(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Advanced Microdevices Manuals | Linear Circuits Manuals | Supertex Manuals | Sundry Manuals | Echelon Manuals | RCA Manuals | National Semiconductor Manuals | Hewlett Packard Manuals | Signetics Manuals | Fluke Manuals | Datel Manuals | Intersil Manuals | Zilog Manuals | Maxim Manuals | Dallas Semiconductor Manuals | Temperature Manuals | SGS Manuals | Quantum Electronics Manuals | STDBus Manuals | Texas Instruments Manuals | IBM Microsoft Manuals | Grammar Analysis | Harris Manuals | Arrow Manuals | Monolithic Memories Manuals | Intel Manuals | Fault Tolerance Manuals | Johns Hopkins University Commencement | PHOIBLE Online | International Rectifier Manuals | Rectifiers scrs Triacs Manuals | Standard Microsystems Manuals | Additional Collections | Control PID Fuzzy Logic Manuals | Densitron Manuals | Philips Manuals | The Andhra Pradesh Legislative Assembly Debates | Linear Technologies Manuals | Cermetek Manuals | Miscellaneous Manuals | Hitachi Manuals | The Video Box | Communication Manuals | Scenix Manuals | Motorola Manuals | Agilent Manuals
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Las calles de Barcelona 3"

A propos de ce livre 

Ceci est une copie numerique d'un ouvrage conserve depuis des generations dans les rayonnages d'une bibliotheque avant d'etre numerise avec 
precaution par Google dans le cadre d'un projet visant a permettre aux internautes de decouvrir 1' ensemble du patrimoine litteraire mondial en 
ligne. 

Ce livre etant relativement ancien, il n'est plus protege par la loi sur les droits d'auteur et appartient a present au domaine public. L' expression 
"appartenir au domaine public" signifie que le livre en question n' a jamais ete soumis aux droits d'auteur ou que ses droits legaux sont arrives a 
expiration. Les conditions requises pour qu'un livre tombe dans le domaine public peuvent varier d'un pays a 1' autre. Les livres libres de droit sont 
autant de liens avec le passe. lis sont les temoins de la richesse de notre histoire, de notre patrimoine culturel et de la connaissance humaine et sont 
trop souvent difficilement accessibles au public. 

Les notes de bas de page et autres annotations en marge du texte presentes dans le volume original sont reprises dans ce fichier, comme un souvenir 
du long chemin parcouru par 1' ouvrage depuis la maison d' edition en passant par la bibliotheque pour finalement se retrouver entre vos mains. 

Consignes d 'utilisation 

Google est fier de travailler en partenariat avec des bibliotheques a la numerisation des ouvrages appartenant au domaine public et de les rendre 
ainsi accessibles a tous. Ces livres sont en effet la propriete de tous et de toutes et nous sommes tout simplement les gardiens de ce patrimoine. 
II s'agit toutefois d'un projet couteux. Par consequent et en vue de poursuivre la diffusion de ces ressources inepuisables, nous avons pris les 
dispositions necessaires afin de prevenir les eventuels abus auxquels pourraient se livrer des sites marchands tiers, notamment en instaurant des 
contraintes techniques relatives aux requetes automatisees. 

Nous vous demandons egalement de: 

+ Ne pas utiliser les fichier s a des fins commerciales Nous avons congu le programme Google Recherche de Livres a l'usage des particuliers. 
Nous vous demandons done d' utiliser uniquement ces fichiers a des fins personnelles. lis ne sauraient en effet etre employes dans un 
quelconque but commercial. 

+ Ne pas proceder a des requetes automatisees N'envoyez aucune requete automatisee quelle qu'elle soit au systeme Google. Si vous effectuez 
des recherches concernant les logiciels de traduction, la reconnaissance optique de caracteres ou tout autre domaine necessitant de disposer 
d'importantes quantites de texte, n'hesitez pas a nous contacter. Nous encourageons pour la realisation de ce type de travaux 1' utilisation des 
ouvrages et documents appartenant au domaine public et serions heureux de vous etre utile. 

+ Nepas supprimer V attribution Le filigrane Google contenu dans chaque fichier est indispensable pour informer les internautes de notre projet 
et leur permettre d'acceder a davantage de documents par 1' intermediate du Programme Google Recherche de Livres. Ne le supprimez en 
aucun cas. 

+ Rester dans la legalite Quelle que soit l'utilisation que vous comptez faire des fichiers, n'oubliez pas qu'il est de votre responsabilite de 
veiller a respecter la loi. Si un ouvrage appartient au domaine public americain, n'en deduisez pas pour autant qu'il en va de meme dans 
les autres pays. La duree legale des droits d'auteur d'un livre varie d'un pays a l'autre. Nous ne sommes done pas en mesure de repertorier 
les ouvrages dont l'utilisation est autorisee et ceux dont elle ne Test pas. Ne croyez pas que le simple fait d'afficher un livre sur Google 
Recherche de Livres signifie que celui-ci peut etre utilise de quelque facon que ce soit dans le monde entier. La condamnation a laquelle vous 
vous exposeriez en cas de violation des droits d'auteur peut etre severe. 

A propos du service Google Recherche de Livres 

En favorisant la recherche et l'acces a un nombre croissant de livres disponibles dans de nombreuses langues, dont le frangais, Google souhaite 
contribuer a promouvoir la diversite culturelle grace a Google Recherche de Livres. En effet, le Programme Google Recherche de Livres permet 
aux internautes de decouvrir le patrimoine litteraire mondial, tout en aidant les auteurs et les editeurs a elargir leur public. Vous pouvez effectuer 



des recherches en ligne dans le texte integral de cet ouvrage a l'adresse |http : //books .qooqle . com 




This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuals, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrain from automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other areas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at http : //books . google . com/| 



Digitized by VjOOQlC 



Digitized by VjOOQlC 



Digitized by VjOOQlC 



Digitized by VjiOOQIC 



o 



OBRAS 
DE VICTOR BALAGUER 



TOMO XXII DE LA COLECCI6N 
Y TERCERO DE LAS CALLES DE BARCEL 

( COMPLEMENTS DE LA HISTORIA DE CATALUNA) 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADO 



Digitized by 



Google 



L AUTOR 

iSTA COLECCI6N. 

del amor. — El libro de la ft. 
ias. — Lejos de mi tierra. — Ul- 
forma el I de la coleccion, 6 

in y traducci6n castellana. 
to. — La sombra de Cesar. — La 
JerSn. — Safo. — La tragediade 
ridbal C0I611. — Los esponsales 
ollado. — El conde de Foix. — 
e la coleccion), 8 pesetas. 
liter aria y politica. — Cuatro 
:oleccion), 30 pesetas. 

£ORIAS LITERARIAS. (DisCUrSOS 

\iasy en los Juegos Florales. — 
ragdn. — Un minister io de Ins- 
la Biblioteca de Villanueva y 
ioeta Cabany&s. — Ideas y apun- 
e la colecci6n), 7 pesetas 50 

—Las leyendas del Mont- 

tserrat. — Un tomo (VIII de 

timos. 

omos primero a decimopri- 

K. de la colecci6n, a 10 pese- 

(complemento de la Histo- 
>s (XX, XXI y XXII de la 

&mar. — Dos tomos (XXIII y 



l de la Junta de la Biblioteca' Mu- 
tt que ha cedido el autor la propie- 
tituto con elproducto de las obras.) 



Digitized by VJiOOQlC 



'*. : 4 



flu*?. / 3 .3o3, 

i 


VfCTOR BALAGUER 

DB LA8 RbALBS ACADBMIAS EsPANOLA Y DB LA HI8T0RIA 



LAS CALLES 



DB 



BARCELONA 

EN 1865 

(COMPLEMENTO DE LA HISTORIA DE CATALUflA) 



LA PRIMAVERA 

del Ultimo trovadc 

(tradiciones, cantos, historias, leyendas) 



TOMO TERCERO 



MADRID 

IMPRENTA Y FUNDICl6N DE MANUEL TELLO 

IMPRB80R DB CAMARA DB 8. M. 

Don Evaristo, 8 

1888 



Digitized by Vj OOQ iC 



';t.j -w,' ' X , T 



I ' *■ \ \ 



oS.v-^ s " t3V - ,<D- 7 




pailL JUmm^ 



Digitized by VJiOOQlC 



— VV-VHT< -*'J 



R 



RAFAEL (calle de San). 

Existen dos de este nombre mismo. 

La una estd en el barrio de la Barceloneta y condu 
ce desde la del Cementerio k la playa. 

La otra estd en la ciudad y es la que atraviesa de 1 
de Robador k la de la Cadena. 

Ni de. la una ni de la otra hemos hallado nada qi 
decir. 

RAMBLA (calle o paseo de la). 

Fu6 llamada antiguamente, en distintas 6pocas, Riet 
de Cogodell 6 del Codolell, den Malla, den Bonanat, de 
Pomet, den Pons y Cap de Creus. 

La Rambla es la calle-paseo que se extiende desde < 
pie del fuerte de Atarazanas hasta la entrada del past 
de Gracia, y que ahora precisamente se estd prolongai 
do siguiendo el ensanche de la ciudad. Se divide en \i 
rios trozos 6 secciones, de que detalladamente nos oci 
paremos, hactendolo primero en general. 

Antes de cerrarse la ciudad con la ultima linea d 
murallas que ha sido derribada en 1854, pasaba por i 
sitio que hoy ocupa este paseo, la rambla, es decir, i 
cauce del torrente conocido por la Riera den Malla 
tambi&i del Cogodell. La rambla de esta riera, k la cu; 
hoy se ha dado otra direcci6n, bajaba por donde cc 



Digitized by 



Google 



vfCTOR BALAGUER 

ioy el paseo de Gratia y seguia lamiendo el 
; antiguas murallas, hasta ir & desembocar en 
onde, todavia, el espacio que se descubre en- 
sas de la Rambla y la montana de Montjuich 
lo por los marinos y Pescadores del pais Frau 
>M. Al p#£0 recogia las aguas que afluian por 
del Bmo+ den Prim y de Valldoncella, que hoy 
tantas calles. 

rde, el cauce 6 torrente de la Rambla fu6 con- 
1 una anchurosa cloaca. Todavia subsiste subte- 
se extiende desde un extremo a otro, pasando 
ida & los teatros Liceo y Santa Cruz. No fu6 
la por los romanos en tiempo de los Escipio- 
10 aseguraft autores antiguos y modernos que 
e ella, & lo menos en gran parte, sino por los 
i mismos al levantar 6 reedificar la muralla de 
•arte. «En 1364, dice Bruniquer, se feu la gran 
a de la Rambla.* Es admirable la magnificen- 
;ta obra, fabricada con piedras sillares, y tan 
cha, que se puede recorrer a caballo una gran 
su trecho. 

s la Rambla un hermoso paseo adornado de 
3 drboles que, separando la ciudad nueva de la 
se divide en cuatro trozos aislados, de cada 
>s cuales hablaremos. 

parece, hasta principios del siglo pasado no 
ron & plantarse drboles en la Rambla. Asi se 
e de las notas que tomamos nosotros mismos 
(in tiempo en el archivo municipal, y de las 
>ara satisfacer la curiosidad de los lectores, va- 
x unextracto. 

nsejo de Ciento celebrado el i5 de Febrero de 
trat6 de la conservaci6n de los drboles que 
1 de ser plantados en la Rambla, comisionando 
& los senores concelleres. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA *] 

En sesi6n del mismo Consejo celebrada el 12 de Ju- 
lio de 1703, seleyo un dictamen redactado por una junta 
nombrada al efecto, en el que se proponian los medios 
y se hacia notar la utilidad que reportaria de conducir 
el agua del. rech condal & la Rambla para regar los drbo- 
les. El Consejo decidio realizar y Uevar & efecto esta 
conducci6n de agua en el modo y forma que proponia 
dicho dictamen. 

En sesion del mismo Consejo celebrada el 25 de 
Agosto de 1706, se dispuso que volviesen a plantarse 
drboles en la Rambla, k causa de haberse destruido y 
cortado los que alii habia por exigencias y necesidades 
del sitio que la ciudad acababa de sufrir. 

Eh sesion celebrada por el mismo Consejo el 10 de 
Febrero de 1707, diose cuenta de haberse pasado & 
comprar y plantar 2o5 arboles, que eran los que falta- 
ban en la Rambla. 

De entonces aca, aunque renovado varias veces, ha 
continuado siempre el arbolado en el punto de que ha- 
blamos. 

RAMBM DE SANTA MONICA. 

Asi fu6 llamado el primer trozo de la Rambla, que 
ocupa desde Atarazanas hasta la plaza del Teatro, & 
causa de levantarse en aquel punto el convento de pa- 
dres agustinos descalzos, fundado por la religion en 
1618. Los agustinos ocuparon primeramente la ermita 
de San Beltr&n, donde se establecieron el citado aiio; 
pero habi£ndoles concedido los concelleres el permiso 
para fundar un convento m&s comodo y m&s capaz, pu- 
sieron el 16 de Junio de 1626 la primera piedra de la 
actual iglesia, que fue* dedicada & Santa Monica. En 6 
de Agosto de 1634, aunque la obra no estaba concluida 
todavia, se celebro la primera misa en la capilla de 
Nuestra Senora de la Novena, la cual, dicen, no fue* fes- 



Digitized by VJiOOQlC 



8 VfCTOR BALAGUER 

"i como parece natural y consecuente, sino de difun- 
, en sufragio del alma de Maria Riquelusa, c&ebre 
riz que, segun indicios, habia costeado la construc- 
i de dicha capilla. 

lay quien atribuye k esta circunstancia la de que los 
ores parecen haber elegido siempre este templo para 
ibrar sus funciones religiosas; pero es de creer que 
) estribe en ser la iglesia mas cercana al Teatro Prin- 
il y el hallarse este edificio comprendido en su pa- 
quia. 

judrdanse en esta iglesia algunas buenas reliquias. 
s pinturas de su capilla mayor son obra de J. Junco- 
asi como el cuadro de Santa Monica lo es de Fran- 
co Guirro de Barcelona. La Santa Monica que hay 
re la portada es obra del escultor Sala. 
21 arreglo del s5 de Setiembre de i835 constituy6 
i iglesia en parroquial de San Jos6. En el resto del 
ivento residen hoy las oficinas de la Administraci6n 
itar. 

II edificio que m£s llama la atencion en este trozo 
Rambla es el de Atarazanas 6 de la Atarazana. 
Para hablar de €1 cederemos la palabra al cronista Pi, 
i ha hecho la siguiente descripci6n: 
(Por los nombres de Aradgana, Aragana, Darsanale, 
zciana 6 Tergana, derivados de ddrsena, voz alterada 
la lengua drabe, que significa la parte de un puerto 
puesta artificialmente para la conservaci6n de las 
barcaciones desarmadas, su carena y habilitacion, 
conocido en varias 6pocas, desde el tiempo de Don 
me I de Aragon hasta el siglo pasado, el arsenal 6 
ncipal astillero de la real marina, sito en el lugar 
ide hoy se hallan el fuerte y cuarteles comprendidos 
>ajo de la denominacion de Atarazanas, al SO. de 
rcelona. Enttendase, pues, que al hablar de dicho 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 9 

arsenal 6 astillero, no nos referimos & los edificios ac- 
tuates, por cuanto se calcula que de 6stos los m£s anti- 
guos cuentan apenas cuatro siglos y medio de existencia. 

»Dificil, si no imposible, fuera determinar quien 
ech6 los cimientos del primitivo edificio de la Ataraza- 
na, pues ningiin instrumento nos lo declara de un mo* 
do decisivo, y s61o puede sacarse por conjetura m&s 6 
menos probable. Bastante fundada nos parece la de 
Capmany, quien acerca de este punto escribe lo si- 
guiente: «Por lo que parece, segiin se ha podido ras- 
»trear, que la primitiva fundaci6n de las Atarazanas de 
• Barcelona se debe fijar hacialos primeros afios del rei- 
»nado de Jaime I, en cuyo tiempo empez6 & fomentarse 
»la marina real de Arag6n y la construction de embar- 
»caciones de remos en la referida ciudad, en donde ha 
»continuado hasta principiosde este siglo(el xvm), asi 
#por la abundancia y calidad de las maderas y propor- 
»ci6n de todos los dem&s aprestos navales que ofrecia 
» Cataluna, como por la comodidad de los olyeros de 
•que abundaba la capital: asi que, por estas circunstan- 
»cias, fu6 siempre el principal astillero de las galeras 
»de la real armada i.» 

»Como quiera, un documento fehaciente nos atesti- 
gua la existencia del arsenal antes de 1243, y es la real 
c6dula del nombrado D. Jaime I expedida en este ano, 
en que se arregl6 la demarcacion de la playa 6 ribera 
del mar de Barcelona, senalando los parajes destinados 
para el astillero y para la extension de los edificios que 
en adelante se fabricasen, y se prefijo por limite 4 la 
banda de Occidente la Atarazana en el mismo sitio que 
hoy ocupa 2. Tambi6n se la menciona, con el nombre 

1 A. de Capmany y de Mompalau, Memoria historica sobrc la mari- 
na y comer cio de la antigua ciudadde Barcelona-. Madrid, 1 779. torao I, 
pag. 29. 

2 ne de caetero ab «Arazana,» quae est versus occasum 



Digitized by 



GoogI| 




IO VfCTOR BALAGUER 

de Daraciana, en la misma situaci6n, en el decreto ex- 
pedido en 1255 por el bayle real de Barcelona k instan- 
cia del magistrado municipal, senalando lugar conve- 
niente & los que ejercian el oficio de batidores y tinto- 
reros de fustanias 6 cotonias por causa de la molestia 
que daban & los vecinos. Ramon Montaner, cronista de 
los reyes de Arag6n, escribe que D. Pedro III, en los 
preparativos del formidable armamento que por los 
anos de 1281 prevenia para la invasi6n del reino de Si- 
cilia, recurrio & las Aiarazanas de Barcelona, Tortosa y 
Valencia, como & los tres departamentos que debian su- 
ministrar la gente, los buques y los aprestos. 

»Por m£s que no haya llegado & nuestra noticia la 
primitiva forma y disposici6n de este arsenal, ello es 
cierto que estd bien averiguada su existencia en el si- 
glo xiii. Ignoramos, es verdad, el tiempo preciso de su 
establecimiento; pero siempre nos queda un punto fijo 
de donde hacer partir su historia. Es asimismo induda- 
ble que en el siglo xiv se efectuo en €1 una renovaci6n 
6 ampliation, conforme lo acredita una concordia ajus- 
tada en 9 de Junio de 1378 entre D. Pedro IV y Bar- 
celona sobre aquella obra, que se prest6 & costear y di- 
rigir el magistrado municipal en virtud de varias gra- 
cias y privilegios que el rey le dispensaba. Entre los 
diez capitulos de que consta la concordia, se expresa: 
que la ciudad ofrece por mera liberalidad, en beneficio 
de la causa ptiblica y utilidad comtin del soberano y de 
sus reinos, 10.000 florines de oro de Arag6n 1, con la 
condici6n de que por parte del rey se anadan & lo me- 
nos 7.000 2, cuya suma total se habia considerado ne- 

1 Vos, vehent en aquestes coses gran profit a vos, Senyor, e" a tota 
la cosa publica, vos otorga en ajuda de la dita obra graciosament e no 
per deute, decern mille florins d' or d' Arag6. 

2 Axi pero e no en altre manera, que vos, Senyor, de present ator- 
guets a la dita obra de la vostra Daracana almenys set milla florins d' or. 



i 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA II 

cesaria para murallar, fortificar y defender con su foso 
la Atarazana por la banda que mira k Montjuich, con- 
forme k la obra que se hallaba ya principiada. Adem&s, 
para resguardo y conservaci6n de las galeras que esta- 
ban entonces expuestas k la inclemencia del temporal, 
y para el correspondiente abrigo del astillero y de los 
trabajadores, otorg6 la ciudad techar la f&brica y cubrir- 
la de estafio, sostenfendola con pilares y arcos de sille- 
ria, al modo que se habia empezado en tiempo de Don 
Pedro III (antes del ano 1284); y para la conservaci6n 
de esta cubierta se asignaron 1.000 sueldos anuales de 
dotaci6n al alcaide de las Atarazanas: 600 que le entre- 
gaba la ciudad y 400 que resolvio anadir el soberano. 
Trat6se asimismo, como cosa precisa, de la construc- 
ci6n de almacenes para guardar las armas, aparejos y 
demds pertrechos de las escuadras sutiles, y de la f&- 
brica de oficinas para las labores de los remolares, co- 
raceros y otros artifices del arsenal. Y aunque este es- 
tablecimiento era para el servicio de la real marina, la 
ciudad ajusto k la saz6n el permiso de construir y 
guardar en €l las galeras y otros bastimentos de guerra. 
• Porotra concordia sobre distintos puntos ajustada 
en 14 de Marzo de i3go entre D. Juan I y Barcelona, 
venimos k colegir que hacia aquella £poca la obra de la 
Atarazana no est aba todavia concluida. En el primer 
articulo de aqu£lla tr&tase de la ampliaci6n y aumento 
del indicado edificio, de manera que se pudiesen guar- 
dar y abrigar en €1 & lo menos hasta 3o galeras con to- 
dos sus pertrechos; como igualmente de construir en su 
dmbito, & mds de los edificios y oficinas necesarias, un 
palacio para habitacion del rey y su familia. En re- 
compensa de esto hizo el monarca por su parte cesion 
perpetua k la ciudad de todo lo que le pertenecia por 
derechos de licencias de las naves que se despachaban 
en su puerto para Siria y Egipto, y de las que arriba- 



Digitized by GoOglej 



12 vfCTOR BALAGUER 

ban d 61 de retorno de aquel viaje, conforme d otro 
convenio ajustado en 1378 entre su magistrado y Don 
Pedro IV. En virtud de esta concesi6n, Barcelona de- 
bia recaudar estos emolumentos 6 invertirlos en las 
obras de la memorada Atarazana, asi para los reparos 
y conservaci6n de su fdbrica, como de las galeras rea- 
les, sus aparejos y demds pertrechos. Cr6ese que des- 
pu6s de la citada concordia quedaria terminada la obra, 
mas no se han hallado vestigios de haberse edificado el 
palacio que en ella se menciona: tal vez no pudo tener 
efecto por causas que al presente no nos es dado aclarar. 
»Empero antes de proceder adelante en la historia 
que nos ocupa, entendemos que serd bien recibida del 
lector, por su enlace con este asunto, una sencilla rela- 
ci6n in6dita 1 de cierto ceremonial que en aquellos dias 
se usaba en los casos de construcci6n de una escuadra, 
no menos curiosa por su materia que por su antigiie- 
dad, cuyo contexto el erudito Capmany traduce literal- 
mente en castellano de este modo: «E1 rey Alfonso 
»arrib6 de Ndpoles d Barcelona; y de alii d poco tiem- 
»po, d los 21 de Diciembre de 1423, dicho alto senor 
»rey y los concelleres Felipe Ferrera, Galcerdn Carbo, 
» Bernardo Serra, Guillermo de Soler y Baltasar de 
»Gualbes, pusieron y fijaron en la Atarazana del mar 
»quillas para 12 galeras, esto es, el senor rey para 
»seis y los concelleres para otras seis; mas s61o se pro- 
»sigui6 entonces la construction de dos de ellas, que 
»quedaron acabadas d fines de Julio de 1424. Los maes- 
»tros constructores de aquellas dos fueron Arnaldo Ro- 
»meu y Bernardo de Lloberas, y los dos maestros cala- 

I Sacase de un libro manuscrito extendido por Francisco Vilar, se- 
cretario del Racional del Ayuntamiento de Barcelona desde el afio 
1585, que se conserva en el archivo de dicha ciudad con este titulo: 
Llibre dc coses tnemorables y assenyalades succehidts en Barcelona y attres 
parts, etc.— (Nota de Capmany.) 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA I 3 

* fates Bernardo Muy y Pedro Massanet. El domingo 
»i3 de Agosto de dicho aiio fueron benditas, y en esta 
»funci6n estuvo presente el dicho senorrey D. Alfonso 
»con los concelleres, y el feenor obispo de Gerona, 
»quien celebr6 la misa y bendijo las referidas galeras; 
»y Pedro Parri, marinero, voce6 la buena palabra: Dios 
»las mantenga para pelear contra turcos y franceses, y res- 
•pondieron todos los circunstantes: Asi sea.» El manus- 
crito que contiene el relato de este hecho, refiere & la 
par la circunstancia de haber lefs concelleres dado en 
el acto de fijar las indicadas quillas cada cual el primer 
martillazo & su galera. Con cuyo motivo observa el es- 
critor arriba citado que estos actos bien podian ser ce- 
remonias en su ejecuci6n; mas su espiritu, dirigido to- 
do k honrar y animar la marina, debia producir los sa- 
ludables efectos de su loable instituci6n; no siendo otro 
el medio que en la China practica todos los anos el 
emperador en la abertura de las tierras, guiando con 
su propia mano el arado, para dar fomento y aprecio & 
la agricultura, cuya alta estimaci6n es seguramente en 
aquel imperio el efecto de una pura ceremonia. 

» Anudemos empero el hilo de nuestro discurso, y di- 
gamos que han llegado hasta nosotros algunas obras de 
la Atarazana, fabricadas en aquellos dias de prosperi- 
dad para la marina de nuestra patria. Son k no dudarlo 
las mds notables en su clase por su antigua, pero vas- 
ta, elegante y s61ida construcci6n, los astilleros que se 
ven perfectamente por la parte de mar. Consisten en 
unos arcos elevados sobre pilastras, de bella propor- 
ci6n, que forman nueve naves, las vertientes de cuyos 
techos son guiadas con mucho acierto afuera del edifi- 
cio. Por haberse dado posteriormente A £ste aplicaci6n 
diversa, se tapiaron dichos arcos; pero en el del centro, 
que es mucho mds alto que los otros, coloc6se un gran 
escudo de las armas reales. Debajo del mismo se con- 



Digitized by VjOOQLC 



14 -VfCTOR BALAGUER 

servan atin las paredes del buen dique que tenia el ar- 
senal. 

»Demds del establecimiento de la Atarazana, habia 
otro paraje destinado para la construcci6n naval 6 as- 
tillero comiin en el punto donde hoy se encuentra la 
plaza llamada de San Sebastian, 6 de los Encantes, den- 
tro del Area que describen el lado izquierdo del edificio 
que fu6 convento de San Sebastian, el frente de los 
arcos de los Encantes, las calles de la Fusteria y Hostal 
del Sol, la plaza del Correo viejo al pie del muro del 
primer recinto, la plazuela y calle del Regomir atrave- 
sando la calle Ancha, y llegando por la de Marquet has- 
ta el sitio que hoy ocupa la muralla de Mar. Subsisti6 
dicho astillero hasta el ano i553, en que empez6 k ce- 
rrarse con aqu611a la parte de la playa de esta ciud^ad. 

» Al destinarse los arsenales de Cartagena, de la Ca- 
rraca y del Ferrol para construir los buques de guerra 
de la naci6n, di6se un nuevo empleo k las Atarazanas 
de Barcelona. Habilit&ronse sus edificios para el servi- 
cio de la Maestranza de artilleria, que sigue actual- 
mente en posesi6n de ellos, y quedaron divididos en 
seis partes los arcos del astillero, aplicadas k las de- 
pendencias y trabajos del ramo. La primera divisi6n 
sirve para las oficinas de cuenta y raz6n del departa- 
mento y direction de la Maestranza, archivoy biblio- 
teca del cuerpo. La segunda para el horno y talleres de 
fundici6n de canones, en que actualmente no se traba- 
ja, y un laboratorio de mixtos. La tercera es un espa- 
cioso almac&i de maderas, en cuyos intercolumnios 
cabe un repuesto de materiales de construcci6n para 
muy largo periodo. La cuarta es un taller general de 
maderas capaz para contener 3o talleres particulars 
de carpinteria, 40 de carreteria, y en esta proporci6n de 
los demds oficios del arma, k saber: torneros, tonele- 
ros, aserradores, cajeros y guarnicioneros. La quinta 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA I 5 

es el taller general del hierro: comprende 3i fraguas 
fijas y un taller de linternero. La sexta consta de dos 
pisos: en el primero 6 bajo hay diferentes almacenes 
de efectos de madera y hierro usado; en el alto se ha- 
Han una sala de armas con armarios corridos, bien ce- 
rrados y acondicionados, que pueden contener 3o.ooo 
fusiles, y otra menor contigua, dispuesta por el mismo 
estilo, destinada para guardar pistolas, armas blan- 
cas, etc. Arrimadas & la Maestranza estan las oficinas 
de la comandancia del cuerpo de ingenieros. 

»A. principios del siglo pasado erigi6se una capilla 
dentro del recinto de Atarazanas, debajo del terraplen 
de la bateria de las salvas. Estaba principalmente de- 
dicada al servicio religioso del establecimiento; y toda- 
via se ve en la pared de su lado izquierdo una ldpida 
que expresa que la sagrada congregaci6n de inmunida- 
des, con consentimiento de Su Santidad, por decreto 
dado en Roma k 27 de Enero de 1731, declaro que di- 
cha capilla no gozase inmunidad, sin perjuicio de las 
personas que en ella se hubiesen retraido hasta i.° de 
Mayo del indicado ano, en que se puso la primera de- 
claraci6n. Hoy dia estd convertida en pabellon de un 
portero. 

»A fines del mismo siglo edificdronse en el espacio- 
so Ambito de Atarazanas dos magnificos cuarteles de 
infanteria y caballeria, en medio de los cuales se formo 
una plaza rectangular de no varas castellanas de lar- 
go y 5o de ancho, donde en epoca mis reciente se cons- 
truyeron una fuente y abrevadero abastecidos del agua 
que cedi6 entonces el Ayuntamiento de Barcelona. En 
la linea de la indicada capilla, cerca de la puerta de in- 
greso, se construy6 no hd mucho una casa para la ha- 
bitaci6n del gobernador, y k espaldas de 6sta otra para 
su ayudante. En el dngulo oriental de Atarazanas, en- 
tre su estacada y la rampa de la muralla del Mar, se 



7 



Digitized by VjOOQ lC 



*> 



1 6 VfCTOR BALAGUER 

abri6 en 1849 la Puerto, de la Paz, que conduce al em- 
barcadero que acaba de construirse en aquelsitio.» 

Vemos, pues, por este relato, que las Atarazanas de 
Barcelona, destinadas en su principio para astillero de 
la marina real, pasaron despu€s & servir de cuartel, ba- 
jo cuyo tinico aspecto las han considerado cuantos han 
escrito de ellas en los tiempos modernos. No era, en 
efecto, sino un recinto militar aislado y bien flanqueado 
por baluartes y emplazamientos de la muralla de la pla- 
za, cerrado hacia €sta por un muro que s61o lo ponia 
al abrigo de un golpe de mano, y con algunas piezas de 
artilleria para defender el puerto, & semejanza de las 
colocadas en la bateria del extremo del and6n del mis- 
mo en la Linterna. Mas no hace mucho tiempo que las 
Atarazanas han venido & constituir otro de los fuertes 
de la plaza de Barcelona. Cuando a consecuencia de los 
tiltimos disturbios politicos de que fatalmente ha sido 
teatro esta ciudad, estim6se necesario poner toda la li- 
nea de la muralla en pie de defensa, fortific6se, siendo 
capitdn general el bar6n de Meer, la plataforma de la 
antigua torre de las Pussas con una bateria cubierta di- 
rigida & la poblaci6n. Asi que los edificios militares 
que hoy componen las Atarazanas, estdn unidos por dos 
medios baluartes con el recinto exterior, uno de los 
cuales enfila la Rambla y el otro la avenida de 6sta k la 
puerta de Santa Madrona. A la parte de la muralla del 
Mar hay una bateria & barbeta y un saliente unido con 
el medio baluarte de este lado. Dispusteronse ademds 
las alas de los edificios que enfilan el mencionado paseo 
y muralla para recibir la artilleria, reemplazando las 
ventanas con canoneras cerradas por postes. De mane- 
ra que en cierto modo puede decirse que en nuestros 
dias se ha puesto en planta el proyecto que k principios 
del siglo anterior concibiera Felipe V. 

Cuatro batallones, cuando mds, es la fuerza que se 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA I 

acuartela en Atarazanas. Suele haber tambien un 
cuadr6n; y en el cuartel llamado de Santa Madrona, 
la parte superior de este fuerte, se aloja el regimie 
de artilleria del primer departamento i. 

Frente al fuerte de Atarazanas se levanta el edifi 
del Banco de Barcelona, el cual ocupa provisionalme 
la mitad del solar que pertenecia A la fabrica en doi 
el cuerpo de artilleria fundia los caiiones valiendose 
personal de la Maestranza. 

El establecimiento de la fundici6n fu6 creado por 
lipe V en 1715, y los caiiones que se fabricaron aq 
ano llevaban el siguiente r6tulo: Violati fulmina Re 
Philippus Quintus Hispaniarum Rex Pius et Clemt 
Barchinone 171 5. 

Ejn el ano i858 levant 6se la parte del edificio < 
constituye el Banco, conservando poco menos que 
tacto el cuerpo bajo, que no dejaba de ser un pie n 
forzado para el arquitecto, & quien se encarg6 el es 
dio y direcci6n de las obras. Las dos fachadas que p 
senta este edificio est&n muy bien caracterizadas y c< 
servan el tipo greco-romano de los buenos tiempos. 
medio de su sencillez estdn llamando la atenci6n de 
inteligentes por la buena disposici6n de sus partes, e 
tendida molduraci6n y marcadas proporciones en cui 
to podia permitirlo la observancia del programa. E 
edificio es otro de los que hacen honor al arquite 
acadSmico D. Jos6 Oriol Mestres. 

Las figuras y dem&s objetos que forman el grupo 
m&rmol y en bronce dorado, sobre la puerta princij 
son obra de los conocidos € inteligentes escultores ca 
lanes D. Venancio y D. Agapito Vallmitjana, que I 

1 Hoy no existen ya las Atarazanas. Se comenz6 a derribar 

fortaleza cuando la revoluci6n de 1868, habiendo firnfado el auto 

este libro la orden de su derribo como presidente que era entonce 

la Diputacion de Barcelona y vicepresidente de la Junta Suprema. 

TOMO XXII 2 



Digitized by VJiOOQlC 



1 8 vfCTOR BALAGUER 

sabido crearse con 6stas y otras notables obras una en- 
vidiable reputacidn. 

Del edificio antiguo hay un recuerdo que no debe 
echarse en olvido. En el aiio 1758 fundi6se en 61 la 
campana mayor de la Catedral de esta ciudad llamada 
Tomasa, cuyo peso es de 80 quintales, saliendo perfecta 
en la primera fundici6n. 



RAMBLA DE CAPUCHINOS. 

Tambi6n es llamado este trozo Rambla del Centro y 
de los teatros, por estar situado k uno de sus extremos el 
Teatro Principal y al otro extremo el del Liceo. De 
€ste hemos hablado al hacerlo de la plaza de la Boque- 
ria; de aqu6l hablaremos cuando lo hagamos de la del 
Teatro. 

Lleva el nombre de Capuchinos por existir antes en 
esta Rambla aquel convento, del cual se ha hablado 
tambi6n. (V. calle de Fernando VII.) 

Este trozo de Rambla es el m&s concurrido, y en dias 
seqalados punto de reuni6n de la elegancia barcelone- 
sa. En los veranos, por la noche, se convierte en un 
verdadero sal6n, acudiendo & 61 en grande multitud las 
dam as y caballeros para sentarse y conversar bajo sus 
drboles. 

En este punto se hallan tambfen las principales fon- 
das y los principales cafes de Barcelona. 

Existian antiguamente en el sitio de que hablamos 
dos edificios religiosos: el colegio de San Angel mdrtir, 
de carmelitas calzados, fundado por la religi6n en i5g3, 
y el de San Pedro Nolasco, de padres mercenarios, fun- 
dado por el P. Fr. Dalmau Serra en 1643. El primero 
de estos dos, despu6s de haber sido en estos ultimos 
tiempos residencia y oficinas del jefe politico 6 goberna- 



Digitized by VjOOQ lC 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 9 

dor civil, es hoy cuartel de la guardia civil. El segundo 
estd hoy ocupado por la fonda de Oriente. 

RAMBLA DE SAN JOSE i. 

, Ocupa desde la plaza de la Boqueria hasta el comien- 
zo de la Rambla de los Estudios, y llam6se asi por le- 
vantarse en ella el convento de San Jos6, derribado hoy 
y ocupado por la plaza-mercado de que se ha hecho 
menci6n al hablar de la plaza de San Jose. 

Esta Rambla acostumbra 4 ser concurrida de la so- 
ciedad barcelonesa durante los meses de verano por la 
manana, particularmente los domingos, porque en ella 
estd el mercado de las flores. 

Son dignas de llamar la atenci6n las pinturas al fres- 
co de la casa que forma esquina con la Puerta ferrisa 
y las de otra que esta, saliendo de esta calle, & la iz- 
quierda. Las de la primera figuran pasajes de la histo- 
ria romana y cuadros mitol6gicos; las de la segunda se 
reducen & un cuadro de asunto aleg6rico. 

Frente de esta casa vese un hermoso edificio llamado 
el Palacio de la virreina. Pertenecia este edificio & la 
viuda de cierto personaje que fu6 virrey del Perti, y es 
digno de fijar la atencion del viajero, no s61o por su ex- 
terior, sino por el magnifico museo que en 61 conserva 
el hijo de D. Jos6 Carreras de Argelich, que lo form6. 

El vestibulo que coraunica con la plaza-mercado de 
San Jos6 se halla convertido en un pasaje, en el cual 
se venden infinidad de objetos. De €l arrancan dos sun- 
tuosas escaleras que se unen en el centro de la casa. 
Toda 6sta es un museo. Sus grandiosas salas y galerias 
estdn atestadas de innumerables joyas, siendo un gran 
dep6sito de riquezas artisticas, cientificas y bibliogr5.fi- 

l Hoy, 1 888, se llama Rambla de las flores. 



Digitized by VjOOQlC 



) VfCTOR BALAGUER 

En la bella colecci6n de pinturas, compuesta de 
cuadros, unos al 61eo, otros al pastel y los dem&s 

aguada y en miniatura, lps hay de Murillo, Ve- 
[uez, Van Dyck, el Tiziano, Mena, Viladomat y 
s varios; u pinturas de Rafael, y una de su dis- 
ilo Julio Romano. En grabados hay 563 l&minas 
cadas en cuadros, obras de los cSlebres Edelink, 
poratti, Morjhen, Campanella y otros. Destaca so- 
todos un cuadro pintado sobre tabla con adornos de 
jve, bellisimo por el sentimiento y expresi6n de sus 
lonajes, quizds uno de los m&s interesantes para el 
dio de la pintura. En escultura hay seis estatuas 
n&rmol y varios bustos, dos de ellos debidos & Alon- 
3ano y Amadeo. La biblioteca, que es importante, 
tiene 14.000 voltimenes. Tambten hay un mone- 
0. 

RAMBLA DE LOS EST ID 10 S. 

ll extremo de esta Rambla, y donde comienza hoy 
rozo que vulgarmente se llama Canaletas, estuvo el 
iguo edificio de los Estudios 6 Universidad de Bar- 
ma. 

l instancias de los concelleres, que venian ya recla- 
ido la instalacion de cdtedras 6 estudios ptiblicos 
ie i3jco, instituy6 el rey D. Martin de Arag6n la 
versidad de Barcelona, que antes habia estado en 
ida, y en ella el Colegio de medicina y despu£s el de 
s, siendoaprobado por Benedicto XIII en Avign6n. 
3 de Setiembre de 1450 adquirio dicha Universidad 
for forma y extension por privilegio del rey D. Al- 
so V, segtin ya queda dicho en las pdginas de esta 
ma obra, llam&ndose desde entonces Universidad y 
udio general de todas artes y ciencias, y adquiriendo 
3S los privilegios generales de las universidades de 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 21 

Lenda, PerpiMn y Tolosa, lo cual fu6 aprobado por el 
papa Nicol&s V. 

En i536 trat6se de levantar un edificio que fuese pro- 
"pio para Universidad, con todas las comodidades posibles, 
y en 18 de Octubre del mismo se dio principio k la obra. 

El edificio era sencillo, pero grandioso y capaz. 

En 1717, Felipe V traslad6 la Universidad k Cerve- 
ra, y este edificio fue* entonces destinado para cuartel de 
tropa, ocup&ndolo el cuerpo de artilleria, hasta que en 
1843 file" derribado con el objeto de abrirse el portillo 
que por aquella parte tenia la muralla. 

Este portillo, llamado de Isabel II, fu6 derribado k su 
vez en 1854 cuando cayeron las murallas de Barcelona, 
y en su lugar se extiende hoy el trozo de Rambla que se 
llama de Candidas. 

Hay en el trozo de Rambla que nos ocupa varios edi- 
ficios dignos de especial mencion. 

Uno de ellos es la casa-palacio de los marqueses de 
Moya, cuyas pinturas al fresco son dignas de notar, asi 
como tambien la hermosa galeria de columnas que da 
sobre el jardin. 

Frente k esta casa esta la iglesia de Bele*n, que tiene 
su principal entrada en la calle del Carmen, y de la cual 
hemos hablado. 

Junto k la iglesia estd el Seminario conciliar y epis- 
copal, que fu6 erigido en 1595. Es dependiente del obis- 
po: ens6iianse en 61 varias ciencias y demds estudios pre- 
paratories, y tiene ejercicios literarios ptiblicos anuales. 
Existe en dicho establecimiento una biblioteca ptiblica, 
de la cual forma parte otra biblioteca exclusivamente 
catalana, fundadapor el obispo Torres Amat. H&llanse 
en este Seminario diez cuadros de la vida de Santo To- 
m&s, dos pintados por Viladomat y los restantes por su 
hijo. 



Digitized by 



Google 



22 VICTOR BALAGUBR 

Inmediato & este edificio estd el de la Academia de 
ciencias naturales y artes, Uamado Colegio de Cor- 
delias. 

En el primer piso hay el Museo de historia natural, * 
la secretaria, la sala de juntas y el sal6n de sesiones. 
En el segundo piso hay las clases gratuitas que sostie- 
ne la Academia, y son: las de Matem&ticas, Mec&nica, 
Geometria descriptiva, Astronomia, Geografia, y ele- 
mentos de Cronologia, Mineralogia y Geologia, Labo- 
reo de minas, Zoologia y Taxidermia. Esta Academia 
fu6 creada en 1764. En el local que hoy ocupa habia 
antes el Imperial y Real Seminario de nobles, fundado 
en i538 por D. Juan de Cordelias, de nobilisima fami- 
lia catalana. La ereccion de este Seminario precedi6, 
pues, al de igual clase de Madrid, que fu£ fundado en 
1725 por Felipe V. Felipe II di6 al de Barcelona los 
titulos de Imperial y Real. En 1662 fu6 cedido & la Com- 
paiiia de Jestis, & cuyo cargo estuvo hasta su extinci6n. 
Exigiase para la admisi6n de alumnos la exhibition de 
las pruebas de nobleza. La ensenanza era & corta dife- 
rencia la misma que se da hoy dia; pero habia adem&s 
clases de Mtisica, de Esgrima, de Baile y de Declamaci6n, 
de las que daban los discipulos academias 6 funciones pu- 
blicas en el teatro del colegio. Es grande el numero de 
varones esclarecidos, cuya celebridad consta en la histo- 
ria, que recibieron en este Seminario la primera instruc- 
ci6n. Cu^ntanse entre ellos el pontifice Gregorio XV y 
los cardenales Juan Doria, Eduardo Farnesio y Octavio 
Aguaviva; arzobispos, obispos, abades, prebendados, 
consejeros, regentes de Audiencia y magistrados, oficia- 
les de alta graduaci6n en el ej^rcito, etc. 

En este edificio hay un pequeno jardin. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLBS DE BARCELONA 23 

RAHBLA DE CANALETAS. 

Es el trozo de Rambla que sigue, Uamado asi por- 
que junto & €l se elevaba la torre de Canaletas, que for* 
maba parte de la fortificaci6n de Barcelona y habia sido 
cdrcel militar. En ella estuvo preso el cronista Feliu de 
la Pena en 1704, como acusado de conspirar contra 
Felipe V en favor del archiduque Carlos, que luego fu6 
efectivamente aclamado por los catalanes. 

RAMBLA DE ISABEL 11. 

Se Uamardasi, seg6n estd dispuesto, la que ha comen- 
zado k abrirse, siguiendo la de Canaletas, en direction 
al ensanche. 

Debe llegar hasta la calle de Corcega, vtendose cru- 
zada por las de Ronda, Cortes, Diputaci6n,*Consejo de 
Ciento, Arag6n, Valencia, Mallorca, Provenza y Ro- 
sellon. 

RAHELLERAS (calle de las). 

Es la que desde la plaza del Buen Suceso va 4 los 7V 
Hers. 

Antiguamente se Ham6 del Xucld. 

En ella est£ la Casa provincial de maternidad y exp6- 
sitos, que fu6 instalada en i853, 6poca en la cual fue- 
ron trasladados d ella los exp6sitos que existian en el 
Hospital de Santa Cruz y no habian cumplido siete 
afios de edad. Tiene una junta de gobierno, y ademds 
la junta de damas ejerce en €\ su intervenci6n. La 
asistencia est& & cargo de las hermanas de la caridad. 



Digitized by VjOOQ l€ 



24 VfCTOR BALAGUKF 

RAMON (arco 6 calle del arco de San). 

Desde el Call conduce k la de Santo Domingo. 

Diosele este nombre en recuerdo y gloria de San Ra- 
i6n 6 Raimundo de*Penyafort. 

Este distinguido y eminente varon era natural de 
arcelona, de la ilustre familia de este nombre, cuya 
isa solar fu6 m£s tarde el convento de dominicos Ua- 
lado de San Ram6n, en el territorio de Villafranca del 
anad6s. Fu6 can6nigo de Barcelona, y despu£s reli- 
ioso dominico y tercer general y reformador de la or- 
sn. Fu6 tambi&i confesor del rey D. Jaime I y rehus6 

arzobispado de Tarragona, el de Braga y el obispa- 
3 de Barcelona. Era hombre eminente y dejo escritas 
mas obras. 

Cuando se le canonizo, al principiar el siglo xvn, se 
icieron tan grandes y solemnes fiestas en Barcelona, 
ae su memoria duro lacgos afios y vive todavia, pro- 
»ngado su eco por un volumen del P. Rebullosa, que 
izo de ellas una detallada descripcion. 

Existen otras dos calles del mismo nombre. 

La una se abre en la del conic del Asalto y va d finar 
i la de San Pablo. Fu6 abierta esta calle, lo propio 
ne su inmediata la de San Olaguer, entre los meses de 
.gosto y Setiembre de 1791. 

La otra est& en la Barceloneta, teniendo su entrada 
1 la del Cementerio y su salida en la playa. 

RAURICH (calle den). 

Se titulaba en otro tiempo de Na Bordonera, nombre 
5 mujer acaso muy conocido algun dia entre los liber- 
nos. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 

La calle llamada de Na Bordonera y hoy den 
estd inmediata k la del Vidrio 6 dels Vidriers 
antiguamente habia un burdel 6 lupanar pub] 
grin veremos al hablar de ella. 

En cierta 6poca estas calles y las antiguas 
centro de mujeres de mal vivir y sus casas un 
escdndalos. Existe un curioso documento, cit; 
Bofarull, segtin el cual el rey D. Juan II da fa< 
los habitantes in vicis dels Vedries e den Rauric 
Mis etiam duobus vicis qui ingressum suum haben 
predicto dels Vedries et egressum ad vicum del P 
confirm&ndoles cierto privilegio mismo dado ya 
por el rey D. Pedro IV, para que no permitan 
ya prostitutas en el barrio, pudiendo en tal case 
rarse de sus muebles y dem&s objetos y arrojarl 
calle; cuya confirmaci6n de privilegio se hace p 
tar de nuevo el mal que se habia hecho mayc 
entonces las mujeres piiblicas habitaban no s61< 
lupanares ptiblicos, sino en casas particulars 
pauci ad honesta conditions dif formes suum forenh 
interdum sive continue incolatum ad gulosa pabult 
mos suas meretrices publicas invitant et receptant a 
dunt ut inhibi veneris scenosa solacia contractentur, 
ro habitaciones et hospitia propria aliis meretrici 
ita publicis licet earum fedi ei continuati actus non 
distent a pretensis avidi vilis lucri sepe conducere 
rentur, etc. 

Por este documento se prueba tambi&i que y 
6poca del rey D. Juan II la calle de Na Bordoh 
bia abandonado su nombre para tomar el den E 
que parece ser de familia. 

Esta calle es la que cruza de la de Fernando \ 
de Escudillers blanchs. 



Digitized by VjOOQlC 



26 VfCTOR BALAGUER 

REAL (plaza). 

El terreno ocupado por esta plaza perteneci6 un dia 
al convento que fu6 de Capuchinos, del cual se ha ha- 
blado con referenda k la calle de Fernando VII. 

Durante el gobierno constitucional de 1820 k 1824, 
fu6 este convento enteramente demolido k consecuencia 
de la cesion que con decreto de 5 de Mayo de 1822 hi- 
cieron las Cortes al Ayuntamiento de Barcelona para 
abrir una plaza que debia denominarse de los Heroes es- 
patioles. 

En 1824 se volvi6'4 edificar el convento en el mis- 
mo terreno, aunque d&ndole forma diversa; y extingui- 
das en i835 las 6rdenes regulares, el Cuerpo municipal 
reclam6 del gobierno superior la confirmaci6n de lo an* 
teriormente acordado por las Cortes. Accedi6se k la 
instancia del Municipio barcelon£s por real orden de i5 
de Marzo de 1848. 

Desaparecio entonces el Teatro Nuevo que se habia 
levantado en aquel sitio, al ser por segunda vez demo- 
lido el convento, y el Municipio resolvi6 construir en 
dicho terreno una plaza con porticos, k cuyo efecto 
abri6 un concurso en 2 de Mayo de 1848 invitando k 
todos los arquitectos espanoles k fin de que presenta- 
sen proyectos basados a tenor del programa al efecto pu- 
blicado. Diez y nueve fueron los proyectos presentados, 
de los cuales salieron premiados tres, ganando el prime- 
ro y la medalla de oro ofrecida el arquitecto D. Fran- 
cisco Daniel Molina; el primer acc&sit y una medalla 
de plata el mismo arquitecto, y el segundo acc6sit con 
otra medalla de plata el arquitecto D. Jos6 Oriol Mes- 
tres. 

Inmediatamente, y superando no pocas dificultades 
que se presentaron y que entorpecieron por algtin tiem- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 2T] 

po las obras, se comenzo la plaza en cuesti6n, verifi- 
cando la ceremonia de poner la primera piedra el 10 de 
Octubre de 1848, cumpleanos de la reina, el jefe su- 
perior politico interino presidente del Ayuntamiento, 
acompanado del capit&n general del ej6rcito y Princi- 
pado, el regente y ministros de la Audiencia, Diputa- 
ci6n y Consejo provincial, otras autoridades oficiales 
de la armada, corporaciones, etc. 

Tambi6n en 19 de Noviembre de i85o, en celebridad 
de ser los dias de Dona Isabel II, se puso la primera 
piedra del monumento que debia erigirse en el centro 
de la llamada desde entonces Plaza Real, y que habia 
de ser dedicado, segun el proyecto premiado, al rey 
D. Fernando el Catolico. 

La plaza que nos ocupa mide 55 metros en su lado 
menor y 83 en su mayor, sin contar los p6rticos; cuyo 
ancho es de 5 metros 5o centimetros. Las lujosas tien- 
das y cafes que la rodean; la espl6ndida iluminaci6n de 
los faroles, que corresponden uno en cada centro de ar- 
co, y la decoration uniforme en todas sus partes, son 
un aliciente vivo y permanente que convierte aquel lo- 
cal en un agradable paseo tanto de noche como de dia. 

Las calles afluyentes k esta plaza son seis, distin- 
gutendose la de Colon, que comunica directamente con 
la Rambla, corriendo en ambas aceras los p6rticos en 
toda la extension de la calle. El pasaje de Madoz, que se 
halla cerrado por los porticos de la plaza y por los tres 
arcos de la calle de Fernando VII, llama la atenci6n 
por ser espacioso, c6modo y bien decorado. El pasaje 
de Bacardi, obra asimismo del arquitecto Molina, que 
es de propiedad particular, fu6 el primero que se cons- 
truy6 en Barcelona: estd cubierto de cristales, y su rica 
ornamentaci6n y la uniformidad de las lujosas tiendas 
que encierra, son otros tantos accesorios que contribu- 
yen k llamar la atenci6n de aquel recinto. Las restan- 



Digitized by VJiOOQlC 



vfCTOR BALAGUER 

jnidas son tinicamente producidas por las dife- 
calles que ya existian antes de la formaci6n de la 
Real, exceptuando s61o la de Zurbano, que ha 
rierta posteriormente. 

lecoraci6n de la Plaza Real consiste en un orden 
stras de las proporciones del corintio, levantadas 
:1 p6rtico que sirve de primer cuerpo y forma su 
into. Dicho orden arquitect6nico abraza dos pi- 
tyos balcones, salientes unos y envasados otros 
mro de la fachada, forman un conjunto agrada- 
ariado. Sobre el cornisamento que corona el or- 
arquitectura en toda la extension de la plaza, se 
t un dtico que constituye un tercer piso con ven- 
El p6rtico solo se interrumpe por la entrada de 
j de Colon, que, como se ha dicho, tiene su sali- 
>aseo de la Rambla, en cuyos dngulos resaltan 
^rpos avanzados que truecan la monotonia y dan 
id al conjunto. 

in el programa publicado por el Ayuntamiento, 
\ concurriesen, ademds de la memoria facultativa 
&mica con que debian acompanar los pianos al 
so, estaban obligados £ entregar asimismo el pro- 
le un monumento para ser colocado en el centro 
laza, tomando el asunto de un hecho hist6rico, 
debia dar nombre &. la misma plaza. Preveniase 
no que se indicase un m£todo para la iluminaci6n 
sdio del gas, asi como la distribuci6n de un paseo 
n que ocupara todo el dmbito libre y sin edificar. 
irquitecto premiado habia concebido para este 
lento la idea de recordar el reinado de los mo- 
cat61icos y la uni6n de Arag6n con Castilla. 
nor de esto, se dio &. la plaza el nombre de Real 
i6n de los Reyes Catolicos, 6 mejor aiin de Fer- 
d Catolico, como la llaman algunos, y el monu- 
consiste en un basamento de mdrmol portoro, 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 29 

precedido de una pequena escalinata que le rodea, en 
el cual han de colocarse ocho escudos de las principales 
provincias de los dos reinos unidos. Elevase sobre €ste 
un pedestal de m&rmol bianco,^ ricamente cinceladas 
sus molduras, sobre el cual deben resaltar los bajos re- 
lieves siguientes: en la cara principal, 6 sea la que mira 
k la Rambla, el escudo de armas de los dos reinos uni- 
dos; y en su cara opuesta, 6 sea la que da frente & la 
que fu6 calle del Vidrio, dos heraldos ddndose las manos 
.y enarbolando con la otra un pend6n en el cual descue- 
llen los escudos de armas de Arag6n y Castilla, signifi- 
cdndose la uni6n 6 enlace de los dos monarcas, y ley6n- 
dose £ sus pies el Tanto monta, famoso mote de la 6po- 
ca, inventado para significar que tanto montaba Isabel 
como Fernando. 

El tercer bajo relieve, que corresponde al lado de la 
plaza que linda con los edificios de la calle de Escu- 
dtllers, debe representar el acto de presentarse Col6n 
ante los Reyes Cat61icos; y el del lado opuesto, Boabdil 
entregando & los mismos monarcas las Haves de la ven- 
cida ciudad de Granada. 

Este monumento, del cual hoy no existe m&s que la 
base y pedestal sin los relieves, debe ser coronado por 
la estatua en bronce de Fernando el Catolico k caballo. 

El jardin, que en forma de hip6dromo rodea el mo- 
numento, cerrado por una elegante verja, interrumpida 
por ricos candelabros y jarros, se halla disenado con la 
cruz de Isabel la Catolica. Un paseo con asientos de mdr- 
mol bianco y su arbolado respectivo forman el comple- 
mento de la obra, proporcionando un conjunto ameno y 
agradable. 

RECH (calle del). 

Existe mds de una calle de este nombre. 

La llamada del Rech y vulgarmente de la bora del 



Digitized by 



Google 



30 VfCTOR BALAGUER 

Rech. Antes llevaba la denominaci6n dels Molins de mar, 
porque habia algunos molinos en ella. Cuando se form6 
en el glacis de la Ciudadela el llamado paseo Nuevo 6 de 
San Juan, comenzado en 1796 y concluido en 1801, 
construySronse asimismo las casas de una tienda y de 
un piso, en todo uniformes, que constituyen la acera 
derecha de esta calle, cuyo nombre es debido k la cir- 
cunstancia de haber sido levantadas aqu6llas sobre el 
Rech 6 Acequia. Edificaronse k cuenta de la Junta de 
Beneficencia entonces establecida, que las iba rifando 
k medida que acababan de recibir la ultima mano. Los 
censos que rendian se aplicaban k la conservaci6n, or- 
nato y mejoras del mencionado paseo. 

La llamada de Devant lo Rech. Se entra por la calle 
de la Explanada y se sale k la plaza de la Aduana. 

Otra con el mismo nombre de Devant lo Rech, que es 
la que desde la Baja de San Pedro va k las Balsas de 
San Pedro. 

Y por fin, la titulada del Rech Condal, que se apelli- 
da asi porque pasa por debajo de ella el Rech 6 Acequia 
condal, que ingresa en la ciudad por el baluarte de San 
Pedro. Es la que, teniendo su entrada en la Plaza de San 
Pedro, va k salir delante la Puerta Nueva. Antiguamen- 
te llev6 el nombre dels Tins, porque en ella habia varios 
establecimientos donde se preparaban los tintes. 

RELOJ (pasaje del). 

Hace muy poco tiempo que ha sido abierto este pa- 
saje, el cual va desde la calle de Escudillers k la de 
Codols. 

En el sitio donde se levanta ha existido hasta hace 
dos anos aiin una antiquisima casa, que se suponia ser 
la habitada un dia por el c&ebre almirante Roger de 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 3 1 

Lauria, sin que & prop6sito de esto se tuviese m&s dato 
que el de la tradicion. 

Esta casa fu£ derribada recientemente, y en su lugar 
se construy6 un bello edificio con el pasaje que nos ocu- 
pa, y que se llamo del Reloj, sin duda por cierto relo- 
jero que en el abri6 tienda y que tuvo la curiosidad de 
fijar en la puerta un gran reloj, donde se marca la hora 
de las primeras capitales del mundo. 

REGOMIR (plaza del). 

Todavia el vulgo la llama del Correu veil (Correo vie- 
jo) por haber estado en ella durante cierto tiempo la 
Casa de correos. 

Las calles que afluyen & esta plaza son las de la Co- 
weta, Ciudad, Triunfo y Regomir. 

Dicen la tradici6n y las cr6nicas que, cuando Ludo- 
vico Pio, el aiio 804, se apoder6 de Barcelona, arrojan- 
do de ella 4 los moros, hizo prisionero al jefe de los fuer- 
zas que guarnec.ian la ciudad, 11am ado por las cronicas 
rey Gamir. 

Segiin asientan unos, el titulado rey Gamir fue ence- 
rrado en un castillo que se supone haber existido al co- 
menzar la bajada del Regomir, mientras que sus anti- 
guos vasallos ocupaban un barrio 6 calle especial, que 
por esta circunstancia se llamo dels Sarrahins, apartado 
enteramente del resto de la poblacion. (Vease lo que so - 
bre esto decimos al tratar de la calle de la Fusteria.) 

Manescal, en el serm6n del rey D. Jaime, y Francis- 
co Calza, en su Cataluna, no hacen menci6n del Casti- 
llo que, dicen, era palacio del rey Gamir, sino de las ca- 
sas en que, despues de reconquistada Barcelona, le per- 
miti6 vivir Ludovico Pio; casas sitas entonces, segtin el 
dictamen de Calza, fuera de sus muros, y dentro de ellos 
segiin Manescal. Sin embargo, ambos & dos escritores 



Digitized by VJiOOQLC 



32 VICTOR BALAGUER 

convienen en que esta calle fu6 por ello llamada del Re* 
gomir, del rey Gamir. 

Diago la denomina del Regutnir. 

Pujades la nombra como los primeros. «En el libro 
primero de las Antigiledades del archivo de la Catedral 
de Barcelona, dice este cronista, se halla conmemora- 
ci6n de esta fuerza 6 castillo del Regomir; que en raz6n 
de la habitation del rey Gamir, por tradici6n anticua- 
da nos queda el nombre del rey en toda aquella vecin- 
dad y calle llamada del Regomir, como quien dice del 
rey Gomir. Y dentro de los muros de la ciudad vieja, 
antes de llegar al muro antiguo y arco, bajo del cual 
estd la capilla del santo m&rtir Crist6bal, en cierta es- 
quina sale hacia fuera sobre la calle un coloso 6 cabeza 
de un hombre que Uaman del rey Gamir. » 

Impugna estos escritos Pedro Marca en su Marca 
hispdnica, pretendiendo que esta calle no tomo su nom- 
bre del rey Gamir, sino de un gobernador de la provin- 
cia Tarraconense, que mand6 antes de la conquista de 
los drabes, esto es, en tiempo del visigodo Wamba. 

A. esta opini6n se adhiere Pi, manifestando parecer- 
le m&s razonable que la de aquellos autores, por cuanto 
no se sabe que hubiese jam&s en Barcelona rey moro 
alguno, y por consiguiente el tal Gamir, sobre cuya exis- 
tencia se quieren afianzar los pareceres antecedentes. 

Efectivamente, no hay noticia de ningun nombre de 
Gamir, ni menos de ningtin rey, en la historia de Bar- 
celona. Gamir debe ser una corruption del nombre de 
algtin jefe moro, en corromper los cuales no andaban por 
cierto muy escasos nuestros antiguos cronistas. 

Actualmente, en la entrada de una casa nueva de la 
acera izquierda de la calle de la Ciudad, que forma es- 
quina con la de la Cometa, se ve empotrado en la pared el 
coloso 6 cabeza que menciona Pujades, y debajo de el una 
inscripci6n entallada en mdrmol bianco, que dice asi: 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 33 

* Cabeza trasladada a esta nueva casa en 1844, de la es- 
quina de la demolida, en que estaba, para permanencia de 
la antigiiedad que ofrece, recordando, segun tradition, la 
del jefe de las tropas moras que ocupaban esta ciudad a su 
entrada en ella del rey Ludovico Pio.n 

Sobre esta cabeza y lo que representa andan discordes 
los autores. Si bien hay quien cree que es de un drabe, 
otros dicen que mds parece ser de un franco 6 cataldn. 
De todas maneras, no ha podido averiguarse la razon de 
estar dicha cabeza en la esquina de la calle. Digno es 
de alabanza el celo del propietario de la casa en conser- 
var dicha antigualla, pues acaso £ su conservaci6n se 
deba algun dia la averiguaci6n del hecho 1 . 

REGOMIR (bajada del). 

Es la via que enlaza la plaza del mismo nombre con 
la calle Ancha, 

Apellid6se en otro tiempo den Palnia, nombre de fa- 
milia. 

Antes llamaba la atenci6n en esta calle la casa llama- 
da de Dusay, la cual tenia un hermoso patio, fabricado 
por Damidn Forment & principios del siglo xvi. Era 
este patio de dos altos, siendo las columnas del prime- 
ro jonicas y las del segundo corintias, sobresaliendo en 
los pedestales bajo relieves de trofeos romanos, primo- 
rosamente esculpidos. Hace atgunos afios fu£ derribado 
este edificio, admiraci6n del artista y del viajero. 

Se habian aposentado en esta casa varios personajes 
c&ebres & quienes la casualidad, la guerra 6 la politica 
trajeron & Barcelona en diversas ocasiones. En i5^9 vi- 
vieron en ella dos concelleres 6 jurados de Valencia, ve- 
nidos en embajada de aquella ciudad. Cuentan nuestros 

1 Hoy la cabeza y la lapida estan en el Museo de Villanueva y Geltn'u 
TOMO XXII 3 



Digitized by 



Google 



VfCTOR BALAGUER 

urios que los concelleres de Barcelona salieron £ reci- 
js hasta la llamada Cruz Cubierta, y acompandron- 
m su entrada en la ciudad caminando & su izquier- 
atendida su calidad de extranjeros. Proporcion&ron- 
iposentamiento en la citada casa, y al dia siguiente 
enviaron, segtin costumbre de la epoca, un regalo 
uatro sartas de volateria, dos cargas de harina, tres 
ino bianco y tinto, cuatro de avena y cebada, una 
abritos, seis antorchas y un gran ntimero de paque- 
ie velas de cera. 

>e tiempo inmemorial existia una capillita consa- 
la &. San Crist6bal sobre el arco que habia en la ca- 
le que nos ocupamos, correspondiendo este arco, 
in varios autores, k la puerta del S. de la muralla 
litiva. En i5o3 fu6 sustituida por otra de mayores 
ensiones en el mismo sitio, en la que el ciudadano 
:elon6s Juan Benito Coll hizo labrar por devoci6n 
etablo con una pintura de la imagen del santo ti- 
r. k. 5 de Julio de i5o5 el vicario general de la 
esis di6 permiso para celebrar en ella anualmente 
misa el dia de su festividad. 

uando mds adelante se edificaron habitaciones par- 
lares encima del arco referido, construyose una nue- 
apilla al nivel del pavimento de la calle, taladran- 
1 espesor del murall6n que todavia alii se encuen- 
Formada ya la b6veda, en 8 de Agosto de i53o el 
ibispo de Tesalia D. Juan Miralles, auxiliar del de 
selona, bendijo la primera piedra. 
[alldbase entonces la ciudad afligida por un conta- 
y de la circunstancia de haber asistido & la cere- 
tia un conceller y un obrero de la misma, infieren 
lentemente algunos que la obra de esta capilla de 
Cristobal fu£ un voto civico para implorar la pro- 
i6n del santo contra el terrible azote. 



Digitized by VjOOQ lC 



LAS CALLES DE BARCELONA 35 

Los habitantes de la calle del Regomir y de las in- 
mediatas celebran cada ano con sencillos festejos el dia 
de San Crist6bal. 

Al derribar hace dos afios las dos antiquisimas torres 
que por muchos siglos habian existido junto al arco de 
San Crist6bal en la bajada del Regomir, descubri6se, 
empotrada en los gruesos sillares de la derecfya, un tro- 
zo de fachada, al parecer romana, compuesta de dos 
arcos 6 aberturas redondas, mediadas de una pilastra 
estriada con tosco capitel corintio, y una ancha cornisa 
en cuyo borde superior, y verticalmente sobre la pilas- 
tra, asomaba una cabecita de adorno, como de le6n 6 de 
hombre, bastante grosera. Por cima de la cornisa al- 
zdbanse unos dos metros de pared hecha de pequenos 
sillares ajustados con mucha regularidad, ofreciendo un 
cardcter de construcci6n sumamente original. La altu- 
ra de este fragmento desde la calle era de unos ocho 
metros; pero faltando mds de la mitad inferior de los 
arcos y la base en que debian apoyarse, es verosimil 
que la planta del edificio estaria cuando menos & tres 
metros del piso actual. 

Este curiosisimo descubrimiento ha hecho que se 
despejasen varios errores, pues desde luego se conside- 
ro serya insostenible la opini6n establecida por la raa- 
yoria de los cronistas locales, de que las torres derriba- 
das fueran romanas y que formaran el tiltimo limite de 
4 la ciudad por aquel lado, cuya entrada meridional de- 
fendian, segtin el autor de Barcelona antigua y modema, 
quien las incluye en el supuesto primer recinto. 

«Sito el edificio m&s alld de este primer recinto — 
dice un autor ocupdndose del importante hallazgo de 
que hablamos, — y con nivel muy inferior al de las to- 
rres, mal podian ellas constituir la puerta romana ni 
demarcar el pristino vallado; y como el cardcter de esa 



Digitized by VJiOOQlC 



36 VfCTOR BALAGUER 

f&brica arguye una morada no vulgar, debe presumirse 
que descollaria en buena calle, y de consiguiente la ro- 
dearia otro mayor caserio. Ya el Sr. Fern&ndez, con al- 
gunos criticos apreciables, ha anunciado que la Barce- 
lona imperial fu6 mucho m&s vasta de lo que general - 
mente se supone, extendi£ndose por la parte S. y 0. 
hacia la marina, huertas de San Beltr&n y glacis inme- 
diatos & la puerta de San Pablo, donde en varias oca- 
siones se han descubierto vestigios de antigua pobla- 
ci6n.» 

El autor & que nos referimos concluye sus observa- 
ciones con estas lineas, en las cuales hay por cierto un 
amargo fondo de raz6n y de verdad: 

«Como muestra de los edificios civiles, piiblicos 6 
privados de aquella 6poca, no es menos interesante el 
descubierto, ya que ninguno teniamos de su clase, ni 
le hay que sepamos en Tarragona, Ampurias, Itdlica, 
Evora ni en otra poblaci6n antigua de las conservadas 
en nuestra Peninsula. 

»Dicese si tendria relacion con el precioso mos&ico 
hallado entre las ruinas del Palau y guardado ahora en 
el sal6n de San Jorge, en cuyo caso el uno se Australia 
por el otro; mas no creemos fundada esta hip6tesis, 
atendida la distancia en la colocacion de ambos, y la 
casi certidumbre de haber existido en el propio lugar 
otras viviendas de la misma 6 de anteriores 6pocas. 

»Como quiera, el fragmento en cuestion es no me- 
nos curioso que digno de estudio; y ya que una casua- 
lidad lo guareci6 tan prodigiosamente, bien pudo d&r- 
sele mds importancia de la que al parecer ha merecido. 
En nuestro concepto, debia religiosamente conservarse, 
si no en su puesto natural, trasladdndose & donde le 
tiene senalado, esto es, al museo de San Juan, del que 
hubiera sido la mejor gala; sin embargo, con senti- 
miento v^mosle desaparecer tras las lineas de una nue- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 37 

va obra, para caer seguramente & impulsos de la pi<- 
queta demoledora, que tantas riquezas monumentales 
ha destruido en nuestros dias.» 

En verdad, no sabemos explicarnos esa indiferen- 
cia por las cosas antiguas, que tantas dudas orillan, 
que tanto interns envuelven, que tanto valor represen- 
tan en el orden cientifico, artistico y arqueol6gico, en el 
de la historia, de los antecedentes, del prestigio y has- 
ta de las glorias de la localidad. — Que esto suceda en 
una miserable aldea, aun se concibe; pero de ninguna 
manera en una capital ilustrada, que justamente se 
enorgullece de su pasado, y en la cual abundan corpora- 
ciones tan sabias como patri6ticas, y personas tan erudi- 
tas como'amantes de su antiguo y merecido ronombre. 

REMED10 (calle del Arco del). 

Desde la de la Boqmria conduce &. la de Fernan- 
do VII. 

Apellid6se en otro tiempo den Sanahuja; pero tom6 
el nombre actual, abandonando el antiguo, asi que en 
la iglesia de la Trinidad, hoy parroquia de San Jaime, 
fue erigida la capilla de Nuestra Senora del Remedio, 
cuya puerta esta situada delante de dicha calle. 

REQUESENS (calle de). 

De la de la Cendra conduce &. la del Principe de Viana. 

Recuerda el nombre de lafamilia ilustre de Requesens, 
que ha tenido varones famosos, y m&s particularmente 
el de un miembro de esta familia, D. Luis de Reque- 
sens, £ quien la dedico el Ayuntamiento constitucional 
de Barcelona por acuerdo de 19 de Enero de 1849. 

D. Luis de Requesens, que desempen6 con luci- 
miento los mds altos cargos de la milicia y diplomacia 



Digitized by 



Goo$le 



38 VfCTOR BALAGUER 

espanolas, se hall6 en la memorable batalla naval de 
Lepanto, de la cual se ha hablado ya en las paginas de 
esta obra, distinguiSndose en ella de manera que su 
nombre quedard eternamente grabado como uno de los 
heroes de aquella Jornada c£lebre. 

Son varios, por otra parte, los Requesens famosos 
en los anales de nuestra historia, ya sea que hayan 
figurado en las letras, en las armas, en la iglesia 6 en 
la diplomacia* 

En la iglesia llamada del Palau, donde se venera la 
Virgen de la Victoria — por suponerse que la imagen es 
la misma que llevaba D. Juan de Austria en la galera 
capitana cuando la batalla de Lepanto, — hay enterra- 
dos varios personajes de la familia de Ziiniga y Reque- 
sens, k la cual un dia perteneciera el edificio del Palau: 
D. Juan de Zuniga y Requesens, que mando reedificar 
la capilla; Fr. Jer6nimo de Requesens, obispo de Tor- 
tosa, y otros. 

Nuestros anales literarios nos hablan tambiln de un 
antiguo poeta llamado Luis de Requesens, del cualte- 
nemos pocas, pero buenas poesias. Una de ellas, conser- 
vada por el Cancionero de Paris, empieza con estas be- 
llas estrofas: 

No vull anar en loch hon dones sian 
Car si jo hi vaig cove queure pensar 
E cascun jorn me farto de plorar 
Esmaginant los temps com se cambian. 
E plauriem de punt en punt morir 
Com ve que pens que la quem senyoreia 
Per res al mon no puch fer que la veia 
E per co plor jamengant e sospir. 

Tornada. 

Ulls falaguers mal haya qui mal mir 
Com jo nous veig de que muyr d'enveja 
Mes vostre amor aixi *m capitaneja 
Que munqueus vers tostemps vos vull servir. 



Digitized by VjOOQ lC 



LAS CALLES DE BARCELONA 39 

REY (plaza del). 

Se halla situada entre la bajada de la Cared y la 
iglesia y ex-convento de Santa Clara, y se entra en ella 
por las calles de Santa Clara y Brocaters y la bajada de 
la Cdrcel. 

Es llamada del Rey desde muy antiguo, porque ha- 
bia en ella el palacio de los condes de Barcelona y re- 
yes de Arag6n, edificio que sirvio dltimamente para 
convento de monjas clarisas, cuya iglesia subsiste atin. 

Para evocar los recuerdos de esta .plaza, comencemos 
por hablar del palacio antiguo. 

Existia en el punto hoy ocupado por la iglesia de 
Santa Clara y capilla de Santa Agueda, desde donde se 
extendia al lugar en que luego se alzo el edificio de la 
Inquisition, y hacia la actual calle de la Tapineria. Su- 
ponese fundadamente que su origen remonta al tiem- 
po de Ataulfo, primer rey de los visigodos en Espana, 
quien, en sentir de algunos, mand6 levantar su prime- 
ra fabrica cuando & principios del siglo v eligio & Bar- 
celona para su corte. 

Pas6 luego & ser palacio de los condes de Barcelona, 
y estaba £ la sazon adherido & uno de sus dngulos, por 
la parte de la bajada de la Canonja, el Hospital titulado 
de Santa Cruz y Santa Eulalia, erigido, como ya sabe- 
mos, por la piedad cristiana de un caballero llamado 
Guitardo. 

Llam&base este palacio Mayor por ser el principal que 
habitaban los condes-reyes, y en razon de haber otros 
secundarios, tan to en elrecinto de la ciudad como ex- 
tramuros. Tambi6n era el mds antiguo. En una real 
provision de D. Juan I, fecha a 27 de Enero de 1387, 
se dice: Nostri antiquioris palatii Barcinonce; en un des- 
pacho del mismo rey, de 4 de Febrero de i3g6, y en 



Digitized by VJiOOQlC 



4-0 vfCTOR BALAGUER 

otro de D. Martin, de 20 de Marzo de 1405, se halla es- 
crito: Nostri tnajoris palatii civitatis BarcinoncB. 

Su entrada principal se hallaba en la plaza del Rey, 
entre la de la capilla real y la sala llamada del Tinell 6 
Embajadores, en la parte superior de la graderia, por 
la que se sube hoy a la iglesia de Santa Clara. Sus jar- 
dines se extendian por el terreno, en el que se levanta- 
ron posteriormente las casas de la plaza del Oli y par- 
te de la calle de la Boria, y era puerta de salida &. ellos 
un arco que aun se ve en la calle de la Tapineria, sir- 
viendo hoy de habitaci6n y taller k una zapateria. To- 
davia se distinguen en este arco dos escudos con las ar- 
mas reales. Sobre 61 habia un mirador que dominaba el 
espacioso llano que se extiende k las puertas de la ciu- 
dad condal. 

El edificio que nos ocupa reunia las circunstancias 
todas que en aquellos tiempos podian hacer grata k los 
monarcas su estancia en 61; y si se considera ademds su 
posicion en uno de los puntos mas altos de la ciudad, 
en la cumbre del monte Taber, y la robustez mural de 
gran parte de su pared exterior, que era la muralla del 
primer recinto, asi parecia por dentro un suntuoso pa- 
lacio, como por fuera fuerte Castillo. 

La parte m&s antigua del primitivo palacio, que es la 
que ha desaparecido ya, formaba un cuerpo casi cua- 
drado con patio en el centro y claustro & su alrededor. 

La galeria que hoy sirve de campanario era un mira- 
dor, desde el cual los condes-reyes podian pasear su 
mirada sobre la vasta extensi6n del mar y la llanura. 

Hemos citado la sala del Tinell. En ella era donde 
los monarcas celebraban sus actos y funciones reales, 
donde juraban las const ituciones y libertades del pue 
bio, donde recibian las embajadas de otras naciones, 
donde reunian sus asambleas, donde se casaban y don- 
de, finalmente, se les colocaba de cuerpo presente, y 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 4 I 

por espacio de nueve dias, despu6s de muertos y con la 
mayor pompa y aparato funebres. Segun se supone por 
autorizados escritores, cuando, m&s tarde, parte del pa- 
lacio condal fu6 destinado para habitaci6n del virrey de 
Cataluna y oficinas del antiguo Consejo criminal del 
Principado, la gran sala del Tinell 6 de Embaj adores 
cedi6se k los escribanos de dicho Consejo, que se reu- 
nian cada dia en ella y en determinada hora para tratar 
sus negocios, por cuya raz6n comenz6 &. llamarse vul- 
garmente dicha sala del Gorgoll 6 Borboll, k consecuen- 
cia del continuo murmullo que en ella se percibia. Hoy 
el Tinell 6 Borboll, ll&mesele como quiera, es la iglesia 
de religiosas benedictinas de Santa Clara, de que luego 
hablaremos. 

Por un puente de piedra derribado en nuestros dias, 
que hacia comunicar este palacio con la iglesia Cate- 
dral por el lado derecho de la puerta de la misma Ua- 
mada de San Ibo, pasaba la familia real 4* una tribuna 
del templo para oir los divinos oficios. El cabildo habia 
permit ido su construcci6n al rey D. Martin k causa de 
las dolencias que le aquejaban, y k pesar de tener el pa- 
lacio su magnifica capilla con el titulo de Santa Maria, 
que aun existe ahora con el de Santa Agueda, y de la 
cual luego nos ocuparemos tambi6n. 

A. instancias de San Raimundo de Penyafort, fu6 el 
palacio mayor, 6 una parte de 61 al menos, cedido por 
el rey D. Jaime k los inquisidores, que podian habitar- 
lo durante la ausencia del rey, es decir, cuando 6ste 
marchaba & alguna conquista; mas, en tiempo de los 
Reyes Cat61icos, unido ya Arag6n con Castilla, cediose 
el edificio enteramente al ya entonces constituido tri- 
bunal de la Inquisici6n, el cual fijo en 61 su residencia, 
dejando, sin embargo, una parte paraarchivo real y otra 
para el maestre racional. Esta cesi6n hubo de limitarse 
posteriormente, pues ya por el privilegio de D. Juan II 



Digitized by 



Google 



VICTOR BALAGUER 

m habitar en 61 las religiosas del monasterio de 
albes, en caso 6 sospecha de guerra; y en otro real 
legio de confirmacion, expedido en la villa de Mon- 
sn 23 de Diciembre de i552, se lee que podian di- 
monjas en los referidos casos entrar en Barcelona 
>rar en el palacio que eligieran, advirtiendo que si 
n la preferencia al mayor, el inquisidor general de- 
alir de 61, bajo gravisimas penas y la multa de 1.000 
tes de oro de Aragon, si les ponia impedimento. 
1 1545 se arregl6 una parte del palacio para que 

pudiera establecerse la Audiencia con dos salas; 

1549 se dispuso tambi6n una habitaci6n para el 
y y otras piezas para oficinas y archivo, por haber- 
liberado asi en las Cortes de Monzon de aquel aiio; 
iandose tambi6n que el lugarteniente general y los 
stros de la Audiencia se juntasen y tuviesen en 61 
msejo civil y criminal, y debiesen habitarlo los es- 
inos, porteros y alguaciles del tribunal. Para esta 
liacion, los diputados de Cataluna compraron las 
5 inmediatas & la sala grande, donde actuaban los 
banos, debajo de la cual y en los aposentos, hasta 
die llamada hoy de Santa Clara, tuvo el maestre 
nal su tribunal y dependencias. 
1 cumplimiento del capitulo 18 de las Cortes cele- 
as en Monz6n el ano i585, para la conservaci6n de 
>rocesos civiles y criminales, en una pieza situada 
: las dos referidas salas de la Audiencia se estable- 
1 archivo real, que es el que actualmente se titula 

Corona de Aragon. Este archivo fue trasladado en 

al edificio que entonces era de la real Audiencia y 
> habia sido palacio de la Diputacion catalana. Hoy > 
1 ya se ha dicho al hablar de la calle de los Conies 
zrcelona, este archivo ha vuelto al antiguo palacio 
para lo que se habilito una parte del edificio hace 
s anos. 



j 



LAS CALLES DE BARCELONA 43 

En el ano i656 los virreyes dejaron esta casa para 
fijar su residencia en lasala de armas de la ciudad ha- 
bilitada al efecto para palacio. (V. plaza de Palacio.) 

En 17 1 6 el rey cedio el que nos ocupa para monas- 
terio de las monjas clarisas, en indemnizaci6n de ha- 
berse demolido el que tenian al levantarse la Ciudadela. 
Las religiosas tomaron posesion de 61 en 29 de Julio de 
1789, despu6s de haberse trasladado la real Audiencia 
k la casa de la Diputacion. 

Por real decreto de 22 de Octubre de 1789 se conce- 
di6 una de las salas del mismo edificio a la Academia 
de medicina y cirugia, que durante muchos afios celebro 
en ella sus sesiones, hasta que vino a perderla en 1820, 
el dia en que fu6 invadido el local que ocupaba el tri- 
bunal de la Inquisici6n. Una y otro fueron en gran par- 
te derribados en 1828, por haber el real patrimonio 
enajenado el terreno k favor de varios particulares, que 
edificaron las casas que dan a la calle de la Tapineria y 
a la bajada de la Canonja. 

Sin perjuicio de volver k ocuparnos de este palacio 
para evocar algunos recuerdos historicos que su solo 
aspecto trae a la memoria, digamos algo de las dos ca- 
pillas que hoy existen en 61. 

Santa Clara, que era abadesa del monasterio de San 
Dami&n de la ciudad de Asis de la provincia de Umbria 
en Italia, envi6 k Barcelona k sus dos sobrinas Sor In6s 
Peranda y Sor Clara de Asis para fundar otro de la mis- 
ma regla, que era la de San Francisco. Cu6ntase que 
las dos religiosas vinieron por mar en un barquichuelo 
sin velas, remos ni timon, y que aportaron en el arenal 
que esta hacia la parte de la actual Ciudadela. 

Llamadas por la novedad y car&cter milagroso del 
suceso, acudieron muchas gentes a aquel sitio, y ha- 
biendo ido tambi6n el obispo de Barcelona D. Berenguer 



Digitized by 



Google 



44 VfCTOR BALAGUER 

<Je Palou, las dos monjas le manifestaron el objeto que 
las conducia. El prelado les senal6 entonces para su es- 
tancia una antigua capilla y eremitorio consagrado & 
San Antonio Abad, que por aquellos tiempos se hallaba 
& la parte oriental de la puerta de Mar; pero bien pron- 
to aquel local fu6 insuficiente. Cada dia aumentaba el 
niimero de las virgenes que se retiraban & aquel sagra- 
do asilo para dedicarse k las piadosas tareas de su ins- 
titute; y conociendo el obispo que era ya de absoluta 
necesidad darles edificio mis capaz y comodo, empren- 
di6 hacer edificar uno & sus expensas y con limosnas 
ptiblicas, & 4 de las calendas de Abril de 1233. 

D. Jaime I de Arag6n, viendo que continuaba au- 
mentando cada dia el numero de las religiosas, les hizo 
donaci6n de mucho terreno alrededor del edificio, y 
hasta mand6 levantar en 1249 un convento mucho m&s 
capaz y suntuoso, del cual formaba parte, segun sentir 
de algunos, la actual torre de la Ciudadela, que supo- 
nen era su campanario. 

Catorce religiosas del monasterio de Santa Clara pa- 
saron al de Pedralbes, que en i325 habia fundado Do- 
na Elisenda de Moncada, cuarta esposa del rey D. Jai- 
me II de Arag6n, y al cual, muerto 6ste, se retir6 tam- 
bi6n ella misma en 2 de Noviembre de 1327. 

Se ignora & punto fijo cudndo dejaron su antigua re- 
gla de San Francisco de Asis las monjas de Santa Cla- 
ra, para entrar en la de San Benito; pero el autor & 
quien hemos consultado para los anteriores apuntes su- 
pone que fu6 por el aiio i5i5. 

Sitiada Barcelona en 17 13 por los ejgrcitos del rey 
D. Felipe V, las religiosas hubieron de evacuar el mo- 
nasterio 4 causa de su proximidad & la muralla, siendo 
aquel edificio uno de los que mds sufrio los estragos del 
cerco, & causa de unabrecha que se abri6 junto k 61; de 
suerte que cuando la plaza sucumbi6, casi no era sino 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 45 

un monton de escombros. Quedaron, sin embargo, en 
pie algunas capillas, y aunque las monjas deseaban tras- 
ladarse & su antigua residencia, el gobierno se lo pro- 
hibi6 por estar comprendido el edificio en la espaciosa 
drea de los que debian demolerse para levantar la Ciu- 
dadela. 

Las religiosas elevaron entonces varias instancias 
para que se les concediera otro convento donde recoger- 
se, hasta que, por fin, en 171 6 el monarca les cedi6 el 
antiguo palacio real, del que tomaron posesi6n en 9 de 
Abril de 1718. Establecida la clausura, y habfendose 
retiracio 4 ella en 9 de Julio inmediato, el rey, & su rue- 
go, les cedi6 tambi&i su antigua sala de embajadores 
apellidada de Borboll, en la que hicieron construir la 
iglesia, que fu6 bendecida el 21 de Marzo de 1724. 

La antepentiltima capilla en la parte del Evangelio 
est£ dedicada & Nuestra Seiiora de las Mercedes, como 
recuerdo hist6rico de haber tenido lugareneste edificio 
la aparici6n de la Santisima Virgen al rey D. Jaime el 
Conquistador, que lo habitaba en 2 de Agosto de 12 18. 
Debajo del ara del retablo de esta capilla hay las reli- 
quias de San Benito m&rtir, traidas de las catacumbas 
de Roma. 

En una de las tribunas corridas mds inmediatas al 
presbiterio, en la parte de la Epistola, hay custodiadas 
las fundadoras Sor In6s y Sor Clara, cuyos cuerpos se 
conservan todavia incorruptos y pueden verse por una 
reja que hay en la tribuna de la mtisica. 

Despu6s del afio i835, el convento se destin6sucesi- 
vamente para varios usos, aun cuando el templo conti- 
nu6 siempre abierto. Hoy vuelven & estar establecidas 
en 61 las religiosas, que patrocinan la ensenanza gratui- 
ta de ninas. 

En un rinc6n cle la plaza del Rey se ve ahora, silen- 



Digitized by VjiOOQLC 



VICTOR BALAGUER 

i y solitaria, la antigua capilla real, llamada vul- 
nente de Santa Agueda. Es uno de los restos m&s 
antes de los principios del genero g6tico, y se dis- 
ue, sobre todo, por su esbelto campanario, que re- 
i en forma de corona condal. 
n 1844, comprendida esta capilla en la ley de des- 
rtizaci6n, debi6 venderse en piiblica subasta; pero 
:ademia de Bellas Letras acudi6 & tiempo, haciendo 
r razones hist6ricas para que fuese exceptuada de 
)ienes que debian venderse. En la solicitud que con 
motivo presento al Excmo. Ayuntamiento, se leia 
guiente descripci6n de la capilla que nos ocupa: 
Honsta de una nave elegantisima en el g6nero g6ti- 
cuyas esbeltas arcadas sostienen una techumbre ar- 
mada y embellecida con las armas de la casa condal 
fifredo. Sus dos paredes laterales estdn taladradas 
los estrechas escaleras, que vienen & abrirse delante 
presbiterio. Su campanario, 4 mds de airoso, tiene 
anas ajimeces partidas por una delgada columna, y 
jmate dentellado con una pequeiia cruz en cada den- 
>i>, lo cual le da cierta semejanza de diadema. Co- 
capilla real, formaba parte del palacio de los anti- 
5 condes de Barcelona y reyes de Arag6n. La reina 
5 damas bajaban 4 la nave por una de las escaleras 
cionadas, y el rey y los caballeros por la otra, al 
> que la real familia junta lo verificaba por la puer- 
ue se abria en el extremo debajo de la tribuna. La 
ica actual es de principios del siglo xm, bien que ya 
:s hubo alii mismo capilla. Entre las personas prin- 
les que en ella recibieron el bautismo, se cuenta el 
D. Alfonso el Casto, que naci6 en este real palacio 
de Abril de n52. Fu6 la ceremonia muy concurri- 
' festejada, pues el recien nacido colmaba en aque- 
poca critica las esperanzas de Arag6n y Cataluna, 
is posesiones unio y transmiti6 unidas 4 sus descen- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 47 

dientes. La pila de mdrmol bianco en que se suministr6 
el bautismo & muchos de nuestros condes, reyes y prin- 
cipes traslad6se & la parroquia de Santa Ana, en la cual 
seconserva.» 

Entre otros de los recuerdos de esta capilla, hay el 
de haberse fundado en ella dos ordenes militares: la de 
Montesa en i3ig por el rey D. Jaime II, y la de San 
Jorge de Alfama por D. Pedro de Aragon el Catolico. 

En nuestra 6poca, la capilla real ha sido destinada 4 
varios objetos, habiendo servido de imprenta para un 
peri6dico, de teatro, de almac6n de maderas, y tiltima- 
mente de taller de los distinguidos escultores catalanes 
Sres. Vallmitjana hermanos. La comisi6n de monu- 
mentos se encarg6 por fin de su restauracion, que fu6 
confiada al celo inteligente del arquitecto D. Elias Ro- 
gent. 

En el momento en que estas lineas se escriben ig- 
n6rase aun si esta capilla, terminada su completa res- 
tauracion, se abrird al culto como pretenden unos, 6 
se destinara para pante6n de hombres c61ebres catala- 
nes como quisieran otros. 

Hablemos ahora de los recuerdos del palacio. 

Son tantos, que escribiendo la historia de este edifi- 
cio se escribiria naturalmente la de Barcelona y de sus 
condes. Nos limitaremos, pues, & evocar s61o cierta 
clase de recuerdos. 

La sala de embajadores, 6 sea el Tinell, ha sido en di- 
versas £pocas teatro de imponentes ceremonias y de es- 
pl6ndidos actos. 

En ella han tenido lugar algunos juramentos c61e- 
bres: el que presto en 29 de Marzo de 1344 el rey Don 
Pedro IV el Ceremonioso para si y sus sucesores, delan- 
tede todas las autoridades asi municipales como reales 
de la ciudad, teniendo por principal objeto no restituir 



Digitized by VJiOOQlC 



48 VICTOR BALAGUER 

jamds los estados del rey de Mallorca ni dividir el con- 
dado, de manera que hubiesen de estar siempre unidos 
k Arag6n y & Cataluna, Mallorca, Rosell6ny Cerdana. 

El que prest6 en Noviembre de 1472 el rey Don 
Juan II, perdonando no s61o las personas y bienes de 
los vasallos que con tanta justicia se habian declarado 
contra 61, sino tambi6n hasta las mismas actas del go- 
bierno que, durante la guerra, habia imperado en Bar- 
celona. Cu6ntase que el rey fu6 & este juramento en 
carro triunfal tirado por cuatro caballos blancos, y sen- 
tado en la silla de plata que sirve de pie & la custodia 
de la Seo, viniendo de Pedralbes, que fu6 donde firm6 
aquella capitulaci6n, segun la cual D. Juan, siendo 
vencedor, entr6 en Barcelona como vencido. 

El que en 17 de Diciembre de 1461 verified D. Fer- 
nando como primog&iito de Arag6n, por muerte de 
D. Carlos, y el que m£s tarde prest6 como rey en 1479. 

El que en 1464 prest6 el condestable de Portugal, 
tomando los titulos de rey de Arag6n y Sicilia y conde 
de Barcelona. 

Segun refiere el autor del Cicerone de Barcelona, la 
ceremonia se hacia en palacio del modo siguiente: se 
colocaba la corte & ambos lados del trono, y en el cen- 
tro de la sala habia todos los caballeros de la ciudad, 
precedidos por los concelleres, k quienes prestaba jura- 
mento el rey, sentado en su tribunal 6 silla real, vesti- 
do con una ropa talar y colocada su espada entre pier- 
nas, de modo que la empunadura de la cruz viniese 4 
la altura del pecho. 

En este palacio recibi6 un dia el rey D. Pedro IV la 
cabeza de Bernardo de Cabrera, su primer ministro y 
consejero, & quien habia hecho degollar publicameirte 
en Zaragoza. La cabeza vino dentro de una caja y fu6 
enviada por la reina. 

Entre las embajadas que los condes-reyes recibieron 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 49 

en el Tinell, hay particular memoria de la que fu6 en- 
viada de Granada en 1492 & los Reyes Cat61icos. Los 
embajadores eran Mahoma Balexcar, Lussa Mora, 
Auleasti y Algudix. D. Fernando y Dona Isabel les 
recibieron rodeados de su corte, con lujo y esplendi- 
dez, y desplegando grande fausto y magnificencia. 

Tambten en el propio sitio recibieron los mismos Re- 
yes Cat61icos & Crist6bal Col6n cuando, de regreso de 
su primera expedici6n 4 America, vino k ofrecerles un 
nuevo mundo. 

En este palacio falleci6, el 23 de Setiembre de 1461, 
el malogrado D. Carlos, principe de Viana, de quien k 
grandes rasgos hemos contado ya las tristes aventuras. 
El cuerpo del principe, tan querido de los catalanes, 
fu6 embalsamado; visti6ronle un jub6n de damasco car- 
mesi-, un birrete violado y un rop6n de terciopelo ne- 
gro, sin olvidar su espada, que tambidn encerraron en 
el ataiid, colocdndole luego en el Tinell, que estuvo 
adornado con gran lujo, y en el que cantaron continua- 
mente, colocados eh rededor del feretro, todos los frai- 
les de la Merced. El entierro del principe de Viana fu6 
una cosa notable y que ha dejado imborrable recuerdo 
en laspdginas de la historia. Hastalas monjas salieron 
de su clausura para verle, y acompanaban al feretro por 
las calles de Barcelona mis de i5.ooo personas. 

El dia 7 de Diciembre de 1492 tuvo lugar en las es- 
caleras del palacio de que hablamos un suceso del cual 
es oportuno aqui hacer memoria. 

Hacia dos meses que habian llegado & Barcelona los 
Reyes Cat61icos D. Fernando de Arag6n y Dona Isa- 
bel de Castilla. Subsistia aun por aquel tiempo la loa- ' 
ble costumbre de que un dia & la semana, que era por 
lo comtin el viernes, el rey ejercia una de las mds be- 
lias prerrogativas de la Corona: la de concurrir & un 
sitio ptiblico para administrar justicia £ su pueblo, 
tomo xxn 4 



Digitized by CjOOQI(J 



50 VICTOR BALAGUER 

atender & las necesidades de los ciudadanos, proveer 
sobre sus demandas y fallar en sus querellas. 

Siguiendo esta pr£ctica, D. Fernando habia pasado 
toda la maiiana con los jueces en la audiencia publica, 
que la tenia en palacio, y concluida 6sta, salia de la 
sala acompanado de muchos caballeros y personajes 
principales, discurriendo con algunos de su Consejo y 
oficiales de justicia c6mo podian ponerse en paz ciertos 
bandos que por entonces tenian revuelto el Principado, 
cuando un hombre, que se hallaba escondido detrds de 
la puerta de la capilla real, apareci6se de pronto en 
ademdn fren6tico ante la comitiva regia; abriose r&pi- 
damente paso por entre ella, y acercdndose al rey, dio- 
le furiosamente en la garganta con un cuchillo que en 
la mano llevaba. La sangre comenz6 & brotar en abun- 
dancia de la herida, y el rey bamboleo y hasta hay 
quien asegura que cay6 al suelo. Dicese que, en el mo- 
menta de herir, el asesino grit6: jDevuelveme la corona, 
que es mia! 

Todos cuantos se hallaban en torno del monarca, se 
precipitaron sobre el agresor, del cual se apoderaron 
Alfonso de Hoyos y otros, y le hubieran cosido & puna- 
ladas si el rey no hubiese gritado que se detuviesen. 
A pesar de este mandato, recibio tres estocadas. 

El asesino era un labrador llamado Juan, del pueblo 
de Canam&s, de los conocidos en el pais por pagesos de 
remenga. Casi todos los autores est&n contextes endecir 
que era un loco, algunos dicen escapado del hospital, 
que tenia la mania de creerse rey. 

Divulg6se al punto la noticia del suceso, y Barcelona 
entera se enfureci6 y queria tomar venganza en su au- 
tor como en los que con danadisimo intento le hubiesen 
acaso incitado; por manera que el rey pudo bien con- 
vencerse de la lealtad del pueblo, y de que aquel acto 
infame no era efecto de maquinaci6n contra 61 dirigida. 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 5 I 

D. Fernando, vendada la herida con un paiiuelo, 
acab6 de subir hasta el extremo de la escalinata, desde 
donde hay quien dice que se volvi6 hacia el pueblo pa- 
ra decir que perdonaba al asesino. A pesar de todo no 
pudo contenerse el monarca, & quien sin duda se le re- 
present6 en aquel momento todo el entusiasmo que el 
pueblo de Barcelona tuviera un dia por su hermano el 
principe de Viana, y cu6ntase que dirigi&idose al con- 
celler en cap Pedro Bussot, que iba a su derecha, le di- 
jo cbmo en tono de reproche: 

— Ya ves lo que me dan en esta tierra al venir d vi- 
sitarla. 

Grande contestaci6n dio & estas palabras el conce- 
ller. 

— Sefior — le contest6, — lo que en esta tierra dan los 
locos, danlo en aqu611a de que venis los cuerdos, los in- 
fantes reales, los hermanos. 

Aludia Bussot al fratricidio cometido en Pedro el 
Cruel por su hermano el conde de Trastamara. 

El rey penetr6 en palacio, continuando afablemente 
su conversaci6n con el conceller y demas circunstan - 
tes, y cabalg6 4 poco por la ciudad para desvanecer 
los temores que traian desasosegadas & las gentes. 

El i3 inmediato fu6 ajusticiado el asesino, y esto con- 
tradice evidentemente el relato que se hace, asi acerca 
del perd6n del rey como de su estado de enajenamien- 
to. No parece probable ni lo uno ni lo otro. El suplicio 
d que el reo fu6 condenado es horrible, y da espanto 
solo la lectura del hecho. He aqui c6mo se refiere bre- 
vemente el suceso en un manuscrito que tuvimos oca- 
si6n de hojear en el archivo Moner de Fonz, del cual 
ya se ha hablado otras veces en el curso de esta obra: 

•A 7 de Decembre 1492 succehi en la present ciutat un 
cas molt desastrat, que fon una coltellada que lo rey Don 
Fernando rebe baixant de la sala del Palau Real hont ha- 



Digitized by 



GodQl 



52 VfCTOR BALAGUER 

bid tingut audiencia, la cual li pegd Joan Cdnyatnds, ho- 
me foil natural de la vila de Cangamds prop de Mataro, 
del que despres, no obstant que lo dit senyor rey lo liahia 
perdonat, sen feu la sentencia segiient, go es que lo posaren 
en un carreto amarrat en un pal y a la plassa del Blat 
veil li llevaren un puny y al Born lo altre, y aqui mori. A 
la plassa de Sant Jaume li llevaren lo nas, un ull y una 
cama* A la plassa Nova una cuxa. A la plassa de Santa 
Ana la altre cama y cuxa, y lo dugueren per lo carrer de 
Sant Pere del Portal Nou, y per lo cami lo escorteraren, y 
fora lo Portal Nou fou posat foch al carreto y de tot fet 
sendra. » 

Por lo que toca al rey, hubo de quedar muy complaci- 
do, segiin parece, de las simpatias que entonces recibi6 
del pueblo de Barcelona. En una carta escrita de puno 
propio por la reina Isabel d su confesor Fr. Fernando 
de Talavera, que se hallaba & la saz6n en Granada, se 
dan con referencia & la herida del rnonarca los siguien- 
tes curiosos detalles: 

« Fu6 la herida tan grande, segiin dice el doctor 

Guadalupe, que yo no tuve corazdn para verla tan lar- 
ga y tan honda, que de honda entraba cuatro dedos, y 
de larga, cosa que me tiembla el coraz6n en decirlo, 
que en quien quiera espantara su grandeza, cuanto m£s 
en quien era. Mas hizolo Dios con tanta misericordia, 
que parece se midi6 el lugar por donde podia ser sin 
peligro, y salv6 todas las cuerdas y el hueso de la nuca, 
y todo lo peligroso. De manera que luego se vi6 que no 
era peligrosa; mas despues de la calambra y el temor 
de la sangre, nos puso en peligro: y al seteno dia vino 
tal accidente, de que tambi6n os escribi yo ya sin con- 
goxa, mas creo que muy desatinada de no dormir. Y 
despu6s al seteno dia vino tal accidente de calentura, y 
de tal manera, que 6sta fu6 la mayor afrenta de todas 
las que pasamos, y esta dur6 un dia y una noche: de 




Digitized by 



Google .. 



LAS CALLES DE BARCELONA 53 

que no dire yo lo que dijo San Gregorio en el oficio de 
Sibado Santo; mas que fu6 noche del infierno; que 
creed, padre, que nunca tal fu6 visto en toda la gente 
ni en todos estos dias, que ni los oficiales hacian sus 
oficios, ni persona hablaba una con otra: todos en ro- 
merias y en procesiones y limosnas; y mis prisa de 
confesar que nunca fue en Semana Santa; y todo esto 
sin amonestaci6n de nadie. Las iglesias y monasterios 
de continuo sin cesar de noche y de dia, 10 y 12 cl6ri- 
gos y frayles rezando: no se puede decir lo que pasaba. 
Quiso Dios por su bondad aver misericordia de todos: 
de manera que cuando Herfera parti6 que llevaba otra 
carta mia, ya Su Senoria estaba muy bueno, como €1 
avrd dicho, y despu6s acd lo estd siempre (muchas gra- 
cias y loores & nuestro Senor): de manera que ya 61 se 
levanta y anda aci fuera, y manana, placiendo k Dios, 
cavalgard por la ciudad & otra casa donde nos muda- 
mos. Ha sido tan to el placer de verle levantado, cuan- 
ta fu6 la tristeza: de manera que & todos nos ha resuci- 
tado • 

Por lo que toca & la plaza del Rey 9 poco hay que de- 
cir. Durante algdn tiempo se hicieron en ella las eje- 
cuciones p6blicas, y tambi6n en ella celebr6 la Inquisi- 
ci6n algunos autos de fe. 

Hoy se eleva en su centro una fuente monumental, 
que m&s tiene forma de panteon que de otra cosa. 

RIERA ALTA DEN PRIM (calle de la). 

Su entrada est£ en la del Carmen. Comunica con el 
ensanche. 

Se sabe por tradici6n que & liltimos del siglo xn exis- 
tia en los alrededores del sitio que ocupa hoy esta calle 



Digitized by 



Google 



54 vfCTOR BALAGUER 

una gran casa 6 varias casitas propiedad de. un Pedro 
Prim, la cual 6ste y su esposa cedieron para que en 
ella se diese albergue y remedio & enfermos pobres. Es- 
to fu6 antes que existiese el Hospital de Santa Cruz. 

Por junto d estas casas pasaba una riera que iba k 
desaguar en la del Cogodell, hoy Rambla, y de aqui vi- 
no sin duda el Uamarse Riera den Prim. 



RIERA BAJA DEN PRIM (calle de la). 

De la del Carmen va & parar & la del Hospital. 

Es una verdadera continuaci6n de la calle anterior. 



RIERA DEL PINO (calle de la). 

De la plaza de la Boqueria conduce & la plaza del 
Pino. 

Parahacerse bien cargo el lector del nombrede Riera 
que llevan las varias calles de que hablamos, es opor- 
tuno dar algunas explicaciones, siguiendo & los auto- 
res que, como Pi, han hecho profundos estudios sobre 
Barcelona. 

k pesar de lo mucho que desde el origen de nuestra 
ciudad se han ido elevando las tierras que circundaban 
el monte Taber, todavia se percibe distintamente en la 
actualidad el ascenso al punto culminante, conforme 
hemos tratado de notar al hablar de la calle del Para- 
dis. Esto se observard facilmente con solo transitar por 
las bajadas de la Cdrcel, Cassador, Viladecols, Regomir, 
Patau, San Miguel, Call, etc. La colina en cuesti6n 
formaba en lo antiguo, como ahora, un cuadrilatero 
irregular, cuyo lado mayor se dirige de N.NO. a S.SE., 
partiendo del principio de la calle del Obispo y termi- 




■ 



LAS CALLES DE BARCELONA 55 

nando en el arco de San Cristobal, en la del Regotnir, y 
mide 556 varas, y el menor va de S.SO. k N.NE., es 
k saber, desde la calle del Call hasta la plaza del An- 
gel, y tiene 3 60 varas. 

Las aguas del Mediterr&neo, siguiendo una marcha 
inversa de las del OcSano, fueron retir&ndose poco k 
poco de estas playas, y abandonaron, por consiguiente, 
los llanos que rodeaban el Taber. Este curso retr6gra- 
do dio margen k la fundaci6n de los pueblos circunve- 
cinos en tierras hasta aquella saz6n sumergidas, y al 
mismo debe atribuirse el beneficio de las contiguas k 
la colina que nos ocupa. Retiradas las aguas, los terre- 
nos quedaron convertidos en pantanos, los cuales fue- 
ron secados mds tarde por la evaporaci6n, por las are- 
nas procedentes del Bes6s y Llobregat, arenas que aun 
ahora exigen la continua limpia del puerto, y por las 
arrastradas por las aguas pluviales que, descendiendo 
de los montes mezcladas con tierras aluminosas y otras, 
las convirtieron luego en fertiles campos cubiertos de 
una lozana vegetation, propia para el pasto de los ga- 
nados. Un testimonio de la exactitud de este parecer 
nos queda en los nombres de dos calles, una k cada lado 
de la ciudad, Boria y Bocaria, entrambos corrupci6n 
del vocablo catal&n Boeria, correspondiente al castellano 
Boyal, que se aplica k las dehesas 6 prados que son k 
prop6sito 6 estdn destinados en particular para el gana- 
do vacuno. Mas en breve se sintio la necesidad de reu- 
nir todas las aguas pluviales y darles una direction pre- 
cisa, ya que por ningun estilo podian convenir k los pri- 
meros habitantes las repetidas y devastadoras inunda- 
ciones. Por lo tanto, aquSllas fueron encaminadas a dos 
torrentes 6 cauces generales. Las que descendian del 
Tibidabo y Collcerola y de los t6rminos de Bellesguart 
y San Gervasio, entraban por donde hoy estd situada la 
puerta de Isabel II, en la Rambla, formando la mayor 



Digitized by 



Googjc 



56 , vfCTOR BALAGUBR 

parte de la llamada Riera de Malta 6 del Cogodell 6 Ca- 
gadell, la cual recibia las de la Riera del Pino, que ingre- 
saban por el sitio donde se hallaba la puerta del Angel 
y seguian la plaza de Santa Ana. Desaguaban tambi6n 
en la Rambla las que venian de la parte de Sarrii, que 
pasaban inmediatas al antiguo y ya derruido monaste- 
rio de Valldoncella, extramuros; Uegaban 4 Barcelona 
y discurrian por las calles de San Antonio y Hospital, 
construidas posteriormente sobre la nombrada Riera de 
Valldoncella. A 6sta se agregaban primero las Rieras de 
Prim altay baja, y despu6s la Riereta y la de San Pablo. 
Las aguas desprendidas de Gracia y Caputxins veils se 
acumulaban en el torrente de la Olla y se introducian en 
el Torrente de Junqueras y Riera de San Juan, ahora 
calles de estos nombres. Mds tarde aquellos dos cauces 
6 torrentes fueron convertidos en dos grandes cloacas. 
La de la Rambla, que todavia subsiste subterr&nea, se 
extiende desde la puerta de Isabel II hasta Atarazanas, 
pasando aproximada & los teatros Liceo y de Santa Cruz. 
Segiin el parecer del autor que en este momento segui- 
mos, no fu6 construida por los romanos, en tiempo de 
los Escipiones, como han afirmado escritores antiguos 
y modernos que de ella han hablado, sino muy poste- 
riormente, en 1364, por los mismos naturales al levan- 
tar la muralla de aquella parte. Como quiera, es admi- 
rable la magnificencia de la indicada obra, pues estd 
toda fabricada con piedras sillares; y es tan alta y ancha, 
que se puede recorrer & caballo una gran parte de su tre- 
cho. La segunda toma origen en la calle de Junqueras, 
sigue.la Riera de San Juan t calle de Graciamat, plaza 
del Oli y calle de £sta, de Mercaders, Boria, plaza de la 
Lana, en cuyo lugar, pasando por debajo de las casas in- 
termedias k las calles de Corders y Boquer, se dirige por 
la de Assahonadors, hasta morir en la Acequia Condal, eh 
el Molino de la sal. 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DB BARCELONA , 57 

RIERA DE SAN JUAN (calle de la). 

Va de la de Graciamat k los Arcos de Junqueras. 

Han existido en esta calle, y algunos existeri aun, va- 
rios edificios, acerca los cuales hay algo que decir. 

Al entrar en esta calle, £ la derecha, donde se ve un 
nuevo edificio que ocupa la esquina derecha de las Mag- 
dalenas, ntimero 41, divisdbase hace pocos anos otro de 
remota antigiiedad, como lo acreditaban sus paredones 
y el modo singular como se hallaban al men ados. Era el 
palacio Uamado de Valldaura, que en tiempo de los con- 
des de Barcelona estaba fuera de las muralks. 

A. mis de sus palacios urbanos, tenian los condes 
otros lugares de recreo extramuros, como eran el cas- 
trum 6 castillo del Puerto, situado al pie de Montjuich; 
el palacio de Bell Sguart (Bella vista), cuyos restos se 
ven atin al extremo del pueblo de San Gervasio, al pte 
del Tibidabo, y la casa de campo 6 palacio de Valldau- 
ra, de la cual vamos k ocuparnos. 

Colocado este palacio en el valle que formaria la 11a- 
nura que mediaba entre la pequena montaiia del mo- 
nasterio de San Pedro y la prominencia que ocupaba la 
ciudad antigua, dominando un espacioso valle despeja- 
do y ameno cuya vegetaci6n y aire apacible brindaban 
con el encanto y salubridad de la mansi6n campesina, 
no es extrano que fuese conocido por los naturales del 
pais con el nombre de valle del aura, es decir, Vail 
d'aura. 

Nada queda de aquel regio edificio. Los restos que se 
veian hace algunos anos, antes de construir el edificio 
moderno que hoy se alza en aquel sitio, podian dar una 
aproximada idea de su antigua grandiosidad, aun cuan- 
do fuese la mayor parte de estos restos de obras poste- 
riores & la 6poca de los condes. 



Digitized by VJiOOQlC 



58 VfCTOR BALAGUER 

El palacio, por lo que se puede juzgar, estaba fortifi- 
cado, segun lo demostraban aun algunas de sus almenas 
con aspilleras para la ballesterfa, y ayudaba & probar 
su remota antigiiedad cierto vestigio que, ademds de la 
tone, se ostentaba en la pared de la derecha, penetran- 
do en la calle de las Magdalenas: tal era una hermosa y 
pura ventana bizantina, que seguia prestando servicio 
de tal en la primera casa de la calle indicada. En la 
misma se conservaba cierto enrejado que daba debajo 
de una antigua escalera y en sombrio lugar, donde se 
decia que habia estado encerrado el penitente Fr. Juan 
Garin. 

De boca* en boca anda esta original tradici6n, que 
no deja de tener cierta poesia y cierto sabor que la 
hacen agradable, aun cuando no sea realmente m&s 
que un cuento. 

Hela aqui, en breve resumen: 

Era Juan Garin, cuya nation y padres se ignoran, 
un ermitano que d ultimos del siglo ix hacia dspera pe- 
nitencia en las soledades de la montana de Montserrat, 
en una cueva sita en un alto cerca del actual monaste- 
rio. Por aquel tiempo, una hija de Vifredo el Velloso 
llamada Riquilda6 Rechildis, y despu^s Maria, de edad 
de doce anos, estaba poseida del demonio, el cual, en 
las varias veces que se le exorcis6, dijo que no saldria 
del cuerpo de la doncella sino por mandato de Garin, 
en cuya compaiiia debia 6sta permanecer por espacio 
de nueve dias. Condujola alii el afligido padre; y ha- 
btendola librado del maligno espiritu una fervorosa ora- 
tion del anacoreta, dejola en su cueva y baj6 al vecino 
pueblo de Monistrol & esperar el t6rmino prevenido. 
Resuelta tenia Satands la p^rdida del ermitano y la jo- 
ven: encendi6 en el pecho del primero un fuego devora- 
dor nunca sentido, que enardeci6 torpes deseos, hasta 
el punto de abusar del caro dep6sito que & su cuidado 



Digitized by 



Googk 



LAS CALLES DE BARCELONA 59 

fiara el conde. La confusi6n, la verguenza, el temor 
vinieron en pos de la acci6n nefanda; el ingel r^probo 
quiso coronar su obra, y arm6 la diestra del pecador 
con el arma mortifera que puso sangriento fin & la vida 
de la infanta. No bien el anacoreta habia echado el ul- 
timo puiiado de tierra sobre el ex&nime cuerpo en la 
tumba que le abriera en su loco frenesi, imaginando 
que una simple capa de polvo bastaba 4 ocultar eterna- 
mente su delito &. los ojos de los hombres, cuando el 
Senor, que velaba por su salvaci6n, inspir61e tan hondo 
y veraz arrepentimiento, que abandonando al instante 
su retiro, hambriento, sediento, anegado en l&grimas, 
Heg6 & Roma, bes6 compungido las plantas del Sumo 
Pontifice y confes6 su pecado. Absolvi61e de €\ el Pas- 
tor de los fieles, impontendole la penitencia de que vol- 
viese &. su cueva 4 gatas, desnudo, sin comer otra cosa 
que yerbas, ni jamds levantar el rostro al cielo, y que 
anduviera de esta suerte hasta recibir el aviso del per- 
don del Juez Supremo por boca de un tierno nino que 
le mandara levantarse. Asi volvi6 y estuvo Garin en su 
retiro el largo periodo de siete anos, hasta que ocurri6 
que, dando Vifredo una batida por Montserrat, sus mon- 
teros hallaron en la cueva al penitente, y tomindolo 
por una bestia fiera nunca vista, tan demudado estaba 
su semblante y tan cubierto de vello todo su cuerpo, 
atdronle una soga al cuello, y presentado al conde co- 
mo singular rareza, lo condujeron & Valldaura. 

Celebrdbase cierto dia en el palacio de Valldaura un 
espl&idido banquete en celebridad de haber tres meses 
antes parido un hijo la condesa Winidilda; y para au- 
mento de la fiesta y regdcijo rogaron los caballeros y 
barones principales 4 Vifredo que mandase venir la fie- 
ra que guardaba debajo de la escalera del palacio, pues 
todos gustarian de ver animal tan peregrino. Compla- 
ci61es el conde, y divirti&idose ellos con el salvaje d 



Digitized by 



Goosle 



60 VfCTOR BALAGUER 

quien dieron 4 roer algunos huesos, el infante Mir6n, 
nino de tres meses, que estaba en brazos de su nodriza, 
le dirigi6 repentinamente estas palabras: — uLevAntate, 
Juan Garin, que Dios ya te ha perdonado.» Hizolo asi 
el ermitano, arroj6se 4 los pies de Vifredo, declar6 la 
verdad y design6 el lugar donde estaba enterrada Ri- 
quilda. March6 luego el conde con los suyos y el ana- 
coreta & Montserrat, & fin de trasladar el cad&ver de su 
hija k la Catedral de esta ciudad; pero inexplicable fu6 
el asombro de todos cuando al desenterrarla la halla- 
ron viva, salvo, dice Pujades, que. en el cuello se ad- 
miraba una via como de un hilo de seda de grana que 
parecia senalar el lugar del cuchillo cuando fu6 dego- 
llada. 

Entonces la muerta viva, dice la leyenda*, volvi6 & 
los brazos de su padre; pero bien pronto se apart6 de 
ellos para fundar un monasterio de monjas en la mon- 
tana c6lebre de Cataluna. 

Guard&banse en dicho palacio de Valldaura, como 
recuerdo de esta tradici6n, dos mal labradas estatuas 
de madera, representando la una & la nodriza teniendo 
en brazos al nino, y la otra d'Garin con su largo y es- , 
peso vello, juntas las manos y alzando los ojos al cielo 
en actitud de dar gracias al Dios misericordioso por 
haberle perdonado* La antigiiedad de dichas figuras es 
mucho menos remota que la del hecho que se supone, 
aun cuando son muy antiguas, y en el dia se guardan 
en el museo de antiguedades de San Juan, del cual se 
hablard luego. 

Por decreto expedido en esta ciudad d 6 de las calen- 
das de Julio de 1168, D. Alfonso II de Arag6n cedi6 el 
palacio de Valldaura & los padres Bernardos del mo- 
nasterio de Santas Cruces, quienes establecieron en 61 
su procuradoria y edificaron una capilla en el oratorio. 

Al extinguirse las 6rdenes religiosas, este palacio fu6 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 6 1 

enajenado, y hoy se levanta en su terrene una casa par- 
ticular. 

Hablemos ahora del edificio que ha dado nombre 
calle. 

Con aprobaci6n del rey y benepldcito del obisp 
Barcelona, los caballeros de la real y militar orde 
San Juan de Jerusalen, hoy de Malta, fundaron I 
el ano 1205 su casa 6 encomienda con su iglesia, 
tonces extramuros de la ciudad por la parte del N< 
en cuyo sitio, segiin la rodalia del monasterio de 
Pedro de las Puellas, existia en I2i5 el llamado , 
pital de San Juan de Jerusalen, que posteriormentc 
saron k ocupar los comendadores de aquella orden, 

Estos mismos, en cumplimiento de un acuerd 
la asamblea general celebrada 4 u de las calends 
Agosto de i25o, fundaron asimismo el convento d( 
ligiosas de Nuestra Senora del Alguaire, cerca de 
rida; pero en 1669, k causa de la antigiiedad que 1 
el edificio de Alguaire y para proporcionar k las r 
jas una estancia m&s c6moda, el gran maestre disj 
que fuesen trasladadas k Barcelona, como lo efectu 
el 9 de Abril del propio ano, cediendoseles el conv 
6 casa de la Encomienda, sita en la Riera de San J 
donde residieron hasta la supresion de los reguh 
habiendo vuelto k €l tiltimamente. 

Nada tiene de particular la iglesia del monasti 
que esta contigua. Es de una sola nave, y son de 
tar las pinturas del altar mayor, asi como un mag 
co pante6n de mdrmol de Venecia, donde fu£ enter 
en 1734 Fr. D. Jos£ de Villalonga y Saportella, j 
prior de la orden en Cataluiia, sobre cuyo sepulcro 
representado de cuerpo entero en traje de guerra. 

Tambien en esta iglesia esta sepultado, bien qu 
ignora en qu£ punto, aquel independiente y fiel dip 



Digitized by VJiOOQlC 



"-> 



62 vfCTOR BALAGUER 

do cataldn D. Pablo Claris, celoso sostenedor de las 
patrias libertades, del cual hemos hecho menci6n al 
hablar de la nueva calle que lleva su nombre. 

El convento, despu€s de i835, fu£ destinado 4 va- 
rios usos, habiendo sido cedido por fin k la Academia 
de Buenas Letras y Sociedad Econ6mica de amigos del 
pais para celebrar sus sesiones, asi como tambfen una 
Biblioteca ptiblica y Museo. En el dia han vuelto k €\ 
las monjas, y la Academia de Buenas Letras ha ido k 
refugiarse en una sala del Ateneo cataldn, mientras que 
la Sociedad de amigos del pais ha encontrado asilo en 
el segundo piso del palacio de la Diputaci6n. 

S61o quedan en el convento la Biblioteca provincial 
y universitaria, y en sus bajos 6 plan terreno el Museo 
de antiguedades. 

La Biblioteca es rica de 5o.ooo voliimenes proce- 
dentes la mayor parte de los conventos suprimidos, y 
contiene una infinidad de preciosidades literarias en to- 
dos ramos, especialmente en historia y bellas letras, 
abundando, por lo que toca k la primera, en antigtieda- 
des, viajes, cr6nicas y anales, y distingui&idose en 
cuanto k bellas letras por reunir la mayor parte de 
autores cldsicos de la antigiiedad y de la €poca moder- 
na, en especial las obras de los espanoles que tanto 
ilustraron el siglo de Augusto y el decimosexto. H4- 
llase tambten un ntimero suficiente de diccionarios y 
gram&ticas de las lenguas vivas y muertas, sobre todo 
uno de diez idiomas, que contribuye considerablemente 
k la riqueza literaria de este ramo. Se encuentra tam- 
bten enriquecida con una porci6n de manuscritos en vi- 
tela, relativos k diferentes objetos de los siglos xiii, xiv 
y xv, adornados muchos de ellos con dibujos y colori- 
dos de mlrito exquisito. Hay adem&s una recopilaci6n 
de todas las ediciones del siglo xv, 6poca preciosa, de 
la cual data el giro que tomaron las ciencias y la civi- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 63 

lizacion de los pueblos con la invencion de la imprenta. 

No cabe poner en duda que la Biblioteca de la Uni- 
versidad y provincia de Barcelona es una de las mas 
preciosas y ricas de Espana. Consta el local que ocupa 
de i3 salas espaciosas, claras y bien ventiladas, cinco 
de las cuales, que son las may ores y mas regulares, se 
extienden por toda la longitud del frontis del edificio* 

Por lo que toca al Museo de antigiiedades, esta & car- 
go de una comision especial nombrada por el gobierno 
al objeto de recoger todas las preciosidades antiguas que 
se encuentran en Barcelona y resto de la provincia. 

La Academia de Buenas Letras habia creado tambten 
para igual objeto otra comisi6n; pero se unieron en- 
trambas, y a su celo se debe la importancia y riqueza 
que dicho establecimiento va adquiriendo de dia en dia. 

Sin embargo de que son muchos, y algunos muy no- 
tables 6 importantes, los objetos recogidos hasta ahora, 
no es £ste lugar a proposito para detallarlos. S61o, para 
que se pueda formar una sencilla idea del estado en que 
se encuentra el Museo, daremos una nota del numero 
de piezas ti objetos que hasta hace uno 6 dos anos se 
habian recogido. 

En el claustro se halla lo siguiente: 

Treinta y una lapidas romanas, una mole hebrea ha- 
llada en Montjuich, 12 bustos romanos, 2 estatuas ro- 
manas 6 de construcci6n, 14 bultos 6 fragmentos que 
pertenecen a diferentes 6rdenes, 24 bultos entre capite- 
les, escudetes y relieves, en general pequenos y g6ticos, 
unos trozos de anfora y 2 figuras de madera, representan- 
do Garin y la nodriza de Mir6n. Junto a la linea de co- 
lumnas del corredor de la derecha, en el mismo claustro, 
se hallan 14 bultos, entre ellos algunos escudos de ar- 
mas (del Renacimiento abajo), y varios trozos de corni- 
sa romana, etc.; y pegadas a la pared, 3o lapidas sepul- 
crales y memorables, la mayor parte g6ticas y las de- 



Digitized by VjiOOQLC 



^^*gl^. 



64 V/CTOR BALAGUER 

mis de despu6s del Renacimiento. En la estancia inte- 
rior que sigue al claustro hdllanse 29 sepulcros g6ticos, 
entre los que hay el hermoso de San Raimundo de Pe- 
nafort; 3 sarc6fagos romanos y una plancha romana; la 
parte superior 6 tapa de un sepulcro, formada por una 
figura de fraile, tambten de tamafio natural, sin cabeza, 
perteneciente al sepulcro de San Raimundo; una mado- 
na de m&rmol con su niiio, entera; 6 gorgolas de piedra, 
figurando la una un hombre con un palo en la mano, 
la otra un le6n y las dem4s dguilas de diferentes for- 
mas y & capricho; una santa de piedra pintada, sobre 
un escudo de af mas donde hay un perro y un leon coro- 
nado, entero, y un santo dngel con vestido talar, con 
los brazos rotos, de tamafio natural y con dos figuritas, 
la una entera, al pie. En el cuartillo interior de la de- 
recha hdllase un sepulcro g6tico, una tepida g6tica de 
sepulcro, una caja de madera de una momia egipcia, 9 
bustos romanos 6 de construcci6n romana, 6 sin cabe- 
za; 8 cabezas romanas, una columna y pie de pila ro- 
mana, 10 medallones romanos, una columnita y un ca- 
pitel romano, un relieve- g6tico, varios trozos sueltos, 
romanos, y una embutida silla de ndcar. Por tiltimo, en 
el oscuro corredor de la izquierda hdllase un ancho es- 
cudo de despu^s del Renacimiento, casi moderno, y va- 
rios trozos de urnas, ldpidas, estatuas, relieves, capite- 
les, etc. 

Junto & la puerta principal se han empotrado nueva- 
mente algunos restos, escudos € inscripciones, pertene- 
cientes k los. portales de la ciudad que se conservaron 
hasta ahora poco. 

Existe tambi6n en la calle de que hablamos la iglesia 
y convento de religiosas de San Agustin, bajo la advo- 
cacion de Santa Maria Magdalena. 

Ninguna clase de adorno se ve en la fachada de la 



Digitized by VjjOOQLC 



LAS CALLES DE BARCELONA 65 

iglesia, como no sea una sencillisima ojiva en la puerta 
principal, y un roseton gotico que, k pesar de hallarse 
frente la nave de la iglesia, no comunica luz k ningtin pa- 
raje. Sobre la puerta lateral se ve una figura con h&bito 
de penitencia. 

Nada de particular ofrece el interior del templo. 

Hay asimismo en esta calle la pequena iglesia de San- 
ta Marta, encima de cuya puerta se ve, de piedra, la 
imagen de la santa. La forma de este templo, tanto in- 
terior como exterior; es bastante elegante; pero nada de 
particular ofrece para llamar la atenci6n del viajero y 
del anticuario. 

Ya solo nos falta decir que k lo largo de esta calle 
pasa la cloaca de que hemos hablado, que muchos su- 
ponen romana, por la cual puede transitar c6modamen- 
te un jinete montado k caballo. 

En una casa cerca de Santa Marta y en algunas de las 
calles m&s vecinas,. se conservan restos de victores uni- 
versitarios. 

RIERETA (calle de la). 

Cruza de la de la Cera k la de San Pablo. 
. Antiguamente se llamaba Carrera de la Cadena. 

Consta en documentos particulars que un dia tuvi- 
mos ocasion de hojear, que k principios del siglo xvu, 
poseia en esta calle una casa y una huerta cierto caba- 
llero francos llamado Nicol&s de Renault. De los cita- 
dos documentos resulta que alld por los aiios 1616 dejo 
de saberse noticias del propietario, habiendo venido a 
Barcelona tres aiios mds tarde para vender la casa unos 
parientes suyos, por quienes se supo que aquSl habia 
muerto en Italia. 

Ahora bien, hay precisamente un Nicolds de Renault 
tomo xxii 5 



Digitized by VJiOOQlC 



66 vfCTOR BALAGUER 

que figura en primera linea en cierta conjuraci6n es- 
panola contra la reptiblica de Venecia precisamente en 
aquella misma 6poca. <:Era 6ste el mismo propietario de 
una casa de la calle de la Riereta? Todo induce £ creerlo 
asi, pues concuerdan con ello nombre; apellido y fecha 
de su desaparici6n. 

De todos modos, esto nos proporciona ocasi6n de re- 
latar unos sucesos tan curiosos como importantes, que 
no son ciertamente muy conocidos, y acerca de los 
cuales hemos hallado interesantes pormenores en una 
obrita que escribi6 sobre este asunto C6sar Vichard, 
abad de Saint-Real. 

conjuraci6n de los espanoles 

CONTRA LA REPtJBLICA DE VENECIA EN l6l8. 

Las diferencias que existian entre el papa Paulo V 
y la republica de Venecia, habian terminado por me- 
diaci6n de Francia, con gran resentimiento de parte 
de Espaiia. Esta naci6n, que se habia declarado en fa- 
vor del Papa, y que le habia ofrecido someter &. los 
venecianos con las armas en la mano, se resinti6 de 
que se hubiese hecho el tratado si^.su participaci6n, y 
mayor fu6 todavia su enojo cuando pudo convencerse 
de que era la reptiblica la que no habia querido su mq- 
diaci6n. El Senado veneciano no quiso entrar en tratos 
mds que con la expresa condici6n de que los espanoles 
no habian de mediar para nada en el asunto, preten- 
diendo que no podian ser arbitros despu^s de haber de- 
mostrado tanta parcialidad. 

A este motivo de encono contra Venecia se unieron 
otros, y asi Felipe III como su favorito el duque de 
Lerma deseaban vengarse de los venecianos y busca- 
ban medio hdbil para ello, cuando un embajador que 
tenian en Italia se encarg6 de la empresa. 




Digitized by VjOOQ lC 



LAS CALLES DE BARCELONA 

Era D. Alfonso de la Cueva, marqu6s de B 
embajador de Espana en Venecia, «uno de 1< 
poderosos genios, dice Saint-Real, y uno de 1 
peligrosos espiritus que haya jamds producid 
pana.» 

Era, en efecto, el marques de Bedmar hom 
gran talento, de gran intrepidez, y k sus cono< 
tos profundos reunia una gran facilidad de habla 
cribir de una manera sumamente agradable, un 
to maravilloso para conocer k los hombres, un< 
dales de alta sociedad que sabian atraerse las v 
des m&s rebeldes, y admirables dotes y cualida 
hombre estudioso y practice 

Los embaj adores de Espana estaban entonces 
sesi6n de gobernar las cortes k que eran enviadc 
marqu6s de Bedmar habia sido escogido para V< 
ya desde el ano 1607, como para el m&s dificil 
cargos en el extranjero. El gobierno espaiiol est* 
contento de 61, que aun cuando lo hubiera quei 
ner en Madrid, no se resolvia k llamarle desp 
seig anos. 

Esta larga permanencia en Venecia diole 1 
para estudiar k foncto la reptiblica, descubrir si 
secretos resortes, hallar su lado fuerte y su lado 
sus ventajas y sus defectos. 

Calcul6, pues, que, en el estado en que se 
ba Venecia, en guerra k la saz6n con la casa de 
tria, no seria imposible hacerse dueno de ella ; 
golpe de mano. Su campana habia agotado sus 2 
y mis atin el niimero de hombres capaces de lle^ 
pero como nunca sus escuadras habian estado t 
jantes, nunca tampoco el Senado se habia creid 
fuerte y mas temible. Sin embargo, esta flota t 
no podia alejarse de la costa de Istria, que era el 
de la guerra. El ej6rcito de tierra no estaba mks 



Digitized by VJiOOQlC 



I VfCTOR BALAGUER 

, y nada habia en Venecia que pudiese oponerse k un 
embarco stibito de espanoles. Para que este desem- 
co pudiese hacerse con toda seguridad, el marqu6s 
Bedmar ide6 apoderarse de los puestos principales, 
io la plaza de San Marcos y el arsenal; y como esto 
>iera sido muy dificil de ejecutar estando la ciudad 
lquila, jU2g6 k prop6sito prender fuego, llegado el 
mento, k ciertos puntos, k fin de introducir el des- 
sn y facilitar su plan. 

>ara llevar adelante su idea, el marques de Bedmar 
16 medio de atraerse algunos senadores tan pobres 
bienes de fortuna como de ingenio, k algunos des- 
tentos, k algunos nobles, k varias personas, en fin T 
uienes no escaseaba los regalos, el dinero y las aten- 
les. Desde aquel momento no hubo deliberaci6n en 
lenado que fuese secreta para el embajador de Espa- 
estaba advertido de todas las resoluciones y acuer- 
que se tomaban, y los generales del archiduque de 
stria, con quien estaba de acuerdo, sabian por su 
ducto todas las noticias referentes k la guerra antes 
los de la repdblica recibiesen sus instrucciones. 
}on estas inteligencias, le era preciso al embajador 
nijmero considerable de hombres de armas para 
nfar en su empresa; pero, como habia un fuerte 
cito espanol en Lombardia, seguro estaba de no ca- 
;r de hombres, mientras hubiese en Milan un gober- 
or capaz de comprender su plan. A. este objeto es- 
ii6 k Madrid para que fdese nombrado gobernador de 
an su particular amigo D. Pedro de Toledo, marques 
/illafranca, y asi se hizo, accediendo k los deseos del 
rquSs de Bedmar. Este, cuando D. Pedro hubo toma- 
posesion de su empleo en Mildn, le comunico el pro- 
to por conducto de un emisario seguro, preguntdn- 
t si podia contar con i.5oo hombres escogidos cuan- 
fuese tiempo. Encantado D. Pedro de la grandiosi- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 69 

dad de la empresa, resolvio secundaria con todas sus fuer- 
zas, y aseguro su cooperation y auxilio al embajador 
espanol. 

El marqu6s necesitaba tener cerca de si k un hombre 
con quien pudiese contar por completo, k quien pudiese 
encargar comisiones peligrosas, k quien, finalmente, Ue- 
gado el caso, pudiese poner al frente de una fuerza de 
hombres decididos y arrojados. La casualidad le sirvio 
admirablemente en esto, pues le proporcion6 ocasi6n de 
conocer en casa del embajador de Francia k un caballe- 
ro francos llamado Nicolas de Renault, hombre de va- 
lor y de talento, que se habia refugiado en Venecia por 
motivos que jamas se han podido saber. Renault entro 
de lleno en los planes del marques, y se dispuso k auxi- 
liarle. 

TamBien se atrajo el embajador k un capitin corsa- 
rio, normando de nation, llamado Santiago, y por su 
conducto k otros varios hombres en quienes podia confiar. 

El duque de Osuna, virrey de N&poles, estaba asimis- 
mo en el secreto, y de acuerdo para todo con el mar- 
ques de Bedmar. 

. Por espacio de seis meses se fueron adelantando los 
trabajos, gan&ndose voluntades, organizando companias 
de gentes de armas, y convirtiSndose la casa del emba- 
jador de Espana en un verdadero arsenal, pues alii se 
guardaban las armas que dsbian repartirse k los conju- 
rados al llegar el dia. 

Llego en esto el momento que el marques juzg6 opor- 
tuno para realizar el plan. El dux Donato acababa de 
morir, y se nombr6 en su lugar k Antonio Priuli, que k 
la sazon se hallaba en Frioul para el servicio de la re- 
publica. El general de mar recibio orden de ir k buscar- 
le con la escuadra. El gran canciller y los secretarios 
de Estadodebian partir para llevarle la diadema ducal 
acompanados de doce de los principales senadores que, 



Digitized by VJiOOQlC 



> VfCTOR BALAGUER 

10 embajadores de la republica, debian hacerse k la 
, cada uno en un bergantin armado y adornado 
jnificamente, con un tren soberbio. El mismo Sena- 
en cuerpo, debia salir k recibir al nuevo dux mar 
itro, en el Bucentauro, para acompaiiarle k la ciu- 
con gran ceremonia. 

omo rara vez sucedia que se encontrasen fuera aqu6- 
que eran elegidos duxs de Venecia, esta circunstan- 
hacia que por aquella vez much a gente se dispusie- 

abandonar la ciudad para ir k ver las ceremonias. 

pues, el marques de Bedmar crey6 aqu^l el momen- 
portuno para la ejecucion de su plan, y, dando dispo- 
nes k Renault y al corsario Santiago para que tu- 
en dispuesta la gente de antemano alistada, envio 
icir al duque de Osuna y al duque de Mil&n que em- 
:asen sus hombres y se dirigiesen k Venecia, 
n seguida, no quedando m&s para arreglar que el or- 
de ejecuci6nj el marques de Bedmar, Renault y el 
tin corsario convinieron de comiin acuerdo en el 
i siguiente: 

Al llegar la noche del dia designado, todos aqu611os 
formaban parte de los 1.000 hombres que se tenian 
ados y estaban sin armas, irian k armarse con las 
el embajador tenia en su casa. Quinientos debian si- 
se en la plaza de San Marcos con el capit&n San- 
3. La mayor parte de los otros 5oo debia ir con Re- 
t k apoderarse del Arsenal; k los restantes se les 
i el encargo de embargar cuantas barcas y g6ndolas 
isen en el puente de Rialto pafa ir con ellas k buscar 
s i. ooo hombres prevenidos en el lazareto. 
Si algo llegaba k descubrirse y no llegaban k tiem- 
sos i. ooo hombres, el capitdn debia fortificarse en 
laza de San Marcos, Renault apoderarse como pu- 
l del Arsenal, y en seguida disparar dos canonazos 
debian servir de serial k las naves del duque de Osu- 



J 



LAS CALLES DE BARCELONA 71 

na, prontas k entrar en Venecia. Los espanoles que lle- 
garian con ellas suplirian la falta de los 1.000 hombres 
del lazareto. 

• Si las gondolas podian efectuar tranquilamente su 
viaje sin ser descubiertas, trayendo los 1.000 hombres 
que eian de las tropas de Lievestein, las cuales aun es- 
taban en el lazareto, entonces el capitan corsario de- 
bia tomar 5oo con los otros 5oo que tenia ya, y for- 
marlos en batalla en la plaza. En seguida* dej&ndolos 
bajo el mando de un segundo, debia dirigirse con 200 
al palacio ducal para apoderarse de 61, y sobre todo de 
la sala de armas, k fin de proveer de ellas k aqu611os de 
los suyos que no las tuviesen 6 impedir k los enemigos 
que hiciesen uso. 

»La otra gente estaba destinada k apoderarse de cier- 
tos puntos y de las iglesias para impedir que se tocase 
A rebato. 

• Debian ocuparse todas las boca-calles queconducian 
k la plaza con fuertes guardias, poniendo piezas de ar- 
tilleria en cada una de ellas; siendo preciso para esto 
que, interin no llegasen los canones del Arsenal, se 
apoderasen de los de la casa del Consejo de los Diez, 
que estaba pr6xima. 

»En todos los puntos de que se apoderasen se debia 
pasar k degtiello k cuantos se hallasen alii, y durante 
estas diferentes ejecucionesalrededor de la plaza, el se- 
gundo del capitin permaneceria siempre en batalla en 
medio de ella con el resto de las tropas. Todas estas 
cosas habian de hacerce con el menor rumor posible. 

»En seguida debia comenzarse k batir la puerta del 
Arsenal, y al primer rumor, ocho conjurados que esta- 
ban dentro debian prender fuego al edificio por cuatro 
dngulos, arrojdndose sobre los jefes principales y ma- 
tdndolos k punaladas. Inmediatamente volarian k reunir- 
se con Renault; acabarian de degollar k la guarnici6n, y 



igitized by VjOOjjjL 



I 



72 VICTOR BALAGUKR 

los soldados, duenos ya ,del Arsenal, conducirian la ar- 
tilleria k todos los sitios donde fuese necesaria, como 
Arena de* Mari f el Fontengo de Tedeschi, los almacenes 
de sal, el puente del Rialto y otros puestos eminentes, 
desde los cuales se pudiese destruir la ciudad en caso 
de resistencia. 

»A1 propio tiempo que Renault se apoderase del Ar- 
senal, el capitan forzaria la prisi6n de San Marcos y ar- 
maria k lo»presos. Debia asesinarse k los principales 
senadores, y gentes apostadas irian k prender fuego en 
m&s de cuarenta puntos de la ciudad, los mis alejados 
que fuese posible uno de otro, k fin de que fuese mayor 
la confusi6n. 

»En cuanto k los espanoles del duque de Osuna, es- 
taba ya convenido que, k la serial dada, irian a desem- 
barcar en la plaza de San Marcos, reparttendose en se- 
guida por los barrios de la ciudad bajo el mando de ocho 
de los conjurados, k quienes se darian instrucciones por 
separado. 

»No debia darse m&s grito que el de Libertad, y des- 
pues de ejecutado todo esto, se permitiria el saqueo.» 

Tal era el plan trazado por el embajador de Espaiia, 
de acuerdo con Renault y el capitan, segtin cuenta 
Saint-Real. 

Segtin parece, la flota enviada por el duque de Osu- 
na encontr6 dificultades para llegar al punto que se le 
habia designado, y fue" preciso que volviera al puerto. 
El marques de Bedmar fue" advertido k tiempo, y vien- 
do que no podia turbar la fiesta que se preparaba en Ve- 
necia, asistio k ella desplegando grande lujo y magni- 
ficencia, y saludando, en nombre de Espaiia, al nue- 
vo dux. 

Al salir de la Audiencia con 6ste, envio k buscar k 
Renault y al capit&n, comenzando por someterles la 
cuestion de si se habia de abandonar todo, ya que no 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 73 

habia podido llegar k tiempo fy flota de desembarco. 
Los dos conjurados respondieron que, no solamente 
eran de contrario aviso, sino que sus mismos compa- 
neros estaban todos dispuestos a llevar k cabo la em- 
presa, cuando se ofreciera una nueva ocasi6n. El em- 
bajador, que s61o temblando les habia hecho la pregun- 
ta, les abrazo entonces con ldgrimas de regocijo, y les 
dijo, con una vehemencia que hubiera tranquilizado k 
los mis d£biles corazones 6 inspirado la intrepidezy la 
audacia & los espiritus mds aturdidos, que los grandes 
reveses eran accidentes naturales en las grandes em- 
presas, y que habia tanta mds gloria en proseguir una 
obra cuahtas mis contrariedades hallaba en su ejecu- 
ci6n. 

En seguida fu6 resuelto entre el marques y sus dos 
confidentes que se prolongaria la ejecuci6n del plan 
hasta la fiesta de la Ascension, que no estaba lejana y 
era la mayor solemnidad de Venecia. 

Asi se con vino, y llego por fin el dia designado. 

Desde el domingo que precede & la Ascension hasta 
la Pascua de Pentecostes, habia en Venecia entonces 
una de las mis c61ebres ferias del mundo. *La grande 
afluencigi de negociantes aun facilitaba la sorpresa de 
la ciudad, pues esto di6 medio k los 1.000 soldados 
para penetrar en ella entre los mercaderes, alojdndose 
sin ser notados. 

" La flota del duque de Osuna, advertida de antemano, 
llego sin ningiin accidente 4 seis millas de Venecia. Iba 
dividida en dos, que marchaban un poco alejadas la una 
de la otra para no inspirar sospechas.La mayor estaba 
compuesta de barcas como las de los Pescadores, y el 
resto consistia en bergantines parecidos A los de los cor- 
sarios. 

La vispera del dia en cuya noche debia estallar el 
movimiento, del cual no habian llegado k tener ni si- 



Digitized by 



Google 



74 VfCTOR BALAGUER 

iera el menor indicio^as autoridades venecianas, Re- 
ult y el capitan creyeron conveniente reunir k los de- 
is jefes del complot por ultima vez, k fin de dar k 
da uno las instrucciones. 

La asamblea de los conjurados tuvo lugar en casa de 
ia cortesana griegaj mujer de peregrina hermosura y 

singular talento, en la cual el capit&n y Renault te- 
an completa confianza. 

Renault hizo un discurso k sus companeros, ponien- 
les de manifiesto el estado de las cosas, las fuerzas 

la republica, las suyas propias, la disposition de la 
idad y de la flota, los preparativos del gobernador de 
ilAn y del virrey de N&poles, las armas y las provisio- 
s de guerra que habia en el palacio del embajador de 
jpana, las inteligencias que tenia entre el Senado y 
tre los nobles, y, en fin, el conocimiento exacto que 

habia tornado de todo lo que podia ser necesario 
ber. 

Renault acabo de hablar, siendo aplaudido por todos. 
n embargo, como mientras peroraba habia observa- 

las fisonomias de cuantos le escuchaban, crey6 no- 
• que uno de los conjurados llamado Jaffier, gran 
ligo del capit&n, habia pasado de pronto de una 
sncion extrema k una inquietud que se esforzaba en 
no por ocultar. Habia Jaffier experimentado este 
mbio al hablar Renault del saqueo k que seria entre- 
da Venecia. 

Di6 Renault parte de su observaci6n al capitdn, que 
burl6 k primera vista, pero que luego, habiendo ob- 
•vado atentamente k Jaffier, estuvo casi de acuerdo 
n el. Renault, que conocia perfectamente las relacio- 
s y los enlaces necesarios que hay entre los mds se- 
xtos movimientos del alma y las mds ligeras demos- 
tciones exteriores, imposibles de ocultar cuando se 
ne el espiritu agitado, habiendo examinado detenida- 



Digitized by VjOOQ lC 



LAS CALLES DE BARCELONA 75 

mente 4 Jaffier, creyo deber declarar al capitan que no 
creia fuese un hombre seguro. 

. El capit4n, que conocia a Jaffier por uno de los horn- 
bres m4s valerosos del mundo, acuso este juicio de 
aventurado; pero Renault, obstinado en justificar su 
sospecha, explico tan duramente las razones que tenia, 
que si el capit4n no participo de ellas, al menos hubo 
de confesar que Jaffier merecia ser observado. Mani- 
festo, sin embargo, 4 Renault que, aun cuando Jaffier 
vacilara, lo cual no podia creer, no le quedaba tiempo 
suficiente hasta la noche del dia siguiente para delibe- 
rar consigo mismo si debia venderles y resolverse 4 
ello, y que por lo mismo era un peligro que debia co- 
rrerse de grado 6 por fuerza. A esto replico Renault 
que habia un medio seguro de no exponerse, y era este 
medio el dar de punaladas 4 Jaffier; pero el capitan no 
se decidio 4 matar por una simple sospecha 4 uno de 
sus mejores amigos. 

Renault habia acertado. Jaffier no era el mismo 
hombre. La description que aqu61 habia hecho en su 
arenga de la noche del saqueo, le llen6 de horror; su 
alma se conmovio al espectdculo que se ofreci6 4 su 
imagination, de palacios derruidos, iglesias incendia- 
das, mujeres deshonradas, niiios y viejos asesinados sin 
piedad, y al llegar la manana del dia destinado para es- 
tallar la conjuraci6n, se presento 4 Bartolom6 Comino, 
secretario del Consejo de los Diez, dictendole que tenia 
algo muy urgente que revelar y muy importante 4 la 
salud del Estado, pero que antes queria que el dux y el 
Consejo le concediesen una gratia, comprometfendose 
por los m£s sagrados juramentos 4 cumplirla; que esta 
gratia era la vida de 22 personas que 61 nombraria, fue- 
se cual fuere el crimen por ellas cometido; pero que no 
se creyese arrancarle su secreto por los tormentos, sin 
acord4rsela, porque no existian tormentos bastante ho- 



Digitized by VjiOOQIC 



'6 VICTOR BALAGUER 

Dies para hacerle desplegar los labios. Los Diez fue- 
i congregados al momento, y enviaron k pedir al dux 
Dalabra que Jaffier pedia. No vacil6 en darla, lo pro- 

que ellos, y entonces Jaffier descubri6 toda la vas- 
trama. 

Tan horrible y tan maravillosa les parecio la cosa, 
\ vacilaban en darle cr6dito. Sin embargo, fueron & 
gurarse de algunas pruebas que les diera Jaffier, y 
convencieron de que habia dicho laverdad. Lo pri- 
ro de todo, tomaron el acuerdo de registrar la casa 
la cortesana griega donde habia escondidos ocho de 
conjurados; pero 6stos, advertidosAtiempo, seesca- 
on con la cortesana. En seguida se di6 orden de vi- 
tr la casa de los embajadores de Francia y de Espa- 

El francos accedio k ello, y prendiose en su palacio 
Ticolds de Renault y k otros dos conjurados. El es- 
10I se neg6 &. que su casa fuese registrada; aleg6 los 
rilegios de su cargo, y protest6 con furor contra la 
lencia que se le hacia, cuando vi6 que se entraba a 
uerza. En la embajada espanola se hallaron mds de 
i armas, 60 petardos y una cantidad increible de p61- 
a, de fuegos de artificio y otras cosas parecidas. Hi- 
e de todo un inventario exacto, y el marqu6s asistio 
icto burldndose. 

)urante todo aquel dia y noche, que debia ser la del 
vimiento, continuaron prendi&idose las personas 
iprometidas, y & la mafiana siguiente se reuni6 el Se- 

para juzgar. 

Dl marqu6s de Bedmar pidi6 audiencia, y se le conce- 
por curiosidad solamente. El rumor de la conspira- 

1 se habia ya esparcido por la ciudad, produciendo un 
into y una alarma inexplicables. El pueblo, al saber 

principalmente era cosa del embajador de Espana, 
labia amotinado en torno del palacio del marques de 
[mar, al cual se disponia & prender fuego, cuando He- 



Digitized by VJiOOQlC 



J 



LAS CALLES DE BARCELONA 77 

garon los comisionados encargados de conducir al mi- 
nistry k la Audiencia. El pueblo se lisonje6 con la espe- 
ranza de que el Senado haria un castigo ejemplar, y por 
lo mismo le dej6 salir acompan&ndole s61o con gritos, 
silbidos 6 injurias. 

Habiendo entrado el embajador en la sala del Sena- 
do, comenz6 k quejarse amargamente de la violencia co- 
metida en su casa contra el derecho de gentes, y acorn - 
paii6 sus quejas con amenazas tan terribles y tan crue- 
les de venganza, que la mayor parte de los senadores que- 
daron consternados, temiendo que aquel hombre no tu- 
viese atin algun recurso ignorado para llevar k buen t6r- 
mino su empresa. El dux le contest6 que se le daria sa- 
tisfacci6n del ultraje cuando 61 la hubiese dado de los pre- 
parativos de guerra que en su casa se habian hallado. A 
esto replico el embajador que todas las armas y provisio- 
nes que tenia en su casa no estaban sino en dep6sito, pues 
debia enviarlas k NApoles y al Tirol, como habia hecho 
otras veces. 

Las palabras que mediaron entre el dux y el embaja- 
dor fueron agridndose por momentos, y el ministro es- 
paiiol acabo por salir de la sala haciendo responsables 
al dux y al Senado de Venecia de las corisecuencias k 
que su conducta daria lugar. 

. Entre tanto el pueblo llenaba la plaza, dispuesto k 
arrojarse sobre el embajador en cuanto apareciese; pero 
se le hizo salir por una puerta excusada y fu6 condu- 
cido, con buena escolta, k un buque dispuesto k hacer- 
se k la vela. 

El Senado, k pesar de la promesa hecha k Jaffier, no 
anduvo en consideraciones, y su justicia fu6 pronta y 
terrible. 

Nicolds de Renault, que se empeiiaba en negarlo todo 
y que decia no conocer siquiera al embajador espanol, 
fu£ aplicado al tormento; pero los mds atroces dolores 



Digitized by 



Google 



VfCTOR BALAGUER 

ieron hacer desplegar sus labios. Permanecio fir- 
el tormento, como firme habia permanecido en 
ner interrogatorio. Se le prometi6 perdonarle la 
hasta recompensarle si confesaba, pero inutil- 
y despuSs de haber sido atormentado de todas 
is, fu6 muerto en el interior de su carcel y colga- 
os pies en publico, como traidor. 
:apitan corsario Santiago y hasta 3oo personas 
eron tambten condenadas 4 muerte. 
er, desesperado, se quej6 amargamente de que 
le hubiese cumplido la palabra que se le diera; 
at6 de calm4rsele, ofrectendole dinero y un era- 
e neg6 4 aceptar uno y otro; se obstin6 en pedir 
lente la vida de sus compatriotas, y sali6, en fin, 
lecia inconsolable y desesperado. 
embargo, deseoso de vengarse de los venecianos, 
>arte en una nueva conspiraci6n; pero descubier- 
llevado 4 Venecia y condenado a muerte. 
:uanto al marques de Bedmar, fu6 enviado por 
i de primer ministro 4 Flandes, y, algunos aiios 
rde, Roma le envi6 el capelo de cardenal. 

RIPOLL (calle den). 

a calle de la Tapineriv va 4 la del Gobemador. 
ozo de esta calle desde su principio hasta la es- 
le la del Bou, se llamaba antiguamente dels Sellers^ 
ir en ella los que ejercian este oficio y hacian este 
io. 

o en esta calle, 4 principios del siglo xv, el edi- 
le servia para Universidad 6 Estudio general, el 
taba situado frente al arco 6 volta de Misser Ferrer. 
:uanto al nombre que hoy lleva, es el de una fa- 
:atalana. Es apellido que figura brillantemente 
istoria de las armas y de las letras. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 79 

En nuestros anales literarios figuran varios notables 
personajes de este apellido. 

D. Antonio de Ripoll. Vivia en el siglo xvn, era c€- 
lebre jurisconsulto, fu6 muchos anos catedr&tico de le- 
yes en la Universidad de Huesca, y despu€s, por espa- 
cio de diez y s€is anos, juez general de Cataluna. Escri- 
bi6 varias obras, y alguna en latin. 

Fr. Francisco Ripoll, del mismo siglo, francisca- 
no, excelente te618go, por muchos anos predicador ge- 
neral de la Tierra Santa, 

Pedro Ripoll, que escribi6 importantes trabajos so- 
bre canales de riego y una notable memoria eviden- 
ciando las utilidades que habian de resultar del riego 
de los campos de Urgel. 

Fr. Tomis Ripoll, general de la orden de Predica- 
dores, al cual deben bastante las letras catalanas. 

Jaime Ripoll Vilamejor, muerto A mediados de este 
siglo, poeta cSlebre y peritisimo en la interpretaci6n de 
codices antiguos. 

ROBADOR (calle den). 

Atraviesa de la del Hospital k la de San Pablo. 

Parece que es un nombre propio el que lleva. 

No hallamos nada que decir de esta calle. 

El grande edificio que se ve formando esquina con la 
de San Pablo, es la Casa Galera 6 Penitenciaria de mu- 
jeres, de la cual se ha dado ya una idea al hacerlo de 
la calle de San Pablo. 

ROCA (calle den). 

Tiene su entrada en la de la Puerto ferrisa y su sa- 
lida en la de la Riera del Pino. 

Se sabe que antiguamente tenia un arco y se llama- 



Digitized by VjjOOQLC 



vfCTOR BALAGUER 

olta den Queralt, apellido c£lebre de familia ca- 

31. 

ignora cudndo y por que* iu€ cambiado su nom- 
i el de Roca, que lo Uevan varias familias cata- 

la historia de nuestras letras figuran: 
tich Roca, m6dico muy celebre, que fu6 catedrd- 
e medicina en Barcelona, poeta cataldn y latino 
>r de varias obras. Vivia en el f iglo xvi. 
teban Roca, autor de una AritmStica. 
Iro Roca, traductor de las obras de Bocaccio. 
mds Roca, autor de varias obras y tratados de 
:ina. 

ROC A FORT (calle de). 

rmard parte de la nueva Barcelona, yendo desde 

Corcega & la de Enna, y vigndose cruzada por la 

osellon, Provenza, Mallorca, Valencia, Aragon, 

jo de Ciento, Diputacion y Cortes. 

cordard el nombre de Rocafort uno de los cele- 

efes de la expedition de catalanes y aragoneses a 

te/ 

ise sobre este caudillo lo que decimos k continua- 

ROGER DE FLOR (calle de). 

•ma parte tambten del ensanche. 
nienza en la de Corcega y terminard en la Barce- 
l, atravesando el terreno ocupado hoy por la Ciu- 
i, y cruzada por las calles de Rosellon, Provenza, 
rca, Valencia, Aragon, Consejo de Ciento, Diputa- 
fortes, Caspe, Ausias March, Alt- Bey, Vilanova, 
i, Pujades, Lull, Manso, Gualdrds y Villena. 
noso y c61ebre es el nombre de Roger de Flor, y 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES BE BARCELONA 8 I 

no se extranard, por cierto, que se recuerde su gloria 
bautizando con 61 el de una calle. 

La historia de Roger de Flor llenaria un volumen; 
pero nosotros no haremos aqui mds que copiar lo que, 
escrito & la ligera, publicamos un dia en las pdginas de 
la Revista de Catalutia, relativamente al h6roe de que 
se trata, &. Berenguer de Entenza, & Rocafort y d los 
dem&s caudillos de una expedici6n, que es una verda- 
dera epopeya. 

expedici6n de catalanes y aragoneses A oriente. 



«lA. donde van esas gentes? — A Grecia. — ^Como pe- 
regrinos, tal vez, querrdn visitar los campos de Salami- 
na, los llanos de Maraton, el desfiladero de las Term6- 
pilas, y evocar en ellos las sombras de los antiguos he- 
lenos? — No: poco les importa la gloria antigua, porque 
tienen sed de nuevas glorias y pisardn los sepulcros de 
Milciades, Temistocles y Leonidas, sin recordar siquie- 
ra los nombres de los heroes que alii se encierran. — 
Entonces i&. qu6 van/ pues? — Van £ socorrer en numero 
de 8.000 hombres escasos 4 una nacion que en algiin 
dia desbarat6 sin auxilio ajeno los ejSrcitos mds nume- 
rosos que ha tenido el mundo, y quieren abatir el orgu- 
llo del turco que la sojuzga, porque ya no es la Grecia 
her6ica, sino un pueblo degenerado, que toca & su rui- 
na para no recobrarse sino al cabo de cinco siglos bien 
cumplidos. Sin mds seguridad que la que podrian tener 
los heroes fabulosos de Ariosto, acometen una empresa 
en cuyo apoyo no deben contar mds que con su valor 
audaz en demasia, 6 por mejor decir sobrado teme- 
rario.» 

•Tales son las bellas frases con que un malogrado 

TOMO XXII 6 



Digitized by VJiOOQlC 




82 VfCTOR BALAGUER 

escritor catalin i encabeza la introducci6n al cldsico 
libro escrito por D, Francisco de Moncada sobre la ex- 
pedici6n de catalanes y aragoneses contra turcos y 
griegos. 

»Terminada la guerra de Sicilia, dej6 sinempleo la 
paz & algunos miles de catalanes y aragoneses, casi to- 
dos almogavares, que no podian fdcilmente acomodarse 
al ocio y 4 la holganza. Toda aquella gente batallado- 
ra, mal avenida con la paz, que no ofrecia ningun por- 
venir k sus belicosos deseos, codiciosa de la guerra, 
que era su natural elemento, comenz6 & pasear en tor- 
no suyo miradas de inquietud, buscando en el mundo 
un sitio sobre que poder descargar como una nube. 

»Un hombre aventurero y emprendedor, destinado & 
dejar de si larga memoria, les procur6 ocasi6n de sa- 
tisfacer sus deseos. Era un hombre en la flor de su 
edad, de aspecto terrible, pronto en sus impulsos, ar- 
diente en sus acciones. Roger de Flor, tal era su nom- 
bre, habia nacido en Brindis y era hijo de uno de los 
mis ardientes partidarios de Conradino el Degollado. 
En su mocedad se habia hecho templario; pero era el 
joven demasiado travieso y turbulento para fraile, aun 
para fraile guerrero, y viosele el mejor dia eolgar, co- 
mo quien dice, sus h&bitos, y abandonar el Temple pa- 
ra hacerse corsario. 

»Pocas veces se habrd visto un capitdn corsario m&s 
galAn ni m£s espl6ndido. Amigos 6 enemigos, todos los 
que caian en su poder tenian salvas sus vidas y naves, 
como no desdeiiasen pagarle un tributo con que ayudar 
k sostener al antiguo templario su fausto y lujo, su ge- 
nerosidad y boato. Roger de Flor era pirata para darse 

I D. Jaime Tio en su intfoducci6n a la obra de Moncada. Las 
fuentes principals para todos los sucesos que aqui se refieren estan en 
la cr6nica de Mnntaner, en la obra de Moncada y en los libros de los 
historiadoras griegos Pachymero y Niceioro Gregoras. 



i. 



Digitized by VjOOQ lC 



LAS CALLES DE BARCELONA 83 

vida de principe. Con sus companeros de aventura pre- 
sent6se al duque de Calabria k ofrecerle sus servicios, 
que no acept6; y lastimado con este desaire, fu6 k 
brindar con sii auxilio al rey D. Federico de Sicilia, 
que comprendi6 en seguida todo el partido que podia 
sacar de aquel hombre y de sus intr6pidos companeros. 
Eminentes fueron los auxilios que presto entonces k la 
causa de Sicilia, alcanzando, segiin se dice, el titulode 
vicealmirante; pero luego de firmada la paz, no s61o 
qued6 sin ocupaci6n, sino precisado k ausentarse de 
Sicilia, pues que el Papa queria apoderarse de su per- 
sona para castigarle como k templario desertor. 

•Cuentan que D. Federico no quiso entregar k Ro- 
ger, como se le exigia, y que hasta le indic6 el medio 
de salvarse de susenemigosyendo k combatir dlejanas 
tierras, para lo cual le hizo notar que el Oriente ofrecia 
entonces magnifico teatro k sus deseos de gloria, de 
ambici6n y de riqueza. En efecto; el imperio griego, 
apocado y d6bil, se veia entonces invadido por lostur- 
cos, que ansiaban sentar sus reales en la misma Cons- 
tantinopla. Con aquella invasion de bdrbaros, el empe- 
rador Andr6nico sentia bambolear su trono y se veia 
al borde de un abismo. Roger de Flor aprovech6 esta 
coyuntura. Envi61e una embajada ofrectendole sus ser- 
vicios y el de los 8.000 almogavares, k los cuales la paz 
dejara sin ocupacion, y Andr6nico, k quien la necesi- 
dad habia obligado & servirse de auxiliares extranjeros, 
aprovech6 esta ocasion como llovida del cielo, y envi6 
mensajeros provistos con sus bulas de oro para tomar k 
su servicio k Roger y k los suyos. Prometi6 honrarle k 
61 con el titulo y dignidad de tnegaduque y darle k mks 
en matrimonio su sobrina Maria, hija de Az&n; k los 
que fuesen con 61 les ofrecio el sueldo mds brillante y 
todo lo que fuese necesario para la guerra, ya que no 
podia contar con los griegos que se habian dispersado 



Digitized by 



Google 



|. VfCTOR BALAGUER 

)ccidente, buscando en la esclavitud el tinico medio 
xistencia. 

Ocho mil hombres se dispusieron 4 seguir 4 Roger 
7 lor, 4 quien eligieron por su caudillo y general, sin 
iargo de estar divididas las opiniones entre 61, Be- 
juer de Entenza, Fernando Jim6nez de Aren6s y 
enguer de Rocafort, que fueron tambten caudillos 
as tropas expedicionarias. A. m4s de estos caudi- 
, ofrecteronse 4 Roger y se dispusieron 4 partir con 
i calidad de jefes, Pedro y Sancho de Ros (Ar6s y 
s segtin alguno), Fernando Ahones (otros le llaman 
\€s), Corber4n de Lehet (le llaman otros Corbol4n 
\let), Garcia de Bergua, Martin Logr4n, Garcia 
icin, Guill6n de Siscar, Guillen P6rez de Cald6s, 
ndn Gomez, Jimeno de Alvaro y otros, en su nu- 
o Ram6n Muntaner, que fu€ el cronista de la jor- 
i y que tom6 en ella senalada parte. 
Todo se dispuso para la marcha. El rey D. Fede- 
arm6 diez galeras y dos grandes naves de trans- 
e llenas de provisiones y vituallas, y las puso 4 dis- 
ci6n de Roger de Flor, que contaba ya otras tan- 
La flota expedicionaria parti6 de Mesina haciendo 
hacia Constantinopla, 4 donde llego por Setiem- 
de i3o3. Berenguer de Entenza, 4 quien las croni- 
presentan como un hermano de armas de Roger de 
• y dicen que estaba con 61 intimamente unido, se 
16 en Sicilia para juntar nuevas tropas con que ir 
forzar m4s adelante el cuerpo principal mandado 
Roger. Lo propio hizo Berenguer de Rocafort. 
Son jtibilo y agasajo fueron recibidos en Constan- 
pla los expedicionarios. Su llegada fu6 una solem- 
d para el imperio. Es fama que no se cansaba el 
erador de admirar 4 aquellos hombres tostados por 
)1 de los combates, con su extrano traje, su ague- 
3 continente, su militar despejo y su marcial des- 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 85 

embarazo. Andr6nico, en su comprometida situaci6n y 
en su impotencia para resistir k los turcos, miraba k 
aquellos guerreros como k algo mds que unos aliados: 
como unos salvadores. 

»Fu6 la hueste acuartelada en el barrio llamado de 
Blanquernas, distribuy&idosele viveres y vino por via de 
agasajo, con la paga de cuatro meses; pero eran hu6s- 
pedes tan inquietos y turbulentos los almogavares, que 
no tardaron en convertir k Constantinopla en un teatro 
de sangrientas escenas. Pas6 el caso como sigue: los 
genoveses residentes en Constantinopla por motivo de 
su comercio vieron, al parecer con desagrado, la llega- 
da de los almogavares, y estaban dispuestos k manifes- 
tarles de uno ti otro modo su antipatia. Un genov6s 
hizo burla cierto dia del salvaje aspecto y desanilado 
traje de un almogavar; pero como esta gente montaraz 
y terrible soportaba pocas chanzas, el ofendido veng6 
luego en el ofensor su atrevimiento tendi6ndole muerto 
k sus plantas. Inmediatamente se generalizo la pelea. 
Corrieron los genoveses llamando k las armas; acudie- 
ron los almogavares lanzando sus salvajes gritos de 
guerra, y el combate se trabo, combate encarnizado 
que hubiera tenido funestisimas consecuencias, pues 
que iban ya los almogavares k pasar k saco y fuego el 
barrio habitado por los genoveses, si prontamente no 
hubiese acudido Roger de Flor k calmar la colera y k 
contener el impetu de los suyos. Esta es la version que 
hacen del hecho, como mds probable, Moncada y Ro- 
mey, siguiendo en parte k Muntaner. Pachymero dice 
que la reyerta fu6 promovida k causa de haber pedido 
los genoveses k Roger la devolucion de cierta canti- ' 
dad que le habian prestado en Sicilia para proveer k los 
gastos de la empresa. 

»E1 emperador Andronico no deseaba otra cosa que 
agasajar y honrar k sus nuevos aliados. A. tenor de los 



Digitized by VjjOOQLC 



j^^gfli^w 



86 VfCTOR BALAGUBR 

tratos, Roger de Flor fu6 nombrado megaduque, que era 
la cuarta dignidad del imperio de Bizancio, siendo la 
primera la de sebastocrator, la segunda la de cesar y la 
tercera la de protovestiaro. Obtuvo tambi&i la mano de 
Maria, sobrina del emperador, hija de la hermana de 
€ste, Irene, y de Az&n, rey de los biilgaros. Se dice que 
era Maria una hermosa y gentil doncella, que tenia solo 
diez y seis anos. Fueron celebradas las bodas con gran 
cordialidad y algazara, no viniendo k turbarlas mis que 
el referido lance de genoveses y almogavares. 

Terminados los desposorios, Roger de Flor, unido ya 
al imperio griego por los lazos de la sangre y por los de 
la ambition, decidi6 sin p&rdida de tiempo comenzar su 
campana contra los turcos. La necesidad de empezar la 
guerra se hacia sentir de una manera apremiante. Los 
tureos estaban soberbios de insolencia y orgullo, y ha- 
cian Hover sobre el imperio toda clase de calamidades. 
Hasta las puertas mismas de Constantinopla llevaban 
sus correrias. Todo era luto, horror, consternaci6n y 
espanto en el pobre reino de Andr6nico. Jamds ano- 
checia sin que los bdrbaros hubiesen sitiado algdn pue- 
blo y lo hubiesen entrado k saco, pasando k cuchillo k 
cuantos caian en sus manos. Un rastro de sangre y fue- 
go anunciaba el paso de los turcos k trav€s de las fe- 
races llanuras del imperio griego. 

»Huyendo la matanza y el exterminio, los campesi- 
nos se habian refugiado en las ciudades, llenando las 
calles de rostros macilentos y cuerpos exdnimes, agru- 
pandose en las viviendas demasiado estrechas para con- 
tener un aumento tal de poblaci6n. Entonces, como si 
Dios no hubiese atin enviado suficieates pruebas k los 
siibditos de Andr6nico, les mando el hambre y la pes- 
te, y estos dos terribles azotes cayeron como una lluvia 
de fuego sobre poblaciones enteras. Las calles esta- 
ban llenas de caddveres, los templos de gente, las 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 87 

casas de victimas. Negros dias de luto corrieron enton- 
ces para el imperio. Los bdrbaros sehabian hecho due- 
iios de las mds feraces campiiias y habian pasado por 
ellas taldndolas; las ciudades mds populosas quedaban 
yermas y desiertas; muchas poblaciones habian sido 
entregadas d las llamas y eran s61o un mont6n de es- 
combros. Tiranos estaban los turcos con el pais que 
conquistaban. Hacian de los hombres sus esclavos y de 
las mujeres sus concubinas. Solo un brazo de mar de 
' una legua de anchura les lleg6 d separar de Constanti- 
nopla. El dia que tuviesen bajeles, echaban d Andr6- 
nico de su solio. 

»Tal era la apurada y extrema situaci6n del imperio, 
- cuando el animoso Roger de Flor sali6 de la capital al 
frente de su hueste, llevando tambten consigo uncuer- 
po de griegos mandado por Marulli y otro de alanos al 
mando de su jefe George. El almirante era el aragon6s 
Fernando Ahones. Embarc6se el ej6rcito en los navios 
y galeras de su armada, y atravesando el mar de Pre- 
p6ntida, Uamado hoy de Mdrmara, tom6 tierra la gente 
en el cabo de Artacio, que Muntaner llama Artaki, no 
lejos de las ruinas de la famosa Cizico. 

»A1 llegar d Artacio, supo Roger que los turcos es- 
taban cerca y tenian su campamento d dos leguas. Di6- 
se prisa d desembarcar la gente, y habiendo enviado d 
reconocer el campo, esper6 d que anocheciera para me- 
jor llevar d cabo su plan. Queria caer sobre los enemi- 
gos en cuanto amaneciese y aprovechar la ocasi6n de 
hallarles descuidados. Asi sucedi6, y coron6 la suerte 
con el 6xito mds feliz la osadia del valiente caudillo. 

•Guiaban Roger de Flory Marulli la vanguardia, 
compuesta toda de caballeria, llevando s61o dos estan- 
dartes, el uno con las armas de Andr6nico y el otro 
con las de Roger. Seguia la infanteria en un solo es- 
cuadr6n, al mando de Corboldn de Alet, que era el se- 



Digitized by VjjOOQLC 



88 vfCTOR BALAGUER 

escal del ejSrcito, y & la sombra de dos banderas, una 
on las armas del rey de Arag6n D. Jaime y otra con 
is del de Sicilia D. Federico, ya que entre las condi- 
iones que por parte de los catalanes se propusieron al 
mperador — y cosa es digna de nota, — fu6 una de las 
rimeras la de que estuviesen en plena libertad de He- 
ar por guia y por senera los blasones de sus respectivos 
eyes y paises; porque, como ha dicho Moncada, que- 
ian que a donde llegasen sus armas, llegase la memo- 
ia y autoridad de sus reyes, y porque las armas de Ara- 
6n las tenian por invencibles. 

•Como una tempestad cayeron los almogavares so-, 
re los desprevenidos turcos al rasguear del alba, lan- 
ando sus salvajes gritos de jAur! jAur! jDesperta fe- 
w! El hierro despert6, y tambten los turcos a tan ex- 
aiio clamoreo; pero estaban cercados por todas partes 
no habia medio de escapar. Arm&ronse a toda prisa, 
dispusi6ronse al combate; pero su valerosa resisten- 
ia s61o sirvi6 para aumentar la gloria de los almoga- 
stres. Las azconas de 6stos tuvieron larga faena. 
quella primera victoria fu6 completa: 3.ooo jinetes £ 
.000 infantes del ej6rcito turco quedaron en el cam- 
o, y rota y desbandada aquella hueste pocas horas 
ites tan poderosa, habiendo dejado muchos prisione- 
>s y gran numero de mujeres y ninos en poder del 
sncedor. 

»Tras el saqueo del campamento turco, regreso el 
Legaduque d Artacio, y puso en noticia del emperador 
in espl6ndida Jornada, enviando k Constantinopla co- 
lo prueba las galeras prenadas de esclavos de ambos 
;xos, de riquezas y preseas. En seguida, por haber 
ltrado con mucho rigor el invierno, y de acuerdo y 
msejo de sus capitanes, resolvio invernar en Cizico, k 
:>nde mand6 Andr6nico que con mucha diligencia se 
svasen por mar los viveres necesarios para la hueste, 



Digitized by VjOOQ l€ 



LAS CALLES DE BARCELONA 89 

y & donde fu6 & reunirse con su esposo la joven mega- 
duquesa Maria, para con sus amorosos cuidados poder- 
le hacer gratos los sinsabores del campamento. 

»Por lo que toca al almirante Fernando Ahones, re- 
cibi6 la orden de llevar & invernar la armada & la isla 
de Chio, puerto seguro y vecino de las costas ene- 
migas. 

II. 

»Por mds que Muntaner trate de ocultarlo, hay que 
dar algdn cr6dito & los historiadores griegos Nic6foro y 
Pachymero, cuando, si bien con exageraci6n de segu- 
ro, nos pintan con sombrios colores la estancia de los 
nuestros en Cizico. H&blannos de sus excesos, des6r- 
denes y desenfreno, y dicennos que por no haber podi- 
do reprimirlos con su autoridad y consejo, y por no 
haber querido hacerse c6mplice de ellos continuando 
en sus filas, busco ocasi6n de apartarse de los suyos el 
buen caballero Fernando Jimenez de Aren6s. El he- 
cno de la separaci6n de Jimenez es exacto. Desavenido 
con el megaduque Roger por la causa que le atribuyen 
los historiadores griegos, 6 por otra cualquiera, aban- 
dono los reales con sus gentes y algunos mas que se- 
guirle quisieron, 6 hizose al mar con sus naves en di- 
rection k Sicilia; pero, sin embargo, aporto en Atenas y 
se alist6 al servicio del duque de este estado, hasta que 
m&s adelante, como hallaremos, nuevas ocurrencias le 
hicieron volver & juntarse con sus paisanos. 

»La victoria alcanzada por Roger produjo un fatal 
resultado, y fu6 el de encelarse siniestramente el sebas- 
tocrator Miguel, que no pudo ver con buenos ojos el 
que al megaduque le hubiese bastado llegar k Cizico 
para veneer, cuando 61 habia ido antes alii con podero- 
sa hueste solo para sufrir un descalabro tras otro. Esta 



Digitized by VjiOOQLC 



90 vfCTOR BALAGUER 

, al menos, la causa d que atribuye Muntaner el mor- 
encono que desde entonces abrig6 en su corazon Kir 
iguel, como le llama, contra Roger y su gente; enco- 
que hubo de traer funestas consecuencias, encono 
e los historiadores bizantinos achaean al mal trata- 
ento de sus vasallos de Cizico por los catalanes; sien- 
, empero, mas probable en este punto la opinion del 
>nista cataldn por mds 16gica y valedera, 
»En abriendo el tiempo, por el mes de Marzo de 1304, 
megaduque y su esposa pasaron d Constantinopla, y 
:anzados de Andr6nico el dinero y las 6rdenes que 
cesitaba, volvi6 Roger d reunirse con los suyos, ha- 
indo dejado d Maria en la capital. Muntaner cuenta 
e d su regreso d Cizico, el megaduque satisfizo d los 
6spedes que habian tenido hasta entonces soldados 
casa todo lo que habian gastado en mantener d 6s- 
\, y no quiso que se les descontase de su sueldo. Que- 
les de esta man era libre el dinero de las cuatro pa- 
s, que luego se les di6, y tomando Roger sus libros 
las raciones y cuentas, donde constaban los gastos 
cesivos que los soldados hicieran, los mand6 quenAr 
la plaza piiblica de Cizico, siendo muy loada de to- 
s semejante liberalidad. 

•Todos estaban ya prontos para salir d campana y 
ido el dia 9 de Abril por el de la marcha, cuando esta- 
una sangrienta discordia con los alanos, como ha- 
l estallado en Constantinopla con los genoveses. Al- 
>gavares y alanos tuvieron un choque en que murieron 
in niimero de los tiltimos, contdndose entre los muer- 
: el hijo de su capitdn George. Roger, que no sola- 
mte no contuvo aquella vez d los suyos, sino que 
sta parece| que les impuls6 d la contienda, quiso con 
iero aplacar d George por la muerte de su hijo; pero 
orge despreci6 el dinero, y como dice con bella frase 
>ncada, al agravio del hijo muerto se anadi6 la afren- 



• Digitized by VjOOQLC 



LAS CALLES DE BARCELONA gi 

ta del ofrecimiento. Desde aquel dia tuvo Roger otro 
mortal enemigo. 

»Este suceso retard6 hasta primeros de Mayo lapar- 
tida de la hueste. Salio por fin 6sta de Cizico para Ana- 
tolia en ntimero de 6.000 hombres con nombre de ca- 
talanes, 1.000 alanos y las companias de griegos al 
mando de Marulli, pero obedeciendo todos k Roger 
como principal y superior caudillo. 

»Atendidas las condiciones de una resena de esta 
clase, no es posible seguir paso k paso la hom£rica 
marcha de aquel puiiado de hombres. Intern6se Roger 
por el reino de Anatolia; ocup6 k Germe y Geliana; 
lleg6 k Filadelfiia, donde venci6 en renida batalla k un 
ej€rcito turco de 12.000 infantes y 8.000 jinetes; hizo 
una correria por la parte de Kulla; entro triunfan- 
te en Nizea; alz6 su bandera en los torreones de la ma- 
yor de las Magnesias griegas; pase6 victorioso el pais 
cuajado de ciudades, donde es fama que se hallaban las 
siete iglesias cristianas del Apocalipsis; hizose abrir las 
puertas de aquella famosisima Efeso de la Diana anti- 
gua; atraveso la comarca de Caria y todo aquel inmen- 
so espacio de provincias que estdn entre la Armenia y 
el mar Egeo, haciendo huir ante €\ como un grupo de 
milanos desbandados las huestes de los turcos, y acab6, 
finalmente, por despertar los dormidos ecos del monte 
Tauro con sus alaridos de guerra y sus gritos de victo- 
ria, ya que senaladisima la alcanzo su hueste en las 
faldas de dicho monte. 

»Es asombrosa tan continuada serie de hazanas, y 
no es extrano por lo mismo que se devoren las pdginas 
que nos habla* de esta expedici6n con el mismo afdn 
con que se devoran las de la Iliada. «Los mds grandes 
ej6rcitos de las cruzadas, ha dicho Ortiz de la Vega, no 
hicieron lo que entonces ese punado de catalanes, que 
parecian sumergidos en la vasta regi6n del Asia. Cada 



Digitized by 



Gock 



g2 VfCTOR BALAGUER 

paso que daban los catalanes era sobre los escombros 
de algtin pueblo famoso: el rio Hermes, la Lidia, la an- 
tigua Sardes, Esmirna, PSrgamo, Tyrreum, Efeso, An- 
tioquia, Apamea, Colossus y otras ciudades, parecian 
estremecerse en sus ruinas sintiendo que por alii anda- 
ban hombres.» 

»En una de sus batallas contra los turcos tuvo Ro- 
ger el desconsuelo de perder k uno de sus mds valien- 
tes companeros, k Corboldn de Alet, que era senescal 
del ej6rcito, y hombre k quien profesaba particular ca- 
rino y singular estimacion. Muri6 en el combate de Ty- 
rreum 6 Tiria de un flechazo en la cabeza. 

» En Efeso se incorpor6 k la hueste Berenguer de Roca- 
fort, que venia de Sicilia mandando un cuerpo de 1.000 
almogavares y 200 jinetes. Asu llegada k Constantino*- 
pla, el emperador le di6 orden de ir k juntarse con Ro- 
ger; llego k Chio .en el momento en que el almiran- 
te Ahones se iba k hacer k la vela con su armada para 
Ania, y arribaron juntos k esta ciudad, desde cuyo pun- 
to envio k participar su llegada k Roger. Este comisio- % 
n6 k Ramon Muntaner para que fiiese k saludar al re- 
cten llegado. Muntaner, con s61o 20 caballos y algu- 
na gente prdctica para que le guiasen por caminos ex- 
traviados, cruzo toda la comarca que se extiende entre 
Efeso y Ania, teniendo que abrirse paso muchas veces 
con la espada, y llego por fin salvo k esta ultima ciu- 
dad, de donde regreso k Efeso con Rocafort y su hues- 
te. Fuele dado entonces k Berenguer de Rocafort el 
empleo de senescal, vacante por la muerte de Corbo- 
ldn de Alet. 

»Ocho dias se detuvieron los nueStros al pie del 
monte Tauro, y en el mismo lugar donde el i5 de 
Agosto vencieron k 3o.ooo hombres, 10.000 de ellos ji- 
netes. Tan senalado fu6 el triunfo y tantos los despo- 
jos, que fueron pocos los vencedores para recoger la 



Digitized by VJiOOQlC 



J 



LAS CALLES DE BARCELONA 93 

presa. Al embocar aquel temido desfiladero que separa 
la Anatolia de la Armenia, y a que se da vulgarmente 
el nombre de Puerto, de hierro, dettivose Roger como 
receloso de seguir adelante e internarse en un pais des- 
conocido, falto de guias y gente practica en la tierra. Y 
como al propio tiempo entraba ya con rigor desusado 
el invierno, se decidi6 k volver con su ej€rcito a las 
provincias maritimas. En esta retirada dicen los histo- 
riadores bizantinos que los nuestros hicieron mas da- 
no en las ciudades de Asia, que los turcos enemigos 
del nombre cristiano; y k esto opone Moncada que, 
si bien debieron ser algunos los danos, no tanto como 
aqu&los [los encarecen. Aun dando por cierto todo lo 
que se dice y supone, no se amengua el brillo de 
las victorias; porque, como ha dicho el autor citado, 
«^qu6 ej^rcito seha visto que diese ejemplo de modera- 
ci6n y templanza, y mas el que alcanza muy a tarde 
sus pagas?» 

»Glorioso el nombre de Roger, volo en alas de la fa- 
ma, siendo terror de los turcos y nuncio de victoria; 
pero cuanto mds crecia en los campos de batalla el va- 
liente caudillo, mas envidiosos y enemigos se iba ha- 
ciendo en la corte. Dicese que el mismo emperador 
Andr6nico empez6 a retirarle su confianza y & alimen- 
tar sospechas, a las que daban pdbulo con sus intrigas 
los genoveses de Constantinopla, su hijo Miguel, y 
George, el general de los alanos. Roger se hallaba si- 
tiando a. Magnesia, que se le habia rebelado apoderan- 
dose de la mayor parte de sus riquezas y tesoro, cuan- 
do le lleg6 un despacho de Andr6nico mandandole que, 
dejando el sitio de aquella ciudad, fuese d juntarse con 
Miguel, su hijo, para socorrer al principe de Bulgaria, 
cunado de Roger, contra quien se habia levantado un 
tio suyo amenazdndole con apoderarse de sus estados. 
Hay quien cree que este levantamiento fu6 fingido por 



Digitized by 



Google 



94 VfCTOR BALAGUBR 

ndr6nico, d fin de dar alguna raz6n aparente para sa- 
ir d los nuestros del Asia. 

»Embarc6se el ej6rcito en las galeras y navios de su 
:mada, dice Moncada, y siguiendo el orden que tenian 
si emperador Andr6nico, atravesaron el estrecho y 
ssembarcaron toda la gente en Thracia Chersoneso, 
»mando por plaza de armas y principal cabeza de sus 
iojamientos d Galipoli, ciudad en aquel tiempo tenida 
Dr la mds principal de la provincia, puesta casi d la 
3ca del estrecho que mira al Norte. Alojada la hueste 
i Galipoli, Roger pas6 d Constantinopla con cuatro 
sderas y con parte de lia infanteria mds escogida d ver- 
j con el emperador, de quien debia recibir dinero pa- 
i la paga general. 



III. 



• Mientras Roger de Flor perdia el tiempo en Cons- 
mtinopla, solicitando en vano el dinero que no se le 
aba, llego de Sicilia Berenguer de Entenza con 3oo 
netes almogavares. Holg6se mucho Roger de tener 
I de Entenza en su compania, que habia ehtre los dos 
strechas relaciones de amistad, y confesaba lealmente 
I primero deber muchas obligaciones al segundo, ya 
ue d 61 era deudor del comienzo de su fortuna. 

»Con la llegada de Berenguer de Entenza, y por ser 
uien era, de tan principal linaje y alcurnia, se acord6 
arle el titulo y honores de megaduque, concedtendose 
)s de c€sar d Roger de Flor. La nueva distinci6n dada 
6ste produjo suma impresi6n en el dnimo de sus ene- 
ligos, que creyeron descubrir en el caudillo de Occi- 
ente intenciones de acabar con los Pale61ogos y arro- 
irles de su silla imperial. 

»Los almogavares no tardaron en notar esta mala 
isposici6n de dnimo en los griegos. Una circunstancia 



Digitized by VjjOOQLC 



LAS CALLES DE BARCELONA 95 

acab6 de hac6rselo comprender todo. Al recibir del 
emperador la paga convenida y por tanto tiempo re- 
tardada, hallaron que se habia alterado el valor de la 
moneda, de suerte que de 24 partes, las i5 eran de 
liga y s61o 9 de oro. Rugieron de colera, pero logr6 cal- 
marles Roger abandon&ndoles sus propios tesoros con 
las joyas de su esposa Maria para que se cobrasen. Ro- 
ger de Flor estaba irritado; Berenguer de Entenza arro- 
jo al mar sus insignias de megaduque; los aliados esta- 
ban furiosos, y el trono de los Pale61ogos se estremeci6 
al grito de c61era que lanz6 toda aquella multitud api- 
nada bajo el pendon de las barras de Cataluna y las 
dguilas de Sicilia. 

»La insolencia de los soldados, la envidia de los grie- 
gos, la instancia del hijo troc6 el amor y afici6n que 
Andr6nico tenia k nuestras cosas en mortal aborreci- 
miento; y asi se determino entre el emperador y su hijo 
dar aparente y honrosa satisfaction k los catalanes, y 
ocultamente trazar su perdition y ruina.» En estas pa- 
labras se expresa Moncada hablando del concierto que 
entonces se verific6. Este fu6 dar el emperador Andr6- 
nico las provincias del Asia en feudo k los ricos-hombres 
y caballeros catalanes y aragoneses, con obligaci6n de 
que siempre que fuesen llamados y requeridos por 61 
6 por sus fcucesores, acudiesen & servirle k su costa, y 
que el emperador no estuviese obligado & dar despu6s 
de la conclusi6n de este trato sueldo k la gente de gue- 
rra: s61o les habia de socorrer cada un ano con 3o.ooo 
escudos, y con 120.000 modios de trigo, ddndoles el di- 
nero de las pagas corridas hasta el dia de este concierto. 

» Con este trato, dice Moncada, quedaron nuestras co- 
sas, al parecer, en suma grandeza, porque los catalanes 
se vieron senores ds todas las provincias de Asia, asi 
por d£rselas el emperador en pago de sus servicios, como 
porque las ganaron con las armas y libraron de la ser- 



Digitized by VjOOQ lC 



96 VfCTOR BALAGUER 

dumbre de los turcos; titulos que cualquiera de ellos 
a bastante k darles el derecho y senorio de todas ellas. 
sta fu£ una de las cosas mds senaladas de esta expedi- 
>n, y que mds puede ilustrar la naci6n catalana y ara- 
nesa; pues cuando los romanos, vencido Mitridates, 
naron el Asia, alcanzaron una de las mayores glorias, 
[o que el valor de tantos famosos capitanes y ej£rcitos 
nquisto en muchos afios, lo adquirieron los nuestros 
menos de dos, y si con enganos y traiciones no les 
yaran su fortuna, quedaran absolutos senores y prin- 
ts del Asia, y quizd si se conservaran detuvieran los 
rcos en sus principios, y no se les diera lugar k dila- 
• ni engrandecer los limites inmensos del imperio que 
seen. 

»Mientras que por este tiempo andaban los catalanes 
nos de esperanza, aunque siempre algo recelosos, lie- 
la 6ppca de partir de Grecia para continuar la gue- 
,, y decidio Roger ir k verse con Miguel Pale61ogo, 
ra darle raz6n de lo que se habia tratado con su pa- 
\ en materia de guerra. Los jefes y adalides de la 
este procuraron disuadirle de aquel viaje, temiendo 
[un funesto resultado y recelando de la doblez y mala 
ie Miguel. Su esposa Maria que, como educada en el 
lacio imperial, conocia bien k fondo las perfidias cor- 
anas, procur6 tambi6n con stiplicas y ldgrimas disua- 
le de aquel temerario empeno; pero Roger lo desa- 
idi6 todo, y llevado por su fatal destino paso k An- 
nopolis, donde estaba Kyr Miguel. 
»Qued6 en Galipoli por capit&n y comandante de la 
3ste Berenguer de Entenza, y por senescal Berenguer 
Rocafort, y march6 Roger con 3oo caballos y 1.000 
mtes, segtin Muntaner; con 200 jinetes, segiin Ni- 
Dro, y solamente con i5o hombres escogidos, si se ha 
creer k Pachymero. En cuanto k Maria, despidi^ndose 
aquel esposo k quien ya no debia volver k ver jamds, 



Digitized by VJiOOQlC 



L_ 



LAS CALLES DE BARCELONA 97 

no quiso quedarse en Galipoli, y pas6 & Constantinopla 
acompanada de cuatro galeras al mando del almirante 
Ahones. Segiin el historiador griego Pachymero, Roger 
Ueg6 & Andrin6polis el 28 de Marzo de i3o5, pero difie- 
ren en esta fecha otros historiadores. 

»Recibido por el peYfido Miguel con la mayor distin- 
ci6n y muestras del mds acendrado carino, alej6 Roger 
cualquiera sospecha que pudiera abrigar en su dnimo, y 
despu6s de haber permanecido confiadamente algunos 
dias en Andrinopolis, acepto un convite al que le invi- 
taron Kyr Miguel y su esposa. Alegre y tranquilamen- 
te comia con ellos el cesar en una habitaci6n de su pa- 
lacio, cuando de pronto, abri6ndose de par en par las 
puertas, dieron paso & una turba de alanos capitaneados 
por George, que se lanzaron sobre Roger, y despu€s de 
muchas heridas, le cortaron la cabeza k presencia de 
Miguel y de su mujer, y sin que £stos trataran de estor- 
bar aquel crimen de traicion y de hospitalidad. 

»Esta es la relaci6nde la riiuerte de Roger de Flor, 
hecha por Muntaner, y aceptada por Moncada, que ana- 
de algunos detalles. Varian, sin embargo, en sus versio- 
nes los historiadores bizantinos. 

»NiceToro es muy sucinto: dice que Roger fue* nluerto 
delante del palacio imperial, junto con algunos que le 
acompanaban, por los soldados de Miguel. Pachymero 
es mds detallado: explica que los alanos estaban furio- 
samente prevenidos contra Roger por su general Geor- 
ge, cuyo hijo habia sido muerto en Cizico por orden de 
aquel, y buscaban una ocasion para vengar & su jefe. 
«Halldronla, anade el citado historiador, en el momen- 
to de entrar Roger solo en el aposento de la empera- 
triz, despues de haber dejado fuera sus guardias. Cuan- 
do atravesaba el umbral de la puerta, George le paso 
con su espada, como si quisiera ir & buscar en su cuer- 
po la sangre de su hijo injustamente derramada. Al ins- 
tomo xxii 7 



Digitized by VJiOOQlC 



98 VICTOR BALAGUER 

tante cayo muerto aquel bdrbaro injusto e* insolente, 
pero ardiente 6 intrepido. » Pachymero trata de excusar 
& Miguel, y dice con grandes protestas que no tuvo par- 
ticipation alguna en aquel crimen, cometido s61o por 
los alanos en aras de una venganza personal. 

»La muerte de Roger fue* como una senal de exter- 
minio. Todos los almogavares que habia en Andrin6- 
polis fueron sorprendidos y pasados & cuchillo, salvdn- 
dose s61o tres que hicieron una resistencia desesperada 
y her6ica. Muntaner nos ha conservado los nombres de 
estos tres h6roes, que fueron Ram6n Alquier, de Caste- 
116n de Ampurias; Guillen de Tous y Berenguer de Rou- 
dor, que era de las orillas del Llobregat. Los de Cons- 
tantinopla imitaron d los de Andrin6polis, matando d 
todos los catalanes y aragoneses que alii habia, y pere- 
ciendo entre ellos Fernando Ahones, el almirante, y tres 
embajadores que habia enviado Berenguer de Enten^t 
d Constantinopla para pedir lo que se les debia, llama- 
dos Rodrigo Perez de Santa Cruz, Arnaldo de Mont- 
cort6s y Ferrer de Torrellas. Las aldeas siguieron el 
ejemplo de las ciudades. Durante una porci6n de dias 
todo fu6 matanza y sangre: los griegos se convirtie- 
ron en tigres ca'rniceros para con sus aliados, d quienes 
por estar desprevenidos pudieron casi asesinar & man- 
salva. 

»Pero, en cambio, <iqui£n seria capaz de pintar lo que 
sucedi6 en Galipoli, aunque Muntaner lo calle, cuando 
el cuerpo principal de la hueste vi6 Uegar d un puiiado 
de sus hermanos escapados & la matanza y supo la suer- 
te que habia cabido al infortunado Roger de Flor?.... El 
dolor les exalto, les ceg6 la c61era, les arrebato el de- 
seo de represalias. Esparci6ronse por las calles como 
una bandada de tigres fugitivos de los bosques; y dan- 
do clamores espantosos, exhalando gritos de rabia y de 
venganza, rugiendo de ira y desesperacion, degollaron 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 99 

k ninos, k mujeres, k j6venes y k viejos, y pasaron k 
cuchillo k todo cuanto llevaba el nombre griego en Ga- 
lipoli y sus alrededores. En seguida, embriagados por 
aquella orgiade sangre, arremolindronse furiosos junto 
k la casa en que moraba Berenguer de Entenza, y le pi- 
dieron k gritos marchar contra Constantinopla y ven- 
gar k Roger. 

»Algo debi6 calmar la agitaci6n febril de los nues- 
tros el ver que el enemigo, con gran golpe de gente, se 
acerco a Galipoli, poni€ndose casi sobre sus murallas. 
Andr6nico y Miguel, temiendo, naturalmente, que los 
nuestros no intentasen alguna correria, allegaron hasta 
el niimero de 3o.ooo infantes y 14.000 caballos entre 
las tres naciones de turcoples, alanos y griegos, y en- 
viaron k poner sitio k Galipoli. Los catalanes y arago- 
neses fortificaron la plaza, que tenian libre por la parte 
de mar; y celebrado consejo de capitanes, se resolvi6 
enviar k Constantinopla una embajada, con encargo de 
decir al emperador que se separaban y apartaban de su 
servicio, acus&ndole de haber faltado k la fe jurada y 
ret&ndole k fin de que ciento k ciento, 6 diez k diez, 
conforme al uso de aquellos tiempos, combatiesen en 
satisfacci6n de su agravio y de la muerte afrentosa 
dada alevosamente k Roger de Flor y k los suyos. 

»Fueron nombrados embajadores un caballero cata- 
ldn llamado Siscar; un adalid, cuyo nombre era Pedro 
L6pez; dos jefes almogavares y dos comitres, los cua- 
les salieron en una barca de veinte remos que no tar- 
do en llegar k Constantinopla. Una vez alii, el cataldn 
Siscar, cabeza de la embajada, cumplj6 su encargo: 
reto al emperador; le acuso de bastardia y de falta de 
fe, y pregono que diez contra diez y ciento contra cien- 
to estaban prontos los almogavares k probar que mal- 
vada y alevosamente se habia hecho asesinar k Roger; 
que Andronico habia dispuesto correrias contra la hues- 



Digitized by VJiOOQlC 



IOO VICTOR BALAGUER 

te sin previo desafio, y que, por todo lo dicho, desde 
aquel dia se desatendian de su persona. 

»Este osado y valiente reto de un punado de hombres 
& todo un imperio, hizo profunda sensaci6n en Cons- 
tantinopla. Debi6, seguramente, parecer her6ico aquel 
valor k toda prueba, y la abnegaci6n admirable, sobre 
todo, con que seis hombres solos se hacian portadores 
de este reto y se presentaban en medio de sus enemi- 
gos, arrostrando todos los peligros, dispuestos & mprir 
si convenia. Asi, desgraciadamente, sucedi6. ,;C6mo 
podian esperar librarse los seis audaces embaj adores, 
cuando atin hormigueaban las manos de los asesinos; 
cuando aiin hervian en sus pechos la sana y la colera; 
cuando bien pudiera decirse que ya, & fuerza de beber 
sangre de catalanes y aragoneses, los m£s timidos se ha- 
bian tornado leones, sucediendo lo que con aquel rey 
de las baladas escocesas que todos querian matar, por- 
que sabian que s61o el tragar una gota de su sangre da- 
ba valor eterno al coraz6n cobarde y convertia en tigre 
al cordero? 

•Terminadasu misi6n, los embajadores, pidiendoque 
se les diese seguridad para su regreso k Galipoli, partie- 
ron acompafiados de un comisario imperial, y hay aun 
quien dice que de una escolta; pero llegados al pueblo 
de Rodosto, por orden del mismo comisario que les 
acompanaba fueron presos y descuartizaclos como viles 
animales en las carnicerias piiblicasf del lugar. 

»Se dice que en aquel intermedio tuvieron noticia los 
de Galipoli de que navegaba por aquellos mares, con 10 
galeras del rey de Sicilia, D. Sancho, hijo natural de 
Pedro el Grande y hermano, por consiguiente, de Don 
Federico. Berenguer de Entenza y los demds gapitanes 
enviaron luego & suplicarle que fuese k Galipoli & tomar- 
les los homenajes y juramentos de fidelidad por el rey 
de Sicilia. Acudio D. Sancho, y se le recibi6 con jtibilo 



i 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA IOT 

y grandes demostraciones de alegria. Recibi6 el jura- 
mento de fidelidad en nombre del rey D. Federico un 
caballero de su casa, que se llamaba Garci L6pez de 
Lobera y seguia las banderas de Berenguer de Entenza, 
y juntamente le eligieron por su embajador al rey junto 
con Ramon de Copons y Ram6n Marquet, que Monca- 
da cree hijo del almirante de este nombre que figuro en 
la 6poca de D. Pedro. Los embajadores llevaban encar- 
go de dar larga relaci6n k D. Federico del estado en que 
se hallaban los de Galipoli, pidi6ndole que les auxilia- 
se, pues en ejlo se interesaba el aumento y grandeza de 
su casa, ya que le abrian aquella puerta para ocupar el 
imperio de oriente. 

«Cuando estos enviados partieron, D. Sancho ofreci6 
seguir y acompanar & Berenguer de Entenza en la Jor- 
nada que tenia dispuesta; pero ya fuese por preocuparle 
sus propios intentos, 6 por desconfiar del 6xito de sus 
compatricios, pronto se desavino con los jefes. Se le re- 
con vino entonces y se le recordo el empefio de su pala- 
bra; pero contesto que habia paces entre Andr6nico y 
Federico, y que sin expresa orden de este no habia de 
ocupar sus galeras en dano de un principe amigo. 

»D. Sancho parti6, pues, y Berenguer de Entenza 
se dispuso & abrir la campafia. Embarco en 5 galeras, 
2 lenos de remos y 16 barcos, 8oo infantes y 5o caba- 
llos, y salio de Galipoli, dejando en esta ciudad por go- 
bernador de ella k Ram6n Muntaner, y por jefe supe- 
rior de la hueste k Berenguer de Rocafort. 

» Como la Jornada que acometia Berenguer de Enten - 
za no era por codicia, sino por venganza, vi6sele cortar 
las aguas con las tajantes proas de su pequena flota y 
llegar £ la isla de Mdrmara, la Prep6ntida de los anti- 
guos, para convertirla en un charco de sangre, donde se 
reflejaron las llamas de sus pueblos incendiados. Con la 
misma presteza y rigor volvi6 Berenguer sobre la costa, 



Digitized by VjOOQ IC 



02 vfCTOR BALAGUER 

espu6s de haber apresado algunas naves acometi6 d la 
portante y rica ciudad de Herdclea, entrdndola d viva 
rza con poca p&rdida de los suyos. Herdclea fu£ pasa- 
d saco, d cuchillo y & fuego. Era una terrible y deses- 
ada venganza la que tomaban catalanes y aragoneses. 
>Tuvo Andr6nico aviso de la p6rdida de Herdclea, 
indo juzgaba d los catalanes fugitivos y camino de 
ilia, y envio apresuradamente, con la mayor hueste 
5 pudo reunirse, d su hijo Calo Juan, d fin de atajar 
danos que Berenguer de Entenza bacia en aquella 
;ta, que llamaban los griegos de Natura. 
) Junto d Puente Regia, dice Moncada, supo Beren- 
ix que Calo Juan venia, y el numero y calidad de sus 
rzas; y aunque en lo primero se juzgo por muy infe- 
r, en lo segundo le pareci6 que aventajaba d su ene— 
^o, y asi resolvio de echar su gente en tierra y re- 
ir d Calo Juan, que avisado tambi6n por corredores, 
no Berenguer con su gente, habia puesto el pie en tie- 
, apresuro el camino temiendo que no se retirasen, 
•que nadie pudiera creer que ricos y llenos de despo- 
quisieran los nuestros aventurarse no siendo forzados. 
jgaron con igual dnimo d embestirse los escuadrones, 
n breve espacio se mostro claramente que el valor 
el que da las victorias, y no la multitud; porque los 
sstros quedaron victoriosos siendo pocos, y los grie- 
{ rotos y degollados siendo muchos. Calo Juan esca- 
con vida y lleg6 d Constantinopla destrozado. 
>Con &l entro el terror en la ciudad. Andr6nico di6 
en para que d toda prisa se armase el vecindario, te- 
sndo ver aparecer de un momento d otro d las puer- 
de Constantinopla d Berenguer de Entenza, que de- 
a un reguero de sangre en su camino, orillado por 
)laciones entregadas a las llamas; d Berenguer de 
tenza, que pasaba como una nube prenada de sangre 
lego por sobre campos y ciudades. 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA IO3 

»Ya todo estaba dispuesto para seguir adelante; ya 
con tan feliz comienzo y en alas de la victoria habian 
resuelto los nuestros acometer los buques que estaban 
surtos en los puertos y riberas de Constantinopla y 
quemar sus atarazanas, cuando entro en la Prep6ntida 
6 mar de Mdrmora una escuadra genovesa, que hay 
quien dice llevaba la orden secreta de vengar la rota 
sufrida por los suyos poco tiempo antes en Constanti- 
nopla k manos de los catalanes. Componianla 18 gale- 
ras y mand&bala Odoardo de Oria. 

»Acercaronse los genoveses a los nuestros como de 
paz, y su almirante convid6 k comer k Berenguer de En- 
tenza, que acept6 el convite y pas6 k la galera capita - 
na genovesa, sin la menor sombra de recelo y sin ni 
siquiera sonar en que pudiese el de Oria faltar k la fe de 
huSsped y de caballero. Sin embargo, luego que Oria 
tuvo k Berenguer en su galera, mandole prender y asi- 
mismo k los que con 61 iban, k tiempo que daba orden 
para envolver y atacar las cinco galeras catalanas. M&s 
que un ataque, fu6 una sorpresa. ,jC6mo podian los 
descuidados tripulantes imaginar tal deslealtad y per- 
fidia? 

»Sin embargo, el almirante genov6s con sus 18 na- 
ves y tripulaciones infinitamente superiores en nume- 
ro, hall6 en las cinco galeras catalanas una resistencia 
desesperada. Fu6 preciso que murieran 200 genoveses 
antes de apoderarse de cuatro de las galeras. La quin- 
ta fu6 la que mds di6 que hacer. Mand&bala el Catalan 
Berenguer de Villamari. Defendi6se con una energia y 
un valor admirables, con un teson y una resistencia he- 
r6icas, sola contra las 18 galeras enemigas que la com- 
batian por todos lados, y despu6s de perecer en la lu- 
cha 3oo genoveses, tuvieron que sucumbir todos los 
que formaban la tripulaci6n de nuestra galera uno a 
uno, con su bizarro capitdn al frente, hasta no quedar 



Digitized by 



Google 



VICTOR BALAGUBR 

sobre el puente que pudiera arrojar una azcona 6 
fiar una espada/para que lograsen apoderarse de 
as gentes genovesas. 

sta es la version que hace del hecho Muntaner y 
ceptan con pocas variantes Moncada, Romey, Or- 
e la Vega y otros historiadores. Pachymero lo 
a de distinto modo. En primer lugar, este autor, 
i la traducci6n de Cousin y reproduction de Bu- 
, coloca el hecho en Mayo de i3oy, y se despren- 
su relato que los genoveses, de acuerdo con el 
rador, atacaron en lid abierta k los catalanes, que 
ron de sucumbir al ntimero, rindtendose Beren- 
ie Entenza al general de la hueste enemiga, apo- 
dose los genoveses de todas nuestras galeras, ex- 
una que se salvo. 

udl de estas dos versiones es la exacta, no le es 
le al autor de estas lineas averiguarlo. 
espu6s de haber sido hecho prisionero por los ge- 
;es, Berenguer fue llevado k Trebisonda, donde 
tenian factoria. El emperador Andr6nico ofrecid 
3 25.ooo escudos si le entregaban su prisionero; 
silos se negaron. Tambien negaron el rescate & los 
ines de Galipoli, que enviaron ea una fragata d 
m Muntaner con encargo de pedir k Odoardo de 
que les diese la persona de Berenguer mediante 
. cantidad. Todo fu6 iniitil. El noble prisionero fu6 
lo k G6nova. 



IV. 



espu^s de la p6rdida de Berenguer de Entenza y 
L hueste^ victimas de la traicion genovesa, segtin 
e, quedaron los nuestros reducidos k solos 1.200 
:es y 200 caballos, fuerza k la verdad tan insigni- 
e, que parecia increible pudiese resistir por mu- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA IO5 

cho tiempo & las huestes del imperio. Sin embargo, no 
se desalentaron por esto, y decidiendo en consejo de 
capitanes que valia m&s morir con honra que vivir sin 
ella, se dio orden de barrenar y echar & pique las gale- 
ras y baxcos que habia en el puerto, noble y her6i- 
ca accion que mds tarde tuvo quizd presente Hern&n 
Cortes al mandar que fuesen entregadas sus naves & 
las llamas. Cortada asi la retirada por mar, ya no 
les quedaba efectivamente otro recurso que veneer 6 
morir. 

»Berenguer de Rocafort fu6 elegido por caudillo 
principal de aquel punado de h6roes: di6ronsele 12 cqn- 
sejeros por cuyo parecer se gobernase; se mando gra- 
bar un sello para los despachos y patentes con la ima- 
gen de San Jorge y ellemaSeZ/o de la hueste de los fran- 
cos que reinan en Tracia y Macedonia, no poniendo en 61 
nombre de catalanes, por ser el de francos mas univer- 
sal y el que indistintamente se daba k todos los latinos 
en el imperio griego, y se hicieron cuatro banderas, 
con las armas de Aragon y de Sicilia las dos primeras, 
y con las injdgenes de San Pedro y de San Jorge las 
dos rest antes. 

»En el interin, el ejercito griego, creyendo ya que 
bastaba s61o presentarse para desbaratar aquella peque- 
na hueste, avanzo contra Galipoli. Berenguer de Ro- 
cafort sali6 al frente de su punado de heroes contra el 
enemigo, y alcanzo una espl6ndida victoria. Si hubi6- 
semos de creer k Muntaner, cuya cronica tiene &. veces 
todas las trazas de un libro de caballeria, esta batalla 
hubiera sido para los catalanes y aragoneses no solo 
uno de sus mejores triunfos, sino tambien uno de los 
mayores que jam&s vio el mundo: 20.000 infantes y 
6.000 jinetes perecieron & manos de los nuestros, se- 
gun aquel cronista, sin haber 6stos tenido mas perdida 
que la de un caballero y dos peones. El hecho no es 



Digitized by VjjOOQIC 



106 vfCTOR BALAGUER 

creible, y menos contado por Muntaner, como no lo es 
tampoco el de que s61o tuviesen los griegos la p&rdida 
de 200 hombres, al decir de Pachymero. Los resulta- 
dos prueban que la victoria fu6 importante: ni tanto 
como la exagera Muntaner, ni tan poco como la empe- 
quenece Pachymero. 

»E1 hijo del emperador, Kyr Miguel, alleg6 en breve 
tiempo otro ej€rcito, que esta vez ascendia d 100.000 
infantes y 17.000 caballos, mandada la vanguardia por 
el propio Miguel. Los catalanes no esperaron d que lle- 
gase d ellos el centro, sino que haciendo una marcha 
rdpida, se arrojaron sobre la vanguardia enemiga, que 
estaba acampada cerca de la ciudad de Apros, proban- 
do nuevamente que el valor, mejor que el niimero, es 
el drbitro de las batallas. Cost61es, sin embargo, esta 
victoria mucho mds trabajo que la anterior. La caba- 
Ueria de Tracia y Macedonia sostuvo por largo rato el 
honor de la refriega, impidiendo avanzar d los nues- 
tros; y el mismo emperador joven hizo esfuerzos so- 
brehumanos para evitar la afrenta de una derrota, lle- 
gando hasta el punto de luchar cuerpo d cuerpo con un 
marino Catalan llamado Berenguer, que le hiri6 en el 
rostro despu6s de haberle muerto el caballo y h^chole 
pedazos el escudo con su maza. 

»Los griegos huyeron de nuevo ante aquellos hom- 
bres, d quienes parecia proteger el cielo, y los almoga- 
vares, que sorprendidos por la noche acamparon en el 
sitio de la batalla, pudieron ver d los matutinos albo- 
res del siguiente dia cudn considerable habia sido su 
victoria por el ntimero de caddveres que sembraban el 
campo. Nic6foro afirma que ya por este tiempo los tur- 
cos habian formado alianza con los catalanes, visto que 
£stos habian vuelto sus armas contra los griegos, y dice 
que en la batalla de Apros pele6 bajo nuestras bande- 
ras un cuerpo de turcos. La vencedora hueste se apo- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA IO7 

der6 fdcilmente de la ciudad de Apros al dia siguiente 
del triunfo. 

• Dicen las historias que despu6s de este triunfo < 
daron tan aterrados los griegos y tan duenos del 
los nuestros, que discurrian por todas las provinci 
su arbitrio, talando, saqueando, vengdndose, llevj 
el terror en su nombre y la muerte en su aspecto. ] 
el que se eligio por los catalanes para teatro de s 
grientas represalias fu6 el pueblo de Rodosto, donde 
embaj adores, con el bizarro Siscar al frente, ha 
sido victimas de la traici6n y mala fe, sucumbiendc 
humanamente despedazados. Entraron en esta po 
ci6n por escalada y ocuparonla sin resistencia, per< 
bast6 esto d contener su crueldad. Tal debi6 ser t 
tan terrible y mortal su venganza, que tengo leid( 
Moncada que de resultas de esto, aun mucho tiempo 
pu6s, la maldici6n mds en^rgica que en aquellos p* 
arrojarse podia contra un enemigo, era la de exclai 
Asi la venganza de [los catalanes caiga sobre su cal 

»Mientras eran tan ruidosamente vengadas las 
timas de Rodosto y entraban los catalanes en Pa< 
ciudad vecina, ganada con la misma facilidad y 
igual rigor tratada, tenia lugar en Andrin6polis un 
cho, cuya certeza no puede ponerse en duda cuanc 
cuenta el griego Pachymero d impulsos de su adn 
ci6n. He aqui sus propias palabras; 

«Sesenta catalanes habian quedado prisioneros en 
drin6polis cuando el c6sar Roger de Flor fu6 ai 
nado en esta ciudad. Habiendo, pues, llegado k no 
de los prisioneros el rumor de la derrota del joven 
perador en Apros, conspiraron para conseguir su li 
tad; y habiendo roto sus cadenas subieron d lo alt 
la torre, desde donde emprendieron d pedradas co 
los habitantes de Andrinopolis, que al tener notici 
lo sucedido se arremolinaron junto a la torre pan 



Digitized by VjOOQlC 



108 VfCTOR BALAGUER 

larla. Fueron intitiles cuantos esfuerzos trataron de 
acer los presos, y si bien algunos se entregaron, otros 
refirieron morir antes que volver k caer en manos de 
us enemigos. Los vecinos de Andrinopolis, unidos k los 
oldados de la guarnicion, viendo que no podian entrar 
n la torre por la desesperada resistencia quef les opo- 
ian los catalanes, decidieron entregarla k las llamas; 
ero toda la violencia del fuego no fu6 bastante k aco- 
ardar k los defensores. Primeramente trataron de apa- 
ar el incendio, y cuando vieron que les era imposible, 
e abrazaron unos k otros d&ndose el tiltimo adi6s; for- 
ificdronse haciendo la senal de la cruz, y se arrojaron 
esnudos en medio de las llamas. Dos hermanos, pero 
ue lo eran aun mds de coraz6n que de cuerpo, abra- 
£ndose estrechamente, se precipitaron k un tiempo 
lismo desde el punto m&s elevado, muriendo de.la 
aida. Antes, empero, de arrojarse, vieron k un joven 
ompaiiero suyo que estaba suspenso ante el precipicio 
el incendio, y que mas bien parecia dispuesto k so- 
leterse k una deshonrosa esclavitud que k sufrir tan 
ruel g6nero de muerte. ArrojAronle ellos al fuego, y 
reyeron asi salvarle perdi6ndole. He aqui la cruel ex- 
•emidad k que su desesperaci6n les llevo.» 

»En tanto que asi andaban los catalanes victoriosos, 
iendo tal el poder que tenian que se pensaba ya en 
cercarse k Constantinopla, lleg6 k Galipoli con algu- 
a gente de refuerzo aquel Fernando Jimenez de Are- 
6s, uno de los mAs principales capitanes aragoneses 
ue formaron parte de la primera expedici6n, y que por 
> referido en otro lugar se habia apartado de la hues- 
;, yendo a ofrecer sus servicios al duque de Atenas. 
erndn Jim6nez, que acudia con una galera y 80 hom- 
res en socorro de sus companeros, fue recibido con 
tbilo y di6sele en seguida k mandar un cuerpo, con el 
lal hizo verdaderas proezas. f 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA IOg 

»Junt6 3oo infantes y 60 caballos, y con ellos se en- 
tr6 tierra adentro, llevando el terror hasta las puertas 
mismas de Constantinopla, desde cuyos muros se cuen- 
ta que el emperador Andr6nico vi6 c6mo pasaba d saco 
y fuego los alrededores de la ciudad y pueblos de las 
cercanias. Bien es verdad que march6 contra €1 una 
fuerte division del enemigo; pero la acometio y vencio, 
sin embargo de ser en mayor ntimero. Triunfante y 
cargado de botin, fu€ d juntarse con Rocafort en Paccia, 
d donde el Ultimo acababa de llegar despu6s de haber 
corrido la tierra hasta Rodope. 

»Mal se avenia Jimenez de Aren6s con el cardcter 
desp6tico y dominante de Rocafort. Asi es que, para 
hallar ocasi6n propicia de apartarse de su lado y no te- 
ner que someterse d quien por nobleza de sangre era 
su inferior, intent6 con algunos de su partido la con- 
quista de Madyto (que otros llaman M6dico), y esto con 
tan poca gente, que sus mismos companeros lo tenian 
d temeridad y locura. Sin embargo, no por ello desistio 
el caballero aragon€s, y el £xito vino d coronar sus es- 
fuerzos. La ciudad de Madyto, con su fuerte Castillo, 
cayo en su poder por asalto y sorpresa, segun Munta- 
ner; por capitulacion y vencidos los sitiados por el ham- 
bre, segtin Pachymero. Parece que el sitio de la plaza 
dur6 ocho meses. Luego de ganada, Jimenez de Are- 
n6s fij6 en ella su presidio, y la hueste catalana-arago- 
nesa se dividio en tres cuerpos, guarnicionando cuatro 
plazas bajo el mando de tres respectivos jefes. La divi- 
si6n de Rocafort ocupo d Rodosto y Paccia (que otros 
llaman Panido); la de Jimenez de Arenos, Madyto, y 
Ram6n Muntaner, con menos gente, y mds fiel, de se- 
guro, como soldado valiente que como cronista histo- 
riador, se quedo gobernando la ciudad de Galipoli. 

»Algun tiempo pasaron siendo el azote y terror de 
aquellas provincias, teniendo sujetos d sus naturales, 



Digitized by VJiOOQlC 



IIO VfCTOR BALAGUER 

ista que Rocafort y Jimenez volvieron d unirse, pro- 
jctando una expedition al interior de Tracia. Llevd- 
nla d cabo; pasearon triunfantes el pais, marcando 
is huellas los pueblos incendiados y anegados en san- 
e, y dieron la vuelta cargados de riquisimos despo- 
s, con cuatro galeras que antes les habian perteneci- 
> por ser las que tomaron los griegos en Constantino- 
a cuando la muerte de Fernando Ahones, y que ha- 
iron Jim6nez y Rocafort en el puerto de Stenayre 
tros llaman Estanara), pueblo d la ribera del mar de 
Dnto, que fu6 ganado d viva fuerza por los nuestros. 
Dn estas cuatro galeras, henchidas de joyas y prisio- 
iros, pasaron los dos caudillos por el canal de Cons- 
ntinopla, cruzando asi en triunfo d la vista de la ate- 
ada capital. 

»En tan to que esto sucedia, un caballero principal 
; Sal6nica, llamado Jorge de Crist6polis, que pasaba 
n 80 caballos d Constantinopla, crey6 ser buena oca- 
5n de intentar un golpe de mano contra Galipoli, por 
ner noticia que estaba con poca gente guarnecida. 
rr6, empero, el intento, que tuvo de €l noticia Munta- 
;r y frustr6 su plan, saliendo contra €1 y embisttendo- 
. S6I0 14 jinetes mandaba el cronista-soldado, al de- 
r suyo, y bastdronle para cerrar contra los 80 de Cris- 
polis y hacerle retroceder con p6rdida de 36 de los su- 
s, muertos 6 prisioneros. El mismo vencedor nos 
enta esta victoria; y pues no hay otro testigo que el 
yo, como 61 la refiere la repiten todos. 
»Habiendo regresado ya Rocafort y Jim6nez de su 
nturosa excursi6n, supieron que los alanos, es decir, 
5 que mds habian contribuido d la muerte de Roger 
Flor, se volvian d sus tierras cansados de los traba- 
3 y fatigas de la guerra. Pareci61es d los nuestros que 
» era bien que en paz y tranquilidad se volviesen quie- 
s ( tanta sangre de sus compaiieros habian hecho de- 



I 



LAS CALLES DE BARCELONA III 

rramar, y decidieron salirles al encuentro. Hubo con- 
sejo de capitanes en Paccia,' y se resolvio reunir todas 
las fuerzas para esta Jornada, desamparando Paccia, 
Rodosto y Madyto, y quedando en Galipoli las mujeres y 
tesoros con sola una guarnicion de 200 infantes y 20 
caballos, al mando y gobierno de Muntaner, &. quien se 
ofreci6 un quinto del tercio de la presa y otro para su 
gente. Mds de 2.000 mujeres se encerraron en Galipo- 
li, y por esto dice Muntaner en su cronica: Romangui 
mal acompanyat de homens y ben acompanyat de fembres. 

»George, jefe de los alanos y matador de Roger de 
Flor, llevaba 6.000 infantes, 3. 000 caballos y una mul- 
titud de ninos y mujeres, y estaba &. doce jornadas de 
distancia. Los catalanes hicieron unas r&pidas mar- 
chas, y descubrieron al enemigo antes de que pasase el 
monte Hemo. Los historiadores dicen que el combate 
fu6 terrible y espantoso, desastrosa la batalla. Ofrecie- 
ron una resistencia desesperada los alanos, que pelea- 
ban por defender sus mujeres, sus hijos y las riquezas 
que habian adquirido en servicio del imperio. De otra 
cosa, empero, no les sirvieron el valor y el esfuerzo 
que de hacer m&s gloriosa su derrota. La mortandad 
que hicieron los nuestros en los enemigos fu6 mucha; 
el botin que recogieron inmenso. De los primeros que 
perecieron & manos de los almogavares fu6 George, en 
cuya muerte vengaron asi la de su valeroso caudillo 
Roger. 

»De referir es un hecho que tuvo lugar en esta Jor- 
nada, y que como notable cuentan las historias. Al ver 
la batalla perdida y duenas ya del campo las armas ca« 
talanas, un joven y valiente mesageta, que se habia 
batido bizarramente, corri6 presuroso &. las tiendas que 
comenzaban ya £ saquear los nuestros, y sacando de 
una de ellas &. una mujer tan joven como hermosa, es- 
posa suya 6 querida, la coloc6 sobre un caballo y €\ en 



Digitized by 



Google 



[ 1 2 Vf CTOR BAL AGUER 

o, tomando el camino del monte. Tres almogavares, 
e se llamaban Guillen Bellver, Arnau Mir6 y Beren- 
er Ventayola, echaron & correr tras de los fugitivos, 
)vidos de la hermosura maravillosa de aquella mu- 
. El mesageta, para escapar de los que le seguian, 
poleaba con la punta de su alfanje el caballo de su 
ajer, anim&ndole al propio tiempo con voces; pero 
tardaron el calor y la fatiga en rendir al pobre ani- 
il, que se dejo caer con su preciosa carga. Era ya 
posible escapar. Bien hubiera podido hacerlo el me- 
*eta, abandonando & la hermosa & su suerte; pero 
os de esto se acerco & la mujer, con quien se abraz6 
:recha y amorosamente, despidi£ndose de ella con te- 
imas y besos, y en seguida, haci6ndose dos pasos 
4s, blandi6 el alfanje y cort61e de una cuchillada la 
beza. Tambi£n entonces hubiera aiin podido escapar, 
ro no satisfacia ya su fuga k su pasi6n de amante: 
i preciso disputar el caddver como habia tratado de 
var el cuerpo. Al pie del caddver espero & los tres 
resores, y con el alfanje tenido en la sangre de la 
rmosa quito el brazo y la vida & Guillen Bellver, el 
imero que se acerc6, revolviendo en seguida sobre 
r6 y Ventayola, con quienes luch6 desesperadamen- 
dando y recibiendo cuchilladas cabe el caddver de 
amada, hasta que cay6 sobre el mismo desangrado y 
halando el ultimo aliento. 

»En tan to. que se consagraba aquella famosa Jornada 
[os manes y memoria de Roger de Flor, Galipoli, la 
idad que Muntaner se habia encargado de defender 
n una hueste de mujeres, se veia atacada por una ar- 
ida de genoveses, que a ello se lanzaron movidos de 
\ promesas de Andronico y de su hijo Miguel. Los 
noveses, al mando de Spinola, desembarcaron y die- 
i un asalto & la plaza, pero infructuosamente, pues 
e hallaron brava y tenaz resistencia. Muntaner guar- 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA H3 

neci6 las murallas de Galipoli con sus 2.000 mujeres, 
d las cuales di6 armaduras y d cada 10 por cabo un 
mercader cataldn, y con la poca gente de armas de que 
podia disponer hizo varias salidas, obteniendo un exito 
felicisimo. Copio bravo soldado y como buen capitdn se 
port6 en aquel lance Muntaner. Spinola y los suyos tu- 
vieron que reembarcarse mds que de prisa, Jejando al- 
fombrados de caddveres los alrededores de la plaza, y 
perdiendo en la refriega d uno de sus mds famosos ca- 
pitanes, llamado Antonio Bocanegra, que no quiso ren- 
dirse d Muntaner, el cual le instaba para ello, deseoso 
de no tener que acabar con un valiente. 

»La defensa de Galipoli es una bella pdgina de aque- 
11a epopeya con que se enriquece nuestra historia, debida 
al valor her6ico de un punado de hombres, que si tales 
hechos hubiesen acometido en 6poca de remota antigiie- 
dad, se hubieran relegado d las maravillas de la fdbula, 
6 se hubiera hecho pasar & sus autores por semidioses. 

•La expedici6n de Levante es nuestra Iliada. S6I0 
que atin le falta su Homero. 



»Con tan repetidas victorias y tan continuadas ha- 
zanas, la fama de los catalanes credo extraordinaria- 
mente, y no es de extranar que acudiesen todos d ser- 
vir bajo sus banderas, y que turcos y turcoples se apre- 
surasen d alistarse como aliados de la hueste para par- 
ticipar de su gloria y de su provecho. Hasta llegar d 
este punto no hablan nuestros autores de haberse uni- 
do d nuestras banderas los turcos y luego los turcoples, 
que estaban al servicio de los griegos, si bien los auto- 
res de esta tiltima naci6n, como ya se ha hecho obser- 
var, quieren que esto hubiese sucedido antes. 

•Otro refuerzo tuvo por entonces la hueste: fu6 el que 

TOMO XXII 8 



Digitized by 



Google 



114 VfCTOR BALAGUBR 

le trajo Berenguer de Entenza, libre ya de su prisi6n, 
gracias 4 la intervenci6n generosa del monarca arago- 
n6s D. Jaime II. Berenguer de Entenza, luego que 
hubo roto sus hierros, no pens6 en otra cosa que en fa- 
cilitar socorros 4 los catalanes de Galipoli y volver 4 
compartir con ellos su gloria y sus peligros; y habien- 
do fracasado varios de sus proyectos y viendo irrealiza- 
bles por el pronto sus esperanzas, se vino 4 Cataluna; 
vendi6 parte de su hacienda; junt6 5oo hombres, gente 
toda de valor y decidida, y parti6 4 llevar este refuerzo 
4 sus companeros y hermanos de Galipoli. 

•Asi que 4 este punto Heg6, quiso ponerse al frente 
de la hueste como superior caudillo y continuar el des- 
empeno del cargo que tenia antes de que los genoveses 
le prendieran; pero en su ausencia, con sus victorias 
habia crecido Rocafort en ambici6n, y le contest6 que 
alii no habia para 61 m4s mando que el de la gente que 
traia consigo. Hubo con este motivo grandes divisiones 
en los 4nimos, y establecteronse la desuni6n y la dis- 
cordia en la hueste, quedando dividida en dos bandos, 
uno de los cuales tenia por jefe 4 Berenguer de Roca- 
fort, y otro 4 Berenguer de Entenza, habtendose some- 
tido 4 este iSltimo Jimenez de Aren6s y Ram6n Mun- 
taner, por juzgarle como rico-hombre de mayor autori- 
dad que Rocafort, simple caballero. 

»Por los conciertos que se hicieron, mediando Ra- 
m6n Muntaner, que se tom6 mucha pena y trabajo para 
la conciliation, pareci6 quedar todo en paz por el pron- 
to, si bien los recelos, la enemistad y el odio de en- 
trambos bandos hacian presagiar un pr6ximo rompi- 
miento. Berenguer de Entenza con su divisi6n fu6 4 
poner sitio 4 Megarix, y Rocafort con la suya, de la 
que formaban parte turcos y turcoples, se puso sobre la 
plaza de Ain6 (que otros llaman Nona), distante 6o mi- 
lias de Galipoli y 3o de Megarix. 



LAS CALLES DE BARCELONA II5 

»En tal estado las cosas, Ueg6 4 Galipoli con cuatro 
galeras el infante D. Fernando, hijo del rey de Mallor- 
ca, 4 quien su primo el rey de Sicilia D. Federico en- 
viaba 4 aquellas tierras como lugarteniente suyo, para 
que en su nombre mandase aquella gente y dirigiese 
aquella conquista. Al llegar D. Fernando 4 Galipoli 
iw€ reconocido como jefe superior y lugarteniente del 
rey de Sicilia por la parcialidad de Entenza y Jim&iez 
de Arenos. Rocafort se vi6 contrariado en sus planes y 
proyectos; pero busc6 en su mente los medios de aca- 
bar con aquel obstaculo poderoso, y hall6 para ello in- 
geniosa traza. 

»No ignoraba Rocafort la caballeresca leal tad de Don 
Fernando 4 su primo el rey de Sicilia, y sabia tam- 
bi6n que los tratos hechos con €ste le impedian gober- 
nar en Romania de otro modo que como lugarteniente 
del monarca sicilianp. Decidido 4 valerse de esto, logr6 
persuadir 4 los jefes y principales capitanes de su ban- 
do que para los progresos de sus conquistas les seria 
mucho m4s ventajoso tener entre ellos un rey que les 
gobernase y dirigiese y mirase como propias las tierras 
que se ganasen, que no depender de un monarca como 
el de Sicilia, el cual, por estar tan distante, ni veria 
las acciones de los que se senalasen para recompensar- 
las, ni procttfaria prontos socorros 4 inmediatas nece- 
sidades, ni miraria, finalmente, aquellas posesiones, por 
estar tan lejanas, con el celo, solicitud y cuidado que 
aqu61 que las considerase como su unico 6 principal pa- 
trimonio. Los jefes y adalides cayeron en la red que el 
astuto Rocafort les tendia; y como 6ste les propuso que 
eligiesen, 4 consecuencia de sus ideas, por rey 4 D. Fer- 
nando, determinaron aclamarle y le ofrecieron la co- 
rona. D. Fernando se nego 4 admitir, no queriendo 
faltar ni un punto 4 la confianza que en 61 habia de- 
positado su primo y 4 los compromises con 6ste con- 



Digitized by v^oooic 



Il6 VfCTOR BALAGUBR 

traidos. Ya lo sabia Rocafort y con ello contaba. Supo 
entonces manejar tan bien el negocio, que su bando, 
disgustado en gran parte y esperando que al fin se re- 
solveria d aceptar el cetro, rehus6 dar el bast6n de man- 
do al infante, que se hubiera vuelto ya d Sicilia, si los 
ruegos 6 instancias de Entenza y de Jim6nez no le hu- 
biesen detenido. 

»A todo esto, habian ya caido en poder de los nues- 
tros las poblaciones de Megarix y Ain€; pero sentiase 
en el campo gran falta de vituallas por estar todo ta* 
lado y destruido diez jornadas alrededor de Galipoli. 
Hubo con este motivo consejo de capitanes, y se resol- 
vi6 abandonar aquella tierra para dirigirse d tomar po- 
sesi6n del reino de Sal6nica, decidi&idose por el pronto 
d acometer y tomar la ciudad de Cristopol, puesta en 
los confines de Tracia y Macedonia, ciudad que tenia la 
entrada de las dos provincias fdcil, la retirada segura y 
los socorros de mar expeditos. Se orden6 que Ram6n 
Muntaner, con 24 velas de que constaba la armada, 
llevase las mujeres, ninos y viejos por mar d la ciudad 
de Cristopol, despu6s de haber arrasado el castillo de 
Galipoli, el de Madytos y los demds de que £ramos alii 
duenos. Por lo que toca d la hueste, y para evitar en 
el camino los peligros de la uni6n de ambos bandos, 
se decidi6 que la gente de Rocafort, compuesta casi to- 
da de almogavares, turcos y turcoples, marcharia una 
Jornada delante, de modo que al campo que hubiese 
abandonado por la maiiana llegaria por la tarde Enten- 
za con los suyos. De esta liltima divisi6n formaban par- 
te el infante D. Fernando y Jim6nez de Aren6s. 

»Asi atravesaron una larga extensi6n del pais, y se 
hallaban ya d dos jornadas de Cristopol, cuando acae- 
ci6 una mafiana que, por haberse retrasado la hueste de 
Rocafort y haber madrugado mucho la de Entenza d 
causa de los calores, las dos divisiones se encontraron. 



Digitized by VjjOOQIC 



LAS CALLES DE BARCELONA II7 

Los' de Rocafort se creyeron hostigados y perseguidos, 
y una voz maliciosa grit6 de subito entre ellos:— n\L 
las armas! \k las armas! que aqui estd la gente de En- 
tenza y de Jim6nez que viene & matarnos.* No hubo me- 
nester m&s. Este grito, repetido de fila en fila, exaspera 
los dnimos. Las dos huestes se precipitan una sobre otra. 
Acude Berenguer de Entenza sin armadura y con s61o 
una azcona montera en la mano para sosegar y poner 
paz entre los combatientes; pero al verle, se arrojaron 
sobre el Gilberto de Rocafort y Dalmau de San Martin, 
hermano y tio de Berenguer, y le atraviesan con sus lan- 
zas & tiempo que de sus labios salian estas palabras: — 
«<jQu€ viene £ ser eso, amigos?» 

»Trab6se entonces un combate encarnizado sobre el 
caddver de Entenza; combate que s61o pudo calmar la 
autoridad del infante D. Fernando, presentdndose en el 
campo armado de todas armas y con su maza en la ma- 
no. Quedaron muertos en el campo i5o jinetes y 5oo in- 
fantes, la mayor parte de las compafiias de Berenguer 
de Entenza y Jimenez de Aren6s. Fu€ esta desgraciada 
refriega el fin de todos aquellos odios y desavenencias. 

»Asi muri6 traidora y alevosamente Berenguer de 
Entenza, arrogante y noble figura de aquella caballeres- 
ca expedition. Berenguer, de ilustre y preclara alcurnia, 
de merecida fama por sus hazanosos servicios en Cata- 
luiia y en Sicilia, de dnimo levantado & altas empresas, 
era, al decir de los historiadores, animoso y vajiente en 
medio de los mayores peligros, fuerte en los trabajos, 
constante en las determinaciones, sufrido en la adversi- 
dad, y estimado por sus altas virtudes de principes na- 
turales y extranos. 

• Ferndn Jimenez de Aren6s, temiendo igual suerte 
que su desgraciado compaiiero, abandon6 el campo de 
batalla cuando vio el estrago que hacian en los de su ban- 
do los de Rocafort, y dirigi6ndose al lugar mis pr6ximo 



Digitized by VjiOOQIC 



Il8 TfCTOR BALAGUER 

e entreg6 en manos de los griegos, siendo muy bien re- 
ibido por Andr6nico, que le cas6 con su nieta Teodo- 
a, elevdndole k la dignidad de megaduque del imperio. 
'achymero cuenta que Jimenez Ueg6 k caer en manos 
e Rocafort durante la refriega, y que pudo escaparse de 
u prisi6n pasdndose entonces k los griegos, con los cua- 
2S, segun dicho autor, estaba en inteligencia desde mu- 
ho antes, ya que estaba concertado que entraria al ser- 
icio del emperador antes de la Uegada de Berenguer de 
Jntenza, variando s61o de resoluci6n cuando este ilus- 
re caudillo desembarc6 en Galipoli. 

•Disgustado tambten el infante D. Fernando con la 
ouerte de Berenguer de Entenza, abrazado con cuyo ca- 
[dver se dice que derram6 abundantes ldgrimas, decidi6 
bandonar el campo, despuSs de haber vuelto k requerir 
. Rocafort que le reconociese como lugarteniente del rey 
). Federico y haberse negado dello aquel capitdn. Acer- 
aron & presentarse entonces, no lejos del campo donde 
labia tenido lugar la refriega, las cuatro galeras con que 
i infante habia ido & Galipoli, mandadas por los caba- 
leros Dalmau Serrdn y Jaime Despalau, de Barcelona, 
r se embarc6 en ellas, navegando la vuelta de la isla de 
f arso, y dejando k Rocafort absoluto seiior y dueiio de 
odo. 

»En Tarso se encontr6el infante con D. Ram6n Mun- 
aner, k quien cont6 el caso, y quien, irritado y celoso 
l su vez de Rocafort, decidi6 tambten abandonar la 
:ompania y volverse k Sicilia con D. Fernando. Mun- 
aner tom6 esta resoluci6n con mucho gusto, ha dicho 
dfoncada, porque estaba ya rico y temia k Rocafort, 
tunque era su amigo. Antes, empero, de partir, el cro- 
lista-soldado fuese al campo de Rocafort k dar cuenta 
r raz6n k los capitanes de lo que se le habia encargado, 
[ue era la mayor parte de sus haciendas, y todas siis 
nujeres € hijos. 



Digitized by VjOOQ l€ 



LAS CALLES DB BARCELONA II9 

uReunido consejo general asi que Ueg6 Muntaner, 
hizo 6ste entrega de los libros y del sello del ej&xito, y 
consigui6 que se diese seguro 4 las mujeres, hijos y 
haciendas de los del bando de Berenguer de Entenza y 
Fern4n Jimenez de Aren6s, para que se les dejase en 
libertad de ir con lo suyo 4 dondeles acomodara. A 
todos los que no quisieron quedarse con Rocafort ni 
ir 4 reunirse con Jimenez, se les facilitaron barcas ar- 
madas que les condujeron 4 Negroponto. Muntaner, 
4 quien parece que realmente se estimaba mucho, sien- 
do universalmente querido por su cardcter bondadoso y 
conciliador, fu€ instado 4 quedarse, haci6ndosele mag- 
nificas ofertas; pero estaba ya resuelto a partir y lo 
efectuo, yendo 4 reunirse con D. Fernando, que prose- 
guia esper4ndole en Tarso. 

»Pero D. Fernando era joven, dice Muntaner en su 
cr6nica, y es malo ir con principes j6venes y de san- 
gre generosa, que en ninguna parte ven peligros, y to- 
man por cobardia la prudencia. Quiso detenerse en 
Negroponto, donde 4 la ida habia sido muy festejado, y 
encontrose alii con una flota veneciana, en la cual iba 
el caballero francos Tebaldo de Cipoy, encargado, se- 
gtin parece, de ir a proponer 4 Ja hueste catalana que 
reconociese por monarca 4 aquel Carlos de Valois, que 
primeramente habia tornado el titulo de rey de Arag6n 
en nombre del Papa, despu6s el de rey de Sicilia, y que 
aspiraba entonces 4 ser emperador de Constantinopla, 
consiguiendo s61o ser linicamente el rey del viento, co- 
mo dice Muntaner. Apenas hubo puesto el infante Don 
Fernando pie en tierra, cuando las io galeras venecia- 
nas dieron sobre las del infante y el bajel de Muntaner, 
que saquearon, apoderdndose de las muchas riquezas 
que llevaba y matando 40 hombres de la tripulaci6n 
que quisieron defenderse. Por lo que toca al infante, 
Muntaner y los dem4s que con ellos habian desembar- 



Digitized by VjOOQ iC 



120 vfCTOR BALAGUER 

do, quedaron presos, siendo enviado el primero con 
ho caballeros y cuatro escuderos a la ciudad de Ate- 
s, cuyo senor le mand6 cautivo y con muchas guar- 
s k Tebas.» 

R01G (calle den). 

Atraviesa de la del Carmen & la del Hospital. 
En lo antiguo fu€ conocida por varios nombres. Lia- 
ise primeramente den Picalques, que era tambten el 
una calle vecina; despu^s den Pujal; luego den Pas- 
il, y por fin tomo el nombre den Roig, que conserva 
n. Recuerdan todos estos nombres otros tantos de 
nilias catalanas, propietarias sin duda de terrenos 
os en la calle. 

En la Rubrica de Bruniquer leimos una vez, y co- 
imos, la siguiente nota relativa a la calle de que ha- 
imos: 

«^4 25 deFebrerde 1617, losobrers concediren llicencia 
Dona Margarida de Plassa, monja carmelita calsada, 
poder tancar a tots dos caps lo carrero dit vulgarment 
% Picalques, que es en lo Rabat qui travessa del carter 
Roig a la riera den Prim, a efecte de fer y construir 
dit loch colegi 6 monestir de doncellas recullidas. » 

Vivi6 por mucho tiempo en esta calle, esquina & la 
Hospital, D. Manuel Torrents y Serramalera, que 
:e pocos anos muri6 en Paris durante uno de sus 
jes. 

Fu6 diputado provincial de Barcelona en distintaS 
isiones, y era persona muy conocida y muy estima- 
en los circulos barceloneses. 

Hombre de superior talento y de vasta erudici6n, no 
, conocido como literato, sin embargo de serlo y 
ly profundo. Tenia escritas varias obras que, si no 



Digitized by 



Google 



LAS CALLBS DB BARCELONA 121 

mienten nuestras noticias, mand6 quemar antes de 
morir, y era autor de una colecci6n notabilisima de 
poesias que habia escrito en francos, idioma del cual 
era profundo conocedor. Estas poesias fueron tambi6n 
quemadas 6 han desaparecido. Nosotros recordamos 
haber leido algunas, y conservamos especial memoria, 
en particular, de una que dirigi6 a la villa de Moya, su 
patria, notable por su sentimiento, por su melancolia y 
por la valentia de sus pensamientos. 

En esta composici6n el autor daba cuenta de sus im- 
presiones al Uegar k Moya por primera vez despu6s de 
treinta anos de ausencia. La villa presentaba una nue- 
va fisonomia: sus padres habian muerto, muerto tam- 
bi&i muchos de sus parientes y amigos, una sola her- 
mana que le quedaba se habia hecho monja, no encon- 
traba los sitios donde se habia deslizado su infancia, no 
existia ya el hogar paterno, y esto daba asunto al poe- 
ta para una magnifica tirada de versos que terminaban 
con el siguiente, que recordamos por la impresi6n pro- 
funda que nos hizo su lectura: 

Moya yC est plus pour moi que un vaste cimetiere. 
ROSA (calle de la). 

Es una callejuela que cruza desde la calle den Codols 
d la de la Carabassa. 

Cuando se la ve tan estrecha, angosta y sucia, se 
pregunta uno si es por ironia por lo que se le di6 el 
nombre de la Rosa. 

Evidentemente no puede ser por otra causa. 

ROSARIO (calle del). 

Cruza de la calle Ancha a los Encantes. 



Digitized by VJiOOQlC 



122 vfCTOR BALAGUER 

Segiin parece, el verdadero nombre de esta calle es 

de la taberna del Rosario. 

Di61e este nombre una antigua y famosa taberna que 
abia en ella, donde se veia una capillita con la ima- 
sn de Nuestra Senora del Rosario, rodeada de jarros 
5 flores. 

La costumbre de tener una capilla con la imagen de 
l Virgen 6 de un santo, existia antiguamente en casi 
)das las casas de Barcelona, muy especial y senalada- 
tente en las tiendas de los menestrales. Quizd no ha- 
ia una sola, por reducida que fuese, donde no figurase 
i el sitio mds visible de la tienda una capillita de m&s 
menos lujo, segiin los alcances del propietario, con la 
aagen del santo bajo cuya protecci6n estaba la casa. 
n los dias de la fiesta del santo y en los que lo eran 
5 fiesta para la familia, se encendian luces en la capi- 
a, se renovaban las flores de sus jarros y se rezaba de- 
atamente el rosario al caer de la tarde. 

Todavia quedan en Barcelona, aunque raras, algu- 
as antiguas tiendas donde se ve la capillita con el san- 
> patrono de la casa. 

ROSELLON (calle del). 

Otra de las que han de constituir la nueva Barcelona. 

Atravesard toda la ciudad de un extremo al otro, des- 
g la calle de la Marina & la del Llobregat. 

Cualquiera que est6 enterado solamente un poco de 
l historia de Cataluna, comprenderd fdcilmente la ra- 
Sn que tuvimos al aconsejar al Excmo. Ayuntamiento 
ue le diese este nombre. 

Segiin se supone, el condado de Rosell6n fu6 insti- 
lido por Carlomagno en la €poca en que este piincipe, 
aeriendo oponer una barrera permanente 4 las inva- 
ones siempre amenazadoras de los moros, dividio las 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 23 

marcas de Espaiia en diferentes condados, siempre pron- 
tos d resistir las fuerzas del islamismo y d oponerse d 
sus progresos. 

La €poca de los condes del Rosell6n es la en que este 
pais fu6 mds desdichado. De una parte, las invasiones 
de los sarracenos y de los normandos pasaban d sangre 
y fuego sus villas y campos, convirtiendo en ruinas dos 
de sus principales ciudades, Rwcino € Iliberis, tan no- 
tables por su antigiiedad como por sus recuerdos hist6- 
ricos; de otra parte, las rivalidades de los pequenos je- 
fes feudales, poniendo incesantemente las armas en sus 
manos, hacian que fuesen tan grandes los des6rdenes 
y desolaciones, que hubo necesidad de una intervenci6n 
de nobles y eclesidsticos. Las primeras constituciones 
de paz y tregua, designadas bajo el nombre de Treuga 
Dei, tregua de Dios, fueron decretadas en los dos con- 
cilios que se celebraron en Toluges, cerca de Perpiiidn. 

La poblaci6n de Ruscino habia dado origen d un pe- 
queffo barrio conocido-con el nombre de Villa Perpinia- 
ni. Engrandectendose poco & poco, esta localidad reci- 
bi6 en su recinto una colegiata fundada por un conde de 
Rosell6n, un hospital erigido por otro conde y los ele- 
mentos de una ciudad destinada d ser c£lebre algiin dia. 
Su Ultimo conde confirm6 d esta ciudad las leyes y cos- 
tumbres basadas sobre los derechos que acordaban d las 
poblaciones las instituciones romanas, y Perpindn, des- 
de aquel momento, march6 d grandes pasos por el ca- 
mino del progreso. 

Al morir sin posteridad el tiltimo conde, leg6 sus do- 
minios al rey de Arag6n, y el Rosell6n sinti6 bien pron- 
to los efectos saludables de la poderosa mano que tenia 
las riendas de aquel reino. Bajo este nuevo regimen, la 
provincia lleg6 d un gran estado de prosperidad y ri- 
queza por el comercio y la industria manufacturer, 
tanto como por las letras. Familiarizados los reyes de 



Digitized by VJiOOQlC 



h 



124 vfCTOR BALAGUER 

Arag6n, condes de Barcelona, con la poesia, alentaban 
la ciencia del Gay saber, y el Rosell6n cont6 entre $ua 
hijos algunos trovadores, cuyo nombre ha permanecido 
justamente cSlebre. 

Pero en tanto que, gracias & instituciones libres y be- 
nSficas, los roselloneses gozaban de un estado de pros- 
peridad, negros nubarrones precursores de borrascas co- 
menzaban k condensarse sobre su cabeza. Un rey con- 
quistador, uno de los m&s grandes principes que hayan 
ilustrado su 6poca, Jaime, el primero de este nombre, 
habia agregado & su corona de Arag6n el reino de Va- 
lencia y las islas Baleares, cuyos territorios arrancara 
espada en mano del poder de los moros. 

Padre de una numerosa familia, Jaime quiso dejar 
una corona 4 cada uno de sus hijos, y le van tar en sus 
estados cuatro tronos & un mismo tiempo; pero las 
desgracias que experiment6 este principe en su hogar 
dom€stico redujeron su familia, y los cuatro tronos se 
fundieron en dos: Pedro tuvo el Arag6n, Valencia y 
Cataluna; Jaime las islas Baleares, los condados de 
Rosell6n y Cerdana y algunos dominios esparcidos 
por el Languedoc. El mayor de estos dos hijos se ti- 
tul6 rey de la Corona de Aragon; el menor rey de Ma- 
llorca. 

Partida de esta manera la unidad de la monarquia 
aragonesa, los dos hermanos llegaron d ser dos rivales 
y bien pronto dos enemigos. Apoyado en razones poli- 
ticas, el rey de Arag6n quiso imponer su senorio feudal 
al poseedor de los fragmentos desmembrados de los es- 
tados de su padre, y Jaime, k quien su padre habia de- 
jado una corona libre 6 independiente, se oponia & esto. 
Para D. Pedro, el Rosellon era el centinela avanzado 
de la Corona de Aragon, que no podia tener seguridad 
no teni&idola en la sumision de aquel condad.o, y por 
lo mismo la eterna maxima de salus poptdi suprema lex 



Digitized -by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 25 

esto cerr6 aquella vez los ojos k la justicia, y la politica 
cuimpli6 sus designios. 

La violencia ejercida con el rey de Mallorca, oblig&n- 
dole k reconocerse siibdito de su hermano mayor, hizo 
de D. Jaime un enemigo de su propio hermano, dis- 
puesto k vengarse al ofrecSrsele una ocasi6n propicia. 
La ocasi6n no tard6 en presentarse. Cuando el rey de 
Arag6n fu£ privado de su corona por una &ecisi6n pon- 
tificia, y el rey de Francia Felipe el Atrevido encarga- 
do de arrancdrsela para colocarla sobre la cabeza de su 
segundo hijo, D. Jaime deMallorca, conde del Rosell6n, 
abraz6 la causa del francos. 

Conocido es el resultado que tuvo la guerra que el 
rey de Francia declar6 al de Arag6n. Detenido k sus 
primeros pasos en el Ampurddn, Felipe, despu6s de ha- 
ber perdido las tres terceras partes de su inmenso ej6r- 
cito, devorado por un espantoso tifus, y victima €1 
mismo de la epidemia, fu6 k morir en PerpinAn, de- 
biendo s61o k la magnanimidad del monarca que que- 
ria despojar el triste consuelo de no morir en pais ex- 
tranjero; pero, antes de morir, el principe francos tuvo 
el dolor de ver destrozar, k su paso por los Pirineos, 
el resto de los soldados que la epidemia habia respeta- 
do en el campamento. S61o un reducido mimero de 
combatientes pudo escapar al hierro de los almogava- 
res, agrupdndose bajo el oriflama que protegia la litera 
del moribundo monarca, amparada por un salvo-con- 
ducto del rey trovador, k quien la Santa Sede, con so- 
berbio desd6n, habia calificado de d£bil caiia, siendo 
asi que fu£ la encina corpulenta contra la cual fueron k 
estrellarse todos los esfuerzos de la cruzada arroiada 
contra €1 i. 

D. Pedro no quiso dejar impune la felonia de su her- 

1 Fleury. 



Digitized by 



Google 



126 VICTOR BALAGUER 

tano. D. Jaime fu6 despojado de la diadema, que no 
i le devolvi6 hasta mds tarde, gracias d las perseve- 
tntes instancias del Papa y de los reyes de Francia y 
3 Sicilia. 

Tres reyes sucesivamente llevaron la corona de Ma- 
orca y del condado de Rose lion. £1 ultimo, Jaime II, 
espu6s de haber intentado sustraerse al senorio del 
jy de Arag6n su cunado, perdio su corona tras de cin- 
o aiios de una guerra terrible y desastrosa para el Ro- 
ell6n. Este condado y las Baleares fueron entonces 
nidos d la Corona de Arag6n por D. Pedro Uamado el 
x eremonioso y tambi&i el del Puiial. 

D. Pedro, hdbil politico, hizo Hover los favores so- 
re los roselloneses en general y sobre los de Perpindn 
n particular, para captarse su voluntad y simpatias. 
,es asocio d la legislation catalana, les admitio en las 
Jortes de Cataluna, fundo en Perpindn una universidad 
ajo la planta de la de Tolosa, favoreci6 en aquel pais 
i navegaci6n de Ultramar, comprendiendo expresa- 
tiente al Rosellon en sus dos cllebres edictos relativos 
. los buques que podian hacer escala en tierras del Sol- 
idn, € hizo revivir en Perpindn el comercio y la indus- 
ria manufacturera, fatalmente comprometidos por los 
.zares de la guerra. 

Desde entonces el Rosell6n prosiguio formando par- 
e de la Corona de Arag6n, adherido particularmente d 
Cataluna, cuya lengua misma tenia, y con la cual for- 
naba cuerpo de naci6n. 

Cuando D. Juan II, sucesor de Alfonso el Sabio, 
;ubi6 al trono, a mediados del siglo xv, volvieron para 
;1 Rosell6n los dias de calamidad y duelo. 

Conocidas nos son las causas por las cuales Catalu- 
ia entera se levant6 contra D. Juan II. Este se diri- 
ji6 entonces al rey de Francia Luis XI para obtener 
ipoyo; pero, antes de ddrselo, el monarca francos pidi6 



Digitized by VjjOOQlC 



LAS CALLES DB BARCELONA 12 7 

garantias. D. Juan le abandon6, por contrato synalag- 
mdtico, los dos condados de Rosellon y de Cerdana. 
Por una y otra parte habia presidido la mala fe & la re- 
dacci6n del contrato, y el resultado fu6 quedar los con- 
tratantes mortalmente enemistados. Reconciliado Don 
Juan con Cataluna, quiso volver 4 recobrar el Rosell6n, 
que se neg6 & cederle Luis XI, y durante algunos anos 
tuvo lugar en aquella comarca una verdadera guerra de 
exterminio. Por fin, el Rosell6n volvi6 & formar parte 
de la monarquia aragonesa, que, con el casamiento de 
Fernando el Catolicoy de Isabel la Catolica, se uni6 & la 
Corona de Castilla. 

S61o en tiempo de Felipe IV, despuSs de la guerra 
de este rey con los catalanes, el Rosell6n fu6 cedido & 
la Francia por el tratado del Bidasoa. 

Tal es, en breve resumen, la historia de una provincia 
que durante siglos form6 parte de la nacion catalana. No 
es, pues, de admirar que, en recuerdo, se haya puesto su 
nombre 4 una calle. 

Aun hoy mismo el Rosell6n todo conserva su fisono- 
mia catalana. Catalanes son los recuerdos de su histo- 
ria, catalanes sus principalesmonumentos, catalanes los 
nombres de sus villas y ciudades, catalana es la len- 
gua que hablan sus habitantes, catalanas son las dan- 
zas & que el pueblo se entrega en los dias de fiesta. No 
parece sino que el francos es extranjero en el Rosell6n. 

RONDA (calle de). 

Otra de las del ensanche. 

Es una calle, especie de boulevard, que da vuelta & la 
antigua Barcelona, partiendo del paseo de San Juan y 
yendo k terminar en lo que ahora son huertas de San Bel- 
trdn. 



Digitized by VjOOQIC 



128 VfCTOR BALAGUER 

Desembocardn en esta calle de circunvalacion las 
jrincipales de la antigua y nueva ciudad. 

Tiene ya construidos hoy muchos y bellos edificios 
>articulares; se estdn terminando las obfas de la nueva 
Jniversidad, y es de creer que pronto comenzardn en 
ilia las del Institute, pues que la Diputaci6n tiene ya ad- 
iuirido el terreno y hechos los estudios. 

La nueva Universidad de Barcelona estard situada en 
jsta calle de Ronda, en la parte O. de la ciudad, en el 
ingulo saliente, ex-baluarte de los Tallers, habiendose 
iprovechado parte de los antiguos fosos para sotanos del 
jdificio, de manera que el v6rtice del dngulo de dicho 
>aluarte coincide con el centro del eje de la nueva Uni- 
rersidad, en cuyo museo se conserva la piedra conme- 
norativa que alii se encontr6. 

La fachada principal que mira al SE. linda con la 
:alle de las Cortes, y tiene i3o metros de longitud cuan- 
lo las laterales tienen 83 metros cada una. La superfi- 
ne edificada es de 10.739 metros con tres grandes pa- 
ios: uno central, abierto por la parte posterior, y dos la- 
erales porticados. Ademds hay seis patios de luz y ven- 
ilacion. 

Estd destinado este edificio & la ensenanza de las cin- 
:o facultades de Derecho, Letras, Ciencias, Medicina y 
^armaria, reuniendo ademds la Escuela industrial supe- 
ior, la profesional de Bellas Artes y la Biblioteca uni- 
rersitataria y provincial. 

Colocada en el centro de la fachada principal, hay una 
riple puerta que conduce & un doble vestibulo de 37 
netros de largo por 16 metros de latitud, encontr&ndo- 
e & mano derecha la secretaria general y la escalera no- 
de, que se desarrolla en un rectdngulo de 24 metros de 
argo por 12 de latitud. En frente hay un p6rtico que 
nira al patio central posterior, que enlaza k la vez los 
laustros de los cuerpos laterales. En la parte de la de- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA .120, 

recha hay las facultades de Derecho, Letras y la Escue- 
la industrial superior, y en la de la izquierda las de Me- 
dicina, Farmacia y Ciencias. En la planta baja hay 22 
c&tedras, 10 labpratorios y 12 gabinetes para el mate- 
rial de las clasps experimentales, decanatos, salas de pro- 
fesores y de ex&menes, con los dem&s accesorios propios 
del establecimiento. 

En el piso noble descuella en primer t£rmino el salon 
de grados, tanto por su magnificencia como por su prefe- 
rente situaci6n: tiene 32 metros de largo por 16 de lati- 
tud y otros 16 de altura, sirviendole de entrada una do- 
ble galeria corrida, que se desarrolla por ambas caras del 
cuerpo central. Adem&s hay en este piso el despacho y 
habitation del rector, la biblioteca y museos de histo- 
ria natural, de bellas artes 6 industria. 

La parte SE. del piso segundo la ocupard la Escuela 
profesional de Bellas Artes, y la NE. servird de habita- 
cion a los dependientes que por reglamento la tienen en 
el edificio. 

En los dngulos de la fachada principal hay dos obser- 
vatorios, y en cada uno de ellos tres departamentos uti- 
les. En la parte central de la misma fachada hay otra 
torre para colocar un reloj electrico, regulador de todos 
los del establecimiento. 

La fachada principal tiene cinco partes: una central, 
cuyas puertas, en numero de tres, dan ingreso al vesti- 
bulo. El segundo cuerpo acusa la portada de salon de 
grados, cuya masa domina la construction por su seve- 
ra magnificencia; en el centro hay el escudo real de Es- 
pafia, y lateralmente dos grandes medallones con los 
bustos de D. Alfonso V de Arag6n, fundador de la pri- 
mitiva Universidad, en el uno, y el de la reina Dona 
Isabel II en el otro, como lo recuerdan las inscripcio- 
nes que hay junto i. la escalera principal, que es de 
m&rmol, alumbrada por medio de cristales de colores. 
tomo xxii 9 



Digitized by VjiOOQIC 



^ 



I 



I30 , vfCTOR BALAGUER 

Inmediato d ella hay el sal6n de grados, cuyo pavimen- 
to es de mdrmol, y el techo artesonado y enriquecido 
con florones y pinturas; el conjunto es abarquillado para 
que sea actistico; el trono y dosel, colpcados en la par- 
te principal, son de mdrmol bianco, de cardcter perma- 
n erite. En las paredes ha de haber ocho grandes cua- 
dros de los principales hechos hist6ricos que recuerdan 
las glorias de la patria y tengan relaci6n con la Univer- 
sidad de Barcelona, y los bustos de nuestras principales 
ciudades universitarias. En este salon de grados se co- 
locard un altar con la imagen de la Purisima Concep- 
ci6n para los actos religiosos. 

Los techos de los demds salones deben ser tambi6n 
artesonados. 

Este suntuoso edificio, que honrard no s61o d Bar- 
celona, sino d Espana, carece de rival en la Peninsula 
y habrd pocos que le igualen en Europa. Costard sobre 
dos millones de reales. 

El autor y director de la obra es el conocido y repu- 
tado arquitecto D. Elias Rogent. 

Actualmente, segtin ya hemos visto en las pdginas 
de esta misma obra, la Universidad, junto con el Insti- 
tute provincial, ocupan el ex-con vento del Carmen. El 
estado ruinoso de este edificio por un lado, y por otro 
el desarrollo 6 incremento que en todos los ramos de la 
administration ptiblica va adquiriendo la provincia, hi- 
cieron pensar al gobierno en un nuevo emplazamiento 
para Universidad, colocdndola en sitio oportuno y en 
terrenos propios del Estado pertenecientes & las derrui- 
das murallas, fosos y glacis, quedando d su favor la su- 
perficie que actualmente ocupan la Universidad € Ins- 
titute. Pero como el gobierno no podia entrar en el pie- 
no goce de toda la localidad sin indemnizar d la pro- 
vincia la parte que pertenece al Instituto, propuso d la 
Diputaci6n provincial la cesi6n d su favor del edificio 



m Digitized by VjjOOQI< 



LAS CALLES DE BARCELONA I3I 

de San Sebastian 6 bien hacerle entrega de 160.000 es- 
cudos, cantidad que se calculo sef el valor de la parte que 
posee en el citado ex-convento del Carmen. La Diputa- 
ci6n desech6 la primera de las proposiciones, no s61o 
por no reunir el edificio de San Sebastian condiciones k 
prop6sito, sino tambten por su escasa superficie, toda 
vez que al nuevo Instituto debia agregarse el Colegio 
de internos y Escuela Normal, optando la Diputaci6n, 
por lo mismo, por la suma ofrecida de 160.000 escudos. 

Esta celosa corporaci6n, que no perdona medio para 
llevar & cabo una obra cuya importancia es notoria, 
estd gestionando desde el ano i863 la adqusici6n de 
tres manzanas del ensanche (calle de Ronda) pertene- 
cientes al Estado, senaladas en el piano aprobado con 
los ntimeros 5o, 52 y 53, ofreciendo satisfacer su impor- 
te segtin el valor resultante de la tasacion verificada 
por la Hacienda piiblica, sin haber conseguido hasta el 
presente otro resultado que la declaraci6n de utilidad 
publica de todo el espacio comprendido en las tres 
manzanas citadas. Sin embargo, con el deseo de dar 
comienzo &. las obras luego de adquirida la localidad y 
ver cuanto antes realizado el nuevo Instituto, enco- 
mend6 la formaci6n de los pianos al distinguido arqui- 
tecto de provincia D. Francisco Daniel Molina, quien 
sin levantar mano se ocup6 de este interesante trabajo, 
que no puede ultimarse sin la seguridad de ser efectivft 
dicha cesi6n por parte del gobierno. 

El citado edificio debe emplazarse en las manza- 
nas 5o, 52 y 53 del plan de ensanche aprobado, lindan- 
tes por el N. con la calle de Ausias March, por el S. con 
la calle de Ronda, por el E. con la del Bruch y por 
el O. con la de Bailen. Pero como el edificio en su to- 
talidad deberd reunir el triple car&cter de Instituto de 
segunda ensenanza, Colegio para internos y Escuela 
Normal, se ha procurado que su disposici6n correspon- 



Digitized by VJiOOQlC 



H 



I32 vfCTOR BALAGUER 

da 4 los servicios peculiares & cada establecimiento, se- 
pardndolos del central que constituye el Institute La 
fachada principal, que mira 4 la espaciosa calle de 
Ronda, mide 3o metros de latitud y se halla precedida 
de un gran jardin cerrado por una vistosa verja, en 
cuyo punto se colocan los pabellones que deberdn ocu- 
par los porteros encargados de la vigilancia. La parte 
del edificio que constituye el Instituto se ha dividido en 
tres secciones: 4 la central corresponden todas las de- 
pendencias oficiales, como salon de grados, secretaria, 
archivo, salas de juntas y de descanso para los catedrd- 
ticos, escaleras principales, etc., etc., cuya obraabra- 
za todo el alto del edificio. En ambos lados laterales, 
sim6tricamente colocadas, se hallan las cdtedras con 
sus accesorios, ocupando los bajos, y el primer piso se 
destina para museos y demds oficios anexos. Los alum- 
nos se hallardn completamente separados segun sean 
las clases k que pertenezcan. Cada secci6n contendra 
cinco aulas convenientemente separadas, precedidas to- 
das de un ancho patio cerrado con porticos que facili- 
ten la entrada independiente k cada escuela, 

El decorado de la fachada principal corresponde al 
orden griego, y el cuerpo central estard precedido de un 
grandioso p6rtico con su vestibulo: para complemento 
de la decoracion se colocan varias estatuas, descollan- 
do entre ellas principalmente, en diversos grupos, la 
Fisica y Quimica, la Historia y la Filosofia, la Histo- 
ria Natural, etc., etc. La decoraci6n interior del edifi- 
cio corresponde al mismo orden, y en su ornamenta- 
ci6n principal resaltan los bustos de los personajes m&s 
c61ebres en artes, oficios, ciencias, literatura, etc. 

La Escuela Normal, decorada con el mismo tipo ar- 
quitect6nico, contiene cinco cdtedras con todas las de- 
pen dencias que su instituto reclama, y en el Colegio de 
internos habrd plaza para 200 pensionistas. 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 33 

ROSICH (calle den). 

Cruza de la de la Plateria £ lade los Banos viejos. 

Ha tenido diferentes nombres. 

Primeramente se titulo den Guillem de la Cerca, des- 
pu€s den Senmanat y luego den Catd. Todos estos nom- 
bres aludian sin duda a personajes 6 familias que te- 
nian propiedades en esta calle. 

Tomo m&s tarde la denomination dels Mirallers, por 
haberse establecido en ella algunos de los que ejercian 
esta industria. 

Por fin, sin que sepamos en que epoca, cambi6 este 
nombre por el de Rosich, que es apellido bastante co- 
mun en Cataluna. 

HULL (calle den). 

Atraviesa de la de Obradors k la de Codols. 
Lleva un nombre de familia catalana, propietaria tal 
vez de terrenos en el sitio que ocupa. 



SABATERET (calle del). 

Es decir, del Zapaterito. 

Antiguamente se llamaba den Guixe. 

Su entrada esta en la calle de Flassaders y su salida 
en la del Rech. 

Nada hallamos que decir relativamente & esta calle, 
ignorando por completo de que puede provenir el nom- 
bre que lleva. 



Digitized by VjOOQlC 



134 VfCTOR BALAGUER 

SACH (calle del). 

Es decir, del Saco. 

Se halla en la calle de Ripoll y no tiene salidd. 

Los franceses llaman citl de Sack 4 un callejon sin sa- 
da, y lo propio se dice tambi^n en catal4n. Evidente- 
lente, 6ste es el origen de su nombre. 

SADURNl' (calle den). 

Cruza de la del Beato Oriol 4 la de Saw Rafael. 

Lleva esta calle el nombre de una familia catalana. 

Muchos, vulgarmente, la llaman de San Sadurni, 
onfundtendola con otra asi titulada que estaba situada 
ntre el cementerio de la parroquia de San Pedro y las 
asas sitas delante de esta iglesia, pero que desapareci6 
1 verificarse el derribo de dicho cementerio para dar 
tiayor extensi6n 4 la actual plaza de San Pedro. 

La desaparecida calle de San Sadurni era un recuer- 

consagrado al santo 4 quien en aquellos alrededores 
lismos mand6 levantar una capilla Ludovico Pio, 
uando se hubo apoderado de Barcelona, segiin ya he- 
10s visto al hablar de San Pedro de las Puellas. 

San Sadurni es el San Saturnino de los castellanos, 

1 San Saturnin de los franceses y San Sernin de los to- 
)sanos. 

Hacia el aiio 25o de nuestra era, siete obispos fueron 
predicar el cristianismo en las provincias meridiona- 
ls de la Francia. Uno de los m4s cSlebres fu6 San Sa- 
jrnino, llamado por los de Tolosa.San Sernin, el cual 
ufri6 el martirio en esta ultima ciudad. Le ataron por 
>s pies 4 un toro salvaje, que bien pronto le hubo he- 
ho pedazos y que no se detuvo sino al Uegar 4 los se- 
ulcros levantados 4 lo largo de la calle de Aginnum. 
l la noche siguiente, dos doncellas cristianas amorta- 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA * I 35 

jaron y sepultaron, en el sitio mismo donde fu6 halla- 
do, el mutilado cadaver del cristiano ap6stol. 

Hoy se eleva la suntuosa iglesia de San Sernin de 
Tolosa sobre aquella tumba, cuidadosamente oculta al 
principio, pero frecuentada en secreto por los fieles, 
hasta el dia en que el cristianismo triiinfante construy6 
alii un oratorio, transformado m£s tarde en la opulen- 
ta y magnifica basilica que con admiraci6n van 4 visi- 
tar en el dia los extranjeros. 

SAGR1STANS (calle dels). 

Cruza desde la de Capellanes & la de RipolL 

En una casa de esta calle vivi6 por algun tiempo un 
famoso pintor italiano, que hubo de emigrar de su pais 
en 6poca en que los austriacos eran duefios del reino 
Lombardo-V6neto. El proscrito, en sus ratos perdidos, 
se entretuvo en pintar al fresco una de las salas de la 
casa, representando el Foro de Roma y la escena del 
sacrificio de Curcio, y al pie de su cuadro escribio es- 
tas filos6ficas lineas: 

«Quien desee la gloria, debe esperarsed hallar en su 
camino el abismo abierto de la muerte. Este abismono 
se llena ni colma con tierra; tampoco con oro: s61o se 
colma consigo mismo: es preciso arrojarse & 61 para que 
se cierre. Cuando Roma naciente amenazaba ser hun- 
dida por la boca del abismo inopinadamente abierto en 
el Foro, Curcio se arroj6 k 61 completamente armado, 
y la suerte fu6 vencida. No disfrut6 de su heroismo, pero 
el premio del martirio es la fe que lo exige. Sabia que 
su memoria, como una estatua imperecedera, permane- 
ceria en pie sobre su tumba. Roma, si hubiese vivido, 
le hubiera sin duda lapidado; cuando fu6 muerto se co- 
ron6 su imagen de flores y laurel. » 

Hoy no existen ya la leyenda, la pintura y creemos 



Digitized by dOOQlC 



I36 VfCTOR BALAGUER 

s tampoco la casa, pues ha sido restaurada 6 recons- 
ida. 

SAL (calle de la). 

En la Barceloneta. Su entrada est£ en la calle de Gi- 
ro, y su salida en la de San Fernando. 
Debe, sin duda, su nombre k la existencia en otro 
mpo de algun establecimiento para confeccionar la 
con el agua de mar. 

SALABARDENYA (calle del arco den). 

Es una calle sin salida que se halla en la de Santa Ana. 
Parece llevar un nombre propio, recordando tal vez, 
no tantas otras, el de algun propietario de sus te- 
nos. 

SALVADORS (calle de los). 

La entrada estd en la calle de la Cera; su salida en la 
San Antonio Abad. 

El Excmo. Ayuntamiento de Barcelona acordo, en se- 
tt del 18 de Enero de 1849, dar ^ es * a calle, nueva- 
mte construida, el nombre preclaro de los Salvador, 
tinguidos naturalistas catalanes, que por sus estudios 
alentos merecieron grandes muestras de aprecio de 
rte de los sabios nacionales y extranjeros. 
Por aquel apellido son conocidos principalmente cua- 
, 4 saber: Juan Salvador; Jaime, hijo de 6ste, k quien 
famoso botdnico Tournefort Ham6 el F£nix de Cata- 
ia, y Juan y Jos£, hijos de Jaime. 
El Dr. D. Juan Salvador y Bosc4, primero de los 
itro de este apellido y familia, nacio en 6 de Enero 
i5g8 en Calella. Estudi6 la farmacia en Barcelona, 
i un gran botdnico y recorrio la Espana en busca de 
intas, ddndose a conocer & muchos sabios extranje- 
\, con quienes tuvo estrechas relaciones. 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA I 37 

Jaime Salvador y.Pedrol, hijo de Juan, el Salvador 
por excelencia, y k quien Tournefort llam6 el Fenix de 
su pais, naci6 en Barcelona el 20 de Julio de 1649. Era 
hombre de vastos conocimientos, muy reputado y teni- 
do en gran consideration por los sabios extranjeros de su 
epoca. No se limito al estudio de la naturaleza y bellas 
letras, sino que tambten poseia grandes conocimientos 
de economia y buen gobierno; de manera que, con ge - 
neral aplauso, ejercio el oficio de conceller, para el cual 
fu£ elegido en 3o de Noviembre de 1697, en circunstan- 
cias las m&s criticas, con motivo del famoso sitio de la 
ciudad, habiendo hecho senalados servicios k favor de 
sus conciudadanos por el respeto y buen nombre que se 
habia granjeado de nacionales y extranjeros. 

Juan Salvador, hijo de Jaime, nacio en Barcelona en 
Diciembre de i683. Herborizo con su padre varias ve- 
ces por toda Cataluna y Pirineos, € hizo varios viajes 
a Italia y Francia, paises en los cuales se di6 k cono- 
cer como profundo naturalista. 

Jos6 Salvador, hermano del anterior, hizo sus estu- 
dios en Montpeller, y fu6 digno del nombre y de la re- 
putaci6n de su familia. 

Los Salvador, con un desinter6s poco comun, estu- 
vieron siempre prontos en comunicar sus propias obser- 
vaciones y suministrar toda clase de noticias k cuantos 
se las pedian, y de ahi el no ver obras publicas que co- 
rran bajo su nombre. A. su celo, & su laboriosidad, 4 su 
ciencia se debi6 la creaci6n del Museo Salvador, im- 
portante monumento que estd dividido en las 12 seccio- 
nes siguientes: 

i. a Una preciosa biblioteca de historia natural. 

2. a Una coleccion de importantes manuscritos his- 
toricos y cientificos. 

3. a Una gran coleccion de medallas y monedas. 

4.* Una coleccion ordenada, segun el m6todo de 



Digitized by VjOOQ l€ 



I38 VfCTOR BALAGUER 

ribour, de todos los cuerpos simples con aplicacion a 
i farmacia y d las artes. 

5. a Otra de mineralogia. 

6. a Colecci6n geognostica de petrefactos terrestres 

maritimos. 

7/ Una coleccion de mdrmoles, jaspes y otras pie- 
ras. 

8. a Una coleccion de peces disecados 6 insectos. 

g. a Colecci6n de objetos arqueologicos. 

10. Colecci6n de armas antiguas. 

11. Colecci6n de obras de ingenio y curiosidad. 

12. El herbario de los Salvador, que es bajo to- 
os conceptos y por muchas razones importantisimo. 

La Municipalidad barcelonesa interpret6 perfecta- 
lente el deseo de la opini6n ptiblica poniendo el nom- 
re de Salvadors d una calle para perpetua memoria. 

SANTO CRISTO (calle del arco del). 

Estd en la de la Plateria y no tiene salida. 

Existe relativamente d esta calle una tradici6n, que 
e parece en algo d la del Cristo de la Vega, tan mara- 
illosamente contada por nuestro gran poeta Zorrilla. 

En una 6poca, que la tradicion no senala sino como 
iuy antigua, existia en esta calle una capillita con un 
!anto Cristo, que es sin duda lo que le dio el nombre 
uellevaaun. 

Un dia cierto personaje, que tampoco nombra la tra- 
ici6n, iba 4 embarcarse para pasar al extranjero hu- 
endo la persecuci6n de la justicia, pues habia sido 
ondenado d muerte. Iba ya 4 poner el pie en la lancha 
ue debia conducirle al buque Salvador, cuando fu6 des- 
ubierto por los ministries que andaban & su alcance 

tras sus huellas. 

El reo, vi&idose perdido, ech6 d correr introduci6n- 



Digitized by 



Googb 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 39 

dose otra vez en la ciudad y dirigi&idose hacia la calle 
de la Plateria, con la intenci6n sin duda de refugiarse 
en alguna casa amiga 6 en algtin templo. Pero, al lie- 
gar cerca del arco de que hablamos, sus perseguidores 
le iban ya de tal modo al alcance, que casi no tenian que 
hacer otra cosa sino alargar el brazo para prenderle. 

Entonces el perseguido se arroj6 & los pies del Santo 
Cristo que habia en la capillita del arco, gritando con 
angustioso acento: 

— j Jesds, Dios mio, amparadme! 

Acababa apenas de pronunciar estas palabras, cuando 
la imagen, como si tuviese vida, desprendio uno de sus 
brazos de la cruz y lo extendi6 en direcci6n de los per- 
seguidores, quienes, k pesar de ser dia claro, se halla- 
ron de pronto sumergidos en medio de las mds profun- 
das tinieblas, sin poder adelantar un paso, y tendiendo 
las manos y brazos en el vacio para orientarse y no 
tropezar con algun objeto. 

Esta profunda oscuridad solo duro el espacio de dos 
6 tres minutos para los ministries. Volvieron sus ojos & 
ver la luz del dia, disipdronse repentinamente las som- 
bras; pero ya el brazo de la imagen habia recobrado su 
anterior posici6n y el reo habia desaparecido, como si 
la tierra se lo hubiese tragado. 

La tradici6n cuenta que jam&s se supo lo que habia 
sido del personaje, salvado asi milagrosarhente de ma- 
nos de sus perseguidores. 

El cuento podrd no ser cierto, pero es bello. 

SANTO CRISTO (calle del). 

En la Tapineria, con salida & la Riera de San Juan, 
hay otra calle de este mismo nombre, que vulgarmen- 
te, para distinguirla de la anterior, es Uamada del San- 
to Cristo de la Tapineria. 



Digitized by VjOOQ IC 



I40 vfCTOR BALAGUER 

Ignoramos si debe su nombre & una capillita con la 
nagen de Jesds crucificado, que hay en ella. 

SAN CLIMENT (calle de). 

Es una calle sin salida que hay en la de la Plateria. 

Muchos son los que al hablar de esta calle la llaman 
e San Clemente; pero la verdad es que no recuerda el 
ombre del santo, sino el de una de las varias families 
s este apellido, y aiin mejor el de un individuo de la 
imilia, pues lo cierto es que su verdadero nombre es 
ille de Nicolas de Sant Climent. 

Este apellido se conserva aun en varias familias de 
ataluna, y se llama asi un pueblo & tres leguas de 
arcelona, cerca del Llobregat. 

El nombre de Sant Climent figura repetidamente en 
uestros anales de gloria y en la lista de los concelle- 
>s de Barcelona. 

Antes de tener esta calle el nombre que hoy Ueva, 
s denomin6 primero den Sentmanat y despu6s den Cor- 
it, que son tambi6n apellidos de familia. 

SAN SEBASTIAN (plaza de). 

Se halla situada entre los arcos de los Encantes y la 
uralla del Mar, y desembocan en ella las calles de 
abel II, Consulado, Fusieria, Merced y Bajo M uralla. 

El sitio en que hoy se halla esta plaza era antes el 
itillero comiin para la construcci6n naval mercante, 

cual se extendia por las calles inmediatas hasta la 
:1 Regomir y bajada de Viladecols. En los soportales 6 
cos llamados antes en idioma del pais Voltas den 
uaite, probablemente de 7 Guaite (del centinela, del 
gia), y hoy arcos de los Encantes, tenian sus talleres 
s carpinteros de madera. 



Digitized by VjjOOQIC 



LAS CALLES DE BARCELONA 141 

D&base entonces 4 esta plaza 6 & esta vasta exten- 
sion de terreno el nombre del DressenaL 

Al principio del siglo xvi comenz6 & murarse la ciudad 
hacia la parte del puerto, con lo que esta plaza quedo, 
como quien dice, cerrada, y denomin6se del Vi (del vi- 
no), por ser el sitio destinado para mercado del vino. 

Mds tarde hubo de construirse en ella una fuente, 
sobre la cual se coloc6 una estatua del Angel de la 
guarda, y tom6 entonces el nombre de la plaza de la 
Font del Angel (de la fuente del Angel). 

Sin embargo, el vulgo la denominaba de San- Sebas- 
tian, k causa del convento que en ella se levant6, y 6s- 
te es el nombre que le ha quedado. 

Efectivamente, alii se alza el edificio llamado de San 
Sebasti&n, cuyo origen vamos a decir en pocas lineas. 

En 1466, el Consejo de Ciento deliber6 que se guar- 
dase la fiesta de San Sebastian por causa de las terri- 
bles epidemias que con frecuencia d la saz6n invadian 
& Barcelona, y en i5o6 renov6 sus votos, determinan- 
do ademds la erection de una iglesia al glorioso m£r- 
tir, la cual se concluy6 poco tiempo despu6s, segun se 
desprende de la siguiente nota que copiamos de un die- 
tario existente en el archivo que el Sr. Moner posee en 
el pueblo de Fonz: 

*En aquest any de 1506 hi hague pestilencia en la pre- 
sent ciutat de Barcelona, per la cual cosa se fundd la igle- 
sia de Sant Sebastid en lo lloch hont avuy esta, y se acabd 
Vany i5o7, essent concellers los devall escrits, los cuals es- 
tan pintats en lo retaule de dita iglesia. 

Dionis Miquel, ciutadd. 
Guillen Ramon Soler, caballer. 
Joan Destorrent, ciutadd. 
Joan Ribas, mercader. 
Luis 6 Carles Mir, notari. » 



Digitized by 



Google 



142 VfCTOR BALAGUER 

Veamos ahora c6mo y cu4ndo pasaron 4 ocupar esta 
iglesia y 4 construir el edificio contiguo los cl6rigos re- 
gulares menores. 

Vinieron 6stos 4 Barcelona por los afios de i63i pa- 
ra plantear su instituto, y 4 16 de Junio del afio si- 
guiente obtuvieron el permiso para edificar un conven- 
to dentro de la 4rea parroquial de San Justo y San Pas- 
tor, lo cual no lleg6 4 verificarse. Sirvieron en el Hos- 
pital de la Misericordia hasta que solicitaron nuevo 
permiso el 22 de Agosto de i636, concedtendoseles en- 
tonces un local 4 prop6sito en la calle del Oliver del 
Pla de Lluy, en el barrio de la Ribera. Tuvieron por 
aquel mismo tiempo varios debates con los religiosos 
agustinos y la comunidad de presbiteros de Santa Ma- 
ria del * Mar, y vferonse precisados 4 abahdonar esta 
ciudad; pero regresaron en i652, erigiendo en el lugar 
que antes se les habia concedido una iglesia con su 
convento, bajo la advocaci6n del Espiritu Santo. 

En 1715, comprendido este edificio entre los que 
habian de demolerse para la construcci6n de la Ciuda- 
dela, fueron desalojados de 61, y les indemniz6 Feli- 
pe V cedi6ndoles en 17 19 la iglesia de San Sebastian, 
junto 4 la cual hicieron levantarel convento que atin 
hoy existe y en el cual residieron hasta 25 de Julio 
de i835. 

Fu6 luego este convento destinado 4 varios usos, y 
hoy se hallan establecidas en 61 las Escuelas superior 
industrialy la de ndutica. 

Tiene en su interior un patio con columnas, parte 
de cuyo p6rtico se ha convertido en laboratories de 
quimica, hall4ndose transformadas en c4tedras las de- 
pendencias inmediatas. 
I La iglesia, que no ha perdido su forma g6tica, sirve 

kiy hoy de clase y delaboratorio. Alii se halla todo lo ne- 

|g cesario al ramo de tintoreria y estampados, artes cer4- 



|, 



Digitized by VjjOOQLC 



LAS CALLES DE BARCELONA I43 

micas y quimica orginica, etc. En las antiguas capillas 
hay los productos y muestrarios. 

Nada de particular ofrecen los aposentos del primer 
piso, como no sea el gabinete de fisica, provisto de in- 
teresantes instrumentos, y la biblioteca de obras indus- 
trials, nacionales y extranjeras, la secretaria y demds 
dependencias. En el segundo piso hay el reducido museo 
de m&quinas y la clase de teoria y pr&ctica del tejido 
con sus muestras, telares y demds aparatos, y la clase 
de taquigrafia. Algunas de las salas del tiltimo piso es- 
tdn destinadas al dibujo industrial y & la formaci6n de 
proyectos de f&bricas. 

Una parte de este edificio, que comprende unaporci6n 
del segundo piso y el pabell6n mfis inmediato & la mura- 
11a del Mar, lo ocupa la Escuela de ndutica. En sus salo- 
nes hay modelos de buques con todo su velamen y arbo- 
ladura para la maniobra, y un museo n&utico-geogr&fi- 
co de cuanto pueden necesitar los alumnos. En el pabe- 
116n mencionado hay un observatorio astron6mico pro- 
visto de los instrumentos necesarios. La Escuela de nau- 
tica tiene su entrada por la calle de Capmany. Parte 
de su primer piso lo ocupa la Sanidad del puerto. 

Gran mimero de las ensenanzas que forman hoy par- 
te de la carrera de ingenieros industrials, cuyo titulo 
se da en esta Escuela, eran clases gratuitas que sostuvo 
la Junta de coraercio hasta el ano i85i. Tales eran: 

La de Ndutica, que se erigi6 en 1769; la de Quimica, 
en i8o3; la de Taquigrafia, en i8o5; la de Fisica expe- 
rimental, en 1814; la de Cdlculo y partida doble, en 
i8i5; la de Agricultura, en 1817; la de Matem&ticas, 
en 1819; las de los idiomas frances 6 italiano, en 1824; 
la de idioma ingles, en 1826; la de Maquinaria, en i83i; 
la de Dibujo lineal, en 1841, y la de Derecho mercantil, 
en 1845. — Hasta i85i las matriculas fueron gratui- 
tas, admittendose un indefinido ntimero de oyentes, y & 



Digitized by VjiOOQIC 



! 



144 VICTOR BALAGUER 

los discipulos que desempenaban ex&menes publicos se 
les daba un premio en' met&lico, medallas de plata 6 al- 
guna obra cientifica. La referida Junta ha pensionado k 
gran numero de artistas y alumnos sobresalientes de di- 
ferentes clases para ir k perfeccionarse en varias partes 
de Europa. 

Esta Escuela se halla en la actualidad agregada k la 
Universidad literaria. 

SEC A (calle de la). 

Su entrada estd por la calle de las Moscas y su salida 
por la de la Cirera. 

Seca, que lo mismo suena en castellano, significa la 
casa destinada piiblicamente para fundir, fabricar y acu- 
nar la moneda. Segiiu parece, la palabra Seca 6 Ceca es 
drabe, significando en aquel idioma casa de moneda. 

En Barcelona existe desde remotos siglos. 

Seria cosa curiosa por cierto hacer la historia de esta 
casa y de las vicisitudes de la moneda en Barcelona. 

Por lo que pueda servir k algunos estudios de esta cla- 
se, he aqui unas notas curiosas que en otro tiempo ex- 
tractamos de los papeles que se conservan en el archivo 
municipal y guard&bamos entre nuestros manuscritos: 

«En Consejo de Ciento celebrado el 28 de Marzo de 
1703 se di6 cuenta de haberse recibido un billete del vi- 
rrey conde de Palma, en el cual manifestaba estar espe- 
rando dentro de breves dlas, por cuenta de la real Ha- 
cienda, la cantidad de 200.000 reales de k ocho, y ad- 
mitiendo que como convenia al real servicio que esta par- 
tida no saliera del Principado y fuese convertida en rea- 
lillos, invitaba k la ciudad k comprar aqu6llos, segiin se 
habia hecho en otras ocasiones. El Consejo nombro una 
Junta k la cual someti6 este asunto para que diese su dic- 
tamen, y en 3i del mismo mes y ano, oido el parecer 



Digitized by 



Goode i 

6 - -*— J 



£ LAS CALLES DE BARCELONA 1 45 

de la Junta nombrada, determin6 enviar una embaja 
al senor conde de Palma, represent&ndole la imposil 
lidad en que se hallaba la ciudad y su falta de medi 
para poder comprar, como hubiera deseado, la indica 
suma de 200.000 reales. 

— »E1 dia 8 de Abril de 1703 el virrey conde de P 
ma envio k buscar al conceller cuarto, y le manifes 
que tenia en su poder 70.000 onzas de plata para ber 
ficiar en pro del real servicio, por lo que estimaria k 
ciudad que la tomase: contest61e el conceller que € 
imposible, y entonccs el conde de Palma dijo que si 
ciudad no podia comprar dicha partida de plata, sei 
preciso pasar k fabricar con ella reales de k dos k fin 
que no saliese dicha plata del Principado. El concell 
cuarto reuni6 al dia siguiente 9 ^e Abril el Consejo 
Ciento para que deliberase sobre lo ocurrido, y el Co 
sejo decidi6 que pasara una Comisi6n de su seno k d 
cir y k representar al capitdn general el vivo sentimie 
to que tenia esta ciudad en no poder condescender k 
demanda, por falta de medios, como ni tampoco en pc 
mitir que se pasara .& fabricar reales de k dos, ya por co 
siderar que era en descrSdito de S. M., como tambi 
en perjuicio de sus fieles vasallos. 

— »E1 27 de Abril de 1705 el Consejo de Ciento, < 
acuerdo con el capit&n general D. Francisco de Vela 
co y d instancias de 6ste decidi6 nombrar una Junta pa 
que propusiese los medios que debian tomarse k fin < 
impedir el abuso que se hacia recortando los reales de 
ocho, dejando k algunos reducidos casi k reales de 
cuatro. 

— »Consta en dietario del ano 1705 que el 17 de Ji 
lio pas6 el sindico k ver k S. E. el capitan general, m 
nifestandole c6mo habia observado la ciudad que en 1< 
realitos que se acababan de fabricar en la Seca de Barc< 
lona se habia grabado el nombre del rey diciendo F 

TOMO XXII 10 



Digitized by VJiOOQlC 



I46 VfCTOR BALAGUER 

lipe V, cosa no acostumbrada, pues que en la Corona 
de Arag6n era s61o Felipe IV, y asi habia de decir. En 
su consecuencia, la ciudad pedia que se volviesen & acu- 
nar dichos realitos, poniendo en la leyenda 6 bien Fe- 
lipe IV 6 bien Felipe, sin expresar cuarto ni quinto. El 
capitin general se excus6 diciendo que no le era posi- 
ble, k causa de que debia efectuar inmediatamente al- 
gunos pagos con dicha moneda. — En 19 de dicho mes, 
segtin tambten consta en dietario, el sindico volvi6 al 
palacio de S. E. para hablarle del mismo asunto. 

— »En dietario de 1705, y en la p&gina correspon- 
diente al dia 26 de Novjembre, consta una exposici6n 
(senalada con el niim. 77) elevada 4 S. M. D. Car- 
los III de Austria por la ciudad, pidtendole la permita 
fabricar monedas. 

— »E1 Consejo de Ciento decidi6 en i3 de Febrero de 
1706, segun se desprende del acta de la sesi6n de aquel 
dia, fabricar realitos de plata hasta la cantidad de 
3oo.ooo libras. 

— »En sesion celebrada por el Consejo de Ciento 
el 5 de Junio de 1706, se ley6 una disposici6n tomada 
por S. M., quien, en virtud de tener en sus areas una 
gran porcion de plata, habia mandado fabricar con ella 
realillos de moneda usual. — En i3 del mismo mes de 
Junio se leyo en Consejo de Ciento una carta de S. M. 
referente al mismo punto. 

— »En 6 de Setiembre de dicho ano di6 permiso el 
Consejo de Ciento al capitdn general del Principado para 
pasar k fabricar una partida de realitos de plata, confor- 
me puede verse extensamente en el tomo de acuerdos 
correspondiente d 1706. 

— »En 12 de Marzo de 1707 se leyo en sesion del Con- 
sejo de Ciento una carta de S. M. fechada en Valencia, 
manifestando su resolucion acerca de que en el Principa- 
do pasasen como moneda corriente las monedas de oro, 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA I47 

cruzados y medios cruzados de Portugal. — En sesi6n 
por el Consejo de Ciento celebrada el 16 del mismo mes 
se decidi6 acceder k lo pedido por S. M., en atenci6n & 
haber manifestado una Junta de inteligentes que de ad- 
mitir dichas monedas no se seguia perjuicio alguno 4 la 
poblaci6n. 

— oEn 25 de Abril de dicho aiio se leyo una carta 
de S. M. en Consejo de Ciento, por medio de la cual 
manifestaba haber resuelto, en beneficio del comercio y 
de las ptiblicas necesidades, que se admitiera en el Prin- 
cipado el doblon de 4 dos escudos de oro por cuatro pe- 
sos cada uno, conforme era corriente en Arag6n, Valen- 
cia y Castilla. — En sesi6n del dia 29 del mismo mes, 
el Consejo de Ciento, oido el parecer de personas inte- 
ligentes, decidio hacer una representation 4 S. M., ha- 
ci&idole ver los inconvenientes y perjuicios que resul- 
tarian de admitirse el doblon de oro con el aumento que 
proponia, esperando, por lo mismo, que se daria por 
satisfecho con tal representaci6n y no permitiria seme- 
jante aumento. Esta representaci6n obra en el dietario 
y en la p&gina correspondiente al viernes 6 de Mayo, 
que fue* el dia en que los concelleres pasaron & ponerla 
en manos de S. M. — En 21 de Mayo del mismo afio.se 
enter6 el Consejo de otra carta de S. M., en que satis- 
facia los reparos e* inconvenientes presentados para ad- 
misi6n del doblon de oro, y en su consecuencia decidio 
el Consejo admitirlo, segiin es de ver en el acta de la 
sesion de dicho dia. 

— »En 25 de Mayo de dicho ano, el Consejo de Cien- 
to se enter6 de una carta de S. M. y de un real decreto 
en ella adjunto, sobre el valor que debia darse d las mo- 
nedas de Portugal. 

— »En dietario de 1707 consta que el jueves 25 de 
Julio de dicho aiio recibieron los concelleres un billete 
del secretario de S. M., por medio del que participa 



Digitized by VjjOOQIC 



n 



I48 VfCTOR BALAGUER 

que, deseando el rey poner al corriente la f&brica de rea- 
les de k dos de molinillo, y hallandose la ciudad con ttf- 
dos los instrumentos que para practicarlo eran menes- 
ter, se sirviera disponer se entregasen al maestro mayor 
de la Casa de Moneda. 

— »En sesi6n del Consejo de Ciento celebrada el 21 
de Julio de dicho ano se ley6 un billete del secretario 
de S. M., participando haber dispuesto el rey la crea- 
ci6n de una Junta compuesta de sus ministros y de los 
individuos que nombraran los tres Comunes, para tra- 
tar de reprimir y acabar con el abuso introducido de 
cortarse los reales de k ocho, perjudicando al comercio 
y al bien publico y particular. — En sesion del Consejo 
de Ciento celebrada el 16 de Agosto de dicho ano, se ley6 
una carta de S. M. tocante k este mismo punto. — El 3o 
de Agosto de dicho ano se puso en el dietario, donde 
puede verse, una copia de la nota de reparos que se 
ofrecian en practicarse lo pedido por S. M. — Durante el 
mes de Setiembre se elevaron k S. M. por parte de la 
ciudad varias representaciones relativas k este asunto, 
las cuales obran en dietario unas y otras en el tomo 
de acuerdos de dicho ano. 

— »En 18 de Setiembre del mismo ano se enter6 el 
Consejo de Ciento de una carta de S. M. proponiendo 
el fabricar moneda de cobre, d&ndole cierto valor por la 
cantidad que pareciere precisa. — En 22 del mismo mes 
se volvi6 k tratar del mismo asunto, k consecuencia de 
una nueva carta de S. M. — En 27 del mismo mes se 
enter6 el Consejo de otra carta de S. M. tocante al 
mismo asunto. — En 11 de Octubre de dicho ano el 
Consejo de Ciento se enter6 de una carta de S. M. refe- 
rente al mismo asunto. 

— »Se lee en el dietario de 1708 que el jueves 9 de 
Febrero se puso en manos de S. M. una representaci6n 
sobre resello de monedas y salarios de los oficiales de la 



Digitized by VjjOOQIC 



LAS CALLES DE BARCELONA I49 

Seca. — En 23 del mismo mes se ley6 en Consejo de 
Ciento una carta de S. M. contestando & dicha repre- 
sentaci6n y fijando qui6nes eran los que debian tener 
salario. 

— »En sesion del u de Marzo de 1708 se enter6 el 
Consejo de Ciento de una carta de S. M., en la quede- 
cia haber resuelto que cada dobl6n de los que hasta 
entonces habian tenido de valor 55 reales de ardites, 
tuviese el valor de cuatro pesos escudos de plata. 

— »En 25 de Abril de dicho ano se ley 6 en sesi6n 
del Consejo de Ciento una carta de S. M., por medio 
de la que manifestaba haber decidido la fabricacion de 
200.000 marcos de moneda de cobre de dinerillos. — En 
5 de Mayo dispuso el Consejo que se abrieran confe- 
rencias entre los tres Comunes & causa de ciertos repa- 
ros que se ofrecian para acceder A lo resuelto por S. M. 
respecto 4 la fabricacion de los citados 200.000 marcos 
de moneda de cobre. 

— »En 7 de Marzo de 1709 el Consejo se enter6 de 
una carta de S. M., por la que pedia se pasase & la fa- 
bricacion de 100.000 marcos de dinerillos. — En la mis- 
ma sesion acord6 el Consejo abrir conferencias con los 
demds Comunes sobre lo propuesto por S. M.» 

SELLENT (calle den). 

Es un nombre de familia, lo propio que el que lleva- 
ba anterior mente cuando se llamaba den Castelld. 
Cruza desde la calle del Bou k la de Capellans. 

SEHOLERiVS (calle de las). 

Otra de las que nada tampoco hallamos que decir. 
Cruza de la plaza de la Lance A la de Isabel II ".- 



Digitized by 



Google 



I50 VfCTOR BALAGUER 

SEPCXVEDA (calle dc). 

Una de las del ensanche. 

Desde la del Llobregat ir£ & parar & la de Ronda, cru- 
zada por las de Tarragona, Llama, Vilamari, Enlenza, 
Rocafort, Calabria, Viladomat, Borrell, Urgel, Villa- 
rroel 9 Casanovas, Muntaner y Aribau. 

El nombre que lleva recuerda el de D. Francisco Se- 
ptilveda, que ha sido dos veces distintas gobernador ci- 
vil de Barcelona. Agradecido el Cuerpo municipal & es- 
te senor gobernador, que prest6 notables servicios d la 
ciudad, puso su nombre A una calle cuando se trat6 de 
ddrselo k las que iban A abrirse en el ensanche, por ser 
en aquella ocasion la primera autoridad civil de Barce- 
lona. 

SERRA (caUe den). 

De la de la Rosa va & desembocar en la Ancha. 

Antiguamente Uevaba el nombre den Struck. Tanto 
este como el que hoy tiene recuerdan apellidos de fa- 
milias. El de Serra es, sobre todo, muy comiin y gene- 
ralizado en Cataluna. 

Existe otra calle que se llama den Serra xich, la cual 
cruza de la plaza de San Agtistin el viejo k la de Mar- 
quillas. 

SEVERO (calle de San). 

Es la que se dirige de la del Obispo & la bajada de 
Santa Eulalia. 

Tiene Barcelona la gloria de ser patria de varios ada- 
lides de la religi6n cristiana, entre quienes hay que re- 
cordar, pues es imposible nombrarlos a todos, k los san- 




Digitized by 



Googk 



LAS CALLES DE BARCELONA I5I 

tos Simplicio, los dos Severos, Paciano, Aecio, Rai- 
mundo de Penyafort, Sabino, Olegario, Teodosio, Lu- 
cio, Ram6n Abad, el beato Jos6 Oriol, y las santas 
Leda, Semproniana, Eulalia, Juliana y Maria de Cer- 
vello, llamada vulgarmente del Socos. 

San Severo y Santa Eulalia son los dos patrones de 
esta ciudad, cuyas im&genes mand6 el Cuerpo munici- 
pal colocar en la primitiva fachada del Consistorio. 

Severo naci6 de familia ilustre, habiSndole dedicado 
sus padres al estudio de las letras. Desde joven abraz6 
el estado eclesi&stico , distinguiendose mucho por su 
doctrina y el candor de sus costumbres. Cuando vac6 la 
sede episcopal de Barcelona, fue" elevado k ella por elec- 
tion del clero y del pueblo. En este elevado ministerio 
revelo grandes dotes, y sus predicaciones eran incesan- 
tes para inducir al pueblo k conservar la fe, como el 
mejor escudo para los tiempos dificiles que podian so- 
brevenir. 

Efectivamente, poco tard6 en aparecer en Barcelona 
el proc6nsul Daciano, k quien estaba destinado el ver- 
ter k torrentes la sangre de los fieles cristianos. Severo 
fu6 una de las victimas por Daciano sefialadas al mar- 
tirio y & la muerte, y, perseguido, se sali6 de Barcelo- 
na dirigiendose al Vall6s y al lugar llamado entonces 
Castrum 6 castillo Octaviano, hoy San Cucufate. ' Se 
cuenta que 4 mitad de camino hall6 k un labrador lla- 
mado Hemeterio, que estaba trabajando en el campo, y 
contdndole lo que le sucedia, le advirti6 que si por alii 
acertaban k pasar los ministros del proc6nsul en su bus- 
ca, les dijese que en aquel pueblo le hallarian, pues re- 
suelto estaba k derramar su sangre por Jesucristo. 

No tardaron real men te en llegar los perseguidores 
del obispo, y Hemeterio, segtin las instrucciones reci- 
bidas, les refirio que por alii habia pasado el que bus- 
caban, contdndoles la maravilla de haber ya crecido las 



Digitized by VjjOOQLC 



152 VICTOR BALAGUER 

habas que estaba precisamente sembrando en el mo- 
mento de pasar el fugitive Como Hemeterio declar6 
que tambten era cristiano, llev&ronsele consigo los sol- 
dados, y al llegar al Castillo Octaviano se les presento 
Severo con cuatro sacerdotes que le acompanaban. 

Conducidos todos juntos k Barcelona, fueron los seis 
azotados publicamente, y luego degollados los sacerdo- 
tes y Hemeterio en presencia del obispo, 4 fin de obli- 
£ar & 6ste con semejante espect&culo 4 reconocer los 
iioses falsos. No pudieron quebrantar su fe, y entonces, 
viendo que nada lograban, clav&ronle en la cabeza, se- 
2[un algunos, un clavo; segun otros, tres y hasta diez 
y ocho, en cuyo martirio entrego su alma al Criador. 

El nombre de este venerable m&rtir es el que recuer- 
ia la calle de que hablamos. 

En frente de esta calle hay una puerta de la catedral 
jue se titula de San Severo. 

En esta puerta, colgando de un robusto clavo, en el 
ado del arco que da entrada al claustro, se ve una soga 
ie c&namo que, segiin se dice, formaba parte del dogal 
le un ajusticiado. Habigndose quebrado en el acto de 
la ejecucion, y habiendo sido perdonado el reo, £ste 
presento como recuerdo de agradecimiento dicha cuer- 
la, que fu6 colgada en aquel lugar por no haber sido 
idmitida en el interior del templo. 

En la Barceloneta hay una calle que se titula tam- 
3i6n de San Severo. 

Desde la del Cementerio conduce a la playa. 

SEVILLA (calle de). 

Se halla tambi6n en la Barceloneta. 
Su entrada esta en la calle de Santa Barbara y su sa- 
ida en la playa. 
Di6sele este nombre en recuerdo de la ciudad de Se- 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 53 

villa, poblaci6n con la cual, desde fecha muy remota, 
ha estado la nuestra unida en intimas relaciones co- 
merciales. 

SICILIA (calle de). 

En el ensanche. 

Estd trazada desde la de Corcega k la de Villena, de- 
biendo atravesar todo el terreno que ocupa hoy la Ciu- 
dadela, y ha de verse cruzada por las calles de Rose- 
lion, Provenza, Mallorca, Valencia, Aragon, Consejo de 
Cisnto, Dipatacion, Cortes, Caspe, Ausias March, Ali- 
Bey, Vilanova, Pallas, Pujadas, Lull, Manso y Gualdrds. 

Sabido es de qu6 manera brillante figuran los cata- 
lanes en Sicilia. Largamente hablan de ello las histo- 
rias. 

Despu£s que los sicilianos hubieron arrojado de su 
pais k los franceses por medio de aquella terrible y san- 
grienta revolution, que ha dejado en la historia el nom- 
bre de Las visperas sicilianas, D. Pedro de Aragon cino 
k su frente la corona de Sicilia. Largo seria referir aqui, 
pues daria materia para muchas pdginas, la historia de 
los sucesos de Sicilia en que tomaron activa parte los 
reyes y los siibditos de la Corona de Arag6n. 

Para memoria de esta 6poca brillante de la historia 
de Cataluiia, se ha dado & la calle de que hablamos el 
nombre de Sicilia. 

SIDER (calle de). 

Se la llama vulgarmente del arco den Sider, nombre 
de una familia que poseia terrenos en el sitio que ocupa 
la calle. 

Antiguamente se Uamaba den Quadradas, que es tam- 
bi&i apellido catalAn. 

Conduce de la calle Mercaders k la de las Semoleras. 



Digitized by 



Google 



154 VfCTOR BALAGUER 

SAN SILVESTRE (calle dc). 

Comienza en la de Mercaders y desemboca en la pla- 
za de Isabel II. 

Acaso el nombre que Ueva se debe & haber existido 
en ella alguna capilla dedicada k San Silvestre. 

SIMON OLLER (calle de). 

Conduce de la Ancha k la de Bajo Muralla. 

Llamose primitivamente de la Camiceria den Sorts, 
segun se ve por la siguiente nota que copiamos de la 
Rubrica de Bruniquer: 

*A 25 de Janer fou comensat a dourer ab parets de tra- 
ces lo carver nomenat sota las torras, perque lo rey com- 
Wd tnoltas casus de dit carrer y las casas que obrian al 
:arrer den Simon Oiler per ajustarlas a la casa que lo rey 
habia comprada a Bonanat de Coll. Lo dit carrer sota las 
lorras se deya lo carrer de Viladalls, y lo de Simon Oiler 
\ra lo de la Camiceria den Sorts. » 

Por qu6 tomo esta calle el nombre de Simon Oiler y 
juiSn era este personaje, no hemos podido averiguarlo. 

En un dietario leimos cierta vez las siguientes lineas: 

«A 21 de Junio de i358 fu6 ahogado en la mar, por 
jentencia del rey, Ram6n Marquet; y segun se decia 
'u6 por la muerte de Ram6n de Sant Vicens, asesina- 
lo en la casa de March Castanyer, en la calle de Simon 
Jller, de cuyo asesinato era c6mplice dicho Ramon Mar- 
}uet. » 

No sabemos en este asunto mds que lo que acaba de 
eerse, y nos faltan datos para poder apreciar los suce- 
ios. Solo haremos notar k los lectores que este sangrien- 
:o drama, contado brevemente y en dos lineas por el 
lietario, pasaba en tiempo de D. Pedro IV, el de las 



Digitized by VjOOQ lC 



LAS CALLES DE BARCELONA I 55 

terribles y misteriosas justicias; el del Puiial, como le 
llamaban los catalanes. 

Pero si nada sabemos del hecho, algo podemos decir 
del March Castanyer que se cita, 6 de uno de sus as- 
cendientes al menos. Y vale la pena que digamos algo, 
pues se trata de un noble coraz6n salido de las clases 
serviles, y que en el siglo xin, en un rinc6n de los Pi- 
rineos orientales, fund6 una especie de lugar de asilo, 
donde, por espacio de m£s de diez anos, centenares de 
proscritos pudieron refugiarse, huyendo las tiranias feu- 
dales del reino de la Corona de Arag6n y del condado de 
Tolosa. 

Hasta qu6 punto sea exacto lo que vamos & narrar 
no lo garantizamos sino bajo la fe de Juan Michel, que 
lo cuenta en su cr6nica, y de C. Leynadier, que lo apro- 
vech6 para hacer una novela. Nosotros contaremos los 
sucesos despoj&ndolos de todo lo que nos parece tener 
cardcter novelesco. 

MARCH DEL CASTANYER. 



Sin derechos civiles de ninguna clase, teniendo ape- 
nas la cualidad de hombres, robados, saqueados, tortu- 
rados, oprimidos por las tiranias locales, tal era, poco 
m&s 6 menos, el estado normal de los siervos bajo el r6- 
gimen feudal. En esta completa carencia de lo que, asi 
para lo fisico como para lo moral, constituye el hombre 
social, no les quedaba a aquellos desgraciados mAs que 
l&grimas en los ojos y odio en el corazon. Poco d poco 
ese odio y esas ldgrimas, mezclados k un poco de esa 
energia feroz que parece apoderarse de los corazones 
ulcerados, se convirtieron en un deseo insaciable de 
venganza. Esta venganza estall6 y fu6 terrible. Cada si- 



Digitized by VjiOOQLC 



I56 VfCTOR BALAQUER 

glo, cada pais tuvieron 1& suya, y todas tienen el mis- 
mo car&cter. 

En los valles de nuestro Canig6 existe memoria de 
una leyenda tradicional, que acaso ha ido desnaturali- 
zdndose al pasar de siglo en siglo y de boca en boca, 
pero que recuerda las peripecias terribles de uno de di- 
chos dramas populares. 

Entre Molitj y Vinzd, lugares que hoy forman parte 
del Rosell6n y por consiguiente de Francia, se alzaba 
el castillo de Folch 6 Fulco de Graves, posado como un 
nido de dguila sobre una roca altisima, y que s61o ape- 
nas por uno de sus lados era accesible. 

Como todas las habitaciones de este g6nero en el si- 
glo xiii, que es al que nos remontamos, era una pesa- 
da masa de piedra, donde todo se habia sacrificado k la 
defensa y nada & la comodidad. Torre del homenaje, 
torreones en los dngulos, puente levadizo con cadenas 
de hierro, murallas, fosos, saeteras, almenas, subterrd- 
neos, nada faltaba de lo que caracterizaba esas som- 
brias moradas feu dales. 

Tenia el senor de Graves una hija llamada Faneta, 
educada con cierto cardcter de independencia y dada a 
juegos varoniles. Era de ardiente imagination y gusta- 
ba de montar A caballo, de ir k la caza, de manejar las 
armas como los hombres. Con ese gusto exclusivo para 
los ejercicios violentos, Faneta era soberbia, altanera, 
inflexible, irascible. Tenia ademds en su car&cter algo 
de indisciplinable y de salvaje, reuniendo todos los ins- 
tintos vehementes de una naturaleza inculta y todas 
las nobles cualidades de un corazon generoso. 

Al propio tiempo, en una cabana vecina al castillo 
vivia un joven siervo, hijo de siervos, llamado March. 

March habia sido el companero de infancia de Fane- 
ta, de la cual la madre de March fuera nodriza. 

Los dos jovenes habian crecido y educddose juntos, 



Digitized by VjOOQ iC 



LAS CALLES DE BARCELONA I57 

permaneciendo de este modo la estopa junto al fuego, 
hasta Uegar el dia en que el fuego prendi6 & la estopa. 



II. 



Un dia, en uno de esos momentos de expansi6n que 
tienen todos los corazones en instantes dados y en cir- 
cunstancias especiales, Faneta habia dicho ingenua- 
mente & March: 

— March, yo creo que te amo. 

— Y tambten yo creo amaros, — habia contestado sin 
vacilar el joven siervo. 

Pero, al mismo tiempo, March se qued6 silenciofco. 
Pareci61e que en el fondo de # su coraz6n sentia encen- 
derse otra pasion, que no era el amor, pero de la cual 
el amor era el m6vil. Record6 que algunos dias antes, 
habiendo roto una taza en el castillo, la castellana le 
habia brutalmente amenazado con el enojo del senor de 
Graves, que, segtin ella dijo, podia ejercer sobre €\ toda 
la extensi6n de sus derechos. Era recordarle que su se- 
nor y dueno podia disponer de su vida, segtin su libre 
arbitrio. 

Esta amenaza habia exasperado el alma de Marah, 
que parecia no esperar mis que la ocasion de un ultra- 
je para desplegar la terrible energia de que le dotara la 
naturaleza. 

El pobre joven, entregado k esas reflexiones, se de- 
cia & si mismo: 

« Yo no soy nada en la tierra. Amo & esa mujer, y su 
padre puede hacerme matar como £ un vil animal, va- 
li£ndose para ello del pretexto de ese mismo amor. Sin 
embargo, siento latir en este pecho de siervo un cora- 
z6n que no estaria mal colocado en el de un noble. Mi 
naturaleza es la misma que la de esos nobles orgullosos 
que me desprecian. Por el derecho de la naturaleza se 



Digitized by 



Goo&k 



158 VfCTOR BALAGUER 

arrogan el de oprimir &. otros hombres sus iguales 

Pero, <rde d6nde y de qui6n tienen ese espantoso privi- 
legio? Yo concibo que un le6n desgarre y destroce un 
timido ciervo, porque el leon tiene garras; pero ningtin 
hombre viene al mundo mejor armado que otro, y la 
fuerza y el valor son igualmente propiedad de todo el 
mundo. <iQui6n, pues, ha podido dictar un contrato tan 
horrible? <iQu6 puede tener de santo un pacto en que el 
uno es no mds que el taburete y q1 otro el pie que lo 
tira? S6I0 por una cosa pueden permanecer los siervos 

sujetos 4 los senores por la cobardia jAh, si 

todos se me pareciesen! Rompiendo nuestros hierros 
sobre los crdneos de nuestros senores 6 aprendiendo & 
morir, seriamos bien pronto lo que no somos: hombres, 
teniendo unafamilia nuestra, hijos nuestros, casa nues- 
tra; y cuando am&semos k una mujer no tendriamos 
que temer la verguenza si se dignaba bajarse hasta 
nosotros, ni la horca si os&bamos nosotros elevarnos 
hasta ella.» 

Estas y otras parecidas eran las reflexiones que se ha- 
cia March; y cuando de ellas dio parte 4 Faneta, ha- 
bl&ndole con todo el en£rgico sentimiento de un alma ul- 
cerada y con el verdadero acento del corazon, Faneta, 
que se habia ya acostumbrado d pensar como March, 
sin considerar siquiera que la diferencia de condiciones 
hacia en ella extranos semej antes pensamientos, le ten- 
dio la mano y le dijo: 

— Tienen raz6n, March. Si fuese yo siervo, me rebe- 
laria. 

Estas pocas palabras, dichas con la expresion gene- 
rosa del alma independiente y altiva de la joven, fueron 
un nuevo aguij6n para March. Muy k menudo hasta aquel 
momento se habia sentido impresionado por la iniquidad 
que pesaba sobre las gentes de su casta, pero jamds ha- 
bia pensado en vengarlas. Era preciso para esto una de 



"1 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA I 59 

esas palabras que abren al pensamiento una via nueva 
enunode esos momentos de exaltation en que estddis- 
puesto d recibir la impresion de las pasiones buenas 6 
malas. La reflexi6n de Faneta y la confesion que habia 
producido aquella escena, eran suficientes para poner d 
March en esta disposici6n de espiritu: asi es que, apo- 
derdndose con frenesi de la mano que Faneta le ten- 
diera, 

— Faneta — le dijo, — acabdis de disponer de mi vida. 
Quiero, tengo el derecho, y tendrS el valor de romper 
el yugo de la servidumbre, deser el igual y el enemigo 
de todo aqu6l que pretenda subyugarme. Nuestro Dios, 
mi senor Jesucristo, que ha sido el vengador del d6bil 
y del oprimido, bendecird de seguro los esfuerzos que 
haga cualquier hombre para recobrar su independencia. 

Y echdndose de rodillas d los pies de Faneta, afiadio 
con acento inspirado: 

— Faneta, y vos, senor mio Jesucristo, sed testigo de 
que sacudo para siempre el polvo de la servidumbre. 
Delante de Aqu£l que baj6 al mundo para ensenar d los 
hombres que hay un Dios y un padre para todos; delante 
de aquella que, por la confesion de su amor, acaba de 
engrandecerme d mis propios ojos probdndome que un 
siervo puede ser un hombre, delante de los dos juro que 
vivir6 libre 6 sabr€ morir. 

III. 

Este es el origen que la novela da d la rebeli6n de 
March, y asi cuenta la manera como se decidio d poner- 
se al frente de los Blancos. La cr6nica no averigua el 
origen de la rebelion, y nos lo presenta ya rebelde y jefe 
temible de la asociaci6n. 

En la vertiente septentrional de los Pirineos orienta- 
tes existian entonces unas bandas de paisanos armados 



Digitized by VJiOOQlC 



[60 vfCTOR BALAGUER 

2 habia Ievantado la opresion de los nobles y que de- 
n sucederse, durante siglos, bajo diversas denomina- 
nes. Se designaba 4 los de que ahora hablamos con 
aombre de Blancos, porque iban todos uniformemen- 
vestidos, por encima de sus trajes, con una camisa 
i servia para hacerles reconocer entre ellos, impidien- 
que se les confundiese con otros. 
Los Blancos eran asociaciones de paisanos 6 siervos, 
5 en apariencia nada tenian de fijo ni de permanente, 

que en realidad siempre subsistian en el corazon 
una provincia 6 de una conqyarca. S61o aparecian de 
:he. De dia, cada asociado volvia dsu trabajo, arras- 
ndo con aparente resignaci6n la cadena que la fuer- 
habia atado a su cuello, sin que nadie pudiera sos- 
:har que en aquel cuerpo encorvado sobre la tierra 
iese un coraz6n siempre en rebeli6n abierta contra el 
ado social de entonces. A. una serial dada, cada uno 
aba los instrumentos de su trabajo, y empunando el 
:ha de armas 6 la tea incendiaria, se reunia &. otros 
ipos, formaban juntos bandas, y se arrojaban sobre 

tierras 6 los castillos de los nobles, llevando por do 
iera la devastation, el incendio y la muerte. 
k\ lucir el dia, no quedaban de esas terribles excur- 
nes nocturnas mds huellas que las cenizas 6 los es- 
nbros. Era como un furioso huracdn que, desencade- 
io durante la noche, se desvanece con la aurora ma- 
al. 

March se afilio & una de esas bandas. Su coraz6n es- 
►a tan lleno de odio y de venganza; su boca expresaba 

1 tanta energia los sentimientos dominantes en su co- 
ion, que en pocos dias adquiri6 una influencia nota- 
. Fu6 nombrado por unanimidad jefe de la mis for- 
iable de aquellas bandas. 

A^costumbraba esa banda k reunirse al pie de un cas- 
io. Alii arengaba March £ los suyos, de alii partian 



Digitized by VjOOQ iC 



LAS CALLES DE BARCELONA l6l 

para sus expediciones nocturnas, alii repartian %l botin, 
alii celebraban sus consejos y asambleas. De esto pro- 
vino que se le llamase March del Castanyer, nombre que 
despu^s habia de conservar su posteridad como apellido. 
Bien pronto se hizo temible el nombre de March del 
Castanyer. Nunca, en ninguna ocasion, otro jefe de ban- 
doleros ha obtenido m&s celebridad ni causado con su 
solo nombre m&s espanto. Era el asombro y el terror 
de valles y montanas. 

IV. 

La parte novelesca de la leyenda refiere con sombrios 
colores una visita que, al principio de su mando, hizo 
March k una hechicera muy nombrada en el pais. 

Es preciso tener en cuenta que March, temerario y 
temible en los combates como nadie lo habia sido an- 
tes que 61, acababa de ser-nombrado jefe de varias ban- 
das de Blancos, voluntariamente reunidas bajo sus 6r- 
denes. Tenia ya casi k su disposicftn un ejeYcito. 

Cierta noche, segiin cuentan, son6 que una serpiente 
se habia enroscado a su cabeza. En aquella 6poca los 
suenos representaban gran papel en la vida, y por poco 
que ofreciesen alguna particularidad extraordinaria, se 
apresuraban k ir k consultar y k pedir la explicaci6n k 
algun adivino. 

March, al dia siguiente de haber tenido este sueno, 
reunio k sus companeros bajo el castano tradicional, y 
despues de haberles explicado su sueno, les habl6 de 
€sta 6 parecida manera: 

— Hermanos y companeros, habeas ya roto vuestros 
hierros; pero esto no bast a: falta ahora que conquisteis 
los derechos k la libertad. Pasead la vista en torno 
vuestro: la naturaleza es apacible, las flores son her- 
mosas, el aire es puro, el cielo brillante, los pdjaros ha- 

TOMO XXII II 



Digitized by VjOOQLC 



l62 VfCTOR BALAGUBR 

llan la tfanquilidad y la calma en sus nidos entre las ra- 
mas, los peces mismos en el fondo de las aguas tienen 
libertad y ciescanso: todo es libre en la naturaleza. <iPor 
qu6, pues, no lo ha de ser tambten el hombre? Todos 
tenuis derecho k ser libres, y k vuestro brazo y k vues- 
tro valor hay que confiar la conquista de este derecho. 
Mi sueiio de esta noche debe indicarnos algo de esto. 
Vamos, pues, k consultar k la hechicera de la monta- 
na, y ella nos lo explicard. 

La propuesta de March habia sido un tributo k la es- 
pecie de culto que los Blancos tenian por la hechicera, 
y, aceptada con entusiasmo, el jefe y seis de los suyos 
partieron en direction k la cueva donde aqu6lla vivia, 
oculta entre los barrancos y fragosidades de la montana. 

Oigamos c6mo el leyendista refiere la visita de los 
Blancos k la cueva de la hechicera. 

Hall&base 6sta, dice, en el acto de proceder k sus evo- 
caciones, cuando se presentaron March y sus compane- 
ros k la puerta de la gruta. Apenas los divis6 la hechi- 
cera, exclam6 con vo^ terrible: 

— jPotencias infernales, y vosotros, espectros errantes 
entre las tinieblas de la noche eterna, acudid, y perezcan 
esos extranjeros si aqui les trae una intenci6n culpable! 

Asi dijo, y dibujando r&pidamente tres circulos en el 
aire con su varita m&gica, profirio palabras ininteligi- 
bles. En el acto se oy6 un ruido sordo, y la tierra pa-' 
reci6 temblar y estremecerse bajo las plantas de los re- 
ci€n llegados, como si se dispusiese k abrirse para tra- 
gdrselos. Pero March, sin turbarse, avanz6 algunos 
pasos, y deponiendo k los pies de la hechicera varios 
presentes que de intento trajera, le dijo: 

— Venimos solo para consultaros joh temible maga! 
y nada tenuis que temer de nosotros. Somos hijos del 
pueblo rebelados contra sus seiiores, que vienen k pre- 
guntaros si coronard la victoria sus esfuerzos. 



Digitized by VjOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 63 

En seguida paso k explicarle brevemente el sueno que 
habia tenido la noche anterior. 

La hechicera permaneci6 unos momentes silenciosa 
y como absorta en sus meditaciones; pero de pronto, y 
por un cambio rapido, pas6 repentinamente del silencio 
al delirio. Sus cabellos flotando en desorden sobre sus 
hombros desnudos y sobre su frente, su capa negra echa- 
da hacia atrds, sus grandes ojos rodando dentro de sus 
6rbitas con increible volubilidad, daban k su fisonomia, 
joven aun y bella, cierto cardcter sobrehumano. Con 
mano febril empun6 su varita mdgica, y despu€s de ha- 
berla hecho girar por encima de su cabeza con la rapi- 
dez del rayo, traz6 con ella un circulo en el suelo, y 
con voz sombria murmuro algunas palabras en sonidos 
y acentos desconocidos. En el acto volvio d estremecer- 
se la tierra, silb6 el viento de una manera ltigubre, el 
fuego del hogar que estaba apagado se encendi6 por si 
propio, y nubes de llamas y de espeso humo se lanza- 
ron al espacio. Pareciole a March que entre aquellas 
densas nubes de humo pasaban sombras fantdsticas, vi- 
siones raras, y comenzaba k fijarse en ello para enterar- 
se, cuando, repentinamente como habia aparecido, to- 
do desaparecio. Ces6 el viento de silbar, la tierra de es- 
tremecerse, apagose el fuego, y la hechicera envolvi6n- 
dose la cabeza con su capa, abri6 un libro misterioso 
donde se hallaban trazados caract6res mdgicos, alz6 su 
varita con la cual azot6 el aire, la tierra y el libro, y 
con voz inspirada dej6 oir una especie de or&culo, que 
puede traducirse de este modo: 

La sierpe que & la frente se enroscard 
La fuerza del guerre ro indicard. 
Bajo la planta de los guerreros la tierra temblard; 
El humo de los castillos la luz apagara; 
A rfos y a torrentes la sangre correrd; 
De en medio las rufnas la libertad naceri. 



Digitized by VJiOOQlC 



164 VfCTOR BALAGUER 

Cuando March en la tumba estara 

Y vivo de ella saldrd, 

Corred todos a* las armas y 

De repente la Sibila se interrumpi6, como si un po- 
der superior hubiese sellado sus labios. Anadi6 pocos 
momentos despu€s con voz misteriosa: 

— Nada mas me es permitido revelaros. jSalid, sa- 
lid de aqui! Ni deb6is interrogarme mas, ni deb6is vol- 
ver a visitarme. 

Y al decir estas palabras, desapareci6. 

Por oscuro que pareciese el oraculo, March y los su- 
yos parecieron quedar satisfechos. 

Desde aquel dia, el prestigio de March aument6 en- 
tre su gente, y Ueg6 con el tiempo a ser tan grande y 
extraordinario, que con una palabra, con una orden, con 
una serial podia reunir bajo su mando todas las bandas 
de Blancos que entonces asolaban el principado de Ca- 
taluna y el condado de Tolosa. 

V. 

March no habia dejado nunca de estar en inteligencia 
con Faneta, y cu£ntase que mas de una vez se habian 
visto y hablado de noche en el mismo Castillo de Gra- 
ves, donde tenia el medio de introducirse cuando queria 
el terrible jefe de los Blancos. 

Entonces, aquel hombre ante quien temblaban todos 
cuantos le rodeaban, a cuyo s61o nombre se estreme- 
cian de terror los habitantes de lejanas comarcas, caia a 
los pies de su adorada implorando sumiso una palabra 
de amor y temblando de todos sus miembros al ver di- 
bujarse una nube de dolor 6 de ira en el semblante de 
la amada de su coraz6n. 

Una noche, Faneta revel6 a su amado que su padre 
habia dispuesto de su mano, pedida por el senor de un 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 65 

castillo vecino. El enlace debia efectuarse antes de 
un mes. 

March juro que no sucederia esto y que en la tierra 
no habia poder bastante para arrancar k Faneta de sus 
brazos. 

Decidio, pues, de acuerdo con ella, apelar k un rap- 
to, y he aqui como 6ste tuvo lugar. 

En la pequena villa de Auleta debia celebrarse con 
grande solemnidad una fiesta, a la cual habian sido in- 
vitadas la castellana de Graves y su hija. No dejaron 
ambas de asistir. 

Celebrada la funci6n religiosa en el templo, la gente 
se agrupo en la plaza para presenciar las danzas. La 
plaza estaba vistosamente decorada con guirnaldas, flo- 
res, arbustos y colgaduras, y bajo una especie de dosel 
se habia reservado el puesto de honor para la castella- 
na de Graves y para Faneta. 

El baile estaba en su mayor animaci6n, y Faneta habia 
tambi&i tornado parte en €\ 9 cuando la gente que esta- 
ba en la plaza comenzo k mirarse y agru parse con te- 
rror, mientras que de boca en boca circulaba la frase: 

— jLos Biancos! jAqui est&n los Blancos! 

Efectivamente, una banda de Blancos tenia cercado 
el pueblo, del cual nadie podia escaparse. 

La consternaci6n, la confusion, el miedo se apodera- 
ron de todos, y mientras algunos corrian k buscar sus 
armas para defenderse, las mujeres huian de un lado 
para otro. En medio de esta confusi6n, una partida de 
Blancos se present6 en la plaza, mandada por un jefe 
que montaba un fogoso caballo. Era March. Al verle, 
Faneta aparento desmayarse, y entonces March, apo- 
der&ndose de ella y levant&ndola en sus brazos como si 
fuera una pluma, la monto en la grupa de su caballo, 
que salio disparado con su doble carga. 

Los Blancos desaparecieron tras de su jefe, sin que 



Digitized by 



Goo 



i 



[66 vfCTOR BALAGUER 

la tuviese que sufrir de su visita el pueblo de Auleta. 
Mds tarde se supo que March del Castany habia he- 
> de Faneta su esposa, y que con ella vivia feliz y 
itento en su reptiblic^ de Loch-Franch. 

VI. 

En efecto: hacia ya algunos meses que March, cada 
i mds temido y cada vez tambfen mds poderoso, ha- 
, conseguido formarse una especie de pequena sobe- 
iia en un radio de varias leguas, comprendiendo la 
le media de los Pirineos Orientales. La dificultad de 
ojarlo de aquellas montanas, junto con su bravura y 
intrepidez, habia en cierto modo dado consistencia 
u usurpaci6n, y sus dos poderosos vecinos, los con- 
; de Barcelona y de Tolosa, satisfechos en el fondo de 
• esa grande oleada de rebeli6n confinada en la parte 
s dspera de los Pirineos, no pensaban por el momen- 
en intentar nada contra 61. Viendo, & mds, que las 
idas del terrible March cesaban en sus devastacio- 
j comenzando un periodo de reposo, despues de ha- 
se partido las tierras de los nobles que habian exter- 
nado, se habian tdcitamente resignado k una especie 
paz, 

Ho era mds que una paz ficticia, es verdad; pero, en 
, era una paz. 

Dorrian entonces los primeros aiios del siglo xin. 
rch se habia casado con Faneta, y su primer cuidado, 
mdo por este enlace lleg6 k ser seiior del dominio en 
5 habia nacido siervo, fu6 reedificar el Castillo, con- 
ti6ndolo en una verdadera fortaleza, y haciendolo la 
e de una especie de reino en beneficio de los que 
>ian seguido su suerte y tambten de todos aqu6llos 
; querian refugiarse alii para vivir al abrigo de las 
icciones feudales. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 67 

Bajo la denominaci6n de un hombre que tan bien sa- 
bia defender 4 los suyos, y en torno de un Castillo que 
era inexpugnable por su posici6n, no tard6 en elevarse 
un pueblo bastante importante, que lleg6 & ser la capi- 
tal de la pequena soberania que el siervo rebelde habia 
conseguido crear. La poblaci6n fue aumentando con 
tanta m&s rapidez en cuanto sus habitantes disfrutaban 
alii garantias y privilegios que no hallaban en otra parte. 

En efecto, el primer acto de March habia sido procla- 
mar una especie de constitucion, por la cual abolia la 
esclavitud en su dominio, constituyendo & manera de 
una organizacion libre que hizo dar al pueblo el nom- 
bre de Loch-Franch (lugar franco). Aun se ven los restos 
en un punto de los JPirineos Orientales que lleva el 
nombre corrompido de Gincld (lugar de franquicia). 

He aqui, por lo dem&s, el pacto 6 la carta por que 
se regia la nueva reptiblica, y cuyo texto nos ha sido 
conservado por el sabio comendador de la Historia del 
Languedoc. 

Es tanto m&s interesante este documento bajo el pun- 
to de vista historico, en cuanto, por vez primera, el 
principio democrdtico se coloca en situacion ofensiva y 
defensiva frente k frente del principio opresor. Y es tan- 
to m&s curioso, en cuanto es uno de los escalones de esos 
movimientos ofensivos que estallaron en los siglos si- 
guientes contra aquel ultimo principio y de donde siglos 
mis tarde debian salir la emancipaci6n del mundo y la 
libertad moderna. 

He aqui este pacto, que lleva en el texto el titulo de 
Soladitium (solidaridad). 

«Los asociados, despuSs de haber jurado sobre las 
santas reliquias observar su confederacion y guardarse 
una fidelidad reciproca, han convenido lo siguiente: 

•Primeramente prometen hacer en el lugar que es- 
tard designado al efecto, la inhumaci6n de aqu61 de sus 



Digitized by VjiOOQL^ 



t68 VICTOR BALAGUER 

sciados que llegue k morir, contribuir k los gastos de 

\ funerales y seguir su convoy. 

»Todo aquSl que falte k este deber queda condenado 

Dagar una medida de miel. 

»Se comprometen en seguida k socorrerse y proteger- 

mutuamente. Si el peligro es muy fuerte, debera ser 

svenido el magistrado; y si descuida la protecci6n de 

persona en peligro, serd condenado k pagar una libra. 

»Si un confederado es muerto, su asesino pagard una 

ra. Si se niega, y se halla en situacion de pagar, serd 

)cesado, pero si es pobre, la sociedad contribuird k 

gar, en la proportion convenida, la multa k que ha- 

sido condenado. 

»Si un asociado cometiere un crimen voluntario y 

haber sido ofendido, sera condenado k la multa en 
caso en que la victima no formare parte de la asocia- 
n; pero si la victima fuere miembro de 6sta y el cri- 
:n hubiese sido cometido injustamente, pagara enton- 
\ una doble multa, una a los parientes del difunto, 
a k la sociedad, de la cual perderd las ventajas. En 
e caso, todos los asociados se comprometen, bajo pe- 

de la multa de una libra, k jamds beber ni comer 
1 el culpable, excepto en presencia del magistrado 6 

obispo » 

Seguian k continuacion otros reglamentos para prote- 
* k los contratantes contra toda violencia 6 para ven- 
rles de las que se cometieran, y en fin, los reglamen- 

de los derechos de los asociados, no de los derechos 
iticos — pues k esto no se habia llegado aun, — sino 
los simples derechos del aire, del agua, de lo que la 
:uraleza da gratuitamente k todos los animales y que 

opresores de entonces rehusaban k los siervos. 
Por insuficiente que pueda parecer en nuestros dias 
nejante confederacion, llenaba hasta cierto punto el 
:io de la union civil que existia poco 6 que no exis- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA I 69 

tia, particularmente en ciertos puntos. Procuraba por 
lo menos k los individuos algo de esa seguridad que su 
aislamiento, su debilidad, su inocencia y las leyes no 
estaban en situation de garantirles. 

Todo esto podia ser justo, pero era de muy mal 
ejemplo k los ojos de los nobles y del clero, constitu- 
yendo por lo mismo un gran crimen para March del 
Castanyer. Los nobles le reprochaban no solo su naci- 
miento servil, sino tambi6n el haberse elevado k su ni- 
vel y el haber asegurado k los fugitivos un rinc6n de 
tierra donde estaban libres de sus tiranias; y en cuanto 
al clero, no podia perdonarle el que en el territorio de 
Loch-Franch hallasen acogida y seguridad todos los 
que eran perseguidos como herejes. 

Ya se comprenderd lo dificil que debia ser para 
March escapar k esa doble animosidad del clero y de la 
nobleza. Por espacio de muchos anos se libr6 de sus 
asechanzas, pero al fin hubo de sucumbir. Ya veremos 
c6mo. 

VII. 

Tuvo March ocasi6n de prestar un servicio al conde 
de Tolosa, arrojando de sus dominios una banda de 
merodeadores que los devastaba. El conde, reconocido, 
le invit6 k pasar k su corte para darle personal mente 
las gracias. La invitation estaba concebicfa en los t£r- 
minos m&s satisfactorios para March. El conde de To- 
losa, aquel alto y poderoso senor soberano de todo el 
mediodia de la Francia, desde el R6dano a los Piri- 
neos, trataba ya al siervo de igual k igual, y nada pue- 
de dar una idea mds alta del terror que habia llegado k 
inspirar March y del prestigio adquirido por su nom- 
bre, que el ver k una potencia de grande raza tender 
asi la mano al que antes era un siervo y que debia su 
elevaci6n k un golpe de fortuna. 



Digitized by VjjOOQLC 



O VfCTOR BALAGUER 

'arch no vacil6 en aceptar una invitaci6n hecha de 
galante manera, y con toda confianza se dirigi6 k 
>sa. 

or aquella vez no hubo de arrepentirse. El conde le 
)i6 con marcada distincion, y le di6 una comida de 
ato que con toda minuciosidad describe Leynadier. 
ice que en torno de la gran sala en la cual se habia 
;to la mesa, se veian ioo j6venes de condici6n ser- 
alineadas como las columnas de un templo, inm6- 
i como ellas. Cada una llevaba sobre su cabeza un 

de materia preciosa, del cual se escapaba una 11a- 
ojao amarilla 6 azul, 6 de otro color. Esta forma de 
inaci6n, que los cruzados habian traido de Oriente, 
3a entonces muy en moda. 

n el centro de la mesa se alzaba una torre con sus 
3s y almenas, en forma de colosal ramillete. 
•onunciado el Benedicite por el capelldn del conde, 
sz6 la comida, sirvfendose infinidad de platos, has- 
*gar el momento en que la- mesa gimi6 bajo el pe- 
5 los jabalies asados, de las liebres y de los vena- 

que la servidumbre coloc6 sim€tricamente sobre 
en profusi6n extraordinaria. 

isponianse los convidados & hacer honor & los pla- 
cuando en lo alto de la torre que estaba encima de 
ssa aparecio un enano que, agitando una bandera 
lando un cuerno para reclamar la atenci6n, decla- 
on voz fuerte y sonora los siguientes versos: 

Picatz sobre rot 
De tal e d'estot, 
E se mai y a 
Retourn5tz pied. 
E envoutatge formel 
Di sennor di castel l. 

Entrad al asado de punta y de corte, y si queda mas volved a la 
£s el deseo formal del sefior del Castillo. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 171 

Dicho esto, salud6 respetuosamente y desaparecio. 

Antes de terminar la comida, cuando se Heg6 k los 
postres, un trovador, acompan&ndose con su citara 
cant6 el sirventesio siguiente: 

Be mi play lo doux tems de pascor 
Qui fai fuelhos e flors venir, 
E play mi quan aug la bandor 
Dels auzels que fon relentir 
Lor chant per lo boscatge, 
E play mi cuant vey sus etz pratz 
Tendos e pavellos fermatz, 
E play m'en mon coratge 
Quan vey per campanhas rengatz 
Cavaliers ah cavals armatz. 

Atropi mi play un bon senhor 
Quan es primiers a l'envazir 
Ah caval armat, ses temoc, 
C'aissi fai los siens enhardits, 
Ah valent vassallatge, 
E quan el es el camp intratz 
Quascus deu esser assermatz , 
E segr'e d'agradatge, 
* T Car nulus hum non es ren prezats 
So que a manhs colps pris a donnatz 1. 

Con grande aplauso y entusiasmo fu6 recibido el 
canto del trovador, y asi termino el convite. 

1 Me place el dulce tiempo de primavera que hace nacer las hojas 
y las flores; me place oir como se agita el ramaje con los pajaros que 
hacen resonar sus cantos por el bosque; me place cuando veo extendi-^ 
dos por los campos las tiendas y pabellones; pero lo que hace latir mi 
corazon es ver extenderse en linea de batalla los caballeros armados 
a caballo. 

Lo que tambien me place es un valiente sefior cuando es el primero 
en el ataque, lanzandose con su caballo en medio del peligro; es el me- 
dio de alentar a los suyos hacia las valerosas proezas. Cuando el entra 
en campafia, todos deben apresurarse a seguirle de buen grado, porque 
ningun hombre es como debe ser si no ha dado y h; recibido esto- 
cadas. 



Digitized by VjjOOQIC 



172 vfCTOR BALAGUER 



VIII. 

En tanto que March, algo extranjero 4 aquel lujore- 
), se aturdia mds que los otros con la embriaguez de 
uella desordenada alegria, sus enemigos se aprove- 
aban de su ausencia de Graves para perderle. 
A m&s de las revueltas de los siervos contra los se- 
res, de las que March era en este pais la mds brillan- 
expresion, las municipalidades del Mediodia habian, 
jun tiempo antes, luchado contra la feudalidad del 
>rte. La lucha, politica al principio, habia acabado 
r tomar un car&cter religioso, y se predico una cru- 
ia contra los albigenses, & quienes se persigui6 de 
a manera implacable. 

Algunos de los ardientes ap6stoles <Je aquella doctri- 
reaparecian tan pronto en un punto, tan pronto en 
o, y, recientemente, uno habia predicado en los do- 
nios de March, habiendo resonado A lo lejos su ser- 
>n como una campana de alarma. Un legado del Pa- 
se aprovech6 de aquella circunstancia y mando fijar 
decreto por el cual los dominios de March eran pues- 
i en entredicho hasta tanto que fuesen purgados de 
rejes. El decreto se publico durante la ausencia de 
irch, y durante la misma tambten una banda de me- 
leadores, que se llamaban cruzados y que eran pro- 
[idos por el clero, entr6 & sangre y fuego la republica 
Loch-Fran ch. Hicieron precisamente lo que anos 
tes habian hecho los cruzados en Beziers, donde, en 
mbre de la religion y en nombre de Dios, se degoll6 
piedad k todos los habitantes. 

arandes fueron la c61era y el disgusto de March del 
stanyer. Llegado casi al resultado & que aspiraba 
; una increible serie de triunfos, se habia visto arran- 



Digitized by VjjOOQLC 



LAS CALLES DE BARCELONA I 73 

car en un dia, por una infame maquinaci6n, el fruto de 
diez afios de trabajos, de luchas y de combates. 

Volvi6, pues, k empunar la espada y comenz6 una 
nueva campana; pero, desgraciadamente, hall6un pais 
agotado. A m&s la guerra que se le hacia era en nora- 
bre de la religion, y se le perseguia como un dia k los 
albigenses. De lo alto de los ptilpitos los sacerdotes 
predicaban contra 61 y contra los suyos; de lo alto de 
sus sedes los legados del Papa y los obispos lanzaban 
contra 61 las terribles excomuniones y los airados ana- 
temas de la Iglesia. 

March no tenia bastantes tropas para hacer frente k 
todas las fuerzas contra 61 desencadenadas; pero se ha- 
llaba en medio de un triple recinto de montanas, habi- 
tadas por un pueblo valeroso, al cual, con una palabra, 
podia devolver toda la feroz energia de que ya antes 
habia dado prueba. 

Esta palabra era la de libertad. 

March la pronunci6. 

El grito de libertad reson6 por vez primera entonces, 
k principios del siglo xin, en las gargantas de los Piri- 
neos. 

Llamando de todas partes k los siervos k las armas, 
les apellido homens de la deslliuranza, es decir, como 
hoy podria decirse, soldados de la libertad. 

La guerra recrudecio, m£s fuerte y m&s terrible que 
nunca, pero comenz6 con mal 6xito para March. Sus 
tres principals lugartenientes habian recibido de 61 el 
mahdo de tres castillos, cuyo sitio solo hubiera basta- 
do k apurar la paciencia del enemigo. Empero apenas 
estos capitanes vieron de lo alto de sus muros la bula 
de excomunion, llevada al frente del ej6rcito enemigo 
sobre lo alto de una cruz, con su Cristo cubierto con 
un velo negro, se apresuraron k capitular, temerosos 
del castigo con que en nombre de Dios se les amenaza- 



Digitized by VjjOOQIC 



174 VICTOR BALAGUER 

ba, y abrieron asi con la entrega de los castillos los ca- 
minos que conducian al castillo donde se mantenia 
fuerte el defensor de los derechos y de las libertades de 
todos. 

DespuSs de varios combates y de muchas traiciones, 
apenas le qued6 k March un pufiado de hombres. 

Defendi6se como un le6n acorralado, pero acab6 por 
sucumbir. En un terrible y tiltimo combate, defendten- 
dose solo contra una porci6n de enemigos, cay6 al sue- 
lo atravesado de mortales heridas. 

Asi muri6 March del Castanyer, caudillo de la liber- 
tad en el siglo xm. 



IX. 



Desnaturalizando el hecho, la tradici6n lo ha per- 
petuado por medio de una leyenda y de una fiesta que, 
segiin parece, se celebra atin en aquellas montaiias. 

En los Pirineos orientales, entre Molitj y el puente 
Nantilia, hay un torrente seco la mayor parte del ano. 
En sus orillas, de una aridez desconsoladora, la mirada . 
apenas halla algunas plantas 6 algunos arbustos en que 
fijarse. Junto k este torrente, al abrigo deuna inmensa 
roca desnuda de toda vegetation, se eleva una pequena 
capillita, coronada por una cruz, resguardada por una 
reja de hierro. 

Un dia, un solo dia al ano, este lugar tan desierto y 
tan salvaje se ve poblado por una muchedumbre alegre 
y animada. Desde el rayar del alba acuden alii j6venes, 
viejos, mujeres y ninos, viniendo de los pueblos vecinos, 
provistos todos de sus correspondientes provisiones para 
pasar el dia. El salvaje sonido de la cornamusa, tan en 
armonia con aquella naturaleza dspera, resuena en ton - 
ces en aquellas bocas, cuyos ecos turba s61o de vez en 
cuando el grito del dguila perdida en el espacio. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 175 

Los j6venesy las doncellas se disponen d bailar lo que 
en todo aquel pais se llama las danzas catalanas. Mien- 
tras comienza 4 dejar oir sus extraiios, pero soberbios 
sonidos, el instrumento traditional que conocemos con 
el nombre de gralla, mujeres y hombres cantan un coro 
que, propiamente, debiera ser cantado s61o por mujeres, 
divididas en dos secciones y cantando cada section al 
tocarle el turno. 

He aqui este coro, que no es sino otra de tantas can- 
ciones populares de nuestro pais, que es verdaderamen- 
te rico en canciones de esta clase. Gran servicio ha de 
prestar & las letras catalanas el que algtin dia publique la 
abundante y selecta colecci6n de nuestras canciones y 
romances populares. Por fortuna, existe ya quien va 
recogiendo estos cantos y disponfendolos para su pu- 
blicaci6n. 

Dice asi la canci6n 6 el coro de que hablamos: 

LAS DONCELLAS. 

A la plassa hi ha balladas, 
Mare, deixami an&, 
Que jo que son boniqueta 
Ballador ne trovarai. 

LAS MARES 

Per fer com la Pepa, 
Que son bel galan, 
Mentres que dansava 
La monta" a caball. 
La sella n'es verda, 
Lo caball n'es blanch. 
Pels carrers d'Auleta 
Se'n va tot ploran. 
— J)e que ploras, Pepa, 
De que ploras tant? 
— Mon pare y ma mare, 
jCudnt ells ho sabrdn! 

Cridavan la Pepa, 



Digitized by VjjOOQI€ 



VfCTOR BALAGUER 

No la trovaran. 

Ne son gents sentidas, 

D'ass6 moriran. 

LAS DONCELLAS. 

Si's moran que's moren, 

Los enterraran. 

Las campanas grossas 

Be ne tocaran: 

Tarn be las petitas 

Ne repicaran. 

Las tombas son novas, 

Las estrenaran. 

Hi ha mes de cent anys • 

Que un lion airat 

Es aqui restat. 

Nos ha delibrat 

Y als cors es restat l . 

spu6s de estas tiltimas palabras de homenaje al 
r de la libertad, cuya historia se acaba de relatar, 
cambia de aspecto. La gralla toca un aire mds 
i, m&s embriagador. Se forma el ruedo, y la dan- 
)menzada con monotonia, acaba con grande ani- 
>n. 
tradition quiere que esta fiesta, especie de rome- 

-AS DONCELLAS. — En la plaza hay danzas. Madre, dejadme ir, 

, que soy linda, hallare bailador. 

MADRKS. — Para hacer como la Pepa, a quien su gentil galan, 

is que bailaba, la monto a caballo. La silla era verde y el caba- 

co. Por las calles de Auleta se va Ilorando. — <Por que lloras, 

por que lloras tanto? — Cuando mi padre y mi madre lo sepan, 

n a la Pepa y no la hallaran. Son gente tan sensible, que de eso 

i. 

DONCELLAS. — jSi mueren, que se mueran! Ya los enterraran. Las 

las grandes por ellos tocaran, y tambien las pequefias repicaran. 

nbas son nuevas, las estrenaran. Ha mas de cien afios que un 

•ado aqui quedo. Nos dio libertad, y nuestros corazones guardan 

loria. 



.Digitized by VjjOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 1JJ 

ria k la capilla indicada, tenga lugar en el sitio donde 
aquella supone que muri6 un le6n que habia sido en- 
viado por Dios para exterminar las bandadas de ani- 
males feroces que desolaban el pais; pero, prosigue di- 
ciendo la tradioion, un dia todas las fieras se unieron 
cayendo sobre el le6n, al cual devoraron. 

Si hay que dar algtin cr£dito, despojandola de cier- 
tos detalles puramente novelescos, k la historia de 
March del Castanyer, el le6n de la tradici6n no es otro 
que el caudillo de Lloch-Franch. 

SIRES (calle del arco den). 

Cruza desde la del Conde del Asalto & la de Trenta- 
clans. 

Antiguamente se titulaba de las Barallas, es decir, de 
las Riiias. Es el nombre que le di6 el vulgo cuando ha- 
bia atin pocas casas por aquellos alrededores; cuando 
estaba aquello muy despoblado, y cuando, por razon de 
esta misma soledad, era esta calle el terreno donde 
iban k dirimir sus querellas k punadas y a palos los 
hombres del bajo pueblo. 

Por lo regular se da k esta calle el nombre de Gives; 
pero nosotros la hemos visto escrita como Sires en do- 
cumentos antiguos. 

Parece que es nombre de familia catalana el que lle- 
va, aunque tambien podria ser una corrupci6n de Sire- 
revs, cerezos. 

SITJAS (calle de las). 

De la de Toilers conduce k la plaza del Buen Suceso. 

Sitja equivale en castellano k silo, lugar subterrdneo 
y enjuto en donde se guarda el trigo. Se distinguen 
atin en el enlosado de esta calle, 6 k lo menos se dis- 

TOMO XXII 12 



Digitized by VJiOOQlC^ 



78 vfCTOR BALAGUER 

guian hace pocos anos, las bocas de los silos que es- 
►an en uso & principios de este siglo. Despu€s de 
istruidos, la calle de que hablamos tom6 la denomi- 
ci6n que tiene hoy dia, abandonando su nombre an- 
uo, que era el de Massaguer, perteneqjente de seguro 
tlguna fanjilia catalana, en terfenos de cuya propie- 
I se abriria la calle. 

SOHBRA (calle de la). 

Conduce de la de Flassaders k la de Corretjer. 
iPor qu£ se le dio este nombre? No acertamos la cau- 
Di6sele sin duda el de la Sombra, como hubiera po- 
lo d&rsele el de la Luz, sin m&s raz6n que la 16gica 
I porque si. 

SOHBRERERS (calle dels). 

Es decir, de los Sombrereros. 
De la Plateria va £ la plaza de Moncada. 
Casi toda esta calle fu6 habitada largos anos hasta 
ncipios de este siglo por sombrereros, cuyo nombre 
10 k tomar definitivamente, abandonando el que an- 
ile vaba. 

Para la policia general del oficio de sombrereros no 
hicieron estatutos hasta i545; pero el ejercicio del 
te debe considerarse establecido en Barcelona desde 
incipios del siglo xiv 6 fines del anterior. 
Antes de llamarse como hoy dia, esta calle llevo el 
mbre dm Roldos, que es de familia, habiendo sido 
nominada primitivamente de Amalrich. 
<jRecordaria este nombre de Amalrich el de aquel fu- 
stamente c6lebre obispo de Narbona, que tanto figu- 
en la cruzada contra los albigenses? 
De todos modos, esto nos ofrece ocasionpara, aun- 



Digitized by 



J 



LAS CALLES DE BARCELONA I 79 

que sea muy someramente, dar una idea k nuestros lec- 
tores de qui£n fu£ Amalrich y de qui6nes fueron los al- 
bigenses, k los cuales hemos hecho alusi6n en las p&- 
ginas anteriores. 

Por de pronto debemos decir que Arnaldo de Amal- 
rich, segun Amat, era oriundo de la noble familia de 
los vizcondes de Narbona. «En las actas de Poblet, 
afiade, donde se ve ser catal&n, aparece prior en 1192, 
y despu6s en seguida abad del mismo monasterio; fu6 
sucesivamente decimos€timo abad del Cister y gene- 
ral de toda la orden. Asisti6 al concilio Lateranense de 
I2i5, fu6 inquisidor en Languedoc contra los albigeri- 
ses, y como legado del Papa mand6 la cruzada que se 
envi6 contra aquellos albigenses. » 

Ahora bien, este Arnaldo de Amalrich es el que las 
cr6nicas de Provenza conocen bajo el nombre de Arnaud 
Amaury. 

Y dicho esto, vamos k la historia. 

Hay que comenzar por tener en cuenta que, desde el 
ano 1078, varios estados de los condados de Provenza, 
de Forcalquier, del Venassin, del vizcondado de Mar- 
sella, del principado de Orange, del Delfinado, del du- 
cado de Saboya, feudos antes del reino de Arl6s, apro- 
vechdndose de una excomunion lanzada por el Papa 
contra el emperador, comenzaron k arrojar las prime- 
ras simientes de libertad y k sacudir el yugo de la es- 
clavitud bajo el cual estaban antes. 

Verdad es que las grandes ciudades del Mediodia ja- 
mks estuvieron completamente subyugadas por el regi- 
men feudal. El espiritu de la libertad, ahogado por la 
tirania, se desperto en el siglo xn. No contentos con 
desembarazarse del despotismo de los senores, los pue- 
blos acabaron por adoptar en algunos lugares institu- 
ciones mas 6 menos republicanas. Marsella, Arl6s, y 
sobre todo Avignon, fueron las ciudades que se pusie- 



Digitized by VjOOQLQ 



l8o vfCTOR BALAGUER 

n & la cabeza de este movimiento, que Heg6 & ser una 
an revoluci6n; 6poca memorable que por desgracia 
>s es poco conocida, falta de historiadores especiales. 
En esa aspiraci6n del Mediodia & la libertad y a la 
iependencia, hay que buscar el secreto de aquella te- 
ble guerra contra los albigenses; guerra que, por 
is que se quiera decir lo contrario, tuvo un cardcter 
►litico muy pronunciado; guerra que no fu6 otra cosa 
le una sangrienta lucha de la civilizaci6n del Medio- 
a con la tirania del Norte. 

Para poder hacerse cargo de aquella 6poca, es nece- 
rio comprender bien el espiritu de la sociedad meri- 
onal antes y durante las cruzadas contra los albigen- 
s. Asi es como puede tenerse una idea de aquella 
lerra sanguinaria, cuyo desenlace fu6 la sumisi6n de- 
litiva de la raza visigoda por la nacion franca y la 
lina de toda una civilizaci6n por aquella Uga podero- 
l que por espacio de veinte anos se desencadeno con- 
a la nacionalidad provenzal, combatfendola con las 
•mas de la religi6n. 

Dos rasgos bien distintos marcan aquella £poca. 
[ay, por de pronto, y no puede ni debe negarse, un 
rincipio religioso; pero hay tambten un principio poli- 
co. La expresi6n de ambos sentimientos se dibuja cla- 
l, perfecta, ostensible. No da lugar k duda para cual- 
uiera que se tome el trabajo de fijarse. 

Tocante al punto de vista religioso, prescindiremos 
b 61 todo lo que nos sea posible en esta breve resena; 
ues si por un lado es materia vidriosa y delicada, por 
tro no nos creemos con la suficiente competencia para 
iscutir semej antes cosas. Para tocar ciertos puntos 
ay que tener competencia y autoridad. A mds, las le- 
es vigentes en nuestro pais sobre imprenta, que es 
>rzoso respetar, no dejan libertad para abordar de 
ente ciertas cuestiones. 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA l8l 

Haremos, sin embargo, una confesi6n, ingenua y es- 
pontdneamente. La ilustracion del pueblo, sus costum- 
bres, sus hdbitos, su espiritu mismo, no consentian de 
seguro que dejase de imperar el catolicismo, fuente de 
amor, de paz y de dicha para aquella sociedad. Habia 
de redundar en un gran bien y en una gran felicidad 
para el pueblo la extirpation de la herejia naciente; 
pero la 1 Iglesia, que es toda uncion, toda paz, todadul- 
zura, toda fraternidad, pudiera haberse valido de otros 
medios para conseguir su objeto. Sobre todo, la causa 
politica debia ser separada de la causa religiosa; sobre 
todo, la Iglesia no debiera haber apoyado con las ar- 
mas poderosas de la religi6n las armas inicuas de la 
raza del Norte, porque 

Jamas, jamas la iuz naci6 en et Norte. 

Fu6 en nombre de Dios, en nombre de la Iglesia, 
sobre todo, en el que las naciones se alzaron compac- 
tas para marchar 4 aquella guerra de exterminio. Por 
lo mismo, segun ya han hecho observar otros autores, 
se la ve impregnada del espiritu de venganza mezquina 
y fan&tica que distinguia entonces al clero; la caballe- 
ria de la Edad Media era belicosa y opresora, pero no 
tenia la crueldad deLraciocinio. 

Dos razas de hombres se hallaron frente k frente en 
aquella lucha sangrienta: las enemistades, los odios, 
las repugnancias que existian entre ellas, y de que las 
cr6nicas nos dan expresiva idea, contribuyeron no po- 
co sin duda & los excesos que se cometian despues de 
las batallas. Los provenzales y los franceses no podian 
sufrirse ni tolerarse cuando se encontraban en los tor- 
neos, en los palacios, en las cruzadas, que en vano 
quisieron agruparles a todos bajo una misma bandera; 
ni los enlaces que se efectuaron entre las altas casas 
senoriales de ambas orillas del Loire, pudieron extin- 



Digitized by 



Googk 



l82 V/CTOR BALAGUER 

guir del todo aquellas antiguas y tradicionales antipa- 
tias. 

Aun hoy mismo queda algo de ello, segun el autor 
ha tenido ocasi6n de ver de cerca, y siempre quedard, 
mientras desgraciadamente, asi en Francia lo mismo 
que en Espana, el Norte quiera imponer su ley. 

La ambicion, la codicia, la rapina, digamos la pala- 
bra, entraron por mucho en la idea de los barones que 
se apresuraron k alistarse bajo las banderas de la Igle- 
sia. Las hermosas y ricas tierras de Provenza ofrecian * 
una seductora presa k los pobres caballeros del centro 
de Francia, quienes ardian en deseos de cambiar sus an- 
tiguas torres medio derruidas y sus decr6pitos castillos 
por las inmensas y opulentas castellanias del Mediodia. 

No hay que olvidar una cosa esencialisima en la gue- 
rra de que hablamos; guerra k la cual, repetimos, se ha 
querido dar s61o un caracter religioso, procurando se- 
parar h&bilmente todo lo mucho que tuvo de politica. 
Los historiadores cortesanos del poder han ocultado 
siempre la mitad de las cosas por lo menos. Al lado de 
las violencias del clero, aparece una resistencia organi- 
zada contra 61, un principio de emancipacion intelec- 
tual. Nosotros creemos sinceramente, y no vacilamos 
en afirmar, que si la reforma predicada por los albigen- 
ses llego k ser una causa nacional, se debio sola y pu- 
ramente k la persecuci6n de odio y de exterminio predi- 
cada y llevada k cabo por el clero. 

Siempre, en todas 6pocas y en todas las cosas del 
mundo, las mismas causas han producido los mismos 
efectos. Por sagrada que sea una causa, si se apela k la 
fuerza, la fuerza hace victimas, las victimas se convier- 
ten en mdrtires, los martires inspiran lastima, la ldsti- 
ma promueve la reaccion, y la reaccion acaba por re- 
pel er la fuerza con la fuerza. Parece como que Dios ha 
querido, con la indeclinable 16gica que estd en la raz6n 




Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 183 

de ser de las mismas cosas, poner un freno k los hom- 
bres que por su posicion misma y por lo apasionado de 
la flaqueza humana podrian abusar de la santidad de 
una causa, hactendola servir k miras € intereses ajenos 
k ella. 

No hay que buscar otro origen k la causa que hizo 
que la reforma de los albigenses cundiera como un re- 
guero de p61vora inflamada por todo el Mediodia, ha- 
ciendo que 6ste se armara, mds que para defender aqu€- 
11a, para vengar las victimas; m£s que para proteger la 
herejia, para defender y conquistar la libertad politica; 
m&s que para sostener la novedad de una doctrina reli- 
giosa, para resistir k la invasion opresora y combatir 
en favor de la independencia contra la tirania. 

Si los sefiores territoriales adoptaron la reforma al- 
bigense, fu6 porque ella les daba una independencia 
que antes no tenian, librdndoles de la sujecion al Papa; 
si los pueblos de la lengua de Oc la adoptaron, fu6 
porque respondia k sus necesidades, porque satisfacia k 
sus aspiraciones, porque les libertaba de un clero que 
se oponia k sus franquicias locales y k sus intereses ma- 
terials. Asi, pues, las pretensiones politicas del clero, 
en lugar de servir a su triunfo, precipitaron la marcha 
de las innovaciones religiosas. 

La herejia no era cosa nueva en el Languedoc, don- 
de desde los primeros siglos se habia ido reproduciendo 
bajo una u otra forma, con uno 6 con otro nombre, y 
siempre mezclada con algo de sentimiento politico, 
como cosa natural al cardcter de independencia y de 
libertad que ha dominado constantemente en el Me- 
diodia. 

Por los anos de 1147 volvio a propagarse de nuevo, 
y con cierta insistencia, pululando varias sectas, que 
luego vinieron k confundirse todas bajo el nombre de 
albigenses, debido k que, segun parece, fu€ en Albi 



Digitized by VJiOOQlC 



184 VICTOR BA.LAGUER 

donde comenzaron k hacerse las predicaciones mks fer- 
vorosas de la nueva doctrina. 

Los albigenses predicaban singularmente, vali6ndo- 
se de ello como de un arma, contra el lujo y la impure- 
za de los prelados y cl6rigos, cuyas costumbres desarre- 
gladas entonces, por lo general, no dejaban efectiva- 
mente de prestar abundante materia a los discursos de 
los innovadores. En cuanto a la doctrina que proclama- 
ban, ya se ha dicho lo mds pertinent e al caso. Los he- 
rejes Uegaron k ser tan numerosos, que en 1178 Rai- 
mundo V de Tolosa, cat61ico ardiente, viendo la infini- 
dad de nobles que habian abrazaio las nuevas opinio- 
nes, escribio al rey de Francia para que «le ayudase k 
exterminar los enemigos de Jesucristo.» 

Su hijo Raimundo VI, que le sucedio en 1194, no 
manifesto el mismo horror por las doctrinas que la Igle- 
sia habia condenado, y se sospecho bien pronto que las 
favorecia. El ejemplo de emancipation que la provincia 
aquella podia dar al universo cat61ico, ocupo vivamen- 
te al pontifice Alejandro III, que encarg6 a varios obis- 
pos la predicacion evang6lica en el pais. Poquisimo re- 
sultado hubo de dar esta mision; pero no por esto se re- 
nuncio & la esperanza de domar la herejia. En cuanto 
la tiara hubo cenido la frente de Inocencio III, aquel 
Papa de genio vasto y audaz comprendio el peligro que 
amenazaba £ la supremacia romana, y ordeno k los 
principes, condes y barones que asistiesen k sus legados, 
y k los pueblos que se armasen contra los herejes. 

Los albigenses, segun parece, eran de costumbres 
evang61icas y puras, y atacaban a todo trance los prin- 
cipios de la disciplina romana y los abusos de un poder 
insaciable. Quiza por esto las persecuciones dirigidas 
contra ellos son las m&s implacables de que hace men- 
cion la historia. Inocencio III, con su espiritu verdade- 
ramente superior, comprendio todo el peligro que exis- 



~i 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 85 

tia para el poderio papal en dejar echar raices k aque- 
llas innovaciones, en dejar desplegar sus alas a la civi- 
lizaci6n del Mediodia, y decidi6 extirpar la herejia con 
el hierro y con la llama, hundirla bajo las ruinas del 
poder que la amparaba. 

En 1198 habia enviado ya al Languedoc dos monjes 
del Cister, cuyas predicaciones fueron inutiles. En 1203 
envio £ otros dos, Raoul y Pedro de Castelnau, con el 
titulo de legados y con amplios poderes. Pedro de Cas- 
telnau era una especie de fan&tico sincero, violento 6 in- 
transigente. 

Ambos legados no obtuvieron de los magistrados de 
Tolosa ni de los oficiales del conde mis que promesas, 
y el unico fruto de sus amenazas fu6 que los predicado- 
res heterodoxos, en lugar de predicar & la luz del dia, 
celebraran sus asambleas entre las sombras de la noche; 
pero dieron informes coptra cierta parte del clero, de- 
pusieron 6 suspendieron a todos los obispos sospechosos 
de connivencia 6 de tibieza, y los reemplazaron por sa- 
cerdotes de celo ardiente € intransigente. 

No tardo en enviarles el Papa por refuerzo el mismo 
abad del Cister, el Arnaldo de Amalrich, cuyo nombre 
citado por incidencia ha dado lugar a esta relacion. 
« Arnaldo de Amalrich, esel historiador Enrique Mar- 
tin quien habla, era uno de esos azotes de Dios que la 

Providencia envia en sus jornadas de colera Ese 

hombre tenia, bajo su h&bito de monje, el genio des- 
tructor de los Gensericos y de los Atilas.» 

Bien pronto se les uni6 tambien un cuarto ap6stol, 
que como ellos se habia hecho monje del Cister des- 
pu6s de haber sido por largo tiempo trovador y de ha- 
berse hecho c6lebre con sus canciones amorosas. Se 11a- 
maba Fulco 6 Foulquet. Los legados depusieron al obis- 
po de Tolosa, y en su lugar nombraron k Foulquet. 

Fueron asimismo auxiliados por Santo Domingo, el 



Digitized by 



Googlp 



l86 vfCTOR BALAGUER 

cual recorri6 el pais de la lengua de Oc, como predi- 
cador, antes de imaginar y organizar la instituci6n que 
hizo c£lebre su nombre. Domingo aparece k los ojos de 
la posteridad at6nita como un contraste extrano de hu- 
mildad y de crueldad religiosa. « Cuando se lee la vida 
de este monje c£lebre, ha dicho un autor; cuando se es- 
tudian sus obras, nos parece estar perpetuamente asis- 
tiendo k una de esas sesiones del tribunal de la fe don- 
de se condenaba buenamente & una victima para susal- 
vaci6n, y donde se trataba de probarle que s61o para su 
bien y felicidad se la enviaba k la hoguera. y> 

Todos los esfuerzos de estos legados no produjeron 
mds que resultados lentos 6 inciertos. El violento modo 
de proceder de Foulquet, el antiguo trovador, solo con- 
sigui6 hacerle odioso k sus ovejas. Los magistrados de 
Tolosa, los senores de los castillos y, sobre todo, el con- 
de, cuando se veian vivamente apremiados por los le- 
gados, protestaban de su ortodoxia y prometian exter- 
minar k los disidentes; pero no hacian nada. El conde 
manifestaba evidente repugnancia k ser el perseguidor 
y el verdugo de sus subditos. 

Raimundo se preparaba entonces para una guerra. 
Pedro de Castelnau le requiri6 para que olvidase su que- 
rella y se ocupase solo de los intereses de la Iglesia. El 
conde se nego, y el legado entonces le excomulgo, ra- 
tificando el Papa la sentencia por medio de una letra 
apost61ica en que prodigaba los cargos contra el conde. 

Consinti6 por fin Raimundo en hacer la paz, pero 
procuraba ganar tiempo. Entonces Pedro de Castelnau 
estall6 en imprecaciones, y Raimundo, exasperado, en 
amenazas. En aquellos momentos un oficial del conde, 
que se trab6 de palabras con el legado, le atraves6 de 
parte d parte con su espada, dejandole cadaver. 

La ocasion, largo tiempo esperada, se present6 por 
fin: se imputo k Raimundo VI, k pesar de sus protes- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 187 

tas, la responsabilidad del crimen, 6 Inocencio III re- 
solvi6 hacer predicar contra los herejes una cruzada en 
los mismos terminos y con los mismos medios que para 
las grandes expediciones contra los infieles. Raimundo, 
excomulgado de nuevo, fu6 por su orden anatematiza- 
do en todas las iglesias. 

;Sus, soldados de Cristo! venia k decir el Papa. Ex- 
terminad la impiedad por todos los medios que Dios os 
ha revelado. Extended k lo lejos vuestro brazo, y com- 
batid con mano vigorosa k los sectarios de la herejia, 
haci6ndoles m&s ruda guerra aun que k los sarrace- 
nos, pues son peores. Por lo tocante al conde Raimun- 
do, aun cuando invoque el nombre de Diosyofrezca 
dar satisfaction k Nos y k la Iglesia, no desistais por 
esto de hacer pesar sobre 61 el peso de la opresion que 
por su conducta merece. Arrojadles, k 61 y k sus fauto- 
res, de sus castillos y tierras, k fin de que los cat61icos 
ortodoxos puedan establecerse en todos los dominios de 
los herejes. 

,;No era esto predicar el exterminio? 

A la alocucion del Papa los oradores albigenses con- 
testant con terribles sermones. Uno de ellos, toman- 
do por texto las palabras de Ezequiel: Espada, espada, 
sal de la vaina y templa tus filos para matar, se expreso 
con estas fulminantes palabras: 

«La Santa Sede se ha convertido en un centro de in- 
fecci6n, en un lugar de prostitucion. Los papas impios 
han hecho de la casa de Jesucristo una caverna de la- 
drones, de donde los tigres mitrados con el alma de 
cieno salen para devorar. El hierro y la llama es lo que 
debe oponerse k semejantes miserables, cuyas blancas 
vestiduras, parecidas a los mdrmoles de las tumbas, no 
sirven m&s que para ocultar podredumbre 6 infecci6n. 

WJJQU6 m&s esperiis ya para decidiros entre Jesucris- 
to y Satan&s? jMiradi vuestros verdugos, miradles co- 



Digitized by VjOOQlC; 



l88 VICTOR BALAGUER 

mo avanzan! Han abandonado ya las palabras melosas 
con que querian adormeceros, y han rasgado ya el ve- 
lo que les cubria. Bajo sus labios hipocritas se ven sus 
dientes de tigre. Se divisan sus garras de buitres k tra- 
v6s de sus vestidos de ptirpura y de sus capas sacerdo- 
tales. Esas columnas del infierno son los hombres de 
sangre y de rapina: los hijos de Dios se conocen por 
sus sufrimientos. Alii donde estin las victimas y los 
mirtires, alii estdn los justos. 

»Llegado es ya el momento en que elgrano debe ser 
separado de la paja. Seamos todos soldados, en el peli- 
gro comun. Dios lo quiere; Dios estari con nosotros. 
Armemonos, marchemos 6 hiramos sin descanso por 
do quiera donde haya m&rtires que vengar y verdugos k 
quienes castigar. 

»Espada, espada, sal dela vainay templa tu filo pa- 
ra matar. » 

^No era esto predicar la carniceria y la venganza? 

Predicada la cruzada por la Iglesia, Felipe Augusto, 
en el parlamento de Villeneuve-le-Roy, dio licencia k 
sus barones y les permitio ir contra los herejes para se- 
cundar k la Iglesia. Los barones francos se apresura- 
ron k empunar las armas. Los jefes principales que to- 
maron la cruz, fueron Eudo, duque de Borgoiia; el con- 
de de Nevers, el de Saint-Paul, el de Bar-sur-Seine, 
varios arzobispos y obispos, otros caballeros, y el con- 
de Simon de Montfort. 

El conde de Montfort, cuyo nombre debia hacerse 
para siempre c61ebre en la guerra contra los albigen- 
ses, habia sido uno de los campeones mds audaces de 
la cruzada de 1201, habiendo seguido k los franceses 
al sitio de Zara. En el ataque de Constantinopla, Mont- 
fort se separo de los cruzados y pas6 al servicio del rey 
de Hungria, y despues se fu6 k Palestina, donde lidi6 
cinco aiios contra los infieles. Lleg6 k Francia, de re- 




Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 89 

greso de su larga peregrinaci6n k Ultramar, sin haber 
podido adquirir ni feudo ni condado, pues todas las m&s 
ricas tierras de la Palestina se hallaban entonces en po- 
der de los sarracenos. Apresur6se, pues, k aceptar un 
puesto de capitdn en la nueva cruzada, que podia ana- 
dir k su pequena baronia deMontfort d'Amaury, entre 
Paris y Chartres, las f6rtiles campinas de la Provenza. 

De todos los puntos de Francia habian acudido ca- 
balleros para alistarse bajo las banderas de la cruz y 
caer como buitres sobre la presa que les ofrecia el Me- 
diodia. Felipe Augusto envio i5.ooo hombres de ar- 
mas. Todos llevaban cruces en los cascos para distin- 
guirse de los cruzados de Ultramar, que las llevaban en 
sus corazas. 

Cuando el conde Raimundo supo el gran alzamiento 
de gente que se hacia en toda Francia contra el, co- 
menz6 k preparar sus medios de defensa; pero sus in- 
tentos belicosos no duraron mucho tiempo. A la vista 
de aquellos formidables preparativos de los francos, 
perdi6 la serenidad, falt&ndole el alto espiritu, la fuerza 
moral y la decision que hubieran podido, 6 salvarle, 6 
hacerle sucumbir con honra. Se lisonje6 con la espe- 
ranza de que podria calmar a los que habian resuelto 
su p£rdida y que de antemano se repartian sus despojos. 
Negoci6, suplic6, se humillo de diversas maneras, de- 
vor6 mil afrentas, y sus enemigos se aprovecharon de 
su debilidad para quitarle uno k uno todos sus recur- 
sos y para destruir sus apoyos a fin de anonadarle por 
completo. 

Mil6n, legado de la Santa Sede, le requiri6 para com- 
parecer ante un concilio de obispos reunido en Valencia 
de Provenza. Accedi6 el conde, y en presencia de los 
prelados y del pueblo reunidos se comenzo k deliberar. 

Tom6 Mil6n la palabra y dijo: % 

— Raimundo, yprometes obedecer fielmente mis 6r- 



Digitized by 



Goog^ 



I gO VICTOR BALAGUER 

denes? ^Quieres poner en mis manos, en prenda, siete 
de tus castillos? 

— Si, senor legado, — respondio el conde. 

Entonces Milon, dirigi£ndose k los c6nsules y ma- 
gistrado de Avignon, Saint-Gilles, Nimes y otras po- 
blaciones, alii presentes, les pregunt6: 

— (lEst&is dispuestos k desobedecer & Raimundo, si 
deja de cumplir lo que acaba de prometer?* 

Los ciudadanos contestaron con aclamaciones, y el 
conde ley 6 la f6rmula del juramento. 

«En el mes de Junio del ano 1209, yo, Raimundo, 
por la gracia de Dios duque de Narbona, conde de To- 
losa, marques de Provenza, me pongo yo y mis casti- 
llos, & saber, Oppede, Montferrant, Beaumes, Morn&s, 
Roquemaure, Fourges, Fanjaux, bajo la misericordia 
de Dios y bajo el poder absoluto de la Iglesia romana, 
del Papa, y de vos, Sr. Mil6n, legado de la Santa 
Sede apostolica, para servir de cauci6n con motivo de 
los articulos por los cuales soy excomulgado: confieso 
desde ahora mantener estos castillos en poder de la 
Iglesia romana y del Papa, prometiendo confiarlos k 
quien vos querdis, y obligar, conforme ordeneis, k los 
castellanos y habitantes al juramento de guardarles 
exactamente todo el tiempo que estardn en poder de la 
Iglesia, no obstante la fidelidad que me deben.» 

Despu6s de este juramento, el legado Mil6n envio k 
tomar posesion de los castillos dados en garantia, y 
solo entonces fue admitido el conde Raimundo k la ab- 
solution. 

El 22 de Junio el legado, en compania de muchos 
obispos, se situ6 en el vestibulo de la iglesia de Saint- 
Gilles, donde se habia levantado un altar Ueno de reli- 
quias. El conde Raimundo avanz6 hacia el santuario. 
Ihft desnudo hasta la cintura, y llevaba atada al cuello 
una cuerda, cuyos dos cabos sostenian dos obispos 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA I9I 

como los de una bestia de carga. Entonces, tomando el 
conde la palabra, se expres6 asi ante toda la asamblea 
con acento conmovido: 

«En el ano doce del pontificado de monsenor el papa 
Inocencio III, yo, Raimundo, en presencia de las san- 
tas reliquias, de la Eucaristia y de la veracruz, juro 
obedecer todas las 6rdenes del Papa y las que vos me 
deis, Sr. Mil6n, tocante & cada uno de los articulos 
por los cuales he sido excomulgado. Prometo dar expli- 
caciones de buena fe sobre todos los puntos de que he 
sido acusado, y particularmente sobre lo que se dice de 
no haber yo mantenido el juramento que habia presta- 
do de expulsar £ los herejes y de haberlos favorecido; 
sobre lo que se dice de haber yo sostenido bandas de 
merodeadores, meinadas 6 companias de ladrones, y 
confiado & judios empleos piiblicos; sobre lo que se di- 
ce de haber yo robado el dominio de la Santa Iglesia, 
fortificando los monasterios como sitios de defensa, y 
arrojado de su sede al obispo de Carpentras, al cual me 
obligo k pagar una indemnizacion de 1.800 sueldos ray- 
modines; sobre lo que se sospecha de haber yo tornado 
parte en el asesinato del legado de la Santa Sede, Pedro 
de Castelnau; sobre lo que se dice de haber hecho yo 
encarcelar al obispo de Vaison y haberme apoderado 
de su palacio. Si falto £ lo que digo, consiento en que 
los castillos dados en garantia queden propiedad de la 
Iglesia, y que entonces mis subditos sean absueltos del 
juramento de fidelidad. » 

Pronunciadas estas palabras por el conde, el legado 
Mil6n se expreso en estos t6rminos: 

o Conde Raimundo, yo te mando restablecer al obis- 
po de Carpentr&s en todos los derechos que tiene den- 
tro y fuera de su di6cesis; restituir asimismo todas las 

propiedades de la iglesia de Vaison, etc Y voso- 

tros, Guillermo de Baucio, principe de Orange, Gui- 



Digitized by 



GooqIc 



"^ 



I92 vfCTOR BALAGUER 

llermo de Arnaud, Raimundo de Agout, Beltr&n de Lau- 
dtin, Bernardo de Anduze, seiior de Usez y senor de 
Lunel, aqui presentes, £prest&is todos el mismo jura- 
mento?» 

Y todos contestaron: 

— Lo juramos. 

Entonces comenz6 la ceremonia de reconciliaci6n. 
El legado hizo poner una estola, en lugar de una cuer- 
da, al cuello del conde de Tolosa, y habi6ndola cogido 
por los dos cabos, le introdujo en el santuario azotdn- 
dole con unas disciplinas. El conde tenia el rostro en- 
cendido de vergiienza. Por fin, el legado le dio la abso- 
luci6n. La muchedumbre era tan grande en la iglesia, 
que fue" preciso hacer salir al conde Raimundo, lleno de 
sangre, por un subterr&neo que salia al campo, despu€s 
de haber pasado por del ante del sepulcro de Pedro de 
Castelnau como en expiacion del crimen de que se le 
acusaba. 

El legado reuni6 una asamblea al dia siguiente, y 
nuevas condiciones fueron impuestas al conde Raimun- 
do, quien acepto cuanto se exigi6 de el. Hizosele prome- 
ter y jurar sobre los santos Evangelios que cuando los 
principes francos llegarian & sus estados, les obedeceria 
puntualmente, tanto por lo que respectar pudiese k su 
propia seguridad, como por las dem&s cosas que juzga- 
sen & prop6sito recomendarle para su utilidad 6 para la 
de todo el ej6rcito de Dios. 

De este modo, el conde de Tolosa hasta se compro- 
metia & tomar las armas contra sus propios stibditos. 
«Es de creer, dice un historiador provenzal, que si tan- 
to se humill6 fue* s61o para disipar la tempestad y ale- 
jar el ej£rcito amenazador que avanzaba contra las po- 
blaciones del Mediodia.» 

El vizconde de Beziers, de mds resoluci6n y m£s va- 
ronil cardcter que el conde de Tolosa, no quiso ceder 



JL Digitized by G00gle 



LAS CALLES DE BARCELONA 1 93 

ni prestarse & aquellas humillaciones, y contra 61 se di- 
rigi6 la ira de los que se llamaban mensajeros de Dios. 

Los habitantes de las pequenas poblaciones y de las 
casas de campo se habian todos refugiado en Beziers, 
herejes 6 cat61icos, pues que el ejSrcito de los cruzados 
era tan temible para unos como para otros. Los jefes 
de la cruzada enviaron k la ciudad al mismo obispo de 
Beziers, el cual reunio los habitantes en la iglesia ca- 
tedral de San Nazario, y, representdndoles el grave pe- 
ligro en que se hallaban, les aconsej6 que rindiesen la 
ciudad al legado, poniendo en sus manos & los herejes 
que 61, obispo, conocia perfectamente, y cuyos nom- 
bres habia puesto por escrito. Todos un&nimemente se 
negaron. 

— Venerable padre — le dijo uno de los c6nsules, — 
todos somos cristianos y en torno nuestro solo vemos 
hermanos. 

El obispo se fu6 con esta respuesta al campo, y los 
cruzados deliberaron sobre la clase de castigo que de- 
beria imponerse & la ciudad rebelde. Fu6 resuelto el 
exterminio. Algunos caballeros pidieron gracia en fa- 
vor de los cat61icos; pero el legado Arnaldo de Amal- 
rich, abad del Cister, decidi6 la cuesti6n diciendo: 

— Matadlos £ todos, que Dios ya reconocerd los 
suyos. 

Acercdronse los cruzados £ la ciudad, y los de Be- 
ziers salieron &. su encuentro, con mds bravura cierta- 
mente que prudencia. Fueron rechazados, y los enemi- 
gos entraron tras de ellos en la ciudad. 

« Todos los que pudieron, dice un cronista, se retira- 
ron £ la iglesia de la Magdalena. Los capelans (can6ni- 
gos) de esta iglesia hicieron sonar las campanas hasta 
que todo el mundo hubo muerto. Todos fueron pasados 
& degiiello, hombres y mujeres, y ni uno s61o se salv6. 
Jamds se ha visto ni oido cosa semejante. Saqueada la 
tomo xxii 13 



Digitized by VjjOCK^LC 



1 



194 vfCTOR BALAGUER 

ciudad, la entregaron al fuego y todo fu6 devasta- 

do 6 quemado de manera que no qued6 alma vi- 

viente. El cronista Aubri 6 Alberich de Troisfontai- 
nes pretende que los muertos fueron 60.000, y de ellos 
7.000 al menos en la iglesia de la Magdalena. El con- 
tempor&neo Bernardo Isthier de Limoges dice que s61o 
fueron 38.ooo. Arnaldo de Amalrich, en su carta dando 
cuenta de la victoria del Papa, confiesa 20.000. » 

Las poblaciones se exasperaron entonces. Hubo un 
grito de indignaci6n general contra el dominio de los 
hombres de Francia. Narbona hubo de rendirse y, por 
una traici6n inconcebible del legado, el vizconde de 
Beziers se vi6 obligado k capitular en Carcasona. El 
22 de Agosto, Simon de Montfort se hacia proclamar 
vizconde de Beziers y Carcasona, y Arnaldo de Amal- 
rich arzobispo y duque de Narbona. 

Raimundo de Tolosa vi6 entonces que todavia esta- 
ba m&s amenazado que antes. Las exigencias de los le- 
gados fueron creciendo, cada vez m&s imperiosas y mds 
duras. Raimundo y los magistrados de Tolosa recibie- 
ron orden de entregar, con cuerpos y bienes, todos los 
sospechosos de herejia. Los magistrados contestaron no- 
blemente que no habia herejes en Tolosa. Entonces el 
legado del Papa excomulg6 de nuevo al conde y puso 
entredicho en la ciudad. 

Humillose de nuevo Raimundo, parti6 para Roma, 
vi6 al Papa, fu6 enviado ante un concilio, y por tales 
afrentas hubo de pasar, que la fuerza de su dolor le de- 
volvi6 su perdida energia. 

Pero entonces pudo contar con el auxilio de D. Pe- 
dro II llamado el Catolico, rey de la Corona de Aragon. 
Eh nuestra Historia de Cataluna hemos referido ya 
todo lo que toca £ nuestro principe. Por esto s61o dire- 
mos aqui algo en dos lineas. 

El rey de Aragon intervino, pero ni los legados ni el 



I 



Digitized by VjOOQ l€ 



LAS CALLES DE BARCELONA I95 

Papa quisieron escucharle. Entonces pas6 los Pirineos 
con un ej£rcito y se uni6 al conde de Tolosa. Tuvo lu- 
gar la famosa batalla de Muret. En ella muri6 D. Pe- 
dro de Arag6n; en ella sucumbio la causa de la nacio- 
nalidad meridional. Todos los castillos y ciudades se 
llenaron de luto, porque el patriotismo habia Uegado k 
su tiltimo grado de exaltaci6n. 

La Iglesia puso mano sobre las poblaciones del con- 
de. El obispo de Foulquet regres6 k Tolosa, de donde 
habia sido expulsado, y Raimundo, despu6s de haber 
abandonado el palacio de sus padres para ocupar la ca- 
sa de un ciudadano, pas6 4 Cataluna y k Arag6n, de 
donde luego fu6 k Inglaterra y k Italia. Sim6n de 
Montfort fue nombrado conde de Tolosa. El Norte 
triunfaba. 

La dominaci6n de Montfort sobre el Languedoc pa- 
recia asegurada. Todas las grandes ciudades recono- 
cian su bandera; los castillos mds fuertes obedecian k 
sus hombres de armas; una nueva feudalidad ponia bajo 
su autpridad k m&s de 150 caballeros; el conde Raimun- 
do y su hijo se habian visto obligados k abandonar su 
patrimonio; todo el clero favorecia k los nuevos posee- 
dores; se predicaba la obediencia k los francos como un 
dogma, y el odio k los condes desterrados como un ar- 
ticulo de fe religiosa. 

Contra tantas causas que favorecian k los invasores 
del Mediodia, crecia y se fortificaba, sin embargo, ese 
gran poder al cual nada resiste: la opini6n publica. Los 
franceses, duefios por las armas, estaban considerados 
como los opresores del pais, como injustos conquista- 
dores que habian expulsado la familia nacional de los 
condes de Tolosa; las antipatias de raza se manifesta- 
ban en toda su fuerza; el provenzal s61o obedecia k la 
fuerza k su superior de origen franco, y suspiraba sin 
cesar por su independencia. Los capitulos, jurados, ma- 



Digitized by VjOOQLC 



I96 VfCTOR BALAGUER 

gistrados, municipales, los castellanos que habian con- 
servado sus dominios, el pueblo todo, en una palabra, 
se indignaba contra aquella autoridad nueva, opuesta 
k sus costumbres y k sus hdbitos. 

En estas circunstancias, Raimundo y su hijo partie- 
ron de G£nova y fueron k desembarcar en Marsella. 
Esta antigua ciudad no pertenecfa entonces k ningtin 
senor y se gobernaba por si propia. La reptiblica de 
Marsella abraz6 con ardor y entusiasmo la causa de los 
dos Raimundos. Lo mismo hizo Avignon. El condado y 
marquesado de Provenza todo entero tom6 las armas, 
y volvi6 de nuevo k comenzar la guerra, que dur6 pro- 
longados anos, con diversas alternativas y con episo- 
dios verdaderamente 6picos. 

La nacionalidad del Mediodia luch6 con las armas 
del entusiasmo y de la desesperaci6n; pero se habia per- 
dido al principio el momento mds favorable. Los hom- 
bres del Norte habian ya visto las hermosas y florecien- 
tes comarcas del Mediodia; habian ya puesto un pie en 
ellas, y no estaban dispuestos k abandonar su presa. 
Desde entonces hasta hoy, que sigue desgraciadamente 
lo mismo, el Norte, con raros y marcados intervalos, 
ha pesado siempre con toda su carga de hierro y de 
opresi6n sobre el Mediodia. 

Digamos ahora, en conclusi6n, algunas palabras so- 
bre Arnaldo de Amalrich, del cual nos hemos tenido 
que olvidar para seguir el curso de la relacidn. 

Despu^s que hubo ocupado la sede de Narbona, Amal- 
rich pas6 k Espaiia y tom6 parte en la c£lebre batalla 
de las Navas de Tolosa, de la cual escribi6 en latin un 
relato 6 relation como testigo ocular. 

Concluida aquella guerra y batidos los moros, Amal- 
rich volvi6 k su di6cesis de Narbona, que quiso cambiar 
en principado acudiendo para ello al Papa. Venia ya 
desde el principio titulAadose duque y principe de Nar- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 1$J 

bona. Sin embargo, opusose & ello resueltamente Sim6n 
de Montfort, y de aqui resultaron grandes rivalidades y 
profundas querellas entre los dos antiguos jefes de la 
cruzada, unidos estrechamente cuando se trataba de ir 
contra los llamados herejes, divididos por completo 
cuando se trato de repartirse los bienes de aquellos he- 
rejes. 

. En esta ocasi6n, el soldado triunf6 sobre el prelado. 
En 1216, Sim6n de Montfort recibi6 de manos del rey 
de Francia, Felipe Augusto, la investidura del ducado de 
Narbona, al mismo tiempo que la del condado de To- 
losa, y entonces Amalrich, furioso y vengativo, abando- 
116 su partido por el del desterrado conde de Tolosa. El 
hombre que tanto habia predicado contra los herejes; 
el que habia pronunciado en el sitio de Beziers las te- 
rribles palabras de Matadlos d todos, que ya Dios conocerd 
d los suyos; el que habia, en nombre de Dios y del Papa, 
excomulgado al conde de Tolosa, acab6 por servir la 
causa de los herejes, s61o porque el triunfo contra ellos 
no le habia servido mis que para hacerse principe de 
la Iglesia, cuando 61 queria, k mds de 6ste, otro prin- 
cipado. 

Torres Amat nos dice que Amalrich muri6 en 1224, 
y que su cuerpo fu6 trasladado al Cister. El mismo 
Amat cierrra las pocas lineas biogrdficas que consagra 
i. Amalrich diciendo: 

«Algunos historiadores no han dejado de pintarle co- 
mo muy amigo de la ostentaci6n y falto de manse- 
dumbre.* 



Digitized by VjOOQ l€ 



IQ8 VfCTOR BALAGUER 



TALLERS (calle dels). 

>nduce de la Rambla de Canaletas 6 de los Estudios 
nueva plaza de la Universidad. 
gunos pronuncian corruptamente calle de Ostallers; 
el verdadero nombre es el que le damos nosotros. 
dler en idioma genuino catal&n significa cortante, 
:uerda por lo mismo esta calle el nombre del oficio 
yercian algunos de sus habitantes. 
ay quien asegura que se hallan noticias de esta ca- 
2sde el ano i320, y que entonces se la conocia por 
ismo nombre que ahora, originado de las carnice- 
cjue se hallaban establecidas en ella; pero entonces 
ralmente debia existir la calle extramuros. 
ay tambi&i quien dice que en 16 de las calendas 
ctubre de i326, D. Pedro IV de Aragon confirmo 
dro de Bosset, que representaba k los habitantes de 
He dels Teyers, por otro nombre lo colomer den Cla- 
mt, la sentencia que di6 el bayle de Barcelona, or- 
ndo que todas las meretrices y mujeres piiblicas 
habitaban en dicha calle y sus alrededores fuesen 
lsadas. 

bido es, pues de ellos hemos ya hablado, que en 
lrededores de la calle dels Tallers, junto & la bajada 
znaletas, existia antiguamente un burdel 6 lupanar, 
u6 retirado de alii y trasladado £ otro sitio, cuan- 
i la segunda mitad del siglo xvi se levanto en aquel 
3 el edificio de la Universidad. Atin es conocido 
Lrmente aquel lugar con el nombre de patio del 
11. 



Digitized by CjOOQ l€ 



LAS CALLES DE BARCELONA I99 

Al extremo de esta calle, junto 4 la plaza de la nue- 
va Universidad, estd el Hospital militar de Cataluiia. 
Tieae salas largas, divididas en enfermerias, segun las 
afecciones m6dicas y quirtirgicas ; cuadras especiales 
para las enfermedades de la vista, las ven^reas, la sar- 
na, las viruelas y toda dolencia contagiosa. 

El edificio se divide en bajos, primero, segundo y ter- 
cer piso, y los varios departamentos est&n distribuidos 
en la forma siguiente: En los bajos, 6 sea alrededor del 
patio porticado, que se halla en el centro del edificio, hay 
la iglesia y estdn establecidas las oficinas de contraloria, 
farmacia, almacenes, despensa, cocina, sala de bafios 
y roperia. En los tres altos hay 16 salas para enfermos, 
conteniendo adem&s el cuarto segundo la sala de jun- 
tas y dormitorio de los de guarda, donde se hallan tam- 
bi6n todos los aparatos necesarios para la curaci6n dia- 
ria de los enfermbs. Este local es capaz para 680 camas. 

La iglesia no es muy antigua, pues los sacerdotes 
seculares de la congregaci6n de San Vicente de Paul, 
que permanecieron en esta iglesia y convento hasta 
1824, no se establecieron en Barcelona hasta 1704. 

En 1824 sirvio este edificio para f&brica de tabacos, 
traslad&ndose los sacerdotes al nuevo edificio de la ca- 
lle de Amalia, que hoy sirve de c&rceles nacionales. 

En una casa de esta calle se tram6 una de las cons- 
piracies varias que tuvieron lugar en Barcelona, & 
principios de este siglo, cuando los franceses estaban 
posesionados de ella. Los valientes patriotas catalanes 
se reunian sigilosamente por la noche, aprovechando 
la oscuridad, en la casa de que hablamos, y alii trama- 
ron su conspiraci6n para echar k los franceses. No pu- 
dieron conseguirlo y fracasaron en su empresa, como 
ya habian fracasado otras veces iguales intentos. 

Nuestros lectores estdn ya enterados de aquel triste 



Digitized by VjjOOQIC 



200 VfCTOR BALAGUER 

periodo por la relaci6n que hemos hecho de la otra 
tentativa con el mismo objeto, que hubo de costar la 
vida al P. Gallifa y k sus companeros. 

Por falta de datos en el momento de escribir estas 
lineas, no podemos hacer el relato de la conspiraci6n 
patri6tica que recuerda la casa k que hacemos referen- 
da. Nos vemos precisados solamente k consignar el re- 
cuerdo. 

TAMBORETS (calle del arco dels). 

De la Esparteria conducia k la plaza del Born. 

Tuvo esta calle diferentes nombres. 

Primeramente se denomino den Cdules, nombre de 
familia. Tomo luego el delTamborinet y es decir, del Tarn- 
borcito; luego el de Arco de Santa Eulalia, k causa de 
una capillita con la imagen de la patrona de Barcelo- 
na, que se construy6 en el arco, y mks tarde fu6 11a- 
mada Volta y Barra dels aucells, es decir, Arco y Per- 
cha de las aves. 

Este tiltimo nombre lo tomo de ser ella el sitio desti- 
nado para la venta de toda clase de volateria. Aucell 
quiere decir ave,pdjaro, etc., y Barra, en el sentido en 
que aqui se usa, equivale k alcdndara, voz de cetreria 
que significa la percha 6 varal donde se posan los hal- , 
cones y otras aves de volateria. 

Con el tiempo abandono tambi£n este nombre y se' 
titulo entonces dels Tamborets. <jPor qu6? Esto es lo que 
no hemos sabido averiguar. 

Tamborets, encataldn, puede significar, alpropio tiem- 
po que tamborcitos, taburetes. 

TAMARIT (calle de). 

Otra de las del ensanche. 

Segun estd trazada en el piano, deberd ir k desembo- 
car en la de Ronda. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 201 

Aconsejamos al Excmo. Ayuntamiento que le diera 
este nombre en recuerdo del c61ebre diputado del Brazo 
militar que tanto figuro en el alzamiento de Cataluiia 
de 1640. Tamarit es una de las mis arrogantes figuras 
de aquella dpoca memorable. Hemos hablado de €l en 
distintos parajes de esta misma obra y en otras, y por 
lo mismo s61o reproduciremos aqui lo que con referen- 
da k 61, y k cierto suceso en que tom6 parte, escribi- 
mos en una obrita ligera y poco conocida: 

«Era la 6poca en que Cataluiia estaba en armas con- 
tra Felipe IV. k. la voz del buen patricio Pablo Claris, 
que habia resonado en todos los oidos como el eco de 
un clarin de batalla, los catalanes habian acudido k las 
armas. 

»E1 marqu6s de los V61ez, general de las tropas del 
rey, habia traspasado el Coll de Balaguer, y despu6s 
de apoderarse de Tarragona se encaminaba con todo su 
ej6rcito hacia Barcelona, foco y centro de la revoluci6n. 
Barcelona quiso atajar el paso al triunfante general de 
Felipe, y eligio para ello Martorell, la Have del Llobre- 
gat. La Diputacion trabaj6, pues, incansablemente en 
levantar sOmatenes, k los cuales se daba por punto de 
reunion esta villa, acudiendo con suma brevedad, dice 
Melo, gente de Vich, de Manresa, de Ripoll, Grano- 
llers, Vall6s, Hostalrich, Mataro, etc., etc. 

»Comprendiendo que Martorell debiaser su antemu- 
ral y su bahiarte de defensa, Barcelona hizo cuantos es- 
fuerzos puede imaginar el arte de la guerra para con- 
servar esta villa, k la cual envio al Dr. Ferrdn, oidor 
eclesi&stico, q\ie si era en efecto un ardiente y entusias- 
ta patricio, era en cambio un hombre de muy cortos al- 
cances en la ciencia militar. En pos de FerrAn fueron 
tercios aguerridos con capitanes expertos, convoyes de 
viveres y municiones, y en una palabra, todo lo que 
podia ser necesario. 



Digitized by VjjOOQ.IC 



202 vfCTOR BALAGUER 

» Martorell fu6, pues, fortificada y puesta en estado de 
defensa, no dejando de ser raro el caso, pues que esta 
villa era propiedad del misrno marqu6s de los V61ez k 
quien se disponia k resistir con todo encarnizaroiento. 

»E1 ejgrcito castellano prosigui6 avanzando; se apo- 
der6 de Villafranca del Panadas, y tom6 por asalto, 
despu6s de una en6rgica resistencia por parte de sus 
defensores, la poblacion de San Sadurni de Noya. Ceiii- 
do con estos laureles se present6 el marques ante Mar- 
torell, su propia villa, cuyo gobierno militaE acababa 
de ser encargado al diputado D. Francisco Tamarit, el 
cual, por ser insuficiente la guarnici6n, pidi6 nuevos 
socorros k Barcelona. Esta, que habia apurado todos 
sus recursos, y cuya esperanza consistia en defender el 
paso de Martorell, juzgando ser aqu&la la verdadera 
defensa y fortificaci6n suya, hizo un esfuerzo supremo, 
y en nombre de la patria llam6 a las armas k todos los 
que se sintiesen con fuerza para sostener una. Junt6, 
pues, en breve termino un tercio de 3.ooo hombres; 
pero la mayor parte eran frailes, curas, ancianos y es- 
tudiantes, los cuales, con mds patriotismo que suficien- 
cia, habianse presentado k empunar un arrtia al grito 
supremo de la patria en peligro. 

»E1 marques de los V6lez, para atacar k Martorell, 
dispuso que su ej^rcito se dividiese en dos, yendo el 
uno k tomar la vuelta y k atacar por un costado k la vi- 
lla, mientras que el otro la atacaba tambi6n por el otro, 
encerrdndola asi entre dos fuegos. 

»Dispuesto asi todo, avanzo contra tyfortorell k tiem- 
po que los sitiados oyeron con gran ason&bro los clari- 
nes contrarios por la espalda. Duro fu6 el ataque, pero 
bien y valerosamente sostenido, teniendo lugar una lu- 
cha encarnizada, un combate k todo trance sin miseri- 
cordia y sin cuartel. 

»Tamarit vi6 que cuantos esfuerzos se hicieran serian 



1 



Digitized by VjjOOQIC 



LAS CALLES DE BARCELONA 203 

intitiles, y que alii iban k perecer sin fruto todas aque- 
llas fuerzas, esperanza de la patria, que podian atin 
servirde mucho k Barcelona. Reunio, pues, consejo de 
capitanes,y se decidi6 emprender la retirada k la capital. 
Conociendo el enemigo el intento, se opuso k ello con 
todos sus recursos; pero los tercios catalanes burlaron 
con su valor todos sus esfuerzos, sostenidos por otra 
parte por los que habian quedado en Martorell k parar 
el empuje del grueso del ej^rcito enemigo, no vacilando 
en sacrificarse gustosos en aras de la patria, pues que 
alii la mej or esperanza que tenian era la de morir com- 
batiendo y matando. 

»Fd6, por fin, entrado Martorell, y he aqui c6mo Me- 
lo, testigo ocular, hace la descripci6n: «Satisfizose alii, 
»dice, la venganza de unos de la resistencia de otros, co- 
»mo si fuese culpa la defensa; no perdonaba la furia k 
»edad 6 sexo: k todos igualo la crueldad en una misma 
»miseria. Cost6 la entrada en Martorell la vida de algu- 
»nos soldados y oficiales, y entre ellos fu£ m&s sentida 
»la muerte de D. Jos£ de Saravia, caballero del hdbito 
»de Santiago, teniente de maestre de campo general y el 
•hombre mds prdctico en papeles y despacho de un ej£r- 
»cito que otro ninguno. Faltaron de los catalanes mds de 
n.ooo hombres entre infantes y caballos ligeros. Por la 
» misma raz6n que el V61ez esperaba de aquel lugar m4s 
• obediencia, permiti6 que fuese alii mayor el estrago.» 

Tal fu6 el ataque de Martorell, victima de su fideli- 
dad k la causa catalana. El marques de los V61ez se de- 
tuvo todo un dia en aqu£lla su propiedad, como para 
llorar, dice Melo, las ruinas de su Martorell, y en se- 
guida siguio k Barcelona. 

Sin embargo, no se pas6 mucho tiempo sin que la 
misma villa viese regresar, roto, desbandado, fugitivo y 
maltrecho, aquel ej£rcito pujante y aquel general orgu- 
lloso, que por lo mismo que esperaba de Martorell mds 



Digitized by VjjOOQIC 






204 VjfCTOR BALAGUER 

obediencia, permitio que fuese alii mayor el estrago. Toda 
la soberbia del castellano habia caido k las puertas de 
Barcelona, destrozada su hueste por los valientes de- 
fensores de esta ciudad y de su Castillo de Montjuich. 

TANTARANTANA (calle de). 

Va de la del Rech k la plaza de San Agustin viejo. 

Antes de derribarse el barrio de la Ribera y cons- 
truirse la Ciudadela, esta calle tenia mds extensi6n que 
la que hoy tiene. 

Con el den de que la hacen preceder algunos al escri- 
bir su nombre podria recordar un apellido; pero mds 
bien creemos nosotros que es su nombre uno de tantos 
otros vulgares y chocarreros, usados principalmente por 
el pueblo bajo. 

TARRAGONA (calle de). 

Estard en el ensanche, teniendo por laterales y con- 
tiguas las del Llobregat y Llansa. 

Fdcilmente se comprenderd por qu6 aconsejamos que 
se le diese este nombre, siendo aceptado por el Muni- 
cipio. 

Tarragona es una de las ciudades que existen en Es- 
paiia de mds ilustre pasado, de mds nobles glorias, de 
mds grandes recuerdos. En la £poca de los romanos 
era la capital y di6 nombre & la inmensa parte de la na- 
ci6n que se Ham6 la Espana tarraconense. En nuestra 
£poca, en nuestro mismo siglo, se hizo c61ebre por su 
resistencia d los francesesy por la horrible matanza de 
patriotas que en ella cometieron los soldados de Napo- 
le6n. 

Largo seria escribir la historia de Tarragona. Se ne- 
cesitarian voliimenes. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 205 

Guarda todavia esta ciudad ilustre, k m&s del recuer- 
do imperecedero de sus glorias, vestigios admirables de 
sus grandezas monumentales, que los sabios y los ex- 
tranjeros yienen & estudiar. 

TAP1AS (calle de las). 

De la de San Olaguer li Olegario va k parar al en- 
sanche. 

Llam6se de las Tapias por las que antes la limitaban 
& uno y otro lado. Segun parece, se prolongaba enton- 
ces hasta llegar &. la Rambla, saliendo & la izquierda 
del edificio que fue* primero colegio de padres carmeli- 
tas y hoy es cuartel de la Guardia civil. 

TAPINERIA (calle de la). 

Comienza en la de Ripoll y va & desembocar en la 
plaza del Angel. 

Antiguamente se 11am aba de la Xapineria 6 de la 
Chapineria, y tanto el nombre que lleva como el que 
Uevaba recuerda el oficio de los que generalmente la 
habitaban, &. saber, tapineros 6 chapineros y zapateros. 
Las voces catalanas xapi y tapi equivalen &. las caste- 
lianas chapin y tapin, y, por consiguiente, Xapineria y 
Tapineria corresponden & chapineria y tapineria, 6 sea 
el oficio de chapinero y el sitio 6 tienda donde se fabri- 
can y venden chapines. 

Los chapines eran unos calzados propios de senoras 
de distinci6n, con tres 6 cuatro suelas de corcho, y Ser- 
vian para resguardarse de la humedad y hacer mayor 
la estatura de las mujeres, segtjn se ve en el tratado 
Contra la demasia de vestir y calzar, escrito por el pri- 
mer arzobispo de Granada, Hernando de Talavera. Pa- 
rece que algunas eran tan extremadas en usar suelas de 



Digitized by VjjOOQI'C 

.A 



2o6 vfCTOR BALAGUER 

orcho, que, como diceun autor coet&neo, Uevabanir*- 
j por docena. 

La costumbre exigia en Espana que las doncellas 
evasen zapatillas 6 calzado ligero y bajo, no ponidn- 
ose cbapines hasta el dia de casarse. De aqui vino el 
roverbio pasar de zapatillas a chapines; es decir, pasar 
e doncella 6 soltera k casada. 

En esta calle se ve atin conservado el frontis de una 
e las puertas del antiguo palacio mayor de los condes 
e Barcelona. Esta puerta, que, como hemos dicho en 
tro lugar, era la que daba salida k los espaciosos jar- 
ines del palacio, estd convertida hoy en zapateria. 

TABASCO (caUe de). 

Atraviesa de lade Graciamat k la de Mercaders. , 

Primitivamente se llam6 den Roca y despu£s den Me- 
col, nombres de familia ambos, tomando por fin con 
I tiempo el que hoy conserva. 

;Es tambi6n 6ste un apellido? 

Mds bien creemos que pueda provenir de tarasca 6 
jcordar la leyenda que dio nombre k la villa provenzal 
e Tarascon (en cataldn Tarasco). 

Segtin una piadosa tradici6n, Santa Marta, hermana 
e Maria Magdalena, fu6 a fijarse con su criada Marce- 
l k orillas del R6dano, dando k conocer k aquellos ha- 
itantes la religion cristiana. 

«Ahora bien, dice el leyendista, habia entonces en la 
rilla del R6dano un drag6n furioso, grueso como un 
>ro, con la cabeza como un le6n, las crines como un 
imento, los dientes como espadas, la espalda cortan- 
3 como una hoz, la cola del color de la vibora. Anda- 
a con seis pies, de forma humana, y estaba cubierto 
e una escama como una tortuga, siendo tan asquero- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 207 

so que le llamaban ordinariamente Tarasca, lo cual 
quiere decir feo y deforme.» 

Este monstruo antidiluviano, siempre segiin la le- 
yenda, devoraba las bestias, los animales salvajes y 
con preferencia los seres humanos. El pueblo pidi6 con 
grande instancia 4 Santa Marta que le librase de aquel 
monstruo, y, movida de sus ruegos, Santa Marta se di- 
rigi6 4 un bosque que se llamaba Nerloc, es decir, Bos- 
que Negro, asiento del monstruo, y le rocio con agua 
bendita. A. la primera gota, el monstruo comenz6 4 
estremecerse en violentas convulsiones y 4 dar espan- 
tosos rugidos; 4 la segunda, cay6 al suelo; 4 la tercera, 
Santa Marta le at6 con un cintur6n, 6, segun otros, 
con su liga, y lo entreg6 al pueblo, que en seguida le 
di6 muerte. 

Tal es la leyenda cristiana que se refiere, y que, co- 
mo tantas otras de un g6nero igual, no es sino la alego- 
ria del cristianismo domando el monstruo de la idolatria 
y de la barbaric Tal es tambi£n el origen del nombre 
dado 4 la hermosa villa de Tarasc6n, que est4 situada 
en Provenza, 4 orillas del Rodano, sitio deliciosoy pin- 
toresco que el autor de estas lineas ha tenido ocasi6n 
de visitar muy 4 menudo, y donde precisamente escri- 
be hoy estas lineas. 

Tarasc6n tiene, entre otras cosas notables, el castillo 
del rey Ren6 6 Renato y la iglesia de Santa Marta. 

Hoy dia las suntuosas galerias de aquel castillo-pala- 
cio y sus espaciosas salas, que tantas cortes de amor pre- 
senciaron y tantos cert4menes del gay saber presididos 
por el buen rey, sirven de c4rcel y de cuartel para la 
tropa. 

La iglesia fu6 construida 4 ultimos del siglo xn so- 
bre las ruinas de un templo romano. Es creencia ge- 
neral, entre los habitantes de Tarasc6n, que Santa Mar- 
ta murio en aquella villa, y que sus restos fueron depo- 



Digitized by VJiOOQlC 



208 VfCTOR BALAGUER 

sitados en una gruta que fu6 convertida en capilla. Es- 
ta capilla subterrdnea, incrustrada de mdrmol negro, 
existe atin en la iglesia, y en ella estA la tumba de la 
santa. 

Tarasc6n, en memoria de su Hbertad por Santa Mar- 
ta, celebra cada ano la que se llama fiesta de la tarasca. 
Consiste esta fiesta, una de las m£s populares de Pro- 
venza, en dos procesiones solemnes que tienen lugar la 
primera el segundo domingo despu6s de la Pascua de 
Pentecost£s, y la otra el dia de la fiesta de Santa Mar- 
ta. En la primera, la tarasca estd representada de un 
modo furioso y derribando con su enorme cola & todos 
aqu£llos & quienes una indiscreta curiosidad impele & 
acercarse; en la segunda estd, por el contrario, tranqui- 
la, conducida por una doncella vestida de bianco, que la 
lleva atada y la hace seguir. 

Esta fiesta fu£ arreglada por el mismo rey Ren6, que 
la dirigi6 y presidi6 en 1469. 

La primera Jornada es la mis curiosa. 

Al salir de la iglesia de Santa Marta, la procesi6n 
se pone en marcha. 

Primeramente avanzan, en dos filas, los tarascaires 
6 caballeros de la Tarasca: son 3o poco mis 6 me- 
nos y van precedidos de su jefe, que lleva el bast6n de 
mando, y seguidos de su bandera, en cuyo lienzo est£ 
representada la tarasca: lucen en sus trajes la seda y el 
bordado; en su banda llevan la imagen de la tarasca: 
sus colores son rojo y bianco. 

En pos de los caballeros $e la Tarasca va la mtisica, 
compuesta de tamboriles y pifanos, perteneciente k la 
cofradia de los vineros 6 viiiadores, que van todos con 
sus utensilios de trabajo 6 llevando cepas, calabacines, 
barrilitos, etc. Van seguidos de cuatro hombres, dos de 
los cuales llevan el barril, 6 mejor la bota conocida con 
el nombre de Bouto-ernbviagou (bota de la embriaguez), 



Digitized by VjjOOQLC 



LAS CALLES DE BARCELONA 20g 

mientras que los otros dos llevan grandes barras sobre 
1^3 hombros. 

Despues de ellos marcha otra bandera, y siguen los 
jardineros y hortelanos, llevando toda especie de plan- 
tas y verduras, uno con una col monstruosa, otro con 
alcachofas, aquel con un gran ramillete de flores, este 
con una cesta llena de verduras diversas. Algunos lie- 
van en la mano regaderas y los instrumentos propios 
para el cultivo, y los que marchan detr&s sostienen una 
gigantesca guirnalda de ramas de boj. 

j± continuaci6n de los hortelanos van los pastores, 
con el cayado en la mano; los labradores, los carrete- 
ros, etc. Un segundo grupo de tambores y pifanos.cie- 
rra la marcha del cortejo. 

Bien pronto el grito tradicional de jLa gadou! jla ta- 
rascou! anuncia la proximidad de la tarasca, que no tar- 
da en entrar en la plaza de la Magdalena, donde la bu- 
lliciosa muchedumbre la llama k grandes voces. A. su 
aspecto redoblan las aclamaciones y la griteria. Las 
madres muestran & sus hijos aquel animal extraordina- 
rio, masa informe, abrigada por una especie de coraza, 
de debajo la cual sale una cabeza de drag6n que arroja 
fuego por las narices. Algunos tarascaires, ocultos en 
las entranas de.la tarasca, tienen- buen cuidado de ir 
alimentando aquel resoplido infernal con sus cohetes; 
otros, empujando al monstruo, le dan una agilidad ex- 
traordinaria; pero es preciso guardarse de su formida- 
ble cola, especie de larga viga que se mueve en todos 
sentidos, y que mds de una vez ha quebrado piernas y 
brazos. 

Mientras que la tarasca descansa de su primera sali- 
da, los individuos del cortejo ejecutan varios juegos en 
la plaza, y crecen el tumulto, las risas, la confusion, el 
desorden, la griteria. Es una especie de embriaguez de 
todo el pueblo. 

tomo xxii 14 



Digitized by VjOOQ IC^j 



-aa * -i ^v 



2IO vfCTOR BALAGUER 

Un episodio raro viene de pronto k cambiar la faz de 
la fiesta. Nuestra Senora de los Pastores se presenta 
stibitamente para asistir k la fiesta, acompanada de fa 
cofradia de pastores. Nuestra Senora cabalga sobre el 
animal que tuvo el honor de servir de cabalgadura k la 
Santa Familia en su fuga k Egipto. Es una joven don- 
cella, con el rostro lleno de candor y de nobleza, la que 
representa k Nuestra Senora. Siguiendo k la Virgen 
va el nino Jestis, con la diadema en la frente y la cruz 
en la ma'no, llevado en hombros de un robusto perso- 
naje que representa & San Crist6bal, patr6n de los mo- 
zos de cordel. El nino, dice un cronista, se sirve de la 
cruz para bendecir k los fieles; pero San Crist6bal se 
porta corno un verdadero santo de antesala: armado de 
una escoba, que termina con un gran manojo de orti- 
gas, y, con el pretexto de limpiar la calle para su divina 
carga, la emprende con las piernas de los transeuntes. 
Las quejas y lamentaciones de los pacientes, asi como 
las carcajadas de los espectadores, se pierden entre la 
miisica-ruidosa de los tamboriles y pifanos que preceden 
al nino de la celeste sonrisa y al santo del mal humor. 

Al nino Jesiis sucede un carro triunfal, tirado por 
mulas. Es el carro de los jardineros. De repente las 
mulas parten al galope. jPobres de aquSllos que se ha- 
llan al paso! No es que corran solo el peligro de ser atro- 
pellados, sino que los jardineros, que llevan consigo sus 
bombas y regaderas, hacen caer por todas partes una 
especie de lluvia de hurac&n. 

Bien pronto otro carro en forma de barca, conocido 
con el nombre de L'esturgeon, senala la presencia de los 
marineros del R6dano en la fiesta. Arroja un diluvio de 
agua. Despu6s del hurac&n terrestre, la tromba mari- 
tima. 

La fiesta termina con juegos, con danzas, con repar- 
tici6n de panes y de flores. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 211 

TARONJETA (calle de la). 

Cruza de la del Pom cTor & la de Abaixadors. 
Taronjeta es el diminutive* de taronja, por lo que 
equivale al nombre naranjita, diminutivo de naranja. 
Es todo cuanto se nos ocurre decir sobre esta calle. 

TARROS (calle den). 

De ta de Carders conduce & la de Gornbau. 

Antiguamente se llamo den Gratia primero, y des- 
pu£s de Sant Narcis. 

Habia en esta calle una casa perteneciente & una fa- 
milia opulenta, uno de cuyos individuos dej6 al morir 
un legado para que se construyese en dicha casa una 
capillita & San Narciso y para que cada ano, el dia del 
santo, se diese una limosna £ todos los pobres de la pa- 
rroquia 6 del barrio. Parece que la voluntad del difunto 
se llevo & cabo por espacio de algunos anos, y esto aca- 
so hizo dar temporalmente el nombre de San Narciso & 
la calle. 

En cuanto al den Tarros que hoy lleva, si no es un 
nombre vulgar, acaso sea un apellido de familia. 

TAXER (calle del arco den). 

Une la de Corretjer con la de Assahonadors. 

Tres nombres ha tenido esta calle, y los tres de fami- 
lia catalana, recordando quizi. a propietarios en ella. 

Primeramente se llamo den Llobet, despu6s den Co- 
rretjer y por fin den Taxer. 

En la historia de las letras catalanas figuran algunos 
Llobet. 

En el siglo xi vivia ya un Llobet 6 Lupetus, natural 



Digitized by VjiOOQIG 



12 vfCTOR BALAGUER 

Barcelona, var6n muy docto y eminente, principal- 
nte en matem&ticas y astrologia. Se sabe que tuva 
rechas relaciones € intima amistad con aquel cglebre 
rbferto, que despu6s fu£ Papa con el nombre de Sil- 
tre II. Solo se tiene noticia de una de sus obras, que 
an libro de astrologia que del arabe tradujo al latin 
a estudio de su amigo el sumo pontifice Gerberto. 
3ernardo Jos6 Llobet era un notario de Castellon de 
ipurias, hombre muy versado en la historia catalana, 
: escribio y public6 un Epitome de la casa de Car dona 
i la genealogia y descendencia de esta casa. 
Se tiene noticia tambfen de un Francisco Llobet Mas 
favarro, que fu£ prior de Meya y despu£s abad de 
rri. Se le atribuyo un volumen de poesias que qued6 
nuscrito y se ha perdido, y algunas otras obras. 
3ubo asimismo otro Lubetus 6 Lupetus, Juan Llo- 
natural de Barcelona, ardiente y entusiasta propa- 
lor de la doctrina de Raimundo Lulio. Muri6 en Ma- 
ca en 1460, y sobre su sepulcro se pusieron los si- 
entes versos: 

Terrea Joannis tenet hie lapis ossa Lubeti * 

Arte mira Lullii nodosa enigmata solvit 
Hac eadem monstrante polo Christumque Deumque 
Aique docens liber am concept am crimine Matrem 
Luit ad extremum solvens quodcumque tributum 

Quern nos, o Superi! et jam coelestibus till is 

Debentem simus tuam jam sancta precamur 
O Pater omnipotens cum Sanctis vivat amene. 

De Llobet y Vallosera, contemporaneo nuestro, gran 
dito y escritor conocido, hemos hablado ya en otro 
ar de esta misma obra. • 

TEATRO (plaza del). 

3s la que se halla en la Rambla, frente al teatro 11a- 
do Principal 6 de Santa Cruz, entre el trozo de la 



Digitized by VjjOOQlC 



' LAS CALLES DE BARCELONA 213 

Rambla dicho. de Santa Monica y el de Capuchinos 6 del 
Centro. 

Salen k ella las calles de Escudillers, Ginjol y Tren- 
iaclaus. 

Segun noticias que hemos podido adquirir, para en- 
sanchar esta plaza se destruy6 una calle que se llama- 
ba de la Muralla Vieja, y antes se habia denominado 
del Joch de la Rutlla. Formaban parte de esta calle, 
cuando todavia estaba en pie, el muro antiguo de la 
ciudad y la linea de casas que se ve hoy en la plaza, 
desde la esquina de la calle de Escudillers, detr&s de la 
fuente, hasta la de Ginjol. 

Tambien al construirse las casas de esta plaza, in- 
mediatas k la otra esquina de la calle de Escudillers, 
desaparecio otra calle denominada del Laurel. 

Lo notable que hay en esta plaza es el teatro, de que 
vamos a ocuparnos, aunque no con toda la detention y 
detalles que hubieYamos querido y pens&bamos hacer 
al comenzar esta obra. 

JDebe este teatro su origen al privilegio que en 1579 
concedio Felipe II al Hospital general de Barcelona 
para dar funciones de musica y declamaci6n, con el de- 
recho de conceder permiso, mediante alguna retribu- 
cion, k las companias 6 personas que la solicitasen pa- 
ra ejecutar aquella clase de funciones. 

Segun los datos que hemos podido proporcionarnos, 
el primer teatro que entonces se edific6 en el sitio don- 
de se levanta el actual, era de madera, y en €1 comen- 
zaron inmediatamente las representaciones dramdticas. 

Hemos hallado que en el ano 1591 el obispo de Bar- 
celona, D. Juan Dimas Loris, mand6 publicar un edic- 
to contra las farsas y comedias que en este teatro se 
representaban, particularmente contra aquellas piezas 
dramdticas que recordaban hechos y pasajes de la Sa- 



Digitized by 



Google 



214 VfCTOR BALAGUER 

grada Escritura y vidas de santos. Asi decia este edic- 
to, que por casualidad tuvimos ocasi6n de ver no hace 
mucho tiempo, en su articulo segundo: 

*Item, diem y manam d tots y qualsevol representants e 
6 farcistas, axi homens com donas, tant dels qui de present 
se troban en la present ciutaty diocesi, com als qui per Ven- 
tura arribaran en el la, que sost pena de deu lliures mone- 
da barcelonesa, per cada hu y quiscuna vegada que faran 
lo contrari, no gozen ni presumescan, en ningun temps, 
dies ni llochs de la present ciutaty diocesi, representar far- 
sas, comedias e 6 representacions de la Sagrada Scriptu- 
ra, vidas de Sants ni Santas, 6 altres vulgarment ditas al 

DIVINO.o 

De nada hubieron de servir sin duda los edictos del 
obispo, pues parece que las farsas y comedias sobre 
asuntos religiosos prosiguieron represent&ndose cada 
vez con mas boga, motivo por el cual el referido prela- 
do volvi6 & publicar otro edicto en 1597, sin que al pa- 
recer se hiciese de 61 m£s caso que del primero. 

En este mismo ano de 1597 hallamos en un dieta- 
rio que los concelleres mandaron derribar el teatrcr de 
madera que, sin su benepl&cito, los can6nigos admi- 
nistradores del Hospital tenian, de acuerdo con los co- 
micos, en la casa y huerto frente k la puerta dels Oilers 
(Escudillers). 

Sin embargo, no debieron tardar en arreglarse los 
canonigos con los concelleres, pues consta que precisa- 
mente en el mismo ano de 1597 mand6 construir el 
Hospital un grandioso teatro de piedra, para reempla- 
zar el demolido de madera, principiando & usar del pri- 
vilegio que el rey Felipe le concediera, no sin que los 
concelleres intentaran disputdrselo mds adelante. 

El edificio levantado dur6 muy poco, pues, debido 
sin duda 4 su mala construcci6n, amenazo bien pronto 
ruina y hasta llego & caerse, mandando entonces el 



^ 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 21 5 

Hospital edificar otro nuevo y mejor. Asi consta en la 
obra que en 1618 public6 en Barcelona el doctor en 
ambos derechos D. Fructuoso Bisbe y Vidal con el ti- 
tulo de Tratado de las comedias, en el cual se declaran si 
son licitas, y si hablando en todo rigor sera pecado mortal 
el representarlas, el verlas y el consentirlas. Efectivamen- 
te, se lee enestaobra, pag. 99, que el Hospital «habia 
tenido caudal, no solo para edificar un teatro tan cos- 
toso como hizo en la Rambla, pero aun para volverlo a 
edificar segunda vez, por haberse caido en acabdndose de 
edificar la primer a. » 

Entre otras curiosidades dignas de apuntarse, que 
relativamente & este teatro hemos hallado registrando 
papeles y libros, es una de ellas la de que por los anos 
1670 habia en Barcelona una compania de comicos que 
llamaba mucho la atencion y atraia gran concurso, 
distinguiendose singularmente la actriz Damiana L6- 
pez. Habia venido 6sta k Barcelona con la compania 
de su hermano Adrian Lopez. Cu6ntase que era arro- 
gante moza, notable actriz y digna de menioria por sus 
habilidades comicas. Hacia con gran aplauso las pri- 
meras damas, y con tanto fervor los autos sacramen- 
tales, que esto le inspiro la idea de retirarse del tea- 
tro, viviendo luego en Barcelona, no s61o virtuosa, 
sino evangelicamente, sin reservar cosa alguna de un 
dia para otro sino su sustento, ni para el de su herma- 
na Beatriz Lopez, ni para el de una esclava, que no 
queria separarse de ella aunque le daba libertad. « Te- 
nia una cuiiada, dice un cronista suyo, cuyo marido ob- 
tenia en la corte cierto empleo muy visible, y esta le 
enviaba algunos socorros; y cuando murio le dejo 5oo 
ducados con orden de que se los fuese suministrando el 
licenciado Pennarroya, porque temian que, segiin era 
su caridad, ella los daria de una vez & los pobres.» 

He aqui otro dato curioso: 



Digitized by 



Googje 



2l6 vfCTOR BALAGUER 

El 19 de Julio de i685, con motivo de representar- 
se en el teatro una comedia que tenia por titulo El gol- 
fo de las sirenas, hubo un altercado entre los concelleres 
y los jueces de la Audiencia, k causa de haberse echa- 
do mano para las tramoyas de la representaci6n de los 
sitios que unos y otros acostumbraban ocupar en las 
funciones. En un dietario catal&n, que existe en el ar- 
chivo de Moner de Fonz, otras veces citado, se cuenta 
el hecho en los siguientes t£rminos: 

»Lo dia 19 de Juliol t de 1685 los comediants represents 
ren una comedia que era lo titol de ella Lo golfo de las 
sirenes; y per ocasio de las tromayas que se habian de fer 
en ella ocuparen la camarilla dels senyors jtitges de la real 
Audiencia y dels senyors concellers, y diis senyors jutges se 
feren fer un catafalch a modo de corredor que tenia tot lo 
en front de las camarillas que estan al entrant del corral; y 
habentlo fet fer sens consentiment de la ciutat, y habent 
pres lo pnesto que dita ciutat habia de veurer dita comedia, 
acerca de asso se tingue alguna dissensio entre la ciutat y 
Aits senyors del concell, y se ajustd ques partis lo puesto fent 
una escala a cada cap per pujarhi, y los senyors del concell 
donareU la ma dreta d la ciutat. » 

El rey Felipe V, por cSdula real de 19 de Setiembre 
de 1725, mapdo que no se permitiesen las comedias pti- 
blicas en esta ciudad sino del modo que se expresa en 
dicha c6dula, por lo cual se prevenia: 

c 1 .° Que las comedias fuesen primerc vistas, leidas, 
examinadas y aprobadas por el ordinario, para que asi 
se eviten y no se representen las que tuvieren alguna 
cosa contraria k la decencia y modestia cristiana. 

»2.° Que se tome noticia individual del autor y re- 
presentantes que lleva consigo, asi hombres como muje- 
res, con toda distincion. 

»3.° Que en el concurso separen de las mujeres los 
hombres, de forma que, aun para entrar y salir de la 




Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE" BARCELONA 217 

casa de comedias, no entren ni salgan los hombres por 
la puerta por donde entran y salen las mujeres. 

»4.° Que los comediantes suban y bajen al tablado 
por parte excusada, para evitar turbaci6n y guardar de- 
cencia; y donde los farsantes est&n, no entre mujer ni 
hombre, sino los de la farsa, y estar&n libres para sus 
vestuarios y tramoyas, etc.* 

»5.° Que por el cerco del tablado se ponga una ta- 
bla, para que no se registren entradas, salidas, ni pies 
de las comediantas. 

» 6.° Que el primer banco del concurso se ponga una 
vara retirado del tablado. 

»7.° Que no entren mujeres & vender fruta, ni agua, 
ni otros g^neros en la casa de comedias, sino que esto 
se haga por algun hombre modesto y desde encima del 
tablado, como en lo antiguo, 6 por algunos muchachos 
de muy corta edad. 

»8.° Que al autor de las comedias se le haga saber 
por la justicia no permita que entren hombres en el 
vestuario, de cualqui§r estado y condicion que sean. 

»9.° Se le prevenga al alcalde que los dias que asiste 
al patio de las mujeres, no lleve consigo m&s acompa- 
namiento que el de un escribano y dos porteros; y nin- 
gun otro entre con £1, de cualquiera condici6n que sea. 

»io. Que £ ninguno se le permita pararse ni llegar- 
se k las puertas por donde entran y salen las mujeres. 

»n. Que en el invierno la comedia se comienze a 
las dos y media de la tarde y en el verano & las cuatro. 

»I2. Que los bailes y sainetes que se representen 6 
canten sean honestos, y esto se cele mucho. 

»i3. Que si fuere preciso que la mujer represente 
papel de hombre, saiga con basquina que cubra hasta 
el zapato 6 empeine del pie. 

» 14. Que no se permitan hombres y mujeres juntos 
en los aposentos, aunque sean propios.» 



Digitized by VjiOOQIC 



2l8 vfCf'OR BALAGUER 

En el ano 1750 se canto por primera vez la opera 
italiana en este teatro; pero dicho g6nero de composi- 
ciones no era desconocido de los barceloneses, pues ha- 
llamos que, a principios del siglo, para solemnizar las 
bodas de Carlos de Austria, el archiduque, con Cristi- 
na de Brunswich, proclamados reyes por los catalanes, 
la ciudad les obsequio con una funci6n de opera que se 
ejecuto en el sal6n de la casa Lonja. Sin embargo, lo 
que es en el teatro parece que no hubo 6pera hasta di- 
cho* aiio de 1750, y una de las primeras companias que 
tuvo Barcelona se componia de los siguientes artistas, 
con los sueldos siguientes: 

Antonio Tossi, que ganaba 280 duros por tempora- 
da; Angel Baldi, 207; Mariana y Teresa Tomba, 875; 
Jaime Panatti, 800; Adriannay su hermano, 700; Gas 
par Angelini, 190; Rosa Testa, 35o; M. Cochi, 25o, 
y N. Antonucchi, 540; cuyo total ascendia & 4.192 
duros. 

En dicho aiio se representaron con predilecci6n las 
operas siguientes: El amor consttmte, Las dos condesas, 
El desertor f ranees, El conde de buen humor, El matri- 
monio por engano, La princesa fingida, El retomd de un 
calandrino. 

Parece que habian vuelto & mediar contestaciones 
entre los concelleres y la Administration del Hospital, 
relativamente al privilegio concedido por Felipe II, y 
por sentencia de 25 de Enero de 1771 el Consejo de 
Castilla confirmo al Hospital dicho privilegio. 

En 1787 sufrio este teatro un horroroso incendio que 
lo redujo k cenizas; pero hallamos que inmediatamente 
di6 orden el Hospital para construir otro mas grandioso 
en el mismo sitio, el cual pudo ya abrirse al publico 
por todo el ano siguiente de 1788. Invirti6se en su re- 
construction la suma de un millon de reales, y el 4 de 
Noviembre, dias del monarca reinante, se ejecut6 la 



Digitized by VjjOOQIC 



^ I 



LAS CALLES DE BARCELONA 2ig 

primera funci6n con toda la magnificencia que permitia 
el gusto de la 6poca. 

Bastiis nos da las siguientes noticias relativas k nues- 
tro teatro: 

«Segtin se lee en el Viaje entretenido del hdbil € in- 
genioso c6mico 6 representante Agustin de Rojas, el 
primero que en Espana puso carteles — manuscritos se 
supone — para anunciar las comedias y dem&s espec- 
t&culos teatrales y la hora de su representation, fu6 el 
famoso actor Cosme de Oviedo, natural de Granada, 
como tuvimos ocasi6n de recordarlo en el Curso de de- 
clamation i. 

»E1 teatro principal de Barcelona principi6 el prime- 
ro en el aiio de 1827 ^ po ne r diariamente impresos los 
carteles y los nombres 6 titulos de las comedias, 6peras, 
bailes y sainetes que habian de ejecutarse en la tarde 6 
noche del mismo dia. 

»Hasta entonces s61o estaba impresa la orla del car- 
tel y ciertas cldusulas generales; pero manuscritos los 
titulos de las piezas que habian de representarse, lo 
mismo que la hora en que principiaria la funci6n. 

»De avisos que tenemos k la vista de ultimos del si- 
glo pasado — jueves 18 de Julio de 1793, — resultan dos 
cosas notables. Primera, que la funcion en el teatro de 
Barcelona principiaba muy temprano: k las cinco de la 
tarde las comedias y k las seis las operas, en Julio. Y 
segunda, que se anunciaba todos los dias el producto 
de la entrada del dia anterior. 

»E1 citado anuncio expone que la entrada del 17 de 
Julio de 1793 fu6 de 614 reales, que k la verdad parece 
muy mezquina; siendo asi que el anuncio no lo era, 
como van k juzgar sus lectores. Dice asi: 

« Teatro. Hoy & las cinco se representard porla com- 

1 Tercera edicion. Manero, editor: Barcelona, 1855. 



Digitized by VjjOOQLC 



220 VICTOK BALAGUER 

• pafiia espanola la comedia intitulada Contra la mayor 
»maldad el triunfo de la inocencia, La perla de Inglate- 
»rray Peregrina Doctora, con el correspondiente teatro, 
»sainete y tonadilla, y la bailarina nueva en lugar de la 
»inglesa, con su companero, bailard el bolero, ddndo- 
»la fin. 

»La entrada de ayer fu6 de 614 reales vell6n.» 

La fachada del teatro era de arquitectura pobre, y 
en 1847 quedo concluida la que hoy tiene, comenzada 
dos anos antes. 

En el cuerpo central hay tres puertas que conducen 
al vestibulo, y entre los arcos de estas puertas se ven 
ios retratos de M&iquez, Prieto, Malibr&n, Garcia y 
Caill6n. En la meseta del primer piso hay otros bustos 
colocados encima de columnas truncadas, y son los de 
Lope de Vega, Calder6n, Garcia (el rector de Vallfo- 
gona) y Requeno. 

El vestibulo es de forma octogonal, y en £1 desembo- 
can por dos distintos puntos la escalera principal de los 
palcos y el corredor del piso bajo. El interior forma una 
curya perfecta, lo que facilita que todos los espectado- 
res puedan disfrutar de la funci6n. Tiene cuatro pisos: 
el primero y el segundo se componen ljnicamente de 
palcos; el tercero tiene lunetas en la primera fila y ban- 
cos corridos en las dos restantes, y en el cuarto, llama- 
do vulgarmente la cazuela, s61o hay bancos. Hay ade- 
m£s un anfiteatro en el piso principal. En el patio hay 
17 filas de sillones, 4 de lunetas, y palcos en los costa- 
dos. Caben en este teatro de i.5oo k 2.000 personas. 

En el segundo piso estd el sal6n de descanso, con 
grandes ventanales k la Rambla. Su forma es oct6go- 
na, como la del vestibulo, sobre el cual estA situado, y 
lo ilumina una gran araiia. La puerta de la derecha co- 
munica con la Admini£traci6n, y la de la izquierda con 
los salones del elegante Casino barcelones. 



♦ 



LAS CALLES DE BARCELONA 221 

Cuando en nuestros tiempos se abri6 el Gran Teatro 
del Liceo, de que hemos hablado al hacerlo de la plaza, 
de la Boqueria/6ste de que nos ocupamos ahora tom6 
el nombre de Principal por raz6n de su antiguedad. Al- 
gunos lo llaman de Santa Cruz por ser propiedad del 
Hospital. 

Durante el aflo actual, 1866, la Administracion del 
Hospital, que corre & cargo de dos concejales delegados 
del Municipio y otros dos del Cabildo eclesiastico, ha 
restaurado todo el interior del teatro, haciendo en £1 
importantes mejoras, que han costado unos i5.ooo 
duros. 

La sala de espect&culos, que, como queda dicho, es 
bastante capaz y acomodada por su traza para que los 
espectadores puedan ver bien desde cualquier punto, 
era, sin embargo, muy baja de techo, y desproporcio- 
nada la elevaci6n de la embocadura del escenario; lo 
que unido k lo vetusto de la ornamentation y de las lo- 
calidades y & la escasez del alumbrado, daba al conjun- 
to un aspecto mezquino y.poco sim£trico, apartedeser 
incomoda y malsana la permanencia por muchas hpras 
en dicha sala, sobre todo en dias de gran concurrencia, 
& causa de estar muy ahogada y carecer de suficiente 
ventilaci6n. 

No solo se han corregido todos estos defectos, sino 
que se han introducido otras reformas, que colocan es- 
te teatro a la altura de los mejor montados de Europa. 

El techo de la sala se ha levantado cosa de metro y 
medio, rebajando al mismo tiempo mas de un metro la 
embocadura del escenario, con lo que, ganando en co- 
modidad las localidades del cuarto piso, resulta mucho 
m&s proporcionado y esbelto el conjunto, y la sala mis- 
ma parece m&s grande que antes. Se ha ensanchado 
unos 40 centimetros la galeria corrida 6 anfiteatro 
del primer piso, y se ha rebajado considerablemente el 



Digitized by 



Google 



1 



222 VICTOK BALAGUEU 

pavimento de la platea, poniendo encima un enta- 
rimado de madera, con lo que el local ha adquirido me- 
jores condiciones aciisticas. Se ha suprimido la anti- 
gua arana 6 lucerna, sustituyendola por elegantes can- 
delabros dorados, que entre todos guentan 170 meche- 
ros de gas, doble numero de luces de las que antes 
componian el alumbrado. Se han hecho nuevos todos 
los asientos, aumentando el niimero de localidades de 
pago, y reemplazando las viejas y duras butacas por 
c6modos sillones, forrados de velludo carmesi, cada 
uno de los cuales ha costado i5o reales. Se ha decora- 
do de nuevo todo el dmbito interior: los antepechos de 
palcos y galerias de bianco oro, por el adornista cataldn 
Sr. Pozo, y el fondo de aqu611os de color carmesi, em- 
papel&ndose adem&s los corredores altos y revocando 
los del piso bajo. Completan la parte de ornamentaci6n 
un nuevo telon de boca y las pinturas del techo, que 
son obras ambas ejecutadas en Madrid por el pintor 
Sr. Ferri. Todo lo demds ha sido trabajado en Barcelo- 
na y por artistas 6 industrials catalanes. 

Aparte de las mejoras indicadas, hay que hacer es- 
pecial menci6n de las que se refieren al aseo y ventila- 
cion, llevadas k cabo con conocimiento de los principios 
fisicos 6 higi£nicos: con sujeci6n k estos principios se 
han construido de nuevo los excusados que sirven para 
el publico, y otros dentro muy curiosos, con tableros 
de m&rmol, para los actores, dot&ndolos todos con cua- 
tro plumas de agua m&s de la que antes tenian, y d&n- 
doles respiraderos para la absorcion continua, por me- 
dio de la corriente del aire, de los gases mefiticos y 
malos olores; lo cual es muy util siempre, pero mds 
conveniente en este teatro, que por falta de espaciotie- 
ne muy estrechos los corredores, y esto era causa de 
que antes hubiese en ellos un hedor insufrible. 

No era menos perjudicial la falta de ventilaci6n, que 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 223 

en las noches de gran lleno hacia elevarse la tempera- 
tura en los pisos altos k 27 grados, no pudiendo reno- 
varse el aire m&s que por unos ventanales angostos 
abiertos en el techo, 6 bien por el lado que da k la calle 
del Arco del Teatro, recibiendolo frio directamente al sa- 
lir k los corredores. Tales condiciones no podian me- 
nos de ser altamente nocivas para la salud; pero hasta 
ahora se habia tropezado, para remediarlas, con la di- 
ficultad del poco espacio y de hallarse el teatro en gran 
parte rodeado de otros edificios contiguos. Sin embar- 
go, se ha conseguido darle suficiente ventilaci6n, per- 
mitiendo la circulation y renovaci6n constante del aire, 
y manteniendo en la sala una temperatura relativa- 
mente baja e" igual, aun en tiempo de calor. 

Esta importante mejora, como algunas otras, se de- 
be k la iniciativa y direction del celoso concejal Don 
Juan Jaumandreu, k cuyo cargo han estado, como ad- 
ministrador delegado del Ayuntamiento, las nuevas 
obras ejecutadas. 

Es ingenioso el medio propuesto por dicho senor y 
realizado segiin sus instrucciohes, aunque no pueda de- 
cirse que sea invenci6n suya. El aparato ventilador es 
una chimenea de madera, de muchos metros de altura, 
que sale al tejado del edificio, y termina en una mon- 
tera de hierro con aberturas vueltas hacia abajo para 
evitar que penetren las lluvias. Esta chimenea estd en 
el desvan grande que sirve de taller para la pintura de 
telones, y cae justamente sobre el roseton calado que 
hay en el centro del techo de la sala de espectdculos, 
de donde antes colgaba la lucerna. Como el ventilador 
ha de adaptarse al roset6n, estando fijo, necesariamen- 
te habia de inutilizar el taller, ocupando su centro. 
Para evitarlo, se ha ideado lo siguiente: La caja de 
madera de la chimenea queda bastante alta para que se 
pueda trabajar desembarazadamente en el taller, y tie- 



Digitized by VJiOOQlC 



224 VfCTOR BALAGUER 

ne adherida una gran manga de lona, con bastidores 6 
marcos de madera, que se plega hacia arriba como un 
fuelle, por medio de un manubrio y de un sencillo me- 
canismo. De dia permanece la manga suspendida; de 
noche 6 durante las funciones, se baja y se adapta, en 
el suelo, alrededor del roset6n. 

La manera como funciona es conocida en las fabri- 
cas y en los buques, donde se usan mangas de ventila- 
ci6n. El aire enrarecido por el calor de las personas y 
de las luces y viciado por la respiracion pesa menos 
que el aire frio y puro; naturalmente asciende, y en- 
contrando abierto el conducto del ventilador, se preci- 
pita por 61, y se escapa con tanta mas fuerza cuanto 
m&s favorece la corriente la longitud del mismo con- 
ducto. Entre tanto se opera un vacio en la sala, y viene 
inmediatamente k llenarlo el aire exterior, penetrando 
por el escenario y por todos los intersticios de las puer- 
tas de la platea, palcos y corredores; pero de un modo 
gradual 6 insensible. 

DespuSs de colocado el ventilador central, por viade 
ensayo, y no sin haber tenido que veneer dificultades 
que siempre opone el espiritu de rutina, se han puesto 
otros ocho mas pequenos alrededor del techo: cuatro 
en el fondo de la cazuela, en frente del ^scenario, y otros 
cuatro en los costados. El efecto seria completo y po- 
diria graduarse & voluntad, si en los sotanos se coloca- 
sen unos tubos con salida & la calle, y en el entarima- 
do de la sala unas v&lvulas dispuestas de manera que 
pudieran cerrarse completamente cuando conviniese. 

Con el solo aparato del centro, se observo que el ca- 
lor, en el cuarto piso, descendia de 27 i. 21 grados: 
hoy, con los dem&s ventiladores, la temperatura es 
menor y m&s agradable en aquellas alturas, que en la 
platea y en los palcos principales. 




Digitized by 



Google 



I 

LAS CALLES DE BARCELONA 225 

TEMPLARIOS (calle de los). 

Conduce de la de los Gigantes k la de la Ciudad. 
1 Cuando los templarios moraban en el Palau 6 Pala- 
cio menor que estaba contiguo, parte de sus habitacio- 
nes correspondian a esta calle, de lo cual diman6 su 
nombre. Todavia se ven algunas de aquellas casas que 
no han sido reedificadas, muy f&ciles de conocer, no 
s61o por su aspecto exterior, bastante distinto del de 
las fnodernas, sino tambien porque encima del arco de 
sus puertas se lee entallado en la piedra el nombre de 
algiin santo. 

En unas casas de esta calle, cuyos dueiios eran uno.s 
tales Aragell, Rius y Bruniquet, habia unos claustros 
que parece eran bastante notables, y desaparecieron en 
la restauracion de los edificios. 

El contiguo palacio conocido por el Palau de la compr 
tesa, que hoy ya no existe (V. calle del Palau), habia 
pertenecido en un principio k la orden del Temple. Un 
Raimpndo Bernardo de Massanet cedio en n33 el terre- 
no k la citada orden, con el objeto de que se fabricaran 
edificios y un palacio. De los templarios paso el edifi- 
cio k los caballeros de San Juan, de estos al cabildo de 
Vich y de este al rey. En el siglo xv el rey D. Martin 
lo di6 k su esposa Dona Margarita de Prades, y de es- 
to provino el llamarse Palacio de la condesa. 

TELMO (calle de San). 

Estd en la Barceloneta, y comenzando en la de Santa 
Barbara va k salir al mar. 

Sabido es que San Telmo es el patr6n de los marinos. 

Antiguamente, en el dia de este santo, la calle de este 
nombre se adornaba con flores, guirnaldas y colgaduras, 
tomo xxii 15 



Digitized by VJiOOQlC 



226 vfCTOR BALAGUER 

y lps marinos celebraban con grande ostentaci6n y al- 
gazara la fiesta de su patrono. 

T1GRE (calle del). 

iQu€ hay que decir de esta calle sino que de la del 
Leon conduce ahora al ensanche? 

Probablemente se le di6 el nombre del Tigre por la 
raz6n poderosa de llamarse del Leon su vecina, 6 quizd 
por hallarse inmediata & la de la Paloma. El que dio es- 
tos nombres gustaria de los contrastes, 6 acaso querria 
hacer todo un barrio cuyas calles llevaran nombres de 
animales. Es un gusto como cualquier otro. 

TIRADORS (calle dels). 

Comienza en el paseo de San Juan y termina en la 
plaza de San Agustin el Viejo. 

Era vulgarmente denominada del Pastim, porque al 
demolerse casi enteramente para la ereccion de la Ciu- 
dadela el antiguo convento de San Agustin el Viejo, que- 
d6 en uno de sus dngulos un espacio que con parte de 
la iglesia se emple6 en construcci6n de hornos para co- 
cer el pan de munition, obra que se comenz6 el 9 de Se- 
tiembre de 1783. Aquel local fu£ llamado en idioma del 
pais Pastim, y por pasar muy cerca de 61 esta calle, re- 
cibi6 abusivamente su nombre. 

. Formando esquina con esta calle y el paseo de San 
Juan hay el matadero de cerdos, cuyo terreno formaba 
antes parte del citado convento de San Agustin el Viejo. 

TOMILLO (calle del). 

Estd en la de Ataulfo y no tiene salida. 

Fu6 asi bautizada sin duda por alguien que seria afi- 



Digitized by VJiOOQlC 



j iML. 1 



LAS CALLES DE BARCELONA 227 

cionado d plantas y d flores, como lo seria d animates el 
que bautizo las ca lies del Tigre, del Leon, etc. 

TONEL (calie del). 

Estd en la calle Ancha y no tiene salida. 
Ignoramos d qu6 circunstancia deberd el nombre que 
lleva. 

TORMENTA (calle <le la). 

Se halla en la Barceloneta, con entrada por la del Ce- 
menterio y salida a la playa. 

TRAGI (calle del). 

Su entrada estd^en la de Avelld y su salida en la pla- 
za de Santa Catalina. 

Existe 6 existia al menos en esta calle una casa, donde 
se conservaba tradici6n de haber habitado en ella aquella 
extrana mujer de novelesca vida y costumbres varoniles, 
conocida en historias, comedias y romances por la Mon- 
ja Alferez. 

No falta quien haya puesto en duda la existencia de 
esta mujer, especie de marimacho aventurero, cuya vi- 
da puso en comedia el c£lebre Montalvdn con el titulo 
de la Monja Alferez; perohay que darcrddito al hecho, 
si no en todo, en gran parte, despu£s de la publication 
de la historia de su vida y aventuras escrita por ella 
• misma, que en i83o di6 d luz en Paris D. Joaquin 
Maria de Ferrer, acompandndola de pruebas y docu- 
mentos. 

Es la de esa extrana mujer una historia rara y ma- 
ravillosa, que mds parece novela que otra cosa, y que 
sobrepuja, en realidad, d todo lo que puede sonar la ca- 



Digitized by VjOOQJC 



"~> 



228 VICTOR BALAGUER 

lenturienta imaginaci6n de un novelista.En ella la reali- 
dad excede k la ficci6n. 

Nada mds original, en efecto, ni mis extraordinario, . 
que ver k una mujer llevar vida de hombre; pasar de la 
vida solitaria y tranquila de un claustro al tumulto de 
las ciudades y al estruendo de las batallas; mostrarse 
fuerte, valiente y hasta feroz como los companeros de 
sus expediciones aventureras; conservarse pura entre los 
vicios y excesos de su profesi6n; guardar, con su secre- 
to, la mds "austera contirtencia, y hasta llegar a fingir 
imposibles amores para representar mejor su varonil 
ficci6n. 

Se da k si misma en sus memorias el nombre de Ca- 
talina de Erauso; pero parece* cierto, con la comproba- 
ci6n de ciertas feclias y documentos, que €ste es un 
nombre fingido, y que para ocultar el suyo verdadero, 
tom6 este nombre de una persona de su pais natal, k la 
cual conocia. En cuanto k su propia existencia, como 
hadicho el cSlebre escritor Luis Viardot — quetambten 
se ha ocupado de este asunto, — no puede ponerse en 
duda, lo propio que los acontecimientos de su vida. La 
Monja Alferez fu£ muy conocida y c^lebre en su tiempo, 
hasta el punto de que aun en vida pudo asistir k la re- 
presentaci6n de sus aventuras en el teatro. Varias me- 
morias y cronistas hacen mencion de ella, y consta 
ademds que k su regreso de America fu6 presentada en 
la corte y recibi6 una pensi6n de 800 escudos. Se ha 
conservado su retrato pintado en Sevilla, cuando tenia 
cincuenta y dos anos, por el c€lebre Pacheco, maestro 
de Vel&zquez, cuyo retrato, que lleva el nombre y la 
edad de la heroina, se hallaba en poder de D. Joaquin 
Maria de Ferrer, editor de su historia. Por fin, en Bar- 
celona hay tradici6n de haber ella habitado la casa k 
que hemos aludido, cuando, como veremos, vino k em- 
barcarse para Italia; noticia que nosotros mismos de- 



L 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 22g 

bemos k un anciano amigo de nuestra familia, k quien 
varias veces se lo oimos referir en nuestra infancia, y 
que se lo habia oido contar k sus padres. 

Catalina de Erauso, segtin ella misma refiere, naci6 
el ano i585 en San Sebastidn de Guipfizcoa, siendo hija 
del capitdn D. Miguel de Erauso y de Dona Maria P€- 
rez de Garragala y Arce, habitantes en aquella ciudad. 
Tuvi6ronla sus padres en casa hasta la edad de cuatro 
anos, en compania de sus demds hermanos y herma- 
nas; pero en 1589 la pusieron en el convento de mon- 
jas dominicas de San Sebastian el Viejo, del cual era 
priora su tia Dona "Ursula de Unza y Sarrasti, prima 
hermana de su madre. 

Fu6 educada en el convento hasta la edad de quince 
anos, en cuya 6poca comenz6 k pensarse en su profe- 
si6n, haciSndola comeozar su ano de noviciado; pero al 
fin de este ano, y antes de concluir su noviciado, tuvo 
una reyerta con una religiosa profesa llamada Catalina 
de Aliri, llegando, segtin parece, k maltratarse de pala- 
bras y obra. Esta circunstancia fu6 la que hizo nacer 
en nuestra heroina la primera idea de abandonar el con- 
vento. 

En la noche del 18 de Marzo de 1600, vispera de 
San JosS, la comunidad se habia levantado k media no- 
che para los maitines, y Catalina entr6 en el coro, don- 
de hallo k su tia arrodillada y rezando. £sta llam6 k su 
sobrina y le di6 la Have de su celda para que fuese k 
buscarle el breviario. Fu6 Catalina k hacer el manda- 
to, abrio la celda y vi6 las Haves del convento colgadas 
de un clavo. Dej6 la celda abierta y volvi6se al coro 
para dar k su tia la Have y el breviario. Cuando las re- 
ligiosas estuvieron todas en el coro y hubieron empeza- 
do los maitines con la solemnidad acostumbrada, Cata- 
lina, que habia hallado la ocasi6n de realizar su loco 
proyecto, se acerc6 k su tia y le pidio permiso para re- 



Digitized by VjjOOQlC 



a^^^^|^^^ r 



23O V/CTOR BALAGUER 

tirarse, pretextando que se hallaba indispuesta. Conse- 
guido, se sali6 del coro coil su ldmpara y fuese en se - 
guida k la celda de su tia, de donde se llev6 unas tije- 
ras, hilo, agujas, algunas monedas que hallo a mano y 
las Haves del convento. En seguida, abriendo y volvien- 
do k cerrar las puertas, se sali6 k la calle, que jamds 
habia visto ni pisado, sin saber qu6 direcci6n podia 
tomar. 

Dej6 k la puerta del convento su escapulario, y to- 
mando k la ventura el primer camino, iu6 k parar k un 
bosque de castanos fuera de la ciudad, detrds del con- 
vento. Alii se qued6 por el pronto, y alii pas6 tres dias 
cortando, cosiendo y arregldndose su hdbito, con el cual 
se hizo un traje completo de hombre. Visti6se este tra- 
je, cort6se los cabellos, y k la tercera.noche se puso en 
camino sin saber k donde se dirigia. Asi llego k Vito- 
ria, distante 20 leguas de San Sebastian, k pie, rendida 
de fatiga y de hambre, pues apenas habia comido en el 
camino. * 

En Vitoria, la joven fugitiva entro k servir en casa 
de un maestro que la maltrataba, escap£ndose un dia 
y llevdndosele algun dinero, con el cual pudo llegar k 
Valladolid. 

Alii entr6 como paje en casa de un secretario del 
rey, D. Juan de Eliaquez, donde permaneci6 siete 
meses, haci^ndose llamar Francisco Loyola; pero un 
dia vio entrar en la casa k su propio padre el capitdn 
Miguel de Erauso, que iba k visitar k D. Juan para 
contarle precisamente la fuga de su hija y pedirle el 
apoyo de su autoridad al objeto de hacer mds activas 
pesquisas en su busca. Catalina oy6 la conversacion, se 
subio a su cuarto, hizo su maleta y fu6 k dormir en 
una posada, donde se hallaba un arriero que al dia si- 
guiente marchaba k Bilbao. Arregl6se con 61, y partie- 
ron de Valladolid al amanecer, sin que nuestra heroina 



i 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 23 1 

supiese ni k d6nde ir ni qu6 hacer, sino, conforme ella 
misma dice, dejarse llevar del viento como una pluma. 
- En Bilbao hiri6 de una pedrada k un muchacho que 
se burlaba de ella, y fu6 condenada k un mes de c&rcel. 
M&s tarde entr6, tambten como paje, al servicio de un 
caballero de Santiago en Estella, hasta que por fin le 
abandon6, teniendo entonces la audacia de volverse k 
San Sebastidn 6 ir k oir misa en el propio convento del 
cual se fugara, donde vi6 k su madre y k sus hermanas. 
De San Sebastian se fu6 k Pasajes, y alii se embarc6 
para Sanlucar el ano i6o3, partiendo con la flota de 
D. Luis Fajardo, y en clase de grumete, en una galeo- 
ta mandada precisamente por un primo de su madre, el 
capitan Esteban Eguifio. 

Despuds de haber combatido en Araya, de donde el 
almirante espanol arroj6 k los holandeses, Catalina si- 
guio k su tio k Cartagena y k San Salvador. En el mo- 
menta de partir para Espana, le rob6 5oo pesos — pues 
parece que Catalina era aficionada a los bienes del pr6- 
jimo y no se apesadumbraba por estos pecadillos, — y 
huyo a tierra, donde no tardo en ser el factotum de un 
rico negociante llamado D. Juan de Urquiza. Mientrar, 
que regentaba una tienda 6 almac&i de 6ste en la villa 
de Sana, sucediole una aventura que hizo estallar su ca- 
rdcter violento y vengativo, arrojandola en las aventu- 
ras de una vida soldadesca que ya no debia abandonar. 

Se hallaba cierto dia festivo en el teatro, ocupando 
un asiento que habia comprado, segun ella misma re- 
fiere, cuando un llamado Reyes fu6 k situarse delante. 
de una manera que le impedia 4a vista. Pidiole Catali 
na que se retirase un poco; pero contestole 61 de una 
manera impertinente y se trabaron de palabras, dicien- 
dole Reyes que se fuese 6 que, de lo contrario, le da- 
ria una cuchillada. Catalina no llevaba ningdn arma 
encima y tom6 la prudente resolucion de marcharse. 



Digitized by 



Google 



232 vfCTOR BALAGUER 

Al dia siguiente, mientras que ella, 6 mejor dicho, 
mientras que €1 se hallaba vendiendo en su tienda, Re- 
yes paso y volvi6 & pasar por delante de su puerta como 
para insultarle. Al repararlo Catalina, cerr6 su tienda; 
tom6 un cuchillo y en seguida una espada, que fu6 la 
primera que se cin6, y6ndose-al encuentro de Reyes, £ 
quien hallo pase&ndose delante de la iglesia. 

— jEh, Sr. Reyes! — le grit6. 

Volvi6se el interpelado, y entonces ella le dijo: 

— He aqui aqu6l k quien queriais acuchillar. 

Y sin darle tiempo para nada, con el cuchillo que lie- 
vaba en la mano le hizo una profunda herida. 

Un amigo de Reyes, que con 61 estaba paseando, tir6 
de la espada y se dirigi6 contra Catalina, que a la vez 
sac6 la suya, hiri6ndole enun costado. Al ver caer k su 
adversario, Catalina se refugi6 en la vecina iglesia; pero 
tras de ella entro el corregidor D. Mendo de Quinones, 
que la saco arrastrando, y conddjola & la c&rcel, donde 
se le pusieron grillos y esposas, encerrdndola en un ca- 
labozo. 

No tardo, sin embargo, en salir de prisi6n por la soli- 
citud del obispo, que la hizo restituir £ la iglesia,. de 
donde s61o violando las inmunidades eclesidsticas se la 
habia arrancado. Su amo arregl6 luego el negocio con 
dinero; pero bien pronto Catalina hubo de abandonar 
su servicio, porque, segtin dice, una dama & quien aqu€l 
cortejaba se habia enamorado de ella. 

Dirigiose entonces & Trujillo, donde un nuevo duelo 
con el mismo Reyes y su amigo, & quien esta segunda 
vez mato de veras, la oblig6 & partir para Lima. Alii, 
despu^s de haber servido algunos meses &. un negocian- 
te, que la despach6 porque hacia la corte & su hija, 
Catalina se enganch6, bajo el nombre de Alonso Diaz 
Ramirez, en la compaiiia del capitdn Gonzalo Rodri- 
guez, que partia para la Concepci6n de Chile. En aque- 



Digitized by 



Google 



LAS CALLBS DE BARCELONA 233 

11a poblaci6n, yen casa del gobernador, hall6 k su her- 
mano el capitdn Miguel de Erauso, el cual, al saber, no 
su nombre, que ella le oculto, sino su pais, le hizo di- 
versas preguntas sobre su madre, su padre y su peque- 
na hermana Catalina, la religiosa. Tomola el capitdn 
por su asistente y la guard6 tres anos con 61. Al cabo 
de este tiempo, y k consecuencia de una reyerta provo- 
cada por celos de su hermano, Catalina fu6 enviada al 
puerto de Paicabi, extrema frontera del pais conquista- 
do k los salvajes. 

Alii, cada dia era necesario entrar en combate. Una 
vez los enemigos consiguieron ganar una acci6n, ma- 
tando mucha gente, entre otros el alferez de la compa- 
nia de Catalina, llevdndose la bandera. Catalina, con 
dos soldados companeros suyos, cometi6 entonces el 
arrojo de perseguir k los enemigos para recobrar la ban- 
dera. Los dos soldados cayeron muertos, y ella misma 
recibio dos heridas; pero arranc6 la bandera de manos 
del cacique, y volviose con ella al campo. Esta acci6n le 
valio, cuando estuvo curada, ser nombrada alf&rez, 
ddndole a guardar la bandera misma que con tanto valor 
habia sabido arrancar k los enemigos. 

No seguiremos k la Monja Alferez en el curso de sus 
campafias, durante los cinco anos que se siguieron k 
su nombramiento de oficial. Diremos solo que tom6 par- 
te en la batalla de Pur6n, donde fug muerto su capitdn, y 
que entonces mand6 en varias acciones la compania, no 
habiendo sido nombrada para el empleo que sirvi6 algtin 
tiempo porque, habiendo derribado en un combate y 
hecho prisionero con sus propias manos k un cacique 
muy nombrado, le mand6 colgar de un drbol, en vez de 
enviarlo al gobernador, que lo queria tener vivo. 

De regreso k la Concepcion, y entregada k la ociosi- 
dad de la vida de guarnici6n, tuvo en una casa de juego 
una querella con uno de sus camaradas, k quien mat6, 



Digitized by VjjOOQI^ 



I vfCTOR BALAGUER 

mdo lo propio con un auditor de la cancilleria que 
ia arrestarle. Amparose, como habia hecho otra vez 
;ual circunstancia, del sagrado de una iglesia, don- 
nbo de estarse encerrada varios meses, y de donde 
lig6 a escaparse una aventura m&s terrible y espan- 
todavia. 

1 dia la Monja Alferez recibio la visita de su amigo 
cial D. Juan de Silva, que le dijo haberse trabado de 
>ras con D. Francisco de Rojas, con quien habia 
ado desafiado para aquella noche & las once. Cada 
debia presentarse en el campo con su respectivo 
ino, y D. Juan habia pensado para esto en Catali- 
Esta acepto. 

lando hubo sonado el Angelus, la Monja AlfSrez 
del convento y se fu6 d casa de su amigo D. Juan 
ilva. Cenaron y estuvieron en conversation hasta 
iez, & cuya hora tomaron sus espadas y capas, di- 
ndose al lugar de la cita. 

i oscuridad era tan grande, que no se veia nada. A 
>ra convenida llegaron los otros dos, y uno de ellos, 
por su voz se reconocio ser D. Francisco de Rojas, 

•jD. Juan de Silva! 

Aqui estoy, — contesto el interpelado. 

ambos tiraron de la espada, en tanto que los dos 

ciosos padrinos permanecian tranquilos y apar- 

3. 

uzaronse los hierros, y bien pronto se apercibio Ca- 
a de que su amigo D. Juan estaba herido. Desnu- 
ltonces su espada y se puso k su lado, acudiendo 
ro padrino a ponerse al lado de D. Francisco. Ba- 
nse asi largo rato, siempre en silencio dos k dos, 
i que cayeron D. Francisco y D. Juan. Sin embar- 
5 esto, los dos padrinos continuaron batten dose; pero 
lina hirio al otro de una estocada en la tetilla iz- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 235 

quierda, segun se vi6 despu£s, atraves&ndole un doble 
jubon de btifalo, y cay6 diciendo: 

— [Ah, traidor! me has muerto. 

No habi6ndole reconocido Catalina en la voz, le pre- 
gunto que qui6n era. 

— El capitdn Miguel de Erauso, — contesto el herido. 

La Monja Alferez quedo muda de estupor. 

El capit&n pedia a grandes gritos confesi6n, y lo pro- 
pio hacian los otros. Catalina fuese corriendo k San 
Francisco, y envi6 k dos religiosos que los confesaron 
k todos. Los dos primeros espiraron pronto, y el capitan 
fu6 llevado al palacio del gobernador, de quien era el 
secretario. Queria beber un poco de vino; pero habi£n- 
dose negado el medico k darselo, le dijo: 

— Sois m£s cruel para mi que el alferez Diaz. 

Y espir6 pocos momentos despues. 

El gobernador, con la intencion resuelta de apode- 
rarse del alferez Diaz, se dirigi6 al convento con su 
guardia y hasta penetro en 61; pero los frailes se man- 
tuvieron firmes y en6rgicos en favor de sus inmunidades, 
y el gobernador hubo de abandonar su proyecto. 

Aun permanecio algun tiempo en aquel asilo Catalina, 
pues por fin, con el auxilio de su amigo D. Juan Ponce de 
Le6n, que le dio un caballo y armas, hallo medio un 
dia de salirse de la Concepci6n y partio para Tucum&n. 

Guenta que entonces sufrio grandes fatigas y trabajos 
durante el camino, junto con dos soldados desertores 
que la acompanaban, y explica que el hambre y la sed 
les acosaron de tal manera, que se vieron precisados k 
comer sus caballos. Los dos soldados murieron rendidos 
por tanta miseria, y Catalina fu£ encontrada espirante 
al pie de un drbol por los criados de una criolla, k cuya 
casa la llevaron. En ella estuvo algunos meses; pero di- 
ce que la hubo de abandonar porque queria la criolla 
casarla con una hija suya. 



Digitized by 



Google 



236 VfCTOR BALAGUER 

De Tucumdn pas6 al Potosi, y alii, despuSs de va- 
rias aventuras, volvi6 k entrar en el servicio, forman- 
do parte de una famosa expedici6n contra los indios 
Chancas. Llegada k la poblaci6n de la Plata, se com- 
prometi6 en una reyerta, y luego, habiendo muerto en 
duelo k un negociante, se fug6 k Piscombamba, donde 
un nuevo crimen coraetido en la persona de un portu- 
gu€s la hizo condenar k muerte. Iba ya Catalina k ser 
llevada al suplicio, cuando un expreso que lleg6 del 
gobernador de la Plata pidiendo la causa, la salvo por 
aquella vez. 

Romanticas y novelescas aventuras le sucedieron en 
la Plata, en Paz, en Cusco y en Lima, Largas serian 
de contar. Fu6 k parar por fin k Guamanga, y en esta 
villa tuvo lugar el desenlace del maravilloso drama que 
representaba la Monja Alferez desde su salida del con- 
vento de San Sebastidn. Perseguida siempre por la jus- 
ticia de Cusco, que habia enviado por todas partes re- 
quisitorias contra el alferez Alonso Diaz Ramirez, iba 
k partir con un amigo, cuando se tropez6 en la calle 
con dos alguaciles. 

— iQui&i vive? — gritaron 6stos. 

Catalina respondi6 s61o: 

— Amigo. 

— ^Vuestro nombre? — preguntaron en seguida los al- 
guaciles. 

Y entonces se le ocurri6 contestar k la Monja Al- 
ferez: 

—El diablo. 

Los alguaciles avanzaron para apoderarse de su per- 
sona, y Catalina les recibi6 espada en mano, movi6n- 
dose con esto gran ruido. Comenzaron los ministriles k 
dar grandes gritos pidiendo socorro k la justicia; acu- 
di6 gente, y con 6sta y con otros alguaciles el corregi- 
dor, que estaba k la saz6n en casa del obispo. Catalina 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 237 

dispar6 un pistoletazo derribando k un alguacil, con lo 
cual se acrecento el tumulto. Tenia 4 su lado & un 
amigo Vizcaino y & otros compatriotas que la soste- 
nian. El corregidor gritaba que matasen al alferez, y 
los tiros se sucedian de un lado para otro. 

En esto apareci6 el obispo con criados que llevaban 
antorchas; ces6 por un momento la reyerta, y el prela- 
do, dirigtendose & Catalina, le dijo: 

— Senor alferez, rendidme las armas, y os doy mi 
palabra de salvaros. 

— Senor ilustrisimo — contest6 Catalina, — en la igle- 
sia besarS los pies de vuestra reverencia. 

En aquel momento, cuatro criados del corregidor 
atacaron rudamente d la Monja Alferez, que derrib6 & 
uno, pero que no podia ya continuar sostentendose con- 
tra tantos enemigos & un tiempo. El obispo le tom6 de 
la mano, le quit6 sus armas y la introdujo en su pa- 
lacio. 

Al dia siguiente por la manana, el prelado la hizo 
conducir & su presencia y le pregunt6 qui£n era, de qu6 
pais, de qu6 familia y, por fin, la historia de toda su vi- 
da. Le habl6 de una manera tan dulce y persuasiva, 
ddndole buenos consejos y tratando de encaminarla 
por buen sendero, que Catalina, olvidando su resolu- 
ci6n, se arroj6 & sus pies y le confes6 que era una mu- 
jer, dictendole c6mo se habia escapado del convento, 
con todo lo demAs de su peregrina historia. 

Aqui es donde propiamente termina la vida de la 
Monja Alferez, que recibi6 entonces este nombre para 
no abandonarle ya jamds. El obispo de Guamanga, 
que era entonces Fr. Agustin de Carvajal, la hizo en- 
trar en el convento de Santa Clara, despu6s de haber- 
la hecho inspeccionar por varias matronas, las cuales 
aseguraron bajo juramento que era virgen intacta como. 
el dia de su nacimiento. 



Digitized by 



Google 



238 VfCTOR BALAGUER 

Cinco meses despu£s, k la muerte de aquel prelado, 
Catalina fu6 enviada k buscar por el arzobispo de Li- 
ma, donde su presencia excito una curiosidad general. 
Entr6 en el convento de la Santisima Trinidad y alii 
permaneci6 dos aiios y medio, hasta que llegaron los 
documentos que se habian pedido k Europa, con los 
cuales const6 que, efectivamente , jam&s habia sido 
monja profesa. Entonces partio para Espana, atrave- 
sando todo el continente americano, k fin de embarcar- 
se en Cartagena. 

Desembarc6 en C&diz, vestida de hombre y con su 
uniforme de alferez; pas6 k Sevilla y de alii k Madrid, 
donde fue* presentada al rey, obteniendo del Consejo de 
Indias una pension de 800 escudos. 

De alii, arrastrada siempre por su caracter noveles- 
co y espiritu aventurero, parti6 para Barcelona, donde 
permaneci6 algiin tiempo esperando la ocasi6n de em- 
barcarse para Italia. 

Ya hemos dicho que la Monja Alf6rez ha dejado re- 
cuerdo tradicional de su estancia en Barcelona. Iba 
vestida de hombre, con su uniforme, y la gente se agol- 
paba para verla. 

Parti6 por fin de nuestra capital y se dirigi6 k Geno- 
va, Roma y Ndpoles. Su relacion se para bruscamente 
al llegar k la ijltima ciudad nombrada, en el mes de 
Julio de 1626. Lo iSnico que de ella se sabe es que 
despu£s volvio k Espana, embarcdndose al poco tiem- 
po para Mejico, donde muri6 probablemente, sin saber- 
se ni la 6poca ni las circunstancias de su muerte. 

La historia de esta mujer singular, ha dicho uno de 
sus bi6grafos, que ella cuenta con gran aire de verdad y 
que justifican por otra parte documentos incontesta- 
bles, es por mds de un titulo curiosa y digna de memo- 
ria. Lo cierto es que cuando se considera su nacimien- 
to, su primera educacion, sus novelescas aventuras, el 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 239 

vigor de su temperamento, la ferocidad de sus costum- 
bres y hasta la castidad tan bien guardada en medio de 
tantos vicios y excesos, no puede menos de decirse que 
la Monja Alferez es una de las mds extranas monstruo- 
sidades de la especie humana. 

TRAFALGAR (calle de). 

Es otra de las abiertas recientemente con motivo del 
ensanche de la ciudad. 

Conducird de la de Fontanellas & la de Junqueras. 

El Municipio barcelon£s quiso dar & esta calle el 
nombre de aquel c6lebre combate naval, que fue en 
verdad una derrota, pero una derrota gloriosisima para 
las armas y la marina espaiiolas. 

Al recordar aquella famosa batalla, cuya victoria 
hubieron de comprar los ingleses.con la sangre de su 
renombrado almirante Nelson; ocurre naturalmente k 
nuestra memoria la popular oda con que Quintana, el 
moderno principe de los liricos castellanos, ha recorda- 
do aquel hecho en versos que serdn inmortales. No po- 
demos resistir al deseo de copiar aqui esta oda, tan lle- 
na de patri6ticos arranques y de liricas bellezas: 

AL COMBATE DE TRAFALGAR. 

No da con facil mano 
El destino a los heroes y naciones 
Gloria y poder: la triunfadora Roma, 
Aquella & cuyo imperio 
Se rindio en silenciosa servidumbre 
Obediente y postrado un hemisferio, 
jCudntas veces gimio rota y vencida 
Antes de alzarse d tan excelsa cumbre! 
Vedla ante Anibal sostenerse apenas: 
Sangre itdlica inunda las arenas 
Del Tresin, Trebia y Trasimeno undoso; 
Y las madres romanas, 



Digitized by 



Google 



24O vfCTOR BALAGUKR 

Como infausto cometa y espantoso, 

Ven acercarse al vencedor de Canas. 

^Quien le arroj6 de alii? ^Quien hacia el solio 

Que Dido fund6 un tiempo, sacudia 

La nube que amagaba al Capitolio? 

iQuien con funesto estrago 

En los campos de Zama el cetro rompe 

Con que leyes di6 al mar la gran Cartago? 

La constancia: ella sola es el escudo 
Donde el cuchillo agudo 
La adversidad embota; ella convierte 
En deleite el dolor, la ruina en gloria; 
Ella fija el dudoso torbellino 
De la fortuna, y manda la victoria: 
Para el pueblo magnanimo no hay suerte. 
jOh Espana! jOh patria! El luto que te cubre 
Muestre en tan grave afdn tu amarga pena; 
Pero espera tambien, y con sublime 
Frente, de vil abatimiento ajena, 
La aha Gades contempla y sus murallas 
Besadas por las olas, 
Que asombradas aun y enrojecidas 
Tiendense alii por las sonantes playas, 
Cantando las hazaiias espaiiolas. 

Se alz6 el breton en el soberbio aJdizar 
Que corona su indomito navio, 
Y ufano con su gloria y poderio, 
cAlli estan, exclam6; volved los ojos, 
Companeros, alii: nuevos despojos 
Ya vuestra invicta mano 
Va a conseguir en los endebles pinos 
Que Espana apresta a su defensa en vano. 
Libre de esclavitud no sea ninguno; 
Hijos somos nosotros de Neptuno, 
<|Y ellos osan surcar el Oceano? 
Acordaos de Abukir: js61o un momento 
Llegar, veneer y devorarlo sea! 
Dadme este triunfo, y de laurel cenido 
Que el opulento Tamesis me vea.» 

Dijo; y tiende la vela: ellos le siguen 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 24I 

Abriendo el mar con sus nadantes proras 
Del viento y de las ondas vencedoras; 
Mientras que firme el espafiol los mira, 

Y despreciando su arrqgancia fiera, 
El noble pecho palpitando en ira, 
Con impdvida frente los espera. 

jlra justa! jArdor santo! Esos crueles, 
Bajo las alas de la paz seguros, 
Son los que nuestra sangre derramaron 
Por vil codicia, & la amistad perjuros; 
Esos los que a perpetua tiranfa 
Condenaron el mar, los que hermanaron 
Del poder la insolencia y la soberbia 
Con la rapacidad y alevosfa; 

Esos La noche con su negro manto 

Envuelve el mundo; sombras espantosas 
En torno de los mastiles vagando, 
Estragos, muerte anuncian, y acrecientan 
La pavorosa expectaci6n; el dia 
Abre el campo ai furor, y horrendo Marte 
Con clamores de guerra hinche la esfera 

Y levanta en los aires su estandarte. 

Responde & esta sefial el hueco bronce, 
Con mortal estampido el eco truena, 

Y por el mar llevdndose bramando, 
Hasta en las costas de Africa resuena. 
Vuelan, movidas de rencor, las naves 
Con naves & encontrar; menos violentas 
Despide el polo austral sierras de hielo, 
Que con su mole inmensa y resonante 
Por las faciles ondas se deslizan, 

Y al audaz navegante atemorizan: 

Ni con estruendo igual turban el cielo 
Las negras tempestades, 
Cuando por Boreas y Euro embravecidas, 
A su furiosa guerra y duro encuentro 
Hacen del orbe estremecerse el centro. 

Tres veces fiero el insular se avanza, 
Creyendo en su pujanza 
Romper de nuestra escuadra el fuerte muro; 

TOMO XXII l6 



Digitized by VJiOOQlC 



242 VICTOR BALAGUER 

Tres veces rechazado 
Por el hispano esTuerzo, ya dudosa 
Ve la victoria que esper6 seguro. 
<;Quien su despecho pintara" y su safia 
Cuando aquel pabell6n, antes tan fiero, 
Mir6 invencible al pabell6n de Espafia? 
No hay saber, no hay valor; s61o ya fia 
Su fortuna'al poder: dobla sus naves 

Y las redobla, en desigual pelea, 
De popa a proa: en uno y otro lado 
Cada espafiol navio 

De mil rayos y mil es contrastado; 

Y el % con igual aliento 

Que recibe la muerte, asi la envia. 
No; si cien voces yo, si lenguas ciento 
Me diese el cielo, a numerar bastara 
Las fnclitas hazaiias de aquel dia: 
El humo al sol se las robaba entonces; 
Pero la fama las dird en su trompa, 
Las artes en sus marmoles y bronces. 

Llega el momento, en fin; tiende la muerte 
Su mano horrible y pdlida, y seiiala 
Victimas grandes: el valiente Alcedo, 
Castafios, Moyua, intrepidos perecen: 
Vosotros dos tambien, honor eterno 

De Betica y Guipuzcoa 1 jAh, si el destino 

Supiese perdonar! ^Como & aplacarle 
La oliva no bast6 que uni6 Minerva 
A los lauros de Marte en vuestra frente? 
^Que a vuestra ilustre indagadora mente 
Pudo ocultar el mundo 6 las estrellas? 
De vuestras sabias huellas 
Llenos estan de America los mares, 
Las Cicladas lo estan; viuda la patria 
De tantos heroes que enlutada llora, 
Pide d su coraz6n lagrimas nuevas 
Que & vuestro acerbo fin derrame ahora. 
jAh! jVivierais los dos! Y en vez de llanto, 
Del dolorido canto 

i D. Dionisio Alcala Galiano y D. Cosme Churruca. 



Digitized by VjOOQ iC 



LAS CALLES DE BARCELONA 243 

Que mi funebre acento hoy os consagra, 
Pudiera yo contraponer el pecho 
Al golpe atroz y recibir la herida: 
Diera a la patria asi mi inutil vida, 
jY vivierais los dos! Y ella orgullosa 
Con vuestra luz y espiritu valiente, 
Al arduo porvenir hiciera frente, 
De rayos coronada y victoriosa. 

No, empero, sin venganza y sin estrago, 
Generoso escuadr<5n, alii caiste; 
Tambien brotando a rios 
La sangre inglesa inunda sus navios; 
Tambien Albion pasmada 
Los montes de cadaveres contempla, 
Horrendo peso a su soberbia armada; 

Tambien Nelson alH Terrible sombra, ■ 

No esperes, no, cuando mi voz te nombra 

Que vil insulte a tu postrer suspiro; • 

Ingles te aborreci, y heroe te admiro. 

]Oh golpe! jOh suerte! El Tamesis aguarda 

De las naves cautivas 

El confuso tropel, y ya en idea 

Goza el aplauso y los sonoros vivas 

Que al vencedor se dan. jOh suerte! El puerto 

S6I0 le vera entrar palido y yerto; 

Ejemplo grande a la arrogancia humana, 

Digno holocausto a la afliccion hispana. 

Asf el furor de Marie 
Impele el brazo de la parca, y siega 
Vidas sin fin; lanzado por la rabia 
Cunde el fuego voraz, las tablas arden, 
Un volcan encendido 
Es cada buque; por los aires vagos 
Se alza y retumba el h6rrido estallido, 

Y los sepulta al mar. <jHay mas estragos? 
Si; que el cielo, ominoso a tal porffa, 
Manda a los aquilones inclementes 
Separar los feroces combatientes 

Y en borrascosa noche hundir el di'a. 
Lo manda: ellos crueles, 



Digitized by VjOOQlC 



244 vfCTOR BALAGUER 

Azotando las ondas con sus alas, 

Se arrojan & los miseros bajeles. 

Al nuevo asalto, al sin igual combate 
; Fallece el drbol tremulo y se abate; 

Hiendese la armaz6n, el Oceano 

Por el roto entrepuente entra bramando, 
'! Y moribundo el espafiol exclama: 

> tjAh! Pereciese yo, pero lidiando.» 

En tan atroz conflicto, 

A HI en las nubes la gloriosa frente 
- Asomaban los fuertes campeones, 

;; Que armados del tridente y del acero 

?■- Al pabell6n ibero 

Hicieron humillarse las naciones. 

Lauria y Tovar se vfan, 

Aviles y Baz&n, que, saludando 

A los heroes de Hesperia que morian, 

tVenid entre no?otros, les decfan; 

Venid entre los bravos que imitdsteis. 
\ : Ya el preraio hermoso del valor gandsteis; 

a Ya a vuestro ejemplo de constancia armada, 

f Espana, concitando sus guerreros, 

A Magndnima se apresta a nuevas lides; 

£ Volved la vista & la ciudad de Alcides: 

Gravina, Escaiio, y Alava, y Cisneros, 
£ Y otros ciento alii estan, firme coluna, 

i Dulce esperanza & nuestro patrio suelo: 

Venid, volad al cielo, 
i Y sed astros de esfuerzo y de fortuna.» 

(.' (1805.) 

TRENTACLAUS (calle de). 

; ; Se abre al lado del Teatro Principal, y de la Rambla 

% < conduce al ensanche. 

Primeramente se titulo esta calle den Gaspav, porque 
f un propietario de este apellido fu6 el que edific6 en ella 

t las primeras casas; pero con el tiempo, ignorando noso- 

f tros por qu6 circcunstancia, como no sea la que m£s 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 245 

abajo se indica, mudo su nombre en el de 6 den Trenta- 
claus, que asi puede ser apellido de familia como signi- 
ficar lo que expresa este nombre partido en dos, es de- 
cir, trenta claus (treinta clavos y tambi£n treinta Haves). 

Mala reputation ha tenido, y sigue teniendo esta ca- 
lle, desde tiempo inmemorial, porque es sabido que en 
ella — y principalmente en otros tiempos m£s que ahora, 
— acostumbraban & vivir las mujeres mundanas. Llego 
a hacerse tristemente celebre esta calle por esta circuns- 
tancia, hasta pasar k proverbio, de modo que se decia, y 
aun se dice, cuando se desea deprimir & una mujer po- 
ntendola entre la chusma de las mujeres disolutas: Es 
una doncella de la calle de Trentaclaus. 

Para quitarle esta triste celebridad, y & instancias de 
muchos honrados vecinos de ella, el Ayuntamiento rau- 
d6 su nombre en el de calle del Arco del Teatro, por el 
arco contiguo al Teatro Principal que se halla en su en- 
trada. Pero el nuevo nombre no ha hecho fortuna. El 
publico, obstinado siempre en esta clase de cosas, se 
ha empenado en no conocerla m&s que por su nombre 
anterior. Nadie apenas conoce en Barcelona la calle del 
Arco del Teatro, mientras que la de Trentaclaus es bien 
conocida y nombrada. 

Al hablar de la de Escudillers, hemos indicado que 
antiguamente se llamo de Trentaclaus k consecuencia de 
hallarse en ella otra de las puertas de la muralla del 
segundo recinto, denominada de aquella manera. Pro- 
vendria el nombre de estar claveteada y adornada la 
puerta con grandes clavos. 

Pudiera ser muy bien que la calle de que ahora nos 
ocupamos, por hallarse frente de la de Escudillers y por 
consiguiente de la antigua puerta 6 portal, tomase el 
nombre que aquella abandono. Nos parece que es el ori- 
gen mds verosimil que puede darse & su nombre. 



Digitized by VjjOOQlC 



246 VICTOR BALAGUER 

TRES LLITS (calle dels). 

Es decir, de las tres camas. 

Esta calle, que antes comunicaba de la de Escudillers 
blanchs con la del Vidrio, hoy parte de la primera para 
ir & desembocar en la plaza Real, que, al construirse, 
tom6 gran parte del terreno antes ocupado por la del 
Vidrio. 

Primitivamente se llamo dels Codols, 6 sea de los 
Cantos; pero andando el tiempo tomo la denominaci6n 
que hoy conserva todavia. 

^De qu6 proviene este nombre? 

El querer averiguar su origen ha dado lugar & una 
pol€mica entre dos escritores catalanes, conocidos am- 
bos y reputados por sus estudios historicos, los senores 
D. Antonio de Bofarull, autor del Guia Cicerone de Bar- 
celona, y D. Andres Avelino Pi y Arim6n, autor de 
Barcelona antigna y modema. 

Sin £nimo alguno de terciar nosotros en esta pol6- 
mica, vamos s61o & consignar lo que uno y otro de am- 
bos escritores dice en apoyo de su opini6n respectiva. 

Bofarull, en su primera edici6n de la Gnia, recor- 
dando los burdeles 6 lupanares publicos, que antigua- 
mente tenia Barcelona como muchas otras ciudades de 
Levante, y cuya instituci6n protegia entonces el go- 
bierno por una mira higienica y favorable & las buenas 
costumbres de la ciudad, dijo: 

«Uno de los burdeles que se conocia era en la calle 
llamada entonces de Viladalls que, segun confronta- 
ci6n, debia ser la calle dels Tres Hits (tres camas, nom- 
bre bastante significativo). Formaba el byrdel esquina 
con la calle de Na Guindar, que seria el trozo que va 
desde la den Raurich k la de Escudillers, y lindaba por 
otra parte con la dels Vidriers (Vidre).9 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 247 

Pi y Arim6n, en su Barcelona antigua y moderna, 
contest6 k estas lineas diciendo: 

«Ciertamente existi6 en otro tiempo un burdel en la 
calle llamada entonces de Viladalls; pero £sta era la 
que hoy dia se conoce por el nombre del Vidrio, y no 
la dels Tres Hits, que k la sazon denomindbase dels C6~ 
dels. Asi, pues, por mds significativo que parezca su 
nombre, y por m&s que su cercania k la calle del Vi- 
drio pueda hacerlo sospechar, no cabe conceder que hu- 
biese en dicha 6poca la mencionada casa ptiblica en la 
calle de Tres Hits. Este nombre deriva, al parecer, de 
una circunstancia muy distinta. Dicese que en una de 
sus casas, que seria sin duda la de alguna de sus es- 
quinas, habia tres camas en tres aposentos diferentes, 
cada una de las cuales pertenecia k una parroquia di- 
versa de la de las dem&s, k saber: una k la del Pino, 
otra k la de San Jaime y otra a la de San Miguel. Es- 
ta particularidad, que no era rara en la antigua demar- 
caci6n de las parroquias, y de que podrian anadirse 
ejemplos de una casa de la calle de Escudillers y de 
otra de la calle de la Riera de San Juan, indujo al vul- 
go k nombrar la que nos ocupa dels Tres Hits, dando al 
olvido su denominaci6n primitiva. » 

Estas lineas fueron contestadas por Bofarull en su 
segunda edici6n de la Guia Cicerone, con la nota si- 
guiente: 

«E1 autor del Barcelona antigua y moderna niega que 
la calle de Viladalls, con su burdel, pueda haber sido la 
dels Tres Hits; y rechazando lo significativo que me pu- 
do parecer este nombre, lava el borr6n que mi noticia 
impusiera k aqu£lla, diciendo: que se llamaria dels Tres 
Hits, porque en una de sus casas, que seria sin duda la 
de alguna de sus esquinas, habia tres camas en tres 
aposentos diferentes, cada una de las cuales pertenecia 
£ una parroquia diversa de las demds, etc. 



Digitized by VJiOOQl^ 



248 VfCTOR BALAGUBR 

• Recuerde primero dicho senor que, al indicar la 
equivalencia de las dos calles, no fu6 absolutamente y 
asi como c&lculo probable 6 deducci6n, tan fuerte, en 
todo caso, como la etimologia de las tres parroquias, 
pues & aplicarla el critico con seguridad (como pudiera 
haber sido en otros puntos de Barcelona, mis propios 
que 6ste), no emplearia el dicese y sin duda. 

»Por lo que toca al significado del nombre, le recor- 
dar6 tambten que m&s de una vez, como €1 lo habrd 
visto, se emplea como sin6nimo de burdeles 6 lupana- 
res la palabra jasos, que es como si dij^ramos camas, 
que en catal&n, en tfrmino menos vulgar, se llama to- 
davia litis, y asi nada tendria de extrano que con Tres 
Hits, 6 tres camas, se quisiese indicar un burdel con tres 
jasos; si bien en esta parte es libre cada cual de inter- 
pretar & su modo, mientras insisto en el mismo pare- 
cer de hallar significativa la denominaci6n de Tres Hits, 
como lo son para mi las de otras calles vecinas & 6sta, 
& saber: la de la Lleona (tal vez lenona 6 alcavota), la 
de Na Quintar y la de la llamada antes de Na Peyroto- 
na, nombres ambos de mujeres, cuyo oficio quizd no 
fuese muy desconocido a los que habitaban cerca el 
burdel de Viladalls. 

»Por lo que toca & confrontaciones, para acreditar 
que esta calle pudiese ser la dels Tres Hits, debo mani- 
festar: que en escrituras de compras de casas que dan 
& la actual calle del Vidrio y d la de Escudillers blanchs 
(autorizadas por el escribano J. F. Verneda en 1702), 
he visto mencionar la calle de Na Quintar 6 Guindar 
como sin6nimo dels Escudillers blanchs, y despu€sde los 

indicados limites el siguiente: « ab occidente in qua 

parte est dicta exita sive hortus cum dicto vico de Viladalls 

prope dictum vicum del vidre » Y si se calcula, es la 

primera calle que tienen dichas casas, hacia Occiden- 
te, la dels Tres Hits; ademds de que seria fuera de cos- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 249 

tumbre hacer lindar un edificio con una calle que este 
£ la otra parte de una intermedia, cual era la del Vidre, 
a suponer que la de Viladalh estuviese m&s alld de €sta; 
con cuyo dato tan cierto no deberd extranarse la admi- 
si6n por mi parte de la equi Valencia de las dos calles. 

»Pero para obrar con lafranqueza digna de escritores, 
y lejos de empefiarme en hacer triunfar mi razon, des- 
pu6s de investigar lo suficiente en escrituras y fogatges, 
declarar€: que el nombre de Viladalls, aun cuando se 
aplicara & una calle, era el de un burdel, como se pue- 
de acreditar; y aun dado el caso que £ste fuese m&s ha- 
cia el muro, podria suceder muy bien, como^sucede en 
otras muchas calles de Barcelona, que una llevase el 
nombre de un objeto, & pesar de tenerlo un poco apar- 
tado; 6 m&s bien, y es lo m&s probable, que la dels Tres 
Hits fuese continuaci6n de la otra, como lo era la de 
Quintana&e la del Vidre, y se nombraban indistintamen- 
te, pues no puede dudarse que en tal punto de la ciudad 
es donde ha habido m£s variation y confusion de nom- 
bres; lo que se ve en las antes citadas escrituras y en 
las de las casas qtie posey6 en el siglo pasado un tal 
Joli y Garrigo, en las que la de Escudillers blanchs u 
Oilers se supone en tres puntos diferentes, y se hace igual 
6 sin6nimo tan pronto de la de Na Quintar, como de la 
del Vidre y hasta de la de CSdols; al paso que no se men- 
cionan ya otras que han existido por alii, como la refe- 
rida de Na Peyrotona, la de Redat, la del Pont nou, la de 
Calderers y otras que se citan en documentos anteriores 
de tres siglos, relativos 4 lugares de prostituci6n. 

•Finalmente, citarS, aunque lo siento, como ultima 
prueba, un original documento, por el que no se acla- 
ra la existencia del burdel en la calle de Tres Hits; pero, 
en cambio, prueba que todo aquel barrio era un foco de 
escdndalos y todas sus casas otros tantos lupanares, y 
es una confirmaci6n hecha por el rey D. Juan II de 



Digitized by VJiOOQlC 



250 VICTOR BALAGUER 

la facultad dadai los habitantes, un vicis dels V dries e 
den Raurich et m Mis etiam duobus vicis qui ingressum 
suum habent in vico predicto dels Vedries et egressum ad 
victim del Pont nou,» por el rey D. Pedro IV en i3go, 
para que no permitan que haya prostitutas en el barrio, 
y en tal caso puedan apoderarse de sus muebles y de- 
m&s objetos y arrojarlos k la calle; cuya confirmation 
se hace para evitar de nuevo el mal que se habia hecho 
mayor, pues entonces las malas hembras no s61o habi- 
taban en sus casas, si que ademds se albergaban en las 
de los particulares; lo que expresa con estas palabras: 
aAliqui patici ab honesta condiciont dif formes suum f oven- 
tes inlubi interdum sive continue incolatum ad gulosa pa- 
bula in domos suas meretrices publicas invitant et receptan 
ac eis cedunt ut inhibi veneris scenosa solacia contractentur, 
alii vero habitaciones et hospicia propria aliis meretricibus 
non ita publicis licet earumfedi ei continuati actus non mul- 
tum distent a pretensis avidi vilis lucri sepe conducere non 
verentur,* etc. 

•Gran casualidad seria que, tan deshonradas como 
estaban las dos calles referidas de Raurich y del Vidre, 
quedase cabalmente salva € ilesa la dels Tres Hits que co- 
rn unicaba con ambas; ademds de que una de las otras 
dos que se nombran, y que tenian ingresum suum en la 
ultima citada, £qui€n duda que habia de ser la que ha 
sido objeto de estas explicaciones? 

• Esta nota se ha fijado puramente como defensa, sin 
embargo de no estar fundada en datos la correcci6n del 
critico.» 

Con motivo de las calles de que se acaba de hablar y 
de la pol£mina de que se acaba de dar cuenta, nos pa- 
rece ocasi6n oportuna para dar algunas noticias curio- 
sas sobre los antiguos burdeles y lugares de prostitu- 
ci6n. 



\ 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 25 I 

Barcelona, como muchas ciudades importantes, los 
tenia ptiblicos, protegidos por el gobierno. 

Eran conocidos, tolerados y, m&s que tolerados, pro- 
tegidos, desde antes de 1400. 

Se denominaba A estas casas piiblicas comunmente 
Burdell, y entre el.vulgo Bon-llo'ch. Las prostitutas eran 
llamadas avols fembras, dones errades, dones de partit 6 
fembras bordalleras. 

Varias disposiciones se encuentran sobre estas muje- 
res y estos lugares. 

En 1446 se halla un edicto mandando que dichas 
mujeres. queden encerradas en sus burdeles los dias de 
Semana Santa, guardadas por los caps de guaytes. 

En 1452 el rey D. Alfonso V concedi6 privilegio & 
un llamado Sim6n Sala para que pudiera establecer de 
nuevo un burdel 6 lupanar ptiblico en la calle Uamada 
del Canyet y en las casas de su propiedad, que de anti- 
guo Servian ya ad usum meretricale, facult&ndole para 
que pudiese cerrar la calle que formara el edificio con 
puertas & los extremos, y previni&idole que dejara 6s- 
tas abiertas & la hora de costumbre para que las muje- 
res pudieran entrar con toda cautela. 

En la Rubrica de Bruniquer, tomo II, pdg. 247, se 
halla una nota que asi dice traducida al castellano: 

« A 26 de Julio y k 6 de Octubre de 1452 los duenos 
de las casas de la calle del Bordell pedian resarcimien- 
to de danos y perjuicios por los que se les habian cau- 
sado cerrando el portal que salia & la muralla de la 
Rambla. » 

En 1458 se concedi6 tambi€n privilegio k un llama- 
do Juan de Santa Fe para que pudiera abrir un burdel 
publico junto al portal de la Dressana 6 de Trentaclaus, 
en el lugar situado entre mury mur. 

A mediados del siglo xvi existian varios burdeles en 
esta ciudad. 



Digitized by VjOOJJ IC 



252 vfCTOR BALAGUER 

Se tiene noticia, entre otros, del ya citado existente 
en la calle de Viladalls, del que habia en la de Trenta- 
claus, de otro que estaba en la calle Uamada Volta den 
Torra, y de uno situado junto & la Bajada de Canaletas 
y que se mando trasladar & otro punto con objeto de 
haberse decidido levantar alii el edificio de la nueva 
Universidad. a A 22 jfaner de 1569 en Trentanari— dice 
Bruniquer, — se presentd suplicacio de Dona Hieronima 
Turell demanant smena dels danys perque la ciutat habia 
mudat la casa publica de las donas erradas que estaba en la 
Rambla en alive loch, per causa del nou Studi general.* 

En algunos paises se senalaban tales establecimien- 
tos con un prepucio grabado sobre la puerta, lo cual 
tenia origen en las costumbres romanas. Nosotros mis- 
mos hemos visto en las Arenas 6 anfiteatro romano de 
Nimes senalado con un Priapo el sitio que estaba reser- 
vado en los espectdculos para las cortesanas. Pero no 
parece que semejante signo se hubiese nunca usado en 
los burdeles de nuestra ciudad, los cuales, al decir de al- 
gunos, se conocian s61o por una ex6tica cara que & ve- 
ces queria ser de Medusa y otras de hombre, en la que 
se distinguia una expresion, si no voluptuosa, al menos 
bdquica y de forma monstruosa. Todavia existe alguna 
de estas caras en ciertas calles. 

Hay que consignar tambi&i otro dato, y era la cos- 
tumbre que se observaba con las mujeres piiblicas 6 
mujeres bordeleras en Semana Santa. Durante la mis- 
ma, la autoridad las mandaba encerrar en el convento 
de las Egipciacas, de donde no salian hasta la Pascua. 
En semejante reclusion permanecian durante toda 
aquella semana, bajo el cuidado y vigilancia de su cap 
de guaytes 6 guayte (cabo de vigilancia), que era el jefe 
del burdel, & quien abonaba por ello el Municipio la su- 
ma de 7 libras, 11 sueldos barceloneses. 

En el siglo xvm las mujeres mundanas se presenta- 



n 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 253 

ban descaradamente, ostentando grande lujo en el ves- 
tir, lo cual hizo que se publicasen varias disposiciones 
encaminadas 4 poner freno 4 sus excesos. Fr. Antonio 
Arbiol, en una obra que publico en 1726 con el titulo 
de Estragos de la Injuria, decia hablando del traje de 
las mujeres ptiblicas: 

«No reprendemos los honestos y decentes adornos, 
sino los trajes torpes, escandalosos y profanos que usan 
algunas mujeres perdidas de este siglo maligno, con 

que pierden 4 las almas y abrasan al mundo Vemos 

4 cada paso por las calles unas mujeres torpes y desho- 
nestas, y tan escandalosamente vestidas, que son la 
ruina del pueblo cristiano. Estas malditas y diab61icas 
mujeres, con sus colas y zapatos de tacon y de punta, 
que parecen 4 los pies con que pintan al enemigo, y 
con sus escandalosos adornos, arrebatan al infierno 4 
innumerables. Con la provocativa desnudez de sus pe- 
chos, mostrando la cerviz, garganta, hombros, espaldas 
y brazos, se hacen maestras de torpeza y de lascivia. 
La cola larga, la basquina corta, la cabeza levantada, 
parecen 4 las venenosas culebras. » 

Para completar estos datos, s61o nos falta dar 4 co- 
nocer 4 nuestros lectores las interesantes noticias que 
nos ha facilitado nuestro querido amigo, el c6lebre cro- 
nista de Valencia D. Vicente Boix. Refi£rense estas 
noticias 4 las casas ptiblicas y mujeres bordeleras de 
Valencia; pero como entonces Valencia y Barcelona 
eran dos ciudades hermanas, regidas por id£nticas le- 
yes y costumbres, formando ambas partes de la nacio- 
nalidad conocida por la Corona de Arag6n, fdcil es 
de comprender qu6 poca diferencia habria entre las cos- 
tumbres valencianas y las barcelonesas, tocante al 
asunto de que nos ocupamos. 

Dice asi Boix en los apuntes que nos ha facilitado: 
«Bordellet dels negres (calle del). — Llamaban 



Digitized by VJiOOQlC 



~l 



254 vfCTOR BALAGUER 

asi un barrio situado 4 espaldas de la Universidad y del 
colegio de Santo Tom&s. Con este nombre lo designa 
una providencia del Almotac6n de 26 de Abril de i65g, 
y en otra de 21 de Febrero de 1628. Tambi6n se deno- 
mina de este modo en una escritura ante Crispin P6rez 
de 20 de Julio de 1628; en otra ante Antonio Juan Sa- 
grerade i3 de Febrero de i55g, y en otra ante Miguel 
de Fuentes de 26 de Febrero de 1660. Este barrio ha 
sido por muchos tiempos y aun ahora objeto constante 
de suspicacia, tanto por el nombre cuanto porque gene- 
ralmente se albergan en su interior mujeres de vida poco 
ejemplar. Para 6stas existio el barrio c&ebre del Partit, 
situado en la parte opuesta de la capital, y, por consi- 
guiente, nada tenia de comun con la famosa mancebia 
el barrio apodado el Bordellet. Con el fin de evitar es- 
cdndalos se mand6 ya en 21 de Agosto de 1564 tapiar 
un callej6n, que corria desde la calle del-Hospital de po- 
bres estudiantes hasta la de Rubiols, al lado de la casa del 
marques de Mirasol. La orden dice asi: «Un carrero 
»que esta en la parroquia de Sent Andreu al mig del 
»carrer que va del Studi general 4 la casa de la Soletat 
»antiga, hon antigament se acostumaba de jugar 4 la 
»Rigla, que soliaesserde mosen Luis Carbonell, quon- 
»dam Cavalier, per lo cual se va hui 4 la placeta vul- 

»garment dita del Trabuquet enfronta la exidadel- 

»dit carrer6 que dona en la plaga del Trabuquet ab ca- 

»ses de Juan Bas y ab la dita placeta del Trabuquet, 

»Per 90 provehixen per lo benefici comu que dit carrer6 
»sia tancat 4 la una part y la altra.» 

»Partit (El). — Hemos llegado al fin al conocimento 
de la c6lebre Mancebia de Valencia, de la que me he 
ocupado en diferentes obras, y sobre todo en El encu- 
bierto de Valencia, donde he dado detalles curiosos acerca 
de su organizaci6n. Concretando, empero, las noticias 
4 la topografia de este barrio, tan notable en otros tiem- 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 255 

pos, es de advertir que constituia una puebla, separada 
de la ciudad, denomin&ndola del Partido 6 delasrhuje- 
res del Partido (Partit), segiin el lenguaje de Cervantes, 
admitido tambi&i en la lengua italiana, como lo indica 
Silvestre de Rovigo, comentando k Juvenal (satira 2. a , 
ver. 66): uLa differ enza tra il vestir delle matrone, e quello 
delle donne dapartito. » Comprendia el Partit (6 Lupanar) 
todo el territorio que se llam6 la Pobla y despu6s Pobla 
Vella, segun consta por escritura ante Juan Jos£ Just 
en 22 de Octubre de 1596, y otra ante Pedro Juan Ga- 
sull Sol6rzano de 14 de Mayo de i633, por la cual com- 
pr6 el convento del Carmen de esta ciudad un pedazo 
de huerto, en el que existian atin muchas casitas de las 
que habian servido para tan torpe comercio, y las men- 
ciona dicha escritura como usitas et positas in parrochia 
Sanctce Cruris, olim et antiquitus divce Catherine martyris 
in partita nuncupata tempore antiquo La Pobla Vella in 
Lupanario prczsentis civitatis, invicoque majori ipsius Lu- 
pandrii, tentas sub directo Dominio, etc.» — «Situadas y 
puestas en la parroquial de Santa Cru2, antes de muy 
antiguo de Santa Catalina mdrtir, en el territorio llama- 
do en tiempo antiguo La Pobla Vella, en el Lupanar de la 
presente ciudad y en la calle Mayor del mismo Lupanar, 
tenidas al dominio directo, etc.» Una escritura ante 
Basilio Rambla de 11 de Mayo de 1676 y un privilegio 
de Juan II de 1453, le llaman Lupanar 6 casa publica, 
doco publico vocato vulgar iter La Pobla, sive Lupenar.it 
Otra escritura ante Martin Esparnuy de 10 de Mayo de 
1666 le llama la Pobla Nova, siendo por consiguiente 
el mis antiguo el de Pobla, como lo expresa una delibera- 
ci6n de 7 de las calendas de Diciembre de 1340. 

•Alguna vez se denomin6 tambten el Bordellet, por- 
que asi se llamaba la persona que dej6 la primera casa, 
con el objeto de encerrar en un punto todas las mujeres 
desgraciadas que rodaran en el cieno del vicio, evitando 



Digitized by VJiOOQlC 



256 VfCTOR BALAGUER 

su presencia en diferentes puntos de la capital. Desde 
entonces, y siguiendo las costumbres de Roma imperial, 
debia escribirse encima de la puerta de la casita el nom- 
bre de la joven que la habitaba, como se desprende ha- 
cian los romanos, siguiendo 4 los comentadores del Asno 
de Oro de Apuleyo. Para evitar siniestras interpreta- 
ciones, cumple anadir que hubo en Valencia diferentes 
personas notables del apellido Bordell, como se encuen- 
tran en documentos oficiales de i383, 1389 y 1350; y 
sin embargo, ha servido este nombre para indicar esos 
lugares inmundos de la corrupci6n, olvid4ndose la ma- 
licia de la primera denomination del Partit. Cuando la 
comunidad del Carmen compr6 el terreno de que se ha 
hecho m6rito, ya no existia realmente el Lupanar; pero 
4 pesar de eso se mandaron demoler las ultimas casitas, 
abriendo un espacioso huerto que, con el que se llam6 
de Torralba, constituian casi todo el Lupanar. La pri- 
mera posesi6n que compr6 el citado convento pertenecia 
4 una mujer llamada Maria Auget 6 Auchet, cabeza 
de las dem4s que en aquella 6poca poblaban el Lupanar; 
pero que despu£s se retir6, haciendo olvidar sus extra- 
vios con una vida ejemplar. 

»Se ha hecho creer vulgarmente que San Vicente 
Ferrer, ya que no podia cortar el mal, lo persigui6 hasta 
cierto punto; y esto es una calumnia, que rechazan las 
noticias oficiales. Mucho antes del nacimiento del santo, 
y por los anos i35o, existia ya el Lupanar, pues en la 
citada deliberation de 7 de Diciembre de este aiio se le 
llama el Bordell, imponiendo penas pecuniarias y de 
azotes 4 las mujeres perdidas que se encontraran fuera 
del Partit, segun se habia mandado en 25 de Noviembre 
de 1340. No se crea por eso que era f&cil y 4 todas horas 
expedito el ingreso en la Mancebia de Valencia, ni que 
4 toda clase de personas se les permitia la entrada. En 
primer lugar, todo el recinto de la Mancebia estaba ce- 



~\ 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 257 

rrado por una pared elevada, que no era posible esca- 
lar fdcilmente, y su vigilancia correspondia inmediata- 
mente d la jurisdiccion del Jiisticia criminal, y ademds 
se hacia responsable d un encargado del barrio llamado 
Rey Arlot, cuyos deberes consistian en presidir a les 
dones pecadrius e portarles y concertarles ab los homes y 
exigir tribut y penes de aquelles. Ninguna mujer podia 
entrar en la Mancebia sin el permiso previo del Justi- 
cia y conocimiento de causa, y con aprobaci6n del ma- 
rido, si era casada, 6 de los padres 6 tutores, si era sol- 
tera, debiendo hacer constar ademds que habia cum- 
plido ya veinte anos, como lo expresa una deliberaci6n 
del Consejo general de 24 de Julio de i565. 

»A1 anochecer se cerraba el barrio, verificando an- 
tes un escrupuloso reconocimiento, para saber si que- 
daban dentro personas extranas. Anualmente, y siem- 
pre que las circunstancias lo exigian, eran reconocidas 
todas las mujeres del Partit por los medicos y cirujanos, 
segun lo prueba una deliberation de 7 de Junio de 1577 
y otra de 26 de Enero de i5g5, en la que consta que 
todas las semanas se verificaba este reconocimiento, 
abonando d Juan Bautista Sandoval 24 libras anuales 
por este trabajo facultativo. 

»Desde el Mi£rcoles al Sabado Santos y en algunas 
festividades de la Virgen se conducia d todas las man- 
cebas al convento de «les Repenedides» 6 de San Gre- 
gorio, y tambi£n k la cofradia de los cortantes en la 
plaza de Pellicers, 6 d la ermita de Santa Lucia, 4 fin 
de amonestarlas y conducirlas al bjien camino. Su ma- 
nutenci6n corria d cargo de la ciudad, como en otras lo 
prueba una deliberaci6n de i5 de Febrero de i65g. 

»Distinguianse tambi£n por un traje particular, y 

asi se mando en una ordinaci6n de 1424 que la ramera 

no fuese por la ciudad con manto u otro abrigal, ne hay 

tampbc gos 6 presumisca anar per la ciutat, sens la dita 

tomo xxii 17 



Digitized by VjjOOQIC 



~) 



258 vfCTOR BALAGUER 

toballola, nee gos vestirse, ni portar ninguna vestidura or- 
lada en torn despues de vaix, 6 altres pells 6 cendal, etc. 
Segun una constituci6n sinodal del Sr. Ayala, ninguna 
podia permanecer mds de dosanos en la Mancebia. Por 
un privilegio de 16 de Junio de 1459 mand6 el rey 
D. Juan que las mujeres del Partit acompaiiasen en la 
procesi6n funebre en que la cofradia de los Inocentes 6 
de los Desamparados llevabalos huesos de los ajusticia- 
dos, el dia de San Matias, como se dijo en otra parte, 
teniendo por objeto mover el dnimo de aquellas desgra- 
ciadas con un espectdculo tan triste como imponente* 
Si alguna se casaba, la ciudad solia pagarle 10 libras 
para ayudar al dote, como se expresa en una delibera- 
tion de 1660, concediendo la citada cantidad & un fran- 
cos llamado Manuel de Cerla, por haberse casado con 
Maria de Mendoza, dona de cadira, segun la expresi6n 
del acta. En tiempo de peste solia destinarse este barrio 
para lugar de convalecencia, como sucedio en 1647; y 
se cerr6 para siempre en 1677, ^ e modo que en 1685 
se hallaba destruido ya este barrio, pues se dispuso le- 
vantar alii el almac€n 6 dep6sito de p61vora.» 

TRES VOLTAS (calle de las). 

Conduce de la Tapineria 4 la plaza del Oli. 

Ignoramos & qu6 debe origen el nombre singular de 
las tres vueltas que lleva esta calle. 

En el lugar que hoy ocupa y por sus inmedia- 
tas existia antes una plaza que se llamaba de Deu (de 
Dios). 

En esta plaza tenia su casa y en ella habitaba un es- 
critor cataldn, que no es por cierto muy conocido; pero 
del cual debemos decir algo, aprovechando esta oca- 
si6n que se nos ofrece. Con ello pagaremos un justo 
tributo & la olvidada memoria de uno de los mis no- 



L 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 259 

bles y entusiastas adalides que tuvo en 1640 la causa 
de las libertades catalanas. 

Pretendemos hablar de D. Francisco Marti y Vila- 
damor, acerca del cual s61o hemos podido recoger los 
datos siguientes: 

Naci6 en 3o de Agosto de 161 6 en la villa de Puig- 
cerda, capital de la Cerdana, y & la sola edad de un ano 
fu6 llevado por sus padres & Barcelona, donde se edu- 
c6, haciendo todos sus estudios en aquella insigne uni- 
versidad. Distinguiose notablemente siendo estudiante, 
y gan6 lauro en varios certamenes literarios. A los diez 
y siete anos recibio el grado de doctor en leyes, y ape- 
nas tenia vejnticuatro anos cuando estallo la revolucion 
de 1640, k la voz solemne 6 inspirada de Pablo Claris. 

Marti se apresuro k abrazar la bandera levantada por 
Cataluna, y escribio varias € importantes obras en de- 
fensa del Principado y de su noble causa, algunas de 
cuyas obras le dieron gran reputacion de literato y de 
erudito. 

Sus titulos como abogado, sus merecimientos como 
escritor, sus servicios como hombre politico, le hicie- 
ron acreedor & que se le confiase el cargo de abogado 
fiscal de la Baylia general de Cataluna, en cuyo desem- 
pefio tuvo ocasion de hacer brillar sus talentos y espe- 
ciales dotes. 

Su reputacion »lleg6 k consolidarse de tal manera, 
que* cuando en 1646 hubo de ser reemplazado en las 
conferencias de Munster el representante de Cataluna, 
que lo era entonces el famoso regente Fontanella (v6ase 
la calle de este nombre), Marti fu6 elegido para reem- 
plazar d aquel sabio eminente en su diplomdtica y de- 
licada mision. 

Mientras duraron las turbaciones de Cataluna, siem- 
pre fiel k la causa que habia abrazado, y de la cual era 
uno de los mas fervientes ap6stoles, Marti desempeno 



Digitized by VjiOOQIC 



iai 



I 



26o VfCTOR BALAGUER 

varios cargos y comisiones que le confi6 el gobierno 
del Principado, habiendo sido enviado m&s de una vez 
& Paris en embajada de Cataluiia, cerca del gobierno 
del rey de Francia, monarca & la saz6n proclamado 
conde de Barcelona, segiin es sabido. 

Al caer Cataluna, luego que €sta hubo vuelto d re- 
conocer d Felipe IV de Castilla, Marti tuvo que emi- 
grar de su pais, como tantos otros nobles talentos de 
aquella 6poca, y se fij6 en Perpindn, en cuya audiencia 
le di6 un puesto eminente el gobierno francos. 

Muchas son las obras que escribio y public6 Marti, y 
entre ellas hay que recordar al menos las siguientes: 

El verdadero angel de luz. 

Avisos del castellano fingido. 

Noticia universal de Cataluna. Esta obra es acaso la 
m&s importante de Marti, y de ella hicimos honrosa 
menci6n y hasta un andlisis en las p&ginas de nuestra 
Historia de Cataluna. Cuando laestaba trabajando, 
salio la Proclamation catolica de Gaspar Sala, y tuvo en- 
tonces que quitar muchisimas cosas de la suya para evi- 
tar repeticiones. Imprimi6se en Barcelona sin nombre 
de autor y s61o con unas iniciales que eran un verdadero 
enigma, pues decian B. D. A. V. Y. M. F. D. N. P. 
D. N. Comenzando 4 leer estas iniciales por la octava, y 
siguiendo de derecha £ izquierda, dice: Doctor Francisco 
Marti y Viladamor, abogado de Barcelona, y volviendo 4 
las cuatro finales, natural de Puigcerdd. 

Cataluiia en Francia, Castilla sin Cataluna y Francia 
contra Castilla. Esta obra, escrita ya cuando el monarca 
francos habia sido proclamado conde de Barcelona, es- 
ti dedicada al cardenal Richelieu. 

Politica verdadera, regimiento cierto de una buena re- 
publica. 

Triunfos del amor, gloria del afecto y fiestas de la leal- 
tad verdadera. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 26l 

Presidio inexpugnable del Principado de Catalnna. Es- 
ta obra fu6 escrita en latin, y habiendola remitido el 
autor k Paris, la reina regente en la menor edad de 
Luis XIV escribi6 al Consejo de Ciento que la hiciese 
imprimir y aun traducir al espanol, lo cual se encargo 
al mismo autor. Se imprimio en Barcelona la obra lati- 
na el ano 1654; pero hay tambi6n otra impresion hecha 
en Viena, capital de Austria, de la cual se conservaba 
un ejemplar en la biblioteca de carmelitas descalzos de 
Barcelona. 

Defensa de la autoridad real en las personas eclesidsti- 
cas de Cataluha sobre el hecho de tres capitulares de la san- 
ia catedral de Barcelona. 

Temas de la locura y embustes de la malicia, impugna- 
dos por la verdad autenticada. En esta obra el autor con- 
tinua sus titulos, que eran del Consejo de S. M. en sus 
consejos de estado y privado, su cronista real y abogado fis- 
cal patrimonial de la Baylia general de Catalnna. Escri- 
bi61a como respuesta juridica y verdadera k la alegaci6n 
contraria publicada-por el Dr. Cisteller en Barcelona. 
El padre maestro Francisco de San Agustin Macedo, 
franciscano portugu6s, hablando de esta obra, dijo: 
«En ella cam pea lo agudo del ingenio de Marti, lo gra- 
ve de su juicio, lo galano de su discurso, lo discreto de 

su decir, lo apretante de su razon No he visto me- 

jor rechazada calumnia, ni mds ajustada defensa, ni 

verdad mds bien probada A. los dedos de Marti por 

lo escrito debe su patria no menos gloria que k los del 
famoso autor de las armas de su escudo.» 

Tenia anunciada tambi&i otra obra que no creemos 
llegase k publicar, titulada Espejo de catalanes. 

Son todas las noticias que hemos podido recoger re- 
lativamente & un escritor en quien, si realmente se en- 
cuentran grandes defectos de difusi6n y gongorismo, 
debidos mis que k 61 k su 6poca, hay que reconocer un 



Digitized by VJiOOQlC 



262 vfCTOR BALAGUER 

gran fondo de sana razon, un criterio superior, una 
erudition vasta y sobre todo un patriotismo puro, no 
desmentido jamds un solo momento durante su vida, 
que fu6 & terminar en el ostracismo. 

TRIANGILO (calle del). 

Es una calle de la que todo lo que podemos decii 8 
queda dicho con consignar su nombre, y aiiadir que 
desde la de Corretjer comunica con la del Rech. 

TRINIDAD (plaza de la). 

Se puede muy bien decir que no existe ya esta pla- 
za. Solo el vulgo se ha empenado en continuar dando 
este nombre al espacio que se halla delante de la igle- 
sia que fu6 del convento de la Trinidad. 

Al regularizar la calle de Fernando VII, al irse en- 
sanchando y £ medida que se han derribado las anti- 
guas casas para construir las modernas, esta plaza ha 
desaparecido por completo, confundi6ndose con la ci- 
tada calle de Fernando VII. 

TRIPO (calle den). 

Estd detrds del Palacio Real y no tiene salida. 
Antes se llamaba den Salcet, nombre propio. 
Debia ser antiguamente un pasaje 6 calle particular, 
pues segiin consta en los acuerdos del Ayuntamiento 
de 1757, en dicho afio habia una reja de madera que 
cerraba la calle. 
• 
TROMPETAS (calle de las). 

Existen dos de este nombre. 

La una, partiendo de la Ancha, va A terminar en la 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DB BARCELONA 263 

del Consulado; la otra conduce de la de Jaime I k la 
Bajada de la Cdrcel. 

Esta calle nos proporciona ocasi6n de hablar de otro 
escritor de la 6poca misma de Marti, k quien acaba- 
mos de citar, y de sus mismas ideas. 

Fr. Gaspar Sala y Berart era de la religi6n de San 
Agustin. Habia estudiado filosoflay teologia en Barce- 
lona: en 1628 habia sido nombrado lector, y en i635 
el convento de Barcelona le adoptaba por hijo. 

Era famoso predicador y profundo teologo, de cuya 
facultad recibi6 el grado de doctor por la universidad 
de Barcelona en i63g, siendo nombrado en 1641 cate- 
drdtico perpetuo de la misma facultad. 

Como otros tantos varones preclaros de aquella 6po- 
ca, abraz6 la causa de las libertades catalanas en 1640, 
poni6ndose al lado de su amigo el canonigo y diputado 
Pablo Claris, y el gobierno cataldn le nombr6 entonces 
abad de San Cucufate del Vall6s. 

Con motivo de los sucesos y trastornos de aquellos 
tiempos, hizo muchos viajes y sufrio muchas persecu- 
ciones. 

Era uno de los primeros oradores sagrados de su 
tiempo, y prest6 desde el piilpito con sus sermones 
grandes servicios a la causa catalana. Dicese que la 
multitud acudia en tropel k oirle, y que se le admiraba 
por su particular elocuencia, su energia en el decir, su 
conviction politica y su elevado espiritu. 

Cuando Cataluna sucumbi6, habi6ndose retirado de 
ella los franceses, y volviendo k reconocer al rey Feli- 
pe IV de Castilla, el P. Sala se fu6 k Perpin&n; pero k 
consecuencia de la llamada Paz de los Pirineos, hecha 
por los dos reyes en 1660, se restituy6 k su abadia de 
San Cucufate del Vall6s en 1662, muriendo en 1670. 

El P. Sala escribi6 y public6 varias obras en latin, 
en cataldn, en castellano y francos. 



Digitized by 



Google 



~1 



264 vfCTOR BALAGUER 

Gobiemo politico de la ciudad de Barcelona para sus- 
tentar los pobres y evitar los vagabundos. Esta obra la es- 
cribi6 en cataldn. 

Epitome de los principios y progresos de las guerras de 
Cataluna en los afios 1640 y 1641. Esta obra estd dedi- 
cada & contar los sucesos que precedieron al movimien- 
to de Cataluna y los que tuvieron lugar en aquellos dos 
afios. Llega hasta la famosa batalla de Montjuich y re- 
tirada de las tropas castellanas, que con el marques de 
los V61ez habian venido & poner sitio & Barcelona. 

Proclamation catolica. Esta es, sin duda, la m&s nota- 
ble 6 importante de sus obras. Por ella principalmente 
el nombre de Sala ha pasado & la posteridad. Es un 
largo, extenso, razonado y juridico memorial elevado 
por los concelleres de Barcelona k Felipe IV, d&ndole 
raz6n de los agravios que sufria Cataluna, de las quejas 
de los pueblos, de las injurias que habian tenido que 
sufrir las tropas, de los perjuicios que les causaba el mal 
gobierno del conde-duque de Olivares, de los atropellos 
que se habian hecho k las libertades y k los privilegios 
de los catalanes. Este memorial, que forma un volumen, 
lo escribi6 Sala por encargo de los concelleres, envi&n- 
dose al rey y publicdndose s61o, naturalmente, con la 
firma del magistrado Catalan; pero no por ello ha que- 
dado desconocido el nombre de su autor. La Proclama- 
tion catolica est£ escrita con mucho talento y erudici6n, 
y hay en ella pasajes de una energia admirable. Fu6 
impresa por vez primera en 1640, y despu6s se hicie- 
ron de ella varias ediciones. 

Ldgrimas catalanas al entierro y exequias del ilustre di- 
putado eclesidstico de Cataluna Pablo Claris. Es el pane- 
girico ti oraci6n funebre que predic6 Sala el dia que se 
celebraron con gran pompa y ostentacion los funerales 
del diputado Claris. Este panegirico, dedicado por el 
autor al cardenal Richelieu, ministro poderoso de 



Digitized by VjOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 265 

Luis XIII, entonces conde de Barcelona, se publico 
por orden de los diputados y oidores del Principado, 
acompanado del retrato de Claris. 

Sermon de San Jorge. Es el que Sala predico en la 
capilla de este santo el dia de su festividad del ano 1641, 
en presencia de los diputados y autoridades de Cata- 
luna. 

El heroe f ranees, 6 idea del gran capitdn y elogio de 
Enrique de Lorena, conde de Hartcourt, gobernador de 
Cataluna por el rey de Francia. Esta obra la public6 
Sala en francos; pero es s61o el traductor y refundidor 
de la misma, pues antes se habia publicado en nuestro 
idioma en Barcelona. 

De la division geogrdfica de los reinos de Espana y 
Framia. Esta obrita fu6 escrita por encargo especial 
del obispo de Orange, k quien el rey de Francia habia 
enviado para designar los limites entre aquel reino y el 
nuestro. 

Armonia geographica Hispanitz. No llego k publicar- 
se, pues que, segiin dice su propio autor, la perdio en 
sus viajes y persecuciones, cOn otros muchos* manus- 
critos de cdtedra, piilpito € historia. Segun parece, Sala 
conciliaba en esta obra los cuatro principes de la geo- 
grafia, Mela, Estrabon, Ptolomeo, Plinio y k otros, en 
orden k las ciudades, montes y rios de la Peninsula, y 
aun con respecto k las cosas mis notables de cada re- 
gi6n de ella. 



Digitized by VjOOQlC 



266 VfCTOR BALAGUER 



~i 



u 



UNION (calle de la). 

Estd en la Rambla de Capuchinos y conduce k la ca- 
lle del marques de Barbara. 

Es una calle moderna,'que se abri6 hace s61o algu- 
nos aiios, derribando para ello el convento de monjas 
arrepentidas, que con su edificio y huertos ocupaba 
gran parte del terreno en que hoy estd el emplazamien- 
to de la calle. Hoy es una de las mds concurridas de la 
ciudad y una de las principales vias que desembocan en 
la Rambla. Con su abertura se presto un gran servicio 
k todos los barrios vecinos k la de Barbara y se hermo- 
seo mucho la poblaci6n. 

Rara vez nos habrd sucedido el pasar por esta calle 
sin acordarnos del sangriento episodio que en ella tuvo 
lugar hace pocos afios, k la puerta de la casa que hay 
junto k la llamada Font seca. 

Vivia en aquella casa una familia bien conocida en 
los circulos y sociedad de Barcelona, por pertenecer k 
la aristocracia tanto el marido como la esposa. Un dia 
esta, que tenia una hermosa y simpdtica figura, bajaba 
la escalera de su casa, adornada con todas sus galas, 
para ir al teatro, cuando se present6 k su vista un mi- 
litar de superior graduacion que, segtin se dijo despu6s, 
habia tenido relaciones con ella 6 la perseguia con su 
amor. Pocas palabras hubieron de mediar, sin duda, 
entre la dama y el oficial, pues que k los breves mo- 
mentos de su encuentro, el militar la tendia cadaver k 
sus plantas de una punalada. 

El oficial fu6 preso y condenado k muerte; pero al 



Digitized by VjjOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 267 

estar en capilla para ser conducido al dia siguiente al 
suplicio, tuvo medio de proporcionarse un veneno. 
Guando le fueron a buscar para llevarle al patibulo, le 
hallaron muerto. Sin embargo, muerto y todo, lo con- 
dujeron al lugar de su suplicio, y la inmensa muche- 
dumbre que se habia agrupado en la explanada pudo 
presenciar el horrible espect&culo de dar garrote & un 
cad&ver. 

Pudteramos extendernos m&s sobre este drama, que 
llam6 mucho la atenci6n de Barcelona en aquellos mo- 
mentos; pero no nos parece prudente ni delicado. Bas- 
ta & nuestro objeto consignar el hecho, sin entrar en 
detalles, ya que estas lineas podrian renovar las heri- 
das, que aiin no deben estar cicatrizadas, abiertas en 
el corazon de familias respetables bajo muchos con- 
ceptos. 

UNIVERSIDAD (plaza de la). 

La nueva Universidad de Barcelona, es decir, el ma- 
jestuoso edificio que para ella se esta levantando, se 
halla situado en la calle de Ronda. Hemos ya dado una 
idea de lo que serd aquel monumento al hablar de la 
citada calle, y k su pdgina remitimos & los lectores. 

Cuando se levant6 y aprob6 el piano del ensanche de 
Barcelona, no estaba marcada esta plaza. S61o recien- 
temente se ha conseguido hacer una variaci6n en el 
piano para que delante de la Universidad pudiera ha- 
ber una plaza. 

A ella ir&n & parar, segun parece, d mds de las ca- 
lles que de la antigua Barcelona conducirdn alii, las 
de Baltnes, Aribau y la de Ronda. 

URGEL (calle de los condes de). 

Es asimismo otra de las del ensanche. 

Se prolongard desde la de Corcega hasta las de la 



Digitized by VjiOOQIC 



268 VfCTOR BALAGUER 

antigua ciudad, cruzada por las de Rosellon, Provenza, 
Mallorca, Valencia, Aragon, Consejo de Ciento, Diputa- 
cion y Cortes. 

En los r6tulos provisionals que se han puesto fcor el 
Excmo. Ayuntamiento para indicar las nuevas calles, 
se ha senalado la de que hablamos como calle de Urgel, 
cuando debiera ser de los condes de Urgel. Tal fu6, al 
menos, la idea del autor al aconsejar este nombre al 
Municipio, y en este sentido lo acepto aquella popular 
corporation. 

Consideramos que era justo consignar este recuerdo 
y pagar este tributo & la memoria de aquellos renom- 
brados condes de Urgel, que de una manera tan bri- 
llante figuran en las p&ginas de nuestra historia. 

De buena gana deseariamos poner aqui una extensa 
noticia de aquella casa; pero nos lo impide la falta de 
datos en que nos hallamos al escribir estas lineas, y lo 
lejos que por el momento estamos de las fuentes en 
donde pudiSramos hallarlos. Algtin dia nos serd quizis 
permitido llenar este vacio, que hoy forzosamente nos 
vemos obligados & dejar, con la historica relaci6n que 
teniamos ideado escribir al tratar de este punto. 

Por lo dem&s, quien desee hallar extensas noticias 
sobre los condes de Urgel, que durante mucho tiempo 
fueron de par con los de Barcelona, puede acudir k la 
Cr6nica de Monfar. 

Diego de Monfar y Sors, natural de Barcelona y ar- 
chivero real que creemos fu6 de la Corona de Arag6n, 
escribi6 k mediados del siglo xvn, y durante las turba- 
ciones de Cataluna, la Historia de los condes de Urgel; 
que se ha conservado manuscrita hasta nuestros tiem- 
pos, debiSndose su publicacion al celo del ilustrada ar- 
chivero D. Pr6spero de Bofarull. En esta obra, Monfar 
abraza la historia de aquellos nobles barones, desde el 
fundador de la casa, aquel Armengol, llamado el de Ma- 



~~} 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 269 

llorca por haber deshecho con su escuadra la de los 
moros mallorquines, hasta D. Jaime, conocido en nues- 
tros anales por el Desdichado, tiltimo conde de Urgel, 
que se defendi6 hasta el tiltimo extremo en la ciudad 
de Balaguer contra las armas vencedoras £el monarca 
elegido por el Parlamento de Caspe. 



V 



VALENCIA (calle de). 

Forma parte del ensanche. Es una de las que han de 
atravesar en toda su extension la nueva Barcelona. 

Ird desde la calle de la Marina & la del Llobregat, te- 
niendoipor laterales la de Mallorca y la de Aragon, y 
vi6ndose cruzada por las de Cerdeha, Sicilia, Ndpoles, 
Roger de Flor, paseo de San Juan, Bailen, Bruch, Lau- 
ria, Claris, paseo de Gratia, Rambla de Isabel II, BaU 
mes, Universidad, Aribau, Muntaner, Casanova, Villa- 
rroel y Urgel, Borrell, Viladomat, Calabria, Rocafort, En- 
tenza, Vilamari, Llansa y Tarragona. 

No era posible que al dar nombre & las calles del en- 
sanche pudiese ser olvidada Valencia, la ciudad re- 
conquistada & los moros por D. Jaime el Conquistador 
y repoblada principal mente por catalanes. La historia 
de Valencia, desde su reconquista, forma parte de la 
general de la Corona de Aragon, y sabido es con qu6 
riqueza de gloria y de esplendor figura la noble Valen- 
cia en los anales de la Corona. 

Era justo que Barcelona pagase & Valencia el tribu- 
te de un generoso recuerdo, consignando su nombre en 
una calle, junto con los de Mallorca y Arag6n, reinos 
todos que con Cataluiia formaban la Corona. 



Digitized by 



Goo 



27O VICTOR BALAGUER 

VALLDONSELLA (calle de). 

Conduce de la de Tallers &. la de Ronda. 

Primitivamente se denomin6 den Company, despuds 
de Natzaret, y por fin tomo el nombre que todavia lle- 
va para perpetuar el del monasterio que habia extramu- 
ros de la ciudad de religiosas cistercienses 6 de San 
Bernardo. 

El establecimiento de estas religiosas data de muy 
antiguo en Cataluna. Por los afios de i23o existia ya 
un monasterio de esta orden distante dos horas de Bar- 
celona, en el lugar de Vallvidrera y sitio llamado Vall- 
donsella. Ign6rase & punto fijo la €poca de su funda- 
ci6n. 

Segun parece, no encontrando muy conveniente el 
obispo de Barcelona D. Berenguer de Palou qui las re- 
ligiosas moraran en despoblado, dispuso que abando- 
naran su antigua vivienda y se trasladasen & otro con- 
vento extramuros de la ciudad, fuera la puerta de San 
Antonio, que en memoria del anterior conservo siempre 
el titulo de Valldonsella. 

En la celda prioral de este convento falleci6 & 3i de 
Mayo de 1410 el rey de Aragon, conde de Barcelona, 
D. Martin el Humano, y en aquella misma celda, junto 
a su lecho de muerte, pasaron todas aquellas escenas 
y dramas de misteriosas intrigas que precedieron &. los 
grandes acontecimientos que dieron por resultado el 
famoso Parlamento de Caspe. 

El cad&ver de D. Martin iu€ depositado en el altar 
mayor de la santa iglesia catedral, y trasladado en 1460 
al monasterio de Poblet por su abad D. Miguel Delga- 
do, junto con el de Dona Violante, tercera esposa de 
D, Juan I de Arag6n. 

Era antigua costumbre, siempre 6 casi siempre rigi- 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 271 

damente observada, que cuando los reyes venian por 
vez primera k Barcelona, antes de hacer su entrada pu- 
blica y antes de prestar solemnemente el juramento k 
las libertades y constituciones del pais, se aposentaban 
uno 6 m&s dias en el convento de Valldonsella, donde 
recibian k las autoridades y corporaciones, interin se 
hacian los preparativos para su entrada, juramento y 
proclamacion. 

Entre las personas ilustres que en el retiro del claus- 
tro de Valldonsella hallaron un abrigo contra las- tem- 
pestades de la vida, hay que citar k Margarita de Pra- 
des. Era una noble y hermosa joven, k quien D. Mar- 
tin el Humanoy en los ultimos anos de su vida, escogi6 
para esposa, sent&ndola en el trono, con la esperanza 
de tener en ella sucesi6n. 

El unico hijo var6n que D. Martin tuviera en un ma- 
trimonio anterior habia fallecido, y bien comprendia 
61 que, k su muerte, grandes trastornos se seguirian 
para la Corona de Arag6n, por falta de sucesor directo 
de la casa reinante. 

Se le aconsej6 al monarca que escogiese una joven, 
la cual pudiese dar al reino esperanzas de sucesi6n, y 
la bella Margarita de Prades subio entonces k compar- 
er el trono y el t&lamo del enfermo monarca. 

La ceremonia del casamiento se efectuo en la quinta 
6 palacio de Bell Sguart, que hoy ya no existe, ni m&s 
ni menos que el monasterio de Valldonsella que ha da- 
do lugar k estas lineas. 

Era Bell Sguart un sitio real de los condes de Barce- 
lona, situado al extremo de nuestro vecino pueblo de 
San Gervasio, al pie del Tibi Dabo y al principio del 
sendero que sube k Collcerola. Todavia se ven en este 
lugar algunos robustos paredones y algunas ruinas que 
se cree son de aquel antiguo edificio. Bell Sguart son 
dos palabras catalanas que significan bella vista. Efec- 



Digitized by VJiOOQlC 



I 



272 vfCTOR BALAGUER 

tivamente, el palacio de Bella Vista era digno de su 
nombre, pues desde lo alto de sus muros podia disfru- 
tarse de un agradable panorama. 

En la capilla de este palacio de recreo fu6 donde se 
celebr6 la noche del 17 de Setiembre de 1409 el enla- 
ce del rey D. Martin con la agraciada Margarita de 
Prades, hija de D. Pedro, conde de Prades, y de Dona 
Juana de Cabrera, descendiente de la misma casa real 
de Arag6n, en la que se habia criado y educado al lado 
de laxlifunta reina Dona Maria de Luna. 

Di6 la bendici6n el papa Benedicto XIII f aquel hom- 
bre de tan inquebrantable firmeza, aquel hombre que 
tanto habia de hacer hablar de 61 en el mundo, y que 
& la sazon reconocian como Papa legitimo, en lucha 
con el consagrado en Roma, los estados de la Corona 
de Aragon. Asistieron & la ceremonia varios ilustres 
personajes, y dijo la misa de las velaciones el famoso 
orador San Vicente Ferrer, que m£s tarde habia de ser 
el alma del Parlamento de Caspe. 

lQu€ era lo que impelia & la joven y bella Margarita 
& dar su mano k un hombre que tenia ya un pie en el 
sepulcro, que podia ser su abuelo, y al cual una en- 
fermedad extrana habia comunicado en todo su cuerpo 
una hinchaz6n monstruosa y repugnante? 

<;Era la ambici6n? ^Era que el brillo de la corona ha- 
bia deslumbrado & la joven? £Era que iba al altar, co- 
mo victima, conducida por la ambici6n de su familia? 

Misterios y arcanos son 6stos que no es dado pene- 
trar. 

Lo cierto es que, antes de casarse con el rey, la jo- 
ven Margarita habia tenido amores con un caballera 
catal&n llamado D. Juan de Vilaregut; y & pesar de 
esto, 6 cegada por la ambicion, 6 arrastrada por la fa- 
milia, 6 victima de intrigas misteriosas, no tuvo repa- 
ro en enlazar su suerte k la del enfermizo monarca. 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 273 

Una especie de fatalidad pesaba entonces sobre la 
casa reinante. El t&lamo real continu6 est6ril, y Mar- 
garita tuvo que pasar por una larga serie de degradan- 
tes humillaciones. Lorenzo Valla nos cuenta en su 
Cr6nica todos los ridiculos y repugnantes recursos de 
que hubieron entonces de valerse, inutilmente y en va- 
no, para alcanzar que el monarca pudiese tener suce- 
si6n en la linda companera que la intriga, el sacrificio 
6 la ambici6n le habia dado. Y tales cosas nos dice 
Valla, que, aun cuando las cuenta en latin, y en latin 
pudieramos aqui copiarlas, ni siquiera escritas en aque- 
11a lengua nos atrevemos & trasladarlas & estas p&ginas. 

Margarita sali6 siempre virgen del t&lamo nupcial, y 
al llegar su viudez, que file" bien pronto, se retir6 al 
monasterio de Valldonsella; pero el recogimiento que 
habia ido & buscar en la soledad del claustro no impi- 
di6 que en sti coraz6n se despertase el recuerdo de sus 
antiguos amores. 

Sin que la historia lo explique — porque la historia 
no explica estas cosas, — Margarita volvio & ver & su 
antiguo amante D. Juan de Vilaregut, y, segtin pare- 
ce, hubo de casarse con 61 secretamente, naciendo de 
este enlace un hijo, que fu6 sigilosamente encomenda- 
do al abad del monasterio de Santas Cruces. Por cui- 
dado del abad, se educ6 al joven en hdbito laical, mu- 
d&ndole el nombre propio en otro desconocido, y lle- 
gando & edad competente, le persuadi6 que tomase el 
hdbito cisterciense en aquel monasterio, como de he- 
cho lo visti6, profesando en manos del mismo abad, 
*no por devoci6n, sino por temor, ignorante de la ca- 
lidad de sus padres i . » 

Cuando el abad, en su tiltima enfermedad, se reco- 



1 Son las mismas palabras que usa el cronista Finestres, el unico 
que hace menci6n del hecho que nos ocupa. 

TOMO XXII 1 8 



Digiti 



zedbyGOQgk 






274 VfCTOR BALAGUER 

noci6 cercano a la muerte, declar6 el secreto de su na- 
cimiento k D. Juan Jer6nimo de Vilaregut, que asi se 
llamaba el joven; y certificado 6ste de la calidad de sus 
padres, estimando por invdlida su profesi6n mon&stica 
hecha por temor, dejo el h&bito, y sali&idose de la re- 
ligi6n contrajo matrimonio. 

Volvamos ahora k la historia del monasterio, de la 
cual nos ha alejado el curioso y poco conocido episodio 
que acabamos de referir. 

Durante la guerra de Cataluna en el reinado de Fe- 
lipe IV, sufri6 Barcelona un apretado sitio, del cual 
varias veces ya se ha hecho menci6n en esta obra. Los 
estragos de este sitio hicieron que se resintieran mu- 
chos edificios, y en particular el monasterio de Nuestra 
Senora de Valldonsella, que fu6 totalmente destruido. 
Terminadas aquellas circunstancias, hall&ndose sin asi- 
lo las religiosas, imploraron la compasi6n ajena para 
que se les concediese un techo donde acogerse, y por 
espacio de muchos anos vivieron unas en la casa de 
D. Jos6 de Margarit, iumediata al convento de Santa 
Catalina, y otras en las de sus deudos respectivos. 

En Setiembre de 1670, el abad de Poblet les cedio 
la iglesia y priorato de Nazaret intramuros , del cual 
tomaron posesion, habiendo pasado de antemano los 
monjes Bernardos, que alii moraban, al lado del con- 
vento de San Jos6, de carmelitas descalzos, en la Ram- 
bla, donde construyeron una capilla ti oratorio. 

El monasterio de Nazaret troc6 entonces su nombre 
por el de Valldonsella con que ahora se le conoce; y 
aunque era de m&s vastas proporciones que el actual, 
su situaci6n correspondia al mismo punto que 6ste ocu- 
pa, & saber en la calle llamada de la Virgen. 

Cuando, &. principios de este siglo, se apoderaron de 
Barcelona las tropas de Napoleon, demolieron este edi- 
ficio que, por estar pegado k la muralla, estorbaba 4 su 



k 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 275 

defensa; pero volvio k reedificarse en 1826, aunque le- 
vantdndole algo separado del muro. 

Las monjas Bernardas lo evacuaron en 1835, \ 
de los acontecimientos de aquel afio; pero a tilti 
1846 volvieron k 61 algunas. 

YERGARA (calle de). 

Forma parte del ensanche de Barcelona, y, se 
taba dispuesto, debe enlazar la de Pelayo con t 
de Gracia. 

Esta calle recuerda un acontecimiento grato i 
cuantos sienten latir un corazon espanol. 

La guerra civil que comenzo al sentarse en e 
la reina que hoy lo ocupa, tenia divididos k los e 
les; pero, despuSs de siete aiios de prolongada y 
cida lucha, el general Espartero, duque de la Vi 
la termino con el abrazo de Vergara. 

En los campos de Vergara, y al frente de amb< 
citos, el general carlista Maroto y el general isz 
Espartero se dieron aquel c^lebre abrazo, que dc 
la paz k las familias, la vida k la industria, d h 
cultura y al comercio, la felicidad k la naci6n. 

En memoria de la terminacion de aquella ter 
sangrienta guerra civil, cuyo solo recuerdo nos h 
tremecer de horror k los que de ella hemos sido 
gos, se di6 semejante nombre k esta calle. 

VERMELL (calle de). 

Conduce de la de Carders k la de Assahonadors 

Llevaba antes el nombre den Rovira. 

Una familia de este apellido tenia en ella una 
un huerto, donde habia un lavadero publico, y d 
provendria el que, primeramente y entre el vu] 



Digitized by VjOOQlC 



2j6 VfCTOR BALAGUBR 

l denominase calle del hort den Rovira, pasando luego 
titularse s61o den Rovira y cambiando luego este nom- 
re por el que hoy tiene, sin que nos haya sido posible 
veriguar la causa 6 el origen del cambio. 

En la familia de Rovira, & que hemos aludido, hubo 
n escritor catal&n,- k mediados del siglo xvn, del cual 
5 tienen por cierto escasas noticias. 

Se llamaba Gabriel Rovira, era doctor en ambos de- 
;chos, y al fin de su vida se hizo eclesi&stico. Parece 
ue era poeta de algtin m6rito y tenia varias composi- 
iones escritas en catal&n, que se perdieron sin duda 6 
ue al menos han permanecido desconocidas. 

Tom6 parte en los acontecimientos politicos de 1640 

hubo de emigrar, volviendo & su patria despuSs del 
•atado de la Paz de los Pirineos, y siendo entonces cuan- 
se hizo eclesidstico. 

Ignoramos si es este Gabriel Rovira, ti otro del mis- 
10 nombre y apellido, el que cita Torres Amat como 
•aductor de una gram&tica latina. 

VERONICA (plaza de la). 

Se halla situada & mitad de la calle de Avinyo, y van 
ella las de Aray, Cervantes y Ecce-Homo. 

Segiin parece, esta plaza tuvo en otro tiempo el 
ombre den Camprodon, como recuerdo de una familia 
atalana. 

En la triste 6poca que paso Barcelona gobefnada por 
[ general conde de Espana, cuyas excentricidades, cu- 
as rarezas, cuya tirania son de todos los contempord- 
eos bien conocidas, esta plaza fu6 testigo de un auto 
e fe que se hizo con una selecta y numerosa biblioteca. 

Sabido es ya qui6n era el conde de Espana, pues en 
is pdginas de esta obra hablamos largamente de 61. 

Cierto dia recibi6 aviso confidencial de que en casa 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA QJJ 

de una conocida familia habia una biblioteca donde, 
entre otras obras, existian las de Voltaire, de Rousseau 
y de otros fil6sofos. El general se presento de repente 
en la citada casa, acompanado de sus inseparables mo- 
zos de escuadra, y se hizo conducir k la biblioteca. 

El dueno de ella era un doctor en medicina, bastan- 
te conocido por su ilustraci6n y conocimientos espe- 
ciales en el arte de curar, el cual, no sin costosos es- 
fuerzos, habia reunido una excelente biblioteca, com- 
puesta de escogidos libros de renombrados autores, asi 
en ciencias como en literatura, cpmo en filosofia, como 
en religion. 

El general, en medio del terror que su sola presen- 
cia inspiraba k la familia, examino detenidamente los 
libros sin abrir los labios; y cuando se hubo enterado 
suficientemente, dio orden de trasladarlos k la vecina 
plaza de la Veronica y hacer una grande hoguera con 
todos ellos. No dejo en la casa mds libro que un Kem- 
pis, Imitation de Jesucristo. Todos los dem&s fueron 
irremisiblemente condenados k las llamas, sin hacer 
distincion alguna, sin reservar siquiera al sabio facul- 
tativo los libros de su arte para estudio y consulta. 

Mds de 2.000 voltimenes fueron llevados & la plaza 
de que hablamos, y alii se hizo con ellos un gran fuego. 
El general, siempre rodeado de sus mozos de escuadra, 
permaneci6 alii hasta que todo estuvo reducido &. cenizas. 

La casa donde existia esta biblioteca pertenecia k 
una familia parienta de la del autor de estas lineas, que 
cien veces ha oido contar este episodio. 

VERTRALLANS (calle de). 

Atraviesa de la de la Canuda k la de Santa Ana. 
Parece que el nombre de esta calle recuerda el de al- 
guna familia particular. 



Digitized by VJiOOQlC 



VfCTOR BALAGUER 

muchos anos vivia en una casa de esta calle 
original y raro, conocido por sus excentri- 
bia hecho blanquear su cuarto, y con un 
6n escribia en sus paredes los pensamien- 
currian, ya propios, ya sacados de autores 
quel las paredes eran un Album grandioso, 
an las extravagancias mds raras al lado de 
3s profundos y sentenciosos. Todo un lien- 
, como una p&gina especial, estaba destina- 
r proverbios orientates, & los cuales la per- 
hablamos se mostraba singularmente afi- 

VIDAL (calle de). 

Tapineria &. la de Filateras. 

nero el nombre den Bocart, que, lo propio 

uego tom6 y aiin conserva, es nombre par- 

Lmilia. 

o al de Vidal, es nombre muy conocido en 

de nuestra historia, singularmente en los 

irios, pues recuerda el de Ram6n Vidal de 

aien se atribuye la fundaci6n del consisto- 

tya ciencia en Tolosa, y una obra con el tf- 

rte de trovar, 6 mejor y mds propiamente 

inera de trovar. 

os florales, que con toda pompa y solem- 

ebran hoy en Barcelona cada ano, recono- 

:n en los que instituy6 Vidal de Beselii en 

hay que dar cr^dito al infante de Aragon 

de Villena, quien, en el libro que escribi6 

ciencia y dirigi6 al marques de Santillana, 

istorio de la Gaya sciencia se form6 en 
la cibdat de Tolosa, por Ram6n Vidal de 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 279 

Digamosalgo, siquiera sea muy brevemente, ya que 
la ocasi6n nos favorece, de los Juegos florales 6 de sus 
origenes al menos. 

A. principios del siglo xiv, en i323, se form 6 en ' 
losa una asociaci6n literaria que tom6 el nombre d 
Gaya compania de los siete trovadores de Tolosa y ma\ 
nedores del gay saber. Los miembros de esta socieda< 
reunian, ya en un jardin situado en el barrio de 
Agustinos, ya en una casa vecina al mismo, & la ( 
daban el nombre de palacio del noble consistorio. Ei 
mes de Noviembre, el martes que sigui6 & la fieste 
Todos los Santos, enviaron & todos los paises de la 
gua de oc una carta en verso abriendo un concurs 
oposiciones de poesia, cuyo premio debia ser una i 
leta de oro fino. 

El i.° de Mayo del ano siguiente, un gran nun 
de poetas se presento en Tolosa para disputar el ] 
mio. Aquel primer dia fu6 consagrado por entero 
lectura de las poesias presentadas; el segundo dia 
trovadores-mantenedores deliberandi, despu^s de < 
la misa, y el tercer dia pronunciaron su sentencia 2 
los capitulos 6 magistrados municipales de la ciuc 
Maese Arnaldo Vidal de Castelnaudajry (lugar vecii 
Tolosa), obtuvo la violeta. Los capitulos, admira 
del niimero de forasteros que esta ceremonia hi 
atraido k la ciudad, decidieron que cada ano se hi 
igual fiesta, costeando el premio de fondos de la ciud 

Los anos siguientes, los fundadores tomaron la c 
ficaci6n de mantenedores; nombraron un canciller j 
bedel, y redactaron sus estatutos. El Consejo mun 
pal vot6 fondos para ntievos premios, la englantina ; 
calendula (13*56), y acord6el consistorio del gay sabt 
autorizaci6n de celebrar sus sesiones en la Casa d 
ciudad. 

Tal celebridad adquiri6 entonces esta instituci 



Digitized by VJiOOQlC 



280 VfCTOR BALAGUER 

que k fines de aquel mismo siglo fu6 admitida en Bar- 
celona, bajo los auspicios y protection del conde-rey 
D. Juan I, aqu6l k quien nuestras cronicas llaman el 
amador de la gentileza. 

Los certdmenes porticos continuaron casi sin inte- 
upci6n en Tolosa durante los siglos xiv y xv, y los 
etas coronados por la sociedad del gay saber obtenian 
s titulos de doctors y bachilleres. Estos titulos fueron 
emplazados con el de maestro. 
En 1444 el Parlamento introdujo oficialmente en 
Dlosa la lengtia francesa, y la mayor parte de las com- 
isiciones premiadas, k datar de dicha €poca, fueron 
mpuestas en lengtia de oil; pero, sin embargo, cada 
to, hasta 1694, se protestaba en Tolosa el primero y 
rcer dia de Mayo contra una domination intelectual, 
ie s61o k duras penas se sufria. 
Hacia fines del siglo xv, una noble y rica dama, Cle- 
encia Isaura, acabo de consolidar la obra de los man- 
wdores, consagrando v arias rentas para sostener esta 
stitucion. Es tan poco conocida la historia de esta 
ujer c61ebre, que ha dado lugar k las mks contradic- 
rias fdbulas. La miran unos como una descendiente 
los condes de Tolosa y fundadora de los Juegos flo- 
lesj otros niegan rotundamente su existencia. Segtin 
opini6n del Dr. Noulet, por ejemplo, el nombre de 
emencia es un simple vocablo bajo el k cual los trova- 
res invocaban a la Virgen Maria, como patrona de los 
tegos florales. 

Sin embargo, parece probado por documentos aut6n- 
:os que la dama Clemencia era hija de L. Albaron de 
ludun, senor de Montfriu, Montfaucon, Lers, Meynes 
Rochefort. 

Durante el siglo xvi, la sociedad de los Juegos flora - 
; continuo distribuyendo sus premios, excepto en los 
os senalados por calamidades piiblicas. Durante al- 



Digitized by VJiOOQlC 



^r 



LAS CALLES DB BARCELONA 28l 

giin tiempo los premios eran dados en la iglesia, donde 
tenia lugar la fiesta. En 1694 fu6 erigida en academia, 
pero conserv6 sus antiguas usanzas y antiguos recuer- 
dos. Las rentas que leg6 Clemencia Isaura contribuyen 
aun hoy mismo k los gastos de la ceremonia anual. 

Despu6s de haber suspendido sus sesiones desde 1790 
& 1806, volvio k reanudarlas en este tiltimo afio y no 
se han vuelto k interrumpir hasta el dia. 

El ntimero de mantenedores, fijado k 36 primeramen- 
te, es de 40 despu6s de un edicto dado en 1725. 

La academia da el titulo de maesiros en Juegos flora- 
les k los concurrentes que han obtenido tres premios de 
prosa 6 verso. Los maestros tienen asiento reservado en 
las grandes ceremonias, al lado de los mantenedores. 

Cada aiio ofrece la academia siete flores: el Amaran- 
to, la Violeta, la Calendula, la Primula, el Lirio, el Cla- 
vel y la Englantina* 

El Amaranto de oro vale 400 francos, y k esta flor 
s61o tienen option las odas. 

La Violeta de plata vale 25o francos, y estd destinada 
k una composici6n que no exceda de 200 6 3oo versos, 
k una epistola 6 k un discurso en verso. 

La Calendula de plata vale 200 francos. Es el premio 
de la £gloga 6 del idilio, de la elegia y de la balada. 

La Primula de plata vale 100 francos. Es el premio 
de la fibula 6 del apologo. 

El Lirio de plata, que vale 600 francos, estd destina- 
do k un soneto en honor de la Virgen 6 k un himno al 
mismo asunto. 

La Englantina de oro, que vale 450 francos, es el pre- 
mio de un discurso en prosa sobre el asunto dado de an- 
temano por la Academia. 

La distribucion de los premios tiene lugar cada ano 
el 3 de Mayo en el gran salon Uamado de los Ilustres 
de Tolpsa, porque en sus paredes estdn los bustos y re- 



Digitized by VjOOQ lC 



282 vfCTOR BALAGUBR 

tratos de los hombres c6lebres nacidos en la ciudad. 
La sesi6n comienza por el elogio de Clemencia 



uida el secretario da cuenta del resultado del 

[>utaci6n de mantenedores se dirige procesional- 
a. iglesia de la Dorada, donde estd el sepulcro 
icia Isaura. Desde por la manana del dia de 
an sido depositadas alii las flores. El cura de 
lia las bendice y las entrega 4 los comisiona- 
academia, que regresan al Capitolio (asi se 
lasa de la ciudad), pasando por la calle que 
na de Clemencia Isaura. 
)s al Capitolio, continua la sesion: se procla- 
rencedores; se les invita & leer sus obras, y la 
mina por la indicaci6n de los premios y asun- 
:urso para el ano siguiente. 
creido oportuno dar estas ligeras noticias de 
s florales que se celebran todos los aiios en 
bien podriamos aqui dar algunas sobre los de 
.; pero guardamos esto para otro lugar y oca- 
propicia. 

VIDRIEBIA (calle de la). 

plaza del Born con la de las Ollas. 

amente se llamaba de la Formatgeria, por es- 

l el punto especialmente senalado 4 los que 

uesos. 

s tom6 el nombre que continiia llevando, por 

5 ocupada por algunos vidrierbs que en ella 

ron sus tiendas y almacenes. 

ados del siglo xv vivia en esta calle una dama 

ir hermosura, que di6 lugar 4 un terrible dra- 

1a sangrienta catdstrofe. Nos es desconocido 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 283 

el nombre de esa dam a. S61o sabemos que! cuando la 
peste de 1457, vivia en la calle de que hablamos, don- 
de muri6 su marido. Entonces ella abandon6 su casay 
la ciudad, y su partida di6 lugar al suceso que vamos 
A referir, sacando las notas de documentos conservados 
en nuestro archivo municipal. 

UN RAPTO EN EL SlGLO XV. 

k tiltimos del 1457, la peste se habia encendido de 
un modo cruel en Barcelona. La mortandad era gran- 
de; iba en aumento cada dia el azote, y todos huian de 
la ciudad apestada, que bien pronto qued6 convertida 
en un hospital de infortunios y en un teatro de miserias. 

Cierto dia, el viernes 14 de Octubre, que fu6 uno de 
los mds crudos, un hombre penetr6 en la capital d cosa 
de las diez de la manana, y dirigtendose d la Casa de la 
ciudad y d la corte del veguer, comenzo d dar ante 
ellas grandes voces de /via fora, somaten! Sus gritos re- 
sonaban de una manera lugubre en la ciudad casi de- 
sierta. 

Jamds al grito tradicional de via fora habian perma- 
necido sordos los catalanes. Form6se bien pronto un 
grupo en torno de aquel hombre, y 6ste explico la cau- 
sa por qu6 daba semejantes voces. 

La noche anterior habia penetrado en el pueblo de 
Caldas de Montbuy el noble D. Pedro de Castellvell al 
frente de una partida, compuesta de 3o 6 40 infantes 
y 10 6 12 caballos, llevdndose por fuerza d una hermo- 
sa dama, joven y viuda, hija del notario del Consejo En 
Beltrdn Esplugas, y esposa que habia sido del honora- 
ble ciudadano En Juan Romeu. A la muerte de su ma- 
rido, que habia sido victima de la peste en Barcelona, 
la dama en cuesti6n se habia retirado d la villa de Cal- 
das, huyendo del azote, y tambten de la persecuci6n 



Digitized by VjjOOQlC 



|. VICTOR BALAGUER 

oble Castellvell, que perdidamente enamorado de 
y esclavo de una pasion k prueba de desdenes, bus- 
ocasiones de satisfacer su criminal amor, 
anquila se creia la hermosa viuda en Caldas de 
buy, cuando la noche del jueves 13 de Octubre, 
1 engano de entregarle un mensaje de su padre, 
ron hacerla salir de la casa en que se habia refu- 
», cayendo en manos de su perseguidor Castellvell. 
tener noticia del hecbo, los concelleres enviaron 
pitadamente un correo para que se enterase de la 
.d, y k su regreso, cuando ya no pudo quedar du- 
ll desafuero por el seiior de Castellvell cometido, 
on k reunir los individuos del Consejo # de Ciento y 
rohombres que se hallaban k la saz6n en Barcelo- 
Jn esta sesion se acordo sacar la bandera de Santa 
lia, llamar k somat6n y proceder contra D. Pedro 
astellvell, como culpable de haber atentado k la 
1 de una dama y haber ultrajado la familia de un 
dano barcelon6s. 

ansmiti6ronse al efecto las oportunas ordenes al 
;r, que era el encargado de la proclamaci6n del 
t6n, y el domingo 16 de Octubre se sac6 dla ven- 
de las Casas consistoriales la bandera de Santa 
ia, con reducido ceremonial por causa de la pes- 
>nde estuvo hast a el 22 del mismo mes, en cuyo 
16 trasladada k la Puerta Nueva. 
mismo dia 6 el siguiente salio la hueste ciudada- 
n la bandera y el veguer en direcci6n k San Ce- 
donde se habia refugiado el de Castellvell, y hu- 
cesidad de poner sitio al Castillo en que este senor 
bia hecho fuerte. 

le intim6 en nombre de la ciudad de Barcelona 
ntregase y devolviese la hermosa joven que indig- 
nte arrebatara de los brazos de su desconsolada 
ia; pero con brio y audacia dignos de mejor causa 



Digitized by VjjOOQlC 



LAS CALLBS DE BARCELONA 285 

se neg6 k ello Castellvell, manifestando que antes le 
alcanzarian muerto que lo rendirian vivo. 

Nos faltan detalles para apreciar lo que luego de esta 
respuesta pas6. S61o hemos podido rastrear que el de 
Castellvell se defendi6 como un le6n acorralado, al 
frente de los 40 6 5o hombres que tenia k sus inmedia- 
tas 6rdenes, efectuando varias vigorosas salidas, una 
de las cuales hubo de serle fatal, pues que pereci6 en 
el combate. 

Muerto Castellvell, el Castillo y la hermosa viuda 
cayeron en poder del somat€n barcelon6s. 

Segtin vemos por los dietarios del archivo munici- 
pal, el 3 de Noviembre estaba ya de regreso en Barce- 
lona la bandera, con la cual Ueg6 tambten la bella y 
lastimada joven, causa inocente de aquel trdgico drama. 

Para las demds noticias que podriamos dar relativas 
& este asunto, bastard copiar, traduci6ndolo del catal&n 
al pie de la letra, lo que, con referencia k los dos dias 
despuSs de haber llegado la bandera, dice el dietario de 
nuestro archivo municipal: 

«IV de Noviembre. En dicho dia el cuerpo de Cas- 
tellvell fu6 traido de San Celoni, muerto, en la caja 
con que lo habian enterrado, y el veguer de Barcelona, 
para el proceso del somat6n, lo hizo desenterrar y ex- 
poner fuera de la Puerta Nueva, cerca la capilla, en 
medio de la carretera, entre £sta y la casa de los guar- 
das de dicha Puerta. 

» V Noviembre. En este dia, el cuerpo de dicho Cas- 
tellvell, k las cuatro de la tarde, fu6 sepultado en la Seo.» 

YIDRIO (calle del). 

Esta calle, que antes seguia sin interrupci6n desde 
la de Fernando VII k la de Escudillers, hoy se halla 
cortada en dos trozos por la plaza Real que, al cons* 



Digitized by 



Google 



286 VICTOR BALAGCJER 

truirse, hubo de tomar parte del terreno por ella ocu- 
pado. 

Asi, pues, el primer trozo va de la calle de Fernan- 

VII d la plaza Real, y el segundo de 6sta d la calle 

Escudillers. 

3a sido conocida en lo antiguo con otros nombres: 

mero se titul6 den Quintana, 6 quizd de la Quintana; 

pues tomo la denominaci6n den Viladalls; luego pas6 

amarse del Forn del vidre. 

Sste tiltimo nombre indica claramente el motivo de 

ilarse de esta manera. Habia en ella un horno des- 

ido d cocer el vidrio, y el vulgo comenzaria d darle 

a denomination, que luego por abreviatura quedaria 

ucida d la sola palabra vidrio. 

/6ase lo que se ha dicho con referencia d esta calle 

lablar de la dels Tres Hits. 

VICENTE (calle del arco de San). 

/a de la de Moncada d la de la Seca. 

In el arco que existia en esta calle habia una capilli- 

con una iraagen de San Vicente, y de aqui provino 

nombre. 

lay otra calle, Uamada asimismo de San Vicente, 

\ de la de Ferlandina conduce d la Riera alta den 

m. 

VICTORIA (calle de la). 

iruza de la de San Pedro alta d la mediana del mis- 

nombre. 

5ra, segiin parece, un zarzal el sitio en que se co- 

nzaron d edificar las casas de esta calle, que se 11a- 

entonces por esto de las Romagueras, como si dij6- 
ios de las Zarzas. 
lay recuerdo de que en ella se erigi6 una capilla ba- 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLBS DE BARCELONA 287 

jo la advocaci6n de Nuestra Senora de la Victoria, y 
de esto hubo de dimanar sin duda el cambio de nombre 
que sufrio la calle, la cual se debi6 llamar de Nuestra 
Senora de la Victoria, abreviandose con el tiempo. 

VIFREDO (calle de). 

Es la que desde la de Poniente comunica con la de la 
Luna, 

Cuando se abri6 esta calle en nuestros tiempos, tuvo 
el Excmo. Ayuntamiento la buena idea de darle el 
nombre de Vifredo llamado el Velloso, primer conde de 
Barcelona. 

Hemos hablado largamente de este personaje en las 
pAginas de esta obra y en las de nuestra Historia de 
Cataluna, habiendo procurado probar en esta tiltima 
lo equivocados que andan aquellos que sostienen la opi- 
ni6n de haber sido Vifredo conde feudatario y no sobe- 
rano. 

Es la de Vifredo una de las figuras mds po6ticas de 
nuestra historia, y de las que, por su especialidad y co- 
lorido, m£s se prestan A la leyenda y al drama. 

VIGATANS (calle de). 

De la Plateria conduce 4 la de la Carassa. 

Antiguamente se llam6 den Armengau, y despu£s 
cambi6 este nombre por el que hoy lleva. 

Los Vigatans 6 Vigueiam son los hijos de la ciudad 
de Vich 6 de su plana. 

Cuando 4 principios del siglo xvm comenz6 la gue* 
rra de sucesion, que tan sangrienta debia ser y tan du- 
radera, los del llano 6 de la plana de Vich fueron los 
primeros en levantar pend6n por el archiduque Carlos 
de Austria, £ quien se miraba como el sostenedor de las 



Digitized by VJiOOQlC 



V 

[ 



288 VICTOR BALAGUER 

libertades catalanas. Numerosas partidas de Vigatans, 
mandadas por jefes entusiastas y decididos, algunos de 
los cuales debian alcanzar gran renombre, bajaron k 
las playas de Barcelona, donde habia desembarcado el 
archiduque con el ejfrcito aliado, y fueron los primeros 
catalanes que le proclamaron como Carlos III, conde 
de Barcelona y rey de Espana. 

De aqui provino el que los partidarios del rey Carlos 
tomasen el nombre de Vigatans con que les conoce la 
historia, por haber sido los primeros en proclamarle. 

Cuando Carlos entr6 en Barcelona, con 61 entraron 
los Vigatans, y acaso entonces tomaria su nombre la 
calle de que hablamos, debido & la circunstancia de ha- 
berse alojado en ella sus jefes. 

Sostenedores fieles fueron los de Vich de la causa 
que habian proclamado, grandes servicios prestaron en- 
tonces y grandes sacrificios hkieron; pero no es 6sta 
por cierto la menor de las glorias de aquella antiquisi- 
ma ciudad, que las tiene muy altas y muy nobles, sin- 
tiendo en el alma por nuestra parte que la falta de da- 
tos con que escribimos al presente nos impida exten- 
dernos en este punto como hubteramos querido y de- 
seado i. 

VILADALLS (calle den). 

Es una calle sin salida que se halla en la de Gignds. 

Con el mismo nombre de Viladalls, que acaso seria 
el de alguna familia catalana muy rica 6 muy conocida, 
eran conocidas antiguamente varias calles de Barcelo- 
na. A. mis de la de que hablamos, llevaban este nom- 

I RecueVdese lo ya indicado, a saber: que la segunda parte de esta 
obra la escribi6 el autor en la emigraci6n, enviando por el correo el 
original al editor D. Salvador Manero, y no pudiendo corregir ni si- 
quiera las pruebas. 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 289 

bre las que luego se llamaron respectivamente de los 
Leones, de Quintana y del Vidrio. 

VILADECOLS (bajada de). 

Va de la calle de Llado d la del Correo viejo. 

Primitivamente se titul6 de la Dressana por estar en 
sus alrededores la atarazana 6 astillero. 

Hay memoria de que Berenguer Ram6n de Mon- 
cada, ciudadano de Barcelona, hizo construir d sus ex- 
pensas dos galeras en la atarazana 6 astillero de que 
acabamos de hablar, y luego que estuvieron termina- 
das, nombr6 por capitdn de ellas d Ram6n Dufort en 
i3 de Agosto de n5o, regaldndolas d D. Ramon Be- 
renguer IV, conde de Barcelona y principe de Arag6n, 
para el servicio de la expedici6n d Arl€s de Francia, 
que disponia al intento de sosegar los nuevos movi- 
mientos de los Baucios en aquel ano, y de alii pasar d 
Narbona contra el vizconde de Trencavello, que se ti- 
tulaba senor de Beziers y Carcasona. 

Cuando la atarazana fu6 trasladada d otro punto, 
esta calle tom6 el nombre de Dressana vella, que luego 
cambio por el de bajada de Vilatorta; tituldndose des- 
pii€s del forn de Viladecols, por existir en ella un horno 
de este nombre. 

VI LA DOM AT (caUe de). 

Formard parte del ensanche. Debe ir de la de Cor- 
cega d la de Enna, cruzada por las de Rosellon, Proven- 
za, Mallorca, Valencia, Aragon, Consejo de Ciento, De- 
putacicm, Cortes, Sepulveda, Flortdablanca y Tamarit. 

Al aconsejar al Excmo. Ayuntamiento que diera se- 
mejante nombre d esta calle, tuvimos la idea de recor- 
dar el del c^lebre pintor cataldn D. Antonio Vilado- 
tomo xxii 19 



Digitized by VJiOO^lC 



2gO VfCTOR BALAGUER 

mat, cuyo sepulcro se halla en la iglesia de Santa Ma- 
ria del Pino, segtin hemos visto al hablar de este templo. 
Es Viladomat uno de los pintores catalanes que ha 
dejado m&s nombre. Existen de 61 muchos cuadros, 
todos 6 casi todos de asuntos religiosos. En el claustro 
del antiguo convento de San Francisco habia 25 lienzos 
de este pintor, representando varios actos de la vida de 
San Francisco de Asis. Pudieron afortunadamente sal- 
varse de la destrucci6n general, y la Junta de Comercio 
los hizo colocar en una de las salas de la Casa Lonja, 
formando hoy parte del Museo de pinturas que tiene la 
Academia de Bellas Artes. Los inteligentes celebran 
estos cuadros por su buen tono de color, arreglada com- 
posici6n, y sobre todo naturalidad, que es la prenda que 
mis les distingue, siendo de admirar que siempre se con- 
serve la fisonomia del santo, marcando tinicamente en 
cada uno las mudanzas producidas por la edad. En el 
cuadro que representa el bautizo del santo hay una 
figura que se dice ser el retrato de Viladomat, y de ella 
sac6 la idea un joven escultor para hacer con mucho 
talento el busto de este artista, que adquirio y tiene en 
sus salones la Excma. Diputaci6n provincial de Bar- 
celona. 

VILANOVA (calle de). 

Otra calle del ensapche, que ha de conducir desde la 
de Marina & la de Ronda, cruzada por las de Cerdeha, 
Sicilia, Ndpoles y Roger de Flor. 

Se le ha dado este nombre en memoria de Arnaldo 
de Vilanova, natural de la poblaci6n asi llamada, c^- 
lebre m6dico y gran fil6sofo, que florecio k tiltimos del 
siglo xiii y principios del xiv. 

Se dedic6 al estudio de las lenguas y de las ciencias; 
y despu6s de haber viajado por varios paises para per- 



/ 



Digitized by 



Google 



LAS CALLES DE BARCELONA 2QI 

feccionarse en ellas, se estableci6 en Paris, donde se 
ocup6 en la medicina, filosofia y astrologia. 

Estuvo mucho tiempo en Paris y en Montpeller, de- 
dicado enteramente k las ciencias y al descubrimiento 
de los secretos de la naturaleza, en tanto grado que, 
como dice Campegio en su vida, nadie los habia pene- 
trado tan profundamente como 61. Viaj6 por Europa, y 
vi6 y observ6 las costumbres de muchas ciudades, 
siempre con el deseo de aprender. Asi recorrio la Ita- 
lia, Francia, Espana y la Grecia. Su estilo es admira- 
ble y singular. Cuidaba siempre de explicar claramente 
las cosas, porque casi nunca pudo volver & lfeer lo por 
61 escrito. 

Despu£s de haber ensenado en Francia con grande 
aplauso, volvio £ su patria, y en el aiio 1285, en que 
muri6 el rey D. Pedro el Grande, ejercia la medicina 
en Barcelona, &. donde fu6 enviado & buscar para asis- 
tir 4 la tiltima enfermedad del rey, que falleci6 en Vi- 
Uafranca del Panadas. 

En i3og se hallaba en Avin6n. El rey D. J^ime II 
le habia enviado de embajador al papa Clemente V, 
paratratar sobre el reino de Jerusal€n. 

Sus obras le valieron gran reputaci6n, pero le aca- 
rrearori tambi£n muchas persecuciones. La universidad 
de Paris condeno su enseiianza, y la Inquisici6n di6 
auto de prisi6n contra 61, oblig&ndole esto & refugiarse 
en Sicilia, bajo la protecci6n del rey Federico, & fin de no 
tener que responder de sus doctrinas & los inquisidores. 

En 1313, habtendole enviado el rey de Sicilia de 
embajador k Clemente V para tratar de varios asuntos, 
naufrag6 en la costa de G£nova. Pascual Justo y otros 
dicen que se pudo retirar su caddver de las olas, llevdn- 
dolo d enterrar & GSnova, de donde supone Farello que 
fud luego trasladado al lugar de Monte Albano, en Si- 
cilia. 



Digitized by VjjOOQIC 



292 vfCTOR BALAGUBR 

Despu6s de su muerte, Clemente V puso una enci- 
clica 4 todos los obispos, avis&ndoles de la muerte de 
Arnaldo y mand&ndoles buscar bajo censura un libro, 
que el fil6sofo habia prometido al Papa, titulado De 
re medica, y que, hallada esta obra, fuese entregada k 
un cl£rigo llamado Oliver, quien tenia por el Sumo 
Pontifice el encargo de recogerla. 

Arnaldo de Vilanova escribi6 muchas obras sobre me- 
dicina, filosofia, politica, astrologia, etc., y escribi61as 
con una en£rgica claridad, como hoy, en que tanto se 
blasona de liberalismo y tolerancia, no se permitiria lo 
propio 4 ningun autor. Verdad es que Arnaldo, el sabio 
profundo de su 6poca, el consejero de los reyes, el ins- 
pirador de la doctrina que luego habia de popularizar 
Raimundo Lulio, vivia en los floridos tiempos de la na- 
cionalidad catalana; y en aquellos tiempos la gloria de 
Cataluna estaba en proporci6n k la libertad que sus ha- 
bitantes gozaban. 

Desconocidas nos son muchas obras de este sabio 
fil6sofo, que goza de gran reputaci6n, y gran servicio 
prestaria & las letras la corporaci6n 6 el particular que 
dispusiese una edition de ellas, recogfendolas de las va- 
rias bibliotecas por donde estdn esparcidas. 

YILAMARI(callede). 

Tambfen otra calle del ensanche. 

Desde la de Corcega se extender^ hasta la de Flori^ 
dablanca, cruzada por las de Rosellon, Provenza, Ma- 
llorca, Valencia, Aragon, Consejo de Ciento, Diputacion, 
Cortes y Sepulveda. 

Se le ha dado este nombre como un recuerdo paga- 
do & la memoria del cSlebre almirante Vilamari, cuya 
gloria vivirA eterna en las pdginas de nuestra historia. 
Vilamari, con Roger de Lauria, Conrado de Llansa, 





Digitized by VjOOQLC ■"■ 



jLu 



LAS CALLES DE BARCELONA 293 

Marquet, Santa Pau y tantos otros, forma la pteyade 
de aquellos famosos marineros, heroes del mar, que con 
sus esfuerzos y bravura hicieron de la Corona de Ara- 
g6n la primera nacion maritima de su tiempo. 

El almirante Vilamari fu6 sepultado en el monaste- 
rio de Montserrat, donde atin puede verse su tumba, 
salvada afortunadamente, aunque no sus restos por 
desgracia, de las destrucciones de la mano de los hom- 
bres, mds terrible y mds vanddlica que la mano del 
tiempo. Sobre su sepulcro se puso como epitafio esta 
magnifica frase: 

Vixit ut semper viveret. 
VILLENA (callc de). 

Otra calle del ensanche asimismo, que esta marca- 
da en el sitio que hoy ocupa la Ciudadela, y que, natu* 
ralmente, no se abriri hasta que llegue para los cata- 
lanes el dichoso dia en que sea derribada aquella forta- 
leza de negros y horribles recuerdos. 

Con D. Enrique de Aragon, marqu6s de Villena, en 
recuerdo del cual se ha dado semejante nombre k esta 
calle, se extingui6 la linea masculina de los condes de 
Barcelona desde Vifredo el Velloso. 

El marques de Villena es una de las glorias de las 
letras espanolas, y su nombre ha llegado hasta nosotros 
rodeado de esa aureola de misterio que le han prestado 
las diversas leyendas y los varios escritos en que se ha 
hablado de €1. 

Era de claro talento, de sutil ingenio y tenia vastos 
conocimientos, habfendose dedicado principalmente al 
estudio de las lenguas, de la filosofia natural, de las 
matemdticas y de la astrologia; y como en su tiempo 
(ultimos del siglo xiv y principios del xv) estas cien- 






Digitized by VjiOOQIS 



294 vfCTOR BALAGUER 

cias no solo no eran cultivadas en Castilla, sino que 
vulgarmente se creia que solo podian saberse con inter- 
vention de algiin espiritu diab61ico, tuvieronle por 
mago, por nigromdntico, por hechicero, transcendien- 
do esta fama & los primeros personajes de la corte, que 
lograron asi desacreditarle con el rey D. Juan II su 
sobrino, no obstante ser 6ste poeta eminente y deudo 
suyo. 

El marques de Villena vino a Barcelona, al comen- 
zar el siglo xv, acompanando k su tio el infante D. Fer- 
nando de Antequera, & quien los jueces de Caspe aca- 
baban de dar la corona de estos reinos, y que fu6 el Don 
Fernando conocido en la historia por el Honesto. Flo- 
recia entonces en aquel siglo, con general aplauso, la 
poesia provenzal-catalana, llamada ciencia gaya, de la 
cual se habia fundado en Barcelona una academia, k 
usanza de la de Tolosa, en tiempo del rey D. Juan I; 
pero esta academia, lo propio que el cultivo de la poe- " 
sia, habian padecido grande decadencia con las altera- 
ciones ocasionadas por la muerte de D. Martin el Hit- 
mano. 

El marqu€s de Villena emprendio, al hallarse en 
Barcelona, la restauraci6n de la academia de la gaya 
ciencia, y & €1 debi6 la poesia catalana nuevos dias de glo- 
ria y de esplendor. Mientras el ilustre descendiente de la 
casa real de Arag6n y Barcelona permaneci6 en la ca- 
pital del Principado, celebraronse constantemente cer- 
tdmenes de lo que hoy Uamamos Juegos florales, fiestas 
espl6ndidas de la poesia y de las letras. 

Por malaventura carecemos de noticias y datos para 
poder escribir con detalles la historia de las letras en 
aquel brillante periodo de renacimiento. Solo ha Uega- 
do 4 nuestra noticia que eran certdmenes autorizadisi- 
mos, que se tenian en una sala ricamente adornada;. 
que acostumbraba & asistir el rey, y que presidia el mar- 



-fct 



LAS CALLES DE BARCELONA 295 

qu€s de Villena, el cual ocupaba una especie de trono, 
sentdndose d su lado los mantenedores y en mds infe- 
riores asientos los poetas 6 trovadores que debian leer 
sus composiciones. La poesia que los jueces 6 mante- 
nedores reputaban por mis sobresaliente era la sola 
que se podia recitar en publico, siendo su autor premia- 
do con la flor de oro. 

Eran estas academias celebradas con grande solem- 
nidad y pompa, y de ellas hizo menci6n un poeta de 
aquel tiempo, que cita Torres Amat, con estos versos: 

Y cuando Don Enrique de Villena 
Con Don Fernando vino 
A la insigne Barcino, 
El apolfneo gremio 
De su fecunda y elegante vena 
Hustr6 con aplausos y con premio, 
Donde el rey presidfa 
En trono para honor de la poesia; 
Y de la gay a ciencia 
Escribi6 su elocuencia 
■W Mostrando la erudita 

Copia de sus noticias y primores, 

Donde cifr6 las flores 

En el sutil tratado 

Del Arte de trovar intitulado. 

D. Enrique de Villena, despu£s de grandes infortu- 
nios sufridos por la politica de su tiempo y tambten por 
amarguras dom€sticas, se retir6 d su senorio de Inies- 
ta, linico lugar que le qued6 de su pasada grandeza y 
poderio, dedicdndose alii y consagrdndose por completo 
al estudio de las ciencias. 

Escribi6 muchas obras, de las cuales pocas nos que- 
dan ciertamente. Al cabo de veinte afios de esta vida 
retirada, halldndose una ocasion en Madrid, muri& de 
cincuenta anos de su edad d i5 de Diciembre de 1434, 
pobre y sin sucesi6n legitima. 



Digitized by VjOOQL^ 



.i 



2g6 vfCTOR BALAGUER 

Hernando G6mez, m€dico del rey D. Juan, escri- 
endo d su amigo el poeta Juan de Mena, dice que 
. Enrique «era sabio de lo que d otros cumplia, €na- 
l supo en lo que cumplia d €1. » Anade luego en la mis- 
a epistola que trajeron al rey dos carretas cargadas de 
>ros que aqu6l dejo, y que el rey, como se sospechaba 
le eran libros mdgicos y de malas artes, mand6 lle- 
trlos d la posada del religioso Fr. Lope de Parrientos. 
I Fr. Lope — anade la epistola de Hernando G6mez, 
-que mds se cura de andar del principe, que de ser 
visor de nigromancias, fizo quemar mds de ioo li- 
os, que no los vio €1 mds que el rey de Marruecos, ni 
ds los entiende que el dean de Ciudad-Rodrigo, ca son 
uchos los que en este tiempo se fan dotos faciendo d 
ros insipientes y magos, € peor es que se facen bea- 
s, faciendo d otros nigromantes.» 
El poeta Juan de Mena, d quien iba dirigida la ante- 
)r epistola, consagr6 estos versos a la muerte y me- 
oria del ilustre marqu6s: 

» 
Aquel que tu vees estar contemplando 
En el movimiento de tantas estrellas 
La fuerza, la orden, la obra de aquellas 
Que mide los cursos de c6mo y de cu&ndo; 

Y ovo noticia philosophando 
Del movedor y los conmovidos 

Del fuego, de rayos, de son, de tronidos 

Y supo las causas del mundo velando. 
Perdi6 los sus libros sin ser conoscidos, 

Y como en exequias le fueron ya luego 
Unos metidos al dvido fuego 

Y otros sin orden no bien repartidos: 
Cierto en Athenas los libros rlngidos 
Que de Protdgoras se reprobaron, 
Con cerimonia mayor se quemaron 
Cuando al senado le fueron lefdos. 

Aquel claro padre, aquel dulce fuente, 
Aquel que en el Gdstalo monte resuena, 



Digitized by VJiOOQlC 



LAS CALLES DE BARCELONA 297 

Es Don Enrique sefior de Villena, 
Honra de Espafia y del siglo presente. 
jOh inclito sabio, autor muy sciente! 
Otra y aun otra vegada yo lloro, 
Porque Castilla perdi6 tal tesoro 
No conocido delante la gente. 

VILLARROEL (calle de). 

Pertenece tambien &1 ensanche. 

De la de Corcega debe ir & enlazar con la de Florida- 
blanca, cruzada por las de Rosellon, Provenza, Mallor- 
ca, Valencia, Aragon, Consejo de Ciento, Diputacion, 
Cortes y Sepulveda. 

D. Antonio de Villarroel fu6 el jefe de las armas que 
defendieron d Barcelona durante el her6ico y memora- 
ble sitio que esta ciudad sostuvo en 1713 y 1714 con- 
tra las tropas castellano-francesas de Felipe V. 

Primeramente habia formado parte Villarroel del 
ej6rcito de Felipe en los primeros aiios de la guerra de 
sucesi6n; pero despu6s abraz6 la causa de Carlos el ar- 
chiduque, habiendo venido & parar & Barcelona, donde, 
por su titulo y empleo de general, tom6 el mando, 
cuando la capital del Principado se vio sitiada por las 
armas borb6nicas. 

Todas las noticias que se tienen de aquella 6poca, 
todos los recuerdos, todos los diarios 6 historias hablan 
del valor, de la sangre fria, de la fortaleza y constan- 
cia con que Villarroel defendi6 la ciudad, ultimo baluar- 
te entonces de las libertades patrias. 

En el asalto general dado por el duque de Berwick, 
Villarroel cay6 herido, lo propio que el her6ico conce- 
ller Casanova; y se cree que mds tarde, restablecido de 
sus heridas, fu6 extrafiado del reino, yendo como tan- 
tos otros defensores de aquella her6ica y desgraciada 
causa k morir en extranjero suelo. 



Digitized by VJiOOQlC 



2cfi VfCTOR BALAGUER 

YIRGEN (calle de la). 

No tiene salida y estd en la calle de Valldonsella. 

Al extremo de ella hay el convento de Valldonsella, 
de que se ha hablado al hacerlo de la calle de este 
nombre. 

VISTA ALEGRE (calle de). 

Conduce de la de la Riereta d la de Carretas, y nada 
de particular hallamos que poder referir de ella. 



X 



XUCLA (calle del). 

Conduce de la del Buen Suceso k la del Carmen. 

Parece que primitivamente se Uam6 del Ginjoler, pa- 
sando despu€s d tomar la denominaci6n que hoy Ueva. 

Se ha creido por algunos que el nombre de esta calle 
aludia al juglar Mos6n Borra, cuyo sepulcro se halla 
en el claustro de nuestra catedral. 

Que el nombre de Xucld, con que hoy se la titula, es 
una corrupci6n de Juglar 6 Jutglar, no cabe ninguna 
duda, pues con ambas denominaciones la hemos halla- 
do escrita en documentos antiguos; pero que pueda 
aludir al juglar Mos€n Borra, debemos ponerlo en du- 
da, pues ya se llamaba asi antes de la 6poca del citado 
Borra. 

En efecto, Bofarull en su Guia Cicerone nos dice que 
d 16 de Octubre de 1387, muchos aiios antes de nacer el 



1. 



Digitized by VJiOOQlC 



^L 



LAS CALLBS DE BARCELONA 299 

Mosen Borra, hizo donaci6n el rey D. Juan I al cama- 
rero real Juan de P1& 6 Dezpld, en recompensa de sus- 
servicios, de unas casas que fueron de cierta mujer 11a- 
mada Na Bajetas, segunda esposa del carnicero Pons 
Arany6, en la calle del Juglar, in vico vocato den Juglar. 

Este dato, que demuestra c6mo no puede aludir k 
Mos£n Borra, prueba la antigiiedad que tiene con res- 
pecto k esta calle el nombre de Juglar, corrompido hoy 
en el de Xucld. 

Otros datos podemos anadir nosotros en corrobora- 
ci6n de lo mismo. 

En los dietarios de la Casa de la ciudad se leen estas 
lineas: 

«A i5 de Mars 1442, Narcis Spania feu venda als 
concellers k obs del carrer novament fet vers la Rambla 
y comensa al carrer hont es la torre de Mos6n Borra y 
del carrer den Juglar y dret ix k la Rambla vers lo 
portal de Santa Ana. Ven una part de sa casa per preu 
de 11 lliuras.» 

Tambien en los acuerdos del Ayuntamiento de 14 de 
Julio de 1746, fol. i3o, consta que fueron cedidas al 
padre rector y colegio de Belen i3o lambordas para el 
empedrado del conducto de la vecina calle den Jutglar. 

Nos inclinamos k creer que este nombre recuerda el 
de alguna familia catalana de este apellido. 

Existe hoy en esta calle un convento 6 casa de reti- 
ro, fundado por la Congregaci6n de Nuestra Sefiora de 
la Esperanza en 1710. Primeramente estuvo situada 
esta casa en la calle den Robador; pero en 1770 se tras- 
lad6 & la que hoy ocupa en esta calle, que era un edi- 
ficio construido para noviciado de jesuitas. 

El objeto de su fundaci6n es dar acogida k las mu- 
jeres de vida licenciosa que desean apartarse del mal 
camino emprendido y expiar sus culpas por medio de 



Digitized by VJiOOQlC 



300 vfCTOR BALAGUER 

la penitencia. La escasez de rentas no permite sostener 
mis que k 23 acogidas, las cuales se dedican k lavar, 
coser y planchar, con cuyo trabajo, con las limosnas 
que recoge la Congregaci6n en las funciones que cele- 
bra y con el producto liquido que redittia el Montepio 
de Nuestra Senora de la Esperanza, unido todo k las 
cortas rentas de la casa, se mantienen las recogidas. 
Estas no profesan voto alguno, y por lo mismo quedan 
libres para contraer matrimonio 6 para vestir el hdbito 
en el convento de Arrepentidas. 

En el interior de este edificio hay una qapilla dedi- 
cada k Santa Maria Magdalena. 

Vive en esta misma calle el conocido propietario 
D. Sebasti&n Ant6n Pascual, que ha sido diputado a 
Cortes en varias legislaturas, el cual posee un magni- 
fico museo de pinturas, compuesto de 3oo 6 m&s cua- 
dros. Tuvo el Sr, Pascual la buena idea y el buen gus- 
to de hacer construir expresamente para el museo una 
espaciosa sala de forma rectangular de 70 pies de largo 
por 1 5 de ancho y 16 de alto, con sus corresppndientes 
claraboyas para que puedan tener su luz correspond 
diente los cuadros. Todos los mds c61ebres pintores de la 
escuela espanola estan alii representados, asi como mu- 
chos de las escuelas italiana, flamenca, holandesa, ale- 
mana y francesa. 




Digitized by 



Googl 



LAS CALLES DE BARCELONA 3OI 



z 



ZURBANO (calle de). 

Conduce de la de Escudillers k la plaza Real. 

El nombre de esta calle recuerda el de un general 
bien conocido por cierto y famoso en los tristes episo- 
dios modernos de nuestra historia contempor&nea. 

Era Zurbano un hombre valiente, de esforzado es- 
piritu, de ideas liberales, y adicto en un todo al gene- 
ral Espartero, duque de la Victoria, bajo cuyas 6rdenes 
habia combatido. 

En cierta €poca de triste recordact6n, Zurbano se Ie- 
vant6 en favor de la causa de la libertad contra un go-, 
bierno opresor; pero cogido con las armas en la mano 
fu6 sentenciado k muerte y fusiladp. 

jOh! jLa pena de muerte! <iEs posible que los cris- 
tianos, despu6s del suplicio de Jesucristo, conserven 
atin la pena de muerte en sus leyes? 



Digitized by 



Google 



Digitized by 



Google 







LA PRIMAVERA 

DEL ULTIMO TROVADOR 

(tradiciones, cantos, historias, leyendas) 



Digitized by VJiOOQlC 




De esta obrita se han publicado varias ediciones. 

Se escribi6 para, el Diario de Barcelona, donde vio por pri- 
mera vez la luz publica. 

La segunda edici6n apareci6 en el folletin del peri6dico La 
Corona de Aragon. 

El peri6dico El Conceller public6 por folletin la tercera, con 
algunas variaciones y con el tftulo de Amor a la patria. 

Con este mismo titulo la public6 en Barcelona, formando un 
tomo de 200 paginas, el editor D. Jaime Jepus, el afio 1858. 

Formo parte luego de una serie de novelas del autor, publi- 
cada por el editor D. Salvador Manero, con el titulo de Cuen- 
tos de mi tierra. 

Vuelve hoy & recobrar su primer tftulo al darle lugar en esta 
coleccitfn general de obras del autor. 



Digitized by VJiOOQlC^ 



V 




PREFACIO. 



A D. VICENTE BOIX, CRONISTA DE VALENCIA. 

Nuestra patria no debe solo sus lauros k las armas y k 
la politica constitutional. La literatura y la poesia pue- 
den presentarse orgullosamente, sin temor de ser re- 
chazadas, & recoger su parte en el botin de gloria. 

Tambi6n las letras tuvieron en Cataluna su edad de 
oro; y si nuestro pend6n de las gules barras se hizo 
rendir homenaje por C6rcega, por Calabria, por Sici- 
lia, por el Oriente y por Grecia, nuestra literatura po- 
pular escal6 una tribuna 4 cuyo pie se agruparon &. oir- 
la las naciones mismas que han marchado &. la cabeza 
de la civilizaci6n europea. 

La Provenza, el condado de Barcelona, el reino de 
Valencia y el de Arag6n han sido el pais cldsico de los 
trovadores que, por espacio de mucho mas de dos si- 
glos, ejercieron con sus cantos una influencia poderosa 
sobre la Europa cristiana. 

Las principales naciones tenian, no hay duda, sus 
cantos de guerra; pero de los trovadores provenzales 
fu6 de quienes aprendieron sus cantos de amor. 

La Provenza pudiera muy bien decir & la Europa lo 
que contest6 un dia Zacarias Werner & Mad. de StaSl, 
que le pregunto qui6n era:. — Yo, sehora, soy el catedrd- 
tico del amor. 

Bella es la historia de la poesia provenzal desde el 
T0M0 xxii 20 



0/ 

Digitized by VjO( JH 



306 VICTOR BALAGUER 

siglo xi hasta el xv, que es cuando al son de las postre- 
ras vibraciones de una lira moribunda rasgaron el aire 
con sus dolientes cdntigas los ultimos trovadores. Bella 
es la historia de esas cortes de amor tan celebradas, tri- 
bunal de encantos y atractivos, en que los jueces eran 
lindas y hermosas damas, y cuyas sentencias no arran- 
caban jamis ligrimas ni suspiros. 

Supo la poesia*provenzal inspirarse primero en las 
guerras que entonces agitaban el mundo, sac6 sus dra- 
miticos y caballerescos episodios de las luchas her6icas 
que sostenian el Occidente con el Oriente, y por esto 
en su 6poca primitiva cant6 la guerra mis bien que el 
amor. Por fin se hizo hu6speda de los castillos, fu6 re- 
cogida en el hogar domestico, dieronla asiento & su la- 
do y k sus pies las mis nobles y apuestas castellanas, 
y entonces dej6 de cantar tan £ menudo la guerra, para 
con mis frecuencia cantar el amor, ese amor caballe- 
resco, plat6nico las mis de las veces y sometido siem- 
pre a deberes positivos, fijados de antemano por un c6- 
digo obligatorio al cual no se podia faltar so pena de 
ser el quebrantador arrojado como un fel6n de todos 
los castillos. 

jBellay hermosa epoca aquella! Lapoesia primitiva, 
la poesia provenzal, que, segiin algunos, era mis popu- 
lar, mis rica de galanura y espontaneidad que esos 
otros cantos de los trovadores Uegados hasta nosotros, 
habia quedado abandonada entre las masas como una 
mujer perdida, mientras que su hija, la nueva desposa-. 
da de los trovadores, salia galana de entre las tinie- 
blas, como Julieta de su tumba, vestida de bianco y 
coronada de rosas, y empezaba £ recorrer las cortes 
del Mediodia y se iba cantando de Castillo en castillo, 
de aldea en aldea repartiendo flores y sonrisas. 

Acompaiiaban do quiera 4 los trovadores el brillo, el 
esplendor, el poder y la riqueza. Las mujeres les col- 



j 



f 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 307 

maban de favores y los principes de dones. Leonor de 
Normandia distinguia 4 Bernardo de Ventadorn entre, 
todos los caballeros de su corte y pagaba sus trovas con 
tiernas miradas. — Pedro Vidal, que, en alas de su es- 
piritu aventurero se di6 4 correr el mundo, se enlazaba 
con una princesa griega y llegaba 4 tomar el titulo de 
emperador, llevando sus pretensiones al imperio de 
Occidente. — Elena de Plantaganet, la hermana de ese 
fiero Ricardo 4 quien llamaban las cr6nicas Corazon de 
leon, reconocia ptiblicamente por su caballero, d4ndole 
derecho de vestir sus colores, 4 Beltrdn de Born. — Ar- 
naldo de Vidal conquistaba con un canto 4 la Virgen la 
primera violeta de oro que dieron en premio los siete 
trovadores de Tolosa, y esta violeta, como un talism4n 
irresistible, le abria las puertas del favor, las de una 
c4mara real y las del coraz6n de una reina. — Jaime el 
Conquistador daba asiento 4 su mesa y lecho en su pro- 
pia c4mara 4 Pedro Cardinal. — Dante ha colocado en 
su paraiso y entre los elegidos 4 Folquet de Marsella; 
— y Petrarca, que no es sino, mirese como se quiera, 
uno de los tiltimos trovadores, marchaba al Capitolio 
coronado de laurel y llevado en triunfo, jnientras que 
Ausias March era el consejero, el valido y el amigo de 
ese infortunado principe de Viana 4 quien Cataluna 
am6 como un hijo, celebr6 como un h6roe y honr6 en 
su muerte como un santo. 

Los trovadores iban de ciudad en ciudad y de Casti- 
llo en Castillo cantando el amor y la guerra, festejando 
a las damas y senores con sus cuentos y baladas, y mu- 
chas veces tambien sembrando ideas y nociones de go- 
bierno y politica con sus s4tiras y serventesios. Algu- 
nos llevaban un juglar que cantaba las trovas y can- 
ciones que ellos componian; pero otros iban solos, con 
su lira colgada 4 la espalda, tan pobres de bolsa como 
ricos de coraz6n y de ilusiones. 



Digitized by VjOOQL 



308 vfCTOR BALAGUER 

Durante el invierno el castillo feudal pfermanecia so- 
lo y aislado en su altura, rodeado de nubes que forma- 
ban como otra fortificaci6n en torno & su cinturon de 
torres, almenas y murallas. Nada de torneos ni de he- 
chos de guerra durante la fria estaci6n; ningtin ilustre 
hu6sped iba & habitar las salas destinadas & los extran- 
jeros; ningtin peregrino aplicaba los labios k la bocina 
de aviso que colgaba de una cadena junto al puente leva- 
dizo. El castillo veia s61o deslizarse* uno tras otro, pau- 
sados y lentos, largos dias mon6tonos de tristes € inter- 
minables noches que alegraba s61o el juego de los dados. 

Pero llegaba por fin el buen tiempo; la castellana 
cogia la primera violeta en el parque; las golondrinas 
cruzaban alegres el aire regresando k sus nidos como 
heraldos de la primavera; el sol extendia su man to de 
oro sobre la naturaleza, fecundiz&ndola con su ardiente 
beso de fuego, y las nubes, cuyo reinado habia conclui- 
do, se retiraban & habitar los picachos m£s rec6nditos 
de los montes, proscritas y dester^adas de ese cielo pu- 
ro del que moment&neamente se ensefioreaban. Con la 
vuelta de las golondrinas y con el reinado de las flores, 
«1 castillo esperaba el regrefco del trovador. Brillaba el 
sol de Mayo, y el trovador empezaba & trepar por la es- 
carpada cuesta que conducia al castillo, despu^s de ha- 
ber enviado al pueblo 6 & la ciudad inmediatas sus ju- 
glares para que recitaran sus antiguos cantos & la con- 
gregada multitud. 

Aquella misma noche la castellana, las doncellas, 
los barones, los escuderos, todos se reunian en la gran 
sala de armas para escuchar el poema que el trovador 
habia compuesto durante el invierno. El poeta se colo- 
caba en medio de la asamblea. No leia, sino que recita- 
ba 6 declamaba, y cuando su narraci6n lo exigia can- 
taba por intervalos acompandndose del arpa 6 de la 
morisca guitarra. 



i 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TrOVADOR 3O9 

Su poema habia sido compuesto k veces por orden 
del senor del Castillo que le habia prestado la cronica 
en la cual estaba contenida la tradition 6 asunto que le 
encargara poetizar. Entonces figuraban en la narraci6n 
los antepasados del caballero feudal, y sus figuras eran 
delineadas con valientes y robustos rasgos de imagina- 
ci6n, que arrancaban exclamaciones de gozo k los ca- 
balleros y lagrimas de ternura k las damas. 

Otras veces elegia 61 mismo sus asuntos, segiin la 
afici6n que demostraban tener sus oyentes k los hechos 
de amor 6 k los de guerra, y entonces, escogiendo siem- 
pre con particularidad argumentos sacados de las tra- 
diciones de su patria, cantaba ya lashazanas hom6ri- 
cas de Otgero y los nueve barones de la fama, ya los 
amores de Wifredo el Velloso con la princesa de Flan- 
des, ya la fant&stica leyenda de las montafias de Cani- 
go, ya la ida k Alemariia de Ram6n Berenguer III para 
ofrecerse como carnpe6n de la emperatriz Matilde, ya la 
maravillosa historia de la espada de San Martin con la 
que mato un conde al fiero dragon que aterrorizada te- 
nia la comarca, ya el rapto de la hermana de Ram6n 
Berenguer IV por un anrnnte y entusiasta doncel, ya 
las conquistas de Mallorca y Valencia por d Conquista- 
dor Jaime I, ya los arranques amorosos de Pedro el Ca- 
tolico, ya las apariciones de San Jorge en las batallas 
mks c61ebres, ya, en fin, las luchas de los senores feu* 
dales y la historia de sus bandos. 

Sus cantos, sus trovas, sus leyendas, sus lais y ser- 
ventesios arrancaban k menudo entusiastas aplau§os 
al concurso, y no era extrafio entonces ver k los baro- 
nes alzarse entusiasmados, y mientras que el uno arro- 
jaba el oro k punados en la gorra del trovador, otro le 
hacia don de un caballo lujosamente enjaezado con un 
servidor para cuidarle, y otro le regalaba preciosos ves- 
tidos cuajados de pedreria, y otro brillantes armas de 



Digitized by VjOOQ lC 



31 vfCTOR BALAGUER 

buen temple y de gran precio. Pero el don que el tro- 
vador mas estimaba, el regalo para €l m&s deseado y 
mds apreciado, era el que & su vez le hacian las damas 
que atentas le habian escuchado y cuyo coraz6n hiciera 
la%r con sus amantes cantares. Una le hacia poner de 
rodillas ante ella y pasaba a su cuello una rica cadena; 
otra le daba un broche de oro; otra le prometia bordar- 
le una banda 6 un panuelo; otra se arrancaba, para ha- 
cer mis estimado el don, un punado de perlas que bri- 
llaban en su tocado prendidas en la redecilla de oro que 
sujetaba sus cabellos; otra, en fin, se contentaba con 
darle & besar una blanca mano que el trovador detenia 
todo el m&s tiempo posible entre las suyas, 6 bajaba ru- 
borosa su casta frente, y permitia, segtin la usanza fran- 
cesa, que el trovador imprimiera en ella sus labios. 

Asi pasaba su primavera y asi iba recorriendo los 
castillos el trovador: & todos llegaba despertando con 
su presencia el alborozo y el jtibilo; de todos partia de- 
jando huellas de inolvidables recuerdos. 



Digitized by 



Google 



Habia entrado en su tiltimo tercio el siglo xv. Juan II 
el Grande, el Job de nuestra patria, el Hercules de Aragon 
— que todos estos renombres le ha dado la historia, — 
acababa de exhalar el ultimo suspiro en su palacio de 
Barcelona, k la edad de ochenta y dos aiios, despu£s de 
haber reinado veinte en Arag6n y cincuenta y tres en 
Navarra. Su hijo Fernando, que se hallaba 4 la sazon 
en Trujillo con su esposa Isabel, reina de Castilla, se 
apresur6 d partir para Zaragoza y Barcelona, con obje- 
to de prestar en ambas capitales el solemne juramento 
4 los fueros de Arag6n y constituciones de Cataluna, 
sin mediar el cual no podia ser reconocido por el pri- 
mer pais citado como su rey ni por el segundo como su 
conde. 

Cataluna no se habia atin recobrado de las crueles 
heridas con que vi6 desgarrado su generoso seno por la 
guerra fratricida que sigui6 d la muerte del principe de 
Viana. Seis aiios hacia que muchos miembros de las 
principales familias catalanas, perseguidos por sus con- 
trarios con el odio y encarnizamiento con que hubieran 
podido serlo los mds declarados enemigos de la patria, 
andaban errantes y proscritos, sin hogar, sin asilo, 
confiscadas sus haciendas, puestas A precio sus ca- 
bezas. 

En vano Juan II, al entrar en Barcelona d principios 
de 1474, m&s como vencido que como vencedor, pro- 



Digitized by Google 



312 vfCTOR BALAGUER 

meti6 confirmar los privilegios del Principado y conce- 
der un amplio y general perd6n. Si cumpli6 satisfacto- 
riamente con lo primero, no asi con lo segundo. Fue- 
ron exceptuados del perdon varios ilustres caudillos, 
miembros casi todos de la catalana nobleza, y entre 
ellos el valiente y arrojado conde de Pallars, alma de la 
sublevacion, cabeza del pairtido contrario k Juan II, 
hombre de coraz6n de oro, pero de voluntad de bronce, 
que iba recto k su fin, sin jamds torcerse en su cami- 
no, como creyera santo y bueno el fin k que se dirigia. 

El conde de Pallars es por desgracia un personaje 
poco conocido de quien la historia ha querido borrar el 
recuerdo con una acusaci6n capital. Se le ha tachado 
de rebelde y de ingrato con su rey, se le ha pintado con 
feos y denigrantes colores, y se le ha presentado 4 como 
el capit&n de una turba de aventureros y bandidos. 

Pues bien, todas las faltas del conde de Pallars se re- 
ducen & haber servido y amado al principe Carlos de 
Viana, y k haber consagrado su vida toda k defender 
tan justa causa. La causa del principe era entonces la 
causa de la libertad. 

Hemos creido necesario escribir las lineas que ante- 
ceden sobre este personaje, puesto que, si bien en se- 
gundo t6rmino, va k figurar en el trabajo que hemos 
empezado. Justo es que nuestros lectores sepan k qu6 
atenerse respecto k 61; justo es que, pues la historia le 
ha juzgado, sepan que nosotros distamos mucho de es- 
tar acordes con la opini6n de la historia. Y atin mds: 
estamos en la persuasion, y al decir esto no creemos 
aventurarnos, de que es la historia quien de 61 opina 
mal, juzgando de sus virtu des por sus opiniones poli- 
ticas. 

Vamos empero k nuestro asunto. 

Mientras que el conde de Pallars estuvo en el poder, 
sigui61e constantemente, sin separarse jam£s de su per- 



Digitized by 



Google 




LA PRlMAVfeRA DEL ULTIMO TROVADOR 313 

sona, un joven entusiasta llamado Odon de Vallirana, 
que habia sido paje de la condesa su esposa y que en la 
mansi6n senorial de los Pallars habia podido aprender 
lo que eran honor, lealtad y fidelidad. Nunca tuvo el 
conde mas adicto servidor. 

Aun era aquSlla la 6poca de los grandes rasgos y de 
las grandes virtudes; aun la Edad Media no habia ido 
a exhalar su ultimo suspiro en el seno de la molicie y 
fausto de las corrompidas cortes occidentals; atin los 
hombres eran de hierro, como la edad en que vivian, y 
atin el sol de la caballeria, proximo a desaparecer en su 
ocaso, arrojaba sobre el mundo los rayos enrojecidos 
de su postrer resplandor. Los reyes y principes conta- 
ban con una nobleza que se agrupaba solicita junto a 
su solio en el momento del peligro y que regaba pr6di- 
ga con su sangre los campps de batalla, a donde acu- 
dia guerrera, alzando sus pendones en defensa del de* 
recho y de la buena causa. A. su vez, la nobleza conta- 
ba con servidores de inferior categoria, pero no de infe- 
rior fidelidad, prontos a morir besando la senera victo- 
riosa de su senor 6 a suicidarse resueltos sobre su se- 
pulcro, como aquellos guardias del romano Sertorio que 
tuvieron por traici6n el sobrevivir un solo dia a su cau- 
dillo. 

Od6n de Vallirana era uno de 6stos. Habia heredado 
de sus padres esa voluntad de obediencia pasiva, esa 
ceguedad de adhesi6n sin limites, esa resoluci6n inmu- 
table de fidelidad a toda prueba que en ciertas ocasio- 
nes convierte £ un hombre en un h6roe, haciendo de 61 
un Bruto 6 un Sc6vola. 

Odon habia nacido en la mansi6n de los Pallars, y 
desde su edad mas tierna habia sido agregado al servi- 
cio de la condesa, que no tard6 en distinguirle entre sus 
companeros haciendo de 61 su paje favorito. En los dias 
de ceremonia, Od6n era quien iba tras de su senora He- 



Digitized by VJiOOQlC 



314 vfCTOR BALAGUER 

vando arrollada al brazo la cola de su vestido de broca- 
do; en los banquetes y festines, Od6n era el copero de 
las damas y el tinico que tenia el privilegio de llenar la 
copa de cincelada plata en que bebia su senora; en los 
dias de caza, Odon era el que llevaba en el puno, su- 
jeto con una cadena de oro y cubierta su cabeza por 
una caperuza de grana, el halc6n favorito de la bella 
condesa. 

Y se prestaba k todo el joven paje con tan buena vo- 
luntad y con tan sincero orgullo, que su hermosa pro- 
tectora no tardo en amarle como k un hermano menor, 
permitiendo que una dulce y casta intimidad Uenara el 
espacio que separaba al vasallo del senor. Desde aquel 
momento, el joven Od6n dej6 de ser el paje para con- 
vertirse en el discipulo de su senora. 

La condesa de Pallars, como la mayor parte de las 
damas de aquella 6poca, estaba profundamente versada 
en las ciencias, conocia k fondo la historia de su pais, y 
era entusiasta por la literatura de los trovadores pro- 
venzales. Habia formado parte de una corte de amor 
que pocos anos antes tuviera lugar en Valencia, y habia 
con su linda mano cefiido la gorra de trovador con la 
cigarra de oro al popular Ausias March. 

Con tan amable maestro el discipulo no tard6 en ha- 
cer progresos. Odon, con sus rubios cabellos que ensor- 
tijados bajaban k descansar sobre sus hombros, con sus 
ojos azules y llenos de carinosa expresion clavados sin 
pestanear en su senora, con su fisonomia inteligente y 
de rasgos varoniles, pasaba largas horas k los pies de 
la condesa, apoyados sus brazos en su falda, y oyendo 
con marcada atencion las baladas, los cuentos, las cro- 
nicas, las leyendas que aqu€lla le relataba. Odon tenia 
una voz dulce y simpdtica, que parecia k veces salir de 
la garganta de una mujer, k juzgar por su timbre ar- 
gentino; pero que no perdia por esto, cuando convenia, 



Digitized by VjjOOQLC 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 315 

ese acento robusto y hasta bronco que se exhala de un 
dilatado pecho varonil; poseia ademds una imaginaci6n 
de fuego donde hervian peregrinas ideas, corao el oro 
derretido en un candente hornillo, y estaba por fin do- 
tado de una fisonomia m6vil donde cualquier expresi6n 
hallaba rasgos dispuestos k retratarla con una verdade- 
ra riqueza de detalles. La condesa, aprovechando estas 
circunstancias, quiso, despu6s de haber convertido al 
paje en discipulo, convertir al discipulo en trovador. No 
le fu6 dificil. El menor de sus deseos hubiera obligado 
k hacer imposibles k Od6n para conseguirlo. El joven 
se transformo k la sola voluntad de la condesa, como 
se hubiera animado una estatua al hdlito de un nuevo 
Pigmali6n. 

Ya no fu6 entonces el paje quien pas6 las noches 
oyendo k su seiiora, de rodillas k sus pies, apoyados sus 
brazos en su falday fijos sus ojos en sus ojos; fu6, por 
el contrario, la condesa quien, muellemente recostada 
en un sill6n, apoyando en la palma de la mano la tersa 
frente, dejando vagar distraidos sus ojos por las mol- 
duras del rico artesonado de su estancia, pas6 las no- 
ches oyendo contar poSticas leyendas 6 murmurar amo- 
rosas canciones k su entusiasta trovador, 

Un dia el clarin, llamando k la guerra, fu6 k inte- 
rrumpir aquella dulce intimidad. 

Cataluna se disponia k apoyar los derechos de Car- 
los, principe de Viana, quien habia encontrado una 
hiena en su madrastra Juana Enriquez, y una inconce- 
bible antipatia en su padre Juan II. 

El conde de Pallars fu6 uno de los primeros en lan- 
zarse al combate. 

— Od6n — dijo entonces la condesa k su trovador, — 
tu mano no debe trocar la lira por la espada. Mi senor 
y esposo parte k la guerra y necesita un coraz6n adicto 
que vele por 61 k su lado. 



Digitized by VjOOQL 



316 VICTOR BALAGUBR 

La condesa no vacilaba en alejar al paje. Quizd la no- 
ble senora empezaba d ver con espanto la intimidad 
que la unia con Od6n. 

Este no replied: arrincon6 su lira y visti6se el arn6s. 
Su bienhechora queria que dejase de ser trovador para 
ser soldado; y como Od6n hallaba nrny natural y muy 
en orden cualquier capricho de la condesa, aun el mds 
extravagante € imposible, se conform6 y se hizo sol- 
dado. 

La condesa bord6 una senera para que sirviese de 
pend6n al tercio que el conde llevaba d la guerra, y este 
pend6n fu6 confiado d nuestro joven h6roe, que lo re- 
cibio con orgullo y con gozo de manos de la bella cas- 
te liana. 

— Ya sabes lo que se te entrega con este estandarte, 
Odon de Vallirana — le dijo la condesa al fiarlo d sus 
manos. — Este pend6n es la gloria; pero para ti puede 
ser la muerte. Si algun dia llega d mi noticia que este 
pend6n se ha rendido 

— Os llegard al mismo tiempo la noticia de que yo 
he muerto — dijo el joven interrumpiendo d la conde- 
sa. — Me hac6is depositario del honor de los Pallars. 
Gracias, senora. Nadie ha de osar d ese pend6n mien- 
tras yo viva. 

La condesa, que habia sido comprendida, tendi6 su 
mano al trovador, quien se inclin6 para imprimir en ella 
sus labios. 

Aquel mismo dia parti6 el conde con los suyos para 
Barcelona, que alegre fe.stejaba la llegada del principe 
de Viana. 

No hay que decir c6mo se port6 Od6n de Vallirana. 
Cuando se tiene un pecho rico de esa savia de juventud 
que al mismo tiempo que nutre devora; cuando en este 
pecho hay una abnegaci6n sin limites y una fe decidida 
en el porvenir, el hombre es impotente para portarse 



~> 



A 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR • 317 

de un modo contrario k sus instintos, k sus naturales 
deseos, k sus innatos sentimientos. El coraz6n arrastra 
tras si la voluntad. 

Tuvo el conde de Pallars en Od6n un decidido servi- 
dor yun amigo resuelto. Es que el antiguo paje de su 
esposa era una de esas naturalezas excepcionales, una 
de esas criaturas escogidas y privilegiadas que parecen 
haber nacido por casualidad en un mundo que no es el 
suyo y que se hallan extranjeras entre los hombres, co- 
mo extranjeras se hallan en nuestro clima esas pinto- 
rescas plantas orientales que vemos k veces crecer eon 
asombro en nuestros jardines entre una vegetacionjpara 
ellas extraiia y desconocida. Od6n de Vallirana era la 
personificaci6n del valor, del honor, de la lealtad, de la 
abnegaci6n, de todas esas brillantes prendas, en fin, 
que realzan k ciertos hombres, elevdndoles sobre el 
vulgo. 

Cumpli6 Odon con lo que habia prometido k la con- 
desa. Mientras su mano leal empun6 el estandarte de 
los Pallars, 6ste azot6 el aire con orgullo, nuncio de vic- 
toria para los tercios catalanes congregados k combatir 
bajo sus pliegues. Jam&s decay6 el inimo del antiguo 
trovador, jam&s flaque6 su mano en la pelea, jamis 
abrig6 su coraz6n una sombra siquiera de temor, ni aun 
en aquella sangrienta batalla de Calaf, en que el conde 
de Pallars qued6 prisionero con los vizcondes de Roca- 
berti y Roda y con otros ilustres capitanes, honra del 
suelo cataldn. 

La noticia de la prisi6n del conde fu6 fatal para su 
esposa, que muri6 de dolor como una t6rtola herida. 
Al recibir Od6n la nueva de esta muerte, confi6 el es- 
tandarte k un capitdn de tercios, dirigi6se & Ik casase- 
norial donde habia fallecido su noble y amada seiiora, 
se arrodill6 sobre su tumba para rezar por su alma, y 
cumplida esta piadosa peregrinaci6n, pas6 k Aragon, 



Digitized by VjOOQlC 



318 vfCTOR BALAGUER 

donde se present6al ejgrcito enemigo pidiendo con ins- 
tancia ser encerrado en el mismo calabozo en que ge- 
mia el conde de Pallars. Concedi6sele lo que pedia, y el 
voluntario prisionero fu6 encerrado con el conde. Iba k 
partir su desgracia como habia partido su favor. 

Acab6 de desaparecer entonces la linea divisoria que 
separaba en categoria k Od6n del de Pallars. El infor- 
tunio y el dolor les hicieron hermanos. Una prisi6n de 
mis de tres afios min6 su salud y fuerzas fisicas, sin 
amenguar las relevantes prendas morales que adornaban 
k aquellos dos corazones selectos. Luci6 por fin para los 
dos £ un tiempo el sol esptendido de la libertad, y en- 
trambos entonces, de comtin acuerdo, corrieron k Bar- 
celona decididos k emplear las fuerzas -que les quedaban 
en defensa de las libertades catalanas, que habianse re- 
fugiado en la capital del Principado como en un ara 
santa, como en un baluarte inexpugnable. 

El conde de Pallars, cuyo nombre era una bandera, 
se puso al frente del movimiento. Pero habia ya en el 
cuadrante eterno de los siglos sonado la hora fatal de 
destrucci6n y exterminio para la causa catalana. Juan II 
puso estrecho sitio k la capital del Principado, y todos 
saben c6mo sucumbi6 entonces Barcelona; todos saben 
que D. Juan, siendo vencedor, entr6 como vencido en 
una ciudad que, k pesar de ser vencida, le recibi6 con 
la majestad y orgullo de vencedora. 

Fu6 el conde de Pallars uno de los nobles caudillos 
que exceptuados quedaron del real perd6n. Tuvo por lo 
mismo que escapar, y su cabeza fu6 puesta k precio 
como la de un miserable bandido. 

Od6n no le abandon6 tampoco en su nueva adversi- 
dad. Siguiole hasta dejarle en lugar seguro, y solo en- 
tonces se separ6 de 61 para ir k habitar k orillas del Se- 
gre una casita deliciosa, en la cual confiaba morir tran- 
quilamente. 



1 



Digitized by VjjOOQLC 



LA PRIM A VERA DEL ULTIMO TROVADOR 319 

Tal es, en resumen, la historia de nuestros dos pri- 
meros personajes durante los once afios que dur6 la 
guerra que valerosa sostuvo Cataluna contra Don 
Juan II. 



M£s de seis afios habian ya transcurrido desde la ren- 
dition de Barcelona, que fue el ultimo capitulo de la 
historia de aquella guerra. Juan II habia sido llamado 
por Dios ante su santo tribunal para dar cuenta de los 
actos que habian senalado su vida, y Fernando, para 
quien guardaba la historia el renombre de Catolico, se 
apresuraba, como hemos dicho, k pasar 4 Zaragoza y & 
Barcelona para jurar sus libertades y ser en cambio ju- 
rado por las dos cabezas de nation tan poderosa, como 
descendiente y heredero de aquellos Jaimes y Pedros 
que un dia llenaron el mundo con los ecos de su fama. 

Corria el mes de Marzo de 1479. 

La naturaleza, como sucede siempre cuando conoce 
que se aproxima su alegre desposado el sol de la prima- 
vera, empezaba k engalanarse con todos sus lujosos 
atavios, con todas sus ricas joyas y esplendorosas galas. 

No lejos de la ciudad de Balaguer, que tan brillante- 
mente ha figurado en nuestra antigua historia, y 4 ori- 
llas del Segre, de ese rio hist6rico tambi€n que en su 
labrada limina de plata reflej6 un dia las tiendas de 
Julio C6sar y las armas de Pompeyo, se alzaba una 
pequena casita de un solo piso, con su tejado rematan- 
do en punta y con sus paredes blancas como la misma 
nieve; de tal modo que, vista de lejos, cualquiera la hu- 
biera tornado por una paloma acurrucada que bebia 
tranquila y descuidadamente en las puras aguas del rio. 

Alii era donde se habia retirado k vivir Odfyi de Va- 
llirana; Od6n, el paje primero, el trovador luego, el 



Digitized by VjOOQ IC 



320 VICTOR BALAGUER 

abanderado en seguida y, por fin, el amigo y el herma- 
no del conde de Pallars. 

Od6n vivia alii apaciblemenie, retirado del mundo, 
lejos del torbellino de Ja vida, cuidandose s61o de sus 
estudios, saliendo cada maiiana k herborizar por los 
prados, y empleando las noches en escribir — como hi- 
ciera un dia Montaner, como habia hecho Jaime el 
Conquistador y Pedro el Ceremonioso, como habia hecho 
tambten el mismo infeliz Carlos de Viana, — una cr6ni- 
ca de los acontecimientos contempordneos. 

Nadie iba k visitarle jam&s en aquel retiro, ni veia 
casi otra humana figura que la de una buena mujer de 
la ciudad vecina que iba constantemente tres veces k 
la semana k llenar su alacena con las provisiones para 
su alimento necesarias. * 

Odon vivia, pues, en una spledad completa, absoluta, 
mayor aun que la de los anacoretas que habian ido k 
labrar su pobre vivienda en las cimas caprichosas y casi 
inaccesibles del venerado Montserrat. 

Era k la caida de la tarde. 

El antiguo favorito de la condesa de Pallars acababa 
de entrar en su casa y se disponia k dar cuenta de la 
frugal comida, que aguardaba sobre una mesa de pino 
los honores del estomago. 

La tranquilidad mayor reinaba en aquella humilde 
morada. El rio deslizaba por el lecho de arena sus man- 
sas aguas sin despedir m&s ruido que aquel mon6tono 
y acompasado susurro que es en los rios como un sus- 
piro de satisfacci6n cuando todo est£ en calma, pero 
que muy bien saben trocar en rugido de c61era cuando 
la tempestad les lanza desenfrenados fuera de su cau- 
ce. Ni el menor soplo de aire agitaba los Arboles, y los 
melanc61icos llorones que crecian k la orilla dejaban 
tristemente caer sus largas ramas inm6viles 6 indolen- 
tes que besaba al pasar el agua de la corriente. Odon 



Digitized by VjjOOQIC 



/ 

L. 



LA PRIM AVERA DEL fa/TIMO TROVADOR 32 1 

sentia juguetear d los pdjaros sobre el techo de su ca- 
sita: retozaban alegres piando amorosamente, antes de 
ir d buscar su asilo en los vecinos drboles y recostarse 
en sus frescos lechos de verdura bajo peregrinos dose- 
les de hojas. 

La calma y tranquilidad de la naturaleza se avenian 
con las de que gozaba el pecho del antiguo paje de la 
casa de Pallars. Lanz6 un suspiro de satisfacci6n dila- 
tdndose su pecho, como si quisiera dar gracias d Dios 
que le permitia vivir en el seno de aquella naturaleza 
llena de simpdticas y expresivas armonias que corres- 
pondian d los sentimientos puros de su coraz6n; se son- 
rio mirando al cielo, y se apart6 de la ventana d la que 
se habia asomado, dirigfendose hacia la mesa donde le 
esperata su frugal comida. 

Iba d llevar el primer bocado d sus labios, cuando un 
fuertcgolpe aplicado d la puerta le hizo estremecer y ' 
soltar lo que habia cogido su mano. 

— jEs extrano! — murmur6. — Aqui nadie se acerca 
nunca. 

Al primer golpe sucedi6 otro, y luego otro, otro y 
otro y otro. Los golpes empezaban d menudear con tal 
rapidez, que bien indicaban la prisa que tenia el que 
los daba. 

Od6n se dirigi6 hacia la puerta frunciendo el ceno y 
maldiciendo en su interior al importuno. 

— ^Qufen es? — pregunt6 con acento en que se traslu- 
cia visiblemente su mal humor. 

— jAbre, Od6n, abre pronto! — exclam6 desde foera 
una voz cuyo timbre llam6 en alto grado la atenci6n 
del dueno de la casita. 

Apresur6se 6ste d descorrer los cerrojos. 

— jDios mio! — murmuraba interin ejecutaba esta 
operaci6n; — esa voz, esa voz, jDios mio! 

La puerta qued6 por fin abierta y un hombre se pre- 
tomo xxii 21 



Digitized by VJiOOQlC 



322 vfCTOR BALAGUER 

cipit6 en el interior. Llevaba tin sombrero de alas an- 
chas que le cubria en parte el rostro y por bajo del cual 
se escapaban algunos mechones de pelo gris. Un capo- 
t6n de pano burdo con mangas, parecido al que usaban 
los marinos y que le bajaba hasta las pantorrillas, ocul- 
taba todo su cuerpo, vestido con un traje negro en gran 
parte raido y en varios puntos roto enteramente, lo que 
no indicaba por cierto la opulencia ni el bienestar de 
su poseedor. El rostro del desconocido era lo que habia 
en €1 mis digno de llamar la atencion. Era un hombre 
joven todavia, pues que no habia aiin pasado los limi- 
tes fijados 4 la edad madura; pero sus facciones ofrecian 
huellas de amargos dolores y de crueles quebrantos. 
Las arrugas, esos misteriosos signos que Dios ha im- 
preso en los semblantes, surcaban el del desco'nocido 
en todas direcciones; su barba y bigote eran enteramen- 
te grises; sus ojos chispeaban como los de un joyen de 
diez y ocho aiios, mostrando que todavia ardia el fuego 
de las pasiones en su coraz6n; una sonrisa burlona y 
que parecia tener algo de esc€ptica, vivia constantemen- 
te en sus labios; pero esto no obstante, todos los rasgos 
de su fisonomia admifaban por su nobleza y majestad. 
Se conocia que en aquel hombre no podia haber ni si- 
quiera la sombra de un mal pensamiento. 

La noche no habia atin cerrado, y habia, por consi- 
guiente, luz bastante para poder hacer todas estas obser* 
vaciones; pero Od6n no las hizo con la minuciosidad 
que nosotros. Al contrario, bast61e el primer golpe de 
vista para conocer al hu6sped que tan de improviso le 
llegaba. 

Lanz6 una exclamaci6n de asombro; se hizo dos pa- 
sos atr&s, 6 inclin&ndose con respeto exclam6: 

— jEl seiior conde de Pallars! 

— El mismo, Od6n; pero te aconsejo que si me quie- 
res bien no pronuncies tan alto un nombre que podria 



Digitized by 



Google 



4m. 



LA PRIMAVERA DEL tJLTIMO TROVADOR 323 

conducirte derechito & la horca. Esto es lo que yo doy 
en pago & los que me prestan un asilo: la muerte. 

— jSeiior, vos aqui! 

— Yo, ya lo ves, yo mismo en cuerpo y alma; yo, 
que vengo & pedir k mi antiguo servidor un pedazo de 
pan que acercar &. unos labios que no lo han probado 
hace dos dias. 

Od6n se estremeci6. 

— £C6mo — dijo, — no hab6is comido en dos dias?.... 

— Si, he comido algunas frutas, algunas raices y al- 
gunas yerbas nada m&s. 

— Pero 

— Cierra la puerta y hablaremos luego. 

Od6n se apresur6, en efecto, & cerrar la puerta, y en 
seguida, precediendo & su antiguo senor para mostrar- 
le el camino, le introdujo en la sala donde pocos mo- 
mentos antes hemos visto al dueiio de la casa disponer- 
se tranquilamente A dar cuenta de los escasos manjares 
que se veian sobre la mesa. 

Luego que el conde hubo satisfecho su hambre con 
los varios manjares que solicito se apresur6 4 poner 
Od6n ante 61, lleg6 naturalmente el momento de las 
explicaciones. El antiguo general de los ej6rcitos cata- 
lanes explic6 entonces & su leal servidor c6mo habia 
abandonado el pais extranjero en que hallara un asilo 
hospitalario, impelido por ese afdn insaciable que tie- 
ne el proscrito de pisar la tierra y ver el cielo de su 
patria. 

El conde de Pallars habia querido, antes de morir, 
volver & ver el suelo de sus mayores, visitar la tumba 
de su esposa y de sus padres, recorrer, m&s que fuera 
pobre y hambriento, los sitios testigos de sus hechos 
de armas, aquellos sitios mismos que en otra 6poca ha- 
bia recorrido al frente de huestes vencedoras que agi- 
taban el pend6n de la triunfante independencia ;Y 






Digitized by 



jO« J 



324 vfCTOR BALAGUER 

Dios sabe si esto le es grato y dulce & un coraz6n pa- 
triota! jDios sabe si le es caro volver & su patria &. aqu^l 
que come el pan amargo siempre de la proscripci6n 
s61o por haber amado demasiado & su pais!.... 

El buque en que iba el conde fu6 saqueado por unos 
piratas berberiscos; lo poco que poseia pas6 & poder de 
sus ladrones, y el conde lleg6 pobre, solo, sin recursos 
de ninguna clase, & un pais donde ya no tenia amigos, 
parientes, vasallos ni fortuna. En vano se Jpresento k 
las puertas de varias mansiones senoriales habitadas 
por nobles poderosos que un dia se inclinaban ante 61 
como esclavos. Nadie quiso conocer al hombre sobre 
cuya cabeza habia lanzado la ley su mds terrible sen- 
tencia. Le arrojaron de todas partes y, atin m&s hicie- 
ron, le insultaron. 

El conde de Pallars tuvo que huir de pueblo en pue- 
blo, errante por los bosques y montanas. Se le daba 
caza como A una fiera. El noble caudillo tuvo cien ve- 
ces intention de estrellarse contra una peiia 6 de arro- 
jarse al fondo de un rio; pero le sostuvo la esperanza 
que abrigaba de poder ser titil aiin & su patria, & la mis- 
ma patria que tan mal recibia y recompensaba al que 
soportado habia por ella toda clase de penalidades y 
privaciones. 

Escuch6 Od6n la historia toda de tales desventuras 
con los ojos prenados de ldgrimas. 

— ^Y qu6 vais 4 hacer ahora? — pregunto. 

— Errar por los montes y selvas como he hecho has- 
ta aqui; vivir de lo que Dios me depare, y esperar asi £ 
que llegue mi tiltima hora. El dia que la sienta venir 
me envolver6 en mi capot6n, apoyar6 mi cabeza sobre 
la primera piedra que halle & mano para servirme de 
almohada y entregar6 mi alma al Senor. 

Od6n pleg6 las manos al oir esto y alz6 al cielo unos 
ojos llenos de expresiva angustia, cual si tratara de pe- 



Digitized by VjjOOQLC 



m^ 



LA PRIMAVBRA DEL ULTIMO TROVADOR 325 

dir cuenta d Di6s de lo que hacia sufrir d aquel pobre 
desterrado. 

— Pero es imposible que alguno de vuestros antiguos 
amigos deje de prestaros su apoyo. 

— Los pobres no tienen amigos. 

— Senor 

— jOh! si, ya s6 que puedo contar contigo; tia tienes 
uno de esos leales corazones catalanes que no se do- 
blan, que no se corrompen y que no olvidan; pero td 
nada puedes hacer por mi. Demasiado has hecho ya 
hoy ddndome un asilo en tu casa y templando el ham- 
bre que me devoraba. Por ello s61o has incurrido en la 
pena capital. 

— Y volver£ d incurrir, senor, porque no pienso ya 
apartarme de vuestro lado. 

— jC6mo! 

— Os seguir6 como sigue el perro fiel d su dueno. 
Quiero partir vuestra hambre y vuestra miseria. Pero 
no, no serd asi. Yo soy joven y robusto, puedo traba- 
jar, puedo manteneros. 

— £Con que quieres entonces que el conde de Pallars, 
tu antiguo senor, viva de tus limosnas?.... jNo, mil 
veces nol Prefiero morir de hambre. 

— Senor 

— No he tratado de ofenderte con mis palabras. Es el 
orgullo de mi raza el que habla por mi boca* Tii, que 
comprendes este orgullo, debesaprobarle. 

Hubo un momento de silencio entre aquellos dos 
hombres. El conde habia inclinado la cabeza y medita- 
ba. La voz de Od6n fu6 d cortar de pronto el hilo de 
sus reflexiones. 

; — iPor qu€ no pasdis d Italia, seiior?.... Va d abrirse 

una nueva campaiia Se necesitardn caudillos es- 

forzados, generales aguerridos y avezados ya d las fa- 
tigas de la guerra 



Digitized by 



Google 



yi6 vfCTOR BALAGUER 

— Varias veces he pensado en ello; pero el conde de 
Pallars no puede pasar k Italia solo como un miserable 
aventurero: necesitaria para ello levantar una compa- 
nia k mis costas y presentarme al frente de un punado 
de hombres aguerridos que pudieran ser guardia de ho- 
nor de mi persona y de mi pend6n. Esto me hariares- 
petar, me daria autoridad y me abriria paso; pero esto 

exige lo menos un gasto de mil florines de oro jEs 

un sueno!.... 

— jMil florines de oro! — murmur6 Odon. — Mucho di- 
nero es, en efecto. 

Y se call6, levantando la mirada al techo como para 
buscar otra idea mejor que poder inspirar al conde. Con 
este movimiento de cabeza, sus ojos tropezaron en un 
laud que colgaba de la pared junto k una espada. Era 
un hermoso laud de oloroso cedro que le habia regala- 
do un dia la difunta condesa. Una idea cruz6 r&pida 
por la mente de Od6n, cuyo semblante se ilumin6 ra- 
diante. Iba k comunicirsela k su senor, y se abrian ya 
para ello sus labios cuando sonaron repentinamente 
tres golpes dados con fuerza k la puerta de la casita. 

Od6n se sobresalt6 y se puso pilido como un ca- 
daver. 

— No te alarmes — le dijo entonces el conde de Pa- 
llars. — Habia olvidado decirte que esperaba un mensaje- 
ro k quien hice que dieran cita para hoy en tu casa. Ve 
k abrirle 6 introducele sin miedo, aun cuando reconoz- 
cas en 61 k mi mayor enemigo. 

Od6n se inclin6 y sali6se de la sala, no tardando en 
aparecer de nuevo, seguido de un personaje que vestia 
un traje completo de caballero. 

El recfen llegado y el conde de Pallars se saludaron 
ceremoniosamente. 

— Bien venido se&is, Rodrigo de Rebolledo. 

— Y vos bien hallado, senor conde. Reparando estoy 



1 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVEPA DEL IJLTIMO TROVADOR 327 

en lo mucho que os han envejecido los sufrimientos. 

— Pero no me han envejecido mds que el rostro. El 
coraz6n es el mismo. 

El de Rebblledo no contest6 k esto. Volvi6 s61o la 
cabeza para mirar k Od6n como si su presencia le im- 
portunara. 

— ^Deseariais quizd hablarme sin testigos? — dijo el 
conde. — Ya estamos solos. El hombre que aqui veis, 
en tratdndose de cosas que me atanen, es ciego, sordo 
y mudo. 

Od6n se inclin6 ante este elogio de su senor. 

— Entonces — dijo el de Rebolledo, — ^puedo hablar 
sin reparo? 

— Sin reparo alguno. 

— Pues bien, conde. Voy al asunto. 

— Os estoy escuchando. 

— He venido k veros en nombre del rey y por su 
mandato. 

— Ya yo me lo figuraba. Proseguid. 

— D. Fernando, al subir al trono, desea que desapa- 
rezca toda huella de los odios que agitaron el reinado 
de su augusto padre, feste tuvo k bien excluiros del per- 
d6n que concedi6 k todos los que habian tornado las 
armas contra 61 y conffico vuestros bienes. D. Fernan- 
do os los devuelve, y aqui estd su perd6n. 

Dijo esto el de Rebolledo sacando de su pecho un 
rollo sellado con las armas reales y alargdndolo al con- 
de. £ste lo rechaz6 suavemente con su mano derecha. 

— £C6mo es esto, conde? ^Rehusdis el perd6n? 

— Lo rehuso. 

— <iY vuestros bienes? 

— No los quiero i. 

— jConde! 

l Esta circunstancia es rigurosamente hist<!)rica. 



Digitized by VjO<J)QL€ 

1 & 



328 VfCTOR BALAGUER 

— |Qu6 quer&s, Rebolledo! Prefiero morirme de 
hambre, prefiero proseguir mi vida errante de mendigo. 
No quiero deber k la generosidad del hijo lo que me ro- 
b6 la injusticia del padre. 

— Pero, conde, ^est&is en vos? 

— jEs mucho orgullo el de los Pallars y es mucho 
amor el que yo tengo & mi patria! 

— Pero D. Fernando ha manifestado tambten su 
amor k las instituciones catalanas. Ha jurado los fue- 
ros y privilegios todos del Principado, y con su reina- 
do empieza una era de paz, de concordia, de concilia- 
ci6n. 

— D., Fernando jura hoy nuestras libertades y ayer, 
sin embargo, las ataco. Acordaos de lafunesta Jornada 
de Calaf. iQufen estaba al frente del ej6rcito que com- 
batia contra nosotros? D. Fernando. <iPor qui6n se pi- 
saron y hollaron los derechos del principe de Viana? 
Por D. Fernando. 

— j Conde! 

— Tenuis raz6n — dijo el de Pallars; — no debo habla- 
ros asi & vos su privado y su favorite No hablemos mis, 
por consiguiente, y qued&nonos como antes. 

— ^Rehusdis, pues, el* perd6n? 

— Lo rehuso. * 

— <iQu6 contestaci6n dar6 entonces al rey? 

— Decidle que el conde de Pallars le da las gracias, 
pero que es muy orgulloso y muy independiente y que 
no quiere lo que no le hace falta. 

— Pensadlo bien, conde. 

— Lo tengo bien pen sado, Rebolledo. 

— Por tiltima vez: £rehus4is? 

— Por tiltima vez, rehuso. 

— Hemos concluido, pues. j Conde, que os guarde 
Dios! 

— jE^losguie! 



Digitized by 



/ 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 329 

Y los dos nobles se separaron sin dirigirse mds pa- 
labra. 

CuandoOd6n, que habia'ido d acompanar d Rodrigo 
de Rebolledo y d cerrar la puerta de la casa, volvi6 d 
entrar en la estancia, hall6 al conde de Pallars con el 
codo apoyado en la mesa, la frente descansando en la 
mano y meditando profundamente. Qued6se en pie fren- 
te de 61 contempldndole sin decir nada. El conde advir- 
ti6 su presencia al cabo de un rato, levant6 la cabeza en* 
tonces, pas6se la mano por la frente como para disipar 
con aquel sencillo movimiento los pensamientos que le 
afectaban, y dijo d Od6n: 

« — Hice bien, £no es verdad? 

Od6n abrigaba las mismas ideas que su sefior. Fu6, 
pues, con plena conciencia y con entera aprobaci6n que 
le dijo: 

— Hicisteis bien. 

— Serd un tirano como su padre — anadi6 el conde 
como hablando consigo mismo; — y luego, nos ha hecho 
esclavos de Castilla. No pensemos mds en ello. 

Y levantdndose di6 algunos pasos para dominar su 
agitaci6n. 

— Sefior — dijole en esto Od6n adelantdndose, — me 
hab6is dicho que con mil florines podriais levantar una 
compania y pasar con ella d Italia. 

— Es verdad. 

— Pues bien, dentro de dos meses os traer6 la canti- 
dad necesaria y marcharemos. 

— ^Tienes tri mil florines de oro? 

— Los tendr6 dentro de dos meses. 

— £C6mo? 

— Descolgando aquel latid que veis colgado y que un 
dia me regal6 vuestra esposa y mi seiiora, y y6ndome 
con 61 d recorrer ciudades y castillos para contar d quien 
quiera oirme la historia de mi pais. 



Digitized by VJiOOQlC 



330 vfCTOR BALAGUER 

— 0d6n, esto es un sueno. 

— Yo lo trocar6 en realidad. Dejadme que vuelva d 
ser trovador. Quizd ser6 el tiltimo que cante en este 
cldsico pais de la libertad. Atin hay pechos hidalgos y 
generosos: el trovador hallard acogida do quiera que se 
presente, serd festejado y obsequiado, se oirdn sus can- 
tos, y nadie le negard una pieza de oro para su escar- 
cela. Senor, la sombra de vuestra difunta esposa me 

inspira, oigo su voz que manda dejad que el desti- 

no se cumpla. 

— Estd bien. Prueba, generoso mancebo, prueba lo 
que proyectas, y yo en tanto 

— Vos no os alejar6is de aqui. Nadie vendrd d bus- 
caros k este sitio, porque nadie os sospechard en 61, y 
recibir6is vuestra comida de mano de la mujer misma 
que k mi me la ha traido hasta hoy. Senor, dejadme 
hacer. Dios me ampara; 6l hard que vibren sonoras las 
cuerdas de mi laud y que se reuna la muchedumbre 
para oir mis cantos. Cuando haya reunido el dinero 
suficiente vendr6 k buscaros, y entonces partiremos 
para siempre de Cataluna, vos, el tiltimo caudillo de su 
independencia, y yo, el tiltimo cantor de sus glorias. 

El conde no con test 6. Rompi6 s61o el silencio al ca- 
bo de un rato para preguntar: 

— ^Cudndo partirds? 

— Mariana al rayar el alba. 

El conde abri6 sus brazos en los que se arroj6 Od6n. 
Largo tiempo permanecieron los dos en aquella postu- 
ra, abrazados y llorando. 





Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 33 1 



II. 



Al dia siguiente, cuando el sol comenz6 k balancear 
en el horizonte su globo de fuego, Od6n estaba ya le- 
jos de su casita. 

Caminaba modestamente, con su laiid k la espalda, 
sin que le precediera ninguno de esos juglares de que 
se hacian acompaiiar los trovadores de . nombradia, y 
sin que su traje revelase en 61 mks que k un oscuro hijo 
del pueblo. Hervia.en su imaginaci6n el fuego del en- 
tusiasmo, iluminaba su frente la luz sacra del genio, 

vivia en su pecho la fe del porvenir ^Para qu6 ne- 

cesitaba m&s?.... Esto le bastabapara no ser pobre. 

Los primeros rayos del sol fueron a secar las l&gri- 
mas que temblaban aun en sus p&rpados; ldgrimas ge- 
nerosas y nobles, vertidas k impulsos de hidalgos senti- 
mientos. Al separarse del conde de Pallars, que para €1 
lo era todo; al abandonar aquella casita donde habia pa- 
sado momentos tan puros y felices, su coraz6n se que- 
br6 de dolor y sus ojos se humedecieron. Od6n hubiera 
sido un infame si no hubiese llorado. Los hombres, has- 
ta los mds fuertes, tienen k veces necesidad de derra- 
mar ldgrimas, como tienen necesidad ciertas flores de 
exhalar perfumes. <iQu6 otra cosa son las ldgrimas sino 
los perfumes de los sentimientos? 

Lentamente iba caminando Odon, oyendo piar las 
sencillas avecillas que con armonioso coro saludaban al 
naciente dia, y pensaba atravesar, sin detenerse en ella, 
la ciudad de Balaguer. Sin embargo, como vulgarmen- 
te decimos ahora, ech6 sus cuentas sin la hu€speda. La 
aparici6n de un trovador en 6poca en que apenas se 
veia ninguno por haber ido todos desapareciendo, era 



Digitized by VjjOOQIC 



332 vfCTOR BALAGUER 

un acontecimiento notable. El trpvador habia sido 
siempre el favorito del pueblo, que lo reclamaba con el 
mismo empeiio que el feudal Castillo, que seguia sus pa- 
sos, que se agrupaba en torno suyo pendiente de su voz, 
y que escuchaba con atenci6n profunda sus leyendas y 
narraciones hist6ricas. 

Od6n, al entrar en la ciudad, se encontr6 rodeado de 
infinidad de gente, y todos comenzaron k instarle para 
que cantase una trova 6 narrase una bella tradici6n. 
Od6n no pudo, 6 mejor no quiso negarse. El sentimien- 
to popular, el amor al pueblo eran innatos en 61. Se en- 
contraba en su elemento mejor y m&s 4 gusto rodeado 
de plebeyos y teniendo por techumbre la b6veda celes- 
te, que en un palacio ante lujosos cortesanos y bajo un 
rico artesonado. Od6n sabia que una de las mas gran- 
des misiones del trovador era la de instruir al pueblo; 
la de despertar en €1, por medio de hist6ricos cantos, los 
nobles sentimientos de gloria, de entusiasmo y de na- 
cionalidad. 

— Bien estd, amigos mios — les dijo. — Agrupaos to- 
dos en torno mio y prestadme atenci6n. 

En seguida se qued6 un instante parado y como re- 
flexionando. 

— Qu6dense — se dijo para si, — qu6dense las trovas y 
los amores para las damas. Al pueblo es preciso hablarle 
de valor, de gloria, de guerra. Ya cantar6 en los casti- 
llos cuando llegue; estoy ahora en la plaza y me toca 
s61o narrar. 

Luego que hubo pensado asi, arrim6 d un lado su 
larid, se descubri6, apart6 los cabellos que caian sobre 
su frente, irgui6 altanera su cabeza, y empez6 de este 
modo con voz vibrante y robusta, con esa voz simp&tica 
y llena, que es tambi&i un don concedido 4 ciertos horn- 
bres: 



Digitized by VjjOOQlC 

it 




LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADbR 333 

LOS DOS MONCADAS. 
(1227.) 

iQu€ son aquellas galeras que cruzan raudas el mar, 
abriendo anchos surcos en su azulada ldmina y rode&n- 
dose de un cinturon de espuma como de un cenidor de 
plata?.... ^Cudles son esas naves que al amanecer de 
un hermoso dia han salido del puerto de Salou lanzdn- 
dose resueltas al mar y hendiendo el agua, como ras- 
gando el aire se lanza al espacio un punado de golon- 
drinas?.... 

Las naves son que componen la armada guerrera de 
D. Jaime 

He dicho D. Jaime, pueblo. D. Jaime I, D. Jaime 
el Conquistador, el Grande, el Heroe, el Gigante. Descu- 
brios todos, honrad su nombre, respetad su recuerdo. 
Su solo nombre es un monumento, pueblo. 

Si, era la armada de D. Jaime que marchaba & la 
conquista de Mallorca. El gran rey estaba ansioso de 
arrojar k los infieles de la isla, y de ganar para honra 
de la cristiandad los baluartes en que ondeaba la mo- 
risca ensena. AcompaMbanle sus mejores lanzas y sus 
tnds cumplidos caballeros. Arag6n y Cataluna habian 
proporcionado para la empresa la flor de su nobleza, 
como el campo da & su dueno la -flor de su trigo. 

Habia la flota llegado & Santa Ponza, desembarcan- 
do todos los buenos caballeros sin que bastara & impe- 
dirselo el crecido ntimero de infieles que bajaron & la 
orilla. 

Ram6n de Moncada, encargado de proteger el desem- 
barco, habia sido el primero en poner el pie en tierra 
firme. 



Digitized by VjOOQIQ 



334 vfCTOR BALAGUER 

Acamparon como les fu6 posible aquella noche, y al 
siguiente dia los primeros albores encontraron ya en 
movimiento &. todo el campo cruzado. Acudieron los 
magnates al pabellon real; celebrdronse los divinos ofi- 
cios, y en seguida D. Berenguer de Palou, el obispo de 
Barcelona, que con una mano empunaba el bdculo y 
con la otra la espada, hizo & todos una pldtica que con- 
movio profundamente los corazones y acab6 de inspi- 
rarles el entusiasmo. 

Oid lo que les dijo: 

— Barones — exclam6, — no es esta causa nuestra, 
sino de Dios. No nos en via aqui un rey perecedero de 
la tierra, sino el Rey de los cielos, el Rey del mundo. Es 
su dedo el que nos guia, es su voz la que nos impele, 
es su voluntad la que nos mueve, es El, El solo quien 
nos manda. [Ammo, pues, por Dios, barones y caballe- 
ros! jAmmo, que con nuestro buen y natural senor va- 
mos, y Dios, superior k €l y 4 nosotros, ayudarnos h£, 
pues que la causa es suya! 

Un grito undnime de fervor y entusiasmo acogi6 el 
b61ico razonamiento del marcial prelado. 

En seguida, y en medio del mds religioso silencio, 
Heg6se al altar D. Guill6n de Moncada, que no habia 
comulgado con los demds al partir de Cataluna, y lo 
hizo entonces derramando ldgrimas de ternura, como 
si una voz secreta le advirtiese ya su destino y le mo- 
viese & recibir el Sacramento y 4 prepararse para la 
batalla con una triste'alegria. 

Trat6se inmediatamente de qui6n mandaria la van- 
guardia, y decidi6se que fuesen 16s Moncadas. 

jBuenos y leales caballeros! j Si em pre iban ellos de- 
lante cuando se trataba de marchar al enemigo; siem- 
pre eran sus espadas las que primero brillaban d la luz 
del sol cuando se trataba de probar la lealtad 6 el valor! 

Dos eran los Moncadas, dos: D. Guillen y D, Ra* 



i 






LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 335 

m6n. Cada uno valia por un ej£rcito. Donde ellos es- 
taban estaba la gloria. No tenia D. Jaime caballeros 
mks cumplidos ni mis bravos. 

Los Moncadas se pusieron al frente de sus tercios y 
partieron acompaiiados de Hugo de Ampurias y de los 
Templarios. 

No tardo en llegar k oidos del rey, que se habia que- 
dado en su tienda en compania del caballero de Rocafort, 
el estruendo del combate. 

— jSanta Maria! — exclamaba D. Jaime, — jayuda k 
los nuestros, que cierto han venido k las manos! 

Voy k contaros lo que pasaba. 

Asi que la vanguardia habia avanzado, recibi6 la noti- 
ciade que el rey de Mallorca habia sacado el ej£rcito de 
sus tiendas, y dejando en ellas una buena escolta, se ade- 
lantaba por otro camino con lo principal de sus huestes. 

Los Moncadas dividieron entonces en dos sus escasas 
fuerzas. Una mitad, al mando de Hugo de Ampurias y 
del Maestre del Temple, se dirigi6 a las tiendas, mien- 
tras que la otra mitad, k las 6rdenes de los dos Monca- 
das, que se habian reservado para si el mayor peligro, 
esper6 k los moros k pie fir me. 

No tardaron 6stos en llegar y comenz6 el m&s recio 
y crudo combate. 

El de Ampurias y el Maestre entraron k viva fuerza 
las tiendas y se apoderaron de ellas; pero no fu6 tan 
propicia la suerte con las armas de los Moncadas. Tres 
veces desalojaron k la morisma de un cerro que habian 
ocupado, y tres veces los sarracenos volvieron k apo- 
derarse de 61. Corto era el ntimero de los cristianos, y 
ninguna serial se veia de que de Santa Ponza les acu- 
diese socorro. 

En tan apurado trance, y estando ya algo desorde- 
nada la gente, reunieron los Moncadas k todos los caba- 
lleros y colocdronse k su frente. 



I 



Digitized by 



Goo^jc 



336 vfCTOR BALAGUER 

— jAdelante y demos en ellos! — dijo D. Ram6n. 

— jAdelante y qued^monos alii muertos 6 vivos! — 
dijo D. Guill6n. 

— jAdelante! — gritaron todos. 

Y adelante fueron, y tan adelante pasaron, que rom- 
•pieron aquella vez decididamente los batallones ene- 
migos. 

Pero la muerte esperaba inexorable y saiiuda k los 
m&s valientes en el seno mismo de la victoria. Es la 
victoria la galana desposada de los heroes; pero una 
desposada cruel y terrible, pues que con . sus caricias 
ahoga muchas veces entre sus brazos k sus confiados 
amantes. 

Acorralados los Moncadas como leones por una gran 
muchedumbre de moros, como leones pelearon; pero 

peleando murieron Perecieron k su lado Hugo Des- 

far, Hugo de Mataplana y otros ocho ilustres caballeros. 

La Jornada qued$ por los nuestros; pero jay! bien 
cara la compraron. 

Cuando D. Jaime Heg6 al lugar del combate seguido 
del obispo de Barcelona, se ech6 k llorar como un nino. 

jOh! jBuenos caballeros debian ser aqu€llos, cuya 
muerte merecia ser llorada de reyes como D. Jaime! 

Al descubrir los cuerpos inanimados ya de aquellos 
dos valienteS, prorrumpieron todos los de la comitiva, 
nobles y pecheros, en grandes sollozos y vivas excla- 
maciones de dolor. Ya los Moncadas no eran s61o Uo- 
rados del rey, sino tambten del ejSrcito y del pueblo. 
D. Jaime reprimi6 entonces su propio llanto, y dijo: 

— Barones: estos caballeros que aqui veis muertos 
han perecido en servicio de Dios y nuestro. Si nos fue- 
se posible recobrarlos de manera que pudfesemos vol- 
verlos k la vida, tanto dariamos de lo nuestro y de nues- 
tras tierras para que Dios nos otorgara esta merced, 
que k buen seguro por locos nos habian de tomar cuan- 



Digitized by VjjOOQLC 




.4 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 337 

do supieran lo que ofrecferamos. Han muerto en defen- 
sa de una causa santa; se han portado como quienes 
eran, y nos-han ganado la primera batalla en esta tie- 
rra. jDios les &6 su recompensa! 

Esta fu6 la oraci6n funebre pronunciada por un rey 
como D. Jaime sobre los cad&veres de los Moncadas; 
de los dos bizarros caballeros que fueron los primeros 
en regar con su sangre la tierra de Mallorca. 
/ }Honra y respeto & su memorial jGloria inmortal & 
su recuerdo!.... Pueblo, cuando quieras educar &. tus 
hijos con ideas de nobleza, de generosidad, de valor y 
de hidalguia; cuando quieras presentarles un gran ejem- 
plo de caballeros adictos & su Dios, k su patria y & su 
rey, cu^ntales la historia de los dos Moncadas. jVivie- 
ron sacrificdndose por su pais, murieron para honrar- 
le! jH&yales dado Dios su recompensa en la otra vida, 
como nosotros en esta hemos honrado sus nombres, 
haci indoles un simbolo de lealtad y de gloria!.... 



El trovador concluy6 de hablar y pareci6 sumergirse 
en una profunda meditaci6n. El pueblo respet6 con el 
suyo su silencio, y permaneci6 inm6vil y callado como 
si aguardara que de aquellos labios saliese una nueva 
hist6rica narraci6n. 

Bien hizo el pueblo en esperar. 

El trovador volvi6 & levantar la cabeza, la llama que 
vivia en sus ojos se anim6, pronuncidronse los rasgos 
de su fisonomia y desprendferonse de sus labios estas 
palabras, que fueron oidas y recogidas en medio del 
mayor silencio: 

— Pueblo, tti amas la guerra, la gloria y la patria. 
Estas son las tres nobles pasiones que duermen en el 
fondo de tu pecho. Pues bien: oye otra leyenda de pa- 
tria, de gloria y de guerra; 6yela con atenci6n, y si mi 

TOMO XXII 22 



Digitized by VjjOOQlC ■ 



338 vfCTOR BALAGUER 

relato hace vibrar en tu coraz6n una de esas cuerdas 
sensibles 6 ignoradas, que con su dulce sonido interrum- 
pen el ligero sueiio del entusiasmo, premia s61o con su 
sonrisa al trovador, y 6ste recogerd la sonrisa con la 
misma voluntad con que recogeria una perla que halla- 
se perdida k sus pies. 

Y el trovador, despu^s de haberse entregado de nue- 
vo k una breve meditaci6n, empez6 asi, dando a su voz 
un tono distinto: 

LA SANGRE DE WIFREDO. 

(873.) 

No, es preciso desenganarse: no hay muerte mds be- 
11a que la de morir en el campo de batalla, de cara al 
enemigo, k la sombra del pend6n que la patria ha dado 
k guardar k sus soldados, lanzando al morir un grito 
de indignaci6n contra los opresores y los tiranos. Asi 
es como se muere con gloria, asi como mueren los he- 
roes, asi como mueren los hombres. 

£No vale m&s esto que agonizar horas 6 dias enteros 
sobre un reducido lecho, ahog&ndose entre cuatro pa- 
redes, sin ver el sol, sin respirar el aire libre, sin oir 
en torno suyo el estruendo de la batalla, sin poder vol- 
ver los ojos moribundos para abrazar con la tiltima mi- 
rada el estandarte de la patria?.... 

Los que mueren sobre el campo conquistan una glo- 
ria inmortal. Todo un ej6rcito asiste k sus funerales, y 
la trompeta guerrera suena el canto de adi6s sobre su 
tumba. jFelices los que caen teniendo sus heridas to- 
das en el pecho! 

Asi era como pensaba Wifredo; Wifredo, el de la 
luenga y poblada barba negra; Wifredo, el que hun- 



{ sm 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 



339 



diera un dia su espada en el pecho de Salom6n para 
vengar la muerte de su padre. Wifredo era un hombre 
de guerra. Jamds se despojaba de su cota de malla, y 
dormia siempre con su mano en el puno de la espada. 

Una manana — oid bien esto los que me estdis escu- 
chando, — una manana el sol, al entrar en la estancia 
del conde, le hall6 triste y abatido. Habia pasado la no- 
che revolcdndose inquieto por su cama ; como si estu- 
viera sobre un lecho de espinas. Sus cortesanos, sus 
capitanes, sus adalides observaron que su frente estaba 
baja 6 inclinada, siendo asi que era hombre Wifredo 
que siempre la llevaba erguida y con orgullo. 

A mds, los ojos del conde estaban fijos en su escudo, 
un escudo de oro sin timbre ni cuarteles 

— lQu€ serd?.... iQu€ tiene el conde?.... lQu€ extra- 
no ensimismamiento es el suyo?.... £C6mo es que no 
separa los ojos de su escudo? <iPor qu6 le faltan hoy 
brillo & su mirada, y palabras & sus labios, y anima- 
ci6n dsu rostro?.... 

Asi era como se hablaban unos & otros en voz baja 
los capitanes. 

De pronto, un rumor lleg6 k oidos de todos. Causd- 
balo un mensajero, en cuyo pecho lucia un escudo con 
las armas imperiales. El reci6n llegado se abri6 paso 
hasta Wifredo; se inclin6 profundamente para acatarle 
y honrarle, y present61e un pergamino rollado y sella- 
do con el gran sello de cera del Imperio. 

Wifredo lo abri6 y ley6. 

Era un mensaje de Carlos el Calvo. A medida que de 
€1 se enteraba, su rostro se iba animando. Cuando con- 
cluy6 la lectura, sus ojos chispeaban como dos ascuas. 

— Senores — exclam6 con voz tonante, — el empera- 
dor me llama en su auxilio, y me convida & la guerra 
contra los normandos. Iremos, capitanes, iremos to- 
dos sin faltar uno solo, iremos alegres y risuenos como 



Digitized by VjO( SjM 



340 vfCTOR BALAGUER 

iriamos k un festfn. £No es, por ventura, la guerra el 
banquete de los bravos? jOh! Me devora ya la impa- 
ciencia y quisiera partir con m£s presteza de la que 
muestra el corcel cuando se siente herido por el acica- 
te, con m&s rapidez que la que pone la flecha al sepa- 
rarse del arco. Id k vestir vuestras mallas, k buscar 
vuestras lanzas, k embrazar vuestros escudos y k em* 
punar vuestras espadas. El sol que ahora nos alumbra 
debe hallarnos muy lejos ya de aqui, cuando baje hoy 
k su ocaso. Id, pues, k disponeros, capitanes. Yo, que 
lo estoy siempre, ir£ k esperaros en la capilla donde 
quiero rogar al Seiior que proteja la gloria de nuestras 
armas. 

Asi fu€ como les habl6 Wifredo. Sus palabras comu- 
nicaron k todos el fuego del entusiasmo, y sin dilaci6n 
parti6 cada uno en busca de sus armas y k dar orden 
de marcha k sus soldados. 

El conde tom6 su escudo con la mano derecha y se 
dirigi6 con lentos pasos k la capilla de su palacio. Do- 
bl6 ambas rodillas ante la imagen santa de Cristo en la 
cruz, y le dirigi6 una breve y sencilla plegaria, que ter- 
min6 con estas palabras: 

— Seiior Dios de los ejfrcitos, tii que lees en mi inte- 
rior, porque nada hay para ti secreto, sabes que en mi 
pecho no hay alegria ni paz, como no hay armas ni 
blas6n en mi escudo. S£ame permitido legar k mis hi- 
jos y k mi pueblo un blas6n que les guie k la victoria, 
unas armas que puedan grabar en su pend6n para que 
bajo sus pliegues se agrupen las filas de sus ej£rcitos 
vencedores, y morir6 contento si tal consigo. Senor, 
mi Dios, tti libraste k un mundo con tu sangre: per- 
miteme que yo derrame la mia como sea para gloria 
futura de mi patria. 

Concluida su oraci6n, se levant6 Wifredo, tom6 en- 
tire sus manos su escudo y murmur6: 



Digitized by LiOOQ 



i 



■± 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 34I 

— jOh, lo que es esta vez Dios no permitird que 
vuelvas de la campana virgen de blasones! 

El ej6rcito cataldn march6 aquel mismo dia de Bar- 
celona. DejSmosle que marche y corramos al campa- 
mento de Carlos el Calvo para verle llegar 

jDios mio! jNo veis? £No ois?.... Se hatrabado ya la 
batalla. Francos y normandos estdn frente a frente, es- 

pada en mano. jEternidad de Dios, qu6 griteria 

qu6 confusi6n qu6 estruendo! .... jLos hombres caen 

como ramas del drbol que espurga el hortelano!.... 
]Qu6 carniceria!.... jcudnta sangre! 

No se ve m&s que hierro. La Uanura es un bosque 
de cascos, de lanzas y de espadas. Todos se portan bi- 
zarramente: nadie da un paso atrds, nadie vuelve la es- 
palda; si alguno suelta la espada, es para accstarse en 
ellecho de purpura dersu sangre. [Bien! jBien!.... jeso 
es ser hombres!.... 

Pero jay! el ej^rcito franco empieza & ceder. jLos 

normandos avanzan avanzan avanzan! Sus 

v banderas flotan orgullosas en el aire, y sus enemigos 
retroceden ante ellas como ante un signo de indisputa- 
ble victoria. jVergiienza y oprobio!.... Carlos, Carlos, 
noble emperador, nieto de Carlomagno, <id6nde es- 
tds?.... jVuela & ponerte al frente de tus hombres de 
armas, y si no puedes mostrarles c6mo se vence, ens6- 
nales al menos c6mo se muere!.... 

La confusi6n crece; la batalla vuelve & empenarse; 
Jos normandos, que lanzaban ya gritos de victoria, han 
enmudecido de pronto. Se han hallado en su camino 
cqn un obstdculo, con un dique que ha detenido el to- 
rrente de su furia, con un muro de hierro en el cual se 
han ido & estrellar como las olas en las rocas que se 
alzan en la play a. 

Ese muro de hierro lo forman las tropas de Wifredo, 
que con ellas ha llegado a tiempo para cambiar el as- 



igitized by V^OOQjC 



342 VICTOR BALAGUER 

pecto de la batalla. A los normandos es k quienes toca 
retroceder. Los ballesteros catalanes hacen un destrozo 
terrible en sus filas. Cada una de sus flechas va recta al 
coraz6n de un normando. En cuanto k los capitanes, 
cada uno es un h6roe. Pero k quien hay que ver es k 
Wifredo; k Wifredo, que maneja su espada como un gi- 
gante su clava: van los hombres cayendo uno tras otro 
a sus pies, y va amontonando caddveres como un sega- 
dor espigas. 

Hace prodigios como todos los suyos. Los norman- 
dos tienen que ceder y retirarse. Una traidora saeta 
cruza silbando el aire y va k clavarse en el costado del 
conde. Wifredo cae herido, pero la batalla se ha gana- 
do. La derrota ha sido completa para los normandos. 

Pregunta Carlos el Calvo el nombre del aliado que 
tan de pronto ha aparecido en el com bate como iris Sal- 
vador, y al saber que es su feudatario conde de Barce- 
lona, corre veloz k su tienda. Halla k Wifredo tendido 
en el lecho donde le acaban de depositar sus servidores 
para desnudarle de sus armas. La sangre brota abun- 
dante de su herida. A la cabecera de su lecho estd su 
escudo sin armas ni cuarteles. 

£1 emperador le cine el cuello con sus brazos. 

— Tii has sido el vencedor en esta Jornada — le dice. — 
Te debo la victoria, y k tu victoria debo el conservar mi 
imperio. Pideme lo que quieras: cuanto me pidas he de 
darte, que poca recompensa serd siempre para servicio 
tan grande. 

— Senor— cont^stale entonces Wifredo, — gustoso he 
vertido por vos mi sangre; pero si digno me cre6is por 
ello de alguna honra, mirad ese escudo sin blas6n. Tra- 
zadme en su campo de oro unas armas que pueda yo 
dar k mi pueblo para pend6n y emblema de victoria. 

— Mds he de hacer atin, noble Wifredo. Desde hoy 
en adelante es mi voluntad que Barcelona te acate y 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMA VERA DEL 6LTIM0 TROVADOR 343 

rinda homenaje como k su conde y soberano. Libre que- 
das del feudo con que me servias, que no es justo que 
sea nqi vasallo quien ha afianzadb en mis sienes la co- 
rona de Carlomagno. Y ahora, conde, puesto que pr6- 
diga has derramado tu sangre para servirme, sea tu 
misma sangre el blas6n que legues d tus descendientes. 

Y aplicando sus cuatro dedos d la herida de Wifredo, 
los tiii6 en su sangre, pas&ndolos despuSs de arriba aba- 
jo por el escudo de oro, en el cual quedaron marcadas 
cuatro lineas 6 barras rojas. 

— Conde — anadi6, — esas serdn de hoy m&s tus armas 
y las de tu pueblo. 

Wifreclo, al oir esto, se apoder6 de la mano de Car- 
los y se la bes6 Uorando de gratitud. 

Tal fu6 el origen de las gules barras catalanas. Bar- 
celona las debe & la sangre de su primer conde indepen- 
diente. El noble y vencedor guerrero san6 pronto de su 
herida y torn6 triunfante a su pais, tremolando ya su 
ej6rcito el glorioso estandarte de las cuatro barras. 



Concluy6 de hablar Od6n, y el pueblo mostr6 con 
gritos, con aplausos y con alborozo el gusto con que le 
habia oido. El trovador intent6 rehuir los pl&cemes, y 
recogiendo su gorra y su latid, se disponia 4 marcharse 
sin pedir nada k los que con repetidas pruebas de apro- 
baci6n le habian escuchado; pero, sin embargo, el pue- 
blo no le dejo partir sin verter en sus manos una abun- 
dante ofrenda. Acept6 Od6n las monedas que no pedia, 
y despididndose de sus oyentes sali6se de Balaguer to- 
mando el camino de L6rida. 



Digitized by 



Goog^ 



344 VfCTOR BALAGUER 

' III. 



La noche habia ya bajado k visitar la tierra y k ex- 
tender por ella su acompanamiento de sombras, cuan- 
do Od6n lieg6 d'Benavent donde, rodeado de unas po- 
cas y miserables casas, se alzaba un vasto edificio, una 
de esas casas senoriales, mitad palacio y mitad fortale- 
za, como tantas se veian aun en el siglo xv. Era una 
propiedad de los condes de Rocaberti, y quiso la casua- 
lidad que en ella habitara uno de los miembros de esta 
ilustre familia, en compaiiia de su esposa y de sus dos 
hijas, Bellas y agraciadas jovenes k cuyas plantas caian 
suspirando de amor los donceles y ante las cuales incli- 
naban sus lanzas los mas reputados caballeros. 

Od6n fu6 a Uamar k la puerta de esta casa. La hos- 
pitalidad ha sido en todas <5pocas un don generalmente 
esparcido entre los catalanes, pero m&s que nunca es- 
taba entonces desarrollado. El monje, el peregrino, el 
pobre, el viajero, y en particular el trovador, estaban 
seguros de ser acogidos en cualquiera casa, fuese cual- 
quiera la hora k que se presentasen. Los senores de 
aquella 6poca cumplian con la hospitalidad como con 
un deber. Od6n fu6 admirablemente recibido desde el 
momento que anunci6 el senescal que era un trovador 
quien demandaba hospitalidad. 

El senor del castillo le acogi6 con amabilidad y ga- 
lanteria, la castellana con una graciosa sonrisa, y las 
j6venes senoritas dando muestras de regocijo y alegria. 
El trovador Uegaba cansado, y se di6 orden para que 
inmediatamente se le sirvieran unos refrescos. Un paje 
se present6 k ofrecer sabrosas frutas y ricos dulces, y 
estaban los dueiios del castillo tan contentos de tener 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 345 

por hu6sped al trovador, que las dos jovenes se apre- 
suraron 4 servirle como hubieran. hecho con un hu6s- 
ped ilustre, escancidndole una, Emma, el vino en su 
labrada copa de plata, y alargdndole la otra, Violante, 
para partir el pan y las frutas, el cuchillo con mango 
de oro que era costumbre en las damas de aquel tiempo 
llevar pendiente del cinturon, colgando de una cadena 
de plata. 

Agradeci6 el trovador tanta cortesia con expresiones 
que partian de su corazon, altamente lisonjeras para 
las dos j6venes damas. Estas, viendo entonces en 61 un 
cort€s y cumplido gal4n, redoblaron sus obsequios, y 
empezaron 4 hacerle infinidad de preguntas 4 que sa- 
tisfizo Od6n con todo el agrado y voluntad que podia 
desearse. Bien pronto se trab6 entre los tres unsfdulce 
y simpdtica intimidad, tanto, que al cabo de unas ho- 
ras eran los mejores amigos del mundo y no parecia 
sino que eran antiguos conocidos. 

La castellana, deseosa de complacer 4 sus hijas, que 
tan contends se mostraban con la sociedad de su hu6s- 
ped, hizo prometer 4 6ste que pasaria algunos dias en 
el Castillo. Odon cedi6 4 sus instancias, como tambi^n 4 
las del senor de Rocaberti que uni6 sus suplicas 4 las 
de su esposa; y luego que hubo accedido, se decidi6 
por consejo de Emma que al dia siguiente partiese un 
escudero con la comisi6n de invitar a todos los seiiores 
vecinos para que juntamente con sus familias pasasen 
al castillo, donde tendria lugar dentro de cuatro dias 
una asamblea al objeto de poder oir y juzgar al trova- 
dor Od6n de Vallirana. Este se ofreci6 4 tener medita- 
das para el dia designado varias trovas y baladas 4 fin 
de entretener agradablemente 4 la concurrencia que acu- 
diese 4 la cita. 

Emma y Violante batieron gozosas sus palmas, y 
dieron gracias al trovador que con su Uegada y amabi- 



Digitized by VjiOOQIC 

i 



346 vfCTOR BALAGUER 

lidad les procuraba ocasi6n de pasar alegremente algu- 
nos dias, cosa que no les sucedia d menudo desde que 
moraban en Benavent. 

— Ya que estamos poniendo d prueba vuestra corte- 
sia — dijo Emma, — permitidme que abusemos. Debi6- 
rais ya comenzar recitdndonos 6 cantdndonos algo. 

— Como gust&s — contest6 Od6n. — Yo soy, por el 
contrario, quien desea seros agradable, y lejos de abu- 
sar, me honrdis con vuestra demanda. Disponed de mi. 
iQu€ preferis? £Una relaci6n 6 un canto? 

— Una leyenda, una de esas leyendas interesantes 
y conmovedoras como dicen que sab6is cantar los tro- 
vadores, — exclam6 Violante. 

— No, hermana, no — dijo Emma, — mejor serd una 
trova *una de esas dulces y melanc61icas trovas que He- 
gan al alma. 

— Una leyenda, Od6n. 

— Od6n, una trova. 

— Quedar6is ambas complacidas en vuestros deseos, 
nobles damas. Voy & cantar la trova. Recitarl luego la 
leyenda. 

Y tomando la lira empez6 d recorrer las cuerdas con 
sus dgiles y hdbiles dedos. Od6n era un perfecto tane- 
dor de lira, y bajo la presi6n inteligente de sus dedos, 
las cuerdas despedian sonidos maravillosos, voces ar- 
m6nicas y mel6dicas que sabiamente se combinaban y 
formaban un agradable y mdgico conjunto. El trova- 
dor, antes de lucfr su m6rito en la improvisaci6n y en 
el canto, mostr6 su habilidad en la lira, ejecutando en 
ella una fantasia Uena de rasgos originates 6 impregna- 
da de una tristeza y una ternura que deliciosamente 
arrobaban el alma. DespuSs de ese peregrino concierto 
de notas que envolvieron d las damas en una nube de 
armonia, Od6n dej6 oir su dulce y simpdtica voz, y asi 
comenzd su trova dirigtendose d Emma: 



Digitized by 



GoogI 




LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 347 

LA PROMETIDA DEL CRUZADO. 

TROVA. 

Voy & cantar una trova que improvisarS s61o para 
vos — y al cielo plegue que os sea grata, — ya que la he- 
roina de mi canto se llama como vos, senora; si, como 
vos, senora. 

Roger el cruzado volvia de la Tierra Santa, a donde 
habia ido con Armengol de Urgel, para combatir como 
soldado de Cristo. La galera que le llevaba en su seno 
llego felizmente d Barcelona, y asi que Roger pis6 la 
playa, fuese corriendo en busca de su amada, que*se 11a- 
maba Emma, si, que se llamaba Emma. 

Tropez6 en el camino con un paje en cuyo pecho 
brillaba el escudo de armas de la familia de su amada. 
«Paje, buen paje, asi Dios te d€ ventura y te premie 
con su amor la dama 4 la cual elevas tus pensamientos, 
como me digas d6nde estd mi prometida Emma.» — 
«Senor caballero cruzado, ocho dias h& que Emma est£ 
casada, si, casada.o 

«Dij6ronla un dia que vos habiais muerto comba- 
tiendo entre los defensores de la fe, y sin piedad A su 
desesperaci6n y a sus lagrimas, la arrastraron al pie del 
altar donde la enlazaron al seiior de Cervell6, si, al se- 
nor de Cervell6. 

»Si quer6is saber d6nde habita, subid por la orilla iz- 
quierda del Llobregat, y despu€s de una Jornada de mar- 
cha hallar^is un castillo sobre cuya puerta vereis escul- 
pidas en la piedra las armas de Cervell6. AquSlla es la 
circel donde Emma gime y llora, si, donde Emma gime 
y llora. » 

El cruzado, con la desesperaci6n en el alma, va cos- 



V 



Digitized by VjOOQK 



348 VfCTOR BALAGUER 

teando el rio que riega la llanura donde se eleva la ciu- 
dad condal. 

Asi como el rio gotea perlas, su coraz6n gotea san- 
gre. Cuando Ueg6 al castillo de Cervell6 era ya de no- 
che, si, era ya de noche. 

Una ventana sola estaba alumbrada, y el coraz6n le 
dijo & Roger que era aquella ventana la de la estancia 
de Emma. Acercose al pie del muro, y alzando melan- 
c61ica su voz entreg6 k la brisa de la noche su canto 
para que se lo llevase k su amada, si, para que se lo He- 
vase k su amada. 

•Senora mia, senora de mis pensamientos y de mi 
amor, amante y fiel como siempre vuelve k vuestros 
pies el caballero cruzado. Ha combatido como noble y 
honraclo, cien veces Su espada se ha tefiido en la san- 
gre de los infieles, ha alcanzado lauros mil en las ba- 
tallas, y todo por vos, senora; si, todo por vos, seilora. 

»No le dej6is gemir solo y olvidado al pie de vuestra 
ventana; no dej6is que su pecho se rompa k pedazos 
ante el dolor, como se hace astillas la lanza al chocar 
contra un escudo. Recordad vuestras promesas, si, re- 
cordad vuestras promesas. » 

Oy6 Emma el canto del cruzado, y su coraz6n se 
inund6 de alegria; pero oy61e tambi^n el senor de Cer- 
vell6, y su coraz6n estall6 de c61era. « Senora, decid- 
me, si os place, £qui6n es ese hombre, si, qufen es ese 
hombre?» 

«Es el hombre 4 quien he amado, k quien amo, d 
quien amar6 siempre. Es Roger el cruzado. Yo era su 
prometida antes que la violencia y la fuerza me arroja- 
ran en vuestros brazos. Cien veces lehe jurado amory 
fidelidad porque mi coraz6n es suyo, si, mi coraz6n es 
suyo.» 

« Senora, vuestras palabras son vuestra sentencia. 
Acabdis de llamar 4 la puerta de vuestro sepulcro y 6ste 



Digitized by 



Goog| 



LA PRIMAVERA DEL &LTIMO TROVADOR 349 

se abre para recibiros. Adi6s, Emma; mucho os amo, 
pero primero es mi honra, si, primero es mi honra.» 

A. la orden del senor de Cervell6 tres hombres pene- 
traron en la estancia. Emma pidi6 k sus verdugos que 
le concedieran un momento para encomendarse k Ma- 
ria, la Madre de Dios. Cuando hubo rezado, los tres 
hombres la cogieron en brazos, y por una ventana la 
arrojaron al rio, si, la arrojaron al rio. 

Emma se hundi6 en el agua; pero inmediatamente 
volvi6 k subir k la superficie sobrenadando como un 
cuerpo ligero. Habia invocado k Maria, la Madre de 
Dios, para que la ayudara en su desventura, si, en su 
desventura. 

•Maria, Virgen pura y sin mancilla, librame de es- 

* te peligro. Te prometo entrar en un convento; cubrirme 

con el niveo velo de las virgenes del Senor, y adorar 

mientras viva tu santo nombre, si, tu santo nombre.n 

Tan pronto como Emma hubo hablado asi, Maria la 
Madre Dios, rodeada de una aureola de luz y marchan- 
do por encima del agua sobre tierra firme, se lleg6 k la 
amada del cruzado y la arranco a la corriente que ya la 
arrastraba, si, que ya la arrastraba. 

Emma cumplio su promesa y se dirigio en seguida k 
llamar k la puerta [de un convento. Llamando estaba 
cuando se ofreci6 k sus ojos Roger el cruzado. « jEmma 
mia! jSeiiora de mi coraz6n!» — «Atr£s, atrds, caballero 
cruzado* Me halldis en el umbral del templo. Voy k ser 
la esposa de Dios, si, la esposa de Dios.» 

«Emma, si tti vas k ser la esposa de'Dios, yo regre- 
sar6 k Palestina para volver k ser soldado de Cristo, si, 
soldado de Cristo. » 

La puerta del convento se abri6 y se cerr6 tras de 
Emma. El cruzado march6 k morir k Tierra Santa, si, 
.4 Tierra Santa. 



Digitized by 



Google 



350 vfCTOR BALAGUBR 

Esta trova, de tan sencillas formas, pero de tan dra- 
m&tico asunto, fu6 cantada por Od6n con un acento su- 
mamente tierno y melanc61ico. Los ojos de las damas 
se arrasaron de l&grimas mds de una vez, y 6ste era el 
triunfo mejor k que podia aspirar el trovador. 

Emma se quit6 del cuello una cinta bordada en oro 
en la cual Uevaba engastado un diamante, adorno que 
estaba muy en uso entre las damas del siglo xv, y alar- 
gdndoselo k Od6n, le dijo: 

— Si existe en algtin rinc6n del mundo una dama k 
quien consagrdis vuestros secretos pensamientos, ser- 
vios ofrecerle este don como un modesto recuerdo de 
Emma de Rocaberti. 

El trovador no podia desechar regalo con tanta deli- 
cadeza ofrecido. Se inclin6, balbuceando algunas expre- 
siones de agradecimiento, y lo acept6. 

— jY mi leyenda? — dijo en esto Violante. 

— A ella voy ahora; pero no serd leyenda, sino his- 
toria. 

— Tan to mejor. 

— Es la historia de una intriga que tuvo lugar en la 
corte de una reina, que tambten se llamaba como vos, 
senora. 

— [Violante! 

— Si, Violante, la esposa de Juan I el Amador de la 
gentileza. 

— [Que me place! Con mucho gusto voy k oirla. 

— Me atrevo k creer que os ha de interesar, aun cuan- 
do es algo larga. 

— jOh! jQu6 importa si tiene inter6s el asunto! 

— Muchisimo. 

— Empezad entonces, que estoy escuchando. 

— Prestadme, pues, vuestra atenci6n, senoras. 

Dijo el trovador, y comenzd su narraci6n. 



1 



Digitized by VjjOOQLC 




LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 35 1 

IV. 

LA VIOLETA DE ORO. 
(1338.) 

No ha existido jam&s corte m£s brillante ni mds ex- 
pl&idida que la de Juan I de Arag6n. Barcelona, en 
i338, se habia convertido en un lugar de encantos y 
delicias, y era para los caudillos del ejSrcito cataldn lo 
que fu6 un dia Capua para los generates cartagineses. 

Los dias y las noches se pasaban alegremente entre 
saraos y fiestas. Todo era mtisica, luminarias, diver- 
siones y cortes de amor. El rey D. Juan y su linda y 
agraciada esposa Dona Violante eran los primeros en 
dar el ejemplo del lujo, de la esplendidez y de la galan- 
teria, y la corte se arrojaba bulliciosa tras las huellas 
de sus j6venes soberanos por el camino del placer y de 
la ventura. Los mejores y mis reputados trovadores de 
Provenza, Catalufia Arag6n, Valencia y Mallorca, ha- 
bian aceptado la generosa hospitalidad con que les brin- 
dara el monarca aragon6s; las beldades m&s nombradas 
del reino y las hijas de las familias mds ilustres habian 
ido 4 ocupar un puesto en el sSquito de la gentil Vio- 
lante, y los caballeros mis famosos por su nombre y 
sus hazanas se habian agrupado junto al trono de Don 
Juan. Universal era el cr€dito que gozaba entonces la 
corte aragonesa, y los reyes extranjeros tenian en ella 
fija su mirada, algunos con carino, los mis con envi- 
dia. D. Juan acogia agradablemente £ cuantos iban & 
demandarle un asilo, y daba en su palacio de Bell 
Sguart, situado en las afueras de Barcelona, brillantes 
banquetes y festines A la muchedumbre de cortesanos 



Digitized by VjOOQI( 



352 vfCTOR BALAGUER 

que se agolpaba en torno suyo. Mientras tanto la reina, 
con su favorita Dona Carroza de Vilaregut, gallarda 
dama k quien tenia un carifio fraternal, disponia certd- 
menes de poesia y cortes de amor que acostumbraba 
ella misma k presidir,.recibiendo los laureados el pre- 
mio de su propia mano. 

Acabo de citar k Dona Carroza de Vilaregut y voy k 
decir de ella algunas palabras, aun cuando no fuera 
m&s que para pagar un tributo k su celebridad. 

Esta dama era despu6s de la reina la primera perso- 
na de la corte. Todo el mundo la rendia homenaje y la 
acataba, porque conocido era el influjo que tenia en el 
dnimo de su soberana, la cual nada hacia sin consultar- 
lo antes con la de Vilaregut y sin que 6sta hubiese dado 
su aprobacion. La naturaleza habia estado pr6digacon 
ella dot&ndola de exceientes prendas fisicas; y como si 
ya desde la cuna la hubiese destinado para favorita y 
hermana de la que habia de ser reina de Arag6n, le dio 
cierta semejanza con 6sta, semejanza que no contribu- 
y6 poco, por cierto, k adquirirle las simpatias de Dona 
Violante y k formar el nudo de la intimidad que enlaz6 
por mucho tiempo k las dos damas. Era Dona Carroza 
de la misma estatura que la reina, con sus mismas for- 
mas regordetas, su mismo talle, su misma blanca y fina 
mano, sus mismos ojos negros y su mismo cabello cas- 
tafio. En lo que si se diferenciaba de ella era en el ros- 
tro y en la expresi6n. La reina tenia una fisonomia de 
rasgos mds suaves, mds delicados, m&s puros, que res- 
piraban una dulzura sin igual y una bondad simpitica; 
mientras que los rasgos de la de Vilaregut eran pronun- 
ciados, marcados sobremanera, revelando cierto des- 
embarazo varonil y un fondo inagotable de picardia y 
de malicia. 

No obstante esta capital diferencia, eran ambas muy 
parecidas, siendo las dos, por lo airosas, gentiles y ga- 



uik 



LA PRIMA VERA DEL tiLTIMO TROVADOR 353 

Uardas, las primeras bellezas de la corte. De tal manera 
habian conocido las damas la innegable ventaja que so- 
bre todas tenian, que como un tributo k su hermosura y 
al mismo tiempo como una deferencia k la amistad que 
enlazaba sus dos corazones, las habian apellidado con 
el nombre de dos de las flores que en los certdmenes se 
daban por premio k los trovadores. Asi, pues, k Dona 
Violante se la conocia por la Violeta de oro y k la de 
Vilaregut por la Calendula de plata. 

Recorrian una tarde los magnificos jardines del pala- 
cio de Bell Sguart varios jovenes sefiores de la corte, 
entre los que se hallaban Pedro de Fenollet, el vizcon- 
de de Perell6s y Roda, Ram6n de Senmanat, Beren- 
guer de Oms, y Ponce, vizconde de Evol. 

Este tiltimo era uno de los trovadores mis nombra- 
dos de la 6poca, y habia el dia anterior ganado en un 
certamen el primer premio de la violeta de oro que, se- 
gtin costumbre, le habia sido adjudicado por manos de 
la reina. Para celebrar este triunfo y obsequir al vence- 
dor, varios de sus amigos le habian invitado k un ban- 
quete que tuvo lugar en el mismo Bell Sguart y en las 
habitaciones de D. Ram6n, vizconde de Perell6s, k 
quien su empleo de camarlengo mayor y su calidad de 
privado del rey le daban derecho k habitar en palacio. 

Despu£s de comer, los convidados se habian bajado 
a los jardines, que recorrian alegremente entretenidos 
en sabrosa pldtica. 

— Yapod&s prepararos, vizconde — ledecia Pedro de 
Fenollet al de Evol, — vuestra violeta de oro ha de ir k 
parar k manos de una de las beldades de la corte. No 
hay remedio: es una conjuracion en forma. 

— A todas las veria yo k mis pies pidtendomela has- 
ta con ldgrimas, y k todas se la negaria,-»-contest6 el de 
Evol. 

— jOh! joh! — gritaron todos. 

tomo xxii 23 . 



Digitized by 



Google 



354 VfCTOR BALAGUER 

— No hay m&s, senores. Es una resolution que ten- 
go formada, un yoto que tengo hecho. 

— lQ\x6 es esto? ^De qu€ se trata? — exclam6 en esto 
el de Perell6s, que se habia alejado por unos instantes 
de sus companeros. 

— Se trata de lo siguiente — dijo Pedro de Fenollet. — ; 
Ya sab6is que es costumbre entre los trovadores que 
aqu61 que gana la vipleta de oro se la ofrezca & la da- 
ma de sus pensamientos, quien la ostenta triunfante en 
su seno, y se presenta adornada con ella en la primera 
fiesta que la corte celebra despues del certamen. Ahora 
bien: nadie sabe qui6n es la dama que tiene encadena- 
dos los pensamientos del vencedor de ayer. El vizcon- 
de no viste los colores de ninguna dama; no rinde ho- 
menaje, ostensiblemente al menos, & ninguna beldad de 
la corte, y 6sta es la raz6n por la que varias senoras 
han tramado una conspiraci6n contra 61, jurando cada 
una en particular que, no m&s tarde de tres dias, en la 
fiesta que se prepara en el palacio de Barcelona, se pre- 
sentard & los ojos de todos ostentando en su pecho la 
violeta de oro ganada por el vizconde. Es ya una liza, 
un pique de honor entre las varias damas que han hecho 
este juramento. El amor propio de cada una estd inte- 
resado en salir triunfante, y no lo dud6is, senores, por 
mds que afirme lo contrario nuestro amigo Ponce, den- 
tro de tres dias veremos el premio que ayer conquist6, 
en la mano de una de las hermosas de la corte. jQu6 
diablo! el coraz6n del vizconde no es de piedra ni de 
mdrmol, y por fuerza ha de rendirse ante una de las 
bellezas que van & ponerle sitio. 

— I Y qu6 dice & esto nuestro amigo el de Evol? — pre- 
gunto Ram6n de Perell6s. 

— Digo que ser£ en este punto m&s insensible que 
una roca y que todas las seducciones del mundo no bas- 
tardn & arrancarme mi premio. 



~\ 



Digitized by VjjOOQLC, 



L 



LA PRIMA. VERA DEL ULTIMO TROVADOR 355 

— Pues es una tenacidad que no comprendo — dijo 
Fenollet. — jTrovador € insensible! jEs cosa extrana! 

— Dejadle — anadio Ram6n de Perell6s, — hoy mismo 
le verbis caer. Esta noche, con asentimiento de nuestro 
senor rey, va & tener lugar aqui mismo, en este palacio, 
el ensayo de la fiesta que se dispone para dentro de tres 
dias. Todas las damas de la corte van & recorrer los sa- 
lones cubierto el rostro con una mascarilla de distinto 
color para que puedan ellas conocerse entre si, sin que 
tal logren los caballeros. Esta circunstancia dard mds 
valor & nuestras beldades y las permitird ser m£s osa- 
das. Os anuncio para esta noche, senores, la derrota 
del vizconde. 

— jOh! de fijo, de fijo — dijo el de Fenollet: — ya sa- 
bia yo que el plan debia empezar £ ponerse en obra esta 
noche & favor de las mascarillas, y aprovechando la li- 
bertad y desembarazo que esto dard & las damas. 

— Permitidme que yo no sea de vuestro parecer, se- 
ll ores — exclamo Ram6n de Senmanat. — Yo apuesto en 
favor del vizconde: no sucumbird. 

— jC6mo! — exclamaron todos volviSndose & miraral 
de Senmanat. 

— Todo buen caballero — prosigui6 6ste, — no debe 
tener en su coraz6n mds que la imagen de una sola dama, 
asi como no presta homenaje mds que k lin rey ni rinde 
culto mis que k un Dios. 

— Es muy cierto, — dijo Berenguer de Oms. 
. — Ya se ve que si — anadio Fenollet; — pero i& qu6 
conduce esto? 

— Conduce & deciros — contesto el de Senmanat, — que 
el corazon del vizconde estd ya ocupado por una dama, 
y que 6sta no puede ser reemplazada por otra que, fue- 
se quien fuere, no seria tan digna. 

Ponce de Evol, al oir esto, fij6 una mirada escudrina- 
dora en Senmanat; pero guardo silencio. 



Digitized by GoOdlC 



356 vfCTOR BALAGUER 

— Pues entonces — dijo el de Perell6s, — <ipor qu6 no 
ofrece su violeta de oro k la dama que ocupa su co- 
raz6n? 

— lY qui&i os ha dicho que pueda 61 ofrecerla y ella 
admitirla? 

— Vamos, Senmanat — exclam6 Berenguer de Oms, 
— no nos vengdis con enigmas. Decidnos claramente 
quien es la dama en cuesti6n. 

— Yo no s6 otra cosa — contest6 Senmanat, — sino 
lo que por ahi se dice. 

— (jY qu6 se dice? — pregunt6 con impaciencia el de 
Evol, decidi6ndose por fin d hablar. 

— Se dice que estdis perdidamente enamorado de la 
reina. 

— jDe la reina! — exclamaron todos los demds. 

— No lo credis, senores- — se apresur6 d decir Ponce 
al mismo tiempo que se esforzaba por disimular la al- 
teraci6n que descompuso su rostro, — no lo credis: es 
una calumnia, es una infamia. Yo amo dla reina como 
& mi soberana, con el amor leal de un buen vasallo y 
nada mds. Quien otra cosa diga falta & la verdad. 

Quien entonces faltaba d la verdad era 61 mismo. 
Ponce de Evol, al contrario de lo que aseguraba, se sen- 
tia devorado por un amor insensato que le roia el alma. 
La belleza de la reina habia hecho en 61 una notable 
impresion, y hubiera dado- con gusto la mitad de los 
dias que de vida le quedaban para poder caer & los pies 
de Dona Violante y oir de sus labios una sola palabra 
de esperanza. Su pasi6n, no obstante lo violenta que 
era, estaba comprimida por el respeto de la majestad 
real, pero habia llegado k ser tan excesiva, y & falta de 
sus labios habian hablado tan to sus ojos, que su amor 
fu6 adivinado fdcilmente por muchos senores de la 
corte. 

El calor y arrebato con que el de Evol se apresur6 k 



Digitized by 



Google 



d 



LA PRIMAVERA DEL OLTIMO TROVADOR 357 

negar lo que dijera Senmanat, hizo comprender d los 
demds que no seria prudente continuar la conversaci6n 
sobre aquel punto; asi es que Berenguer de Oms excla- 
m6 de pronto, al objeto de darle un giro distinto: 

— El seiior camarlengo mayor, por el empleo que tie- 
ne en la corte y por la privanza de que disfruta, debe 
saber el color que cada dama habrd elegido para su mas- 
carilla, y si no fuera indiscretion preguntarle 

— Verdaderamente es una indiscreci6n — contest6 Ra- 
m6n de Perellos sonriendo. — Yo no puedo vender un 
secreto de Estado. 

— Sin embargo — dijo el de Fenollet, — nosotros so- 
mos la misma sensatez y la misma cordura. Confiadnos 
parte de este secreto. Serd como si lo enterrdrais en 
un pozo. 

— ^Nos cre6is capaces de faltar d la confianza que de- 
posits en nosotros? — anadi6 el de Senmanat. 

— Pues bien, ya que os empendis, os dir6 lo poco que 
s€. No tengo memoria para retener en mi imaginaci6n 
todos los colores y s61o recuerdo algunos. 

— Veamos. 

— La de Cardona llevard mascarilla negra; la de 
Moncada, amarilla; la de Cruilles, encarnada; la de 
Pallds, verde; la de Vilaregut, azul y blanca, y la reina, 
blanca s61o. No recuerdo mds por el pronto, franca- 
mente. 

— Quisiera que fuese ya de noche, — dijo el de Fe- 
nollet restregdndose las manos de contento. 

— El rey ha bajado al jardin, senores — exclam6 Be- 
renguer de Oms; — miradle alii abajo con algunos caba- 
lleros. 

— Vamos d reunirnos con €1 — dijo el de Perell6s; — 
pero sobre todo, senores, discreci6n acerca de lo que os 
he dicho. 

— Perded cuidado, — le contestaron todos. 



Digitized by 



Googl| 



^^ijr* 



358 vfCTOR BALAGUER 

Y tomaron por una calle de drboles que cruzaba los 
jardines y que conducia al punto donde habian visto 
al rey. 

Ponce de Evol cogi6 del brazo & Perell6s y le detuvo, 
dejando que los dem&s se adelantaran. 

— Perell6s — le dijo, — quisiera que me concedteseis 
un momento. 

— Vuestro soy, vizconde. 

— Voy d contaros una aventura que me ha sucedido, 
y vos podr&s ayudarme & ponerla en claro. 

Y Ponce de Evol, despu6s de haberse asegurado que 
nadie podia oirles, enlaz6 su brazo con el de Perellos y 
comenz6 de esta manera: 

— Esta manana — dijo el vizconde, — en el momento 
en que salia de mi posada para ir k reunirme con voso- 
tros, he tropezado con una duena que se me ha acerca- 
do recatando el rostro con su manto. — Galdn trovador 
y caballero galdn — me ha dicho, — feliz sois y afortu- 
nado, pues hay una dama hermosa como un sol, que 
muere por vos de amores. — Duena — le he contestado, 
— mal ha hecho esa dama fijando en mi sus ojos, cuan- 
do hay en la corte tan bizarros caballeros mds que yo 
dignos de obtener la mirada de una hermosa. — Tan 
modesto sois — hame dicho entonces la duena,— como 
buen trovador y buena espada. — Y decidme la duena, 
— he anadido yo para poner coto & sus enojosas alaban- 
zas, — ^seria indiscreci6n preguntaros el nombre de la 
dama que os en via? — Mi senora — me ha respondido, — 
tiene el nombre de una flor que es como ella hermosa. 
- — <iY se llama? — Violeta de oro. 

— I Violeta de oro os ha dicho, vizconde?.... — inte- 
rrumpi6 el de Perell6s. — £Lo record&is bien? 

— Perfectamente. 

— jVioleta de oro! — repiti6 el de Perell6s como si le 
costara convencerse. En efecto, hay en la corte una da- 



Digitized by 



Google 



LA PRIM AVER A DEL ULTIMO TROVADOR 359 

ma que asi se llama, 6 por mejor decir, k quien asi Ha- 
inan; pero estd en lugar tan alto, que seria hasta un 
sacrilegio sospechar de ella. 

— Tenuis raz6n, vizconde: es imposible sospechar 

de de esa dama que decis. A bien que acaso sal- 

dremos de dudas, si os dign&is oir el fin de mi aven- 
tura. 

— jAh! iCon qu6 no par6 en esto? 

— No. La duena ha aiiadido en seguida estas nota- 
bles palabras; haceos bien cargo, vizconde. — La dis- 
creci6n — me ha dicho, — es una perla que habita en el 
fondo de los corazones hidalgos. Sed discreto sobre to- 
do, caballero; vuestra suerte futura depende de que no 
se escape la menor palabra de vuestros labios, y no- 
tad que la m&s minima indiscrecion podria costaros la 
vida. 

— j Diablo! — interrumpio de nuevo Perellos. — £Esto 
os ha dicho? 

— Esto me ha dicho. Y atin hay mds. Me ha alarga- 
do un papel que he acertado a tomar maquinalmente, 
y me ha dicho marchdndose: — Violeta de oro os ama. 
Ya sab6is lo que esto quiere decir. Su amor es la gloria; 
su desprecio 6 su desamor la muerte. No falt6is esta 
noche al palacio de Bell Sguart, y una hora despuSs de 
comenzada la fiesta, cuidad de pasearos por la calle de 
tilos que hay al extremo del jardin. 

— ^Y luego? — pregunt6 Perellos, que habia tornado 
vivo interns en la relaci6n de aquella aventura. 

— Luego nada m&s. La duena se ha marchado 

dejando un papel en mis manos, y ha desaparecido an- 
tes de que yo volviera en mi de la sorpresa. 

— <i Y ese papel? 

— Aqui estd — dijo el vizconde sacando uno de su pe- 
cho. — Contiene unos versos enigmdticos que voy k 
leeros. Dicen asi. 



Digitized by VjOOQ IC 



360 vfCTOR BALAGUER 

Y Ponce desdobl6 el papel y ley6 estos versos: 

Violeta de oro, a mi seno 
Ven a buscar el amor. 
Harto tiempo solitario 
Ha estado mi coraz6n, 
Y hartas veces el veneno 
He apurado del dolor. 
^Cuando, di, Violeta de oro, 
Te vere en mi seno yo? 

— Claro est£ el sentido de estos versos — dijo el de 
Perell6s asi que hubo concluido el vizconde su lectura; 
— y digo que si no los comprendi&eis, mereceriais que 
se os llamase el m&s inepto de los trovadores. Os piden 
con ellos vuestro premio de ayer, la dichosa violeta de 
oro. A ver, £quer6is mostrarme ese papel? Puede que 
conozca la letra 

— Iba & pediros que la examin&seis. Tomad. 

Y el vizconde puso el papel en manos de Perell6s. 
Apenas le hubo 6ste tornado y fijado en €l una sola 

mirada, cuando se estremeci6 y lanz6 una exclamaci6n 
de sorpresa. 

— jCielos! 

— lQ\i€ es eso? iQu€ hay? — pregunt6 el vizconde. 

— jEsimposible!.... jlmposible!.... — dijo el dePere- 
116s hablando consigo mismo; — y, sin embargo, no 
hay duda jEs de su mano! 

— £Hab6is conocido la letra? 

— jOh! si. 

— £ Y de qui&i es? 

— De ella. 

— <iPero de qu6 ella? 

El de Perell6s se acerc6 al oido del vizconde y mur- 
mur6 con voz bajisima y misteriosa, como si temiese 
hasta ser oido del aire: 

— De la reina. 




j 



Digitized by 



Google 



L 



LA PRIMAVERA DEL OLTIMO TROVADOR 361 

Ponce palideci6. Volvi6 d tomar el papel; guard6selo 
otra vez en el pecho, y estrechando expresivamente la 
mano de Perell6s, se aparto d grandes pasos de aquel 
sitio sin decir una sola palabra. 

Ramon de Perell6s permaneci6 un rato contemplan- 
do c6mo se alejaba su amigo. 

— jDios mio! — murmur6 cuando le hubo perdido de 
vista. — ^Esesto posible?.... La reina hasta hoy tan cuer- 
da, jtan virtuosa!.... jEllad quien el rey ama con tan*- 

to delirio!.... No puede ser me habr6 equivoca- 

do..... serd una letra muy parecida que me habrd en- 
gaiiado si, esto serd joh! jyo lo averiguarS! 

Y serendndose y procurando borrar hasta la menor 
huella de emoci6n de su rostro, fuese rdpidamente d 
reunirse con el rey que regresaba ya d palacio, despues 
de haber dado un paseo por los jardines. 

No tard6 en llegar la noche, y por consiguiente no 
tard6 en comenzar la fiesta, con tanta impaciencia es- 
perada por los galantes caballeros de la corte. Los sa- 
lones se llenaron de damas elegante y caprichosamente 
vestidas, cubierto el rostro por una mascarilla de raso, 
de terciopelo 6 de damasco. No habia dos que Uevasen 
el antifaz del mismo color, y era el espectdculo mds gra- 
to que pueda darse el de tantos y tan bellos ojos chis- 
peando d trav^s de mascarillas de tan di versos colores. 
Era aqu611a una diversi6n desconocida aiin en la corte 
de Juan I, y los caballeros la acogieron con entusias- 
mo. Las damas, paramejor encubrirse, no s61o habian 
hecho uso de la mascarilla para velar su rostro, sino 
que hasta habian vestido trajes raros y caprichosos, 
que contribuyeron d hacerlas completamente descono- 
cidas, aun d los ojos mismos de sus hermanos, de sus 
esposos 6 de sus galanes. 

Era aquello una confusi6n, un laberinto, un enigma 
viviente para todo caballero que, como el de Perellos, 



Digitized by VjOOQL 



362 VfCTOR BALAGUER 

no tuviese la clave para descifrarlo. En efecto, ya sabe- 
mos que el camarlengo mayor del rey conocia d las da- 
mas por el color de sus mascarillas, puesto que sabia el 
que cada una habia elegido. 

Mucho antes de la hora fijada por la duena, el viz- 
conde de Evol, cuyo coraz6n latia descompasado como 
el de un enamorado doncel de quince anos que acude d 
su primera cita de amor, baj6 al jardin que recorrian 
algunas damas y no pocos caballeros, y se dirigi6 hacia 
la designada. calle de tilos. La noche era hermosa: con 
un beso de amor acariciaba la brisa el follaje, y la luna 
brillaba majestuosamente en el horizonte, rodeada de 
su rica corte de estrellas. 

Ponce de Evol se paseaba por la calle de tilos, in- 
quieto, angustioso, volvfendose d cada susurro del vien- 
to y d cada murmullo de los drboles. No esper6 mucho 
tiempo. Pocos instantes despu^s de haber transcurrido 
la hora citada, una dama entr6 en la calle de tilos, 
adelantdndose resueltamente hacia el vizconde. Cubria 
su rostro una mascarilla blanca. 

— jOh! — murmur6 Ponce sin poder hacer que de sus 
labios se escapara mds que esta sencilla exclamacion. 

— Soy violeta de oro, — dijo la dama acercdndose al 
de Evol, y tomando el brazo que 6ste no se atrevia d 
ofrecerle siquiera: tal era en aquel instante su emoci6n. 

La pareja se alej6. 

Un hombre sali6 de entre unos arbustos inmediatos, 
donde habla estado escondido y de donde pudo presen- 
ciar aquel encuentro. Era Ram6n de Perell6s, que ha- 
bia visto la mascarilla blanca que velaba el rostro de 
la reina. 

— Si, si — se dijo el servidor del rey meneando tris- 
temente la cabeza y con los ojos fijos en la pareja que 
se alejaba, — no me queda duda ya: es la reina. 

En aquel momento tambien un alegre grupo de j6- 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL tiLTIMO TROVADOR 363 

venes cortesanos penetraba en la calle de tilos, encon- 
trdndose cara k cara con Ponce de Evol y su compa- 
nera. Formaban parte de este grupo Berenguer de Oms 
y Ramon de Senmanat. Los dos lanzaron un grito de 
sorpresa. 

— Senmanat — dijole Berenguer de Oms cogiendo su 
brazo, — £no es blanca la mascarilla que, segtin nos ha 
dicho esta tarde Perell6s, debe llevar la?.... 

— Si, si, — contest6 el de Senmanat sin dejarle con- 
cluir. 

— Pues entonces la dama que Ponce de Evol lleva del 
brazo 

— Es la reina. 

— jLa reina! — exclamaron sorprendidos todos los cor- 
tesanos, para ninguno de los cuales era un secreto la 
pasi6n del de Evol. 

— La han conocido como yo — se dijo k si mismo Ra- 
m6n de Perell6s, que acababa de reunirse con el gru- 
po. — Estd ya perdida, deshonrada k los ojos de la cor- 
te. £C6mo salvar su honor, Dios mio, c6mo salvarle?.... 

En el interin la pareja se habia ido alejando. 

Se hallaba Ponce de Evol tan conmovido y tan im- 
presionado, que no acertaba k hablar. Era para €\ un 
sueno lo que le sucedia, y no podia menos de creerse 
juguete de la m&s encantadora de las ilusiones. 

La dama de la mascarilla blanca tuvo que ser la pri- 
mera en romper el silencio. 

— £No merezco que me dirijdis la palabra, caballe- 
ro?.... ^Es acaso costumbre vuestra la de permanecer 
mudo al lado de una dama, como si estuvfeseis junto k 
una estatua? 

— No, senora — contest6 timidamente el trovador: — 
es que sueno, y temo si hablo romper el encanto de mi 
sueno. 

— <iY es dulce vuestro sueno? 



Digitized by 



Go jj 



364 vfCTOR BALAGUER 

— Dulce es y triste al mismo tiempo, como lo es la 
ilusi6n de un amor que nada espera. 

— ^Luego am&is? 

— Amo como amamos nosotros los trovadores: con 
un amor puro, desinteresado, leal; con una pasi6n pro- 
funda, si, pero exenta de egoismo y de interesadas mi- 
ras; amo sabiendo que jam&s podr6 poseer el objeto 
amado y sin desear tampoco su posesi6n; amo, en fin, 
como se ama k la flor que desde la planta nos envia sus 
aromas, como se ama al sol que con su luz nos alum- 
bra, aunque con su fuego nos devora. 

Si en aquel momento el vizconde hubiese mirado k 
su companera, hubiera visto brillar sus ojos como as- 
cuas k trav6s del antifaz. 

— £Sab6is que lo que est&is diciendo, vizconde — dijo 
la de la mascarilla blanca, — no es k la verdad muy ga- 
lante para escoger por confidente k una dama? 

— I Y por qu6 no, seiiora? ^qufen os dice que no sedis 
vos misma la dama k quien hk tiempo consagro yo.en 
secreto mis pensamientos?.... jOh! no os enoj6is, seno- 
ra — se apresur6 k decir el de Evql, viendo que su com- 
panera hacia un movimiento que €1 interpret6 k su mo- 
do: — mi amor es tan puro que k ninguna dama puede 
ofender, por elevada que sea su categoria. i&. qui&i 
ofende la adoracion casta de un alma que no es sino 
una nube de incienso que se eleva vaporosa hasta las 
plantas del objeto amado?.... Mi amor es todo pureza, 
todo respeto, quizi tambten todo idealidad. Su princi- 
pal encanto consiste en su ilusi6n; ningiin lazo munda- 
no le encadena, ningiin mal pensamiento le envenena: 
es una pasi6n a la cual todo un abismo aparta de esas 
otras pasiones raquiticas 6 interesadas que atosigan el 
coraz6n vulgar de ciertos hombres. Yo seria ciertamen- 
te el mds feliz de los mortales el dia que la mujer, k 
quien rinde mi coraz6n tan entusiasta culto, me dijera: 



Digitized by 



Googk 



M 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 365 

|Te amo! Pero tambi£n es cierto que al oir desprender- 
se de su boca estas dos solas palabras, huiria lejos de 
ella y me iria & ocultar en un rinc6n del mundo mi fe- 
licidad y mi ventura, k s61as con mi dicha y mi ilusi6n. 
Yo soy asi: amo de una manera extraiia; pero amo 

como nadie ama, amo mejor que los dem£s y estoy 

contento. 

La desconocida no contest6. Prosiguieron andando 
otro largo rato en silencio. La dama, sin embargo, no 
estaba exenta de emoci6n, pues que su brazo temblaba 
de vez en cuando haciendo temblar tambi€n el de su 
companero. 

— Vizconde — dijo por fin de pronto la dama varian- 
do rdpidamente de conversaci6n y rompiendo el goce 
de aquel significativo silencio, — varias senoras de la 
corte se disputan el premio que gan&steis ayer en el 
certamen. ^Seria indiscreci6n preguntaros k quten pen- 
s&is vos ofrecerlo? £En qu6 seno quer6is verle brillar? 

— Mi violeta de oro, seiiora — contest6 resueltamen- 
te el trovador, — s61o puede ser de otra violeta de oro. 

— De modo que si yo os la pidiera 

— Me apresuraria & ddrosla. S61o que 

— iQu6? 

— S6I0 que ya sab6is vos, senora, que la violeta ga- 
nada por el trovador es una prenda de amores en po- 
der de una dama. 

— Si, ya s6 — dijo la dama despu€s de haber reflexio- 
nado un instante, — ya s6 que es un lazo de amor que 
une & dos corazones; ya s€ que es una declaraci6n que 
el uno hace y que el otro acepta. 

— Y bien, ya que esto sab£is — exclam6 Ponce de 
Evol que, por una de aquellas siibitas reacciones 4 que 
se hallan tan propensos los temperamentos nerviosos, 
era ya tan audaz y atrevido como timido y confuso es- 
taba poco antes,— decid, jme la pedis ahora? 



Digitized by VjjOOQlC 



I 

s 

i 

1 



366 V/CTOR BALAGUER 

La dama titube6, y dijo sin contestar k su pregunta: 

— Maiiana, al caer las sombras, hallaos junto k la 
puerta principal del templo de Santa Maria. Una duena 
ird k buscaros y os llevard k un sitio en que podremos 
hablar con m&s seguridad que aqui. Esta noche estoy 
temblando. Puede ser notada mi ausencia en los salo- 
nes, y para mi la menor sospecha es la deshonra. 

Y diciendo asi, la dama solt6 elbrazo de su caballero. 

— <iOs vais ya? — pregunt6 6ste con una voz impreg- 
nada de melancolia. 

— Es preciso. Que Dios os guarde, caballero. 

— Con vos vaya, sefiora. 

La de la mascarilla blanca tendi6 su mano k Ponce, 
y 6ste con pasi6n, pero con respeto, imprimi6 en ella 
un ardiefite beso. La dama se estremeci6 toda como al 
contacto de un bot6n de fuego. jAquella mujer amaba 
de coraz6n! 

— Hasta maiiana, pues, — dijo ella. 

— Hasta mafiana, — contest6 61. 

La dama, que habia dado ya algunos pasos para reti- 
rarse, volvio atrds y le dijo en voz baja: 

— Y no olvid6is traerme vuestra violeta de oro. La 
acepto. 

Dijo, y huyo ligera como una perseguida cervatilla. 
Pronto hubo desaparecido k trav6s de los drboles. 

En el instante en que la desconocida iba k subir la 
escalinata que conducia al palacio, encontr6 al pie de 
ella k Ram6n de Perell6s, que se inclin6 profundamen- 
te, haciendole una cortesana reverencia. Sorprendida la 
dama, llev6 la mano k su rostro para asegurarse de que 
estaba cubierto por la mascarilla, y apreto el paso sin 
contestar al respetuoso saludo del camarlengo del rey. 

Ram6n de Perellos abandonaba en aquel momento 
los salones, Ueno de ira al convencerse de que era ya 
conversacion de toda la corte lo que €1 mks temia y mks 



Digitized by 



Google 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 367 

deploraba. La imprudencia cometida por 61 aquella tar- 
de revelandoel color de las mascarillas, habia compro- 
metido k la reina. En efecto, Ram6n de Senmanat y 
sus amigos habian esparcido la voz de que la reina iba 
del brazo con Ponce de Evol por lo mds apartado y so- 
litario de los jardines; y como el amor entusiasta y de- 
lirante del vizconde era conocido de la mayoria de los 
cortesanos, la murmuracion, que en todas 6pocas ha si- 
do el veneno de las cortes, estall6 gozosa al ver que 
podia cebarse & mansalva* en una persona de tan eleva- 
da categoria como la agraciada reina de Aragon. No se 
hablo de otra cosa durante toda aquella noche; y cuan- 
do se volvio 4 ver en los salones k la dama de la mas- 
carilla blanca, todo fueron sonrisas ironicas, todo reti- 
cencias, todoojeadasycomentarios. Los cortesanos es- 
taban en su elemento pudiendo murmurar, y es fuerza 
confesar que lo hacian con tanto gusto y jubilo, como 
si en vez de un pecado hubiese sido una virtud. 

El de Perellos £staba desesperado, y con tanta mis 
raz6n cuanto que €l se creia, y lo era en efecto, la cau- 
sa de todo hasta cierto punto. Perellos era un hombre 
leal entre los m&s leales, lleno de generosos sentimien- 
tos, con un amor tan inmenso hacia su rey, que llega- 
ba & rayar en adoration. Bien lo demostro asi cuando 
la desgraciada muerte de su soberano, y sabido es A lo 
que entonces se expuso y lo que entonces hizo para 
convencerse de que no penaba el alrqa de su venerado 
D. Juan i. El remordimiento le acosaba; su concien- 

i «Llevado del amor de su rey, su gran privado y camarlengo ma- 
yor D. Ram6n, vizconde de Perellos y Roda, queriendo saber el estado 
en que se hallaba la alma de su sefior por su lamentable muerte, paso 
a Hibernia y entro en el Purgatorio, donde en el libro que escribi6 
del estado de la otra vida, afirma que" la vi6 y que estaba en camino de 
salvaci6n.» 

(Feliu de la Pefia. Anales de Catalufia.) 



Digitized by 



Googld 




368 vfCTOR BALAGUER 

cia le culpaba, y 4 mds era para €1 el sentimiento ma- 
yor el de ver la honra de su soberano revolcada por el 
lodo. Despu6s de Dios, el rey. Esta era su divisa, la 
divisa que llevaba grabada en sus armas y en su cora- 
z6n. ^C6mo, pues, podia ver tranquilamente aquel su- 
ceso el h ombre que estimaba la honra de su soberano 

en mds que la suya propia el hombre que hubiera 

preferido morir mil veces antes que ver asomar una ir6- 
nica sonrisa en los labios de los cortesanos al hablar de 
D. Juan? 

Entregado se hallaba 4 estas reflexiones y meditando 
lo que debia hacer, cuando una mano cay6 sobre su 
hombro, al mismo tiempo que la voz de Ponce de Evol 
le decia: 

— Amigo mio, soy el m&s feliz de los mortales. 

— I Qu6 decis! — exclam6 el de Perell6s estremeci&i- 
dose. 

— La reina ha aceptado mi violeta de oro. 

— jDios mio! 

— Y ya sab£is lo que esto significa. 

— Pero 

— Estoy loco de alegria. Envidiad mi suerte, Pere- 
116s, envidiadla como la del m&s feliz de los hombres: 
maiiana la volverS & ver. 

— [Mariana! 

— Me ha dado una nueva cita. La he prometido que 
al caer las sombras estaria en..... 

— No quiero saberlo— dijo el de Perell6s, interrum- 
pi&idole. 

— jC6mo! 

— Guardaos vuestro secreto, vizconde. Yo soy dema- 
siado amante de mi rey; no puedo en este punto domi- 
nar mi corazon, y podria venderos. ;Adi6s! 

Y el de Perell6s se aparto dejando k Ponce de Evol 
asombrado y murmurando: 



Google 



*;. 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 369 

— [Si se habrd vuelto loco ese hombre! 

Lo que Perellos acababa de decir fu6 lo que sucedio. 
Era, como en efecto lo habia dicho, demasiado amante 
de su rey para, en asuntos que atanian & su honra, po- 
der reprimir el impulso de su coraz6n. Perellos habl6. 
Aquella misma noche D. Juan supo todo lo que pasaba. 

— Es imposible, Perell6s — le dijo el rey luego que 
hubo oido su relaci6n, — Tus oidos te han enganado, tus 
ojos te mintieron. La reina Dona Violante rinde un cul- 
to incesante k la virtud, como lo rindb yo al honor y 
como lo rindes tii k la lealtad. 

— Sin embargo, senor, yo he leido sus versos, yo la 
he visto del brazo de Ponce de Evol, yo s6 que le ha 
dado una cita para mafiana, y que ha aceptado su vio- 
leta de oro, lo que es lo mismo que aceptar su amor. 

D. Juan permanecio entregado por un momento & 
sus reflexiones. 

— iPodo lo averiguaremos — dijo al cabo de un instan- 
te, — y jay de ella si me vende y si me falta! 

Dicho esto cogio un silbato de plata labrada que figu- 
raba un le6n, y lo acerc6 4 sus labios, Al silbido com- 
pareci6 un escudero. 

— Que venga al instante Bernardo de Vilaregut — di- 
jo el rey. — El escudero se inclino y partio. 

Bernardo de Vilaregut era el hermano de Dona Ca- 
rroza de Vilaregut; y asi como 6sta era la favorita de 
la reina, 61 era el confidente del rey. 

Las ordenes que. di6 el rey k Bernardo de Vilaregut 
fueron tan breves como decisivas. Contole, puesto que 
para €1 tampoco tenia secretos, todo lo que habia sabi- 
do de boca de Ram6n de Perell6s, y le encargo que hi- 
ciera vigilar & Ponce de Evol, sigui6ndole en todos sus 
pasos y ddndole inmediatamente aviso de cualquier ac- 
ci6n sospechosa. El de Vilaregut prometi6 hacerlo asi, 
y se retir6 para dar las 6rdenes al efecto necesarias. 
tomo xxu 24 



Digitized by VJiOOQlC 



ho 
esj 

tai 
dir 
an 
pe: 
ba 
del 
pri 
mi 



mi 
do 
qu 
de 
lax 

go 
10: 
for 
en 
sai 
tai 
m< 
ha 
bn 

41 

ad 

int 
el 

va: 



Digitized by 



Google 



Digitized by VjOOQlC 



372 vfCTOR BALAGUBR 

Al rev£s de lo que habia sucedido la noche anterior, 
la dama fu6 entonces la que permaneci6 muda como 
una estatua, y Ponce quien rompi6 el silencio. 

— Senora — dijo el trovador doblando ante ella una 
rodilla y comenzando & hablar con ese acento dulce y 
simpdtico que se tiene sienxpre cuando se habla con el 
corazon; — senora, una vida sin amor es como un dia 
sin sol, como un jardin sin flores y como una flor sin 
aromas. Yo amo, y por consiguiente en mi vida hay 
sol, flores y aroma. Senora, quizes sea yo egoista; pero 
la verdad es que quiero continuar amando y siendo fe- 
liz, y por esto es que vengo & entregaros esta violeta 
que os habSis dignado aceptar, y £ despedirme de vos. 

Hablando asi, el vizconde present6 la violeta de oro 
& la tapada, que la acept6 maquinalmente casi. 

— ^A despediros? — balbuceo. 

— Si, senora: me marcho. Es preciso. Manana sal- 
dr6 de esta corte, y dentro de tres dias de los estados 
de Arag6n. Hab6is aceptado esta flor sabiendo su sig- 
nificado. Yo no necesito mds, y demasiado s6 que mi 
deber es ahora el de partir para no volver £ veros. Se- 
ria indigno de vuestro amor si asi no lo hiciera. Nues- 
tros corazones se han entendido, y ambos saben que 
hay entre nosotros dos una barrera que & mi me prohi- 
ben veneer el respeto y la castidad de mi amor, que d 
vos os impiden salvar la dignidad y la virtud. Si yo 
permaneciese aqui, viviria continuamente en eltormen- 
to; estando lejos de vos vivir6 en un cielo de recuerdos. 
Vos no pod&s ser mia, porque sois ya de otro; y aun 
cuando libre fu6seis, yo no podria ser entonces vuestro, 
porque me seria siempre imposible subir hasta vos. 
Nuestros corazones son dos gemelos que ha desunido y 
separado la voluntad de Dios. Ctimplase 6sta en todo. 
Yo soy el primero en salir al encuentro de vuestros de- 
seos; soy el primero en resignarme. Si asi no lo hicie- 



jL 



/A^ii'A . 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 373 

ra, no os amaria como se debe amar, con el amor del 
alma; y puesto que os amo, me resigno, y puesto que me 
resigno, parto. 

Este discurso del vizconde conmovio profundamen - 
te 4 la dama tapada. Se hubieran podido oir los latidos 
de su coraz6n y se hubieran visto encenderse sus ojos 
como dos llamas. Llev6 la mano 4 su pecho como para 
ahogar sus violentos latidos; y haciendo un movimien- 
to cual si se decidiese 4 ejecutar de pronto una resolu- 
ci6n repentina, exclam6 con voz tremula, aunque con 
fir me prop6sito: 

— j Vizconde de Evol, sois, y lo proclamaria 4 la faz 
del' mundo entero, el caballero m4s noble y m4s honra- 
do que calzo jam4s espuela de oro! Pues bien: franque- 
za por franqueza, hidalguia por hidalguia. Vos me ha- 
b6is abierto vuestro coraz6n; yo voy 4 abriros el mio. 
Sabedlo, y sabedlo pronto, porque me pesa ya la con- 
ciencia: yo 

Pero la dama no pudo continuar. Impidioselo un ru- 
mor precipitado de pasos. Casi al mismo tiempo la due- 
na se precipito en la estancia. 

— Senora — exclamo, — el rey se dirige aqui con Ber- 
nardo de Vilaregut y otro caballero. 

La dama lanz6 un grito de angustia; palideci6 horro- 
rosamente bajo su m4scara, y hubiera caido 4 estar en 
pie: tal fu6 el efecto terrible que en ella causaron aque- 
llas palabras. 

— Llevaos al vizconde por el mismo camino por don- 
de hab6is venido, — dijo 4 la duena con voz d€bil. 

— No puede ser: vienen por la galeria. 

— jDios mio! jEstamos perdidos! — exclam6 la dama 
torciendose desesperadamente los brazos. 

— Ya est4n aqui, — murmuro la duena llena de terror. 

— Ocultaos pronto, en cualquier sitio, detr4s de estos 
mismos tapices, y dejadme 4 mi,— exclam6 Ponce de 



Digitized by VjOOQlfc 



374 VfCTOR BALAGUER 

Evol, que habia d la proximidad del peligro recobrado 
su natural valor. 

— Pero 

— Nada, dejadme d mi. Ya yo me compondr6. [Apre- 
suraos! 

La dama y su duena acababan apenas de desaparecer 
tras de los tapices, cuando se alz6 el de la puerta para 
dar paso al rey, d quien seguian Ramon de Perell6s y 
Bernardo de Vilaregut. 

Lo primero que vi6 el rey al entrar fu£ d Ponce de 
Evol, que se hallaba de pie en medio de la estancia, con 
la gorra en la mano y guardando una respetuosa ac- 
titud. 

— iQu6 hac6is aqui, en el gabinete de la reina? — ex- 
clam6 D. Juan con los punos cerrados y con los ojos 
brotando fuego. 

Ponce de Evol no se turb6, ni aun al saber en qu6 
sitio se hallaba. Afortunadamente no le abandon6 su pre- 
sencia de dnimo. 

— Senor — contest6 saludando profundamente y do - 
blando una rodilla, — habia venido con el objeto de de- 
mandar d S. A. la honra de que me permitiera dedicar- 
le un poema que he compuesto. 

El rey no contesto mds que arrojdndole una insultan- 
te mirada de desprecio y midfendole de arriba abajd 
con la vista. 

— £D6nde esti la reina? — pregunt6 sin dirigirse d 
nadie y paseando su mirada por la habitaci6n. 

Nadie le contest6. 

— £D6nde estd la reina? — volvi6 d gritar D. Juan. 

— Senor — dijo entonces el de Evol, — yo estaba es- 
perando 

— No te dirijo d ti la palabra, — exclam6 el rey inte- 
rrumptendole bruscamente y volviendo d pasear su mi- 
rada por la estancia. 



Digitized by 



Googl 



jj 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 375 

Nada vi6 que pudiese despertar sus recelos. No pa- 
recia haber en el cuarto el menor rinc6n donde le fuese 
f&cil k alguien ocultarse. Los ojos del rey se clavaron 
en la puerta que ya al entrar habia atraido las miradas 
del de Evol. 

— Alii se habra refugiado — exclam6 D. Juan. — Afor- 
tunadamente es una estancia que no tiene m&s salida 
que 6sta. Mejor. El p&jaro estard en la jaula. 

Encamin6se violentamente hacia la puerta y la era- 
puj6 con furia. Estaba cerrada por dentro. La c61era 
abrasaba al rey. Hizose dos pasos atrds y di6 k la puer- 
ta un terrible puntapi6, capaz de desquiciarla k ser me- 
nos firmes sus goznes. 

— A ver — grit6 D. Juan, — derribadme esa puerta. 
j Pronto! 

— Senor — se atrevi6 k decir Bernardo de Vilaregut, 
— es lahabitaci6n de S. A., y nosotros, sus indignos ser- 
vidores, no debi6ramos casi 

— j Bernardo de Vilaregut! — exclam6 fren6tico el 
monarca, k quien cegaba la ira, — derribadme pronto 
esa puerta si no quer6is que mande yo derribar vuestra 
cabeza. 

El de Vilaregut no dijo nada mds. Se inclin6 respe- 
tuosamente, y tirando del puiial que llevaba en el cinto 
se dispuso k introducirlo en la cerradura para hacerla 
sal tar. 

No tuvo, sin embargo, que tomarse este trabajo. Asi 
que el puiial entraba en la cerradura, la puerta se abri6 
de par en par, y la reina Dona Violante apareci6 en el 
umbral de la estancia. 

En el rostro de la reina estaban pintados el asombro 
y la sorpresa; pero mucho mayor fu6 la alteraci6n que 
descompuso el rostro de Ponce de Evol al verla apare- 
cer por donde menos podia esperarse. Volvi6 en segui- 
da los ojos hacia el rinc6n en que se habia escondido la 



Digitized by VJiOOQlC 



376 VfCTOR BALAGUER 

dama de la mascarilla blanca, y observd que el taplz 
se movia. 

— Alii esti atin — se dijo el vizconde. — Luego no era 
ella. 

Y volvio la cabeza para clavar de nuevo en la reina 
su absorta y esttipida mirada. 

Entonces fue cuando hizootra observaci6n. 

Las dos damas, porque ya no se podia dudar que 
fiiesen dos, llevaban distintos trajes. El de la dama de 
la mascarilla era bianco con cota de terciopelo negro 
bordada en oro, mientras que el de la reina era azul y 
rosa con cota de damasco adornada de pieles de armino. 

Ponce de Evol palideci6 y tuvo que alargar su mano 
en busca de un apoyo para no caer. Conoci6 que habia 
sido infamemente burlado; conocio que alguna dama de 
la corte, enterada de su loco amor por la reina, habia 
querido divertirse con su pasi6n 6 aprovecharse de ella 
ocupando el lugar de Dona Violante. Sus ojos lanzaron 
rayos de c61era, y Hev6 la crispada mano al pecho co- 
mo si hubiese querido con sus propias unas arrancarse 
aquel cbraz6n que tan torpemente le habia servido no 
conociendo el engano. Y, sin embargo, no llegaba & 
comprender como podia haber tenidb lugar aquella sus- 
tituci6n. 131 habia recibido unos versos de la reina, de 
su pufio y letra, y la dama con quien habia hablado era 
la de la mascarilla blanca, color elegido por Dona Vio- 
lante para su disfraz. 

Esto no obstante, no era menos cierto que Ponce de 
Evol se hallaba en la ridicula posici6n de un hombre 
burlado en su amor, en sus esperanzas, en su delirio. 
La desesperacion roia su alma en aquel momento; se 
consider6 ya el hazme reir de la corte, y su primera 
idea fu6 la de arrojarse hacia el rinc6n donde estaba 
oculta la otra dama y arrastrarla & los pies de la reina. 

Todas estas reflexiones fueron hechas por el vizcon- 



Digitizedby VjjOOQlC . 



U 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 377 

de muy ripidamente, y por consecuencia %en mucho 
menos tiempo que el que yo he tardado en explicarlo. 

La reina, al ver k su esposo y k tres caballeros, pre- 
gunt6 admirada: 

— lQu€ es eso?.... <jQu6 sucede?.... iPor qu6 ese rui- 
do y esos golpes?.... £D6nde estd la dama que debia 
velar mi sueno?.... 

— jAh! ^Con que estdbais durmiendo, senora? — pre- 
gunt6 el rey ir6nicamente. 

— Ya sab6is que 6sta es la hora en que tengo por 
costumbre descansar un rato, — contest6 m£s sorprendi- 
da atin Dona Violante. 

El rostro del rey cambiaba de colores y de matices: 
tan pronto estaba purptireo como pdlido. Sus labios se 
contraian k impulsos de la violenta emoci6n que le agi- 
taba; sus ojos despedian fuego. 

— Y iqu€ hacia velando k vuestra puerta el vizconde 
Ponce de Evol? — pregunt6 el rey. 

— ]E1 vizconde! 

Y la reina volvio hacia Ponce unos ojos en que otra 
cosa no se leia que la expresi6n del m&s inocente 
asombro. 

— ^Le hab6is acaso enviado k buscar — prosiguio el 
reyi cuyas palabras mejor que sdtira vertian veneno, — 
para que os cantara una de sus trovas de amor k cuyo 
son poder adormeceros? 

— jYo! — exclam6 Dona Violante cada vefc mds ab- 
sorta, cada vez comprendiendo menos y fijando tan 
pronto su vista en el rostro airado de su esposo como 
en el pdlido semblante del de Evol, — £OS he enviado yo 
6. buscar, vizconde? 

— DejSmonos de fingimientos, senora, — exclam6 el 
xey de pronto. — Todo lo s6. 

— jTodo lo sab&s!.... Y £qu6 es lo que sabds, se- 
iior? — pregunt6 Dona Violante irguiendo su frente. 



Digitized by 



Googl 



t 



378 VfCTOR BALAGUER 

Durante este animado di&logo, Ponce de Evol habia 
tenido tiempo de ponerse sobre si y de reflexionar dete- 
nidamente acerca de lo que pasaba. Comprendi6 que al 
fin y al cabo tendria que acabar por descubrirse aquel 
enredo y aquella trama; comprendi6 que 61 era quien 
debia ser de todos modos la victima expiatoria apare- 
ciendo por su credulidad como bianco del sarcasmo y 
de la ironia cortesana, y decidi6 apresurar el desenlace 
con aquella caballeresca abnegaci6n con que las almas 
nobles soportan lo mismo el ridiculo que el tormento. 
Podia con una sola palabra calmar el enojo del rey y 
sacar k la reina de aqu611a para ella tan incomprensible 
situacion, hactendola reaparecer pura y virtuosa k los 
ojos de todos. No vacil6, pues, y arrojdndose k los pies 
de Dona Violante y contestando por el rey k su pregun- 
ta, exclam6: 

— Senora, lo que S. A. sabe es que una dama, vali6n- 
dose imprudentemente de vuestro nombre, me ha atraido 
k este sitio para hacer burla quizd mafiana con sus 
amigas de mi credulidad 6 inexperiencia; lo que S. A. 
sabe es que esa dama ha osado enviarme este papel en 
el que cualquiera hubiera creido ver vuestra letra — 
dijo esto el vizconde sacando de su pecho los versos que 
habia recibido de manos de la duena y entregdndoselos 
k la reina; — lo que S. A. sabe, en fin, es que esa dama, 
que ha tornado vuestro nombre y vestido ayer y hoy 
vuestro disfraz, estd alii, escondida tras de aquellos ta- 
pices, sin que su corazon la haya impelido k presentar- 
se viendo que sospechas injuriosas acusaban k su reina 
y viendo la ridicula posici6n en que habia colocado & 
un caballero. 

Al oir estas palabras y al ver el sitio que el vizconde 
indicaba, Ram6n de Perell6s el primero se precipit6, 
y levantando los tapices descubri6 k la duena y A la da- 
ma, cuyo rostro estaba cubierto atin por la mascarilla 



Digitized by 



Google 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 379 

blanca. Perell6s cogi6 de la mano k la (Jesconocida y 
la llev6, sin ninguna resistencia por su parte, hasta el 
centro de la estancia. 

Despu6s de un momento de silencio, el rey, volvien- 
do de su asombro, exclam6: 

— Senora, quien quiera que sedis, dignaos descubrir 
el rostro. 

La dama no contest6. Antes bien Hev6 la mano k su 
m&scara apretdndola convulsivamente contra su rostro 
6 inclin6 su confusa y avergonzada frente. D. Juan, que 
estaba ansioso de desenlazar aquella intriga, volvi6 & 
decir levantando su voz airada: 

— Quitaos la mdscara, senora. El rey os lo manda. 

Tampoco contest6 la dama. Dona Violante fu6 la 
que acudi6 en su auxilio. La reina no sabia atin lo que 
habia pasado ni lo comprendia mis que confusamente; 
pero sin embargo conocio qui6n era la dama tapada, y 
dijo A su real esposo: 

— Seiior, si esa dama es culpable, no permit&is que , 
se avergiience ante tantos testigos. Segura estoy que no 
tendrd reparo en descubrirse & vos, pero d vos s61o, y 
en deciros ingenuamente lo que haya pasado. 

D. Juan se volvi6 entonces hacia sus caballeros, que 
obedientes k su insinuaci6n saludaron profundamente 
y salieron de la estancia. 

Asi que la puerta se hubo cerrado tras ellos, la dama 
cay6 de rodillas y arranc6 su mdscara, descubriendo un 
rostro lloroso y pdlido. 

Era Dona Carroza de Vilaregut. 

Tuvo lugar entonces entre aquellos tres personajes 
una viva y animada escena. Dona Carroza de Vilare- 
gut, aunque tr€mula y turbada, di6 cuantas explicacio- 
nes fueron necesarias y satisfizo por completo al rey, 
disipando hasta la menor sombra de duda que albergar 
pudiese su coraz6n contra la inocente Dona Violante. 



Digitized by 



Google 



38.O VfCTOR BALAGUER 

Hacia ya mucho tiempo que Dona Carroza, cuyas 
costumbres no eran ciertamente las mds puras, y cuya 
reputaci6n tenia que hacer frente k muchos severos car- 
gos, amaba apasionadamente al vizconde de Evol, 
quien, arrastrado k su vez por el amor que llenaba su 
alma, ni siquiera habia jam&s fijado los ojos en aque- 
11a mujer que se valio de mil femeniles recursos para 
atraerle y uncirle k su triunfante carro. Desesperada la 
de Vilaregut al ver pagado su carino con tanta indife- 
rencia; sabedora de la causa que producia esta tiltima, 
y conociendo tambi£n por otra parte la conspiraci6n 
tramada entre varias damas para conseguir la violeta 
de oro ganada por el vizconde, se lanz6 k decir en un 
circulo de seiioras de la corte que nadie sino ella obten- 
dria aquella flor, porque nadie sino ella era amada del 
de Evol. 

Interesados ya de este modo en la lucha su amor 
propio al ipismo tiempo que su corazon, la favorita de 
la reina, vali6ndose de su semejanza con €sta, no vaci- 
16 en anudar los hilos de una perversa intriga, cuyo 
desenlace esperaba que seria por cierto bien distinto 
de lo que fu6. La de Vilaregut, cuyo orgullo no tenia 
limites, crey6 que interesaria k Ponce de Evol, y que 
6ste, al descubrir el engaiio, caeria sencillamente k sus 
pies, perdon&ndole la astucia en gracia de la violencia 
de su amor. 

Dona Carroza tenia en su poder unos versos escritos 
hacia algiin tiempo por la reina, que deseando hacer 
figurar en un dialogo portico d ella y k su favorita, ha- 
bia tornado por asunto de su obra una conversaci6n 
entre la violeta de oro y la cal6ndula de plata, nombres 
con los cuales eran designadas ellas dos por los corte- 
sanos. Esta po6tica composici6n no estaba mds que em- 
pezada, y de ella no habia escrito* la reina mds que los 
pocos versos de que ech6 mano la dfe Vilaregut para 



Digitized by 



Googl 



LA PPIMAVEFA DEL ULTIMO TROVADOR 38 1 

enviar al trovador. Dona Violante en el ensayo de la 
fiesta debia llevar el rostro cubierto con una mascarilla 
blanca; su favorita la invit6 & cambiar con ella de an- 
tifaz, y la reina no vi6 en hacerlo el menor inconve- 
niente. 

Asi fu6 como tuvo lugar aquella intriga, en cuyo lazo 
tan cdndidamente se habia dejado prender el entusiasta 
Ponce de Evol. 

La de Vilaregut poseia por completo el carino de 
Dona Violante que f&cilmente la perdon6, y al perd6n 
de la reina no tard6 en seguirse el perd6n del rey; pero 
por secreta que quisiera tenerse la aventura, no dej6 de 
traslucirse. El mismo Ram6n de Perellos, con su leal- 
tad proverbial, cada vez que oia acusar &. la reina por 
lo pasado con el de Evol, salia en su defensa y contaba 
la intriga de la dama, que jamds nombraba, pero que 
bien pronto se supo ser la favorita. 

Esto, unido & los cargos terribles que se hacian & la 
de Vilaregut sobre sus licenciosas costumbres y sobre 
los asuntos particulares y manejos interiores de palacio, 
hizo que las Cortes reunidas en Monz6n aquel mismo 
ario de i338 requiriesen al-rey para que reformase su 
palacio y arrojase de €1 k la favorita de su esposa. Una 
de las quejas que dieron las Cortes fu6 la de que com- 
prometia el buen nombre, honra y reputacion de la rei- 
na, aludiendo con esto & la aventura de la violeta de 
oro. Senaldronse en este empeno mds principalmente 
Cataluna y Mallorca, y tambi&i varios senores, que 
hasta llegaron 4 armarse y armar sus gentes para apo- 
yar sus quejas. El rey, instado por su esposa, que ama- 
ba con decidido y fraternal carino & la de Vilaregut, 
dio al principio muestras de oponerse con vigor & seme- 
jantes demandas, y esto amenaz6 al reino con guerras 
civiles; pero al fin su genio blando le redujo k compla- 
cer en todo 4 las Cortes. 



Digitized by 



Google 



V 

I 



382 VICTOR BALAGUBR 

Doiia Carroza de Vilaregut fu6 desterrada del reino. 

Por lo que toca k Ponce de Evol, jamds se le volvi6 
k ver ni se supo de 61. La misma noche del desenlace 
de su aventura parti6 de los estados de Arag6n, y se 
cree que fu6 k alistarse como simple soldado aventure- 
ro, y con otro nombre, bajo las banderas de alguno de 
aquellos reyes extranjeros que sostenian entonces entre 
si crudas y sangrientas guerras. 



v.* 



La narraci6n de Od6n de Vallirana complaci6 en ex- 
tremo k las dos damas, pero mds que k nadie A aqu6lla 
k quien habfa sido dedicada. Violante, en efecto, di6 re- 
petidas muestras de gozo y alegria, manifestando el 
placer y el inter6s con que habia oido la relaci6n ro- 
mancesca del trovador. 

Era gran moda entonces entre las damas — y lo fu6 
durante todo aquel siglo— el uso de unos ricos cinturo- 
nes cuajados de oro y pedrerias guarnecidas de casca- 
beles de plata. Violante llevaba uno de esta clase y 
apresur6se k quit&rselo para alargarlo al trovador. 

— Guardad ese cintur6n en memoria mia — le dijo. — 
Hab6is aceptado de mi hermana un regalo para la dama 
de vuestros pensamientos: no pod6is negaros k aceptar 
lo que os ofrezco para uso vuestro. 

Odon acepto el cinto, y para honrar k la dama que 
se lo regalaba se apresur6 k cenirse con 61 el talle, su- 
jet&ndose la tdnica de colores que aparecia bajo su en- 
carnado gabdn de anchas mangas flotantes. 

Era ya muy entrada la noche. Distraidas las damas 
con la interesante narraci6n del trovador, no habian 
sentido deslizarse las horas, y en vano la campana del 



L 



Digitized by VjjOOQICj 



Kfc*V_ 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 383 

Castillo de Benavent habia ya dejado oir sus sones in- 
vitando k todos los habitantes del mismo k reunirse en 
el comedor para la cena. 

Aiin por aquellos tiempos era costumbre que los se- 
ll ores comiesen junto con los sirvientes, si bien que en 
mesa aparte. La mesa del castellano, k la cual no se 
sentaban m&s que los individuos de su familia y los 
huSspedes k quienes queria honrar con tal distinci6n, 
se elevaba por lo comiin en el fondo del comedor, so- 
bre un estrado 6 tablado, al pie del cual se extendian, 
formando circulo por lo regular, las mesas k que se 
sentaban los escuderos, pajes y servidores. 

Esta antigua costumbre era puntualmente observada 
en el castillo de Benavent. El seiior de Rocaberti quiso 
que el trovador se sentara k su mesa; y antes de co~ 
menzar la cena, hizo llenar de espirituoso vino el cuer- 
no de plata en que solia beber, por ser una herencia de 
familia, y troc6 con Odon el brindis de bienvenida y de 
hospitalidad, como hubiera podido hacer con el hu6s- 
ped mis ilustre. 

Concluida la cena, el maestresala recibi6 encargo de 
acompanar k Od6n k la estancia que se le habia prepa- 
rado, y el trovador tom6 posesion de un aposento que se 
le habia adornado cuyas ventanas daban k los jardines, 
k los que podia bajar siempre que quisiera por una es- 
calera particular que k ellos descendia desde su habita- 
ci6n. 

Muy tarde se acost6 Od6n aquella noche. Pas6 largo 
rato meditando y pensando los argumentos y asuntos 
que en preferencia debia escoger para la proxima asam- 
blea, y aun antes de acostarse se arrodill6 para de todo 
coraz6n dar gracias a Dios que tan eviaentemente pro- 
tegia sus secretos designios. 

Los tres dias que mediaban hasta el senalado pasa- 
ron como un soplo, y aun canto Odon k las dos j6venes 



Digitized by 



Google 



384 VICTOR BALAGUBR 

damas algunas trovas de amores que agradablemente 
entretuvieron por las noches sus ocios y tareas. 

Por la manana del cuarto dia empezaron ya 4 llegar 
los invitados, que prosiguieron presentdndose durante 
toda la Jornada. El castillo, para dignamente recibir & 
sus hu£spedes, tom6 un aire de fiesta, y la amabilidad 
y cortesania de sus duenos le convirti6 en un lugar de 
encantos y delicias. Al anochecer, bora designada para 
dar comienzo 4 los cantos del trovador, el sal6n prin- 
cipal de Benavent estaba lleno de hermosas damas y 
nobles caballeros, y en las antesalas bullia una multi- 
tud de pajes con sus airosos y variados trajes, sus tuni- 
cas 6 toneletes vistosamente bordados, sus petos de 
grana 6 de terciopelo donde ostentaban el escudo de sus 
senores, sus calzas de tiras 6 ray as de colores y sus za- 
patos de largas y retorcidas puntas. 

En cuanto 4 los vestidos de las damas, participaban 
de esa fluctuaci6n y de esa mezcla de buen gusto, ca- 
pricho y extravagancia que acompaii6 siempre k la mo- 
da femenina durante el siglo xv. Algunas llevaban por 
tocado el turbante adornado de un plumero bianco que 
se usaba en Francia; otras el birrete de grana con un 
largo velo del mismo color que en graciosa ondulaci6n 
pasaba de su hombro izquierdo al derecho donde le sos- 
tenia un broche de oro; la mayor parte usaban ricasso- 
brevestas cuya larga cola sujetaban & su cintur6n de 
cascabeles, teniendo asi buen cuidado de dejar descu- 
bierto en parte el magnifico ropaje de brocado que lle- 
vaban debajo y en el que muchas lucian el escudo de 
sus armas 6 sus divisas particulars. 

Por lo que toca al traje de los hombres, guardaba 
mds uniformidad y poco variaba entre si. Algunos lle- 
vaban ropajes de terciopelo forrados de pieles que les 
Uegaban hasta el suelo; otros. ricos jubones de anchas 
mangas, y no faltaba tampoco alguno que, dando mues- 



Digitized by LiOOQ ICj. 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 385 

tras de afeminacion, se presento ataviado con el collar 
de plata dorada enriquecido de perlas 6 corales que los 
almibarados jovenes del siglo aquel no vacilaron en 
adoptar, segun cuentan las cr6nicas. 

La concurrencia, por lo dem&s, era brillante, no s61o 
en trajes, sino tambidn en nombres y en prosapias. Ha- 
bia alii miembros de varias de las m&s ilustres familias 
catalanas, y damas que por su belleza y su cuna eran 
citadas y famosas entre las m&s c€lebres. 

El trovador salud6 4 tan ilustre como escogida asam- 
blea, y di6 principio & sus trabajos porticos con la si- 
guiente balada: 

WINIDILDA Y WIFREDO. 

(871.) . 

Voy k contaros, nobles damas, la historia de un 
amor; & relataros voy, ilustres caballeros, la historia 
de una venganza. Jam&s hubo amor mds fiel ni mds 
ejemplar venganza. A11&, por los verjeles de la comar- 
ca de Flandes, libres y sueltos como dos tortolitas que 
han abandonado el nido, vagaban la bella Winidilda y 
el enamorado Wifredo. 

Ella hija de los condes de Flandes, sobrina del em- 
perador de Francia; 61 hijo de Wifredo de Arria, conde 
gobernador de Barcelona, asesinado vilmente por los 
criados del conde Salom6n. 

Parecian haber nacido el uno para el otro. El amor 
inundaba de alegria sus tiernos corazones, como un sol 
primaveral inunda de luz los campos. jCudnta es la 
dicha de aqu61 que ama y es amado! 

Wifredo caminaba en silencio y pensativo al lado de 
Winidilda; sus ojos apagados se velaban bajo la negra 
tomo xxii 25 



Digitized by VjOOQ lC 



386 VjfCTOR BALAGUER 

franja de sus pdrpados; su rostro estaba cubierto por 
un velo de dulce melancolia. 

— iQu€ tienes, amado mio? — preguntole Winidilda. 
— iQu6 pesar te entristece y nubia el brillo de tus be- 
llos ojos? 

— Un pensamiento se ha clavado en mi coraz6n co- 
mo una espina. 

— Entonces no piensas en nuestro amor. 

— No; pienso en mi venganza. 

Venganza ha dicho, si. Y al salir esta palabra de 
sus labios, su rostro se ha encendido, de sus ojos ha 
brotado un ray9 salvaje, su mano ha temblado y ha 
buscado inquieta en el cinto el puno de la espada. 

— Winidilda — dijo Wifredo detenfendose, — la som- 
bra ensangrentada de mi padre se presenta sin cesar 
ante mis ojos y me muestra su herida que & torrentes 
despide la sangre. iQu€ debo hacer? 

— [Vengarle! — dijo Winidilda. 

— Vengarle, si — anadi6 la noble y varonil doncella. 
— Para el hijo que no venga a su padre, no hay en el 
mundo reposo, felicidad, amor ni vida; para el* hijo que 
no venga A su padre, el sol no tiene luz y las mujeres 
no tienen amor. 

— Bien dijiste, Winidilda. Hora es ya de que busque 
mi espada el camino que conduce al pecho desleal del 
asesino. Bien dijiste; para el hijo que no ha vengado 
& su padre> la hora del amor no puede sonar hasta que 
suene la hora de la venganza. 

« Juro solemnemente que la malla no abandonard mis 
miembros fatigados, que en mi pecho no penetrard una 
esperanza de amor, que no me he de rapar el cabello, 
el cabello ni la barba, hasta que haya visto ex&nime k 
mis pies al asesino de mi padre. » 

Desde aquel dia ya no volvieron & hablarse de amor 
Winidilda y Wifredo. 

I -Digitized by G00gle ' jfl | 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 387 

Desd>e aquel dia treinta veces no m&s habia nacido 
el sol para alumbrar la bandera de los condes de Flan- 
des, enarbolada como un penacho en la torre del ho- 
menaje, cuando el joven catal&n partio del Castillo. 

Iba en traje de peregrino; pero bajo su sayal brillaba 
la cota de malla, & su lado pendia la espada y en su 
cinto asomaba el puno de la daga. Largo y penoso fu€ 
su viaje, pero con valor y resignaci6n supo sufrirlo 
todo. 

Una manana, al rasgarse el velo denso que entre sus 
sombrios pliegues oculta a la aurora, los piirpureos ra- 
yos de un sol radiante hirieron & su vista las torres de 
Barcelona, que esbeltas se dibujaban sobre el manto 
azul del horizonte. 

— Es mi patria — se dijo el joven peregrino, — es mi 
ciudad querida, laciudad por cuya gloria pele6 mi pa- 
dre vertiendo generoso su sangre en sus luchas con las 
huestes sarracenas. 

Y Wifredo se arrodillo; bes6 con fervor el suelo, y 
dio gracilis & Dios en el sitio mis mo donde sus ojos ha- 
bian por primera vez descubierto la hermosa Barcelona. 

Al entrar en la ciudad arrojo lejos de si su rop6n de 
peregrino. 

— Oigame quien quiera — grito: — «Yo soy Wifredo, 
hijo de Wifredo de Arm, el conde gobernador de Bar- 
celona. Asesinole sin misericordia Salomon y he veni- 
do 4 vengar su muerte.» 

Asi gritaba discurriendo por la ciudad. Llego al pa- 
lacio donde residia Salomon, y los guardias le negaron 
la entrada. 

— jQue saiga ese cobarde! Decidle que aqui estd Wi- 
fredo, que viene k vengar la muerte de su padre. 

Radiante el rostro de alegria, lleno de jubilo el cora- 
zon, una mujer se precipit6 con los brazos abiertos ha- 
cia el arrogante joven. 



1* 



Digitized by VJiOOQlC 



388 VfCTOR BALAGUER 

— Gracias sean dadas al Senor que me le envia. Wi- 
fredo, hijo de mi coraz6n, yo soy Almira, la esposa de 
tu padre: yo soy tu madre. 

— Atr&s, atrds, senora, no os conozco. Yo no tengo 
madre, yo no tengo amada hasta que haya muerto al 
conde Salom6n. Para el hijo que no ha vengado k su 
padre no existen el carino de la madre ni el amor de la 
esposa. 

Salom6n sali6 de su palacio rodeado de sus cortesa- 
nos, y se disponia k montar k caballo para ir k pasear 
la ciudad. 

— Aguarda, aguarda, traidor conde. Yo soy Wifre- 
do, y Dios ha armado mi brazo para vengar k mi padre. 

— <jQui£n es ese loco? — grit6 Salom6n pontendose 
p&lido. — Guardias, apartadle. 

— No serd sin que primero haya tefiido mi espada en 
tu traidora sangre. Como un villano obraste; te mato 
como k un villano. 

Dijo y atravesole con su espada. 

— Ahora venid, Almira, madre mia, venid k mis bra- 
zos. Os reconozco ya. Abrazad k vuestro hijo, k vues- 
tro Wifredo, y abrazarle pod£is ya sin vergiienza, que 
vuestro esposo y mi padre estd vengado. 

Wifredo fu£ proclamado conde en lugar del trai- 
dor Salomon. Winidilda, su amada, corri6 solicita & 
sus brazos, y el Dios de los ej£rcitos y de las miseri- 
cordias bendijo su himeneo. 

— Wifredo, Wifredo mio, jamds mepareciste tan be- 
Ho, jamds vi k tus ojos despedir tan abrasadoras lla- 
mas. jOh, vend mis brazos! Deliro de placer siendo tu 
amada, me estremezco de orgullo al ser tu esposa. iQu6 
te falta ya, amado mio? ^No eres feliz? 

— Si; pero algo me falta todavia, Winidilda. 

— <jQu6 deseas, pues? * 

— jAy, lo que he de alcanzar aunque k costa sea de 



4 

Digitized by VjjOOQIC 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 389 

mi sangre; un blason para mis armas y unas armas 
para mi patria! 



Resonaba aun el murmullode la aprobaci6n con que 
habia sido oido el primer canto del trovador, y habla- 
banse unas k otras las damas y entre si lps caballeros, 
loando el dulce y simp&tico acento, los distinguidos 
modales, el entusiasmo y buen decir de Odon, cuando 
£ste volvio k levantar la voz, y el m&s expresivo* silen- 
cio torno k reinar inmediatamente en la asamblea. 

Obedeciendo a uno de esos singulares caprichos tan 
frecuentes a almas como la suya, el trovador eligio para 
asunto de su segundo canto el de una tradicion popular 
muy conocida en aquella 6poca. 

EL NOVIO DE LA MUERTA 1. 

«|Adi6s, maiiana parto! jAdios, tesoro mio! El rey y 
Sicilia reclaman el apoyo de mi espada. Todos los bue- 
nos catalanes, todos los buenos caballeros, debemos 
partir alii para agruparnos junto al pend6n de las ba- 
rras, y clavarlo victorioso en las almenas de las ciuda- 
des que conquistemos, para con ellas hacer un collar 
de perlas con que adornar k nuestra madre patria. 
jAdios, manana parto! jAdios, tesoro mio! 

»Ni un instante dejar6 de amarte. £Qu6 importala 
ausencia cuando dos almas estdn firmemente enlazadas, 
dos corazones estrechamente unidos? No: antes el sol 
negara su luz k la tierra, antes las estrellas se borrardn 
del firmamento, antes los peces iran a correr por los 

1 Existe un romance castellano escrito al mismo asunto, que em- 
pieza con los siguientes versos: 

♦ La ciudad de Barcelona es muy noble y muy antigua: 

Alii habia un caballero, el cual Don Juan se decia. 



Digitized by G00gle 1 

1 



39° VICTOR BALAGUER 

bosques y praderas, antes se unirdn el sol y la luna 
discurriendo juntos por la b6veda azulada, que tu amor 
abandone mi coraz6n y tu recuerdo se aparte de mi 
mente. No: ni un instante dejar€ de amarte. 

»Mi amor se fortalece con las penas. Asi como esas 
palmeras que m£s fuertes son cuanto m£s las azotan 
la lluvia y el granizo, asi mi amor, Virgen de los Ma- 
taplanas, es mds firme cuanto m&s le hieren los dolo- 
res y pesares. Mi coraz6n es un templo y en 61 hay un 
altar que te estd consagrado. Las tempestades mis vio- 
lentas, los huracanes m&s desencadenados no bastarian 
& arrancarle de alii. Virgen mia, mi amor se fortalece 
con las penas. 

»No esperes que de ti me olvide. Si cuando me halle 
yo ausente viene un dulce c6firo & acariciar amorpso 
tu frente, piensa que estd form ado de los suspiros y be- 
sos que yo te envie. Cada dia, con el fresco ambiente 
de la manana, con la brisa que susurrante y leve pase 
por mi lado, yo te enviar£ mis enamorados suspiros y 
mis castos besos, que ir&n & revolotear amantes junto & 
tu casa, esperando £ que saltes del lecho y les abras la 
ventana para recibirles. jOh, no, no esperes que de ti 
me olvide. » 

Asi cant6 D. Juan al pie de la ventana donde, con el 
coraz6n herido, escuchdndole estuvo la bella Eulalia de 
Mataplana. Apenas hubo espirado en el espacio la Ul- 
tima nota de su canto, cuando un lazo de rosa se des- 
prendi6 de la ventana y fu6 & caer en las manos del buen 
caballero, que de sus manos lo llev6 & sus labios y de 
sus labios & su pecho. 

D. Juan partio. Las galeras, hendiendo con sus cor- 
tantes proas la ldmina de plata de los mares, le arras- 
traron lejos de Barcelona y de su amada. Iba A trocar 
las delicias del amor y la quietud de su retiro por el 
choque de las armas y el estruendo de las batallas. 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 391 

jBien, D. Juan, bien! Has amado como un buen 
caballero y eres fiel al objeto de tu amor. Pelea y corn- 
bate ahora como un buen hijo, siendp fiel k tu patria y 
k la bandera de tus padres. Desnuda la espada, D. Juan, 
y sea en tus manos un rayo de la guerra. jValor, va- 
lor! jCataluna te contempla! 

Paso un mes, y otro mes, y otro, y otro. Hasta dos 
anos. D. Juan regres6 cenida su frente de laureles. Si- 
cilia le habia visto pelear como un h£roe. Le habiaga- 
nado al rey seis batallas, dos ciudades y tres fortalezas. 
[Bien por D. Juan! Fest^jele su patria, 16enle los tro- 
vadores, brindenle su amor las bellas. 

Y ha sido tan buen soldado como fiel amante. Bien 
lo dijera: jamds el recuerdo de Eulalia se apart6 de su 
mente, jam&s su amor se alej6 de su corazon. Regres6 
tan enamorado como enamorado partiera. jFelizla que 
cuenta con un alma semejante en su amador! 

Volvi6 en alas de la dicha y del deseo k la casa de su 
amada. Una doncella vestida de luto salio k recibirle. 

— <jQu6 es eso, Dios mio; qu6 indica ese ftmebre co- 
lor en tus vestidos? 

— D. Juan, por vos Eulalia de Mataplana perdi6 la 
vida. Contra su voluntad cas&ronla anteayer sus pa- 
dres, arrastr&ronla por fuerza al altar, uni^ronla al 
hombre que no amaba, y ayer muri6 de desesperaci6n 
y angustia. 

P&lido ha quedado D. Juan como un espectro, el 
hielo de la muerte ha penetrado en su coraz6n: apdrta- 
se de la casa donde mor6 su amada, y con vacilantes 
pasos se encamina al templo. Un religioso sale de la 
iglesia y le dice el caballero: 

— Senor sacerdote, asi Dios os d€ ventura y os col- 
me de bienes como me dig&is en qu6 tumba han ente- 
rrado k Eulalia de Mataplana. 

El sacerdote le senal6 una de las capillas en cuyo 



k 



Digitized by 



Goo 



392 vfCTOR BALAGUER 

centro habia un ataiid con seis cirios encendidos en 
torno. 

— Mirad alii su ataiid. Todavia no le han bajado k la 
mansion sepulcral. 

Late el corazon de D. Juan con una violencia inusi- 
tada, y m&s p&lido que el cad&ver que va k visitar, se 
acerca k la tumba donde reposa su amada. El templo 
estd solitario, la ocasi6n es propicia. El caballero tira 
del punal que asoma en su cinto, lo introduce en las 
junturas del ataiid, y hace saltar la tapa con un ruido 
siniestro, que repiten espantados los ecos de las b6- 
vedas. 

Descubierto queda el caddver y reflejan en su rostro 
las luces moribundas de los amarillos cirios. jQu6 her- 
mosa! Diriase que mejor que muerta estd dormida. 
Sonrosados est&n sus labios, ldnguidamente cerrados 
sus ojos, parecen tener un suave color sus mejillas, y 
se creeria que la sangre circula aiin libremente por sus 
venas. 

— jBien mio, amada de mi coraz6n, idolo mio! — ex- 
clama con apasionado acento el caballero. — jAqui me 
tienes ya, despierta! Abre tus ojos para mirarme, abre 
tus brazos para que yo me precipite en ellos. jYo no 
puedo creer en tu muerte, corazon mio, corazon mio! 
Desplega por piedad tus labios, hdblame por la Virgen 
Santa del Remedio, si no quieres que aqui mismo, en 
el templo, y al pie de tu sepulcro me d6 sacrilegamente 
de punaladas. jYo soy, yo soy tu amado! jHablame, 
coraz6n mio! 

jMisericordia de Dios! Acaba apenas de pronunciar 
el caballero estas palabras, y la muerta se mueve, la 
muerta abre los ojos, la muerta se incorpora, la muerta 
extiende sus brazos, la muerta habla. 

— £D6nde est&s, amado mio? — dijo la muerta. 

— [Aqui estoy, aqui, k tu lado! — exclama D. Juan 



Digitized by VjjOOQLC 



LA PRIMAVEKA DEL ULTIMO TROVADOR .393 

ayud&ndola a salir del atatid. — jOh! Bien decia yo que 
no era muerta, puesto que atin estaba yo vivo. jSanta 
Virgen del Remedio, gracias; gracias, soberana Madre 
del Dios de las miseHcordias! 

S&lense del templo los dos am antes. Alii han queda- 
do quemando los cirios junto a un ataud vacio. Eulalia 
y D. Juan se tropiezan en el camino con el esposo, que 
desde el dia anterior se creia viudo. 

— jD. Juan, D. Juan — exclama el admirado esposo, 
— por la Reina de los cielos que me digas qui£n es esa 
dama que de tu brazo llevas! Sino que la mia es muer- 
ta, jurara que era la mia. 

— Tuya fu6 ayer, senor; pero hoy es mia. Tu se la 
diste 4 la tumba y la tumba me la ha dado a mi. jDios 
te guarde! 

Y sin decir m&s, prosigue su camino dejando absor- 
to al esposo, que jam&s volvio a\ saber de Eulalia ni de 
D. Juan. 



Algunos caballeros de los que formaban parte de la 
asamblea pidieron al trovador un canto guerrero. Od6n 
se apresuro a complacerles. 

Inmediatamente arranco un preludio de sonidos ra- 
ros, extranos, discordantes; su voz tomo un tono ins- 
pirado, su fisonomia cobro cierta animacion 

Asi se expres6 el trovador: 

CANTO DE GUERRA DE LOS ALMOGAVARES. 

/ Via for a, guerreros almogavares! l . jVia for a, hom- 
bres libres! La guerra se adelanta hacia nosotros con- 
ducida de la mano por nuestra desposada la victoria. 

1 / Via j oral grito de somaten de los antiguos catalanes. 



\ 



Digitized by VjOOQlC 



1 



394. VfCTOR BALAGUER 

Salgamos & recibirlas y & darles el 6sculo de bienveni- 
da. jDesperta, ferro! i. 

Vistamos nuestro camisote de malla, calcemonos 
nuestras abarcas de cuero, cinamos nuestra frente con 
el puntiagudo casco, arrollemos k nuestro cuerpo la f6« 
rrea cadena de nuestra azcona, adornemos nuestro cin- 
tur6n con el puiial con que hemos de matar k nuestros 
enemigos y con el esquero con que hemos de incendiar 
sus casas, ech£monos al hombro el zurr6n en que he- 
mos de recoger el botin 2 y adelante, jvive Dios! 
jA fuego y sangre! 

A. fuego y sangre, adalid 3: ya los has oido. Pues- 
to que abandonamos el Muradal, no debemos volver k 
61 sino sacios de verter sangre, cansados de destrozo y 
de matanza, fatigados de amontonar carne humana 
para pasto de los buitres, achicharrados & fuerzade ca- 
lentarnos k las hogueras que encendamos con las ciuda- 
des y villas que hallemos k nuestro paso. Los espiritus 
vengadores nos convidan. Despertad, habitantes del 
Muradal 4. jA la batalla! \k la batalla! 

jVia fora, guerreros almogavares! fVia fora, hom- 
bres libres! La guerra se adelanta hacia nosotros con- 
ducida de la mano por nuestra desposada la victoria. 
Salgamos & recibirlas y k darles el 6sculo.de bienveni- 
da. jDesperta, ferro! 

Nada de perdon, adalid, ya lo sabes, nada de mise- 

1 jDesperta y ferro! (jDespiertate, hierro!), grito de guerra de los 
.almogavares. 

2 Tal era el traje de armas que usaban los almogavares. La azco- 
na era su arma favorita, por decirlo asi, caracteristica. 

3 Adalid, lo mismo que jefe, caudillo 6 capitan. Este nombre de- 
riva, segun la mayoria de los escritores, de la voz arabe dalil. 

4 Segun Descot, Servian de cuartel general a los almogavares los 
grandes bosques y montafias que hay frente los puertos de Muradal, lu- 
gar confinante entonces con la frontera de los moros. 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 395 

ricordia. El almogavar no da cuartel, pues que €\ ni lo 
pide ni lo quiere. jFuego! jexterminio! jsangre! Latem- 
pestad nada perdona cuando estalla iracunda y col^rica 
en la montana. Nosotros somos la tempestad. El rio des- 
bordado nada respeta cuando se esparce rugiendo por 
los campos. Nosotros somos el rio desbordado. Los al- 
mogavares en la batalla no conocen la clemencia ni.la 
piedad, como el hombre en la embriaguez no conoce el 
discurso ni la cordura. Al ir & la guerra' nos arranca- 
mos el coraz6n y en su lugar colocamos una azcona. 
Somos insensibles como el hierro. 

Insensibles somos como el hierro. Al vernos partir 
del Muradal, al oir nuestro grito de guerra, los cuervos 
se alegran, baten gozosos sus negras alas, y nos siguen 
k bandadas para devorar carniceros la presa que nunca 
dejamos de darles. La guerra ruge como el mar en c61e- 
ra, y su rugido es mds grato A nuestros oidos que para 
el enamorado amante el son de la campana que le llama 
A boda. [Guerra! jguerra! |Ll£vanos £ la guerra, ada- 
Hd! Nuestras azconas se agitan, los cuervos esperan. 

jVia foray guerreros almogavares! (Via fora, hom- 
bres libres! La guerra se adelanta hacia nosotros, con- 
ducida de la mano por nuestra desposada la victoria. 
Salgamos & recibirlas y k darles el 6sculo de bienveni- 
da. jDesperta, ferro! 

jAzcona, querida mia, al£grate! Asi habla todo buen 
almogavar cuando blande su arma. Tti eres mi amor, 
mi dicha y mi consuelo. Eres como yo de hierro, y me 
eres fiel y adicta como al hombre la esperanza: sigues- 
me do quiera y do quiera me acompanas. Me duermo 
en tus brazos, y despierto teni6ndote k mi lado. Azco- 
na, voy & premiar tu lealtad: te hago mi esposa, y va- 
mos a celebrar nuestra boda. 

Si, & celebrar vamos nuestra boda. La batalla serd 
•nuestro festin y arrullardn nuestro amor los gritos de 



i " ^ Digitized by VjOO 



396 VfCTOR BALAGUEB 

guerra de los combatientes como si fuesen cantos que 
entonasen los trovadores en nuestra alabanza. Te dar6 
k beber la sangre que brote de las heridas de nuestros 
enemigos; te dar6 k machacar los crdneos de nuestros 
contrarios; te formar6, para regalo de boda, un monu- 
mento de caddveres; incendiar6 el primer pueblo que 
hallemos para que sea la antorcha de nuestro himeneo, 
y en vez de darte una corona de rosas, te cenir6 con una 
corona de gloria. jAzcona, esposa mia, al€grate! 

jVia fora, guerreros almogavares! ;Via fora, hom- 
bres libres! La guerra se adelanta hacia nosotros con- 
ducida de la mano por nuestra desposada la victoria. 
Salgamos k recibirlas y k darl es el 6sculo de bienveni- 
da. jDesperta, ferro! 

jAdelante! jadelante! Corramos k la batalla dando 
saltos de alegria como los potros salvajes en el desierto. 
Arroj£monos sobre nuestros enemigos, como descarga 
la nube en el mar. Que corra k torrentes su sangre, y 
si es menester morir, muramos como hombres. iQu€ 
importa la vida? La vicU es mujer y como tal incons- 
tante. El dia que se le antoja nos abandona y busca 
otro hogar y otras caricias. jQue nadie d€ un paso atrAs! 

Que nadie d€ un paso atrds, almogavares; ante nos- 
otros esta la gloria, tras de nosotros la deshonra.jVer- 
giienza y oprobio al que huya! j Honor y gloria al que 
avanza! Los enemigos tiemblan de ver nuestros rostros 
fieros. jValor y k ellos! Penetremos k trav6s de sus filas 
como el segador en un campo de espigas, y destruydmos- 
les y desband6moslos como pajas que esparce el viento. 

jVia fora, guerreros almogavares! jVia fora, hom- 
bres libres! La guerra se adelanta hacia nosotros con- 
ducida de la mano por nuestra desposada la victoria. 
Salgamos k recibirlas y k darles el 6sculo de bienveni- 
da. jDesperta, ferro! 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMA VERA DEL tiLTIMO TROVADOR 397 

Si los anteriores cantos del trovador habian sido oidos 
con placer, 6ste lo fu6 con entusiasmo. Grande impre- 
si6n produjo en la concurrencia. El colorido salvaje, el 
brillo caballerescp y el espiritu guerrero que Od6n ha- 
bia sabido comunicar d su canto, conmovieron d todos 
sus oyentes de un modo para 61 sumamente halagador. 

Damas y caballeros se apresuraron d felicitarle, y 61, 
para corresponder d sus elogios y obsequios, se ofrecid 
d contar un episodio hist6rico tan curioso como intere- 
sante, comenzando de esta manera: 

EL JUICIO DE DIOS. 
(1118.) 

Al caer de una tarde de verano, un juglar que acaba- 
ba de entrar en Barcelona por una de las puertas que se 
abrian hacia Poniente, penetr6 en la plaza contigua al 
palacio condal. Todo indicaba en 61 que era extranjero: 
su aire, su traje, el escudo de armas que llevaba borda- 
do en el pecho, y las miradas que con extraneza dirigia 
d todos lados. 

El diahabia estado caluroso, y el juglar, que sin du- 
da llegaba de lejos, parecia fatigado. Sent6se d descan- 
sar en un banco de piedra que habia junto d una de las 
ventanas bajas del palacio. Poco tard6 en atraerse la 
atenci6n de los transeuntes. Algunos caballeros se pa- 
raron junto d 61 y le dirigieron con curiosidad varias 
preguntas, d las que satisfizo el juglar en idioma pro- 
venzal, que era entonces conocido en todas las cortes. 

— [Fatigado estds, juglar! 

— Estoy rendido, nobles caballeros. 

— Tu traje estd cubierto de polvo. 

— Es que mi Jornada ha sido larga. 

— ,iDe qu6 pais eres? 



Digitized by VjOOQlC 



.A^i^ 



39$ VfCTOR BALAGUER 

— De Alemania. 

— lQu€ causa te trae 4 Barcelona? 

— Una causa santa. 

— <jC6mo es eso? 

— Os lo dir6, nobles senores. Yo soy el servidor m£s 
humilde de la emperatriz Matilde, hija del rey de In- 
glaterra y esposa de Enrique V de Alemania. Mi noble 
seiiora soporta con resignaci6n en el dia, hundida en 
la noche de una cArcel, las penas que con una vil acusa- 
ci6n y una afrentosa calumnia han arrojado sobre su 
cabeza dos tan poderosos como indignos senores de su 
corte. De adultera se han atrevido & acusarla por torci- . 
dos y malvados fines; jde adultera & ella, tan puracomo 
la oraci6n de un nino y tan casta como la estrella de la 
manana! Su esposo ha dado cr£dito al aserto de aque- 
llos viles y felones cortesanos, y la pobre victima, para 
huir el inmediato castigode su ira, pues que £ infaman- 
te muerte la habia condenado, ha apelado al juicio de 
Dios, confiada en el S6r Supremo, que jamds desampa- 
ra k la inocencia. El emperador ha suspendido el rayo 
de su c61era, y ha dado de plazo un afio y un dia. Si 
en todo este espacio no se presenta en Colonia un cam- 
pe6n dispuesto con lanza y espada k presentarse en el 
campo y & sostener la inocencia de la emperatriz, en lid 
abierta con sus dos acusadores que adultera la procla- 
man, mi pobre senora Matilde perecerd en una hogue- 
ra. Mientras ella gime en la c&rcel aguardando la hora 
fatal del plazo, yo, su oscuro vasallo y su fiel servidor, 
voy errante por el mundo, visitando una tras otra las 
cortes y procurando, & la voz de la inocencia en peligro, 
encender el fuego sacro del entusiasmo en los corazo- 
nes hidalgos. Todos mis esfuerzos han sido vanos has- 
ta hoy; todavia no ha encontrado su campe6n la buena 
causa. Aqui he venido, por fin, porque hanme dicho que 
aqui era una ciudad opulenta y bella, donde un ejSrci- 



Digitized by 



^le ^jjj-*' 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 399 

to de h6roes descansa k la sombra de los laureles que 
ha hecho brotar para dosel de sus frentes el mejor de 
los principes. Pues bien, nobles senores, ya que aqui he 
venido, ^creeis que tambi&i hay a sido en vano? ^No 
habra entre tantos valientes un campe6n que k lidiar 
se decida por la inocencia? ^Tendrd el pobre juglar que 
volver k su tierra y decird la afligida emperatriz: Dios 
ha apartado de vos su mirada, senora; no hay en todo 
el mundo de la caballeria ni un s61o caballero que por 
la inocencia oprimida y por el honor ultrajado de una 
dama, se resuelva k embrazar un escudo y k empunar 
una lanza! 

Asi habl6 el mensajero, y es fama que al concluir su 
largo razonamiento volvi6 k todas partes unos ojos 
prenados de l&grimas. 

— lY cudndo termina el plazo, juglar? — le pregunt6 
un caballero. 

— Dos meses faltan y un dia. 

Algunos de los caballeros que se hallaban presentes, 
enternecidos por la historia de las cuitas de tan noble 
dama, hubieran querido ofrecerse para ser sus campeo- 
nes; pero impedianselo k cada uno sus asuntos particu- 
lars y arredrabales lo largo, del viaje que en tal caso 
hubieran tenido que emprender. Consolaron al juglar 
diciendole que no faltaria en Barcelona quien se con- 
doliese de su senora y se dispusiese k pelear por ella, 
pero todos se alejaron dejdndole s61o. 

— jAy! — murmur6 el pobre juglar sigui&idoles con 
los ojos: — todos me dicen: jEspera! pero nadie me ha 
dicho atin: jCuenta conmigo! Mi pobre senora morirA 
en la hoguera. 

Acababa de pronunciar estas palabras con triste y 
doloroso acento, cuando vio caer k sus pies un guan- 
te de malla que le fu6 arrojado desde la inmediata ven- 
tana del palacio por un caballero que se asomo y des- 



Digitized by 



Google 



400 VfCTOR BAJ.AGUER 

apareci6 en seguida. Lanzo el juglar una exclamaci6n 
de gozo, recogi6 el guante, que fu6 para 61 una dulce 
esperanza llovida del cielo, y se dirigi6 £ las puertas de 
palacio para entrar a informarse del caballero & quien 
aquella prenda pertenecia. Los guardias le impidieron 
el paso, y aun cuando permaneci6 en el umbral hasta 
muy entrada la noche mostrando el guante & todos los 
caballeros que de la regia morada salian, nada pudo 
averiguar y tuvo que marcharse k buscar posada antes 
que lo avanzado de la hora se lo hiciese imposible. AI 
dla siguiente partia de Barcelona, llevdndose consigo 
el guante, prenda de un caballero desconocido. 

En el interin, la emperatriz Matilde continuaba ocu- 
pando un calabozo de la c&rcel de Colonia. Hermosa 
era Matilde, hermosa y bella. Los rasgos de su fisono- 
mia tenian una pureza sin igual, su bianco cutis pare- 
cia haber robado su mate color a la perla, suave y dul- 
ce era la expresi6n de sus grandes ojos azules, y su se- 
dosa cabellera rubia formaba como una dorada aureola 
en torno & su frente majestuosa. 

El cielo la hiciera tan hermosa como desgraciada. 
Su esposo, el noble emperador de Alemania, era de un 
car&cter arrebatado y celoso, y crey6 fdcilmente la ver- 
gonzosa fdbula que le contaron dos senores de su corte 
que habian jurado perderd su soberana. 

Rodolfo de Walheim y Ricardo de NinkrSc, j6venes 
impetuosos, de pasiones desordenadas y de costumbres 
deshonestas, se habian atrevido & poner sus ojos en la 
hermosa Matilde, que rechazo con orgullo sus galantes 
obsequios y presentoles el escudo de su virtud para 
bianco de sus torpes miras. Vi6ndose despreciados y 
arrojados de la presencia de aquella mujer en quien ha- 
bian sonado para c6mplice de sus pasiones, Ricardo y 
Rodolfo, con ese odio mezquino de las almas bajas, de- 
cidieron vengarse de una manera ejemplar. Fdcil les 



Digitized by GoOgk ttJL, 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 4OI 

fu£ eriganar al emperador y despertar la viva pero dor- 
mida c61era de sus celos. Contdronle una f&bula que 
supieron tejer con todas las apariencias de la verosimi- 
litud, y Matilde fue condenada k perecer como adiiltera 
en una hoguera. 

Sus protestas de inocencia, su llanto de desespera- 
ci6n, su hermosura y atractivo, el amor que atin inspiraba 
k su esposo, todo fu6 inutil. Enrique, cegado por Ios ce- 
los y sediento de venganza, tenia un corazon m&s duro 
que el peto de su coraza. Vi6ndose la infeliz abandona- 
da, sin recursos,, proxima k perecer, apelo al juicio de 
Dios. Las leyes de la 6poca le daban derecho a ello y no 
podia negarse este supremo y ultimo recurso k un acu- 
sado. Ricardo y Rodolfo fueron declarados mantenedo- 
res del duelo, y di6se de tiempo k la emperatriz un aiio 
y un dia para que buscase un campeon que por su cau- 
sa se decidiese k pelear, debiendo ser el que se presen- 
tase caballero y de noble alcurnia. 

Entonces fu6 cuando partio el juglar de la empera- 
triz, unico servidor que leal y adicto se mantuvo k su 
senora en sus amargos dias de prueba. 

Luci6 la aurora del dia designado para el combate; 
brill6 aquel sol que al bajar k su ocaso debia quizk lle- 
varse consigo el ultimo suspiro de la infortunada Ma- 
tilde. 

Se habia alzado el palenque en una llanura inmedia- 
ta k las puertas de Colonia. Era un espacio cuadran- 
gular, rodeado de barreras y empalizadas, en uno de 
cuyos extremos se abria la puerta por la que debia pre- 
sentarse el campeon. A un lado estaban las tiendas de 
los dos mantenedores, sobre las cuales ondeaba como 
un gracioso penacho el pend6n con sus colores y sus 
armas. En el fondo, frente k la puerta citada, se veia 
la pira que habia de devorar k la pobre acusada, si el 
cielo no le enviaba un defensor antes que el sol de aquel 
tomo xxii 26 



Digitized by VJiOOQlC 



- f 7!^ 



402 vfCTOR BALAGUER 

dia se hundiese en Occidente. Junto k la pira estaba el 
lugar reservado para Matilde, y junto & Matilde se al- 
zaba el tablado con asientos dispuestos para los jue- 
ces del torneo en rededor de un solio destinado para el 
mismo emperador. Todo el dem&s terreno sobrante ha- 
bia sido abandonado & lacorte y al pueblo. Se tuvo s61o 
cuidado de levantar una graderia en el sitio destinado & 
los caballeros y personas principales para que pudieran 
estar separados de los plebeyos y villanos., 

Desde el amanecer hervia ya la multitud en torno 
del palenque, y media hora despu£s de nacido el sol, se 
present6 la acusada rodeada de una guardia de hom- 
bres de armas y seguida de los sayones que debian 
prender fuego & la pira. Iban en pos los jueces, presi- 
didos por el emperador; marchaban & continuaci6n los 
dos caballeros mantenedores, armados de punta en 
bianco, y jinetes en briosos caballos encubertados, y 
cerraba la marcha una guardia de honor. Todos fueron 
& ocupar sus sitios respectivos: los jueces y el soberano 
se colocaron en sus asientos; los guardias se extendie- 
ron & lo largo del palenque; los heraldos entraron en la 
liza; los mantenedores penetraron en sus tiendas, de- 
jando sus escudos & la puerta como en serial del reto, y 
la desventurada Matilde se dejo caer de rodillas junto k 
la pira, llevando las manos & su rostro para ocultar el 
carmin de su vergiienza y la flaqueza de sus l&grimas. 

Habia pasado un ano; habia ya amanecido el tiltimo 
dia del plazo, y el juglar no habia vuelto. Quizd habia 
perecido y con €\ la esperanza de un campe6n, puesto 
que en Alemania no habia ningun caballero que se 
atreviese & arrostrar el enojo del emperador lidiando por 
su esposa. jPobre y desgraciada Matilde! 

Sonaron las trompetas anunciando que iba & empezar 
la funci6n: un heraldo, colocdndose en medio de la are- 
na, y en la forma acostumbrada, pregon6 que el palen- 



Digitized by 




LA PRIMA VERA DBL ULTIMO TROVADOR 403 

que quedaba abierto y franco para todo aqu61 que ha- 
biendo sido armado caballero y siendo de linaje noble 
quisiese medir sus armas con los dos mantenedores 
dispuestos d sostener que la emperatriz Matilde era 
adtiltera 6 indigna de ocupar su sitio en el tdlamo im- 
perial. 

— Pres€ntese quien se halle dispuesto d sostener lo 
contrario — concluyd diciendo el heraldo; — combata con 
armas iguales, y Dios pronunciard su juicio ayudando 
d la buena causa. 

Luego que el heraldo hubo concluido su relaci6n, se 
dirigi6 d la acusada, y en nombre de los jueces empez6 
d hacerle las preguntas de formula. 

— Acusada, ^persistis en protestar de vuestra ino- 
cencia? 

Matilde levant6 la cabeza; ech6 hacia atrds sus rubios 
cabellos, y fijando en el heraldo una mirada llena de 
majestad y dulzura, 

— Persisto y d Dios tomo por testigo — exclam6. — 
Soy inocente: lo digo en alta voz ahora, como lo dir6 
entre las angustias de la muerte y mientras me quede 
un soplo de vida. 

—Acusada — repiti6 el heraldo, — <ihab6is encontrado 
un caballero que por vuestra causa combata en campo 
igual, y en garantia del combate os haya dejado una 
prenda que dar d los jueces y mantenedores?.... 

— Si, — exclam6 una voz detrds de la emperatriz. 

Era la voz del juglar que llegaba precisamente en 
aquel instante. Matilde alz6 los ojos al cielo en serial 
de gratitud, y cruz6 con fervor &us manos. 

El juglar se adelant6 y tendi6 un guante de caballe- 
ro al heraldo, que se encamin6 en seguida hacia los 
jueces para entregarles la prenda. 

— Juglar— exclam6 la emperatriz, — £qui6n es el buen 
caballero que en pro de mi inocencia se ha decidido d 



Digitized by 



Google 



4O4 VfCTOR BALAGUHK 

enristrar la lanza y empunar la espada?.... jOh, dime 
su nombre para que por el ruegue al cielo pidiendole 
que bendiga al generoso campe6n de la inocencia! 

— Ignoro quien es, senora, — contest6 el juglar. 

Y cont6 & la emperatriz el modo extrano como aquel 
guante habia llegado & sus manos. 

— jDios mio — murmur6 Matilde asi que su mensa- 
jero habia acabado de relatar la aventura, — haz que no 
falte ese piadoso caballero desconocido! 

— No faltard, senora, yo lo fio — dijo con calor el ju- 
glar, — que en esa tierra de leal tad que llaman Catalu- 
na, ninguna mano arroja un guante de reto que luego 
no empune la espada para recobrarlo. 

La emperatriz sin contestar bajo la cabeza y cruzo 
sus manos sobre el pecho. Su fiel servidor conoci6 en 
el movimiento de sus labios que rezaba, y se hizo atr&s 
para no turbarla en su devoci6n. 

En aquel momento, las trompetas de los acusadores 
y mantenedores del juicio, quienes habian recibido el 
guante, rasgaron sonoras los aires en orgulloso reto, ha- 
ciendo estremecer los dmbitos del palenque. Ningfin 
clarin contest6 al desafio. Deslizaronse las horas, y has- 
ta llego el sol & la mitad de su carrera sin que en auxi- 
lio de Matilde acudiera un defensor. La multitud empe- 
zaba & desconfiar; el tiempo se pasaba; la misma em- 
peratriz habia ya vuelto varias veces unos ojos llenos 
de amargo desconsuelo hacia el juglar, y por fin, cansa : 
do ya el emperador, mand6 que por ultima vez sonaran 
las trompetas del campo. 

Afortunadamente, esta vez no fue en vano. Vibraba 
aun balance&ndose en el aire el eco de las provocantes 
trompas, cuando respondio la aguda voz de un clarin, 
y abriendose la valla salto a la arena, jinete en un ne- 
gro caballo de raza drabe, un arrogante caballero lujo- 
samente armado de punta en bianco. Ninguna divisa 



Digitized by VJiOOQlC 



it< 



LA PRIM A VERA DEL ULTIMO TROVADOR 405 

ni blas6n ostentaba su escudo, y un negro penacho flo- 
taba sobre su casco. 

Al ver al defensor que Dios enviaba; al ver la gallar- 
dia y arrogancia con que manejaba el caballo y vestia 
la armadura, la multitud, que sentia secretas simpatias 
por la emperatriz, acogi6 al reci6n llegado con un lison- 
jero murmullo de aprobacion. El desconocido atraves6 
el palenque al trote; dirigi6se al tablado, y se par6 ante 
los jueces, k quienes salud6 bajando su lanza. 

— Jueces y caballeros — les dijo, — un caballero desco- 
conocido viene k pediros campo, pues que lidiar quiere 
en defensa de la emperatriz Matiide contra sus bastar- 
dos calumniadores. Solo he venido, que aun cuando 
son dos los mantenedores, pelear6 primero con el uno 
y luego de vencido con el otro, 6 con los dos k un tiem- 
po, si tal es vuestra voluntad, jueces del duelo; que 
acostumbrado estoy k no apurarme por tan poco, pues 
no son mucho k fe dos malos caballeros para un cum- 
plido paladin. 

— Arrogante campe6n — dijole el emperador Enri- 
que, — levanta si te place la visera y descubre tu nom- 
bre, que son de alto linaje los dos mantenedores y pre- 
ciso es para medirte con ellos que sepamos si es noble 
tu alcurnia y si has sido armado caballero. 

— Enrique de Alemania — contest6 el desconocido, — 
ni mi nombre he de descubrir ni mi rostro; pero bdstete 
saber que en cuanto a caballero lo soy como el mejor 
y m&s bueno de la cristiandad, y en punto k linaje ni al 
tuyo mismo cede. Esto digo y esto fio, y quien dudar 
ose de mi palabra, baje al campo k romper conmigo 
un par de lanzas. 

El emperador no contest6. Quien tan alto hablaba y 
con tan to orgullo, no podia menos que ser de noble es- 
tirpe. Concedi6sele la venia para el combate sin ya tra- 
tar de saberse su nombre, y el desconocido se dirigio 



Digitized by 



Google 




406 vfCTOR BALAGUER 

entonces hacia la acusada, con quien tuvo una breve 
conversaci6n. Levantose ante ella la visera, y la dijo 
su nombre, pero haci£ndola prometer que guardaria el 
secreto hasta ver el 6xito del duelo. En seguida se en- 
camin6 k las tiendas de los mantenedores € hiri6 sus 
escudos con el hierro de la lanza, segun era costum- 
bre, para designar que el combate debia ser k muerte* 

Habian decidido los jueces que el campe6n pelearia 
primero con uno de los mantenedores y luego con el 
otro, si del primer encuentro salia vencedor. 

Lanzose furioso al campo Rodolfo de Walheim, y 
parti6 lanza en ristre contra el desconocido. Los dos 
caballeros se encontraron en medio de su carrera con 
un ruido parecido al choque de dos masas de hierro, y 
k este primer encuentro rodo ya mal herido por la are - 
na el caballero alem£n; tanto que antes que el vence- 
dor hubiese tenido tiempo de apearse del caballo para 
hacerle confesar vencido, habia ya el caido arrojado su 
negra alma por la boca de la herida. 

Entre los bravos y aplausos de la muchedumbre vol- 
vi6se el campeon k su puesto para empezar con el se- 
gundo; pero 6ste, amedrentado por la muerte de su 
companero, sobrecogido de un pdnico terror, — en que 
entraba quizd por mucho la voz de su conciencia, — en 
lugar de acudir k donde el incognito esperaba, volo k 
las plantas del emperador, y alii postrado confes6 su 
alevosia, acus£ndose de calumnia y disculpando k la 
emperatriz. Enrique, des que tal oy6, tuvo de ello no 
poca satisfacci6n y gozo, y piisose en pie para comuni- 
car la nueva de la inocencia de su esposa al congrega- 
do pueblo. 

Vi6se entonces k la multitud estallar en gritos de 
alegria y de entusiasmo; y como es en el pueblo tan te- 
rrible el gozo como la c61era, salto al palenque arroll&n- 
dolo todo, destruyo la pira y esparcio las haces de le- 






LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TrOVADOR 4O7 

na, cogio al acusador y di61e inhumana aunque hasta 
cierto punto merecida muerte, y en seguida busc6 al 
vencedor para llevarle en triunfo. 

Pero ya era tarde. Aprovechando la primera confu- 
si6n del tumulto, el campe6n, sin vender su incognito, 
habia desaparecido. 

En cuanto k la emperatriz, fu6 llevada con gran 
pompa k palacio, donde la recibi6 en sus brazos el em- 
perador, que con l&grimas la demand6 perdon de la in - 
juria que le hiciera dando cr6dito k la maldad y k la ca- 
lumnia. Di6ronse 6rdenes al instante para que todo fue- 
ran fiestas y regocijos en Colonia; pero pesdbale mucho 
al emperador que no asistiese k ellas el desconocido 
campeon a cuyo valor se debia todo, y pesdbale m&s 
atin ignorar su nombre y clase. 

— Sabedlo, pues — dijo entonces Matilde: — el gene- 
roso caballero que de lejanas tierras ha venido sin co- 
nocernos k vos ni a mi, el valiente campeon que k vos 
os ha salvado la honra y & mi la honra y la vida, es 
Ramon Berenguer III, conde soberano de Barce- 
lona 1. 

1 Es fama que cuanclo el emperador supo quien era el caballero in- 
cognito que habia salido vencedor del duelo, dijo a su esposa que se 
partiese en seguida a Barcelona para darle las gracias i invitarle a pa- 
sar nuevamente a Colonia donde se le honraria como era debido y jus- 
to. Plugo esto a la emperatriz, y en efecto, se vino para nuestras tierras 
con galana y lucida 'compafiia de grandes, prelados, sefiores, damas y 
caballeros. Al saber el conde que Matilde venia a honrar esta ciudad, 
orden6 grandes festejos para obsequiarla, como se vera en las lineas 
que de la cr6nica de Pujades vamos a transcriber. 

«Pens6 hacerla, dice dicha cronica, un notable recibimiento, y fue 
que orden6 grandes aparejos de mantenimiento, y diversidad de aves y 
terneras, y todo genero de cosas de comer costosas en gran abundancia; 
y muchas suertes de vinos, y vasos para el servicio, y musicas de di- 
versas maneras. Y asi ordeno lo que se habia de hacer. Fuese a Giro- 
na a recibirlas muy acompafiado de caballeros y ricos hombres bien 
aderezados. Y cuando, hecho el acatamiento debido y buen recibimien- 



Digitized by VjiOOQIC 



408 VICTOR BALAGUER 



VII. 



En esto ya la noche iba adelantdndose y era muy 
tarde. Odon estaba fatigado, y aim cuando el concurso 
no se hubiera cansado jam&s de oirlo, todos conocieron 
que no debian abusar mis de su condescendencia y que 
era hora de permitirle retirarse para que pudiera entre- 
garse al reposo y al descanso. 

Al ir k abandonar la sala, una joven y hermosa da- 
ma le salio al encuentro. Era la seriora de Portella, y 
le habl6 asi: 

— Mi Castillo se halla en estas inmediaciones, 4 ori- 
llas del Noguera. Mi noble esposo tendria & honra re- 
cibir en 6\ y ofrecer la hospitalidad al cantor de nues- 



to, vinieron a Barcelona, hallaron que desde el castillo de Moncada 
hasta la puerta de la ciudad de Barcelona, que se llama de Santa Eula- 
lia, cerca de la plaza llamada del Trigo, por espacio de doce roillas es- 
taba todo el camino lleno de mesas, unas cerca de las otras. Tenian en 
si pan muy bianco bien masado, y cocho con abundancia, y faisanes, 
perdices, capones* gallinps, palominos, pavones y otras aves muchas, 
como son ansarones, acuadines, torcazos, grullas, tortolas y semejantes: 
muchas maneras de potajes, manjar bianco, arroz, fideos, harina, mi- 
rauste, ginestada y semejantes cosas. Muchas suertes de frutas muy 
buenas, y frutas de sart£n, y confituras de azucar. Por otra parte mu- 
chas empanadas de ternera, y muchos platos de vaca con muchos cu- 
chillos puestos alii en las mesas, y carne de carnero con cecina, y to- 
rreznos de tocino: muy buenos vinos, y muchas suertes dellos, como los 
suele haber muy buenos en Catalufia, con vasos llenos de agua de cis- 
terna, puestos alii a par dellos, para que quien quisiese, de cuantos con 
la emperatriz venian, que cada uno comiese lo que bien le pareciese: 
estando a cada mesa los que menester eran para servir. Maravillaronse 
los alemanes viendo aquella magniiicencia, y quedo de alii el refran que 
se dijo de la mesa de Barcelona (taula de Barcelona es cosa bona), cuan- 
do esta una mesa muy abastada y bien proveida.)) 



Digitized by VjOOQ IC 



Ufc^i* 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 4O9 

tras catalanas glorias. Si me ofrec6is ir k hacernos una 
visita pasado manana, cuidar6 de reunir una concu- 
rrencia escogida que pueda dignamente loar vuestros 
cantares, apreciar vuestro m^rito y premiar vuestros 
esfuerzos. 

— Aceptad, Odon — le dijeron las dos j6venes damas 
de Benavent que acompanaban k la seiiora de Portella. 

— Acepto, senora— dijo el trovador inclinandose, — 
que ser£ para mi muy senalado honor haber mereci- 
do la invitaci6n y la hospitalidad de la casa de Por- 
tella. 

Poca era en efecto la distancia que mediaba entre los 
dos castillos. Al dia siguiente por la tarde Od6n partio 
de Benavent en compaiiia de los senores que tan gene- 
rosamente le habian hospedado, y juntos llegaron k 
Portella al caer las sombras. Amablemente fueron re- 
cibidos y agasajados, y el trovador pudo convencerse 
de con cu&nto gusto habia sido oido y cudnto se habia 
extendido ya su nombre, al ver al dia siguiente acudir 
en tropel los senores vecinos para de nuevo pasar la ve- 
lada distraidos agradablemente con sus cantos de amo- 
res y sus historicas leyendas. 

Como habia dicho la senora de Portella, la concu- 
rrencia fu6 escogida. Las damas, sobre todo, abunda- 
ban m&s que en Benavent. 

No pudo Od6n reprimir entonces un movimiento na- 
tural de orgullo. iQui€n en su lugar no lo hubiera teni- 
do? Di6 mentalmente gracias al Senor que tan brillan- 
te comienzo daba k su expedici6n; encomend6se de 
nuevo k El pidi6ndole que no le dejase sin inspiraci6n 
aquella noche, y principio sus tareas de la velada con 
el siguiente curioso y veridico episodio, que es, bajo , 
cierto punto de vista, uno de los hechos mds notables 
de nuestras catalanas cr6nicas: 



Digitized by VjOOQIC 



4IO vfCTOR BALAGUER 

LA NOCHE DE MIREVAL. 

(1207.) 

En 1207, 6poca en que tuvo lugar el curioso episo- 
dio que voy a tener la honra de narrar, hermosas da- 
mas y nobles caballeros, reinaba en nuestro pais Don 
Pedro I de Cataluna y II de Arag6n. Mozo era atin el 
monarca, pues que no contaba m&s alld de veintiocho 
anos, y hacia ya, sin embargo, cinco poco m&s 6 menos 
que se habfa enlazado con Maria de Montpeller, quien 
le llev6 en dote esta rica seiioria. 

Era D. Pedro de un car&cter decidido, en6rgico, 
pronto, arrebatado y susceptible; pero galante con las 
damas y amigo de fiestas, diversiones y devaneos. Por 
razones de Estado, que no por inclinaci6n, habia dado 
su mano k Maria de Montpeller y la habia sentado en 
su trono, y eso que no era una dama aborrecida de la 
naturaleza, que careciese absolutamente de belleza y 
gracia. No era, sin embargo, su hermosura de aqu6llas 
que lograsen cautivar al rey y hechizarle. A m&s, Ma- 
ria de Montpeller habia estado casada en secreto con el 
conde de Cominje, aunque pronto se habia anulado es- 
te matrimonio en raz6n a haberse descubierto que el 
conde estaba al mismo tiempo casado con otras dos. 
Esto, que no supo el rey hasta despu6s de su enlace, le 
irrito y ofendio sobremanera, haci6ndole desde aquel 
instante mirar con despego y hasta con odio & su es- 
posa. 

Tan pronto estuvo D. Pedro casado como arrepenti- 

, do, y todo fu6 en €l entonces buscar pretextos y ocasio- 

nes para apartarse y alejarse del lado de su companera, 

que prosiguio viviendo en Montpeller triste, retirada y 

sola. Cinco anos permaneci6 sin ver apenas al rey, que 



Digitized by 






LA PRIMAVEUA DEL ULTIMO TROVADOR 41 1 

huia de ella y que hasta emprendid un viaje k Roma 
para suplicar al Papa que anulase su matrimonio, cosa 
que no pudo conseguir, k pesar de lo pr6digo que estu- 
vo con el Sumo Pontifice, haci£ndose su tributario y 
cedtendole el patronato de sus iglesias. 

Los acontecimientos llevaron, sin embargo, a Don 
Pedro k Montpeller en 1207; pero no por esto se reu- 
ni6 con su esposa. Dona Maria habitaba el cercano Cas- 
tillo de Mireval, y el rey se quedo en la ciudad sin ma- 
nifestar deseos de verla y sin ni siquiera preguntar por 
ella: hasta tal punto habia llegado k serle indiferente. 

Semejante conducta era sensible, para sus vasallos 
todos que suspiraban sin cesar por un sucesor al trono 
y que temian ver morir al rey sin descendencia, sien- 
do entonces Aragon y Cataluna palenque de extranje- 
ros derechos que apoydndose en las armas vendrian k 
reclamar tan envidiado trorio. Estas razones, k pesar 
de su fuerza, no convencian al rey, que continuaba in- 
flexible. Podia mks en 61 el odio que habia cobrado k 
la reina, que el natural deseo de dejar k sus reinos un 
heredero y sucesor, 

Pedro de Fluvid, noble caballero cataldn y camare- 
ro de D. Pedro, era uno de los que mds se distinguian 
por su adhesion & la reina, siendo, puede decirse, junto 
al monarca, el eco y representante de los justos deseos 
de nobleza y pueblo. Empero todos los generosos es- 
fuerzos del buen servidor se habian estrellado en el ca- 
rdcter indomable del rey. Con motivo de su Uegada k 
Montpeller, el de Fluvid volvi6 & repetir sus instan- 
cias; pero D. Pedro cerro sus labios, ddndole orden de 
que jam&s osase tornar & hablar del asunto si no queria 
verse desterrado de palacio y de los estados de la coro- 
na. El de Fluvid obedecio, pero prometi6ndose inte- 
riormente aprovechar la primera ocasion que se le ofre- 
ciese para volver k la carga, que poco le importaba al 



Digitized by VjjOOQlC 



412 VfCTQR BALAGUER 

digno caballero el enojo del rey y el destierro con que 
le habia amenazado, si conseguia reunir k los dos es- 
posos dando un dia de gloria y de felicidad k su patria. 

A la saz6n Montpeller ardia en fiestas. Los ciuda- 
danos, deseosos de mostrar su contento, obsequiaban 
al rey con diversiones y festejos diarios, siendo una de 
las diversiones que m£s se repetian, por haberse gran- 
demente aficionado & ella D. Pedro, la del juego delar- 
co 6 del pdjaro. Consistia este juego en tirar k una figu- 
ra de pdjaro colocada sobre un mdstil, y en derribarla 
k flechazos. El caballero vencedor era proclamado el 
rey del pdjaro. 

Asistia una tarde D. Pedro k este juego, y divertido 
se hallaba en aplaudir y elogiar los tiros que m&s se 
acercaban al bianco, cuando se clavaron sus ojos en 
una dama deslumbrante de hermosura que confundida 
se hallaba entre un grupo de otras damas. Ya todo des- 
aparecio entonces para 61, pdjaro, juego y arqueros; ya 
otra cosa no vi6 que aquella radiante y peregrina belle- 
za que acababa de abrir profunda herida en su vers&til 
pecho. 

Volvi6se al caballero que tenia k su lado, que acert6 
a ser Pedro de Fluvid. 

— iQui6n es aquella dama? — pregunt61e seiial&ndo- 
sela. 

El camarero lo ignoraba. Tuvo que preguntaflo k su 
vez y dij&ronle que era Constanza de Balbe, viuda del 
senor de este nombre, que vivia en un Castillo situado 
a una legua escasa de Montpeller. Torn6 el de Fluvid 
al rey para darle estas noticias. 

— jPor mi vida que es hermosa! — exclam6 D. Pedro 
devordndola con el fuego de sus ojos. — Jamds vi tan pe- 
regrina belleza ni tan seductoras gracias. j Asi Dios nos 
salve como daria cualquiera de mis senorios por po- 
seerla! 



Digitized by 



Google 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 413 

— Hermosa es, en efecto, esa noble dama; pero qufen 
sabe si k su belleza exterior corresponde su hermosura 
interior: quiero decir, si el alma es digna del cuerpo. 
En cambio, yo conozco otra dama que podrd no igua- 
lar k esa en belleza, pero k quien la Providencia ha do- 
tado de todas las virtudes imaginables. La reina Dona 
Maria 

— jEl diablo cargue contigo y con la reina Dofia Ma- 
ria! — interrumpio D. Pedro, en cuyos ojos se encendio 
una chispa de ira. — Dicho te tengo ya que no me ha- 
bles de este punto si no quieres ofenderme. 

Para ahuyentar la sombra de disgusto que habia ba- 
jado k nublar su frente, el rey volvio de nuevo los ojos 
hacia la dama que cautivara ya su coraz6n, y pas6 largo 
rato contemplando su belleza llena de embelesadores 
atractivos. El juego del p&jaro concluy6 sin que Don 
Pedro se dignasefijar apenas la atencion, arrobado co- 
mo le tenia la hermosura de Constanza. Cuando se 
apartaron de aquel sitio y hubo desaparecido la dama k 
los ojos atentos del enamorado monarca, 6ste exhalo 
un suspiro, y dijo k su camarero con acento entre aira- 
do y afectuoso: 

— Pedro de Fluvi£, recordandome otra vez el asunto 
de que te habia prohibido hablar, has incurrido en mi 
desgracia y te has hecho acreedor k la pena de destierro 
que te habia impuesto. Puedes, sin embargo, merecer 
mi perd6n y conquistar mi favor, si por tu medio con- 
sigo una entrevista con Constanza de Balbe. Ya que 
una dama te ha perdido, que otra te salve. Disponlo co- 
mo quieras y valte de los medios que quieras, pero yo 
he de ver k Constanza y Constanza ha de ser mia. En 
el umbral de la cdmara de esa dama dejare* yo tu per- 
d6n, Pedro de Fluvia, para que lo recojas en cuanto 
yo haya entrado. ' 

En vano quiso replicar el noble caballero. El rey le 



Digitized by 



^oogjp 



414 vfCTOR BALAGOBR 

cerr6 la boca despidtendole. Corrido y avergonzado se 
qued6 el buen Fluvid al verse encargado de tamaiia 
misi6n y de embajada semejante; pero el capricho del 
rey era una orden sin replica, y hombre era D. Pedro 
que sabia cumplir lo que una vez dijera, mas que le 
costara el trono. Afortunadamente, y cuando m4s apu- 
rado se veia, una repentina y salvadora idea acudi6 en 
su auxilio. Di6se una palmada en la frente; una expre 
si6n de gozo anim6 su semblante, y vol6 en seguida k 
poner en planta el pensamiento que le habia ocurrido y 
que acept6 como inspiraci6n divina. 

Mientras tanto, el rey lleg6 4 su palacio y se encerro 
en su cdmara para pensar 4 sus anchas y 4 sus solas 
en aquella encantadora mujer que de pronto se ofrecie- 
ra 4 sus ardientes miradas, verti6ndole en el pecho por 
conducto de sus ojos el dulce veneno del amor. Inquie- 
to y agitado paso la noche. Su sueno le reprodujo la 
imagen seductora que le habia embelesado; y la fiebre 
de su repentina, pero violenta pasi6n, le despert6 cinco 
veces para hacerle exhalar perdidos y acongojados sus- 
piros. 

Una de las primeras personas que entro en su c4ma- 
ra al dia siguiente, fu6 su camarero Pedro de Flu via. 
El rey se precipit6 hacia 61, y le pregunt6 anhelante: ' 

— <iLa has visto? 

— j Senor! . . . . — murmur6 el camarero4 quien sorpren- 
di6 aquella precipitacion. 

— La has visto, si, pues que de otro modo no te hu- 
bieras atrevido & presentarte ante mi. 

— Pues bien, si, senor, la he visto. 

El pecho del monarca se dilat6 de gozo, y un suspi- 
ro de satisfacci6n desahog61e del peso que le oprimia. 
Puesto que su camarero habia visto 4 la dam a, seguro 
estaba de su triunfo. D. Pedro tenia demasiada con- 
fianza en su alto poder y en sus prendas personates, 



nQ*m 



LA PRIM A VERA DEL ULTIMO TROVADOR 415 

para creer que pudiera resistirle una simple vasalla de 
uno de sus senorios. 

— jY bien! — dijo el rey dejando vagar por sus labios 
una ligera sonrisa. 

— Senor — contest6 el de Fluvid, — la dama estd pron- 
ta k recibiros, pero pone condiciones. 

— jPor el santo de mi nombre! ^Y qu6 condiciones 
son esas? Holgdrame de saberlas. 

— Vais k ver, senor. En primer lugar, vuestra pri* 
mera entrevista serd de noche. 

— ^Cudndo?— se apresur6 k preguntar D. Pedro. 

— Hoy mismo, si os parece. 

— Que me place. 

— La dama habita en su propio Castillo k una legua. 
apenas de Montpeller. Desea que sedis vos quien vaya 
d visitarla y no ella quien k buscaros venga. 

— Nada m&s justo. 

— Como no quiere dar escdndalo y como tiene que 
cuidar de su honra, desea que vaydis como amante, no 
como rey. Os recibird, pues, en secreto. 

— Perfectamente. 

— A la hora en que convengamos os llegar&s al Cas- 
tillo, penetrar&s por un sitio en que se halla el muro 
algo arruinado, y 

— £Y?.... — dijo el rey viendo que el de Fluvid se de- 
tenia indeciso. 

— Y tendr&s que escalar la ventana de su cdmara, 
senor. La dama no puede recibiros de otro modo. Ten- 
dria en este caso que fiarse de una de sus doncellas 6 
de alguno de sus criados, y no se atreve k exponer su 
honra k tan dura prueba. 

— Y hace bien, jvive Dios! Prefiero escalar su ven- 
tana, — exclam6 D. Pedro, k cuyo arrojado y emprende- 
dor cardcter gustaban las aventuras llenas de misterio 
y no exentas de cierto peligro. 



Digitized by VjiOOQL^ 



41 6 VICTOR BALAGUER 

— Por fin..... — dijo Pedro de Fluvid. 

— £Atin hay mds? 

— Es la tiltima, pero precisa condici6n que se atreve 
k imponeros. La c&mara ha de estar k oscuras, k fin de 
que las sombras escondan en su seno la vergiienza de 
la hermosa. La oscuridad, ya lo comprender£is , se^ 
nor, es necesaria k la dama, para que ocultar pueda el 
rubor de su tan pronto vencimiento. 

El rey titubeo un momento antes de contestar y ce- 
der k este postrer deseo, pero por fin dijo: 

— Sea en buen hora, sea todo como ella quiere. No 
es justo que se niegue la apariencia de una capitu- 
laci6n honrosa k la dama que se rinde k discreci6n. 
Corre k verla de nuevo, Pedro de Fluvia, y dile que 
nos hemos avenido k todo y que nuestro corazon la- 
te de gozo y de impaciencia esperando el afortuna- 
do instante en que nos sea dado arrojarnos k sus 
pies. 

■ — <iY cu&l es, senor, la hora de esta noche que esco- 
geis para la cita? 

— Las diez, si Constanza viene en ello. 

— Estd bien, senor. 

Largo rato hacia ya que habian las sombras bajado 
k visitar la tierra, cuando dos caballeros, que parecian 
cuidadosamente recatarse, salieron de Montpeller mon- 
tados en dos excelentes caballos. Iba envuelto uno de los 
jinetes en una ancha capa de grana, signo caracteris— 
tico de distinci6n, y el otro en un manto azul forrado 
de pieles. Caminaban en silencio por caminos extra- 
viados, y siguiendo el de la capa encarnada al del man- 
to azul, que era al parecer el guia. 

A pesar de la profunda oscuridad de la noche y de la 
desigualdad del terreno, no tardaron, gracias k sus 
buenos caballos, en llegar al punto a que se dirigian. 
Era £ste un amurallado edificio con todos los honores 



Digitized by GoOgLC* 






LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 417 

de castillo, que alzaba sus gigantes tones y robustos 
paredones entre las densas sombras. 

— Ya hemos llegado, senor, — dijo el del manto azul, 
que no era otro que Pedro de Fluvid. 

— Busquemos entonces el sitio por donde he de in- 
troducirme, — contest6 al rey echando pie 4 tierra. 

Ataron los caballos al nudoso tronco de una encina 
y empezaron & dar vuelta al edificio siguiendo el pare- 
d6n del muro. Pronto tropezaron con la designada bre- 
cha. Salv&ronla entrambos, no sin alguna dificultad a 
causa de las piedras alii amontonadas y de su estado 
ruinoso, y siguiendo el callej6n del muro y cruzando. el 
patio de armas, llegaron al pie de la ventana, que per- 
mitia facilmente escalar una reja bajo de ella. 

Alii se despidi6 D. Pedro de su confidente, & quien 
encarg6 que estuviese con los caballos al pie de la bre- 
cha asi que comenzase & clarear. En seguida terci6se 
su capa de grana A modo de bandolera; at61a para que 
no le sirviese de molestia, y trepo decidido por la pa- 
red, cual si en su vida se hubiese ocupado en otra cosa. 
Empuj6 la ventana, que f&cilmente se abri6 al primer 
impulso, y cuando asom6 al interior la cabeza para 
orientarse en la oscuridad profunda en que la estancia 
se hallaba sumergida, sinti6 una suave, pero agitada y 
tremula mano que buscaba la suya para ayudarle & en- 
trar. El temerario y arrojado D. Pedro beso la mano 
que se le tendia y acept6 su apoyo. 

El camarero Fluvid, que estaba abajo esperando, se 
alej6 en cuanto la ventana se hubo cerrado tras de su 
senor. 

Era aiin de noche; pero no podia tardar en anunciar- 
se con los primeros destellos de su pdlida luz el cre- 
piisculo matutino, cuando D. Pedro, que se habia ador- 
mecido en el seno de su amada, despert6 sobresaltado 
al rumor de unos pasos que parecian acercarse & la es- 
tomo xxii 27 



Digitized by VjOOQlC 



418 vfCTOR BALAGUER 

tancia. Incorpor6se en el lecho; pero antes de que tu- 
viera tiempo para empunar la espada que dejarai la ca- 
becera, se abri6 de pronto la puerta de la cimara, y al 
vivo resplandor de una luz extraordinaria que se espar- 
ci6 por la habitation, vi6 entrar el primero 4 Pedro de 
Fluvid, su camarero, tras del cual seguian por orden, 
con velas y rosarios en las manos, los c6nsules de Mont- 
peller, 12 de los mds conocidos y reputados ciudada- 
nos, varios senores de su corte, 12 matrcfcas, 12 donce- 
Uas, 12 escribanos, un vicario, dos can6nigos y cuatro 
religiosos. 

Al pronto, se crey6 el rey juguete de un sueno vien- 
do deslizarse £ sus ojos aquella extraiia y silenciosa 
procesi6n; pero no tardo en recobrarse al ver que todos 
doblaban la rodilla pidiendo perd6n por su desacato, y 
al oir sobre todo la voz de Pedro de Fluvid que, diri- 
gi6ndose d los escribanos, les mandaba levantar auto de 
c6mo se habia hallado al rey en brazos de su esposa, 4 
fin de que en caso de dar la reina & luz un hijo, fuese 
tenido y mirado como legitimo sucesor del trono. 

Volvi6 entonces D. Pedro los ojos hacia la que ha- 
bia sido su companera, y entre la nieve de las sdbanas 
y el rubor de la vergiienza vi6 asomar el rostro de Ma- 
ria de Montpeller. 

La trama habia sido diestramente urdida por Pedro 
de Fluvid en uni6n con varios ancianos caballeros y 
honrados ciudadanos, quienes se habian encargado de 
convencer d la reina para que se prestase & ser c6mpli- 
ce de la intriga. Asi, pues, el camarero, en lugar de lle- 
var &. su seiior al castillo de Balbe, morada de Constan- 
za, le condujo al castillo de Mireval, residencia de Ma- 
ria de Montpeller; y tan luego como se hubo separado 
de 61, fu6 k reunirse con sus companeros pasando con 
ellos la noche en oraci6n. Tambi6n estuvieron abiertas 
toda la noche las iglesias y en vela los sacerdotes, en- 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 419 

tregados & rogativas y plegarias, por orden expresa de 
los c6nsules. 

El rey pas6 la burla, disimulo su enojo y su ira, y 
haciendo de necesidad virtud, mostr6 rostro afable 4 los 
prelados y ciudadanos, pareci6 quedar muy satisfecho 
de aquel epgano que no dud6 en llamar feliz, y hasta 
Hev6 su complacencia hasta el extremo de ir de Mireval 
6 Montpeller & caballo con la reina en grupa, cosa que 
entusiasm6 al pueblo, el cual, encantado de la buena 
inteligencia que parecia reinar entre ambos esposos, 
di6 milmuestras de regocijo y de alegria en torno del 
palafr&i que 4 uno y otro les llevaba i . 

1 El recuerdo de esta entrada del rey en Montpeller con la reina 
en grupa, se ha perpetuado hasta nuestros dias por medio de una dan- 
za popular llamada del chevalet, que debe su origen al hecho citado, y 
que el autor de esta obra ha tenido ocasion de ver, por haber querido 
la casualidad que se hallase en Montpeller a tiempo que celebraba esta 
ciudad una de.sus anuales lestividades. 

Lo que el pueblo hizo entonces bailando en torno al caballo, sin mas 
objeto ni designio que manifestar su alegria, se prosigui6 en tiempo del 
rey D. Jaime, de quien estaba persuadido todo el mundo que debia su 
nacimiento a la noche que precediera a la entrada de su padre en Mont- 
peller. Los habitantes, para manifest arle cuan caro les era este recuer- 
do, llenaron de paja la piel de un caballo que llevaron al vecino punto 
de Latres, donde ss hallaba el rey, y se entregaron en su presencia a 
las mismas demostraciones de gozo que en otro tiempo en el camino de 
Mireval. Ya fuese que la diversi6n complaciera a D. Jaime, ya que los 
habitantes de Montpeller la tomasen con gusto, lo cierto es que desde 
entonces perpetuaron su uso. £1 chevaUt, que s61o habia sido inventa- 
do en el siglo XIII para una ocasi6n particular, fu£ continUado despues 
para diversi6n del pueblo, y este en el dia no tiene completa ninguna 
festividad si de ella no forma parte el chevalet. 

Por lo demas, he aqui en lo que consiste esta danza: Un hombre agil, 
extrafia y caprichosamente vestido, pasa su cuerpo a traves de un pe- 
quefio caballo de cart6n lleno de lazos y cintas, y leobliga a hacer toda 
clase de evoluciones al son de los tamboriles y dulzainas, en medio de 
un circulo formado por una tropa de danzantes, vestidos por lo co- 
raun de bianco y con sombreros adornados de cintas y plum as. Otro 
bailarin, con las piernas llenas de cascabeles y en la mano un pandero, 



Digitized by VJiOOQlC 



420 vfCTOR BALAGUER 

Esto no obstante, al dia siguiente parti6se D. Pedro 
para Cataluna. 

A los nueve meses la reina di6 4 Iuz un hijo. No hay 
que decir la alegria del pueblo y la de la misma noble- 
za, queveiaaseguradapor fin la sucesi6n al trono. Dona 
Maria, para dar un nombre al hijo que acababa de na- 
cerle, sigui6 la curiosa costumbre que tenia la casa,real 
de Constantinopla, de la cual descendia: mand6 encen- 
der doce velas iguales, d cada una de las que puso el 
nombre de un ap6stol: la que mds tardara en apagarse 
debia ser la que diera nombre al reci&i nacido. 

Fu6 la Ultima que se extingui6 la de San Jaime, y 
Jaime se llam6 el fruto de aquella misteriosa noche de 
Mireval, siendo con el tiempo aquel temido Jaime I, 
gigante aragon^s, guerrero, cruzado caialdn, que tre- 
mor la ensena gloriosa de la cruz en las musulmanas 
torres de Mallorca, Valencia y Murcia, adquiriendo glo- 
ria suficiente para hacer rica de ella & toda una naci6n. 
por una eternidad de siglos. 



Agrad6 sobremanera & la concurrencia esta sencilla 
tradition, que tan al vivo pintaba la ingenuidad de cos- 
tumbres de sus antepasados. Od6n recibi6 nuevas feli- 
citaciones, y bien por cierto las merecia; que el tro- 
vador, aparte de sus talentos como narrador y poeta, 
tenia una voz simpdticamente dulce, & la que prestaba 

hace como que da de comer al caballo que se inclina hacia el pandero 
que se le presenta. Pero de pronto se vuelve y empieza una de coce& 
con el de la pandereta, que este evita corriendo de un lado a otro, sin 
que deje de perseguirle el caballo, mientras que los demas bailarines- 
forman en torno de ellos diferentes pasos de danza, agitando en sefial de 
alegria sus banderolas. Todos estos juegos y movimientos deben ser 
ejecutados con gracia y a compas. 

El chevalet se bail6 en el palacio del Louvre ante Luis XV, cuando 
Jas fiestas que tuvieron lugar por el restablecimiento de este principe. 



Digitized by 



^lk 



LA PRIMAVERA DEL IJLTIMO TROVADOR 421 

su sentimifento los tonos mds gratos y mds propios de 
la situation que referia. 

La asamblea no se content6 ya esta vez s61o con fe- 
licitaciones. Od6n empez6 d recibir los dones que pr6- 
diga y generosamente se apresuraron d ofrecerle los 
nobles caballeros y las bellas damas, que gustosas va- 
ciaron sus escarcelas en la del trovador. Tal era enton- 
ces la costumbre, y no se avergonzaba el trovador de 
recibir lo que con buena voluntad se le ofrecia, fuese 
mayor 6 menor el donativo. 

Despu6s de un buen rato de holganza y de descanso 
pasado en las delicias de la conversaci6n, que no fue 
por cierto el menos agradable de la velada, Od6n can- 
to d las damas algunas amorosas trovas, d las cuales no 
damos aqui lugar, pues que nuestro proposito es el de 
consignar principalmente, en cuanto nos sea posible, 
los cantos del trovador que tengan referenda d la his- 
toria, leyendas 6 tradiciones de nuestra querida patria. 



VIII. 



Complacidos dej6 Od6n y satisfechos d todos cuantos 
le oyeron. Sus trovas y sus narraciones tenian cierto 
cardcter de novedad que agrado k la concurrencia; y 
como se supo conquistar las simpatias de todos los co- 
razones, recibio abundantes dones y generosas ofrendas 
que le llenaron de placer y orgullo. La velada habia 
sido tan grata y se habia deslizado tan alegremente, que 
los dueiios de Portella instaron al trovador para que se 
aprovechase de la hospitalidad de su morada permane- 
ciendo algunos dias mds en su compania, al efecto de 
volver d pasar otra noche como aqu611a tan llena de go- 
ces y encantos. 



Digitized by VJiOOQlC 



422 VICTOR BALAGUER 

Od6n no pudo, sin embargo, aceptar esta geiierosa 
oferta. Habia ya resuelto partir y continuar su peregri- 
nacion: interesdbale aprovechar el tiempo para recorrer 
todos los sitios que en su itinerario se habia proyectado. 
Despidi6se, pues, de tan amables sefiores, d quienes dejo 
un gr^to recuerdo, y al sonreirel alba del siguiente dia 
se puso alegremente en camino con direcci6n d L6rida, 

jHermosas y puras son las mananas de Abril! jCudn- 
ta dulzura y cudnta poesia encierran! El sol, visti6ndo- 
lo todo con su peregrina tiinica de oro, hace brillar d los 
ojos absortos del viajero ricos campos esmaltados, 
preciosas colinas llenas de verdor, extensas llanuras cu- 
yos colores envidian el 6palo y la esmeralda, bajo una 
b6veda azul que no es sino la alfombra tendida d las 
plantas de ese Dios, cuya mano tiene encadenados los 
rayos y las tempestades y de una de cuyas 6rdenes de- 
penden los destinos mds altos del universo. 

La brisa pura y fresca de la manana jugaba amoro- 
sa con los drboles que d sus caricias entregaban sus per- 
fumadas cabelleras; la naturaleza, como una virgen pe- 
rezosa y descuidada que despierta, mostraba los secre- 
tes de sus maravillas y de sus encantos; las aves piaban 
alegremente entre sus palacios de verdura, y el sol ex- 
tendia sus rayos por todo aquel mundo que cada mana- 
na le saluda elevdndole un armonioso coro de gracias 
y alabanzas. 

Od6n, que al principio caminaba distraido con sus 
propios pensamientos, empezo d tender la vista en tor- 
no y d tomar parte poco d poco en las armonias de la 
creaci6n. Los perfumes de las flores que hasta 61 llega- 
ban con su hdlito embalsamado, la brisa que refrescaba 
su frente como si en ella posase sus labios un dngel in- 
visible, los ruisenores que alzaban su canto de amor 
como si le saludaran al paso, todo fu6 paulatinamente 
embargdndole y haci&ido tomar un* nuevo giro d sus 



Digitized by 



Google 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 423 

ideas. Su corazon se abrio gozoso para recibir aquella 
poesia, llena de misteriosa y tierna dulzura, como abre 
la flor su caliz para dar a libar la miel de su seno k la 
susurrante abeja. 

El primer movimiento del hombre cuando es feliz 6 
cuando admira alguno de los encantos de la creaci6n, 
es volver la cabeza en busca de un s6r que comparta su 
dicha y su entusiasmo. En uno de estos momentos el 
coraz6n siente una hecesidad imperiosa y absoluta de 
decide k alguien: — jCu&n feliz soy! jOh qu6 bello es eso! 

Od6ft volvi6 su cabeza, pero k nadie hall6 k su lado; 
y por una de esas r&pidas 6 incomprensibles transi- 
ciones que hacen estallar k veces de dolor el coraz6n 
humano en el instante de su m&s supremo goce, una 
ldgrima abrasadora asomo k sus ojos y surc6 sus meji- 
llas. Pens6 entonces que estaba solo en el mundo, en- 
teramente solo, sin una madre k quien amar, sin una 
mujer que velase carinosa k su lado, sin una hermana 
A quien estrechar contra su seno, sin nadie con quien 
compatir sus pesares 6 sus goces 

Impelido por el aguijon envenenado de esta idea, el 
trovador abandono el camino que seguia y empez6 k 
internarse & trav€s de los campos, buscando un sitio que 
guardara m&s relaci6n con los dolorosos pensamientos 
que en aquel instante embargaban su alma. Cruz6 sin 
direcci6nfija parte de un bosque que hallo & sus pasos, 
y Ueg6 k un sitio donde un arroyo deslizaba sus aguas 
murmurantes pasando por entre dos aiiosos robles, k 
cuyo pie la desigualdad del terreno le hacia quebrarse 
repentinamente obligandole k caer despenado sobre el 
duro lecho de unas penas que le partian en hilos de pla- 
ta. k. proposito era el sitio para aqu6l en cuyo pecho 
moraba la negra melancolia. Od6n se sent6 al pie de 
uno de los robles; pase6 en torno su vaga mirada, y 
fijdndola luego en* el arroyo que corria k sus pies, tomo 



Digitized by VJiOOQlC 



~\ 



424 vflCTOR BALAGUER 

su lira, y con acompanamiento de una tierna y l&ngui- 
da armonia, entreg6 al aire estas tristisimas endechas: 

CANTO DEL TROVADOR. 

Mi vida es ese arroyo. 

Sus aguas bullidoras 

Se rompen en la peiia 

Gimiendo de dolor. 

Mis dias y mis noches 

Despefianse violentos, 

Quebrdndose en la roca 

De agudo torcedor. 
iQue importa que haya flores 

Y encantos y dulzuras, 

Y m&gicas florestas 
Que nunca conoci; 

Que importa que haya goces, 

Y glorias y bellezas, 

Si nada jay! en el mundo 
Se ha hecho para mi?.... 
Mi herencia es la del llanto: 
Gemidos y suspiros, 
Tristezas y desdichas 
Me arrullan sin cesar. 
Con tegrimas mis ojos 
Se nutren todo el dia, 

Y muerdo la cadena 
De ind6mito pesar. 

Jamas jay! en mi frente 

Que arrugan los dolores, 

Una mujer amada 

Sus labios descanso. 

Jamds jay! en su seno, 

Do anidan los a mores, 

Abrasadora, ardiente, 

Mi frente repos6. 
Y en cambio, es mi desdicha 

Tan cruda y tan horrible, 

Que sin tener am ores 

A todos canto amor; 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL tiLTIMO TROVADOR 425 

Que amor, y dicha, y gloria, 

Y encantos, y ventures, 
Le pide todo el mundo 
Al pobre trovador. 

Huid, huid, visiones, 
Fantasmas peregrinos, 
Imagenes risuenas 
Que evoca la ilusi6n«, 
Que a fuerza de pesares, 
De lagrimas y penas, 
Yo tengo ya insensible 

Y seco el coraz6n. 
Las rlores mas ufanas 

Se agostan si las toco; 

No vuelve a nacer yerba 

Alii do pongo el pie. 

Jamas toc6 mi mano 

La mano de un amigo; 

Jamas de una hermosura 

Ternezas escuche. 
Soy huerfano de amores. 

Quiza junto a mi cuna 

Su danza los demonios 

Bailaron infernal. 

Rodando voy cual pena 

Del monte desgajada: 

Preside a mis destinos 

La estrella mds fatal. 
El dia en que la rauerte 

Con su guadafia impfa 

Le corte presurosa 

El hilo a mi existir, 

Ni lagrimas ni flores 

Tendrd mi sepultura, 

Porque he vivido solo 

Y solo he de morir. 



Od6n no hubiera ciertamente acabado aqui su trova, 
si un ruido de ramas no le hubiese interrumpido. 



Digitized by 



Googje 



426 vfCTOR BALAGUER 

Volvi6 la cabeza para averiguar la causa de aquel 
rumor, y sus ojos tropezaron con una apuesta y gallar- 
da dama que acababa de abrirse paso por entre el ra- 
maje. 

Extrana fue aquella aparicion para Od6n de Vallira- 
na, y sorprendido y absorto se qued6 cual si compare - 
cer hubiese visto & la ninfa de las selvas evocada por 
los dolientes ecos de su cdntiga. 

La dama que acababa de ofrecerse 4 su vista pare- 
cia de un rango superior, 6 iba vestida con la elegancia 
que usaban las mujeres de condici6n para sus trajes de 
caza. La cola de su larga falda verde se doblaba gra- 
ciosamente sobre si misma, prendida por uno de sus 
cabos al bordado cinturon que delineaba su talle; un 
pequeno cuerno de caza con embutidos pendia de una 
hermosa banda encarnada que bajaba de su hombro de- 
recho; un cuchillo corvo y largo guardado en una vaina 
de labrada plata brillaba sobre su falda, pendiente de 
unos cordones de oro; su mano derecha Uevaba calzado 
el guante de caza, y sobre su puno descansaba un her- 
moso gerifalte cubierta la cabeza con una caperuza de 
dos colores, que parecian ser los de su duefia, y atado 
por una pata & su dedo meiiique con una primorosa ca- 
dena de plata; finalmente, mostraba en su cabeza, cu- 
yos cabellos estaban trenzados con sartas de perlas, k 
la oriental, aquel original gorro encarnado, conocido 
con el nombre de birrete, del cual partian dos airosas 
plumas blancas que graciosamente se encorvaban hasta 
besar el hombro derecho de la dama. 

Por lo dem&s, 6sta no era ya ninguna nina; pero era, 
si, una mujer agraciada, en cuyo rostro estaban pinta- 
das la resoluci6n y la nobleza: su cutis, aunque fino y 
suave, no tenia ese brillo femenil que vende la asidui- 
dad, los cuidados y el afeite; sus facciones eran pro- 
nunciadas; sus rasgos caracteristicos; sus negras, es- 



inn 



rj^^r 



LA PRIMA VERA DEL TJLTIMO TROVADOR 427 

pesas y arqueadas cejas, junto con la mirada penetran- 
te 6 indagadora que lanzaban sus grandes ojos rasga- 
dos y belles bajo unos parpados enriquecidos con largas 
y lujosas pestanas, comunicaban £ su fisonomia un aire 
seductoramente varonil. Todo*era en ella entusiasmo, 
fortaleza y gracia. Si su mano hubiese empuiiado el 
arco en lugar del gerifalte, y de sus hombros hubiese 
colgado el carcaj en vez del cuerno, cualquiera, al en- 
contrarla alii entre las selvas, la hubiera tornado por 
Diana la cazadora. 

— Trovador — dijo esta dama dirigtendose a Od6n, 
que al verla habia interrumpido su canto, — tristes y 
doloridas son tus canciones, y a juzgar por la que te 
acabo de oir, hondo pesar debe roer tu alma. Eres hijo 
del dolor; la tristeza nubia tu frente, y el gusano roe- 
dor de la amargura te come lento el coraz6n. Trova- 
dor, somos hermanos. 

Od6n sinti6 en el alma que otros oidos que los suyos 
hubiesen escuchado las amargas endechas que habia solo 
cantado para dar un momento de expansion a su animo 
acongojado. Al contestar, pues, a la dama, su voz tomo 
un marcado tinte de disgusto. 

— <jY qui£n sois vos, noble senora, que asi os procla- 
mais hermana del primero que hallais a vuestro paso? 

Estas palabras eran un insulto. Odon se arrepinti6 
en seguida de haberlas proferido. La desconocida, al 
oirlas, dio tres 6 cuatro pasos hacia Odon, y 6ste vio 
encenderse en sus ojos el rayo de la c61era. Las faccio- 
nes de la dama se contrajeron como hubieran podido 
hacerlo las de un hombre, y su diestra, aunque.emba- 
razada por el ave, hizo un movimiento como si fuera a 
empunar el cuchillo de monte. Este varonil arrebato no 
dur6 mas que un momento; pero fu6 un momento su- 
blime que basto para descubrir & Odon los misterios de 
aquella alma extraordinaria de mujer. 



Digitized by VJiOOQlC 



428 VfCTOR BALAGUBR 

— Te perdono, trovador — dijo la dama con majestad 
y dejando errar por sus labios una sombra de sonrisa, 
— te perdono porque alguna consideraci6n debe guar- 
darse & los que sufren. Desgraciadamente, no ignore 
que la amargura y el dolor tienen 4 veces palabras mds 
agudas que la punta del mejor acero. Trovador, dame 
tu mano y seamos amigos. 

Y con caballeresco talante la dama dejo su gerifalte 
en la rama de un drbol y tendi6 su enguantada mano 4 
Od6n, que la estrech6 entre las suyas. 

— No extraii&s mi franqueza ni mis marciales alar- 
des — prosigui6 la dama. — Yo naci para hombre mis 
bien que para mujer, y hubiera vestido la armadura y 
ceiiido el casco con mds gusto que esas faldas y esos 
tocados que revelan la debilidad de nuestro sexo. Abri 
por primera vez los ojos en un campo de batalla, donde 
me di6 & luz mi madre sobre un mont6n de armaduras 
y despojos; la caza, ya que no ha podido ser la guerra, 
ha sido mi pasi6n favorita, y he suspirado siempre por 
el estruendo y la armonia de los combates. Mi educa- 
ci6n ha sido puramente militar. S6 disparar una balles- 
ta como el mejor de los ballesteros reales, y algunas 
veces he vencido en el manejo de la espada k nobles y 
arrogantes caballeros. Olvida, pues, que soy mujer y 
trAtame como k un hombre. 

Aquel lenguaje admiraba al trovador, que se sentia 
embelesado y atraido por la mujer que ante sus ojos 
tenia. 

— Agrddame vuestra franqueza, senora, os lo confie- 
so — le dijo; — y si al pronto un momento de obcecaci6n 
que no estubo en mi mano reprimir, pudo haberme me- 
recido vuestro desagrado, ahora, que una secreta simpa- 
tia me impele hacia vos, os pido humildemente perdon 
y os suplico que olvid6is las necias palabras . que han 
salido de mis labios. 



^le*^ . 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 429 

— -^No te he dicho ya que estabas perdonado? Yo soy 
pronta y arrebatada en todas mis cosas. Afortunada- 
mente, tengo un coraz6n leal que me ensena & conocer 
k los hombres. Desde que he oido tu voz y tu canto 
me has sido simp£tico, y por esto tu falta ha obtenido 
f&cilmente un perd6n que habia ya pronunciado mi pe- 
cho. Si no hubiese sido asi, mi enojo no hubiera repa- 
rado en hacerte victima de tu imprudencia. Ya me ir£s 
conociendo mds k fondo, puesto que vas k venir conmi- 
go k L&ida k casa de mi hermano Artal de Mur. 

— Artal de Mur. Yo conozco ese nombre. Los Mur 
son parientes de la familia Pallars. 

— Como que descendemos de ella. En 1076 el conde 
de Pallars dividi6 al morir entre los tres hijos que tenia 
sus ricos estados. El primero se encargo de los de Pa- 
llars, el segundo de los de Talarn y el tercero de los 
de Mur. 

— Si, si, ya recuerdo; ya s6 qufen sois, senora. Mi 
difunta protectora la condesa de Pallars, cuyo paje fui, 
me habl6 varias veces de una parienta suya, mujer de 
dnimo esforzado, resuelta, decidida, que en nuestras 
luchas con el rey D. Juan habia varias veces empuna- 
do las armas, y que k la muerte de su esposo D. Ra- 
m6n de Rocabruna se qued6 al frente de una tropa de 
caballeria, continuando la guerra con valeroso encono 
y como hubiera podido hacer uno de nuestros mis ex- 
pertos jefes. Vos debris ser Isabel de Mur. 

— Si, soy Isabel de Mur; soy esa mujer desgraciada k 
quien le ha tocado ver perecer en el campo de batalla k 
dos de sus hermanos, k su esposo y k su hijo tinico; soy 
Isabel de Mur, la que por vengarles me puse al frente 
de una tropa escogida y resuelta, haciendo correr k rios 
la sangre de los enemigos de nuestros fueros; soy Isa- 
bel de Mur, la que lanc6 el grito de guerra de nuestra 
familia y tremolo vencedora la senera de los Rocabruna. 



Digitized by VjQOQlC 



430 VICTOR BALAGUER 

— jOh! dejadme que os contemple, seiiora, y que os 
rindael humilde homenaje de mi admiraci6n. [Pl&cek 
al trovador que ha combatido tambi6n por su patria y 
que llora hoy sus desdichas, queddndole s61o el consue- 
lo de contar su pasada gloria; pldcele haberse encontra- 
do con la heroina catalana que en tiempos venideros 
ha de inspirar mds de una trova y mds de una balada d 
nuestros cantores. 

Isabel de Mur apenas escuch6 estas palabras entu- 
siastas y sinceras de Od6n. Desde que acabara de ha- 
blar, habia quedado sumergida en una profunda medi- 
taci6n, como entregada d los recuerdos dolorosos que 
habia evocado. Od6n vi6 d la tristeza tender sus ne- 
gras alas sobre la frente de aquella her6ica mujer, € iba 
d retirarse algunos pasos para respetar sus pensamien- 
tos, cuando Isabel, de pronto, levant6 su cabeza, la 
sacudi6 como un le6n su melena, y le dijo y6ndose d 
sentar d la orilla misma del arroyo: 

— Dame tu lira, trovador. Cuando la hiel de amar- 
gos recuerdos empieza gota 4 gota 4 caer en mi cora- 
z6n, s61o el canto puede disipar mis pesares. Pr6stame 
tu lira; voy d cantarte una guerrera trova, las tinicas d 
las cuales dan paso mis labios. Yo no conozco los can- 
tos de amor: solo s€ cantos de guerra. 

Od6n se apresur6 & complacerla y le tendi6 el latid. 

Isabel cant6 asi: 

EL CABALLERO SALVAJE. 

(i3 2 4-) 

jSotnaten! /Somaten!.... La campana de la aldea late 
apresurada en su jaula de piedra, como late desespera- 
do el coraz6n al contemplar la agonia de una madre. 
£Qui6n ha mandado echar las campanasal vuelo? ^Qui6n 



Digitized by 



CoogkL^J 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 43 1 

a la voz del bronce santo congrega al pueblo en la pla- 
za?.... <jQui€n?.... El caballero salvaje. 

Gombaldo de Mur es de hierro como su peto y espal- 
dar: en su casco ondea una pluma m&s negra que el 
ala die un cuervo; en su blas6n estd pintado un caballe- 
ro acabando 4 otro con la daga de misericordia y con 
este lema: Ni doy cuartel ni lo quiero; k los botes de su 
lanza han caido seis barones, cuatro condes y un prin- 
cipe; ha vencido & un le6n ahogandole entre sus brazos 
de atleta y guardando su piel para que le sirviera de le- 
cho en los campamentos. Este esW caballero salvaje. 

Congregado estd ya el pueblo. Asi le habl6 Gombal- 
do de Mur: — « j A. las armas, vasallos mios! El sefior rey 
quiere conquistar la Cerdena y nos da & su primog£ni- 
to el principe Alfonso para que sea nuestro jefe. jA las 
armas! El pend6n de las barras tremola ya en todas las 
fortalezas de los nobles barones, y la campana tocando 
A somaten envia su voz de pueblo en pueblo y de cam- 
panario en campanario. \k las armas! Os guiard k la 
victoria el caballero salvaje. 9 

Ya las galeras caminan por el mar r&pidas como 
monstruos de cien patas. Las queridas costas cata- 
lanas han desaparecido & los ojos de los buenos hijos 
que & veneer van 6 & morir por su patria. El sol alumbra 
a toda aquella multitud de heroes que va & posarse co- 
mo una nube y & estallar como una tempestad sobre el 
suelo de Cerdena. Aguardan dias de gloria, jornadas de 
entusiasmo y un tesoro de hazanas al ej^rcito arago- 
n6s-catal&n. Rica jvive Dios! va & ser la cosecha de 
laureles y, ya os lo advierto, no serd ciertamente quien 
menos recoja el caballero salvaje. 

Villa de Iglesias, jDios te guarde! Eres la primera 
fortaleza con que al paso ha tropezado nuestro ej£rcito, 
y justo es que seas la primera en admitir sobre tu torre 
de homenaje, triunfante y glorioso penacho, el pend6n 



Digitized by VjiOOQLC 



432 VICTOR BALAGUER 

que Wifredo lego & la patria con su sangre. En vano 
coronan los pisanos tus fuertes muros; en vano la peste 
con su cruel azote diezma las filas de nuestros valien- 
tes: el mismo principe Alfonso te pone cerco y te hu- 
milla. Gudrdete Dios, Villa de Iglesias: ya eres nues- 
tra. Los catalanes se han portado, y prodigios ha he- 
cho de valor el caballero salvaje. 

La p£rdida de Villa de Iglesias es el primer anillo de 
una cadena de victorias para nuestras armas. Los pisa- 
nos retroceden, y la Jornada glbriosa de Luco-Cisterna 
hace famoso y terrible el nombre del principe Alfonso. 
El cielo protege el pendon de las barras, y la fortuna le 
sonrie como una esposa fiel. jGloria al Dios y Seiior de 
las alturas! j Alabemos al S6r Supremo, cuya misericor- 
dia es infinita! Cerdena es nuestra y en todos los puntos 
de la isla tremola la enseiia del ej€rcito vencedor. jCe- 
lebrad vuestro triunfo, guerreros! j Can tad su gloria, 
trovadores! jBrille en tu rostro la sonrisa y envaina el 
ensangrentado acero, oh tu, Gombaldo de Mur, el ca- 
ballero salvaje! 

Sacio estd de verter sangre, harto de matanza y de 
destrozo. No ha tenido piedad ni misericordia para na- 
die, que el ruido del combate le embriaga como el vino 
mds dulce y mds sabroso de la costa catalana. Los ene- 
migos que han caido d sus pies han muerto mds bien 
de espanto al rayo de sus miradas, que d las heridas 
abiertas por su espada de dos filos que maneja como un 
junco. Bien se ha portado el caballero salvaje. 

G6nova, la constante rival, la eterna enemiga de Ca- 
taluna, mueve sus escuadras y acude en auxilio de la 
ya sometida Cerdena. Con un s6quito de i5o caballos 
y un lucido refuerzo de tropa, el general Ram6n de Pe- 
ralta se hace al mar sin mds que dos galeras catalanas. 
Tiene confianza en los que forman su comitiva: todos 
en la pasada lucha han ganado timbres gloriosos, lau- 



Digitized by VJiOOQlC 






LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 433 

reles inmarcesibles; todos cuentan brillantes hechos de 
armas. Tambi6n va entre ellos el caballero salvaje. 

Diez y siete galeras y tres lefios genoveses caen so- 
bre la nave del de Peralta, que resiste con valor el pri- 
mer ataque y rechaza k sus enemigos. Segunda y ter- 
cera vez, con la resolution que les inspira su extraordi- 
naria ventaja, cargan contra ella, y segunda y tercera 
vez son rechazados. jBrillante, magnifico combate! 
j Vengan k aprender aqui los valientes y los heroes! 
[Contemplen el arrojo y el entusiasmo catal&n; vean c6- 
mo se lidia, c6mo se pelea, c6mo se muere! Admiren, 
sobre todo, k ese indomable Gombaldo de Mur, a ese 
hombre de bronce, el caballero salvaje. 

Gaspar de Oria, el almirante genov6s asombrado de 
tanto heroismo, pide conferenciar con el de Peralta. 
Asi contest6 £ste; oidle bien: — «Otras razones nohede 
escuchar que las de las armas: haced vosotros lo que 
poddis y nosotros lo que debemos. » Otra voz resuena 
tras la suya. — «Y k m&s, conferenciar con un Qria e s 
una deshonra, que un Oria fu6 quien vendio como un 
villano y un cobarde k Berenguer de Entenza. » Asi ha 
dicho el caballero salvaje. 

De nuevo se traba el combate con horrible estruendo. 
Los genoveses, como perros rabiosos en rededor de un 
toro asaltan por todos Jados la galera catalanay procu- 
ran incendiarla con dardos arrojadizos. No hay medio 
de vencerla y cara pagan su osadia. Los heroes han 
echado k pique dos galeras y han puesto 3oo hombres 
fuera de combate. La noche, que se avecina, obliga k los 
enemigos k retirarse escarmentados y confusos. De 
nuestra parte, en tan gloriosa como desigual acci6n, no 
ha habido m£s que 40 heridos y un solo muerto; pero 
jay! este muerto es el caballero salvaje. 

jLlorad, doncellas catalanas! jVista luto vuestro co- 
raz6n, nobles guerreros! Arrastrad por el suelo las ban- 
tomo xxii 28 



Digitized by 



Goo<; 



434 vfCTOR BALAGUER 

derolas de vuestras lanzas, y orne una pluma negra 
vuestro casco en muestra de tristeza y de dolor. Cam- 
panas del seiiorio de Mur, rasgad el aire con vuestros 
planideros lamentos, con vuestras voces acongojadas, 
que ir&n k despertar los ecos que duermen en los veci- 
nos montes. El h6roe entre los heroes ya no existe. Ha 
muerto, como mueren los Mur, . en el campo de bata- 
11a, cubierto de heridas, y de cara al enemigo, el caba- 
llero salvaje i. 



IX. 



Cuando Isabel hubo acabado su canto, Od6n se acer- 
c6 para felicitarla; pero la dama interrumpi6 sus gal an- 
tes cumplidos arrimando & sus labios la bocina que col- 
gaba de su hombro, y haciendo estremecer el bosque 
con un vigoroso toque de aviso y llamada. En seguida 
se dirigi6 & buscar su caballo, que habia atado al tronco 
de un drbol inmediato, y cuando volvi6 al sitio en que 
se hallaba el trovador, comenzaron £ presentarse por 
todos lados los palafreneros y servidores de la casa de 
Mur que andaban divagando por el bosque en busca de 
su senora. 

Isabel encarg6 que se diese un caballo & Od6n de 
Vallirana, y la comitiva se puso inmediatamente en 
marcha tomando el camino de L6rida. 

La casa de Mur se abri6 hospitalaria para el trovador 
que alii encontro, como decia un proverbio de aquel 
tiempo, buen vino, buenos bocados y buen lecho. Fu6 
presentado por la misma Isabel al anciano Artal, 4 
quien no le pes6 la visita en atenci6n & que pasaba la 



I Varias cr6nicas refieren con minuciosos detalles esta acci6n y la 
muerte del caballero salvaje. 



Digitized by 



Google^ 



LA PR1MAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 435 

vida aislado, sin mds compania que su hermana, y de- 
vorado siempre por la tristeza y la melancolia. 

Por la tarde, despu6s de comer, el trovador fu6 in- 
troducido en una vasta sala que Uamaban de armas, 
a causa de infinidad de armaduras y trofeos que ador- 
naban las paredes, junto con algunos retratos de fami- 
lia. Isabel y su hermano estaban sentados en dos an* 
chos sillones llenos de esculturas, junto i. una chi- 
menea en que, & pesar de lo benigno de la estacion, ar- 
dia un montoncito de lena. Ante ellos habia un tabu- 
rete en el que se sent6 Od6n, invitado por el senor 
de Mur. 

— Ya que eres profesor en la gaya ciencia — le dijo 
este ultimo,— danos una prueba de tu habilidad. 

Od6n pidio que se indicase el asunto li objeto sobre 
el cual se deseaba que cantase. 

— No queremos trovas, baladas ni endechas, Od6n — 
dijo Isabel. — Mi hermano es demasiado viejo para de- 
jarse seducir'por amorosas 6 galantes canciones, y yo 
tengo un coraz6n demasiado varonil para que puedan 
serine gratos otros cantares que los de guerra. Mejor 
seria que nos relataras algiin hecho hist6rico e impor- 
tante; que te constituyeses por un momento en un libro 
cuyas pdginas pudi6semos hojear k nuestro gusto. ^Te 
place asi? 

— Me place cuanto A vos os plazca, noble dama. 

— Recuerda entonces algun pasaje de nuestra histo- 
ria y relatalo como mejor sepas. 

— Elegidlo vos misma. 

— Escoge, pues, entre la toma de Balaguer por Fer- 
nando el de Antequera y la conquista de Ndpoles por 
Alfonso V. 

— De las dos puedo ocuparme; pen> comenzarS por 
la primera, pues me imagino que es asunto grato para 
vos, aun cuando sea de dolorosos recuerdos. 



Digitized by VJiOOQlC 



436 VICTOR BALAGUER 

— Bien has dicho, Od6n, y acertaste mi deseo. Bala- 
guer fu6 el Ultimo baluarte en que tremol6 el pend6n 
de la legitimidad, el ultimo asilo que tuvo nuestra in- 
dependencia. Hartos males han provenido para el pais 
de ese dia de desgracia en que el pendon de Urgel fu£ 
abatido ante el estandarte del castellario Fernando. Si, 
retetanos esa triste p&gina de nuestra historia; cu6nta- 
nos c6mo sucumbio el derecho en su tiltimo combate. 

Artal de Mur abundaba en las mismas ideas que su 
hermana, y le plugo el asunto por esta escogido. Arre- 
Han6se, pues, en su sill6n con toda comodidad, dispues- 
to d prestar la mayor atenci6n al relato historico del 
trovador. 

JAIME URGEL EL DESDICHADO. 

(1413.) 

El dia 3 1 de Mayo de 1410, k la edad de cincuenta 
y dos aiios, exhalaba el tiltimo s.uspiro en el convento de 
Valldoncella, entonces extramuros de Barcelona, el rey 
D. Martin el Bueno y el Hutnano. No dejaba legitimo su- 
cesor que pudiese ocupar el trono £ su muerte, y fu6 su 
tiltima yoluntad que heredase quien tuviese mejor de- 
recho. Con 61 acab6 la militar y her6ica raza de aque- 
llos soberanos condes de Barcelona, que por espacio de 
cerca tres siglos rigieron los destinos de Arag6n, adqui- 
riendo prez y fama imperecederas y haciendo que el 
sol alumbrara siempre vencedor el pend6n de las barras 
en las tres partes del mundo. 

Gran confusi6n y alboroto caus6 la muerte de Don 
Martin, 6 inmediatamente se presentaron varios pre- 
tendientes al trono, que trataron de hacer valer sus de- 
rechos desplegando banderasy hactendose apoyar por las 
armas. Terrible fu6 para los tres paises unidos el perio- 



Digitized by 



GoogW 



LA 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 437 

do de diez y nueve meses que transcurrio desde la 
muerte del rey hasta que se decidi6, con un&nime aplau- 
so, nombrar una junta de nueve personas, quienes se 
enterasen de los derechos y razones que alegaba cada 
uno de los pretendientes y pusiesen la corona en la ca- 
beza de aqu6l que mejor derecho hubiese. 

Tal fu6 el famoso Parlamento de Caspe. 

Tres diputados por cada pais formaroi} este Parla- 
mento, a quien se di6 de t6rmino dos meses para dell- 
berar y decidirse i. Reuni6ronse los nueve diputados en 
el castillo de Caspe, instruy6se el proceso de los prin- 
cipes solicitantes, pes&ronse y discuti&ronse con madu- 
rez las razones alegadas por sus abogados, y se decidi6 
por fin que la corona pertenecia & D. Fernando de Cas- 
tilla, llamado el de Antequera. El conde de Urgel, que 
era, sin embargo, aqu6l k quien de derecho tocaba por 
descender en linea recta varonil de los antiguos condes 
de Barcelona, no tuvo m&s que los votos de dos dipu- 
tados catalanes. Todos los demds, excepio el.de un di- 
putado valenciano que se abstuvo de votar, fueron para 
D. Fernando. 

Esta resoluci6n dej6 descontenta & gran parte del 
reino, y en particular & Catalufia; pero nadie replic6, 
porque era el voto de los jueces que se habian nombra- 
do con facultad de hacer rey. Tenia, pues, que aceptar- 
se el que ellos daban. 

Lo mismo que los otros pretendientes, Jaime de Ur- 
gel, aunque despechado y descontento, mand6 retirar 

1 Las personas nombradas fueron, por parte de Arag6n, D. Do- 
mingo Ram, obispo de Huesca y Jaca; France's de Aranda y Berenguer 
de Bardaji; por Catalufia, D. Pedro Zagarriga, arzobispo de Tarragona; 
Guillen de Vallseca y Bernardo de Gualbes; y por Valencia, Bonifacio 
Ferrer, general de la Cartuja; su hermano el maestro Fr. Vicente Fe- 
rrer, que hoy venera la Iglesia como santo, y Gines de Rabassa, a 
quien sucedio luego el Dr. Pedro Beltran. 



Digitized by VJiOOQlC 



' 43^ VICTOR BALAGUER 

sus tropas y pas6 & Balaguer, corte de sus estados. Por 
muy sensible que le fuese, acat6 la voluntad del Parla- 
mento. 

Cabizbajo y mohino llego d Balaguer, rodeado delu- 
josa comitiva, y ape6se del caballo d la puerta de su 
alcdzar. Su madre le esperaba en el umbral. Dirigi6se 
hacia ella D. Jaime con los brazos abiertos como para 
estrecharla contra su seno y desahogar en su pecho la 
pena que oprimia el suyo; pero su madre, con no poca 
extraneza del conde, se hizo algunos pasos atrds frun- 
ciendo las cejas y extendiendo su mano como para re- 
chazar el filial movimiento de D. Jaime. 

— lQu€ es eso, madre y sefiora? — exclam6 el conde. 
— ^Por qu£ estd nublada vuestra frente y contrae aira- 
do enojo vuestro rostro? <>Por qu£ rechazdis al hijo que 
amante vuelve d vuestros brazos ansioso de depositar 
en el seno materno sus penas y quebrantos? 

— En efecto — dijo la varonil anciana, — yo tenia un 
hijo, pero lo he perdido. Ved si no, caballero, las ropas 
de luto que me visten. 

— jSenora! — murmur6 inquieto y asombrado el con- 
de viendo verdaderamente que su madre vestia un ri- 
guroso traje de luto y temiendo que su cabeza no hu- 
biese sufrido algtin quebranto, — volved en vos, mirad- 
me, yo soy Jaime de Urgel, soy vuestro hijo. 

— No: me engandis. Aun cuando su forma haydis to- 
rnado y su aspecto, vos no sois mi hijo. Jaime de Ur- 
gel parti6 en busca de una corona que por derecho di- 
vino le pertenecia, y con la corona hubiera vuelto 6 en 
la demanda hubiera perecido. 

— Madre y sefiora, poneos en mi lugar. iQu€ podia 
yo hacer? ^Debia arrojar sobre el reino el azote de una 
guerra civil?.... El Parlamento de Caspe ha fallado 

Al oir estas palabras la anciana condesa se irgui6 
cuan alta era, y le interrumpi6 diciendo con arrebato: 



|L(ta 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 439 

— |E1 Parlaittento de Caspe! ^Y quien te ha dicho a 
ti que aceptaras su sentencia? iQui6n te ha dicho que 
podian unos hombres de letras cuestionar sobre lo re- 
suelto por Dios en su soberana justicia? El Parlamen- 

to ha decidido jY bien! ahora falta que decidan las 

armas. Tu ilustre padre, k hallarse en tu lugar, hu- 
biera dicho: 6 rey 6 nada. Yo te digo lo mismo, Jaime 
de Urgel. Su voz es la que te habla por mi boca, su es- 
piritu es el que animarte debe. Tienes un partido fiel 
y adicto, Cataluna te ama y te quiere, el derecho te 

pertenece, Dios te protege Apela k las armas, y 

hdgase la santa voluntad del cielo. Hijo, 6 rey 6 nada. 

El conde dobl6 la cabeza sobre el pecho y call6. 

En aquel momento lleg6 su esposa conduciendo de 
la mano k una de sus hijas menores, que al ver k su 
padre se arrojo k 61. D. Jaime la abraz6 con ternura 
apasionada. 

— Cuando no.porti, por tus hijos debes hacerlo, Jai- 
me de Urgel — exclam6 entonces la anciana condesa se- 
nalando k la nina que el conde tenia entre sus brazos. — 
Un dia vendrian k pedirte estrecha cuenta de tus actio - 
nes y reclamarte esa corona que desprecias. ^Quieres 
mejor reducirte a prestar vasallaje y obediencia al que 
injustamente y por la sola voluntad de unos hombres de 
letras ha ganado el reino? <iCabe eso en tu derecho, en 
tu sangre? ^Puedes, sin que la conciencia te remuerda, 
admitir por rey k quien debiera haberte admitido a 
ti?.... Si tal crees, en buena hora sea. Cumplase tu de- 
seo, pero cumplelo solo: tu madre y tus hijos ir&n k 
buscar un asilo en pais extranjero, que no quieren pisar 
como vasallos la tierra en que debian ser senores. 

La esposa del conde, k quien animaban los mismos 
sentimientos que k su madre, se acerco a D. Jaime, y 
fijando en 61 sus ojos llenos de pasion le dijo: 

— Vuestra madre tiene razon, senor: 6 rey 6 nada. 



Digitized by GO( J 



44° VICTOR BALAGUER 

Combatid por vuestro derecho, y si el cielo no os presta 
su ayuda, sucumbid como hombre, despu6s de haber 
cumplido con vuestro deber. 

El conde entonces, tomando una de aquellas resolu- 
ciones decisivas tan propias de los caracteres en6rgicos, 
alz6 los ojos al cielo y exclam6: 

— Senor, en ti deposito la confianza y en tus manos 
pongo mi suerte. 

En seguida, volvi6ndose k su madre y esposa, . 

— H&gase como quer6is — les dijo. — Tremolare mi 
pend6n, reunir6 en torno suyo k cuantos me sean adic- 
tos y marchar6 al combate. Dios me ayudard. j6 rey & 
nada! 

Asi que hubb pronunciado estas palabras, su madre, 
radiante de alegria, le abrio los brazos, y 61 estrech6 
afectuosamente entre los suyos k su madre y k su es- 
posa. 

Aquella misma noche empezo D. Jaime k disponerlo 
todo, y fueron enviados mensajeros k sus amigos y par- 
tidarios para que se preparasen k sostener con las ar- 
mas el derecho de la casa de Urgel. D. Antonio de Lu- 
na, amigo particular y decidido partidario del conde, 
pas6 k Burdeos con el objeto de reclutar gente, y en el 
interin solicitos agentes recorrian el Arag6n y Catalu- 
na tratando de mover los dnimos, de afirmar en sus 
convicciones k los apasionados y de decidir k los indife- 
rentes en favor del conde. 

No tardo en estallar el movimiento. Una partida de 
hombres resueltos se apodero del castillo de Monteara- 
g6n, y los jefes de una asonada popular proclamaron en 
Zaragoza por rey k D. Jaime, si bien el gobernador de 
la ciudad logro en seguida apagar esta centella* Al po- 
co tiempo D. Antonio de Luna, con la gente que ha- 
bia juntado en Francia, entro en Arag6n por sus mon- 
tanas y puso sitio k Jaca, sin que lograra apoderarse de 



Digitized by 



y Google 



jCi **> 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 44 1 

esta importante plaza, no obstante sus reiterados es- 
fuerzos. 

El conde habia salido de Balaguer al frente de un 
ej6rcito compuesto en su mayor parte de franceses y 
catalanes, y se dirigi6 k Arag6n para apoderarse de Ja- 
ca, uniendo sus fuerzas con las de D. Antonio de Lu- 
na. Sali6 frustrado su intento, y la desgracia, que habia 
de ser de entonces mas su inseparable y eterna compane- 
ra, hizo que sus tropas sufrieran una sangrienta derrota 
en Alcolea de Cinca. Fu6 tan senalada Victoria 4 la de 
sus contrarios, que el conde, conociendo que era ya im- 
posible mantenerse en campana, tom6 el peligroso par- 
tido de encerrarse con toda su familia en Balaguer. 

No dej6 el rey D.' Fernando de aprovechar esta oca- 
siori para acabar con tan poderoso enemigo, y vol6 con 
sus tropas a sitiarlo en la ratonera en que £1 mismo se 
habia encerrado. A primerosde Agosto de 1413 comen- 
zb aquel famoso cerco que no debia concluir sino al ca- 
bo de tres meses, y despu€s de haber apurado todos sus 
recursos de valor y desesperaci6n los denodados defen- 
sores de Balaguer. 

Se halla esta ciudad asentada & orillas del Segre, y 
veiase entonces senora y reina de una vega pobladisima 
de huertas y jardines con deliciosas alamedas que blan- 
damente acariciaban los aires. En la parte oriental de 
la ciudad se alzaba la suntuosa obra de su alcdzar, y 
ceniala un rico cintur6n de murallas fortificadas k tre- 
chos por robustos y fuertes torreones. 

El ej^rcito de D. Fernando, despuSs de haberse apo- 
derado de Menargas, destruy6 &. su placer la fertil vega 
y sent6 sus tiendas en torno de la ciudad, apretdndola 
con estrecho cerco. Bizarramente se defendi6 Bala- 
guer en aquellos tres meses, y bien combati6 D. Jaime 
por su derecho hasta el tiltimo instante. Memorable se- 
r£ siempre el recuerdo de este sitio, y la cr6nica, la tra- 



Digitized by VJiOOQlC 



442 VICTOR BALAGUER 

dici6n y la historia le conservardn eternamente, porque 
es un timbre glorioso para la noble ciudad y un monu- 
mento de honra para la infortunada casa de Urgel. 

Fu6 4 reforzar el ejercito sitiador, muy acompafiado 
de barones y caballeros, D. Alonso, duque de Garidia, 
que habia sido competidor de D. Fernando en sus pre- 
tensiones al trono, y que de contrario pas6 & ser enton- 
ces su aliado, sirvi6ndole bien y honradamente en aque- 
11a guerra. El duque fu6 quien tuvo uno de los prime- 
ros choques con los sitiados, recibiendo de estos una 
cruel y severalecci6n. 

Pasdronse los primeros dias del cerco sin cosa digna 
de notarse; pero empezaron luego d armarse mdquinas 
y trabucos y se levantaron contra las torres del muro 
fuertes castillos, para cuya construcci6n echaron mano 
de los muchos drboles de gran magnitud que habia en 
las vecinas alamedas. Se invent6 y se echo mano de 
todo aquello que pudiese ofender k la ciudad y 4 sus 
leales defensores. Cuentase que hubo en este cerco md- 
quinas de tan extrano artificio que lanzaban piedras de 
34 arrobas, sin que hallasen medio de reparar los cer- 
cados el dano que producian. 

Cuando se tuvo corriente todo este aparato de arti- 
lleria fu6 cuando se empez6 k batir aquel insigne ba- 
luarte de la lealtad con toda la fuerza, impetu y porfla 
de las baterias, despreciando los combates de escara- 
muzas y peleas. Al contrario los de Balaguer: aunque 
tenian muchas lombardas y tiros y muy buena balles- 
teria, preferian salir, valientes, fuera de los muros y 
acometer por diversas partes como gente diestra y des- 
esperada, molestando cada dia k los sitiadores con re- 
bates y consiguiendo sobre ellos senaladas victorias. 

Sin embargo, no tardaron en fatigarse de ese sistema 
de defensa, puesto que ellos eran siempre los mismos 
en sus faenas y trabajos, mientras que los del campo 



Digitized by 



Google ^^« 1 



LA PRIMAVEPA DEL 6LTIMO TROVADOR 443 

podian relevarse. D. Jaime empez6 entonces k sentir 
los amargos y crudos sinsabores de la deserci6n, siendo 
el primero que abri6 el camino un su favorito llamado 
Menant de Favars, capitan de aventureros, k quien di6 
una crecida cantidad de dinero para que fuese k bus- 
car la gente que pudiera y volviese con ella k soco- 
rrer la plaza. Favars no volvio ni con gente ni con di- 
nero. 

Varios fueron los desenganos que sufri6 el conde por 
este estilo. Tocole ver k sus mks intimos y caros ami- 
gos, k los que habia colmado de honras y favores, irse 
separando uno k uno de su lado, abandondndole k su 
suerte 6 desventura. Vi6 asi pasar al bando contrario k 
D. Artal de Alag6n, que era uno de los mds grandes 
caballeros que tenia consigo; k D. Juan Jimenez de 
Embtin, que era uno de sus primeros capitanes; k Mar- 
tin L6pez de Lanuza, que era uno de sus favoritos, y k 
Juan de Ses6, que era uno de sus consejeros. jTriste 
cosa es por cierto para un hombre verse asi abandonado 
de todos los suyos en una £poca de adversidad, como se 
ve despojado un drbol de sus lozanas hojas en la esta- 
ci6n del invierno! 

Y mientras tanto, el conde no recibia socorros de nin- 
gtin punto y el cerco seguia con crueldad, vigor y por- 
fia. La ciudad se veia batida k un tiempo por diferentes 
mortiferas mdquinas de guerra que hacian gran estra- 
go en sus muros, casas y habitantes. Dicese, y se re- 
fiere como cosa senalada, que por la parte del camino 
de L6rida se alz6 un castillo de madera muy alto, en 
donde se pusieron algunas cuadrillas de ballesteros, que 
hacian tanto daiio, que ninguno, sin ser herido 6 muerto, 
podia asomarse por las torres y almenas. Por la parte 
del puente, que era donde acampabael duque de Gandia, 
se arm6 tambi^n una mdquina, k la cual se di6 el nom- 
bre de Cabrito, y arrojata piedras tales, que alii donde 



Digitized by 



Google 



444 VfCTOR BALAGUER 

caian rompian las vigas m4s gruesas y hundian el piso. 

En una palabra: de tal suerte eran combatidos y ator- 
mentados los de Balaguer, que el conde resolvi6 darse 
4 partido, no por 61 — que 61 hubiera perecido con va- 
lor entre los escombros, — sino por los infelices que se 
agolpaban 4 su lado, leales hasta el extremo y decidi- 
dos 4 morir victimas de su deber. Un ej6rcito numero- 
sisimo le sitiaba; todo lo que de mortifero', mal6volo y 
ofensivo puede inventar la guerra se habia puesto en 
planta para combatirle, y esto no obstante, por espacio 
de tres meses habia resistido con decisi6n y con herois- 
mo: asi, pues, sin reparo podia entregarse, que salva 
estaba su honra, y ganaba tanta gloria vencido como 
ganarla hubiera podido vencedor. <jQui6n podia hacer 
m4s que 61 en tan apurado trance? 

D. Jaime sucumbi6 como sucumbe el le6n cuando, 
fatigado, acorralado y herido, se deja prender por los 
cazadores, 4 quienes antes hiciera huir tan s61o con un 
rugido. El ultimo dia de Octubre de aquel mismo ano 
las puertas de Balaguer se abrieron de par en par ante 
D. Fernando, a quien rindi6 el conde su espada, no 
porque le reconociese mejor que 61, sino porque mds 
que 61 habia sido afortunado. Y es verdad: sabido es 
que no son siempre los mejores aqu611os 4 quienes pro- 
tege la fortuna. 

El desdichado conde de Urgel creia empero que se 
rendia al mismo tiempo que 4 un rey 4 un caballero. 
Bien poco mostr6 serlo D. Fernando con el conde y 
con los que habian abrazado su partido. A la mayor 
parte de 6stos se les confisc6 sus bienes, sin que se pu- 
blicase un general olvido de lo pasado, como todo el 
reino esperaba y queria, y 4 aqu61 se le conden6 cruel- 
mente 4 perpetuo encarcelamiento, perdon4ndosele la 
vida casi por irrisi6n, pues que le dieron un oscuro ca- 
labozo por sepulcro. 



Digitized by VjjOOQLC 



L 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 445 

Parecia que el rey se gozaba en martirizarle y se sa- 
tisfacia en humillar a aquel compelidor a quien tal vez en 
su conciencia reconociapor verdadero sucesor del reino i. Se 
ceb6 en €1 cruelmer.te. Lo mismo hace el tigre con la 
presa. 

El conde fu£ llevado k Castilla, al alc&zar de Madrid, 
pas&ndolo por Zaragoza en medio del dia y k son de 
trompetas, burla y crueldad inauditas. Asi es que los 
zaragozanos pudieron ver, en medio de sus calles, al 
conde arroj&ndose del caballo en que le llevaban pidien- 
do k voces que le matasen, teniendo por menos dura 
una muerte pronta que aquejla humillaci6n sin ejemplo 
y luego un encarcelamiento sin t£rmino. De Madrid le 
pasaron al Castillo de Castro Taraf y de 6ste al de Jdti- 
va, donde acab6 tristemente su vida, solo, abandonado 
de todo el mundo, diez anos despuSs de muerto Don 
Fernando y al cabo de veinte que gemia vagando de 
prisi6n en prisi6n, sin haber vuelto jamds k respirar el 
aire puro y vivificante de la Hbertad. 

Tal es, senora, la historia de D. Jaime el Desdichado; 
tal es el relato de la toma de Balaguer. Si con gusto lo 
hab6is oido de la boca de este pobre trovador, pagadle 
su trabajo derramando una ldgrima k la memoria del 
h€roe de Urgel y k la pSrdida de este n ombre y casa 
que con D. Jaime se extinguieron. Su airado vencedor 
no perdon6 ni aun el nombre. Confiscados fueron todos 
los bienes de la casa de Urgel; unidos k la corona sus 
estados; borr6se su nombre del catdlogo de la nobleza 
como hubiera podido hacerse con el de un asesino 6 el 
del ve. dugo. 

Aftntunadamente, la ira del tirano nada pudo contra 
la historia, que reservard siempre una pdgina para loar 
k los de la casa de Urgel, ni contra los trovadores, que 

I Pals )ras de la Cr6nica aragonesa del An6nimo. 



Digitized by 



Googk 



446 VfCTOR BALAGUER 

guardar&n siempre su mejor canto para eternizar la 
gloria y el heroismo de D. Jaime el Desdichado. 



Luego que hubo Od&n acabado su relato, rein6 por 
largo tiempo el silencio en la sala. Los dos hermanos 
de Mur le habian escuchado con interns y sin interrum- 
pirle, y al fin de la relaci6n una ldgrima surco las me- 
jillas de Isabel. No fu6 fingida esta sensibilidad, que no 
sabia fingir Isabel. Aquella mujer de varoniles arran- 
ques y de corazon de hombre creia, en efecto, que la de- 
cadencia de Cataluna provenia de haberse sentado un 
rey castellano en el trono de Arag6n, desprecidndose 
los legitimos derechos de la casa de Urgel. < iC6mo, 
pues, al oir la historia desgraciada del ultimo conde, 
podia dejar de pagar & su recuerdo el tributo de una Id- 
grima?.... 

Asi lo hizo, y sus ojos dijeron lo que callaron sus la- 
bios. 

El silencio hubiera durado mucho m&s tiempo, pues 
que Isabel, sumergida en sus meditaciones, no llevaba 
trazas de interrumpirle; pero su hermano tom6 la pala- 
bra para decide al trovador que emprendiese el relato 
del segundo asunto que le habia propuesto. 

Od6n obedecio al instante y cont6 de esta manera la 
interesante historia de la conquista de Ndpoles. 

LA CONQUISTA DE NiPOLES. 
(1442.) 

Por tercera vez D. Alfonso el Magndnimo babia pues- 
to sitio & la bella ciudad de Ndpoles, constante objeto 
de sus planes y desvelos en la sangrienta y encarnizada 



Digitized by G00gk '■ 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 447 

guerra que sostenia contra el duque de Anjou, cuyos 
derechos d aquel reino tenian que ceder ante los de 
D. Alfonso, por mds que el Papa en nombre de la Igle- 
sia se hubiese puesto de su parte. 

Ndpoles habia ya sido sitiada, asaltada y vencida en 
1423 por las tropas aragonesas y catalanas que obraron 
prodigios de valor en aquella conquista. La suerte de 
la guerra empero devojviola al duque de Anjou, y aun 
cuando en 1438 se volvi6 d presentar D. Alfonso ante 
sus muros, fueron por entonces intitiles los esfuerzos 
que hizo para apoderarse de ella. Hubo de levantar el 
sitio despuSs de haber visto perecer d su hermano el in- 
fante D. Pedro, bizarro caballero, y con 61 d una por- 
ci6n de nobles y valientes capitanes. El ano de 1442, 
que naci6 ya viendo al ej^rcitocataldn y aragon^s acam- 
pado de nuevo al pie de las murallas de Napoles, debia 
ser mds favorable para las armas de D. Alfonso y esta- 
ba destinado d no concluir sin ver ondear triunfante el 
pendon de las barras en las torres orgullosas de la reina 
del Sorrento. 

Estaba ya bastante adelantado el asedio, que cada 
dia.era mds riguroso y estrecho. D. Alfonso habia de- 
cidido no retroceder aquella vez, y apoderarse d toda 
costa de la anhelada ciudad que por dos veces distin- 
tas se habia escapado de sus manos, como huye una 
mujer ingrata de los brazos del amante desdenado que 
en vano ha querido colmarla de dones y favores. 

Como al frente de la guarnicion se hallaba el mismo 
duque de Anjou, Ndpoles se resistia denodada, con el 
valor de la desesperaci6n y con la desesperacion del ul- 
timo recurso. El reino estaba ya casi enteramente en 
poder de D. Alfonso; la cabeza se hallaba, pues, separa- 
da de sus miembros, pero no obstante, los napolitanos, 
que amaban con la mayor ternura al duque Renato de 
Anjou, se habian valerosamente determinado d perecer 



Digitized by GOOQIC 



448 VICTOR BALAGUER 

entre ruinas antes que abandonarle en aquel tiltimo 
apurado trance. 

Mantuvose N&poles dilatado tiempo; pero fu6 tam- 
bien por los socorros de viveres y municiones de gue- 
rra que entraban por mar los genoveses,* esos cons- 
tantes rivales de los catalanes. Sin embargo, lleg61e & 
la armada de nuestro rey un gran refuerzo de buques 
que solicita le enviara Barcelona, y entonces qued6 la 
plaza tan estrechamente sitiada por mar como por tie- 
rra, burlados en sus deseos los astutos genoveses, y la 
ciudad en la mayor y mds horrible miseria. Cuentase 
que cerca de 3o.ooo personas perecieron por el cruel y 
devastador azote del hambre; pero ni aun en tan apu- 
rado caso se debilit6 el esfuerzo de los que quedaron 
vivos. Tan empenada estaba Ndpoles en sostenerse £ 
toda costa, como empenado en tomarla d toda costa es- 
taba el rey D. Alfonso. 

Tal se hallaban las cosas & ultimos de Mayo de aquel 
ano. 

Era una noche apacible y pura, una de esas peregri- 
nas noches de Mayo, como solo se disfrutan en Italia, 
junto k los verjeles que acarician blandamente las aro^ 
madas brisas de Sorrento. El silencio funebre de la no- 
che no era interrumpido m&s que por el grito de alerta 
que se daban unos & otros los centinelas de la ciudad y 
los del campamento. 

Retirado en el fondo de una rica tienda y tendido en 
una cama de pluma cubierta de costosas pieles de tigre, 
se hallaba el rey D. Alfonso durmiendo apaciblemente 
en brazos de su hermosa querida Dona Lucrecia de 
Alano, la orgullosa belleza que acariciaba sin cesar la 
idea de sentarse en el trono de Arag6n, echando de €1 
k la reina Dona Maria de Castilla, que no tenia hijos. 
En lo mejor de su sueno estaba D. Alfonso, cuando un 
desusado rumor de voces Ueg6 4 sus oidos hactendole 



iuL 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 449 

despertar sobresaltado 6 incorporate en el lecho. iQu€ 
podia turbar d aquella hora de la noche el silencio que 
imperaba en el campamento? £Qu6 significaban aque- 
llos gritos, aquellas voces confusas, aquel rumor que 
Uegaba d sus oidos? 

Deseoso de averiguar lo que sucedia, salt6 de la ca- 
ma desprendtendose casi d viva fuerza de los brazos de 
la alarmada Lucrecia, que amorosos le retenian; abri- 
g6se con alguna ropa, y empunando su formidable mar- 
tinete, que fu€ la primer arma que hall6 d mano, se di- 
rigi6 d la puerta de la tienda, en cuyo umbral debia ve- 
lar el caballero de guardia. Este no se hallaba en su 
puesto, ni tampoco los soldados estradiotas que forma- 
ban ordinariamente la guardia del rey 1. Todos se ha- 
bian retirado d unos cien pasos de la tienda como para 
no turbar el reposo de D. Alfonso, y estaban agrupa- 
dos junto d dos paisanos que luchaban d brazopartido 
para forzar el paso. 

Sin embargo, era dificil que dos hombres solos y sin 
armas pudiesen atravesar por entre aquel grupo de sol- 
dados; y se veian ya d punto de sucumbir, cuando son6 
la voz del rey dominando el tumulto. 

— <jQu€ es eso? <jQu6 pasa aqui? — grit6 D. Al- 
fonso. 

A. esta voz, de todos tan conooida, como por encanto 
ces6 el alboroto. Todo el mundo se volvio rapidamente 
hacia la tienda; los estradiotas se inclinaron; las armas 
que estaban levantadas se bajaron, y hasta los dos pai- 
sanos, que sin duda eran causa del motin y que tan de- 
cididos parecian d pasar atropelldndolo todo, se queda- 
ron inm6viles y fijos. 

1 Los hombres de armas llamados estradiotas eran los que tenian 
las lanzas de cierta forma con su empufiadura 6 manija y acometian 
en ristre. Para esto tenian en el peto un hierrecito donde encajaba el 
cabo de la manija de la lanza haciendo fuerza en el pecho. 

TOMO XXII 29 



Digitized by 



45° VfCTOR BALAGUER 

— ^D6nde estd el capitdn de guardia?— anadi6 el rey. 

El aragonSs Pedro Martinez. sali6 de entre el grupo 
en que se hallaba confundido y se adelant6 hasta Don 
Alfonso. 

— ^Eres tti el capitdn de guardia esta noche? 

— Si, seiior, — contest6 inclindndose Martinez. 

— iPor qu6 no estabas en tu puesto? 

— Me habia adelantado para averiguar lo que suce- 
dia. Dos hombres desconocidos han trabado una riila 
con varios soldados que, respetando el sueno de V. A., 
les negaban el paso hasta la tienda real. A pesar de lo 
intempestivo de la hora, esos dos hombres se habian 
empenado en llegar hasta V. A., y querian conseguirlo 
d viva fuerza. En esto ha sido cuando me he adelantado 
para hacerles prender. 

— Mai hiciste, Pedro Martinez. Debias haberme pa- 
sado recado. 

— Senor, V. A. estaba durmiendo. 

— Un rey, y mds aiin un rey en campaiia, no duerme 
nunca mds que de un ojo y debe estar pronto d hablar 
con cualquiera que lo solicite. Es preciso aprovechar 
los momentos y no dejar nada para mds tarde. A. veces 
un aviso confidencial es una victoria, y el retardo de 
un cuarto de hora una derrota. 

— Senor, pidoperdon d V. A 

— Perdonado estds; pero tenlo entendido para otra 
ocasi6n. Cuando alguien, seaquien fuere, grande 6pe- 
quefio, noble 6 villano, quiera hablarme & una hora in- 
tempestiva y sin respeto d mi sueno 6 d mis ocupacio- 
nes, es porque tiene algo importante que comunicarme. 
En estos casos yo no duermo nunca. Y ahora dime: 
<jquienes son esos hombres? 

— No s€ de ellos sino que acaban de abandonar la 
plaza pasdndose d nuestras banderas. 

— Mayor motivo entonces para llamarme cuando han 



Digitized by 



; ftji^h/ 



LA PRIMAVERA DEL 1JLTIM0 TROVADOR 45 1 

solicitado hablarme. jQuten sabe k lo que vienen esos 
hombres! 

— Quiz&s con malos fines, senor. 

— Sepdmoslo. Diles que se adelanten. 

El capitan se hizo atrds y k una sena suya se adelan- 
taron los dos desconocidos, que cayeron de rodillas ante 
D. Alfonso. Mand61es £ste levantar y les examin6 con 
atencion, clavando en ellos una profunda € investiga- 
dora mirada. 

Los dos eran aun jovenes: en sus rostros estaban 
pintados los sufrimientos del hambre y de la miseria; 
sus vestidos rotos por muchas partes y sus manos en- 
sangrentadas, como si para llegar al campamento hu- 
biesen tenido que arrastrarse por el suelo 6 andar por 
entre espinos y zarzas. 

Satisfecho de su examen, el rey les pregunt6 sencilla- 
mente: 

— iQui^n sois? 

El que parecia mayor en edad tom6 la palabra. 

— Somos hermanos: escul tores ambos y tambfen 
maestros de obra en Napoles. Yo me llamo Angelo y 
mi hermano Gaetano. 

— ^Por qu6 hab£is abandonado la ciudad? 

— Porque desedbamos hablar 4 V. A. 

— iQ\x6 tenuis que decirme? 

— Solo V. A. puede oirnos. 

D. Alfonso hizo sena al capitdn Martinez para que 
se retirara algunos pasos mds. 

— Hablad, — dijo & Angelo cuando ya sus palabras no 
podian llegar k otros oidos. 

Angelo se asegur6 de que en efecto de nadie mds que 
del rey podia ser oido, y acercdndose aun m£s k €1, le 
dijo en voz baja: 

— Senor, £quer6is que manana mismo se halle Nd- 
poles en vuestro poder? 



Digitized by 



Google 



A 



452 vfCTOR BALAGUER 

Sorprendido D. Alfonso, clav6 su aguda mirada en 
el hombre que semejante proposition le hacia. Angelo 
sostuvo con serenidad el examen. Ni siquiera baj6 los 
ojos. 

— £Tienes tti el medio de hacerme dueno de la pla- 
za? — le pregunt6 el rey. 

— Lo tengo. 

— Veamos c6mo. 

— Muy fdcilmente. <iHab6is oido contar alguna vez 
que hace nueve siglos el gran Belisario se apoder6 de 
N&poles, introductendose con sus tropas por un subte- 
rrdneo acueducto? 

— Algo recuerdo que me han contado. 

— Pues bien: yo conozco este camino. Es un con- 
ducto que suministra las aguas de una fuente 4 una 
portion de vecinos de Ndpoles, guidndola hacia dife- 
rentes pozos. Si quer6is, la ciudad es vuestra. 

— Explicate. 

— Dartis orden & 200 hombres escogidos y resuel- 
tos que sigan mis pasos; mi hermano se quedard co- 
mo reh£n en el campamento; nosotros penetraremos 
por el acueducto, y k favor de uno de los pozos nos in- 
troduciremos en la ciudad, stendonos fdcil & causa de 
la sorpresa apoderarnos de alguna puerta, que abrire- 
mos en seguida para dar paso & vuestras tropas. Asi 
que hayamos llegado & sitio apto para entrar en la pla- 
za, comunicaremos aviso al campamento de boca en 
boca por el mismo acueducto, para lo cual debera que- 
dar gente en €1 apostada & proporcionadas distancias. 
En cuanto & V. A., debe estar pronto con sus tropas & 
fin de avanzar d la primera serial. 

— No es malo el plan, y acepto. Dime ahoralas con- 
diciones, pues supongo que no entregards tu secreto por 
simple amor d mi persona. 

— Es verdad. Si vendo d mis compatricios y d mi pa- 



\ m 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 453 

tria es porque anhelo una gran recompensa, — dijo An- 
gelo, cuyos ojos se encendieron con torvo brillo. 

— Fija la suma que pretendes. 

— No quiero dinero, sefior. Esto se deja para los 
traidores vulgares. 

— ^Quieres, pues, titulos, honores, distinciones? 

— Tampoco. Eso se deja para los traidores ambi- 
ciosos. 

— lQu€ es entonces lo que deseas? 

— Deseo que cuando os haydis apoderado del duque 
de Anjou le mand&s condenar k muerte, y en este caso 
reclamo el privilegio de ser su verdugo. 

D. Alfonso se hizo un paso atr&s al oir estas palabras 
pronunciadas con la mayor sangre fria y con toda la fir- 
meza de un caracter resuelto. 

— <?Tanto odias, pues, k ese hombre? 

— Es un odio k muerte, — contest6 Angelo con una 
sonrisa extrana. 

— £Y de qu6 proviene ese odio? 

— Sefior, es mi secreto. 

D. Alfonso permanecio silencioso unos instantes. En 
seguida dijo: 

— Bien esta. Vete ahora k descansar y manana aca- 
baremos de fijar nuestro plan. 

En esto Ham6 al capitdn Pedro Martinez; di61e orden 
de que cuidara de proporcionar comodo alojamiento k 
los dos hermanos, y se entro en su tienda, donde inquie- 
ta y desasosegada le esperaba su no romana Lucrecia. 

El rey tuvo varias conferencias con los dos herma- 
nos escultores; convenciose que no les guiaba, en par- 
ticular k Angelo, mds que un proyecto de venganza 
particular contra el de Anjou, y decidi6se por fin k aco- 
meter aquella tan ardua como tenebrosa empresa, eli- 
giendo para ponerla en ejecuci6n la noche del i al 2 de 
Junio. Al efecto, escogi6 200 hombres entre catalanes 



Digitized by VjQOQlC 



454 vfCTOR BALAGUER 

y aragoneses, los que mds esforzados, valerosos y re- 
sueltos le parecieron, y di61es por jefe al capitdn Pedro 
Martinez, que reclam6 del rey tan peligrosa honra. 

Al anochecer del dia designado, llevando por cabeza 
al capitdn de estradiotas y por tinico guia & Angelo — 
su hermano habia quedado en reh£n en el campamen- 
to, — partieron los 200 expedicionarios, dispuestos 4 se- 
pultarse en las entranas de la tierra para luego brotar 
de ella como vengadores fantasmas bajo los mismos 
pies de sus enemigos. 

D. Alfonso, que lo esperaba todo de aquel arriesgado 
plan, les habia comunicado las instrucciones necesa- 
rias, y les habia prometido que & la primera serial que 
ellos hicieran desde la ciudad, se arrojaria al asalto con 
sus tropas para aprovechar el propicio primer momen- 
to de terror de los sitiados. Con placer caminaban, 
pues, k tan atrevida empresa, seguros de que iban k 
cubrirse de gloria y k ser envidiados luego por todos los 
individuos del ej6rcito. 

Habianse provisto los expedicionarios, por consejo 
de Angelo, de cuanto parecio necesario k su intento. A. 
m£s de llevar gran repuesto de hachas, iban unos car- 
gados de escalas; otros de picos, palancas 6 instrument 
tos propios para romper murallas; algunos de alforjas 
con viveres, y todos armados hasta los dientes, como 
decirse suele. 

Era ya completamente de noche cuando llegaron 
junto al pozo de cierta huerta, situada k una milla de 
las murallas. Angelo les mand6 que se detuvieran, y 
afianzando con toda seguridad una cuerda que tenia 27 
codos de larga, se subi6 al brocal del pozo y encargo 
que le fueran siguiendo. En el acto se descolgo por la 
cuerda y desapareci6 en el abismo. Pedro Martinez fu6 
el primero en seguirle, y en pos del capitdn bajaron sin 
vacilar los soldados. 



LA PRIMAVERA DEL 1JLTIM0 TROVADOR 455 

El pozo no tenia m&s que un dedo de agua, y en uno 
de sus dngulos se veia un enorme boquer6n, que era 
una de las misteriosas entradas que daban paso al sub- 
terrdneo acueducto. Angelo encendi6 una antorcha y 
penetr6 sin vacilar por alii. El conducto, por donde k 
la saz6n pasaba poquisima agua, era bastante alto para 
que un hombre pudiese pasar en pie sin violentarse ab- 
solutamente. 

Angelo, tras del cual seguia siempre el capitan Mar- 
tinez, dispuesto k enviarle al infierno de una punalada 
si les llevaba k caer en un lazo, Angelo recomend6 k 
todos el mayor silencio y el menos ruido posible, y fu€ 
adelantando sin vacilar por, entre las tortuosidades del 
camino subterr&neo que iba descendiendo muy suave- 
mente. 

Poco tardaron en llegar k una especie de plazuela 
cuadrada, cort&ndola una abovedada galeria. Alii ya era 
m&s abundante el agua que corria, y de entonces m&s 
los animosos expedicionarios ya no marcharon sino con 
los pies metidos en el agua, circunstancia muy inc6mo- 
da y que les embarazaba no poco. 

No abandon6 Angelo el ramal que iba siguiendo, co- 
mo pr&ctico en aquel profundo laberinto; y atravesando 
la plazuela llegaron todos, al cabo de un tercio de le- 
gua, hasta el mismo cimiento de la muralla de N&po- 
les, donde se hallaron al pronto imposibilitados de se- 
guir su marcha. Y no imposibilitados asi como quiera, 
sino de un modo completo, con un obstdculo harto di- 
ficil de veneer. Cerrdbales el paso la muralla, en la cual 
s61o habia un agujero, y 6ste tan angosto, que el agua 
lo llenaba todo. 

A mds, la grande fortaleza y espesor del mismo muro 
dejaban pocas esperanzas de que pudiesen romperlo 
para abrirse paso, por lo menos en el cortisimo tiempo 
que tenian para poder terminar su expedici6n en aque- 



Digitized by VjOOJQ IC 



^TT 



456 VICTOR BALAGUER 

11a noche, ya que antes de clarear el alba proxima Don 
Alfonso esperaria al pie de las murallas su serial de avi- 
so d fin de comenzar el asalto. Ante este imprevisto obs- 
tdculo no desmay6 el dnimo de los nocturnos aventu- 
reros, antes bien su extraordinario esfuerzo vencio esta 
dificultad con la brevedad posible, y pronto hubieron 
abierto un boquete suficiente al paso de dos hombres. 

Angelo y Martinez pasaron los primeros, y dijo aqu61 
d 6ste: 

— Ya estamos en la ciudad. Ndpoles es nuestra. 

Y d la luz de las teas le mostro una verdadera encru- 
cijada de canales en que se distribuia el agua y que par* 
tian en todas direcciones. Bntre estos canales el escul- 
tor eligi6 aqu6l que le pareci6 debia ir al pozo mds in- 
mediato, y emprendi6 de nuevo la marcha por el an- 
gosto y lobrego camino que se abria ante sus pasos. 

Hacia un rato que marchaban, cuando Angelo se de- 
tuvo de repente estrechando el brazo de Martinez, que 
iba d su lado. Todos se detuvieron con un ligero estre- 
mecimiento, que no pudieron contener ni los mds va- 
lientes. Un ruido inusitado y extrano acababa de llegar 
d los expertos oidos del maestro de obras. El rumor 
lleg6 hasta Angelo cuando acertaba d pasar por delante 
de la boca de un nuevo canal que se abria d su izquier- 
da inter n&ndose por la ciudad, mientras que los expe- 
dicionarios iban siguiendo en linea recta su camino. 

— lQu€ sucede? — dijo en voz baja el capitdn, que nada 
habia oido. 

Angelo por linica contestacion Uev6 el dedo d sus la- 
bios 6 inclino el cuerpo para escuchar mejor. Imit61e 
Pedro Martinez. 

Fu€ aqu61 un instante solemne. Habia alii 200 
hombres apinados como hormigas en aquella angostura, 
y no se oia d nadie ni respirar siquiera. 

De pronto un nuevo ruido, como el que podia hacer 



Digitized by VjjOOQLC 

*A 



J 



LA PRIMAVERA DEL fa/TIMO TROVADOR 457 

una porci6n de piedras cayendo y rodando sobre un ta- 
blado, fu6 k retumbar por las subterrdneas b6vedas, es- 
tremeciendo k aquellos hombres, cuya larga fila ondulo 
toda k impulso de aquel movimiento, como una ola en 
el mar cuando tropieza con un banco de arena. 

El estruendo se repiti6 unas veces mis cerca, otras 
m&s lejos. El capit&n mand6 preparar las armas. 

— £Qu6 puede ser eso? — pregunto Martinez k su com- 
panero. 

— Me pierdo en conjeturas. 

— \Quizk nos hayan descubierto y vienen k nuestro 
encuentro! 

— Es imposible. Si los sitiados hubiesen como noso- 
tros descendido k estas profundidades, marcharian en 
silencio hasta encontrarnos. 

— Es verdad. 

— A mds, no es ese ruido de pasos, de armas ni de 
voces. 

-<-£Ois?.... Ha sonado de nuevo. 

— Se oye tan lejos — dijo Angelo, — que s61o el eco 
llega hasta aqui y no puede por lo mismo atinarse en 
la causa que lo produce. 

— Deberiamos averiguarlo antes de seguir adelante. 

— Tenuis raz6n, capit£n. Yo voy k hacerlo. 

— jVos! 

— Aguardadme un momento aqui con los vuestros. 
Pronto estar€ de vuelta. 

— Os sigo tambfen. 

Angelo mir6 k Martinez con una sonrisa burlona. 

— ^Desconfidis de mi? — le pregunt6. 

— No, pero 

— <iTemeis que os haya armado un lazo, tendido una 
emboscada? Necio sois, capit&n. No me hubiera yo ex- 
puesto k tanto por el simple placer de destruir k 200 
hombres. iQ\x€ ventaja resultaria con tan pobre hazana 



Digitized by 



Google 



458 vfCTOR BALAGUER 

A mi 6 k los mios?.... Seguidme, pues, si quer&s; pero 
encargad & los vuestros que guarden un silencio sepul- 
cral hast a nuestro regreso, y que no se inquieten si tar- 
damos un poco. 

— No serd necesario decides esto — dijo el capitdn. — 
Yo me quedo con ellos & esperaros. Confieso que he 
dudado de vos un instante; pero ya no abrigo descon- 
fianza alguna. Sois un hombre honrado, y esto basta. 
Id, Angelo, que aqui os espero. 

Angelo estrech6 la mano al capit&n y parti6 por el 
canal que se abria & su izquierda, sin luz, 4 tientas y 
con la mayor precauci6n. 

Tard6 largo rato en volver, y mientras estuvo ausen- 
te se oy6 el ruido otras dos veces, sin que luego vol vie* 
ra & repetirse m&s. Pedro Martinez, d pesar de la ad- 
veriencia hecha por el escultor, comenzaba d impacien- 
tarse de su tardanza, cuando el rostro pdlido y alterado 
de Angelo se destaco de entre las sombras. 

— £Qu6 hay? — exclam6 el capitdn alarmado ante 
aquella fisonomia demudada. 

— Lo he averiguado. 

— iQu^era? 

— ^Quer^is saberlo? 

— Decid pronto. 

— Es un nuevo obstdculo, y obstdculo tal que impo- 
sibilita del todo nuestro proyecto. 

— jExplicaos, por Dios! 

— Hemos sido vendidos. 

— ]Condenaci6n! 

— Los de la ciudad estdn sin duda alguna al corrien- 
te de nuestro plan y saben que se efecttia 6 se prepara 
una expedici6n subterrdnea, puesto que estdn cargando 
de piedras las tapas de madera de los pozos para que 
sea imposible levantarlas. De aqui proviene el ruido 
que hasta nosotros ha Uegado. 



Digitized by 



Google 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 459 

— ,jEst£is cierto? 

— Y tanto. Lo he adivinado, y es como si lo hubiese 
visto, puesto que he ido k colocarme bajo uno de los 
ppzos mismos que estaban tapiando. 

— <:Y qu6 hacemos ahora? 

Angelo permanecio un rato meditabundo. 

— Proseguir — dijo. — No podemos ya retroceder sin 
deshonra; y vale mis morir ahogados en estos subte- 
rr£neos que volver k presentarnos ante el rey derrota- 
dos por miserables incidentes. Puede que no todos los 
pozos est6n tapiados. jAdelante! 

— jAdelante; pues, y que el cielo nos proteja! 

Y adelante pasaron, llegando sin obst&culo mayor 
hasta un pozo que comunicaba con la habitaci6n de un 
pobre sastre llamado Citelo, que vivia junto k la puer- 
ta de Santa Sofia. 

. Pero para subir k esta casa tuvieron que veneer nue- 
vas dificultades, siendo la primera el haber de bajar k 
lo profundo del pozo para apoyarse en su fondo, y su- 
bir desde alii k la parte superior; no obstante, la que 
juzgaban mayor era el que no descubrian el cielo por la 
boca del pozo, suponi£ndolo, por consiguiente, tapado 
y cargado de gruesas piedras, que aun cuando lograsen 
removerlas, habia de ser para su mayor peligro, pues 
que habian de caerles encima a ellos mismos. 

Afortunadamente, el pozo aquel, aunque tapado en 
la misma forma que los dem&s por mandato del duque 
de Anjou — k quien en efecto revelara un confidente el 
secreto de la expedici6n, — ha,bia quedado sin cargar 
de piedras, operaci6n que se dej6 para el dia siguiente, 
no juzg&ndola aquella noche indispensable. Asi, pues, 
Angelo y Martinez, subiendo los primeros, pudieron 
retirar fecilmente su tapa de madera, y asomando la 
cabeza asegurarse de que nadie les acechaba. La casa 
parecia estar sola € inhabitada. A nadie se oia. 



Digitized by 



GoooJe 



460 vfCTOR BALAGUER 

Viendo los dos aventureros que podian salir sin pe- 
ligro, saltaron en tierra y la besaron con fervor, como 
no debian hacer meno.s los que salian de sus entranas k 
respirar el aire libre y puro de una noche primaveral. 

A si que Uegaron k puerto de salvacion, fu6 su pri- 
mera diligencia la de registrar toda la casa, donde solo 
hallaron dos mujeres durmiendo, y sin incomodaiias 
en su reposo volvieron al pozo, asegurando en 61 algu- 
nas escalas para que f&cilmente pudieran subir los que 
todavia estaban sepultados en aquel abismo. 

Cuarenta hombres todo lo mis habrian salido fuera, 
cuando k la duena de la casa le desperto el mal olor que 
del pozo partia, por revolver tantos pies el cieno de su 
fondo. Llam6 k su hija, que era la otra mujer que dur- 
miendo hallaron los que hicieron eiregistro de la casa; 
visti6ronse ambas apresuradamente, y bajaron hasta el 
pozo, donde al ver k tan inesperados hu6spedes, empe- 
zo la madre k dar terribles voces. Afortunadamente, 
las amenazas y promesas pudieron contenerla antes 
que de su alboroto resultase alarm a, contribuyendo no 
poco k calmarla las instancias de su hija, que tuvo cor- 
dura y discretion para persuadir a su madre que no se 
opusiese k la fortuna que se le habia entrado en casa. 

Mientras esto alii sucedia, el rey D. Alfonso se ha- 
llaba desasosegado 6 impaciente por no tener noticia 
alguna de los expedicionarios. Empezaba ya k aclarar, 
y no Uegaba senal ni aviso al campamento. Los aven- 
tureros se habian olvidado de dirigir por el acueduc- 
to noticia del estado en que se hallaban, y el monarca 
aragon6s, Ueno de mortal congoja y con violentos rece- 
los de su pgrdida por algun imprevisto accidente, quiso 
hacer la liltima prueba dando un asalto k las murallas, 
k fin de ver si esto les pondria en movimiento. 

Asi que hubo del todo amanecido, sonaron las cajas 
y clarines, cuyo militar estruendo tanto embelesa k los 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL tJLTIMO TROVADOR 461 

soldados, y catalanes y aragoneses se arrojaron decidi- 
dos al asalto, arrimando escalas al muro. El rey espe- 
raba que sus 200 hombres, si estaban ya dentro de la 
plaza, aprovecharian esta ocasi6n para esparcirse por 
las calles gritando jvictoria! Pero los encanados, que 
atin se hallaban en pequeno numero fuera del pozo y 
trabajaban en ir s&cando los restantes, no se atrevieron, 
hasta efectuarlo del todo, k dejarse ver en la ciudad. 
D. Alfonso, viendo que nadie acudia en su auxilio, 
tuvo que* retirarse, consentido ya en la p&rdida de sus 
atrevidos expedicionarios. 

Luego que se apaciguo el rumor del asalto, lleg6 el 
sastre Citelo k su casa, k la que se retiraba, deseoso de 
descansar de las fatigas de una noche de guardia, y 11a- 
m6 con precipitation k la puerta; pero como resistian 
el abrirle, empez6 k alborotar el barrio. No quisieron 
los de dentro matarle por no pagar tan mal el asilo ge- 
neroso que debian k su mujer y & su hija, y resolvieron 
por lo tanto abrirle la puerta, obligdndole en cuanto 
estuviera dentro k callar de grado 6 de fuerza. Sin em- 
bargo, no supieron hacerlo tan bien ni con tanta cau- 
tela que Citelo no pudiese huir despavorido asi que vio 
su casa llena de hombres armados, no parando de co- 
rrer hasta Castel Novo, donde refirio al duque de An- 
jou el fatal encuentro de aquellos desagradables hu£s- 
pedes. 

Renato, que despu£s del asaltc^atin no se habia des- 
pojado de sus armas, salio con presteza al frente de su 
guardia y otras tropas & reconocer la casa; pero antes 
que llegase, ya Pedro Martinez y Angelo, vi&idose en 
inminente aprieto, habian salido k buscar sitio mds c6- 
modo para su defensa, dejando aun parte de los suyos 
en el fondo del pozo. Asi, pues, saliendo con precipita- 
ci6n, asaltaron y tomaron por sorpresa la torre de San- 
ta Sofia, que estaba sobre la puerta del mismo nombre, 



Digitized by 



Google 



46a vfCTOR BALAGUER 

porque el forzar la puerta era entonces obra muy su* 
perior k sus fuerzas. Duenos ya de la torre, trataron de 
resistirse k todo trance muriendo antes que entregarse. 

Poco tard6 en llegar el de Anjou, mandando batir la 
torre con todo rigor y fuerza. Desesperada fu6 la lu- 
cha. Los soldados de D. Alfonso, que no podian espe- 
rar cuartel, y cuyo amor propio herido por el malogro 
de su empresa les ponia furiosos, se defendieron biza- 
rramente, con un valor sin igual, con un heroismo dig- 
no de mejor suerte. El que moria caia matando. Si las 
fuerzas enemigas no hubiesen sido tan superiores en 
ntimero, hubieran resistido por largo tiempo; pero vi6- 
ronse entonces obligados k ceder y se dejaron acuchi- 
llar antes de entregarse, satisfechos de haberse portado 
como mejor no pudieran otros en iguales circuns- 
tancias. 

Angelo, el autor del proyecto, el guia de los expedi- 
cionarios, el que no queria m&s recompensa que matar 
por sus propias manos al duque de Anjou, fu6 uno de 
los valientes que alii murieron. Sus ojos se cerraron 
antes que sus manos dejaran de empunar el arma mor- 
tifera; murio sin haber conseguido el premio de su ha- 
zana, sin haber logrado satisfacer el deseo de venganza 
que ardia en su coraz6n. Su secreto muri6 con 61. 

Y asi es la verdad, nobles Artal 6 Isabel de Mur. Por 
mis que le interrogu6is, el trovador no podrd deciros la 
causa de aquel odio que indujo k Angelo, en tan mala- 
venturado dia para 61, k vender k su patria para lie- 
var & cabo un particular anhelo de venganza. Nadie 
sabia su secreto, que la suerte de la guerra dio tan de 
pronto &. guardar al sepulcro. Su hermano Gaetano des- 
apareci6 del campamento de D. Alfonso, asi que tuvo 
noticia de la muerte de Angelo, y por lo mismo que su 
secreto qued6 k todos desconocido, el nombre de aque- 
Uos dos jovenes no ha sido conservado por la historia 



Digitized by VjOQQl^ 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 463 

m&s que como el nombre lleno de oprobio de dos vul- 
gares y viles traidores. 

De todos modos, y volviendo k nuestro prop6sito, aun 
ciiando la empresa se malogro, la toma y defensa de la 
torre por los nocturnos expedicionarios no dejo de pro- 
ducir un favorable efecto siendo causa de la p6rdida de 
la ciudad. Mientras que contra la torre, donde tan obs- 
tinadamente se defendia un punado de hombres, acudia 
la mayor parte de las fuerzas deNdpoles, el rey D. Al- 
fonso tuvo lugar de pasar con las suyas k la puerta de 
San Genaro, la cual habian desamparado 3oo soldados 
que se hallaban en ella de guardia, por el terror que 
les causo en aquella confusion la falsa voz esparcida 
por la ciudad de que ya el monarca aragonfcs estaba 
dentro de ella con su ejercito. 

Galcerdn Destorrens, conceller de Barcelona, que 
servia al rey en aquella guerra con un tercio de valien- 
tes catalanes, gente resuelta, ataco vigorosamente dicha 
puerta, y arrimando escalas al muro subio decidido con 
sus soldados, que esparcidndose precipitadamente por 
las calles comenzaron k dar grandes gritos de / Victoria 
por Aragon! [Ndpoles es nuestra! Aprovechando Galce- 
rdn Destorrens aquel primer movimiento de terror que 
trastorn6 k los sitiados, abri6 la puerta de San Genaro 
al ejercito de D. Alfonso, que penetr6 dividido en tres 
divisiones, mandadas por los tres ilustres jefes de ellas 
D. Lope Jimen6z de Urrea, D. Ram6n Boil y Don 
Jim6n P6rez de Corella. Cuando el duque de Anjou 
abandonando la torre de Santa Sofia acudi6 con toda 
su gente hacia la puerta de San Genaro, ya era intitil. 
La ciudad era de D. Alfonso. Conociendo entonces el 
de Anjou cudn imposible era la defensa, tuvo que reti- 
rarse k toda prisa k Castel Novo, de donde pas6 luego 
k embarcarse en una galera genovesa que le Uev6 lejos 
de su perdido reino. 



Digitized by 



Goi 



464 VfCTOR BALAGUER 

Asi fu6 como el magn&nimo Alfonso se hizo dueno 
de una de las m&s grandes, m£s bellas y mds ricas ciu- 
dades del mundo, haciendo brillar en tan gloriosa em- 
presa, al par que su valor, su clemencia, pues que inme- 
diatamente que se vi6 vencedor mand6 cesar el saqueo 
con pena de la vida, y 61 mismo, puesto & la cabeza de 
un brillante escuadr6n de caballeros, fu6 discurrienda 
por los distintos barrios de aquella vasta poblacion para 
impedir los excesos de sus soldados. 

Esta Jornada, memorable en nuestras cr6nicas, fu6 
alcanzada por D. Alfonso el dia 2 de Junio de 1442. 



x. 



Varios dias permaneci6 Odon en casa de los senores 
de Mur, siendo halagado y obsequiado en gran manera 
por los dos hermanos, &. quienes tuvo atin ocasion de re- 
latar algunas an&dotas hist6ricas que le pidieron. Du- 
rante su permanencia en aquella casa, tuvo frecuentes 
conversaciones con Isabel y acab6 de estimar en lo que 
valia el cardcter dulce al par que resuelto, tierno al 
mismo tiempo que enSrgico de aquella mujer, tipo par- 
ticular, mezcla agradable de sentimientos varoniles y 
afecciones femeninas. 

A. mds, Isabel simpatizaba estrechamente con el tro- 
vador por raz6n de sus opiniones politicas, que eran en 
ambos las mismas. Los dos creian que la Corona de 
Aragon marchaba k pasos agigantados hacia su decaden- 
cia desde que el Parlamento de Caspe* 6 por mejor de- 
cir, desde que San Vicente Ferrer, que fu6 el alma de 
aquella junta, habia sentado en el trono & Fernando de 
Castilla; los dos deploraban amargamente la ruina ine- 



Digitized by VjjOOQLC 



LA PR1MAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 465 

vitable y pr6ximadesu patria, sin hacerse ilusiones con 
el engrandecimiento, auge y gloria de Alfonso el Mag- 
ndnimo, pues que no creian hombres & sus sucesores 
para conservar lo que aquel habia ganado; los dos, en 
fin, habian combatido por los derechos del pueblo, 
por la causa de la libertad y de la independencia, contra 
el opresor D. Juan II. 

Mientras Od6n estuvo en LSrida, ocupo dos noches 
en improvisar y cantar algunas populares trovas ante 
una reunion de ciudadanos que se habian congregado 
expresamente para oirle. Od6n, cotno verdadero trova- 
dor, con el mismo entusiasmo contaba una tradici6n en 
los salones aristocrdticos de un palacio, que cantaba 
una trova en el rinc6n de una pobre y oscura choza; y 
aun, hasta cierto punto, mds satisfaction sentia en di- 
fundir los asuntos hist6ricos y tradicionales entre el pue- 
blo, pues que se figuraba hacer con ello — y en efecto 
lo hacia — un verdadero bien & su pais. 

Entre los Varios cuentos y las varias canciones con 
que el trovador entretuvo agradablemente aquellas dos 
noches & su auditorio, citaremos dos cantos populares 
y muy conocidos, y que no fueron por cierto los que 
menos aplausos y felicitaciones le alcanzaron. 

LOS ESTUDIANTES DE TOLOSA i. 

En la ciudad de Tolosa, Tolosa la bella, habitan tres 
estudiantes hermanos £ quienes envidian los hombres 6 
idolatran las mujeres. 

Sali6ronse una tarde, tarde hermosa, de paseo por el 
campo, & respirar el aire fresco bajo la verde alameda 
que se alza orillas del rio. 

Encu6ntranse A tres damas, damas gentiles, que dis- 

1 Imitacion y en algunos pasajes traduccion de la conocida poesia 
catalana del mismo titulo. 

TOMO XXII 30 



Digitized b; 



vGooQle 



~1 



466 vfCTOR BALAGUER 

curren alegres por entre los Arboles como pajaritos bus- 
cando el nido. 

Dictendolas van amores, amores y chanzas, los tres 
gallardos estudiantes cuya triste historia os cuento. 

Dice el uno d su dama: «Dama honesta, si me quie- 
res por marido, tres dias te ser6 constante.» 

Dice el otro 4 su beldad: «Beldad amada, si quieres 
ser mi querida, te dar6 mis joyas y galas que puede te- 
ner una reina. » 

Dice el otro & su senora: «Seiiora mia, si me hab6is 
de amar, amadme pronto, que la constancia en mi co- 
raz6n es un pdjaro volando.* 

Las tres damas son nobles, nobles y honestas, y ju- 
ran por quien son vengar en los estudiantes tal agravio 
y tal descortesia. 

Ya han hablado al senor juez, juez inhumano, que 
manda prender 4 los hermanos y los sepulta en la tum- 
ba de una carcel. 

•Presos estdnios pobres, pobres mozos, y el menor se 
tira de los cabellos, se arranca las barbas, se desespera 
y lamenta. 

— «No Uores, hermano, hermano querido, quenues- 
tro hermano mayor esti en Francia sirviendo al duque 
de Rohdn. 

»Cuando sepa que entre hierros, hierros infames, 
aqui nos tienen, vendr4 corriendo & matar al juez y & 
todos sus escribanos.» 

Desde una ventana, ventana enrejada, el serior juez 
que les ha oido asi les dice; «Callaos, callaos, presos, 
que ya van de aqui & sacaros. » 

A. las cuatro de la tarde, tarde fatal, los van sacan- 
do de la cdrcel para llevarlos & ajusticiar. 

Jinete en un caballo, caballo negro, acaba de llegar 
su hermano mayor, el que estaba en Francia sirviendo 
al duque de Rohdn. 



Digrtized by 



Zoogle/** y . 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 467 

— «Decidme la posadera, posadera de Barratas, ji 
donde va tanta gente? iQu€ significan ese ruido y ese 
aparato marcial?* 

— «Es que ha sonado la hora, hora terrible, en que 
se ha de ahorcar & tres pobrecitos estudiantes por haber 
sido demasiado galanes.» 

— «Por Jesus vivo quecalleis, que call6is la posadera, 
que los tres son mis hermanos y en su busca vengo.» 

Sus ojos brillan, brillan como rayos; se apea del ca- 
ballo negro, sube en el caballo bianco, y tanto corre, 
que con los cascos de su corcel arranca fuego de las pie- 
dras. 

Desnuda la espada, la espada vengadora, y furioso 
se precipita como el torrente desde lo alto de la mon- 
tana. 

Llega al pie de la horca, horca maldecida, cuando 
sus hermanos acaban de dar su ultimo bostezo i. 

Vertiendo l&grimas, lagrimas de hiel, da un beso en 
la frente k cada uno de los cad&veres, diciendo: «jDios 
os perdone, hermanos! » 

«Adi6s, ciudad de Tolosa, Tolosa la bella; bien de 
mi te acordar£s cuando te haya entrado & fuego y 
sangre. 

»En sangre del senor juez, juez inicuo, yo me lava- 
r€ las manos, y han de nadar mis caballos en la sangre 
de tus doncellas. 

»Adi6s, ciudad de Tolosa, Tolosa la bella; pronto 
lucird terrible y espantoso el tremendo dia de la ven- 
ganza. » 

1 Esta idea en castellano esta muy lejos de tener la expresion ener- 
gica y terrible que en el idioma Catalan, en el cual dice: 

Q uant fou al peu de la forca 
Ya>n sent lo derrer badall. 



Digitized by Google 



n 



468 VfCTOR BALAGUER 

LA TUMBA EN EL RIO 2. 

A contaros voy la historia de dos amantes, bellas al- 
mas entusiastas, k quienes sonreian la dicha y la Ven- 
tura, ante quienes se abria un porvenir lleno de goces 
y de encantos; pero [ay! la desgracia les envolvi6 un 
dia con su manto de l&grimas, dolores y amarguras, y 
los amantes yacen sepultados en el fondo del rio. 

^HabSis asistido jam&s, con el corazon henchido de 
placer , al espect&culo espl&idido de una maiiana de 
Mayo, hermosa, serena, despejada, llena de amor, de 
poesia, de encantos y delicias? jQu6 riente maravilla! 
;qu6soberbia magnificencia!.... pero ]ay! dvecessuce- 
de que un velo de luto se corre sobre el cielo, las nu-^ 
bes se agrupan, el dia se oscurece, los drboles lloran, 
los rios se desbordan, y horrisona la tempestad se pro- 
clama senora del espacio. 

Tal fu6 la vida de Blancafort. Dichas, venturas y 
goces, cubierto todo de pronto por un velo de luto. 
Cierta tarde bordaba con oro una banda, y cuando he- 
bras le faltaban ponia cabellos suyos, que de su cabe- 
Uera al oro no habia gran distancia. Era aquella banda 
prenda de amor que destinaba k su amado; pero [ay! su 
padre entr6 en la estancia, grave el adem&n, cenudo el 
rostro, y al ver su faz sombria, de sus dedos solt6 ia 
aguja y desus ojos una ldgrima. 

La Blancafort tiene una torre por morada, una torre 
que bana sus pies en el rio, triste como un remordi- 
miento, sombria como una noche sin luna, negra co- 
mo alma en pena. La doncella se asoma 4 la ventana, 
suspira, llora, llama con voces de desesperaci6n & su 

2 El asunto de esta trova esta tornado, como el del anterior, de 
una cancion catalana. Ambas las publica D. Manuel Mila en su Ro- 
mancerillo Catalan, 



Digitized by 



Google tat ~ 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 469 

amante; pero jay! su amante no llega y ella estd conde- 
nada k no salir de alii hasta que entregue su mano al 
odiado baron k quien se la ofreciera su padre. 

La noche protege al amante. El fuego del coraz6n 
brota por sus ojos, la sangre hierve en sus venas, el 
deseo de salvar k su amada le anima, la esperanza de 
vivir toda una vida de amor en sus brazos le seduce, y 
dando de espuelas al caballo lo lanza al rio para que lo 
atraviese k nado; pero jay! cruzan rdfagas de cercana 
tempestad y el cielo estd negro como el coraz6n de un 
asesino. 

«jDespierta, amada mia, despierta! Tu amante es 
quien est£ aqui, tu caballero. Una escala de seda baja 
de tu ventana, y al pie est£ mi alaz&n que nos espera. 
Ven, amor de mi vida: como una pluma te Uevar6 en 
mis brazos. » Blancafort ha abandonado ya la torre, y ti- 
mida como la paloma palpita en brazos del caballero, 
de amor desfalleciendo y de ventura; pero jay! las nu- 
bes se han abierto, el agua cae k torrentes, el rio baja 
desbordado. 

Amantes, amantes infelices, la dicha no se hizo para 
vosotros. La muerte feroz con sonrisa de hiena os tien- 
de en mitad del camino los brazos para ahogaros en 
ellos. Sonreid, arrostrad el peligro, lanzaos k trav6s de 
la borrasca, forjaos ilusiones de dicha y quim&icas es- 
peranzas de salvacion; pero jay! el rugido de la tem- 
pestad sera el unico canto de vuestra boda, el rayo la 
antorcha de vuestro himeneo y el rio vuestro tdlamo 
nupcial. 

Nada teme el caballero llevando en brazos k su ama- 
da. El peligro mayor es poco para su alma "grande. 
iQu€ le importan los furores de los elementos, si estre- 
cha contra su coraz6n, como un talisman de ventura, k 
la vida de su vida? El caballo se lanza generoso; pero 
jay! el rio baja con impetu, arrastrando drboles, made- 



Digitized by 



Google 



47° VfCTOR BALAGUER 

ras y piedras. El caballo se hunde fatigado; los amantes 
se estrechan en un postrer y tierno abrazo, y las olas 
pasan por encima de sus cuerpos. jAy! el rio es la tum- 
ba de la enamorada pareja. 



La permanencia de Od6n en L&rida fu6 prolongdn- 
dose insensiblemente. Sus deseos eran de proseguir la 
ruta que se habia trazado; pero existia algo superior &. 
su misma voluntad, y este algo era una fuerza secreta 
e incomprensible que le detenia. Hubi6rase dicho que 
estaba encadenado junto & Isabel. 

Honda impresion habia causado en nuestro hSroe el 
car&cter guerrero al par que dulce de aquella simp&tica 
belleza, y se hubiera dado por muy contento de pasar 
junto k ella> en muda y contemplativa adoraci6n, los 
dias que le quedaran de vida. 

Sin embargo, hizo un esfuerzo sobre si mismo, ape- 
16 £ su fuerza de voluntad, llam6 en su ayuda 4 la re- 
flexi6n, hija de su pundonor, y una tarde anuncio su 
partida para el dia siguiente. Crey6 entonces — jdulces 
ilusiones de un alma enamorada! — leer en los ojos de 
Isabel una vaga expresi6n de sentimiento y dolor re- 
pentinos, y esto le fu6 mds grato que el mejor de sus 
triunfos* 

Una palabra sola que entonces hubiese pronunciado 
aquella mujer amada, le hubiera hecho caer loco de 
amor y felicidad A sus plantas, haci&idole olvidar has- 
ta la santidad del objeto que se proponia recorriendo 
ciudades, aldeas y castillos. 

Afortdnadamente, esta palabra no sali6 de los labios 
de Isabel, que guard6 en lo m&s intimo de su corazon 
el sentimiento que pudo causarle el anuncio de la par- 
tida de Od6n. S61o contesto para pedir k 6ste que, pues 
se marchaba al dia siguiente, accediese & cantar aque- 



Digitized by VjjOOQlC 



Jul- 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 471 

Ha noche algunas trovas, k cuyo efecto invitaria k va- 
rias damas amigas suyas que le habian manifestado de- 
seos de oir al trovador. 

El menor de los deseos de Isabel era una orden para 
nuestro Od6n. La velada se pas6, pues, agradablemen- 
te, y las damas que concurrieron, j6venes y bellas casi 
todas, escucharon con gusto los cantos del trovador, 
que versaron sobre historias y leyendas de amores. 



XL 



De LSrida, donde permaneci6 algunos dias festejado, 
querido y pr6digamente recompensado, Od6n pas6 k 
Belloch, y tan k buen tiempo llego, que bien puede de- 
cirse que en ninguna parte fu6 como alii acogido con 
tanto entusiasmo y alegria. Es que acert6 a llegar el 
dia mismo que en la seiiorial morada de Belloch tenian 
lugar las bodas de una de las hijas de aquella casa con 
el intrSpido marino Guillermo de Anglesola* 

La aparici6n de un trovador en momentos tan faus- 
tos y en ocasion tan propicia, no podia menos de dar 
realce k la fiesta que se preparaba. Odon se encontr6 
alii con un auditorio tan numeroso como escogido, 
compuesto de bellas y amables damas, de nobles y re- 
putados caballeros, prontos todos k oir con gusto sus 
cantares y a abrir su coraz6n k las emociones que en 
ellos despertaran los comentos de gloriosas tradiciones 
y aiiejas historias. 

— Ya nada falta k la felicidad de este dia, que ha de 
ser de eterno ijecuerdo — dijo el de Anglesola cogiendo 
por la mano k Od6n y present&ndole k su bella despo- 
sada Margarita de Belloch: — gentiles damas han venido 
k honrarnos con su presencia; caballeros de ilustre pro- 



Digitized by VjiOOQLC 



47*2 VfCTOR BALAGUER 

sapia se han ofrecido k tornear, ganosos del aplauso de 
las bellas; los vasallos alegrardn la Jornada con sus 
juegos y sus danzas, y para cabal complemento, aqul 
llega un trovador que hard resonar estas bovedas con 
sus cantos entusiastas. 

— Bien venido sea k la mansi6n de los Belloch — con- 
test6 Margarita con un gracioso saludo y una mis gra- 
ciosa sonrisa. — Ya otras veces se han oido en esta mis* 
ma sala las c&ntigas inspiradas de los trovadores, que 
seguros estaban, al Uegar aqui, de encontrar franca hos- 
pitalidad y atento auditorio. Mis nobles antepasados 
tenian k honra proteger k los dignos y sabios profesores 
de la gaya ciencia: nosotrosj sus humildes descendien- 
tes, debemos tener k estima cuando menos lo que ellos 
tenian k honra. 

Od6n dio las gracias con expresiva cortesia, se incli- 
n6 y pas6 k confundirse entre los convidados, en cuyos 
grupos hallo k varios de los senores que pocos dias an- 
tes estuvieron k oirle en Benavent. 

La ceremonia de aquella boda habia atraido consi- 
derable concurrencia. Inmenso era el gentio que ocu- 
paba los alrededores del Castillo, habiendo acudido 
gente hasta de los lugares mks lejanos, no solo para* 
asistir k la fiesta que se preparaba, si que tambien para 
disfrutar y participar de los donativos que era de creer 
se hiciesen al pueblo, atendida la liberalidad y esplen- 
didez de los Belloch y de los Anglesola. 

Muchos eran tambi6n en el interior los convidados 
particulars, distingui6ndose una porcion de donceles, 
que asi se llamaban los hijos de los caballeros de la es- 
puela dorada*, y no pocos j6venes marinos, hermanos 

1 Tal era, en efecto, el nombre que se daba en Catalufia y Valen- 
cia, mientras no eran armados caballeros, a los hijos de e*stos. Dice un 
Tratado de noblcza que todos los hijos de los caballeros catalanes de <fj- 
ptula dorada tenian obligacion de armarse caballeros antes de cumplir 



Digitized by VjjOOQLC 




r ■ t.' 



LA PRIMAVERA PEL ULTIMO TROVADOR 473 

de arraas de Anglesola, que con 61 habian combatido & 
las 6rdenes del famoso almirante Vilamari en aquellas 
c&ebres maritimas expediciones que tanto credito die- 
ron al liltimo ano del reinado de D. Juan II. 

Como se trat6 de solemnizar la boda con un dia de 
jubilo y de entusiasmo, se habia dispuesto una fiesta 
de la que, siquiera sea incidentalmente, nos ocupare- 
mos, aun cuando no sea de nuestro prop6sito. 

Junto al castillo y en una explanada la mds propia 
para el caso, se preparo la telay estacada con el catafal- 
cq para los jueces y el trono destinado para la reina de 
la hermosura, que lo era de derecho en aquel dia la jo- 
ven desposada Margarita de Belloch, puesto que para 
festejarla se hacia. 

Casi todos los convidados tomaban en la fiesta parte 
m£s 6 menos directa, segun el oficio que habianse en- 
cargado de llenar. Cuando lleg'6 la hora, iu€ la muche- 
dumbre ocupando las galerias, mientras que la comiti- 
va saliendo del castillo daba una vuelta por fuera de la 
estacada al son de las trompetas, las cajas y los pi- 
fanos. 

Entraron primero en la plaza los mantenedores, ar- 
mados de armas de torneo. Sus calzas y toneletes eran 
de tela de oro, plata y azul, por ser sus colores azul, 
bianco y amarillo. Todos usaban cadena de oro y me- 
dias encarnadas, dos seiiales innegables 6 inequivocas 
para mostrar que eran caballeros. Llevaban las cimeras 
de plumas de los propios colores que resaltaban en su 
traje; iban con sus padrinos delante, y seguiales el <m~ 
dador portador del azafate en que se veian los premios 
que repartirse debian £ los mds diestros. Cerraban la 

los treinta alios, so pena de ser tratados como plebeyos. Tambten esta- 
ba expresamente prevenido que ningun hijo de caballero se sentase a 
coiner en la mesa de su padre antes de ser armado 6 de haber recibido 
el cingulo militar. 



Digitized by 



Google 



474 VfCTOR BALAGUER 

marcha dos j6venes pajes con las seiieras de las casas 
de Anglosela y de Belloch, que se colocaron en el cata- 
falco de los jueces. Los mantenedores se presentaron & 
estos tiltimos, y fueron inmediatamente & recogerse 
en sus tiendas, despu6s de haber mandado colgar de 
una columna que se alzaba & la entrada de la plaza una 
rodela con un cartel en que daban raz6n de la fiesta y, 
callando sus nombres, desafiaban & los aventureros. 

Luego se oyo por el otro lado de la plaza gran es- 
truendo de atabales y trompetas y viose entrar k cuatro 
maestresde campo, jinetes en briosos caballos, que con 
lucido acompaiiamiento de caballeros escoltaban 4 la 
reina de la hermosura, que se dirigi6 & su solio. Mar- 
garita de Belloch estaba bellisima, y realzaba su belle - 
za el extrano y caprichoso traje que vestia. Era una 
ropa de hechura particular, escotada y muy corta, con 
mangas de media punta de raso carmesi, aforradas en 
tela de plata. Sembrada se veia toda esta ropa de oja- 
les de perlas y adornos de oro muy rico. Llevaba una 
gorguera de gasa y plata que le cubria solamente el pe- 
cho, mostrando el cuello descubierto y lleno de gargan- 
tillas de oro y piedras; el cabello suelto, aunque en 
trenzas, le colgaba por los hombros y espaldas como 
unas madejas de oro, completando su tocado una sen- 
cilia corona que ceiiia su blanca frente, y unas plumas 
que ondulantes se inclinaban bajando hasta acariciar 
sus desnudos hombros. Bajo su ropa carmesi llevaba 
ung. falda de plata corta hasta la rodilla, y bajo de 6sta 
otra azul que le llegaba & los pies, todas muy ricamen- 
te guarnecidas. 

Los maestres de campo iban con cotas azules, ban- 
das encarnadas, gorras con plumas de los mismos co- 
lores, llevando colgadas de ricos tahalies aquellas es- 
padas que se llamaban de hoz por su hechura parecida 
k la de este instrumento, y con las cuales daban los ca- 



Digitized by G00gk "■*" 



LA PRIMA VERA DEL LTLTIMO TROVADOR 475 

balleros el golpe al altibajo, buscando la cabeza del con- 
trario. Sus manos empunaban los bastones dorados, in- 
signia de su oficio en aquel acto. En cuanto k sus ca- 
ballos, los traian con guarniciones k la francesa, preta- 
les de cascabeles, frenos y estribos dorados, 

Ahora, por lo que toca k los dem&s caballeros, que 
eran en crecido ntimero, estaban divididos en secciones, 
con sus correspondientes cabos de cuadrilla, que lo eran 
los caballeros que ellos mismos seliabian elegido. Cada 
cuadrilla usaba distintos colores, diferencidndose parti- 
cularmente en los adornos y aderezos de sus caballos. 

Despu6s de saludar k la reiha de la hermosura, k los 
jueces y k las damas, di6 la comitiva un paseo por la 
plaza, y se salio para dejar que entrara una cuadrilla 
de cazadores, que se presentaron vestidos de un modo 
uniforme y con mucha elegancia, sobresaliendo en sus 
trajes los colores leonado y plata. Formaban esta cua- 
drilla 1 6 monteros k pie y seis k caballo, los de k pie con 
venablos y cafias para cazar liebres; los de k caballo 
con halcones y gerifaltes en el puno, y todos con boci- 
nas colgadas en bandolera. Iban k m&s de estos, caza- 
dores provistos de hurones, buhos y garzas, y de trailla 
galgos, sabuesos y podencos, llevando en sus redes mu- 
chas aves y animales vivos para poder echar en la pla- 
za, como conejos, liebres, perdices, palomos, t6rtolas y 
gorriones en mucha cantidad. 

Esta era la cuadrilla que debia comenzar la fiesta. 
Al Uegar k un punto de la plaza, y a una senal conve- 
nida de antemano, aplicaron todos las bocinas a los la- 
bios y dejaron oir uno de esos vigorosos toques de caza, 
como tantos estaban acostumbrados k oir los montes y 
las selvas en aquellos tiempos, extranos y salvajes ha- 
lalis que hacian saltar de gozo k los lebreles y estreme- 
cer en el fondo de sus ignorados asilos k los inocentes 
animales, hu6spedes tranquilos de los bosques. En se- 



Digitized by VJiOOQlC 



476 VfCTOR BALAGUBR 

guida echaron la caza, soltaron los perros y los hal^ 
cones, y se esparcieron en distintas direcciones por la 
plaza, luciendo su habilidad, destreza y conocimientos,. 
y haciendo una muy graciosa caza; espectdculo que 
hubo de gustar sobremanera k las damas, k juzgar por 
lo mucho que lo celebraron y por los aplausos con que, 
prodigas al par que justas, recompensaban al cazador 
que m&s diestro aparecia 6 m&s hdbil se mostraba. 

Terminada esta diversion, que dur6 largo rato entre- 
teniendo agradablemente a los espectadores de ambos 
sexos, volvieron k entrar los caballeros, pasando k sus 
carreras de dos en dos, con lanzas, parejas 6 iguales, 
corriendo una k pelo y otra k repelo, segiin cldsica ex- 
presi6n de la 6poca; luego comenz6 el puesto de los 
bridones k hacer sus torneos al galope unos tras otros, 
dando vuelta k la plaza; despu6s se hizo el juego de las 
aicancias, huyendo unos, atacando otros; y por fin los 
caballeros andantes tomaron sus lanzas en ristre y las 
corrieron k un estafermo, acabado lo cual, el puesto de 
los bridones rompi6 lanzas en el suelo. 

Todos estos ejercicios entretuvieron no menos agra- 
dablemente k las damas y concurrencia, dando lugar a 
algunos caballeros para lucir su garbo y gentileza, su 
maestria en la equitaci6n y su conocimiento en el ma- 
nejo de las armas. Mds de una vez las beldades que los 
contemplaban prorrumpieron en exclamaciones y en 
aplausos, espoleando sus ya animosos brios con voces 
de triunfo y con gritos de guerra; que las damas de 
aquellos tiempos, menos timidas que las de nuestra 
£poca y educadas de un modo mis varonil, se entusias- 
maban con semejantes guerreros espectdculos y toma- 
ban en ellos una parte muy directa. 

Finido este militar simulacro, se arm6 en un mo- 
mento una valla para tornear k pie en frente de la tien- 
da de los mantenedores, los cuales salieron con sus pi- 



- *r^ . 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 477 

fanos, cajas y p&drinos delante, k defender lo contenido 
en el cartel. Apedronse todos los caballeros andantes, y 
quitadas las espuelas quedaron k guisa de pelear. Tor- 
nearon todos entonces con los mantenedores k tres bo- 
tes de pica y cinco golpes de lanza, quedando unos y 
otros sumamente airosos y lucidos, y poniendo verda- 
deramente en conflicto k los jueces para distribuir los 
premios. 

Tampoco en este tercer espectdculo pudieron guardar 
silencio las damas, pues que sin disputa asistian al acto 
mejor de la fiesta. Tremolaron sus bandas y panuelos, 
lanzaron las mismas exclamaciones triunfantes, € hi- 
cieron Hover sus aplausos sobre el caballero que mejor 
manejaba la pica 6 la espada, celebrando un bote en los 
nnos y en los otros una finta 6 un molinete. 

Terming con este ejercicio el torneo, y pasaron los 
jueces k distribuir los premios, que Margarita de Be- 
lloch con sus propias manos di6 k los caballeros que 
mejor los habian merecido. 

Od6n, que esta curiosa fiesta presenci6 desde un lu- 
gar privilegiado, se reuni6 k la comitiva cuando 6sta se 
retir6 al castillo, y asisti6, tambi€n en sitio preferente, 
al banquete esplendido que se di6 k los convidados, sir- 
vi£ndoles manjares delicados, viandas sabrosas, apeti- 
tosas frutas, todo en abundancia, y selectos vinos ca- 
talanes, que entonces, con mAs justicia de la que se les 
hace ahora, eran celebrados por todo el mundo. 

Habia en tanto llegado la hora prefijada en todos los 
festines de ceremonia para que la copa de plata del due- 
no de la casa recorriera las filas de los convidados. Lle- 
n61a el copero de un vino exquisito, y present61a, do- 
blando una rodilla, k Margarita de Belloch, que levan- 
tdndose con agraciado ademdn brind6 por todos los 
concurrentes y moj6 en seguida sus labios en el dulce 
licor. Inmediatamente empez6 la copa k dar vuelta k 



Digitized by 



Gooble 



478 VfCTOR BALAGUER 

la redonda; anim&ronse los semblantes; chispearon los 
ojos; desatdronse las lenguas, mudas 6 coniedidas has- 
ta entonces; desencadendronse, bien puede decirse asi, 
los torrentes de la alegria, y la asamblea present6 un 
verdadero aspecto de tumulto. Todos hablabaij 4 un 
tiempo y pocos se entendian. Unos departian de amo- 
res y de lides, otros de justas y de torneos, algunos 
contaban lances y proezas, varios referian escenas de 
pura galanteria, y en el interin la copa no dejaba de cir- 
cular, detentendose s61o en las manos de aqu€l £ quien 
llegaba el preciso momento que le era menester para 
apurar su contenido. 

Una voz se dej6 oir de pronto. 

— Entre nosotros se halla un trovador, y su lira per- 
manece muda y sus labios aun no se han entreabierto. 
Lev&ntate, cantor inspirado. Brille en tus ojos el fuego 
del entusiasmo; despierta las dormidas voces de la lira; 
que estas bovedas repitan estremecidas tus cantares, y 
que nuestros pechos se enardezcan al oir de tus labios 
el elogio de niiestros guerreros abuelos. 

Infinidad de caballeros apoyaron lo que acababa de 
decir Anglesola, que fu6 quien asi habl6. La misma 
heroina de la fiesta se volvi6 hacia Od6n y le pidi6 un 
canto. 

El trovador tom6 su lira; ocup6 un asiento desde el 
cual pudiera ser por todos oido, y al grato son de su 
melanc61ico instrumento se puso d cantar con voz bas- 
te d6bil al principio, si bien luego fu€ por grados exal- 
tdndose, no tardando mucho en llegar d un punto tal de 
animaci6n, que empez6 d pasear fieramente sus ojos 
por la estancia, cautivando la atencion de sus oyentes, 
mas que con su canto, con sus inspirados ademanes y 
arrogante continente. 

He ahi lo que cant 6. 



^u] 



LA PRIMA VERA DEL tJLTIMO TROVADOR 479 

LOS BARONES DE LA FAMA. 
(734-) 

Prestadme vuestra atenci6n, bellas damas; oidme to- 
dos, nobles caballeros, y vos en particular, hermosa 
senora, aqu611a en cuya virgen frente ha estampado 
hoy el himeneo su cAndido beso de amores. El trova- 
dor va A cantar, y aunque no consagrarA su canto A las 
glorias de vuestra familia, os brindarA, sin embargo, 
con un recuerdo de esaotra familia que ostiendeaman- 
te sus brazos y os acoge, blanca paloma, en un nido de 
amor y de ventura. 

Y no creAis que porque el trovador deje de cantar A 
los vuestros, tengan ellos menos timbres 6 menos glo- 
rias. No, senora: ilustre es vuestra familia y entre las 
primeras brilla; Cataluiia no puede olvidar A los Be- 
lloch, y en cada pAgina de la historia de nuestro pais, 
senora, est A inscrito el nombre de uno de vuestros an- 
tepasados. 

<jQu6 cronista, senora, qu6 trovador 6 que simple ju- 
glar no conoce A Gisperto de Belloch, el que vino A 
Barcelona con el velloso Wifredo, el que le sigui6 en 
todas sus campanas con su hijo Guillen, prestAndole 
am bos el tributo de su brazo, de su espada, de su san- 
gre y de su vida? jOh raza de leal tad, de hidalguia, de 
heroismo por patrimonio! Casi todos los Bolloch han 
muerto en el campo de batalla, envueltos en el sudario 
de su propia armadura, siendo llevados A la tumba so- 
bre los escudos de sus hermanos de armas. 

No evocar€ hoy con mi canto las sombras preciadas 
de esos dignos caballeros, que A ti es A quien me dirijo, 
noble Guillermo de Anglesola; A ti, descendiente de uno 
de los barones de la fama y heredero de su nombre. Tu 
cuna es tan noble que corre A la par con la de los prin- 



Digitized by 



Gc^j)gle 



480 VICtOR BALAGUBR 

cipes, tu nombre es familiar k las cr6nicas y querido k 
los trovadores. Alza orgullosa la frente y escucha al 
cantor que tu atenci6n demanda. 



En el silencio de la noche y en la soledad de los 
montes Pirineos que elevan sus puntiagudas crestas 
cual si con ellas trataran de agujerear el cielo, se ha 
oido el son de una guerrera trompa y se ha visto k nue- 
ve hombres deslizarse como sombras por entre los kv- 
boles. Nueve caballeros son que van k reunirse en la 
tienda de Otgero, el de la maza de armas, el del Casti- 
llo de Catal6n, el gobernador de la Aquitania. 

jDios os guarde, paladines de la fe, guerreros de la 
cruz! El cielo os ha destinado para la alt a empresa de 
arrojar k los infieles de esa floreciente comarca que ha 
de llamarse Cataluna; el cielo os ha elegido para dar 
libertad k los que gimen y para pasear triunfante el pen- 
d6n de la independencia, clavdndolo como un talisman 
sagrado en la torre mis alta de inexpugnables casti- 
llos. 

Dios te guarde k ti el primero, Otgero Catal6n, que 
has de dar nombre con el tuyo al pais que conquistes 1 . 
Dios te guarde k ti, Dapifer de Moncada, rama ilustre 
de los condes palatinos duques de Baviera, que k tres 
reyes moros has de rendir k tus pies y conquistador de 
Urgel has de proclamarte. Dios te guarde k ti, Galce- 
r&n de Pin6s, noble y augusto como el nombre de la 
ciudad que fu6 tu cuna 2, yd vosotros, Hugo de Mata- 
plana, Guillen de Cerverat, Guillen de Cervello, Pedro 
Alemany, Gisperto de Ribelles, Roger de Eril, y k ti, 

1 Tal era, en efecto, la opinion mas valida entonces. La historia se 
ha encargado posteriormente de destruirla. 

2 Era hijo de la ciudad de Augusta en Alemania. 



Digitized by VjiOOQLC 



l: 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 48 1 

por fin, Ram6n de Anglesola, caballero ilustre, funda- 
dor de una raza de gigantes y tronco de una familia de 
heroes. 

Estos son los nueve caballeros que se reunen en el 
silencio de la noche con Otgero, y juran solemnemente 
por sus espadas en cruz seguirle al combate, pelear por 
la fe, combatir sin descanso hasta librar de moros la 
comarca. — «[Guerra sin tregua al infiel! jVenganza y 
guerraU gritan los arrojados paladines, y los ecos de 
los montes, despertando repentinamente de su letdrgico 
suefio, envian k los valles su voz cavernosa que repite 
con terrible acento: « jVengariza y guerra!» 

jTemblad, infieles! jProsternaos, impios, y acatad la 
misericordia del Senor! Los nueve barones de la fama 
van k caer sobre vosotros como la nube que revienta y 
tala los campos con su destructor granizo. jAtr&s! 
jatrAs! Vuestros ej6rcitos desaparecerdn como columna 
de humo que disipa el viento; vuestros pendones de 
guerra serdn trofeos sobre los cuales se elevard entre 
una aureola de gloria el estandarte santo de la cruz. 



Gracias k los esfuerzos de Otgero, pronto se ha for- 
mado un ej^rcito imponente que se divide en tres cuer- 
pos, mandados cada uno por tres capitanes. Moncada, 
Pin6s y Mataplana se ponen k la cabeza del primero; 
Cervera, Cervello y Alemany mandan el segundo; An- 
glesola, Ribelles y Eril son los jefes del tercero. Otge- 
ro Catal6n se ha quedado como capitdn 6 general de la 
divisi6n toda. 

Acompanados de Dios, firmes en su fe, confiados en 
su buena causa, penetran aquellos dignos guerreros por 
las riberas del Garona; cruzan los valles de Ardn, y 
presentan batalla k los moros que en prodigiosa multi- 
tud se adelantan k recibirles. jMisericordia de Dios! 
tomo xxii 31 



Digitized b; 



y Google 



4^ 2 VICTOR BALAGUER 

jdias de luto y de sangre! jjornadas de matanza y exter- 
minio! jPelean como tigres carniceros no hay pie- 
dad, no hay cuartel no hay clemencia! 

<iOis? <iois?.... Los clarines y atabales dejan oir sus 
marchas guerreras y suenan sin cesar el ataque; los 
moros arrojan sus alaridos salvajes; las armas se chocan 
con un estruefcdo que inflama 4 los valientes; infieles 
y cristianos se precipitan unos contra otros y pelean 

cuerpo dcuerpo, hombre dhombre El sol verepro- 

ducirse su luminoso globo en cien charcos de sangre. 
, jAdelante, hijos de la fe!.... [Valor y resolution!.... 
Vengad A la cristiandad hollada por ese tropel de perros 
hambrientos que han caido como una plaga de veneno- 
sas langostas sobre la M area deEspana i. [Exterminad 
& esa multitud de voluptuosos tiranos que han robado 
& las madres sus hijas para hacerlas sus concubinas, y 
k los padres sus hijos para convertirlos en eunucos de 
sus serrallos!.... 

jAdelante, defensores de la cruz, barones de m£s fa- 
ma!.... iQu6 importa que sedis menos? ^No lidia Dios 
con vosotros? <jNo mat6 David k Goliath?.... jAdelante; 
por el amor del Crucificado!.... jQue no queden atrds 
sino los caddveres! [Ante vosotros estdn la inmortali- 
dad y la gloria; detrds la infamia y la deshonra!.... 



Jornadas de honor y gloria, el trovador late de gozo 
y de entusiasmo cuando os canta. El sol que luce ilu- 
mina ya un suelo libre. [Guerreros ilustres, barones, 
hijos mimados de la fama, entonad el himno de victo- 
ria sobre el campo sembrado de despojos, y los instru- 
mentos de guerra con sus belicos acentos acompaiien 

l Marca, Lo mismo que comarca 6 territorio. 



Digitized by VjjOOQIC 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 483 

vuestros coros de ventura! jSonad, trompetas y ataba- 
les!.... 

jBien te has portado, Otgero Catal6n! Con tu mano 
tinta en sangre de infieles enjuga el sudor copioso que 
de tu rostro mana. La victoria es nuestra. Los moros 
han huido aterrados dej&ndote dueno de esos ricos va- 
lles de Ardn, de Pallars, de Capsir y de Cerdana. Des- 
cansa ya de tus marciales fatigas y deja en reposo esa 
maza de armas que has manejado como un gigante, tri- 
turando con ella los crdneos de cien enemigos. 

Da tregua tu tambi6n al fatigado brazo, Ram6n el 
de Anglesola. Ti£ndete sobre esa piel de le6n que has 
guardado como trofeo de la vencedora lucha que sostu- 
viste un dia con el rey de las selvas. Duerme tranqui- 
lo y deja quieta a tu lado esa enorme espada de dos cor- 
tes, que solo un brazo herctileo como el tuyo puede ma- 
nejar con la facilidad que un junco. Tales proezas has 
llevado A cabo, el de Anglesola, que tu misma amante, 
la fama, se asombra de ellas. 

Descansad vosotros tambi&i, Moncada, Eril, Ribe- 
lles, Alemany, Cervera, Cervell6, Pin6s y Mataplana. 
Baje el sueno k inclinar vuestros pdrpados, mientras de 
pie junto 4 vuestras tiendas quedan en vela los trova- 
dores para cantaros, asi que desperteis, el himno santo 
de la libertad. 



Nobles caballeros que me ois, dechados de honor y 
gloria y espejos de lealtad fueron los barones d quienes 
Cataluna agradecida ha llamado de la fama. Su nom- 
bre jamas yacera en olvido, que fueron los restaurado- 
res primeros que tuvo nuestro pais, y nunca la patria 
es ingrata con sus buenos hijos. 

Azote fueron de la morisma mientras vivieron en las 
fortalezas que se labraron, como sus nidos las dguilas, 



Digitized by 



Google 



484 vfCTOR BALAGUER 

en lo alto de loS peiiascos. Llenos de ardor guerrero, pe- 
learon mientras tuvieron fuerzas, mientras que un dto- 
mo les quedo de vida. Vivieron por la patria y por ella 
murieron. 

{Seguid su ejemplo, caballeros. Si quer6is que los 
hombres os respeten y los amigos os acaten, sed libres; 
si qiier6is que las bellas os aplaudan y los enemigos os 
teman, sed bravos; si quer6is que la ;fama os pregone 
y la gloria os sonria, sed hidalgos; si quer6is que Dios 
os proteja y San Jorge, patr6n de la caballeria, os am- 
pare, sed fieles; si quer6is, en fin, que la historia os re- 
cuerde, los trovadores os canten y la patria os bendiga, 
sed hijos leales, prontos k pelear y k morir por yuestra 
madre patria. 



Tal fu6 el canto del trovador, canto que produjo gran 
sensaci6n en aquella asamblea guerrera compuesta de 
caballeros tan entusiastas por el placer como por las 
batallas, y dotados de una excelente y viva imagina- 
ci6n que, como la cuerda de una lira, respondia instan- 
tdnea al sentirse herida por el bardo. 

Todos aplaudieron k Od6n, y hast a hubo algunos que 
se arrojaron k estrecharle en svis brazos. 

Un anciano marino, que habia encanecido en los 
combates, escanci6 en la copa cincelada el rico vino que 
debian los convidados k la hospitalidad, y mand6sela 
por un paje k Od6n, dici&idole: 

— Apura esta -copa, trovador, en honra de los heroes 
que has cantado; y si luego quieres recordar la gloria 
de nuestros antiguos marinos y loar sus maritimas 
proezas y militares empresas, juro que he de ornar tu 
cuello con esa gruesa cadena de oro que puso sobre mi 
pecho el gran Vilamari al dia siguiente de haber rendi* 
do la ciudad de Noli. 



^lelL-ifcj 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 485 

Dijo, y. sac&ndose su cadena la dej6 sobre la mesa. 

— No me inspiraria tu oro k no ser grande de si el 
asunto que me propones — contest6 Od6n apurando la 
copa. — Doite, sin. embargo, las gracias por tu buen de- 
seo, y doitelas sobre todo porque le ofreces al trovador 
un argumento simp&tico parasus cantos. Voy k compla- 
certe. 

Y sus dedos empezaron k recorrer las cuerdas de su 
lira, que por largo rato dejaron escapar una armonica 
multitud de gratos sonidos, en medio del silencio sepul- 
cral en que yacia la asamblea aguardando k que alzara 
su voz el trovador. 

El nuevo canto de 6ste no se hizo esperar mucho. 

LOS HEROES DEL MAR . 

Dadle k mis manos tr6mulas la lira de los bardos. 
Descolgadla del sauce melancolico, peridiente de cuyas 
ramas la dej6 el postrer trovador que cant6 la libertad 
y la independencia. jD&dmelaf.... Quiero cantar. Hierve 
en mi mente, como un fuego abrasador, la inspiraci6n 
po6tica. Venid, rodeadme todos. Desde su tripode sagra- 
do la pitonisa rasga el velo del porvenir, y sus ojos ab- 
sortos leen las misteriosas paginas del libro de lo futu- 
ro. Yo veo claramente el pasado, y nada se oculta k mi 
mirada escrutadora. Atended. Voy k contaros la histo- 
ria de mds de dos siglos; voy k deciros cudn ilustre ha 
sido el pasado de esa catalana marina que guarda aun 
dias gloriosos k su patria. 

jSalud, heroes del. mar! Preclaras sombras, levan- 
taos del sepulcro k mi voz, y envueltas en vuestros su- 
darios venid k cruzar ante mis ojos absortos. Heroes 
cuyo solo nombre es un monumento mis imperecedero 
y eterno que el mdrmol y el granito, salid de la tumba 
en que yac£is y, tales como habSis sido, ofreceos k mi 



Digitized by VjOOQL^ 



486 vfCTOR BALAGUER 

vista. Quiero conoceros, quiero hablaros, quiero tocar 
esas manos que han empunado la espada, y besar esa 
espada vencedora que ha dado reinos y comarcas k la 
Corona de Arag6n. Suenen los acentos de mi lira en 
vuestros oidos como la voz de la trompeta final. jLe- 
vantaos, sombras! jYo os invoco, yo os saludo, yo os 
canto! 

Cual si fueran una bandada de gaviotas en las aguas, 
se mecen, se balancean en el mar las naves que han de 
partir k una cristiana expedici6n. j Venturoso tti, pueblo 
de San Felio de Guixols, que eres la cuna de esa arro- 
gante marina catalana que ha de dominar un dia los 
mares, haci&idose respetar del mundo todo! De tu 
puerto sale la prim era escuadra que no tardard en ser 
seguida por una serie de armadas vencedoras. El es - 
tandarte de Pisa flota junto al del conde de Barcelona, 
invicto general de la expedition 1. jSanta Cruzada! A 
arrancar va k los moros esas islas Baleares, nido y gua- 
rida de los piratas berberiscos, y k clavar el pend6n de 
la cruz sobre las mezquitas do insolente ondea el es- 
tandarte de un falso profeta. 

Mallorca ha caido, y aunque no han tardado k reco- 
brarla las armas de los infieles, no tardar£ tampoco la 
^poca en que para siempre quede bajo el dominio Cata- 
lan. Guarda Dios ese rico flor6n que ha nacido del seno 
de los mares para que un rey gigante lo engarce k su 
rica diadema. Almeria y Tortosa caen en poder de Be- 
renguer IV que ha aliado con la de G6nova su escua- 
dra, tinica vez que el mundo ha de contemplar unidas 
estas dos potencias maritimas, cuya rivalidad incansa- 
ble y cuya guerra exterminadora ha de hacer que los 
mares rueden olas de sangre algtin dia. 

jAlegraos y cantad el himno de victoria! Teniendo 

1 Ram6n Berenguer III el Grande. 



Digitized by VJiOOQlC 



j^^f 



LA PRIMAVERA DEL TJLTIMO TROVADOR 487 

por piloto k Pedro Martell, el marino consumado; por 
director k Raimundo de Plegamans, el capitdn afortu- 
nado, y por jefe a Jaime I, el rey conquistador, una es- 
cuadra sale del puerto de Salou, y le basta solo pre- 
sentarse para que Mallorca se humille ante la cruz € 
incline de nuevo y para siempre la orgullosa cerviz k 
las plantas del osado cataldn. Y esa otra armada que 
algunos anos mds tarde sale del mismo puerto de Sa- 
lou, i& d6nde va? £Qui6n la manda?.... La manda Gui- 
llermo de Montgri, el arzobispo de Tarragona, el sacer- 
dote soldado, el que con una mano empuna el bdculo 
pastoral, mientras que con la otra maneja la tajante 
espada. Va k conquistar k Ibiza, y, como Mallorca, 
Ibiza se postra ante el guerrero arzobispo. 

jHuid, huid, africanos marinos! ^A qu£ venis k so- 
correr k Valencia, si no hay ya remedio humano para 
ella? Escrito estd que debe caer en poder de ese Jaime 
el Conquistador, ante cuyo nombre doblan los moros las 
rodillas. iQu€ significan, rey de Tiinez, esas doce ga- 
leras y esas seis zabras enviadas contra la escuadra ca- 
talana que k los sitiadores protege? El valor de nues- 
tros marinos destrozarA tu armada, como hacerlo pu- 
diera el huracdn, y empezardn los tuyos k respetar y 
temer el nombre de Cataluna. 

Ram6n Marquet, ciudadano barcelon^s, almirante 
de D. Jaime; tti, en cuyos descendientes has de perpe- 
tuar la gloria maritima que durante dos siglos escoltarA 
el nombre de tu familia, no te apresures k llevar k cabo 
esa expedicion k la Tierra Santa, que, ya no el valor 
de los contrarios, el rigor de los elementos desbandarA 
las naves y te arrojard airado contra las costas inhos- 
pitalarias de Cerdena. Guarda tu arrojo, tu denuedo, 
tu valentia para esa empresa gloriosa contra Ceuta, en 
que la morisca fortaleza, en medio de las llamas que la 
envuelvan como un manto de purpura, ha de pedir per- 



Digitized by 



Google 



488 vfcroR balagubr 

d6n, olvido y clemencia k la bizarra catalana marineria* 
iQufen eres tti que te presentas k reclamar un lugar 
en mis cantos? jAh! Te conozco d pesar de tu rostro 
mutilado y de tus heridas que manan sangre. Tti eres 
Conrado de Llanza, extranjero de origen, pero Catalan 
de coraz6n. jSalud, Conrado! i. Eres una de las figu- 
ras caballerescas con m&s delicadeza dibujadas en nues- 
tra historia. jAdelante, hijo adoptivo de Cataluna! El 
Africa te espera y ancho es el campo que abre k tus 
empresas. Sigiiele en sus expediciones, musa generosa 
del bardo, y cu6ntanos sus hazanas. Con diez solas ga- 
leras sale de Barcelona, y sin embargo pasea vencedor 
€ invencible por los mares el pend6n de Cataluna. Pe- 
netra en Tdnez, destrona k su rey Miraboab, cine con 
la drabe corona las sienes de otro principe, impone un 
tributo perpetuo en favor de los reyes de Arag6n, obli- 
ga k aquel reino k admitir c6nsules catalanes, corre la 
Berberia asol&ndola, aterra k la ya vencida Ceuta, y 
vuelve k Cataluna cargado de gloria, de honor y de 
despojos. 

<jHab6is oidb? La voz pausada y lenta de una cam- 
pana ha rasgado los aires. Es una campana que toca d 
visperas. A. la voz del bronce santo, que es la senal de 
la revoluci6n, una armada numerosa, conducida ppr 
Ramon Marquet y Berenguer Mallol, barceloneses ma- 
rinos, se adelanta rasgando las aguas hasta Sicilia, He- 
vando k su bordo un ej€rcito de esos rayos de la guerra 
que se llaman almogavares. Pedro de Arag6n el Gran- 
de, k los ojos de la Europa absorta, se cine la corona 

I Conrado de Llanza 6 de Lanza era, en efecto, extranjero. La 
reina Dofia Constanza, hija de Manfredo de Sicilia y esposa de Pe- 
dro III el Grande, le trajo a Barcelona entre sus pajes. Conrado se edu- 
c6 y perfeccion6 en Barcelona. Los cronistas le reputan como uno de 
los mejores marinos de su tiempo, y Muntaner dice de el que era el que 
mejor hablaba el idioma Catalan. 



Digitized by VjOOQ IC 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 489 

de Manfredo; y para saludar al rey que Sicilia acaba de 
proclamar con entusiasmo, libr&ndose del tirano yugo 
de Carlos de Anjoii, Pedro de Queralt, el barcelon6s 
almirante, conquista lauros inmarcesibles en el golfo 
de Nicotera, y entra victorioso en Messina remolcando 
con sus vencedoras galeras k i3o naves enemigas. 

Lev&ntate, Neptuno de la corona aragonesa. Tu tur- 
no ha llegado ya. Lev&ntate, invicto Roger de Lauria. 
Tu alma fiera suspira por los combates, anhelas el es- 
truendo de las batallas, y s61o vives cuando rasgas con 
tu galera invencible las crestas espumosas de las olas 
que vienen k prestarte el tributo de sus murmurantes 
cantos. Roger, la tempestad te conoce, te respeta y te 
abre paso; el mar se duerme k tu voz como un lebrel 
sumiso; la fortujia yace k tus plantas como un le6n en- 
cadenado, y llamas siempre que quieres k la victoria 
para que venga como paje de honor k resguardar con 
un dosel tu frente. 

jMiradle! Nadie m&s intr6pido, nadie m&s valiente, 
nadie tampoco m£s fiero. Malta presencia uno de sus 
primeros triunfos cuando Guillermo Corner, el almi- 
rante enemigo, muere despu6s de haber visto derrotada 
su escuadra. La armada napolitana reconoce la supe- 
ripridad de Roger en las aguas de Sorrento. Roger 
avanza en la carrera de la gloria, de los triunfos, de la 
inmortalidad. Siembra el terror, la muerte y la deso- 
laci6n en las costas de Calabria; el puerto de San Ni- 
colas le obedece; la ciudad de Policastro se le rinde, y 
Ndpoles le mira con terror k sus puertas. Delante de 
Castellmare pone en vergonzosa fuga k una escuadra 
doble que la suya, apoderdndose del principe de Taran- 
to; mantiene dominada la Calabria; detiene en su mar- 
cha triunfadora, haci&idola hasta retroceder desbanda- 
da, k la orgullosa armada francesa que sujetar intenta- 
ba k Cataluna; vuelve k N&poles, que se estremece al 



Digitized by 



Google 



49° VICTOR BALAGUER 

verle, y le deja en sus manos el principe Carlos; sitia y 
reduce 4 Gaeta; siembra el terror en las costas 8e Pro- 
venza, apoderdndose de Aix, su capital; envia 4 Barce- 
lona, como una ofrenda 41a ciudad condal, los muchos 
bajeles que ha apresado en las costas provenzales, y 
cierra sus campaiias con una brillante expedition 4 la 
Siria, haciendo que cien ciudades rendidas tremolen en 
sus almenas el dominador estandarte de las barras. 

Y mientras Roger lleva 4 cabo esa homdrica serie de 
hazanas y conquistas, Berenguer de Vilaregut hace 
temblar 4 Brindiz, aterra la Morea, penetra en Corfti, 
que entrega a saco, y destruye toda la marina de las 
costas de la Pulla; Berenguer de Entenza senorea la 
Morea, la Esclavonia y Corfu, y Bernardo de Sarri4 
corre las costas de N4poles, rinde las islas de Capri y 
Procita, toma y saquea la ciudad de Asturo, y aterra 4 
su paso las costas de Sorrento y Pisano. 

El imperio del Archipi&ago est4 ya asegurado 4 la 
Corona de Arag6n, y una escuadra que lleva en su seno 
una hueste de intr6pidos y decididos almogavares, corre 
4 depositar 4 los pies del trono de los Pale61ogos 4 los 
catalanes adalides que deben hacer temblar en sus ci- 
mientos el solio griego, yendo 4 dictar leyes 4 la mis- 
ma Atenas, haciendo que emudezca la lira melodiosa 
de Homero ante los acentos de la linf provenzal. 

Decididos marinos se lanzan luego 4 la conquista de 
Cerdena. Otro Marquet, un Belloch y Bernardo de Bo- 
xadors, mandan las armadas expedicionarias. Cerdena 
se postra ante Arag6n, y Pisa cede al valor catal4n 
abandondndole aquellos mares. 

lY qu€ dir6 de las empresas contra Genova, esa or- 
gullosa rival que por fin tuvo que pagar un tributo 4 la 
gloria catalana?.... Cataluna, patria mia invicta, sefio- 
ra has sido en el mar, y las naciones todas te han res- 
petado y acatado como la primera. Los laureles m4s 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL ITLTIMO TROVADOR 49I 

inmarcesibles orlan tus sienes condales, y cuentas con 
ej6rcit<& de heroes y de capitanes que han elevado muy 
alta tu fama y han paseado triunfante do quiera tu 
pend6n. 

G6nova ha conocido la tiltima tu poder, y su gloria 
secular se ha estrellado ante la tuya. Tu has domeiiado 
su orgullo y marchitado sus laureles. Cataluna no olvida- 
r& nunca k los Cervell6, k los Marquet, k los Monca- 
da, k los Santapau, k los Ripoll, k los Descoll, k los 
Cabrera, k los Centellas, k los Fenollet, k los Siniste- 
rra y k tantos otros guardadores de su honor y fama, que 
han hecho c61ebre y temido su nombre en Constantino- 
pla, en G6nova, en Venecia, en Cerdena y en Sicilia. 

Heroes catalanes del mar, el trovador en su canto 
ha tratado de consagraros un recuerdo: no canta vues- 
tras hazanas, porque es pobre una simple trova para en- 
salzaros como se debe. Si he removido osado vuestras 
cenizas, ha sido para loaros en la lengua armoniosa de 
los bardos ante una asamblea ilustre. Heroes mariti- 
mos, cuando vosotros existiais, mi patria era la prime- 
ra del mundo. El pendon de las barras era rey y se- 
nior de los mares; temblaban las naciones al solo nom - 
bre de Cataluna, y ni un pez podia atravesar las aguas 
que grabado no llevase en su escamada espalda el es- 
cudo de Arag6n. 

Atin el cetro de los mares nos pertenece, atin lo em- 
punamos con firme y robusta mano, aun existe -un Vi- 
lamari digno descendiente de aquellos gloriosos almi- 
rantes. Marinos que me ois, sostened la fama de nues- 
tra patria. Que tiemble el turco; que nos respete el cris- 
tiano, y queentre los rayos esplSndidos de un sol de es- 
peranza, se eleve, siempre vencedor y siempre libre, el 
estandarte que para nosotros conquist6 Wifredo con su 
sangre. 



Digitized by VjjOQQlC 

i 



492 vfCTOR BALAGUER 

Cuando Odon hubo concluido, el anciano marino se 
levanto entusiasmado. 

— Por la Virgen de Montserrat, patrona de mi buque, 
que tuya y bien tuya es la cadena de oro. Rec6gela, 
trovador, y gu£rdala en memoria mia. 

Terminado este incidente, la conversaci6n volvio k 
hacerse general; y aunque se rog6 k Od6n que cantase 
de nuevo alguna guerrera trova, se excusd y solo cont6 
una amorosa leyenda que le pidieron las damas. 

PONCE DE CERVERA. 

("470 

«No hay amor como el amor que me devora el alma. 
Ni de dia sosiego ni duermo de noche. Aborrezco los 
combates, que eran antes mi gloria; detesto los militares 
juegos, que eran mi unica felicidad. Pasaria los diasen- 
teros sin moverme del pie de su ventana, como perro 
atado k una cadena. La adoro con delirio, conde, con 
idolatria, con desesperacion. Antes que perderla prefe- 
riria que k bocadps me arrancase un tigre las entraiias. 
Si quer6is mi salvacion eterna, conde; si en algo esti- 
mdis mi espada, que util puede seros en vuestras pr6- 
ximas empresas; si no querds que mi pecho destrozado 
por las furias me empuje k un crimen, dadme en matri- 
monio k vuestra hermana. He de hacerla tan feliz y tan 
dichosa r que la reina mayor de la tierra envidie su 
suerte.» 

. Asi hablo Ponce de Cervera, seiior de Castellfollit, 
al conde de Barcelona, Ram6n "Berenguer IV. 

Mir61e el conde con ceno, asombrado de tal deman- 
da; encogi6se de hombros sin contestar, como si hu- 
biese oido la proposici6n de un demente, y paso de lar- 
go seguido de sus caballeros y cortesanos, con los cua- 
les se dirigia k la capilla para orar y pedirle k Dios que 



Digitized by 



iil» 



LA PRIMAVERA DEL 1JLTTO0 TROVADOR 493 

protegiera sus armas en la empresa que contra la drabe 
Tortosa proyectaba. 

La ira chispe6 en los ojos de Ponce de Cervera, y su 
mano convulsa busc6 el porno de su punal por entre los 
pliegues del manto. La reflexi6n vino pronto afortuna- 
damente 4 ahogar en 61 tan insensato arranque. 

Aquella misma noche un caballo cfuzaba & escape el 
llano de Barcelona, llevando la doble carga de una 
amante pareja. Mahalta, la hermana del conde Ram6n 
Berenguer, no habia vacilado en huir con el hombre & 
quien sobre todos amaba y de quien habia jurado ser en 
vida y en muerte companera. 

— Amada mia — decia Ponce de Cervera estrechando 
delirante & Mahalta contra su pecho, — amada de mi co- 
raz6n, ya nada puede separarnos. Mia eres ya. Te de- 
fenderS contra el poder del mundo entero. 

Y la hermosa joven, reclinando su cabeza en el seno 
del guerrero para ocultar el pudor que su frente enroje- 
cia, contestaba en voz baja, muy baja: 

— [Si, tuya, tuya soy, amado mio! 

— La noche protege nuestra fuga — decia Ponce de 
Cervera, — y Dios ha enarbolado en el azul del cielo el 
pabell6n de la luna para que antorcha sea de nuestro 
casto himeneo. Pronto estaremos en mis dominios, y & 
salvo de cualquiera persecuci6n que contra nosotros in* 
tepten. Ya nada puede separarnos, prenda querida. Mi 
esposa eres ante Dios, mia ante el cielo y ante la tierra. 

Y la hermosa joven, ciiiendo con sus brazos de nie- 
ve el cuello del amante caballero, en voz baja, muy ba- 
ja, murmuraba: 

— Tuya, si, tuya soy, amado mio. 

Han pasado dias, dias y meses. 

Tortosa eleva aiin en sus torres la morisca ensena, 
mientras que al pie de sus murallas los caballeros ca- 
talanes se agrupan bajo el temido pend6n de las Barras. 



Digitized by 



Google 



494 VICTOR BALAGUER 

Ram6n Berenguer el invencible ha jurado arrojar d 
los moros de aquella plaza, gandndola para la cristian- 
dad, adquiriSndola para Cataluna y domindndola para 
gloria eterna de sus armas. 

Encarnizadas refriegas, sangrientos combates, bri- 
llantes hechos de armas tuvieron lugar durante aquel 
cerco memorable. No os har6, senoras mias y hermosas 
damas, la historia de aquellas jornadas que dieron fa- 
ma imperecedera d las huestes catalanas. Bastard de- 
ciros que los sitiados opusieron una resistencia deses- 
perada y pelearon con una obstinacion casi temeraria; 
pero no menor era el arrojo de los catalanes ni menos 
temerario el valor que mostraban en sus ataques. 

Tortosa pugnaba desesperadamente en favor de la 
morisma; pero lleg6 para 6sta el dia fatal, y brillo en 
el cielo el sol del ultimo dia de Diciembre de 1147. El 
nuevo aiio al comenzar debia ya ver flotar en las sub- 
yugadas almenas el pend6n yencedor del conde barce- 
lones. 

En el postrer y sangriento asalto que sufri6 la ciu- 
dad, el ejSfcito todo pudo notar d un caballero descono- 
cido que, cubierto de una negra armadura, armado de 
todas armas y llegado al comenzar la refriega, hacia 
prodigios de valor sin dar paz d la espada ni descanso 
al brazo. Habia subido el primero a la muralla formdn- 
dose una escala con enemigos caddveres, y habia logra- 
do clavar .una de las banderas de las barras que guia- 
ban d los tercios catalanes en una de las almenas de la 
Zuda. 

Al pie de esta almena, defensor ac6rrimo del cataldn 
pend6n, era donde el desconocido caballero mds bri- 
llantemente se habia portado, defendi6ndose contra los 
varios grupos de moros que se lanzaran sobre £1 como 
sobre una presa. Hubo un instante en que lleg6 d en- 
contrarse solo por haber caido muertos 6 mal heridos d 



Digitized by VjOOQlC .- 



.A - 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 495 

sus costados los valientes que hasta aquel sitio le si- 
guieron. No por ello desmayo el valor del inc6gnito. 
Pareci6 multiplicarse; di6 admirables pruebas de arrojo 
y valentia, y hubterase podido creer que un genio invi- 
sible protegia su vida apartando los golpes que le eran 
asestados. El ej6rcito todo fij6 en 61 un momento sus 
miradas, y ^J conde Ram6n Berenguer di6 orden k al- 
gunos decididos caballeros para que corrieran k auxi- 
liarle, salv&ndole k toda costa y k todo trance. Cuando 
6stos llegaron, encontrdronle casi dueno del campo de 
batalla; los moros habian caido como espigas k sus pies, 
y los que permanecieron vivos aiin estaban paralizados 
por el terror y asombro que tan indomable arrojo les 
causaba. 

Los recfen llegados en auxilio del campeon de la con- 
dal seiiera, aprovecharon aquel momento de terror de 
los enemigos, y se precipitaron sobre ellos como un to- 
rrente que se lleva cuanto encuentra al paso. Aquel in- 
cidente decidio la Jornada. El inc6gnito, al frente de un 
punado de heroes, fu6 el primero en penetrar en la ciu- 
dad, abriendo camino d la hueste catalana; que pudo 
precipitarse tras sus huellas. 

Al verse dueno de Tortosa, el conde de Barcelona 
quiso conocer al caballero que tan to y tan bizarramente 
se habia distinguido. Llevdronle & su presencia, no sin 
que hubiese intentado resistirse como si temiera aque- 
11a entrevista, y asi que estuvo en la tienda condal ro- 
g61e Ram6n Berenguer que alzase su visera. 

Titubeo el desconocido, pero decidiose por fin y se 
quit6 el casco al mismo tiempo que se arrojaba k las 
plantas del conde. El ilustre jefe cataldn se hizo violen- 
tamente atrds dejando escapar un signo visible de des- 
agrado. 

Acababa de conocer k Ponce de Cervera, senor de 
Castellfollit, al raptor de su hermana Mahalta. 



Digitized by 



Goo 



496 VfCTOR BALAGUER 

Pero el conde, reprimido y dominado el primer mo- 
vimiento de c61era, no tard6 en dejarse dominar por su 
bueno y por su santo coraz6n. Acerc6se, pues, & Ponce 
de Cervera, que aguardaba de hinojos, confuso y humil- 
de, la sentencia de su seiior y principe, y levantdndole 
le dijo: 

— Levanta, h€roe de esta Jornada, que no es bien que 
est6 d las plantas de cristiano quien hoy ha hecho caer 
d tanto infiel 4 las suyas. Levanta, Ponce de Cervera. 
Si la cuna no te hizo mi igual, el valor, que es la se- 
gunda cuna de los hombres, te hace mi hermano. 

Ponce de Cervera se levant6 y el conde le estrech6 
en sus brazos. 



Esta fu€ la leyenda que el trovador cont6, dando fin 
con ella 4 sus ejercicios literarios en Belloch, sin em- 
bargo de que atin permaneci6 en el castillo durante to- 
do el siguiente dia. Cuando Heg6 el momento de su 
marcha, la liberalidad de Guillermo de Apglesola le 
colm6 de dones y de obsequios, y Od6n pudo partir con 
la memoria de un triunfo mis y con su caudal extraor- 
dinariamente aumentado.- 

De Belloch el trovador se dirigi6 k Bellpuig, donde 
no tardaremos en hallarle y en asistir al inesperado en- 
cuentro que alii tuvo. 



XII. 



Distraido y preocupado con sus reflexiones iba nues- 
tro h€roe siguiendo su camino, cuando le volvemos & 
encontrar cerca ya de Bellpuig. 

Algo extrano y desconocido pasaba en 61. No era el 



Digitized by 



Google 



i) 



r 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 497 

mismo hombre que antes, y en el espacio de algunos 
dias habia sufrido una complete transformaci6n. Od6n 
de Vallirana se ocupaba un poco menos en el arte para 
pensar un poco m&s en el amor. 

El amor, sL Su coraz6n, que un dia latiera k impul- 
sos de una tierna amistad y de una dulce simpatia junto 
k su protectora la condesa de Pallars, obedecia enton- 
ces k ese sentimiento absoluto y tirano que reina s61o 
sobre esclavos. En un hombre como Od6n, de delicadas 
aspiraciones, de nobles sentimientos, de inteligencia su- 
perior, el amor debia hacer estragos. 

Asi fu£. Jam&s en tan pocos dias se ha desarrollado 
en un alma una pasi6n mas ardiente y profunda. 

El amor, al hacer presa en aquel coraz6n casi virgen, 
se ceb6 en €\ con violencia. Con m&s goces no sorbe el 
vampiro la sangre de su victima; con m£s placer el bui- 
tre del Cducaso no devoro las entranas de Prometeo. 

Un nombre asomaba k los labios de Odon cada vez 
que iba k hablar; una imagen estaba constantemente 
grabada en su alma. El nombre de Isabel de Mur, la 
imagen de la arrogante cazadora que se habia presenta- 
do junto al arroyo del bosque k interrumpir su canto. 

Od6n estaba verdadera y ciegamente apasionado. 

Cabizbajo y meditabundo iba siguiendo su camino, 
fija su idea en la imagen que le sonreia en su interior, 
cuando el galope de un caballo le arranco repentiga- 
mente i. sus reflexiones. Volvio la cabeza y vi6 acercar- 
se k un caballero. Era uno de los hu6spedes de Belloch. 
Al ver d Odon, el jinete modero el paso de su caballo 
para poder marchar tranquilamente k su lado. 

Trocado un cort6s saludo, el recten llegado pregunt6 
al trovador: 

— lk d6nde os dirigis? 

— A Bellpuig. 

— En el dia no habitan alii m£s que dos ninos con su 
tomo xxii 32 



Digitized by VJjOCKjl^ 



498 VfCTOR BALAGUER 

ayo. Pobre auditorio encontrar6is para vuestros cantos. 

— No importa. Al trovador le basta con que se le 
conceda hospitalidad. 

— Se me ocurre una cosa. Decid, ,10s interesa llegar 
hoy mismo d Bellpuig? 

— No. Yo jamds tengo prisa para llegar d un punto. 
Voy donde la mano de Dios me conduce. 

— Pues entonces, £quer6is venir conmigo? 

— jPor qu6 no! 

— Varios caballeros nos hemos dado cita en un pun- 
to de estas cercanias para comenzar una caceria mana- 
na al amanecer. Venid: pasar6is la noche en nuestra 
' compania, y nos alegrar6is con vuestros cantares. 

— Vamos alld. 

Y en efecto; los dos, dejando luego el camino que se- 
guian, empezaron d cruzar campos y bosques en direct 
ci6n al punto de cita de los cazadores. 

A. las dos horas Uegaron al espacioso claro de una 
selva donde se alzaba una tienda de campana, en torno 
d la cual reinaba la mayor animation. Una porci6n de 
pajes, escuderos y servidores poblaban aquel sitio, unos 
limpiando las armas, otros los caballos, otros exclusi- 
vamente dedicados d los preparativos de la comida, 
otros, en fin, cuidando de los perros y de los halcones, 
que los habia en gran ntimero. 

El caballero que servia de guia & Od6n le hizo 
atravesar por entre toda aquella multitud y le introdu- 
jo en la tienda donde estaban reunidos algunos caba- 
lleros. Fu6 recibido el trovador como do quiera le ha- 
bia sucedido hasta entonces: con placer y con aplauso. 

— Bien venido, trovador — dijo uno de los circunstan- 
tes. — Td eras el que nos faltabas para acabar de com- 
pletar las delicias de la noche que d pasar vamos en el 
coraz6n de esta selva. 

No tardaron en llegar otros cazadores. La reuni6n 



Digitized by 



Google 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 499 

empez6 k ser la mks alegre y bulliciosa de que puede 
tenerse idea. 

Habian ya comenzado las sombras k descender k la 
tierra, euando qued6 dispuesta la mesa del banquete en 
el interior de la tienda, alumbrada 6sta por una porci6n 
de teas que daban, k decir verdad, mds humo que luz. 
Sent&ronse todos k la mesa y la conversaci6n se hizo 
general. 

La guerra y el amor, las dos grandes cuestiones de 
aquella €poca, dieron largo p&bulo k la conversaci6n. 

— Senores — dijo de pronto un joven caballero. — <iNo 
sabSis? Ram6n de Cabrera, el que muri6 hace dos anos 
en las guerras de Italia, se ha aparecido una de estas 
ultimas noches k su desposada. 

Muchos de los concurrentes soltaron la carcajada al 
oir esto. 

— Como me lo han dicho lo digo, — exclamo el que 
con sus palabras habia motivado tal hilaridad. 

— Necedades del vulgo, — dijo una voz. 

— Poco a poco, senores — interrumpio el joven Gis- 
perto de Tamarit, que se contaba entre el niimero de los 
.presentes.— Yo no s6, ni saber quiero lo que haya en 
ello de cierto; pero en mi familia existe la tradici6n de 
un aparecido que se presento k su desposada, y aun se 
dice que la sombra de mi antepasado cruza siempre de 
noche las solitarias galerias de mi castillo. 

— Yo siesta tradicion de vuestra familia, senor de Ta- 
marit — dijo el trovador. — Es el asunto de una intere- 
sante balada compuesta hace ya mucho tiempo por un 
trovador germano que recorri6 las montanas de nuestro 
pais. 

— C&ntala, pues, — gritaron k un tiempo varios. 

— Si, cdntala, ya que dices saberla, — dijo el de Ta- 
marit. 

El trovador no se hizo de rogar. 



Digitized by VJiOOQlC 



500 VfCTOR BALAGUER 

AD ALBERTO EL APARECIDO i. 

— « Dulcia, Dulcia, mujer & quien adoro hace ya tan- 
tos anos, mujer por quien tanto he sufrido y he penado 
tanto, tti has decidido mi p6rdida, la has decidido sin 
misericordia. 

»Dulcia, Dulcia, Adalberto de Tamarit, que tanto 
te ha amado, que reina te ha proclamado en cien tor- 
neos, morird de amor por ti y bajard & habitar bien 
pronto la 16brega mansi6n de los sepulcros. 

»No tienes coraz6n, Dulcia, no lo tienes. Eres insen- 
sible como la estatua de mdrmol que pondrdn sobre mi 
tumba; eres impia y sacrilega como el caballero que no 
cumple lo que al recibir sus armas jur6 al pie de los al- 
tares. 

» Al£grate, Dulcia, la mujer que contra mi seno pal- 
pitante he estrechado tantas veces. Manana por la ma- 
nana, ante el altar, entregar&s tu mano de esposa y tu 
fe de mujer & Galcerdn de Cruilles. Dime, jrae con- 
vidas k tu boda?» 

— « Adalberto, Adalberto, amargas son tus palabras, 
jay! tan amargas como la voluntad inexorable de los 
astros que de mis designios se burlan y nuestro amor 
sincero condenan. 

» Adalberto, Adalberto, arroja lejos de ti ese dolor 
sombrio, como lo harias con una flecha envenenada que 
se hubiese clavado en tu armadura sin llegar al cuerpo. 
jHay tantas mujeres en el mundo! Dios nos separa A 
nosotros. 

» Dominate, Adalberto. Ya que & tantos enemigos 
has vencido, v€ncete hoy & ti mismo, imponle silencio 
k tu coraz6n, sujeta tu deseo calenturiento como suje- 

1 Imitation de una balada alemana. 



Digitized by 



Googl 






LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 5OI 

tas con mano de hierro k tu caballo impaciente, y, tran- 
quilo y sereno, ven k asistir k mi boda.» 

— «It6, yo te lo juro, Dulcia; ir6, aun cuando ya hu- 
biesen doblado por mi las campanas del monasterio de 
benedictinos que fundo mi padre; ir6 y he de danzar 
contigo. Buenas noches, Dulcia. jHasta manana!!!» 

— «Buenas noches. Hasta maiiana.» Al partirse Dul- 
cia, la ventana se ha cerrado rechinando sobre sus goz- 
nes con un gemido liigubre como el que pudiera lanzar 
un alma en pena. Adalberto permanece inmovil algu- 
nos momentos y en seguida desaparece. 

El sol con sus fulgentes rayos disipa las tinieblas. 
Todo es dicha y alegria en la naturaleza. Cantan los 
p&jaros, cantan los drboles balance&ndose, y cantan las 
campanas que abren sus bocas de piedra y enseiian su 
lengua de metal desde el g6tico campanario. 

La muchedumbre se agolpa k la puerta de la iglesia, 
de donde sale un brillante cortejo. Entre un grupo de 
caballeros vestidos con lujosos trajes aparece Galcerdn 
de Cruilles dando la mano k Dulcia. Ya son esposos. 
La bendicion de Dios ha caido sobre sus frentes incli- 
nadas uniendo sus corazones. 

El pueblo acompaiia a los novios hasta su casa salu- 
d&ndoles con eritusiastas vitores, & los que responden 
los escuderos de Galceran arrojando & la multitud mo- 
nedas k punados. Pronto empieza en el palacio la fies- 
ta de boda, fiesta pomposa como todas las de aquella 
buena edad. 

A, la ceremonia religiosa ha sucedido el torneo, al 
torneo el festin, y al festin, cuando ya las sombras han 
vuelto k encubrir la tierra, la danza. Los convidados 
se agrupan y escogen sus parejas, k las cuales acompa,- 
iian hasta el centro de la sala, iluminada por un ej6rci- 
to de luces. 

Dulcia brilla como una rosa y oye con placer las pa- 



Digitized by 



Google 



502 vfCTOR BALAGUER 

labras tiernas y amantes que Galcer&n murmura k sus 
oidos. Mientras tanto la sala hierve llena de bullicio y 
agitaci6n como el mar movido por el l&tigo de la tem- 
pestad. 

— «Amada mia, jpor qu6 se clavan tus miradas en 
aquel rinc6n de la sala?» Asi pregunta k su Dulcia el 
enamorado esposo. — «Galcer&n, £no ves alii k un caba- 
Uero con un manto negro?* — El esposo contesta son- 
riendo: «No, es una sombra.* 

Serd una sombra, puede ser, pero es si acaso una 
sombra que lentamente y sin ruido se acerca k Dulcia. 
Diriase un muerto que camina. La bella novia se estre- 
mece, palidece y deja caer la cabeza sobre el hombro 
del esposo. Adalberto de Tamarit estd de pie ante ella. 

Adalberto tiende la mano k Dulcia y la arrastra k la 
danza. Dulcia se ha estremecido de nuevo al contacto 
de aquella mano fria como la de una estatua de m&rmol. 

— «Adalt}erto, £por qu6 hab6is venidp?* murmur6 
Dulcia. — «Pues qug, Dulcia, £no me conviddsteis a 
vuestra boda? contesta Adalberto. Dijeos que vendria y 
aqui estoy.» La mtisica suena y se disponen k danzar 
las parejas; 

— « Adalberto, Mas est&n tus manos como el hielo.» 
— «Dulcia, mis frio tienes tti el coraz6n.» — «£Por qu6 
has venido, Adalberto?* — «£Por qu6 me convidaste, 
Dulcia? » Y sigue la mtisica tocando y las parejas dan- 
zando. 

— « Adalberto, no s6 por qu£, pero me das miedo.» 
— «Y tti; Dulcia, me inspiras compasi6n.» — «En nom- 
bre de Dios retirate.» — «En nombre de Dios he veni- 
do.» — «Rotos est&n nuestros lazos.» — «S61o Dios pue- 
de romper un juramento.* — «£A qu6 has venido aqui?» 
— «A. buscarte.* Y sigue tocando la mtisica y danzando 
las parejas. 

— « Adalberto, vete ya, d6fcme.» — «Me dijiste que 



Digitized by 



Google 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 503 

viniera y he venido.» — «iQu6 quieres de mi?» — «Que 
me sigas.» — «£D6nde quieres llevarme?*— «A mi man- 
«i6n.» — «<[Y en qu6 mansi6n habitas td?» — «En la de 
los sepulcros.» — eqPoder de Dios! tii no eres Adalber- 
to.* — «Si, soy Adalberto, k quien tu esposo ha muerto 
esta manana en desafio.» 

Y Dulcia lanza un ay, un ay de terror y angustia 
que se pierde entre el ruido de la miisica que suena y 
entre el rumor de las parejas que danzan. 

El baile se suspense porque Dulcia ha caido al suelo. 
Todos se precipitan, la levantan y la hallan caddver. 
El caballero que bailaba con ella ha desaparecido, Ya 
la miisica no suena y han acabado las danzas. 



Con su balada de Adalberto el aparecido, Od6n lan- 
zb de lleno d todos sus oyentes en una conversaci6n so- 
bre muertos y fantasmas. Por largo rato no se habl6 de 
otra cosa, y acab6 por pedirse al trovador otra compo- 
sici6n del mismo g6nero que la que acababa de hacer- 
les oir. 

Hacia ya rato que estaba pensando Od6n en un 
asunto. 

— Senores — dijo, — £hab6is oido hablar de las cace- 
-rias nocturnas del conde Arnaldo? 

— No en verdad,— contestaron dos 6 tres voces. 

— Yo he compuesto una balada sobre tan fantdstico 
asunto; pero si os parece la preceded de algunas noti- 
cias hist6ricas que servirdn para hac^rosla comprender 
mejor. 

— Os escuchamos atentamente. 

— El monasterio de San Juan de las Abadesas, 11a- 
mado asi no porque en 61 todas las religiosas fuesen 
superioras, sino porque todas eran nobles y de alto ran- 
go, fu6 fundado por el conde Wifredo el Velloso, siendo 



Digitized by 



Google 



504 VICTOR BALAGUER 

su primera abadesa una hija del mismo conde Uamada 
Emmon, que muri6 por los anos de 944. A la virtuosa 
Emmon sucedi6 otra superiora que no se nombra, y k 
£sta Adalaiza, mujer de singular hermosura y de licen- 
ciosas costumbres, que no mejoraron por cierto el hi- 
bito que vistid y la santa regla de la casa que eligio 
falsamente para penitencia. Adalaiza con su ejemplo 
introdujo la disipacion y el esc&ndalo entre aquellas 
tiernas palomas del Senor que veian cada noche k su 
superiora recibir enamorada al conde Arnaldo, arrogan- 
te caballero y audaz galanteador, el cual se introducia 
nocturnamente en el monasterio por un conducto sub- 
terr&neo que desde el camino que conduce desde Puig- 
cerdd k Ribas guiaba hasta el claustro del religioso 
asilo. La escandalosa disipaci6n de aquellas religiosas 
dur6 hasta el ano de 1017, €poca en que k instancias 
de Bernardo Taliaferro, conde de Besalu, expidio Be- 
nedicto VIII la bula de extinci6n del monasterio, 11a- 
mando k Roma k su superiora y conden&ndola en re- 
beldia 1. Estas son las noticias hist6ricas de que queria 



1 D. Manuel Mila, . en sus Observacioncs sobrc la poesia popular y 
en un Romancillo Catalan que sigue a su obra, traslada una rara y fan- 
tastica canci6n catalana sobre el conde Arnaldo, y hablando de esta 
canci6n dice entre otras cosas: 

((Pocas tradiciones se conservan en Catalufta tan vivas y localizadas 
como las del compte V Arnau, cuya habitaci6n todavia se muestra, dan- 
dose por tal una casa llamada ahora de Pernal 6 de Parnau, situada 
entre Ripoll y Candevano. A unas tres horas de distancia de la monta- 
fia de Mongrony, superada por una capilla donde hay un gran cuadro 
en que se ve retratado al conde en medio de llamas. A esta cima se 
sube por unas gradas, cada una de las cuales cost6 al conde una regu- 
lar cantidad (una mesura) de trigo, y cerca de los cuales hay una cima 
donde a veces aparece el mismo personaje, a guisa del Feroz cazadar, 
con un gran sequito de perros. En el corral del monasterio de Ripoll 
se daba una limosna instituida por la familia de Arnaldo, y que recibian 
los pobres sin poder contestar Deu It pac,» 



JUL/ 



I ■ 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 5O5 

hacer preceder mi canto. Y ahora que ya os he dicho 
]a historia, vamos k la balada. 

Todos se dispusieron k oir al trovador cbn la m£s 
viva atenci6n y la mayor curiosidad. Nunca quizd ha- 
bia tenido Odon oyentes mis solicitos. 

EL CONDE ARNALDO. 

A. las doce de la noche, cuando la luna brilla en el 
horizonte, el buen conde Arnaldo se levanta de su tum- 
ba. Gira en torno los ojos asombrado de hallarse solo, 
y aplica k sus labios el cuerno de caza que en bando- 
lera cuelga de sus hombros. 

Inmediatamente, como salidos de las entrarias de la 
tierra, aparecen y se agrupan junto k 61 los escuderos, 
los monteros y los servidores. Estos tiltimos conducen 
en trailla una porci6n de excelentes perros. 

— Asi me agrada — dice el conde Arnaldo. — Prontos 
& mi llamamiento, atentos k mi mandato. Traedme mi 
caballo y haced estremecer los ecos de las montanas 
inmediatas con el concierto de vuestras roncas bocinas. 

El conde Arnaldo monta k caballo. — jSus! jsus! No 
hay placer como el de la caza. jHalali! jhalali! No hay 
dicha mayor. jAdelante, caballo mio, adelante! Deja 
atr&s en tu rdpida carrera los drboles y montanas. 

— Adelante hasta que mi cuerpo caiga & pedazos por 
ef camino. La caza es un placer regio. jAdelante! jQue 
tiemble la tierra 4 mi paso y al de los mios! jAullad, 
perros! jPiafad, caballos! jGritad, monteros! jTocad, 
bocinas! 

Los cazadores se precipitan como un huracdn, lie- 
vando al conde & su cabeza. Los campos, los bosques, 
las colinas y las montanas, ven pasar con asombro k 
todos aquellos hombres en desatada carrera. 



Digitized by VjjOOQlC 



506 VfCTOR BALAGUER 

Es una carrera loca, insensata, vertiginosa, infernal. 
No corren, vuelan; no parecen hombres, sino demo* 
nios. Cruzan como el rayo y lo atropellan todo como 
el desbordado torrente que baja de la montana. 

A su paso han encontrado un anciano. peregrino que 
iba en romeria d la Virgen de Montserrat. Cazadores, 
caballos y perros han pasado sobre 61 destrozdndole y 
dejdndole caddver en el camino. 

Un escudero ha querido socorrerle; pero el conde Ar- 
naldo se lo impide. 

— Trdguele el infierno — dice, — yd ti con 61 si le au- 
xilias. iQui€n no le mandaba hacerse d un lado para 
abrirnos paso? 

La comitiva prosigue su carrera infernal. Una pobre 
muchacha que atravesaba el camino huye desalada ante 
aquel torbellino que se acerca, y corre d refugiarse al 
pie de una cruz de madera que se alza d un lado de la 
senda. 

Los caballos de los cazadores se encabritan furiosos 
al pasar por delante de la cruz; el desorden se introdu- 
ce en las filas; los cascos del alazdn del conde hieren 
en la frente & la muchacha, que rueda 4 los pies de los 
caballos. 

La comitiva pasa por sobre su cuerpo como ha pasa- 
do por sobre el del anciano que iba en romeria 4 Mont- 
serrat. En tanto el conde grita: — jSus! jsus! jHalali! 
jhalali! jBuena va d ser la caza! 

Pasan por junto d un castillo. El conde Arnaldo dfe 
detiene y todos con 61. — Aguardad aqui un instante: 
quiero visitar d mi viuda, d quien no he visto hace tiem- 
po. — Y Arnaldo penetra en el castillo. 

— lQu6 hac€is aqul tan sola y triste, esposa mia? — 
No estoy sola, conde Arnaldo, que Dios y la Virgen 
Maria estdn conmigo. — <iQuer6is dejarme ver d mis hi- 
jas para que pueda estampar un beso en su frente? 



Digitized by 



Google 



LA PRIMA VERA DEL TJLTIMO TROVADOR 507 

— No, que vuestro beso las quemaria, conde Arnaldo. 
Llamas os salen de los ojos y boca. Bien se conoce que 
mor&is en el infierno. — Esposa, despertad k vuestros 
criados para que den de comer k mi caballo. 

— Vuestro caballo s61o come almas condenadas, con- 
de Arnaldo. — <:No quer&s dejarme besar en la frente k 
mis hijas? — No, que vuestro beso quedaria impreso eter- 
namente en el la como un sello infamante. 

— Pues entonces para despedida, esposa mia, d6mo- 
nos las manos. — No, que me las quemarias tambi&i, 
conde Arnaldo. Idos pronto de aqui antes de que os 
hallen k faltar los demonios y vengan k buscaros. 

Ya ha vuelto la comitiva k empezar su desatada ca- 
rrera. Aullan los perros, y suenan las bocinas, y gritan 
loz monteros. — jSus! jsus! jHalali! jhalali! jLa caza va 
& ser buena! 

Pasan por junto k la boca de una cueva. El conde 
Arnaldo se detiene y todos con 61. — Aguardad aqui un 
momento. Voy k buscar k mi Adalaiza, k quien no he 
visto hace tiempo. Y Arnaldo penetra en la cueva. 

Hay un caballo negro preparado. Adalaiza monta en 
£1 y cabalga junto al conde. Se precipitan furiosos k la 
cabeza de los suyos. La luna brilla y alumbra la fan- 
tdstica carrera. jSus! jsus! jHalali! jhalali! jLa caza va 
a ser buena! 

Un ciervo cruza saltando arroyos y barrancos. Es tan 
ligero que se diria que tiene alas. El conde Arnaldo 
blande su cuchillo de monte y acerca el cuerno k sus 
labios, llenando el aire con roncos sonidos. 

Precipitanse los perros y tras ellos el conde y Ada- 
laiza. Arnaldo azuza k sus perros con la voz, con el 
cuerno y con el ldtigo. El ciervo desaparece de pronto 
como tragado por la tierra. 

La jauria, furiosa al ver que se le escapa su presa, 
se arroja sobre el conde Arnaldo y Adalaiza. Huyen 



Digitized by VjOOQIC 



508 V/CTOR BALAGUER 

los dos k todo el escape de sus caballos, y tras ellos se 
lanzan Ips perros como hambrientos lobos. 

, Es una lucha desesperada. Van ganando los perros 
rabiosos todo el terreno que pierden los caballos, Ya 
estdn junto k 6stos y les muerden las piernas. Los ca- 
ballos caen precipitando k sus jinetes. 

Al ver segura su presa, la jauria arroja un aullido 
salvaje como el grito de triunfo de todos los demonios 
del infierno. El conde Arnaldo y Adalaiza luchan en 
v&no contra los perros. 

Contra los perros, que ruedan los ojos encendidos y 
abren su boca ensangrentada. Dando aullidos espan- 
tosos se tiran k ellos como fieras y empiezan k destro- 
zarles. Sangriento es su festin. 

Los arrastfan vivos por el bosque y lo siembran con 
sus miembros palpitantes. Horrible es el martirio de 
Adalaiza y de Arnaldo, mis horrible que el del infierno 
con su fuego y sus tenazas. 

Los perros no sueltan su presa hasta que les han des- 
trozado del todo, confundiendo y esparciendo sangrien- 
tos despojos. La sangre mezclada de las dos victimas 
forma un arroyo en el que van k beber los perros. 

Tal es la caza nocturna del conde Arnaldo; caza que 
se renueva cada noche k las doce, cuando brilla la luna 
en el cielo. Tal es el martirio que sufren por sus crime- 
nes el conde Arnaldo y la abadesa Adalaiza. 



— Magnifico — dijo el de Tamarit asi que el trovador 
hubo terminado, — y solo por este canto merece Gd6n 
nuestros aplausos y nuestros dones; pero, si os parece, 
senores, dej6monos ya de muertos, fantasmas y apare- 
cidos, y evoquemos la alegria y el entusiasmo que eyi 
este momento nos falta con trovas de guerra 6 de 
amores. 



Digitized by VjjOOQIC, . 



Q 



LA PR1MAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 509 

La proposici6n fu6 aceptada, y despii€s de haber co- 
rrido la copa 4 la redonda brindando cada caballero por 
la dama de sus pensamientos, volvteronse todos hacia 
el trovador, que se disponia 4 hacerles oir un canto de 
un g6nero distinto. 

MARGARITA LA RUBIA. 

En aquel tiempo, cerca de Montblanch, habia una 
fuente que nacia en un bosquecillo y deslizaba jugueto- 
na sus aguas 4 trav£s de una verde pradera, yendo a 
morir, 6 4 ocultarse por lo menos, en un espeso bosque 
de matorrales y zarzas. 

Tal es la imagen de la vida. Despu£s de la ninez, 
que «s la verde pradera, vienen la juventud y la vejez, 
que son los matorrales y las zarzas. 

Junto 4 la fuente se alzaba un sauce que se cubria 
con su verde cabellera, rozada al paso por las murmu- 
rantes aguas; y bajo este sauce iba 4 sentarse cada dia 
Margarita la rubia & la hora en que las flores se dispo- 
nen & abrir sus cdlices y k embalsamar el aire con sus 
perfumes. 

Margarita, fuerza es que lo diga, nobles caballeros, 
no iba 4 sentarse bajo el sauce por simple amor 4 la na- 
turaleza, ni tampoco con el objeto de beber de las aguas 
de la fuente. 

No, porque 4 la hora en que las flores nocturnas se 
disponen 4 abrir sus c41ices, su amigo Guillen se diri— 
gia al sauce en busca de Margarita. Su amigo Guillen, 
el bastardo de Cabrera, la mejor lanza y la mejor es- 
pada del pais. 

Todas las noches se entretenian los dos amigos en 
pasear 4 orillas del arroyo y en coger las flores azules 
y amarillas que crecian junto 4 la fuente; flores que el 
amigo Guill6n besaba una 4 una formando un ramille- 



Digitized by VjjOOQIC 



5IO VfCTOR* BALAGUBR 

te, y ramillete que Margarita prendia galantemente 4 
su seno. 

jOh dulce amistad! jpuro y c&ndido amor! jNunca 
quizd bajo el cielo donde se halla Dios se habian ama- 
do dos corazones con mds ternura y con m£s casta pa- 
si6n! 

Margarita, al llegar una noche al sauce donde ya Gui- 
llen la estaba esperando, le dijo: 

— Amado mio, jiirame que me amards hasta que de- 
jen de correr las aguas de esta fuente. 

Y & esto respondio Guill6n: ' 

— Jamds, mientras corran las aguas de esa fuente, 
jamds dejar6 yo de amar k Margarita la rubia. 

Jur6 una y dos y tres veces; pero, sin embargo, una 
noche se hall6 sola Margarita bajo el sauce. Interin 
aguardaba & su amigo, se entretuvo en coger florecitas 
azules; pero al ver que Guill6n no llegaba, arroj6 con 
despecho las flores k la fuente, que murmuraba enton- 
ces planideramente como si llorase. 

Al dia siguiente Margarita lleg6 al sauce algo mis 
temprano y se marcho algo m£s tarde. Tambi6n estuvo 
sola. Los ruisenores cantaban melanc61icamente entre 
los drboles. La fuente no ces6 de llorar mientras junto 
4 ella permaneci6 la rubia Margarita. 

Volvi6 de nuevo al otro dia antes que cerrara la no- 
che, y tiritando de miedo y de frio permaneci6 bajo el 
sauce hasta que los primeros rayos del sol fueron & des- 
lumbrar sus ojos preiiados de ldgrimas. 

Ocho noches seguidas fu6 Margarita al lugar de la 
cita y ocho noches seguidas esper6 en vano. 

— Todo estd concluido — se dijo entonces, — todo est£ 
concluido. 

Y enjugando las ldgrimas que se agolpaban & sus be- 
llos ojos, se dirigi6 k llamar d la puerta de un monas- 
terio donde moraban cdndidas palomas del Seiior. 



Digitized by VjOOQlC 



LA PRIMA VERA DEL IJLTIMO TROVADOR 5II 

Y en tanto, <iqu6 hacia Guillen, el bastardo de Ca- 
brera? iQu€ hacia, que no iba al sauce para estrechar 
entre sus brazos k la enamorada Margarita? 

Guillen habia partido k Tamarit para tomar parte en 
un torneo, y alii habia visto k una hermosa dama, pere- 
grina belleza de rasg^dos ojos negros, k cuyos pies ca- 
yera fascinado y suspirando de amor. 

jOh! Guill6n, Guillen, coraz6n infiel, [Margarita te 
espera bajo el sauce que crece junto k la fuente, sus be- 
llos ojos vierten ldgrimas de amargura, sus labios se 
entreabren para dar paso k los suspiros de la desespera- 
ci6n, y tti en tanto caes k los pies de una profanada be- 
lleza! 

Mucho tiempo pas6, mucho; pero un dia, sin embar- 
go, el bastardo de Cabrera, que dormia pacificamente, 
vi6 en sueiios k Margarita tomando el velo de religiosa. 
Salt6 del lecho, pidi6 sus armas y caballo y se dirigi6 
al sauce que crecia junto k la fuente. 

— « Margarita, Margarita, £d6nde est&s? La fuente si- 
gue corriendo, y he aqui llegada la hora en que las aves 
se refugian en sus nidos y en que las flores nocturnas 
se disponen k abrir sus cilices. Di, Margarita, ^donde 
estds? 

»Si una fascinaci6n pasajera me apart6 un instante 
de tus brazos, hoy vuelvo mis enamorado que nunca k 
jurarte amor eterno y eterna fidelidad. 

•Margarita, Margarita, manana volver£ k la fuente, y 
si no estds junto k ella me despedirS del sauce que con- 
tempt un dia nuestros cdndidos amores, me despedirS 
de las florecillas azules que crecen k orillas del arroyo, 
cortar£ un bast6n en el bosque y me ir6 k morir k la 
Tierra Santa. » 

Esto dijo Guillln, y k la noche siguiente, cuando 
volvio k la fuente, la luna plateaba con sus p&lidos ra- 
yos las ramas del sauce agitadas por la nocturna brisa. 



Digitized by VjOOQIC 



512 VICTOR BALAGUER 

Los ruisenores cantaban escondidos en el bosque, 
pero tan triste y melancolicamente, que no parecia si- 
no que era el suyo un canto de muerte. 

Al llegar Guill6n al pie del sauce, se estremeci6 y 
llev6 la mano &. su coraz6n. Acababa de ver 4 una re- 
ligiosa tendida sobre la yerba con la cabeza apoyada en 
la piedra de la fuente. 

— [Margarita! [Margarita! — grit6 cayendo de rodi- 
llas, y el eco de los bosques tristemente respondio: — 
[Margarita! [Margarita! 

Levant61a Guill6n en sus brazos con espanto y con 
amor. 

— «Adi6s, Guill6n — le dijo entonces ella. — Desde 
que estoy en el convento rogando & Dios, me he ido 
sintiendo morir poco & poco. 

»Muerta estoy, amigo mio, y si mi coraz6n late atin, 
es porque palpita junto al tuyo, que no me ha dejado 
de amar en el fondo. 

»Un favor quiero pedirte. Enti&rame aqui. No quie^ 
ro volver al monasterio, donde el coraz6n se petrifica y 
los ojos se abrasan & fuerza de llorar. 

»Enti^rrame aqui, Guill6n, aqui, junto &. la fuente, 
para que oiga yo como gimen impulsadas por el yiento 
las ramas del sauce testigo de nuestro amor y de nues- 
tra dicha. 

»> Durante las hermosas mananas del mes de Mayo, 
mientras cantard el ruisenor sus tiernas trovas en el 
bosque, yo me acordar6 que me has amado y te perdo- 
nar6 que por un instante me hayas olvidado. » 

Cuando concluy6 de hablar, Guill6n se tir6 de los 
cabellos, rasg6 sus vestiduras y exclam6 con desespera- 
ci6n: 

— [Ay! jay! mi hermosa Margarita ha muerto. 

La luna inundaba el sauce y la fuente con su dulce 
y triste claridad. Guill6n cogi6 &. su amada en brazos y 



Digitized by VjjOOQlC 



LA PRIM AVER A DEL ULTIMO TROVADOR 513 

le dijo palabras tiernas y carifiosas, creyendo siempre 
que iba k contestarle. 

' jAy! Margarita no podia yaoirle. jCu&n bella estaba 
atin, sin embargo de que el soplo de la vida no anima- 
ba aquel rostro p&lido y aquellos ojos cerrados! 

Guill&i pas6 toda la noche rezando por el alma de 
su bella .Margarita, tan pronto de rodillas junto k su 
cuerpo inanimado, tan pronto estrech&ndolo contra su 
coraz6n. 

Al nacer el dia abri6 sollozando una huesa. Cuando 
hubo profundizado bastante la huesa, alfombr61a de 
yerba brillante de rocio. 

Sobre este lecho funebre coloco k Margarita; y por 
ultima vez le bes6 la mano, y por tiltima vez acerco 
sus labios k su frente depositando un beso casto y tier- 
no en ella. 

Sobre Margarita arroj6 todas las flores silvestres que 
pudo coger k orillas del arroyo, en el bosque y en la 
pradera. 

Sobre las flores ech6 la tierra, tierra regada con sus 
ldgrimas. 

En seguida se alej6 lentamente, y jam&s volvio k sa- 
berse de 61 en la comarca. 

Durante las hermosas mananas del mes de Mayo, 
mientras canta el ruisenor sus tiernas trovas en el bos- 
que, Margarita en el fondo de su huesa recuerda el 
amor de su Guillen, 

Y puede ver entonces c6mo se estremecen las floreci- 
tas azules que siembran su tumba siempre verde. 

Si vais un dia k Montblanch, nobles caballeros, y os 
llegdis al sauce, deteneos k meditar junto k la huesa de 
Margarita que alii duerme su sueiio eterno al rumor 
del agua de la fuente, rumor grato y dulce al coraz6n 
enamorado. 

tomo xxii 33 



Digitized by VjjOOQIC 



514 vfCTOR BALAGUER 



XIII. 



Adn les cant6 Od6n algunas trovas m&s, y no hubie- 
ran tan f&cilmente abandonado el recreo dq^aquellos 
deliciosos momentos, si no hubiesen todos conocido la 
absoluta necesidad que tenian de entregarse al reposo 
& fin de estar aptos al dia siguiente para las fatigas de 
la caza. 

El primer sonris del alba les hall6 prontos k todos. 
Los caballeros se encaminaron al bosque, y Od6n em- 
prendi6 su camino hacia Bellpuig, £ donde lleg6 & las 
pocas horas de marcha. 

Bien sabia el trovador que no habitaban en Bellpuig 
mds que dos ninos con su anciano ayo; pero no por es- 
to quiso pasar de largo, fiel al itinerario que se habia 
trazado. Bien hizo en ello, y motivos tuvo luego de 
darse el parabten. Aguard&bale alii una grata sorpresa. 

En efecto, la primera persona con que tropezaron las 
miradas de Odon asi que un viejo servidor le hubo in- 
troducido en la antigua mansi6n de los Bellpuig, fu6 
Isabel de Mur. 

— Vos aqui, senora, — dijo sorprendido el trovador. 

— Yo misma, Od6n, y por cierto que os estaba ya es- 
perando. 

El corazon del trovador latia con violencia. No debe- 
mos extraiiarlo nosotros los que sabemos cudles eran 
los pensamientos secretos de aquel hombre y cu&n ar- 
dientemente una pasion tan repentina como profunda 
se habia apoderado de su alma. Aquel encuentro ca- 
sual, aquel accidente debido pura y simplemente al aca- 
so, le pareci6£ Od6n un hecho providencial. Dios, que 
no ignoraba su amor, lo protegia evidentemente cuan- 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL ITLTIMO TROVADOR 515 

do en medio de su camino vol via d colocar el objeto de 
su acendrada adoraci6n. 

Asi que hubo vuelto en si de su primera sorpresa, 
nuestro h6roe dirigi6 la palabra d Isabel con voz poco 
segura y que bien a las claras revelaba su emoci6n. 

— <jMe esperabdis, decis? iQ\xi6n, pues, os dijo que 
me dirigia d Bellpuig? • 

— Vos mismo. ^No os acorddis que en mi casa tra- 
zdsteis el itinerario que ibais d seguir y que esta mora- 
da se hallaba en vuestro camino? 

Esta contestaci6n dej6 helado al trovador. No espe- 
raba aquella respuesta, pronunciada por Isabel en el 
tono de la mds completa indiferencia. jLos amantes 
siempre ven visiones, y su desbocado pensamiento rom- 
pe barreras y limites, crey£ndolo todo fdcil, creyendo 
que los acontecimientos se suceden solo d guisa de siis 
deseos! Todos los enamorados se parecen en este punto. 

Od6n, que apenas conocia d aquella mujer, de la cual, 
sin embargo, tan profundamente se habia apasionado; 
Od6n, que no habia dirigido d Isabel otras palabras que 
las de pura galanteria; que jamds le habia hablado, ni &. 
ello se hubiera atrevido, de su loco amor; Od6n, sin em- 
bargo, al preguntarle: — £Qui6n os dijo que me dirigia & 
Bellpuig? — esperaba de buena fe y como la cosa mds na- 
tural del mundo que Isabel le contestaria: — Mi coraz6n. 

jPobre loco! jPobre visionario! jPobrealma cdndida! 

Asi es que las palabras de Isabel le dejaron frio como 
un desengano. Tal sucede d los hombres que viven de 
ilusiones. 

Isabel hubo de comprender que algo le pasaba & 
Od6n y clav6 en su rostro una indagadora mirada, una 
de esas miradas de extrana 6 irresistible fijeza, como 
s61o las poseen en el mundo las mujeres y las dguilas. 

Od6n se callaba, y ella fu6 por lo mismo la que rom- 
pi6 el silencio. 



Digitized by VJiOOQlC 



5l6 vfCTOR BALAGUER 

— Bien venido sea el errante trovador k esta morada 
— dijo. — En nombre de sus jovenes duenos, yo os ofrez- 
co la mds cordial hospitalidad. 

Y diciendo esto sefialo k dos ninos de doce aiios el 
uno y de catorce el otro poco mds 6 menos, en quienes 
atin no habia reparado nuestro h£roe. Salud61es el tro- 
vador. 

— Dos ninos son — prosigui6, — que sus padres me 
dejaron encomendados, y k los que me complazco en 
educar y formar segtin mis ideas. Acostumbro k venir 
muy k menudo k Bellpuig para pasar dias enteros con 
ellos. Vuestra llegada, Od6n, va k ser feliz para estos 
ninos, pues que les relatar6is, como vos sab£is hacerlo, 
alguno de los brillantes episodios de nuestra historia, 
ya que afortunadamente no tenemos que ir k buscar en 
las extranjeras espejos de virtud, de honor, de lealtad y 
de valor donde hacer que se contemple nuestra ju- 
ventud. 

HalagAbale k Od6n la idea de permanecer algunos 
dias alii junto k Isabel, y se apresur6 k aceptar por lo 
mismo la proposici6n. 

— Os cedo mi lugar mientras aqui permanezcdis, que 
ha de ser el m£s tiempo posible — dijo Isabel. — Vos se- 
rais su maestro. 

En efecto: desde aquel mismo instante qued6 el an- 
tiguo paje de la condesa de Pallars instalado en sus nue- 
vas funciones, y aquella misma tarde comenz6 k ejer- 
cer su ministerio con la relaci6n que hizo k Isabel y d 
los dos jovenes Bellpuig de uno de los hechos notables 
de nuestra historia. 



Digitized by 



Googk 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 517 

LA CONQUISTA DE CERDENA. 
(1323-) 

En todas Spocas han ocupado la silla condal de Ca- 
talufia y el regio trono de Arag6n varones de prez y 
fama, dignos de que se transmitan sus hechos k la pos- 
teridad encomiados por la pluma del cronista, cantados 
por el arpa del trovador. En todas 6pocas nuestro pais 
ha tenido h6roes, y con los heroes glorias, y con las 
glorias timbres imperecederos que ha grabado el genio 
de la libertad y de la independencia en las p&ginas de 
una de las m&s ricas historias de la tierra. 

Prestadme atencion y me oir&s narrar la historia de 
la conquista de Cerdena que, por grande que sea, no es 
Sino una sola de las brillantes epopeyas que han alcan- 
zado para nuestra patria la mas justa inmortalidad. 

Al lucir el sol del dia 3o de Mayo de i323, alumbr6 
con sus dorados rayos £ mas de 3oo naves que abando- 
naban las aguas de Port- Fan g6s. 

Era la armada expedicionaria que partia para la con- 
quista de Cerdena. 

Arag6n, Cataluna, Valencia y Mallorca, habian to- 
das contribuido k la gloriosa expedici6n con su oro, con 
su industria y con sus hijos; y era tanto el entusiasmo 
por la empresa, que hubo de despedirse a tnds de 20.000 
hombres, los cuales se yolvieron tristes & sus casas, por 
" no tener cabida en las embarcaciones. 

Era general de la expedici6n el principe D. Alfonso, 
que no debia tardar en subir al trono. Su padre el rey 
D. Jaime II el Justo, al despedirse de 61 en el puerto y 
al entregarle el antiguo estandarte que los condes de 
Barcelona habian llevado en sus guerras, le hablo de 
esta manera: 

— «Hijo, os entrego la bandera nuestra antigua del 



Digitized by VjOOQIC 



5l8 vfCTOR BALAGUER 

Principado de Cataluna, la cual tiene un singular pri- 
vilegio que es menester guard6is bien; privilegio no fal- 
sificado ni improvisado, sino puro, limpio, sin falsifica- 
tion, sellado con sello de oro, y es el de que nunca en 
campo alguno nuestra bandera real. ha tenido que re- 
troceder ni confesarse vencida. Tal es el privilegio que 
os pido de bien guardar. 

»Volv6dmelo, hijo mio, entero y bueno como os le 
doy. Llevdis para esta empresa la representaci6n de la 
majestad de nuestra casa y la gloria de nuestros proge- 
nitores, cuya honra y la memoria de sus hazanas y vic- 
torias os encargo tambi6n y encomiendo. Asi, pues, os 
pido para mi consuelo y el del pais que k su imitaci6n 
en los combates sedis siempre vos el primero que acome- 
ta, y siempre con el prop6sito firme de veneer 6 morir. » 

Y estas tiltima$ palabras de Veneer 6 morir, D. Jaime 
se las repiti6 tres veces k su hijo como para grabarlas 
en su memoria, y para que nunca olvidase tan honrada 
lecci6n. 

No la olvid6 ciertamente el joven D. Alfonso. 

Animoso parti6 y decidido el dia citado, guardador 
del estandarte y de la gloria de Arag6n. 

Cruz6 el mar la poderosa armada llevando en su seno 
k los caballeros del reino mis senalados por su esfuerzo 
y nobleza, k los marinos catalanes mds nombrados y 
famosos y k la princesa Dona Teresa de Entenza, que 
como buena esposa quiso compartir con su amado Don 
Alfonso los peligros y las glorias de la empresa, 

Trece dias tard6 en llegar k su destino, k causa de 
algiin contratiempo que experiment6; pero el dia i3 de 
Junio arrib6 toda la escuadra k Palma de Sols, pobla- 
ci6n llamada asi por estar edificada sobre las ruinas de 
un lugar muy famoso, conocido antiguamente con el 
nombre de Sulci, colonia que fu6 de los guerreros car- 
tagineses. 



Digitized by 



Google 



LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 5I9 

Inmediatamente se presentaron k reconocer y k jurar 
por su senor al rey D. Jaime y por su sucesor al infan- 
te D. Alfonso, Hugo, el juez de Arborea, y varios se- 
nores principales de aquella isla, pas&ndose, concluida 
esta ceremonia, k celebrar consejo de capitanes. Qued6 
decidido que el grueso del ej£rcito, con D. Alfonso al 
frente, se dirigiria k poner cerco k Villa de Iglesias, que 
era la principal fortaleza que tenian los pisanos, mien- 
tras que un tercio de tropas iria k ayudar al vizconde 
de Rocaberti, que estaba ya sobre Caller y que comen- 
zaba k tener en mucho aprieto este Castillo. 

Los pisanos eran entonces los duefios de la mayor 
parte de la isla y habian hecho grandes preparativos 
para oponer una resistencia desesperada. El goberna- 
dor de Villa de Iglesias habia juradb que la plaza no se 
entregaria sino reducida k cenizas y sepultada la guar- 
nici6n bajo sus ruinas. 

Sent6 el principe su campo ante la villa y di61a el 
primer asalto el dia 6 de Julio, siendo rechazado con 
notable p6rdida. Fu6 en este combate muy mal herido 
uno de los principales y mis valientes caballeros cata- 
lanes, Hugo de Santapau. 

El juez de Arborea con su gente auxiliaba k los nues- 
tros en aquel sitio, y pasaron tambi&i al real k pres- 
tar homenaje al principe por los castillos y lugares que 
en Cerdena tenian los Oria, los Malespina y los Spi- 
nola, haciendo lo propio los de la ciudad de Sacer, k la 
cual envi6 D. Alfonso por gobernador al caballero Gui- 
llen Moliner, que fu6 recibido con demostraciones afec- 
tuosas de todos los ciudadanos. De este modo quedo 
reducida k la obediencia, acatando k la naci6n aragone- 
sa toda la parte de Cerdena que estaba en poder de los 
genoveses, manteni6ndose s61o firmes y rebeldes los 
lugares que reconocian al seflorio de Pisa. 

Proseguia en el interin el sitio de Villa de Iglesias, 



Digitized by VjOOQ IC 



520 vfCTOR BALAGUER 

y aunque D. Alfonso intent6 contra ella el 20 de Julio 
un segundo y sangriento asalto, no pudo apoderarse y 
comprendi6 que eran precisos m4s tiempo y m4s pa- 
ciencia para rendir la plaza. Decidi6se, pues, 4 estre* 
charla con ahinco y 4 batirla por hambre. 

Rudo y rigoroso fu6 el noviciado de la escuela mili- 
tar que alii tuvo nuestro esforzado principe. No solo 
resistio la villa con obstinaci6n y con empefiOj fatigan- 
do 4 los nuestros y teni6ndolos en continua vela, sino 
que el cruel azote de la peste fu6 4 encender en el cam- 
po sitiador el mis terrible contagio. M4s de la mitad de 
la gente pereci6 y la otra mitad lleg6 4 pisar los umbra - 
les de la muerte. Fu6 tan terrible la mortandad,.que no 
habia quien hiciese las guardias ni quien enterrase 4 
los muertos. 

Sucumbieron los caballeros m4s principales, los gue- 
rreros mas valientes; murieron casi todas las damas de 
la princesa, y ni 6sta ni el principe escaparon al con- 
tagio. D. Alfonso, en particular, lo sufri6 con el rigor 
m4s fuerte; pero no por esto quiso seguir el parecer de 
sus medicos, que le aconsejaban partiese del campa- 
mento por algunos dias. No quiso abandonar un solo 
momento 4 los suyos ni desistir de su empresa. Ni aun 
en lo m4s fuerte de su enfermedad dejd de armarse 
ningtin dia y salir 4 visitar los trabajos del sitio, y 4 
los que le tachaban por esto de imprudente y temera- 
rio, respondia siempre con her6ica constancia: 

— Amigos, veneer 6 morir, que asi me lo encomen- 
d6 mi padre. 

[Noble esfuerzo, resoluci6n her6ica, valeroso ejemplo 
que no contribuy6 poco ciertamente 4 sostener el 4ni- 
mo de aquella d^bil tropa de erifermos y moribundos 
para que pudiese con 6xito resistir las continuas y fu- 
riosas salidas de los sitiados! 

Mientras que el ej6rcito sitiador languidecia ponien- 



Digitized by VjjOOQLC 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR $2 1 

do 4 dura prueba su constancia y esfuerzo ante los mu- 
ros de Villa de Iglesias, Francisco de Carroz, el almi- 
rante cataldn encargado de proteger por mar el sitio 
del Castillo de Caller, llevaba & cabo una corta, pero 
venturosa expedici6n. Habiansele unido Ramon de Pe- 
ralta y Bernardo de Cabrera con sus companias y con 
algunos almogavares, y paso con ellos al puerto de 
Ullastre, donde entr6 vencedora la armada, rindiendo 
su Castillo. De alii pasaron & Terranova, donde, aun- 
que ganaron una torre, no consiguieron la plaza; de- 
vastaron toda aquella costa de Cerdeiia; aterrorizaron 
la de C6rcega, la cual recorrieron victoriosos, y carga- 
dos de botin regresaron al puerto de Canelles & tiempo 
para impedir que desembarcase gente y viveres una ar- 
mada que acababa de llegar de Pisa. 

Cada vez era mayor el empeno que ponia el principe 
en tomar & Villa de Iglesias, que se defendia con ver- 
dadero heroismo. El ej^rcito sitiador habia quedado re- 
ducido & una mitad; pero si flaqueaba en numero, no 
asi en valor ni en esfuerzo. D. Alfonso fu£ el primero 
en compartir con sus soldados el hambre, la miseria, 
las fatigas y enfermedades, y con tan brillante ejemplo 
y tan bravo general, ni siquiera pensaron los nuestros 
en que pudiese levantarse el campo. 

Advertido en tanto el rey D. Jaime del estado de su 
ej6rcito en Cerdena, le envi6 pronto socorro haciendo 
que de Barcelona partiese Guill6n de Aulomar con al- 
gunas naves y con i.3oo catalanes. Con este auxilio 
D. Alfonso estrech6 el cerco, y hubiera ya al pronto al- 
canzado su intento si desgraciadamente la armada de 
los pisanos no hubiese conseguido alguna ventaja sor- 
prendiendo en el puerto de Canelles & los nuestros, apo- 
derdndose de algunos buques y quemando otros que es- 
taban cargados de viveres para el ej6rcito. Mayor aun 
hubiera sido el daiio sin el valor de Ram6n de Senma- 



Digitized by VjjOOQIC 



522 VfCTOR BALAGUER 

nat, gobernador de Gociano, que carg6 d los enemigos 
obligdndoles d partir precipitadamente, abandonando la 
empresa de conquistar la plaza. 

La obstinada defensa de Villa de Iglesias lleg6 d re- 
ducir el resto de su guarnici6n d vivientes esqueletos; 
y cuando ya hubieron apurado todos sus recursos, cuan- 
do ya no tuvieron ni aun animates de los mds inmun- 
dos con que alfmentarse, capitularon su entrega d prin- 
cipios de Enero de 1324 si antes del i3 de Febrero no 
eran socorridos. 

Con esta nueva apresur6 Pisa [la partida de su ar- 
mada, que se componia de 52 galeras; pero aunque lie- 
go antes del dia designado, fu€ tarde ya para socorro de 
la plaza. La guarnicion habiatenido querendirse hacia 
seis dias, impelida por el hambre. 

Poco permaneci6 el vencedor D. Alfonso en Villa de 
Iglesias. Dej6 alii d su esposa con la guarnici6n co- 
rrespondiente, y parti6se con lo demds del ej6rcito d 
unirse con el que se hallaba en el asedio de Caller. En 
esto, los pisanos que iban mandados por el conde 
Manfredo de Donordtico echaron su gente d tierra 
amenazando dirigirse en socorro de los sitiados en Ca- 
ller; pero el animoso principe se apresur6 d cortarles el 
paso para obligarles d la batalla, como si el ntimero de 
su gente hubiese sido tan superior que para precisarles 
hubiera necesitado de aquella diligencia, siendo asi que 
s61o tenia 2.000 infantes entre almogavares y sirvien- 
tes, 400 hombres de armas y i5o caballos ligeros, y 
de €stos los mds flacos y sin fuerzas, como convalecien- 
tes del fatal contagio que habia destruido el resto del 
ej6rcito, mientras que los enemigos contaban con 6.000 
infantes y 2.200 caballos. 

Los campos de Luco Cisterna fueron el teatro de la 
batalla. Alii fu£ donde nuestra nacion alcanzo otro de 
esos timbres gloriosos que brillan espl6ndidos en su his- 



Digitized by VjOOQ iC 



i_?_! mJi 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 523 

toria; alii donde nuestro pend6n consigui6 otro de esos 
magnificos triunfos que pasan k la posteridad envueltos 
entre una aureola de gloria. La Jornada de Luco Cis- 
terna es uno de los grandes hechos de armas de nues- 
tros buenos tiempos. 

Mandaba nuestra vanguardia un famoso varon de 
Cataluna, D. Guillen de Anglesola, y el principe con su 
estandarte se habia quedado de jefe de la retaguardia. 
Al avistarse los dos ej€rcitos se embistieron con grande 
valor y brio; pero el primer choque de los enemigos fu£ 
tan furioso, que dieron en tierra con todos los estandartes 
de nuestros ricos hombres, excepto el de D, Guill6n de 
Cervell6. Para reparar este desorden, se lanz6 & la pe- 
lea el principe con su retaguardia, y el combate empe- 
zb con nueva furia y con nuevo empeno. 

D, Alfonso se hallaba siempre con los m&s avanza- 
dos, cumpliendo asi el consejo que de veneer 6 morir le 
diera su padre, y sucedi6 en esto que el estandarte real 
fu6 k parar k manos de los enemigos por haber caido 
del caballo D. Juan Jimenez de Urrea, que era el ca- 
ballero que lo Uevaba. Al ver esto el principe, se em- 
braveci6 de tal modo que se entro ciego por lo espeso 
de los escuadrones enemigos, donde k impulso de su 
esforzado valor consigui6 su intento de recobrar el pen- 
don, pero con tan eminente riesgo de su vida, que los 
contrarios le mataron el caballo, hiri&idole en una sien 
y oprimi£ndole con el m£s obstinado empeno. El arro- 
jo del principe burl6 todos sus esfuerzos. Con el estan- 
darte bajo sus pies y con la espada en la mano se de- 
fendio de todos, hasta que fu6 socorrido por los caba- 
lleros de su guardia Urrea, Aibar, Vizcarra y Bernar- 
do de Boxad6s, que se ape6 del caballo para ddrselo k 
D. Alfonso, el cual en recompensa le confi6 el estan- 
darte real, k tanta costa y con tan her6ico esfuerzo re- 
cobrado. 



Digitized by 



Google 



524 vfCTOR BALAGUER 

No par6 aqui. Apenas se vi6 el principe 4 caballo, 
cuando % sin reparar en la mucha sangre que manaba de 
su herida cerr6 con su gente contra el numeroso escua- 
dron de los caballeros enemigos, volvtendole 4 empe- 
nar tanto su ardor y su arrojo, que de nuevo qued6 cor- 
tado en medio de los contrarios. Este incidente decidi6 
en favor de los nuestros la victoria, porque los esfuer- 
zos que hicieron para entrar 4 socorrerle pusieron en 
tal confusion 4 los enemigos y los desordenaron de tal 
modo, que no pudiendo reorganizarse se dieron preci- 
pitadamente 4 la fuga, dejando el campo sembrado de 
caddveres y llevandose 4 su general Manfredo, herido 
mortalmente por mano de nuestro valiente D. Alfonso. 

Todos los que pudieron escapar con vida refugi4ron- 
se en Caller, donde muri6 al poco tiempo Manfredo de 
Donor4tico. El principe di6 gracias con todo su ej6rci- 
to al Senor por tan senalada y decisiva victoria, y man- 
d6 levantar una capilla, 4 invocacion de San Jorge, 
en el mismo sitio donde le mataron su caballo y estuvo 
en tanto aprieto. 

Animado el almirante Carroz al recibir la nueva de 
esta victoria, embistio con sus galeras 4 las enemigas y 
veng6 bizarramente el desastre de Canelles dispersan- 
do 4 la armada y apoderdndose de todos los buques y 
bajeles cargados de viveres. 

En tanto ya D. Alfonso con sus vencedores soldados 
se habia dirigido 4 activar el sitio de Caller, cuya plaza 
se hallaba reforzada por todos los fugitivos de la bata- 
11a; y para apurarlos m4s y abatir sus esperanzas, hizo 
construir, inmediato al de Caller, un gran Castillo que 
Ham6 de Bonayre (bum aire). El asedio fu6 entonces 
emprendido con vigor y constancia. 

No tardo en aumentarse el ej6rcito sitiador con la 
llegada de 18 galeras que habian partido de Barcelona 
al mando de Pedro de Belloch y Miguel Marquet, dos 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 525 

muy expertos y cSlebres marinos de aquellos tiempos. 
Una nueva victoria acab6 de sentar la fama y el cr6di- 
to de nuestro ej6rcito. Habia salido un grueso destaca- 
mento de caballeria de Villa de Iglesias escoltando k la 
princesa, que pasaba k Monreal. Atacdronle decididos 
los enemigos con dnimo de apoderarse de Dona Teresa 
de Entenza; pero Bernardo de Centellas y Guillen de 
Namontaguda, jefes del destacamento, combatieron 
con tanto valor, que alcanzaron la victoria, si bien ha- 
llaron la muerte en el campo. Salv6se la princesa, aun- 
que k costa de las vidas de sus dos valientes servi- 
dores. 

Caller tuvo por fin que capitular, pactando que tanto 
esta plaza como las villas de Estampax y Vilanova se 
diesen en feudo k la senoria de Pisa para que las pose- 
yese bajo la obediencia del reino de Arag6n, mediante 
el tributo de 1.000 libras anuales y renunciando sus de- 
rechos k lo restante de las islas de C6rcega y Cerdena. 
Asi fu€ como se ajust6 la paz, quedando de este modo 
vasalla de nuestra corona aquella formidable repiiblica 
de Pisa que era la mis poderosa y opulenta de su 
tiempo. 

El 18 de Julio de i324 pudo ya embarcarse el prin- 
cipe D. Alfonso en Bonayre y pasar & Barcelona, don- 
de le esperaba un trono, dejando tranquila y obediente* 
k Cerdena bajo el amparo y guardia del pendon de las 
gules Barras. 

Verdad es que no tardaron por comunidad de intere- 
ses en unirse genoveses y pisanos, hasta entonces ene- 
migos, y en conmover & los sardos contra sus conquis- 
tadores; pero hallaron vigilantes & los que creian sor- 
prender, y en lugar de conseguir su objeto labraron su 
p6rdida. 

El almirante cataldn Carroz puso en dispersi6n y fu- 
ga k la armada de Gaspardo de Oria tomandole siete 






Digitized by VjOOQIC 



526 VfCTOR BALAGUER 

galeras. Ram6n de Peralta venci6 al mismo Oria en 
otro encuentro, y despu6s de haber tornado por asalto 
el castillo de Estampax junto con Carroz, pas6 k poner 
sitio 4 Caller, en cuya plaza no tardo en ondear el pa- 
bell6n aragon6s. 

Elfruto deestas victorias fu€, sin embargo, retrasa- 
do por los mismos jefes de nuestro ej£rcito, que para- 
ron el curso de la fortuna, cuando mds favorables se 
les mostraba, con sus bandos y disensiones, provenidos 
de los celos que produjo en Carroz el que se diese k 
Ram6n de Peralta el mando de la isla, cuando £1 habia 
trabajado tanto en su defensa. Estos bandos llegaron 
por desgracia & tanto, que ambos partidos vinieron 4 las 
manos, teniendo lugar una furiosa batalla entre los de 
Carroz y de Peralta. Infinidad de muertos hubo por 
una y otra parte, y hubiera producido tan infeliz rivali- 
dad la p€rdida de toda la isla, si el rey, sabedor de lo 
que pasaba, no se hubiese apresurado d despojar a en- 
trambos de su mando, enviando d Bernardo de Boxad6s 
por almirante y 4 Felipe de Boil por gobernador y ca- 
pital general. 

Con la llegada de estos nuevos jefes se aquietaron 
las discordias, rindferonse los sublevados de la isla, y 
en virtud de la paz ajustada con el rey, los pisanos re- 
cibieron en feudo algunas villas apartadas del mar don- 
de no les fuera f&cil alterarse. 

Tal es en resumen la historia de la conquista de Cer- 
defia, conquista que no deja de ser una de las pdginas 
mis brillantes de nuestros gloriosos anales. 



La relaci6n hist6rica de la conquista de Cerdeiia no 
fu6 la tinica que oyeron de boca del trovador los mora- 
dores del castillo. Durante los dias que permanecio en 
Bellpuig tuvo ocasion de recordar y contar algunos de 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVfiRA DEL ULTIMO TROVADOR 527 

los hechos que mds gloria han dado k Cataluna, y que 
eternamente han quedado consignados en los anales de 
su Jiistoria. 

Od6n, como buen catal&n y como buen trovador, 
evocaba con gusto los recuerdos de lo pasado, mayor - 
mente pudi£ndolo hacer con recuerdos que eran un te- 
soro de proezas, con recuerdos brillantes que honraban 
k nuestra rioble y caballeresca patria. 

Pero no eran, sin embargo, los que k esto consagraba 
los momentos m&s felices de nuestro entusiasta h6roe« 
Aprovechando la delicia de esas puras noches prima- 
verales que tan comunes son en nuestro pais, Od6n da- 
ba largos y extensos paseos con Isabel, y su alma se 
embriagaba entonces de emociones y nadaba su espiri- 
tu en un mar de venturosos goces. El amor, que ya es- 
taba desarrollado en su coraz6n como sabemos, adqui- 
rio entonces una nueva fuerza. 

Estos instantes son el verdadero tesoro de la existen- 
cia en hombres como nuestro Odon, cuya alma Candida 
da k desgranar todas sus ilusiones k la impresi6n fugi- 
tiva del moment o, asi como la flor da k aspirar sus 
perfumes k la brisa ligera que pasa. Cada (Jia, k cada 
hora, £ cada instante, iba descubriendo una nueva per- 
fecci6n en Isabel, como un hombre que camina ppr un 
pais desconocido y & cada paso halla nuevos objetos 
que le encantan y seducen. 

Mientras esto sucedia con el uno, Isabel estaba muy 
lejos de permanecer indiferente y apdtica. Sentia im- 
presiones hasta aquel instante desconocidas en ella, y 
es que el amor se deslizaba en su corazon como un ra- 
yo de sol en un aposento oscuro. Una tierna simpatia 
le unia ya al trovador, y entre personas de distinto sexo 
poco tarda la simpatia en hacer lugar k otro sentimien- 
to mds dulce y consolador. Isabel lleg6 k amar k Od6n 
sin confesarselo k si misma; pero le am6 con ese amor 



Digitized by VjOOQ l€ 



528 VfCTOR BALAGUER 

que no es ni buscado ni motivado, que no es ni la gra- 
titud ni la compasi6n, ni aun ese sentimiento profundo 
que obliga k apreciar y & rendir homenaje al m6rito: le 
am6 obedeciendo & un secreto instinto, & una vaga es- 
peranza, 4 una absoluta necesidad; le am6, en fin, no 
con el arranque impetuoso de un primer amor, sino 
con la tierna calma de un carino fraternal. 

Una tarde en que todoera tranquilidad y reposo, en 
que la luz suave del crepiisculo envolvia los objetos, en 
que la brisa perfumada agitando levemente las copas de 
los drboles iba & rasgarse murmurante en las almenas 
del Castillo, Isabel y Od6n sentados en la plataforma de 
una torre dejaban vagar sus errantes miradas por el es- 
pacio, y parecian los dos tan absortos en sus respecti- 
vas meditaciones, que hu6i6rase podido decir que el uno 
ignoraba la presencia del otro. No era asi, sin embar- 
go, y el silencio que entre ellos reinaba era m&s elo- 
cuente que la m&s intima conversaci6n. 

Mucho rato hacia ya que no se habian dirigido la pa- 
labra. El trovador tom6 su lira, dej6 oir un preludio 
dulce y suave, y su voz se elev6 de pronto en medio de 
la calma nocturna que reinaba. 

TROVA. 

Soy catal&n. Al nombre santo de la patria mi cora- 
z6n late de entusiasmo. Soy trovador. Al solo nom- 
bre de mi amada la sangre circula por mis venas como 
fuego. 

No busqu6is un pais mejor. Cataluna es la patria de 
los valientes, de los buenos y de los heroes. Hijos ilus- 
tres ha tenido que ufanos han paseado su ensena por el 
orbe, haciendo de las montanas mds elevadas pedestal 
para su bandera y de los mares m&s lejanos espejo para 




Digitized by G00gle * I 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 52 

sus armas; hazanas cuenta que un dia ser&n los 
con orgullo y repetidas con aplauso. 

Conozco k una mdjer catalana. No hay otra de i 
arrogante figura ni de m&s varonil coraz6n. En sus 
bios mora la sonrisa, en sus ojos habita el fuego, ei 
pecho vive el entusiasmo patrio. Cualquiera que k 
mujer conoce, se postraante ella de rodillas. 

Entre esa mujer y su patria se divide el coraz6n 
trovador. De ambas es su vida y k entrambas ad< 
A la una consagra su brazo, k la otra su alma. 

Si Cataluna, como el le6n que despierta, erizaun 
su melena de montanas y lanza su rugido de guern 
trovador como buen hijo se hallard pronto k empu 
la espada y k dejar su vida vagabunda y errante po 
marcial bullicio de los campamentos y de los com 
tes. Si la mujer k quien adora vuelve hacia €l sus < 
ldnguidos y le arroja una de esas miradas que valer 
imperio, el trovador caerd k sus pies loco de amor ] 
ventura. 

Soy catal&n. Al nombre santo de la patria mi cc 
z6n late de entusiasmo. Al solo nombre de mi am 
la sangre circula por mis venas como fuego. 

Leales hijos de Cataluna, aqui me teri6is, k vuei 
lado, bajo los pliegues de ese estandarte glorioso 
respetan los reyes mas grandes y acatan las nacic 
mas poderosas. Dadme una espada. Tambten s£ 

pelear, tambi6n s6 batirme atin puedo vencei 

atin, sobre todo, puedo morir como bueno y como h 
rado. 

' Amantes afortunados, robadle un momento k vi 
tra dicha para acudir k auxiliarme en mi desventt 
No hay hombre mds desgraciado que yo. Un amor 
esperanza me abrasa el alma; sin esperanza, si, qui 
mujer k quien adoro ni vuelve hacia mi sus ojos, ni 
labios se abren para dejar caer una de esas palat 
tomo xxii * 34 



Digitized by 



Google 



530 vfCTOR BALAGUBR 

que son la vida de los que como yo aman en silencio y 
en silencio sufren. 

Soy catal&n. Al nombre santo de la patria mi cora- 
z6n late de entusiasmo. Al solo nombre de mi amada 
la sangre corre por mis venas como fuego. 



Al terminar esta trova, Od6n miro k Isabel. Hermo- 
sa estaba en aquel momento, hermosa y arrogante. La 
luz crepuscular la envolvia como con un manto y apa- 
reci6 & los ojos del entusiasta y enamorado trovador 
como la Niove antigua. 

Pareci61e k Od6n que en los ojos de Isabel se habia 
encendido un rayo de ternura que comunicaba & su be- 
Uo rostro un tinte sentimental, en ella hasta entonces 
desconocido. Era la hora del crepusculo, la hora de la 
poesia. La naturaleza toda parecia adormecerse l&ngui- 
da y perezosamente, como si Arboles, plantas y flores, 
. cediendo & la voluptuosidad de aquella hora, se bana- 
ran en las olas de opalada luz que el crepiisculo hacia 
rodar por el vacio. 

Era la hora del amor. Odon, como obedeciendo & 
una voz interior, baj6 su frente, sus dedos hicieron es- 
tremecer las cuerdas de la lira, y sus labios murmura- 
ron el siguiente cAntico: 

LA HORA DEL CREPUSCULO. 

El sol se va, 
La noche su capuz 

Extiende ya 

jBendita del crepusculo la luz! 

;Que hermosa que es, mujer, 

La luz crepuscular I 

Las sombras al caer 
El valle envuelven ya. 



Digitized by VjOOQIC 






LA PRIMA VERA DEL ULTIMO TROVADOR 53 1 

jBendita tu seas, oh luz de candor! 
Al verte, del alma se aleja el dolor. 
Yo adoro postrado tu bianco cendal, 
Que envuelta en sus pliegues, gimiendo de amor, 
La imagen yo veo de un ser ideal. 
Mas jay! que con su encanto 
Me mata esa ilusi6n. 
Horrible la tristeza 
Me prensa el corazon, 
Y clavame en el alma 
Sus unas de ie6n. 

El sol se va, 
La noche su capuz 

Extiende ya 

jBendita del crepusculo la luz! 

Yo quiero del amor 
La loca insensatez, 
La fiebre del dolor 
Que es fiebre de placer. 
Yo quiero en sus ojos los mfos clavar; 
Yo quiero a sus labios mis labios unir; 
Su ser en el mio yo quiero fundir; 
Yo quiero, demente, que a fuerza deamar, 
Un dia en sus brazos me vean morir. 
v Mas jay! que las pasiones 
Que estallan en volcan, 
Las hojas son del arbol 
Que arrastra el huracan. 

De donde vienen vemos 

jQuien sabe a d6nde van! 
El sol se va, 
La noche su capuz 

Extiende ya 

jBendita del crepusculo la luz! 

Recuerdos hay de amor 

Que llegan con tu luz, 

Misterios de dolor 

Que s61o sabes tu. 
Tii has visto su llanto mi pecho rasgar; 
Tu sabes que adoro, tu sabes quien es 



Digitized by 



Google 



532 vfCTOR BALAGUER 

El dngel que supo mi pecho abrasar.... 
Cien veces viniste mi frente & baiiar 
Cuando agonizaba de amor a sus pies. 
Mas jay! que me envenena 

Tu nitida ilusi6n 

Mas jay! que con tus luces 
Aumentas mi pasion. 
Tus rayos son de fuego, 
Y es fuego el coraz6n. 
El sol se va, 
La noche su capuz 

Extiende ya 

jBendita la sombra que mata la luz! 



La lira se escap6 de manos de Od6n, que inclin6 su 
frente como para ocultar el rubor con que la habia en- 
cendido su pasajero arranque. 

Isabel guardo silencio por unos instantes; pero fu6 
la primera en romperle, y dirigi&idose al trovador le 
dijo estas palabras con voz que bien k las claras vendia 
su emoci6n: 

— (iQuer&s quedaros aqui para siempre, Odon?.... 
Esos dos ninos que me han sido confiados necesitan 
quien les dirija, quien les guie. Vos pod6is ser su com- 
paiiero y su maestro. Quedaos. 

— No puede ser, senora — contesto Odon. — Hayalgo 
superior k la voluntad de los hombres: el destino. El 
mio me llama k otro punto, y he cometido ya una falta 
permaneciendo aqui m&s tiempo del que tenia proyec- 
tado. 

Entonces el trovador abri6 su coraz6n & Isabel y le 
confio su secreto. Le dijo que iba de Castillo en Castillo 
y de pueblo en pueblo solo para reunir la cantidad de 
dinero que necesitaba el conde de Pallars k fin de llevar 
& cabo su viaje k Italia. 

Isabel le dej6 concluir sin interrumpirle. 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 533 

— Tenuis un noble corazon — le dijo cuando hubo 
acabado. — Afortunadamente para vosotros dos, la Pro- 
videncia me ha colocado en mitad de vuestro camino. 
Tornad al sitio donde habSis dejado al conde. Siguien- 
do irk vuestros pasos un mensajero encargado de ofre- 
cer al de Pallars en mi nombre todo el oro que necesita 
para llevar k cabo su empresa, Corred, no perdais tiem- 
po, disponedlo todo, y de hoy en veinte dias una galera 
esperard en el puerto de Salou al conde y a su noble y 
digno trovador. Para ese dia os cito. En Salou volvere- 
mos k vernos. 

Y sin anadir mas palabra, Isabel abandono la plata- 
forma de la torre, dejando absorto y extdtico al tro- 
vador. 

XIV. 



Imponderable fue el gozo del buen conde de Pallars 
cuando estrecho de nuevo entre sus brazos a Odon; k 
Odon, que regresaba alegre y satisfecho y con su objeto 
conseguido mucho mas pronto de lo que deseaba, gra- 
cias k la franca liberalidad de Isabel de Mur. 

Contando, pues, con todos los recursos necesarios, el 
conde pas6 inmediatamente al alistamiento de sus horn- 
bres de guerra para la expedition, tomando empero las 
debidas precauciones a fin de que el mayor secreto en- 
volviese sus planes. A. los quince dias todo estaba pron- 
to, y el de Pallars se decidio k marchar k Salou, donde . 
debia estar la galera prometida por Isabel. 

El dia antes de abandonar para siempre aquella ca- 
sita junto al Segre, en la que tan venturosas horas le 
habian agradablemente sorprendido en medio de su ais- 
lamiento y sus estudios, Odon tomo su lira, y siguiendo 
la orilla del rio se dirigio a un punto no muy lejano al 



Digitized by VJiOOQlC 



534 vfCTOR BALAGUER 

cual habia acostumbrado ir muchas veces para entre- 
garse d sus meditaciones, en medio de una naturaleza 
casi virgen que alii desplegaba toda la pompa de sus 
selvdticos encantos. 

Trep6 d una roca que se alzaba rodeada de pintores- 
cos dlamos y llena de robusta vegetaci6n; sent6se de- 
jando colgar sus pies sobre el rio que al pie de la roca 
se deslizaba, y fijando su vista en las murmuradoras 
aguas que huian gimiendo de dolor como si de 61 se des- 
pidieran, el trovador alz6 su voz y dejo oir su melan- 
c61ico canto. 

ULTIMA TROVA. 

jAdi6s, Segre, adios! Voy d dejar mi patria, voy d 
partir, voy d recorrer con el coraz6n entristecido las 
comarcas pintorescas de un pais, belle si, pero que jay! 
no es el pais mio. 

Segre, murmurante rio cuyo nombre va unido d las 
glorias de mi patria, junto d ti he nacido, junto d ti he 
vivido, junto d ti deseaba que se abriese mi funeraria 
huesa. El destino no lo quiere asi y la Providencia me 
impele d otro punto. 

Hijo del dolor, voy d empezar una vida errante y va- 
gabunda, y por ultima vez pulsan mis dedos las cuerdas 
de la sonora lira, acompanado de la cual he cantado la 
grandeza de Cataluna. 

Cataluna, amada patria mia, perla preciada, joya la 
mds rica que engalanas la corona condal de nuestros 
reyes; Cataluna, dichosa y libre con tus condes, temida 
y vencedora con tus reyes, sabia y respetada con tus 
Cortes y tus concelleres; 

Cataluna, muro inexpugnable de firmeza y lealtad, 
escudo de los reyes y templo de las leyes; Cataluna, es- 
cucha pldcida el ultimo canto que te consagra, orillas 



l 



Digitized by VJiOOQlC 



LA PRIMAVERA DEL IJLTIM0 TROVADOR 535 

de tu rio amado, el trovador que & dejar va la lira para 
empunar la espada. 

iQui£n como tii? . Matrona arrogante, te has ergui- 

do con toda la soberania de la majestad y has paseado 
tu mirada triunfadora por encima de las frentes humi- 
lladas de cien pueblos que & tus pies demandaban mi- 
sericordia. 

Si, £qui€n como tu? Tus condes te hicieron grande, 
tus reyes* magn&nima, y tus hijos te alzaron sobre un 
pedestal glorioso para que te viese el mundo todo, como 
alzaban los godos & sus reyes sobre un escudo para que 
pudiera contemplarles el congregado pueblo. 

Con palmas y laureles tejida estd la corona que ti- 
nes & tus sienes. Las galeras de tus nobles hijos cruza- 
ron un dia la espalda de ese mar en cuya l&mina brufii- 
da refleja sus torres y monumentos la capital de tu con- 
dado. 

jBello pasado el tuyo! A los rayos espl€ndidos de un 
sol de gloria ves agruparse junto al respetado pend6n 
de las barras una cohorte her6ica de reyes y un tropel 
inmortal de bravos caballeros. 

Los unos te conquistan feinos, los otros ciudades; 
todos pelean por la gloria, todos te rinden el tributo de 
su valor, y tu vas apuntando sus hazanas, como va una 
dama recogiendo perlas para labrarse una diadema. 

Cataluna, patria amada, jay! tan grande has sido, 
que la vibora de los celos y la serpiente de la envidia 
silban & tus pies. Cataluna, patria amada, el extranjero 
te codicia y Castilla ha deseado tu alianza para poder- 
te estrujar entre sus p6rfidos brazos. 

No creas, no, en las caricias y en los halagos de la 
que con falso amor y con torcidos fines te tiende sus 
brazos. No te aduermas en su seno, patria amada, ni 
dejes que los cantos de esa sirena penetren en tus oidos 
para aletargarte. 



Digitized by VjjOOQlC 



53^ vfCTOR BALAGUER 

No te despojes de tu coraza, no sueltes tus armas, no 
Dandones la espada. La que hoy se contenta con ser 
1 aliada, querrd un dia ser tu senora, patria mia, y la 
ie hoy admira y respeta tus leyes, querrd un dia im- 
)nerte las suyas, oprimi€ndote tirana con sus cadenas. 
No, no, firme, libre, independiente permanece siem- 
re. Tii te sobras y te bastas para tu gloria. Tu liber- 
d es el centinela de tu dicha; tu independencia el es- 
ido de tu grandeza. S£ libre, patria mia, y ser&s feliz. 
Este es el deseo de tu tiltimo trovador, 6ste el voto 
le su coraz6n hace por tu dicha. Segre, glorioso rio 
i mi patria, guarda en tu seno la lira del ultimo bar- 
3 independiente, y & tu orilla no la arrojes hasta que, 
)tos los lazos con que se quiere oprimir 4 Catalufia, 
! presente un dia k recogerla un trovador libre de mi 
itria libre. 



Y al pronunciar la ultima palabra de su canto, Od6n 
roj6 al rio la lira que las aguas sepultaron en su seno. 
Al siguiente dia el conde'yOdon partian paraSalou. 
Segtin dijera Isabel, una galera les aguardaba tripu- 
da con todos los hombres que se habian alistado para 
expedicion. 

Al poner el pie en el buque, Odon encontr6 k Isabel 
5 Mur. 

— Os habia dado cita para el puerto de Salou — dijo 
noble matrona, — y ya veis que cumplo mi palabra. 
as hago aun, pues que os acompano. 
El rostro del trovador se ilumin6 con un rayo de es- 
iranza. 

— jComo! jVos, senora!.... 

— Si, yo. Ser6 vuestra companera en la expedici6n. 
bandono mi patria esclava, y parto con los dos linicos 



Digitized by 



google/ „ 



LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR 537 

hombres libres de Catalufia: con el ultimo capitan y 
con el ultimo trovador de su independencia. 

Od6n se apodero de la mano que Isabel le tendia, e 
imprimi6 en ella un ardiente beso. 

Ni una palabra m£s se dijeron por el pronto. 

Al siguiente dia y k la luz de los primeros rayos del 
sol, el conde de Pallars, Isabel de Mur y Od6n de Valli- 
rana desde la popa de la galera contemplaban con los 
ojos arrasados en lagrimas las costas de Catalufia, que 
empezaban k confundirse ya en el horizonte. 



FIN DEL TOMO TERCERO DE LAS CALLES DE BARCELONA 
Y XXII DE LA COLECCI6N. 



Digitized by VjOOQ LC 



Digitized by V^OOQIC^ 



iNDICE. 



LAS CALLES DE BARCELONA. 

R 

P&ginas. 

Rafael (calle de San) 5 

Rambla (calle 6 paseo de la). 5 

Rambla de Santa M6nica 7 

Rambla de Capuchinos.. • 18 

Rambla de San Jose 19 

Rambla de los Estudios .* 20 

Rambla de Canaletas 23 

Rambla de Isabel II 23 

Ramelleras (calle de las) 23 

Ram6n (arco 6 calle del Arco de San) 24 

Raurich (calle den) 24 

Real (plaza) 26 

Rech (calle del) 29 

Reloj (pasaje del) 30 

Regomir (plaza del) 31 

Regomir (bajada del) 33 

Remedio (calle del Arco del). • 37 

Requesens (calle de) 37 

Rey (plaza del) : 39 

Riera alta den Prim (calle de la) 53 

Riera baja den Prim (calle de la) 54 

Riera del Phio (calle de la) 54 

Riera de San Juan (calle de la) 57 

Riereta (calle de la) 65 

Ripoll (calle den) 78 

Robador (calle den) 79 

Roca (calle den) 79 

Rocafort (calle de) 80 

Roger de Flor (calle de). 80 



Digitized by VjiOOQIC 



\ 



54O fNDICE 

P&ginas. 

Roig (calle den) 120 

Rosa (calle de la) 121 

Rosario (calle del) I2l 

Rosellon (calle del) 122 

Ronda (calle de) 127 

Rosich (calle den) . 133 

Rull (calle den) .' 133 

S 

Sabateret (calle del) 133 

Sach (calle del) 134 

Sadurni (calle den) • . . 1 34 . 

Sagristans (calle dels) 135 

Sal (calle de la) 136 

Salabardenya (calle del Arco den) • 136 

Salvadors (calle de los) 1 36 

Santo Cristo (calle del Arco del) 138 

Santo Cristo (calle del) 1 39 

San Climent (calle de) 140 

San Sebastian (plaza de) • 1 40 

Seca (calle de la) 1 44 

Sellent (calle den) 149 

Semoleras (calle de las) 149 

Sepulveda (calle de) 150 

Serra (calle den) • 150 

Severo (calle de San) 150 

Sevilla (calle de) 152 

Sicilia (calle de) '. . 153 

Sider (calle de) 153 

San Silvestre (calle de) 1 54 

Sim6n Oiler (calle* de) 154 

Sires (calle del Arco den) • 177 

Sitjas (calle de las). • 177 

Sombra (calle de la) i78 

Sombrerers (calle dels) 1 78 

T 

Tallers (calle dels) 1 98 

Tamborets (calle del Arco dels) 200 

Tamarit (calle de) 20O 



* 



A 



fNDICE 54I 

Paginas. 

Tantarantana (calle de) 204 

Tarragona (calle de) .....% 204 

Tapias (calle de las) 205 

Tapineria (calle de la) 205 

Tarasco (calle de) • . • . • 206 

Taronjeta (calle de la) , 21 1 

Tarr6s (calle den) 211 

Taxer (calle del Arco den) 211 

Teatro (plaza del) 212 

Templarios (calle de los) 225 

Telmo (calle de San) 225 

Tigre (calle del) 226 

Tiradors (calle dels) , 226 

Tomillo (calle del) 226 

Tonel (calle del) 227 

Tormenta (calle de la). , • • 227 

Tragi (calle del). 227 

Trafalgar (calle de) 239 

Trentaclaus (calle de) • 244 

Tres Hits (calle dels) 246 

Tres voltas (calle de las) 258 

Triangulo (calle del) 262 

Trinidad (plaza de la) 262 

Trip6 (calle den) 262 

Trompetas (calle de las) • 262 

u 

Union (calle de la) 266 

Universidad (plaza de la) 267 

Urgel (calle de los condes de) 267 

V 

Valencia (calle de). . , 269 

Valldonsella (calle de) 270 

Vergara (calle de) • . . • 275 

Vermeil (calle de) 275 

Veronica (plaza de la) . . . . • 276 

Vertrallans (calle de) 277 

Vidal (calle de) 278 

Vidrieria (calle de la) -282 



Digitized by VJiOOQlC 



\ 



542 fNDICE 

P&ginas. 

Vidrio (calle del) 285 

Vicente (calle del Arco de San). • 286 

Victoria (calle de la) • • • • 286 

Vifredo (calle de) 287 

Vigatans (calle de) 287 

Viladalls (calle den) 288 

Viladecols (bajada de) • . 289 

Viladomat (calle de) 289 

Vilanova (calle de) 290 

Vilamari (calle de) 292 

Villena (calle de) 293 

Villarroel (calle de) 297 

Virgen (calle de la) • 298 

Vista Alegre (calle de) 298 

X 

Xucla (calle del) , 298 

z 

Zurbano (calle de) 301 

CD LA PRIMAVERA DEL ULTIMO TROVADOR. 

PREFACIO. — A D. Vicente Boix, cronista de Valencia.. .. . . . . 305 

1 311 

II 331 

Los dos Moncadas 333 

La sangre de Wifredo 338 

III 344 

La prometida del cruzado 347 

IV. — La violeta de oro 351 

V 382 

Winidilda y Wifredo 385 

El novio de la muerta , 389 

Canto de guerra de los almogavares • . . . 393 

El juicio de Dios. 397 

VII 408 

La noche de Mireval. 410 



Digitized by 



Google 



fNDICE 543 

P&ginas. 

VHI .... 421 

£1 caballero salvaje 430 

IX.. 434 

Jaime Urgel el Dcsdichado 436 

La conquista de Napoles 446 

X 464 

Los estudiantes de Tolosa • 465 

La tumba en el rio 468 

XI 471 

Los barones de la fama ........... 479 

Los heroes del mar. 485 

Ponce de Cervera 492 

XII 496 

Adalberto el Aparecido 500 

El conde Arnaldo 505 

Margarita la Rubia 509 

xni 514 

' La conquista de Cerdefia 517 

Trova 528 

XIV 533 

tlltima trova ' 534 



Digitized by VjjOOQlC 



.>"*. '.- ;w ,.^-J 



Digitized by VjOOQlC 



Digitized by VJiOOQlC 



Digitized by VjOOQlC 



Digitized by VjOOQlC