(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "TALLER DE SANIDAD INTERIOR-PROF PASTOR LOPEZ"

TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Sanidad Jrtterior 
fiastor López 



INSTITUTO bíblico DE LA ASOCIACIÓN DE 

IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES - 

ARGENTINA 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Introducción: 

En este breve ensayo quiero solamente dar mi punto de vista de esta herramienta útil que el 
Señor Jesucristo nos ha dejado para sanar la mente, el cuerpo y el alma de los creyentes. A la 
vez dejar elementos para que otros hermanos tengan y puedan aplicar en sus vidas, ministerios 
y en sus iglesias. 

En los días en que vivimos podemos ver a gran cantidad de hermanos y hermanas que llevan 
pesadas cargas y no encuentran soluciones a sus problemas: emocionales, traumáticos y espiri- 
tuales. Se los trató de ayudar a través de distintas herramientas que nos da la ciencia como: me- 
dicina, psicología, aconsej amiento pastoral, psiquiatría, etc. 

A pesar de los esfuerzos en cada caso, no hemos podido dar la solución a estos problemas 
que nos aquejan, creo que hemos errado no solamente en los métodos sino también en el dia- 
gnóstico, al ver las heridas, enfermedades, prácticas ocultas y hábitos heredados como algo 
físico o psicológico, separando el cuerpo del alma y del espíritu. 

Hoy podemos a través de la Sanidad Interior tratarlos y, así, poder traer alivio, liberación, 
gozo y paz a tantos que la necesitan por medio Jesucristo y de su Espíritu Santo, quien es 
nuestro Ayudador, Médico, Psicólogo Perfecto. 

El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha en- 
viado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de cora- 
zón, publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar 
el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a con- 
solar a todos los enlutados; a ordenar que los afligidos de Sión se les dé gloria en lu- 
gar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu 
angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. 
Isaías 61:1-3. 

Jesús es el Ungido, el enviado para sanar aquellos que sufren trastornos interiores, 
liberarlos, consolarlos y darles gloria, óleo de gozo y manto de alegría. Él es el Sa- 
nador, el único que puede dar salud total al ser humano. ^ 

Piensas en esas veces donde has sido 



Jorge Himitian, Sanos por la Palabra . (Buenos Aires: Editorial Logos,1991) 19,20. 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Víctima de un grande dolor 

Te han abandonado tus amigos 

Tratan y no pueden ayudar. 

En ti no hay pensamientos de consuelo 

El futuro no tiene interés 

El mundo que tú amas cierra sus puertas 

Y sabes que no tienes dónde ir. 

Benditas son las lagrimas 

Que limpian las ventanas 

De tu alma y corazón 

Y traen un gozo angelical. 

Ha llegado el tiempo de hablar y 

Contar de tus secretos, tu dolor 

Sé que te culpas por lo ocurrido 

Pero no es tu culpa esta vez. 

Tienes que saber que Jesús es tu amigo 

Y como tú, Él rechazado fue 
Sufrió humillación injustamente 

El bien sabe lo que vives tú. 

Benditas son las lágrimas 

Que lavan manchas de dolor 

Que han sido perdonadas 

Y olvidadas con su amor. 

Y Dios te mandará a Su precioso 
Consolador de paz y amor 

Y seremos puros de corazón 
La luz y sal a los demás. ^ 



Capítulo I: Sanidad Interior 



2 



Duncan Braian, CD Unidos en Él, tema Bendita son las lagrimas. 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



1.1. Definición de sanidad: 

"La sanidad interior es distinta de la sanidad física y/o la liberación, aunque no está necesa- 
riamente disociada de éstas. El proceso normal y natural de la sanidad física se ve impedido por 
heridas muy profundas del pasado. En ocasiones, la liberación de un demonio solamente es po- 
sible cuando ya se ha tratado la herida emocional que está asociada a esta posesión. "^ 

"La 'sanidad interior' o 'sanidad de los recuerdos' es la sanidad del ser interior, osea la psi- 
quis y el espíritu.'"^ 

En primer lugar, la Sanidad Interior se basa en el propósito que Dios tiene para la 
vida de sus hijos: Filipenses 1:6 "... Que el que comenzó en vosotros la buena obra, 
la perfeccionará hasta el día de Jesucristo." 

En segundo lugar. La Sanidad Interior se fundamenta en el ministerio que Jesús 
realizó: Lucas 4: 18,19 "El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido 
para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de 
corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a 
los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor." 

En tercer lugar, la Sanidad Interior es necesaria para las cosas que habrán de su- 
ceder." 5 

La sanidad interior es el obrar de Jesucristo a través de su Espíritu Santo ministrando a las 
personas, sanidad, liberación en todas las áreas de su ser: cuerpo, alma y espíritu, en un 
tiempo concreto, de manera individual por medio de un equipo. Para que la persona minis- 
trada viva en su totalidad la libertad, el poder y el señorío de Cristo. Es muy importante que 
el ministrado tenga su fe depositada en Jesús y sea de "corazón sincero" durante la ministra- 
ción. 



' David Pritches, Ven, Espíritu Santo , (Buenos Aires: Ediciones Certeza ABUA, 1993), 185. 
^ Ibid. 185. 
Bernardo Stamateas y Daniel Bravo, El modelo de Las Cuatro Puertas . (Buenos Aires: Ediciones Presencia de Dios, 1999) 17-19. 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Arline de Westmeier la define como sanidad integral. "Un aspecto muy importante de resal- 
tar, es el hecho de que cada uno de los procesos de sanidad se lleva a cabo por medio de la 
oración." Lucas 4:18,19,21; Isaías 53:4-5. ^ 

Sanidad / \ Sanidad de la psiquis. 

del cuerpo, al llamar / \ al confesar nuestros traumas 

a los ancianos, y éstos / \ y emociones. Cristo llevó 

ungen con aceite. / \ nuestros dolores en 

Cristo llevó nuestras / \ la cruz. 

enfermedades / \ 

en la cruz. 

Sanidad del espíritu, al confesar 
nuestros pecados. Cristo llevó 
nuestros pecados en la cruz. 

1.2. Diferencia y similitudes entre Sanidad Interior y Aconsejamiento Pastoral: 

Aconsej amiento Pastoral, entendemos al mismo como: 

"Un abordaje bíblico e inteligente, guiado por el Espíritu Santo, apuntando a los conflictos 
psicoespirituales del ser humano con la finalidad de cambiar toda estructura y rasgo enfermo de 
conducta."^ 

Intentando dar una definición de sanidad interior decimos que: 

"Es la obra del Espíritu Santo, sobre las cuatro puertas (Puerta de la Herida, Puerta de la 
Herencia, Puerta del Ocultismo, Puerta del Pecado)^, sanando, limpiando y liberando de toda 
atadura espiritual, con la finalidad que el ministrado viva y experimente el total y absoluto Se- 
ñorío de Cristo."^ 



Arline de Westmeier, Sanidad del alma herida Tomo II . (Miami: Editorial Unilit, 1989) 31. 

7 
Bernardo Stamateas y Daniel Bravo, El modelo de Las Cuatro Puertas . (Buenos Aires: Ediciones Presencia de Dios, 1999) 17-24. 

^ Ver punto 1.3.1 detalle. 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Similitudes 


Diferencias 




Obra del Espíritu Santo. 


Aconsej amiento 


Sanidad Interior 


Sanidad 






Santificación. 


Tiempo Amplio. 


Tiempo Concreto. 


Señorío de Cristo 


Encuadre Abierto. 


Encuadre Pautado. 




Individual o Crupal. 


Individual. 




Necesidad dada por 






la persona. 


Temas específicos. 




Pastor/Consejero. 


Equipo. 10 



1.3. Métodos de aplicación de la Sanidad Interior 

1.3.1. El Ministerio Presencia de Dios aplica el modelo de las cuatros puertas que a 
continuación detallamos en forma concisa: ii 

"Puertas" ¿Qué estamos diciendo con esto? 

a. La Puerta indica límite. 

b. La Puerta hace referencia a una entrada pero también a una salida. 

c. La Puerta es el medio por el cual nos relacionamos con el exterior. 

d. La Puerta tiene dos posiciones: abierta y cerrada. 

• Puerta de la Heridas: (Recuerdos traumáticos de la Infancia, abusos, abandono, re- 
chazo, violencia, etc.) 

• Puerta de la Herencia: (Espíritus familiares, mandatos pactos, promesas, etc.) Varios 
teólogos como: Timothy Warner, Charles Kraft. Ed Murphy, Neil Anderson, Derek 
Prince, Bernardo Stamateas, etc., comparten esta postura. Otros no comparten porque 
dicen: "que ninguna afirmación bíblica sustenta que los demonios pueden ser transmi- 



Ibid. 21. 

Se sigue aquí el modelo del libro de bernardo, Stamateas y Daniel, Bravo, El modelo de Las Cuatro Puertas . (Buenos Aires: 



Ediciones Presencia de Dios, 1999) 22-27. 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



tidos por maldiciones o por herencias." ^^ (Juan Kessler, Alberto Barrientos Paninski, 
Daniel Tomasini, etc.) 

• La Puerta del Ocultismo (Espiritismo, Parapsicología, Magia, Umbanda, Curande- 
rismo, Brujería, etc.) 

• La Puerta del Pecado: (Adulterio, fornicación, envidia, odio, robo, etc.) 

• Algunos aspectos prácticos: Características del equipo: 

a. Quienes integran el equipo deben haber sido ministrados en sanidad interior. 

b. Quienes ministran deben estar bajo el Señorío de Cristo. 

c. Quienes ministran deben estar en total sujeción a los líderes. 

d. En el equipo de sanidad interior debe haber un líder. 

e. Quienes integran el equipo de sanidad interior deben procurar los dones de sanidad y 
discernimiento. 

f. No se debe priorizar este ministerio por sobre otros. 

g. Quienes ministran sanidad interior deben tener reserva absoluta. 

h. Con respecto al lugar: debe ser un lugar con cierta privacidad, donde la persona se sien- 
ta segura y confiada para expresamos lo que le sucede. 

i. Seguimiento del ministrado: un miembro del equipo debe interceder, acompañar al mi- 
nistrado y evaluar su proceso posterior a la ministración. 

• Modelo entrevista 

Sería inapropiado pensar que este Modelo de Sanidad Interior se tratara de una formula apli- 
cable a todas las ministraciones. No hay dos situaciones iguales, por lo tanto, se debe depender 
del Espíritu Santo y pedir don de discernimiento para recibir luz y sabiduría espiritual. Por otro 



1 2 ■ 

Daniel Tomasini, La sanidad interior y la liberación , (Buenos Aires: 1998), 31. Véase, Poder y Misión , (San José 1977) 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



lado, el factor decisivo en la efectividad de la sanidad será la disposición y sinceridad de la per- 
sona que desea ser ministrada. 

Es muy importante aclarar a la persona que ha de ser ministrada antes de empezar la entre- 
vista, que se le harán preguntas profundas y específicas sobre su vida, con el único propósito de 
que encuentre sanidad divina para todas sus heridas. 

a. Oramos cubriéndonos con la sangre de Cristo. 

b. Levantamos la historia de la persona en relación a cada puerta. 

c. Pasos de una oración de sanidad interior. 

1. Arreglar las cuentas con Dios r' Guia el ministro de Sanidad Interior. 

2. Renunciar puntualmente ¡^ Guía el ministro de Sanidad Interior. 

3. Echar fuera en el nombre de Jesús f' Ora el ministro de Sanidad Interior. 

4. Pedir la llenura del Espíritu Santo. ¡^ Ora el ministro de Sanidad Interior. 
1.3.2. Método de David A. Seamands: i^ 

En la curación de los recuerdos hay tres fases, no hay límites tajantes entre ellas, sino que a 
veces se mezclan. 

1. Fase del Aconsejar: Es con frecuencia necesario para descubrir heridas escondidas, 
necesidades no cubiertas y emociones reprimidas que nos impiden llegar a la verdad que 
nos hará libres. En muchos casos, no puede haber un crecimiento espiritual y una curación 
verdaderos hasta que somos librados de los recuerdos penosos y las pautas morbosas que 
ahora interfieren en nuestras actitudes y nuestro comportamiento presentes. El principio di- 
vino de la curación - la confesión a otros y la oración a favor nuestro por otro (Santiago 



1 3 . 
' Se sigue aquí el modelo deDavid A. Seamands, La Curación de los Recuerdos . (Barcelona: Clie, 1990) 117-131. 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



5:16)- pone énfasis en la necesidad de la ayuda de un consejero (ayudante temporal del 
Espíritu Santo.) 

• Se utilizan tres técnicas: repetir, hacer el papel y estimular. 
El aconsejar preparatorio para la curación de los recuerdos exige toda la sabiduría y técnica 
humana que sea posible adquirir, más el discernimiento del Espíritu. 

a. Repetir: Muchas veces el aconsejado no se da cuenta de lo que dice realmente por eso 
se deben usar la técnica de repetición o play back, de volvérselo a presentar al minis- 
trado a fin de que lo oiga de la misma manera. Y así ayudarlo a reconocer sus necesi- 
dades escondidas. 

b. Hacer el papel: El hacer o jugar papeles es otra manera de ayudar a la gente a alcanzar 
sus sentimientos. Preguntas como: "¿Qué te habría gustado decirle si hubieras tenido la 
oportunidad?" "¿Qué habrías tenido ganas de hacer si hubieras tenido la oportunidad?" 
Si lo que quieres es averiguar lo que les habrías gustado decir, es mucho más efectivo 
pedir al aconsejado que haga ahora el papel de la persona y que te lo diga directamente 
a ti. 

c. Estimular: debemos estimular los recuerdos, significados y sentimientos. Son muy im- 
portantes. Tienen que ser propios antes de desecharlos. No podemos confesar a Dios lo 
que no hemos reconocido primero en nosotros. La palabra confesar viene del latín, y 
está formada de dos palabras, una de las cuales significa "junto" y la otra "hablar". Es 
decir, se trata de hablar con otro. Por medio de nuestro aconsej amiento estamos ayu- 
dando a las personas a conocer la verdad que les hace libre por medio del darse cuenta. 
¡Estamos ayudándoles a conocer al Hijo, el cual, con poder redentor y sanador, los hará 
verdaderamente libres! (Juan 8:32,36) 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



d. Asignación final: Decirle al aconsejado que haga una lista de todo lo que ha venido 
discutiéndose y sobre lo cual se ha orado, como la guía para la sesión de oración. Esta 
lista debe incluir los recuerdos más penosos y recurrentes que se ha visto causan los 
problemas principales emocionales y espirituales. 

2. Fase de la Oración curativa especial: Éste es uno de los puntos distintivos de la cu- 
ración de recuerdos. Se hace un uso pleno de la oración e imaginación, y la indicación del 
momento y la situación específica que produjo el recuerdo traumático, así como una fe pro- 
fiíndamente llena de empatia por parte del otro que participa en la oración. Esta sesión de 
oración es el mismo centro y corazón de los recuerdos. Es en esta oración que empieza el 
milagro de la curación; sin ella, todo el proceso consistiría simplemente en una forma de 
autosugestión, catarsis o terapéutica de los sentimientos. Es importante que nuestra oración 
se dirija directamente al blanco. Uno de los milagros que ocurre con frecuencia durante esta 
sesión es que el Espíritu Santo pasa a ser nuestro consejero y purifica los motivos de la ora- 
ción misma. Quita una capa tras otra y abre ante nosotros los niveles más profundos de 
nuestra mente y nos ayuda a descubrir en qué consiste realmente el problema. 
• Preparación para la sesión de oración: 
a. La preparación del consejero: 

a. Deben revisar todas sus notas. 

b. Deben pasar tiempo en meditación y oración, pidiendo al Espíritu Santo que 
les dé empatia emocional y espiritual con el aconsejado. 

c. Después de este tiempo deben ejercer su fe para la curación de su aconsejado. 
Finalmente los consejeros deben orar pidiendo la energía emocional y espiritual que ne- 
cesitan para esta sesión de oración. 



10 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



b. La preparación del aconsejado por medio de lecturas y cintas a escuchar. Esto es para 
que las personas puedan darse cuenta de sus verdaderos sentimientos relacionados con sus 
recuerdos reprimidos, (ver lista Apéndice G) 

3. La Fase de reforzamiento: Los recuerdos penosos tienen que ser integrados en la 
vida e investidos de nuevo significado. Durante este período el aconsejado, el consejero y 
el Espíritu Santo trabajan juntos para reprogramar las actitudes equivocadas y las pautas de 
comportamiento de modo que se asegure el cambio permanente. El objetivo final es el cre- 
cimiento en la semejanza a Cristo y una obra de maduración en la santificación y la verda- 
dera santidad. 
1.4. La importancia de la fe en la sanidad interior, i^ 

La fe no es el medio para hacer que se cumpla la voluntad del hombre en el cielo; es el me- 
dio para hacer que se cumpla la voluntad de Dios en la tierra. 

• La fe no es creer lo que no es verdad. 

• La fe no es más que un simple "ojalá". 

Para vivir dentro de la voluntad de Dios uno tiene que creer en Jesucristo. 

• La fe es el principio del funcionamiento de la vida. 

• Somos salvo por fe (Efesios 2:8,9) 

• Por fe andamos (2 Corintios 5:7) 

Ahora vamos a ver tres normas de fe que nos mantendrán en el camino correcto si las com- 
prendemos y practicamos: 

1. La fe depende de Dios 

La pregunta no es si andamos por fe, sino en qué o quién creemos. Todos andan por fe; es el 
principio del funcionamiento de la vida. 



11 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



1. La fe no es un deseo. (Hebreos 11:1) 

2. La fe bíblica nos permite ver la realidad espiritual donde vivimos en el 
presente, y nos da la seguridad del cielo. (2 Corintios 4:18) 

3. Tomás andaba por vista y no por fe (Juan 20:27) 

4. El objeto digno de la fe genuina: Jesús es el autor y consumador de 
nuestra fe (Hebreos 12:2) 

5. Jesús es el objeto final de la fe porque nunca cambia: Él es inmutable 
(Hebreos 13:7,8) 

2. La fe depende de conocer a Dios 
Dios no cambia de acuerdo a como lo percibimos. Pablo escribe en Romanos 10:17: "Así 
que la fe es por el oír, el oír la palabra de Dios." Si tenemos poco conocimiento de la palabra de 
Dios, tendremos poca fe. "Un Dios grande, una fe grande." "Un Dios pequeño, una fe peque- 



ña. 



Creer es la decisión. Decidimos creer en lo que hemos sido convencidos que es la verdad. 

• Si Dios quiere que se haga, se puede lograr. "Al que cree todo le es posible" (Marcos 
9:23), "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13) 

• "...Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte; 
Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo 
que dice; lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, 
creed que lo recibiréis, y os vendrá." (Marcos 1 1:22-24) 

• "El que quiere hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo 
hablo por mi propia cuenta." (Juan 7: 17) 



1* Neil T. Anderson, Caminando en la Luz (Puebla:1993) 143-157. 



12 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



• "Porque todas las promesas de Dios son en él sí, y en él amén, por medio de nosotros, 
para la gloria de Dios." (2 Corintios 1:20) 

3. El resultado de la fe es la acción 
La fe es una palabra de acción. No podemos responder pasivamente a Dios. 

• La fe no es sólo creer en algo o en alguien. La fe es confiar en algo o en alguien. 

• La fe tiene la misma dinámica funcional que el amor ágape. Gramaticalmente, cuando 
utilizamos la palabra "amor" como nombre (sustantivo), estamos hablando de carácter: 
"El amor es sufrido, es benigno." (1 Corintios 13:4) Cuando decimos que Dios, es 
amor, estamos describiendo Su carácter. Cuando la palabra amor se utiliza como verbo, 
se expresa en acción: "Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado. "(Juan 

3: 16) Si decimos que amamos a alguien y no hacemos nada por él, sólo es sentimenta- 
lismo y no es amor ágape. 

• El verdadero amor se expresa al cumplir las necesidades de los demás. (1 Juan 3:16-18) 
La fe es una dinámica parecida. Gramaticalmente, cuando utilizamos la palabra "fe" como 
nombre (sustantivo), estamos hablando de lo que creemos. Pero cuando estamos hablando 
de la fe como verbo, entonces expresa la manera en que vivimos. (Sgto. 2:17-19) 

1. La fe que habla. 

• Un medio principal por el cual expresamos nuestra creencia es por la confesión - la 
expresión verbal de lo que creemos. (Marcos 8:38) 

• El poder de las palabras es evidente a través de la Biblia: Fue "constituido el universo 
por la palabra de Dios." (Hebreos 11:3) "Por la palabra de Jehová fueron hechos los 
cielos" (Salmos 33:6) "Porque él dijo y fue hecho; él mandó, y existió" (Salmo 33:9); 
Jesús sustenta todas las cosas por la palabra de poder." (Hebreos 1 :3) Romanos 
10:9,10; Mateo 12:37; Marcos 11:23; Mateo 17:20; Lucas 17:6. 



13 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Yo creo que el propósito principal por el cual expresar en voz alta lo que creemos es para 
vencer al dios de este mundo. (Hebreos 4:12) 

Para derrotar a Satanás tenemos que hablar la Palabra de Dios, la cual es espada del Espíritu. 
(Efesios 6:17) 

• Confesar lo que creemos da prueba de nuestra fe. La confesión no crea la fe; hace 
que sea posible la verdadera confesión. Confesión es estar de acuerdo con Dios. (1 
Juan 4:1,4; 5:4,5) 
2. La fe que vale la pena arriesgar. 

Se cuenta la historia de un explorador del siglo pasado que tuvo que hacer un via- 
je de cuatro días a través de un caluroso desierto. No podía cargar suficiente agua 
para terminar el viaje sin morirse de sed, pero le aseguraron que a mitad del cami- 
no había un pozo. Así que inició el viaje y, así como le indicaba el mapa, había un 
pozo. Pero cuando empezó a bombear, el pozo sólo expedía arena. Luego vio un le- 
trero: "A unos metros del pozo y enterrada a un metro de profundidad hay una ga- 
rrafa de agua. Sáquela y utilice el agua para purgar la bomba. Tome toda el agua 
que quiera del pozo, pero cuando termine, llene de nuevo la garrafa para la próxi- 
ma persona." 

Dicho y hecho, a un metro del pozo y enterrada a un metro de profundidad, 
había suficiente agua para que el explorador purgara la bomba o terminara su viaje 
de dos días. ¿Debía echar el agua al pozo o tomársela? 

A decir verdad, ¡Yo hubiera tomado el agua que estaba enterrada! No conozco a 
la persona que escribió ese letrero en esa vieja y oxidada bomba. Quizá fuera una 
broma cruel, y yo vertería el agua en un pozo inútil, sólo para ver que mi vida se 
acabara por falta de agua. 



14 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



No me tengo que preocupar por cosas parecidas en cuanto a confiar en Dios. Yo 

sé quien escribió Su Palabra. Cuando me vierto a mí mismo en la vida de fe, sé que 

de mi ser interior fluirán ríos de agua viva. Dios lo dijo, la historia lo afirma, y yo, 

en lo personal, puedo testificar que es verdad. En el análisis final. Dios no sólo es 

verdad, sino que también tiene la razón. 

ARRIESGARNOS 

Reírse es arriesgamos a parecer tontos. 

Llorar es arriesgamos a parecer ser sentimentales 

Buscar a otro es arriesgamos a estar involucrados. 

Exponer nuestros sentimientos es arriesgamos 

A exponer quiénes somos en realidad. 

Exponer nuestras ideas, nuestros sueños ante la 

Gente, es arriesgamos a perdemos. 

Amar es arriesgamos a no ser amados. 

Vivir es arriesgamos a morir. 

Tener esperanza es arriesgamos a desesperamos. 

Intentar es arriesgarse a fracasar. 

Los riesgos se tienen que tomar porque el peligro 

Más grande en la vida es no arriesgar nada. La 

Persona que no arriesga nada y no hace nada. 

No tiene nada y no es nada. Quizá evite el sufrimiento 

Y la tristeza, pero simplemente no puede aprender. 

Sentir, cambiar, crecer, amar... vivir. Encadenada a sus certezas. 

Es una esclava; ha cedido su libertad. 

- Autor Desconocido - 



15 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



1. 5. Sanidad en el AT 

a. En las referencias del AT podemos ver que Dios es nuestro sanador (Yahweh- 
Rapha), físico y espiritual, que promete guardar a su pueblo libre de enfermedad 
aunque condiciona esta promesa a los que obedecen su palabra. 

b. Sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas (Salmos 147:3) 

c. Los sana por medio de su palabra (Salmo 107:20) 

d. Él sana nuestras heridas (Jeremías 30:17) 

e. Él sana nuestra rebelión (Oseas 14:4) 

1.6. Sanidad en el NT 

a. En el NT podemos ver que Jesús sana toda enfermedad (Mateo 4:23; 9:35) 

b. Sana a todos los oprimidos por el diablo (Hechos 10:38) 

c. Nos da poder y autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echemos 
fuera y para sanar toda enfermedad y toda dolencia. (Mateo 10:1; Lucas 9: 1) 

d. Por las heridas de Jesús fuimos sanados (1 Pedro 2:24) 

e. La fe en Jesús nos ha dado la completa sanidad (Hechos 3:16) 

f El verbo therapeuo. Significa principalmente servir como therapon, asistente; 
luego, cuidar de los enfermos, tratar, curar, sanar. Se utiliza principalmente en 
Mateo y Lucas. 

g. El verbo iaomai, sanar, (a) Se usa para tratamiento físico 22 veces; (b) En sen- 
tido figurado, de sanidad, espiritual; posiblemente Santiago 5:16 incluye ambos 
(a) y (b). 

h. El verbo sozo, salvar. Se traduce como el verbo sanar en Marcos 6:56: "queda- 
ban sanos"; Hechos 4:9: "haya sido sanado". 

i. El verbo diasozo, salvar totalmente. Se traduce con el verbo sanar en Mateo 
14:36: "quedaron sanos" 

j. La palabra jolokleria, totalidad, integridad. Se emplea en Hechos 3:16: "com- 
pleta sanidad" o "perfecta sanidad". 

1.7. Ministerio de Jesús y los discípulos 

Jesús en su ministerio vino para traer vida en abundancia, libertad a los oprimidos y salud 
integral, (cuerpo, alma y espíritu) 

Los discípulos fueron encomendados a hacer los mismo y el mismo Jesús les dio la autoridad 
y poder para sanar oprimidos, expulsar demonios y sanar a los enfermos. 



16 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Nosotros tenemos el mismo mandato, el mismo poder y la misma autoridad que los discípu- 
los, es hora de levantamos del largo sueño y comenzar a traer luz, sal y sanidad integral a todo 
el pueblo que esta en tinieblas. 

1.8. Peligros a evitar 

1.8.1. Exagerar los poderes del mal: Muchos creyentes por falta de conocimiento, tien- 
den a exagerar el poder de Satanás sobre ellos, le temen más a él y a sus huestes que a 
Dios. Debemos tener en cuenta que Cristo triunfó sobre los poderes del mal en la cruz, 
despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente. (Col. 2:13-15) 

1.8.2. El peligro de eludir responsabilidades: Las consecuencias de nuestro mal obrar 
nos apartan de Dios y aunque Satanás y sus huestes nos oprimen y tientan, no podemos 
echarles la culpa a ellos, debemos reconocer que depende de nosotros el abrir o cerrar la 
puerta a Satanás y el arrepentimos y buscar a Dios mientras pueda ser hallado. (Prov. 
28,13; Sal. 51; 1 Jn. 7:7,9 2:1; Isa. 1:16-20) 

1.8.3. Ignorar los poderes demoníacos: Muchos teólogos y creyentes niegan que existe 
Satanás y que todos los problemas de salud, enfermedad, estado emocional, etc. son pro- 
blemas del ser humano que deben ser tratado por profesionales. Olvidando que muchos 
de ellos se deben a la opresión de Satanás y sus huestes del mal en la vida del hombre. 
Gracias al Señor tenemos sanidad por medio de la sangre de Jesucristo de toda enferme- 
dad física, emocional y espiritual. (1 Ped. 5:8; Ef 6:12) 

1.8.4. Tomar la sanidad interior como una llave maestra. Un curalotodo rápido y fácil 
para los problemas emocionales y espirituales. La sanidad interior es sólo una herramien- 
ta que Dios usa entre tantas que hoy por su gracia tenemos. 



17 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



1.9. Beneficios a Obtener 

1.9.1. En la vida del cristiano. El Señor nos dio una herramienta para poder ayudar a las 
personas que están necesitando sanidad en algún área de su vida y poder vivir una vida 
en plenitud, salud y victoria. (Fil. 1:6; 1 Tes. 5:23) 

1.9.2. Revalorización del mundo espiritual. "Este énfasis sobre Satanás y los demo- 
nios... nos estimula a revalorizar la realidad del mundo espiritual."!^ Tenemos que pedir 
al Padre discernimiento del Espíritu Santo para poder ver este mundo espiritual a la luz 
de las Escrituras y aplicar todas las herramientas que Él nos da. (Efesios 5:10-20; 1 Co- 
rintios 2:10-14) 

1.93. Reconsideración de la doctrina de Satanás y los demonios. "El énfasis sobre el 
tema puede producir el deseo de reconsiderar lo que las Escrituras nos enseñan acerca 
del mismo y obtener así ricos frutos. "^'^ Estar preparados para los últimos tiempos y no 
dejamos engañar por falsos maestros, profetas de Satanás. (2 Pedro 2; Judas 3-16; 1 Pe- 
dro 4:8) 

1.9.4. Reflexión acerca de los recursos para ser liberados del mal. "El presente énfa- 
sis ha llevado al pueblo de Dios a revalorizar recursos tales como la oración fundamen- 
talmente y el ayuno (debidamente entendido) para ser librado del mal."i^También pode- 
mos agregar a la Sanidad Interior y la liberación. 

1.9.5. Usar la sanidad interior como medicina preventiva. "Cuando nos damos cuenta 
de que nuestros hijos han sido heridos por los accidentes y traumas de la vida, podemos 
ayudarles a compartir sus sentimientos con nosotros y orar por su curación, realizando 
con ello una forma de terapéutica preventiva" 



Daniel Tomasini, Sanidad Interior y Liberación . (Buenos Aires: CEBA, 1998), 32. 



16 



Ibid. 32. 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



1.9.6. Un renovar la mente. Cambiar el modo de pensar, tener la mente de Cristo. (Efe- 
sios 4:23-24; Romanos 12:2; 2 Corintios 4:16; Colosenses 3:10) Dejemos de lado el vie- 
jo hombre y renovemos nuestra mente, alma y espíritu por medio de su Espíritu Santo. 

1.9.7. Descubrir el poder transformador de Dios. Él lleva nuestras experiencias, trau- 
mas, heridas, complejos, y las transforma para nuestro bien y para Su gloria. Por sus lla- 
gas fuimos sanados, venid a mi todos los cargados, heridos, traumatizados y yo los haré 
descansar. (Mateo 8:17; 1 Pedro 2:24; Génesis 50:20; Romanos 8:28) 



19 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Capitulo II: Sanidad del Alma 
2.1. Los recuerdos 

2.1.1. Definición de recuerdo: "n.m. Acción y efecto de recordar. Presencia en la 
mente de algo percibido con anterioridad. Fig. Objeto que sirve para recordar a quien lo 
posee una persona, cosa, situación o lugar determinado. "^^ 

2.1.2. ¿Qué es la curación de los recuerdos? 

• "En la mente de muchos cristianos hoy es una especie de curalotodo rápido, un atajo a 
la madurez emocional y espiritual."!^ 

• "Debido a que la curación emocional, a veces, se ha llevado a extremos, algunas per- 
sonas la han abandonado totalmente, lo llaman no escritural e incluso no sana. "2" 

• Definición: " la curación de los recuerdos es una forma de aconsejar y de oración que 
se enfoca sobre el poder curativo del Espíritu Santo acerca de ciertos tipos de proble- 
mas espirituales y emocionales" ^i 

2.2. ¿Por qué es necesaria hoy? 
• Dice un refrán o dicho popular: "Que el tiempo cura todas las heridas". El tiempo cura 
todas las heridas ¿verdaderamente?. Es verdad, que hay muchas heridas que el tiempo 
cura por sí mismo. Lo que no es verdadero de este dicho o refrán es la palabra todas. 
Podríamos concluir diciendo: "Si, el tiempo puede curar todos los recuerdos que no han 
sido reprimidos y no se han infectado. "^2 



18.. 

Diccionario Enciclopédico Larousse. España, 2028. 

David A. Seamands, La Curación de los Recuerdos . (Barcelona: CLIE, 1990), 21. 



Ibid. 21. 
Ibid. 21 



20 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



2.3. Fundamentos Bíblicos ^3 

Es muy importante comprender que la curación de los recuerdos tiene sólido fundamento en 
la Biblia, ya que es nuestra autoridad final sobre cuestiones de fe y de práctica. Algunos recha- 
zan la sanidad de los recuerdos porque no encuentran definiciones precisas y especificas acerca 
de ella, si aplicásemos este razonamiento a todo, llegaríamos a extremos fanáticos y aun peli- 
grosos: no usaríamos automóviles, pianos, rehusaríamos a dar medicamentos a un niño enfermo 
y con ello seríamos responsables de su muerte. En realidad negaríamos que toda verdad viene 
de Dios y que tenemos una obligación espiritual de usar todo nuevo descubrimiento en un área 
de la vida para la gloria de Dios y el bienestar de los hombres. La cuestión verdadera no es si 
una práctica o modo de obrar aparece en la Biblia en forma específica en el lenguaje que usa- 
mos hoy; más bien, la cuestión es si es contradictoria o incompatible con los principios estable- 
cidos en la Escritura. En conformidad con este principio básico los cristianos estamos agradeci- 
dos por todas las verdades y descubrimientos que nos llegan desde la psicología, medicina, físi- 
ca, sociología, etc. Cuando miramos a las enseñanzas de la Biblia, hallamos los principios so- 
bre los cuales basamos la curación de los recuerdos. 
2.3.1. Dejando de lado las cosas de niños. ^4 

Hay dos palabras referentes a la infancia en el griego del NT: Paidion es una pa- 
labra que se refiere al período de la infancia en im sentido normal y sano. (Mateo 
18:3) La otra es Nepios, que se refiere a la infancia en una forma anormal, no sana, 
en el sentido de permanecer en un estado de infancia prolongada, cuando ya debe- 
ríamos estar más allá de ella. (Romanos 2:20, Gálatas 4:1 y 1 Cor. 3:1) 

Pablo usa la palabra dejar a un lado en 1 Corintios 13:11 que es un verbo muy re- 
cio en griego, katargeo, que significa "dejar inoperante, inactivo, impotente; quitar 
el significado de algo; librar a una persona de lo que le tenía amarrado o atado. La 
madurez no viene por los años que vivimos en esta tierra, podemos ser adultos cro- 
nológicamente y al mismo tiempo ser niños psicológicamente. El haber terminado 
con las cosas de niños requiere la acción por parte de una persona. 



23 



Ibid.. 57-58. 



21 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Muchos de estos problemas son el resultado de recuerdos que quedaron colgados 
a partir de cierta edad y estadio de su desarrollo. Son como pesadas cargas atadas al 
cuerpo de un nadador; siguen tirando hacia abajo, de modo que apenas se pueden 
mantener a flote, o consumen gran cantidad de energía emocional y espiritual, por lo 
que no pueden realizar ningún progreso. 
2.3.2. Mecanismo de defensa. 

2.3.2.1. Negación. Este es el más simple y más directo de todos. Simplemente 
negamos algo; mentimos sobre ello. Rehusamos reconocerlo; no queremos verlo o 
discutirlo. El apóstol Juan comenta sobre esto: "Si decimos que tenemos comunión 
con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad" (1 Jn. 1:6) 

2.3.2.2. Racionalización. Este medio de defensa es más complicado y, por lo 
tanto más grave. No es una mentira directa, sino elaborada, sofisticada. Aquí procu- 
ramos dar razones que justifiquen nuestro comportamiento. Alguien ha dicho que 
hay dos razones para todo lo que hacemos: una buena razón, y ¡la razón verdadera!. 
No sólo engañamos a otro, sino que nos engañamos a nosotros mismos; y es un en- 
gaño más profundo que la negación o mentira, porque nosotros mismos no nos da- 
mos cuenta de ello. Juan trata de esto: "Si decimos que no tenemos pecado, nos en- 
gañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros" (1 Jn. 1:8) 

2.3.2.3. Proyección. Éste es el peor de todos porque llevamos el engaño un pa- 
so más allá y cargamos la culpa a otros por nuestros problemas. De hecho, proyec- 
tamos nuestros fallos en otro o en algo, y decimos que allí está el problema. Juan 
describe esto de modo preciso: "Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él 
mentiroso y su palabra no está en nosotros" (1 Jn. 1 : 1 0) De modo que empezamos 
diciendo una mentira de nosotros y terminamos diciendo que Dios es el que dice la 
mentira: "Yo no miento; ¡Él miente!". 

Ahora bien, ya me doy cuenta de que este pasaje de la Escritura se refiere a un 
contexto de asuntos morales y espirituales. Pero tiene una aplicación definida a 
nuestro tema, porque sus principios se extienden también a las áreas emocionales y 
espirituales de la vida. Una de las razones de por qué los recuerdos no sanados pue- 
den causar tanto trastorno en nuestras vidas es que en general contienen muchas 
emociones negativas, tales como el temor, el dolor, la ira, la culpa, la vergüenza, la 
ansiedad. Una y otra vez estos sentimientos surgen y nos preguntamos de dónde 
proceden. Nos sentimos confusos porque somos incapaces de indicar el origen de los 
sentimientos. Esto nos hace sentir culpables porque "los cristianos no deben albergar 
éstos sentimientos". Así que no sólo tenemos el problema, sino que nos recargamos 
con un doble fardo de culpa añadida por tener el problema. La dificultad se halla en 
el hecho de que somos incapaces de orar de modo específico sobre ello. Lo que ne- 
cesitamos con urgencia es poder descubrir el lugar de la necesidad específica: averi- 
guar en qué consiste el problema real de modo que podamos resolverlo. El principio 
implicado aquí es muy importante: No podemos confesar a Dios lo que no nos reco- 
nocemos a nosotros mismos y así hacemos nuestras confesiones generales, damos y 
recibimos un perdón generalizado, terminamos en unas relaciones nebulosas, difu- 
sas, generalizadas, con Dios. 

No es nuestro propósito que las cosas vayan de esta manera; pero debido al hecho 
de que muchos puntos específicos están protegidos por nuestros mecanismos de de- 
fensa y escondidos en nuestros recuerdos enterrados, no podemos hallar alivio emo- 
cional y espiritual para sus ataques. Necesitamos poner a la vista las situaciones, ex- 
periencias y actitudes que causaron las emociones negativas y permitir al Espíritu 



22 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Santo que las resuelva de modo específico. Y esto es exactamente lo que sucede du- 
rante la sesión de oración para la curación de los recuerdos. 

2.3.2.4. La confesión y la restauración: Sería un descuido serio no indicar que 
éste principio bíblico particular se ve plenamente confirmado ahora por los descu- 
brimientos más recientes en medicina y psicología. En el Lexington Herald-Learder, 
Lexington, Kentucky, del 23 de septiembre de 1984, en un artículo procedente del 
New York Times News Ser\ice, titulado "La confesión puede ser buena para el 
cuerpo", se dice: "La confesión, al margen de lo que haga para el alma, parece que 
es buena para el cuerpo. Nuevos estudios muestran de modo convincentes que las 
personas que pueden confiar en otros sus sentimientos turbados o algún suceso 
traumático, más bien que llevar el conflicto en silencio, son menos vulnerables." In- 
forma a continuación de varios experimentos distintos que confirman los "beneficios 
a largo plazo para la salud" al compartir nuestros secretos más penosos con otros. 

El Dr. James Pennebaker muestra en su investigación que "el acto de confiar en 
alguien protege el cuerpo contra las tensiones internas, que son el castigo de ir lle- 
vando por todas partes una carga emocional pesada como el remordimiento inconfe- 
sado". El Dr. Pennebaker, de la Escuela de Medicina de Johns Hopkins publico sus 
hallazgos en The Journal of Abnormal Psychology, confirmando éstos descubri- 
mientos. 

¡Qué interesante que la ciencia moderna esté ahora alcanzando las simples ense- 
ñanzas de la escritura! David declaró estas verdades hace miles de años. (Sal. 32:1- 
7) 

¿Hay algún lugar en la Biblia en que los principios que hemos descrito fueran 
usados para curar a alguien de sus recuerdos penosos? Sí, en la forma en que Jesús 
trató la negación de Pedro con miras a su restauración. Sólo hay dos lugares en el 
Nuevo Testamento en que se usa la palabra griega que traducimos por "fuego de 
brasas". 

En Juan 18:18 se nos dice que Pedro estaba con los sier\'os y alguaciles que 
"habían encendido unas brasas de carbón". Fue allí que Pedro negó a Jesús tres ve- 
ces. Más tarde, en la playa, la mañana siguiente a la Resurrección, cuando Jesús pre- 
paró el desayuno para sus discípulos. Él pone un fuego de brasas en el escenario en 
que tuvo lugar su conversación con Pedro. (Juan 21 :9) Jesús, el gran Médico, y psi- 
quiatra, puso a Pedro a la vista de un fuego de brasas. Oh, qué recuerdos y qué ver- 
güenza tienen que haber ardido en su mente. Tres veces había negado a su Señor y 
tres veces se le pide que reafirme su amor hacia Él, estando junto a aquellas brasas 
que ardían. Jesús usó un fuego de brasas algo semejante a "la brasa sacada del altar 
de fuego" que usó el Señor en Isaías 6 para cauterizar y sanar el dolor y vergüenza 
de Pedro. Cuando se enfrentó con su dolor en todos sus detalles, sus recuerdos fue- 
ron sanados, y él fue restaurado y recibió de nuevo su comisión para el servicio. 

2.4. Conceptos deformados de Dios. ^5 

Dentro de cada persona hay una imagen mental de Dios. El factor preponderante es el hecho 
de lo que sentimos que Dios es y de quién es Él realmente. Nos sorprendemos al ver a muchos 



25 

David A. Seamands, La Curación de los Recuerdos . (Barcelona: CLIE, 1990), 89-116. 



23 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



cristianos que están atrapados en un conflicto interno entre lo que piensan de Dios y lo que 
sienten de Dios (y lo que Él siente hacia ellos.) Ésta es la fuente de muchos problemas emocio- 
nales en los cristianos y uno de los indicadores más fuertes de la necesidad de la curación de los 
recuerdos. 

Algunos conceptos / sentimientos defectuosos de Dios que podemos desarrollar: 

• El Dios legal "lleva cuentas de todo lo que hacemos. Espera que perdamos el paso, 
tropecemos y vacilemos, para marcamos como derrotados". 

• El Dios que captura, como un policía secreto, siempre sigue a poca distancia. En el 
momento que hemos traspasado una línea, salta de alguna mata y grita: "¡Ya te ten- 
go!". 

• El Dios vaca sagrada que, "sentado en posición de yoga entre nubes de algodón, espe- 
ra ofrendas quemadas y homenaje cada día". 

• El Dios del filósofo, el "motor inmóvil" del universo de Aristóteles, distante, frío, 
"trascendente". Está sentado silencioso en su despacho, meditando, pensando; en la 
puerta hay un letrerito: "No estorbar" 

• Voy a añadir otro: El Dios Faraón. Es un negrero implacable que siempre está incre- 
mentando sus exigencias, subiendo la apuesta. Es lo opuesto del Padre Celestial de Je- 
sús. Es más bien un horrible padrino de la Mafia que insiste: "Está a la altura". 

Los conceptos/sentimientos equivocados de Dios llevan a las personas a varias clases de 
problemas espirituales. Algunos de ellos son indicaciones de la necesidad de una curación de 
los recuerdos. Los más comunes son los siguientes: 

• La incapacidad de sentirse perdonado. 

• La incapacidad para confiar en Dios y entregarse a Él. 

• Preguntas intelectuales y dudas teológicas. 

• El perfeccionismo neurótico. 



24 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



"Oración de San Agustín, que al comienzo de su vida cristiana tuvo que hacer 
frente al problema de un concepto equivocado de Dios: 

¿He de llamarte para que me ayudes, o debo alabarte? 

¿Es importante conocerte primero antes de llamarte?. Si no sé quién eres, ¿cómo 
puedo llamarte?. En mi ignorancia podría llamar a algún otro ente y hacerle objeto 
de adoración. ¿Te llamo, pues, a fin de conocerte? ... Ya sé lo que haré: te buscaré. 
Señor, pidiendo tu ayuda en mi vida. "2'' 

2.5. El perdón: corazón de la curación 

Es el punto culminante de la curación de los recuerdos: perdón en el sentido de perdonar y 
ser perdonado. Perdonar implica olvidar, "Dijo el Señor" en Jeremías 31:34, "Porque perdonaré 
la maldad de ellos, y no me acordaré más de sus pecados." Cuando Dios perdona, ¡Él olvida!. 

Siete pasos para perdonar a otros: ^^ 

• El primer paso, es el que tomes la decisión de perdonar a la persona por las ofensas 
específicas hechas en tu contra. 

• El segundo paso, es el pedirle a Dios que perdona a esa persona. Pídele sinceramente 
que no haya nada en contra de esa persona por lo que te ha hecho. 

• El tercer paso, es pedirle a Dios que te perdone por no haber perdonado antes, por el 
resentimiento, ira, amargura, y aun odio que haya en tu corazón. 

• En el cuarto paso, perdonas a Dios por haber permitido que esa persona te lastimara. 
Puede que pienses: Dios no necesita ser perdonado. Es cierto Él no lo necesita, pero tú 
necesitas ejercitar el perdonar. 

• La ventilación de las emociones almacenadas es el quinto paso crucial. La ira interna 
es una razón común para la depresión. Siéntete libre de llorar, suspirar, golpear una 
almohada, y hacer cualquier cosa que te libere de esa amargura y de esa frustración. 



Las Confesiones de San Agustín. 

Doris Boydston, How to Walk Free , Artículo publicado en (Mental Health Units, Palmdale General Hospital, Palmdale. Cali- 
fornia) 



25 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



• El sexto paso es una petición a Dios para que derrame su bálsamo sanador sobre tus 
heridas y sobre tus dolorosos recuerdos y permitirle que te llene de su amor y de su 
presencia. 

• El séptimo paso va dirigido hacia el defensor. Le pides al Señor que bendiga a esa per- 
sona en todas las maneras posibles, espiritual, física, social, y financieramente, en su 
casa, en el trabajo, y en cada aspecto de su vida. 

2.6. Curación de los traumas sexuales ^^ 

Cuando Seamands comenzó su ministerio, un anciano le dijo: "Hay dos tópicos que siempre 
verás que están de actualidad en tu despacho: Dios, y el sexo. No importa lo que hagas, nunca 
los verás mucho tiempo fuera de tu labor." No le costó mucho saber que tenía razón. Pero él 
descubrió algo muy importante: "o sea, que a menos que la persona consiga hermanarlos, ¡nun- 
ca estarán en paz el uno con el otro! Y en muchos casos esto se requiere una curación a fondo 
de los daños causados por la experiencia pasada y un volver a aprender de manera decidida 
nuevas actitudes no deformadas." 

Los secretos sexuales son los más guardados o enterrados en lo oscuro del alma. Por eso el 
consejero debe cultivar el arte de escuchar creativo, tiene que ser cuidadoso en extremo en es- 
timular, sugerir, alentar y dirigir sin hurgar con curiosidad. ¿Qué es lo que lleva a las personas a 
cruzar la línea, pasada la cual está dispuesta y puede compartir algo con nosotros?. El saber que 
nosotros sentimos el sufrimiento con ella. Velad y orad; observa y ora; busca y ora. Pero no 
hurgues, no empujes. Es de importancia suprema que por su propia cuenta y libremente decidan 
compartirlo con nosotros. Al hacerlo, han empezado el proceso de curación. 

Hay numerosas razones por la cual los recuerdos sexuales pueden ser penosos: 



David A. Seamands, La Curación de los Recuerdos . (Barcelona: CLIE, 1990), 156-171. 



26 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



1 . La primera es que nuestra sexualidad se halla en el mismo centro de nuestra identi- 
dad. Nuestra masculinidad o feminidad están profundamente implicadas en lo que 
somos o como nos vemos a nosotros mismos. El daño causado en esta área tiene que 
afectar profundamente a nuestra estimación propia. 

2. La segunda razón es que el sexo es una emoción poderosa. Es tan fuerte que el plan 
de Dios permite varios años de crecimiento y desarrollo antes del comienzo de la pu- 
bertad. 

3. Pero la razón más importante de que estos recuerdos sean tan penosos es que los sen- 
timientos sexuales pueden ser las emociones más contradictorias que los hombres ex- 
perimentamos. Necesitamos ayudar a los aconsejados a comprender su propia confu- 
sión y tumulto interior sobre traumas sexuales que han sufrido. 

Debemos enfrentar el trauma real que necesita ser curado. Nos podemos despistar fácilmente 
cuando se trata de traumas sexuales. Naturalmente, la parte sexual es muy importante. Recordar 
y compartir los puntos específicos y sus emociones es absolutamente esencial. Pero muchas 
veces la mera catarsis de sacárselo del pecho no es suficiente para curar y cambiar de modo 
permanente la conducta. 
2.7. Cristo es nuestra ayuda actual. 

Jesucristo es nuestro contemporáneo eterno, el Señor del tiempo (Hebreos 13:8; Juan 
8:57,58) y nuestro Sanador; y su Espíritu Santo es nuestro ayudador actual y a su disposición. 
La parte más distintiva de la cura de los recuerdos es el momento de la oración. 

Es el Espíritu Santo el que hace a Cristo trascendente, inmanente de modo íntimo. El Espíritu 
Santo nos asegura que Él está verdaderamente a nuestro lado, "haciéndose cargo de nosotros 
desde el otro lado." 



27 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



2.8. El Espíritu Santo Ministra, uno es un ayudante temporal. 

"Defino al consejero como un ayudante temporal del Espíritu Santo. Hay que 
subrayar las dos palabras ayudante y temporal. Ayudante, porque el objetivo de todo 
el aconsejar cristiano es ayudar a las personas a hacerse maduras espiritual y emo- 
cionalmente, lo bastante para entrar en relación directa con el Espíritu Santo, el Gran 
Consejero. Temporal, porque la dependencia del consejero nunca debe ser perma- 
nente. Si lo es, entonces el aconsejar mismo pasa a ser parte del problema y no un 
medio de solución; una parte de la enfermedad, no la cura. Es sólo un medio tempo- 
ral hacia un fin, un objetivo que es la dependencia total del Espíritu."^^' 
Osear 

Vino un día a verme porque tenía muchos problemas en su vida y estaba ya cansado de ir de 
un lugar a otro sin encontrar solución a su problema. Después de hablar le expliqué que necesi- 
taba sanar su interior y le propuse hacer sanidad interior, pero debíamos tener un tiempo de 
oración y ayunar el mismo día de la ministración, oramos y pusimos un día para tal motivo. 

Junto con otro siervo del Señor, lo recibimos el día acordado, él vino muy tranquilo, oramos 
y empezamos la ministración cubriéndonos con la sangre de Cristo y pidiendo que el Espíritu 
Santo haga la obra de sanidad en su vida. Durante la charla, él abrió su corazón y pudimos co- 
nocer su infancia, el Espíritu Santo nos dio la clave del concepto que Osear tenía de Dios, un 
Dios apático, legalista y castigador. Osear se descontroló, y empezó a culpar a Dios de todo lo 
sucedido en su infancia, de sus heridas y golpes recibidos por sus padres, blasfemando el nom- 
bre de Dios y preguntando: ¿Dónde estuvo cuándo le pasaba esto? ¿Por qué no lo ayudo? 

Y concluyó con esta exclamación ¡Dios no existe!. Con la autoridad que Cristo nos dio re- 
prendimos al espíritu que había tomado a Osear, le hicimos volver en sí. Esa noche hubo sani- 
dad, liberación en su vida, el Espíritu Santo obró con poder sanando cada emoción, herida, pu- 
do perdonar a Dios, pudo perdonar a sus padres y pudo perdonarse a sí mismo. Nunca olvidaré 
la cara de Osear al despedirse para ir a su casa, brillaba de alegría y gozo por reencontrarse con 
Dios y tener un concepto verdadero de Dios. El cambio fue tal en su vida, que su esposa nos 



29 

David A. Seamands, La Curación de los Recuerdos . (Barcelona: CLIE, 1990), 89-116 



28 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



vino a ver, preguntándonos qué le habíamos hecho a su esposo, ya que no era el mismo de an- 
tes. 
2.9. Reforzamiento, precauciones y conclusiones. 

Uno de los obstáculos principales a la curación es nuestra obsesión por lo inme- 
diato. La sesión de oración para la curación por sí misma no va dar resultado sin una 
continuidad en el esfuerzo terapéutico con posterioridad. Muchas personas tienen 
necesidad, después de la sesión de curación de los recuerdos, de desarrollar nuevas 
relaciones por medio de la participación en el seno de pequeños grupos de confra- 
ternidad. Es aquí donde la iglesia puede funcionar mejor como el Cuerpo de Cristo 
que sana. 

El cambio de nuestras pautas. Cambiar el modo de pensar es esencial. El proceso 
de transformación por medio de la renovación de nuestra mente. 
Precauciones: la curación de los recuerdos es una forma de terapéutica espiritual, y 
sólo una. 

No debe ser usado con ciertas personas en extremo emocionales o de tipo histéri- 
co. No debe aplicarse en grupo o masas. 

Concluyendo hay algunas cosas que sabemos sobre la curación de los recuerdos; 
hay algunas que no las sabemos. Ciertamente, ha habido resultados milagrosos y 
bastantes positivos en las vidas de muchas personas para alentamos a seguir más 
adelante buscando más verdad por medio de ellas. Hay también resultados negativos 
que hacen de esta terapia algo a manejar con precaución. Nadie ha sido capaz de 
sondear plenamente el misterio de la memoria, como tampoco nadie entiende el mis- 
terio de Dios, a cuya imagen hemos sido creados. Así que andemos humildemente 
delante del Señor, pidiendo a su Santo Espíritu que nos guíe a toda la verdad que nos 
hace libres. Entretanto, usaremos la sabiduría que Él nos ha dado, en el espíritu de 
Moisés, que dijo; "Las cosas secretas pertenecen a Dios; más las reveladas son para 
nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras 
de la Ley." (Deuteronomio 29:29) 3" 



29 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



2.10. Las Heridas 3i 
2.10.1. Definición 

Etimológicamente, la palabra griega Trauma, significa "Herida", y es interesante tener 
presente que ésta deriva del termino "Perforar". De alguna manera, cuando hablamos de 
Trauma, hacemos referencia a un hecho que deja su marca, su sello, algo que fractura nues- 
tro interior. 
¿Qué es un Trauma? 

Es un acontecimiento de la vida que se caracteriza por tres componentes: 

1. La intensidad del suceso. 

2. La incapacidad de responder adecuadamente a este suceso. (Tener presente que cuando 
se es niño, obviamente, se carece de recursos.) 

3. El trastorno y el efecto desequilibrante que provoca ese suceso. 

Ahora bien, frente a todo hecho traumático que nos afecta, se pone en juego una serie de 
conductas que tendrán como consecuencia potencializar aun más el conflicto. Es decir, la 
persona frente al Trauma intenta, aunque fracase, en definitiva encontrar una salida. En el 
campo de la psicología, esto se lo llama "Mecanismo de Defensa." 

2.11. Mecanismos de Defensa 

1. La Represión: Le esencia de esta conducta o mecanismo de defensa consiste en mante- 
ner lo más alejada posible de nuestra conciencia aquellas situaciones que nos causan 
angustia. En este caso lo que se reprime es la idea, el concepto, pero la angustia o el 
efecto que rodea el Trauma quedan en la conciencia. Toda circunstancia traumática tie- 



TI 

' Bernardo, Stamateas y Daniel, Bravo, El modelo de Las Cuatro Puertas . (Buenos Aires: Ediciones Presencia de Dios, 1999) 34- 
39. 



30 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



ne dos componente: por un lado, el hecho en sí, la idea o componente del suceso, y, por 
otro, el efecto o la angustia que tiene el suceso. 

2. Aislamiento: Este segundo mecanismo de defensa lo encontramos cuando la persona 
logra separar la idea o suceso traumático de la angustia. 

3. Desplazamiento: Ocurre cuando la persona pone su angustia o conflicto en otra persona 
u objeto menos angustiante que la verdadera causa. 

4. Proyección: Tiene lugar cuando la persona atribuye al exterior los aspectos o cualidades 
que ella posee, pero no quiere reconocer en sí misma. 

2.12. Ministrando Sanidad Interior 
2.12.1 Abuso y violación: 

• Le expresamos a la persona que este suceso ha generado una atadura 
en su vida, la cual debe entregar al Señor. 

• Conducimos al ministrado a una oración de renuncia y pedimos al Es- 
píritu Santo que corte toda atadura emocional. Espiritual y física que 
este hecho pudo haber provocado en la vida de la persona. 

• Llevamos a la persona a que perdone a su agresor; es importante re- 
marcarle que el odio, la bronca, o el resentimiento son sentimientos 
contrarios a la voluntad de Dios. 

2.12.2. Distintos tipos de violencia: ^^ 

Se pueden enumerar algunas de las formas más comunes que adopta la violencia interperso- 
nal, entendida como abuso de la fuerza y del poder: 



Daniel, Bravo. Ministrando Sanidad Interior en las Heridas de la Infancia . (Buenos Aires: Editorial Peniel, 1997), 77-81. 



31 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



TIPO DE ABUSO 


PODER FUERZA 


TIPO DE DAÑO 


Físico 


Físico 


Físico / Emocional 


Emocional 


Psicológico 


Emocional / Psicológico 


Sexual 


Físico / Psicológico 


Emocional / Físico 


Financiero 


Económico 


Económico / Emocional 


Social y ambiental 


Psicológico / Físico 


Económico / Social 



Síntomas que genera la violencia: 



Maltrato Infantil 



Formas Activas 

Abuso Físico 

Abuso Emocional 
Abuso Sexual 



Formas Pasivas 

Abandono Físico 
Abandono Emocional 




Violencia Conyugal 



Maltrato hacia la Mujer. 



Abuso Físico 

Abuso Emocional 

Abuso Sexual 

Otros Abusos 



Maltrato hacia el Hombre. 



32 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Maltrato a Ancianos 


Formas Activas 




Formas Pasivas 


Maltrato Físico 




Abandono Físico 


Maltrato Emocional 




Abandono Emocional 


Abuso Financiero 







Sandra: 

Vino a tener una charla conmigo, enviada por su esposo. Cuando nos presentamos me dijo: 
"no quería ser ministrada por un hombre", le explique que no tenía que hacer la sanidad si no 
estaba de acuerdo, le dije que el que ministra es el Espíritu Santo y que uno es un ayudante 
temporario. Oramos pidiendo al Señor sabiduría y guía en lo que debíamos hacer. Después de 
orar, ella me pidió disculpas por su comportamiento y me dijo que deseaba tener sanidad en su 
interior. Oramos nuevamente, pidiendo al Espíritu Santo que de luz y traiga a su memoria los 
recuerdos de la infancia. El Espíritu Santo obró y Sandra pude abrirse y sacar a luz heridas, 
abusos y violaciones que había sufrido. A la edad de 7 años fue violada por su hermano, se lo 
contó a su madre pero ella no le creyó. Esto le produjo otra herida ya que se sintió impotente 
ante el hecho y desamparada. La relación con su madre fue siempre fingida y por mucho tiem- 
po se sintió culpable por lo que le había pasado. Este hecho la marcó y la llevó en la adolescen- 
cia a abandonar a sus padres y irse a vivir con un muchacho, el que hoy es su esposo, para li- 
brarse de su madre y de su hermano. El sexo para ella no era placer y siempre sintió rechazo a 
todo los hombres por lo que le había pasado. Luego de la larga ministración fue sanada y libe- 
rada de todo rencor, odio y falta de afecto, perdonó a su hermano por lo que le había hecho, a 
su madre y pidió perdón a su esposo. El Señor nos da gozo al ver una persona sanada de su 
mente, corazón y cuerpo, doy gracias al Señor Jesucristo por lo que hizo en su vida y como la 



33 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



transformó. Dice Isaías 61:3 "a ordenar que a los afligidos se les dé gloria en lugar de ceniza; 

óleo de gozo en lugar de espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de 

Jehová, para gloria suya." 

2.12.3. Oración guía para Sanidad de las heridas 

Pídele a Dios que abra tus ojos espirituales para ver a Cristo a tu lado con un "saco espiri- 
tual" abierto, listo para recibir todo lo que te ha dolido o traumatizado. Eso no quiere decir 
verle físicamente sino, captar interiormente lo que tú estás pidiendo, como de veras lleván- 
dose a cabo. Preséntale a Él cada escena de tu vida donde tú hayas recibido una herida o 
trauma. Mírale a Él en cada una de esas escenas y permite que todo lo que te pasó a ti, cai- 
ga sobre Él. Obser\'a cómo lo lleva en la cruz. Ahora toma la lista que has hecho de las 
heridas de tu vida y llena con ellas los espacios de las siguientes frases, una por una: 

Di a la memoria de tu padre: "Papá, cuando tú me (ejemplo: 

hiciste quedar solo teniendo yo tanto miedo) yo sentí (ejemplo: mu- 
cha rabia y temor) Quería (ejemplo: golpearte y gritarte que no me 

dejaras solo) Señor Jesucristo, este (ejemplo: temor y rabia) que yo 

sentí hacia mi papá me está acabando. Yo no puedo cargarlo más Yo echo todo este 

(ejemplo: temor y rabia) en el "saco" que tú me tienes abierto; echo 

dentro todo lo que mi papá me hizo, todo lo que sentí y aún siento. Cárgalo tú, por favor" 
Cuando todo esté en el saco, sigue con la segunda herida y ora de igual manera, usan- 
do la misma oración guía. Recuerda decir siempre toda la verdad en cuanto a lo que sentis- 
te. Grita y llora, si quieres hacerlo. Saca esos sentimientos y luego échalos en el "saco". Si 
no recuerdas lo que sentiste, pide a Cristo que te lo haga sentir de nuevo, y que Él libere y 
reciba esos sentimientos en el "saco." ^^ 



33 



Arline de Westmeier. Sanidad del alma herida (Miami: Editorial Unilit. 1991) 89-90. 



34 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



2.13. Las Emociones 
2.13.1 Definición: 

a. n.f. (lat. Emocionem.) Estado afectivo que trasforma de un modo momentáneo 
pero brusco el equilibrio de la estructura psicofisica del individuo. 

b. f. Estado de ánimo caracterizado por una conmoción orgánica consiguiente a 
impresiones de los sentidos, ideas o recuerdos. 

2.14. Emociones traumatizadas ^"^ 

¿Qué son las emociones dañadas, lastimadas o heridas? 

• Una de las más comunes es un sentimiento profundo de falta de valor, un sentimiento 
continuo de ansiedad e inferioridad. Éste es el sentimiento interno que dice: "No valgo 
nada. No sir\o para nada. Nunca seré nada. Nadie va a quererme. Todo lo que hago es- 
tá mal." 

• Hay otra clase de los que, por falta de un término mejor, diremos que padecen de un 
complejo perfeccionista. Éste es el sentimiento interno que dice "No puedo nunca con- 
seguir lo que deseo." 

• Hay otra clase de emoción lastimada a la que vamos a llamar supersensible o hipersen- 
sible. La persona hipersensible, en general, ha sido herida profundamente. Trata de 
buscar amor, aprobación y afecto, pero a la vez de ello, consigue lo opuesto, y por 
dentro está lleno de cicatrices. 

Reparaciones divinas 

¿Efectúa Dios "reparaciones" en nosotros? Sí. Lo hace. Pablo escribió a los cristianos de 
Roma acerca del Espíritu Santo, que nos ayuda en nuestras enfermedades. (Rom. 8:26) 



' David A. Seamands. Curación para los traumas emocionales (Barcelona: Editorial Clie, 1986), 19-29. 



35 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



¿Qué parte nos corresponde en la curación traumatizada? El Espíritu Santo es, verdadera- 
mente, el consejero divino, que se hace cargo de nuestro problema desde el otro extremo. Peor 
nosotros estamos en este extremo. Así, pues, ¿qué es lo que tú y yo debemos hacer en este pro- 
ceso de curación? Algunos principios bíblicos generales que debes seguir en todo momento de 
su lectura para hallar la curación de las emociones traumatizadas. 

1. Haz frente al problema de plano. Con toda sinceridad, sin el menor tapujo y con la gracia de 
Dios, enfrentándote con este terrible recuerdo escondido de la infancia, por profundos que sean 
los sentimientos que llevas dentro. Reconócelo tú mismo de modo bien claro, y reconócelo 
ante otra persona. (Stg. 5:16) 

2. Acepta tu responsabilidad en este asunto. Nunca vas a conseguir curación para tus emociones 
traumatizadas hasta que ceses de echar la culpa a los demás y aceptes tu parte de la responsabi- 
lidad. 

3. Pregúntate si quieres de veras ser curado. Esto es lo que preguntó al paralítico que hacia 
treinta y ocho años que yacía en la cama. (Juan 5:6) ¿Quieres realmente ser curado o simple- 
mente quieres hablar de tu problema? ¿Quieres usar el problema para conseguir simpatía de los 
demás? ¿Lo usas simplemente como muleta, para poder andar cojeando? 

4. Perdona a todos los que están implicados en tu problema. El hacer frente a las responsabili- 
dades y perdonar a las personas son realmente dos lados de una misma moneda. El hacer frente 
a la responsabilidad y perdonar son casi la misma acción; y en algunos casos hay que hacerlo 
simultáneamente. 

5. Perdónate a ti mismo. ¿Cómo puedes realmente creer que Dios te ha perdonado, si luego tú 
no te perdonas a ti mismo? Cuando Dios perdona, entierra tus pecados en el mar de su perdón y 
de su olvido. Tú puedes perdonarte a ti mismo. 

6. Pídele al Espíritu Santo que te muestre en qué consiste el verdadero problema que tienes y 
cómo debes orar. 



36 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Test para ver si hay alguien a quien debes perdonar, incluido tu mismo: ^^ 

1. Primero, la prueba del resentimiento. ¿Hay alguien de quien estés resentido, de modo 
que nunca estás dispuesto a soltarle? 

2. La prueba de la responsabilidad es un poco más difícil. ¿Aceptas la responsabilidad de 
tus faltas y fallos o hay en ti como una grabación que dice cada vez: "Ellos me hicieron 
de la manera que soy. Él lo hizo; ella lo hizo?" 

3. La prueba del recuerdo y la reacción. ¿Te das cuenta, si reaccionas contra una persona 
porque te recuerda a otra? 

Ricardo 

Un hombre muy obser\'ador y como dice algunos "de pocas pulgas", vino a verme por 
un problema que tenía con su esposa. Comenzamos a charlar me contó cual era el "proble- 
ma" de su esposa. Se habían separado hace un tiempo por infidelidad de ella con un amigo, 
al encontrarlos en su casa, le pidió al amigo que se retire y cuando este se fue, golpeo a su 
mujer y le clavó unos clavos en las manos, tratando de crucificarla, diciéndole que era eso 
lo que se merecía. A consecuencia de esto fue a la cárcel por intento de asesinato, y en ella 
conoció al Señor, cambió su vida y pudo salir de la cárcel, al cambiar la carátula por daños 
menores. Ya que su esposa no lo culpó. Cuando le dije que tenía que perdonar a su esposa 
y pedirle perdón por lo que le había hecho, se rehusó y me dijo: "nunca la voy a perdonar". 

No quiso seguir charlando, le pedí que no se vaya, que quería orar por él, a lo cual acce- 
dió. Decidimos después orar y vemos a la semana entrante para poder tener la sanidad que 
necesitaba. Llegó el día, oramos para empezar la ministración y comenzamos a charlar, él 
me contó que a consecuencia de lo que le había sucedido con su esposa, él perdió la sensi- 



37 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



bilidad en sus emociones y no podía llorar por nada. Otra vez pude ver la gloria del Señor 
en ese día, al ver sus ojos llenos de lágrimas pidiendo perdón al Señor, a su esposa. El Espí- 
ritu Santo obró de tal manera que, pude ver desatada las cadenas del odio y violencia hacia 
su esposa y hacia otras personas. Me contó en otras visitas en el seguimiento después de la 
ministración que esa noche pudo dormir como hacía casi veinte años que no dormía "como 
un niño", pudo perdonar a su esposa. Hoy esta visitando y predicando las buenas nuevas de 
Dios en las cárceles a hombres y mujeres. En la vida de Ricardo se cumplió la palabra del 
profeta Isaías en el capítulo 59 dice: "¿No es más bien que el ayuno que yo escogí, desatar 
las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión y dejar ir libres a los quebrantados, 
y que rompáis todo yugo?" 

Estas son las buenas nuevas del Evangelio para las personas cuyas emociones han 
sido traumatizadas, magulladas: 

• Dios nos ama, no porque seamos buenos sino porque necesitamos su amor para 
poder ser buenos. 

• Cristo, nuestro Sumo Sacerdote, llevó nuestros pecados y nuestras debilidades, 
no porque seamos buenos, sino porque le necesitamos a Él para poder ser buenos. 

• El Espíritu Santo nos ofrece su presencia permanente y su poder que nos capa- 
cita, no porque seamos buenos, sino porque le necesitamos a Él para poder ser bue- 
nos. ¡Qué buenas noticias son éstas! 

Aquí está la provisión completa de la gracia de Dios. El amor incondicional y acep- 
tador del Padre, la identificación del Hijo como nuestro Sumo Sacerdote y Médico 
herido con nuestros pecados, nuestras debilidades, y la ayuda diaria, amante, estimu- 
lante del Espíritu. ^^ 

2.15. Curación del perfeccionismo. 

"El perfeccionismo es una falsificación de la perfección, la santidad y la santificación cristia- 
na, o sea, la vida llena del Espíritu Santo. En vez de hacemos personas santas y personalidades 
integradas - esto es, personas enteras, sanas, en Cristo. -, el perfeccionismo nos deja hechos 
fariseos espirituales y neuróticos emocionales" ^^ 



David A. Seamands, Curación para los traumas emocionales . (Barcelona: Editorial CLIE, 1986), 167. 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



John Fletcher, describe a algunos miembros de su iglesia: 
Algunos llevan pesadas cargas sobre sí mismos que se han hecho ellos mismos, y 
cuando no pueden llevarlas, se atormentan la conciencia con una culpa imaginaria. 
Otros van desalentados en medio de temores sin base por haber cometido el pecado 
imperdonable. En una palabra ¿no vemos a centenares que, aun cuando tienen motivos 
para pensar que su estado bueno, en vez de ello creen que no hay salvación alguna para 
ellos? 

John Wesley los describió de esta manera: 
Algunas veces esta calidad excelente que llamamos una conciencia viva es llevada a 
extremos. Hallamos algunos que temen cuando no hay lugar a temor, que están conde- 
nándose continuamente sin causa, imaginándose que cierta cosa es pecaminosa, cuando 
la Escritura en modo alguno lo justifica. Esto es llamado propiamente una conciencia 
escrupulosa, y un mal lamentable. Es muy conveniente no ceder a ello en tanto sea po- 
sible, pues más bien es un asunto de oración para que seas librado de este mal penoso y 
puedas recobrar una mente sana. ^^ 

2.15.1. Síntomas 3^ 

El perfeccionismo es más fácil de describir que de definir, así que a continuación vamos a 
ver algunos de los síntomas del mismo: 

1. la tiranía de los "debo" Su característica principal es un sentimiento constante y ge- 
neral de no hacer las cosas bastante bien o bastante buena nunca. Expresiones típicas: 

• "Debo hacerlo mejor" 

• "Debía haberlo hecho mejor" 

• "Debo poder hacerlo mejor" 

Las palabras favoritas del perfeccionista son "podría", "debería"; "tendría que". 

2. Desaprobación propia. La relación entre el perfeccionismo y estimación propia de- 
ficiente es evidente. Si nunca haces nada bastante bien o no estás a la altura, tienes un sen- 
timiento de continua desaprobación propia. Haz lo que quieras y como quieras, siempre te 
quedas en el segundo lugar, no en el primero. 



' Artiiur C. Zepp, La conciencia sola no es guía segura (Chicago: The Christian Witness Company, 1913), 103. 

ao 

' Se sigue el modelo del libro de David A. Seamands, Curación para los traumas emocionales . (Barcelona: Editorial CLIE, 1986), 
99-104. 



39 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



3. Ansiedad. Los "debes'y la desaprobación propia producen una conciencia hiper- 
sensible; bajo un dosel inmenso de culpa, ansiedad y condenación. 

4. Legalismo. La conciencia hipersensible y global de culpa de un perfeccionista que 
solamente va acompañado de una gran escrupulosidad y legalismo que exageran los "haz" 
y "no hagas" extemos de modo rígido, las reglas y ordenanzas. 

5. La ira. En la vida del perfeccionista se esta desarrollando una especie de ira de- 
ntro de su corazón sin que él se de cuenta. Un resentimiento contra los "debes", contra la 
fe cristiana, contra los otros cristianos, contra sí mismo, contra la caricatura de un dios que 
no está nunca satisfecho. 

6. Negación. Pero con demasiada frecuencia no se hace a la ira sino que es negado. 
Como la ira se considera un pecado terrible, se hace retroceder y entonces ocurre una de 
estas dos cosas un desprendimiento o un colapso. Desprendimiento: es muy triste, se ha ro- 
to los lazos de contención. Colapso nervioso o mental: la carga es imposible de llevar y 
sucumben bajo el peso. 
2.15.2. La Curación del perfeccionismo. *" 

Solo hay una cura definitiva para el perfeccionista es profunda y simple, es la gracia. 
La cura del perfeccionismo tiene lugar viviendo, creyendo y realizando, día tras día, esta 

relación de gracia con un Padre amante, celestial y solícito. 
Pero aquí está el quid, pues ésto no puede suceder por sí mismo, la realización de la 
gracia no puede ser mantenida en algunas personas sin que antes se vean curadas de su pa- 
sado. 
En el proceso de curación en primer lugar pasa por abandonar toda idea de una cura rá- 



40 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



pida. No te transformaste en un perfeccionista en un dia, y no puede ser curado en un dia 
tampoco. Implicará un proceso de crecimiento en la gracia, de reprogramación, de cura- 
ción de cada uno de los niveles de tú vida. Necesitarás curación de la mente, con sus con- 
ceptos deformados curación de los sentimientos y las emociones dañadas; curación de tus 
percepciones, con sus evaluaciones que te rebajan, y curación de tus relaciones, con todas 
tus contradicciones que te desbaratan. También una curación profunda, interna, de tus re- 
cuerdos, para bloquear las repeticiones de una vida en cámara lenta, destructivas, que in- 
terfieren con tu manera de vivir. 

• No sólo Dios y su gracia serán contigo en cada uno de los pasos de proceso de cu- 
ración, sino que Dios estará contento contigo en cada paso de este proceso (2 Co- 
rintios 12:9) 

• Oración: "gracias Dios porque me estás curando según tu plan y horario perfecto. 
Causas básicas: los problemas emocionales con frecuencia resultan de la clase de 
dios, la clase de gente, la clase de vida que vivimos cuando mirábamos por la ven- 
tana de nuestra niñez. 

Recuerde, la mayoría de nuestras pautas básicas para relacionamos con otros, proceden 
de las pautas de las relaciones de nuestra familia: 



41 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



1. Padres desagradables. Una de las situaciones más comunes que producen perfec- 
cionismo y depresión son los padres desagradables. Ellos y el amor condicional 
producen objetivos inalcanzables y estándares imposibles. 

2. Situaciones impredecibles en casa. En una de sus obras, Charles Dickens, dijo: 
"en el mundo de los niños, la herida mayor que se puede causar es la injusticia". 
Las situaciones impredecibles en el hogar producen injusticia. 

El poder de los acobardados. Un gran número de heridas y contusiones que vemos son 
muy difíciles de clasificar. 

Rabia. Podemos hablar claramente de odio. La ira, el resentimiento y el odio quedan 
enterrados dentro. 

El proceso de curación debe incluir el valor de desenmascarar la ira, ponerla delante de 
Dios y dejarlo al pie de la cruz, que es el lugar que le corresponde. No puede haber curación 
hasta que no se reconoce, se le hace frente y se resuelve. 

La justificación de Dios: Este resentimiento básico interior es realmente ira contra la injus- 
ticia y está clamando: "yo fui la víctima" "No podía ser otra cosa" "No fue mi decisión el venir 
a la vida". "No escogí a mis hermanos o hermanas". 

El lugar de la curación de esta persona dañada es la cruz: la cumbre suprema de toda injus- 
ticia. 

• No digas nunca: "Dios no sabe lo que es sufrir" y no creas nunca que Dios nos 
permite sufrir cosas que Él no ha estado dispuesto a sobrellevar. 

• No hay nada que no puedas sacar de tus heridas sangrantes, de lo profundo de tu 
alma, en cuanto al odio y furor que Dios no haya escuchado ya. 

• No hay nada que puedas sacar llevarle que Él no vaya a comprender. Él te recibirá 
con amor y misericordia. 



42 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Capítulo III. Sanidad de las prácticas ocultas 

3.1. Sanidad de la persona oprimida 

3.1.1.Definición: "la enfermedad causada por la influencia demoníaca puede tener todos o 
algunos de los síntomas de cualquier enfermedad espiritual, física o emocional. En tales ca- 
sos, la sanidad debe incluir la expulsión o liberación de cualquier influencia demoníaca que 
pudiera estar causando la enfermedad." ^ 

3.2. ¿Qué es el ocultismo? 

El término castellano "oculto" viene del vocablo latino "ocultus", que significa "es- 
condido, ignorado, secreto". El diccionario Larousse de la Lengua Española, da las 
siguientes definiciones de ocultismo y oculto: 

1. Ocultismo: conjunto de doctrinas y prácticas misteriosas, espiritistas que pre- 
tenden explicar los fenómenos misteriosos de las cosas. 

2. Oculto: Misteriosos, sobrenatural. Ciencias ocultas, la alquimia, la magia, la 
nigromancia, la astrología, la cabala, etc., cuyo conocimiento y prácticas se desarro- 
llan en el misterio. ^ 

La Enciclopedia Británica define y discute el ocultismo de la siguiente forma: 

Una designación general que se hace sobre varias teorías, prácticas y ritos que tienen 
su base en el conocimiento esotérico, en particular en el supuesto conocimiento so- 
bre el mundo de los espíritus y de los poderes desconocidos del universo. Los devo- 
tos del ocultismo procuran entender y explorar estos mundos, con frecuencia me- 
diante el desarrollo de los (supuestos) poderes más elevados de la mente... El ocul- 
tismo abarca diversos temas afines, tales como el satanismo, las astrologías, la caba- 
la, el gnosticismo, la teosofía, la adivinación, la brujería y ciertas clases de magia."* 

El Dr. Ron Enroth, profesor de sicología de Westmont College, en Santa Bárbara, Califor- 
nia, y experto en religiones nuevas y sectas, da la siguiente definición: 

El vocablo se refiere a la sabiduría "oculta" o "secreta"; aquella que está fuera del 
alcance de los seres humanos comunes. Tiene que ver con los fenómenos misterio- 
sos u ocultos y con los eventos que no tienen explicación. A menudo se utiliza en 
relación con ciertas prácticas ("artes" ocultas)en la que se incluyen la adivinación, el 
sortilegio, el espiritismo, (nigromancia) y la magia. 



Diccionario Larrousse de la Lengua Española. 



2l 

Oculto ". Enciclopedia Británica . Micropaedia, vol. 7, 469. 



■ Ibid. 

3 



43 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Estos fenómenos, conocidos colectivamente con el nombre de "ocultismo" puede 
decirse que tiene las siguientes características: 1) La revelación y la comunicación 
de información que no está al alcance de los seres humanos mediante los canales 
normales (más allá de los cinco sentidos); 2) Poner a las personas con poderes so- 
brenaturales, energías paranormales o poderes demoníacos; 3) La adquisición y el 
dominio del poder, con el fin de manipular o influir en otras personas con el fin de 
que actúen de ciertas maneras * 

Lo que tienen en común todas éstas definiciones es que entienden acertadamente que el ocul- 
tismo tiene que ver con: 1) cosas normalmente invisibles u "ocultas" por lo que no están por lo 
regular disponibles para la gente y 2) contacto con agencias y poderes sobrenaturales."* 
3.3. El triple enemigo: ^ 
El creyente está en conflicto en formas tridimensional: 

• El mal interno: la carne 

• El mal social: el mundo 

• El mal sobrenatural: Satanás 

"Los tres actúan juntos. Los demonios actúan en el pecado, en la carne; están de- 
trás de las tentaciones prontos a tomar control y dominio de los cristianos. Cuando 
una de estas tres fuentes aparece como predominante, llama a las otras dos. Así co- 
mo muchas veces no podemos separar los conflictos psicológicos de los espirituales 
(en ocasiones, sí podemos), en la mayoría de los casos el conflicto espiritual provie- 
ne de las tres fuentes juntas." 

3.3.1.La carne y el pecado 

3.3.1.1. ¿Qué es la carne? 

La palabra carne se utiliza tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo. 
Sin embargo, su uso en este último tiene una mayor importancia teológica y repre- 
senta un desarrollo más detallado de la explicación que Dios da acerca del problema 
del pecado de la humanidad que el que encontramos en el Antiguo Testamento. To- 
do está allí, pero en el Nuevo Testamento se explica con más detalle. Al escribir 
acerca del uso de la palabra «carne» en el Antiguo Testamento, R. K. Harrison, dice: 



4 



Ron Enroth . "The Qcculf en Walter A. EUwell , ed., Evangelical Dictionary of Theology (Grand Rapids, MI.: Baker, 1984) 787. 



Ver el libro escrito por Ankerberg y Weldon, titulado Cult Watch , donde trata la filosofía fundamental del ocultismo y se hace 
una comparación de éste con el cristianismo (Har\'est House, 1991). 

Bernardo Stamateas y Daniel Bravo. El modelo de Las Cuatro Puertas . (Buenos Aires: Ediciones Presencia de Dios, 1999), 71. 



44 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



La teología del Antiguo Testamento acerca de la personalidad humana[ . . . ] 
es de un orden dinámico que destaca la unidad psicofísica de la naturaleza del 
hombre. Aunque esta «carne» se consideraba generalmente débil en el Antiguo 
Testamento, no hay ningún elemento particular en el pensamiento hebreo que 
corresponda al concepto que aparece en el Nuevo de «carne» como principio 
central de la humanidad caída. A pesar de que la carne para los hebreos era frá- 
gil, no se la consideraba pecaminosa. ^ 

En ese mismo volumen, W. A. Elwell escribe sobre el uso de esta palabra en el 
Nuevo Testamento: 

Hay tres formas fundamentales de utilizar la palabra sarx (carne) en el Nue- 
vo Testamento. En un extremo están los casos en los que no se implica ningún 
juicio moral, ni el término tiene connotación negativa alguna. En el otro, aque- 
llos que implican juicio moral negativo y sarx llega a describir la naturaleza más 
baja del hombre o se define como pecaminosa. Tendiendo un puente entre am- 
bos extremos hay una serie de usos en los que sarx no es pecaminosa en sí, pero 
se inclina en esa dirección. ^ 

William Vine enumera trece usos distintos de la palabra sarx [carne], los cuales 
encajarían en la triple clasificación de Elwell. ^Para un estudio histórico casi exhaus- 
tivo del término, no hay nada mejor que el trabajo de Eduard Schweizer en el Theo- 
logical Dictionary ofthe New Testament (TDNT) [Diccionario teológico del Nuevo 
Testamento] de Kittel. Schweizer presenta el significado que tuvo esta palabra du- 
rante seis períodos diferentes de la historia. Para alguien que desea consultar un es- 
tudio profundo y complejo, su trabajo es excepcional. ^^El estudio de Schweizer so- 
bre los diversos usos de la palabra carne en el Nuevo testamento concuerda con las 
opiniones de Elwell; de modo que citamos estas últimas por ser más breves: 

La carne se convierte así en la parte más baja del hombre que define, ya sea la 
propia incitación al pecado o, por lo menos, la sede de la misma (Romanos 7. 18, 
25; 8.5b, 12-13; Calatas 5.17, 19; 6.8; 1 Pedro 3.21; 2 Pedro 2.10, 18; 1 Juan 
2. 16)[ ... ] Una ampliación de la presente correlación entre pecado y carne pue- 
de verse allí donde sarx equivale a pecado (Judas 23), o donde por extensión la 
palabra camal se convierte en un adjetivo que significa pecaminoso y califica 
otras ideas. De ahí que uno pueda tener un cuerpo carnal (Colosenses 2. 1 1) o 
unamente camal (Romanos 8.7; Colosenses 2.18) [ ... ] Respecto a esto resulta 
significativo que Pablo no diga en ninguna parte que la came será resucitada; 



7 



R. K. Harrison, "Flesh (in the O.T.)", en Merril C. Tenney, ZPEB, Zonder\'an, Grand Rapids, MI, 1977, 2:548. 
W. A. Ewell, "The Flesh in the New Testament" en ZPEB, 2:548 y 549. 



Vine, An Expository Dictionary of The NewTestanent Word, Oliphand, London, 1953,2:107yl08. 
Eduard Schweizer en TDNT de Kittel, Eerdmans, Grand Rapids, MI, 1977, 7:98-151. Schweizer estudia el uso de sarx en el 
mundo griego, el Antiguo Testamento, el judaismo —incluyendo los Rollos del Mar Muerto, los Targums, el Talmud y la Midrash -, 
los apócrifos y los pseudoepígrafos. Filón y Josefo. En el Nuevo Testamento explora su utilización en los "Evangelios Sinópticos y 
Hechos"; en "Pablo"; en "Colosenses, Efesios y las epístolas pastorales"; en "Juan"; en "Hebreos"; en "Las Epístolas Universales" 
y hace un estudio de los adjetivos sárkinos y sárkikos. Continúa con un resumen de nueve páginas del uso de sarx en el "Período 
Postneotestamentario", los "Hechos Apócrifos", los "Apologetas" y finalmente el "Gnosticismo". 



45 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



para él es el cuerpo el que experimentará la resurrección para novedad de vida 
(véase p. ej., 1 Corintios 15.44) Y esto porque para Pablo sarx tenía una conno- 
tación de pecado, mientras que cuerpo era un término más neutral. La carne, la 
naturaleza caída del hombre no será resucitada[ ... ] Es necesario recordar que 
también la mente puede engendrar deseos pecaminosos (Efesios 2.3), y que hay 
una inmundicia del espíritu, como la hay de la carne (1 Corintios 7. 1). ^^ 

Ray Stedman define la carne, cuando este término se emplea en un sentido moral- 
mente negativo, como «el instinto de egocentrismo que hay dentro de nosotros; esa 
deformación de la naturaleza humana que nos lleva a desear ser nuestro propio dios. 
Ese ego orgulloso, ese yo sin crucificar que es la sede de la rebeldía y del desafío 
obstinado a la autoridad». ^^ 

Mi propia definición de la carne es nuestra humanidad defectuosa que se inclina 
hacia el egocentrismo. ^^ 

3.3.1.2. PECADO Junto con el concepto de la — > Salvación, el concepto de pe- 
cado se manifiesta a través de toda la Biblia, y constituye la antítesis del amor re- 
dentor de Dios, el cual las Escrituras proponen como tesis principal. Pecado es aquel 
poder misterioso primordial que se opone por naturaleza a Dios y a su buena volun- 
tad para con el hombre, así como también todo el conjimto de manifestaciones y 
consecuencias trágicas del mismo. Por consiguiente, existe un amplio vocabulario 
relacionado con el pecado. Además, como la naturaleza pecaminosa se manifiesta 
claramente en la historia, es elocuente el valor y la actualidad constantes de las por- 
ciones narrativas de la Biblia al respecto (cf Ro 15.4 y 1 Co 10.1-11). 

Términos Descriptivos 

Para hablar sobre el pecado los hebreos emplearon palabras tomadas de las relacio- 
nes humanas: por ejemplo, falta, iniquidad, rebelión, injusticia, etc. El judaismo in- 
tertestamentario agregó otro del cual el Nuevo Testamento había de hacer mucho 
uso: «deuda». Los principales aspectos destacados de acuerdo con los diferentes vo- 
cablos de los idiomas bíblicos son los siguientes: 

1. La realidad objetiva del pecado sin miras o con miras a sus consecuencias, moti- 
vaciones, etc. Inclusive se toma en cuenta la posibilidad de pecar sin saberlo («por 
yerro», cf. Lv 4.2; Nm 15.27; etc.). 

2. La rebelión como acto consciente de la voluntad. La manifestación más extrema 
de esta voluntad rebelde es el pecado cometido «con — > SOBERBIA» (RV; el 
hebreo dice «con mano alzada», Nm 15.30; etc.). 

3. Culpabilidad (-> INIQUIDAD; Maldad). 

4. Errar, salir del camino. Aparece con frecuencia como verbo: «errar», «desviarse», 
«andar perdido» o «ciego» y «divagar». 

5. El concepto que en el Nuevo Testamento se traduce «deuda» u «ofensa». 



1 1 Elwell, 549. 

12 Stedman, Spi 
1^ Murphy, Dr. Ed, Manual de Guerra Espiritual , (Nashville, TN: Editorial Caribe Inc.) 2000, © 1994. 



12 Stedman, Spiritual Warfare, Multnomah, Pórtland, OR, 1975, p. 48 



46 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Como la mentalidad hebrea no distinguía rígidamente entre la acción y sus conse- 
cuencias o motivaciones, el mismo vocablo podía significar el acto de pecar, la cul- 
pabilidad consecuente o el castigo merecido. Debido a este fenómeno, por ejemplo, 
la expresión «visitar la maldad» (Ex 20.5, etc.) significa «castigar por su maldad». 

Naturaleza Del Pecado 

El pecado consiste en cualquier infracción de las normas que salvaguardan la vida 
normal, o sea, la comunión entre Dios y el hombre o entre los hombres. El pecado 
(como — > Justicia) se interpreta en términos de relaciones personales: pecar contra 
alguien, sea Dios u otro hombre. Y como es Dios el que ha establecido las normas 
que se infringen, cada pecado es, al final de cuentas, rebelión contra Él (2 S 12.13; 
Sal 51.4). Esta actitud no solo es la característica más distintiva del concepto bíblico 
del pecado, sino también la medida de su funesta naturaleza. De ahí que para el 
pueblo hebreo cualquier infracción del sistema jurídico o cultural también repre- 
sentaba pecado y traía como consecuencia culpa delante de Dios. Es evidente que 
cada acto pecaminoso de la voluntad es fruto de la condición del alma pervertida de 
la humanidad (cf Pr 4.23; 23.7; Me 7.20-23; Ro 8. 15-25). Esta condición se cono- 
ce como depravación. Es la incapacidad de evitar el pecado y hacer el bien sin la 
ayuda de Dios. Esto culminaría, si no fuera por la -^ Redención que ofrece Cristo, 
en la -^ Muerte (Stg 1.15, cf Jn 3.14). 

El relato de Gn 3, a pesar de que no aparece en él ninguno de los vocablos clásicos 
para señalar el pecado, nos muestra gráficamente las características primordiales de 
este. Es un acto de desobediencia motivado por el deseo del ser humano de auto es- 
tablecer las normas y ser el dueño de su propio destino. Rompe la comunión íntima 
que antes existía entre Dios y el hombre, y también la que existía entre los hombres 
{-^ Adán; Eva). Trae como consecuencia la — > Muerte y el sufrimiento, y desata 
fuerzas contrarias al hombre y su felicidad; produce el estado en el que el género 
humano se encuentra desde entonces. El pecado de Adán implicaba un significado 
único para toda la especie humana (Ro 5.12, 14-19; 1 Co 15.22), pues en alguna 
manera él representaba a sus descendientes en un — > Pacto con Dios (Os 6.7), y su 
pecado se le imputó a ellos (Ro 5.19). Sin embargo. Dios no castiga a la especie 
humana por el pecado de Adán, sino que cada uno incurre en su propia culpabilidad. 
En relación con el tema, los pasajes clásicos son Ez 18 y Ro 3.9-20 entre otros. 

Pecado Y Redención 

Tras el primer pecado se nos dio la primera palabra de -^ Esperanza (Gn 
3. 15), y se señaló el camino que Dios seguiría en el desenvolvimiento de la «historia 
de la salvación». Tras siglos de trato con su pueblo hebreo a base de una — > 
Alianza en la que les ofrecía -^ Perdón y redención (^ Redentor, 
redención), pero a la que repetidamente respondían con rebelión e infidelidad. 
Dios mandó a su Hijo en la persona de Jesús de Nazaret para que destruyera a los 
poderes de maldad definitivamente y en nombre de toda la humanidad Jesús encar- 
naba el amor de Dios que se opone al pecado y a sus consecuencias. 
Jesús buscaba la compañía de pecadores, y vio su misión como la de perdonar peca- 
dos (Mt 9.6; Jn 8.34-36, etc.). Sus discípulos predicaron en su nombre el perdón de 
los pecados en todas las naciones (Le 24.47; cf Hch 2.38; 3.19; 5.31, etc.). 



47 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



El Pecado Y El Cristiano 

Las enseñanzas y obras de Jesucristo y los apóstoles dan un nuevo enfoque al con- 
cepto del pecado. En vez de medir las acciones de las personas de acuerdo con el le- 
galismo de las «interpretaciones oficiales» de una serie de — > Mandamientos, Je- 
sús partió siempre de la motivación (Mt 15.19s; cf 7. 17s). Vio el —> Amor como la 
única fuerza capaz de derrotar al pecado (Me 12.28ss; Le 7.47). La misma victoria 
suya sobre el pecado es motivada por el amor divino (Jn 3.16; 13.1), y tal amor de 
Dios había de motivar y capacitar asimismo a los suyos para vencer el pecado (Ro 
12.8-10; 1 Jn 4.7-11; cf. Ro 14.23, la fe actúa siempre por el amor). 
Es a la luz de esta manera de ver el pecado que se puede comprender también otra 
novedad del Nuevo Testamento: la relación entre la culpabilidad y el nivel de desa- 
rrollo de la -> Conciencia de los fieles (Ro 14; 1 Co 8.7-13; etc.). 
Es notable que Pablo, siguiendo la LXX, hable del pecado casi exclusivamente en 
singular, viéndolo como un todo, como una potencia espiritual enemiga de Dios y 
del hombre al cual Cristo ha derrotado. Sin embargo, el Nuevo Testamento advierte 
a los creyentes sobre una serie de pecados individuales, y reconoce que la historia 
de Cristo está para realizarse por la fe en la vida de cada uno de los suyos (1 Jn 5.4). 

La Biblia atribuye al — > Diablo el haber introducido y perpetuado el pecado en el 
mundo, pero deja sin resolver el enigma del origen del mal. {-^ IMPIEDAD; 
Transgresión.) i* 



PECADO, PECAR 



A. NOMBRES 



1. ^^£pO£F/^#if£F(a Jmartiva, 266), es, lit, errar el blanco, pero este sig- 
nificado etimológico se pierde de vista en gran medida en el NT. Es el término más 
inclusivo de distorsión moral. Se usa del pecado como principio o fuente de la ac- 
ción, o un elemento interno productor de acciones, p.ej., Ro 3.9; 5.12,13, 20; 6.1,2; 
7.7, abstracto por concreto; 7.8, dos veces, 9,1 1,13: «el pecado, para mostrarse pe- 
cado», esto es, «el pecado me vino a ser muerte, a fin de poder quedar evidenciado 
en todo lo repelente de su carácter». En la última cláusula: «el pecado llegase a ser 
sobremanera pecaminoso», esto es, mediante la santidad de la ley, el propósito era 
que la verdadera naturaleza del pecado fuese manifestada a la conciencia; 

(b) principio o poder director (p.ej., Ro 6.6: «el cuerpo del pecado»). En este pasaje 
el pecado es mencionado como un poder organizado, actuando por medio de los 
miembros del cuerpo, aunque el asiento del pecado esté en la voluntad (el cuerpo es 
el instrumento orgánico). En la siguiente cláusula, y en los siguientes pasajes que se 
citan, este principio rector es personificado, p.ej., Ro 5.21; 6.12, 14,17; 7.11,14,17, 
20,23, 25; 8.2; 1 Co 15.56; Heb 3.13; 11.25; 12.4; Stg 1.15b. 

(c) Término genérico, distinto de términos específicos como el N° 2, y sin embargo 
inclusivo en ocasiones de actos concretos de mal hacer (p.ej., Jn 8.21, 34, 46; 9.41; 
15.22, 24; 19.11); en Ro 8.3: «Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de 



14 



Nelson, Wilton M., Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia. (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, cl998. 



48 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



pecado», la carne significa el cuerpo, el instrumento del pecado residente. «Cristo, 
el preexistente Hijo de Dios, asumió carne humana: «de la sustancia de la 
Virgen María»; la suya fue una encamación real sin mancha de pecado (para 
etOODHDOSS, semejanza, véase semejanza), «y como una ofrenda por 
el pecado», esto es, «una ofrenda de pecado» (asi en la LXX, p.ej., en Lv 
4.32; 5.6, 7,8,9), «condenó al pecado en la carne», esto es. Cristo, habiendo 
tomado naturaleza humana, pero sin pecado (Heb 4.15), y habiendo vivido 
una vida sin pecado, murió bajo la condenación y juicios debidos a nuestro 
pecado. Para el sentido genérico véase pasajes adicionales (p.ej., Heb 9.26; 
10.6,8,18; 13.11; 1 Jn 1.7, 8; 3.4a; en 3.4b el pecado es definido como «ale- 
galidad» (cf NVl: «ilegalidad»; la traducción de £F^£70if£?en la generali- 
dad de las versiones en castellano como «infracción de la ley» es incorrecta; 
cf MALDAD, B, N° 3, y también iniquidad, N° 1). En 1 Jn 3.8, 9 la traducción 
que da la RV es conducente a error; no es el hacer pecado en cuanto a comi- 
sión de un acto lo que se tiene a la vista, sino un curso continuo de pecado, 
como queda indicado en RVR y RVR77: «práctica». El uso que hace el apóstol 
del tiempo presente de DDXfíl O, hacer, expresa virtualmente el significado 
de DnS3**D, practicar, que Juan no utiliza. No es infrecuente en este sen- 
tido en las Epístolas de Pablo (p.ej., Ro 1.32, RVR; 2.1; Gl 5.21; Flp 4.9); 1 P 
4.1, en singular en los textos más comúnmente aceptados, lit., «ha sido hecho 
cesar de pecado», esto es, como resultado de sufrir en la came, la mortifica- 
ción de nuestros miembros, y de la obediencia a un Salvador que sufrió en la 
came. El tal ya no vive en la came «conforme a las concupiscencias de los 
hombres, sino conforme a la voluntad de Dios» (v. 2). En ocasiones este tér- 
mino se utiliza como un virtual equivalente a una condición de pecado (p.ej., 
Jn 1.29: «el pecado (no pecados) del mundo»; 1 Co 15.17); o un curso de pe- 
cado, caracterizado por actos continuos (p.ej., 1 Ts 2.16). En 1 Jn 5.17: «toda 
injusticia es pecado» no es una definición de pecado, como en 3.4, sino que 
da una especificación del término en su sentido genérico; 
(d) un acto pecaminoso, un acto de pecado (p.ej., Mt 12.31; Hch 7.60; Stg 
1.15a; 2.9; 4.17; 5.15, 20; 1 Jn 5.16). 

Notas: (1) A Cristo se lo proclama como habiendo estado exento de pecado 
en todos los respectos, p.ej., (a), (b), (c) más arriba (2 Co 5.21a; 1 Jn 3.5; Jn 
14.30); y en el sentido (d) en Jn 8.46; Heb 4.15; 1 P 2.22. (2) En Heb 9.28b 
la referencia es a una ofrenda por el pecado. (3) En 2 Co 5.21 : «lo hizo peca- 
do» indica que Dios trató con Él como debe tratar con el pecado, y que Cris- 
to cumplió aquello que estaba tipificado en la ofrenda por la culpa. (4) Para 
la frase «hombre de pecado» en 2 Ts 2.3, véase iniquidad, N° 1. 
2. erSIoOSIpn^ni 0£?(aJmavrthma, 265), relacionado con N° 1, denota 
un acto de desobediencia a la ley divina, en contraste a N° 1, (a), (b), (c); plu- 
ral en Me 3.28; Ro 3.25; 2 P 1.9 en algunos textos; singular en Me 3.29, 
donde en TR aparece <^nX*H*, «juicio» en RVR que sigue este último texto 
(RVR77: «pecado»); 1 Co 6.18. 



49 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Notas: (1) Para £?5b^I7/^ 0£a, «pecados de ignorancia» (Heb 9.7, véase 
IGNORANCIA, B, N° 3; (2) £p^£70>f£?es el texto que aparece en los mss. 
más comúnmente aceptados en 2 Ts 2.3, lit., «el hombre de iniquidad», como 
se traduce en BNC (en TR aparece N° 1; texto seguido por RV, RVR, RVR77, 
VM, NVI, lba); véanse iniquidad, N° 1, maldad, B, N° 3; (3) para 
ÜS3nS3ü4O0S3, traducido «pecado» en Ro 5.20; «pecados» (2 Co 5.19; 
Ef 1.7; 2.5; Col 2.3, dos veces), véase transgresión, etc. 

B. Adjetivo 

2lpK2lp02lpOfíll #£7*(a jnamavrthto", 361), sin pecado (£?, negati- 
vo; K, eufónico; y C, N° 1). Se encuentra en Jn 8.7: «sin pecado». En la LXX, 
Dt 29.19. 

C. Verbos 

1. é^£?0£?/7#£?^I7(aJmartavnw, 264), lit, errar el blanco, se utiliza 
en el NT: (a) de pecar contra Dios: (1) por parte de los ángeles (2 P 2.4); (2) 
por parte del hombre (Mt 27.4; Le 15.18,21, el cielo significando, por meto- 
nimia. Dios; Jn 5.14; 8.11; 9.2,3; Ro 2.12, dos veces; 3.23; 5.12,14,16; 6.15; 
1 Co 7.28, dos veces, 36; 15.34; Ef 4.26; 1 Ti 5.20: «que persisten en pecar»; 
RV: «que pecaren»; Tit 3.11; Heb 3.17; 10.26; 1 Jn 1.10); en 1 Jn 2.1, dos ve- 
ces, con el tiempo aoristo en cada lugar, refiriéndose a un acto de pecado; en 
cambio, en 3.6, dos veces, 8, 9, el tiempo presente indica, no la comisión de 
un acto, sino la práctica continua del pecado [véase A, N° 1, (c)]; en 5.16, 
dos veces, el tiempo presente indica la condición resultante de hacer un acto; 
«de muerte» significa «tendiendo hacia la muerte»; (b) contra Cristo (1 Co 
8.12); (c) contra el hombre: (1) contra un hermano (Mt 18.15; 21; Le 17.3, 4; 
1 Co 8.12); (2) en Le 15.18, 21, contra el padre por parte del hijo pródigo, 
donde la declaración «delante de ti» sugiere una apropiada reverencia; (d) 
contra la ley judia, el templo, y César (Hch 25.8); (e) contra el propio cuerpo 
por la fornicación (1 Co 6.18); (f) contra señores terrenos por parte de sier- 
vos (1 P 2.20: «pecando», lit., «habiendo pecado)». 

2. 0:7^£p0£?/:7#£?^^(proamartavnw, 4258), pecar antes {ÜOO, 
antes, y N° 1) Aparece en 2 Co 12.21: «que antes han pecado»; 13.2: «que 
antes pecaron». 

PECADOR 

et^OSIpn^O^O* (a Jmartwlov", 268), lit, uno que yerra el blanco; sig- 
nificado que no debe imponerse. Es un adjetivo, utilizado muy frecuentemente co- 
mo nombre (véase PECAMINOSO); es el término más usual para describir la con- 
dición caída de los hombres. Es aplicable a todos los hombres (Ro 5.8,19). En los 
Evangelios Sinópticos este término lo utilizan, con una cierta frecuencia, los fari- 



50 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



seos, para denotar a los publícanos (cobradores de impuestos) y a las mujeres de 
mala reputación, p.ej.: «una mujer de la ciudad, que era pecadora» (Le 7.37); «un 
hombre pecador» (19.7) En Gl 2. 15, en la cláusula «no pecadores de entre los genti- 
les», el apóstol está asumiendo el propio terreno de los judaizantes, recordándoles 
con ironía su afirmación de superioridad moral sobre los gentiles; pasa entonces a 
mostrar que los judíos son igualmente pecadores que los gentiles. i5 



Gálatas 5.19-21: Cuatro grupos de pecados 

Primero examinaremos la lista que hace el apóstol, en los versículos 19 al 21, Pablo 
trata de la esclavitud a los pecados sexuales en Gálatas capítulo 5. de quince «obras 
de la carne.» Aunque la clasificación depende de cada comentarista, ligereo que se 
incluyen en cuatro grupos principales. 

En primer lugar se enumeran los pecados morales (v. 19b). Son tres: «fornicación, 
inmundicia, lascivia». La Reina-Valera presenta cuatro, al añadir moicheia ^''(adul- 
terio) al lado deporneia (fornicación). Tal vez la adición es debida a algún escriba, 
de modo que no se encuentra en los mejores y más antiguos manuscritos. 
Enseguida el apóstol menciona dos pecados religiosos: «idolatría, hechicerías». En 
tercer lugar nueve sociales, comenzando con «enemistades» (v. 20) y terminando 
con «envidias» (v. 21). Los llamo sociales porque son cometidos contra otros como 
contra Dios. 

Por último, Pablo enumera dos pecados de intemperancia o falta de dominio propio: 
«borracheras» y «orgías». Esta última palabra es algo como «juergas», «jaranas» u 
«orgías», e implica la idea de un grupo fuera de control bajo la influencia del alco- 
hol, las drogas o el sexo; o incluso la de los ritos o ceremonias religiosas demonía- 
cas practicadas por ciertas sectas. 

La lista que hace Pablo de obras de la carne en este pasaje no pretende ser exhausti- 
va. Su expresión en el versículo 21, «[ ... ] y cosas semejantes a estas» lo confirma. 
Del mismo modo, las Escrituras, en otros lugares como Mateo 15.19, Romanos 
1.24-32 y 1 Corintios 6.9-10, presentan otras listas de pecados de la carne diferen- 
tes a esta. No obstante, aunque no hay ninguna idéntica a las otras, la que aparece en 
Gálatas es quizás la más completa y sistemática de todas. 

El Dr. Ronald Y. K. Fung ha escrito uno de los comentarios más destacados sobre 
Gálatas que esté a la venta hoy en día. i^Forma parte de la excelente serie The New 
International Commentary on the New Testament [Nuevo comentario internacional 
del Nuevo Testamento]. Su tabla de las palabras griegas utilizadas en la cuádruple 



15 Vine, W.E., Vine Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo. (Nashville: Editorial 
Caribe) 2000, cl999. 

Thomas Ice y Robert Dean, Jr., A Holy Rebelión, Harvest House, Eugene, OR, 1990, pp. 81-84. 

Esta es la opinión de muchos comentaristas críticos. La adición no es en absoluto necesaria, ya que pomeia se utiliza a menudo 
en la Escritura para indicar todo tipo de relaciones sexuales ilícitas. Así, en Mateo 5 :32 y 19:9, junto con otros pasajes similares, el 
término incluiría adulterio además de fornicación. Véase William E. Vine, An Expositiry Diccionary of New Testament Words, 
Olithants, Londres, 1953 2:125. Fredrich Hausky Siegfried Schultz, que escriben sobre el uso deporneia y de otras palabras rela- 
cionadas en Kittel, concuerdan con ello (véase Hausk/Schultz en Gerhard Kittel, TDNT, Eerdmans, Grand Rapids, MI, 1977, 
6:579-595; en cuanto al uso especial de la palabra en el Nuevo Testamento, consúltense pp. 590-595. 
1 ^ Ronald Y. K. Fung, The Epistle to the Galatians, NICNT, Eerdmans, Grand Rapids, MI, 1989, Figura 17.1, p. 254. 



51 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



clasificación que Pablo hace de las «obras de la carne» y la manera en que han sido 
traducidas al inglés en algunas de las principales versiones de la Biblia, aparece en 
la página 140. 

En el versículo 19a, el apóstol empieza diciendo: «Y manifiestas son las obras de la 
carne[ ... ]» El sustantno phanerós, traducido por «manifiestas», significa «abiertas 
a la observación pública» u «obvias». ^^La idea es que se trata de algo tan obvio que 
uno no necesita que la ley lo señale. 

En el versículo 13, Pablo había expresado su preocupación de que la libertad que 
gozaban los creyentes en Cristo pudiera convertirse en un pretexto para «la carne». 
Los cristianos tienen que vivir por la ley del amor, resultado ella misma de la obra 
del Espíritu en sus vidas. Para aquellos creyentes que viven en el Espíritu, son guia- 
dos por él y andan en Él, esas prácticas impías deberían ser obvias. Esto es en reali- 
dad lo que el apóstol está diciendo aquí. 

Inmoralidad 

El primer pecado moral (sexual) mencionado por Pablo esporneia. ^^WiHiam 
Barclay comenta: 

Se ha dicho, y con acierto, que la única virtud nueva que el cristianismo introdu- 
jo en el mundo fiíe la castidad. La religión cristiana llegó a un mundo en el que 
la inmoralidad sexual no sólo era tolerada, sino considerada natural e impres- 
cindible para el normal fiíncionamiento de la vida, ^i 

Ridderbos dice que porneia se refiere a «las relaciones sexuales ilícitas en el sentido 
más amplio del término». 22Esto armoniza con lo que se ha dicho excepto en un 
punto: que la expresión «relaciones sexuales» es demasiado limitada. Se puede ser 
culpable de pecado sexual sin tener relaciones sexuales. El Nuevo Testamento reve- 
la que ese tipo de pecado puede cometerse con la mente o la imaginación al igual 
que con el cuerpo. 

La batalla por la mente 

Como ya hemos mencionado repetidas veces, el verdadero campo de batalla es 
la mente, la imaginación, la esfera de la fantasía. Las Escrituras dicen de una manera 
clara que la inmoralidad se comete primero con el pensamiento, antes de ejecutarse 
con el cuerpo. En el Sermón del Monte, Jesús enseñó: 

Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cual- 
quiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 
(Mateo 5.27-28). 



1^ Richard N. Longeneoker, Galaüans, WBC, Word, Dallas, Texas, 1990, p. 252. 



20, 



' Ibid. 254. 
22 



William Barclay, Galatians, Westminster, Filadelfia, 1958-60, p. 51. 



Hermán Ridderbos, The Epistle of Paul to the Church of Galatia, Eerdmans, Grand Rapids, MI, 1976, p. 205. 



52 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



En primer lugar descubrimos lo que Jesús no dijo. No dijo que es pecado mirar a 
una mujer atractiva (o, en el caso de las mujeres, a un hombre apuesto). Las mujeres 
atractivas lo son para cualquier hombre normal. 

Lo que sí dijo el Señor es que si uno mira con lujuria a una mujer, se hace cul- 
pable de adulterio (v. 28). En esto consiste la inmoralidad del corazón, de la mente, 
de la imaginación. John Broadus comenta: 

Jesús no condena el simple acto exterior del pecado, sino también el alimen- 
tar deseos pecaminosos. Stier dice al respecto: «Aquel que experimenta este de- 
seo a primera vista y luego, en vez de volver la cabeza y retirarse del pecado (2 
Pedro 2. 14), mira de nuevo con intención lasciva para retener y aumentar tal im- 
pulso, peca». ^^ 

Como vivimos en un mundo donde la desnudez, parcial o completa, y la forma 
de vestir incitante están por todas partes, la batalla de los hijos de Dios por la pureza 
mental es más intensa que nunca. Aquellos cuyos ministerios implican un viajar 
constante y la separación de su cónyuge, pueden ser especialmente sensibles a esta 
contaminación del pensamiento. 

En una ocasión, viajé durante varias semanas con otro misionero dando charlas 
de adiestramiento a líderes del campo de la misión, cuando llegamos a una impor- 
tante ciudad europea. Después de pasar la aduana, nos recibió un dirigente cristiano 
del Viejo Continente que debía llevamos en coche al lugar de nuestra próxima con- 
ferencia. 

Para ir al aparcamiento subterráneo tuvimos que tomar un ascensor; cuando lle- 
gamos a nuestra planta, las puertas se abrieron y, delante de nuestros asombrados 
ojos, apareció un grupo de tiendas pequeñas con un cartel que decía en inglés: «Sex 
Shops» [Tiendas de sexo]. Debajo del mismo, a lo largo de todas ellas, había fotos 
de mujeres hermosas pero casi desnudas tamaño natural. 

Mi compañero y yo nos quedamos tan pasmados que no podíamos ni hablar. El 
hermano alemán, por su parte, estaba de espaldas a las tiendas y nos indicaba que la 
forma más rápida de llegar al automóvil era en línea recta, para lo cual tendríamos 
que pasar ante esas tiendas y sus tentadoras fotografías. «O también podemos ir por 
otro camino», expresó, «aunque más largo». 24 



23 



John A. Broadus, Mattew, Judson Press, Valley Forge, PA, 1986, p. 109. 



24Murphy, Dr. Ed, Manual de Guerra Espiritual . (Nashville, TN; Editorial Caribe Ino.) 2000, © 1994. 



53 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



3.3.3. Satanás 
PLAN DE SATANÁS 

Duda Nos hace cuestionar la Palabra de Dios y su bondad 

Desaliento Nos hace dirigir la mirada hacia nuestros problemas y no 

hacia Dios 

Confusión Hace que las cosas malas nos parezcan atractivas para que 

las deseemos más que las cosas buenas 

Derrota Nos hace sentirnos fracasados 

Demora Nos hace posponer las cosas para que nunca las hagamos i 



SATANÁS 



satanás (Satana' ", 4567), forma griega derivada del arameo (Heb., Satán), 
adversario. Se utiliza: (a) de un ángel de Jehová en Nm 22.22 (primer empleo de la 
palabra en el AT); (b) de hombres (p.ej., 1 S 29.4; Sal 38.20; 71.13; cuatro veces en 
el Sal 109); (c) de Satanás, el diablo, unas 4 veces en el AT; en Zac 3.1, donde el 
nombre recibe su interpretación: «para acusarle» (RV: «para serle adversario») En el 
NT esta palabra se utiliza siempre de Satanás, el adversario: (a) de Dios y Cristo 
(p.ej., Mt 4.10; 12.26; Me 1.13; 3.23,26; 4.15; Le 4.8, TR; 11.18; 22.3; Jn 13.27); (b) 
de su pueblo (p.ej.. Le 22.31; Hch 5.3; Ro 16.20; 1 Co 5.5; 7.5; 2 Co 2.11; 11.14; 
12.7; 1 Ts 2.18; 1 Ti 1.20; 5.15; Ap 2.9,13, dos veces, 24; 3.9); (c) de la humanidad 
(Le 13.16; Hch 26.18; 2 Ts 2.9; Ap 12.9; 20.7) Su suerte, sellada en la cruz, se pre- 
dice en sus etapas en Le 10.18; Ap 20.2,10. Los creyentes reciben la certeza de la 
victoria sobre Él (Ro 16.20) El nombre fue dado por el Señor a Pedro, como hombre 
satánico, en ocasión en que este intentó disuadirle de ir a la muerte (Mt 16.23; Me 
8.33) Además, su personalidad es afirmada tanto en el AT como en el NT, y ello es- 
pecialmente en este último, en tanto que si el lenguaje del AT hubiera tenido la in- 
tención de ser figurado, el NT lo hubiera evidenciado. Véase DIABLO. 2 

DIABLO 

:^HS3¿lD9D* (diavbolo ", 1228), acusador, calumniador (de diaballo, 
acusar, calumniar), es uno de los nombres de Satanás. De ella se deriva la palabra 
castellana «diablo», y debiera aplicarse exclusivamente a Satanás, como nombre 
propio. Daimon, demonio, es otro tipo de ser, aunque vulgarmente se aplique a Sa- 
tanás. Hay un solo diablo; hay muchos demonios. Como maligno enemigo de Dios y 
del hombre, acusa al hombre ante Dios (Job 1.6-11; 2.1-5; Ap 12.9,10), y a Dios an- 
te el hombre (Gn 3) Aflige a los hombres con sufrimientos físicos (Hch 10.38). Es- 
tando él mismo lleno de pecado (1 Jn 3.8), instigó al hombre a pecar (Gn 3), y lo 



1 Barton, Dr. Bruce B., Editare, Biblia del Diario Vivir . (Nashville, TN: Editorial Caribe) 2000, ol996. 

2 Vine, W.E., Vine Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo . (Nashville: Editorial 
Caribe) 2000, cl999. 



54 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



tienta a que haga lo malo (Ef 4.27; 6.11), alentándole con engaños a hacerlo (Ef 2.2) 
Al haber sido introducida la muerte en el mundo a causa del pecado, el diablo tenía 
el poder de la muerte, pero Cristo, por su propia muerte, ha triunfado sobre él, y lo 
anulará totalmente (Heb 2.14); su poder sobre la muerte queda implicado en su lucha 
contra Miguel ante el cuerpo de Moisés (Jud 9) Judas, que se entregó al diablo, que- 
dó tan identificado con él, que el Señor lo describió como tal (Jn 6.70; véase 13.2) 
Así como el diablo se levantó en su rebelión contra Dios y cayó bajo condenación, 
por ello los creyentes son exhortados en contra de caer en un pecado similar (1 Ti 
3.6); pone redes a los creyentes (v. 7), tratando de devorarlos como león rugiente (1 
P 5.8); los que caen en su lazo pueden ser liberados de él para que hagan la voluntad 
de Dios (2 Ti 2.26) Los comentaristas, como afirma la RVR77 en la columna central, 
difieren en cuanto al sujeto en este pasaje. Si los creyentes lo resisten, huirá de ellos 
(Stg 4.7) Su furia y malignidad serán ejercidas de una manera especialmente viru- 
lentas al final de la era actual (Ap 12. 12) Su destino final es el lago de fuego (Mt 
25.41; Ap 20.10) El nombre es aplicado a los calumniadores, falsos acusadores (1 Ti 
3.11;2Ti3.3;Tit2.3)3 

3.4. Requisitos para la liberación: * 

La Biblia establece tres requisitos estrictos que deben cumplir las personas que desean ser ver- 
daderamente libres de los espíritus opresores: 

1° Arrepentimiento genuino y real de todo pecado. El arrepentimiento consiste en tomar 
con toda firmeza una resolución en el Señor para abandonar el pecado y dar un giro com- 
pleto, de ciento ochenta grados, a fin de andar en los caminos de Dios. (Rom. 6:16) 
2° Debe haber un perdón incondicional hacia los demás, sin importar lo que hayan hecho, 
cuantas veces lo hayan hecho, o si siguen en la misma ofensa. El perdón hacia uno mismo 
es también obligatorio y esencial. (Mat. 18:34-35) 

3° Debe haber una separación completa de todo lo que signifique asociaciones, no importa 
cuan casuales puedan ser, con lo oculto, las sectas y las religiones que dan veneración y cul- 
to a dioses falsos. (Deut. 7:25-26; 18:9-13; Hech. 19:19-21) 



3 Vine, W.E., Vine Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo , (Nashville: Editorial 
Caribe) 2000, cl999. 

Frank & Ida Mae, Hammond. Manual de Liberación para Niños . (Colombia: Editorial Buena Semilla, 1996),15-17. 



55 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



3.5. Pasos para la liberación ^ 

1°. Cerciorarse de que la persona esté manifestada. 

Existen cuatro clases de manifestaciones diabólicas en la vida de las personas: 

a. Oprimido: se dice que una persona está siendo oprimido por el demonio cuan- 
do recibe una fuerte presión extema del enemigo para que le abra la puerta del 
corazón y le permita ingresar. Es la razón por la cual la Biblia nos dice: "So- 
meteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros". (Stg. 4:7) 

b. Atormentado: este es el paso siguiente a la opresión. En esta etapa la persona le 
ha abierto la puerta al diablo y él ha ingresado a su vida. A partir de allí trabaja 
desde adentro. 

c. Poseído o endemoniado: La persona que está poseída o endemoniada ha perdi- 
do el control total de su voluntad. Es aquella a quien el diablo dirige a su gusto. 
El diablo ha tomado a esta persona en sus tres dimensiones: alma, cuerpo y es- 
píritu. Puesto que al entrar lo hace a través de su mente y luego la obstruye, en- 
tonces toma dominio de su cuerpo, y finalmente apaga el espíritu.. (Mar. 5:1- 
20) 

d. La tentación: Dante presenta un cuadro alegórico de la vida cristiana como un 
viaje en el cual un hombre sube un sendero tortuoso de montaña. Cuando em- 
pieza su camino es im joven. Después de haber ascendido un tanto, im lobo 
hambriento se lanzó sobre él tratando de despedazarle. Para Dante, ése era el 
lobo de las lascivias, las pasiones corporales; y representaba la mayor tentación 
para el joven. 

Al ir subiendo más alto, y al llegar a la mitad de la vida, un tigre gigantesco se 
le echo encima de un salto. Éste era el tigre del orgullo, y representaba la gran 
tentación de una edad más avanzada, el adulto pleno: el orgullo de la posición, 
el nombre, la reputación. Finalmente, hacia la cumbre, ya en la senectud, un 
león con una gran melena se le acerca a saltos. Ésta era la gran tentación de la 
edad avanzada: el dinero y la seguridad financiera. 



5 



Paolo Bottari, Libres en Cristo . (Estados Unidos de América: Editorial Casa Creación, 1999), 108-163. 



56 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



En SU clasificación de las tres grandes tentaciones de la vida, Dante trata de de- 
cir lo siguiente: No hay ningún nivel en la vida cristiana que se vea libre de 
tentaciones. No hay persona por llena que sea del Espíritu, por santa y sensata, 
que no tenga que hacer frente a la tentación de una u otra clase. ^ 

2°. Si la persona esta manifestada, tomar la autoridad en el nombre de Jesús y sujetar 

el espíritu. 

La frase más adecuada para tratar con los espíritus demoníacos es: "Sujétate en el nombre de 
Jesús" (luc. 10: 17) Al estar el demonio sujeto, sabemos que se encuentra bajo la autoridad de 
Jesús. Si el espíritu inmundo no está sujeto va a pretender continuar haciendo lo que desea con 
la persona mediante manifestaciones violentas. Una sola persona debe sujetar, dentro del grupo 
que está ministrando. 

3°. Hacer volver en sí a la persona. 
Ayudar a las personas a tomar dominio de su cuerpo y de su mente. Las palabras que podemos 
decirle como ejemplo: "Ricardo (o el nombre de la persona si sabe cual es), en el nombre de 
Jesús, toma control de tu mente y de tu cuerpo. Luego explicarle lo sucedido: "tienes un pro- 
blema espiritual y queremos ayudarte." 

4° Preguntarle a la persona si desea ser libre. 
Si la respuesta es negativa conviene orar por ella y luego la dejamos ir. 
Si la respuesta es afirmativa debemos comenzar a ministrarla. 

5°. Presentarle el plan de salvación e invitarlo a aceptar a Cristo. 
Sin Cristo no hay salvación ni liberación. (Juan 8:36) Quien manifestó deseos de ser libre, pero 
se resiste a abandonar tal o cuál práctica de su religión, no puede recibir liberación. Frente a la 
presentación del plan de salvación podemos enfrentar tres clases de personas: 

1 . Aquellas que nunca conocieron al Señor. 

2. Las que conocen al Señor pero se han apartado de él, y viven en el pecado. 



David A. Seamands, Dejando un lado lo que es de niño . (Barcelona: Editorial CLIE) 120-121 



57 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



3. Los que conocen al Señor, lo aman, lo siguen, desean agradarle, pero no han tenido 

respuesta a sus problemas espirituales. 
6° Indagar que áreas de la vida han quedado atadas como consecuencia del pecado. 

Luego de aceptar a Cristo en su vida y corazón, la persona debe disponerse a quitar todo aque- 
llo que impide que la obra del Espíritu Santo sea total. La persona debe estar convencida y se- 
gura de que nuestro interés no está en conocer aspectos de su vida para después cuestionar su 
conducta, sino que deseamos que ella exprese las cosas ocultas de su corazón para que pueda 
entonces disfrutar la plenitud de Cristo. 

a. Área del cuerpo: relaciones sexuales ilícitas (Gen. 2:24; 1 Cor. 6:16; Lev. 
18:20; 22,23); prácticas de aborto. (Jer. 1:5) 

b. Área del alma: el odio (Mat. 6: 14,15), el temor (2 Tim. 1 :7), rechazos y resen- 
timientos. 

c. Área espiritual: contacto con lo oculto por ignorancia. (Deut. 29:29; 18:9-14; 2 
Cor. 11:13,14), prácticas ocultistas (umbanda, quimbanda, macumba, o todo 
aquello vinculado con el hinduismo, el orientalismo y el budismo.) 

7° Renunciar a las ataduras que se han encontrado y que manifiestan ser la causa de 
esa opresión 
Renunciar a cada atadura significa desandar los pasos que llevaron a la persona a sellar com- 
promisos con el enemigo, ya sea en lo fisico, en lo emocional o en el área espiritual. El Espíritu 
Santo nos guía para indagar con mucho amor, prudencia y respeto cada área especifica. 

a. Con respecto a las ataduras sexuales, sugiero la siguiente oración: "En el nombre de 
Jesús, renuncio a toda atadura sexual y espiritual con... (nombre de la persona) y a la 
autoridad que le concedí sometiéndome y participándole mi cuerpo". Las renuncias de- 
ben ser bien específicas. 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



b. Con respecto a las ataduras de odio: la oración de renuncia que aconsejo es la siguien- 
te: "En el nombre de Jesús renuncio a todo odio que tengo hacia... (el nombre de la per- 
sona), por haberme hecho... (causa específica) Lo perdono en el nombre de Jesús". 

c. Con respecto a las ataduras de miedo: la oración es la siguiente: "En el nombre de Je- 
sús, renuncio a todo espíritu de miedo que me sobrevino por... (mencionar la causa o el 
nombre de la persona que la provocó. Si surgió a través de una persona que la provocó 
agrego lo siguiente) Perdono y bendigo a... (nombre de la persona), en el nombre de Je- 
sús" 

d. Con respecto a las ataduras espirituales: la oración de renuncia para estos casos sería la 
siguiente: "En el nombre de Jesús, renuncio a toda autoridad que le concedí sobre mi 
vida a... (nombre del hechicero, brujo, santero, o imágenes), a todo espíritu que opera 
en él, y a todo compromiso con él". 

8°. Tomar autoridad en el nombre de Jesús, romper específicamente toda atadura 
y, al final echar fuera los espíritus inmundos. 

Este paso se da en combinación muy estrecha con el paso anterior. Este se divide en dos partes: 
primero es la ruptura y luego la liberación. Se rompe el yugo y luego se echa los espíritus de 
demonios. 

9°. Invitar a la persona a que de gracias a Dios por su liberación. Que declare que 
sólo a Dios le pertenece la gloria, la honra y el poder. 

Aunque este punto pareciera tener una importancia secundaria, es necesario recordar que sólo a 
Dios le pertenece la gloria, la honra, y el poder. (Apoc. 7: 12) 

10° Hacer orar a la persona para que sea llena del Espíritu Santo. 
No debemos orar nosotros para ungirla sino guiarla a que ella misma sea quien ore. Su oración 
puede ser: "Señor te doy gracias porque me has liberado. Recibo ahora la unción, la llenura, la 
presencia, el poder y la gracia del Espíritu Santo." 



59 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



3.6. Siete pasos para retener la liberación: '' 

1. Usar toda la armadura de Dios (Ef. 6:10-18) Hay siete piezas en esta armadura: (1) los 
lomos ceñidos con la verdad. (2) La coraza de la justicia. (3) Los pies calzados con el 
apresto del evangelio de la paz. (4) El escudo de la fe. (5) Yelmo de la salvación. (6) 
La espada del Espíritu que es la palabra de Dios. (7) La oración en el Espíritu. Es in- 
dispensable prestar atención al "yelmo de la salvación" porque es el guardián de los 
pensamientos. La mayoría de los demonios al asaltar los pensamientos busca entrar de 
nuevo. (Fil.4:8) 

2. Confesar positivamente. Las confesiones negativas caracterizan la influencia demonía- 
ca: las confesiones son expresión de la fe. Confiese lo que la palabra de Dios dice. 
Cualquier otra confesión abrirá la puerta al enemigo. (Mar. 1 1 :23) 

3. Permanecer en las Escrituras. Jesús soportó la tentación de Satanás usando las Escritu- 
ras.. La Palabra de Dios es: STg. 1:22-25; Salm.ll9:105; Ef 5:25-26; Heb. 4:12; 1 Ped. 
2:2; Mat. 4:4. Nadie puede mantener su liberación si no considera la palabra de Dios 
como un factor primario de vida (Sal. 1:1-3) 

4. Crucificar la carne. Tome todos los días su cruz y siga al Señor Jesucristo (Luc. 9:23) 
Rompa con los viejoOs patrones que lo han mantenido ligado a los espíritus del mal 
(Calatas 5:19-21.24) 

5. Desarrollar una vida de continua alabanza y de constante oración. La alabanza silencia 
al enemigo. Ore en el Espíritu y también en el entendimiento (1 Cor. 14: 14) Ore sin ce- 
sar (1 Tes. 5:17) 



7 

Frank Hammond y Ida Mae Hammond, Cerdos en la Sala . (Miami: Editirial Unilit) 52-54. 



60 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



6. Mantener una vida de compañerismo y de actividades espirituales. La oveja que se 
aparta del rebaño es la que más corre peligro. Encuentre y cumpla su función dentro del 
cuerpo de Cristo. 

7. Sométase totalmente a Cristo. Decida que todo pensamiento, toda palabra y toda acción 
reflejen la misma naturaleza del Señor Jesucristo. La fe y la confianza en Dios son las 
mayores armas contra las mentiras del diablo. Recuerde lo que dice Efesios 6:16. 

3.7. Como retener la Sanidad Interior ^ 

Le decimos a la persona que ha sido sanada por el poder y la gracia del Señor. Ahora depen- 
de de ella mantener toda puerta cerrada y comenzar a vivir una vida de victoria. Le explicamos 
que ahora debe: 

1. Someterse a Dios y hacerle frente al enemigo (Santiago 4:7) 

2. Mantener toda puerta cerrada. 

3. En caso de opresión demoníaca, reprender en el nombre de Jesús. 

4. Congregarse en una iglesia y buscar a Dios. 

5. Ponerse la armadura de Dios, es decir, caminar cada día en el Espíritu. 

María José 

Es una joven soltera de 21 años, nos vino a ver a recomendada por una amiga nuestra para 
que la ayudemos. Nos contó que estaba muy deprimida y no encontraba la solución a sus pro- 
blemas y conflictos en su iglesia. Oramos y comenzamos la ministración junto a mi esposa. 

María José era tímida, por lo que tuvimos que establecer lazos de amor y confianza para que 
ella se pudiera abrirse y contar sus heridas y problemas. Durante la charla pudimos saber que 



Bernardo, Stamateas y Daniel, Bravo, El modelo de Las Cuatro Puertas . (Buenos Aires: Ediciones Presencia de Dios, 1999) 
157-158. 



61 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



ella tenía un fuerte rechazo a su padre, por lo que le había hecho a su madre, a sus hermanos y a 
ella misma en su niñez, abandonándolos a la buena de Dios y yéndose a vivir con otra mujer. 

Luego de un tiempo se reconcilió con su esposa y volvió a su hogar. En una campaña aceptó 
a Jesús como su Salvador. 

También descubrimos que tenía una baja autoestima acerca de su persona y todo lo que em- 
prendía lo dejaba al poco de comenzar. Este sentimiento de rechazo e ira produjo en ella una 
raíz de amargura que fue contaminando todo su ser. 

El Espíritu Santo obró con poder en su vida y pudo ser sanada y liberada de todo odio, ira y 

raíz de amargura, perdonando a su padre y perdonándose así misma. Su rostro quedo lleno de 

lágrimas y pudo cerrar las heridas del pasado, restaurar su imagen, viéndose preciosa, amada, 

aceptada y apreciada por Dios mismo. María José elevó esta oración a Dios: 

Padre bendito, te doy gracias porque sé que estás conmigo, y me has hablado para 
revelarme tu amor, tu bondad, tu gracia, tu verdad. ¡Gracias, papá! Ahora sé que me 
has amado desde antes de la fundación del mundo. Yo también te amo. Abro mi co- 
razón para recibir tu verdad y dejarme sanar por ti. Rechazo toda mentira del diablo 
en el nombre de Jesús. Padre, rompe en este momento toda fortaleza que Satanás 
haya edificado dentro mío desde la niñez. Sana, Señor, mis sentimientos, mis actitu- 
des. Conozco, acepto, creo y recibo tu verdad, y me declaro libre. ¡Creo que soy hija 
tuya: 

Conocida, 
Escogida, 
Deseada, 
Amada, 

Predestinada, 
Aceptada, 
Redimida, 
Creada, 
Guardada, 
Llamada, 
Justificada, 
Renacida, 
Santificada y 
Glorificada! 

¡Gracias Señor! ^ 



9 



Jorge Himitiam, Sanos por la Palabra . (Buenos Aires, 1991) 112-113. 



62 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



Dios siempre nos sorprende ya que cuando nos despedíamos de María José su rostro brillaba 
y era tan grande su alegría que no tenía palabras para agradecer a Dios y a nosotros (ayudantes 
temporarios del Espíritu Santo) ¡Toda la gloria sea a Jesucristo!. Aleluya. 

Hoy María José está estudiando en la Facultad y está sir\iendo en la iglesia con los niños, su 
relación con su padre cambió completamente y su autoestima es la justa, y su odio se transfor- 
mó en amor. 



63 



TALLER DE SANIDAD INTERIOR DICTADO POR EL PASTOR LÓPEZ EN INSTITUTO 

BÍBLICO DE LA ASOCIACIÓN DE IGLESIAS EVANGÉLICAS BAUTISTAS DE LA 

ZONA SUR DEL GRAN BUENOS AIRES, BUENOS AIRES ARGENTINA 



CAPITULO IV: Conclusión 

Después de haber detallado y explicado los pasos para la sanidad interior, con sus beneficios 
y peligros para la vida del creyente. 

Quisiera decir que en la sanidad interior hay que tener en cuenta la fe, ya que sin ella es im- 
posible agradar a Dios, tanto del ministrado como del ayudante temporal (el ministrador) ya 
que el que ministra es el Espíritu Santo. El seguimiento del ministrado es muy importante, si es 
nuevo en la fe debe hacer un discipulado y si es creyente de años, también, aclarando los con- 
ceptos deformados de Dios. 

El Señor Jesucristo está esperando con sus brazos abiertos a que te acerques lo abraces y de- 
jes tus cargas, dolores, traumas, heridas y enfermedades a sus pies, ya que por sus llagas fuimos 
sanados, ¿Lo harás? 

Iglesia levántate y socorre a tantos hermanos e hijos de Dios heridos, traumados, enfermos 
llevando pesadas cargas. El Señor nos dio la autoridad, el poder y los métodos a seguir y el 
ayudador y guía, el Espíritu Santo. 

Es mi deseo, como ya lo había manifestado en la introducción, que todo lo escrito sirva para 
que otros conozcan y apliquen estas herramientas en sus vidas e iglesias. 



64