido con el nombre de Benjui; estc arbol crece en el Yemen 
6 Arabia Feliz y principalmente en el territorio de Mahra, en donde no 
so hnlla otra clase de arbolcs ni de granos, lo que no impide que gana- 
dos muy numerosos de carneros y camellos, se manlengan con las hojas 
de estc arhuslo* 

Los que quieran adquirir mas nolicias sobre esta planta, tan celebre 
nntre los arabes, pueden consullar la obra de Garcin dc Tassy, titulada: 
Les oiseau® ct les flmrs. 



SALA DE LA BARGA. 



Un belto portico conduce del patio de ios Arrayanes at cor- 
redor 6 antcsala de Embajadores, que comunmente se llama 
sala de la Barca, por !a forma que liene su techo. Adornan el 
intrados de lal portico, un pequeno nicho a cada uno de los 
lados, contenido en una hermosa poesi'a que le rodea a ma- 
nera de mold lira esculpidasobre marmol, en hermosos carac- 
teres arabigo espaTioles: 

70. La poesia del nicho de la derecha dice asi: 




«Yo soy una esposa con las vestidurasnupciales, dotadade 
hermosura y perfecciones.» 

«Gontempla el esplendor que me rodea y comprenderas la 
gran verdad de mis palabras.» 

«Mira tambien mi corona, la encontraras semejante a la lu- 
na nueva.» 

«Ibn Nazar es el sol de este orbe del esplendor y fa bel!eza.» 

«Permanezca en su elevado puesto, sin miedoala horadel 
ocaso.» 



£- 



3 



' — 48 — 

71 . Al rededor del nicho dc la izquicrda: 

JO'juJ' C^a- 0-<v~ »• i«bi i=_J j-^sr* Lj 1 



b^Lc ^j! jji^ _ , * y^! j^ 5L_*_j jj 

«Micntras que yo, llcnade gloria por misericordia suya, 
publico siempre sus fclicidadcs.» 
«Conlempla eslc esplendor: aqui se eslablece para adminis- 

irar juslicia a sus siervos.» 
«Siemprc que de aqui sealcja, sus vasallos se cntristccen 

de noencontrarlo.)' 

• Pucs por mi seiior Ibn Nazar, colma Dios de beneficios a 
los que lc sirvcn.» 

«Ilabicndole hecho descendiente del serior de la tribu de 
Jazrecb Saad bijo de Obada.» 

72. En lo reslante del intrados, 6 grueso del arco, sc 
rcpiten varias veees las palabras, «Salvacion,» «Felicidad,» y 
«J)endicion;» todas ellas en caracteres cuficos. 

73. En el friso superior de la anlesala, corre una faja con 
el siguicnle lema, en caracteres blancos, varias veces re- 
pelido: 

«Solo Dios es vencedor. Di: mc refugio en el Senor de las 
criaturas: gracias a Dios.» 



— 49 — 

74. Denlro de los escndos del decorado if*> «Bendicion,» 
en cufico escrito de derecha a izquierda y al conlravio. 

75. Entre los adornos del decorado, en la faja de ladeco- 
racion y dentro de los oclogonos jJLM ^r W JU Yj «Solo Dios 
es vencedor." ■* 




Pag. 47, lin. o. Sobre el uso de estos nichos ha habido varias opinio- 
nes. EI P. Echovarria, en sus Paseos por Granada, vol. i.° pag. i6, dice 
que Servian para colocar las babuchas, do que los musulmanes se des- 
calzan antes de entrar en un lugar que merezca su rcspeto. Esta opinion, 
aceptada por la generalidad y repetida en numerosas descripciones de 
Granada, no es exacta. El musulman, aunque acoslumbra a descalzarse 
antes de entrar on ciertos sitios, doja su cabsado en el suelo, segun hoy 
raismo observan y refieren los viajeros. El uso mas probable de tales 
nichos es, segun nuestra opinion, el mismo que tienen en el imporio de 
Marruecos, en cuyo pais colocan, en otros semejanles, tazas y jarritos, 
ya con agua fresca para beber, ya con fiores para perfiimar la estancia. 
Las inscripciones que adornan estos pequefios nichos en la Alhambra y 
en las cuales se alude frecuentemente a estos objetos, corroboran nues- 
tra opinion. 

Pag. 47. lin. 10. El metro usado en esta composicion y en la que 
sigue es el llamado Rami, 5." especic. 

Pag. 47, lins 18 y 19. El verso 2.° de este ponmila puede traducirsc 
del siguientu modo: «Mira este surtirlor de agua y comprenderas la 
nhundancia de verdnd que encierran mis palabras.. Esta doblc inlerprn- 
tacion depende del sentido doblo que ticne la palabra Jj^tft pues esta 
lanto signifies splendor, deem, de la raiz arabe (Jj» brillar, eomo surli- 



— 50 — 

dor de agua, en cuyo senlido es palabra tomada del persa, segun el gran 
diccionario Kamus y se eompone de otras dos Vrf w>' que juntas 
significan aquam fundens. 

P6g. 47, lin- 2-2 Ibn Nasar. Abul Walid Ismael llevo, entre todos 
los reycs do Granada, el epiteio de Ibn Nazar, Esie no debe confundirse 
con Nazar, cuarto rcy de la dinaslia granadina. 

Pag -i8, num. 71. La poesia contenida en este numero es continuacion 
de la del numero anterior. 

Pag. AS t lins, 9, 10, 11 y 12. Tarnbien se pueden troducir estos dos 
versos teniendo en cuenta el doblc significado de la palabra ify y,* del 
modo siguiente; «Te parecerft el surtidor de agua que bay aqui, cuando 
so manlicnc cslatico, un ereycnte absorlo en la oracion, y cuando se 
conmuove, el mismo creyente que habicndola terminado, hace la ge- 
nuflexion y se prcpara a repefirla.* 

Pig. 48, lins. 15 y 16. Descendiente del sehor de la tribn de Jazrech* 
Sand tiijo de Obada. Este personaje fue uno de los ansares, 6 sea de los 
que protegieron a Mahoma durante su huidadelaMecaaMedina.El Sr.La- 
fuenle AlcAntara. en su cilada obra Inscriptions drabes de Granada trae 
en este lugar una extensa nota con curiosisimos datos acerca de la vida 
do Ibn Obada y de las vicisiludesdcsu deseendencia, desde que se eslable- 
riri en Espana basta que nacid Alahmar, el primer reyde Granada, que 
porlenccid a esfa famiiia, tornados del Diccionario biografico de Ibn Al- 
jatib y de AIcho2aimi (manuscrito dol EscoriaL) Uccomendamos A las 
personas aficionadas k conocer detalles hisldricos la lectura de esta im- 
portante nota. 



SALON DE EMBAJADORES. 



76. En position analoga al lugar que ocupan los nichos 
del arco de entrada al corredor de la Barca, hay otros dos en 
cl arco principal del salon de Comarcx 6 Embajadores. En el 
recuadro de los mismos se lee la siguiente inscription: 



J>\ wi— jj ^ £*bl & jSJJ\ jWl ^ S^l J5 o^ 



« Alabanza a Dios unico. Aparta de Yusuf todo dano de mal 
de ojo con cinco palabras. Di: Me refugio en cl senor de la 
aurora: Gracias a Dios. Aparta de Yusuf lodo dano de mal de 
ojo con cinco palabras. Di: Me refugio en el senor de la auro- 
ra: El poder (pertenece) a Dios.» 



77. Sobre esla inscription corre una banda, y en ella se 
contiene una poesia dislinta en cada nicho. La del de la de- 
recha dice asi: 



— 32 — 









«Alabanza a Dios: Yo deslumbro a los seres dotados de 
liermosura con mis adornos y mi diadema, pues los luceros 
descend ieron a mi desde sus elevadas mansiones.» 

■ Aparecocl vaso do agua que hay en mi, como un fielque, 
en la quibla del templo, permanece absorlo en Dios.» 

«A pesar del trascurso del liempo, conlinuaran mis gencro- 
sas accioncs dando alivio al que liene sed, y albcrgue al in- 
digent. » 

•Pues por mi pasan las numerosas liberalidades de mi senor 

Abut Hachach.* 
«Nunea dejan de brillar en mi sus resplandores, pues su 

!uz rcsplandece aun en las Unieblas de la noehe.» 



78. Nicho de la izquierda: 



So 



£ s -* ■ ■ <J 



£ ■ 



+ k * 



«Tallaron sutilmcntc !os dedos de mi arlilicc mis labores, 
dcspues do haber onlenado las picdras de mi corona." 

«Me asemejo ai solio de una csposa, pero soy superior a el, 
pues contcngo la felicidad dc los desposados.» 

«Aquel que venga a mi sediento, lo conducire a un iugar 
donde encuenlrc agua limpia, f rosea, dulce ysin mezcla.» 

«Pues yo soy a manera del arco iris cuando aparece y el 
sol nueslro senor Abul Hacliach.» 

«No dejen de vivir sus bondades lanlo liempo, cuanlo la 
casa del Excelso continue, concediendo los beneficios de la 
peregrination." 

79. Bajo la gran cupula de madera que cubre lasala, se 
encuentra la inscription que sigue lomada del Koran y escrila 
con caracteres blancos que resaltan sobre el fondo oscuro de 



— M — 

la tabla, de la cual no tenemos noticia que se liaya ocupado 
nadie, sin duda por no haberla alcanzado a divisar a causa de 
su grande elevacion. Es como sigue: 



j* j 



r CI ^^J g^| , ^J\ J± ^U! ^ ^ JT J* 
ULJ» o^ £~ jU ^D! ^yiJt jjjJI ^ _, ^ ^^1 

j /?*«* y j U«U ^Jl ^aJ| ^^l&j ^s/ j^J] £^.j\ ^ 
J-i ^ ^li ^U ^ l^> ^U £ > L^i !y)| UT JyJI 







ss 






s r^. 



t^ 1 j> j S* J W J^ "jj ^~*' <J ! f°)^! ^' 




Ja'^-s ,Jx Li^w ^i*«J ^*! ^_£jj>l i^»j ,J-c LX> c^-jJ 

L*J! j *sM jjwc J*M Uj' JJ ~i,)L« *^ ^1 jxjl t.X& i c^» 



«En el nombre de Dios clemenle y misericordioso. Bendilo 
aquel en cuyas manos esta el reino, y que sobre todas las 
cosas es poderoso. El que ha criado la vida y la muerte para 
ver cual de vosotros es mejor. El es el glorioso y el clemenle. 
El esel que ha criado siele cielos sobrepuestos. Tii no halla- 
ras imperfeccion alguna en la creacion del Misericordioso. 
Si elevas los ojos al cielo, ^veras acaso una sola abertura? 
Vuelve a elevar segunda vez tu vista, y lus miradas le produ- 



— 56 — 

ciran la confusion y la fatiga. Hemos adornado los cielos que 
cubren el mundo de luminares y los hemos colocado para 
reohazar a los demonios, a los que estan destinados 16s casti- 
gos del infierno. Y aquellos que no creen en su senor seran 
castigados con el chehnam. ;Hay de aquel que entra en lal 
lugar! Guando sean arrojados oiran alii grandes rugidos 
que produce el hervor del fuego; y desde entonces esperaran 
en vano que el infierno calmesu furor. Siempreque a el sean 
arrojados una turba de infieles, los guardianes del infierno 
les gritaran. ^No fue enviado algun apdstol para predicaros? 
Ellos responderan: Un apostol aparecio en medio de nosolros; 
mas nosolros le tratamos de impostor y le dijimos: Dios no le 
ha revelado cosa alguna. Vosotros eslais en un grande error. 
Ellos diran: si nosolros le hubieramos escuchado, si hubiese- 
mos reflextonado, ahora nos veriamos libres de este casligo. 
Ellos fueron llevados al averno por sus crimenes: jLejos de 
aqui, habitanles del averno! Aquellos que temen a su senor 
en el fondo de su alma, oblendran el perdon de sus pecados y 
una recompensa generosa. Comuniqueis vuestras conversa- 
ciones en secreto 6 reveleislas a lodos: Dios conoce aquello 
quecontienen los corazones. ^Y c6mo no ha de conocer aquello 
que el mismo ha criado El que todo lo penetra, y El sabio? 
El es quien convirtio a la lierra para vosolros aplanada y lia- 
na. Caminad por sus sendas y disfrulad aquello que vuestro 
senor os concede. Vosolros sereis resucilados para volver a EL 
Estais vosolros seguros que aquel que esta en los cielos no ha 
de abrir la lierra bajo vuestros pasos cuando ella tiemble? Es- 
lais vosotros seguros, que aquel que esta en los cielos no ha 
deenviarsobre vosotros un huracan cargado de piedras? Alguna 
vez reconocereis la verdad de mis senlencias. Otros pueblos 
antes de ellos acusaron a sus profetas de mentira* lal fue su 
iniquidad. Por venlura no vena las aves que vuelansobre ellos 
batir sus alas y hendir los aires? ^Quien lassosliene en el aire 
sino es el Misericordioso? El lo ve lodo. Hay alguno que pueda 



— 37 — 

defenderos y ayudaros fuera de aquel que es misericord ioso? 
Ciertamenle los infieles eslan en un error. iQuien es aquel 
que os puede dar e! sustento si Dios io rcticne? Y sin embargo, 
ellos persislen en su perlinacia y se apartan de la verdad. 
EE hombre que inclina su (rente liacia la tierra, ese marcha 
mejor que el que anda redo por el camino. Di: El es quien 
os ha concedido los oidos, la vista y el corazon. Pocos son los 
hombres que le hacen acciones de gracias. Di: El es quien os 
ba dispersado sobre la tierra y quien os reunira algun dia. 
iCuando se cumpliran eslas promesas, respondieron ellos, si 
por ventura lias dicho la verdad? Di: Dios tan solo Io sabe, yo 
no soy mas que un apostol cncargado de adverliros. ¥ cuando 
se llenare de trisleza la mirada en los rostros de los infieles, 
decidles: Ved aqui Io que vosotros habiais pedido. Di: Por 
ventura no veis que si Dios me hace morir, io mismo a mi 
que a los que me siguen, y tiene misericordia de nosotros, 
^quien sera atjuel que proteja a los infieles contr"a el castigo 
terrible? Di: El es miserieordioso, nosotros creemosen El, y 
a El nos entregamos con enlera confianza. Di: Por ventura 
no veis que si por la manana la tierra absorbe todas las aguas, 
^quien ha de ver la limpia corriente de las aguas?» 

80. En los inlercolumnios del decorado de madera hay 
lasiguiente inscripcion escritacon grandes caracleres cuficos: 

«Solo Dios es vencedor.» 

81. Bajo las eslalaclitas del mismo decorado: 

sis &\ 

4 
1 

«Diosesci rcfugio.x (cufico.) 



— 58 — 

82. En el mismo sitio que la anterior: 

<«La felicidad y la prosperidad.* 
85. En la gran faja que corre bajo los ajimeces: 



Sj ^ y> J^\ ^>\ jaUJi ^JJ! ^lUJI UY?J ^ 

«Gloria a nuestro senor el sultan, monarca, guerrero Abul 
Hachach: Gloria por sns victorias. » 

84. Bajo la leyenda que precede hay un friso en el que 
alternan con el escudo de Atahmar grandes tarjetones, que 
contienen la siguiente inscripcion en caracleres cuficos: 



iSil 



Jd\ Ijli ^ yJ\ 



«E1 mal se toma en ciienta, pues ciertamente ve Dios las 
iniquidades.n 

r 

85. Sobreel arco principal se lee la inscripcion mencio- 
nadaen el num. 64. 

86. Sobre el mosaico de azulejos se lee en caracleres cufi- 
cos, de grande tamano: 



U,U £&$ jd! j «aM U U> -^ JJ ,* 



LH 



«jOh Dios!, para li la alabanza sin interrupcion. jOh Dios! 
para ti la accion de gracias perpeluamente.» 



59 



87. En algunos de estos tarjetones se lee tan solo: 



U> jS^\ ^=J j L»b ^£! ^J ^ 



i 



«iOh Dios! para ti la alabanza sin interruption, para ti la 
accion de gracias perpetuamente. 



88. Alrededor del arco que da a la alcoba central, y for- 
mando su recuadro, corria una faja con la sura 1 13 del Koran, 
precedida de las invocaciones acostumbradas. Las dos bandas 
verticales se destruyeron con el liempo y fueron sustituidas, 
en una restauracion, con el mote de Alahmar varias veces re- 
pelido. Actualmente solo se conserva la banda superior hori- 
zontal. Esta inscripcion ouando sehallaba completadeciaasi: 






«En el nombre de Dios clemente y misericordioso. Derrame 
Dios sus gracias sobre nuestro senor y dueno Mahoma y so- 
bre su familia y les conceda la salud. Di: Me refugio en el se- 
nor de la aurora (para que me Hbre) del mal de aquel que 
cri6 y del mal de la luna cuando estuviere oculta y del mal 
de las mujeres que soplan en los nudos y del envidioso cuan- 
do tuviere envidia.» 



ALCOBAS. 



k mas de las repetitlisimas inscripciones «Solo Dios es 
vencedor,» etc. se hallan en fas alcobas 6 celditas dc los aji- 
meccs los siguientes letreros: 

89. En los capiteles que sustcntan sus arcos de entrada: 

«Aqud cuyas palabras son hermosas y gloriosos sus nobles 
h cch os. » 



90. Jd, id. 



^ t ^ SO JJi 



«Pocas -palabras y saldras con paz.» 

01. Id. id. 

^1 Jj-y ^ *s5l y *M Y 

«No hay mas Dios que Allah y Mahoma es su enviado.» 

92. Sobre el alicatado de azulejos de la alcoba que da 
(rente a la pucrla principal del salon, cone una banda de 
adornos eslalaclilieos con las palabras: 



*ti »;_*_)! *D .Li 




«La elernidad pcrtenece a Dios» (cufico) y "Gloria a Dios.» 



— 01 — 

95. Encima de tales adornos hay tlos fajas con la si 
guienle pocsia: 







► 1 

fl 



j v / y ^ ^ J j 



I 



r. 1 -^ — ' £Jj->. J 1 ^' J^ cj' J 



iJ! ^ I i ■ ■ . U I 



— . ■ 









«Desde mi recibes la salutation que por la manana y por 
la lardc te dirigcn bocas de bendicion, de felicidad, dc dicha, 
y de amistad intima.» 

«Esa es la cupula excelsa, y nosolras somos sus hijas; mas 
para mi es la distincion y la gloria en mi familia.» 

«Soy lo que el corazon es para los miembros, pues estoy 
en medio de ellos, y en e! corazon reside la fuerza del aliento 

y el alma.* 



62 



«Y si existen los signos zodiacales en su cielo, en mi, y no 
en las demas, se encuentra el sol de la nobleza.» 

«Me vistio mi senor, el favorecido de Dios, Yusuf , con una 
vestidura de esplendor y gloria cual ninguna vestidura.» 

«Y me eiigio para ser el solio del reino: Ayude a su excel- 
situd el senor del trono y solio divino.* 



94. Las restantes alcobas, en vez del mencionado poema, 
tienen la inscripcion que sigue: 



-«J1 



Sy^'s ys j 9y\ *1M 8JjJ (vtt*^"*^' 



«La proteccion, el socorro divino, y una victoria explendi- 
da sean para-nuestro senor Abul Hachach, Emir de los mus- 
limes: Ayude Dios su poder y haga gloriosas sus victorias. » 



95. En las demas alcobas se encuentra la inscripcion que 
precede, advirtiendo que en las mismas se ballan en vez de 
las palabras: «Ayude Dios su poder y haga gloriosas sus victo- 
rias, » ya aii! sjwjI «Ayudele Dios,» ya tan solo &\ »j-^ 
«ProlejaleDios.» 




Pag. 81. lin, 10. -Mal de ojo. Una de las supersticiosas creencias del 
pueblo musulman, es la del mal que algunas personas producen con su 
mirada, lo que ellos Hainan Jfj ^jj=> y nosotros mal de ojo 6 fasci- 
nation. Esta superstition no es exclusiva de los arabes; muchos pueblos 
de la edad antigua la tuvieron, y en la edad media se llegaron a escribir 
voliimenes enteros Be fascination?,. En cuanlo al modo de preservarse 
del mal de ojo. varios han sido los usados por los musulmanes. como los 
de poner en el cuetlo de la persona 6 animal que se terae sufra el male- 
ficio una manecita de marfil. 6 algunos numeros de significacion mis- 
teriosa, practica que aun hoy mismo se conserva en nuestro pueblo, 
como herencia de la dominacion agarena. Pe'ro ningun medio es tan 
ofieaz para este Tin . sogun k creencia musulmana, como el pronunciar 
las cinco palabras que se recomiendan en la inscription num. 76. 

Pag. K2. lin. Hi. La quibla. Sobre la signification de esla palabra, 
vease la nota a la pag. 36, lin. 3. 

Pag. 52, lin. 20. Abul Hachaeh. Es el mismo de que se hace mention 
en el lelrero de la puerta de la Justicia , y sobre el cual.se dan algunas 
noticias en la nota a la pag. i, lin. 4. Este Sultan, aunque su nombrese 
lee muchas veces entre los adornos del salon de Comarex. no fue sin 
embargo'.su constructor; pues consta de documents hist6ricos,que esta 
pieza fue obra del primer rey de Granada Mohammad Alahmar, habiendo 
sido restaurada y embeliecida con nuevos adornos por su descendiente 
Abul Hachaeh Jusuf I, aquien se refiere esta inscripcion. 

Pag. 53, lin- 17. Pues yo soy & manera del arco iris y el sol nueslro 
seilor Abul Hachaeh. Esle siinil es muy exacto, pues asi como el areo 
iris anuncia cl sol y el rocio al mismo tiempo. asi tambten, cuando las 



— 64 — 

puertas del palacio se abrian, aparecia el bello ptfrlico de enlrada, a que 
esta poesia se refiere, con sus brillantes colores, comparables tan solo a 
los del iris, y luego se presentaba el sol del imperio, el monarca grana- 
dino para derramar sobre sus subditos el rocio de la libcralidad. 

Pag. S3, lin. 20. Mientras la casa del Excelso continue concediendo 
los beneftctos de la peregrination. La casa del Excelso sY sf *." - * 

es el templo de la Kaba. Creen los nmsulmanes fue construida en el cie- 
lo mil anos antes de la creacion de la tierra y que en ella era Dios ado- 
rado por&ngeles. Adan, arrojado del Paraiso, quiso construir un tem- 
plo, igual ai que habia visto en la inmbrlal mansion, y Dios le envid ei 
modelo en rayos de lux que bajaron a la Meca. Reedificado este, despues 
del Diluvio, por Abraham y su hijo Ismael, es el mismo A donde los mu- 
suimanefi hacen la peregrination, una vezen la vida por lo menos, que 
previenc el Koran. Respocto a los hcncficios que produce esta casa a los 
que en ella entran, he aqui lo que leemos en el libro de Mahoma: Todo 
aquel qmpenetre en 61 (templo de la Kaba) esta exenlo depeligro. (Sura 
La familia de Imrram, v. 91), 

PAg. B3 y siguiontos, niiin. 79. En este mimero se contiene la sura 
llamada El Molku (el Reino), 63.' del Koran; fu6 escrita en la Meca y 
contiene Ireinla versos. 

PAg. 33, lin, 19. Siete ctelos sobrepucstos : Mahoma. en variospasajes 
del KorAn, alirina la existencia de siete cielos. He aqui un curiosisimo 
texto de Ibn Abas sobro la naturaleza y disposition de cada uno de olios; 
• Mandd Dios, pues, ai mar que eslaba sobre las aguas, que subiese al 
vacio y cred de el el cielo en un dia. Y creti Dios el conjunto de la tierra 
en dos dias f formado de cosas distintas, del: cielo y de la tierra (propia- 
mcntc dicha). Despues fue dividido el cielo de la tierra por mandado de 
Dios excelso y con su palabra se hicieron siete cielos. El primero fue 
hecho de esmeralda verde, se llama Tarfia; habitan en el Angeles bajo 
formas de avcs, y el principal gobernador de cstos se llama SamaeL El 
scgundo esta lienho de margaritas rojas, se llama Kadum, habitan en el 



— 63 — 

bajo forma de aguilas y el rey de ellos se llama Sakabiel. El iercero do 
jacinlos rojizos se llama il/auuyhabitan en 61 angeles bajo forma debui- 
tres, cuyo rey se llama Safrafiel. El cuarto de blanca plata se llama Ra* 
matttn y lo habilan angeles bajo la forma de caballos y su rey se llama 
Sabtfibiel. E! quinlo es de oro y so llama Vataha: babitan en el Angeles 
bajo la forma de muchachas (las que prometid Mahoma que tendrian sus 
sectarios en el Paraiso), y es presidido por el angel Kakabiel. El sexto es 
de perlas, lo babitan angeles bajo forma de ninos y su guardian el 
angel SamgabicL El s6limo es de rulilante luz, se llama Aleina t lo babi- 
tan angeles bnjo forma de bijos de bombres y el angel que es su rey so 
llama Zarakiel.* 

Pag. 80, liiu 8. La inscripcion num. 81, es dificultosisima de leer y 
Iraducir, no solo por la carencia que tiene de nrociones y puntos diacri* 
ticos, como escrita en caracteres cuficos, stno que lambien por la compli- 
cacion y raro dibujo do las lotras. Nadio se ocupd en leerla ni traducirla 
hasla D. Emilio Lafuonte, que did A luz su segunda mitad en esta forma: 

&jj\ jUJl ,jLi «Porque Dios es el que todo lo facilita.* Por nuestra 

parte bemos eonseguido leerla y traducirla por com pic Lo, segun von 
nuestro.s lectores en el num. 8t, 

Pag. $8 y M9 t mim. 86 y 87. Ademas de estas dos inscripciones etifi- 
cas se inserta otra, colocada del mismo modo que ellas sobre la base de 
mosMco de la sala, en la obra que con cl titulo de Monumentos drabes 
de Espafla, public^ la Real Academia de S. Fernando. Esta inscripcion 
se halla en los tcrminos siguientes en la citada obra: 



r^ 



+ + 



En las laminas de la misma hay tin facsimil de esta inscripcion per- 

r 

feclamente conforme con et original, en el cnal se lee la scntenria en 

!) 



— (ilj — 

identica forma quo tiene en la trascripcion preccdente. La extrana dis- 
posicion do este lelroro resullo de una reslauracion hccha en la Alham- 
bra algunos anos hace y en la que, hahiendn el renglon perdidnsu parte 
superior, los resfauradores, poco nileligentes por cierlo, sararon un 
moldc de la parte inferior y la repitieron arriba, pudiendo leerse el le- 
trero asi en posieion natural, cnmo lambion volvinndolo a la in versa. 
No siendo, pues, la inscription aludida original y solo lorpe bechura de 
reslauradores ignoranles de la epigrufia arabe, hemes creido excusado 
inscrtarla en nuestra coleccion , aun cuando nos ha parecido oportuno 
hacer sobre ella las advertencias que conliene esla nola. 

Pag. S9. Hn. 0. Sura 1 IIJ del Koran- Esla sura es de las que se Ha- 
inan prcservativas y sirve para alejar todo ninlefirio de los lugares don- 
de se cseriba 6 recite; pues tiene en si loda la virlud del Koran, segun 
las siguieolcs palabrns de Mahnma: U->-0 ^O r -^*J! *jf *ij* (j/ 3 
JL*j JJl JJl "}\ l$lf ^UO! MJ ffElquo tuyere las dos suras, 
que principian con la palabra J>js1 sera lo mismo que si leyese todo 
el libro que rcveld Dios excelso. Rslas dos suras son las ultimas del 
Kor&n. 

Pag. 39, lin. 18. Me rcfugio. Di6 ocasion a esta sura lo quo se refie- 
re porGuclil en las siguienles palabras: 



J Cf <$~^' 



xJ\ ^pj-^-J' J-J ^sr- U Uo-xj ^J! j BJ_a Jy 



~j ya^ia ilx-*-? _j ^)}jj aJJI iju' j sAac JLc ^As-1 hy 



JUL. ,. 




■ Fu6 revelada esta sura y la que sigue. cuando el judio Lobeid atd 
con once nudos el corazon de Mahoma. Dies le did a conocer que estaba 



— G7 — 

encantado, y junfamente el modo de hacer desaparecer el encanto. Hizo, 
pues, que comparccieso delante de til su corazon, y le mando que se re- 
fugiase a la clcmcncia de Dins, entregandole estas dos suras. Cada dia 
pronunciaba una de sus scnlencias y se desalaba un nudo, hasla que 
todos se dcsataron, y entonces se levants como el que largo liempo ha 
estado ligadopor penoso vinculo. 



Pag. 59, lin. 19. De la aurora. El arabe ijWl es inlcrpretado co- 

munmente ^r^^ R aurora.» Jaias y Zamkascer quicrcn lambien que 

esia palftbrn signifiquc lfc> j** 1 ^ *H=> ^j * El rio Chehcnnnm 
6 la carecl que hay alii. 



P6g. 59, lin. 19. Del mat de lo que creo. So rcflere Mahoma A los 
varios males que producen A los hombrcs tanto las cosas innnimndns 
como las animadas. Guelil lo cxplica di^icndo: « Tanto de los animates 
donations, como de los salvnjes; tanto do las cosns animadas, como do 
Ins innnimntlas.* 



P£g. S9, lin, 20. Y de la nocke sin tuna cnando nos sorprendc. La 
palabra ii-lc es interpretada de diverse modo: Unos creen significa la 
luna, otros la iioche, olros el eclipse de luna y otros nochc sin luna, en 

eslos Idrminos: ^U lil ^*£M j *1W Yl\ JJJ! *La noche cuando 

es tenebrosa y la luna cnando eslA ausente." 

Pag. 39, lin. 22. Las que soplati en los nudos. Eran cslas Ins hijna 
del judio Lobeiri. las nuales habinn sujeto nl cneantamienlo de los nudos 
el corazon do Mahoma, snguii se lee en Ins nolas nnteriores. Esto modo 
de encanlar no era nuevo en tiempo de Mahoma. Virgilio, mucho antes* 
habia dicho en su Pharmaceutria por boca de Alfesibeo: 



- G8 - 

Tenia tibi haec primum triplici di versa colore 
Licia circundo, torque banc altaria circum 
Effigiem duco; numero deus iropare gaudet. 

Node tribus nodis tcrnos, Amarilli, colores; 

Necle, Amariili, modo; ef, Veneris, die, vincula necto. 

Cino lo pritnero esta tu imagen con tres lienzos de tres colores, dan- 
dole tres vuellas, y tres voces la llevo en tortio de los altares; el numero 
impar es grato al numen. 

Ata, Amarilis, con tresnudosestos lienzos de tres colores; atalos pron- 
to, Amarilis y di: «Alando esloy los lazos de Venus.a 

Pt\g. 61, lins. 11 y 12, En el libro del Sr. Lafuente solo se encuenira 
la mitad del primer hemistiquio do oste quinto verso, y es la causa, segun 
advierte el mismo orienlalista, cl hallarsc entonces lo restante cubierto 
de yeso, llabiendo sido vuello el verso cilado a su integridad, en una 
restauracion hecha postoriormenlc, le ofrccemos a nuestros lectores. 

Pag 62, lin. 5. V me digio para ser el solio del Reiw. Esta alcoba, 
comoloindican laspalabras antcriores, eraelsitio deslinado para cblocar 
el trono del sultan granadino, en el cual ostenlaba lodo el lleno de su 

+ 

riqueza, de su pompa y su poder. «Colocado en lo mas alto de la pobla* 
cion, iluminado por rios do luz que, en el medio dia venian desde todos 
los puntos del firm a men to a dar resplandor al brillante trono mahome- 
tano y dando vista a los sitios mas interesanles de la capital, ofrecia la 
mansion mas augusta, la mas digna de ser envidiada de todos los sobe- 
ranos de Kuropa,» (Argole, Paseos por Granada- Pasco i, pag. 108). 



CUARTO DEL HAREM. 



PATIO DE LOS LEONES 



96. En el vestihulo que precede a dicho palio, viniendo 
del de los Arrayanes, corre un friso con las palabras: 

»s&\ j>jJ\ *1M jj* ^ Mr^l U j 

«No hay mas ayuda que ia que viene de Dios, el poderoso 
y el sabio.» 

97. En el decorado de dicho vestibulo: 



^Gloria a nuestro serior Abu Abdallah.» 



98. En el abaco de una de las columnas del arco de enlra- 
da al patio: 

UYjJ ^^-^Jl -siit _, c/cr CJI _, ^1 ^^JJt ^ JJ j^l 

«Alabanza a Dios senor de los mundos: La ayuda y protec- 
cion de Dios y una explendida victoria sean para nuestro se- 
nor Abu Abdallah Emir de los creyentes.» 



70 



99. Encima del arquilrabe, en el arranque del arco: 



I) 




«Alabanza a Dios.» (cufico.} 



100. Y encima en un tarjelon: 



4W) (j^.3 i**j ^ .£ U j 



«Los bienes que poseeis proceden de Dios » 

101. En el abaco de la columna que hay a mano derecha 
del primer arco de enlrada: 



«Gloria a nuestro senor el sultan Abu Abdallah Algani Bi- 
llah: ayude Dios su poder. La ayuda de Dios y una victoria 
explendida anuneia a los creyenles.» 

w 

102. En las fajas que forman la moldura 6 recuadro de 
las labores que adornan las paredes del patio, se encuentra, 
profusamenle repelido, ya en caracteres arabigo-espanoles, ya 
en ctificos, el epigrafe: 



&\ T _JU Y 



J 



«SoIo Dioses vencedor.» 



- 71 — 

105. En Ire los mismos adornos de las paredes se leen las 
dos siguienlcs palabras escritas en cufico, la primeradedere- 
cha a izquierda y la scgunda al coiilrario: 



Ti 



f n 



«Salvacion perpetua.» 



104. Dentrode tarjetones formadoscon lazosquearrancan 
de los lelrcros cuficos seencuenlran ya eslas palabras: 

4 

«Dios es el refugio en toda tribulation.* 
10b. Ya eslas otras: 

«Alabanza a Dios por los beneficios del islam." 



106. 6 bien eslas: 



j aJU J-*^f 



«Alabanza al Diosumco.» 



107. En los capiteles do las columnas solas: 

« Gloria a nuestrosenor Abu Abdallah.» 



& 



— 72 — 

108. En los capiteles de los grupos de dos columnas: 
"Gloria a nuestro senor el Sultan Abu Abdallah AlganiBi!iah.» 



109. Sobre los capiteles de los grupos de mas de dos co 
lumnas: 



*iib jj)\ ti\ x* ^\ j*UJl J^UH ^UJU! LTbLJ 






« Gloria a nuestro senor el sultan, justo y belicoso Abu 
Abdallah Algani Otllah.» 



HO. En los canes del alero: tJ _*j «Felicidad.» (Cufico) 



Hi. Idem idem: »S^j «Bendicion.» (Cufico). 



112. Inscription de la taza inferior de la fuente: 



!-*_;?? LSX ^Jac { js ^=>j^i 



S-^ (3* .>-!?-* lt^ ^j 2 ^^' j 



— 75 — 



UU ^ ^1 J. l*li* Iji 




r c )J-t-*- U J^ V^s 



^ ^ 




\>\ j& ^ 



Uf^i J** -UJ1 d ! jJi pJl 










o-^ l+li'Y, 






U it 



JjuT 



£* 



J) ^IS 



u^j 



js- o 



*M> 4 j? J* 



U! 



JUJ! L^ iL-^r JJ j^ 



.oi j>! lU^! 




jj . 






I 



1^ AJj aji ,NU , 



y 



JLfi 



LoLel 




b 



*+ 



10 



_- 74 — 

«Bendito sea aquel que conccdio al Imam Mohammed man- 
siones embeliecidas con csplendidos adornos.» 

«^Por ventura esle jardin no nos ofrece una obra, cuya 
hcrmosura no quiso Dios que tuviera igual?» 

«Formada con perlas de tremulo resplandor, adorna su ba- 
se con las perlas que a ella misma sobran.» 

«Sc desliza liquida plata entre sus^alhajas sin semejante 
por la belleza de su blancura y brillanlez.» 

*Confundiendosc a losojos la (plata) liquida con las solidas 
(joy as) de modo que no sabemos que se desliza. » 

«iNo ves c6mo el agua rebosa por los bordes, y como las 
tubcrias la ocullan al momenlo?» 

«I)el propio modo un amante, cuyos parpados estan llenos 
de lagrimas, se esfuerza en contenerlas por el lemor de ser 

observado.» 
«Y en verdad, que es ella sino una nube que derrama des- 

de si sus beneficios a los leones?» 

«i semejanza suya, la mano del califa, desde que amanece, 
derrama tambien sus dadivas sobre los leones de la gucrra.» 

« [Oh tu que miras estos leones puestos en asecho! tal es su 
veneracion (hacia el califa) que detiene su fiereza.» 

«;Oh descendiente de los Anzares, y no por linea trasversal, 
has heredado ese grande honor a cuyo lado son nada todas 
las grandezas.» 

«La salud de Dios sea conligo; por siempre prol6nguense tus 
festines, y disipense his enemigos.» 




Pag. 70. lin. il. Abu Abdallah Algani Biilah. Esto sultan es Moham- 
mad V. Vease la nota a la pag. 10, lins. 15 y 16. 

Pag. 72, lin. 11. La famosa fuente, en cuya taza inferior se encuen- 
tra el bellisimo poema num. HI. es uno delos mas notables objetos que 
enciorra la Alhambra, habiendo recibido de ella su nombre el patio de los 
Leones. Primitivamente no tenia la pequena taza superior, nilascolum- 
nitas que levantan un poco la inferior sobre el lomo do los leones; pues 
tanto una como otras, fueron conslruidas por un tal Diego del Arco en 
1708, segun se lee en los documentos del archivo de la Alhambra. Ensu 
eslado primitive, la fuente se componia tan solo de los doce leones, sobre 
los que descansaba la gran taza de marmol, a una altura muy comoda 
para verificar la ablucion, fin principal para que liabia sido colocada. 

Imaginandonos el moiuimenlo en su disposicion primitivo, y aun tal 
como lioy se encuenlra, no puedo menos de descubrirsc en el cl sello y 
caractor del pueblo que to construyo. La forma rigida de los doce leones 
esta recordando la fisonomia de los idolos egipcios de esas necr6polis, 
entre cuyas ruinas lia pasado el arabe gran parte de su existencia. El 
aspecto de la fuente nos haco recordar la estruclura de aquella otra del 
templo edificado por Salomon, que nos describe el libro 3." de los Reyes, 
sostenida por doce loros y entre cuyos adornos se veian imagenes de 
palmeras y figuras de leones. Su abundante caudal nos trac a la memo- 
ria los martantiales de fresca agua que se nos pintan en los cuenlos fan- 
tasticos de las Mil y una noches como aquel que se nos describe en el del 
principe Ahmid y de la hada Pari-Banu naciendo en un castillo solilario 

y guardado por fieros leones. 

Grande, pues, es el merito de este monumento. por su caracter y 
origmalidad. Pcro no Io es menos por el merito de la poesia esculpida 



i 



— 76 — 

sobre su taza inferior. El valor literario de este notable poema ha venido 
a realzar las bellezas de la escultura, y ambas artes, de consuno, han 

hecho a este monumento digno de la fama de que goza en lodo el 
mundo. 

Pag. 72, num. 112. Mr. Dernburg, en su ap6ndice al Ensayo de la 
arquitectura de los Arabes y de los Moras de EspaHa, de Guirault de 
Pratiffey, trae el texto y traduction de este poema haciendo algunas 
correcciones exactas al licenciado Alonso del Castillo, pues tuvo ocasion 
de ver y consultar un interesante manuscrito de la biblioteca de Paris, 
que contiene la casidad poema que, en alabanza de Mohammad V com- 
puso Ibn Zemrek y del cual estan tornados muchos versos de la poesia 
de la fuente y varios de la sala de Dos Hermanas. He aqui algunos da- 
tos sobre la vida de este poeta, tornados del libro litulado: Description del 
Reino de Granada, sacada de los aulores ardbigos par 7>. Francisco Javier 
Simonet. * Abdallah Mohammed Ben Yusuf Ben Zemrec. Floreci6 en la 
segunda mitad del siglo XIV; fu6 contemppraneo y discipulo de Ibn AU 
jatib, alcanzti la dignidad de wazir 6 ministro de un rey de Granada y 
fue asesinado por los anos de 790-1387, Se distinguid como poeta, 
siendo suyos, entre otros versos* los que se leen en la famosa fuente de 
los Leones,» 

Pag. 74, lin. 1/ Mohammed. Es el sultan Abu Abdallah Algani Bil- 
lah, llamado por otro nombre Mohammed V. 



Pag. 7-t, lin. 3/ No quiso Dios que hubiese belleza igual, D. Pablo 
Lozano y el viajero Shakespeare traducen este pasaje del modo siguiente: 
-Dios no ha permitido que hubiese cosa igual ni aun en los dos santua- 
rios de la Mecay Medina. » Este, sin embargo, noes el verdadero sentido 
de las palabras y al suponer esto se atribuye nada menos que una blas- 
femia al autor del letrcro, como hace notar con mucha oportunidad el 

Sr. Gayangos, (Plans, elevations, sections, and details of the Alhambra, 
plate M). 



77 



Pag. 74, Hn. 14, verso 7. Frecuentemente se compara en los poemas 
arabes las gotas del rocio a las perlas y a ostas las lagrimas de un amah* 
te. Sirvan por cjcmplo los dos siguienles versos do la Hamasa: 



«Cuando Ie oigo nombrar ruedan por mis mejillas las lagrimas, como 
perlas dispersas de un collar que se ha roto.* 



-£- 



SALA DE ABENCERRAJES. 



No cs dc lanta imporlancia por sus inscripciones como otros 
deparlamcnlos del palacio. Hallansc en 61 las ya muy repeli- 
das: «Solo Dios es vencedor, » « Gloria a nuestro sefior Abu 
Abdallab,» «Alabanza a Dios por el beneficio del Islam, » «No 
hay mas ayuda que la que viene dc Dios, el glorioso y el sa- 
hio,» otras mas corlas y no menos conocidas. 

112. En mcdallones y circulos, sobre el revestimicnto in- 
ferior de azulcjos, se ven copias de los versos a, 8, 11, lb, 
18y 19 del poema deque nos vamos pronto a ocupar, cuando 
hablemos de la sala dc Dos Ilermanas, colocados en estc sitio 
mucho Uempo despucs de la reconquisla. 

113. La inscripcion ciifica que se encuenlra, formando 
un vislosisimo adorno, en el grueso del areo de enlrada y que 
tan dislinlas intcrprelaciones ha recibido, solo contiene la 
conocida frase: 

' «Solo Dios es vencedor. » 

114 Y en la parte superior, denlro de un circulo, formado 
por los rasgos dc las letras, la palabra: 

"ltendiciou." 




Pag. 78, lin. 1." Abcncerrajes. Es norobrc dc una Iribu que, proce- 
dendo Mauritania, se eslablecio en Granada. Su apellido, que en arabe 
se escribe *Ol ^ Beni-Serracb, significa los hijos del Sillero. 

Pag. 78, lin. 9.* Aunquc eslos versos serian colocados en alguna 
restauracion posterior a la toma de Granada, no parece probable que 
toda la sala fucra rcslaurada. aconsccuencia de baber sido destruida por 
la celcbre explosion del polvoriu que incendio y caus6 la ruina de alguna 
parte del alcazar. El adorno de sus pa redes y, principalmente, su hcrmo- 
sisima tecbumbre. tienen uo sello de nulentieidad indisputable, por lo 
que parece que a olra y no a esla sala vendrian el fuego y los matoriales 
de la explosion a producir sus extrngos. 

Pag. 78. lin. 13. Ua recibido divcrsas interpretaMoncx. D. Pablo Lo- 
zanolc dirt la siguiente: -Solo Dins es veneednr y Kl eft el uni<:o.» Fl re- 
nombrado Casiri la leyo y tradujo de do.s modus dislintos; su ultima 
lectura y version fue como siguo: 



J 



\^}\ jriXj** *W ^ M * ^\ JL\ %}s\\ ^ j^t j 



■ Prevengoalosenfervorizados en los dichos sabios delos doctores, que 
no bay otro Dies que Dios solo, absoluto, unico y mas poderoso de los 

poderosos." 



RAUDA. 



En cl angulo, a mano derecha del patio, conforme sc va de 
la fuente de los Leones a la sala dc Justicia, se halla una puer- 
la que conduce a la Rauda, 6 cemenlerio de los rcyes moros. 
En esle sitio fueron halladas varias lapidas sepulcrales de 
monarcas granadinos que, como se ve por la traduccion que 
liace de sus inscripciones Marmol, en la Rebelion de los Mo- 
riscos, lenian una inscripcion en prosa por un lado, y olra 
poetica porcl olro. Solo nan llegado hasla nosotros las de 
los monarcas Yusuf III y Mohammed II, y aun dc las mismas, 
no quedasino la inscripcion en verso malamente conservada. 
Aunque las dos lapidas aludidas, hoy se hallan formando 
parte del museo de la Alhambra, nemos creido mas propio 
haccr mention de sus inscripciones en este iugar: 



f!5. Lapida sepulcral de Yusuf HI: 






81 — 



V V > 



r ■ -^ ^ 






* 



^ ^* ^ ^ fV ^ 



***** (J* J- 3 



i >.:^l ,J_sJ 






/* 









it 



82 



:U 



-j-" -&-*° 



j *j!^ 



?j 



AS 



>J-ij 



U 



\ 3 ioU ^S-tS 3 



i_i_s! *J_M ^ at—*. 




j 



;1 



*-?' J 











*» 




^ ^.r^ 1 



c^ t^r? ^y 




^^JUt ^ ^ 



L^wo 



A 



jJ! ^ 



H 



* i* 



'i 




■l-J, u 









^Ij^lj fw 



1 J^ J^ w 



— 83 — 



L^-^1 V^' w*$-i*M ^ U^ 




L^L-O = Li^l j>j^jw ^IS L>>t 



«En el nombre de Dios clemenle y misericordioso. Derrame 
Dios sus gracias sobre nuestro senor Mahoma, el profela esco< 
gido y noble y ic conceda la salud.» 



Jt- G 1 



— 84 — 

«:Ricgue eslc sepulcro la lluvja dc las nubes; y le vivifique, 
y el hi'imedo jardin haga llegar hasta el su fresco perfume. » 

«El valor y la dulzura es lo-que eontiene en su seno, y el 
dadivoso y protector quien ocupa su cavidad.» 

«Fue del agrado de Dios bacerle morar en los jardines de las 
delicias y sus habilantes salieron a su encuenlro eon muestras 

de grande alegria.» 

«Y he aqui que esta mansion eontiene las eenizas del iman 
elcvado: sanlifique Dios esla mansion. » 

«Dabit6 Yusuf, hijo del califa Yusuf, la casa de la tribulacion 
sin que de nada le valieran las cosas de esle mundo.» 

«l)esaparccio de la tierra, pero su nombro por el contrario 
no dejara nunca dc pronunciarse.» 

« Descend io a morar en el polvo, porquc asi lo quiso la sucr- 
le; sin embargo, las estrellas en sus elevadas mansiones son 

inferiorcs a 61. » 
«E1 polente destino coloco en el arco su flecba, y su tiro 

lleg6 a la elevada cumbre del reino.» 

«iQue grande fue su renombre, la franqueza de su amistad, 
la sin ignal grandeza de sus hermosas accionesU 

«Fnc Abul Hachach luna que dirige con su faz, despues de 

babersc ociillado el sol.» 

«Ku6 Abul Hachach un rocio de liberalidadcs, que descen- 
dia cuando no enviaba la Iluvia sus bienes.» 

«Ya dejo dc comunicarse su abundancia, desaparecio su Ilu- 
via, se seco su robuslez, y se aridecieron sus paslos.» 

«Seccboen olvido su liberalidad, quedaron sus estancias 
sin nadie que las babitase, callados sus ministros, desierlas 

sus mansiones.» 

«Fueron cerradas sus moradas, lleno de tinieblas su hori- 
zonle, y destruidas sus construcciones.» 

opero cl misericordioso bizo la gracia de colocar a su excel- 
situd, llevandole consigo a la mansion elerna al liempo de su 
mncrlc. » 



- 85 — 

« jAy que lastima del complaciente rey Nazarila! ;Ay de mi 
sefior, cuya nobleza yace en el sepnlcro! jAy! 

«Habita dcscansando entre las paredes del scpulcro, pero 
lambien el corazon de las criaturas le sirve de morada.» 

«Nunca me sucedio, que habiendolc pedido derramase 
sobre mi la lluvia de sus iiberalidades, no me concedieso 

aquello que le pedia.» 

«Excedia en esplcndor a la luz de la lima llena el aspeelo 
de su faz y sus manos cran la csperanza del necesitado.» 

«iNo fue un emisferio en allura.la expulsion quehacia del 
mal y la demostracion y sustcnto dc la claridad de la virtue], 
su ultimo y exquisito euidado?» 

«iNo era una luz que llenaba deenvidia al sol siempre que 
veia su faz desde el hermoso oriente?» 

«iNo posevo la ciencia, la mansedumbre, y cl temor dc 
Dios; y ademas, la esplendidezy la virlud, no formaron parte 
de sus cualidadcs?» 

«,iNo se dislinguio en todas ocasioncs por disipar la nocbe 
de la duda con la sabiduria de su excclsilud?* 

«iNo se manifestaban en sus palabras sus conocimientos, 
en los que habia la claridad de los luceros resplandecicnles?» 

«iNo fue el arte de haecr versos una dc sus cualidades, con 
la que adorno su solio como con hilos de perlasN 

«Cuando se exlendia su mano para conceder beneflcios, 
aparecia como la lluvia que desciende a colmar de sus do- 

nes.» 

^No era el que tanto amaba el ejereicio de las armas? Cuan- 
las veces rechazo al enemigo con la espadaU 

«^Noguardaba los pactos noblemente, dejandose primero 
morir que faltar a su palabra?» 

«Sin embargo: Ibn Nazar que ha hercdado el reino de 61, 
excede en elevacion a todos los reyes de la tierra : Ayudele 
l)ios.» 

«EI es cl que concede los beneiicios y las gracias; el es el 



^ 



_ go _ 

victorioso; ci, quien libra a los reinos de la perdicion y los 
hacesucumbir.» 

H6. Lapida sepulcral dc Mohammed II: 

r l_*Ji ^UJI X^l AAV 







f—4-JI 


wj-Ls 






tor^U-^ ^ 


_c^ U 




j c^y u 


<*.*— * ^^ ^ J 


iyu^ 


u^. Y 



*j+& bU^v ^^J ^^ ^ j 




87 — 

v 



O <_ ^Jjs ^ W XJ\ ^_jj^'J 



xuX~> J, J^-C ^-C^ pJi_J jj j 

^*J ^ aYjl U J^sJ ^tf ^ 




r* 



3 J^ ^*$* J'j Y 

jjt SiLSVi iU^J! ^L^ 



Uu>- Ju*j ^^w=j J! Js, ±£ ^yj t^V J^ ^' ^^ 



«Eslc csel lugar dondc moran, la alteza, la manscdumbrc 
y la gcncrosidad : ol scpulcro del iman valicnlc, purificado, y 

sabio.» 

tPara Oios es lo que esta cavidad conliene, y a quien 

oculta que es el mas elevado en inleligencia.» 

«El valor y la liberalidad, es lo que contienen sus paredcs; 
pero no es un valor lemerario, ni una liberalidad indiscreta.» 

«Habita la generosidad y complacencia esta mansion, la 
gloria de los reyes, el de nobles senlimientos.» 

«Su condicion era segun los dias, libera! y temible; unos 
como la lluvia en el esleril campo, otros como el leon que 

com bale. » 
«Sus echos preclaros elevaron su gloria a una grande altu- 

ra: esla verdad la confiesan todos los pueblos. » 
« Pues nunca marcho al frente cle su numeroso ejercilo, que 



— 88 — 

no lc prestaran auxilio, tanto las ciudades de arabes, como 
las de infieles.» 

«Y jamas paso, que al volvcr sus enemigos del combate 

naoslraran en su semblante la alegria.» 

«Pues nunca mando contra ellos su disciplinada caballcria, 
sin que bebiesen cl agua en charcos ensangrentados.» 

«INi tampoco consintio que se adminislrase juslicia en per- 

juicio aun del menor dc sus subditos.» 

«<;Quien ignora lo que dispenso de beneficios, y lo mucho 

cjue ayudo a la santa ley de Dios?» 

«Los raslros que dejaron cada una de sus acetones, exceden 
on claridad y brillo al luminar colocado sobrc la altura. 

«No dejen de descender sobre esla tumba, donde descansa, 
las beneficas lluvias de Jaclemencia divina.» 

«Dcrrame Oios sus gracias sobre nueslro senor y duefio 
Malioma, y sobre su familia y compaficros: y les conceda 
la salud.» 




lV«g. 80, U'n. t.* Ilauda. Esla palabra que se escribe 'i-^jj significa 
litcralmente jar din 6 vergel. Los arabes, tan aficionados a designar los 
objelos con denominaeiones melaf6ricas, llamaron jardines a los sitios 
ddslinados a sepultar los cadaveres do los reyes. 

Pag. 80, lin. ti." Fueron halladas varias lapidas. He aqui lo que 
sobrc csto nos dice Marmol: «A las espaldas del cuarto de los Leones, 
Uacia el mediodia estaba la Itauda, 6 capilla Ileal, donde lenian los 
reyes sus enterramientos, en el oual fueron ballados el ano del Seiior 
mil quinientos setenla y cnatro unas losns de alabastro que, segun pa- 
rece. eslaban pueslns a la cabeccra de los sepulcros de cuatro Reyes de 
esta casa; y en la parte dc ellas, quesalia sobre la lierra, porque estaban 



— 89 — 

bincadas derecbas. so eonlenian de cntrambns paries opitalios de ielra 
arabe dorada puosla sobre azul , en prosa y en verso, en loa y menioria 
de losyaeenles. De lascualessaramos un fraslado para poner enesla nues- 
Ira lustoria, por scr estilo peregrine diferenie del nueslro; y porno inior- 
rompor el drden de la description de la ciudad, In pornemos al eabo do 
ella en un capitulo de por si*» 

Despucs atiarte en el capitulo 9." «Ksfal>an eseritos los epitafios de losas 
de los cuatro sepulcros de Reyes Mnros, qne dijimos que se ballaban en 
la Rauda en los aleaznres do la Alhambra, en lelra arabe muv liennosa, 
por ambas partes Por la una en prosa y por la olra en verso de metro 
mayor, en loa y momoria de euairo royos llamados: A hi AbdilVbi hijo do 
Mabamele Abueeyed. segundo rev de la easado Ins Alabmaros, que reino 
en lienipo da I). Alonso el Sabio: Abil Qnalid Lsmad liijo de Abiceyod 
Kara*., que rei-id en tiempo de 1). Alousn el Oneeno: fin's ruiarlo rey de la 
easa do los Afahmares; Abil llagex Yusef, litjo do Abil (Undid, que reinrt 
en tiempo del diclio rey I). Alonso i?l Oneeno, y fue sexlo rey de la rasa do 
los Alahmarati; y Abil Hagcx Yuc*3l\ Ilamado por sobrenombre Canon 
Billehi, que reind en lienipo del rey I*. Juan el Segundo. siendnsu tutor 
ol Infante 1), Hernando quo #and a Anlequora; y fue troeeno rey de la 
easa do los Alnbmares.n Kn srjjunla so insorlan bis iradueeionos de lo quo 
se bailaba eserilo pnr anibas raras de las oualro lapidas. 

Tambien se ba eonservado olra version do las mismas beeba por el 
Licenciado Alonso del Castillorn nn mauuserifoque pertenociria [). Sora- 
fin Esitfbanez Calderon (Q, K \>. I) ) y del que sesirviri muclio I). Kmilio 
Ufuente. U version del inlerprele do Kelipe II, segun el Sr. Lafnente, 
esla mal hecba en algunos pasajos y la trascripcion del lexlo arabe no 
se conformaon otros con el metro. llejando al orientalista de Arebidona 
la responsabilidad de eslas opiniones, por nueslra parte nopodemos menos 
de declarar que Castillo, con su eopia y trnduceion, presto un gran scrvicio 
a la epigrafiaarabigo-gramidina, por babor dosapareeido dos do las lapi- 
das (la de Abul Walid y Abul llaebueh I) y ballarse la de Abul Hachach 
Yusuf l ! [|-en exlremo dcteriorada. 

['a^C. Hi, tins. 1/ y 2/ Mrtjun extc supuicro fa llnvin tin las mnw ay le 

r 

J "J 



— 90 — 

vivifique, y el himedo jardin haga llegar luista el m fresco perfume. Es- 
ta es una locution metafdrica con la que el poeta quiere decir: « La mi- 
sericordia de Dins sea concedida nl Sultan que aqui reposa, y pnse, me- 
diante ella, ;'i disfrutar los perfumes del jardin eterno.» La liberalise! 
y la dementia se simbolizan en la poesia arabe por la lluvia y el rocio. 
Ademas ^f es voz que signifies jardin regado 6 humedo y sin duda 
se referiria el poeta a aquel vergol que Mahoma pronietid a sus seclarios 
dicicndoles: «llabitareis jardines regados por corrientes frescas y puras » 

Pag. Si, lin. 3. 8 El valor y la dulsura. Estas palabrasson traducidas 
por el Sr. Lafuente: «Vino puro y arrnyan.» Es indiferente tomur la frase 
en uno u otro sentido. Los arabes toman a! vino como simbolo do la 
fuerza, asi como de la generosidad; por eso llamaron a la vinn ^ dc 
dondc vione nuestra palabra carmen, voz derivada de la raiz p3 ser 
genero.so. 

Pag. 8i, lins. 21 y 22. Ihie Abut Ilachach luna que dirige eon sn faz, 
despuBs de haberse ocultado el sol. Los arabes, en sus largas percgrina- 
ciones por el desierto, acostumbran a permaneccr durante el dia dentro 
de sus liendas, para no sentir los rigores de aquel sol ardiente, y solo 
durante la noehe hacen sus jornadas. En aquellas inmensas solcdades, 
donde ningun objeto les puede indicar el sitio dondc se encuentran, ni 
la direction que deben seguir, el arabe consulla la disposition de los as- 
tros y por ella se gobierna. Entrc todos eslos la luna es la que mas le 
sirvfi para mostrarle el camino, quealumbrasin abrasnrles con susrayos. 
Por esta razon en las poesias arabes se nombra con tanta frecuenria el 
astro de la noche, y en la que vamos Iraduciendo con mucha propiedad 
se la compara al Kalit'a. 

Pag. 81, lins. 22 y 23. Fue Abul Ilachach u» rocio de liberalidadcs, 
que descendia cuando no mviaba la lluvia sus bienes. Que quiere detir: 
«Guando las calamidades publicas hacian sentir susestragos sobreclpucblo 
granadino, cuando no habia recibido, durante largo tiempo, la lierra el 
rocio del cielo que la bace fecunda, y el hambre se iba a hacer sentir, 



— 91 — 

cnlonces el califa se mostraba mas liberal y munifico que nunca, y la 
lluvia de sus beneficios reemplazaba al rocio de las nubes. 

Pag. 85, lin. 31. Ibn Nasar ha heredado el reino. A Yusuf UIsuccdi6 
su hijo Abu Abdillah Mohammad, denomioado Alaisar {el izquierdo). El 
poeta le Mama solo Ibn Nazar, apellido de familia que, como es sabido, 
llevaron todos los reyes de Granada. 

Pag. 86, lin. 3.' Lapida sepulcral de Mohammad II. Se halla perfec- 
lamente conservada la inscripcion poetica de esla lapida, sin que le falte 
ni una sola vocal ni punlo diacritico. La inscripcion en prosa, que debiera 
liallarse en la otra cara. ha sido borrada, csculpiendose en su lugar un 
escudo do annas, que adorno, hace algun liempo, el jardin de los Adar- 
ves. de cuyo sitio ha sido trasladada al Palacio arabe. 

El Licenciado Castillo copid ambas inscripciones, y por la escrita en 
prosa aparece que perteneeio a Mohammad II. En el diccionario biografico 
de Ibn Aljalib se alribuye esta inscripcion al primer Rey Alahmar y se 
leahadeotra en prosa, clistinla delade Castillo. Nosotros creemos pertc- 
necea Mohammad II, siguicndo la opinion de Castillo, que tuvo presente 
la lapida para Iraducirla, y no la de Aljatib que escribio, acaso, esta 
inscripcion do tnemoria y alribnyo a un rey lo que perlenecia a otro. 
Ademas en la obra do Marmol, liebelion de los Moriscos, se encuentra 
bajo el nombre del dicho monarca y csto nos ha confirmado en nuestro 
modo de pcnsar. 



SALA DE LA JUSTIGIA. 



117. En la alcoba que hay a mano derecha, y bajo su 
cupula de estalaclilas, cor re un friso con eslas palabras: 

r •" ■ t 

«Ea gloria clema para su duefio (dc esle alcazar]. El rcina- 
do permancnle para su ducno.» 

UK. En los abacos de algunos capilcles: 

«La gloria perlenecc a Dios: Honor a nueslro sen or el sullan 
Abu Abdallab Algani Billab.» 

t1!>. En los de olros: 



« Gloria a nuestro sefior el sultan Abu Abdallab, ayudele 
Dios y colmele dc riquezas.» 

120. Id. id.: 

«EI reino perlcnece a Dios: Gloria a nncslro seuorel sultan 
Algani liillah. Consolide Dios su domination.* 



— 95 — 

121. En otros capilcles, y formando ol recuadro do varios 
arcos: 



4^)! ^1 <&\j^ a>\ WJ t>r -JI ^aJlj Mt-^JIj ^ 



«La ayuda y la protcccion dc Dios, y una victoria esplendi- 
da, scan para nucstro senor Abu Abdallah Emir dc los mus- 
limes. » 



122. Formando cl recuadro de los pabellones calados y de 
los arcos de las alcobas laleralcs, sc hallacn los dos caraclcrcs, 
ciifico y arabigo-cspaiiol, el conocido mole: 



»Solo Dios cs venccdor.» 



123. Knlre los adomos dc las paretics: aJ-J iy-*J\ «La 
gloria perlenccc a i)ios,» j^j «Bcndicion» (cufico), y JJ fi- 
«firacias a I)ios» (ciifico). 



124. Al reded or dc ios arcos dc cnlrada a las alcobas pe- 
(juenas: 



«Alabanza a Dios por los bcncficios que concede al pueblo 
musulman." 



SALA DE LAS DOS HERMANAS. 



125. Ademas de las mencionadas inscripciones «SoIo Dios 
esvencedor,» «Bendicion,» «Prosperidad,» «Gloria anuestro 
senor el sultan Abu Abdallah,» etc., existe sobre su mosaico 
de azulejos el siguiente bellisimo poema: 



J*> 



UU ^-Jl o*r*t Ji J>jJ\ lit 




Lw^U.' 



JLi 







L-iL^-JI ijfcJ! J^ J^ (j^w 



^ 



►H 



* C^ J 




^J 



44 



,p 



UJU* _L^1 ^ *-? V 



r- 



SJ. 



II 




CT*^ 



J 



*» 



4i 



*4 ft 



U^J&J J-i .jJ--Jt 3LJL&JI ^ 



— 95 — 

jLsr-. JLr 5)j£\ U- ! ^ 






J 



4 



U 



yuji ^u*-i j^i ^ tf j 



• J 

LoU ~Y St ^-^i ^-^ J^' 



— 1)6 — 



. ^lt l, ajji ^ j^ 



f p 






J 




^UJ! JU^i ^U Lft, jUJ 






C t " 



~J! wiTo^U jU 



j: 

LJU j^yJI ^=^i ^-^ ^Lo 







*Yo soy el jardin que sc ostenla cada dia con un nuevo 
adorno: contempla mi hermosura, y observarasestamudanza 
paLenlcmenLc* 

«Aveutajo poi fc la generosidad de mi senor el Imam Moham- 
med, a lo que vendra, y a lo que ya paso.» 



1 



* 



4 



— 97 — 

4*1108 por Dios, que la bclleza de sus construcciones cxcedc, 
por los conslantes goces que produce, a todas las construc- 
tion cs.» 

«;Cuantas bcllezas encuentran aqui los ojosi En esie lugar 

hallara el alma un hermoso ensueno.» 

«Le acorn panaran en el cinco pleyades, y despertara al dul- 
ce soplo de la brisa matinal.» 

aHay aqui una cupula que por su altura se pierde dc vista; 
en clla las bellezas se ven confusa y alejadamente.» 

«Ella csla bajo el benefieo influjo de la constelacion de los 
Gemclos, y la luna se le acerca para conversar secrelamenlc, » 

« Y querrian las brillanlcs eslrellas establecerse en ella, y no 
andar vagando por la boveda celeste." 

«Y permanecer en sus antecamaras, y apresurarse a su ser- 
vicio complacientes, e inclinarse ante el (Sultan). » 

«Y no sorprenderia ver los planetas desaparecer de la ele* 
vada csfera y abandonar los cspacios sublimes. » 

«Y permanecer en la presencia de mi senor para servirle, 
haciendose mas alios de lo que son, por servicio tan ele- 

vado.» 
«Aqui la ornamentation no licne rival en hermosura, pues 

con ella el alcazar se oslenla mas bermoso aun que laesplen- 

dida boveda de los cielos.» 

«;Cou cuanlos adornos la has engrandecido (oh Sultan!) 

Entre sus primorcs hay malices que hacen olvidar los de los 

ricos trajes del Yemen. » 
«|Y cuanlos arcos se elevan en su boveda sobrc columnas 

que so ostcntan brillantes de luzl» 

«Tu los creeras cuerpos celestes que ruedan en sus orbitas, 
aumcnlando con sus deslcllos la claridad de la nacienle 
aurora. » 

«Las columnas son maravillosas, y provcrbios circulan 
por lodas partes dtvulgando su riombrc con la rapidez del 
vuclo.» 



i;j 



— 98 — 

«Aqui hay marmot brunido que refleja la luz y esclarece 
lo que estaba sumido en la oscuridad.» 

«Al liempo de rcllejarse en el la luz del sol, le juzgaras que 
son perlas por sus hermosos colores.» 

«Nunca hemos visto un palacio de mas elevada tedium bre, 
de mas claro horizonte, de mas espaciosos departamenlos » 

«Ni hemos visto un jardin que encanto mas por la belleza 
de sus ilorcs, lo perfumado de sus contornos y lo exqnisilo de 

sus frulos.» 
•Satisface doblemente la cantidad que el Kadi dc la hermo- 

sura le impuso.» 

«l*orquc por ta manana la mano del ceftro esta llena de 
dracmas de luz, baslantes para satisfacerla.» 

«Y (por la larde) los dinares del sol, habiendo engalanado 
(jl jardin, llcnan de oro los alrcdedores a traves de sus 

ramas.» 
-Pcro cnlrc mi y entro la puerta de entrada queda la parte 

mas cscogida (de los dinares) y con lo mas selecto de ella me 
ad or no. 

126. En el recuadro de las pequefias puertas que hay en 
la parte interior de los aihamies laterales,~se repileseis veces: 

«La felicidad, la prosperidad y la dicha en su plenitud." 



127. En un gran rolnlo que hay sobre las mismas (ci'ifico): 
• La dicha v la ventura son bcneflcios del sustentador (dc 

■ 

las crialnras). 






— !)!) — 

128. En la grande faja que rodca loda la habilacion, junto 
a la bovcda 6 cupula, so loo en ciilico: 






«i\o hay mas ayuda que la que viene do Dios el clcmcnte y 
misericordioso.* 



I2rt. En ot gruesodelos dosgrnndesarcossc ve iainscrip* 
cion mini. 1 15 do que hablamos on la sala do Abcncerrajes. 




Pag. 91, num. 12- J- l&tn liermnsn casida, oscrilacn metro Tawil, esta 
toniada, como la de la fuente delos Leones, del poem/i que en honor dc 
Mohammad V compuso Ibn Zemrrok, segun nos dice Mr. Dernburg, 
como apuntamos anlerinrinenlo. Kl Lieenciado Alonso del Castillo copio 
los versos de cste poema en dos grupos, el primero dc oclio y cl segun do 
de diez y seis considerando como de distintas casidas las inscripoiones 
contenidas en los circulos, y las quo se Italian en los grandos rtftulos con 
que allermm. Esle error, de que despues pariicip6 el P. Echevarria, cs 
hasla cierto punto disculpable, pues en las poesias Arabes cada verso 
iienc un sen Lido independiente. 

Una falla de mayor importancia se hocha de ver en la traduction de 
D- Pascual Gallangos. Habiendose servido de las eopias que sacri elarqui- 
teclo Owen Yones, que no calcd sino los diez y seis versos do los circulos, 
no se registran en la obra del Si\ Gallangos ni el texto ni la traduction 
de los ocho nHnlos. I)- Emilio Lafuente, aprovecbandose de los trabajos 
anteriores y muy especiaimenie del dc Mr. Dernburg que, como hemos 
dicho, poneelpoema en sus vordadcros t6rminos, hahecho la traduction 



— 100 — 

mas pcrfocta y complcla, si bien en la misma falta el ultimo verso que, 
habiendo desaparecido del original, sc ha sustituido con una copia del 
docivno. 



r 

Pag. ( J6 Jins. 20 y 21 . Aventajo d lo (/ue vcmlrd y a lo que ya paso. 
Estas palabras 6 aluden a las habitaciones que hay en el alcazar antes y 
dcspucs de ella, 6 en general a todos los seres de la creacion lanfo a los 
que ya desaparecieron corno a los que han de venir. 



Pag- 97, lin. 5." Aqui hallard el alma un hentioso ensueno. Es deeu\ 
a vista de lanta liermosura, el hombro creera estar sonando. Tambien 
este verso puede traducirse: «El espiritu del fiombre de tranquila condi- 
cion veni aqui en realidad lo que solo antes ha podido ver on sueiio-* 



Pag. 97. lin. 6," Las cinco pleyades 6 estrellas. Son estas Adan y 
Abraham, estrellas de la ley natural; Moises, estrella de la ley cscrita; 
.Jesus, estrella de la ley de gracia y Mahoma, estrella de la ley Coranica, 
segun se lee en Ahmed Ben A.bdelhalim en su Comentario a la sura T2 
v. 7.° del Koran. He aqui sus palabras: 

oDijo Ibn Nazahi, dijo Gottadh, dijo Abulhaffem: cuando nacioelelcgi- 
do Sad Hevado al cielo sobre la lurm. dondc se trasformo en una estrella, 
cuya claridad nadie la sabc sino Dios, y corrieron hacia el olras cuatro 
estrellas y le dijeron con una voz misma: fcliz seas Mohammed, Lcgndo 
de Dios. Entonces una de estas cuatro estrellas que era la mas brillante, se 
puso al lado del infante Profeta, y ella yel Profeta tomaron su figura, y 
quedaron Jesiis y Mohammed. Preguntu el legado, ^quienes son los otros 
tres que eslan delante? Y dijo: son Adan, Abraham y Moises, Profetas de 
tu Seiior. ;Quicres que le adoren? Y respondio el Legado: No, basta su 
tiempo. Y dijo: tu ores sello de Ins Profetas, y debes ser adorado por es- 
tos Ires. Dijo el Legado: No hay Divinidad sin Dios. Y dicbo esto aque- 
llas estrellas tomaron su figura y desaparecieron. 



> 



> 



— 10! — 

Pag. 97, lins. 10 y 11. Ella estd bajo el benefico influjo de la consola- 
tion de los Gemelos, y la luna sc le acerca para conversar secretamente. 
Conoeida es la supersticion que domina lodos los acios dc la vida del 
musulman. Cuando van a dar comienzo a cualquier obra suelen ob- 
servar el signo del Zodiaco que ejerce entonces su influenciay si es de 
los que ellos creen adverso, se detienen hasta que rcine uno favorable- 
En el numero de estos sc encuentra In constelacion de los Gcrmnis que, 
segun la cabala nmsulmana, preside a los amores afortunados y bajo ca- 
yos auspicios fu6 construida la eslancia t segun nos dice el verso s6liino 
de csle poema. 



Pag. 97, lins. 25 y 26. En su ornamentation hay colore* que excedm 
a las vestiduras del Yemen. Dos eran las principales cualidades de estas 
famosas telas. La variedad y bermosura de sus eolores y la persislencia 
de los niismos, pues, segun dicen los versos de la Ilamasa, elpa&o del 
Yemen, aunque sea usado* siempre es Itcrmoso d la vista y suave at tacto. 

Ksla comparacion es cxaclisima, pues nada mas vario y visloso, y al 
propio liempo de color mas persistcnie, que los zticalos de azulejos que 
revision la parte inferior de la sala de Dos Hermanas, a los que muy es- 
pecialmente alude el poela- 

Pag. 78, lin. 13- Draemas de Ins- Draema 6 dirbem es voz con la 
que se conoce lodo linaje de monedas de plata entre los musulmanes. La 
blancura de la luz matinal liene grando semejanza con la de la plata, 
y por eso dice el poeta: Par la mailana su maw estd Uena de draemas 
de luz, 

Pag- 98, lin. I i Los dinares del soL La moneda de oro se conoce en 
arabe con el nonibrc de dinar. EI si mil es muy adecuado y no es cxclu- 



— 102 — 
sivo de la poesia arabe pups en todas las lenguas se han comparado al 
oro los arreboles de la tarde. 

Pag. 98, lin. 16- Este ultimo verso se hecha de nienos en el original, 
hallandose en el sitio que debiera ocupar una reproduction del duodeci- 
mo, como dijimos en una nota anterior. De la copia que saco Castillo de 
este poema bemos tornado el texto arabe del verso que inserlamos en el 
lugar correspondiente. 

Pag. 98, lin. 18- Las puertecilas de ambos alhamies son iguales. La 
del de la derecha da al bosque de la Alhambra. La del de la izquierda que. 
en tiempo de Castillo, y aun dcspues en el de 1). Emilio Lafuente, se ha- 
llaba inulilizada y cubierta en parte, de yeso, por lo que eslos solo pu- 
dieron leer la inscription de su recuadro, ha sido, hace poco, vuelta a 
su estado primitivo y comunica con la babitacion que sirve hoy de Museo. 
El joven y distinguido orientalista D. Rodrigo Amador de los ttioshapu- 
blicado sobre ella un curiosisimo y exlenso Irabnjo, Rccomendamos a • 1 

nuestros lectorcs tan interesante articulo que se halla en el I. 3.° del Mu~ - 

seo Espanol de Antigueiiadcs, pag. 383 y siguicntes. I 



+ 
i 



F 

< 



SALA DE LOS AJIMEGES. 



Es el corrector que precede al mirador de Lindaraja, y se 
llama asi por dos ajimeces que dan visla al jardin del mismo 
nombre. Sus principales inscripciones son: 



130. Bajo la cupula estalactiiica en grandes caractcres 
cuficos y en pequenos cscudilos, cscrilura arabigo-espanola, el 

Ian repetido epigrafe: 



^i y _ju * 



4 



«Solo Dios es vcncedor.» 



131. Kn la gran faja 6 friso que rodea toda la habitation 
bajo la cupula: 



«La ayuda y la proteccion de Dios y una victoria esplen- 
dida sean para nuestro sen or Abu Abdallah, Emir de los 
mnslimes. 










— 104 — 

132. Enlre los adornos de las paredes: 



S ^_a.j iiJ J^ ' 



«Alabanssa a Dios umco.» 



133. En pequenos larjetones; 



«iil x*£ ^\ i^J j& 



«Gloria a nucslro sefior Abu Abdallah.» 



134. En caracleres cuficos: 



<s^^ 



&\ &\ ^ ^M x J 



Solo Dios es vencedor. Dios mc basla.» 



155. En los capiteles de las columnas de los ajiraeces en 
pcquefios caracleres' cuficos: 



U) »v-*J] 




«La gloria perlenccc a Dios.» 



MIRADOR DE LINDARAJA. 



130. En el grueso del arco de enlrada hay dos 
tapiados con un ccrramento de preciosas labores, en 
cuales se lee, en caracleres cuficos, el mote: 



«Solo Dios es vencedor.» 



Y encima, en un pequeno medallon formado con los 
do cstas letras, la frasc: 



•Gloria a nuestro seftor Abu Abdallah.» 



157. Formando cl recuadro 6 moldurade cslas lal 
inseripciones hay en cada lado una poesia. La del de 
rcclia dice asi: 








J s =U-f ^^-^ j 



u 




- 106 — 

J!_4 d UU J_^! ^a_TI 



«Cada una de las artes me ha enriquecido con su especial 
belleza y dotado do su esplendor y perfexeiones.» 

«Aquel que me ve, juzgue por mi la hermosura de la espo- 
sa, que apetecio esplendidas galas, yconsiguio loque pedia.» 

«Cuando el que me mira, contempla alentamente mi her- 
mosura, se engana la mirada de sus ojos con una apariencia.» 

«Pues al mirar a mi esplendido fondo cree que la luna 
llena tiene aqui fija su morada, habiendo abandonado sus 
mansiones por las mias.» 



138. Oebajo de esta poesia, en el zocalo de azulejos for- 
mando el remate 6 coronation de los mismos : 



crrr XJI^I dM-v ^\ U%J ^~JI j»Jlj lJ XJ\ Jr ^S 



«La ayuda y la proleccion de I)ios y una victoria esplen- 
dida sean para nuestro senor Abu Abdallah, Emir de los 
musiimes. 



— 107 — 

139. Poesia del nicho de la izquierda: 






*Jl 



5 b ^ ^ skP' ^ 



a-JL_s j c^j 'S * — == 



13 



a r L 



j^O) J] J — *5i .S — J^-» lA» J3 

J,ui ijjL^. ^jjlJI j JT 




«No estoy sola, pues desde aqui conlemplo un jardin ad- 
mirable. No vieron los ojos cosa semejante a el.» 

«Este es el palacio de cristal, sin embargo ha habido quien 
al vcrlo le ha juzgado un occeano proceloso y conmovido.» 

«Todo eslo lo construyo el Iman Ibn INazar. SeaDios guar- 
dian para los demas reyes de su grandeza.» 

«Sus ascendientes en la antigiiedad alcanzaron la mayor 
elevacion; pues eltos hospedaron al profela y a sus deudos.» 



140. Bajo la poesia anterior, en disposicion analoga a la 
inscription num. 138 se lee: 

«Gloria a nuestro senor el sultan Abu Abdailah, hijo de 
nuestro senor el sultan Abul Hachach.» 



— 108 — 

HI. Casida escrita alrededor de los ajimeccs comenzando 
por cl de la derecha: 

jcjjJ\ Win ^5-it j, 




If 



^jj\ y> li^ ^Jl _i£Jb ^jLJt 



^jjJI j ^UL j 



^ 







NL_t *_, ^ J^ a — Lc , — it 
UK Jdji »—*-*. «w ^JLk. 






109 







«Aqui esparce el aire fresco su alienlo; la atmdsfcra cs sana 

y el cefiro agradable.» 

«He llegado a rcunir lodas las bellezas en term in os que dc 
cllas loman su luz los astros en el alio lirmamonto.» 

"Cierlamcntc yo soy en este jardin un ojo lleno de alcgria, 
y la pupila dc oste ojo es en verdad mi scfior.» 

«Mohammad, el alabado por su valor y gencrosidad, el de 
mas elevado renombre, el de condition mas apacible.» 

«Lucc en el firmamcnlo de la monarquia la lima do la bue- 
na direccion, cuyos benclicios son duraderos, y esplendido 
su fulgor.» 

«Y no es otro el, sino cl sol que tiene aqui conslitnida su 
mansion, y alii tlondc derrama su luz, alii va esparcicndo 

bcnelicios.w 

«Conlempla dcsdc mi la extension de su reino, cuando 
nrilla en e! trono del Califato manifeslando su esplendor.» 

«Vuelve su vista hacia cl lugar donde los cefiros juegan, y 
adonde .tornan tranquilos, despues de habcrle rendido sus 
homcnajes," 

«Contcmplando en aquellos parajes tanta amcnidad, que 
su vista queda estatica, y absorto su entendimiento.» 

"Aparece en este sitio un firmamento de cristal, que causa 
admiracion. Sobre su supcrficie se halla estampada la bcllcza, 
y con clla se ostenta enriquecido.» 

«l)ispuestos se hallan en el los colores y la luz, de lal suer- 
le, que pueden tomarse, 6 como cosasdislintas, 6 bien como 
scmejanles.» 



— HO — 

142. Sobre el ajimez de la derecha en grandes caracteres 
cuficos: 

«La ayuda y la proteccion de Dios, y una victoria esplen- 
dida sean para nuestro senor Abu Abdallah, Emir de los 
muslimes.» 

143. En un cuadro que hay sobre la anterior inscription: 

«Gloria a nuestro senor el sultan Abu Abdallah, ayudeDios 
su poder.» 



144. Sobre la ventana del frenle en caracteres cuficos 
tambien de gran tamafio: 

« Gloria a nuestro senor el sultan Abu Addallah Algani 
Billah, ayude Dios su poder, y prolongue su dicha.» 

145. En un medallon que hay sobre el anterior lelrero se 
lee la senlencia: 




«Dios es el raejor guardador, y el mas misericordioso de los 
mtsericordiosos: Dios el grande ha dicho la verdad.» 



— HI - 

I4G. En otro medallon mas pcqueno que hay a la derecha 
del anterior se leen las conoeidas frases: 



jbL«6f £**J ,Xz w Jhs.3-1 



«Alabanza a Dios por el beneficio del Islam." 



147. En el pequeno medallon de la izquierda 



8 J. 



j *ii r cJ! j s3-*.j tii j^_^i 



«Alabanza al Dios unico, y despues graeias a Dios.» 





148. En el ajimez de la izquierda, en caracteres cuflcos 

de grandes proporciones: 

«Gloria al veneedor de las ciudades, y al que descuella en 
l la sucesion de los tiempos, nuestro senor Abu Abdallah, ho- 

nor de los Beni Anzar. 

149. Sobre la anterior inscripcion en un escudo que for- 
man los rasgos de la palabra jl^f se lee en caracter arabigo 
espanol: 

r «Solo Dios es veneedor. » 



_■ _i>- V ■"« 



^_- \- ^ * 



112 



ISO. En el lado opuesto hay la misma leyenda dentro de 
otro mcdallon que forman las palabras *1M ^ ^1 



151. En medio de las dos inscripciones que preceden so 
encuentra la siguiente en un gran tarjeton: 

,1 ^a-J^ 





«Gloriaal que descuella en la sucesion de los tiempos, y 
vencedor de las ciudades, nuestro senor Abu Abdallah honor 
de los Beni Anzar.» 



152. Entre los adornos de las paredes se lee: 



«Gloria a nuestro senor Abu Abdallah Algani Billah . » 



153. Idem idem (cufico) XfJt «La bendicion.» 



154. Idem idem aJl) oX-UI «El reino pertenece a Dios.» 
( La primera en cufico y la segunda en caracler espanol.) 




155. Idem idem en ambos generos de eseritura <U j 
«La gloria pertenece a Dios.» cr ^J' «Ea felicidad . » a_S}-j 
«Bendicion.» 




Pag. lOo, Jin. 1/ Lindaraja* Sobro el origen y signification de este 
nombre hay diversas opiniones: unos dicen que es corruption del voca- 
blo Daraja (Casa de Aixa), con que so designa on los documentos del 
archivo de la Alhambra la sala de Dos Hcrmanas y piezas contiguas; 
otros que quiere decir lugar de sttbula y finalmente algunos, y esta es 
nuestra opinion, creen que Lindaraja equivale k ii-oU jO ^^c 6 sea 
Ojo de la easa de Aixa, como lo declaran las siguientes palabras de la 
inscription num. HI: Yo soy en este jar din lin ojo lleno de alegria* 

Tambien parece probable que esta parte del palacio fuese construida 
para satisfacer los deseos de alguna de las sultanas que llevaron el nom- 
bre de Aixa, segun el siguiente verso de lapoesiam'im. 137: Aquel que me 
ve t juzgue por mi, la hermosnra dela esposa que apelecio csplendidas ga- 
las y consignio lo que pedia* 

Pag. 10 j, num. 137, Esta poesia y la siguiente, que forma su conti- 
nuation, cstan escritas en metro Jlaffif. 

Pag, 106, lins. 9 y 10. Algunos traduccn este verso: El que me mire 
creera que soy una esposa que se dirije d este vaso y le pide sus favores. 
No parece aceptable esta interpretation, porque, aun cuando comoya diji- 
mos, una de las acepcionesdela palabra ^j^' esla devaso, nohabiasin 
embargo en este lugar vaso alguno, a que el poefa so refiriese. No podia 
aludir a la fuente del jardin de Lindaraja, porque esta Hie colocada des- 
pues de la reconquista; ni tampoco es de suponer que en el centro del 
cuadrado, que forma la poesia que vamos traduciendo, hubiese un hueco 
6 nicho, semejante a los que Servian para eolocar jarros con flores en el 
grueso de otros arcos de la Athambra, porque la pureza y originalidad 
del dibujo que adorna su cerramento, esta indicando que, desde un prin- 
ciple, el pequeno nicho estuvo tnpiatlo. 



a 



- 114 - 

Pag. 10G- Jin, li. La Luna llena tieneaqui fijasumorada. Sen-lien? 
cl poeta a ta favorila que, conio deeiamos antcriormente, habitaba en este 
lugar, Frecucntemente los pocias arabes comparan la mujcr a la lima 
llena, como Abu Dahbal on el siguienle dislico: 



i_^ a 



aKnlonces manifesto su faz Lamisa, como luna llcna que aparece on 

ol eiclo.» 

Pag. 107, lins. 11 y 12, . A'sfe es el palacio de cristal* sin embargo ha 
habido quim* al verle, le hajuzgado un ocvano proceloso yconmovido. 
VA poela alude en eslc verso a las siguientes palabras que dice Mahoma 
dc la rcina Saba, cuando entro a visitar el palacio construido por Salomon: 

i£ i^™^ ii'j Uli ^yJ\ J^-^ y J^ «Sc dice que ella enlrti 
en el palacio de crista! y, luego que lo vio t juzgolo un ocuano procelo- 
so. » (Koran sura 270, v. ii). 

Pag. 107, lins. IS y 16. Castillo suprime este ultimo verso. En la 
traduction de D. Pascual Gayangos sg halla en su lugar este otro: 

*Permanezea su alteza en la excelsa gloria a que ha sido elevado sin 
que nada pierda de su brillo ni de slls riquczas.» 

Ignoramos deque punto tin la Mhambra-sacaria Owen Jones este calco. 

Pag. 108, niim. HI. Ksla eomposicion, escritaen nielro Tawil, consta 
do ealorce versos y, conienzando a lecrse en el ajtmcz de la derecha, al 
rededor del cual se hallan los cuatro primcros. continua en el del frcnto 
hasta el verso nueve tcrniinando en el de la izquierda. Esta poesia ha sido 
expuesia dc diverso inodo. Castillo did solo a conocer sus nueve prime- 
ros versos, Owen Jones calc6 dicz, por lo que solo se hallan estos en la 
obra: Plans, elevations, sections, and delaills of the Alhambra, Por ulti- 
mo, D, Rmilio Lafuente true once, llenando con punlos suspensivos el 
silio que debiera ncupar el dorimn, pnes en su opinion td poema hubo 



— -115 — 

do constar primilivaniente de doce versos, de los que el deeimoscha per- 
dido. Por nuestra parte damos el poema lal y como so encitentra en el 
original. 

Pag, 109, lins. 9 y 10. Yo soy en estc jar din un ojo lleno de alegria y 
ta pupila de este ojo es mi setlor. Castillo traduce t^J* ^j^- ojo Iran- 
quilo y en abono de su intcrprelacion cita uh texto Arabe que, verlidoal 
castellano, es como sigue: «Ojo tranquilo: Tranquilice Dios su ojo quiere 
decir: lltinele Dios de dones hasta que su ojo querie quieto y no oscile en 
todas dirccciones, 6 sea hasta que qucde refrigerado y apagados sus de* 
seos. Cuando se tranquiliza el ojo es cuando se aquieta y no se aquieta 
sino por la alegria- Entonccs scadorna con las muestras del regoeijoque 
son las lagrimas de placer y se Hainan lagrimas frias. A las de la tristeza 
se denominan lagrimas ardicntes, siendo impossible que el ojo es!6 Iran- 
quilo cuando las lagrimas son ardientes, puesel inforlunioy pesarque las 
produce le Iiace estar oscilando mquieta y conlinuamente.D Segun esta 
explication, el verso se puede tamhien Iraducir. «Posco todos los bienes 
capaccs de llenar de regocijo el alma y el principal de todos ellos es 
Mohammad que liene aqui su asiento.» 

Pag. 100, lin. 19, Conlompla desde mi la extension de su reino. 
Efeclivameiife: desde este silio se descubria en la epoca arabe el bello y 
pintoresco panorama que partiendo desde el vecino palacio deGeneralife, 
comprendia el Mbaicin, las Alcazabas Cadima y Gedida, y parte de la 
ciudad propiamonte dicha. Las habitaciones que rodean hoy el jardin de 
Undaraja, que impiden la vista de aquel bollo paisaje, fueron lovanfadas 
en la tipoca del emperador Carlos V. 

PAg. 409, lin. 26. Aparece en esle sitio un ftrmamento de cristal . Ksto 

r 

verso y el siguiente se reficren a la pintoresca cristalera que servia de 
cupula al mirador, la cual ha sido restituida recicntemente A su cstado 
primitivo con vista de los restos enconlrados en Ins engarces de los bas- 
tidores de alerce de aquella preciosa cubierta. 



_ J 



GAPITELES ARABES. 



En el corrcdor alto del patio de la Reja, y soslcniendo el 
alero que da al bosque, se hallan dos capiteles arabes, nota- 
bles por el delicado gusto de sus adornos y la pulcritud y ga- 
llardia con que se hallan ejecutadas las inscripciones de sus 
abacos, a las que -no falta ni motion ni signo ortografico 

alguno. 

156. La del capilel mas proximo a la Sala de Comarcx es 
el verso 90 de la sura 11 del Koran y dice asi: 




JJ! j>^ pSZ\ y^\ A\ -^ v-* ^ 

«Mi sola asistencia me viene de Dios; en El he puesto mi 
confianza, y a El volvere. No hay mas ayuda que la que viene 
de Dios, el victorioso y el sabio. Dios ha diclio la verdad.» 

187. En el olro capitel se halla el verso 3, sura 63, que es 
como sigue; 

«Dios rerminera a quien pone su confianza en El, pues El 
hace llegar a buen fin todas las cosas con su poder. No hay 
fuerza ni poder sino en Dios, el elevado y el grande.» 



FUENTE DEL JARDIN DE LINDARAJA. 



138. Poema esculpido en torno do la taza superior: 



v* 



,U* JJ$) 



^^^OhJI h*hJ' ^>JJ fj-^ 



*V 



^ ^ 




i i 



y 



^^^rcisrUlj vilj.0 Low v_i~J 
^^ • • •■ 






^ I * 



* 



J 






M I 



ii 





C 



U 





£1 it 



^^JfcjJL) l_ : &li -*^> ^ 










**-»w £ 



^M. ^^ 



Ul 



^ 



/. 



^ 






**-*?-* ^H c^ 



i_»di3 



1.U d UJl Ut bi j 



^_9' 



^y 



UJ! wir^_^! Ji 







— 118 — 









pW 







w^Ul ^ ^ ,_9^ J » L^J-h J- 5 ^ j ur^. 

« Yo soy un orbe de agua que se ostenta a las criaturas dia- 
fano y trasparenle:* 

«Un grantle oceano cuyas riberas son obras selectas de mar- 
mol escogido,)) 

« V cuyas aguas, en forma de perlas, corren sobre un inmen- 
so hieio primorosamenle !abrado.» 

«Me llega a inundar el agua, pero yo de tiempo en liempo 
voy desprendiendome del trasparente velo con que me cubre.» 

«Entonces yo y aquella parte de agua que se desprende 
desde los hordes de la fuente» 

«Aparecemos como" un Irozo de hielo del cual parte se li- 
quida y parte no se liquida.» 

«Pero cuando mana con mucha abundancia, somos solo 
com parables a un cielo lachonado de estrellas.» 

«Yo tambien soy una concha y la reunion de las perlas son 
las golas.» 

«Semejantes a las joyas quo la diestra mano de un artifice 
coloco» 

«En la corona de mi Sefior Ibn Nazar, del que con soliciiud 
prodig6 para mi los lesoros de su erario.» 

«Viva con doble felicidad quehasta el dia el solicito varon 
de laeslirpe.de Galeb,» 

«De los hijos de la prosperidad, de los venturosos, estrellas 



_ ||9 — 

resplandecienlcs dc la bond ad, mansion deliciosa do la 

nobleza.» 

«De los hijos de la cabila dc los Jazrech, de aquellos que 
proclamaron la verdad y ampararon al profela,* 

«E1 ha sido nuevo Saad que con sus amoneslaciones ha di- 
sipado y converlido en luz lodas las tinieblas.* 

«Y conslituyendo alas comarcas en una paz estable, ha 
hecho prosperar a sus vasallos.» 

«Puso la elevacion del trono en garantia de seguridad a la 
religion y a los creyentes,* 

«Y a mi mo ha concedido el mas alio grado de belleza, cau- 
sando mi forma admiration a los erodilos,» 

«Pues ni jamas se ha visto cosa mayor que yo en oriente 
ni en occidenle,» 

«Ni en ningun tiempo alcanzo cosa semejante a mi rey 
alguno ni en el extranjero ni en la Arabia. » 




Pag. 1)7, lin. 1." Fuenle del jar din de Liwlaraja. Esta obra ticno 
solo de arabe la laza 6 concha superior. El reslo cs del Renacimienlo y 
se hizo durante el reinado de Carlos V, en cuya epocn se conslruyeron 
las habitacionesy corredores que cierran el jardin. ,;Dequ61ugarse Irajo 
la concha superior para colocarla en el silio dondc hoy se encuentra? No 
se puede contestaraesta pregunta deun mndo cierto, sin embargo puedc 

F 

llegar a prcsumirse si sei-ia la fucnte de piedra que nos dice Marrnol 
habia en el patio de la Mezquita, pues lfeva el nombre de Ibn Nazar, qu« 
es el mismo Abul Walid Isimtel, construlor de dicho patio y dc todo el 
Cuarto Dorado segun sus inscripciones. 

Pag. 117, num. 158. Poema esculpido m torno de la taza superior, 
Ksta bella casida esta oserila en metro RambL Nadie se habia ocupado 



T*£ 



./ 
- 120 — A 

en darla a conor,er hasla D. Emilio Lafuenle, que ensayo por vez primera 

su traduction. De los diez y nueve versos de que consta cl poema solo } 

tradujo el cilado orientnlista nueve versos por enlero y algunas palabras ^ 

de otros ocho. fallando el lexto y traduccion del noveno y decimo. Aun- 

que tan incomplelo, debemos confesar, quo el trabajo del distinguido 

escritor de Archidona nos ha ayudado grandemcntc para presentar integro i 

este pooma, como lo ven nuestros lectores en el numero 158. 

Pag. 118, lin. 24. Este verso puede tambien traducirse: «A semejanza : 

suya la mano de un diestro artifice colocd las perlas sobrc la corona de ; 

mi sonor.» Teniendo en cuenta el caracter metaforico dela lengua arabc 
y que en ella se suelcn llamar a los versos sartales de perlas, puede aun 
interpretarse el pasaje de esta otra manera: oEslas gotas de agua ban ; 

servido de tenia al pocta para componer versos en alabanza de mi senor 
cl Sultan." 

-c 

Pag. 118, lin. 26. Ibn Nazar. Este monarca es Abul Walid Ismael ^ 

(vcasc la nota a la pag. 47, lin. 22.) 

Pa". 119. lins. 4 a 7. Saad Ibn Obada fuo uno de los amares 6 ayu- 
dadores de Mahoma durante su huida 6 Egim. Desde aquella ocasion se 
contd mitre los intimos del impostor de la Meca, quien se sirvid de sus 
consejos en mas de una ocasion, como se recuerda en el verso M de 
esta poesia. Segun Arrais, citado por Ibn Aljatib en la vida do Alahmar 
primer rey de Granada: 

«Entraron en Espaiia de la estirpe de Saad Ibn Obada dos varones: uno 
de ellos se cstablecid en licrra de Tarragona y otro en una aiqueria cerca 
de Zaragoza, que se llama aiqueria do Jazrech.» 

La familia de este ultimo se traslado a Arjona, cuando la conquista de 
Ara^on, y de ella nacid el fundador de la dinastia nazarita.* 



SALA DE LAS CAMAS Y BANOS. 



En este departamento so encuenlra en primer termino ia 
Sala de las Camas, notable por su rcstauracion. He aqui sus 
inscripciones: 

159. Formando el recuadro de los adornos de yeseria: 



«Solo Dios es vencedor.» 



160. Entre estos adornos: 

r 

«Dios es el refugio en toda tribulacion. » (Cufico y cspanol). 

161. En fajas que dan vuelta al ojo de patio: 

«La ayuda de Dios y una victoria proxima anuncia a los 
creyenles.» 



462. Id. id.: 



Jl 



«La ayuda y la proteccion de Dios, y una victoria esplen- 

16 



— 122 — 

dida sean para nuestro senor Abu Abdallah, Emir de los 
muslimes.» 

163. De la Sala de las Camas, se pasa a los departamentos 
donde se hallan los banos que usaban los reyes moros. En el 
mas interior de eslos aposenlos, formando el recuadro de un 
pcqueno nicho de marmol bianco, se encuenlra el siguiente 
poemita: 

U=Li aJU-> a-1jU J—' ^ 



b . b.^-J box !i> J^-a-J 



r 






v^=Ji Ji-*JI J*— » 




«iOue cosa mas admirable, de lodo lo presente y pasado, 
que el leon cuando rcposa en un lugar de delicias!* 

«iQue icon tiene reposo sernejante, al que disfrula mi senor 
rodeado de sus servidorcsb 



— 125 - 

«;Hermosa y preclara es su alteza, y a su valor acompana 
la liberalidad y la esplendidczN 

«€orre aqui unas veces agua de un fresco grali&itno, y otras, 
haciendola cesar, la reemplaza olra de confortable calor.» 

«iCuanlas cosas admirables alegran al dichoso que habita 
esta morada de generosidadU 

«iQuien como nuestro sullan Abul Hachach, que existe 
siempre como triunfante y glorioso conquistador! » 




Pag. 122, num. 163. Esta poesia consta de seis versos, esla escrita en 
metro Sari y se hallo perfectamente legible y conservada. Nadie sin em- 
bargo la ha traducido y solo D. Emilio Lafuente traeen su coleccion sus 
versos primero, quinto, sexto y las dos ultimas palabras del cuarto. 

Pag. 122, lin. 20. jQue cosa mas admirable que el leon! Frccucnte- 
mcnte se com para al leon el hombre valiente. Vease el -verso 9." de la 
poesia num. 122. 

Pag. 123, lins.3y 4. Los arabes de Granada, a mas del banode vapor 
y agua ealiente, general en los pueblos musulmanes, tambien usaban 
la inmersion en agua fria, segun se ve por este verso. 

Pag. 123, lin. 7." Abul Hachach. Es el quinto rey de Granada, {vease 
la note A la pag. A, lin. 4.) 



HABITAGIONES ALTAS DEL HAREM. 



Formando el piso alto del cuarto del Harem y de las galerias 
meridionales del palio de los Arrayanes, se hall an algunas 
habitaciones en eslado ruinoso, las que, segun parecc, sirvie- 
ron de morada a las escfavas del sultan. En estas habitaciones 
se leen las inscripciones siguicntes: 

164. En una torrecita que hay sobre la puerla del salon 
de Abencerrajes, y sobre los abacos de sus capiteles apilas- 
l ratios: 

"Gloria a nuestro senor Abu Abdallah.» 

165. En el decorado interior de la misma: 

<«I)ios es el refugio en toda tribulation. » 

iG6. En medallones que adornan las paredes de otra ha- 
bitation a la que se pasa por esta torrecita se halla el lema: 

til ^jdJI *ii! j^ ^1 ^LLLJJ U^ p 

«Gloria a nuestro senor el sultan Abu Abdallah Algani 
Billali.» 



I 



? 

* 



1- 



■_ J 



— \-2o — 

107. Dentro del enclaustrado en una banda bajo el lecho: 

«Solo Dios es vencedor.» 
168. En el recuadro 6 arraba del arco de una alhacena: 

J 

«La prosperidad conlinuada.* 
1G9. En la clave de dicho arco: *-5^_j «Ilendicion.» 

170. En el mirador que hay sobre la entrada de la Sala 
de Dos Hermanas se lee en el recuadro de sus ajimeces la 
repeltda frase: 

•SSI W" ^JU V j 

«Solo Dios es vencedor.» 

171. En los circulosquo adornan las pared es del mismo 
sc lee unas veces *i3 ^*JI «La gloria perleiiece a Dios. * En otros 
«SoloDiosos vencedor;» yenalgunos^ «liendicion» (cufico). 

172. En las estalactilas 6 mocarabes se halla escrito en 
ambos senlidos, de derecha a izquierda y al conlrario, el bo- 
cablo 'ifjj «Bcndicion» (cufico). 

175. En los floroncilos del fondo alternan las siguienles 
invocaciones: »3_s iJU! «Dios es el rcfugio* (cufico), s^ JXJ 
«En loda tribulacion» (arahigo-cspanol) y Hnalmcntc *ii jjJ\ 
«La gloria pertenece a Dios» (en esle ultimo caraeter). 



-I- 

I 



TORRE m ABUL HAGHAGH. 



EsLe baluartc se halla colocado en el lienzo de muralla de 
la Alhambra, enlrc la torre de Comarex y la de las Damas, y 
es el mismo donde hoy se encuetilra el precioso mirador, 11a- 
mado Peinadordela Reina. Ensue&lado primitive estatorre 
conslaba, como la citada de Comarcx, solo de un piso bajo, y 
una habitacion superior, a la ctial servia de cupula el precioso 
lecho que hoy admiramos en el mirador. Kl Pcinador de la 
Reina, pues, cs una obra moderna desde su suelo, que no 
exislia en liempo de moros, hasta el corredor que lo eircunda, 
que era enlonces de aguzadas almenas. 

Prcscindircmos, pues, deestas obrasposleriores, ydaremos 
a conoccr las insciipeiones, como si este monumehto se hallara 

en su disposition primitiva. 

Por una puerla que se halla en el jardin de Lindaraja pa- 
sase a un peq-ueno patio, donde se alza la fachada principal y 
el portico de la torre de Abul liaohach. 

174. En la parte superior de esla fachada se encuenlra 
un fniso de madera, en el cual esta tallado de derecha a iz- 
quierda y al conlrario, en cufico, el vocablo: 




« Kelicidad. » 

175. Oebajo corre una grand e fajacon las palabras: «So'Io 
Dios es vencedor." 



> 



1 






— 127 — 

176. En los capiteles de las columnitas alos dos lados del 
p6rtico, hay una inscription malamenle conservada, que pa- 
rece decir: 

«La gloria pertenece al Dios unico.» 

177. Alrededor de la pucrta forma el recuadro la siguiente 
incompleta leyenda: 

,IUJ! t ,JuJI j?\ 0» ^ ^ J^' ^ ^ ^ ^ ] 
v^^l ^ *,/! UlUJl ^UJtj J^la^t J^ ^XIJI JJ^i 

Jib ^1 d lUJI 

«A1 feliz retorno de Abu Abdallah Algani Billah, hijo de 
nuestro senor el Emir de los muslimes, el Sultan ilustre, cl 
Rey noble, guerrero, dispensador de generosas dadivas, cl 
terrible, el que proteje a los clientes, el que subyuga a los 
enemigos de Dios, el eminenlo Abul Hachach, hijo de nuestro 
senor el Sultan Algani Billah. » 

178. El lado superior de la puerta, que tiene forma rectan- 
gular, esta formado por un madero, en el cual se eneuentra 
tallada la siguiente inscription: 

«En el nombre de Dios clemente y misericordioso. Te nemos 
abierto una puerta manifiesla, para que Dios le perdone lo 
presente y porvenir de tus pecados. Dios ha dicho la verdad.» 



128 



179. En el centra de las estrellilas que adornan la portada: 
*ii j^l «AlabanzaaI)ios.» & jJUi «El reino pertenece a 
Dios.» aU j*Jt «Gloria a Dios.» 



180. En medallones, a cada uno de los tados del arco de 
la pucrla que da entrada a la habitacion interior, se lee: 



d!1 



^ z^ ] ^ UvJ ^ 



«Gloria a nuestro serior Abul Hachach, ayudele Dios.» 

181. En otros dos medallones mas pequcnos colocados en 
posicion analoga a la anterior, en dos nichos a los lados de la 
puerta sc lee: 



^ 



1 



«La bendicion.x 

182. Sobre los capiteles, en el interior de la habitacion, 
formando grandes larjelones, se halla la inscripcion numero 
180 en unos. 

185. V en otros: 

«Ya que hasla aqui nos has dispensado tus beneficios, 
siguelos concediendo y le se daran las alabanzas.» 

184. Entre los adornos que revisten las impostas de las 
columnas se lee nnas voces: i'JUJI «La salvacion,» y otras: 
^JjJ) aLa victoria." 



1 



— \-2\) — 

185. En una grandefaja, con eaiacleres culicos, quo da 
vueltas a la habilacion: 

«Solo Dios cs venccdor.» 

186. Esla misma leyenda la enconlramos repelida en las 
paredes y ademas la conocida sonloncia: 

« Salvation perpetua.« 

187. En lorno de la cupula que hoy sirve de teclio al fei- 
nador dc la Rein a y en olro liempo a la habilacion de que 
vatnos hablando, se halla una reproduction del lelrero mi- 
mero 04. En liempo del l\ Echevcrria se encotHraba un rolulo 
de madera con la siguiente leyenda lomada del Koran: 

.jr* Wy ^ *=>/ Y j ^ y ^j ^ *>^ V ^ 

«En el nombre do Dios clemenio y miscricordioso. Dcrramc 
Dios sus gracias sob re nuestro sefior y duefio Mahoma y sobre 
su familia y compafieros y le conccda la salud. Dios es Inz do 

17 



— 150 — 

los ciclos y tic la iierra y su luz es semejante a un niclio en 
cl cual hay una lam para, y la iampara, denlro de un cristaU 
que asemeja un luccro brillanlc, se alimenta de un arbol lien- 
dilo, de un olivo que no exisie ni en orienle ni en occidente 
y su accilc da luz, aunquc el fuego no le loquc. Luz sobre luz. 
Dirigc Dios a su luz a aquel que quicrc. Y hacc Dios parabolas 
para los hombrcs v Dios es sabio en lodas las cosas.» 




Pag. i2fi t lin. 1/ Torre de Abut Ilacitach, Divorsas >son las opinioncs 
que liny sobre cl uso y nombre de eslo monurnenlo* Los interprctes do 
la Ciudad, al copiar en cl afio de -15156 la inscripcion que hay junto al 
teclio del 1/amado Peinador de la Reina, dicen que estaba en el Rebate 
donde la said solum hacer. De esta lnismn opinion participael P. Echc- 
verria, y en sus Pmeos por Granada, pags. 143 y 144 aduce largas ra- 
zones para probar que el Mirador fu& un Oratorio en tiempo de moras. 
Mamanle olros Perfumador de la Sultana y no pocos Peinador 6 Tocador 
de la Reina. 

Ningunade estas opinioncs, sin embargo, parece aceptable. No la de 
que fu6 un lugar de oraciou , porque ademas de que en los aposentos 
destinados a cste fin no se oscribian sino alabanzas t Dios, y en cste sitio 
encontramos varios nombres de Sutlanes; no existe en 61 el pequeno 
niclio Uamado mihrab que se encuentra en todos los lemplos musulma- 
nes y habilaciones destinadas por ellos a la oracion. Tampoco le llama- 
remos Perfumador dela Sultana, puesquelaloxacon agujeros que existe 
en cl mismo y sirviti indudablemenle para dar paso a fumigaciones olo- 
rosas, fue colocada en aqucl sitio con posterioridad a la Rcconquista. Ni 
por ultimo, le designaremos con los nombres de Peinador 6 Tocador de 
la Reina por ser ambos posieriores a !a dominacion musulmana, 

lin nueslra opinion esta torrc fue como las demris que encontramos 
en el lienzo muradn de la fortaleza, un punto de defonsa hermoseado 



-r 
i 



i 






£ 
l 

f 










— 131 — 

en sq interior, 6 como nos dicen los versos de la Tofitc de la Cautiva 
hj^**J j J — £—x— * «lhia fortaleza y im lugar de alegria.a 
Habiendo sido levantado este baluartc en Iionor del principo Abu! Hachach, 
segun nos dicen sus inscripciones, no hemos dudado nombrarlo Torre 
de Abul Hachach. 

Pag- 127, ntim, 177. Esta inscription se halla muy inal conservada 
faltftndole las primerasy ultimas palabras. Aim mutiladay manca, como 
se halla, no carece de imporlancia, pues rccuerda un acontecimiento 
de cierta Irascendencia en los fastos de la dominacion sarracuna en 
Granada. 

Esta importancia seria muclio mayor, si se hubiese conservado la 
ornamentation de la parte superior de la fachada en la cual, 6 acaso en 
el cuerpo alto de la torre, debiti hallarse la casrda de que nos dh noticia 
Mr. Dernburg en una nota a la poesia de la fuente de los Leones con las 
siguieotos palabras: 

*No es cosa rara ver esla clasp dc panegiricos en los muros de los pa- 
lacios. Almacari nos refiere que una de las miis bcllas poesias dc fbn 
Aljatib fue la Casida que habia compueslo con ocasion del retorno de 
Mohammad V a su capital y que mandti el Sultan que se esenbiese cntera, 
en los muros del Palaoio dc la Alhambrn. Y anade Almacari *Cut'mtase 
que mtn so lee en estos palacios que posee ahova el inflel, restiluyalos Dios 
al telam.n Este poeaia comenzaba por el verso: «La verdad se alza, las 
mentiras caen y a nadie pide Dios etisnta de sus decretos.* 

Ahora bien; como entre los poemas que 8C conservan on: la casa Real 

no hay ninguno que correspond.! a cslc que acaba, en lam (i-*-*^ ' 

'ijj^J)) segun observa Mr. Dernburg en el mismo lugar («Ensayo sobro 
la arquilectura de los arabes y de los moros dc Espafia de Guirault do 
Prangey,» nota a la pag. XVII) no es arenturado suponer quo Abu Ab- 
dallah hubiese mandado colocar el mencionado poema sobre la fachada 
de esta.tori*e, levantada por su padre Abul Hachach, segun las inscripcio- 
nes que hay en ella. 

Pag : . 127, lin. 12. Al felte retorno de Abu Altdaltah. El hecho hislo- 



— 132 — 

rico a que se refiere la inscripcion es el regreso de Mohammad V y su 
restauracion en el trono de Granada, del cual habia sido arrojndo y que 
ocuparontiranicamcnle, primero su hermano Ismae! y despues el principe 
Abdillah, llamado Mohammad VI. El famoso. historiador Aijalib, autor 
probable de esta inscripcion, termina su famosa historia de Granada 

iUJ*i ^-i ,U precisamcnte con la narracion de cste hccho. He aqui 

sus palabras: 

«Entro pues Mohammad a la ciudad Real (recuperado el rcino por 

bondad de Dios) a la hora del mcdiodia de la feria segunda el dia veinte de 

Chumada ultima del afio de la Egira 763 (Abril a Mayo de 1362). Y Ali 

Ben Ali Ben Ajmad Bun Azar, apoyado por algunos soldados, tomd contra 

el las armas, pero faeilmente fueron subyugados y Mohammad todavia 

rcina en Atulalus en el aim 7fw en que tcrminamos esta historia. » 

Pag. 127, lin. i:i. Abut llachach. Vtiasc la nola anterior, paginal, 
lineal." 

Pag. 127, lin. 16. Algmi Mllah. Es Mohammad (V que reinodesde 
1325 hasta 1337. 

Pag- 127, num. 178. En oste- mimero se coDtiene el verso. 1.* do la 
Sura iS del Koran, precedida de la iavocacion que freeuentemente uaan 
los musulmanes. En las notas a la pug. 10; linn. 8, !(, 11, 12 y 13.se en- 
cuenlran oxpliitados esta invocacion y verso; a ellas pues reroHimos a 
nueslroH lee tores. 

Pag. 1)20, num. 187. Esta inscripcion son los versos 3T»y38 dclasura 
Ilamada.la htn vigesima euarta del Koran. 

El P. Echevei'Tia. se funda en esta leycnda para, sostener su pareccr 
de que ellugarde que Iiablamos fiie sitio de oracion. Pero teniendo en 
eucnta que es nostumbrc de Ins musulmanes eolocar en las mumlas las 
palnbras Ym A orar, no scan tie los ticgligentes, etc. las cunles no exislen 
en oste lugar, se comprondera que tal argumcnto no tiene valor alguno. 



— 133 — 

Pag. 130, Yin. V Dios es luz sobre luz. Con estas palabras, y teniendo 
en cuenta las anteriores en que se compara a Dios a una hiz contenida 
dentro de una lampara quo hay on im nieho, parece comoquese quiere 
indicar algo del dogma de la Trinidad. Sin embargo, ami cuando estc 
simil 6 parabola (JLiL^Uomo dice Mahoma) cs oscuro y su interpreta- 
tion cs muy dificil, podemos decir que no fu6 csle el sentido que quiso 
dar a tales palabras el impostor do la Moca. 

Efeclivamcnte, el sacrosanlo misterio de la Trinidad so niega abierta- 
mente en difcrentes pasajos del Koran, como sucertc en la Sura i.\ verso 
lf>9, en la que hablando do Dins se dice : Oh vscript unties (crisiianos y 
judios) no difjais tres: palabras que romnnta lleidab: «No digaistres, por 
quo olios (Ins crisiianos) dieon que Dios es tros persnnas, Padre, Ilijo y 
Kspiriln Sanlo, enlondieudo por el Padre la Esoncia, por cl Ilijola Cien- 
cia y por el Kspiritu Santo la Vida.» De dondc so infierc, que aquel co- 
rnonlador solo tenia nolieias de las ideas berelicas de los jacobitas, igno- 
rando cl verdadero sentido de los cattflieos, Olros, dando explicacion a 
estepasaje, suponen ereidoesto misterio sacrosanto, comojan^scristiano 
alguno ha pensndo. De oste numero son Jaias. bijo de Salam, y Mohammad 
bijodc Abdallah, quienes refiriendose A Coltaddicon: *Uay algunos hi fie- 
lds ! crisiianos; que dijeron , Jesus cs f)ios t su Mad re es Dios, y Dios 
cs Dios. 

De todos estos passes y comenlarios se infiore que Mahoma y sus se- 
cuaces, aunqne no saben lo que nosolros alinnamos en nucstro dogma 
dc la Trinidad, rechazan este del niodo mas esplicito y por lo tanto las 
palabras Dios cs luz sobrc luz no pueden lener tat sentido, 

Ahora bien; si estas no se reficron a la plurnlidad de Personas, parece 
indudable que qnieran dar a entender la pluralidad de los alributos 
divinos, pues los musulmanes creen en la divorsidad dn estos Alliums. 
Prueba de ello son las siguientes palabras de la profusion do fe que 
Algacel bizo para presentarla a los persns, euando en el afio de 146i 
se trato de la fusion de las religioncs de la Arabia y la Persia. Dicen 
asi: Convienen a Dios los alributos: virientc, sdbio, poderoso, volitivo, 
ojjente, vidcnte, locutivo; por la vida, la ciencia, el poder, la voluntad, el 
oido, la vista t la palabra ?/ no por una simple esewia* 



PALAOIOS 



l>EI, 




NTO DE LA ALHAMBRA 



TORRE DE ISMAEL. 



En Ire los Palacios del recinlo de la Alhambra, hablaremos 
en primer lermino do la Ioito de Ismael, por scr la mas pro- 
xima a la do Abul Haehaeh. con la que cerramos nuestro 
relato del rrjjio alcazar de los iNazaritas. 

I. a lorre tie Ismael, llaniada asi por habcr sido deslinada 
por Mohammad V para mi hermano snyo de aquel nombre, 
scgun nos dice Ibn Aljatib y a la que olros Hainan Torre de 
las Hamas, Bafio de las odaliscas y Mirador del Principe, esla 
en un precioso carmen siluado al comienzo del arrccifo que 
conduce a la torrc de los Picos. 

Hace algunos alios, cuando Guirault de P ran gey visilo eslos 
monumentos, la lorre de Ismael conscrvaba, a mas de un es- 
lanque y fuentc en sn parte exterior, dos pisos en la interior 
con vestibule- y otra sala mas grande a la quo servia de alcoba 
una eslancia al extreme oriental. 

Hoy estos reslos ban desaparccido. Las habitaciones ban 
sido interrumpidas con suelos de nueva construccion y sus 
prcciosos arabescos so hallan cubiertos de cat. 

Solo queda, de procedencia moruna, el precioso mirador al 
que Guirault llama con juslicia bdlwiere, sin igual en loda la 
Alhambra por lo precioso dc sus laliores y la deticadeza de 
sus adornos e inscripciones. 

Aim cuando mal conservadas, hemos podido descifrarlas y 
diccn asi: 

188. En las pared cs crfea raclercs arabes cspanotes y cu- 
iicos: sSj.} « Rendition.* 

18 



loS 



189. Id. id. on grandes recuadros y junto al (echo en ca- 
ractcrespanol: ^' S T ^J'i V_. «Solo Dios es veneedor.» 
y iSj-i «Hcndicion.» {Cullco). 



1!)0. En los cncajcs del arco A! i*J^ «La grandcza perlc- 
neco a I)ios.« *13 iy, «Gloria a I)ios.» JJ c-OJl «EI rcino 
pct'tenecc a Dios» 

\\)\ . En la alcoba junto al teclio: 

«ta prosperidad conlinuada.» 

192. En unos circulos: 

«Mi profcta es mi protector." 

193. En varios larjclones que adorn an el friso bajo de la 
cornisa: 

c-'*s v^ - ; *^ ' — !--■ , — j — !! c^'vJ! ' ■ a 



«Oh cspcranza una, oh confianza mia, lu crcs mi cspcran- 
za, lu crcs mi soslen.»> 

«Y oh enviado y profela mio, sella con el bicn mis obras.» 

194. En im gran friso de adornos que corrc por todo el 
mirndor, solirc sns ajimeces, se encucntran dos hcrmosos 
poenias ijue allcrnan sucesivamenle, y conlicncn la conocida 
leyenda: "Solo Dios es vcneedor.» En grandes caracleres cuii- 
eos. El primoro de los meiicionados pocmas, dice asi: 



* 



1 



J 

T 

■L. 

i 



- * 



--i 

w 

i 



— 159 — 



> -^^ 







y. ^ 



_M **„' 



•■ JT i L o-O sJ » 



' F 



' A ^ w-*« ' ., t a ) .1 — -a ' a 



l~ 



"Nunca faltara al rcino quicn lo delienda, ni quien Ichaga 
rcsplandccer, ni quien Ic llenc do gloria con sus scrvicios, ni 
le abandonara nunca la prospcrulad . » 

«Sa!ud oh hicnavcnlurada mansion, en la cual rcbosa la 
alcgria v la felicidad, la gloria, la bienandanza y la espcran- 
y.a van en aiihu:nlo.» 

"Viniendo a li so logra cnanto so apelece, pucs li'i haccs 
descender el rocio solire aquol que ilcsca su dulce aspersion." 

«Y la noclie en ti contiene c! placer de lodos los encanlos 
y el dia que le sucede viene para anunciar la alegria mas 
completa.» 

195. Kl segundo poema, dice asi: 



-V-j -v-i U-s ^JyS *J? . 



■140 



L^ ^ 



;). ..il ^^JLj LsJ> <L_1*J 

*Jut LJ *W ^ r ' d 1 

"Repilamos constanlemente por la tartle y la manana accio- 
nes tie alabanzas aDios por los beneficios que haconcedido.» 

«iC6mo colmo de favores a aqucl que se le unio y como se 
llenan de angustia aquellos de que sesepara!» 

«Yocorilio en que asi como ha concedido sus beneficios 
en lo pasado, los conccdera tambien en io que esta por venir.» 

«Si yo no soy acreedor a lo que espero, Dios es duefio por 
eompleto de conccder sus favores. » 




Pag. 137, lins. 7 y 8. \i\ testimonio ile Ibn Aljatib a que aludimos en 
eslas lineas, son las siguientes palabras do su Ihala: aVenido alsolio Mo- 
hammad, deslino un pahtcio, eercano a las reales habitaeiones, magnifi- 
camonle adoniado y dotado do toda clase de comodidades, a los usos de 
su Imrrnano Ismael, quo era hijo de su padre y su madrastra. (Casiri, 
BibJolccn Kscurialonso arabigo-hispana, torn. II, pag. 314.) 

Piigs. 139 y 1 iO, ninns. 19i y 193. Estas poesias quo vcn ahora la luz 
publico por voz primara, estan e^criias Irt primera en nitilro Tawil y la 
segunda un metro Ar ruches. 



T 









s 






■h 

t 



CARMEN DE ARRATIA. 



Siguiendo el arrecife que del carmen donde se lialla la Torre 
de Ismael conduce a la de los Picos, y antes de llegar a esta, 
se encuenlra un precioso huerfo, en cuya vivienda habilo, 
segun un letrero que hay sobre la pucrta, «Astasio de firaca- 
monle, escudcro del condo de Tendilla.» 

Notables reslos se conservan en el pequeno recinto de esle 
precioso jardin: Dos grandcs leones de piedra que so ballan a 
cada lado de la pucrta, y una grande inscription en marmot 
bianco que se conserva en la habitation del jardinero, son 
ambos objctos procedenles de la destruida casa llamadade la 
Zeca 6 de la Moncda, y que tuvo cl dueno de esta finca la 

buena idea de adcjuirir y conservar. 

La habitation adornada con arabescos, que hay adosada a 
la vivienda de Jiracamonte, es la mas bella de las chuaimas 6 
sitios musulmanes de oration, que se conservan en Granada. 

Esta en el hueco de una torrc moruna que viene inmediala- 
menle dcspues de la de Ismael, en el orden de los baluartes 
que guarnecen los muros de la Alhambra. 

He aqui las inscripciones de la preciosa chuaima: 

19G. En las bandas que adornan su fachada exterior va- 
rias veces repetido: 



«Observad con cuidado la bora de las oraciones y la 
oracion.o 



— -U"2 — 

1 07. Esla misma Icvcnda la enconlramos en la decoration 
interior, hallandose ademas en varios frisos: 

«Loor a Dios por el beneflcio del Islam. » 



198. En los adornos que hay sob re el friso de azulejos 
sis alii «Dios cs el refugio» sxj, J.O «En toda tribulation, » ia 
primera de las dos frases en cuftco y la segunda en caracter 
arabe-espariol. 



199. Entrc los adornos yen los capilclcs delascolumnas 



iUs vr _ju v 



3 



«Solo Dios es vericedor.» 



200. Junto a la imposta del iado derecho del arco de 
hcrradura que da entrada al nicho u hornacina: 

«Ven a orar.» 



201 . Junto a la del lado izquierdo: 



«No seas de los ncgligcntcs. » 



i 






145 



202. Bajo csfas inscripciones hay dos cuadrados con la 
senlcncia que signer 



«Dios cl grandc dijo la verdad y su cnviado ol proleta gc- 

neroso.» 

205. Alrededor del arco: 

\- ~ 
«La gloria etcma pcrlenccc a Oios.» 

204. Sobrc la faja do azulejos que adornan el interior del 
nicho se lee: 

r 

J^ ±g UYjpj U^« J^ aIM J^j ^jl] c ^s. J JI *LM *«o 



,J^i J,! ^^J! ^=JjJ sJLaJI Jl UJLj' L j i^sr^ j i}\ . 



^ ' 



i. » ■■■■ 




Jij b_*^ UUu ^A ?J Jl^j j! ^^ JJ iUU aj j^» JJ! 
J1U \ J1LJI ^»jj j£! 4. Js^ !^ UUJL ^jJ ^ 

«En e! nombrc do Dios clcmentc y misericordioso. Dcrramo 
Dios sus bendieioncs sobre nueslro seiior Mahoina y sobrc su 
familia y compancros y lcs conceda la salud. Elcva la oracion 
desde la puesla del sol hasta la enlrada dc la noche, haz tam- 
bien la icclura del alba. La lectura del alba del dia no es sin 
tesligos y por la noeho consagra el tiempo que no duermas 



— 144 — 

a la oracion, esto sera para li una obra supcrabundante. Pnedc 
ser que Dios te clevc a un grado glorioso en eslos insomnios. 
Di: Senor, introdiiccme por la cntrada de la vcrdad y sacamc 
por lasalidadc la verdad y dame una poicncia proleclora. 
Oi: Aparecio la verdad y se desvaneeio el error. Ksla el error 
desvanecido, pues Dios cl grande y su enviado ban dicho la 
verdad. » 

205. En los demas adornos del interior: 

«La gloria perienece a Dios unico.* 
20G. Id. id.: 

«Alabanza a Dios por los beneficios del Islam.* 
207. Inscripcioa de la casa de la Moneda: 

i>y jjlJ v&iy! w&lJJ! r^J! r^^J' <*W m^^-JI ^^ J^il 
w*l iUJI ^j^S ixvJ! w^U y-j J'j i5jaju jj^Jl -.^y«4! jjwjfiJL 



— Uo — 

^jiU! j^I _yuJi JiUl! JjUlt ^uJi ^i JJ^I ^mji 

^ ^ J^< jWJI jai ^! „LfJl ^1 ^^LJ!^! 



LJ'Uy J jXM ^rJl j?=-jj£' ^Cj^^\ y^ <j>\ ^ ^ 



kx***^, JO c 



ji A*! j ^i -Lob jJJt j^j j-^j ^1 iU vU Jfi y^ 



J-**)l 






^^jJI O'U J^? Uj^ J* AM J.^ ^JwsrJl ,.*„. ^^h 



«AIabanza a Dios. Mando construir esle hospital, amplia 
miscricordia para los debiles cnfermos musulmanes y (sitio) 
de pronto rcmedio (si Dios quierc) con el auxilio del Senor 
de los mundos; perpetuense sus beneficios dihulgandose con 
lengua clara y continiiense sus socorros, a pesar de la succsion 
de las edades y del trascurso de los alios, hasta que Dios he- 
rede la lierra y lo que hay en ella, El que es el mejor herc- 
dero: mi senor el Imam, el sultan solicito, grande, prcclaro, 
puro, que hace rcsplandeccr la felicidad de su pueblo, y lo 

19 



— 140 — 

conduce por el camino dc Dios, scrub que lleva ii la victoria, 
dispensador de dadivas, de pecho amplio, ayudado por los 
angclcs y por cl cspirilu divino, protector de la Sunna (tradi- 
cion), asilode la religion, Emir de los musulmanes Algani 
Billah Abu Abdalah Mohammed, hijo de mi senor el grandc, 
preclaro, sultan ifuslre, elevado, gucrrcro, justo, pulcro, feliz, 
martir, empcrador sanlodc los muslimesAbulHachaeh hijode 
mi senor el sultan iluslre, preclaro, grande, magnifies victo- 
rioso, deslruclor de los polileislas y avasallador de los infielcs 
enemigos, el feliz marlir Abul Walid, hijo dc Nazar el An- 
zari cl Ilazrechi. Dignese Dios hacer prosperar su obra y 1c 
conceda multilud de dones y Ic premie realizando sus cspcran- 
zas, ya que con csla obra ha hcclio un benciicio dc que no sc 
habia disfrulado desde (jue conquisto csla ciudad el pueblo 
musulman, y ha completado con cllael bordado de gloria que 
adornaba su manto degucrra, ofrcciendo ante la faz de Dios un 
medio para la grandc y magniiica rccompensa de que El es 
duetto, y preparando de anlemano una luz que caminara de- 
lanle y dclras dc 61 cl dia en que no valdran las riquezas ni 
los hijos, s'sno a aquel que se presentc ante Dios con el corazon 
puro. Se comenzo a edificar en la segunda decena del mes 
Moharrem ano dc 7(17. Se acabo (segun se habia propuesto el 
Kalifa) y fuc dolada de rcnlas con que alirncntarse en la se- 
gunda decena del mes Xawal ano 708. No deja Dios sin pre- 
mio a los laboriosos, ni abandona los proyeclos de los buenos. 
Derrame Dios sus gracias sobre nueslro senor Mahoma, sello 
de los profelas y sobro su familia y todos sus companeros.» 




Pag. Ill, num. 196. Koran, sura 2.\ versiculo 239. 

Pag. Ii3, num. 204. Esla inscription esta niuy mal conservada. Ha- 
bicndo sido franqueada una puerlezuela en el fondo del nicho 6 mikrab, 
en que se halla escrita, ha desaparecido gran parte de la misma, que, por 
ser koranica, hemos podido complctar y reeonstruir. 

Cuando sc pintri esla picza, con mal gusto por cierlo y on menoscabo 
de sus preciosos arabescos, tratose de baccr una especie do restauracion 
de este lelrcro, y se irazaron con cl pincel sobre la labia de la puerteeita 
aigunas lelras arabes copiadas del reslo de la inscripcion. Nosotros pone- 
mos el lelrero lal como so hallaba en su disposition primiliva, constando 
de Jos versiculos 81 y siguientes dc la sura 17, prccedidos de las invoca- 
ciones de costumbrc. Se refiere este pasaje a las horas musulmanas de 
oration dc que dimos noticia en la nota ft la pag. 36, lin. 3. 

Pag. 1 li, num. 207, Esta composition ha sido traducida por el Padre 
Ecbeverria y por D. Emilio Lafucnlo. En nuestra version, que difiere 
un tanto de lasdos antcriorcs, procuramos irasladar al caslollano cl eslilo 
del original. 

Pig. 146, lin. 5/ Abu Abdallah Mohammed- Es Mohammed V, (v6aso 
la nota a la pig- 10, lins. 15 y 16) 

Pag. 146, lin, 7/ Abul Hachach. Ks Ynsuf I, (vfrise la nota (i la 
pagina 4, linea 4. J ) 

Pag, 116, lin. 10- Abul Walid. (Vense la nota & la pag. 33, lin. 7.') 

Pag. 146, lins. 21 y 22. Del 26 de Setiembrc al 5 de Octubre de 130H. 

Pag, 146, lins, 23 y 24. Del 8 al 17 de Mayo de 1367, 



TORRE DE LA GAUTIVA. 



*w w 



Siguiendo el orden que nos hemos Irazado en la description 
de estos edificios, debieramos hablar ahora de la Torre de los 
Picos y de la llamada del Gandil. Pcro como en ninguna de 
ellas existen inscripcioncs, las pasaremos por alio y hablare- 
mos de la de la Cauliva, 

Esla ultima, que licne su cntrada, como la de las Infantas, 
por el earn po llamado el Secano de la Alhambra y debe su 
nombre a una lcyenda popular, fue construida por el sultan 
Abul llacliach dcslinandola no solo a los usos de la guerra, 
como punto defensive, sino a los solaces y esparcimienlos de 
la paz. Asi lo atcstiguan sus inscripcioncs. 

Bajo el punlo de vislaarquitectonico, latorre consla dedos 
cuerpos. El primero es un lobrego solano 6 mazmorra que 
forma con Iras le con el segundo, hermoso deparlamento en 
donde se hecha de ver el clasicismo del arte arabe granadino 
en los adornos que a manera de encajes y riquisimas telas le 
decoran, en los vislosos alicatados, mas bellos quizas que los 
do la Alhambra y en las preciosas poesias escritas sobre sus 
paredes. 

Esle segundo piso consta de dos paries: un veslibulo 6 za- 
guan y una habilacion interior con ajimeces que dan a la 
cucsla del Key Chico. Expondremos por su orden las inscrip- 
cioncs de ambos: 



408. En la faja superior que da vuellas a todo el patio sc 
rcpitc varias veces: 



I 



— li<» — 



«La gloria etcrna y cl reino duradcro.» 

209. En las carlelas tie las pilastras bajo de los mocarabes 
do las eslalactitas: 

«La tliclia v la fortuna.* 

210. En la banda de los corredores junto a la lechumbrc: 

*1)1 Jjj— j j^ iLM VT J! Y 
«No hay mas Dios que Allah y Mahoma es su enviado.» 

21 1 . En olra banda mas inferior: 
«E1 nos moslro la vcrdad y a El pcrlcnece el reino. » 



212. En el rccuadro de un arco que bay a la derecba de 
la enlrada: 

J! „jJ! 1 i 



^U j^. ^\ ^_Lw^_^JI ^ 



t* 



«Oh confianza mia, oh esperanza mia, tu eres mi esperan- 
za, tu ores mi tutor. » 
«Y oh profcta y enviado mio, sella con cl bien mis obras.» 



— ISO - 

"JI3. Encima del zocalo en los reclangulos del adorno: 

UUJI ^U Mi\ JJ4ij ^LiJI yi\ 

«La gloria eterna y el reino duradero para su duefio. 
La salvacion." 

214. En las bandas que forman el arraba del arco de en- 
trada a la habitation interior: 

«Alabanza a Dios por los beneflcios que concede at pueblo 
musulman.» 

2i3. En los tarjelones de dos fajas que hay a los lados de 
las del rccuadro: 



S\ i'UJI d U j^ jJ~>\ 



«Una bucna nueva os traigo: Que las armas de Dios ban 
alcanzado victoria. » 

216. En el aposento interior hay la conocida inscripcion: 

«Solo Dios es vencedor.» 



217. Id. id.: 



*Ji! ^.3 <U*-> ^y ■ *& L* j 



«Todo lo que poseeis procedc de Dios.» 



— 151 — 

218. llallase tambien la que sigue en una eenefa que corrc 
por bajo del adorno cslalactitico: 

«La fclicidad y prosperidad son gracias del sustentador de 
las criaturas.» 

r 

219. En los cnalro angulos de la habitacion, formando 
otros tanlos cuadriiongos, se lee la inscription: 



«Dios es el mejor guardador y el mas misericordioso de los 
misericordiosos.)' 

220. Al rededor del cuadrilongo que hay a la derecha de 
la puerta se lee la siguicnlc poesia: 



t, -r c ' 



^L»J1 i,j-»-> J~*-J \ya-3 # 0-^=™-l J '—0 O^t iJj$li» 

F 






K j*l\ w^U lj_jj j tj^aJ » ^ j ^ ^.b ^ J*~> J I ^ 



l_*-*L*J" aLw a i-JlC iDi tj"^ 5 



*Lw 



— 152 — 

«Eslc baluarlc que sc oslenla vcslido do oro y coronatlo ro- 
mo Rev de las obras del conic-.* 

«Es una torrc defensiva fj tic nos prcslasu ayuda conlra los 
cneinigos y en cuyo interior so conliene un alcazar, cnyo cs- 
plondor excede al do una hoguera.» 

«Kncuonlransc aqui obras do arte, sobrc las cuales se 
dispula si scran solas en su genero 6 si liabra olras iguales 
a el las. » 

«Y las labores de azulcjos que hay en sus paredes y pavi- 
rncnlo son scmejanlcs a los Icjidos del brocado.» 

«Exccdosu bcllezaalas palabras de los liombres yelfa sola 
baslaria para que nuestra religion valicse mas que la de los 
demas pueblos. » 

« Y clla es la mas gtoriosa de todas las obras arlfsficas, pucs 
aparece en sus paredes el nombrc do nueslro scnor Abu! 
Ilacbacb." 

«Kcy de la grandcza, del valor y dc la munificencia, auxilio 
del (|uc le implora y lluvia del quo cspcra.» 

«J)e la familia de Saad, de los lieni Nazar que ayudaron y 
bospedaron al scfior de la Escala.» 

« Scale Dios propicio: Salud y paz.» 



i>21 . Poema escrilo en torno de olro larjclon con la Icyen- 
damoncionada, num. 21!), en cl angulocomprondido enlrc la 
ven (ana de la dcrccha y la del frente: 



■j* 



r 



,).> — 



^- 



' '■ *^' ^__^i=^ . K' Lv^j Jj * ^ ' — i J:* *-^ . 1:= I — ^ js _* 



> 



h « 



S" Uj ' ■> r^^J jl*-* $ L i * w*& , i y 




«No liene semcjantc esla clevada construction. Al apareccr, 
su fain a sc divulgo por todas las comareas.» 

«i*oi' Dios fue pucsla esla lorrc bajo el amparo tie las eslre- 
llas del Leon para que la custodien v defiendan y librcn do 
loda violenla acomclida.» 

«lla s'ulo adornada la Alhambra con esta obra superior en 
hcrmosura a la pcrfumada palmera cuyos daliles comienzan 
a colorear.» 

«Revcrcncian a esla forlaleza las cslrcllas del espacio desdc 
su orbila y rcspctuosas se le inclinan las pleyades y cl signo 

piscis. » 

«EI grueso de sus conslruecioncs, la magnitud do sus pie- 
dras y las obras de arte (pie conticne produjeron admiration 
al apareccr. » 

«Se nos maniliesta aqui cl roslro de Yusuf a semejanza de 
mi sol. I'cro cs un sol que no liene ocaso.» 

«Con 61 disfrulamos loda clase de bienes alegremenle, por 
61 lodos nueslros deseos se ven satisfcctios. » 

«EI es de la familia de iNazar, permanezca victorioso y feliz 
y cumplansele sus deseos del moilo que apetczca.» 



222. En posicion analoga al anterior poenia se halla e 
que siguc en el angulo comprendido enlre la venlana del 
f rente y la de la izquicrda: 



<^ 



\-y / i 



^ 






cJ * V 1 .JVjL^n! a Jwv r ^,: 6 # £*l— &»** I— *.Ji .Jl^wJO y_^_3 



>_■ 



> 



p-3*V , larval V*> w>"-^ *^:0J V" L**?, vX^. 1 a^A * Jju 



,t 



!,-■ UrJl UJ ^i^x v-^- V- L*?, v_CJ H^C' 



IP 



Jap * ^ u*,^ >3a>> *xiJ' R- '' 



A-*£>*^ j k— rtfl_*-* <. T —£-i3P j- ^ **«:o^ >i\>> y*uU, M rj _\? £-X^ 









**Ji> ^yJ jji ^U ^jjJ» j. * ^,ls! Ja\' ^i _ , -^ ..,,- 



«Se cngalano la Alhambra con csle cdificio, mansion rlc los 
paciltcos y tie los gucrreros. » 

«lSs una tor re tie defensa quo licne en medio un alcazar; 
pucdesdeeir at verla: he aqui una fortaleza 6 bien una man- 
sion del placer." 

«En este alcazar resplandcccn con igual hermosuracl lecho, 
el pavirnenlo y los cualro lados.» 

«En el esluco y los azulejos hay obras primorosas, pcro las 
lahradas madcras de su tccho las ban vencido en elegaucia.» 

«I)espucs que fueron unidas se las afirmo en el clevado lu- 
gar a que sc habian hecbo acrecdoras por su victoria. » 

cConlienen cstas mansioncs en sus pocsias Irasposiciones, 
elipsis yjucgos de pa!abras.» 

"Con los que manifeslamos ante el rostro de Yusuf signos 
en loseuales se reunen lodas las bcllezas de la frase.» 

«I)e Jazreeh procedo su elevatli'sima gloria: sus alios bechos 
en favor de la religion fueron realizatlos por el para que la 
luz se dilatasc.» 

225. Poema del angulo a la izquierda de la cnlrada: 






j:*J 



v l^^ ^Ji \^\ * o>^l p-s, L*i U^ 






_-;_^! UJs *Jbu A'l j. * s^ ^Ol< ^ til JLU 

«lla cnnoblcciilo la Alhambra con csla lorrccxcclsa, cl lman 
mas glorioso, cstirpador do las injuslicias.* 

«Ks una lorrc defensiva en cuvo interior sc conticno un al- 
cazar. Pucdcs por lo tanlo decir: heaqtii mi puntododcfcnsa 
6 bicn una mansion para las hermosas.» 

«Kn sus parcdos hay adomos para dcscribir los cualcs, en 

vano se cmpleau los rccursos dc la clocncncia, pucs su her- 
mosura no puede deseribiisc. » 

«I)otonle y observa como cada ligura bono olra lijjura dc la 
cual proccdo y con la cual se eombina primorosamcnlc.* 

«Formando un visloso lejido con cl quo sc ostenlan cstas 
mansiones cubicrlas y adornadas dc oro.» 

«Esplcndida construccion que produjo lasabiduria poscida 
(an solo por Yusuf.» 

«Rcy cuyas victorias oblcnidas sobrc otros monarcas y de- 
mas bechos gloriosos cslan consignadas por cscrilo para que 
nunca las olvidcmos.» 

«KI es de la cslirpc dc Nazar. Conlinuensc duranlc«n rcina- 
do las victorias que llevo a cabo en defensa dc la religion." 

1224. Al rcdedor dc las ventanas dc ambos lados: 




— lo6 — 

«Gloria a nuestro senor el Sultan Hey victorioso y guerrero 
Emir de los muslimes Abul ITachach, hijo de nuestro senor el 
sullan martir, santo, miscricordioso Abul Walid Ismael: ayu- 
dele Dios con su proleccion.» 

225. Sobre el precioso zdcalo de mosaico que adorna esla 
habitacion, hay un rotulo dc azulejos en el cual se hallan 
cscrilas con caracteres azulcs sobre fondo bianco algunas 
senlencias del Koran. En la parte que sc balla en el angulo 
de la dcrccha dice asi: 

j-L ^ Ji*J' J, olj'lxJl j-i» ^j w— ^j 1^1 jj — -I— d 

a-~_^ 15! o_«U. 

«En el nombre de Dios clemente y misericordioso. Derrame 
Dios sus gracias sobre nuestro sefior Mahoma y sobre su fami- 
lia y les conceda la salud. Di: Me refugio en el senor de la 
aurora del mal de aquel que crio y del mal de la lima cuando 
estuviere oculta y del mal de las que soplan en los nudos y 
del mat del envidioso cuando tuviero envidia.» 



220. En otro de los angulos y en disposicion analoga a la 
iuscripcion anterior se lee: 



S: r? 



157 



4 



«En el nombre de Dios clcmentey misericordioso: Dcrramc 
Dios sus graeias sob re nucslro sen or Mahoma y sobrc su fami- 
lia y compaucros y les conceda la salud. IM: Dios es unico, Dios 
es el solo; no engendro ni lia sido cngendrado ni Ucne compa- 
re ro aleuno. Dios el grandc lia dicho la verdad.» 



En el interior dc las alcobas y sobrc su base de mosaico se 
encuenlran en caraclcrcs arabigo- cspanolcs las siguicnlcs 
inscripciones: 

227. En la alcoba del frenle: 

-Uepilamos conslantementc por la lardc y la mafiana accio- 
nes dc alabanza a Dios por los beneficios que ha concedido." 

«Yoconfio en que asi como ha dispensado sus beneficios 
cnlo pasado, los conceded tambien en loqueestapor venir.» 

228. En la alcoba de la dcrecha: 






— 138 — 



*j__s j-sLAV-' ^^iJ^^J! 



«l)emos gracias a Dios porque rcpelidas veccs nos ha ayu- 
dado: Asi como varias voces lo ha hecho, nuestros dicbos lo 
deben repelii'.» 

« i.o que pide a Dios en su oracion el elegido, Dios ha hecho 
paclo de eonccderlo a su siervo. 

229. En la alcoba de la izquierda: 



iJ^bvj *jjj J^t J-^^v Jl 

«El quo hacc oracion por alguna cosa que desea, debe co- 
menzar lionrando a Oios con sus palabras.» 

« Alabanza a Dios rcpelidas veces, sinceras alabanzas le sean 
trilmladas por su gloria y su majcstad.» 




Pag. H8, lin. 10. Debe su nombre d una leyenda popular t Esta ha 
sido veimda de divcrso modo. Unos cuentan que el moro Ben Abul, 
nprisionu en su mazmorra a una tal Isabel de Lara, hermosa cristiana, 
a manic do I). Fernando Ponce de Leon, a 3a que habia cogido en la guer- 
ra. Auadenqueelenamorado Ponce entro en Granada una nochey escald 
la tor re donde gemia en cautiverio su promelida. Rcsistiose el infiel a 
entregar su presa, trabose sin igual eombale en el que rcsullo vencido y 



— -{[){) — 

mueiio Ben Abu], aunque el eastellano cogio un fruto Men amargo do 
su vicloria t porquc el imisulman, viendose pcrdido, clavo cl punai en el 
peeho de la infortunatla 1)/ Isabel.— (Revista litoraria granadina, 1817, 
pag. 193. La to pro de la Cautiva, tradition granadina por D. Luis de 

Monies.) 
Olros refieren el hocho en terminos diferenlos y diecn que la cautiva. 

fue D.* Isabel do Solis y el amanlc el rey Muley lliieen. 



Pag. 148, lin. 23. KI interior de esla lorro so eneontraba liace poco 
en un estado deplorable: Sus areos amenaznndo ruina; sus prmosos y 
ealados encajes rotos y duscoinpueslos; su looho eompletamente deslrui- 
do; sus letreros mutilados; feamente ennegrecitias por el humo sus 
aliligranadas labores, dejaron en clla como rccuerdo inlaublo do su 
estaneia las tropas francesas de la invasion de 1810. 

Kn tal estado siguio bastantes aiios despucs t romplolamento abando- 
nada hasta el punln de servir de monula a desvaliclos y mendigos; pero 
en los anos de 1873 y I87G ha sido objeto de una diligonte restauraeion. 
Sus areos ban sido alirmados ysostenidos en llamanies columnas, eseul- 
pidas hajo el diseno de las antiguas, sus adornos saneadosy eompleladas 
varias de sus inseripeiones, antes nianeas c ineompletas. 

Preseindiendo do muchas inscripekmes eortas que ban sido vucltas a 
su estado piimilivo, debemos eitar los letreros mims. 224» 226 y siguien- 
tes. El primoro quo habia perdido casi la mitad, como puede verse en la 
obra de I)- Emilio Lafuenle (pag, 183, inscription num. 19,) ha sido 
rcslituido a su intcgridad. Los poemitas nunis. 226, 227 y 228, que so 
hallaban en parte cubiertos de yoso, hasta el punlo de ser ilegibles (por 
lo que faltan en la obra del Si\ Lafuenle) ban sido puestos en rtisposicion 
de ser facilniente intcrpretados. 

Pag. 131, num. 220. Ksta poesia y las siguienles, nums. 221 al 223, 
estan escritas en metro KamiL Publicadas la vcz primcra, annquc eon 
algunos claros, por D. Kmilio Lafuenle, ven ahora la luz publica en su 
integritlad. 



— 160 — 

Pag. 152, Hn. I!." Es una tone defensim en cnyo interior se mntienc 
tin alcazar cuyo esplendor excede al de una hogucra, Es coslumbre co- 
mun entre los principes niusnlmanes coloear sus palacios y habitaoiones 
do recreo en lugarcs forlificados. Los coslanles vaivenes de la cosa y 
opinion publica en estc pueblo voluble y belieoso, son causa do que 
adoplaran aquellos esta prudenfo precaution, mas nocesaria en Gra- 
nada, cuyos monarcas, a mas del enemigo interior de los partidos 
deseontenlos, tenian el formidable enemigo exterior de las huestes 
cristianus. 

Pag 152, lin. 19- De la familia de Saad de los Benl Nazar- (Veanse 
las notas anteriores pag. 119, lins. A a 7, 



Pag. '152, lin. 20. El sen or de la Escala, Se llama a Mahoma asi por 
la que le simo en el viaje que 61 supono hizo al ciolo en la sura tilulada: 
«E1 viaje noeturno." 

Pag. 156, num. 22i. Koran sura 1 13. (Veanse las notas a la pag. 59, 
lin, y siguienles.) 

Pag. 156, num. 225. Koran sura 112. Esta sura se llama ^— -_^y 
6 de !a unidad, y tambien ^.&^ a* 6 de la sinceridad, porque contiene 
hi s in fie ra profesion de la religion y de la verdad. Tambien se llama 
0-^s.j^Jl porque se da a conocor on olla la unidad do Dios t excluyendo 
el culto de muebos dioses, asi como tambien se rechaza la pluralidad de 
personas. Dice Heidab que esta sura equivalealatercera parte del Koran, 
y sobre su merito, anade Zamkascor que babiendo uno Inlerrogadoa Ma- 
homa que premio tendriael quo la reeilaco, le contests oste: Merecera el 
promio del Paraiso.» 



TORRE DE LAS INFANTAS. 



Es notable eslc monumeiUo por el scllo do originalidad que 
lleva imprcso. Su pequciio zagnan, la encmcijadade corredo- 
res que conducen a su interior, sus fucntes dc marmol, sus 
alcobas, lodo en el Irae a la memoria el earaeler del pueblo 
que lo construyo, y pudiera mtiy bien adtvinarse, aun cuando 
no lo dijeran sus inscripciones. 

jLaslima grande quo la injuria del liempo liaya ido desnu- 
dandole del rico ropaje de ornamenlacion con que lo engala- 
tiaron los arquitcclos arabes! Peru aun descuidado, fallo de 
reslauracion, como so balla, y desnudo en gran parte de ador- 
nos, no por cso deja dc scr admirable. Sus acomodadas y 
ca paces cstancias, distribuidas en dos pisos, conscrvan loda- 
via prcciosos mosaicos de original dibujo, y en las partes que 
no se ban destruido sc ven tracerias y combinaciones dc un 
gusto complelamenlc dislinto al que prcdomina en los demas 
monumenlos del mismo orden. 

De csla misma novedad parlicipan sus inscripciones: Eslan 
escritas en un eslilo diferente al dc las que hasla aqui hemos 
oxpucsto, por lo que son mas dificilcsde traducir, diticultad 
que se aumenta al no tencr ningun aulor que sc baya ocupa- 
do antes de ellas y que nos sirva de guia. A pesar de csfo 
bemos podido copiar y traducir, no sin diticultad, todas las 
de esta lorre que son las siguienles: 

230. Jtyjo el ciclo eslalaetitico del pcquefio portal se en- 
cucntra la siguienfe inscripcion: 

21 



162 



^ 



W- 



JJf _iJI ^— a- ,e^, j^-^ lJ-» jr^' ^J ^P '^ -?' 



,551 J,l U* ^U U ^ U Ji ^ ^>i W J>Jt 

• Looralcreador formador. Di: Me refugio en el Senor de 
todos los hombres del mal del envidioso y de ser molestado 
por las aves de mal agiicro. liespiandezca aqui la faz de los 
buenos genios. V di: Sed vosolros (oh buenos genios) luz de 
mi casa. Oh tii que entras con Dios: Detente y considera el 
esplendor de la hermosura de esta nueva obra de novedad 
complela; considera bien lo que ves. Y vosotros (oh buenos 
genios) haced paeto con nosotros de cubrir como con un 
manto la hermosura de esta mansion, mientras yo contemplo 
su bella estructura. Y di: No se mezcle la desgracia con la 
alcgria en esta mansion mientras yo la contemplo. Y di; oh lec- 
tor!: Nosotros pertenecemos a Dios y lo que en nosotros (hay) 
tambien (es) para Dios.» 



251. Kn unos tarjelones que adornan la taca 6 nicho del 
arco de entrada al patio: 

4 



« Gloria a nuestro senor el sultan Abu Abdallah el Mostagni 
Billah, hagalo Dios victorioso.* 



— 163 — 

232. En la parte interior del arco se lee en una faja que 
forma el recuadro y corre por toda la habitation: 

i 

«Oh Senor mio, pues eres el dispensador de los beneficios, 
haznos prosperar. Oh Senor mio, ya que tu dispensas los 
beneficios, haznos prosperar, porque tus dadivas son her- 

mosas.» 

233. En las enjutas de uno de los ajimeces del segundo 
piso por la parte que da al patio: 

«La ayuda y protection de Dios para nuestro senor Abu 
Abdallah.» 

234. En el otro ajimez: 

«El triunfo y la victoria dc Dios.» 

235. En el recuadro del nicho 6 alhaccna, a mano derecha 
de la entrada, habia una inscription que, por lo que de ella 
resta, parece que decia: 

«La ayuda y la protection de Dios y una explendida victo- 
ria sean para nuestro senor Abu Abdallah Almostagni Billah, 
que sean gloriosos sus triunfos.» 



— 1 u — 

230. Majo las estalaclitas del arranquc del arco quo da 
I'renle a la enlrada: 







«Aquel (juesiempre se aparlodel error. 



257 . Al rededor do la venlana que da al Jeneralife hay 
una inscription destrnida en su mayor parte y complclamcn- 



le ilcgible. 




I'ag. 161J, lin. 2-2. Altmstaijtti Billith. Signifies ol satisfecho con Dios. 



EDIFICIOS REALES Y DE PARTICULARES 



DENTRO Y FUEIU DE LA. ClUDAD. 



EL JENERALIFE. 



He aqui las inscripciones que se conscrvan en la famosa 
casa de recrco de los reyes granadinos: 

258. En un gran friso do mad era que rodca la parte supe- 
rior de la galena 6 veslibulo que da entrada al interior del edi- 
ficio, se halla el siguienle pasaje del Koran: 



y^ 



ij^sJ jJJl i™=j^iJO j UJb-^ 



^ ^j^^v^j >-» */> f& > JI c> ^ 



— 1(18 — 






XJt^j 



* * l Q JO'wJ 






J«JI JJt ,3 



_J-v£ 



«Me refugio en Dios huyendo de Satan cl apcdreado. En el 
nombre de Dios elemente y misericordioso. Dcrrame Dios sus 
gracias sobrc nucslro Senor y duefio Mahoma y sobrc su fa- 
milia y compaficros y les conceda la salad. En vcrdad te ho- 
mos abicrlo una puerla manifiesta para que Dios le perdonc 
lus pecados presenles y vonideros, lc colme de sus favores, Ic 
dirija por cl camino redo y le ayudc con su protection pode- 
rosa. El es cl que hizo.bajar la paz a los corazones dc los ere- 
ycnles para que aumentasen su crccncia despues de haber 
creido. J)c Dios son los ejercilos del cielo y de la tierra. Y es 
Dios prudenle y sabio, para inlroducir a los creyentes y a las 
crcycnles en los Jardines por los que corren los rios perpeluos 
de la sabiduria y en ellos les perdonara Dios sus pecados. Y 
csto es un gran cfugio en Dios. Pero los escandalizadores y las 
escandalizadoras scran castigados, y los politeislas y las poli- 
teistas y los que ponen fealdad en Dios, sobre ellos caera un 
grande mal y se vcran rodcados por el mal y Dios se enfnre- 
cera con ellos y los maldccira y los colocara a todos en el 
infierno para que alii moron. Dc Dios son los ejercilos del 
cielo y dc la lierra y Dios es elemente y sabio. Te nemos en- 
viado para que testifiques, anuncies y prediques, para que 
creais en Dios y en su enviado y para que le gloriliqueis y le 
honrcis y le alabeis por la rnanana y por la tarde. Cierlamenle 
los que tc prestan juramento deobediencia, lo prestan a Dios. 
La mano do Dios eshi sobre sus inanos. Y cualquiera que le 



— 169 — 

taiciere mal, 61 se hara mal a si mismo y cualquiera que 
aiiadiese sobre aquellq que Dios le mando, Dios se lo anadira 
en el premio grande. El es el vivo, el inmutable. No hay Dios 
sino El. Alabanza a Dios seiior de los mundos. Dios el grande 
ha dicho la verdad.» 

230. En el interior de las alcobas laterales, se lee en cufico: 



*si! W _JU ^ 



4 



oSolo Dios es vencedor.» 

240. Hajo esta inscripeion corre uh rotulo de caraeter 
arabigo-espanol, con las siguientes palabras: 



«La gloria eterna y el reino duradcro para su dueno (de 
este alcazar). 



241 . Formando el recuadro de una puertezuela: 

4 

«La prosperidad conlinuada.» 

242. Enlre los adornos de las paredes: b3— * »JM «Dios es 
el refugio» (cufico.) 'i±£> J-^=J «Entoda tribulation, » (arabi- 
go-espanol.) 

243. Formando el recuadro de los arcos que dan entrada 
al interior del edificio, hallase el siguiente poema: 

22 



170 



jUill L^~^ o^' "-^ * ^^ ^w*" i ~^ a c>^ 



c 



jli^ ^ ^V^T L# ^ * ^! jJJI y\ fejUl ^ 







;>uj 



jL^l ^_k ^Uy( jjJ J * jJU •>*—. L_^ Jlj v 

«Gstccs un alcazar de incomparable hcrmosura, pues su 
bclleza esta realzada por la magnificencia del Sullan.» 

«Ella hacc mas refulgenlesu beimoso aspcclo, aumenta los 
deslcllos de su esplendor, y haee que sobrc 61 destilen su rocio 
las nulms de la liberalidad.» 

«La mano de los artislas rccamd sohre sus lados malices 
que se parecen a las llorcs del huerlo.» 

«Se asemeja su estrado a la esposa que, acompaiiada de la 
comitiva nupcial, se presenla ante su esposo, adornada de su 

hermosura tcnladora.» 
«Pueslebasta para llenarse de elevada gloria, que se le 

dignc prodigar sus cuidados el Kalifa.» 

«KI que supero en bondad a lodos los reyes, Abul Walid el 
tomeroso de Dios, de lo mejor de los reyes de KaiHan.» 

«El que imilo las virludes de sus abuelos los de la casa de 
Naza-r, prez de la descendencia de Adrian." 



— 171 — 

« El dedico su cuidado preferentemcnle al (alcazar:} re- 
novandose por su diligencia la hermosura de sus adornos y 

fabrica.» 
«En el ano de la victoria de la religion y del Iriunfo, que 

ha sido en verdad un signo para desperlar la fe. » 

«No deje de permanecer en dicha continuada, merced a la 
luz de la buena direction y al abrigo de la creencia.» 

244. Por la parte interior del mismo arco formando un 
recuadro se lee: 

*W U ^/ ^J\ *W {-> ^1 ^M 1 tf ^ '^ 



LaJL«j' 



U j oU**J 




j u& T jtjj, £ «i^j p j:jJI to ^ jsjS J 

. kJ( jJJl ,JJ^ Ji*J' J*Jt y j A$W Ojj V j j^j oj^-JI 

•Mercfugio en Oios huyendo de Satan el apedreado. En el 
nombre de Oios clemente y miscricordioso. Sea Dios propicio 
con nueslro senor y dueno Mahoma y con su familia y compa- 
neros y les conccda la salud. Vueslro Dios esel Diosunico, no 
hay divinidad sino El, el clemente y el miscricordioso. Dios. 
No hay divinidad sino El, el vivo, el inmula'blc, no le loca 
eslupor ni sueno, de ei cs lo que hay en los cielos y en la 
Licrra. iQuien sera aquel que le ruegue sin scr oiclo? Sahe lo 
que hay delante de los h ombres y lo que hay delras de ellos. 
I'ero ellos no conocen de su ciencia, sino lo quo el les quiso 
ensenar. Su trono abarca los cielos y la tierra y no necesila 



— 172 - 

custodiarlo, EI es, el elevado y el grande. Oios el grande lia 
dicho la verdad.* 

245. Entre las labores de estuco que forman la celosia de 
los ajimeces, se lee por la parte interior en caracteres ciificos: 

«i\o hay mas Dios que Allah. » 

24t>. En un medallon form ado con los rasgos de estas le- 
tras, dice en caracter arabigo-cspanol: 

"Mahoma cs el enviado de Dios. » 

247. Ambas sentencias, en caracter espafiol, selcen en los 
abacos de las columnas que sostienen los arcos de la portada. 

En ia alcoba del centra, unica de las tres interiores que 
conserva reslos arabes, existen las siguientes inscripciones: 

m 

248. En tres bandas junto al techo, la del centra en cufico 
y las olras dos en caracter arabigo-espaiiol: 

*U( ^r ^JU y j 
«SoIo Dios es vencedor.» 

249. Dcbajo, alredcdor dc los ajimeces: 

«La prosperidad continuada.» 



— 175 — 

250. En grandes medaliones (culico): 

«Alabanza a Dios por los beneficios del Islam.* 

231. Alrededor de esta inscription, en caracter ar&bigo 

espanol: 

*Kl reino pertcnece a Dios unico.» 



232. Id. id.: 



d ^!jJ! JUJIj vU)l yJ) 



«La gloria cLcrna y el reino duradero (pertenecen) a Dios. * 




l*ag. IG7, lin. 1/ Jenerttlifc. Ksla palabrase escribe en iilioma firabo 
^J,!*)! **-&> y significa «Jardin del arquitoelo.* No lodos Kin embargo 
inlerprctan estc notnbrc del propio modo haciendole unos aignilicnr 
oJardin del citarisla,» « Huerta del znmbruro,* -Casatf mansion del 
placer. » Kl racionero Lopez Tamariz, interpret*! de lengua arAbiga del 
Santo Oficio, Iraseribe y traduce esia palabra del modo siguientc: *Gina- 
iarif quiere deeir huerta del zambrero, 6 musico, 6 taRedor del Hey.* 
(Ap6ndice nl Diccfonario de A. de Nebrija.) 

PAg. 167, num. 238. Esta inscripcion son los versos 1.° al 10/ de la 
sura 48 del Koran. En las nolas anleriorea hemos dado la expliencion 
i:orrespondienle a la invocation musulmann y veraofl 1.°. 2/ y3. e de esla 
sura. Por lo tanto oqui solo explicaremos io reslanle dc este pawije Ko- 
ran i en. 



— 174 — 

Pag. 1G8, lin, 15. Los ejercitos del cielo y de la tievra. Los ejercitos 
del cielo son los angeles y arcangeles y los de la lierra son los gcnios, 
sores inferiores a los angeles, pero supcriores a los hombres. 

Pag, 168, lin. 30- La marto de Dios serii sobre sus manos. Los ara- 
bes acostumbran a saludarse locandose reciprocamente las yemas de los 
dedos llevandolas despues a la boca como quien toma agua bendita. Esla 
ceremonia la usan para indicar que un paclo iia quedado cerrado entre 
dos pcrsonas. Con esta explication se eomprendcran bien laspalabras de 
Mahoma, colocara Dios su mano sobre sus manos- 

Pag. 169, num. 243- Esta pocsia esta escriia en metro Kamil. 

Pag- 170. tin. 2i. Cahtan. Este personaje que tambien se llama Yec- 
tan es liijo de Hebor y nifcto de Sem y de el nacio Sabay do este Himyar 
y Gahlan* Los descendientcs de Cahtan se Hainan Ariba 6 arabes puros, 
para difcrenciarse de los- arabes naturalizados descendicntes de Ismael 
hijo de Agar y del palriarca de quien desciendcn los hebreos y que se 
llaman Muslarriba, no puros, 6 arabes por gracia. 

Pfig, 170, lin* 26. kdnan. Es eldescendicnte de Ismael hasta el cual 
cxiste la genealogia con cerlidumbre, de el en adelante hasta Mahoma 
las filiaciones son bastante incierlas. 

P3g. 171, lin, V En el a&o de la victoria. Pue esta la derrota de 
los crislianos por los granadinos junto a Sierra Elvira, en la que rnu- 
r\6 el Infante I). Juan. Ocurriti en Rabiti 1." de 719 (Abril a Mayo de 
1319); por lo tanto en este ano se restauraron y completaron los adornos 
por el rey Walid. 

P£g, 171, nfim. 2ti. En este numero, despues de las invocaciones 
aeostunibradas, se contiene el verso 256 de la sura 2/ que yacxplicamos 
en una nota anterior. 



GUARTO REAL. 



Llamase asi una torre si'luada en la huerta del exconvenlo 
de Slo. Domingo cuyo interior scencuentra rcveslido deador- 
nos, inscripciones y preciosos alicatados dc azulejos. 

Algunos han crcido que sirvio de retiro a los reyes moros 
duranle ei mes de Ramadan 6 cuaresma musulmana, funtlan- 
dose para ello en que sus inscripciones todas son pasajes del 
Koran; pero no hay documento alguno on el cual pueda fun- 
darse esta opinion. Parece lo mas probable que esta torre, que 
sehallaba en el lienzo de muralla que venia del Castillo y 
puerla de Bib Ataubin, formo parte dc un pequcno palacio 
babilado tal vcz por una familia particular, pues en sus letrc- 
ros no se encuentra nombre de sultan alguno. 

Haliansesus inscripciones bastante mat conservadas algu- 
nasdeellas, pero siendo Irozos del Koran pudieron ser rc- 
construidas por el P. Echeverria, cuya version luvo presente 
despues el orientalisla D. Emilio Lafucntc. Ilemos consultado 
el original corrigiendo algunos, aunque leves defeclos, de la 
Iranscripcion de ambos aulores. 

2S3. Kormando el recuadro interior del arco de entrada 
seballa la siguiente inscripcion: 



^ ^ j-^ U j ^J\ J! j Jli' Jb AiU ^ JLiy U j 



U*» U ^ U^ J* ^ J»- ^ cr* 3 ^' fcUI f^ 



jkb U_j ^C^i ^ ,Ss3 U AM JJ yi.J Lw L^ Jl) 



\y^u <uJ! cl^s^xj j L-JL^a Li!j^ sjXo.^ 3 ^*X-U J^s*J ^u j 

_f 

Mi sola asislencia me viene de Dios; en El he puesto mi 
confianza y a El yo volverc. No hay mas ayuda que la que 
viene de Dios el viclorioso y el sabio. Me refugio en Dios el 
elevado y el grande, de !a astucia de Satan el apedreado. En 
el nombre de Dios clemente y misericordioso. Derrame Dios 
sus gracias sobre nueslro senor Mahoma. En verdad tehemos 
abierlo una puerta manifiesla para que Dios te perdone tus 
pccados presenles y vcnideros, te colme de sus beneficios, 
te dirija pqr el camino recto y te ayude con su proteccion 
poderosa. El es el que haonviado la paz al corazon de los 
creyenles.» 

254. En el mismo grueso del arco y sobre su adorno de 
eslalaclitas, se lee en caracter arabigo-espafiol de pequenas 
dimensiones: 

^£.\ JUI j& *si.l J^t o^l -yi 'oJl J*\ b ^ l> 

«;Oh alma mia! joh consuelo mio! tueres mi sosten. Sella 
con el bien mis obras. Alabanza a Dios por sus benelicios.» 

2K5. Sobre el alicatado de mosaico formando una elegante 
labor, se lee en cufico: 

J_aJ i—!j\ *ft Ji 

«Di: Dios es unico.» 



— 177 — 

25G. En una faja do azulcjos que se halla en la puerta de 
cnlrada, se encuenlran los versos 1.°, 2.° y 5.°, do la sura 48, 
que se lecn en la inscription num. 255. 

257. Formando el recuadro de la ventana del cenlro: 




«Alabanza a Dios. Loor a Dios. No hay divinidad sino Dios. 
Me refugio en Dios huyendo de Satan el apedreado. En el 
nombre de Dios clemente y misericordioso. Derrame Oios sus 
gracias sobre nuestro senor Mahoma. Te hemos abierto etc., 
como en la inscription num. 2;i3. 

258. En el recuadro de la ventana de la derecha se halla 
el verso 10 de la sura 11 del Koran, con que principia la 
inscription num. 255. 

259. En el recuadro de la ventana de la izquierda se lee 
lo siguiente: 

O^ f*^ '>*' tf.^ ^J ^ f^ £^~ ^'j W f^ ( ^ 

^ f&.j±i OjiLiJ! *-^Ujl ^yS' ^Dl ; ^.0! J,! oUli!! 

jjjJU Ifei ^jWi vJ~~! •jXU o^UiH J,! j>M 

«El que no cree en Tagut y cree en Dios, habra tornado un 
asa segura y libre de la destruction. Dios lo escucha y lo co- 
noce todo. Dios es el protector de Jos que creen, aquienes 

23 



— 178 - 

sacara de las linieblas a la luz. Y a aquellos que no creen y 
ponen su coniianza en Tagut, les conducira de la luz a las 
tinieblas, arrojaralos al fuego, y alii permaneceran elerna- 
menle.» 

Las demas inscripciones son las ya mencionadas: «Felici- 
dad.» «La elernidad pertencce a Dios y el poder pertcnece a 
Dios.» «Los bienes que posees proceden de Dios.» Y otras mas 
corlas v no menos conocidas. 




Pag. iTo, num. 233. Kn esta inscription se halla el verso 9." de la 
sura 11, y a continuacion los versos 1.°, 2.°, 3." y primeras palabras del 
\." de la sura 48, precodidos de las invocaciones musulmanas de costum- 
bre, todo io cual queda ya cxplicado anteriormente. 

IVtg. 17G, num. 233. Koran, sura 112, verso 1." 

Pag. 177. num. 257. Koran, sura -48, versos 1.", 2.*, 3." y primeras 
palabras del \." En las notas anteriores explicamos este pasnje. 

Puff. 177. mini. 239. Versos 257. 258 y 239 de la sura 2." 

Pag. 177, liii. 21. Tttffitt, Es nombre de uno de los idolos que se 
adoraban en la Meca antes dela venida de Mahoma. 



ALCAZAR GENIL. 



En la hucrta del Sr. Duque dc Gor, situada at comienzo del 
camino do Armilla, seencuentra un nabcllon 6 deparlamcnto, 
dc conslrucciou parocida a la do la sala do Abencerrajes, cuyos 
arabeseos ban sido reslaurados en su lolalidad. 

Formo parte esle pabellon do un palacio que los arabes co- 
nocicron con el nombrc de Alcazar Genii (no de Said, como 
equivocadamente piensan olros), notable por la clevacion 
de su lechumbrc y la bcrmosura do sus adornos que rcvelan 
una epoca muy adclantada en la cullura muslimico-grana- 
dina, si bien cl monarca que lo fabric6 no consta en sus 
inscripciones. 



260. Alrededor do las dos alhaccnas 6 nicbos que hay en 
el ai'co de entrada se lee: 



^JJ! ^S\ .Uyi ^ol J,l b ^ l> 



J^ J*& f^ ^J—j-^JI ^c>Jt 



*P 



«0h esperanza mia! oh confianza mia! tu ercs mi cspcran- 
za, lu eres mi soslen.» 
«Y oh enviado y profcla mio! sella con cl bien mis obras.» 



!8() 



c H)i. En Jos adornos tie las paredes forniando medallones 



*-»U^=>' y. 3 **$£ r~^ ^ 



j 



«Aqucl cuyas palabras son liermosas y sus rasgos de jcne 
rosidad llenos de gloria. 

202. En un friso, en grand es caraclcres arabes-espanoles 



« Gloria a nuestro senor el Sullan. 



2(15. En otro, en caraclcres cuh'cos: 

\u\jj\ JiW* JJJ< 



» 



«EI rey juslo 6 intrepido. 



» 




i»ag. 170, liu. 1/ AteMflr Ce»W- Cuando Navnjcro osluvocn Granada, 
esta lorrc so eonservaba perfectamenle* lo inisnio que un gran estanque 
quo habia junto a clla y quo scgun parecc fue el que sirvio a los nioros 
para hacer los juegos navales on quo tiguraban ]a qucma de los gaieones 

cristianos. 

Dcspucs de cslo ol Alcazar Genii ha sufrido baslanle doterioro. El estan- 
que ha sido destruido, eonservandoso hoy Ian solo unodesus muros y la 
torre fue hace algun liempo, dividida en dos pisos pnr un suelo cuadra- 
do t en cuya situaeion se haltaba cuando D. Emilio Lafuente public6 su 
obra de «Iiismpcinnr;s» en la quo solo sehallan las del que entonces era 

piso alto. 

Estc suelo ha sido despues quilarto y la torre diligentemente restau- 
rada, por lo que podemos dar al publico todas las inscripciones de este 
monumento. 



DARALHORRA. 

En cl siLio donde hoy se halla el convento de Sta. Isabel la 
Real, enconlrabase en tiempo de los moros un hermoso pala- 
cio destinadoa las sullanas 6 senoras del Harem. Llamaronle 
Daralhorra, que quierc decir casa de la Iloncsta, deuomi- 
nacion con que los arabes distinguian a la rein a 6 esposa del 
sullan, de las concubinas. Es fa ma que en el habilo la muy 
nombrada I). a Isabel de Soli's, cuando despues de rencgar su 
religion se liizo esposa del rey Muley Ilaccn. Solo rcsla de 
tan hermoso alcazar un patio con algunas habitaciones rui- 
nosas incltiidas en el citado convento. Sus inscripciones son 
ias siguienles: 

264. Bajo los canes del alcro, se lee: 



«Felicidad.» (Culico.) 

265. En una grande faja que rodca por coinplelo a lodo el 
palio, se halla esciita con caracleres blancos sobre fondo 
oscuro una larga leyenda del Koran, destruida en su mayor 
parle por hallarse expuesla a la intemperie. Hemos podido 
leer sin embargo lo que siguc: 

j L J (J i 1 ix~ jjib ^ ^\ j^l y *" *H ^ *M 



r*. ^ ^ ^ - s — _,.,-.,_, J s s ■■ J ^ 



182 



4 + 



AJJ', & U , J ^ ^ ^ ^ ji ^M J */) ^ 



jj^ W ^ ^ ^U-! ^cy 



U iJ^li, YU LW Yj Iwj UL5 ^ ^jjJ! Jx ^U^ U^ 
I" '-' ^ • ^ - , ^— — ' \ ■ j \s \j-j 

«Dios. No hay divinidad sino El, el vivo, el inimitable: no 
Ic loca eslupor ni suefio. Do el es lo que hay en los cielos y en 
la Hurra. ^Quicn sera el que le rucguo sin ser cscuchado? Sane 
lo que hay cnlre los liombres y lo que hay delras de ellos, 
pero ellos no conocen de su ciencia mas de lo que el les quiso 
en sonar. Su irono abarca los cielos y la lierra, y no necesita 
euslodiarlo. El es el clevado y el grandc. No so cjcrza mas 
coaccion en malerias religiosas, pues que ya la vcrdad se dis- 
tingue perfeclamcnlo del error. Aquel que no crea en Tagut y 
crea en Dios, habra cogido un asa segura y lihre de la deslruc- 
cion . Dies lo eseueha y lo conocc lodo. Dios es el protector de 
los que crecn, quien los sacara de las linieblas a la luz. Y a 
aquellos que no crecn y poncn su confianza en Tagut, les 



— J8o — 

conducira do la luz a las tiniehlas, arrojatalos a! fuego y atli 

permaneccran eternamenlc 

Dios no cargara ningun alma sino con aqucllo quo pueda llo- 
var, y !o quo haya ganado aquella, so le tomara en ciienla. 
Oh senor! no nos impongas pena por aquollo quecotnetimos 
porolvidooerror. Oh senor! no nos cargoes con aquello quo no 
podamos llevar: limpianosde nuosfras culpas, perdonanoslas, 
compadecete y ten ptedad do nosolros. Tu, senor nueslro, ayt'i- 
danos contra ol pueblo do los infieies. Cierlamente nueslro 
senor es el Dios quo crio los eielos y la lierra; despues so sento 
sob re su trono. Incline el dia en la nocbe a la quo stimle con 
rapidoz el dia: formn ol sol, la luna y las eslrellas, soinelidas 
a loves por su poder. ^Por venlura no son suyos la creacion 
y el imperio de cuanto exisle? Hendilo sea Dios, senor do los 
nnindos." 

200. Kn ol aivo central de unos corrodores alios quo dan 
vista al patio: 



«l»ios os el refuLMih" 



207. Id. id.: 



iJ 



«IJendicion.» (Cufico 

208. En el recuadro interior del aroo do cntrada de on 
aposenlo a.que conduce el corredor mencionado: 

w 

«La proteccion de Dios y una csplendida victoria anuncia 
a los creyentes." 



■VrT?P 



— 184 — 

209. En las lacas do dicho arco: 

«Salvacion pcrpctua.» 
270. Aired odor do una aihacena de la habitation 



«La dicha, la felicidad y el cumplimicnlo dc losdeseos.» 



271. Formando cl recuadro de un arco tapiado 



SJUjU! iia-jJ! 



flProspcridad conlinuada.* 



272. Alrededor de una aihacena en otro aposento: 

« La gloria clerna y el reino duradero.» 




iVig. 181, num. 263. Koran sura 2.*, versos 256, 237, 258, 239, 286 y 
sura 7.", verso 32. 



_ *•—* _"_ ^ j 



CASA DEL CARBON. 



El cdiiieio que hoy se conoee con es(e noinbrc siivio en 
liempo de moros primcro de fomhik 6 meson y despues dc 
alhondiga do granos, llamandolo Alhomiuja Getlida o iNueva, 
io mismo quo al pnonlo inmediato, al que nomhraron Aktm- 
turtt GcdUia 6 el Puentc Nuevo. 

Pocos son los ivstos de aiquiteelura arabc quo quediin on 
la cilada easa, pcro, aunque deleriorados y ruinosos los que 
ami subsislen, lodavia se lelleja on olios algo do su pasada 
bolloza. 

En cuanto ;i las inscripeioncs os oscaso ol inleios do las 
quo So cotisorvan: 

■27.". En l;is bandas vcrticalos do dos vonlauas ipic hay 
sobre ol »ran arco do herradura quo da enlrada al odillcin: 

V 

-La gloria clcrna y cl reino duradero. ■» 



274. Por bajo de die-has ventanas hay un rotulo con gran- 
dos caracteros cuficos, que diceu: 

^' US' J t .,C J. _\U J> . jJo ,J j^aJ! aJW j^! S\ 

«I)ios es unico; Dios es el solo; no cngendro, ni ha sido 
cngendrado, ni liene compancro alguno.» 

2i 



*- > 



18C 



275. Formando el recuadro de dos puertas lapiadas que 
hay en el portal: 



JJ) ^ .L^JI oo! J,! b ^ I 



JU£ rfS^ ~Zs.\ __L»^_*-J' ^i^-wl ^ 



«Oh esperanza mia! oh confianza mia! lu eres mi esperan- 
za, lucres mi sosten.» 
«Y oh enviado y profela mio! sella con el bien mis obras.» 




Pag. 183, num. 274. Koran, sura 112. 



t1 



1 



PALAGIO DE GETI-MERIEM. 



Frente a la Iplesia del Anpel exisle uu gran ediKcio con 
nnlaliUs roslos ile anpidei Ima mnrisra. k haves do tin ele- 

panlr pni'tim. oit'/alanado eon los delieados eneajos do la 
aiquihi !uia nrirnlal. so petvihon vaiias tiahilaciones con 
al^'nna> tihras de no menus primor, sirviondo como fomlo a 
[n'rspt'clivalan halapiiefia un hermoso jardin. Aijui habito. si 
homos «l« ilar nedilo a I). .Miguel Laftienle el hisloriarior, la 
eelebre Celi-Meriem. esposa del iles»rariado ranallrro Hen 
Kpas: v sus de>ivodientes los nianpioses de Oampotejnr 
eonservau r.slt* eihlirm on Ire los hicnesilesu vinculo. Ks mny 

do oxlianar ipio. nm tali's roe tins, nadir haya doseiilo sus 

hollos araljoscus mi hahlado do sus insiiipciom-s: 

i 27ii. Kn i'l rmiadro del niencionado porlieo se lee vnrins 
voces ropelida la inscription: 

& JiV Jli'j ^UJ' ^Jl 
«La jjloria eterna y el reino duradero fperteneeen) a Oios.* 

^277. Knlre sus venlanas ealadas hay peqiiehos (arjelomw 
que dieen: 



- \ 

4 



.' ■* — +.** 



-Salvation perprlua » 



— 188 — 

278. Encima del portico y junto al teclio corrc un tablero 
con el siguiente pasaje del Koran escrilo en caracteres blancos: 



J. L> J *y % iw 8j^b ^ ,j-J}\ ^£\ y> f J| >} ilH 



«I)ios. No hay divinidad sino El, el vivo, el inmulablc: no 
le (oca eslupor ni sucfio. De EI es lo que bay en los cielos y en 
la ticrra. <;Quien sera el que le rucguc sin ser escuchado? Sabe 
lo que hay entre los bombres y lo que hay detras de ellos; 
pero ellos no conocen de su ciencia mas de lo que El les quiso 
cnsenar. Su trono abarca los cielos y la ticrra, y no necesila 
custodiarlo. El es el elevado y el grande. No se cjcrza mas 
coaccion en malerias religiosas, pues que ya la vcrdad se dis- 
tingue perfeclamenle del error. 




Viig. 188, num. 278. Koran sura 2.', versos 236 y 257 



-.TBI -. ■ 



CASA DE LOS OIDORES. 



La inscripcion que ponemos a seguida corresponde a un 
fragmento dc arco arahe, propicdad do nueslro querido maes- 
tro D. Manuel de Gongora, que se hallaba en la casa nom- 
brada de los Oidorcs. callc del mismo nombre, siluada f ren- 
te a S. Miguel el bajo. Es de impoi'Lancia tal monumenlo epi- 
graflco, porque nos da a conocer que las artcs sc cullivaron 
con buen guslo en los ultimos tiempos de la monarquia gra- 
nadina. 



279. Dice asi la levenda: 






«La ayuda y proteccion de Dios, y una csplendida victoria, 
sean para nueslro sefior Abul JIasan Emir de los muslimes.» 




Pag- 189, Hn. 13- Abul Hasan* Es el monarca conocido vulgar- 
mente con el nombre de Muley Haccn, padre do Boabdil, ultimo ray de 
Granada. 



GASA DE LOS GIRONES. 



Fslo edificio, llamado asi desde el ano 1550 en que vinculo 
en 61 I). Fernando Giron, esla siluado en la plazucla del mis- 
mo nombre. So ha dicho pop persona fidedigna rdiriendose a 
documentos del arcliivo de Hacienda publica deesla Provincia, 
que una parte de el pcrlonecio a una hermana do Boabdil. 

Ningun resin de ornamenlacion ni cpigrafia arabe se veian 
en el, hasta que en 1H(>5 adquirido por I). Francisco Ventura 
y Sulmlel se praclicaron algunas rrparaciones porsu hijo don 
Indalccio, deseuhriendose en la parte baja un arco de porlada 
magiiilicamente decotado y en el piso alto preciosos fragmen- 
los de pinluras al fresco, unicas en su clase. 

Nos rescrvamos para olra ocasion mas oportuna haccr una 
description detallada y esludio detenido de estos restos, que 
segun algunos opinan son anleriores a la Albambra, limitan- 
donos por ahora a indicar sus inscripcioncs: 

280. Formando el recuadro de las lacas del arco, se lee: 

«La gloria eterna y el reino duradcro.» 

281. Sobro este recuadro se hallan las palabras: 

iUxj! LkiJ! 

«l,a prosperidad conlinuada.» 



- 191 — 

182. Alrededor del areo por la parte que da al patio, se 
lee en una banda de letras culicas: 



J^JO ^£ JJ -Xj£\ 



«Alabanza a Dios por sus beneficios.» 

183. En otra, con caractcres arabigo-cspanoles: 

j^ ^ ^o jj' - o1 -y ^ J-*' V. j^ w 

«;Oh csperanza raia! ;oh coniianza mia! lu eres mi cspc- 
ranza, tu eres mi tutor, sella con el bien mis obras.» 

184. Enlrc las combinacioncs do una faja de adornos, so 
halla en cufico la palabra: *-X-> «Bcndicion.» 



185. Combinandose con los calados del ajimez del ccntro, 
se encucnlran las palabras: 

"Dios escl rcfugio.» 

286. Id. id.: 

«La gloria pertenece a Dios.» 

287. Formando el recuadro del arco por la parte interior, 
se lee en caractcr arabigo-espanol: 

«No hay mas ayuda que la que viene de Dios, el podcroso 
y el sabio.» 



— 192 — 

288. En dos bandas que corren sobre este rccuadro, se lee 
la citadainvocacion: 

«La gloria eterna y el rcino duradero.» 

289. Jd. id.: 

«La prosperidad conlinuada.» 

290. Tambicn entre los adornos de las pinloras al fresco 
exislen inscripciones; leycndose en una pequefia banda con 
lelras amies, la frasc: 



Id 4 



«La salvacion perpetua.» 

291. En unos medalioncitos con caracteres rojos: 

«La gloria eterna. » 

292. En otros de color violado: i^JI «La bendicion.» 

295. En un friso, que restaba de los adornos de yeseria de 
la habitacion donde se hallaban las pinturas, depositado hoy 
en el Museo Provincial de antigiiedades, se repite la senlencia: 

«La gloria eterna y el reino duradero. » 



OTROS VARIOS EDIFIGIOS. 



Ademasde las inscripciones deque Uevamos hecha men- 
cion, existen en varios edificios, tanlo denlro como fuera de 
laciudad, letrcros corlos dc los repetidos en las paginas dc 

eslo libra. 

No merecicndo estos edificios que se haga de ellos men- 
tion especial en capilulos separados, nos limilamos en el 
presenlo a hacer sobre los mismos ligen'simas indicaciones. 

Convento de San Francisco el Real.' Edificado sobre las 
ruinas del palacio de los Infantes, denlro del recinto de la 
Alhambra, conscrvaba en los primeros liempos delarecon- 
quisla gran numcro de sus leyendas hisloricas y bermosas 
poesias, que fueron copiadas por un religioso llamado Fr. Jose 
Canizarcs. Inhabitado esleedificio desde bace algun tiempo 
sc halla hoy en cstado ruinoso, eonservando Ian solo un pa- 
bellon revestido dc arabescos, que sirvio de Capilla mayor 
a la Iglesia arruinada en la aclualidad. En Ire los adornos de 
dicho pabellon se leen las inscripciones: «Solo Dios es vence- 
dor,» y "Gloria a nuestro scnor el sultan Abul Hachach.» 

Casa cuesta de la VicToniA. En la parle mas alia de la 
misma y lindando con la plazuela del propio nombre, hay 
dos casas con restos arabes. Una de ellas conserva una pre- 
ciosa porlada en su patio y en una habitation del piso alto, 
un zocalo de azulcjos de algun merito y una lechumbre pri- 
morosamento tallada. 

Formando el rccuadro de las labores de la portada, sc lee 

23 



— |<)i — 

varias veces: «La gloria cterna y el reino duradero perteneoon 
a Oios.» 

En la Lechumbre hay dos frisos con Iclras doradas. En uno 
se lee: «Solo Dios cs venccdor,* y en otro «Salvacion per- 
petua." 

Otiia casa !■;>' kl Alisaiciv E rente a la casa llamada de los 
Mascarones, junto a la plaza Larga del Albaicin, hay en una 
casa un prccioso patio con delicadas laborcs, cntre las que se 
lee: «Prospcridad conlinuada,» y «Bendicion,» en cuf'ico y 
arabigo-cspanol. 

Casa dk Zafra. til edificio que hoy ocupan las monjas dc 
Santa Catalina martir en la can-era de Darro y que les fue 
donado por I). Hernando de Zafra, secretario dc los Reyes 
Calolicos, conservaba en tiempo del I*. Eeheverria algunas 
inscripciones de importancia, que hoy ban desaparecido. 
Exisle solo nn patio interior con una halaustrada de gusto 
morisco y una porlada a la espalda del convento, la cual y la 
puorla del Carbon son las dos unicas facbadas exteriores que 
conservamos de tiempo dc moros. 

Entre, los adornos de dicho portico, se lee muchas voces la 
siguienlo hnscripcion: 

^U JjJl JLU1 j JjJ\ ^1 
«La Gloria clcrna y el reino duradero para su duefio.» 



APENDICE. 



APUHTES ARQUEOLOGICOS 



SORRE 



LA MADRAZA 







INIVKUSIMO ARA.B15 DE I'.UANADA. 



I. 



;(ju6 paginas tan brillantcs nan escritolos bijosdo IsmacI en lahistoria 
dc la Uteralura! Mecida su cuna entre las galas con que seadornala na- 
turaleza virgcn Ac. los desiurtos, y liajo un eielo radiantcy csplcndoroso. 
apenas cuenta esa gran genoracion algunosmontenlos de vitla. y yadesu 
labio emanan las dulzuras dc la poesia, poro dc una poesia hermosa y pura, 
como las flores del desiorto, llena de fuego y de vida como ese sol que 
alumbra las inmensas regioncs de la Arabia. 

El espiritu historico, engendrado por nl amor que en eloriente sepro- 
fesa a la tradicion, y favorecido por la oxistencia patriarcal de las solc- 
dades, ofrece sus manifestaciones del mismo modo, y la tradicion y la 
poesia simbolizan esa cultura, tan llena de caracter, que ostenta el pueblo 
sarraceno en los primeros tiempos de su exislencia politica. 

Fenomeno admirable: mientras la primera elapa de lahistoria en todas 
las nacioncs, tan solo nos ofrece desfiguradas leyendas. a traves de las 
cuales el espiritu descubre un negro cuadro de violentas convulsiones y 
de luchas encarnizadas, los recucrdns que aun conserva el arabe dc los 



— I!>8 — 

primitives tiempos de su exisleneia social, nos hacen ver it I raves de las 
generaciones una cxistencia palriarcal donde solia tambien haber sus 
luchas; mas deseollando las luchas del cslro y do la inspiration on los 
alegres mcrcados do Okad, palenquo de? insignes poetas (I). 

Por desgracia esos dos grandes germenes dc cultura no s« dcsarrollan 
sinn despues de largos siglos, porque la vida nomada y el csladn de aisla- 
micnto son dos barroras insupcrables a la civilization. Pcro aunque larde 
Ilega la hora on quo sc derrumban tales diques. La voz do un hombre 
resuena entre los descendientes de Ismael. Los hijos dol dcsierlo o.scu- 
ohanle admirados, y mientras su corazon se inflama con el fuegn do una 
belicosa arenga, sus ojos descubren on una hcrmosn lonlananza, ilumi- 
nada con las lintas mas soducloras, aquel Eden fanlastico dondc ha- 
bian dc cenirse sus sioncs con la corona dc la valcntia y cl heroismo 
belioo por la mano do una bcldad brillanle como las trntas dol iris, juvc- 
nil eomo las flores do la primavora. 

La revolucion so rcaliza: los votuslos edificios do civilizaciones radu- 
oas so desploman al rudo golpe dol alfanje sarraceno* y sobre sus escom- 
bros so levanta el vistoso alcazar do una civilizacion quo aparcce por voz 

F 

primora d la faz de las nacionos. Es ol alcazar do la cultura arabiga, en 
<;I que brtllan con nuovo esplendor las ciencias nindiens, filoscificas y 
malemalieas do los antiguos griogos; las quinucas y astrologieas de los 
egipeios; las naturales y do observacion dc los pueblos de la Mesopotamia 
y de la Caldea, sosteniendo su entrada las dos columnas de la Teologia y 
del Derechn, iluminado con las luces de la historia que desdo hoy torna 
nuova vida, y embalsaniado su ambiente con la riea esencia dc aquella 
poesia, quo naci<5 junto a su cuna, y que hoy so presonta ongalanada con 
flores dc todos los vergclcs del niundo, 

Dosgrandes monumenloshalegarioesa civilizacion que abarcaelOriento 
y ol Occidcnlo: Bagdad y Cordoba. Bagdad nos ofrcce una generation se- 
vcra, cs ol ecnlro de la cultura oriental, y sus faslos lilcrarios so 
Indian eoriquccidos con los nombros dc Meruau quo rocibia mil dracmas 



1) Las aioallakas ** poemas suspensos , eran )"5 que vencian en ol rpi-tamcn do Okart y so Jia- 
uiji1j,i» asi, purque kg cottfuhan do <m;i cad una dc oro on el tciu[)to de lit Kabit. 



— IflO — 

por cada uno do sus dislieos, do Sairl-Omoiri ol mas famosode los poetas 
quo eanlaron en la corte de Harun. de Isaac Ben Ilunain Iradmior do la 
Syntaxis de Tolomeo, de Alkendi y Alfarabi, celebres por susespeadacio- 
nes filosdfieas, y con los de Lanlos ingonios como ban boclio inmorlal el 

impcrio do los cabins de Oriente. 

A Cordoba por ol contrario, podemos prcsonlarla conio ol tipo do la 
cultura occidental, y de la innovation en cl terrcno de bis arles y las 
coslumbres, manifestado tal cspiritu en lo fanlnslieo y aerco do los odi- 
ficios con que se adorno la esplendida carte de los Abderramanes, y en 
el gusto dclicadamente erotico do las oomposidoues poelioas, con quo 
dieron a conocor su inspiration al mundo, gonios (an grnnries como Aben 
Zeidun, y la poetiza Walada bija de Mohammed lib Por estas diferonrias, 
no qucremos decir quo Cordoba fucra el polo complolamente opuesio a 
Bagdad, pues como clla, produjo historiadores Ian oxacios y vcridicos 
coma ol Moro Basis y Aben Alcntia; filosofos (an profundos como Avem- 
pace, Abnn Tofail y la gran ligura do Averrnos; naturalislns Ian celebres 
como Aben Beifar ouyas ohras aun prnduoen admiracion; y lambien como 
Bagdad vio Cordoba orullarse prontnmenle el sol do su civilization Iras 

ol ocaso do la muorlo. 

Por fort una on oste ultimo pueblo, los erepuseulos del siglo do oro 
fueron do mas duration que en oS Orien(e. Dosde Ilixom II on quo la ra/.a 
arabigo-espanola se preeipila por la indinada pcudienle tie su dooadoncia, 
todavia trascurre cerca de una conluria sin quo se llegue al precipicio. 
Aim despucs de Abderrahiuan V, im que sc derrumba para siempro la 
grandeza de los Omeyas en Cordoba, todavia queda un hospitalario asilo 
a los desgraciados agarenos. 

ba hermosa ciudad de las mil torres, la poelica Granada, abre sus 
puertas y retibc on su delicioso sono a la eslirpo dp los dosventurados 
proserilos, dando enfrada con olios a las preeiosas roliquias que habian 
quedado do las cieneias y de las artes arabigfts; y un nuovo y ultimo 
emporiode la civil izacion muslimiea en Occidonteselevantacobijado bnjo 
el cgrcgio Irono do los Albamares. 

Podemos deoirquo Abul Ilachach eselAuguslo de tains monareas; bajo 
su bcmgua o^ida, por todas paries se levanlan bormosos cdifitios desti- 



— 200 — 

undos al asilo de losenfermos, d a la administration de In juslicia: sdlidas 

obras para el mas facil transito delos caminanles opara detnncr la furia 
do los marcs. iC6mo no se habia de erigir un momimento para ias ciencias 
y las lelras? Eslo era inconccbible, y por eso In construction de un cole- 
gio publico aumcnta los gloriosos timbres del rcinado de Yusuf I. 

Si como muclios creen, con el estudiodeun objeto cualquicra podcmos 
reconstrnir el caraclcr de la civilizacion a que pertcnece; si en el arte 
arabe las cmiciones artislicas nos dan a conoccr de una manera claralos 
rasgos del que las construyo, porque cada edificio es un inmenso libro en 
el que puede lecrse como en otro cualquiera el espiritu del gonio creador; 
si finalmente, en las ultimas obras de una nacionnlidad. so relrata toda la 
serie de sus evoluciones .sociales, el estudio de la Universidad arabe de 
GrariiKladebe ser una materia de prefereneiaparael orientalista, porque de 

el vendra a dedueir el caracter de la civilizacion niusnlmana, en ese que 
fue el I'lllimo baluarte del clasicismo oriental, cuando ya no existia Cordo- 
ba, y cuando los fulgores de la cultura de Bagdad habian sido oscurecidos 
por los Mrharos Selchuquidas. 



II. 



Con dificultades sin cuento ha de luchar el que se dedicaa los estudios 
arqueologicos. He aqui las dos que tratamos de resoWer ante lodas las de- 
mas por su mayor importaneia: i." Existid realmcnle la Universidad 
arabe de Granada? 2." Dado que existiera, qnd lugar ocupaba de la po- 

blaeion? 
Han creido algunos, que solo Cordoba pnscyo establecimicntos publicos 

do ensenaza, y niegnn a los arabes sevillanos y a los granadinos, este cui- 
dado por el fomenlo debt instruction publica. Cnnlra losquefal piensan 
aduciremos las razones siguientes: 

En la Bibliolcca escurialctise cscrita por ef sabio Casiri se lee, que 
Abdallah Ben labia Ben Abd Soliman Aba Alcasem el primer filosofo y 
jurisconsullo rordubatm de su epora, fue gobernador en Munda, Ronda, 



— 201 — 

Malaga y Granada en donde instituyo la acidemia alcoranica, muriendo 
el 17 del Xewal del 666 de la Egira. Se nos dice tambien en la misma 
obra, que Mohammad Ben Ahdelhak Algasanita dedied un libro litulado 
Collar do margaritas a la Acadcmia Granatense. En olro pasaje sc liacc 
mencion de Mobammad Ben Ibrahim Ben Mohammad Alavasi de Sevilla, 
entendido literate y notable filosofo. teologo y juriseonsulto. Este ensciiaba 
teologia y jurisprudencia en el gran colegio de Granada algun tieinpo 
despuesdesu fnndacion, usando fraso elegante para expresar las senten- 

cias de anibos generos (1). 

En un pasnje de Aben Aijalib el mas celebre de los hisloriadorcsgrana- 
dinos, consla que Yusuf Abul Hachach construyo el gran colegio alcora- 

nico de Granada ( u 2). 

Y (Inalmenie, en la ceduladeereccion del Ayuntamientodeesta ciudad 
en fecha 20 de Seticmbre de 1300 publicadaalacabeza de las ordenanzas 
de Granada, sc dice por los Reyes Catolicos en una de sus clausula*: .Item 
damos para casa de Cabildo la que los moros Hainan Almadraza.» 

Luego si no que rem os ponornos en contradiccion con tantos y tan 
fundados argumentos, habremos de convenir en que existio el colegio 

granadino. 

Enlremos en la cuestion del lugar donde se encontraba, prcaentando. 
antes de dar nueslro parecer sobre el asunto, algunos datos preliminares. 

Se conocioron entre los arabes el meltteb 6 escuela, la acadcmia y la 
madraaa 6 colegio alcoranico. El primero era un estableeimiento donde 
acudian los ninos para adquirir los primeros rudimentos en la ensefianza 
o sea lalectura y escritura (3). Las academias de una creacion muy pos- 
terior a las madrazas. apareeieron cuando ol entusiasmo religioso de los 
primeros tiempos habia decaido, y solo mcrccd a un cspiritu de tolerancia 
pudieron aparecer, pnrque el Koran imponiacomo pruccpto obligatorio 
la gncrra, y las ocupaciones cienlificas a que se entregaban los que con- 



(lj Veaso Cann, Biblioteca llscurialcnsis nrabign-ri'ispiiiiii, tomo i, pagimi I3B y tomo II, pngimis 

82 y 101 . 

(2) Aben Aljatib, en Casiri nhra citaua, tomo II, pig- 301. El tcxto ee eomosiguc: .Comenswy llevo 

a termino Abul llauliacli el K rlin c"U*(?ii> (Jranadino » 

(3) I.a traduction literal tin In palatini mekieb es lugar donde so escribe. 

26 



— 202 — 

currian a dichos contros, no podian menos de disiraerles un licnipo que 
segun el libro do Mahoma dcbia ser cmpleado en la Santa campaiia. A 
vsle gencro pertenecio la academic medica de Bagdad que ha trasmitidn 
observaciones de algun valor, aunque la mayor parte de las que ha legado 
afectan un caracter supersticioso. 

Ltl madraza es el establecimicnto de ensenanza superior esencialmentc 
musulman. Aspiran los que coneurren a sus elases al litulo de ulemas o 
sabios, que liene la doble apiicacion de la carrcra de los muezines 6 sa- 
cerdotrs, y de los faquics o letrados. Es de nolar que el Koran siendo 
ctidigo religiose* es lambien c6digo legal y politico; deduciendose de su 
interprctacion. que se efectua en las escuelas koranicas el doble conoci- 
micnto de la teologia y del derecho, llamadas por los orientales en su 
modo de hablar figurado, los dos ojos de la ciencia. Como a tales disci- 
plhias se les ha rcducido el origen a un libro lleno de confusion y oscu- 
ridnd, desde los primeros tiompos reinaron tambien estos defeclos en 
ambas materias, y en la actualidad se ha llegado a ta! extreme que c\ 
estudiante entre los turcos se llama softa (sujeto quemado) dando a 
eonocer eon esta palabra la inmensa dificultad de los estudios musul- 

manes. 

Destinada csta ultima clase de establecimientos literarios a la educa- 
tion muy principalmente de los sacerdotes, se introdujo desde antiguo 
la costumbre de edificarlos junto a las aljamas, siguiendo un modo de 
proceder analogo al de los catdlicos, que al lado de las caledrales levan- 
tamos los seminarios, por regla general, Esta costumbre mahomelana la 
observamos en las primcras aljamas que se conslruyeron. En Cordoba 
est aba la escuela coniniea dentro del gran templo musulman, y en el dia 
de hoy se ha llegado mas alia pucs podemos con templar varies colegios 
al lado de cada mezquita principal de Gonstantinopla. 

Ahora bien, dos cdificios ban servido en Granada para Casas Capitula- 
res, y en uno de ellos babia de encontrarse la madraza segun la cedilla 
de ereccion: el que conocido con el nombre de "Los Miradores,» se halla 
en la plaza do Bibarranibla, y otro que actualmente es una fabrica do 
tftjiclos situado en la de Besayon 6 de la Capilla Real, Pero segun lo que 
ttcabamos de deeir, hailandose mas proximo a la Aljama* sobre cuyos 



- 203 — 

timientos se levanta la Capilla dc los Reyes Catolicos, el edificio de la pla- 
za de Besayon, alii debio en su dia eslar el institute cienlifico de que 

ha bla m os. 

Podemos anadir a esta razon, la que aducc el sabio P. Eclievcrria en 
sus ffPaseos pop Granada. » Usando estc arabista, para hacer la des- 
cription del mismo monumento que nos oeupa, del cuadorno formado 
por los interprets de la ciudnd elafio de JSS6, por mamlatodc su Ayun- 
tamiento, en el que se contenian gran numero de las inscriptions arabes 
de Granada, leyo en el mismo, bnjo el cpigrafu dc inscription's de las 
Casas de Cabildo,* todas las que vamos a oxponer mas adolantc. IVro en 
la duda de que se refiriesen los interpreles a la de los Miradnrcs, siiuada 
en la plaza de lliharrambla, 6 aludieson a la de Besayon, porquo d« i sde 15-26 
hasta JoSl no se sabc en cual de los dos edifitiosse celebraron los cabildos, 
el se decide pop el ultimo, a causa de haber sido levanlndos los primeros 
de nueva planta y conservarse en los rillimos reslos de proccdencia 

morisca. 

Ademas se lee en la cilada obra de Casiri, que Mohammad Ben Said 
Ben Jalaf natural de Alcala la Real, obtuvo de los reyes Almnravides el 
gobiepno de Granada, en ella tuvo mucha valia y autoridad, y adorno 
la eindad con gran ties y elegantes cdificios, enlre los que se celebra la 
rasa mttrmurra que construyo junlo a la Aljama para su habitation (I). 
Segun datos auLorizadns, esta easa fiie la quo con posterioridad se convir- 
lio en Madraza pop Yusuf l,y poplo tanlo, esla tiltima debio encontrarse 
donde hoy se hallan las Ilamadas Casas Viejas de Cnbildo. 

Con posteriopidad no ha quedado ya la menor duda resp'eeto de lal 
afirmation, pues en esias Casas se han enconlrado lapidas que se halla- 
ban sirviendo de baldosas, y que pop la parte posterior contenian varias 
de las inscriptions atribuidas a la Madraza de Granada. Adquiriclas pri* 
mero pop un dislinguido anticnario de esta tiudad, pasaron despucs a 
formar parte del Musco Provincial de antigiicdades, en donde las homos 
estudiado para reconstruir la fachada del montimcnlo de que hablamos* 
Ademas, en tal edificio se hallan pretiosos reslos de arquileclura arabe. 



tl) Citsiri, iriira c"i t;nl;i , tumu LI pkpi '» '*■!. 



— 204 — 

y admirariamos muchos mas. si tin incendio no hubiese dcslruido gran 
parte de los mismos, y si se descubriese la capa tie yeso bajo la que se 
ocultan sin duda otros muchos, Por estas razones, afirmamofi, sin temor 
do sufrir equivocation, que la Madraza ocupaba el sitio donde hoy se 
lovanla el anti^uo edificio consistorial en la plaza de la Capilla Real. 



III. 



Tdcanos ya entrar de Ileno en el objelo de nucstro esludio- En primer 
lugar, y a On de huir el cscollo de la frecuencia de notas, presontaremos 
algunns indicaciones acerca de las fuentes de nuestro trabajo. 

Dehomos cilar ante todn el mnnusmto de los inlcrpretes mnnicipalcs, 
formado en 1?WG f y de que llevamos heeba mention. Conservado csle 
basfa los liempos del P< Echevorria en los arcliivos del AyunEarnienio, 
pudo saoar una eopia Ian ilustrado presbilcro, copia deque con posterio- 
ridad se valid D. Simon Argote, y que despues ha venido a poder del 
oricnlalista y catcdralico I). Leopoldo Eguilaz, quien la puso a nuestra 
disposition, suministrandonos con ella un eopioso mannntial de datos 

para el presente estudio. 

Los libros de actas de la corporation municipal, cuya primera fechase 
remonta a una epoca muy poco posterior a la loma de Granada, tambien 
nos ban servido de niucho; porquc de la lectura de varios do sus trozos, 
especialmento de los relatives a la conservation y reparacion de la Casa 
Consistorial, hemos podido deducir el eslado en que se encontraba la 
misnia, y reconstruir sn cstruclura y disposition, cuando sirvi6 a los 

arabes de Madraza. 

Con estas previas indicaciones, y siguiendo el drden mismo que lleva- 
ron los inlcrpretes municipals, en la formacion de su obra. describiremos 
en primer termino la portada del odificio, Consistia en un arco adobela- 
do f scgun dice Pedraza, y puede deducirse a vista de los restos que se 
conscrvan on el Museo Provincial, notable mas bien por su aspeclo se- 
vero que por la gratia 6 proligidad de sus adornos* Sus enjutas, no hi- 



— 205 — 

cian esa vistosa combination de hojas que adwiiramos en casi todos los 
nionumenlos dc la misina epoca; era notable su. sencillez. El recuadro 
que la rodeaba ofrecia una leyenda alkoranica, sin quesusletras rcsalta- 
sen en esa primorosa labor sobre que se destacan las inscripcioncs de la 
misma fecha, y la faja de niarmol brunido que coma sobre el mismo 
recuadro. formando corao la coronation de la puerta y dando a leer otro 
pasaje del Koran, presentaba identico caracter. Finalmente, las dos ven- 
tanas colocadasen la parte superior, y que concluian la ornamentation 
de la portada, tampoeo estaban cuhiertos con el delicado encaje que 
ostentan las construidas en el mismo liempo. sino que sus claros se 
cerraban con dos lozas de marmol, en una do las cualcs se leia la epoca 
en que so conslruyo el edilicio, y en la otra un fracmenlo del libro de 
Mahnma. Kn una palabra, la sobriedad. condition indispensable para 
llcgar a consoguir la ciencia, se hallaba pcrfcctamento simbolizada en 
la puerta del colegio arabe que nos ocupa. Se notaba sin embargo cicrta 
pureza en la linca que trazaba su arco. estaban on medio de su sencillez 
los caractcrcs de las inscripciones tra/.ados eon tal clegancin, que trnian 
a la memoria la opoca del clasicismo en las artcs de la dinastia Nazarila. 
Y prccisamenle a tal epoca corrrsponde, coino lo prueba una de sus ins- 
cription's. A continuation exponents todas las que habia en la poKada 
que desr.ribimos, para que se llegue a conotiniiento perfecln de la misma. 
Sobre la loza que eerraba la veiUanila do la izquierda, esio decia: 

,> J, M 3 \j J j kl&J *J>! A*± ^ j^ ^ ^ J A 

& \ w i^ E u-i y \ j\u\ r L*)i g*)\ y.ui j^-ji $.p\ 

^iJl w bUi >UJ> j*UJl j&X j^\ jJ$\ fj\ UI 



h^\ JU* S^ j \?y\ ^'— A->? J ^ 4^r» o- 






— 206 — 

flMando construir este edilicio de la ciencia (hagalo Dios rectitud y luz, 
y conservelo Dios on las ciencias dc la religion perpetuamentc) el Emir 
de los muslimes, (a quicn Dios cobije con su sombra) el alto, el celebra- 
do, el generoso, el principe santo, el sublimado, el h6roe sultan Abul 
Hachach Yusuf, hijo del sultan alto, el generoso, el grande, el elevado, el 
martir, el gucrrero, el que descuella sobre todos, el justo, el santificado, 
el que se complace en Allah, Emir de los muslimes y apoyo de la reli- 
gion, Abul Walid Ismael Ben Farachben Nazar- Premie Dios sus acciones 
purilicadoras en el Islam, y benigno acepte sus hecbosde armas. Terrni- 
nose en e] mes de Moharram del ano 750. » 

Esta inscription es de grande importancia en los fastos de la dinastm 
Nazarila, porque aumenla los timbres del famoso Yusuf con uno que le 
eolma de gloria: con el de protector de las ciencias. Y ya que hemos 
pronunciado el nombro de tan ilustre Rey, nos pareee oportuno decir 
dos palabras sobre su vida, las que serviran de comentario a la inscrip- 
cion que precede, y con ella sera mas cabal el juicio que se forme do la 
obra que nos ocupa, pues importa conocer la historia de una epoca, 
para apreciar bienei caracler desus monumentos. 

La vida poiitica de Ins soeiedades, como la existencia individual de 
cada hombre, tienc su juventud, su virilitlad y su vejez. La segunda de 
tales epocas, en que como ba dicho un celebre escritor existe la mayor 
cantidad de luz y la menor de sombra, se conoce en la historia de un 
pueblo con el hermoso nombrc do siglo de oro, periodo critico y esplen- 
dido porque toda nation ha de pasar, aunque se detenga mas o menos 
en oL Precisamenle la eullura de los arabes granadinos llega a punto 
tan culminante en los dias del monarca cuya historia vamos a referir. 

Cuando llcgo a Algeciras, donde Yusuf se hallaba junto al rio Guada- 
megil con algunas de sus tropas, la nolicia de la muertc con que por 
alevosia de sus enemigos dio (in la existencia de Mohammad IV, su ber- 
mano y predecesor, se k i aclamo publicamenle rey de Granada el dia 13 
del nies Dulcatfa del ano de la Egira 1'Xi* Abul IJachacb, segun nos dice 
Abcii Aljatib, era de bianco rostro. de hermosa ligura y talla t la que ala* 
baron innehus voces los poelas. Orlaba su faz una rizada y negra burba; 



— 207 — 

su discurso era a la vez digno y suave, sin desdeiiarsc rccibir y conver- 
sar afabtcmcnte con cualquicra, guardabn sin embargo nquella compos- 
tura propia de su alto honor. A esla dignidad en sits discursos, anadia 
un ingenio pronto y agudo, y gran copia de sentencias que rctenia en 
su feliz memorial y a tales cualidades, acompanaba pericia en multitud 
do artes mecanicas. Deseoso de la paz y de la quietud, gobernd enmcdio 
de tranquilidad a su pufiblo, emplcando el dinero y el tiempo en la cons- 

truecion de edificios publicos.» 
Un rey eon estas contliciones, no podia menos do labrar la dicha de su 

pais en todos Ios drdenes de la vida. 

En el drden politico, atendid principalmcntc como acabamos de decir, 
a lo que presentaba una nccesidad imprescindible, a sostener la paz con 
Ios cristianos, la que habia de dejarle tiempo para que la riqueza de su 
pueblo se fomentase. Al efecto, su primer cuidado fue concertar una tre- 
gua con Ios reyes dc Castilla y Aragon. 

nesgraciadamenleora una nccesidad imperiosa en el pueblo musulman 
la guerra, y aquel cstado de paz tan favorable, no se pudo sostener pop 
mucho tiempo; la noticia de un com bate naval, eri cl que Abul Hasan 
rey do Fez vencid a las naves mandadas por Jofrc Tenorio, resucitd el 
deseo de pidear en el pecho de Ios granadinos, amortiguado largo tiem- 
po duspues de Diveses innumeraWes. El rey tuvo que acceder alos vehe- 
ment deseos de luchar. y la batalla del Salndo. la mas imporlante de 
la campana que se acomelid, en la quo Ios monarcas de Fez y Granada 
pelearon juntos contra Ios reyes de Castilla y Portugal, demostrd con el 
espanloso desastre sufrido por las annas agarenas, con que poco acierto 
se habia obrado al romper una paz tan ventajosa. 

Aleccionados con tal revez Ios granadinos, no volvieron a totnar las 
armas hasta que Alfonso XI. sitiando a Tarifa, les obligd a proteger una 
plaza tan imporlante, que por ultimo tuvo que rendirse concertandose 
una tregua de diez aiios. 

Pasados estos. el monarca nazarila quiso prorogarla otros quince, pero 
Ios cristianos se opitsieron a ello, y cercaron a Gibraltar. No fue en esta 
vez proptcialasuertealos tercios castellanos, pues se declard eolre ellos 
una epidemia asoladora. en la que sucumbid el mismo D. Alfonso. El 



— 208 — 

inclilo Yusuf demoslro una vez mas las elevadas dotes do su espiritu, no 
solo pennitiendo que so condujc.se el cadaver a Sevilla. y dando una es- 
colta a los conductores, sino quo tambiendisponiendo asu nobleza vestir 
de luto por ei finado nionarca. 

En el liempo que siguio a este acnnlecimionto. In mismn que en ct 
anterior, Abul Ilacbach dio mueslras de sus altas doles en los negocios 
poliiicos, al gobcrnar nquet pueblo amenazado por un encmigo tan 

terrible. 

Por lo que toca a la administration interior, las artes y las ciencias 
prosperaron merced a los grandes periodos de paz on que por aquellos 
iiemposse vivi6. En la pucrta Xarea qued6 para Yusuf un monumento 
inmortal de su eelo por la justicia. En los delieados adornos de la sala 
de Comares, y de la lorre de su mismo nombre, un elocuente tcslitnonio 
que pmeba i\ la grande altura a que Ilegaron las arlcs bajo su egida. En 
la Aljamn, un reeuerdo impereeedero del esiadoflorecienfedesu religion; 
y en la torre de la Cautiva, un hermoso palacio que pareec eonslruido 
por la mano de los genios, en medio de aquellos encanlados jardines, 
donde A trav^s del fanlaslico eneaje con que so ballan revestidas sus pa- 
redes, se ven oscilar las hadas de la poesla y de la arquitectura, repitien- 
do una y mil veees el nombre do Abul Ilachach. 

Tales excelencias, tan altas dotes, no libraron al Augustogranadino de 
la malqucrcncia de algunos perfidos vasallos. EI dia de la fiesta de Fithr 
afio 75X* cuando hacia su azala en la mezquila, se lanz6 sobre el un 
hombre sinicstro que arrebatti de una punalada aquella vida estima- 
ble. Los buenns ciudadanos lloraron su muerte, dieron el easligo que 
mereeia al miserable regicida, y el eelebre poeta A ben Ilamar, en nombre 
de todos los granadinos, deposits sobre su tumba, en una sentida poesia, 
un lestimonio perdurable de gratitud. Su memoria no pcrecera nunca 
porque quedan cien monumenlos para recordarla, de los que forma 
parte la inseripcion de la madraza que acabamos de traducir. 



-2i)\) 



IV. 



La leyenda esculpida en el marmot de la otra ventanita era como sigue: 










^ r <JI ^J! 4r*jj *J»J1 AM (3-u* UJas 

«To homos abierfo ujia pucrla mnnifiesta, para que Dios te perdono his 
pecados: los quo pasaron anles y los que vendran , para que to llenc do 
su gracia, para que te encamine por la scnda dcrecha y to ampare con 
su protection poderosa. El es nquel que hizo bajar la paz & los corazones 
de los creyentes, pnra que aumentasen su crcencia despues de haber 
creido. De Dios son los ejercitos'del cieio y de la tierra. Y es Dios sabin 
y poderoso para introducir a los creyentes y ft las creyentes en el paraisn, 
por el que correnlos rios perpetuus de la sabidurin, y en el Jcs perdonarn 
Dios sus pecados; y esto es un grande efugio en Dios. Dios el grande ha 
dicho la verdad, y su profeta es el nuncio honrado.* 

Para la mas facil inteligencia dc estc pasaje debemos advertir que la 
palabra Li^ 3 puede tomarse en dos scnlidos: 1.° El de abrir material* 
menic, asi se dice, abrir una puerla. 2.° Per metafora significa dosvane- 

27 



— 210 — 

cer la ignorancia tocante a religion, es decir, revelar. De suerte que la 
frase aoshemos abierto una pueria manifiesl&,» puedetambien Iraducir- 
se: tfoshemos revelado una revelation c!ara.*En amboscasos forma buen 
sentido; en el 1.° porque por aquella puurla se llegaba al aula donde se 
aprendian las doctrinas religiosas, necesarias para la salvation; y en el 
2.° porque con el Koran 6 sea con lasupuesta revelacion hecha aMahoma, 
se conseguia el perdon de los pecados. 

La inscripcion cincelacta en la faja de piedra que formaba el recuadro 

del arco, era la siguiente: 

js ait r yi ^ Jii p. r yi d Mi ^ ^ V°i 

io-yj ^t^ St^ ^r J ^. ^5)^ v^-^" '— ^^" ^Wr' *9-W-j 

jj^ J^ jy j^ *—*> ^ J^s^- ^-J ^ *rf/ Y j *^r~ Y 

JM /i ^ gj Yj *,Uh ^ Y JU JU^ ^b ^ J 

-» (Jh^j aWj d^ ^ *»^ j j^Uo U (^y***^! *wl 




«Me refugio en Dios huyendo de Satanaselapedreado. En el nombre de 
Dios clemente y misericordioso. I)ios cs la luz de los cielos y de la tierra. 
Esta luz es semejante a un fanal en el cual hay una luz dentro de un 
vaso de vidrio, y el vaso de vidrio luce como un luoero resplandeciente 
que alimenta su luz de un arbol bendilo: de un olivo ni occidental ni 
oriental, cuyo aceitc encendido brilla, y si no se tocase pareceria luz de 



- 211 — 

luz sobre luz. Encamina Dios bacia su luz a aquel que quiere. Y da Dios 
proverbios a los hombres, y es Dios en todas las cosas sabio. En esla casa 
oye Dios que se le alaba y se reptte su nombre. Le alaban en clla por 
la manana con la oracion, hombres que no conocen ni la compra iii la 
venta, que rccucrdan a Dios, hacen oracion y fomentan la creencia. Que 
temen el dia en que se penetraran los corazones, y juzgara Dios lo que se 
ve y lo que no se ve, y les dara niejor recompensa que la que merecieron 
por su sabiduria, y ies colmara de sus beneficios. Y Dios recibe aquien 
quiere sin dar razon de ello.» 

Debemos advertir sobre la inscripcion anterior: 1 ." Que las palabras 
con que se encabeza «Me refugio en Dios huyendo de Satanas apedreado* 
se acostumbran a poner al frente de muchos letreros arabes, y en este de 
que hablamos eran sumamente oportunas, porque en la madraza estaba 
el asilo donde con la doctrina religiosa se daba un arma para defen- 
derse del encmigo; angel de linieblas a quien llaman los musulmanes 
apedreado, porque segun tradicion, Abraham le ahuyento a pedradas 
en oeasion que le combatia con frecuenles tcntaciones. La frase siguien- 
te: (.En el nombre de Dios clementey misericordioso,» es muy frecuente, 
con ella principian casi lodas las suras y los mahomelanos la ponen a la 
cabeza de lodos sus escritos. 

2.° El resto de la inscripcion son los versos 33 y siguientes hasla el 38 
inclusive de la sura *La Luz» vigesimacuarta del Koran. Se escogi6 este 
trozo por el arquitecto que dirigi6 la obra, a vista de la alusion que en 
61 se hace a los que se dedican al estudio, pues ellos son los que han 
de fotnentar la creencia ensenando la doctrina coranica despues de 
saber la Teologia, 6 dando a Dios lo que es suyo una vez aprendido el 

Derecho. 

Pasemos al estudio de la lapida que servia como de coronacion al por- 
tico de que vamos tratando, y con ella daremos por terminada su des- 
cripcion. Dicha lapida contenia las palabras que siguen: 



^=^h a*/* f** u ^ y:f ^™& x & dr-j ^ ^ 



212 



..» ^ J! Y atil ^^ J-S3 Uy jU ^j Jjj crrr^ 1 ^ 



BjC jU j* V *M Y ^1 ^ JyJI ^j j»j oi^=>y *Js 

.sSI t ^ Ulj UL, _, *J* U- l^' ^A" ^ j?^ 1 o U 






«En el nombre de Dios clemente y misericordioso. Bendiga Dios a 
nuestro senor Mahoma y a su familia. Os ha nacido un profeta glorioso 
de en Ire vosotros mismos, curnpliendose vuestro deseo en el, que es 
guarditdor nobilisimo y misericordioso de todos los creycnles. Siempre 
quo podais, decid: Mi protector es Dios, no hay olra divinidad que Kl. 
Confiate a El que cs el senor del trono grande; el vivo; no hay otra divi- 
nidad que El. Invocadle mostrandole pura la religion. Alabanza a Dios 
senor de los mundos. Dios y sus angeles oraron sobre el profela. [Oh 
vosotros que habeis creido! orad por El y saludadlo con salutation since- 
ra. Dios es el grande y su nuncio el honrado.» 

Eslc pasaje no neeesita muchos comentarios. Se ve claramente que su 
objeto era proclamar la supuesta mision del Enviado, asicomo en otra de 
las inscripciones sc habia confesado la divinidad de Dios, y con ambasse 
pucde for mar el simbolo musulman que se reduce a la conocida frase: «No 
hay mas Dios que Allah y Mahoma es su enviado. » 

Estas son todas las noiicias que hemos podido adquirir sobre la portada 
de la Madraza granadina, en la cual se enconlraban simbolizados los dos 
generos Hterarios que mas cultivadores han tenido entre los arabes. En 
la inscripcion que expusimos en primer lugar, el genero histdrico; en las 
demaselteoldgico. Para terminar este parrafo apuntaremos un lastimoso 
contraste. Los infieles llenan hasta las paredes de los edificios cientificos 
con susabsurdas doctrinas. En cambio en algunas naciones quesellaman 
i-risfianas se procura descatolizar la ensenanza. 



215 



V. 



Al penelrar en el interior del edificio, se ofrecian a la vista exlensas 
tarbeas (1) 6 cenadores adornados con elegantes columnas, en que se 
suspendian arcos calados, con preciosisimas combinaciones de adornos y 
letreros; en una palabra, con todas las galas arquitectdnicas que formaron 
el buen gusto de aquella epoea. 

He aqui las inscripciones con que se adornaba tan bermoso patio, segan 
el manuscrlto de los interprets municipals. La parte interior" de la 
puerta cuya decoracion exterior llevamos descrita. estaba flanqucadacon 
un recuadro que contenia la misma inscripeion «Os hemos abierlo una 
puerta, etc." que tradujimos con anterioridad. A los dos lados de la 
puerta comeozaba el adorno con que se cubrian las paredes de todos los 

cenadores. 

La parte superior de lal adorno consistia en una banda que se hallaba 
junto al techo, y daba vueltus a todo el patio, repiliendo en cada unn de 
sus testeros una leyenda coranica, cuyo texto arabe omitimos por su 
escaso inferos. Su version segun el P. Ecbcverria es como sigue: 

«jOh vosotros los que habeis creido, no falteis a la fe en Dios. Sed 
contenlos con la paciencia y con la oracion. Esperad su luz para saber, 
porque Dios ayuda a los que licnen esperanza-o 

En los pilares de las cuatro esquinas del palio se leia: 

«Alabanza a Dios porclbeneficio del Islam. » 



fi) Tarbca en lengua arahe, significa aposento etiadrado 6 cuadrilongo, 



— 214 — 
Y en otra cenefa que corria hacia abajo paralela a la que acabamos de 
citar se hallaba esta otra inscripeion: 

J^ ^ ^1 SJ\ ^ -y I ^ J-^ ^ 

«jOh confianza mia! joh esperanza mia!, tu eres mi esperanza, tu eres 
mi sosten. Sella con el bien mis obras.» 

Con las tres inscripciones que preceden formabase tres lados de un 
rectangulo que ocupaba cada una de las paredes del patio, y dentro de su 
area se encontraban los adornosdeyeseria. El cuarto ladoera una banda 
horizontal poco distanle del suelo, en la que se repetian alternativamente 
las conocidas frases S\ * ^JU V j «Solo Dios es vencedor;, y 
xi^j J3 viXJUl «Elreino pertenece a Dios unico.» 

Entre los mencionados adornos de yeseria resaltaban multitud de 
tarjetones 6 escudos cuyo fondo llenaba gran numero de sentencias 
arabes, y a cuyo alrcdcdor podian leerse algunos otros rasgos celebres 
entre los mahometanos. Las sentencias que llenaban el fondo eran: 
. *li sjjJuJl « E Ipoder pertenece a Dios.» *-U J-*-£\ «La alabanza 
pertenece a Dios.- JJ >*J! «La gloria pertenece a Dios. u ^ -t*JJ 
«U perpetuidad pertenece a Dios.» Y las que se leian alrededor eran: 
LL n .y, \\ ik-jJ! «Laprosperidad continuada.>. sX^j & i-^*)\ 
.La grandeza pertenece a Dios unico.» Eslos tarjetones resaltaban sobre 
un campo de nexos, de hojas, de com binaci ones geometricas, de esa rara 
proligidad de adornos, cuyo portentoso ei'ecto admiramos aun en los res- 

los que quedan del mismo origen. 

Destacabase, en medio de tan rica ornamentacion, en el centra de uno 
de los lados del patio, un epigrafe en forma de escudo. Con toda el alma 
sentimos que nuestro codice no inserte el texto original de trozo tan 
importantc. porque solo en aquel caso hubiesemos podido apreciar con 
seguridad su merito. Aquel manuscrito solo prcsenta una traduccion en 
verso, por la que. y por su estilo levantado, nos inclinamos a sospechar 
que tal vez pudiera ser una poesia. EI P. Echeverria inserl6 una version 



— 215 — 
hecha por el. en sus «Paseos por Granada, mas sin decir si era prosa 6 ver- 
so originalmente. Yadvertiremos una equivocacion en que cayo tan sabio 
varon al hablar del asunto: dice que la inscripcion se hallaba .«n tin cs- 
cudo de hierro grandc que seria sin duda fundido porque tenia relieve.. 
No es de exlrafiar que haya incurrido en este ligero error ei ilurtrado 
arqueologo. tai vez por leer con precipitacion el leito del original, que 
diee: «En los paseadores del patio hay un escudo de yeso con letras ara- 
bigas. etc.. Por nnestra parte, creyendo mejor hecha la version del cele- 
bre presbitero de Granada, porque la experieneia nos ha demostrado sor 
mas docto orientalista que los autores del manuscrito, la insertamos a 

scguida. 

«Si lienes la dicha de n.irar en lo interior de csta casa, labrada para 
habilacion de las Ciencias, para f.rnieza de la grandma, y para lustre de 
los venideros siglos; v.rasque esta fundada en do* prerogativas. que son 
la firmeza en la juslicia, y la piodad; prerogativas, que logrnron los que 
se emplearon en ella. para la gloria de l.ios. Si en lu espiritu hace as^ito 
el deseo del cstudin. y de huir de las sombras do la ignoranda. hallaras 
en ella el hermoso arbol del honor, llace el estudio brillar como estrellas 
a los granites, v a Ins que no lo son. los eleva a igual lucimiento. Con 
ella nuedes cons-guir el camino de la lu/.. cuaudo desenganado. resuolvas 
huir de la oscuridad del mal. Si huseas la estrella de la razon, veras su 
olaridad sin engano. auu por entre las nubes de la duda. Pero reducdoa 
la clencia. para aprovechar en ella. has de volver tu cara al bien obrar, y 
has de desechar toda inclinacion al mal. No es el camino de la sab.duna. 
para el que lo anda cargado de malvada codicia. Sigue. pues, esle consc- 
io asi hallaras el provecho, cuando anciano; y cuando mozo seras cst.ma- 
do y te buscaran las dignidades. Vuelve los ojos al cielo del Pueblo, y 
veras cuantas estrellas que tenian muy escasa lu*. se hallan por este 
camino llenas de infinilos resplandores. Y si bien reparas, veras que 
unas de ellas hacen la corona, y oiras son las columnas de la casa del 
saber. Ellas alumbran los corazones. ellas guian al bien, y nos son 
verdaderos amigos. que no, aconsejan. Acepto Dioa lanlo bun mat.- 



210 



tuido por Yusuf, estrclla del mas alto grade, brillanlo on la Gienciii, 
y en la Ley.» 

Por la version anterior se pueden formar nucstros lectores alguna 
idea del merito que tendria el original. 

Continuaremos nuestra description diciendo algo acerca de la puerta 
de la escalera. Tenia la forma rectangular, y el lado superior de tal 
rectiingulo se formaba con un grueso madero labrado primorosamente. 
Es digna de nuestra atencion la figura de esta puerta, porque se ofrec-e 
en otros edificios del mismo tiempo, como en la torre de Abul Hachach. 
En el madero colocado en la parte superior de esta puerta habia una 
inscripcion cuyo texto original arabe omitieron tambien los interpretes 
del municipio. Echeverria la traduce del siguiente modo: 

«Advierte esta maravillosa entrada, desde luego da senas de alto desli- 
no, sus brunidas piedras resplandecen, y es de artificio singular. Su 
fortaleza representa los venideros siglos, en los que durara por to firmn 
de su estructura. Desecha la pereza, ven a ella a aprender a huir del 
vicio, y a saber dirigir tus oraciones, para que en el tremendo dia del 
Juicio alcances perdon de tus yerros. No olvides el ofrecer tus dones al 
alto profeta Mahoma, para que asi difunda sobre ti los hollos colores de 
la sabiduria, como el sol reverberando, comunica su claridad a los luga- 
res oscuros.» 



VI. 



Laescaleracuyaenlradaacabamosdedeseribir,conduciaaunoscorredo- 
res adornados de prirnorosos arcos, y bien labradas columnas, del mismo 
gusto y analoga forma a las que con anterioridad deciamos que exislian 
en la planta baja. Sobre los capitelcs de las mismas, en los arcos que 
sostenian y en las paredes de los cuatro Iados, en medio de una profusion 
do adornos de comaraxia, se leian las sentcncias conocidas ya por nues- 



— 217 — 

tros loctores: «Solo Dies es vcnc«dor.» « El reino pertenece a Dios.« 
«Alabanza a Dios,» y algunas otras frases igualmente conocidas. 

Conducian estos corrudores al aula principal que despues se convirtiu 
en salon de sesiones por los senores del Ayuntamimito, y su decoracion 

era como sigue: 
Sobro el pavimento formado con balilozas rcetangulares y pequefios 

azulejos, en los que se leia el mote de los Benu Nazar, se levanlaba un , 

bello zdcalo de mosaico en el que so admiraban combinaciones geome- 

Iricas las mas agradables a la vista. No nos han quedado noticias del 

adorno que reveslia las paredes de la pieza; solo sabemos la ornamenta- 

cion interior de su puerta de enirada, y que en su lestero principal 

exislia cicrto amulcto de que con posterioridad haremos mencion de- 

tenida. Es de suponer, sin embargo, que no oslentastrn la proligidad 

de adornos conque estaban decorados el patio y los corredores, para 

que en aquella habitacion, destinada al estudio, no hubiera objeto de dis- 

traccion. 

El aspecto interior de la puerta que daba entrada al departamenlo de 

que se trata, era el siguiunle: En su parte de arriba y sirviendole como de 
corona, habia un cuadrado de labores exquisilas, entre las que se leian 

en pequenos tarjetones las frases muslimicas *il ( *_L*JI «La sabidurin 

pertenece a Dios.n ^ *' = — ; — " «E<i elernidad perlenece a I)ios.» 

sii J^,^! (Mabanza a Dios.» ^ jJUl «El reino pertenece a Dios.» 

A sus lados habia dos ajimeces a cuyo alredcdor se leia la inscripcion 
siguiente: 

JU! 1\j^ *jj^» j L-JjJI ^ **./*>. ^ ■*-*% j^^ -> 

j/ .djU WlS iJafts 3 tot - ^JLkfi^ J. jJJife Ijjjj 



• Si el hombre mundano pone su voluntad en Dios, El le sacara de las 
cosas del mundo, y lo Uevara por caniino de salvacion, dirigiendolo a la 
escuela, donde hay ocasion de rectitud, do ciencia y de combaie. [Oh hom- 

28 



— 218 — 

hre! pelea firmemenle con lu escudo. El ie guarda, y si lo conservares 
con honor, scras honrado.» 

Grandisimo in teres onciorra la inscription precedente 5 pues en la mis- 
ma se prcseqta de un modo exaclo, la indole que afectaba en aquellos 
liempos la instruccion, no (an solo en el pueblo mahometano, sino que 
tambien en lodas las nacioncs civilizadas. 

Sicndo el Koran unieo fundamento de las ciencias arabes, tan solo ban 
de consliluirse por la intcrprctacion y aplicacion desu doetrina. Perocn 
laintorpretacion no puede menos dehaber diversidadde pareeeres, y uno 
de olios precisamento ha de prevalecer: de aqui la disputa para apreciar 
cual de los sistemas tenga fucrza superior; y por eso nace la discusion, 
desde el instante de sor aceptado el libro de Mahoma por los sarracenos 

como ley oxclusiva y universal. 

Ahora bien si el modo de forrnar las ciencias ha de reflejarse en el de 
darlas a conocer, tambien habia de ser adoptado el certamen en los cole- 

gios publicos. 

Ademas de la constitution interna de la sodedad musulmana, dos ele- 
mentos cxternos fueron de grande importancia para que se produjera 
esle Liltinio resuitado. Sabcmos que la filosofia griega influytf considera- 
btemente en la de los arabes, y quo muchas obras de este genero fueron 
traducidas al ftrabo, como las de Plalon, San Clemente Alejandrino, y 
especialmente las del especulndor de Slagira. Conocido es tambien que 
la forma del silogismo y del dialogo son aceptadas prcferentcmenle por 

esle fildsofo. 

El otro elemento fue lal vez de mayor actividad para producir este 
resuitado: celebres son en la edad media las argumentaciones, que cons- 
lituyeron el rasgo caracteristico del escolasticismo, sistema filosdfico en 
que se convirtid el de Aristdteles, una vez que derramo en el sus rayos 
la luz del Kvangelio. Por eso durante el reinado de aquel sistema, se 
adopld la discusion en todas las escuetas religiosas d seglarcs, yen todos 
los actos litcrarios. Ahora bien, si no puede negarse que la civilization 
de los pueblos cnslianos rnfluy6 notahlemente en la del musulman, con- 
fesaremos que en los estudios arabes, y en su ensenanza, habia de refle- 



— 219 — 

jarsc este sistema, como en su arte arquileetonico se reflcjo el bizantino: 
como en sus usos y costumbres se rcflejaron los habitos de aqucllos 
pueblos europeos, con quienes se hallaban en contacto. 

Con sobrado molivo se puso en la inscription que vamos eshtdiando 
que en las eseuelas hay ocasion de rectitud, de ctencia y dc combatc. Dc 
rectitud, porque nadie mas que el estudioso necesita poner freno a sus 
pasiones; de ciencia, porque aquel edificio era su morada y su lemplo; 
y de combalc, porque la forma de ccrtamen cientffico informaba los sis- 
tenias pedagogicos en el pueblo arabe como en los domas civilizados del 

mundo. 

Habiendo hablado de los adornos que revestian las paredes del que fue 
en oiro liempo cl aula principal de la madraza y despues salon dc scsio- 
nes de la Corporacion municipal, diremos dos palabras sobre su licrmosa 
techumbre. Su estilo pertenecc a ese genero tan severo al par que tan 
rico en ornamentation, conocido en nuestros dias luijoel nombrede mu- 
dejar; y forma una hermosa boveda adornada de caprichosas labores. 
Desgraciadamenle, el inccndio ocurrido on la casa de quo hablamos, 
cuando lo era de Cabildo, destruyd entrc olras mucbas prcciosidades 
otro lecho del mismo orden que exislfa en la antesala baja y nos privd 
del gran placer de conlemplarley dar su description a nuestros lectores 
Esta perdida esdesentir, pues que segun sedice excedia en merito al de 

la Sala de sesiones. 

Goncluiremos esta description diciendo dos palabras sobre el amuleto 
que, segun anleriorrnente dcciamos, se ballaba colocado en el testero 

principal de la Sala. 

Este consislia en una letra o de grandes dirnensiones que en pi clarn 

de su cabeza contenia in palabra w^JI «El sefioiv y en el de su parte 
inferior la frase: aiM ^—z «Dios es el elfivado,» hallanclosc eseritas 
enlre las letras y rasgos de esta liltima frase, con caraclores de menores 
dirnensiones, las invocaciones y profesicn de f6: ^j-J' «E1 seiior." 



J! ^^j II aJJl *-™-J «En el nonibredc Dios clemente 




+h 



y misericordioso,» y Jl*" aW ^ d\ ^ ^ Jj-j ^ ^ ^ *$\ Y 



— 220 — 

«No hay mas Dios que Allah y Mahoma es su enviado. No hay otro Dios 
que Allah el sabio,» 

Nos reservamoy para olra ocasion, en que procuraremos hablar de los 
amuletos musulmanes, hacer algunas consideraciones sobreclsignilkado 
y virtud dc cada una de las partes del que acabamos de deseribir, limi- 
tandonos por ahora solamente a decir que, segun ereen los supersliclosos 
musulmancs, este ensalmo sirve para producir la ciencia infusa. 



VII. 



El eddiee eoncluye lo concerniente al edificio deque tratamos dando a 
ronocer las inscrjpriones quo habin «en el mihrab que es el adito donde 
o\ Faqui hacia la Zala.» 

Poco tcncmos que hablar para desoribir esia pieza del edificio. La 
pueria que so hallaba en el centro de uno de sus latlos, y por la que 
romunieaba con dicha principal habitation, no contcnia ninguna cosa 
digna de ser recordada; pcro las dos mitades de la pared que dividia, asi 
eomo el opueslo teslero estaban adornadas de medalloncitos en los cua- 
les so leia: dJU ^T ii^j a j Jj- 31 - ^ «No hay poder ni fuerza sino 
en Dios." 

En los otros dos costados de la habilacion, y formando contraste con 
el primor que se dejaba mirar en lo demas de la estancia, habia dos pa- 
snjes del Kor&n oscritos con gruesos caractercs, y desprovistos de todo 
adorno cuyo objeto era mantcner firmc cl espiritu de devocion en el alma 
del muslim. A'seguida los exponomos, omitiendo el comentario, pues no 
lo necesita por su claridad. La que se hallaba sobre la pared de la derc- 
cha era como sigue: 

r^-" u^j-* 1 ^ r~t r^ 1 ^ Ua ^ JI ^ ^ ^' 



jJ._xJl> L^i J ^^j l^i ijo j *—j£ ^\ t&\ ^ol 



L ^ 



— 221 — 



«Mc refugio en Dios huyendo de Salanas apedreado. En el nombre de 
Dios clemenle y misericordioso. Bendiga Dios a nuestro senor Mahomay 
companeros. Salud y paz. En esta casa oye Dios que se le alaba y se 
repite su nombre. Le alaban en ella por la manana con la oracion, 
bombres que no conocen la con.pra ni la venta, que recuerdan a Dios, 
hacen oracion y foinentan la creencia. Que temen el dia en quese pene- 
traran los corazones, y juzgara lo que se ve y lo que no so ve. y se les 
dara mejor recompensa que la que merecieron por su sabiduria, y se les 
colmara de sus beneficios.» 

La otra loyenda decia: 

,^\ 3 ,d\ j Lr *iJi j ^ '*&> V ^ j&i Jr 1 ' 



^JWI ^ &\ &=>jJ yXj J£ 



u 




>X*J\ w-aei ^ to\ Lii- j U^i S>j 



& ^J ^ ^— ; ^ ^ 



m J— j hij^' ^ JI *!rtf j r 1 ^ 1 ^ ^ J ^"^ 



iJ! Js »L j ^ Js 



«Vuestro senor es el Dios que crio los cielos y la tierra en seis dias y 
despues descans6 sobrc su trono. Cubre el dia eon la noche. y esta y 
aquel se suceden incesanlementc. Lo mismo cl sol, la luna y las estrellas 
en su curso, y no tiene olro sinn EI. el dominio en ollns. Bendccid a Dios 
senor de los siglos. Aciidid a vuestro senor con bumildad y temor, pues 



— 222 — 

til no ama a los corrompidos. No destruyais la paz do la tierra. Orad 
con temor y confianza, porque la xnisericordia de Dios esta prfalma 
a los virtuosos. Creed en el Dios grande y en su mensajero honrado, 
Bendiga Dios a Hahoma, y sea la salvacion con su familiar 

Podemos deducir cuSnta imporlancia tendria la Academla de que ha- 
blamos, cuando su Alfaqui era persona de bastante distincion para permi- 
tirsele tnihrab, y dipensarsele la oracion ptiblica. 



Tales han sido los datos que hemos podido adquirir sobre el edificio 
donde reflejti sus ultimos destellos la ciencia musulmana en Espana, sobre 
la Madraza de Granada- De seniiresque tales datos no hayan sido del todo 
completos, que no hallamos podido presentar a nuestros lectoreseltexto 
arabe original de muchas delasleyendas que adornaban sus paredes, que 
no nos haya sido posible dar a conocer hasta el ultimo detalle de tal edi- 
ficio. Sin embargo, nos parece que con lo que acabamos de decir basta 

para formarse una idea, si no completa, bastante aproximada del mismo 
y de la proteecion que los reyes de Granada dispensaron al cultivo de 
las ciencias. 

Granada 25 de Noviembrc de 1875. 



FIN 






INDICE. 



PRELIMINARES. 



IMcm*. 



Dedicatoria HI 

Informe V 

Acuerdo del Municipio X 

INSCRIPCIONES. 

ENTRADA AL PALACIO REAL. 

Puarla dcla Juslicia ;i 

Pucrta del Vino ** 

ALCAZAR DE LA ALHAMBRA. 



*■ 



Cuarto Dorado.— Puerta primiliva H 

Patio de la Hezquita 22 

Sala interior sobre cl bosque.. * - ^ 

Mezquitn J*J 

Mihrab ; i3 

Torre dm Mohammed ,t7 

Cuarto de Comarcs.— Galena alia del patio de Arrayanes. . . :i8 

Patio de los Arrayanes *' 

Sala de la Barca * 7 

Salon de Embajadores *** 

Cuarto del Harem.— Patio de los Loones r>9 

*7ft 

Sala de Abencerrajes 

R» ud » £ 

Sala de la Justicia 






Sala de las dos Hermanas 9 * 

Sala de Ios Ajimcces 103 

Mirador de Undaraja * 

Capiteles arabes Ilfi 

Fuentc del Jardin de Lindaraja 117 

Sala de las Camas y Banos . l21 

Habitaciones alias del llarcm 12i 

Torre de Abul Hachach l26 

PALACIOS DEL BECINTO DE LA ALHAMBRA. 



Torre de Ismael 137 

Carmen de Arratia *** 

Torre de la Caiiliva ** 8 

Torre de las [nfanlas ■ ■ ln ^ 

MFICIQ8 KALIS T I PAHMUURHi DEM! Y MM DE LA CIUDAD. 



Ccneralifc iG7 , 

CuarloHenl i7 _'' 

Alcazar Genii 179 

Daralliorra *°^ 

Casa del Carbon 18r> 

Palacio de Ceti-Meriem 187 

Casa de ios Oidores . . . 189 

Casa de los Girones 19 ° 

Olros varios edificios.— Convento de San Francisco el Real.— 

Casa cucsta do la Victoria I 93 

Olra casa en el Albaicin.— Casa de Zafra i9t 

r 
\ 

i 

r'-APENDlCE. 



* s 



Apnntes arrjucologicos sob re la Aladraza 6 Univcrsidnd arabc 

de Granada 197 



__ _ - j 



ADDENDA ET CORRIGENDA. 



Pajj. iljin. i;. IH^e -Waci.mes h'a^e oraciorie:** 

Pag. \n t I i 11 2. Dice -Coreiscitas* Iua,io -Coroischitas' 

P;ig. IV, lin. 2i. Dice dicu I a bien vnluA k*ase -Dion 1 a k>ii»u vnsilu' 

Pag. i V, lin, -J2. Dice BresmtH ltjase "Dreamer* 

Pai?. n, notaalapag. IK lin. S. Ahadaiise a| ftnnl do esla not a Ins jialabras si^uiotitos 

Otros tradncen la frasu indicada ateniendose mas ;'. la letra <le hi mfema: To 9 iu /)i 0l , f/uinc y s ( .„ 

Pag. £3, iWim, 16, Lyase en este pocinn el vrrso Sanies del S." 
Pag, 4*, lin. 2,1. Dice *de his criaturae. lease mLc 1ft aurora- 

Pag. as, num. m. Liasecnlugar dcla trnnncripcion enntonida «'H *>^te nutnero la quo daimi^in 
hi torre de La Cautiva, num. 210, pag. iw. 

Tag. 64, lin. 21, Dice -35- l£asc -w» 
Pag. fia, litip 12, Dice *ft&« lease ■.■>** 

Pag. 120. A?iadasc,<lespiie* do la nota a 3a pag. 1 1 7 num. uk, el siguiente parra-fouuo por mi 
olvido hivoluntario dejo de inscrtarse: 

"Advertimnos, no obstante, que la interpretation del verso 9.™ y i,*' emistiquio do! lo.'eamera- 
mente hipotetica, si se considers el mal estado del epigrafe e» la parte- correspondioote a loa mfemus, 
ininteligible casi de todo pmtto a) liacer nosotros su estudio. Hoy no rcalan ni loa Jigoritsimoa vesti- 
gios que entoimes aparccian. Damns piie* la cita.la trainoripcion como una simple conjoint. 







I 



,■**, J ^ -V ^ *^. ^ 

1 $ ^ + 4 H - i 














■ =■ ■- 





v r 



' It ■ ! ■*• " ■■ ! \\ 



■ 1- 



ar«Q3 






s. 




fl. - <*£? - 

iiiiiSiwiir 



ll-.^ /•*_- 



, ;v\^.x^..v>> ttfc * iSfTFWV tf ¥&TW ^"^ 



r 

^