(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Books about Maghreb and Andalus"

COLECCION 



DE 



OBRAS ARABIGAS 

DE HISTOEIA Y GEOaRAFiA, 



QUE PUBLICA 



LA REAL ACADEMIA DE LA HISTOMA 



TOMO PRIMEBO. 



AJBAR MACHMUA. 

(COLCCCIOH DE TBADIGIONES.) 

CR6NICA ANONIMA del SIGLO XI, DADA A LUZ FOE PRIMERA VEZ, 






iA':> 






TRAUOCIDA Y AKOTAPA 

POR DON EMILIO LAFUENTE Y ALCANTARA. 

Acad^mico de ntimero. 



>■/ ■- 



MADRID, 

iMPftENTA Y ESTEREOTIPIA DE M, RIVADENEYRA , 

cn\t*i del Duque de Omnft, niimaro 3. 



1867 



S 



La Crdnica con que comoiizamos l.-i sorie do obras anibigas de 
historia y goografia que esta Academia so propone dar ;'i la os- 
tainpa, es, si no la niAs anliguii. una de las mas importantos 
sin duda para el esclarecimiento do aquel confuso poriodo que 
empieza en la invasion mahoraetana y termina on la definitiva 
constitucion del califado de los Omoyyas. Ya M. Hoinaud. en su 
Historia de las invasiones de los sarracenos en Francia, y Don 
Pascual de Gayangos, on su Discurso sobre la aulenticidad de 
la Crdnica demminada del mow lidsis, dieron noticia do osto 
cddice, vulgarmente conocido por el An6?iinw de Paris, y 11a- 
maron la atencion de los orieutalistas sobre la importancia de 
las tradiciones que contenia. Posteriormonte M. Dozy, en laln- 
troduccion a la Historia de Africa y Espana, de Kbn Adzari, 
cuyo texto publicd en Leiden, en 1848, oxamind con su acos- 
tumbrada sagacidad la 6poca en quo pudo scr hocha osla oom- 
pilacion, que lo lia proporcionado abundantes datos para su His- 
toria de los musulmanes de Fspana y para la sogunda cdicion 



PROLOGO. 
VI 



de sus Recherches , donde traduce los parrafos referentes a la in- 
vasion y batalla de Guadalete. Hastaahora no ha podido descu- 
brirso ol nombre del autor, que debid vivir en el siglo xi de nues- 
traera, y que, mas bien que una vcrdadera historia , S{ilo se 
propuso reunir y conservar las antiguas "tradiciones de la con- 
quista do Espaila por losmusulmancs, y sucesos posteriores has- 
ta Abdo-r-Rahmen III. De aqui precede cierta desigualdad en 
el texto , donde se enouentran pormenores curiosisimos y abun- 
dantes relates de algunos acontecimientos , nii^ntras que de otros 
no m6nos interesantes apenas da noticia alguna. Tal sucede, 
por ejemplo, con los ailos comprendidos entre la muerte del go- 
1)ernador Ag-gamli y la de Okba. durante los cuales hicieron 
difercntes 6 infructuosas tentativas por asentar su dominacion en 
Francia , y bubo tamlnen en Espaila revoluciones y trastornos 
de grave trascendencia, de que hallamos indlcaciones en otros li- 
bros , y en el nuestro no se mencionan. Contiene adeinas algunos 
errores de sucesos y fechas, bastantes para dar k entender que el 
autor tenia sobre estos tiempos escasisimos datos y noticias con- 
fusas y contradictorias. Asi dice que el wali Ac-(>inli fue des- 
tituido del niando de la Peninsula, siendo cosa averiguada que 
murid on una batalla contra el Duque de Aquitania. La serie de 
gobernadores que menciona no es completa, y la venida de 5k- 
ba, que fue uno de los mds activos que hubo en Espafla, la fija 
en 110 (728-9), liabiendo sido, sin la menor duda, en 116 (734). 
Enicambio, sobre otros muchos sucesos nos suministra datos, 
tanto mas interesantes y fidedignos , cuanto que el compilador. 
siguiendo una costuml^re muy comun entre los escritores aribi- 
gos, inserta las tradiciones integras y tales como le fueron tras- 
mitidas de antiguos tiempos. La relacion de la batalla de Col- 



^ 



PItOLOGO. VII 



tsdm contra los berberiscos en Africa es do iin testigo presencial; 
la de la huida de Abdo-r-Rahmen I de la Siria, se inserta con 
las mismas palabras con qne aquel principe la referia, y en ge- 
neral se exponen los heclios con sencillez, naturalidad y buen 
drden, lo cuai indicaen el autor cierta sensatez y recto criterio 
para la eleccion de materialcs , en virtud del cual desecha toda 
la miiltitud de imaginarias leyendas y sucesos extraordinarios 
que corrian con cierta autoridad cntre los musulmanes, y so en- 
cuentran referidos en otras cr(inicas. Los sucilos mislcriosos de 
Tr^irik al descmbarcar en la Penfnsula; los vaticinios de una an- 
ciana do Algeciras, que le dijo sor el predestinado para la con- 
quista de Espafia ; el area donde encontrd Rodrigo la prediocion 
de su perdida; todos cstos relates, que eundon cntre el pueblo, 
naturaimento propenso (x lo maravilloso , estdn destcrrados de 
nuestra Crdnica, que solo da calnda, como por incidencia, a una 
anecdota, de este g6nero, al referir el modo oomo se juni la 
l)andera de Abdo-r-Kahmen I , k orillas del Guadalquivir, cuan- 
do marchaba contra Ydsuf y As-Somail, !o cual, segun dice, 
liabia side predicho en la misma forma que pasd por una espe- 
cie de marabuto, sapientisimo en materia de adivinanzas. 

Tampoco se encuentra en el texto cita ninguna de otroy bis- 
toriadorcs. El autor, en vez de recurrir a eUos, admite scilo las 
tradiciones que con mayor cr6dito corrian entre el pueblo , y 
esta circunstancia es la que prcsta al libro quo publicaraos ma- 
yor autoridad y mas alto precio. Desde la invasion basta el 
reinado de Abdo-r-Rahmen III, que es todo el periodo que 
abraza, los sucesos sobro los cuales poseia el autor mejores infor- 
mes, son : la venida de Tarik; las conquistas de Cdrdoba, Car- 
mona y M^rida; la Uegada de Balcb l)en M6Uc; las guerras ci- 



Vin PROLOGO. 



viles que siguieron; la dominacion de Ydsuf Al-Fihri , y la en- 

trada y triunfos de Abdo-r-Rahmen 1. Desde la muerte de 6ste 

hasta Abdo-r-Ralimen III sdlo contiene algunas an^cdotas lite- 

rarias, generalmente de escaso iateres, con indicaciones histd- 

cas bastante ligeras, aunque siempre muy dignas de estitna. 

Desgraoiadamenle , de esta apreciable compilacion sdlo existe en 

Europa un ejemplar, que se conserva en la Biblioteca Imperial 

de Paris (num. 706, ancien fond), k continuacion de la Crdni- 

ca de Ebn Al-Kdtiya, y ileva el titulo de Coleccion de tradicio- 

nes relativas d la conquisla de Espo^na, a sus entires, y d las 

guerras que hubo enlre ellos. Forman las dos un volumen , es- 

crito en caract^res africanos, y por lo general con alguna cor- 

reccion. Hay , con todo, pasajes evidenteinente corrompidos por 

el araanuense, y frases enteramente ininteligibles; pero son en 

corto numero y no de gran importancia. El Sr. D. Pascual de 

GayAngos copid este manuscrito Integro hace algunos afios , y 

esta copia, cotejada por M. Dozy con otra esmeradamente liecha 

que posee, es la que nos ha servido para nuestro trabajo. 

Hemos procurado en la version cumplir, hasta donde nos ha 
sido posible , oon el deber de todo traductor, reducido A expre- 

r 

sar con fidelidad y exactitud el pensamiento del autor ; pero he- 
mos creido innecesarios y dun inconvenientes los esfuerzos di- 
rigidos a reproducir la frase misma del original , porquo ademas 
de la poca utilidad de tal propdsito , jamas puede conseguirse sin 
violentar de una manera exagerada nuestro propio idioma, y sin 
el uso de nuevos 6 inusitados giros , que embroUan y confun- 
den el pensamiento. Igualmente hemos evitado siempre la in- 
troduccion de palabras exdticas , conservando sdlo la forma dra- 
be de los nombres propios de personas , y los de lugares cuya 



PROLOGO. IX 

correspondencia cs desconocida ddudosa, intcrpretandolos en 
otro caso por el nombre actual. No hay, en efecto, necesi- 
dad ninguna de conservar A Ixbiliya, Toleitola, garakocta, 
Kdrtoba, etc., su forma arAbiga, que k veces es complicada y 
solo sirve para producir embarazo en la lectura, siendo por to- 
dos conceptos mis cdmodo y llano decir Sevilla, Toledo, Za- 
ragoza, Cdrdoba, etc. Mas , por la importancia etimoldgica que 
algunos de estos nombres pudieran tener, asi conio para no re- 
cargar domasiadamento las notas, homos auadido un indice de 
todos ios nombres geogrdficos comprendidos en la Crdnica , en 
su forma castellana y arabiga, con todos Ios dates que hemes 
considerado necesarios para fijar la correspondencia de Ios du- 
dosos. En las notas se cncontrardn las advertencias y aclaracio- 
nes convenientes para la inteligencia deltexto, y en ap6ndices. 
al final, trozos de nuestros cronicones y de algunos autores 
arabes, quo ilustran el periodo de Ios gobernadores, asi como 
una cronologia razonada de Ios mismos. En suma, se ha tenido 
presente que toda traduccion est^ destinada para Ios que desco- 
nocen el idioma original , y no se encuentran familiarizados con 
las costumbres, creencias y antecedentes histdricos k que se alu- 
de con frecuencia. 

En cuanto al sistemade transcripcion de Ios nombres de perso- 
nas 6 lugares , ha habido siempre gran variedad , no tan sdlo en 
Espana, sino tambion en el extranjero, adoptando unos lapronun- 
ciacion extrictamente gramaticai, otros la vulgar de Argel, Mar- 
ruecos, Kgipto d Siria; limitdndose k veces A representar cada 
sonido con la letra del alfabeto europeo mds andloga, y anadiendo 
en otras ocasiones signos convencionales. En la necesidad de adop- 
tar un sistema para esta y las demas publicaciones de la Acade- 



X PRO LOGO. 



mia, la Comision de Obras Ardbigas ha creido necesario fijar las 
bases que han de servir de norma en io sucesivo , a fin de obte- 
ner en este pimto la uniformidad necesaria, sin aspirar a una com- 
pleta exactitud , que a veces cs imposible. Hay datos suficientes 
para poder afirmar que la pronnnoiacion de los c^irabes espaiioles 
era muy semejante k la de los modernos marroqules. El Diccio- 
nario de Fr. Pedro de Alcala, los muchos nombres geogr^ificos 
que nos ban quedado, y los libros escritos en aljamia, asi como al- 
gunas pal^bras castellanas quesecncnentrandesdemuy anliguo 
indicadas en las obras arabigas, demuestran que aun en los pri- 

F 

loeros tiempos cl alef de prolongacion sonaba generalmente co- 
mo 4y ii veces como i (Otsmin), y ol wait dc prolongacion co- 
mo 6 (Almanzor); que cl - tenia un sonido semejante al que hoy 
damos -k la letra ch , como se ve en los libros aljamiados , y no 
kdj [como escribcn los francescs), por haber cambiado entre 
nosotros el valor de la /, que representa cl m.^ts fuertc de los so- 
nidos gulurales, 6 sea «. , siendo antiguamente igual (i i, y que 

el ^ equivale A nuestra x , tal como se pronuncia aun hoy dia 
en algunas provincias , como Cataluila , con cl mismo valor de 
la ck francesa d sh inglesa. Siendo mayor el numero de letras 
arabigas que el que cuenta nuestro aii'abeto , y considerando 
conveniente distinguir con claridad en la transcripclon eada una 
de aquellas , ha sido necesario adoptar algunas formas que hoy 
no se usan en nuestra patria, pero cuyo valor es conocido 6 in- 
dudablc; tales son k, g, to; emplear letras dobles para cxpresar 
un solo sonido. como ih, dz, dhs y por ultimo, auadir un signo 
distiutivo convencional en letras de valor semejante, como t (L) 
para distinguirlo de t (■■,), h (^ ) i fin de que no pueda con- 
fundirse con h (liV 



PROLOGO. XI 



Los orientalistas extranjeros acostumbraii a suprimir el arti- 
culo (Ai) de los nombres propios; pero no encontramos razon 
bastante para seguirlos en este punto. Todo nombre que prin- 
cipia con el articulo es 6 ha sido kntes, mds bien que nom- 
bre, un epiteto , un sobrenombi'o o un patronimico, ysu supre- 
sion es inconveniente y A veces ridicula. Alma7izor no es nom- 
bre, sino adjetivo, el Viotorioso; AUllarits, cl Labrador; Al- 
^Gcri, el de la tribu de Beor; Ar~Ro7idi, el Rondeilo. La su- 
presion del articulo en estos casos y otros muchos equivale ;'i la 
que pudi^raraos haoer en los dictados de el Buono, el Sabio, el 
CaMico, el Abulense', diciondo : batalld Bueno, legislcS Sabio, 
conquisto Gatdiico, escriblo Abulense. Kn aquellos nombres en 
que los Arabes lo escriben y pronuncian , lo hemos conservado 
en la transcripcion. 

Otro tanto puede decirse de ciertas terminaciones que se van 
generalizando entre nosotros sin razon bastante : Abbasidas, Af- 
tasidas, Yemenitas, Kaisitas, son terminaciones francesas, que 
no hay motive para adoptar. teniendo en nuestro idioma la que 
es mils conforme con la palabra Arahe : Kaisies. Yomenles, Mod- 
haries, etc., pucsto que el singular es Kaisi, Yemeni, Modhari. 

La transcripcion, pues, do las palabras arAbigas para las su- 
cesivas publicaciones de esta Corporacion se sujetar<^n a las re- 
gias siguientes : 

1.' Se conservarA el articulo en los nombres. 

2.' Las palabras ^J\ y j se transcribir.ln Ebn y Ben. 

3/ Los pluraies de las terminaciones en i sorfin en its. 

4.' Los nombres propios compuestos de dos palabras se escri- 
bir^n separando cada una con una raya : Abdo-l-M6lic , Abd- 
Ailah. 



xn pb6logo. 

5." Las vocales largas .*' y V haran en la mayor parte de los 
cafios d y 6, ^ m6nos que el uso constante liaya conservado los 
sonidos A y u, como en Garnata, Malaka, Muca, Benii, etc. 

6.' Los nomljres geogrdficos se traduciran por el nombre ac- 
tual cuando scan conocidos y vulgares. 

7.' Las letraa del alfabeto j'lrabe se ajustar^n a la siguiente 

F 

correspondencia : 

T. lb Th.* 



z. 


Oh 


" 


4 




-1. 


■ 

:> 


J)z. 


J 


K. 


4 

J 


Z. 


LT 


g- 




X. 


o^ 


s. 



Ts. ;^ A, K, 1, O, U. 



^. K. 



' (.^a, que, qui , co, cu. 

r 



M. 



^, N. 
» 11. 

': Y. 



Sin duda quo csta correspondencia es imperfecta; pero es la 
quo ni;is se aproxuna. sogun creemos, a la pronunciacion vul- 
gar , y pucde tlar m:'is clara razon de la etimologia de los mu- 
cbos nombres quo tenenios en nuestro idioma , procedentcs del 
^rabe. 

No ierminar^iiios esto brove prdlogo sin manifestar quo nues- 



PROLOGO. xni 



tro trabajo hubiera sido muy imperfecto sin la cooperacion y 
ayuda del Sr. D. Pascual de Gay^ngos, presidents de la Comi- 
sion"de Oljras Ardbigas, y de M. Reinhart Dozy, correspondien- 
te de esta Academia, cuyas s^bias correcciones y advertencias, 
de las cuales hemos senalado las mks importantes con las le- 
tras M. D., han contribuido no poco a la terininacion y mejor 
desempeno de esta obra , por lo cual le somos deudores de este 
publico testimonio de nuestragratitud. 



Madrid, 1." de Mayo do ISfiT. 



E. L. A. 



' m EL NOMBRE M DIGS CLEJtENTE ¥ MFSERICORDIOSO. 

LA BENDICION DE DIGS. SEA SOBRE NUESTRO SENOR 

MAHOMA Y SU FAMILIA; SALUD. 



* Pag. 2. 



GOLECCIONJJE TRADICIONES HELATIVAS A LA COKQUISTA 

DE ESPANA; RELACION «E LOS. EMIKES QUE HUGO EN ELLA IIASTA 
LA ENTKADA DE ABDO-»B-RAHMEN BEN MOAWIYA; DE COMO TRIUNf6 Y 
REIn6 EN ELLA, Asf COMO SUS HIJOS, Y DE LAS GTJERRAS QUE IIUBO 
ENTRE UNOS V OTROS CON TAL MOTIVO. 



Cu6ntase que mi^ntras el puel)lo (musulman) se hallaba ocu- 
pado en sus intestinas diseordias , y Abdo4-M61ic ben Meman ^ 
tenia lija sa atencion en Abd-Allah ben Az-Zobair \ en los 
Azrakies ^ , en Ebn Al-Axata * y otros , cobraron fuerzas los 



^ Abdo-1-Melic, quinto de los ca- 
lifas Omeyyas do Oriento, siicedio 
a SU padre Meruaij el ano 05 de la 
Ugira. (684-685 de J. 0.), y roino 
hastate] ano 86 (705). 

■^ Abd-AlIah ben Ai;-Zobair dis- 
puto por lai-go tiempo el trono d los 
Omeyyas , y era sostenido por los de 
Medina y la Meca y por los musul- 
inanes mAs fanaticos. Merced d los 
esfnerzos de ios siriacos, y despues 
do sangrientas luchasj Abd- Allah 
ben Az-2obair ixi6 vencido y nnier- 
to, reinando Abdo-l-M<ilic. Mr. de 
Qnatremire escribio una extensa i5 
interosante l.)iografia de este perso- 
naje, que puedo versf! o.n el Journal 



Asiaiique, Abril de 1832 , pag. 2Sd. 
■' Los Azrakies eran los partida- 
rios de Abo Rdxid N^fii ben Al-Az- 
rak , los cuales saJieron del Irak para 
el Aliwaz : se hicicron diioiios do es- 
te pais y de las coniarcas proximas 
de Persia; mataron al goberaador 
del Califa, y Uegaron a araenazar a 
Basra. Al-Haclichacii, general de 
Abdo-1-BIclio, derroto ii ostosrebel- 
dos y concluyd la guerra , que pre- 
s(intaba grave aspeoto. 

Abdo-r-Ralimcn ben Al-Axats 
se sublevo on el Jorasan el ano 75 
(694-5 de J. C.) eontra AJ-IIaeli- 
chacli, ^obcnmdoi- del Irak por el 
califh Abdo-l-Mf^Iic, a quien aquel 



ic, 



AJRAR MACHMIM. 



* !v.K. :i. 



gricgos*. loscurdos y lo.s jiersas (juo .-lun quedaban, y recupe- 
raron miiclio.s tcrriforios, cxpiilsaiido de elios i ios siriacos. Lu6- 
go (juc Ahdo-]-MrMc se viii descmljarazado, los coml)ati<5 ener- 
gicamentc, y los arrojcS do alf,ainas coraarcas, aunquo qucdaron 
dueiios do Ja mayor parie. Al-Walid ^ (Dios se apiadc de 61) 
iuand(> (*ontra cllos Iropas, quo roconqui.staron las ciudades que 
los griogos ijaljian tornado, y atacaron otras y las do.Torasaii, 
ponetrando hasta Ioh liilimos confines del tcrritorio, de tal suerte, 
quo sijlo qucdaroji M poder de Persia los eurdos, por la aspc- 
reza (]e lo.s h]^^'tres que habilaljan, Pero de lodos los jKiises froii- 
t^rizas, ningnno le prcocupalni tanlo eoiiio lalfrikiva"'. ' Akba 
licnNYjfJ Al-ilaritsi, de la osJirpe de Kihr. recaudador de im- 
pncHlos, noinhrado por Abd-Ailaji Ijeji i>M\ hen Abi Carli Al- 
Auiiri \ de l:t cslirpn de I.oway. en tieni])o de Otsnien'' (Dios 



Hi-liwibii de illijiid y ctjfiiti;,'!! de ^\^.l- 

liimiii, lAtfiTitu luHWhi'. <lnvruKU'\ f](>- 
'■M't !)l till, ^i' u'Wi'/iii nitre lo^ tiir- 

cos, tjiKM)ru|jjilj;iM nil.H)<i>^ ia Tr;in>- 
(Kaii!!. AI-Hii.-lH-li;i.-|irMTil>i('. ill jdi' 

(liyilivK, y, en cUtIu. fciiHT<f»n dr 

mm ■rii.'ini nm cI C.-iIit;-!. h> r.iniii-'. 
ciiti mm t'M-ulta; iiiii^ .Ti .1 iriiiiin-i. 
Imbiriiilohc dcl«'iii(|.) I'l dc.^cnrisfii- en 

lltUI I'JlWt, A!-Axfll,s. M'^iriinj lie Ml- 

i'riv mm nuii-rU^ cnid si diilia nl liu 
I'll iimmis lit- Nil t-ncini;.'.., ho nrmjo 
(IfMlf lit uzMtca y jK'nH'io fn ,1 ncU, 
(Ahu-l-I'Vdti, I, p,S<;. (22-1). 

i'ON liral'OS d4'si;,rm(l)jlll cdll v\ 

iiuitilm-dc h'oin ii los •jrun'os del Im- 
jo imjH'tid. Di^sjiiK's apiiwimii v.tw 
noHihn' I'l lodos los crisiiuuus. 
_ • AI-\Valid siictljo ,i su imdrc 
Abtlo-l-jMi'lif cii rl aiVi SG (7ur> do 
.1. V..). 

' bii bVikiya (> Hjikiiicra cl.l/H- 



"I pnqiria di- In.-, ailli^^lloSj V cuin- 

j>n-(idia los territories do Tripoli v 
I line/.. 

' AlxbAIIalt l.cn Al.f Oiirli cn-a 

la-nnano rjr Icchc del calillt Otsmcii; 

ijiiion Ii- iii(', el ^'oliicnin do I')j,rij,(,, 

y ■■<iii iiij .Jorciio onjif;id|.r;d»lo ij|\a- 

di»'. ia Ifrikiyii, vcucii'Miio v diitido 

imuric ;1 (irc;,'orio. <.'(tliorniu!or del 

pais. I,a rolacioii do nnostro alitor nil 

a|iar(.-c(' miiy conlornio con In (jUo 

"iuo aiitorcs rcficrcii accn-a do la 

coiKjiiisia ilo .Ali-ica por los araln-s. 

Scirim Khii Jaidoii (lra<i. Wbmc. i, 

20:i. -n:^), AiKl-Allaiil,oMAM(;arlr 

la coiKiiiislu on cl afK. 27 (CIT-K do 

d. C). Kn .1 IT) (fii;f>-(;) vino otra 

(■xjn'<iiriuii, al mando do Mofiwiya 

l«'ii llodaix, y Okim sustitnyo x\ es- 

lo, timdandct ontoncos a Kairowan. 

An-No\viiiri,oneIAp6idio<'iilaniis- 
maohni (i, 327), dieo(pio Okba vi- 
no h Af'rioa ol ailo hit (TiTO do J. ('.). 
' <)t,vnicn, l.rooro do los oaiilas 



■•?*'?iPJ 



AiTBAK MACHJfXjl, 



17 



se apiade de 61), habia ya fundado d Kairewan en Ifrikiya y la 
haljia fortificado, prosiguiendo la conquista de las comarcas ad- 
yacentes hasta llegar ^ Tij nez y^abra; mas la sublevacion con- 
tra Oilmen (Dios se apiade de 61) fa^ causa de que cesasen las 
expediciones contra la Ifrikiya, y de que los berberiscos se re- 
pusiesen, hasta que, sosegada aquella perturbacion , volvieron 
las expediciones mandadas por Moawiya (Dios se apiade d e el) per- 
maneciendo la Ifrikiya en este eslado. 5kba ben N6fi, que ba- 
bia sido recaudador de impuestos en Mesopotamia en tiempo de 
Yezid ben Moawiya \ fu6 en el ailo 63 ^ A combatir a Tdnger; 
y habi^ndole salido al encuentro una tribu berberisca Uamada 
Aureba, fu6 su ej^rcito puesto en fiiga, y muerto 61 en la bata- 
11a. S\xTgi6 despues la guerra civil de Ebn Az-Zobair, y otros 
trastornos, hasta la muerte de Abdo-l-M61ic, cuyo sucesor fu6 
Al-Walid ^ a quien (como heinos dicho) la frontora de Ifrikiya 
preocupaba mks que ninguna otra. 

En el ano 78 ^ nombrd Al-Walid gobernador de Ifrikiya y 
paises contiguos k Muca ben Nosair, cliente de los Benii Omey- 
ya y descendiente de los infieles hechos prisioneros por JAIid en 
Aia-Attamr ^ — aunque ellos sostuvieron que estaban alii co- 



despues de Malioma , reino desde el 
alio 23 al 35 (643-4 i 655-6). Fu^ 

asesinado en una sublevacion. 

* Yezid ben Moawiya reino des- 
de R^clieb del ano 60"(Abril, 680) 
hasta Eabie 1.^ de 64 (Noviembre 
de 683). 

^ Comenzo el 10 de Setiembre 
de 682 y concluyo el 29 de Agosto 
de 683." 

s Mur{6 Abdo-l-M<!Iic el 14 de 

Xawol del aiio 86 (8 de Octubre de 
705). 

^ Principi6 el 30 de Marzo de 697 
y concluyo el 19 de Marzo de 698. 

^ Ain At-tamr es una poblacion 
situada en los confines del desierto 



(le Siria , al occid(mto del Eu^fi-ates. 

La conquisto JiiHdj caudillo de las 

tropas del califa Abo Benv, y al pe- 

netrar en ella, despues do liaber der- 

rotado d los persas y d7-abes que iii- 

tontaron detenerle , encontro uno do 

sus temples cerrados. Mandodembar 

las puortas, y hallo dentro setenta 

jovenes que aprendiaii el Evangelio, 

los onales , aunque eran , segun pare- 

ce, de origen persa, declararon que 

pertouecian a la tribu de Beer ben 

Weyil, y que se haliaban alli como 

I'ehenea. Jalid los luzo esclavos y los 

repartio entre sus principjiles capita- 

nes, Entre ellos cita At-Tabari uno, 

Uamado Abo Kosairj que pudo ser el 

2 



18 A.7BATI MACHjrOA. 

mo rehenes. y que perlenecian k la tribii cle Beer ben W6yil. Ko- 
sair vino d ser esclavo de Abdo-1-Aziz ben Meruan \ el cual 
le did libertad. Confid, pues, A Muca el gobicrno de Ifrildya y 
paises ultcrioros, y le envid alia con poca gente de los volun- 
* Pig- 4. tarios , sin tropas ningunas " do las divisiones de Siria, conside- 

rando qne liabia bastante con aquellos , rcunidos A los de Kgip- 
to 6 Ifrikiya. Emprendid la marcha , y cuando \leg6 i Egipto 
sac(5 un cuerpo de tropas do la colonia militar alii establecida , y 
continue) lia.sta Ifrikiya, donde escogid para que le acompanasen 
A los m^is esforzados y aguerridos. Llevaba de jefe de la van- 
guardia d Tdrik ben Ziyed, y asi prosiguid su camino, pelean- 
do con los bcrboriscos, y conquistando sns ciudades y coraarcas 
liasta Ikgar I'l Tdnger, principal fortaleza del territorio y ca- 
pital de sus distritoR, do la cual se apoderd por vez primera, 
aunque algunos opinaii que ya habia side conquistada y perdi- 
da; cosa que solo Dies sabo. Los habitanles de osta ciudad abva- 
zaron la religion niusulinana; yliabi^ndola escogidopara pla- 
xa de armas ^ y residencia de los muslimes, escribid en el 
alio 89 ^ al califa Al-VValid todo lo aconiecido. 

Dirigidso en soguida Mu<;a contra las ciudades de la costa del 
mar. on que liabia gobornadores del Roy de Espaila, que se ha- 
bian hccbo dueilos de ellas y de los territorios circunvecinos. La 
capital do estas ciudades era la llamada Ceuta. y en ella y en 
las comarcanas mandaba un iniiol, de nouibre Julian, a quien 
combati<5 Mu^\a ben Nosoir; mas oncontrd que tenia gente tan. 
ninncrosa , I'uerto y aguorrida como liasta entdnces no habia vis- 
to; y no pudiendo vencerla, volviose ;l T.-lnger y comenzd a man- 
tlar algaras que devastasen los alrededores, sin que por eso lo- 
grase rendirlos, porque entretanto ibany venian de Espana bar- 

ftlmc'io do Mnrii (At-Tiibuvi , l, G3- mas, sc^uii ajnirece do Ebii Abdi- 

65). 1-iiruiiieiii. (V. fUstoire des B&he?vSj 

' Abdo-I-Axiz him Mornaii, iii- trad. Slano, i, 305, iiuta 2.) 

jo dol ciUifii Menifui I, y piidi-o de "' 1." de Dicieinbre de 707 d 19 

Onmr II. de Noviombre de 708. 

"* Kairowan sigiiifica pinza do ar- 



AJBAR MACHMUl. 



19 



COS cargados de viveres y tropas, y eran ademas amantes de su 
pais y defendian sus familias con grande esfuerzo. 

* Muri<5 en esto el rey dc Espana. Gaitixa. dejando algunos hi- 
jos, entre ellos Obba y Sisberto \ que el pueblo no quiso acep- 
tar; y alterado el pais . tuvieron A bien elegir y conliar el man- 
do A un infiel, Uamado Rodrigo, liombre resuelto y animoso. 
que no era de estirpe real, sine caudillo y caballero. Acostum- 
braban los grandes seilores de Espana A mandar sus hijos, va- 
rones y hembras, al palacio real de Toledo, d la sazon fort'aleza 
principal de Espana y capital del reino, d fin de que estuviesen 
ilasdrdenes del Monarca, a quien sdlo ellos Servian. Alii se 
edueaban hasta que, llegados d la edad nubil, el Rey los casaba, 
provey^ndoles para ello de todo lo necesario. Cuando Rodrigo 
fu^ declarado rey , prenddse de la bija de Julian y la forzd ^ 



* Pdg. 5 



^ SegimEbnAl-K6tiya, los hi- 
jos de Witiza. eran tres, y se llama- 
ban Olemimdo li Olmuiido, Romnlo 
y Ardabasto. El priraero so establo- 
cio en Sevilla despues de la invasion 
Arabe , el segundo en Toledo y el ter- 
cero en Cordoba, viviendo uiiiclio 
tiempo entre los niusulmanes, rieosj 
muj considerados, Olonmndo murio 
dejando una hija, llamada Sara, y 
generalmeute conocida por la Groda 
(A.l-K6tiya), que fii(5 despojada de 
sus bienes por su tie Ardabasto ; pero 
habiendo ido d Damasco k reclamar 

ante el Califajlefueron devueltas sns 
fincas. Sara caso dos veces : la pri- 
niera con t^a ben Mozahim, y la se- 
gunda con 6mair ben Caid , y de 
eUa desciende el cronista Ebn Al- 
Kotiya, que cuenta esta historia, mas 
digna de fe, por esta circunstancia, 
que la tradicion que refiere esta nues- 
tra Cp6nica. Mr. Dozy ha dedicado 
4 este asunto un capitulo especial en 



Ja scgunda edicion de sus liecherches, 
tomo I. 

^ Todos los cscritores drabes, sin 
exeepcion , refioren esta tradicion de 
la hija de Julian de la misma mane- 
ra y con la misma sobriedad v sen- 
cillez quo nuestro auonimo, siendo 
completamente inexacto lo que don 
Faustino de Borbon asegura en sns 
cartas , dignas eompaiieras del cro- 
nicon de Lnitprando , del do Fla- 
vio Dcxtro y do la historia do 'Vk- 
rik Abentarique , de que ningmi es- 
critor arabe roferia este suceso , lo 
cual dcmuestra cuan pocos autores 
arabes habia visto aquel falsifica- 
dor. Mils extrano cs que en la re- 
ciente Histmia genrnxd de Ktpana, 
del Sr. Don Modesto do Lafuenfce, 
so aflrme que Al-Maldcari lo dos- 
miento , siendo asf que lo cuenta dos 
veccs. (V. la edicion de Leiden, i, 
143 y 158, y en nuestros apc^ndices, 
donde insertamos la traduccion del 



20 



AJBAR JrACnJJTA. 



P%. 0, 



E8cribi6ronIe al padre lo ocurrido. y el infiel guards su rencor y 

©xclaind : -Por la religion del Mesia-s, que he de traslornar su 

reino y he de abrir una fosa bajo sus pi<^s. ' Mandd en seguida 

su sumision A Muca , conferencifi con i\ , le entregd las ciudades 

puestas bajo su mando, en virtud de un pacto que concerts con 

venijijosas y seguraK condiciones para si y sus compaileros , y 

habi/mdole hecbo una descripcion do Espafia. le estimuld k que 

procur-'ise su conquista. Acaecia esio (i fines del afio 90*. Mu- 

^a oscribi(J Ji Al-Walid la nueva de estas conquistas y del pro- 

yecio prcscntado por Julian, A lo que contests (el Califa) dicien- 

do : "Manda A em pais algunos desiacauientos que le oxploren 

y tomen inforniesexactos. * y no expongas li los musliraes d los 

azfircs de un mar do rovuelUs olaii. •■ Maca Ic contestd que no era 

un mar, sino un oslrecJio, quo pcrmitia al espectador descubrir 

dc^do una parte la forma do lo que al opueslo lado parecia; pero 

Al-VV;iHd le replied : « Aunquc im sea, infdrmate por medio de 

exploradorcs." Envid. ]nu)s. A uno de sus libertos. Uamado Ta- 

rif. y de eognoinl)re Abd XorA. eon 400 hombres, entreellos 100 

de cuballcpla , el cual pasd en eualro bareos y arribd (i una isla 

Uamada /s/a (h Antialus , quo era arsenal (de los eristianos) y 

punio desdeol ciud zarpalian .sus euibareaciones. Por haber des- 

eiubarcado alii, lomd ol nombre do isla do Tarif (Tarifa). Espe- 

rd i\ quo so le a/^regascn fodos sus (.-onipafieros, y despues so di- 

rigid on nlgara contra Aigofiras: liizo nmchos cautivos. eomo 

ni Mu<;a ui sus compaAeros los habiaii visto semejantes, reco- 

gid mucJio botin. y regrosd s;nio y salvo. Esfo fue en Kama- 
dli.'ui del ailo 9] '. 

(.'uaiulo vieron csto (los nuisuhnani-s) desearon pasar pronta- 
nienle alia . y Mu.;a nombrd A un liberto .suyo. jefe de la van- 
guardia, Uauiado 'iYirik ben Ziyod , persa de Ramadan , —aun- 

rclaio (It' lit fiiiKjtii^tn dr Exjmnn.) 
' iO «lc Xovii'inlirt' de 70S li 8 
cU'l misinu iiirs do 10\). Por oon^ii- 
guienU', sc^nin nuc.^troHiUor, el piic- 
to entro Juliioi y Miiva ine en el oto- 



fto di' 7(I{1. Aim trtrdd dos afSos la 
invjtsiuri. 

* EI lilt's de Eamadhaii de 91 cor- 
rpsjwnde al de Julio de 710. 



AJBAR MACHMUA. 21 

que otros dicen que no era liberto suyo , sino de la tribu de Sa- 
dif ,~para que fuese k Espana con 7,000 muslimes, en su ma- 
yor parte berberiscos y libertos, pues habia poquisimos drabes, 
y pasd en el ano 92 \ * en los cuatro barcos mencionados, lini- * ?%• 7 
cos que tenian , los cuales fueron y vinieron con infanteria y 
caballeria , que se iba reuniendo en un monte muy fuerte , si- 
tuado a la orilla del mar, hasta que estuvo complete todo su 
ej^rcito. 

AI saber el Rey de Espana la nueva de la correria de Tarif, 
considerd el asunto eomo cosa grave. Estaba ausentede la cdrte, 
combatiendo a Pamplona, y desde alii se dirigid lidcia el medio- 
dia, cuando ya Tdrlk habia entrado, liabiendo reunido contra 
6ste un ej^rcito de cien mil liombres d cosa semejante, segun se 
cuenta. Ap6nas llegd esto d noticia de TArilc, escribid 4 Miipa, 
pidi^ndole mas tropas y dandole parte de que so habia hocho 
dueno de Algeciras y del lago ^ pero que ol Hey de Kspaita 
venia contra 61 con un ejercito que no podia contrarestar. Mu- 
ca, que desde la partida de Tdrik habia mandado construir bar- 
cos y tenia ya muchos^ le mandd con ellos 5.000 hombres, de 
suerte que el ejercito acaudillado por Tdrik llegd d 12.000. Ha- 
bia ya cautivado muchos 6 importantes personajes, y con ellos 
estaba Julian , acorapanado de bastante gente del pais , la cual 
les indicaba los puntos indefensos y servia para el espionaje. 

Acercdse Rodrigo con la fior de la nobleza espailola y los hi- 
jos de sua reyes, quienes, al ver el niimero y disposicion de los 
muslimes, tuvieron una conferencia y dijeronse los unos k los 
otros : "Este * hijo de la mala mujer se ha hecho duefio de nues- * Pig. 8. 
tro reino sin ser de estirpe real , intes hien, uno de nuestros in- 
feriores : aquella gente no pretende establecerse en nuestro pais; 
lo linico que desea es ganar botin : conseguido esto, se marcha- 
rdn y nos dejar^n. Emprendamos la fuga en el momento de la 
pelea, y el hijo de la mala mujer serA derrotado.» En esto que- 



* De 29 dc Octubre de 710 A 18 "^ n higo de la Janda. 
del mismo mes de 71L 



22 



A.TBAn MACHMUA. 



' P%. 9. 



daron coiivenidos. Hal)iadado Rodrii^o el raando del ala derecha 
de Rii f'j6rcito a Sisberfo. y ol de la izquierda a Obba, hijos ambos 
de su aniecesor Gaitixa, y cabezas do la conspiracion indicada. 
Aproxiiafisc, pues, con un eji^rcito de cerca de 100,000 comba- 
tienfes, y tenia esie ni'imero (y no otro mayor) porque habia 
habido en Espafia un baiiibre. que principirt en el 88, y con- 
tinud todo esle afio y los de 80 y 90 \ y una peste durante la 
cual murieron la railad 6 racls do los habilantcs. Vino dcspues el 
aflo UI '*, quo fu6 en l^spafla ano r|ue por su abundancia re- 
componprt los males pasadoK, y en ol cual se efectud la invasion 
doTarif. 

■ 

KnconlrAroaso Hodrijt^o yTArik, que habia permanecido en 
Alg-ociraK, en un luf^ar llamado el Lago ^ y pelearon encarni- 
zadamentfs; in as las alas derecha (5 izquierda, ' al raando deSis- 
berto y Ubba, liijos de CJaitixa, dieron A huir. y aunque el cen- 
tro resistiri alguntjinto. a! cabo Kodrigo fu6 tambienderrotado, 
y loH mnslimes hicieron una gran mafanza en los enemigos. Ko- 
drigo Hesaparccid, sin que se supiese lo quo le habia acontecido. 
plies los niusiilnianes cncontraron solanignie su eaballo bianco, 
con KU ailla (l(^ oro, f:^niarncci(Ia de rubies y esmeraldas, y un 
manio tojido do oro y bordado do perlas y rubies. EI eaballo ha- 
bia caido on un lodazal , y el crisUano que habia caido con 61, 



* 707, 70H y piuUMloI 7(ili, 

^ !)«• i]v Novii'inhn- do 7(19 ai 2H 
de O-'tidu^^ do 710, 

^ Kn onto ]n\HiX}i\ so tunfhi M, iJn- 
/y ( AVr/uvrAfX , ^oguHih* rdicion, i, 
3M) I'ura nc^iii la tnulirion qnr mi- 
inmo Isi lm(a!!a i\ orillas del Giuuhi- 
lv\i\ Auiujiic cstn Cronicn no lo dic<\ 
ortnstii por (»iro?^ toitortf% t|uo !as ts- 
ciinuoir/.rts qiir pivroduToii li la ba- 
lidlu dnr?in>n dosdr el 1 !* ai 2f> di^ 
dnlio^ on <juo m- docidio h tontienda 
a tnvur cf(^ los musulmanoti. La dis- 
tflJK'in entro ei In^o do h\ Jaiuia vcl 



( Juudnl(*to no os t?in considoratilcj (juo 
no fiur<]a Hij>on«Ts^^, pani conciliar 
o.Hto^ dntos, (jiio (*l primer ononcntro 
Tuo junto ul hi^ro, y la dcrrota dcfi* 
nitiva dv lus ^odos a orillas do! rio. 
Hay <jur uiivcrlir tand)ien quo entre 
v\ ((uadaliio y Midina Sidonia , as 
devivy on vl panijo niisnio donde la 
trsuiicion snpont^' osta bataiia ^ hay nn 
la<jo, si no tun c<ni8idorabl(^ conio era 
ol di' la tbnidjj , hoy do-sooado, do bas- 
tantc extension ; y dieiendo la Croni- 
oa solo el laaoy lo niitimo piiede en- 
tenderso el uno que ol otro. 




-^-■_ 



AJBAE MA.CHMUA. 23 

al sacar el pie se liabia dejado un botin en el lodo. Sdlo Dios 
sabe lo que le pasd , pues no se tuvo noticia de el , ni se le en- 
contrd vivo ni muerto. 

Marchd en seguida Tarik A la angostura de Algeciras^ y des- 
paes A la ciudad de Ecija : sus habitantes, acompanados de los 
fugitives del ej^reito grande, sali6ronle al encuentro, y setrabd 
un tenaz combate, en que los musul manes tuvieron muchos 
rauertos y heridos. Dios les concedio al fin su ayuda, y los poli- 
teistas fueron derrotados , sin que los musulmanes volviesen a 
encontrar tan fuerto resistencia. TArik bajd A siUiarse junfo d una 
fuente que se lialla A cuati'o millas de Ecija, a orillas desu rio. 
y que tomd el nombre de /uenie de Tarili. 

Infundld Dios el terror en los corazones de los cristianos cuan- 
do vieron que TArik se internaba en el pais, babiendo creido 
que haria lo mismo que Tarif; y huyondo Mcia Toledo, so en- 
cerraron en las ciudades de Espaiia. * Entdnces Julian se acer- * i*ag. lo. 
cd k Tdrik , y le dijo : "Ya l)as concluido con Espaiia : divide 
ahora tu ej6rcito, al cual serviran de guias estos compaileros 
mios , y mai'cha tii li4cia Toledo. -■ Dividid , en efeoto , su ejer- 
cito desde Ecija, y envid i\ Moguits Ar-Romi, liberto de Al- 
Walid ben Abdo-l-jM61io , k Cordoba , que era entdnces una 
de sus mayores ciudades , y es actualmcnte fortaleza de los mus- 
limes, su principal residencia y capital del reino , con 700 ca- 
balleros, sin ningun peon, pues no liabia quedado musulman sin 
caballo. Mandd otro destacamento 6, Rayya, otro k Granada, 
capital de Elvira, y se dirigid 61 licicia Toledo con el grueso de 
las tropas. 

Moguits camind hasta Uegar k Cdrdoba y aeampd en la alque- 
ria de Xecunda , en un bosque de aierces que habia entre las al- 
querlas de Xecunda y Tarcail ^. Desde aqui mandd algunos de 

* Lo mismo dice Ebn Adzari (Ra- naldol Giiadalqaivir, que ia sopara- 

yaiij n, 10); Veasc el indice geo- bade Cordobu. Despiies llcgo a Tor- 

graiico. mar pai'to de la pobIacion,y se 11a- 

^ La alqueria do Xcciuida 6 Se- maba el ai'rabal de Secuiida. Muy 

cunda se hallaba a la parte meridio- proximo, sin duda, se hallaba el pue- 



24 AJBAR MACHMUA. 

sus adalides, quienes cogieron y llevaron i su presencia i un 
pastor que andaba apacentando su ganado en el bosque. Pididle 
Moguits noticias de Cdrdoba, y dijo que la gente principal ha- 
bia marchado A Toledo, dejando en la ciudadal gobernador con 
400 defensores y la gente de poca iinportancia. Despues le pre- 
guntd por la fortaleza de sus inurallas , d lo que contestd que eran 
bastante fuertes, pero que sobre lapuerta de la Estatua, que es 
la del puente, babia una bendidura, que les describid. Llegada 
laiioche, se acercd Moguita, y favoreciendo Dios su empresa 
* Pdg. u. con un fuerte aguacero, * mezolado con granizo, pudo con la os- 

curidad aproximarse al rio , cuando los centinelas babian des- 
cuidado la guai'dia por temor al frio y A la Uuvia, y solo so 
escuchaljan algunas voces de alerta , dadas d6bilmentey d lar- 
gos int^rvalos. Pas6 la gente el rio , que sdlo distaba del mu- 
re 30 codos, 6 ni6nos , y se esforzaron por subir A la muralla; 
mas como no encontrasen punto de apoyo, volvieron A buscar al 
pastor, y babi^ndole traido, lesindicd la bendidura, que si bien 
no estal)a A la baz de la tierra, tenia debajo una biguera. En- 
tdnces so esforzaron por subir d ella, y despues de algunas ten- 
tativas, un musulman logrd liegar dlo alto. Moguits le arrojd la 
punta de su turbante, y por este medio treparon mucbos al mu- 
ro. Montd Moguits k caballo y se colocd delante de la puerta de 
la Estatua, por la parte de afuera, despues de haber dado drden 
k los quo babian entrado de que sorprendiesen la guardia de esta 
puerta, que es boy la del puente : en aquel tiempo estaba des- 
truido. y no existia puente ninguno en Cdrdoba. Los muslimes 
sorprendieron , en efecto, k los que guardaban la puerta de la 
Estatua, llamada enldnces de Algeciras, mataron k unos y abu- 
yentaron A otros, y rompiendo los cerrojos, dieron entrada k Mo- 
* p&g. 12. guits con todos * sus compafteros , espias y adalides. Moguits se 

dirigid al palacio del Rey; mas 6ste, al saber la entrada de los 
musulmanes, babia salido por la puerta occidental de la ciudad. 

bio Ilftmado Tarsnil. El bosque de cho tiempo, y casi hasta nuestros 
pinos 60 ha conservado durimte rnu- dias. 




. ^ 



AJ^AR MACHMUA. 



25 



llamada puerta de Sevilla , con sus 400 d 500 soldados y algunos 
otros, y se habia guarecido en una iglesia dedicada k S. Acis- 
clo\ que estaba situada en esta parte occidental, y era firme, 
sdlida y fuerte. Ocupd Moguits el palacio de Cdrdoba, y al si- 
guiente dia salid y cerod al oristiano en la iglesia, escribiendo k 
Tarik la nueva de la conquista. 

El destacamento que fu6 hdcia Rayya la conquistd, y sus ha- 
bitantes huyeron k lo mas elevado de los montes ; marchd en 
seguida t unirse con el que babia ido a Elvira, sitiaron y to- 
maron su capital, y encontraron en ella muchos judios, Cuando 
tal les acontecia en una coinarca reunian todos los judios de la 
capital, y dejaban con ellos un destacamento de musulmanes, 
continuando su marcba el grueso de las tropas. Asi lo hicieron 
en Granada , capital de Elvira , y no en Malaga, capital de Ray- 
ya ^, porque en 6sta no encontraron judios ni babitantes, ann- 
que en los primeros momentos delpeligro alii se habian refu- 
giado. 



^ San Achilloh J dice el original. 
La tradnccion espafiola dela Or6ni- 
ca quo se atribnyej en nuestro con- 
cepto eq^uivocadamente J a Ar-Razi, 
y que es una compilacion de tradi- 
ciones, muy semejante A la que hoy 
damos a luz , dice que la iglesia era 
de San Jorge, Esj sin duda, un er- 
ror de los traductoresj que leyeron 

acaso J^ (Chollie) per ^-^1 (AcW- 

lloh 6 Achilho). En la pdg 225 del 
tomo s de la Espana Sagrada trata 
el P. Florez dc las iglesias que hubo 
dentro y fuera de Cordoba ^ segun 
los datos que suniinistran San Eulo- 
giOj AlvarOj Samson y demas escri- 
tores mozarabeSj y no aparece seme- 
jante iglesia de San Jorge, mi^ntras 
que la de San Acisclo es citada por 
todos ellos como una de las princi- 



pales basilicas. Tanto el P. Florez, 

como Ambrosio de Morales , convie- 

nen en qne la iglesia de San Acisclo 

estaba dentro de Cordoba, lo cual 

aparece en oposicion con nuestraCro- 
nica. Al-Makkari (i, 165) dice que 

la iglesia en que se refugio el Gfober- 

nador de Cordoba estaba al poniente 

de esta ciudad, que tenia al lado 

huertas con muclia arboleda, y quo 

el agua venia k ella desde la falda del 

monte por una canerfa subterrd-nea. 

(V. en los apt^ndices este pasaje de 

Al-MakkariO 

^ Por aquel tiempo era capital de 

Elvira la ciudad de este mismo nom- 

brCj y de Mdlaga lo era Archidona, 

En el siglo xi, en que se eacribio 

esta Cronica, ya eran capitales Grra- 

nada y Malaga, 



26 



AJBAR MACHSrUA. 



Fueron despues A Todmir, cuyo verdadero nombre era Ori- 

huela, y se llaraaba Todmir del nombre de su senor (Teodomi- 

• PAg. 13. ro), el cual fialid al encucntro de los musulmanes * con un ej6r- 

eito numeroso , que eombalid tiojamenfe , siendo derrotado en un 
campo raso , doiide los musulmanes hioieron una matanza tal 
que casi lo:^ extorminaron. Los pocos que pudieron escapar hu- 
yeron (i Orihuela, donde no tenian gentc de armas ni medio de 
defen^a; mas su jefe Todmir, que era hombre experto y tie mu- 
oho ingenio, al vcr que no era posible la resistencia con las po- 
cas tropas que tenia, ordend quo las mujeres dejasen sueltos sus 
oabellos, lesdid cailas, y las coloco sobre la muraila de tal for- 
ma, que pareeicscn un ej(;rcito, hasta que 61 ajustase las paces. 
Salid en se/,mida k guisa de parlanientario, pidiondo la paz. que 
ie ru6 otorgada; y no cesd de insinuate en ol animo del jefe del 
ejf5rciio musulman , lia.sta conseguir una capitalacion para si y 
sus Kubditos, en virtud de la cual se entregd pacificamente to- 
do el tnrritorio de Todmir, sin que Imbiese que conquistar poco 
ni muclio, y se les dcjii el dominio de sus bienes. Conseguido 
esto, descubrid su nonibro. 6 liizo onlrar en la ciudad k los mu- 
sulmanes, quo no enoontraron gcnte de armas ninguna, per lo 
cual los pesdlo hecho; pero cumplieron lo yii esli])ulado, y des- 
pues de liaber puesto en noticia de Tarik las conquistas alcan- 
zadas, y de baber dejado alii aiganas tropas con los liabitantes, 
marcbd el grueso del destacamento In'icia Toledo para reunirse 
con Tjlrik K 

m 

Moguits permanecid tres meses sitiando a los cristianos en la 

iglesia, hasta que una maflana vinieron :'i decirle que el cristia- 

' P-ix- u. no (principal) habia salido. ' huyendo A rienda suelta en direc- 



(!; 



' NiK'stra ('rtinicii se eqiiivoca on 
ihUs iHinto de la coiiquistii do Tod- 
mir. Tfnlos ios jmlort's s'lrahcs dtni ln!> 
misiuos pormenoros de Iti estratn^c- 
ma do Teodoiiiiro y di; Im (.-apilulji- 
cion; poro aim so eonseiTa esta, que 
iu(5 publicada por Casii-i (n, 10());y 



tiene la foclia de 4 do lixicholj de 94 

(5 do, Abril dc 7 1 3), ciiaiido ya ostaba 
aqui Much, cuyo liijo Abdo-i-Aziz 
hizo osta oonquista. Isidoro Paeeiise 
dice tainbien, habhuido do Theudi- 
uwr : Pactum quod dudum oh Abda- 
(la:^i2 accepemt {Chron. , 38). 




-i^w^ 



AJBAR JIACHMUA. 



27 



cion A la sierra de Cordoba, 4 fin de reunirse con sus compane- 
ros en Toledo, y que habia dejado en la iglesia k sus soldados. 
Moguits salid en sa persecucion solo , y le vid que huia en su 
caballo alazan en direccion A la aldea de Catalavera [sic], Vol- 
vidse el cristiano , y asi que vid k Moguits , que aguijaba su ca- 
ballo para alcanzarle, turbdse, y abandonando el cauiino, llegd 
k un barranco, donde su caballo cayd y se desnucd. Cuando lle- 
gd Moguits, estaba sentado sobre su escxido y se entregd prisio- 
nero , siendo el unico de ios reyes cristianos que fu6 aprekendi- 
do, pues Ios restantes, 6 se entregaron por capitulacion 6 liuye- 
rond Gaiicia. Despues volvid Moguits (\ la iglesia, hizo salir k 
todos Ios cristianos , y mandd se les cortase la cabeza , tomando 
entdnces esta iglesia el nombre de iglesia de Ios prisioneros. El 
cristiano principal permanecid preso para ser conducido ante el 
emir de Ios creyentes. Reunid (Moguits) en Cdrdoba k Ios judios 
k quienes encomendd la guarda de la ciudad , distribuyd en ella 
k sus soldados, y se aposentd 61 en el palacio. 

T^rik llegd k Toledo, y dejando alii algunas tropas, continud 
su marcha hasta Guadalajara, despues se dirigid k la montaila, 
pas^ndola por el "desfiladero que tomd su nombre *, y llegd k 
una ciudad que hay k la otra parte del monte, Uamada Almei- 
da (la Mesa), nombre debido * a la circunstancia de haberse en- 
contrado en ellala mesa de Salomon, hijo de David, euyos bor- 
desypies, en niimero de365, eran de esmeralda verde \ Lle- 



* Pag. 15, 



^ Feoli Tdrik. (V. el indicc geo- 
graiico.) 

^ Segun aparece de un pasajo de 
Ebn Hajyaiij oitado por Al-Makka- 
ri (ed. de Leiden, i , 172), esta mesa 
era una especie de atril, en que se 
colocaban Ios santos Evangelios en 
dias de ^ran solomnidad. La exis- 
tencia de esta alhaja en el tesoro de 
ios I'eyes godos oonsta mucho antes 
de la invasion arabe. Cuenta Frede- 
gario (cap. Lxxni) que Sisenando pi- 



dio ayuda al rey Dagoberto para des- 
tronar a Suiutila , j le prometio un 
magnifico plato do oro {missorimn 
aureum) del tesoro de Ios godos, que 
fiabia' side regalado a Turismundo 
por el jiatricio Aooio, y pesaba 500 li- 
bras. Dagoberto -envid, en ofecto, tro- 
pas en ayuda de Sisenando , que fui^ 
al oabo proclamado. Despues el Rey 
de Francia mancio como ombajadores 
al Duquc Araalarico y a Venerando, 
para reclamarla aJhajaproraetida, y 



28 



AJBAR JfACHMUA. 



g6 despues A la ciudad de Aniaya. donde cncontrd alhajas y ri- 

quezas y volviendo A. Toledo en el aflo 93 \ 

Sabedor Muca lien Nosair de bus hazailas de TArik, y envidioso 
de 61, vino k Eypafia en llamadhaa del aflo 93^ con buen golpe 
de gcnte, pues traia, segun se oaenta, 18,000 hombres. Cuando 
desemljarcd on Algcclras, le indicaron que siguiese el mismo ca- 
mino de Tarik y 61 dijo- : "No estoy en aniinos de eso.>^ Kntdn- 
ces Ids cristianos que lo Servian de guias le dijeron : ■■Xosotros 
le conduciMmos por un camino mejor que el suyo, en el que hay 
ciudades de mas iraportancia que las que 61 ha conquislado , y 
dc las cuales, Dies inediante, podras hacerte dueilo.-Esta nueva 
le llenii dc alegria, porcine Ic pcsaba lo que habia hecho T^rik. 
Conduj(^ronle, pues, a Medina Kidonia, que conquistd por fuerza 
de annas, y despues a Cunnona. Kstji era una de las ciudades 
• Pdg, 16. inAs fuertes de Kspafia, y cuya conquista podia ' esperarse m6- 

rios por asallo ni por asedio , por lo cual. cuando se dirigiri A 
ella, dij6ronle quo I'mieamente vali^ndose de alguna estratage- 
ma podria ser entrada. ICntdncea mandd algunos crisiianos de 
los quo habian pedido y obtenido dei^l cartsi de seguridad, como 
Julian, de quien acaso eran camaradas, y se presentaron arma- 
dos, como si fucsou fu^ritivos , siendo recibidos en la ciudad ; mas 
por la noche abrioron la puerta Uamada do Cdrdoba a la caba- 
lleria que Mu^a mandd ;il intento . y sorprendiendo A la guar- 
dia, se apoderaroii los ninsuimanes do Carmona. 
Despues marchd Mu^-a a Sevilla , que era la mayor y mds im- 



Sisenaiido i\\6 A los otnisai'ios ol pUi- 

to 6 Jiieiit-o; j>oro los ^(tdos sc lo (]iii- 
taroii por iuorzn y no (jiiisicroii ilo- 
volvcrlc. Hoeimno Dagoboi'to, y tles- 
putw do imiohas nogoeiiioioiK-:s,l(:> dio 
Sisoiiaiulojon conijionsiic'loii (Iciujuo- 
lln alliaJ!!, do quo no Ic oni dado dh- 
ponoi-, In siiinii d<i 200,000 suoldos. 
EI relflto ank'riov eompru-eba que 
no ea \ma mora iiibuia , iiivontadn por 
los inibes, lo do la lainosa inosa de 



Salomou , quo probublenionto ora al- 
guna alhaja bizantina do gran valor, 
y tcnida en tanto aprecio por los ^o- 
doH , que consideraban su conscrva- 
v'um como asuntodo honra naeional, 
' 19 de Octubro de 711 a (i de 
Octnbre de 712. Con resjjeeto a Al- 
meida y Aniaya , veaso el Indice geo- 
grafioo. 

^ Jidio-Agosto do 712. 



AJBAR MACHMUA. 29 

portante de las ciudades de Espana, notabilisima por sus edifi- 
cios y inonumentos. Antes de la invasion de los godos habia si- 
do capital del reino , kasta que , vencedores 6stos, trasladaron la 
sede ^Toledo, quedando, sin embargo, en Sevilla, la nobleza 
romana y los jurisconsultos y sabios en letras sagradas y profa- 
nas. Despues de algunos meses de sitio fue conqiiistada por Mu- 
ca ben Nosair. con la ayuda de Dios, huyendo los cristianos A 
Beja. Confid Muca la guavda de la ciudad a los judios, y se dii-i- 
gi(5 4 la ciudad de M6rida, donde residian algunos grandes se- 
nores de Espana, y que tambien tenia inonumentos , un puente, 
alc^zares 6 iglesias que exceden a toda ponderacion. Cerc6 la 
ciudad , y la guarnicion salitf contra 61 , trabdndoso un fuerte 
combate 6. una miUa de distancia de las murallas. En tanto des- 
cubrid Muca una * cantera de piedra, en la cual ocultd por la no- * Pdg. 17, 
che infanteria y caballeria, y al dia siguiente, al amanecer, 
cuando fu6 contra ellos, y salieron d recbazarle, conio el ante- 
rior, atacaronles los musulmanes que estaban embos(!ados 6 hi- 
cieron en ellos una gran matanza, refugidndose los que esca- 
paron eu la ciudad, que era muy fuerte, y tenia unas mura- 
llas como no han hecbo otras los hombres. Por espacio de algu- 
nos meses continud el cerco hasta que fabricaron los muslimes 
una maquina para acercarse al muro , y cubiertos con ella ^ lle- 
garon a una de las torres, de la cual arrancaron un sillar; mas 
encontraron en el hueco un macizo, que enlengua espailola se 
llama laxmiaxa (argamasa), que rcsistia k sus barras y picos> y 
mientras se hallaban ocupados en este trabajo, cargaron sobre 
ellos los cristianos, y perecieron los musulmanes bajo la maqui- 
na , por lo cual la torre se Uamd de los M^rtires , nombre que 

F 

dun hoy dia conserva, aunque son pocos los que saben esta an6c- 
dota. Al cabo fu6 conquistada la oiudad en Ramadhan del aao 94, 
el dia de la fiesta del Fiir * del modo siguiente : cuando sucedid 



^ La fiesta del Fiir comienza al el afio 94 con el dia 30 de Junio de 
tennmar el aynno de Eamadhanj es 713. 
decir^ el 1,^ de Xawel. Comcidi6 en 



30 AJBAR MACHMUA. 

lo de losni^rtiresdijeron los cristianos : - Ya hemos quebrantado 
las fuerzas del enemigo ; si hemos de concertar la paz , ningun 
dia mAs favorable que ^ste.n Salieron con tal intento, y encon- 
traron A Muca con la barba blanea ; empezaroii a insinuarsele, 
exig-i6ndole condiciones en que 61 no conveiila, y se volvieron. 
Tornaron 6. salir la vispera de la fiesta (del Fitr), y como se liu- 

* Pfig. 18. biese alhefiado la barba * y la tuviese roja, dijo uno de ellos : 

"Creo que debe ser de los que coraen carne humana, 6 no es es- 
te ol que vinios ayer. " Por liltimo, vinieron a verle el dia mismo 
de la fiesta,, cuando ya tenia la barba negra, y de regreso A la 
ciudad dijeron i sus moradores : " j Insensatos ! estais comba- 
tiendo contra profetas, que se trasforman f'l su albedrio y se re- 
juvenecen. Su rey, que era anciano, se Iia vuelto jdven. Id, 
y concededle cuanto pida. » Ajustaron , en efeoto, la paz, d con- 
dicion de quo los bienes de los que habian muerto el dia de la 
emboscada, y los de aquellos que liabianhuido A Galicia, fuesen 
para los muslimes, y los bienes y alhajas de las iglesias para 
Mufa; con io cual. el dia de la fiesta del Fitr del afio 94 le 
abrieron las puertas de la ciudad. 

Los cristianos de Sevilla tramaron en tanto una conjuracion 
contra los musulmanes que habia en la ciudad, y habiendo acu- 
dido desde la ciudad llamada Niebla y la que tiene por nombre 
Beja, niataron ocJienta hombres. Los rcstantes huyeron ;'i M6ri- 
da. donde se hallaba Muca ben Nosair, el cual, dueilo yade es- 
ta ciudad, mandd u su liijo Abdo-1-Aziz d Sevilla con tropas, 
y 6sto la reconquistd , regresando en seguida. 

A fines de Xawel * salid Muca de M6rida para Toledo , y ap6- 
nas supo TArik su prdxima Uegada, salid -k recibirle para ofre- 
cerle sus respetos, y le encontrd en el distrito de Talavera, en 

* v&g. 19. iiJi lugar llamado ..... ^ Al divisarle, apedse * de su caballo y 

Rluoa le did con su Utigo un golpe en la cabeza , reprendidie 
Agriaiuonte por lo que habia iiecho contra su parecer, y Uegado 
t Toledo. Ic dijo : "Pres6ntame todo el botin que bayas recogi- 

1 Fin de Julio de 713. 2 g^ ^i MS. dice : Job. 



-•.■■ 



AJBAR MACHMUA. 31 

do y la mesa. » Presentdla, en efecto, falta de un pi6, que le ha- 
bia arrancado, y como le preguntase Muca que ddnde estaba, 
respondid : «Nada s6; la encontr^ de esa manera." Muca mandd 
que se le liiciese \m pi6 de oro y una caja de hojas de palma. 
dentro de la cual fu6 colocada. Despues marchd d conquistar A 
Zaragoza y demas ciudades situadas en esta parte. 

En el ano 95 * vino un legado del califa Al-VValid, que des- 
tituyd ^ Muca, y le liizo salir de Espana con TArik y Moguits, 
dejando en su lugar, como gobernador de los territories y ciuda- 
des, d su hijo Abdo-1-Aziz, {i quien establecid en Sevilla, ciu- 
dad situada 4 la orilla de un gran rio , que no puede pasarse a 
nado , y que queria hacer estacion naval de los musulmanes y 
puerta de Espana. AUi quedd , en efecto, Abdo~l-Aziz , partien- 
do su padre con Tdrik y Moguits, el cual Uevaba consigo al rey 
cristiano de Cdrboba, quehabia liecho prisionero. Muca le exi- 
gid la entrega del cristiano; pero 61, orgulloso con su calidad 
de cliente del califado, le contestd : "Vive Dios , que no lo to- 
maras ; yo he de ser quien le presente al Califa. » Muca se lo 
arrebatd per fuerza, y hubo quien le dijera : "Sera maravilla 
que le lleves vivO" ^. Con efecto, Moguits exolamd : "Yo le 
aprebendi * y le cortaT^ la cabeza." Asi lo ejecutd. Muga siguid 
su marcba hasta llegar 4 presencia de Suleiman , porque Al- 

Walid liabia ya muerto ^. 

Su hijo Abdo-1-Aziz tomd por esposa 6. la mujer de Rodrigo, 
llamada Umm-Asim "*, de la cual estaba mny pxendado , y que 
le dijo : Un rey sin corona es un rey sin reino ; ^quieres que 
te haga una de las joy as y el oro que dun conserve? — Nues- 



^ 26 de Setiembre de 713 k 15 
de Setiembre de 714. 

^ Ebu Hayyan en Al-Makkari 
(ii , 8) trae la frase mas explicita , y 
dice que no fu{5 Moguits , sino el mis- 
mo Min;;a, quien mato al cristiano, 
porque le dijeron : Si le Uevas vivo, 
Moguits reciamaraj y el cristiano 
dird la verdad. 



"^ Murio Al-Walid en 15 de Chu- 
mada 2.« de 9G (2o de Febrero de 
715).- 

'* Ningmi autor la llama Umm-al- 

Isam, para que pueda interpretai'se 
la de los Collares, como dice Conde, 
quien le anade Undos. Otros la llaman 

Mia , y los cronistas cristianos J^(/i~ 
Una. 



* Pag. 20. 



32 



AJBAR MACHMUA. 



tra religion, dijo 61, nos lo veda.— ^Y qu6 saben , replied eila, 
tus correligionarios de lo que haces en el interior de tu casa?j> 
Tanto insistid, que al cabo la mandd hacer; y estando cierto dia 
senfado con su esposa, y puesta ia corona, acertd k entrar la 
mujer de Ziyed ben An-NAbiga, el Temimi , la cual era tambien 
de la alta nobleza espaflola , y asi que le vi6 con la corona dijo k 
Ziyed : ^;No quieres que te liaga una corona?— Nuestra religion 
no nos permitesu use, dijo 61, y ella replied : per ia religion 
del Meisias, que hay una sobre la cabeza de vuestro imam." Zi- 
yed refirid esto k Habib ben Abi 6l)aida ben Okba ben N6f i , 6 
hicioron de ello conversacion hasta que cundid la nueva entre la 
gcnle principal del ej6rcito. Abdo-1-Aziz , por su parte , fu6 tan 
poco precavido, que pudieron verle y cerciorarse de la verdad 
del caso, y crey6ndole convertido al cristianismo , le acometie- 
ron y malaron k fines del afio 98 \ 

Kn tiempo de Suleiman ben Abdo-l-M61ic, sucesor (del califa 
' Pig. ai AUWalid) * se conquistaron muchas ciudades. y los musulma- 

nes de Espana, despucs de haber estado aiios sin obedecer de co- 
mun acuerdo c^ un wali, eligieron k Ebn Habib AI-Lajmi, hom- 
brc bondadoso, que presidia en las oraciones, y al cual , viendo 
cudnto se prolongaba la falta de wall , designaron para este car- 
go, y le entregaron el mando, Irasladando la capital k Cdrdoba 
6 principios del ailo 99 \ La muerte de Abdo-1-Aziz fu6 k 6- 
nes del 98 \ Aydb ben Habib se aposentd en el palacio de Cdr- 



* Julio Ao;osto dc 717. V. en 
ioH HjKSiidiccs la Cronologiadelosgo- 
hentadon'H , (loiidc eombato osta fe- 
"'lia (le iiuesfra Oroniea , por mas que 
coneuerd.! con algunns otros autores. 
l]^n lo (jiiti oonvienou drabes y cris- 
tiimos es en que la causa, 6 d lo m^- 
U08 el pretoxto, del asosinatode Ab- 
<lo-l-Aziz fud quo intonto hacerse 

J^y, declararse independieiite en 
Espaila. 

* Agosto-Setiembre de 717. 



■' Antes Im dicho quo los Gspa- 
nolos estuvieron sin waU anos, lo 
eual OS coinpletiuneute inexacto, co- 
mo se ve por este mismo relate, pues 
si a fijies de 98 mataron k Abdo-1- 
Aziz, y li principios del 99 nombra- 
ron d A}'6b, solo pudieron ostar un 
nies sin -v^'ali. Ki Ann puede onten- 
derse sin wall 6 gobeniador logitimo, 
nombrado por el Califa 6 por el waif 
de Afrioa, que tenia este derecho, 
pues, como Iw^go se dice, vino Al- 



AJBAR MACHMUA. 33 

doba. que Moguits habia elegido para su morada, lo cual did lu- 
gar k la siguiente aii6cdota. Cuando Muca ben Nosair fu6 desti- 
tuido por el enviado de Al-Waiid, regresd por el camino que 
habia llevado Tdrik , a fin de conocer esta parte de Espafla, y 
al llegar k Cdrdoba dijo a Moguits : «Este palacio no te cor- 
responde , sino al wali de Cdrdoba. - Y aposentAndose en 61 , Mo • 
guits trasladd su liabitacion k una casa junto d la puerta de Al- 
geciras, que es la del puente, frontera k la brecha por donde 
penetraron siis soldados cuando conquistd a Cdrdoba. Era una 
casa magnifica, con abundante agua, olives y otros drboles fru- 
tales, y se llamaba Al~7ocgena \ Habia sido propiedad del rey 
a quien hizo cautivo , y tenia un soberbio palacio , que tomd el 
nombre de palacio de Moguits. 

* Apenas supo yuleiman el asesinato de Abdo-1-Aziz ben Mu- * Pdg. 22. 
ca, tuvo de elio pesar, y como dependiesen en aquel tiempo del 
gobernador de Ifrikiya los asuntos de Espana, de 'lYmger y de- 
maspaises situados aquende aquella region , nombrd wall de ella 
k Obaid- Allah ben Zaid, el Koraixi (aunqueno s6 de qu6 rama), 
y le did especial encargo de que se ocupase en lo relative al he- 
eiio de la muerte dada k Abdo-1-Aziz por Habib ben Abi Obaida y 
Ziyed ben An-Ndbiga; que se mostrase severe en el particular, 
y le mandase a estos dos y demas personajes que liubiesen te- 
nido participacion en el asesinato. Quleiman fallecid k tiempo 
que 6baid- Allah, wali de Ifrikiya, mandaba de gobernador k 
Espana k Al-Horr ben Abd-AUah Al-Tsakafi 2, encargAndole 
que mirase en el asunto dela muerte de lbdo-1-Aziz ; mas ape- 
nas habia tornado posesion de su cargo, fu^, destituido Obaid- 
Allah por el nuevo califa 6mar ben Abdo-1-Aziz, que nombrd 
para reemplazarle k Ismail ben Abd-AUah, liberto de los Benii 
Majzom, por la razon que vamos k referir. Habia la costumbre 
de que con los tributes de cada region y provincia fuesen diez 

^ 

HorrinmediatamentejydespuesAs- ' Asi dice el MS, No s^qm^pue- 

Qamlij que llego en el ano 100, de da significar esta palabra. 

suerte que en el espacio de dos anos ^ Fallecio Culeiman en 10 de Sa- 

tuvieron tres gobemadores. fer de 99 (22 de Setiembre de 717). 



34 



AJBAK MACHMUA. 



personajes de los mds import antes del pueblo y de la milicia , y 

no entraba en el tesoro adinar ni adirham sin que jurasen en el 

noinbre de Diosunico que no babia cantidad alguna Uegalmen- 

Pig. 23. te percibida, y que era el sobrante, * despues de haber abonado 

su suoldo h la gentc de arraas de los beledies ^ y sus familias, 
y deliaber atendido k toda legitima reclamacion. No eraentdn- 
ce« Ifrikiya comarca fronteri/a, y lo que resiaba despues de ha- 
ber pagado al Chund ^ y las cuotas correspondientes d los sol- 
dados, se rernitia al califa. Fu6, pucs, ia comision con el tri- 
buto en tiempo do yuleiman, y babiendo mandado que presta- 
sen el juramcnto, asi lo hicieron ocho de ellos, excepto Ismail 
ben Obaid-AUab, liberto do los Benii Majzom, y Ac-(.'arab ben 
M61ic Al-Jaulani, que rchusaron. Llamd este becho la atencion 
de Omar ben AUdo-l-Axi/, , elcual ios acercd k su persona, co- 
nociii su houradez y virlud, y cuando subid al trono, nombrd 
wali dc Ifrikiya 4 Ismail y de Espaila k Ao-(;amIi ben Al^lic, 
(i quien encarg<j que de las tierras y demas bienes inmuebles 
conquistados por fuerza de armas, sacase el quinto para Dios ^ 
y hocho esio dejaso las alqucrias en podei- de los conquistadores, 
y que le escribiese aoerca de la forma que tenia Espaila, y le die- 
so aotieia de sus rios. Tenia el pensamiento de liacer salir k los 
nuisubnaues de ella, por lo inuy separados que estaban de los de- 
mas, y pluguieso t Dios liaberle dado vida para ejecutar su pro- 

pdsilo, porquo si Dios no so compadece de ellos. serA su fin de- 
plorable. 



Beledies orau los campemtos, lo-s 
coloiios, Mil Espjii^Hj dcsiiuos do la 
CTitnuiii do Hiilcli con ios .siriaeos, 
(\\\v: so rctbrira donpuca, so (fiKliii- 
gnioron oon el iioiubro dcit'/«/('cslos 
priiiicnw conquisUuloros ijito liabinn 
vfiiido con 'I'lirik y Mu^n. 

Llaiiuibaso chnml ciorto mimc- 
ro de soitlados, j)orteiieoiente.s a una 
tribu 6 vArias , pcro general ineute de 
U misnia cstirpe , que ocupabau un 



JiHtrito, y tenian obli^acion de aeu- 
lir a la giiorra eiiaiido se les llama- 
bu. Kran tina espeeio do coloiiias mi- 
iitares, y reproscntan , coino se vera 
daspiuis , un papel nuiy iniportante 
en la lii.storia dc los nmsidniiuies cs~ 
panolos. 

^ El quinto, que so deducia siein- 
pre oomo bienes sagriulos , y cu- 
yo pi-odueto so destinaba a los po- 
bres. 



AJBAR MAOHMUA. 



35 



Ac-gainh vino i Espafla el afio 100 ^ y comenzd desde lu6- 
go d tomar inforines para distinguir las tierras conquistadas por 
fuerza de armas * de las entregadas por capitulacion , y a man- 
dar expediciones militares (contra los cristianos). Reconstrnyd el 
puente de Cdrdoba , y sobre esto huljo lo siguiente : esovihid k 
6mar, haci^ndole saber que la ciudad de Cdrdoba estaba derruida 
por la parte occidental, y que ademas tenia iin piiente poi- el cual 
se pasaba su rio. Hizole una descrlpcion de 6ste y de sus aveni- 
das, exponi6ndole la imposibilidad do vadearle durante todo el 
invierno, y le pidid su parecer. dici^ndole : «Si el Emir de los 
creyentes me ordena que reconstruya el muro de la ciudad, asi lo 
hare, pues para ello tengo medios con lo que sobra de los im- 
puestos despues de pagar al Ckmid, y do proveer A la guerra san- 
ta; pero si el Emir lo prefiere, con la piedra de este muro recons- 
truir6 el puente. . Dicese que 6mar le mandci levantar el puente 
con la piedra del muro. y reparar ^ste con ladrillo si no se en- 
contraba piedra. Puso Ao-(;amh manos ii la obra, y reconstruyd 
el puente en el ano 101 ^. 

Murid despues 6mar ^ y Yezid ben Abdo-l-M61ic (su suce- 
sor) nombrd wall de Ifrikiya k Bixr ben Safwan, liermano de 
Hanthala ben Safwan, el cual destituyd d Ag-(^,'amh ben M6- 
11c ^ y nombrd en su lugar k Anbaca ben goliaim Alquelbi , des- 
pues del cual se sucedieron los gobernadores de Espana por el 
(Srden siguiente : 

Yahya ben Maclama Al-Quelbi ^ 



* Pig. 24, 



1 3 de Agosto do 718 i 2'6 de 
Julio de 719. 

2 24 de Julio de 719 a 11 del 
mismo mos de 720. 

^ Murio Omar, octavo califa dc 
la dinastia Omeyyaj en 20 6 25 do 
R^cheb de 101 (5 6 10 de Febrero 
de 730). 

'* Ag-Camh no fa& destituido : 
murio en la batalla de Tolosa con- 
tra el Duque de Aquitania , A fines 



del alio 102 (Majo-Junio de 721). 
El tyercito nombro para sustituirle, 
midiitras veni'a otro gobernador, a 
Abdo-r-lialinien ben Abd-Allali Al- 
Gafeki, de ij^uion solo haee men- 
eion nuGstraCronica poster! ormcmte, 
eiiando fiio gobernatloren propiodad. 
i'^Hte entrogo el mando d Anbara, 
que nuuio tambien cerea de Tolosa 
en XatMn de 107 (Enero do 726). 
'' Debeleerse Yaliya ben Calama. 



36 



AJBAR MACHMUA. 



• P4g. 25. 



Otsmen ben Abi ^aid Al-Jatsami, noveno wall. 

Hodzaifa ben Al-Ahwaz Al-Kaisi. 

Al-Haitsam Ijen Ofair Al-Quinani ^ 

Abde-r-Rahmen ben Abd-Alldh ' Al-Gafeki , el cuai sufrid la 

w 

derrola llamadade la Calzada de los Martires, pereciendo alii 
con sus soldados *. 

Abdo-l-M6Ucben Kjitan Al-Moharibi, descendiente de Moha- 
rib. rama de Fibr, tribu de Koraix, cuyo primer waliado durt5 
cerca de scis mcses nada infis. 

Los gobcrnadores mencionados hicieron la guerra santa con- 
tra los enomigos, y se extendicron por el territorio hasta Uegar 
^i Kraiicia, oonqiiiHtanda la Mspaua entera. Todos fucron nombra- 
dos por Hixr bcu Safwan !^in drden del Califa : cuando los espa- 
flolc-s se Jiallaban di-sgustadoscon un wall. 6 moria 6ste, lo es~ 
cribian d lUxr , el cual Ics mandaba otro que les placicse ^. 

Hixem ben Abdo-1-Azix mandd de gobernador de Egipto ^ 
Obaid-AllAh ben Al-Habhab ben Al-Hirits, clionte de los Benii 
yelol, do la tribu de Kais, y lo encoraenddlos asuntos de Ifriki- 
ya y li^pafla. lh]6 6ste en su gobierno dc Ifrikiya A Bixr ben 
Sahvan *, y para Kspaita iiombrd d Okba ben Al-Hachchach, 
que era su palrono, porque Al-Hachchacb habia manumitido a 
Al-HArits (abueio de Obaid-AllAh). Cuando ia6 nombrado go- 
bernador do Egipto, eslando en la cnmbre de la gloria y del po- 
dor, lle^6 A 61 Okba , su patrono . al cual hizo sentar en su pro-- 
pio estrado. Tenia Obaid-AllAb bijos que se estimaban en mucho 



* Aw{ dice. i\\ MS.; ])oro (U^Iktr 
t^nti^iulor^o Al-Quilcbi^ dv la tribu de 

Quil(4>. 

^ Ksta fiic^ 111 ikniosu batalhi de 
Poitiers, ^aiiadft por Cihlos Martei 
en Itanijulhan del alio Ht (Oetubre 
de 7:V2l 

^ Bixr nuu'io sieiulo ;£obern:ulor 
de Alrica d afto 109 (727-8), y lo 
sucedio Obaida, uombnulo poroi ea- 
Hfa Hixem. Kato Obaidft noinbro a 



los gobernadores do Espafia Hodzai- 
(h , ()tsnu!ii y Al-lbiitsam, Abdo-r- 
Raliinen AUdateki iui5 noinbrado por 
un dole^^ado especial , que vino a des- 
tituira Al-Kaitsam. (V, elAp^iulice : 
CwnoloijM (le los </obernadores.) 

* Obaid-Aihdi Ihe iionibrado go- 
boniador do Egipto en 116 (734), 
so*run oonsta de Ebn Adzari (Bayan, 
1 , 38)^ y Bixi' habia ya mueiix) en 
727 6 728, 



AJBAR MACHMUA. 37 

y eran estimados de los demas; y cnando le vieron sentado con 
su padre, se alteraron * y reconvinieron d 6ste, dici6ndole : "Has * p^- 26- 
tratado contal deferencia 4 un beduino, yle has sentado conti- 
go , teniendo d tu alrededor a los nobles Koraixies y ^rabes ; y 
vive Dios, que esto les hard unaimpresion cuyos efectos -teserAn 
muy desagradables. Tu eres ya anciano, y no tendrAs que sufrir 
las funestas conseouencias de csto , porque quizr^ te arrebate la 
niuerte antes de que pueda dailarte la enemistad de alg-uno; mas 
tememos que el oprobio reoaiga sobre nosotros. Ademas no esta- 
mos segurosde que si esto Itega a oidos del emir de los creven- 
tes no reciba enojo de que hayas engraiideoido a ese liombre, 
menospreclando k losde Koraix.. '. El padre les contestd : .-Lle- 
vais razon, liijos niios; no habiapensado en ello, y no lo volvere 
k hacer.B Por la mafiana dispuso que viniese toda la gente, y la 
hizo sentar; mandd en seguida que buscasen A Okba, le did el 
asiento preferente, y se sentd 6\ A sus pios ; y cuando liubo re- 
unido gran numero de personas, did drdcn de que viniesen sus 
hijos, los cuales quedaron muy sorprendidos , comprcndiendo 
que el anciano iba A hacer alguna cosa en su daflo. 6baid-AllAli 
se ievantd, alabd k Dios, y pidid la paz para el Profeta, y des- 
pues de baber referido las palabras de sus hijos , prosiguid : 
"Pongo k Diosy A vosotros por testigos, aunque para testigo so- 
lo Dios basta, de que este es Okba, hijo de Al-Hachchach, y de 
que Al-Hachchach did libertad a Al-HArits, y de que mis hijos 
sonjuguete de Satanas, que los ha Uenado de soberbia. Quiero 
declararme publicamente exento ante Dios de toda irapiedad 
* ^ ingratitud para con, 61 y con este (mi patrono); pues he temido * Pag. 27. 
que mis hijos llegasen a renegar de los preceptos de Dios, des- 
conociendo el derecho de patronato en este hombre y su padre, 
y que incurriesen en la maldicion divina y en la de los horn- 
bres, pues me han contado que el Profeta de Dios dijo : Maldi- 
to aquel que se gloria de pertenecer a una familia que le es ex- 



* Los de Koraix conatituian una bia, De ella procedia Mahoma , y a 
de las tribus mds nobles de la Ara- la misma perticnecian los Omeyyas. 



38 AJBAK 5IACHBIUA. 

traiia; maldito aquel que descanoce a su bienhechor ; y que Ah6 
Beer As-Sidic dijo : Impio es quien reniega de sus parientes, 
por remotos que sean ; irapio quien presume de pertenecer ^ una 
familia extrana. Mirando por vosoiros tanto como por mi mis- 
mo , he querido , hijos mios, evitaros la maldicion de Dios y de 
las gentes; y en cuanto a lo que dijisteis de que incurriria en el 
enojo del emir de los creyentes por lo que hago, 16jos de eso, 
el emir delos creyentes, cuya Yida Dios prolongue, es sobrado 
magnanimo y sabedor de los decretos de Dios y observador de 
sus mandatos, para que io llevec'imal, comosuponeis; antes re- 
cibir^ por ello complacencia. -> La reunion celebrd sus palabras 
y le aplaudid, quedando sus hijos confundidos y avergonzados. 
Despues se levantd, y dijo a Okba : «Tus mandatos seran cum- 
plidos; ya ves el extenso territorio que el emir de los creyentes 
mo ha confiado : dime lo que quieres, y te complacere. Te dar6, 
si asi te place, el gobierno de Ifrikiya, y mandare ^ Espana al go- 
bernador actual de aquella region, si asi lo quiere; si lo prefie- 
res , te nombrar6 gobernador de Espaila. » 6kba eligid a Espaiia, 
* P%. 28. diciendo : «Me agrada la guerra santa, y aquel * es su palenque. ■• 

Recibid, en efecto, el gobierno de Espana, viniendo en 110^ 
y permaneciendo en eila algunos aiios, durante loscuales con- 
quistti todo el pais hasta llegar d Narbona, y se hizo dueuo de 
Gaiicia, Alava y Pamplona, sin que quedase en Galicia alque- 
ria por conquistar, si se exceptua la sierra, en la cual se habia re- 
fugiado con 300 hombres un rey llamado Belay ( Pelayo), ^ quien 
los musulmanes no cesaron de combatir y acosar, hasta el extre- 
me de que muchos de ellos murieron de hambre; otros acabaron 
por prestar obediencia, y fueron asi disminuyendo hasta quedar 
reducidos A 30 hombres, que no tenian lOmujeres, segun se 
cuenta. Allipermanecieronencastillados, alimentandosedemiel, 
pues tenian colmenas y las abejas se habian reunido en las hen- 

' EI afio 110 comcnzo el 16 dc despues fue gobemador Abdo-l-M^- 

Abril de 728; peroestafechaesequi- lie ben Katan, y luego -viuo Okba 

vocadasin duda alguna, porque. la en 116 (734). 
hatallade Poitiers ftie en 114 (732); 



AJEAE MACHMUA. 



39 



diduras de la roca. Era dificii d los iniislimes Uegar ^ ellos , y los 
dejaron, diciendo : «Treinta hombreSj ^qu6 pueden importar?» 
DespreciAronlos, porlotanto, y Uegaron al cabo d ser asunto 
muy grave, como , Dios mediante , referir^mos en su lugar opor- 
tuno ^. 

Okba permanecid gobernando la Espaila hasta el aiio 121 ^, 
en que los berberiscos , pariidarios de la secta de los Ibadhies y 
Sofries ^ se sublevaron, y habiendo elegido por su jefe i Mai- 



^ Ambrosio de Morales, en su 
Viaje^ hace de Covadonga la des- 
cripcion siguiente ^ que piTode servir 
de ilustracion d este pasaje : « Siem- 
jipre el valle va cerrandose mas con 
))mas aspereza, hasta que, sin teiicr 
))saHdaj se cieri'a al cabo con una pc- 
>H^a muy alta j anohaj que lo toma 
))detraves; y inn antes que se Uegue 
» al pi6 de cUa j se sube la cuesta muy 
j>agra , sin que buenamente se pneda 
j)subir a caballo por ella. Esta pena 
))es la de Covadonga; y aunquc es 
)) taj ada, no es derecha, sine algo acor- 
»tada hacia fuera : a^si que pone mie- 
)> do mirarla desde un llanito pequefio 
))que tiene al pic y por parecer que se 
))quiere caer sobre los que alii estan. 
))EI alto de esta peiia es mucho, y el 
)>ancli0j al parecer, sevi hasta cuatro 
)) picas 6 poco mas, Como a dos picas 
))dci pi(i esta una como ventana muy 
»gi'andej quo entrandola la pena 
»adentro, aunque no mucho, hace 
»cuevaharto abierta como en arco 
))por lo altoj y suelo llano, dondepo- 
» dia7i caber ^ cuando mucho^ Juista tres- 
yicientos homhresy y esto con harta 
))estrechura; teniendo lacueva enlo 
))de mis adentro un agujero grande, 
))que entra en hondo y derecho, don- 



)Kle debe haber mayor cspacio para 
))encerrarse alii tambien maa gente 
»con necesidad, aimque el agua que 
)>por alli correles hiciesemal abrlgo.)) 

'^ 18 de Diciembre de 738 a 6 
del mismo mes de 731). 

^ Los ibadhies cran los partida- 
rios de Abd-Allah ben Al-Ibadh, 
que se sublevo en tiempo del califa 
Merujui ben Mohammad. Los soliies 

* 

6 asf aries eran los sectarios de Ziyed 
ben Al-Asfar, Unos y otros pertene- 
cian a los jaioikich 6 protesfcantos. 
Para la debidainteligencia de cstey 
otros pasajes, en que se alude A los 
indicados cismaticos, conviene saber 
que cuando el califa Aly , yenio de 
Mahomaj estaba en guoiTa con Mo^- 
iviya J jefe de la familia Omeyya, que 
le disputaba el trono, oncontrAronse 
con sus ejcircitos en los Ihmos de Sif- 
fin J cerca del Bufrates. El do Aly 
estaba eompuesto do los musidmanes 
mas feiTorosos y adictos a la familia 
del Profeta;losOmcyyas^por el con- 
trario, siempre fuoron tildados de in- 
credulos y enemigos de la religion. 
La batalla estaba casi enteramcnte 
perdida para Mo^wiya, cuando acor- 
do^ por consejo de uno de sus ami- 
gosj enarbola^:^ algunos ej(3implax'es 



40 



AJBAR MACHMUA. 



^ara Al-Mahfuz Al-Madgari , marcharon contra Omar ben Abd- 

Ailah Al-jVIoradi , gobernador de Tdnger, que salid k combatir- 

los y fii6 muei'to; entraron en la ciudad y mataron k sus habi- 

* P4g. 29. tantes, sin perdonar, segun dicen, ' ni aim a los niiios, diri- 

giendose en seguida contra Ifrikiya. Todas las tribus ber])eriscas 
se levantaron contra los ^rabes que tenian en torno, matando k 



del Koran on las lanzas , y que todos 
gritascn ti los enemigos que coiifia- 
han ]a decision dcaquellitigio alfa- 
ilo del santo libro , io cual para ellos 
oquiyalia al fallo divino. Las tro]>as 
do Aly, sobrado crodidas c inqjre- 
sionables, Huspondieron las anna.s v 
convjnioroiifiii ]<, projniesto. Cosaroii 
ins liostili<lados, iiiuy a dospoeho de 
Aly, quo comprondia la mala fo do 
8u contrario, y Hombraronsc arbitros 

quo, con arreglo d ]a.s prescnpeione.s 
del Koran , dccidiosen i quidn cor- 
rcspoiidia cl califado. Ksde advojvtir 
quo cl Koran nada disjiono sobro csta 
matcHa : asi ck que los arbitros, ga- 
nados poj- Moitwiya, para nada lo 
consultaron, y decidicron a favor do 
hiQ. Entonccs abandonaron a Aly 
gran numero de los suyos, disgusta- 
dos de aquollas reyertas y de que no 
se hubiese tenido on cuonta el veno- 
rando codigo, y tonmron ol nonibre 
de jaicdrkh (los quo so apartan , los 
que protestan), diciendo quo no po- 
dian consentir quo docidiesen loa 
honibros lo quo solo Dies debia doci- 
dir, y negando la obediencia lo mis- 
mo a Aly quo a Moilwiya. Dividic- 
roiisc despucs on variassectas, de las 
cuales son las de los ibadbies v so- 
fries, y sostuvieronse por mudio 
tiempo, hasta que, vencidosy acosa- 
dos se dispersai-ou , viniendo niuchos 



de ellos a Occidente, dondo propa- 
garon sus doctriuas, que contenian 
algunas resoluciones teologioas dife- 
rontcs de las aceptadas por los 11a- 
nuidos ortodoxos, y adenias ciertas 
opiniones do gran inq:)ortancia en el 
sentido politico. Tul era la de que la 
suprema dignidad religiowa, 6 sea la 
de imam , no ooiTospondia a la tribu 
do Koraix, que era la de Maboma, 
ni a niiaguna otra exclusivamente, 
sino quo debia ser de eleccioii popu- 
lar, y recaer on cualquicr persona, 
ainique fuese im esclavo, con tal que 
fuese boinbre justo y probo. Si obra- 
ba mal, podia ser destituido a mano 
armada. Es decir, sancionaban el de- 
rocho do insuiTeccion. Con estadoc- 
trina deraocratica desiruian total- 
inentc el fundamento en que, tanto 
Aly, como despuos los Oniey^'as y 
Abbasi'es, se apoyaron para aspirar 
al supremo mando, que era suparen- 
tosco con la familia de Maboma. En- 
tro los nfricanos cimdieron niucbo 
ostjis secfas, quo por sus exageradas 
maximas nioi-alos y su ascetismo cua- 
draban a sus naturalesinstintos. (V. 
Xobrostaiii, edie. Cureton,pag. 85. 
—Abd-I-Feda, i, 31 2-32 6. —Dozy, 
flisf. des musuhnans d^E&pagne, i, 
59-65.— Weil, Geschkhte der Chali- 
fm, I, 240.) 



AJBAR MACHMUA. 



il 



anos y ahuyentando a otros. En tan to que el gobernador de Ifri- 
kiya, Bixr ben Safwan ^ estaba ocupado con estas novedades. 
Abdo-l-M61ic ben K^tan Al-Moliaribi (Moliarib de Fihr) se re- 
beld contra Okba ben Al-Hachchach y Je destittiyd : no s6 si le 
matd, 6 le hizo salir de Espaila ^ quedando duefio de ella todo 
lo restante del arlo 21 , y los de 22 y 23 ^ hasta la entrada de 
Balcb ben Bixr Al-Koxeiri, y Al-Kaabi , con los siriacos. MAs 
adelante referir^mos la causa de su venida, segun la tradicion 
que se insertara despues. 

Volvamos ahora a la de Muca ben Nosair. Kn el aflo 9G ■* mu- 
ri6 Al-VValid, de edad de 4G afios, habiendo nacido durante el 
califado de ilonwiya. Sucediole en el trono yuleiraan, al que se 
anticiparon T^rik y Moguils, quejAndose amargamente deMu- 
ca. Expusieron su eonducta con Tarik en ol asimto de la mesa, 
y lo que babia liecho con Moguits con inotivo del Gobernador de 
Cdrdoba, afiadiendo que liabia adqiiirido joyas de tanto valor, 
que ningun rey las liabia reunido semejantes, si so exceptiian 
las de los reyes per.sas. Cuando Mu£;;a se presentd. el Califa y su 
bijo le pidieron explicaoiones de su conducta, y did algunas ex- 



' Ya se iia dicho quo el gobor- 
nador de Ifrikiya no era pnr esto 
tiempo Bixr ben Sai'wan , quien lui- 
bia mnerto en 728. La sublevacion 
de los bcrbcriscofl hi6 en 122 de la 
h^gira (740). 

■^ Ni le mato ni le hizo .salir do 
Esjjana, sino que hallandose proxi- 
mo A la muerte, entrego el mando a 
Abdo-l-Mdlic. (Isid. Pac, 61.) Ebn 
Adzari (n, 29) refiere tres distintas 
tradiciones. Segun una , murio Okba 
en la batalla de PoitierH , lo cual es 
absurdo, porque esta ln6 en 114 < 
(732), y era general de Jos musul- 
manes y gobernador de Espana Ab- 
do-r-Rahmen Al-G-afeki. Seguuotra, 
los espaiioles se aublevaron y Ic des- 
tituyeron, que es la misraa de nues , 



tra Cionica. Tor liltimo, segun la 

torccra, que convicac con el testi- 

nionio contemporAnfio do Isidoro Pa- 

ccnfiOj cuando se ballal)a moribundo 

dcsigno coino su flucesor a Abdo-1- 

Melicben Katan, Kstehabia sidoya 

gobornador interino dcsdela muerte 

de Abdo-r-Rahmen hasta la venida 
de Okba, 

■' El ailo 122 comenzo ol 7 de Di- 
ciembro do 739, y el de 123 el 26 
do Novieinbre de 740j concluyendn 
ei 14 del niisnio mes do 741. Vc^asc 
el Ap(5ndice ; Cronologfa de los Go-^ 
beinadores. 

^ Do 16 de Seticmbre de 714 a 4 

de Setiembrc de 715. (Vdase la no- 
ta 3, pd,g. 31.) 



42 ^ 



AJBAR MACHMUA. 

* p%. 30. cusas. Dijole entdnces (^iileiman) : «^Y la mesa? *— H61a aqui. 

— ^;Seliallabaen esta forma , con un pi6 roto?— Asi estaba", re- 
plied Muca. Entdnces volvid Tdrik la mano A su labd * y sacd 
el pi^. Con esto se persuadid yuleiman de que Muca mentia y de 
que TArik decia verdad en sus acusaciones; mandd prender t 
aqu6l, y le impuso tan fuerte multa, que tuvo que pedir pres- 
tado k los drabes, y se cuenta que la tribu de Lajm did la suma 
de 70.000 monedas de ore, descontdndola de la paga que le cor- 
respondia, porque Muca estaba casado con una mujer de esta 
tribu, la cual tenia un hijo pequeno y noble, k quien Muca ha- 
bia cuidado y educado y liecho mucho bien, per lo cual la tribu 
de Lajm le estalja agradecida. Otros dicen qne tenia parentesco 
de afinidad con los de Lajm, por la bermana de Hablb Al-Laj- 
mi, al bijo del cual eligieron gobernador los espailoles cuando 
la muerte de Abdo-i-Aziz ben Muca. Esta esla opinion mAs re- 
cibida con respecto a su parentesco con la tribu de Lajm. 

SaMa de Coltsom ben lyed Al-Koxeiripara IfriUya. — ^l 
emir de los creyentes. Hixem ben Abdo-l-M6lic ^ le envid con 
un ej^rcito. y dispuso que si moria Coltsom , que ya era bombre 
provecto, le reemplazase en el mando su sobrino Balch ben Bixr, 
y ea el caso de que 6ste tambien muriese, Tsaillaba ben ^alama 
Pag. 31. Al-Amili. jefe de la division del Jordan. * De cada uno de los 

distritos militares de Siria reunid seis mil bombres, y tres mil 
de Kinnesrin. Salid, pues, con veinte y siete mil, despues de 

haber publicado que se permitia el saqueo ^ y ^g j^^^gj. ^'y^_ 

gido los jdvenes de quienes podia esperarse mayor esfuerzo y 
vigor. Al liegar k Egipto, escogid de las tropas que alii habia tres 
mil eombatientes ; por manera que su ej6rcito Uegd A treinta mil 

^ Bl kaba eni una especie de jaf- des noms des v4tements chez les ara- 

tan, que so llevaba sobre la chupa 6 -hes, pag. 352.) 

aljuba , y se abrochaba por debmte. '^ Hixejn sucedio en el trono a su 

Pai-ec* que esto traje dejo de usarsc hermano Yezid 11, el ano 105 (723- 

entro los arabes hace siglos, aunqtie 4). Heino liasta cl 125 (742-3). 

e^stabu muy en boga en los priraeros ^ jjj jjg^ ^j^^ ^^y! iJ «^j , lo 

fciempos. (Vdase Dozy, Dktiormaire cutil- no ofrece sentido. 



AJBAK MAOHMUA. 4S 

hombres de tropas regulares , sin contar los muchos que le se- 
guian como voluntarios. El emir de los muslimes lo habia dado 
drden de que siguiese los consejos de Haron Al-Karni, libertode 
Moawiya ben Hixem . y de Moguits, que lo era de Al-Walid. por 
el conocimiento que ambos tenian del pais : esci'ibi{i ademas al 
Gobernador de Ifrikiya, inandAndolo que obedeciese A Coitsom. 
y le entregase las tropas que tuviese del ClmiuU <i de los volun- 
tarios. Llegado que bubo .-l Ifrikiya. uni6ronseie muchos deaque- 
llas regiones por dondc pasaba, y de los Arabes de Tanger que 
alii babia, ascendiendo su hueste k setenta mil liombres. Did el 
mando de la infanteria de Ifrikiya A Moguits , y i\ Haron Al- 
Karni el de la caballeria. 

Llegd ii noticia de los berberiscos y de Mai^-ara ' la aprozima- 
cion de este ejercito, y reunieron el suyo. Ya hemes indicadola 
causa que les habia impulsado d la rebelion; sin embargo, los 
que murmuran de los prinoipes dicen que se sublevciron irrita- 
dos por los excesos de los recaudadores de irapuestos, y porque 
el Califa y sus hijos solian escribir * k los de Tdngor pidi6ndoles * ^^e- ^'^' 

pieles de corderiilos rubios (nonnatos) , y muclias veces degolla- 
ban cien ovejas sin encontrar piel que les coiiviniose; mas 6stas 
son murmuraoiones de los que se ballan mal con los prinoipes; 
porque, a ser verdad, ^^qu6 significaban el gobierno que se habia 
establecido y la costumbre de poner Ooranes en lo alto ( de las 
lanzas) , y de rasurarse la cabeza , a imitacion de los Azraquies 
y gente del Nahrawan ^ sectaries de Ar-Rasibi Abd-AUah ben 
Wahb y de Zaid ben Hisn?^. 

Vino Maieara con un ej6rcito innumerable, y encontrd k Coi- 
tsom ben lyed en el paraje llamado Bacdora ^. Al ver este cuin 



^ Segnn la mayor partu do los uu- bon Hisn cran dos dc lo« jefcfi quo m 

tores arabes, Mai(;ara ya no existia Hublevaron contra Aly en la batalla 

en este tiempo. de Siffin, como se ha roforido ante- 

^ El Nahrawan cs una eomarcu rlormente. (V^ase Xehrestani , edi- 

del Irak, entre Want y Bagdad, cion Curcton , pdg. SB.) 
cerca de Madain. ' OtrosdicenNacdorayotrosBal)- 

^ Abd-AUan ben Wahb y Zaid dora, Este paraje estaba situadooer- 



44 * 



AJBAB 5IACHMUA. 

grande era el ej6rcito enemigo, se rodeo de un foso, y Haron y 
Moguits se Uegaron i 61, y le aconsejaron que permaneciese en 
aquel atrincheramiento, y Ids entretuviese con escaramuzas li- 
geras, mi^ntras ellos con la caballeria hacian algunas excursio- 
nes, y obligaban A los berberiscos a acudir en defensa de sus 
aldeas y familias. En este pensamiento estaba Coltsom, cuando 
entrd Baloli, su sobrino y sucesor en el mando, ai cual jamas 
contradecia, y le dijo : "No hagas tal, ni te arredre la muche- 
dumbre de enemigos, pues esUn en su mayor parte desnudos y 
desprovistos de lanzas y demas armas." Presentdles , en efecto, 
la batalla, confiriendo el mando de su caballeria ^ Balcli, de la 
de Ifrikiya A Haron Al-Karni, de la infanteriade Ifrikiva 4Mo- 
guits, y atacando 61 con la de Siria. Trabdse un encarnizado 
Pag. 33. combate *. y acometiendoles Balch con la caballeria. le hacian 

frente con pieles secas llenas de piedras , con lo cual se espanta- 
ban los caballos de Siria; cogieron ademas yeguas inddmitas, y 
despues de haberles atado d la cola cdntaros y cueros secos, las 
soltaron en direccion al ejercito de Coltsom. Asorabrdronse los 
caballos . gritaron los hombres , y se apearon la mayor parte , que 
era lo que procuraban los berberiscos , porque eran muchos en 
numero, y no tenian caballeria que pudiese resistir A la de los 
musulmanes. Balch, sin embargo, permanecia al frente de un 
cuerpo de doce mil caballos , y segun otros , de siete mil , que es 
lo m^s cierto, y mi6ntras ios demas jinetes dejaban sus cabalga- 
duras , y el desdrden cundia en las filas, por la acometida de las 
yeguas de que hemos hablado, arremetierpn los berberiscos, y 
embistidles tambien Balch con su caballeria, sin poderromper- 
los , porque sus caballos se espantaban , Antes bien retrocedieron 
(sus escuadrones), desordenando las filas de la infanteria siriaca. 
y sin tener donde revolverse. Viendo al fin el impetu de los ber- 
beriscos, di6 Balch tan furiosa arremetida, que atravesd com- 
pletamente todo el ej6rcito enemigo j mas al regresar, volvi6ronle 

ca del rio Sebu. (Vease el Indice de 1?l HisL de hs berb&nscos , de Ebn 
geografico do M. Slane en su trad. Jaldon, tomo I.) 



AJBAK MACHMUA. 45 

caras, y qued6 una parte (de los berberiscos) peleando contra 
Coltsom *, y otra contra Balch. al cual cerraban el paso para * P%. 34. 
que no pudiese reunirse con el reslo del ej6rcito. Quedaron 4 la 
espalda terclos numerosos conibatiendo t Balch, mi6ntras Mai- 
cara con las demas tropas cerraba con Coltsom. Habib ben Abi 
Obaida Al-Koraxl, Moguits y Harou fueron muertos; la infan- 
teria y caballeria de Ifrikiya emprendid la fuga. Mantuvose fir- 
me Coltsom, quien pasd por junto Aun siriaco, persona fidedig- 
na , la cual * me ha contado que habiendo recibido una cuchillada 
en la cabeza , y como le cayesc la piol de la Tronte sobre los ojos, 
volvicila k levantar, y gritando para aniuiar a los soldados , que 
le secundaban flojamente, comenzd d reoitar los versiculos del 
Koran que dicen : « Ciertamente Dios comprarji las almas y ri- 
quezas de los creyentes ; nadie muero sino por mandate de Dios 
al llegar al t6rmino escrito*^. No cesd do rccitar ostos versicu- 
los hasta que en unanueva acometida de los borboriscos fu6 dor- 
ribado y muertos sus companeros, aunquc la bandera aun no 
habia sido cogida por los cnemigos. Cundid entro ios siriacos un 
horrible desdrden, y no pudicndo rcorganizarse, losquelogra- 
ron cabalgar emprendieron la fuga hAcia Ifrikiya , porsoguidos 
por los berberiscos, que los mataban d hacian prisioneros. La 
tercera parte del ej^rcito perecid, otra tercera parte logrd esca- 

par, 6 igual numero quodd prisionero. Balch continuaba com- 
batiendo a los enemigos que le hacian frcnte, conteniendo su 
empuje y liaciendo en ellos gran matanza; mas " eran tan nu- * PAg. 35. 
merosos, que no contaban los que morian. De esta manera so 
mantuvo hasta que concluyeron con Coltsom y sus tropas y ear- 
garon sobre 61. Viendo aquella multitud irresistible , huy<5 hdcia 
el pais berberisco. Perseguido y arrojado hasta el Oc6ano, ae en- 



^ El texto no esta muy correcto junto d un siriaco, y tno hii contuclo 

en este pasaje, y no apareee concla- persona que ino mereco confuinza.)) 

ridad si el que refirio la anf^cdota fu6 Parece quo falta al^o entre una y 

el mjsmo siriaco junto al cual paso otra frase. 

Coltsom herido, U otra persona fide- ^ Koran, gura ix, v. 112, — Qa- 

digna. Dice literalmente : «pas6 por ra ni, v. 139. 



46 AJBAR MACHMUA. 

castilld en la ciudad de Ceuta \ Antes habia intentado entrar en 
Tdnger, mas laencontr6 firmemente defendida, y no habiendo 
podido conseguirlo, se dirigid i Ceuta, donde iogrd penetrar, Era 
ciudad bien fortificada, de bastante poblacion y abundantes re- 
cursos en sus alrededores, y reunid en ella algunos viveres, aun- 
que no tantos como se necesitaban en aquellas cirounstancias. 
Los berberiscos mandaron contra 61 un cuerpo de tropas, y ha- 
biendo salido k su encuentro (Balcb) , lo derrotd con grandes p6p- 
didas. Manddronle otro, que sufrid igual suerte, y lo mismo 
acontecid fi otros cinco d seis que vinieron sucesivamente ; y cuan- 
do vieron que ningun ej6i*cito prevalecia contra el, devastaron el 
pais coraarcano dos leguas 5, la redonda. Balcli y sus soldados sa- 
lian ii hacer excursiones en buscade viveres; peronoproduciendo 
ya resultado, yhabi^ndoselesconcluido lasprovisiones, tuvieron 
que alimentarse con la came de sus caballerias , pevmaneciendo 
en aquella ciudad liastaque pasarou dEspaila, como, Dios me- 
diante, se referird en su lugar. 
Ap^nas la nueva de la derrota y los pocos que habian esoapado 
?&g. 36. de la batalla llegaron * k Siria , Hixem y los habitantes de aque- 
lla region recibieron por ello grandisimo pesar. Arrepintidse el 
Califa de no haber mandado con las tropas de la Siria las del Irak 
tl otros puntos, a iin de evitar el reves suMdo per su poco nii- 
mero, y jurd que ?i Dios le daba vida, enviaria contra los rebel- 
des un ej6rcito de cien mil hombres, todos a soldada, y des- 
pues otros cien mil y asi sucesivamente, basta que no queda- 
sen sino 61 y sus bijos y los hijos de 6stos, y dun en tal case 
ecbaria suertes entre 61 y ellos , y si le tocaba, saldria personal- 
mente i combatirlos. Mandd, pues, A Hanthalaben Safwan Al- 
Quelbi, hermano de Bixr ben Safsvan, gobernador de Ifriki- 
ya, con treinta mil soldados, ordendndole que no pasase de 
esta region liasta recibir sus drdenes. Temia que los berberiscos 
se apoderasen de la referida comarca, y por eso hizo salir apre- 



* V^ase la desoripc-ion que de esta concuerda grandemente con nuestra 
batalla haco Isidoro Pacense , la cual Cronica. 



AJBAR MACHMUA. 



47 



suradamente k Hantliala. para que la defendiese liasta tantoque 
61 le ausiliase con tropas y dinero. Asi, en efecto, iohizo Han- 
tliala, d quien d poco remiti<i (el Califa) otro ej^rcito de veinte 
mil hombres. La batalla en que perecid Coltsoni con sus compa- 
neros . entre ellos Habib ben Abi 6baida, acaecid en el ano 122 ^ 
y Hanthala vinod Ifrikiya en 123^ llegAndoie despiies los socor- 
ros. Maigara reunidsus tropas para batallar con 61 en el ailo 124^,* * ^^s- 3^' 
y encontrdse Hanthala con los berberlscos, que venian il la pelea 
con dos ej6rcitos tan grandcs, que no cabe numerarlos. Estaba 
(el Califa) Hixen a la sazon adoleciendo de la enfermedad de que 
murid, y lue han contado, — Dios sabe si serA cierto, — quo de- 
cia : "jAh, Hanthala! Gombate priuiero con uno y lu6go con 
otro ej6rcito"; por lo cual creyeron que deliraba. Ocurrid elen- 
cuentro, y estaba decretado (por Dios) que combatiesey venciese 
primero d uno de los ej6rcitos, en el sitio llamado Al-K'arn;(\x& 
en seguida contra el otro, que acaiupaba en el paraje de los Ida- 
los, y asi derrotd A los dos, al finalizar el ailo 124, escribiendod 
Hixem la npticia de estas victorias , y consultcindole si debia per- 
manecer en el pais berberisco. Mas al llegar la carta espiraba 
Hixem, en el mes de Xailben del ailo 125 '*. 

Torna la relacion de la enlrada de lialch en IHspana. — Perma- 
necid Balcli (en Ceuta), despues de la muerte dcsu tio Coltsom. 
cerca de un ano, de tal suerte, que se comicron sus cabalgadu- 
ras y las pieles, y se hallaban prdximos ;i pereccr. Era wali de 
Kspaiia Abdo-l-M61ic ben KAtan , y cnccndieron hogueras dife- 



^ Diciembre 739 a Noviembre de 
740. Ebn Adzari (i, 41) dice quo la 
llegada do Coltsom a Ifrikiya fuc en 
Rainadhan de 123 (Julio- Agosto do 
741). 

2 26 de Noviembre do 740 a 14 
de Noviembre de 741. 

•^ 15 de Noviembre de 741 a 3 de 
Noviembre de 742. Ya m ha indica- 
do que todo lo que uuestro autor re- 



fierc do Mai<,!ara por o.sto tiempo es 
im eiTor, porquo hahia Hido aaesina- 
do antcH. Asi dico Nowairi, on ol 
Apdiidice al tomo i de la Hist, de los 
berheriscos de Ebn JaldoUj trad, de 
Slane. 

^ Junio de 743 ; poro no murio 
Hixcni en Xa^ben, sino el 6 de Ra- 
bie 2.' de 125 (6 de Febrero de 743). 



48 



AJBAR MACHMUA. 



rentes veces hasta que fueron h ellos pequefios barcos de Alge- 
ciras , y le escribieron pidi6ndoIe socorro, y procuraron ganar 
su voluntad , haci^ndole presente lo que debia al Califa y k los 
drabes; mas 61 no les atendid, intes bien (la idea de) que pere- 
Piig. 38. ciesen causAbale regocijo, porque teraia * le arrebatasen el po- 

der. Cuando los ^rabes de Espaila supieron que habian pedido 
auxilio, y que se hallaban en el ultimo extreme, un liombre de 
latribu de Lajm, liamado Abdo-r-Uahmen ben Ziyed Al-Ah~ 
ram ^, les envic5 dos cdrabos cargados decebada y mantenimien- 
tos; mas no bastaba esto para sus neeesidades , y vieronse de 
nuevo cercanos d la muerte. hasta que ilegd el tiempo en que 
brotaron los campos y se alimentaron de legumbres y yerbas. 

Aconteci<5 , en tanto, que los berberiscos espaiioles , al saber el 
triunfo que los de Africa habian alcanzado contra los drabes y 
demas siibditos del Califa, se sublevaron en lascomarcas deEs- 
pafla, y mataron d ahuyentaron a los arabes de Galicia, Astor- 
ga y demas ciudades situadas allende las gargantas de la sierra 
(de Guadarrama), sin que Ebn Kdtan tuviese la menor sospecha 
de lo que sueedia hasta que se le presentaron los fugitives. To- 
dos los drabes de los extremos del norte de la peninsula fueron 
impelidos hicia el eentro, -k excepclon de los que babitaban en 
Zaragoza y sus distritos , porque eran alii mas numerosos que los 
berberiscos, y no podian 6stos aeometerles. Derrotaron d los cuer- 



* Eate pasaje ofrecia biistante di- 
ficultad , por tener ei MS. la i»alabr!i 

jjt^ sin puiitos diaci'iticos (j,?-^*-^), 
lo cual no presentaba sentido satis- 
factorio. Despues do vdi-ias duda.s y 
conjeturas, M. Dozy hallo al fin, y 
tuvo la amabilidad de conmnicanne, 
la explicaciou del enigma. Lapalabra 

j^ pliu-al j_^ cqiiivalo k cdscara, 

y se la einplea para significar nn cas- 
caron de huero 6 de uuez. (Ebu Ba- 
tuta, II, 160.) En el lengimje fami- 



liar los arabes usabau este vocablo, 
conio se iisan otros eqnivaleiites eu 
varies idionias europeos, para desig- 
nar un barco do pequefias diinensio- 
nes, seguii aparece de Al-Makkari 

(l, 163, liu. 17) : J^ j=^\ \3jd. 

aSurearon cl mar en cuantos barcos 
y pequefias lauchas pudieroiu) 

'^ Segun Ebn Hayyan (en Al-Mak- 
kari, II J 12), se liamaba Ziyed beu 
Amr, 



AJBAR MACHMU^. 



49 



pos de ej^rcito que Abdo-l-M61icmand(i contra ellos, y mataron 
k los ^rabes en v^rias comarcas, visto lo cual, temiendo que le 
sucediese lo que iiabia acontecido k los de TAnger. y con notioia 
de los aprestos que hacian contra 61 , no lialld el wali medio me- 
jor que solicitar la ayuda de los siriacos. Envidlps barcos en que 
se trasladasen ^ Espafla por pelotones , las remitid viveres y man- 
tenimientos , y pusoles por condicion que le enti-egasen diezper- 
sonajes de los mAs importantes de cada division *, para tenerlos * P% 39. 
como rehenes en una isla, y que, torminadalaguemi, los tras- 
portaria de nuevo a Ifrikiya. Convinieron on ello y aceptai-on 
el pacto, exigiendo ;'i su vez que se los trasladase despues ti Ifri- 
kiya todos juntos, y no separadamente , y quo se les llevase A 
punto donde no fuesen iaquietados por los berlieriseos. Venia con 
los siriacos Abdo-r-HaUmcn ben Habib, cuyo padre babia muer- 
to en Nacdora '. 

En el arlo 123 ^ fu6 cuando Abdo-l-M6Uc los trajo A Espaila, 
yrecibidos los rebenes, los depositd en la isla do Umm Hd- 
quim ^ en el mar. Estaban los siriacos en el ultimo estado de 
miseria y desnudez, sin m<^s abrigo que sus corazas. Al llegar k 
Algeciras encontraron pieles adobadas en abundancia, de las 
cuales se hicieron madra&s \ y despues en Cdrdoba Ebn KAtan 
vistid A los caudillos principales, y les repartid dadivas : no 
siendo esto bastante, los Arabes de Espafia , tan opulentos como 
reyes, los recibieron, visticndo cada cual i\ los mas principales 
de su tribu, y haci^ndoles tantas larguezas, que quedaron equi- 
pados y hartos ". 

Oongregados los berberiscos de Galicia, Astorga, M6rida, Co- 



' Antes ba dicho Bacdora. 

2 De 26 de Noviembre de 740 k 
14 de Noviembre de 741. 

•^ V(5ase el Indice geografieo. 

■* Madrafi, era un traje de lana 6 
pelo, que soHan usar los esclavos y 
gente pobre. (Vdase Dozy, Dkixon- 
jiaire des vitemmts chez les arahes, 
P^g. 181.) 



'■' E.sta tradicioii de la venida de 
Balcb cs mucbo inus verosfmil que 
la referida por Ebn Al-K<itiya, no- 
gun el cual desembarcaron ha siria- 
cos en Algeciras , i despecho de Ab- 
do-l-M(51ic. Ooncuerda ademas nucs- 
tra Cronica con Ebn Hayyan (en Al- 
Makkari , n , 14) y con Ebn Adzari 
(u ,30). 



50 AJEAR MACHMUA. 

* Pdg. 40. ria y Talavera, eligieron por jefe k Ebn K* y con un ej^r- 

cito muuraerable pasaron el rio Tajo, en busca de Abdo-1-M^lic 
ben K^tan, el cual mandd contra ellos d sus dos hijos KAtan y 
Omeyya, con los siriacos companeros de Balch y los beledies 
de Espana. Cuando supieron los berberiscos que este ej^rcito se 
hallaba prdximo, rasur^ronse la oabeza, aimitacion deMaicara, 
a fin de no ocultar la causa que defendian y de no confundirse 
(con los contrarios) en la batalla. Asi se acercaron k la ciudad de 
Toledo. Kitan y Omeyya, con sns tropas respectivas, vinieron 
a sa encuentro, y trab^se una recia pelea en tierras de Toledo, 
sobre el Guazalate. Los siriacos acometieron con furia y batalla- 
ron como quien busoa la muerte , hasta que Dios les concedid que 
los berberiscos Yolviesen la espalda, 6 hicieron en ellos tan gran 
matanza, que casi los exterminaron , sin que escapasen (con vi- 
da) m^s que aquellos d quienes no pudieron dar alcance. Los si- 
riacos cabalgaron en los caballos y vistieron las armas (de los 
vencidos), dividi^ndose despues en varies destacamentos . que 
fueron inatando berberiscos por toda Espana, liasta extinguir 
compIetaDiente el fuego de la rebelion, Concluido esto, volvie- 
ron k Cdrdoba, y Abdo-l-M61ic les dijo : «Salid.— Prontos es- 
tamos, contestaron, si nos Uevas 6. Ifrikij^a. — No tengo, dijo, 
barcos suflcientes para trasportaros juntos , porque ahora poseeis 
esclavos, caballos y equipajes; salid para Ifrikiya en pelotones 

^ v&g. u. separados.— No saldr^mos, replicaron, sino todos reunidos "".— 

Marchad k Ceuta.— ^Asi quieres exponernos, exclamaron, d las 
iras de los ■berberiscos de Tanger? Mas nos valiera que nos arro- 
j^u-as k los abismos del mar." Y viendo lo que pretendia hacer 
con ellos, sublevdronse contra Abdo-l-M61ic, le expulsaron del 
alcclzar, aposentaron en 61 k su jefe Balch, y le proclamaron. 
Ebn Kitan pasd k habitar su casa, que era la llaruada de Abd 
Ayob , y sus dos bijos huyeron, el uno k Merida, y k Zaragoza el 
otro, donde permanecieron algunos dias concertando su plan, si- 
gui^ndose una gran perturbacion en Espana. 

* El nombre aparecc en el MS. escrito muy confusainente. 



AJBAR MACHMUA. 



51 



El Gobernador de Algeciras habia dejado de asistira los rehe- 
nes , que se encontraban en la isla de Umm IMquim, con los ali- 
mentos y agua que necesitaban, pues en la isla no hay agua 
ninguna, y a consecuencia de esto murid uno de ellos, noble 
personaje de Siria. Lu6go que Balch dispuso que fuesen puestos 
en libertad, quejdronse del mal tratamiento que Ebn Katan les 
habia tenido, y de la muerte de su compailero, que habia pere- 
cido de sed, y le dijeron : « Conc6denos la venganza {matando 
d Abdo4-M61ic).» Balch les contest(3 : .>No hagais tal, porque 
pertenece d la tribu de Koraix, y la muerte de vuestro compa- 
ilero fu6 sdlo per un descuido : esperad , y ver^mos qu6 giro to- 
man las cosas." Mas los Yemenies se levantaron como un solo 
hombre, importunaron A Balch, y le dijeron : "^Tratas de de- 
fender k los Modharies?.. Temiendo ent(5nces 6ste las violencias 
de los sublevados *, y el promover una discordia, mandd que sa- * P^g- 42. 
caran k Abdo-l-M61ic. Era ya tan anciano, que parecia (por su 
canicie) polio de avestruz, pues tenia 90 auos 6 mds. Habia es- 
tado en la batalla de Harra con los medinenses \ y huyd desde 
alii k Ifrildya. Ibanle diciendo cuando le conducian : « Tii eres 
el fugitive que escapaste en Harra al filo de nuestras espadas, y 
para vengarte de aqueila derrota nos has puesto en el trance de 
comer perros y cueros , y has hecho traicion al ej^rcito del emir 
de los creyentes. » Condujeronle ii la cabeza del puente , y le ma- 
taron y crucificaron t la izquierda del camino, crucificando k su 
derecha un cerdo, y un perro k su izquierda ^. Un dia permanecid 
alii su cadaver, hasta que por la noche vinieron sus liberies ber- 
beriscos de Almod(ivar y le robaron. Tomd aquel paraje el nom- 



^ La batalla de Harra fue ganada 
por las tropas del califa Yecid , al 
mando de Moslinij contra los medi- 
nenses , que se habian sublevado, ahu- 
yentaudo al Grobernador y declaran- 
do destituido al Califa. (V(5ase Dozy, 
Histoire des musulmans d'Espagm, 
I, 91-105.) 



^ Esdeadvertirque, seguncuenta 
EbnHayyan (en A]-Makkari,ii, 12), 

Abdo-1-M^lie habia becho otro tanto 
oon aquel compasivo drabe de la tribu 
de Lajin, que habia enviado 4 Balch 
dos barcos con vfveres, cuando se 
hallaba en el liltimo estado de mi- 
seria. 



52. AJBAE MACHMUA. 

bre de Maslib (lugar de crucifixion) de Abdo4-M^lic ben Katan, 
y le conservd kasta q^ue Ydcuf fu6 nombrado wall y Omeyya ben 
Abdo-l-M61ic eonstruyd en aquel sitio una mezquita , perdiendo 
su antigua den ominacion y llam^ndose mezquita de Omeyya. 
Fu6 destruida el dia de la sublevacion de los cordobeses contra 
Al-Hacam ben Hixem, quedando el sitio abandonado, y perdien- 
do sus dos anteriores nombres de la crucifixion y mezquita, ex- 
cepto para los que conocen este suceso. 

Asi que llegd t notlcia de los bijos de Abdo-1-M^lic lo acae- 

cido, consiguieron reunir un ej4rcito de las iejanas comarcas de 

Narbona . y de beledies y berberisccs , pues aunque sus espadas 

*p%. 43. goteaban aiin sangre berberisca *, consintieron estos en ayudar- 

les , buscando ocasion de vengarse de los siriacos , para bab^rse- 
las despues con los beledies, terminado este asunto. Vinieron 
K^tan y Omeyya, en union con Abdo-r-Rabmen ben Habib, 
que habia side de los de Balcb , y al ver lo que habian hecho 
con Abdo-l-M6lic, se habia separado de 61 y de la causa siriaca, 
y con Abdo-r-Eahmen ben Alkama Al-Lajmi, gobernador de 
Narbona. Traian un ej^rcito de cien mil hombres 6 mds contra 
Balch y sus companeros, queestaban en Cdrdoba. Muchos fugi- 
tivos de la expedicion siriaca, que habian andado errantes por 
alquerias y montes y por las comarcas de IMldya, sin medios 
de vol ver a Sirla, habian venido t reunirse con 6ste, y consti- 
tuian un ej6rcito de doce mil hombres. sin contar los muchos 
esclavos que habian tornado de los beledies y berberiscos. Salie- 
ron, pues, y Uegaron k dos barid^ de Cdrdoba al lugar 11a- 
mado Acua Bortora ^, donde Balch embistida los enemigos con 
sus tropas. No pudieron resistirle ni mantenerse mucho tiempo; 
pero Abdo-r-Rahmen ben Alkama Al-Lajmi, tenidoporelmejor 
caballero de Espana, dijo : <Mostradme a Balch , pues, vive Bios, 

^ Un larid es el espacio que puede sean de seis i doce millas , y esta lil- 

recorrer un cahallo de posta, y en tima distancia es la que mas gene- 

euya exacta medida no estdn confor- ralmente se designa cod el nombre 

mes los autoj^es : segun pareee , va- de harid. 
riaba de dos i cuatro parasangas, 6 ^ V^ase el Indice geogr^fico. 



AJBAR MACHMUA. 53 

que he de matarle 6 morir d sus manos. » Mostrdronselo, con efec- 

to, dici^ndole : -Aquel es del caballo bianco..' Acometid entdn- 

ces con lacaballeriaaragonesa, y retrocediendo los siriacos hasta 

dejar en descubierto i Balch, que tenia en su mano la bandera, 

didle dos cuchilladas en la cabeza *. Al-Hosain ben Ad-Daclin * P%. 44, 

Al-6caili cargd contra Abdo-r-Rahmen , y le asestd varios gol- 

pes , forzandole & que le hiciera frente , por manera que ap^nas 

se detenia en algun punto, Al-Hosain le perseguia con la caba- 

lleria de Kinnesrin , obligdndole k desistir de su empeilo y a de- 

fenderse, y d^ndole furiosas acometidas , hasta Uegar A sus filas 

y golpearle en medio do elias. Mas era Ebn Alkama caballero do 

grande esfuerzo, bien prevenido, y cubierto ademas con tan bien 

templadas armas , que en ellas no hacia mella alguna la espada 

de Al-Hosain. Emprendieron al tin precipitada fuga {beledies y 

berberiscos) , y sigui6ronles (los siriacos), matando A unos y cau- 

tivando d otros. Volvi6ronse en seguida, y Batch murid a los 

pocos dias, de las heridas que habia recibido de Alkama, segun 

unos, y segun otros, porque le llegd su hora, Dios lo sabe. 

Bligieron entdnces (los siriacos) por wall d Tsaalaba ben ^a- 
lama Al-Amili, contra el cual sejuntaron beledies, Arabesy ber- 
beriscos en M6rida, reuniendo un ejercitotan considerable, que 
no tenia aqu61 fuerza bastantepara resistirle. Salid, sin embar- 
go, y combatid valerosamente ; mas no alcanzd ventaja ninguna, 
y tuvo que encerrarse en la ciudad de Merida, y mandar un emi- 
sario al lugarteniente que habia dejado en Cdrdoba, para que 
fuese 6 el con las tropas que alii quedaban , A fin de combatir ^ 
los beledies. Estando de esta suerte, cercado en M6rida por l)ele- 
dies y berberiscos, pues 6stos eran los mds nuraerosos, llegd la 
fiesta del Fitr d de Adha \ y como observase *" Tsaalaba que (con * pdg. 45. 
tal motivo) se descuidaban y diseminaban , hizo una salida al 
amanecer del dia de laliesta, los derrotd con gran matanza, y 
redujo k cautiverio sus mujeres 6 hijos, cosa que ni el mismo 

' La fiesta del Fitr era al termi- 1." de Xawel; y la de Adha el 10 de 
par el ayuno de I^inadliaJi , 6 sea el Dzul-Hicha, 



54 AJBAR MACHMUA. 

Balch se lialjia atrevido 4 hacer, toman do el camino con diez mil 
6 mas prisioneros , liasta acampar en la almazara de Cdrdoba. 

El Gobernador de Ifrikiya habia Uegado ^ saber el estado de 
lascosasde Espana; la gente mas honrada (de este pais) habia 
aoudido 6, el y le habian escrito algunos , rogAndole que les man- 
dase un wall 6. quien todos reconociesen y prestasenobediencia, 
asi como al Califa , i fin de que tanto beledies como siriacos se so- 
metiesen k su autoridad , pues (de lo contrario) les amenazaba la 
muerte y temian la desventura de sus famiiias. 

Tsaalaba, en tanto, acampado en la almazara, vendia entre 
sussoldados los hijos y mujeres de los beledies, habi6ndosenos 
referido que enajenaba sus xeques al que m6nos ofrecia por ellos, 
y que puso A la venta A Ebn Al-Hacan, oriundo de Medina y es- 
tablecido enEspafIa, y a Al-Harets ben Aged, medinense tam- 
bien y de la tribu de Clioliaina , con un pregonero que gritaba : 
«^Qui6n compra a la baja estos dos xeques?» y contestd otro : 
"Diez adinares doy por unode ellos. B — El pregonero dijo: «^Qui6n 
da m6nos?» y asi ■continu(5 , liasta vender uno por un perro y otro 
por un cabritillo. En esto se hallaba ocupado Tsaalaba, cuando 
\\eg6 Abd-1-Jatar Al-Hocam ben Dhirar Alquelbl, nombrado 
* Hg. 46. gobernador por iHantbala * hen Safwan, d nombre del califa 

Al-Walid ben Yecid \ el cual los encontrd aiin acampados en la 
almazara. Era (Abo-l-Jatar) un noble siriaco , natural de Damas- 
co, y todos le atendieron y prestaron obediencia, siriacos y be- 
ledies. Did libertad a los prisioneros y cautivos, Uamandose por 
esta causa su ejeroito el de la salvaclon , y aundndose todas las 
voluntades. Huyeron Tsaalaba ben yalama, Otsmen ben Abi Ni- 
pa y otros diez personajes siriacos, amnistid a los dos hijos de 
Abdo-l-M6lic ben K^tan , y acomodando a los siriacos en las di- 
ferentes comarcas, aquietdse el estado de los espanoles. 

* Al-Walid ben Yecid reino desde Febrero de 743 a Abril de 744. 



AJBAR MACHMUA, 



55 



Relacion de la entrada (U Ahdo-r-Rahmen hen Moawiya en 
Espma; de las causas de este suceso y del Urmino que luvie- 
ron sus mcisitudes; lo cual, si asi place a Dios excelso, re/e- 
rir4 en compendio. 

Cuando d Meruan ben Mohammad *, Dios se apiade de 61, su- 
cedio lo que es sabido, y derrocado el poder do los Benu-Oniey- 
ya en Oriente, se apoderaron los Benul- Abbas del niando, sien- 
do muerto en el ano 32^ Meruan, cuya cabeza fu6 remitida (i 
As-Saffah, y despues a Abo-l-Abbas ^ que estaba acampado en 
Bagdad, persiguid As-Saffali a los Benu-Omeyya en donde quie- 
ra que se encontraban , matdndolos y someti6ndolos ^ ignomi- 
niosas penas. Habiendo aprehendido a Aban ben Moawiya, cor- 
tdle una mano y un pi6 , y fu6 paseado per las comarcas de Siria, 
con un pregonero que iba junto k el gritando : « Este es Aban ben 
Moawiya, el mejor caballero de los Benu-Omeyya-, basta 
que murid *. Mataron las mujeres y los nifios, y degollaron k 
Abda , hija de Hixem ben Abdo-l-M61ic , porque habi^ndole pre- 
guntado porlos tesorosy joy as, no quiso contestarles palabra. 
Los principalcs personajes de la familia Benil.-Omeyya, que 
tenian renombre y poder, huyeron y se ocultaron entre las tri- 
bus ^rabes d entre el oscuro vulgo, por manera que no pudie- 
ron ser hallados. De estos fueron Abdo-l-Wdhid ben yuleiman \ 
Algamr ben Yecid ^ y algunos otros. Viendo (los Abbasies) que 
de esta suerte no iban i conseguir su propdsito, se aseguraron 



Tig. 47. 



* Meruan fue el liltimo de los ca- 
lifas de la dinastia Omeyya, Reino 
desde Dioiembre de 744 a Agosto 
de 750. 

2 El ano 132 principio el 20 de 
Agosto de 749 y concluyo el 9 del 
mismo mes de 740. 

•* Nuestra Gronica confunde los 
nombres de estos personajes. Abol- 
Abbas y As-Saffab son una misma 
persona, y en vez de As-Saffah de- 



beria decir Abd-AIlab ben Aly, que 
f'u^ quien persiguio mas cruelmente 
a los Benu Omeyya. 

^ Abdo-1-Waliid hijo de Qulei- 
man ben Abdo-I-M6]ic , 6^i)timo ca- 
lifa Omeyya. 

■'* Al-Gainr era hijo del califa Ye- 
cid 11, noveno de los Oraeyyas, y 
hcrmano de Al- Walid II , undecimo 
de la misma dinastfa. 



56 AJBAR MACHMTJA. 

de (Juleiman ben Hixem ^ temiendo que se apercibiese de su 
perfidia y se fugase, y publicaron que estaban arrepentidos 
de lo hecho, que concedian amnistia d los que quedaban, y 
que cesaban las ruuertes. Escribieronles que al emir de los cre- 
yentes pesAbale lo acaeoido con los Benu-Omeyya , que queria 
dejarlos con vida , y que habia mandado (a los gobernadores) que 
les otorgasen cartas de seguridad, y que uadie los luolestase ni 
se les opusiese, divulgandose esto per toda la Siria y en el ej6r- 
cito que estaba acampado en Cascar ^. Lu^go que cundid la no- 
ticia, enviaron legados, y amnisti^ronse setenta y tantos indi- 
viduos, todos de la estirpe Benii-Omeyya, con la sola excep- 
ciondeun parienteporafinidad, que era de la tribu de Quelb, 
y un liberto suyo. Entre ellos estaban Abdo-1- Wahid, Algamr, 
Alasbag ben Mohammad ben f^'aid y otros muchos cuyos nom- 
bres ignoro. Ap^nas se prcsentaba uno, le agasajaban y hospe- 
daban, d^ndole las mayores seguridades, y persuadi^ndole A 
* Pdg. 48. que no hallaria la menor contrariedad para * llegar al emir de 

los creyentes, el cual estaba en dnimo de perdonarlos y no aten- 
tar contra su vida. 

Un xeque, A quien doy cr^dito, me ha referido que se expi- 
dieron cartas de seguridad para que volviesen todos los fugiti- 
vos ; mas Yahya hen Moawiya ben Hixem ^ que moraha en un 
paraje 6. siete milks del cual acampaba con sus tropas Qdlih ben 
Aly \ no se movid como los demas (Benii Omeyya) que alii ha- 
bia, dntes bien dijo : ■< Cuando veamos lo que les pasa, podr^- 
raos presentarnos al ej^rcito.- Kstaha, en efecto, cerca de 61. 
Esperaron, pues, A ver lo que sucedia, y en esta espectativa 
estuvieron algun tiempo, hasta que vinieron de Medina, del Irak 



' Quleiman, liijo de Hixem, d^- ^ Herniano de Abdo-r-Rahmen, 

cimo califa Omojya. que fue despues rey de Espana. 

2 El texto parece dccir Coscor, * Cdlili ben Aly era el general de 

pero el diccionario geogrAfico titula- las tropas abbasies que mate A Me- 

do Meraskl Al-Ittild dice Gascax, qae ruan, remitiendo su cabeza a Abd- 

es un distrito entre Oufa y Basra (ii, Allah ben Aly, y hte al primer ca- 

p%. 497). Ufa Abbasi , Aboj Ihh^ As-gaffab, 



AJBAR MACHHUA. 57 

y de Egipto los Benii Oineyya que habian huido. Entdnces Yah- 
ya ben Moawiya envid un emisario para que se enterase de lo 
que les acontecia , el cual , viendo cdmo los soldados los mata- 
ban, volvid apresuradamente. Arrepentido ^ (Yaliya), no tuvo 
tiempo de huir, y llegando la caballeria k aquellaaldea cercana, 
fu6 sorprendido y inuerto. Con 61 residia en la alqueria el emir 
Abdo-1-Rahmen ben Moawij^a; masse hallaba aquel diade oa- 
za. y con noticia que tuvo A media noclie de lo ocurrido, huyd, 
encargando que su hijoAbd Ayob ysus dos hermanasUmm Al- 
Asbagy Amat-or-Rahmen fuesen despues h unirse con 61. 

Confornie iban llegando los Benu Omeyya a As-Saffah ^ este 
los iba reteniendo, liaci6ndolos entrar en su tienda, para man- 
darlos despues, segun decia, al emir de los muslimes '. Lu6go * Pjig- 49, 
que estuvieron todos reunidos , separd a Abdo-1-Wdliid, hizole 
sentar cerca de su persona, como para manifeslar su reconoci- 
miento por los beneficios que le debian (los Abbasies), y comenzd 
k hablarle de este asunto y a mostr^rsele de muy buen ^nimo. 
En tanto permanecian de pie guardias armados de mazas de hier- 
ro, y habiendoles hecho una sefial, dijo : <- Derribad sus oabe- 
zas.» Al momento fueron muertos A goipes de raaza. Despues ^ 

dijo k Abdo-i-WAMd : «No es razon que tii sobrevivas k lostu- 
yos y A tu poder; mas te concede que mueras k espada»; y dada 
la drden , fu6 decapitado. Lo mismo hizo con Al-Gamr ben Ye- 
cid, mandando sus cabezas a Abd-1-Abbas, el cual. ap6nas las 
recibio, mandd que fuese tambien decapitado ^!uleiman ben Hi- 
xem. Los demas Benu Omeyya, al saber el perdon, habian re- 
gresado k sus moradas en las rads apartadas regiones, donde fue- 
ron muertos , completAndose con ellos la gran matanza, quesu- 
cedid junto al rio Abd Fotros ^, pues eran setenta y tres. A este 



' Es decir ; arrepentido dc no ha- "' El rio Abo Fotros nace cerca de 

her hnido, 6 dc no habersc ocultado las montafias de I^aplusa, corre al 

antes. N. de Ramk y desembooa en el Me- 

^ Entiendase a Abol Abbas, como diterrdneo junto a Jaffa. (Merdsid, 

se ha indicado antes. ni, 643.) 



58 AJBAR MACHMUA. 

acontecimiento alude Hafs ben AnnOman (en los versos que di- 
cen) : 

"^Ddnde estdn los dadivosos, los principes, los hijos de los 
ilustres, los nobles? 

"Alque pregunteporellos (decid) que estAn donde 

* sobre los f6retros.» 

* Pag. 50. * Perseguidos los Benu Omeyya , Imyeron pop diferentes pai- 

ses» y sabiendo per tradicion que al Occidenle se hallaba su lu- 
gar de reposo, a Ifrikiya se dirigieron la mayor parte , entre elios 
As-Sifyani, elrebelde, los dos hijos de Al-Walid ben Yecid, 
Al-Asi y Muoa ^, y Habib ben Abdo-l-M6lic ben Aiiir ben Al- 
Walid ^ Antes habian huido a este punto, cuando el califaMe- 
ruan fu6 muerto, Cliozay ben Abdo-1-Aziz ben Meruan y Abdo- 
1-M6lic ben 6mar ben Meruan ^; de suerte que en Ifrikiya se 
reunio gran numero de ellos, siendo gobernador de esta region 
Abdo-r-Rahmen ben Habib ben Abi Obaida, de la tribu de Fihr, 
el cual no mostrd repugnancia alguna en que alii se refugiasen. 
Uno de los que se acogieron c^ este pais fu6 Abdo-r-Rahmen 
ben Moawiya ben Hixem , cuyas primeras aventuras , que refe- 
rir6 brevemente . fueron de esta manera. Al publicarse la am- 
nistia de los del rio Abd Fotros era mancebo de poca edad , pues 
contaba, cuando estalld la revolucion de los Abbasies, 17 anos; 
y regresando d su morada de Dair Hanna ^ en el distrito de Kin- 
nesrin , permanecid alii con sus hermanos y algunas otras per- 
sonas de su farailia, que se habian reunido. Ya tenia por aquel 
tiempo un hijo, Uamado ^uleiman, y de sobrenombre Abo Ayob, 
que habia nacido en el ailo 30, reinando Meruan. Uno que habia 

' Pag. 51. oido referir d Abdo-r-Rahmen * varies pormenores delprincipio 

de su fuga , me ha contado que decia lo siguiente : « Cuando se di- 
» vulgd la nueva de nuestra amnistia, mont6 a caballo para salir de 
»recreo, y ausente me encontrabacuando ocurrieron los asesina- 

* Faltan algunas palabras en este ■* Nietos de Meruan I. 

y^^o, ■■> Dair Hanna es el monaaterio do 

2 Hijos del ealifii Al-Walid II. Ana 6 de Santa Ana, 
■* Biznieto de Al-Walid I. 



AJBAR MACnMUA. 50 

"tos : volvi a mi casa para procurarlos inodios de salvarme con 
-mi familia, y abandonando aqiiel lugar, me M {i una alqueria 
'■situada A orillas del Eufrates , que tenia inuclia arboleda y bos- 
»que. Mi deseo era pasar A Occidento, por la si.i^^uiente an6cdola 
'■que me babia ocurrido. AI fallecer mi padro, on vida de mi 
>»abuelo. dejandome do pocos afios, me Uevarou con mis berma- 
'•nos A la Kusafa, donde mi abuelo so Imllaba. lAIa^lama ben Ab- 
xdo-l-Melic * ann no liabia mucrto. y ostabamos parados en la 
"puerta en nviestras cabalgaduras, cuando Maolama pregunto 
"■quienes 6ranios ; dijeronlo que los lui6ri"anos de MoiYwiya. y con 
»los ojos arrasados en U^grimas nos fu6 ilamando dos Ados, hasta 
'■que mo lleg-() la vez. Lu6go que le fui prosentado, metorad yme 
"besd, y liabiendo diclio k nuestro ayo que mo bajasc do la ca- 
• balgadura. me colocd delanto de 61, y comenzd A besarmo y A 
"llorar amargamente, sin Uamar A ninguno de mis hermaiios 
»mAs pequeilos , preocupado coumigo, y sin querer sopararso de 
-mi , que estaba colocado delanto de ^1 on la silla do su caballo. 
"Salid en esto mi abuelo (Hixem), y cuando le vid. dijo : ; Qui6n 
»es 6se, ob Abd yaid {Maclama)?~Uno de los pequofluelos do 
»Abd Moguira, que Dios haya perdonado, replied Maclamu; y 
»aproximAndose a mi abuelo, ledijo : El succso se acerca; * este * p^g. 62. 
"es. — ^Es 61? preguntd (mi abuelo). — Si. por Dios (contestd). 
»pues he observado en su rostro y cuello los signos distintivos. 
" — Entdnces llamaron al ayo y me entregaron A 61. Tenia yo A 
'■lasazon 10 aiios, pocomAs dmenos, y mi abuelo me distinguia. 
»me enviaba regales y mandaba por mi todos los meses , porque 
"OstAbamos en el distrito de Kinnesrin , y entre nuostra morada y 
"la suya mediaba una Jornada. De esta manera continuamos has- 
"taque murid. Abii yaid Maelaraa habia muerto dos ailos Antes. 
»Esta era una de las cosas que habian quedado lijas en mi me- 
»moria. 
•Estaba yo cierto dia sentado en la casa quo habitAbamos en 



^ Maclama ben Abdo-I-Mf^ljc era hermano de Hixem , abuelo de Abdo- 

r-Kahmen, 



60 AJBAR MACHMUA. 

"laalqueria mencionada, sin haber tenido aiin noticia de que 
»los Abbasies se aproximasen ; me hallaba a la sombra de la ca- 
»sa, acometido de una fuerte irritacion A ios qjos, y con un pane 
megro me ocupaba en limpiarme las particulas molestas que se 
>>me introducian, en tanto que el nino ^'uleiman , que entdnces 
"Contaba cuatro aiios prdximamente, jugaba en la puerta. De 
"pepenteentrd y se arroj d en mi f alda ; yo le separe, por lamo- 
"lestiaque me aquejaba, pero volvid A repetir la misma accion, 
»y comenzd 4 decir lo que suelen Ios mucbachos cuando estdn 
»asustado3. Sali y vi aparecer las banderas (Abbasies). Al mismo 
"tiempo entrd mi hermano Fulano y me dijo : -< He visto A Ios Ab- 
"basies." Yo, que tambien Ios habia visto, por el incidente refe- 

* 1'%. 53. "rido del nino *, tom6 algunos adinares que pude encontrar, y 

"parti con mi hermano manor, despues de haber enterado i mis 
"dos hermanas Umm-Al-Asbag y Amat-er-Rahmen de la direc- 
"cion que pensaba tomar, y de haberles prevenido que me man- 
"dasen d mi criado con lo quepudiese necesitar, si lograba sal- 
"varme. Las tropas Abbasies llegaron d cercar la alqueria, y 
»lu6go la casa , mas no encontraron rastro. Seguimos nuestro ca- 
'■mino, y lu6go que mi liberto Bedr se \mi6 conmigo, continue 
"hasta encontrar A orillas del Bufrates un hombre, 5, quien en- 
"cargue que me comprase cabalgaduras y algunas otras cosas 
«que necesitaba; pero mi^ntras le aguardaba, un esclavo 6 li- 
"berto suyo salid en buscadel jefe Abbasi yle dirigid Mcianos- 
"otros. Be repente oimos el ruido de la caballeria que se acercaba 
'■A la alqueria : huimos a pi6, a todo correr; pero fuimos desou- 
>'biertos, y habi6ndonos refugiado en unosjardines junto alEu- 
"frates, comenzaron arodearnos. Entdnces procuramos ganarles 
"la delantera, y habiendo logrado llegar antes que ellos al rio, 
"Hos arrojamos i el. Cuando Uegaron A la orilla, comenzaron i 
sgritarnos t^Volved; nadateneisquetemer." Yo, sin embargo, 
»nadaba, y nadaba mi hermano, Aquienapocotrecho dej6atras. 
"Volvime lidcia 61, al llegar a la mitaddel rio, paraayudarle y 

* Pag. 54. »animarle a que se me uniese; pero jay, Dies! * al oir aque- 

"llas palabras de paz quele dijeron, habia vuelto apresurad^.-^ 



A 



AJBAR MACHMUA. 61 



»mente, por miedo de ahogarse, corriendo asi k la muerte. Yo 
»le gritaba : «V6n aca, amado mio »; pero no quiso Dios que me 
»oyera, y continue : yo tambien segui (en direccion opuesta) 
"hasta pasar el rio. Aigunos enemigos estaban desnuddndose 
"para arrojarse k nado en mi seguimiento; despues desistieron, 
"COgieron almuchacho y ie cortaron la cabeza d mi vista. Te- 
»nia 13 anos. Dios se haya apiadado de el. Yo en seguida me 
•>alej6. .. Aqui termina la relacion de Abdo-r-Rahmen. Otros son 
los que refieren que llegd al distrito de Palestina, cuando ya 
Umm Al-Asbag, que era su hermana uterina , habia mandado t 
Bedr, criado de Abdo-r-Rahmen, y k y61im Abd Xuchaa, que 
lo era de ella, con dinero y algunas albajas , y reunidos con el, 
no s6 en qu6 punto, caminaron hasta llegar k Ifrikiya, donde ya 
habian acudido muchos de su familia. Era por aquel tiempo go- 
bernador de esta provincia Abdo-r-Ralimen ben Habib, con el 
cual estaba un judio que habia side amigo de Maelama ben Ab- 
do-1-Azlz ^ y solia decir que habia de hacerse dueiio de Espa- 
fia un individuo de r^gia estirpe, llamado Abdo-r-Rahmen, el 
cual tendria dos rizosde pelo sobre la frente. Ebn Habib, de- 
seando que en 61 se cumpliesela profecia, se habia dejado cre- 
cer los dos rizos ; mas el judio le dijo : «Tii no eras de estirpe de 
reyes. >- — Es cierto, vive Dios » , coutestd. Cuando * se le presentd * P%- 55. 
Abdo-r-Rahmen (ben Moawiya) , observd que tenia los dos rizos, 
y llamando al judio, le dijo : «Este es; pero yo le matar6.» El 
judio le replied : <- Si le matas , ciertamente que no ser^ 61 elpre- 
destinado; y si le dejas, puede que sea..> 

(Ebn Habib) levantd k poco un false testimonio k los dos hijos 
de Al-Walid ben Yecid, y los matd, haci6ndose dueno de sus ri- 

quezas, asi como a Ismail ben ben Abdo-1- Aziz , de cuya 

hennana seapoderd, cas^ndosecon elia. Tambien quiso sorpren- 
der k Abdo-r-Rahmen ben Moawiya; pero vinieron aZgunos k 
avisarle, y se decidid a abandonar aquel pais , saliendo con todos 
los de su familia que habian quedado, y que se esparcieron por 

* Deberiadecir:MaQlamabenAbdo-l-M^lic. 



62 



AJBAR JTACHMtJA. 



P%. 56. 



las comaroas berberiscas. Abdo- r-Rahmen marchd k un lugar 
llamado Baray, donde estuvo con una tribu dicha Micnesa , con 
lo cual pasd apuros que son largos de contar. Despues se separd de 
ella y se fu6 Mcia la costa del mar, hospedandose en Sabra con 
los de Nefza, que eran sus tics, porque su niadre pertenecia k 
esla tribu. Bedr estaba con el; pero y^lim se habia separado en 
Ifrikiya, porque era hombre de cardcter dure y col6rico, y es- 
tando cierto dia en la habitacion de Abdo-r-Ralimen , entrd k 
verle uno de sus tlos ; Uam^ronle , y como no despertase , mandd 
traer agua y se la ech(i en el rostro, de lo cual enojado, volviose 
a Siria con Umm Al-Asbag. *Abdo-r-Rahmen sintidmucho su 
separacion , porque era Abd Xuchaa (y^lim) conocedor de Espa- 
na, adonde habia venido con Muca ben Nosair, y habia perma- 
necido algun tiempo en ella guerreando. 

Torna elrelato delwaliado deAbol-JaliarenEspana.—VQumd.- 
necid en ella cuatro anos y seis meses, hasta el 128 \ Entre los 
que vinieron k Espana con el ej^rcito siriaco, estaba As-Somail 
ben Hdtim ben Xclmir ben Dzil Chauxan. Era oriundo de Cufa, 
y su abuelo X^imir, que matd k Al-Hosein ben Aly, fu6 muerto 
despues por Almojtar, por lo cual sus hijos salieron de Cufa y se 
fueron a Mesopotamia I Cuando se reunid la division de Kinnes- 

rin, vino con ella As-Somail , y pasd a Espana, por causa de ^ 

de sus companeros, Hegando a ser, por su superior valor y ge- 
nerosidad , jefe de los Kaisies de Espana. Pes^bale esto k Abo-1- 






J 



^ 3 de Octubre de 745 a 21 de 
Setiembre de 746. 

^ Al-Hosein ben Aly, nieto do Ma- 
homa, negose a reconoeer al califa 
Mo^wiya y a Yecid. En tiempo de 
este ultimo el Irak se sublev6, pro- 
clamando k Al-Hosein , y este tratd 
de marchar allA desde la Meca, para 
ponerse al frente de sus partidarios. 
Interceptado en cl camino, no lejos 
de Cufa, fu^ muerto por Xdmir. en 



Octubre de 640, con casi todos los 
que le acompanaban. Mojtar, jefe de 
los heterodosos dd Irak en tiempo 
del califa Abdo-l-M(51ic, matd des- 
pues k Xaniir, y fii^ k su vez muerto 
por Mos^b , general de Abdo-1-Md- 
lie, en ol ano 687. 

^ Dice el texto : ajU^^I ^^ ..^^ 

r ■ ■ 

«por causa de la sangre de sus com- 
paneros.)) No aparece con claridad 
cual es el pensamiento del autor. 



AJBAB MACHMUA. 



63 



Jatar, y cierto dia que estaba con su division, entrd As-Somail 

en su casa, y queriendo humillarle, le mandd abofetear y mal- 

Iratar. Salid As-Somail, fu6se A su casa, y convocando a los 

principales de sutribu, les expuso elagravio recibido. «Nosotros 

te seguiremos siempre.-, le dijeron, y.61 replied : "PorDios que 

no pienso poneros frente k frente de los de Kodlia;l y del Yemen, 

antes bien procurar6 halagarlos; invocar6mos ii los vencedo- 

res "" de Merch Rahit \ formar^mos alianza con las tribus de * PAg. 67 

Lajm y de Cbodzam , y nombrar6mos d uno de ellos para que en 

apariencia tenga el mando, mi6ntras nosotros lo teneinos de lie- 

cho. Escribieron . en consecuencia, k Tsuaba ben (^:alama . de la 

tribu de Chodzam y oriundo de Palestina . despues fueron a con- 

ferenciar con el. y al cabo condescendid, asi como las tribus de 

Lajm y de Chodzam. 

Al saber esto Abo-1- Jatar, salid d combatirlos con mucba gente 
de los espanoles ; mas Tsuaba encontr{51e junto al no do Sidonia. 
y Abo-1- Jatar fu6 derrotado y Iiecho prisionero. Pocos de sus 
companeros murieron, porque se mandd cesarla persecucion, y 
Uevando d Abo-1-Jatar aherrojado, entr(3 Tsuaba en la capital 
de Espaiia. Murid 6ste en 129 ^, al ailo de su mando, y convinie- 
ron los espanoles en obedecer d Yd^uf ben Abdo-r-Kabmen ben 
Okba ben N6fi Al-Fibri, despues de vehementes altercados, d 
pesar de los cuales no vinieron A las manos. Yaliya ben Horaits 
Al-Chodzami, oriundo del Jordan, se liabia proclamado jefe; 
Tsuaba ben Amr pretendid que 61 tenia mejor derecbo, y no ce- 
saron de'procurar avenencia entre todos ellos, basta que convi- 
nieron en reconocer d Ydcuf , d condicion de que dejase k Yabya 



* La batalla do Merch Ar-Raliit, 
6 de la pradera de RAliit , fn6 ganada 
por Meruan y los Yemenies contra 

los de Kais, en el afio 648. (Y^ase 
Dozy, Hist, des musulmans d^Espag- 
«e J I , cap. VI. ) No encontrdndose As- 
Somail con fuerzas bastantes para 
combatir k Abel Jatar con su tribu 

i 

sola, queria atraer k su causa k los 



Yemenies J levantaudo labanderado 
los venccdores dc Merch lldhit: es 
decir, proclamando la supremacia de 
los Yemeuies. Todo esto, eomo se ve- 
ra j era una anagaxa para conseguir 
cl supremo mandoj abationdo dea- 
pues a los Yemenies. 

2 De 22 de Setiembre de 746 k 10 
de Setiembre de 747. 



^^ AJBAB MAOHMUi. 

ben Horaits el mando del distrito de Rayya, que habitaban los 
► ng. 68. del Jordan, con lo cual este se convino; mas los de * Kodbaa 

reuni^ponse, y eligieron por su jefe a un fal Abdo-x-Rahmen ben 

Noaim Alquelbl. el cual allegd doscientos infantes y cuarenta 

caballos. acometid de noche el alcAzar de Cdrdoba , ahuyentd las 

guardias, sorprendid iaprision, y sacd d Abo-1-Jatar, huyendo 

con 61 aquella misma noche a hospedarse con los Quelbies y las 

tribus de Emeso, que le ampararon y defendieron. Despues de 

esta evasion no ocurrid nada nuevo hasta que resolvieron reco- 

nocercomowali^Ydcuf, quien, seguro en el poder, no tardd 

en destituir p6rfidamente del mando de la Cora de Rayya d Ebn 

Horaits , que escribid d Abo-1-Jatar, d fin de ponerse de acuerdo 

con 61. Contestd este : « Yo ser6 el emir » ; mas Ebn Horaits dijo : 

« Antes debo yo serlo. porque tengo tribu m^s numerosa que la tu- 

ya. '^ Los de Kodhaa , cuando vieron que la pretension de Ebn Ho - 

raits interesaba a la causa de los Yemenies, correspondieron d su 

Uamamiento y declardronle su jefe, conviniendo en ello todas las 

tribus del Y6men que habia en Espafla : Himyar, Quinda, Mad- 

zhich y Kodhaa. Las de Mddhar y lade Rebia, que era en Espafla 

poco numerosa. acudieron & ponerse bajo las drdenes de Ydeuf. 

De cada division separ^ronse tanto beledies como siriacos, yendo 

los nobles del Y6men con Ebn Horaits y los de Mddhar con Yd- 

P%. 69. cuf y As-Somail *. Cada cual se separaba del vecino para ir en 

busca de su tribu , sin que el uno se opusiera ai oti^o. Esta fu6 la 
primera guerra que hubo en Espafla con tal invocacion, pues 
Antes de este conflicto no se habia conocido, y fu6 el gran dis- 
turbio que hizo temer la p6rdida del Islam en Espafla, si Dios 
no le hubiera protegido. 

Ebn Horaits y Abol-Jatar fueron contra Ydsuf y As-Somail, 
y se acercaron hasta acampar k ia orilla del rio de Cdrdoba, 4 
la parte meridional de la ciudad, en la alqueria de Xecunda. 
Ydcuf y As-Somail pasaron con su gente ei rio, y despues de 
la oracion de la maflana trabdse el combate. Acometi^ronse con 
las lanzas desde los caballos, y rotas las astas. y aun firmes 
cuando ya el sol calentaba, retironse d corporal combate, y se 



AJBAR MACHMUA. 65 

apearon. Golpe^ronse con las espadas, y hechas pedazos, trab^- 
banse de manos y cabellos con tal deniiedo, que no se liabia vis- 
to en el Islam otro igual, si se exceptua el que se mostrd en la 
batalla de Siffin *. No eran muclios unos ni otros; pero si gente 
escogida de una y otra parte, y cast iguales en niimero, exce- 
diendo en poco los Yemenies. Ninguno podia rendir 4 su adver- 
sario, y herianse en el rostro con los arcos y aljabas, y arroja- 
banse mutuamente punados de tierra. En esto dijo As->Somail * * Pig. so. 
k V(5cuf : «^En qu6 nos detenemos, cuando a nuestra espalda 
hay un ejercito, del cual nos habiamos olvidado?— ^CuAl es? dijo 
Ydcuf,— La gente del mercado de Cordoba. » Entdnces mand(i a 

su cliente JAlid ben Yezid y al jefe de su \ quienes hicieron 

salir como unos cuatrocientos , arniados de palos y baslones , y 
algunos pocos con espadas 6 chuzos . y con ellos los carniceros 
con sus cuchillos, y acometiendo a unas tropas ya rendidas, 
porque habiau peieado toda la manana y la tarde sin respire ni 
tregua, ni aun para hacer la oracion del temor ni de la paz, ma- 
taron 6 hicieron prisioueros k muchos de los principales , entre 
ellos h Abol-Jatar y k Ebn Horaits, el cual, al ver c6mo los de 
Cdrdoba mataban A sus compaileros, se habia escondido en la al- 
coba del molino que hay en el paraje donde se vende la lefia. 
Preso (antes) Abol-Jatar, y cuando se disponian ^matarle, dijo : 
"No tengo escape; mas ahi esta el hijo de la negra, Ebn Ho- 
raits " ; y habi6ndoles indicado el paraje en que se encontraba, 
le sacaron y fucron muertos los dos juntamente. Ebn Horaits so- 
lia decir : •< Si toda la sangre siriacame lareunieran en unata- 
za, me labeberia.» Cuando le sacaron, dijole Abol-Jatar : »Hijo 
de la negra, ^ha quedado en tu taza alguna gota que no hayas 
bebido?" En seguida fueron muertos. Muchos otros quedaron 
prisioneros, y As-Somail los hizo entrar * en una iglesia que ha- * Pag. Gi. 
bia a la parte interior de Cdrdoba, donde hoy se enouentra la 
mezquita mayor, y degolld como unos setenta de ellos. Kasim 
ben Fulano Ab(5 AtA ben Hamid Almorri, al ver esto, se levant6 

^ V^ase sobre la batalla de Siffin ^ i^j^ ...^^is^L^ d^ice el original, 
la nota 3 de la pag, 39. 

r 



ee 



AJBAR MAOHMTJA. 



y le dijo : « Envaina ya la espada y cesa en tal matanza. » Mas 61 
contestd : ■< Si6ntate , que f^sta es gloria para ti y para tu tribu » ; 
y continud esgrimiendo el acero. Por segunda vez se levantd 
Ah6 AtA y le dijo : « Beduino, esta matanza ^es por la enemistad 
de Siffin? Cesa, "vive Dies, 6 declare que su causa es la causa si- 
riaca » ^ Entdnces envaind la espada y perdond 4 los demas, por 
intercesion de Abo Ata, despues de una gran carniceria. Cu6n- 
tase, aunque.Dios solo lo sabe, que esta batalla se encuentra pre- 
dicha en cierto libro de prondsticos, y que se dice en 61 que rora- 
peria los lazos de parentesco. Acontecid antes del ano 131 ^. 

El ano 132 ' envidles Dios una gran hambre y sequia, que fue 
general en toda Espaiia. El ailo 33 * fue prdspero. 

Los gallegos se sublevaron contra los muslimes, y creciendo el 

poder del cristiano llamado Pelayo, de quienliemos hecbo men- 

cion al eomienzo de esta historia, salid de la sierra y se liizo due- 

* Pag. 62. no del distrito de Astiirias^. Los muslimes de Galicia* y Astorga 

le resistieron largo tiempo, hasta que surgid la guerra civil de 
Abol-Jatar y Tsuaba. En el ano 33 fueron vencidos y arrojados 
(los drabes) de Galicia , volvicndose k hacer cristianos todos aque- 
llos que eslaban dudosos en su religion, y dejando de pagar los 
tributes. De los restantes , unos fueron muertos y otros Imyeron 
tras de los montes hacia Astorga. Mas cuando el hambre cundid, 
arrojaron tambien a los muslimes de Astorga y otras poblaoiones, 
y fu^ronse replegando detras de las gargantas de la otra cor- 



^ Abd Aik era jefe de la tribu de 
Galafan, de origeii Modbari; pero 
como los Modlmrics v Yeincnies Jia- 
bian combatido juntos en Siffin con- 
tra Aljj Abo Ata sospecbd que aque- 
ILi matanza de As-Soniaii no era por 
odio k los YemenieSj sine a todos los 
siriacoR on general , y en tal case ba- 
cia suya la causa dc (5stoSj porquc 
era tambien de las siriacos. 

^ De31 de Agosto de 748 d 19 
de Agosto dc 749. 



^ Do 20 de Agosto de 749 (i 8 de 
Agosto de 750, 

-* De 9 de Agosto de 7^ A 29 de 
Julio de 7^. 

^ Por este tiempo ya no puedeser 
PelayOj pucs, segunla cronologia de 
nuestros antiguos cronistas , que con- 
cuerdan con los drabes en los becbos 
mas capitalesj Pelayo murio en 737. 
Estas grandes conquistas de los cris- 
tianos , de que babla nuestra Croni- 
ca 5 son las de Alfonso I el Catolico, 



AJBAR MAOHJtUA. 67 

dillera, y Mcia Coria y M6rida, en el afio 36 '. Sigm6 apretando 
el hambre, y la gente de Kspafia salid en biisca de viveres para 
Tdnger, Asila y el Rif berberisco. partiendo desde nn rio que 
bay en el distrito de Sidonia, Uamado rio Barbate, por lo cual 
los anos refeiidos son llaraados afm de Barbate. Los habitantes 
de Espana disminuyeron de tal suerte, que bubieran side ven- 
cidos por los cristianos , d no baber estado 6sto.s preocupados tam- 
bien con el bambre. 

Ydcnf babia mandado d As-Somail a la frontera alta (Aragon) 

2, y le di6 el gobierno de Zaragoza. que perte- 

necia 4 los Yemenies, a fin de bumillarlos, aprovechdndose de 

la debilidad de la gente. ' Fue , pues, con doscicntos individuos -* Pag. 63. 

de la tribu de Koraix, y sus criados, familia y olientela, adqui- 

riendo alii gran importancia y provecbo; A 61 acudieronlos in- 

digentes, y les did dinero y esclavos, sin que se acercflra araigo 

ni enemigo k quien no recibiese ben6volaniente, aumentando 

de esta manera su prestigio y dignidad, y permaneciendo alii 

los anos calamitosos que siguieron. 

Habia en Cordoba un caballero de los Benu Abdo-d-Dar, que 
se babia engrandecido y hecho senor, llamado Amir, descen- 
diente de Abo Adi, bermano de Mosab ben Haxini, que llevd la 
bandera del Profeta en las batallas deBedry Ohod ^ A este Amir 
debe su origen el cementerio que hay al poniente del muro de 
Cordoba, y lleva su noiubre. Habia side jefe do las expediciones 
militares antes (del waliado) dc Ydcuf , y se habia ennoblecido. 
Tiivole envidia Ydguf, y al saberlo Amir mandd^^i pedir, segun 
se cuenta, (al Califa) Abo Chaafar (Almansor) que le enviase su 
diploma para gobernar en Espana, afeando la conducta de Yd- 
cuf con los Yemenies y la sangre que habia derramado. En una 

* Do 7 de Julio de 753 a 26 dc (623-4). Bodr ora mia cstacion para 

JuTiio de 754. Ins caravanas,y so hallaba entre Mo- 

^ El original jjresenta aqui una dinayelmar Rojo. Ohod esun mon- 

frase adultorada e ininteligible. to situado a scis milks do' Medina. 

^ La batalla de Bedr fue ganada Eu el ano 3." de la hegira perdio alK 

por Malioma contra losde Koraix dc Malioma una batalla contra los de la 

laMcca, en el ailo 2." de la hegira Meca. 



gg AJBAU MACHMTJA. 

huerta que tenia al poniente de Cdrdoba constmyd una fortale- 
za, que se llamd Canal Amir, y roded de muralla una gran ex- 
tension de terrene, pensando convertirla en una ciudad , y hacer 
construcciones bastantes para reunir partidarios y mantener la 
guerra contra Ydeuf , hasta que le llegasen auxilios de los Ye- 
menies. El poder de Ydcuf se babia ido debilitando, y disminu- 
yendo su s^quito de tal suerte, que cuando montaba A cabailo 

P'lg- ^^- nl aun babia cincuenta * individuos de su servidumbre que le 

acompaflasen. Quiso sorprender t Amir; mas este tuvo noticia 
de lo que se intentaba, y enoontrdndole prevenido, Y6cuf , que 
era cobarde y no se atrevia ix combatirle hasta que viniese As- 
Somail, escribi(5 4 6ste, poniendo en su conocimiento la nove- 
dad. As-Somail le contests incitandole t que le matase. 

Amir tenia noticia de todos los pasos de Ydcuf , porque era 
bombre generoso y de inteligencia, capacidad 6 instrucoion, y 
im dia llegd uno y le dijo : « Mira por ti , porque Ydcuf ha reci- 
bido una carta de As-Somail, en que le aconseja que te matc.» 
Entdnces salid huyendo para Zaragoza, porque, aunque alll es- 
taba As-Somail, consideraba aquel pun to como el mds seguro 
para su persona, por los muchos Yemenies que alii habia, con- 
fiando poco en la gente de los distritos (de Andalucia), por el es- 
tado de abatimiento en que se encontraban y ei desaliento que 
les habia infundido la rota de Xecunda. Habia en Zaragoza un 
individuo de los Benii Zohra, tribu de Quileb, que se babia en- 
grandecido, y al cual escribid Amir, solicitando su alianza por 
el parontesco que los descendientes de Kosay tenian con los Be- 
nii Zohra. Contestdle favorablemente , y Amir se puso en camino 
hasta llegar A uno delos distritos de Zaragoza, donde se reunid 
con su aliado. y juntos convocaron gente en nombre del diplo- 
ma de Abd Chaafor (Almansor), acudiendo a su Uamamiento 
muchos Yemenies, berberiscos y otros. As-Somail, sabido esto, 
envid contra ellos caballeria e infanteria de los que habian per- 
manecido fieles, y fu6 vencida, reuni6ndose multitud de hom- 

Pag. 65. hres en torno de los dos rebeldes, que vinieron A sitiar * en Za- 
ragoza k As-Somail . el cual escribid 4 Ydcuf pidi6ndole socorro; 



AJBAR MACHMUX. 69 

mas 6ste no halW tropas que poderle mandar. Acontecia esto el 
ano 36 , y viendo As-Somail cudnto tardaba Ydcuf en socorrerle, 
y temiendo ser al fin derrotado, se dirigid a su tribu de Kais, de 
las divisiones de Kinnesrin y Damasco , ponderindoles su dere- 
cho (a ser aniparado por ellos), pidi^ndoies favor, y dici^ndoles 
que con poco auxilio tenia bastante. Levantdse en su apoyo 
Obaid-AUah ben Aly, con toda su tribu de Quileb y las de Mo- 
harib, ^olaim, Nasr y HawSzin, excepto los Benu Caab ben 
Amir, y las de Okail, Koxair y Haris, rivalcs do los Benu Qui- 
leb, porque la adrainistracion de Espaiia les habia pertenecido 
&ntes, por ser Balcli de la tribu de Koxair; mas cuando As-So- 
mail se apoderd del mando pasd la ad minis tracion a los de Qui- 
leb ben Amir \ El jefe de los Benu Caab ben Amir, en la divi- 
sion de Damasco, era (^'uleiraan ben Xili6b, y en la de Kinnes- 
rin Al-Hosain ben Ad-Dachn Al-6kaili. Los de Gatafan anda- 

■ « 

ban indecisos, y no tenian jefe desdo que liabia muerto su 
caudillo Abd At^. Cuando Obaid ben Aly se declard favorable A 
As-Somail y convocd la division para socorrerle , hioi(5ronse rea- 
cios Ebn Xiheb y Ebn Ad-Dachn; pero los Benii Amir, * d sa- *^"S' ^^* 
ber : las tribus de Quileb, Nomair, Qa;ld, todas las de Hawazin 
y de ^Jolaim ben Mansor, acordaron ir d socorrerle, sigui6ndoles 
algunos de Gatafan ben (^Jaad. X^ubgo que ^uieiman y Al-Hosain 
vieron que la falta de su ayuda no podia perjudicar A As-Somaii, 
se aprestaron tambien y salieron con la gente do su tribu que 
quiso acompanarles , asi como todos los de la tribu de Kais que 
habia en las dos divisiones, que eran en Espafia vecinas. Salie- 
ron, pues, por acuerdo general; mas nose les unieron sino tres- 
cientos sesenta y tantos caballeros, y aunque vieron que eran 
inuy pocos, dijeron : " Gente como nosotros no La de abandonar 

* Todoscstosperteuecianalamis- dore-s en Xecunda y dominaban en- 
ma estirpc, y eran Modhavi'oSjeomo tonces, so hallaban dividido.s, por- 
tambicu lo era cl sublevado Amir, do que los Benu Cafib aspiral)an al man- 
manera que, ademas do la enemistad do que tenian los Benii Quileb. Las 
entre Yemenies y Modhariesj estos tribus dc Koxair y Ilarix pertenecian 
liltimosj quo habian quedado vencc- d los Benu Cafib. 



70 AJBAR MACHMUA. 

la empresa, aunqne perezcamos.=> Con ellos iban tambien los 
Benil Omeyya, queeran entdnces miichos en la division de Da- 
masco, y se les agregaron en niiuiero de treinta caballeros, entre 
ellos caudillos principales, como Abo 6tsmen 6baid- Allah ben 
^tsmen, y Abd-Allah ben Jdlid, designados para Uevarlaban- 
, dera de los Benu Omeyya, y alternando en este cargo, y Ydguf 
T)en Bojt. Habian asistido a la batalla de Xecunda con Ydcuf y 
As-Somail, al frente de la flor de los Benil Omeyya, y habian 
dado en aquella ocasion , como era sabido, grandes pruel}as do 
valor insigne , por lo cual tanto Ydcuf como As-Somail los te- 
rtian en mucha eatimacion, asi como los de Kais y todos los de 
Mddhar. Salieron, pues, los mis valerosos Omeyyas, en union 
con la tribu do Kais, 
Pfig. 67. * Narrar6mos ahora algo de la historia de Abdo-r-Rahmen, A 

causa del cual hemos hecho relacion del cerco de As-Somail, 
para enlazar el discurso. 

Abdo-r-Rahmen ben Moawiya, establecido tranquilamente en 
^abra con los de Nefza, escribid k sus clientes de Espana una 
carta , dici6ndoles las persecuciones que habia sufrido, invocan- 
do sus derechos como patrono y su deseo de unirse con ellos , la 
conducta de Ebn Habib con los individuos de su familia en Ifri- 
kiya, la poca confianza que le inspiraba Ydguf para venir, y fi- 
nalmente , exponiendo que lo que pretendia era alcanzar una alta 
dignidad con su apoyo, y que leprotegiesen ydiesen noticiade 
la posibilidad que les pareciese haber de conseguir el imperio de 
Espafia. Con esta carta mandd i su liberto Bedr, y cuando la re- 
cibieron, reuni6ronse paraconferenciar, y mandaron por Ydcuf 
ben Bojt, que estaba en la division de Kinnesrin (Jaen), y era 
uno de sus caudillos principales, y convinieron en que nodebian 
dar contestacion ninguna a Abdo-r-Rahmen hasta consultar con 
As-Somaii sobre el particular y pedirle su apoyo. Los dos jefes 
(Omeyyas) oonfiabau en que si no les daba favorable respuesta, 
tampoco revelaria nada que les perjudicase. Este fu6 uno de los 
motivos que tu-vieron para salir en socorro de As-Somail, 4 mas 
del deseo de favorecerle , asi como i lo? de Kais. 



AJBAR MACHMUA. 71 

Torna la tradicion de su salida. 

Partieron en niimero de * trescientos sesentay tantos caballe- * ^'''s- ^8. 
ros, con los cuales iban Al-Hosain ben Ad-Dachn y Ebn Xiheb, 
d qnien nombraron eaudillo, deferencia que con 61 tuvo 6baid 
ben Aly, que era, despnes de As-Somaii, el jefe de los Bemi 
Quileb. Siguieron su marcha hasta llegar al Guadiana, donde 
encontraron a las divisiones de Beer ben W6yil y de Benii Aly, 
a quienes pidieron auxilio, y uni6ndoseles cuatrocientos d mds 
de ellos, siguieron basta Toledo. Aqui tuvieron noticia de que el 
cerco estaba apuradisimo para As-Somail, y temiendo que 6ste, 
desesperado de obtener socorro, se entregase y pereciese, man- 
daron delante un mensajero, al cual dijeron : « Introducete entre 
la caballeria de Amir y de Az-Zoliri, que se encuentra situada 
frente al muro, y arroja dentro esta piedra » ; y di^ronle una, en 
que estaban escritos los dos versos siguientes : 

« Regocijate , oh muro. con la nueva de la salvacion. Ya estA 
prdxirao el socorro; el asedio toca 6, su t^rmino. » 

" Ativan las hijas de Awacli embridadas ; cabalgan sobre ellas 
los ilustres, los de Nizar. » 

El mensajero marchd y ejecutd lo que le habian encomendado, 
y cuando la piedra cayd en la ciudad , en la cual d en parte de 
ella mandaba As-Somail, dijo 6ste que se la leyeran, porque 61 
no sabia*, y enterado de su conlenido, exclamd : "jAlbricias, sol- * Pfig- 69. 
dados mios, por el senor de la Caaba! » Reanimdse con esto y se 
mantuvo firme en el castillo. Las tropas que se dirigian en su 
auxilio, entre las cuales se hallaban los Omeyyas Ah6 Otsmen, 

r 

Abd-AUah ben Jalid y Ebn Bojt, con otros, caminaron llevan- 
do con ellos i Bedr, el enviado de Abdo-r-Rahmen ben Moawiya, 
quien les habia mandado papel, y lesbabiaremilidosu sellopara 
que con 61 escribiesen a todos aquellos de quienes esperasen fa- 
vor, y en su virtud escribieron a As-Somail, recordAndole los be- 
neficios que debia ^los Benii Omeyya. 

Siguieron su marcha hasta llegar a Zaragoza, y habiendose 
retirado Amir y Az-Zohri ap6nas supieron que el socorro se apro- 
zimaba, salid As-SomaiHsuencuentro salud^ndoles , yleshizo 



72 A^AR MACHMUA. 

cuantiosos regalos. Did k eada noble cincuenta adinares, dos- 
cientos A cada jefe , y 6, cada soldado diez, y una pieza de tela de 
seda. En seguida toniaron todos el camino y regresaron con el, 
sns riquezas y s6qiiito, alej^ndose de Aragon. Durante el ca- 
mino queddronse solos con el los tres Omeyyas, y habi6ndole en- 
tregado Obaid- Allah la carta , le dijo : <■ Dame tus rfrdenes, ma- 
nifiesta el primero tu asentimiento d desagrado, pues lo que sea 
de tu gusto ser;^ del nuestro, y lo que desapruebes desaprobare- 

* Pig. 70. mos." As-Somail les contestd : * ■' Dejad que lo medite y mire en 

elios; y tomaron la vuelta de Toledo, despues de liaberle pre- 
sentado A Bedr, mensajero de (Abdo-r-Rahmen) ben MoHwiya, 
al cual did dicz adinares y una pieza de tela de seda. Llegd As- 
Somail a Cdrdoba, y los Omeyyas fu6ronse asus casas, llevando 
4 Bedr con ellos. 

Lu6go que en el ailo 37 llegd la primavera * y crecieron los 
sembrados, didse prisa Ydcuf^salir contra Aragon, y pom6ndo- 
se en camino con su gente. avisd S, Abd Otsmen y d Abd-AUah 
ben JAlid, quienes se le presentaron. Recibidlos 6, entrambos y 
les dijo : "Haced que nuestros clientes se dispongan k salir. » 
Ellos le contestaron : « No hay en la tribu quien pueda aprestar- 
se d la guerra, ni tienen fuerzas para ello, porque toda la gente 
de armas salid en auxilio de Abd Chauxan (As-Somail), y con 
los rigores del invierno y los trabajos del camino, <i mAs de la 
faltade manteniraientos , se encuentran muy desorganizados." 
Entdnces les did mil adinares y les dijo : « Socorredles con dine- 
ro. — Hay quinientos hombres alisiados, contestaron ellos; ^cd- 
mo ha de bastarles esa cantidad?» Ydcuf replied : " Haced lo que 
gusteis. >> Al salir conferenciaron y dijeron : « ^Por qu6 no hemes 
de tomar ese dinero, que nos servira para robustecer miestra cau- 
sa y conseguir nuestro propdsito?» March^ronse, en efecto (con 
el dinero), y Ydcuf, sin detenerse, siguid hasta Jaen. Entdnces 
volvieron a presentarsele Abd Otsmen y Abd-Allah, los cuales 

* PAg. 71. habian ya dado {i cada uno de los Omeyyas * diez dracmas , 6 



* Primavera del 755, 



AJBAR MACHMUA. 73 

cosa tal, (i fin de que se habilitasen y estuviesen prontos , no ya 

para aqiiella expedicion . sino para sus proyectos particulares. 

Acampaba Ydcu^ junto al vado de la Victoria \ esperando que se 

fuese completando el ejercito, y segun iban llegando los tercios 

y demas tropa les iba distribuyendo la paga. Cuando Abd Ots- 

men vio que no pensaba detenerse, ni permanecer alii muoho 

tiempo, se le presentd, y Y6cuf le dijo : <'^;D(}nde estdn nuestros 

clientes, 6baid-Allah?--Dios conserve al Emir, contest^; tus 

clientes no son como otros, no permanecerAn miicho tiempo 16- 

jos deti; pero mo rogaron que les esperase hasta que el Emir 

hubiese Uegado a Toledo, donde se le reuniran , pues esperanha- 

cer la recoleccion de la cebada.» El afio 37 prometia buena co- 

secha, y Ydcuf, que habia salido al finalizar el raismo, en elmes 

de Dzol-kaada ^, le creyd, y no sospecliando nada, le dijo : » Vuel- 

ve alU/y cuida de darles prisa.» Esto era lo que (Abd 6tsmen) 

deseaba. Llegd la hora de la marclia de Ydcuf , y Abd Otsmen le 

acompaild algun treclio para despedirse de 61; despues volvid 

para despedirse tambien de As-Somail , que no se habia puesto 

en camino porque estaba ebrio, como de ordinario le acontecia, 

pues ap6nas pasaba noche alguna sin estar embriagado. Ah6 

Otsmen le encontrd durmiendo , y esperd a que se pusiese en 

marclia. El resto del ej6rcito habia ya partido, y quedaba 61 

solo * con su sequito. Ap6nas comenzcS k caminar, sali6ronle al * Pdg. 72. 

ehcuentro Abd Otsmen y Abd-AUah, y As-Somail les dijo : 

«/Qu6 traeis de nuevo y per que os volveis?» Entdnces le hi- 

cieron saber el permiso que Ydcuf les habia dado para que vi- 

niesen d buscarlc con los Omeyyas A Toledo, lo cual parecid bien 

i As-Somaii. Caminaron con 61 algun tiempo, y despues le pi- 

dieron una conferencia k solas. As-Somail mandd i sus soldados 

que se aparlasen, y entdnces le dijeron : "Lo que queremos es 

consultar contigo el asunto de Ebn Moawiya, cuyo raensajero 

Aun no ha partido. —No he dado al olvido ese negocid, les con- 

testd; he meditado sobre ello y pedido ^ Dios que me ilumine. 



* V(Sase el fndice geogr4fico. ^ Abril-Mayo de 755. 



74 AJBAR MACHMUA. 

sin haber revelado el asunto ni consultado a pariente iii extra- 
fio, cumpliendo con la promesa que os hice de guardar sscreto, 
y soy de opinion de que merece (Aljdo-r-Rahmen) mi apoyo, y 

es digno del mando. Escribidselo, pues ^ con laben- 

dicion de Dies. Por io que hace al calvo (Ydcuf), a mi me toca 
persuadirle d que me deje la direccion de este asunto, y hare que 
d^ en matrimonio 6. Abdo-r-Rahmen su hija Umm Muca,— la 
dial estaba viuda de Kitan ben Abdo-l-M61ic,— y que se resig- 
ne ci sor como uno de nosotros. Si consiente en ello, aoeptar^mos 
su cooperacion y reconoceremos su proteccion y alto favor; si 
rehusa, facil nos sera, hendirle la calva con nuestras espadas.» 
Besfitonle la mano (Abo Otsmen y Abd- Allah) y le dieron las 
gracias. 
* P%. 73. Ah6 Otsmen 6baid-* Allah ben Otsmen refirid lo siguiente : 

Caminamos cerca de una milla, e ibamos muy contentos, cre- 
yendo nuestro asunto cosa hecha, cuando oimos A uno que gri- 
taba k nuestra espalda: " \Ah6 6tsmen!" Volvimos el rostro y 
vimos k un criado de As-Somail , que venia en un caballo, y nos 
dijo : "Abd Chauxan (As-Somail) dice que le espereis hastaque 
venga. » Nos parecid cosa grave que viniese personalniente en 
busca nuestra, siendo mds bien nosotros los que debiamos ir A 
su encuentro, y, A la verdad, no teniamos confianza en 61 : al 
cabo nos encoraendamos a Dios , y ya yolviamos cuando le vimos 
venir que volaba en su raula llamada Lucero. Al verle solo nos 
tranquilizamos, considerando que si hubiera tenido dnimo de 
tratarnos malamente hubiera venido con tropas. Lu6go que se 
acercd nos dijo : " Desde que me presentasteis al enviado de Ebn 
Mo.-Vwiya (Abdo-r-Rahmen) ysu carta, he estado cavilando sin 
cesar en olio, y me parecid bien lo que me propusisteis ; despues 
OS he dicho lo que sabeis ; pero desde que me he separado de vos- 
otros he vuelto -A pensar en el asunto, y me parece que (Abdo-r- 
Rahmen) pertenece a nna familia tai , que si un individuo de ella 
Uega d poner el pi6 en la Peninsula, dard cuenta de todos nos- 



t 



Faltan alguiias palabras on el MS. 



AJBAR MACHMUA, 75 

oti'os ^ Este (Ydguf) esta por nosotros supeditado , y ademas te- 

nemos obligaciones para con ^\. Asi, pues, cuando Uegueis ^ 

vuestras oasas , pensad en ello, pues yo no he querido retardar 

un momento este aviso, por no engafiaros; pero os prevengo que 

la primera espada que se desenvaino en contra de Abdo-r-Rah- 

men sera la mia. Dios os bendiga y os inspire , asi como a vues- 

tro prolegido." * Yo le dije : «Bendigate Dios; nosotros no 1e- * P''g- '^'t- 

nemos mAs opinion que la tuya.—Nada hagais, replied, pues en 

vordad lo que dcbeis procurar cs su biencstar, y si 61 se contenta 

con una posicion que no sea la de sultan, yo prometo procurarle 

el favor de Ydcut', liacer que le d6 su hija en matrimonio y que 

le proteja. Id on buen liora.» En seguida so marclid. 

Perdimos con esto de todo punto la osperanza de obtener el 
apoyo de las tribus de Mddhar y Rabia, y resolvitnos apelar 6, los 
Yemenies y atraerlos A nuestra causa. Asi lo njccutamos sin per- 
der momento. No viraos Yemeni de alguna imporiancia, y en 
quien tuvi^semos confianza. al cual no manifcstAsemos la pre- 
tension de Ebn Moftwiya, y no inviti'isemos A quo lasecundase. 
Muchos encontramos entre ellos, cuyos pechos se hallaban in- 
flamados con el deseo de encontrar ocasion de vengarse, y que 
ansiaban la alianza do los Benu Omeyya. Kn seguida volvimos 
k nuestro distrito, disgustados con los de Mddhar. Compramos 
un barco, y con 61 enviamos once honibros de los nuestros, de 
cuyos nombres no me acuerdo, pero entro los cuales iban un 
criado de Hixera, Uamado Xfiquir, y Temam ben Alkama At- 
Tsakafi, a quien dimos quinientos adinaros, para cntregar dlos 
berberiscos el rescate y para los gastos que ocurriesen A Abdo- 
r-Rahmen. Hallabase 6sle en Moguila, bajo el mando de Ebn 
Korra Al-Moguili , csperando A su liberto Bcdr. Di6ronso Ji la ve- 
la , y una tardc que Ebn Moawiya se hallaba cumpliendo con el 
deber de la oracion de la tarde \ apereibid el barco que se apro- * Piig. 75, 
ximaba y echd el ancla. Bedr fue en su busca d nado, le did al- 



^ El original usa de una fraso 4un in Uispaniay omnes mbmersi erimus. 
mas en^rgica : si quis eorum mingel 



76 AJBAK MACHMUA. 

brieias por lo que se habia conseguido en su pro en Espaila, re- 
firidle cdmo Abd Ctsmen, Abd- Allah ben Jalidy otros espailo- 
les habian abrazado sa causa j se habian declarado por 61 ; le 
notici(5 la llegada del barco, diciendole los nombres de los que 
en 61 venian, y por ultimo, le enterd del dinero que traian para 
sus gastos. Desembarcd en segulda Temam ben Alkama, y Abdo- 
r-Rahmen lepreguntd : "^Cdmote llamas ?~~Temam , contestd. 
— ^Y de sobrenombre?— Abd GAlib.—Cumplido ser4 nuestro pro- 
pdsito y vencer6mos d nuestros enemigos » (dijo Abdo-r-Rah- 
men) *. Nombrdle su ministro, y desde entdnces continud en este 
cargo hasta su muerte. Cuando quiso embarcarse vinieron los 
berberiscos y se opusieron; pero Temam, del dinero que llevaba, 
distribuyd regalos k todos, sin escepcion, segun sus categorias. 
Ya se encontraban h bordo, cuando un berberisco que nada lia- 
bia percibido se acercd, y se suspendid d la cuerda del toldo. 
XAquir echo mano k la espaday cortd la del berberisco, que cayd 
al mar. En seguida di^ronse^d la vela , y navegaron hasta llegar 
& Almuilecar, en el mes de Rabia 2/ del ano 138 ^. Abd-Allah 
ben JAlid y Abd Otsmen salieron d su cncuentro y le llevaron {i 
* Piig. 76. la * alqueria de Torrox , donde habitaba Abol-Hachchach. Vinie- 
ron despues Abol Hachchach, Ydcuf den Bojt y todos los Omey- 
yas, Cheddad ben Amr Al-Madhacbi , de Rayya, que fae des- 
pues su cMhi en el ej6rcito, Asim ben Moslim At-Tsakafi, Abd 
Abda Hassan , d quien nombrd wacir, el Abdi Abd Bedr ben At- 
Tofail , y muohos otros que acudieron 6, porfia. 

Ydi-uf habia seguido su camino hasta Toledo , y decia : « No 
veo que nuestros clientes vengan k unirse con nosotros. » Y ha- 
biendo repetido esto muchas veces, As-Somail le dijo : -Sigue 
hi marcha, que una persona tal como tii no debe detenerse por 
causa de unos hombres tales como ellos, y me temo que vamos 
a perder la ocasion. » Pusi6ronse, con efecto, en camino, y llega- 
ron d Zaragoza , cuyos habitantes , temiendo los estragos que ei 
ej6rcito iba d causar, entregaron d Amir, d su hijo y d Az-Zohri, 

* Temam significa cumplimiento, y Abo Gdlib padre del vencedor. 
2 Setiembre-Octubre do 755. 



AJBAR MACHMIT^,. 77 

los cuales fueron aherrojados. Queria matarlos; mas habiendo 
consultado sobre el particular d los jefes de las tribiis de Kais, 
opinaron unAnimemente que no debia hacer tal cosa , sine con- 
ducirlos presos. Los quo con mAs energia sostnvieron esta opi- 
nion fueron Culeiman ben Xiheb y Al-Hosain bon Ad-Daclm, y 
cuando vid que todos convenian en que no se les matase, los 
prendid. Discurrid lu6go mandar un destacamento contra los 
vascones de Pamplona , que habian sacudido elyugo musulman, 
como los gallegos, y dcsignando para este objeto una division, 
did el mando u Ebn Xiheb, A quien queria alejar, y nombrd jefe 
de la caballcria v vani^ruardia A Al-Hosain ben Ad~Daclin , en- 
viindolos * con pocas fucrzas , k fin de que pereciesen desastrosa- * ^^s- "^7. 
mente. Pusi^ronse 6stos en marcba, y cuando se alejaron, tomd 
Ydcuf la vuelta con escasas Iropas hasta Uegar al rio Jarama, 
donde le alcanzd un mensajero con la noticia de la derrota y 
muerte de Ebn Xiheb, yde que la mayor parte desus soldadosha- 
bia perecido, refugiAndose Al-Hosain con los restos en Zaragoza, 
bajo el amparo de Abd Zaid Abdo-r-Rahmen ben Ydguf, d quien 
su padre habia nombrado gobernador de Aragon. Esta nueva lo 
alegrd, y dispuso que Amir, sn hijo Wahb y Az-Zohri lofuesen 
presentados. As-Somail Ic habia dicho : « Ya nos ha librado Dies 
do Ebn Xiheb; baz ahora vcnir a estos otros, ycdrtales lacabe- 
za. > Era por la mauana, y aquel dia y el anterior habia perma- 
necido acarapado junto al Jarama, muy contento y satisfecho. 
Mandd, pues , que se les cortase la cabeza, y asi se ejecutd. Dis- 
pusieronle A poco la comida ; coraid con As-Somail , y 6ste le 
dijo : "Ebn Xiheb ha sido muerto; has matado tu k Amir y k 
Az-Zohri; Espaila es tuya y de tus hijos hasta el Antecristo ^ 

^ Esto indica cljirameute quo los gaba. La conticnda que siguio cntro 

ealiftis Abbasies no tonian autoridad y6f,-uf y Abdo-r-Ra|imon era para 

ningunasobro Espana, y que Yof-uf, las tribus, como «iemprc, cucstion 

dcsde la caida do lo.s Omoyyas, se do rivaiidad, y rcsultado de antiques 

habia dcclarado independicnte, y tra- odios ; para los dos Jofos era cuestioii 

taba de fimdar un reino para Si y SU8 do perdcr 6 ganar el reiuo de Es- 

hijos. Este era, al menos, cl pensa- paiia. 
micnto con que As-Somail le hala- 



78 AJBAR MACHMUA. 

^Qui^n puede dispiiMrtela?« En seguida salid y se f\i6 A dormir 
la siesta al departamenlo de sus dos hijas. Ydcuf se recostd me- 
ditabundo por lo que habia heclio, y tendido permanecid y pen- 
salivo, sin levantarse, hasta que los soldados comenzaron i gri- 
tar : ^Un mensajero, un mensajero de Cdrdoba. » Ineorpordse y 

* pfig. 78. dij6ronle * que era su esclavo Fulano, que venia montado en la 

mulade Umm 6tsmen, su esposa y compaiiera en el poder. El 
hambre habia desorganizado las postas, y no las habia entdnces. 
Se encontrd sorprendldo con la repentina venida de aquel men- 
sajero, que traia una carta con estas palabras : "Ebn MoAwiyaha 
entrado (en Espana) y reside en casa del traidor Obaid-Allali 
ben Otsmen. Los Benu Omeyya estdn de acuerdo con el, y aun- 
que tu gobernador de Elvira ha salido con alguna gente fiel que 
pudo aprestar ci rechazarle, ha sido puesto en fuga y apaleados 
sus soldados; pero no ha liabido muerte ninguna. Mira lo que 
has de hacer. » Mandd llamar d As-Somail, quien acudid, asus- 
tado de que le hiciese venir k bora tan inusitada, pues aunque 
habia sabido la ilegada del mensajero, ignoraba lo que traia. 
Dijo (As-Somail) : << Bendiga Dios al Emir; /qu6 acontece de ex- 
traordinario A esta hora? ^;no hay novedad?— Si por cierto, vive 
Dios. y grande. Tenio que sea la venganza divina por la muerte 
de esos.—No tal, dijo As-Somail; eran poco importantes para 
Dios. Mas ^;qu6 es ello?~L6ele, JAlid (dijo Ydpuf), la carta de 
Umm 5tsmen. — Grave asunto (repuso As-Somail); opino que 
le ataquemos sin perder instante con la gente de que podemos 
disponer ; acaso lograr6mos matarle 6 ponerle en fuga, y si huye 
de Espana,jamas dominarA en ella. — Comoquieras-, dijo Ydcuf. 
Estaban en esto, cuando la notioia, que no habian procurado 
ocultar, se divulgd entrelos soldados. Mucha gente habia muer- 

* P%. 79. to * con Ebii Xileb; otros, fugitives de aquella rota, estaban en 

Zaragoza, y decianse unos a otros : « Vamos i tener dos campa- 
iias en lugar de una. » Al oscurecer convocaronse por pelotones 
en el lugar donde se reunian para las ceremonias religiosas, y no 
quedaron (en el campamento de Y<5cuf) ni diez hombres de los 
Yemenies, a excepcion de los jefes, que no podian abandonar su 



A.TBAR MACHMUA. 79 

puesto, ni hacer lo que hicieron los soldados de sus tribus : que- 
d(3 solamente una pequeiia parte de los de Kais, y alguBOs pooos 
de las tribus de Mddhar, que estaban muy oansados de la cam- 
paua , por lo cual se presentaron a Ydcuf, y le dijeron que aquel 
asunto les parecia de poca importancia, y que eran de opinion 
de que regresasen a Cordoba. As-Somail persistia en su primer 
pensamiento; mas comenzo A Hover, se acercaba el invierno, 
crecieron los rios , y abandonando la erapresa contra El)n Uok- 
wiya , tomd (Yocuf) el camino de Cdrdoba. Hubo adetnas quien 
le dijera : " Ese hombre (Abdo-r-Ralimen) no maniliesta aspira- 
ciones al supremo mando, sine que busca seguridad y medics de 
subsistoncia. Si le ofreces hacerle tu yerno. y te muestras con 61 
liberal, verAs cdmo sin vacilar acepta. Mandaleunaembajada." 
Cuando llegd Ydcuf ^ Cdrdoba, manddle, en efecto, una em- 
bajada, en la quo iban Obaid ben Aly. JAlid ben Zaid, su se- 
cretario y liberto, 6 Ick ben Abdo-r-Rahmen el Omeyya, que en 
aquel tiempo pertenecia al s6quito do Ydcuf como pagador del 
ej6rcito. Remitidle con ellos un traje, dos caballos, dos mulas, 
dos esclavos y mil adinares, y leescribid recordilndole los favores 
que sus antepasados babian heclio al abuelo de Ydcuf, * Okba- * ?%■ 80- 
ben N6fi y 4 su familia, prometi6ndole cuantiosos denes, y ofre- 
ci^ndole su hija en matrimonio. Los enviados caminaron hasta 
llegar -k Orx, en las cercanias de la Cora de Rayya, donde Ic^ 
ben Abdo-r-Rahmen, el denominado Tdric al-Fers (el que deja 
el caballo), les dijo : " ^Cdmo Ydcuf y As-Somail y vosotros pen- 
sais asi?Pues qu6, ^creeis que si vamos con estos presentes, y 
no acepta vuestra proposicion, dejardde toraarlos pararobuste- 
cersu partido y debilitar el de nuestro seilor?" Conocieron los 
otros que lo habian pensado mal, y le dijeron : " Q update aqui 
con esto que traemos, y nosotros Uegaremos alia. Si nos otorga 
su sumision y acepta naestras proposiciones , te mandar^mosun 
emisario para que te presentes con los regalos ; de otra manera, 
vu6ivete con ellos y entr^galos al Emir, que nadie tiene mils 
derecho que 61 k lo que es suyo. » Queddse , pues , led con los re- 
galos , y Obaid y Jdlid continuaron su marcha y se presentaron 



80 AJBAR MACHMUi. 

A Ebn Moawiya en Torrox, en casa de AbcJ Otsmen. Habia alii 
gran niimero de Omeyyas y Yemenies, que acudian dely al- 
ternativamente le acompafiaban. Entre ellos los habia damas- 
quinos, del Jordan y de Kinnesrin. 6baid y JAlid pronunciaron 
cada cual su oracion, el uno enfrente del otro, y le rogaron que 
aceptase la amistad de Yd^uf , prometiendole quo ^ste le recibiria 
por yerno, y ie acogeria con la mayor benevolencia cuando fuese 

* P^g' 81- allA. SentAronse despues, * y sacando J^lid la carta, la entregd 

t Ebn Moawiya, el cual la pasd a manos de Ab6 Otsmen, di- 
ci6ndole : « L6ela y contesta con arreglo k mi voluntad, que ya 
sabes. >- Este acuerdo les habia parecido bien , y muchos dijeron 
que era excelente la proposicion , porque Abdo-r-Rahmen s6\o 
babia venido buscando los bienes que por berencia le pertene- 
cian; mas al toniar Ah6 Otsmen la carta, JAlid, que era su au- 
tor, bombre muy culto, erudite y de mucho ingenio, pero muy 
lieno de amor propio. y estimulado por la vanidad, que detiempo 
antiguo ba perdido a los hombres en este mundo y en el otro, 
dijo: " Mucbo has de sudar, oh Ah6 Otsmen, antes de escribir 

con tanta elegancia la contestacion » ; y levant^ndose Ah6 Ots- 
men, arrojdle la carta al rostro y le replied: "No be de sudar, 
infame, poco ni mucho, niescribir6 contestacion ninguna. Pren- 
dedle." Prendi6ronle y le aberrojaron inmediatamente, diciendo 
AAbdo-r-Ralimen : «Este es el principiodenuestra victoria, por- 
que el poder do Ydcuf estriba todo en este bombre.- Obaid ob- 
servd que era un embajador, y no podia prend^rsele; mas con- 
testaron : «E1 embajador eres tii; 6ste es un agresor, que ba 
venido con insultos y provocaciones, un hijo de malamujer, un 
renegado.o Despidieron a Obaid y aprisionaron a Jaiid. Supie- 
ron despues lo de los regales que babian quedado en Orx, y en- 

* Piig. 82. viaron * treinta jinetes para que se apoderasen de ellos; pero la 

noticia de lo ocurrido babia llegado antes, 6 lea se babia mar- 
cbado precipitadamente con todo lo que tenia. En tiempos pos- 
teriores Abdo -r-Kabmen acusaba de ello a Iga, y le decia : "Tu 
eres nuestro cliente; bien sabes el estrecho vinculo que te une a 
mi, como patrono tuyo que soy, y sin embargo, biciste esto y lo 



AJBAR MACHMTTA. 81 

r 

otro. -> El se excusaba con la fidelidad (que debia guardar a Y6- 
cuf). Ebn Moawiya era magnanimo con sus clientes, y le per- 
dond al cabo esta falta; mas no le distinguid nunca corao d otros 
varios sus iguales. 

Cbaid se presentd a Ydcuf despues de haber pasado con Jdlib 
lo referido, y esta nueva contrarid sobremanera A Ydcuf y d As- 
Somail, el cual comenzd a reconvenir al primero, por liaber 
desechado su opinion de ir A conabatir (a Abdo-r-Rahmen) in- 
mediatamente que se supo su venida. Llegd en esto el rigor del 
invierno, y no perniitid a ninguno de los dos ej6rcitos ponerse 
en mai'cJia liasta que pasase la crudeza de la estacion. Ebn MoiV- 
wiya escribid a todos los distritos y A los berberiscos, aciidiendo 
d su llamamiento todos los Yemenies, No fueron de Kais mhs que 
Ch^bir ben Al-Ala ben Xiheb, Abd Beer ben Hilel Al-Abdi, y 
Ai-Hosainben Ad-Daclin. y estos tres I'lnicamente d causa del 
rencor que guardaban a Ydcuf y As-Somail por lo que babian 
hecho con Ebn Xiheb, mandandole (i una muerte segura. Ade- 
mas As-Somail habia maltratado d Hilel Al-Abdi. De la tribu 
de Tsakif tambien fueron tres los que se agregaron 6, los Benii 
Omeyya, t saber : Temam ben Alkama, Asim Al-6ryam y su 
hermano Imran. Los de Mddhar todos acudieron (i " Ydf.uf, que * ^^^- ^^• 
los habia mandado venir, congregAndose en Xecunda. junto A 
Cdrdoba, para dirigirse d Elvira, de la cual habian salido todos 
los de Kais y demas tribus Modharies , poni6ndose .-l las drdenos 
de Ydcuf, en tanto que Yemenies y Omcyyas se reunian con Ebn 
Moawiya. Cuando 6ste supo que Ydouf venia contra 61 , dij^ron- 
le : « No tenemos bastantes tropas con los Yemenies y Omeyyas 
que hay en Elvira para contrarestar el cheque de los do Kais quo 
vienen con Ydouf; marehemos h^icia los distritos de las divisio- 
nes del Yemen, Emeso, Palestina y Jordan , y tomar6mos (d Yd- 
cuf) la vuelta." Salid, pues, hasta Uegar k los del Jordan, que 
eran los mds cercanos , y alii se le unieron todos los Yemenies y 
de Kodhaa, pero eran pocos los hombres de importancia del Jor- 
dan que se aprestaron a seguirle , y parecidles convoniente ir d 
las demas , por io cual siguieron su marcha hasta Uegar d la co- 



82 AJBAR MAOHMTTA. 

marca de Sidonia, donde moraba ia division de Palestina, agre- 
gdndosele de 6sta prontamente los hombres de m^s valer y de 
mayor esfuerzo. Los quo habia de la tribu de Quinena en esta 
division habian salido ya con Quinena ben Quinena en ausilio 
de Ydguf. Ebn Moawiya no molestd en cosa alguna ct sus hijos, 
asi como tampoco i ninguno de los que se habian quedado atras, 
y sig\xi6 d Sevilla, donde residia la division de Kmeso, uni6n- 
Pig. 84. dosele la flor de los Yemenies, tanto siriacos como * beledies. 

Ap^nas Ydcuf tuvo noticia de esto, volvidse para salir A su en- 
cuentro , aproxim^ndose de esta suerte el uno al otro con sus res- 
pectivos ejercitos. Ebn Moawiya no tenia bandera, y como lie- 
vaba cada una de las tres divisiones la suya, decianse unos d 
otros ; "jVAlgame Dies, cudn grande es la anarquia que reina 
entre nosotros! Tenemos cada cual nuestra bandera, y nuestro 
jefe carece de ella. » Entdnces se presentd Abd-Sabbali Yahya 
ben Fulano Al-Yabsobi con un turbante y una lanza, que per- 
tenecian A uno de Hadramaut, cuyo nombre no s6 , y habiendo 
Uamado i uno de los AnsaresS que tampoco se cdmo se llamaba, 

r 

pero cuyo nombre y genealogia consideraron de buen agiiero, 
juraron su bandera en la alqueria de Colomera, distrito de To- 
cina, Cora de Sevilla. 

, Me ban referido algunos maestros que Abd-1-Fatb As-Sadfori, 
el devoto, estaba tan dominado por el afan de la guerra santa, 
que pasaba el tiempo, unas veces peleando contra los infieles en 
la frontera de Aragon , y otras en la de Colomera, donde estaba 
domiciliado. Era grande amigo de Fdrkad, el sabio en predecir 
los sucesos futures , y cuando marchaba d la frontera , bacia alii 
la guerra con 61, aoompanflndole despues Fdrkad en Colomera, 
de suerte que casi siempre estaban juntos. Abd-1-Fatb solia re- 
ferir lo siguiente : ' Pas6 una vez en compania de F^rkad cerca 
"de la ciudad de Caziona, distrito de Jaen , y me dijo : En esta 
"Ciudad encuentro que ha de acontecerun infausto suceso; nos 



^ Los Ansares eran los que aco- su huida do la Meca d Medina, 
gieron favorablemente i Mahoma en 



AJBAR MACHMUA. 83 

»dirigir6mos hacia elk y te lo referir^. Nos acercamos y me 

-conto el suceso de los dos emires Ebn * Moawiya y Abd-l-As- * ?% 86. 

"Wad ben Y6cuf , el cual despues acaecid como me lo habia pre- 

"dicho. Anadid -k esto la relacion de la entrada de Ebn Moawiya 

"cnEspana, y me dijo : Cuando pasemos por el distrito de Sevi- 

»lla, te mostrar^ el paraje en que se lia de jurar su bandera. Ca- 

■■minamos hasta llegar k la aiqueria, y seiialando A dos oli- 

"vos, me dijo : Entre estos dos arboles se ba de jurar su bande- 

»ra. A este acto estara presente uno de los Angeles eaoargados 

»de la defensa de las banderas, con otros 40,000, y no. . . . ' 

"Contra un enemigo, sin que este auxilio le preceda durante cua- 

-renta dias.- Llegd esto a oidos del Emir Abdo-r-Rahmen ben 

Moawiya, y cuando se envejecia aquelturbante, cubriasusres- 

tos con otro nuevo, que ataba encima, continuando deesta ma- 

nera durante todo el tiempo de Hixem , de Al-Haquem y de Ab- 

do-r-Ralimen (II), liasta las campauas contra iVKrida. Queriendo 

renovar entdnces el turbante, encontraron debajo aquellos pe- 

dazos viejos, y Abdo-r-Rahmen ben Ganim y Al-Escanderani 

los desataron y los arrojaron, poniendo el turbante nuevo, en 

ocasion en que CfciahM'ar estaba ausente. Lu6go que 6gte volvid 

desaprobd altamente lo hecho, y llamd quien buscase los peda- 

zos para colocarlos de nuevo; pero ni se encontraron, ni le hizo 

nadie gran case. 

Continua el re^^^^o. — Levantd Ydcuf su campo de Almoddvar, 
y camind, asl como Ebn Moawiya , hasta llegar a Tocina, estan- 
do el rio entre ellos. Era esto * a principios de Dzol-hicha del * Piig. 86. 
ano 138 ^, Deseaban venir a las manos; pero el rio se hallaba 
por medio y Uevaba mucha agua, que despues aumentd de tal 
manera, que ninguno de los dos podia vadearle. Entdnces se 
detuvo (Abdo-r-Rahmen) a su orilla, esperando que decreciese; 
mas discurrid despues adelantarse a Ydcuf para llegar antes que 
61 Cdrdoba, donde, segun le informaron, la mayor parte de 
los habitantes eran cUentes suyos. Encendid, pues, sus hogue- 



Falta en el MS. ^ Mayo de 756. 



84 AJBAR MAOHMUi. 

ras, y tomd el camino d media noche , con el fin de coger (A Yd- 
cuf) la delantera. Habia hasta Cdrdoba cuarenta y cinco millas, 
y ^un no habia andado una , cuando avisaron a Ydouf que (su 
enemigo) intentaba adelant^rsele para llegar a Cordoba, y ama- 
necieron (de nuevo) como dos caballos de porfia, teniendo el rio 
por medio. Viendo Ebn Moawiya que Ydcuf conocia su inlento, 
desistid de 61, y acamparon uno y otro, caminando despues de 
la misma suerte, basta que Ydcuf.sentd sus reales en la almaza- 

ra, y Ebn Moawiya en ^ La soldadesca y los que igno- 

raban el estado de las cosas , estaban desanimados y deseosos de 
llegar ^ C6rdoba, para tener abundantes provisiones y contar 
con el apoyo de sus habitantes , pues era el mes de Mayo ^, y ha- 
bia tal escasez de yiveres , que sdio se alimentaban de garbanzos 
verdes , en tanto que Ydcuf y sus soldados abundaban en todo 
g6nero de provisiones y comodidades. Los que estaban firme- 
* Pig. 87. mente resueltos i favorecer ^ Abdo-r-Rahmen *, Yemenies y 

Omeyyas de Cdrdoba, se le agregaron, y habiendo bajado las 
aguas del rio el ju6ves 10 de Dzo-1-Hicha, dia de Arafa ^ les 
dijo : «Nada adelantamos aqui; conocidas os son las proposicio- 
nes que Ydcuf me ha hecho, y yo seguir6 en todo vuestra opi- 
nion. Si teneis valor y fortaleza, y quereis trabar la lucha, de- 
cidmeio; si opinais por la paz, del mismo modo debeis manifes- 
t^rraelo.B Todos los Yemenies convinieron desde luego en la 
guerra, y de igual manera opinaron los Omeyyas. Entdnces or- 
ganize} sus escuadrones, nombrando jefe de la caballeria siriaca 
^ Abdo-r-Rahmen ben Noaim Al-Queibi, de la infanteria del 
Y6men A BoMha Al-Lajmi , oriundo de Palestina, y de la infan- 
teria Omeyya y de los berberiscos que se le habian agregado A 
Asim Al-Oryan (el desnudo), quien recibid este sobrenombre 
aquel dia , porque se quedd en zaragiielles , y asi peled hasta que 

^ Dice el original Behao: , 6 Ba-' ^ Bs el dia en q^ue los peregrinos 

haic, 6 Bahix. de la Meca van al monte Arafa, y es 

^ El racs de Ayar, dice el origi- el 9j no el 10, del mes de Dzo-l-Hi- 

nal. Ayar es el nombre siriaco del clia, que en este ano fud, en efecto, 

mes de Mayo. ju^ves 13 de Mayo. 



AJBAR MACHMUA. 85 

Dios les concedid la victoria. De la caballeria Omeyya nombrd 
caudillo 4Habib ben Abdo-l-AI61ic , deKorais, descendiente do 
Omar ben Abdo-1-Wdhid , y le did el mando general de la ca- 
balleria, y el de la de los berberiscos que le acompaiiaban d 
Ibrabim ben Xacbra Al-Audi , entregando la bandera A Abo 6ts- 
men. Todos los Benu Omeyya se apearon y colociiroiise en torno 
de Abdo-r-Kalimen, que montaba un caballo alazan, 6 iba ar- 
mado de arco. El ju6ves pasaron * el rio, sin que Yd^uf se les opu- * pAg. 88. 
siera, intes bien en la tardc de aquel mismo diaenvid un men - 
sajero para concertar la paz , llegando a tal punto las negociacio- 
nes, que casi parecia cosa arreglada, pueslos Omeyyas fingieron 
grandes deseos de ello. Ydcuf les mandd ganados y vacas, que 
fueron degollados, y la comida de unos y otros se propard jun- 
tamente , porque nadie dudaba de que la paz se arreglaria, y qui- 
so (Ydcuf) dar de comer h los dos ejf^rcitos, Creomos que el deseo 
que Ebn Mo^wiya y los suyos habian manifestado de liacer las 
paces , era con el solo intento de alejar de Ydcuf la idea de estor- 
barles el paso del rio. Al amanecer del vi6rnes, dia del sacrificio 

^ lo que habian querido con respecto d la paz , y ambos 

ej6rcitos se acomelieron. En el de Ydpuf erajefe de la caballeria 
siriaca y de Mddhar 6baid ben Aly, y de la infanteria Quinena 
ben Quinena Al-Quineni y Chauxan ben As-Somail; nombrd 
jefe de toda la infanteria k su hijo Abd-Allab. Por caudillo de la 
caballeria , compuesta de sus deudos , csclavos , liberios y berbe- 
riscos, designd a su criado Jfilid ^udi. Estos escuadrones dces- 
clavos , berberiscos y gento menuda , eran rauy numerosos en el 
ej6rcito de Ydcuf. En el ala izquierda, con Cbaid ben Aly, estaba 

la caballeria de Kais. 

EnconMronse ambos ejercitos y trabdse un rcflidisimo corn- 
bate. Cuando estaba mds enconado *, vieron los Yemenies d Ebn * Pag. 89. 
Moawiya sobre un caballo , y d los clientes que se habian apea- 
do y le rodeaban , y dij^ronse unos d otros : " Este es un mance- 
bo de poca edad; ^qui^n nos asegura que no escapard en este 

* Hay liua palabra ininteligible. 1-Hicha (Vidrnes, 14 dc Mayo do 
El dia del sacrificio es el 10 de Pzo- 756). 



86 



AJBAR lIACHMtll. 



caballo y nos abandonar^ a la inuerte?^ Ap6nas Ilegd k oidos de 
Abdo-r-Rahmen lo que en torno suyo se murmuraba, llamd k 
Abd Sabbah y le dijo : « No hay en el ej^rcito mula mks a pro- 
pdsito para mi que la tuya; este caballo es sobrado inquieto, y 
no puedo disparar mis flecbas desde 61. segun deseo. Tdmale 
y dame tu mula, porque quiero montar cabalgadura que sea de 
todosconocida, si nuestros soldados vuelven la espalda... La 
mula habia sido torda y ya estaba blanca. Abd Sabbah se aver- 
gonzd y dijo : <Permanezca el Emir sobre su caballo.-No por 
cierto « . replied a , y habiendo cabalgado en la mula, se disipa- 
ron los temores de los Yemenies. Bajaron 6stos de sus eaballos, 
y montaron en ellos d los que estaban armados ligeramente. En- 
cendidse la pelea, y acometiendo Habib contra el ala derecha y 
el centro de Ydcuf , io derrotd. poniendo en fuga d JAlid fudi y 
4 los suyos. Al ver esto, Obaid ben Aly desafid ^ singular com- 
bate a Jalid. Cargaron despues Habib y Ebn Noaim con la ca- 
balleria siriaca, contra el centro, y fueron muertos Quinena ben 
Quinena, Ibd-Allah ben Ydguf y Chauxan ben As-Somail. Yd- 
5uf y As-Somail huyeron , permaneciendo iirme Obaid en el ala 
izquierda, eon todos los de Kais, que sostuvieron el combate 
hasta bien entrado el dia; pero al fin fueron desbaratados con 
* v&g, 90. gran mortandad, pereciendo Obaid * ben Aly y los caudillos 

principales de Kais, sin que quedasen de los que asistieron ^ esta 
Jornada mas que los de poca importancia. Ebn Mocawiya conti- 
nud su marcha, sin eneontrar a nadie, hasta llegar al alcdzar 
de Cdrdoba : el campamento de Ydcuf, que estaba provisto de 
toda clase de mantenimientos , fu6 saqueado por el ej^rcito de 
Abdo-r-Rahmen , que se comid los viveres que habia dispuestos. 
Habia encargado Moawiya la guarda de Jalid ben Zaid, a quien 
tenia preso, A dos hombres enfermos de los Benil Omeyya, con 
drden de que si sus soldados llevaban la peer parte en la batalla. 
acabasen con 6i, por lo cual decia Jdlid : <■ Jamas en mis oraoio- 
nes hice invocacion que fuese contra mi propio interes , sine aquel 
dia, pues dntes solia decir : Dios mio, concede la victoria a Yd- 
9uf , y entdnces estaba mi muerte en la victoria de Yd^uf . y mi 



AJBAR MACHMUA. 87 

ruina en la de Ebn Moawiya.» Preso continud hasta que (Ydpuf 
y Abdo-r-Rahmen) hicieron las amistades. 

Cuando Ebn Moawiya llegd , sin liallar obstdculo, al alcAzar, 
encontrd 4 algunos soldados , que se habian adelantado y liabian 
comenzado A saquear y robar A la familia de Ydcuf. Arrojd de 
alii a aquella turba, did trajes h los que estaban desnudos y res- 
tituyd lo que pudo. Enojdronse de esto los Yemenies, llevando A 
mal que con su proleccion librase a aquella familia de la afrenta 
que intentaban hacerle, y dijeron : "Es parcial.» Aun los m^s 
ilustrados de ellos no desaprobaron estos murmuUos, y aunque 
dijeron que Ebn Moawiya habia obrado bien, otra cosa tenian 
en su Animo. Dij6ronse unos A otros : « Oid ; hemos concluido 
con nuestros enemigos de Mddhar, y no obstante , 6ste y sus clien- 
tes son de ellos. Acoinet^mosles *, y habr^mos ganado dos vie- * P%- ^i 
torias en un dia. » Unos aceptaron el pensamiento, y otros, como 
los delCodbaa, undnimes le desaprobaron. Tsaalaba ben Abd 
. . . . ^ Al-Chodzami, que era uno de los personajes mds im- 
portantes de la division de Palestina, tribu de Cbodzam, pero 
que i la sazon no tenia mando ninguno. porque se le habian so- 
brepuesto otros de la raisma estirpe , fu6 d dar el aviso 6. Ebn 
Moawiya, y & poner en su conocimiento lo que entre la plebe se 
murmuraba de darle muerte, asi como dsusclientes, afirmando 
que 61 era de los que se habian opuesto ji semejante proyecto, y 
que los de Kodhaa tambien lo habian repugnado, no obstante lo 
cual, debiaguardarseyreuniren tornosuyoasusclientes. Aila- 
did que el que mds duramente habia hablado sobre ol particular 
habia side Abd Sabbah. For este servicio colmd Abdo-r-Rahmen 

■ 

de favores a Tsaalaba. Nombrd sin tardanza jefe de policia k Ab- 
do-r-Ralimen ben Noain, se roded de una guardia de sus clien- 
tes, y reunid en torno suyo a losBenii Omeyyade Cdrdoba, que 
tenian alii familias esplendidas y ricas, y a muchos berberiscos 

y otros. 

Cuando Ebn Moa^viya iba caminando contra Ydcuf, 6ste ha- 



Falta \ma palabra en el MS, 



88 



AJBAR MACEMUA. 



bia escrito k su hijo Al)do-r-Rahmen , previni^ndole que viniese 
con la caballeria de Aragon, que constaba de quinientos jinetes, 
y en el mismo dia de la derrota encontrd k su padre k distancia 
de un barid * de Cdrdoba, yendo en direccion k Toledo. As-So- 
mail marclid k refugiarse k su division , y Ydcuf camind hasta 
Hegar a Toledo, donde reunici los soldados que pudieron apres- 
* P^g. 92, tarse. * El gobemador, nombrado per 61, que habia entdnces en 

estaciudad era Hixam ben 6rwa Al-Fihri, el cual permaneeid 
en aquei puesto ouando llegd Ydcuf con su gente, hasta que so 
acercd As-Somail. Entdnces aprestaron toda la gente que pu- 
dieron de los de Mddhar que quedaban. Kbn Moawiya habia nom- 
brado gobernador de aquella division y cora 4 Hdsain ben Ad- 
Dachn, y de la de Damasco k Chdbir ben Aid ben Xiheb, y 
cuando Ydcuf y As-Somail se acercaron k Jaen se encastilld Al- 
Hosain en Mentesa. No le combatieron , pero aumentaron sus 
tropas con algunos que vinieron A ayudarles, y marcharon hasta 
Elvira. Sabida por Chkhu su prdxima llegada, huyd k una de 
las montaaas de Elvira, y los de Kais que habia en esta comar- 
ca se unieron d Ydcuf. 

Ap^nas supo Ebn Moawiya su llegada k Elvira, convocd los 
tercios militares , y se puso en movimiento contra Yd^-uf , dejando 
de lugarteniente en Cdrdoba k Abd Otsmen , con tropas de los 
Yemenies y Omeyyas que alii se hallaban. Habianle regalado 
dos esclavas, y habia comprado otra y algunos esclavos, conlo 
cual habia formado familia. Aun Ydpuf no habia Uegado k El- 
vira, sino que se hallaba en Jaen, y sabiendo alii que Ebn Moa- 
wiya venia k combatirle, niandd k su hijo Abdo-r-Rahmen que 
le tomase la vuelta de Cdrdoba. Ebn Moawiya camind hacia El- 
vira, en busca de Ydcuf, en tanto que Abd Zaid (Abdo-r-Rah- 
* P%- 93, men ben Ydcuf) bajd contra Cdrdoba. ^ Abd Otsmen fue sitiado 

en la torre de la mezquita mayor, que estaba en el alcizar, y 
obligado k rendirse, acondicion de que no le combatiria; pii- 
sole, sin embargo, grillos, y le Uevd prisionero consigo. Tambien 

* Vdase la nota 1" de la pd.g. 52, 



AJBAR MACHMUA. 89 

se apoderd de las dos esclavas de Ebn Moawiya, y se escap6 la 
tercera , que habia comprado de una familia Arabe , la cual la 
recogid en aquella ocasion . y se la Uevd en cinta de una nifla, 
que se Uamd despues Aixa. Tomd el camino Abd Zaid con Abd 
Ctsmen y las dos esclavas; pero algunos de sus compaileros mds 
sensatos dijeronle : "Estas haciendo lo que nadie ha hecho Antes 
que tii. Se apoderd 6\ de tus hermanos y madres \ y las librd del 
oprobio, y vistid su desnudez : te has apoderado tii de sus dos 
esclavas, y te las has apropiado.» Reconocid lo mal que habia 
pensado, y mandando colocar una tienda en KalaatTodmin [sic) 
al norte de Cdrdoba, k una milla de la ciudad, aposentd en ella 
k las dos esclavas, contodos los objetos quetraia de su pertenen- 
cia, y siguid su camino, llevando aherrojado k Abd Otsmen, 

hasta reunirse con su padre en Klvira. 

Ebn Moawiya camind sin detenerse hasta llegar k una de las 
alquerias de la vega de Elvira, llamada Armilla. Hubomensajes 
de una y otra parte, y Ydcuf y As-Somaii propusi^ronle que le 
reconocerian si les aseguraba sus bienes y casas, y concedia un 
perdon general , arreglandose por buenos medios los disturbios 
de los pueblos. Estas proposiciones fueron aceptadas, y se con- 
certd ia paz en el aiio 40 \ poniendose por escrito el concierto 
de una y otra parte. Acerc^ronse, pues, Ebn Moawiya, As-So- 
mail y Ydcuf; did aqu6l libertad a Jaiid ben Zaid "*, y dstos a Abd * p%. 94 
Otsmen, y puso por condicion Ebn Moawiya k Ydc^uf que le en- 
tregase en rehenes sus dos hijos Abd Zaid Abdo-r-Rahmen y 
AbolAswad Mohammad, los cuales le fueron entregados, con 
tal que no los tuviese presos, sine en decorosa reclusion en el 
mismo alcazar de Cdrdoba , hasta que las cosas se tranquilizasen, 

debiendo entdnces ponerlos en libertad. 

Solia decir Ebn Moawiya con respecto a As-Somail : «iDios 
reparte sus dones a su albedrio! Desde Elvira hasta Cdrdoba me 
acompand, y no toed su estribo al mio, n; la cabeza de su mula 

1 Es decir, de las esposas de tu pa- Mayo de 757 y tormino el 13 del 
(ji.g_ mismo mes de 758. 

2 El afio 140 comenzo el 25 de 



90 



AJBAR MACHMUA. 



se adelantd & la de la mia, ni me pregunt(5 nada, ni habld sin 
ser preguntadop *. No hacia de Ydpuf el mismo elogio, en el cual 
aludia k la circunstancia de que cuando hicieron la paz, tomd 
el camino, llevando d Ydcuf t su derecha y & As-Somail d su 
izquierda, Jiasta liegar d Cordoba, Se aposentd en el alcazar, y 
se hospedd Ydcuf en su palacio, llamado de Al-Horr, porque ha- 
bia sido de Al-Hori- ben Abdo-r-Rahmen Tsakafi, wall de Espa- 
na. Dicen algunos que Ydcuf levantd un false testimonio d un 
hijo de Al-Horr y le matd. usurpando su palacio, y otros asegu- 
ran que lo comprd. Dies lo sabe. 

Lu6go que llegaron & Cdrdoba, muchos se levantaron contra 
Ydpuf. esperando que Ebn Moawiya Ids favoreciese, tratAndole 
con rigor, y alegaron pretendidos derechos d sus casa y bienes, 
solicitando que (Abdo-r-Rahmen) le hiciese comparecercon ellos 
ante el cddhi. que lo era A la sazon Yezid ben Yahya, el cual 
esperaban los demandantes que fuese parcial en su favor, por el 
* Fig. 95. rencor que guardaba d Ydcuf * y As-Somail, & causa de los Ye- 

menies que habian raatado en Xecunda. Este Yezid ben Yahya 
habia sido nombrado en Oriente, en virtud de un diploma (del 
Califa), para que ejerciese su oficio de cadhi : Ydcuf, por la com- 
placencia que en ello tenian los espanoles, no se opuso a su ve- 
nida. Ante 61 comparecieron Ydcuf y As-Somail con los deman- 
dantes, que nada consiguieron , pues el cadhi declare que te- 
nian m6nos derecho. Dicese que concedid k cada uno de ellos 
tres plazos de tres dias para que probasen su demanda, y tras- 
curridos que fuerdn sin haberlo hecho, sentencid en contra suya. 
Ydcuf y As-Somail permanecieron en el mejor estado, siendo 

consejeros de Ebn Moawiya , que les pedia su parecer reiteradas 

veoes. 

En este aiio entraron en Espaila Abdo-1-Melic ben Omar ben 
Meruan. llamado Al-Meruani, y Chozay ben Abdo-1-Aziz ben 
Meruan, con sus hijos.6 hijas, y a ^stos siguieron otros Omey- 
yas con su clientela, ilegando d ser muy numerosos. 

' Todo lo cual era prueba de su cortesia y discrecion. 



AJBAR MACHMTjA. 91 

Habia en Cdrdoba familias de clientes de ios Benii Haxim y 
Benii Fihr, y de lastribus de Koraix , y olros que habian gozado 
de gran preponderancia y valimiento en tiempo de YcS^uf, y aho- 
ra se veian privados de ello, por lo cual no cesaban de incitarle 
^ la rebelion y a que se arrepintiese del anterior concierto, in- 
sistiendo tanto, que al fin Ydouf escribid A su gente. Los de Ios 
distritos militares dijeron : «No, viveDios, no hemos de volver 
d la gnerra despues de la paz. >- * As-Somail y Ios de Kais se 
opusieron igualmente, y dijeron : «Nos basta con lo liecho ; he- 
mos cumplido con el deber de defender nuestra causa, y no le 
destituir^mos. » Viendo Ydouf que estos no le secundaban, escri- 
bi<5 k Ios beledies y i Ios de M6rida y Fuente de Cantos , Ios cua- 
les accedieron. Alii se encontraba la mayor parte de su familia, 
que el dia de la batalla de la almazara liabia huido hAcia estas 
comarcas y d Toledo, y ajustada la paz con Abdo-r-Rahmen, al- 
gunos babian regresado, pero habian permanecido alii sus hijas 
con sus maridos y aquella parte de su familia que podia serle 
mas embarazosa. Ydcuf recibid cartas de ellos , en que le llama- 
ban , y huyd de Cdrdoba d M^rida en el ano 41 . 

Sabida su fuga por Ebn Moawiya, envid caballeria en su per- 
secucion; mas 61 se ocultd, y entdnces cogid d sus dos bijos y Ios 
aberrojd \ Detuvo tambien k As-Somail, quiense excusabadi- 
ciendo que no babia tenido culpa alguna , pues k tenerla hubiera 
buido con Ydcuf; mas Ebn Moawiya le mandd encarcelar, di- 
ciendo : -No se ha fugado Ydcuf sin pedirte consejo. y tenias 
para conmigo el deber de avisarme." Todos Ios habitantes de 
Mdrida, tobes y berberiscos, se pusieron d las drdenes de Yd- 



* Pdg. 96. 



* El texto dice que Ios mato , lo 
cual no es exacto, pues a Abo Zaid 
no le mato hasta mucho despues , y 
a Abol-Aswad , que era el otro lier- 
mano, le dejo preso, y vivio muclios 
afios, fingidndose ciego, liasta que 
en Ios liltimos tiempos del reinado de 
Abdo-r-Kalimen se escapo y promo- 



vio una guerra , que so llamd do Caz- 
lona , por haber tenido lugar en esto 
punto Ios principales sucesos do ella. 
Nuestra Cronica bace despues mcn- 
cion, aunque ligcraj de todo>s estos 
acontecimientos. Enticndoj pues, que 
en vez dc U^, debc Icerse en el 

texto U^, J asi he traducido. 



92 AJBAR MACHMUA. 

5uf , que despues fu^ ^ Fuente de Cantos , cuyos moradores le si- 
guieron igualmente, emprendiendo despues la marcha contra 
Sevilla, de la cual era gobernador en aquella sazon Abdo-l-M6- 
lic ben Omar Al-Meruani , con quien se unieron los soldados de 
la division de Emeso y algunos otros, mi^ntras que todos los 
beledies, k excepcion de unos pocos, se agregaron d Ydcnf, cuyo 
ej^rcito orecid hasta veinte mil hombres, y iun m^s, dii'igien- 
dose contra el Meruani, que estaba en Sevilla. Ebn Moawiya 
* P%. 97. acampaba en Cdrdoba, * esperando que acabasen de llegar las 

divisiones. Complete el ej^rcito de Ydcuf , raarchd contra el Me- 
ruani, y viendo que permanecia en Sevilla con pocos siriacos, 
tranquilo con respecto i aquel enemigo poco temible y pode- 
roso, volvidse parasalir al encuentro de Ebn Moawiya, con los 
arabes, berberiscos y demas gente de M4rida y Fuente de Can- 
tos y los que se le habian agregado de Sevilla , todos los cuales 
formaban un grueso ej^rcito. Tambien el de Ebn Moawiya se 
habia completado con la llegada de las divisiones , y se liabia 
puesto en marcha hasta acampar en un lugar Uamado Torre de 
Oc-ama. Ydcuf venia en su busca, sin cuidarse de los enemigos 
que dejaba A la espalda. 

Al-Meruani esperaba en Sevilla 4 su bijo Abd-AUah, wall de 
Moron, quien, al saber que su padre estaba sitiado, reunid las 
tropas de esta ciudad , y vino cuando Ydcuf habia ya levantado 
el eampo. Refiridle su padre los pormenores del cerco y descerco, 
y despues reunid k sus soldados , les habld, y sus caudillos le ma- 
nifestaron que estaban prontos k seguir A su padre adonde qui- 
siera llevarles, Salid, pues, Al-Meruani con su liijo Abd-Allah 
y las tropas de Sevilla y Moron, en tanto que Ebn Moawiya, 
sabedor de que Ydcuf habia abandonado el cerco de Al-Meruani 
Fk- 98. y venia en su busca, * levantaba sus reales, y venia a situarse en 

Almoddvar. Llegd Ydcuf hasta cierto rio, donde le avisaron que 
Al-Meruani se le acercaba , amenazando su retaguardia. Te- 
miendo entdnces que Ebn Moawiya le ataoase por un lado y Al- 
Meruani per otro, volvid contra este sus banderas, y se apre- 
surd a presentarle la batalla. Al-Meruani, con intento de que 



AJBAR MACHMUA. 93 

sucediese lo que Ydguf temia , qiiiso retroceder ; luas Ydcuf no 
le did tiempo, y los dos ej6rcitos se encontraron frente A frente. 
Entdnces se adelantdunberberisco, liberto de la tribu de Fihr, 
habitante de M6rida d de Fuente de Cantos, hombre notable por 
su vigor, y comenzd d dar voces , desafiando a los enemigos A 
singular combale. Ningun campeon salia, y volvi6ndoseAl- 
Meruani hicia su hijo Abd- Allah , dijole ; ■■ Mai principio es 6s- 
te , y estamos pocos; sal tii, y que Dies te favorezca. » Adelantdse 
Abd-AUah A la pelea, cuando un abisinio, liberto de la familia 
de Meruan ben Al-Haquom, llamado AbolBasri, que estabacon 
el, le dijo : "^Qu6 quieres hacer, sefior? — Lidiar con ese hom- 
bre.— Para eso, replied Abol Basri, yo te basto", y lanzdse con- 
tra el berberisco. Los dos combatientes estuvieron algun rato bus- 
cdndose las vueltas, porque eranentrambosrobustos y valerosos; 
pero acontecid que con una lluvia menuda que habia caido, el 
berberisco resbald, y cargando sobre 61 Abol Basri, cortdle los 
dos pi6s con su espada , con lo cual los de Al-Meruani , gritando 
Allah AcHr (Dies es grande), embistieron como un solo hom- 
bre. En un momento pusieron en fuga k Ydc^uf , * derrotaron k sus * P^g- 99. 
soldados, y mataron unos pocos , porque el ndmero de los de Al- 
Meruani era escaso para seguir el alcance de los fugitives; pero 
al fin, abandonado el caiuparaento de Ydcuf , le saquearon, con 
muerte de aquelios ^ quienes pudieron dar alcance. Estaba aun 
EbnMoawiyaacampadoenAlmoddvar, cuando Uegd Abd-Allah 

ben Al-Meruani con la nueva de la derrota de Ydcuf y con las 
cabezas de sus soldados muertos. Did gracias k Dios, y se apre- 
surd k mandar k Bedr un emisario, con drden de que preparase 
para Al-Meruani un alojamiento dun mds esplendido que si fuese 
parasu propia persona. Abd-Allah le contd ios pormenores todos 
de la victoria que Dios les habia concedido , por la cual Abdo- 
r-Rahmen les otorgd grandes honores , y desde entdnces hasta 
ahora no han dejado Al-Meruani y su hijo de gozar de altapre- 

ponderancia . 
Ydcuf huyd k Firrix, y despues k Fech al-bolut, tomando lue- 



94 



A 



AJBAR MACHMUA. 



go el camino de Toledo, con dnimo de buscar el amparo de Ebn 
Orwa. A diez millas de la ciudad pasd por una alqueria, donde 
moraba Abd-AUah ben Omar Al-Ansari. al cual dijeron : <.Ese 
es Ycipuf, que vieue fugitivos y dijo 61 1 sus amigos : * Salga- 
mos d su eneuentro, mat^mosle, y har^mos que el mundo descan- 
se de 61 , y 61 descanse del mundo, y descansen las gentes de su 
maldad, pues ha venido a serunfocodeturbulencias.B Salieron 
en su seguimiento y le alcanzaron k cuatro millas de Toledo. 
* Pag. 100. « Iba aoompailado linicamente de un esclavo y de Ebn ^abik Al~ 

faresi, liberto de los Benii Temim, cuyos descendientes dun sub- 
sisten en Zaragoza, aunque los que ignoran esto suponen que 
era liberto de Ydpuf. Iban muy fatigados de la rdpida marcha, 
y se encontraban sin defensa ni amparo. Abd- Allah matd d Yd- 
puf , 9abik fu6 tambien muerto, y el esclavo huyd k Toledo. Fu6 
lu6go Abd-AUah k Cdrdoba con la cabeza de Ydcuf, y ap6nas 
Ibdo-r-Rahmen supo su venida, mandd decapitar k Abdo~r-Rah- 
men ben Ydcuf , el denominado Abd Zaid, al cual tenia ojeriza 
por lo que habia hecho con sus mujeres, y dispuso que sacasen 
la cabeza y la coiocasen junto k la de su padre. A Abol Aswad, 
considerdndole demasiado jdven, le dejd preso. Dios determind 
despues que se evadiese de la prision y se sublevase contra 61. k 
los veinte y siete auos , promoviendo la guerra llamada de Cazlo- 
na, que despues se referira, Dios mediante. Cuando Abd Zaid hizo 
con las mujeres de Abdo-r-Rahmen lo que hizo, 6ste no las qui- 
so aceptar, y did una de ellas, llamada Queltsam, k su liberto 
Abdo-I-Hamid ben GAnim, la cual fu6 madre de Abdo-r-Uah- 
men ben Abdo-1-Hamid ben G4nim, y a otro le did la otra, sin 
volverlas k recibir jamas. 
Estosson, referidos en compendio, sus principales aconteci- 
P% 101. mientos, * pues son demasiados para que puedan relatarse proli- 
jamente. 

Muerto Ibdo-r-Rahmen ben Ydguf, fu6 As-Somaii estrangu- 
lado, de manera que amanecid muerto en la cdrcel, y su fami- 
lia, avisada de ello, le enterrd, terminando su vida como la ha- 



AJBAR MACHMUA. 95 

bian terminado Ydguf y su liijo Abdo~r-Ralimeu. Mohaaimad 
quedd solo y desamparado sobre la tierra. 

Al ano y cuatro meses de la muerte de Ydciif se sublevd Rizk 
ben An-NoOman Algacani contra el emir Abdo-i*-Ralimen ben 
Moawiya, y un ano despues dela muerte de 6ste se rebeld Hixeiu 
ben 6rwa Al-Fihri en Toledo, en union con Haywa ben Al-Wa- 
lidAt-Tochibi y Al-Omari, descendiente de Omar ben Al-Jatab. 
El emir Abdo-r-Ralimen fu6 contra 61 y le sitid en Toledo, y 
soportando mal los desastres de la guerra y las privaciones que 
le ocasionaba el cerco, solicitd la paz y entrcgd en rehenes a su 
hijo. El Emir levantd el cerco ; mas ap6nas se habia separado de 
la ciudad , arrepintidse Hixem do lo acordado, y tornd 4 su rebel- 
dia. Al siguiente ano volvid el Emir k sitiarle.combatid la ciu- 
dad y le intimd que viniese A la obediencia ; mas liabiendo rebu- 
sado, y viendo lo dificil que era la conquista de la ciudad, dis- 
puso que cortasen la cabeza al hijo que tenia en rehenes , y puesta 
en una raaquina, fue arrojada A su padre dentro de la ciudad. 
En seguida abandond el cerco por este ano. 

Habiendo principiado a torcersc de esta manera las cosas, re- 
beldse contrael Al-AlA ben Moguits Al-Yahsobi, que otros dicen 
Hadrami, en Beja. Proclamd la soberania de los Abbasies, reco- 
nociendo ^ a Abd Chaafar (Almanzor) , el cual le habia enviado * Pdg, 102. 
una bandera negra en la punta de una lanza. La habia metido 
en un mirabolano, y la habia sellado despues. Al-Ala la sacd y 
la puso en una lanza, sublovAndose con esta ensefia en Beja, en 
el Chund de los egipcios. AyudAronle en su extravio W;lsit ben 
Moguits At-Thai y Omeyyaben Kfitan Al~Fihri. Accrcdronse los 
Yemenies d Sevilla, y sospechando de la sinceridad de Omeyya, 
le cogieron y le aherrojaron. Reunid el Emir sus tropas y salid 
contra ellos, acercandosc hasta acampar junto k la alqueria don- 
de estaban los sublevados, en Kalaat Raawac (^Alcala de Guadai- 
ra?). En socorro de los rebeldes vino de Sidonia Gayats ben Al- 
kama Al-Lajmi , y sabido esto por el Emir, mandd contra 61 k su 
liberto Bedrcon una parte del ejercito, y Gayats fu6 detenido 
en su camino, acampando en el seno del valle que hay entre el 



96 



AJBAR 5IACHMUA. 



Guadaira * y el Guadalquivir. Bedr fue d su encuentro, y ha- 

bi^ndose enviado mutuamente emisarios, concertaron la paz, 

regresando Gayats ben Alkama d, su pais y Bedr adonde el Emir 

Pag. 103. se hallaba. * Cuando los sublevados supieron esto dijeron : cNo 

hay para nosotros mds recurso que la ciudad de Carmona » , y 
prepardronse 5, salir en esta direccion durante la noche. EI Emir, 
que tuvo conocimiento de ello, mandd A Bedr que marcliase pre- 
cipitadamente A aquella ciudad, y le dijo : « Coloca tu tienda 
sobre la puerta de Carmona, y reune toda la gente que perma- 
nezca fiel , d fin de que al amanecer cuentes con fuerzas bastan- 
tes. " May de madrugada cabalgd el Emir, y amanecid A la es- 
palda de la ciudad. Los sublevados se retardaron, y cuando lie- 
garon k las arboledas que hay por bajo de Carmona, divisaron 
la tienda plantada en la puerta de la ciudad , y conociendo que 
se les habian adelantado, se desordenaron. En aquel momento 
cargd sobre ellos la caballeria del ej^rcito y los derrotd con gran 
mortandad ^. Cogieron d Omeyya encadenado, y el Emir, com- 



i 



i 



* Eltexto dice v' c^L Wadi 

Ebro. Es evideuto que no puede ser 
el rio Ebro, que se cncuentra inuy 
Mjos de todos cstos sucesos. Deberii 
leersCj ^j^} ^^!j Wadi-Aira (Gua- 
daira). 

'^ Ebn Adzari (ii, pdg. 53) cucn- 
ta esto suceso de diferente manera, 
y de <^1 aparece que esta sublovacion 
puso i Abdo-r-Rabmen en mayor 
conflicto que ninguna otra , debiendo 
su salvacion d un rasgo dc valor he- 
roicoj que le inspiro su situacion des- 
esperada. 13.6 aqui la relacion de 
Ebn Adzari : « En el aflo HG (Marzo 
de 763 d Marzo de 764) se sublev6 
en Beja Al-Ala ben Mognits AI- 
Chodzami j proclamando d Ah6 Ghaa- 
far Almansor, Signi(5ronle los tercios 
militares y le atendieron los eselavoSj 



de tal suerte^ que la dinastia del 
Emir estuvo d punto do terminar, y 
de aniquilarse su califado. Salio (Ab- 
do-r-Kabinen) contra ^1 desdc Cor- 
doba, y llegado que bubo d Carmo- 
na j se fortifico en esta ciudad con 
sus libertos y soldados do confianzaj 
sitidndole Al-Ala ben Moguits muy 
cstrcclaamcnte durante bastantcs dias. 
La prolongacion del sitio fu(^ causa 
dc que el ejc^rcito de Al-Ald se des- 
miiesG, y sabiendo Abdo-r-jRa[^meu 
quo muchos estaban alb violenta- 
mente, y pensabau abandonar el cam- 
po, mando encender una hoguera y 
quemar las vainas de las espadas de 
sus soldados, d quienes dijo : (( Sal- 
gamos contra esa mncbedumbre, y 
acometamos hasta morir 6 veuccr<)) 
Eran cerca de 700 de los mas esforza- 
dos y valcrosos geiTeros. Empmiaron 



"I 



AJBAR MACmiUA. 97 

padecido de 61, le did libertad. Reunid siete mil cabezas, y ha- 

biendo separado la de A1-AI4 y otros conocidos, escribid sus 

nombres en pedazos de pergamino, se los colgd de las orejas, 

bused despues quieii se encargase de Uevarlas A Ifrikiya, dAn- 

dole por ello crecida retribucion , y 6ste atravesd con ellas el 

mar, ilevdndolas en imas alforjas , y \leg6 d Kairewan , en cuya 

plaza las arrojd durante la noche. Encontrdronlas al amanecer, 

con un escrito, que iba tambien en las alforjas, en el cual se 

referia el suceso, que se divulgd liasta Uogar A oidos de Abd 

Cbaafar. El Emir, de vueltade su expedicion, mandd a su liber- 

to Bedr y A Temam ben Alkama con tropas contra * Toledo, donde * p^g. i04, 

sitiaron A Hixcm ben Orwa. Detcrniind el Emir quese alterase 

el drden que se guardaba on el servicio militar de los C/mnd, y 

que se estableciese un turno de seis mescs , de manera que cuan- 

do concluyese uno fuese otro. Asi l\Gg6 el ceroo fi fatigar extre- 

madamente A los liabitantes de la ciudad, y A liac6rseles muy 

pesada la guerra. Ademas les escribieron Teraain y Bedr, y en- 

tregaron a Hixem y al Omari y (i Hay wa , con lo cual se libra- 

ron de todo castigo. Temani salid con ellos para conducirlos A 
Cdrdoba, y Bedr permanecid en sujlugar, esperando lo que el 
Emir disponia con respecto d la ciudad. Al llegar d Oreto en- 
contrd Temam A Asim ben Mo(;lim At-Tsal<afi, quien le comu- 
nicd la drden de que regresase a Toledo, como wall, y volviese 
Bedr. Con arreglo A este mandato volvid Temam [k Toledo), y 
At-Tsakafi se hizo cargo de los prisioneros, caminando con ellos 
hasta llegar k la aldea de Halwa , donde encontrd k Al-Abdi, 
jefe de la policia . k quien el Emir liabia mandado al efecto, y 
que llevaba para los prisioneros chupas de lana , un barbero y 
burros. Les fueron rapadas las cabezas y vestidas las chupas , y 
metidos en unos cestos, los montaronen los burros, entrandolos 
de esta suerte en la ciudad. Al-Omari, queestabaenfermo, dijo 

las espadas , y acometiendo impetxio- . Dios, los soldadoa do AI-AU fue- 

samento a sus euemigos , trabose uu ron desordcnados y omprendieron la 

combate, que estuvo indeciso largo fuga. » 
tierapo, hasta que, favorecidos por 



98 AJBATt MACHMUl 

(i Haywa : « j Angosta chupa me han vestido ! » Haywa le con- 
* p%. 105. testd : " i Ojala * vi vieses lo bastante para deteriorarla ! » Despues. 

por drden del Emir, fueron muertos y crucificados. 

Subievdse en seguida en Niebla Caid Al-Yabsobi, conocido 
por Al-Matari. Se embriagd una noche, y habi^ndose hablado 
delante de 61 de la matanza de los Yemenies , secuaces de Al- 
Ala, atd d su lanxauna bandera; por la manana, disipadala em- 
briaguez , vi(i aquella bandera atada, y preguntando lo que era, 
dij6ronle que 61 mismo, irritado con el recuerdo de la matanza 
de sus companeros de tribu , la habia puesto en aquella forma la 
noche anterior. Entdnces dijo : "Desatadla dntes que esto se di- 
vulgue»; mas despues varid de opinion y dijo : «No soy para 
volverme atras de lo que una vez he pensado..' Era hombre es- 
forzado, y mandando emisarios a su tribu, y habi^ndose reuni- 
do todos, se puso en marcba y Uegd a Kalaat Raawac. Ap^nas 
el Emir tuvo noticia de esto, tomd el camino y fu6 k sitiarle. 
Al-Matari salid k pelear y fu6 muerto, asi como Odlim ben Moa- 
wiya Al-Keiay. Los sublevados nombraron entdnces por su jefe 
A Jalifa ben Meruan Al-Yahsobi, quien habiendo pedido y ob- 
tenido el perdon para si y los suyos, abandond el castillo, vol- 
vi^ndose tambien el Emir. 

Rebeldse despues Abd-Sabbah, d causa de que el Emir le ha- 
bia nombrado wall de Sevilla y despues le habia destituido. Dis- 
gustado con esto, reunid gente , y escribid k los distritos , lo cual 
sabido por Abdo-r-Rabmen, k quien enviaron de aigunospun- 
tos las cartas que Abd-Sabbah habia escrito, discurrid un ardid 
para hacerle venir k Cdrdoba. Cu6ntase que Abd- Allah ben Jk- 
lid fu6 k buscarle, y bajo salvaguardia de paz le condujo k Cdr- 
doba, por lo cual, cuando el Emir le matd, Abd-Allah renuncid 
" ^*%- 106. su empleo * y se retird a su casa de Alfontin , donde permanecid 

hasta su muerte, sin aceptar cargo ninguDo del Sultan. Otros di- 
cen quele trajo k Cdrdoba Temam ben Alkama, sin salvocon- 
ducto, sine sdlo con buenas palabras. Cuando llegd k Cdrdoba, 
llevando cuatrocientos jinetes de su division, el Emir lehizo en- 
trar en su aposento; mas aquel le inorepd tan duramente, y ie 



AJBAR MACHMU^. 99 

habld en t^rminos tan amenazadores, que el Emir embistid con 
,61, y llamd ^ una esclava negra, natural de Medina, que era la 
que cuidaba de sa harem, y tenia k su cargo ia educacion de las 
esclavas con arreglo al gusto del emir, la cual le trajo ud alfan- 
ge. Con todo eso elxeque estaba k punto de matar al Emir, quien 
liamd en su ayuda d unos esclavos , y 6stos concluyeron con 
Abd-Sabbali, ya debilitado con una herida del alfange, que 
habia recibido en el cuello. Mandd que envolviesen su cad5,ver 
en una gualdrapa de pelo. le quitasen de aquel lugar y limpia- 
sen las manchas de sangre , y en seguida hizo que viniesen sus " 
wacires, a quienes dijoiinicamente que tenia preso k Abd-Sab- 
bab , y les pidid su parecer sobre si debia d no matarle. Ninguno 
le aconsejd que le matase, porque decian : '< Tiene cuatrocientos 
bombres k la puerta . tu ej6rcito esti ausente, y no estamos segu- 
ros de que de esto no resulte aiguna desgracia. - Sdlo Al-Meruani 
le aconsejd matarle, y recitd con tal motive los versos que di- 
cen : 

«' No te se escape , porque (si se escapa) nos babrA de ocasionar 
-una gran desgracia. Pon sobre 61 duramente la mano, y te li- 
»brar^s de la desventura. ■> 

* Entdnces Abdo-r-Rabmen les dijo : «Pues ya le mat6 », y * PAg. io7. 
mandd que sacasen su caboza. Uno de ellos gritd k los soldados ; 

« Ya Abd-Sabbab es muerto; el que quiera v^yase en paz k su 
casa." Dispers^ronse, y no hubo mks. 

Cuatro aflos despues de esto rebeldse el Fatimi , cuyo nombre 
era Sofian * ben Abdo-l-W6hid , de la tribu de Micnesa ; su madre 
se llamaba Fdtima, era oriimdo de Labidenia [sic) y maestro de 
escribir. Supuso ser descendiente de Fdtima^, y habiendouna 
noche sorprendido al gobernador de M6rida, i^klim. Abd Zibil, 
le matd, y se hizo dueiio del distrito de Coria, cometiendo des- 
manes k diestro y siniestro. Salid el Emir contra el, llamdndose 
aquella campafLa la de la (^vuelta?), y el Fatimi huyd bacia 
el pais agreste. El Emir recorrid la comarca y la asold, castigan- 

* Otros dicen Xakfa. ^ FAtima era la hija do Mahoiiia. 



100 AJBAR MACHMUA. 

do severamente i cuantos se habian declarado secuaces del su- 
blevado, 6 habian tenido alguna participacion en su rebeldia. 
Alii saqued, inoendid y destruyd, hasta que recibid carta de su 
liberto Bedr, que habia quedado haciendo susvecesen Cordoba, 
en la cual le noticiaba que Hayat ben Mol6niis, el de Hadra- 
maut, se habia sublevado en Sevilla con los de Emeso, y que 
con 61 estaba Abdo-l-Gd6r Al~Yahsobi. Con el Emir se halla- 
ban Malhab Al-Quelbi , Ebn Al-Jaxjax y su hijo, que eran de 
Sevilla, y asi que recibid la carta regresd hasta acampar en la 

* Hg. 108. almazara, * mandd prender a los referidos y demas sevillanos 

que con 61 estaban, hasta el numero de treinta, y se puso en 
marcha contra los rebeldes, que habian Uegado hasta Bembe- 
zar (?), atrincherdndose en este punto, donde el Emir los com- 
bati<5 durante algunos dias. Con los sublevados estaban los ber- 
beriscos del Algarbe, y el Emir mandd que los Benu Maimon 
se pusiesen en correspondencia con ellos, y les ofreciesen lame- 
jor acogida de su parte. Despues ordend la compra de esclavos 
y secuaces, y se apresuraron i venir d 61, de tal manera, que 
reunid en su registro un numero considerable. Entdnces dis- 
puso comenzar las hostilidades. Los berberiscos, viendo cuAnto 
se prolongaba el cerco y la guerra, prometieron 4 los Benii 
Maimon que al siguiente dia, cuando se trabase la batalla, 
emprenderian la fuga, con tal que se les perdonase. Con efec- 
to, el dia inmediato, en lo mds renido de la pelea, cumplieron 
lo prometido, y arrastraron A los demas en su fuga; pero no se 
perdond 4 berberisco ni Arabe, habiendo sido todos pasados d 
cuchillo, en tan gran niimero, que no seha conocido mayor car- 
niceria, ni dun la de los secuaces Abbasies que fueron derrotados 
con Abol-Ald. Hayat perecid, y Abdo-1-Gdfir, quepudo escapar, 

* ?&g. 109. se embarcd y pasd al Oriente. El Emir escribid * d Bedr que ma- 

tase d los treinta sevillanos que dntes habia mandado prender, 
y fu6 la drden ejecutada. En aquella ocasion fu6 comprado Bazi 
S el cual combatid con tanto denuedo, y did tales 

^ Aquf hay una frase ininteligible. 



AJBAR JitAOHMUA. 



101 



pruebas de valor, que habiendole pregunfado el Emir si era es- 
clavo 6 libre, y habiendo contestado que esclavo, dispuso el Emir 
que fuese comprado, y le nombrd para el empleo de oficial de la 
guardia negra, unica que habia en aquella sazon, porque no se 
conocia entdnces la que hoy existe , y que I'u^ establecida per el 
emir Al-Haquen ; y aunque habia infanteria y caballeria, 6sta 
se hallaba bajo el mando del general de la infanteria. Abdo 1- 
Hamid ben Ganim, sin distincion de caballeros ni guardias, co- 
mo hay ahora. En este mismo afio fu6 el Emir en persecuciondel 
Fatimi, el cual huyd hacia las escabrosidades, pasando de Al- 
kasr Al-Abyad (Alcazar Blanco), y Abdo-r-Hahmen se volvid. 
Rebel(ise despues' contra 61 Yahya ben Yozid ben Hixem , 11a- 
mado Al-Yezidi , en union con 6baid- Allah ben Aban ben Moa- 
wiya ben Hixem ben Abdo-l-M61ic, A quienes secundaban Ebn 
Diwan Al-Hixeni, Ebn Yexid ben Yahya At-Tochibi y Ebn 
Abi. . . . *. Esfaban ya convenidos en sublevarso. cuando una 
noche descolgdse por el muro un liberto de 6baid- Allah y. . 
se dirigid al alcdzar en busca de Bcdr, * y como el Emir cstuviese 
entdnces divirti6ndose en una caceria en el Guadajoz, puso en 
conocimiento de aqnel lo que acontecia . y Bedr mandd un posta 
al Emir con la nueva. Llamd 6ste ii su liberto ^!araaa (?). jefe de 
su caballeria, y le dijo : <■ Ve con los soldados do que puedas dis- 
poner y apod^rate de Obaid ben Aban. » Despues Uamri k Abdo- 
1-Hamid ben GAnim, jefe de la infanteria, y le dijo : « Anda y 
prende ^ Yahya ben Yezid... Fueron en efecto, y prendid cada 
cual ^ aquel que le correspondia. Aposentdse el Emir en la Ru- 
safa y dispiiso que los encarcelasen; siguieron arrestando A los 
demas, y cuando todos estuvieron juntos, did dr den de quefue- 
sen decapitados. Sus caddveres fueron arrastrados desdo la Ru- 
safa hasta el kasd de Cdrdoba ^ 



i 




* v&g. no. 



1 El MS. dice ^^.Z (iGarib?). 

2 Ul^ jli'jccy era nuislime«, di- 
ce el original, lo cual no forma sen- 
tido en este caso. 



^ El hasd llamaban 4 un parajo 
cercano al alcazar, i la orilla del rio 
de Cordoba. 



102 AJ:bAR MACHMUl. 



Un ailo despues se levantd enTodmir Abdo-r-Eahmen ben Ha- 
bib Al-Fihri, llamado el Esclavo, y esoribid k yuleiman Al-Ara- 
bi, de la tribu de Quelb, que estaba en Barcelona, invitandole k 
que abrazase su causa. Al-Arabi le contestd que no dejaria de 
ayudarle ; mas, eneolerizado Al-Fibn al ver que A pesar de esta 
contestacion no reunia tropas para venirensuayuda, fu6dcom- 
batirle , quedd vencido pop Al-Arabi y volvid a Todmir, adon- 
de el Emir se dirigid, asolando aquella comarca. Un individuo 

do la tribu de Bernes, natural de Oreto, llamado S se pre- 

* PAg. 111. sentd al Film como companero, * y tal sinceridad fingid, que lle- 

go 4 ser uno de los hombres de su mayor confianza y k inspi- 
rarle la mayor seguridad. Entdnces le sorprendid y le matd, vol- 
vi6ndose despues con su caballeria adonde el Emir se hallaba. 
Mandd 6ste despues un ej^rcito al mando de Temam y de Abd 
Otsmen t combatiral Fatimi, que estaba en un Castillo. En- 
viaron 6stos de parlamentario d Wachili Al-Gacani , hijo de una 
WmanadeAbd Otsmen; mas habiendole el Fatimi persuadido 
k que le siguiese, consintid en ello y se quedd con 61. Temam 
y Abd Otsmen llegaron con sus tropas y trabaron con el Fatimi 
un reilidisimo combate , en el cual 6ste quedd vencedor. Las tro- 
pas retrocedieron, y el rebelde se dirigid hdcia Santaver, apo- 
sent^ndoseen la alqueria Uamada Kariat-al-6yun (de las Fuen- 
tes), adonde Abd Maan Daud ben Hilel y Quinena ben ^aid Al 
Aswad le mataron alevosamente , huyendo Wachih Ai-Gapani, 
que fu6 k sentar sus reales en la costa de Elvira. El Emir mandd 
k Xobaid y k Abdos ben Abi Otsmen, quienes un dia de fiesta 
cogi^ronlo desapercibido y le mataron. Cuando el Emir mandd a 
estos dos contra VVachib , ya habia enviado k Bedr contra Ibra- 
him ben Chaxra Al-Bernesi Al-Meruani, y le sorprendid en su 
morada el mismo dia en que aqu61 fu6 sorprendido y muerto por 
Xohaid y Abdos. Hubo una tenaz pelea, porque Ibrahim era hom- 
bre esforzado; pero al fin Bedr le matd. 
* Pag. 112. Despues se sublevd * Ap-gdami, persona que gozaba de bas- 

tante favor con el Emir ; mas una noche se embriagd, y dirigi^n- 

■* Palabra ininteligible. 



AJBAR MACHMUA. 103 

dose k la puerta de la ciudad , la encontrd cerrada y quiso abrir 

la del puente ; acometiole la guardia, y 61 cargd contra ella es- 

pada en mano, hasta que Uegd el case is, noticia de Al-Abdi '. 

quien, en consideracion ai estado de embriaguez en que se en- 

contraba, ie salvd y procurd calmarle. Lu6go que se despejd, y 

reflexiond sobre lo que habia hecho, temiondo la cdlera del Emir, 

huyd y se liizo fuerte en un lugar del oriente de Bspaiia, donde 

se creyd seguro. El Emir envid en su persecucion 6, Habib ben 

Abdo-l-Melic , el Koraixi , quien Uegd adondo As-C^olami estaba. 

Entdnces desafid d Habib, y grild qui6n qucria medirso con 61 en 

singular combate. Uii esclavo negro que tenia Moguits aceptd 

el reto, y liabiondose reciprocaniente herido, perecieron juntos. 

Rebeldse despues Ar-Rom6his ben Abdo-1-Aziz Al-Qiiineni, 

que era gobernador de Algeciras. Tramdse esta conspiracion on 

un liines ; W^gd la nueva al Emir el vidrnes ; se puso en marcha el 

sdbado, y el miercoles, que habia dioz diasde la rebelion.sinque 

Ar-Rom61iis hubiera tenido la menor noticia. vid aparecer de 

repente los escuadrones que venian en su persecucion. HallAbase 

en el bafio. despues de haberse untado con una pasta epilatoria, 

que bubo de arrojar, apresurdndose d embarcarsc con los suyos, 

y pasando al Oriente A presentarse A Abd Cbaafar Almansor. 

Acontecid despues la rebelion de Al-Arabi on Zaragoza, en 
union con Ho^ain ben Yahya Al-Ansari , desccndiente de ^'aad 
benObada.ElEmirmandd contra 6U Tsaalaba bon * Abd con un * ^"e- n^- 
ej6rcito. que sitid la ciudad y la combatid per algunos dias. Apro- 
vechd la ocasion Al-Arabi en quo cl ej6rcito dcscuiddso algun 
tanto en el asedio, porquc los soldados, viendo cerradas las puer- 
tas de la ciudad , creyeron que Al-Arabi se habia ya cansado de 
laguerra, y entdnces prepare su caballeria. y cuando ra^nos 
pensaban les acometid, puso en fuga k los sitiadores y cogid pri- 
sionero A Tsaalaba en su tienda , remiti^ndolo AKarolo ^ Lu6go 
que 6ste tuvo en su poder al prisionero, desed tambien poseer la 
ciudad de Zaragoza, y vino & acampar junto k ella. Sus habi- 



1 



Al-Abdieraeljefedelapolicia. - Carlo Maguo, 






104 AJBAR MACHMUA. 

tantes le combatieron valerosamente hasta que le rechazaron, 
oblig^ndole d volver 4 supais. 

Fu6 lu^go el Emir k combatir d Zaragoza. y ocurrid que ha- 
llandose acampado cerca del desfiladero de Abd Tawil , Hafs ben 
Maimon sostuvo arrogantemente una disputa con GAlib ben Te- 
mam, diciendo que los Macmudas eran superiores a los Arabes. 
Gdlib le asest(5 una cuchillada y le matd, sin gran desagrado del 
Emir, quien continud su marcha hasta acampar en la alqueria 
de Santaver, en la cual prendid hasta treinta y seis personas, en- 
tre eilas Hilel, ouyo hijo Baud, matador del Fatimi, se escapd; 
y remitid los presos d Cdrdoba , siendo encerrados en una casa 
dela ciudad, que era el lugar destinado para c^rcel. Antes de 
* Pdg. 114. que el Emir llegase a Zaragoza, *Al-Hosain ben YahyaAl-Ansa- 

ri acometid h Al-Arabi un vi^rnes en la mezquita mayor y lo 
hizo matar \ quedando unico dueiio del mando. Aison, hijo del 
asesinado, que habia huido k Narbona, lu6go que supo la lle- 
gada del Emir d Zaragoza , vinose para esta ciudad , y se colocd 
detras del rio, hasta que un dia vid salir de la ciudad al matador 
de su padre, que llegd hasta el dique del agua. Entdnces lanzd 4 
ia corriente su caballo, llamado el Fogoso, y saliendo al encuen- 
tro del asesino, lo matd, volviendose despues con sus companeros. 
Entdnces tomd este sitio el nombre de vado de Aison. El Emir le 
llamd A su lado, y vino & formar parte de su ej6rcito, combatien- 
do con 61 4 Zaragoza. Cuando los defensores de la ciudad se vieron 
muy apurados, pidid Al-Hosain la paz , que le fu6 otorgada , dan- 
do i su hijo en rehenes. El Emir lo recibid y se apartd del cer- 
co; mag el hijo de Al-Hosain, que se Uamaba Said y era hombre 
vigoroso, no estuvo en el ej^rcito del Emir sino un dia, ddndose 
trazas para huir a ^ que tenia eu tierras de Pallares. 

' Aunque el texto dice literalmen- 9 i 1 1 
te (de mat6)>, no fn6 6\ quien le mato ^^' ' ^''^ ^' ^^ 'i^® ^^^^ ^^^ *®^- 
personaimente J pues el hijo de Al- *^^' ^^ significa aqui nada. Acaso de- 
Arabi mato poco despues al asesino beraleerse jL^!, Hparientesporafi- 
de su padre, y Al-Hosaiu vivio a;in ^id&.d, » (R. D.) 
algun tiempo. 



AJBAR MACHMUl. 105 

El Emir fu6 a devastar a Pamplona y Coliure (?), volvid des- 
pues contra la comarca de los vascones y de Cerdafla, y acampd 
en el pais de Ebn Belascot \ cuyo hijo tomd en rehenes, y le 
concedid lapaz, obligAndose aqu6l ^ pagar el tribute personal. 
Lu6go prendid a Aison, temiendo se le rebelase. 

Wahb Allah hen Maimon dijo, cuando * Galib ben Temam * ?%• 115, 
matd a su hermano Hafs : «Si los Koraixies no se declaran por nos- 
otros, se levantar^n en pro de nuestra causa setenta mil espadas. " 
El Emir le mando prender, y de regreso d Cdrdoba sentdse en un 
aposento alto de la Rusafa, y mandando traer d Wahb ben Mai- 
mon, ordend que le matasen. Despues hizo conducir k Aison, 
quien dijo que tenia que comunicar una noticia al Emir. Ninguno 
podia acercarse a 6ste, y le contestaron que dijera lo que queria 
comunicar. Aison, que llevaba escondido unpuiial, conintento 
de matar al Emir, viendo que no podia conseguirlo, volvidse 
contra el esclavo que le habia replicado, y le asestd una puilala- 
da, de quemurid. Comenzd enseguidadvagarpor losjardines, 
y los soldados de la guardia se retraian de 61, hasta que Ydpuf, 
jefe de los baiios, que tenia en la mano un leilo para atizar la 
lumbre, le did con 61 un golpe en la cabeza y le matd. Despues 
mandd el Emir que arrastrasen su cadaver y el de Wahb ben 
Maimon desde la Rusafa hasta el B'ccsd, sobre el rio de Cdrdoba, 
donde fueronlos dos puestos en oruces al pi6 del alcazar. 

Lu6go que el hijo de Hosain se vid con su padre, volvid 6ste 
d la rebeldia, y el Emir salid contra Zaragoza, rodedndola para 
combatii'la con mdquinas de guerra, en niimero de treinta y 
seis , segun se cuenta , y tanto estrechd la ciudad , que vinieron 
k implorar su clemencia y le entregaron a Hosain , que entdnces 
fue la linica victima, en union con otro zaragozano que desig- 
nd, * llamado Rizq, de la tribu de Bernes, d quien mandd cortar * Pag. lie, 
los pi6s y las manos , muriendo en seguida. Despues regresd Ab- 
do-r-Rahmen a Cdrdoba y aposentdse en la Rusafa. 

* Probablemeute Galindo Belascotenes , de quien babla la Geneahgia de 
Mey4. 



106 AJBAS MAOHMUA. 

Tambien intents rebelarse contra 61 su sobrino Moguira ben 
Ai-Walid ben Moawiya, ayudado por Hodzail ben As-Somail 
ben Hatim. Supolo el Kmir por aviso que le did Aid ben Abdol- 
bamid Al-Koxairi, y mandando prender a Moguira y Hodzail y 
& todos los que estaban en este pensamiento, los interrogd, y ha- 
biendo obtenido de ellos la confesion (de su intento), dispuso que 
los matasen. En seguida se trasladd de la Rusafa a Cdrdoba. 

Por ultimo, se sublevd contra 61 Mohammad ben Ydcuf Abol 
Aswad, viniendo k estacionarse con sus secuaces junto 4 Cazlo- 
na. El Emir salid contra 61 y le tuvo cercado algunos dias, has- 
ta que dispersas las tropas del rebelde, fu6 derrotado, con muerle 
de cuatro mil de los suy os , huyendo 61 hdcia Coria, adonde le si- 
guid sin tardanza el Emir, y entdnces se refugid en las escabro- 
sidades. El Emir se apoderd de su familia.matd d algunos de los 
suyos y asold la comarca, regresando en seguida. Esta fu6 la 
liltima expedicion militar del emir Abdo-r-Raiimen ben Moa- 
wiya, que murid k los treinta y tres afios y tres meses de su 
mando ^ . 

En cierla ocasion esoribid d Abdo-r-Ralimen ben Moawiya 
uno de los koraixies que habian venido A 61 desde el Oriente, 
quejAndose de la mezquindad de la pension que le tenia asigna- 
da, pidiendo que se la aumentase. y extendi6ndose en conside- 
raciones, por la familiaridad y franqueza que le daba el paren- 
tesco. El Emir ie contestd con los siguientes versos : 
* Pag. 1L7. * "Nadie, como yo, impulsado por una noble indignacion y 

'■desnudando la espada de doble ialo, 

"Cruzd el desierto, surcd el mar, y superando oias y est6riles 
» camp OS, 

"Conquistd un reino, fundd un poder y un minbar indepen- 
"diente para la oracion. 



■■ MurioAbdo-r-Ralimenlcl mdr- de 138 (U do Mayo de756), duro, 

tes 22 de Rabi^ 2." de 172 (30 de en efecto, su mando treinta y tres 

Setiorabre de 788). Oomo habia em- afios y mds de tres meses. 
pezado k reinar el 10 de Dzol-Hicba 



1 

i 



AJBAR MACHMUA. 107 

"Organizd un ejercito que sehallabaaniquilado, y pobld ciu- 
"dades que se hallaban desiertas. 

»Y despues liamti d su familia toda t paraje donde pudo venir 
"como &, propia casa. 

»Y 61 vino, sin embargo, acosado del hambre , abuyentado 
.ipor las armas, fugitive de ia muerte. 

»Y obtuvo seguridad y bartura, y riquezas y familiares. 

..^Por Ventura, el derecho de 6ste sobre aqu61 no es superior 
.'al de bienbechor y patrono?" 

Una vez salid en tren de guerra contra la frontera de Aragon, 
y al lado de su campamento posdronse unas gruUas : conociendo 
su pasion por la caza, vino uno A, avisarle y d despertarle elde- 
seo de cazarlas; mas 61 rehus6, diciendo : 

..D6jame de cazar gruUas; 

»No me anima otro deseo que el de cazar impios , 

..Ya se encuentren en oculta raadriguera, 6 enelevado monte. 

* «Cuando en mi camino el sol del mediodia lanza sus rayos * ^^s- ns- 

»abrasadores, 

..Ks mi dosel la sombra de la bandera tremolante. 

«Mds grato que jardines y alcdzares excelsos 

.>Es para mi el desierto y la morada en la tienda. 

..Di, pues, 4 aquel que duerme sobre cojines : 

"La grandeza se acrisola con los sufrimientos de la caminata. 

"Para alcanzarla debes arrostrar toda molestia; 

..Si no, serAs el mds abyecto de los mortales." 

Abd Chaafar Abd-Allah ben Mobammad, el llamado Alman- 
sor \ preguntd cierto dia ii unos amigos : ..;,Qui6n es ol sacre de 
los koraisies?-Elemirde los creyentos. coniestaron, porquo 
organizd el imperio. aquietd las turbulencias y sosegd los dni- 
mos.-No habeis acertado , dijo el Califa.-Pues es Moamya. 
respondieron.-Tampoco ese.-^Abdo-l-M^lic ben Meruan/-- 
Tampoco.-; Pues qui6n es, preguntaron . oh emir de los musli- 
mes?" Y dijo: -Es Abdo-r-Rahmen ben Moawiya, el cual, sa- 



1 



Abo Chaafar Almansor, callfa Abbasi, 



108 AJBAB MAOHMul. 

liendo ileso, con su astucia, de entre las lanzas y espadas, cruzd 

el desierto, atravesd el mar, entrd en una tierra de infieles, 

* ng. 119. fundrf * ciudades, reunid ej^rcitos y organizd un reino, que 

^ntes sehallaba en la anarquia, con su buena administracion 
y su firmeza de car^cter. Moawiya montaba una cabalgadura 
que le habian preparado 6mar y Otsmen , allanandole las di- 
licultades; Abdo-1-Melic habia sido proclamado ^ntes de su 
advenimiento al trono; el emir de los creyentes contaba con 
el apoyo de su familia y la union de sus partidarios; mas 
Abdo-r-Rahmen ben Moawiya se hallaba solo , sin mds auxi- 
lio que su inteligencia , sin m^s companero que su firme vo- 
luntad. » 

Cuando sitid 4 Al-Arabi en Zaragoza \ salid 6ste para recha- 
zarle de sus puertas, y Abdo-r-Rahmen le vencid, despues de 
un tenaz combate que hubo entre uno y otro ejercito. En esta 
ocasion recorrid Abdo-r-Rahmen el campo de batalla, repartien- 
do recompensas , sobre el mismo terreno en que habian comba- 
tido, a los soldados que se habian senalado , y vid A uno que ha- 
bia descendido de su caballo , y que en su puesto habia hecho 
pruebas de valentia. Recitaba unos versos, k imitacion de aque- 
llos del poeta que dicen : 

«No pudieron bajar de sus caballos , nosotros si ; el mejor guer- 
rero es el que puede bajar ^. " 

Entdnces dijo dun esclavo que le acompanaba: «Mira qui^n 

es ese hombre: si es persona distinguida, dale mil adinares; 

si es de baja esfera, dale la mitad. >- Averigud que era un arabe 

de Rayya, llamado Al-Caacaaben Jonaim, y le did los mil adi- 

* PAg. 120. nares, Uegando despues i merecer especiales distinciones, hasta * 

ser nombrado por el Emir c^dhi del distrito militar del Jordan. 

Lu6go hubo de sufrir virias vicisitudes, y se rebeld. El Emir le 



* V^ase la pdg. 104. vencido Iraye, y debe su salvaciou a 

^ El vencedor puede bajar del ca- su cabalgadura. 
ballo sobre el campo de batallaj ei 



AJBAR MAOHMTJA. 



109 



vencid y le perdond, nombrdndole cddhi. con el deseo de no per- 
der el fruto del beneficio que le habia hecho '. 



HIXEM BEN ABDO-R-RAHMEN. 



El emir Hixem ben Abdo-r-Rahmen era bueno , virtuoso , li- 
beral y magnanimo, muy bondadoso con sus vasallos y defensor 
de sus fronteras de manera tal, que habiendo oierto sujeto en 
su tiempo legado en testamento una suma para rescate de algu- 
na cautiva que estuviese en tierra de enemigos, se bused y no se 
encontrd, por lo bien guardadas que tenia sus fronteras , y por- 
que 61 rescataba a los prisioneros. siendo ademas los enemigos 
muy d6biles para acometerle. Jamas fu6 muerto soldado alguno 
de sus fronteras 6 de su ej^rcito, sin que inscribiese k sus hijos 
en el registro de sus pensionados. 

Cuando k M61ic ben Anas ^ le fueron referidas las buenas cos- 
tumbres de Hixem y sus virtudes, dijo : -Deseo que dDiosplazca 
ornar nuestra fiesta con la presencia de este emir... Esto cuenta 
el faqul Ebn Abi Hind, que conocid t M61ic y fu6 su discipulo. 

Cu^ntase de Hixem que cierto dia Al-Hawari se le presentd 
y le dijo : "Ha muerto Fulano, dejando una aldea que produce 
tanto, y es de gran valor; abora se vende para pagar sus deu- 



* Es decir ; deseando atrac^rsele 
por este nuevo beneficio, y obligarle 
mds con tanta generosidad. 

2 M^lic ben Anas es nno de los 
cuatro famosos doctores fundadoros 
de los cuatro ritos ortodoxos, y el 
mas respetado en las comarcas occi- 
dentales del imperio musHme , donde 
sus doctrinas fueron preferentemente 
adoptadas , gracias a los muchos dis- 
cipulos que de estos palses pasaron 
al Oriente a oir sus lecciones , ^ in- 
trodujeron despues sus obras y su 



sistema. El que parece haber contri- 
buido radsj entre otros, k la propa- 
gacion del rito malequl en Espafia, 
fu^ el faqul Yaliya ben Yabya, que 
oyo las lecciones de Millie , y A su re- 
greso, no solo difundi6 la docti*ina 
de aquel maestro, sino que influy6 
sobrcmanera en la corte , donde fu^ 
en ciertas ^pocas atendido y respe- 
tado, para que el nombramiento de 
cadhies recayese en personas adictas 
4 esta secta. ( V^ase Al-Makkari , i, 
p&g. 466.) 



110 



AJBAR MACHMtTA. 



das, » Le estimuld d que la comprase; mas 61 contestd : «Deseo una 
cosa; si la alcanzo. no tengo necesidad de esaaldea; si no la con- 
sigo, I de qu6 me sirve? Hacer un beneficio k un solo hombre 
(que es lo que deseo) me es m^s satisfactorio que la adquisicion 
de una aldea. » Ent6nces dijo Al-Hawari : "Pues regdlamela.-, y 
con efecto, mandd que se le diese el precio de ella. 
* Piig- 121. goji^ Hixem remitir bolsas* llenas de dinero para que lo re- 

partiesen entre los que asistian d las mezquitas en noclies llu- 

viosas y oscuras , procurando de esta suerte que fuesen frecuen- 

tadas. Cu6ntas0 tambien de el que era el mds en6rgico de los 

hombres para repriralr el despotismo de sus gobernadores y sir- 

vientes. Cierto sujeto, victima de la injusticia de uno de aqu6- 

llos, salid un dia al encuentro del Emir, cuando 6ste iba acorn- 

pailado de su comitiva, que con su estr^pito impidid que pudiese 

oirle. Uno de los del cortejo, que estimaba grandemente al go- 

bernador, apresurdse il salii- al encuentro del quereliante, y ocui- 

tflndole en su raorada , reconocid la razon que le asistia y pro- 

metid que se le baria justicia. Despues escribid al gobernador lo 

ocurrido, y 6ste procurd complacer al ofendido y ganar su afecto 

de tal mode, quese did por satisfecho, Fuele referido d Hixem 

el ca^o de aquel quereliante que babia salido k su encuentro, y 

t quien babian apartado dntes de que liegase d 61, y enojdse por 

ello sobremanera. Dij^ronle que ya le habian otorgado cumplida 

justicia, y que le habian becho tales y cuales cosas para com- 

plaoerle ; mas 61 replied : ..La salisfaccion dada por el tirano al 

ofendido no basta, si dntes no siente aqu6l el peso de la leys y 

mandandollamaraitiranizado. ledijo : "Declarabajojuramen- 

to todas las ofensas que de 61 bayas recibido, k excepcion de las 

penas que te haya impuesto con arreglo a la ley de Dios.- En 

efeoto. no declardbajo juramento cosaalgunade que no recibiese 

satisfaccion. Esta manera de reprimir d todos sus gobernadores 

era mds eficaz que Idtigo y espada. 

Se cuenta de 61, con referenoia k la 6poca en que aun no era ca- 

lifa* la siguiente an6cdota : «Estaba cierta vez sentado en una ga^ 

PAg. 122. leria que daba sobre el rio, mirando desde alii * el arrabal, cuando 



AJBAR MAOHMTJA. 



Ill 



vi(5 venir k uno de la tribu de Quin^na, protegido suyo, que ve- 
nia por el camino de la cora de Jaen , de donde era natural y en 
la que ejercia el cargo de gobernador su hermano Abd Aydb. 
Vieudo cudn apresuradamente caininaba , t pesar del calor, Ua- 
in(5 k uno de sus esclavos y le dijo : -Ksloy viendo k Al-Quin6- 
ni, mi protegido, que se acerca, y no comprendo que pueda 
venir por otro motive sino por algun asunto dcsagradable quo 
le baya ocurrido con Ab(5 Aydb. Coidcate en la puerta. y cuando 
llegue, bazle entrar aqui tal como viene. - Le hizo entrar cuan- 
do llegd, y Hixem, ocultando detras de una cortina A una es- 
clava que tenia consigo, le dijo : '^iQ.wh te pasa. Quin6m? Oreo 
que sera algun asunto que te preocupa.— En efecto, contestd. 
uno derai tribu ba matado involuntariamente A otro sujeto. Kl 
precio de la sangre se ha cargado sobre todos los parientes pa- 
ternosS- mas siendo raultados todos los de Quin6na. yo be sido 
m^espeoialmenterecargado. Sabiondo Abd Aydb las relacio- 
nes que me unen contigo, se ha dirigido contra mi, y vengo & 
pedirte que me ampares en este agravio que se mo hace.— Sosie- 
ga tu temor, dijo Hixem , porque yo me ofrezco & pagar por ti y 
por todos tus parientes..; y dirigiendo la mano detras de la cor- 
tina, tomd un collar que tenia la esclava, y que le habia costa- 
do 3.000 adinares. Se lo did, y le dijo : -Paga con esto por ti y 
per los tuyos, y gudrdate lo restante... Mas el Quin6nile replied : 
-No he venido k pedirte (dinero). porque no me falta * con qud * ^^^' 123- 
pagar la multa que se me ha impuesto; pero por el agravio 6 
injusticiaque se me ha hecho, deseo que se raanifieste todo el 
poder de tu amparo y que aparezcan las muestras de tu pro- 
teccion.-^Puesde qu6 manera quieres que to favorezca?- 
Quiero que el Emir, Dies le conserve en paz, cscriba d Abd 
Ayob para que no exija de mi lo que no me corresponde . y me 
trate como k los demas parientes. -Conserva el collar, dijo Hi- 
xem, hasta que Dios facilite el cumplimiento de lo que deseas-; 

1 La muerte causada invoiunta- que pagaban todos los parientes do! 
riamente ae cnstigaba con una midta matador. 



112 AJBAR MACHMUA. 

y montando i caballo en el momento mismo, fu6 a ver k Abdo- 
r-Rahmea , que estaba en la Rusafa. Cuando le anunciaron que 
Hixem se hallaba k la puerta, dijo: "Sin duda alguna cosa ie 
ocurre, cuando viene a estas horas. >. Hixem, al entrar, perma- 
necid de pi6, yhabi^ndole dicho Abdo-r-Rahmen que se sentase, 
repuso : «Dios favorezca al Emir; ic6mo he de sentarme con la 
pesadumbre que me desconsuela y acongoja?» Refiridle el suce- 
so , y le rogo que le concediese lo que pedia y accediese a su so- 
licitud, k lo cual el Emir le dijo : " Simulate; porque se otorgard 
lo que desees y se accederA A lo que pidas; /_qu6 piensas que 
debe hacerse en este asunto? ~ Escribir, dijo Hixem, k Ab(5 
Ay6b para que no le moleste , ni tome de el lo que no deba. >- 
El Emir Abdo-r-Rahmen dijo : «Aun serd mejor que eso; su- 
puesto que tanto proteges k ese hombre, el precio de la sangre 
se pagara del tesoro publico, y se declarard k los de Quin^na 
libres detoda carga. merced k tu proteccion y a tu eficaz in- 
* iMg. 124. flueneia en su favor... Bidle Hixem cumplidisiraas gracias, * y 

el Emir mandd que se pagase la multa del tesoro publico, y se 
escribiese a Abd Aydb que no molestase al Quin6ni ni ^ su fa- 
milia. Cuando se dispuso 6ste k regresar a su pais , y fu6 4 des- 
pedirse de Hixem , dijo : -He conseguido ^un mds de lo que de- 
seaba, y he obtenido el mds eficaz de los apoyos, sin que, k 
Diosgracias, necesite el collar. H6ie aqui; loque es favor para 
los Bemi Quin^na por la carga de que se les alivia , no sea dis- 
favor para la esclava por la alhaja de que se la despoja, » Hixem 
le respondid : « Jamas, oli Quin6ni, vuelve k mi poder lo que 
una vez he dado de esta manera ; tdmale y s6ate de provecho ; 
que Lios dar^ k ia muchacha mejor collar que 6se." 



AL-HAQUEM BEN HIXEM. 

El emir Al-Hdquem ben Hixem, Dios se apiade de 61, era 
hombre esforzado, de firme carActer, victorioso en sus guerras. 

Apagd el f uego de la disoordia en Espana , concluy d con las tur- 



\ 



\ 

i 

^ 

r 

L 

V 



AJBAR MACHMUA. 113 

l>as de rebeldes, y humilld k los infieles por doquiera. A pesar 
de su energia y levantado dnimo, ora deferente -k la razon, amigo 
de que se liiciese justicia dun con sus hijos y amigos, y lo que 
es mds, con 61 mismo. Elegia para jueces a los ni<is modestos y de 
mayor rectitud , y tenia un kddhi, d quien por su bonradez , abs- 
tinencia y modestia, liabia encomendado cl conociniienlo de to- 
dos los asuntos de sus vasallos. Sc dice que el siguiente suceso 
fue el que mas alta idea liizo concebir tl Al-Hi'iqucm de 61, Un su- 
geto de la cora de Jaen *, fu6 despojado violenlamentc de una es- ^^' 
olava que poseia , por un recaudador de inipuestos , quion lu6go 
queces6 en su cargo, procurd traspasar la muchaclia k Al-IJA- 
quem. Cuando el despojado supo que se hallaba on poder de Al- 
Haquem, y tuvo noticia de la rectitud del kddhi , y de la justicia 
de sus fallos, <iun contra el Emir d sus familiares, presentdse a 
61, y le refirid lo ocurrido. El k^dlii le oxigid que presentase 
prueba, y trajo testigos que declararon tener noticia de to- 
do lo que habia dicho y de la violencia cometida con 61, asi co- 
mo conocer de vista A la esclava. Previene la Sunna ^ on este 
caso que se haga comparecer k la esclava, y por lo tanto , cl ka- 
' dhi pidid una audiencia k Al-HAquem, y cuando estuvo an- 
te 61, le dijo : "No puede haber cumplida justicia para el pueblo 
si no se somete tambien k cUa el poderoso. o Kefiridle ol caso de 
la esclava, y le did k elegir entre presentarla con arreglo k lo que 
ia ley tradicional disponia, d relevarle del cargo do kddhi. Al- 
Haquem le dijo : «Otra oosa hay mejor, y es comprarla de su le- 
gitime dueiio, ddndole el precio que pida por ella-; mas el kd- 
dhi le replied : "Los testigos han venido de la cora do Jaen en 
demanda de justicia, y si cuando estdn ante tu alcdzar les ha- 
ces volver sin declarar el derecho que les asisle, acaso no falta- 
rk quien diga que vendid lo que no poseia, y que fue venta im- 
puesta por fuerza, por lo cual no hay medio sino consentir en la 
presentacion de la esclava, d nombrar k quien to plazea para quo 
me sustituya." Viendo Al-Hdquem la firmeza de su rcsolucion, 

* La ley tradicional. 



114 AJBAR ItACHMUA. 

* Pag. 126. niandd que sacasen la esclava del alcdzar, * apesar de lo mucbo 

que le agradaba. Los festigos declararon ser la misma que co- 
nocian, y el kddhi pronuncid su sentencia, devolviendola d su 
dueiio, al cual dijo : "Gudrdale de vendei'la, como no sea en tu 
rnismo pais, para que las gentes, viendb cdmo se les hace justi- 
cia, tengan confianza en sus demandas y contratos. 

La muerte de este kddhi causd a Al-HAquem grandisimo pesar. 
Dicese que una esclava suya, llamada Achab., referia lo siguien- 
te : aEstaba yo con Al-HAquem la noche en que supo la muerte 
del k^dhi , y k media noche ech6 de ver que habia abandonado 
su lecho ; sail a buscarle y le encontr^ de pi6 , orando en la an- 
tesala de la casa. Me sent6 detras de 61, e hizo una prosternacion 
tan larga, que me dormi. Al despertar le encontr6 de la misma 
manera, y me volvid k veneer el sueno, hasta que 61 me desper- 
td, porque ya rompia el alba, Entdnces meacerqu6 k 61, y le pre- 
gunt6 qu6 asunto le babia preoeupado basta el extreme de ha- 
cerle abandonar el lecho. "Un gravisimo asunto, dijo, y una 
gran desgracia. Yo descansaba de los negocios del pueblo por el 
cumplido desempefXo del kddhi que Dies me babia deparado , y 
temiendo no acertar con un sucesor digno de 61, he rogado t Dies 
que me conceda uno semejante, que sirva de intermediario en- 
tre el pueblo y yo." Por la manana Uamd 4 sus wacires, y les di- 
jo : "Elegid persona apta para el desempeSo del cargo dejuez del 
pueblo, y en quien pueda yo descargar parte de las funciones 

* Pdg. 127. relativas al couocimiento de los negocios. >- * M61ic ben Abd- Allah 

Al-Koraxi propuso k Mohammad ben Baxir, que babia sido su 
secretario en Beja, por lo que sabia de su honradez y su mo- 
destia, que tenia experimentada. Agradd dAl-Haquem, y le 
nombrd para el cargo indicado, en el cual procurd aventajar k 
todos sus predecesores en rectitud, modestia y templanza, sin 
dejar por eso su costumbrede vestir elegautemente. Solia ira la 
mezquita y sentarse k ejercer sus funciones con un man to rojo y 
partida la cabellera; pero cuando sele trataba, conociase que era 
el mds bondadoso, modesto y continente de los hombres. Un su- 
jeto de cierta provincia entrd en la mezquita pregmitando por 61, 



i 

\ 
\ 

\ 



AJBAE MACHMTIA. 115 

que se hallaba con el referido traje : se aproximd k un circulo, y 
de alii le dirigieron k aquel en que el kddhi se encontraba; mas 
cuando se presentd ante ^1 y lo vid, volvid adonde estqban los 
que le habian dirigido, y les dijo : "Dios os perdone ; me acerqu^ 
a vosotros creyendo que erais hombres de bien, y os habeis bur- 
lado de mi, y me babeis engailado, dirigiendome i un flautista *. 
—No, per Dios, le dijeron, no te hemes enganado ; aqu61 es el 
kadlii; pres^ntale d el , y sin duda quedards complacido.» En 
efecto, se presentd a 61, que le bizo sentarse y le interrogd sobre 
su pretension, dejdndole por extreme satisfecbo y contento. Vol- 
vid entdnces, y dijo k los otros : «Dios os recompense, porque he 
encontrado m;is de lo que esperaba." 

Era Abbac ben Ahd-Allah ben Meruan Al-Koraxi uno de los * * P^g- 3:28. 
familiares del Emir, y la persona que en su tiempo gozd de ma- 
yor influencia y preponderancia I Querelidse de 61 cierto sujeto 
con motivo de la posesion de una finca, y presentd el litigio ante 
el kadhi Ebn-Baxir. Cuando Abbac supo que 6ste iba d senten- 
ciar en contra suya, acudid alemir Al-HAquem, le pidid que su 
causa fuese juzgada por otro, y se quejd de Ehn Baxir, haci6n- 
dole graves inculpaciones. Al-HAquem le contestd : «Si es verdad 
lo que dices , v6 y pre36utate personalmente k 61 en su casa, 
cuando no est6 ejerciendo sus funciones, y si te admite y te re- 
cibe a solas, tendr6 por cierto lo que me cuentas, y le destitui- 
r6." Asidijo que io haria, y elemir Al-Hdquemencargd Auno de 
sus pajes que fuera d enucrarse de lo que pasaba. Al-Koraxi salid, 
Uenando la calle con su acompanamiento, y Uamd A la puerta del 
kAdbi. Salid una vieja, d la cual dijo quien era, encargandole le 
pidiesepermisopara verle. Sabido esto por el k^idhi, despidid k 
la vieja con encargo de decir k Al-Koraxi que si algo tenia que 
tratar con 61, fuese k la mezquita con los deniAs litigantes , pero 
que en su casa no podia recibirle. Al-Koraxi insistid reiterada- 
mente, pero no pudo obtener la entrada. El paje vol vid A contar 
al Emir lo ocurrido, y 6ste tuvo por ello gran complacencia. 

^ Es decir , 4 un hombre frivolo y de poca gravedad. 
^ Fu^ wazir durante algun tiempo. 



116 



AJBAR MACHMTTA, 



* Ptlg. 129. 



* En eierta ocasion se presento ^ Al-Hdquem, Dios le haya per- 
donado, ua habilante de la frontera del lado de Lusitania (?) \ El 
Emir lepreguntti por el estado en queaquel pais se encontraba, 
y el fronterizo le refirid la incursion que los enemigos habian he- 
cbo en el territorio, y que habia oido d una mujer gritar ti gran- 
des voces : «Socdrrenos, oh Al-HAquem, que te has olvidado de 
nosotros, y nos has dejado presa del enemigo. » Hizo esto tal efecto 
en Al-Hdquem, que desde aquel momento comenzd d hacer prepa- 
ratives, y sali(5 en persona para la frontera, donde le concedid Dios 
grandes ventajas y victorias sobre los enemigos , conquistando 
castillos y haciendo cautivos. De regreso, dijo al que habia ido k 
yisitarle que le condujese adonde se encontraba aquella mujer 
que gritaba. Condiljole, y cuando se presenld d ella, le did un 
ntimero de cautivos para que los cangease por los que tenian los 
cristianos de su familia; mandd despues que los restantes fuesen 
decapitados en su presencia, y le dijo : ^;Ha venido el Emir en tu 
ayuda, d se haolvidado de ti?— No, ciertamente, dijo ella; ha veni- 
do en nuestro socorro y ayuda. y DioS le ha socorrido y ayudado. » 

En una ocasion en que se encontraba en un picadero con sus 
familiares, que con 61 justaban k caballo, di^ronle la noticia de 
que Chdbir ben Lebid * estaba sitiando k Jaen. Tenia el Emir 
dos mil caballos, dispuestos endos casas dla oriila del rio, fren- 
te al alcazar. En cada casa habia diez instructores (Arif) ^, cada 



* El texto dice Lachdania 6 Lach- 
denia, y tainbien piiede leerse hu- 
clndania. Confio, sin embargo, niuy 
poco en la semejaiiza de nombre con 
Lusitania , pues en el Bayan de Ebn 
Adzari (n, 75) so cuenta la misma 
andcdota, y se dice quo fud hAcia 
Guadalajara. 

'^ Este Chdbir ben Lebid , segun 
aparecedcAl-Makkari (n,537)j fu^ 
algnn tiempo waif dc Elvira. 

^ En los diccionarios no se en- 
cuentra eata significacion de la pala- 



bra Arif, plur. 6eafa. En general 
expresa el pcrito, inteligente , cono- 
cedor en cualquier ciencia 6 arte , y 
entre nosotros ha quedado en el sen- 
tido de perito en obras (Alarife). 
Aqui indica el perito en equitacion , 
especie de picador, pero que tenia al 
mismo tiempo el mando de cien sol- 
dados de caballerla , y era cargo de 
gran confianza , segun se ve por las 
an^cdotas que siguen. Esta guardia 
tenfa el nombre de Irafa. 



AJBAR MACHMUA. 117 

uno de los cuales tenia A su cargo cien caballos : los cuidabaii. 

eran alimentados * en su presencia, y procuraban reomplazar los * i''^?;- i^^'^- 

iniitiles, k fin de que estuviesen preparados, por si ocurria ropeii- 

tinamente alguna cosa A que fuese necesario acudir prontamen- 

te. Cuando habiaque bacer alguna expedicion parocian uno solo. 

Llamd, pues, el Emir a uno de estos jefes, y le mandd que on 

aquel mismo momento, y sin que nadio supiese addndo se enca- 

niinaba, saliese con sus cien caballos para Jaen , k fin do coniba- 

tir k Ebn Lebid. Volvid despues a su ejercicio, y cuando pasd una 

hora llamd ii otro de los Arifes, y ie ordend rescrvadainonte lo 

mismo, y asi fu6 llamando hasta diez, quo salieron consccutiva- 

mente, sin que ninguno de ellos supiese addnde habia ido su cora- 

pailero, basta que al segundo dia cayeron sobre Lebid unos tras 

otros, desde la maiiana basta la tarde. Cuando los enemigos vie- 

ron eslo, arrepinti6ronse de su rebeldia, crcy6ndosG cercados, y 

pensando que de todas las comarcas babia acudido gento contra 

ellos, emprendieron en el momento la fuga. La caballeria so apo- 

derd de ellos, y saqued su campamento, volviendo al tercer dia 

con sus cabezas, cuando dun Al-Hdquem estaba con sus libortos, 

que nada sabian hasta que 61 lo refirid. 

Cu^ntase de Al-Hdquem que cuando, con intento do destro- 
narle, se sublevaron los habitantes del arrabal, quo eran los mas 
valientes de su ej6rcito, y los principales do los liabitantcs do bi 
ciudad, mantuvose firme en lalucba, combati6ndolos valcrosa- 
mente, * y en el momento mAs recio do la peica, cuando la ba- * '*"k- '■*i- 
talla era mds encarnizada y mortifera, pidid la algalia y el al- 
mizcle para perfuraarse, derramAndolos sobre su cabcza. Un pa- 
je, Uamado Jacinto, le dijo : ^<})l^ 6sta bora de perfumes, soilor?- 
Al-HAquem le mandd duramente que se TetirAra, oxclamando : 
<Este es el dia en que dobo prepararmo 4 la muerte d (x la vic- 
toria, y quiero que la cabeza de Al-HAquem so distinga de las 
de los demas que perezcan con 61. » 

El Gobernador de M6rida le escribid dAndole parte de que un 
berberisco de aquel pais se babia sublevado contra los silbditos 
Arabes, y pidi6ndole permiso para combatirle. Con este motivo 



118 AJBAR MACHMtrl. 

uno de los Arifes contaba lo siguiente : -'Llamdme Al-HAquem, 
sin que yo tuviese notioia alguna de lo que el Gobernador le ha- 
bia escrito; conocia al berberisco de nombre, pero le creia 
tranquilo y obediente. Entre y le encontre sentado en uno de 
los patios del alcazar, y me dijo : ^EstAn reunidos todos tus com- 
paileros?— Ciertamente, contests, Dios galardone al Emir.—^Co- 
noces aFulano? — Leconozco,~Pues traemesu cabeza, y si no, 
vive Dios, que en lugar de la suya tom.ar6 la tuya. Pon en esta 
guerra la mayor diligencia que hayas usado en tu vida. Volvime 
para salir, y Uam^ndome de nuevo, me dijo : De este asiento no he 
de moverme , esperdndote. Quede sorprendido de tanta insisten- 
cia y de aquella amenaza. Inmediatamente me puse en camino 
y encontr6 al rebelde, que estaba sobre aviso, y era dificil de 

* Pdg. 132. veneer. En ninguno encontr6 jamas * tanto valor para la pelea 

como en 61, de tal manera, que estuvepor abandonar la empresa; 
mas al recordar aquellas palabras del Califa : ssu cabeza 6 la tu- 
ya-, reflexion^ que no habia otro medio sino luchar, y al cabo 
Dios me concedid la victoria. Me present6 alEmir con la cabeza 

al cuarto dia, y le encontr6 sentado en el mismo sitio en que le 
dej^. Sus pajes me dijeron que desde mi partida no se habia le- 
vantado de alii sino para la ablucion 6 la oracion. > 

Ea cuanto d sus poesias, la siguiente fu6 compuesta por 61 
despuesdel combate del arrabal : 

«Unl las divisiones del pais con mi espada, como quien une con 
la aguja los bordados ; y congregu6 las diversas tribus desde 
mi primera juventud. 

»Pregunta si en mis fronteras hay algun lugar abierto al ene- 
migo, y correr6 6, cerrarlo, desnudando la espada y cubierto con 
la coraza. 

"Acercate 6. los crdneos que yacen por la tierra como copas de 
coloquintida; » 

>'Te dirAn que en su acometida no fui de los que huyeron co- 
bardemente; Antes bien, acometi espada en mano. 

* P%. 133. »Y que yo, cuando retrocedieron espantados del combate, * no 

fui de los que se apartaron por miedo de la muerte. 



[ 

y 






r 



AJBAE MACEMUA. 119 

«Defendi mis derechos y holl6 los suyos : humillacion y afren- 
ta sufre quien no los defiende. 

"Cuando nos dimes i beber mutuamente losraudales denues- 
tras guerras, yo les di & beber el veneno penelrante de la miierte. 

>'^Por Ventura, al hacerles morir, he acrecentado yo la medida 
de su muerte? Murieron porque asi lo liabia decretado el iiado y 

sn destine adverse. 

>Miraahora el pais, que hedejado libre de disensiones, llano 
como un lechco 

El preceptor 6tsra6n ben Abi-Motsni decia : Se me presenld en 
Cdrdoba Abbdo ben Nesih * y me vog6 que le recitase los versos 
compuestos por Al -Hflquem con niotivo de la siiblevacion, y al 
llegar d lo liltimo de la poesia, donde dice : «/,por ventura. al 
hacerles morir, he acrecentado yo la medida de su muerte?" dijo : 
"Si los del arrabal pusiesen querella d Al-HAquem, le disculpa- 

ria ese verso <> ^. 

* En cuanto d sus poesias erdticas , tenia cinco esclavas que * v&q. 134. 
habian Uegado d dominarle, y le impedian que tratase d las do- 
mas. Un dia quiso hacer entrar otras (en el serrallo); pero las 
cinco referidas se opusieron, y quedaron muy enojadas con 
61. Viendo su desden, quiso satisfacerlas , y ganar de nuevo su 
afecto, para lo cual compuso los siguientes versos : 

"Ramos de Ban ^ que se columpian orguilosos sobre montones 
de mdvil arena, alejdronse de mi, propusi^ronse el aparta- 

miento. 

"En nombre de mi derecho las conjur6, y persistieron en su 

rebeldia d pesar de mi sumision. 

"Domindronme como A rey, cuya voluntad se humilla al amor, 
con la humillacion delcautivo, aberrojado y preso. 

.^Qui6n me asegurard que las que arrancaron mi alma de mi 

• AbbaQ ben N^sili M distingui- ^ El hem es una ospecie do sauce, 

do poeta y kadbi de Algeciras. (Al- y los poetas drabes comparan fre- 

Makkari^ i, 633.) cuentemente el talle flexible do una 

2 EI verso, como se ve, no expre- joven con las ramas de este drbol. 
ea otra cosa sino la idea del fatalismo. 



■l 

'. 

I 
I. 



120 AJBAR MAOHMUA. 

cuerpo no me arrebatar^n con el amor mi poder y soberania?" 

Tambien dijo con este motivo : 

"Per el exceso del amor el que dntes fue rey vino 4 ser esclavo. 
* Pag. 135. * „jji llanto y las quejas amorosas aumentan la tirania y el 

apartamiento que ha de acelerar la rdpida muerte. 

■'Las inddmitaa becerras del alcAzar dejAronle sobre la tierra, 

loco de amor, 

"Humillado su rostro por el suelo para complacer A la que lo 
reclina sobre leoho de seda. 

>Pero bien cuadra la humillacion al libre cuando por amor se 
hace esclavo.- 



ABDO-R-RAHMEN BEN AL-HAQUEM. 

El emir Abdo-r-Rabmen ben Al-Hdquem, Dios se apiade de 
61, era bondadoso, liberal, notable por su erudicion y sus cono- 
cimientos en jurisprudencia. Sabia de memoria el Koran, y refe- 
ria gran niimero de tradiciones. Cu^ntase de 61 que un dia ha- 
hl6 largamente con uno de sus familiares sobre una tradicion 

* y despues de haber disputado exclamd : <Oye ^•• 

y los recitd. Un historiador cuenta que no llegaba ninguno A sus 
conferencias y le preguntaba alguna cosa, fuese fdcil 6 dificil, d 
que no satisfaoiese. Comenzd d reinar cuando el Estado se encon- 
traba tranquilo y firme, y dedicdse exclusivamente ^ sus diver- 
siones y placeres, viviendo como uno de los habitantes del pa- 
ralso, donde encuentra reunido todo lo que puede desear el al- 
ma, y halagar los sentidos. 
* Piig. 136. * Traj6ronle cierto dia unos sacos de dinero, que colocd delante 

de si. Mandd A todos sus criados con mensajes 'para sus emplea- 
dos, y quedd sdlo en la habitacion, sin mds compaiiero que un pa- 

,_,-..,,. , . . V m^nos en la siguionte , en que se 

^ Elorimnaldxee: ,y v.:^^^^ J -^ ^ ^.-.^ ' ^ 

fe u ■• o* encucnti'a repetiaa. 

^UJl j^, Ningunade lassigni- 2 ^LiJ( ^_^ t^\ jg^al difi- 
ficaciones conoeidas de la paJabra ^^^^^ ^^^^^^ ^^^^ ^^^^ ^^^ j^ ^^^^_ 
^U*p puede convenir en esta frase^ ^j^j. 



I 



2 



AJBAR MACHMtTA, 121 

je, que permanecid de pi6 en su presencia. Dicile sueilo it Abdo- 
r-Rahinen, y creyendo el paje que estaba dormido, alargd la ma- 
no a uno de los sacos, se metid el dinero en la manga, y se mar- 
chd. Abdo-r-Rahmen estaba observAndole de reojo, y cuando vol- 
vieron los pajes, mandd que se llevasen aquel dinero, y contasen 
los sacos. Echaron de ver la falta de aqu^l , y comenzaron k in- 
culparseunos Aotros, acusAndose rautuamente. Abdo-r-Rahmen 
les dijo : "No hableis mis de eso; el dinero lo tomd quien lo 
tomd, y lo La visto quien no lo dira. » Mandd , pues , recoger el 
dinero, considerando que seria vergonzoso ypoco digno descu- 
brir al que lo babia tomado. 

Una de sus esclavas, enojada con 6L rebusd acudir A su 11a- 
mamiento, y le cerrd la puerta. Entdnces mandd construir delan- 
te de ella un tabique con sacos de dinero, hasta cubrirla com- 
pletamente. Cuando la esclava abrid la puerta, cayeron los sacos, 
y contenian 20,000 adinares. 

En cierta ocasion regald i una de sus esclavas un collar que lo 
babia costado 10,000 adinares. Uno de sus wacires, quo estaba 
presente, liubo de vituperarle, y 61 dijo : "jAy de ti! la que ha 
de vestir esta albaja es otra joya mils que olla preciosa, mils esti- 
mable, mas digna ; * si con estas piedrezuelas brilla su rostro y es * ^'"fc'- ' ^^• 
su bermosura mds grata A los ojos. tambien Dios cred joyas que 
brillan ycautivan los corazones. ^Por ventura hay entre las galas 
de la tierra, entre sus mds estimadas preseas, entre las dulzuras 
de sus mayores placeres y goces cosa rads agradablo A los ojos, 
conjunto tal de perfecciones, como un rostro en quo Dios acumuld 
todas las bellezas, y que dotd con los atractivos todos de la bermo- 
sura?" Despues dijo A Ebn Ax-Xamr, que se hailaba presente : 
"^■No te se ocurre nada sobre este asunto?» Ebn Ax-Xamr dijo : 

<'/^Por ventura estin unidos los rubies y pequefias perlas a 
aquella que aventaja en esplendor & sol y luna? 

>'^A aquella, cuya forma cred la mano de Dios Antes de haber 

creado ninguna otra cosa? 

»Pues hdnrala como a joya fabricada per Dios, y en compara- 
cion de la cual son pequefias las joyas del mar y de la tierra. 



122 AJBAit machbhtI. 



Eneltexto debeleerse ysr^^ ^ j^ y luna equivalen i plata. Es xm 
ez de ysr^^ ^, j^figo de palabras sobre eldoble sen- 

En el lenguaje de la alquimia tido de la paJabra^ (R, D.) 






» Para ella orid Dios cuanto hay en su cielo y en su tierra, y le 
did el superior poder. « 

Entdnces dijo el emir Abdo-r-Rahmen ben Al-Hdquem : 

* P%- J38. .^Tus versos, oh Kbn As-Xamr, aventajan^todapoesia^y ex- 

ceden d ciianto puede concebir la mente, la inteligenoia, la ima- 
ginacion. 

"Cuando los oidos los perciben, Uevan su encanto hasta el al- 
ma eon ahundancia tal, que excede 4 la misma magia^ 

w^Cred acaso el Omnipotente entre todas sus creaciones cosa 
m^s grata d los ojos que la hermosura de una virgen , 

"En cuya mejilla ves la rosa sobre el jazmin, como verge! que 
brilla engalanado con sus flores? 

"Si me fuera dado, suspenderia mi corazon y mis ojos como 
collar de su cuello y pecho." j 

Brx seguida mandd que le dierau un talego con quinientos adi- 
nares. Salid Ax-Xamr con un esolavo que Uevaba el dinero, y 
cuando se alejaron del Emir, el esclavo dijo : «^Ddnde pernocta 
la luna esta noche? — Bajo tu brazo, amigo mio>', contestd Ax- 
Xamr K 

Durante siete afios conseoutivos combatid a M6rida, y en el 
s6pfimo, cuando los sitiados se hallaban en el liltimo extremo, vid 
A sus soldados esforzdndose por trepar ^ las almenas del muro, lo 
que al fin consiguieron. Los de Merida no estaban en estado de 

* Pfig. 139. po(3^ep rechazarlos, * y oyd el clamor de las mujeres, los gritos 

de los muchachos. los ilantosy iamentaciones. Entdnces mandd 
suspender el ataque y la matanza, y hahiendo reunido a sus mi- 
nistros y capitanes, les dijo : «Ya habeis visto cdmo nuestra 
guardia 6 infanteria ha venoido A estos ilusos ; he mandado 
suspender el ataque, linicamente por observar con respecto d 
ellos los mandates de Dios, y por evitar la muerte de sus hijos y 
pequenuelos y de aquellos que no tienen culpa, y han side arras- 



AJBAR JIACHMU^. 123 

trades k la rebelion contra su voluntad. Ya hemos visto cdmo 
Dios que nos recomienda la ciemencia y la dulziira, nos ha favo- 
recido con la victoria. He resuelto apartarme de ellos, y si consi- 
deran cuAnta es nuestra ciemencia en perdonarlos, y lo que Dios 
ordena, pedirAn la paz; de lo contrario, Dios los ve, y es podero- 
so para castigarlos. - Apenas habia andado una Jornada, vinie- 
ron emisarios do la ciudad con la siimision y la siiplica de que 
los admitiese en su amistad. 

Uno de sus libertos le escribid pidiendole un elcvado puesto 
que no le correspodia, y al pi6 de sa carta puso el Emir : " Al que 
no sabe pedir de una raanera conveniente, lanegativa es lo que 
le cuadra." 

6baid Allah ben * ben Bedr, su liberto y uno de 

sus familiares, salid cierto dia para una de sus haciendas, en oca- 

sion en que el Emir * did ^ sus amigos una prueba de su libera- * ^^s- i^O' 

lidad. Estaba aquel dia sangrado; con 61 estuvieron en la mis 

grata compaiiia, y al marcharse did d cada uno de doscientos d 

quinientos adinares, segun la importancia del sujeto. 6baid- 

Allah, sabedor de esto, volvid, y esperando obtener el mismo re- 

galo que sus compaileros, escribid al Emir los siguientes versos : 

" Oh Rey, que has alcanzado la cumbre de la gloria, y repartes 
tus dones y beneficios sobre todos , 

" Feliz aquel a quien invi taste para la reunion el dia de la San- 
gria . 

"Aquel dia, que fu6 para la multitud io mismo que si hubiese 

estado en el paraiso de las eternas delicias, 

wlmpididme estar presente un grave asunto, que me dejd en 
la pobreza mi^ntras los demas fueron favorecidos. 

»L6vanta d'aquel que ha tropezado, y d quien ha afiigido el 

mis infausto ^. 

^ El MS. dice Jd>j3 y Ebn Alab- de Ebn Alabbar , pero cs dudosa la 

bar en la edicion de Mr. Dozy jUy pronunciacion de este nombre. 
Carloman, que no es nombre drabe. ^ ^j^^ i,/^^' Significaliteralmen- 

Hemos seguido en el texto la leccion te ; el mas fee de los monos ; lo cual 



124 AJBAR MACHMTJA. 

» Coiic^deme el mismo don que lia alcanzado a prdximos y le- 

janos." 

Debajo de estos versos puso el Emir : «E1 que se entrega d la 

pereza, contentese con su parte de sueilo. » A esto contest<5 6baid 

Allali : 

"No dormi, oh seiior mio, cuando fui excluido, ni he deseado 

las dulzuras del sueiio. 
* Pag. ui. * „Fui olvidado miseramente en un dia que no tiene reem- 

piazo. que acaso hubiera sido para mi un dia de paraiso , 

"Contemplando tu rostro, que jamas mir6 sin ver en el los 

signos de la iiberalidad. 

i>^Cdmo soy privado de la bebida que de ti espero sediento, y 

en torno ^ la cual revolotean mis esperanzas?» 
El Emir le remitid el regalo , y le escribid al pi6 de la carta : 
"No es maravilla que hayas sido excluido y nada hayas obte- 
nido : tu elegiste el apartamiento, y sdlo te correspondid la par- 
te del que duerme. 

'•Jamas el hombre Uega al bianco de sus deseos sin sufrir An- 
tes con resignacion los trabajos. 

»Ahi te mando lo que deseabas, como muestra de mi benevo- 
lencia, puesto que has revoloteado tan fervientemente sobre las 
margenes del abrevadero.» 



MOHAMMAD BEN iBDO-R-RAHMEN. 

El Emir Mohammad ben Abdo-r-Rahmen era bondadoso, abs- 
tinente de lo ilicito, repriraidor de su cdlera, sufrido, erudite y 
muy entendido en aritm^tica. Refierese de 61 que personalmen- 

presentfi xma siguificacion poco satis- infausta , y Fregtag trae : ^j y no- 

facioria. Ademas el plural de la pala- "^ ?"«^««- stellarum, lo cual tam- 

bra mo}io es ^^ y no :>y'^ como di- poco conviene con la forma ^^. Ebn 

, ^K^ Alabbar ha suprimido este verso, 

ce el MS. y exige el metro. J^\ pj-oblamente porque no lo compren- 

se emplea hablando de una estrella dia. (R. D.) 



L- 

V 

i 

F 

i 






125 



AJBAE MACHMUA. 

te tomaba * las cuentas k sus criados, y cuidaba por si minucio- * ^%- 142. 
samente de sus asuntos, por su expedicion para los cilculos, su 
natural aptitud y sus conocimientos en ciencias y literatui'a, de- 
teni6ndolos en aquel punto en que habia error. Una de las cosas 
que se cucntan sobre su dulzura y mansedumbre es que HAxim 
ben Abdo-1-Aziz ^ intrigd para que cierto sujeto calumniase ante 
el Emir k uno de sus servidores, reuniendo gran niimero de tes- 
timonios en contra suya, y reservAndose 61 para dar su parecer 
cuando fuese consultado sobre el asunto. Cierto dia en que entrd 
Hdxim liizo recaer la conversacion sobre esta materia, k fin de 
explorar su dnimo; pero el Emir en nada desaprobd la conducta 
de aquel individuo. Mxim indujo k otros k que presentasen nue- 
vas acusaciones y calumnias, y viendo que la destitucion (del 
acusado) se retardaba, al fin descubrid todo su pensamiento, rei- 
terando abiertamente todas las calumnias que 4ntes habia acu- 
mulado, y acusandole de crimenes dignos de muerte. El Emir 
enttinces hizo comparecer k HAxim y le dijo : «^Esta carta es tu- 
ya?~Mia es.f, contest^.— «^Y qu6 piensas que haga en este 
caso, pueslas inculpacionos que selehacen son muchas?— Que 
le impongas un severo castigo , y le destierres » , dijo Hdxim.-— 
"Poco^poco, dijo el Emir; v6 ^ la ventana de la sala donde so- 
lemos reunirnos, y trae un legajo de cartas que encontrards. » 
Fue por las cartas, que eran mds de ciento, y le dijo (el Emir) 
que las leyera. Todas eran acusaciones contra el, de tal gravedad 
que [k ser ciertas) mereciera la muerte. Cuando leia, temblaba su 
mano, sudaban sus sienes, se agitaba su rostro, y ap6nas concluia 
una, el Emir le mandaba que leyese * otra, hasta que acabd con * PAg. 143. 
todas. Entdnces le dijo : <'^Qu6 dices, H^xira, de esto?- Haxim 
comenzd k sincerarse, y a hacerle protestas, diciendo : «Estas son 
calumnias de mis Amnios, envidiosos de las mercedes que me lia- 
ce el Emir (Dios lo conserve), cuya benevolencia siempre ha si- 
do muy grande para conmigo. Yo ruego al Emir, que es mi se- 
nor, que en este asunto se detenga, y me deje vivir hasta que 

r 

^ H&xtm era el ministro y amigo xak% intimo de Mobammad. 



126 



AJEAR MACHMTJA. 



pueda presentar mis descargos, y poner de manifiesto mis excu- 
sas : el Emir podra mAs bien hacer despues lo que ahora no haga, 
que reparar lo que haya hecho.» El Califa contestd : "jAli H^- 
xim! A menudo la ligereza engendra arrepentimiento , y no es de 
mi carAoter obrar de iigero ; de otra suerte tu serias la primera 
victima. He visto esas acusaciones, y persuadido estoy de que 
la mayor parte son falsedades y mentiras; pero si asi lo declar^- 
ramos, y nos opusi6ramos d recibirlas, se abstendrian de escribir- 
nos, y de hacernos algunas advertencias que A veces son since- 
ras. Yo comprendo y me hago cargo de estas cosas con la mayor 
claridad ; pero jay de ti si los autores de estas cartas saben que 
has llegado k entender algo de ello ! pues si hay quien sospeche 
que se ha divulgado una sola palabra de su escrito, te casiigar6 
Pdg. 144. severam ante * y sin remision ninguna. Mira, pues, porti, 6 d6- 

jate de esas cosas.- 

Cuando Hdxim fu6 hecho prisionero en Caracuel \ y ilegd la 
noticia k Mohammad, comenzd este S. inculparle, diciendo que 
esta desgracia era debida d su descuido y precipitacion, d sufal- 
ta de precaucion, y que habia obrado en este lance de una ma- 
nera arrebatada. Ninguno de los wacires que se hallaban presen- 
tes replied una palabra, excepto Walid ben Abdo-r-Rahmen ben 
GAnim ^, quien, & pesar de la desavenencia que tenia con H^- 



/* En el alio 262 de la h^gira (de 
6 de Octubre de 875 4 23 de Se- 
tienibre de 87 6) sali6 Hdxim de Cor- 
doba con uu ej^rcito para combatir i 
Ebn Merunn, renegade de M^rida, 
que por agravios personales recibi- 
dos de Haxim en la corte, se habia 
sublevado eu Extremadura , habia 
reunido nuraerosos parciales, y alia- 
do con el rey de Leon, amenazaba 
dar fin al imperio de los emires en 
la parte occidental de la Peninsula. 
Ebn Meruan vino i su encuentro, y 
se establecio en Caracuel , y junto d 
esta fortaleza aeainp6 H4sim, quien, 



sorprendido en una emboscada por 
los rebeldes y los leoneses, fa6 derro- 
tado , lierido y hecho prisionero. Ebn 
Meruan lo remitio a su aliado el Bey 
de Leon, y en poder de este mouar- 
ca estuvo por algun tiempo, hasta 
que el emir Moliammad le rescato 
por una suina considerable. (V. Do- 
zy, Hist, des mxis. (V Espagne , H , 
183-186.) 

'^ Walid ben Abdo-r- Rah men ben 

■ 

GrAnim iue wacir y prefecto de la 
ciudad en tiempo de Moliammad. 
(Ebn Alabbar, 89 y 95.) 



■ 



AJBAR MACHMtjS. 127 

sim, dijo : «Dios d6 la paz al Emir; no ha estado en mano de 
Hdxim la eleccion del caso, ni el librarse del decreto de Dios, 
dntes bien obrd de buena fe, trabaj6 con ahinco, y combatid has- 
ta donde alcanzaron sus fuerzas. Dios le entregb k los enemigos 
per el abandono de los que le acompanaban ; mas 61 merece elo- 
gios y recompensas. » El Emir quedd complacido con estas pala- 
bras, y desaparecieron los recelos que de HAxim tenia. Lu6go 
pens(5 Mohammad confiar d Walid ben Abdo-r-Rahmen ben G4- 
min el mando de la caballeria y la alcaidia que desempeilaba 
mxim; pero Walid le dijo : ^.Haxim fu6tu esclavo. aechadetu 
arco y espada de tus espadas; trabajd por ejecutar tus mandates 
y fu6 el primero en defender tu imperio, hasta ser derrotado en 
tu servicio. Tenga h bien el Emir (Dios le d6 larga vida) desig- 
nar para sustituirle k sus bijos, y rezarza ^ parte de su desgracia. * ^■ 
Uamdndoles a su servicio.- El Emir dijo : «Los que son tales co- 
mo tii inducen A la virtud y estimulan k la generosidad. Siem- 
pre has sido secundado per Dios, y has secundado k los demas; 
has sido conducido (por Dios) por el buen camino, y has guiado 
a los demas. El mejor de los amigos es para mi el que mds sm- 
ceramente me aconseja. el que me recuerda lo que doy al olvi- 
do. el que me impulsa k hacer lo m^ conveniente. Par6ceme 
bien lo que has pensado. Sustit^yanle sus hijos en sus empleos- 
y no dejes de protegerlos y consagrarles tus buenos oficios. » 

Era Mohammad apasionado por la elocuencia, y distmguia 
mucho k los erudites. Un liberto suyo le pidid reiteradamente 
un empleo con modestas aspiraciones y en elegante frase. El Emir 
le dijo : «Lo que me hahecho formar mfe ventajosa idea de ti en 
tu pretension es la elegancia de los escritos que de u parte han 
ilegado a mi; pues si tu eres el autor. bien mamfiestan tu capa- 
cidad, y si con tu buen disenrso y discrecion has elegido qmen 
por ti lo haga, entdnces has Ilegado t lo mi. alto que puede ape- 
tecerse. dando claraprueba de tu buen entendimiento. As . pues. 
sea de las dos cosas la que fuere. digno te creo. puespor el acier- 
to que has manifestado en la disposicion de tu escrito, es de es- 
perar el acierto en el desempeno del empleo que pienso conferir- 



-I 



128 AJBAR MACHMUA. 

te, segun deseas; obra siempre con sinceridad, y procura cumplir 

* P^g- 1*6. cou tu deber en este cargo, * con la mira de conseguir m^s alta 

recompensa, pues rara vez es bueno el principio de un hornbre, 
sin que su fin sea tambien bueno. » 

EI poeta Abol Yosr conocido por Ar~Riyyedi, habiendo pasa- 
do en Oriente por muchas tribulaciones, y no encontrando me- 
dio de buscarse la vida, vino d Espaiia con una carta fingida de 
Ebn Ax-Xeij, de Siria, y otras personas de aquel pais, en que se 
contenia una invitacion para que se apoderara del califado, y 
decia que su reinado en Oriente estaba prdximo. Cuando llegd 
d Espafia, el Emir Mohammad (Dies se apiade de el), entendid que 
era un farsante que sdio procuraba por este medio mendigar su 
sustento, pero mandd que le aposentasen con esplendidez todo el 
tiempo de su residencia. Despues de haber permanecido alii lar- 
go tiempo . envid d Mohammad una carta en que le pedia una 
audiencia. Al Emir le parecid bien el escrito, y lo encontrd ele- 
gante. Llamd d H4xim y le dijo : «Este hombre busca medios de 
sustentarse, y la necesidad le sugiere estas trazas. Si finjo que le 
creo, y le contesto a su carta (falsificada), voy k incurrir en el ri- 
diculo, y se burlar^n de mi los Benu Haxim {los Abbacies). Si le 
desmiento, y niego su peticion, despues de haberse acogido ^ mi 
amparo, merecere la reprobacion general por falta de generosi- 
dad. La carta que me ha dirigido por si es bella y escrita con 
elegancia, y si nos la hubiese traido en nombre sayo mereceria 
nuestra recompensa, sobre todo por el largo viaje que ha empren- 

* P% H7. dido." Remitidle, pues, quinientos * adinares de ley, yuna carta 

en que sdlo decia : «En el nombre deDios clemente y misericor- 
dioso. » 

Mohammad ben Walid, el faqui, nos ha referido lo siguiente : 
"Salid Ar-Riyyedi de Cdrdoba, y yo sali tambien en direccion 
al Oriente ; ilev^bamos el mismo camino, y era el mds erudito 
de los hombres y muy versado en diferentes materias. Cuando 
pasamos 4 Africa me contd su historia y su situacion , y en se- 
guida abrid delante de mi la carta, que sdlo decia : "En el nom- 
bre de Dios clemente y misericordioso » , y comenzd i ponderar 



AJBAR MACHJIui. 129 

la perspicacia del emir Mohammad y A decir : « Como ^ste son 
todos los Benii Omeyya que conozco : ni se deja enganar, ni se 
expone i la reprobacion. » Lu^go que Ar-Riyyedi llegd a Egip- 
to, sabedorel Gobernador de sus antecedentes, lo mandd pren- 
der, y cuando lo supimos, creimos un deber de compauerismo y 
amistad ir a visitarle, per lo cual el vi^rnes, despues de termina- 
da la oracion del mediodia, en union con otros tres espafioles fui 
k buscarle. Habiendo pregimtado por su prision , nos dirigimos 
^ ella, y cuando Uegamos d la puerta, y se nos intlicd el paraje en 
que se encontraba, entramos llamdndolo. <'/Venis, dijo, presos co- 
mo yo?-— /^Cdmo presos? dijimos.— El queentra en la cArcol, re- 
plied, no sale sin drden del Sultan." Creimos que se olianccaba; 
pero, no obstante, inquietos con esto, fuimos * d salir, y el porte- * P"^- ^^^' 
ro nos detuvo . Nos encontramos los mds desventurados 6 infelices 
de los hombres , porque alii no conociamos ni eramos conocidos 
de nadie, y ental estado permanecimos liasta poner en conoci- 
miento del faqui Al-Mozani nuestra situacion, haciendole pre- 
sente nuestra buena conducta, y dici^ndole que Iiabiamos ido (i 
estudiar con 61. El faqui intercedid con el Gobernador de Egipto 
para que se nos pusieso en libertad , como en efecto , Dios me- 

diante, se consiguid. 
Walid ben Abdo-r-Rahmen ben G4nim escribid al emir Mo- 

■ 

hammad la siguiente carta : «Los beneficios del Emir (Dios le 
perpetue) exceden i todo agradecimiento; sus doncs aventajan k 
todadifusion. Si yo intentAra manifestar mi gratitud por el mAs 
pequeno de los beneficios de que me babeis colmado, y mi recono- 
cimiento por la mas esigua parte de lo que he recibido de vos, las 
palabras me faltarian , y serian vanos todos mis esf uerzos para 
serviros. A pesar de eso, no puedo dcjar de dirigiros palabras de 
agradecimiento \ y de hacer todos los esfuerzos posibles por ser- 
viros, pues s6 que sdlo har6 estas dos cosas A causa de un bene- 
ficio ya recibido y de otro que aun cspero. Me encuentro al prc- 
sente establecido entre estas dos cosas, y tanta confianza tengo 



* En el testo debe leerse ^y^ en vez de J>>Joj (R. D.) 



9 



130 AJBAR MACHMU^. 

en la una como en la otra. Dios traslada k sus servidores que le 
obedecen y le son agradecidos, de la mansion de la miseria k la 
de la felicidad, y de la agitacion de esta vida al eterno descan- 
so. « El Emir le contestd : «Dios es agradecido, y ama a los agra- 
decidos. Has clamado y has sido oido : todo tiene su termino es- 
critos y le nombrd wacir A los pocos dias. 
* Pig. 149. pu^ proclamado * el ju^ves tres de Rabie 2.' del ano 238 \ 

reind treinta y cuatro anos, y murid el vi^rnes 1 ° de Rabie 1 .' de 
273, de edad de sesenta y siete ailos ^. 



AL-MONDZIR BEN MOHAMMAD. 

Estaba k la sazon el emir Al-Mondzir ben Mohammad au- 
sente en la guerra de la cora de Rayya, adonde le habia man- 
dado su padre. Ap^nas supo la muerte de este, se puso en preci- 
pitada marcha, y Uegd a Cdrdoba al domingo 3 de Rabi6 l.•^ 
con tiempo bastante para asistir al funeral, y hacer la oracion 
per el difanto en union con los wacires. Hdxim hizo las lamen- 
taciones propias del que se encuentra Ueno de pesar, y profun- 
damonte conmovido, dijo imitandolos versos de Abd Nowas : 

«^Consolar6 mi alma por vuestra perdida, oh Mohammad? Li- 
bremc Dios y el recuerdo de losinmensos beneficios que d6 vos he 
recibido. 

•7;Por qu6 la muerte no arrebata 4 otros, que dun permanecen 
con vida, y aparta de ti la copa de la muerte, y A ml me la pre- 

sonta ?.'■*. 

Al-Mondzir creyd ser aludido en estos versos, y enojado con 61, 

^ 22 do Sctiembrc de 852. guiente, uo muno de C7 afios, sino 

^ 6 de Agosto de 886. Fu^ sdba- de 65 y 4 meses , como dice Ebn 

do. — Segiin otrosj murio el judvea Adzari (ii, QQ). 

28 de Safer (4de Agosto), y esta fe- ^ 8 de Agosto de 886. 

clia pai-ece mds exacta. Habia uacido * Dijo Abo Nowas cstos versos con 

Mohammad en Dzol-ICaada de 207 motive de la mnerte del califa Ab- 

(Marzo-Abril de 823); por consi- ba^i Mohammad AI-Amin. 



AJBAR MAOHMUA. 13X 

mandd que le prendiesen. y le matd despues , segun mAs larga- 

mente se cuenta en otras historias. Sdlo * durd Al-Mondzir dos * P»ff. m. 

anos, y en tan escaso tierapo y breve reinado no pudo apaciguar, 

como se proponia, los disturbios que aqnejaban al Estado. Alcan- 

zdle la muerte en Bobaxter, cuando la estaba sitiando, el sAbado 

restando trece noches de Safer, ano 275 \ de edad de cuarenla y 

seis afios. 

ABD-ALLAH ben MOHAMMAD. 

El mismo sAbado en que murid Al-Mondzir Ic sucedid su hcr- 
mano Abd-AUah. Los soldados se liallaban cansados do tan pro- 
longado sitio, y ap6nas se divulgd la nueva de la muerto del 
Emir, las divisiones de los diferentes distritos y tribus so dis- 
persaron cada cual por su lado. Mandd el Emir que pennanc- 
ciesen en sus puestos, pero no fu6 obedecido, y tuvo que rctirar- 
se, d fin de ponerse d salvo de un ataque de los enemigos, Uovan- 
do delante de si el cadaver de su bermano, puos aiinque le acon- 
sejaron que lo enterrase alii, no quiso hacerlo, y lo Uevd aCdr- 
doba, donde lo enterrd con sus antepasados, en el alcdzar. Agra- 
bdse lu6go el estado de las cosas, y despues do liabor estado j'l 
punto de un pacifico arreglo, estallaron disensioncs y discordias 
entre los tercios niilitares, cuyos jefes dejaron do proslar apoyo 
al Monarca. Dedicdse 6ste al ascetismo y d hacer manifcstaciones 
de devocion, economizando el dinero del tesoro y guardandole, 
para que en mejores tiempos pudiese ser util a los musulmanes, 
pues las rentas piiblicas habian disminuido considcrabloinente, * * v&g. i5i. 
por estar todas las provincias en poder de sublcvados. Ahorraba 
las pagas de los soldados del Cliund ^, y escaseaba las do los 
que estabandsuinmediato servicio. Por todas partes cundid el 
desdrden, y crecid el poder de Omar ben Hafson en tales t6rmi- 
nos, que pudo hacerso dueflo del Castillo deAguilar (Foley), dis- 

^ 29 de Junio de 888. ^i^LUl en vcz de ja como ha side 



2 Debe leerse en el texto jj^? impreso por eqiiivocacion, 



132 AJBAR JtACHMUA. 

tante una Jornada de Cdrdoba. Su caballeria se extendid por los 
alrededores, y aranzaba cada dia por tarde y por manana hasta 
las ruinas de Xecunda y el desfiladero de Almeida, sin encontrar 
resistencia, llegando las cosas hasta el extreme de que uno de los 
caballeros nic'is animosos del ej^rcito de Omar, que habia hecho 
una incursion con su caballeria hasta el desfiladero que domina 
d Cdrdoba, pasd el puente y arrojd su lanza contra la estatua que 
habia sobre la puerta del mismo, volviendo despues a reunirse con 
sus compafieros. Durd este estado veinte y cinco alios, hasta que, 
al fm de su reinado, se restablecid un poco el drden, gracias a su 
alcaide Abol- Abbas Ahmed ben Mohammad ben Abi Abda, quien 
tuvo mcmorables encuentros con Ebn Hafson y otros rebeldes, en 
quo tomd cumplida revancha de ellos , y los superd. Despues de 
haber obligado A Ebn Hafson A abandonar el castillo de Poley, re- 
cogid los tributes de algunos distritos de la parte oriental (de Es- 
paila), y otorgd la paz a otros , d condicion de que pagasen cierta 
* v&g. 152. contribucionquelesfu6impuesta,*quedandoexentosdeservicio. 

Cu6ntanse de Abd- Allah muchas y curiosas sentencias y poe- 
sias notables sobre materias amorosas y asc^ticas, tales como 
no se cuentan de otros, ni las dijeron sus predecesores. En un 
dia de fiesta escribid al alcaide Ahmed ben Mohammad, di- 
ciendole : "Pon tu confianza en Dios (sea bendecido y ensalzado) 
y encorai^ndale todos tus asuntos y las empresas que acometas 
en esa frontera de tu mando, pues en esta confianza y fe estriba 
el presorvativo de todo nial que sc teme y la consecucion de to- 
do bien que se desea. Pon la mayor diligencia y cuidado en 
guardarto en el dia do la fiesta (para no ser sorprendido por el ene- 
migo). Gudrdate y Dios te guardara, pues es el mAs misericor- 
dioso de los misericordiosos. »Dictd (en otra ocasion) una carta pa- 
ra uno de sus recaudadores, en la cual ie decia : ■< Si tu cuidado y 
trabajo en el cargo que te hemes encomendado fuese tan asiduo 
como son tus cartas, y como es el cuidado que pones en compo- 
nerlas, serias de nuestros mds provechosos hombres, de los mds 
cuidadosos, de los mas escelentes por su perseverancia. Escribe, 
pues, m6nos sobre cosas que no son necesarias ni de provecho, y 



ABJAU MACHMUA. 133 

pon tu atencion y tu inenfe y entendimienfo en aquellas quo 
demuestren tu capaoidad y, Dios medianto , nos inanifiesfen tu 
solicitud. La paz sea contigo. >- 

Una de sus poesias amorosas es la siguicnfc : 

* "Triste estoy a causa de la gacela do Icnidos ojo?-', que cs do * ^^s- 153, 
aquellas que hacien perder todo miramiento. 

>'Sus mejillas son como una rosa niczclada con blancas floros 
y narcisos. 

"Ramo de Ban cuando marclia inclini'mdoso, lan/ando on dor- 
redor miradas en que resalta lo negro do la pupila sol)ro la linipia 
blancura do losojos. 

"Mi puro amor estara fijo en ella micntras alternou las noclies 

y los dias." 

A la abstinencia compuso eslos otros : 

*0h tu, A quien acecha la muerle, ^-hasla cuando to liadc ahi- 
cinar la esperanza? 

»;,Hasta cu6ndo no has de temer la caida, cuando pucdos con- 
siderar que ya ie ha acontecido? 

.>;Te has olvidado de huscar lasalvacion? Pues no hay salva- 

cion para el negligento. 

»L6jos de ti el dejarte dorainar por esperanzas vanas, porquo 

no ha de ser duradera esa niundana preocupacion. 

»Es corao si el dia que has vivido no cxisticsc, mi6ntras (luo tu 
muerte parece eterna. " 



ABDO-R-RAHMEN BEN MOHAMMAD. 

Abdo-r-Rahmen ben Mohammad ben Abd-Allali fu6 doclara- 
do rey cuando la guerra civil cundia por todas las regioncs do 
Espafia, y la rebelion se ensefioreaba de todas sus eomarcas. Su- 
bid al trono con tan buenos auspicios, quo no Imbo un solo rcbcl- 
de ni enemigo d quien no vencicse y do cuyos dominios no se 
apoderase. Conquistd la Espana ciudad por ciudad, extermind 
^ sus defensores (rebeldes), los bumilld, * destrnyd sus castillos, * ^^e- i^* 



134 AJBAK MACHMUA. 

impuso pesados tributes a los que dejd con vida, y los aloatid tcr- 
riblemente por medio de orueles gobernadores, hasta que todas 
lascomarcaig entraron en su obediencia, y se le sometieron todos 
los re"belados. Ebn Hafson murid cercadopor el, y su Mjo Oulci- 
man fLi6 muerto en un combate, y obiigd k los demas hijos d 
rendirse; les concedid la paz y los agregd a su ej6roito. SeMzo 
dueflo de Bobaxter, y la reconstruyd y fortified, destruyendo casi 
todos los demas castiUos.excepto aqu^l. Cuentan que lo conservd 
para que tanto A 61 oomo d su familia pudiese servir de refugio, 
por cierta pred iccion que existia de que habia de liaber en EspaHa 
una sublevacion, cuyos autores harian cruda guerra d los habi- 
tantes, asolando comarcas, mafando a los hombres y cautivando 
las mujeres y niiios, extendi^ndose esta calamidad por todo el 
pais, de tal manera que s6\o sesalvarian los quese mantuviesen 
encerrados en las fortalezas 6 huyesen por mar. Este funesto su- 
ceso liabia de ser precursor de la gran catdstrofe, en la cual no 
habia de haber salvacion posible. Dios es el m^s sabio, yEles el 
refugio. 

El reinado de Abdo-r-Ralimen durd cincuenta anos con la 

i 

mayor gloria y el poder mas incontrastable, conquistando ciu- 
dades por Oriente y Occidente, combatiendo y venciendo A los 
cristiauos, arrasando sus comarcas, y destruyendo sus oastillos 
con tal fortuna, que jamas tuvo contratiempo, ni su estado sufrid 
detrimento alguno. A tal punto llegd su prdspera suerte, que Dios 
* Hg. 155. le concedid la conquista * de ilustres ciudades y fuertes castillos 4 

la otra parte del mar, tales como Centa y Tdnger y otras pobla- 
ciones, cuyos habitantes reconocieron su autoridad.Mandd Bellas 
alcaides y soldados que las mantuviesen, auxilidndolos con nume- 
rosos ejercitosyescuadras, queinvadieronelpaisberberisco, ven- 
ciendo ci sus reyes, quienes se encontraron obligadosd ocultarse, 
estrecbados por todas partes, 6 dsometerse arrepentidos, d d em- 
prender la fuga. Todos pusieron en 61 su afecto; 4 61 se dirigie- 
ron todas las inteligencias, y vinieron d favorecerle y ayudarle 
en sus guerras los mismos que antes formaban parte de sus ene- 
migos, y habian puesto su conato en combatirle ; pero retrocedid 



AJBAR MACHMUA. 135 

en su marcha, y su orgullo le extravid cuando el estado do su rei- 
noeratal, que si hubieraperseveradoen su primitiva energia, con 
la ayuda de Dies, hubiera conquistado el Oriente no m^nos que 
el Occidente. Pero se inolind, Dios le haya perdonado, d los pla- 
ceres mundanos ; apoderdse de 61 la soberbia, comenzd d nombrar 
gobernador mis por favor que per m6rito , tomd por ministros 
personas incapaces, 6 irritd A los nobles con los favores queotor- 
gaba d los villanos, tales corao Neclida el de Hira y sus compa- 
ileros de la misraa ralea ^ Didd 6steel mandodosuej6rcito, y lo 
confid los mds arduos asunlos, obligando (i los nobles de los ter- 
cios militares, a caudillos y wacires d que estuviosen bajo sus 
drdenes y le prestasen entera obediencia. Era Nechda, como 
sus seniejantes suelen ser, petulante, ligero y falto de inteligen- 
cia. Los guerreros principales y los jefes de los distritos milita- 
res pusieronse de aiCuerdo para la derrota que ocurrid en la cam- 
pana del ailo * 326* ^ que llamaron la campafia del gran poder,' * V&s- 156- 
por lo numeroso del ej6rcito y los muclios preparatives quo para 
ella se hicieron. Fu6 derrotado (el Emir) de la manera mds do- 
sastrosa. Los enemigos persiguieron a los musulmanes por to- 
das partes durante algunos dias, matdndolos d liaci6ndolos pri- 
sioneros, sin que escapase sine una pequeila parte del ej^rcito. 
que los jefes pudieron reunir bajo sus banderas yconducir dsus 
ciudades ^ Desde entdnces no volvid d salir d campaila perso- 
nalmente, sino que se dedicd dsus placeres y d sus construccio- 
nes. en lo cual llegd d un punto que no babian alcanzado sus 
predecesores, ni alcanzaron despuessus sucesoresjcontdndosedo 
61 en este conceptomuchasan^cdotas, que porsobrado conocidas 
no sondereferir.Reunid unaservidumbredehombres eminentcs 
y de ilustres literatos, como no babian reunido jamas otros reyes, 
siendoa la vez personas de purisima conducta y ejemplar vida. 
Tales eran Muca ben Hodair Al Hdchib \ Abdol-Hdmid ben 

1 Nechda era im esclavo. * Mut^a ben Moliammad ben llo- 

2 938. dair desempefio varies elovaclos car- 
^ i:sta fu6 la famosa batalla de gos cu tiempo del emir Abdallah. 

Alhandega, ganada por Ramiro II. Cuando Abdo-r-Hahmen An-N(5sir 



136 



AJBAR MACHMUA. 



157. 



Bacil \ lbdo-1-Melic ben Chahwar ^, Ismail ben Bedr ^ Ebn Abi 
lea el Icddhi •^, Al-Monclzir ben C^'aid ^, que fue el linico en su 
tiempo en oiencias y literatura y en dirigir alocuciones al pue- 
blo, tea ben Fotais ^', su secretario, era el mAs elocuente de los 
bombres; y d estos hay que agregar otros, cuyas excelencias no 
reliero por no ser difaso. Dies los haya perdonado y nos perdone. 
Una de las cartas que escribid por si solo el emir Abdo-r-R^b- 
men An-N^sir fu6 la siguiente, dirigida i Abnied ben Isbac Al 
Koraxi, cuando se enojd con 61, en ocasion en que estaba en Za- 
ragoza , peleando * con Mohammad ben HAxim Al-Tochibi "^ : 



subio al trono, lo nombro pvcfecto do 
la ciiulaclj wacir y dcspues bdcbib 
6 primer ministro , empico cpio ojct- 
cio liasta fiu muerto, acaccida a fines 
del 319 6 principios del 320 (Di- 
ciembre de 031 a Febrero 6 Marzo 
de 932), Ebn Alabbar, Al-Makari y 
Ebn Adbavi Ic llaman Mu^a ben 

Chodai?- (/,^'^). 
^ AbdoI-TIamid bcu Bat^il fu(5 

nombvado en 304 (916-17) tesorero 

por el emir Abdo-r-Babmcn, y poco 

despues c^tib y -wacir. (Ebu Adza- 

ri, n, 176.) 

2 Abdo-l.-M(51ic ben Chahwar M 

tesorero, catib y wacir de Abdo-r- 
Ealimen. (Ebn Adzari, n, 164; Al- 
Blakariji, 229.) 

^ Fuc wall do Sevilla, comensai 
6 intimo amigo do Abdo-r-Eabmen. 
Ebn Alabbar, 138, cita varias de 

sus poesias. 

•* Abo Abdallab Mobammad ben 
Abi t^R., sabio juriscoiisultoy poeta. 
En el afio 312 (924-5) hizo mi lar- 
go viaje por cl Oriento, y do regreso 
ii Espafm, fue nombrado kadhi de 
Elvira, hiego de Pecblna, y final- 
mentc de Cordoba en 326 (937-8). 



Murio en Toledo en 337 (948-9). 
Al-Makari, i, pag. 467, traelavida 
de este personaje c inserta vtirias de 
sus poesias. 

'•' Al-Mondzir ben Caid, jatbib de 
la mezqnita de Zabra y despues kadhi 
de Cordoba, por muerte de Mo- 
liammad ben Abi l^a, fu6 poeta y 
orador insigno, y compuso vArias 
obras rcligiosas y jimdicas. Murio 
en Dzol KaAda de 355 (Octubre- 
Novicmbre de 966). 

" l<^a ben Fotais fu.6 primero teso- 
rero y despues secretario do Abdo- 
r-Ralimcn y de Al-IIaquem. 

"' Abmed ben Ysbac era pariente 
lejano del omir Abdo-r- Kali men. 
Criado en la pobreza, este iirincipo le 
protegio, confiri(5ndole elevados car- 
gos , y norabrdndole gobcmador de 
la frontera de Aragon. El Califa lo 
dio orden de que sitiase en Zaragoza 
al rebeldc Mobammad ben Haxim, 
y Abmed, agradeciendo mal los fa- 
vores y distinciones de que era objeto, 
y ensoberbeoido con su brillante po- 
sicion , tuvo la insolencia de escribir 
una carta i Abdo-r-Eabmen , solici- 
taudo que le nombrase su sucesor en 



AJBAB MACHMUA. 137 

"Por benevolencia para contigo lie procurado liacer todo aqne- 
llo que he creido conveniente para ti ; mas la natural condicion 

tuya rechaza lo que no lo es propio Bien fe cuadra la pobre- 

za, asi como las riquezas te ensoberbecen, porqiie nunca las has 
conocido, ni a ellas te encuentras acostumbrado. ^Qu6 fu6 tu pa- 
dre sine uno de los mds innobles secuaces de Ebn Hachchach, 
y qu6 has sido tii sino un vendedor de jumentos en Sovilla? Os 
acercasteis h ml, y os he acogido y amparado ; te he ennoblecido 
y hecho rico, y nombr6 wacir k fu padre, y lo dl el mando do mi 
caballeria y el gobierno de mi mejor frontera. Y sin embargo, no 
has ejecutado mis mandatos, has hecho poco case de mi, y aspi- 
ras con todo eso el califado. ^Por qu6 razon y on virtud de qud 
titulo de nobleza?Por vosotros dijo el poeta : 

"Sois unos hombres despreciables, y no puedc compararseel 
lino con la seda. 

"Si sois de la tribu deKoraix, buscad csposas entre los korai- 

xies. 

.■Mas si sois coftos del Egipto, /_por qu6 tales pretonsiones? 

"Pues qu6, ^tu madre no fu6 Hamduna la hechicera? /_No fu6 
tu padre el leproso? * Tu abuelo ^^no fu6 portero de Hautsara * P'ig- 158. 
ben Abbac, y hacia soga y estera en su portal? Maldigate Dies, 
y maldiga d los que nos han engailado indicdndonos que te to- 
mAsemos k nuestro servicio. Infame, leproso, hijo deun perro y 
de una perra, van k humillarte. » 

Abdo-l-M61ic ben Chaliwar le escrihid cuando estaba do wall 
en Ecija, y aun no era Califa, una carta, en cuyo sobre ponia : 

«A Abol-Motarrif, mi seilor, de su siervo humilde»; y debajo 
los versos siguientes : 

"Perp^tua sea tu ventura k despecho de la onvidia. 

»Sufra yo por ti toda desgracia, por mafiana y tarde, 

»Y el^vese tu poder hastael mAs excelso limite. 

"Ai escribirte, el fuego de mi carifio requiere toda mi iirmeza. 



el trono, lo quo dio lugar k la i-udiaima contestacion que aqui inserta nues- 
tro cronista. 



138 AJBAR MACHMUA. 

»Las Idgriiaas corren de mis ojos y alteran cuanto escribe mi 

mano, 

.■For mi apartamiento, mi ausencia, mi soledad, mi desamparo. 
"El que sufre el dolor de la ausencia, agota (la copa) de la 

muerte hasta las heces, 

..Y ve claramente la muerte en todas partes. 
* Pig. 159. * „^- Reouerdas al amigo ausente y nuestras gratas reuniones, 

"Y cuin placentero era para mi tu rostro, cuando brillaba en 

la asamblea? 

..Yd contengo mil suspires, que aumentan mi perturbacion. 
>0h tii, cuyas prendas se ban apoderado de todos los cora- 

zones, 

..Y que reunes todas las excelencias, no en virtud del esfuerzo, 

sine por propia naturaleza, 

"Aunque de time aparte, mi amor esta presente y nunca se 

separa de ti; 

"Y si no puedogozar del esplendorde tu rostro, no he perdido 

su reouerdo. 

« Salvo seas y feliz, y Uegues al -ultimo limite (de la gloria), y 
deja que tus 6mulos se entristezcan. 

'■Compad^celos si alcanzastes la grandeza, y ellos viven en 

continue pesar. 

>'Yo te envio, mi sefior, salutacion perp6tua.» 

Una de las mejores composiciones de Abdo-l-M6lic ben Chah- 

war es la que hizo sobre el narciso, y dice : 

"Te envio el tierno narciso, que asemejaen el color al que es- 

iA perdidamente enamorado. 

»En 61 se encuentra el perfume de laamada en el memento de 
la cita , y la palidez del amante en el memento de la separa- 
cion." 

Tenia lbdo-l-M6lic una mujer que llegd a inspirarle antipa- 
tia por su mala condicion, contandose sobre esto curiosas an6c- 
dotas. Al fin llegt5 4 separarse de ella (k quien compuso estos 

versos) : 
<'^Qui6n desatar^ mis ligaduras y romperd mis trabas? 



AJBAR MACHMUA. 139 

"Qui^n librarA al que se precipita en el abisiiio por las ca- 
lamidades que sufre? 

.'Fui afligido por la mds detestable de las criaturas de la 
tierra. 

* "Fui herido de una serpientc, que suspondo mi lengua. * P<ig- IGO, 
»Si la vieras, pedirias a Dios quo te iibrase de oUa. 
»Desde quo la vieron mis ojos, nunca la vi complaciente. 
"Pasan los aiios y terminan, y su vida, sin embargo, so pro- 
longa. 

»Los individuos de su despreoiable familia son inmundos, de 
aspecto dcsagradablo, Uenos do miseria. 

"Si no fuera por vergiienza, escupiria on esos rostros envejo- 
cidos. 

"Desdicliado el dia en que los conoci, oli infame, oh hijo de la 
infame. 

"Me habeis tendido un lazo, me liabeis engailado, mo habeis 
hecbo traicion. 

.'No era esa la recompensa que de ti esperaba mi antiguo 

amor. ■> 
Una de las poesias que el secrotario Ismail ben Bedr man- 

dd d Abdo-r-Rahmen ben Mohammad es la slguient© : 

»Culp6 h la ausencia, que apartd de mis pArpados el suefio, se- 

parAndome del que amaba. 

"El que tiene d su lado al quo ama, ducrmo contento : " yo * ^^s- i6i- 

paso las noches en amargo Uanto. 

"Cuando asoma la fazde la aurora, nuestras cabalgaduras nos 

conducen de uno ii otro parcijc. 

"Entdnces mi corazon estd l6jos, scparado de mi, y sin 61 su- 
fre mi cuerpo dos apartamientos. 

sDespues de un desierto paso d olro desierto dun mAs lejano. 
Asi procuro complacer al imam de los dos occidentes. 

"Al que no quiere entregarse al reposo hasta ser califa de los 

dos orientes, 

>En mi sentir, el vino os es permitido, y debe agradaros des- 

pues de haber conquistado dos fortalezas. 



140 AJBAR MACHMUA. 

I'Todos los cuidados han anunciado que os han abandonado. 
y que todos viiestros deudores os pagaran su deuda. 

"H6 aqui la map que me despierta vuestro recuerdo ^ : que la 
estrella de la constelacion del Can le conceda una Uuvia bien- 
hechora. 

* p%. 162. * „A vos desean dirigirse los encrespadas olas que hinchen los 

horizontes de Oriente y Occidente. 

» Si su espalda se agita violentamente con agua salada y amar- 
ga, desagradable para el que la bebe, 

"Vos sois un mar de agua dulce, que sobre nosotros esparce el 
oro y la plata. 

"Vivid feliz y alegre en vuestro reino tanto tiempo como du- 
ren las dos estrellas guiadoras. " 

Las palabras " es licito el vinos y «ya anunciaron los cuidados 
que OS habian abandonadO" se refieren d la circunstancia de que 
el emir de los creyentes, Abdo-r-Eahmen, cuando salid en su se- 
gunda campana, jurd no reunirse con sus camaradas hasta ha- 
ber conquistado un castillo : conquist(5 dos de Omar ben Hafson, 
y entdnces fue cuando Ismail le escribid esta poesia. 

JEn otra ocasion el Emir escribid de un trozo de 

crista! que habia sido ^ de Ismail, el cual le cscri- 

bid estos versos : 

"En el crisfal 

"Una gran copa llena de vino puro, que rechazaba la afrenta 
de toda otra mezcla. 

* Pag. 163, * "Desde entdnces no he dejado dedesearlo. ^Habrd **. 

alqueespera? 

"Obrey, cuyo rostro es un resplandor, que en toda ocasion 
ilumind mi sombra, 

* Los poetas comparan frecuen- ^'^''- ^^ "^^ texto debe leerse ^Wj^\ 

temento los priucipes generosos al en vez de ^f^ que aparece iiu- 

mar. preso y es errata. 

^ Estas frases estan en el original ^ iFrase ininteligible. 

muy adulteradas y no presentan sen- '' Haj una palabra adnlterada. 



AJBAE MAOHMUA. 141 

"Diriase que de su esplendor ha tornado el suyo la brillante 
aurora, que se muestra durante la oscuridad de lanoche. 

"Mardegenerosidad, que derramasus dulces olas, mds abun- 

dantes que las olas del mar salado, 

»^^Quien despertaril en vuestra mente mi recuerdo en un dia de 
combate, en el cual no escape ileso ninguno de los que esperi- 
mentan su horror ; 

"Con todos sus escuadrones cubiertos de blancas corazas, que 
parecen al que los mira brillantes antorchas? 

.■No olvides a tu cliente en el tumulto de esta batalla ; recu6r- 
dalo en el ardor del combate. » 

El Emir de los croyentes le contest6 : 

"^■De qu6 manera el que se halla abrumado por los pesares del 

amor, como yo estoy, 

"Ha de desear ni un instante de descanso, ni mezclar el vino 

con el agua? 

>>Si una roca sufriera alguno de mis pesares, volveriase tan 

Mgil como un cristal. 

wOtras veces, como sabes, librede los pesares que hoy lamen- 
to . gustaba de los placeres ; 

»Hoy, ausente de mi amada, experimento penas para las cua- 

les no hay remedio. 

»La rosa acrecienta mi tristeza , la azucena despierta mi agi- 

tacion . 

"Mis noches, dntes tan deliciosas, ahora me parecen feas co- 
mo rostros deformes. 

»Nada esperes de lo que deseas, ni que los cuidados me anun- 

cien su partida.» 
* Otra de las poesias que Ismail compuso al Emir de los ere- * ^^s- 164. 

yentes es la que dice ; 

« Acariciaron sus dedos los rizos de su frente, con el intento de 

herir el corazon del amante. 

«Gomo si su bigote fuera la luna nueva naoiente, trazada con 
almizcle por diestra mano. 



142 AJBAR MACHMUA. 

»Como si su rostro fuera un sol meridional, velado con las ti- 
nieblas de la noche oscura. 

"Como si PUS mejillas fueran fiores de un jardin, en que la azu- 
cena sobrepuja k la andmone. 

"Cuando se vuelve, par^ceme una estatua; cuando sesonrie, 
par6ceme un rel^mpago deslumbrador. 

»iOh cumbre de bermosura, que es todo mi anhelo ! ^Cdmo he 
de sufrir el peso que llevo sobre mi corazon agitado? 

-Dies decretd este (amor) que ves, y yo no veo medio de ex- 
cusar eldecreioMeDios. 

»Di al califa de la familia do Omeyya, para cuyas abundan- 
tes d^divas jamas se encuentra obstdculo : 
* PAg. 165. * „Has hecho olvidar ^ Mansor. A Rexid ; has cubierto de opro- 

bio A Mehdi y W6tsik ^ 

"Has imitado el perfecto modelo del Califa y del Imam, supe- 
rior t Ids demas, al modelo que os ha dejado Abdo-l-M61ic . el 
dirigido per Dios por la buena via. 

»^Me abandonar^ d la miseria, despues de haber estado unido 
^ vos con Ids mis estreehos vlnculos?.. 

Aqui se acaba esta coleccion de tradiciones sobre la conquista 
de Espaila y sus emires. Loor d Dios, que es digno de alabanza, 
y la bendicion para nuestro sefiior Mahoma, su profeta y siervo. 

* Califas de Ia7amilia Abba^i. 



APENDIGES. 



APfiNDlCES. 



I. 



TESTIMONIOS CRISTIANOS REFERENTES A LA INVASION 

Y A LOS GOBEBNADORES. 



CONTINUADOR DEL BIGLARENSE. 

44. Sarracenorum Ulit CWaUd) sceptra rcgni sumens, secundum quod 
exposuerat pater eius , suecedit in regnum , regnans anuis Villi ^ ; vir 
totius prudentiae in exponendis exercitibus , tantum ut cum divino expers 
favore essefc, pone omnium gentium sibimet proximarum virtutom confre- 
gerit. Romaniamque inter omnia assidua vastatione debilem facit, Insulas 
quoque ad consummationem adduxit. Indite fines vastando perdorauit. 

45. In Occidentis quoque partibus rogmim Gotliorum antiqua soliditato 
firmatum apud Spanias, per duccm sui exercitus, nomine Muza, adgres- 
sus, edomuit, et regno abjecto, vectigale3 facit. Sic omnia prospcre gcreuBj 
nono regni anno praevisis copiis universarum gentium sibi oxbibitiSj vifcae 

terminum dedit. 

47. Apud arabesj Ulit (Walid) mortuo, Zoleiman, sanguine frater, in 

regno secundum expositionem patris ^ regnat annis III ^ 

' Al-Walid rein6 desdo 8 de Octu- hormano^ guleimfin fui5 el padre do 

bre de 705 hasta 25 dc Febrero de 715. nmbos , Abdo-1-Melic. 

^ El padre Florez supone que en vcz ' Qnlciman Tein6 desde el 25 de Fe- 

depatris acasodebaleerse fratris; pero brero de 715 liasta el 22 de Seticmbre 

.es error, y la cr6nica dice bien.'Efque de 717. 
dispuso que & Al-Walid sucediese eu 

10 



14G 



APl^NDICES, 



49. Zolciman moriens succcsorem saracenorum reliqiiit in regno filinm 
patrai , qiiem avus cnncto ab iEgypto Occident! pracposuerat , nomine 
Anicr (Omar), regn. ann. Ill ^ et post enm fratrem redusit in regno Izit 

(Yezid) nomine. 

50. Izit (Yezid) saracenorum succedens in regno, rcgnat annis IIII \ 
h\ In Occiduis deniqne partibus ex parte per dnces exercitus pro- 

spera gcssit. Galliam quoque Narboncnscm perducem exercitus, Mazlema 
nomine ^\ suam fecit : gcntcinquc francoram frecuentibns bellis stimulat : 
atque incongruenti virtutc jam dictus dux exercitus Tolosam nsque perve- 
nit, eamquc obsidionc cingcns fundis et divcrsis genemm macliinis expu- 
guare conatur. Francorum gentes tali do nuntio certae, apnd ducem ipsins 
gontis, Eudonem nomine, congrcgantur : sicque collecti, Tolosam usque 
])ervcniunt, Apud Tolosam utriusquc exercitus acies gravi dimicatione eon- 
fliguni Zema ducem exercitus saracenorum cum parte exercitus sui occi- 
dunt : reliquum cxcrcitum per fugam lapsum sequuntur. 

52, Igitur Izit (Yezid) rex saracenorum quarto explicate anno ab bac 
luce migravit, fratri regnum reliquens, Hesciam nomine (Hixem) '*j et 
post fratrem, natum proprii seminis regnaturum adseiscit, nomine Hulit 
(Walid)^ 



2.^ 



ISIDORO PACENSE, 



No nos dotendvemos a encarecer la imporiancia de este docnmento, ni k 
invesLigar su veidadero autor; Mr. Dozy, en la segunda edicion de sus 
Hechervhes^ tomo I, p/ig. 2, ba dcdioado un capitulo al examen de estas 
cuestioncs. La Acadeniia sc propone ademas liacer una nneva edicion de 



* Oiiiav rcino dcsdc cl 22 dc Setiem- 
bretic 717Iiasta el 5dc Febrero do 720. 

* Yex.id roiiiu desde la muerto de 
Omar Imyta ol 28 de Enoro de 724, 

' Ila Jmblado antes el autor do las 
guerras que Kostuvo Yezid en Mesopo- 
tamia y Persia por medio do su gene- 
ral Ifaflaimx, y sin duda algun copiaii- 
to repitio aqui por inadvertencia el 
mismo uombro, hablaiido dc las cosas 



dc Espana. El general quo llego basta 
Tolosaj y alii murio combatiendo contra 
ExuloUj se llamaba Ap-Qamh, 6 sea 
Zema^ como dice despueSj el cual suce- 
di6 a Al-Horr en el gobiemo de Espana. 

* Hixcm rcino desde el 28 de Enero 
do 72-t hasta el 6 do Pebvero de 743. 

^ Al-Walid II reino desde la mucrte 
dc Hixem liasta el 16 dc Abril de 744, 



Ar:^NDiCES. 



147 



todos los cronicones, y tienc para cllo nombvada comision competcntc. Nos 
liinitai'<5mos ahora a jusertar los parrafos que liaeon ii nuestro jji-oposito, 
quo son muclios , anadiendo algunas notas nccosarias. 

34. Hujus tcmporibus, in JEra DCCXLIX, anno imperii ejus quarto, 
Arabuni XCII. Ulit scoptra Rogni quiiituni per annum rctinento ', Ru- 
der jcus tumultuose Regnum, hortanto Senatu, invadit. Rcgnat anno uno : 
nam adgregata copia exeieitus advcrsns Arabcs unsv cum Mauris k Muza 
missis , id est Taric Abuzara , ot ceteris diu sibi provinoiani croditani in- 
cursantibus, simiilquo et ])lures civitatcs dovastantibus , anno imperij Ju- 
stinian! quinto, Arabnni XCIII. Ulii sexto, in 7Era DCOL. ^ tvansductis 
promontoriis , scso cum cis coiifligcndo rceepit : eoquo pr;vlio, fugato omni 
Gotliorum excrcitu, qui cum co aMuuIantcr fraudulcnterquo ob ambitioncni 
Eegni advoncrant, cocidit. Sicque Regnum simid cum patria malt cum 
ainudoruin intcrnctiono aniisit, peragcntc Ulit an. VI. 

35. Per idem tcmpns divina^ memoria; Sindcrcdus, urbis Jlogi;o Metro- 
politanus Episcopus, sanctimoniiu studio claret : atque longaivos ot morito 
bonorabiles viros, quos in suprafata sibi comniissa Eeclcsia rcporit, non 
secundum seicntiam zelo sanctitatis stimulat, atquo instinctu jam dicti 
AVitiza! Principis eos sub ejus tempore convcxarc non ccssat : qui et post 
modicum inciu'sus Arabum expavesceus, non ut pastor, scd ut morconarius 
Christi oves contra decreta majorum dosercns, Romanai patria) sese ad- 

ventat. 

3G. Hujus tcmporibus, in Mm DCCXLIX. anno imperii ejus quarto, 
Arabum XCII. Ulit V. ^ dum per supranominatos misses Hispania vasta- 
retur, et niuiium non solum hostili, verum etiam intestino furore confii- 
gerctur, Muza et ipse ut miserrimam adiens gentem per Gaditanum frc- 
tum columnas Hcrcidis pertendentes , et quasi f'umi indieio portus aditus 
demonstrantcs , vel claves in manu transitum Ilispaniic pra^sagantcs , vel 



' Estas fechas no concuerdau cntre 
si , porqnc habicndo "Walid comenzado 
A reinar en Octubre do 705, su quinto 
aiio de reinado comienza en Octnbrc 
de 709 y acaba en 710, era 747 A 748, 

hegira 91. 

' Lo mismo sucede con estas feclias 
que con las antcriores : los anos do rei- 
nado de Walid es lo unico que hay exac- 



to; la era debo ser 749, y la hogira 92. 
' Antes lia fijado li la invasion una 
fecha equivocada per un ano de ra&s, y 
aliora A un sucgso posterior, como es la 
venida de Mu(;a, fija un ano de mi5nos. 
De todo esto rcsulta quo las fcclias do 
csta cr(^nica ban ]lfigado A nosotros muy 
viciadas, y quo no puodc ddrscles im- 
portancia ningnna. 



148 Ap]5^^DI0ES- 

rescraittes, jam olim. mnlh direptanij et omnino impife adgressam perditans 
pcnetrat; atxjue Tolctum urbem Rcgiam usque inrumpendoj adjacentes re- 
giones pace fraudifica male diverborans, nonnuUos scniores nobilcs viros 
qui utcumquo remaiiserant per Oppam filium Egicx Regis a Toioto fugani 
arrij>icntGS ^^ gladio patibuli juguiat^ ct per ejus occasioncm cunctos ense 
dctruncat, Sicque noii solum ultcriorcm Hispaniamj sed etiam citeriorem 
usque ultra Ctcsaraugustam j antiquissiinam ac florentissimam civitatcmj 
dudum jam jutlicio Dei patenter apertam, gladio , fame et captivitatc dc- 
populat: civitates decoras ignc concrcmaudo pra^cipitat : seniores et po- 
tcntcs saieuli ci-uci adjudicat : juvenes atque lactentes pugionibus trucidat ; 
sieque dum tali torrorc cunctos stimulate pacem nommlUe civitates , quie 
residua; erantj jam coactio proclamitantj atque suadendo et irridendo astu 
quodam Adlit : ncc mora petita condonant: sed ubi impctrata pace, ter- 
riti metu recalcitrant^ ad montana tcnspti iternm effugieiites , fame ct di- 
versa mortc periclitantur : atque in eadem infelici Hispania Oordoba3 in 
scdo dudum Patriciaj quai semjicr cxtitit pra3 ceteris adjaccntibus civitati* 
bus opidentissinia J ct regno Wiscgotliorum primitivas infcrcbat dclicias, 
Eegnum cfferam collocant 

37, Quis enim narrare queat taata perieula? Quis dinumerare tain im- 
portuna naufragia? Nam si omnia membra verterentiir in linguaSj omnino 
nequaquam Hispauiaj ruinas^ vel ejus tot tantaque mala dicerc poterit hu- 
mana natnra. Sed ut in brevi cuncta legcnti renotem flagellaj rclictis 
sa:culi innumerabilibus ab Adam usque nunc cladibus, quas per infinitas 
rcgiones et civitates crudclis intulit nmndo liostis ijnmnndus ; quidquid 
historialiter capta Troja pertulit : quidquid Hierosolyma praudzcta per Pro- 
plictnrum cloquia bajulavit ; quidquid Babylonia per Scripturarum eloquia 
sustulit : quidquid postremo Roma Apostolorum nobiiitate dccorata mar- 
tyrialitcr confecit; omnia et tot Hispania quondam dcliciosa, et nunc mi* 
sera ofectaj ti\m iu honorcj quam etiam in dcdccore experta fait 

38, Nam in iEra DCCL. anno impoiij ejus VL Arabum XCIV. Muza, 
exjjletis quindecim mcnsibuSj h, Principis jussu pra)nionitus , Abdallaziz 
fiiimn linquens iu locum suunij lectis Hispaniaa senioribus qui evaserant 
gladium, cum aui-Oj argentov6j trapccitarum studio comparator vel insi- 



* Las edicioncs deestftctinicadlceh Jiecherches , 2,^ cdicion, i, p&g. 5, 
arripientemy pero sin cliida (lebe leersc * Ploroz y demas edicioncs, compro- 

a7Tipientei\ como pfopoiie Mr. Do^y, i*i/o, (Y. Dozy, I c) 



APi^KnicES, 149 

gnium ornameiitoriim atque protiosonim lapiduni , mavgaritarnm of uiiio- 
nuin (quo ardore solet ambitio matvonarum) con^erie, sinuilque Hispaniio 
cunctis spoliis, quod lonfrum est scviberc, adunatis, Ulit Bogis rcpratriando 
sese piwscntat obtutibus, anno Ro^ni ejus extronio : qiiein ct Doi nutu ira- 
tmn i-cperit vcpcdando, et male de coiispectvi Priiicipis ccrvicc tonus cji- 

citur pompisando 

Nomine Tlicudinier, qui in Hispania; partibus iion modioas Arabum iu- 
tulerat ncccs, et diu cxagitatis, paccui cum eis fcedorat liabeudam. Sod 
etiam sub Egica ct AVitiza Gothornm Rep:ibus, in Gra'cos qui ivquoroi na- 
valiquc desccndcrant , sua in patria do pabiia victoriai Iriunipbavcral. Nam 
et nudta ci di<,niitas ot honor relbrinr, nconon ct u Christianis Oricntnlibus 
perquisitus laudatur, cum tanta in co invcnta essct vcnuiidei con.stantia, ut 
oniiics Deo hmdcs referrent non modicas : fuit cnim Scrii)luraruni nniator, 
cloquentia miriHcus, in pra^liis cxpeditus, qui ci apud Abniralmumimn 
prndentior inter ecteros inventus, uiiiitcr est honoratus, et i)aotum quod 
dudum ab Abdallaziz aoecpevat, iinnitor ai) co roiiaral ur. Sletpu) Imotcnds 
permanct statibilituH, ut mdlafcnus a successoribns Arabum tantic vis pro- 
li^ationis solvatur, et sic ad IIisi>aniaui rcmeai. «;r;iu(libuudus. 

39. Ailianaildus post mortem ipsius multi honoris et nuirrnitudinis lui- 
betuv. Erai cnim in omnibus opulcntissimus Doniinns, ct in ipsirt niiniiim 
pecuni;c dispcnsatov : sed post modicum Aihooz/.am Ilex Ilispnniaiu ad- 
grcdiens, nescio quo furore arreptus, non modicas injurias in eum attulit, 
et in tcr novics millia solidorum daumavit. Quo audito, cNcrcitus qui cum 
duco Be]<^i (Balch) advcnerant, subspatio fcr6 trium dierum omnia pa- 
rant, ct ciiius ad Alhoozzam, corrnomento Almlchatar (Al)ol-Jatar) ;,a-a- 
tiam rcvocant, diversis que munificationilius venumcraudo sut)limani '. 

40. Supradic-tus Ulit (Walid) Anurahnuminin (quod idioma nr^ni in 
fin^ia corum rcsonat omiuu pro.«prre i/<^rem)'^ pnevisis copiis univcrsarum 
gentium, necnon ct muncra llispania; cum puellarum dccoritato sibi cx- 
hibita, ot in oculis ejus praivalida fama par^ipe^sa, dum cum'- tormcntis 
plectcndum morto adjudicat, impctratn pro co Pncsuhnn vel Opfimatum, 
quibus multa ex illis aiHucntissimis divitiis bona obtulorai, miUo miHia ct 

' Los dos pdrrafos auterlorcs CHtdn sii.o emir, o principo <le los crcyonton. 

indutlablemento fuora do su higar, y ' He re Ho. -c d. nucvo a .Mm;a , cnya 

porteneccn A un capitulo dc esta cro- lustoria prosigim, d.spuos <lc la mtcr- 

nica,hoyperdiclo,6Aotradistinta. n.pciou dc )os dos pirrafus uulccc- 

« Amir Almuminin no significa eso, dcntos. 



150 



AP^NDICES. 



clecies centena millia solidorum numero damnansj Ulit vitiB terminum 
dando 6 sa)culo migrat. Quod illeconsilio nobilissimi viri Urbani * Africanai 
regionis sub dogmate Catholica) fidei cxorti ^^ qui cum eo cunctas Hispa- 
nia) adventaverat patrias, accepto^ complendum pro nihilo cxoptat^ atque 
pro multa opulentia parum impositum onus existimat ; sicque fidejusores 
dando per suos libertas congeriem nummorum dinnmcratj atque mira velo- 
citate impositum pondus exactat ^ sicque succcssoris tempore fisco adsio^nat. 
Ah Hujus temporibusj in iEra DCCLIL anno imperii ejus octavOj Ara- 
bum XCVL Ulit moii:uo , Zulemara , sanguine frater, honorifice secundum 
expositum fratris suceedit in Regno. Regnat ann. III. Hie infcstus Roma- 



* Mr, Dozy propone quo en liigar do 
Urhani ee lea luliani^ per la semojanza 
que tieueii ostos nombres en la escri- 
tura, y porquc no so ticnc noticia de 
ningun pcrsonajcj dc nombre Urhano^ 
que iiLterviniera en aqiicllos acontoci- 
mieutos, al paso qne el nombre de Ju- 
lian^ y la parte que tuvo en la invasion, 
asi como sns rclaciones con Maya, son 
cosas de todos conocidas, Crecmos que 
esta conjctura cs aceptablc, yquc aqni 
sc trata efectivamcntc dc aquel famoso 
personaje. 

* Es ovidento que la palabra exoHi 
no significa aqni nada, ni la fraso estA 
bien construida ; pero no nos atrevemos 
a conjeturar lo que ha de lecrsc. Dice 
Mr. Dozy quo acaso soria exarcliae; 
pero J asi como en la enmionda de qne 
liemos hablado on la nota anterior no 
dudamos en aceptar su conjeturaj esta 
nos parcce per cxtremo aventurada. 
Qucrria dccir ea este case que Julian 
era exarca de Africa, 6 de esta parte de 
Africa; 6 lo que es lo mismo, que te- 
nia este cargo & nombre del Emperador 
de Constiintinopla, dc donde podria de- 
ducirsc, y deduce en efecto este sabio 
orientalistaj que Julian era griego, y no 
espaiiol, y que aqucl territorio de Ceuta 
no pertenecia a los godos, sine & los 
emperadores. Todos los historiadores 



arabigos afirman claramcnte lo contra- 
rio, y ademas hay algunos dates, que, 
annque no de una manera tenninautc, 
contradiccn esta opinion. Qne Ceuta 
habia portcnccido a los godos consta de 
San Isidore, qne, al referir el reinado de 
Thendis, dice qne unos soldados se ha- 
bian apodcrado do Ceuta, expidsando 
de alii a los godos, Es posible que los 
impcriales que vinieron a Espana en 
tiempo de Atbanagildo y sc cstablecie- 
ron en las ciudades delaeostaorit^ntal, 
go hiciesen duenos do Ceuta; pero luc- 
go el mismo San Isidore , en el reinado 
do Sisebnto , dice : resuhias {iirhes) in- 
ter fretum omnes exinanivit; quas gens 
Gothorumpost in ditioneni suan facile 
redegit. Tambien Isidore Pacense dice 
que Sisebuto suhyugo las ciudades que 
poseian los romanoSj es decir, aquellas 
de que se habian hecho duenos on 
tiempo de Athanagildo, {Chron., c, vi.) 
Estos testimonies induccn A creer que 
rccuperaron todo lo que dntcs habian 
poseido, y por consiguicnte, quo Ceuta 
volvi6 tambien a su poder. No es cier- 
tamente Julian de aquellos personajes 
deque una nacion puede gloriarse; pero 
creemos que hay m^s fundamento para 
aiirmar, con los autores arabigos j que 
era gobernador A nombre del Rey de 
Espana, que no para euponerle griego. 



APl^NDICES. 1^1 

imx^, fratrera nonde simili matrc ]>rogenitum, Miizzilima nomine, cum cen- 
tum millibns armatormnad dclcndam Eomaniam mittit. Kio Pergamnm, 
antiqri-mbnam et fioreniismnam , Asiw civ itatem hello impetUam, gladio simul 
cnm ignc finivit, sedifctione deceptam. Dcindfe ConstantinopoHm propcrans, 
dum periclitari so diversis necessitatibus MuzziUma prospicit, alterius Prm- 
cipis jussu non nimium feliciter repcdavit. 

42. Per idem tempiis, in iEra DCOLIII. anno imperij ejns IX. Ara- 
bum XCYII. Abdallaziz omnem Hispaniam per tres annos sub censuano 
jturo pacificans, cum Hispali divitiis et honorum fascibus cum Rcgiua Hi- 
.pania) in conjugio copula+a, Alias rcgnm ac principnm pcUicatas, et nii- 
prudenter distractas a^stuavet, seditionc suorum facta, oratiom mstau., 
consilio Ajub occiditiir: atquo eo Hispaniam retincnte, mensc implcto, 
Alabor in regno HcsperiiC per principalia jussa succedit, cui de morte Ab- 
dallaziz ita edicitur, ut quasi consilio Egilonis, regia) conjugis quondam 
Ruderici Regis, quam sibi sociaverat, jugum Arabicum h, sua cervice co- 
naretur avertere, et rcgnnm invasiuu Iliberia' sibimct rctemptare. 

43. iEra DCCLIV. Romanorum LXIV. Philippicus imperio corona- 
tur, regnans civiliter quadrans cum anno, pcractis h. principio mundi an- 
nis V UCCCCXVr. Hujus tempore in iEra suprafixta, anno Philippici pn- 
mo Arabum XCVIII. Znlcmam, Saraccnomm Regno retempto, regnat 
annis tribus. Arabes Romaniani acritor populantur. Pcrgamum, antiquissi- 
mam ac florentissimam Asia) civitatcm , nltrici inccndio concromant. IIujus 
tempore Alahor per Hispaniam laccrtos judicum mittit, atquo debcllando 
ot pacificando pcn6 per tres annos Galliam Narbonensem petit, et paulatim 
Hispaniam ulteriorcm vectigalia censondo componens, ad Hibenam eito- 
riorem se subrigit , regnans annos supra scriptos. 

44 TEra DGCLVI Romanorum LXV. Anastasius impcrio corona- 
tnr re-nans civiliter dodrans cum anno, peractis Ji princij.io numdi an- 
nis' V DOCCCXVIII. Hujus temporibus 2ulemam Arabum regnum te- 
nons, filium patmi Omar nomine, vcl fratrem ejus Izit sibi successores 
Ee<rni adciscit. In Hispania vero Alalior jam dictus Patriciam Cordobam 
obs'editans, Saracenorum disponondo rognum retemptat, atque res ablatas 
pacificas Christianis obveetigalia thesauris publicis inferenda mstaurat. 
Mauris dudum HiBpanias commeantibus pccnas pro tbesauris absconsis u-- 
roo-at: atque in cilicio et cinere, vermibus vet pediculis scaturientibus alli- 
gatos in carcere et catenis onustos retemptat : et qua^stionando , vcl diver- 
sas poenas inferendo , flagellat. 



152 APiNDICES. 

45. Per idem tempus, incipiente ^ra DCCIiYII. anno Arabum C. in 
Hispania deliquium Solis ab liora diei scptima usque in horam nonam fieri 
stellis visis k nonmilHs fuisso dignoscitur; k plerisque non nisi tempore 
Zamse successoris hoc apparuisse convincitur. 

46. ^raDCOLVII. Eomanorum LXVI. Arthemius, qui et Thcodo- 
sius, imperio coronatur, regnaus annis duobus, peractis aprincipio mundi 
annis V DCOCCXX. Hujus temporibus tutelam ob sanctimoniam legis 
suce Omar fratri suo Izit (Yegid) gerenti gubernacula Regni ei adciscit. 
Qui Omar vacante omni prsilio tant« benignatis et patientia) in Regno 
extitit , ut hactenus tantus ei honor lausque referatur, ut non solum a suis, 
sed etiam ab externis pr^ cunctis retroactis Principibus beatificetur. Tanta 
autem sanctimonia ei adscribitur, quanta nulli unquam ex Arabum gente. 
Sed in regnum non diu gubernacula prorogata sunt. 

47. Igitur Izit gubernaculis regni Saracenorum decedente fratre per 
successionem plen6 acceptis, exercitus generis sui, qui apud Persas tutelam 
gerebant, rcbellionem moliti civilia pr^parant bella: sicque fratom dudum 
supra nominatum, Muzilima nomine , cum infinite cxercitu mittens, in 
campis Babylonicis supra Tigrim fluvinm pugna commisa, statim acies 
tyrannizantium mira dilabitur iiiga, atque ducem sceleris nomine Izit 
comprehensum , venia concessa , reservant ad yitam. 

48. Tunc in Occidentis partibus multa ilH pr^liando proveniunt prospera, 
atque per ducem Zama (Ag-Qamh) nomine , tres minus paululum annos in 
Hispania ducatum habentem , ulteriorem vel oiteriorem Hiberiam proprio 
stylo ad vectigalia inferenda describit. Prfedia et manualia, vel quidquid 
illud est quod dim pr^dabiliter indivisum retemptabat in Hispania gens 
omnis Arabica, sorte sociis dividendo, partem reliquit militibus dividen- 
dam, partem ex omni re mobili et immobili fisco associat. Postremo Nar- 
bononensem GaUiam suam facit, gentemque Prancorum frequentibus belJis 
stimulat, et electos milites Saracenorum in prsedictum l^arbonense oppidum 
ad prffisidia tuenda decenter collocat : atque in concurrent! virtute jam di- 
ctus dux Tolosara usque prffiliando pervenit, eamque obsidione cingens, fun- 
dis et diversis generum macbinis expugnare conatus est : sicque Pi-anco- 
rum gentes, tali de nuntio cert.^, apud ducem ipsius gentis Eudonem 
nomine congregantur : ubi , dum apud Tolosam utriusque exercitus aoies 
gravi dimioatione confligunt, Zama ducem exercitus Saracenorum cum par- 
te multitudinis congregata^ occidunt : reliquum exercitum per fugam 
elapsum sequuntur. Quorum Abderramam suscepit principatum unum 



APlkDICES. ' 153 

per mensem , donee ad priuoipalia jussa veniret Arabiza eorum rector. 

49. Per idem tempus, Fredoarius, Accitanaj sedis EpiscopnSj TJrbanuSj 
Toletana3 sedis Urbis regime cathedralis veteranus melodious, atque ejusdem 
sedis Evantius ArcMdiaconnSj niraium doctrinaj et sapientia, santitate quo- 
que , et in omni secundum scripturas Spe , Fide et Charitate ad confortan- 

dam Ecolesiam Dei , clari habentur. 

50. EraBCCLVIII. Romunoram LXXII. Leo imperio coronatur, regnat 

annis XXIV, peractis k principio mundi annis Y. DCCCCXLIY. Hie Leo 
militaris disciplinse expertus fuit. Saraceni sub Omar, qui fratri Eeguum 
decreverat, ad modicum degentes, nihil prosperum oaptant : sub Izit (Ye- 
zid) vero praelia nmlta excgerunt : quibus et post modicum sub Hiscam, suo 
EegCj Urbem Regiam properantibus expugnandam, Reipublicsc acclamante 
omni senatu , Leo imperij ut diximus suscepit sceptra. 

51. Hujus temporibus, Izit, Rex saracenorum , in ^ra suprafata, regni 
prim^va obtinet gubernacula : talis enim inter Arabes tenetur perpetim nor- 
ma, ut non nisi per cunctas Regum successiones prasrogativfe h Principe 
percipiant nomina : ut eo decedento , absque scandalo adeant regiminis gu- 
bernacula. 

52. Per idem tempus, in iEra DCOLIX. anno imperij Leonis secundo, 

Arabum CIII. Ambiza (Anbaga) semis cum quatuor annis principatum 
Hispanise apte retemptat, qui et ipse, cum gente Francorum pngnas medi- 
tando, et per directos satrapas insoquendo, infeliciter certat. Furtivis vero 
obreptionibus per lacertorum cuneos nonnuUas civitates vel castella demu- 
tilando stimnlat ; sicque vectigalia Christianis duplicata exagitans, fasci- 
bus honorum apud Hispanias valdfe triumphat. 

53. Hujus et tempore Jud^i tentati, sicuti jam in Theodosij minoris 
fuerant, a quodam Judffio sunt seduoti, qui et per antiptrasim nomen ac- 
oipiens Serenus, nubilio errore eos invasit, Mesiamque se prasdicans, illos 
ad terram repromissionis volari enmioiat , atque omnia quEC possidebant ut 
amitterent impcrat ; quo facto , inancs et vacui remanserunt. Sed ubi hoc 
ad Ambizam pervenit, omnia quse amiserant fisco adsociat. Serenum ad se 
convocans virum , si Mesias esse quas Dei faccre cogitaret. Qui dum po- 
stremo suprafatus Ambiza per se expeditionem Francorum ingeminat, cum 
omni manu publica incursionem iUorum iUico meditatur. Qui dum rabidus 
pervolat, morte propria vita) terminum parat : atque Hodera (Odzra) con- 
sulem patriiB sibi commissi vel principem exercitus repedantis, vel quasi 
refr^nantis , in extreme vitae positus ordinat. 



154 APEKDICES. 

54. Cui statim, in ^ra DCCLXIII. anno suprafati Imperatoiis pono 
jam sexto. Arabum CVII, Siiracenus labia nomine monitu Principum suc- 
cedens, terribilis potestator fer6 triennio crudelis exaistuat, atquo acri inge- 
nio Hispania^ Saracenos ot Manros pro pacificis rebus olini ablatis exagitat, 
atque Cbristianis plura restaurat. 

55. Hujns teraponbiLs Izit, quarto expleto anno, ab hac luce migravitj 
fratri regnum relinquens Hiscam (Hixem) nomine, et post fratrem natum 
proprij seminisadciscens nomine AluIit(Al-Wa.lid). QuiHiseam primordio 
suEo potestatisi in Mm DCCLXI, anno imperij Leonis jam dicti penc jam 
qxiinto , Arabiim CVI satis se modestum ostendens, nonnuUa prospera per 
duces exercitus k se missos in Romania terra et pelago gessit. In oeciduis 
quoque partibus .prope nihil clarum peregit. Doinde cupiditate prsereptus 
est, ot tanta collectio pecuniarum per duces in Orientem ct Occidentem ab 
ipso missos est facta, quanta nuUo unquam tempore a regibus qui ante eum 
fuerunt extitit congregafca. Unde non modicEC populorum catervee cementes 
in eo improbara manere cupiditatem, ab ejus ditione suas dividunt mentes, 
ubi non modica strago per tres fere et quatuor annos oiviliter facta, vix swjq 
potestati provincias perditas reformavit. 

56. Hujus tempore, in ^ra DCCLXVI anno imperij ojusdem X. Ara- 
bnm OXI. Hiscam VI. Oddifa (Hodzaifa) vir levitate plenus , auctoritate 
a duce Africano accepta, qui sortem UiBpiiiiiso potesiatem semper a mo- 
nitu Principis sibi gaudet fore coUatam , per sex menses absque uUa gra- 
vitate retemptas pro paucitate Ecgni nihil dignum animadversione ' inge- 
minat. 

57. Per idem terapus ad regendam Hispaniam, in ^ra DCCLXVII. 
anno imperij ojusdem XI. Arabum CXII. Hiscam YII. Autuman (6ts- 
man) ab Africanis partibus tacitus properat. Hie quinque mensibus Hi- 
spanias gubernavit '^ : post qucm Hiscam substituit alium nomine AI- 
hajtam. Hie ad Hispaniam regendam strenuc sigillum vel auctoritatom 
principalem a suprafatis partibus missam patenter demonstrat, atque dum 

' Voase^ Dozy, HecL, i, p. 11. en el cod. de la Bibliotoca Complutense 

La edicion de Florez dice despties que hemos consultado, estaii de sobra, 

de properat : post qiios vitam finivit, et y que no hubo dos gobernadores de 

missus est alms Autuman nomine. Hie nombre Otsman, sino imo solo. Vcase 

quatuor per menses rexit terram. Cree- mas adelantc la cronologia de los go- 

mos que cstas palabras, queno seen- bernadoros, donde oxaminamos esta 

cuentran en la edicion de Berganza iii cuestion con algun mds detenimiento. 



APl^NDICES. 155 

decern per menses turbidus regnat, nescio quo astu noiinullos Arabes se 

velle regno dejicere, illico investigat : unde et eos comprehensos aliquamdiu 

diversas rebellionis ocasiones flagellis extorquet, et ut clam jussus ab ajmu- 

lis transmarinis fuerat, pcenas inferondo, postremo capite truncat. Inter 

quos Zat (Caad) Saracenunij generc plenum , facundia clarunij atque direr- 

sarum rcnim opulentissimum domimira, pcena extortum vel flagris inlu- 

sum atque colaphis cassum, gladio verberat. Qui non post multos dies ad pe- 

titionem gentis eorum quorum sanguinem fuderat, a Lybiaa partibus princi- 

paliter monitus Mammet miititur Saracenus cum relatione auctoritatis ab- 

sconsa, ut Abderraraan in ejus loco absque cunctatione maneat prorogatus. 

Sed ubi sedem Cordubensem Mammet adiit, turbidus Abderraman cum nec- 

dum fuisset repcrtus, statim Albaytam k Mammet rigide e^tat comprehen- 

sus. Quem dum in carcere nequaquam impunitum sufferret positum, sme 

mora fortiter flagellatum, turpiter adjudicatum, capite decalvatum, asino 

pompizantem posterga facie per plateas detrabunt , manibus post tergum 

vinctum, vel catenis ferreis alligatum : atque non post multos dies duci 

africano, qui hoc ut ferunt clam iter ordinando, Alhaytam reddiderat mo- 

nitum, subcustodiaretcmptatum dirigit prajsentandum. Denique dum quid 

de eo fieret a regalibus sedihus Regis expectaretur , stylus multis sermoci- 

nationlbas inyolvitur, et diversis judiciis impeditur. Sed cum nibil ei infer- 

rent, de die in diem evanescendo, por longum evanuit tempus, ct quia cum 

Africanis adventaa-et partibus, Mammet Alarcila ejus vice in loco extiterat 

positus mense completo. 

58 Abderraman vir belliger iii ^ra DCCLXIX. anno imperij ojusdem 

duodecimo semissario, Arabum CXIII. Hiscam IX. in potcstate properat 
la^tabundus, cunctis per triennium valde pr^latus. Cumque nimium esset 
animositate et gloria pr^editus, unus ex Maurorum gente, nomine Munuz, 
audiens per Libyan fines judicum sasva temcritate opprimi suos , pacem 
nee mora agens cum Francis, tyrannidem iUico pra^parat adversus Hispa- 
nic Saracenos; et quia erat fortiter in pra^lio expeditus, omnes hoc co- 
gnoBcentes divisi sunt, et Palatij conturbatur status : sed non post multos 
dies expeditionem pr.^lij agitans Abderramam supramemoratus , rebellem 
immisericorditer insequitur conturbatus. Nempe ubi in Cerritanensi oppido 
reperitur vallatus, obsidione oppressus, et aliquandiu infra muratus, judicio 
Dei statim in fugam prosiHens, cedit exauctoratus : et quia k sangume Chri- 
stianorum, quem ibidem innocentem fuderat ,' nimium erat crapulatus, et 
Anabadi , iUustris Episcopi et decorae proceritatis , quem igne cremaverat, 



156 AP^NDICES. 

valdc exliaustiis, atqnc adco ob hoc jam satis daranatus, civitatis plenitudi- 
no ahundaniia olim aquarum affluentis siti prsRvcntus, diim quo aufuf^crct 
non reporit moriturus , statim oxercitu insequente in dfversis anfractibus 
manet elapsus. Et quia filiam suam Dux Francorum nomine Eudo, oaiisa 
foederis ei in eonjugio copulandam, ob persecutionem Arabum differendam, 
jam olim tradidcrat ad suos libitus inclinandam, dum cam tarditat do ma- 
mi porsequontium liberandam, suam morti debitam pr^parat animam : sic- 
que dum cum publica manus insoquitatj sese in scisuris petrarum ab alto 
pinnaculo jam vulneratus cavillando pra?cipitat, atque no vivus comprehcn- 
dcrotur animam exhalat : cujus caput statim ubi cum jaccntom ropererunt, 
trucidantj ct ],legi un,^i cum filia Eudonis memorati ducis prresontant : quam 
ille maria transvoctans sublimi Principi procurat honorifico destinandam. 
59. Tunc Abdcrranian multitudinc sui cxcrcitus rcpletam prospicons ter- 
ramj montana VaeciPoruni ■* dissecans, et frctosa iit plana pcrcalcans, terras 
Franconmi inius expei-ditat, atquo adco eas penctrando gladio verberat, ut 
prailio ab Eudone ultra tluvios nomine Garonnam vel Dornomiam prjopa- 
rato, et in fugam dilapso, solus Deus numoruni morientium vol pereuTi- 
tiiun rccoguoscat. Tunc Abdorramam suprafatum Eudonem Diicem iiiso- 
quens, dum Turoncnsem ecclcsiam, paiatia diniendo et ccclesias ustulaudo 
dopradari desidcrat, emn Consnlo Franeiro intei'im-is AustriiB nomine Ca- 
rolo, viro ab incunte aitate beliigcro, et rei militaris experto, ab Eudone 
pi\Ttnonito, seso infrontat. Ubi dum pent per scptem dies utrique do pti- 
gnai conflictn cxcruciant, sesc postrcmoin acicm parant, atquc dum acriter 
dimicant gcntcs scptentrionales in ictu ocidi ut paries immoviles perma- 
nentes, sicut et Zona rigoris glaoialitcr mancnt adtnctffi,Arabcsgladio one- 
cant. Sed ubi gens Austrias mole menibroi-um prasvalida, ot ferrea manu 
per ardua pcctorabiliter feriontes, Regem iuventum exanimant. Statim no- 
ctc pra:iiium dirimento, despioabi liter gladios elcvant, atque in alio die vi_ 
dontes ciistra Arabum innumcrabilia, ad puguam seso roscrvant, et exur- 
geiites do vagina sua dihiculo prospiciunt E^l^openses Arabum tentoria 
ordinata,et tabernacula ubi fuerant castra locata, nescientes cuncta esse 
pervaoua, et piitantes ab intimo esse Saracenorum phalanges ad pr^lium 
pra?j>aratas, mittentes oxploratoruni officia, cuncta rejioreruut Ismaelitarum 
agmiua eiTugata, omnesque taciti!! pernoctando cimeos diffugisse repatrian- 

' Parcce que doberii leerse Vasco- de recepcion en esta Academia, de don 
mm , segim se advierte en el Discurso Manuel Oliver y Hurtado, pag. 9. 



AP^NDICES. 157 

do. Europcnses vero solicit! no per seinitas delitcsceutcs aliquas facerent 
simulauter cclatas, undiqiiG stupefacti in circuitu sese frustra recaptant, et 
qui ad pct-sequentes gentos nicnioratas millo modo vigilant, spoliis tautum 
et manubiis doccnter divisis, in suas bo hvli rccipiunt patrias. 

60. Tunc in Mm DCCLXXII. amto inq)erij ejusdeni XIA'". Arabuni 
CXVI. Hiscam XII. Abdilniclic ex nobiU iamilia siipor Hispaniani Dux 
mittitur ad principaba jussa. Qui, duni cam post toi tantaqne piwlia repcrit 
omnibus bonis opimani, ct ita fioridc post tnntos dolorcs roplefani, ut dice- 
res augustalc esse nudogriuiatuni, tantani in eain pone per (piutuor mmoa 
irrogat pctubmtiani , ut paulutini hd»elhctata a diversis anibagibiis nmnent 
cxiccata : Judiccsque ejus prajropti cu[)iditato ita biandlcndo in eanv irro- 
gant macubnn, ut uon sohun ex eo teniiwvo decHnanda oxt('f ut niortiia; 
vorum etiani si cunctis optiniis niancat usquequaquo privata, atquo ad ro- 
cuperaiidam spoui onmimode dcsolata. Qui et ob hoc nionitus jnwdictus Ab- 
dihnebcii principal! jussu, quarc nihil ei in terra Frauconun jn-osponun 
cvenirct, ad pngn;e victoriani statini c Corduba cxiliens cuiu onuii uiauu 
publica, subvcrtcre nititur pyrenaica inbabitantiniu juga, et cxpeditionom 
per loca dn-igens augusta, uiliil prospenun gcssit. Convietus do Dei poton- 
tia, k quo Christiaui tandem perpauci niontiuni piinuvcula retinonto.s prai- 
stolabant misoricoi-diani, ct devia aniplius liinc inde ciun nmnu valida appe- 
tens looa, mnlti suis bellatoribus perditis, seso rccipit in phuia, repatriaudo 

per dcvia. 

01. Cui et mox jtost niodicuui , in Tl^ra DCOLXXV. anno Loonis imp. 
XVII. Arabum CXIX. Iliscani XV. successor venit nomine Aucupa 
(Okba), qui duni potestatem, oxcclsam goncalogiam et legis sujc custodiam 
cuncta trcmerct Hispania, ].ncccssorcm vinculo alligans, judiccs ab co 
pKC]Wsit09 fortiter danmat. Cert6 duni ccremonias legis oxagcrat, dcscri- 
ptioncm populi facorc impcrat, at-juc oxactionem tril>uti arduc agitat : pcr- 
versos Hispani^e, vol diversis viciis im])licatos, ratibus ajqiositis, per maria 
transvolat. Kscum ex diversis occasionibus proinptissinic ditat : abstcmius 
ex omni occulta datione persevcrat: ucmincni nisi per justitiam propriie 
legis damnat: expcditionem Francorum cum multitudiiic cxcrciius adtem- 
ptat : deindc ad Cicsaraugustanam civitatcm progrediens , scso cum infinita 
clasc apt6 reccptat. Sed ubi rcbellioncm Mauronnn per opistolas ab Alrica 
missas 8ubit6 lectitat, sine mora quanta potuit velocitate Oordubam repc- 
dat, transductisquo promontoriis scsc reccptat. Arabcs sine cffcctu ad pro- 
pugnacula Maurorum mittens, navJbus pra^stolabi liter advontatiH , maria 



158 APl^NDICES. 

transnatat. Si quos ex eis contradictores vol bifarios, seu mall machinato- 
resj atque hmrcticos (quos illi arurcs vocant) reperit, gladio jugulat. Sic- 
quo cuncta optimc disponendo, ct Trinacrios portus pervigilando propriaj 
sedi clementer se rcstituit : qui ct post paululum peracto quinquenio, Ab- 
dihnclic praafato regnum rcstaurans, infirmitato corrcptus, mox languore 
ad vitalia redeunto i Siceulo migrat. 

62. Per idem tcmpus viri doctores et sanctimoniaj studio satis polleu- 
tes Urbanus et Evautius, Ijcti ad Dominum pergentes, quicscuut in pace 
G3. Abdihnclic voro, consensu omnium , in ^ra DCCLXXX. anno im- 
])erii Lconis XXII Arabum CXXIV. ITiscam XX, eligitur in regno 
Arabuni. Igitur Iliseam pncventus furore iniquo, ct eupiditatis rclaxato 
sine tormino framo, coopit in suos plus solito debaecari : undo in bollo 
omnoH illico su;e i)otestatis gentcs prosiliunt intestino. Nam et cuncta ilia 
vasta solitudo, undo ipsa oritur Arabica multitudo, impietatcni judicum 
non ferontes, cuncta conturbant in dole, utquo Occidcntalis plaga, cui plus 
pnx; ceteris dcditi sunt Mauri , et ea qua; ad meridianam se subrigit Zonam, 
uno consilio efferantes , cervices publiet excutiunt ab Arabico jugo. Sed ubi 
ad Hiscam auditum pervenit tyrannizantium multitudo, centum millia 
armatonim electa auxilia valida illico ministrat duci Africano. Cultum 
(Coltsom) frafcrcm excrcitui Oricntis scil. et Occidentis pr.Tfectum bello 
ducem dosignant : cxcrcitu coustituto per turmas et phalanges dinumera- 
to, Africano so suscipiunt solo : sicque consilio dcfininnt proprioj ut pa- 
trias Maurorum discursando et gladio foriendo, ad Tingitanum usque pro- 
pcrenfc polagtis. Scd Maurorum hoc recognoscens multitudo , in pugnam 
nudi, ])ra!pcndiculis tantunmiodo ante pudenda pra^cincti, e montanis locis 
prosiliunt illico. Sed ubi frater fluvium Mafannm pcrvcnisset, acriter utri- 
que eonfligunt in pra^ljo : Mauri totrum eolorem cquis pulcJn-ioribus de- 
monstrando, et albis dentibus confricandoj bostes tciTcnt, undo equites 
il^giptii statim resiliunt fugicndo. Sed illi dum amplius impressioneni fa- 
eiunt desperando, equites iterum Arabici et iEgyptil sine mora ob cutis eo- 
lorem dissiliendo, tcrga cum sua et asccnsorum intcrnicione vertunt expa- 
vcscendo ; atque dum per fretosa efc devia cursitaut transfretando absque 
aliquo rotiiiaculo, vol virium reparations, multitudo ilia deperit vastam 
per ercnnmi : sicque omnis ilia colleetio Orientis Yidel. et Occidentis per 
fugam dilapsa contabtiit uUo absque remedio. Buxque ipsius exercitus, 
Cultum nomine, contritis sociis jugulatur, atque non sponte in tres turmas 
cuncta catcrva dividitur : sicque pars una gladio, vel manu victoi-uin te- 



APl^SDICES. 159 

nctm-j alia vagabunde per viam qua voncrat aufugions, rcpatvinvo ambiens 
trucidatur : tertia pars, iuameutiam versa, Tioacicns quo propcravit. '. Bclgi 
(Balcb) fratcr so ducciu pra;bcns liis, vir geiicro plonus;, ot arniis militari- 
bus cxpertus, lieu proli dolor! Hispaniani advontavif. 

04. Eg tempore, ut su))ra dixinuis, in -^T'ra DCCLXXX. anno iuiperij 
Lconis XXIJ. Iliscam XX. Abdibuelio Jlispalis jinverat. Cuinqms Belgi 
cum prorata tertia i)avte intoUigit pci-venire ad ])orluin, naves reteniptaiulo 
ejus impcdit transltuin. 8cd ubi Jlisjiania' Mnmi iioe i(a cognoverunt fa- 
etum, in pra'lio enngregati, eupiunt , Abdilnielie imi^tralu et. regno ejus 
assumpto, Iransniarinis sudalibus pra^lierc ad Iransitum navigoi'iuni : i\U[uo 
in tres tunnas divisi, imam ad Toletum jiru-vnlida' eivitatis niurum desH- 
uant fcricndum : aliam ad Abdilmelie Corduba in srdn diriguni jngulan- 
dum : iertiam nd iSoptitanum jjortum j)orrigunt ub jinevcntus sii])rRlatu- 
rum, qui de pra;iio cvaserani; , jugulandmn. Hcd Abdilmciie uiriuscpio la- 
ccrtoruni braeliia mittens, unam turmani per filiuni Mciuely (Onioyya) 
obsidiono Toleto per viginti scpteni dies protendentem ghulio, tluodeeimo 
ab urbc milliario Ibrtiter dissecat : nliam ])er Alinuzaor Arabeni, licet euni 
sua vel cxcrcitus intcrnitionc refnx'nando reverberat, et in aUani partem 
declinat : tertiam quic ilcssulam ci^■itatelll ad coniprelicndondos eos qui 
tutclam navigij gcrebant, adveiitarat, per Bolgi, cui dudiun iransitum 
denegaverat, navibus privparatis obtruiioat. 

65. Tunc Abdilmciie, cxtcrritis ceteris, suo in loco soso reee]>tat, admo- 
nens per cpistolare jdloquium Beigi , ut pristiua in iivsula sese i-ecipiat : sed 
Belgi dum tantas faniis injurias, quas ot tandem intulerat, nnxiiis et mule 
dolosus reniomorat pnelia per Alidcrranuun ei objecta, diu ol)Sistont(nn 
Cordubampenotrat, atque Aitdiimelic reporions a iiliis suis, vel h jnanu 
publica dcsolatum, vel armidincis sudibus oxcrueiatuiu , nhiue mortis cpia- 
tiamine per corpus graviter expolitmij, ])ostroino gliuUo trncidat. Tantus 
vcri inter Orientals cum duce Belgi (iialcb), ct OecidcTitales eiim fiiio 
Humcya collectus est exercitus, completa A^va supraCata, mnio im])crij 

» Segiilmos aqul el M8. complii- mcnoros , que maninostan conncsr pcr- 

tensc, qao ]ione nesciens en l.igar do fectainonto el Miceso. Lo quo qmore do- 

vescio. Ko puedo pcrsuadinnc a quo el ci.- os , que la t.Teera part(! del (ijorcito 

autoi- de esta croi.ica dijese que no sa- derroiado, atuvdida, no sabia ad.'mde 

h/a adande se dirir/id, euando a ronglon diriglr.n, y qn. Balch, eoiistituy.h.do.<^ 

seguido declara quo vino d Esj.ana , y cu jofo , la traj(, a lisj-ana. 
en el capitido siguiente da algunos por- 



160 APi^NDICES. 

Leoais supra dicto, Arabum jam prascripto, Hiscara Amiralmuminin jam 
notatOj et tanta fiienmt praslia ab iitrisque patrata^ quantum humana vix 
narraro pr^valcat lingua. Sed quia nequaquara ea igaorat omnis Hispania, 
ideo ilia mii^ime roccnseri tam tragica bella ista decrevit historia; quia jam 
in alia Epitomcj qnaliter cuncta cxtiterunt gesta, patenter et paginaliter 
manet nostro stilo conscripta. 

60- Hujus in tempore^ in ^ra BCCLXXXL anno imperij Leonis XXIIL 
Arabum CXXV. Ahdit pulchcr Amiralmuminin debito in loco k cunctis 
sublimatur in solio ; cui sine mora ab Iziz regno dcmpto, pcrmauet dodrans 
enm anno. Tunc intestine furore omnis conturbatur Hispania. 

67, In ^iira DOCLXXXIL anno imperij Leonis explcto XXIV. Alulit 
primo, Albucatar (Abol-Jatar) missus ad principalia jussa omnia suprafata 
«edat scandala. Tune Abulcatar, nomine Albozanj solicite sibi comniissam 
eurat gcrcre patriam ; alquc excrcitu ex trausmarinis partibus sine mora 
supcrbos Hispaniai domaudOj sub nomine pra?lij niittit in Africam, et quia 

cuuctus Orieiifl seductus manebat ^ inaudita in j^ra^lia surrexcrimt audientes 
Alulit occisimi, Efc statim 

m. In Mra DOCLXXXIL anno XXIV, imperij Leonis completo, Ara^ 
bum CXX. incipientc cum VL atque Iziz Alulit pone annum in regno 
manontCj cum Abiilcatar tumultuosc impcrarct, cogitare omnes incipiuntj 
ut cum regno dejiciantj atque per 2umahel (Somail), viram gentis suffi 
auetoritate pneeinctum, ei tyranuizantem ^ ji civitatc Corduba, time sede 
rcgia, abstraherc in pugnam communitcr macliinantur. Denique ubi hoc 
diversas occasioncs macliinandoj illico impetranfc, consilio definite simulan- 
ter Zumaliel fugam mcditatur. Tunc Abulcatar cum classe Palatii^ nulla 
iniercurrenic mora^ pneeops insequitur, Et quia plerique qui cum co rebe- 
llcm persequuniur, \mk cum hosic sentiebant, consilio ad destinatas insidias 
cum memorato Hegc alacres proporaat. Mox invicem juncti prrelium agitant 
gladio ^indicc, nonnulli comites Regis ii pra^lio sc disjunguntj statimque 
eum ut solum cxupcrant. Sicquc oceisis propriis, et una cum tribus con- 
junetisj fxigientcm pcrseqmmtur. 

C9. Hujus tempore vir sanctissimus , et ab ipsis cunabulis in Dei per- 
sistens servitiOj Gixila in sede manet Toletana. Kt quia ab ingrcssione Ara- 
bum in suprafata Ecclcsia essetj metropolitanus est ordinatus : fuit enim 
sanctimoniis eruditus, Ecclesiarum restaurator^ et scptu spe, fide, et cha- 
ritatis firmissimus, meritis ejus innoteseant cunctis. Quodam die, homo 
hfcresi Sabelliana seductus voluit accedere core (f. coram) perquisitus est 






AP^NBICES. Ifil 

al> eo ut cum tali reatii esset coucioj illeqiie amuegaiis tali sceloro: qui 
statim ita k doemono est arreptiiSj ut omnis couventus Ecclesia; in stuporo 
reverteretur : sicqxie Sanctus ut orationi se deditj et SauctiO Bcclesia? sa- 
num reddidit et illa^smn. Qui et iiovem per aunos viccni Apostolicatus por- 
agenSj in ea charitate quam coavat vita3 Imjus terminum dcdit. 

70. Tunc atque Toabain, qui valida adjutoria Zimaeli (Souiail) pvosbue- 
rafc, iu regui solio sublimant. Time ille ad roparauda ccitaniina so inter 
suos ociiltnt : atque postmoduiu infeliciter diversa pra?Iia cum sua suoruni- 
que int<)rnicione exagitans, dira morte se cum multitudino ei conseniiento 
pcrdit, Quisquis vero hujus rei gesta cupit scire j singula in Epitome tom- 
porum Icgat quam dudum collegimuSj in qua cuucta rcporiot enodata; ubi 
et pra3lia Maurorum advcrsus Cultum (Coltaoni) dimicantium cuncta re- 
periet scripta, et Hispania^ bclla eo tempore imniinontia rclegct annotata- 

73. Hujus tempore J Izit Alulit propria morto lunctnni sme omncs 
patricO ocyus reeognoscuntj atque Abrahim i'ratrem in /lOra incipionto 
DCGLXXXIIL amio Constantini prinio, Arabum porcurrcTifo CXXVIT 
substituuntj quem k fratrc eonstabat relictum esse Vicariinii. Sed Moroauj 
unus ex ArabibuSj Palatium adieus , pcriturum occidit, et imporium in di- 
versa distractuni vacans nrripit ])er tyrannidcmj fcrociter nppetons bolhun, 

74. In Mm DCCLXXXIV. anno imperii Constantini II. Arabum 
CXXVIIL belligerans suprafatna Moroan cum sociiSj Abrabim reperiens 
cum modicisj cum statim Palatium appetens gladio perctitit : sicque inte- 
stine ob banc rem furore pricvcntusj quinquennio tumultuosi!; vivens , et di- 
versa prffilia exerccns, Azali ])atruum dc Abdclhij quem sibi (luamplurima 
Ismaelitaram midtitudo clcgerat Prineipemj ?i Daniasco usque in eaiupoH 
Babylonicos perscquutuSj Nile transacto, rojacet deeollatus. 

75. Hujus tempore J in jEra suprafata DCCLXXXIV. anno imporii 
Constantini IL Arabmn CXXVIIL Moroan II. TImaba in Ilispaniis, re- 
gno Abulcatar cum adjutore Zimahel (Somail) ablato , h cimctis ut vir bol- 
ligcr et gcnere plcnus prasficitur, rcgnans unum per annum : sicque, eo j)ro- 
pria morte perfuncto, Juzif ab omni Senatu Talatii Hispanitn rector eligi- 
tur iniEraDGCLXXXV. anno imperii Constantini III, Arabum CXXIX. 
complete, vel incipiente XXX. Moroan III. mirifici ut senior ct longaivufl 
patriae adclamatur in regno. Cui non post multos dies diversa rebelHa Ara- 
bes per Hispaniam molientes, suas sine cffectu manentes usque ad inferos 
animas fucrunt tradentos. Iste dcscriptioncm ad suggcstionem residui po^ 
pull facere imperat^ atque jubet ut eos quos ex Christiania vcctigalibus per 

H 



162 AP^KDICES. 

tantas eorum strages gladius jiigulaberatj k publico codice scrinarii deme- 
rent ; quij licet petulandoj solicits imperat. 

76. Hujus regni in anno VL in ^ra DCOLXXXVIII Nonis Aprilis 
die Dominioo hora L IL et fori IIL cunctis Cordubsc civibus prospicienti- 
bxis, tres soles miro modo lustrantes ct qnasi pallentes cum falce ignea vel 
smaragdinea pr^cccdentCj fuerunt visij eoqne ortu fame intolerabili omncs 
partes Hispania) mitu Dei habitatorcs Angcli ordinati fuenint vastantes. 

77. Per idem tempiiSj Petrus^ Toletana3 sedis Diaconus Pulclier, apudHi- 
spaniam habebatur melodicnSj atquo in omnibus scripturis sapientissimus : 
habitatores in Hispalij propter pasclias erroneas qii?e ab eis sunt cclebrataBj 
libellum Patnim atqiie diversis auctoritatibus pulchri ''compositum con- 

r 

scrip sit, 

Hujus tempore^ in -^ra DCCLXXXVIIL anno imperii ejus VL Ara- 
bum CXXXIIL Abclella Alascemi L Moroan, ut diximus^ h mauu pixblica 
insGctatuSj et tumxiltu gentium exercitus cum thesauris publicis iV Palatio 
fiigiens, et Lybiam ob reparationem pugnai penetrare desiderans, Abdella 
nibil jam pavensj instiuctu Seniorum sedem appetit Eegiam. Qui statim post 
emn Zali patruum dirigens cum prieliatorum infinite cxercitu Arabnm et 
Persarum hacteniis Solem excolentium, pullataque dEemonia, Moroan k ei- 
vitate in civitatem diffugicndo, ct nullum rcceptaculum ob mala quae fece- 
rat, et mortes divexsas quas in Saraccnis gesserafc, reperiundoj Ni- 
lum iEgypti fluvium transmeando , eum vehementer insecuntur, Sed nbi 
in locum qui lingua eorum vocatur Azimum pervenissent^ so invicem ap- 
plicant^ et tam validi utrique se jaculant^ ut binos per dies immisericorditcr 
cum multommex utraquo parte occisionc se prostementes^ vix in tertio ex- 
upcrato et interfecto Moroan^ vaginis gladios remitterent, semetipsos sedan- 
tes. Tunc capita magnatoinim ad Abdellam dirigentes, quasi spolia priDtio- 
saj bellatores de prasdarum manubiis remuncrat, atque cunctos pristi- 
nos terminos digne pacificant. E^liqua vero gcsta eorunij qualitcr pngnan- 
do uticequo partes conflicta^ sunt^ vol qualitcr Ilispania) bella sub prineipi- 
bus Belgij Thoaba, et Humeya concrcta sunt, vel per Abulcatar cxempta 
sunt, atquo sub principio lucif^ quo ordine a^muli ejus delcti sunt; non- 
ne lirec scripta sunt in libro verbonun dierura sajculij quem chronicis pra?- 
tcritis ad singula addere procuravimus? 






APENDICES. 



163 



D. 







CHEONICON ALBELDENSE. 

46. Rudericus regn. ann, IIL Istius tempore^ Mm DCCLII. ^ farinsiHo 
terrae Sarraceni evocati Spauias occupant, rcgiminquc Gotliorum capiunt ; 
quod adhuc usque ex paiic pertinaciier possidciitj et cum cis christiani die 
noctuque bella iniuutj efc quotidie coufliguutj dum prcdcsiiualio uj^que di- 
vina deliinc cos expelli crudclitcr jubcat Amen. 

77. Item ingressio sarracenorum in Spania ita esL — Sicn( jinn supra nitii- 
limusj Ruderico rcgnante Gotliis, in Spania per filios Vitixani Hogis ori- 
tui' Gotliis rixarum discessio : ita ut una pais corum licgnum dirulum vi- 
dere desideravcnt : quorum ctiani favoro atquc iannalioj Sarraconi Spa- 
niam sunt ingressi^ anno vcgni Ruderioi tertiOj die IIL idus Novombris, 
iEra DCCLII^, rcgnaute in Africa Ulit (Walid) Amirabnuminin, filio do 
AbdebneliCj anno arabum C \ Ingressns est priinum Ab/adiura. (L. Abu- 
zura). In Spania sub Muza Duce in Africa conmancntc, et mauronun pa- 

trias defecante. 

78, Alio anno ingressns est Tarik. Tcrtio annoj jam codem Tarik praolio 

agente cum Radcricoj ino;ressus est Muza ibcn Nu^^oir *, ct jjcriit Rognnni 
Gothorumj et tunc omnis decor Gotbicsc gcntis pavore vol fcn-o pcriib 

Dc Ec^^e quoque codem Rndcrico nulli causa interitus (sjus eognita ma- 
net usque in pra^sentcm diom. 

De gotiquiremanserint Ciritaies Ispaniensis '\ — Quod vcro iam supra di- 
cto Ruperatus Ruderico Regis Spanie ct cum cicctuJUj millu^quc illi signuni 
inventum fuissctj nuntius vcnit per omncs civitatcs vcl Castri Gotorinn. 
Anuis itaque instruct!, prcparati sunt adbcUum, ct inter Outi ct Sarraceni 
fortitcrper soptcm annis bcllns (sic) i;itcr iilos disourrit Civitas Ubilbila 
(vcl villa?) continentes. Post vero idem scptcm tcmpora, inter illos misi 



' Dcbcria scr DGCXLIX, 
^ Ni fue en Novicrabre ni en la era 
752, sino en la primavera del aao 711 

(era 749). 

^ No fue aiio 100 dc los drabos , sino 

ano 92. 

■* La venida do Mnpa fuc al ano si- 

guientc dc la do larik, 

^ Este pArrafo importaiite , aunqiie 



may aduUorado, no aparcco en la edi- 
cion que liizo el P. Vlovcz do estem'o- 
nicon, Sc encueiitra en el facsimile quo 
del codicc de Mcyil posco csta Ileal 
Acadcmia^ y fiie piiblic:ido porpriinora 
xoz per el Si\ 1). M:inue1 Oliver y Tlur- 
iado on las notas d su Discurso du I'C- 
ccpcion , leido en la jmita publicu del 8 
de Abril de 18GG. 



164 



AP^KDICES. 



discurrunt, et sic super pactum firmum et verbum inmutabile descenderuntj 
lit et onmis Civitaa irangerent^ et Castris et vicis habitarontj et unusquis- 
que ex illorum origiue desemetipsis Comites eligerent^ qui per omnes habi- 
tantes terre iUorum pacta regis congregarentui", Omnis quoque civitas que 
illi superaberuntj ipsas sunt constrictas k suis omnibus habitanteSj ipsi quo- 
que sunt servi armis conquisiti; prout destinatum erat ab Hamir Almuu- 
minin nonnullos vite fines terminabat. Fiunt sub annis XXVII mens, XI. 

79. Hi sunt duces amhum, quiregnaverunt in Spania. — Supradictus quo- 
que Muza Iben Nuseir ingressus Spaniam regn, an, I, mens. III ^. 

Abdelaziz Iben Muz. regn. ans. IL mens. VI \ 

Aiub reg. mens. I ^. 

Alhor reg. aun. IL mens. X -*. 

Zama regn. an, I 

Abderahaman reg, an, I ^, 

Hodera (Odzra) reg. an. I ''. 

Jahia reg. an, I. mens. VI ^- 

Hodiffa reg. mens. VI ^, 

Autuman (Otsman) regn, mens. IIII. 

Ueleitaa (Alhaitsam) mens. X. 

Abdelmelic regn, ann, II ^^. 

Aucuba (Okba) regn. an, IIII. mens. V^^. 

Abdelmelic iterum reg. ann, I. mens. I ^^. 

Abulhatar iben dimari reg, an. II. 

Tauba(Tsuaba) reg. an. I. mens. ^^ II. Sub uno^ anni XXVII, mens. XII *^ 



& 



5- 

4 



* -Espriximamenteexactaestacuen- 
ta. 

* Tambien es exacto este dato, 

* Gobern6 pr6ximameute cuatromc*' 
ses, 

* Bxacto. 

^ As-Samh goberni mds de dos 
afios. 

^ Abdo-r-Rahmen fue nombrado 
porlas tropas gobernador iuterinOj y 
duri dos meses , y no xm aSo, 

^ Antes de Odzra fu6 gobernador 
Anbasa, desde 721 a 725 6 principios 
del 726. Odzra no gobern*5 tampoco un 
anoj siao pocos meses. 



^ Mdsbicn, como dice el PacensOj 
casi tres anos, 

^ ExactOj y lo mismo los dos si- 
guientos. 

^^ Antes de Abdo-l-Melic hay que 
contar & Mohammad ben Abd- Allah y 
& Abdo-r-Ra!imen Al-Gafeki, 

*^ Fueron seis afios y algunos meses. 

*^ Esta scgandavez no rein6 Abdo- 
1-Melic sino nueve meses pr6xima- 
mente. 

^^ Suprime d Balch ben Bixr, Tsaa- 
laba y Abol-Jiitar, 

*^ Esta es la pmeba de la inexacti- 
tud de estag fechas y de lo incompleto 



r 



apiSncioes. 165 

Hi duces breve princlpatus sui agebant tempuSj quia succedebaiit alii 
aliisj prout destinatum eratab Amiralniauminin. Nomndlos vero vitae finis 
teiTainavit quousque Veuihumeia ia Spaniam veuerunt. 



4. 



CHRONICON MOISSIACENSE. 



His temporibiis, in Spaiiia super Gothos rognabat "^Viticlia, qui rcgnavit 
annis VII. et menses III. Istc dcditus in fcminis, exemplo suo sacerdotes 
ac popidum luxuriosc vivere docuit, iiTitans furorem domini. 

Sarraconi tunc in Spania ingrcdiuntuvj 0othi super so Rudericum Rogom 
constituunt. Rudericus Rex cum magno exercitu Gotliorum Sarracenis ob- 
viam it in prselio : sed inito prselio, Gothi debellati sunt a Sarracenis. Sic- 
que regnum Gotborum in Spania finitur. Et infra duos anuos Saixaceni pe- 
ne totam Spaniam subjiciunt. 

Soma Rex Sarracenorum , nono anno postquam Spanian ingi'essi sunt, 
Narbonain[obsidet, obsessamque capit, virosque civitatis iUius gladio perimi 
jussit : muliores vero et parvulos captives in Spaniam ducunt. Et in ipso 
anno mense tertio, ad obsidedam Tolosam pergimt. Quam dum obsiderent 
exiit obviam eis Eudo Princeps Aquitanite cum exercitu Aquitanorum vol 
Francorumj et commisit cum ois pr£elium, Et dum prjcliaro ccopisent, ter- 
ga versus est exercitus Sarracenorum, maximaque pars ibi cecidit gladio. 
Ambisa Rex SaiTacenorum cum ingenti exercitu post quintum annum 
Gallias aggreditur, Carcassonam expugnat et capit, et usque Nocmauso 
pace conquisivit, et obsides eorum Barohiuona transmisit. 

Anno BCGXXV. Sarraceni Augustudunun civitatem destruxerunt, IV. 
feria, SI. Calendas Septembris, tbesaummque civitatis illius capientcs, 
cnm praeda magna Spania redeunt. 

de la lista de gobernadores,pues desde Cii-ctoba, y no lo cncnta cntre los go- 
la venida de Tarik hasta la do Abdo- bernadores ; pero Sun asi , dcbcrian rc- 
r-Rahmen I transcurrieron cuarenta y stdtar dc ti-einta y cuatro si treiiita y 
cinco'anos. Vcrdad es que cste croni- ciuco anos, en vea de los veinte y sieto 
con supone A Yofuf-Al-Fibri rey de 6 veinte y echo que aparecen. 



16() APl^NDICEH, 

Anno DCCXXXIL Abderaman liox Spaniic cum cxcrcitu Jiiagno Sat- 
racciiorum per Pampolonain ct montcs Pirencos transiciLSj liurdigalcm ci- 
vitatont obsidot. TuiicEudo Princcps Aqiiitanra^j coUccto oxcrcitUj obviam 
CIS cxiit ill praelium super Graronna fluviuin. Sod inito praclioj SaiTaconi 
victorcsoxistunt, Eudo vero fiigicns, maxiinam partem excrcitns sui per- 
didit : ct ita donum Sarraceni Aquitaniam dcprajdarc coepcrunt. Eudo vero 
ad Karolum Francoram Principcm venicns, postulavit ci aiixilium, Timo 
KaroluHj GoUccto magno cxcrcitu, cxiit cis obviam; et inito praclioj in 
ftuburbio Pictavensi deboUati sunt Sarraconi a Frands : ibiquc Pox Abdc- 
raniau cccidit cum cxcrcitu suo in prailio : et qui romanseruut ex eisj per 
fuf^am rovcrsi suut in Spania, Karolus vero, spolia acceptaj cmii triunplio 
gloriaj rever.sus est in Praucia. 

His fernporibus (Ann, DCOXXXIV.) Jusseph ibin Abderaman Narbona 
praeficitur. Alio anno Rodanum fluviiun transiit : Arclate civitatcpacc in- 
grcditur, thesaurosquo civitatis invaditj et per quatuor annos totam 
Arelatcnsem Provinciam depopulat atque depra^dat. 

Posthaccj pra;fatus Princeps (Karohis) audiensquod Sarraccni provin- 
ciam Arclatensom vcl ceteras civitates in circuitu depopixlarent ^ collccto 

Tiiagno cxcrcitu Francorumj vcl Burgundionum vol cetcrarum in circuitu 
]jatiomun, qua? dominationis ilHus erant, Aviulonem civitatem bellando 
iru'upitj Sarracenos quos ibi invenit intercmit j et transito Kodano^ ad ob-- 
sidcndam civitatem Narbonam properat. Quam duni obsideretj Ocupa 
(Okba) Hex Sarraccjiorum ex Spania Amor ibin ailct (Omar ben Alala?) 
cum cxcrcitu maguo iSarracenorum ad praasidium Narbona transmitiit. 
Time Karohis partem oxercitus sui ad obsidcndam civitatem rcHquit; re- 
liquam vero partem sumpta, Sarraccnis obviam exivit in praelio, super 
Perro Fluvio. Et dum pr^iarc coepissent debellati sunt Sarraccni a Fran- 
cis ca^dc magna : maximaque pars ipsorum cccidit in gladio. Et expcrti 
sunt Sarraccni Francorura praelio, qui ex Siria egrcssi sunt, Karolum 
fortissimum in omnibus rcpereinint. Ipse vero Karolus ^ spolia coUecta et 
copiosam pra^danij cum reverteretm', Magdalonam destrui pr^cepit; Ne- 
mauso vero arcnam civitatem illius atque portas cremare jussit : atque ob- 
sidibus acceptis j reversus est in Franciam. 



Al'EXIUClW. 



U1 



r 



ANNALKB PETAVIAjSI. 

7B1. Expugiiiivit Eudo SarrnccTios de terra suiu 

732. Karolus liubuit bolluni contv:i Saraccnos in meiiso Octobvi, tlio 

sabbato. 

737. Qiiaiido Karolus bolluin lial)uif contra Sariaro'noR in (Jocia. 



0." 

PAULUS DIACONUS, EX LIB. Yl. 

Eo temi>orc (^rns Sarraccnorum in loco qni Soptcni dicitnr ox Africa 
transfrotantos , universal Hiapaniani invascrmit. Dcindo jiost, dcconi annos 
cum uxoribus ct parvulis vonicntcs, Aquiianiam Galliao ].r(nin(-iain quasi 
babitaturiingrcssi «init. Karolus siquidcni cnni Endonc Aqnitaniuo ]n-incipo 
tunc discordluui habobat. Qui tanion Innnuiu m conjun^ontoK, contra oos- 
dcm Sarracoiios pari consilio dhnicarunt. Nam irrnontos Fraud super (m, 
trcccnta scptuaginta quinquo niillia Warraoouornni ititcronicrunt. Ex Inm- 
coruni YcW. parte miUe ct qningonti tantnn. ibi cecidernnl. Eudo quoquo 
cum snis KUj-er conun easlrn irruen.s, pari modo multos iniorrieienH, 

omnia devastavit. 

Per idem tompus Sarracenonmi excrcitns rursum in Galliam introioiiH 
multam deva.stationcm fecit. Contra quo« Karolus non hufr}, h Narbona 
bcllum comnuttens, eon sicut et pri^iB, maxima ciede prostiavit. Itorat.', 
Sarraceni GuUorum fines ingrcssi , usquo ad Provinciam venorunt, ot eapta 
Arolate, omnia circumquaquo domoliti sunt. Tunc Karolus Icgatos cum 
muneribus ad Luitprandum Hogcm mittens, ab co contra Sarraccnos au- 
xilium poposcit. Qui nihil moratu.s, cum omni Ltmgoljardorum oxcrcUu 
in ejus adjuforium properavit. Quo compcrto, gens Sarracenorum mox ab 
illis regionibus aufugit. 



16S APj^NDICES. 



i: 



FREDEGARII SCHOLASTICJ CONTINUATIO II. 

Per idem temi)us Eudoue Duce a jure foederis recedento , quo comperto 
por inteniuntios, Carlus Princeps commoto exercitu Ligerem fluvium trans- 
ient, ipso Duce Eudone iugato, jwsda multa sublata, bis eo anuo ab his 
hostibus populata, iterum remeatur ad propria. Kudo uamque Dux cemens 
se siiperatura atque dorisum , gentem perfidaui SaiTacenorum ad auxilium 
contra Carluni Principem et gentem franconim existavit ; egrcssiquo cum 
Eegc suo, Abdiraraa nomine, Garomiam transeunt, Eurdegalensem urbem 
pervcncnuit, ccclcsiis igne concrematis, populisconsumtis, usquo Pictavia 
progrossi sunt, ubi basilica sancti ililarii igne concromata, quod dici do- 
lor est, ad domum bcatissimi Martini evertendam destinant. Contra quos 
Carlus Princeps audactor aciom instruit , super cosquc belligerator inruit, 
Cliriato auxiliante, tentoria corum subvertit, ad pra3lium stragem conte- 
rendam accun-it, interfectoquo Rege eorum, Abdirama nomine, prostra- 
vit excrcitum proterens dimicavit atque devicit ; sicque victor de hostibus 
triumphavit. 



FEEDEGARII CONTINUATIO III. 

Dcnuo rebellante gente validissima Ismahelitarum , quos modi Sarrace- 
nos vocabulo corrupto nimcupant, imimpentesquo Rhodanum fluvium, 
insidiantibus infidelibus hominibus sub dole et fraude Mauronto quodara 
cum sociis suis , Avenionem urbem munitissimam ac montuosam , ipsi Sar- 
raceni, collecto hostili agmine, ingi-ediimtur ; illisque rebellantibus ea rc- 
gioue vastata. At contra vir egregius Carolus Dux , germanum suum , vi- 
rum industrium, Childobrandum ducem, cum rehquis Ducibus et comitibus, 
illis partibus cum apparatu hostili dirigit; quique prjeproper6 ad eandem 
urbem perveuientes , tentoria iustruunt. tjndiquc ipsum oppidiun et subur- 
bana prasocupant , munitissimam civitatera obsident, acicm instruunt donee 
insecntus vir belligerator Carolus praedictam urbem aggreditur, muros 
circuudat, castra ponit, obsidionem coacervat, in modum Hierico cum 
strepitu hostium, et sonitu tubarum, cum machinis et restium funibus 



\ 

1 

A 
•. 

I 

i 



r 
I 



APl^NDIOES. 169 

super muvos et jcdiuni mconia iniiiiuit , urbem inxuiitissiniain iiigrcclicntos 
succcnduut, bostes inimicos suos capiimt, intcrficiontcs trucidant atquo 
prosterniuit J et in suani ditionom officacitcr restituunt. Victor igihir atquo 
bellator iusiguis intrepidus Carolus Rhodannm fluviiun cum cxorcitu suo 
transiit, Gothorum fines penctravit, usque Karboneusem Galliaui porncco- 
sit, ipsam urbcm ccleberrimani atque Motropolim poruin obscdit : super 
Adico fluvio munitiouein in gjrum in moduni arietuni instruxit, Hegeni 
Sarraccnorum , nomine Atbiiua, cum satellitibus suis ibidem rcclussit, ca- 
straquc metatus est undique. H;ec audiontes majores naiu et Principcs Sar- 
raccnorum, qui commorabantur co tempore in regiono llispaniarum, coa- 
duuato oxercitu hostium cum alio Ecgo, Amor nomine, machinis advorsda 
Carolum viriliter armati consurguut, praiparantur ad pnvlium. Contra 
quos praifatus Dux Carolus triumphator occurrit, super fluvio Birra, ot 
valle Corbaria Palatio; illisquo mutu6 conlligontibiiy, Sarraconi <lovieti 
atquo prostrati, cernentcs Rcgcm coram iutcrfoctum, iu fugam lapsi, 
tcrga vertorunt; qui evasernnt cupieutcs uavali ovectiono ovadoro, \n sta- 
gno maris natantcs, namque sibimot mutuo conatu insiliunt. Mox Franci 
cum uavibus et jacuHs armatoriis super eos insiliunt, suffocantcsque iu 
acquis interimunt. Sicquo Franci triunpbantes do hostibus prscdam ma- 
gnam ct spolia capiunt, capta multitudine captivorum, ciun Duco victoro 
regionom Gothicam dopopulantur ; urbcs famosissimas Nomausum , Agatoin 
ac Bitcn-is funditus mm-os ct mcenia Carolus dostrucna, igno eupposito 
concremavit, suburbana et castra illius rcgionis vastavit. 



8." 
CHRONICON FOHTAKELLENSE. 

Hujua anno quarto, qui est Incamationis DCCXXXVII. nunciatum chI 
invicto Carole Principe, qu5d sasva gens Sarraccnorum, obtcnta Septi- 
mania et Gocia, in partes jam Provinciic iiTuissent, caBtrumque munitis- 
simum Av jnionem per fraudcm quoi-undam Provincialiuin Comitatum ilium 
obtinuissent. Quapropter cxercitum congregan.s, illuc iter dirigobat, prao- 
missisque quibusdam cxcrcitus sui Principibus, qui castrum obsidorent, 
ipse prosecutus est, pradictamque urbem obsidiono circumdat, machiniBquo 



170 AFJ^NDICEH, 

compositiSj urbem munitissimam diruitj ipsamque cum habitatoribus sais 
igiie ct glaclio consumit Rodanum dehiiic fiuviuin transit j Gottorum fines 
pcnctravitj Karbonam urbem celoberrimam castris circmncmxit, Eegem 
SaiTaccnorum J nomine Acluma, cum satelUtibns suis ibidem Veclusit. Ha?c 
audicntes majorcs natu Sarraeenorum , qui morabantur in regionc Hispa- 
nia? J collccto excrcitu , cum alio Rege , nomine Amormacha , adversus Ca- 
rolum arma corripiunt Contra quos inviotus Princeps Carolus, civitato 
Narbona sub custodia derelicta, in loco qui vocatur Birra, scptimo ab urbe 
milliario occurrit intrcpidus; ubi^ divina misericordia succurrcnte , pugna 
acerrima commissa est, Carolus Princeps victor extititj liegem pra^fatum 
Sarracenorum interemit j cxercitumquo ejus penitus usque ad internctionem 
delcvit Spoliis innumerabilibus ditatus^ cuncta depopulata G-otbiaj diru- 
ptisqiio civitatibui^j ct devictis uuiversis hostibuSj pr<etcr cos quos in Nar- 
bona incluserat , nrbe cadcm sub custodia derelicta, cum magno triumpho 
remcavit in Fraiiciam. 

Eodem anno (739) Carolus, commoto cxercitu universally partibus Pro- 
vinciae iter dirigit, Avinionemque iterum cepit; totaque Provincia usque 
ad littus maris peragrata^ ad Massiliain pervenit; fugatoque DuccMoron- 
tOj qui quondam. Sarracenos in sua3 pei^dife praisidium asczveratj nullo 
jam relicto adversario, totam illam regioncm francorum imperio subjuga- 
vitj et cuuctis strcnu6 dispositis, ad proprias scdes rcvcrsus est. 



II. 



TESTIMONIOS ARABIGOS RKFERENTES A LA INVASION 

Y A LOB GOBEKSABORES. 



CONQUISTA BE ESPANA FOR LOS ARABKS, 

SEGUN SE REFIERE EN AL-MAKICARI, tomo l." pdgma lU) y sigitientes. 

El emir dc los croyentcs Al-AYalid ben Abdo-l-Mdlic nombr6 goberna- 
dor de Ifrikiya ii Muga ben Nosair, liberto de su tio, Abdo-1-Azi:^ bon 
Meruan. Otros diccn que era de la tribu dc Beer, porquo su padro Nosair 
procedia de los inficlcs que Jdlid bon Al-Walid hizo prisionoros on Ain 
At-'l'amr, y que dijcron ser rohencs y pcrtonccer k la tribu do ]5ccr bon 
W6yil. Nosair vino i scr esclavo do Abdo-l-Azi/- ben Memxan, el oual lo 
dio libertad. Sobro esto hay varias opinioncs, pues otroB diccn quo era dc 
la tribu de Lajm. Nombrole, pues, gobcmador de Krikiya y eomarcas 
contiguas, en el>iio 88 (707), y salio en esta direccion cou pocos volunta- 
ries hasta llegar k Egipto , do cuya colonia militar saco un destacamcnto. 
De Ifrikiya, que era su provincia, saco tambien las tropas mis fuortcs y 
aguen-idas. Iba do jefo do su vanguardia Tarik bon Ziyod, y on esta for- 
ma siguio combatiendo k los berboriscos, di.persdndolos y conquistando 
sus tierras y ciudades hasta Uegar 4 Tanger, quo ora la principal fortaleza 
de los berberiscos y capital do sus ciudades. La sitio hasia conquistarla por 
primera vez, si bien algunos dicen quo dntes habia sido conquistada y per- 
dida. Sus habitantes aceptaron la religion musulmana, y la convirtio en 
plaza de armas de los muslimes. Marcho despues contra las ciudades de la 



i- 



172 APJ^NDICES. 

costa del marj on quo habia gobernadores del rey de Espana^ que se liabian 
hecho dueilos de clla y de las coiiiarcas do alrededorj y cuya capital era 
Ceuta, en la cual mandaba un cristiaao Uamado Julian , a quien Mu^a bizo 
la guerra; pero encontro que tenia gonte valerosa^ ftierte y bien acondicio- 
nadaj y no pudiendo vencerle (p^^. 157)^ volviose a Tauger y se establecio 
en ella con los suyosj mandando algaras que devastasen los alrededoros y 
estrecbascn aquella ciudad. En tanto iban y venian, con provisiones y auxi- 
lioSj barcos que de Espana mandaba el rey Witiza, y ademas ellos defen- 
dian valerosamente sus familias y guardaban cumplidamente su comarca. 
Murio el rey dcEspaiia Witiza, dejando liijos, quo el pueblo no creyo 
buenos para el trono j y habiendo surgido un gran trastorno en Espafia, 
tuvicron 4 bien elegir a uno de sus nobles ^ llamado RodrigOj liombre cx- 
pcrimentadoj do muclio valor y esfuerzo, que no era de estirpe realj sine 
caudillo y caballeroj y & 6ste oncomcndaron el mando. Era d la sazon To- 
ledo capital de Espana^ y habia en ella^ de tiempo antiguOj una casa cer- 
rada con muchos cerrojosj y que guardaban bombres de toda confianza para 
los godos, encargados de que no se abriesoj pasando este encargo de unos 
i otros. Siempre que habia nuevo rey, se le presentaban estos encargados, 
y el Rey les daba un nuevo cerrojoj que colocaban en la puerta, sin quitar 
el del antecesor. Cuando fu^ proclamado Eodrigo, que era hombre inves- 
tigador, dcspierto 6 intcligcntej se lo presentaron los guardas para que les 
diese el cerrojo, y 61 les dijo que no pensaba hacer tal cosa, sine ver lo que 
habia dentro de la casa, estando firraemente resuelto A abrirla. Ti^ataron de 
disuadirloj manifestandole que ninguno de los reyes anteriores se habia 
atrovido A hacer esto; mds 61^ sin hacerles caso, se dirigio d la casa, Esto 
causo gran pesar al pueblo j y los magnat^^s le suplicaron bumildemente que 
desistiese; mds ^1, creyendo que iba d enconti^ar alii riquezas, no accedio 
d sus ruegos. Rompio los cerrojoSj y encontro la casa vacia, sin mas que 
ima caja con un corrojo, quo mando abrir^ creyendo que las preciosidades 
contenidas en ella habian de satisfacerle ; pero la caja tambien estaba vaciaj 
sin contener mds que un rollo de pergaminoj en que estaban pintados los 
arabes con sus turbantes en la cabeza^ montados en sus caballos de pura 

sangrearabe, ai^mados de espadas y arcos, con sus banderas on las lanzas, 
en cuya parte superior habia un letrero en cai'act^res cristianosj que fu6 
leido y decia asi : ((Cuando los cerrojos de esta casa sean rotos, y se abra 
este area J y aparezoan las figuras que contienCj los que estdn pintados 
en este rollo entrardn en Espana, la conquistardn y reinardn en ella,» Eu- 



9 



APl^NDICES. 173 

tristecio esto 4 Rodrigo , que se aiTepintio de lo liecbo , siendo grande sii 
pesar j el del pueblo por este suceso. Mando que so volvicscn d colocar los 
cerrojosj y que las guardias siguiescn como dntes, aplicdndose d la gober- 
nacion del reino y olvidando aquel aviso, ^^ 

Era costumbre de los magnates y caudillos cristianos niandai- sus bijosj 
cuyo provecho y engrandecimiento procuraban , al palacio del rey superior, 
que estaba on Toledo , con el fin de que allf estuviesen d su sei-vicio y par- 
ticipasen de su generosidad hasta llegar d la odad conveuientoj en que el 
Rey casaba i los jovenes con las joveues, procuraudo de esta manera la 
alianza de los padres, dotando d los novios y ddndoles lo ncccsario. 

Sucedio que Julian , gobornador de Rodrigo en Ceuta , que ent6nce8 
pertenccia (j)d(/. 158) al Rey de Espafia, y cuyos habitantes eran cristianos, 
torao el camino con una hija que tenia, de extraordinaria hermosiu-a y d 
quien estimaba sobremauera , de la cual Rodrigo, ap(5nas la vi6, quedo 
prendado con pasion tan violenta , que no siendo duofio do si mismo , la 
forz6. Di6se ella trazas para comunicar d su padre lo ocmTido, por medio 
de una carta sccreta, y esto le liizo tal iinpresion y lo enojo de tal manera, 
que exclamo : « Por la religion del Meslas , que he de trastornar su poder 
y he de abrir bajo sus pi(5s una fosa.)) Este enojo que recibio por el insulto 
hecho d 8U hija M la. causa de la conqnista de Espana, ademas del de- 
creto de Dios (sea excelso). Embarc6se Julian en Ceuta, atraveso el Estre- 
cho en el tiempo mds desfavorable , porque era el mes de Encro , que es el 
corazon del invierno , y desembarcando en Espana, fud d Toledo, d preson- 
tarse al rey Rodrigo, qnien extrano su venida en tal tiempo, preguntdn- 
dole qu6 causa le babia movido a ir en aquclla ocasiou. Julian pretexto que 
su mujer tenia vehcmentfsinios deseos de ver d su hija dutes do morir, y le 
habia estimulado d que fuera por ella; deseo al cual 61 babia querido con- 
descender, por lo que le podia permiso pai'a Uevdrsela, y le rogaba lo do- 
jdra rcgresar pronto, liodrigo lo bizo asij le entrego la hija, dcspuos do 
baber dicho i 6sta que guardase el secrcto, y obsequio muclio d en padro, 
despididndose de &l Y cu^ntaso que al despedirse le dijo Rodrigo : « Cuando 
vuelvas , procura traerme algunos balcones de los que sucles rcgalarme, por- 
que son las mejorea aves de presa que tengo.)) Julian le contesto : ((For la 
fe del Mesias, oh Rey, que si vivo , be do traerte unos balcones como jamas 
los hayas visto)); aludiendo al proposito oculto que tenia de traer los dra- ^ 

bes , aunquo Rodrigo no lo comprendia. Julian , llegado que bubo d su go- 
bierno de Ceuta, tardo poco en disponer su viaje para ir d ver al emir 



174 APJ^NDICES. 

Mu^a benNosairj que cstaba en Ifrikiya, Hablole de la conquista do Espa- 
iiaj cuya hermosura y excelencias Ic describio^ asi como siis muchas clases 
de riquGza y productos , sua buenos fnitos y su abimdancia de agua dulce. 
Al mismo tiempo ]o represcuto d sus habitantes como gente por demas facil 
do dominarj endeble y poco aventajada. Mu<;^a eiitro en dcseos de acomc- 
ter aquella cmpresa^ 6 hizo con <51 un pacto con tal que se volviese a favor 
de los muslimesj y ademas procuro asegurarsc de 61 y imponieudolc la con- 
dicion de que manifestase claramento su hostilidad contra los cristianos, 
sus corroIigionarioJij hacicndo iina correria per el pais. Asi lo liizo Julian, 
quieiij reuniendo gentc de su distrito, en dos baicos paso con ellos {i la costa 
de Algeciras y comenzo d correr el pais y a matar, cautivar y robar^ y 
])ermaneci6 alii algunos dias (pdg, 159)^ regresando sano y salvo con los 
8uyos. Cuando los drabcs lo supieron, confiaron en (51 y lo recibicron como 
amigo. Acontecio csto Ones del ano 90 (otofio de 709). Mu<;a bcnNosair 
escribio al emir de los crcyentcs Al-Walid ben Abdo-I-Mcilicj poniendo 
en su conocimiento la proposicion que le habia hccbo Julian do conquistar 
la Espaila^ y pidiendole permiso para invadirla. Al-Walid. Ic coutesto : 
«Manda exploradorcs quete inlbrmen bien, y no cxp6ngas a los muslimes d 
uu mar de revueltas olasj) Replico Mu^a que no era un inar agitado^ sino 
un esfcrccho, que permitia al cxpectador dcscubrir lo que habia del otro lado. 
AUWalid lo dijo que aunque asi fucso, mandasc uu dcstacamento para que 
explorase el pais Antes de invadirlo. Entonccs mando Mu<;a a nii berberisco, 
liberto stiyo y llumado Tai'if j y do sobrenombre Abo Zora ^ con 400 hombres 
y 100 de caballcriaj y paso en cuatro barcos i una isla que osta enfronte 
do la isla de Andalus^ Uamada la isla Yerdcj la cual cs arsenal y punto de 
partida do sus navies j y aquclla so llama ahora Tarif (Tarifa), del nombre 
de cste caudillo^ quo alii descnibarco. En cste punto pcrraauecio algunos 
diaSj hasta que se rcunicron con t^lsus companeros; entonees hizo una cor- 
reria Iiacia Algeciras , cogio algunos cautivos tan hermosos como ni Mu^a 
ni sus compaircros los habian yisto jamas^ y rounio muchas riquezas y utcn- 
silios, en Hamadhau del ano 91 (Julio dc 710). Las tropas^ en vista do cste 
rcsultadoj descaron entrar en Espana, 

Diccn otros que eutr6 Tarif con mil hombreSj y recogi6 botin y prisione- 

roSj y quo despues entio Abo Zont, que era un xcque berberiscoj distinto 

/ de arifj con otros mil hombres, y dirigiendose hacia Algeciras, sus ha- 

bitantes huyeron do olla. Oasi toda la inccndiaron, qucanaudo una iglesia 
grande que tenian, cogieron unos pocos prisioneros, mataron a otros y se 






APl^NDICER. 175 

volvicron salvos; pero Ar-R<izi dieo que Abo Zonl cs Tai-if ben M61ic Al- 
Mastferi , y quo Tarif os el nombro , y Abo Zora el sobrouombro corrospou- 
djente. 

Volvio dc niicvo Julian a prosentarse a Mii<^a y a cstiuuilarlo A quo in- 
vadiese la Espafia, rcfiriijndolo el buen <5xito do su oxpodicion y do las do 
Tarif y Abo Zora , lo quo habian obtcnido do sus habitantcs, y las buonns 
nuevas q\ic liabian traido do la exc<ilencia del jiai's. jMu(^a clio gracias a Dios 
per cUo, y so afirnio on su proposito do maudar 4 los luuslinies I'l quo inva- 
diesen (cste rcino), para lo cual de-^igno a un liborto suyo, llamado 'I'lirik bon 
Ziyed ben Abd-Allali, pcrsa do Matnadun, auiiquo oiros dlcon (|U(> no ora 
liberto de Muea , sine (pie pcrtonooia it la tribu do Sadif, afirinando al^unos 
quo ora liborto do esta tribu. En Espaua ludjo dcscoudicnloH suyos, quo 
negaban porfiadamonto sor eliontos do Mu(;'a. Finalincntc, oiros iisoguran 
quo era bcrborisco de la tribu do Noiiia. Mu(;a Ic onvio con 7,U00 niusliines, 
la mayor parte berberiscns y libortoB, puos babia ])oquisiiuos /irabos. Con 
olios estaba Julian , que Ics proporciono los cuatro barcori on (pio jiasai'on, 
unices quo tcnian, y dcscmbarcaron en cl monto de 1'iirik (Cliobol Tarik— 
Gribraltar), Ihunado asi de su nondn-o, un silbado do Xnflbon do !)2 (jui- 
f/ina IGO), mes do Agosto. Vohioron los barcos por los que babian quo- 
dado, y asi ostuvicron ycndo y viniendo liasta (juo so ramierou tndos on ol 
monte. Otros dicen quo larik desembarco on lunes, 5 do lioebob do est(! 
ano (28 de Abril Vlo 711, fiio martcs) con 12,000 liombros nionos dooo, 
todos berboriscosj a cxecpcion do muy pocos tiral>os, y ([ue Julian los paso 
on barcos dc mercaderes, desdo parajo nculto y uuo irsm oiro , siendo su 
emir Tarik cl ultimo quo paso. Tarik liizo prisionera on Algcoiras a una 
vioja, la cual lo dijo on su lengua quo su marido , qu(^ era adivitio, liabia 
predicbo quo cntraria en aqu(aia tiorra y so npodcraria (-h olla un oniir, 
quo dcscribio, dicicudo que tcmdria la caboza vohuninosa, couio tu la ti(i- 
ncs, y un lunar on cl bomoplato izquierdoj con un caliollo. 8i iu lo iioncs 
(anadio la vicja), oso os el signo marcado, y tu crcs;ol aludido. 'I'l'irlk soparo 
su vcBtido, y tenia J en ofocto, ol lunar on eUiomoplato, con lo cual so ale- 
graron muolio cl y su gcnto. Cuontaso tambien que Tarik durniiiiso on t^l 
barco y vio en sueilos al Profeta y los cuatro primoros califas, tpio cauiina- 
ban fiobrelas aguas, pasando junto (i 61 El Profota le auunci6 la buona 
nueva do la victoria, y Ic niando que fueso bonigno para am los nmslinnis, 
y que cumplieso sus pactos. Otros dicon quo babicndosc qucdado dormido 
cuando so embarco, parcciolc ver al Profeta, rodeado de los quo huyeron 



HiBib 



176 apiSndices. 

con 6\ de la Meca i Medina , y los Ansares ^ armados de espada 7 arco , y 
qne el Profeta le dijo : « Signe, Tank, hasta cumplir tu obra.)) Tarik miro al 
Profeta y i los que le acompaiiabanj y vio que entraban en Espana delante 
de (51. Despertose regocijado con el bucn anuncio, que coraunico a sus com- 
parleros , tuvo confianza en la buena nueva , fortificdse su espiritu y no 
dud6 de la victoria. 

Sali6 , pues , de aquel territorio , y se interno en las llanuras en tren de 
guerra. Lleg6 d noticia de Rodrigo la invasion de los drabes en la costa de 
Espafia, y que reiteraban sus correrias por los campoa de Algeciras, sicndo 
Julian la causa do cUo. Estaba diasazon ausente, en tieiTas dc Pamplona, 
en guerra con los vascones , por graves rebelioues que habian estallado en 
aquel pais , y pareci6Io cosa de importancia (la invasion), comprcndiendo 
el motivo que liabia dado lugar d ella. Vino con su ej^rcito apresuradamente 
y so dctuvo en Cordoba, ciudad situada en la parte central, aposentdndose 
en el palacio llamado do Rodrigo, no porquo ^1 le hubiese constraido ni 
fundado , puesto que era fdbrica de unos de los reyes que le habian prece- 
dido, y lugar donde moraban cuando iban d Cordoba, sino porque los dra- 
bes , ignorando el nombre del fundador, luigo quo vencieron a Rodrigo, lo 
llai\iaron de esta manera , por haborse aposentado alii el referido monarca. 
Los cristianos dicen que el quo lo construyd A16 un sefior que habitaba en 
el Castillo de Almodovar, mds abajo dc Cordoba, cl cual un dia salio de 
caza, y ]hg6 al sitio de Cordoba, quo ontouccs estaba dostruida, habiendo 
(pd(/, 161) en el parajc del alcazar un ospesisimo y poblado bosque. Lanzo 
su halcon, que estimaba muclio, sobre una perdiz/(uc Ic salio del lado de la 
Alcudia, Uamada despuos de Abo Abda, la cual so oculto en la cspesura. 
El halcon siguio tcnazmeute la persecucion, y el senor corrio tras 61 hasta 
quo so vio dctenido por la maleza. Maud<5 cortarla por el afan do salvar cl 
halcon, y cortada, sc descnbrieron debajo los cimientos de un alcazar, cuya 
disposicion le udmiro. Conio era hombre de buen ontcndiniiento, disjiuso 
quo so descubricse toda su extension en anclio y largo, y que so siguioscu 
su planta y cimientos, y encontraron que estaba construido sobre la faz del 
agua, con un macizo dc sillares colocados sobre estacas, para librarlo del 
agua, con iina constmccion admirable. Esto monumento, dijo, pertonece d 
algunilustrepn'ncipe, y a mi me toca restaurarlo, y mando quosc volviese 
d construir con aiTcglo d su planta primitiva , dcstindndolo d casa de des- 

* Los que ayudavon d Mahoma durante la persecucion que snfii6. 



API^NDICES, 177 

canso. Cuando visitaba su distrito 6 salia de caza so aposontaba alii, yosta 
fu^ la caxisa de quo Cordoba se fimdase al lado y se poblaso. Los reyos fiio- 
ron de uaos en otros heredando esto alcazaVj y sJU ostuvo alojado Kodnojo 
algunos dias, euaudo lu^ a pelcar contra los arabos, Lu6go quo todas las 
tropas de sus doniinios estuvieron reunidas, niarchi hAcia la comarca do 
Sidoniaj con sn muncroso ojdrcitoj al cncuentro do los nmsuhnanes, 

Cu(5ntasc quo cl ultimo de los royos do la dinastia quo dostruycron low 
ilrabcs futi Witiza, quien nnirio dtyaudo trcs hijos pequoHoSj y poco a 
proposito para rciuavj ]>or lo que su nuidio poriuanccio en Toledo, adniinis- 
trando on su uombre el roino que habia sido do! padro. Rodri^o, jcfo de la 
caballeria en tienipo de uste, so rebolo con los quo le qui^ioron .seguir, y 
so establccio en Cordoba, Cnaiido Tarik invadio laEspafia, Ai(5 i{odri*;o 
contra elj y pidio anxilio (i todixs las tropas del pais, oHcribiendo A los lii- 
jos do Witiza, <|Uo ya por aquel tionipo liabiau crccidoj montaban a eaballo 
y mandaban soldados, d fin de quo viniej^cn i unirso eon el i)ara pelcar 
contra los ilrabes, amenazdndolcs si no le ayudabun, y CHtiniulAndolos t'l 
que todos fnesen do acuerdo contra el cneinigo comun. No oneontrando 
ellos medio de ovadirsoj rcunieron su gcnte y vinicron A CVndoba, acain- 
pando junto a la alqueria do Xccunda , al otro lado del rio, en Jrcnto del aU 
cdzar, dosconfiando de entrav adondo estai^a Rodrigo, y diHponicndo sn 
plan J hastaque, tcrminados los proi)arativoSj Rodrigose pusoon marebajy 
unicndose con 61, siguieron el caniino, concortilndoso en daflo do dsto, Lo 
quo parcce mds cicrto, aunquo solo Dios lo sabo, es quo todo o\ roino ^odo 
pertenecia d Rodvigo. Ilay diCerencia en la jnanora de pronunciar su noniibre, 
pues unos diccn Rodzric, con R, y otros Lodzric, que es lo mds general. 

Kl ejcrcito de Eodrigo constaba de 100,000 lionibres bicn pertnichados, 
y Tarik cscriblo a jMu(;a pidicndolo mas tropas, y poniendo en bu eorioel- 
micnto que babia conquistado a Algeciras, piujrto do Ey])ana, y doiiiirmdo 
cl paso del Estreeho, liacicndosc duono do todo aqnel torritorio, basia el 
laf^o (do la Janda); y que llodrigo il)a contra el con un (;j6rcito que no 
podia contrarcstar, a no ser por la voluntad divina, Mu^a, <jug dosde la 
partida de Tarik habia maudado baecr barcos (pd(/. lf!2), y tenia ya gran 
numero do ellos, lo envio 5,000 liombros de rcAierzo, rtjiiniendo con ellos • 
12,000 combatientes, fuertes para la rapina, avidos de ooiid>atir. Con ellos 
cstaba Julian, que babia obtenido carta de soguridad, con sus tropas y 
<rento do la provincia de su mando, que indicaban a los musulmanos los 
puntos mds vubierables y les Servian do espias. 

12 



178 API^.KDICES, 

Rodrigo se acerco con todos sus cristianoSj principes y caballeroSj quie- 
nes hablaron unos con otros j dijeron : aEste hijo de prostitiita se ha apo- 
derado de nucstro rcino sin ser de estirpc real j sino uno do nuestros infe- 
rioreSj y no dejar^mos de ser grandemente perjudicados per su (mala) con- 
dncta. Esta gonte (invasora) no pretcnde establecerse en nuestro pais, sine 
reunir muclio botiu y volverse- EmprendamoSj puesj la fuga en el mo- 
mento de trabar el combate con <5soSj que deiTotaran al hijo de la prosti- 
tuta, y cuando sc marcben, har^nos roy al que niojor derecbo tonga. Eu 
esto quedaron convcnidos; pcro el dcstino torcio ,su proyecto, Rodrigo ha- 
bia dado el mando del ala dcrecha de su ejdrcito (i uno de los hijos de Wi- 
tixa, y el do la izquicrda a otro, siendo los jefes do esto proyecto de hacer 
que iuese derrotado, con la mira de recupcrar el trono de su padre, 

Oucntase que cuando cstuvicron proximos los dos ejercitoSj los hijos do 
Witiza so conccrtaron para haccr traicion a Rodrigo^ y mandaron un emi- 
sario a Tarik, dicicndolo que aqu(;l era una dc sus inferiores y sirvicuteSj 
que habia nsurpado cl trono de su padre j despues dc liaberle hecho morir; 
que ellos no querian cederle su derecbo^ y que le pcdian carta dc seguridadj 
prometiendo que se pasarian a 6\ en ol nioniento del combate , a condi- 
cion que despues de la victoria so Ics dieson todas las lincas que su ])adre 

tenia en Espafia, que cran tres miij cxcclcntes y cscogldas, y son las que 
despues so Uamaron el haber (6 cuota) de los rcyes, Tarik les contcsto favo- 
rablenicnte, e Inzo con ellos pacto en la forma reforida. Al dia siguiente tra- 
boHC la batalla , y pasaronse en cfccto a 'i'arik , siondo esta nna do las prin- 
cipalcs oansas de la conquisla. El encucntro fuc a orillas del GuadaleiCj 
distrito do Sidonia, y Dios puso en fuga a Kodrigo y su ejercito, conce- 
diendo a los musulmancs una victoria sin iguab Rodrigo so arrojo al rio 
GuadalctCj y se sumergio con el peso dc las arnnis, por lo cual no so tuvo 
notioiade 61 ni se Ic encontro, 

Dicese quo Tarik acamj^jo cerca del ojcrcito dc Rodrigo^ a fines de Ra- 
madhan del ano 92 (Julio de Til), y Rodrigo mando a uno dc sus solda- 
dos, en cuyo valor y esluerzo tenia gran confianzaj para que fuese a reco- 
noccr el cjth'cito encmigo, calculase el numcro de sus soldados y viese la 
situacion que tenian, y sus barcos. Acercoso cl cristiano hasta dcscnbrir el 
ejercito; pero babiendo sido visto, fue acometido por algunos; volviose pre- 
cipitadamentCj y escapando por la velocidad de su caballoj dijo d Rodrigo : 
«Los qiie vicnen contra ti son de la misma figura que aquollos que descu- 
bnste en el area, Mira por ti , pues entrc ellos vicnen quienes solo desean 



apkndicf:?. 179 

morir 6 conquistar el ten-euo que pisas. Han qiieuiado sns naves , para uo 
tcner esperanza (?xf^. If53) de refiigio eu ellaa, y sc hallau onlenados para 
la batalla en la llanuva, fortifieando su cspiiitu para la perscvcranciaj puos 
no tienen eu nuestro pais higar en que guaveccvse. » Con cstas niievas atcr- 
rose Eodrigo y se redoblo su afliccion. 

Eneontraronse los dos ojcrcitos eu cl lago, y conibaticron rociameute, 
hasta qiio las alas dcvcclia e izquierda del de Rodrigo, quo ostaban al man- 
do de los hijos de Witiza, omprcndiorou la fuga. El contm, en quo cstaba 
Rodrigo, resistio lui poco, y sus soldados niantuvioron algo la batalla, luvsta 
que tanibicn dicroii a luiirj yondo Rodrigo delanlo de olios. Los nuisulniaiies 
los persii^uieron en su dcrrota, causaiidoles gran niatanza. rerdiosc la luie- 
lia de Eoch'igo, y nada se supo do ol ; los nuislinies eu(U)n|-raron nnicanu'-uto 
su caballo tordo, que andaba suolto, y eu el cual liabia jnoniadoj y ioniix 
una silla de oro rccamada do rubies y esiucraldas; onooniraron tanibien 
uno do sus boiincs, que era do oi'o, ornado do porlas y rubies. VA eabidlo 
babia caido en un lodazal, y el crisliano, que av. liaiua sumorgido, Imbia 
dojado (al salir) uno de sus botines en el lodn, donde i'lie cncontrado, pero 
su persona desaparecio, y uo ho le eucontro vivo ni nuiorto. Bios solo sabe 

lo que Ic paso. 

Cucnta Ar-]ia7,i quo el cncucntro lue cl domingo, resfarulo doH nocbes 
do ]iamadlian, y duro cl combate hasta el domingo 5 do Xawcl (19-25 
de Julio)j qxio son oclio dias com])letos. ])cs]>ues Dios derroto a lo.s poU- 
tcistas, quo fuoron uuiertos en tanto nurnero, que sus Imosos quedarou cu- 
bricndo aquella tieri-a por espacio de uuieho licmjn). 

Los musuhuanes adquirieron del cainpaniniio crisiiano grandcs riqno- 
zas. Conoeian a los nobles jior las sortJjas de nro que; lievaijun (^u sus do- 
dos; a los nu'is infei-iore.s, en que ias llcvabau do plaia, y d los eselavos, en 
quo erau do cobrc. Tarik rciini(') cl botin, dcdujo el qiilnto, y dividio lo ros- 
tantc entro 9,000 luusulmanes, no contando los esclavos ni Ins sirvicnles. 

Luct^o que la gcnte do Africa tuvo niiticia dt; ia vleloria do Turik, y de 
las muclias rique/.as do que babia lieebo pn^sa, vir!i(.Tou a el de lodas par- 
tes surcando cl mar en cuantos bareos y lanohas jiudieron proporeionarso. 
Los csi)auoles, outre tanto, sc refugiaron en fbrtale/.as y eastllios, y huyeron 
de las llamu-as a los montes. 'larik continuu su mareba liasfa llegar ii Me- 
dina Bidonia, euyos babitautcs se dofen.lierou, pero los sitio iau durainon- 
te, y tanto los debilito y estrecbo, (pie pudo tomar la ciudad per fuorza do 
armas, recogiendo cuantiosa presa. Fu(; lu(';go a Morou, vo]vl6 dospues 



180 AP^NDICES, 

contra Garmonaj y paso por junto A la fuente que tomo siinombre, cliri- 
gi(5ndose en scguida i Sevillaj cuyos habitantcs se rindieron, obligandose 
a pagar el tribute personal. Marclio lu^go hacia Ecija, donde habia gonte 
esforzadaj y donde se habian acogido los iiigitivos del ejercito de Rodrigo. 
Hubo un sangriento combate j en que fueron muertos y lieridos muclios 
muslimes^ y al fin Dies les concedio la victoria sobre los cristianoSj quo 
fueron derrotadosj sin que despuea volviesen los muslimes a encontrar 
tan fuerte resistcncia. Siguieronj con todo eso, defendi^ndose los eristia- 
noSj liastaque Tdrikcogio prisionero i su jefoj que era hombre negligente 
y de mal gobierno, y habiondo salido solo cierto dia a un asunto hacia el 
rio (Genii) J encontro d Tdrik, que habia ido (pdg* 164) 4 lo niismoj y (^ste, 
aunque no le conocia, le acometio & hizo prisionero en cl rio^ volviendo con 
61 al eji^rcito. Lu6go que se descubrio que era el scnor de la ciudad, Tdrik 
le concedi6 la pazj otorgdndolo las condicionos que qniso^ 6 imponi6ndole 
el tribute personal^ con lo cual le dojo tranquiloj cumpliendo despues lo que 
habia prometido. 

Lleno Dios de terror el corazon de los infieles , cuando vieron que Tarik 
se internaba en el pais, habiendo dntes imaginado que solo deseaba ganar 
botin y retirarse ; acobardaronsc y huyeron de las llanuras a refugiarsc on 
los castillos J y los mds fueiies dc entre ellos fueron 4 Toledo, capital de su 
reino. 

Una dc las trazas de que se valio Tarik para imponer miedo 4 los oris- 
tianos de Espana, fu.6 hacer a sus soldados que despedazasen algunos muer- 
tos y cociesen su eai'ne en caldcras delantc dc los prisioneros j 4 fin de quo 
creyesenque los muslimes la comian, Dio despues libertad 4 algunos, y <5s- 
tos fueron rcfiriendo 4 los demas el suceso, que llen6 de terror los 4nimos 
y aumento el niimero de los fugitives. 

Julian dijo 4 Tarik: ((Ya has dispersado el ej^'cito de csta gente y los 
has llenado de miedo ; dirigete contra su capital , para lo cual estos com- 
paiieros mios te scrvirau de guias, y divide tu ejt^rcito con ellos entre las 
difercntcs eomarcas, debiendo tii marchar 4 Toledo, donde est4 la gente 
principal, 4 fin de no darles tiempo de que miren por si y adopten mia re- 
solucion.)) I'arik dividio su ejercito desde Ecija, y mando 4 Moguits Ar- 
Homi, clicnte dc Al-Walid ben Abdo-1-M^liCj 4 Cordoba j que era de las 
mayores ciudades de los godos, eon 700 caballeros, porque los muslimes 
montaban ya los caballos del oj^ircito cristiano, y no habia quedado ningun 
infante, y aun habian sobrado caballos. Mando otro ej*^rcito 4 Mdlaga y 



apiSndices. 181 

otro d Granada, capital de Elvira, y 6\y cou la mayor parto del cj(5rcito, 
marclio liacia la Cora de Jacn, en direcciou A Toledo. Alguuos dicen que 
hic contra Cordoba I'arik en persona , y no Moguits. 

Ocultaronse al lado del rio, junto 4 Xecunda, en un espeso bosque do 
alerces; algunos adalides so adelantaron y cogieron k un i)astor, el cual, 
interrogado, dijo que la gcntc principal de Cordoba se liabia niarcbado il 
Toledo, qucdaudo solo alii el gobernador con 400 caballcros , encargados 
de la defensa de la ciudad , y la geute iniitil. Preguntado por las murallas, 
dijo que erau fucrtes y elevadas, pcro quo tcnian xui agujoro, quo les dos- 
cribio. Luego quo •vino la noclie, se acorcaron a la ciudad, y faeilit61es 
Dios la conquista con una granizada que no dejaba oir las pisadas do los 
caballos. Acercaronsc cantelosamente , y pasaron el rio durante la noclio , y 
como las guardias del muro se bubiesen descuidado, y liubiesou abandona- 
do sus pucstos molestados por la Uuvia y ol I'rio, los musulmanos bajaron 
de sus caballos , atravesaron el rio, que solo distaba do la inuralla trointa co- 
des, y se esforzaron por trepar al muro; mas no oncontrando punto do apo- 
yo, volvieron por el pastor quo les liabia iudicado lo del agujoro, y <5stc lo 
mostro. No tenia fAcil subida, pero liabia dcbajo unalugucra (j)d</. 165), 
por cuyas ramas podian subir. En ofecto, uno do los mds fucrtes musulmanos 
lleg6 4 lo alto. Moguits se dcscifio su turbantc y lo arrojo una punta, y ayu- 
dandose unos 4 otros , subieron muclios al muro. Moguits cnt6nce8 monto 
a caballo, y se coloco en la parto de afuora, dospucs do liabor ordonado 4 los 
que habian trepado al muro que acometioscn do improviso 4 la guardia. 
Asi lo bicieron, y babieudo muerto 4 algunos do olios, rompieron los cor- 
rojos do la puorta y la abrieron. Entro Moguits y se apodero do la ciudad 
por fuerza de armas; subio al palaoio dondo babitaba el gobernador, acom- 
pafiado do sus guias; pero el gobernador liabia sabido su entrada, y so lia- 
bia apresurado 4 buir del palacio con sus coinpaiicros, quo oran unos 400, 
y so habia salido para fortificarse en una iglcsia al ponicnto de la ciudad, 
4 la cual iba el agua por bajo de ticrra, dcsdc una fuonto quo liabia 4 la 
falda del monte. Alii se defendicrou, y Moguits so apodoro dc la ciudad y 
sus alrededorcs , escribiendo la conquista 4 'r4rik , sogun cucntan los que 
sostienen que Tarik no asistio personalmento 4 ella y que Moguits la con- 

quisto. 

Por espacio de tres meses permanccio ^itiando 4 los cristianos en la iglc- 
sia, basta quo viendo cu4nto se prolongaba aquel asunto, mando 4 un cs- 
clavo suyo negro, Uamado Rabah ,'hombre valionte y csforzado, que se cs- 



182 APl^^^)TOKS. 

condiesc en unas huertas muy pobladas do arboles que habia al lado de ia 
iglesia, k fin do que procui'aso coger a algun cristiano, que pudiese dar in- 
formes. Asi io liizo; mas su escaso entendimiento le indujo a subirse a uno 
de aqucUos Arboles para coger frata, porquc era el ticmpo en que estaba 
en sazon. Los de la iglesia le vieron^ acometieron 6 Incieron prisionero, y 
andaban temeroso&y cxtranaiido la naturaleza do aqucl hombrcj pues nun- 
ca habian visto ningun negrOj por lo cual le rodcaronj y moviose entro ellos 
gran alboroto y admiraciou, creyendo que estaba tenido 6 cubierto dc al- 
guna ftustancia ncgra. Desnuddronlc en medio de todos, y llevdndole junto 
k la caiieria por donde venia el agua, comcnzaron a lavarle y frotarle con 
cucrdas dsperas, basta que le bicioron brotar la sangre y le lastimaron, YA 
les rog6 que le dofascn^ indicdndoles que aquello era en 61 natural y obra 
del Criador (sea glorificado), Comprendiendo ellos sus senasj dcjaron do 
lavarle y se aumcnto su teiTor, Permanecio cautivo siete diasj siu que de- 
jascn de rodearle y observarlcj basta que Dies le facilito la libertadj y una 
noche se fugo. Vino adonde estaba el emir Moguits^ y contandolo lo que le 
babia sucedidoj le dijo lo que babia visto del paraje por donde venia ol 
agua. Moguits mando gentc inteligentc que buscase la caueria por el lado 
quo el negro indicaba, y liabiendola encontrado, la cortaron para que no 
fucse k la iglesia, tapaudo su conducto, Los cristianos vii^ronso proximos k 
perecer, y entonce^ Moguits les invito a quo aceptasen el islamismo 6 pa- 
gascn ol impuosto personal, k lo cual se negaron; entonces les puso fuego 
y los quemo, Uamdndoso entonces esta iglcsia la dc los quemados. Los cris- 
tianos considoraron coino gran beroismo aquella perscvcrancia en su fc, a 
pcsar dc tanta desvcntura, Su jefo, sin embargo^ procurando salvarse de ia 
catdstrofe do sus conipanoros^ euando {pdg, 10(>) vio ccrcano el ultimo mo- 
mentOj liuyo solo, abandonandolosj con el proposito de llcgar a Toledo, Sa- 
bido esto por Mogaitsj salio solo, corriendo apresuradamente tras de el, y Ic 
alcanzo en las cercanias de la alqucria do Tatlira (sk)^ euando iba buyendo 
sobre un cuballo ahizau muy volo/, Moguits estinuilo al suyo en su Kogui- 
inientoj y euando ol cristiano se volvio y lo vioj turbose viendo quo le venia 
a los alcances, y espolco fiiertemente su caballo; pero fu(i cortado en su car- 
rera, y cayoudo del caballo, se lastimo el cuello. Enlouces se scnto sobre su 
escudo y se entrcgo prisioncro, maltratado del golpe, Moguits Ic despojo de 
sus armns y lo Uevo prisioneroj paraprcsentarlo al emir de los muslimeSj Al- 
Walid, Fuc el unico de los reyes cristianos quo fuc aprisionado, pues do los 
restantesj unos accptaron la paz y otros huyeron a Galicia. Cuentan otros 



APl^XDICKS, 183 

que, (lespues do preso el rey, Moguits rindio ;l los do la igiesia y Ics maiido 
cortav la cabcza , jior lo cual la iglosia se llaiiio do los cautivos, y que rc- 
nniendo a los judios do Cordoba , les cncoiuendo la guarda do la ciiidad, 

confiando en quo cllos )a defenderian (Iq los cvistiauos ])0V la oncmistad 
quo liabia outre olios. Eligio ol alciizar pnra su movada, y rejmrtio n sus 
soldados en la ciudad. 

Los que fueron lu'icia Malaga la cojiquisfaroii , huyoudo los eristianos I'l 
los moutes olcvados quo luiy pur alli , y dospuos o.^la division so i-cuiiio con 
la que Labia ido liucia Elvira. Sitiaron li Granada, capital <!c a(tucl distri- 
to, y la conquistaron por fucr/.a do annas, reuniondo todus los juditis on la 
fortiiloza, quo era la costninliro ([uc soguian on lotias las cindados (|uo con- 
quistaban; juntaban a los judios on la lortaloza, con algimos (tocos nuisnl- 
maues,ylcs cneargaban la guarda do la ciudad, continuamlo las doiuas 
tropas su marcba u otro punto. Oiando no oiicontraban judios, tlcjabaii ol 
numcro suficiento do innsliincs pnra niautcnor lu C(>nc|nistado. C'naiido lux- 
bioron liooho csto on la Cora do. Rayya, a (pio p(n-lonoco ilalaga, Cuoron 
contra 'I'oduiir, que ora ol notnbn; del sonor iU' !U|ncl \»\i>^, ciiya capital so 
llamaba Orilnicla, castillo nuiy fiKirto. Su roy era lioiid>rc d(^ iiuiclio ingo- 
nio; eombatid a los nuislimos, y IW dorrotado on una lla?nira, con laiita 
niortandad dc los suyos , qrio casi quedaron extenninados. 101 c^i-istiano luiyo 
d Orihuela con pocos dc sns soldados, (|Uo para na<la Servian, y ontoiicoa 
mando que las niujeros dcjasen suellos sus oabcllos y so annascn do caflas, 
asomandosc de cse modo (i la nuiralla, conio si Aioson liond.rcs aprc-slados 
al coiubate, y el se adclanto con sus soldados, a fin do (ingafiar a los nni- 
sidnianes, liacltindoles crcor que slun tenia mneha Inerza coti (pio diifcu- 
dersc. Los nnislinics, tonicrosos al ver lanta gcnto en la nmralla, lo ofro- 
cioron la paz, y habiendo manifestado dos«-os do acei.tarla, so .lislVa/o, pi- 
dio carta de seguridad (^onio cinisario, y se pr(!S(;ntu a olios; cunc<-rt.'. la 
paz, eon condicioncs para su gcnto y para cl misinn, y segnrida<los, y dos- 
puos quo consiguio lo quo quiso, so dcstaibrlo a cllos, K.-s pidio lo dcjason 
ol mando do su gcnto, y cxigicndo el cunipllmienio do lo piiclado, los hl/.o 
entrar on la ciudad, donde no vioron mas que ciiudos, nuijcvs y nifir.s. So 
arrcpintieron dc lo quo lo liabian eon(-cdido; poro cc^lebrando la asiu(.ia (pn- 
babia usado, cumplioron lo pronietido (p^.f. HiV), con.o l.nian sienq>rc do 
costundn-e. Do esta mancra, toda a.piclla oon.arca sn lihro dn la gucrra oon 
los muslimes, por la bucna diligencia d<. Todndr, y tuda s<. entrog.; paciti- 
camentc, sin que bubiese quo conquistar nuda por fuor.a de arrnas. Kscr.- 



184 APl^NDICES. 

bicron i su emir Tdrik la noticia de la victoria, dejaron en la alcazaba de 
la ciudad algunoH pocos musulmancSj y los demas fueron a rexinirse con 
el emir para la conquista de Toledo. 

Cuenta Ebn Hayyaii que Tarik Uego d Toledoj capital del reino godo, j 
la encontro desierta, porque sus liabitantes babian buido do ella, rcfugiEin- 
dosc en una ciudad que babia dctras de los monies. Ecimicron los judios y 
los dejaron en la ciudad j con algimos soldados, y continuo (Tdrik) su ca- 
mino en persecucion de los que habian buido dc Tolcdoj dirigiendose bd- 
cia Guadalajara. Dcspues volvio bacia el montc (Guadarrama) , le paso por 
el desfiladero que tom6 su nombre , y llogo a la ciudad de Almeida (de la 
Mesa) J quo esta A la otra parte do la Cordillera. Esta Mesa es la que trac 
su origen dc Salomon, bijo do David; era verdc, y dc una csmeralda sus 
bordes y pi^s, que cran trescientofi sosenta y cinco. ('larik) so apodcro de 
clla, siguio basta la ciudad en que so liabian fortificado (los cristianos), d 
la otra parte de los monies, y on la cual gano muchas joyas y riquezas^ y 
sin pasar mas adelante, regrcso a Toledo, en el afio 93 (712), Otros dicen 
quo no regres6 cntonces, sine que so interne en Galicia, arraso aquel pais, 

llcg6 A la ciudad de Astorga, cuyos alrcdcdores devasto, volvi(5ndose des- 
puea a Toledo, 

Dicen algunos quo 'farik vino d Espana sin permiso do su patrono, Mmja 
ben Nosair. 

Cu(5ntasG que cl ticmpo quo permanecio en Espana, conquistando y so- 
meticndo cl pais, fu(5 un ano, liasia que vino Mu^a ben Nosair, su sefior. 



En cuanto a los bijos de Witiza, cuajido se presentaron a Tarik, en virtud 
do la carta de seguridad que so los habia conccdido, siendo causa de la con- 
quista, eomo so lia referido, dijcronle : cc^Ercs tu emir, 6 hay oiro omir su- 
perior dr ti ?» — Tdrik los contesio : (( Hay un emir que es fiupcrior mio, y otro 
emir mds grande, superior a estoj) Entonces le pidieron permiso para pasar 
a Africa a ver a Mu^a y arreglar sus paeios con cl, exigi6ndole una carta, 
en la cual rcfiricsc qxii*5nos eran, y lo que babia concertado con cUos. Asi lo 
bizo, y cllos tomaron el camino para ver d Mu^a, A quien eneontraron cuaiido 
venia para Espana con los arabes del pais berberisco. Di(5ronse & conocer 4 



* Aquf el auior, abandoiiando la nar- que se atrlbuyon &, Tdrik, y quo tieuen 
raciou comenzada , inserta unos versos escasisima Importancia, 



api5ni>ices. 185 



^1, quieDj en atenciou d lo quo le dccia Tarik del pacto concertado con cllos, 
sii estirpe y sus antepasadoSj los diiigio al emir do los croyentOv^j Al-AValid, 
que estaba cu Damasco, esciibicndolc lo que Tarik lo dccia do sus ilustres 
liechos. Cuaudo llegaron , Al-Walid los rccibio oon toda coini>lacencia, con- 
firmo el pacto {j>ag. 108) que tonian lieclio con 'lai'ik respooto li los bionos 
que babian pcrtcnccido a su padre , dio il eada uno do ollo.^ un di(>loniaj y les 
concedio cl privilcgio do que no so levantiisen ouando alguuo enJraso on su 
habitaciou, Volvioion a Erspana, y duontis do las fineas do su jjadroj las di- 
vidioron cntre si por couuui aoucrdoj coiTospoudiendo a Obnundo, (juo ora 
el mayor do ellos, mil posesionos ou la piirte ootMduniai do Kspafui- Para eatar 
cerca de ellas, fiju su rosidencia on Sovilla- Otras uiil eoi respond iorou k 
Artabas, quo era o) que lo seguia en odad, y oslaban sitiuulas c^n bi parte 
central de Espanaj jior lo cual so establecio on Cordoba, A Itonudo, quo 
era el torcero, focaron otras mil en el orionte do bi IVniusubij por la piiifo 
de Ai'agQUj y so establecio on Toledo, Asi permanocicron durante los pri- 
meros tiempos de la doniinaeion arabo, basta quo nnuio Olnumdo, el ma- 
yor de ellos, dojando una hija llaniada (}fim^ y gonorabnonte eonocida por 
el nombro de la Goda, y dos liijos poquonos. Artabas so ai)oder6 do los bie- 
ncs de dste, y los agrcg6 d los suyos; entonces Qara, baciendo disponor en 
Sevilla un barco fuertc y con todos los enHCrcs ntMtosariosj ho ombare6 on 
el con sus dos licrmanos poquenosj en dircccion d la Hiria, drsonibarcarido 
en Ascalon, dcsdo donde se dirigio d DamascOj sede del Califa, quo lo ora 
si la sazon Hixem ben Abdo-l-M(51ic. liefirio al (JaUia su bistoria, sequejti 
do la usurpacion do su tio, y reclam6 el cumpliiniento do io acoidado d su 
padre y Iiermanos por el Caiifa Al-Walid Ih^u Abdo-l-Mc!ie. Kl (^alifa lo 
pcrmitio que so acorcara a su persona, y admirado do su n>solucion , eseri- 
bio d Hantbala ben Safwan, gobernador de Africa, i>ara i\\w, m h Ineic^so 
justicia, y que los bionos quo su tio los tenia UHur|>aao.s y lo porUiiieciiin, 
asi como d sus dos licrmanos, se Ic devolvicsen. Ijaiitliula OH(;ril)io soln-e 
esto al gobornador de Espana, Abol Jafar, prinio 8uyo, y Oava consi-^aiio 

lo quo descaba. 

El Caiifa la caso con Ira bon Mozaliim, quo tuvo do clla liijos on Siria; 
despues vino con clla a Espana, y la ayudo a recuperar las tineas quo Ar- 
tabas le habia quitado, reuniendo frrandcs bicnes. Tuvo de clla dos liijos, 
Ibrahim 6 Ishac, que alcanzaron muy elcvada po.sieion y auioridad en Se- 
villa, y fucron conocidos, asi como sus descendicntos , por su proccdcncia 
de Cara la Goda. Cuando M i Siria a ver al Caiifa liixom, vi6 alll d su 



; 



186 APENDICES, 

uieto Abdo-r-Uahmen ben Moawiya, el que despues vino 4 Espafia, y el la 
conocio ; cuando vino a Espana, con este motive procure acercarse a el , y 
el Emir la tomo bajo su proteccion y la distinguio muclio, permitiendolo que 
viniesc a su alcazar cuando fuese a Cordoba, donde le daba reitcradas 
muestras de su bcnevolcncia , y donde llogo a tratar a la familia del Emir. 
Muerto su cspose Ic^i en el ano en quo Abdo-r-Rabmen fu6 proclamado rey 
de Espafia, (5ste la volvio a casar (pdg. 169) con Omairben Caid. Tanto de 
ella come de su padre Olinundo y de su tic Artabas se cucntan mxicbas 
anecdotas dignas do reycs , rcfercntes a los primeros tiempos de la domina- 
cioii Arabe. Una de ellas es la siguiente, quo refiore el f'aqui Mohammad 
ben 6mar ben Lobaba Al-Malequi : 

Cierto dia vinieron a casa de Artabas diez de los principales jefes siria- 
cos, cntrc ellos As-Somail, Ebn At-Tofail, Abo Abday otros, a los cuales 
bizo scntar en estrados y comenzo i obsequiarlos. Tras de ellos entro Maimon 
el devoto, abuclo do los Benii Hazm, que era tambicn de los siriacos, pero 
que vivia muy alojado de ellos , por su caracter severe y su austeridad. Apii- 
uas le vio Artabas , se levanto y salio a su encucntro, dejando a los dcmas, 
y manifestandole gran respeto, llevole a su propio asiento, que estaba cu- 
bierto con una chapa de oro, y quiso obligarle a que se sentara en 61. Mai- 
mdn rchuso, sentose eu el suclo, y Artabas hizo otro tanto, acercoso a 61, y 
dirigiendolc la palabra, lo dijo : (CiCual es, sefior mio, el motive de esta 
yjgitji,? — Lo que vas a oir, rcspondio Maimon. JTosotros vinimos a esta 
tiorra como guerrillcros , y creyendo que nucstra pennanencia aqui no se- 
ria muy prolongada, por lo cual no estabaraos preparados para establecernos 
aqui , ni contamos con grandea medios. Bespues las cosas que ban aconte- 
cido con nuostros elientes y miestros tcrcios nos ban impedido el regreso 
a nucstro pais. Dios te ha concedido uiuolios bicncs, y yo desco que me 
conccdas una de tus fmcas, que yo labrare por mi mismOj te dare la ronta 
quo sea justa, y vivirc con lo dcmas. — No quiero, dijo Artabas, bacerte 
tan precario lavor, sino mi regale formal)); y mandando venir a su adminis- 
trador, le dijo : « IJale el predio que tengo en el Guadajoz, con todos los cs- 
chiYOS, bestias,vacasy dcmas que contiene, y la aldea quo tengo en Jaeu.rt 
Maimon recibio las dos posesiones , que bercdaron sus bijos , do quiencs pre- 
cede el Castillo de ilazin, le die reitcradas gracias y so marcbo. As-Somail, 
a quien babia disgustado la venida de Maimon, dijo a x\rtabas : ((Yo te 
crcia liombre de mas peso; yo, que soy uno doles principales caudillos 
de los arabes de Espafia, vengo a tu casa con estos otros, que son senores 



APENDICES. 187 

de alto rangOj y no nos haccs otra distincion que la de sontarnos en estos 
bancos. Viene ese mendigo, y lo distingucs y favoreces do esa manora. — 
Oil Abo Chauxan, dijo Artabas, bicn me lian dicbo tns correligionarios 
que su literatura no te ba side do gran provcclio; pues a no scr asi, no ex- 
trailarias lo quo bago. Vosotros babois side jfavorecidos con los biencs do 
este mundoy con el poder; a esto otro yo le bo favorccido en ol nonibre 
de Dies, pues scguu dijo Jesuoristo, aqucl a quioii Dios dio podor y sonovio 
sobre sus siervos , y excedio el favor il su nierito, cs couio si so lo bicieso 
trao-ariuia piedra.)) Decia esto, povque As-Somail no sabia leer. Los demas 
le dijeron : «Dcja a este, y considera que nosotros nos oncontrauios en igual 
case que esc a ([uicn lias favorccido. » Artabas Ics dijo : wVo.sotros sois cau- 
dillos principalcs , y no puede convcniros sino {'par/. 170.) iiu don mas gran- 
de, por lo cual os regalo cicn aldcas, para quo las dividais entvo vosotros, a 
diez cada uno.)) Llanio a sus adminlstradorcs y les niando que so las cutro- 
gasen, siciido estas las mcjores fincaa que tenian. 

Cuentan Ebn Hayyan y otros <|ne cuando llcgo {i notieia do Mm;a ben 
Nosair lo que babia boclio Tarik beu Ziy(5d, y sus niucbas eonquistas, tuvo 
envidia de el y se dispuso a pasar a Espafia. Ileuiiio un ojc^rciio y vino ha- 
cia cllacon toda la gonte y los mas distiugiudos arabes, que cran, scguu se 
cuenta, 18,000, y algunos diccu quo mas. Eiitro on Espana on llauvaaiian 
del ario d3 (Junio-Julio dc 712), y cvitando cl tocar en el montc dondo Tdrik 
habia acampado, Uego al parajc quo tomo su nombre, y boy dia se llama 
Ghcbel Mu(^a (montc de Mu(;a). Cuando Hogo a Algcciras, dijo que no quc- 
ria ir por cl niismo camino que babia llcvado Tiirik, id scguir sus luicllas, 
y los cristianos que le Servian de gufas, compaueros dc Juliau , lo dijeron: 
((Nosotros iremos contigo por un cainiuo mejor que el (jue ba llcvado U- 
rik, y te conduclrc^mos por ciudades mds importantes y do mas boti.i (juc 
las suyas. Ann no ban sido conquistadas, y Dios mediautc^, tu tc iiaras 
duefio de ellasj) Llcnosc do alcgrla con esto, pucs Ic pesal)an las v.^niajas 
obtenidas por Tarik. Giddronlc por la costa basta vSidonia, quo con(|uisto 
por fuerza dc ai'mas, qucdando sus moradorcs sometidos. Despucs fuc !ia- 
cia Carmona, que era la nu'is fuortc de las ciudades dc J'lspaua, y cuya 
conquista mduos podia csperarse por cerco ni por combate, por !., cual se 
valio para apoderarso do elia dc la tra/a slguiento : numdo a los cou.panc- 
ros de Julian, los cuales, dicicndo que cran fugitives, cntraron en h. ciu- 
dad, y dm-ante la nocbo abrieron las paertas a la caballeri'a que Muca man- 
do, sorprendieron la guardia, y fue conquistada la ciudad. Despucs fu^ 



188 APl^NDICES, 

Mntja i Sevillaj que csta proximaj j la sitio. Era de las mayores cmda- 
des de Espaiiaj y dc mejores edificios y monunientos j pues habia sido ca- 
pital dc Espafia antes dc los godos, los cualesj cuando se hicieron ducnos 
dc estc pais, trasladaron la sedc i Toledo, quedando, sin embargo^ en Se- 
villa los principales personajes dc su religion, Se dcfcndio algunos meses, 
y al fin Mu(;a la conquistOj liuyendo los cristianos a la ciudad de Beja, 
Mii^a rcunio a los judi'os en la alcazaba^ dejo con ellos algimos soldados, y 
siguio dcsdc Sevilla a Fuentc do Cantos (Lafont) y M^rida, quo tambien 
habia sido en tiempos pasados capital dc uno dc los reyes de Espafia. Era 
ciudad ilnstrc y bion fortificada, con muchos monumentoSj alcazares, fa- 
bricas 6 iglesias magnificas , que exceden a toda dcscripcion. Cercdla Mui;a; 
pcro sus habitantes, qnc tcnian muchos medics dc dcfcnsa y cran valcro- 
SOS, rechazaron a los niuslimes y Ics hicieron nnicho dano, Maudo Mu^a 
una maquina , con la cual se aproximaron los mnslimes d una de las toiTcs 
del muro y comcnzaron d hacer brecha; pero cuando arranearon la piedra, 
encontraron lo que en idioma de los cristianos so llama laxa maxa (arga- 
masa), que rcchazaba {pdff. 171) los picos y dcmas instrumentos. En 
esto vinieron dc improviso los cristianos sobrc ellos, y cogicndolos dospre- 
veuidos, murieron muchos hajo la mdquina , por lo cual aqnel sitio se llamo 
ToiTG dc los MArtires, Deapues los dc la ciudad pidieron la paz , y mandaron 
para concertarla i algunos de sus piincipales personajes. Mu^a les dio para 
cllo carta dc seguridad, o imagine un ardid para enganarlos con respecto 
a su persona. El primer dia que vinieron a verle, tenia el cabello y barba 
blancos, porque sc le habia ya caido el color con que acostumbraba k tenirse. 
Kada pudieron concertar, y cuando volvieron cl dia antes de la fiesta del 
Fitr, sc habia alhcfuido la barba y estaba rqja como las brasas. Admira- 
rouse de estOj y cuando vinieron de nuevo cl dia de la fiesta del Filr, ya 
tenia la barba negra. Con esto crceio su asombrOj porque no conocian la 
costumbrc dc tofiirse, y dijcron a sus paisanos: ((Estamos combatiendo a 
profetas, que sc trasfornian como quicrcn y toman la figura que los place, 
Su rey era vicjo y sc ha vuclto jovcn, por lo cual crecnios que debc conce- 
dcrsclc lo quo pida, pucs no tenemos medio de contrarestarlcj) Consintie- 
ron en ello, y concertaron la paz con Mu^a, a condicion de que los bicncs 
de 3os que liabian muerto en la celada ^ y do los que habian huido a Gali- 

^ AquI sc reficre a aim celada de que este mismo snceso , y se cxpresa lo que 
no ha hecho mencion antes, Vease nucs- omite aqui Al-Makkari, 
tra Cronica^ pag, 29, donde se cuenta 



api5ndices. 189 

cia, as{ como los bienes y alhajas de las iglesias , fueseu para los musliraes^ 
Convenidos en esto, abrioroulc las puertas de la ciudad, el dia de la fiesta 
del Fitr del afio 04, qucdando dneiio de ella (30 de Jimio de 713). 

Los cristianos de Sovilla se sublevarou coutra los nuisliiuesj y reuuii^u- 
doso los dc Nicbla y Beja, los acometierou, y inataron ccrca do 80 liom- 
brcs. Los fugitives vinierou a Mu^a, que cstaba cu M(irida,y asl quo con- 
quisto esta ciudad, mando a su liijo Abdol-Aziz con uu cjorcito contra los 
rebelados. Conquisto de nuevo a Sevilla y niato mitchos dc sus habitantes; 
h\6 4 Nicbla y la conquisto tambien , y qucdo ascntada la dominacion nni- 
sulmana cu esta eomarca. Abtlol-Aziz porniauecio on Scvilla, y Mu(,'a, sa- 
licudo de Mdrida a fines de Xawel del auo rcfcrido, tomo cl caniiuo do 
Toledo. Apeuas supo Tarik su vcnida, vino a su encuentro con los prin- 
cipalcs caudillos , y lo oncontro on un lugiiv de la Cora de Talavera. Algu- 
uos dicen que Mura dosde SKrida so dirigio 6. Galicia, paso allA por un 
desfiladero que tonio su noinbre , y recorrio aquel pais , liasta oiicontrar on 
Astorga a Tarik , general dc su vaiiguardia; idli le reprendio pilblicamen- 
te, revelando el odio que abrigaba contra 61. Dfcese quo ouando Tdrik di- 
viso i Mu(ja, bajo de su caballo para bonrarle, y Mu(;a le golpco con el 
Idtigo en la cabeza y lo reprendio con nuicha scvoridad, acusandolo do 
baber por si solo empvendido la conquista, contraviniendo a sus ordenes. 
Diiigidronse d Toledo, y Mu^a Ic mando quo ontregasc cl botin quo Iiabia 
recoo-ido y los tesoros de los rcyes, y que presentase sin tardanza la mesa. 
Trdjola T^rik falta de un \n6, que le habia arrancado y guardado, y como 
Mu^a le preguntaso por (^1, contesto que nada sabia y quo la babia cncon- 
trado do aquclla mancra. Mu^a dispuso que sc le liicicsc otro pi(^j y so lo 
liicieron de oro, que estaba muy l^jos de parccersc a los suyos, mas di}6- 
ronle que no podia hacerso mcjor, por lo cual lo dejo. 

Dicen (pd(/. 172) que Muf;a bon Nosair vino a guerrcar en Moharram 
del alio 93 (Oct.-Nov. de 711), llego a Tangor y despucs pas6 d Espafia, 
y la sometio dc tal suerte, que no llego a ciudad que no eonquistaso y cu- 
yos habitantes no sc pusiescu bajo su imperio. Despucs fue A C6rdoba, y 
en el ano 94 salio de Espafia para Africa, y de (5sta para la Siria el afio 95, 
para presentarso a Al-AValid ben Abdo-l-M6Iic , llcvando un inmenso botln 
on dinero y ut<insilios, que conducia en rucdas y a lomo, y 30,000 cautivos. 
Murio 4 poco Al-Walid, y le succdio Ouleiman, el cual lo afiigio con una 
multatan grande, que le dejo en la miseriaj y en estc estado de dcsgraoia 
mm-io cnWadil-Cora, en el afio 97. 



J90 A?KNDICES. 

Cuenta Ebn Hayyan , que aquella tan famosa mesa que se dice proceder 
de Salomon, segun cuentan los cristianos no pertenecio a i^stc, y que su ori- 
son CH, que eu tiempo de los reyes cristianos habia la costumbro de que 
cuando moria un scnor rico dejase una manda a las iglesias, y con estos 
bicnes hacian grandcs utensilios do mesas y tronos, y otras cosas seraejan- 
tes de ore y plata , en que sus saccrdotes y clerigos Uevaban los libros do 
los Evangelios, cuando se ensenaban en sus eeremonias, y que las coloca- 
ban en los altarea en los dias do fiesta , para darlcs mayor esplendor con 
csto aparato (o adorno). Esta mesa estaba en Toledo por tal motive, y los 
reyes se csforzaban por cnriqucccrla a porfia , ailadiendo cada nno alguna 
cosa d lo (pie su predecesor habia hecho, iiasta que llego d exccder a todas 
las demas alhajas de cste g6nero, y llego a scr muy famosa. Estaba hecba 
do oro pure, incrustado do perlas, rubies y esmeraldas, de tal suerte, que 
no se habia visto otra soinejantc. Se esfbrzaron tanto por cnriquecerla , por- 
que, como alii estaba la capital del rcino, no querism que hnbiese en parte 
alguna mAs bellas alhajas ni muebles mas preciosos que alii. Estaba colo- 
cada sobre un altar de la iglesia do Toledo, dondc la encontraron los mus- 
limoB, volando la fama do su magnificencia. Ya sospecliaba Tarik lo qne 
dcspucs sucedio de la envidia de Mu^a, por las vcntajas que habia conse- 
giiido, y quo lo liabia de ordcnar la cntrcga de todo lo que tenia, por lo 
cual discurrio arrancarle uno de los jjies y csconderlo en su casa, y esta fud, 
como es sabido, una do las causas do quo Tarik quedase vencedor de Mu^a 
on la disputa que dcspues tuvieron ante el Califa sobre sns respectivas con- 
([uistas. 

Cuentan algunos quo la mesa estaba fabricada de oro y plata, y que te- 
nia una orla de perlas, otva de rubies y otra de esmeraldas, y toda ella cua- 
jada do ])iedras prcciosas. 

Lo que refiere Ebn Ihiyyan dc quo Cuieimau ben Abdo-1-Melic fu^ el 
que castigo a Mu(,'a, es Jo cierto, y no lo que refiere Ebn JalHcan, dc que 
fue Al-AVolid. 

Prosiguc Ebn Hayyan diciendo que Mui^a al fin hizo las amistades eon 
Tarik, se nuinifesto satisfecbo de el, v Ic conflrmo en el mando de la van- 
guarclia, ordcuando que marclinso con sns tropas dclante de cL Mutja cni- 
prcudid la marclia en pos deel, y subio liasta Ai-agon (pd(/. 173), conquis- 
taudo {\ Zaiagoza y icconiendo sus comarcas. Tarik iba delaiite, y no pa- 
saban por uu lugar que no conquistascn 6 hicicsen prosa de lo que alli 
habia, pues Dios habia infuiidido ol terror en el corazon de los iufieles, j 



Al'KNDIOES. 191 

ninguno les salia al eneuentro siuo en demanda de paz. jMu(^a iba dolras de 
TEirik, acabando las conquistas eomeuzadas pov (-stOj y confirmaiido los pac- 
tos liecbos con los liabitantos. 

Cuando todo el pais sc iuc tvanquilizandoj y fuoron adquiricndo con- 
fianza los natvxrales que liabian pcrniauecido, y allano las dificulfades para 
que los muslinics quodaseu liabitaudo cii cl , iiorniaiuifio I'.l arroglaudo 
esto poi- algun tienipOj y mando el ojercito a Francia, donde eouquista- 
ron (i hicieron botin, y convirticron a algunos al nialiometismo, inter- 
nandosc liasta llogar al rio Hudnno, (pie iue el punto mas lejaiio do i:i 
ci'istiana tierra ;i (pto llcgiU'on los iirab(^s. Los oxploradores y los terctos do 
Ti'irik ya Iiabian recorrido el pais, apo<ioraiuloso de Bavceiona, Narbona, 
sierra do Avioon y castillo de Lyon, sobre el liodaiio, alcjandose nuiclio 
do la costa por donde liabiari entrado (en I'lspana) , pues sf dice quo bi dis- 
taucia que bay uutre Cordoba y Narl)on!i es do 335 parasuiigas, y oiros di- 

cen que 355. 

Cuando los musliincs Uogarou a Narbona, les tomit) Carlos, roy de Vnm- 
cia, on la tierra grandc, e inquiet.o j)or lo iimebo que los urabes se iban 
extcndicndo, rcunii'i su cjercitu y vino eonti-a olios con gran mullitud. 
Cuando llcgo al Castillo dv. Lyon, y supieron los arabos la luuc^ba gontofpic 
traia, retrocodieron , y ilego (Virlos ;l la ^hmi do Avirloii, dondo no on- 
contro a natlio, ])onpic los musulmanes liabiaa V((nido a aeanipar on los 
montes corcanos a Narbona. I'^neonii-abanso en situaeinii apurada, ])orqui! 
no tcnian atalayas ni espi'as, y asi os tpio (^lando nieiios ]iensaroii, (sneon- 
traronsc cerc^ados j.or Carlos, (pio les covto la rutiraila a Nai-lioua y les 
presonto k batalia. Ilubo un renidi'simo eeiiibate, en quo poreeion.u mu- 
Cbos mnslinics; nuts las niej.n-os tropas de esios eargaron contra las iilas 
encmigas, y babicndo logra.lo airavesarlas, se relugiaron en Narbona, ba- 
ciendol.^ iuei-tcs en su easlillo. Carlos vino a sitiarlos, mas liabieu.lo |.or- 
dido alii alguna gentc, siendolc diiicii nmutcncrse, y asustado por los so- 
corros quo pudicran venir a los niuslinics, levatito el oauqK, y regn^so a su 
pais, construyendo en frcnte de los uuhHh.os uno. oastiilos sobre o! Jloda- 
no, quo dejo guarnccidos para (pie sirviesen tie IVontera (mire (;1 i.afs niu- 
sulman y el suyo. Ksto era en el eoniinenb;, nuis alia de Ksj.ana. 

Oueuta Al-Hichari , en el Mmhi/> , que Mui-a ben Nosair no tieno soine- 
jante en grandcza. Los reyes cristianos in.yeron ante I'd de tal suerte, (pio 
paso la puorta de Espana quo bay on el inontc Firirieo, el oual la separa 
del coutinentc. Los francos so rounioron al maiido de su roy Carlos, (jue os 



192 APl^NDIGES. 

el nomtre distintivo de todos sus reyes j y le dijeron : cc i Qui afrenta {j^dgi- 
na 174) es esta que va a rccaer sobro nosotros y nuestros descendientes ? Ha- 
biamoa oido bablar de los drabes, y teraiamos que viniesen por la parte de 
Oriente; pero lian venido por la parte de OccidentCj y lian conquistado la 
Espana, a pesar de sus muctios habitantes y sus muchos medics de defen- 
sa, con poca gente y males pertrcchos, pues ni corazas ticncn. ))E1 E^y 
los dijo : c(Yo soy do opinion do que no os opongais d ellos en esta primera 
invasion suya, pues son como un toiTcnte, que arrastra cuanto se le opone. 
Ahora cstdn en su periodo de prosperidad ^ y tienen un firme proposito, que 
suple por el mucho numerOp y corazones que no necesitan de la defensa do 
las corazas; pero dejadles que llenen sus manos de botin, que se acomoden 
en sus moradaSj que comiencen k rivalizar mntuamente sobre qui6n man- 
da, y d pcdir favor los tinoB contra los otrosj y entonces podr^is con ellos 
k poco trabajo. )) Asi en efecto sucedio con la guerra civil que surgio des- 
pues entro siriacoSj beledies y berberiscoSj y cntre Modharies y Ycmenies, 
en que parte de los muslimeSj para hacer la guerra a otrosj recurrian al 
auxUio dun de los enemigos que tenian mas proximos. 

Dicese que Muga ben Nosair mando d su hijo Abdo-1-Aziz a la comarca 
de Todmir y la conquisto^ asi como Granada ^ Malaga y la Cora de Raj^a, 
Cuando sitio a Mdlaga, su gobernador, qiie era hombre de escasos alcan- 
ces y poco cuidadoso de la guarda de la ciudad, cansado de las molestias 
del cercOj se salio a unos jardines que liabia al lado de la ciudad para des- 
cansar^ sin cuidarse de coloear vigias ni atalayas. Abdo-1-Aziz ^ sabedor 
del caso, oculto y coloco en las inmediaciones del jardin algunos de sus prin- 
cipaJes caballerosj intcligentes y resueltos, los cualcs le acecharon por la no- 
cliCj y se apoderaron de su persona. En soguida tomaron los muslimes la 
ciudad por fuerza de armas y ganaron mucha presa. 

Tenia en tanto Mu^a ben Nosair vehemcntes deseos de penetrar en la 
comarca de Galicia, asiento de los infieleSj y liacia preparatives para ello, 
cuando vino Moguits Ar-Romi, enviado por Al-Walid ben Abdo-l-M61iCj 
de quien era clionte, para intimar a Mu<}a la orden de que saliese de Es- 
pana ^ abandonando sus excursioncsj y se prcsentase al Galifa. Disgustole 
sobremanera esta orden, que dcstruia todos sus planes j precisamente cuan- 
do no quedaba en Espaiia mds comarca quo la de Galicia que no estuviese 
en poder de los drabeSj y tenia vivisimos deseos de penetrar en ella. Pro- 
cure ganar con afectuosas paiabras a Moguits j enviado del Califaj y Ic rogo 
le esperase hasta cumplir su desiguio de ir alia , cxpedicion k la cual podia 



api5ndices. 193 

acompanarle , y tomar su parte en las ganancias y presas. Moguits consiu- 
tio, y con el fu6 hasta llegar a los asperos pasajes del Norte; cont^uisto los 
castillos de Viseu y Lugo, y alii se detnvo, maadando exploradores , que 
llegaron hasta la peila de Pelayo, sobre el mar Ocdano. l^o quedo iglesia 
que no fueso quemada, ni campana que no fuese rota. Los cristianos pres- 
taron obcdieucia, se aYinieron a la paz y al pago del tribato personal, y 
los arabes se establecieron en los pasos mas dificiles. Los drabes y berberis- 
cos, Guando pasabau por uu paraje que les parecia bien, fimdaban alii un 
pueblo y se establecian en ^1. El.lslara extendio su zona {par/. 175) por Es- 
pana, y disminuyo la de los politcistas. 

Cuando Muga se encontraba en el colmo de su victoria y lleiio de espe- 
ranzas, vino un segundo euviado del Califa, llamado Abo Kai;;r, que Al- 
Walid habia enviado en pes de Moguits cuando vio lo que Mu(,'a tardaba 
en marcbar, y al cual encargo que le liicicse salir por I'uerza de Espana. Le 
hizo, en efecto, volver desde Lugo, ciudad de Galicia, regresando por el 
desfiladero llamado de Muza. 'I'arik, que volvia de Aragou, se le agrego en 
el caraino, y caminaron j untos , con todos los que quisieron regresar a Orien- 
te. Los que prefirieron permanecer en Espana quedaron en las ciudades 
que babian fundado y habitado. Los dos enviados del Oalifa, Moguits y Abo 
Nagr, iban tambien con Mu^a, el cual, cuando llegaron A Sevilla, dejo en 
ella establecido como gobernador de Espana a su bijo Abdo-1-Aziz, liabiendo 
preferido esta ciudad por capital , por su proximidad al mar y al cstreclio. 
En Dzol-Ilicha del aiio 95 (Agosto-Setiembre do 714) paso Mu(;a cl mar 
para ir a Oriente, en compania de 'I arik, que habia estado en Espana antes 
de la venida de Muga un aiio, y despues de la entrada de <5ate, dos y cuatro 
meses. Llevaba Mu^a consigo muchos despojos y 30,000 prisioneros, asi 
como la mesa tan celebrada, y muchos tesoros, joyas y muebles procio- 
aosj de indecible valor. Iba, sin embargo, pesaroso por no poder continuar 
la guerra, y triste porque le apartasen de cUa cuando csperaba atravesar 
todo el pais de Francia 6 intemarse en el continente, hasta volver con sus 
tropas a la Siria, creyendo poder abrirsc camino por cstas tierras, y conse- 
guir que los muslimes de Espana pudiesen ir y venir i Siria per tierra 

y sin tener que embarcarse, 

Ouenta Ar-Eazi que Mu^a salio de Ifrildya para Espana en R^cheb de 93 
(Abril-Mayo de 712), dejando alia al mayor de sus hijos, Abdallah. Vino 
Miu^a con 10,000 hombres. 



13 



Idi ap]5ndices. 



2/ 

MOaUITS AR-ROHl. 
(Al-Makicaey, II, pdg. 6.) 

Cucntan Ebn Hayyan y Al-Hichdri que era cristiano, pero Al-flichari 
afiadc que no era en realidad cristiano, sine que su verdadera genealoo-fa 
es como sigue : Moguits ben Al-VIiirits bon Al-IIouairits bon Cliabala ben 
Al-Ayham AI-Ga^(:/im. Fue cautivo de los cristianos on Orieute, en muy 
tcmprana cdad. Abdo-l-Mdlic ben Meruan lo cduco con su liijo Al-Walid, 
y tuvo ilustro dcscendcucia , pucs do cl proceden los Benu Mognits, quo 
tuvicron prolo nobih'sima en Cordoba, donde fueron senores de distino-ui- 
do linaje y numcrosa y osclarocida desoondoncia (pd^. 7). De cUos era 
Abdo-r-Ral)mcu ben Moguits, Hachib do Abdo-r-Rahmon ben Moawiya, 
rey do Espaila , y otros varios. Moguits so crio en Damasco, y entro en 
Espafia con Tdrik, su conquistador, viniendo por tierra desdc Siria, y Td- 
rik le oncargo la conquista de Cordoba, de la cual se apodero. Tuvo disen- 
sioucs con Tdrik , y despues con Muga bou Nosair, senor de Tarik , y con 
cllos volvio i Damasco, do donde, victorioso en su disputa con ellos, re- 
greso d Espana, fundando en Cordoba la easa referida (do los Bend Mo- 
guits). En cl Moshih ^ se cuenta que conqnisto a Cordoba en cl mes de Xa- 
wel del ano 92 (Julio- Agosto do 711), y despues de tres meses de sitio, la 
iglesia en que se habia fortiiicado el sonor de Cordoba, en Moharram del 
aiio 93 (Octubre-Novienibre de 711). 'Eo se sabo nada del lugar y tiempo 
dc su nacimiento ni muertc. Cuenta Al-Hicbari que se educo en Damasco, 
couloshijos doAbdo-l~Melic, sobresalicndo en cl conocimiento del idioma 
drabe, y compuso poesfas y prosa, que mcrecerian consignarsc. Era oxcelente 
jinete, y muy animoso en los peligros do las guerras, aprendiendo tauto en 
esta materia, quo merecio ser nombrado jefe del cjercito quo conquisto a 
Cordoba. Fue do muy buen discurso y cclebre en ardides. Ya homos refe- 
rido antes lo suficiontc do la conquista do Cordoba, y de como prcndio a 
su sonor, que h\6 el linico do los roycs de Espafia que fue heclio prisionero, 
pues los demas , 6 aceptaron la paz , 6 huyeron a Gralicia. 

* El Moshib es una obra de Al-HlcJiAri. 



Guonta Al-Hicliari que cuanclo tuvo en su poclcr al,Rc7 dc Cordoba j con 
su familiaj vio en ella a una mncliachaj que sobresalia entre todas como la 
luna cntre las estrellas ^ la cual hacia ante 61 muclia ostcutacion de su ]iei - 
mosura. Entonces encargo la giiarda de clla a uno que la ainenazase con 
castigarla si no declaraba cualcs cran sus propositos con rospecto a Mo- 
guitSj pues cste habia comprendido que tanto manifestarlc sii liermosura 
era poi* alguna oculta trama que mcditaba con rcsjiecto a 6\. Ella confeso 
que le habia expuosto tanto su bclleza para enamorarle , porque su licvino- 
sura era tcntadora, y tenia pveparado un lienzo envencnado para frotar- 
le cuando yacicra con ella. Entonces dio gracias a Dioa jior habnrlc he- 
ctic comprender su pcrfidia, y dijo : ((Si cl ahna dc csla mnchacha cstn- 
viera en el pecho de su padre , no hubicra yo conquistado A Coi'doba on 
iina nocbe. )> 

Cu^ntase que cuando Culoiman ben Abdo-l-M(;Iic se inclino A favor do 
Tarik en su disputa con su senor Mu^a ben Nosair, y castigo A (isto, pri- 
v4ndole tie sus bienos, quiso dcvolvcr el gobierno do Espafia d 'I'llvik. Ya 
Moguits estaba indispnosto con 6stc, y habi(;ndolc cl Galifa pcdido eonscsjo 
sobre nombrar wali A Tdrik, y proguntddolo cudl seria su iuflucncia en 
Espana, dijo Moguits : «Si les manddrc dceir la azala hdcia el kiblah que 
(51 quicra, le seguiran sin reparar on hcrqji'a)) ^ — Esta astuta fraso hizo 
efccto en el dnimo de Qiileiman, quicu mudo de parecer con rcspecto al 
waliado. Despues de esto, se encontro Tarik con 61 y le dijo : « Ojald bu- 
bieses dcserito d los espanolcs como rebeldos d mf , en lugar do habcr pen- 
sado lo que pensaste con rospecto d su obcdiencia. — Ojald, le contest6 Mo- 
guits, me huhieras tii dejado al cristiano, y yo te hubiera dejado la Espaila.)) 
Tarik habia querido quitarlo ol Key de Cordoba, que habia aprisionado, pero 
no pudo, y entonces incite contra 61 a su scfinr Mui^a ben Nosair, dicien- 
dole: ((Yolvera (Moguits) d Damasco, Uevaudo nuo do los mds grandes 
scnores de Espafia, y nosotros no toiemos ningun otro scmejanto; ^(lue 
ventaja vamos d tener nosotros sobre cl?)) (parj. 8). Muca so lo pidio, y 
61 lo nego. Cnenta Ebn Hayyan que entonces Mu?a so lo arrcbato por fuer- 
za; pero le dijeron : C(Si le llovas vivo, Moguits le invocard, y el cristiano 

no negard; cortalc lacabeza));yasi lo hizo 

Al-WaHd ben Abdo-l-M(51ic lo niando a guorrear d Espana, y conquisio 



* Es decir: «Le son tan adictos, que cjocutanin ciegamento lo que Icsman 
de , aunqiie no sea legal. )> 



196 AP^KDICES. 

i Cordoba; despues regroso a Orientej j le volvio i mandar Al-Walidj como 
enviado dc su parte , para que obligase 4 Mu^a d presentdrsele ^ j con ^l 
marclio- Encontraron que Al-Walid habia ya muertoj j sirvio despues ^ 
Quleiman hen Abdo-l-Meiic. 



5/ 

AYOB BEN HABIB. 
(Al-Makkaey^ II j pdg. 8,) 

Cueuta Ebn Hayyaii que era liijo de una hcrmana de Mu(ja ben Nosair, 
y que los sevillanos le designaron pai^a gobernador de Espanaj despues de 
la muerte de Abdo-l-Aziz ben Mu^a, En su tiempo convinieron en trasla- 
dar la capital de Sevilla 4 Cordoba , adonde fue^ en efecto, dui-ando su 
mando seis meses. Otros dicen que el que traslado la capital do Sevilla a 
Cordoba, fu^ Al-Hon* ben Abdo-r-Rabmen Al-Tsakafi, 

Ar-Razi cuenta que Al-Horr vino de gobernador d. Espaiia en Dzol-Hi- 
cha del afio 97 (Agosto de 716) j y con 61 vinieron cuatrocientos de los 
principales jefes que habia en Africa j entre ellos los primeros bombres emi- 
nentes que se contaron en Espana- Ebn Baxcual refiere que la duracion del 
mando de Al-Horr fu^ de dos aiios y ocbo meses^ y que su waliado fu^ 
posterior al de Ayob ben Habib Al-Lajmf. 



Ag-CAMH BEN M^ILIO AL-JAULANL 

(Al-MakkarIj u^pdg. 8.) 

Fu^ "wall de EspaSa despues de Al-Horr ben Abdo-r-RahmeUj de quien 
hemes bablado dntes, Ebn Hayyan cuenta que le nombro wall Omar ben 
AbdO'l-Azizj y le encargo que dedujese el quinto de las tieiTas de Espana 



AP^^NDICES. 



197 



que habian sido conquistadas por ftierza de armas , y que le escribiese acer- 
ca de la forma del pais^ y de sus rios j mares, Dicese que tenia el pensa- 
miento de trasladar a los musulmanes de clla, por lo mxiy lejanos j aparta- 
dos quo estaban de sus correligionarios , y ojala lo liubiese Dios dado vida 
para ejecufcar su proposito, porquc si Dios no se corajjadece de olios , su fin 
sera desastroso con los infioles. 

Dice Ebn Hayyan (pdff. 109) que la vcnida de Ai;'-Camh fiid on Eama- 
dhan del ano 100 (Marzo-Abril de 719); que este fuc quien construyo el 
puente de Cordoba, despues de baber pedido permiso a Omar ben Abdo-1- 
Aziz , y que su capital fue Cordoba. Ebn Baxcual reficre quo porecio como 
martir en tierras de Francia, el dia 8 do Dzol-lliclia do 102 (9 do Junio 
de 721) J y Ebn Ilayyan que su gobierno duro dos anos y oclio nieses, pe- 
reciendo en la gran dorrota quo sufrieron los de Espana , conocida con el 
nombre de derrota de la Calzada ^ Los francos, en numero muy superior 
al de los musulmanes, rodearon a estos, de los ouales no cscapo uuo solo. 
Afiade Ebn Hayyan que el Idzan se oye aiin en este paraje \ Los andalu- 
ces iiombraron entonces por su gobernador a Abdo-r-Iialimen ben Abd- 
Allab Al-Gafekij que segun Ebn Baxcual era de los Tabies "^ que vinicron 
a Espana, y referia tradiciones que habia oido a Abd-Allali ben Omar. Fu^ 
ibrado wali por los anos de 110, por Obaid ben Abdo-r-Ralimon AI- 
Kaigi, gobernador de Ifrikiya, y perecio combatiendo con los infielcs en 
Espana, el ano 15. Esta noticia esta en contradiccion con la anterior, en 
que se dice que fae norabrado wall despues de A?-Qamli, y que Ag-Qamh 
fue muerto en el ano 102 , asogurandose despues en este otro relate que 
vino en 110. iComo puede concertarse esto con aquello? Dios lo sabe 



nomi 



-i 



* Aqni se confunde la derrota de Ap- 
gam h , en Tolosa , con la batalla de Poi- 
tiers ', que ellos Uaman de la Cakada de 
los Martires, y fu6 miiclios anos des- 
pues . 

' El Idaan es luia oracion. 

5 Tabus se llaman los que siguicron 
inmediatameiite a los companeros y dis- 
cipulos de Maboma , y aprendieron de 
ellos las tradiciones. 

■* Esto se concierta facilmente , sa- 
biendo que Abdo-r-Babmen fue wall 
dos veces. La primera, en calidad de in- 



terino, on reemplazo do Af-Qamb, en 
ol ailo 102 (721), durando su gobierno 
an solo mes, y la segunda, no en 110, 
sino en 112 (7o0), liastaque muri6 cn- 
la batalla de Poitiers, en 114 (732). 
Estos (los periodos do luando de Ab- 
do-r-Rabmcn , y las dos batallas de To- 
losa y do Poitiers, ban confundido a 
algunos cscritores driibes, como se vc; 
Al-Makkari ;indica Inego la solucioa, 
apoyado en el testimonio de Al-Hi- 

chari. 



198 API^KDICES. 

Al-Homaidi Ic cita como hombrc dc ojemplar conductaj y muy justo en 
el repurto del botinj y Al-niclutri dice que fue wall de Espafia dos veces, 
con lo ciial acaso sc rcsuelva la dificultad propuesta hacc poco, corrobordn- 
dose con las palabras dc Ebn Hayyanj que dice (pie cuaudo vino a Espafia 
nombrado waK por scgunda vez per EIjii Al-Ilabliab ^, en Safer dc 113 ^, 
iuc a conibatir a los francos y tuvo grandes encuentroSj hasta que pcrccio 
y Iuc derrotado su cjcrcito/en Haiuadban de 114 (Octubrc dc 732)^ en el 
lugar llamado Calzada de los Mdrtires, Tambien E})n Baxcaal dice que esta 
canjpana es conocida con el nombre de la Calzada, Ya hemos diclio lo mis- 
luo con re>S])Ccto a la dc An-Cainli. EI waliado (dc Abdo-j'^-Ilalimcn la pri- 
incra vox) i'\x^ de un ailo y oclio mcseSj y otros diccn do,s anos y ocho me- 
soSj y algunos difiorcii on esto. Su scde fnc Cordoba, Despues dc elj fu6 
wall Anbaca ben Oohaim Al-Quclbi^ quicnj scguu Ebn Jlayyan, vino a Es- 
pafia nojnljrado j^or Yczi<l ben Abi Mo(;^limj secretario dc Al-llacbchaeh^ 
cuando fu(5 gobcrnador dc Ifrikiyaj y su vcnida fuc en Safer dc 103 (Agos- 
to de 721)j quedando con fiu vcnida dcstituido Abdo-r-^Rahmon. Dice 
Ebn Baxcual que Ic obcdecio toda Espafia ^ y la goberno, y f\\6 a combatir 
perKonahneuto k los francos j muriendo en XaElbcndc 107 (Enero dc 726), 
babicndo diirado su waliado cuatro anos y cuatro mcsesj aunquc otros di- 
con ocho mescs. Ebn Uayyau dice quo en su tiempo se sublevo en GtUicia 
m\ nialvado eristiano, llamado Pclayo, quieUj rcprcndicndo la cobardia do 
sns eorrcligionarios, y cstimulAndolos a la veuganza y a la defensa de su 
(orrilorio, logro sublcvarlos, y dcsdc cntonces coincnzaron los cristianos a 
rccbazar a los musulmancs do las coinarcas que poseiaUj y a defender sus 
faniib'as, sin que anies hubiesen hcclio nada de osto. No liabia qucdado en 
Oalicia alqueria ni pueblo que no bubicso sido conquistado, a excepcion de 
Ja sierra {pdg, 10) ^ en la cuul so habia refugiado este crisliano. Sus coni- 
[>arieros murieron de hanibrc, hasta qiiedar rcducidos a trcinta lionibres y 
dicK mujcrcs proximaiucntCj que no se alimeutaban de oiva cosa sine de 
niicl dc abejas, que tcuian en colinenaSj en las hendiduras dc las rocas que 
habitaban. En aquellas asperczas permanccieron cncastillados j y los musul- 
inancSj considerando la dificultad del acccsOj los dcspreciaron, diciendo : 
^^ IVciuta bombres , (Tque pueden importar ? )) Despues llcgaron d robustcccr- 



* AM-Iabhab era el gobernador dc Abril dc 730), (Vcase Cromlofjia dc 
Africa. }0^ gobernadores.) 

' Dcbc ser Sufer de 112 (Marvio- 



ffo y aumcntarse y :V franar terrono, como os ciosii saliida. Despues do Polayo 
reino Alfonso, ab.iclo de los ^'raiides y colebros royes do este nombro ^ Ebn 
Caid dice; « El hidxn- dcsprcciado a los cristianos que so aeogicron i esta 
sierra, trajo la conscciioiicia do que sns dcscondioiitcs llegason dcspiios (\ 
hacersc dueuos de las iiiayorcs ciudatles, como siicedo con h capital, Cor- 
doba, que lioy cstiL oil m podcr; Dios la res(ablczca.» Esta ciudad luc re- 
sidcncia del <;obevnador Auba<,'a. 

Kljn Ilayyau )- Al-llicliuri cueuiau quo cuundo pcrocio Anbaca, noiii- 
braron los andalucos para recinplazarlo a Odzra ben Abil-AUuli Al-Elhri. 
Ebn Baxcual no lo cucuta entro los ^^obcrnadores do Es^pana ■; dice soloquo 
coiitinuaron los \valies do esle pais sicndo nonibrados por los do lirikiya, y 
(luo el priinc.-o que vi]io (dospucs de Anbara) fue Yabya Urn Oulania. Al- 
llicluiri dice quo Odzra era un noble y di,i!;o eaballcro, euyos doscendientos 
udquirieron rcnouibrc. Sn liijo llixein Ijou Odzra fue el que iinpcro on To- 
ledo, Ibrtaleza do Espafia "'. Kn Guadix, del reino do Oranada, hay dcs- 
cendientes Hiiyos notables e ilustrados. 

Anadc Ebn Caid que es Janiilia do mueho arraigo y antigua noblcza. Ea 

capital dc Od/.m i'uo Cordoba. 

Dcspucs de estc vino Yaliya bon galama AI-Quolb(, do qiiien dice Ebn 
Baxcual que fuii nonibrado wall do Espana por Bixr ben KalWan Al-Qucl- 
bi, gobcrnador do Krikiya, cuando los espafioles le i)idicron quo nonibrase 
succsor ii Anbara, que liabia sido muerto. Viuo a Es])ana en Xaw(;I do 1.07 
(Fcbrero-Srarzo do 72G), >' permanecio en clla iin ano y seis nicsoH, sin 
haber salido personal niento a canipana. Lo misino proximanionte dice Ebn 

llayyan. Bosidio on Curdolja. 

' IJospucs do estc, fue wali Olsnien ben Abi Nica Al-Jatsami, do fiuien 
dice Ebn Baxcual que vino en Xaaben de 110 (Novioinbre-Eicieinbre de 
728), nondirado por ci gobeniador dc liVitdya, Oliaida ben Abdo-r-Ual- 
nicn Ar-Colanii. A los cinco nurses fuo destltuitlo. Itcsidio en Cordoba. 

Le sucedio llodzaifa ben Al-Aliwaz Al-Kab;i. ^Ebn IJaxcnal dice (]ue 
tambien fuo nondjrado wali por el ya niencionado Obaida, y quo so disputa 



' No inciiciona & Favila on este pa- bcniador interino, y no proplctario. 

sale. Ebn .bildontrachiKcriccompleta = Veaiisso !as ]ii'tf;iuay 95 y i)7 dc 

clc los i-eycs cixsiiaaos en (ist08 prlnic^ nuostra CnUdca, daudc s<! caoiita la 

vos tiempos. (Veaso Dozy, licchcrchci^, .suhtevaclou y inuorte do IbNmii bcu 

2.'' cdicion, torn, i, pag. %.) ^dzra, cp;o m.mhra alii, .ni .hula por 

2 No Ic mciiciona , por haber bido go- cipiivocaciou , Onva. 



200 API^NDICES. 

si fuc anterior 6 posterior a Ebn Abi Nisa, Vino Hodzaifa en Eabi6 L** de 
110 (Junio-Julio de 728) ^ ; pero fuc destituido en brevCj aunqiio hay quien 
afirma que permanccio do gobcrnador un ano cntero. Residio en Cordoba, 
Siguiolo AI-Haitsam ben Adi Al-Quilebi, nombrado, segun el niismo 
Ebn Baxcualj por -el referido Obaida. Vino en Mobarram do 111 (Abril- 
Mayo do 729), Segun unos, goberno dos anosy algunos dias; segun otros, 
cuatro moses; siendo Cordoba su rcsidcncia. 

Sa sucesor fuc (^pdg. 11) Mobaminad ben Abd- Allah Al-Axehai, de- 
signadOj segun Ebii Baxcual^ por el pueblo; era oxeelente persona, y pre- 
sidio en Rus oraciones durante dos meses. Despucs, el gobernador de Ifri- 
kiyaj Obaid-Allah ben Al-IIabhabj nonibro wali de Espana a Abdo-r- 
Rahmen ben Abd-Allab Al-Gafcki, de cuyo primer waliado hemes hecho 
ya rcferencia, hasta que perecioj como se ha contado ^. 

Sucediolo Abdo-I-lWlic ben Katan Al-Fihri, de qnien descienden, se- 
gun AHIichdri, los Bonn Kd^im, sefiores de Alpucnte, y los Benii-l- 
Cbidd, personajes notables dc Sovilla, Ebn Baxcual cuentaque vino a Es- 
pana en Ramadhan de 114 (Octubre-Noviembre de 732), y duro, segun 
uno3 dos afios , y cuatro segun otros, Por su mala conducta fiie destituido 
en Ramadhan dc IIB (Octubre-Noviembrc dc 734), Era de caracter des- 
potico, e injusto en sus sentencias. Hizo la guerra en tierras de los vasco- 
ncs, y les causo dafios. Cuando fu*^ destituido, vino en su lugar Okba ben 
Al-llaobchach, contra quien so sublevo Ebn Katan, y le destitxiyo. No s^ 
si le mato 6 le hizo salir de Espana, quedando dueno de ella lo restante 
del ano 121, y los de 122 y 123 (739, 40 y 41), hasta que vino a este pais 
Balcli ben Bixr con los siriacos, y apoderandose del mando, mato d Abdo- 
l"M(5]ic ben KAtan^ que fuc crucificado en Dzol-Ka^da de 123 (Setiem- 
bre-Octubrc de 741) , a los dioz meses de mando de Balch, Eu^ crucificado 
en el llano del arrabal, al otro lado del rio, en frente de la cabeza del puen- 
te, A su derecha cinicificaron nn cerdo, y \m perro a su izquierda, y sus 
restos permanecieron de esta manera basta que sus libortos los robaron y 
cscondieron, Desde entonces se conocio aquel paraje con el nombre do lu- 
gav de crucifuvion de Ebn Katan; mas cuando su sobrino Yoc'uf ben Abdo- 

* Si Hodzaifa vino en Rabie l."" do preudc por que Al-Makkari lo pone 

HO (Jimio- Julio de 728), y Otsmen antes, aceptantlo, como parece, estas 

en Xaabon del mismo aiio (Noviembre- fechas de Ebn Baxcuab 
Diciembre de 728), es evidente que * En la batalla de Poitiers, 

6ste ultimo es posteriorj y no se com- 



ap)5ndices. 201 

r-Ralimen Al-Fihri fue gobornador, dio permiso a su hijo 6moyya ben 
Abdo-1-Melic para quo construveso en aquel sitio una mexquita, y tomo el 
nombre de mezquita dc Omeyya , pcrdiendose lu antigua denomiimcion. 
Cuando Abdo-1-Melic fue crncificadoj toiiiu ccrca do novonta afios do cdiid. 
Dice Ebn Baxcual que Okba ben Al-Haclichacli A<^-^eloli fue nombrado 
gobernador de Espafia por Obaid-AUali ben AUllabbabj quo lo era do Ifri- 
kiyaj y que vino en el ano 117^ auuque otros dicon quo en cl antorior *. 
Permanecio dos anos^ con una conducta digna do todo ologio^ haciendo la 
guerra santa con grnn asiduidad y conqnistando tcrritorios, hasta llogar 4 
establocorso los musuhnanes en Naibonaj ouyos arrabalos cuon sobro el rio 
Rodano, Permanecia (aim) on Eepana ol ano 121 (7r"iS*) j y Imbia conquis- 
tado en lo mas Icjimo de la frouicra alta la ciudad llauuulu Narbona, dondo 
so habia ostablcoido para baccr la guorra santa. Cuando cogia prisioncros, 
no los mataba busta habcrles invitado a quo aceptason ol ifihunisnio, demos- 
trandoles los vicios de su religion, De este modo so convirtioron anto 61 al 
islamismo 2,000 hombres. Su waliado (hiro cinco afios y dos mesos; mnfl 
Ar-Razi dice que los dc Espafia so sublovaron contra Okba y lo dostituye- 
ron en Safer del ano 123 (Uicienibre de 740 a Enero do 741), siondo ea- 
Ufa Hixem ben Abdo-l-M^^liCj y nombraron para sustituirlo il {pdff, 12) 
Abdo-UM^Hc ben Kdtan, segunda voz. EI mando do 6kba dur6, puos^ 
seis afios y cuatro mesesj y murio on SAfcr do 123- Cordoba fu<5 m resi- 
dencia. 



5." 



BALCH BEN BIXE BEN YYEDH AL-KOXAIRI. 

(Al-Makkaui, n,pdff. 12.) 

Ebn Hayyan dice : « Cuando llegi a oidoH del califa Ilixcm hen Abdo-1- 
Melic la'nueva de la sublevacion de los bcrbcrisco.s del Ma^n-eb Icjano y do 
Espafla, y de como habian negado su obedieneia y andahan haciendo cs- 
tragos en el pai's, tuvo gran pesar, y dcstituyendo a 6bmd-Allah ben Al- 
Hablmb del mando de la Ifrlkiya, nombro en .su lugar d Colt..om ben Yyedh 

• La mayor parte de los autores irabes convienen en que 6kba vino d fines del 
aSo 116 (fines de 734). 




^ 



202 API^NDICES, 

Al-Koxairi. Con el mando uii cjcrcito numerorso, que con las tropas que so 
le fueron agrogiuido do las ciudadcs per doude pasaba, ascendio a 70,000 
liombres, Esto no obstante, en su cncuontro con Maicara el borl)criscOj que 
pretondiael Bupremo mando, este levencio, y lusrido OoltsoiUj liubo dc re- 
fugiarsc on Centa, con su sobrino Jialcli K Al saber (ol Califa) liixx'in lo 
que le Labia sucedido^ sc aUoro BobremanonVj y maudo contra ios rebeldes 
a Ilantbala ben Safwan, el cnal acometio a los bcrboriscos, y alcanzOj con 
la ayuda de Bios, la victoria. Cuando cl ccrco csiaba muy apurado para 
Balcli, su tio Coltsom y los restos del cjercito rclugiudos en Coutaj acaba- 
roii8eles las provisiones , y liallaiidoso en ol ultimo cxtreino, por la falta de 
niautcnimiontos, pidieron I'uvor ji sus hermanos los urabcs dc Espafta; mas 
el gobornador, Abdo-1-Melic ben Kafan , temicndo que lo arrcbatascii cl 
jnando, lo robuso. La noticia de su angustiosa Hituaciou liabicndose divul- 
gado ontro los iirabes, ho apiadaron de ellos, y Ziyed ben Amr Al-Lajmi 
los auxilio con dos barcos cargados do viveros, que cvitaron quo pcrecie- 
scn. Sabido esto por Abdo-1-Mulic bou Katau, lo dio (a Ziycd ben Amr) 
sctccientos axotcs, y dcsi^ucs, por sospcclia do que trataba do sublcvar el 
Chiml contra cl, Ic saeo los ojosj lo corto la cabcza y le crucifico, crucifi- 
cando A su izquierda un perro. 

' Enti'o tanto los bcrborlscos dc Ksj^afia, con noticia do la victoria alcan- 
zada por los dc Africa sobro los arabcs, sc levantaron contra los dc Espa- 
na, y a iniitacfon do lo que habian liecho sus hermanos, eligiorou un 
Imam J y oausaron eslragos'cn las tropas dc Ebn Kalan, llegando a tomar 
su rebelion grandes proporciones, Tcmio Ebn Kdtan quo Ic succdicsc lo que 
habia acontccido a los arabcs en ol pais africano, y sabiondo quo los berbc- 
riscos so proponian vouir contj-a 61, no discurrio eosa mojor quo buscar am- 
paro en los misoros arabes siriacos, companeros do Balcli, u quien tanto 
odiaba. Escribio, pvics, a Balcb, porquo su lio Coltsom ya habia imierto, y 
ellos sc apresurarou a conicstarlc favorablemcnto, pues no desoaban otra 
eosa. Comenzo cutoncos (Abdo-l-Mclic) a, tratarlos bien y a liacorlcs abun- 
dantcs regales, ylcs puso por condicion que Ic dicscn rclienos, y quo cuan- 
do concluycscn con los bcrboriscos, los trasladaria a Ifrikiya y saldrian dc 
Espafia. ConsJnticron olios, y asi lo conccrtaron. Nombro (Abdo-1-Meiic) 



* Coltsom fuo iimcrto cu la batalla, Cronica, paginas 43-^ G, c Isidoro Pa- 
y el que sc refngio en Cciita iuo Balch cense, en los apeudiccs, pag. 158.) 
solo, con sus tropas. (Vease nucstra 



APl^KPICES. 203 

jofc de ellos y del cjcreito (do Kspafia) :l siis dos liijos (;";'/. 13), Kulan y 
Oinoyya. Los bcrberiscos so habian n'nnido cii Innto lu'unero, (|U0 solo po- 
dia contai'los ol quo los inanteiiia, y liubo una |>orflada bafalla, on la quo 
al fin quedaron dcrvoiados; los arabos fuorou uiahiiulolos por la.-^ co- 
mavcas do Kspana, hasta que sus ro^;{os f'ii(,Miivos liuyoron [lor !aa ffon- 
tcras y so ocullaron. Kntonecs re^n-esaron los siriacos cai'f^ados do bo- 
tin, y ya podorosos y ilcnos do aiubicion, se cnsolierbeciovoii y olvidarou 
los pactos coiicortados. Abdo-l-ilclic los cNii;i;i6 tjuo saliosen do KsjKina y 
volviesou a Tfrikiva; mas olios so cxcusavou, y rocordando lu ijiio habia lio- 
clio cuando cstaban sitiados en Cuula , y oonio liid>ia niaiado id (pie Ins ha- 
bia Hocon-ido con vivoros, lo doiiusioron , y uombraron <^ol)onuiduL- i'l su cinir 
Balcli bon Bixr, siguioiidolo ol Chitml do Kim KiUaii. SiiiiciUiron quo ma- 
tasc a oslo; mas liabiondo cl reliusado, dijoroido los Yoiih'UIos (juo si irata- 
ba do dcfonder a los j\[odhanos, no lo obedooorian '. Toniiondo onbinoos la 
disonsion, mando que sacason I'l Kim Kalan. ]':ra aTioiaim, quo parcoia polio 
do avcstruz -; liabia asistido t'l la batalla do Ijarra eon los dc M:odina, y lo 
injuriaban, diciendolc : wEscapasto d.^ iniostras osj.adas ol din do llarra, y 
despucs has procurado von^^arte do nosolrosj haoiondorioH oonior ]H)1tos y 
cucroH, y teniendonos cnccrrados on Oouta oonio on (^strooha carcol, linsta 
aniquilarnos de bambro.)) Malaronlo y lo cruoilioaivm, ooino untos so ha 

ref'orido. 

Sus dos liijos Omcyya y Kabui huycmn ouando su padre Ino d(q)uo,Hto, y 

juntarou tropas para vongarlo. Con olios so unU-ron ins aralx-s ].rinul,iyos >' y 

los bcvboriseos, y sc Ics a<,'ro<,^6 Abdo-r-llabnion bou llabih bou Obaida 

ben Okba ben Nafi Al-Kihvi, (|uc era uno do h.s priiuipaloM eaudillos dol 

C/mnd, y co]n])anoro de Balcli; n.as cuando biia.jron oon hu |.rinio Abdo- 

1-Mclic lo quo liicioron, so babia soparado do ol y so habia uiii.lo con los quo 

procuraban vongarlo. Tainl>icn so los unio Al,do-r-Jtah.,u.M bon Alkanm Ai- 

Lajnn', gobernador do Is'arbona, quo era ol in.yur oaballor.. (b; h:s|>ana ou 

aquol tiempo. Vinioron con 100,000 6 mm liombros o-mtra ISalob, quo los 

esperaba ecu nn cjorcito do 12,000, sin .^ontar los es.^lavos, .pio oran nn.(;hos, 

y los belodlcs quo .inisioron soguirlo. Traboso la batalla, y los sinaoos pol-m- 

^ Taiito lialch como Khn Kutan oran dcracionr..-; , j 1. .,bli-.iban , a.noaa/an- 

Moahari(^«, mas los siri.cos no .pievian .Inb: oon la divsliULcmn. 

que Eak-h rcspctasc csto hzo do parou- * I'o'" ^'^ t:iim<-K-. 

tosco, siuo que vongas. s«. agravios, ' l>os arah.s rp.e habian vcndo pr.- 

presciudicndo dc iodo gcucro dc coi.si- uicro a l:>.^p!ma. 



204 AP]^NDICES. 

ron con irn valor hasta entonces nunca visto, Abdo-r-Ralimen ben Alkama 

i 

dijo : ((Mostradme i Balchj pues vive Dios^ que lie de matarle 6 morir a sus 
manos. )) Habicndolo sido indicado el paraje ceroano en que se encontraba, 
dio una aconietida con la gente de la frontera j y separados los siriacos, 
dio Abdo-r-Rabmen dos cuchilladas en la cabeza (a Balch), quo tenia 
en la mano la bandera. A los pocos dias miirio de las heridas. Mas los 
beledies ftieron al fin puestos en fuga, con gran derrota, y los siriacos 
los persiguieron J matandolos o haciendolos prisionerosj de manera que que- 
daron vencedoreSj con muerte de su jefe, Murio Balch en Xawel de 124 
(Agosto-Setiembre de 742)^ babiendo durado (su waliado) once meses, y 
ftie sn residencia en Cordoba. Los arabes que entraron con el en EspaHa, 
fueron conocidos en este pais con el norabre de Siriacos ^ j con el de Bele- 
dies los que ya estaban aqui dntes de su llegada. 

Muerto Balchj los siriacos nombraron por su jefe a Tsa^laba ben Qale- 
ma Al-Amilij segun la orden que tenian del califa His(5ni, y los gobern6 
bien ; pero los arabes primitives y berberiscos de Espafla rosolvieron tomar 
venganza de la pasada derrota, y vinieron las cosas a punto de que le 
sitiaron {pdg. 14) en Merida, y no dudaban de su victoria, cuando 
llego cierta fiesta, en la cual se entrctuvieron , y viendo Tsa^laba aquella 
niucliedunibre descttidada, alegre y dispersa, salio contra ellos en la ma- 
iiana de la fiesta, y cogiendolos desapercibidos j los derroto completamente, 
esparcio entre eilos la muerte, y rcdujo d cautiverio a 1,000 hombres, asf 
como i sus families. Marcho en direccion a Cordoba, con 10,000 cautivos 
6 mas, y acampo en las cercanias de la ciudad un ju^ves j con el proposito 
de pasar a cucbillo i los cautivos , desjmes de la oracion del viemes. Ama- 
necieron en este dia esperando la muerte de los cautivos, cuando be aqut 
que aparece a lo lejos una bandera j un escuadron que se acercaba. Era, 
Abol-Jatar Ho<^ani ben DHrar Al-Quelbi, que venia de wali a Espaiia. 

Cuenta Ebn Hayyan que ftie nombrado wali por Hantbala ben Safwan, 
gobemador de Ifrikiya, siendo califa Al-Walid ben Yezid ben Abdo-l-M^- 
Hc ben Meman, en Reclieb de 125 (Mayo-Junio de 743) , a los diez meses 
de waliado de Tsa^laba ben Calcma. No obstante su genio militar, era buen 
poeta, y en los primeros tiempos de su mando, se mostro equitativo y jus- 
te, obedeci^ndole toda Espaiia; mas al cabo su amor de tribu le bizo ser 
parcial en pro de los Yemenies contra los de Modhar, dando lugar a quo 
surgiera una ciega guerra civil. La causa £a.6 la siguiente. Un individuo 
de 8u tribu tuvo cierfca cuestion con otro de la tribu de Quin^na , quieu 



\ 



ap]5ndices. 205 

presento patentes testimonios de su dereclio contra un primo de Abol- Jatar. 
Kste, sin embargo, se declaro a favor de su primOj y el de Quin^na se 
preseuto a As-Somail ben Hdtim Al-Quil^bi, que era uuo de los principa- 
les caudillos de los Modharies, y se quejo de la injusticia de Abol- Jatar. 
Era As-Somail liombre que recbazaba la injusticia j defonsoi* de sus pa- 
rientesj y babiendose presentado a Abol- Jatar, le reconvino con dxireza; 
mas ^ste le insulto gi-avemente; roplicole As-Somail, y Abol-Satar mando 
que se le detuviese , y fu6 golpeado de tal suerte , que el tiu-bante se le des- 
compuso. Al salir, dijole uuo de los que estaban en la puerta : «iQu^ te ba 
pasado en el turbante, Abo Cbauxan, que le Uevas torcido? — Si tengo tri- 
buj contesto, ya lo enderezaran. « Fudse a su casa, y sus parieutes imta- 
dos se reunieron alii cuando supieron lo ocurrido. Alli permanecieron basta 
la nocbe, y cuando oscurecio, dijo As-Somail : «iQu^ pensais de lo que me 
ba pasado ? De vosotros peiide. — Dinos , contestaron , cudl es tu parecer, 
pues estamos dispuestos a seguirte. — Lo que iutento, replico, es destituir 
a ese beduino del mando, saliendo de Cordoba, pues de otra suerfce no puedo 
realizar el plan que tengo formado. i Hdcia donde creeis que debo dirigirme? 
— Ve adonde quieras, le dijeron; pero no te dirijas k Abo kii el Kaigi, 
porque no te ayudara en nada que te sea de provecho. » Era Abo Ata un 
caudillo muy respetado, que moraba en Ecija, enemigo y rival de As-So- 
mail. Mi^ntras decian esto, guardaba silencio Abo Beer ben Al-Tofail Al- 
Abdi, que era uno de los principales jefes, pero el mds joven de ellos. 
«^Nada dices txi?, esclamo As-Somail. — Una sola cosa dir^ que se me 
ocurre, contesto.— Y ^cual es ella? — Que si rebusas ir en busca de Abo 
Iti, y separas tu causa de la suya, no conseguir(5mos nuestro prop6sito 
y perecer^mos ; y si , por el contrario , te diriges i a , olvidard las pasa- 
das diferencias , le movera el bonor de tribu , y aceptara tu proposicion. 
— Has acertado)) , dijo As-Somail. Aquella misma noche salio, y Abo ltd 
se apresto a favorecerle, como habia supuesto Al-Abdi. Dirigi6se tambien 
i Tsuaba ben Yezid Al-Chodz4mi, que era uno de los nobles del Yemen, 
y su caudillo, quicn babitaba en Moron, y babia sido agraviado por Abol- 
Jatar, y tambien los secundo en su sublevacion , consintiendo en ser jefe de 
los Modbaries. Keunidronse en Sidonia , y al fin Jleg6 i resultar el venci- 
miento de Abol-Jatar en el Guadalete. Quedo prisionero, y querian n.a- 
tarlo, mas despues lo dejaron para mis adelante, y le Uevaron preso d C6r- 
doba, en E^cheb de 127 (Abril-Mayo de 745), d los dos anos de su wa- 
liado. Enojose de verle preso Abdo-r-Eahmen ben Ha^^an Al-Quelbl , y 



206 AP1^^T>ICES, 

acercandoso 4 Cordoba una nocbc con trcinta caballoros y algimos infan- 
tes, sorprondio la prisionj saco d Abol-Jatar y se {n6 con el hdcia el Al- 
garbe. Volvi6 cntonccs a procmar la recupcracion del poder, y poco a poco 
fii6 avistandosc con sus Ycmcnics, basta reunir \m cjcrcito, con el cual vino 
hdcia C6rdoI)aj saliendo d su cncuentro Tsuaba, acompaiiado de As-So- 
mail Aquella nocho uno de los Modharies conicnzo a gritar (a los cncmi- 
gos) en alta voz ; aj Oh Ycmcnics! ^por qne vcnis a combatirnoa y a li- 
bertar i Abol-Jatar, come si cstuviera amcnazado do mnerte? Ya le hemes 
tenido en nuestro podcr, y si hubicramos qucrido matarlOj lo hubicramos 
hccho, Pcro nos liemos apiadado de cl, y le homos pcrdonado. Biscnlpa 
tendriais si hnbidramos nombrado nn emir de nuestra tribuj pcro lo licmos 
nombrado do vuestra raza, y vive Dios que no dccijuos csto por micdo de 
vosotros, sino para cvitar la cfusion de sangre, y con cl dcseo de que haya 
paz en el pueblo. )) Oyeronle (los soldados dc Abol-Jatar) , y dijeron ; (cLleva 
razon, )) Piisiuronsc dc actierdo para marcharse durante la nocho j y cuando 
amanccio ya cstaban d nmclms millas dc distancia, 

Ar-Razi dice que Abol-Jatar paso cl mar desde Tunezj en Moliarram 
do 125 (Novicmbrc-Dicicmbro dc 742) j y en el lil>ro dc Abol-AValid ben 
AI-Faradhi se cuenta quo Abol-Jalar era un arabo muy parcial por los Ye- 

menfoSj y muy conhario a los dc Mddhar. Irrito a Jos do Kai^j hasta quo 
se sublcvo su jcfe As-Somail y le destituyo^ uombrando en su lugar i 
Tsuaba ben Caldma Al-Ciiodzami. 

Ebn ]3;ixeuul dice que cuando convinicron en obedecer d Tsuaba j escri- 
bicion esta dctcrminacion d Abclo-r-Ralimcn ben Habibj gobernador do 
KairewaUj quicn le confinno en el gobicrno de Espana a fin dc Rcchcb 
de 127 (principios de Mayo de 745). Administrd cl ])ai8, y so liizo ducno 
de todo su poder As-Sonmil (pdf/> 16), obcdcciendole toda Espafia, Fu(5 
wall un ano prdximanicntOj y mmid. Ebn Al-Faradhi dice en su libro que 
gobcrno dos aiios, y que dcspnes fuc wall do Espana Yoouf ben Abdo-r- 
lialnnon ben Uabib ben Abi Obaida ben Okba ben KdCi Al-Fihri, cuyo 
;d)uolo Okl)a bon Nefi , gobernador de iirikiya y fundador de Kairewan , fue 
el afortunado y lamoso guerrero dc quion sc cucntan tan ilustrcs hazanas, 
Esta familia es muy cclebrc por su grandeza, tanto en Africa como en Es- 
pana. Ar-Razi cuenta que nacio (Ydt^uf) en Kairewan j y que su padre ^ 
paso desde Ifrikiya a Espana con Ilabib ben Abi Obaida AUFihri cuando 



i 



El padre do Yuguf, 



API^SDICES. 207 

la conquista, y dcspucs rogrcso a Ifrikiya. Su Iiijo Yoruf, cnojado con el, 
huyo cic aqucl pals y sc vino a Espaiia , dondc, f^ustando del pais , so csbdtlc- 
cio y vino a Kor jcfe. Dice Ai*-Eazi que el dia on que fuc nombrndo waii tenia 
cincucnta y sictc afios, y lo oligieron Io8 espsinoles jmra sustihiir li Tsnaba, 
despues de haber cstado sin wall cuatro niescs. Todos t'stuvioroii conformos 
en su eleccion, indicada por As-Somail, per sov de la tribu do Koraix, y 
los dos partidos * le acoptaban. Entoncos acabii la guevraj todos lo obcde- 
cicron, y la Espaila cntcva se lo someiio, dnranto nuove anos y nuovo nie- 
scs. Ebii Ilayyatl ciicnta quo lo cligiovon en Rnbiu 2." de V29 (nieieiiibre 
do 740 a Encro do 747), y goborno la Esjiana, sin otro nondiraiiiieuto do 
wall quo cl quo los ospanoles lo liabian dtulo. Diee Kbii llnyyaii que d dia 
on que fuc privado del mando jior conoierto con Abdn-r-Kalinion, e in- 
corporado al ejurcito do este, recitd los siguicntos versos de llorka, bija do 
An-No6mau ben Al-Mondzir : 

« Midntnis gobcrnabamos el pueblo y eran Icyos nnestros mandatos, lie 
aqni quo vininios a scr conio uno do la pU^bo, conuj un t;ervidtir. » 

Lucgo quo Abol-Jajar sni)0, dice Ebu I.layyan, bi i.rdclaiuacion do Y6- 
^uf, estimulo a sus Yomenies, quo respond i crun a su Ihinianiiidiio, y eato 
condujo al eabo il la batalla de Xccunda , (nitre Yenicufos y Mndliar((.-s , re- 
fn-iendose quo ni en Oricnte ni on Occidente bubo jamiis eonil>ato xnAn 
tenaz, ni con mas valor sostcnido por los soldados, pues llogo su bravura 
basta ol extreme de que, rotas las armas, so trabaron de los oabollos y niu- 
nos, basta qucdar fatigadfsimos. Mas As-Somail, sabiendo eiertu dia quo 
los Yomenies cstaban descuidados, puso on niovimiento d los trabajadoros 
do la plaxa de Cordoba, quienes salioron en numero de 400 b<>nil)ros do los 
mas robustos, annados con los eucliillos y ])alos <iue pudieron balx^r u his 
manos, sicndo nmy pocos los quo llevaban lanza 6 ospada. (As-iSonuiil) los 
arroj6 sobrc los Ycmcnies, quo ostaban descuidados, y eon tania latiga, (pio 
no podian mover las manos para pclear, ni Ionian medio do defi;nd(!rse. As( 
OS que fueron derrotados, siendo mucbos de oll-.s nmertoH [.or l.,s Modba- 
rics. Abol-Jalar so cscondie en la aleoba de un niolino, y allE tn6 cogido y 
Ucvado ante As-Somail, que lo mando cortar hi caboza. 

Ya hemes referido eomo tcrmino el mando do Yo.-nf, al hablar do Abdo- 
r-Balnnen Ad-Uajil ^ Fu.^ el liltimo quo goborno hi ICspana do los walies 

' Las dos grandes tribus de Modha- » AluIo-r-Uabmen I. 

ries y Yemenies, 



208 AP^NDICES. 

que no recibieron el poder por hereuciaj ha^ta que viuo la dinastia Merua- 
ni {pdg. 17). Ebn Hayyan dice que el que tuvo el mando y goberno ver- 
daderamente durante el periodo de Yoguf , fue As-Somail ben Hatim ben 
Xdmir ben Dzil-Chauxan Al-Quil^bi, Su abuelo X^mir fue el que mato a 
Al-Hogain % y despues, huyendo del (general) Al-Mojtarj con su hijoj 
desde Cufa^ se establecio en Siria. As-Somail futi de los que salieron de 
Siria para el Magreb con Coltsom ben Yyedh, y vino a Espaila con las tro- 
pas de Balch, Era valerosOj esplendido y capaz de trastornar las dinastias, 
por lo cual lleg(i A lo (j[ue llegOj y tuvo diferentes vicisitudeSj hasta que 
Abdo-r-Ra!imen Ad-Ddjil Al-Meruani le mando abogar en la prision do 
C6rdoba, 

Cuenta Ebn Flayyan que uno de los que so rebelaron contra Yo^uf Al- 
Eilirifu^ Abdo-r-Rahmen ben Alkama Al-Lajmi^ el mejor caballero de 
Espana, gobcrnador do la frontera dc Narbona, y bombre de gran esfuerzo 
y que gozaba de gran criidito; pero mi^nfcras dirigia una campafla contra 
Y6Quf J sus companeros le mataron a traicion y presentaron d ^ste su ca- 
beza, Despues se le rebelo en Beja Orwa ben AUWalid, con los cristianos 
mozdrabes y otroSj y llego d apoderarse de Sevilla y a reunir muchas tro- 
pas J hasta que Yocfuf fa6 contra 61 y le mato- Se le sublevo en Algeciras 
Amir Al-Abdari; salio contra (51, le hizo capitular^ imponi^ndole la condi- 
cion do que viviese en Cordoba, y despues le cort6 la cabeza, pasado algun 
tiempo. En el distrito de Zaragoza se levanto contra 61 Al-Hobab Az-Zobri; 
pero Yoguf le vcncio y mato. En seguida le sucedio la gran dcsgracia do 
la venida de Abdo-r-Kaliraen ben Moawiya Al-Meruani, el cual puso su 
conato en destruir el poder de Yo^uf , y lo consiguio. 



6/ 

EELAOION DE LA CONQUISTA DE ESPANA POR EBN 

ABDO-L-HAQUEM \ 

Mando Mu*^a ben Nosair d su bijo Meruan ben Mu^a, para guerrear en 
la costa de Tdnger, El y sus companeros liicieron alii la guerra santa, y 



' Al-Hojain era nieto de Mahoma, glesa y notaSj por John Harris Jones, 
* Publicada con una traduccion in- en 1858, foUeto en i,** 



despiics se inai'cliOj dcjando a rdrik bcu Ainr como lugartenionto suyo cu 
cl ej(5rcitOj que constaba do 1^700 hombves; pues aiiiique dicon ul^rimos quo 
tenia Tdrik 12,000 hombrcs, todos bcvberiscos, A excepeiou do diex y sois 
drabes, esto no es cxacto, Diccse que Mu<^a ben Nosair saliu de IfVikiy:i 
para liacer la guerra en Tanger^ sicndo el ]>rinier wall quo conquisto esta 
ciudadj en la cual habia berberiscos do Ins ttibus do Boti y do Al-Borani^ij 
que auu no se liabian sometido. Cuando cstuvo ccrca de TangeVj uiandd 
destacamentos do tropas ligeras, y liabicndo Ucgado su cabaltoifa liasta ol 
Sus Al-Adndj estiagaron el pais 6 Incioron pvisionoros. Ja)H inoradoies 
prestaron obcdicnciaj y (Muoa) Ics nonibrd un gobernador, cuyo proccder 
Ics af^rado. Mando a Bixr ben Abi Artali li un castiilo situado a tros j<jr- 
nadas de Kair^van , y io conqitisto, caiitivaudo los niilos y mujurof* , y i'<>- 
bando los tcsoros; hasta aliora ba conservado esto castillo cl noml)rc do 
Bixr. Despiies destitiiyo Mura al gobcrnador do Tiiiigor que liahia noiii- 
brado, y designo para rcemplazarlo li 'I'arik ben Ziyed , ivj^'rosaTido il Kaire- 
waii. TArik, quo tenia en su companfa una esclava llaniadu Uiuin llmiuiin, 
pcrmaneci6 aqui alguu tiempo hucieudo la gucvra. Kra cHto on ol afio 1*2 

(710-711). 

Dominaba on el estrecbo quo sopara el Africa do Espafia iin criHtia- 

no llamado Julian , senor do Couta y de otra ciudad do Espana quo oao m- 
bre el ostrecho y so llama Al-lladrA (La Verde), ceroana I'l IVuigor, y 
obedecia 6ste A Kodrigo, scflor do EspiiHa, quo rcsidia en Toledo, 'liirik 
envio ombajadores li Julian, lo trato con todo niiraniionto, y conccrtaron 
la paz entre cUos. Habia mandado Julian m bija a Rodrigo, seftor do Ks- 
pafia, para su educacion, mas (cl ll^y) la viol6, y sabido esto j.or Julian, 
dijo: «E1 mejor castigo que pncdo darlo es haccr quo los .Irabes vayau 
contra 6U; y mando a dccir a Tarik que 61 lo conduciria a KspaHa. T/.rik 
estaba entonccs en Troniccon, y Mu.a en Kairewan, y aquol contoslo ii 
Julian qnc no so fiaba do el, si no le dabarcbenes; ont^ncos Julian lo nmn- 
d6 sus dos hijas, iinicas que tenia. Con esto so a.seguro Tarik y salio on 
direccion k Ccuta, sobro el cstvccbo, en busca do Julian, quion so alogro 
mucho do su vonida, y lo dijo que le conduciria (i Espaua. Habia en cl paso 
del estrccho un montc llamado lioy Ohebcl Tarik (Oiln-altar), situado en- 
tre Ceuta y Espaila, y luego que fuc por la tardo, vino Julian con unos 
barcos y le condujo a estc punto, donde se oculto durante cl dia; volvio 
ln6go por los soldados que habian quedado, y asf los lue trasportando to- 
dos. Los cspailoles no so apercibicron do esto, y creiau que los barcos iban 

u 



210 AP^NDICES. 

y venian , seguu su costumbre y para su provecho, Tarik se embarco en la 
ultima division J y se reunio con sus companeros. Julian y los mercaderes 
que estaban con ^1 CLuedaron en Algeciras para animar 4 sus companeros 
y a la gentc de la ciudad. La noticia de la venida de Tarik j del paraje en 
que estaba cundio entre los espanolesj y entonces ^ste salio con sus compa- 
neros, pasando por un pucnte que conducia desde el monte basia una al- 
queria Ilamada Cartacbenna (Cartcya), y tomo la direccion de Cordoba. 
Habiendo pasado por una isia que babia en el mar^ dejo en oUa a su esclava 
0mm Haqnim con un destacamentoj y desde entonces se llama isla de XJmm 
Haquim, Cuando los mnsulmancs so apoderarou de la isla, los dos linicos 
babitantes que encontraron, fueron unos bombres que trabajaban en las vi- 
nas, Hicieronlos prisioneros, y despucs raataron d uno de cllos, le despe- 
dazaron y le cocieron en presencia de los dcmas (cristianos). Al niismo 
tiompo cocieron otra carne en difcrente vasija, y cuando estuvo en sazon, 
arrojaron oenltamente la carne del bombre^ y se pusieron d comer de la 
otra. Los demas trabajadores de las vinas, que vieron esto, no dudaron que 
estaban comiendo la carne de su compailero, Puestos despues en libertad, 
fueron refiriendo por toda Espana que (los arabes) comian carne humanaj 
y contaban lo que babia sncedido con el liombre de las vina*s. 

Nos cento Abdo-r-Rabmen con referencia i Abd-Allab ben Abdo-I- 
Hdquem y a Hix^m ben I^bac, que babia en Espana una casa cerrada con 
muchos ceiTojoSj y que cada rey le aumentaba uno, basta que fu^ rey aquel 
en cnyo tiempo entraron los Eirabcs. Quisieron que biciese tambien im cer- 
rojoj como sus predeccsores , pero cl rebuso y dijo que nobaria tal cosa 
basta ver lo que Labia en ella. La mando abrir, y encontro las figuras de 
los Arabes J con un letrero que decia: <c Cuando se abra esta puertaj entra- 
ran en cste pais los que aqui so rcpresentan. )) 

Volvamos a la tradicion de Otemen y demas- El destacamento de tropas 
de Cordoba salio al encnentro de Tarik cuando este se puso en niarcba^ y 
al ver el escaso niimero de sus tropas , le despreciaron ; mas trabada la ba- 
tallaj sc combatio duramente, y dcrrotados al fin^ no cesaron los musul- 
manes de matailos basta Uegar a Cordoba. Rodrigo, sabedor de esto, vino 
desde Toledo contra elloSj y babit^ndose encontrado en el lugar Ilamado Si- 
donia, junto a un no que boy sc llama de XJmm Haqufmj trabose una re- 
nida batalla, basta que Dios (sea escelso) mato a Rodrigo y sus compafie- 
ros. En el ej^rcito de Tarik, como jefe de la caballeriaj estaba Moguits 
Ar-Romf J liberto de Al-Walid ben Abdo^-M^Iic, y ^ste fu(5 enviado con* 



APKNDICES. 211 

tra Cordoba , mientras Tarik se dirigio a Toledo y la couquisto. Alii pi-e- 
gunto por la mesa, que era lo imico que Ic iuteresaba. Esta mesa es la do 
Salomon, bijo de David, segun diceii los de k Biblla '. Nos lia contado 
Abdo-r-Eabmen , con rcferenoia a Yabya ben Bocair, y esto apoyado en 
Al-Laits ben Ca^d, que cuando la Espafia Aie conquistada ])or Mu^a ben 
Nosair, este tomo la mesa do Salomon , bijo do David, y la corona. Dijc- 
ronle a Tarik que la mesa estaba en un eastillo llamado Favas '^, I'l dos jor- 
nadas dc Toledo, y que su gobernador era im liijo de la bermana de Jio- 
drigo. Tarik le ofrecio carta de scguridad para cl y su i'aniilia, y Imbiendo 
aceptado, se preseuto y fuc acogido por '['arik , como Ic babia promctido. 
I^ste le pidio la mesa, y la entrego. Tenia tanto oro y aljolar, como no su 
habia visto cosa igual. Tarik le arranco nn pic con cl oro y pevlas que tom'a, 
y le mando ponerotro semejantc. Estaba valuada on 200,000 ndinarcs, por 
las muchas perlas que tenia. Habiendo rcunido Tarik las perlas , annas , oro, 
plata, vasos y otras albajas, en niimoro nunca visto, regreso a Cordoba y 
permanecio alK , escribiendo 4 Mu-^ia la noticia de la eonqnista do Espafia 
y del mucbo botin que habia recogido. Mu^a puso todo esto en conociinieiito 
del (califa) Al-Walid ben Abdo-l-M61ic, atribuy^idose la gloria de la eon- 
quista, y escribio a Tarik reprendicndole soveramcnte, y mandandolc que 
no pasase de Cordoba hasta que ^1 viniese. En Kechcb dol ailo 03 (Abril- 
Mayo de 712) vino Muija a Espafia, trayendo consigo a los priiicipales 
caudillos drabes, libertos y berbcriscos, y estaba muy irritado contra Til- 
rik. Con .^1 venia Habib ben Abi Obaida AI-Fibri, y habia dojado dc go- 
bernador de Kaircwan al mayor de sus hijos, Abd- Allah bon Mu(:a. Vino 
dc Algeeiras a Cordoba, y Tarik le saho al cncncntro, mostrAndosole mi.y 
afectuoso y diciendole : hYo soy tu liberto, y esta conqnist-a es tuya.)) Ke- 
unio Mm^a riquezas que no pueden describirso , y Tarik Ic entrogo todo lo 

que habia recogido. 

Cuentan algunos que Ex)drigo vino en busea de 'iarik, que estaba en el 
montc 3, y cuando estuvo ccrca, salio Tarik A su encuentro. Vonia Ilodrigo 
aquel dia sobre el trono real, conducido por dos mulas, con su corona, sus 
guantes y demas ropas y adornos que habian usado sus antopasados. Tdrik 
y sus soldados fueron 4 su encuentro a pic, porquc no Ionian caballeria, y 
pelearon dcsde que saHo cl sol hasta que se puso, de suerte quo crcyoron 

' Los cristianos y judios. ' E« f'^i'^^'^l^^^-- 

s OFird8,6Ear^9. 



212 AP^NDICES. 



que aquello i])a i ser una total destruccion ; mas Dios mato a Eodrigo y 
los suyosj y los musulinanes quedaron victoriosos. Jamas hubo en el Kagreb 
bataUa m^s sangrienta que aquella. Los muslimea no cesaron de matar cris- 
tianos en tres dias. Despues fueron contra Cordoba. Dicen alguno's que 
Mu^a fu^ el que mand6 a Tank, despues de baber venido i Espana, con- 
tra Toledo, ciudad situada en el centre, entre Cordoba y Karbona, que es 
el Ifmite mds lejano de Espaiia , y basta este punto llegaron los dominios 
del (califa) Omar ben Abdo-1-Aziz. Despues la reconquistaron los cristia- 
nos, y boy dia esta en su poder. Tambien suponcn algunos que alii fii^ 
donde 'Ikrik oncontro la mesa. Dios lo sabe. Eodrigo poseia dos mil millas 
6 mas de costa. Los soldados adquirieron allf muchas presas de ore y pla- 
ta. Abdo-r-Kalunen J con referencia a Abdo-1-M^Hc ben Mohammad, y 
^ste apoyandose en la autoridad de Al-Laits ben Caad, dijo que encontra- 
ron un tapete tejido con bilo de ore y enlazado con un cordon de oro ador- 
nado de perlas , rubies y esmeraldas. Los berberiscos le enoontraron varias 
veces, pero no pudieron llevarselo basta que trajeron un haoba, y babi^n- 
dole partido por la mitad , uno so llevo una farte y otro otra , seguidos de 
la multitud , midntras que los soldados estaban ocupados en otra cosa. 

Nos conto Abdo-r-Rabmen con referenda i Abdo-1-M^lic , quelo sabfa 
de Al-Laits ben Ca^d , que cuando los musulmanes conquistaron la Espa- 
iia, se presento 4 Muga un bombre y le dijo que si mandaba con 61 algu- 
nos soldados, los guiaria d un tesoro. Mando con ^1 algunos hombres, y les 
dijo: ({Romped aquin; rompieron, y cayo sobre ellos una Uuvia de esme- 
raldas y rubies, como jamas babianvisto, Admiraronse,y dijeron: «Nonos 

va d creer Muga«; raandarou, pues, por el, y lo vid. 

Refiri6nos Abdo-r-Ralimen , bajo la autoridad de Abdo-I-M41io ben Mo- 
bammad, que lo sabia de Al-Laits ben Ca^d, que Muga ben Nosair, cuan- 
do conquisto la Espana, habia escrito a Abdo-1-Melic diciendole que no 
babia sido conquista, sino agrcgacion. 

El mismo Abdo-r-Eahmen , con referencia i Abdo-I-M41io ben Moham- 
mad, me ba contado que M61ic ben Anas decia baber oido contar i Yahya 
ben Caid j que cuando se conquisto Espana encontraron los soldados mu- 
chas riquezaSj que tomaron injustamente, y las cargaron en barcos, dkn- 
dose a la vela. Cuando estuvieron en medio del mar, oyeron i uno que gri- 
taba : « j Oh Dios mio, sumergelos 1 )) Ellos invocaron d Dios , y se escudaron 
con ejemplares del Koran; pero sin tardanza fueron acometidos de un vio- 
lento buracan, y chocando los barcos unos con otros, se bicieron pedazos, 



f 

I 



t 



AP^NDICES. 213 

ahogiadose ellos. Los do Egipto dicen que esto no es asi , y que los alioga- 
dos no ftieron espaiioles , sino de Cerdena. Segun me ha referido Abdo-r- 
Bahmen , que lo sabia de Qaid ben Gofair, fa& de este modo. Los de Cer- 
dena , al saber que los musulmanes se acercaban, cerraron un pequeno puerto 
que tenian, sacaron el agua, escondieron en 41 sus vases de oro y plata, y 
volvieron despues d dejar paso al agua. En una iglesia bicieron un teoho por 
debajo del que ya tenia, y en el espacio que quedo entre los dos, escondieron 
las riquezas. XJn musulman fne A batiarse al sitio donde habian ocultado los 
vasos, secando el agua, y habiendo tropezado con un objeto, lo saco, y era 
una vasija de plata. Volvio a sumergirse, y saco otra cosa; y sabido esto por 
los musulraancs , retuvieron el agua y tomaron todos los vasos. Otro mu- 
siUman armado de arco y fleclias entro en la iglesia , cntre cuyos techos 
tenian cscondido su dinero. Vio una paloma y'Jo disparo; mas habiendola 
errado, la flecha vino i dar en una tabla y la rompio, cayendo sobre 41 cl 
dinero, apoderandose los musulmanes de mucbo botin, Eefi^rese de uno 
que cogio un gate, le degollOj sacole las entranas , y habiendole llenado de 
dinero, lo arrojo en medio de la calle. Todos veian que estaba muerto, y al 
partir volvio a recogerle. Eompio otro la punta de su espada y la arrojo, y 
llenando la vaina de dinero, metio lu(5go la parte quo habia quedado. Cuan- 
do se embarcaron y comenzaron a navegar, oyeron 4 uno que gritaba : 
((iDios mio, sumdrgelos!)) Ellos se cincron ejemplares del Koran (como 
preservative) , pero se ahogaron todos , excepto Abo Abdi-r-Rabmen Al- 
Hobli y Hanax ebn Abd-Allab A^-Cen^ni, que no habian robado cosa alguna. 
' Dijo Abdo-r-Rahmen; me conto Abdo-l-M41ic ben Mohammad, con re- 
ferenda i Ebn Lohaya, que dste habia oido decir i Abol-Agwad, y Ue k 
su vez a ' Amr ben Aus , lo, siguiente : « Me mando MuQa ben Nosair para 
que registrase k los soldados de Ata ben Rafi , liberto de Hodail , cuando 
naufragaron, y encontrc ftecuentemcnte que algunos habian ocultado los 
adinares entre sus andrajos, en las partes mds ocultas de su cucrpo. Paso 
por delante dc mi un hombre apoyado en su baston, y habiendo ido k re- 
gistrai-le, trabo disputa conmigo, me enoj4, tom^ el baston, le golpec con 
a , J rompi^ndose , cayeron los adinares y me apoder6 do ellos. » 

Dijo Abdo-r-Eahmen, refiri^ndose k Abdo-l-M61ic, que lo sabia de Al- 
Laits ben Ca^d , que en la campana de Ala ben Eafi y do otros, on el Ma- 
greb, un hombre hiza algunos robos, y habiendose retirado con ellos, Iob 
ocultd bajo pez (?). En la hora de su muerte, decia : cc jOuardaos de la pez, 
de la pez ! ft 



214 AP]^NDICES. 

Muca ben Nosair ahcrrojo a Tarik y le enearccloj y queria matarle. TA- 
rik envio a decir a Mogxiits Ar-Romi, liberto de Al-AYalid ben Abdo-1- 
BKliCj quo si rcferia a Al-Walid lo que le pasaba, y quo 61 liabia conquis- 
tado la Espana, y Mu<ja le'tcnia preso y queria matarlej lo daria cien es^ 
clavoftj y asi m lo promctio solcmncmente. Guando Moguits se dispuso a 
marcbarj fn6 d despodirso do Muga, y le dijo: ((No tc prccipites con rcs- 
pecto li Tdrikj pues tiencs enemigos; ya el Emir do los creycntcs esta en- 
terado del caso, y temo so encolcrico contigo.)) Fuese lloguitsj y Mu^a 
pcrmaneci6 en Espaiia. Cuando aqu(51 llego a Al-Walid ^ refimie la con- 
quista de Espafia por Tarik, y C(3mo Mu?a lo Labia preso y trataba do ma- 
tarle. Ent()nceR Al-Wab*d cscribio a Mu^a, jurdndole per Dies que si lo 
maltratabaj (51 a su vez lo maltrataria, y si lo mataba, mataria a sas bijos, 
enviando la carta con Moguits Ar-Romi. Prescntoso (5ste d Mu^a, quo dim 
cstaba en Espana, y cuando llego la carta, dio libertad d Tarik y le dejo 
tranquilo, Tarik cumplio d Moguits la promcsaque Ic babia becbododarlo 
cien csclavos, 

Salio Muga ben Nosair de Espafla con sus riquezas y joyas, y la mesa, y 
doj6 por su ^ucesor en csto pais d sn hijo Abdo-1-Azix ben Mut^a. Habia 
permanccido Muna en Espana el ano 93, el 94 y un mes del 95 ^, Cuando 
llego d Ifrikiya, lo cscribi(i Al-Walid ben Abdo-1-Mtilic, dici^ndolo que 
Aie-se alia, y saliondo do IlWkiya, deJo alii como su lugarteniento d su hijo 
Abd-Allah bcu Mu(;a, Siguio su camino con los despojos y presentes hasta 
llcgar a Egipto, y liabiendo enfermado Al-Walid ben Abdo-l-McSlic, escri- 
bio d Mu^a para quo apresurase su niarcha ; al mismo tiempo le eseribio 
Culeiman para que la refcardase , a fin de dar lugar d quo Al-Walid murie- 
sCj y apoderarso i\ de las riquezas que Uevaba. Al llegar Mucja d Tiberia- 
des , supo la inucrto de Al-Walid , y se presento eon los regales d Qulci- 

T 

man, quo se alogro niucho de ello, Cudntase quo cuando salio Muc^a de Es- 
paiia, no se hospedo en Kairewan, sinp que paso adelante y so detuvo en 
Kas7' Al-Md brcvc tionqio, partiendo en seguida con Tdrik, 

Dijo Abdo-r-Rabmen; mo conto Yaliya ben Bokair, con refercneia a 
Al-Laits ben Caadj quo Mu^a ben Nosair regreso para presentarse al Emir 
de los crcyentcs el ano 96, y entro en el Fostat el jii<3ves , restando seis no- 
ches do Rabi6 1/ (7 do Diciembre de 714)-" 

* Ha diclio Antes quo vino Muya en 93, el 94 y un mes del 95, es decir, 
Reclieb del 93 (Abril-Mayo de 712) , y basta Octubre 6 Novlembre de 713, En 
scgun esto, permnnecio lo rostantc del todoj un aiio y medio. 



AP^NDICRS. 215 

Volvamos a la tradicion de 6tsnien y otros. Mirntras quo Oulciinan re- 
cibia los presentos, iiu hombro, companoi-o do Slura, qxio il>a oucar<^ado 
del botin yse llaniaba Ii^a ben Abd-Allali, natural tlo Jledina, so presonto 
y dijo: ((jOh Emir do los crcyentes! Bios to lia hoelio bastanto rieo con lo 
quo legitimamente to corresponde, sin quo tongas nocosidad do lo vedado; 
JO soy administrador de ostos dospojos, y Mu(^-a no iia doihieido el quirito 
de nada de esto qno te prcsonta. » Ouleinian se enojo eon csto, se lovanlo 
de su trono y se rctiro a su liabitaeion; mas hu'<ro salio y diJo: «Es eior- 
to que Dies me ha conccdido bastanle eon lo que icgi'iinianionte nie oorre.'^- 
ponde, sin necosidad do tomar lo vcdado. -> Kii sc,i^uida mandu (pie todo so 
llevase al tesoro publico, dospuos do haber dicho a IhiK'-^ <pio uianilUsiiif^o 
lo que ncccsitaba el y su gonto, y do haberlo maiidado (pio niareiiaso al 

Magreb. 

Diccn otros que Mura ben Nosair se presento a AI-AYalid bon Abdo-1- 
Bl^lic, cuando estaba (5sto enfermo, y lo dio la nu'sa. Tarik dijo que ol la 
habia conquistado. Al-Walid dijo : HDameia, y ven; .si ie iaila al^'o»; y ha- 
bi^ndoscla dado, conien/,6 (el CaHfii) a mirarla, y vio <|no tenia im pie .pio 
que no se parecia a los demas. ((rrcgmitadlo, dijo Tarik, por 6\,y h\ rca- 
pondc alguna cosa que demuestre su sinceridad , serd vordad lo (pie dieo. » 
Preguntolo Al-Walid por cl pie, y dijo quo babia cncontrado la mosa do 
aqu^lla manera; entonces TArik saco cl pi6 que le habia quitado cumido la 
encontro, y dijo : «E1 Emir do los crcyentes vera por esto quo digo vordud, 
y que yo fui el que la encontr^. )> Al-AValid !c ereyo y die fo I'l sus palabras, 

y le hizo grandes regalos. 

Torna la tradicion de Ostmcn y otros. Abdo-1-A/.Iz ben Mnca, despnes 
quo se marcho su padre, tomo por esposa tl una eri^tiana, hija de un rey do 
los espanoles, y algunos dicen que liija do llodrigo, rey do T^spaHa, a (p. ion 
mato Tarik, la cualle llcv6 grandes riquezas. Cuando so Mogo I'l ol, le d.jo: 
((iPor'qu6 las gentes do tu rcino no tc revercncian y so inciinan ante ti, 
como la gente de mi rcino revereneiaba y se inclinaba ante mi padre?). No 
supo Abdo-1-Aziz qu.5 contcstarle, pcro mando abrir UTia l.ucrta en uno de 
los costados do su alcazar, do muy pequcnas dimcnsionCH. (Juando daba 
audiencia, tenia el pueblo que cntrar por aquella puorta, mcbnat.do la ca- 
beza, por su poca altura. Ella, quo estaba desdc eiorio paraje viendo csto, 
dijo 4 Abdo-1-Aziz: «Abora cs cuando creo quo ores rey do nu puoblo.)) 
Lleg6 d noticia de la gente quo habia mandado l.acer la pucrta con aqucl 
objeto, y creyeron que su esposa lo habia convcrtido al cristianisn.o. %n~ 



216 Ar^KDICES. 

tonces se sublevaron contra ^1 Habib beu Abi Obaida Al-Fihri , Ziyed ben 
Aii-Nabiga y otros de difcientes tribus urabes^ y resolvieron matar a 
Abdo-l-Aziz, por la causa indicada. Se presentaron a su Muedzin y le di- 
jeron que Uamasc A la oracion cuando aun fuesc de nocbe, Asi lo bizOj re- 
pitieudo la invocaciou a la plegaria do la manaiia. Abdo-1-Aziz salio y le 
dijo que se habia apresurado mucho, haciendo la invocaciou cuando aun 
era do nocbe; pero fu^, no obstante j a la mezquita, donde se babian re- 
unido los indicados y otros quo asistiau a la oracion, Abdo-1-Aziz empezo 
a leer en el Koran los vcrsiculos que dicen : c( Cuando llegue el dia del jui- 
cioj nadie lo pondrd en duda; abatira a uuos y clcvara a otros)) ^. Entonces 
levanto Habib la cspada Kobre la cabcza de Abdo-1-Aziz, quo huyo hacia 
su casa, y entrando en un javdin que tenia ^ se oculto bajo nn drboL Ha- 
bib ben Abi Obaida y sus compafieros huyeron^ pero Ziyed ben An-Nabiga 
lo siguio las buellas y le encontro debajo del arbol Abdo-1-Azix le dijo quo 
si lo perdonaba le daria lo que quisiera; pero le contcsto : <(No vivirds mas 
dcspues do csto)); y acometicndolej le corto la cabeza, Cuando Habib y los 
denias supieron esto, regresaron. Despucs salicrou con la cabeza de Abdo- 

l"A/>iz para llevarla d Quleiman ben Abdo-l-M61iCj dejando do gobernador 
do Espaiia a Ayob, hijo de una lionnana do Muga ben Nosair. Pasaron por 
Kaircwaiij donde estaba de gobernador Abd- Allah ben Muga ben Nosair, 
quo 110 se opuso d su marcha, y continuaron su camino liasta prcsentarse 4 
Culeimau con la cabeza de Abdo-1-Aziz ben Muga, Entregdronsola cuando 
Muga se hallaba presonte, y le dijo Culeiman: tt^jLe oonoccs? — B6y con- 
testOj quo fu(5 liombro abstinontc y devoto ; maldigalc Dies si quien le mato 
era mcjor quo el.)) Abdo-r-RalimeUj con refercncia a Yaliya ben Abd- 
AUali ben Bocair^ que lo sabia de Al-Laits ben Ca^dj dice que el asesinato 
do Abdo-1-Aziz fue en el aiio 97 (715-716). Guleimauj que estaba enojado 
eon Muga ben Nosair, lo entrego a Habib ben Abi Obaida y a sus compa- 
fieros para que lo llevasen a Ifrikiya, mas il pidio favor a Ayob ben Cu- 
leiman, que intorcedio por el, Dicese tambien quo ^uloiman prendio a Muga 
ben Kosair y le impuso una mnlta de 100,000 adinares, obligandole a su 
page y tomando todos sus bienes, Mas 61 busco el favor de Yezid ben Al- 
Mohallahj quion solicito del Califa que se lo ontregase, (Quleiman) le en- 
trego a Muga y sus riquezas, y Yezid se las devolvio sin exigirle nada. 



t Koran, sura 56, vcrsiculos 1-^ 2."^ y 3,'' 



APl^NDICES. 



217 



Los espaflioles cstiivieron algimos aiios sin wall ^ 

guleimau quiso liaccr la pcregriuacion (i la Mcca, y maiidd d Muga ben 
Nosair que so pusiese en camino hacia su pais; saJio, eu cfecto, y al Ucgar 
a Marbad, murio cl afio 97 (715-16). Asi lo refiero Abdo-r-Ralimen , quo 
lo liabia oido a Yaliya ben Bocair, el cual lo sabia do Al-Laits ben ^aild ^. 

Culeimau nombro gobcrnador de Ifrikiya a Mobanimad beu Yezid Al- 
Koraxi en el afio 96, segun uuos, y segun otros, el 97, y en esto cargo 
permanecio hasta la muerte do Qulciman , acaecida el vitirncs , restando diez 

noclies do Safer del afio 99 I 

Su sucesor, Omar bcu Abdo-1-Aziz , nombro para sustituirlo A Ismail 
ben Abd-Alkli, on Moliarram del ailo 100 (Agosto-Sotiembro do 718), y 
permanecio en ol cargo liasta la imierto do Omar, acaecida el vi6-nes, res- 
tando diez nochcs do Recliob do 101 (5 de Febroro do 720). 

Entoiiccs fn6 depuesto Ismail y nombrado Yczld ben Abi Moglim, por 
el nuevo califa Yezid ben Abdo-l-M^lic. Fud el nuevo gobernador ascsi- 

nado en cl ano 102 (720-721). 

Mientras venia el nuevo wali quo nombrara el Califa, eligieron k Al- 
Moguira ben Abi Borda Al-Koraxi, y dcspues d Mohammad ben Aus Al- 

Ansai'i. 

En el mismo ano nombro cl califa Yezid gobernador do Ifrikiya h Bixr 

ben Safwan , quo lo era do Egipto. 

Yezid muri6 cl 26 de Saabon do 105 (28 do Enero do 724), y su suce- 
sor Hixem confirmo a Bixr el nombramiento dc gobernador do Ifrikiya. 
Bixr nombro wali de Espafia 4 Anba^a ben Qoliaim Al-Quolbi, destifcu- 
yendo a Al-Horr ben Abdo-r-Ralimen Al-Ab(^i. Bixr muri6 en Xawdl 
de 109 (Encro-Febroro do 728), y Hixom nombro en su lugar a 6baida 
ben Abdo-r-l!al,men Al-Kair;i, en Safer de 110 (Mayo-Junio de 728). 

6baida nombr6 wali do Espaua a Abdo-r-Eahmen ben Abd-AllaU Al- 



' M. Jones traduce dos anos; pcro 
el original dice ^^y^ anos , y no ^J~:^, 
como deboria decir para que se eiiten- 
diera dos anos. Tambicn nucs=tra Cro- 
nica dice anos , y lo mismo Ebn. Al- 
K6tiya. (Vease sobre esto cl ap(5ndicc 
siguiente : Gronologia.) 

' Hasta aqui hemes traducido intc- 
gro ol relato de Ebn Abdo-1-lIaquem; 



pcro luogo dcja de liablar dc las cosas 
dc Espana, y so rcfierc unicamcntc Ci 
los gobernadores dc Africa, por lo ciial 
cxtractarcmos solo la scric dc csto>s go- 
bcrnadorcs , y los pf'trrafos que ofrczcan 
algim interef! para nncstra historia. 

^ No fuerou dlez nochcs rcstantcs, 
eino diez noches pasadas , (t sea el 10 dc 
Safer (22 do Scticmbre do 717). 



218 API?NDICES. 

Aqqui *. 6 ate liizo una expedicion contra Francia , cuyos liabitantcs eran 
3os mds lejanos onemigos que habia en Espafla ; gano alii mucho botin , quo- 
do victorioso y encontro, entre otras cosas, una estatua de hombrej do oro, 
cubierta de perlaa, rubies y esmeraldas. Maudo que fuese hecha pedazos, 
y despues do babor deducido el quinto, repartio lo dcmas entre los musul- 
manes quo le acompaflaban. Habicndo Ucgado esto d oidoa de Obaida, so 
enoj6 muclio, y lo escribio una carta llena do amenazas; mas Abdo-r-Rab- 
men lo contest^ ; « Aunque los cielos y la tierra fueran una masa conipacta, 
Dies sacaria ilesos do ella 4 los quo le tcmen.n Despues salio de uueyo con- 
tra los francos J y pcrecio con los suyos en cl afio 115 (733-734) \ 

Obaida nombro entouces wali do Espafla a Abdo-I-Melic ben Kafan. 

En liable 1." do 116 (Abril-Mayo de 734) fu^ nombrado gobcrnador 
de IfVikiya Obaid-Allali ben Al-llabhab, quien destituyo d Abdo-1-M^lio 
ben Kdtan del waliado de Espafia, y nombro on su lugar d 6kba ben Al- 
llacbchacb; (isto muri6, y 6baid AUab nombro do nuovo i Abdo-1-Melic 

ben Kdtan. 

Los borberiscos se sublovaron en Tanger, mataron al goboraador Omar 
ben Abd-AUab AI-Moradi, y proclamaron a Mai^ara. Kste dejo de gobcr- 
nador en la ciudad i Abdo-l-Ala ben Jodaix, cl africanOj do ori'gon cris- 
tianoj y libcrto do Mu^a ben Nosair. Despues marcho a la provincia del 
Sus, mato al gobcrnador Ismail ben Obaid AUab, y derroto lucgo un ej&r- 
cito que fu^ contra 6\ , pereciendo gran niimero dc personajes ilustres , y 
el genend JAlid ben Abi liabib Al-Filiri. 

Los borberiscos se robelaron despues contra su jefe Mai^ara y le mataron. 

El califa Hixem nombro gobcrnador de Ifrikiya i Coltsom ben lyed, en 
Cliumdda 2." dc 123 (Abril-Mayo de 721). Vino con un gran ejercito, y 
pereci6 conibationdo contra los berberiscos que capitaneaba Jdlid ben IIo- 
raaidj do la tribu de los Zenetas. Balcli, sobriuo de Coltsom , se rofugio 
con los rcstos del ejercito on Ccuta. Dicen unos quo la muertc de Coltsom 
fud en 123, y otros quo en 124 (721 6 722). 

Vino primero i Espana Abdo-r-Rabmen ben Habib; y dijo &, Abdo-1- 
M<^lic ben Kdtan que no obedecicse d Balcb, quien despues desembarco en 
Algeciras y escribio d Abdo-1-Mclic beu Kdfan, dici<5ndole que 61 era su- 
cesor de su tio Coltsom, como podia testifi-car Tsa&laba Al-Cbodzdmi y sus 
demas soldados. El mensajero de todo esto, era el Kddbi de Espana. Abdo- 

* Al-Gafcki debiera ser. ' Fa^ en 114 (732). 



I- 

S 



1 



apt5kdices. 219 

1-Mclic ben Kafan cntrcgo el maudo a Balch, d dospecho do Abdo-r-Rali- 
men ben llabib , quo se ausento de Cordoba por no reconocor la autoridad 
de Balcb. Apoderado cste de la capital, prendio a Abdo-1-Blclic, y so sii- 
blevaron Abdo-r-Kabmen ben Ilabib y Oineyya, liijo do Abdo-I-SKUo, los 
cuales, habiendo rcunido un ejercito, vinicron il pelcar con Balch. Saco (5sto 
de la prision si Abdo-1-Melic , y lo dijo quo fiiese a la niczqiiita y declaraso 
ante el pueblo que Ooltsom lo habia oscrito diciendolo quo Balch era su su- 
ccsor; mas Abdo-1-Melic dijo al pueblo : «Yo soy cl sucesor de CoUsom, y 
se mo ha prcso iujustamente.» Entdnccs Balch lo nmndo malar. Abdo-r- 
Eahuicu ben Habib se acerco con su ejdrcito, y salio i su cncuontro Balch 
con los siriacos. Kntre anibos ejt^rcitos habiii un rio, quo Abdo-r-Ralimcn 
paso durante la nochc; Ucgo a Cordoba, prondio al Kddhij a quien Balch 
habia dcjado dc lugartenicnto en aqucHa ciudad, y sospechando quo era 
complice on la mucrto do Abdo-l-M61ic, lo mando sacar losojos, cortar los 
pi(<s y manos , y por ultimo, la cabeza , y lo suspoudio d un arbol , colocan- 
do sobre su cadaver la cabeza de mi ccrdo. Balch iw sabia nadn do oato, y 
trabada la batalla al dia siguiente, M dorrotado Abdo-r-llahmen ; poro 
volvio eon nuevas tropas , y dcrroto y mato 4 Balch , aunque alguuos di- 
ccn quo murio de muerto natural on 125 (742-43), un mos despues do la 
muorto do Abdo-1-Mclic ben Kdtan. Despucs los espaiioleii so dividieron, 
reconocicndo cuatro diferentes wahos, hasta quo llanthalaben Safwan man- 
do i Ahol-Jatar Al-Quolbi *. 

Ilanthala habia sido nombrado gobcrnador do Ifrlkiya on Safer del aRo 
124 (Dicicmbro dc 741 i Enoro do 742) , y como los cspanolos le cscribie- 
seu pidi6ndole uu gobcrnador, les mando al rcfcrido Abol-Jdjar, 4 quien 
obedcoieron todos. Este desterro i Abdo-r-Rahmcn ben Ilabib, y i Taa^- 
laba y otros siriacos. 

• Ebn Al-Jattah dice cl tcxto, que es frocuentciacnte niuy incorrccto. 



220 APENDICES. 



III. 



CRONOLOGIA DE LOS GOBERNADORES DE ESPANA. 



El orden do sucesion de los gobernadores de la Peninsula hasta la ve- 
rtida de Abdo-r-Rabmcn I^ la duracion de su mandoj y las fechas de los su- 
cesos rods iniportantes acaecidos en cstc osciiro periodo^ son cosas en que , no 
tan s6Io los escritores cristianos, sine tambien los cronistas ardbigoSj difie- 
ren sobremanera. Es^ pnes^ conveniente esclarecer en lo posible estas eir- 
cunstanciaSj sin las cuales no cs facil que se forme cabal juicio de los acon- 
tecimientos. El corto espacio de cuarenta y seis aiios que medio entre la 
invasion y el establecimiento del califado fuc sin duda feeundisimo en in- 
teresantes j dramaticos liechos. La conquista j las tentativas de invadir la 
Francia, el nacimiento del reino de Astiirias^ las guerras con los borberis- 
coSj y las de razas y tribus que ensangrentaron nuestro sueloj merecen 
cierfcamente prolijo estudio^ y oncu^ntrase a menudo tal conftision de nom- 
bres y fecbas, y ban cometido tales errores por cste motivo la mayor parte 
de los escritores europeos que ban tratado estas materias j que no podemos 
m^nos de considerar como necesario cl fijar deunavez la cronologia basta 
donde sea posible ^ con los dates y documentos de que en la actualidad po- 
demos disponer. 

Ante todo, es precise exaniinar cuales son las fuentes liistoricas mas au- 
tenticas y los testimonies mas autorizados y fidedignos que pueden ser- 
virnos de guia on nuestra investigacion, 

De los documentos cristianos, ninguno merece fijar nuestra atencion^ 
excepto la Crdniea Uamada de Isidoro de Beja^ escrita sin duda alguna en 



■ 



AP^NDICES. 221 

Cordoba , en los liltimos tiempos de los gobernadores , y que es el relate 
mas antiguo que poseemos. A pesar de su lenguaje barbaro y i veces iniu- 
teligible , do las muclias lagunas de que adolece el texto que poseemos , y 
de los errores que contiene en las feclias , y sobre todo en la corresponden- 
cia de los alios drabes con los cristianos , contiene pormenores y detaUes cu- 
riosisimos, y es, en nuestro juicio, nmy esacta en la mayor parte de sus 
noticias. En los ap(5ndice3 anteriores se encontraran todos los parrafos de 
esta Crdnica que haccn i nuestro proposito. Los cronicones Albeldense 6 
Emilianense y de Sebastian de Salamanca, aunque posteriores y muy es- 
oasos de datos , nos sumiuistran , sin embargo, algunas indioaciones digaas 
de aprecio. Todos los demas, escritos en tiempos ya muy lejanos de los su- 
cesos , merecen poca fe en lo relative al siglo viii , pues si bien el arzobispo 
D. Bodrigo escribio su historia con presencia de los cronistas ardbigos , los 
liechos por el referidos loa liallamos consignados con mayor autoridad en 

estos liltimos. 

Entre ellos, el mds antiguo que poseemos es ABDO-R-KAHMEN BEN 
A.BD-EL-HAQUEM, natural de Egipto, que murio en el aiio 257 de la 
h^gira (870-71). Escribio una historia de su pais natal y otra de la con- 
quista de Africa y Espana. La parte relativa a la conquista de Africa ha 
sido traducida por Mr. de Slane y publicada dos veces , una en el Journal 
Asiatique, 1844, y otra como ap&idice al tomo i de su traduccion de la 
Historia de los herheriscos de Ebn Jaldon. EI manuscrito original se encuen- 
tra en Paris , y el texto de la parte relativa a la conquista de Espana ha 
sido publicado, con una traduccion inglesa y notas criticas , por J. H. Jo- 
nes, Gottinga, 1858. Este breve relate, que solo ocupaveinteyochopdginas 
de impresion , y que hemos traducido en su mayor parte en los apdndices 
anteriores, es escasisimo de noticias en lo relative a los gobernadores do 
Espana , y dun hay periodos de algimos anos pasados completamente en 
silencio por el autor, que refiere entre tanto la sncesion de los gobernadores 
de Africa; pero aunque solo tuviera esto liltimo, no dejaria de ser dtil para 
nuestro intento, si se tiene en cuenta que los gobernadores de Espana de- 
pendian de los de Africa, y eran frecuentemente nombrados por ellos. El 
editor ha tenido i su disposicion muy pocos documentos y autores, para 
esclarecer, como pretende , en las notas , la historia y cronologia de los wa- 
Kes de Espana, y sobre todo, no ha consultado los que indudablemonte son 
los mds importantes. El Ajbar Machmud, Ebn Adzari y los muchos frag- 
mentos de Ar-Razi , de Ebn Hayyan , de As-Safadi , de Ebn Baxcual , con- 



222 Ap:^NDiCES. 

servados por Al-Makkari, de suerte que ninguna de las cuestiones verda- 
deramente dudosas que se ofrecen en esta materia se encuentra resuelta , y 
en cambio se discute largamente a vcces sobre cosas que no ofrecen difi- 

cuitad ninguna. 

2." Historia de la conquista de Espana de EBN AL-KOTIYA (manus- 
crito de Paris, num. 706). Este autor cordobes, descendiente de los godos, 
murio en 367 (977), y su historia, Uena de pormenores interesantes , co- 
mienza en la conquista de Espaiia y termina en el reinado de Abdo-r-Rah- 
men III. Desgraciadamente, en la parte relativa a los gobemadores no 
hace k veces otra cosa que referir sus nombres, sin expresar las fechas ni 
el tiempo que duro su mando, coino sucede con nuestro Ajhar Machmud, 
desde Anba^a hasta Abdo-r- Rail men AJ-Grafeki. 

3." EBN ADZARI. Historia de Africa y Espana, que Ueva por titulo 
Baifan AUMogreb , escrita i mediados del siglo iv de la ln^gira , y que ba 
seguido en su mayor parte a Arib ben Caad , que fu<^ secretario de Al- 
Haquem II, y escribio con el titulo de Compendio de la historia. de Al-Ta- 
bari , una cr6nica en que amplio considerablemente las noticias de este au- 
tor en lo relative i Africa y Espana. Esta obra contiene la relacion mas 
extensa y detallada que poseemos sobre la sucesion de los gobernadores de 
Espafta, y ha sido pnbhcada por Mr. Dozy, en Leiden (184:8-51), en dos 
voliimenes , de los cuales el segundo contiene la Historia de -Espana. 

4." EBN BAXCUAIj. Diccionario bioc/rajieo, titulado As-Sila (manus- 
crito del Escorial, num. 1672 de Casiri). Ebn Bascual murio en 578 

(1182-1183). 

5." EBN ALABBAR. Diccionario Uogrdfico de los poetas nobles de Es- 
pana, titulado Hollat-eg-Qiyard , pubHcado por Mr. Dozy, Leiden, 1847- 
51. Este autor, exactisimo generalmente en sus relates, mnrio en 650 
(1252-1253). 

0." EBN JALDON. Historia de Espana (manuscrito de que hay dife- 

rentes ejemplares en las bibliotecas de Europa). Ebn Jaldon cuenta muy 

ligeramente la conquista de Espana y la serie de los gobernadores , porque 

su obra comprende una historia general de los drabes. La autobiografia de 

este insigne escritor fu(5 publicada por Mr. de Slane en el Journal Asiati- 

que, 1844. 

7." AN-NOWAIRI. Este famoso autor egipcio, del siglo xrv, compuso 

gran niimero de obras , y Mr. Slane , en el ap<5ndice al tomo i de su tra- 
duccion de la Histm'ia de los herlmscos de Ebn Jaldon , ha publicado la re- 



api5ndicp.s. 223 

lacion que escribio de la conquista de Africa por los musulmaiies , on la 
cual se reficre tambien la conquista de Espafia, y sobre todo, se mcncio- 
nan los gobernadores de Africa , y por iucidcncia muclios do los de Es- 

paiia. 

8." AL-MAKKARI. Analectes sur fhistotre et la UtUratnre des amies 

d'JEspapie , publicados por MM. Dozy, Bugat , Krebl y Wrigbt. Leideu, 
1855-1860. Dos volumeues , enouatro partes. Esto iniportantisimo reporto- 
rio de la Histona de los drabes espanoks uos ha conscrvado prcciosos frtig- 
mentos de las obras de Ebn Ilayyan, do Ar-Razi, dc Al-IIicliAri y muchos 
otros escritores, hoy dia perdidas, y que son on alto grado apreciables para 
nuestro intento. En los apendices anteriores liemos dado, fradueidaj la His- 
toria de la conquista de Espana, tomada do este autor, quo tiivo (i su dis- 
posicion numcrosos materialcs antiguos, asi conio los avticidos que dcdiea 
a Ayob Al-Lajmi , A^-Camli y Bisr ben Safwan, on los cualcs so meneio- 
nan todos los gobernadores de Espafia. 

9." For liltimo, ademas do estos tcstimonios , homos tenido presentes 
fragmentos de otras cronicas drabes y cristianas , quo piiedcn sornos utiles 
en nuestra investigacion; tales son : !.•> El parrafo do Ebn Ilabib sobre los 
gobernadores de Espafia, y cl de la obra intltulada Reihan el Olhab, pu- 
blicados por el Sr. Gayangos, en sus notas a la traduccion do Al-Makka- 
ri, 11, pag. 405. 2/ Los fragmentos publicados por Casiri, a la pag. 320 
y siguientes del tomo ii de su BMiotheca. S.* Divorsos pasajes de Ebn Al- 
Jatib, en su Ylidla, referentes a la conquista. 4." Las cronicas del Modio- 
dia do la Francia', en lo relativo d las invasionos de los drabes en aquel pais, 
y especialmcnte la de Moissiac y demas publicadas por Bouquet, on el to- 
mo II de su coleccion intitulada Eeeueil des hisioriens des Gauies. 



El primer suceso que reclama nuestra atencion cs la vcnida do 'l>'iri!c y 
la batalla de Guadalote. Algonos autores, como Ebn Jaldon, on su llisto- 
Wa de Espafia, ban confundido la oscursion exploradora dc 'I'anf con la 
invasion definitiva de Tdrik; mas es cosa averiguuda, y sobro la eual no 
hay controversia, que fueron dos diversas expediciones , y nuestra CrcJmm 
expliea convenientemente las circunstancias dc la primera , exprcsando que 
se efectuo en Eamadhan del ano 91 (Julio de 710), concordando en un 
todo con Ebn Hayyan y Al-Hichiri, citados por Al-Makkan i, p g._12L 

En cuanto 4 la venida de Tdrik , convicnen todos en quo fue on el ano 92 



224: APJ^NDICES- 

de la hdglra (711); pero con respecto al mes hay alguna^ aunque no muy 
importantej difcrencia, diciendo los unos^ y entre ellos As-Safadi^ Ar-Razi 
y Ebn Baxcual (AUMakkarij i, 142 y 149), que desembarco en lunes, 5 
deRechebde 92 (28 do Abril de 711, que no fuc luncs, sine imirtcs). Ebn 
Ilayyan dice (en Al-Makkari, l , 142) que fuc en un sabado do Xaaben (30 
de Mayo, 6, 13 o 20 do Junio). Para dccidir cual do las dos fecbas es mas 
aceptabloj convieno tenor presente la dc la batalla de Gnadalete. En esto 
punto no liay discrepancia , ascgurando los divcrsos autorcs arabes quo 
comenxo el 28 de Eamadhan y concluyo el 5 do Xawel (19-26 de Julio). 
Sabido esto, aparcce como mds vcrosimil cl dato quo supono cl dcscmbarco 
do 'li^rik en el mcs dc Il(5cheb (fin de Abril) , si se considera que solo vino 
con 7,000 hombres, que Rodrigo reunio \m cjcrcito muclio mds conside- 
rable, que Tarik pidio nucvos aiixilios 4 Mu(^a, y que (5ste le rcmitio 5,000 
combatientcs mds; todo lo cual, con la lentitud de aqucUos ticmpos, exigo 
4 lo m<^nos cl cspacio de dos mcses y medio, que es el que lesulta adop- 
tando esta fecha, Ademas, segun nuestra Crdnkaj que concucrda con Al- 
Makkari (i, 159) , en 8u primera vcnida solo tenian los drabcs cuatro 
barcos, Men fiiesen suyos 6 de Julian, como indica Ebn Al-K6tiya; 
pore Muga mando hacer otros, y cuando Tarik le pidio rofuerzos, ya 
tenia muclioa; y sin duda no hay tiempo suficiente para olio si suponc- 
mos cl dcsembaroo k fin de Mayo d prinoipios dc Junio. Lo que parece, 
puos, mks verosimil es que los primeros soldados dc Tdrik j^asaron a Es- 
pana k fin de Aliril, aunque su cj(5rcito no se complcto lia-sta Mayo 6 Ju- 
nio. Vino dcspues Bodrigo, y habicndo comcnzado las escaramuzas el 19 
de Julio, terminaron con la dcrrota dcfinitiva de los godos el 26. 

Ganada la batiUla, Tarik siguio basta Kcija, quo annque ofrecio alguna 
resistencia, fu(^ en breve reducida, pucsto que dcsde alii dividio su ejcr- 
cito, y el destacamento quo k las ordenos de Moguits Ar-Romi se dirigio 
k Cordoba, conqulst6 esta ciudad en Agosto (Xawcl, AUlIichdri, cii AI- 
Makkari, ir, pag. 8), Si biou la iglesia en que so refugiaron los cristianos, 
y que so hallaba fuera de la poblacion, no se rindio sine tres meses des- 
pues, en Mobarram de 93 (Octubre-Novicmbre de 711, Al-Hiclidri, en 
Al-Makkari, ll, pdg. 8), En las provincias dc Hayya y Elvira, 6 sea dc 
Millaga y Grranada, no bubo resistencia formal, y annque zmestro antor 
dice que despucs conquistaron la provincia dc Murcia, yerra en este pun- 
to, como se verd despnes. Tarik, en los ultimos mcses del 92 y primeros 
del 93 se hizo dueno de Toledo, Guadasara y parte de Castilla la Vieja. 



APJ^NDICKS, 225 

En Hamadhan del ano 93 (Junio de 712) vino Mu^a, segxm atostigiia, 

d mds de nuestra Crdjiica^ Ebn Ha}7an (eu Ai-Makkari), y conquisto i 

Carmona y Sevilla, y finalmeiite M(5nda, que se rindi6 el dia de la fiesta 

del Fitr del 94^ que se celebraba terminado el ayuuo do Rainadhan, y 

coincidio con el dia 30 de Junio de 713 (Mr. Dozy dice por inadvcrton- 

cia en su Ilisloriay I,'' de Junio). Un ailo tardo cu hacerso duofio do tau 

importantes ciudades. A fin de Xawol (fin de Julio) so dirigi^ & Tolodo, 

tuvo su entrevista con Tdrikj y marcharon despucs li la conquista do Zara- 

goza, y dun pareco quo de Cataluila; poro no se han conscrvado las fecha^ 

ni los pormenores de estos succsos, En su tiompo, y por medio do su hijo 

Abdo-1-AzjZj se conquisto el territoiio do Murcia y Oriluiela, por capitu- 

lacion couccrtada entre 6\ y Tcodoniiro, que ba sido puhlicada por Casi- 

Hy iij pAg, 106j y ticue la fecha de 4 de K^cheb de 94 (6 do Abril do 713). 

Despues dc esto, vino un delegado del califa Al-Walid , el cual liizo sa- 

Hr d Mu^a, Tdrik y MoguitSj y con rospocto al uic8 y aun al afio on que 

esto aeaecioj discrcpan mucho los autoros< Hay quien siipono, couio Kbn 

Baxcual, que fu^ en el mismo auo 94 (on Al-Makkari, I, 182); otros, 

como Ebn Habib (en Gayaugos, ii, pilg. 405), diccn quo catiivo on Espii- 

fia dos afios y un mes; otros, dos afios y cnatro mosoa, y por ultimo, otron, 

al parecer mejor informados, aseguran quo la partida do Mut^a i\\6 on uno 

de los primeros raoses del 95. En ofecto, Isidoro Pacenso dice : Kvpletia 

quindecim niensihns; y supucsto quo vino on Ilanuidhan do 93 (Junio de 

712), Ids quince mcscs so cuinplen on Dzol-Hiclia, d sea ol ultimo mos do 

este aflo (Agosto-Setiembrc do 713), pudiendo suponcrso ain ostuorzo (pm 

sali6 en Moliarram 6 Safer do 95. E«to ooncucrda con Ebn Abdo-l-IU- 

quem, segun el cual, Muoa estuvo en Espafia cl 93, 94 y un mos M 95; 

saliendo, segun esto, on Safer (Octubre-Noviombro do 713). Elm Jaldon 

dice que en el afio 95 l!og6 a Kairowan (en Ai-Makkari, I, 144). 

Su hijo Abdo-1-Aziz quedo de gobcrnador de EspaHa, y no parcf^o ijuo 
BUS conquistas fucscn de gran importaneia; casado con la viuda dc Hodri- 
go, que los cronistas cristianos Hainan Egilona, y los Arabo.s Eila y Uunn 
Asim, trato, segun se deduce dc los cronistas ardljigos, do declararse in- 
dependiente del califa de Oriente, y M asosinado. Nuti^itra OMnim, do 
acuerdo con Ebn Al-Kotiya y con el fragmonto publicado por Casiri (ii , pa- 
gina 325), dice que este suceso fu^ a fines del ailo 98. Tcngo por crruneo 
este dato. Desde \u6go hay una ovidonte contradiccion on nuostro autor y 
los demas que dicen estuvo Espaua sin wall anos; que nombraron iutcrina- 



226 ap]-'ndiges. 

mente a Ayob; que despues vino Al-Horr, y posteriormente Ag-Qamh, en 
el ailo 100. Esta ultima fecha es exacta, y si fiiera cicrto que Abdo~l-Aziz 
fii^ ascsinado d fines del 98, resultaria que no solamcute no estuvieron sin 
wall alios, sino que en el cspacio de dos (99 y 100) tuvieron tres wah'es, 
uno interino y dos propietai-ios. Loh domas autores diccn que la muerte de 
Abdo-1-Aziz fu6 on el ano 97, y Ebu Adzari, copiando a Ar-Razi (ii, 23), 
aiiade que fue al principio de Hiichcb (principios de Marzo de 716) , fecha 
que coiiHidero exacta , tanto mas , cuanto que convienen en que el gobierno 
interino de Ayob duro seis mescs, es decir, dcsde Kdcbeb a Dzol-JIicha 
de 97, y consta, en efecto, dc Ar-Razi (on AJ-Makkari, ii, pdg. 8) que 
su aucesor Al-Horr vino en estc ultimo mos (Agosto de 716). Isidoro Pa- 
cense dice que Abdo-1-Aziz goberno tres anos, es decir, el 95, 96 y gran 
parte del 97. Compnu^base esto, ademas, con el mismo relato de nucstra 
Crdnica, la cual refiere que, sabida por el califa Culciman la muerte de 
Abdo-1-Aziz, nombro gobernador de Ifrikiya a Obaid Allah bcu Yezid 
(que debe entendersc Mohammad ben Yczid) , con encargo especial de que 
se enterase de las causas de aquel suceso. Ahora bien , Culeiman murio en 
10 de Sdfer dc 99 (22 de Scticmbre de 717), es decir, muy a principios 
de estc ano drabe, y si hubo lugar para que la noticia de la catdstrofe lle- 
gase d ^1, y para que dicse tales disposiciones y vinicse a Espafia Al-IIorr 
Antes del fallecimiento del Califa, cs imposible que el acontecimiento que 
habia dado lugar ;l todo csto fuese d fines del 98. Pareceme, pues, cosa 
resuolta que Abdo-1-Aziz fu(5 muerto en B^cheb del 97 (Marzo de 716). 

Ayob, nombrado interinamentc , goberno, como liemos dicho antcrior- 
mentc, scis meses (EbnIIayyan, en Al-Makkari, ii, 8, fi-agmento publi- 
cado por Casiri, Ebu Jaldon, Ebn Adhari), 6 sea hasta Dzol-Hicha de 97 

(Agosto dc716). 

En csto tiempo vino Al-Horr (Ar-Razi , en Al-Makkari, ii , 8), nombrado 
por Mohammad ben Yezid gobernador de Africa, y aunquo nuestra Cronica 
dice que apt^nas tomo posesion M destituido, eiTor que depcnde del anterjor- 
mente combatido, refereute a la fecha de la muerte de Abdo-1-Aziz , consta 
de todos los demas que permanecio gobcrnando la Peninsula hasta Ra- 
madhan del ano 100 (Marzo-Abril de 719, Ebn Hayyan, en Al-Makka- 
ri, II, 9; Ebn Adhai-i, I, 34), en que vino su sucesor; es decir, que su 
gobierno duro dos anos y de oclio a nueve meses. Ebn Jaldon dice dos 
anos y sieto meses; Ebn Habib y Ebn Baxcual, dos y echo meses; Isidoro 
Pacense, cerca de tres; todo lo cual viene a ser lo mismo, con corta dife- 



1 

[ 

L 
1 

f 









ArfenioEi^. 227 

rencia. Al-f!orr llego con sug tropns hastit la Galia N«rboiiensG, sogun re- 
fiere Isidoro de Beja; pero fue solo una correrfa, y aquolla comavoa no 
qiiedo stijeta al dominie nmsulman liasta sti sncosor. 

Con respecfo a la duraeion del mando do At^-Camh, quo por nombra- 
miento de Ismail, gobemador de Africa, vino h sustitnir A Al-Horr, no 
hay duda ninguna. Habiendo vonido en liamadhan del ano 300 (Maiv.o- 
Abril de 719), se dispiiso h extender el doniinio del Wani, ('■ invadio eon 
SII3 ejdrcitos la Galia Narbonense. Siti6 A osta eiudad y se liizo diioilo do 
ella, dirigi(5ndose en Kegnida contra Tolosa, qne enipez6 a conil)atir eon 
maquinas. Eudes 6 Eudon, duque do Aquitania, nendio con iin ejercito, y 
trabada la batalla, fueron derrotados los inusnlnianes, con nuicrto do su 
caiidillo (Isidoro Pacense, Chron. AfoUtiacoms , apnd Bomjuet ., rr, 65'!), 
Los escritorcs arabcs fijan esta batalla on el dia 8 o 9 do I)zol-lHctia Aa 102 
(9 6 10 de Junio do 721, Ebn Adliari, ir, 25; Ebn Baxcnal, on Al-Mak- 
karij II, 9). Los escritores eristianos fijan tambien el afio 121, tti bion al- 
gunos snponen la batalla en el mos de Mayo. 

Los soldados , muerto A(;-Canili , oligieron por jefe , micntras venfa otro 
wall, a Abdo-r-Rabmen ben Abdallah, qne la goljorno solo «n nies (Isi- 
dore Pacense); es dceir, hasta SAfer de 303 (Agosto de 721), on <pie vino 
8U sueesor Anbac^a benColiaiin Al-Qiielbi. Asf, en efeeto, consta do Ebn 
Hayyan (en Al-Makkari, n, 9, y dc Ebn Ad/.ari, ir, 20). Anba(,'a no f^iilo 
aseguro las conquistas de su sueesor en la Clalia Nnrbonenso, sine qne, rei- 
terando sus correrfas por aquel pais, so hizo dnofio de importantes ciuda- 
des. Careajona y Nimes cayeron en sn poder {Chron. Moismtcmsw, opml 
Bouquet, II, 654-5), y por ultimo, en Setiembre do 725 so apodcro dc 
Autun {ihkl, 655), destruyo la cindad, rocogio de los tcHoro.s quo on 
ella babia, y regreso triunfante k Espana. Mas cuando so dirigia eon nue- 
va expedicion a Francia sorprcndiole la miiertc, en Xawol de 107 (Eniv 
ro de 726, Ebn Adzari, n, 26; Elm Baxcual, en Al-Makkari, jr, 9). Al 
morir nombro a Odzra ben Abdallab, para qne tomasc intnrinamenlo el 
mando del ejdrcito (Isidoro Pacense). El gobiorao dc Anba^a dnro, pucH, 
cuatro afios y cuatro meses, como dice oxaetamente Ebn Jaldon. i<]bn Ha- 
bib y el Eeihan el Olbab (en Gayangos , ii , pdg. 405), y el fragmento ].u- 
blicado por Casiri , dicen cuatro anos y cinco meses, lo cual pucdo ser Ann 
mds esacto si se tiene on cuenta que pndo principiar su niaudo k media- 
dos 6 principios de Agosto de 721, y terminar d mediados dc Enero de 726. 
En tiempo de este gobernador, segun Ebn Hayyan (en Al-Makkari, ii, psl- 



228 AP^NDICES. 

gina 9), fue cuando se sublevo en Astdrias Pelayo, y sobre este punto so 
ha disputado y escrito mucho, y en nuestro conceptOj no con la debida cla- 
ridad. Este kecho, que es uno de los mds importantes de nuestra historia, 
merece, ciertamente , que nos deiengamos algun tanto, esponiendo el re- 
sultado que hemos obtenido del estudio comparative de las cronicas arabes 

y cristianas. 

Nada dice de el Isidore de Beja, mas el cronicon Albeldense refiere 
que era liijo de Yeremimdo y nieto de Rodrigo, rey de los godos. Ha- 
biendo side expnlsado de Toledo per el rey Witiza, se refugio en Astii- 
rias , y cuando los sarracenos invadieron la Espana , fu^ el primero que se 
rebeM, siendo gobernador Yusepb, y en Leon Munu9a. Pelayo derrot6 d 
la hueste ismaelita, con su jefe Alkama (lease Alcamane , y no Aleamane) j 
y aprebendio al obispo Oppa. Despues fii^ muerto Munuca , y el pueblo 
cristiano se vio libre. Los moros que por alii quedaron fueron derrotados, 
por haberse caido sobre cllos el monte de Liebana, y nacio el reino de As- 
tdrias. Pelayo reino diez y nueve ailos, y murio en G4ngas, en la era 775 

(ano 737). 

.Sebastian de Salamanca dice que Pelayo era hijo del duque Favila; de 
sangre real, fti^ elegido rey por los godos nobles que se habian reftigiado 
en Astiirias. Ap^nas los Arabes supieron esto, mandaron contra ^1 un ej^r- 
cito al mando de Alkama, acompanado de Oppa, hijo de "Witiza y arzobis- 
po de Sevilla. Pelayo se retrajo al monte Auseba, a una cueva llamada de 
Santa Maria, y alH fue cercado. Oppa le dirigio una arenga para persua- 
dirle a que se rindiese, y Pelayo contesto despreciando sus amenazas. Se 
trabo la batalla, y los musulmanes faeron vencidos, pereciendo de ellos 
124,000. Otros 63,000 lograron subir a la cumbre del monte, y al bajar 
al valle opuesto, el monte se conmovio, los arrojo al rio Deva y los aplasto 
alii. Munuga, gobernador de Leon, sabida la derrota de los suyos, salio 
huyendo, pero fud perseguldo y alcanzado por los astures, que le derrota- 
ron y mataron. Pelayo murio en la era 775 (737). 

Todo este relato de Sebastian de Salamanca es una pura patrana. Las 
circunstancias de la muerte do Munuca constan detalladamcnte de Isidore 
de Beja, que concuerda con lo poco que los arabes dicen de este persona- 
je, MunuQa era berberisco, y sabiendo lo maltratados que se hallaban sua 
compatriotas por los Arabes , ajusto la paz con el duque de Aquitania , Eu- 
des o Eudon, se caso con su hija y se rebd6 contra los Arabes. Abdo-r- 
Rahmen Al-Gafeki fue contra ^1, le derroto en Cerdaua, y tuyo que huir 



APBNDICES. 229 

con su esposa por las asperezas de los moutes , pero fue perseguido j cev- 
cadoj y desesperando de salvarse, se arrojo de una peila abajo. La hija del 
Duque de Aqiiitania fu^ cautivada j remitida al Oalifa. 

Como se vo por el relate anterior, nada tuvieron que ver los astures con 
la muerte de Munucja, y el Albeldense, mas exacto, solo dice Mumiza in- 
terjieitur, sin deoir porquien; pero Sebastian de Salamanca da por sen- 
tado que fue por los cristianos , desfigurando de este modo los liechos , como 
desligura y exagera lo de la batalla de Covadongaj inventa dos discursos, 
mata i losfmoros por cientos de miles qiie no existian, y aplasta -milagro- 
samente i otros onantos. Su relate no merece fe ninguna. 

El cronicon Lusitano llama a Pelayo bijo del diiqxie Favila, y dice, de 
acuerdo con los demas, que reino diez y nueve anos. 

EI Silense difiere poco de Sebastian de Salamanca. Dice que Pelayo era 
el que cuidaba las armas {spatarim) del rey Rodrigo ; que anduvo errante 
desde la inyasion de los musulmanes ; pero que al fin , poniendose al frento 
de algunos godos , se dispuso a resistir a los invasores. Los astures le pro- 
clamaron rey, y T4rik mando contra el un ej<5rcito inmenso, d las ordones 
de Alkama, acompafiado de Oppa, obispo de Toledo, que estaba bien ave- 
nido con los arabes , y que iba 4 ver si conseguia la captura^ de Pelayo por 
engaiio, de acuerdo con sus dos hermanos. Llcgaron, pues, Allcama y Oppa 
con 187j000 (!) hombres. Hubo los discursos referidos, aunque aqui son 
diferentcs; la batalla, con muerte de los 124,000 moros, el aplastamiento 
milagroso de los 64,000 restantes, etc. Tambien refiere, lo mismo que Se- 
bastian de Salamanca, la muerte de Munuza, y anade que el rej more 
mando entonces decapitar i Julian y 4 dos hijos de Witiza, todo lo cual es 
inexacto. Los liijos y nietos de Witiza virieron muclio tiempo ricos y muy 
considerados entre los Arabes , como largamentc refiere Ebn Al-K6tiya , que 

descendia de uno de ellos. 

El Chron. Complutense dice que Antes de Pelayo reinaron los moros en 

Espafia cinco anos , y que Pelayo reino diez y nueve. 

De todo lo anterior resulta que Pelayo, de or.'gen godo, segun los croni- 
cones, refugiado en Astiirias, y proclamado aUi rey en 718, rechaz6 a los 
musulmanes que intentaron rendirlo, y vivi6 alii como rey diez y nueve 

anos, muriendo en 737, 

Veamos lo que dicen los bistoriadores drabes. El Ajhar Machmud, al ba- 
blar del gobemador 6kba, que vino k Espana en 116 de la h^gira (734 
de J. C), dice que conquist6 toda la Espana, y que no quedo en Galicia 



230 APl^NDICES. 



t 



ni una alqueria por conquistarj si se exceptua la siorra^ en la cual se habia 
refiigiado nn rey Uamado Pelayo, con 300 hombres, los cualcs se resistie- 
ron Ar las dfferentes acometidas de los musulmanes , hasta el extreme de 
quedar reducidos a treinta hombres. Eutonces los drabes los dejaron, en 
considoracion a su poco ndmero y a la aspereza del lugar que ocupaban; 
pero que despucs se fueron aumentando^ liasta llegar 4 ser asunto muy 
grave. Despnes habIa del engrandecimiento de este pequeiio roino y de las 
conquistas do los cristianos; pero, aunque las atribuye a Pelayo^ correspon- 
den A la 6poca de Alfonso I. 

Ebn Hayyan (eu Al-Makkari, ir, p4g. 9) dice que en tiempo do Anba^a 
ben Qohaim (721-725) fu6 cuando se sublevo Pelayo en ^Galicia, y que 
desde eutonces comenzaron los cristianos de esta parte ^ quo basta entonces 
habian esfcado paoificos, a resistir a los musulmaiics y a defender su terri- 
torio. En seguida cucnta, lo mismo que el Ajbar Machmudy lo do haber 
quedado reducidos a treinta hombrcSj etc, 

Ar-Rasi (en Al-Makkarij iij 671) dice lo mismo que Ebn llayyan exac- 
tamentej y afiado quo Pelayo murio en el aiio 133 (750-751), dejando la 
corona d su bijo Favila,y que reino diez y nueve anos. Lo mismo Ebn 
Jaldon (Dozy, Recliercltesy i, 100), Al-Makkari (n, 671), copiando d otros 
historiadorcs quo no nombra, traeun breve relate do la sublevacion de Pe- 
layo, con nucvas noticias que no dojan de ser iutcresantea, y apuuta feclias 
quo conouerdan con los croniconcs cristianos- Dice asi : ((Cucutan algunos 
liistoriadorcs que cl primero que rouni6 k los fugitives cristianos de Espa- 
naj despnes de habcrso apoderado de clla los arabes, fuc un infiel llamado 
Pelayo, natural dc Astiirias, cu Galicia, al cual tuvicron los arabes como 
rohenes para segmidad de la obediencia de la gcnte de aqnel pais, y huyo \ 

dc Cordoba on tiempo de Al-IIorr ben Abdo-r-Ralnnen Atsakafi, segundo \ 

de los emircs arabes de Espaua, en el afio 6/ dcspucs de la conquista, que 
flic cl 98 de la li<5gira (716-717), Sublovo a los cristianos contra el lugar- 
tenicnto do Al-llorr, lo ahuyentaron y se hicieron dueilos del pais, en el 
cual permanocicron rcinando, ascondiendo (x veintc y dos el niimero de los 
reycs suyos quo Imbo liasta la mucrto do Abdo-r-Ilalimen III.)) 

De estos testimonios arabes aparecc que en tiempo de Okba (734) ya 
existia en Astiirias uu rey llamado Pelayo (^ Ajbar- Machmud) ; que segun 
cl tcstinionio de dos tan respetablcs bistoriadores como Ebn Hayyan y Ar- 
Razi, la sublevacion ostensible de Pelayo fue en tiempo de Anba(;a (721 
A 725), y que segun otros autores que Al-Makkari eita, lafugade Pelayo 



ATJ^SDICES. 231 



de Cordoba fue eu 717. Ar-Razi dice que rciiio diez y iiuovo afios, lo cual 
concuerda exactamente con las cronicas cristiauas, poro es cvidente que so 
equivoca con respccto al ano de su miierto , que fija en 133 (750-751) , por- 
que aun suponiendo que el levantamiento ou Asturias fueso on el lUtimo 
aiio del gobicrno de Anba^a, es decir, en 725, con diez y mxcve alios de 
reinado, solo lleganios al 744. Ar-Eazi, pucs, se contradico a si mismo al 
consignar la fecha de la muerto de Pelayo. 

La discrepancia do autores arabes y cristianos no os, pues , tan grande, 
quo no puedaii facilmcute conciliarse. Auii desechando como dudoso ol be- 
cho de que Pelayo estuviese detcnido en Cordoba en los prinicros afios do 
la invasion, lo cual ciortamcnte no cs invcrosimil, resulta, que, scgim algu- 
nos bistoriadores cousultados por Al-Makkari, aquel personaje se ballaba 
ya on A-siurias en 718, que es la Ibclia que los cronicoiics eristianos asig- 
rnm al principio de su reinado. Nada se opone A quo admitamos como ciorta 
su proelamacion en este tiempo; raas como no es probable que dcsdo ol pri- 
mer momento se cncontrase con las fuorzas y los mcdios necesarios para 
expulsar de todo punto A los berbcriscos que estaban posesionados del paia, 
la gucrra se reduciria i moras escaramuzas y I'l encuontros parciales, en 
que rechazo al lugartonionte do Al-I_Iorr; bi\sta que reforzados con los lugi- 
tivos quo acudirian de diferentes puutos, al sabor quo alii so formaba na 
uucleo de resistoncia, aparccieron como formidable enomigo en tiempo do 
Anbaga, y expulsaron al gobernador de aquel pais, Hamado Alkama. Esta 
conjctura es la que tieno mayores vises de probabilidad, asi como pareco 
cierto quo despues do esto, en tiempo de Okba, hAcia el ano do 734 6 35, 
bubo para los cristianos mementos do grande amargura y contraricdud. 
Esto gobernador, que M uno de los mas activos y capaecs quo bubo en 
Espana, segun afirman uminimementc los cronistas musulmanos, conquisti 
todo el pais, excepto una pequcila parte del territorio do Astdrias, dondo 
Pelayo quedo reducido al liltimo cxtremo, y muy menguada su pequofia 
Imeste; mas ap6nas Okba so separo de aqucl pais, volvicron los cristianos A 
ensanchar sus fronteras. Es de advcrtir que los drabos establccioron on el 
Norte de la Peninsula 4 los borbcriscos , los ouales estaban constantcmcnte 
desavenidos con sus domiiiadores del Oriente, asi como cstos se cuidaban 
poco de ayudar y proteger a aqu(^llos, Mimuza, jcfe do los borbcriscos, su- 
blevado al fin contra los arabes en tiempo de Alhaitsam (720 d 730), fu^ 
dospues veucido y muerto por Abdo-r-llabmen Al-Gafekl (730 4 732), 
lo cual contribuyo grandemente a consolidar ol nacieute reiiio de Asturias. 



I 



232 AP^.NDICES. 

Eesumiendo y coordinando los sucesos y fecLas de la manera que parece 
mi& probable, aparece que por los auos de 718, un cristiano llamado Pe- 
layo, de la estirpe de los reyes godos segun unos , astur segun otros , so 
rebelo en Cangas contra los musulmanes que ocupaban el pais , y que per- 
teneoian a la raza berberisca. Esta sublevaoion, considerada como de es- 
casa importancia per los invasores , tomo tal incremento, quo los berberis- 
cos se vieron obligados a abaudonar el pais , y el gobemador Alkama fai 
deiTotado en Covadonga, por los anos de 721 a 725. Munuza, jefe de los 
berberiscos, que residia en Leon, se sublovo poco despues contra los ara- 
bes, apoyado por el Duque de Aquitania^ sii suegro; pero combatido pri- 
mero por Albaitsan, y despues por Abdo-r-Ralimen Al-Gafeki, hacia los 
anos de 729 a 731, fuc vencido y muerto, y su mujer, hija de Eudon, cau- 
tivada y conducida a Damasco. Estas desavenencias acrecontaron el poder 
de los cristianos. Posteriormente , Okba (734 a 737) reconquisto de nuevo 
la Galicia y gran parte de Astiirias , reduciendo a los cristianos y a Pelayo 
al Ultimo extremo, y expuestos a perecer de hambre en la cumbre de una 
roca escarpada; pero teniendo Okba que acudir a la represion de un terri- 
ble levantamiento de los berberiscos de Africa ^ Lubo de abandonar el Norte 
de la Peninsula, y dio lugar a que los cristianos se rejrasiesen y afirnia- 
sen J sin que ocurriese cosa digua de mencion , 6 a lo m^nos que haja lle- 
gado hasta nosotroSj hasta la rauerte de PelayOj acaecida en 737. 

A Odzra no le mencionau muchos de los historiadores ^ asi como tam- 
poco A algunos otros do los elegidos interinamente por las tropas, porque 
en realidad no tenian mas quo una autoridad efimera y transitoria; pero 
^ste cousta de Isidoro Pacense, Ebn Adzari y AUMakkari. La duracion 
de su mando fue breve , pues a los dos meses , segun Ebn Adzari y vino 
Yaiiya ben Calama j nombrado por el gobernador de Ifrikiya ^ Bisr ben Saf- 
wan, como lo habia side su antecesor, 

Yaliya ben Calama vino a Espaiia en Xawel de 107 (Febrero-Marzo 
de 726), segun afirmaEbn Adzari, i, 35 (en el tomo ii^ pag, 27, aparece, 
fiin duda por inadvertencia, 109). Lo mismo dicen Ebn Hayyan, en Al- 
Makkari, ii, pag. 10, y Ebn Baxcual, ibid,; pero con respecto dla duracion 
de su mando y el de sus sucesores, hasta Abdo-r-Rahmen ben Abdallah, 
hay gran divergencia entre los autores. Este es sin duda el perfodo mAs 
oscuro y dudoso de la cronologia de los gobernadores de Espafia, y aunque 
hemes procurado esclarocerlo todo lo posible, no tenemos una completa 
seguridad del acierto- H^ aqui el resultado de nuestras investigaciones. 



apiSndicbs. 233 



Ebn Hayyan, Ebn Baxcual (Al-Makkary, ll, 10) y cl fragmento publi- 
ca.do por Casiri le dan un ano y seis meses de mando ; segim lo cual , de- 
bio ser destituido a mediados del 109 (fines de 727); poro Ebn Baxcual 
se contradice a renglon segnido, diciendo que Hodzaifa vino de gobema- 
dor de Espafla en RabiS 1/ de 110, j Otsmen on XasUon del mismo; es 
decir, que deja un espacio de oclio meses entre Yabya y su sucesor, sin 
que explique qui^n era entonces wall do esta provincia. Todos los demas 
autores arabes le dan dos ailos y de soie a sioto meses de waliado, 6 Isidoro 
Pacense dice fere 2^er tres annos. Mo inclino mas 4 la opinion do ostos ulti- 
mos, por las siguicntos consideraciones : 1.' Yahya no fu6 un gobernador 
insignificante , sino que se hizo notar por su despotiamo y crueldad, y el 
Pacense, escritor contemporAneo, y el mAs autorizado de todos por esta cir- 
cunstancia, le da cerca de tres anos de mando. 2." Yabya babia side nom- 
brado por Bixr ben Safwan, y (^stc murio en 109; pero su sucesor en el 
gobierno de Ifrikiya , Uamado Obaida ben Abdo-r-Bahmen no vino has- 
ta 110, y ^ste fue el que norabro el sucesor de aqu61 (Ebn Adzari, i, 36). 
3/ Ebn Baxcual (Al-Makkari,' II, HO) y Ebn Adzari afirman que su su- 
cesor Hodzaifa vino en 110. Suponiendo, por estas razones, que el gobier- 
no de Yabya dur6 dos anosy seis meses, como aseguran Ebn Jaldon, Ebn 
Adzari, Ebn Habib, el Reihan el Olbab y el fragmento publioado por Ca- 
siri, y contando desde Xawel de 107 (Febrcro-Marzo de 725), llegamos 
k Babig 1.' de 110 (Junio-Julio de 728) , y concierta oxactamonte con la 
fecba de la venida de su sucesor, segun arriba queda indicado. 

Hodzaifa ben Al-Abwas AUKaisi, fu6 nombrado por el gobernador de 
Africa, Obaida ben Ibdo-r-Eabmen , para que rigicse los destines do Es- 
pana, en BabiS 1/ de 110 (Junio-Julio de 728). Ebn. Jaldon, Ebn Ha- 
bib el Beihan el Olbab y Ebn Baxcual le dan un alio de mando; pero 
Ebn Adzari, el fragmento publicado por Casiri 6 Isidoro Paeense dicen 
seis meses, anadiendo este Ultimo que no hizo en Espana cosa d.gna de 
mencion , por el poco tiempo que permaneci6 en ella. Tengo, pues , por mds 
exacto este dato, tanto mds, cuanto que Ebn Baxcual, quo, ^omo so ha vis- 
to, dice que gobem6 un ano, se contradice, consignando (on Al-Makka- 
ri n 10) que Otsmen, su sucesor, vine en Xa^ben de UO (Noviembre- 
Diciembre de 728) , resultando, en vez del ano que supone , los se.s meses 
que los demaa autores indicados expresan. Mas Ebn Adzan que on el to- 
1 I, p4g. 36, dice que Otsmen vino dntes que Hodzaifa, dando k aqu^l 
"nco ml d maudo y i isie un ano, expresando que vino en Moharram 



2 34 AP}?NDICES. 

de 111, dice en el tomo Ii, pag 27, que Hodzaifa vino primoro y goberno 
seis meses, y despues Otsmen cinco 6 seis meses, lo cual parece mas 
exacto. 

Mas aqui se ofrece nueva dificultad. Los escritores arabes dicen que des- 
pues de Hodzaifa fuc gobernador de Espafia, aunque por poco tiempo, Ots- 
men , y despues de dste , Albaitsam. Isidoro Pacense cuenta antes de Al- 
haitsam dos gobernadores del nombro de 6tsmen (Antuman). Per una 
parte parece dificil que la Crdnim cristiaua referida, de autor contempora- 
neo, se equivoque en este punto ; por otra el silencio absolute de todos los 
Arabes sobre el segundo Otsmen hace dudar de la exactitud del relate in- 
dicado. Verdad^ gs quo hay en ellos cierta confusion en este punto , 11a- 
mandole unos Otsmen ben Abi Qaid, y otros 6tsmen ben Abi Nisa, ase- 
gurando algunos quo precedio i Hodzaifa, y diciendo los mds que fu^ 
posterior; mas hay tambien que advertir que tampoco hay la mayor clari- 
dad en la Cr6nka de Isidoro de Beja. En la edicion del padre Flores (£5- 
pafla Sagrada , Vlll) , apareco : Aiituman ab Africanis partibus tacitus pro- 
perat. Ilk quinqm mensibus ffispanms ffubernavit; post quern vitam finivit^ 
et missus est alius Antuman nomine. En la do Perganza : Antuman ab afri- ! 

cmis partibus tacitus properat , qui dum quatuor per menses alium sustentan- ] 

do, homribus infulat Aleitan (AUiaitsam), ad Hispaniam regendam, etc. Es \ 

decir, que unos manuscritos cueutan dos del nombre de Otsmen, y otros 
uno solo, come dicen los arabes. Carecemos de datos suficientes para resol- 
ver esta cuestion de una manera definitiva; pero desde luego la Cronohgia 
de Isidoro Pacense, tal como aparece en la edicion del padre Flores es 
inadmisible. Dos fechas hay seguras e indubitadas , que son las que pue- 
den servirnos de gui'a en este confuso periodo : 1.* La venida de Yahya ben 
Qalama, que, como se ha visto, comenzo su gobierno en Xawel de 107 (Pe- 
brero-Marzo de 726). 2.' La muerte de Abdo-r-Ralimen el Gafeki, en la 
batalla de Poitiers, en Eamadhan de 114 (Octubro de 732). Eutre uno y 
otro suceso median seis anos y once meses, y en este espacio hay que co- 
locar los gobiemos de Yahya, Hodzaifa, uno 6 dos Otsmen, Alhaitsam, 
Mohammed ben Abd-AUah, enviado para destituir a Alhaitsam, como se 
referira despues, y finalmente, Abdo-r-Ralimen. Veamos lo que resulta de 
la Cronohgia del Pacense : 

Yahya, casi tres afios {fere triennio). Supongamos dos y medio. . 2 6 
Hodzaifa (Oddifa), seis meses » 6 

Otsmen I, cinco meses » 5 



apiSndices, 235 

Otsmen II, cuatro rneses » 4 

Alhaitsara , diez raeses » 10 

Mohammad (no expresa tiempo) » *' 

Abdo-r-Rahmen , tres alios 3 « 

Itosultan y pues , siete anos y sieto meses , en vez de siete ailos solos , que 
a lo sumo puedeu contarse , y sin tener en cuenta el tiempo que ostuvo 
Mohammad ben Abdallah. Estos siete raeses de error eonsisteu precisa- 
mente en los ouatro del segundo 6tsmeu , y en tres que pone de rads i Ab- 

do-r-Rahraen. 

Voamos lo que se deduce de los cronistas ar4bigos , que solo euentan un 
Otsmen. Ya bemos dicbo la contradiccion en que ineurre Ebn Adzari, que 
en el tome i, pag. 36, de su Bayan Ahmgreh, establece la cronologia si- 

guiente : 

6tsmen ben Abi Nis^ vino en Xaaben de 110. 

Hodzaifa vino en Mobarram de 111. 

Alhaitsam en Mobarram do 112 , y murio en 114, b cual cs inexac- 
to, porque quien murio eutonces fu^ su sueesor Abdo-r-Ealimeu. Esta cro- 
nologia esj pues, inadmisible. 

En el tomo ii, pdg. 27, es como siguc: 

Hodzaifa en 110; duro seis meses. 

6tsmen vino en Xa^bcn do 110; duro cinco meses. 

Albaitsam vino al principio del aiio HI, y dur6 diez meses. 

Esta cronologia es la que tengo per mds probable, y es exactamento 
conforme con la de Isidore Pacense, preacindiondo de un Otsmen, que, 
como hemes indioado, no aparece en todos los manuscritos, y puode 
ser interpolacion posterior; todos los demas eseriteres varian mucho en este 
punta Ebu llabib dice: Hodzaifa, un aiio; Otsmen, ciaco mesos; Al- 
haitsam, cuatro meses. El Reihan el Olbab, lo mismo. El fragmcnto pti- 
blicado per Casiri: Hodzaifa, seis meses; Otsmen, un aiio y seis meses; 

Alhaitsam , cuatro meses. 

Adoptando, pues, como la mas probable la cronolog(a del tomo ii de Ebn 
Adzari, resulta que despues do Hodzaifa, que goberno dcsde RabiG I. de 
110 hasta Xaaben del mismo (Noviombrc-Diciombre do 728), vino Ots- 
men ben Abi Nisa; 6 per mejor decir, fu6 nombrado, pues este personaje 
se hallaba en Espaila desde los primeros tiempos de la eonquista y es uno 
de los que firman la capitulacion otorgada d Teodomiro por Abdo-1-Az.z 
hijo de Mu^a, en E^obob del aiio 94 (Abril de 713). Conde mcumo en el 



236 APT^NDICES. 

error de confandir a Otsmen ben Abi Nis^ con Munuza, que peleo prime- 
ro contra Pclayo {Chron, Albeldense)^ y f\i6 muorto despues en los Pirineos, 
Suponiase que el nombre Mnnuza era cornipcion de Abo NisCi; pero de nin- 
gun modo puede admitirsc scmojante conjetura. Otsmen era de estirpe 
arabCj y como tal pudo ser gobernador do Espafm, Guando fu^ destituido 
segun unos ^ y scgun otros on tiempo de Abol Jatar, paso a Kairewan v 
alli murioj scgun refiere Ebn Adzari (iij 27), Munuza era berberisco, unm 
ex maurorum gentCy como dice la Cr/mica de Isidoro; y esto bastaria desde 
luego para asegurar que no pudo ser gobernador do Espana; los arabes le 
citan por su nombrCj 'L^yj^ (Ebn Adzari^ ilj 26; AUMakkari, I, 145), y 
ya hemos referido su muerto, segun la cuenta Isidoro Pacense. Nada tiene 
de comun esto pcrsonajc con Otsmen, y ya Mr. Rcinaud hizo notar esta 
equivocacion en su Ilistoria de las invasiones de los sarracenos en Francia, 
pdg. 37. 

Otsmon ben Abi Kis<^ fu6 sustituidoj en Moharramde 111 (Abrilde729)j 
por Alhaitsam ben Obaid Al-Quilebi, Este gobernador^ furibundo parti- 
dario do los Kaisies, comenzo k tiranizar a los Yemenies do tal manera, y 
a ejcrcer tales actos de crucldad y despotismoj qiie los oprimidos elevaron 
sus quejas hasta el Califaj y A los diez mcseSj es decir, en Dzol-kaada de 
111 (Enero-Pobrero de 730), vino un delegado especial, llamado Moham- 
mad ben Abdallah AI-Axcliai , el cual destituyo k Albaitsam , le mando 
proso k Africa, y permanecio en Espana dos meses (Ebn Adzari , Ebn Jal- 
don, Ebn Baxcnal, en Al-Makkari, ii, 11); es decir, hasta Sifer de 112 
(Marzo-Abril de 730), y dejo de gobernador de Espaiia, segun la orden 
que traia, k Abdo-r-Rabmen ben Abdallah Al-Gafeki, que ya habia sido 
gobernador iuterino por mucrte de A^-Camb, 

A 

Abdo-r-Eahmen , despues de haber sofocado la rebelion de Munu<^a , 2>re- 
parose a hacer por Prancia una correria dun mas poderosa y atrevida que 
todas las anteriores. Ecunicndo un considerable ejcrcito, paso el Piriuco por 
Sonccsvalles y so dirigio a la Aquifcania; hizose dueiio de Bux'dcos con poco 
trabajo, vencio k Eudes cerca del Dordoiiaj y prosiguio su marcha victo- 
riosa, saqueando pueblos ^ monasterios 6 iglesias, hasta llcgar a Poitiers. 
Desde aqui se dispuso a acometer la ciudad de Tours, cnando Carlos Mar- 
tel, euyo auxilio invoco Eudes, saliole al encuentro en Ilamadhan de 114 
(Oetubre de 732), Una renidisima batalla tuvo lugar, en que, segun pare- 
ce, no quedo la victoria por ninguno de los dos ej(^rcitos; la noche separo 
k los combatientcs , y Cdrlos Martel se preparaba k proseguir la pelea al si- 



J 



VPl^NDIGKS. 237 



guicnte dia; mas los arabcs, quo habiau perdido li su general y goberna- 
dor Abdo-r-Ralimen, levautaron el cainpo silenciosamcntOj y tomaron la 
vuelta de Espana, declariiiKlose veucidos. Estabatalla, quo linos llamau 
de Toiirsj y otros, en mayor niimero, do Poitiers, os colcbro cntre los Ara- 
bcs con el nombre de Balat Ax- Xohadd , Cnhfi&ii de los MArtircs, por haber 
sido en la via romana que condueia do Poitiers li Tours, y por ol gran uu- 
mero de los suyos que pcrccio. ( Cronic. de 2[oissac , apud Bonqitei , n , G55; 
Fredegarii Contin., ibid., pag. 454; Om. Fontamllcnsti'^ , ilml., piig. G60; 
Isidoro Paeense, Al-Makkary, n, pAg. 9; Ebn Adzari, ii, 28, etc.) 

Desde este punto la cronologia de los gobernadoros no ofrece dificultad 
grave, pues auuque bay frceueiites eontvadiccioues eutro loa eronlstaa, puo- 

den fAeilmente resolverse. 

En reemplazo de Abdo-r-Esibmcn, fu(5 nombrado Abdo-1-M611o bon 
Katan, quo intento, sin (ixito favorable, viirias aeometidas contra los pue- 
blos del Pirineo, probablemente los vascones, y quo il los dos aflos M do3- 

tituido. . 

6baid-Allab ben Al-llabliab, nombrado gobornador do Africa por clca- 

lifa Hixem en el afio 116 (734), mando .1 Espaila A Okba bon Al-IIael.chach 
A(;-geluU, de quien era cliente, y vino en Xawel del niismo (Novio.nbro 
de 734, Ebn Adzari); siendo un error insigno el do nueatra Cr<imca y do 
Ebn Al-K6tiya, que fijan su vcnida en UO. 6kl>a fu^ uno de los mAs ac- 
tives , 'capaces 6 importantes gobcrnadores quo bubo on Espafta. Conqui«t6 
parte del territorio de los vascones, que Aun no bo l.abian sometido, arro- 
gl6 la administracion , destorro a los inquictos y eriminales , nuvniiestdso 
imparcial y justo con vencedores y vcncidos, y amena/.6 d los francos con 
una nueva y formidable invasion, que no pudo Uevar il cabo, por<iue ha- 
biendo estallado en Africa una sublovacion, bubo de acudir alia A ropri- 
mirla, aunque no pudo conseguirlo ; y habiendo regi-esado a K^P^Ha, fal c- 
cio en Safer de 123 (Euero de 741), dejando cl mando A Abdo-l-Mehc 
ben Katan, que babia sido su anteeesor. La inayor parte dc los antores 
drabes dicen que el gobierno de Okba eoncluyo en 121 (739) ; pero los su- 
c^sos en que intcrvino demuestran que la fecba indieada, c,uo oxpresa Ar- 
Razi (en Al-Makkad, ., pag. 146), cs la verdadera La sublevacon do 
los bcrbcriscos que 6kba acudio A sofocar fu^ en 122 (731)) s.n que haya 
en esto contradiecion, y por consiguiente , su nu.crte no pudo ser en 12L 
Con respeeto 4 la manera como termino su mando, bay trcs d.forentos tra- 
diciones, que refiere Ebn Adzari (u, 29). Segun unos, fu6 a Francm y 



1 



238 AP^NDICES. 

murio en la batalla de Belat Ax-Xoliaddy es decir, en la batalla de Poitiersj 
lo cual no necesita refatacion. Segun oti^oSp los arabes espafioles se suble- 
varon contra ^1 y le destituy eron ^ que es la misma que trae nuestra Cr6ni- 
ca. For ultimo^ otros afirman que sintiendose gravemente cnfermo, entrega 
el maudo & Abdo-l-M^lic ben Qatan. Hemos preferido esta, que estd con- 
forme con Isidoro Pacense, 

Abdo-l-M^Hc no gozo largo tiempo del mando que por segunda vez ejer- 
cia. La sublevacion de los berberiscos habia tornado un incremento formi- 
dable eti Africa, El Califa envio un ej^rcito 4 las ordenes de Coltsom para 
reprimirfaj y sabidos soHj por nuestra Crdnka^ los pormenorcs de esta de- 
sastrosa campafiaj la hnida de Balch d Geuta y su paso a Espafia^ muj k 
despecbo del walij que sevio obligado a admitirlos, porque los berberiscos 
de Espafta se babian sublevado tambien- Segun nuestra Crdnica^ parece 
que Baloh permanecio mncbo tiempo en Geuta, pero no es asi, puesto que 
expresa que Balch paso d Espana en 123^ j con efectOj de Bbn Adzari 
consta que la destifcucion de Abdo-l-M<^lic por este fu6 al princii)iar el mes 
de Dzol-Ka&da de 123 (mediados de Setiembre de 741). De suertes que 
AbdO'l-M^lic solo goberno nueve meses. Ebn Habib no ciienta este segun- 
do waliado de Abdo4-M^Hc, y Ebn Jaldon dice equivocadamente que fu^ 
destituido en 124 (742). 

Balchj d los once meses de mando, como dieen Ebn Habid y Al-Makka- 
ri (ii, 13), Salio k combatir k log hijos de Abdo-1-M^Hc, que en union con 
el gobernador de Narbona venian en su busca, j annque qued6 vencedor 
en la batalla , murio k los pocos dias , de las heridas que babia recibido. Esto 
fu^ en Xawel de 124 (Agosto de 742). (Ebn Adzari, II, 23; Al-Makka- 
ri, 11, 13.) 

Los siriacos nombraron entonces wall k Tsaalaba ben Calama Al-AmiH, 
segun la 6rden que tenian del califa Hixem para el caso de que Balcb mu- 
riese; maa los berberiscos y drabes espanoles le hicieron la gueiTa , le sitia- 
ron en M^rida , fueron k su vez vencidos , y Tsaalaba los bizo prisioneros 
y comenzo a venderlos, con los pormenores que constan de nuestra Cr6- 
nica. 

Vino a destituirle Abol Jatar, Al-Ho^^am ben Dbirar, de la tribu de 
Quelb, en B^cheb de 125 (Mayo de 743) j segun consta de Ebn Hayyan 
(en Al-Makkari, ii, 14), y de Ebn Alabbar (pdg. 51). Ebn Adzari dice 
que vino en Mobarram, lo cual es evidentemente err6neo, pnesto que en la 
misma pig. 33, y pocos renglones dntes, dice que Tsa&laba goberno diez 



AP^NDICKS. 239 

meses. Nuestra Cronica da :l entondor que la dcstitucion de estc fue en Xa- 
wel (Agosto-Setiembre) , porque dice quo los berberiscos fucron derrotados 
en el dia de la fiesta del Fitr, que se cclebraba al tcrniinar el ayuno do 
Ramadhan, y por consign icnte, la venida de Hoc,>(;am ben Dhirar, segun csto 
datOj fue en el mes siguieute de Xawel, puesto que le encoutro cuando vol- 
via hacia Cordoba con los prisioneros. Con todo, nos lieinos decidido pov 
la fecba arriba indicada de Reehebj no solamente por la respetablo autori- 
dad de Ebn Hayyau , sino porque aun nuestra Croiika duda do la fiesta quo 
celebraban los berberiscos cuaudo fueron Yoncidos , sin saber si era cl Fitr 
o la fiesta del sacrificio (que era en Dzol-llicba), y los donias autores solo 
dicen que celebraban una fiesta, sin decir eudl. Ebn Adzari, adenias, ge- 
neralmente bien infi)nnado, dice tambienj como bemosya indicadOj que la 
duracion del mando de Tsaalaba fud de diez meses. 

Quedo Abol Jatar Al-Ho^f^am en Espafla liasta la sublevacion do As- 
Somail y de Tsuaba , que le destituyeron , quedando este de gobomador on 
Recheb de 127 (Abril de 745). Ebn Adzari y Ar-Razi (en Al-Makka- 
ri, ir, 15) dicen en 128 (pag. 35). En Al-Makkari, ii, 15, se encuentra la 
fecha arriba dicba , y Ebn Baxcual , ibid, , dice lo mismo, que concuerda el 
ileilian el Olbab y Ebn Habib , que dan i Abol Jatliar dos afios do inando. 
Tsuaba murio en 129, como dice nuestra Crdnica, j antique no encuon- 
tro que ningun autor diga el mes , conjeturo que M en Moltarram (Se- 
tiembre-Octubre de 746), porque Ebn Hayyan (en Al-Makkari, ii, IG) 
dice que su sucesor Y6(;xif M declarado wali en RabiS 2.* do 129 (Diciem- 
bre de 746 d Enero de 747) , y outre uno y otro bubo un eapaoio de cuatro 
meses, sin que se pusiesen de acucrdo para la eleccion de wall, como dice 
Ebn Adzari, ii, 36, y Ar-Rai^i, en Al-Makkari, ii, 16, aunqiie nombra- 
ron para juez interinamente a Abdo-r-Eahmen ben Catsir Al-Lajmf (Ebn 

Adzari, n, 36). 

La bistoria de YoQuf es bien coAocida. Nuestra CrMca es cxtensa en 
este punto, y contiene pormenores curioslsimos. Abdo-r-Rabmen I desem- 
barco en Almun<5car al principio de Rabi6 1." 6 %' de 138 (Agosto 6 Se- 
tiembre de 755). Vencio d Yo^uf junto k C6rdoba, y M proclamado el 10 
de Dzol-Hiclia del mismo (15 de Mayo de 756). 

Para mayor claridad, pondr^mos a continuacion el rc3ultado de las an- 
teriores investigaciones , reducidas 4 la indicacion de las fecbas. 



240 AP]?NDIOES- 



REStTMEN CRONOLOGICO. 

L tARIK.— Desde R^cheb de 92 (Abril-Mayo de 711) basta Rama- 
dban de 93 (Junio de 712), en que vino MuQa. 

R^cbeb de 92 (Abril-Mayo de 711). Desembarco de Tdrik. 

28 de Ramadhan i 5 de Xawel de 92 (19-26 de Julio), Batalla 
de Guadalete- 

Xawel de 92 (Agosto de 711). Conquista de Cordoba. 

Moharram de 93 (Octubre-Noviembre de 711). Conquista de la 
iglesia en que se babian refugiado los soldados de Cordoba, y pri-* 
sion de su jefe por Moguits, 

Conquista de las provincias de Mdlaga y Granada, de Toledo y 
Guadalajara. 

2. MUgA,— Desde Ramadhan de 93 (Junio de 712) basta BMev del 95 

(Octubre-Noviembre de 713). 

Conquista de Carmona y Sevilla y del Algarbe. 

4 de R(5clieb de 94 (6 de Abril de 713). Conquista de Murcia 
y Orihuela. 

1." de Xawel de 94 (30 de Junio de 713). Conquista de M^rida. 

Conquista de Zaragoza j de Cataluna. 

Sdfer del 95 (Octubre-Noviembre de 713). Salida de Mu^a y Td- 

rik para Oriente. 

3. ABD0-L-A2IZ BEN MUQA. — Nombrado gobernador al salir de 

Espana su padre. 

Asesinado en R^cheb de 97 (Marzo de 716). 

4. AYOB BEN HABIB AL-LAJMI (interino). — Hasta Dzol-Hicha 

de 97 (Agosto de 716). 

5. AL-HORR BEN IbDO-R-EAHMEN AL TSAKAFL— Hasta Ra- 

raadban de 100 (Karzo-Abril de 719). 
Sublevacion de Pelayo en Astiirias. 

6. Ag-CAMH BEN M^LIG AL-JAULANL 

Ramadian de 100 (Marzo-Abril de 719). Venida de Atj-Qamli. 
Conquista de Nai'bona. 

Dzol-Hicha de 102 (Junio de 721). Batalla de Tolosa y muerto 
de A^-Carah. 



7. iBBO-R-RAHMEN BEN ABD- ALLAH (mtorino).— Hasta Silfer 

de 103 (Agosto de 721). 

8. ANBAgA BEN COHAIM AL-QUELBf. 

SAfer de 103 (Agosto de 721). Venida do Aiiba(^a. 
Poder crecicnte de Pelayo y dcrrota de Alkama , gobernador de 
Galicia. 

Oonquista de Oarcajona y Nimos. 

Setiembre de 725. Oonquista de Autun. 

Xailben de 107 (Enero de 726). Miiertc de Anba^a. 

9. ODZRA BEN ABD-ALLAH AL-FIHKI (iutermo). — Hasta Xa- 

wel de 107 (Febrero-Marzo de 726). 

10. YAHYA BEN QALAMA AL-QUELBI. — Hasta EabiG 1/ de 110 

(juuio- Julio do 728). 

11. HODZAIFA BEN AL-AHWAS AL-KAISI. — Hasta Xaabcn do 

110 (Noviembre-Diciembre de 728). 

12. 6TSMEN BEN ABI NIQl AL-JATSAMI. — Ha«ta Moharram 

de 111 (Abril do 729). 

13. AL-HAITSAM BEN OBAID AL-QUILEBL— Hasta Dzol-Kailda 

de 111 (Enero-Febrero de 730). 

14. MOHAMMAD BEN AbD-ALLAH AL-AXCHAL — Hasta Safer 

de 112 (Marzo-Abril de 730). 

15. ABDO-E-RAHMEN BEN ABD-ALLAH AL-aAFEKl — Se- 

i 

gunda vez. 

Sublevacion y muerte de Mxiuuza. 

Ramadhan de 114 (Octubro de 732). Batalla do Poitiers y muer- 
te de,Abdo~r-Rahmcn. 
10. ABDO-L-MJ'i;LIO'bEN ICATAN.— Hasta Xawel do llG(Novicm- 

bre de 734). 

17. OKBA BEN AL-IIAOHOHACH AO-CELOLL 

122 (739). Sublevacion de los borberiscos. 
Sdfer de 123 (Enero do 741). Muerte de 6kba. 

18. ABDO-L-MELIO BEN KATAN. Segunda vez. 

Dzol-Kaada de 123 (Setiembre de 741). Dostitucion y muerte 

de Abdo-1-Maic. 

19. BALCH BEN BIXR AL-KOXAIRL — Hasta Xawel de 124, en 

que murio (Agosto de 742). 



16 



242 Ap:^NDrcES. 

20. TSAALABA BEN QALAMA AL-ABIILI.— Hasta E^cheb de 125 

(Mayo de 743). 

21. ABOL-JATAR AL-HOCCAM BEN DHIRAB AL-QUELBI. — 

Hasta Richeb de 127 (Abril dc 745). 

22. TSUABA BEN CALAMA AL-OHODZAMI. — Hasta Mobarrara 

de 129 (Setiembre-Octubre de 746). 

Intervalo de cuatro meses , durante el cual nombraron interina- 
mente & Abdo-r-Rabmen ben Catsir Al-Lajmi. 

23. Y6gUF BEN 1bd6-K-RAHMEN AL-FIHRI. 

Rabi6 2." de 129 (Diciembre de 746 i Enero de 747). Nombra- 

miento de Yo^iif. 

130 (747 4 748). Snblevacion de Abol-Jatar y su muerte. 

132 (749 4 750). Hambre general en Espana, j abandono de 
las provincias del Norte por los berberiscos que las habitaban. 

133 (750-751). Son arrojados los musulmanes de Gralicia. 

136 (753-754). Gonquistan los cristianos i Astorga y gran parte 
de Castilla la Vieja. 

137 (755). Sublevacion de los vascones contta los arabes. 
Unbit 2." de 138 (Setiembre-Octubre de 755). Desembarco de 

Abdo-r-Rahmen I en Alraunecar. 

10 de Dzol-Hicha de 738 (14 de Mayo de 756). Batalla de Cor- 
doba, y pi'oolamacion de Abdo-r-Rahmen al dia siguieute. 



INDICE GEOGRAFICO. 



ABO FOTROS i^Jc^y}), p^ginas 57 y 58. 



Uio quo uace corca do Naplusa, y dosemboca en el Mediterraneo 
junto a Saffa. (Merasid Al-Ittila, iomo in, pig. 643.) 

ACUA BORTORA {'ijj^ji 'iy\, Akwa Bortora), 

En este lugar se dio la batalla entre Balch y los liijos do Abdo-1- 
Melio ben Katan, y segun nuostra Crdnica (pAg. 52), ostaba situada 
a dos hmnd de Cordoba. Un harid era la distancia que corria ordina- 
riamente un caballo de posta; pero los autoroii arabes no ostdncoufor- 
mes en este pxmto, entendicndo i vecos seis millas, y a voces doce ; cs 
dccir, dos 6 cuatro leguas. Bistaba, pues, este pai-ajo de Cordoba do 
cuatro a ocbo leguas, y debcremo.s entendor que era b/iciael norto do 
csta eiudad, porquo Balch estaba en Cordoba, y salio al cncuentro do 
los enemigos, que venian do Toledo. Ebn Al-K6Uya, quo cita este 
mismo puuto al hablar do la batalla indicada, dice que pertenecia al 
distrito de Waba (^j'j) 6 Weba, que no sc menciona on Al-Idriei. El 
nombre de Acua indica que on tal i)araJG babia algun manantial, 6 
quiza algiinos baiios, pucs bay diferontes localidades en Espafia con 
aguas medicinales, que fueron dcsignadas por los romanos eon es- 
te nombre, como : Aquae Bilbilitanae, Aquis Ccleuis, Aquis Origi- 
nis, etc. Probablemente habra que buscar este parajehacia laventadc 
Agua Dulce, en el camino que de Cordoba, por Adamuz, pasa el puer- 
to en direccion a la Conquista, a Almodorar del Campo y Ciudad 
Kcal. 



244 INDICE 

AGUILAR ( Sj. Boley), pAginas 131 y 132- 

Le cita Xcrif Al-Idrigi en su Vescripcion de Espana^ y dice que 
dista de Cordoba veinte millas, Mr. Dozy, en sus llecherelies , conjetura 
que el nombre de Foley es coiTupcion de Illipulaj suponiendo que este 
era el nombre romano de la indicada poblacion , lo cual es inadmisi- 

ble : primerOj porque las inscripciones romanas encontradas en Aguilar 
6 sus inmediaciones no ofrecen jamas el nombre de Illipulaj y si re- 
- petidamente el de Ipagro; segundojporquelosantiguos itineraries de- 
muestran que la moderna Aguilar correspoude proximamente a la au- 
tigua Ipagrun, 

AIN ATTAMR (yh\ ^. Fuente del Ddtil). p4g- 17. 

Lugar situado en el confin del desierto dc Siria, al poniente del 
Eufrates. (Merdsid Al-Ittila, ii^ pag. 294.) 



/r'^ 



ALAVA (i}^l p^g- 38. 



^z 



Generalmente decian los arabes p^!j 01, Alava y las Castillas, 
para designar el territorio que despues formo el condado y reino de 
Gastilla. 

ALCAZAR BLANCO ( ^"^ ^^l Al-Kasr Al-Abyad), pd- 
gina 101. ^"^^ ^ 

Al-Fatimi se rcbelo contra el califa Abdo-r-Rahmcn, sorpreudio y 
mato al Grobernador de M(5rida, y liuyo hacia las montaiias cuando el 
Califa fuc en su persccucion, Al anosiguicnte volvio Abdo-r-E.a1imen 
a salir contra 61 J y luiyo el ^alimi j pasando Y)or Al-Kasr Al-Abyad. 
Las indicacioncs que tenemos de este pimto son tan vagas , que no es 
fAcil determinar su situaoion. Acaso MontalvaUj en el Maestrazgo, a 
oriUas del rio Martin. 



ALFONTIN ( ^]]). pdg. 98. 




Dcbio este pueblo estar sitnado en las cercanias de Loja. Ebn Hay- 
yan (en las notas de D. R de Grayangos a su traduccion de Al-Mak- 
karij ir^ 452) dice que el calila Abd-Allah saiio de Cordoba, en el 
ano 278, contra Omar benHafton, llego a Boley (Aguilar), donde 



geogkIfico. 246 

batio al rebelde , le persiguio hasta ArcWdona , despues hasta Bobax- 
ter, regreso 4 Archidona, de aqui a Alfontiu y despues a Kagtila 
(iLu«3)j capital dc Elvira, Bien se entienda por Kaijtila el Castillo de 
Elvira , 6 las Torres Bermejas dc Grranada , rcsxilta que Alfontiu se ha- 
llaba, seguu este itinorario, cntre Archidona y la vega de Granada. 
El mismo autor (ibid., pAg. 453) cuenta que en el afio 281 salio 
Al-Motarrif de Cordoba contra Omar, fu6 hdcia el Gfenil, que paso 
por Iznajar, despues a Torrox (V. este nombre), a Loja, a Alfontin, 

gne era del distrito de Alcald. 

Por liltimoj segun Ebn Al-KoUya, cuaiido Abdo-r-Babmen I des- 
embarco en Almuiiecar, fud primero a Alfontin , y lui^go a Torrox, 
que no puede entenderse el pueblo que aun Ueva este nombre en la 
costa , sino otro pueblo, llamado del mismo mode, que habia cerca de 

Loja. 

Parece casi seguro que estuvo este pueblo en las ruinas que hay en 
el pago del Frontil, conio a media legua al norte de Loja y A la otra 
parte del rio, en ol camino de Montefrio, donde brota un buen golpe 
de agiia. liaco poco que alii se descubrieron varios trozos arquitect6- 
nicos y un busto de Ariadna, que posee e| Sr. Fernandez- Guen'a. Bs 
sitio fuerte por su naturaleza. 

ALGARBE (._^l Al-Garb.—Bl Occidente), pig. 100. 

Auuque csta palabra significa solo el Occidente, los ^rabes dc Es- 
pafta llaraaban asi a la provincia quo dun conserva este nombre en 
Portugal , por estar al occidente de Andalucia. 

ALGECIRAS (pK^:s^^ 'h^.Tr^ Alchezirat-el-Hadrd.—Lalsla 
Verde). 

Los arabes aplicaron este nombre a la ciudad do Algeciras, mds 
bien que a la isla que hay dclante de ella, d la cual llamaron isla de 

Umm Haquim (V. este nombre). Algunas veces dicen solo BjJ^H^' , 
Al-Chezira, La Isla. 

ALMEIDA (8^U5l, la mesa), 

Nuestra Crdnica , asi como otros varios autores arabes , dicen que 
'I'drik , despues de haber pasado el Guadarrama , llego i una ciudad 



246 fNDIOE 

cuyo antiguo nombre no declaran , y que desde cntdnces fii^ designa- 
da con ol nombre de Almoida, por habersc cncontrado en ella una ri- 
qufsima mesa do oro j piedras preciosas, que supusieron proccder de 
Salomon, Scgun aparecedeEbn Ifayyan en Al-Makkari (i,pdg. 172), 
esta mesa no era otra cosa que una eepecie de atril , en que se coloca- 
ban los libros de los evangelios , y este autor, como otros muchos , se 
inclina d crecr que la alhaja referida se encontro en Toledo. Posiblc es 
que asi fiiesej y que los arabes do tiempos posteriorcs, tcniendo noti- 
cia de este hallazgo y de una poblaoion llamada La Mesa, nombro 
acaso debido a alguna circunstancia mcramentc topografica, hayan 
tratado de esplicar su signifioado aplicando 4 ella el suceso referido ; 
pero siempre resuUa que al norte del Guadarrama los autorcs arabes 
indican la cxistencia de una poblacion llamada Almoida. Basta ecHar 
una ojeada nl mapa para comprendcr que esta Almeida no puede sor 
la ciudad quo hoy dia conscrva este nombre en Portugal , porque 'la- 
rik se dirigio Meia Amaya, nuevc leguas al N. 0. de Burgos, y una 
marcba desde Guadalajara a Somosicrra; de aqui a Almeida de Por- 
tugal, y do aqui i Amaya, seria larguisima y desconcorf ada. Los ej6r- 
oitos Arabes siguieron^en su conquista, como era natural, los caminos 
romanos , y liabr4 que buscar A Almeida , nombre que , sea dicho de 
paso, aplicaron a difcrentr.s localidades, en lacarrctera romana que se 
dirigia d Simdneas desde Segovia, 6 on la que iba a Palencia por Clu- 
nia. Esto cs, A lo menos, lo que parece mis natural. Tarik salio de 
Toledo, y tomo el camino que conducia a Zaragoza; pcro al llegar a 
Guadalajara cambio de direccion, inclinose a su izquierda, paso el 
Guadarrama por Somosicrra, y dosombocando en las llanuras de Cas- 
tilla, busco probablcmente la carretera do Segovia, que era la mas 
proxima, y que dcspuos, por Cauca y Nivaria, llcgaba a Septinuincas. 
De aqui pasaria a Palencia, y siguiendo bacia el Norte, llego hasta 
Segisamon y Amaya, que se ballaban proximas. En todo este trayecto, 
la unica poblacion quo prcseuta alguna analogia con el nombre de Al- 
meida cs Olmedo, que en la division de obispados falsamente atribnida 
a Wamba, pero que i lo m(5nos sirve para revelarnos los nombres y 
situacion de algunas ciudades en el siglo xii, se llama Almet, lo cual 
conviene bastaute exactamcnte con Almeida. Mas como solo hay esta 
semejanza de nombre, dato freeuentemente muy enganoso, y como solo 
puede fijarse la raarcha del ej^rcito do Tarik de una manera algun 



geogrXfico. 247 



/ • 



tanto arbitraria e inoierta, proponcmos osta canjeturaj iimca quo al- 
caiizamosj con bastaiite dcscoufiauza. 

ALMODOVAR ^j^l Al-Modowar-— El Redondo). 

Castillo fbrtisinio, h la margcn dcrccUa del auadalquivir y A 23 ki> 
lometros de Cordoba ^ quo dun consoiva sus antiguos torrcouesy mu- 
roSj restaurados cu tiempo do la rocouquista. 

ALMUNECAR (^_^-CJ^, Almunecab), pAg. 76. 
ALPUKNTE (O^l Albont). pAg. 200. 

V. Al-Makkarij n, pAg. 11. 

ALQUERIA DE LAS FUENTES (^^^ 'kj' Kariat-al-Oyun). 

Lugar que dobia ostar situado cerca do Sautaver, segioi apareco do 
la pdg. 102, on que so dice quo ol Fatimi, robclado contra Abdo-r- 
Ealimen I , so dirigid hacia Sautftvor, aposonUudose on la iilqucrla do 
las Fuentes (Kariat-al-Oyuu). 

AMAYA (IjU). pAg. 28. 

El P. Florez , eu cl tomo vi do la Fspaila Sayrada , iiota 3. " sobrc 
el Biclarense , describe csta ciudad , que tiivo bastante iniportanoia du- 
rante la edad media. Aun consorva esto nombro, y so bulla situada al 
N. 0. do Biirgosj cerca do ViUadicgo. Hoy cs poblacion de escaso 
vecindario. 



ANGOSTUEA DE ALGECUUS C^J^l ^jr<f^. MadhikAl- 



Ghezira), pag. 23. 

Esta iingostura no puode ser otra que la garganta quo hay junto al 
pueblo Uamado Los Barrios, no Itijos do Algeciras, 6 bion cl paso do 
las lomas de Cumara, quo atraviesa la cordillera Peuib(itica outre Ji- 
meua y AlcaUi do los Gaziilos. 

r 

ARAGON, pdginas 67, 72 y 77. 

Aunque algunas veces escribeu los drabcs ^>^l, Araffon, h rads 



248 fNDICE 

frecuente cs desiguar aquel reiuo con el uombre de ^IsWy^!, la 
frontera mds alia. 

ARMILLA (^l Armila), p^g. 89. 

Lugar cercano k Granada. Ebno-1-Jalibj en su Iliala (MS. del se- 
fior Gaydngos)j cita dos alquerias de estc nombre: Arinilla la Mayor 
y Armilla la Menor. Hoy dia solo se conserva una aldea con este 
nombre. 

ASILA C^\ P^g- 67. 

Ciudad marroqui, que lo3 escritorcs espanoles llaman Arcilla, 

ASTORGA (i>^JiJ\ 6 '^_^l Astorka), pdginas 48, 49 y 66. 
ASTlJRIAS ((j^_?^^j, Wastures), p^g. 66. 
AViSON (jj^K AMnyon), pAg. 191. 

V. Al-Makkariji,173. 



BAKDORA (^j^^),p^xg. 43. 

Unos autorcs dicen Bakdora y otros Kakdora 6 Nabdora , y 4un 
nuestra misma Cr/mka (en la p^g. 49 de la traduccion) dice tambien 
Nakdora. Es el paraje dondc fue vcncido y muerto Coltsoni por los 
bcrberiscos, y que esfcaba situado cerca de Fendelaua, al N. del Sebu. 
(V. Slanc, Uistoirc des herUres, tomo i, Tabla geografica. — Neb- 
doura.) 

BAGDAD pl^), pig. 55. 
BAR AY {^y,y 

Este paraje del pals berberisco me es dcsconocido. 

BARBATE {^^._/,, Barbat). 

Aun se llama tambien rio Barbate el que desemboca cerca del cabo 
de Trafalgar, punto donde , segun nuestra CrMca , se embarcaron los 



OEOGRAFICO, 249 

berberiscos para pasar a AlViraj euando abandonaron ei teintoiit) dr 
Castilla^ a eonsecuenciu cle la sequia qiu' hubo por loa alios de 753 
y 754. (V. pagiuas G6 y 67.) 



BARCELONA (LU^^\ Bai\\ek^^^^^ 102. 

Estacion para ias caravaiias, situaila ontro Modina y ol mar Rojo. 
AUi irano Mahoina una batalla eontia \o^ Kuraixie^ ol iifio 2,** do la 

bcgira. 

BEJA ("i^^U I-iaclin (iBcclia). ptiginas 21), 30, 95 y 114. 
BEMBK/AK (r^'^'). P^g- 100. 



Kl MS. iirabe dice |— sj, y solo jiorconjoturnlic iiiim-jn-otiidoBoin- 
bcziir, rio que luieo on l:i siori-a du la Calavunu'iii y deseinboca junto 
a HornacbueloSj en el (xuadahjnivir. 

BOBAXTER t/^'--)), pfiginas 131 y 134. 

Enmi juieio, annque la idcntidad de Bobaxter eon Barba, quo pro- 
teiide Mr. Dozy on f^us Reeherrha, segiiiirln edicion , toino i, ea du- 
dosaj esta faniosa forhilezii ostaba nituada, conio snpone csto omi- 
uento orientalista , en ]o que hoy we llama ruinas del Ca.stillon. Todos 
loK itinerarioK que se conservan de las cxiKKlioioncH diri-ridaH contra 
Omar ben Hafson concurron a este punto, y la iopofrraCfa conviene 
orandeniento con lo que los Arabcs nos cuentan de aquel caHtillo. 

CALZADA ])K LOS MAimUES (.l^v^3( iliU, Belat Ax-Xo- 
hadA), pag. 30. 

Estc iiombre dan los /irabes i la calzada romann que iba do Poitiers 
k Tours V en la cual fueron deiTotados lo-s drabus por Odrlos Martel, 
con mucrte de Abdo-r-Babmen Al-(jaleki. 

CANAT AMIR [y^^ "^l^l- 

Fortaleza que construy6, al poniente de la cindad do C6rdoba, un 



n 



250 fNDICE 

personaje llamado Amir, que se sublevo contra Yocuf Al-Fihri , por 
ios anos de 753 a 7o4. (V. pag, 68.) 

CARACUEL (^^, Carquer), pdg. 126. 

Efi el CareuviuTn de Ios oretanos, 

OARMONA (iJj^), paginas 28, 96 y 180- 



■lJ= 



«» '- .. 



Segim Ebn Abdo-1-Haqnem, saJio Tarik del monto de Gibraltar y 
paso por la alqueria de Co.rtachenna, en direccion a Algeciras. Se re- 
fiere evidentemente a la Torre Cartagena, que se liallaba situada en 
el paraje que ocupo la antigua Carteia, al fondo de la baliia de Gi- 
braltar. 



GASCAR (^V-^), pag. 56. 

Distrito eatre Cufa y Basra. (Merasid Al-Ittila, tomo n, pag. 497.) 

CATALAVERA (^j^^^), pag. 27 (14 del texto ^rabe). 

Lugar situado a corta distancia de Cordoba , Mcia el Norte, j en 
el cual fu^ hecho prisionero el Gobernador de aquella ciudad. Se en- 
cuentra mencionado en el calendario agronomico de Arib ben Caid, 
que inserta Libri en el tomo l de su Historia de las ciencias matemdti- 
cas , con el nombre de Catlbira , que contiene exactamente las mismas 
radicales que el citado por nuestra Cr6nica. Al-Malckari, i, 166, dice 
TatUra. 

CAZLONA (Ljaik.^, Kastulona). 

La antigua Gastulo 6 Castulone , que estuvo situada en las inmedia- 
ciones de Linares. 

CERDANA ((^LL^i;., Xertanis), pdg. 105. 
CERDENA (^^^, Cerdenya), p^g. 213. 



GEOGRAFICO. 251 

CEUTA (i^V^, gebta). p^ginas 18, 46, 47 y 50. 

Probablemente llamada asi del nombre de Sejyf em fratres con que se 
designaban las siete colinas en que esta fundada. 



COLIURE (ij^), pag. 105. 



He traducido '^j~^ por Coliurecon gran descoufiauza, y solo lopro- 
pougo como conjetura. 



COLOMKRA (ip^, Kolonbeira), p&g. 82. 

Probablemente el nombre romano fuo Columbarii , acguii conjetura 
el Sr. Fernandez -Guerra. 

CORDOBA (Liy. Kortoba). 

CORIA (^ijy- Kauria), pAginas 49, 50, 67. 99 y 106. 

CUFA ('^i/), p6g. 62. 

gABRA (^j^), p^ginas 17, 62 y 70. 

Segun M. Slane , en la Ilistwia de los herhcnmos , tomo I , Tabla 
geografica, bay cuatro locabdades con osto nombre : 1.' Un barrio de 
Kairewan. %" Aldea a dos leguas de esta ciudad. 3." La antigiia Sa- 
brata, 4 doce leguas al occidonte de Tripoli. 4/ Estacion sobre cl Mo- 

luya. 

DAIR HANNA i^ j^P, Monasterio de Santa Ana), ps^g. 58. 

Era un lugar del distrito de Kinnesrin, en que sc ciio Abdo-^r-Rab- 

men L 

DAMASCO (^-^i^^).p£ig. 69. 

DESFILADERO DE ABO TAWIL [j^.J^ ^'^ J^ Fech Abd 
Tawil). ^ 

S61o indica nuestra Crdnka (pAg. 104) que se hallaban on el cami- 
no de C6rdoba a Zaragoza, y antes de Uegar a Santaver, porque des- 



352 INDIGE 

pues del suceso quo ocurrio en Abo Tawil fue el Emir a esta ciudad, 

m 

^Hacia la ffoz de Perlaescrita^ 

DESFILADERO DE ALMEIDA {i^\J\ ^). 

Estaba en la sierra de Cordoba, pues nucstra Cronica (pig. 132) 
dice que las tropas de Omar ben Hafson Uegaban liasta Xecunda y 
hasta el desfiladero 6 paso de Almeida. 

DESFILADERO DE THARIK {^j^ ^J, Fech Tdrik). 

Tarikj desde Guadalajara, se dirigio a Castilla, pasando por un 
desfiladero que tomo su nombre. Se lia conjeturado que cste punto po- 
dria ser Buitrago, corrupcion de Feck Tdrik; pero esta snposioionno 
parece admisibloj primero, porque Buitrago, en la epoca goda, apa- 
rece con el nombre de Bituracivm; segundo, porque lo que tomo el 
nombre de Tarik no fue una ciudad , sino la garganta 6 desfiladero 
por donde paso. Debese, pues, entender por desfiladero de Tarik el 
paso de Somosierra. 

ECIJA (^^\> Egticha, y tambien 'i^-'\, Ecicha), pdginas23 
yl37. 

EGIPTO [y^^, Misr), pdginas 18 y 57. 



/ " 



ELVIRA C^^Jl Ilbira), pdginas 23, 25, 78 .y 81. 



Nombre que dieron los arabes, no solo a la ciudad de lUiberis, sino 
a toda la provincia de que fue capital , y comprendia proximamentb lo 
que hoy la provincia de Grrawada. 

EMESO {^j^^^. Hems), pdginas 64. 81 y 82. 

Los Arabes pertenecientes k la division de Emeso, que vinieron a 
Espafia con Balch ben Bixr, se establecieron en la provincia de Se- 
villa. 



-U^' 



Los drabes dieron el nombre de Andalus primeramente a la comarca 



geogrXfico. 253 

de Tarifa (V. Isla de Andalus), y despues i toda Bspaiia, aunque no 

desconocian tampoco este ultimo uombre : Lj'-^!, HJ.vbania. Los eacri- 
tores cristianos de la edad media Uamaban Espaiia frecuentemente a la 
parte ocupada por los Eirabes. V. Ohronicou AlbeldensCj c. 74 : Ma- 

homat cum omne exercitu Spaniae. C. 75 : In Spaniam ingressi 

sunt, etc. 

EUFRATES (O'^iii^V Al-ForAt), p4ginas 59 y 60. 



FBHS AL BOLUT (1^X)\ ^J^^, Llano de las Kncinas]. 

El campo que desiguaban los arabcs con este nombre era el valle de 
los Pedroches, j probablemente tambien el de h\ Alcudia, que esta 
oontiguo. Mr. Dozy, en las notas a su tradncoion del J'Mrisi (pag. 264), 
manifiesta la duda de si lapalabra LJj signiiieava en estecaso encina, 
6 bien castano, decidiendose al fin per lo priniero. A las razones Jilli 
alegadas se puede afiadir la do que on el territorio indioado ban abun- 
dado siempre, y aun existen, magnificos bosques do enqinas, y no se 
tienc noticia de que jamas los haya babido de castanos. 



FIRRIX i^.y), pag. 93. 

Al-Idrisi nombra este Castillo (ed. Dozy, pag. 207), que estaba si- 
tuado cerca de Constantina. 

FUENTE DE CANTOS (o>-^'iJ, Lecanto), pdginas91, 92 y 93. 
GALICIA ('^iJ^, Chalikia). paginas 30, 38, 48, 49 y 66. 

Los arabes Uamaban asi, no solo al reino dc Galicia, sine a toda 
la parte N. 0. de la Peninsula , comprendiendo los reinos de Asturias, 
Galicia y Leon. Algmias veces distinguen a los astures y bablan es- 
pecialmente de esta region ; pero lo mas general es entre ellos indicar 
con el nombre de Galicia toda esta parte, que constituia el reino cris- 
tiano en los primeros tiempos, asi como Uamaban Alava y las Cashlhs 
k lo que posteriormente formo el condado de Castilla , comprendiendo, 
no solo Castilla la Vieja, sino una gran parte de las provincias Vas- 
congadas. 



254 INDICE 



GIBRALTAR i^j^ j^, Chebel Tarik.— Monte deTarik). 

GRANADA (iili^, Garnata), paginas 23 y 25. 
GUADAIRA (ij^\ ^^\j, Wadi Aira), pag. 96. 

GUADAJOZ {J.^ .^^\j, WadiXaux), pag. 101. 

GUADALAJARA (»; 1^1 ^^1^, Wadil-Hichara.-Valie delas 
Piedras). 

GUADALETK (LO ^^U. Wadi Deque), pAg. 178. 

Otros autorcs dioeii : 'iSJ ^^'j, Wadi Beque, que puede entenderse 
el rio de Vejev. 

GUADALQUIVIR ^^0! j:^^, Wadi-1-Quebir. -El Rio Gran- 
de, <i AcZT^^l, An-Nahi' Al-Aatham,quetienelami 
significacion), pag. 96. 

GUADIANA {i>^\ ^^\j, Wadi Ana.— EI Rio Anas), pdg. 71. 
GUAZALATE (kL ^^L,, Wadi yalit), pag. 50. 
HAMADAN (jUoJt), p^ginas 20 y 175. 

Ciudad del Iran, que ocupa, segun se cree, el mismo lugar de la 
antigua Ectohana. 



misma 



HADRAMAUT (o^^=^). pAg. 82. 

Extensa comarca al oriente de Aden , en la Arabia Feliz , limitada 
al N. E. por el mar, muy arenosa, j en la cual, especialinente sobre 
la costa , hay algunas importantes ciudades. 



HARRA (if^), pag. 51. 



Lugar cercauo a Medina, en la Arabia, donde se dio una famosa 
batalla entre los medinenses , afectos a la fiimilia de Aly, j las tropas 
del califa Omeyya. 



GEOGRAFICO. 



' - - 255 



HIRA (ij^). pag. 135. 

Ciiidad eorcana a Ciifa, en la cual, en los tiempos anto-islamiticos, 
bubo roves qxio tuvieron gran importaucia 6 infliiencia en Arabia. 

IDOLOS (^l:^^, Al-Asnam), p4g. 47. 

Parajft situado a tms niiUaft de Kairewan. (V. el Indice f^eogi-afico 
de Mr. Slane, en el tomo i de su traduccion de la ffistoria dc los her- 
heriscos. ) 

IFRIKIYA {h^ij\ 

Es el Africa propria dc los antiguos, que coniprcndia los territories 
de Tripoli y Tiinez. 

IRAK (ij[;-^). pAginas 4G y 56. 

Hay dos Irak : el Achemi, que cs una proviiicia dc Persia, y el 
Arabi, que es proxiinamente la Babilonia antigua, donde cstuvo esta 
ciudad y las de Sclcncia y Ctcsifon , asi como la famosa Bagdad. 

ISLA DE ANDALUS {^^:S^ 'iy^j^, Chezirat-el-Andalus). 

Es la isla de Tarifa, que, segun nucstro autor (pag. 20), dntes de 
quo Tarif desembarcase alii se llamaba IsJa de Andalus, y era el pmito 
desde el cual ordinariamente partian las embarcacionespara Africa, y 
arsenal de los cristianos. El nombrc romano de Tarifa era, segun pa- 
rece, Julia Tradnda , aunquc sobre este punto ha habido varias opi- 
nioncs, y dcsde aqui pasaron ei Africa los WAndalos, segun afirma 
claramente Gregorio do Tours (libro li, capitulo ir). Tor esto, sin du- 
da, llamaron a Julia Tradueta Isla de los Wdndalos, que los arabes 
entcndieron Andalos^ y despuos aplicaron este nombro a toda Espana. 
(V. Dozy, Recherchesy segunda edicion, tomo i, pag. 310.) 

ISLA DE UMM HAQUIM U^ ^^ *^Je^. Chezirat Umm Ha- 
quim), p Agin as 49 y 51. 

Es la Isla Verde , delante de Algeciras , y de la cual esta ciudad 
tomo su nombre. Llamose de Umm Haquim,del nombre de unaescla- 



256 fNDICE 

va de 'rarik, que qucdo en la xsla mi^ntras este candillo se intorno 
en el pais. (V. Ebn Abdo-l-Hdqiiem , pag. 210 de los Ap(5ndices.) 



JAEN (j W' Ohien), pdg. 72. 



** i 



JARAMA (^-y^, Xaramba), pAg- 77. 

En los dooumentos visigoticos y en ]os crij^tianos de la edad media 
se denomina Saramha, 

JORASAN (^L|^). pdg. 16. 

Comarca dc Persia. 

JORDAN (J,^l, Ordonna). 

El distritu del Jordan formaba \mn dc las divisiones 6 chnnd de los 
siriacos. Los quo vinieron a Espafia de esta division con el ej(:reito de 
Balch ben Bixr se establecieron en la Cora de Rajya. 



*4 



KAIREWAN (j\jj^) 

Ciudad fimdada por Okba ben N(5fi , y que fu^ por macho tiempo 
cai)ital de la Ifrikiya, 

KALAA TODMIN [^r^^^' '^*^^)- 

Asi dice ol tcxtoj annquc no s6 si dcberia leerse l^odmir (Castillo 
de Teodomiro). Estaba situado i una milla al itorte de Cordoba , se- 
gun nuestra Crdniea^ pag. 89, 

KALAA RAAWAK [^j^j '^), pAginas 95 y 98, 

Entiendo que este eastillo no puede ser otro queAlcala de Griiadai- 
ra, pnnto estrategico de gran importancia^ porqiie alii confluyen los 
caniinos que se dirigcn a Scvilla desde Cordoba y Cadiz, Snblevose 
Al-Ala ben Moguits en la parte oecidental de Andaluciaj vino d Se- 
villa y por liltimo acampo en Kalaji Raawak, Acndio en soeorro de 
los rebeldes, desde el distrito de Sidonia^ Gayats ben Alkama, y el 
emir Abdo-r-Ralimon mando d su liberto Bedr, quien detnvo a Ga- 
yats en su camiuOj y concerto con t^l la paz en el valle que hay entre 



GEOGRAFICO. 257 

el Gruadaim y el G-uadalquivir (pag. 95). Estos hechos manifiostau de 
ima manera casi iududable que se trata de Alcala de Guadaira. 

(AL-) KARN [jj^^l V^S- 47. 

Colina ccreaua a Kairewan. (V. Ilistoin- des U'l-Uros , iradiicida por 
Slano, I, fndico geogmfico.) 

KINNESRIN (^^r— *]. 

Ciudad sitnada a una Jornada ilc Alopo, y (jue rstuvo muy pobla- 
da; pcro cuaudu los cristianos so apodcraniu dc- Alepo, en el ano 351 
do la he^nra (9(!2-3), sus habitantes la abandenarou, (piodaudo ralu- 
cida a una (jstaciun para las caravanas. (Slerasid, u, 453.) 

LABIDBNIA 6 LABDEXIA (^r^'^V P'^S'- '^^■ 

Debe ser el mismo punto (juo despues, pa«:c- 116, dice jAichdenia o 
LacMenia, que algima vez henios sospoehado si jioch'ia Hev Liisitania. 
Poro Ebu Adzari cueuta la inisnut avisntura que nuestra Crumca diee 
babcr aeontecido on esto punto, y ailade (pie lU junto I'l Guadalajara, 
6 A lo m6iOH hAcia aquella parte, y eu c3to ch30 no puedt^ outendorHc 
Lusitania. (V. Ebn Adzari, ii, 75.) (Jon todo, el Wimi, qxw se su- 
blev6 contra Abdo-r-Rabmen I, era de ente piuiio, y aegun He des- 
pronde de nuestro anouinio, liabitaba lulcia Mi^rida y Ooria. Oomo no 
existen datos bastantes para revolver esta cueHtion, jnies solo tenemOH 
ligorisimas indicaciones , nos abstencmosi de inayores eonjeturiVH, cou- 
tontaudouos con apuntar la duda. 

LAGO C^;^^. Al-Boheira], pfiginas 21 y 22. 

El lago que se cita en nuestra Cr^nicu, y junto a! cual , segun la 
misma,"e di6 la batalla entre Tdrik y Rodrigo, es, sin duda, el lago 
de la Janda, lioy desecado y en cultivo. Hwnos llegado a dudar si el 
lago que so cita seria otro, no tan extenso, que hay en las Uanuras in- 
mediatas al Guadalete, y asi lo bemos indicado cu la nota 3/, pigi- 
na 22; mas lu6go, reflexionando con detonimiento^obre lamarehadel 
ej6rcito deTarik, crcemos quo cl lago no puode sor otro que el de la 
Jamla. En efecto, ganada la batalla, Tirik so dirigio A /-icija, pasan- 
do, segun nuestra Cronwa y Ebn Adzari, tomo ii, p4g. 10, por la 



258 fNDICE 

Angostura de Algedras. Desde el Giladalete liasta Ecijd Mo hay que 
pasar angostura algima, y ^i la hiibieraj tio es probable que llevdra el 
nombre de Algeciras en punto tan distante dc aquella ciudad. For el 
contrarioj si la batalla se dio cntre Algeciras y Tarifa^ tuvieron que 
pasar^ para dirigirse al Norte ^ una estrccha garganta para atravesar 
la Cordillera Penib<5tica, 

LUCHDENIA 6 LUHDENIA (^1^V p^g. 116. 
V. Labideinia. 



LUGO (v^l Luco), pdg. 193. 

y. Al-Makkari,i, 174. 

LYON (jji_^, Lodzon). p^. 191. 

V, Al-Makkari, i, 173. 

MALAGA (*^U, M^laka), p^g. 25. 



MEDINA (^'.-X^), p^ginas 54 y 56. 

Ciudad dc la Arabia , cclebrc cntre los musulmanes , pel' estar alii 
enterrados los restos de Malioma. 



44 I 44 



MEDINA SIDONIA (^jvXi^ ^»p^, Medina Xedona), pag. 28. 

La Asido de los romanosj capital de un distrito civil j y Kn5go epis- 
copado en la odad visigotica. El Sr. Hiibner, en su Viaje epigrdfico 
pm' Espana^ ha cortado las dispntas que Medina Sidonia y Jerez te- 
nian sobre la situacion do aquella ciudad. 



*• 



OTESA (^-i^, Mentixa), pag\ 88. 

La Mentesa que en la pagina indicada se cita es la de Jaen , pues 
dice nuestra Crdnica que cuando Yoijuf y As-Somail se acercaron k 
esta liltima ciudad , el Gobemador so refugio en Mentesa. Tambien 
Ebn Alabbar (pAg. 97) oiienta que durante la sublevacion dc Omar 
ben Hafson se apodero del Castillo de Mentesa Isbac ben Ibrahim 
Al-6kaili , y alii se defen'dio contra el rebelde. 

El Merasid (m, 155) dice que ((Mentesa es antigua ciudad de la 



geogrApico. 259 

Cora de Jaen, muy fucrte j situada eumedio dc jsirdincs, arroyos y 
fiieutesj y que otros dicen que corresponde d la Cora de Xatibaj) Esta 
ultima indicacion pucdc liacer sospcchar que los arabes conocioron la 
Mentesa Oretana^ quo cstuvo situada en Villanueva de la Fueute, ftl 
poniento de Alcarazj segun descubriiniento jiioderno de D. Auroliano 
Fernandez -Guen-a, obtenido con ol estudio do los msos Apolinares. 

MBRCH RAHIT i^^\j ^y, Pradera de mUit), pig. 63. 

Llanura proxima i Danijisco, dondo se dio una faniosa batalla en- 
trc Yemenies y Modharies, en el ailo G48. 

MKRIDA (^^U). 

MESOPOTAMIA (^jJjf^l Al-,Cb.ezira. la Isla o Peninsula), pa- 
gina 17. 

MOGUILA (i>^y^)> p^g- 75. 

Moguila 6 Maguila es un territorio do Africa, no lejos do Fez, 
donde, segun parece, estuvo Abdo-r-Rabmen algiui tiempo antes de 
venir a Espana. 

MORON [)_^jj^> Mauror), pAg. 92. 
NACDORA (i)j^], pag. 49. 

V. Bacdoka, 

^ 

NAHRAWAN ( j^j^^ P^g- 43- 

Bs una comarca del Irak, entre Wagit y Bagdad, oerca de Ma- 
dain. 

NARBONA (i-'^y.jy Arbona), p^ginas 38 y 52. 
NIBBLA (i>i^. Libia), p^ginas 30 y 98. 

Una de las muchas IMpulas que tnvo Andalucia, y precisamente la 
capital de su mas occidental territorio. Fu6 silla episcopal on la edad 
Yisigotica , y conserva monumentos oristianos del primer siglo de la 



260 fNDICE 

Iglesia. El Sr. Fernandez-GueiTa ha publicado en los Monummtos 

arquitectdnicos de Espafla una curiosisima inscripciou de aquel tiempo. 



p 



OHOD (wX:^!), pdg. 67. 

Monto situado a seis milks de distancia do Medina , dondc perdio 
Mahonia una celebre batalla, peleando contra sus cnomigos de la 
Meca. 

r 

ORETO (-WjjV Aurith 6 Auritho), p^ginas 97 y 102. 

Ciudad importante en los antiguos tiempos, y capital do la Oreta- 
nia. Estaba situada a la mdrgen dcrecha del Jabalon , doudo hoy existe 
una erraita llamada do Nuestra Seiiora de Oreto, frente a Granatula. 

ORIHUELA (^^j^jl Auriola), p^g. 26, 
ORX {J^\). 

Abdo-r-Rabmen I desembarco en Almufi^car; fiie despuos, segun 
Ebn Al-K6tiya k Alfontin, que se liallaba en las cercanias de Loja, 
despues a Torrox. (V. oste nombre.) Ydcjuf Al-Filu:i le mando emisa- 
rios para concertav con <^1 la paz , y cnantiosos regales j mas el que los 
llevaba, deseonfiando de quo Abdo-r-Rahmen aceptase las condicio- 
nes que se le proponian, so quedo en Orm 6 Ara;^ en las cercanias de 
la Cora de Rayrja. (V. paginas 79 y 80.) Debia, pues , este punto en- 
contrarse muy cercano a Loja, Archidona i Iznajar. 

PALESTINA (^^^JoJi, Filestin), paginas 63, 81 y 82. 

Los arabes de la division 6 chund de Palestina, que vinieron i Es- 
pana, se estableeieron en la provinoia de Malaga. 

PALLARES [J-J^,, Baliares), pAg. 104. 

PAMPLONA (^i.^0, Banbelona), pdginasSl, 38 y77. 

PUERTA DE ALGECIRAS (^jiy^\ ^-t, Bab Al-Chezira), 
p^.24. 

Era una de las puertas de Cordoba, 



GEOaUAFICO. 261 



PUERTA DE LA ESTATUA (jjy^^ > ^^W. Bab-as-Sora), pd- 



gina 24. 

Una do las piicrtas de Cordoba. 



PUERTA DE SEVILLA (^Vr>^^ ^^^., Bab Ixbilia), pdg. 25. 



En Cordoba. 



RAYYA [i^j], paginas 23. 25, 64, 79 y 108. 

Mr. Dozy cree que debe leerse Bei/^o 6 Eegio, j con efecto, en lo8 
primoros tiompos pareco que los arabes escribian yj, Mei/o, segun Ebn 
Hankal, citado en las Recherches, BCgunda edicion, l, pag. 321. Era 
el nonibre qno daban d la provincia de Malaga , 6 a una gran pai'to do 
olla. La Medina, 6 capital de esta comarca, fnc primeramentc Archido- 
na , como aparece de Ebu Al-Kotiya, fol. 1 1 vuelto, y despues Malaga. 

RIF i^.j)- 

Costa de Bcrberia. 

RIO DE SIDONIA (■^i^>X^^), p4g. 63. 

Es el rio Gruadalete. 



RODANO [i^:>jj), p^g. 191. 
y. Al-Makkari,i,173. 

RUSAFA {*^l^), p^ginas 101, 105 y 106. 

Los califas de Damasco tenian una posesion de recreo cerca do aque- 
11a oiudad, que tenia por nombre Rusafa. Abdo-r-Rabmen I fundo 
otra en las inmediaoiones de Cordoba con igual denominacion, y una 
tercera habia en Valencia. (V. Ebn Alabbar, p4g. 190.) 



SANTAVER ('^. yf^, Xantaberia), pAginas 102 y 104. 



Hoy Caistro de Santaver, cnmbre rodeada por el rio Gruadiela j en 
forma de Peninsula, 6 mejor como una hoja de biguera. Por la parte 
del N. el^vase muy escabrosamente el cerro dondo estuvo la ciudadcla 
de Centobriga , derramandose cl pueblo por la llanura que hay al ^\L 



26? fcTDICE 

Desde la altura del que fue alcazar ib^rico-cclta so descubrcn los lu- 
gares do Alcobujatej Canaveruelas , Bueudiaj Corcoles, Alcocery Sa- 
cedon , ciiyos banos se hallan a un cuarto de legua de Santaver. 

Existe tina grande muralla dc hormigon , con trcs torres. Yalerio 
Mdximo nos lia conservado la memoria dc haber Quinto Mctclo dcsis- 
tido del cerco de Ccntobrigaj en la guerra de Celtiberiaj porquc los 
ciudadanos seliaWan apoderado de los liijos de KetogcneSj que mili- 
taba con los romanos^ y habian jurado darles mucrte a vista del pa- 
dre, tan pronto como el arictc desportillast? la miiralla. El academico 
D. Jos^ Cornide se eqiiivoco identificaiido a Centobriga con Brihue- 
ga. Un detenido estudio dc los aiitores autiguos y do los liinitcs de las 
regioncs ba Uovado al Sr. Fernandez- Guerra a rcducir con decidido 
couvencimicnto la ciudad celtibera al CastTo de Santaver, 

SEVILLA (^ir^l Ixbilia), pAginas 28, 29, 30 y 31. 



SIERRA (iSH^r^,Sajra). 



En la pag, 38 se designa de esta manera la sierra de Covadonga, 
en que Pelayo se defendio victoriosamente. 



•* + 



SIDONIA (^Jj^x^, Xidona). 

Mr. Dozy^ en el tomo i de sus Reclwrches, segunda edicion^ha de- 
mostrado que este nonibre se aplicaba por los arabes^ no a nnapobla- 
cion determinadaj sino a toda la comarca; que constituye hoy proxi- 
mamente la parte norte dc la provineia de C4diz. Cuando qucrian 
expresar la poblacion, decian 'i^j^>^ ^i'^^f Medina Sidona, la capital 
de Sidonia. Mr, Dozy cree qne el nombre antiguo de Medina Sidonia 
era Calsana. La epigrafla ha demostrado que cl nombre ib^rico fue 
AsidOy y que Jerez se llamo Xere^ Sadiina^ 6 Sidonia , para indicar 
que esta Ceret era del territorio Asidoneiisej a diferencia de la Ceret 
celticaj que era Jerez de los Caballeros. 



SIFFIN (^^^), pdginas 65 y 66. 

Es Tina Ilanura cercana al Enfrates. 

SIRIA (^IJl Ax-Xam), pag. 18. 



geogrIpico. 263 



TAJO (iiowb, Tacho), p%. 50. 
TALAVERA ('^i^), pAginas 30 y 50 



TANGER ("is^, Tancha). 
TARyAIL iSlr^J^), pAg. 23. 

Alqueria de las mmccliaciones dc Cordoba j no l6}o^ de Xecunda, El 
Calendario dcAribben Casidj publicado por Libri (llistoire des scien- 
ces mathimatiques) y lo llama Tar^iL 

TARIFA (^ir'.j^ '^jij^> Chezira Tarif.-La Isla do Tarif), 
pdg. 20. 

Asi llaraacla por habor dcscmbaTcado alH Tarif cuando vino a ox- 
plorar la costa de Espafia. Antes, segiiii paroco, se liainaba Ma <le 
Andalus. (V. osto nombro.) 

TATLIRA {ijt^), p4g. 182. 

Asi llama Al-Makkari (i, 166) al pueblo dojulo Cni hocho piisio- 
noro cl (xobernador de Cordoba; nuestra Cra/iiea dice Caialahera 6 Ca- 
talhera. 

TOCINA {ioUJs, Tox6na}, pagmas82 y 83. 



of. 



TODMIR (j^^). 

Oomarca de Miircia y Orihiicla, Uamada asi tic Tiifiodomiro, gober- 
. nador 6 oondc godo, que la defeudio dc los musuhuanns y (luedo en 
ella como tribntario,cn virtud del pacto concortado con Abdo-1-Aziz, 
hijo de Muza, que publico Casiri, tomo n, pdg. lOG. 

TOLEDO (ilkit, Tol^itola). 

TORRE DE 05AMA (iJ^\ ^J, Borch OcAma). 



Estaba situada entire C6rdoba y Almodovar del Rio, scgun aparece 
de la marcha del ejercito de Abdo-r-Ra|imen contra Yocuf, p^g. 92. 



264 fNDICE 

TORROX iJ^J^). paginas 76 y 80- 

Aunque hay una conocida poblacion del niismo nombre en la costa 
de Andalucia, el punto designado do esta suertc en uuestra Cronica j 
en otros autores drabes debio estar situado entre Loja e Ixnajar. Be- 
gun Ebn Al-K6tiya, Abdo-r-Ralimcn I dcscmbarco en Almufiecarj 
vino a Al-]?ontin, y de aqui a Torrox, En el afio 281 dc la hcgira sa- 
lio Almotarrif de Cordoba contra Omar ben Hafsoiij f\\6 a Iznajar, 
de aqui 4 Torrox y luego a Loja. (Notas 4 Al-Makkarij traduccion de 
GrayangoSj ll^ 453.) Esto lleva a reducir la ignoruda poblacion a las 
grander niiuas de Belerma y del cortijo de la Torre, a dos loguas al 
])oniente do Loja, en direecion dc Iznajar, en donde ol Sr. D. Ma- 
nuel dc Cueto, catcdriltico de hebreo de la univcr.sidad de Sevilla, 
descubrio una interosantc iihseripcion del tienij)o dc los Antoninosj ex- 
prcsiva del valor que entonce-s teniau muchas piedras preciosas y al* 
baja8 mujeriles. La Academia dc la Historia premio cste trabajo; en 
el Viaje epigrd/ico de Mr. Hubner ilustran el monumento cl autor y el 
sabio M. T. Mommsen, 

TUNEZ (^y, Tune^), pag. 17. 

VADO DE AI9ON i^jr--^ iU^l^,MajadhaAicon),p{ig- 104- 

Vado del Ebro, ccrca de 2ai"a^oza. 

VADO DE LA VICTORIA (^\ L^^Ur^, Majadha^al-Fatli), 
pdg. 73. 

Este vado, scgun dice Ebn Alabbar (ed. Dozy, pAg-^5G), csfcaba 
junto d Cazlona, lo cual indica que era del Guadalimar nids bieu que 
del Guadalquivir. 

VISEU (^jU Bazeu), p4g. 193. 

V, Al-Makkari,i, 174. 

XECUNDA (i,xai.). 

Alqueria situada d la orilla izquierda del Guadalquivir, frente A 
C6rdoba, y que llego d considerai'se como un baiTio de la ciudad 




GEOGRAFICO. 265 

cuando ^sta creci6 eu poblacioii 6 importaiicin. En una nota marginal 
de uno de los MSS. de Al-Makkari (V, la odicion de Leydeu^ to- 
mo Uy pdg, 126j nota.) se dice que el nonibrc de estji alqueria queria 
decir Segiiiida (v^O? 7 pi'obableniento designaba la seguuda niilla, 
asf como babia Quartus j Quintiis para indicar el cuarto j qiiinto nii- 
liario. (V. el Calendario publicado por Libri , eu los Api5ndices h su 
tomo 1 de la Hutoria de las cienclas male f mil teas en Italia,) 

YEMEN (^^,). 

Ai'abia Fcliz, 

ZARAGOZA (i^.3j^, (^'arakoota). 



la 



tie 



l^hX^^ 1 ^ v^ 



f^jy^n^ ^ 



/ 



41 






*• 



^% 




u^ 




J 



o / 



i>JSS>4, OXWI *X^ . w& 



!^ 




^U j.U^_, Lijj! Ul. 



I< w," 




0X3 ^'Ipl jyy 




1^ 



IV 



ij^V^ i^-i' 



Ui 




s 




Li 



«» 



lvVl3(^->j'^^J^i ^ 



l5U1 l; 



A* 



»fr 






4 



^J 



*■* 



ISj^ ^ ^iUl^ »J^ ^ jiJ ^o.=sr^i^ 



nf 



JU" S!i\ i^j ^yi\jJ\ ^j^J\ JK^ J ^5 






^^^^^ isLlii o^JJJ 



•• A 



lT" 



U51 ^]y ^ c j>1j ^.xox- 






jwv^,s^ islwssr^ UjDj 



j^U JJ .IL o-*li ^ 




6*— Ai^a * r^lj 



** * 




d^j 



J\ii. ijy jL.^\ W >J^. 



'L-^i 'ijya 0>]j 0>^ 'i'-' 



*» 



OJ 



b ^ 




^J>13 (****t^ '^1? 






i iX^ 



O^ 



^!^ V^ ^ LL-U^ Ji 



* F<51. 117 r." 



nr 



pLss. 1 \h JJt-J 



? Jj^r^ 






iU I 



^^ (sic) ^.jt Jv l^ 







j^\ ^ 






tlr^ 



i-J 



Ul 



■:^ o^^ 







*F61. 116 v." 




Jo\ U jjj.151 L^ ^ 







c 



JjJL 



L 




44 



** 




«4 



J 



1 



b 



44 



^J 





f * 



J 



1 




4* 






c 

c 



u 
iu! 




t 44 



l^.^^ 



J^ ^>Jj (^ 






C 



% 



1-3 e^?-; 



^ 



i-h 




iJ^JT' 



-} . 




l. 



ij-:". '«>■' ■>;J^ 



si 







^jy 




! 



C^ -"j-^^ '-^ rj^* ^ 



+» 



nr 









^,i)\j-i^ c^-^. ^ U.1 




i^oli 







" * * F6L 116 r." 



^)\ ^^y^^ -i^y- s»U- ^ Si ^^\ 







4 f 




«» 



^ 





ni 



t^- 




U ^^- ij^ 



4+ 






^J 



li! 




,' • 



\ 



** 




1 



it 




^ 



*t 





i ^ ^li (i) ^i 



4 4 

■3 ^-^ ^^•^'■^^'^j 



^\ jh — ^1 ^ jk ^1 ^ 



^^1 ^u 




\ 




^K 



^ 



^^^ 



d 






I *» 




^ 



crt^ 



^^^Ij^JiJb *^^ 




C^J 




*f 



c 



i;ii;^ 




^ 



r 




*t 




Jjo 



"^LL 



'J 



G 



!_i-jL 







d 



OX 



t« 





4* 



>..j^ ,y^.. ^b 



1 




ij^ 



^.^_^_«j1 



j-^ 




* t 



I* 




.w 



(4) MS. ^ 



n 



liU^l 



** 



tf 





4» 



^l^^ U^ ^\ J: 



tt 



^W 



'j; 




\: 



x^ 







44 



«l 



4* 





^^ 



4t 



!r" 



=-;^ 




LJU^ »3^J1 .^iO.' 



l^J^ (i, ^1 J^l; I 






u 



*t 



t4 




4t 



j1 



n 




r^- 




i» 



^>JC?^ 



li s^i 



^^^^ V 



#4 




44 



it 



ft 



*i ^1 






41 




; 



4* 



|4 



^ 




44 





\ U 






u 




i^ 




f-*^ c5^J*^ (Jr^' 



II 





K 



A* .lO U 



d 



iliCJl j^ ^^ J;**-"'^ *J w~t^ Urfj 



^ 



U^ 




l^ 




44 



^> Jj^ c;^^* <^^ ^^ 



^^^j u5y^ c/c^^^ fJ^-^ 



*i 



(J 



t4 



j^.y 



44 



O! .u ^ 



(1) MS. ^Jili , lo cual es incompatible con el metro. 

(2) MS. vj:^^ 



20 



(651 



^-4- 



..tw-J^ 




J. 



• Kl. 115 r.- ^jl_i' J_J=J' Lii^ 







i_:1 






J 



J\ . ■■ ,\ 





V^^* 



^^ / 





i^ 



ft 



^O^Wl^. C *^fl 




l^pX,^ iA— Ji^ jwtwj:'^ aX^\S 



/ 



^ 

• 




-- 

-^ 





:a_js 




4» 



tt 



U Ub 



*■ 



^' 




; c^l ^"^J^J^ 



.%^\ J 






^ 



3iW^ 



J*^ 




%^\ 






* F61. 115 v." iv^^ *j'r^^ U*^ ^ l^lAsi.'^ ^J^ ^3 ^jj "J ^ 



l^^lLs ^1 jt^ jW' 



a^ Jl a fr J.I Q ... c . ^^)^^ 



^.jLI 




^- ^^ cT^ 



^.jU^^ J ^^Ar^ ^ ^y uT" l/^- ^^ C/" 



If 



fr« 







^* 



*1 



^ ^ 



•A 



|CsA 



i^^^\J^\j^\J\^^J^ 



ij^^ ^. l/jr^ V^ 




r 






cx^ 



#* 




+ » 



^ii^fc^^ ^ J 




;\ 



(t 




^.X-X-x^.j ^J^. JJ 



/ 






^ 



;\iU 




ojJ 3 



*l 





^JU. w^ 



t^J^ 



^ 

w 



4i 



4 «« 



^j_=._j_;_j ^ 






Oj*5^l3 



O ^ 



i)jr-^ J^ J 



\ 



J' 



1^ KJ^ 1^ 






C / 









t» 



f I 










t^ ^ 




4* 



i> 




^ 






,^_^-i-4-^ ,J-ir^ lyb 



44 









\ 



^ J'' ^ 





-^ 



|6V 



' M-^'^ j:^^ J^ '^J^. ^^J ^^ ^^ ^^\ 



-«w^ 




* Fa 114 V.' 



^l\ \lj,jy^\j ^U^j, ^ly^j Jljj^j f^^.J^ ^\ 



■iUii 







(2) 



^_^!xsr^! ^^S^l? 'i^^^LJl 'iSj^Xg^ oXJ^! >,j:^'o O^vvwJ! 



(4) MS. :>jj\j, y encima Ja, paraindicarqiielapalabraestaadulterada. 
(2) MS.v^-^' 



m 







^, SiC. Ji »Jl^ J^ J 







\ 



^Uj ^b\ J^i^ui J ^ v-^^ * j.A^. jJ 6 



' * F61. 114 r.' 



j:'.'^ C^ uT^- 



._^ ^UJ\ -^^j y UJ\ "^^^^ 2:- jvV-W^ 



^^^ c^ J^J ^^^ ^5-^ u5^^ c^^l^J^ c^ J^^l? 



^1^ ^lk^\ ^^;^_^ ^^"^Ij ^\ J y^^ -^^l? J*^ 






iJs^j^\^\ ,^jAjr>^ c^J^ "^ ^l;*^ (^'^•^-5 ^-^ 



J,*;=r^._yU^.yj *i^k^ M ^/\ ^3^^ ^ ^^ J,^ 



1 



\ot 






_^^1 ^Nb c^_j J^ J^l-^ J 6i^'^^^^l ub^'^ 



* m 1 13 V 









jJo \^j pUxU"^ ^j^ Jy .^.^^ Jl* ^_^1^^1 






iw^-c^3 iJ-U jLaw is^xsH jUwj iw^j St^i Ov^ ^^5yij w 

U U!;^ ^1 'i^J^\ J ^^^ ^ c^'^ >^ J^ ^^M 



'^. 



r 



I Of 
















\^r 






* Fa 112 v" ^'^ 



■''j\jjr^\ ^-) byL^J^. ^..5^^* ^^^ ij^ 



.-« * 



*t 






'^ ^ 







15 



JuYi ^c^. ^ ^^^ J-iYi i^^r^. ^ L 



JjJ OJ oXj iJo^ 




* + 






u ^^ »IV % i lJ\ wit ^^ 



j J-.. ^ ^^-*- J J, 1^ ^Cj, ^ ^^_j_., ^ 










l^^U^ yxiJj IvV J^j ■^'.'^^ '^.^ ^jJ^( ^L:LiU 




{1} MS. ^^j 



i^r 



^ pj, J J^bi^ J>*sr- ^j> ^ J,^ w^ ^JaJ ^'>^ 



U\ 



g^ J 60 'iiJl, JUjj ^U »iJl ^ J^jJ^ p^iU J* 



J^ uK e;^ jj^ W^ ^^' e/ *^ -^^ ^-3 ^J^^ 

6i5U iJ laisr^lj V ic;'^ 03^ w^. ^1>J^ ^"=-' ^_y^ 







(1) MS. sU^; Cf. Nowairi, Hist, de E$p., pag. 475 : ^^ i^ 

19 



u 



m 



u^ J^ ij^j ^^^ oU^^ Jy ^^ J^. ^JJi\ 



^\ y\ j\^ i^j J^=» (J ^l-i)l Sj^^j ^ ^^ ^,5^ 



^ ^ ^^5^ iji^j ^ j^ U^ Jl J 1 U j! ;j^r^^ 
^y ij^ ^s^j J^- cT^ c^ ^y^^^^ ^^ ^j^^^ 



(i) MS. *ik;'j 



I* 






'^ ^Jj ^->- ^^ yj o^i ^^ ijt*-j i^ '^ 

■^\ SU^ \> ^\ ^1 y U j.U^ j> ^^ ^UJ^ ^^ ^ 



J 



t # 



^M^ 



iSU 2;- ^^ 'L^J ^.SiJ^ ^t<Ji ^ waiU i^^ 



JOD * 



:>:i,lij;, ^% J o*5lii'^^r ^1 ^"^\ J *^^""-- 






'<, 



1^ 

i 



(p MS, ^j 



in 



Mr 






^*^ (j^rr^J 










«.,^- 




Li . CJc\ 









> 

^ 

t 



If A 



l^\:> fJ^\ AiA j^^sH bli [ijj,^^ ^j ^jy}y!^^ ^^ rj^ 

J La>i^ ^ u/i^ 6^1 ^yi j,^ Ly \:^j _j^ liu 

Us Jlxi ^Syi JiJl .^^JlIj (J ^( \j^^^j j^\ 



J, 3^ ^T J\ ^j l:i^t ^\i^ ^. J^ U>t J 







^ j^ 



.Ci3\ J (i) i\i^=ai' ^ y^ ^ j~^) .>^j 



JyJ\ J ^^^ ^ ^X3i 2:^ >_J*^ 0-4 ^v=^^ 









if 



u ^..u ^:j ^,/ y 1 .^. /u, ^^ ^\ 4 



p^. v^^Juil j^^ ^u J,l ^^/w^ ^" ^b^ j^^ JA 



(1) MS. i!LG 



tfV 




\jj>\ ^J^J!^ ^j^ i^u (jj,_^i u*,s^ (j,j.cij! 3j.jj &JW 



* F61. 110 



'•" jW^ u^J^ ^^^.jt^^LT^^'^^ W.^.^ ^c;^ V 



liGS 




ljj\ y^ Jyj.j J.vsr-^^pl^i ^ ^AjS^, Jx^ 




(1)MS. Utj • ■ ^ 




\n 






^ i^\ u j.^=^ «jOb jjs^ LcU 'iiSj 3^1 j^i 



jc .^^ Ui •^_,J ^jUi'^i, ^:^^ J^ ^u^T 



^U bU-^ ^_^t^ Jl::^ iJ^ ^ liJ^ i^ 








T 



J\ ii ^:Jl^_j J 6^ J^ i^ >^i ^5^^j ^j^' 2r-^ 



J\ 



J^ 






d 



#t 



6A)J*.^i> 



*t 










^ J i;^^ JU JU ^^ ^ ^ li^ ^^j5 ^^ ^^.J^J 



■¥ 

S 



(1^0 



U U-^ij L^l ^^ ^^ (1) J^j 'Ucji] ^ ^,j^ S':> 



\jXs> s^^Ur^ffl j^^\j ^^^^ ^:>x^j o^y ^-^^J 






L^ oX^jii »^ lj.x:& oXJ ^^. J iJl ,^y^j^ iiiLj! 



^-^^ J^ sOr^^ ^>^c^l5 vj^-u^^ ^ L^'l^c^^li 



,J o^^ '^ ^^^Xj^ ^..L^CJi i^wv.^, ^ >^t£5'^^ '^^jr^j 




As. yu.j v^ \y! (j3^ oXi pU^! JU .^Uy 



(1) MS. r^ 



\ff 






v^fe'a^U ^^ (1) ^^ JiOj ^ ^^ ^C Ji ^jjf\ 

















F61. 109 r." 



jiJS^ ,^y J ^ik ^1 ^libl^^ ^r^ ^tO'U^ 



(i) MS.^ 



48 



\fr 






4« 



,.5^1;^ 




it* 




«* 



^.W.^'^^j J^ J i^.); ^^o._^ .^X^ i^\ bbb^ .^^ 6^ 



4t 




* F61. 108 V 






E 



il 




UL w Wj Uv ^Ji c»i HO, UiJiC 



<^" ^V_^J L^^V^ ^ 






^ ^-5 ^^ ^ Jj LjJixJ! li;,! L^ ^.jJLsjL 'i^ 



(i) Falta la palabra iii! en el MS. 



ifr 



J- r^>. |-' ^^^^5^ f^^ dr' J ^J "^-J '"^^ 



h\j ^ ^U J^= ^^ .>-"-^ji »^ »^ ^ 



I » 



i^^^^flJ 



^■b 






* * F61. 108 r.' 



U 



L jlii iO^ 6ii\ ^ A»sr^ j^^ i^^^ *^^ ^'^^ ^ 



^y ^^.j 1^. J^^ ^^ M- ^ ^^y V^ J^ ^^^ 



i^U y\ v-^b-S" i^r- ^y ^^^ ■^i'- '^^■J-' f^-^' ^^-^ 



* FiSl. 107 y." 



Ifl 







I 



Ju! 



ivU 



'^ — •J^ ^.11^ jo" 21! 





i^j ^^ 




14 



u 



!^ ^ ^* . J /*'^(2) ^^J.^^ 



^b^ Jiwl J 




>j lx^[) iijJs 






u 





iljli" ^ 




^ ^-^ ^ o/L^ 



U'_^ ^Jl\ ^[^j jjy 



It 



il 



iJb^ Uil^ liu-Ai UL^ ^^^! j^ ^ ,X>.^sr*^^ ^1^ 




(4) MS. 4;^ 



(2) MS. ^bj.^ 



(3) MS. b^ 



\f 







^^Jl, ^l-^^L ^., ^^ ^j^ J- LCL 



** 










/^ c * 






^\j ~^A M S^. dj (^ ^ ^"^^ >1^ 






.J\ ^^.j.J^^\ / ^ ^u J^\ 



JUi ij\j>J 



(1) MS. C=cijt (2) MS. ^^Liy 



in 



f^r^J ^W^' J^..y^J *^-^^ Aj^ ,^*-^ Mr*^'> ^ 



j^\ ^ \jJ>J^j iiH] \j:>j£, O-^-^ ^y^\ ^J^<sr^\ \J 



L)»X) j^ \jy^ Xs ^^ JUXj^JT Ic. C:-^-^ -^ -tfT^^l? 






^IL ^4-:^ ^'^ t^^ iis-^ "i^ J^. Ji(i) ^^^ U^j 



* F61. 107 



(i) MS. *^j (2) De Ebn Alabbai*. El MS. dice JXj» 



14*^. 



-;■ 



\r^ 




\j ^]j ^U^'^ ^ J-^j, 




J 






^H^^ 



J 




*4 



■J iv<s-: 



^;>^, 



^ 




Ul.^ ^^^^^U\ ^_^i ijjil ^J 

yjJL j>i^ j=jj5^ jy '^^= 



* F61. 106 v." 



•^\ o^ ^3^^ ^h ^ >j-^c^ ^j!y' ^-^ ^ 



^^^ j_^^ ^ b^U \j^^ ^^ t ^<^ c^^" J^ ^^ 



*i^U JjB^ 



:5 



IJ ^\^\ J^ Ui 



(1) Falta esta palabra en el MS., y la reemplazamos siguiendo k Ebn 
Alabbar. (2) ^^- ^^ ' 



trv 



UJ ^"bsjfc^ (jT^^ -i 'wsUj^ UJi^* plwa^l liixS! ,-0 



jUi,^.^^ J 







iJLL^ 6ii\ !,_ l^^ Or^ ;^ J^ 




-J 1^^ 



^ IS 



>* I /ll 




p 

A 






, »i5! ii 










^"^ J ;.:;^=^j ^^^ oJ' ^j 



^^ e^ L^^^ ^^^ J^ 



^ 







\r^ 



^^ ]^)^1 ^^^ 4^ * Oi)j J!^' ^ ^:^^ ^^^^ * ^''- '''-"' 



r 

J\y Uii iJi=-l', ^^^ ^j %j ^ W^ J-J^ J^^ 






y\^j\j., U.)\ ^.j^j^- \^^ ^^ ^V^ ^^^^^ 



Jjusr^jb:; ^"^ ir"'^ ^ bl/^ "^ ^'.jW e/^ '^.J*^ 







\ 



■ (1) MS- (./Jl 



r- 



tr^ 



IS S,.^ ^^\ LG ,1 LC ^( 



L^=i_A-^. Ut — 5^ ^h\ ISU-J 




C 




'w-,^^ -vO-^l jil_=s. 



^_^* jjy Lusl^ 3w^^ Jj^-^- 

=^.J^ ^.J-^^ J'^- ^^ 



I 



— ^J3^-Ji. 




Is^-U^ ._^^1 j^.l^lM 



^.-^ Lj^j^ ^1^ IbA^^ i^^ ^:i\ ^ S^ ii ^^j 



6Jj 



u^ 



^aJij ^jj^ ^y^[^ lO^ J* J-^ ^-^^ '^ ijLvi i^LiwOa 






\rf 






^ c^j ^ o>L^Uu ^j 4^ j^b J^^ J^ 




i^sJ^Lj. oJ^ l&=iL ^ 



(^ 




r..r^ 




^U |^y^^.-^\ ji ^^...-rsr^ 



^ -f 






J;^ ^j 



D^L-^-A iw — :=. hj^ ^^-» J.-ii' 

l^=H:L {{) o/b J^^ ..j!^ ^_^ 



(i) MS. .iOi 



\rr 






.. 






L&;L.^2-o^ »^l^^i> V,'— ^ !^1?-^ 



1 




(1) MS. ^=.iiU (2) MS. Ujb^ 



\rr 




J^iJj 6J w^ ^^ ^^^' ' 2, 



^J^^^-« 



ShX-'^w 



^ 



^^ J .jLC ^^_^ ^C\J ^\j 4^ o/i ^^^^^ ^ j^^^ 



J i^l^ ^^ o>^jii i^ ^^ ^^^ -^ ^"^^"^ ■ -^ ^^ 




^ ^J)^U. ^ 



^^U iJ ^::£;U jA^l ^O J UU 2^-^y ^^J^i^ pJl 



^^ -i^^j .yj ^r ,y ji,\^ ^ ^ ^. ^ ^1 ^L 



ui 



j^^i ^5 



j^ ^b clxj^ »^ 



0) 



l6\ 



V 



U^S> j^jt^j:^^ c>^l 



■ 



.d3^ C>^"^ ^^j 









» I* 




vw» UoL)i 



V 



U.|^ .xw_^\ jL^.j^ ^ 



L;^^ 







51^^ c 



o^ 



i:^ 




l^^L^ i^ 



.^''^ 



* F61. 104 v." 



(!) MS. UsU 



in 






I 



,t." Oili 



CjJJO 





^.x^ 



I* 



»^ 




■■ c/* 






J-*1jo! 6j iJ^ 




I 



■i^i 



\^ 



^^' ^J ^ 



r 



* F(5I. 104 r." 






44 






L_5 ^j6« i-i-Ac. 






jUi 



» 




ili ^lib O/Jj Uii Ls o^^ ^ ^' 



l^ 



■>^' ^ 



:>^ ^^ \jk^ U ^^^ ^ ^^l y ^1 






\ 



)jj^^ io'.^£i.y i^ O-^-^ 



J iJ^ ^" 



(1) MS. cJjJ 



\r 



\ 



4r 



«^ J,\ :>U ^^ i^.^ b^j * \^ ^i/v. ^ J\ ^y>\j i^^ * F61. 103 v." 



J,\ Jj)\ w^-U ^/^ ^U, ^\ ^U^U ^; 



^ ^^ M ^j\J\ J ^v c r^^-^ ^^^ 




.j^\ jj'jAj Jj»! Uaij <^Cj> i^ \y^j iJti^ U^^_5 j^yi 



r- 



" A 




(d) MS. hy^ 



in 



J^ .^XJi iJhi:.U j^ [^ l^" ^^ U ^^ jjili 



-^ *\!^ ijCsli jiJ^ oXJi ^1 ^^ iv.«ij rTT^-? ^J <3 



^] -AjJi\ ^y Jl lo J^ Jl. jil^ Jb;^ ::iib ^^ ^^ 




j^\ Job. Jc LL.y ^y Wl ^ ^1^ ^4^ Jc i^j^% 



oj_ c>^ f^'^ 'iyu-j\:> J^ J^ ijl^^' l^x,*^.^^^^] (1) 



(1) Falta en el MS. Acaso diria ^jU. R. D. 



^•^ 




\r^ 



^j x>.\ iJ^^. J '-^^ i'>^ 'i^jX\j c^^j^^^. '^^^ 



'4)^1^ ^/^ ^j^ ^^V ^^^^' ^ c^ "^^ 



J^ ^ ^^ ^>1 ^ ^'1^1 v^ e:^ ^^ 

^_,^ ^^U^ ^\^\ ^ ^^U ^i.U ^\ J\ j;»51 

(l)Faita una palabra en el MS. Probablemente ^jc. R. D. 

10 



irv 



^^' ^ 2^ J^ «^j ^^ u *:o.^_; ^^^ ^cJ! ^r 



J! jUi Ub U/i ^ci3! Jj J ^1^ i^ j:^ ^[J\ 










I 



J 

i 

1 
[ 

P 



in 



^■U^ Ju ^j:^j ^L^ SJ\ w^t^^ ^lii^ ^^^i 



^sii jJi\ ^> J ^^ Ui S;JL «^ ^US^ iUj. y 

^^uJli ^ l^lt^ »A:p- Ji.sr'"' b_^( ill. Li 0->J^ 



V 



^J^\ ^U5l L*;^Jj^^ ^ w^> ^ CUUT Ji:x 



SiJJl 






* F61. 103 r. 



ir& 






J ^^ ' ^;:^rr^ ij 



Jl isUj^i b^ i3 jC^j M i^U^U Jjt^^ J^l ^^_ ^ 



oJ^^^^'^j! iij.jlJljJ^l ^Sj%uJ6 ^j^Jk^ ^ 

(i) MS. Iv.is-' 



m 



JU o-H ^ M^^ '^^^. ^j^J^ Xj^j^tjJi ^ >^i 



j.}^\\ ^j J ^J ^\ Jl ^b-^=3bj ^^*5( 



\jk. U)U uw^ ^\ i^ ^u> ^^ ^\jjr^^j 

^U\ j^y *^^ ^^^t ^\ JJ '^\ ^.jj- J 



* 761. 101 r» 



^Uvj i^jfj^- 



u 



_/i^ ^^.jjj ij^jj A^ ^ jr^ «^^^^ ^ Jt^^ J^^ 



7 
? 



trr 



:^\ ^j jj^ ^^] ij ^_, a^ u ^^ ^ ju 







--...■ 



j^ ^ 




jIj ^ -r-^' ^ ^'. J^-^^ i^ ^L^'T J ^_j^j 






^j J^jl Uii 4^^ ^j^ ^^1 ^ 1 jj» 4:ij J ij ^1 U 



l^^^ ^\ XJ]\^^\^ jb UU ^.^. ^ 



* F6I. 100 V 



^dt U Ux^ j*3l i3 jlii ^x=.U pl^;^ Jik. ^Luvl 



trr 



• 



* F6L 100 r." 



yjl^jje ^ 



J^ ^ 






3) .^y.i ^1 J^-A^ i^-sLa. 




!^J ;A^. J^ ^. >3^ c5^^ c;- ^ 



■i^\^\ 




cf-^( 




J,^^;::Ji pI,_5 j^ <j>j. 1^ J' 



r 






in 




::i ^LJ! Jl iJUiJS^^^! J,U J l^ ^^,j jl^Nll 



* F6I. 99 V." 



J^^\ iyJ^Jbj ^LJ\ S^U ^.^JO :^jj^ 1^ ^] ^ 

r 

^_^ w-S^l (1) w^ JLsT^ ijl^ j^ ^ Ji::u J^^ 

iJUp ^J -ij^J] oJlli' .j^;LO 4^ :.bl ^^ jic 

(1) MS. w«Jj^ 



\T 



^^■^L SX— ;=v ^ hj»^ ^ ^^J\ ^ ^Y! 





»u 



4f 






i J^ I -^-i^! »i<jtJ * iJ.v^asr'** 6::^ I t iJ H^ KVV.3. a^ * Ftfl. 99 r* 



* . . 1 ... * ■ 






^ 






Jc i.'Cacwfl ^ U' ,.-j^ ^'rr^ W^' (*^J '"^ -^^ ^^^^ .^c 

i,.^ ^:\,\ :^\ ^\j j^j ^lll^Ij [^\ u a.^ 



_^^! J^^. ^U» ^l(. lV'>-=^ i5 ^li Iv ^^^^^iJa^li JU 

' 15 



tn 






A^ ^1^ . ,^ ^ . :^ L aJLJ ,.,1 i^:£. »S^, 










jJa;? H^^Jw J. d3U.j JW' ^ wir^V.J 5^^-*J 






:.U, 






^\^\ ^y.\ ^^ ^Is-^.U J.^_;\ U>;^- ^^ ^^ jUi 






.\ J! _5>^«5L j;J^^,La5^ ^Y sllo^U L^ Jl*! 



^ 



r» 



IIA 






o 



3ip j(i)^lL%yi5t 









U JU ^!L ;UU .b^p^j JjV' c^^=^-^ ^^^ 






^ 



*« 



J^ sUi; ii.T ^ ^ 8^ ^.^U^' ^:>^^ i^,j- 



^ i^\ \^> y^^^jJ\ ^^j^.j J^^ j^.. 



(1) Do Ebn Alabbar. MS. JUuYU (2) MS. ^ 



Itv 



^l^i 



iLTt^ 



i'Jl^O( 



»* * 




1-^j -L^ I .1 



j^U'i b ^U ^ ^b. 



] 




" *\ 



" iJ'^J ^jSLS ^ 



^JlJ.X^ 




l^t 




4* 



^^I— (SJl y^^,^^*t 




1 fc-*^ -- w^. 



^^:! 






-U (i) i 



1 




fl? 



^1 fi* ^1 \j^\ 



f * 






f-' 



^L^ 



x_j 



i 



*4 * 



*A 



■■J 




ij^ <j^* , 




iUl jU -^lU jU ,(2) U^ jU Ut JU 



^ 



^^J 



r 



.^ A — !a-^! 



Iv 



C-' 



i 



ijcbj 



''1 




^■U J j-V ^-y Ai1^> j^. J^! Jl U^U ,^ 



* Wl. 98 r.= U>c J^ I iilr 



!<' 



** *■ 



^!/^- J" c^ J^ ^"^b 



b1 



•6 




C. 



^^ 



i^ ^jLU UiU^l J, ^^_^^ i^ ^^.^^ {^^^ 



^J»w 



j-'V^^ ^j .j_^_ 



r 



'ji ^.r-'^ 






(1) MS.jj 



(2) MS. L«^ 



-in 






UJ.U 





' 4 




U ^\J\ ^..lOi :>\j\ ^ J^ Jr'.^j 5 >^ (J 



-* (*^./^^^ ^^ ^'^ cf ^-^ C'' r^^^^ j'^'^ 



^* 




oj- 



Jl U! 



wi isxJ'l , . »o^ Usli ^*.vs.Yl -^1 



■sj- 



^^ * 



-^vs. 1 _J^ 




« 1 



J- 






La-li J,\ ix:^U ^ 4^^! iju ,1 * iJ 



U^! w^ j3j ^*>v'^ **^ * F*^- ^^ ^-^ 



.3 




rir^ 



^w^.s..»V 




W ^juili Lj 



oy 



«4 




_,l^L ibM^ c^^'j '^^j *J >j -*^^ ^^ 



r 






II* 



L5 



..N.^^' J ^ jiJ|^ JU ^ Ljua. sUl ^U' ^ 



JU 






r 



|i 




i^ 









^ ^t^i y* w^ ^tOi j^ ^^^ ^\ bju 



> J^j ^V^ ^% ^^^ Wi- ^'^ j^ ^V J^ 



Uf 




* «< 




^^. 



'}f^J^ ^j^^^- L^ c;^^^ '-^ 






L^Ur^ >^^ J,^ ^jji\ oX-ii ^-'"5 ^Ur^^ J,\ 2^j 







n 



\\r 



.|^Y( J ^: UU M^\3^ -L.,^] >l JSjUi 





*' f 



t Xj:^ 



L..^l ^U jkS^ ^^( ^ ^C^t ^ yu;^. _^^, 



J. *:n=:U -U*.' J. ^^ j^ J\\ ^ ^ ^- V ^ 



j^i t^ijo:^ 



(■I) MS. iJ>:^. 



\\r 



SLJjJ^ xs> 'b^yj\ e/""^ ^^^^ ^.^XJij ^^^h>Lj1^^ 
^^ ^li wv-^b ^4^ J,^ ^^jJ\ J! jU -ft^! 



O ^ ^ J^\J bJLj i-:^U JJ v.jX5ij ^^\ J^ 












J,\ LojY^ >y. ^^^.^U^S ^^«^. ^ O^^ pJ. ^;i^ 



wi> J ^^ >^j ^-^ c^ *5;j^^ ^> i^j^^ ^^ 



^- ^ cr^r^^^ io^jUj ii^vJ;^ ^^j-^^^ ^^r4- 



14 



\\\ 






isito i^^'il jwJLw J ^'l-:^^ ^^ ^ ^jb (^/^^^ ^bU 



i}^.^J 



* F6I. 95 V 



° ^ * J*^' (^^J^- ^ ^ ^^ d^J ^^^'.^ ^^ J^*^ 

(1) MS. aLs. (2) MS. IJ^xi 



u 



^^\ »^U jwJ^ ^ (jij^ ^i)^ '^ j^^^*^ 



U^ (sic) iJ\j^ L^U-- U^^^^aSt^I j^^ J,^ (i) \^,y, j^ 






M 




3 8 



'r 



^W c^ O;^^ J^*^ ^^> t'^ ^ J^ ^^^ "^^ 



^^jLoi (sic) ^Usr>^ ii Jll>. Lj^\ Jj»\ j_^- 1^5^^ ;^ 
(1) MS. \^,j^. 



* F61 95 r.o 



I«s 










•^^^^^l^ J,\ yii ^_^Sj^ JSLs 'iHiLjj ^Ly ^liu^ 



^^\ ^j^ ^[^\jJ\ J .U5! ^^'^jjr \j^ J 



J,^' iJj:. r^J^^ ^ Sj*^l UU (sic) ^^y ^^^ ^|_3 

(1) Asi aparece en el MS. esta frase , que no presenta sentido satisfactprio. 



l.A 



^Kj ^j^ J^.y^ {^) ^Ji\ y.y. ^ J^j, UtS 



* F6L 94 r; 




^^\j ^\ ^ j'^ UI5 LL ^ s^^^ 



'b^ >j ^^^ 2r '^'-^^ ^ ^y^' ^1^ ^ > 



j^^L O^^^^ wi/yU5i j^ cU^5_j 




(1) Esta palabra aparece algo con- (3) MS. ^jJaj 
fusa en el MS., y puede leersQj^*^, (4) MS. A^ 

<^ U^^' (5) MS. >JUi- 

(2) MS. ^y ! 



|.v 



* nmv," ^ jU)\ ^L^ ^j^^ b^\yijA J iokii Ss ^ Jlii 



tf Aj j^. J :>\j\ ^^ J:J ^ LJ\ U J 6oUr^l 




Ow^y^ j.^ ^ ^^^^^s-iw 6^^\ ^^j ^^ ^j\ j! oX3j 

S^U J-^U J^ ^1 Jlw Jc ^.^oy -sLU io! c^^U 
-.jiST^ ^U^^ Wj J«^1^ hjji it^Lj Jc ..^Jj^j iJC-ii iU 

J S-^:>j\ i^b. ^ JG jjil, ^jj ^\j^^ ^^ 




it 



i*^ lO\5 ,2.A^-2usrfri jiliJl *X|X. Ajt^ jU* Lvs»^ 




^i^^ ^1. ^<^^^ wjc; LLi! ju, ^/:^^ 



(1) MS. J=^ (2) MS. uldH 



hi 






'ilUo j\ iJto ^fe^ i^vJJ ^ jfr^^ ^^^ M^y ^^ Ui J^i^ 

U:>j j^^ «;jUi O^vi? jr*^ ^'^ V'^ ^'^ ^J^ utr^ 



\Uw ,w» iJic- ^JLo)' c^**^ ^^ o''^ iLix> p\:>y^ ^-J. 



^ v' JO ^UuJ\ y^ »jj. k^, :>^j\ "^ ^--^^ J^^j 



j^^r^j jU5i ^ V i«>j^ ^ j^^ ^^j^ ^ 













\ 



(l)MS.j_^l (2) MS. falta el Vt 



\.o 









Ljt_^ ^ jLwj y> ^-sr^U JJ'U^. ^jJa^\ p-j-^ ^ 






^1 iwj^y w^ j^ ^lpl_^^ jU ^j^j^^ 2:ejj *^^ 



* F61. 93 r.' 






t'f 



Jc v^*xJ1 j^^ r'^J '^Jf' i-f- r*^"*-* f^^^ wJovlb 







J 



Ld jjL ^UJ' jIaj? LJi iiJ-5j^l ^3 y^ ^y 1 JiX^ 6xn::5^ ^ 

J=- ^ p^'^ ^^^ wM^^ ^"^^ ^b ;^ j*^ u;^^ ^ 






J r^^^^j ^:^^^ r'-V^^l^ r-^^^J Hr-JJ O'^ f^^ 



(1) MS. »^ 



i' 



a 



\*r 



^jydr] Jc Usxi 'ijj^3 'LjX^ jT IJ (^ UjUj.>^i ^j'ijl aL 




TJ! 



S^ .Uj 1,5 yi 






J^L^O" 



T 



= ,j 'ij^ '^jX^\J ^\ J^\ l^^\ J^\ 



\^.i]\ , i ^^\ 



'j- 



^ 




c 



U ^p^ ILU, ji^ ^ ^^»Ji J.^.^ 



r- 






«4 



I* 



a^3 




U^' 






* F61. 92 r." 



u'J; 



r^i 



i^XvwV 



^jj (^r- 



0^-"=^- iilLL w^^ ^J^ 



-J 



L? j^ 



4 t 



J 




^., 



L) ^^.^ ^i iJJU^ pjU)1 ^j;j (j/:^J^*" C/^J J"*^ 



1 



._i^_^ L^^^c^l J Wf^ '^^I'.y^ J^ L^jj^^ ^^-i^' J^ 



fjj-: 



Ju. 




« t 



olio u»X:i^Aa 'JtaJ^::^^ . ^wl 




U^ 



c 



jj^ ^J ^i J 



\j\ ^L ^^^ oXJb ^;^U ^j^^ 



J^ u^ J *^^ t^^^ j-'^i^ ^V 



|;JU 




b s>jo o^-^^ 



I'f 



F 






bV 




^^:>^u ^ ^ L^^ Uv^ "^rW-^ 



\L. 'i}j^ ^ ^^'^ '^^ ^f ^^ J-^1^ ol^ "^ 

£-J^ Ji l^ ^1 J- ^^^J^ ^^^^ ^^^ 



(4) Dice el MS. i^U pcro dcbe ^^U^^. Bcrggren escribe ^1 y 

leevse : i^l , uu mirabolano (Ba/fl- j^_ [^osviajerosordiimriamentetriis- 

nites Aegyptiaca). El Diccionario solo e" , , . , 

da la forma JLkl ; mas tambien so e.-ibon osta palabva por .j «5 o ke- 

f ■■ (//if/, comocn el viajo a! Uaday, pa- 

cscribe ^1 , cuyo nombre de unidad ^^._^,^ ^,,g . ^^^^^j.^j,. ^ p. 79 . Browne, r, 

cs i:^L Edrisi, climai, seceion6A 377, u, 42. Pullme, 137, dice egalil. 

cita Ids mirabolanos o'-^^"^ en- * " ^^^ 

tre los productos de la Cbina , scgun ^"i ' ' ^ 
Ids MS. A., B. y C; pcro el D. trae 




!M 



Jj^J.S^J^^ 



/ 



^ s 



^ ^,1 .^jr^=^jJf 



1 

.J 






u 



II 



lx- 




■- KlT- ^y'^j' ^^ J-^ 



\ 



I 



! 



^rj »_^) ^^cc-i.U ^^ ^ ^_. ^1, J! ^^\^ L^ ^_^M 



C- 






^'.^J t^u 




^- w^.^^' ^ ^1^ 



av 



4* J 



J 



c/ OJJ 7^' ^jb ^^^ 



' iju ,L i 



o^'- 



j J:iAx;^l; 



J^ 






L* / 




iju 






^r 




^^ ^^ J, ^ vj^'j ,s^ ^ ^J^ ^ 






y^U-- iAUl- Ji ^^^^1 ^ ^.T J^ 











i V 



u 




J,S iUj L^l JU: i^ 













^ 



^ .^! d.^U jU! jL UU ,li\ ^Oi ^ 



iULL ^1 U^j .>^^ i^L) 




r 



^■ 



M 



J 




Jl . '.^ 



4* 



t t 



t I t It 






Wfc.' 






u' -^ ^j~ ■■■ w 









w 



\ 






L-^U Li*,^= .^ .U» ^O- --^ U ^L*j ^ J 






(*) MS. ^^ (2) MH. 



;^' 



^'i 



0« ijL* ..lO ,.»^s^ . IA5 , LX_5<, i^-* ,.^* , ^ ^^'^ i^Lilw 







* F6I. 90 v« _, * ij_^ y^ ^jI^^Vhs& ^ iiil ^XJtJ (2)J^ JU g^doi 




** 




(1) MS. J.f (2) MS./, sin el 



VV 



^\ u^. .u^,:oJ^ Sji j^ k.^ J ^<J^ 4 




^j . ^O .H-: _C- A J \-^^S:P^'^ J'^J 



r "JJ w-- ^ -■-*-- ^_5 v-^ 



;\ vL ; ^ U^^ i^-lC J^^^^j ^-Uj ^M ^>^ 



i:/^ ^^S" ■• 1^ ^' 









."Jl 






* F6I. \)\} i." 







^^^^ J ^ t^ f--- ^^^-5 ^^ ^-^^ 



<iv 





tJ 



^j *4-^^ J^^ ^ ^^ U^^ ^j 




Jj>\^ \y_y_j 



* F61. 89 V « 



O^J-s51j ISJS^'' 



ij^^ I- H^ O-^'^j jj\^ -<^'J ^ r^^ .» nr. 






i)5i ,X^ i^l iJ^ jj^ 

• 4« i 



(i) 



^* 







i\ joj suU 



^-$jL^j ^ Jlii ^U^ ^j ^^U ■;■ i^ ^cLiiilj d^^y 






(1) MS. !J_5..=:5^ 



n 






'^^ u^j J^^ 



:^^« is^U Jj^l^ J-U^ Jjs^ 



j'^ ^jj^ ^jjj_ LU ^a1^ 



^u. ^i M u>i L^^wL.. ju J^ Wj «^^^ * ^ ''' '' '■' 



^ Ci 



u 



yj ^v^^ i) ,j^j 



]\ 



.x.^ 



Juo Uli isiLwAJl 



V 






r-^- 




L -.^ ^ ^'b 



3y 



I* 



> .\ 



y <s^ ^^'j'j c^ 



\ -L 



CJ,Cvl b,^ 



':s=l\ 



^ y^^ ^^ ^.j^. 






i * 



c;^^(^ 






J^<^ O-X^.l 1 ^UoUvl 



'J 









:ii3 "sfr ^j^i JJ^ J^^j'^^j r^^j c/^^ ^ e/ 



1 1 




^j^ ^^ ^._/"^ Jj^^ 



■-■\ 



^^. j,^ 






^^ jL^':>3j LL^I ^l^j^^ J^ 



:i^ 



(1) Asi dice el MS., aunque no los maUi sino despues, 



12 



<\6 



^-^- ^ ^.j^. J^J 'iJ>JJ^ pj. ^\ U4^ j^ J^\j 




i^x^j ^jJU^] ^^ c'^^^ 



^j^ .; M lJj' *iA? J)U *wJl; ^ '^! >^ ^j.. ii M 









oXji> ^JaaiU Jjl^ ^^ ^— a-*v^. ^ y-J »^3 yo ^»K^ 
(i) MS. >(.sinelj 



Sf 






^_, JU. ^^ ^ ^\j f^ % ^;^=^j .x^j o 

j^ Jl3 ^is; >5! 1% ^y..'. ^iwy. Jji, ^^^ J^> 






sr 



■* m 



iiy:L^Sy^\ ^J ^\ Cl"^^ o^--*^! 'Uy^ ^J, ^^ji\ 






'ij jW^ J**''^ 9*j Us^. \^j^j Ufti^^ w^sJ y^2^ Ui 



* ^f^ 



44 

I* 



^iUr^ OA^ JA"-^ L^^ ^4^j_^^^^ ^^Vl? 
(sic) , .Fr^^' ijJ^ ij v^^l/^ i:Usr^ j^U io^j 'y^^ W l-X^UvJ^U 

^.J^^^^ J>1 ^' ^.^^ ;^ J^ ^^ ^y Jj^- 




^■^ ^^V ,_5^J ^^ ;:;-^ ^ CJ 



11 



'^.^su^y, sLc^j !ilwUxJ ii^l l^ jlij l^/-D^ ^ ijoyj Ji 
J^lj J^ ^^ U^ ^^ ^,j\ ^ J l^^^lj 



<^r 









bJjX^ , 2 




LLy ^ j^^ -^^j ^-^^ '^^^> Ik:^^^ "-^i^- ^-y- 

(4)MS.U-;x. (2)MS. Ly^Ji 



F61. 87 v." 



^\ 




^\ 







* F61. 87 









(1) MS. *^y (2) MS. 



^ 






isl&^ lo'^ij^^ ^Uy^ \A$'^j V Lvy^^^iw^ w-V^''^ s^w 



JU Jl \^ jj ^^t^^ jjU^ o^jj 1>>^^ wji j^. J 
^_^ ^ ^j L^^^ ^> 'W ^ W^!^ y^ ^-^^. 



86 V.' 










^ 






A^ 



J|^ iij^ Jji '^j i^J J^ hy^ ^y^\ ^\ ^J\ o^' 



* Ml. 86 r 






^^::ii 




cJ^ 




3' ^^ 4^^ ^1^ <t^ o^ ,,_^y ^>^ ,^y 






4 r 




Uii ijLc ^j ^:>y^ jLl jlk, lv}V wJ^l? ^-^^:. ^^ 



! 






.w ^j Ujb ;^ y^:^ |^j4j^ J t^ 






,^1 ^V^^'il 





AA 









IJ\ J ^jC'ij 1 Wr ^ ^^\ ^j .,:>:^.'^J^\j 









^ 



(1) MS. j>i- (3) MS. JV 

(2) MS. U- 



« 



AV 



LT^^ p^-J^^^ C/^J '^J J^^ ^ '^^ ^J (^^ 











.y\ Jj»\ J^ ^ o^j ^:^^^ ^^O L-^^^ ^ilJi 

^^\ w^^ ^\ iJUj ^j ^o^ j;;j (^ ^^^\ ^ 






^\ 




*• _ *' 




* m. 85 v." 



^ Jrr^ J^j d^-j^'^ ^^^ ^ 

^ ^ jjj ^y>j ^J^^ ^JJl -V^ (^ w-^ iJi 




\jj^ J ^j^jii\ i^jk^\ f^J b::^j io \J^ 'iJ\ ^ ^Ur 



(1) MS. Shj 



M 



'i.^^ Ltp ^^j iwjj iV^^ J^^ wJ?j-^ e/^ wK; i^ 



U i^^i^, ^ w^j:'. ^^ J^ ^ j^^. ^ V dJ^.Jj 






(1) MS. i)**^ 



At 











--^o^ 'iSkxl] Jc Oar^ l.^!^^ ^X^ L^Wl ^^Ll Ui^=5 

1^.^^ iJ^W^; bj^owj Ulss. JoS ^Ji J.J>w*« Ol^ ^-jU. V f./^P' 






(i) Falta en el MS. 



Af 



J^ ^3\j ^\j^\j 4 ^J ij^ Ui^j^, ^ J W^^ J 






F6I. 84 r." 



/ 



^ ^j U^ ^^ ^^^ ^ Orlr^ ^ wW^ ^^5^ 




j)>^ U^Jj ^^s-^y lyUj' W^i ijUoJ^ 






J- - — ^ 






>_?^v. j-j ^-"^ -■ ^ 



ULO '^ \4j ^J jt--. ^ ^f c 



b^ 



j iiJl »/i ^ 



* /*• 



^y ^ J^^ Jy., ^^ ^^ ^L<i .j^^^^ W/^ 



^^ / 






^.^ ^,^y ^ l^ ^^ U ^-y ^ ^^ S^ 



Ar 








i^ ^ S^^^ ^-^^. (I'^'.y ^-.j^ e.^ ^.^r^^^ ^ ^ 



U.\ J,^ o/j^ ^^ \y ^j wiw^. 2^ (^US i^Urj 









.x^l ?i-^ ^j XJU^= -o jj^ j-^1 \jS'-i':> (3 (^ ij"^ 






Ar 



J 



u^ ^5"^ J^ jr- -^^ j^^ Wy W^ o^ V 







4^ vir', J^^ J*^j J^!^ '-^j^. ^^^^ Kf^ 



.bU^ ^ ^L T ^ ^ ^. ^Jj l^t ^^ ^l^U 



Al 






u [^^^j j^\j w^^ ^ J<^ ^bUi ^^^ y ^i£^ 



l^Uj ijj^L^ w^ J^ i^U ^jjc^ jU J' U_^ i^ (2) ^^^1 






I.W. l^j^ J' IJ^ *it^l ^^ ^toY|^ 'i^l U Ji 



i 




y^ l^kli ^'b 'iJiLr>5l Jl^'^,;^^^ r-V^ J ^^^^ !^-^j 



(i) MS.j^. El verbo^ significa cy, Glirest. n, iri. Hn. 9 ; escWMr con 

escriMr, comoenAI-Maccari,ii, pfF. elegancia, segun la explicacion dada 

1. 3; Ebn Alabbar, p. 105, dondede- por M. de Sacy,Ghrest. n, 332. R. D. 

be leerse v~^\ en lugarde^^'; Sa- (^) MS.^^^t 



A. 




vj^ ^ J'^ Cry5' ^^ wJi^^ ^^j5^ ^ ^ ^-r- 






(i) MS. 'i^ ^^ wiwjJ (3) MS. 

(2) MS. U^ , sin el u 

10 



v^ 






\^\ 



* P61. 82 r." 



uLAs jU ^ivJi Uwo ^ JJ^ .A:ao JjL^ ,.t-^ L^Ul (T^ 




J^j M^/ vi^ »^5^^J ^.y^ e/^ J^^r^' v-.^jW'^ 






fcV 






U^U ._iw^. ^^^j iL^'ST ^5j^^ ^ i^^, J^j ^jJt' 



^? ^l? e;^-^-^ c^r^ e;r:/j L^=i^ ^ .j>ou^ 





(d) MS.UO (2) MS. ^j«o 



VA 



w* 



lUw 



J^i ^ L _yw ^^ l^ 4*123 i^j ^ Jjr^J^ Ojf^^ ^ 



1^ 



^ ^J^ ^^ ^^ ^-A^ «;^^ ^ ^i^3ii^ ^^j My^ 






L 



::^J^ U J ^5l^^ U ^T ^\ IJ jU^ ^ pU 






r^ 



U Ijy ^4^ J JJ\^ Ji- wJ-^ J^ u;*^ 



w 












lyui J^ ^T^y /.;•* Ji^t^ tJj^ j^vwsOi J^i j^Us 
■(i) MS.^j*^ (2) MS. ^ J-^lj 



14 




VI 



Uu.^, ^\^\ y\ « V pr^^ J ^y- CC^ 'kf S^ 



^^ ,^,„.- ^ 



jj^ ^ iij^ S'Wj ^4^= ^'.j^'^ *^'.u.j >j>^ ^^ 






\_.U 5^! j^^l s>- Ui*^ 3^ Uii ^k^> ijj 



^U ^p:J^^^\j\ ^, ^'^^ ^y)^j ^! 






V6 




^\ jb ^ici' Uj Jb ^U Jb ^^^^ U ^^J\ ^ ^ 










\ 



^^ iS'^J 






(i),MS. Jj^ (2) MS. iJU, sin_5 



Vf 



J' ^^^\j \s^\ i^^ i^jj^_^ Ui 



aJ ij.^A'lc^J 



\^ .\ CX^ 



^" '' ^ 



^JJ 



lyvU i^^jjj^ ^ IjUj jJ^iU j^ ^ wJr^^ 



i^'-/-^ ^ ' '"-^-^^ ^/ -• '^ ^ 



Ij 






^y-^k fjJ>^ Ojij ^-^ ^^ M^ '^^ »^>^j '^.J>*^ 



^ j^ J \j^jj ^J3 >_Ji J,^ ^ ^ ^_^jJ>^. L^ 



J-i2^ ^. 



Lu^, ^;, li^ Ji l;«.j ^' ^^^^b * ■L.S * m. so .• 



__^U iJ 31%. ^^'^ Jo.j *^ mV^^ ^m-^-^ o>^ JU-j 



(i) MS. U^U 



vr 



JUi Uftjy ^^j ^ i3 ^_-W)j lili U^ ^o^ U UJU 



^ib1 Uk^li jU U^=^1. ^^ U^l ^_,^^l j_^, L5 



* F61. 79 T 







' ^'^ 




f*^ 










U$"^^ \^^^—>Aj ^ l*^ wjI ^•^M J^^ ^r^ wT^, 



(1) MS. Uj^bi 



vr 



v__!Lwjj, .i\ ^ ^Jt ^ijt jiUx-U USoi3.j Uj U^U U 



lijLw *J oXJi jj^v-s^U sLkiW L^^ ^^;^ »lasrV 



■^Ui JoU^l Ur^ oJlii lk\ 6$ ^liii i.1. Ui ^J L^ 



j^_;Ji ;;;U hj^ j\y\^^ ^jUj iii" j^\ J 






J^ iJ^ ^j Sij, ij^ ^ U.O Ai*^ U «Uj ^J-Jo 



W-jJ ^ f'^T ^-^' -:^J^ ^ ^^ ^^ ^.J^. c5-J" 



(i) MS. 0/=^^ ^^' "^* ^ 

(2) Falta en el MS. (*) MS. »\^. 

9 



v| 






^ JO ^ ij^ .*Xc^^ A& Ui ^^LLr.^ Ik&li ^^ul "ix-l^j 



U ^l5^^..^X-iij k-U^ *^ ^.*Xu ^0^ j»^^ 



j^Cs-j 



tf 



a— =^j i^S^ Uii USj^ ^^^,sXc _^) ejwjLi > — L^jJ^ J.^^ 



P61. 79 r 







(1) MS. *^Ur^ (2) MS. 



4 A 



J^ ^.J ^ w ^J^^ J^l^ >1^ ^^^^ ^>' f^ 

S\ ^^.j J^^. ^j^ ^^ j^^^-i^d'^ ^^»j 



(4) MS. !^*W 



1^ 



v..*xlwv^ k^*xJi <^^jj ^q-^y br^' l5^ W:^ ^ (^^■'^ '^*^ 



'^■j^ e/^ lirt^ j^ ^^s*^j ^j^j ^->^ (^!^ jJo: ^ a\51 



o^j *^^ w^ ^ ^.y<^ ^^^ ^'^ ^, \jjL>j ij^ ^ 



^1^ l''^.^ t^^-S^ C/^^^ f*^'^ ,^^ J:'.J^^ ^^^ 



L-la^ ins^t^ wU-Jj io lAjl aJ Ja. ^^ 'ia^ Jt^'-*'^ ^ 




^ uiSis ij^^ ij^._?^^ <^* ij !;L: \J^\ l^is jiJi\ ^ 



,Xfj£' 






(1) MS. w^ (3) MS. ^^j^l 

(2) MS. ^ 



1A 




I Mr^ w^r- ..A ^j^ jy^-^ c^ 



i) 



aV^ 



^\ 






^ w !^^ L-^ -- ^-^^ i^^^ '^ r/^ -'^^^ 



Ujp 



JUv 



^S^ U. *i--UL> .lo' 



jlj>\ ^\j o>i^ -^w 

oU^ ^>V oL^ 0^1 



^\ •i^.^J^ i,l^^ c>«^!j U > ^ J)r^b^-^ 



1V 



^J kj^ ^. ^j^J^ ^ O^.^ ^ ^ bbl* 




^\ ^ J^j JU o^.^( ^ J^!^^.^ Lh^l 







U1 iJl 



£ 






Ui b"^^ \j^^ &jLJC o^j «^. ^!j^ ^^^\ ^lUw 



^^j ^-i-^. J( y^^j \$jj^j ]y^\ ijl:^ jjj ^pU 






^j^ j^j Kjw^c ^1 :tU:jil j^ |^:)|j^ Ux^ 



* F^l. 77 V, 



' o^Y-^ -^^ * ^^ c^^> ^^ ^^'^ c?-^ f^' 



(1) MS. ^^10 



11 



^j\^ JlU ^j :>ju.jj^j ^)kJ iJ\ ^jj^^ ^ 




\, UiJ jjtw ,.p ..lULi 



^ ^Uk jaj ^bj j^y-o-^ ^ A^ 



»yUi2J jwwJ iJ^ Lo>*X*^ ii Ult , . r^*^^!? (.r*:r^ <iS-Jj'^ 



\^j^^ ^^% Jjj\^ JxJ\^ J,SjJ\ ^ l^ 



a^_5 j-^U ^jUjUj iT ^ (»*^"' j*^ (^'-^' \j^ iJia^ Jc 



^W^ J^*^!^ '^^^. ^ '^-^^^ l^^;^:^;:^ ^tyk^ 

J^' cr!^ Jj^^ wir'^ ^■-^-^' ^ ^-^^' '-^^^ 




* F61. 77 r.' 



^ ^ w5y ^ u-^ £" W>^^^-^ LTT^ e^^ 



L.w>l 



il 



16 






V^^ ^^ V'^^'^ uH.^!^ J^J (2) J^j 

,._^^ Jv^j^U^^ ..^^J. ii-vL^^ sOj'^^ J^HWaJ^ 
\jlyj %.j ^5iS- ^Ul:^ C^l^ J^^\ ^^\ ^ 




(1)MS. *Jit J^ (2) MS. JJJcyU 



If 



,\ ^\j\j * ^^% JU J(i\ UiJ^j inS^ ^ ^J * ^^I- ^« ■^■' 



d 



^^^C J^^,>-^J^ iya^s:^. ^^ i^Lo, ^\ ^. Ji wUx s — L^j) 



0^ ..tCjJ jy J Jlii o^ .b-U U iJuU U l^ 

^ I jU ^ ojLi:^ ^ i^^iA'. J^^ ^^ «W 







)j ^yj O^J^*^ ^' s.^^..J^-3 ,_5^ ->^ WJJC==> ^ 



^UJ! >^ ^ ^U,^ V ^^ ^V r^V^^ Jt^^^ ^ 



ir 



il^U is^^^r^ J Jj> ^j lJ:'.-^^ ^\'. (J^ L3r:yl? jIt*^ >*>lta&li 



^— ^J:". wM w^^l^^ ^. J^j M^ ^.-^ JJ^ ^^ 



^^Yl Jj> ^...ar-? J o>^. J C^:>^. Uiy 



(i) MS. ^U* (2) MS. 1^>^ 



ir 



^^ j^\j Mr'y ^J '.i^^ i^ J j'^ ^ wly, 



^^■i\ >\ ^__;i^ j^jJl 5^1^ ^j o- 'i^ J •"J^^ 

^^Y\ ^IC ^li^ 1=1^ ^ ^ J^^ -i^ 



F61. 76 T .• 







r y^\ Jl H^y J--S^ ^>^ -^ ^^J^- J^ 

l^\ wi«^ ^j::^!^ *Mr i^ ^ "' f^^' c)^ '^^ 



(i) Asi aparece en el MS. esU frase (2) MS. ^^_ 
ininteiigible. 



FAl. 76 r." 



H 



pJl J.J U.y k..j. J^b J c^ii^ L^ J i,. Jl 

^y UJi ^v^ ^yt^^— ' ^l-^-j^ ^y^ ^M^ U.>.;sr-'^ a.ir»^ 



I*3l eJ JU s^jjil^ lj\j^ oXJuw i^i^^ ^_^ U ^ jUi 



>w%Jl ^*i^_ Jj (j-i^ ^^^y J&j oJ^ ll>^ plJnt 11 



«^!^ r LLl.- ^^ ^1^ ^^ L ^ * jliii ,Ji U ^" 



- / ?< 



cr^' (j/'Ij ^ ^*^'^ 'hM' 'iy^^. jj*^^ j^ J/^ ^^n^ 

J ^\ >i!i\j jlii ^Jb^ Jj ^ .ILi ^^ ^A., ^ 

^Uj'^ ixtb 1^1 ^y j^ J ^^' ^i^i ^CL- 



(i) La paiabra J-^ esta muy con- (2) C 
fusaeneiMS. 




" ' • u .1 . ■• 



1 



^j jU 'ii^ ^ Ar^ ^jST^ \x.=^ uaL;. i^ Liijj U « — L-jj 



jL..^ 



^ .x^ 5 y ^^iv._y. ^1 SJ 'iJojh ^_^J! J^^ JU ^ 



^5 ^._>'. 






.^Jl 



/^r^ 



J^l 



V 



^^ ^J ^^ 



^4 



i* 



ii 



jj 



J 



■j\i\ \ 



'sj^'j 



\j\jU\j^ y.^ \jj^j \pj ^j^}f^ 



U;^^.^ o-^' J^.^ ^- ^U-^ ^>. M=y or" 



iXilJ W*^ J 



llJ^ U ^j_^^ Ui 



A 



U 



.^ ; jy^. 



c^ 



lis iju- j^ 




^l^^.U^to,^^ 






'^^ 



d> ^. 




«A 



Jjt3 




(i) MS. w J- (?) 



6^ 









'i^jLw V_t^ \t^. Mv rV <^ ^ L_9^ . ^ ^t^ 




41 



iJU U^jx. ^ l^! ^! J":^!^ 




* t 




-L-.^l c^iul^i;.' ^ J--^^ ^ \j^^ ^\ IjLs 



l^bii j^! Ji UU' ^^ j^^^l 



ii 




4^ 



J^i O^ 





i^Jlj Lj jL:£aj' 






*ra74v.» J^^^y^l jU il 




{i)m,j^.j 



OA 



^ Ljii ^j, j-j j^ ^ j-<^^ r 






UUdJ 



hJ 



t* * 



-^y^ 



j^Ul (^^ ^ 



I 







^^j->'o'^ ^-^.^r^^ 



'■^r 



L.^ .U::^^ Uii 



t( 





r^ 



U ^-^ ^.^ J ^-^ h^^ c-' 4;'-^ ^-^ 




^N 0, 



,o\ Jb, jSi\ \^ j^\ y\ jlii U.-^l 



1^ 



c^ 



.5^-' 



IkiJl 







u ^y ^y^^ ^y ;;,^r^^ p^^ w J, ^,^: 



•Jl^ * 2:^ 1 



\ 







c^" 






• * 



^ s,J>JLSU<3L? SySjJj 




J l^L^U Ui^ ^51 




(i) ^]^^j L^U>j l^l*j,lv^j 4;^ (^^"l^^ 







i^ ■ 




J 



^ Cr^J 



f 



U3^ 



(1) MS. Ojl^t 



6V 



^.!^ ij^^^\ j^ J^^ ^ 'UL. ^i h\y Jjilj ^ 



'^■J^^- ^■c''^V^ ^-^^^ J ^^^^=J J i^\ ')^\ 




^ 'i^y S^ ^"^" J^ '^^ ^ e^i;*^^ J*^ ^ ^^^ v^^ 

^!^ J^ ^- .^r^y ji;^^ >^ ^^ Wf J ^^. / 



(1) MS. 1^1>" 



«1 



^\ J,\ ^y ^\y hj^ ^\ J- J^ ^^^^ ^ 



.bJl ^■^\ 



jj ^.jb- J^ j^\ -^j ^^ ^J 4- ^^^ J^ 







^\ ..^Oo iiU .l^-^l^ 8^4 ^Uj ^^>^\ ^ ^ 




^ 



J! I (2) !^!j.; wiJaUl ^^-CJj iuiU|^ Li^Uaii^ ^J'^ (^^ 
(1) MS. J; (2) MS, lj»ji 



oc 












uu .^u^^^^i ^1^ ^i^J^ J,^ e.^j^ j-^^ H-^ > 



Iji^ .is3*^^^^ ^1 ^l^i J^i>:>\ v..^03^ (^jj"il 



(1) MS. L^'Lc U=r? 



6p 






J>. »l^3 








•I" I 



/ 



41 




,^C- 



*« 




4l 




*l 




i::^ 



e^ 




it 



^\ \j^^i ^\^. ^ ^/ J ^ 

J jU JJl i^ 1^ -^^ ^ ^1 yj>i^ ' 



.1 



^% \j^^, ^f .\ ^\ ^. ^^^ ^J ^"^ i^/ 



^J^ ^j C\ 'io^ i::Lii 



i* 



j; iv^ ^w^ 



^^-^ 



,\^ ihJ 



hJ^ 



»« 



J*J^ ^ ^-^ 






J^j ^. J^\ ^ '^^ W. J-'^y ^j '^./^ ^*' J^ J^ 



^- 



b^-ifX^i^^ 





S^l ^"^^ ^^ '^JJ^ '^J ^J^ ^-^^ ^ ^^ 



Ui 6^\j ^ i^, ^^ ^P^ '^} ^ O^^ ^^ ^ 



(1) MS. ■Lh,/\ 



*i 




I 



er 



«i 




^J^ 



ij[^pjj\ii^j^\ iii 



'LAj i.K/w^ffl Ji ^1^1 >_>^1 




d 



\ 







■Jj^. Ji U^j^\j ^Jr^J^i 



V 





^^ l:^f:^j \j\ ljJ>^. Jii j^J>.Hj J' 'kj^^. y=^'j y^l« 

JsU, Ju ±^j >^>J1 ^_5:^ 




c 




^j] UU ^_^J^. U ^l^i J ^U ^^ ^^1^ ol;^^ 



J_^U J^U5\ LL j^ J^ jl i3 3^ 



e- 




^ -^ 




qAt iv^l hO LL:Lji J^'r^' LotA^lj ULai-jl qj^ SLX<^ 



^xu.Vj o5>^^ 








^\ 



'J 



y !iU ^y^ 4^ ^1^ ^"^ o^^ti o)>i^ 



(1) MS. ^j^JiJe 



or 



r 



^\JU ^j- Si ^\j (1) J j^ y^ Jb ^^ y ^ 

. ,ICj U^j j\ '^j^. ji^ y^ ^j^^' 




jjy'.. ^^ ^J 



^.J^h/'.^^J^^^J'^'^''^'^^' 



Jl5 



44 



■iA.v^ . ■• .1-^ •■ •'•^ ::::. .^ -^ ^vo ^ . U;^ 



15 



^J^ r*^. »J^^ *^ J 




*' 



^ 






;a^ 









jCJGi' ^j:^Jl> 5 , .j^^ 



}[^\ S^ UiL. A W 







u^^ 



* F61. 71 V.' 



^_, ^^\ ^.^ ^^ u^j ^^ 'aib J ^Ci 



_j.. ^.x. ^^, ^ ^:^^ U^ ^^ '^v (^) '^^ 



•ilk. 



■J-^f. ^^ ^i^ 



■._^i 



(» 




^k S^ j^ ^^ ^>^ ^ ^-^- C^ 




(4) MS. ^fl 

(2) MS. i5^ 



(3) MS. ij^ 

(4) MS. J 



^\ 



\1A U Jb 6jj> ^i^. 



oj 



j^. ^ 



iafLL 



41 




•• ^-y^ ^ 




* F61. 71 r." . •■ 



^>J ^^j ^^ J-^. * ^-^ 0>^ J>^ J^ 



U|^ j^Uj j^ ^y^ O^^ ^ '^?.y J O; 



/-r 



it 




c)'^ ^3jj 








^yjl ^ ^.^^ u ^^^ 










■^u 






x^ .,(0 ,,»-^ , c.x*j c Jj *li i^^x^ ?lx» Xo c JXjl> 



J^' d° ij^ 



t -r 



^^.J 



L ^ * " 






S|; Uli 





^U' ii JjUi ^Jc^ ^ U.^ J- iiil\ i^j 'ij^\ ^^. ^ 






^- JJ^ ;^ 



..^^UJl 



J^/X- 



e/ 




^y°i ^ 



U^ 



L^J^-^^ 



J^ 



^ jj^ W^^ t-^ ^ '^^^ ^^ ^-^^ 



^^4^^ J^ '^ ^3jf ^- J^ 



o .^lOJl ^j ,.1 






U^=. U^ ^1^ ^^ ^^ >^ ^\ U iJ\ jU^b ^.^ 









(1) MS. U. 



f^ 



J 



i._p.^j w Ui'jj j^^ aj&Jw^ ^j>Jo ^:j1 jjl) 6il^=i^ 



U,U ^.Xsr^S J^i> A^r^ ^-?^j ^1^ Mj i^ ^,1; j^;--^ 



jU V I^J^ii M^^ ^>^y ^jj \^^^ 3^ ^^ 
\3\ J ^5)Lu J,\ 1^\J J^'^\ \j^ U U ^ 




^ yi Uif'^'j 



P 9 






J-^. 




t4 




^ (3) .....^ ., 



,^; (3) FaltaenelMS. 

(1) MS. ^1;*^ 

(2) MS. ^c ^US 



fA 



.\J, 




\ 







Jf'^ Jj ^^"^ J^^- ^J^- 



.U.Y^ 



p 



^ JU '^^ ^ ^ ^ 






er 



Ja wlU 



\S^ 




\ 



il >j ^ j-CJ^ J wi;^^^ l^ 







'^^ c5^ e/' ^. 




\, J\^\ 



b ^ 



\^\^\ 



•• * F61. 70 r.» 




j^ -^f >^ ^y^..^ ^.■^. J ^==^-^ S-^ ^y o!^' 

^^ Jii ^^ ■L>J\ ^^\ ^O- J J^! ^.f 



^\ 



&A-0 




l.\ 



'J^^ 



^\ :\ 




^ J 4*^^ ^J' -V=^ J M'^ 



\ 



\ ^WJ, 



,^ 



,^ 






f\ 



ojQt^ ^ ^ >U^ o>^ 'i^ 1^^ jW^l^ ^^^^ !r^j 






* F61.69v.'> ,1^ ^i>jX~:s^. Ai jj^wl pl^lj * .^^^' *>^ J^^^ jl^lj 



'->*r^j ^. )^. cH i**^!? ,./*A- L-^ •^^y^ ^ 



44 







ijj=:^^ m) J^j^. ^^ ijo^^ ^ r^r^^ ^ f^r^ 



SZSsi j!i>j HjC^ ^j A-^^^Jj^^ ^.tCjJj io^lu j^^tj 



w-jouwj Ua:^ *^ wobwU ilw; 1^ oX-53 c. Iw U)i 

j;;;^ UjX> U^. "^^ LaJlx,^ U__5^ TiJ^\j y^l^ ^^y ^^ 



f1 



^Olj SjJ i^j ^.j^: ^ ^}^ ^ 'ikSJ\j Jj^ ^. 






L"..oi F61. 60 r.' 



•i„u 'L^<i^\ ^ji^j Mji^ ji^\ oXJi ,_^ 



i^ 






" - ^vJ ^^ (^ ^^j *i^^ ^ "4*^^ ^l? 




14 






jy-" o (• 













fb 



» m 68 T.' 




^1^ Ui \jj^[i \jji^ ^jl^\j * M^iJ. 'JbJ 

f^ji'^ ,jr^ (*" '^-J^ "^ f-^^ f-^J^ f^ ^^ ^^ 






J^ 



/y / 






^ 



^ 




u 



^ (J (sic) *4fXwj 



JlJ^>^ 



I; 



atUvJb 



^ji<^ e?^. L* 



U\ ^ I ^^ liL 



4t 



t 






^- ^ j^ S^A'^^^ J*^ ^ '^rV^ e;-^ ^^ ;^ vJl^J^' 





jJU:) ayijo lJ"^^ U>Jow1 J,;U jui 

aS'sU. M iJjJu Jl& uL^ ^jX*j ^Ylj v^Jio l*>Jo.l cb 



ri^ 



ff 






^_^ J^ ^^^^ ^'U -i] ^^^, ^Jh, -i ^J\ ^ 



i^ 



^ J,C ilsrV. O^-^ ^J^ -^JJ ^"H ^^J ^.^^ C)^ 









../ 



V ^-i>^' J' (V. ? r-^ *^J 



c 






^^.^^b ^Uj 4. i3 isU. i) U^ 4- (') !>^M Mr)^ 




A 



Jj »^ 



»j^U ^..^ ^\ -^i ^=1; ^ ^ e/^- j^ 



(1) MS. 1^1^ 



fr 



^)\ ^ Uv^j Oj Jhi J^U ^^ A5^ J>^ J ^ 

O.J. *.^ Jjij Xi^\ Jj»^ »yi ^ ^j^j ivijU^i ^ u 











*4 







*F61.68r.'' Jjfcl ^J^ J*^^^^ J-^ '^'^ (J^ 



^^co^^ 



i^]^ ^ wi^l; ^y=j <^, (J "i>^)}^3 ^ ^ r 






I't' 






i_jj. ^_;iJ^^ ^icj^ y\ b^^ ^' -ip^ j.^. iv- 

J.Q\ jSLi C^ \yj^ «y> j'j^^\ >^ ^^ j^j^^ 




i JJO ,XS~^\ oXJi j.^_J '^^ .^37— ' l)Uj p.Yl 






FiSl. G7 v.° 







(1) MS. .^ 



f\ 



4* \jJj ^ j^,^. U \j]j i^i LL jy1 j^^ i^ J '^ 




* Ml. 67 r.» 



I^UU ik^^ _^^\ ijJj »i;U Ujo.^ ^jsM ilj] 



J J. .^ * Ui ^U >^ ^\j^\ ^ J^j ^<^ 




(1) MS. U^ !,?*-» 



f 



JUj. \j^ \jjU\ j^ i^ i;^o3r?. '^^ J. l-M^ ijy^j 








IjiJbi^. ^j L__;^l *»^\ ^J^. ^ ^CJ. -i^.^*. j\^^ 



\ 



^ 'i^lj i*o ^^ ^^5 x^j iiklL ij.j^ J^ Uil ^ 



4«^ 












^ YU^ ^ i;^ "^./ 3 ^^'^ W^^ c^^- 



t* 



^'■' ■ e; 



(1) MS. ^\ ('2' '^^^ c;^ 



E> 



n 



* ¥61 66 p." * 






^^U «;j^ ,^^^ iy\ Js3 ^j ^y^\ 'i^^ ^\ ^j 









^ 






!r^^ ,^/-^ cr^^ ^^J^ J^\$ ^jr-^j^ ^j^ ^ 



A — ^s-^\ X> (j^j^^^L ^j j^^ ^^^^^l) -^ o^''^ ^ 




'L^jjj is^Uj 'i£;^^_^ ^W^ tj/* Ij^xd^j (4) ^ji\ 



(i) MS.^t (3) MS. )j-i^j 

(2) MS. *^^_ (4) MS. ^Jj» 



r^ 



S^\ h::51JUj ^;U::^\ ^^^'^\ ._^ \jj\j L\^ iJlLL 



^L J^ i^ \)\j^ oiUi jv^bU .bY\__5^^^3t L^4^ ^ 







* ni 65 v.* 



il 



J yj ■L{\^\ >l^ Wj' ^ '^^^ y.f j^ ^*'-v 



_.^ u 



! 




A*_j^3 "^t:^ V-^ -? 




>^ ^^^ t^- r^ 



i-j J^ W^ ^!>^^ 






i^isjlj ^tr^ 



Ijil^jV^U ^_^^ 



- -iL^^^j^^ J^^^\^^'^\ 



J*-w 



I 






i .U3^ >i ^\^^^\ ^ ^ >^ >4^j^. ^ ^^^^ 



r 



Ji^ yljo bAi> Ij^U Ji y,Ji\ J^j j>j^\j iikc. ^li 



F61. eSr." i^^isws ,lyj * Liu ya jL-U) jD^ U^^Jx. v__i^^:v) ^ I'li:^ 







LKlj ^;L,j 1^1 j:^. L^ ^_^ ll>.y pis' i.:^ J:3 jjo 



^1 Llk; iJ^ Jj^.j wy^J ^^ ^^ oX_W^ J>.^ J,^ 



J^ 



^ ^-4A-^J ^^ trj r^ y>^ '^.j^^J c^^^^ 



n 



\J\ 



\j^\ Ju .^j 1^\ ^\j ^Ut» Js. oiUi ^ ^ 





















•i_iU, ^.^^ g j\ ^ J ir^ ^ er^^ »^^^^ ^^ 



(1) MS. ^j> 



>1 



r* 



^1 ^1 sjJUS ^ »^1, ^i% J uu ^jv1 ^ 









^U-1, 2^- J-^ ^^J^. 1;-- ^^ \jji\j J.j^\ 



1^ 




(i) MS. C^*! , sin el j que exige la construccion. 



rf 



.JL. J ^^^)\ ^, ^. (1) UU^ ^. >■ ^% 



jjj> j4 ^^ >j ^j^^ '^ ^^ ^ ^^ 







ij^ Ji i..-^, «, i o^i^ ' — vw ^b 






^Ji^i ^j^l^j ^j^'i^. ^.-v'^j "^-Z J^ ^j^ -r4; 




.. ^ Jjjr" 



U ^j j-J4^ ^^ j/^^ oA^^ ^^ 




(1) MS. yurs 



* F61. 63 V.' 



rr 




^^^ * ^/^ Syi Ji\ ^ol;, jJl o>^ p^/- 
J^ ^ ^^-^i' ^5 ^1, ^>S=5 ^^^ -^U ^\> 




^ J^^ ^^ ^>^^ "^^ ^^"^ ^y ^ 



J 



jl, ^IsC. "^^^ ^ I^. J.? J j^j^^ o^j ^y^^ 



^ 






■j^ 'is^\io oj^ ^^^ sj^u j;C ^:>i ^is' 



(1) MS. iJJ^ raajxari, en el 4sff.s-a/4alflgfta, trae 

(2) Esta palabra sehallaescrita con- j^ ^^,^^^ . [^ ^^^j^\ , y en el vocabu- 
fusamente en el original. «Creo, dice ^^^j^ ^^ p_ ^q j^jcalA se encuentra : 
M. Dozy, que la verdadera leccion es gncendimiento en ira, J JLxj;-^.! 

JUxi.1 iiXi. (acometidafuriosa). Za- ^^^h* 



rr 









■^^J >^ ^/^ ^^f '^-Z J^ >-^ ^ ^ 



j^ 



(1) MS. ^Jyi (2) «S- ^^ 



\ 



n 






r 



^' (^j-"*j ^^ J j''-'""^^ ;;/^ 




u 



^\'i^s 



i= 

r 
i- 



1>Y^ ^ 




«• 



UW ^ „L1 



r. 



4t 



— bl ^j ^^^^;^r^F^ ^^S^ 



WW 




j-\^m 



»J cx^-^^ j^^ -;'^- 



^.^ 






^Y^ ■i±< I4*f „ 



(^ C-^ 



U 



l< 



L.^1 



r 



Ujp 



^- 



«* 



ij 



tt 



^^ ^ji] ^jjt 2-A.. ^^ Jl ^j^^ 



2 

-r 

V 
V 

r 



c^^ f- 



J^^^j ^J^ M cT'j^y'^. J^^. W U^ ^^1 2;-^ 



* F6!. 63 r." 



^j^^ ^jy U^ ^ J^j '4^ ^.y^ 'i^Wj ^^ 



r 



U. 



t^) X^ ^ ^^ S^J^ ^^ ^^ ^^^ S^ ^ J" 

si jj ili^_i ^bU_5>j ^.y^ ^1 l^_, ^ ^ sr^\ ^jy 









■,^ ',ji\ >f ^ > a»j ^j^\, j^^\ iS^ ^ 



F61. 62 vj 



^^j ji) ^' ^' ^ c^ '^ G 

(i) MS. J>i 



* F61. 62 r.o 



r«i 






.x-_fr w^s J^ J^.^-=- U JijLo ^> j^ yj Uj^^ 



^ ii. J.^ ^jU- ^^U^^ ^ ^ ^.iClJl 



^ j*^ jr^ ;^ ^y ^-^j ^J^,^^ 



^j 



^' -^^ ^y* ^^ Jj^^. ^-^^j (jj^ b^^ 



bXjtki h^\j .«sJLv SiJusr^l il^lwl -wy pla*. US^ ilts /j^U 



I 



± 



\ 



I 
? 

I 

\ 

J 

i 
I 



r^ 



■d\j U^ ^\j -iiyj ^. J-^ J-j^^ ^1^ u^ 







\^jy^\ ■ij^\ ^jj^ J * ^^ >^^. ^w ^ 

\j .. V ^ ^ijbb. l^'l ^>i>i «^ ^.<^ !>^^ p b^ 



* F6!. 61 v." 



* F61. 61 r." 



' J* 



c:> 



%^^^\ 




rv 



^•^.Jl W^J ^^ IJ^J li^jij:^^j 



J ^\j !:«. »■% ty^^_^L »j31 i,«L J^^LO J\ 



iJJl i^ ^J>,^\ J^_ W J,5^ i-i* ^\ LjJ 




Jl »U * ^b^j Jj ^^j, w^^J ^y ^lyr jU 



»)J! 



Ul 







'j^' 



.1;!^ J< ^J^ /\j ^)&\ ^4 




f * 




j^ 



> 

1 



Jd^-r 



r:^ 



^\ 



\^\,[k.\ 



w l^>i^ f-.Ul ^\*ii !SU^ aJj^ ^^ ^.tX-Ji a!aj Jj j*^^i/-5^ 

^^tai 'i^ ^\ o^l^ (vsUslj (J^'^ jviy/^1 ^j is^_^ ^U^ 

U>.yl ^..^5^^^ J>t^ ^U U; J^ C>^) 




CJ^vO 



^ 



iua5^ 






1 

i. 



E 

! 



^ 



L 

c 

1 



h 



1= 






i- 



i- 






n 







^jl (1) seJj UjIj j^_=b.i gji^ j^^iXvvJ* J ^ 0-5^-"i^^- 



^\ oXJb 4^. d^ ■cT'^' ^ ^"^^ 2;-^ jU5^ 14^ ^. 

^*i-^ l?y^ L/^'-^^ (***^^ '^ ^^j "^ y "^^ t/'^W'*^^ 

'isS\j alkL. v^\ ^1 \j^j \j^ \S^> U\i o'^j^ J\ 

yOl ^ iJJl ^^1 [h^ j^ oi;^ i^-^^. i^^j u-^} 



(1) MS. ^>, 



ri> 



> ■ 






(1) MS. ^yi j^ ^ iii! J^ (2) MS. ^\ J^ 




I 

-t 

E 

\ 



■ 

I 






2- 



i- 

i- 



£ 

p 



i 
^ 



] 

9 






tf- 









\ .,U::W^O^i3^^f^^^.^^-^ U^y 



4« 




^, 1 J - ^*- ) W --J 



J 











^.X'.^^*^ 



u"- 






o>- ^} ^ ? ^^^^ > ^- r^\ P ^'^^ 



4 



■,-\ 



rr 



^ J-X6-1 J-^j V^^ wii^^ lyA^. ^t \jjA ^^1^ 



- 
- 



"-^ L^r^j^-^^ ^ t^ j^ ^-^^^ ^^^ ^'y^^ 

^^Y( wt5l-i^ ^> ^«sJl ^jj "^^..J^ St^^ \Jjj^ 






* F61. 59 v." 5^ 



h 



p 

h 



rr 







t^ 



^r^ y.j^\ ^ J^ ^^^j^ 2^ ^J 



J^j^^.^^ 



u^-j"^ ^j L^ "^^ ^^ '^J^ ^y ^ 



jr^ ^^ ^^^^\y\ ^^-^j jj J\ 



i 4 













* m 59 r."* 



A/X- 



j^ 




vt' 






UiljJl> 



1 >5\ jwji 



^ ^.j^. t^*^ 



. K\i\ 



*X^^ 



o) 



\ 




y ('J 



r- 




^ 






.U 6ii( 









*» 







,•1 



5j J 



W^l .;^ J^ 






(4) MS. Ji^J 



n 



* F6L58v.'> Jjjo 



:i\ 






c;'^ ^jJl LLy? -t^^ w^-^ ^^ v_;_^j ^y^ ^-^j 

^^ C^ Jt:^ (J^ ^^^ CJ^ Oil33^ i^^ il^\ o^w^ 




^^Yl (i) ^^ ^^U. ^jj. ^ Jj\ ^_;i ^^^j 



MP 






(2) JJl Jjli^ yaai^ ^l y_5 -J^^jJ^ ^L ^y \Jh 



**• 



(4) MS._^^ (2) MS. iUiJ! 



r 






\ 









■■.L, 



xJl ^U i^L Ji>. io Ulsr'' p 2^1j ^ 'i^ ^ •». 



Jl.^ 4 bV i J^ ^^i wi^ ^! i:. ^ ^/j' ^ii 



11 , I- 



Ju |^:sr* p (^) ^* 1^^ 



-5- 





^ iJuLP^j i^^^l? \J^^ 



/„t-s 



(1) MS. jJ p>^' 



IV 






'^ 



i' 



\ 











I 





^ 



J ^,\ ^^ yi ^\ ^Ub >;, \^ -lJ\ j^\ » Jli 



Q plv k ])^ c^:.'^ J^^ i,?-^^ ^y^J '^^j^ ^^^ 



U j^ ..,^~i:^. IjL^ wiL^= (1) ^,yi^^' .W^ ^i^*^' 




5L=i jL U 5 J^li \^i\ li^ jl<^^ :>^' U^ A4r^-V^ 






v: 



3j; ^1, Ul^ (sic) o.^ ^>. 2>^ "i;^ b^ ^ ^^ 

(i) MS. ^^ 



i 



|V 



^\ Oi ^u ^J\, jyi l^ ^u _^ ^u. 



f*6' 



u~^ 



^lU 




^J ^ji ^ l-^J c;^ 



L i^ iJl\ \ 



\ 



^ ^ 



\ 



t) 




f^ ^J^J 



1 o^A-w^^Jl 



^jjr' 



i^^ 








* Ftil. 57 r.o 







^^ '^ lS'^^ '^.-^^ ^:>^ .^^^Lvmjj^ ^jLiwU 




*« 




j'^ u ^;^x>, ^ Jbi u 



:^ 



r- 



.^1 ji\ .\^\ ^j^ 






fii_^( « JoU ^.jI W/^ ^^ ^jJ-tsU ^^^ J^i Ji 






I 

1 



11 



j* ^ju^*vJ bJ] U:) ,.t^ w Jjj ^ iLii^jl juaj U.y' 












l^^^ iwvol^^l 1& l-w'J LL^S ,__,^ Jkii luJS^a jL5 L:sr''l 

-.Sx]\ ^j^j l^^ iiJ^ ^,^ P 1^1 ly.a:x ^=v ^^ 

»^U LiJ^ Jl ^-/^s^j *^'^^. r^J^ f*'-^^ ^V 'cL>_.X* 




*ir^j jW o^^ ^^Ai^l oilU j^ jh \J^\ ^^ 



\ <^ ^ l^^ . ,0 J^j Uy-osr^ ^.^Qv^^Jl Oy^* (^/^'^ jy-22J 







\^ 









,A/^li (sic) ijUil i^J.^ Jl ^i^AliO^ ^3' ^'—J ('^^^^^^ L/"^"*^^ 



'i^v J iikU= J^ (^J P (1) A i)U^ Q::^ I 



(j^^'^^^-J 



j'<, ^.Jj 









^1 ^ ^Mj l^ e/^^^ ^ju'^L ^ Lo.^ ^j 

(1) MS j^ (-2) MS. J 



If 



ijUr-^b ^^ 'il>J J^ Ju_^. %^ ^^^j bjU ^\ 

u^, .j^^ 5^U L^Q\ J i^U-^i s^Oj ilkl^ 



h3 ^V. ►L-^^ (W^ iO^ UjU »y-a>l U-Vi A:^l ^3LJ j^^ 



^^1^ ^>51 ^3y UW ^U ^.> ^^ ^j^ ^^ 

y.U \J^L^ ^^y Jb ^L >J1^ ^^ J^-1; ^ 

1 ^^ /I 



VI 



y^ P 








v.. 




i (^r-j ^^^^ ^-^ ■'-^^^ ^^^' 



J 6j^ "JJ^-/^ ^'^ "^ ^^ -^^ P 

gi^ *^it\ -^..^ J--^ S^^ ^-^ ^.^ 







(1) MS. i^ 



\r 



j'^ ^0^ ^^ "1^ U. ^ o^.Jj t^^^j^ 'i^:^\ J\ 



9^ 



<J ^^ "^ oJ^ ^1^ '^^ J^^ ^.'^ ^trT" A^^-^^^^" 



J)^j|^ w>^! (I^Ua^l^ dr^^ijj-^^ pUJl^! ioL^l 






^ J^ .^'.jj. .^,\j_ jj. ^ii ^u ^Lii j_^^5! 




^^" O; '^ ^^, sj^ ,^_^ i/Jl i,.wij X^ Sss. ^JL 

t9^ 1^^ ^jAv*MiJl ^J.Xi aij^ is.)^ ij.^1 L^ \j ^^ 



* F6L 55 v.*' 






f ^^ * 6j^ J ^^ J^ lA^^^ ^^ 




^ ju. jk ^^ sAj- Up L.^ J ^>JG i;^!^ 



^> ^ *5 J;^ C^r*' ^1 i^ p'. is— ^ ^LijUJt 






\r 



UU LbUl ^\ J^s.^ i>!i'^^\j iJ*.wij ijLsr^l _^ ijt- ^ 


















r- 



iiiJLo OjCJi LlxL) A 'ijJ^\ 'Lj^ 'LisljjS-i oXJi yjtii 




^^J-< 



(1) MS. J^ 



11 



Jli\ ^J %} l^jjj^ <^ J-^^ ^^ ^^J^^^^ t^) '^^'if. 



a^ywJ' l^U .ia-Ji^ ^jJi wJ (2) [L^cL 'L^\jsr\jj^J\ ^j. 



■'Z 4' 



^. 0^3 J^^ It^ ^ CP^ S"^^ "^3^ "^"^ ^'^^ 



^V M' 



j_^Jb jLcJi \^\j yi\} \i\j^ ^yj^j^ '%\jy..\j^\ 



(3) ^1 ^ ^Vr^ w^l^ i^Uc o^^^ p j-J V UjL&* (3 






1^ j^^Jw^vOl ^v^sr^ "^^1=^ M^^ ^^ (*^ 0---*«H^' ^ ^_y. 

iUU^ ^^t^ J^^ JU^Y^ \j^^ *^y>j^j ^ 



\ 




(i) MS. ^b^ (3) MS. ^ii;u«! 

(2) MS. Uu^ 



t 



.\^j ^)^^l ^^ oo ^ jUi ji^.lL )\ ^.LU U^ 



tr , / 






^4 



'■ --■ « 



,n.?^ ^o. , _r, Yi u, .,a.ii 






^ ■' 



^lUL ^._^. ^^L^l Ac Jyjk^ ■lr^r^ ^>^ "^^H/ J^ 



\ 



Ls^U ^ sS.;^^ hyj ,.f.>xi LJ?^ Uo ^:;x ^^^j^^j 
^ ^^ ^^j jllji^ i^.y;^ 8^- ^•.y c^ ^^il^^ij^ 






i)3^ ^ 









uJi yj\ j^\ ^ ^^ t u.^. ^^ y?\ yp. ^\ 



T 



^ 



p Jbj ^ U ,_JU5l J;U p Ui=^ L\ h\ 



'J "^^J^ 






* F6]. 53 V. 



\ 



■° ^ 6'J'J v^'-^ ^V (»te^ j,4-t^ * ij% o'.jh jt>v 









vV 



{!) MS. IjiiU 



J^l^\j iM ^^ .jJij bilkL ^L ^^ ji "i^^^ ^^ 






\ 







^ ^-^ -• - ,t"'. ^CW\^U .^^ L..iJ 



^j -^ O-'-Ji' o' -' ^ 



d 



^ c^\ {i) 'L'ii^ o^C-V-U ^^} ^j -^V-^ ^l^ ^-V^ 








.^^U ^o 1^ ^ , ^^:x^ , . ,^ o-Oi. wii^\ ■i.'Hl^^ Ji^ 



J U^j ^,1^' Li.. (2) U-^ w^^^ c.'-^^^ J^ '^-™' 



.. »* , 



:^^pjX<\Ji \j^\ wi^ O^er^ ^^>^JJ> u/=^-'' ^^-9 



^_JJL:i *i 



i^-^o 



bj^ l^ .^^% ^J ^J^^h 



\-L 



C.>.i2^» i-'***' 



■^! ^ >. 2^_y ■i;^,>-^^^yj OJ^^ d'j'i' ^^ 



•jj\ -ij-^^^^^j *^-Vrr-^* 



^ (l}Vi 'ir 



"^L^U 1 



Jjj^ 



^Ixji \Jc;-XjU 



(1) Asi apareccn las vocales on ol 

MS. 

(2) El MS. (lice -.'-^^^ ^^f-^' 
lo dial es contra la f<i-amaticn, porqiK! 
c,^ csdelgenero niasculiim. Ucho- 



a/)t^nnrt»t'(?i(J (1 mitimio nflUjUla por el 
h(imbre.*leimw\i>j^^ ta sif,'nillr.a(:iori 
(!i! pemanecer, amtinuar. V. dv. AUmi- 
\\ da ii j~>> los stgiiifir.ados (li! engor- 

rar (J tardarse, retardar d otro, reUtr- 
(lane, tmsmanana diferirse. W. I). 

1 



^ ^^ Jt- J^ 



gr?r <Jy ^ 





^J\, jl;l ^ j ^b.u 



■^ s^^uUj WU^-i a.;^ (1} 




.X.^^^^^i^.>^^^V i;$^.H^^i^i^u^i 



cJ"^ 



U:?;- iJ s^cs:^ (J j^-^ J^-^ ^^ ^^ wM^ ^y^ 1^ ^ U U 



^ 







c 



^il l! fcV^^STT.i i>J>A^^%,x^ ^^-*r4Ja^ qJ| s,,^^,aa.J 






2, J^ 



fl^,U. 



i^^Vfl .X^ 



c^-^-^'c; 



^-^ ^^ J^ 1;^ (j,;^^ ^ O^*-^ ,^ ^^^ Jr^ 



* Fdl. 53r.° UJl ,^t^ Loi j^j"^-!^ ^>-^ * ^ 



,^^^l ^^44^ ^|i:i ^^1 



LAJ 



J*^ (_^ i^Ur J J4^. r»^l3 '4iy 1;:^-^ ^-^ b^^'^' -^J 



(1) MS. 1=^ ^1;^ v^y^. J^?- y so- indicando que el ^j^. essupertluo- 



bre las palabras J^y .l> pone 



r- 



(2) MS. iJ JLiv. 






J\ 



^.> ^ S^, 4r ^ ^^j ^^^ yP^ ^>^ j'^^> 



J^Li ^^ L;U ^j *^lr*-Jj^ J '^J ^^ c5^ --^ 






L^l J^ " b J^ ±-U * l^ ^^>5 w ^^ ^.> 



•■ I 






C-X-cxl i.^ 







i* 



*i 



(i) MS. »^^ 



^ 

s 






^X\ c^ ^ ^ p^* ^U^ ^,ji, ^ JU. ^L ^ 

* F61. 52 r." * ^.^iCL L^ j] J;Jf^\jj^'xi\ *^iij\ ^ly^VJ. j^S^J"^^ 



/ 



^^ \J^'j ^UJ"^ r'^v^ J) ^^^.Ajt/i i^jrS ,^j:^^.i5r^ ^^A^"^ 






Igjj —oXa)) ^..J:>^3jo j^sLjI ^) q^Y^ .,.,,^-aJ ^^^-xvJj' i^ 



V 



II ' 1 I* 




y^L L^^^ }\ i>^\ ;^^*_Xi ,,iLl:'. v^ sU.^ 



(1) MS. ^yui^ (2) MS. XJ 



f 






Lj' wJ 4 Lsj .iU t'-s^ ^*.or^ iJ -ili^u ^ 



U31 






JU^ 






^V 




^ , ^ ''-^ J ^•^'^'^ 






^ 






■-T 



i » 



\ 






\ 



<^ 



•* I 



. t 



4 i-^r-"-*- a. 



L 



h^ 






H T 



r 



^ '* 






^4..^ %j \^k^, \4-\ ^.LU ^\.\ .\3U 



^WWV ^aW 






LH J^^O: 



i;" 



->j 



■■<5 ^^ 



w i^;^ 



w 






^cu Jj ji, g. 



CT^ 






iX^ Jjli 



J^ ^^ ^- 



^ ^ 




Ll 



^i* 



^^^, ^jrr* -■ ^ c' 



W. J^ M^U' 



c 






J^U 






^ jjj'^ ub 







■^ ' ^ 



lT 



^' 



}^^\ 



.. ^\ ^ ^^\J.\ 



^f 




i ' 




■cf d-- 



j^ 






i% ,,:^.\^^^> 



■ J. 



r 






jli ^^^^2^ ^-' 4^^^ ^-?^ (^^^TT^ ^l-^ ij i^_y ^''^ .^_;'^'^^^ 




C 



^M 



^j^ 'i^ o>^^ A-' '^ ^Jjj ^^^y ^.t , ^ M-.^ U 







y^^^ 'LLo ail) wM 'i^ Ij-i Jo^ ^./' O^w^^^'^ ^i 









i 



9 

1 - 



i- 



rf C 

1^ 



1 



a 




IJ^ Jo ^! J^ ^J\ ,^J^ ^^ f-W 





M 



Ui 



_j» I4J iiCL, l^ J^is '^.j>^ u^t^ i:^^^' "^ ^^^ ^ 




,,^^l , J;5^ Jix^^ l:i iJl ^jj 



l^« o'-^-'v u' 






^s^U Oj^^^ >^^ ^J ^J^ ^^j^'^\ ^i^.j V^ 






4* ** m^ 



^j ^.y^j^' ^' vy^ 



"i] 







c3 




u, iiil 



^j \4\jlSj% ^^'y! ^ 



(*4rCf U^ ^|^( 




' <- ^ ^ ^ ." . <- ^ .. 




tt 



^j 2:^*^ -W.^;^ ^..^ (J 



Lsr:^^*«^! 



^-s-^.*mV) |/^'lv '• 



[AlV kU-