(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Books about Maghreb and Andalus"

TiTULOS Y NOMBRES PROPIOS 



V.^ J A' 



MONEDAS ARABIGO-ESPAlLAS, 



I'tU? 



D; FRANCISCO CODEHA Y ZAIDIN, 



rjtJoJmnni i\o T-oniriiii AmJ^r on in ruiroi-flldh'1 "fo MndJ'iil. 




MADRID. 

I I- J 

IMPURNTA, RRTRHROTIPIA Y rtAT^VANOPJMSTIA J>R AltinAr/ Y */ 

1878. 



-rf 



TITULOS BONORIFICOS V lllBltES PROPIOs 



EN LAS MONEDAS ARABIG0-ESPA:S'0LAS. 






Si las primitivaa monedas iirdbigo-espanolfts, A irnitaciou de las 
acufiadas por los califas de Orientc, npenas contienen mas datos que 
la noticia de la poblacioii y ailo on que fuorou acufiadas^ y esto no 
sieiJipre, en cainbio, en el trascurso de' los siglos, se introduce la 
coatumbre de consignar en las mismas el nombre del supremo im- 
perante, llameso (^ste Imam Amir-aUmummin^ Amir-aUmuslimin^ 
Imam delpnefAo, 6 simi>]emente hachib {primer^invmtro) do un Imam, 
abstractOj digdmoslo as(, 6 inuorto muchos auos dntes: no encon- 
tramos solamente en las moncdas drabcs los Bombres do los califas 
qne las aouflaronj sino quo figuuan en las mismas los nombros de 
pHncipes Iterede^oSy de altos empleados d^ palacio y do algunos perso- 
najes de major 6 menor importancia en la administracion del Esta- 
do, constando unas veces el cargo por cl cuat figuran, ignordndose 
no pocas, y dando, por tauto, Ingar a no pequefias dudas, y de aquf 
d discnsiones profundasj en las que sabios extranjeros ban desentra- 
flado detalles de la bistoria de Or., qne s61o por las monedas pneden 
aclararse. Hasta hoy, pocos so han dedicado A investigar los datos 
liistoricos que constan en las monedaa ardbigo-espallolas; y eso que 
el campo es tan exteuso, que en 61 puede recoger mi6s abundaute, 
tanto el que se dedique a la bistoria general de Espafia , como el que 
fi6Io se proponga estudiar la bistoria decualquierapoblacion de algu- 
na importancia; pues apenas la hay de mediana entidad durante la 
dominacion drabe, que no acunase moneda propia despues de lacai- 

da del Califado de Cordoba : y n6tes6 que en las monedas de esta ^po* 

1 



2 TkdLos itoitonfFrcas ^ koMBRfis Piiol'tdS 

ca de nucstrahistoria, tan poco conocida, dificilmente se enconti'a- 
ra una poblacion que no pueda recoger datos ignorados de todos sus 
historiadores : es verdad que estos datos qiiiza no i)ueclan ser com- 
prendidos iioy, porqne las nionedas no pucden dar detailes; pcro 
pueden aclarar indicaciones que se tengan por otro r;iedio, 6 servir 
de punto de partida para investigaciones nlteriores. 

No se crea, en vjrtud de lo que antecede, que, al tratar de los 
Titulos y Nombres propm que aparecen en las mme^as arMgo-espa- 
nolas, presumimos dcscorrer el velo que cubre !a historia de muchas 
de nuestras poblaciones en este pertodo; no creemos poder romper el 
sello que eierra cl libro de nuestra historia : solo nos proponemos 
desdoblar alguna dc sus pdginas , ieyendo en sus doblcces el nombre 
de alffun rey, do alffim prindpe de lafamilia 6 de algun alto emplea- 
dOy dcBConocido hasta hoy; pero sin que de ellos nos sea dado leer, 
por ahora, mds que sus nombres: quizas, con el tieinpo, otros pufe- 
dan leer alguna pAgina dcllibro misterioso, y Ieyendo y publicando 
unos turns, otros otras, nuestros sucesores podran saber, si no toda 
nuestra historia, nlgo mas de lo que nosotros podemos saber. 

Ademas, oon eatos estudios, nos proponemos excitar el intores de 
los aficionados A la liistoria patria, para que, viondo que por las mone- 
das que homos podido ver les damos algan dato Bobre la poblacion por 
ouya historia tenga cadauno particular aficion, se deoidan d recoger 
cuantas les sea posible, en la segnridad de que si algunos se decidie- 
ran A hacer colecciones de las monedas drabes, eomo sobaceu de las 
ibciricas, colonialcs, 6 de la Edad Mddia, se encontrarian no pocas 
quo aclarasen puntos que nosotros dejarimos en duda por falta de 
datos , 6 quo por la misma causa no niencionar<imos. 

Como preliminar d nncstro trabajo, nos creemos en el caso de 
hacer una ligera resefia de la acufiacion dc Ins monedas arabes en 

Espafin. 

Invadidoel Aiulalus (Espaila) por los arabes en el afio 92 do !a 
heffita bajo Jaa irdoncs de fai'ik y dcspnes btijo las de Mtisa, 
era natural quo estando tan distante del centro del Iinperio de los 
Omoyyas en Or., acuflase las monedas que neceaifcaba para su co* 
mercio; tnnto mds si se considera que el numorario en ella exis- 
tento tenia que afiuir en concepto de contribucion a la corte de los 



^ > 



^ 






^4 



^^ 



ftM LAS ilONEbAS AfeXfiKlO-ESPAfioLAa. 3 

Califaa, tie la que no babia motive para que volviese A nuestra Pe- 
i)fnsula: en los primeros anos, la nioneda acuiiada por los Amires 
(If; Espafia 03 muy pareeida 6 igual a la . que en Africa acufian sua 
Amires, cuyos nombresiio figuran ni en unas m en otras; pues dun 
no se habia introtlucido la costumbro de poner en ellas nombre algu- 
no, si no es en alguna de tipo bizantiuo: deade el afio 100 hay mo- 
nedas ardbigo-espanolas eon tipo docididamente arabe, si no le tie- 
neu todas, segun creemos: como es fdcil suponer, estdn caloadas so*' 
bre las orientales acufiadas en Wasit 6 Vamasco. 

Constituida Espafia en Amirato indepondicntoporlasgestionesde 
los partidarios do los Omeyyas, no por elecciou espoutiinea de los 
jefea de las tribuSj & quienea D- Anfcouio Gonde y cnantos le ban co- 
piado hacen rounir en Asamblea para poner fin h laadiscordiasintes- 
tiuasde los diiercntns bandosj Abdo-r-- Rahman I siguo en la acufia- 
cion do )a mont^da elsistenia seguido porios Amires do Espaila, quo, 
dsu vezj no haeian niiis que oopiar el tipo adoptadode unmodo dofi- 
nitivo por los Omeyyas do Or- desdo el afio 70 do la hegira (1), tos 
sueesores de Abdo-r- Rahman I, basla el III do estc niismo nombre, 
uo introducen iunovacion on las nioncduft, li n<» sor la insignificante 
de pouer en lasmismas algun signo, por ahora de poca 6 ningmia 
importancia i)ara noaotroSj 6 algun nombre propioj quo despues ha*- 
br^mosde examinar. 

En tienipo de Abdo^r- Rahuum 111 so introduce una innovacion 
imporUinte, quo consisto en suprimir 1ft leyenda de la 2,^ Area, <^ sea 
la (jura oxu del Coran , sustitny^ndola con el nombro y tftulos del 
Califa , y en poner debajo de \a 1/ nroa, pocas voces debajo de la 2.% 
ol de ciertos porsonajes, cuyo caractcr no ea conocido, y quo tambion 
tendr<5mo8 que discutir: con ligoHsimas modificaciones, este aistema 
continila hasta la muerte 6 desaparicion de J/iv&n II, 6 si so quiere, 
liasta que su nombre desaparece de las monedas; pues en rigor, s61o 



-A-i^-^^ ^4 — ^^ 



(1) fiata ha sido la opinion general, fundada en la aiitorirtad dc Macrhi y otros 
autores, y en el hecho negative de no cncontrarflc en los MuacoH dc Europa moncda 
de tipo Arabo anterior al ailo 76, si bkn ya fic; coiiocia una, en la quo en rigor He 
Iciaflailo 70», aan<|uc, en virtud de la docirina corrinnte, m- crcia fuose del rtfio i)0: 
pero scguiiel CounUr d'Orient de G de Agosto de 18G2, el sabio numismitico lurco 
&TuiW Z?oy po3oe monedas acuftadaa en IJawoia, en el califado deAUjafto 40 dc la 
liegira {Journal atiatiqufy p. 234, del t. il, de la ser, vi). 



entoncGS comienza el tercer periodo que podriamos llamar de las mo- 
nedas de los royes de Taifas; ya que estas^ sin ser como las anterio- 
res k Abdo-r- Rahman III, se diferencian de las de la 2/ ^poca en 
no tener nombre de Imam: estc periodo numismatico, que solo com- 
prende monedas acutiadas desde el ano 430 al 486, poco mas 6 me- 
nos, es el mds extenso quizas en cuanto i la multitnd y variedad do 
las monedas que comprendo, y cl mas ijnportante, sin duda , por !os 
nmchos datos niievos qtie nos suministranm para la historia de mu- 
cbas ciudades; las monedas acufiadas en este periodo son de cobre on 
9U inmensa mayorla, habii^ndolas de ore en bastante numero, y po- 
cas 6 ninguna de plata. 

En el afio 500, d poco antes, comienza el periodo de las monedas 
almoravidesy periodo de otro medio sigio, pues la dltima moneda que 
de ^1 conocemos es de 548 : como formando parte del mismo, pueden 
considerarse las monedas de los Kbn Farecli, Ebn Ayad y Ebn Mar- 
danis de Murcia , de i?6» Hamdin de Cdrdoba y las acnnadas en Ba- 
dnjoz por un rey que debi6 alzarse con la soberania de aquella region y 
cuyo nombre no podomos por hoy acertar, A pesar dc haberlo consul- 
tado con persona mny compotente y, ofcras; las monedas deesfce perio- 
doj en la 1/aroaj ademnsdo laprofesiondo fe,poneu el nombre de los 
principes almornvidcs Ja*^uf, AH, Isliak, 6 TexufiD, que se titulan 
Amir aUmnslimm^ 6 el de los que, a la dcanpniicion de los almoravi- 
des en Espaiia, se ensefiorearon de alguna region, los cuales 6 no to- 
man titulo aiguriOj 6 le toman mas modesto, como ver^mos: en Casi 
todas las monedas do esta olase figara en la segnnda dren el nombre 
del Imam Abd- Allah ^ en algunas con el aditamentode AUkhba^if 
los Ahnoravides hacen desaparecer de la orla de una de las dreas la 
leyenda de la mision prof(Stica de Mabonia i-L^i( *iil ^y^\ 

Afahoma es el enviado de Allah; eiwidle con la direccimi y religion vei'* 
dadera para hacerla prevalecer sohre todas las religiones , annque pese d 
los politeistasj Coran-Qura ix , v. 33 y Oura LXI, v. 9, y la reempla- 

zan con la leyenda ^^ y^j ^-^ J-r^ i^r^ ^? r*™ , ' J^.^ ^, O^J 



iOt ^Uh I yfi V^ ^^^ ^^^ siguiere otra religion que el Islam^ no 



ES LAS MONBDAS ABXBIQO-BSPAfJoLAS. 6 

fig?'a recibido de 41 y 41 en la otra {vida sei'd) de los errantes el camino. 

Qura III, V. 79. 

Los Almohades , sucesores de los Almoravidesj altenmj en sentido 
funesto para la Numismdtica, el si sterna do aoufiaeion, haciendo sii 
Icctiira mis dificii por la variedad de las loyeudas, y al misrao tiem- 
po m^uos importante, por euanto generalmente no ponen el punto 
do acuBacion, y minca el afto; y si, como en los dirhemes, ponen 
alo-una vez la ijeoa, omiteu basta el noinbre del Oalifa: lasraonodas 
de los Almohades son de oro 6 de plata, uunca de cobro, por lo quo 
bemos visto: en euanto a su forma exterior, afectan la forma cua- 
drada; pucs las de plata lo sen, y las de oro on ambas Areas tienen 
las Icyendas iiieluidas en uu euadrado con otra inscripcion on los seg- 
mentos: las nioncdas do los Nasaries de Grmiada, en su forma exte- 
rior so confundcn con Ins dc los Ahnolmdes , por afcctar la forma cua- 
drada; pero son do mas importancia para la bistoria, porque si bien 
siguicndo la costnmbre introducida por aqudlloa nunca ponen la fe- 
cba y pocas voces la (;eca, en euanto al nombre del rey, en las de 
oro al m6ios nos dan cuantas noticias pudieran desearse; puos alguna 
vez ponen su noinbrc, su cuui/a 6 descondcncia y gonealogta, quo al- 
guna vez Ilega basta la (!." y 7/ gcneracion, como en las do Mobam* 
med VIII, Caad ben All y Abu-I-Ha^-an AH. sin omitir tampoco ol 
sobreoombro bonorifico. s 

Hay quo tener muy eii cuenta esta variedad inmousa do las mono- 
das arabigo-ospaaolas, porque los nombres de ti'tulos que aparecon en 
eUas nosiempro tieueu ol mismo signifieado; y respeoto i los nom- 
bres que apareeen sin expresiou do tituio, y cuyo caraeter se puode 
conjeturar por el Uigar que ocupan on las mismas, es muy diforente, 
a nuestrp modo de vcr, segun el periodo li que la moneda perienez-^ 
ca: estas diferencias se notan principabnente entre las monodas del 
segundo y tercer i)eriodo, 6 sea el de khdo-v- Rahman III d Jlixem II, 

y el de log rer/es de Taifas. 

Al tratar de los- TUulos y Nombres que apareeen en las monodas ard' 
bigo-espafiolais tonemos que distribuir mjestro trabajo on tres eapi- 
tulos 6 partes prineipales, on las que, prescindiendo del 6rden cro- 
nologico con que tales nombres figuran, nos ocupemos: 

1." De los supremos* imperantes quo con lostitulos de/wtaw Amir 



w 

6 tItolos hohobIficob y bombbbs prowos 

akmuminin, Amir dUmuslimini Itnam cd-omah 6 Imdmona (nue&tro 

Imam) Al-Jalifah 6 Al-Malidiy figuran en las mismaa. 

2.^ JDe lo8 nombresque, sin iodicacion de cargo 6 conlosde^a- 
cfdh'o Walv-UdH^iQXQQQn alguna vez desde Abdo-t-Eahman II en 
219, y haci^ndoso comunes desde Abdo-r-Rahman III, continuau 
basta Mohammad AI Mo^takfi 414 6 Hixera (III) Al-M6tad en.418, y 

3." Do loB nombreB que aparecen en las riionedas de las reyes do 
Taifas y postoriores, tengan Utulo 6 no; pues en ^stas el titulo lux- 
ohib tiene diferento siguificado que en las aiiterioros, y hay que discutir 
el de Amir, que comienza A figurar en las de los Hammudm de Mala- 
ga, y cousta despaes en muchas de las de los Almoravides. 

I. 

^ 

DOMINADORBS DK EsPAKA QUE SB TITULAN KN LAS MONEDAS 

Imam Amir Al-muminin, 

Separada laKapaRa drabo del Califado de Or. en el aflo 138 por 
Abdo-r-Rfihmnil 1, que funda io que so llama comunmente el Cali- 
fado de OArdobftj ni 61 ni sus sucesores Hixem I (do 172 k 180), Al- 
Haquom I (de 180 A 206), Abdo-r-Rahman 11 (206 d 238), Mo- 
hammad I (238 & 273), Almondzir (273 & 275), y Abd-AUali (275 
i 300), toman mds tftulo que el do Amir (I) (Prfnoipe): no piensan 
©n titnlarso Amires do los creyentes oZ-mMwinw , ni do los muslimes 
al-nMslimin; pues aunqueno recoMocen la soberaoia espiritual de los 
Abbacies de Or. ; pareoo como quo no so atreven a arrogarso esta 
preeminenoia. Se neCesitaba que extendifinclose md« allA de la penin- 
sula el imperio ar6big£*-68pfliiol , se pusiese en coiitacto comma di- 
nastia que, aimquo miittos poderosa j pero ligada- d la familia de Ma- 
homa, pretendia ojeroer ontro los muslimes el Vioariato 6 Califado del 
pj-o/eto de la Meoa, para que los Omeyyas se arrogason este mismo 
tftulo, del cual, obrando politicamente, no podian dejar d los fatimi- 
tas en pacffioa y oxciusiva pososion en Ocoidente; pues ^sto los expo- 
nia A que los mualimes eepaflolos reconoeieson la soborania espiritual 



■-^ i 



(l)^Coii6tii csto cn mi tcxto dc JSbn Al-Abbar qoo ]wnc D, Antonio Conde: t, v, 
p. ui 4o Iflfl 4^o»M'rea* d^ la 4c, 4c la Uutoria : mda adclaate lo poD^moB. 



EH. LAS i&IOHfiDAS AHABIQO-EBPaSoLAS, 7 

do los fatimistas, y do osto »! teoonboimiento do la tomporal no ha- 

bia mas que un paso. 

Segun los AA. arabes, al llegar a oidos de Abdo-r-Rahman III, 
por nna parte la debilidad de los Galifas Abbacies do Bagdad , A 
quienes acosaban ya los Turcos, y por otra la prepotenoia del Fati- 
mita, quo habia tornado cl lakba 6 sobrenombre do Amir- Al-muini- 

jiMi 6^ titulo ^ 1 fj J jv^rJI ^ra-iVasir lidin-Allah (protector do 
la religion de Allah), y Amir al-muminin (Amir de los creyontes), 
siendo el primcro do la dinastia do los Omoyyas que tomaba lakha 
suUdnico, segiin el testimonio do los antoros arabos; puos sus ante- 
ccsores se habian titulado solo Amires. 

■t I 

Esta deterinimxcion , de no poquoHa impprtancia en nuestra bisto- 
ria, trascicndo bien pronto do un modo solomno A las'nionedas; pues 
la imnensa niayoria do las quo so coTiocen de Abdo-r-Rahman III 
canibian complolamonte rospccto a las de sus inmediatos antcceso- 



J pj jj^ Jj jJb J Dies es uno^ Di&s es etefnd, iio 

mgendvd ni fue engendrado ; no tiem sermjan'e, Cura uxiT, cncontra- 
moslaproelamaciondclostitulosdolCuIila ^\ ^^i j^i^\ ^l^'^\ 

,,.:j'jJ\j^\ (J*=vJI^ Ellmmi An-Nasir Udin- Allah Ahdo-r- Rah- 
man Amir de los crei/entes: desd.e el aiio 320 hemos visto monedas do 
todos Ids anos del reinado do este Principe, m6nos del aiio 329: en 
todas oUas hay la misma inscripcion, babiendo solo on algunas.una 
ligek vkrieciad en la' ■^'istribuoipriV pues on ' voz de ostar en tros li- 
licas, como snccde do ordinario, las liay que en' la'primera tienen. 
solo la palabra .U*^l El Tman, y algunas de los aiios 334 y 335 el 

norabre >U^ Hixcm cii una quinta linea. 

iEn que afio tomo Abdo-r-Rahman estos titulos de Imam, Aiir^(^sir 
lidin-AUah y Amir al-muminin'? En los AA. arabes quo hemps visto 
y bablan de osto oncontramos la indicacion de haber tornado ,4^do- 
r- Rahman estadeterminacion, cuando.llego k su noticia la prepo- 
tenoia de los fatimistas en Africa y la debilidad do los Abbacies on 
cl Irak: ademas do esta indicacion general, encontramos otras mas 
concretas, pero no siempre oxactas ni' conformes ontre fii. 



8 TfTDLOS HONORiFlCOS Y NOMBEES PR0PI09 

,Ebn=Al-Abbar, en un texto publicado por D. Antonio Conde, dice: 
«An-Nasir lidin-AUah Abdo-r-Eahman ben Mohammed se llamo 
Amir al-mimiuin (Principe de los creyentes) despues de afios de su 
Oalifadoj cuando ee debilito el poder do los Abba9ies en Oriente y lea 
vencieron los Turcos; pues antes de sus dias se titulaban AmiresD (1). 
D. Antonio Gonde traduce despues de dos afioa,y asf lo dice tambien 
en su liistoiia de la dominacion de los drabes en Espafla; pero ni Ebn 
Al-Abbar dice tal cosa, ni es exacto, como ver^mos despues. 

Segun otro toxto quo publico el mismo D. Antonio Conde, la 
toma del titulo de Amir al-7numini7i hubiera tonido lugar bastantes 
aiios despues; ya que ol texto de Ebn Shona dice: «LIeg6 a noticia 
del Sezlor do Andalus An-Nasir Abdo-r-Kalinian el Omeyya el 
poder do Al-Moez el Fatimita y que so titulaba Amir al-mumi- 
nm, Llegole tambien la noticia de la debilidad do los Caiifas de 
Bagdad, (y) so tituM tambien Amir al-imiminin, y en cstc dia se 
llamo An-Nasir hasta que muri6,» Como AI-Mocz li-din Allah Abu 
Temim Maad ben Ismail Al-Mausor, cuarto Mahdi fatimita y pri- 
mer Califa do osta dinastia, rcino dosdc 341 a 363 (2), rcsulta com- 
pletamento equivocada la rofercncia del autor arabc dc quien nos 
ocupamos; pucs muclio antes do su rciuado os indudablo que Abdo- 
r-Rahman III tom6 este titulo. 

El autor del Bai/aTio Al~Mognb, Al-Makkari y Ebn Al-Atsir rc- 
fieren oste acontecimiento d los arios 31G, 317 6 320 y 327 reapec- 
tivamente. 

r 

Dice Ebn Adzari: wEsto An-Nasir fuc el primero entre ellits (los 
Ome^^yas de Espaha) que se llamd Amir al-muminin y tomo el so- 
brenorabre de alguuo de los lakbas mltdnicos^ que fa^ el de An-Na- 
sir (protector) : los caiifas que le siguieron se llamaron Amires al- 
muminin; eligio lakha sultdnico, y esto cuando ya se conmovio el 
Califado de los Aba^ies y so debiiitd, aparociendo el poder de los tur- 
cos y dailamies : el aljatif (predicador) Ahmed ben Baki ben Mojlid 
comonzd su discurso en la aljama do Cordoba con esta palabra jno;- 
;Vd, en dia vidrnos del afio 316» (3), 

(1) Memorias de la Acadcima de la Ilistoria^ t. v, p, 244, 
(3) C6SAR CANTU, HiUorm, t. VJl^.p, 123, 
(3) BUl* APaABI, I,p. ics. 



BN LAS MOKEDAS ARXBIGO-ESPAJfoLAa. 9 

Al-Makkari refiere esto casi del mismo modo, afladiendo ol deta- 
Ile, iaexacfco por cierto, de que tuvo lugar cuando lo llego la no- 
ticia de quo Al-Moktadir habia sido muorto por su cliento Munuza 
Al-Modlmffiir en el afio 317; el editor, el aabio orientalista M. Wi- 
lliam Wright, afxade; Lisez, 320 (1), Efectivameute, ea osto aRo 
fuG asesioado Moktadir. 

Ebn Al-Atsir indica algunas particularidades al bablar de estesu- 
ceso, y por eso ponemos. la traducciou literal de esto pasaje,,.aunqiio 
sea uu poco extenso; dice asi: al^l (Abdo-r-Rahinan III) lue ol pri^ 
mere entro los Oineyyas que tomo lakbas do los Califas y so liamo 
Amir al-muminin: dejo once hijos varones; los que lo habiau preco- 
dido do siis antepasados haciau la oracion piiblica y eran saludados 
en ella Amires <i hijos de los Califas: 61 permauecio asi basta quepa- 
saron de su emirato 27 ailos; pero cuando llego a su noticia la debi- 
lidad de los Califas en el Irak y la aparicion de los AHdas eu Afri- 
ca, y que bacian la oracion piiblica como Amires al-muminin, man- 
do entonccs quo so le dieae el lakba do An-Nasir-li-din-AIIah (de- 
fensor de la religion do Allah), y quo on la oracion piibiioa fuesosa- 
ludado Amir al-vutminin; dice el pueblo de AndaUis que 6\ fud el 
primer Califa que raando dospues de su abucio (ascendicnto) (2). 
Ebn Jaldnn, lo mismo quo Ab-Makkari, lo rofierc el afio 317, 
quo tambien asigna a la muorto de Al-Moktadir por su cliento Mu- ' 
nuza: An-Nowairi, mas detallado y exacto, aunquo no pone la fo- 
cha, lo refiere i los dias de Al-Moktadir Billah. 

V^amos si las monedas, como docuniento auttSnticOj rosuolvou esta 
cuestion. 

For desgracia , do los primeros aflos do Abdo-r-Rahman III so 
cousorvan pocas monedas, al mdnos con fecba segura, pues las que 
tieuen esta circunstancia datan del ailo 320; sin embargo, do deja 
do baber Ilegado a nuestra noticia alguna quo.otra de los afios ante- 
riorca, las cuales tieneu fecba indndable, . y .no pocas que, sogun 
nuestra opinion, pertenecen al primero y segundo decenio del rei- 

(1) AnaUctis mr I'hittoire et la lUterature des arales d'Espagne, par Al-Mak- 
yi-k^\,puUUspar MM. -It. Dozy, G. Bugat, L. Krehl et W. WHht, 1. 1, 1," par., 
p' 227. 

(3> B^nEl-Athiri, C^'mi^m quod p6rf6atUsiMmiimcrib'iim'^t,y III, ^^.^^^ 



10 ifTDLOS BOSOBfFieOS Y SOMflltfiS PR0PI08 

iiaclo de este Pr(ncipe, que reino medio siglo cabal: para nosotros 
es indiidablequc, en tioinpo de Abd-Allah se inioia una trasfor- 
macionen la moneda, por causaa que no sabemos doterminarj tras- 
formacion que se acentiia en los primeros aiios de Abdo-r-Kah- 
man III y se completa en el aiSo 320, del cual tenemos monedas del 
tipo posterior, y constantc despues, y de tipo- inter medio, en el cual 
aparecen los titulos de Imam An-Nasir lidin- Allah, si bieri con 
las leyendas distribuidas dediferente modo: estas monedas, que pu- 
di^ramos llamar de tipo intermedio, pertenecen a los anos 316, 317, 
318, 319 y 320: de los aHos anteriores podr^ ser qne oxistan algu- 
nas, pero de fecha indudableno homos visto ninguna: por referencia 
conocemos un feliis del aflo 306, y que no tiene ni aun el nombrede 
Abdo-r-ikhman (1) y un dirbem del ailo 310, de que hace mencion 
el conde de Oastiglioni con referencia n T. 0. Tyclisen, de Num. Arab. - 
Hispnnis, p. 79: advicrlo Caatigliorii quo en cstc dirhem so vcn las 
mismas leyendas queen las monedas anteriores a Abdo-r-Raliman: 
3). Antonio Condc (2), ul poner el tipo do las leyendas que constan do 
ordinario en las monedas de este principo, pone las inscripciones con 
la fecha 301 , pero para nosotros es indadabio que la moneda quo le 
sirvio de modolo era posterior al aiio 320 : por tanto, pareco debcrdmos 
admitir , siguiendo la indicacion de Ebn Adzari, que la fecha en quo 
el gran Abdo-r-Ralunan tomd los titulos de Imam An-Nasir lidin 
Allah Amir al-muminirij fm5 el ailo 316: de los varies histori adores 
que liemos citado, solo queda valedero, en cuanto h la fecha, el tes- 
timonio del Bayano al-hiogrib ; resuitando una vez mas la impor- 
tancia de esta obra y el acierto que tuvo el distingnido arabista se- 
fior D. Francisco Fernandez y Gonzalez ai propondrSe sn tradue- 
cion , con lo quo propbrcioUaba a los no arabistas el gran sorvicio de 
poder aprovecharso del inmenso arsenal de noticias que en tan pre- 
ciosa obra so encuentran: lastima grande fud que, 6 per sus muehas 
ocupaciones 6 por causas ajenas d su voluntad , no publicdra de di- 



r- 



(1) Consta cii las Uminaa grabadas para una obra dc D, Antonio Delgadb sobrc la 
NiimismAtica arabigo-espafiola, 

{^yM^^mQrias d^ Id Ac^daniia d6 In Sistori^^ t, Y, p- 2i6, 






EK LAS MONI^DAS AUABIOO^ESFAilOLAd. JI 

cha obra mds que hi parte que abraza desde la couquista do Espafla 
por los arabcs Inista cl priucipio del reinado do Abdo-r-Ralunan HI, 



Al-Haqueu II. 

Puerto Abdo-r- Rahman III en el aiio 350^ despuos de un reina- 
do de 50 afios, siote meses y tres dias, sucediolo su hijo Al-Ha- 

quenijquetomo el lakbade ^^ j^-^Jj\ Al-Mogtanm' billah (ol 

que pide la protoccion de Allah): habieudo entrado k reinar d prin- 
cipios do Ramadhau, novono mes del aiiOj no es de extraflar que en- 
contremos monedas aeufiadas en 350 por AI-Haquem II y por su pa- 
dre Abdo-r-Rahnian III. 

m 

r 

Al-Haquem introdujo en hi distribucion de las Icyendas alguua 
modificacion, do que habrcinos de ocuparnos con alguu deteuiuiionto 
en el capitulo signiente: por ahora baste decir que^ oomo las de su an- 
tecesor, posteriores al afio 346je8tanacufiadas |jr|JI S^^ on medu 
na Az-Zahra^ excopto alguuas perteneoiontes a los dos liltimos ' aflos 
do su reinado j 3C5 y 366, 

Laloycndaj dondoconsta el nombrcde Al-Haqucnijestddistribuida 
siempre en tres tineas^ de este niodo; ^^^^^\ j^^\ |i J^l >L^^I 

JJb j«*-2::i«*j! EL Iman Al-Haguen |j Amir de los creymtes [| AUMot}- 

I i ' 

taiisi7' billah (1) : envh'Ludde la innovacion d que Antes nos hemes re- 
feridoj y quo ya inicio su padre en algunas monedas de 334 y 335, 
debajo de la tercera Hnea de la leyenda bay un nombro propio^ quo 
cuando cousta de dos palabras se distribuyo en dos Hncas,j>omendQ 

J ' r 

la una en la parte superior y la otra on la inferior, como sucedo con 
el nombre ,,Hy^Jl ,x^s Abdo-r- Rahman v ol do J^x^ s^^^l^l EU 

haehih Chdfar y y dunalgnnas veces con el nombre y^\s. Amivy contra 
las reglas de la escritura arabe, deque nunca se dividaa las pala- 
bras. 



(1) Hasta hace pocosdias,no conociamos raonccJa alguna dcAl-Haqacn en )a 
que la leyenda cstuviesc en cuatro linear ; dltimamenfce hemos adquirUo tres cjem- 
plaree do una varicdad nucva. 



\2 TfWLOS HONORfFlOOS V I^OMBBES P-ROplOS 



\ ■■ 'r 



HlXEM II. 



Muerto Al-Haquem en 366, sucediole su hijo Hixem II, bajo la 
rcsencia, digamoslo asi, de su madre Sobha (Aurora) la basconga- 



da (1): tom6, 6 le dieron por lalcba ^^, -^i*^' Almuwayi/ad hillah 

{el fortificado 6 ayndado por AVah)^ y siguio en la acufiacion de la 
monctla el sistema introdncido en tiempo de su padro, uotdndose, en 
nopocfls de las dc su reinado, la novedad de quo existan dos nom- 
biGB propios sin indicacion de cargo, uno debajo dc cada area, como 

r 

vGrdmos en el capltulo iuraediato: en las moncdas de este Principe, 
la leyenda quo contienc su nonibre esta dfstribuida casi sicmpre do 

cste modo: iJJo Sjji)\ \\ ^j^^\ j^A \\ >U^ y'-^^'' El Iman Hia:em 

?|| Amir de los creyentes || Al^Muwai/yad hillah: aunquo Hixem Au^ 
destronado en 399 , habiendo side restablccido en el 400, existen mo- 
nedas snyas de cste aflo y do Jos siguientes basta ci 403: las quo, 
postcriorcs destafecha, Ilovan su nombre, cstan acufiadasporaiguno 
dc los roycs de Taifas, que reconocen la soberanlado esto Prinoipo 
despues de su desaparicion, 

Oomo el hecho do aparccer el nombre de Hixem II eu las monedas 
machos aiios despues de su muorte os tan especial y ha confundiclo 
tanto dun A los nnmismaticos mds distinguido^, merecc qiie demos 
algunos detailes sobre Gstc punto, por mh% quo hoy sea ya doctrina 
eorriente ontro los pocos aficionados en Espafla a cstos cstudios (2). 

tjds oircitnstancias particulares-de los liltimos altohi del reinado de 
ttixem 11 hacen quo sea desconoeida la epoca de su inuorte; pues 
mucrtp 6 aseainado trcs veces, al docir de los quo en su muerte to- 
nian intercS;* y roaparocido otras tautas, su nombre figuro en las 
monedas como Imam Amir al-muminin hasta una epoca on que , do 
Bcgnroj habia muerto do vdras. 



(1) No fiid Aurora la linica Sultana dc ortgcn cristiano : varies de los califas al- 
moravidcB y alraohades tiivieron por madrcaesclavas cristianaa que, habiendo en - 
trado en gV harem , Ucgaron A Fier las predilectas dc los Prtncipes, 

(2) Pufedo verse nuestro folleto Brrorcs de los mmUmdtwos extranjeros al tmtar 
do las 7iwii^d<^ ar^y^go-csi^a^olas. 



- J 
J- 

w 



fiii LAS ifOtllSDAS AR^Biao-HSPASoLAei 18 

Ed el alio 399, puesto Mohammed, biznieto de Al>do--r»Eah- 
man IIIj al frente de 12.000 hombres, fn6 proclamado Califa, con 
el titulo de AUMadhi^ y se apodero de Cordoba y de Hixem IIj A 
quien encerro en una prision: pero teniieiido, eon razou, que 3U 
nombre pudiera servir alguii dia de pretexto para ser inquietado en 
su usurpacion, le escondio c htzo creer que habia muerto, ]iacii5ti- 
doso los honores funebres al cadaver de un cristiano quo se parocia 
a Hixcm, 

Sofocada por e! usurpador Mahommed en el inismoauo 399 la se- 
dicion promovida a nombre de otro IJixem^ hen Qaleiman hen Ahdo- 
Rahwan An-Nasir y no ftie tan feliz con la promovida por Quhi'^ 
many biznieto de Abdo-r-Rahman; derrotado Mohammed en la ba- 
talla de Cantich., y sitiado en el alcazar de Cordoba , so deelar6 ep> 
hitstcroj como dice EbnAl-Aisir, manifestando a Hixem 11, ere- 
jendo con esto dt^sarmar a los partidarios de du competidor; pero 
nadie hizo caso de ello, y se vio precisado A abandonar el aledzar, 
entrnndo en el su competidor Quleiman^ que fue reconooido como 
Califs, entrado ya e! ailo 400: reheclio Mohammed muy poco des- 
pues y ganada a an competidor la batalla de Akhato-Uhakar ^ cae en 
las redes que lo tienden los slaves al-flmirios Amhav y Jairan^ en 
combinacion con su hachih Wadhihj quiones se apoderaron del alea- 
zai' y de Mohammed , sacando de su encierro y seiitando en el solio 
de los Califas a Hixem, quo echa en cara al usurpador sus iniquida- 
dea y le manda niatar: esto tenfa lugar el dia 9 del mes de Dzu-U 
Inchach del aiio 400. 

Despuesdemuclmsrevueltas, que seria largo enumerar, Quleimau 
AKMo^tain, que a pesar de la dei-rota de Akhato-l-hakar y de la 
restauraciqn del legitime Califa, no habia cejado de sus aspiracionea 
al trono, entro de nuevo en Cordoba d mitad de Xawal de 403 , y es 
reconoeido de nuevo; respocto de/fe^m, no se sabe qu6 f\x6 de *51; 
Ebn Al'-Atsir dice solamente que le pa&aron con Quleiman historias 
largas. Ebn Bassam dice (1) que ^"I'^i'^^" '^ mato y le enterro 
ocultamentc, y que despues AH ben Hampiud, queaparentabainten- 



(1) Doav, Loci de Abbadidis, t. ii, p. 250, 



r L 



cidti dev^ngar m mnertej hizo reconocer el cadaver de Hisem y le 
dio honrosa sepultura: los liistoriadores arabes parecen auponer que 
Hixem no habia muerto: asi que, cuaiido en 409 AUhen-Hammvd sc 
apoderi de Cordoba (I), sus mds sinceros partidaros le bnscaron 
con afan: y AU increpo al ancianOf virtuoso y lacdnico padre de Cu- 
leiman , que en nada se habia contaminado con las eosas de sn hijo, 
porla muerte de Hixem, y al oir de ^1 «por Allab, no le hemes 
muerto, pnes 61 ciertamente vivo), se apresuro d matarle(2). 

Asi las cosas, nada tiene de extraiio que entre e) crddulo vnlgo 
circtilasen con valide/, mil consejas sobre la suerte del desgraciado 
Hixem : hdoia el aflo 426 se presenta en Mdlaga Hixem 6 uno muy 
parecido, y que ejercia el oficio de esterero : pasa A Almorfa, de don^ 
de*R echado por 2ohair, que teme su presencia; retirase ii Oalatra- 
va, donde ie reconoee cl pueblo, y esto iuforide temores d Iijmail, 
roy de Toledo, que le hace la guerra, y los de Calatrava, d^biles 
contra el podor del de Toledo, le obligan a marcharse : el cadt de 
Sovilhi, Abu Al-Kacem Mohammed ben Ismail ben Abbad, bien 
fuora porqiiG creyeso que el esterero de Calatrava era realmente Hi-' 
xem , <5 porque juzgara convenir A sus intereses el aparentarlo, lo 
llama y le reconoee; y titulfindose Wti6 del aparecido monarca, 
pretonde gobernar en toda la Espaila musulmana, contrariaudo las 
pretonsiones de los Edrisitas de Miilaga; anunciada la aparicion de 
Hixem i los gobernadores, 6 mejor diclio, reyes de las provinciaa, le 
prestan obediencia los r.iyes de Valencia y sus comarcas, de Cordo- 
ba, dc Denia y las islas y el do Tortosa (3); bion porqne efectiva- 
mento ereyeran en la aparicion de Hixem , 6 porque no qnisieran 
oponerse d la creoucia delvulgo: como es consiguieote, en lodos 
estos puntos se bizo lajotha (oracion priblica) por Hixem y se acu- 
n6 moneda on su nombrc; y si por los AA. no sabemos que Hixem 
fuera rccouocido mds que en los reinos mencionados, por las mone- 
das nos consta que lo fu^ en varies otros puntos, como veri^mos des- 

pues. 



i 



(1) TSbn Al-Atsir cmplcft la palftbra UaJi^ nc hrenore sjjatio iwitiTteiig, qlictfa. 

dilcimos por lacdtiieo. 

(2) Eos Ai>ATSiK, t. IX, p. 18P. 
(B) IDUM, t. IX, p. 201. 



M i*A8 MOKEDAS ArArIGO-ESPaSoLaH. 1^ 

Muerto en 433 el cadi Abu Ai-Ka<;emj verdadero rey de Sevilla, 
suc^dele suliijo Abbad Al-M6tadMdj que contiuiia titulandose ha- 
cAiJ de Hixenij en cuyo nombre gobierna, hasta que en 451,obte<- 
nidas insigues victorias, deja de publicarse el ndmbre del Califa en 
los ahninbaresj y proclama que Hixem babia muerto antes; pero que 
concediendo 4 la prndencia lo que conespondia, no pndo pubiicnr 
su nuierte por el estado de agitacion en que se hallaba el paisiinu- 
sulman, se dice, auade algun autor, que escribio 4 los Ai^ires que 
reconocian la autoridad do Hixem , invitAndoles a quo nombrason 
quicn le sucediose en e! Califadc; poro no habi^n Jose llcvado a (^fecto 
tal propuGsta ^ desde est,o momento ceso la autoridad dclos Qmeyyas, 
si bien la nju^rte de Hixem no fu<5 creida oficiarlmente por.algunpis 
reyos de Taifas; pues per bastantc tiempo continuaron titnldndose 
hacbibcs Ruyosj cngun se deduce del tcstimonio irrecusable de las 
monedas: segun rcsulta de las mismas, Al-M6tadhid no dobiohacer 
la declaracion do la muerte de Hixem en el afio 451 , pucs basta los 
i\)timos anos de su reinado hace inscribir su nombro en las mismaSy 
y esto no se expiica en el supncsto de que ya dntos hnbiera pnblica- 
do su muerte. 



MonAMMED H. 

En 399j Mobammed, biznieto de Abdo-r^Rahman tllj promovio 
una sediciort con objeto de derrocar ii Abdo-r*Rabman SanchuelOj 
bijo de Al-SIanzor, que habiendo sucedido i su bermano en el cargo 
de hachib, y en rcalidad en el de carcelero del imb6cil Hixem^ babia 
couseguido que este le declarase J^l Jj Wali-l-dhd (Principe 
heredero) : la revuelta, mds feiiz en los resultados de lo que podian 
esperar sus promovedores , produjp en pocas boras la elevacion de 
Mohammedj porabdicacion formal do Hixem, que paso del poder de 
Sancbuelo al de Mobammed : cste, d los ocbo dias dc sn exaltacion, 



^ w" 



tomo el titulo suUAnico de ^^ Sj-^^^ Al-Mahdi hillah (el diri- 
gido por Allah) (1), 



(1) Como lofl AA, Arabes no ponen de ordinario las vocaltjs^ 110 liaj scgilvidacl d^ fll 



16 dTDLOS HOKOSfrrtJOft V HOMBHUS - PE0PI09 

■En los pocosmeses que Al'Madhi ocupo eJ trono (en parte de los 
alios 399 y 4G0), debio acuftar gran cantidad de moneda de plata, d 
juzgar pov los muchfsimos dirhemes que se conservan con su nom- 
bre: en todos ellos se lee la misma inscripcion en cuanto & los titu' 
los del Califaj variando tan s61o on la distribucion de la leyenda; 
pues en la generalidad estA en tres Ifneas^ y en alguno de los tipos 
del afSo 400, en cinco : en las primeras, la leyenda estd asi : ^U"^! 

Jl)U ^J-^I II ,.y^j^\ y^\ \\ 0^-*^s^ ^i Iman Mohammed \\ Amir de los 
ereyentes jj Al-Maltdi hillah 

Hay que notar, respecto 4 las monedas de Mobammed, que, aun- 
que se ctee que s61o rein6 en parte de los afids 399 y 400, se con- 
servan algunas, pocas, monedas suyaa, enlascuales indudablemente 
se lee 398: qui^^A la sublevacion contra el bijo de Almanzor no faera 
de tan prontos resultados como hemes dicho, ni los bechos complica* 
disimos do estos aiios pasasen como se ha creido. 



§uleiman , otro .biznieto de Abdo-r-Rabman III, so tiabia rebela- 
do en los liltimos liieses del afio 399 contra el usurpador Moliamined 
Al-Mahdi: habidndose apoderado de Cordoba a priiicipioa del ailo 
400 (en Kebia postrcrp), obligo k Hixem II A que abdicara en su 

favor , y tomo ol tUulo de il) V Jk:^^' Al-Mo<^tam billah {el que 

picle la proteccion de ^//a/i): ecH ado pronto de C6rdobaporsu.com- 
petidor Mohammed , despiies de no poena revueltas, que no es del 
caso enuinerar, vuelve 4 ocuptir el trono desde 403 il 407. 

Do los dos pcHodos de su revuelto reinado tenemos monedas, pef- 
tenecientcs k los ailos 400, 403, 404, 405 y 406, sin quedejen deci- 
tarso do los ailos 401 y 402, aflos en quo se croe que no ocupo el trono : 



O^ ^,t*e 



debc escribirse j^XJ 1 ddingido 6 JIJ^^I A)-Mohdi, el qve Ueva u ofrede 
vna Hotima 6 remlo : nucstros autorcs, unos escriben Almebdi, otros Almodi, y pare' 
cen trariacribir la palabra ^-H*J '. 



\ 



-. 
7 



EN LAS MONEDAS AR/(b1G0-E5PAN0LAS. 17 

en todas ellas j la loyenda referciitc al Cnlifa esta en trcs Ihioas do cste 
modo; A'lj ^^^^^H |] ^^^' j^'\ \\ ^^^ (>^^Vl ^^ Imam Qideiman 

II yl??n'^' c/^ los creyentes \\ AUMoctatn hUlah. 

Como observa inny bicn M, de Longpcrierj las nioncdas an^bigo- 
espafiolas desde principios del siglo v do la hegira sou siunamcute 
iniportantes: outre las deCuloiman, aquellas en que mds debian 
fijarse los aficionados son las de los anos 401 , si las hay, y 402: las 
de este ultimo ano, unas estan |acunadas en Ceuta, y otras, dudosas 
para nosoiros, en Andalus, quo aqui no dcbcni toinarse pov Cor- 
doba (1). 



Ali ben Hahmuu, 



A 

Muerto Cidoinian cu 407 por mauo de Alij a 29 de Moliarreni, 
suc^dele este en ol Califadoj siemlo asosiuado n su voz al siguicnte 



ano por los eslavos ; tomo cl sobronombrc dc ^^'' ^joJ^oW! An- 

Nasir UdiU'Allah (el protector de la religion de Allah), scgun cons- 
ta por las moncdas que dc cl so consorvan, no ol de Al-MotawcKpdl 
dla Allah ^ como dice Bbn Al-Atsir, aunquc despues on otra parte 
indica su dnda con la fornuda tan conuni ((y se dice que su lakba/ue 
An-Nasir lidin-Allalu 

Es do advortir que el reinado de Ali ben Hamuiud quiza comienza 
antes de la fecha que le asigna M, Dozy con los AA. arabes ; pues en 
nionedas acunadas en Ceuta y en Andalus en 405 y 406, se titnla lie* 
redero dc Hixem 11, cuyo paradero nadie sabia on aquolla opoca; on 
Qtras de Geuta del niisnio ano 40Gj ya presciude de Hixoni j y toma 
el tf tulo de Imam , declarando bercdero a su hijo Jahya : dc ostas mo- 
nedas de Ocuta, las hay de los anos 400^ 407 y 408, y segun M, de 
Longpcrier, tambien del 400, aunqao osto ultimo nos parocc muy 
dudoso. 



(I) V6ase lo que sobre e^tc aaiiuto decimos en el artfculo aobrc las (Jecas ar&higO' 
esyanolas^ publicado en los nilms, 15, 16, 17 y 18 fie 187-1 de la Jtemstd dc Archivos, 
MhUotecas y Mns^os, 

2 



18 TiTULOS HONORfFlCOS Y NOMBEES PROPI08 



Al-Kaqem. 

Aunque on ci rcinado anterior habia sido doclarado Principe he- 
redero {wali-l-nlid) Jahya, hijo dc Ali, ocupo cl trono su i\o Al-Ka- 
r.em hen Ilammud: dcstronado por su sobrino Jaliya en 412, vuelve 
en 'll.-S a rocobrar el mando, que couscrva solo liasta el 414: desde 
esta fccha pennauece cncerrado en inia fortaleza hasta el 431, en 






<iuees ascsinado: Al-Kdgem tomo el titiilo do Al-Mamiin ^Ay^\ 
(cl on ({uicn so ticno fe): liabiendo Al-Karcm ooupado cl trono a 
fines del afio 408, no seria d<s extrafiar que hasta cl ano siguiente no 
liubicra acunado moncda : so conoccn dc los afios jiosteriorcs hasta cl 
413 inclusive; del 414 no iiomos visto; on todas olias, presciudien- 
do dc otros dotalles que no son do este higar, dice |1 ^^..LaJl XS^\ 
^^jji] j^\ \\ .,yU! M linamAl-K<i[^em.\\ Al-Maimin \\ Amirdclos 
crcyentes. 

Jahya. 

Oomo califa dc Cordoba, Jahya s61o ocupo el solio en el corto 
tiempo que cstuvo desposcido dc ol su tio Al-Kai;:om (parte do los 
aflos 412 y 413 y pocos meses del 414): dcspucs le reconoci6 como 
Califa la costa do Espaila y Africa , acunando moncda en Ceuta has- 
ta el ano 42G; como Oalii'a de Cordoba, no salicnios si acufio mono- 
da: creemos que quizil poi'tonozca a osLo perfodo la uniea suya que 
hemes visto acunada en Andalus, y en la cual no cupo el ano: en 
^sta, como en la mayor parte de las acunadas en Ceuta so lee X>^\ 

^}^^\ j^A \\ ASIj ^^W II ^_^, Al Imam Jahya \\ Al-M6tali Ullah \\ 

Amir dc los croycnics. 

Mohammed III. 

De los califas Abdo-r-Raliman Al-Mortadha y Abdo-r-Rahman 
AI-Mo(;tadhhir , quo en este periodo de revuelta-s ocuparon el trono de 
C6rdoba durante pocos meses, el primero en cl ano 407 y el segun- 



BN LAS JIONEDAS AE^BIGO-BSrANOLAS. 19 

do on 414, no Jienios visto moneda nlgniia : do Mohammed III, que 
tambiou ocupo cl trono durante scis nicscs del afio 414, homos visto 
una sola moneda acunada cu Andahis; en elia so leo en trcs liueas 
losiguiente: si^lj ^Cx^t \\ ^^Ul ^^^1 1| A*=^- .U^ll Kl Imam Mo- 
hammed II Amir de los creijenies \\ Al-Mogtaqfi hillah {el (pic tiene has- 
iante con Allah). 

HrxKM III. 

r 

Guando los cordoTjesos ncgaron la obcdioncia a Jaliya Al-Mota- 
li (41.8)j fue eJcgido para ocupar el trono do los Ojneyyns, Kixcin, 
biznieto de Abdo-r-Rahniau III, y hcrmano do Al-Mortadlm; HixeiB 
tardo dos aiios cu tomar poscsion do un trono, que paroce no ambi- 
cionabaj y que liabia do ocupar poco iicmpo; pucs ripeuns habia to- 
rnado posesion cuando se alzo contru cl parte del cic'reito , y tuyo que 
huir de Cordoba, refn^i^iaudoseen la I^'vojitera superior^ dondo Oulci- 
man ben lInd,diconj le dispenso gencrosa acogida. 

Los liistoriadorcs arabes, al roferir ostos sucesos, se manifiostan 
tan poco eutenulos, quo dificihncnto habra dos que ost6n coiifornies; 
quic^n dice quo, al sor nombrado Ilixem para ocupar cl trono de Cor- 
doba, se ballaba cu L(5rida; quieu que en Aljjuento ; al ser depucsto, 
so refugio en Lcrida, dondo reinaba Culeiman bon Ilud, a quicn al- 
guno bacc ya rcy do Zaragoza con notable anacronisrno; qui(5n paro- 
ce indicar que en Aragon prctendio ccbnr del trono a Mondzir hen 
Jahya; Mr, Dozy, conibinantlo todas la^^ noticias dadas por los autores 
drabes, ha creido, al parecer con razon, haber resuclto todas las 
cuestiones; sin embargo, nosotros nos atrcvcmos a resolver alguna 
en sentido eontrario , lundandonos en dociimcntos irrecusablcs, conio, 
son las moTiedas, y sin neccsidad de altcrar tauto en algun punto el 
testimonio do los AA, arabes, 

Mr. Dozy crce que Hixem III so refugio en Lorida , dondo reinaba 
Ouleiman, y que con cl apoyo de cste trato de cellar do Zaragoza a 
Jahja hen Mondzir^ no (Mojulziv hen Jahya couio diccn An-Nowairi 
yBbn AI-Abbar), 

Las monedas arabes do Zaragoza manifiestan que en ostos anos 
(423 y 424) era rccouocida la soberauia de llixem Al-Motadd pur v\ 



20 TtTULOS HONOEiPICOS Y NOMBRES PHOPIOS 

hacUh (verdadero roy entonces) Mondzir, que habia sucedido a 
Jahja, por quien se acufia la moneda on los anos 415 j 417, en el 
primero a nombre de Al-Kacem AUMamun^ y do khd- Allah Al- 
Mxiioayyad hillah eii 417. 

Resulta, pues, que on 423 y 424 (la moneda de este ano no ofre- 
ce oomplcta seguridad) cl haehib Mondzir Mo^zzo-d-Daulah reconoce 
cl Imamato de Hixem III , y por tanto paroce indudable que no es- 
tarian en gucrra; y oomo por otra parte hay noticia de la rivalidad 
existente entrc cl rey de L(5rida y el do Zaragoza, rivalidad que ter- 
mina con cl ascsinato do este, sino con conocimiento de aqu^l, con 
connivencia muy probable , pues el asosino proclama la sumision al 
de L^rida, nos parccc mAs admisible cl que Hixem III se acogio a 
la protcccion del rcy de Zaragoiia quo k la de Culeiman do Lerida, 
por rads quo, dados los anteccdentes de anibos contendientes respecto 
k Abdo-r-Kabman Al-Mortadha, liermano do Hixem III, podiamos 
suponer al de L6rida miis partidario do csie que Mondzir do Zara- 
goza, quo tauto habia contribuido con su traicion al dcsgraciado fin 
de Al-Mortadha en la batalla do Granada. 

Quo no tuvo razo'n M. Dozy para corregir en un texto de An- 
Nowairi y en otro de Ebn Al-Abbar el nombre del rey de Zaragoza 
en estos ticmpos -^. ^y^_ j J^ Mondzir hen Jahya, como dice en 



ambos, por .Jo- ^ c^. Jahya hen Afondzir, resulta de un modo 

evidente para nosotros, del testimouio irrecusable de las monedaa 
citadas; y u6teso quo del ano 423 se conoccu varies ejemplares hasta 

con alguna variedad en las leyendas, 

Hixem se titul6 Al-Motadd billah (el computado por Allah) ; ^ntes 
do presentarse en Cordoba acufiaron moneda en su nombre , como 
nos lo testifica un precioso dinar existente on el Museo Arqueologico 
de Madrid, que estji acunado en Andalus en ol ano 418: en la le- 

yeuda se lee iiib 3jxJ1 || ^^^l jtr"M! ^^ ^^^' El Imam Hixem \\ 
Amir de los creyentes \\ Al Motad hillah: nogada la obodieneia a Hi- 
xem III en Cordoba, que habia side el asiento de los Omeyyasdeade 
Abdo-r-l{ahmau I, los AA. consideran extiuguida la dinastia , y la 
Espafia dividida ou varies principados independiontes , dando prin- 
cipio el perfodo do los reyes de Taifas. 



EN LAS MONEDAS ArXbIGO-ESPASoLAS. 21 



Idris el HAaoiUDi. 

■ 

Ya hemos visto diitcs que los HaTOinudles Ali, su hermaiio Al- 
Ka<-;em y cl sobrino do cstc, Jahya hen kli ocuparon por algun tierapo, 
y no sin graves distiirbios, ol trono de Cordoba, que se disputaban 
entre si , 6 en competeucia con los ultinios vastagos dc la familia 
Omcyya; liemos visto adcmas que JoJnja Al-Motali, como califa do 
Cordobaj apenas debio do acuilaT moncda , pucs solo un dinar conocc- 
mos acunado por el on Andalus: pcro en canibio, rcconocida su sobo- 
rani'a en las costas de Espafia y Africa, la acufio en Ceufca, hasta el 
ailo 426 al menos; sin embargo, la capital de lo que pudieramos Ua- 
mar reino dc los Hanimudies , cstaba 6 cstuvo en Malaga ; pues en 
los primeros anos quizii la cortc rcsidio on Cavmona, dondo murio 
Jahya a principio del afio '127. 

A la mucrte dc Jahja, Ebn Bakannah y cl slavo Nucha, que ma- 
nejaban el cstado de los Hanimudies, fiioron a MAlaga y i)roclaina- 
ron ii su hermauo Tdiiii I on contra dc los derecbos do //apan y 
Jahyaj htjos del ultimo monarea, los cualcs estaban cu la menor 
edad, y a quienes on ciorto niodo so reconocio la sobcrania dc Ceuta 
y Tanger. Idris, aunque no asi)iraba (jines hubiora sido soberana- 
mento ridieulo) d la sobcrania dc toda la Espaila musuhnana, fue 
proclaniado Califa por sus proiectorcs y tomo como tal cl titulo de 

Jjlj JjLUJl Al-Mutaij}ja(l hillah (el corroborado por Allah) segun 

nos dice, entre otros, Abdo-I-Wahid, y constade las pocas nionedas 
que de el so conscrvan, acufiadas on. Andalus en 427 las dos unicas 
que hemos podido vcr; en etlas , adoinas dc otras cosas do quo nos ocu- 
paremos mas adelante, dice jAJ'-j jjLJI 1| ^^_^! j^! IJi^jj^'! A^'^\ 

M Imam Tdris || Amir de los creyentes \\ Al-Mulayijad hillaJu 

Idris II. 

No sabemos si los Hanimudies^ Jaliya hen Idris y Ila^/an hen 

Jahya hen Aliy que ocuparon cl Irono de.spucs dc hi muerte de 

Idris I en 43ij acunaron moncda tituhindosc Imames Amircs de 

OS creyentes: del primero es de suponer que uo las acufidra^ya 



22 tItdlos honorIficos y nombhes propioa 

que, en puridad, no Uego a ser reconocido mas que por Ebn 
Bakannah y sub parciales, y con estc se fugo al castillo de Goma- 
rcs, tan pronto conio supo quo habian llegado al puerto (dc M&- 
laga) Naclia y sii protegido TTar-aUj que fue proclamado con cl tftulo 
elo ilJ^uJ Ux^^Ji AlMof^tlU hillali (cl clcvado por Allalt), 6 y^c:^i^\ 
AUMogta^ir^ el quepi(k la proteccion {de Allah) , segun dieen otros 

autorcs (1). 

Dcspues de la cfipecic do interregno 6 usurpacion que siguio a la 
muorte do Ila^an (433), (n6 proclamado (435) por cl pueblo Idins {II) 
ben Jahya hen kli , tomando el titnlo de JJb ^JUJi AUkli hillah (el 
clcvado por Allah); eehado del trono en 438, volvio k ocuparlo de 
nucvo despnes dt?! roinado del usurpador Mohammad y del brcvisimo 
de Idrin Ul; so consorvau bastantes monedas de Idris II ^ si bicn 
son muy jjocas las eonscrvadas de mode quo so couozca el afio; asi 
quo IK) sabcinofl a que periodo de su reiuado pcrtcnoccn; las hay 
acuiladas en AmlaluiSj en Ceuta y en Granada; de las primeras hay 
algunas que ])arocon ser do los anos -137, 43S y 445: ias aciinadas 
(!n Oouta quizil pertenezcan al periodo en quecstuvo ]>rivado del tro- 
no dc Malaga; pucs 7^a^a^- yl//a/* y (Jakul 6 Qakaiity gobernadores 
de Ccuta y Tanger le fuoron ficles durante la desgraciaj si bicn lo 
iuvicron casi complctanientc relogado al olvido; respecto d las acufia- 
das en Granada, como on ninguna liemos podido leer el afio, quege- 
nerahncntc no cnjx) , no podemos por ellas solas ni conjeturar siquiera 
k qu6 periodo portencecn. 

En casi lodas las monedas dc Idris II la inscripcion que a el so 
refierecstAconcobida en estos toiminos: ll^D'j J^Ml(^j'^' ^^^^ 

,y^^j^\ yj>\ Kl Imam Idris \\ Al-kli hillah 1| Amir de los cre^/entes; 
en algunas hay que notar la palabra ^i^\ quo evidentenientc csta 
nnd cscrita de este niodo ^1*)! ; en una moneda de cobrc quo posee 
el Sr. D. r. (rayibigos, y do In cua! deber(5nios ocuparno?. con otro 
iiiotivoj la leyenda osUi cuncobida on t<5nninos bicn diforentcs, pues 
dice ^.^^/l II ^.,r^ J' jr^ li ■? ^^^^ j>/^^^ ? 11 ^^^'^ JW' II ^^^^^^ ^'^ 



(1) Mr, ilo l.oni^jK'rMn-. I'll Kii folli-lo Doctntu/tU uumlsmadqueSi etc. Programme^ 
cUauuitirlicm dc U-n;-'i^: aiuunic m\ poucr la Icyoudu. 



EN LAS MONEDAS ArXbIOO-ESPANOLAS. 23 

Imam \\ Al-Ali InUa/i \\ El vencedor es Allah \\ Amir de /os cmjentes t| 
Idinf^; eu las de 445 consta alguii titulo mas quo no podeinos leer, 
jmes solo hemes visto dos ojemplnres en nicdiana conservaoion ; en 
ambos la loyeuda estii distribuida en seis linoas: A^l 1| -v^-jJI ^Jj 

x^' \\ ^i-'J\ ^r'Hl 11 !l ij^tj^^ WaUijyo-l-dhd (pri'nci- 

pe heredero) El Imam Idris \\ 1| II Amir de los crc- 

yentcs Ij Mohammed. 

Mohammed. 

+ 

Cuando Idris II fu6 cchado del trono, 6 mejor diclio, lo abandon^ 
por no lucliar, lo ocnpo su conipetidor Mohammed, prochunado por 

la guardia ucgra. "Mohaninied fiu' ssdudado eon ol ti'tulo do ^J'^*^! 
i-UU Al-Mahdi hillii/i (d diricridn por Allah); siis nionedas, como ho- 
mos tenido ocasion do manitcstar en otro higiir (1), han dado muclio 
qiio discurrir a los anticuarios , y so prcstan aiin a disensiones pvo- 
lijsis que habrcmos de plantcar en la ultima ])artc de esto trnbajo; 
por alioru bastcnos doclr quo , prochunado Mohammed en 4(18 , y ha- 
biendo niuerto, segun los historiadorcs, on 4-14 6 445, hay monedas 
correspondiontcs a todos estos anos, las cualos llcvau su nombro; i)ero 
es cl case quo bay otras con las mismas inscripciouos, aonrmdas on 
afio que no cabe en su reinado, pncs las hay indudnblesdo44G; algu- 
no lia salidode la difieultad atrn)uycndo una do (5stas A otro Moham- 
med que con el niismo tttulo fne proclamado en Algeciras; poro osto 
Mohammed hm Al-Ka^emhen Ilatmnud roim , sogan Mr. Dozy (2), 
desde 427 a 440, y por tanto las do44(i no euadran d ninguno 
do olios; eonio homos indieado, las inscripcinnes do estas monedas, 
en cuanto al nombro del Califa, son idoniioas A las quo homos visto 
en las de Mohammed II (nnos 390 y 400). 

No sabcmos si los Hamniudies Idris /// Al-Mniraffidi y Moham- 
med Al-Moridli, eallfas dcseonocidos hasta para cl historiador 
Abdo-1-Wahid que da bastantes delalles de los otros, acuflarian mo- 



(1) Errcres 'U los, iinuiixmUivPs cvlrunjci-os al tratar tie las monedas ar&lnijo 

eipanoUis. 

(2) Ilittoirr dcs mvml'iiani d' !'Upa<jnc jusqu'a Ic conqnetc dc VAndalomie par lex 

Almoravides (rU-lUO). Leitle, IStll, t. 4. 



24 tIttjlos HONoniFioos y nombrkb PKoriOfl 

neda; hasta ahora no hemos podido vcr , ni originaleSj ni citadas por 
los numismaticos: habiendo visto algunas deun Idris, que no son 

como las conocidas de los dos anteriores, sospechamos si podran ser 
do (iste , pero por su mala acimacion y no buen estado , no hemos po- 
dido leer ni dun la (jeca. 

Abd -Allah. 

Durante una gran parte del periodo de los reyos de Taifas^ mu- 
chos do (?stos ponen en sus moncdas el nombrc del Jmam Huxem i| 
Amir de los creyentes || Al-M^iwayyad hillah; ya hemos expiiesto las 
cnusas que dieron motive a que sc introdujoso la costumbre de reco- 
nocer la soberan{a cspiritiiul del desgraciado Tlixcm 11, que afios an- 
tes liabia mucrtoj asesinado u olvidado ; punto es este que mcreceria 
un trabajo especial, pues las monedas nos prestan datos cnriosos eo- 
bro laft vacilaciones roligiosas a que debio dar lugar la misteriosa deft- 
aparicion do Hixcin IT y la farsa del false ITixem , llcvada k cabo por 
el esterero de Calafrar.a y los roycs do Sevilla. 

Antes quo cl nombrc de Hixem 11^ despues de muerto, aparezca 
en las nionedas do los reyes de Taifas, vomos que algunos de cstos 
roconocon el Iniamato en un Abd-Allah; en las monedas do la pri- 
niera dinastia de los veyes de !^aragoza os donde por voz priniera en- 
contramos pruebas de las vacilaciones respecto al reconocimicnto de 
la Soh^rania e^piniual; pues vomos que el haehib Jahya proclama el 
Q,^\{\\({o dd hammudi Al-Ka^.cm AUMamunGXiQl ano 415, prccisa- 
mente cuando los cordobeses Ic habian cclmdo del trono por segunda 
vez y quizA- so encontraba ya enccrrndo en un castillo por su sobrino 
Jahya: un Imam Kbd- Allah con ol sobrenombro de Al-Mwvayt/ad 
hillah es roconocido por el mismo Jahya on 417; el haehib Mondzir 
en 420 reconoco A Abd- Allah , y le nioga la obediencia en 423 para 
prostarla i IJixem AUMdtadd^ y volversela a prestar en 428 (1). 



(1) IJt\^piics dccftcrito lo anterior^ hcmOF! Adqnirido dos monedas^ en Ifts cualefi 
con antoriocidad i\ In quo dcciiiios en el toxto so prochmia la Sohcrania cspivHual 
Ao. Abd-AHfih, \\ quie^i se clan !os tidilos do Jmnm Amir do hs creyentes: ambas 
monedas, aunquc ww alguna variaiitc en la distrihucioii de la leyenda, cstAn acti- 

I'^adfts iU?JLj? en-l/-nWAM, Iluctc? en ct aHo 406 : ambas son dc plata do baa- 



KN LAS MONEDAS AldBIGO-ESPANOLAS, 25 

Los dos prinicros reyes de la segiuida diuastia dc Zarfigoza reco- 
noccn sicnipro la sobcrania de Hixcm II : dcspiiesj su nombre desapa- 
rece para siompre de las nioncdasj y en ellas so prescindc dc Imam^ 
como declarando vacantc la Sobcrania espiiitual, 

^;Quicn es el luiani Abd- Allah cnjo nonibrc cncontramos por voz 
prinicra en las moncdas de Zaragoza? 

Para contestar a osta preguntaj crccmofi do todo punto prociso 
fijar las feclias on que^ por hojj nos eonsta ul junnbro del Imam Abd- 
Allah en las moncdas, y los diferentcs titulos con quo en ollas 
aparece. 

JlJIj^ ,[A^ El Imam Abd- Allah: cncontramos osta inscripcion 

en dinar do nn AI-Muthaffir que snponomos do Valencia: — en nio- 
neda de Mureia acMinada en '180 por Almotaniid do Seviilaj — yen 
monedas jiortcncoicntos a AUMntliaffu- y Al-jManx.or do Badajoz. 

iULj Jj^j! li J3( .^-^ X^y\ JCl Imam Abd- Allah \\ Al-Afuwaymd 

hillah: en monedas en que constan los nombrcs dc Al-Manzor y Al- 
Motawaquil dc Badajoz, y en otras de o^tc ultimo fignra el nombre 
del Imam khd- Allah sin ol aditamcnio ih Amiv de los creyentes^ pero 
81 con cl titulo sultanico do Al-Muwof/fjad hillah: en voz do osfo titu- 
loj en alguna acuuada on Murcia por Al-Motamid do Sovilla on 4ii^;j? 
j}areGe decir jI^Ij axxJI AUMotadd hillah 

wJ^mJ' Kr^i iiJI --^ jUV! Kl Imam Ahd-Allah [[ Amir de los ere- 

yenies: asi constu el nombre de Abd-Allah on muchisimas moncdas; 
para que se tcngan en cnenta las fechasj diri^mos que las liemqs visto 
(le— ANMutbaffir dc Valencia, ailos 453? 454, 455, 456 y 457;— 
Dcuia, Ikbalo-d-I)anlali 4(;»: ^Mallorca, Al-Mortadha 484, 486? 
ydeJ^asiro-d-Daulah, 41)4, -107?, — Malaga, Temin Al-Mogtansir. 
— Ceuta, Cakut 462 a 467 m6nos do 463; — Badajoz, Al-Mansur, 
457: — Andalusj 441 por Jalid? (esto nombre no puode Icerse con 
seguridad), 

JJb Ju^l II ^j^J^j^\ II *i!!^^ j*U^I FA Imam Ahd-Allah || Amir 



Iftntcbueim ley, y en cxcelcnto ostado dc conservncion : nl misino Hcmpn adqiiii-i- 
mofi otra de \'.\ misrtia *;eca : cs del aflo 402 y en dia sc roconocc li Hixcm II : una 
como i^sla, aunque del ano 403, nos era conocidu por las tdnnnas grabadus para la 

obra del Sr, Delgado. 



26 TfTULOS nONORlFICOS Y NOMBRES I'ROPIOS 

de los creymtes \\ Al-Muwayyad hillali : estos titulos constan en mo- 
nedas de Zaragoza, de 417, 420 y 423 , la primera del hachib Jahya 
y las otras doa del hachib Mondzir; y enmoncdas de Ai-M6tamid do 
Sevilla acunadas en Andalus (Sevilla) en 463 y 464. 

i]J\^^ Ja_jJl 11 ^j^^jif^ II ^' ^ ^^'^^^ ^^ -^"^'^"^ khd-Allah II 
Amir de los creyentes \\ Al-Muwayyad Unasr-Allah. Solo Al-Motamid 
de Sevilla saluda con ostos titulos al Imam en quicn reconoce la So- 
berania espiritual : las monedas en que se lee tal inscripcion son de 
Andalus (Sevilla), 460, 462 y 463 :— Sevilla (con su nombre), afios 
465, 468, 469, 470, 476 y 478? y de Oordoba, anos 461, 463, 466, 

467? 479 y 470? 

En vista de estos datos, la cuestion propuesta se convierte en estas 

dos: El khd-Allah que figura coa tan diferentes titulos, i es uuo 6 
varios Abd-Allahs? '; y segunda , dado que sea un mismo individuo 
el que figura en todas ellas , i quien es este Imam ? 

Atendiendo al larguisimo periodo de 77 anos al m^nos (desde 
417 k 494), durante el cual figura el Imam Abd-AUah en las mone- 
das citadas , deducimos con seguridad que no es un mismo individuo 
el Imam a quien se reficren. For otra parte, corao cou los mismos ti- 
tulos hemos visto que figura en monedas que distan entre si el espacio 
de 53 anos, y ademas on laa de un mismo rey y de un mismo ano 
figura con dos 6 tres de las inscripciones citadas, creeraos que todas 
ellas pueden considerarsc como si fueran una sola , y admitir que la 
diforencia precede puramonte del mayor 6 menor numero de palabras, 
que ol grabador podia incluir en el troquel, del mismo modo que en 
monedas de Tortosa acunadas ^ nombre de Hixem II, dste recibelos 
tituIosde^Uj* .U^!. J5//mam//w.'em. ^^-i^J^jjJI j^lli^.'*-^-* ^^'^\ 

El-Imam Hvcem \\ Amir de los creyentes, y ^_^\ ^1 II M^ ^^^^ 
JJl. j-j^l II El'Imam Hixem \\ Amirde loscreyentes \\ Al-Muwayyad 
hillah: hechaa estas consideraciones , resulta que, si no fuera por lo 
dificil, ya que no imposiblc de que un Imamato durdra 77 anos, 
podrfamos porfectamcnto admitir quo todas las monedas, cu las que 
apaieco el Imam Abd- Allah, se roficron a un mismo individuo. 

Ahora bicu, si en vcz do referirse a un individuo admitimos que 
se refierend una instituciou 6 dinastia pormanentc, habr^mos salva- 



EN LAS MONEDAS ABABlG0-ESrAN0LA9, 27 

do todas las dificultades, y con esto cutramos A resolver la seguuda 
cuestioiK 

Ei Sr, Ocrda (1) al citar alguna de estas monedaSj ha dado por 
sentado que cstaban acunadas a nombre de los Califas do Or,; no 
sabeinos qu<5 rnzones piido tciier para pensar de esto mode; pcro sn 
opinion no nos parccc descaminacla, por mas que no hayamos visto 
testimonio algnno que pruebe el reconocimiento de la Soberania do 
los Califas do Orientc por nuestros reyes de Taifas; pocas indicacio- 
nes debe de haber cii lo AA. arabes respecto a estepuntOj ciiando el 
erudito Mr. Dozy que estudiadetenidamcnte este periodo denuestra 
bistoriaj nada nos dice respecto al mismo. 

EI cai'actcr del nombre Abd-Allah se presta bien a esta conjetura: 
sabido es que todos 6 la major parte dc los nombres propios drabes 
ban side dntcs nombres coinuucs ; osto, que es aplicablo a los demas, 
lo es de un modo especial al nombro Abd-Allah, que se em plea ma- 
dias voces en el sentido etimologico de Siervo de Allali^ aun en las 
gonealogias, como antepuesto a las mismas; al hablar de las mone- 
das de los Nasaries de Granada j vordmos quo casi todoasus reycs se 
llaman en ellas Abd- Allah (siewo de Allah) ^ fuhmo : rcsnlta por tanto 
admisible el quo estas monedas entcn acunadas a nombre del Imam 
do Orientc J sin decir como se llama. 

Por otra parte^ en las monedas acunadas on Toledo por Alfon- 
so VIII J encontramos un becho analogo; pncs so reconoce en ellas 
el Imamato de la Religion del Mesias en el Papa romanoy sin decir 
quien sea este; y por cierto que Alfonso VIII en el no corto periodo 
de su reinado, si bnbiera puesto en sus monedas ol nombre del Papa, 
hubiera tcnido que cambiarlo con bastantc frecuencia. 

En virtud de las anteriorcs consideracioncSj nos parece muy acep- 
table el quo el Imam 6 Imames Abd-Allah quo figuran en las mo- 
nedas citadasj scan los que en eso periodo ejercieron el Califado en 
Or, y quo los rcyes de Taifas no se cuidasou de saber cojno se llama- 
ban; pues a tal distancia, era muy facil que aun despncs do averi- 
guado, la moncda fuesc acuilada cnnndo ya bubiera mucrto , y poco 



\ 



:^ 



^ 



(1) Catalogo de las moneihu ^J-d^/^^-j^s/Mii/^^tr^ pcrtcncciontcs A la colcccion r\\\ 
raisratitica de D. M. Cerda de VcnaL-estan,— Madrid, 1860, 



28 TixULOfl HONOBIfICOS Y NOMBRES PROPIOS 

les imporfcaba se Uamaao Amni 6 Zaid, como si dij^ramos Juan 6 

Pedro. 

Tambien figura el nombre del Inmm khd-Allah Amir Almumm 
en las monedas acunadas en Africa y Espaila por los Principcs almo^ 

ravides. 

Rcspecto k tales monedas j bc ha dado por cosa averiguada que en 
elias so reconocia tambien la soberania eRpiritual de los Califas Ab- 
barien de Bagdad, y sin embargo, los textos de Macrizi, Abulfeda 
y otros que, il nucstro paiceer, ban inducido d los numisindticos A 
peusar do este modoj hod suinamento incxactosj por mas que en el 
fondo crecnioft quo nos dan noticia de un hecho verdadcro. 

JJico Macri/j en iin texto citado porConde(l), <( Yusuf ben Texn- 
fin acun^ inoncdas en Andalus y grabo en ellas .>-,*;3c^ ^1 ^1 Ul ^ 
J)l J^j No %/ IJios eino Allah ^ Mahonm es el enviado de Allah; 
y debajo de esto ^,^b ^^ ^^-^y, ^^J-Jl j^\ (Amir de los mus- 
limefl Juf.'iifben Texufin), y en la orla Ij^J >y-w\l^^«^ (2) ^^^ ^^ 

^j^UJ| ^^ j^d.^1 J jyj JJ^ Jj:j Ji3 (Y el que siguiere otra 

religion que el Islam, no Ic serA recibido, y en la otra vida sera do 
los descarriados) ; y en la otra Area, ^j^^^\ j^\ ^\ s>^ (3) j^"^' 
^l^\ (Kl Amir Abd-AUab, Amir de los crcyentns, el Abbasi), y 
en la orla cl ano de la acuHacion y lugar do la (;ecaj>, Casi en los mis- 
mos t^rminos su cxpvesa Abd-alhalim en texto quo cita ol miamo 
B. Antojiio Condo li coutinuacion del anterior; en algun punto esti 
mds explfcito, como veremos despues. 

Per las muchisimafi monedas do Yu(,'uf (juo hemos cxaminado, nos 
atrovemoa i asegnrar quo Mncrizi y Abd-alhalim so oquivocaron en 
dos 6 tro3 cogns en estos textos: por ahora solo debemos ocuparnos 
do la existcncia del nombre ^^^-'^ Kl-Ahhai^i on las monedas do 
Yuruf ; Maerizi pudo ver monedas de los Frincipos Ahnoravides, en 
las cnales constaso el nombre ^_^^*' , pues las hay de AH ben Yu^uf 



(1) Mi-momx dc U Academy rf^ h TUMorin, torn. V, pilj*. 27^. 

(21 Pt)!- jiJio : ('<mi.KU'cinios(>ii oira [larlc. Ciisi todos Itis mmii-smAticoshan incur- 

rjdo v\\ csLe misiiiu error.— Vi(]. Krrnrc> dc los iuiniismAtico>; oxtranjero.s. 
(3) For .UVl. 



EN LAS MONEDAS ArAbtOO-ESPANOLAS. 29 

ytloTexufin e Islmk, hijos de Alfy nietos de Yu(;uf; poro en las de 
^ste y en hn de su hijo y sucesor AH, que son iiunierosisimas, no 
hemos visto este nombro sino en algnuns de Fez acunudas en los 
lUtimos cuatro sifios dc su largo roinado (dc 500 it 537), y en una de 
Sevilla del ano 53fi ? : aun en las de Tcxnfin , si en las pocas que se 
conocen de Fez se eucuentra cstc nonibre, en las d(5 Almeria del aflo 
538 no so encucntra, si en las del ano 539 : crecmos. pnes, que en 
Ids liltimos afios del leinado dc Ali se introdujo la costumbre de 
declarar mas quien era el Imam, poniendo la palabra -**UJ!, (pie 
iniplieitamente se auponia en las anteriorcSj puos, conio iaego ver<5- 
nios, los Frincipes Almoravidcs reconocieron siempre, al nionos 
desdo Yueul'j la soberanfade los Califas Abbacies, 

Qu^ niotivos pudiera tenor All }iara jjrcstar un roconocimiento 
mas expHcito de vasallajc n los Califas Abbavics, no now cousta: 
Adler (1)^ despues de haoer constar que, sogun el teatimonio uud* 
nimo dc los Instoriadores, los Frincipes Africanos no prestavon obe- 
diencift A los Alidas, califas de Egipto^yque^ en cnmbio , recono- 
cieron como legitimes d los dc Bagdad, aupone que, por no irritar 
constantement(^ a sus poderosos vecinos, los Frincipes Ahnoravides, 
conio dcjando la cuestion por rosoUer , proclamaron Califn al Siervo 
de Allah y omiticndo su nolnbrc. Aludirian tamhieuy ailndoj at refor- 
mador de los Bo'eOcres^ Aid- Allah ^ hijo de Jasivy a qitien se dehia la 
fundacion y proyreso de- sxi imperio? Mils adelanto, al liablar do una 
moneda acuiiada por Alt en Fez en el afio 535 , on la cual consta ya 
el nombro ^^LjJIj dice; «E1 Mauritano abandona ya ol diaimulo, 

y en au moneda proclaina abiortamontc al Oalifa Abbasf, al cual, 
sin embargo , como sus mayorcs y da cl fcitulo de Siervo de Dios , pero 
omitiendo su nombre. » 

Al desaparecer el Imporio do los Almoravidcs on Kspafiapor efee- 
to do las invasiones Almobades que dan priucipio, se inaugura un 
nuevo perfodo, que podcmos llamar de reyes de Taifas, 4 semojanza 
de lo que sucedi<5 a la desaparicion de Hixein II: varies personajos 
poderosos, sacudiendo el yugo de los Almoravidcs, so declarau in- 



(1) Mmmn CHiHc'um liargxdnnm VeletriSi pars, II, p^gs. 134 y IHC, 



30 TfxDLOS iiosorIficos y nombres tropios 

dependientcs y acufian moneda cooscrvaudo ei tipo almoravidej y 
poniendo, por taiitOj en ella el iioinbre del Imam Ahd- Allah Aitiir 
almuminin J con el aditamento do Al-Ahba^i la mayor parte deellos; 
si bicn un algunas se Ice un nuevo titulo honorifico que no podc- 
mos leer. Si el taniafio do la moneda obiiga a roducir la leyenda, se 
pone solo ^1-^jJ! ^j-^^-*J! ^^^1 Amir de Ioj< creyenies el Ahba*;! 6 l:/»Ul 

^^L^! Nuestro Imam el Abbagu 

Ademas do algunas anonimas, conservan ol tipo almoravide las 
de J/amdin de Cordoba, en 540; otras de la misma poblacion, de 
542; una do (xranada, de 545; las aciifiadas para Baeza , Jaen y 
Sevilla?, do 544, 545 y 54 T), ode Baeza solo de 548 , acufiadas , se- 
<r\m BC cree, ]K)r o bajo ol dominlo do) Conde 1). Manriqne do Lara; 
(as do ioH l*rincipes do STuiciaj dcftde 540 A 505 , y imas acuniulas en 
Jiadajoz en 543 y en Mallorca en 505 y 07, por Principes cuyos 
noinbrcs no sabcmos leer on cllas. 

Si lofl Prfncipes ahnoravides so contontaroTi con el iiinh do^! 
, ,--JL4S, IVincipc do !o3 miislinics , conio vorcmos luc^go, dojando a 

los califas do IJagdad el mis pomposo de jj:r^^' j^^y Principe de los 

creymtesy los almohadcs no Tucron Ian modc^tos, y no so contcntaron 
con jn^hos quo eon ojcrcer la Robcrania espiritual entre los musul- 
manes, y Aun toniaron ittulos quo solo so habian abro^ado algnnos 
do los Prfncipc^ Abbaeios. 

Creouioa que todos los Pr(ncij)e9 altnobados , desdo Abdo-el-Mu- 
men, tomaron el titnlo do ^^!^^;al mt5nos aqucllos cuyos 
uoinbres tigiirau on las nioncdaSj aparccen con esto caracter; pero 
como durante ostii dinastfa, cnEspafia ap<5uas so acuri6 moneda con 
el nombro del Galifaj doGao para nosotros cl intoros do su cstudio; 
asf, s61o dircmos quo en las moncdas ospafioIaS lUiieamente bomos 
visto los nombrcs do Abdo'I-Mumom y su bijo Abu Jakub Jurufcon 
el titulo do Amir ahnuminin sin otro aditamento ; ol del primoro , en 
una pequefia inoneda de pluta acnilada on Jaen: on una de bis Areas 
do esta moneda, adcmas de la rocaj so lee en tres Hnoas: .v^isr*_jjl 

viem hen Alt \\ Amir (dmuminin: cl noinbro del so<^nndo lo encontra- 
nios on moneda de Sovillaj en la cual, su padre Abdo-1-SIumcn se 



EN LAS MOKEDAS ArXbIOO-ESPASoLAS, 81 

titula Galifa, y el hijo, eji los segnieutos formados por el cuadrado 

inscritOj donde coiista la leyeuda principal, se titula \\ ^^^1 j^\ 

y^^\ i^' (I yj ^ ^^^^ 11 w^^JJo ^\ Amtrde los creyentes || Ahu Ja- 

kuh Jui;ufj hijo del [1 Amir de los d'cyentes. 

Las moncdas de esta clase son suniamcnte raras^ si biou se eu- 
cuentrau muchiftinias inuy audlogas, pues sdlo se diferenciau de las 
auterioresi on no teuer indicacion do ^ccaj 6 tenerla acuao on abre- 
viatura: hay inuchisinias inonetlas ahnohades cou indicacion de ^eea 
espanola; poro las de esta clasc son todas anoninias. 

PRfNClPES QUE TOI^IAN KL tCtULO DK 

^..JLhs)' r:f'\ Amir de los muslimes, 

E! titulo de kt'^O' j^A Amir de los rrrt/enia, quo liabian Ilovado 
desdo el principle de su dominaeion los oalitas Abbar;i0Sj do quiones 
los Almoravidcs reconociuiij aunque solo liioso do noiiibro, la su- 
premactaj era doinasiatio pretoncioso para quo cstos so atrevieson d 
tomarlo 6 pedirlo , que era casi lo misnio : el fundador do la dinastfa^ 
Olm Jkker hen Omar so contenta on sus moncdas con el niodesto 
de^"^! El Amir ( Principe, <^1 quo manda), Dieo el 0. do Castiglio- 
nij apoyado on el tcstimonio dc Soiuti y AbuHeda, quo «los Prfnci- 
pes abnoravides de Africaj no atrevicindose d tomar este titulo ( ol 
do wj-^*jt j^\ Principe de los crei/enles), reservado A los Galifas de 
Bagdad, de los cuales roconociau la siipremacia j obtuvieron de ellos 
uno nnevo, quo tieno caai ol mismo significado, d saber, el do 
^-Jl»J1 j^\ Principe de los imisubnanesy> (1). MdsadolantOj al des- 
cribir una moneda dc AH , en la que sc cneuontra esto titulo de Amir 
de los muslimeSy dice, que AH fue qxiien lo obtuvo del call fa de 

Bagdad. 

Ya dutos homos citado literalmento un texto del Maorizij del cnal 
resulta que Yu(uf , segimdo principo do esta dinastfa, acuR6 on llls- 
pafla moneda con el titulo dc Amirde los rnusulmanes; casi lo mismo 
dice Abd^elhalijn , aunque dando miis dctalles respecto d las causas 






(1) M&nete cuftchedelV l. U. Mukoo i\\ Milaiio, \h XXXVITI, OsHervflKioiii i>relimi 
ban. 



3^ TfTDLOS KOSOrIfICOS Y NOMBBES PROPlOS 

que motivaron estc titiilo; piies dice despucs do recopilar las fecbas 
de su vida: ftYufufse titulaba El Amir^ pero cuaiido conquisto el 
Andahis e hizo la nxpcdicion rle 7.alaca, en la cual luimillo Allah es- 
celso a los Prfiicipes do los Rum (cristiauos), le reconocioroD en cste 
dia loB Reyes y Principes dc Andalus, quo habiaii presenciado con 
(51 estas cxpodiciones , los cuales cran trecc: habiendolc prociamado, 
le saludaron Amir de los muslimes, y fu(5 el priniero dc los principes 
del Magrcb (Occidcnto) que se llamo Amir de los muslimes y 

Ebn Al-Atsir (1), dcspues dcj re fori r la batalla de Zalaca, iudica 
lo misnio : ponemos la traduccioii dc cste texto porque de 6\ nos he- 
mos de servir para aclarar los hccbos : dice asi : w Dijeronle (d Yuguf) 
loH Uiemas de Andalus que su ubediencia no seria firiiic liasta quo 
escribicseal Galila y recibieso dc i\ la investidura del tcrritorio: es- 
cribioj pucs, al califa Almoktadi hi-amir- Allah de Bagdad; l!eg61e 
el voslido de honor, las insignias y el nonibramieato, y so titulo 
Amir de Ion muslirnet y I^asir lidin. » 

Comjiarando los tef-tiiuonios aducidos con los datos que las moue- 
das nos sumini.stran , deduoinios que el C. de Oastiglioni, por la au- 
ioridad do Soiuti y Abulfeda, crcy6 quo el primer principe que en 
las mont;das so titula ,jJ^\ j^S fu6 Ali, cuando cncoutranios al- 
gunas acufuulas en Segehncsa por Yu^uf , cu las cuales recibe ya eate 

titulo. 

Como entro las nionedns espanolas de Yu(;uf no lienios visto nin- 
guna on la que so titnle de otro niodo que^Vl ( El Amir), deduci- 
11)09 (luo Macrizi tampoco anduvo exacto al asegurar que Yuruf acufio 
inoueda on Andahis con las loyendas que ^\ pone, y ya hcnios visto 
que el nonibre ^'■^\ quo da como existento en las do este Prin- 
cipe, s61o aparece en las tiltimas de su hijo Ali. 

Las I'micas mouedas de Yu^uf que conoccmos eon la inscripcion 

.^b ^i ws--^, ^jiA-^^ ^^ Amir ahmslimin YuC;nf hen Texu- 

/in, son las acunadas on Scgclmesa en los anos 483, 84, 85, 80, 88 

y 1)4: existcn oonoeidas otras dc A.gmat, Alnieria, Cordoba, Ceuta, 

Baoza, Denia, Granada, Malaga, SoviUa, Valencia, Xativa y al- 



ii) 'I'omo X, piigs, 102 y 103, 



EN r.AS M0NEDA8 AbAbIGO-ESPASoLAS, 33 

guna otra pobiacion cuyo uoinbro no Iicmos podido leer, y en nin- 
guna do elhis consta el titulo de Ami}' aUmusUmin, d no ser que Ig 
Ucven las de Almeriaj Ceuta y Malaga, de las cuales no homos 
visto ejemplaies, sino solo la descripcion pooo dcfcallada, mejor di- 
choj la uoticia do su existcnciaj que consta en los opuscules de 
Mr. Adricn de Longperiery en el Catdlogo del sefior Gerda. 

Como del testinionio de las nmnedas no consta, por lioy^ que Yu- 
suf tomase el titulo de Ajnir ahnuslimin antes del ano 483^ cuando 
ya habian ])asado cuatro anos dcsde la batallade Zahica, en la cual, 
seguu el testiiitonio de Abd-ellialim, los pnncipes ospafioles Ic pro- 
clamarou Amir de los nuisubnanesy y, seguu Ebii Al-Atsir, Ig indu- 
jeron a que escribiese al califa do Bagdad pidiendo la investidura del 
iniperio en el territorio que tic becho ya lo perteneoia, nos incliuamos 
a ciccr que los dos bistoriadores aducidos tiencn razon , y por tanto, 
que el hccbo dn dar estc titulo a Ynruf paitio de los oj6rcitos ospa- 
fioles, entusiasmados con el sefialado scrvicio que de t51 babian rcci- 
bido con baber luunilhido al gran Alfonso VI, y quoj consultados 
quizfi los Ulemas «obre lo que dobia bacer, le aconscjarou escribiese 
al Califa do Bagiladj el cual tig babia dG negar una cosa quo t:in poco 
Ic costaba concedcr, cuando con tantas exigcncins tenia que transi- 
gir : reci!>ida la contestacion en scntido satisfactorio, os de suponcr 
quo Yu^^'uf mandaso so pusieso cu las inonedas do Sogelmesa , ent6n- 
ees edrtc de los Ahnoravides, 

Al debilitarse eu Espafia el Imperio do los Almobadcs, so levan- 
tau, como sucediera antes al dcsaparecor los Oineyyas y los Aimo- 
ravides, varias familias quo, ponidndoso al fronte do loa esparci- 
dos restos del imperio almohadoj trataa de constituir nuevamcnto 
un Estado musb'mieo espafiol: por ahora fioio debcmos ocuparnos 
de dos: de la familia de los J3anu Hud, doscendicnte do los anti- 
guos rcycs de Zaragoza, y do la de los Banu AUAbmar 6 Banu 
Nasr de Granada; la primcra, con mas aspiraciones , pucs protende 
y consiguo> aunque por cortisimo tiempo, agrupar en torno suyo i 
casi todes los muslimes espafioles, desaparece muy pronto, no con- 
tdndosede ella mds que dos Frincipes: la segunda consiguo fundar 
un reino, que es como el iiltimo asiio do los rausulmanes espafiolcs: 
los 21 principes dc csta dinastia ocupau el trono do Granada por ea- 



34 tItULOS HONORfFICOS Y N0MBRE8 PROPIOS 

j^acio de dos siglos y medio, y solo abandonan la Eapana cuando los 
victoriosos ej^rcitos de Isabel la Catoliea plantan el estandarte de la 
Cruz sobre las torres de la Alhambra. 

Abu Abd-Allab Mohammad ben Ynguf ben Hiid, conocido por el 
sobrcaombre sultunico de AUMotawaquil ^ negada la obediencia al 
almobade Idris Al-Mamun , que le vencc junto a Scvilla eu 634, peio 
que tiene que acudir a Marruecos por las sediciones que alii estallan, 
es reconocido por las ciudades de Almeria, Granada y Malaga, que 
lo prestan obediencia, como se la prcstan dntes o dcspucs casi todas 
las poblaciones que permanencian en poder de los musuhnanes : Al- 
J\Iotawaquil acufia moneda en Cordoba, Sevilla, Jaen, Murcia, Ma- 
laga, Baeza y dun Couta, proclaniandosc , si no en todas, en la mayor 
parte de ellaSj Amir al-t^iuslhninin y recojiociendo el Imamato de los 
Califas Abba*;ie8, d quieues proclama Imames del pueblo 6 Calif as 
amir-almuminin ^ como vor<5mo9 \u6gQ. 

Muorto Al-Motawaquil en (135 , segun Ebn Al-Jatib (MS, del se- 
fior GayAngos)j le sucede su bijo Abu Bequcr Mobainniad, que toina 

el la/cba dc w ^^.^i::^' ^Ub ^3^1^^ Al-Waisek hillah ahnotasim hihi. — 

El que confia en Allah {y) se encomienda a dl: Al-Watsek, con cuyo 
s61o sobreiiombro es conocido en la liistoria, disminuido el reino que 
de au padre recibiGra, acuila moneda en Xdtiva, Murcia y Geuta 
reconociendo siempre^ como su padre, cl Imamato delos Abba^jlesy 
tituldudose ^7HiV aUmuslimhi 6 ^^^^^L^' J,^j Jj Waliyyo-l-dhd- 
al-muslimin {Priiicipe heredero de lo^^ viiidimes) ; las moncdas de es- 
tos dos descondientcs de los Banu Hud de Zaragoza, ofrocen sumo 
interes, a pesar de no Ilcvar las fechas, por darnos noticia de los 
puntos d dondo so extendi6 su imperio; adomas de que por ellas co- 
uocemos algunos de los tftulos que llevaron y dun el nombre propio 
de Al-Watsek apenas cousta ])or otro documcnto. 

Al niismo tieuipo quo Al- VVatsek ben Hud defendia su ya reduci- 
do reino de Murcia do las arnias de los cristianos^ Mohaynmad beJi 
Ytiguf hen Nasr ^ Uamado tambien Kim Al- A It mar fnuda el reino 
granadino, y cs cabeza dc la dinastfa Nasari: por Ebn Jaldun sabe- 
raos que tambien tonio el titulo do Amh' aUmudimiuy que debieron 
Uevar todos sus sucosores, por mds que eu las monedas no todos le 
toman ; pues algunos se contentan en cUas con el mas jnodesto de 



EN LAS MONEDAS AR^BIOO-ESPASoLiB. 35 

j^y\ El Principe: los dos xinicos de quienes heiuos visto mouodas 
con este ti'tulo, son Blohammad I y VII, 

Abu4-Walid I^raatl y Abu-1-Hacliacb YiK^uf ( I), V y VII de los 
amires granadinos, apareccu tanibien con el fcftulo de Amir al~mus- 
limin, ya que no en sus monedas , en las acufiadas por algunos de 
sus descendieiites ; pues los principes de esta dinastk pouen en sus 
preciosas doblas su ascendencia hasta el fundador de la inisma , 6 
niejor dicho, al que le da nonibre, Nasi-. 

Como las monedns de Granada que dan a alguno do sus ])r{ncipes 
el titulo de Amir aUmusliminin apdnas son couocidas, pues solo de 
una d dos sabemos que hayan side publicadas, no es de extraiiar que 
el sabio numisniAtico ginebrino M. Soret no las mencione al indicar 
las que llevau diclio Ktulo , que supouo cousta solo en las monedas de 
los Almoravides (1). 

j^\^' >U1 Imayn del pueblo y 6 \^''.^\ mtestro Imam. 

El titulo de hnam, correspond ien to k miestra palabra Pontifice, se 
dio primcro a los ouatro sncesores de Maboma: los doce Iinanios quo 
les siguen, ainique sin ejercer la Soberanfa, reoibJeron la inisma do- 
nominacion, y despues los Califas de Oriente y lo mismo los de Es- 
pafia se apro])iaron este ti'tnlo, que lienios visto forma parte do los 
quo tomo Abdo-r-Rabanian III; desde los Al-Mohades, el tftulo do 
Imam so niodifica con el nombre 'iJ^ alommah, el pueblo, tituldn- 
dose h>^ ^Ul Imam-aUommah {Imam del pueblo) QX^wj\()if\.(iov da \& 

secta Abu Mobaminad Abd-Allah ben Tinnart, conocido por Al- 
Makdi, con cuyo sobronombre cs proclamado i^VT ^U! Imam del 

pvebh.en casi todas las monedas de los Al-Mohades : Al~Ma/i4i, en 
vez de tit\i]a.YBO Imam del pueblo , an los mucliisimos dirliemes cua- 
drados y anonimos, ost^n 6 no acuilados en Espafia, se titula U=U! 
{Imammmia) Imam de nosotros 6 nuestro Imam, es decir, de los quo 
maudaban acufiar la moneda (2). 



(1) Troisieme iettre de M. R. Chaloii aur les Eliimcntade ia Numisniatiquc musul- 
mane ; daiia la lievue de hi Numismatique Beige , 4/ s^rie, tome iv. 

(2) Hay nlguiios de e.sto3 dirhemes, auiique no con ^eca eHpafioIa, en los cimles el 



36 TitULOS HONOUfFIOOS Y NOMBRES PROPIOS 

Gomo los Almohades generalmente no pusieron en sus monedas 
iudicacion dela *;eca, sino d lo &umOj por medio de signos especia- 
les 6 abreviaturas , encontramos muy pocas que tengan esta indica- 
eioiij 4 no ser entre los dirhemes cuadrados: no hemos visto moneda 
alguna do oro en la cual, constando el nombre del Califa y el del 
Imam del pueblo AUMahdiy hayaraos podido leer nombre de ^eca es- 
pafiola: vemos citada por M. Lorichs una semi-dobla de Sevilla, en 
la cualj como en otras sin nombre de (jeca^ se leen los nombres de 
AUMaMi Imam del pueblo y — M Califa establecido por decreto de 
Allah^ Abu Mohammad Abdo-UMiimen hen AH, Amirde los ereyentes^ 
y el del Amir de los cretjentes Abu Yakob Yuguf ^ hijo del Amir de los 
creyentes: con lal abundaucia do nombres, dificilmente puede asegn- 
rarse duraute que reinado so acuilaron tales monedas: y notese qne, 
en algunas do las doblas de esta clase, la confusion es mayor, por 
constar en ellas los nombres de Califas de los cuales el uno no es su- 
cosor inmediato del otro, como sucede en las anteriorcs. 

En el Musco Arqueologico do Madrid existcn unas moneditas cna- 
dradas y acunadas en Sevilia por el Amir Almotasem billah Ahmed ben 
Mohammad An- Nagir: onestas monedas se proclama /jnamnwesiro & 
un JlJbn Omar: no nos corresponde examinar ahora qui^nes scan el 
proclamanto Ahmed y el proclamado Ebn Omar , pues solo las citamos 
por constar en ellas el titulo Imamoiia, 

Cuando desaparece el Imperio de los almohades en Espafia, y, 
como hemos visto anteSj selevantan las dinastias de los Benu Hitd 
en Mureia y de los Benu Al-Ahmar en Granada, conservando en 
sus monedas el tipo almobade los primeros encuanto k las leyondas 
en parte , y los segundos en cuauto k las leyendas y mds en cuanto a 



nombre Al-Mah<U ha side rcemplnzado con la palabr-i (jly^' ley^ndose en ellos 
U^Ul .\\ysS\ El Koran (es) mtc&tro Imam : eatar^ monedas debcvAn suponcse acu- 

liadas por el Califa almohadc Idrii Al-Mmmn^ que Ucg6 d nefjar pi'iblicamentc la 
aiitoridady mision dc AUMahdl, RCguii nos dicej^ el auior del Kartdsyotros: esto 
misnio vemos confirmado por alguua moneda en la que proelama /w«w del pvchlo 

al ealifa Al-Abba^i. 

Sn hijo y suocsor Abu Mohammad Abdo-1-Wahid (II) Ar-Haxid llega A proclamar- 
KC Imam, 6 baco quo sus pueblos le jiroclamca, pues en sus monedas se lee: Ar- 
liaxUl (es) nvestro Imam : los dos 6 tres de sus succsores de tjuienes conocemos mu- 
nedaj vuclven d rccon<>ccr la mision divina dc Al-Mabdl, 



EN LAS MONEDAS ABAEIGO-ESPASOLAS. 37 

la forma J AUMotawaquil hen Hud proclama iUW >U1 Imam delpue^ 

bio al califa Al-Ahhagi^ y Mohammad /de Granada a AUMahdi: por 
el mismo tiempo , Ebn Mahfot ^ que en las nionedas so proclama Amir 
de Occidente AUMogtain hillali da el titnlo de Imamona (nuesf.ro 
Imam) al Abba(;i. 

Per la misma razon qne hemos apnntado al tratar del tftulo de 
-^-J-**jJ! j^f'^j el sabio numismatico ginebrino M. E, Sorct, al men- 
cionar el titulo 3.AV >U! le supono peculiar de las monedas de los 
Almohades- 

iiJd:^! El Califa {6 sin el arUculo), 

EI distinguido antor que acabamos de meucionarj dice^ bablando 
de la palabra l^J^ Califa: (cEste titulo^ que significa ?;ioaWf)j adop- 
tado por los primeros sncesores de Maboma, Omc3'"jas j AbbagieSj 
ge refiere a su soborania espiritual; pero h\i simultdneamente indi- 
cio de m poder temporal , excepto para los Abba<;ies do la Mgunda 
dinastia. Su empleo en las monedas de los primeros sigloa es poco 
frecuento: so le encuentra en un felus con efigie, acuiiado en Man- 
hedj en las primeras decadas de la begira: dospues se le ve reapare- 
cer en las monedas de Mehdi , Hadi y Mamoun y y mas tarde se atri- 
buye a Mostehfi por el Emir-al-omera Toxisotn, Los dinastas quo 
reconocieron la Soberania espiritual do los Abbacies do la segnnda 
dinastia, les dieron tambien , en las monedas qne acnnaronj el titulo 
de Califa^ con sus nombres 6 sin ellos< Los Almohades quo no re- 
conocian la legitimidad de los Abbacies como verdaderos represen- 
tantes de la Diviuidad j se atribuycron esta cualidad y tomaron , ade- 
mas de los titulos de Imames y Mahdi^ el do Califa^ que llevaron 
tambien los Hafsies^ los xerifes Sdadies^ etc.)) (1). 

Prescindiendo de las monedas africanaSj en las cuales pucden ver- 
se confirmados los asertos do M. F. Soret respecto k que los Almo- 
hades tomasen los titulos Aq Imames y Mahdi (annque dudamos quo 
este ultimo se vea aplicado mas quo al fundador do lasecta), en una 
semi-dobia de Sevillaj citada por M. Lorich, y de la cual heiftos te- 



(IJ Obra citada, pag. 42, en 3a Itevxie de la Numumatiqne Beige, 



38 TITULOS HOHORfFlOOS Y NOMBRES PROPIOS 

iiido ocasion de hacer mencion, se encuentra el tftulo de Califa atri- 
buido al fundador de la dinastia; pues este, deolaraudo a Al-Mahdi 
Imam del -pueblo y se proelama .£7 Califa establecido por decreto de 
Allah Abu Mohammed Ahdo-l-Mumen ben A.I1, Ami?' delos creyentes: 
como hasta ahora solo son conocidas dos 6 tres monedas almohades 
acunadas en Espana y que lleven nombres de Prfncipes , no es de 
extraflar que el titulo de Califa unicatneute lo hayainos visto apU- 
cado k kbdo-l-Mumen: en monedas sin ^eca lo lleva el fundador 
de la secta, Al-Mahdi, y varies de los descendientes de kbdo~l- 
Mumen. 

Dado lo que hemes dicho respecto a las monedas de los Benu Hud 
dc Murcia y del fundador de la dinastia do los Nasaries de Granada, 
nudie extrafiara que en las monedas de AI-Motawaquil y Al-Watsck 
de Murcia y Mohammed I de Granada, encontremos proclamado al 
Ahhae^i, Califa Amir de los crei/entes en las de los dos primeros, y 
Califa, sin aditamento , en algunas de Jaen y Granada acuuadas 
por el Nasari. 

Procediondo por orden cronologico, dntes de ocuparnos de los Al- 
moades debi{5ramos habernos ocupado de un reyezuelo de Taifas que 
se atrevio A titularse Califa , seguu resulta del testiraonio de algunas 
monedas aeunadas en su nomlire : nada sabemos por los AA. de las 
pretensiones del Slavo Lebil 6 Lehihj que se apodero 6 deelaro inde- 
pendiente en Tortosa: pero es lo cierto que, en alguna que otra mo- 
neda se titula Califa: por ahora no deoimos mas, pues nos babr(5mos 
de ocupar nuevamente de i51 al encontrar su nombre en monedas do 
Zaragoza? y Tortosa? en la ultima parte de nuestro trabajo. 

^j^l Al-Mahd! {el dirigido) el Gran Pontifice, 

Hasta ahora hemes visto el nombro yU-jJ/a/irf/empleado en las mo- 
nedas, mas bien que como tttulo, como nombre propio al que se apli- 
can los titulos do Imam del pueblo y Nuestro Imam 6 Califa de Allah: 
M. F. Sorct no liace meucion de otras formulas en las que aparezca 
el nombre Al-Mahdi: en las monedas de los Almohades, este nom- 
bre indudabJemento liace rei'erencia al fundador de la secta, Moham- 
mad hen Ahd-Allah hen Ahdo-URahmmu., ben Ahu Talih. de modo. 



EN LAS MONEDAS ARXbIGO-ESPAS^OLAS, 89 

que las formulas antcriores pudieran reducirse a estas: Mohammad 
hen Khd-Allah (es) el Imam del pueblo ^ 6 7iiiestro Imam^ — Moham^ 
mad hen Ahd- Allah (es) el Califa de Allah, 

Si alguua duda pudiera haber respecto al Mahdi de las monedas 
almohadeSj la resolvcrian imas pequenas moneditas de Ehn Wazir^ 
de Badajoz, en las cuales se lee: JJI J-^ ^^ wU^sr^^ JJb ^^^^1 El 
dirigido por Allah (es) Mohammad he7i Abd-AllaL No conocemos 
otras monedas en las que el nombre Al-Mahdi se emplee rigurosa- 
mente como titulo; pues en todas las citadus per M. F. Soret, el 
nombre Al-Mahdi es ya im verdadero nonibre propio. 



IL 



De LOS NOMBRES QUE SIN INDTCACION DB CARGO 6 COK I.OS DE 

hachib 6 loaliyyo-^l-dhd aparecen rx i.ar monedas de los 

Omeytas de Espap?a. 

En la primera parte de nuestro trabajo ap^nas hemos tropezado 
con dificultadcs graves , pues como nos habiamos de ocupar de los 
personajes que, con mas 6 mdnos razon, llevuron titulos do supremos 
imperantes , era de suponer que en los autores encontrasemos noti- 
cias de ellos : no es tan facil el camino que tenenios que recorrer en 
esta segunda parte , en la que debemos ocuparnos de infinidad de 
personajesj de alguna consideraoion sin duda, cuando sus nombres 
constan en las monedas, y do los cuales sin embargo, 6 nada se ha 
dicho por los quo de estas monedas so han ocupado, 6, lo que es peor, 
se les ha atribuido en muchos cases un cardcter que indudablemeute 

no tienen. 

Ta hemos dicho al ijrincipio do nuestro trabajo que todas 6 casi 
todas las monedas espanolas desdc Abdo-r- Rahman I al III tienen 

las mismas inscripciones. 

Para la mas fdcil inteligcncia de esta parte de nuestro trabajo, 
darcmos la descripcion completa de la moneda rads antigua que he- 
mos visto de esta clase : en c!la, como en la inmeusa mayoria de las 
monedas arabes primitivas, ambas areas tienen dos leyendas; una en 
el centre, en tres 6 mas lineas, y otra en la orla, en forma circu- 



40 xfTULOS honorIfioos y nombres propios 

lar (1) : las inscripciones circulares de ambas dreas son casi comple- 
tamente iguales eu todas las monedas de los Omeyjas: las de los 
centres tambien son iguales basta Abdo-r- Rahman IIL 

Como las monedas Arabes generalmente no tienen busto alguno, no 
ha sido facil apUcar a sus areas las denomiuaciones do anverso y re- 
verso y orapleadas per los nuniismaticos para distingir las areas ; asi 
que, unos les ban dado una deaorainacionj otros otra: nosotros se- 
guiri^mos a los que llaman 1/ drea aquella en que se lee la profcsion 
de foj «.No {^My) Dm sino Allah ^ solo; no tiene companero^ y por 
cuanto esta leyenda aparece con ligeras modifieaciones en todas las 
raonedaSj al paso que la otra, que llamar<Smos 2.^, var/a extraordi- 
nariamentCj kun en las dcun mismo reinado. 

Pascmos ya d la dcscripcion del dirliem mas antiguo que conoce- 
mos de Abdo-r-Rahman I : pertenece al ano 148 de la Itegiruy euan- 
do hacfa ya diez afios que este Prfncipo reinaba cu Andalus: 

1.^ Area: centre: 

Y! ^-J\ ^ No (hay) Dios sino 
BJ,-=Nj ^JJl Allah solo: 
(2) iJ -^^.j^ ^ no (hay) compaSero para 6L 

Orla. wUj ^^_j\j ^l^ SLw ^jj^l^ ^j^]\ |j^ .^^ jJUl ^, 

e:Bn el nombre de Allah i\i6 acuHado este dirliem en el Al- Andalus, 
alio 8 y 40 y IOO.d 

2,* drea: centre, 

JJI J.^1 JUI Allah (es) I'mico: Allah (es) 

(3) j^^J-J J J-.s^! eterno: no engendr6, y 

e^- rJ J^. r '^^ ^^^ engendrado y no hay 
(4) J^— ^) 1j— fl— J ^ para ^1 semejante alguno. 

Orla, ^.JJI Jo ,j^ J^\ ^:>j j;j^!, J^^l ^! J^^ ^ 
tj^TjJwJl ^^Jj J^ (cMahoma (es) el mensajero de Allah: enviole 



(1) Ell algunaquG otramouctlade Abdo-r-Rahman III se ven en una dc las Areas 
dos loycndas circulares, 

(2) Profcsion de fc innsulmanft t no consta en el Koran con las mismas palabras. 

(3) CQiiformo A las reglas dc la cscrituru d.rabe> cl j debia ir unido A la palabra 

signicnte ; jiero ilun en la« monedaa orieutalcs no encuentra dc este niodo. 

(4) Qura U2 del Koran, 



EN LAS MONEDAS AR^BiaO-ESPANOLAe. 41 

)>Gon la direccion y religion verdadera para haceila prevalecer sobre 
)>todas las religioueSj aunque se eiiojen los poHteistas.» (1). 

Las primeras mouedasde losOmeyyas de Espanaj como acunadas 
todas en Andahis (Cordoba), no se difercnciau imas de otras m^s que 
en el aiio de acufiacion; lo mismo sucede con las acufladas por los 
Omeyyas en Wasit y otras poblaciones de Or., las ciiales, d- no du- 
darlo, sirvieron de tipo para las primeras espafiolaSj en especial para 
las poquasimas que se conservan de la epoca de los Amires, 6 sea ante- 
riores d Abdo-r-Rahman, las caales tienen inuchisima mas semejanza 
con las de Wasit por la forma clara y elegante de sus caract<5res- 

En las monedas de los Omeyyas de Or,, posteriores al ano 76 j es 
decir, de cardcter pnramente arabe , no se encuentra nombro alguno 
ni dun el del Calif a; pues si los dinares y feluses ticuen variedad de 
leyendas, exigida por no caber en cllos las largas inscripciones de los 
dirhemes, en estos no so nota variedad alguna; la dinastia do los 
Abbacies y que en 132 recmplaza en Or, li la de los Omeyyas, varfa 
algun tanto las inscripciones de las monedas, y desde los primeros 
alios pone en las mismas no solo el nombro del Califa, sino los'^de al- 
gunos gobernadores : asi, en las pocas que se conoccn del fimdador 
do la dinastia Abu-UAbbas As-SafOihj se eneuentran ya los nom- 
bres do los gobernadores siguientes : Abdo-l-M61ie ben Yezid, Abdo- 
r-Eahman ben Muslim , Ismail ben Ali y Salah ben AH (2). 

Bulas monedas espanolas, basta el ano 219 no aparecc nombre 
alguno, si bienes verdadque en no poeas delos anos 199, 210^ 211, 
214, 215 y 216 se notan algunos signos que pudieran muy bien to- 
marse como letras, y estas por abreviaturas denombres: no entra 
en nuestro proposito ocnparnos aqui de estos signos y otros que apa- 
recen en las monedas de esta clase^ y sobre los cuales ban llamado la 
atencion de los aficionados sabios numismaticos extranjeros; por hoy 
debemos fijarnos solamente en las palabras quo puedan considerarse 
como nombrespropios- 

La primera moneda ospanola en la que leemos un nombre pro- 



(1) guraOJ,vcr. 9. 

(2) Soretj obr. cit.j p, 67. 




^oi:^ 



menciona 



42 TItTJLOS IIONORIFICOS y NOMBREB PR0PI08 

pio pertenece al afio 119: sobre la ultima Hnea de la leyenda de 
la primera drea se lee el nombre ^^^, Yahya: el mismo figura en 

alguna del aiio 220, si bieri en otras de este mismo ano, en vez de 
g^, se lee J^ ^^^ • ^1 senor Cerda, en su OatalogOj 

dirhemes de los aiios 219 y 220 con el nombre ^ en pequeiios 
caract^res: comparadas varias monedas de estos afios, nos parece 
indudable que en ellas figuran dos nombres diferentes: en el caso 
de que sea uno solo, hay que admitir que sea el nombre )^ como 
leyo el Sr. Cerda , pues en la mayor parte de las del aiio 220 solo 
puede leerse Js y en las dc 219 pudiera leerse esto mismo , aun- 
que el trazado es bastante diferente. 

En moneda del afio 222, segun el Sr. Cerda, se lee el nombre 
j^ Mohammad , ocupando la misma posicion que el nombre 1p en 
las anteriores: con el nombre J.^**o sin punto alguno, y que sospe- 
chamos deba leerse J-«^ Bagilj hemes visto del ano 223 y 225: no 

hemos visto este nombre en monedas de los aiios 222 y 226 que cita 

cl Sr. Cerda. 

Transcurren bastantes aiios sin que en las monedas espanolas apa- 
rezca nombre alguno : en 240 encontramos de nuevo otro nombre 
quo puede leerse iU= Moddzx tambien se encontra en las de 241 y 
en algunas de 242. 

Transcurren de nuevo bastantes aiios sin que podamos fijar la exis- 
tencia de nombre alguno en las monedas: en una de 260 vemos el 
nombre }^ AIij y en algunas del afio 263 nos encontramos con el 

de ^ ^jj Ebn FaM^ que aparece tambien en las de 264, 265 y 
algunas de 266; pero con la partioularidad j muy singular, de que 
en dos de las de 264 y una de 265 , el nombre J^ ^^ estd fuera de 
la orla circular, siempre, per supuesto, en la l.** area : en algunas de 
275 aparece del mismo mode el de ^^y Mu^a, y en una de 276 
:i.^jj1 Abu Covad? 6 cosa parocida. 

En 268 vemos el nombre j^ Omar sobre la leyenda de la 2.'^ area: 
y lo mismo se observa, sogan el Sr, Cerda, en una del ano 279 que 
tiene el de ;^y^»^ Ho^^ain , que tambien esta en la 2.* area. 

Resulta de lo expuesto, que los nombres que apareceu en las mo- 
nedas desde 210 k 300 son los siguientos : 




EN LAS MONEDA8 XRjCbIQO-EBPA^OLAS. 43 

J Yahya 219, 220. J^ ^ Ebn Falid 26S, 264, 265, 

266. 
Omar 268. 
Muza 275. 
,^;~-"0. Ho^ain 279. 



^_^-U Ali 220. 

O-^-iST* Mohammad 222. 

J-;^ Bafil 222, 223, 225, 226. 

iL»_^ Moadz 240, 241, 242. 




Ali 260. -j-^jf'? 276. 

Entre lo3 anos 238 y 273 es probable que aparezca alguna mone- 
da con el nombre ^l^ Amir, pues segun M. Dozy (1), Mohammad I 
hizo poner en los cstandartes y en las mouedas el nombre de su pri- 
vado Amivj 4.^ ascendiente de Al-Manzoi\ 

Ahora bien ; ^qui^nes son estos personajes ciiyos nombres constan 
en tales monedas, y con q\x6 carActer figurau en alias? Dificil nos 
parece contestar A estas preguntas, que con id(5ntico motive se ban 
hocho los que de las monedas orientales so Imu ocupado. 

Hemos diclio antes que con los Abba<;iGS so introduce on las mo- 
nedas la costumbre dc mencionar en ellas k algunos altos personajes : 
en las de KhcUAlla Ahi-l-AhhagAs-Saffah hemos visto con M. F. So- 
ret que se mencionan los gobernadores khdo-l-Melic hen Yezidy A&- 
do-r-Rahnan hen Moglhn^ I^maU hen AM ySalak hen Ali: en las de su 
hermano y sucesor Ahu Ch&far AXansor aparecen muclios nombres y 
sin que conste su cardctcr : dice M. Sorot , hablaudo de esto : a Se 
encuentra en sus monedas cl nombre de su hijo Al-Mahdi Mohammad 
y los de los grand es ofieiales de lacoronaj gobernadores^ eta, si- 
guientes : Ahd- Allah ben Homeid^ Ahd-Allah ben Qalim^ Ahmed^ 
Al-AschaVy Choneid ben Jalidy AlSagan^ Amar {ben Haf$)^ Amru^ 
Amru hen Iga , Yalid hen Barmeh^ Jalid ben Ibrahim ^ Modd 6 Mabehy 
Musa (hen (^ideiman)^ Yezid (solo)^ Yezid hen Agad> » Hemos citado 
este texto de M. Soret para Imcer notar que, en las monedas orien- 
tales d las que sin duda se quiso imitar en las cspafiolas, la intro- 
duccion de los nombres propios no obedoce a sistema fijo, y que unas 
veces el nombre que en ellas aparece se refiere al presunto heredero, 
qtras d gobernadores conocidos, y otras a empieados cuya naturaleza 
no consta : de aqui podcmos inferir como muy probable y que tampo- 
CO en las espafiolas se segiiiria un sistema fijo^ 6 que, si oxiste, t^- 



(1) ffistoire des arahes., t, m, p. 116. 



44 TlTaLOS aONORfFICOfl Y NOMBRES PROPIOS 

nemos que averiguarloj prescindiendo de las monedas de los Abba9ies 
pertenecientes a la misma (5poca. 

Vista la ineficaeia del metodo comparativo para averiguar quienes 
sean estos personajeSj cuyos nombres vemos en las mouedas sin iu- 
dicacion de titulo, tenemos que acudir a investigar uno por uno 
quienes puedan ser^ viendo si sas nombres constan en las listas de 
los que figuran en cada reinado ; pero nos encontramos con la difi- 
cultad de que los nombres mencionados lo son solo por el dlam (nom- 
bre propio)j no por la cunya (genealogia)j lo que equivaldria a fijar 
qui6n faera entre nosotros un empleado que se llamase Juan 6 PedrOy 
ya que entre los personajes que se mencionan en la bistoria del rei- 
nado correspondiente, puede haber varios que tengan los nombres de 
..s*.*^^ Msi^ J^ e^ _5rr^ Yahya, Alij Mohammad^ AmaroHogain, 

No sucede lo mismo con los de iU^ J^ X^ ^ Eba Fabd, Basil 
6 Mo&dz : por el contrarioj (5stos son tan raros, que ni sabomos como 
doben leerse; y de seguro que si en las listas quo tenemos de los 
peraonajes mencionados por los AA., en especial por Ebn Adzarij se 
lesmencionase, serfa facil reconocerloSj y crcemos que alguna vez 
se darA con ellos : de algunos , sin embargo , creemos poder decir algo, 
J-^ En el reinado de Abdo-r-Rahman II (de 206 A 238), du- 
rante el oual fueron acufiadas las monedas que tienen este nombre 
As**j, no encontramos ningun personaje k quien pueda corresponderj 
sean cualesquiera las letrns de que le supongamos formado ; puea no 
teniendo puntosj sabido cs que pudiera leerse de muchos raodos : 
para nosotros es indudable que debe leerse J^-vJ Basil 6 Basilioy cuyo 
nombre, ya que no figure en este reinado , aparece en los posteriores 

r 

como tronco de una ^amtlia que dio al Estado varios servidores : en 
Ebn Adzari encontramos hecha mencion de dos hijos y doa nietos de 

un Basil. 

Hamdun ben ^asi7fnd gobernador de la Amelia de Ecija despues 
de su conquista en el ano 300 , y murio en 302 6 307. 

Abdo-1-Hamid ben Basil, en 304 se encarg6 del Tesoro, y despoes, 
del censo 6 inscripcion: en 316, siendo wazir fue cnviado a la cora 
6 distrito de Sidonia para derribar sns castillos , dispersar a sus mo- 
radorea y reunirlos on Calcena, capital del distrito: en 319 se en- 
cargo del gobierno de Cordoba en el mes xawel : en 320 seguia de 



E» LAS MONEDAa arAbigo-espaSolas. 45 

gobernador j y al salir de Cordoba Abdo-r-Rahman en su segunda 
expedicion para Toledo en compaiifa del PrincipG lieredero Al-Ha- 
queinj dejo en el alcazar a su hijo Abdo-1-Aziz^ y con ^1 quedaron 
de wazires Ahmed ben Moliamniad ben Chodair y Abdo-l-Hamid 
ben Bagil: no encontramos otra noticia referente a este personaje. 

Respecto a los nietos dc Bacil, encontramos m^nos dates : de Hafs 
ben Mohammad ben Ba^il solo sabemos que fu^ uno de los tres jefes 
de las expediciones de verano en tiempo de Abd-Allahj entre los 
anos 275 y 300. 

Dc Abu Galib Merwan ben 6baid- Allah ben Ba(;ilj no encontra- 
mos mas noticia que la de haber mueito en 318 (1). 

De otro nieto de nn Bagil se hace mencion en el reinado de Ab- 
do-r- Rahman II (1) ; pero esto Ba(;i3 no puede ser el que fignra en 
las monedaSj pites fud liborto del Califa de Or., Hixem ben Abdo^l- 
llelic, y su hijo Abdo-^-Calem vino al Andalus en tiempo de Ab- 
do-r-Rahman I, 

Podra ser que el Ba^il , padre y abuelo respectivamente de los 
personajcs que hemos citado y que obtuvieron grandes destines en 
la corto de Abd* Allah y Ahdo-r- Rahman III, no sea cl que fignra 
en las monedas mencionadas; pero de todosmodoSj on ^stas aparece 
el nombre que puede perfectatnente leerse Ba^il, en el cual podemos 
sospechar un personaje de procedencia hispano-romana, 6 quizd 

griego de orfgen. 

Entre los nombres citados por Ebn Adzari , no encontramos nin- 
gun ilx* J pero al poncr lanecronologia del aiio 308 , dice : «En este 
ano murid Abu Amru Ca^d horxMoAdz {^^) ben 6tsman ben 
Hagan ben Yajamir Ax-Xabeni el fakih(juriscon3ulto)jen Cordoba, 



(1) Dcspucs dc eiitrcgatlo para la impresion lo que antecede, hemos ciicontrado en 

Ebn Al-Kutiya noticias imiXJitantes sobre yarios deacendientes de Basil : en tierapo 
dc Abdo-r-llahmmaii IT, un Ebn Basil, conocido por el Inipostor, era tesoreio; 
dcspucs, en elde Mohammad IfiguraJu^uE ben Basd, que, segun M. Dozy, era 
prefecto £t la mucrte de Abdo-r-Kalnnan ; el Hafs ben Basil ^ gobernador dc C6rdoba, 
que figura despues, scr4 el mismo Kafs ben Mohammad ben Basil de quien hemos 
dado noticia: por fin, enboiitramos como catib (cscribiente) en tierapo de Abd-Allah 
A Merwan ben Obaid-Allah ben Basils de quicii Ebii Adzari dice edlo que mun6 eu 

el alio 318, 
(1) Doxy. — Notices siir quelque-s MS, arabes, p. 93, 



46 tITULOB HONDRIfICOS T NOMBRES PROPIOfl 

en el mes de chumada 1.^: era tenido en mucho entre la gente de 
ciencia»; pudiera muy biensuceder que estefakih faera bijo del iljo* 
Moddz que figura en las monedas de los anos 240, 241 y 242 : que 
el signo ^ debe leerse J» nos parece indudablej atendido que uo eu- 
contramos el nombre JjLx^ en parte alguna: asi lo reeouocieron ya 
Tornberg y Marsdciij si mal no recordamos (1). 

El nombre que aparece en monedas de los afios 263 a 66, es mas 
dificil do determinar; tanto que leemos ^ji ^, como suponenios 
que ieyo el Sn D. Antonio Delgado, y es natural que se lea asi por 
la inspeccion de la moneda grabadu en sus IdrainaSj 6 que deba leerae 
^ ^A Ehit Fakd , conic residta de un modo indudable respecto d 
la letra 5 do las vdrias monedas que hemes visto, siompre nos en- 
contramos eon un nombre muy poco comiin: el nombre ^ es tan 
rare, que en la extensa lista 6 indice de nombres propios que cons- 
tan en el quinto tomo de Al-Makkari , solo una vez le encontramos ; 
pore el espacio de 100 afios que median entre la acunacion do la mo- 
neda y la cxistencia del J^ ^j JU^ ^\ Abu Mogllm ben Fahd de 

quien habia AI-Makkari^ bace poco m(5nos que imposible la identifi- 
eacion del uuo con el otro: en Ebn Al-Kuthiya encontramos proba- 
blemente a un asceudiente del personaje inenciouado en las monedaSj 
pues se babia de Amir ben AH como ascendiente de los Benu Fahd, 
los de E-usafa, juizd porqua esta familia radicase en este puuto: ad- 
vidrtase que el nombre ^ ^ debierade estar escrito J^ ^Ay pues 
el I no debe auprimirse en este case; pero es lo cierto que los drabes 



(1) En el mismo A. cilado en la iiota anterior, hemes encontrado ei personaje que 
envanohabia^iosbuscado en otra parte : bablanttode loskadiescle Abdo-Ralunan II, 

dice : sUl Jjj i^U^b Jlj ^\ J^ bUx:^U ^ll^\ ^^ ^^ yUf^ ^; 

|j)U^ <(dc.spiicR (fufikadi) Yochamir ben Otsmaii el de Jaon , A quien, liabiendo pre- 
sentado su dimision despues de babcr mandado, jle in6 admitida, y (cl Amir) nom- 
hv6 para este cargo a su iicrmano Moadz)); sosi>echamos que en el texto dc Ebn Adza- 

ri baya que corregir la palabra jfii^, por y^^. Yoebaniir, y ^SL-juJ! Ax- 
Xaabani por ^Usr'l Al-Chatjeni (el de Jaen), eomo se lee en Ebn AbKutiya:<le 

este modo quecTa casi plenanicntc coniinnada nueatra sospeeba de que el personaje 
que figura en laa monedaa f uera el padre del c61ebre fakib de quieu habla Ebu Adzari 



EN LAS MONEDAB ArXbIGO-ESPASoLAS. 47 

espafioles no eran muy escrupulosos en la observancia de tales reglas 
gramaticales, 

Seguu el Sr. Cerddj en moneda del ano 279 aparece el nombre 
^j^:^*^^ lio^ain : — nada podrianios decir de este individiiOj ai su nom- 
bre figurase solo en esta ntoneda^ pues como nombre bastante comun, 
es probable le llerasen varios empleados; pero por fortimaj en felu- 
ses que suponemos de los mismos anosj encoutramo3 un Hogain^ 
designado no solo por el dlam (nombre propio), sino tambien por la 
cwn^tt (genealogia) ^-s^U ^ hen j^Isuh; este nombre figura en feluses 

muy raroa de dos tipos diferentes : en ambos la 1/ area ea igual y 
tiene la leyenda ordinaria; respecto a la S.'*, varian en la distribu- 
cion, si bien en ambas dice >.^^ ^^ ii/r**^ ^'' Jj^^) -^ Malioma 
(es) el enviado de Allah: liogdiji bett Asim: en las uuas, la lejenda 
estA formando un ciiadrado , dentro del cual hay otro compuesto do 
lineas quebradas en su parte media; en las otras, la leyenda estd en 
cinco Ifneaa dispuestas del modo ordinario; en ninguuo de estos fe- 
luses heraos distinguido indicio de leyenda circular; pero como hay 
otros do tipo aualogo que corresponden al aiio 282, no croemos aven- 
turado atribuirlo a esta ^poca, como parece lo haco el Sr. D. Anto- 
nio Delgadoj pouiendolos ontre las monedas de Abd-Alldh y Abdo- 
r-Rabmdu III. 

m 

En Ebn Adzari encontramos que en 314 Abdo-r-Eahman An- 
NAsir nombro encargados de los almacenes do las armas A Ilogain 
hen Mohdmmed hen Asim, i Ahmed ben Jaki/a ben Hagan y i khdo- 
U Wahdb hen Mohdmmed ben kbdo-r-Rauf: como en las geuealogfas 
es muy freouente entre los Arabes el omitir alguno 6 algunos de los 
ascendientes intermedios, y mencionar principal men te al que da 
nombre d la familia, nos parece muy admisible que el w?U ^ (j^^"*^ 
Ho^ain ben Asim de las monedas sea pi mismo *^U .j j^ ^j tjT"^ 

Ho^aim ben Mohammed ben Asim de que nos habla Ebn Adzari : 
tambien encontramos en Ebn Al-Kuthiya un iudividuo que proba- 
blemente seria ascendiente del que figuraen las monedas; pues men- 
ciona a *^U yj J^ tO^ J*'^ *^^^ Asim el demudo ascendiente 6 iron- 

CO de los Benu A.sim>. 

Ya hemos sentado antes que la iunovacion iniciada en el reinado 



48 TiTOLOS HONORfFICOS Y HOMBUBS PROPIOS 

de Abd-AlUh en cuanto a modificar las leyendas de las monedas, se 
acentiia mis en los primeros aiios de Abdo-r-Rahman III, comple- 
tandose eu el ano 320 : a estos veinte primeros aiios piieden, i nues- 
tro mode de ver", utribuirse inucbos feluses de forma muy tosca, pero 
muy diferentes de los acunados en tiempo de los gobernadores de- 
pendientes de los Omeyyas de Damasco. 

Entre los feluses do esta epoca eucontramos alguno que en la 1." 
drea lleva el nombrc^ Omar y en la 2." el do ^^J] ^ Abdo-r- 
Rahmdn en una sola linea: hay otros andlogos en los cuales el nom- 

bre ^^;*^yi -^ ^«*^ °° ^^ ^•'^ ^'*^^' ley^"^^^*' ^"^ ^^ ^•'' ^""^ entodos 
^stoscontienelaleyenda i^\ J^j ^^ Mahoma es el emiadode Allah, 
las palabras ^^^,^^\ j~^\ Amir almuminin; estos feluses, segun 
lo expuesto en la 1/ parte, deberan suponerse posteriores al ano 316: 
no asi los aoteriores en que se ve el aombre (^^jJ^ >^ sin el adita- 
mento de ^_^l j^\ , al m^nos si admitimoa que el nombre Abdo- 
r- Rahman se rcfiora al califa, como nos inclinamos a creerlo. 

Respectoal nombre^ Omar, natla podcmos decir: no sabemos 
si se referird al mismo personaje que figura en un dirhom del 268, y 
en felus que no tiene el nombro ^^\ ^ j aunque suponemos que 
no sea el mismo por la mucha distancia que media de uno a otro. 

En felus que parece ser del afio 306, eucontramos dehajo de la 2/ 
drea el nombre J_j)^ ^^ Ebn BaJilul, que en alguna est^ puesto al 
rev^s, siendo diffcil su lectura: los feluses que nos ofrecen este 
nombre tienen muchas variantes; en algunos, el nombre esU en 
ambas dreas; otra variante muy notable es la que exiate en otros, 
los oualea sobre la leyeuda JJl J^j ^x?? tienen la palabra 6 nom- 
bre JU 7 debajo el nombre ^J^ ^i : pudiera creerse que la pala- 
bra JU deba leerse ^ Ali , j uuirse , como succde muchas ve- 
ce3,d las palabras de la liltima.Hnea, resultando Ji^j ^^j ^_^ 
kU ben Bahlul; pero el ultimo trazo de la palabra ic esta muy mar- 
cado para que pueda tomarse por el ^ de J^ : nos parece mas acep- 

table paleograficamente leer J^ gdlaba (yencio) como admiteu ge- 
neralmente los numismaticoa que debe leerso esta palabra eu las 
monedas de los Aglabitas de Africa, en las cuales se eucuentra es- 
crito del mismo modo : admitido esto, 



£}^ LAS MOKEDAS ARiBIQO-ESPANOLAS, 49 

^Podra averiguarse qui^n sea el Ehn Balihd quo figura en estas 
nionedas del ano 306? Dada la especialidad de la kunya de este 
personaje, qiiiza podamos designarlo; pues en Ebu Adzari en- 
contramos por estos anos un Ahmed ben Hahib hen Bahlul, que 
probablemente sera el niismo que Ahmed hen Bahhil ^ vaGHQionn^o 
mds adelante por el niismo autor; dice, hablando del ano 302: g:Bu 
este ano J An-Nasir (compad^zcase de ^1 Allah), adeknto k Molia- 
med ben Abd-Allah Al-Jarabi del waliato del mercado al de la ciu- 
dadj y depuso de ^l d Muz a ben Mohammed ben Chodairj dando el 
waliato del mercado a Ahmed ben Habib ben Bablul; esto, en dia sd- 
badoj doce noches restando del mes de xawel:^; habiando mas ade- 
lante del movimiento administrative del ano 313, dice: <3:En xawol 
de este ano so encargo Jahya ben Jnnas Al^Cabrani del mercado, 
cuando enfermo Ahmed ben Bablul do una enfermedad que le onor- 
v6 para el movimiento*)) 

En vista de lo expncsto, nos parece jnuy probable que el Ebn 
Bahlul que figura en las monedas del ano 306, sea Ahmed ben Ha- 
bib ben Bfihlul que figura como inspector de mercados en 302 j 313. 

En monedas que suponemos de estos mismos anos, hemes visto 
algun otro uombre propio, que estando indicado por su dlam (nom- 
brc) yporsu kunya ^ y siendo esta de las no comunes, como ro- 
sulta de las ultimas letras, linicas que podemos distinguir, podria 
quizA averiguarse qui(5n fuese; pero mientras no encontremos alguu 
ejemplar en buena conservacion , nada podemos decir de tal nombre. 

Examinando de nnevo en estos dias las monedas del Sr. D, Pas- 
cual Graydngos, hemos observado un felus muy notable, linico en su 
clase, y en el cual leemos el nombre ^.--^^ ^^ ^?^ Mohammed ben 
Xo^ib: est^ nombre estd escrito en las dos areas de la moneda; en 

la 1.*^ dice ^^ ^^ || ^ ^.j^ll^ ^^^3 ^1 [[ Yl iJ! ^- No (Iiay) 
Dios sino \\ Allah s6lo: no [| {hay) companero para el : Mohammed hen: 
en la segunda .^^-.^JLi, || il)! || J_^t || J^ Mahoma {es) \\ el enviado j| 
de Allah \\ Xodib: no sabemos quidn sea este Mohammed ben Xo^ib, 
pues en el 2." toniodc Ebn Aclzari no cncontramos niugun perso- 
naje que lleve estos nombres : ..^^^ dcbia ser nombre muy poco co* 
mun, puesto que en este autor no lo cncontramos: d no ser que al- 
guno do lo3 -^^;*^, que constan en dicbo autor^ cst(5 por 

4 



50 tiTtJLOB kOHOBblCOS Y NOM6llii!8 PftOl'lOS 

cuyo caso saldriamos de la dificultadj pues encontramos como 
empleado ud Mohammed ben Qaid que podria suponerse el mismo 
que figura en la moneda: quizd leyendo otros autores demos con al- 
gun Mobammed ben Xo^ib perteneciente al reinado de Abdo-r- 
Rahman III 6 Abd- Allah: por hoj, nada podemos decir con segu- 
ridad, pues no encontramos tal personaje en lo3 indices alfabeticos 

denombres propios. 

Desde el ano 320, llevada a eabo por complete la transformacion 
que estaba operandose en las monedas arabigo-espanolas desde muchos 
alios Antes, los nombres que aparecen en ellas constan ya en las de to- 
dos los anos, faltando solamente del 329, del cual no hemos podido 
ver ni aun citado un solo ejcmplar : en los nombres que aparecen desde 
este ano se vislumbra uu sistema fijo, pues antes parece como si de- 
pendiera del capricho del grabador 6 del que daba el dibujo para el 
troquel cl poner el nombre, y el ponerlo en uuo o en otro puutodela 
moneda: estos nombres desde el ano 320 uparecen siempre debajo de 
la profesion do fc en la primera area, excopto en monedas de los anos 
334 y 335, en los cualcs se acuilaron dirhemes que tienen el nombre 
correspondiente en la 2." drea: en dinarea del ano 334 encontramos 
el mismo nombre que en los dirhemes, pero en la 1/ Area (1). 

La cronologia que resulta de las muchas monedas que hemos visto 
de Abdo-r-Rahman III es la siguiente: 

lT^^. cJ' _5^ Jahya ben Junas 320. 

j^ Mohammed 321. 

J.JU- Caid 322 A 328. 



fl 



^U Ka?.im 330 d 332. 

.x^ Mohammed 332 d 335. 

>Uop Hixem 334 y 335. 

JJ! j,^ Abd- Allah 335 y 336. 



(1) DcspucBOeescrito lo anU-rior^ hemos adquirido dos monedas difercntcs del 
afio337,eiilascuale3el nombre J^ Mohammad, que en las conocidas hasta hoy 
estd en la 1,* irca, aparece en la 2.^ y en la parte inferior ; al mismo tiempo adqui* 
rimos otra del ano 343 en la que sobre la 2.^ Area se Ice el nombrc^^xJ! Al-Molz : 
del tcsoro de monedas ^rabcs al que estaa pertcnecian , hemos dado cuenta en la Jte* 
vUta de Archivosj Bihliotecas y Museos, niimeros 21 y 22 del ailo 1875, 



-I 



HN LAS MONBJJAS AR^BIQO-ESPASoLAa. 51 

J^ Mohammed 336 a 346. 

^1 Al-Motzz 343. 

^ 

J,i^! Ahmed 346 k 350. 

Respeeto d casi todos los personajes que aparecen en estas moue- 
das, nos sucede lo mismo que con los do _^ Jahya , ^ Ali, J^ 
Mohammed J ^ Omar, ^^y Mu(^a y v..^^-^:^ Ho^ain, que no he- 
mes podido determinar per sor nombres muy comuues; no sucede lo 
mismo con el nombre ^^ ^^j ^v^ Jahya ben Juuas, que vemos 
en monedas de 320, y en alguiias que no tieneu ano; peroquedebe- 
r(5mos suponer de la misma fecha en virtud de lo que dirdmos la^go. 

Recurrieudo siempre a Ebn Adzari , el autor en quien constan da- 
les m^s detallados para esta cpoca, nos encontramos con uu ,^^, 
^=\j^\ ^jJ ^^»J Jahya ben Junas AI-Kabranf? (1) empleadodela 
corte de Abdo-r-Uahman III; las noticias que de ^1 nos da son his 
siguientes: «En 311 fue depuesto de la pcquena coliorte pretoriaua 
Mohammed ben Mohammed bon Abu Zeid, y se encargo do olla 
Jahya ben Junas Al-Kabram'.»— «En Xawel de este auo (313), 
Jahya ben Junas Al-Kabrani se encargo del morcado, cuando en- 
fermo Ahmed ben Bahlul do la enferraedad quo le enervo para el 
movimiento; despues se encargo de las hercncias en el mes de Dzu- 
1-KiiUlaft: resenando el movimiento de empleados del ano 319, dice: 
— «En este afio fut; depuesto de) gobierno de la eiudad (de Cordoba) 
Ahmed ben Abdo-I-Wabab ben Abdo-r-Ruf y fu6 adelantado al wa- 
zirato, y se oucargo de la eiudad JShya ben Junas Al-Kabranf ii 
principio del mes Chumada 1." : on seguida fu(5 depuesto de este go- 
bierno , pues habia en ^1 irritabilidad y precipitacion para con las 
mujeres (gente d6bil), y se encargo de elk Abdo-1-Hamid ben Bagil, 
el wazir, en el mes Xaweb): — por fin, al reseilar los hecboa del afio 
320, en el movimiento de empleados encontramos la siguiente noti- 
cia de gran iuteres para Ja deterraiDacion del caracter, eu virtud del 
cual figuran en las monedas estos nombres , dice : « Y en ^1 (ailo 320), 
se encargo de la Qeca Jahya ben Junas Al-Kabranf, y esto en dia 
sdbado a cuatro (noches) pasadas dc Xawel, y en este dia fu(5 de- 
puesto de ella Ahmed ben Mohammed ben Mu^a ben Ohodair.)) 

(1) En el tcxto siempre Be encucntra sin punto la letra que nosotros Iccmoa A. 



52 TItulos ttoSonfpicOB y sombres Pnoptofl 

No pudiendo deeir uada, ni Aun por conjetiiraSj de los demas per- 
sonajes (1) cuyos nombres aparecen en las monedas de Abdo-r- 
Babman III, tocanos examinar la cuestion de si tales individuos 
desempeiiaban un cargo dado, en virtud del cual su nombre bubiera 
de figurar en las monedas. 

En el num. 9 de la Revista de Arehivos, Bihliotecas y Museos, cor- 
respondiente al 15 de Majo de 1 872 , bicimos esta misma pregunta, 
indicando la solucion que de ordinario se da, del modo siguiente: 
,;Hay bastantes dates para asegurar que estaban encargados de la 
^eca 6 casa de moneda? » Hasta abora , ninguno de los ilustrados lec- 
tores de dicba Revista ba tenido a bien ontrar en esta cuestion , que 
babremos de abordar con nuestras solas fuerzas. 

D. Antonio Condcj guiado por una indicacion dj Ebn Hayan, 
creyo que los personajos cuyos nombres aparecen en estas monedas 
de Abdo-r-Rabman III, eran sus liacUhes , asi es que bablando de 
este pri'ncipe dice : «Hixo ademas la novedad de pouer on sus mone- 
das el nombre de su Ilachib 6 primer ministro, y asf se nota on casi 
todas las que he visto, aunque no faltan ejemplares en que no bay 
sino sus titulos: mencionan esta costumbrOj entre otros, Hayan 

JjJVl Acuilo con su nombre y con el nombre de su Hacbib dirba- 
mes y dinares, y se bizo la oracion pubUca en su nombre on las al- 

jamas de Andalus. » 

Aunque D. Antonio Conde leeria sin duda en los autores arabes 
cl nombre de los bacbibes de Abdo-r-Rabman , y, si se bubiera fija- 

1 

do un poco, hubiera visto que no coincidian cou los mencionados en 
las monediiSj merece completa disculpa en esta ocasiouj pues no es 
posible que uno lo compruebe todo^ y la respousabilidad recae sobre 
Ebn Hayan, bajo cuya autoridad se creyo seguro^ y no penso on 
examinar la exactitud de su aserto. 



(1) Dcl^XiJl AUMoizK, que segun hemos diclio en la nota anfcrior figiita cu mo* 
neda del ailo 343, m no con scgiiridad, por conjetura podemos decir qiiieu sea: este 
nombre os nuiy familiar entre los Ztiries de Africa, y la particularidad de aparccer 
acufiada esta moneda en AI-Andalns, cuando dcsde el ano 33G la <;cca se babia tras- 
Indado A Medina Az-Zabra, nos Uacc sost^cliar que faera acuiiada en Fez, y que 
este nombre serofierc A alguninaividuode dicha familia, que por hoy no podemos 

detcrniinar, 



EN I,A8 MONEDAS AuAbIGO-ESPA^OLAS. 53 

En los veinte primeros aiios de su reinado, Abdo-r-Rahman no 
tuvo rads que dos hachibes, sn cliente J^l c^ j-'^f ^^dr ben Ahmed 

y J^.-^ O' '""""^ C^ .S^y ^''^"Cf^ ^^^ Mohammed ben Xodair: am- 
bos ejorcieron el cargo hasta su muerte : la del primero , nombra- 
do hachib en el mismo dia de la proclamacion del Califa, tuvo lu^ar 
en la noche del vidrnes , d Q de Eacheh del afio 309; el segundo, que 
fu^ nombrado hachib ii la muerto de Bedr, murio en el afio 320 «d 
mitad del vies de Safar, al pnncipio de la noche, despues de la oracion 
de la jmesta del soh : no tenemos d mano mds datos respecto d los ha- 
chibes de Abdo-r-Eahmnn ; pero dstos nos bastan para creer que so 
equivoc6 Ebn Jayan al asegurar que acuilo dinaros y dirhames c«n 
el nombre de su hacliib; pues los dos nombres que encontramos con 
seguridad en las monedas de los veinto primeros aiios, son los de 
^J^ C^' ^^° Bahlul y i^joj j^fj ^^^^ Jahya ben Junas: el 1.** en 
306 y cl 2." en 320; en 306 era hachib ,J-j Bedr, euyo nombre no 
figura en moneda alguna, y en 320 tampoco aparece el nombre de 

^a^y Mu^a. 

Ya que los pocos datos concretes que tenemos quizd no resuelvan 
la cuestion de un mode que a todos parezca conclnycntej har^mos 
notar la particularidad de que en las monedas, desde ol aflo 320, el 
nombre vari'a eon frecuencia, figurando ocho diferentes en el espa- 
cio de treiiita anos, siendo asi quo de primer ministro 6 hachib, 
los califas de C6rdoba variaban poco; asi vemos que el mismo Abdo- 
r-Rahman en los veinte primeros afios de su reinado no eambi6 sino 
dos veces, y esto por muerte de los mismos: los demas califas hacian 
ordinariamente lo mismo, asi Hixem I y Al-Haquem I no tuvieron 
mds que uno, y dun el hachib de Al Eaquem, d pesar de llevar 
veiatiocho afios ejerciendo este cargo, continue en ^1 con el nuevo 
califa Abdo-r-Rahman II hasta el afio 209 en quo murio: teniendo 
en cuenta estas consideraciones, y que los nombres que aparecen en 
las monedas anteriores y principalmente en las posteriores d Abdo- 
r-Rahman, en manera alguna coincideu con los nombres de los ha- 
chibes respectivos, nos creemos en el caso de poder asegurar que se 
equivoco Ebn-Hayau al escribir el texto citado por Conde. 

No sabemos si por haber compreudido estas dificultades, 6 por otras 
razones. los que entre nosotros han escrito de estas materias han 



54 TJTOLOS HONOfifFTCOS Y NOMBItES PR0PI08 

abandonadOj 6 mejor dicho, han modificado las ideas de D. Antonio 
Conde J creyondo que citando el nombre esta en 3a 1.^ area se refierc 
al prefecto de la c^ecay y cuando en la 2.^ al hacliib 6 primer minis- 
tro; asi lo vemos indicado en el Catalogue des monnaies et medailles 
de M. D, Loricks, redigd par I). Antonio Delgado^ 1857; y sies vcr- 
dad quo on dicho catalogo no sc manifiesta cxpltcitamente esta teoria 
respccto d las monedas de Abdo-r-Rhaman ^ por no describirse nin- 
gimo do los dirhemes del afio 33i 6 335 qne tienen el nombre Hixem 
on lii 2,'' area dcbajo del nombre del califa^ no sucede lo mi>smo en 
las moncdas do su hijo y sucesor Al-Haquom 11, en las cuales los 
nombres aparcconj ya en nua^ ya en otra dreaj 6 en las dos d la 
vcz ^ conio sucede en dinaies del afio 357 , eii los ciiaies aparecen los 

nombres jix^ w^^^st^I El- hachib Chafar en la 2.^ y ^U Amir en 

la 1.*" sin indicacion de titulo, 

Nos parece que esta opinion, en lo que conserva de la primitiva, 
estd destituida de todo fundaniento; pues si respecto d las monedas 
do Abdo-r-RalnnaUj no podemos por hoy demostrar su falsedad por 
falta de datos, siencuantodlasdo su hijo jsuceaor Al-Haqutim II; 
eu las monedas do este prfncipe casi sicmpro encontramos en la 2/ 
droa un nombre sin indicacion detitulo alguno; los que hasta ahora 
hemes visto son los siguientes: ^^f^. Jahya350 y 351 — ^^/-^^y ^^ 
Ab(lo-r- Rahman en dos Kneas desde 351 A 35B — ^yU Amir 360 — 
-^. Jahya 363 y y"^ Amir de 363 k 366, 

Aunque nada pudi(5ramos avoriguar respecto k los hachibes 6 ha- 
chib de AI-Haquem II j no debiamos suponerque en dioz y seis anos 
hubiera cambiado cinco veces de primer rainistro ; ademas en el dinar 

que hemos citado de 357 consta el nombre delj-iju^ .^..v^Wl El- 
hachib Chafar, en dos Hneas, poniendo en la parte superior ._^^UsJ! 
y en la inferior jij^^. , y en la l."" drea el nombre j^U , que en muchi- 
simos dirhemes algo posteriores figura ya en !a 2.*" drea , por supues- 
to, no constando en ellas la palabra hachib , de dondo debercmos 
inferir que en ticmpo de Al-Haqiiem se iatrodujo la novedad do po- 
ner en la 2/ drea el nombre que antes se ponia en la l."^, aiiadiendo 
alguna vcz el nombre del haehib , poniendo expreso su titulo, 
3i lo dicho no bastara para convencernos de que los nombres que 



EN LAS MONBDAS An^BIOO-ESPAKOLiS. 55 

figuran en la 2." area do las monedas de Al-Haqueiii no se r^efieren i 
los hachibesj teneraos el testimonio de los bisfeoriadores , en especial 
del tantas veees citado Ebn Adzari , del cual consta que Al-Ha- 
quem II no tuvo mis hachib que ^isr'^! ^^ ^ jh^ Cbafar ben 
Otsman Al-Mashafi; el cual fu^ confirmado en su cargo en el reina- 
do siguiente (1). 

Volviendo i los personajes que figuran en las monedas de Abdo- 
r-Rahman III, probado ya que no se refieren A los bacbibes como 
sentd D. Antonio Conde, ni aun cuando constau en el sitio rnds ho- 
norffico, como quiere D. Antonio Delgado, segun vemos por la cla- 
eificacion de dirhemes de los aflos 533 j 334 existentes en el Mnseo 
Arqueologico y en la Academia de la Historia, r^stauos examinar la 
cnestion que tuvimos la honra de proponor en el nrimero 9 de la Re- 
vista de Archivos, Bihliotecas y Museos, correspondiente al 15 de Mayo 
do 1872: dociamos alli, refiri^ndonos d los nonibres quo figuran en 
estas monedas: «fiHaj bastantes datos para asegurar que estaban 
encargados de la Ceca 6 casa de moneda?» 

Como bemos dicho Antes, no habi^ndose servido tomar parte en 
esta cuestion niuguno de los ilustrados lectores de la Revista, tone- 
mos que abordarla con nuestras solas luerzas. Encoiitramos en pro 
de la solucion indicada argumentos positives de alguna fuerza, en 
contra ninguno positivo, solo algunos negatives; expongamos los 
unos J los otros, y el lector optarii por la resolucion que mas ftin- 
dada le parezca. 

Ya dntes bemos tenido ocasiou de citar un texto do Ebn Adzari : 

p. 224, dice : «En esto afio (320) se encarg6 de la Qeca Jabya ben 

Junas AI-Kabrani : esto tuvo lugar en sdbado, d 4 del mes de Xa- 

wel : en este dia fu6 destituido de este cargo Abmed ben Mohammed 

ben Mu^a ben Chodair.» Como en monedas de este ano 320 vemos 

cl nombre ^j»'>j>^ ^^ ^^- ^^ ^W posible que figure en ellas en 
concepto de encargado de la ^eca. 

Hasta el ailo 336 no encontramoa indicacion ,alguna que i la Qeea 
se refiera: el mismo autor hablaado de este ailo dice: «Ea este afio 



(1) Puedeii verso noticiaartetftlUdas de cstc pcrsonaje en M, Uoay, Ilistoirc des 
mtisuhnans, etc,, t, lli. 






56 tItolos HONonfFicos y nombres pitopioa 

(336) An-Nasir depuso de la Qeca a Abd- Allah ben Mohammed, y 
se irrito contra ^l per su negligencia en sn cargo, mandaudo encar- 
celarle; entro d ocupar su puesto Abdo-r- Rahman ben Jahya ben 
Idris el Sordo, y traslad6 la ^eca desde Cordoba a As-Sabra (la 11a- 
nura)» ; tambien on cste aiio coi 'den la indicacion de nuestro autor 
y las monedas : en ^stas encontr el nombre ^1 ^~^ Abd- Allah 

en muchas dc los anos 335 y 33 -^ las monedas no ponen mas 

que el iilam , no la genealogfa, y Abd-Allah cs tan comun, 

no j)odemos saber si las monedas j ^«^ ^i.u/-iiri se refieren al mismo 

person aje. 

La indicacion do que en esto afio se traslad6 la ^ccadcsde Cordo- 
ba k As-Sahra, se ve confirmada tambion por las monedas, pues las 
quo ilcvan el nombre JJ! J^ estan acunadas ^^J-j'^lj en Andalus 
(Cdrdoba), y las quo llevan otro \jitj\ i-Jj-UJ en Medina Az-Zahra: 
sin duda la Uanura dondo estaba la ^eca pertenecia u Medina Az- 
Zahra: tenomos expuestos los dates positives quo hemes encontrado 
on favor de la opinion quo sostioHe que los nombres quo apareccn en 
las monedaB do Abdo-r-Rahman III se refieren d los eucargados do 
la (Joca : veamos ahora los argumentos negatives. 

Ai ser nombrado prefecto do la ^eca Jahya ben Junas en 320, fu6 
depuosto Ahmed ben Mu^a ben Chodair que habia desempeflado este 
cargo desde 31G, en quo fu6 construida la Qeca en el interior de 
Cordoba para acuflar dinares y dirhemes (1). En las monedas do 
estos afSos no encontramos el nombre J-»=s.l Ahmed, si bieu tampoco 
oncontramos otro; por tanto el argumento es puramento nogativo, y 
tieno poca 6 ninguna fuorza. 

Homos visto quo on 336 fu6 depuesto Abdo- Allah ben Mohammed 
y entr6 d. ocupar su puesto Abdo-r-Rahman ben Jahya ben Idris: 
asf como el nombre del primero figura en monedas de este ailo acu- 
fiadas ^,vi"^l) en Andalus, el nombre del segundo debiera figurar 
en las postoriores, acuHadas el misrao afio en Medina Az-Zahra 
! j-jJl iij J-*j , y sin embargo, en las muchas que conocemos, lo mismo 
quo on las de los ailos siguientos hasta el 346, que son muy comu- 
nes, figura el nombre J-i-s^ Mohammed en vex de (i/'^y ^ Abdo- 



(1) Bbn Adzftri, tomo ll, pi^. 211, 



EN LAS MONEDAS AR-^BlGO-ESPAiJOLAS. 57 

r-Rabinan: quiza este prefccto descnipefl6 sii cargo porpoco tiompo 
siendo reemplazado en el mismo ailo por J^ior^ Mohammed. 

Si admitimos sistema fijo en la cxistencia do estos uombres en laa 
monedas dc Abdo-r- Rahman III, y quo sean los de los profectos do 
la Coca, tendremos la s^rie crouol6gica de tales empleadoSj ta! como 
se deduce de las monedas y de Ebn Adzari. 

^^y ^ -\,>^! Alimed ben Mu^a aifi d 320. 

^_jj ^ ^5^ Jaliya ben Junas ;i20. 

J^ Mohammed 321. 

vVj^ Caid 322 li 328. 

p-U Ka(;ira 330 d 332. 

^ Mohammed 332 li 335. 



J.iu^ Hixem 334 y 335. 

A!! J^ Abd-Allah 335 y 330. 

^_^^. ^^ i;/*^^' -^ Abdo-r-Rahmau ben lahya 336. 

j^ Mohammed 33(i d 34(>. 

o^^l Ahmed 346 d 350. 

Observando esta s6ric, nos encontramos quo los nombros se suoo- 
deu do un mode regular, comenzando uno cuando deeuparcco oli'o, 
exccpto en log ailos 334 y 335, on los quo oomo si sobrdra olnombre 
^UmA Hixem, quo pareco interpuesto on la s^rie, d noser quosu])on- 

gamos la sucesion do modo quo Mohammed eese en 334 despuos do 
acufiar inoncdas — que le sucedo Hixem en 334 y 335, — y que 
vuelva Mohammed en 355 , para en el mismo ajlo oeder ol puesto d 
Abd-Allah, que solo debi6 ser prefccto en parte de los ailos 335 y 
336 en quo fu(5 depuesto, y cesa do aparecer en las monedas. 

Como ol nombro ^U.> Hixem en la mayor parte de las monedas 

estd en la 2.* drea en sitio mds preferento, y por otra parte, como 
hemos visto, pareco que interrumpe la s6rie , pudiera creersoque se 
refierea personajodo mas eategori'a; dlguien ha soapechado si este 
Hixem podria ser un hijo de Abdo-r-Rahman III , y efectivamentc, 
entre los hijos de este principe encontramos un Hixem , poro (isto 



58 TfTDLOS HONObIfIOOS Y N0MBBE9 PROPIOB 

murio en 303 ; por consiguiente j solo admitiendo que tuviese dos 
hijos del mismo nombre, lo que no es raro, podriamos creer que el 
personaje cuyo nombre nos dan las monedas de 33i y 335 , sea el de 
un hijo de Abdo-r-Rahman. 

Introducida , 6 mejor dicho, generalizada por Abdo-r-Rahman III 
la cosfcumbre de poner en las monedas el nombre del prefecto do la 
^eca, aderaas del suyo, sigue en tiempo de su hijo y sucesor, en 
cuyo reinado se modiHca en el sentido iniciado en las monedas do 
334 y 335; asi que D. Antonio Conde dice: «Se nota en las mone- 
das de AI-Haquem II que el nombre del haehib esU debajo del suyo, 
al paso que en las de su padre siempre osti en la otra area. » 

Efectivamente, en caai todas las monedas dc Al-Haquem 11 se 
nota un nombre proj)io debajo del suyo : que no debe suponcrse el 
del haehib, sino do otro empleado, lo hemos probado antes: Al-Ha- 
quem tuvo un solo haehib, cuyo nombre y*^. Chafar figura en mo- 
nedas de erode 357 con el ti'tulo ^^^W! ol haehib; por consiguiente 
debemos suponer que cuando en la moneda i5c quiero haeer referencia 
i este empleado, se pone su titulo, como sncede en esta y en algu- 
nas de Hixem II, como kn^go ver^mos. 

Rreseiudiendo del haehib Ch^far, encontramos en las monedas de 

Al-Haquem II los nombres siguientes: 

:: Jahya 350 y 351. 




.^,>^ J! ^^ Abdo-r-Rahman 351 i 356. 

^^ Xohaid 356. 

y-U Amir 356 d 361. 

•>, Jahya 363. 




yU Amir 363 d 366. 

Entro las monedas de Al-Haquem existen algunas que no tienen 
el nombre corrospondiente al ailo segun la serie que precede; el nom- 
bre J^ Xohaid lo encoutramos en la I.'' area, el yU Amir 
hasta 360 solo en la 1."; desde esta fecha siempre lo encontramos 

en la 2." drea. 

Quienes sean estos personajes no podemos decirlo, puos ni sus 



EN LAS MONEDAS ARAbIGO-ESPANOLAS, 59 

nombres los detenniuan bastante^ iii en los AA. recordamos baber 
visto uinguna iioticia referente a esto; solo del uombre j^U Amir de- 
bemos ocuparnos, puesto que se creo sea un persouaje muy conocido 
en nuestra historia : el que todos couocon con el nouibro de Almanz07\ 
Guantos ban descrito alguna de las muchas monedas eu las que se 
lee g1 nombrej^U Amir, ban creido que se referia a AUManzor^ cujo 
non^brc completo es ^ J^ ^^ OJl ^ jc^ ^\ ^ .x^^ ^U y\ 

..lOJI ^ ^,3 J^;. ^^ .\}J\ ^. A^ yU ^1 ^^ ^L^ ^^ aJ! ^ 

Abu Amir Mohammed ben Abu Hafs Abd- Allah ben Mohammed ben 
Abd- Allah ben Amir ben Abu Amir Mohammed ben Al-Walid ben 
Jezid ben Abdo-1-Meliq. 

El nombre^U comienza i Bgurar en las monedas precisamente en 
el mismo ailo en que el future Almanzor fue uombrado inspector de 
la casa de Moneda, cuyo cargo le sirvio no poco para preparar sus 
futures destines; adenias, desaparece este nombre de las monedas de 
Hixem II precisamente en el mismo aiio 392 en que muere Alman- 
zor; asi que no nos extraila que cuantos de es!o se banocupadoj des- 
de Adler d M. Dozy, hayan creido que se referia d Almanzor; se nos 
ofreceUj sin embargo j dos dificultadesj nacidala una del mismo nom- 
bre, y la otra de monedas que homos visfco, en las cuales, siendo quizd 
posteriores i la muertede Aimanzor, figura el nombre yl^ Amir. 

Es muy rare y diffcilmente se nos citard un solo ejemplo, do quo 
un individuo no teniendo por nombre propio el que da la denomina- 
cion d su familia, sea menoionado con ^1; Almanzor se llamaba Mo- 
hammed y como descendiente de Abu-Amir, que da nombre d su 
familia, es conocido poryU ^! ^\ Ebn Abu Amir, hijo 6 des- 
cendiente de Abu Amir, denominacion que puede apHcarse d todos 
los de la misma familia ; asf como nnnca encoutramos que d loa reyes 
dela segunda dinasfcfade Zaragoza soles llame J>jjft Hud, siuo Ebn 
Hud :y ^1, ni d los de Toledo ^^yJ! ji Dzu-LNun, sino ^5 ^^1 

^jJI Ebn Dzu-1-Nun, no encontramos razon para que se crea que 
^U se refiero i Almanzor, a quien nunca en los AA. encontramos 
menoionado de este mode. 






Adema^, existe moneda en la que se lee distintamente s^ 
^j^f^j alio 9 y 903 P^^s el primer trazo de los numerales 9 y 90 



go TfTULOS HONORfFICOS Y NOMBREB PR0PI08 

ea bastunto mayor y muy separado de los otros; del ailo 398 teno- 
mos alguna , en la que el primer trazo Je la decena es mayor que lo3 
tres siguientcR, y por tanto debe Icerse 398 ; comprendemos muy bien 
la facilidad do que cl grabador se equivocase al abrir el cuno , pero 
no somos partidarios de acudir al subterfugio do suponcr equivoca- 
ciones on las monedas para salvar nucstra ignorancia (1); algunos 
ano3 do^pues oncontramos un /^ Amir que ya debi6 figurar en 
estos afios: os Amir ben Fotuh, wazir de Hixcm 11, el cualen 405, 
por 8u aubcsion a la memoria de esto Pn'ncipe, contribuyo no poco 
d la exaltacion al califato do AH ben Hammud (2), k quicn Hixem 
habia nombrado' sucesor para cl caso do quo fuese muerto por ol 
usurpador Ciileiman Al-Mostaln : asi a! mcnos lo dccia el interesa- 
do ; fisori'a cstoyU cl que figiira en las nionedas? mucbo lo dudamos, 
pues la circunstancia de aparccer por vez primera prccisamente en 
cl mismo ano 360 en quo Almanzor es nombrado profecto de la (;eca, 
y cl desaparecer casi con cl, nos hace «ospecbar si sordn dos perso- 
najea diferentes. Si en vida de Mohammed ben Abu Amir estc nom- 
bro so rofiere a el , en los afios posteriores babra la misma razon 
para que so rofiera d uno de sus hijos. 

En ol alio 357 hemes visto quo algunas monedas llovan dos nom- 
bros , ol del hachib Cbafaryx^ ..^U^l en la 2.'' drea, 6 sea dobajo 
del nombre del Califa, y el deyU Amir en la 1/: on el reinado de 
Hixem II esta innovacion se generaliza , si bien en los veinte pvimc- 
ros afios, 6 sea desdc 3Gfi a 386, 861o figura cl nombro yU Amir; 
desdo ol alio 386, casi sicmpro aparecen dos nombros : el de Amir en 
la 2." droa y en la 1/ ^/^ Mofarech, -v^ Mohammed y «— ^ Ta- 

maih 6 quizd Tome (3). 




(n Exnminadiis mds detentdamcntc cstas moiicdas, aunquc cs cxacto lo que dc- 
cimo3 en cl toxto. las crcenios de los iifioa 378 y 379 : Poster! onn cute liemos cncon- 
(radoostc mismo nombre en moneda <lo Abdo-r- Rahman III, jiero sicndo induda- 
blementx^ fnlsificada, aunque no modernamente, crocinos que no puede darsa gran 
importnncia al diito nuevo que nos proporciona. 

(2) Kbn Al-Atsir, t. IX, \M\g. 189. 

(3) Tanibicn respccto ft esto nombre tencmoa neccsulad de rcctiflcar y ampUar lo 
QUO decinios on ol texLo : cl dist^iuguido Tiumismiltico ruao Mr. AVold Tiesenbanscn, 
cn carta focbaaii en Varsovia en Enero iVltimo, despuos de felicitarnos por nueatros 



ftK Las MONEDAS ARiBIG0-ESPA>fOLAS. 61 

Muerto Almanzor eu 392 ^ en las monedas del ano siguiente apa* 
rece con el titulo dc hachib su hijo Abdo-l-Meiiq, y en la 1/ area el 
mismo iiombre oXiJI J^, sicndo este sustituido por x^ Xohaid 
en algnnas inonedas del 397 y en las de 398; en este ano mucro Abdo- 
1-Meliq, hijo de Almanzor, y por tanto dcsaparoce do las mouedas 
el hacbib Abdo-l"Mt5Iiq que figura siempre con este titnlo desde 393; 
en 399 aparece un hacbib Abdo-f-Aziz, y en la 1/* area el nonibre 
OJ^' que no sabemos conio doba leerse. 

Esto en cuanto A his inonedas do Jlixoni acunadas en Espafia du- 
rante nl primer porfodo de su reinado, ])ues Imy que hacer (;ompiota 
scparacion entrc las acunadas en Africa y his que lo fiuu'on en Anda- 
lus, y tambicn cntre las de! primoro y scgundo pcriodo do su reina- 
do; pues cuanto mas vumos adelantandoj so aumentan en ollas los 
Dombres propios, que indudablemonte aparccou con nn canicter miis 
inarcado. 

Volviendo, pucs, i los nombres quo flgnran en el primer periodo 
do Hixcm II, tendremos la serie cronologica 



trabjijos numismdticos piiblicados on esfcn Keviflta y cii cl Miisoo Kapartol <lo AiUi- 
^iicdndeB, noH comunica vAria^ noticias reforentcs ^ trnbajos aniilogofl llcvndoa d 
caho en Kufiia y Alcmania : con refcrcncia A este nombre, iioa dice lo Higuiento : 
(I Quant an mot douloiix qui so Iroinc RiirlesinoTumi.stlo Hichuni TI, frapp^'^os cii 301 
et 392, ICToGmc savant (Mr. Fraclin)i>roi>osa dans lo Bullet. 8cicnt,(dcrAcadcinic do.n 

sciences de St, Pctorsboiirg), vol. iv, p. 248, do lire jJw nom qui fle retronvo auasi 

dans unc inscription de la grande nio^cluic de Cordoue, expliqu^^'C par Fracbn dans 
Ic3 Mi^m. dcTAcad-dcs sciences (5." w^rie), torn, vni, p» fiijO, M- Karabacek j\ Vzcnno 
(voy Numism. Jieitschr, 1860 vob 1. p. 1-17) lit. cc mot aX^ ce qui, selon son opi- 

nioji (mal fondee a c*> qu'il nic ^cmblc), vcut dire <fCii abondanco) et correspond a 
rexpresion ^^.^ qui sc tronvc surini dirhcrad'Antlalousde Vaimt^e219(v. Zeitschr. 

(Icr Deutsclicn morgcnl GcssuUscIk, vol ix, p. ^34, et xvili, p. 780).)) Dc^puee de dar 
lasgi-aciasaldistingiiidoniimismAtieo rusoporlabencvolcnciaconqueacogcnucstros 
modestos ensayosj y ]K>r las m^ticias que so sirvc comuiiicariios, debemoH manifcstar 
quccfltamos conformes en cuanto d que la opinion dc M. Karabacck sobrc cl noni- 
bre de que nos ocupamos es infundada ; la Icctura propuesta por Fracbn prueba una 
vez mAs la gran sajraci<Iad y sumo aciorto eon que ju'occdia el aniiguo director del 
Musco de San Petersburgo cu la Icctura <le las moncdaK : los trasos son indudable-* 
meiite los que distingue M. Fraehn, y scjIo puodc tacbame quizii la colocacion de 
los puntos, pues combinandoJo que rcsulta de las mucbas mouedas dc estos afios, 
enalgunasde loscualcs sc ven los puntos, cncontramos ^^^^f^ "> .<™^ 7'amlic7t'i' 
nombrcque nos es completameutc desconocido. w C 



62 TiTDLOS HOiTORfpICOS Y NOMBRfeS PBOflOS 

^U Amir 366 & BIO y de 376 i 386. 

r^ ^"^' , J386 y 387. 

yU Amir 

jLj? Mohammed 

0^ Mohammed 391. 

-^'^ ^™' Ul y 892. 



387 & 391. 



393 d 397. 



397 y 398. 



?a^' Tome? 
oCUl -^^ w^L^J! el hacliib Abdo-1-Meliq 

^JJl A.-a Abdo-1-Meiiq. 
.^AjCUJl J^ ^.^^UJl el hachib Abdo-1-Meliq 

A^^ Xohaid 
yU Amir 398 y 399? 

■p -jJ! J^ v-^s.Ur'i el hachib Abdo-l-Azia j 

-'"-^ ■ ■ ' ;399. 

J:Sy Baraca ? {hcndito naal) ] 

Del Mofarich, que figura en monedns do los afios 386 y 387 nada 
poderaos decir: es nombro poco comun en niiestra historia drabe: on 
Ebn Adaari solo figura un individuo de este nombro, pero perteneco 

I'l dpoca muy anterior. 

Kcspecto al nombro ^^ Mohammed, que figura on ias moncdas 

do 387 & 391 en la 1.^ area, existiondo al mismo tiempo el de yU 
Amir en la 2.% so ha creido que so referia al nombre de Ahnanzor, quo 
efectivamente se llamaba J^ Mohammed, y que en la otra area se 
hacfa referenda d la familia J^U Amiri, d que Almanzor pertene- 

cia: ya hemes dicho las dificultades que so nos ocurren accrca del 
nombreyU. Que el ^ Mohammed se refiera a Almanzor, nos pa- 
rece dudoso, tanto mas si no se admite que h 6\ se refiera el nombre 
yU Amir: la comparacion de las monedas de estos ailos con las de 
386 y 387 , en las cuales en vez del nombro J.?? aparece el de ^y^ 
Mofarich, nos hace suponer que cl Mohammed d que se refieren en- 
tr6 en 387 i ejercer el cargo que hasta entonces habia ejercido Mo- 
farich, y que en 391 fue a su vez reemplazado por ^^-^^J? Tamlich? 



r 

En Las MoHedas abXbigo-kspaSolas, 63 

Este nombre ^^rt^^ que aparece en las monedas de 391 y 392 no 

parece arabe, pues ni en los indices por ordeii alfab^tico que coustan 
en la edicion de Al-Makkari, ni en las que tenemos de los AA. que 
vamos leyendo encontramos tal nombre: su lectura solo puede ofre- 
cer duda en cuanto a la ditima letra que podria creerse ~ 6 ^ : de 

todos modos podrA leerse Tatnlich? y suponenios que serd el nombre 
de alguu muladi reuegado 6 de alguu berberisco. 

Muerto Almanzor en 392 , en el mismo ano 6 en el siguiente apa- 
rece en las monedas ol nombre del oXUl J^t >_,s;s.Ur'l el bachib 
Abdo-1-Meliq , que no es otro que su bijo j sncesor, que afios ilntes 
Labia sido nombrado hachib, cuando su padro qniso ser saludado con 
el titulo sultauico de JJb j_j,^| Al-Mansur billuli (el ayudado por 
Allab). 

Tambien sc ba creido que on estas monedas desde 393 k 397 , en 
ambas dreas se trataba del mismo personaje; auuque no dcja docho- 
carnos la coincidencia , creemos que no es rniis que esto j y que se re- 
fieren d diferentes individuos; pues el ^OJ\ J^ Abdo-I-Moliq de 
la 1." area lo vemos reemplazado en el mismo afio 397 , y casi siem- 
pre en el 398 por ^i Xohaid, que tampoco sabemos quicn son. 

En dinarcs del alio 399 se encuentra mencion del -V-wc -.^s-^sLstJ! 

_yj^! el hachib Abdo-1-Aziz en la 2,'' area junto cou el nombre de 

Hisera II: en el exergo de la 1." area se ve la palabra oXj que no 

corresponde a nombre conocido , y que quiza deba leerse s.^ bara- 
ca (bendito sea). 

El hacliib Abdo-1-Aziz nos es completamente desconooido : (jserd 

Abdo-1-Aziz, bijo de Abdo-r- Rahman Sanchuelo y nieto por tauto 

de AUManzor, y que despues (a6 rey de Valencia desde 412 d 452? 

Nos parece muy posible, por no decir probable: cuando su padre 

era proclamado ^\ ^j WaUyyo-l-dM (future sucesor en el Ca- 

lifato) por el imb^cil Hixem , quizd recibio Abdo-1-Aziz ol titulo 

de bachib, quo ya no cuadraba k la digoidad de Abdo-r-Rahman 
Sanchuelo. 



1 



64 ThDLOS HONORfPtCOS V NOMBkES PROtlOS 



MOSEDAS ACUSADAS FOR LOS OMEYYAS DE ESPAfJA 

EK FEZ Y NECOR. 

Desde que en el ano 319 de la egira Abdo-r-Rahman III fijara 
8u planta en la costa de Africa apoderandose de Ceuta, que al decir 
de los AA. arabes era la Have y puerta del Occidente para el que 
sale de Al-Andalus, eomo Algeciras y Tarifa lo eran para el que 
pasaba de la parte opuesta, los Ommeyas no habian dejado de exten- 
der primero su influencia y su dominio despiies sobre gran parte de 
lo que lioy constituye el imperio de Marrnecos. 

Hasta ahora no conocemos moiuimentos numismaticos que atesti- 
giicn el senorio de los dos primeros califiis Omeyyas Abdo-r -Rah- 
man An-:Nasir y su bijo Al-Haquem Al-Mo<;tansir en ningunade las 
poblacionea africanas: es posible que existan tales monuinentos, y 
dun lo creemos muy probable, pues nosotros mismos liemos dado a 
conocor alguna moneda de Abdo-r-Rahman que sospecharaos sea do 
Vo7. , per aparecer acufiada en el afio 343 con el nombre de la (jeca 
JX> Yl en Al'Andalus que ya babia sido rceraplazado por i^-i-^-^ 
UJ! meditia Az-Zahra en 336, y por tencr en sitio muy preferente 
(sobre cl del Califa) el nombre de^! Al-Mouz, que parece ser el 
de algun pn'ncipe africano: ademas nuestro querido maestro el 
Sr. D. Pasoual Gaydngos crce haber visto alguna acufiada on i^->.*j 
j-.U en 7nedina Fez, si bien por no baber conservado nota detallada 

no esta seguro do ello. 

Durante ol reinado de Hix^in II, 6 niejor dicho de suhacbib Abu 
Amir, conocido despues por Al~Manzor, las ciudades de Fez y Ne- 
cor nos ofrecen, sobre todo la primera, una variedad prodigiosa de 
raonedas ncufiadas siempre d nombre de Hixem II. 

Podria dudarse de si estas menedas debieran 6 no formar parte de 
nuestro cstudio, pues habi^ndonos propuosto tratar de los Titidos 
y Nomhres propios que aparecen en las monedas ardbigo-espanolas, con 
el objeto de ilustrar nuestra historia drabe, parece que hubi^ramos 
podido prescindir do tales monedas, que no son espanolas en cierto 
sentido , pero bajo otro concepto pueden decirse tales , pues que las 
poblaoiones donde so acunau formaban parte del califato Omeyya de 



BK LA8 MONEDAS ArAbIGO-ESPaKoLAS. 65 

AI-Andalus 6 de Occidente; ademas, por la variedad de nombres 
que en ellos aparecen, conoeidos muchos de ellos, pueden contribuii* 
en grau manera it aclarar alguuo de los puntos que por los dates que 
ofrecen las puramente espauolasj no hemos podido determinar. 

Queda indicado que las monedas do Fez son abundantes; las do 
Necor son raras, hasta el puiifco de que estas apdnas son conocidasj 
pues ninguna de las pocas que sin duda existen j habia sido publica- 
da; en las Idminas para la obra quo preparaba el distinguido numis- 
matico D, Antonio Delgadn^ bay grabada una, y nosotros hemos 
visto cuatro unicamentej dus en la colecciou del Sr, GayAugos y 
otras dos de nuestra pertenencia , y que dimes d conocer ligeramento 
en la Reviata de Archivos (1) al describir un tesoro de mo7iedas drabes. 

Las de Fez J si bien no escasean, son muy pocas las que estfSn 
en buena conservacion, y mt^nos todavia aquellas en que puedo leerse 
la fecha; as! que, distamos mucho de conocer la seiie completaj lo 
cual debiera ser el punto de partida para podor cmpronder su cstudio 
detenido con alguna probabilidad de llevarlo d buen t^rmino: por 
estOj d pesar de que con el tesoro A que hemos aludido se aumenta- 
ron considerablemente las fechas conocidas, no nos proponcnios miSs 
que coordinar los dates hoy existentes, sin pretender estableccr las 
dos series quo suponemos debe do haber; pues por los historiadoros 
sabemos que en Fez habia dos ^ecas correspondientes k las dos po- 
blaciones que en rigor la constituian. 

Teuemos vointinueve papelotas de otras tantas variedades de mo- 
nedas acufiadas en Fez on tierapo de Hixem II; los dates que ellas 
contienen no son tan variados en el fondo eomo pudiera suponerse^ 
atendida la variedad de leyendas ; pues muchas veces la variedad con- 
siste en que los nombres que hay en ambas dreas se combinan do di- 
ferente modo: para dar idea lo mds exacta posible de todas ellas, sin 
necesidad de hacer la descripcion detallada de las mismas, vamos 4 
dar los datos que nos ofrecen, en el 6rden con que hoy liemos podido 
coordinar las papeletas: t«5ngase en cuenta que las leyendas referen- 
tes 4 Hixem II y d la profesioa de fe son en todas las mismas. 



(1) NN. 21y22dcl875, 



g6 tItDLOB flONOnlPlCOS Y N0MBBE8 PROPlOS 

N. 1. Las moncdas do cste tipo tienen el nombrc yU Amir de- 
bajo dc la 2.'^ drea; Ins hemos visto de los afios 377, 378, 379, 381, 
382? 383, 384, 385, 386, 387, 389, 390, 392? y 393? 

N. 2. Dirhemcs del ailo 388 con el nombrc ^j>j Zeirx debajo 

do la 2." drea. . i , . ^ 

N 3 Dirhemcs del alio 389 con los nombresyU^m»' debajo do 

la %- drea , y ^^ ^«'^^«''* '^^^«J^ ^' *" ^■"' ''''''^''' ^' ^'^'' ^"''^''' 
tomarao per del ano 387 , y como talcs ban side publicados, pero nos 
inclinamos d creer que todos son del ano 389. 

N 4 Dirhemes del mismo ano 389 con cl nombroyU Amxv de- 
bajo do la 2." drea y A)\ x^ AhcU Allah debajo de la 1.-; homos visto 

trcs cjeniplares. ^ . , i - i 

N. 5. Dirhem sin focha legible con el nombrcy U Amir dobajo de 
la ^ ^ area, y .y^)\ -J-^? Ahde-T-Raf}man debnjo do la 1." 
' N. 6. m\m do 103 anos 390, 391 y 392: debajo de la 2.« drea 
hay cl mismo nombre_,.U Amir, y o..^ AJ ohammad i\cWp do la 1. 
N. 7 Dirhcmes con cl nombrc yU Amir debajo do la 2.^ area, y 
debajo dc la l/> Modzz en unas y J^l Al-Modzz en otras; no .g 
conoce la fecha con seguridad en ninguno do los cuatro que hemos 

visto : parccon scr del afio 390. 

N 8 Dirhem con cl nombre ^^\^\ el hachib en la parte superior 
do la 2." drea, y oXU! J,= Ahde-l-Maic en la inferior; do la fecha 
s61o cupo launidad dos,y como ver^mos despues, hay quo admitir 

quo es del 392. i h ; ? ll ; v 

N 9 Dirhem muy tosco con los nombres ._^ H ^^! el ha- \\ club 

en la 2.^ drea (1), y ^iJl 11 ^ Aide- W-l-Mdic en la 1."; se cono- 
ce launidad «ujl cuatro, y parte de la deceua que puede ser 70 o 
90: creemos que sea csta liltima. 

N. 10. Dirhem muy tosco con el nombro .^^W! el hachib en la 



^iJ( 



rior doh^l.%auo394?(2). 



(1) Ouando i.oncmos cl signo 1| entrc dos palabras , 6 cntro las Ictras de ana pa- 
Inbin , iiulicamos con csto q«e en e) original estAn en dos liucas, una en la parte 



sin^cxior y otfa en \i\ inferior. 



iijcrior y otfa en Uv niienor. 

(2) Ell las fechaa dudosas, la duda rccae sobrc la parte subrayada. 



EN LAS MONEOAS ARAbIGO-BSPaSoLAS. fi? 

N. 11. Dirhcm sin fecha, que se diferencia del anterior eu tener 

el uombre .^^W! el hachib eu la parte inferior de la 2." drea. 

N. 12. Dirhemes del aiio 394? con los nombres^CUl j^||^^^uJ| 

el hachib I Ahde-UMdic en la 2.*^ lirea, j ^CIJ! || s^ AbdeA\4~Mdic 
en la 1." 

N. 13. Dirhemes del ano 394? con el uombro ..^^^'^l el hachib 
en la parte inferior de la 2/ area , y .jXUl |1 Jk_^ Ahde- \\ ~l-iWlic 
en la 1." 

N. 14. Dirhemsin nombro especial en la 2." drea, y en la 1." 
igual al anterior: del ano 394? 

N. 15. Dirhemes del ano 395? con el nombre ^CU! J^ Abde-l- 
Mdic en la parte inferior de la 2." drea, y ^^.W! el hachib en la 
de la 1." 

N. 16. Dirhemes do los anos 394? 395 ? con el nombro >jXU! Juc 
Ahde-l-Mdic en la parte inferior de la 2.'' drea. 

N. 17. Dirbem muy toscodel ano 395? con el nombre >_^L^! el 
hachib en la parte inferior de la S.*^ drea. 

N. 18. Dirhemes del ano 395 y 396 con los nombres || ^^^Uv^l 

^OJ! j^ el\\liaxihih Abde-l-Mmc en la S.^dj-ea, y || ^OJ! -\-^ 

Ahde-l~Mme\\ en la 1." 

N. 19. Dirhem del afio 396 con ol nombre v_.^^L.^t el hachib en 
la parte inferior de la l.*^ drea, y algunos trazos que parocen ser del 
mismo nombre en la de la 2.'' 

N. 20. Dirhem con el nombre w_;^Ur^| el hachib en la parte su- 
perior de la 2.* drea 6 inferior de la 1." 

N. 21. Dirhem del ano 397? con el nombre ._^UsJ! el hachib en 
la parte inferior de la 2." drea, y_)*JI Al-Modzz en la do la 1." 

N. 22. Dirhem del ano 397? con los nombres ^y.^^ ! ]| >_^U=Jt 
el hachib l\ Al-Modzz en la 2.*^ drea, y ^JXJUI ^ Abde-l-MdiG en la 
inferior de- la 1." 

N. 23. Dirhemes del ano 398 (en alguno pudiera leerse 378) con 
losnombres^l || .^Sih^\ ^ Abde-l-MdlicW Al-Modzz m\^^.'' irGu, 

y v*\_L3! -X^ Ahde-l'Mdlic en la narfn inffii-uir (1a In 1 " 



N, 24. Dirhem del afio 397 con los nombres ..tCU! J^il^s^ UJ| 

* II 4 1 

el hackih\\Abde-l~M4lic en ambas dreaa. 



68 t1t0LO8 HONORiFICOS Y NOMBEBS PROPIOS 

N. 25. Dirhem del aflo 398 con los nombres v.*XUl J^|| w-^^WS 
el hacliib\\Ahde'l-M4lic en la 2.« Area, y ^-tXldl J^ Abde-l-Mdic en 

la parte inferior do la 1." 

XT oa TM^han^aa Ao\ aiin 3^8 o/\n Ina nomhres .*XlJl J-^ Abde-l- 



Melic en la parte inferior de la 2." drea, yy^\ Al-Modz en la do 

la 1.^ 

N. 27. Birhem del afio 398? con los nombres A-^Hw^"-^'? 

,jXUI elhachibf \\ Ahde-l~Mdic en la 2." drea, yj^l [[..^^U^!? e^ 
haehihWAl-Modzz anXd.X.'' 

N. 28; Dirhem del afio 398 con ol nombrej*-*-)! Al-Modzz en la 

parte inferior de la 1." Area. 

N. 29. Dirhemes del afio 398 con !os nombres ^^^*=^jJl >>^ ^&rfe- 
r-Bahman en la parte inferior de la 2.' drea, y 3*J! Al-Modzz en la 

do la 1." 

Ooordinadas del mejor modo quo nos ha sido posible las veinti- 

nneve variedades de moncdas de Fez, que nosotros homos visto (I), 
pascmos A examinar los datos contenidos en elias. 

Las monedas del N. 1 correspond ientes k los afios de 377, 78, 79, 
81, 82? 83, 84, 85, 86, 87, 89, 90, 92? y 93? tienen el nombre_^U 
Amir en la parte inferior de la 2." drea : las de Al- Andalus de los mis- 
mo8 alios tienen el mismo nombre, si bien, comohemos visto, desdo 
el 386 tienen ademas otro en la l.» Qui<5n sea este personaje lo hemos 
discutido alH, y el encontrarlo en ^stas confirma la idea de quo debo 
de referirse al llamado AI-Manzor, por mds que no se expliquo satis- 
factoriamente por qu^ se le UamayU Aviir y no_^U ^>\ ^A Ehn 

Ahu Amiry 6yioy} Abu Amir como debiera llamdrsele. 

No hemos visto monedas de este tipo de los aflos 380, 382, 388 y 
391, si bien do todos ellos, mdnos del 380, las encontramos eitadas: 
por lo quo despucs ver(imos , dudamos que las haya del 388. 

Siendo del ano 377 la primera moneda indudable quo do Fez co- 



(1) Hoy nos pcrmJtimos prescindir de los datos que rcsultati de las monedaa de 
Fea que ban sido publicfldds, porque no Imbiendo side objeto de un eatudio detcnido, 
es seguro que alguiias fechaa cstAn mal leidas, y pudicran aumcntar las dificultadea 
no pcquefifts queen si ofrccen, 



BN LAS M0NBDA8 ARAbIQO-ESPARoLAS. QQ 

nocemos, no uos incumbe estudiar la complicadfsima historia de la 
capital del antiguo imperio de los Edrisitas Antes de dicba fecha. 

Por el autor del Kartds sabemos que, cabalinente en este mismo 
ano, Zeirf ben Atiyab el Jazri el Magrewi, amir de los Zenetas, fija 
su corte en Fez, arrancada poco dntes do la obedieucia de los 
Obaidies por Askaleebah la Fez de los andalnces en 375, y en 376 
la de los Alkanvajin por Abu Bijax Jatbut : no bay que extrafiar, 
por tanto, que en los afios inmediatamcnto anteriores d (5ste no apa- 
rezcan monodas de Fez: Zeirf, que desdo 368 ea que comenz6 d rei- 
nar, habia reconocido a Hixem Ily k su hdobib Al-Manzorbuscando 
su proteccion, acufiaria estas monedas, poniendo en ellas ol nonibre 
de Hixem y el de su ministro. 

En las monodas del tipo N. 2, del afio 388, dosapareco el noinbro 
^U Amir y en su lugar se lee el de ^^ J Zeiri. 

La existencia de estas monedas en las que deja do figurar ol nom- 
brej^U Amir, tiene alguna explicacion en los autores drabcs, si bicn 
Ifls fecbas no estdn completamente de acuordo. 

Segun el autor del Kartds, en 386 se enfriaron bastante las rela- 
cionos eutre Al-Mauzor y Zeiri, llogando (5ste d ecbar de Fez a los 
gobernadores puestos por Al-Manzor, y d mandar que en la oraoiou 
pi'iblica se proclamaso d Hixem sin hacer mencion desu ministro, d 
quien hasta entonces se babia proclamado d par del prlncipo. 

Sabido esto por el ministro, envia contra Fez al eunuco Wadbib, 
quien derrotado junto al rio Zadat despues de tres meses de escara- 
muzas, recibe lu^go nuevos refuerzos maudados de Al-Andalus por 
Al-Manzor d las 6rdene8 de su bijo Abde-1-M^Uc, quo logra derro- 
tar d Zeirf, y se apodera de Fez, donde entra como triurifador d fines 
del mes de Xawal del aflo 387. 

"Wadbib se volvio d Al-Andalus, quedaudo Abde-1-M^Ho en Fez 
por algun tiempo; llamado luego por su padre, Abde-1-M^lio deja ol 
mando de Fez al prefecto de la guardia Isa ben Qaid , que permaneco 
alii hasta el mes de Safar del ailo 389 en que es reemplazado por 
Wadhih; ^ste es el relato del autor dol Kartds , no may conformc con 
el de Ebn Adzari y el de Ebn Jaldun , y con lo que parcce inferirse 
de las monedas. 



70 TfTULOS UONORfFJCOS Y NOMBUES PROPIOS 

Segun Ebn Adzari, parece que las disensiones entre Zeiri y Al- 
Manxor no tuvieron lugar basta el alio 387, y que despues de eutrar 
en Fez Abde-1-M61ic en el aiio 389, salio de alii dejando en su lugar 
a Wadhib, quien babiendo permanecido de gobernador durante al- 
gtm tiempo, setraslado lu(igo d Al-Andalus dejaudo en su lugar a 
4 Abd-Allab ben Abu Amir, hijo de un bermano do Al-Manzor; a 
Abd-Allab rcemplazo pronto Ismail ben Alburi, quieu h su vez ccdio 
el puesto a Abu AI Abwas Ma^n ben Abde-1-Aziz, quien siguio 
basta la muerte do Al-Manzor. 

Ahora bien, como las monedas en que Zeiri poue su nombre, pres- 
cindioudo do Al-Manzor, son del ano 388, y en las del 87 figura aun 
e! nombro v^Li Ajnir, crcemos que combinando unos datos con otros, 
podemos admitir que la ruptura tuvo lugar a fines del 87 6 entrado 
el 88; la fccha de la entrada de Abdc-1-Mclio en Fez, indudable- 
nionte quo estil equivocada, pues el ultimo dia de Xawal del 87 era 
ju6vcs , no sdbado como dice el autor del Kartds : como Ebn Adzari 
dice que al sallr Abde-l-Mt^lic para Al-Andalus dejo en Fez a Wadbih, 

y su nombre figura eu monedas del 381) , si con el autor del Kartds 
decimos quo, Abde-1-M(ilic estuvo en Fez durante seis mcses, su en- 
trada debio toner lugar muy entrado el 88 6 dprinoipios dol 89; Ebn 
Jalduu fija el encuentro de Zoin y Abde-l-M(51ic junto al rio Mwa, 
cu Xawal, 6 sea ddcimo mes del ano 388, fecba que nos parece mds 
aceptablo y conforme con lo que se deduce de las monedas. 

Es vordad quo algunas do las quo apareccn con el nombre 'VVadhih 
pueden creerso del alio 387 y 389, y admitida la variedad de ailos, 
habria que admitir en esto puato el rclato dol autor del Kartds; pero 
oxaminadas atentameute , no encontramos ninguna indudable del aiio 
387 , al paso quo eu bastantes se lee con seguridad 389, y como las 
unidades ^^^^ y (^rr^— se confundea con tanta facilidad , creemos 
quo se ban equivocado los quo las ban supnesto del ano 387 : ademds, 
admifcidas ambas fecbas, resultarfa la difioultad de que babiendo jen- 
tmdo Abde-l-M(51ic en Fez on el aiio 386 6 387, on 387 aparezcan 
ou las monedas los nombres de Amir y Wadhih para desaparoeer en 
el 88, y reaparecer en ol 89. 

Tenemos por tanto, que los personajes cuyoa nombres ^y„j Zeiri 



EN LAS MONEDAS AnABIQO-ESPAKOLAS. 71 

y ^^Ij Wadhxh figuran en las inouedas de los tipos NN. 2 y 3 , uos 

son copocidosj pues los aiitores drabes dan de ellos miicbas noticiasj 
fignrando ^ interviniendo ambos en los nGgociospiiblicosporbastauto 
tiempo : pasemos A las monedaa del N* 4, 

En (5staSj acunadas tambieu eu el ano 389 , figura ^^U Amir en la 
2/ area y un JJ! ^ Ahd-Allah en la 1/: ^jQuidu es esto Abd~AllaM 
Hemes dicho dntes con Ebn-Adzari que Wadhih, despues de Imbcr 
permanecido eu Fez durante algun tiempo j so traslado d Al-AndaluSj 
dejaudo en su lugar a Abd- Allah ben Abu Amir , bijo do un berma- 
no de Al-ManzoFj quion fu<^ pronto reemplnzado por Ismail ben Al- 
buri: creemos por tanto que este Abd-Allah sea el que figura en las 
monedas. 

En la del tipo N. 5, del cual solo hcmos visto uu ejemplar bas- 
tantc male, figura un ,^^^J1 -y^ Ahde-r-liahmdn que no sabcmos 
quicn pucda scr: la moncda no tieiie fechaj pero on virtud do cons- 
tar en la 2." area el nouibre y*U Ainir^ que no encoutramos desdo el 
afio 392 en adelaute, la snponemos de estos ailos; pudiera creer al- 
guno que este Abdo-r- Rahman fuera el niismo que figura en las 
monedas del tipo 29 j y que como ver^mos , es casi seguro quo sea el 
segundo hijo de Al-Mauzor: podrA succdor quo asi sea, pero no lo 
creemos: mds bieu nos inclinariamos d sospecbar quo sea Abdo-r- 
liahman ben Abde-1-Cavim, que en 382 qued6 de gobernador en la 
Fez do los andaluces al fijar Al-Moilzz su residencia on Tlemecen du- 
rante la permaneucia do su padro Zeirf en 06rdoba. 

Las monedas del tipo N. 6 de los afios 390, 391 y 392 prosoutan 
en la 2.*^ area el nombre j^U Amir y en la 1/ A^j^ Mohdmmad^ lo 
mismo que las de AUAndahiSj casi do losmismos ailos, pues las hay 
de los afios 387, 388^ 389, 390 y 391: creemos que se rcfioren al 
mismo personaje, que como henios dicho no sabemos quien pucda ser. 

Bajo el N. 7 hemos comprendido monedas quo pudieran tomarse 
como diferentesj pues figurauclo on la 2/ Area el consabido nombrc 
j-*U Amir^ en la 1.*^ tienen unas el do )x* Modzzj y otras js^\ Al- 
Modzz: para nosotros es indndable que se rcfioren al mismo indivi- 
duo Moazz , hijo y suceser de Zeiri on la sobcrania feudetaria do Fez : 
en ninguna de estas monedas hemos podido leer la fccha ; el Sr, Ccrda 



72 TfTULOB honorIficos y sombrbs propios 

cita un ejemplar del afio 383 , cuya fccha coincidiria con t\ gobiemo 
de Al-Moi\zz al trasladarse su padre Zeiri a Cordoba en el afio 382; 
pero los ejeniplares que tenemos a la vista dificilmente pueden ser 
do cstos afios: en uno parece leerse la unidad 7 y en otro 8: espere- 
mos i que monedas mcjor conservadas nos den datos indudables, con 
las cualcs podainos dircurrir sobre seguro. 

Muorto Al-Manzor el 27 del Ramadhan del ano 392, no es muy 
do cxtranar quo ya cu el mismo afio aparezca en las monedas do Fez 
del tipo N. 8 con cl tftulo el hdchih su hijo Abde-l-Mdio, que en las 
do Al-Andalus no aparece basta el ano siguiente , al mf^nos en las que 
liemos visto: del 392 solo conocemos un ejemplar, y dun la fccha 
estd incompleta, conocicindose solo la unidad; si bien en la decena 
no pucdo liaber duda, puesto que solo estuvo al frento del gobierno 
desdo la muerto dc su padre hasta el afio 398 en quo fu6 envenenado 
por su bermano: las diferentes variedades do los ailos 394, 395 y 
396 correspondientes a los tipos 8 hasta el 17, 19 y 20 no contienen 
dato especial; pues se reducen d que cl titulo y el nombre do Abdc- 
1-M61ic se combinen de diferento inodo , repiti(5ndose en algunas el 
nombre 6 el titulo, y omiti<5ndoso on otras cualquiera do ambos da- 
tos: cuando el nombre so repite en anibas Areas, cabe preguntar si 
son dos porsonnjes; cuestion que hemos indicado al ocuparnos de las 
do Al-Andalus do los raismos afios, y quo ban de resolver las mone- 
das del tipo N. 18 si so llega :i eDContrar una bien conservada. 
Erectivamentc, en cstas monedas se lee en la 2." area J^||w-=^^=sr^l 

^CUJl el hackib Ahde-l-Mdic, y en la 1.* || ^CU! A^ Ahde- 

l-Milic II en ninguno de los varies ejemplares quo hemes visto 

hemos podido leer lo que hay en la parte inferior do la 1." drea : en 
la L. IV, N. 5 de las del Sr. Delgado hay grabada una moneda del 
afio 395 quo se parece bastante d las que hemes visto : en ella puedo 
leerse ^«-t ^\ ..A Ebn Abu Isa, y asi leyo el Sr. Delgado en al- 
gunas; poro en los originales que hemos visto, en manera ninguna 
cncontramos que pueda leerse esto: tampoco eacontramos en los au- 
tores drabes personaje alguno que llevasc los nombres de Abde-1- 

M^lic ben Abu Isa. 

En la moneda del tipo N. 21 del aiio3*J7 aparece el titulo w^^U^I 



EN LAS MONBDAB ARABIGO-EBPaSoLAS. 73 

el hdchib en la parte inferior de la 2.^ drea y }01 Al-Modzz en lade 
la 1.^ ; es indudable que algunas veces hay que unir ambos elemen- 
toSj como se ve en las monedas del K. 22, tambien de los afioa 397 
y 398 : el hdchib Al-Modzz sera el mismo Mo^zz, hijo de Zeiri , que 
henios visto en las monedas del N. 7. Muerto Zeirl en 391, su hijo 
Moazz se va reconoiliaado con Al-Manzor, y despues de uu mode 
mas formal con Abde-1-Melic Ai-Mothaffir, que en 397 (1) le con- 
confiere la iuvestidura del mando de Almagrib destituyendo a AVa- 
dhih : resulta de estas monedas que AUMotlzz toma el tftulo de Jidchib 
en la acepcion que despues aparece esta palabra en las monedas de 
los reyes de Taifas, 6 como se emplea por algunos autores indicando 
un gobernador m&s 6 m^nos independiente. 

El nombre Ahde-UMdlic que figura en la l.*^ drea de las monedas 
del N. 22 como en la del N. 23 scrA el mismodequenos hemes ocu- 
pado dntes: debemos recordar que en las monedas de Al-Audalus del 
aiio 398 no figura el nombre de este personaje^ que ya en algunas 
del 397 es reemplazado por x^ Xohaid, 

En la 2/ drea de la moneda del N. 23 ee lee el nombre ^jXJuJ! J-j> 
Abde-l-Mdlio en la parte superior, y VJtJl Al-Modzz en la inferior: la 
posicion respectiva de los nombres de ambos personajes cuadra pcr- 
fectamente a la categoria de los inismos , siendo mayor hi de Abde-U 
Mdic Al'MothafJjVy espada del imperio del imam Hixem^ como se ti- 
tula en ei diploma en que confiere A AUMoftzz el mando del Alma- 
grib : su nombre ocupa la parte superior , y pone en la inferior el de 
Al-Mo&zz, feudatario suyo, no de Hixem, de quien ninguuo de ellos 
hacia caso* 

No comprendemos por qu^ en las monedas de los NN. 24 y 25, 
correspond lent es a los aiios 397 y 98, se omite el nombre de Al- 
Mo&zz, repiti^ndose en ambas Areas de la primera los nombres 
^^iXlUJl Jw-cJIi^^^LiK-'! el hdchib Abde-UMMc: quizA sea simple- 
mente un desouido 6 capricho del grabadon 



(1) Ebn Adzari reficrc esto al ano 397 : el autor del-ffarfd^ alaflo 393 : accptamofl 
por hoy la primera fecha, mi^ntras nuevas monedas no venganAdarla preXcrciiciafl 
lafechaque cita el segundo autor j Ebn Jaldun suponcfcchadoel diploma en el mcB 
de Dzu-1-Kiada del aflo 396, 



74 tItolos noNdsiPicos y nombrbs propios 

En las del N. 26, del aflo 398, Abde-l-M(51io y Al-BIofwz apa- 
recon sin titulo alguno , asi como en las del 27 ambos llevan el ti- 

tulo de hdohib. 

En la del 28, tambien del mismo ano, el grabador omitio hacer 
mcncion de Abde-1-M(ilic, como en las de los NN. 24 y 25 so liabia 
olvidado o babia recibido 6rdeii do olvidarso de Ai-BIoazz. 

Las monedas del tipo N. 29, dltimas que conocemo3 acufiadas eii 
Fez k uorabro de Hixem II, llevan el nombre ^^-^^^5 ^ Ahde-r- 
liahmdn en la parte inferior de la 2.^ drea, y jI^S Al-Modzz en la 

de la 1.'' 

Si del ibde-r-].labman que no con completa seguridad lecmos en 

la 1/ liroa de la moncda del N. 5, no henios podidodeterminar quien 
Hoa, no Buccde lo mismo con el que figura en (5stas: Abdc-l-MdIic, 
bijo y sucesor do Al-Manzor, invitado por su hormano Abde-r-Rah- 
miin A comorse la mitad do una manzana, do la que su hermano so 
como la otra mitad , muoro envononado en cl afio 398; pucsel fratri- 
clda liabia omponzonado la hoja del cuchillo por una cara a fin do 
dar d su hermano la mitad do la manzaua que con clla habia tocado: 
Abde-r-Rahmdn sucede d su hermano en el cargo do Mcbib, y no 
contento con esto, consigue, para su perdicion, que cl dcbil Hixem 
lo declare su horedero, con lo que exacorbados los Omeyyahs, so re- 
bolan y se apoderan do Hixem , que en 3S)9 cede ol trono d Moham- 
mad Al-Mahdi: Abdo-r-Rahmdu , quo habia salido a una expcdiciou 
militar, vuelve d Oordoba con la vaua cspcrauza de contener el mo- 
vimionto , y ubandonado por bus tropas , es cogido y decapitado cerca 

do C6rdoba. 

Esto Abde-r-Rahmdn, Uauiado per moto Sanohuelo, es el que fi- 
gura en estaa monedas; pues no so concibo que Al-Moazz pusicra on 
lugar proforcnto ol nombro de otro personaje ; y por otra parto consta 
que, si intimas habian sido las roiacionea cntro Abde-1-Melic y Al- 
Moazz, no lo fueron mdnos ontre (5ste y Abde-r-Rahman, eucuanto 
al fratricida fu6 elevado d la dignidad de hachib. 

MONEDAS AOUSfADAS EN NEC6b. 

Entro las vdrias poblaciouos del Almagrib quo probablouiente acu- 



EN LAS MOSBDAS ARABIQO-ESPASoLAS. 75 

fiarian moneda a uombre de los califas Omeyyahs do AI-Andalus, 
ademas do Fez, solo couocenios dQjjS\j Nec*5r: las quo do esta po- 
blaciou hemes visto, tambiea estan acufiadas A noinbredo Hixem II. 

Las dos unicas variedadcs que coiiocemos llevan el nombro ^Ls 
Amir debajo de la 2.^ area, si bion en la una, que so diforoiicia en 
toner en la parte superior el ti'tuio x^^^a^Us^! el-hdckib^ aparoco aquol 
noinbre tan borrado , quo apenas puede distinguirso en ol linioo ojem- 
plar que hemes adquirido recientemcnte. 

Estas monedas tieneu la fecba nuiy dudosa, leyt^ndoso on elias la 
UDidad iXw 6 en unas, y en otras ^^ 7 6 «-»>' 9 : on la deccna on 

alguna so lee casi con scguridad ^^^^x«j" 90, y on otras 6 no cupo, 6 
no se distingue bieu: parece per tauto quo ostas monedas fucron 
acunadas en los afios 396 y 3!l7 ; si son do estos alios, ol nombro del 
hachib Amir no puede rofurirse li Al-Manzor como admitimos quo 
sucedo on las do Fez y Al-Andalus, sino quo se rci'erird ti su hijo 
Abde-1-Mdlic Ai-Mothaair. 

Como la historia y vicisitudos do la ciudad do Nocor nos son poco 6 
iiada cenocidas eu csto ])on'odo, no podomos disoutir rcspecto (\ la fo- 
clia on qno dobioron de ser acuHadns. 

EI nombro Nocor quo on los autorcs arabos aparoco casi indistin- 

tanicnto, al mcnos en ol Bayano al-mogiiby s^\^ ^ )^ ^" '^^ "'^' 
uediis so vo siompre con el I do prolongaciou. 



M0NEDA8 DE MOHAMMAD AL-MAHDI. 

■ 

En el corto cspacio do tiompo quo ol usurpador Mohdmmad Al' 
Mahdi ooupo el treno do los call fas en parte los afios 399 y 400, 
acufl6 gran cantidad de dirhemesj on los cualos adcmas do su nombro 
constan los do algunos emploados quo no sabomes con seguridad qui6- 
nespuedan ser; do las monedas quo conocenios, rosultanlosnombres 
sjguientcs, siompre en la parte inferior do la 1.^ drea: 



J^^ 


Chahwar 


31)9 




Mohdmmad 

4 


400 


ifrW ^1 


Eba Ma^lamah 


400. 



76 TfTOLOS HONORfFICOS T H0MBRE8 PROPIOS 

En realidad, de ninguno de estos tres pcrsonajes podemos decir 
nada coucreto; emitir^mos , ein embargo , alguna conjetura. 

El Chahwar que figura en estas monedas quizi sea el wazir de 
C6rdoba Abu Mohdmmad Chahwar ben Mohdmmad ben Chahwar, 
quo despuos do haber tornado una parte muy activa en ei rosta- 
blecimiento de los Omeyyas en 418, proclamo A Hixem III. Al- 
M6tad, al sordepucsto (Ssto en 422, se puso al frcnte del gobicrno 
de C6rdoba, mandando como roy , aunquc sin darse aires de tal : Ebu 
Al-Atsir y otroa lo llaman Abu-1-Hazcm y dice que murio en cl mes 
do Safar del aflo 425 , otros dicen 435. 

No 68 tan iiacedero determinar qui(5ne3 scan el Mohammad y el 
Ebu Mar-lamah quo figuran en las difcrentes variedadcs corrcspou- 
dientCB al aflo 400: s6\o nos atrevemos A indicar como posible la cor- 
rcHpondoncia de {Sfitos quo podriau tomarse por dos personajes, con un 
waxir Abu Amir Mohdmmad ben Abd-Allah ben Mohammad ben 
Ma(;laraah , que figura on tiempo do Hixem II. 

MONEDAS UK yuLEiMAN AL-MOyTAiN {primer reinado). 

Suplantado cl usurpador Mohdmmad Al-Mahdi por Quleimwi Al- 
Mortatn^ en bus monedas del 400, on cuyo ailo roino pori)rimera voz 
por algunos meses , figura tambioii uu LX-^ ^1 Ebji Ma^lamah, quo 
probablomcnto sord ei mismo porsonajo quo figura en las monedas de 
Molidmrnad. 

En otras varicdados figura on la 2." area un -^||-H*51 Clj Principe 
hemiero Mohdmmad^ y on !a 1.* un A^ ^\ Ebu Xohaid: Quien 
sea el primoro no os dificii dotorminarlo; pues tenieudo Quleimdn un 
hyo llamado Mohdmmad, de quion algun autor hnco moucion como 
Principe horodero, resulta evidonteinento que es el mismo que figura 

on las monedas. 

El Ebn Xohaid no sabemos qui^n sea: en Al-Makkari encontra- 
mos varies i)er8onaje8 conocidos por Kbn Xohaid; pero al quo casi 
siompro so cita de cstc mode cs d Abu Amir Ahmed ben Abde-l-Me- 
lic ben Xohaid, quien efoctivamento figuro on estos ailos, sin que 
podamos oucoutrar particularidad algnna, on virtud do la cual bu 
nombro pucda figurar en las monedas do esto tiempo. 



EN LAS M0HEDA8 AIlABlaO-ESPAESOLAS. V 

MONEDAS DE HiSEM 11 {segutida vez) , DE 400 A 403. 

Eestablecido Hixem II en el nies de Dzu-I-hiclicbali (lei fifio 400, 
inmediafcamente se acufla moneda en su nombre, pues encontramos 

algunas del mismo afio 400. 

En las monedas de estc segnudo periodo del reinado do Hixen II, 
que se cuenta hasta la mitad do Xawal del 403 en quo Cuioimdn so 
apodera de Cordoba y de Hixem por seguuda vez , apai-ecen nombrcs 
n-.uy variados, do quienes solo en parte podrt^nios dar uoticias. 

La sorie do tales personajcs, sognn rosulta de las monedas quo lie- 
mos visto, cs la siguiente: 



401 



ji^ 1." area Mobdmmad j 

j.^ 2." Area Xobnid ) 

^yCJ! 1." Area Albccri 401 

^yd'l 2.» drca Albccri 402 

M ^ 1.-^ area Abd-Allah 401 y 402 




I.* Area 



gaid 

ben Yuruf 
1.'" Area Kbn Abban 403. 



402, 403 y 404? 



De los personajes JMiAminad y Xohaid que figuran on una mo- 
neda del ano 401, pues las del 400 s61o llevan ol noinbre dol Califa, 
nada podemos decir: Ann pudiora diularsosi cs 6 no de osto aHo la 
linica moneda quo de este tipo conocemos, pues que s61o cupo la 
unidad ^J^l uno; pero para nosotros no cabo dudadoquo estA acu- 

fiada en ol afio 401. 

El nombro ^j-Q\ Al~Becri , quo figura en monedas del afio 401 
y en una dcl(40)2?noesmuy diffcildeterminar qui(^n sea: comoesfo 
patronimico 861o lo encontramos npHcado a la familia do los Bccrios, 
que rcinaron en Huclva y Xaltoa, sospecliamos si el qne figura on 
las monedas podrA identifiearso con Abu 2eid Abdo-1-A/.iii, quo hd- 
cia el afio 443 era seHor do Onuba y Xaltcs como dice Ebn Jal- 
dum (1). 



(0 



Apud Dozy ; SoripKyrnm arahuvi loci de Abbadidit, 1. 1, p. 10; t, 11, p. 252 y 2G:J, 



78 tItULOS HONORfPICOa v hombbbs pbopios 

M. Dozy llama a1 primer rey de Huelva Abu-Zaid Mohammad 
ibn-Aiyoub, y al aegundo Abou-l-Mo^ab Abdalaziz: segun esto, el 
quo figuraen las monedaa no seril Abde-1-Aziz, padre del gran geo- 
grafo Albecri , sine Mohdmmad, que podria ser cl mismo quo figura 
en ia moneda del 401 en cuya 2."* drease leeelnombre J^ Xobaid. 

En muchfsimos dirhemes de los aiSos 401 y 402 leemos el nonibro 
Jl)| x^ ^td-^i/a/t debajo de ia 1." Area, ninguna conjetura so nos 
ocurre respecto i este personaje. 

Lo mismo nos sucede con el •— i-y ^1 H^V- ^^^^ li ^^ Yugiifqiio 
figura en otras de 402, 403 y quiza 404: &, pesar de quo debi6 do 
figurar durante bastaute tiempo, puea vemos el mismo nombre on un 
dinar do Al-Kd(;im Al-Mamun acunado en el ailo 411, no encontra- 
moa su nombre en el indicedo Al-Makkari ni en otros, y per cierto 
quo no scria dificii do reconocer , si de ^l hablasen los autores Arabca : 
la oxistoncia de esto nombre on moneda del ano 404 6 mAs bien la 
do ia moneda d nombro do Hixem, seria muy singular, y sin embar- 
go es casi segura. 

En dirhemes muy raros del afio 403 vemos el nombro i^"^ ^fl 
Ebn Abbdg: encontramos dos personajcs de cste nombre, con qniencs 
podria identificarso el que figura en ostas monedas : es el uno Moliam- 
mad ben Abbi^, que al establecerso en C6rdoba la espeeio do Repii- 
blica on el afio 422, form6 parte del Triunvirato, y el segnndo, Ebn 
AbbdQ que fuii wazir de Zobair de Almen'a por el mismo tiempo, y que 
fui muerto on el afio 429 por Badis do Granada : no so nos alcaozan 
razoneson pro de esta 6 dolaotraatribucion,y ni dun tenemos gran 
probabilidad do que sea uno do estoa mds bien quo cualquier otro do 
quien no tengamos noticia. 

Alguno 6 algunos otros nombres figuran en una moneda muy rara 
que posee nuestro amigo D. Francisco Caballoro Infante, pcro como 
cstd on mala conservacion y os ojomplar linico, no acertamos d leer- 
los, ni moroce la pona do quo demos detalles; pues no permitiendo la 
indole de esto trabajo el ilustrar el texto con grabados, serfa tiempo 
pcrdido el querer dar idea de esta como do otras monedas cuya lec- 
tura 03 dudosa, como vamos i ver en algunas de ^uleimdn. 

Al dai" fin al ostudio do laa monedas acufiadas d nombro de Hi- 



EN LAS M0KEDA8 ARiUlGO-ESPAfJOLAS. 79 

scm II durante su vidaj no qiieremos dejar do hacer una indicacion 
quo se no3 ocurrOj al considerar la grau variedad de monedas quo do 
61 se conscrvan ^ tanto de an primero eomo de su segundo reinado. 

En las inonedns del primer periodo hay gran varicdad dc adoruosj 
que aqui no era del caso dar A conocer; pcro on cambioj hay gran 
miidad en los nombros quo en ellas figuraa; pues no connenza d apa- 
recer uno hasta tanto que doja do apareeer el anterior: rota do hecho 
la unidnd del impcrio Omeyyah en ol afio 3i)9 , en las monedas pos- 
toriores pareco que se nota gran confusion cu la oxistoncia do nom- 
bres en las monedas, sohre todo en las do (^JuleimAn: qmvA csto pu- 
diera toniarse conio una priieba do quo aunquo todas ellas aparecoii 
acufladas ^Jjj'^Ij on Al-Andalus j oxcopto las quo homos visto do 
Fez y Nccor, deben supoiiorse acufiadas en diforentcs puntos por los 
gobernadorcs quo pronto vinicron ii declaravso iudopcndientesj y quo 
Ann en los buenos ticmi)os de liixeni, 6 incjor dicho do Al-Manzor, 
y probablomente antes, sc aeuuaban on nuichas ciudadoSj tio aparo- 
cicndo en ellas la porsonalidad do los gobornadoros por hi gran uni- 
dad quo la energfa dol centro hacia irradiar liasta los mas lejanos If- 
niites dol imperioj conio vemos on las monedas do Fez y Nccor, 

Para confirmnr u dcelarar infundada osta conjeturaj cxcitamos u 
los intoligcntes a quo so fijen on la parte artfstica de las nionodas, 
comj^arandola con los inonunicntos cpigrdfico3 y ornamontalos quose 
conscrvan on algunos de los grandos centres do! arte nuisubnan on 
Al-Andalus; quizA so pucdan encontrar algimas analogfas quo nos 
indiqucn d6ndo fueron acufiadas algunas monedas, quo llovando oi 
nombro do Al-Andalus tienen ontro si algo do oomun, y mnchas 
diforcneifls respccto d otras del niisnio afio y de las mismas leyendas- 

c;ULKlMAN {segwida vez) iO^ k 407. 

^ulcimun volvio a ocnpar ol trono do los califas de Cordoba on el 
ano 403, liubiendo estado privado do cl desdo fines dol uno 400, y 
)c ocnp6 hasta ol auo 407 on quo i\x& ccbado y muerto por All bcJi 
rianunud. 

FarocG quo ^"Iciman no dejo de acuflar moneda durante el tiempo 
en que estuvo cciiado do Cordoba, pues si bion es vordad quo no las 



80 TfTDL08 HONOEiFICOa V NOMBRBS PROPIOS 

conocemos del atto 401 , hay v&rias del aflo 402 en que no deberian 
esperarse, atendida la marclia de los sucesos. 

En el ailo (40)2? guleim&n acuna moneda en Ceuta poniendo en 

la parte superior do la 2.^ drea el nombre ^ Ali y en la inferior de 
la 1.* el de :>jjc^ ^, hen HammU, cuyas palabras unidas nos dan el 
nombre de Ali hen IlammU, quien por lo visto por este tiempo 
no habia prestado obediencia al restaurado Hixem , para niostrarse 
despues an mds ardiente partidario , quizA cuando ya habia muerto & 
manos do guleiinan, d quien .51 k m vez quit6 el trono y la vida.^ 

Do esta moneda hemes visto solamente el grabado en las laminas 
que para m gran obra de numismdtica ardbigo-espafiola preparaba 
el distinguido ex-anticuario de la Keal Academia de la Historia 

D. Antonio Delgado. 

Del mismo aiio 402 pareco ser un dirbem de Quleiman que tenc- 
mo8 en nuostra coleccion : en 61 no se lee de ia ^eca rads que la ulti- 
ma Ictra ^ quo pudiera ser ^^JYU en Al-Andalus; pero como hay 
muy poco ospacio para esta palabra, suponemos que pucde leerse 
^_,Uj en Fezy como tambien lo indica la existencia del nombre^! 
Al-Modzz en la parte inferior de la 2." drea. 

Este mismo personaje figura on otra moneda peor conservada aun, 
tambien de nuestra pertenencia, sin ?eca ni fecha legibles, y en la 
cual^l AUMoazz apareco con el titulo de ^\ ^j waliyyo-Uahdi, 

(Principe heredero). 

Esfe Al-Moilzz serd indudablemente el mismo que hemes visto fi- 
gurar en las monedas acufiadas en Fez durante el reinado do Hi- 
xem II , bajo la tutela do AI-Manzor, y sucesivamente la de sus dos 
bijos Abde-1 M^lie y Abde-r-Rrhmdn : estas dos monedas , aimque 
no bien conaorvadas , nos hacen suponor que la alianza del seflor de 
Fez debi6 do ser muy solieitada per los quo en Al-Andalus se dispu- 
taban los jirones del imperio Omeyyab; pucs Qtileiradn llega d reco- 
nocorlo como Principe heredero, anuiando 6 haciendo caso omiso do 
dcclaracion que sogun el testimonio de las monedas consta hecha en 
400 d favor de su hijo Mohammad. 

Como prueba do lo solieitada que debio do ser la alianza de Al- 
Moazz, podomos aducir ademas la existencia de su nombre en dos 



BN LAfl HONBDAB ARXBIQO-EBPAfiOI.AS. 81 

monedas de Fez del afio 410 acuSadas en nombre de Al-Ka^im Al- 
Mamun: de esta3 monedas deberiamos ocnparnos despues; constnn 
descritas y grabada la una en la inonografia'que con el Ktulo do Estu- 
dio crilico sobre la historiay moneda de los Kammxidies de Mdlagay Al- 
ffeciras acabamos de publicar en el tome viir del Mtiseo espafiol de 
Antigiledades. 

En todas las demas monedas de QuleimAn aparece el nombro del 
Prfncipe heredero Mohdmmad en la 2/ ^rea: on la 1.' aparecen al- 
gimos nombres muy raros, quo no siempre hemes podido Jeer, por- 
que siendo muy raras estas monedas, de algunos tipos no hemos po- 
dido Ter mis de un ejemplar. 

Los nombres que hemos podido leer, pero de los cualos nadn sabe- 
mos, son en la parte inferior delal.*ilroaJ^i^o/ia7nmarf on una del 
alio 403; vi-OJl J^ Ahde-l-MSic on una del alio 404; _^J^ ^M 
Ebn Chodair? 404 ; ^ ? JCind? 404 ; o^^J.^ Modtnc en vArias de 404, 
y ij^X^ Quleimdji en dinares y dirhemes do los ailos 404 y 405. 

Aparecen nombres muy dudosos por lo poco comnuos, on monedas 
de 403, y 404? on las cuales se ve el nombro «^? en variodades 
diforentes do 404 y en una do 405 ; de estos nombres es casi imposi- 
ble formarse idea , d no ser por la inspeccion do los originales, 6 do 
buenoa grabados. 

De lo3 Prfncipes Omeyyahs posteriores A (jJuleimdn, como hemes 
dicho dntes, ap^uas conocemos monedas : siSlo hemos visto una do Mo' 
hdmmad Al-Mogtakfi^ acuHada per tanto en 414, y otra do Hivem 111 
Al-M6taddy del alio 418: en la I.' drea do aqutSlla encontramos ol 
nombro ^C? Beguer? y en la 2.* de data un nombre muy especial que 
no podemos leer, porque indudablemento es poco comun, si es que 
alguna vox se encuentra en los autores Arabes: escrito poco mds 6 
m^nos asi J*il , puede leerso de varies modes , no habiendo segu- 

ridad en niuguna de sua letras, a pesar del excelente estado de con- 
servacion on que estd la moneda, que es un precioso dinar existento 
en el Museo Arqueol6gico de Madrid: el mismo nombro se eneuontra 
en dos monedas diferentes del hammudi Jahya Al-M6tali , ambas de 
la coleccion del Sr. D. Pascual Gaydngos. 

Do este mismo Hixem hemos visto otras monedas, pero ya no acu- 



8l2 TfTDLOS HONORIfIOOB T N0MBEE8 PROPIOB 

fiadaa por ^1 , sino en au nombre por Mondzir, rey de Zaragoza, y 
quizA por algun otro, cuando ya habiasido eohadode Cordoba.^ 

Contra lo que nos habiamos propuesto, damos aqu{ por terminado 
nuestro trabajo; pues si en ia 1." parte de ^1 y en casi toda la 2.^ 
hemos podido, sin necesidad de grabados, exponer nuestraa ideas 
respecto & las monedas que hemes visto, para la 3.^ tendriamos que 
dejarmuchosclaros, pues hay baatantes monedas de las cualea la 
deacripcion mds detallada no puede hacer formar idea exacta, i no 
ir acompaflada de su correspondiente reproduccion. 

Por otra parte, en el Museo Espanol de Antigiiedades , en trabajos 
muy detallados nos hemos ocupado do los nombres que aparecen en 
las monedas do log Abbadi'es, reyes de Sevilla, y en las de los Ha- 
mudfea de MAlaga y Algeciraa, los dos linicos reinos independientea 
do los quo podiamos dar noticias importantes y como formando cuerpo 
do doctrina, por sor los dos de que mds datos nos proporcionan los 
autores drabes, y tambien de los que la serie numismdtica es mis 
completa. 



BN LAS UOlfBDAB AHABtaO-BSPASOLAS. 83 



ADICIONES. 

r 

Como desde que so eomenz6 la publicacion del presento trabajo en 
la Revista de la Universidad dc Madrid^ en el niimero de Mayo de 
1875 J hemes risto mucbaa monedas nuevas y estudiado mejor algu- 
nas dudosas, de las que s61o se conociau pocos ejemplares, aunque la 
mayor parte de las noticias adquiridas, per pertenecer d los illtimoa 
tiempos de los Oineyyabs, van incluidas ya en la segunda parte, 
debemos hacer algunaa adiciones. 

Dijimos en la p&gina 22 que no conociamos moneda alguna del 
hammudi Hagan ben Jahya ben AH, proclamado en 431 con el tftulo 
de iJJlj JLpcuUI Al-MogtdHbillak, 6 el de J3U j.^L:::«m Al-Mo^tdnsir 
hillah: posteriormente hemos visto doa ejemplares igunles, nuo en 
poder de nuestro amigo D. CArlos Camerino, y otro adquirido por 
nosotros para el Museo Arqueol6gieo : estiln acufiados on Ceutayuo 
cupo la fecha: en la 2." drea dice |i?ii3lj _y^i^i-s-J^ ^^j^^ Xp^\\^ 

Cy*' ^ II (JT^J'^ J^ ' Nacha \\ El imam Ha^an \\ Al-Mo^tdnsir f hillah \\ 
amir almuminin\Al-Alawi. 

Entre los Principes que en'Espafia Uevaron g1 t{tulo de ^j^J\.\j^\ 
amir de los creymtes, debiamos haber iucluido un Ali, de quion so 
conservan dos preciosas moneditas de plata, acufiadas la una en 
Xerez, y en Badajozlaotra: ambasexisten on poder de nuestro ami - 

go D. Francisco Gaballero Infante. 

Aunque ninguna de las dos monedas mencionadas tiene indicacion 
de fecha, por su cardcter las suponemos del perfodo que media entre 
almoravides y almohades, sin que sep'amos qui^n sea este AU que so 
atreve k arrogarse titalo tan pomposo : el existir en poder de nuestro 
maestro D. Pascual de Gaydngos un precioso dinar de tipo almora- 
vide, aouilado en Badajoz en el aflo 543 por un ^Is ^j! ? Aben Ali? 
nos confirma en la idea de que el AH en cuesfcion sea de estos tiem- 
pos, haci(5ndonos sospechar ademas que su hijo le sucediera en el 
mando , aunque sin tomar titulo tan pretencioso. 




84 TfTtJLOS HON6BfFI0Oa T N0MBRB8 PR0PI08 

Otras monedas hemoa visto, en las cuales, si no figura expHcita- 
mente el titulo de amir de los creyentea, se encuentran aplicados d 
un personaje poco conocido en nuestra historia irabe, tftulos que 
puedeu considerarse como equivalentes : este personaje llamado .\^! 
^ Amed hen Kegay^ el primero que en 539 se levanto contra 
efpoder de los almoravides, alidndose despuescon los almohades, en 

moneda acufiada en UJjU MMola, toma el tftulo de iiil_^lj ^^\ 

el establecido por decreto de Allah, que poco despues tomaroQ los 
Prinoipes almohades: en otra moneda del mismo, aunque sin ijeoa, 
se titula iiil yl ajIjJ! (»l»Vl ? el Imdm establecido por decreto de Allah: 
aunque en la moneda es dudosa la existencia del nombre ^UyI el 
imdm, nada tiene de extrafto que lo diga, puesto que consta que 
tom6 este titulo (1). 

Al tratar del tftulo de ^^^^JLil j^\ amir de los muslimes, que to- 
maron los almoravides, ae nos paed por alto pi tratar de un perso- 
naje, tambien poco conocido en nuestra historia, y del cual, si dntes 
habiamos visto pocaa monedas, despues hemes visto muchas. 

Eu el mismo afio 539 en que Ahmed ben Ke.^ay, antes menciona- 
do, se rebelaba en M^rtola contra los almoravides, lo haciaen G6r- 
doba Hamdin ben Mohammad ben Hamdin, quien si no tom6 tftulo 
de .KT^jil j^^ (tfn'i-^ de los creyentes^ 08tent6 en sus preciosos dinares 
el poco m^nos pomposo de ^^;JL*41 j^! amir de los muslimes, acom- 
pafiado del tftulo sultdnico de iJilj jy^\ Al^Mansor billah: hemes 
visto un dinar acufiado en Oirdoba en 539 , varies del 540 y multi- 

tud de moneditas de plata. 

Aunque son muchisimas las monedas de los Omeyyahs que hemos 
tenido ooasion de examinar desde que comenz6 i publicarse el pre- 
sente trabajo, son muy pocos los nuevos datos que tenemos que cou- 
signar como existentes en las monedas desde Abde-r-Rahmdn I i 
Hixem II, que es lo que teniamos publicado. 

En moneda de Abde-r-Rahmdn II del afio 221 hemos visto re- 
ciontemento el nombre c^. My^ '• de otra igual tenfamos noticia 



(1) Abcii Al-Abbar, apnd D0Z7. IfoHoes tur swlqim manusorits arabet; p. 199. 



UN LAS U0NEDA8 AltiBIQO-BSPAlfOLAS. 85 

por el Catdlogo del Museo de Ldndres , que publica Mr, Stanley Lane 
Poole (1): habiamoa sospeebado que podia no estar bien leida, y que 
siendo del ano 221 tuvieae el nonibre j,c Alif que figura en alguuas 
variedades del afio 220, que suponiamos laa Ultimas; pero las expli- 
caciones que el autor se sirvi6 darnos, desviinecieron nuestras sos- 

pechas (2). 

En feluses que suponemos acuiiados durante los reinados de Abd- 
Allah 6 Abde-r-Kaliraan III, quiza por Omar ben Hafaun y sua 
aliados, y de algunos de los cualea liemos tratado en las pdginas 47 
i 50j hemos visto algunos otros nombrea, que no podemos leer con 
seguridad por estar en mala eonsorvacion los ejemplares que hemos 
visto , J por ser nombres indudablemente no Arabes en su mayor 
parte; solo podemos consignar la existencia de los nombres J._)_o. 
Ahmed y wik Half, pues para dar A conocer los otros, serfa precise 
reproducirlos por el grabado. 

Respecto i las monedas de Al-Hdquem II tenemos que consignar 
que existen dinares y cuartos 6 teroios de dinar de los aiios 358 y 

359 iguales i los del afto 357, en los cuales deciamos que se encuon- 
tra el nombre^Lc Amir en la parte inferior de la 1.* Area, y v_-^l^ ! 
y*9.|] el hachib Ckadfar en la 2." 

El nombre j-»U Amir figura en la 2." Area en dinares de los afios 

360 y 361 y en dinares? y dirhemes del 362 ; siendo importante este 
nuevo dato, que, si^ndonos conocido respecto al ano 360, no consig- 
namoa oportunamente en la pag. 58, lo conaignamos aqu{, piios re- 
sulta que durante los aftos 360 y 361 el nombreyU Amir figura en 
los dirhemes en la 1/ Area y en los dinares en la 2.% apareciendo 
siempre en ^sta desde el afio 363: esto nos confirma eu la idea de que 
en las monedas de los Omeyyahs es indiferente el que un nombre fi- 
gure en la 1.^ 6 en la 2." Area. 

Por fin, en dinarea del afio 361 hemos encontrado el nombre j-^ 
I^asr que quizA pudiera leerse j^=aj Bequer, aunque lo dudamos. 
Respecto A los nombres existentes en las monedas de Al-Andalus 



(1) Catalogue of oriental coins in the Britihi Museum : London , 1876, vol. li. 

(2) Reviata de libros , en el ndm. in del 1. 1 de la Ciencia Oriitiana. 



86 TlTOLOS HONOBindOS T S0MBEB8 PE0PI08 

del primer reinado de Hixem 11, debemoa consignar que hemos visto 
dos monedas iguales, que parecen ser del ano 380, con los nombres 
j^ ol? Ahu XoUm en la I.'' Area y yU|| ^^^\^\ el h<khMAmiT 
en la 2.^ per desgracia ambos ejemplares estan mal conservados, o 
mejor dicko, mal acnfiados, y no se leen con seguridad ni la geca ni 
el ano ; pero como de los muchisimos dirbemes procedentes del mismo 
tesoro, de los cuales examinamos mAs de mil, ningnuo era posterior al 
ano 391 no puede caber duda de que son de estos afios: per otra parte, 
Bu importancia consiste en que, aplicado el ti'tulo el hachib alnombre 
Amir, desvanece por complete los [reparos que en la pAg. 59 mani- 
festdbamos para dudar de quo este nombro se refiriese i Al-Manzor. 

I'uimcado h.9ta la pdgina 64 en Ja Itevi^ta de la Universidad de Madrid en l08 
,nlmcro8 con-ospondicnlcs & Jos mescs dc Mayo y Octnbre de 1873 y Encro de 187(,. 







' ■- . 



CORRECCIONES MAS NOTABLES QUE DEBEN HACEESE, 



PAg. lin. Dice. 



Ldaao, 



3 17 hcgira(l) ^ hegirft(l): 

4 3 8c diferencian de se difcroncian generalmentc do 

4 2i 6 Je toman m48 modesto 6 lo toman generalmeute mAs rao- 

7 33 fatimistfls fatimitas 

9 21 Ab-Makkari Al-Makkan 

13 2 12.000 hombree 12 hombres 

17 34 del piiamo ano 406 del alio 407. 

17 26 dc los alios 406, 407 y 408 <le loa aflos 407 j 408 

33 2 coneta algun titulo miiB quo nopode- 

jQ(^glg£,p , , , , » constaulftsmismaspftlabraB; 

26 11 479. ^^^ 

34 23 JiA-^\ ^' jj t:^^' ^ -^-^ 

87 7 M.E.Sorct M. F. Soret 

42 27 de 264 y unft de 265 264, en las dc 266 j 266, 

47 33 v^ ^^^* **■■***•** f ^j* 

53 3 Xodair : Chodair 

68- 31 (ieatecsta fecba unaa vecea estA en 

la 1/ Area, otraa en la 2»* en los dirbcmcs , hasta 361 inclueivc 

eBt& en 1^ 1." ^rea : en dinarea deadc 
860 esti en ]a 2/ 



+ 



f 







INDICE. 



Pdgi. 



EescRa de la acufiacion de las monedaa Arabes en Al-Andalua- . ■ ■ . - • 3 
Dominadorea Arabcs do EspaSa quo en las monedaa aparecen con el tltulo de 

Imam amir al-muminin ,j ; • ,; ' „* ," '.' 

Afioen que Abde-r-Rahm&n III se titwla 7m«« ^n-JVanr hdm- Allah amv- ^ 

al-vtuimnifi * ii 

AVHaquen II Al-Mo^taneir billah Jo 

Hixcm II AUMowayyad billah j- 

Mohammad II Al-Mahdi billah ,g 

Cuteiman Al-Mojtain billah .» 

AH ben Hammud An-Nasir lidin Allah ^^ 

Al-Kacim Al-Mamun ,o 

VahyahAl-Motali billah Vi 

Mohimmad III AUMo?tacfi billah .^. 

Hixcm III Al-Motadd billah, ty\ 

Idris I Al-Motayyad billah "i 

Idria II Al-Ali billah - ■ • ^ li V^ V^'- Kni^l/ H^ 

Mohammad Al-Mahdi biUah, do Malaga, y Mohammad Al-Mahdi billah, de ^^ 

Algeciras < . . - 

Abd-Allah(el CalifadeOriente) ^ 

Al-Mohadee ,■,;"» ./ " 

Principca que toman eltltulo de ^j^^eX^\ j^\ amir dc los mu8limes.-Almo- 

Lofl Banu Hud AUMotawaquil y AlAValtscc: los Nasarics dc Granada 33 

Prlncipes que toman el titulo de l/i\ XA Imin del pueblo 6 1U>U! niiestro 

Imim:— Almohadci 

Principes que toman el tltulo de iUJdr'i el Cali/a 37 

Titulo de "c^il Al-Mahdl ■ ■ ^^ 

DoloBnombresqueBinindicaciondecargodconlos de hachib d waliyyo4-aM 

apareccn en las monedas de los OmeyyaB de Espana. - 2, 

Nombres en las monedas deede Abde-r- Rahman II al 111 *^ 

Nombres en las monedas do Abde-r-Eahman III ^ 

Opiniones respecto al carficter de cstos personajes " 

NombreBenlasmonedaBde Al-HflquemII„ . ^. ' ' tV 62 

Nombres en las monedas del primer perlodo de Hixem II ^^ 

MonedaB acuSadas per los OmeyyahB en Fez y en Necor. ^^ 

Datoa <5ue se eneuentran en los 29 tipos do monedas de Fez ^^ 

Biscnaion de eatOB datos • ^^ 

Monedaa acufiadaB en Necor. . „^ 

Monedas de Mohammad Al-Mahdi , " ^ \ 7fi 

MonedasdeOuleimanAl-MoQtain (primer remade) '" 

Monedaa de Hixem II ( segunda ver) ' 

Culeiman Al-Mo9tRin(8egundaveE) gg 

Adieiones g7 

Correcciones mis notables que deben hacerse 



MADRID, 1878. — IMPRENTA Y aSTEREOTIPIA DE ARIBAU Y COMPAfSfA, 

(uoc6orea de Rivadbnsyra, iMPREBonssDE cAmara jhh a. m. 



OBRAS DEL MISMO AUTOR, 

QUE SB HALLAN BN VENTA EN LA LIBRERfA DE MUKJLLO, 

Calio do AlcRlA, a6m«to is. 



*- 



^ 



/V-T^, C/y 



m h^-j ■- -^ 



(^ecQB anibigo espaflolas 'j'^'^ 

Errores do varios numismfiticos extranjeros al tratar de 

monedas arabigo-eBpanolns -^jJ" 

Moneda arabe inedita.de Al-Muthaffir de Urida. ... 1 » 



PROXIMA X PUBLIGABSE. 

\ 

-I 

L - t 

Manual de uumismatica arfibigo-espaSola : iru adomado do nids de 
- 20 Umiuas, que en ru mayor parte esUn ya Ulografiadas. 



' _^