(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Album de la flora médico-farmacéutica é industrial, indígena y exótica, ó sea, Coleccion de laminas iluminadas de las plantas de aplicacion en la medicina, farmacia industria y artes, copiadas en su mayor parte del natural ó de los mejores dibujos que de ellas existen: descripcion de las mismas con expresion de su duracion, localidad donde crecen y época en que florecen las de España; su sinonímia cientifica y vulgar, usos médicos, farmacéuticos é industriales, virtudes medicinales, etc. etc. ordenadas segun el método natural de Mr. De-Candolle"

>;v,^-r^^.^ ém0i^pw^m&^m 










^f^'- 






•* '>► 




ÁLBUM DE LA FLORA 

MÉDICO-FARMACÉUTICA 

É INDUSTRIAL, INDÍGENA Y EXÓTICA, 

ó SEA 
COLECCIÓN DE LAMINAS ILUMINADAS 

DE LAS PLANTAS DE APLICACIÓN EN LA HeolCINA, FARMACIA, INDUSTRIi^ Y ARTES, COPIADAS EN SU MAYOR PARTE DEL 
NATURAL Ó DE LOS MEJORES DIBUJOS QUE DE ELLAS EXISTEN. 

DESCRIPCIÓN DE LAS MISMAS 

con espresion de su duración, localidad donde crecen y época en que florecen las de España; 
su sinonimia científica y vulgar, usos médicos, farmacéuticos é industriales, virtudes medici- 
nales, etc., etc., ordenadas según el método natural de Mr. De-Candolle. 



D. VICENTE MARTIN DE ARGENTA, 

LICENCIADO EN FARMACIA É INDIVIDUO DEL COLEGIO DE FARMACÉUTICOS 

DE MADRID. 



^^'^ vouic 
^'«'■ANÍCAL 



■ in:\ 



TOMO III. 



iMADRID : 

lUI'Rf;>TA DE LOS SHUS. MARTÍNEZ Y BOGO, MANZANA, 3. 

1864. 



aic9^ 



Álbum déla Flora 







^^^^ e^<:A^€^ (^,/zg^t2^,¿/ir^, 




OlíO/Cu» cvi/ I7>46, OTb-u/Ux> etv 1¿íd4 



'id l/'Ií 



DIVISIÓN PRIMERA. 



PLANTAS VASCULARES, COTILEDÓNEAS Ó FANERÓGAMAS. 

CLASE PRIMERA. DIGOTYLÉDONES Ó EXÓGENAS. 

SUBCLA.se 3." CAROLIFLORAS. 

(CONTINUACIOIN.) 



FAM. BORRAGINEAS. JUSS. 

Yerbas, matas, arbustos 6 arbolilos de lodo el 
slobo , eiicontrándüse comuiimeiile las especies her- 
báceas ó poco leñosas en las regiones templadas, y las 
demás en las calientes; cubiertas por lo común de 
cerdas ásperas < cuya base es mamelnnada y persis- 
tente, por lü que Linnco las dio el non:bre de Plantee 
asperifolice; con ramos rollizos ó re¡^ularmente an- 
gulosos; hojas alternas, sencillas, indivisas, no esti- 
puladas, penninervias, ásperas y cerdosas general- 
mente, y (lores dispuestas de varios modos, racimo- 
sas, espigadas ó corimbosas, frecuentemente ladeadas 
y ensortijadas antes de su desarrollo. — Cáliz de cinco 
sépalos mas ó menos profundamente soldados , mu- 
chas veces tubuloso y persistente, libre, alguna vez 
aumentado después de la llurescenria y los sépalos 
de estivacion valvar. Corola liipogina, caediza, ga- 
mopétala, casi siempre 3-loba , generalmente regu- 
lar, presentando algunas veces en el oriOcio de su tubo 
cinco apéndices salientes, alternos con los estambres, 
huecos interiormente , y cuya abertura se manifiesta al 
esterior en lo alto del tubo de la corola, siendo la forma 
de estos apéndices constante y suOrientemente caracte- 
rística para los principales géneros; tubo rollizo, de 
longitud variable, alguna vez nulo, el limbo eslendido 
6 derechito, igual ó muy rara vez desigual y con los ló- 
bulos que alternan con los del cáliz, de estivacion gene- 
ralmente empizarrada, la garganta desnuda ó con los 
apéndices dichos. Estambres cantos como lóbulos co- 
rolinos, alternos con ellos, pegados al tubo por la base 
del filamento, libres, iguales ó rara vkz desiguales y 
con anteras derechas ó recortadas de dos celdillas 
paralelas, contiguas, longitudinalmente dehiccntes. 
Carpelos en número de cuatro , mas ó menos soldados 
por su lído interno, con el vértice estilífero y muchas 
Teces deprimido y los estilos (soldados en uno), que pa- 
recen nacer del receptáculo ó disco liipogino. Ovario uni- 
locular, conteniendo un solu óvulo analropo y péndu- 
lo, con el estilo alguna vez terminal y estigma simpleó 
2-lobo. Fruto compuesto ya de cuatro" a(|uenios perfec- 
tamente distintos, ya reunidos dos á dos, ó los cuatro 
en uno solo; bien 4-nueces ligeramente carnosa? al 
esterior, rodeadas por el disco liypngino, que permiten 
adquiera muchas veces desarrollo. Semillas con endjrion 
homotropo, epispérmico ó colocado en un endosperrao 
carnoso y muy delgado. 

Propiedades. Por lo general ?on emolientes y atem- 
perantes, debiilo al mucílago que contienen en abun- 
dancia muciías de ellas; algunas son alimenticias, 
mientras que varias tienen sus raices tintóreas y unas 



pocas dan frutos comestibles y semillas oleoso-muci- 
laginjsas. 

Comprende sobre 67 géneros con 
IIGO e.species que DC. distribuye en 
las tribus Cordieas , Eretieas , Heliotro- 
peas, Borrágeas y Roquelieas. Para su 
estudio adoptamos la división de Ri- 
cbard, fundada en la presencia ó au- 
sencia de los apéndices de la corola. 

1." Garganta de ¡a corola guarnecida de [cinco 
apéndices salientes. 

Gen. Ctnoglossum. L. J. Cáliz de cinco divisiones pro- 
fundas. Corola infundibuliforiTif. con el tubo cóncavo 
de cinco lóbulos obtusos; apéndices conniventes y ob- 
tusos. Fruto deprimido, erizado de puntas, principal- 
mente en sus bordes. — Yerbas extra-tropicales, prin- 
cipalmente del hemisferio boreal, con hojas alternas, 
enteras ó apenas dentadas; racimos comunmente espi- 
gados, sin bracteas, alguna vez con hojas pequeñas en 
lugar de ellas, con pedicelos d-floros y corolas azuladas, 
purpúreas ó blancas. 

CYNOGLOSSUM 0FFICIN.4.LE. L. 

Cijnoglossum majus vulgare. C Bauh. 
Tourn. — Cynoglosstim vulgare. J. Baub. 
— Cijnoglossum off.—Fent. Monog. L. 

Lengua de perro, — vinieblt, — cinoglosa. — Esp. 
Cynoglossa, — lingua de cao. Port. Cynoglosse, — lan~ 
gue de chien, — herbed'antal. Franc. Jíound's-tongue. 
Ing. Ilundizunge. Al. Lessan el kalb. Ar. Hunde~ 
tungue. Dan. líondstong. Ho!. Cinoglossa, — lingua d» 
cañe. It. Psijcrik. Pol. Hundtonga. Su. 

Desc. Tallo algo ramoso, cubierto de vello suave; 
hojas canescenles por el tomento tenue y blando que 
las cubre, agudas, las inferiores elípticas, adelgaza- 
das hacia el peciolo, las superiores lanceoladas con la 
base casi acorazonada y medio abrazadora ; racimos 
sm bracteas; lóbulos calicinos, oblongos, oblusitos, 
mas cortos que la corola; nuececillas planas por delan- 
te, ceñidas de un borde un poco elevado y gruesecito. 
Fl. Mayo, Junio. Se encuentra en parajes incultos, 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



•renosof 6'. pedregosos. Cercanías de Madrid, Cercedi- 
lla, Guadarrama, San Juan, Campredon, etc. 

PjTtes usadas. La raíz y las liojas. 

R(eol«xion. La raíz se recolecla en primavera y 
cuando ha vifide un año. So separa el meditulio de la 
corteza, desechando el primero por inerte y desecan- 
do la segunda con prontítuil, para lo que se la corta en 
pedazos; después de bien desecada, se repone en vasi- 
jas que cierren herméticamente por atraer con avidez 
la humedad d^: la atmósfera. Laj hojas son mas acti- 
vas en el primer año de la vida di'l vegetal, 'debiendo 
cojerse antes d« la aparición del tallo; pierden por la 
desecación sus virtudes. 

Propiedades y nociones quimicas. Tanto la raiz, 
como toda la planta, tienen olor Tuerte viroso, por el 

?{ue se la atribuyeron propiedades narcóticas ; sabor 
astidioso. Según el análisis de Ceaedilla, contiene la 
raiz: agua cargada de un principio oloroso; materia 
grasa colorante; materia resinosa, sobre-oxálato potási- 
co, acetato calcico, tanino; materia estractiva, mate- 
ria animal; inulina , materia gomosa, ácido péctico, 
oxalato calcico y leñoso; creyendo este químico que 
el principio oloroso es el activo. 

PREPARiCIOIfES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL INTERIOR. Cocimiento de la raiz, de 30 ;á 60 
gram. por kil. de ncua. 

A EL ESTERiOR. Ihjas en cataplasmas. 

El polvo de la raiz de cinoglosa entra en las pildo- 
ras que llevan su nombre, constituyendo la octava 
parte de la masa de las mismas, por lo que se las de- 
nomina así, debiendo sus virtudes calmantes al es- 
tracto de opio, y las antiespasmódicas á los castóreos. 

Nada hay fijo acerca de las virtudes 
y propiedades de la cinoglosa; mien- 
tras unos la consideran como narcóti- 
ca , otros la tienen por emoliente y 
dulcificante. Scopoli, Dubois de Ro- 
chefort y otros autores modernos, ase- 
guran no es virosa; Vogel, Morison, 
Murray y la mayor parte de los anti- 
guos la consideran como un tósigo vio- 
lento; el último de los prácticos citados, 
refiere la historia de una familia que 
se envenenó comiendo inconsiderada- 
mente sus hojas. Chaumeton, dice en 
su Flora Médica, que habiéndose ocupado 
de colocar entre papel ejemplares de 
esta planta fresca , sintió malestar, des- 
fallecimiento y tuvo vómitos abundan- 
tes. En realidad, parece algo deletérea, 
si bien esta propiedad desaparece por su 
desecación, 6 cuando menos se debilita. 
Después de seca, Cazin la ha empleado 
como béquica y dulcificante á. la dosis 
de 30 á 60 gram. por kil. de agua, en 
las afecciones catarrales, diarrea, tos seca y 
nerviosa. 

;.Las pildoras de cinoglosa merecen 
este nombre? La mayor parte de los 
médicos atribuyen sus propiedades hy- 
ponóticas al opio que contienen-, sin em- 



bargo, algunos prácticos, y entre ellos 
Chauraenton, convienen en que no pue- 
den ser reemplazadas por el opio solo, por- 
que la raiz mucilaginosa de la lengua 
(le perro, atempera la energía de aquel 
y le imprime una modificación, en la 
que reconoce la luayoría de profesores 
célelires, utilidad incuestionaole. Refi- 
riéndose á las del Codex, Cazin cree 
que su modificación es debida á la si- 
miente de beleño que entra en la fór- 
mula de dichas pildoras. El castóreo y el 
azafrán, que forman parte de las mis- 
mas, no dejan de ejercer su influencia 
en este concepto. 

Alumno aún de medicina Murray, 
hizo un ensaj^o feliz de estas pildoras 
en su padre , atacado de una tos vio- 
lenta y pertinaz que desde hacia bas- 
tante tiempo le impedia dorníir. 

Las hojas y raiz frescas, en cataplas- 
mas ó cocimiento concentrado, son muy 
útiles en las quemaduras é inflamaciones 
superficiales, pues mitigan el dolor. Los 
labradores de algunas comarcas, las usan 
con frecuencia en la medicina veterina- 
ria, particularmente en las ingurgitacio- 
nes inflamatorias , oftalmías, y sobre las 
llagas gangrenosas, sin duda cuando aque- 
lla es resultado de una inflamación es- 
cesiva. 

También ha sido usado el polvo de la 
planta seca como alexifármaco. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de una rama do 
las dimensiones naturales; a flor, aumentada; b, parte 
de los pétalos con los estambres; c, cáliz y ovario; d. 
pistilo. 

GEN. BoRRAGo.T. Cáliz b-partido en lóbulos linea- 
res , lanceolados , agudos. Corola enrodada ó casi 
acampanada, sin tubo ó con tubo muy corto, lóbulos 
ovales, lanceolados, agudos, mas ó menos patulos; 
garganta provista de apéndices y gibosidades alternas 
con los estambres y escotados. Filamentos de los es- 
tambres cortos , gruesos y alargados posteriormente 
en un apéndice obtuso; anteras derechas, prolonga- 
das , casi tetragonas mas largas que los Glamentos 
que son convergentes. Nuececillas 4-truncadas y es- 
cavaJas en la base que desprendiéndose, dejan una 
impresión cóncava en el reci'ptáculo. — Yerbas de la 
región mediterránea y orientales, con hojas cerdoso- 
peludas, y llores en racimos laios casi ladeadas, con 
las corolas azules. 

BORRAGO OFFICINALIS. L. 

Borrago floribus coeruleis. J. Bauh. — 
Tourn. — Buglossum latifolium. C. Bauh. 
Borago seu carago off. — Pent. Monog. L. 



FAMILIA BORRAGÍNEAS. 



Borraja. Esp. Borragem. Port. Bmtrrachc,— 
bourrachc officinale, — bourrache á /lerirs bleues, — bu- 
glosse á largcs feuilles. Franc. Borage. Ing. fíor- 
rctsch. Al. Lesan-el-tour. Ar. Bernagie. Hol. Borra- 
gine. It. Borak. Pol. 

Desc. Tallo ascendente ó (ierecho, ramoso ; iiojas 
aovadas, las inferiores pecioladas, las su perior'ís sen- 
tadas y racimos dístico-ladeados, an poco amontona- 
dos. Fl. Febrero, Setiembre. Oriyiiiana do Levante y 
espontánea hace ba.staiUe tiempo en los huertos y 
jardines y sus inmediac'ones, cual sucede en Aran- 
juez y en parajes incultos de muchas de nuestras 
provincias. 

Parles usadas. Las liojas y flores. 

Recolección. Las flores se recolectan en el estío; 
se las priva de sus cálices y se desecan en la estufa, 
cuidando hacerlo con esmero. La planta se recolecta 
en primavera, elidiéndola cuando empiezan á apare- 
cer las primeras flores, que es cuando es mas rica en 
jugos que conserva la desecación. 

l'ropicdadcs y nociones quimicas. La borraja tie- 
ne olor ligeramente vinoso y sabor herbáceo y muci- 
lagineo. Según Braconnot contiene: sustancia muci- 
lagiiiosa, 18; animal insoluble en alcohol, 13; áciilo 
ve^;elal combinado con la potasa, H; id. con la cal, 
0,5; acetato de potasa, 1; nitrato de potasa, 0,5. 

Cl agua disuelve sus principios actives. Su jugo, 
viscoso é insípido, es tan espeso, que para obtenerle 
es preciso muchas veces añadir agua al prensar la 
planta. Si se le clarifica por la albúmina del huevo, y 
evapora á consistencia de jarabe, por el enfriamiento 
dá cristales de nitro. El cocimiento de las hojas eva- 
porado también á consistencia siruposa al cabo de 
algunos (lias dá asimisine cristales de dirho nitrato. 
E¡ calor separa del zumo una sustancia mucosa, muy 
siiáloga al parecer con la albúmina. Con el jugo ins- 
pisado ó con la planta, se prepara un estrado, que 
diluido en cualquier tiempo, nos es dado reproducir 
dicho zumo. 

El arte tintorial no ha podido Gjar aún cl bello co- 
lor azul de las flores de esta planta, de las que el 
arte culinario saca algún partide para adornar las 
ensaladas, comiéndose en estas, asi como las hojas. 
La economía doméstica puede aún sacar mas partido 
de esta planta. Se lee en la Encyclop. domest. Vino 
de borraja. «Contúndase cantidad suGcienle de esta 
planta, y coloqúese sin otra mezcla en un tonel, fer- 
mentará como el mosto , se clarificará perfectamente, 
dando una bebida de color pardo , que es muy de- 
licada.» 

Las flores de borraja, colocadas en una botella con 
vino, según Denis de Montfort, le refrescan perfecta- 
mente sin comunicarle gusto alguno. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL INTERIOR. Infusion de las flores, 20 á 00 
gram. por kil. de agua. 

Cocimiento de las hojas y tallos tiernos. Igual 
dosis. 

Zumo por espresion, 50 á 100 gr. 

Estrado. 2 á 8 gr. [(Desusado.) 

Agua destilada, 30 á 100 gr. en poción (inerte). 

A EL ESTERiOR. Cocimiento de toda la planta. 50 
i 100 gram. por kil* de agua, para fomentos, fumiga- 
ciones, etc. 

La borraja se emplea como emolien- 
te, .sudorífica y diurética, siendo con- 
veniente en la.s fiebres inflamatorias, bi- 
liosas, mucosas , catarro pulmonar , pneu- 



monia , reumatismo agudo y afecciones 
eruptivas [sarampión , escarlata , miliar, 
viruelas, etc.) 

Ensalzadas con esceso ó desdeñadas 
por otros han sido las propiedades de 
esta planta; pero es lo cierto, que es 
eficaz , habiendo correspondido en mu- 
chos casos, y Cazin, que la usa en la 
práctica rural en infusion dulcificada 
con miel, se encuentra satisfecho de 
ella, y dice que tal bebida atempera el 
calor febril, disminuye la plasticidad de 
la sangre, facilita la emisión de la ori- 
na, produciendo diaforesis sin escita- 
cion. Gilibert asegura que el jugo de 
borraja y su jarabe le fueron muy úti- 
es en 1785 para el tratamiento de las 
pneumonías inflamatorias que en dicho 
año fueron muy frecuentes en Lyon, 
Foucroy, la elogia también en este sen- 
tido: "Después de las evacuaciones san- 
guíneas, que el estado inflamatorio hace 
indispensables , puede ser valga mas, 
dice Roques, atenerse á esta clase de 
remedios sencillos, que á una medica- 
ción mas complicada, mas rica, mas 
sabía. > 

Murray, que sin dificultad admite 
en su terapéutica plantas escesivamen- 
te inertes , se espresa así hablando de 
la borraja: «Los prácticos formales no 
cuentan mas con las propiedades mé- 
dicas de la borraja. - In seria praxi evi- 
tuit. 

La flor de esta planta viene figuran- 
do aún entre las flores cordiales; in- 
cluyóse entre ellas ¡por atribuirla los 
antiguos virtud estimulante é hilarian- 
te, á pesar de ser insípida y casi in- 
odora; dicha virtud imaginaria se ha 
conservado por este dístico: Dicit bor- 
rago: gaudia coráis ago. (La borraja dice: 
Yo pongo el corazón alegre.) De aquí 
se quiere también hacer derivar el nom- 
bre genérico barago ó borrago. como alte- 
ración de las palabras , corrago , corago, 
cor ago. Según Roques, nuestros antepa- 
sados creyeron podían atemperar con ella 
laaírabilis, disipar la melancolía de cier- 
tos hipocondriacos atormentados por 
espectros, trasgos y fantasmas; nos bur- 
lamos de los antiguos, ¿pero es con 
razón? ¿Conocemos los demás medios 
que empleaban á la par? Que se pur- 
gue suavemente á estos enfermos, que 



8 



ÁLBUM DE LA FLOHA. 



so lef? apliquon sanfíTiijnelas al ano; si 
sufivn conurostione.s h(ímorroid;iles, que 
se les i)i'oscril)a im ejercicio poco vio- 
lento, una alimentación sencilla, atem- 
perante, y que se les M todas las ma- 
ñanas vasos del cocimiento de borraja 
ednleorado cojí miel, y este tratamien- 
to tendrá, pnedo ser, éxito, y seremos 
mas indnlííenles con aqnellos. Ellos 
no tenian todos nuestros medicamen- 
tos, pero si tanta lilosofía. 
Laá abejíxs liban sus llores. 



EiPlicacion de la lámina. Dil)ujo do un ramo, de 
tamaña iialural; o corola abierta de manera que puedan 
veri e los cslaniljres; 6 estambre; c cáliz y pistilo; (í, 
fruto; e nuececilla separada. 

Gés. SvMPHyTu.M. T. Cáliz S-partido, ií-íido 6 5- 
dentado. Corola cilindrica, con limbo un poco ven- 
trudo y con cinco dientes anchos y cortos; apéndices 
alternos con los estambres prendidos á la garganta, 
alargados, convergentes y casi siempre no salientes. 
Estambres 5, insertos en la mitad de la corola, con 
filamentos delgados y anteras alargadas, no salientes. 
Estilo filiforme; estigma cabezudo. Nuececillas i, 
aovadas, lisas, lijadas al fondo del cáliz, nerforadas en 
la bas3 y con un anillo basilar plegano-estriado. — 
Yerbas p'erennes <le Europa y Asia central, con ho- 
jas alternas, sentadas ó peciüladas, y racimos solita- 
rios ó apareados. 

SYMPHYTUM OFFICINALE, L. 

Sympliytum consolida major. Bauh. — 
Tourn. — Symphijtum magnum. Dod. — 
Consolida major. Mattli. — Sympliytum seu 
consolida major off. — Pent. Monog. L. 

Sinfilo mayor, — consuelda mayor, — suelda con- 
suelda. Eíp. Cunsolda maior. Port. Consoudc gran- 
de, — consoudtí of/icinale , — oreille d'ane, — langue de 
vache , — herbé aux cliarpenticrs. Franc. Comfrey. 
Iiig. Schwariimrz, — beerwarz. Al. Erch el enrjhebar. 
Ar. Kul suklcerod. Dan. Smecrwortel. Ilol. Consolida 
maggiore. It. Zywokost. Pol. Valhert. Su. 

Desc. Planta peluda con tallo ramoso en la parte 
superior; hojas muy escurridas, las inferiores y las 
radicales pecioladas; auvado-lanceoladas , angostadas, 
hacia el peciolo, las superiores y las florales, lanceo- 
ladas; cáliz casi partido en !i-!óbulos lanceolados, agu- 
zados; limbo de la corola con cinco dientes recorva- 
dos; apéndices lanceolados, apenas mas largos uue 
los estambres; anleras doble mas largas que los Gla- 
mentos. Fl. Abril y Mayo. Se encuentra en sitios hú- 
medos de los Pirineos, Itéjar, Aranjuez, etc. 

Partes usadas. La raíz, pudiendo emplearse tam- 
bién las hojas y flores como emolientes. 

Recolección. Se puede recolectar la raiz en todo 
tiempo, si so quiere empb'ar fresca. Si se ha de de- 
secar, se la corla en pedazos longitudinales, aili|ui- 
riondo las superficies de las divisiones color amarillo, 
después pardo, y presentando su corteza estrías en 
sentido de su longitud. 

Propicdailcs y nociones químicas. Esta raiz tiene 
sabor fastidioso, ligeramente astringente y su jugo es 



mucilaginoso, viscoso, conteniendo además ácido agá- 
llico en bastante cantidad, pues que precipita las di- 
soluciimcs de sulfato de hi(^rro. liluniicau y Plisson 
han aislado do ella una materia cristalina que consi- 
deran como un malato ácido de altheina. 

rnEI'AnACIONES FAnMACÉUTlCAS T DOSIS. 

A EL INTERIOR. CocímíCTiío de 15 á 30 gram. por 
kil. de agua. 

Jarabe {^ por 8 de agua y 32 de azúcar), de 50 á 
i 00 gram. en poción ó en tisanas. 

La raiz de consuelda es mucilagino- 
sa, dulcificante, emoliente y algo as- 
tringente. Se la emplea, aunque rara 
vez en las hemoptisis, catarros pulmona- 
res, hcmaturias , metrorragias , disenteria, 
diarrea, etc., y contra las que Cazin di- 
ce la usa mucho, pues siendo muy co- 
mún está, á la puerta de los pobres. El 
cocimiento es la forma que emplea, el 
que no debe hacerse en vasijas de hier- 
ro á causa de la acción que su ácido 
agállico ejerce sobre ellas. 

La alta reputación que adquirió en 
otros tiempos , como propia para soldar 
líis partes separadas, consolidarlas, y de 
donde viene su nombre, no ha sido jus- 
tificada, ni la propiedad que la atri- 
bula Paracelso de curar los hemorroides, 
hernias, llagas, fracturas, luxaciones, etc., 
y la de calmar la ciática y dolores de gota; 
á poco que fijemos nuestra atención 
podremos hacer justicia de la creduli- 
dad de ciertos tiempos. Sin embargo, 
Chomel pretende haber aliviado con- 
siderablemente la gola con ella, apli- 
cando sobro la parte afecta, cataplas- 
mas bien calientes hechas con esta raiz. 

Parece tener una utilidad real con- 
tra las grietas de los pezones, de las 
que amamantan, según lo ha visto Ca- 
zin; para aplicarla, toman un pedazo 
de raiz fresca que le dan la forma de 
un dedal, le introducen en el pezón de 
manera que la pared interior esté so- 
bre aquel; este medio tan sencillo co- 
mo ingenioso, dice dicho autor , le po- 
nen en práctica en algunos pueblos de 
'Francia, y vale mas que tantas compo- 
siciones farmacéuticas propuestas para 
curarlas, que desgraciadamente fra- 
casan, como he tenido ocasión de ver; 
siendo la desesperación de las pacien- 
tes y de los profesores la duración in- 
terminable de las mismas. La consuel- 
da, reducida á pulpa y aplicada sobre 



FAMILIA DOmiAGÍNEAS. 



litó quomaJuras, es también \in remedio 
popular lio desprovisto de eficacia. 

Esplkacion de la linniníi. Dibujo copiado del na- 
tural, con las dimensiones que generalmente alcanza 
la parle representada de este vegetal; a fruto; b pisti- 
lo; c nu<!cccilla aislada; d corola abierta longitudinal- 
mente. 



Gen. .\mchi sa. L. Cáliz S-fido. Corola embudada ó 
asalvillada con la garí^anta cerrada por cinco apéndices 
papilosos y algo salientes y el limbo 5-partido. Estam- 
bres 5, insertos en el tubo de la corola y no salientes. 
Ovario 4-lobo; estilo sencillo y estigma indiviso Nue- 
cecillas, 4, distintas, arrugadas, escavadas en la base, 
ceñidas por una margen liincliada (• insertas en el re- 
ceptáculo. — Verbas de las regiones templadas y mas 
calientes del hemisferio boreal, abundantes en la re- 
gión mediterránea, cubiertas de cerdas ásperas, casi 
siempre entremezcladas de pelos, con hojas alternas, 
comunments enterisimas y flores axilares solitarias, 
ó en racimos bracteados. 



ANCHUSA ITÁLICA. RETZ BUGLOSSUM OFFICINA- 
LE. LAMK. 

Buglossum augustifoUummajus. C. Bauli. 
— Tourn. — Borrugo sglveslris. J. Bauh. — 
Biiglosaum off. Peiit. Monog. L. 

Ru¡ilo';a,—li>gua ih buey. Esp. Buglnssa, — lingua 
de rnrra. Poit. Bw/losc.—buglosed'Ilalifi, — laníjue de 
bwiif. — bngtoseilcs boittiques. Er.inc. Common biiglosn. 
Ing. OcUsenzunge. Al. U'mlccl, — osseiilong. Mol 

Desc. Planta cerdoso-pelierizaila, derecha, ramosa, 
con hojas aovatio-oblongo-lanceoladas, enteras; raci- 
mos apanojadüs; cálices ,i-part¡dos en lóbulos derechos, 
lineares, lanceolados, agudos, un poco mas cortos que 
el tubo de la corola; apéndices salientes y con barbas 
densas á modo de pincel en el ápice y márgenes; nue- 
cecillas |oblongas, arrugad.is y granulosas. Fl. Slayo y 
Julio. Bastante csiniun er. España en las márgenes de 
los campos y entre las mieses. 

Propiedades y ñor ¡07ies químicas. W'ilinet dice que 
la ñor sirve para la pintura, y que las hojas liervidas en 
agua con alumbre dan un beilo color verde , añadiendo 
que toda la planta puede servir para alimento de la vo- 
latería. 

Ks tan grande la semejanza entre la 
borraja y buglosa, que la primera es 
según algunos la buglosa de los anti- 
guos; las propiedades físicas, los usos 
económicos y la acción medicinal son 
considerados idénticos en las dos. Los 
mismos principios inmediatos parecen 
existir en la una y la otra. Hecha abs- 
tracción en la terapéutica moderna de 
las virtudes tónicas, cordiales y exhila- 
riantes que la credulidad le concedieron, 
solo se emplea en el dia, rara vez, como 
emoliente, diurética, diaforética, etc. 

Wilmet lia visto enfermos del pecho 
que se han aliviado con la raiz de bu - 
Tomo III. 



glosa en dulce, y Chomcl se espresa nsi 
al halilar de Li planta en cuestión: 
Clusio recomendaba para la palpitación 
del corazón dos onzas de jugo de ])u 
glosa depurado con dos dracmas de azú- 
car, por la tarde y durante muchos dias. 
El jarabe preparado con las hojas y flo- 
res alivia considerablemente á los me- 
lancólicos. M. Ray dice que el uso del 
vino en que se ha infundido cura la epi- 
lepsia, etc. 

Esta ancusa, lamas común en España, 
se emplea para los usos que la .4. offici- 
nalis. L., la que según Mayer, los habi- 
tantes de Sturityki consideran como in- 
falible contra la rabia y de laqueEhren- 
berg dice que los egipcios tienen como 
especiñco contra la ictericia. Su raiz en- 
traba á formar parte de los polvos lla- 
mados de las vivoreras que fueron ensal- 
zados contra el cólera-morl)o asiático, 
no siendo en España donde menos uso 
se hizo de ellos. 

Es¡dicacion de la lámina. Dibujo de un ramo de 
las dimensiones que generalmente alcanza, copiado 
del natural; acoróla vista por la parte posterior; be, 
cáliz (1 •>pues de la madurez del fruto. 

ANCHUSA SEMPERVIRENS. L. 

Bnglússnm lalifoUumsempervirens. Tourn . 
Bauh.— Moris.— Pent. Monog. L. 



Ancu.m siempre verde. Esp. Anrhusa sempervirens 
Port. fíiiglosse toujours verle. Franc. 

Desc. Hojas radicales ovales, acuminadas, muy an- 
chas, pecioladas; cáliz de divisiones ovales lanceoladas; 
pedúnculos axilares de muchas flores con dos bracteas ú 
linjiK-las opuestas, sentadas, entre lanceoladasy aovadas. 
Fl. Mayo y Junio. Se encuentra en los jardines del Es- 
corial, Pirineos catalanes, Moncayo, etc. (Palau), y se 
cultiva en algunas parles. 



Esta buglosa es bastante escasa en 
nuestros campos, y tan semejante á las 
otras especies del género, que podemos 
considerarla como útil para sustituir ;'i 
la oficinal o la itálica. Su hermoso fo- 
llage hace que se preste al cultivo cumo 
adorno, y el color de sus pétalos pue- 
de utilizarse como materia tintórea. 



Esplicacion de la lámina. Dibujo copiado del na- 
tural cuando empiezan á aparecer las primeras (lores; la 
parte dibujada tiene las dimensiones que generalmente 
alcanr.:i; a corola vista lateralmente y aumentaila, 6 
cáliz con el fruto maduro, c ¿fruto? 

2 



<(l 



Al.lMlM l>l': LA FlOlU. 



2." iiarganta de la rorola s¡n apcndkes. 

Ci.N. LiTiiosHEiiiiuii. T. Ciliz partido en ü lóbulus 
iguales. Curóla eiiibuilad^, rara \vi asalviHinlii, abier- 
ta, culi la ;.;argaiita desiiuila ó rara voz pnivisla do 5 
«ibosidades aü-rmis con los eslaiiilin's, pidinlii ó lisa y 
el linibucon lóbulos casi reduiulus. Estambres ü, in- 
ít-rtus en ci lubo cornliiit), con anteras oblongas y fila- 
nienlus muy cortos, por lo común no salientes. Ovario 
4-lol)o, con estilo sen.il.'o y estigma 2-4-lii¡o. Nuececi- 
llas 4 distintas, oseas, lisas (i arrugaila.':, lijadas al le- 
oeplácülü por la base truncada.— Yerbas 6 malas de las 
regiones extratropicales, principalmente calientes, ra- 
ras en los trópicos, cubiertas por lo común de pelo ás- 
pero, con liojas ali-nias. enteras y flores eu espiga ó 
racimos bractcadüs. 

'''•'' llTHOSPERMUM OFFICINALE. L. 

Litliospennum »ive mUiuinsolis. J. Bauh. 
— Lilliospermum tiKtjus erectum. C. Bauh. 
—Milium solis off. (las semillas). Pent. Mo- 
noí?. 



Mijo de sol, — iiranos de amor (por las semillas) . Esp. 
l.ilhosperino officiiial, — milho do sol. Purl. Gremtl, — 
lierbe aux-prrles. l'i'anc. Stcinsaaiue. Al. Croiincclf. 
Inc. Steenkiinte. Dan. Ackensteensaad. Hol. 



Desc. Planta con tallo herbáceo, rollizo, derecho, 
muy ramoso en la parle superior; hojas ancho-lanceo- 
ladas, agudas, venosas, muy ásperas, racimos hojosos; 
lubo de la corola tan largo como el cáliz; nuececillas 
muy lisas. Cu'ola blanca algo sucia. Fl. Mayo, Junio. 
Se encuentra en las lindes de los caminos y en otras 
partes de ¡as cercanías de Madrid, casa de Campo, etc. 

Para los antiguos el mijo de sol era 
un escelente litontriptico, lo que hacia 
creer la consistencia de piedra que tie- 
nen estas semillas, de sabor viscoso, 
dulzaino y mucilagineo, que usaba Dios- 
córides para disolver los cálculos de la 
■^'fjio^ yriñones; las mismas, según 
Mathiolo. tomadas en polvo interpuesto 
en leche de mujer , eran á propósito 
para focilitar el parto. En la actualidad 
se consideran como inertes. Vemos por 
esta parte la exageración y el error ; fi- 
jemos lo que haya de verdad respecto á 
sus virtudes. "Cierto, dice Roques, que 
no es un remedio poderoso, sin embar- 
go puede empleárselas en el catarro 
vexical agudo, en el que producirá los 
efectos de las sustancias mucilaginosas; 
conveniente es no despreciar las yerbas 
que crecen á nuestros pies. Los viejos 
que padecen de mal de piedra, que ha- 
bitan en el campo y que sufren irrita- 
ciones de las vias uiinari;is, sienten al- 
gún alivio con la emulsión siguiente: 
mijo de sol, duro y de color plateado. 



15 gramos; azúcar blanca, 30 gr. Tritú- 
rese en un mortero y h. s. a. emulsión 
con 500 gr. de infusión de llor de mal- 
va. Algunas veces .se añade á esta 50 o 
60 centigr. de nitrato potásico. I. Bauhi- 
no, según refiere Hay. hizo justicia á la 
maravillosa propiedad atribuida á las 
simientes de esta planta, y redujo á su 
justo valor los pretendidos medicamen- 
tos litontripticos. 

La planta entera, que es inodora, de 
sabor acerbo y desagradable . como lo 
indica este sabor, contiene sin duda 
otros principios además del muciiago 
de las semillas, y ejerce una acción real 
sobre los ríñones. Cuando se la emplea 
en cocimiento (30 á 45 gr. en 1 kil. de 
agua), á la dosis de dos vasos cada ma- 
ñana, produce diuresis abundante, cual 
sucedió á un labrador de Ardresis, ata- 
cado de infiltración serosa, sobrevenida 
á consecuencia de una intermitente 
abandonada, y el que se deshinchó á los 
diez dias de usar este remedio, que le 
hablan aconsejado otras personas que 
obtuvieron iguales ventajas. También 
parece se ha administrado con éxito en 
el mal de piedra. 



Es¡)licacion de la lámina. Dibujo de un ramo de 
tamaño natural; a corola y cáliz; 6 pistilo; c estambre; 
d fruto. 



Gen. PuLMOfiARU. T. Cáliz S-fido, prismático-pen- 
tagonal y después de la florescencia acampanado. Coro- 
la en embuio con la garganta abierta y o pincelitos de 
pelos alternos con los estambres y el limbo cortado-5- 
Cdo. Esiainlires -5, insertos en el tubo corolino é inclu- 
sos. Nuececillas 4, distintas, apeonzadas, lisas, Gjadas al 
receptáculo por la base truncada. — Yerbas de Europa 
eenlral y austral , pelierizadas, con hojas radicales pe- 
cioladas, por lo común manchadas, las ilel tallo senta- 
das y flores terminales casi corimbosas al principio ro- 
sadas y después purpúreas que pasan fácil.nente á 
blancas. 

PULMONARIA OFFICIXALIS. L. 

Pulmonaria vutgaris macnloso folio. Clus. 
— Pulmonmia Italonim ad buglossum acce- 
dens. J. Bauh. — Pulmonaria vulgarislali- 
folia. Tourii. — Pulmonaria maculosa. Dod. 
— Symphytum maculosum. C. Bauh. — Pul- 
monaria macúlala o/"/. —Pent. Monog. L. 

Pulnwnaria. Esp. Pulmonaria. It. Porl. Pulmonaire , 
— pulmonaire officinale, — grande pulmonaire, — her- 
bé aux poumons, — herbé au tait de Ñotre-Dame, — pul- 
monaire des bois, — sauge de Jerusalem,— herbé de caeur, 
Franc. Common lunyaort. Ing Sungenkraut. Al. Spet- 



FAMILIA BOURAGINEAS. 



rt lamirurt. Itan. (¡cwnon lonpcukntiil. Hnl Plaenili 
Pol. Meduniza. Hus. Lungwrt. Su IMiricl:. Tain. 

Df.sc. Hojas railicült's esloriores acorazonadas ó ao- 
vailas, oblu.^as en la base y con el peciolo eslrecliameii- 
te alado; tallos ciibieilos il'i piilos cerdosos, y entre 
ellos mezclados otros articulado-alamlulíferos ; hojas 
del tallo sentadas, 8i)vado-(d)longas. Fl. Abril , Junio. 
En sitios sombríos de l.is provincias del Norte , en las 
laderas do los caminos y basta en las praderas, Pirineos 
Monseny, ele. Presenta algunas varieilades que se dis- 
tinguen pnr la presencia ó carencia de mancins en sus 
hojas y la forma de estas. 

Partea usadas. Las hojas y las flores. 

Recolección Se recolecta durante la lloracion ó 
poco después; al desecarla se vuelve negruzca , frágil y 
astrmgeiite, cuando verdees solo mucilaginosa. 

Propiedades y nociones químicas. La pulmonaria 
es inodora ; su juijo es mucilaginoso y ligeramente es- 
típtico; como U borraja y buglosa, contiene nitrato po- 
tásico. So emplea para dar color pardo. 

PRErAR\CI0.NF,S FARMACÉITICAS T DOSIS. 

A EL INTERIOR. Decoccion, (Hojas y llores frescas) 
30 gram. por kil. de agua, como pectoral y dulcifí- 
came. (Planta seca) la misma cantidad como ligera- 
mente, astringente en la hemoptisis. 

La pulmonaria cuando verde, es emo- 
liente , edulcorante y pectoral y se ad- 
ministra su cocimiento en el catarro pul- 
monar, tisis, etc. indicando el nombre 
con que se la ña distinguido, la impor- 
tancia que se la dio contra indicadas 
dolencias. Los campesinos dicen , y lo 
creen firmemente, que el Creador indi- 
có el uso de esta planta , con las man- 
chas que tienen sus hojas, que son, aña- 
den, semejiíntcsá las que existen en los 
pulmones dañados. Con la pulmonaria, 
lombarda, cebollas, carne de vaca, sufi- 
ciente cantidad de azúcar cande yagua, 
se prepara un caldo, que Cazin ha em- 
pleado con mucho éxito en las afeccio- 
nes de pecho, sobretodo cuando vienen 
acompañadas de estado febril , de difi- 
cultad de espectorar, de irritación bron- 
quial, de dolores etc. 

Esptiracion de la lámina. Representa la lámina 
un tallo de sus dimensiones mas frecuentes acompaña- 
d.) de la raiz y hojas radicales; a cáliz; b corola aliierla 
de modo que puede verse la insen;ion de los estam- 
bres; c estambre; d pistilo. 

Gen. E'hil'M. T. Cáliz S-parlido. Corola casi acam- 
panada con la garganta desnuda, de limbo desigual, 
oblicuamente 3-lobn. Eslanibres .i pegados al tubo de 
aquella, sin escamas en la base, libres, desiguales y ge- 
neralmenii' salientes. Nuececillas 4, situadas en el fondo 
del cáliz, imperforadas en la base, arrugadas, escabro.sas 
y coriáceas.— Yerbas i malas mas principalmente de la 
Europa central y mediterránea, asi como del cabo de 
Buena-Esperanza, pelitiesas ó cerdoso-pcludas, y flores 
espigadas ó espigado-apanojadas. 



ECIIIUM Vl'I.GARi:. L. 



Ecliiumvulgare. — C. Bauh. — J. Bauh. 
— Parle. — Gern. — Tourn. — Pent. Mo- 

nog. L. ';:,';.■;■■, 

Vivorera morada. Esp. Viperina. Port. Vipérine,— 
riperine communc, — herbé au.r vipcres. Fraiic. Com- 
mon viper's bugloss. Ing. 

Desc Planta do tallo herbáceo, sencillo, derecho, 
erizado de cerd,is tuberculosas en la base y casi palulas; 
hojas lineares lanceoladas, ci^nluso-peludas; espiguillas 
sencillas, solitarir.s en las axilas de las hojas llórales, 
casi palulas, mas corlas q«e dich.is hojas y dispuestas 
en racimo alargado y eslreolio; lacinias del cáliz lanceo- 
ladas, pclierizadas, una mitad mas corlas que la corola, 
cuyo tubo es pubescente al esterior, cónico inverso y 
mas corlo que el cáliz, el limbo ensanchado, irregular; 
órganos sexuales salientes. Fl. Mayo, Agosto. Común 
en sitios pedregosos de la mayor parte de las provincias 
de España. 

Esta planta, muy común por todas 
partes , puede muy bien ser utiliza- 
da en sustitución de la borraja y Ini- 
glosa, por creerse semejante en sus pro- 
piedades parece contiene mucho nitro. 
Es considerada emoliente , sudorífica, 
sin uso en la actualidad por haberse fi- 
jado poco aun aquellas. Su nombre 
es debido á las manchas que tiene en 
sus tallos, que se compararon á las de la 
vivora, y sin duda por esta semejanza 
se empleó para combatir las mordedu- 
ras de dichos reptiles. También ha sido 
usada la raiz en polvo contra la epilep- 
sia y la rabia á la dosis de 2 grim. 

Esplicacian de la lámina. Dibujo de un ramo y hoja 
radical, de tamaño natural; o cáliz; 6 corola y estam- 
bres; c pisliio; d formación del fruto. 

Gen. HnLioTROPiLM. T. Cáliz a partido ó rarísima 
vez 5 dentado, persistente. Corola asalvijlada, sin dien- 
tes en la garganta , desnuda ó barbada y el limbo 
3-üilo, con los senos plegado.", sencillos ó provistos de 
un diente. Estilo corto; esligma casi cónico. Nuececi- 
llas 1 -¡oculares, unidas al principio por su base, al fin 
separables. Receptáculo común nulo. Semillas sin al- 
bumen. — Yerbas ó matas de las regiones tropicales y 
sublropical''s de lodo el globo, por lo común vellosas, 
con hojas alternas, rara vez opuestas, enteras ó lienli- 
culadas, y espigas termínales y laterales, solitarias ó 
apareadas, las mas jó\encs por lo común arrolladas en 
espiral. 

HELIOTROPIUM EIROP.EUM. L. 

Heliolropitiiu vuijus. Clus. — Heliolropium 
innjiis Dioscoridis. C. Bauh.— Tourn. — 
Pent. Monog. L. 

Yerba verruijuera. Esp. TornasQl.— verrucaria, — 



14 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



traía ranlial^^ña, calambres y diversas 
(loleiicia-s ncrviüsas; la iscuriu, estraii- 
guria. dolores nefríticos, etc.; en el dia 
no se emplea mas que á el exterior en 
cuyo caso se usan las hojas recientes en 
las úlceras dolorosas, cñncer, grietas de los 
pechos, hemorroides, etc. Su ocimiento se 
destina á lavar las partes inflama- 
das, irritadas . dolorosas. ya en fomen- 
tos para bañarlas ó en inyección vagi- 
nal. Empléase también en cocimiento 
ó cataplasma en las forúnculas, panadi- 
zos, flegmon. cancro venéreo, quemaduras, 
contusiones, estranguria, y según Alibert, 
contra los dartroses vivos y punzantes. Col- 
so empleábalas hojas contundidas, mez- 
cladas con manteca contra las llagas, 
producidas por la erisipela, y moderna- 
mente el Dr. Borie, ha conseguido cal- 
mar el tic doloroso de la cara, que se re- 
sistió á otros medios, con la cataplasma 
de las mism;is. 

Parece, según Dunal, que su jugo 
aplicado sobre los ojos, ocasiona una li- 
gera dilatación de la pupila, haciendo 
insensible aquella por algunas horas á 
la impresión de una luz viva, por lo 
que se deduce que aunque en menor 
grado que la belladona, cuando falte es- 
ta, puede emplearse el solano para la 
preparación de la vista á la operación 
de la catarata. 

Los antiguos lo empleaban al esterior 
en forma de pomada preparada con su 
zumo y manteca batidos y mezcla- 
dos en un mortero de plomo, contra los 
cánceres, método que Percy ha resuci- 
tado para las hojas de bardana, tritura- 
ción que puede ser conveniente por la 
vasija en que se efectúa. Cazin, deseoso 
do reducir la terapéutica del pobre á los 
mas pequeños límites, sustituyendo los 
medicamentos caros con los que la na- 
turaleza ofrece por todas partes, ha pro- 
curado sacar el mejor partido posible de 
la en cuestión, y dice haber usado su 
zumo mezclado á. la yema de huevo, 
como tópico anodino, y que emplea á 
falta de otros medios, su cocimiento y á 
veces el jugo tibio sobre las hemorroides 
dolorosos; que le ha ido bien con él, para 
calmar los dolores del reumatismo arti- 
cular agudo, aplicándole en forma de 
cataplasma tibia; calmante fácil de ad- 
quirir, cuando la planta está en todo su 



vigor; siomj)re le ha correspondido y 
añade: El médico es dichoso en hallar 
en el aislamiento de las chozas, las plan- 
tas que tan generosamente le ofrece la 
Providencia para aliviar al pobre que 
reclama su socorro. •> 

El tan celebrado en otra época, Bal - 
samo de Mahist, cuenta entre sus com- 
ponentes, según fórmula que es tenida 
por genuina, á la yerba mora. 

Esplicarion de la lámina. Li pnrle dibujada tiene 
tamiino natural; a corola; b cáliz. 

SOLANÜM DULCAMARA. L. 

Sulanumscandens, sive dulcamara. Tourn. 
— C. Bauh. — Solanum glycypicros , sive 
amara dulcís. J. Bauh. — Dulcamara off. 
Pent. Monog L. 

Dulcamara Esp. Port. It. Doiice-amére, — morclle 
primpanle.— Vifjn^^sauvage, — vigne de Judr.e. — herbé á 
la fiebre, — lof¡ui;, — brande, — crene-chten. Kraiic. Wo- 
odi/ niíjhlshade or bilter-sweet nighslhade liig. Billtr- 
siisstengel, — kirsch kraut , — rother nachtschatten. Al. 
Jassimin berri. Ar. Hundebuar, — troldbaer. Dan. Bit- 
terzoet. Hol. (llistnik, — psinki vvodne. I'ol. Qcvcswod. 
Su. Pasten sladkogorskoi, — psinki. Rus. 

Desc. Tallo fructiceso-fle^uoso; hojas aovado-acD- 
razonadas, las superiores por lo común laciniadas; co- 
rinilins ciinososrasi opuestos á las linjas y terminales. 
Fl. Mayo, Julio. Común en la mayor parte" de los baya- 
dos , fosos húmedos , tapias viejas , y borde de los ar- 
royos. 

Parles usada.t. Los tallos tiernos, sumidades y hojas. 

Recolección. Debe efectuarse en Mayo y Junio ó ha- 
cia el fin del eslió, ^e eligm los tallos ^ue tengan á lo 
mas un año, di'sechando los de corteza verde ó que es- 
tén alterados por la vejez. Dfbe preferirse la que crece 
en lugares incultos á la que .se culliva en los jardines. 

Propiedades y nociones quirnicas. La planta y sus 
(lores son poco olorosas , mas los t.illos que se destinan 
al uso médico le tienen nauseabuiiílo y desagradable; 
sabor amargo y dulzaino, que juslilica su nombre es- 
pecífico y vulgar. Desfosses, ha encontrado solanina un 
sus tallos y hojas que contienen además sales á base de 
cal y. de potasa. La solanina parece ser el principio acti- 
vo de esta planta. El amargo azucarado se le denominó 
por Plaff, Pirroglycion. Willstein , dice haber encon- 
trado una nueva base que llama Úulcamarina. 

I'REPARACIOXES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL iMERiOR. Cocimiento Ó infusión de los tallos, 
8 á 30 gram, por kil. de agua. 

Zumo de las hojas, 20 á 60 gram. (casi abandonado). 

Poho, 2 á 8 gram. Sin uso. 

Jarabe , ('2 por i i de agua y 8 de azúcar) , 30 á 400 
gram. y más en poción. 

Estrado por infusión, 50 cenlig. á 100 gram. y mas 
progresivamente. 

La preparación generalmente usada, es el cocimien- 
to, variando mucho las cantidades de la dulcamara 
mandadas emplear por diversos profesores; así como su 
modus faeiendi. Trago decia se preparara hirviendo 



VxmUS. SOLANÁCEAS. 



ii 



500 grain. en i kil. de vino blanco y prescribía dus 
vasus por diu. Razoux teincroso de la acción venenosa 
de esta planta no pasaba de la de 4 gruni. por pinta 
dea^ua, reducido i la mitad. Curreru le hacia con ít 
((ramos, aumentando esta cantidad cada ocbo dias. 
Úuann la lleva liasla 60 gram. y asi de oíros. Sin que la 
planta un cuestión sea peligrosísima, conviene empezar 
usándola á dosis no inny elevadas como la de 4 á 8 gr. 
y llevarla á lo sumo basta 60 gram. baciendo macerar 
por seis horas en agua los tallos preparados , y cociéo- 
dülos después hasta que se reduzca el liquido á un 
tercio. 

Bretonneau emplea el método siguiente, sobre todo, 
en el tratamiento de la sífilis. Durante ocbo dias coci- 
miento con 8 gram. tomado en el intervalo de las co- 
midas, sin que baya necesidad de cambiar el régimen; 
al octavo día 16 gram por otro tanto tiempo y aumen- 
ta de este modo 8 gram. por semana , basta llegar á 40 
por día , durante otra semana , empleando en todo el 
tiempo seis semanas. Seguidamente disminuye las dúsis 
en la misma proporción y en el mismo tiempo. Cuando 
se Ifega á la de 40 gram. en I litro de agua, produce or- 
dinariamente aturdimiento y turbación de ideas; sín- 
tomas que indican la necesidad de detenerse y dismi- 
nuir progresivamente las dosis. 

La acción fisiológica de la dulcamara 
está circunscrita á producir su efecto 
primario sobre el tubo digestivo ejer- 
ciendo acción secundaria sobre diversos 
sistemas y en particular sobre el cere- 
bro y sistema nervioso , efecto que va- 
ria mucbo según la organización in- 
dividual y el estado de los órganos , di- 
rigiéndose mas ó menos sobre la piel, 
ríñones y encéfalo ; siendo indudable- 
mente la revulsión que ocasiona sobre 
el tubo digestivo, la mas importante con 
relación á los efectos secundarios que 
de ella resultan y que en gran parte la 
están subordinados. 

Cuando se administra á altas dosis, 
produce náuseas, vómitos, ansiedad, pin- 
chazos en diversas partes del cuerpo, al 
gunas veces prurito de los órganos ge- 
nitales, evacuaciones albinas, secreción 
abundante de orina , sudores , movi- 
mientos , si bien ligeros , de los párpa- 
dos, labios, y manos, calambres, aturdi- 
miento , agitación , pesadez de cabeza, 
imsonnio, vértigos, en una palabra, los 
síntomas de envenenamiento producido 
por las plantas de esta ñimilia , si bien 
en menor grado . que en el ocasionado 
por otras mas activas , como la bellado- 
na. Parece diferir en su efecto sobre di- 
versos individuos á creer lo consignado 
por Guersent, que refiere haber toma- 
do 15 gram. de su estracto, sin sentir 
molestia de género alguno; en cambio 
Schlegel dice que en un caso en que se 
empleó en veinte y cuatro horas el co- 



cimiento de sus tallos frescos, en el cual 
se hablan disuclto 32 gram. de estracto 
de la misma , oca.sionó oscurecimiento 
de la vista, parálisis de la lengua, vér- 
tigos, temblor de las estremidades y 
sudor frió general: síntomas que cedie- 
ron á beneficio del uso de una poción 
en la que entraba el carbonato potási- 
co. Orfila al referir este hecho , añade 
juiciosamente: rara non siint aríis. Flo- 
yer, dice que treinta frutos hicieron mo- 
rir á un perro en el espacio de tres ho- 
ras , pero Dunal que á otros y diversos 
animales les hizo comer de 30 á 150, 
sin que sucediera el menor accidente. 
Hoy parece suficientemente probado que 
estas bayas no ejercen acción alguna 
sobre los animales y que en el caso del 
perro citado por Floyer, la muerte se- 
ria debida á causa accidental. 

Las hojas no son mas activas que los 
frutos, solamente los tallos gozan de 
una actividad reconocida. 

La solanina, que parece ser muy dife- 
rente de los demás álcalis de las Sola- 
náceas virosas, no dilata la pupila: obra 
como narcótico y produce en los ani- 
males, acción paralizante enérgica de las 
estremidades abdominales. Según Ma- 
gendie, á dosis tóxicas prodíice vómi- 
tos violentos y seguidamente somnolen- 
cia y estupor , lo que la acerca al opio, 
á diferencia que escita mas el vómito 
que él y ser menos narcótica. 

Como medicamento la dulcamara es 
estimulante, sudorífica, depurativa y 
algo calmante. Se aconseja en las afec- 
ciones reumáticas y venéreas, dar ir oses, úlce- 
ras de mal carácter, ingurgitaciones de las 
visceras abdominales, escrófulas, inflamacio- 
nes latentes del pulmón, tisis, gota, afecciones 
catarrales crónicas, ictericia, asma, convul- 
siones, coqueluche, etc. 

Al leer el c.itálogo de dolencias en 
que se recomienda esta planta . créese 
que su aplicación estará perfectamente 
comprobada; nada mas vago y contra- 
dictorio que lo referente á sus propieda- 
des medicinales. Se ha hecho, es cierto, 
gran u.so de ella, ó mejor, abuso, sin 
que nada positivo haya venido á ilumi- 
nar al práctico. Como quiera que se la 
asignara tan alto rango en terapéutica 
por Boerhaave y Haller contra las pleu- 
resías y pneumonías; por Werlhuff y Sa- 



14 



ALRUM DE LA FLORA. 



tra l;i cardial^^ia, calambres y diversas 
(lüleiicias nerviosas; la iscuria, estran- 
guria, dolores nefríticos, etc.; en el dia 
no se emplea mas que á el exterior en 
cuyo caso se usan las hojas recientes en 
las úlceras Jolorosas, cáncer, grietas de los 
pechos, hemorroides, ele. Su c (cimiento se 
destina á lavar las partes inflama- 
das, irritadas, dolorosas, ya en fomen- 
tos para bañarlas ó en inyección vagi- 
nal. Empléase también en cocimiento 
ó cataplasma en las forúnculns, panadi- 
zos, flegmon, cancro venéreo, quemaduras, 
contusiones, estranguria, y según Alibert, 
contra los dartroses vivos y punzantes. Cel- 
so empleábalas hojas contundidas, mez- 
cladas con manteca contra las Hagas, 
producidas por la erisipela, y moderna- 
mente el Dr. Borie, ha conseguido cal- 
mar el tic doloroso de la cara, que se re- 
sistió á otros medios, con la cataplasma 
de las mismas. 

Parece, según Dunal, que su jugo 
aplicado sobre los ojos, ocasiona una li- 
gera dilatación de la pupila, haciendo 
insensible aquella por algunas horas á 
la impresión de una luz viva, por lo 
que se deduce que aunque en menor 
grado que la belladona, cuando falte es- 
ta, puede emplearse el solano para la 
preparación de la vista á la operación 
de la catarata. 

Los antiguos le empleaban al esterior 
en forma de pomada preparada con su 
zumo y manteca batidos y mezcla- 
dos en un mortero de plomo, contra los 
cánceres, método que Percy ha resuci- 
tado para las hojas de bardana, tritura- 
ción que puede ser conveniente por la 
valija en que se efectúa. Cazin, deseoso 
de reducir la terapéutica del pobre á los 
mas pequeños límites, sustituyendo los 
medicamentos caros con los que la na- 
turaleza ofrece por todas partes, ha pro- 
curado sacar el mejor partido posible de 
la en cuestión, y dice haber usado su 
zumo mezclado á la yema de huevo, 
como tópico anodino, y que emplea á 
falta de otros medios, su cocimiento y á 
veces el jugo tibio sobre las hemorroides 
dolorosos; que le ha ido bien con él, para 
calmar los dolores del reumatismo arti- 
cular agudo, aplicándole en forma de 
cataplasma tibia; calmante fácil de ad- 
quirir, cuando la planta está en todo su 



vigor; siempre le ha correspondido y 
añade: "El médico es dichoso en hallar 
en el aislamiento de las chozas, las plan- 
tas que tan generosamente le ofrece la 
Providencia para aliviar al pobre que 
reclama su socorro. " 

El tan celebrado en otra época. Bál- 
samo de Mahist, cuenta entre sus com- 
ponentes, según fórmula que es tenida 
por genuina, á la yerba mora. 

Esplicarion de la lámina. La parte dibujada tiene 
tamaño natural; a corola; b cáliz. 

SOLANUM DULCAMARA. L. 

Solanumscandcns, sive dulcamara. Tonrn. 
— C. Bauh. — Solanum glycypicros , sive 
amara dulcis. J. Bauh. — Dulcamara off. 
Pent. Monog L. 

Dulcamara Esp. Port. It. Dowe-amére, — morclle 
grimpante,—Vigne]sauvage, — vigne de Judée. — herbé á 
la fiebre, — loque, — bronde,—crei/e-chien. Fraiic. \Vo- 
ody nighishade or bitter-swcet nighsthade Ing. BiUer- 
íiisstengel, — kirsch kraut , — rother nachlsehalten. Al. 
Jassimin berri. Ar. Hundebuar, — troldbaer. Dan. iStt- 
lerzoet. Hol. GUstnik, — psinki vvodne. Pol. Quvcswod. 
Su. I'aslen sladkogorskoi, — psinki. Rus. 

Desc. Tallo fructiceso-fletuoso ; hojas aovado-aco- 
razonadas, las superiores por lo común laciniadas ; co- 
riniljns ciinososrasi opuestos á las iinjas y terminales. 
Fl. .Mayo, Julio. Común en la mayor parte" de los baya- 
dos, fosos húmedos, tapias viejas , y borde de los ar- 
royos. 

Partes usadas. Los tallos tiernos, sumidades y hojas. 

Recolección. Debe efectuar.';e en Mayo y Junio ó ha- 
cia el fin del cstio. ^e eligen los tallos |que tengan á lo 
mas un año, desechando los de corteza verde ó que es- 
ten alterados por la vejez. Di'be preferir.se la que crece 
en lugares incultos á la que se cultiva en los jardines. 

Propiedades y nociones químicas. La planta y sus 
flores son poco olorosas , mas los t.illoí que se destinan 
al uso médico le tienen nauseabundo y desagradable; 
sabor amargo y dulzaino, que justifica su nombre es- 
pecífico y vulgar. Desfosses, ha encontrado solanina en 
sus tallos y hojas que contienen además sales á base de 
cal y. de potasa. La solanina parece ser el principio acti- 
vo de esta planta. El amargo azucarado se le denominó 
por Platí, Picroglycion. Wittstein , dice haber encon- 
trado una nueva base que llama Dulcamarina. 

PREPAn\CI0NBS FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL ifiTERiOR. Cocimiento Ó infusión de los tallos, 
8 á 30 gram, pnr kil. de agua. 

Zumo délas /io;aj, 20 áeOgram. (casi abandonado). 

Polvo, 2 á 8 gram. Sin uso. 

Jarabe , (2 por i\ de agua y 8 de azúcar) , 30 á 400 
gram. y más en poción. 

Estrado por infusión, 50 cenlig. á tOO gram. y mas 
progresivamente. 

La preparación generalmente u.sada, es el cocimien- 
to, variando mucho las cantidades de la dulcamara 
mandadas emplear por diversos prolesores; así como su 
modus faciendi. Trago dccia se preparara hirviendo 



JXmUS. SOLAJ^ACEAS. 



iíi 



500 gruin. enj kil. de vino blanco y prescribía dos 
vasos por dia. Ru/.oux leinuroso de la acción venenosa 
de esta planta no pasaba de la de 4 grum. por pinta 
de agua, reducido ''i la mitad. Carrere le hacia con 8 
gramos, aumentando esta cantidad cada uclio dias. 
ÚuariM la lleva liasla GO gram. y así de oíros. Sin que la 
planta en cuestión sea peligrosísima, conviene empezar 
usándola á dosis no muy elevadas como la de 4 á 8 gr. 
y llevarla á lo sumo hasta 60 gram. haciendo macerar 
por seis horas en agua los tallos preparados , y cociéa- 
dolus después hasta que se reduzca el líquido á un 
tercio. 

Bretonneau emplea el método siguiente, sobre todo, 
en el tratamiento de la sífilis. Durante ocho dias coci- 
miento con 8 gram. tomado en el intervalo de las co- 
midas, sin que haya necesidad de cambiar el régimen; 
al úotavo dia 16 gram por otro tanto tiempo y aumen- 
ta de este modo 8 gram. por semana , liasta llegar á 40 
por día , durante otra semana , empleando en todo el 
tiempo seis semanas. Seguidamente disminuye las dosis 
en la misma proporción y en el mismo tiempo. Cuando 
se Ifega á la de 40 gram. en I litro de agua, produce or- 
dinariamente atuniimiento y turbación de ideas; sín- 
tomas que indican la necesidad de detenerse y dismi- 
nuir progresivamente las dosis. 

La acción fisiológica de la dulcamara 
está circunscrita á producir su efecto 
primario sobre el tubo digestivo ejer- 
ciendo acción secundaria sobre diversos 
sistemas y en particular sobre el cere- 
bro y sistema nervioso , efecto que va- 
ria muclio según la organización in- 
dividual y el estado de los órganos , di- 
rigiéndose mas ó menos sobre la piel, 
riñones y encéfalo ; siendo indudable- 
mente la revulsión que ocasiona sobre 
el tubo digestivo, la mas importante con 
relación á los efectos secundarios que 
de ella resultan y que en gran parte la 
están subordinados. 

Cuando se administra á altas dosis, 
produce náuseas, vómitos, ansiedad, pin- 
chazos en diversas partes del cuerpo, al 
gunas veces prurito de los órganos ge- 
nitales, evacuaciones albinas, secreción 
abundante de orina , sudores , movi- 
mientos, si bien ligeros, de los párpa- 
dos, labios, y manos, calambres, aturdi- 
miento , agitación , pesadez de cabeza, 
imsonnio, vértigos, en una palabra, los 
síntomas de envenenamiento producido 
por las plantas de esta familia , si bien 
en menor grado . que en el ocasionado 
por otras mas activas , como la bellado- 
na. Parece diferir en su efecto sobre di- 
versos individuos á creer lo consignado 
por Guersent , que refiere haber toma- 
do 15 gram. de su estracto, sin sentir 
molestia de género alguno ; en cambio 
Schlegel dice que en un caso en que se 
empleó en veinte y cuatro horas el co- 



cimiento de sus tallos frescos, en el cual 
se hablan disuelto 32 gram. de estracto 
de la misma , ocasionó oscurecimiento 
de la vista, parálisis de la lengua, vér- 
tigos, temblor de las estremidatles y 
sudor frió general; síntomas que cedie- 
ron á beneficio del u.so de una poción 
en la que entraba el carbonato potási- 
co. Orfila al referir este hecho, añade 
juiciosamente : rara non siint aríis. Flo- 
yer, dice que treinta frutos hicieron mo- 
rir á un perro en el espacio de tres ho- 
ras . pero Dunal que á otros y diversos 
animales les hizo comer de 30 á 150, 
sin que sucediera el menor accidente. 
Hoy parece suficientemente probado que 
estas bayas no ejercen acción alguna 
sobre los animales y que en el caso del 
perro citado por Floyer, la muerte se- 
ria debida á causa accidental. 

Las hojas no son mas activas que los 
frutos, solamente los tallos gozan de 
una actividad reconocida. 

La solanina, que parece ser muy dife- 
rente de los demás álcalis de las Sola- 
náceas virosas, no dilata la pupila; obra 
como narcótico y produce en los ani- 
males, acción paralizante enérgica de las 
estremidades abdominales. Según Ma- 
gendie, á dosis tóxicas produce vómi- 
tos violentos y seguidamente somnolen- 
cia y estupor , lo que la acerca al opio, 
á diferencia que escita mas el vómito 
que él y ser menos narcótica. 

Como medicamento la dulcamara es 
estimulante, sudorífica, depurativa y 
algo calmante. Se aconseja en las afec- 
ciones reumáticas y venéreas, dar tr oses, úlce- 
ras de mal carácter, ingurgitaciones de las 
visceras abdominales, escrófulas, inflamacio- 
nes latentes del pulmón, tisis, gota, afecciones 
catarrales crónicas, ictericia, asma, convul- 
siones, coqueluche, etc. 

Al leer el catálogo de dolencias en 
que se recomienda esta planta , créese 
que su aplicación estará perfectamente 
comprobada; nada mas vago y contra- 
dictorio que lo referente á sus propieda- 
des medicinales. Se ha hecho, es cierto, 
gran uso de ella, ó mejor, abuso, sin 
que nada positivo haya venido á ilumi- 
nar al práctico. Como quiera que se la 
asignara tan alto rango en terapéutica 
por Boerhaave y Haller contra las pleu- 
resías y pneumonías; por Werllioff y Sa- 



m 



ALllU-V OK LA J'LqUA. 



gíir tMi la liíin ¡ittlinoiiur; [lor Liaueo (j\ie 
dice curó cu o\ Iio.si)it;il ilo Slucküluio 
el escurbulu y reumatismo crónico; [tor Tra- 
go, Doliaon, Suuvages, líazoux, (iucr- 
sciit. etc., en las douiás dolencias indi- 
cadas, llegó á alcanzar gran voga; pero 
cuando mas, según observa Carrero, si 
ha curado rcuiuatisnios, lia sido sin du- 
da por l;us sangrías, baños y otros me- 
dios que como auxiliares de ella se em- 
plearon á la pai". 

Dubüis deliochelbrt, y Alibert solo la 
conceden una acción casi insignifican- 
te; Hanin, siguiendo á CuUen, y los 
prediclios autores, la considera nula ó 
casi nula, ó á duras penas como un au- 
xiliar. "Es cómodo, dice Cazin, para 
crearse una oitinion, atenerse al magis- 
ter dijcit." , ,, t'. 

Hallemberg, en una tesis que sostuvo 
bajo la presidencia de Linneo, afirma 
que la dulcamara debe ser preferida á 
la zarzaparrilla, que los dolores reumá- 
ticos, osleócopos é isquiálicos no se han re- 
sistido jamás á los tallos de esta solaná- 
cea. Vitet, dice, que una infusión fuer- 
te, preparada con 500 gram. hasta 1 kil. 
tomada por la mañana en ayunas, obra 
como antisiiilítica, con algunas venta- 
jas soljre el cocimiento concentrado de 
aquella y guayaco. 

üebcmos considerar tan alejados de 
la verdad estos elogios exagerados , así 
como la opinión de los médicos qiie no 
la conceden propiedad alguna medici- 
nal. Sucede con ella lo ocurrido con 
tantos otros medicamentos de virtudes 
demasiado elogiadas, ([ue habiendo he- 
cho fracasar las mas bellas esperanzas, 
.se ha concluido, si bien con sobrada li- 
gereza, con, rehusarles un lugar en la 
materia médica. Las observaciones de 
Razoux, de Bertrand de la Grésie, de 
títarke. Poupart, Swcdiaur, Carrére y 
otros, no dejan duda alguna de su efica- 
cia contra los dartroses, y si Dubois y Ali- 
bert no consiguieron mas que un éxito 
mediano con ella, puede muy bien atri- 
buirse, como lo hace ol)servar Guer- 
sent, íi no haberla empleado á, dosis 
bastante fuerte. De igual opinión es Ca- 
zin. por los resultados que ha podido 
observar en el tratamiento de las afec- 
ciones cuti'ineas crónicas , en apoyo de lo 
que cita un caso notable de (/(/r/roseí ecze- 



maloso corregido con ella. Pueden aña- 
dirse á los tifi este práctico, los conse- 
guidos por Wauters y de los que él mis- 
mo da cuonta recogidos por Althof, que 
prueban incontestablemente que este 
vejetal dado á grandes dosis y sin otro 
medicamento, ha curado afecciones lier- 
pélicas gi-aves , leucorreas acres y úlceras 
inveteradas de origen sosiiechoso, etc. 

En la lepra parece ha producido feli- 
ces resultados; William que la usó en 
veinte y tres casos , dice , solo se resis- 
tieron dos. Chrichthon, publicó también 
un trabajo muy interesante, para pro- 
bar su eficacia en esta dolencia. Ber- 
trand de la ürezey Carrére, la preconi- 
zan en el eczema, contra el que Gardras 
la considera como el mejor remedio que 
se puede emplear. Gardner, hi aconseja 
particularmente en las dermatoses acom- 
pañadas de irritación viva, tales como la 
iciyosis , prurigo j psoriasis; habiendo ob- 
servado Guersent que muchos dartroses 
escamosos ó costrosos que cubrían gran 
parto del cuerpo, ceden mas fácilmente 
que los furfuráceos aislados que se re- 
sisten á las mas fuertes dosis del me- 
dicamento, corroborando lo visto por 
Cazin lo justo de esta observación. 

Asociándola al emético , ha alcanzado 
Fages contra aquellas muy buen efecto, 
perdiendo este gran parte de su acción 
emética y siendo además tolerado bien 
por la. graduación de sus dosis. Esta 
mezcla produce en la mayoría de casos 
aumento de las secreceiones y con espe- 
cialidad del sudor, que llega á producir 
una especie de abatimiento. Las obser- 
vaciones que refiere el autor , no de- 
jan duda sobre su eficacia; y á juicio de 
Cazin, puede emplearse también en el 
reumatismo articular crónico y aun en la 
artritis aguda, precediendo á su uso el de 
las emisiones sanguíneas, cuyo efecto 
antiflogístico dispone el organismo para 
los efectos favorables de la revulsión. 

No menos recomendada ha sido en 
las afecciones sifilíticas de la piel; Swediaur, 
Murray y Carrero, dicen haberla em- 
pleado con éxito en los dolores osleócopos, 
leucorrea, originada por dartroses de la vul- 
va. Muchas gonorreas antiguas, según Gi- 
libert, han cedido á la acción de este me- 
dicamento; Bretonneau le considera co- 
mo uno de los mas eficaces que se pue- 



fAMILI\ S()L\N.VCEAS. 



<7 



(Ion emplear en todas las dennatoses crú- 
nimx y fomo el mojor de los depurativos, 
allruiamlo que pxiode disminuir la du- 
ración del tratamiento mercurial en las 
alecciones venéreas y hivsla reemplazar- 
le; no obstante, es opinión admitida 
que no debe contarso con sus buenos 
efectos, sino en las que se han resistido 
al tratamiento mercurial. Cazin la lia 
administrado con buen resultado asocia- 
da á la bardana y mecereon, en un caso 
de sifilitle escamosa que sobrevino á un 
tratamiento mercurial incompleto y mal 
dirigido, caso que cita como medio de 
probar la posibilidad de sustituir la zar- 
zaparrilla por nuestras plantas indí- 
genas. 

Su aplicación á dosis crecidas, au- 
mentadas progresivamente, no ha pro- 
porcionado en manos del práctico antes 
citado , ventaja alguna contra las escró- 
fulas ulceradas, concluyendo de aquí que 
los casos en que las protlujo seria debido 
á las sustancias á que se asociaba. Las 
oltservaciones recogidas en el instituto 
policlínico de Berlín , sobre el uso del 
estracto de dulcamara contra la coquelu- 
che, nada prueban en su favor, una vez 
que se empleó asociada á las prepara- 
ciones antimoniales. 

Wauters, la preconiza además contra 
la hidropesía, añadiendo que un cirujano 
de Moerreke, se sirvió de ella por cua- 
renta años contra dicha dolencia y que 
él fué testigo de maravillosas curaciones 
conseguidas con este medicamento. 

En el catarro crónico, si hemos de creer 
á Hufeland, es el mejor de los remedios 
p1 liquen de Islandia con la dulcamara 
(liíiuen 24 gram. , dulcamara 12 gr., 
agua de fuente 500 gram. reducidos por 
la decocción á 250; jarabe Itnlsámico 
30 gram.. dos cucharadas comunes cada 
hora del día). Administrado este coci- 
miento con leche en las bronquitis cróni- 
cas , en ocasiones ha correspondido 'y en 
otras no, observando Cazin que corres- 
ponde mejor en las toses nerviosas secas 
que en las acompañadas de espectora- 
cion. Por último , Rothman , citado por 
Hallemberg, asegura que encuentra la 
dulcamara apropiada para combatir la 
ictericia. 

Al psterior se recomienda el cocimien- 
to en las afecciones herpriiras y dennalosi's 
Tomo III. 



en forma de baños. Ascheron emi)loaba 
la loción antidartrosa siguiente: dulca- 
mara 30 gram. agua c. s. ¡¡ara obtener 
180 gram. de cocimiento, añádase des- 
pués de colado, sublimado corrosivo 25 
centig. 

También en otros tiempos se usaron 
las hojas de esta solanea como tópico en 
las induraciones de las mamas, en los he- 
morroides dolorosos, escirros, cánceres ulce- 
rados , contusiones , quemaduras , equimo- 
sis, etc. . de las que se encontró satisfecho 
Wilmet. Ray dice, que una cataplasma 
preparada con cuatro puñados de hojas 
de dulcamara, contundidas y mezcladas 
con harina de linaza, todo hervido con 
vino moscatel y aplicada caliente, ha re- 
suelto en una noche tumores de volumen 
considerable; que ha curado con este 
medio contusiones desesperadas!... Esta 
seguridad que se la concedió viene sin 
duda de la semejanza con las demás So- 
lanáceas virosas ; hoy solo se las consi- 
dera como simplemente omolientes; sin 
em])argo, Cazin las aplica algunas veces 
con las de solano, en cataplasma, para las 
ingurgitaciones del tejido celular ó glandu- 
loso de los pechos, en las nodrizas. 

La solanina está aiin poco estudiada 
respecto á sus propiedades terapéuticas; 
puede emplearse en los casos en que está 
indicada la dulcamara á dosis muj' re- 
fractas como 6 ó 10 milíg. 



Esplicarion de la lámina. Representa parte del tallo 
cnn las dimensiones que alcanza generalmente.; a cáliz 
y ovario; b corola abierta ; r formación del fruto; d pis- 
tilo; e fruto abierto longitudinalmente; /'el mismo par- 
tido á través. 



(■¡EN. Ateiopa. L. Cáliz o-partido , al principio casi 
acampanado, después patente con las lacinias foliáceas, 
aovadas, persistentes. Corola en forma ile embudo 
acampanado con el limbo plegado, 3-10-íido y los ló- 
bulos aov.ido-lriangulares, agudítos y casi iguales. Es- 
tambres ü insertos en el tubo , snlientes ó apenas sa- 
lientes, con filamentos filiformes, vellosos en su base y 
anti'ras deliisccnles longitudinalmente. Ovario aovado 
2-locnlar, con placentas insertas en el tabique dorsal 
y con infinitos óvulos; estilo sencillo, rollizo, casi sa- 
liente y estigma abroquelado-deprimido. Disco anular, 
toruloso, lampiño, que rodea la base del ovarlo. Baya 
globosa , jugosa , lampiña, 2-locular reforzada con el 
cáliz patente. Semillas numerosas , casi arriñonadas, 
comprimidas y con hoyitos muy pequeños. — Arbustos ó 
verbas caulescentes de Europa central y del l'erú, con 
liojas alternas ó apareadas , enterísimas y pedúnculos 
pstraxilarcs, 1-2 ó con infinitas flores y las corolas vio- 
ladas ó verdosas. 



18 



ÁLBUM DE LA FLOKA. 



ATROPA BKI.I.AKU.NA. I.. 



SülaiíHin míiiiiacuin. .1. üaiih. — Bellado- 
na tnajaribun fol'ús el fluribus. Tuurn. — So- 
¡aiium lelhnlc. Düd. —Solaiium somniferum 
et Iclhale. Lob. — Solnnnm furiosum,- Bella- 
dona trichotoma. iivo\).— Belladona off.— 
Peiiüuid. Mouoy. L. 

Belladona,— solano furioso^ Esp. Belladona Port. 
Belladone, —belle-dame, — beUadone bacrifere, — mo 
relie furieuse . — mandrai/ore baccifere , — guigne de 
cote,—permenton. Fruiic. Deadly nighlshade, — bclta- 
donna, — dwaie, — coiniiion dwalc. Iiig. Wolfskirsche, — 
tolikirsche , — toibeere, — dolkratit. Al. Amrea, — inu- 
bas saleb. Ar. Satskade. ü.\t\. Belladona. U. Say um/- 
gor. Iiid. Doodkruid, — doodelyke nachtschade. Hol. fíu- 
iah, — turbúe. Pers. \]'iirza icisnia, — tesak,—psink¡. 
Pol. Krasa vitsa , — odurkik. Rus. U'argbacr. Su. 
Kiouze labraí. T. 

Desc. TjIIo herbáceo, Iricotomo; hojas aovadas, 
enterisímas, aguzadas, adelgazadas hacia el pedúlú, un 
poco ladeadas, epareatlas con una de ellas menor, pe- 
dúnculos laterales, solitarios ó apareados, l-lloros, col- 
gantes. Fl. Todo el verano. En algunos montes de 
España (escasa), y cultivada generalmente para los usos 
i que se destina. 

Partes usadas. Toda U planta, mas frecuentemen- 
te solo las hojas. 

k Recolección y cultivo. Las hojas en Junio, las bayas 
en su madurez, la raiz en Setiembre; desecando en la 
estufa estas diversas partes convenientemente dis- 
puestas. 

Sus multiplicados usos son causa de que la que crec3 
espontáneamente sea insuncicnte para llenar las nece- 
sidades de la Farmacia y Terapéutica; de aquí la de su 
cultivo para el que, se siembra en semillero en olnño 
y á principio del año, cuidando de abrigarle bii'u du- 
raiite liis grandes frios por el medio mus adecuado, que 
puede ser el que se sigue con los pimientos; después se 
trasplanta á terreno medianamente suelto y abunado 
con mantillo y en cuanto sea posible en sitio sombrío 
y un tanto húmedo, dejando entre cada pié medio me- 
tro de distancia. En su prim r ano crece poco, no obs- 
tante puede hacerse una corta de sus tallos en Setiem- 
bre y Octubre, debiendo cubrirse el plantío, luego de 
cortados sus primeros tallos, en los paises fríos y du- 
rante los hielos mas intensos, con paja ó estiércol; á la 
priniavera si;»uiente aparecen sus retoños , alcanzando 
en este su segundo año de vida todo su vigor, así en 
el tercero, pudiendo en ellos efectuar tres ó cuatro 
cortes; conviene, si es posible, regarla, en cuyo caso 
vive mas, tal vez hasla el sesto año. 

Propiedades y nociones químicas. La belladona ex- 
hala olor viroso y tiene sabor un poco acre y nausea- 
bundo. Sus bayas que se asemejan á ciertas variedades 
de cerezas y á las del arándano, gozan de sabor dulzai- 
no y azucarado, que ha sido causa de acídenles di-sgra- 
ciaclos, particularmente entre los niños, pues á pesar 
de aquel, son una de las partes mas deletéreas, siéndolo 
en primer lugar la raiz. 

Debemos á Vauquelin uno de los primero.' análisis 
de esta planta, que naila notable ofrece; encontró en 
ella: materia albuminosa; sustancia animalizada ínso- 
luble en el alcohol, soluble en el éter, precipitahle por 
la infusión de agallas: materia resinosa soluble en el 
alcoliol, que le pareció el principio activo; ácido acético 
libre; nitrato potásico en gran can;ii!ad; sulfato, cloru- 
ro y sobrcoxálato potásicos; oxálato y fosfato de cal; 
hierro y sílice. A estas sales puede añadirse el fosfato 



magnésico, si bien se ha encontrado en la cultivada en 
suelo donde abundaban sustancios animales en des- 
composición. Brandes fué el que aisló de este vejetal, 
u:ia sustancia alcalina muy acre y venenosa que deno- 
minó Atropina y de la que .según él , conliane combi- 
nada con el ácido málico, I l|2 por 100; á la par pudo 
comprobar la existencia en la planta de dos materias 
estructivas azoadas el Phyleumacol y \iPseudooxina. 

La atropina, que es á la que debe la belladona sus 
principales propiedades y toda su actividad, li.i lleg.ndoá 
obtenerse su estado completo de pureza por Mein, 
Geiger y Hesse. En este se presenta en prismas sed<isiis, 
transparentes, incoloros é inodoros; se funde y volatili- 
za á poco mas de 100°. Es soluble en frió, pero mejor 
al calor, en el éter y alcohol absoluto; el agua disuelve 
l|300á la temperatura ordinaria; abandonada su diso- 
lución á la acción del aire , adquiere color amarillo, 
dando por la evaporación una sustancia amarilla, solu- 
ble, nauseabunda y tan venenosa como la atropina y de 
la que puede volverse á eslraer, tratámiola por un áci- 
do, después por ej carbón y precipitándola por un ál- 
cali. Este alcaloide satura muy bien los ácidos, crista- 
lizando con facilidad el sufato y acetato. Su disolución 
en el agua precipita en blanco por las agallas, en ama- 
rillo por el cloruro aúrico y amarillo Isabela, por el 
cloruro platínico. 

Mein parece haber obtenido 1 gram. de atropina de 
360 de raíz de belladona. 

PIIEPARACIONES FARMACÉUTICAS Y DOSIS. 

Áelintekior. Infusión, 40 á 60 centig. por IcíO 
gram. de agua hirvien lo, para tomar •30á 50 gram. co.i 
precaución y progresivamente. 

Alcoholaluro (1 por 4 de alcohol á .30°), 5 á 30 cent, 
en poción. 

Tintura alcohólica (I por 8 de alcohol á 22°), 10 á 
."iO cenlíg. en poción. 

Tintura etérea (1 de hojas secas por 4 de éter), 10 á 
50 ceHlíg. en poción. 

Jarabe (1 de estrado por 30 de agua y 75 de azú- 
car), 15 á 30 gram. en poción. 

Eslracto acuoso (.'i cenli¿. á 1 gram. progresivamen- 
te), en pildoras, etc. 

Inspisamento del zumo depurado (de 5 á 2 centig. 
progresivamente), en pildoras y poción. 

Eslracto del zumo no depurado, de 5 cemig. á 1 
gram. progresivamente. 

Eslracto alcohólico (\ de zumo por 4 de alcohol á 
33° ó 2 de hujas secas por 7 ds alcohol á 21°), 1 á 10 
centig. progresivamente. 

Poíi'o de las hojas, 3 á 60 centig. progresivamente. 

Polvo de la raiz, i á 40 centig. progresivamente. 

.4 EL ESTEMOR. Infusion , 4 á 15 gr. por kil. de 
agua, para lociones, fomentos, baños, etc. 

Enemas, 20 á 50 cent, por 200 gram. de agua.. 

Fumigaciones (infusión de salvia, 1 litro, polvo de 
belladona 4 gr.), i la temperatura de 40 á 50°.— Hojas 
secas para fumar. 

Tintura oleosa, para fricciones. 

Pomada, 2 á 8 gram. por 30 gr. de manteca en fric- 
ciones. 

Atiiopina. 1 ó 2 milig. á 1 ccnlig. progresivamente y 
con gran precaución. A la dosis de 1 cenlíg. para em- 
pezar puede producir graves accidentes. 

Tintura de atropina , 1 gota en medio vaso de agua 
como profiláctico de la escarlatina, para un niño de cin- 
co añiis. 2 gotas á los diez, 3 á los quince años. 

La belladona entra en el bálsamo tranquilo, ungiien- 
to de populeón, etc. Entre las preparaciones designa- 
das para el uso interno, el polvo de las hojas ó el de la 
raíz, el estracto del zumo no depurado, el estracto al- 
cohólico (l)icn preparados) y la tintura etérea, parecen 
ser las q«e merecen la preferencia. Sin embargo , la 
atropina empleada con circunspección debe escluir á 



I'AMIIIA SOLANÁCEAS. 



Ifl 



los ilcm.is |iri'|Kirii(liis; rumci |iriiioiiiio oclivn ilc la plañ- 
ía iifrccc mus sc{?iiri<lad y coiislaiicia en su cfcclo. 

Merece coiisij^nars-o qiio Troiisseau y l'iifoiix |in,'fie- 
r^n á muchas de las pri'r.araclonos de la heliadoria, el 
Hob preparado con sus hayas maduras. 

.Miclica ha propuesto últimamente como escelente 
producto, elvalerianato de atropina, debido á sus inves- 
tigaciones. 



Si liemos de creer lo consignado por 
los autores, el nombre gcnéricr» de esta 
])lanta trae su etimología de Átropos la 
Parca, que corta el hilo de la vida, lo 
que alude á sus propiedades deletéreas; 
y el específico y vulgar nace según unos, 
del uso que de ella liacian las damas 
italianas como cosmético, y según otros, 
de l;vs lamentables consecuencias que 
la semejanza de sus frutos y su sabor 
grato, han producido cambiándolas por 
otros comestibles, como las cerezas, etc. 
Sea de esto lo que quiera, lo cierto es 
que la belladona es uno de los venenos 
mas activos, estando clasificado entre 
los narcótico- acres. 

Antes de estudiar su acción sobre el 
hombre, espongamos laque ejerce sobre 
diversos animales. Giacomini, dice que 
las cabras parece la pueden comer im- 
punemente; un conejo fué alimentado 
con ella por treinta días sin sentir efec- 
to alguno, ni aun la dihitacion de la 
pupila (Joitrn. de pharm. , i. X, p. 85). 
Según Flourens la belladona ciega á 
l;\s aves, y Orfila hizo ingerir treinta 
de sus bayas á un perro pequeño sin 
que sintiese nada; otros perros sometidos 
á la acción de su estracto acuoso pere- 
cieron envenenados; siendo su acción 
mas intensa y pronta cuando se inyectó 
en las venas, que cuando se aplicó sobre 
el tejido celular ó introdujo en el estó- 
mago: no presentando en este último caso 
mas que poca ó ninguna inflamación, 
sin que las demás alteraciones sean bas- 
tante notables para esclarecer el modo 
de obrar de este veneno. 

Son muy variadas las opiniones sobre 
la acción tóxica de las bayas de bella- 
dona; mientras unos se la conceden tó- 
xica aún en pequeño número, otros ase- 
guran ser necesarias bastantes de estas 
para i)roducir accidentes peligrosos. De 
cualquier modo su actividad es bastante 
intensa, y son mas los casos involunta- 
rios de envenenamiento producidos por 
ellas que por las otras partes de la plan- 



ta. Sin detenernos á consignar los di- 
versos casos recogidos por los aiitor(>s, 
de los envenenamienlos producidos por 
la belladona. pasenu)s á esponer su efecto 
fisiológico sobre nuestra economía. 

A pequeñas dosis, aplicada sobre una 
superficie orgánica, sobre ¡a piel que 
rodea la órbita, sobre la conjuntiva, so- 
bre la llaga de un vejigatorio, ó intro- 
ducida en el estómago, la belladona 
produce la dilatación de la pupila; cuan- 
do se ha aplicado próxima al ojo la 
dilatación no es acompañada de oscu- 
ridad en la visión, y sí cuando es pro- 
ducida por la que se ha tomado inte- 
riormente fChristison , EhlersJ. A una 
dosis mayor y cuando se administra co- 
mo medicamento pasando de la ordi- 
naria, á mas de la dilatación de la pu- 
pila, produce náuseas, vértigos y delirio; 
síntomas que pueden durar veinte y 
cuatro horas y ser nacidos de la suscep- 
tibilidad individual. En algunos casos 
ocasiona una semiparálisis de la vejiga. 

A dosis elevadas la belladona y sus 
diversas preparaciones ocasionan el en- 
venenamiento ; sus síntomas principa- 
les son los siguientes : náuseas seguidas 
alguna vez de vómitos ; sequedad en la 
boca y garganta, sed, deglución difícil 
ó imposible ; ansiedad , lipotimia , car- 
dialgia, cólicos, necesidad ficticia de 
obrar, pesadez de cabeza, cefalalgia, des- 
vanecimientos, vértigos, palidez en la 
cara, estupidez, dificultad ó imposibili- 
dad de tenerse en pié; ojos inyectados, 
saltones, foscos; pupilas fuertemente 
dilatadas é inmtiviles, visión confusa ó 
nula momentánea ó permanentemente; 
delirio las mas veces alegre, con sonreír 
necio, pero llegando á ser furioso algu- 
nas; locuacidad, canto, baile, embria- 
guez aparente, manía, locura, terrores; 
gesticulaciones variadas , contorsiones 
estra ordinarias, movimientos frecuentes 
de los brazos y manos; movimientos 
convulsivos , temblor, compresión con- 
vulsiva de las mandíl)ulas. rigidez tetá- 
nica y momentánea de la columna ver- 
tebral y de las estreu}idades, debilidad 
muscular general, alucinaciones singu- 
lares; estravagancias , exaltación men- 
tal; voz débil, ronca, alguna vez crou- 
pal ; sonidos confusos emitidos penosa- 
mente, afonía, estupor, somnolencia. 



20 



ÁLBUM DE L\ FLOU\. 



coma . sonambulismo , letar¿,ña; rosi)i- 
raciou entrecortada, precipitada ó ir- 
regular y opresiva, estertorosa; pulso 
irecueate, vivo ó rara vez débil é irre- 
¿:;:ular; aversión á los líquidos; calor en 
la piel, erui)cion escarlatinosa, manchas 
gangrenosas; incontinencia de orina, 
disuria, iscúria, y ñnalmente, sincope ó 
convulsiones, saltos de los tendones, risa 
sardónica, tumefacción y sensibilidad 
del bajo vientre; pulso pequeño, fililbr- 
me; Trio en las estremidades, decaimien- 
to de las fuerzas, postración, muerte. 

Estos síntoma-s no se presentan ul 
mismo tiempo ni con igual intensidad, 
ó bien se suceden ó alternan los unos 
con los otros; los principales, tales como 
las náuseas, vértigos, delirio, espasmos, 
dificultad ó impotencia para estar en 
pié, sopor, etc , son variables en su in- 
vasión ; este último que sigue al delirio, 
se presenta en un corto intervalo, ha- 
biéndose visto al delirio reaparecer des- 
pués de haber cesado, dando cuenta 
Brunwell de un caso en que este sínto- 
ma que aparece ordinariamente á poco 
de la invasión, no se presentó hasta 
tres dias después de la ingestión del 
veneno. 

Cuando el paciente resiste la acción 
tóxica de la belladona, que es lo mas 
frecuente, los accidentes van disipándo- 
se poco á poco, pasados xiuo, dos ó 
tres dias, pero la dilatación de la pupila 
no cesa sino bastante tiempo después de 
los otros síntomas; asi los nerviosos, ta- 
les como los temblores , vértigos , tur- 
bación de la vista, persisten por tres ó 
cuatro semanas, habiéndose visto indi- 
viduos envenenados con ella, quedar en 
un estado de idiotismo, ó conservar la 
parálisis ya completa, ya parcial. 

La atropina es mucho mas poderosa 
que el estracto y las demás preparacio- 
nes de belladona, refiriendo Brandes que 
solo el vapor de su disolución ó de sus 
sales, produce la dilatación de la pupila, 
un violento mal de cabeza, vértigos, 
dolores en el dorso y náuseas. Habiendo 
probado una pequeñísima cantidad de 
sulfato de atropina, que encontró mas 
salada que amarga, sintió embarazo en 
la cabeza, temblor de las estremidades, 
alternativas de calor y frió, violenta 
tensión del pecho con dificultad de res- 



l)irar, debilidad de] pulso, fl movimien- 
to del corazón era apenas sensible; los 
principales sintonías cesaron al cabo de 
una hora. Seis Vi ocho gotas de una di- 
solución de 5 centig. de atropina en 30 
gramos de agua acidulada con ácido 
acético, instilada en los ojos de un hom- 
bre atacado de dos cataratas, produjeron 
una hora después y en seguida gra- 
dualmente todos los signos de envene- 
namiento. El delirio fué tan intenso, 
que hubo necesidad de emplear una 
camisa de fuerza. Los accidentes no se 
disiparon hasta el cuarto dia. La dosis 
mínima de atropina instilada que se 
puede valuar á lo mas en un milig., to- 
mada, no hubiera occisionado nada se- 
mejante. Eistá probado, que los venenos 
producen efecto escesivamente intenso 
por absorción, puestos en contacto de la 
conjuntiva. 

El estracto acuoso de belladona á do- 
sis determinada no obra sobre otra parte 
del cerebro que sobre los tubérculos cua- 
drigeminos, según Flourens, y no afecta 
mas que al sentido de la vista, es decir, 
á las funciones de estos tubérculos ; si 
la cantidad es mayor, la acción se es- 
tiende á los lóbulos cerebrales. Ajuicio 
de Brachet, los síntomas culminantes 
del envenenamiento por la belladona, 
indican una hipostenizacion del órgano 
central de la circulación • á menos, dice 
este autor, que no se nieguen los pri- 
meros axiomas de fisiología , no parece 
posible salir de esta interpretación. « 

La belladona parece ejercer una ac- 
ción especial sobre el sistema arterial, 
asi qiie todo él decae, y como lo hace 
observar Rogncta, los órganos muy vas- 
culares deben sentir mas su efecto. El 
iris, los cuerpos ciliares, la coroides, 
que pueden considerarse como plexos 
vasculares y veno.sos, esperimentan una 
relajación marcadísima El tejido elás- 
tico del iris , no estando animado por el 
eretismo arterial, se debilita, se retrae 
sobre si mismo y la pupila aparece di- 
latada. Dicese comunmente que la bella- 
dona paraliza el iris, lo cual como se ve 
no es exacto; la inyección azul de la 
conjuntiva, el abultamiento del ojo y 
cara, son debidos á atonía general de 
los vasos, á un estancamiento venoso aná- 
logo al que acontece en el escorbuto. Los 



FAMILIA SOLANVCKAS. 



21 



síntomas cerebralos, ahieiiiacionos.vér- 
iic:o.s, delirio, etc., se esplican de idi^-n- 
tico modo y son la traducción de de 
presión vital del árbol vascular del 
encólalo. 

Para Giacomini, la sequedad de boca, 
síntoma el mas constante después de la 
dilatación de la pupila, es debida al au- 
mento de la facultad absorbente de la 
mucosa que recubro el tubo dii^estivo. 
• La inspección cadavérica de los que 
han sucumbido envenenados por esta 
planta, dice el mismo autor, están 
teñidos de una tinta azul negTuzca, 
y sus tejidos pasan con prontitud á 
la putrefacción. Si algunos han creí- 
do observar trazas de flegmiisía, es fácil 
conocer que á lo que han aplicado esta 
denominación . no es otra cosa que in- 
gurgitaciones de sangre venosa. Los in- 
testinos están distendidos por los ga-ses, 
y no presentan ni inñamacioñ, ni lesión 
alguna orgánica. » Faber en un caso de 
que da cuenta, observó que el abdomen 
estaba tenso, inflado, y el estómago sal- 
picado de manchas gangrenosas. Gme- 
lin , en el cadáver de un pastor que pe- 
reció en el coma, doce horas después de 
haber comido las bayas de belladona, 
notó que estaba en principio de putre- 
facción, los vasos de la cabeza llenos, la 
sangre era fluida, y salía con abundan- 
cia por boca, nariz y ojos. 

Los socorros que exigen los desgra- 
ciados que se envenenan con la bella- 
dona y sus preparados, son ios siguien- 
tes: Cuando se llega bastante pronto y 
por esto puede creerse que el veneno 
está aiín en el estómago, debe provo- 
carse inmediatamente el vómito titilan- 
do el fondo do la boca con una pluma. 
y haciendo beber gran cantidad de agua 
tibia; á toda costa debe evitarse la ad- 
ministración del emético cuando no 
haya medio de evacuar el veneno; Bal- 
dínger vio un sugeto en camino de res- 
tablecerse de un envenenamiento morir 
en un instante, después de haberle dado 
50 centig. do tártaro estibíado. En tal 
caso se añade su efecto hipostenízante 
al de la belladona que le produce pode- 
roso; habiéndose observado además en 
este caso, que el estómago permanece 
refractario á dosis fuertes de emético. 
Debe tenerse en cuentti que la absorción 



del príuci})!:) activo de la belladona se 
verifica á poco de su ingestión, y que 
su efecto deletéreo sobre el organismo 
se hace sentir inmediatamente; ;isí que 
debe llenársela indicación, recurriendo 
á los estimulantes como el éter, amo- 
níaco, opio, infusión caliente y con- 
centrada de caf(í, los derivativos á las 
estremídades inferiores, etc. Los acci- 
dentes disminuyen en general cuando 
la constipación cesa, y por tanto, deben 
prescribirse lavatíva.s jjurgantes, las 
que obran á la par como evacuantes y 
revulsivas. Cuando se trata de personas 
pictóricas y que se ven amenazadas de 
congestión cerebral, las evacuaciones 
generales ó locales son necesarias algu- 
na vez. síntoma que es preciso combatir 
sin perder de vista los efectos generales 
y ulteriores del veneno. Las afusiones 
frías á la cabeza, calman siempre el de- 
lirio furioso y la agitación. Cazin, en 
una joven envenenada por tomar una 
infusión de hojas de belladona por las 
del naranjo, á la par que usó las afu- 
siones dichas, prescribió 3 centig. de 
estracto de opio de hora en hora, para 
calmar los síntomas análogos al delirium 
tremens que se presentaron, lo que con- 
siguió con ventajas. 

La belladona es creíble fuese emplea- 
da desde la mas remota antigüedad co- 
mo medicamento, sí bien no fué per- 
fectamente diferenciada de otras plan- 
tas con las que se confundía, hasta me- 
diados del siglo VI, siendo de opinión 
muchos autores que debe atribuírsela 
cuanto los antiguos dijeron del Sírychms 
maniros y de la Mandragora y en gene- 
ral de las plantas conocidas con el nom- 
bre genérico de Yerbas de los hechiceros. 
Los mágicos y envenenadores italianos 
conocieron perfectamente sus propieda- 
des venenosas; mas su uso en medicina 
solo data de fines del siglo XVII. Munch 
refiere que una mujer de Hannover la 
empleó contra el cáncer, y Frik en 1710. 
en su obra Paradoxa de venenis, es el pri- 
mero (jue se ocupa de ella con comple- 
ta seguridad; Murray, dice que Brum- 
men fué el primero que hizo uso de una 
preparación de belladona á principios 
del siglo XVII, habiendo trasmitido su 
secreto á Spaeth que murió en 1655. 
pero que Junker se ocupó de ella en su 



ÁLBUM DE LA M,()I»\. 



tniliido de lorapóutic;!, diindo á conocei" 
e.sle secndo ([ue le había comunicado 
Spaeth. Desdo esta ópoca lia ido eslen- 
diéiidoseconsideraljleiucnte, siendo hoy 
un gran recurso terapéutico, llegando 
á competir en sus múltiplos aplicacio- 
nes, en los esceleiites resultados de es- 
tius, con la corteza d(d Perú, cada cual 
en el orden de su aplicación. Y es tal 
su importancia, que no croo exajerar en 
este parangón y colocándola, al lado dol 
opio, siendo sus ventajas palpables, por 
ser mas fácil su adquisición , y por tan- 
to, su coste al alcance de todas Ijvs for 
tunas. 

La belladona considerada bajo el i)un- 
to de vista terapéutico , es calmante 
y estupefaciente, pero de una manera 
especial; no produce el sueño como el 
opio, y si se deja sentir este después 
de su uso, es porque calma los doloroís 
ó disipa los síntomas que lo alejan. Por 
esto es por lo que la mayor parte de los 
autores, aunque con violencia, la colo- 
can entre los hipnóticos. Como el opio 
combate el síntoma dolor con eficacia, á 
diferencia de ser mas útil para los dolo • 
res estemos, mientras que aquel calma 
mas particularmente los internos. 

Numerosas son las dolencias en que 
se prescribe hoy la belladona y sus pre- 
parados; empléasela particularmente en 
las neuralgias, neuroses, coqueluche, afec- 
ciones espasmódiras , epilepsia, histerismo, co- 
rea , tétanos , cólicos hepáticos y nefriticos; 
contra ciertas inflamaciones agwlas y cróni- 
cas, disenteria, tenesmo, reumatismo, tumores 
blancos articulares, dolores agudos de las fís- 
tulas, contracciones espasmódicas , irritaciones 
del ano, espasmos de diferentes órganos 
tales como del ano, uretra, útero, ano in- 
guinal, etc., para dilatar la pupila y 
hacer mas fácil la operación de la cata- 
rata, y esplorar el crislalino; para com- 
batir la iritis, la retinitis, escler otitis, algu- 
nas o/írt/mirts , etc., etc. 

Si no temiera traspasar los limites de 
una obra de esta clase, consignaría los 
resultados que del uso de la belladona 
y sus preparados han obtenido los prác- 
ticos en las diversas enfermedades á 
cuya curación se aplica, y cuyas quedan 
consignadas mas arriba y alas que pu- 
dieran adicionarse tantas otras, tan ge- 
neral es su aplicación. Mas no dejaré de 



decir (jue en las neuralgias y dolores 
es el remedio por cscolencia, ensalzan- 
do todos los profesores los resultados 
obtenidos en estas, ya de su uso al es- 
terior ya del interno incluyendo el en- 
dérmico, y los que no cito por estar com- 
])rendidos entre ellos los mas célebres 
de todos los países. 

Müench en 1789 y Ziégler, según re- 
fiere Murray, han comprobado su utili- 
dad en el tratamiento del reumatismo, 
á cuyo testimonio podemos agregar el 
deBlackett yLebreton, citado por Trous- 
seau y Pidoux , los que tíimbien le tu- 
vieron feliz, asociando á esta medicación 
el uso de los purgantes para prevenir 
la constipación. En cuanto á la gota 
nunca se ha aplicado á la propiamente 
dicha; como todos los estupefacientes 
podría causar accidentes graves. 

En la epilepsia parece haberse mos- 
trado eficaz , ya para curarla por com- 
pleto ó bien para disminuir el número 
é intensidad de los accesos ; tal resulta 
de las observaciones de Müench . Stoll, 
Evers, Theden, Leuret y Ricard, etc., 
llegando Debreyne á considerarla como 
la mas preciosa de nuestras plantas in- 
dígenas y siendo el médico de nuestros 
(lias que mas resultados favorables ha 
conseguido en el tratamiento de esta 
terrible dolencia. Contra la misma ha 
sido considerada la atropina por Bou- 
chardat, como el modificador mas cierto 
y poderoso , resjiecto á la que, se espresa 
de este modo elDr. Lusana: "He tenido 
dos veces < casion de tralar con la atro- 
pina la epilepsia céntrica verdadera; 
en el uno que databa de la infancia te- 
niendo el sugeto mas de cincuenta años; 
en el otro databa de catorce años ; estos 
dos casos son los que me han .suminis- 
trado los resultados mas notables. En 
uno de ellos, trascurrieron seis meses 
sin que sobreviniera ningún acceso, en 
el otro tres meses y medio después de 
empezado el tratamiento, no había ha- 
bido recaída. Si la atropina proporciona 
algún éxito favorable en la epilepsia 
céntrica, cerebral ó idiopática, por el 
contrario, fracasa en la escéntrica, rein- 
cidente ó sintomática, que tiene su 
asiento en otro órgano interno que el 
cerebro." 
El Dr. Lusana, administraba su diso- 



FAMILIA SOLANÁCEAS. 



lucion, en ácido acético ó cualquier otro 
ácido debilitado á la dosis de IjSO de 
grano aumentando progresivamente 
hiista 1[4 de grano cada cuatro lior;is. 

Bergiu-s , StoU y Allemand , la han 
empleado como antiespasmodica, consi- 
guiendo corregir alecciones convulsivas 
violentas, que se hablan resistido á los 
demás antiespasmodicos , y Chaussier 
combate las convulsiones que ocurren 
durante el parto, por medio de l'riccio- 
nes de pomada de belladona al cuello 
del útero. 

De la esperimentacion clínica diaria 
de Debreyne , resulta , que la belladona 
es un específico del fenómeno convul- 
sión y que es un antiespasmódico por 
escelencia. En este sentido se espresan 
también Trousseau y Pidoux , que pres- 
criben su polvo á la dosis de 1 , 2 y 
3 centíg. para combatir las de los niños, 
siendo conveniente, según ellos, fric- 
cionar las encías con el estracto, cuando 
la convulsión es ocasionada por la den- 
tición. 

En el tétanos es considerada también 
por Debreyne como el mejor medio para 
combatirle, y Vial, Besse y Sandras, ci- 
tan casos en que consiguieron su cura- 
ción , empleando el primero su polvo 
reciente á la dosis de 10 á 20 centig. y 
las fricciones con una disolución del 
estractj, el segundo con las mismas, 
friccionando con la tintura los múscu- 
los contraidos , y el último con el uso 
interno del estracto á la dosis de 2 á 15 
centig. por día. Desgraciadamente no 
siempre su uso es seguido de buen éxito, 
pero lo mismo acontece con el opio, clo- 
roformo, etc , aún administrados a altas 
dosis. 

Una de las dolencias en que primera- 
mente se preconizó la belladona, fué en 
la rabia , Mayerne la recomienda ya á 
principios del siglo XVI y Teodoro Tur- 
quet, en una obra publicada en 1690 
anuncia el cocimiento de sus bayas 
como un especifico c intra la hidrolblña; 
Schmidt ministro protestante, publicó 
este remedio en 1703; los dos Müench. 
hicieron conocer muchos caso.s de su 
curación: generalmente mandaban san- 
grar á los enfermos liasta el sincope y 
luego administraban el estracto de be- 
lladona en cantidad de 5 á 70 centig. 



todos los dias. En apoyo de su virtud 
autilisica, S(! citan los hechos referidos 
por Buchols, Jaliu, llufeland, Sauter. 
tíchaller, Locher-Balbcr, Rau y Neimec- 
ke; estos prácticos y otros que pudiéra- 
mos citar, la administraban á altas dosis, 
razón por laque Giacomini hace observar 
que los qui! se oponen á su uso como an- 
tilisico, es porque la han empleado á las 
dosis ordinarias. Sin embargo, Debrey- 
ne dice, que por mas sedante y anties- 
pasmodica qu(5 es. no bastii para destruir 
el virus rábico, teniendo solo virtud 
puramente antiespasmodica , anticon- 
vulsiva y no el poder de destruir ó neu- 
tralizar aquel. Trousseau y Pidoux se 
espresan asi al ocuparse de la belladona 
en esta aplicación: "En nuestros dias se 
ha adquirido la triste convicción de la 
inutilidad.de los diversos medios, elo- 
giados en el tratamiento de la rabia. » 
Ágenos á la práctica médica y aparta- 
dos de los establecimientos en que hay 
ocasión frecuente de observar el resul- 
tado que dan los medicamentos en esta 
dolencia , nada podemos oponer á este 
juicio tan contradictorio como el de los 
prácticos anteriormente citados; pero si, 
tratándose de cuestión de tal impor- 
tancia se ocurre preguntar con Cazin. 
"¿Cómo han adquirido tan triste con- 
vicción? ¿Han repetido los ensayos de 
Müenck, ó no han hecho mas que opo- 
nerlos prevenciones, ideas sistemáticas, 
razonamientos injustificados por la es- 
periencia? Swilguc afirma que no se ha 
hecho en Francia una investigación 
apropiada para determinar el grado de 
confianza que puede merecer la bella- 
dona como anlilísico. Si es permitido 
dudar acerca de esta propiedad, no lo es 
menos el ponerse á cubierto del escep- 
ticismo que nos hace ver muchas veces 
como falso, todo lo que contraria nues- 
tro modo de ver ó nuestras prevencio- 
nes. No pueden desdeñarse los hechos 
observados por Mílench sin sospechar de 
su buena fé; la justicia y la razón in- 
vocan aquí la esperiencia clínica, que 
solo puede juzgar en último caso esta 
importiinte cuestión.- 

En el histerismo que no depende de 
causas debilitantes, por Blackett, Pages 
y Debreyne; en hi corea por este, Hufe- 
land, Ketterling, Mault; en el temblor 



14 



ÁLBUM nU LA HOlU. 



nervioso por Debreyíie, en el üeliiium 
iremens por el Dr. Grieve; en la locura 
por Mütnich . padre é hijo, Ludwig, 
Greding, Murray, Evers , etc., en la 
que parece justiñcar el similia similibus 
curaniuráe Hahnemann, la belladona ha 
proporcionado resultados muy satisfac- 
torios. No menos en la parálisis , gas- 
tralgia, enteralgia, ileo, vómitos nervio- 
sos, cólicos hepáticos y nefríticos, cólico 
de plomo y palpitaciones, según lo acre- 
ditan las esperiencias y casos referidos 
por los profesores ya citados y tantos 
otros célebres que podría citar. 

Más en la coqueluche es la eficacia 
tan notable y superior á los otros me- 
dios empleados contra ella, que no debe- 
mos estrañar el entusiasmo que tal re- 
sultado ocasionó entre los profesores 
alemanes. Schceffer, Kraff, Wetzler, 
asi como Marteau de Granvilliers, Hu- 
feland y Buchave, han demostrado con 
esperiencias [propias el éxito que con 
ella alcanzaron. 

El polvo de la raiz es la preparación 
que más generalmente se emplea en 
este caso, á la dosis de 1 y medio centi- 
gramos en los niños de un año, 2 y me- 
dio en los de dos, 5 centig. en los de 
dos á tres y 7 centig. y medio á los de 
cuatro á seis ; esto no obstante, se han 
recomendado las demás preparaciones 
tales como la infusión de las hojas , es- 
tracto, tintura alcohólica, etc. La enu- 
meración de detalles prácticos que se re- 
fieren á las con.sideraciones convenientes 
acerca de este uso de la belladona y que 
ofrecen sobrado interés , están consig- 
nados en diversos tratados y muy espe 
cialmente en el Tratado de las plantas in- 
dígenas de M. Cazin, que puede consul- 
tarse con provecho. Déjase comprender 
que deberá ser litil asimismo en la tos 
puramente nerviosa y convulsiva y en 
la que sin tener especialmente este ca- 
rácter , no es producida por una infla- 
mación de los órganos de la respiración: 
asilo han comprobado Lenkossek, Delha- 
ye, Mouremans, Lebert, Debrejnie, etc. 
Según Hufeland cura la tos denomina- 
da tussis matutina vomitoria que ataca á 
los borrachos viejos y mas particular- 
mente á los bebedores de aguardiente, 
asociándola al agua de laurel cerezo. 
Cruveilhier, ha disminuido muchas ve- 



ces, la intensidad de la tos de los tísicos 
haciéndoles fumar hojas de belladona, 
humedecidas previamente en una fuerte 
disolución de opio, sin que tenga usada 
sola en este c;iso . el inconveniente de 
suprimir la espectoracion como este. 

También produce alivio el uso inter- 
no del estracto en el asma esencial , en 
la angina de pecho y afonía y asi en el 
espasmo de la garganta y laringe y á 
la que auxiliaba Debreyne con las fu- 
migaciones del cocimiento por boca y 
nariz. 

Demostrada la virtud anti-contractil 
ó anti-constrictiva de la belladona se ha 
sacado y se saca en el dia gran partido de 
ella en el tratamiento de crecido mi- 
mero de enfermedades dependientes de 
la constricción espasmódica , y tanto 
que medicamento alguno puede de una 
manera absoluta, sustituir esta solaná- 
cea. Están comprobados sus felices efec- 
tos en la constipación , constricción anal, 
ileo, hernias estranguladas , contriccion ure- 
tral, constricción uterina etc. En apoyo 
de estas indicaciones pueden citarse gran 
número de casos recogidos por Breton- 
neau, Blache, Fleury, Cazin, Dupuy- 
tren, VanLooth, Koehler, Magliari, 
Schneider , Surville, etc , etc. 

En las inflamaciones , es la belladona 
un poderoso medio para combatirlas á 
juicio de Rasori. Borda, Thomasini, 
Rogneta, Giacomini, etc. que la consi- 
deran eficaz en las afecciones de carác- 
ter hypersténico , es decir , en aquellas 
en las que el tratamiento antiflogístico 
está indicado; considéranla como un es- 
celente auxiliar de la sangría. Según 
el Dr. Rogneta, enfermedades inflama- 
torias muy graves han sido cortadas en 
Italia únicamente con la belladona. Aun- 
que se han dado á conocer gran núme- 
ro de hechos en apoyo de esta manera 
de ver , aun se está lejos de haberla 
adoptado en este concepto sin restric- 
ción. En las flegmasías superficiales, en 
las de los órganos dotados de viva sen- 
sibilidad , en las que el elemento dolor 
domina, es incontestable que puede ser 
de gran utilidad, quod sedat curat , en 
este caso se emplea á el exterior mas que 
al interior. Por lo demás la idea de opo- 
nerla á las flegmasías no es nueva; ya 
Traffus la recomienda en este sentido. 



FAMILIA SOLANÁCEAS. 



$S 



Llegamos á consignar una de las vir- 
tudes mas notables y tal vez la mas se- 
gura de la belladona, el ser un profilác- 
tico de la escarian lia. Hahneniann fué el 
descubridor déosla propiedad. Habien- 
do observado este médico, que después 
de administradas al interior pequeñas 
ddsis de belladona , aparecían sobre la 
])iel placas rojas análogas á las de la 
escarlatina , concluyó según su ley de 
los semejantes , que debia ser un pre- 
servativo de esta enfermedad. Hacia to- 
mar dos ó tres cucharadas por dia de la 
mezcla de 10 centig. de estracto de be- 
lladona y 500 gram. de agua. Estaba 
en 1808. haciendo grandes estragos una 
epidemia de escarlatina en Hilschenbach, 
cuando Schenck hizo tomar el preser- 
vativo de Hahnemann á 525 personas, 
de ellas 522 se preservaron. Hufeland 
dice , que en una epidemia de las mas 
violentas, todos los que la usaron no 
fueron invadidos . pero añade este céle- 
bre práctico , es preciso , siguiendo los 
consejos de Hahnemann , emplearla á 
pequeñas dosis y la esperiencia com- 
prueba su eficacia en el mayor número 
de casos... Se disuelven 5 centig. de es- 
tracto bien preparado en 15 gram. de 
agua de canela y se dan 5 gotas p ir dia 
á los niños de tres años, añadiendo una 
gota por cada año de edad. Desde en- 
tonces los hechos se han multiplicado 
en todos los paises y bajo diversas con- 
diciones, y si en algunos no todos se 
preservaron, en los atacados la enfer- 
medad fué benigna. Últimamente Stié- 
venart ha suministrado pruebas las mas 
concluyentes en favor de esta propie- 
dad. En una casa de vecindad de las 
cercanías de Valenciennes en que la epi- 
demia habia hecho ya ochenta y seis 
victimas, liizo tomar este preservativo á 
cuatrocientos individuos y todos sin es- 
cepcion quedaron á cubierto del conta ■ 
gio; otros que habitaban la misma loca- 
lidad y sometidos á las mismas influen- 
cias que no recurrieron al preservativo, 
contrageron la enfermedad. Stiévenart. 
empleó la tintura de belladona á la do- 
sis de dos gotas por dia en una poción, 
para los niños de uno á tres años; á la 
de tres gotas para los de tres á seis años: 
pasada esta edad aumentaba una gota 
por cada año. Cazin que la administró 

Tomo III. 



también en una epidemia que reinó en 
Calais en 1823 , consiguió idéntico re- 
sultado. 

A pesar de los numerosos hechos que se 
citan favorables á esta propiedad de la 
belladona, ha sido también negada; 
asi que J. Eranck no cree en ella por la 
sola razón de haber emanado de la ho- 
meopatía. <■ No he empleado la bella- 
dona, dice, como medio profiláctico con- 
tra la escarlatina, porque el sentido co- 
mún se opone á que me sirva de este 
remedio á las dosis mínimas y ridiculas 
de Hahnemann. » Giacoraini la consi- 
dera como dudosa, fimdándose en que 
no puede asegurarse según él , que los 
niños que no fueron acometidos de es- 
carlatina tomando el medicamento , lo 
hubieran sido sin tomarle. Después de 
semejante razonamiento , toda esperi- 
mentacion es inútil y la vacuna mis- 
ma hubiera sido repulsada por Jenner. 
Acordémonos de que Dupuytren no 
quiso jamás, á pesar de la evidencia, añ- 
mitir las propiedades obstetricias del 
centeno cornezuelo y que Magendie se 
pronunció á priori , é irrevocablemente 
contra el uso del cloroformo. -Por po- 
derosas que sean las autoridades que 
ensalzan la virtud profiláctica de la be- 
lladona, dicen Trousseau y Pídoux, con- 
fesamos que no podemos hacer otra cosa 
que quedar en la duda, atendiendo á que 
no sabemos hasta qué punto los prác- 
ticos , cuyas conclusiones repudiamos 
casi por completo , habrán podido apre- 
eiar los efectos de la influencia epi- 
démica." Qué, dice Cazin, ¿tratándose 
de un medio tan sencillo que puede 
prestar eminentes servicios , antes de 
rechazar casi enteramente las conclusio- 
nes de los prácticos esclarecidos y de 
buena fé, citados, y á las que se pueden 
añadir tantas otras, Trousseau y Pidoux, 
no quieren ver , no quieren esclarecer 
y convencerse por la observación? ¿Es 
esta, terapéuticos consumados, la mar- 
cha que seguís habitualmente en la in- 
vestigación de las verdades prácticas 
que distinguen vuestros trabajos? No, 
seguramente. Los refutan por la espe- 
riencia que invocan diariamente, con- 
tra razonamiento que nada justifica, así 
como la opinión que tan ligeramente 
emiten soiu'ela virtud profiláctica de la 



26 



ÁLBUM DE L\ 1-L0ft\. 



belladona. In medicina majorem vini habel 
experientia quaní ralio. (Biiglivi). 

Las únicas ulijocionos lormales que 
pueden oponerse, son las de Raminski, 
que alirma haber tenido ocasiones fre- 
cuentes de observar los malos efectos de 
la belladona, para creer en su virtud pre- 
servatrid: las de Lehuiann, que en una 
epidemia de escarlatina que reinó en 
Torgau en 1825, no consiguió ventaja 
alguna de su uso, y las de Teuffel ; he- 
chos escepcionales que pueden muy po- 
co para destruir los numerosos que se 
les oponen. ¿Y no tenemos derecho á 
preguntar si el medicamento estaria 
bien preparado, si por la vetusted no 
habría perdido su actividad, si lo toma- 
ron regularmente los niños?... 

También ha sido empleada como me- 
dio curativo de la misma enfermedad. 
Barthez ha recurrido á el humo de las 
hojas en una epidemia de escarlatina 
acompañada de bronquitis, al que ha- 
cia preceder emisiones abundantes de 
sangre, habiéndole encontrado venta- 
joso. 

En las demás dolencias de carácter 
inflamatorio , su uso ha dado en ocasio- 
nes resultados bastante satisfactorios; 
tal Iki sucedido en la erisipela , acerca 
de cuya utilidad habla Bock, que en la 
época del renacimiento de las letras, 
tuvo el mérito de dar á la Botánica un 
nuevo impulso. G.iuneau y Mériot la 
han empleado con éxito en esta flegma- 
sía, asi Chevalier, uno y otro al exterior 
en pomada preparada con 3 de estracto 
y 20 de manteca. En la de las mem- 
branas serosas , particularmente en la 
ascitisaguda, consecuencia de la supresión 
brusca de una diarrea: en la disenteria, 
en la que á Gesner , le sirvió como me- 
dio rápido de curación en una epidemia 
de la misma. En la blenorragia, en fric- 
ciones sobre el canal de la uretra con su 
estracto; en la pneumonía, en la que 
el Dr. Larne, según una observación 
que refiere, encontrándose el enfermo 
próximo á sucumbir, 15 centíg. de es- 
tracto de belladona disueltos en 10 gr. 
de jarabe y administrados en una sola 
vez, produjo un efecto prodigioso. 

Debreyne , dice , ha curado en dos ó 
tres días panadizos, con la aplicación de 
una ¡tomada compuesta de dos partes I 



de ungüento napolitano y una de es- 
tracto de opio y beUadona; producien- 
do la cataplasma de hojas frescas y la 
de miga de pan con el estracto de esta 
planta . según el Dr. Groenendals el 
mismo resultado. 

El cocimiento , zumo diluido y la 
disolución del estr.icto aplicados sobre 
las quemaduras de primer grado , cal- 
man pronto el dolor y se oponen á la 
inflamación, si bien estíis aplicaciones 
son algo espuestas á causa de la absor- 
ción del medicamento. Parece ser que 
Chevalier, ha curado afecciones cutá- 
neas inveteradas, con la pomada de be- 
lladona (á partes iguales de estracto y 
manteca), y si se ha de creer á Theden 
y Schak, el polvo es eficaz contra ciertas 
(lermatoses llamadas por ellos malig- 
nas. El Dr. Gaglia ha visto contusiones 
muy fuertes con dolores intensos, ceder 
con las fricciones de la pomada de be- 
lladona, en cuyo caso Cazin , precave 
la inflamación con la aplicación de las 
hojas de belladona frescas y en su de- 
fecto con una cataplasma confeccionada 
con las mismas secas después de coci- 
das, y miga de pan. 

En las hemorragias tiene asimismo 
su aplicación esta planta. Cita el doctor 
.Sclnceder , siete casos de hemoptisis 
en que tuvo ocasión de emplearla, ha- 
liiendola detenido casi inmediatamen- 
te. Para ello usaba las fumigaciones de 
la misma que hacia respirar al enfer- 
mo, preparándolas con 4 gram. de las 
hojas menudamente cortadas y echán- 
dolas sobre las ascuas. Cigalla, médico 
del ex-rey de Grecia, contuvo muchas 
veces la hemoptisis, haciendo fumar á 
los enfermos una mezcla de hojas de 
belladona , de digital y flores de ador- 
midera, pretendiendo haber curado con 
el mismo medio la tisis! Dubois, de 
Tournay, hizo se contuviesen los espu- 
tos de sangre que arrojaba un sugeto 
de constitución mediana , haciéndole 
fumar tres ó cuatro pipas por día de 
hojas de belladona. En la hematemesis 
y metrorragia, ha sido también reco- 
mcTidada por Camerer y Schoehlin , de 
Berlín. Dubois, de Tournay, refiere la 
observación de una metrorragia que 
se había resistido á la ratania y demás 
medios empleados, la cual cedió á bene- 



F.V.MIU.V S()L,\N\CK\S. 



flcio de friocioncs: con la pouKula de 1)C- 
lladona on la región uíoriiia y una po- 
ción compuesta de 10 ceutig. de 120 
gram. de agua de lechuga, para tomar 
á cucharadas ; la infusión de salvia 
la hizo desaparecer por comiileto, des- 
pués de «luedar estacionaria á pesar del 
uso de la belladona. En un segundo 
caso que cita el mismo práctico, el éxi- 
to fué completo. 

Cuando las liebres intermitentes rein- 
ciden sin cesar después del uso de la 
quinina, como sucede generalmente con 
las cuartanas, HufeLiud, recomienda el 
uso de la belladona á la dosis de 15 á 
20 centig. por dia; Stosch, ha recono- 
cido su eñcacia en este caso , en el que 
Nepple ensalza el estracto á la dosis de 
'20 á 50 centig. contra las que son neu- 
rálgicas. Isensée y R imberg, emplean 
con ventíija la siguiente fórmula; sul- 
fato de quinina 2 gram. 50 centig. , es- 
tracto acuoso de belladona 10 centig., 
estracto de trébol acuático C. S. para 20 
pildoras de las cuales se toma una cada 
tres horas; pildoras, que según el pri- 
mero corresponden en toda clase de 
intermitentes , de diez en nueve c<isos 
Perrin. las ha usado con igunl ventaja 
<loblando la cantidad del estracto de 
belladona. Ducros, de Marsella, en una 
intermitente perniciosa con delirio y 
dolor atroz en In región frontal y cuyos 
tres primeros accesos fueron exasperados 
por el sulfato de quinina, hizo cesar el 
cuarto con la prescripción de 60 centig. 
de estracto de belladona. En la perni- 
ciosa colérica, Cazin, ha tenido lugar 
de observar que el opio al interior y la 
belladona aplicada al epigastrio, ha- 
cen casi siempre cesar los vómitos y 
evacuaciones albinas que tienen lugar 
durante el acceso. El Dr. Graves, la 
considera eficaz en ciertas fiebres atá- 
xicas acompañadas de retracción de la 
pupila; la acción de la belladona parece 
justificar este aserto. 

Como gran recurso puede considerar- 
se la belladona en las afecciones oculares. 
tíu uso en la oftalmía seguramente no 
es moderno; Tragus ya se refiere á él, y 
Vicaldice. que desde hacia mucho tieni- 
\>o Welsh la habia recomendado contra 
lis fiegmasias de los ojos. En todas 
cuando existe fotofobia, su uso es segui- 



do de buen c.N.ito, bien se cmi>l(!e cji co- 
lirio ó fricciones al estcrior. Kluyskens. 
Lisfranc, Üosmarres, Trousseau y Pi- 
(U)ux, üebreyno, Velpeau, la recomien- 
dan en este caso, y generalmente su 
prescripción es seguida del mejor resul- 
tado si se continúa, suficientemente, y 
hasta que desaparezca la sensibilidad es- 
tremada á la luz. Muchos otros prácticos 
han comprobado su buen efecto en la 
indicada dolencia, y tantos, que su enu- 
meración seria enojosa, por lo que me 
limitaré á añadir, que Saunders fué el 
primero que hizo conocer sus buenos 
efectos en la iritis; que esta sustancia, 
cuando la exudación es el término de 
dicha dolencia, es aconsejada por el doc- 
tor Stoíber para, dilatar la pupila é im- 
pedir hasta donde sea posible que esta 
exudación perjudique á la visión, y que 
según Carón deVillards, debe emplearse 
desde un principio, porque tiene el do- 
ble poder de calmar los dolores y la fo- 
tofobia y de dilatar la pupila, si bien 
cuando la inflamación es muy intensa 
goza de poca acción sobre el iris, de- 
biendo secundarse su poder por nu- 
merosas evacuaciones sanguíneas; Ge- 
rhard, dice debe recurrirse á este medi- 
camento después de pasado el periodo 
agudo, antes tiene inconvenientes rea- 
les, y no puede combatirlas contraccio- 
nes mórbidas del iris. 

Para asegurarse si el iris está adhe- 
rente y para prevenir su adherencia, 
Himly aconseja el uso de la belladona, 
suspeniliéndole de cuando en cuando 
para producir alternativamente contrac- 
ciones y dilataciones. Velpeau emplea 
contra fas adherencias que no son muy 
antiguas, una solución de algunos gra- 
nos del estracto de belladona en una 
cucharada pequeña de agua, que hace 
instilar mañana y tarde entre los ])ár- 
pados; deja reposar el ojo por dos ó tres 
dias. y cuando la pupila ha tomado su 
estado primitivo, empieza la misma 
operación, y asi continuando hasta ([ue 
se hayan destruido. El doctor Cunier 
la h.i empleado con el mas grande éxi- 
to, en las adherencias irido-cristaloidia- 
nas, que duran meses, años, alguna vez 
con pérdida de la vista, introduciendo 
tarde y mañana entre los párpados, una 
porción de pomada del grosor de una 



M 



ÁLBUM I)K LA FLOUA. 



caboza ile allilcr, compucsia de 30 ccn - 
tig'. (\e atropina y 4^ram. do manteca. 
No menos recomendada y produciendo 
oscelentos resultados , lo ha sido en la 
hernia del iris , siempre que no haya 
podido reducirse por los medios mecá- 
nicos convenientes , en cuyo caso pres- 
cribe su uso esterno ó interno; Carón de 
Villards, Stceber, Velpeau , Bérard y 
Cunier la pomada de atropina. 

Debreyne, á quien se debe una esce- 
lente memoria sobre las propiedades de 
la belladona, analiza dos casos de esta- 
Hloma de la córnea y de la esclerótica, 
en que dicha planta hizo desapareciesen; 
asi en otro de nictalopía; añadiendo, que 
un médico de una población grande le 
comunicó el siguiente curioso hecho. 
Queriendo hacer aplicación del prin- 
cipio homeopático, similia similibus curan- 
tur, instiló algunas gotas de disolución 
de belladona, en un ojo con dilatación 
enorme de la pupila, cosa curiosa, esta la 
contrajo y la vista apareció. Yo mismo, 
añade, hace próximamente dos años, con 
un colirio de belladona conseguí que una 
j()ven acometida de amaurosis comple- 
ta, presentada repentinamente con mo- 
vimientos convulsivos de los parpados, 
se restableciese poco á poco de la vista 
perfectamente." Su uso en la catarata, 
para preparar y facilitir la o])eraci()n, 
es hoy generalmente conocido y admi- 
tido; evitaase asi más fr'icilmente las 
lesiones del iris, se notan mejor los mo- 
vimientos de la aguja, etc., y conti- 
nuando después de aquella, jirecave el 
desarrollo de la iritis y la obliteración 
pupilar. Reimarus de Hamburgo, fué el 
primero que la usó en este caso, tenien- 
do en cuenta la observación hecha })or 
Ray, de (¡ue su aplicación sobre los pár- 
pados determinaba la dilatación de las 
pupilas; él hacia instilar entre aque- 
llos , una ó dos horas antes de la ope- 
ración, algunas gotas de su infuso; 
Himly, comprobó de seguida las venta- 
jas y usaba la disolución del estracto de 
igual modo. Después todos los oftalmó- 
logos dedicados á operar , la han em- 
pleado con igual fin , si bien Tonnellé, 
la reserva para la operación por dismi- 
nución y no para la estraccion, en cuyo 
caso la repulsa absolutamente , porque 
según él, la dilatación artificial de la 



])upila , inútil pjira fa\()rpcer la salida 
del cristalino , espone al iris durante la 
operación al corto del instrumento , y 
después á adherencias viciosas de la 
córnea. Dicho autor consigue casi siem- 
pre alejar la catarata secundaria , que 
es , .según él, resultado constante de las 
falsas membranas que se forman á con- 
secuencia de la iritis, por medio de la 
disolución de una parte de estr.acto en 
dos de agua destilada de la misma plan- 
ta, que aplica sobre el ojo ; y si no ha 
conseguido este resultado, al menos se ha 
opuesto á la oclusión de aquel. Cunier 
recomienda la atropina antes de batir la 
catarata, la que según Brookes, produce 
la dilatación mas rápida y completa que 
la¡belladona. Además de las ventajas pre- 
dichas del uso de la belladona ó su alca- 
loide en este caso , hay que adicionar lo 
observado por Cadéac, que produce una 
verdadera anestesia del ojo doblemente 
ventajosa, porque previene la contrac- 
ción espasmódica que sufre el iris bajo 
la influencia del dolor provocado por la 
picadura de la aguja, y porque dismi- 
nuyendo momentáneamente la sensibi- 
lidad de la retina , hace menos dolorosa 
la primera impresión de la luz de que 
eístaba privado, y que puede determinar 
una irritación inflamatoria y compro- 
meter de este modo el éxito de hi ope- 
ración. 

Cuando la catarata es central ó existen 
manchas centrales . puede conseguirse 
paso á la luz, inmediato á la parte opaca 
que la intercepta y hacer que el enfermo 
vea los objetos mayores ; para lo que 
según Debreyne, basta instilar en los 
ojos una solución concentrada del es- 
tracto de belladona, en cantidad de una 
gota cada dia ó cada dos ; su electo será 
comprendido lo suficiente para que me 
detenga á esplicarle. Así es como se 
consigue que personas sin vista después 
de bastante tiempo, la hayan consegui- 
do parcialmente , efecto mirado por el 
vulgo como prodigioso y que hoy el 
uso tan prodigado de la belladona, no 
le hace ya causa de un prestigio grande 
y base de una fortuna. 

Mas aiín, existe gran dificultad algu- 
nas veces para distinguir la catarata 
negra de la amaurosis ; basta para diag- 
nosticar con seguridad , instilar en el 



FAMILIA SOLANiCEAS. 



2Í) 



ojo una solución concentrada de estracto 
de liplladona y si la pupila se dilata 
considerablemente, es casi cierto que 
existe catarata y no amaurosis. La mis- 
ma instilación puede decidir si la cata- 
rata es adherente ó no. Constan en la 
ciencia hechos , según los que resulta 
que la belladona administrada como 
medio paliativo de la catarata , ha con- 
seguido la curación ó su alivio. Honault 
cita uno en comprobación de este aserto. 
Bérard en el bletarospasmo y otros 
prácticos en las lesiones traumáticas 
del ojo, han empleado la belladona con 
escelente resultido, bien asociada al 
ungüento mercurial ó bien sola en po- 
mada. 

El uso de la belladona en las afeccio- 
nes cancerosas, parece remontarse á una 
época muy remota , Galeno , Avicena, 
Pablo deEgine, etc. le mencionan. Los 
charlatanes, curanderos y comadres, se 
servían de esta planta en los cánceres, 
antes que sus virtudes fuesen conocidas 
de los médicos. Müench refiere que una 
mujer del electorado de Hannover em- 
pleaba contra el cáncer y los tumores 
en general, desde 1683, y que mas de 
cien años antes se usaba en este país 
contra los mismos males un ungüento 
de belladona. Juan Ray indica Í;ts ho- 
jas aplicadas esteriormente, como apro- 
piadas para combatir el cáncer y las in- 
duraciones de las mamas; y según Mur- 
ray , Brummen , médico de Gotha, 
empleó la belladona á principios del 
siglo XVIII contra los tumores reputa- 
dos de escirrosos y cancerosos ; dicho 
profesor trasmitió su secreto á Spaeth, 
médico de Wisbade. Degner después; 
Juncker, Miguel Alberti y otros mu- 
chos, dicen haber curado ó aliviado 
gran niimero de escirros de la lengua 
ó de los pechos y Cullen dice, estar 
convencido del poder y virtudes de este 
medicamento en ciertos casos de lla- 
gas cancero.sas, si bien confiesa que no 
ha correspondido á sus esperanzas en 
muchas especies de escirrosidades y úl- 
ceras. Mas tarde , Schmidtmann , curó 
un tumor del seno con supuración, el 
que según él tenia todos los caractéras 
del cáncer, y Chevalier ha empleado 
con grandes ventajas contra los cánce- 
res ulcerados, un ungüento compuesto 



da una sesta ó cuarta parte del estracto 
de belladona y una sesta de ñores de 
digital y cinco de manteca ; Hoques 
administró útilmente la infusión de 
hojas de l)elladona edulcorada con ja- 
rabe de diacodion, á una mujer afecta- 
da de cáncer uterino desde hacia muchos 
años, calmando los dolores que eran 
atroces, de una manera sorprendente, sin 
que las preparaciones de opio que usa- 
ba antes produjesen el menor efec- 
to. Este alivio inesperado hizo nacer en 
él alguna esperanza, pero poco á poco 
la acción de la belladona se debilitó por 
el hábito y la afección cancerosa hizo 
nuevos progresos , sucumbiendo la en- 
ferma en horrible sufrimiento. Citaría- 
mos mas hechos en apoyo de esta acción 
particular de la belladona ; pero resul- 
tando existir otros que niegan esta vir- 
tud , referidos por Heister, Van-Doeve- 
ren, Haller, Haen, Pidérit, etc., en 
buena lógica puede deduciree de aqui 
que tales disidencias no se esplican si- 
no por la poca precisión del diag- 
nóstico que resulta de la dificultad de 
distinguir los tumores cancerosos de 
los demás cuya curación se obtiene mas 
ó menos fácilmente, ial&i como las in- 
gurgitaciones linfáticas ó escrofulosas, 
mammitis terminada por induración y 
que se ha tomado por escirro en épocas 
en que la anatomía patológica en gene- 
ral y la del cáncer en particular, no 
estaban tan adelantadas como hoy , á 
I)esar de lo que aún es muy difícil 
tal diagnóstico. Pero si los referidos 
en pro de la belladona, no prueban 
siempre su eficacia contra el cáncer, do- 
muestran al menos que ha curado afec- 
ciones rebeldes que tienen con él gran- 
de analogía, siendo incontestable que 
casi constantemente ha calmado los do- 
lores y retardado los progresos de íügu- 
na.s dolencias verdaderamente cancero- 
sas y puede ser, dice Cazin, que la 
recidiva, si se tiene cuidado antes de 
operar ó emplear el cáustico de usar 
durante algún tiempo la belladona. 

También ha sido empleada esta plan- 
ta para combatir ciertos síntomas escro- 
fulosos. Hufeland, la recomienda prin- 
cipalmente en los tumores glandulares 
que amenanzan degenerar en escirro, 
en las úlceras cróniciis y callosas y en 



50 



ÁLBUM DE LA I LOHA. 



los espasmos convulsivos «jiie son pro- 
ducidos por una irritación escrofulosa. 
Chcviilier, h:i eniplcado con ventaja la 
pomada de belladona en las ingurgitacio- 
nes enero fulosas y escrófulas de los huesos y 
de las superficies articulares y en muchos 
casos de ulceraciones escrofulosas muy 
rebeldes. Baumes. mira el oximiel de 
belladona como muy ventajoso contra 
los tumores escrofulosos, en especial 
cuando tienden á inflamarse ó ulcerarse. 
Cazin, se sirve con ventaja en los tumo- 
res blancos, de la aplicación alternativa 
de fricciones de ungüento napolitano y 
belladona. 

Diversas enfermedades que apenas 
tienen conexión con las mencionadas 
ó que no tienen alguna , han sido trata- 
das por este medicamento , produciendo 
los mas escelentes resultados, t^l sucede 
con la incontinencia de orina nocturna. Mo- 
rand que la empleó en los niños, sino se 
le mostró infalible, produjoensus manos 
numerosos y buenos resultados. Blache 
ha obtenido el mismo éxito; habiéndo- 
la tratado con este medicamento y con 
estraordinario éxito Bretonneau, citado 
por Trousseau y Pidoux. Debiendo ad- 
ministrarse, como juiciosamente lo ob- 
servan estos autores, con circunspec- 
ción, pero siempre con constancia. En 
la incontinencia diaria de los adultos, 
la cual depende en general de atonía, ó 
de relajación del esfínter de la vejiga, 
no ha correspondido. 

Independientemente de los medios de 
calorizacion recomendados en el trata- 
miento del cólera asiático , Debreyne pro- 
pono como el principal la belladona 
unida al mercurio. Este médico la ad 
ministra al interior á alta dosis y al 
esterior para combatir los calambres é 
insiste sobre todo en las fricciones he- 
chas con la tintura de belladona en la 
espina dorsal y particularmente en las 
estremidades. En el cólera de 1854, Ca- 
zin la usó con ventaja, alternando con el 
láudano al interior , la tintura de bella- 
dona mezclada al alcohol alcanforado 
al esterior, y empleando ala par los re- 
vulsivos, los medios de calefacción, etc. 
El estracto de belladona, aplicado sobre 
un vejigatorio al epigastrio, hizo cesar 
los vómitos de un colérico, favoreciendo 
de este modo la acción de los medios 



utilizados desde entonces con eficacia. 

El antagonismo que existe entre los 
efectos de esta planta sobre nuestra eco- 
nomía y los del opio, es sin duda una de 
las no menos notables virtudes de ella. 
Hé aqui cómo fué descubierta esta : un 
hombre hubo de ser acometido del deli- 
rium tremens, á consecuencia de haber 
tomado una disolución de clorohidrato 
de morfina ; á las treinta y seis horas 
cayó en coma profundo con respiración 
estertorosa y muy lenta, contracción 
estrema de las pupilas, etc. Lindsey, á 
quien llamaron para tratarle, le hizo 
administrar 24 gram. de tintura de be- 
lladona á, la dosis de 4 por hora; bien 
pronto el coma se disipó, la respiración 
se hizo mas frecuente, las pupilas se 
dilataron, y al cabo de cuatro honisy me- 
dia el enfermo estaba fuera de peligro. 
En otro caso citado por un periódico mé - 
dico inglés, dio idéntico resultado. Es de 
advertir que en los dos , la belladona se 
administró á dosis tóxicas, proporciona- 
das á las del opio del que combatió los 
efectos. Si ^u acción sobre el cerebro no 
hubiese sido contrapesada con la del 
opio, el envenenamientohubieraseguido 
indudablemente como resultado del uso 
de esta solanea virosa en cantidad tan 
elevada. Estamedicacion, comose ve, está 
fundada sobre el antagonismo que exis- 
te entre la acción de una y otro , fisio- 
lógicamente manifestada sobre la pupi- 
la , q ue la primera dilata y el opio contrae. 
Cazin añade á estos hechos el de la in- 
ocuidad de la ingestión á dosis tóxica 
del láudano y de la tintura de belladona 
en un caso de retención de orina, asi 
como el de un envenenamiento por las 
hnjas de belladona, contra el que em- 
pleó favorablemente el opio. 

Erpenbeck, publicó un hecho con el 
que se demuestra que esta planta corri- 
ge el tialismo, al que se agregan otros. 
Vanoye, teniendo en cuenta que una de 
sus propiedades consiste en disminuir 
las secreciones de la parte superior del 
tubo digestivo, prescribe el estracto de 
esta planta al interior á la dosis de 5 y 
después de 10 centíg., corrigiéndole 
aunque sea causado por una intoxica- 
ción hidrargírica. 

La glucosuria ha sido tratada con el 
estracto de belladona por el Dr. Morand, 



KAMILIA SOLANÁCEAS. 



31 



llegando con su uso á suspender la emi- 
sión involuntaria de la saliva y á mode- 
rar sus accidentes. Lcpri se preguntó 
en un caso de espermatorrea que se ha- 
bla resistido á gran número de medios, 
¿por qué la belladona no ha de hacer 
cesar esta incontinencia espornuitica? Y 
el resultado de esta consideración estuvo 
conforme con su pensamiento, en un jo- 
ven á quien trató por este medio. 

En las hemorroides, según el doctor 
Groenendael's. la belladona es como an- 
tiflogística y relajante, un remedio muy 
eficaz; calma el dolor, focilita la dilata- 
ción del esfínter del ano . hace cesar la 
constipación causa principal de la es- 
tancación de sangre en los va.sos del rec- 
to. Prescribe tres ó cuatro veces por dia, 
unturas al ano con una pomada com- 
puesta de 30 gram. de ungüento rosado 
por 2 de estracto de belladona. Si exis- 
ten tumores hemorroidales volumino- 
sos, inflamados, estrangulados, muy 
dolorosos, Cazin, dispone la aplicación de 
lienzos empapados en la mezcla siguien- 
te: agua de lechuga 500 gr., estracto 
de belladona 8 gr., estracto gomoso de 
opio 2 gr. Bajo la influencia de aplica- 
ciones renovadas á cada paso, dice, ce- 
san los dolores, la inflamación se disi- 
pa, y continuando con el mismo medio 
los tumores hemorroidales disminuyen 
poco á poco hasla desaparecer. "Cien 
veces he empleado este remedio y siem- 
pre con éxito." 

Tragus habló ya de la eficacia de la 
belladona en las úlceras, y el Dr. Boett- 
cher, de Koenisberg, la ha usado en pol- 
vo con mucha ventaja al interior, aso- 
ciada á los calomelanos, para curar en 
muy poco tiempo úlceras iagedénicas 
de la garganta y de las partes genita- 
les, asi como escrescencias. — Una úlcera 
g.ingrenosa del pié, consecuencia de 
quemadura , según refiere Blackett, 
fué curada por medio de un ungüento 
compuesto de 8 gr. de estracto de bella- 
dona y 24 gr. de jabón y cerato. — Che- 
valier combate con éxito ulceraciones 
cutáneas escrofulosas por medio de la 
belladona aplicada inmediatamente so- 
bre la úlcera y sobre la piel que la 
circunda. 

Resumiendo euanto dejamos espuesto 
acerca de la belladona y sus múltiples 



aplicaciones, se deducen las considera- 
ciones siguientes : 

Que la acción íntima de esta planta 
.sobre el organismo no puedo esplícarse 
sino como la de los demás modifica- 
dores enérgicos del aparato cerebro- 
espinal. 

Que atendiendo á los fenómenos que 
desenvuelve por sn efecto tóxico, cuya 
apariencia indica una hipostenia atáxi- 
ca, difieren esencialmente de los del 
opio á los que parecen opuestos. 

Que en las neuralgias es el remedio 
por escelencia y en general del dolor 
cuando su asiento es esterior, mientras 
que el opio combate mas eficazmente el 
dolor interno. 

Que su eficacia es real en el mayor 
número de neurosos, y en particular de 
la coqueluche; que ha cur.ido alguna 
vez la epilepsia, en la que disminuye la 
intensidad de los accesos ó cuando me- 
nos los aleja; que su utilidad es incues- 
tionable como escelente antiespasmódi- 
co, en las convulsiones, tétanos, corea. 
delirium tremens, gastralgia, enteralgía. 
Íleo, vómitos nerviosos, cólicos hepáti- 
cos y nefríticos, asma, en ciertos ca.sos 
de histerismo, etc. 

Que en las constricciones y rigidez 
del útero durante el parto, en la con- 
tracción espasmódica de la uretra, en la 
del ano con ó sin fístulas, en la reten- 
ción de orina, constricción espasmódica 
de la garganta, laringe; en las hernias 
estranguladas para facilitar la reduc- 
ción, ha producido los más felices resul- 
tados. 

Que se ha manifestado eficaz en cier- 
tas inflamaciones en que el elemento 
dolor demina, tales como la erisipela, 
flogosis cutáneas superficiales, blenor- 
ragia, orquitis, panadizo, y sobre todo 
como medio profiláctico de la escar- 
latina. 

Que es superior á todo otro remedio, 
para combatir la fotofobia que acompa- 
ña frecuentemente á la oftalmía en ge- 
neral, y en particular á las diversas 
partes del ojo, como en la iritis, clo- 
roiditis, retinitis, etc.; para corregir la 
obturación espasmódica ú oblusion de 
la pupila; para reducir la procidencia 
del iris y destruir sus adherencias; para 
preparar el ojo á la operación de la ca- 



39 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



t-irata y precaver la iritis que produce 
iim frecuentemente esta operación; i)ara 
sostener la dilatación pujiilar, favorecer 
también la absorción y hacer menos 
probables las adherencias después de 
batir la catarata y prevenir la secunda- 
ria; para hacer momentáneamente po- 
sible la visión, en el caso de opacidad 
central del cristalino y manchas de la 
córnea; para esclarecer, en fin, el diag- 
nóstico de algunas afecciones de los 
ojos. 

Que corresponde algunas veces como 
tópico en las ingurgitaciones linfáticas, 
escrófulas, tumores articulares, reumá- 
ticos, etc. 

Que se utiliza en ocasiones con ven- 
taja contra las afecciones cancerosas, y 
que cui'a en algunas, sino el cáncer del 
que calma los dolores mejor que otro 
medicamento, á lo menos enfermeda- 
des que se le asemejan, tanto que algu- 
nos prácticos los mas ejercitados, no 
han podido establecer un diagnostico 
diferencial cierto. 

Que se obtienen con ella grandes 
ventajas en la incontinencia de orina 
nocturna de los niños, y no en la diur- 
na de los adultos, en la que es por lo 
común ineficaz; en el tialismo, esper- 
matorrea, estomatitis mercurial, cólera, 
hemorroides, úlceras, etc. 

Que puede emplearse con ventnja en 
los envenenamientos por el opio, en ra- 
zón del antagonismo que existe entre 
este y las solanáceas virosas. 

Y por último que esta Solanácea ocu- 
pa el primer lugar entre las plantas in- 
dígenas y debe colocársela como medi- 
camento eminentemente útil, á la altu- 
ra del opio y la de quina. 

Esjúkacion de la lámina. De esta planta que crece 
á la altura ile I'» á 1'" 30, se ha copiado del natural la 
parte que representa el dibujo; a raiz; 6 fruto partido 
á través; c corola abierta de modo que puede verse la 
inserción de los estambres; d semilla; e pistilo. 

Gt^. Ma'dracora. T. Cáliz en forma de peonza, 
profundamente 5-fido en lacinias estrechas, uLlonRO-l¡- 
iieares, agoz.adas v persistente. Corola acampanada, 
p'-oluiidamenlc S-ñda, plegada, mas larga que el cáliz 
y raarcescentp. Estambres 5, insertos en lo mas bajo 
del tubo corolino, casi salientes con filamentos ensan- 
chados en su base, filiformes, barbados en la parle in- 
ferior, un poco encorvados en el ápice y anteras oblon- 
gas, 2-locular('s, recostadas y longitudinalmente de- 
hiscentes. Ovario ovüidto ó globoso, 2-locular con las 
placentas pegadas al tabique, C( n infinitos óvulos, sen- 
tado sobre un anillo glanduloso, amarillo; estilo senci- 



llo üliformc y estigma cabezudo. Raya ceñida por el 
cáliz un poco crecido, en forma de manzana carnosa, 
globosa ú oblonga, 1-locular por atrofia del tabique 
unido á las placentas. Semillas numerosas, casi arrinu- 
nadas, prendidas á la placenta y llenando toda la baya 
pulposa. — Yerbas perennes de feurcjpa austral y África 
boreal, célebres por las supersticiones de que fueron 
objeto para los antiguos, con raiz comunmente S-fida; 
hojas radicales amontonadas, aovadas ú aovado-lanceo- 
larias, un poco ampolHsas, adelgazadas hacia la base, 
ondeadas, enterísimas y pedúnculos radicales amonto- 
nados, 1-ílorns, engrosados en el ápice con las corolas 
blanco-verdosas ó violadas. 



MANDRAGORA OFFICINARUM. ATROPA MANDRA- 
GORA. L. 

Mandragora fructu rotundo. (J. Bauh. — 
Tourn. — Mandragora. Dod. — Mandragora 
offi. — Peni. Monog. L. 

Mandráyora macho,-~berenr/euilla, - ura de moro. 
Esp. Mandranora. Hort. It. Mundraqore. Franc. Man- 
drake. Ing. Alraun. Al. Jalfora, — ustrang. Ar. Jeb ruj 
Beng. Apemon. Egip. KIroin. Mol. Merdum giah. 
Pers. PoKrzyk zicle. Pol. Caaljulie. Tani. 

Desc. Hojas aovadas, las primeras obtusas, las res- 
tantes aguzadas; lacinias del cáliz lanceoladas, tan lar- 
gas como la baya, que es oblonga ó casi globosa, jugo- 
sa, de olor ingrato, casi de color de naranja cuando 
madura. Fl. Febrero, .Marzo. En varios montes de Es- 
paña, co'no Monseny, Toledo, etc., y en los Pirineos. 

¡'artes usadas. I.as hojas y la raiz. 

La Mandragora cuyo nombre se deri- 
va de dos voces griegas que significan 
Adorno de hs cavernas, según unos, Esta- 
blo nocivo (nocivo á los animales), según 
otros, ha sido poco estudiada en sus pro- 
piedades medicinales, haljiéndola susti- 
tuido la belladona en aquellas afecciones 
en que con vaguedad se recomendó por 
los antiguos. Su raiz, que es bifurcada, 
fué comparada á las estremidades abdo- 
minales del hombre por lo que se la de- 
signó Antropomurphon y semihomo. Cuenta 
Mathiolo que era un arte en Italia el 
pre})arar l;is raices de mandragora, dar- 
les forma humana y que se fabrica- 
ban ínlsas con las de otros vegetales, 
como la brionia, etc. , porque se la con- 
cedían virtudes mágicas, como la de 
dar fecundidad, hacer felices, propor- 
cionar te-soros, etc. Era la Circe de los 
antiguos 

Tanto las hojas como la raiz y su fru- 
to, semejante á una manzana pequeña, 
son estupefacientes y narcóticas. Los 
frutos temibles según algunos en este 
concepto, pueden comerse sin inconve- 
niente, según Hernández, lo que estoy 



pamília solaníceas. 



S3 



lejos de aconsejar. Para alf?unos comen- 
tadores de la Biblia, el Dudaitn no es 
otra cosa que este fruto, lo que según 
Merat y de Lens, es algo dudoso. 

Plinio habla de las ceremonias su- 
persticiosas que se practicaban para 
arrancixr su raiz, é Hipócrates, Galeno y 
Celso, la prescribían en muchos pasajes 
de sus obras, sobre todo antes de prac- 
ticar grandes operaciones quirúrgicas 
para adormecer los pacientes y hacer 
fuesen menos sensibles á los dolores 
del instrumento, de donde nació el pro- 
verbio latino hablando de un hombre 
apático: ha tomado ¡a mandragora. Bien 
pronto los médicos abandonaron su uso, 
no siendo hoy para nosotros mas que 
objeto de curiosidad histórica y una de 
las plantas narcóticas que figuran entre 
las que entran en la fórmula del Bál- 
samo tranquilo. No obstante, Boerhaave 
la recomendaba en cataplasma prepara- 
da haciéndola hervir en leche, contra 
los tumores escrofulosos; Hoffbert y Swe- 
diaur subre las induraciones escir rosas y 
sifilUicas; Gilibert dice que en dos casos, 
el uso de 3 á 6 granos del polvo de su 
raiz, ha calmado accesos de gota. 

Como dejamos dicho , está actual- 
mente considerada como idéntica en sus 
propiedades á la belladona, mas usada, 
por ser mas conocida en todos concep- 
tos; de desear es lo fuese la mandrago- 
ra, tanto en el terapéutico como en el 
químico, del que nadie que sepamos se 
ha ocupado hasta hoy. 

Según Pallas, en Siberia, donde la lla- 
man cabeza de Adam, goza de reputación 
para curar multitud de males. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de tamaño casi 
natural; a cubiertas florales; b corula abierta de modo 
que puoda verse la inserción de ios estambres; c estara- 
ure; fi fruto; c semillas. 

Gen. Phtsalis. L. Cáliz 5-dcntado, que crece y se 
liinclia encerrando nojamenie el fruto; corola cnroda- 
do-acampanada, plegada y con el limbo provisto de 
5-senos y otros tantos ángulos agudos. Estambres 5, 
convergentes; anteras convergentes con dehiscencia 
longitudinal. Baya bi-locular.— Yerbas anuas ó peren- 
nes ó arbustos comunmente di I Asia, África y de Amé- 
rica tropical, una sola especie de Europa, con hojas 
alternas, aparcadas, enteras ó lobadas j flores extra- 
ziluea solitarias. 

PHYSALIS ALKEKENGl. L. 

Alkekfngi officinarum. Tourn. —So/anum 
Tomo 111. 



vesicarium. C. Bauh. — Solanum vesicari\im 
sive alkekengi off. Pentand. Monog. L. 

Vejiga de perro, — alqucquenge. Esp. Alquequenge. 
Porl. Alkekengc, — coqueret. — roqueretU, — ccrise d'hi- 
ver ou de juif, — physiale, — halicacabwn. Franc. Com- 
mon winter cherry. Ing. Judenkirsehen. Al. Akachin- 
gi. It. Jxdekirsbaer. Dan- Krieken van overzec, — 
winterkcrecn. Hol. Micchanki. Pol. Judckairsbacr. Su. 

Desc. Planta herbácea con raiz rastrera; hojas 
aovadas, puntiagudas, sinuadas, las superiores gemi- 
nadas; corola blanquizca, sin manchas, pero verdosas 
en la garganta, cálices coloridos, al fin rojos; pedúncu- 
los solitarios y colgantes-reflcxos; baya roja cerasifor- 
me. FI. Mayo, Junio. En los bosques de Aranjuez, 
Trillo, cercanías de San Juan, etc. 

Partes usadas. Baps, tallos, hojas y cápsulas. 

Recolección. La vejiga de perro debe recolectarse 
después de la madurez de sus frutos, lo que se conoce 
por el color rojo amarillento que adquiere el cáliz que 
los envuelve. La desecación se efectúa mas pronto si se 
sacan las bayas que con su humedad prolongan la de- 
secación de la cubierta. Cuando se efectúa al aire libre 
nunca es completa, por lo que hay que ponerlas en la 
estufa á 40°, donde debe permanecer por ocho ó doce 
horas antes de su reposición. Con esta planta se obtienen 
tres especies de polvo; rojo, amarillo y verde; las ba- 
yas y cápsulas producen los dos primeros, el tallo y 
hojas el tercero. 

Propiedades y nociones químicas. Esta planta que 
es inodora, tiene sabor amargo y desagradable; las ba- 
yas le tienen agridulce no ingrato y olor algo nau- 
seabundo. Dessaigne y Cliaulard, tratando las hojas 
por agua fría, y agitando el producto de la lexiviacion 
con cloroformo, separando el residuo de la evaporación 
por alcohol y carbón, precipitando después de la fil- 
tración por el agua, obtuvieron una sustancia cristalina, 
amarga, no alcalina á la que llamaron Physalina. 

En ciertas comarcas coloran la manteca con el zumo 
de las bayas. 

PREPARACIONES FARUACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL INTERIOR. Bayas frescas y maduras, de 6 á 
20 gram. por dia. 

Zumo de las bayas recientemente preparado, de 30 
á 60 gram. en poción. 

Infusión de las mismas, de lo á 60 gram. por kil. 
de agua. 

Polvo (tallos, cápsulas, bayas), 4 á t8 gram. en una 
sola ó en muchas veces, en agua ó vino, ó mejor en el 
vino de alqueqnenje. 

Vino (30 gram. de liojas, tallos 6 frnlos macerados 
por ocho días en un kilóg. de vino), 1 á 30 gram. 
como diurético,— 60 á 180 gram. como febrífugo. 

Extracto (empleado rara vez), de 8 á 15 y 20 gram. 

A EL ESTERIOR. í'ocimíento, 60 ¿ 120 gram. por 
kilóg. de agua para lociones, fomentos é inyecciones, 
calmantes. En algunas fórmulas de jarabe de achico- 
rias y de altea entran las bayas de alquequenje. ■ ■ "i''> 

' > • t) 

En Suiza, Alemania é Inglaterra laS' 
bayas de alquequenje se comen en las 
mesas, prestóndose á servir de plato dei 
algún gusto, por su aspecto semejante 
al de las cerezas y por su sabor acidulo, 
mucilaginoso y ser refrigerantes á, la 
par que diuréticas. Por esta última pro- 
piedad fueron empleadas por largo tiem- 



34 



ALBDM DE IK FLORA. 



po contra el mal de piedra, retención de 
orina, hidropesía, ictericia, etc. Dioscórides 
que las prescribía contra la ictericia ó 
iscuria, las aconsejó asiniisnio en la epi- 
lepsia; Arnaldo de Villanueva las preco- 
nizó como diuréticas, y Rai las empleó 
contra la gota. Los aldeanos de algunos 
países la.s recojen con cuidado para ser- 
virse de ellas en la retención de orina; 
dan su cocimiento á las bestias acorné - 
tidas de disuria. Gilibert y Cazín las 
lian empleado con é.\.ito en la nefritis, 
edema y anasarca consecutivas á las in- 
termitentes; en las liidropesias depen- 
dientes de lesiones orgánicas del centro 
circulatorio, en la hidropericardiiis, infú- 
traciones serosas que siguen /i la escarlati- 
na, la albuminuria, alecciones graves de 
los ríñones y de la vejiga, etc, ellas son 
útiles como diuréticas y anodinas á la 
vez. disponiendo en este último caso su 
cocimiento. Determinan flujo abundan- 
te de orina sin estimular demasiado loa 
órganos. Cazín. en las hidropesías pasi- 
vas, manda mezclar siete ú ocho bayas 
contundidas en un vaso de vino blanco 
que toma el enfermo en ayunas y á la 
par infusión como bebida usual. 

Las hojas, tallos y cálices son diuré- 
ticos también, y convienen sobre todo 
por el principio amargo que contienen, 
en casos de astenia y con especialidad 
en la caquesia paludiam. Los efectos fisio- 
lógicos del polvo (hojas, tallos, cápsu- 
la.?), se hacen sensibles á los enfermos 
débiles, anémicos y particularmente á 
las cloróticas. Muchas de estas últimas, 
á poco de tomarle aún en pequeñas dosis, 
sienten zumbido de oídos, algo de em- 
briaguez y aceleración notable del pul- 
so. Los efectos consecutivos son: vuelta 
del pulso ásu estado normal, coloración 
del cutis y desarrollo de la fuerza mus- 
cular. A dosis elevadas produce sensa- 
ción de pesadez en la región gástrica y 
constipación, después de muchos días 
de su uso, en algunos enfermos ha pro- 
ducido cólicos' seguidos de diarrea que 
desaparece pronto. Administí-ado repe- 
tidas veces después de la comida, aún 
en cantidad crecida, no han alterado la 
digestión.; • .. . , [ v >r,v.ii')'' i ■ i 

No hace niüchos . años , ieá_il851, 
Gendron, médico de Chateau-du-Lnir, 
ha dado á .conocer una propiedad im- 



portante de esta planta que merece sér^ 
comprobada; según sus esperiencias, re- 
petidas en numerosos ca.so.s de intermi- 
tentes las mas rebeldes, tratadas por él 
y Faton en el hospital de Vandome, es 
su polvo un escelente antiperiódíco, un, 
buen febrífugo; veamos cómo se espre- 
sa: "Las liebres intermitentes, las neu- 
ralgias periódicas han sido comljatidas 
siempre con éxito por el alquequenje. 
En los pacientes acometidos de tercia- 
nas ó cuartanas dobles, es preciso ob- 
servar que los pequeños accesos han ce- 
dido mas pronto que los grandes, cual- 
quiera que fuese el método de adminis- 
trarle, es decir, que fuera dado antes 
del acceso menor, ó según el precepto 
de Torti, antes del mayor... Debo con fe-' 
sar, continúa, que esta medicación ha 
fracasado muchas veces; he aprendido á 
mis espensas, ó si se quiere mejor, á la 
de los enfermos, que las fuertes dosis 
dadas una vez al día, no valen lo que 
las pequeñas repetidas durante las vein- 
ticuatro horas... 

Resulta de mis esperiencias que esta 
sustancia puede emplearse con toda se- 
guridad, tanto antes como después de 
la comida, y á cualquiera dosis duran- 
te la remisión ó en la intermitencia de 
la calentura. No escluye siempre el uso 
del sulfato de quinina, pero reduce á 
menos su empleo siempre costoso. •> Sin 
reunir la prontitud del antiperiódíco^ 
por escelencia, ni ofrecer sa seguridad, 
no costando nada á l;is gentes del cam- 
po, se prestan á su uso sin interrup- 
ción, aún después de faltar estas y están 
menos espuestos á las recidivas. 

Cazín, que le ha empleado en la pri- 
mavera de 1853, ha conseguido resulta- 
dos satisfactorios de su uso, si bien en. 
algún caso tuvo necesidad de usar del. 
sulfato de quinina, pero á dosis mucho 
menor que las ordinarias. ■ ... .1 

Las hojas de la vejiga de perro pué-;^, 
den emplearse al esterior en fomentos y. 
cataplasmas, como emolientes y cal^'; 
mantés, ,' ,'. . ': , ¡ ' ';, ;'"''|)^ 

Esplicacion de la'lártilma. ' Di\)ujo cflíplaiJá del fti-' 

tural; la parte dibujada tiene próximamente la mitód' 
de las dimensiones que generalmente alcanza; a corola 
vista de frente; b fruto con el cáliz acrecentado reduci- 
do á la tercera parte de su tamaño; c fruto partido á 
(ravés; d cáliz abierto de manera que pueda verse la 
Uaya; e pistilo. 



FAMILI\ SOLANlCEAS. 



35 



TRIBU II.— HT03CIAMEAS.— ENDL. 

. Fruto capsular que se abre por un opérculo. 

Cém. Utosctamis. L. Cáliz lubuioso, subcampani- 
forme, quinquofulo. Corola infun.libuliformc, limbo 
oblicué líe 5 lóbulos obtusos y tlesi^juales; estambres 
declinados, estigma en cabezuela simple. Fruto psidio, ó 
sea una cápsula alargada alj;o Tentrosa en su base, b¡- 
locular dehiscente horizontalmente en dos valvas su- 
perpuestas, envuelta por el cáliz del que sobresalen sus 
dientes. Semillas subreniformes, tuberculosas.— Plan- 
tas anuas de Europa, Asia central y toda la región me- 
diterránea; comunmente viscosas, fétidas, con hojas 
alternas, lobadas, dentadas, angulosas ó enteras, las flo- 
rales de ordinario apareadas y flores axilares, solita- 
rias, frocuentemento ladeadas. 



HYOSCYAMUSALBUS. L. (1). 



Hyoscyamus albus major. 
Tourn.— Pent. Monog. L. 



C. Bauli.- 



Beleño blanco. Esp. Meimendro bronco. Port. Jus- 
quiamc blanche. Franc. Blank heu bañe. Ing. 

Desc. Talle herbáceo peludo-viscoso; todas los ho- 
jas pecioladas, comunmente acorazonadas ó adelgaza- 
das hacia el peciolo casi redondo-aovadas, sinuosas y 
los lóbulos obtusos, las superiores serpeado-dentadas; 
flores casi sentadas ó pcdunculadas; corola amarillenta; 
verdosa en el fondo y sin venas purpúreas. Fl. Mayo, 
Junio. Común en algunas provincias entre los escom- 
bros y sitios próximos á lus habitaciones, encontrándo- 
se frecuentemente con el negro. 

Partes usadas. Hojas, raiz y simientes. 
Recolección. Debe hacerse la de la planta entera, 
cuando esté completamente desarrollada y un poco an- 
tes de la floración, debiendo, en virtua de la crasitud 
y viscosidad de sus hoj\s, desecarse en la estufa con 
cuidado y prontitud. La raiz del segundo año es prefe- 
rible á la del primero. Es de tener en cuenta que la 
planta silvestre y del .Mediodia, es preferible por su 
mayor actividad á la del Norte ó á la cultivada, y que 
es menos activa también en primavera. 

Propiedades y nociones químicas. Toda la planta 
cxliala olor fuerte viroso y repugnante cuando fresca, 
que llega casi á desaparecer por la desecación. Su sa- 
bor desde luego fastidioso, es después acre, desagrada- 
ble y nauseabundo. Brandes, analizando las semillas 
descubrió un principio activo, que llamó llyiosriamiiia, 
sustancia blanca, de sabor acre y desagradable, que 
cristaliza en agujas sedosas, muy soluble en agua; es 
volátil casi sin descomponerse, sin embargo desprende 
algo de amoniaco, así como cuando se la calienta ton 
agua. Precipita por el iodo en pardo, por las agallas en 
blanco, por el cloruro aúrico en blanco amarilh'nto, no 
precipitando por el cloruro platínico. Por la acción 
continuada del aire y agua, presenta el carácter de la 
atropina, de Irasformarse sin penler como esta sus 
propiedades venenosas. Este principio inmediato existe 
en las hojas y simientes, siendo mas difícil de obtener 
que la atropina, por fu solubilidad en el agua, por lo 
demás goza de gran semejanza con ella. 



(1) Demasiado conocido el belpfio negro, que es el oficinal, 
lie preferido dibujar esta especie. Cuanto diga en este artículo 
se refiere á aquel; si bien se le considera con iguales propieda- 
des y virtudes medicinales. 



PREi'ARAClONES KAHMACtüTICAS Y DOSIS. 

Á EL INTERIOR. Infusíon, de 2 á 3 gram. por 200 de 

agua. 

Zumo, \ á I gram. en poción (progresivamente). 

Inspisamento, S centig. á I gram. en poción, pildo- 
ras, etc. 

Estrado alcohólico y estracto délas semillas (2 á 10 
cenlíg. en poción, pildons, etc. 

Tintura con tas hojas frescas ó las semillas (1 por i2 
de alcohol), 50 centig. á 4 gram. 

Tintura con tas mifmas secas (1 por 4 de alcohol 
á 22°), 1 á 4 gram. en poción. 

Tintura etérea (1 de hojas secas por 6 de éter), 3 cen- 
tig. á 1 gram. en poción. 

Jarabe del zumo (2 de tintura- de hojas frescas por 15 
de azi'icar y 7 de agua), de 5 á 30 gram. en poción. 

Jarabe de estrado (I de estrado por 125 de agua y 
250 de jarabe simple hirviendo), de 5 á 30 gram. en 
poción. 

Polvo, 5 á 20 centig. en pildoras ó interpuesto en un 
liquido. 

Á EL ESTESiOR. Cocimiento (20 á 30 gram. por 
kilog. de agua), en fomentos, lociones, fumigaciones y 
liojas en cataplasmas. 

Estracto, de 50 cenüg. á 2 gram. por el método 
endérmico. 

En jiomada (1 por 2 de manteca), para unturas. 

Tintura oleosa, (1 de beleño fresco por 2 de aceite), 
en linimento y embrocaciones. 

El zumo y "cocimieMto de la raiz de beleño en plena 
vegetación,' gozan de propiedades muy enérgicas, sien- 
do estas mas débiles, si sí coge á principios de prima- 
vera. El zumo de las hojas es menos activo; el estracto 
acuoso ó mas bien el inspisamento preparado en baño 
de maria y de la planta recolectada en plena vegetación, 
goza próximamenle las mismas propiedades tóxicas que 
el zumo, siendo menos activo si se obtiene por deco- 
cion de la misma poco desarrollada ó muy desecada, lo 
que esplica por qué ciertos estrados de beleño no po- 
seen virtud alguna. El estracto mejor elaborado no 
debe emplearse , cuando lleva un año de haber sido 
obtenido. Estas consideracio.ies farmacológicas las 
completaremos con las observaciones hechas sobre los 
preparados del beleño por Schroff y son, que todos 
tienen la misma acción difiriendo solo en su energía. 
El ma£ débil es el polvo de las hojas; la raiz de un año 
es mas activa , pero cede su lugar á los eslractos; el 
alcohólico etéreo de las semillas es el mas activo, siendo 
tres veces mas enérgico que el inspisamento y dos mas 
que el estracto alcohólico de las hojas. El estracto alco- 
hólico de las semillas aunque mas activo, presenta para 
su administración algunos inconvenientes, tales como 
su sabor detestable, su poca homogeneidad, pues se 
separa en dos capas de acción desigual , la superior 
oleosa muy activa, la inferior blanda menos enérgica. 
No hay razón, dice Schroff, para evaporar los eslractos 
á sequedad, húmedos se conservan bastante bien y no 
sufren la elevada temperatura , que de otro modo les 
altera. L.is estrados secos son muy higrométricos; 
mieiiiras que la corta cantidad de alcohol que existe en 
los blandos, les preserva de la descomposición. Schroff 
ha ensayado la tintura oleosa de beleño obtenida por la 
(lecoccion de las hojas y por espresion de las semi- 
llas ?n frío, uno y otra son poco activas, siéndolo más 
la primera. 

El beleño entra en el bálsamo tranquilo , ungüento 
de populeón. El e«tracto en las pildoras de Meglin. La 
simiente en muchas preparaciones de la antigua poli- 
farmacia hoy olvidadas, como el Filonio romano, tro- 
ciscos de aliíucquenje, etc. 

Menos activo que la belladona, el be^ 



56 



ÁLBUM DE L\ FLORA. 



leño es un vonono narcótico-ácro , lle- 
gando h ser tan intenso como aquella á 
dosis mas elevadas, dirigiendo su acción 
sobre el sistema nervioso. Cuando se in- 
giere una cantidad crecida, los síntomas 
del envenenamiento son los siguientes: 
ardor en la boca y laringe, dolores ab- 
dominales, vómitos , rubicundez en la 
cara, vista fija, doble, ililatacion de las 
pupilas, trismus, afonía, distorsión es- 
pasmódica de la boca, fatiga, respira- 
ción acelerada, vértigos, sopor, somno- 
lencia, pérdida del sentido, delirio ale- 
gre ó serio, temblor, parálisis de uno ó 
de los dos lados, agitación convulsiva 
de los brazos, pequenez é intermitencia 
del pulso, carpología, enfriamiento de 
las estremidades, muerte. 

Orfila ha visto en sus esperiencias 
que este veneno no ocasiona inflamación 
del estómago, ejerciendo toda su acción 
sobre el sistema nervioso, con cuya vio- 
lenta escitacion llega á causar la ena- 
genacion mental y consecutivamente 
el estupor. Según Flourens produce co- 
mo el opio efusión sanguínea en los ló- 
bulos cerebrales , y para Areteo hace á 
los hombres insensatos. 

El tratamiento de los envenenados 
con el beleño es el mismo indicado para 
los que lo son con la belladona. 

La intoxicación producida por la in- 
fusión ó cocimiento pocas veces es se- 
guida de la muerte, si bien pueden 
producirla aún en lavativas ó aplicadas 
las hojas frescas en una quemadura, etc. , 
no así la planta comida cruda, que se ha 
visto perecer á cinco personas que la 
tomaron de este modo. Esti) nos dice ya 
que la ebullición disminuye las propie- 
dades tóxicas, y que los preparados con 
intervención del fuego son menos enér- 
gicos. Las emanaciones de esta planta 
no dejan de ofrecer algún peligro; se ci- 
tan casos en comprobación de este aser- 
to, como el deBoerhaave, que preparan- 
do un emplasto en que entraba el aceite 
de esta planta, se sintió acometido de 
una especie de embriaguez. 

Schroff ha estudiado detenidamente la 
acción fisiológica del beleño en diferen- 
tes sugetos, y viene á ser á dosis corres- 
pondientes á la energía de cada una, 
muy semejante al de la belladona; di- 
fiere en que la de este sobre los esfín- 



teres, y particularmente el del ano es 
meniir , menos la escitacion cerebral, 
menos la tendencia al sueño ó á saltar 
y bailar, característicos en la belladona. 

El simple examen de las dos ¡¡lautas, 
dice Martin-Laucer, basta ya para ha- 
cernos suponer á priori una simple dife- 
rencia de acción, y si hemos de guiar- 
nos por sus caracteres físicos, parece que 
el principio activo del beleño es volátil 
y el de la belladona fijo, y nos indica la 
superioridad de las preparaciones de la 
primera, cuando se emplea fresca, á las 
en que se usa seca, razón i)or la que es 
tan inestable su éxito, instabilidad (jue 
se esplica bien teniendo esto en cuenta. 

El beleño como medicamento es con- 
siderado en general como sedante, anti- 
espasmódico y narcótico, y se emplea en 
las neur oses, neuralgias, flegmasías, en cier- 
tas hemorragias y en algunas afecciones de 
la vista, etc. 

Su uso era poco conocido de los anti- 
guos, así que Dioscórides solo le admi- 
nistraba al interior para calmar los do- 
lores. Celso inyectaba su jugo en los 
oídos para calmar la otorrea purulenta; 
preparaba un colirio y le administraba 
en el frenesí. En época menos remota, 
Craton, Fortis, Halidens, Hannius y 
Plater recomendaron sus semillas inte - 
riormente, sobre todo contra los esputos 
de sangre. 

Verdaderamente no alcanzó un lugar 
en terapéutica hasta que Storck, en 
17G2, hizo un trabajo sobre las plantas 
venenosas. Este médico le daba en las 
convulsiones , histerismo , epilepsia , hipocon- 
dria, manía, los convulsiva, neuroses en ge- 
neral, y con ventíijas que la buena fé 
no permite poner en duda, pero que el 
entusiasmo ha podido exagerar; admi- 
nistraba progresivamente la dosis de 75 
centigramos en las veinticuatro horas. 
Colin le empleó en las mismas dolen- 
cias, y su testimonio viene en apoyo de 
Storck; llegaba hasta 1 gram., 20 cen- 
tigramos por día. Haller, Fothergíll, 
Herwig, etc. confirmaron por la cspe- 
riencia los ensayos de aquel, y Hufeland 
le considera como el mas suave de los 
narcóticos, prefiriéndole al opio en el 
insomnio, siendo según él, muy eficaz 
en las convulsiones, eclampsia j íosespasmó- 
dica. El mas seguro medio de calmar los 



FAMILIA SOLANiCBAS. 



3-7 



espasmos en las afecciones nerviosas, 
tales como el ^ú/e'rfswo , hipocondría, ina- 
nia, etc., dice este célebre práctico, es 
administrar el beleño que merece la 
proierencia al ói)io porque no consti]ia, 
no es ardiente, no obra sobre lo moral, 
que es un gran punió. StoU le prefiere 
al mismo en el cólico de ¡)loiuo, por ií^na- 
les razones, y Wbitt, Frank, Amstrong, 
Abramson y otro*;, le emplearon con ven- 
taja en diversas neuralgias, y hasta en el 
dclirium tremens, habiendo algunos que 
le dieron el título de antimaniaco. 

En estos últimos años, Michea, que 
ha hecho diversas investigaciones so- 
bre el tratíimiento de la enugenacion men- 
tal con los diferentes narcóticos, ha con- 
seguido muy buenos efectos consu ins- 
pisamento, pero observó que producía 
constipación. 

Como suplente del opio debe em- 
plearse en todos los casos en que los 
efectos de este impidan su uso , así la 
ha usado Cazin, particularmente cuan- 
do el primero produce vómitos, etc. Se 
pueden citar ejemplos, como el referido 
por Wauters, en que el insomnio produ- 
cido por causas morales no pudo corre- 
girse por el opio y sí con el inspisamen- 
lo de beleño, pero administrado á dosis 
doble ó triple del primero. Wauters no 
nos dice las que usó del primero, lo que 
es necesario tener en cuenta, pues que si 
hay analogía entre la acción de uno y 
otro . sus efectos presentan diferencias 
notables. El beleño no tiene el inconve- 
niente de suspender las evacuaciones, 
lo que le hace preferible cuando es de 
temer la constipación , como en la hi- 
pocondría, enteritis crónicaetc. Además, 
las personas que no pueden tomar la 
mas ligera cantidad de opio, toleran or- 
dinariamente muy bien el beleño. 

Particularmente en las neuralgias, el 
beleño, es uno de los mejores medica- 
mentos que pueden prescrilñrse. Brei- 
ting, módico de Aug.sbourg, publicó 
la historia de un tic doloroso en la cara 
que por cinco meses se resistió á todos 
los medios posibles y que curó con el 
estracto de esta planta preparado con 
el jugo; pero empleándole por bastante 
tiempo y á dosis elevadas. Es verdad fi- 
siológico -patológica comprobada por la 
observación diaria de los hechos , entre 



los que citaremos el poco efecto del opio 
dado á altas dosis en el télanos, dice Ca- 
zin , que para que los estupefacientes 
produzcan el efecto que se espera , sub 
dosis deben ser tanto mayores, cuan- 
to mas vivo sea el dolor . el espasmo 
mas pronunciado y esté mas exaltado 
el sistema nervioso. 

StoU , Chailli , Burdin y Méglin , ci- 
tan casos de curación de diversas neu- 
ralgias con el uso del beleño al interior; 
y pocos prácticos desconocen las pildo- 
ras antineurálgicas de Méglin, en las 
que entra á formar parte, asociado al es- 
tracto de valeriana y óxido zíncico. 
Burdin pretende haber obtenido con el 
beleño solo, igual resultado que con las 
pildoras dichas, pero debe dudarse de 
este aserto en atención á la actividad 
del óxido del zinc tan marcada en 
las neuralgias y especialmente en la 
epüepsia. Méglin, ajuicio de Trousseau 
y Pidoux , exageró las virtudes de su 
medicamento , no concediéndole mas 
eficacia que para precaver las recidivas 
de las neuralgias, disipadas ó disminui- 
das en intensidad por otros medica- 
mentos. Si aquellas son superficiales 
dichos prácticos aconsejan de preferen- 
cia la aplicación local del estracto de 
beleño, que según ellos, produce efecto 
mas inmediato que administrado al in- 
terior, en lo que se asemeja á la bella- 
dona. Grimaud combinaba el alcanfor 
y el guayaco con el beleño , contra las 
mismas y el reumatismo. Barbier elogia su 
uso por el método endérmico. Las hojas 
frescas aplicadas á la cabeza, alivian los 
dolores neurálgicos de esta parte, y co- 
cidas en leche , aplicadas al epigastrio, 
calmaron instantáneamente un violen- 
to dolor gastrálgico que persistía hacía 
seis horas y contra el que se había em- 
pleado inútilmente el láudano al inte- 
rior. Cazin en un caso de estranguria 
golosa , que no cedió á todos los demás 
medicamentos recomendados, se felicita 
por haber usado el beleño. La catajjlas- 
ma aplicada á la cabeza mejora instan- 
táneamente la migraña. El aceite de las 
semillas aconsejado en emulsión por 
Wendt para friccionar la cabeza en la ce- 
falalgia nerviosa, parece producir algún 
resulüido: dícese también que este acei- 
te ha hacho cesar grandes insomnios 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



producidos por los dolores odontálgicos. Es 
un remedio popular contra la odontalgia 
tener en la boca por algún tiempo el 
humo de las semillas proyectadas sobre 
las ascuas ó bien el de la planta seca, 
remedio no desprovisto de accidentes se- 
rios. Se le ha visto causar el delirio y 
hasta los síntomas de intoxicación. Ci- 
ta Cazin una hermana de la caridad 
que disponia para curar aquella , tener 
en la boca una pildora confeccionada con 
simiente de beleño 20 centig., opio 20 
centíg., simiente de peregil 10 centig., 
jarabe c. s. Una bolita de beleño con- 
tundido é introducida en una muela ca- 
reada, b;ista para aliviar el dolor inme- 
diatamente. 

En las inflamaciones de diferente es- 
pecie ha sido el beleño empleado con 
ventajas. Triboulet le emplea al prin- 
cipio de ellas para hacerlas abortar, ha- 
biendo llegado á curar el croup esplénico; 
el estracto á la dosis de 20 centíg., en 
dos horas, á un niño de siete años que 
llegó á tomar en doce 1 gram. , en otros 
dos fué menos eficaz. Recomienda el 
autor aumentar la dosis de dos en dos 
horas empezando por 10 centíg. Para 
que corresponda es preciso que se haya 
formado la falsa membrana. De desear 
es saber si lo que trató Triboulet era un 
pseudo-croup, en el que como se sabe el 
elemento nervioso es el que domina. 
En este sentido se ha aconsejado en la 
pneumonía, pero Vaidy que por este me- 
dio hizo abortar diversas inflamaciones, 
no consiguió ventajas en esta última. 
Los partidarios de la escuela italiana le 
emplean á alta dosis como hipostenizan- 
te, en las inflamaciones de los centros 
nerviosos y de otros aparatos orgánicos. 
Tournefort aconsejaba contra las luja- 
ciones, la esposicion de la parte afecta 
al humo de las semillas. 

Renard y Labrusse han obtenido con él 
buenos efectos en la gota y reumatismo, 
empleándole en cataplasma con miga de 
pan y leche, habiéndose usado bajo esta 
forma por dichos prácticos y otros co- 
mo Hufeland, en varias dolencias; fleg- 
viasia alba dolens , contusiones , infla- 
maciones traumáticas y otras de igual 
índole. Cazin comprobó la eficacia de las 
catiiplasmas de beleño ó los fomentos 
con la infusión del mismo en dichas en- 



fermedades y en las hemorroides dolorosas, 
fístulas, en general en las flogosis esternas, 
particularmente al principio para hacer- 
las abortar. De igual manera ha ensayado 
con algún éxito el aborto de la mammi- 
tis, panadizos, parafimosis y flecmones, siem- 
pre procurándose la planta fresca, si le 
era posible. 

Recomendado por Forestus en las he- 
morragias; Plater le empleó contra las 
hemorroides confluentes, y Storck le vio cor- 
responder en la hemoptisis', pero antes de 
los ensayos de este , Clauderus le había 
empleado en la disenteria, etc., y Hartz 
le prescribía en las hemorragias, sobre 
todo en las que reconocen por causa un 
estado mas ó menos espasmódico, ó un 
esceso de irritabilidad como en las hemop- 
tisis, y contra la que Hoffmann le atri- 
buía una virtud especial, considerándole 
Frank como eficaz en la misma, si venia 
acompañada de gran número de sínto- 
mas nerviosos, en cuyo caso adminis- 
traba la emulsión de las semillas ó el 
estracto de las hojas; remedio que ha 
correspondido en manos del doctor Cai- 
zergues en un sugeto muy nervioso 
atacado de una hemoptisis activa. -Algu- 
nos médicos, dicen TrousseauyPidoux, 
creen deberle aconsejar en general en 
las hemorragias , pero sería imprudente 
confiar solo en este medio demíisiado 
infiel , mientras que la materia médica 
nos ofrece tantos otros en los que se 
puede tener confianza.» 

También se le ha considerado con ac- 
ción sobre el sistema linfático, y por 
esto útil en las ingurgitaciones glandu- 
lares, así que Gilibert dice haber obte- 
nido grandes ventajas en el escirro. Lo 
ha sido asimismo en la tisis y afecciones 
tuberculosas en general , habiéndole 
proporcionado utilidad á Cazin en los 
tísicos, asociado al acetato plúmbico, 
tanto para calmar la tos, como para 
combatir los sudores. 

El beleño ha contribuido con su con- 
tingente contra las afecciones oculares, 
aprovechando su propiedad de dilatar la 
pupila, en las que su uso es el indicado 
para la belladona, citándose sus buenos 
efectos para combatir la catarata incipien- 
te , la iritis j como medio accesorio en la 
oftalmía escrofulosa fotofóbica , particular- 
mente cuando hay ocluí5Íon espasmódi- 



FAMILIA SOLANÁCEAS. 



39 



cade los párpados. Hufeland le iirescribe 
en. la oflalmia escrofulosa ; liabiéndose 
conseguido , según se dice , con el uso 
simultáneo del estracto en rricciones 
sobre los párpados y el cloruro de bario 
al interior, disipar en pocos dias la foto- 
fobia escrofulosa. 

Esta planta ha tenido sus detractores; 
Greding , fundándose en esperiencias 
contradictorias, la desposee de las pro- 
piedades que le atribuyó Storck, y según 
Fouquier se lia exagerado su acción; no 
es narcótico, sus propiedades son vagas, 
y nada ha probado su eficacia en las 
neuroses. Los efectos que presenciaron 
los prácticos que hemos citado han sido 
negados por Ratier. "Pero las esperien- 
cias de este médico, dicen con razón 
Trousseau y Pidoux , en enfermos que 
muchas veces no toman los medicamen- 
tos que se les prescriben, y en enferme- 
dades en que los hombres cuerdos nie- 
gan el uso del beleño, nada pueden 
contra los resultados de una esperimen- 
tacion severa y concienzuda. » 

El beleño blanco se le considera, según 
he manifestado, con las mismas propie- 
dades que el negro, pero en menor grado 
y á la par menos irritante, habiendo sido 
prescrito de preferencia en la gota, dolo- 
res en general , tos y hemorragias. Pou- 
tengon y Suisset, han conseguido con 
él resultados ventajosos en la contrac- 
ción espasmódica de la pupila y el doctor 
Chanel está satisfecho de su uso esterno 
en la reducción de las hermas y para- 
fimosis. 

Espticacton dé la lámina. Représenla la parle di- 
blijaila un ramo copiado del natural, desús dimensio- 
nes ord i iiarius ; o cáliz; b pistilo; c corola abierta de 
mudo que puede verse ia inscción de los estambres; d 
fruto; e el mismo abierto trasversalmente; /"semilla. 

TRIBU III.— NicociANEAS. DUN. 
-'.I, . • 

- Flfulo eapsular dehiscente por suturas longitudina- 
les en dos ó cuatro valvas. 

Gé-». N'icotuia. L. Cáliz orceolado, ventrícoso, 5- 
fldfi. Corola infundibuliforme recular, con el tubo mas 
largo que el cáliz, el limbo abierto, plano, de 5 di- 
misiones igualC!, estambres 5, insertos en el tubo de h 
corola, no salientes, igualmente lardos, rara vez des- 
iguales , con anteras dehiscentes lontíitudinalmenle. 
Estií^ma en cabezuela, ligeramenle 2-lobo. Cápsula 
ovídea , bi-valve que llevan consigo las placentas, bifida 
en su vértice. Si'milliis muy pequeñas, infinil-is, irregu- 
larmente redondeadas y rugosas.— Yerbas rara vez su- 
fruclicusas, originarlas del nui;vo mundo, con hojas al- 
ternas, enterisimas y llores paniculadas, rara vez en 
espiga, blancas, verdosas ó purpurescentes. 



NICOTIANA TABACUM. 1. 



Nicotiana major latifolia. C. Bauh — 
Hijoscyamus Pernvianus. Dod. — Tahacum 
latifoiium. Bcsl. — Nicotiana o/"/". — Pent. 
Monog. L. 

Tabaco, — tabaquera,— yerba'de la Reina. Esp. Ilerva 
santa, — hervado tabaco. Port. Tabac, — tabaccommun, 
—tabac vrai nicoliane, — pctun, — jmqaiamc duPérou, 
— herbé de la reine, — herbé du grand prieur, — herbé 
sainte, — herbé sacrée, — herbé de Sainte-Croix, — na- 
nacée antarctiquc , — tafnabonne — toubac. Franc. To- 
bacco. Ing. Tooack. Al. Dan. Su. Dukan. Ar. liujjer- 
bhang,—tumbroco. Jap. Pdum. Bras. Sang-yen. Chin. 
Tumbaku. Duk. Ind. Tabaco. II. Tabac. Hol. Pol. Tam- 
bracu Mal. QuanryM. Mei. Tabak , — tiotion. (Rus. 
Dhumrapatra. San. Poghei elley. Tam. Tamer. Tari. 
Poyhako. Tel. Tutoum. Tur. 



Desc. Planta herbácea, pubescente, glutinosa, con 
tallo derecho, rollizo, superiormente ramoso; hojas 
oblongo-lanceoladas , aguzadas, sentadas, las inferiores 
escurridas, medio abrazadoras; flores pediceladas y con 
bracteas ; cáliz oblongo con los segmentos lanceolados, 
agudos, desiguales; corola embudada, roja, lanuginosa 
por fuera y con la garganta un poco hinchada , el limbo 
muy patente y las lacinias agudas; caja tan larga ó algo 
menos que el cáliz. Fl. Agosto , Setiembre. Originaria 
de la ¡América austral y cultivada en muchas partes 
Ofrece bastantes variedades. "'' 

Partes usadas. Las hojas. ''"' 

Cultivo y recolección. Tanto el cultivo como la re- 
colección son del monopolio de la administración en 
casi tollos los paises; sin embargo, al farmacéutico le es 
permitido el de algunos pies para el uso médico y para 
el que exige pocas precauciones. 

Propiedades y nociones químicas. El tabaco es algo 
oloroso verde y tiene sabor acre y amargo. Cuando se- 
co, según el procedimiento que generalmente se sigue 
es muy penetrante y agradable para los aGcionados 
á él. Debemos á Vauquelin su análisis que es como si- 
gue: albúmina, malato ácido de cal, ácido acético, clo- 
ruro potásico y amónico, principio acre volátil llamado 
después Nicotina y que se obtiene destilando las ho- 
jas del tabaco con potasa 6 sosa. I'osseit y lleiman han 
hallado en las mismas frescas la Nicotina y un aceite 
volátil particular, U Nicocianina, estractivo, goma, clo- 
róhlo, albúmina vegetal, gluten, almidón , ácido máli- 
co, cloruro amónico y potásico, nitrato de potasa y al- 
gunas otras sales. La nicotina se ha encontrado en el 
tabaco fermentado ó no y en la raiz, sí bien el primero 
contiene menos á pesar de ser mas oloroso. Este al- 
coloide se encuentra al estado de combinación y en la 
proporción de 4 á 12 por 1. 000. Henry y Boutron que es- 
tudiaron la nicotina la asignan los caracteres siguientes; 
ser sólida, volátil , se altera lácilraenle colorándose en 
pardo al contacto de la luz y bajo la iuílnencia de los 
álcalis; soluble en agua, en alcohol y éter y se combina' 
bien con los ácidos. •• 

Parmeutier que analizó las semillas de esta planta, 
encontró en ellas ; aceite graso dulce, secante y comes- 
tible. 500 gr. cflntienen 100 gr. de aceite, y como 
sejiri^quellas numerosas, pueS' l.inneo calculó que un 
pié'puede proporcionar 40320 por año, se debiera sa- 
car algún partido de las mismas, que ordinariamenle 

S6 d6SPr6CÍAn. < I ' > I ■ 

La nicocianina, según Henry y Boutron, escuna esp«r, 
cié de aceite volátil sólido, que no parece ejcrcef iri- 
fluencia sobre las propiedades dei tabaco, las que se la 
atribuyen, corresponden á la uicolina meiclaja cou ella. 



40 



ÁLBUM DÉ LA PLOftA. 



PREPAnAClONES KAnUAtíÉUTICAS T DOSIS. 



A El INTERIOR. Infusión , 75 cent, á 2 gr. por 500 
de agua hirviendo , coma emeto-calártico (rura vez eu\- 
pleaiía). 

Jarabe , (S de azúcar por 4 de hidromel , 1 de oxi- 
miel y 12 de azúcar ; ó 1 de tabaco pnr 12 de agua ; 2 
de regaliz, 24 de agua y 10 de miel), de 10 á 30 grain. 
como purgante v vermífugo. 

Vino, (1 de hojas por 12 de vino), de 25 centíg. á 2 
gramos. 

Estrado, de 3 á 30 ccnlig. como alterante ', de 10 á 
50 cenli}». como omélico. 

Tintura de Fowler. (32 gram. de hojas por 500 gr. 
de agua en maceracion al baño de maria; á 120 gram. 
de esta infusión añádanse 00 gram. de alcohol), de 40 á 
200 gotas progresivamente. 

A ÉL EXTF.RiOR. Cocimicnto , úñ 10 á 30 gram. por 
kil. de agua para lociones, fomentos, etc. hojas en ca- 
taplasmas. 

Zumo, (1 por 3 de manteca), para pomada, etc. 

Polvo, (2 gram., por 30 gram. de manteca), en fric- 
ciones. 

Humo de tabaco , en inyecciones en el recio, para lo 
que se han inventado diferectes aparatos siondo el mas 
sencillo y mejor el de Gaubins. Él mismo dirigido so- 
bre las partes afectas de neuralgia, reumatismo y gola. 

Nicotina. Este principio activo, violentísimo vene- 
Do, no se ha empleado hasla el dia mas que al exterior 
en inyección en la vejiga (parálisis, retención de orina, 
iscuria.) 

Tintura de nicotina, (nicotina 1 gram. alcohol débil 
30 gram.), se empapan compresas que se aplican en las 
parles dolorosas. 

El tabaco entra en el bálsamo tranquilo , jarabe de 
Qucrcetan y otras preparaciones hoy desusadas. 

Como las demás solanáceas virosas, el 
tabaco es irritante y narcótico y obra de 
igual de modo que eUas , pudiendo lle- 
gar á producir envenenamientos. Apli- 
cado sobre una de las muscosas esternas, 
tal como la de la nariz, boca y ojos, 
causa sensación de titilación y picor se- 
guido de secreción abundante , no solo 
de los folículos mucosos , sino también 
de las glándulas inmediatas, á no Itaber 
perdido dichas partes su sensibilidad 
para él en virtud de la costumbre ; el, 
humo que se desprende cuando le fu- 
mamos basta para producir iiste efecto. 
Si se le pone sobre la piel, aún con 
epidermis, la irrita é inflama. Su ac- 
ción primaria ó directa sobre el estóma- 
go, es determinar irritación, náuseas, 
vómitos , cólicos violentos . deyecciones 
albinas abundantes é inflamación del 
tubo digestivo. Después de absorvidó. 
produce efecto sedante sobre el sistema 
nervioso , dando lugar á todos los fenó- 
menos del narcotismo hasta el estado 
comatoso y la apoplegía. Algunas veces 
aumenta la acoion de los riñoaes , la de 



la piel y provoca diuresis dnlorosa y su- 
dores abundantes. Si se toma en gran 
cantidad ocasiona la muerte , encon- 
trándose en la autopsia séllales de infla- 
mación y ulceración en las partes que 
estuvieron en contacto con él, efectos 
que pueden ser producidos también por 
el estracto acuoso y por su humo, é 
igualmente tienen lugar si se introdu^ 
ce en el estómngo ó recto , aplicado á 
la piel sin epidermis , introducido en el 
tejido celular ó inyectado en las venas 
ó simplemente aplicado sobre las partes 
escoriadas. Citanse diversos casos de 
envenenamientos ocasionados por esta 
planta, siendo notable el del poeta San- 
teuil que tomó vino en el que se habia 
puesto tabaco sin saberlo él. Murrny, 
Ramazzini, Fourcroy, HelwingyCazin, 
refieren algunos de ellos. 

La Nicotina que no debe confundir- 
se con el aceite empireumático que da 
la pipa, es uno de los mas violentos ve- 
nenos conocidos; una gota ó dos puestas 
sobre la lengua de un gato ó un perro 
le matan instantáneamente. El agua 
teñida que se condensa en las pipas 
cuando se fuma, no contiene mas que 
una pequeña parte de aquella y 4 gram. 
son bastantes para quitar la vida á un 
hombre aunque lo fume habitualmente. 

El uso diario de tomar su polvo, 
por la irritación repetida que causa so- 
bre la pituitaria, debilita el olfato, ani- 
quila la memoria y produce á la larga 
vértigos, males de cabeza, temblores y 
hasta la apoplejía. Pero los casos ci- 
tados 2)or Lanzoni, Meraty Fourcroy, y 
según los que parece han sido causa de 
apoplegía, de parálisis y de cáncer de la 
nariz, son suficientes á mi juicio para 
hacerle responsable de tamaños males-, 
cuando más podrán atribuírsele, si se 
toma con esceso ; si su uso es mode- 
rado , vemos vivir dilatados años á los 
a,pasionados, siendo el gran recurso de 
' la vejez para entretener sus ocios y los; 
tristes recuerdos del próximo fin , en- 
contrándose muchos sexagenarios y de 
más años aún con este vicio , perfecta- 
mente sanos. Así que los citados autores 
le proscriben como estornutatorio em- 
pleado contre las cefalalgias , odontalgia, 
otalgia, fusiones, ciertas net¿f algias, etc. 
por el temor de que adquieran hábito 



FAMILIA SOLANÁCEAS. 



41 



los dolientes, siendo á su juicio en este 
caso peor el remedio que la enfermedad. 
Debiendo elegirso según los mismos 
cualquiera de la misma clase , no per- 
mitiendo continuar su uso , conseguido 
que sea el efecto que áe busca. 

Repruébase por muchos el continuo uso 
del tabaco, á causa de las alteraciones 
que produce, tales como la pérdida de sa- 
liva, afecciones crónicas del estómago, á 
veces el escirro, úlceras y cáncer de esta 
viscera, el de los labios en los que le 
fuman en pipa, llegando Percy á consi- 
derar á. los fumadores como á los beodos 
por su pasión desenfrenada y las con- 
secuenciiis que esta acarrea. Malapert 
lia propuesto fumarlo en \\n aparato 
idóneo para condensar la nicotina antes 
de que el humo penetre en la boca,.... 
repito, que el abuso en este caso puede 
llegar á donde se quiera*, como con lo 
mas insignificante; que no estará bien 
á ciertos temperamentos y en ciertos 
puntos donde las condiciones del suelo, 
humedad, etc., puedan hacerle perju- 
dicial, pero ])uede¿idmitirse en las con- 
diciones ordinarias su uso moderado. 
No parece tan temible y la práctica asi 
nos lo enseña. Por esto no llegaré á 
ensalzarle sin medida, como algunos lo 
han hecho; pero colocando las cosas en 
su verdadero lugar, puede considerarse 
la costumbre de fumar como una de 
tantas cosas inútiles de que el hombre 
podria muy bien privarse destinando 
la no insignificante suma que consume 
en este pasatiempo, en otras mas útiles 
y tal vez mas verdaderamente nece- 
sarias. 

El envenenamiento por el tabaco se ha 
tratado lo mismo que el de la belladona; 
sin embargo, la nicotina produce algu- 
na? veces una angiotenia con estado pic- 
tórico general ó local que exige imperio- 
samente el uso de la sangría ó antillogis- 
ticos. Por lo demás, la naturaleza délos 
efectos produoiflos es la sola que debe 
dirigir á el médico en la prescripción 
de los recursos que le ofrece la terapéu- 
tica. 

Pía, farmacéutico filántropo, puso en 
boga las fumigaciones del humo del 
tabaco 1 contra la asfixia (particular- 
mente • la producida por sumersión), 
recomendadas desde mucho antes, y 
Tomo lU. 



CuUen , Stoll, Tissot , Desgranges, 
Louis, etc., han comprobado sus buenos 
efectos, diciendo Fodéréquc centenares 
de hechos justifican este uso, que no 
tiene contra sí mas que el razonamiento 
y las presunciones teóricas. JVIarc le 
mira como de los mejores auxiliares 
para volver, á la vida á los asfixiados; 
Vigné refiere que veinte marinos en 
muerte aparente, por veinte miAutos 
de sumersión , volvieron á la vida con 
el humo del tabaco introducido en el 
recto. Pero Portal, no solo le considera 
inútil en este caso, sino hasta perjudi- 
cial, de cuya opinión .participan Trous- 
seau y Pidoux. A pesar de estas opiniones 
contradictorias , en nuestros dias se si- 
guen empleando las lavativas de tabaco 
contra dicha asfixia ; teniendo el pr.ó y 
el contra igual valor aparente, el prác- 
tico queda en duda, de la que solo la 
esperimentacion comparativa é impar- 
cial podrá sacarle. 

El humo en lavativas ha sido aconse- 
jado por Sydenham y Mertcns, contra el 
Íleo, en cuyo caso, Hulcland empleaba en 
la misma forma el cocimiento concen- 
trado. Este medio, por confesión del au- 
tor, produce en ocasiones una acción 
narcótica tan pronunciada sobre los ner- 
vios, que el paciente cae en sincopo, 
pero durante este tienen lugar deyec- 
ciones albinas. No pudiendo calcularse 
de antemano este electo, y estando tan 
próximo el punto que opera la acción 
buscada de la delyeneno, el médico con- 
cienzudo y prudente no se espondrá á 
perder el enfermo por curarle. Schoefery 
Dehaen recomendaron el primero de es- 
tos medios contra la hernia estrangulada, 
en cuyo caso, Pott, administraba la in- 
fusión en enemas, á la dosis de 4 gra- 
mos por 500 de agua. En este concep- 
{o le consideraron útil los autores del si- 
glo anterior, pero administrándole en 
bebida, mas obrando como estupefa- 
ciente se ha sustituido por el beleño y 
belladona, relegándole al olvido. Tam- 
bién se ha combatido con él el cólieo de 
plomo; para ello empleaba Gravelle fo- 
mentos del cocimiento al vientre, con 
los que O'Bierne, de Dublin, ha visto 
conseguir buen efecto en la disenteria. 
Ln constipación puede corregirse con el 
humo del tabaco, habiendo personas que 



42 



ÁLBUM DE L\ FLOft.V. 



fumando on pipa y bebiendo cerveza se 
la curan. Se le ha empleado asimismo 
como vermifugo en lavativas, en poción 
ó en fomentos al vientre, pero es preci- 
so tener presente que Fouquet le ha vis- 
to ocasionar de esta manera, no solo vó- 
mitos, sino hasta una especie de cólera 
morbo. Lieutaud empleaba como pur- 
gante el tabaco, en cataplasmas sobre el 
vientre, pudiendo producir también de 
esta manera efectos eméticos, y Barton 
para hacer vomitaren el envenenamien- 
to por el opio. 

Parece que el tabaco, fumado como el 
estramonio, ha sido algunas veces útil 
contra el asma en los sugetos no acos- 
tumbrados (i fumarle; asi lo aseguran 
P. Hanin, Gesnero, Hufeland y Stoll 
que lo emplearon con éxito contra la 
coqueluche , en cuya dolencia Pitshaft 
hacia tomar una infusión (un gramo 
20 cent., por 180 de agua hirviendo), á 
la dosis de una cucharada de las de café 
ácada hora, para los niños deunaá dos 
años, y una de las ordinarias á, los ma. 
5'ores. Esta dosis parece muy elevada. 
En tal caso, asi como en el croup espas- 
módico que se dice haber curado con su 
humo, la eficacia de la belladona per- 
fectamente comprobada , dispensa su 
uso. Roberto Page refiere casos de pul- 
motiias curadas con él, y en las que la 
medicación antiflogística habia sido in- 
suficiente. Empleábale en lavativas. 
Otros prácticos han visto igual efecto de 
su uso, entre ellos Szerlecki; parece obrar 
á la manera que el tartrato antimónico 
potásico. Este y Bauer observaron buenos 
resultados, particularmente de su tin- 
tura, en la hemoptisis activa; siendo cierto 
que en los catarros pulmonares crónicos y 
determinadas afecciones asténicas de las 
vias respiratorias, el tabaco alivia á los 
enfermos, favoreciendo la espectoracion. 
Su jarabe (el de Quercetan) en otras 
épocas gozó de gran reputación, habién- 
dose propinado en dichas afecciones pa- 
ra calmar la tos y eliminar de los bron- 
quios las mucosidades que los obs- 
truyen. 

En diversas dolencias del aparato uri- 
nario fué aconsejada también esta plan- 
ta, tales como la parálisis de ¡a vejiga, is- 
curia, disuria y retención de orina; empleá- 
base aplicándole al bajo vientre. Fowler 



elogia la tintura interiormente contra 
la disuria calculosa. Henri Larle y Sha%v, 
han curado con lavativas del humo ó 
del cocimiento la retención de orina 
y el espasmo de la uretra. Pavesi ha re- 
currido á las inyecciones de nicotina en 
la parálisis de la vejiga. 

La epilepsia, enfermedad que por su 
pertinacia, goza del triste privilegio de 
que se ensayen contra ella la mayor 
parte de los medicamentos cuyas virtu- 
des están mal comprobadas ó sean du- 
dosas, ha sido también combatida con 
el tabaco por ZacutusLusitmus, Rivie- 
re y Hannesner, que dicen le emplearon 
con éxito. " Debemos asegurarnos por 
nuevas esperiencias, dice Cazin, de su 
efecto. Por su acción á la vez perturba- 
triz y estupefaciente, puede oponerse á 
la concentración nerviosa, súbita, con- 
vulsiva que caracteriza los accesos de 
esta terrible dolencia. » Los resultados 
obtenidos con la belladona y estramo- 
nio conducen á creer por analogía, en 
la eficacia del tabaco. Ha sido también 
recomendado interioumente en el histe- 
rismo y manía, y en las Antillas se em- 
plean los baños de su infusión contra el 
tétanos, en el que Thomas y Anderson le 
han usado con éxito. 

Boerhaave aconsejaba la aplicación 
de las hojas frescas para calmar los do- 
lores neurálgicos; efectuándolo su coci- 
miento ó estracto, según Trousseau y 
Pidoux, en la gola y reumatismo, y Wetch 
quedó satisfecho de su infusión , apli- 
cándola sobre diferentes flegmasías go ■ 
tosas ó reumáticas, dolencias que se ha 
conseguido curar ó aliviar por este me- 
dio, asi lo aseguran Roques , Revei- 
llé-Paris, el abate Girard y otros. En 
manos de Dubois, de Tournai, ha sido 
eficaz para combatir el lumbago y la pleu- 
rodynia, habiendo Cazin comprobado el 
buen efecto de su tintura alcanforada 
contra el primero. Berthelot vio mejo- 
rar ó curar ciáticas por medio de sus ema- 
naciones ó aplicación tópica. Es de ob- 
servar qaie los operarios que se ocupan 
en manufacturarle, curan del reumatis- 
mo, según lo vio Heurtaux, médico de 
las fábricas de Paris. 

Como poderoso diurético, Fowler pre- 
conizó su uso en la hidropesía, citando 
Tomás Bartolin un caso curioso de hi- 



FAMILfX SOLANÁCEAS. 



45 



dropesia ascilis, curado con su humo. El 
cocimiento fué recomendado en la aníj- 
sarca, y reñriéndonos á Waterhouse, la 
aplicación de sus hojas empapadas en 
vinagre es eíicacísima en ciertas hi- 
dropesías. Fowler añade, que las la- 
vativas de nicQiiana las empleó c(3n buen 
resultado en la timpanitis. 

Se ha observado en el Havre, donde 
se prepara mucho tabaco, que las pebres 
intermitentes son mas raras entre los obre- 
ros que trabajan dicho producto que 
entre los otros menestrales. Se han visto 
desaparecer, con algunos granos de él 
diluidos en \\Vío, cuartanas rebeldes, medio 
que debe emplearse con prudencia. 

Esteriormente ha sido empleado el 
tabaco con gran éxito en el tratamiento 
de ha sarna, cuya propiedad fué ya en- 
salzada por Boerhaave , Dodoneo y Lé^ 
mery, habiéndole prescrito. Coste, mé- 
dico de la marina, cerca de sesenta años 
en infusión vinosa-, Bécu recurría en el 
hospital militar de Lille al cocimiento 
acuoso, que es mas económico. Su efec- 
to se deja sentir á los ocho ó diez dias 
en verano y á, los quince en invierno; 
pero este medio produce en los sugetos 
delicados flojedad en las estremidades, 
cólicos, vértigos y vómitos que obligan 
á suspender el tratamiento. Es pues 
necesario ser circunspectos en su uso y 
no emplearle indistintamente en cual- 
quiera persona. 

El prurigo, la tina, los dartroses, la 
ptiriasis, los parásitos de la cabezaydel 
pubis, se combaten ventajosamente con 
el mismo tratamiento ó la pomada de 
tabaco. 

Parece ser que la infusión es útil en 
la oftalmia purulenta y conjuntivitis escrofu- 
losa; habiendo además conseguido Gra- 
ham.con el ungüento de esta planta, la 
curación de bubones que se resistieron á 
los medios ordinarios; y se lee en el 
periódico de Leroux que se llegó á re- 
solver un tumor abdominal con la aplica- 
ción sobre la parte, de las hojas de la ní- 
cotiana empapadas en vinagre; tópico 
empleado con éxito porCazin contraías 
ingurgitaciones linfáticas. Otros prác- 
ticos, entre ellos Lyman Spalding, han 
resuelto asimismo infartos de conside- 
ración y alguno en las mamas, con un 
liquido preparado por maceracion del 



polvo de tabaco, en cantidad do una cu- 
charada de las de café, en un vaso de 
aceite ó aguardiente ; en cuyo caso sue- 
len presentarse síntomas de absorción. 

En las úlceras atónicas, pútridas y cance- 
rosas se recomienda tamlñen como esci- 
tante; pero es preciso no perder de vista 
en estos casos y los idénticos el peligro 
que hay de la absorción. 

El tabaco en polvo es conveniente á 
algunas personas para facilitar la respi- 
ración por la nariz, aumentando las se- 
creciones nasales , y en ciertas cefalal- 
gias que pueden atribuirse á la sequedad 
de la membrana pituitaria y contra el 
lagrimeo que tiende al.endurecimiento 
del mucus de la parte inferior del canal 
de la nariz. «De esta manera, dicen 
Trousseau y Pidoux, debe entenderse el 
proverbio que dice : El tabaco aclara la 
vista. El médico aconsejará esta medica- 
ción como medio revulsivo conveniente 
en ciertas oftalmías crónicas: el mal está 
al lado del bien, porque á los sugetos 
que irrita mucho este polvo, puede oca- 
sionarles dolencias en las fosas nasales 
que comunican con las vias lagrimales, 
terminando por producir tumores ó fís- 
tula,s.» Los autores que he citado ase- 
guran modifica ventajosamente el humo 
de esta planta, los catarros de la trompa 
de eustaquio y del tímpano; para conse- 
guir este efecto, el enfermo llena la 
boca y faringe de humo , después cer- 
rando la nariz y haciendo un gran es- 
fuerzo de espiración le dirige al inte- 
rior del oido. Riviére aconseja contra la 
odontalgia, masticar tabaco hasta que- 
produzca el vómito; recomendando ade- 
raás su ceniza para blanquear la denta- 
dura, medio que es popular. Merece 
consignarse la siguiente pomada indi- 
cada por Chevallier contra la caida del 
pelo: Tómense 30 gram. de tabaco en 
polvo; se coloca en una vasija y se pone 
sobre él toda el agua hirviendo que 
pueda embeber dejándole en macera- 
cion por diez horas, se cuela la infusión 
se concentra al vapor hasta que solo 
queden 5 ó 7 gram. de solución y 
se incorpora á 60 gram. de pomada 
ordinaria, ó médula de vaca, que se 
aromatiza á voluntad. 

Cuando aún no era conocida la anes- 
tesia que produce el cloroformo, Londe 



44 



ÁLBUM DE Lk FLOR\. 



recoiuondó para producirla el tabaco fu- 
mado á los que no le usaban liabitual- 
uiente. 

A pesar de tantas aplicaciones como 
vemos tuvo est;i ]»lanta, boy su uso está 
casi completamente circunscrito á la 
medicina veterinaria, particularmente 
en pomada contra las alecciones cutá- 
neas y los insectos -que atacan á los ani- 
males , etc. Cazin cita con admiración 
haberle asegurado direrentcs personas, 
que una pildora conleccionudu con pol- 
vo de tabaco y dada á los perros, les 
preserva de la enfermedad tan funesta 
para ellos. 

EspUcacion de la lámina. La parte dibujada tiene 
la mitad próximamente de sus dimensiones naturales; 
a pistilo; b estambres; c fruto cortadu á través; d se- 
milla. 



Gen. Datura. L. Cáliz tubuloso, liincliado en la 
base, con cinco ángulos, 5-dentado profundamente, cae- 
dizo á esccpcion de la parte inferior que persiste vol- 
viéndose hacia fui'ra. Corola grande, infundibuliforme, 
con el tubo 5-aiigular, limbo con 5 pliegues termina- 
dos superiormente en S-lóbulos muy agudos. Estam- 
bres 5 inclusos. Estigma 2 lobo. Cápsnia da 4 celdas 
que comunican entre sí por su vértice, de 4 valv;is. 
Semillas numerosas, reniformes, crustáceas, negras. 
Yerbas, arbustos ó arbolillos de América, Asia tropi- 
cal, una sola especie estendida por el globo y algunas 
cultivadas en los jardines, con hojas allernas, pcciola- 
das, oblongas 6 aovadas, frecuentenviile anguloso-den- 
ladas y llores alares, solitarias, de oidinario grandes, 
blancas, violadas ó rojas. 

DATUEIA STRAMONIUM. L. 

Solanum pomrrio spinoso rotundo, longo 
flore. C. Bauli. — Stramonium fructii spi- 
noso oblongo, flore albo simpUci. Tourn. — 
Slramoniuní fatidum. Scop. — Stramonium 
peregrinum. Loh.— Si ramonia. Dod. — Stra- 
motiium sive datura off. Pcnt. Monog. L. 

Estramonio, — higuera loca, — trompetilla. Esp. Es- 
tramonio. Port. Stramoine, — pomme vpineuse — da- 
tura, — dalure á fruil épineiix, — pomme du diable, — 
herbé aux sorciers, — cndormie, — chausse taupe, — 
herbé des magiciens, — herbé des demotiiaques . — eslra- 
mon. Franc. Common Ihorn-aple. Ing. Starhelnitas- 
kraut, — slcchafifel,— tollkraul. Al. Datara. Ar. Oa- 
lurl. Dan. Dutroa. Ind. Doornappel. Ilol. Pomo spi- 
noso, — stramonio. It. fondera. Vo]. Durnisrhnirhnick, 
— durman. U.US. Spikklubbcert. Sü.Benghilik.tiir. 

Desc. Tallo liso, grueso, dereclio, rollizo, sencillo 
en la base, dicótomo en el ápice; hojas pecicjladas, aova- 
do-aguzadas, desigualnienl» sinuoso-denladas, agudas; 
corola dos veces mas largas que el cáliz que es pentá- 
gono. 5-denlado; caja con aguijones casi iguales Fl. 
Junio, Agosto. Crece en las cercanías de las poblacio- 
nes, en los huertos y parajes donde abundan restos or- 
gánicos en descomposición, de casi toda España. 



¡'artes usadas. Las hojas, llores y semillas, 
Jieculcccion. La do las hojas so eloctúa en Julio para 
preparar el estrado ó desecarlas. I.a desecación quila á 
esta planta su olor y sabor, sin hacerla perder sus pro- 
piedades. 

Propiedades y noriones quimiías. El estramonio 
tiene olor viroso y nauseabundo, sabor acre y amargo. 
Analizadas las hojas por Proinnitz, le dieron: goma, 58; 
materia e»lractiva, 6; fócula, Gi; albúinina, 15; resi- 
na, 12; sales, 23. Hrandes encontró en esta planta un 
principio activo alcalino en combinación con el ácido 
málico, el que denominó Daturina y que se asemeja 
mucho ñ la atropina, y además halió, goma, materia 
butírácea, estractivo naranjado, malulo ácido y neutro 
de daturina, sales á base de cal y de potasa, sílice, etc. 
Simes ha obtenido la daturina al estado de pureza, no 
solo de las simientes, sino también de las hojas, en este 
caso se presenta cristahzada, blanca, de sabor amargo, 
después acre; es volátil, soluble en agua, alcohol y éler; 
dilata la pupila y es muy venenosa. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

Á EL INTERIOR, [nfusion Ó corAmicnto, 20 ú 50 cen- 
tigramos por 125 gr. de agua. 

Polvo de las hojas, 5 centig. á 30 en las 24 Iioras. 
Puede llegarse progresivamente según los casos, has- 
la 1 grain. Poco usado. 

Zumo, 3fi ceñiíg. á 1 gram. en poción, que se toma 
en 24 horas. 

Tintura alcohólica de las hojas frescas, (2 de planta 
contundida sobre 1 de alcohol á21 ), de 10 centig. á 1 
gram. en poción. 

Tintura de hojas secas , (1 de hojas por 8 de alcohol 
á 21"), iguales dosis. 

Alroliolaturo ,{{ de jugo filtrado por 1 de alcohol á 
3o°), iguales dosis. 

Tintura etérea. (1 de simientes por 4 de éter sullíí- 
rico), la misma dosis. 

Vino de las simientes , (2 por- 8 de vino de Málaga y 

1 de alcohol rectificado á 33°), 25 centig. á l'grain. 
F. Bátava. Buena preparación. 

Estrado alcohólico, (i de jugo por 4 de alcohola 35°), 

2 á 60 centig, progresivamente. 

Estrado feculento, 2 cenlig. á 2 gram. progresiva- 
mente. 

Á EL ESTERioR. Estracto usado por el método en- 
dérinico, 20 centig. á 1 gram. 

Pomada, {A por 4 de manteca) , en fricciones, ó so- 
bre los vejigatorios. 

Polvo, (2 gram. por 500 de infusión aromática), para 
fricciones, fumigaciones, inyecciones, etc. 

Tintura etérea y oleosa, en friccinnes. 

Jugo, algunas gotas en colirios calmantes. 

Emplasto, (9 partes de estracto alcohólico, 1 parto 
do resina-elemi y 1 parte de cera blanca). 

ííccoccton, en lociones, fomentos, baños, cataplas- 
mas, etc. 

Hojas, para fumarse. 

El estramonio entra en el bálsamo tranquilo al que 
da nombre. 

Las proporciones mas frecuentemente usadas son el 
estracto y tintura. El primero exige se prepare con to- 
das las precauciones recomendadas; el de las semillas 
es mas activo, sin embargo, téngase en cuenta[que suele 
variar su acción por la influencia del suelo en que cre- 
ció la planta; clima y otras circunstancias incsplicablcs 
que es preciso tener comprobadas. 

Así como la belladona, el estramonio 
es un veneno narcótico-ácre, pero mas 
violento que la primera. 

A dosis pequeñas (5 á 15 centig. por 



FAMILIA SOLANÁCEAS. 



45 



dia), apenas ejerce acción sobre el orga- 
nismo; produce ligeros vórligos, pro- 
pensión al sueño, disminución en l;xs 
funciones musculares y en la sensibili- 
dad, turbación leve de la vista y algo 
de sequedad en la garganta. — A mas 
elevadas dosis, causa ardor en la gar- 
ganta, sed, cólicos con diarrea ó consti- 
pación, irregularidad on el pulso, sudo- 
res ó rtujo abundante de orina, ó si no, 
se presenta diarrea, congestión sanguí- 
nea á la cabeza ; desde este momento, 
rubicundez del rostro, vivacidad de los 
ojos, percepciones erróneas de los senti- 
dos o subaberracion , ideas fantásticas, 
dilatación de las pupilas , entorpeci- 
miento de los músculos sometidos á la 
voluntad , agitación. En mayor canti- 
dad, produce sed ardiente, sensación de 
estrangulación , dolores cardiálgicos, 
tumeí^xcion del abdomen, una especie 
de embriaguez, delirio furioso, gesticu- 
laciones estraordinarias , convulsiones ó 
coma, algunas veces parálisis de las 
estremidades, pérdida de la voz, peque- 
nez y velocidad del pulso, sudores frios, 
la muerte. El estómago se encuentra 
enrojecido y el cerebro fuertemente in- 
yectado conteniendo grumos de sangre. 
Si el paciente puede sufrir la acción 
del veneno , después de quince ó veinte 
horas los síntomas se desvanecen poco 
á poco, pero bay algunos que persisten 
mas ó menos tiempo, tales son la dila- 
tación de la pupila , oscurecimiento de 
la vista, pérdida de la memoria, enage- 
nacion mental, ceguera, parálisis de los 
párpados, debilidad y temblor de las 
estremidades inferiores , que se prolon- 
gan por meses y aún por años. Hasta 
ahora no ha sido dado fijar la dosis á la 
que el estramonio puede producir enve 
nenamiento, según resulta de las espe- 
riencias y ctisos observados por Orfila y 
Devergie; basta á veces una dracma 
de las hojas in fundidas en agua para 
ocasionar aquel , siendo por lo demás 
muy variable la del estracto y hasta la 
de las mismas hojas para producirle; 
habiéndose observado que la infusión 
de estas, administrada en enemas lo 
producen mas pronto que tomada por la 
boca. Aplicado sobre la piel á descu- 
bierto y aún sobre la epidermis, produce 
efectos tóxicos mas 6 menos pronuncia- 



dos, según la suceptibilidad del indivi- 
duo ; refiriéndose que un farmacéutico 
que elaboraba diversos preparados de 
esta planta, sufrió una ceguera que durd 
dos dias. 

Cuando se sigue por largo tiempo, el 
tratamiento de una dolencia con el es- 
tramonio , ocasiona algunas veces dolo- 
res en l;is estremidades , prurito en la 
piel , hipo , somnolencia ó sueño muy 
agitado y vuelve á los enfermos como 
estúpidos , produciendo anomalías en la 
vista. 

Los encantadores se valian de esta 
planta para producir alucinaciones y 
hacer asistir á el sábado á las gentes cré- 
dulas ó procurar á los amantes goces 
imaginarios. Los salteadores, mezclaban 
el polvo de su semilla al tabaco que 
ofrecían á las personas que querían ro- 
bar durante el sueño, etc. Garidel cuen- 
ta que en Aix, fué quemada una vieja, 
que por medio de la misma, turbaba 
la razón de las jóvenes de buena familia 
y aprovechándose de su delirio las en- 
tregaba á los libertinos; refiérese tam- 
bién que algunas se hicieron de este 
modo madres, sin su conocimiento. 

El tratamiento que debe emplearse 
en caso de intoxicación con esta planta, 
es el mismo que el espuesto al ocupar- 
nos del de la belladona. 

El estramonio ha sido considerado 
como un poderoso afrodisiaco. Faber 
dice, que los indios, árabes y turcos 
preparaban filtros amorosos con esta 
planta. Acerca de esta propiedad se es- 
presa asi Michea : « lo que hay de cierto 
es que en cerca de diez enajenados á los 
cuales prescribí desde 5 á 25 centíg. de 
su estracto , observé dos veces que pro- 
ducía una disposición estremada á los 
goces venéreos. Uno de ellos (era un 
hombre de 50 años) le sobrevino al es- 
tremo del glande una sensación volup- 
tuosa tal, que las poluciones nocturnas 
y la masturbación fueron su consecuen- 
cia; cosa fuera del hábito de este indi- 
viduo, que se acusaba de él con rubor. 
El otro caso era una mujer de 60 años; 
cada vez que la dosis del estracto se lle- 
vaba á 20 centíg. por dia, sentía en los 
órganos sexuales un hormigueo segui- 
do de acceso de ninfomanía , durante el 



46 



ALBDM DE LA FLORA. 



que la enferma ardia en propósitos los 
mas infames é indecorosos.- 

El infatigable esperimentador de las 
virtudes de las solanáceas y otras plan- 
tas indigenas de actividad reconocida, 
Storck, fué el primero entre los módi- 
cos que empleó el estramonio al inte- 
rior como medicamento. En 1703 lo ad- 
ministró en la ejiilepsia, convulsiones y 
enajenaciones mentales. Sin embargo , sus 
ensayos son poco numerosos para que 
merezcan confianza ; fueron repetidos 
mas tarde por Odhélius, y seguidamente 
por Bergius, Greding, Durande, Weden- 
berg, i\Iaret, etc. , y después de estos por 
otros profesores, en el tétanos, alucinaciones, 
histerismo, corea y otras neuroses; las neu- 
ralgias. asma, reumatismo, etc. 

En la ei)ilepsia lia sido bien poco efi- 
caz; á Greding solo le correspondió en 
un caso; y de catorce epilépticos que 
trató con él Odhélius, dice , curaron 
ocho y cinco encontraron alivio. Observa 
Greding que estos enfermos sallan inme- 
diatamente del hospital, y nada seguro 
se puede afirmar sobre su curación, sa- 
biéndose que cá veces los accesos se su- 
ceden después de grandes intervalos. 
Teniendo en cuenta otras observaciones 
citadas por los autores , resulta que si 
no procluce la curación, la dolencia se 
modifica ventajosamente, siendo reem- 
plazada por una especie de sincope lige- 
ro y periódico y un hormigueo incómodo 
que se hace también periódico. 

Puede sin embargo concedérsele á 
Odhélius cierta verdad en sus asertos, 
considerando que esta planta se diferen- 
cia muy poco de la belladona, cuyo 
éxito en dicha dolencia ha sido perfec- 
tamente comprobado. 

El tétanos fué combatido en una oca- 
sión por el estramonio, que obra como 
la belladona en tan pertinaz dolencia. 
Ha sido empleado también en las con- 
vulsiones, habiendo curado Odhélius un 
obrero que las padecía intermitentes, con 
las pildoras de su estracto. Debe tenerse 
presente que Storck le vio aumentar las 
que padecia un niño de 9 años. 

Las enajenaciones mentales se hm\ cora- 
batido muchas veces por el estramonio. 
Storck da cuenta de dos casos de locura 
curados con esla planta. Después gran 
número de observaciones vinieron á 



confirmar las de Storck, demostrando su 
eficacia en esta dolencia. Bergius obser- 
vó su ])uen efeeto en la locura y delirio de 
las recien paridas; Schneider curó con 
su tintura una señora afectada de mono- 
manía demonomaniaca ; lícef ha curado 
igualmente dos maníacos, Bernard en la 
manía crónica de una recién parida, Odhé • 
líus en otra llamada láctea; Maret, Meza 
yAmelung consiguieron iguales resul- 
tados; refiriendo De-CandoUe que en- 
los Estados-Unidos es tratada la manta 
apiréiica con el jugo de este vegetal, á 
la dosis de 20 á 30 gotas. En resumen, 
de cincuenta y cinco casos , de que dan 
cuenta Storck, Schmalz, Hagstroem, 
Reef, Meyer, Odhélius, Durande, Maret, 
Greding, Schneider, Bernard y Ame- 
lung, veinte y uno terminaron por la 
curación, diez alcanzaron un cambio 
favorable, veinte y cuatro se resistieron 
tenazmente. 

Partiendo Moreau , de Tours , de que 
el estramonio causa alucinaciones, de- 
dujo que la mania con aquellas, debia 
curarse con esta planta siguiéndola me- 
dicina sustitutiva; lo administró á diez 
alucinados que se encontraban en con- 
diciones muy imponentes ; el resultado 
justificó su hipótesis, siete curaron, los 
tres restantes no obtuvieron alivio. 

Míchea en una de sus obras, dice, 
que este datura, cura la locura en la 
cunrta parte de casos y mejora próxi- 
mamente la mitad, probando en ella, 
con numerosos hechos bien observados, 
la eficacia de la medicación estupefa- 
ciente en la enagenacíon mental. 

El uso de las hojas fumadas como el 
tabaco es popular en el asma, Trousseau 
y Pídoux le colocan á la altura de los 
mejores medios con que puede contar la 
terapéutica, habiéndolas empleado estos 
prácticos con un éxito notable en dos 
casos de asma esencial nerviosa intermitente 
y de estremada gravedad; y no solo corres- 
ponde en este caso , sino en el del asma 
espasmádico remitente. Fumado á guisa de 
tabaco se emplea también con ventaja 
en la tos, disnea de los tísicos, en los enfer- 
mos de catarros y enfermedades del (orazon, 
cuando sufren opresión de tiempo en 
tiempo , que reconozca por causa una 
i modificion nerviosa, más que á lesiones 
I orgánicas graves. Las inspiraciones del 



FAMILIA SOLVNÍCBAS. 



vapor (le agua cargado de ostrauuiniü 
son tiunbien convenientos ; pero están 
lejos de ser tan activas; no pueden em- 
plearse cuando la soibcacion es estreñía- 
da porque aunientan, si l)ien mouientcá- 
neamcnte, los accidentes disncicos. Su 
adiiiinistracion interna corresponde per- 
fectamente en idénticos casos. 

De estas aseveraciones de los autores 
citados y de las observaciones de En- 
glish , Krimer , Meyer, Martin Salón, 
Andral, Cruveilher, etc., se deduce que 
su buen efeclo en el asma está fuera de 
toda duda. Por último, el doctor Lefe- 
vre que le esperimentó en sí mismo, no 
encuentra bastantes palabras pra-a elo- 
giarle. 

La eficacia que posee la belladona 
contra la coqueluche y tos nerviosa , hizo 
presumir que el estramonio gozaría de 
la misma, y en efecto ha sido usado con 
ventajas en su período no inflamatorio 
y en las toses , cuando no vienen 
acompañadas de lesiones orgánicas de 
la laringe y los pulmones. En estos ca- 
sos se administra el estracto, la tintura 
ó la infusión ó bien el humo como en el 
asma, ó en fumigación de los vapores 
inspirados .por medio de un aparato 
particular. Ward piensa que podría 
usarse con ventaja la tintura en el ca- 
tarro pulmonar, habiéndola empleado Me- 
rat y de Lens en un caso del crónico y 
Ducros joven, en una angina de pecho, uno 
y otro con feliz éxitt). 

Todo dolor puede combatirse con el 
uso esterno ó interno del estramonio, 
así como con la belladona , pero con 
mucha mayor actividad en las ncural- 
«yías especialmente triunfa el estramonio. 
Lentin, es el único medio quetieneque 
alabar en el tratamiento de estas afec- 
ciones ; empleaba la tintura á la dosis 
de 4 ó 5 gotas cada tres 6 cuatro horas; 
Beglñe , daba con éxito idéntico el es- 
tracto, así como Hufeland que le admi- 
nistraba á la de 5 mílig. á 2 centig. 6 
la tintura vinosa de las simientes á la 
de 10 gotas cada tres hor<as en una infu- 
sión de melisa. Vaidy y Kirckhoff, le han 
usado también con el mismo resultado, 
^ cuatro casos en que le usó el último 
y de los que el mas reciente databa de 
nueve meses, obtuvo la curación fric- 
cionando el trayecto doloroso con la tin- 



tura de las hojas. Marcet empleó con 
éxito completo 1 lj2 centig. á 2 1[2 del 
estracto de las simientes en dos de ciáti- 
ca y muchos de tic doloroso de lá cara, 
que se habían resistido á otros remedios. 
No son menos concluyentes los hechos 
referidos por Wendestadt de Henfeld. 
Orüla vio disiparse una cefalalgia con 
el estracto do estramonio, que causó 
desde luego un narcotismo espantoso. 
En el Brasil, según Martius, se emplea 
el cocimiento en gargarismos contra los 
dolores de muelas y la hinchazón de las cm- 
cíflí.Trousseau y Pídoux le han emplea- 
do frecuentemente en las neuralgias su- 
perficiales , sobre todo en las de la cara, 
cuello y cuero cabelludo, siendo uno do 
los medicamentos que les ha correspon- 
dido mejor. Estos prácticos le emplean 
menos al interior que en forma de em- 
plasto , tintura , pomada , etc. , igual- 
mente han recurrido á la aplicación en- 
dérmica, con lo que han conseguido 
resultados satisfactorios, mas particu- 
larmente en las neuralgias profundas, 
mas algunas veces renunciaron á este 
medio, á causa del dolor que ocasiona el 
contacto del medicamento (estracto), 
con el cor ion. 

Grandes son las ventajas alcanzadas 
con esta planta, ya al interior, ya es- 
teriormente en el reumatismo crónico y 
en el agudo. Zollickoffer le usó de una y 
otra manera; cuando por el interno de 
la tintura empezaba á perderse la cabe- 
za, usaba solo al esterior una p.omada 
confeccionada con las hojas frescas y 
manteca; este autor refiere gran nii- 
mero de casos de curación por este do- 
ble medio. De todos los remedios que 
empleo para combatir el reumatismo 
crónico, no he encontrado otro mas efi- 
caz, dice el doctor Kirckorff, que el es- 
tramonio, usado interioi" y esteriormen- 
te..Lebreton, de París, ha preconizado 
el tratamiento siguiente en el reumatis- 
mo articular ó interarticular agudo; dése el 
estracto de las semillas á la dosis de 1 
centig. cada tres horas, hasta que se 
manifieste el ¡delirio; obtenido éste, se 
disminuye la dosis de manera que sé 
deje persistir tal síntoma por tres ó cua- 
tro días. Con esta medicación dicho 
práctico pretende curar en pocos días 
loa rewnatismos sinoviaks, febriks y genera-^ 



48 



ÁLBUM DE L.V FLORA. 



les. Otros autores han elogiado también 
el uso lie esta planta en idénticos casos, 
contándose entre ellos Marcet, Ange- 
lliart, Read, etc.. etc,, asi como Trous- 
seau y Pidoux, que la lian asociado al 
estracto de opio. 

En el cáncer y la ascitis, Marcet; en 
la hidrofobia, según se lo comunicaron á 
Harles.ElletorcyBrera, hay hechos que 
demuestran las ventajas del uso de esta 
planta. Según Maly, este datura hace 
desaparecer los accidentes espasmódicos 
graves de los órganos sexuales, lo que 
no está do acuerdo con las propiedades 
afrodisiacas de la planta, pretendiendo 
haber curado muchos casos de ninfoma- 
nía con la tintura. (5 gotas en liquido 
apropiado.) 

Se utiliza este vegetal al esterior en 
cocimiento, fomentos, cataplasmas, etc., 
sobre las úlceras cancerosas, cancros, que- 
maduras, hemorroides dolorosos, ingurgita- 
ciones lácteas de las mamas con dolor vivo, 
ciertos tumores inflamatorios muy doloro- 
sos, tales como la orchitis y panadizo en 
los que así como la belladona y beleño, 
proporciona un pronto alivio y á veces 
el aborto de la inflamación. 

Estas aplicaciones no están exentas 
de peligro, particularmente en las que- 
maduras en las que el dermis está al des- 
cubierto. El zumo de estramonio entra 
en algunas gotas para formar colirios, 
no siendo menos eficaz que la belladona 
para hacer que cese la contracción de la 
pupila, calmar la escesiva sensibilidad y los 
dolores de ojos, combatir la oftalmía, la 
fotofobia, etc. 

Por lo espuesto se deducirá el gran 
partido que se puede sacar de esta espe- 
cie vegetal , muy común por todas 
partes, sin que pueda darme cuenta de 
la razón que nuestros prácticos tienen 
para haberla olvidado tan completamen- 
te; compruébense los hechos referidos y 
acaso no habrá motivo para quejarse de 
los ensayos que en este sentido se efec- 
túen, tanto mas que su alcaloide bas- 
tante abundante en las 'semillas, según 
ha tenido ocasión de observar el doctor 
Comendador, de Béjar, puede ser em- 
pleado en todas formas, graduando con- 
venientemente y con seguridad la dosis. 

Esplkacion de la lámina. La parle dibujad,! de 
esta planta quo crece á la altura de im á io^CO, tiene 



tamauo natural; a corola abierta de modo que puede 
verse la inserción de los estambres; 6 fruto cortado 
trasversalnaente; c semilla. 



FAM. ESCROFULARIACEAS.BENTH. 

Las plantas que componen esta familia son yerbM 6 
matas de toilns los paiscs, aunqvie abundan mas en las 
regiones cálidas y templadas; con liojas inferiores ge- 
neralmente opuest.is (') verticiladas y las superiores al- 
ternas ó con todas ellas alternas ú opuestas y llores por 
lo común irregulares, axilares ó racimosas, rara vez es- 
pigadas con los pedúnculos opuiístos ó alternos, ya sen- 
cillos y l-floros, desnudos (5 bracteolados, ya multifloros 
y dicótoino-cimosos. — Cáliz gamosépalo, persistente, 
ordinariamente de 405 divisiones. Corola gamopétala 
mas ó menos irrejiular, liypogina ó 5 o 4 loba por la sol- 
dadura de los lóbulos superiores. Estambres insertos en 
la corola, alternos con sus lóbulos, por lo común el su- 
perior y á veces los 2 anteriores ó posteriores estériles 
ó suprimidos y los restantes por lo común iguales y 
por pares, con lilamentos sencillos ó apendiculares, de- 
rechos ó torcidos en la base y anteras 2-lüculares y 
muchas veces con las celdas conlluentes ó demediadas 
J-loculares, longitudinalmente dehiscentes. Ovario li- 
bre 2-locular, con infinitos huevecillos en cada celda 
anatropos ó anlilropos; estilo sencillo ó corlísimamente 
2-fido en el ánice y estigma 2-lobo. Fruto cápsula 2- 
locular, variaolemente debiscsnte, rara vez abayado, 
con 4 plácenlas sueltas en la dehiscencia y unidas entre 
si ó con las márgenes de las valvas ó con la columna 
central. Semillas infinitas, rarísima vez en número de- 
finido, con albumen carnoso ó cartilaginoso; embrión 
recle, alguna vez encorvado, con cotiledones muy cor- 
tos, obtusos, rara vez un poco foliáceos y rejo rollicito; 
próximo al hilo bacilar, ó distante del ventral. 

Propiedades. Varian mucho , pues mientras unas 
son sedantes, otras lo son amargas y Iónicas; varias son 
purgantes y eméticas, sin dejar de haber algunas bas-. 
tanie narcóticas y acres y muchas njas ó menos sospe- 
chosas. 



Comprende 174 géneros y 1,500 es- 
pecies que DC. reparte en su Prodromus 
en 3 subórdenes, S.vlpiulüsideas, Antir- 
RiMDEAS y RiNANTiDEAS, y en 15 tribus, 
Salpigloseas, Calceolarieas, Verbasceas, 
Emimerideas, -Antirrineas , Queloneas, 
Escobedieas, Gracioleas, Sipthorpieas, 
Budleieas, Digitaleas, Veroniceas, Buc- 
nereas , Gerardieas y Eufrasieas. Para 
su'estudio sigo por su mayor sencillez 
la división en tribus que adopta A. 
Richard. ; ; 

TRIBU L-Verbasce\s. BENTH. 

Estambres b. Corola casi regular. Cápsula seplicida. 

Gé:<. Verbascum. L. Cáliz de 5 divisiones profun- 
das. Corola enrodada, 5-loba, poco desigual Estambres 
b fértiles, de filamentos desiguales y declinados, las 
mas veces cargados de pelos en su base. Cápsula ovoi- 
dea, 2-locular, polisperina, dehiscente por 2 valvas. Se-, 
millas muy pequeñas, de superficie tuberculosa y sati- 
nada. — Yerbas de Kuropa central y austral, así como 
también del Asia templada, comunmente bienales, rara 
vez perennes ó malas, por lo común derechas, mas ó 



FAMILIA ESCROFULARliCEAS. 



49 



menos cubiertas Jo loinenlu ú lana, con toilas las liojas 
allenrts, las radicales goiieralmeiile anchas, alargadas, 
pecioladas, las del tallo gradualmente mas cortas, sen- 
tadas, escurridas, y lluris anianojailas, rara vez solita- 
rias, dispuestas co racimos sencillus ú npanojado-ranio- 
sos, con las corolas amarillas, parduscas, purpúreas ó 
rojas, rara vez blancas. 

VEnüASCl M THU'SLS. L. 

Verbascum mas Jutifolium lutcum. Bauli. 
Tourn. — Verbascum laíius. Dod. — Tha-psus 
bnrbatus. Ger. Verbascum off. Pent. Mo- 
nocr. L. 

Gordolobo. Esp. Verbasco. Pnrl. BouUlon blanr, — 
molene,— bonhomme, — heibc de Saint Fiacre, — ciergc 
de ?\'olre-Dame, — bouil¡on male, — kerbe á bonhomme, 
— bouiílor} ailé Franc drcnt-mulli'in. Ina. IVolkraut, 
— Kcnfjkerzenkraul. Al. Bus-ira. Ar. Iv'onyclys. Dan. 
yVollcrkruil. Hol. Dziewanna zitle. l'ol. h'ungsljit. 
Su. Zarskie skipcta. Rus. 

Desc. Tallo casi sencillo, cubinrlo de borra amari- 
llenta ó blanquecina, tomentosa; hojas radicales oblon- 
gas, festunadilas, las di'l tallo escurridas y sus alas 
larcas, adelgazadas; racimo denso ó inli'rrumpido en la 
base; garganta de la corola cóncava, anteras inferiores 
muy poco escurridas. Fl. Junio, Julio. Común en pa- 
rajes incultos de casi toda España. 

farles imadas. Las hojas y las üores. 

Recolenion. Las llores Joben ser recolectadas ape- 
nas se abren y desecarse lo mas prunlo posible para 
impe'lir fiueadijuícran color pardo. 

Propiedades y nociones (jiiimicas. Las flores de 
gurdulobo de olor ligeramente aromático, contienen: 
aceite volátil amarillento, materia grasa acida bás- 
tanle análoga al ácido oléico; ácidos inálico y fosfórico 
libres, malrtto y fosfato calcico, acetato potásico (1), 
azúcar incristalizable, goma, clorofilo, principio colo- 
rante amarillo de naturaleza resinosa y algunas sales 
minerales. (Morin.) 

i'ni;r.vRACioNESfAaM\cÉUTiCAS v dosis. 

.\ T.i MTERtOR. Infusión, de 10 á 30 gram. por Kil- 
de agua. 

Macéralo, de Salo gram. por kil. de agua frin. 

A El. ESTERioR. Cocimiento, de .10 á 60 gram . por 
kil. de agua para lociones y fomentos. 

Hojas, C S. para cataplasmas. 

Tintura oleosa (1 de llores por 2 de aceite), C. S. para 
lociones, embrocaciones y fricciones. 

Tanto las flores como las liujas de e.sta 
planta son tenidas por pectorales, dul- 
cificantes, antiespasraódicas y emolien- 
tes, y útiles en las infl'tmaciones gnslro- 
inlesfinnles, catarro pulmonar, tos, esputos ríe 
sangre ¡j tisis. Se ha elogiado el gordolobo 
contra la tliarrea. disenteria y dificultad de 
orinar. Gomo tópico, sus hojns pueden 



(tl Sr^nn lo lince observac OfQla, oo se purde oonceliir l.i 
exislcncia nimullúnea del.'icidO fosfórico lilirecnn p1 acetato de 
nt a«.i y malato de c:il. 

Tüuo III. 



ser útiles en los dolores hemorroidales é 
inflamacioni's esternas. 

El gordolobo se encuentra circuns- 
crito hoy en sus aplicaciones, á ser un 
remedio casero bastante generalizado 
ya interior ya esteriormente; usan de 
él los campesinos .siempre que los emo- 
lientes y dulcificantes están indicados, 
siendo á juicio de algunos el mas dul- 
cificante de todos los emolientes. Cazin 
parece le ha empleado con buen éxito 
en lavativas, contra las diarreas con cóli- 
cos y tenesmo. Cuando se aplica sobre 
las hemorroides ima cataplasma hecha 
con estas hojas hervidas con leche, pro- 
porciona alivio; varios la adicionan ho- 
jas de beleño. Los fomentos del mismo 
y semillas de beleño, según refiere Fo- 
restus, han curado un dolor hemorroi - 
dal insoportable; mas en este caso, el 
beleño lleva la mejor parte en la efica- 
cia de este medicamento, no siendo el 
gordolobo mas que un auxiliar poco 
enérgico. 

En las afecciones del tul)0 intestinal 
y en las de las vias urinarias al estado 
agudo, es en las que Cazin administra 
especialmente el cocimiento ó infusión 
de sus flores; según él, hace la orina 
mas límpida y abundante; usa á la par 
el cocimiento de las hojas en lavativas 
cortas y repetidas á pequeños intervalos. 
Emplea también con frecuencia el coci- 
miento de las flores, sea con el eslracto 
de regaliz ó sea con miel, en las afeccio- 
nes de pecho. -Es indispensable, dice el 
autor citado, colar con esmero la infu- 
sión de esta planta antes de tomarla, 
porque tienen las flores pelos pequeños 
que se detienen en la garganta, y pue- 
den ocasionar irritación y hasta escitar 
latos. Parecerá minuciosa y pueril esta 
observación á los que poco familiariza- 
dos con la práctica, no saben que rica 
la medicina en principios y teorías ge- 
nerales, carece de muchos detalles úti- 
les en su aplicación. 

Espliracion de la lámina. Ln parle dibujada tiene 
tamaño nalural; o hoja caulina; b cáliz; c corola abier- 
ta de modo que puede verse la inserción de los estam- 
bres; ¿estambre; e Qlamento con sus pelos, aumentado 
considerablemente. 

TRIBU II.— ANTiRRirsEAS.— BENTH. 

Estambres i didinamos; corola irregular; cápsula 
septicida ó poricida. 



su 



ÁLBUM DE L\ FLORA. 



GÉy. EscROFLi.AniA. L. Cáliz persislente, con 5 ló- 
Lulus curtus y redondeados. Cerola casi globulusa divi- 
didaensii vérlicti en dos láliios, el superior 2-iol)ulado, 
con uu apéndice laineliforme en su cara interna en re- 
presentación del quinto estambro abortado; el inferior 
dtí 3 lóbulos obtusos, con el del medio revuelto liácia 
(uera. Cápsula globosa terminada en punta, rodeada 
por el cáliz y que so abre en dos valvas. — Yerbas ó ma- 
tas del antiguo continente y de sus regiones templadas 
y mas calientes, estratropicales, de! bemisferio boreal, 
abundantes en la regio» medit'-rránea, raras en Amé- 
rica boreal, generalmente fétidas, con liojas á lómenos 
las inferiores opuestas, enteras, hendidas ó cortadas, 
con puntos trasparentes y llores dispuestas en tirso con 
los pedúnculos opuestos ó alternos, ciraosos ó rara vez 
i -lloros. 

SCROPHULARIA NODOSA. L. 

Scrophularia nodosa fcetida. C. Bauh. 
Tourn. — Scrophularia fcetida offi. Didi- 
nam. Angiosp. L. 

Escrofularia. Esp. Escrofularia, — herba das escal- 
dadcllas. Port. Scrofulaire noueuse, — scrofulaire des 
bois, — grande scrofulaire, — herbé aux hemorrhoides. 
Franc. Figworl. lug. fíraunwurz, Al. Espeenkruid. Huí. 

Desc. Planta lampiña con tallo anguloso; hojas ao- 
vadas, aovado-oblongas ó las superiores lanceoladas, 
agudas, aserradas ó casi hendidas, ancho-acorazonadas 
en la base ó redondeadas, tirso oblengo, afilo ó muy 
poco hojoso en la base; cimas pedunculadas, laxas y 
plurífloras; lacinias del cáliz ancho aovadas, obtusas y 
con borde muy estrecho; antera estéril, ancho redon- 
deada. Fl. Junio, .Julio. En parages húmedos de Mon- 
.serrat, cercaiiias de Hipoll, Navarra, Avila, Alcarria, 
Aragón, etc. 

Partes usadas. La raíz y las hojas. 

Recolección. Se recolecta esta planta antes de la 
floración, y las raices en otoño y primavera. 

Propiedades y nociones químicas. Esta planta cuan- 
do reciente e.xhala olor fétido bastante repugnante. Su 
sabor es amargo, acre y nauseoso. Se obtiene casi en 
igual cantidad de la escrofularia, un estrado acuoso y 
otro alcohólico de austeridad mayor este último. 

La escrofularia es escitante, tónica, 
purgante, vermífuga y resolutiva. Su 
nombre se la aplicó por los resultados 
que dicen obtuvieron con ella contra 
las escrófulas, los que ;'i ser ciertos fue- 
ron debidos á la escitacion que produce 
sobre el organismo. Se ha observado, en 
efecto, que á dosis elevadas provoca 
purgación, y hasta vómitos, sin que se 
pueda aconsejar en este concepto por su 
inconstancia y la irregularidad de sus 
efectos sobre la contractibilidad del tubo 
digestivo. 

El cocimiento de la raiz de esta plan- 
ta preparado con 30 gram. y 300 de 
agua, aromatizado con. simiente de an- 
gélica, fué prescrito á un niño de diez 
años (jue padecía con frecuencia afeccio- 
nes verminosas; le ocasionó vómitos y pro- 



dujo cuatro deposiciones abundantes coii 
espulsion de cuatro ascárides lumbri- 
coides. Cazin que cita este hecho, el 
único que ha recogido en comprobación 
de las propiedades purgantes y antihel- 
mínticas de esta planta, ofrece verificar 
nuevos ensayos sobre su uso, añadiendo 
que los efectuará con tanto mayor in- 
terés, cuanto que pocos médicos se han 
ocupado de ellos, y que la escrofularia 
está casi olvidada, no mereciéndolo se- 
guramente; es de desear que otros prác- 
ticos los repitan con igual intención. 

Trago recomienda las semillas de esta 
planta contra los lumbricoides, á la do- 
sis de 4 gram. 

En otros tiempos esta planta, y par- 
ticularmente su raiz, era empleada en 
cocimiento ó en polvo á la dosis de 2 á 4 
gram. contra las escrófulas, las hemor- 
roides, sarna, dartroses y otras enferme- 
dades de la piel. Algunos autores han 
empleado el cocimiento en cataplasma ó 
fomentos en las mismas afecciones y en 
las úlceras atónicas y gangrenosas. Háse 
pretendido que era muy útil para con- 
seguir la cicatrización de las llagas, y 
se cuenta al efecto que los cirujanos, 
durante el sitio célebre de la Rochela, 
en el reinado de Luis XIII, hicieron 
gran uso de aquel para curar todas las 
heridas, por lo que la dieron el nombre 
de yerba del sitio. Pero si se reflexiona 
que las heridas curan perfectamente y 
mucho mas pronto con el agua común 
que por otro medio, se reducirá á su 
justo valor el que se atribuyó al coci- 
miento de la raiz de escrofularia consi- 
derado como vulnerario. Bien puede, 
sin embargo, mediando su acción esti- 
mulante, modificar las heridas de mal 
carácter, entonar los tejidos y prevenir ó 
combatir la gangrena de hospital. 

Dice el botánico Marchand, que em- 
pleó las hojas de escrofularia para cor- 
regir el sabor desagradable del sen, in- 
fundiendo partes iguales de una y otro, 
sin que perdiese ó alterase en nada la 
virtud purgante del segundo; hecho 
difícil de esplicar si consideramos que 
la escrofularia por si sola tiene olor fé- 
tido y nauseabundo y sabor ingrato que 
disminuye también por esta asociación. 

Insistiendo sobre la acción contra las 
escrófulas, diré (jue Sére en 1838, curó 



FAMILIA ESCROFULARlACEAS. 



Kl 



uu sujeto con mas de catorce llagas do 
carácter escrofuloso, que destruían las 
regiones yugulares, empleando inte- 
riormente su estracto en ])íldoras. Tan 
feliz resultado parece justificar su nom- 
bre é induce á los prácticos á erapUnirla 
en las afecciones esírumosas. 

Dejamos ya dicho que su cocimiento 
cúrala sarna; Trago, ya citado, la em- 
pleaba contra esta derniatose y reco- 
mendaba su agua destilada contra las 
arrugas del rostro 

Gauthier la repulsa para el tratamien- 
to de las hemorroides, en que fué tan po- 
pular, en los dolorosos por ser escitante, 
en los indolentes porque si obra como 
emoliente, es debido á la grasa que se 
emplea para confeccionarla cataplasma 
bajo cuya forma se aplica, y añade: 
■ El número de los especíñcos está hoy 
muy restringido, y no puede compren- 
der á la escrofularia; es cierto que no 
está desprovista de acción, al contrario, 
pro.duce escitacion, pero sin carácter 
particular que la recomiende mas que 
otro amargo tan activo; mejor es reem- 
plazarla por el lúpulo y la genciana, 
cuyos efectos no son dudosos en los tu- 
mores frios. qxie continuar adminis- 
trando esta planta bajo la fé de su nom- 
bre ó mejor de un titulo usurpado. •• 
Esto es demasiado rigoroso tratándose 
de un vegetal cuya actividad está com- 
probada. 

La Scrophtilaria aqualica. L. muy afine 
;i la dibujada y que se encuentra en si- 
tios encharcados, goza de las mismas 
virtudes, si bien no es tan activa. 



Esplicacion de la lámina. La parle (lil)ujaila de e.s- 
ta planta que crece á la altura de O"' 00 á ln'20, lieiie 
l.is dimensiones que generalmente alcanza y está co- 
piada del natural cuando empiezan á aparecer Ihs pri- 
meras flores; a fruto partido á través; b corola vista 
¡«r su parte posterior; c cáliz; d formación del fruto. 

Gts. DiGiT.tus. L. Cáliz persistente con 5 divisio- 
nes prnfundas y desiguales. Corola inclinad» con tubo 
ventrudo ó acampanado, muy abierta y limbo con la la- 
cinia superior corta, ancha, escotada 6 2-lida, patente 
las laterales estcrioree mas esttechas y la inferior mas 
larga que las demás. Estambres 4 didiñiimon, ascenden- 
tes, mas cortos que la enrola y por lo común no sa- 
lientes, anteras aproximadas ñor pares, con celdillas 
divergentes, confluentes en el ápice. Estilo ligeramen- 
te 2-lol)o en el ápice. Caja aovada, '¿-locular, seplici- 
do-2-valve con los bordes de las valvas reentrantes y 
que retienen las placentas pegadas. .Semillas infinitas, 
pequeñas, oblongas y un poco angulosas. — Yerbas pe- 
reiuies, rara vez inataí", de Europa central y austral, 



asi como de Oriente y las Canarias, con tallos sencillos 
6 poco ramosos en la base; hojas inferiores amontona- 
das, pecioladas, las superiores alternas, de ordinario 
abrazadoras, y llores dispuestas en racimos comunmen- 
te largo con las corolas purpúreas, amarillas ó blancas. 

DIGITALIS PURPUREA. L. 

Digitalis purpurea folio áspero. C. Bauh. 
— Digitalis purpurea. Tourn. Digitalis ofji. 
üidin. Angiosp. L. 

Digital purpúrea, — dedalera purpurea.— f/uarda- 
perra, — cliupamieles.Esp. Digital, — aedalcira, — herha 
dedal. Port. Digilale poiirpree, — gant de Nolre-Dame, 
— dé de Nolre-Dame, — qrande digilale, — gantelel. — 
gantelée, — gunlellier, — doiglier,— gandió. Franc. Fox- 
glove. Ing. fíother fingerhul, — iraldscholkraul, — 
meerslachellcraut, — u)aldglocke,—unsernfrauenhatid.i- 
rhuh. Al. Degilate. Ar. Hod fmgerhut. Dan. Vinge- 
rhoedkruid. Hol. Aralda, — guantelli, — digitella. It. 
Paluszniezek. Pol. I'ingerborsairt, Su. Naperstianlta. 
Rus. 

Desc. Hojas aovado-lanceoladas ú oblongas, festo- 
neadas, arrugadas, tomentosas ó lanudas por In cara 
inferior ó por las dos como el tallo; racimo largo, laxo; 
segmentos del cáliz aovados ú oblongos; corola ancha 
superiormente acampanada con el tubo á lo menos dos 
veces mas largo que la lacinia de mas abajo, que es 
doble mas ancha que las laterales, todas las lacinias 
mas cortas que la anchura de la corola y obtusas. Fl. 
Junio, Julio. Se encuentra en parajes montuosos de 
casi toda España. 

Partes usadas. Las hojas, las simientes, en otros 
tiempos la raiz; algunos autores han propuesto las 
flores. 

Recolección. Las hojasdeben recolectarse en Junio ó 
Setiembre; las primeras son preferibles, y mas si se reco- 
lectan al empezar á aparecer. Téngase en cuenta que 
la ([ue crece en lugares elevados y bien espuestos al sol, 
es mas activa. Se aesecarán en estufa, y conservarán eií 
lugar seco, de otra manera se ennegrecen; asi del pol- 
vo que se repone cuidadosamente en frascos bien tapa- 
dos y ül abrigo de la luz. Cuando se pulverizan debe 
desecharse la tercera pane; hasta este momento el co- 
lor verde que le es propio y permanecía constante, em- 
pieza á disminuir por degradaciones sucesivas hasta el 
último, que es el mas pálido de todos. Se ha observado 
nuc las hojas recientes son menos activas que después 
ne secas, por mas que hayan perdido su o'or viroso; 
las virtudes disminuyen con la vetustez. Por la ilese- 
cacion pierden de 3|i á íkí de su peso. Debe el farma- 
céutico ser escrupuloso en la elección de esta planta, 
por variar mucho la acción si |)rocede de un punto ú 
otro; si se la cultiva es preci.so efectuarlo en terreno 
y demás condiciones que le son convenientes bajo el 
punto de vista de sus virtudes. 

Propiedades y nociones quimicas. La digital exhala 
olor viroso y cuando fresca goza de sabor amargo y des- 
agradable; contiene, s'gun Wilding, aceite volátil, ma- 
teria concreta, algodonosa, volátil, materia grasa, digi- 
talina, estraclivo, ácido agáliico, materia colorante roja 
soluble en agua; gluten, cloroGlo, albúmina, azúcar y 
mucilage. Drault y Puggiale han eiiconlraduen la mis- 
ma planta cloroñlo, resina, materia grasa, fécula, le- 
ñoso, goma, taníno, sales de cal y de potasa, aceite vo- 
látil y oxalato de pot;i3a. Morin halló tres principios 
distintos- I .° principio amargo (Digitalina), 2." ácido 
fijo (Acido digilálico); .1.° ácido volátil (Acido anti- 
resinoso). Los mejores disolventes de los principios ac- 
tivos de la digital son el agua y especialmente el al- 
cohol. El éter apenas disuelve" mas que el clorofilo. 
Según Faiken, la digital cuya infusión no se enturbia 
en quince minutos, con el ferrocyaimro potásico, no 
reúne las condiciones que fc exigen de ella. El princi- 



KS 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



pío activo (le la digital os la Digitalinn ¡iiislaila por Aii- 
fiusto de Rii;;ei", farniaciliro distinguido dn Geiva, y 
después estuiliada por Homolley yueveniio. Se presen- 
ta bajo la forma de un pulvo blanco, amorro, inodoro, 
de sabor escesivainentc twnargo quo se hace sensible 
MUS particularmente en la cámara iioslerior de la boca. 
Apenas soluble en agua fria, es algo mus en la bir- 
Ticndo y se disuelve en todas propiireioiies en bl- 
coliol débil 6 concentrado, el éter dinuelve poca iligita- 
lina; es neutra á los papeles reactivos; el ácido cloro- 
liidrico la comunica un c.ilor verde esmeralda; el sul- 
fúrico la colora en rojo jacinto y la disuelve, soluto (|ne 
diluido en agua la comunica color verde; el nítrico le 
da amarillento. Kl amoniaco y la sosa cáustica la colo- 
ran en amarillo pardusco. I.a digiíalina coninnica su 
sabor á 2000 parles de agua. Cuando no se la purifica 
ronveiiicnleinente suele acompañarla algunas veces 
ácido lánnico, cuya presencia puede nonerso de mani- 
liesto por una sal férrica, ün segundo tratamiento por 
el litargirio, como en el procedimiento de su estrac- 
cion, elimina perfectamnnte aquel, (l^epage.) 

Ofrecen algún interés bajo el punto ae vista químico 
y farmacológico las siguientes deducciones de Homolle 
y Quevenne: l.*que el estrado acuoso de digital y su 
jugo fresco no ofrecen ventaja alguna para la oblencioii 
de la digitalina, que son inferiores en esto concepto á las 
hojas secas da la planta; 2.', que la raiz no da mas que 
una pc(|ueña cantidad ile digitalina; 3." que las simien- 
tes dan una proporción de digiíalina jal, que deben por 
esta razón concedérselas la preferencia en los usos te- 
rapéuticos; tampoco ofrecen ventajas para utilizarlas en 
la estraccion de la digiíalina i causa de su débil propor- 
ción, de fi\ exiguo volumen y la dificultad de su reco- 
lcci;ion. Li digiíalina ha sido clasilicada por Berlbcllot 
entre las Glucósidas, 



PllEI'ARAClO.NES FABMACliUTlCAS Y OÓSlS. 



Digital. A el inteuior. Infusión de las hojas, SO 
cciilígrailos á 2 gram. por kil. (le agua hirvieiulo. 

Infusiun del poloo de las hojas, Í0 cenlíg. á i gram. 
en seo gram. de agua hirviendo (l|2 hora de infusión). 

Potro, ñ á 60 centíg. progresivainenie (es la firepa- 
racion mas usada). 

Jugo, 2 A 8 gram. 

Jarabe preparado con la infusión (I ile hojas por 10 
de agua y otro tanto de azúcar), la á tOO gram. 

Jarabe del zumo (2 de alcoholalurüóliníuradel zumo 
sobre 7 de agua y lo de azúcar) , lo á 100 grnm. 

Estrado ocuoso (obtenido por evaporación del jugo), 
2 á 50 centíg. 

Estrado alcohólico, 1 de hojas por i ilft alcohol. 

Zumo inspisado, ó estrado del zumo no depurado, i 
á iiO centíg. 

Tintura alcohólica (i de hojas por 4 de alcohol á 80°), 
10 centíg. á 1. gram. 5 partes de lintura contienen pró- 
ximamente I parte de digital. 

tintura etérea, como la alcohólica. 

Alcoholaturo, 2S centíg. á 1 gram. 

A EL ESTERioR. Polvo en fricciones , macerado en la 
saliva, en agua ó por el método endérmico. 

Tintura, 2 á 15 gram. en fricciones. 

Hojas en cocimiento, cataplasmas, fonionlos, ba- 
ños, etc. 

. Pomada, digital fresca \ parte, manteca 2 parles, in- 
fñndanse á fuego suavts hasla que se evapore toila la 
humedad. — Polvo de digital, 4 gr., manteca 30 gr. 

Debe fijarse la atención en el preparado de quo se 
ha de usar al interior. Según Homolle y Quevenne, 
se escluirán los estrados acuoso y alcohólico por la al- 
teración que sufren durante su evaporación, por ser el 
calor una de las causas que alteran mas las preparacio- 
nes de digital. La tintura ele'rea poco satur da propor- 
cionalmente del principio activo, y que por otra parte 
varia según el grade de concentración del éter, es muy 



incierta en su efecto. La alcohólica, que como la etérea 
y el alcoholaturo, ofrece las m.vores garantías de con- 
servación ci'ando el preparador íia lomado todas las pre- 
cauciones convenientes, pueden alterarse también tanto 
mas si son de [irucedeiicia descunociila. Kl alcoholaturo 
tiene contra si el nu ofrecer proporción constante entre 
el agua, alcohol y la planta, por las cantidades desigua- 
les del agua de veg 'tacioil de esta. Debe darse la pre- 
ferencia al polvo, si bien presenta las i-ausas de ahera- 
cion en su cniserviieion que las titilura? , tiene sobre 
ellas la veiitiija de poderse comprobar su bueu estado; 
así es que merece la de los más de ios terapéuticos. La 
intusion con el misino es tambii-n bastante, activa, pero 
es tolerada mas dincilmcnte por el estómago que el 
polvo, la Untura y el estrado acuoso preparado por la 
evaporación lenta" del zumo. Algunas veces después de 
haber dado inúlilmeiile la linlura, Homolle y Quevenne 
han obtenido prontos resultados con el polvo, en la 
misma enfermedad y en itlénlieas circunstancias. Dichos 
autores tienen al po'vo preparado con la planta recien 
recolectada y al inspisainento obtenido por la evapora- 
ción al sol, como los medicamentos mas constantes y de 
electo mas seguro entre las demás preparaciones far- 
macéuticas. 

Digitalina. Ilninollo. y Quevenne han dispneslo este 
principio activo para Ioí usos, en forma iJe grajeas, 
confeccionadas con digitalina oOO gr. azúcar blanco 

24 kil. 500 gram para quinientas mil grajeas que se 
preparan, s. a. Caila grajea contiene un inilíg. de digi- 
íalina y equivalen próximaineiile á 10 centíg de digital 
por su acción leripéutica. 

La dosis y uso de esta sustancia, exige cuidado y 
prudencia. Según los autores citados 4 inilíg. de digi- 
talina corresponden por su acción enérgica á 4 ceiilig. 
de polvo de digital preparado con el mayor cuidado 
y tomado solo; es por lo tanto una energía céntupla 
sobre la preparación usada como la mas activa y cons- 
tante en sus efectos; de aquí la i'iecesidad de fijar su 
dosis con seguridad y fácilmente, siendo por estopor 
lo que se dio la preferencia á las grajeas, fáciles de 
contar y de caleular por consiguie.nle cu miligramos de 
aquella. Reúnen además estas una soluiíilidad comple- 
ta, ser un medicamonio siempre idéntico y fácil de con- 
servar y en el que el sabor amargo intenso de la digi- 
talina está perfectamente disimulado. Hé aqui como 
aconsejan sus inventores deben usarse: se empieza en 
los a.lultos |)i)r 2 ó 3 grajeas por ilia y se aumenta suce- 
siTaineiite basta 5 ó ft; pero sin pasar de esta dosis, 
con gran circunspección y mediando cuando menos tres 
días de intervalo en cada aumento á partir de G, dete- 
nerle ó suspender su uso por algunos d>as, luego que 
el enfermo siente ligera tendencia á las náuseas, pal- 
pitaciones en el estómago ó sensación de postración 
general al£;ii imircada. 

Jarabe di: digitalina (digitalina disuella en un poco 
de alcohol 10 eenlig. azúcar 2 kil; contiene 1 milíg. de 
digitalina por 20 gram. de jarabe), 2 á o cucharadas de 
café, puro ó en infusión apropiada. 

Poción de digitalina; digitalina 5 miiíg , agua desti- 
lada de lechuga 100 gram., jarabe de flor de naranjo 

25 gram., para tomará cucharadas en las 24 horas. 
Para evitar los ai-cidentes del uso de la digitalina 

pura, Dorvaull ha propuesto se haga con ella lo que 
con el ácico cyanlndrlco, dilu'rla en un cuerpo inerte; 
el que |e, ha parecido mas idóneo, ha sido el azúcar de 
leche pulverizado, siendo las cantidades de una y otro, 
las indicadas por Homolle y Quevenne para las gra|eas. 
Indica Dorvaull se denomine á esta mezcla digitalina 
medicinal. 

A el ESTERIOR. Pomada, digitalina disuella en al- 
gunas golas de alcohol á 22°, 5 centíg., manteca balsá- 
mica 10 gram. 

La digitalina no puede emplearse por el método en- 
dérmico, por cau.sar los mismos accidentes locales ge- 
nerales, que la distinguen en su uso interno, por lo que 
se ha desistido de esta manera de adminisliarla. 



FAMILIA ESCROFULARIÁCEAS. 



83 



Es la diiritaJ, á no dudarlo, una de 
las plantas indi^^euiis mas activas y un 
gran recurso de la terapéutica moderna 
como tendremos ocasión de observar. 
Mas esta actividad la convierte en uno 
de los venenos mas violentos, cuando se 
toma en sustancia ó alguno de sus pre- 
parados á dosis inconsideradas; asi que 
si se la mastica, poniéndola de estemo- 
do en contacto de la mucosa bucal, pro- 
iluce náuse;is , determina salivación 
abundante; ligera sensación de acritud 
y sequedad en la garganta y leve agi ■ 
tacion del corazón. Ingerida, produce 
acción niívs o menos estimulante sobre 
los órganos de la digestión , en seguida 
sobre el sistema nervioso, sobre diver- 
sos órganos escretores, y casi instantá- 
neamente sobre el sistema sanguíneo; 
cuyos efectos están subordinados, asi 
como en las demás sustancias activas, á 
la dosis á que es administrada; cuando 
a(juella es elevada irrita fuertemente la 
mucosa gastro-intestinal á la manera 
de los eméticos ó de los emeto-catárti- 
cos, estupefacientes del sistema nervio- 
so; ocasiona ataxia, causa náuseas, vó- 
mitos, cardialgías, vértigos, delirio, alu- 
cinaciones, debilidad muscular, rareza 
é intermitencia del pulso, lentitud en 
la respiración, síncopes, frió general ó 
parcial , ceguera , somnolencia , coma 
profundo, la muerte. Muchas veces se 
advierte la disminución, otras el au- 
mento de la orina; en ciertos casos de- 
yecciones albinas, en otros constipación, 
en algunos dilatación de las pupilas, ó 
ya su contracción , los mas su estado 
normal. 

Cuando el envenenamiento no es se- 
guido de la muerte, los síntomas per- 
sisten por muchos días, principalmente 
los vómitos, haciéndose el estómago re- 
fractario á los alimentos, sobre todo á 
los sólidos. Los mismos efectos tóxicos 
produce la inj-eccion en las venas de 
una disolución de su estracto, lo que 
prueba que no dependen simpáticamente 
de su efecto sobre las vias digestivas, 
sino mas bien de la idiopática particu- 
lar propia de la digital. 

Para combatir el envenenamiento, es 
preciso escitar el vómito lo mas pronto 
posible; á \eces la misma sustancia tóxi- 
ca lo produce, y libra asi al paciente del 



resto del veneno ingerido. Son conside- 
rados como contravenenos, una disolu- 
ción de tanino ó infusión de agallas y 
disolución de yoduro potásico yodura- 
do. Considerándola Giacomini como 
eminentemente hypostenizante, reco- 
mienda siguiendo á Rasori y Borda , el 
agua de canela, vino y alcohol, etc. Se 
deduce de las observaciones, que los 
escitantes, sobre todo al principio, au- 
mentan el mal, mientras que los anti- 
flogísticos y opiados, al contrario, le 
calman. Se combaten los cólicos con la- 
vativas emolientes y aun opiadas, siem- 
pre que no haya nada de congestión ce- 
rebral, en este caso se emplean rara vez 
las emisiones sanguíneas, á menos que 
no se vea una indicación precisa. Se po- 
nen en uso las mas de las veces los re- 
A'ulsivos, tales como sinapismos, ene- 
mas irritantes, saladas, purgantes , etc. 

A dosis menor la digital estimula el 
estómago, aumenta algunas veces, pero 
instantáneamente, la acción del cora- 
zón y se convierte secundariamente en 
contra-estimulante. Si el estómago está 
en condiciones normales, la acción se- 
dante de la digital, aun á dosis eleva- 
das, es la primitiva, directa y espe- 
cial. Ensayada en este sentido en sí 
mismo por Homolle, vio disminuir su 
pulso bajo la influencia de la digitali- 
na de 72-64 á 50 pulsaciones con irre- 
gularidad é intermitencia; esta dismi- 
nución se prolongó dos días después de 
la esperiencia. Seaminoró la secrecio n 
urinaria durante aquella, y aumentó 
notablemente después de abandonar el 
medicamento. 

A dosis terapéuticas, la digital dis- 
minuye incuestionablemente la fre- 
cuencia del pulso en un cuarto, un ter- 
cio ó á la mitad, activa las funciones del 
sistema absorbente y aumenta la se- 
creción urinaria. Se la ha visto en al- 
gunos individuos escitarla salivación y 
hasta el sudor. Cuando se toma en pe- 
queñas dosis, el que tiene su estómago 
irritado, le produce el mismo efecto que 
cuando se ingiere á altas dosis por el 
que lo tiene sano; siendo obtenido su 
efecto directo sobre la circulación con 
mas facilidad, cuando el estómago que 
recibe su acción primitiva está menos 
irritado. Esto viene á esplicar los diver- 



u 



ÁLBUM DE LA FLOKA. 



sos juicios emitidos sobre los efectos de 
esta planta. Llega á. veces á s:^r i n- 
tolerable aún á dosis refractas, produ- 
ciendo irritación, ardor de estómago, 
pirosis, dispepsia, ote,; en otras ocasio- 
na escitacion del corazón y vasos san- 
guíneos, á la que sigue un aminora- 
miento de pulsaciones, que no puede 
contradecirse; cambios fisiológicos, tan- 
to mas pronunciados, cuanto que sn do- 
sis relativa ha sido mas elevada ó se ha 
persistido en su uso, asi es que Sanders, 
cuyas esperiencias son conocidas, ha 
visto á la digital ocasionar fiebre inña- 
niatoria por la insistencia en aquel, 
pero como dice este autor, es un caso 
que hace escepcion. De este hecho y 
otros que pudiéramos citar, se deduce: 
primero, que en la administración de 
medicamentos activos en general y do 
la digital en particular , es de impor- 
tancia variar la dosis y empezar por las 
mas leves; segundo, que es útil en oca- 
siones sustituir unos preparados por 
otros; tercero, que se consigue la dis- 
minución de pulsaciones sin escitacion 
apreciable, principiando su uso por do- 
sis muy ligeras que se aumentan pau- 
latinamente. A estas deduciones deben 
agregarse las que de sus estudios fisio- 
lógicos con la digital, dieron á cono- 
cer en su memoria sobre ella y la di- 
gitalina Homolle y ¡Quevenne , que 
en resumen son: primera, que no se 
consigue con esta planta el hábito res- 
pecto á su efecto sobre la circulación, 
lo cual es ventajoso por permanecer su 
acción sin debilitarse; puede conseguir 
se siempre el mismo, por mas que sea 
continuado su uso, y sin aumentar la 
dosis. Segunda, que la irritación causa- 
da por estos agentes sobre los órganos 
digestivos, no parece susceptible de ate- 
nuarse por aquel. Sin embargo, añaden, 
e.ste inconveniente, en lo que se refiere 
á las náuseas, al parecer es menos pro- 
nunciado con la digitalina que con la 
digital, circunstancia que parece de- 
pender de la seguridad en la dosifica- 
ción y en la carencia de las propieda- 
des organolépticas repulsivas de la pri- 
mera. Tercera, pero según ciertos autores, 
puede establecerse el hábito respecto á 
su acción sobre los ceñiros nerviosos 
(vértigos, aturdimiento, etc., sin duda 



cuando estos accidentes son ligeros), y 
se ve ordinariamente desaparecer estos 
inconvenientes después de algunos dias 
de su prescripción. Sin embargo, según 
ellos, es oportuno emplearla con inter- 
mitencia. 

A pesar de todo , la manera de obrar 
la digital como la de otras muchíis sus- 
tancias, ha dejado á muchos prácticos 
en la incertidumbre ; así que bastantes 
médicos alemanes é ingleses, tales como 
Joerg, Sanders y Hutchinson, admiten 
en la digital uní aceleración primitiva 
sobre el centro circulatorio, al que de- 
primen consecutivamente. Según Ra- 
sori, no disminuye solamente la fre- 
cuencia y fuerza de las pulsaciones, 
sino que produce además toda clase de 
irregularidades en la circulación , á su 
juicio merece bien ser llamada per- 
turbador esclusivo del sistema sanguí- 
neo. La mayoría de los médicos fran- 
ceses é ingleses la consideran con una 
acción sitiante directa sobre la circula- 
ción. Bouillaud, dice, que lo que dis- 
tingue la digital de otras plantas usa- 
das, es su facultad, en cierto modo 
específica, de narcotizar el corazón. La 
persistencia de su acción después de 
suspender su uso, ha sido comprobada 
por los mas de los prácticos observado- 
res, tanto Joret como Sanders convienen 
con esta opinión. 

Los que admiten la paralización di- 
recta de la circulación la atribuyen á 
dos modos de obrar; los unos dicen 
que disminuye el número de pulsacio- 
nes, activa el curso de la sangre en 
los vasos y aminora así la fuerza de im- 
pulso, como el número de latidos del 
corazón... y creen que es un regulador ó 
suspensor de la circulación... Los otros, 
admitiendo en la digital la misma pro- 
piedad de disminuir el número de pul- 
saciones, aseguran que estéis son mas 
fuertes, mas enérgicas, y que en defi- 
nitiva dan por resultado el hacer circu- 
lar sangre del enfermo con mas veloci- 
dad y de un modo mas en armonía con 
el estado normal; para estos la digital 
es un regulador y acelerador de la circu- 
lación. A los que se sorprendan, dicen 
Homolle y Quevenne. del desacuerdo 
sobre el efecto real y último de la digi- 
tal, ejercido sobre la circulación, res- 



FAMILIA ESCROFüLAUliCEAS. 



tut 



pondemos que la misma incertidumbre 
existe respecto á infinidad de medica- 
mentos, empezando por la quina, cuya 
manera de obrar se ignora completa- 
mente; se conoce su virtud antiperiódi- 
ca, asi como se sa)»e que la digital íaci- 
lita la respiración aneuromática; en 
cuanto á su acción íntima, diremos que 
no se conoce de una y otra. Sin embar- 
go, estos autores, tratando de esclare- 
cer este punto oscuro, resiunen sus in- 
vestigaciones y manera de ver en esta 
cuestión del modo siguiente: 1." la di- 
gital es ante todo un modificador de la 
acción del corazón, un regulador de la 
circulación; 2.° que los principales fe- 
nómenos consecutivos á la administra- 
ción son debidos á la actividad que im- 
prime á la circulación, á la regulariza- 
cion de la marcha del corazón turbada 
patológicamente; 3.* que la acción se- 
dante atribuida á este agente terapóu - 
tico puede aceptarse como signo de la 
vuelta de los movimientos desordena- 
dos del centro circulatorio al estado nor- 
mal; no recomiendan sino con reser- 
va esta opinión á los fisiologistas y mé- 
dicos. 

Witering , primero que publicó en 
1775 una monografía de la digital, la 
señala la disminución de las pulsacio- 
nes y diuresis; CuUen la clasifica entre 
los diuréticos, Lettsom pone en duda su 
acción sobre los ríñones y Alibert niega 
esta acción por mas que muchos he- 
chos la confirmen. Guersant pone mu- 
chas restricciones A los elogios que se 
han tributado á su uso como diurética; 
Kluyskens cree que tiene esta propie- 
dad en la hidropesía y no en el estado 
de salud, asi de otros muchos prácticos, 
conviniendo algunos en que es indis- 
pensable la infiltración para que ejerza 
su efecto diurético. Merece mencionar- 
se su acción alterante ó de reacción in- 
testinal, que entra en mucho entre sus 
efectos, ó la de otros órganos secretores, 
como los de la orina, sudor y saliva, que 
siendo tan estraña, no ha llamado me- 
nos la atención de los observadores. 
Corvisart, Laroche y Brugmans han 
demostrado ejerce un efecto especial 
sobre los órganos genitales, que el úl- 
timo califica de hipostenizante. 

De todas las propiedades indicadas 



sólo se utiliza actualmente en terapéu- 
tica por la que ejerce sobre la circula- 
ción y la secreción urinaria. 

En las afecciones orgánicas ó no orgáni- 
cas del centro circulalorio , la digital obra 
eficazmente, regularizando los latidos 
tumultuosos y frecuentes del corazón. 
El alivio que produce en estas dolencias 
es tan notable, que hace creer en la cu- 
ración de casos en que los signos mate- 
riales de lesión orgcánica no permiten al 
médico esperarla. Sin embargo, está in- 
dicada cuando existe hipertrofia, coaÍTa.c- 
clones enérgicas de los ventrículos con 
ó sin dilatación de las cavidades del co- 
razón y adelgazamiento de sus pare- 
des, debilidad general, tinte violado de 
la cara, frió de las estremidades, indi- 
cios de asfixia, etc. En las palpitaciones 
resultado de surexcitacion primitiva del 
sistema nervioso, su efecto sobre el co- 
razón es menos marcado y hasta casi 
nulo; debe obrarse sobre la causa pri- 
mera y no sobre el corazón, que no pa- 
dece sino simpáticamente ó bajo la in- 
fluencia de una concentración esencial- 
mente vital. Wittfield sienta como con- 
traindicación un estado hiperstenizante 
asi como la atonia profunda del corazón. 
Considerándola útil en la dilatación sim- 
ple del mismo, no puede ser empleada 
por mucho tiempo en la hipertrofia es- 
céntrica de este órgano; cuando se pre- 
senta con osificación de las válvulas, 
este autor, de acuerdo con otros muchos 
prácticos, 1 ha visto aliviar la horrible 
ansiedad de los enfermos. 

Para Bouillaud, es la digital de todos 
los sedantes al que se puede recurrir, el 
mas eficaz, el mas directo, el mas espe- 
cifico, es el verdadero opio del corazón. 
Beau, por el contrario, ve en ella un 
tónico especial del corazón, ó según sus 
espresiones la quina del corazón, lo que 
procura demostrar por el modo de darse 
cuenta de ciertas afecciones de aquella 
viscera, que dice viene á sufrir por asís- 
tolia ó por sístole insuficiente, la cual 
calma. 

La digital es uno de los mejores me- 
dios curativos en las hidropesías esenciales. 
El Dr. Utrius obtuvo muy buenos efec- 
tos con ella, en el hidrocéfalo agudo; Ha» 
milton la tiene como uno de los mas es- 
celentes remedios en el hidrotorax inci- 



36 



ÁLBUM DE LA FLOIU. 



píente. Bubab, Bramlis , V.issal de Vi- 
llers. Comte y multitud de otros mé- 
dicos, han demostrado su utilidad eu las 
hidropesías. Portiil la aconseja en las colec- 
ciones serosas, aconapañad;is tle un estado 
de sensibilidad escesiva del sistema ner- 
vioso. Es de observar que cuando ha 
producido una vez su efecto diurético. 
produce casi siempre este en una misma 
persona. Según Blackal, citado por 
Wittíield, es conveniente en las mfillra- 
ciones serosas cuando la orina se coagula 
por el calor, es poco abundante y se en- 
turbia en el momento de la emisión, 
asi que es muy útil en la naasarca con- 
secutiva á la escarlatina , en la que si- 
gue á las intermitenies, al reumatismo , á 
la intemperancia. Pero es ineficaz en las 
hidropesías enquistadas , en las del cerebro, 
y raquis, y según Cazin, es muy con- 
veniente en la ascitis, á menos que no 
sea esencial y pasiva. No lo parece me- 
nos en la albuminuria aguda y nefritis al- 
buminosa . 

Considerada como un contra-estimu- 
lante de primer orden, se dispuso en las 
inflamaciones, en las que Rasori y Tom- 
masini dicen haber obtenido grande 
éxito por graves que fuesen , y notable- 
mente en la pleuresía y pneumonía. 
Otros prácticos en las mismas dolencias, 
bien sola ó asociada al óxido blanco de 
antimonio, según la empleaba Barbier, 
han conseguido idéntico resultado, mas 
advierte Beddoes que exageran sus pro- 
piedades, que no debe haber profesor 
bastante loco , que desprecie el recurso 
casi cierto que ofrece la lacenta en la 
pleuresía, en favor de la virtud sedante 
de la digital. 

Refiriéndonos á Giacomini, Casper y 
Custanze, han tratado felizmente con 
la digital el reumatismo agudo y Uawis 
la consideró como soberano remedio en 
la carditis. A Cazin le fué muy conve- 
niente en el primero para precaver 
por su efecto sobre el corazón , el retro- 
ceso flegmásico del principio reumático 
á este órgano. 

Después de consignar que Shot y 
Dierboch la emplearon en la peritonitis 
puerperal, Thornton y Niema; en l;i e*- 
carlalina complicada con congestión ce- 
rebral, por Mac-Lean en algunas erup 
ciones graves acompañadas de tos, difi- 



cullad de respirar y fiebre intensa; por 
Rcil en las calenturas con surescitacion 
del sistema circulatorio; Frank , en las 
que so presenta eretismo y calor abra- 
sador; por Haase en las ungióle nicas; por 
varios en las continuas, y por otros en las 
intermitentes, de cuyo uso en mullitudde 
casos Büuillaud dio cuenta en 1H14 á la 
Academia de Medicina, demostrando 
la pro])iedad aníiperiódica que existia 
en la digital, vamos á ocuparnos de su 
aplicación en las hemortagias activas. 

Entre esta.s . ha sido recomendada 
por gran número de prácticos, como 
ürack, etc., en hi hemoptisis . Jones, Fer- 
riar, Voigtel y Richter la han ensal- 
zado contra toda pérdida de sangre. 
EstremadamiMite elogiada ha sido en 
este concepto la digital, llegando Tilo- 
mas á decir que ha coaseguido Nentajas 
tales, que cree superfino otro medio 
para combatir aquellas. Tanto Warburg 
como Hecker, CanyyBurns, la han 
alabado y preconizado en la homateme- 
sis y metrorragias, disponiéndola el úl- 
timo mezclada al alcanfor como remedio 
escelente para precaver el aborto. Se- 
gún Clarion, conviene en la epistaxis de 
los afectados de hipertrofia del corazón, 
y contra la que Tommasini asegura 
haber conseguido éxito prodigioso en 
muchos casos graves. Frank la cree 
conveniente en las metrorragias con mo- 
vimiento rápido de las arterias, y aña- 
de : " desde hace veinte años , empleo 
la digital en las hemoptisis, así que soy 
juez competente. " No solo his [me- 
trorragias , sino gran número de he- 
morragias uterinas se han tratado con ella, 
y siempre con buen resultado si no exis- 
tia lesión orgánica que las produiese. 
Cazin en la hemoptisis acompañadas 
de tos frecuente, sobre todo en los tísi- 
cos, la prescribe con ventaja, asociada 
al beleño. Cítanse casos de hemorragia 
traumática curados con el uso de esta 
planta y siis preparados. Y no se limi- 
tan sus efectos á las dolencias citadas, 
sino quetaml)ien Wittering, Er-Darwin, 
Fowler, Beddoes, etc., etc. citan nu- 
merosos casos de curaciones de tisis con- 
seguidos con ella; no obstante, téngase 
en cuenta lo que en otras ocasiones he- 
mos dicho acerca del diagnóstico de di- 
cha enfermedad. Mas si esta considera- 



FAMILIA ESCR0PÜL\RI\CE\S . 



B7 



cion no la favorece, es indudable que en 
el catarro pulmonar crónico, spf^ifun ha te- 
nido ocasión de observar Gazin, pro- 
duce favorable resultado, particular- 
mente cuando le acompaña una acele- 
ración marcada en la circulación, y en 
la tisis parece ha conseguido, dicho 
práctico, contener su marcha rápida y 
proporcionar á los pacientes algún ali- 
vio, debiéndose tener en cuenta que 
es precisa prudencia, p\ies tratándose 
de enfermos ya estenuados, los efectos 
tóxicos se presentan enculáertos, y solo 
se manifiestan cuando son demasiado 
intensos. 

También fué aconsejada en las afec- 
ciones escrofulosas, habiendo sido Van 
Helmont el primero que habló de su 
uso en estas enfermedades. Aconsejaba 
tomar interiormente la raiz y al este- 
rior un emplasto confeccionado con ella 
y gomo resina amoniaco y bdelio. Boer- 
haave , Ray y Hulse la recomenda- 
ron en este sentido, si bien el últi- 
mo no la cree útil mas que en las húme- 
das, opinión muy contraria á la de Me- 
yer, Hufeland y otros, que la creen muy 
eficaz en las secas. Haller la elogia tam- 
bién contra dicha dolencia; mas á tan 
lisongeras opiniones hay que oponer la 
de Merz y otros que no la han visto dar 
resultado, asi como Cazin, que la ha 
empleado muchas veces, sin conseguir 
ventajas apreciables. 

Con mas ó menos éxito ha sido usada 
en algunas neuroses. Su acción sobre el 
cerebro y sistema nervioso en particu ■ 
lar, llamó la atención de los prácticos 
para el tratamiento de la epilepsia y en- 
fermedades mentales. , 

Tanto Wittering, como Kinglakc, 
Schurdianer, Thomas, etc., considerán- 
dola como sedante ó perturbadora del 
sistema nervioso, la han empleado en la 
epilepsia á dosis moderadas, aumentan- 
do gradualmente. Scott publicó dos ca- 
sos de curación ó alivio de esta dolencia. 
Pero si ha de producir el efecto que se 
desea, si ha podido proporcionar la cu - 
ración ó el alivio, ha sido propinándola 
á dosis elevadas, de manera que obre 
revulsiva y enérgicamente sobre el tubo 
digestivo, ocasionando sobre el sistema 
nervioso efecto perturbador muy mar- 
cado, así pudo conseguir Parkinson 

TüMo iir. 



buenos resultados, liaciendo uso de una 
receta popular en Irlanda, en que entra 
esta en la cantidad de ciento venticinco 
gramos, asociada á igual de polipodio de 
encina, cocido todo en suficiente propor- 
ción de cerveza. El doctor Patricio Shar- 
key puso en práctica este medicamento 
perturbador, habiendo alcanzado resul- 
tados tan admirables, según los casos 
que cita, que se hacen dignos de fijar 
la atención de los prácticos; porque si 
bien es cierto que administrada á dosis 
tan elevadas como él usaba (tres onzas 
y media de digital fresca infundida en 
una libra de cerveza fuerte, para tomar 
cuatro onzas cada vez de esta infu- 
sión), exije todo el cuidado del médico, 
tiene éste por compensación el poder 
triunfar de una enfermedad contra la 
que fracasan casi siempre los demás 
medios. Corrigan la disponía á menos 
dosis, y no obstante alcanzó buen éxito. 
Recomendábala en la manía Masson- 
Cox, médico de un hospital de enage- 
nados, que la usó con tal éxito, que solo 
consideraba incurables las enagenacio- 
nes mentales que se resistian á su uso 
en dosis conveniente. Muchos son los 
prácticos que han alcanzado buenos re- 
sultados de su uso en dicha dolencia, 
siendo los casos mas notables que com- 
prueban su utilidad en este concepto, 
los citados por Willian Currie, Fanzago, 
Foville, Kluyskens, Homolle y Que- 
venne, etc. Es mas eficaz cuando aque- 
lla va acompañada de actividad en el 
corazón, ó reconoce por causa uña acu- 
mulación de serosidad sobre los hemis- 
ferios centrales ú otra escrofuloso-infla- 
matoria. 

Se preconiza también contra el asma 
y las dispepsias en general, parece ser 
útil de una manera indirecta por su ac- 
ción sobre el corazón y el sistema ner- 
vioso "ganglionar y sobre los ríñones. 
Fulding y Roberto Thomas la han em- 
pleado en la coqueluche,' contra la que 
debe obrar de idéntico modo que en los 
casos anteriores. 

Dejamos dicho que la digital tiene 
una acción directa sobre los órganos 
genitales, y así es que Corvisart pudo 
observar su eficacia en casos de perdidas 
seminales y en las qiffe el doctor Laroche 
posteriormente (1854) comprobó aquo- 

8 



x« 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



lia. liíiiorando Brugiaaus la ¡¡ropiedad 
aiiiediclia, le pareció debía existir en 
ella una acción electiva hipostenizante 
sübre mencionados órganos, en virtud 
de la que seria susceptible de combatir 
su /logosis y congestión y efectivamente 
el éxito que consig-uió en el eretismo 
ocasionado por cancros, las blenorragias y 
poluciones nocturnas vino d confirmar sus 
sospechas. 

Cuando la irritación del estómago se 
opone í'i su uso interno, se emplea al 
exterior en fomentos, cataplasmas, fric- 
ciones con la tintura ó el polvo ó por el 
método endérmico; algunas veces se 
usa al interior y al esterior simultá- 
neamente, sobre todo cuando se quie- 
ren obtener á lave.i efectos inmediatos y 
seguros, como sucede en las hidropesías. 
Bréra usaba el polvo á la dosis de 60 
centíg. á un gram. macerados en la sa- 
liva durante doce horas; lo mas común 
es emplear la tintura alcohólica en fric- 
ciones al abdomen ó parte interna de 
los muslos. Cazin dispone en las hidro- 
pesías su jugo diluido en agua ó su in- 
fusión caliente sobre el abdomen, ha- 
biendo el mismo observado efecto muy 
pronto con un semí-baño, al que man- 
dil adicionar un cocimiento de 60 
gram, de las hojas en 1 lit. de agua, que 
repetido diariamente curó á los enfer- 
mos en menos de quince dias. Este 
práctico dice haberla empleado en in- 
yección al recto en enfermos acometidos 
de irritación gástrica y vómitos; la ab- 
sorción es mas pronta por esta via que 
por la piel, método que prefiere al en- 
dérmico que exije la repetición y es mas 
ó menos doloroso aplicando el medica- 
mento, como se hace, sobre un vejiga- 
torio en el que produce comunmente 
flogosis. Usada de esta manera no exije 
menos precauciones que cuando se toma 
al interior, siendo una escepcion á la 
regla terapéutica que prescribe se du- 
pliquen las dosis que se han de inyec- 
tar. Rademacher, de Berlín, emplea 
esta planta esteriormente en casos de 
croup en que es imposible mandarla 
tomar á enfermos tan pequeños. Usa 
generalmente una pomada confecciona- 
da con el estracto y cerato simple, re- 
cubriendo la parte» correspondiente de 
la traquearteria, luego clhioides, etc., 



reiterando estas aplicaciones con fre- 
cuencia en las veinte y cuatro horas. 
Si ha de ser creído , con este medio 
coasigue magníficos efectos; lo mas pro- 
bable es que sí los ha conseguido habrá 
sido en el pseudo-croup. 

Usase asimismo la digital al esterior, 
reducida á pulpa, como madurativa, de- 
tersiva y resolutiva; para el objeto se 
maceran sus hojas en miel ó saúco; 
¡¡repárase también un ungüento con 
manteca para aplicarle en las ingurgi- 
taciones linfáticas y escrofulosas, tumo- 
res blancos é infartos de las mamas. 
Cazin ha empleado con ventaja como 
detergente, el digestivo simple mezcla- 
do con el jugo de esta planta. Belluccí 
ha propuesto como medio de curar el 
hidrocele el uso de una pomada hecha 
con su polvo y manteca, y Chatelain 
refiere un caso interesante de quiste del 
ovario curado con la inyección de la 
tintura de digital. 

Esplicacion de la lámina. Representa el dibujo 
una e$piga de flores; a hoja radical; b corola con los 
estambres y cáliz. 



Gen. Antirrhinum. L. Cáliz S-parlido. Corola per- 
sonada con saquillo en la base del tubo, el labio supe- 
rior derecho, el inferior patente con el lóbulo medio 
menor y el paladar ánclio, barbado, que cierra la gar- 
ganta. Anteras de 2 celdas oblongas. Caja casi aovada (i 
piriforme, oblicua con la celda superior dehiscente por 
un solo poro y la inferior por 2, pluridentada ó .algu- 
na vez globosa con un solo poro en cada celda y dehis- 
cente. Semillas oblongo-truncadas sin alas y arruga- 
das. — Yerbas de Europa austral y de la región mediter- 
ránea, actualmente introducidas en la India y en Amé- 
rica boreal, anuas ó perennes, ó rara vez sufructicosas, 
derechas ó desparramadas, con hojas enterísímas y 
pcnniuervias, las inferiores opuestas y las superiores 
alternas y flores por lo común hermosas, solitarias y 
apartadas en las axilas de las hojas del tallo, ó racimo- 
sas con las hojas florales en forma de bractea. 

ARTIRRHINUM MAJUS. L. 

Antirrhinum vülgare. Bauh. — Tourn. — 
Didid. Angiosp. L. 

Becerra, — boca de draqon, — yerba becerra,— coneji- 
tos. Esp. Hcrva bezerra. Port. Alu/lier, — mufle de 
veau, — gueule de loup ou de lion,~muflier des jar- 
dins. Franc. Snap-dragon. Ing. 

Desc. Planta derecha ó ascendente, tortuoso-ramo- 
sa en la base; hojas oblongo-lanceoladas ó lineares, 
lampiñas, enterísímas; racimo multífloro, glanduloso 
pubescente, flores con pedicelos cortos; segmentos ca- 
licinos ancho-aovados, obtusos; caja aovada, muy obli- 
cua; semillas trasovadas, apenas angulosas, lioyoso- 
arrugadas. Fl. Mayo. Común en muchas partes de Es- 



FAMILIA ESCROFULARlACEAS. 



S9 



paña en los muros viejos y sitios incultos, cullivándoso 
en algunos janlines como planta do adorno. 

Esta planta que es amarga é inodo- 
ra es mas útil como adorno do los jardi- 
nes que como medicinal, por lo poco que 
en este concepto se ha usado; no porque 
sea menos activa que otras muchas que 
fueron utilizadas y se utilizan aún. Sin 
podernos dar cuenta de su poca estima- 
ción como medicamento, consignaremos 
que sus propiedades son poco ó nada co- 
nocidas ó están mal determinadas , que 
ha sido indicada como emoliente, reso- 
lutiva y vulneraria al esterior y por al- 
gunos como diurética, mas todo hace 
creer debe coiisiderársela estimulante, 
pudiendo emplearse para resolver cier- 
tos tumores que necesitan un ligero es- 
timulo. 

Gmelin dice que en Persia estraen de 
sus semillas un aceite muy semejante 
al común, y Vogel, que en algunos 
paises el vulgo la atribuye el poder de 
destruir los encantos y maleficios. 

Algunas otras especies de este género 
han tenido también uso, tales como el 
A orontium, L. el hispanicum. Chav. y el 
molk. L. considerándoles con las mismas 
virtudes que el dibujado. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de una espiga de 
flores; a estambres; b pistilo. 

TRIBU III.— Rhina!steas.-BENTH. 



Estambres didinamos; corola irregular; cápsula lo- 
culicida. 

Gen. Eupiirasu. L. Cáliz tubuloso ó acampanado, 
4-fiJo ó rara vez aumentado con un quinto diente pos- 
terior pequeño. Casco de la corola ancho 2-lobo en el 
ápice y los lóbulos anchos, patentes ó rarísima vez 
casi convergentes, el labio inferior patente, S-fidu en 
lóbulos obtusos ó escotados y el paladar no plegado. Es- 
tambres didinamos ocultos unjo el casco. Celdas de las 
anteras arrejonadas. Estigma un poco ensanchado, grue- 
secilo obtuso, entero óaumentado con un lóbulo peque- 
ño en la parte posterior. Caja oblonga, comprimida. Se- 
millas numerosas, C(dganles, oblongas y con surcos 
longitudinales. — Yerbas de las regiones templadas ex- 
Iratropicalcs de todo el globo, mas abundantes en el 
hemisferio austral, con hojas opuestas, rara vez alter- 
nas dentadas ó hendidas, las florales comunmente mas 
anchas y flores sentadas, casi solitarias y un poco espi- 
gadas en el ápice de los ramos. 

EL'PHRASIA OFFICINALIS..L. 



Euphrasia officinarum. C. Bauh. — 
Tourn. — Euphrasia mtlgaris. Park. — 
Didin. Angiosp. L. 



Eufrasia oficinal. Ei[i. Suplirazia. Port. Euphraisc 
oflicinale. Franc. Augcnlrosl. Al. Common cije-briíjht. 
Ing. Oricntrwsl. Dan. Ooíicntroost. Hol. Agcntrwst.Sa. 

Diese. Planta pubescente, alguna vez casi lampiña, 
con hojas aovadas, oblongas ó lanceolailas, rara vez re- 
dondeadas ó lineares, las de mas abajo festonadas, las 
florales de mas arriba agudas y á veces cerdoso-aserra- 
das; lóbulos calicillos poco desiguales, los del labio in- 
ferior (le la corola profundameiitu escotados; caja oblon- 
ga, obtusa. El. Junio, Julio. Esta linda planta, cuyo 
nombre signiflca la alegría, el placer, crece en el mus- 
go, en las praderas y al borde de los arroyuelos de va- 
rias partes de España, como en el llano de Vich (Colm.), 
San Juan, Camprodon, Castilla, Córdoba, Estremadura, 
en el Paular y sierra de Guadarrama. 



La eufrasia es casi inodora y tiene 
sabor algo amargo y astringente, astrin- 
gencia debida a una pequeñísima can- 
tidad de tanino que debe contener, pues- 
to que ennegrece la disolución de sulfato 
ferroso. Esta planta ha sido ensalzada 
contra todos los males de ojos hasta el 
punto de haberla dado en Inglaterra el 
nombre vulgar conque se la conoce, que 
significa luz del ojo. En virtud del tanino 
que al parecer contiene, puede haber 
sido útil su cocimiento en las oftalmías 
crónicas y algunas leves con relajación 
ó atonía, pero es necesaria toda la cre- 
dulidad de Mathiolo para creerla capaz 
de curar la catarata, epifora, oscuridad de 
la vista, ceguera, etc., con todas las de- 
más dolencias del aparato ocular, y has- 
ta tal punto se sostuvieron estas virtu- 
des, que hombres, célebres como Hilden, 
Lanzoni, Carnerario, Hoffmann, Ray y 
J. Franck se dejaron llevar por aquella 
opinión que alcanzó esta planta, bella 
en verdad, pero casi desprovista de pro- 
piedades. Cuando grandes nombres acre- 
ditan el error, dice Cazin, este marcha 
á través de los siglos y viene á ocupar 
su asiento al lado de la ciencia. » Aún sin 
embargo, prácticos distinguidos pres- 
criben como precioso antioftálmico su 
agua destilada. ¿Mas de dónde nació su 
reputación? La mancha amarilla y muy 
visible que se observa en el centro de 
sus flores, dice Chaumeton, se la ha 
creído con la forma del ojo, y en aquella 
época en que el absurdo sistema del pa- 
recido estaba en vigor, se dedujo de esto 
que la eufrasia debia ser un remedio 
infalible contra los males de la vista. 

También fué elogiada en enfermeda- 
des muy diferentes, tales como la cefa- 
lea, vértigo, ictericia, pérdida de la me- 
moria, etc. 



60 



\LBÜM DE LA FLORA. 



Esjtiicacion de la lámina. Dibujo do loda la planta, 
do lus dimcnsiaiies que L'eneralineutu alcanza; a cáliz, 
6 corula; c oslaralinis; a fruto; todas estas partos muy 
aumentadas; e semilla. 



TRIBU IV.— VEnoMCÉAS. BENTH. 

Dos estambres; corola enrodada un poco irregular, 
capsula loculicida; samillas poco numerosas. 

GtN. Vehonica. Cáliz con 4 divisiones profundas un 
poco desiguales. Corola con el tubo unas veces muy cor- 
to y otras mas largo que el cáliz y el limbo 4-rara vez 
5-íido, patente, con las lacinias laterales ó la inferior 
de ellas mas eslrccba y la posterior mayor, lístam- 
bres 2, insertos junto ala base de la lacinia posterior 
de la corola, divergentes con anteras de 2 celdillas con- 
fluentes en al ápice. Ovario 2-locular, con las placen- 
tas insertas en las 2 caras del tabique v con pocos liue- 
•vecillos; estilo sencillo y estigma indiviso, muy poco 
engrosado. Caja aovada ó acorazonada al revés, 2-locu- 
lar; unas veces loculicido-2-valve cun las valvas que 
llevan los tabiques placentiferos, enceras ó al lin 2-fiaas 
6 2-partidas y otras veces septifraga con las valvas pa- 
ralelas al tabique placentifero, al fin libre. Semillas en 
corto número aovadas ó redondeadas; prendidas por su 
cara interna plana ó cóncava, mas ó menos convexas 
uor el dorso , lisas ó arrugadas. — Yerbas, matas ó ar- 
bustos de las regiones templadas y frias de ambos he- 
misferios, con hojas opuestas ó vi'rticiladas , menos 
frecuentemente alternas, comunmente dentadas 6 hen 
didas. ó inflorescencia axilar racimosa ó espigada con 
las flores por lo común azules ó blances. 

VERÓNICA BECCABUNGA. L. 

Anagallis aquatica major folio sulirotundo. 
Bauli. — Tourn. — Berula seu anagallis 
aquatica. Tab. — Beccabunga off. — Diand. 
Monog. L. 

Becabunga. Esp. Beccabunga. Port. Beccabunga, 
— rcronique aqualique, — vcronique cressonnée. Franc. 
Urook-lime. Iiig. Barhbungen, — wasscrbungen. Al. 
Lemmike, — bckbung. Dan. Becabunga. It. Bcekebom. 
Hol. Palwznik, PoÍ. Baekabunga. Su. 

Desc. Planta lampiña ó rara vez algo pubescente, 
acostada, con hojas pecioladas, ovalcs-elipticas ú oblon- 
gas, obtusas, festonado-aserradas, un poco crasas , re- 
dondeadas en la base; caja casi redonda, hinchada, li- 
geramente escotada; flores en racimos laleraiescon la 
corola azul ó encarnada. Fl. Junio, Agosto. Se encuen- 
tra en sitios encharcados, manantiales y aguas corrien- 
tes de casi loda E.'paña. 

Partes usadas. La yerba. 

Recolección. Debe recolectarse la que crece al borde 
de los arroyos y que está espuesta al sol. La que está 
sumergida toda ella en agua y á la sombra, es menos 
activa. Se emplea siempre fresca. 

Propiedades y nociones (¡nimicas. Si tomamos 
esta planta en su primera edad, cuando empiezan á 
brotar sus primeros retoños ó hacia el fin del eslío ó 
durante la fructificación , es solo acuosa ü astrigente y 
apenas sápida; pero cuando está bien desarrollada y 
próxima á florecer; goza entonces de un sabor ligera- 
mente acerbo y amargo, que es después acre y picante 
como el de losberros, con los que tiene grande analogía 
así como con las otras cruciferas. Parece conte- 
ner un principio volálil, sulfato de ral y albúmina ve- 
getal. Merece llamar la atención, el que porteneciondo 
la becabunga á una familia tan distante por su organi- 
zación de las cruciferas, sin embargo elabora en su or- 



ganismo principios idénticos á los do aquellas; mu- 
chas consiiloraciones so desprenden de esta semejanza 
pero á las esnerienci.is terapéuticas á que ha sido some- 
tida, era indispensable unir un análisis iuniediato y el 
elemental de sus principios, para sentarlas con seguri- 
dad y acierto. ¿Existe como en aquellas el sulfo-cyanuro 
potásico que tanto las caracteriza? 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS V UÓSIS. 

A EL iMTERiOR. Infusiou , 10 á lOOgram. por kíl. 
de agua. 

Agua destilada (partes iguales de yerba y agua), 50 
á tOo gram. en poción. 

Jarabe (1 de zumo depurado por 2 de azúcar), 30 i 
60 urani. en p,clon. 

Zumo, 50 á 100 gram. 

Eslracto, 2 á Ogr. en poción ó pildoras. 

Conserva (I de yerba por 2 de azúcar), 5 á 30 gram. 

La becabunga entra en algunas fórmulas de vino y 
jarabu antiescorbúticos. 

Esta planta , tan abundante entre 
nosotro.s, cuando fresca es escitante, an- 
tiescorbútica y diurética Por lo ge- 
neral se emplea el jugo que se mezcla 
al de otras como el de berros, codea- 
ría, fumaria, taraxacon, etc. En esto 
como en todo tiene su influjo la moda, 
hubo un tiempo en que los jugos se em- 
pleaban para todo, Ixoy están abando- 
nados; mas á juicio de Roques, pronto 
les llegará su época, pues que según él 
cada veinticinco años vienen á reprodu- 
cirse los medios, constituyendo sistemas 
mas d menos variados, pero que nada 
ofrecen de nuevo. Si dijera que habría- 
mos de concluir porque cada práctico 
tuviera el suyo, hubiera sido m;is cierta 
su opinión; como sabemos y se deduce 
de las discusiones académicas, no existe 
mas que anarquía y mucho de teorías 
especulativas en el estricto sentido de 
esta palabra. Pero dejando esto á un 
lado, volvamos á nuestro vegetal. Sus 
propiedades han tenido entusiastas enco- 
miadores y han sido también muj^ des- 
preciadas. Forestus, Boerhaave, Simón 
Pauli y Vogel han celebrado sus virtu- 
des. ]\Iurray las pone en duda y algu- 
nos terapéuticos modernos la niegan un 
lugar entre los medicamentos. Guersent 
ha restablecido su reputación vacilante; 
la considera como un antiescorbtitico 
suave, preferible á los estimulantes mas 
activos, cuando puede temerse que pro- 
duzcan demasiado calor ó irritación, en 
cuyo caso se adiciona su zumo al de las 
cruciferas para moderarles. "Debido á, 
sus propiedades escitaates y ligeramen- 



FAMILIA ESCROFULARIACEAS. 



61 



te tdnicas, dice el autor que acabamos 
de citar, el que convenga en ciertas 
afecciones dartrosas y escorbúticas; ha 
parecido también muy útil on la tisis 
pulmonar y en las ingurgitaciones ató- 
nicas de las visceras abdominales que 
siguen A la gota irregular. ■> 

Administrase su jugo con leche ó sue- 
ro, y Cazin la manda comer en ensalada 
y con ventaja, en la caquexia paludiana 
y el escorbuto, habiendo quedado satis- 
fecho de su uso en el mal de piedra. 

Esteriormente se usa como los berros, 
siendo estimulante, resolutiva y deter- 
siva. Forestus curó una enorme úlcera 
escorbútica, con la aplicación de com- 
presas empapadas en cerveza en la que 
se habia cocido la becabunga. Simón 
Pauli asegura que empleada en cata- 
plasma, calma ei dolor de los^hemorrói- 
des, y llega á curar las ingurgitaciones 
hemorroidales crónicas. Los aldeanos 
la emplean en algunos puntos contra 
los panadizos. 

Esplicacion de la lámina. La parle dibujada tiene 
las dimensiones que alcanza por lo común; a cáliz; 6 
corola; c fruto. 

VERÓNICA OFFICINALIS. L. 

Verónica mas supina et vulgalissima. C. 
Bauh. — Tourn. — Verónica vulgotior folio 
roluudiore. J. Bauh. — Verónica vera etma- 
jor. Ger. — Verónica mas viilgaris supina. 
Park. — Diand. Monog. L. 

Verónica oficinal ó macho, — té de Europa, — yerba 
de loa ladrones. Esp. Verónica de Allemanha, — veróni- 
ca das boticas. Port. Véronií/ue, — véronique officinale, 
— véronique mate, — thé d'Europe. Franc. Speedwell. 
Ing. Chrcnprei.is. Al. Erepriis. Dan. Verónica. It. 
Eercnprys. Hol. Przetaeznik. Pol. Ernpris. Su. 

Desc. Planta toda pubescente con tallo echado y 
que arraiga en la base; hojas con peciolos cortos ó casi 
sentadas, trasovadoeliplicas ú oblongas, obtusas, aser- 
radas, casi tudas estrechadas en la base; racimos late- 
rales densos, con infinitas flores y pedicelos mas cor- 
tos que el cáliz; caja trasüvada-3-angular y pubescen- 
te, entera ó escotada anchamente; corola azul ó rara 
vez encarnada. Fl. Mayo. Junio. En varios montes are- 
nosos, en los ribazos áridos, etc., de varias partes de 
España. 

Parles usadas. Toda la planta y principalmente las 
hojas y sumidades floridas. 

Jtecoleccion. Se verifica durante la floración y aún 
algo despuí^s; por lo común se recolecta entera con la 
raíz, si se qniere usar esta última. No pierde por la 
desecación, mas deben desecharse las hojas rojas ó en- 
negrecidas. 

Propiedades y nociones químicas. Esta planta es 
inodora, de sabor amargo algo cálido y estíptico. Su 
agua destilada es débilmente aromática. ParcLe contie- 
ne eslractivo y tanino, pero ésto en pequeña cantidad. 



Sin embargo, según Roques, su infusión, que es ama- 
rilla ó rojiza, so ennegrece por el sulfato ferroso. Tanto 
el agua como el alcohol, se cargan i;,'ualmontc de sus 
principios activos, siendo su estrado alrohólicü mas 
amargo que el acuoso; observación debida á Cartheu- 
ser y que haco sospechar una propiedad tónica de que 
la medicina puede sacar algún partido. 

Esta planta es ligeramente tónica y 
escitantc, y ha sido empleada en los ca- 
tarros pulmonares crónicos, dispepsias, 
flatuosidades, etc., y según se asegura, 
provoca la secreción de la orina y facili- 
ta la espectoracion. 

La verónica, á quien Federico Hoff- 
mann atribuyó las propiedades del té, 
gozó en este concepto en Alemania de 
alguna boga, de aquí el nombre de té 
de Europa que se la dio, mas si pudo li- 
songenr el gusto de los alemanes en este 
concepto, no. ha .sucedido lo mismo res- 
pecto al délos demás europeos, y ha con- 
cluido por ser olvidada en este sentido, 
por mas que Roques propusiera una 
mezcla, ya mas grata, con la melisa y 
bien granada, como útil en sustitución 
de'aquel, si no en las soires, á la cabecera 
del enfermo. La verónica es del número 
de plantas á las que se les atribuyeron 
multitud de virtudes contradictorias, el 
mismo Hoffmann la recomendaba en la 
tisis que asegura haber curado con su 
uso, cocida en leche, y seguido con cons- 
tancia durante bastante tiempo, asi 
también el catarro pulmonar crónico, bron- 
quitis y as7na húmedo. Frankc, á quien 
se le atribuye tan mal gusto y falta de 
juicio como prodigiosa erudición, decia 
que era bastante para llenar todas las 
indicaciones y curar todas las enferme- 
dades...! Craton, Erasto, Gesnero y Els- 
ner prescribían su cocimiento en las 
afecciones calculosas; pero Murray sos- 
pechaba que su astringencia tendía mas 
á concrecionar los cálculos que á disol- 
verlos. Ha sido elogiado dicho cocimien- 
to en bocanadas ó enemas contra el có- 
lico nefrítico, on esta última forma en la 
diarrea y disenteria, y como astringente 
en las hemorragias y sudorífico en las ca- 
lenturas intermitentes contra las que goza 
de cierta popularidad en alguna de 
nuestras provincias con el nombre de 
yerba de las cuartanas. Otros la han con- 
siderado útil en las dispepsias, en enfer- 
medades de la piel, escorbuto y hasta para 
combatir la esterilidad de las mujeres. 



62 



ALBOM DE LA FLORA. 



Esteriormonto se ha empleado su co- 
ciuiiento o ojíiia destilada contra la sar- 
na, }>rurigo, úlceras de las pantorillas y 
hasta contra el Cííncír. Asegurando Fuch- 
sio, Cesalpino y l-iébant que un rey de 
Francia fué curado de la hj'ra mediante 
fomentos preparados con ella. No es me- 
nos necesario, dice el juicioso Haller, 
el desconfiar de los panegiristas de los 
medicamentos que el de los héroes, 
siendo ciertísinio que los elogios pom- 
posos que se han prodigado á plantas 
inertes, cuyas virtxides so han exagera- 
do, han contribuido no poco á desacre- 
ditar la terapéutica vegetal, dice Cazin, 
y añade, si se hubiesen limitado á ra- 
zonamientos fundados en la observación 
rigorosa de los hechos, no existiría la 
escasez de medios que hay en determi- 
nad;xs comarcas, ni nos hubiera obli- 
gado á pagar caro los recursos exóti- 
cos, ni acontecido esto sino jjara re- 
ducido número de sustancias. Este 
práctico emplea con frecuencia la veró- 
nica como tónico leve en la convalecen- 
cia de las calenturas mucosas y en todos 
los casos que es necesario llegar gra- 
dualmente á estimulantes mas enérgi- 
. eos, habiéndole parecido que su infusión 
concentrada favorece la espectoracion 
en las bronquitis y asma. 

La Verúnica chamcedrys L. V. teucrium, 
V. spicaia. L. gozan de las propieda- 
des de esta, siendo muy afines. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de toda la planta, 
de tamaño natural; a cáliz; 6 corola; c fruto; d semilla. 

TRIBU V.— Gracioleas.-BENTH. 

Dos estambres; corola tubulosa irregular; cápsula 
loculicida, placentas que son libres al fin; semillas nu- 
merosas. 

Gkn. Gratiol\ L. Cáliz oparlido en lóbulos un 
poco desiguales y estreshos. Labio superior de la corola 
entero ó ligeramente 2-fido , el inferior 3-fido con el 
paladar no prominente. Los dos estambres posteriores 
fértiles no salientes, con las celdillas de las anteras dis- 
tintas, paralelas, los 2 anteriores estériles, Tiliformes ó 
nulos. Estilo doblado en el ápice que se ensancba, ó 
2- lamelar. Caja 4-valve con las márgenes de los carpe- 
los reentrantes formando la columna placcnlifera. So- 
millas numerosas)' pequeñas. — Yerbas perennes de Eu- 
ropa central, América boreal y Nueva Holanda extralro- 
pical, con hojas opuestas, ftrstonadas ó dentadas, y pe- 
dúnculos axilares, 1-floros opuestos ó alternos. 

GRATiOLA UFFICINALIS. L. 

Gratiola centauroiJcs. C. Bauh. — Digi- 

lalis minima, gratiola dicta. Mor. — Tourn. 

Gratiola seu 'digitalis minima off. Diad. — 

Moneo:. L. 



Graciola, — yerba del pobre. Ksp. Ciraciosa. l'ort. 
Graliotc,-~gratiole offirinale, — ¡¡race de Dieu. — pcti- 
te dimita le , — herbé a pautare hom me , — rA;ntauroide, 
— senr des prés. Kranc. Of/icinal liedge hyssop Ing. 
Gnadcnliraul, — ¡/oltcngnadculiraul, — (Fiídaurin. Al. 
Ncmtne. Ar. Cudsnaudrurt . D.iti. Genadakruid. Hol. 
Graziula, — slaneo cnralh. It. h'onjtrud. I'ol. Ticharo 
doUchaja traira. Rus. Jordgalla Su. 

Desc. Planta muy lampiña, con tallo dcreclio letrá- 
gono en la parle superior; hojas lanceoladas, enlcrísi- 
mas aserradilas, medio abrazadoras, casi 3-nervias; 
pedúnculos tnas cortos que las liojns; labio superior de 
la corola remellado ó escolado; filamentos estériles 
alargailos. Fl. Julio y Setiembre. En parajes húmedos 
de los Pirineos. 

Parles usadas. La planta, y la raiz. 

Recolección. Si es posible poco antes de la floración; 
por la desecación pierde muy poco de sus propiedades, 
prefiriéndose usarla seca por ser algo mas débil en su 
acción. 

Propiedades y nociones químicas. La graciola ino- 
dora , tiene sin embargo sabor nmargo, nauseoso, 
desagradable. Del análisis de Vauquelin resulla conte- 
ner, 1.° materia resinóidea cstrcmadamente amarga; 
2." goma coloreada de pardo; 3." materia animal; 
i.°- ácido vegetal; 5." malato de ca!; 6." malalo de sosa; 
7." sal vegetal á base de potasa; 8." fosf.ilo de cal; 9.' 
hierro fosfatado ; 10.° sílice; 11.° oxalalo de cal; 12." 
leñoso. A la materia resinóidea que es un emeto-catár- 
lico violento y el principio activo de esta planta, pro- 
puso Alibert se le llamase (¡rarioUna. — Marchand de 
Fecamp, ha encontrado en la misma una materia neu- 
tra que denominó Graciolino. Vallz; dice haber aislado 
de ella ocho sustancias particulares de las que solo 
cuatro han recibido nombre particular á saber: grado- 
lina, graciosolina, graciolacrina y ácido jrocióíico. 

PREPABACIONES FARMACÉUTICAS T DÓSlS. 

A EL INTERIOR. Cocimiento ó infusión, de 4 á 12 
gram , por 120 gram. de agua ó de vino, para tomar á 
cucharadas. 

Polvo, de üO cení, á 2 gram. en pildoras, po- 
ción, etc. 

Extracto (I de planta fresca por 1 de agua, por de- 
cocción), de 10 cenlig. á 1 gram. 

Vino (1 por 30 de vino), -de 50 á 100 gram. 

Tintura (1 de planta seca por ocho de alcohol á 22'), 
de íJO cenlíg. á 2 gram. sola ó en poción. 

A EL ESTERioR. En euemas, 2 á 4 gram. como ver- 
mífugo; 10 á I 5 gram. como purgante. 

Es creencia general que la ¡graciola constituye la base 
del agua de Meunier contra las hidropesías. 

Esta especie vegetal es muy activa, 
pudiendo llegar á producir envene- 
namiento del mismo modo que los drás- 
ticos ; pero á dosis moderada es un eme- 
to-catártico demasiado en olvido actual- 
mente. Es útil en ciertas hidropesías no 
acompañadas de flegmasía , en la liidro- 
pesia , manía , annfrodisia, reumatismo cró- 
nico, gola, ciertas afecciones verminosas, 
tfnia, etc. A dosis refracta puede utili- 
zarse como alterante en muchas enfer- 
medades de la piel. 

Coste y Wilmet se esplican asi ha- 
blando de esta planta; «Siete veces nos 



FAMILIA ESCROFüLAULlCEAS. 



63 



hemos valido de ella para purgar ede- 
mAticos, y su efecto ludragogo so ha 
producido sin irritación y sin fatiga. 
La hemos administrado en infusión 
acuosa á, doce personas de diferente 
edad, sexo y constitución, atacadas de 
saburra pituitaria, fiebre errática, hidropesiay 
luinbricóides ; habiéndonos correspondido 
la adición de un gramo hasta cuatro de 
su raiz, á el infuso, para los hidrópicos; 
pero nos hemos abstenido de prescribir 
la raiz en polvo, en razón á l:i ansie 
dad y malestar que produce A los en- 
fermos por las náuseas que ocasiona. - 

Cazin prescribe dicho polvo ;l igual 
dosis que la ipecacuana, como vomitivo, 
mas ha observado que su efecto es in- 
constante , porque en ocasiones purga 
enérgicamente sin hacer vomitar , ob- 
servación que ya habia sido hecha por 
Wauters. En el concepto de emético te- 
nemos el ásaro que es preferible, no 
estando la graciola desprovista de peli- 
gro en casos de irritación gastro-intes- 
tinal , diarrea y disenteria , á pesar de 
la opinión de Boulduc que la considera 
mas eficaz que la ipecacuana al princi- 
pio de esta última enfermedad y con la 
que no tiene semejanza, pues mientras 
esta obra directamente sobre el estóma- 
go como vomitivo , la graciola purgan- 
te violento, lo verifica sobre todo el 
tubo digestivo. Pero se la admite como 
el mejor purgante para sustituir con 
sus hojas á la dosis de 8 gram. infun- 
dida en 100 de agua , con la adición 
de una onza de jarabe de ramno, á la 
jalapa y hojas de sen ; estimándola 
mucho Wendt en polvo para purgar los 
escrofulosos. 

Siguiendo á Bergius , Cazin emplea 
én las intermitentes de otoño seguidas de 
caquexia, la mezcla de 50 centíg. de 
graciola en polvo con 25 centíg. de gen- 
ciana. Pasados algunos dias de su uso, 
prescribe la corteza de sauce sola ó aso- 
ciada á los ajenjos y raiz de angélica, 
.en vino blanco ó cerveza, habiendo con- 
seguido, dice, por medios tan sencillos, 
dominar la fiebre, con plantas indíge- 
nas, obteniendo resultados tan satisfac- 
torios,, como con las sustancias exóticas 
de mas elevado precio. 

En la enfermedad que mas recomen- 
dada ha sido esta planta, es la hidropesía 



exenta de flegmasía y acompañada de 
ñacided y atonía general. Ileurnius 
Ettmuller, Hartmanny Wilmet la acon- 
sejaron en esta dolencia cuando era pa- 
siva, en cuyo caso no obra sino como 
los drásticos, brionia.goma-guta, elate- 
rio, etc. Cazin la usa en esta dolencia 
cuando se manifiesta sin flegmasía; pero 
recomienda mucha circunspección, no 
ignorando esta propiedad de la graciola 
muchos curanderos , que la han sabido 
emplear con éxito. 

Los médicos del siglo -XVI y XVII la 
empleaban como hidragoga correspon- 
díéndoles bastante bien, siendo uno de 
entre ellos Joel , que la formulaba así: 
Graciola pulverizada 8 gr. , canela y anís 
aa 1,20 gr., azúcar ó polvo de regaliz 
15 gr. para tomar por la mañana en vi- 
no. Vitio: graciola 15 gr., soldanela 
4 gr. Hágase hervir en 200 gr. de vino 
hasta reducirlo á la mitad, cuélese y 
fíltrese. 

Peyrilhe, que la calificaba de heroica, 
la aconsejaba en suero para impedir las 
náuseas y vómitos ; Boulduc la prescri- 
bía en leche, de la que daba un vaso por 
día en la ascitis ó contra los ascaróides, 
administrándola Cazin de este modo con 
éxito como purgante y vermífuga. Este 
práctico añade que el estracto asociado 
á un polvo aromálíco es la mejor forma 
de administrarla, y con la ruda y tana- 
ceto le ha correspondido completamente 
como antihelmíntico. 

Sin concederla una acción específica, 
y solo sí como derivativa cual los demás 
purgantes, es útil en las afecciones ce- 
rebrales no febriles, tales com.o apoplegía, 
manta, contra la gota , reumatismo , flujos 
blenorrágicos y leucorréicos , orquitis, etc. 
IMuhebeck la ensalza en el delirium tre- 
mens, prefiriéndola al opio. 

Habiendo observado Wolff, médico 
distinguido de Varsovia , los buenos 
efectos del agua medicinal de Hudson, y 
sospechando contuviera graciola, dis- 
puso una maceracion de esta en vino, 
habiendo conseguido buenos resultados. 
Seudamore obtuvo también ventajas de 
su uso contra esta dolencia. 

Como alterante se la cree iitil en los 
tumores frios de las visceras, caquexia, darlro- 
ses crónicos, sífilis, etc. Empleándose en 
esta última el estracto á la dosis de 



64 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



10 centíg. hasta producir evacuaciones. 
Si hemos de creer á Kostrevski, es con- 
veniente en las úlcenis venéreiis. neuro- 
sos, caries, infartos crónicos de los tes- 
tículos y dolores osteócopos. 

Prescríbese esta planta en lavativas, 
para combatir la constipación pertinaz 
del intestino , destruir los ascaroides ver- 
miculares, para conseguir revulsión en 
las afecciones cerebrales soporosas , delirium 
tremens, etc., teniendo cuando se admi- 
nistra por esta via una acción especial 
sobre los órganos de la generación, ha- 
biendo llegado á producir en las muje- 
res una especie de ninfomanía. Bouvier 
ha dado cuenta de observaciones que 
comprueban esta acción tan singular, 
efecto que no deberá echar en ohido el 
práctico. 

Stoll, y después de él Swediaur, em- 
pleábanla en fórmula especial contra los 
dartrosps y la sífilis; mas como quiera 
que en esta entraba el sublimado corro- 
sivo, por tanto nada puede decirnos en 
favor de la graciola que formaba parte 
de ella, siendo un medicamento tan ac- 
tivo y de efectos notables en estas do- 
lencias el cloruro mercúrico. Otro tanto 
puede decirse de su uso en la sarna, em- 
pleada por Delavigne. 

Se ha elogiado su aplicación esterior 
contra la gota y reumatismo crónico, y Mat- 
thiolo y Cesalpino llegaron á creer que 
las hojas curaban con prontitud las lla- 
gas sobre que se aplicaban , esto se con- 
cibe bien lo creyeran estos prácticos, 
pero no así el que asintiera á tal opinión 
Murray, después de los progresos de la 
cirujía. 

Concluiremos con Cazin diciendo que 
la graciola está completamente olvida- 
da hoy hasta tal punto que Trousseau y 
Pidoux no la mencionan, y sin embargo 
dedican largos artículos á la guta-gam- 
ha, escamonea, crotontiglio, sustancias 
muy enérgicas, en mayor grado que 
esta planta indígena, y cuyo uso no 
exige menos precauciones. Sométase á 
la esperimentacion clínica y bien pronto 
adquirirá el lugar que tan injustamente 
ha perdido en la materia médica. Em- 
pleada con prudencia, dice el Dr. Mi- 
chéa, puede prestar grandes servicios, 
especialmente en la medicina rural. 



Explicación de la lámina. De esta planta, que cre- 
ce á la altura de O, "33, representa la kiiiiiiia un raiiKi; 
a cáliz; b corola abierta i través; c fruto; d el mismo 
cortado trasversalmeiile; e semilla. 

FAM. VERBENÁCEAS. JUSS. 

Yerbas (5 mas comunmente arbustos, arbolillos y 
aun grandes árboles, casi todos exóticos y corto núme- 
ro indígenos, de hojas opuestas verticiladas sin estípu- 
las, muy rara vez alternas, sencillas ó compuestas de 
inflorescencia muy variada. — Cáliz tubuloso [mrsistcnlc 
gamosépalo. Corola gamopétala, tubuJosa, con limbo 
desigual ó irregular, alguna vez bilabiada. Estambres 
didynamos ó dos solos fértiles, anteras 2-locularos, con 
debiscencia longitudinal. Ovario libre, sentado sobre 
un disco liypogino muy delgado, 4-iocular, con cel- 
das 1-ovuladas y óvulos ascendentes ó erguidos; estilo 
simple terminado por el estigma en cabezuela, alguna 
vez bilobado. Fruto drupáceo, generalmente cuadri- 
partible. Semillas erguidas, exilbuminosas, embrión 
recto, radícula liomótropa. 

Propiedades. Apenas gozan de virtudes medicina- 
les, no obstante, existen algunas aromáticas ó fétidas, 
y unas cuantas amar;;as, y mas ó menos astringentes. 

Comprende, sobre 38 géneros y 663 
especies que Endl. distribuye en tres 
tribus á saber: Lippíeas, Lantáneas, 
Egifileas. 

TRIBU I.— LippiEAS. ENDL. 

Fruto drupáceo, partible en la madurez. 

Gen. Verbena. L. Cáliz tubuloso S-dentado. Corola 
tubulosa con el limbo bilabiado y el superior bilo- 
bulado. el inferior 3-lobulado. Estambres 4-inclufos, 
rara vez dos abortados. Estilo terminado por un estig- 
ma si.Tiple. Fruto seco recubierto por el cáliz que se 
separa en la madurez en cuatro cocas monospermas 6 
indebiscentes. — Yerbas ó matas extendidas por las re- 
giones mas calientes ó templadas de todo el globo, 
abundantes principalmente en América meridional, con 
iiojas opuestas, rígidas, de ordinario aserradas ó hen- 
didas, y espigas axilares ó terminales, solitarias, aglo- 
meradas ó apanojadas con las flores sentadas, braclea- 
das y de varios colores. 

VERBENA OFFICIN.'^LIS. L. 

Verbena communis, flore cceruleo. C. Bauh. 
ToVlXXi. — Herba sacra. Anguill. — Verbena 
mas seu recia el vulgar is. Parlí. — Verbena 
communis. Ger. — Verbena off. Diand. Mo- 
nog. L. 

Verbena. Esp. Urgebao, — verbena. Port. Veri^eine, — 
verveine commune, — herbé sacrée. Franc. Verbain. 
Ing. Kisehart,—e¡senkraut. Al. Mapicn-tsao. Chin. Je- 
nur. Dan. Verbena. It. Yzcrhat. Hol. Zclesnik. Pol. 
Schelesnik. Rus. Jarncecrt. Su. 

Desc. Planta de tallo derecho; tetrágono, estriado, 
apanojado en la parte superior, casi lampiño y con án- 
gulos un poco escabroso.*; hojas oblongo-lanceoladas, 
oblongas ó lanceoladas, adelgazadas en forma de cuña 
por la base, sentadas, casi2-pinatilidas ó S-fidas, grue- 
samente hendido-dentadas, lustrosas por la cara supe- 
rior, lampiñas ó un poco ásperas principalmente en la 
inferior; espigas terminales y axilares apanojadas, alar- 



F\MILI\ VEUBEN\CE\S. 



(iti 



gadas, estrigoso-pubescenles; br.icleas aovadas, abuza- 
das, casi doble mus corlas que el cáliz, que es arn-jo- 
nado-dentado. Fl. Junio, Soliembre. Conuin en Espuña, 
en las lindes do los caminos y sitios incultos. 

Partes usadas. Las hojas y sumidades. 

Recolección. S-i recolecta anU's de la floración y eli- 
gen los tallos bien cubiertos de liojas, y se desecan do 
manera que conserven su color vorile. 

Proi>tediides y nociones químicas. Esta planta no 
tiene aroma alguno y sí un a'iiargor débil. Ninguna in- 
vestigación química se ha hecho acerca de su composi- 
ción; parece contener algo de tanino y un principio 
amargo. 

Se deriva el nombre genérico de esta 
planta de los latinos herba vencris qne se 
refieren á la propiedad (|ue la atribuian 
en la antigüedad de reanimar las pasio- 
nes amorosas próximas á estinguirse, 
estrecbar los lazos de la amistad, etc. 
Pocos son los vegetales que como este 
hayan sido tanto, objeto de credulidad y 
superstición entre los antiguos. Em- 
pleada en otros tiempos en el arte mis- 
terioso de los encantos y sortilegios, en- 
tre los Griegos y Romanos, la concedían 
grandes honores , sirviéndose de ella 
para las aspersiones con el agua lus- 
tral, purificar los altares de Júpiter y 
coronar las estatuas de Venus, denomi- 
nándola yerba sagrada. Los Druidas la 
reverenciaban y se servían de ella para 
predecir el porvenir. Era llevada en al- 
gunas épocas por los heraldos como se- 
ñal de paz, títulos los mas idóneos para 
acreditar el engaño y propagar el error. 
Asi que fué por largo tiempo conside- 
rada como la yerba de todos los males, y 
antiespasmódica , diaforética, resoluti- 
va, astringente, vulneraria, etc., y efi- 
caz para la curación de las calenturas 
intermitentes, hidropesía, ictericia, la piedra, 
clorosis, cólicos, males de garganta, por algu- 
nos de los vapores, tdceras, oftalmías, pleu- 
resía J cefalalgia. Ella aumentaba la leche 
de las nodrizas y precavía el aborto. Tan- 
to Wadel como Riedelin, Tournefort, 
Boerhaave, Línneo, Haller y Cbomel se 
ocuparon de su propiedad febrífuga y el 
doctor Mottet, dice que es un remedio 
popular en Limoges y sus alrededores 
contra las intermitentes, y que su co- 
cimiento en bebida ó enemas le ha cor- 
respondido en las de otoño. Pero nin- 
gún hecho cita en comprobación de este 
aserto el autor, según era de nece- 
sidad para juzgar con acierto y no creer 
se ha dejado arrastrar de dichos mas o 
menos creíbles. 
Tomo lU. 



A el esterior ha sido empleada la ver- 
bena en la pleurodinia, reumatismo, dolores 
nerviosos, etc.; pero mas especialmente 
contra la pleurodinia y cefalalgia. Fores- 
tus, Plator, Dehaen, Vicat y otros mé- 
dicos, la aplicaban sobre la cabeza en 
las cefalalgias rebeldes; Itard se valia 
de ella en la neuralgia de los oídos, en ca- 
taplasma proi)arada con leche y harina 
de linaza; Dubois, de Tournai, se en- 
contraba satisfecho de su uso, en cuatro 
casos de dolores reumáticos ó neuralgias de 
la cabeza, y aplicándola en cataplasma, 
que confeccionaba con dicha planta con- 
tundida, cocida en vinagre. En este 
caso, ;,no podrá atribuirse al vehículo, 
por la escitaeion que produce, el resul- 
tado ol)tenído? Sea como quiera, debe 
ensayarse este tópico, dice Cazin, pues- 
to que proporciona alivio. En algunas 
comarcas inspira gran confianza entre 
el vulgo contra las púnzalas del costado; 
tíñendo su zumo rojizo el lienzo, se ha 
tomado esta coloración por la de la san- 
gre estraida por la acción del medica- 
mento y considerada como señal de 
éxito. Parece ser que antiguamente, se- 
gún Lieutaud, existia en las oficinas de. 
Farmacia una agua destilada de verbe- 
na que se elogiaba mucho para curar 
las fluxiones, inflamaciones y iilcer as del ojo, 
cuya reputación había decaído por com- 
pleto en su tiempo. Hoy que la ere-, 
dulidad, las preocupaciones y la supers- 
tición han desaparecido, por mas que la 
planta no haya degenerado, se la nie- 
gan las maravillosas virtudes que se la 
atribuyeron, y solo es tenida como un 
simple emoliente sin que sea usado. 

EspUcacion de la lámina. La parte dibujada tiene 
taniaño natural; a raíz y linja radical; b corola; c cáliz; 
d fruto; e corola abierta; /' estigma; ¡] estambres; h for- 
mación de! fruto; i antera. 

TRinU IL— Lantameas. ENDL. 

Fruto drupáceo indehiscente. 

Gi;n. ViTKx. L. Cáliz corto, S-dentado. Corola 2-la- 
biada con el labio superior •2-Odo, el inferior 3-üdo y la 
lacinia intermedia mayor. Estambres cuatro, insertos 
en el tubo de la corola, casi salientes, didinamos, as- 
Cündentes. Ovario de cuatro celdillas 1-ovuladas, esti- 
lo terminal y estigma 2-fido. Drupa abayada con un 
buesecillo de cuatro celdas, 1-cspcrmas. Semillas soli- 
tarias en cada celda.— Arbustos, algunos arborescentes, 
abundantes en las regioiies intertropicales de todo el 
globo, rarísimos en la mediterránea y raros en Améri- 
ca equinocial; con liojas compuestas, temadas, digitadas 

9 



m 



ALUUM DE LA FLOIU. 



ó piíuiilii:), rara voz scncíllus v iiediinculos ilicotuinos, 
lunniíiules ó axilares, cuinuninente a|)aiiujudus. 

VITEX AGNUS CASTUS. L. 

Vitex foliis atigustioribus, camiabis modo 
disposilis. Bauh. — Agnus caslus off. — Di- 
din. Angiosp. L. 

Agno casto, — pimiento loco, — sauzgatillo , pimicnli- 
llo. Esp. Agno casto, — arvorede castidade, — iiimenlei- 
ro sytvestrc. I'orl. Agnus castus,~gatiíiier,~poivre 
sauvage, — petit poivre, — poivre demoine. Kraiic. Ag- 
nus castusor chastc tree. liig. ICeusclibaum, — schaaf- 
multer. Al. BengiccUvst. Ar. Agjto casto. ít. Kuisch- 
boom. Hol. 

Desc. Planta con hojas largamciilo peciolailas, di- 
gitadas, compuestas casi siempre de cinco hojuelas laii- 
ceülado-liiieares. enlerisimas ó apenas serpeadas, abu- 
zadas, con algún diente poco manifiesto, como pubes- 
centes por la cara inferior y con las dos hojuelas exte- 
riores por lo común menores, siempre sentadas, aglo- 
meradas, opuestas, casi sin bracteolillas y dispuestas en 
espigas interrumpidas, axilares y terminales que for- 
man nna gran panoja terminal ; cáliz [acampanado, 
corlo, agudamente sinuoso-dentado: corola tres veces 
mas larga que el cáliz, con la garganta iiincliada y la 
boca lampiña. Fl. Junio y Setienibre. Común en las 
cercanías de Barcelona, hacia Vila.íar. 

Partes usadas. Frutos y semillas. 

Propiedades y nociones químicas. Tiene olor aro- 
mático, sabor amargo acre y como de pimienta, cuyas 
propiedades poseen en alto grado las semillas. 

El nombre de esta planta nos indica 
desde luego las propiedades que se la 
atribuyeron. Entre los gjriegos y roma- 
nos, su virtud antiai'rodisiaca era muy 
célebre. Dioscórides, Plinio y Galeno 
refieren que las sacerdotisas la espar- 
cian por los templos cuando celebraban 
sus fiestas á Céres. Naguere, todavía 
preparaba consus bayas un jarabe, agua 
destilada y esencia de castidad de Áíi- 
chaels que distribuía en los conventos 
para amortiguar la pasión de la carne, 
y Cbomel cita un pastor dotado de gran 
piedad y celo apostólico que preparaba 
con las semillas un remedio infalible 
para sostener la castidad y reprimir los 
ardores de Venus. ¿Es posible la creye- 
ran capaz de amortiguar los deseos amo- 
rosos, á pesar de su acción, verdadera- 
mente estimulante? Pero las preocupa- 
ciones, la superstición, la tradición ab- 
surda, decidían por lo común de las vir- 
tudes de los plantas. Seria muy curioso 
poderse remontar al origen de la creen- 
cia en que estaban las mujeres de Ate- 
nas, que hacían su lecho con hojas del 
agno-casto, para ser inas fuertes en su 
castidad. Mas ¿debe estrañarnos esta 



preocupación, cuando Arnaldo de Villa- 
nueva dice con toda seriedad que el me- 
dio infalible de amortiguar los deseos 
voluptuosos consiste en llevar consigo 
un cuchillo, cuyo mangosea hecho con 
madcni do esta plañía?... hasta en los 
mismos homl)res de ciencia fué perpe- 
tuándose tradicional mentó el absurdo 
hasta llegar (i sancionarle. 

Dejemos á un lado estos desvarios, y 
fijemos lo que de real debe sentar- 
se sobre ella. El principio aromático 
que contiene, debido á un aceite volátil 
que se encuentra especialmente en sus 
frutos, indica existir en ella una vir- 
tud estimulante verdadera. Sus semillas 
se han empleado como aperitivas, diu- 
réticas y carminativas. « Se las coloca, 
dice Lieutaud, entre los remedios anti- 
histéricos y sedantes, y se las reconoce 
la virtud de disipar los embarazos gástri- 
cos, pero es raro, si no estoy equivocado, 
que se empleen para llenar esta indica- 
ción, puesto que tenemos medicamen- 
tos que pueden usarse con mas seguri- 
dad y certeza, por sus felices efectos. La 
simiente.se prescribe en sustancia desde 
media á una dracma, y en doble canti- 
dad ó mas en emulsión ó infusión. En 
cuanto á sus virtudes como medicamen- 
to estcrno, diremos que otras veces se 
usaba en calidad de resolutivo, en cata- 
plasmas y fomentos. 

Esplicacion de la lámina. De este arbusto cuyos 
ramos crecen iiasta la altura de 3 á 4 metros, repre- 
senta el dibujo una espiga de flores; o llor; b pistilo; c 
fruto. 

FAM. LABIADAS. JUSS. 



Esta familia, una de las mas naturales y mejor deG- 
nidas del reino vegetal, se compone de plantas herbá- 
ceas ó sufruclescentes de todo el globo y de las regio- 
nes templadas, con tallos tetrágonos y hojas opuestas 
con los pares cruzados, sin estípala.s; ñores solitarias 6 
en glomérulos axilares, afectando la disposición de fal- 
sos vcrlicilüs (verticilastros), que constituyen por su 
reunión espigas, cabezuelas ó racimos bracieados casi 
siempre. — Cáliz gamosépalo, tubuloso, regular ó irre- 
gular, persistente, 5-dentado, á veces 4-dentado fal- 
tainlo el diente superior. Corola liipogina irregular 6 
suhregular, bilabiadi , de 5 divisiones, 2 formando el 
labio superior y 3¿el inferior. Estambres insertos en el 
tubo de la corola en número de 4, didynamos ó sola- 
mente 2, anteras de 2 celdas paralelas ó divergentes á 
veces de una sola ó separadas por un ancho conectivo. 
Estilo simple que nace de entre los lóbulos del ovario; 
estigma en general hifido; ovario de 2-carpelos, 4-lo- 
bado sobre un raicrobase algo carnoso. Fruto cariópsi- 
de en número de 4 ó menos por aborto, libres, inde- 



FAMILIA LABIADAS. 



67 



hiscentcs. Semillas erguidas, embrión oxalbuminoso en 
las europeas ó nulo en las exóticas y con uno ilelgaiio y 
carnoso; raiiioula infera, lion.i'itrdpa. 

Propiedades. Dos son los principios que. predominan 
en esta familia, un aceite esencial ó una materia gomo- 
resinosa; si predomina el primero, entonces non aro- 
mAticas, eslimuianles, difiisibjcs, y apropiadas para 
producir sobre la economía una escitacion general 
que á veces se dirige sobre un apáralo y aun sobre un 
solo órgano. En este concepto son algunas emenagogas, 
sud'jrilicas, antiespasmódicas, etc. Entre estas se en- 
cuentra el mayor número de géneros do la fannjia. Si 
predomina el segundo, sus propiedades cambian, y son 
entonces medicamentos simplemente iónicos, cuya 
acción es lenta, menos intensa, pero mas durable, 
fijándose en el estómago. Hay muchas cuyos dos prin- 
cipios so encuentran en proporciones casi iguales, 
y en este caso la economía participa de sus propieda- 
des, y según lo lia enseñado la esperieneia, ejercen en- 
tonces una acción especial sobre el aparato respiratorio 
al que comunican una escitacion conveniente. Muchas 
se emplean como condinienlo, otras en la perfumería, 
no existiendo entre todas alguna que sea venenosa. 

Comprende unos 120 géneros con 
1 ,350 especies distribuidas por Benth. 
en 8 tribus, á saber: Ocimoideas, Satu- 
reieas, Monardeas, Nepeteas, Estaqui- 
deas, Prasieas, Prostantereas y Ayu- 
geas. Para el estudio de las pocas espe- 
cies que han de ocuparnos adopto una 
división mas adecuada al mismo. 



SECCIÓN I.— Géneros con dos estambres. 

Gen. Salvia. L. Cáliz tubuloso, subcampanulado 
con 4 ó 3 dientes, alguna vez bilnbiado. Comía tubulo- 
sa, con el tubo ensanchado ó comprimido lateralmente 
en su parte superior, mas largo que el cáliz, labio su- 
perior muchas veces comprimido, en forma de hoz, el 
inferior 3-lobulado y los lóbulos desii^uales, ni medio 
mayor y redondeado. Estambres con filamentos cortos 
y anteras demediadas con los conectivos alargados, li- 
neares, articulados Irasversalmenle con el filamento 
ascendente por la parle posterior debajo del jábio su- 
perior de la corola y que llevan en su ápice una celdi- 
lla fértil, linear, adherenle ó versátil, doblada por la 
parte anterior y en la estremidad posterior que eslá 
doblada hacia abajo, otra celdilla ó nula. Estilo ascen- 
dente, 2-fido en el ápice. Nuececillas aovado-3-que- 
iras, secas, lampiñas, casi siempre muy lisas. — Matis ó 
yerbas de todo el globo, abundantes principalmente en 
América tropical, de porte é inlloresconcia muy va- 
riables. 

SALVIA OFFICINALIS. L. 

Salvia majar, au sjjliacelus Toophrasli? — 
Salvia majar. Dod. — Salvia horleusis.— Sal- 
via domestica. — Uiand. Monog. 



Salvia oficinal, — salda fina. — salda de .Irar/on, — 
salvia de Monrayo,— salvia de Grana da. —salvia real, 
— té indígeno. Ésp. Salva das bolifus. Pnrl. Sauge 
officitiale, — sauge de Catalogne, — grande saitge , — her- 
ré sacrée, — sale, — thé de la órece. Eranc. flardcnsage. 
Ing. Salbei/. Al. fEHphaios Ar. Snlwie. Dan. Salvia. 
It. Salie. ílol. Szalwia. Pol. Salwia. Su- Ada tchai. 
Tur. 



Desc. Planta con tallo fructicoso, blanco-Ianugi- 
noso, ramos floríferos lomentoso-pubescentes; hojas 
enteras, pecioladas, oblongas, estrechadas ó redondea- 
das en la base, arrugadas, las inferiores blanco-tomen- 
tosas ó lanuginosas por la cara inferior ó por ambas, las 
florales sentadas, aovadas, aguzadas, membranosas, es- 
triadas en la base; racimos casi sencillos; verlicilastros 
de infinitas llores, distintos; cálices acampanados, 
ineinbranoso-colorailos, pubescentes ó vellosos con el 
labio superior 3-dentado, el inferior 2-ndo y lodos los 
dientes alesnado-aguzados; corolas dos ó tres veces 
mas largas que el cáliz; Fl. Abril, Junio. En varios 
montes de España, como en ("ataluña, Aragón, etc. 
Presenta dos variedades la b. hispaniarum Lag. es de 
hojas estrechas, blancas por las dos caras, cuyas flores 
varían de azul, purpúreo y blanco, que para algunos es 
especie diferente. Es la generalmente usada. 
Partes usadas. Las hojas y las flores. 
Recolecdon. Las hojas se recolectan un poco antes 
de la floración ó en otoño, no perdiendo nada por la 
desecación. Las flores cuando están bien abiertas. Es 
oportuno labarlas antes de hacer uso de ellas por ad- 
herírselas el polvo y otras impuridades. La que cre- 
ce en los países meridionales y en lugares secos y 
elevados es mas enérgica que la que se cultiva en los 
jardines. 

Propiedades, nociones químicas y económicas. El 
olor de la salvia es fuerte y aromático, y su sabor cáli- 
do, picante y un poco amargo. Contiene algo de ácido 
agállíco, estraclivü y gran cantidad de aceite esencial 
de color verde que da 0,125 de alcanfor. 

La salvia se emplea como condimento, particular- 
mente en Provenza; aromatizan también con ella el 
vinagre, etc., y se fuma como el tabaco. En algunos 
países la usan á !a manera del té, por lo que la llaman 
té de Grecia. Valmont de Bomare asegura que los ho- 
landeses esportan á la China grandes cantidades, prefi- 
riéndola á su té, dando de este dos cajas por una de la 
planta europea, lo cual viene á sancionar el dicho de 
Montaigne; «los de Liege envidian las aguas de Luca, y 
|05 toscanos no lo hacen menos de las de Spa.» En al- 
gunos países fríos y liúmedus de varios deparlamen- 
tos del Norte de Francia, los campesinos la usan como 
el té y aseguranlque esta bebida les preserva de las ca- 
lenturas. 
Sustancias incompatibles. Sales de hierro. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL INTERIOR, ¡nfusiou teifomic, de lii á 30 gram. 
por kii. de agua. 

Agua destilada, de 30 á 100 gr. en poción. 

Vino, de 00 á 100 gr. 

Aceite esencial, 10 á 20 centíg . en poción. 

Estrado (1 por 16 de vino tinto), de 1 á d gr. en bo- 
los, pildoras, etc. 

Conserva, 1 á 5 gram. en pildoros, bolos, etc. 

Polvo, de 1 á 4 gram. 

Zumo, de 4 á 16 gram. 

Aelesterior. De 15 í 60 gram. por kilóg. do 
agua, para lociones, fomentos, etc.. 

Hojas secas, fumadas en cigarros, etc. 

Vino ó infusión vinosa, para lociones. 

La celebridad de la salvia fué consig- 
nada por Thoo trasto, Hipócrates, Dios- 
córidcs, etc., llegando los latinos á lla- 
marla hcrba sacra y la escuela de Saler- 
no h decir: ¿Cur morietur homo cui salvia 
crescil in harto? Nada hace caer mejor en 
el descrédito que un elogio exagerado, 
así que la salvia, gracias á la anterior 



f>8 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



sentencia, se la condenó por el escei)ti- 
cisnio al olvido, contestando ;i aquella 
nn filósofo con la sii^uienle: Contra vim 
monis non cst nu'dicamen in horlis. No me- 
rece seguramente tanto olvido, tanto 
desden. 

Como estimulante y tónica, roiinc en 
alto grado las propiedades de la lamilia 
á que pertenece. Provoca calor en el es- 
tómago, íacilita la digestión, escita la 
secreción urinaria, activa las funciones 
circulatorias y cutáneas, ejerce una ac- 
ción marcada sobre el encéfalo y modifi- 
ca el sistema nervioso del mismo modo 
que los antiespasmódieos, difusibles y 
estimulantes. Es empleada en la aloma 
de las vías digestivas, dispepsia, vómitos es- 
pasmúdicos, diarreas antiguas, al terminar 
los catarrros agudos con apyrcxia, en los 
catarros y toses crónicas con espectoracion 
mas ó menos abundante; vértigos nervio- 
sos y tifoideas, contra la gota atónica, rea- 
malismo crónico, caquexias, ingurgitaciones 
frias de las visceras abdominales, edema, hi- 
dropesía, etc. 

Esta planta ha sido usada en la alo- 
cua de las vias digestivas, concediéndola 
Barbier en este caso virtudes escelen- 
tes. Van Swieten prescribía su infusión 
para retirar la leche de las que dejan 
do criar, ó detener la galatórrea aun 
después de la lactancia. Él mismo prác- 
tico empleaba el vino de salvia á la do- 
sis de cinco á seis cucharadas para con- 
tener los sudores nocturnos y debilitan- 
tes ocasionados por las fiebres de larga 
duración, y si este era insuficiente echa- 
ba mano de la tintura, á la de dos cu- 
charadas repetidas dos veces por dia; con- 
siderando Hufeland su infusión acuosa 
ó en vino, como un remedio con efica- 
cia en la efidrosis , que la esperiencia ha 
comprobado, habiéndole correspondido 
dicha infusión en frío á Cazin para dis- 
minuir los sudores de los tísicos. Gozan- 
do de la propiedad de activar las fun- 
ciones de la piel parece contradictorio 
produzca el efecto anterior, mas esta 
contradicción no os sino aparente; en 
efecto, cuando las fuerzas vitales se re- 
concentran en el interior y no hay ten- 
dencia espansiva hacia la piel, entonces 
la sahda activando la circulación, pro- 
voca un movimiento centrifugo de las 
corrientes; y al contrario, resultando I 



los sudores .abundantes de un estado de 
debilidad general, de falta de vitalidad 
ó armonía orgánica, la salvia restable- 
ciendo el equilibrio, les hace cesar. 

No se ha mostrado menos eficaz en la 
diarrea. Salvia siccaest, alvum sistit., decia 
Hipócrates: asi lo ha visto confirmado 
Cazin, usando el infuso de esta labiada 
edulcorado con jarabe de membrillo, en 
las abundantes que estenúan á los ni- 
ños de pecho. Parece que en ciertos paí- 
ses ha sido empleado con éxito im licor 
de salvia, á cucharadas, en el periodo ál- 
gido del cólera. 

Aetius aconsejaba el uso de esta plan- 
ta para combatir la hemoptisis, dando 
cuenta Dubois, de Tournai, de dos ob- 
servaciones que demuestran sus bue- 
nos efectos en esta dolencia. Se con- 
cibe fácilmente que su administración 
debe estar subordinada á la naturaleza 
del mal, al estado del enfermo y el de 
los órganos afectados. El mismo médico 
se mostraba satisfecho del uso de una 
infusión cargada de la misma, contra 
las pérdidas interinas, habiendo corres- 
pondido también en la leucorrea atóni- 
ca. Algunos autores la consideran como 
emenagoga, propiedad que puede tener 
muy bien como todos los escitantes. 
Barbeyrac recomendaba su infusión en la 
migraña y otros dolores de cabeza, cau- 
sados por un vicio del estómago; Dec- 
ker la ensalzaba en la cardialgía. 

El vino preparado con este vegetalle 
empleaba con ventaja Alibert en el es- 
corbuto é hidropesía, en el estado de lan- 
guidez que acompaña frecuentemente á 
la convalecencia de las fiebres mucosas, 
adinámicas y atóxicas, considerándola 
Trousseau y Pidoux útil en la forma 
mucosa y adinámica de las tifoideas, 
viniendo esta opinión á corroborar á 
la en que se la tenia de alexifarmaca y 
como contra veneno. Roques tuvo oca- 
sión de presenciar felices efectos pro- 
porcionados por su infusión, en algunas 
intermitentes , considerándola Rielan 
como muy eficaz en las cuartanas. Es- 
ta misma forma medicamentosa edul- 
corada con miel, alivia los asmáti- 
cos, conviene al terminar los catarros, en 
las toses húmedas por falta de vigor 
para espulsar de los pulmones las mu- 
cosidadcs. Giacomini se lamenta de 



FAMILIA LABIADAS. 



69 



que el uso de este vegetal no esté tan 
estendido como debe ser, y sohre todo 
en el tratamiento de las fiebres reumáti- 
cas, afecciones eruptivas agudas, bronquitis 
agudas y crónicas, en las que cree produ- 
ce ventajas reales si se administra á al- 
ta dosis. 

A el csterior no os menos preciosa, ya 
su infusión en vino, en las ingurgitaciones 
articulares ó en el edema, ya en las torce- 
duras de los tendones saturándola con 
sulfato de alumina y potasa, asi comeen 
las lujaciones. En general es un esce- 
lente tópico en el caso en que están in- 
dicados los mas poderosos resolutivos. 
Usada en gargarismos con la codearía 
y un poco de miel, conviene en his in- 
gurgitaciones ulceradas escorbúticas de las 
encías; basta, dicen Trousseau y Pí- 
doux, tocar las aftas de los niños y de 
las embarazadas con un pincel empapa- 
do en su cocimiento vinoso para que 
desaparezcan. S^gun Macbríde, el té de 
salvia con un poco de vinagre es un 
gargarismo eficaz en la angina tonsilar. 
Gíacomini recomienda el vino de salvia 
usado en lociones, contra las partes con- 
tusíis, quemaduras y úlceras , habiendo vis- 
to Trousseau y Pidoux úlceras atónicas de 
las piernas cerrarse, cubriéndose de te- 
jido cutáneo nuevo, por la aplicación 
de compresas empapadas de vino en 
que se habia cocido salvia y miel. Jo 
ber, de Lamballe, emplea con éxito con- 
tra las mismas y las escrofulosas una po- 
mada confeccionada con ella y hiedra 
terrestre. 

Los baños preparados con salvia han 
contribuido, dice Loiseleur-Deslong- 
cliamps á dar movimiento á estremida- 
des paralíticas. Vitet los recomienda en 
la raquitis, seguidos de lociones frías á la 
médula espinal, pecho, etc. Aplicada 
solamente en saquillos no ha sido inútil 
para disipar ingurgitaciones edematosas y 
otros tumores atónicos. 

Vemos, pues, que la salvia es reco- 
mendada en gran número de dolencias, 
y teniendo en cuenta, según lo hace 
observar Gauthier, qué está contrain- 
dicada en las que provienen de un tem- 
peramento sanguíneo, y que afectan 
por tanto carácter inflamatorio, no se 
puede menos de considerarla como una 
de Icis mejores plantas conocidas, vi- 



niendo á sancionar lo espuesto acerca 
de ella, su nombre salvus ó salvare , sal- 
var, de aquí salvia. 

Algunas otras especies, tales como la 
S. pratensis L., S. horminum, L., S. sclar- 
ea. L. han gozado de mas ó menos repu- 
tación, particularmente la última, que 
por su utilidad en las afecciones histé- 
ricas, se la denominó Matrisilva. y goza 
de propiedades bastante análogas á las 
de la oficinal, aunque en menor grado. 

Es¡¡licacion de la lámina. La parle dibujada tiene 
tamaño natural, a cáliz; 6 corola abierta de modo que 
puede verse la inserción de los estambres; c estambres; 
d pistilo; e fruto con el cáliz. 

SECCIÓN II.— Cuatro estambres didtnamos. 

{ ." Corola unitabiada (el labio superior siendo muy 
•pequeño y apenas marcado.) 

Gen. Ajuga. Bepith. Cáliz aovado ó globoso acam- 
panado, casi igual, o fido 6 5-dentado. Corola con el tu- 
bo incluso ó saliente, comunmente con un anillo de pe- 
los en su interior, recto ó medio torcido en espiral, el 
limbo 2-labiadocon el labio superior corto, ó mas bien 
rauy corto, ligeramente escotado; el inferior alarf^ado, 
patente, 3-tido, con las lacinias laterales oblongas y la 
del medio mas ancha, escotada ó 2-fida. Estambres 4, 
ascendentes, las mas veces salientes fuera del labio su- 
perior, didinamos, los inferiores mas largos, con las 
anteras casi de 3-celdillas divergentes ó separadas, al 
fin convergentes. Estilo hendido en 2-lóbulos casi igua- 
les. — Yerbas comunmente del mundo antiguo, anuas, 
perennes ó apenas sufrulicosas en la base, rara vez ar- 
bustos, con verticilastros, 2-infinito-floros, densos, todos 
axilares y con las hojas florales semejantes á las del ta- 
llo, ó los superiores aproximados, espigados y con las 
hojas florales menores ó desemejantes. 

Sec. Cham/epitts bi!^th. Verticilastros, 2-rarisi- 
ma vez casi i- floras. Corolas rosadas ó amarilla$ con 
el labio superior muy corto. 



AJUGA CHAM^PITYS. SCHREB,— THUCRIUM 
CHAM^PITYS. L. 



Chamaepitys tutea vulgaris, sive folio trí- 
fido. C. Bauh. — Chamaepitys vulgaris odo- 
rata flore lúteo. J. Bauh. — Iva arthrili- 
ca off.—Bidyn. Gimnosp. L. 

Camepitios, — camepiteo oficinal, — pinillo oloro- 
so, — iva artritica. Esp. Chamepite, — Iva arthritica. 
Port.. Germandrée ivette, — petite ivette,—ivctte com- 
mune. Franc. Commongroundpine. In^. Schlagkraut- 
— feldeypreese, — erdiueihrararn. Al. ¡lamachilos. Ar. 
Veldeyprcs. Hol. Camepizio. \\,.lwinka, —piznowa. Pol. 

Desc. Planta herbácea, desparramada, peluda, con 
hojas profundamente S-fidas y los lóbulos Imeares, en- 
terisimos ó 3-fidos, las florales semejantes á las del ta- 
llo y mas largas que las llores; verticilastros 2-floros. 
Fl. Junio. Julio. Se encuentra en los alrededores de Ma- 
drid, cercanías de Barcelona y otras muchas partes de 
España en terrenos arenosos. 

Partes usadas. Hojas y sumidades. 



70 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



Recolección. Nada'ofrece de particular, solo debe te 
norso Pii cuenta que el que crece en terrenos areno- 
sos, secos y áridos es el que debe ¡recolectarse. 

Propiedades 1/ nociones químicas. Exhala olor aro- 
mático semejante al del pino, y tiene sabor amargo en 
alto grado, aromático y resinoso. 

Considerada esta planta i)or los anti- 
guos comodesobstrueiite, antiespasmó- 
dica y emenagoga, lioy es tenida como 
estimulante que dirije su acción prin- 
cipalmente sobre la piel , y como tóni- 
ca, por lo que se prescribe en las afec- 
ciones atónicas, reumatismo, gota, asma, y 
afecciones crónicas de la piel. Generalmen- 
te puede reemplazar á los camedrios, 
que son mas usados, y emplearse de la 
misma manera. 

Entra en algunas fórmulas del jara- 
be de artemisa y en el polvo antiártriti- 
co de Portland , cuya virtud antigotosa 
fué inmensa. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de toda la planta 
con las dimensiones que generalmente alcanza; o cáliz, 
6 corola, c estambres; d pistilo, c fruto. 



GEN. Teucriuh. L. Cáliz tubuloso ó acampanado, 
rara vez hinchado, con cinco dientes iguales 6 el de 
mas arriba por lo común mas ancho. Corola con el 
tubo corlo sm anillo, las 4 lacinias superiores del lim- 
bo casi iguales, ó las de mas arriba mas anchas ó mas 
largas, ya inclinadas, ya muy cortas y casi derechas, y 
la de mas abajo muy grande, redondeada ú oblonga, 

flor lo común cóncava. Estambres i, salientes éntrelas 
acinias de mas arriba, didynaraos, los inferiores mas 
largos. Celdillas de las anteras convergentes. Estilo 
hendido en 2 lóbulos casi iguales. Nuececitas reticula- 
do-arrugadas.— Yerbas ó arbustos de todo el globo, de 
porte é inflorescencia variables. 



TEUCRIUM CHAMQEDRYS. L. 

Chammdrys majar repcns. Bauli. Tourn. 
— Trissago sive chamadrys. Math. — Cha- 
moedrys trissago. Black. — Chamcedrys off. 
— Didyn. Gymnosp. L. 

■ Camedrio, — encinilla Esp. Chamedrios. Port. Ger- 
mandrée, — sauge-amere, — chasse fiévre, — germandrée 
of/icinale,—petit chene, — chenette. Franc. IFa// ger- 
mander. Ing. Gamander. Al. Gamanderlyn. Hol. Ca- 
medrio — juerciola,—calamandrina. It. Ozanka. Pol. 
Ekegras. Su. 

Desc. Planta tendida en su base, pubescente ó ve- 
llosa, alguna vez casi lampiña, con hojis ligeramente 
pecioladas, aovadas ú oblongas, hinchado-festonadas, 
cuneiformes en su base, verdes por ambas canis ó 
canescenlcs por la inferior, las florales menores, algo 
dentadas; verticilaslros 2-6-floros, los de mas arriba ra- 
cimosos; cálices declinados, tubulosos, acampanados y 
con los dientes lanceolados, aguzados, casi iguales. Fl. 
Junio, Julio. Se encuentra en sitios.arenosos, terrenos 
calcáreos de varios puntes de España como Monjuich, 
Mons«rrat, etc. 



Partes usadas. Las hojas y sumidades floridas. 

Recolección Debo recolectarse la que es pequeña 
y está bien cubierta de hojas, verificándolo en el mes 
de Junio, desecándola con cuidado; efectuado así, con- 
serva su sabor, color y virtudes. 

Propiedades y nociones 'Químicas. Esta planta tiene 
olor débilmente aromático y sabor amargo. Contieno 
aceite volátil y gran cantidad de principio estractivo 
amargo. El agua disuelvo sus principios activos y el 
alcohol en parle. 

fliEl'.VnACIONES FARMACÉUTICAS Y DOSIS. 

A El, INTERIOR. Infusión, de 30 á 60 gram. por kil. 
de agua. 

Polvo, de 2 á 10 gram. en bolos, pildoras ó en líqui- 
do apropiado. 

Agua destilada, de 50 á 100 gram. en pociones. 

Estrado, de 1 á 8 gram. en bolos, pildoras ó en 
vino. 



No menos pródigos en elogios fueron 
los antiguos para los camedrios que lie- 
mos tenido ocasión de ver sucedió con 
otras plantas mas ó menos eficaces, pe- 
ro la exageración les trajo el descré- 
dito de que gozan, sí bien para al- 
gunas desmerecido. La preconizaban 
contra las ingurgitaciones del bazo, icteri- 
cia,, escrófulas, asma, catarro pulmonar cró- 
nico, amenorrea, hipocondrio, escorbuto y 
sobre todo contra las fiebres intermitentes 
y gota. Hoy solo es considerada, se- 
gún Gauthier, «como mas amarga que 
aromática, mas tónica que escitante, » 
que puede ser sustituida por otras mu- 
chas que gozan de sus propiedades, co- 
mo la centaura menor, en las mas de 
sus aplicaciones. «Sus cualidades, dice 
Chaumeton, no son bastante pronuncia- 
das para justificar el renombre que tu- 
vo, desde los tiempos mas remotos has- 
ta nosotros." Plinio, que se apoyaba en 
relatos inciertos, la creia eficacísima en 
la tos inveterada, afecciones pituitosas del es- 
tómago, dolores de costado , hidropesías inci- 
pientes, etc. Según Próspero Alpino, los 
egipcios la usaban con frecuencia en las 
calenturas intermitentes, contra las que Ma- 
thiolo, Boheraave, Eiviere , Chomel, 
y Baumes confirman su buen efecto; de 
aquí uno de los nombres italianos que 
significa yerba contra las calenturas, sien- 
do increíble á j uício de Trousseau y Pi- 
doux, que exista alguna relación entre 
esta propiedad, y lo que los autores 
griegos y después los árabes han refe- 
rido acerca de su acción desobstruente 
de las visceras, y sobre todo del bazo. 

Como antigotosa fué prescrita por los 



Pamilia labiadas. 



n 



médicos de Genes, durante sesenta dias 
á Carlos V, sin que produjese su cura- 
ción , como le liabian ofrecido. Sin em- 
bargo, Solenander y Sennert, la han 
elogiado contra la gofa, Tournefort no 
quiso admitir esta virtud que no vio 
bien claramente, Carrére refiere que su 
abuelo, sujeto á, padecer esta enferme- 
dad, hizo uso de ella durante cuarenta 
años, con buen éxito. "Se la ha elogia- 
do mucho, sin duda, en las afecciones 
artríticas, dice Bodart, pero no puede 
negársela mucha eficacia como tónico 
amargo en las enfermedades gotosas, que 
reconocen por causa una debilidad sen- 
sible en las funciones digestivas. Aun- 
que sean justas estas reñexiones, solo 
podemos consignar como cierto, redu- 
ciendo las cosas á su justo valor, que el 
camedrio podrá aplicarse en el caso en 
que las circunstancias exigen el uso 
graduado de los tónicos. Puede en este 
concepto ser útil, según Bossu, pudien- 
do prestar buenos servicios en las afec- 
ciones escrofulosas y escorbúticas , así 
como en el período de irritación de las 
fiebres mucosas , cuando el estado del es- 
tómago é intestinos no permiten la ad- 
ministración de tónicos mas enérgicos, 
por mas que estén indicados por la de- 
bilidad general del enfermo y en cuyo 
caso emplea Cazin su infusión. También 
puede utilizarse, como lo hacia Cho- 
mel, muchas veces, en la convalecencia 
de las mismas, para escitar las fuerzas 
digestivas. 

Esplicacion de la lámina. Representa este dibujo 
un tallo de tamaño natural; a corola; 6 cáliz. 

TEUCRIUM SCORDIUM. L. 

Scordium. J. Bauh. — C. Bauh. — Scor- 
dium legiíimum. Park. Scordium. off. — 
Uidyn. Gymnosp. L. 

Escordio. Esp. Scordio aquálico. Port. Germandrée 
aquatique, — chamaras, — germandrée d'eau, — ícor- 
dium. Franc. Water germander. Ing. 

Desc. Planta herbácea, vellosa, rara vez casi lampi- 
ña, con hojas ubluiigas, dentadas angostadas todas en 
la bas« 6 redondeadas, sentadas, verdes por las dos ca- 
ras, las florales semejantes á las del tallo; verticilastros 
axilares. 2-6-noros; cálices declinados, acampanados y 
con los dientes muy cortos casi iguales. Fl. Julio. Bas- 
tante común en sitios pantanosos, Pradera del canal de 
Madrid y Fuente de la Teja, Casa de Campo, etc. Pro- 



vincia de Córdoba, en la Rioja, Mirailores de la Sierra, 
Alcarria y otras muchas partes. 

Partes tisadas. flojas^ sumidades. 

Recolección. Se efectúa durante la floración , per- 
diendo la mayor parte de su olor por la desecación, 
debiendo desecharse cuando llega i desaparecer todo 
su olor, no obstante conservar su austeridad. Bl que 
crece en las provincias de Mcdiodia, se le consideía 
mas activo. 

Propiedades y nociones químicas. Esta planta ex- 
hala olor fuerte, penetrante, aliáceo, sobre todo cuando 
se la frota entre los dedos. — Su olor es tan penetrante 
que infesta la leche délas vacas que la comen, teniendo 
la manteca de esta leche un sabor detestable. Su acción 
estimulante es debida á un principio gomo-resinoso 
amargo. Vinckelbr, encontró la existencia en ella, da 
un principioamargo particular , insoluble en agua fría, 
comunicando su sabor al agua liirviendo. Según New- 
mann y Cartheuser, el estracto alcohólico que se obtie- 
ne del escordio , es en menor cantidad que el que da 
por el agua, gozando de mayor ó menor energía sobre 
tal ó [cual función , conforme la disposición particular 
de tal ó cual aparato. 



PREPARACIONES PARMACÉl'TICAS Y DOSIS. 

A EL INTERIOR, [nfusion , de 30 á 60 gram. por kil. 
de agua. 

Zumo clarificado, de IS á 60 gram. 

Estracto, de 3 á 10 gram. en pildoras ó vino. 

Estracto alcohólico, 2 á 6 gram. 

A EL ESTERiüR. En cocimicnto ó infusión acuosa ó 
en vino, en cataplasmas, etc. 

El escordio da nombre á uno de los elpctuarios que 
aun figuran en nuesira farmacopea, y enlra además en 
muchas preparaciones antiguas ya olvidadas como la 
esencia alexifarmaca de Stulil, agua vulneraria, etc. 



La incertidumbre en los efectos de 
esta planta ha contribuido mucho, sin 
duda, para que cayera" en el olvido en 
que hoy se encuentra, olvido por otra 
parte inmerecido. En tiempos de Hipó- 
crates era ya empleada, siendo sus pro- 
piedades objeto de culto. Para honrar el 
nombre de Mithridates, cuando la des- 
cubrieron, se la dió el de Mithridation. 
¡A dónde llega el poder de la adulación! 
Cuenta Galeno que después de una ba- 
talla . los muertos que caian en sitios 
donde crecía en abundancia, entraban 
difícilmente en putrefacción, refiriéndo- 
se á este hecho el descubrimiento de su 
virtud antiséptica. Desde entonces fué 
una de las mas estimadas de la antigüe- 
dad, siendo preconizada particularmente 
contra la gangrena, enfermedades pú- 
tridas y como contraveneno. 

Entre los modernos, Rondelet. Gi- 
llaume y Pelissier, sacerdote de Mont- 
pellier, ensalzaron sus virtudes hasta el 
estremo de tenerla como el específico de 
la peste. El barón de Busbec, con una 
ingenuidad encantadora, dice se sirvió 



72 



ÁLBUM DE LA FLOUA. 



de ella para curar la peste de su servi- 
dumbre . que se sintió acometida por la 
misma, después de haberse repartido los 
enseres de un turco, muerto de esta. Para 
Loiseleur-Deslongchamps, su olor se- 
mejante al de los ajos, A los que el vulgo 
tiene como preservativo contra los con- 
tagios, puede ser la causa de esta exa- 
geración. 

• La esperiencia, dice Cazin, disipan- 
do los errores arraigados por la ignoran- 
cia y el amor á lo maravilloso, concer- 
niente al escordio, ha encontrado algo 
real en el fondo de su crisol. No se le 
puede negar una propiedad tónica y es- 
timulante cuya acción fisiológica facili- 
ta la digestión, acelera la circulación, 
aumenta el calor general, la exhalación 
cutánea, la secreción de la orina, etc., 
con mas ó menos efecto sobre tal ó cual 
de estas funciones, según la disposición 
propia de los órganos correspondientes á 
cada una de ellas.» De aqui el que se 
haya creido podia ser empleado con 
ventaja en las enfermedades que tien- 
den por lo general á un estado de debi- 
lidad bien caracterizado , tales como las 
calenturas mucosas con postración, fiebre 
tifoidea, después de haber combatido los 
síntomas flegmásicos intensos, si se ma- 
nifiestan; la parálisis sin congestión san- 
guínea al cerebro , la clorosis , amenorrea 
atónica, anasarca, caquexias, catarros cróni- 
cos, asma húmedo, etc. A Cazin, antes ci- 
tado, le- ha correspondido la infusión en 
las fiebres mucosas verminosas, que rei- 
nan frecuentemente en los parages pan- 
tanosos, durante el otoño; en las fiebres 
pútridas, después del uso de algunos 
purgantes .salinos, ó mejor del crémor de 
tártaro , se ha limitado por todo trata- 
miento á la administración del decocto 
concentrado de corteza de sauce y su- 
midades de escordio, al que mezcla en 
algunas ocasiones, el vino ó tintura de 
angélica. 

Roques dice: ■La austeridad de esta 
planta, asi como su olor aliáceo hacen 
huir inmediatamente las lombrices, asi 
que se la ha considerado como febrífuga 
y antihelmíntica, propiedad mas débil 
de lo que se cree en general, siendo 
muy dudosa la primera. >• 

Respetando losjuicios de Galeno, pero 
sin dar mas importancia que la debida 



á la-s propiedades antipútridas que asig- 
na á este vegetal, puede emplearse al 
esterior como estimulante antiséptico, 
en loción, en cataplasma ó polvo, en 
las úlceras sórdidas ó atónicas, gangrena 
de hospital, etc. La decocción en vino 
ó vinagre, con la adiccion de alcohol 
alcanforado ó ácido clorohidrico ó mas 
sencillamente, suficiente cantidad de 
cloruro sódico, es uno de los mejores 
medios para combatir la gangrena, se • 
gun lo afirma Cazin. 

El Teucrium marum. L. que crece en 
las costas del Mediterráneo, es también 
muy apreciado en las mismas enferme- 
dades que el anterior, y tuvo tanto 
aprecio en otros tiempos que le denomi- 
naron planta policresta. El T. iva. L, lo 
ha sido asimismo en la gota, reumatismo é 
hipocondrio . Los T. bolrys, L. y scorodo- 
nia, L. con algunas otras especies del gé- 
nero, gozaron también de algún crédi- 
to, pudiendo referirse sus virtudes á las 
que tienen el escordio y camedrios. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de una rama, con 
los dimensiones que geníralmente alcanza; a cáliz; b 
corola; c estambre. 

2." Corola bilabiada. 

Cáliz de cinco dientes no bilabiado. Estambres sepa- 
rados y divergentes. 

Gé:<. Me:itha. Cáliz campanuliforme tubuloso con 
5 dientes, igual ó casi bilabiado con la garganta vello- 
sa ó desnuda por dentro. Corola con el tubo no saliente 
y el limbo acampanado, casi igual, 4-fido con la lámina 
superior por lo común mas ancba, casi entera ó esco- 
tada, Estambres 4-iguales, dereciios, distantes, con 
Clámenlos lampiños, desnudos y anteras de 2 celdas 
paralelas. Estilo ligeramente 2-íido. Nuececillas secas 
y lisas. — Yerbas generalmente aromáticas de toda Eu- 
ropa y de Asia central, introducidas en casi todos los 
países, con verticilastros por lo común de infinitas flo- 
res y hojas florales superiores en forma de bracteas, 
alesnadas y pequeñas ó tan largas como el cáliz. 

Sec. Terminales. DC. Inflorescencia que termina el 
tallo. Verticilastros supremos ó todos aproximados 
en espigas ó cabezuelas terminales, los inferiores rara 
vez apartados ó axilares. Cáliz desnudo por dentro 
junto á la garganta y con dientes casi iguales. 

MENTHX PIPERITA. L. 

Mentha spicis brevioris, foliis menthce fus- 
ca, sapore férvido piperis. Rai. — Tourn. 
Didid. Gymnosp. L. 

Yerbabuena de sabor de pimienta, — menta piperita. 
E?p. Hortela pimenta. Port. Menthe poirrée, — menthe 
anglaise. Franc. Pepperminl Ing. Hibbuk, — neanea 
feifeli. Ar. Lintsao. Chin. P feffermünze . Al. Peber- 
mynte. Dan. Pepermunt. Hol. Uienta pieprtna, Pol. 
Miata. Rus. Pepparmynta. Su. 



FAMILIA LABIADAS. 



73 



Dbsc. Planta con hojas pccioladas, aovado oblongas, 
aginias, aserradas, rcdondeado-fostüneadas en la base, 
lampiñas como el tallo; esn¡p..s laxas, obtusiis. cortas, 
interniinpuiasen I» base; pedúnculos y c:íliccs ianipiñas 
en su basi>, los úllijnos con el tubo y (lioul«s pclbiiza- 
dos. Fl. en Julio, lisponl.iiiea en Inglaterra, cultivan - 
dúse en nueslros huertos y jardines. 

Parles usadas. Las hojas. 

/Jtfco/fccion. Estas, que se «mplcan por lo común 
secas, se recolectan un poco antes de la floración. De- 
secándolas rápidamente y con cuidado conservan en 
parte su aroma y color, en cuyo estado pueden desti- 
larse á no poderla proporcionar fresca. Debe desechar- 
se si el color ó sabor son equivncos ó débiles, si las es- 
pigas no .son rojas y las hojas verdes. 

Propiedades y nociones quimicas. Esla menta goza 
de olcir vivo, alcanforado, espansivo; su sabor es cálido, 
de pimienta y alcanfor, dejando en la boca una sensación 
notable de frió. Contiene grínde cantidad do aceite 
volátil, que llega á verie hasla en las hojas mirándolas 
en cierta posición, estraclivo y una materia resinosa. 
Su agua destilada deposita al cabo de un año cristales 
blancos, diáfanos, brillantes, del sabor, olor, fragilidad 
y volatilidad del alcanfor, al que lian creido ver en 
dichos cristales Gaubins y Pronst; de.'pues han sido con- 
siderados como una Stí'áro;)fc«a. 

Sustancias incompalibles. Suhato de hierro, nitrato 
de plata y acetato de plomo. 



PBEPARACIO.NES FARM*CÉLTICAS T DÓSIS. 



A EL INTERIOR. Infusion délas hojas secas prepa- 
rada en vaso cerrado, 4 á 8 grani. en agua caliente y 
azucarada para tomar á tazas pequeñas de tiempo en 
tiempo. 

Agua destilada. 30 á iUagram. en poc'on. 

Jarabe, 30 á 60 gram. ó más, puro, á pequeñas cu- 
cliaradas ó dilatado en poción ó tisana. 

Alcoholado, i á 4 gram. en vehículo apropiado. 

Aceite volátil, 15 á GO centig. en poción y oleo-sa- 
caruro. 

Pastillas, cantidad indeterminada. 

Olcü-sararuro, esencí*-de- menta una gola, azúcar 
blanca, 4 gram. 

Polvo, 60 centig., á i gram. 20 centig. cada dos ho- 
ras diluido en un liquido, apropiado ó en clectuario, 
pildoras, etc. 

A EL ESTERiOR. lofusiou mas ó menos cargada, — 
pulpa preparada con las hojas frescas en cataplasmas, — 
alcohólate en fricciones, — aceite esencial asociado á la 
manteca para pomada, — polvo en saquillos, etc. 



Todas la? especies del género meniha 
son bastante activas, por la gran canti- 
dad que tienen de aceite esencial ; pero 
entre ellas, la mas estimnda, la que se 
usa mas como estimulante difusible de 
acción idéntica al alcanfor y éter, es la 
que nos vá á ocupar. La menta piperi- 
ta produce sobre el aparato digestivo 
viva escitacion , seguida de la de todos 
los órganos originada simpáticamente. 
Su acción enérgica sobre el sistema 
nervioso, la coloca í\ la altura de los mas 
poderosos antiespasmódicos. Bajo este 
punto de vista, podemos lisongearnos 
Touo m. 



de su uso en ciertas calenturas ¡leriódicax, 
con síntomas nervio.sos, nsfi.ria, asma hú- 
medo, parálisis, liisterismo, temblores y vómi- 
tos Herniosos , hipocondría , cólicos uterinos, 
dismeunrrca , ciertas ncuroses abdominales 
cefalalgias nerviosas, etc. Como estimulan- 
te conviene también en la atonía de las 
vías digestivas, flatuosidades, hipo, y timpa- 
nitis nerviosa, que so presentan muchas 
veces en los gastrálgicos , cloróticas, 
histéricas é hipocondriacos. Es muy 
útil siempre que se trate de fortificar 
los órganos, reanimar las funciones, en 
la debilidad general ó local, y por con- 
siguiente, de hacer que reaparezca el 
flujo menstrual cuando existe inerciadel 
útero, de facilitar la espectoracion, pro- 
ducir la traspiración cutánea en los su- 
getos linfáticos y ancianos cacoquimos. 
Los mas grandes elogios la tributó 
Bierling en el tratamiento del cólera, 
no habiendo recurrido Trousseau y Pi- 
doux á otra bebida que ásu infusion, en 
el periodo de concentración del cólera 
asiático. La creen perfectamente indica- 
da en los flujos excesivos, qi;e al parecer 
están dominados por un estado espasmó- 
dico y nervioso , grave y profundo , y 
en medio del que aparecen el enfria- 
miento, estincion de la voz, pensacion 
de calor, pequenez é irregularidad del 
pulso , inercia grande en las funciones 
respiratorias, etc., etc. Elogian los mis- 
mos su agua destilada ó jarabe en los 
vómitos de los niños durante la lactan- 
cia y en la. caquexia que nace de ma- 
mar leche mala, y que produce flegma- 
sías y reblandecimientos rápidos y des- 
organizadores. Es muy á propósito la 
infusion á las mujeres embarazadas que 
padecen accidentes nerviosos , insomnio, 
inapetencia, etc. La misma favorece el 
flujo menstrual en las jóvenes de com- 
plexión débil, delicada, lo que ha he- 
cho se la considere como emanagoga. 
Está también indicada dicha Tjebida en 
el tifus que adquiere forma mucosa, á 
fin de oponerse al elemento pútrido y 
nervioso de su último período. Convie- 
ne á los ancianos gotosos atormentados 
por dolores vagos de una gota anómala. 
Barthez aconseja el agua de menta y 
éter, como uno de los escitantes eficaces 
en los casos de retropulsion gotosa, so- 
bre todo si existe debilidad general, ha- 

10 



74 



ÁLBUM DE L\ FLOUA. 



biéndolo comprobado Caziii en dilÍTon- 
tes ciisos. 

Para Alibori. el mejor medio de ad- 
Ininistrarla es en polvo , íi la dosis de 
00 centig. á 1 ^'nun. 60 cenlí^'. cada 
dos ó tres horas, en liquido apropiado, 
y es parlieiilarnioiife aplicable esta ma- 
nera de administrarla á las fiebres nervio- 
sas. Berf^'ius. CuUen y otros médicos dis- 
tinguidos, lijaron mucho su atención en 
ella, y Knigge la recomienda como es- 
celente tóiiict. dotado de una fuerza di- 
fusible estraordinaria , haldcndole cor- 
respondido en el asma é intermitentes. 
El sulfato de quinina disuelto en su 
agua destilada, es mucho mas eficaz 
que solo. Hoffmann vio curar con el 
agua destilada espirituosa la leucorrea 
y blenorragias inveteradas. 

Los antiguos la concedían , tomada en 
infusión ó aplicada en fomentos á las 
mamas, propiedades antilácteas, sobre 
las que en nuestros dias ha llamado la 
atención Desbois de Rochefort, las que 
no obstante merecen ser confirmadas. 
Hipócrat' s se la concedía anafrodisiaca, 
y mas tarde Dioscórides la consideró 
como un breoage que incita al juego del 
amor. Pero conviene advertir que el pri- 
mero atribula su efecto anafrodisiaco á 
su uso prolongado. 

Ko es posible ocuparse del estudio de 
las plantas indígenas sin. citar á cada 
momento á Cazin; oigamos cómo se es- 
plica al ocuparse de esta: «La infusión 
teiforme es la preparación que usó por 
lo común, dándola caliente y azuca- 
rada á peqiieñas tazas repetidas con 
frecuencia. La empleó asi con ventajas, 
no solo en las enfermedades que antes 
cito, sino también en las fiebres esencial- 
mente nerviosas. Lis atáxicas y tifoideas, 
en las reconocidamente adinámicas ó 
por debilidad directa ó real, en sugetos 
destruidos por mala alimentación, que 
habitan lugares húmedos, sometidos, 
en una palabra, á la acción de todas las 
causas depresivas físicas y morales que 
constituyen la miseria y degradan al 
hombre. En este caso, hago tomar ha- 
bitualmente á estos desgraciados, la 
menta en vez del té, para lo que la cul- 
tivo en mí jardín donde se prui)aga con 
abundancia. lie visto con su uso produ- 
cir la espulsíon delumbrícoides y reani- 



mar las furfTzas de los niños débiles y 
lánguidos. El cocimiento de musgo de 
Córcega en el que se infunden unas 
hojas de menta piperita, es uno de los 
mejores vermífugos para los niños. En 
cuanto al aceite esencial, se administra 
en cantidad de dos, tres ó cuatro gotas 
en azúcar, ú oleosacaruro, en la debi- 
lidad y en las afecciones soporosas que se 
manifiestan en los ancianos.» Entre to- 
<lus los medios para hacer volver á los 
enfermos del sincope, siendo poco cono- 
cido, dice Duval, y cuya eficacia he 
visto muchas veces, es uno la esencia de 
menta en fricción á las encías. •• 

Las pastillas preparadas con ella, es- 
timulan el estómago, disipan las ñatuo- 
sidades, pero tomadas en gran canti- 
dad pueden producir sobrescitacion y 
aun llogosís de los órganos digestivos. 

A el esterior se aplica la pulpa pre- 
parada con las hojas frescas, como reso- 
lutiva, en las ingurgitaciones lácteas de los 
pechos. Su infusión en agua ó vino, en 
lociones, fomentos, etc., es tónica, re- 
solutiva y conviene en los tumores frios, 
contusiones, equimosis, úlceras atónicas, etc. 
Mr. Astier, farmacéutico militar, la em- 
pleó con éxito contra la sarna. Su alco- 
hólate se emplea en fricciones en el 
reumatismo crónico y relajación muscular, 
ya solo ó asociado á tópicos análogos, 
Háse puesto en uso el aceite volátil á 
la dosis de algunas gotas ó en garga- 
rismos, para curarla inflamación indolente 
de las encías y en linimentos resolutivos; 
aplicado sobre la caries calma el dolor. 
Boullay ha propuesto incorporarle á la 
manteca y confeccionar una pomada 
aproi)iada para sustituir á las lociones 
de Astier contra la sarna. De xm modo 
ú otro no es ineficaz; por último, Bo- 
dart la índica como uno de los mejores 
sucedáneos del alcanfor. 

Esplicacion de la lámina. Representa el (dibujo un 
raniü'con flores; o hoja caulina; b corola abierta lie 
moiUi que puede verse la inserción de los estambres; 
c cáliz y pistilo; d formación del fruto; e pistilo consi- 
(ierabieraenle aumentado. 



Gi:n. nvfsopfs. L. Cáliz tubuloso, 5-nerve, igual 
y con la boca un poco oblicua, con 5 dientes iguales y 
ia garganta desnudí por dentro. Corola con el tubo 
laii largo como el cáliz, 2-labiada con el labio superior 
derí'cbo, plano escota o, el inferior patente, O-fiílo con 
el lóbulo .leí medio mayor. Eslambres 1, salientes, di- 
vergentes, didynamos, los inferiores mas largos con 



FAMILIA LABIADAS. 



anteras lie 2 celJillas, lineares, divergentes. Kstilnlion- 
diilo en i lóbulus casi iguales, alesnados que llevan el 
'estigma en su ápice.— Mala do liuropa y Asia central, 
con tallo desparramado muy ramoso; hojas sentadas 
por lü común oblongo-lineares, lanceoladas i') elípticas, 
obtusas, rnlerisimas, planas ó un puco revueltas por la 
margen, estrechadas en la base, verdes por ambas ca- 
ras, un poco crasas; vortirilastros fi-ri-lloros, ladea- 
dos, aproximados en espiga terminal ó los de mas abajo 
separados; hojas florales conformes con las del tallo, 
pero mas pequeñas; bracteas enteras, lanceolado-liuea- 
res, agudas, apenas mas cortas que el cáliz y corolas 
azulado purpúreas, rara vez blancas. 

HYSSOPUS OFFICINALES. L. 

ílijssopus officiiuirumcícrulen, seusjiicala. 
Bauli. — Hyssopus vuJgaris. Doá. — Hijssv- 
pux offi. — Did^d. Gymnosp. L. 

Hisopo. Esp. Htjssopo. Port. Hysope. Franc. Ilijssop. 
Ing. Ysop, — Isop,—Hyssop. Al. lufa, — ri/fe,—zofa, 
Ar. Isop. Din. Su. Ilyzop. Hol. /ssojjo. II. Yzopcck. Pol. 

Desc. Los caracteres espresadus en el género. Crece 
en la mayor parle de los moiiles de España, entre las 
rocas, en alj^unos nuiros viejos. 

Partes usadas. Las sumidades floridss y linjas. 

Recolección. Se recolecta como las demás plantas 
aromáticas durante la floración. Tanto su desecación 
como conserv„icion sun mu/ fáciles. 

Propiedades y nociones químicas. El olor de esta 
planta es aromático y agradable, su sabor cálido, pi- 
cante y amargo. Contiene aceite volátil amarillo, prin- 
cipios amargos, un poco de azufre y alcanfor. Sus prin- 
cipios activos son solubles en aceite y alcohol, Ilerber- 
ger ha desciihierío en el hisopo un principio inmediato 
que llama líysopina. 

I'REPARACIOES FARMACÉUflCAS V ÜÓSIS. 

A EL INTERIOR. Infusión en vaso cerrado, de 8 á 15 
grani. por kll. de agua. 

Agua destilada (1 por 4 de agua), de 30 á 50 gram. 
en poción. 

Jarabe (1 por 10 de agua y 16 de azúcar), de 30 á 
60 gram. en p'/Cion. 

A EL ESTERiOR. Cocimiento, cataplasma, etc. 

El sabor y olor del hisopo indican 
desde luego su energía, asi sucede en 
efecto; es un buen estimulante y bé- 
quicú que goza de cierta popularidad en 
algunas comarcas como espectorante, en 
el asma húmedo de los ancianos. Se ad- 
ministra su infusión con miel en las 
afecciones bronquiales y pulmonares , siem- 
pre que la irritación no le contraindi- 
que, y para moderar su actividad .se 
le asocia á los emolientes, tales como la 
flor de malva, malvavisco, gordolo- 
bo, etc. 

Poseyendo las propiedades inheren- 
tes á las planta.s aromáticas y balsámi- 
cas, el hisopo puede ser iitil siempre 



que convenga escitar las funciones vi- 
tales. So lo prescribo con éxito en la 
debilidad de las vias digestivas, cólicos vento- 
sos, inapetencia, reumatismos antiguos, 
exantemas agudos de los sugetos débiles 
y ciertas afecciones calculosas por debili- 
dad de los ritiónos. De aquí el que haya 
sido considerado ya como estomáquico, 
ya como diurético, sudorífico,- etc., se- 
gún la disposición individual y demás 
circunstancias que favorecen su acción 
local. 

Eoseinstein le concade propiedad an- 
tihelmíntica, que debe atribuirse á su 
efecto escitante, lo que acontece con 
otras plantas como el romero, etc. 

Puede utilizarse para aromatizar cier- 
tas fórmulas, siendo un tónico difusible 
á propósito para ser asociado á los amar- 
gos cuando están indicados. 

Empleado al esterior es tónico y re- 
solutivo, del que se usa en diferentes 
afecciones de garganta y especialmente 
en la amigdalitis subinflamatoria. Resuel- 
ve en breve tiempo las equimosis de los 
párpados y ojos, aplicándole en saqui- 
llos, contundido y hervido en agua. 
Evidentemente podrá convenir en otras 
contusiones de las demás partes del 
cuerpo , esplicando bastante bien este 
efecto, su analogía con el alcanfor. 

Esplicacion de la lámina. De esta planta que crece 
á la altura de 30 á 40 centíra. la parle dibujada tiene 
tamaño natural; a corola aislada. 

Estambres reunidos por pares. 

Cén. Nepeta. L. Cáliz tubuloso por lo común en- 
corbado, con la boca oblicuamente S-dentada, rara vez 
aovada, recto, con la boca y dientes iguales. Corola con 
el tubo pequeño en su basn, saliente ó no, desnudo por 
denlrn, la garganta ensanchada, el limbo 2-labiadocon 
el labio superior recto, un poco cóncavo, escotado ó 
2-fido, el inferior patente, 3-(ido, con el lóbulo del me- 
dio muy grande, casi 2-fÍdo y los lóbulus redoblados 
patentes, ó entero, cóncavo, festi'uadito. Estambres as- 
cendentes con las anteras por lo común aproximadas 
■ por vares y de 2 celdillas diveigenics, al íin 2-lobas. 
Estilo liendido en 2-lói)ulos casi iguales, alesnados.— 
Yorbas de Europa y Asia templada, abundantes princi- 
palmente en la ngion mediterránea con hojas y Dores 
muy variables y las corolas siempre azuladas ó blancas, 
rara vez amarillas. 

Sp.c. Gi.EcnoM\. DC. Verticilastros axilares de po- 
cas flores, con tas hojas florales semejantes á las del 
tallo. Cálices tubulosos, un poco encorvados, con la 
boca oblicua y los dientes lanceolados, aristados, los 
superiores más lart/os. Tubo de la corola saliente, en- 
sanchado inas arriba del cálii. 



76 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



NEI'KT.V GLtCllOMA. BENTII. GLKCllOMA llEDE- 
RACEA. L. 

Hederá ¡erreslris vulyaris. C. Bauli. — 
Hederá Icrresíris. Dod. — Climmecissus . 
Fuclis. — Hederá sylvadca Romanorum. J. 
Biiuh. — Ctilamiiilha humiliur, folio rutundio- 
re. Ti)\inh— Hederá lerrestris offi.—Didyn. 
Gyiunop. L. 

Yedra terrcfire. Esp. líera terrestre. Port. Lierrt 
terrestre, — ¡¡Iccome haleraré, — glécome licrrc, — cou- 
ronne de terre, — hi;rb*de Sainl-Jean, — corroic Saint 
Jean, — roudettc. — rondolette , — tcrreté , — drienne. 
Fraile. Cound dir¡/. Inc. Erdcplieuun, — dermatm. Al. 
Lcba/i kousii. Ar. Vedbende. Dan. Aardveil. IInl. Ede- 
ra terrestre. II. Bluscsgh ziemny, — kurdwan. l'ol. Jo- 
drefwa. Su, 

Desc. Planta temlida con hojas pe.ciulailas, reilondca- 
das, festoneadas, ac»raz<jiKuia,s en la base, venios por las 
dos caras, verlicilaslros a.tilares de pocas llores, dis- 
tantes; corolas tres veces mas largas que el cáliz Fl. 
Marzo, Julio. En sitios montuosos soinbrius de Castilla, 
Cataluña, Aragón, etc. 

¡'artes usadas. Las sumidades y las liejas. 

ñeeoleccion. Se efectúa en Qn de junio ó principios 
de julio, y después de bien mondada se deseca ala 
so/nbra ó en estufa, debiendo conservarla en sitio seco 
y al abrigo del aire, porque atrae la humedad y se en- 
iieRrece. 

Propiedades y nociones quimicas. Esta planta goza 
de olor fuerte aromático y saber bal.sámico amargo un 
poro acre. Contiene aceite esencial y una materia resi- 
nosa ainarf¡;a que se ennegrece por el sulfato de hierro; 
principio nuicoso dulzaino y amargo al masticarla y 
después acre y picante. El agua y alcohol disuelven sus 
principios activos. 

Se ha dicho en Inglaterra que la yedra terrestre in- 
fundida en cerveza, tenia la propiedad de clarificarla. 
Se ha ensayado el hacerla fermentar con el malta para 
aumentar su fuerza, ensayo que no ha correspondido. 
Algunos autores han asegurado que á falta de hojas de 
morera, puede servir para la cria del gu.sano de seda. 

rRKPARXClONES FAnMACKUTlCAS T DÓSIg. 

A Ki. i>Ti:nion. Infusión, 10 á 2'i grain. por kil. de 
agua. 

Zumo, ')0 !\ SO grim. 

Jarabe (I de zumo por 1 de jarabe simple), de 25 á 
60 prain. eii píirion. 

Arjun destilada, 30 á 109 grara. en poción. 

Estrarto , (I por 6 de agua), i á i gram. en pildo- 
ra?, electuario, etc. 

Conserva (t por 2 de zumo), \ á 4 gram. en pildo- 
ras, bolos, etc. 

Hojas en polvo, 2 á i gram. en liquido apropiado, en 
electuario, etc. 

A EL ESTEaioR. Infusion , en lociones, fomentos, 
cataplasmas, etc. 

La yedra terrestre, como las demás 
labiadas, es un escitante que parece 
ejercer su acción directa sobre los órga- 
nos do la respiración. Así que se la pue- 
de administrar con alguna confianza en 



la bronquitis , broncorrea , asma húmedo, y 
en general en todas las afecciones del 
pecho en que se presente con abun- 
dancia espectoracion mucosa ó puru- 
lenta. Con ella se han curado catarros 
pulmonares crónicos , que sin mediar una 
esploracion detenida, pudieran h iberse 
dianosticado como tisis. Asi podemos 
conceptuar los numerosos de esta última 
dolencia curados con la misma , y de 
que hablan Etiuuller, Willis, Morton, 
Murray y otros prácticos de gran méri- 
to como Rivierc , Scardona , Sauva- 
ges, etc. Se debe observar que Morton 
la concedía importancia en la tisis liemo- 
tóica, y que Murray refiere que uno de sus 
parientes que escupía sangre en abun- 
dancia, curó con el jugo de este vege- 
tal, asociado á la leche ó suero. «Las 
circunstancias de las hemoptisis, dicen 
Trousseau y Pidoux, dan valor al diag- 
nóstico, y por consecuencia (i la tera • 
péutica del célebre autor de phtisiologia. 
Para Cullen, está completamente des- 
provista de propiedades capaces de curar 
las úlceras de los pulmones y diferentes 
casos de tisis, no teniendo en su concep- 
to valor alguno la autoridad de Simón 
PauU. Su uso en los casos de cálculos de 
la vejiga no se apoyan á su juicio, en 
mejores autoridades, ni teme come- 
ter esceso alguno empleándola á, gran- 
des dosis; es curioso poner en parangón 
de esta última frase la opinión de Hal- 
1er, que la miraba como sospechosa á 
causa de su actividad y olor grato. 

Baglivi recomienda la tintura alco- 
hólica en la debilidad de estómago, fia- 
tiiosidades, dispepsia, etc. y Babuino dice 
haber observadu felices efectos , mez- 
clándola á la avena, contra las «/"eccjones 
verminosas del caballo. 

Siquiera sea como dato histórico, 
consignaremos que Lautt la preconizó 
contra las intermitentes; que según Pla- 
ter y Sennert, goza de virtud liton- 
triptica? que cura, según Eai, la cefa- 
lalgia crónica, inspirada por la na- 
riz. Mas aun; se ha concedido á sus ho- 
jas contundidas y cosidas en el interior 
de la camisa, la virtud de alejar las vi- 
ruelas; á su zumo, según refiere el doc- 
tor Sultif , un buen efecto en las enfer- 
medades mentales , como sedante directo 
del encéfalo, usando si de sangrías, pero 



FAMILIA LABIADAS. 



77 



como medio auxiliar ¡cuánto des- 
varío! 

Aplicada al esterior , bien en co- 
cimiento, bien en cataplasma ó en pol- 
vo, se usa como axiomático, tónico, reso- 
lutivo y detersivo. En algunos puntos 
se la emplea todavía como detersivo de 
líis úlceras, y se hace también un un- 
güento con su zumo hervido en mante- 
ca, el que se emplea contra las quema- 
duras. Bauhino aplicaba su cataplasma 
al vientre para calmar los dolores de par- 
to, y el célebre cirujano Marechal, ha- 
cia contundir la yedra terrestre que 
introducía en un vaso de vidrio , la e.s- 
ponía al sol hasta que se redujese á un 
jugo espeso y lechoso, que aplicaba con 
confianza contra hxs picaduras de los 
tendones. Hoy casi está circunscrito su 
uso á la preparación del cocimiento pec- 
toral de nuestra farmacopea; á tal es- 
tremo conduce la exageración , que se 
abandona hasta lo que pudiera ser ven- 
tajoso!.. 

Explicación de la lámina. Dibujo de toda la planta 
reducido á la mitad pró.ximamente de su tamaño natu- 
ral; a cáliz; 6 corola; c pistilo. 



Gkn. Lamiiim. L. Cáliz tubuloso, estriado, con 
5 dientes desiguales y muy agudos. Corola con el tubo 
incluso ó mas bien saliente; labio superior entero en 
forma d<^ bóveda, recubriendo los estambres, el inferior 
3-lobulado, con los 2-lóbulos laterales mas pi^queños y 
como apendieulados, el del medio mayor , y un poco 
cóncavo y escotado. — Yerbas de Europa, principalmen- 
te .\ustral y del Asia central, medio echadas en la ba- 
se, con nojas inferiores largamente pecioladas peque- 
ñas, las del medio del tallo mayores, por lo común aco- 
razonadas en la base, arrugadas, casi siempre duplica- 
do-liendido-deniadas, las florales casi conformes, las 
superiores menores, sentadas, todas mas largas que los 
cálices y verlicilastros densos axilares, los inferiores ó 
todos apartador, los superiores comunmente aproxima- 
dos, con un corlo número de bracteas mas cortas que 
el cáliz, alesnadas ó rara vez lanceoladas y las corolas 
rojas, purpúreas, blancas ó amarillas. 

LAMIU.y ALBU.M. L. 

Lamium vulgare álbum. Tourn. — La- 
mium vulgare álbum , sice archangelica. 
Park. — Uríica inars , sive lamium pri- 
mum. Dod. — Lamium off. — Didyn. Gym- 
no.sp. L. 

Ortiga muerta blanca. Esp. Lamió bronco, — ortiga 
branca. Port. Lamier htanc, — ortie blanrhe,-ortie mar- 
te, — lamion, — archanr/elique. Franc. White dcadneltle. 
Iiií!. Wcisxr bienemanq, — Weisse todtennesscl Al. 
Daidnclde. Dan. Pokozywa martiva. Pul. Blind ncs- 
ía. Su. 



Dgsc. Planta de hojas aovadas, acorazonadas 6 
truncadas en su baso, arrugadas, comunmente vello- 
sas; dientes calicillos largamente alesnados , lampinos ó 
vellositos; tubo corolino anclio y con un anillo de pe- 
los, (d)lif:uo en su interior, la garganta un poco ensan- 
chada, el casco oblongo y los lóbulos laterale» con un 
apéndice en forma de diente largo , alesnado; anteras 
esteriormente peludas. Fl. Mayo, Julio. Hacia Blanes, 
cercanias de San Juan, etc. 

Partes usadas. Las hojas y [lores. 

¡tccoleccion. Se desecan separadamente la planta 
entera, las sumidades floridas y las flores previamente 
mondadas. Por la desecación pierde su sabor y olor 
por lo que debo preferirse emplearla fresca. 

El olor fuerte y desagradable, el sa- 
bor amargo de la ortiga muerta revelan 
en ella actividad, ejerciéndola efectiva- 
mente sobre nuestra economía como tó- 
nico y astringente. En este concepto 
fué empleada contra las diarreas, hemor- 
ragias pasivas, afecciones catarrales, y so- 
bre todo contra la leucorrea atónica, sien- 
do de uso vulgar en esta última dolen- 
cia. Para el doctor Consbruch, nada 
mas útil en las flores blancas que las ho- 
jas secas (8 á 16 gram. por 750 gram. 
de agua hirviendo), tres veces por día, 
á la dósi-s de dos tazas cada vez, conti- 
nuando el tratamiento durante tres ó 
cuatro semanas; asegura que esta plan- 
ta, olvidada de los médicos y de los far- 
macéuticos, le ha correspondido en ca- 
sos en que había empleado inútilmente 
otros medicamentos mas enérgicos en 
apariencia. Da la preferencia á las coro- 
las separadas del cáliz, sobre las partes 
herbáceas. 

Para otros carece de virtudes terapéu- 
ticas determinadas, ignorándose si es 
tónica ó ligeramente astringente, pu- 
diendo ser muy bien nada de uno ú 
otro, y de aquí el que se la haya aban- 
donado completamente. También ha 
sido empleada contra las escrófulas. 

Esplicacion de la lámina. De esta planta que crece 
á la altura de 20 á 30 cenlim., representa el dibujo el 
estremo de un ramo de dimensiones naturales; araiz y 
hoja radical; 6 cáliz; c corola; d pistilo. 

Gen. Ballota. Benth. Cáliz casi embudado, con 10 
nervios y 5-10 dientes. Corola con el tubo casi incluso, 
peludo-anillado interiormente y el limbo 2-labiado con 
el labio superior derecho, oblongo, un poco cóncavo, 
escotado en el ápice, el inferior patente, 3-(ido con el 
lóbulo de en medio escotado. Estambres ascendentes 
debajo del casco con anteras salientes, aproximadas por 
pares y de 2-celdillns al fin separadas y casi distintas. 
Estilo hendido en 2-lóbulos alesnados. Nuececillas ob- 
tusas en su ápice, nunca truncadas. — Yerbas perennes 
por !o común de Europa, abundantes en la región me- 
diterránea, peludas, lanuginosas ó tomentosas, con ho- 



78 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



jas arrupnilii5, por lo conniii acorazonadas ftii la base, 
rnloras á ffstoiíaiias, nunca JiiMulidas, las lluralfis casi 
Cdiiforini^s y verlicilastrns axilarns, inulli-rara ve/. |)au- 
cin<iriis, con niiiclias bncleas oblongas, alesnadas espi- 
niforincs, alguna vez muy corlas. 

K.\LLOTA MGRA. L. 

Marnihium nignim fictvhim. Bauli. — 
Manuhium )ii()rttm. Graiilz. — Murrnbias- 
Irum. Riv.— IJidyd. Gymnosp. L. 

Marrubia nci¡ro,~marrubio bastardo, — marrubio 
fétido. Ksp. Marroio negro. Purl. Dallóte tioire, — 
marrube noir, — marrube puant, — marrubin noir, — 
inarrubc {elide. Franc. Black horebound. Ing. 

Desc. Planta vellosa ó casi lampiña, con hojas ao- 
vadas, truncadas en la base, verdes por las dos caras y 
mas ó menos peludas y limbo del cáliz casi derecho y 
con dientes casi iguales ensanchados en su b;iso y ales- 
iiado-arrejonados en el ápice. Fl. Junio, Jtilio. Bastante 
común sn sitios incultos de España. 

Parles usadas. Las hojas y sumidades floridas. 

fíecolcccion. Se recolecta en Julio y Agosto, y no 
e.xise cuidado alguno su desecación. 

Propiedades y nociones químicas. Esta planta exha 
la olor muy fétido y goza de sabor amargo y calillo. 
Contiene aceito voláiil, un principio amargo y ácido 
agállico. El agua y alcohol disuelven sus principios in- 
mediatos. 



El marrubio negro ha sido considera- 
do con idénticas propiedades que el 
blanco, llegando Peyrilhe á usarlos in- 
diferentemente en los casos en i^ue está 
indicado aquel; esto no obstante, el olor 
penetrante del primero indica desde lue- 
go acción mas activa sobre nuestra eco- 
nomía por lo que no debe sustituirse por 
el segundo. 

Este vegetal es tónico, escitante y 
antiespasmódico, emenagogo y febrífu- 
go; su infusión, ajuicio de Ray, es un 
escelente remedio contra el histerismo é 
hipocondría, llegando Boerhaave á co- 
locarle al lado del castóreo, gálbano y 
assafétida, en el tratamiento de las neu- 
roses en general y particularmente del 
liisterismo. Tournefort aconseja para 
preservarse de la gota beber por dia tres 
ó cuatro vasos de su infusión prepara- 
da con tres partes de agua, un puñado 
de marrubio con igual cantidad del 
blanco y de betónica. Mas si en lo re- 
ferido no podemos abrigar gran confían- 
za, no asi en cuanto á sus propiedades 
vermífugas, que son muy enérgicas. Ca- 
zin, que lo ha empleado en lavativas, 
le ha producido buen resultado, asi co- 
mo su inspisamento usado en suposi- 



torios. Un tallo mojado en su zumo é 
introducido en el recto le da idénti- 
co. Siendo como vemos bastante enér- 
gica esta planta, no so comprende co- 
mo est;l hoy olvidada, sin duda por 
ser dema.siado común. El doctor Tetzner 
la recomienda contra la tisis y en Rusia 
se emplea para combatir la rabia. 

Esplicarion de la lámina. La parte dibujada tiene 
tamaño natural; a cáliz; b corola; r pistilo. 

Gen. SrACnTS. L. Cáliz tubuloso campanulado. con 
cinco dienl'!s espinosos, labio superior de la corola 
cóncavo, el inferior Irilobo. Estambres salientes revuel- 
tos al fm hacia fuera; anteras con dos celdas opuestas 
dehiscentes por una raja longitudinal común ; fruto 
cariópsiiles redondeados en el ápice. 

STACHYS RECTA. L. 

Sideritis vulgar is hirsuta. Bauh. — Sla- 
chys vulgaris hirsuta, recta. C. Bauh. — Di- 
dyn. Gymnosp. L. 

Yerba de la perlesía, Esp. Stachys recta. Port. Cra- 
paudine, — epiaire droite. Franc. Ahnehmkraut , — 
bernfkraul. Al. While stachys's. Ing. 

Desc. Planta derecha, ascendente, pelierizada con 
hojas cortamente pecioladas, oblongo-aovadas ó lanceo- 
ladas, obtusas, festonadas, redondeadas en la base ó 
angostadas, arrugadas, peludas; las florales sentadas, 
agudas, las superiores mas cortas que el cáliz, vertici- 
lastros 10-floros, distantes: cálices aovado-acampa- 
nados, peludos y con dientes aovados muy agudos, un 
poco espinosos, iguales; corolas lampiñas, doble mas 
largas que el cáliz. Fl. Junio, Julio. En sitios secos y 
áridos cerca de los caminos, hacia Camprodon, Alcar- 
ria, Estremádura, montes de Burgos y otras parles de 
España (Palau). 

Apenas conocida esta planta en la 
materia médica, es tenida por escitante 
y vulneraria, en cuyo último concepto 
es muy estimada en la Alsacia, lo que 
nos indica debe gozar de propiedades 
astringentes, que se tienen por idén- 
ticas á las de la ortiga muerta. Palau 
dice, que bañándose en su cocimiento, 
sirve maravillosamente en la perlesía, de 
donde nace su nombre vulgar español. 
Fúndase para hablar así, en que el doc- 
tor Andreu, canónigo de Gerona, se lo 
participa tal cual lo manifiesta... y aña- 
de, que se han conseguido admirables 
efectos en "dicha enfermedad, bañando 
ó fomentando la parte afecta. Poti, ci- 
rujano de Madrid, curó á una anciana 
paralitica de piernas y muslos desde ha- 
cia algunos años, por lo que el Dr. So- 



Familia labiadas. 



79 



liva y Rodriíxiie-/. oirnjano ag-rogatlo al 
jardín botánico de la corte para obser- 
var las virtudes y propiedades de las 
plantas, la esperiuienló con feliz éxi- 
to en la misma enfermedad. El olvido 
en que yace nos induce h creer se deja- 
ron llevar los prácticos citados de lapre- 
ocupacion en favor de ella , y de aquí 
el desuso en que está. 

Esplicacion de la lámina, a raiz y tallo reriiiridos 
en sus dimi»nsionc5; 6 hoja de. Inmañu natural; c corola; 
d espiga de flores. 

Cáliz bilabiado. 

Géx. Meliss.^. L. Tubo del cáliz campanulado, pla- 
no superiormente, con el labio superior ascendente 
3-dentado, el inferior 2-Bdo. Curoiacon el suyo superior 
cóncavo, escotado, inferior de 3 lóbulos casi iguales, 
tubo sin anillos de pelos. Estambres con las cerdas do 
las anteras muy diverg'Miles en la base. Estilo con ló- 
bulos casi iguales, alesnados. Nuececillas secas y lisas; 
Yerbas ó malas de Europa principalmente mediterrá- 
nea y de Asia central, con verlicilaslros de pocas flo- 
res, un poco lasos, ladeados, axilares; hojas florale.s se- 
mejantes á las del tallo; bracteas pocas, casi foliáceas, 
y corolas blancas ó amarillentas. 

MELISSA OFFICINALIS. L. 

Melissa horlensis. C. Bauli. — Tourn. — 
Apiustrum melissophyllum. Lob. — Melissa 
offi. — Didyd. Gymnosp. L. 

Toronjil,— melisa oficinal. Esp. Herva cidreira. Port. 
Mcliisse officinale, — citrorutle, — citronade, — herbé de 
citrón. — pimeiU des ruches, — pochirade. Franc. Balm- 
gentle, Ing. Cilronenkraut . — melissenkraut. A!, fíihan 
limoni, — hucklitnlfurislum, — trumgium. Ar. lüerten- 
fryd. Dan. Mekka subza. Duk. Citroenkruid. Huí. Ci- 
trónella. It. Badrumjhuych. Per. Melisa cytrynowa. 
Pol. Citronmeliss. Su. Oghoul. Tur. 

Desc. Planta derecha, ^amo.^a, con hojas ancho- 
aovadas, festonada*, truncadas ó acorazonadas en la 
base, las llórales ca^i conformes; verti'ilastros axilares 
laxos, ladeados, bracteas en corto nún>.ero y aovadas; 
corolas una mitad mas largas que el cáliz. Fl, Junio, 
Julio. Se encuentra en las callejas, veredas, inmediato 
á las tapias de las praderas, y aun en estas mismas en- 
tre las zarzas, etc., y en la mayor parle de los jardines y 
huertos. 

Partes u-tadas. Las hojas y sumidades floridas. 

Recolección, Se recolecta cuando está en flor, pro- 
curando tenga bastantes de estas, pero que no esté 
muy crecida, porque se ha ob.cervado que en tai caso 
adquiere un olor particular á chinches. Su olor dismi- 
nuye por la desecación, si bien s.u sabor cidrado lo con- 
serva. Si no se deseca convenientemente en especial sus 
hojas se reblandecen y ennegrecen. 

Propiedades y nociones químicas. La planta y sobre 
todo las hojas antes de desaparecer las flores exhalan 
cuando se las fruta entre los dedos olor agradable de 
limón, olor que va modificándose llegando a adquirirle 
á chinciies cuando la vegetación está muy adelantada; 
su sabor es cálido, poco amargo y aromático. Cimtiene 
aceite volátil blanco, y una pequeña cantidad de ma- 



teria estracliva anidrescenle. El agua y alcohol disuel- 
ven sus principios activos. 

Sustancias incompatibles. Sulfato ferroso, nitrato 
argéntico y acótalo plúmbico. 

PREPARACIONES FARMACÉimCAS T DOSIS. 

A Ki. inti:rior. ínfwiion en vaso cerrado de las su- 
midades floridas, 4 á 10 gram. por .^00 de agua. 

Agua destilada (1 por 4 de agua), 30 á 100 gram. 
en pocio'i coiiw escipieiite. 

Polco (usailo rara vez), 4 á 8 gram. en pildoras, elec- 
tuario ó en liquido apropiado. 

Alcohol de melisa compuesto (agua carmelitana), 
melisa IS, corteza de limón 4, nuez moscada y fruto ae 
cilantro aa 3, canela 1, alcolnd 72, agua de melisa 36; 
4 á t|8 gram. en poción. 

Tintura (1 por 8 de aguardiente). 2 á 16 gram. en 
poción. 

A EL ESTF.RIOB. Tintura y agua carmelitana, á do- 
sis indeterminada en fricciones ó con otros preparados 
de propiedailes análogas. 

La melisa forma parte del agua general, jarabe de 
artemisa compuesto, polvo calibeado, etc. 

El nombre de melisa que ha recibido 
esta planta, le fué aplicado por la avi- 
dez con que las abejas buscan sus flores 
para libar en ellas su miel. La melisa 
es estimulante y antiespasmódlca; la es- 
citación que produce en diferentes apa- 
ratos de la vía orgánica le han valido 
las calificaciones anticuadas de cefálica, 
cordial, estomaquíca, carminativa, etc. 
según la disposición atónica general ó 
local de los individuos que la usan y las 
dosis á que se les administra. Es lo mas 
común emplearla en las afecciones ner- 
viosas, tales como el histerismo, palpitacio- 
nes, cardialgias, espasmos, hipocondría, pa- 
rálisis, vértigos, melancolía, migraña, etc. 
Hoffmann la administró en polvo con- 
tra la hipocondría, y Ríviere su infusión 
en vino, contra la manía. Aconsejada 
también en el asma húmedo, catarro cró- 
nico de los ancianos linfáticos, en la gota 
vaga, reumatismo antiguo, etc. "creen á 
su infusión teiforme de uso muy útil 
contra la inapetencia, indigestiones y fla- 
tiiosidades, particularmente en los países 
fríos; mas debe tenerse en cuenta que es 
perjudicial cuando hay calor, dolor, 
sed, en una palabra, irritación. La me- 
lisa fué considerada por los antiguos, 
así como por otros muchos modernos, 
como uno de los mejores hilariantes. 
Serapion pretende «que quita toda in- 
quietud y pesadillas del cerebro, sobre 
todo las que provienen de humores me- 
lancólicos». Avicena -que alegra el co- 
razón X fortifica los espíritus vitales..." 



80 



ÁLBUM DK L\ FLORA. 



En este concepto dicen Troiisseau y Pi- 
el oux, se puede prescribir su infusión 6 
algunas gotas del alcohol compuesto en 
diversos accidentes cerebrales é hipo- 
condriacos que no reconozcan por causa 
la plétora, y ani'ilogamente aconsejan 
su uso á los ancianos, cuyas facultades 
intelectuales vacilan ó se debilitan á la 
par (jiie las cstrcniidadcs, asi conio todas 
las funciones que dependen del encéfalo. 

Esplicacion de la lámina. La parte dibujada da 
esta |)lanla (|ue crece A la altura de 00 á 80 ci'nlime- 
trüs tieuc el tamaño que alcanza por lo gem'ral; a flor; 
6 corola dispuesta de inodoque puede verse la inserción 
de los estambres; c estambres; d pistilo; e fruto; f el 
mismo aislado. 

FAM. GLOBULARIEAS. DC. 

Yerbas matitas 6 arbustos, con liojas casi todas 
sub-rac!icales, sin estipulas y llores acabezueladas, con 
las cabezuelas comunmente terminales, solitarias, ra- 
ra vez amontonadas ó axilares. — Cáliz gamosépalo con 
cinco divisiones desiguales, de estivacion quincuncial, 
con los 2-lóbulos inferiores y el posterior por fuera. Co- 
rola gamopétala, liipogyna, casi bilabiada; el labio su- 
perior liendido, entero ó casi nulo, el inferior con tres 
dientes ó divisiones. Estambres 4, faltando el corres- 
pondiente al labio superior. Disto liipogyno muy pe- 
queño ó rara vez reducido á una glándula en la parte 
anterior, y otras veces nulo. Ovario l-locular, t-ovu- 
lado, óvulo colgante; anterascon celdas confluentes ; es- 
tilo ¿estigma sencillo. Fruto seco indebiscente, 1-sper- 
mo. Semillas inversas, con albumen carnoso y radícula 
iiomotropa. 

Propiedades. Las plantas de esta familia son por lo 
común amargas, purgantes y eméticas. 

Comprende esta pequeña familia dos 
géneros, Carradoria y Globularia, con 10 
especies. 

Gen. Glodülaru. T. Cáliz casi igual ó con el labio 
superior mas corto, corola con el labio superior 2 par- 
tido, y juno de los lóbulos mas corlo & veces casi nulo 
ó nulo, y el labio inferior trilnbn. Nectario anular ó se- 
micircular, ó bien una glándula anterior bypogina. Es- 
tigma 2-lobo. Yerbas perennes, arbustos ó malas de 
Europa, con bojas alternas, enteras, espaluladas, co- 
munmente 3-dentadas en el ápice, y flores en cabezue- 
las terminales, solitarias, alguna vez amontonadas, ra- 
rísima vez axilares, peilunculadas, y rodeadas de un in- 
volucro de mucbas hojuelas. 

GLOBULARIA ALYPUM. L. 

Abjpum monspeliensum , sivc fmtex terri- 
bilis. J. Bauh. — Globularia fruct'i cosa imjr ti 
folio tridaüalo. Tourn, — Alypumxcl globu- 
laria o//.— Tetrand. Monog. L. 

Coronilla de fraile, — coronilli de rey, — corona de 
fraile. — turbit blanco. Esp. Turbilh branco, — olobula- 
ria lurbilh. Port. Globulaire turbilh, — seíii; aes pro- 
vencaux. Frano. The daisy,— globularia alypum. Ing. 



Dksc. Planta con hojas trasovado-oblonpas, arre- 
jonadas en el ápice ó3-deniadas; escamas del involu- 
cro aovadas, arrejonado-agudas, ¡leslañosas; cáliz casi 
igual, profnnilatnente S-fiílo; corola con el labio supe- 
rior muy peqiinño, 2partido y el inferior muy largo, 
3-deiitado. Fl. en primavera y otoño. En terrenos 
montañosos y pedregosos de Cataluña, Aragón, Va- 
lencia, etc. 

Parlex usadas. Las liojas. 

Propiedades y noriones quimiras. Estas hojas tie- 
nen sabor amargo y desagradable. El análisis no lia ais- 
lado aún sus principios inmediatos. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A íL INTERIOR, Cocimierito de las hojas secas, 12 á 
30 gramos, por kil. de agua. Para que sea tan activo 
como se dice, es preciso que la decocción dure de ocho 
á diez minutos. 

Estrado, de 2 á b centíg. 

Las hojas de esta planta son un pur- 
gante que obra suavemente sin produ- 
cir irritación, náuseas y malestar. Los 
campesinos de la Auvernia usan su co- 
cimiento como purgante, así como las 
personas mas delicadas, pudiendo re- 
emplazar ventajosamente al sen á doble 
ddsis. Comparando Loiseleur-Deslong- 
champs, observador juicioso , á quien 
son debidas preciosas investigaciones 
sobre la terapéutica vegetal indígena, 
los efectos de la globularia y el sen, ha 
demostrado que todas las ventajas están 
en favor de la primera, cuyo cocimien- 
to carece del sabor desagradable del de 
sen, produciendo evacuaciones mas igua- 
les; al mismo tiempo es tónica. Los an- 
tiguos desconocían las propiedades de 
este vegetal, el nombre de Herba terribi- 
lis, Frutex lerribilis, que le asignó J. Bau- 
hino y que por mucho tiempo se le dio 
en los alrededores de Montpellier, dicen 
desde luego se le consideró como un 
purgante terrible y violento; error que 
ajuicio de Merat provino de confundir- 
le con el alypum de Dioscdrides que efec- 
tivamente lo es. 

Si hemos de creer á Ramel que des- 
pués de Clusio y Garidel ha contribuido 
tan poderosamente á desvanecer las 
preocupaciones de los antiguos acerca 
de esta planta, es además hidragoga y 
febrífuga. Puédesela atribuir su efecto 
contra las intermitentes á su principio 
amargo, y en las hidropesías á su acción 
purgante. 

"Vemos, pues, que la coronilla de frai- 
le es un purgante que ejerce al mismo 
tiempo una acción tónica como el rui- 



FAMILIA PLUMBAGÍNEAS. 



81 



barbo y sen. -Nos .idm iranios , dice 
Bossn, que no sea mas conocida y pedi- 
da en las oficinas. « El Glohalaria vulga- 
ris. L., planta herbácea de los pastos so- 
cos, goza, ajuicio de Cazin, de idénti- 
cas propiedades que la descrita, si bien 
otros opinan es menos activa. 

Explicación de la lámina. Lh pnrle diliujadu (¡ene 
tuiíiaiio natural; a, b, flor aumeiitaila á la que acompa- 
ña una escama; c frulo contonldo en la mitad del cáliz. 

FAM. PLUMBAGINEAS. JUSS. 

Plantas perennes, rara vez anuas, matas 6 arbustitos 
naturales de todas la.s regiones, aunciue pretieren las 
templadas, salinas y marítimas, abundantes en ia me- 
diterránea y en la Rusia asiática, con hojas sencillas, 
arroseladas 6 alternas y los peciolos abrazadores en la 
base y flores comunmente espigadas con las espiguillas 
en cabezudas apretadas o en espigas flojas ó densas 
por lo común tableadas 6 ladeadas. — Cáliz de ordinario 
escario.so y con pliegues, gamosépalo, tubuloso y per- 
sistente y de estivacion valvar ó ple^^iida. Corola dipé- 
tala ó gamnpétala,pentamera, tubulosa, mas frecuente- 
mente embudada ó asalvjllada con el tubo estrecho y 
anguloso. Estambres 5 insertos inmediatamente en el 
receptáculo en las flores de corola gatnopétala ó adhe- 
ridos ala base de loa pétidos en la primera, siempre 
opuestos á los elementos del verticilo corolino. Ovario li- 
bre, sentado, l-locular, 1 ovulado; óvulo pendiente del 
ápice, de un podospermo que nace en el fondo de la 
celda; estilos 5 libres ó mas ó menos soldados entre si. 
Fruto ulricular, membranoso, indeliiscente ó con cin- 
co ventallas; semilla colgante, albumen farináceo, em- 
brión central, radícula homotropa. 

Propiedades. Las unas son tónicas y astringentes, 
mientras otras lo son acres y corrosivas. 

Comprende 11 géneros y sobre 240 
especies que Boiss. reparte en 2 tribus, 
Estaticeas y Plurabageas. 

TRIBU I.— Estaticeas. Boiss. 

Estilos libres desde la base ó por lo menos en la par- 
te superior. Pericarpio utricular, rasgado en la base 6 
circunciso por el ápire. 

Ckn. Statice. Wiu.d. Cáliz cónico al revés, tubu- 
loso ó mas comunmente embudado, con limbo escario- 
so, a-nervio, o-rarísima vez 10-lobo ó partido. Corola 
totalmente pslipétala ógamopétala tan solo en la base 
ó hasta el limbo. Filamentos insertos en el fondo de la 
base de la corola, muy rara vez prendidos al tubo hasta 
lü garganta. Ovario oblongo, trasovado ó linear, coro- 
nado por los estilos, libres desde la base 6 enlresolda- 
(los tan solo en el fondo de la misma, lampiños, filifor- 
mes, teruiinados por los estigmas, filiformes, cilindri- 
cos Y glanduiosos. Utrículo mas duro y op;ico en la 
parte superior, mas tenue y membranoso en la infe- 
rior, 5-gono en su ápice y regularmente dehiscente, 
con el opérculo caedizo, colocado trasversalmente jun- 
to á la base de los estilos, ó casi indeliiscente con una 
membrana junto á la base del utrículo qua se rompe 
irregularmenle. — Yerbas por lo común perennes ó ma- 
tas bajas, naturales en las orillas del mar y terrenos sa- 
lados, con hojas por lo común enteras, mas ó menos 
coriáceas, escapes ramosos, rollizos, alados ó angulosos 
y flores dispuestas en espigas ladeadis. 

Tomo 111. 



STATICE LIMONIUM. L. 



Llmoniummaritimum majus. C. Bauli. — 
Tourn. — Limonhim majus mullís aliis Echen 
rubrum. Baub.— Tetrand. Monog. L. 

Behen rojo ó encarnado, — colleja de Valencia, — cs- 
panlazorras, — limonio, — romero de los pantanos, — 
espliego triste ó de mar. Esp. Limonio. Port. Statire. 
limonion. Franc. Sea lavender. Ing. 

Desc. Planta lampiña con hojas oblongas ú oblon- 
go-lanceoladas, 1-nervias, obtusas, grandes, un poco 
ondradas, recorvado-arrejonadas, lampiñas y sin venas; 
escapo apanojado-ramoso, derecho, rollizo y con las 
flores amontonadas en espigas corimbifurmes. Fl. Ju- 
nio, Julio. En el llano de Prat y otros puntos de la re- 
gi<in mediterránea. 

Partes usadas. La raíz. 

De esta planta fué usada la raiz con 
el nombre de Beben rojo, en el concep- 
to de astringente, y aconsejada en la de- 
bilidad y hemorragias. Pero si bien es 
estiptica , no como el verdadero beben 
rojo de los antiguos, que según Gui- 
bourt, le produce el S. latifolia. Smith. y 
que llegó á Marsella de Rusia con el nom- 
bre de Kermes, siendo á su juicio el Kalran 
rojo de Pallas, mucho mas astringente 
que el nuestro. En este sentido, no solo 
se emplea en Eusia, sino que le utilizan 
para el curtido de pieles. A pesar de te- 
ner virtudes reales que pudieran muy 
bien hacer útil á esta raiz, hoy está eri 
completo olvido. Todas las especií*&' de 
este género son mas ó menos astrin- 
gentes, y en Rusia emplean el 5. espe- 
ciosa. L. contra las relajaciones del útero 
asi como el 5. armería. L. (Césped del 
Olimpo) cual vulnerario. 

Esplicacion de la lámina. Representa este dibujo 
las hojas radicales y un escapo con llores, unas y otro de 
las dimensiones que generalmente alcanzan; a, b, esca- 
mas del cáliz; c cáliz; d corola con estambres; e pistilo. 

TRIBU II.— Plu.mbageas. Boiss. 

Estilos entresoldados hasta el ápice. Pericarpios casi 
valvarmente dehiscentes. 

í!kn. Pi.ijiHAGo. L. Cáliz recto en su inserción, tu* 
huloso, comunmente cónico después déla florescencia, 
hiálino-inenibranoso entre las cinco costillas anchas, 
herbáceas en toda su longitud ó estipitado-glandulosas 
y S-deiiladü en el ápice. Corola gamo-pétala, asalvilla- 
da con el tubo mas largo que el cáliz, y el limbo en- 
rollado y S-partido. Estambies 3, hypoginos, con fila- 
mentos dilatados en su base, un poco carnosos, casi 
cóncavos, convergentes debajo del ovario en un disco 
lobado, y anteras lineares, 2-fidas en la base. Ovario 
aovado ú oblongo, terminado por el estilo filiforme y 5 
estigmas. Utrículo membranoso, arrejonado jioi- la base 

11 



82 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



ilel estilo pprsistnnle, rompiblft irregular y trasver- 
f. límenle •■ii hi paití iiiferiui- de lu liiisi-. Semilla aova- 
ila ú ol)luiiga. — Yerbas perennes 6 matas caulesven- 
ti's dp las regiones (ropicnles de todo el globo, tam- 
üien de la región mediterránea, con hojas ali«rnas, 
rasi dentadas, y llores dispu'istas en ps|iigas mas ó me- 
nos prolongadas, cada una con tres bracleas planas y 
las corolas nunca amarillas. 



PLUMBAGO EUROP.KA.L. 

Lejtidiuin dcntellaria dictutn. Biiuli. — 
Plumiiago quorumdam. Tourn. — Dentaria 
sen ÜcntcUaria off. Peiit. Monog. L. 

Velesa, — yerba di-l cáncer, — denlelaria. Esp. Den- 
titiiria. Port. Denlelaire, — Aenlaire, — herbó au.v can- 
cers, — malherbe. rniiic. Leadwort. Ing. tílo/wurz, — 
lakntcurz. Al. Itoudiíruid. Hol. I'iombaijgine,— crepa- 
netla. It. 

Desc. Planta con tallo herbáceo, muy ramoso con 
tus ramos tenues, alargados, e.slrechos, anguloso-es- 
triailos; hojas abrazadoras, las intermedias aovadas ú 
oblongas, las superiores lanceoladas, lineares, agudas; 
flores en espigas, casi c. bezueliis hacia el ápice de lus 
ramos; bracleas oblongas, agudas, lampiñas 6 glandu- 
losa.s que no llegan á la mitad de la longitud del cáliz, 
la inferior un' poro mas larga; cáliz cortiiinciite 5-den- 
tado; tubo de la corola casi doble mas larjjo que el cá- 
liz, ensaneliado superiormente y limbo con las parti- 
ciones trasovadas, obtu.sas, arrejoiiadas. his superiores 
un poco menores; utrículo aovado. TI. Agosto. Abun- 
dante en España; se encuentra en las inmediaciones de 
Madrid, orillas del Manzanares, etc.. Alcarria, Serranía 
de Cuenca, Andalucía, Eslrcmadura, Cataluña, etc. 

Partes usadas. La raiz. 

Recolección. Debe emplearse fresca por perdis por 
la desecación su acritud. Suele encontrarse desecada 
en las oficinas de farmacia, en cuyo estado se emplea 
como masticatorio. 

t'ropiedades y nociones químicas. Todas las partes 
de la deiKelaria y especialmente las raices, tienen sa- 
bor acre y ardiente, escitando cuando se mastican sali- 
Tacion abundante. Dulong, d'Astafort, haestraido de la 
raiz un principio acre, volátil, no alcalino, que llaina 
Plombagino. Contiene además una materia grasa, es- 
pesa y sólida. 

La energía de la vele.sa como vesican- 
te y rubefaciente cuando se aplica al 
esterior , nos indica bastante clara- 
mente su virtud estimulante ea alto 
grado; asi es en efecto, introducida á 
corta dosis en las vias digestivas, pro- 
duce vómitos, náuseas y demás sínto- 
mas de los venenos irritante.^;; y si he- 
mos de creer á Hanin, ba.sta solo mas- 
ticar algún tiempo las hojas para sentir 
náuseas. 

Por algunos autores, entre ellos We- 
delius, citadopor Pyrilhe. hasido consi- 
derada esta planta como emeto-catárti- 
ca y antidisentérica, hasta el punto de 
haberla exornado con el nombre de ipe- 
cacuanha riostras. En general, los prácti- 



cos modernos no se han atrevido á usarla 
interiormente. No obstante, Chaumeton 
dice; Si se confirman los hechos anun- 
ciados por Wedel, pudra ser colocada, 
tal vez , al lado de los sucedáneos de la 
ipecacuana." Pej^rilhe la tiene por vo- 
mitiva y purgante. 

En Provenza fué empleada por bos- 
tantc tiempo en la curación de la sarna 
y tina, hal)iendo visto Garidel producir 
este tratamiento empírico, accidentes 
graves, y Sauvagcs habla de una jó\en 
que fué desollada viva por este uso. 

A pesar de esto, Sumeire la propuso 
contra la primera dolencia, pero dispo- 
niéndola convenientemente para dismi- 
nuir su estremada acritud, cuyo trata- 
miento comprobó una comisión de la 
Sociedad Real de medicina de Paris, 
habiendo confirmado por la esperiencia 
Alibert, laaprobacion de dicha Sociedad 
sabia. Uelpech observó los buenos efec- 
tos del remedio Sumeire, pero los atri- 
bula al aceite que aquel empleaba en 
fricción después de usar el cocimiento 
de la i)lanta, medio utilizado además 
por Curtet y el doctor Dubois. Según 
este práctico, se produce una erupción 
general muy abundante y molesta, pero 
la sarna mas inveterada cura en ocho ó 
diez dias. Rondelet debió el conoci- 
miento de sus virtudes antisóricas á un 
pastor que la usaba contundida y mez- 
clada al aceite para curar la sarna á sus 
perros y cabras. En presencia de testi- 
monios tan fehacientes y numerosos en 
favor de la propiedad antisórica de la 
velesa, dice Dubois, de Tournai: «Hay 
derecho para admirarse del olvido en 
que ha caído y de preguntar por qué la 
muestra este desdén una generación 
médica que ha inscrito en su bandera: 
hechos, siempre hechos. » 

Todas las partes de la dentelaria pue- 
den emplearse al esterior como vesican- 
tes; su efecto es inmediato. Se emplea 
ventajosamente en las úlceras atónicas, 
para contener las carnes fungosas, y 
activar la cicatrización de las llagas 
antiguas de mal carácter . llegando 
Schreiber y Sauvages-Delacroix á ase- 
gurar que su tintura oleosa no solo lia 
curado iilceras inveteradas, sino tam- 
bién verdaderos cánceres. Hévin, que 
habla de este remedio, dice que debe 



FAMILIA PLANTAr.INKAS. 



renovarse su aplicación muchas veces 
en el dia, hasta que la escara negra que 
se forma sea bastante gruesa para ijue 
el enfermo no padezca. Vitct añade que 
su raiz, perfectamente mezclada con- 
tundiéudolacon yemas de huevo en nú- 
mero de diez, y á la dosis de 15 gram. 
pasándola con espresion á través de un 
lienzo grueso, da una especie de un- 
güento, que pasa como que inllama y 
después deseca las ulceras cancerosas de 
los labios, nariz y mejillas; por esto se 
la llama sin duda yrrba del cáncer. La es- 
periencia añade dicho autor, es la que 
debe confirmar. esta virtud, ({.ue me pa- 
rece dudosa, tanto como la del estracto 
de cicuta y acónito en este caso. A no 
dudarlo, este ungüento puede ser rube- 
faciente y detersivo; pero médico algu- 
no se atreverá á sustituir con él la p<ista 
arsenical, la de Cargoin y el cáustico 
de Viena, en el tratamiento del cáncer. 

La raiz de Velesa masticada aumenta 
la secreción salivar, y obra también se- 
gún Linneo como un poderoso odontál- 
gico, de donde parece debe nacer su 
nombre especilico. 

Lo cierto es que cuando menos puede 
ser útil como vesicante en casos en que 
se carezca de mostaza y cantáridas, 
obrando de un modo muy semejante al 
de la yerba de fordioseros. (C. vitalva. L.) 

Esplicacion de la lámina. De esta planta qiift crece 
á la altura de OmeS, representa la lámina uíi tallo con 
llores, nnInciJo en sus (ümensiones naturales; o cáliz 
y enrola, bh misma separada del cáliz; c furinacion 
dd fruiii; ludas estas partes de tamaño natural próxi- 
mamente. 

FAM. PLANTAGÍNEAS. JUSS. 

Verbas anuas i5 perennes de todos los climas , mas 
partícularmenle de los templados de rjuestro hemisfe- 
rio; abundantes en la región mediterránea y en Amé- 
rica boreal, unas veces provistas de rizoma y otras de 
lallo aereo, corto ó prolongado, las acaules con hojas 
radicales arrosetadas, y las caulescentes con liiijas 
alternas ú opuestas, alguna vez envainadoras y flores 
espigadas ó solitarias, sentadas unibracteadas , liernia- 
frodilasó monoicas. — Cáliz persistente, í-parlido, 3-sé- 
palo en las llores femeninas. Corola hypogina, gamo- 
pélala, escariosa, t-fida ó alguna vez3-lida. Estambres 
insertos en el receptáculo ó en la base de la corola, sa- 
lientes. Kslilo I. Ovario 2-locular con celdas 1-pluri- 
iivuladds, en determinados raso.s subdivididus por un 
í.ilso diafragma; óvulos adheridos á los tabiques. Fruto 
pxidio, á-*-locular ó caja osea indelsiscenle. Semilla 
erguida, si es única, ó abroqueladas sí pasan de aquel 
número; embrión recto en el centro de un albumen 
carnoso, radícula homo ó hejerotropa. 

Propiedades. La raíz y las partes lierbáceas son co- 



munmente aslríngontns y un poco amargas y las semi- 
llas lie muchas son niucilaginosas, 

Comprende 209 especies y los tres 
géneros Plnntago , Bougueria y Lillorella. 

GÉy. Plantac.o. i,. Florjs hermafroditas. Cáliz d« 
i divisiones profundas. Corola hypocraterifornic. Ova- 
rio de 2-4-celdíllas, t-8-ovuladas, estilo sencillo. Fruto 
pxidio 2-locular, conteniendo cada celda una ó mas se- 
millas. Estas pequeñas, ang'jlosas, con hilo ventral en 
lascajas niulti-esperinas y abarquilladas rnJas2-sper- 
mas y testa mucílagínoso-pálitla , de color aceitunado 
oscuro. — Verbas cosmopolitas , abundantes principal- 
mente en las regiones templadas del hemisferio boreal, 
lampiñas, pubescentes ó lanuginosas, con hojas arrose- 
tadas en las especies acaules, alternas ú opuestas en 
las caulescentes , enteras , dentadas ó pinaliDdas , pla- 
nas ó nerviosas ó medio rollizas y pedúnculos escapi- 
formes, indivisos, axilares ó menos frecuentemente 
terminales, con las flores dispuestas en espigas densas 
cilindricas ó menos frecuentemente casi globosas. 

Sfx. Coronopus. DC. Tubo de la corola velloso en 
su mitad inferior. Caja casi i-locular y 3-i-sperma. 
Platüas anuas ó perennes. 

PLANTAGO CORONOPUS. L. 

Coronopus syheslris hirsutior. C. Bauh. 
— Coronopus horlensis. Bauh. — Tourn. — 
Coronopus seu slella maris off. — Tetrand. 
Monog. L. 

Estrellamar,— yerba estrella, — ruerno de ciervo, — 
cola de ratón. Esp. Guiabelha, — diabelha. Port.fP/an- 
íi'/i come de rerf. Franc. Buckihorn plantain. Ing, 

Desc. Planta con hojas lanceoladas, oblongo-lanceo- 
ladaS ó lineares, pinado-dentadas, pinatífidas y las la- 
cinias aovadas, lanceoladas ó liiieares-agudas, derechas 
ó patulas, enteras ó con dieiitejitos agudos, peludo- 
pubescentes por las dos caras; pedúnculos mas largos 
que las hojas, ó mas cortos, ascendentes 6 erguidos, 
cubiertos de pelo apretado; espigas aovadas ú oblongo- 
cilindricas; bracteas aovadas, agudas á aguzadas y casi 
lampiñas; hojuelas del cáliz carnosas, apenas membra- 
nnsas en la margen, pubescentes; lóbulos coroliiins 
aguzados. Fl. Mayo, Julio. Común en terrenos areno- 
sos y en las praderas de las cercanías de Madrid, Barce- 
lona, etc. Varía mucho en su aspecto, siendo verdade- 
ramente polimorfa. 

Partes usadas. Toda la planta. 

Recolección. Nada ofrece de particular. 

La estrellamar, á juzgar por su .sabor, 
os algo astringente, asi que se la cree 
susceptible de poder reemplazar al llan- 
tén en todos los casos á que este se des- 
tina. Pero sin bastantes razones para 
admitirlo, es tenida como un poderoso 
febrífugo, -en cuyo concepto en algu- 
nas do nuestras provincias la usa el 
vulgo diariamente. Mas aún, á pesar de 
su humilde aspecto, fué antiguamente 
empleada contra la rabia, y pasa hoy 



84 



ÁLBUM DE LA FLOKA. 



jiara alguno?! como diurético útil. Ha- 
blando de sus virtudes se espresa asi 
Palau: -Cuando se comeen ensalada es- 
pele el cálculo, corrobora los ríñones y 
atempera el calor que se siente en ellos; 
se tiene por sudoritica y febrífuga. » 

Esplicaoiun de la lámina. Dibujo de toda In planta 
con Jas dimensiones ijue gencralmenle alcanza; abe 
carpelo; d semilla. 

PLANTAGÓ PSYLLIÜM. L. 

PsijlUnm mnjiiserectum, C. Bauh.— P*»/- 
llium majits siipimim. Tourn. — Psyllium 
o/"/".— Tetra nd. Monog. L. 

Zaraqatona, — yerba pulguera. Esp. Zaragotoa 
Porl. Piilicaire virare,— hrvbe aux pticcs vivace, — 
plantain pucier, — vrai psyllium. Fraiic. Flea-ivort. 
Ing. 

Desc. Tallo derecho, sencillo 6 ramoso, desparra- 
mado, cubierto de pelos muy cortos, viscosos ó casi 
lampiño; hojas lineares enteras ó mas comunmente 
denliculailas hacia la pnrto media, viscoso pubescentes 
por las dos caras, casi ¿enladas, opuestas en la base, ó 
en verticilos de 3 ó de 4 en la parte superior, pestaño- 
sas en su base; pedúnculos axilares amontonados y 
mas largos que las hojas; espigas aovadas ó aovado-re- 
dondas, densidoras; bracteas inferiores comunmente 
aguzadas y mas larsas que el cáliz, viscosas, las supe- 
riores lanceoladas; hojuelas del cáliz casi iguales lan- 
ceoladas ó eliptico-lanceoladas, pegajosas; lóbulos co- 
rolinos, aovados, apuzídos ó adelgazados y muy agu- 
<los. Fl. Mayo, .Junio. Común en la provincia de Madrid 
en los viñedos, etc. 

Parta usadas. Las semillas. 

Recolección. Se recolectan después de su compb'ta 
madurez. 



Propiedades y nociones químicos. La zaraj^atona 
carece do olur y goza de sabor raucilaginoso, debido á 
la gran cantidad de mucilago que contiene, el que da 
consistencia de clara de huevo á 40 parles de agua, em- 
pleando una de aquella. 



La zaragatona es un buen emoliente 
usado lioy con mucha frecuencia, asi 
como dulcificante, y por tanto so em- 
plea en los casos en que estos están in- 
dicados, tales como las irritaciones de los 
riñones y de la vejiga, disenteria, diarrea, 
afecciones catarrales agudas, hemoptisis, etc., 
ya en cocimiento cargado ó mas bien 
tenue. Suficientemente diluido se em- 
plea particularmente en colirios contra 
las oftalmías. Su mucilago que posee to- 
das las propiedades de los exóticos ha 
sido propuesto por Bodart para susti- 
tuirlos. 

En la industria se emplea para engo- 
mar las telas, y con cuyo objeto se hace 
un gran comercio, tanto de la simiente 
producida por la especie dibujada como 
por el P. arenaria. L. que difiere solo por 
sil mayor magnitud, y que puede em- 
plearse indiferentemente en los usos de 
aquella. 

Las hojas, asi como las de los demás 
Planlago, son astringentes. 



Esplirarion de la lámina. La parte dibujada tiene 
tamaño natural; a cáliz; b cubiertas florales y estam- 
bres; c frutos. 



SUBCLASE 4.' MONOCLAMYDEAS. 



Perigonio nulo ó rudimentario, ó bien sencillo, ya sea herbáceo ó también petaloideo. Hue- 
vecillos incluidos en verdaderos pericarpios: 



FAM. SALSOLÁCEAS. MOQ. TEND. 

Yerbase matas, rara vez arbolitos de las orillas del 
miir, de los lagos y terrenos salados de las regiones 
templadas, abundantes en la región mediterránea y en 
la Rusia asiática, con tallos rolücitus ó angulosos, arti- 
culados y comunmente sin hojas, ó continuos y con 
hojas alternas ú opuestas, sencillas, sin esti|)ulas, y flo- 
res pequeñitas sentadas ó no, solitarias ó aglomeradas, 
axilares, apanojadas, espigadas 6 casi cimosas. — Cáliz 
H-rara vez 4-3-2-sépaIo y los sépalos mas é menos en- 
Iresoldados en la base, por lo común iguales, lampiños 
ó vellosos, hei haceos, capsulares ó abayados, ya pro- 
vistos de alitas 6 espinilas, ya desliluidos de apéndices y 
de estivacion empizarrada. Corola nula. Estambres ü 



ó menos por aborto, insertos por lo común en el recep- 
táculo ó en el fondo del cáliz, opuestos á los sépalos y 
generalmente lodos fértiles con los filamentos filifor- 
mes ó alesnados, comunmente libres y anteras 2 locu- 
lares, derechas, introrsas, longitudinalmente dehiscen- 
tes Algunos géneros con estaminodios entre los fila- 
mentos. Disco anular ó acubileteado ó nulo. Ovario ao- 
vado, oblongo ó deprimido, globoso, casi siempre libre, 
l-locuiar y con un solo linevecillo, unas veces sentado 
6 inserto en el fondo de la celdilla y otras sujeto hori- 
zonlalmente por un cordoncito corto ó pendiente de él 
y anfitropo; estilos 2, rara vez 3 terminales, alesnado 
filiformes, divergentes en el ápice, y estigmas en la 
superficies estreñías de los estilos. Fruto 1-spermo, en- 
vuelto por el cáliz, indehiscente, con pericarpio mem- 
branoso, utriciilado, algunas veces cariopside, muy rara 
vez baya. Semilla horizontal ó vertical, derecha 6 in- 



FAMILIA SALSOlACEAS. 



BU 



versa, lenticular ó arríñonada, con teguinenlo soncillo 
ó doble, con albumen 6 sin él; embrión boinótropo, 
unas veces enrorbado ó anular, periférico alrededor 
del albumen abundante ó escaso y ciñéndole mas ó 
menos perfectamente, rarísima vez sin albumen y 
otras voces plano, espiral, con el albumen escénlrico 
2-parlido, ó cónico espiral sin él, con cotiledones pla- 
no-convexos, estrechos y rejo en la región del hilo- 

Propiedades, Varian mucho, pues mientras unas son 
niucilaginosas, comestibles, refrigerantes, emolientes 
ó resolutivas, otras son muy aVom.iticas y escitanles, 
habiendo entre las últimas algunas que por el olor amo- 
niacal que exhalan se consideran medicinales. Las rai- 
ces carnosas de varias contienen bastante azúcar que 
se puede beneficiar, además do ser comestibles. Las se- 
millas de las que las tienen feculentas son también ali- 
menticias, mientras que las eméticas y purgantes de 
unas pocas se emplean como vermífugas. Cor último, 
de algunas del litoral se obtuvo la barrilla del comercio. 



Comprende 71 géneros y 500 espe- 
cies distribuidas por -Moq. en 2 subór- 
denes. Ciclolobeas y Espirolobeas y 7 
tribus; Quenopodieas, Espinacieas, Can- 
forosmeas, Corispermeas , Salicornieas, 
Suedeas y Salsoleas. 

SUBORDEN 1.0— CICLOLOBEAS. 

Embrión anular. 

TRIBU.— QuENorODiEAS. MOQ. 

Inflorescencia normal. Flores hermafroditas, alguna 
vez femeninas por aborto, todas conformes. Pericarpio 
separado casi siempre. Semillas con tegumento doble. 
Tallo continuo con hojas membranosas, mas ó menos 
triangular-romboideas. 

Gen. Chenopodium. L. Flores hermafroditas, rara 
vez femeninas por aborto. Cáliz 5-Qdo con lacinias al 
fin longitudinalmente aquilladas por el dorso. Estam- 
bres 3, insertos en el fondo del cáliz y opuestos á las 
laeinias calicinas, con filamentos filiformes y ante- 
ras aovadas. Estaminodios y disco nulo. Ovario depri- 
raido-globoso; estilos 2, rara vez tres unidos por su 
base, alguna vez libres, alesnados, y estigmas en la 
superficie interna de los estilos. Utrículo membranoso, 
deprimido, metido dentro del cáliz cerrado, casi globo- 
so ó casi pentágono. Semilla horizontal, lenticular, con 
testa crustácea y frágil. — Yerbas anuas rarísima vez 
malas, de las regiones templadas de los dos hemisfe- 
rios, frecuentemente con glándulas farináceas, esparci- 
das; hojas alternas, pecioladas, rara vez sentadas, dila- 
tada», sinuosas ó dentadas, y flores aglomeradas y sin 
bracteas. 

Sec. Botrtots. DC. Plantas pubescentes, nlanduh- 
sas, de olor agradable, no harinosas. Ermrion 2(3 
ó 3(4 anular jue incluye parcialmente al albumen. 

CHENOPODIUM BOTRYS. L. 

Botrys ambrosioides vulgaris. Bauh. — C/ic- 
nopodium ambrosioides folio sinuato. Tourn. 
— Botrys vulgaris vel Botrys off. — Peni. 
Dig. L. 

Biengranada. Esp. Ambrosia das boticas. — botrys 
vulgar. Port. Botrys, — ansérine-botrys, — botride, — 



herbé á prinletnps,—pimcnt. Franc. Cur-leaved goose 
fool. Illg. 

Desc. Planta de tallo herbáceo, derecho, anguloso, 
ramoso, hojas pecioladas, ascendentes, oblongas, es- 
trechad.is cu la base, agudas, obtusas, casi pinatifido- 
sinuosas, tenues y con los lóbulos obtusos, glanduloso- 
pubescenles por las dos caras, garzo-verdosas, las su- 
periores espatulado-lanceoladas, casi enterísimas, las 
demás arriba lanceoladas, enterísimas y en forma da 
bracleas; racimos dividido-alargados, címosos, un 
poco compactos y sin hojuelas; cáliz fructífero no cer- 
rado, ni aquillado; semilla con la margen muy obtu.sa, 
ligeramente aquillada, lisa y un poco reluciente. Fl. 
Junio, Julio, Crece en sitios arenosos de Cataluña, al- 
rededores de Madrid, Rioja, Aragón, etc. 

Partes usadas. Las hojas y sumidades. 

Recolección. Debe secarse la planta entera con sus 
flores; entonces es mas olorosa y conserva su princi- 
pio resinoso, no perdiendo ninguna de sus propiedades 
por la desecación. 

Propiedades y nociones quimicas La biengranada 
es notable por su olor balsámico, fuerte y sabor cálido, 
picante v un poco amargo; su aroma se aproxima mu- 
cho al de la jara. Espuestas las hojas á los rayos so- 
lares, segregan con abundancia un jugo balsámico que 
las hace viscosas, brillantes, aromáticas, formándo.se 
en su superficie cristales blancos como de nitrato potá- 
sico, porque cual los de este se inflaman y detonan so- 
bre las ascuas. Según Cartheuser, contiene cierta canli- 
dad de aceite volátil. Esta planta preserva á las lelas de 
los insectos. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS Y DOSIS. 

A EL INTERIOR. lufusíon, 13 á 20 gram. en 1 kil. de 
agua hirviendo. 
Agua destilada, 30 á 100 gram. en poción. 
Jarabe, 30 á 60 gram. en poción. 
Fino (i parte por 16 de vino), 30 á 100 gram. 
Polvo, 2 á 8 gram. en electuario, pildoras, bolos, etc. 

Esta planta, elogiada sin límite por 
Mathiolo y Geoffroy, y á la que le dio 
el nombre de yerba de la primavera un 
charlatán que llevaba este apellido, 
goza de propiedades reales análogas á 
las del té- de España y al que pue- 
de sustituir. Es escitante, antiespas- 
módica y espectorante, habiendo sido 
recomendada en el catarro pulmonar cró- 
nico, asma húmedo, dispepsia, dismenor rea, 
amenorrea crónica, histerismo , etc. V^a-n- 
ters asegura haber curado tisis confir- 
madas con este vegetal, á el que ha pro- 
puesto como sucedáneo de los bálsa- 
mos de Tolú, del Perú, de la Meca, co- 
paiba, estoraque, polígala de Virgi- 
nia, etc. A no dudarlo, la mayoría de 
casos, sino todos los de tisis que curó 
este práctico, serian catarros pulmo - 
nares crónicos; afirma también haberle 
usado con éxito por espacio de treinta 
años en las afecciones inveteradas del 
pecho. Su eficacia en estas dolencias 
fué ya conocida por Dioscórídes y Ma- 



86 

thiolo 



ALRUM DE L\ FLOR\. 



y particnlannente en la orto- 
phea. Forestus, Herniann, Vo-jfpl y Pe- 
lilhe. lo reconiemlarou como béquico y 
aiitiespasinódico. Los hiiiocondriaoos, 
ser'un Gilibert, OTit-vionlran alivio á svis 
jiadeciniiiMitos, lomando todas las ma- 
ñanas una infusión teiforme de esta 
planta. En algunas obras se consigna 
que es útil también en las hemoptisis. 
Hoy está en desuso. Empléase para ahu- 
yentar las polillas. 

Espltcarion de la lámina. De P.sla ¡ilanla , que cre- 
re liasla la altura ile CmaO, se ha dibujado un ramo 
con sus dimensiones ordinarias. 

TRIBU.— Saucounieas. M09. 

Innurescencia anómala. Flores herinafrodilas, cara 
vez poligamas, todas conformes. Pericarpio adherente 
o separado. Semilla con tegumento sencillo ó doble.— 
Tallo arliculado con hojas jugosas, escamiformes ó 

Gen. Salicorni*. Moq. Flores herinafruditas ó poli- 
ramas por aborto, sin escamas y hundidas en las esca- 
vaciones del raquis. Cáliz ulriculado, denticulado en 
la margen, al fin fungoso y rodeado trasversalmonte 
por una ala iiuiv pequeña casi circular y angulosa ha- 
cia el ápice. Estambres 1 ó 2 insertos en el receptácu- 
lo, con filamentos cortos, un poco crasos, casi rollizos 
V anteras aovadas. Eslammodios y disco nulo. Ovario 
aovado, estilos 2, alesnados, unidos por la base, y es- 
li-nia» en la superficie estrema de los estilos. Fruto 
(titriculo) comprimido, incluso en el cáliz cerrado y 
Jiferamente alado con pericarpio tenue, membranoso, 
un poco peludo-pubescente y casi adheronte á la semi- 
lla, esta vertical, aovadu-oblonga y con tegumento 
membranoso.— Yerbas ó matas de la orilla del mar y 
y los lagos salados de todo el globo, raras veces entre 
los trópicos, ailiculadas, con hojas muy cortas ó sin 
ellas, jugosas, lampiñas, ramos opuestos, rollizos y flo- 
res sentadas, muy pequeñas de 3 en 3, aproximadas en 
espiga, las laterales algunas veces estériles ó masculi- 
nas y las espigas terminales y laterales, opuestas, alar- 
gadas, rectas. 

SALICORNIA HERBÁCEA. L. 

Kali geniculattnn seu salicornia. Bauh. — 
Salicornia geniculata, anmia. Tourn.— Mo- 
nand. Monog. L. 

Alacranera,~pollo,--polluelo. Esp. Salkornca her- 
bácea. Port. SalicoTnc,—f>asse pierre,—cristc viarinc 
deseóles de l'Oréan. Franc. GlaíStrort. Ing. 



Propiedades, nociones químicas y económicas. Tie- 
ne sabor salado y un poco picante. Por la incineración 
y lixiviación de sus cenizas da abundantemente carbo- 
nato sódico impuro (sosa ó barrilla) que se ha designa- 
do también con el nombre de Salicor. Este álcali se 
encuentra en ella al estado deoxalalo. 

En algunas comarcas marítimas la salan ó encurten 
en vinagre, en cuyo estado es un alimento muy sano, 
particularmente en los largos viajes nwritimos. Tam- 
bién la comen en ensalada. El novelista francés AKonso 
Karr, la elogia mucho en este scntiJo y la compara á la 
phtata, pero encontrándola superiorpor lio necesitar tier- 
ra ni dinero su cultivo. Establecida en grande escala 
una fábrica de (.onserva de este vegetal por un méto- 
do especial debido á Viau, ha adquirido grande acepta- 
ción su alimento, cspecialmeiiie por la mar, na rarrcan- 
le, tanta, que según decia en 1852 Cadet deGassicourl, 
desde cuatro años hacia, dicha marina habia consumi- 
do 30,000 kil. de aquella. 

Ya como alimento, ya como material 
medicamentoso, esta planta de nuestras 
costas ofrece verdaderas ventajas. Pare- 
ce gozar de grande eficacia ¡¡ara com- 
batir el escorbuto. En el Boubonnais, que 
la comen encurtida en vinagre ó en en- 
salada, la consideran como apropiada 
para purificar la sangre, combatir el aire 
calenturiento, dar fuerza y facilitar la di- 
gestión. Cazin dice haber visto á la 
mezcla de esta salicornia y la berza 
marina, durante el estío de 1855, curar 
á un marino el escorbuto caracterizado 
por infiltrncion con úlceras en las pier- 
nas, manchas equimosiformes , abulia- 
miento y ulceración de las encías, hemorra- 
gias nasales, etc. Estas plantas que rre- 
cen en los mismos sitios son bien fáci- 
les de adquirir. 

La salicornia como fundente y diuré- 
tica, es útil en las afecciones escrofulosas, 
infiltraciones serosas, ingurgitaciones atónicas 
de las visceras y especialmente del bazo 
á consecuencia de intermitentes. En este 
caso, el citado autor, la asocia al taraxa- 
con, achicoria amarga, centaura menor 
y cal ci trapa. El jugo es su mejor pre- 
parado. 

También ha sido considerada como 
emcnagoga v estimulante. 



Desc. Plaiiia de tallo herbáceo casi derecho; raines 
herbáceo-jugosos, casi patulos; articulaciones alarga- 
das, cilindricas, engrosado-comprimidas en el ápice, 
escoladas, 2-fidas y los lóbulos un poco obUisos; espigas 
cortamente pedunculao'as, gruosecilas, cilindricas, un 
poco adelgazadas en el ápice y casi obtusas; ala trasova- 
da un poco crasa. Fl. en verano. En las cercanías de 
Hiv.is (Cut. el Ain.) y en las inmediaciones del mar de 
varios puntos de España. 

Parles usadas. La planta. 

/ieco/eccion. Se recolecta en primavera para comer- 
se fresca ó encurtirla en vinagre. 



Esplicacion de la lámina. Dibujo de la planta en- 
tera roilucida considerablemente de su tacnaño natu- 
ral, pues crece bastí li altura lie 0,™2a á O.n'SO cen- 
lím.; a una de las artimilacioncs <lel tallo con las di- 
mensiones que generalmente alcanza ; d la misma 
cortada irasversalmciile; b flor; c fruto. 

TRIBU,- Salsoleas. Moq. 

Flores bractcadas. Semilla con tegumento sencillo. 
Emhriím cónico-espiral. Tallo continuo ó arliculado 
con hojas jugosos, semi-rollizas ó cilindiicas. 



FAMILIA AMAUANTiCEAS. 



87 



SlBTRIBU.-SmiEAS. M.io. 

Semillu lioriztinhl. 

Gen. Salsola. Gokrt. Flores lionuafroiilliis, 2-brac- 
leadas. Cáliz de 5, rara vuzde 4 sépalos al fui trasver- 
satínente alados en el dorso. Eslunibres 5, rara vez 
3 inserios en el lorus, filamentos lineares, coniiiii- 
menle ensanoliadüs en su liase y unidos forinaniiü una 
cúpula apenas inanifiesía y anteras oblongas con ó sin 
apéndices. Estaniiiiodios y disco nulos. Ovario de- 
primido redondeado; estilo comunmente alargado y 
rollizo; esligmas2, muy rara vez 3 estrechamente lan- 
ceolados, comprimidos, rara vez alesnado-filifuriiies, 
divergentes. Fruto (utrieulo) deprimido, vetlido por el 
cáliz capsular, 3-alado y ron el pericarpio por lo co- 
mún S9C0 y membranoso. Semilla casi globosa con te- 
gumento membranoso y sin albumen — Verbas ó ma- 
tas lampiñas ó pubescentes de las orillas del mar y ter- 
renos salados de todo el globo, con hojas alternas ú 
opuestas, sentadas, casi cilindricas y carnosas, y llores 
axilares sentadas, aladas, con las alas comunmente pa- 
tentes, desiguales, escariosas, estriadas, alguna vez co- 
loradas, nocas veces un poco crasas cartilaginosas y en 
forma de uñas. 

Sec. Kali. Dlmort. Alas ensanchadas, escariosas. 
m ¡s largas que el ttisco del cáliz, rara vez un poco 
mas cortas. 



SALSOLA KALL L. o HIRTA. TEN. 

Kali spinoso af/inis. C. Bauli.— Aw/í itpi- 
nosum, foliis ¡ongioribus et anguslioribus. 
Toui-n.— Pent. Dig. L. 

Barrilla pinchuda, — mata pincliuda, — pincho, — es- 
pinardo,— barrilla borde ó bravia. Esp. Kali ou soda. 
Port. Salsola kali. Franc. Prickly sallwort. Iiig. 

Desc. Tallo herbáceo, tendido ó casi derecho, pe- 
ludo, áspero, verdoso y con las alas anchas apenas co- 
loradas; bracteas mas corlas que la hoja llural y un poco 
mas largas que el cáliz fructífero; llores casi solitarias 
y con 5 estambres; alas patentes, anchas, desiguales, 
trasovadas ó trasovado-arnñoiiadas, muy obtusas, si- 
nuoso-roidas en la margen, membranosas, nerviosas y 
un poco rosadas. Fl. Junio, Julio. Crece en los arenales 
de nuestras costas y ea las c roanías de Madrid. (Cut 
et Am.) 

El nombre genérico de esta especie se 
deriva del adjetivo sahus salado, y que 
los antiguos dieron á los vegetales que 
le llevan por su sabor masó menos seme- 
jante á el do la sal común. Abundantes 
las salsolas en cloruro sódico, sulfato y 
oxalato de sosa, la primera sal les co- 
munica su sabor, y la liltima la pro- 
piedad de producir por In incineración 
gran cantidad de carbonato sódico, car- 
bonato que está impurificado por las 
(lemas sales que contiene, y que recibe 
en el comercio el nombre de Barrilla. 

Sin uso eslas plantas en la medicina 
han sido algunas objeto de cultivo desti- 
nándolas á la obtención de la barrilla, de 



tantas aplicaciones industriales. Antes 
del bloqueo cüatinental, era una fuente 
de riijueza- la esplotacion de la industria 
, barrillera para algunas de nuestras pro- 
vincias do la costa del Mediterráneo y 
hasta del interior de la Penin.sula; du- 
rante éste, la ciencia nos arrebató la es- 
plotacion de las barrilleras, habiendo 
sido sustituida jior la fabricación artifi- 
cial del producto, debida á Leblanc y 
Barruel. No siendo posible la cojupeteu- 
cia con el procedimiento de estos quí- 
micos, nuestra industria decayó bien 
pronto, y habiendo casi desaparecido, 
vuelve á tomar algún incremento por 
la ventaja de ser mas rica en carbonato 
la obtenida de los vegetales en cuestión. 
Como plantas dignas de este recuer- 
do, figura en el Auíim la especie dibu- 
jada, y además jiorque su composición 
hace sospechar pueda utilizarse para 
combatir determinadas dolencias, que 
el práctico sabrá bien distinguir, como 
son todas en las que están indicadas las 
sales de sosa interior ó esteriormente, 

Esplii-acion de la lámina. De esta planta, que cre- 
ce á la altura de pié á pié y medio, .se ha dibujado un 
ramo con las dimensiones que por lo común alcanza; a 
estambres y pistilos; 6 perigonio; c d semilla. 

FAM. AMARANTÁCEAS. R. Br. 

Yerbas ó matas, otras veces arbolitos intertropica- 
les ó de los paises calienl»s, rara vez de Europa, con 
hojas opuestas ó alt-^rnas, semillas casi siempre eiite- 
rísimas sin estipulas y llores pequeñas /lerinafroditas ó 
poligaino monoicas por aborto, sentadas, aglomeradas ó 
solitarias, espigadas ó acabezueladas y laterales, alguna 
vez abortadas ó Irasformadas. — Cáliz (corola según 
Linneo^ 3-5-sépalo, rarísima vez t -sépalo y los sépalos 
libres o algunas veces entresoldados por la base, igua- 
les ó desiguales, frecuentemente corolinos, persisten- 
tes, inmutables después de la florescencia y de estiva- 
cion empizarrada. Corola nula. Estambres" hypoginos, 
5 fértiles opuestos á los sépalos, rara vez 3 ó iiienos por 
aborto y 5-eslériles (eslaminodins), alternos con los 
fértiles ó nulos, todos libres ó inrenormenle soldados, 
con los filamenlos de los fértiles filiformes, alesnados ó 
eiisanchadiis, alguna vez 3-lidos y los de los estériles 
eí.lerisimos ó fiaiigeados, planos ó rara vez abovedados 
alguna vez muy pequeños, anguiformes ó dentiformes 
y anteras (-2-loculares, derechas, aovadas ó lineares, 
introrsas longitudinalmente dehiscentes. Disco (ó nec- 
tario) entre los estambres y el pistilo nulo. Ovario úni- 
co con i ó infiníio.-, huevecillos lijados en el fondo de la 
celdilla 6 separadamente colgantes de cordoncillos y 
antilropos; estilo terminal sencillo, alguna vez nulo, y 
estigma cabezudo ó escotado-2-lobo, alguna vez 2-:ies- 
tigmas casi cilindricos ó Blifurmes. Fruto 1 ó infiíiilo 
spermo, envuelto por el cáliz casi siempre inmutable 
con pericarpio membranoso, utriculado ó casi capsular, 
sin valvas ó que se abre circularmenle, algunas veres 
cariopside, muy rara vez baya. Semillas por lo romnn 
un poco comprimidas y verticales, leiilicular-arriño- 



88 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



nadas, con legumenlo (lol)le y «Ibúmen abundante, 
céntrico, fariiiiíeeii, iMiilirÍDii ;ir(|iii'nilo ó circular, peri- 
férico, con cotileiliiiie.-i iiluiiu-cuiivexos, recostuiios y 
rejo próximo al liilu. 

Propiedades. Lo mas frecuente es quesean muciia- 
ginosas, refrigerantes y alimcnlicias, existiendo algu-* 
ñas suiloriücas, diuréticas y astringentes, y unas cuan- 
tas tónicas y estimulantes, unas y otras rara vez usadas 
entre nosotros, siéndolo, no obstante, en la India y 
América. 

Comprende 44 géneros y 488 especies 
que Moq. ha reunido en las tres tribus; 
Celosieas, Aquiranteas y Gonfi-eneas. 

TRIBU.— Aquirahteas.— MOQ. 

Anteras 2-loculares. Ovario l-ovuiado. — Hojas alter- 
nas ú opuestas. 

Gkm. Aiwaranthus. Kunt. Flores polígamo-monoi- 
cas, con tres bracteas. Cáliz df o, rara vez de 3 sépalos 
iguales, dereclios, lampiños. Estambres 5, rara vi-z 3 
libres, con filamentos alesnados y anteras 2-liiculare3, 
oblongas. Estaminodios nulos. Ovario l-loeular, 1-üvu- 
lado; estilo corto y estigmas 2-3 alesnado-filiformes, 
palulos. Fruto (ulriculn), aovado, 2-3 picudo en el 
ápice, partiblo á través, 1-spermo, envuelto pero im- 
perfectamente por el cáliz; pericarpio comunmente 
membranoso capsular. Semilla vertical, lenticular-arri- 
ñonada, con testa crustácea y sin arilo.— Yerbas por lo 
común de las regiones tropicales de lodo el globo, 
anuas, derechas ó desparramadas, con hojas alternas, 
escurridas hacia el peciolo, terminadas en punta encor- 
vada ó recta y flores pequeñas, purpúreas, mas ó me- 
nos rojas ó verdes, dispuestas en espigas apanojadas, 
terminales ó en gloraerulos axilares y con bracteas 
aquilladas, cóncavas, persistentes. 

Sec. PíxiDiuM. DC. Flores dispuestas en glomeru- 
los axilares, pequeños y distantes. Cáliz 3-sépalo. Es- 
tambres 3. 



AMARANTHUS BLITUM. L. ct DC. BLITUM. a 
SYLYESTRIS. DC. 

Amaranthus sykesíris el vulgaris. Tourn. 
— Biilum rubrum, minus etviajus. Bauh. — 
Blilum rubrum, supinum, Lob. — Monoec. 
Pent. L. 

Bledo. Esp. Bredos ordinarios. Port. Amaranlhe 
blite. Franc. iVHd amaranlh. Ing. 

Desc. Tallo derecho, profundamente anguloso sur- 
cado, ligeramente estriado, lampiño, rojizo; hojas lar- 
gamente pecioladas, rombeo-avoadas ó aovadas, obtusi- 
las, adelgazadas en la base, remelladas en el ápice, 
lampiñas, de color verde amarillento; glomerulus mu- 
cho mas cortos que la hoja; capi de 3 en 3 irregular- 
mente aovados; ¡lores densas, verdes ó de color purpú- 
reo pálido; cáliz casi tan largo como las bracteas; 
utrículos doble mas largos que el cáliz, 2-3-dentados 
en el ápice y arrugados. Fl. Julio. Muy común cerca 
de los muros. Presenta alguna variedad. 

Los amarantos lian gozado de poca 
reputación como medicamentos; si bien 
el bledo fué considerado como refrige- 
rante, emoliente y algo astringente, en 



este tillimo concopto aventájale su con- 
génere el A. caudalus. L. moco de pavo, 
cuyas flores alcanzaron tal opinión en 
este concepto, que se aconsejaba no se 
usasen durante la menstruación: su se- 
milla se ha preopinado contra las diar- 
reas, mientras que las de nuestro bledo 
solo dicen se emplean para rayar ciertas 
pieles. Sus hojas se comen en Gascuña 
como las espinacas. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de un ramo con 
las dimensiones que generalmente alcanza; a raíz y ho- 
jas radicales reducidas considerablemente; b perigonio 
corolino; c pistilo; d fruto; e semilla: estas partes au- 
mentadas. 

FAM. POLIGONEAS. JUSS. 

Yerbas anuas ó perennes, arbustos ó arbolítos, algu- 
nas veces volubles, la mayor parte de las regiones tem- 
pladas del h''misfcrio boreal, algunas especies particu- 
larmente las leñosas, de los lugares elevados de los tro- 
picales, con tallo y ramos nuiloso-articuludos, rara vez 
áfilos ó en forma de escapo, hojas por lo común alter- 
nas, sencillas, sentadas y abrazadoras ó adheridas á una 
vaina membranosa formada por la soldadura de las es- 
tipulas, cerrada, llamada Ocrea, y flores hermafroditas, 
alguna vez t -sexuales por aborto, desnudas ó involu- 
cradas, solitarias en las axilas ó amontonadas, verticila- 
das, racimosas ó espigadas, á veces apanojadas ó cimo- 
sas y con menos frecuencia acabezueladas. — Perigonio 
herbáceo ó colorido 3 6-lépalos ó 3-6-partido, persis- 
tente, alguna vez caediio, acrescente ó marcescente, 
1-2-serial. Estambres en número determinado, por lo 
común opuestos á las divisiones del perigonio, é inser- 
tos en su base ó sobre un disco hypogino, con filamen- 
tos libres ó entresoldados; anteras introrsas; 2-locula- 
res, derechas 6 recostadas, longitudinalmente dehis- 
centes. Ovario único, libre ó soldado por la base al 
perigonio, compuesto de 2 ó 3 rara vez de i carpelos 
soldados, 1-locular, lenticular comprimido ó 3-4-gono, 
con un solo huevecillo ortotropo; estilos tantos como los 
ángulos del ovario, libres ó unidos por la base, alguna 
vez casi nulo y estigmas sencillos, cabezudos ó discoi- 
deos, alguna apiíicelade-plumosos. Fruto cariopside, 
1-spermo, aquenio lenUcular comprimido ó 3-rara vez 
4-quetro, desnudo ó revestido del perigonio marchito ó 
crecido. Semilla erguida, libre ó pegada al endecarpio 
con tegumento membranoso é hilo basilar ancho, albu- 
men harinoso, rara vez casi carnoso y muy escaso; em- 
brión recto ó curvo, central ó lateral, coii cotiledones 
lineares ó aovados, incumbentes ó acumbenles, alguna 
vez anchamente foliáceos y radícula anlilropa. 

Propiedades Las parles li.rbáceas de la mayor 
parle de las plantas de esta familia con acidulas, en 
cuyo concepto se usan en algunas partes como comes- 
tibles, siendo por lo mismo refrigerantes, y cuya pro- 
piedad deben á los oxalatos y malalos ácidos que con- 
tienen: algunas tienen semillas bastante harinosas que 
pueden suplir en ciertos casos á las de los cereales; casi 
todas tienen las raices astringentes y hasta amargo- 
resinosas, suministrándolas algunas purgantes. 

Comprende 33 géneros y 500 especies 
próximamente que Endl. distribuye en 
las tres tribus Eriogoneas, Poligoneas 
verdaderas y Poligoneas esp lirias. 



Familia pOligoniías. 



89 



rUlUl'.— l'oLltíü.NF.AS VfcRnADERAS. ENlíL. 

Involucro nulo. Huevecillo basilar senlaJo, ortútro- 
p.>. Semílli dereclia; embrión niitilropo con el rojo 
s'jpero. 

Gkn. ItiiEi'M. L. Flores liennurroilila.s ó I-sexuales 
por aborto. Peri^oiiio ineJio corolino, 6-parliilü, per- 
sistLMilo, no acreoenlailo, con las lacinias iguales ¿ las 
ullernus un poco menores. GUndulas ó escanias perigi- 
nas nulas. Kstauíbres 9, rarisiina vez 6, insertos en el 
fondo del cáliz con filamentos alesnados y anteras ver- 
sátiles ovales é introrsas. Ovario 3-gono; estilos 3 (rara 
vez 2-1) muy cortos, patulos, y estigmas deprimidoen- 
grosados, arriñcinadocuneiformcs, indivisos y lisos. 
Aquenio samaroideo, alado-3-quetro (rara vez compri- 
mido ó 4 alado) mucho mas largo que el cáliz, con el 
pericarpio tenue un poco crustáceo y las alas coriáceas 
o membranosas, enteras. Semilla derecli.i 3-quelra. 
— Yerbas perennes del Asia central, célebres por suraiz, 
con las hojas railicales y del '.alio alternas, anchas, pal- 
minervias. enteras ó laciniadas; ocreas membrar.osas, 
envainadoras, llores apanojadas rt espigado-racimosas, 
blancas, rosadas ó rojas, con los pedicelos amanojados, 
capilares, articulados mas abajo de su mitad, rara vez 
gruesecitüs, continuos y frutos por lo común rojo-san- 
guineos cuando jóvenes, y de color pardo oscuro cuan- 
do maduros. 

nHEU.\I PALMATL'M. L. 

nhabarbe. Browa. — Rhabarbarum venim 
o/^.— Eneand. Trig. L. 

Ruibarbo palmeado. Esp. Rhuibarho palmado. Purt. 
Rhubarbe palmee. Franc. Officinal rhubarb Ing. Rha- 
barber. Al. Dan. Hol. Su. Raicend. Ar. Tay-huam, — 
ñaij-hoang. Chin. Remitid chini. Duk. Rri/waiul chi- 
uie. Ind. Rabárbaro. It. Reywand, Pers. Horzcn ra- 
barbarowy. Pol. Reren. Rus. Variatu líalung. Tam. 

Desc. Planta con tallo elevado, hojoso; peciolos casi 
cilindricos; hojas herbáceas casi redondeadas en su 
ámbito, acorazonadas, palmado-lobadas, un poco áspe- 
ras; panoja hojosa con pedicelos apenis mas largos que la 
llor;aquenios oblongo-ovales, casi acorazonados, redon- 
deados en su ápice ó escotados y con alas tm anchas 
como la semilla. Habita en los montes de China y Tar- 
taria. 

Partes usadas. La raiz {Ruibarbo de Rusia, de 
Moscovia ó de Tartaria). 

Elección. Debe elegirse el que se presenta en pe- 
dazos aplastados, irregulares, atravesados por un agu- 
jero bastante grande y lirapiu; de color amarillo, frac- 
tura compacta veteada de rojo á la manera que los 
mármoles; olor desagradable, sabor amargo y aslrin- 
genle á la vez. Cruje entre los dientes por la gran 
cantidad que tiene de oíalato calcico, que aparece en 
puntos blancos y brillantes en su fractura. Su polvo es 
de color amarillo puro. Se recolecta cu China y nos 
llega por la via de Rusia, donde le prep,ir:ui conve- 
nientemente, loque le hace mas estimado que el (|ue 
viene por la vía del mar. 

Nociones quimicas. Diversos análisis poseemos de 
los ruibarbos, sin que podamos lisongcarnos de que 
esté perfectamente conocida su composición inmediaia. 
Henry encontró en él: 1." un principio particular, al 
cual debe su sabor, color y olor; es amarillo, insoluble, 
en agua fria, soluble en la caliente, alcohol y éter, le 
dio el nombre de Rabarbarino; 2." una pequeña canli- 
cad de aceite fijo, dulce, soluble en alcohol; 3.° goma 
y almidón; i." muchas sales, tales como oíalato de cal 
que forma próximamente el tercio de su peso, sobre 
mulato v sulfato calcicos; 'i." leñoso. Thomson indicó 
Tomo lll. 



existía nn esta raiz un ácido libre que llamó Rheumico y 
que Lassaigne reconoció después ser idéntico al oxáli- 
co. Algunos otros análisis pudiera citar del Ruibar- 
bo, mas solo lo haré del de llorneman: Am.irgode rui- 
barbo, ea/'o/JÍcrita ó rabarbarina de Pfaft, )6,0i2; Ma- 
teria colorante amurilla, rhcina ó rabarbarina de llen- 
ry, 9,58!; Estraclivo con tanino, 14,687; Aphotema de 
lanino, t,t58; Materia cstraida por la potasa , 28,333 
Acido o.xálico, 1,012; Fibra I3,S83; Humedad, 3,333. 

Sábese además por Peretti que contiene un aceite 
fijo, aceite volátil y azúcar. 

El principio coloiant'' de esta raiz fué en otros tiem- 
pos empleado en tintorería; pero se abandonó su uso 
por su pura solidez, la que presentan otras materias co- 
lorantes amarillas vegetalesé infinitamente menos cos- 
tosas. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS Y DOSIS. 

.\ El. i:iti:rior. Polvo, de 4 á 6 gram. como purgan 
te; de o decig. á \ gram. como astringente v tónico. 

Infusión, 80 á 32 gram. por kil. de agua." 

Cocimiento, la misma cantidad. 

Eslracto, de I decig. á o. 

Tintura, 5 gram. á 20 gram. 

Jarabe simple ó compuesto, 10 gram. á 50. 

Entra en la poción purgante del Codex; Anima Rha 
barbari de la F. Hispana, etc. 

Sustancias incompatibles. Ácidos concentrados, 
agua de cal, emético, infusiones astringentes, subli- 
mado, sulfates de hierro y zinc. 

El ruibarbo es conocido en Europn 
desde el siglo XVI en que los árabes que 
estendieron su comercio por todas las 
partes del mundo conocido, le traspor- 
taron de los paises en que crece. Parece 
que Garcías, según unos, y Alejandro 
de Tralles, según otros, fuá el primer 
autor que babló de él. El áralje Mesue 
describió tres especies distintas. ,Su nom- 
bre viene de Rha que se daba en otro 
tiempo al Voljía de donde se formó fíha- 
harbarum, rha de los bárbaros, por crecer 
una especie de rapóntico en las márge- 
nes de este río, cuyas riljeras eran teni- 
das como bárbaras. Este nombre dado á 
un rapóntico en la antigüedad, se deri- 
va, según Plinio, de una voz griega que 
significa yo corro, por la virtud purgan- 
te de que goza. 

Cuando se toma el ruibarbo y á poco 
de su ingestión, el suero de la .sangre se 
vuelve amarillo, asi como la orina que 
tira á verde pardo, cual en los ijue pa- 
decen ictericia, y el sudor amarillea. La 
leche de his nodrizas adquiere también 
color amarillo, sabor amargo y las pro- 
piedades medicinales de la raiz. 

El ruibarbo es ¡Lstringente, tónico y 
purgante, dependiendo su efecto de la 
dosis á que se prescriba. En peque- 
ña cantidad y administrado antes del 



90 



ALUUM DE LA FLORA. 



desayuno eii una cucharada de caldu, 
obra como tónico y aumenta la facultad 
digestiva, si existe atonía del estómago; 
siendo en esta forma conveniente en la 
anorexia, dispepsia con constipación, etc. 
A dosis mayor es purgante; pero des- 
pués de este efecto produce señales de 
tonicidad, purga desde luego para cons- 
tipar de seguida, razón i)or la que se 
ordena en las diarreas crónicas sin irrita- 
ción, modo de obrar que está en conso- 
nancia con sus principios inmediatos, 
manifestándonos este resultado suti- 
cientemente.queno debe ser jamás em- 
pleado en casos de escitacion febril an- 
giotenia ó inflamación. 

Como purgante es suave , obrando 
p irticularmente sobre el duodeno y el 
aparato biliar, de aquí el que se le baya 
denominado la triaca del hígado, esplican- 
do su eficacia, en los vicios de secreción 
de dicho órg.mo, en las afecciones biliosas, 
diarreas apirélicas, mucosas ó biliosas, que 
contiene en l)reve por su astringencia; 
en la hipocondría y demás casos que re- 
claman un purgante suave y tónico, es- 
pecialmente .en las pereonas nerviosas, 
cloróticas, convalecientes, mujeres y ni- 
ños. Los ingleses le asocian muchas ve- 
ces á los calomelanos y estracto de ta- 
raxacon, en los infartos hepáticos con 
atonía ó flegmasía crónica sostenida por 
estagnación. CuUen le empleaba como 
masticatorio para sostener el vientre 
suelto, no habiendo encontrado el doc- 
tor Jackson de los Estados-Unidos mejor 
medio para laxarle en las personas res- 
triñidas y atormentadas por hemorroi- 
des, que 'hacerlas masticar por la tarde 
50 centíg. de ruibarbo por quince ó 
veinte minutos, y después tomarlo, ase- 
gurando que produce en esta forma un 
efecto mayor que seis veces igual can- 
tidad en polvo; método de administra- 
ción adoptado también por Recamier y 
Cazín para combatir la constipación; 
pero hace observar este liltimo, que es 
perjudicial en los que padecen hemor- 
roides, por la irritación que ocasiona en 
el recto, sobre el que parece ejercer ac- 
ción análoga al aloes. 

Si hemos de creer á los que con él 
han combatido \a disenteria epidémica, tie- 
ne una eñcacia incuestionable en el 
tratamiento de dicba enfermedad, di- 



tieren solo en la época de la misma en 
que debe empliMirse. iMíentras Dagner 
quiere se administre en todos los perío- 
dos de ella, loque parece poco acertado, 
Tralles le aconseja al principio y Zim- 
mermann le prescribe cuando las de- 
yecciones no son sanguinolentas, lo cual 
está mas conforme con la razón y la es- 
periencia. 

A los niños acometidos de infartos vis- 
cerales, ulceraciones a f losas y languidez, por 
obstrucción del canal intestinal, se les 
prescribe muchas veces una ligera in- 
fusión de ruibarbo prejtarada con cua- 
tro gram. de raiz contundida, de ma- 
nera que solo adquiera el agua color un 
poco amarillento, aprovechándola mis- 
ma cantidad de raiz para nueva agua. 
Se administra en las comidas, dulcifi- 
cándola ó mezclándola á partes iguales 
con vino, leche, etc. 

Su sabor austero ha hecbo sea dis- 
puesto como vermífugo , habiéndose 
comprobado esta propiedad por Forestus 
y Riviere. Pringle le asociaba á los ca- 
iomelanos para destruir las lombrices in- 
testinales. 

Fijándose en la coloración que ad- 
quiere la orina cuando se toma ruibar- 
bo, ha hecho se creyera tenia una acción 
especial sobre los ríñones, y se le ha 
dispuesto como diurético y hasta como 
apropiado para curar la diabetes, cuya 
propiedad no ha confirmado la espe- 
riencia. 

El jarabe de achicorias con ruibarbo, 
se da con frecuencia á los recien -naci- 
dos bien solo ó diluido en igual cantidad 
de agua azucarada, para hacerles espe- 
1er el meconio; por lo común se abusa 
de este medio innecesario, siendo en ge- 
neral suficiente el agua azucarada para 
favorecer esta evacuación, que las mas 
veces se efectúa naturalmente. Más con- 
veniente es en la constipación de los 
niños de pecho. 

Esplicacion de la lámina. Ilibujo <)<> toda la planta 
reducida á la décima parte de su inagnilud ordinaria; 
a flor entera aumentada; 6 pistilo; c semiila; d fruto. 

Gen. Poltconl-m. L Flores liermafroditas rara vei 
polygamas; perigonio por le común de 5-3-4 lép.nlos 
iguales y poco acresceiiteá; estambres 3-8, en ocasio- 
nes 4-9, opuestos uno á uno á los tépalos ó por pares á 
los internos. Estilos 2-3 ó ninguno, estigmas en cabe- 
zuela. Fruto lenticular ó 3-gono incluido en el perigo- 



FAMILIA POLir.ONEAS. 



01 



nio. Embrión ciirvo 6 escéiitrico sobn' un lailo ilel al- 
bumen, ó central recubriendo en parle á este mismo.— 
Yerbas cosmopolitas, escasas en los trópicos, iSiiuas ó 
perennes, alguna vez sufrutescentcs, con tallos por lo 
comuD nudosos ó acanalados; ocreas membranosas co- 
loradas, rara vez herbáceas, cilindricas; hojas alterna?, 
herbiicoas ó un poco coriáceas, esparcidas, penniner- 
vias, sembradas comunmente de puntos ^'íandulosos ó 
manchadas, y llores axilares solitarias ó reunidas, raci- 
mosas, espigada* ó apanojadas, de varios colores y con 
los pedicelos articulados. 

Tallos sencillos, terminados en una espiga de flores. 
{BistortcB. Tourn.) 

POLYGONUM BISTORTA. L. 

Bistorta majorradice magis intorta. Bauh. 
— Bistorta . Cam . — Serpen taria vulgaris ru- 
bra. Trill.— Octand. Trig. L. 

Bistorta. Esp. Porl. !t. Bislortc, — renouée bistorte. 
Franc. Grcat bistort, — snake tcecd. Ing. Nattcrknoete- 
rich, — xciescnknocterich. Al. Le/lafe. Ar. Slangeurt. 
Dan. yaterwortel, — slangelu;ortci,—luirzlon!). Huí. ÍVc- 
sowuik. Pol. Serteeschnaiatrava. Rus. Ormrot. Su. 

Desc. Rizoma grueso, torcido; tallos anuos muy 
sencillos; ocreas largas, nervioso-estriadas; hojas lam- 
piñas ó un poco pubescentes por la cara inferior, las 
demás abajo acorazonadas, obtusas y con el peciolo lar- 
gamente alado en la parte superior, las superiores casi 
sentadas cerca del ápice de la ocrea, acorazonado-lan- 
ccoladas, las de mas arriba lineares ó abortivas; espiga 
densa, oblonga, obtusa; pedicelos mas laryos que la 
flor, estambras salientes. Fl. Junio, Julio. Común en 
los prados de los puntos montañosos de Cataluña, Cas- 
tilla, etc. 

Parles usadas. La raiz. 

Recolección. Se recolecta en diciembre, no exi- 
giendo precauciones su desecación. 

Propiedades, nociones químicas y cco7iómicas. La 
historia (raiz) tiene sabor estíptico y austero, y contie- 
ne gran cantidad de lanino, de ácido agállico, oxálico y 
almidón. El agua y alcohol disuelven sus principios ac- 
tivos. Ennegrece las disoluciones de sulfato ferroso, 
coagula la leche y el suero de la sangre. 

Sustancias incompatibles. Sales solubles de hierro 
y gelatina. 

Los curtidores utilizan la bistorta, y Damliourncy la 
coloca entre las sustancias tintóreas indígenas. En Sibe- 
ria donde tan escasasson las sustancias alimenticias, em- 
plean como alimento esta raiz, después de haberla pri- 
vado por maceracion y decocción de su principio astrin- 
gente. Hasta en Rusia se estrae su fécula, la que se 
mizcla á la harina de trigo, no alterando la calidad 
del pan. Su semilla puede utilizarse como alimento de 
las aves de corral. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS Y DOSIS. 

A EL INTERIOR. Coctmiento, de 30 á 60 grain. por 
kü. de agua. 

Macéralo, io íi 30 gram. por til de agua fria. 

Estrado (I por 6 de agua), 1 á 4 gram en poción, 
bolos, pildoras, ele. 

Poíio, 2 á 10 gram. en bolos, pildoras ó en sustan- 
cia en vino. 

Zumo, 20 á 30 gram. para mezclarle al vino. 

Mas de una vez he tenido occisión de 
decir al ocuparme de algunas ¡llantas, 
ijue el médico puede deducir del uso 



popular de aquellas, alguna enseñan- 
za para aprovecharla como medio tera- 
p*Hitico que en ocasiones dadas podrá 
serle muy útil; con la raiz de la planta 
en cuestión sucede ¡¡recisamente esto. 
En alguna do nuestras provincias goza 
de una boga e.straordinaria como reme- 
dio eficaz y seguro, el cocimiento de la 
raiz de bistorta, para contenor los flujos, 
especialmente los pasivos. El empirismo 
en este caso, viene en apoyo déla cien- 
cia, que considera la bistorta cumo un pode- 
roso astringente, que en pequeñas dosis 
obra solo sobre el estómago y á otras 
mas elevadas y suficientes, sobre todos 
los aparatos orgánicos. Por tanto, ha 
correspondido en los flujos mucosos, he- 
morragias pasivas, flujos de la uretra, leu- 
correas, diarrea y disenteria, previamente 
combatidos los síntomas inñamatorios, 
asi como en el periodo de atonía. 

Si no la creo tan eficaz como la ratania, 
según Cazin, á él que siempre le cor- 
respondió en las hemorragias pasivas, sí 
puede ser útil como ha tenido ocasión 
de observarlo este práctico, en la mele- 
na y en las leucorreas sin irritación. 
Contra ellas emplea esta raiz asociada á 
la de énula y los ajenjos, macerado todo 
en vino blanco, del cual manda tomar 
dos ó tres onzas por dia. 

Unida á la genciana y en polvo una y 
otra, Cullen la usaba como febrífugo á 
la dosis de 4 á 12 gram. diarios, mezcla 
que puede ser útil, no solo en las inter- 
mitentes, sino también en todos los ca- 
sos en que los tónicos estén indicados. 

Como astringonte, la bistorta es tam- 
bién detersiva, asi que á Cazin le ha 
producido muy buenos resultados en las 
fístulas del ano, evitando en muchas oca- 
siones la operación, conduciéndole á este 
uso, el que se hace de la ratania contra 
las mism;is, y á la que, según él, pue- 
de sustituir en la mayoría de casos, so- 
bre cuyo punto dejo espuesta mi opi- 
nión. .Su cocimiento en gargarismos, 
restriñe las encías, deterge las añas y es 
ventajoso, á nodudarlo, enla ingurgitación 
crónica de las amígdalas y siempre que los 
tónicos astringentes estén indicados. 

Explicación de la lámina. Las partes dibujadas es- 
tán reducidas á la mitad próximamente del tamaño de 
la planta viva lie laque se han copiado; a raiz; 6 
dos flores aumentadas, de pedúnculos desiguales, ro- 



92 



ÁLBUM DE L\ II.OIU. 



ilpiídos en su bnsc He una especie He calículn, ncompa- 
íiánHole una escama 3-dentada; c fruto maduro rodua- 
ilo de I ráhz ¡lersislorilc; d el mismo desnudo; e pislilo 
(■(Mil puesto (iel ovario iriRono con Iresi'slilds íüiformes, 
tiTiiimadopor un pequeño estigma acabezupliido; /Iru- 
to cortado á través. 

POL\r,OM M PKUSICAHIA. I.. 

Persicaria milis maculosa el nonmacnlusn. 
C. Bauli — Tüurii. — Persiraria macúlala 
('//'. —l'eiitantl. Trigyn. L. 

)'crba pejUjucra, — duraznillo, — persicaria. Esp. Pe- 
rcraria, — herva pecsigucira. Vurl. Pcrsicairc dotice, — 
pnh/fpne persiraire, — vrcie persicaire, — persicaire ta- 
rheh'c, — ¡cr-ii-cheval, — p\lingrc. Franc. Spotted sna- 
fiew>rd. Iiig. linwterich. Al. ÍMppeuras. Dant. Persi- 
kruid. Hol. RcBknesca. Su. 

Desc. Ocreas cilindricas con pestañas corlas; hojas 
lanceoladas; espigas casi racimosas, aovadas ú oblongas, 
iiblusas, (lensilluras; pedúnculos lampiños, sin glándu- 
las, igualmente que los cálices: bracleas truncadas obli- 
cuamente, pestañosas, mas largas que los pedicelos; 
estambres j rara vez 8, casi inclusos como el estilo me- 
dio 2-fido, a,]uenio ientijular, rara vez 3-gono, con las 
caras planas ó una convexa ó un poco gibosa. Fl. Julio, 
Agosto. Muy común en toda España orillas de los arro- 
yos y charcos desecados. Presenta alguna variedad. 

Esta persicaria ha sido considerada co- 
mo astringente, etersiva y antiséptica 
y ensalzada contra la diarrea, hemorra- 
gias, flores blancas pasivas, escoihuto, icteri- 
cia, gotavagay reumatismo crónico. Tourne- 
furt la prescribía contra la gangrena em- 
pleando el cocimiento. Este preparado 
en mosto (dos puñados por kil.) es reco- 
mendado en el Manual de hermanas ds la 
Caridad (Paris, 1760) como uno de los 
mejores medios de detener la gangrena; 
para conseguir tal resultado, se usan 
compresas empapadas en aquel calien- 
te, que se humedecen de cuando en 
cuando. Ravelet refiere algunas obser- 
vaciones de gangrena, tratada con éxito 
por medio de la persicaria. 

Pero téngase en cuenta que se ha 
conlundido frecuentemente con su con- 
génere el P. hijdropiper. L., cuya acción 
es mas pronunciada por el principio 
que contiene , que es sin duda ácido 
puesto que su zumo enrojece la tintura 
de tornasol, habiendo sido aconsejado 
en la hidropesía é ingurgitaciones visce- 
rales y recomendado asimismo en la gan- 
grena. Su sabor acre de ])imienta y ar- 
diente, le distingue baslante bien, ade- 
más de sus caracteres botánicos. 

También ha sido usado el P. amphi- 



bium L., cuya raiz fué considerada por 
Burlin como el mejor sucedáneo de la 
zarza |)arrilla, y sustituida por Wilmct 
al lúpulo. 

Fsplicacion de la lámina. La parte dibujada de esta 
espene tiene las dimensiones que alcania por lo co- 
mún; a corola abierta de modo que puede verse la in- 
serción de los estambres; b pistifo. 

FAM. lauríneas. JUSS. 

Arboles ó arbustos de porte elegante, de casi Indas 
las regiones intertropicales de ambos hemisferios, ador- 
nados en todo tiempo con hojas lisas y relucientes, ya 
alternas, ya opuestas, sencillas y enteras, rsunidas en 
fiilsos verticilos, sin estípulas y flores hermafroditas 6 
1-sexuales por aborto, racimosas 6 apnnojadas, alguna 
vez umbeladas en las axilas y muy rara vez espigadas. 
— Pwrigonio calicino gamófilo de 6 ó 4 lacinias masó 
menos intimamente soldados á su base, imbricados por 
su bcrde antes de abrirse. Disco carnoso, pegado al 
fondo del perigcmio, persistente con su base y fre- 
cuentemente acreceniado en el fruto. Estambres pe- 
ryginos insertos en la margen del disco, variando en 
número de 6 á 9 y algunas veces m is, dispuestos por 
lo común en tres series concéntricas, leinendo los de 
la serie interior su antera exirorsa, mientras que la ile 
las interiores es introrsa; filamentos que llevan muchas 
veces en su base unos apéndices pequeños pcdicelados 
y glandulosos; anteras 2-loculares ó 4-loculares, de- 
hiscentes por una valva longitudinal, levantada desde la 
base del ápice y persistente'*. Ovario libre da una sola 
celda que contiene un óvulo colgante del ápice de la 
ceiddia y anatrepo; estilo y estigma sencillos. Fruto 
abayado ó drupáceo, cuya base está rodeada por el cá- 
liz, que es persistente en parte ó totalmente, l-spermo. 
Semilla inversa con testa papirácea é hilo trasversal, 
sin albumen, embriim ortoiropo, con cotiledones grue- 
sos Y rejo corlisimo dirigido á el hilo. 

Propiedades. Las plantas de esta familia son gene- 
ralmente mas ó monos aromáticas, y por tanto, escitan- 
tes, tónicas y corroborantes, cuyas virtudes deben á un 
aceite esencial que existe comunmente en las cortezas, 
llores y frutos. De algunas, no solo se obtiene aceite 
volátil, sino también aceites Ojos. 

Comprende 45 géneros y 460 espe- 
cies que Nees repartió en 13 tribus de 
las q\ie solo espondré los caracteres de 
la tribu II, ó sea de las Canforeas. 

TRIBU.— Canforeas.— NEES. 

Flores hermafrodilas. Perigonio con limbo articula- 
do. Estaminodios perfectos. Anteras 4-locularcs, las in- 
teriores extrorsas. — Yemas peruladas. 

Gen. Camphoka. Nees. Flores hermafroditas. Peri- 
gonio papiráci'O, 6-lido y con el limbo caedizo. Estam- 
bres lo, 4-seriales, 9-es;eriores fértiles y 6 interiores 
estériles, de estos los tres de mas adentro están provis- 
tos en su base de 2 estaminodios pedicelados, com- 
primidos; anteras de lo; estambres de la primera y 
si'gunria ."¡érie int.'orsas, las de los de la tercera extror- 
SRS, alguna vez vacías, todas aovadas y de 4 celdi- 
llas dehiscentes por otras tantas válvulas que se le- 
vantan desde la base al ápice; eslremo superior de los 
estambres i'stériles aovado-f^lamluloso ó alguna vez. eu 
forma He anten. Ovario 1-locular, 1-ovulado, estigma 
discoideo. Baya 1-sperina, sentada sobre la base del 



FAMILIA LAUBÍNEAS. 



95 



perigonio que liene la forma de cono al revés y os en- 
tera.— Arboles de la India, con hojas alternas, trijili- 
nervias, yemas de las hojas axilares y terminales, pe- 
ciüladas, empizarrado-mulliescamosas y llores dispues- 
tas en panojas psqueñas, casi tricótomas, no involu- 
cradas. 

CAMPHORA OFFICINARUM. NEES. LAURUS 
CAMPHORA. L. 

Camphora officinarum. C. Bauh. — Lau~ 
rus-campliorifera Kuíiiipf. — Eneand. lío- 
nog. L. 

Laurel del alranfor, --árbol del alcanfor déla China 
ó del Japón. Esp. Arvore da camphora. Port. Laurier 
camphricr. Frai.c. Camphor-trce. Inf?. 

Desc. Hojas coriáceas, ovales, reilonJeadas en su 
base, aguzadas en el ápice, enteras, pccioladas, verdes 
y lustrosas por la cara superior, de color garzo por la 
interior; baya aovada, semejante á una bülluta grande 
de color pardo, azulado, y que en su interior encierra 
una pulpa verde y untuosa. Habita en la China, Japón 
y otras partes de la India. 

Parles usadas. Su aceite volátil concreto. {Cam- 
phor off.) 

Obtención, purificación y elección. Para obtenerle, 
los naturales de la China y el Japón reducen á fragmen- 
tos pequeños los ramos, troncos y raices de este árbol, 
y después los someten á la ebullición en vasijas de 
hierro, que recubren con una especie de capiteles que 
llevan en su interior paja de arroz entrecruzada, y en 
la cual secondunsa el alcanfor, que recogen después y 
esportan para Europa con el nombre de alcanfor bruto. 
En otras como en la isla Formosa cuecen las virutas de 
la madera en agua, hasta que se sature tanto que el al- 
canfijr se adhiera á la espátula con que se agita el li- 
quido, lo cuelan y por el reposo y enfriamiento se con- 
creta aquel. 

Este producto obtenido de este modo es muy impuro, 
asi que luego que llega á Europa se purifica ó refina, ope- 
ración que pnr mucho tiempo monopolizaron los holan- 
deses; mas hoy se efectúa también en Francia y otras 
naciones. Para purificarle se mezcla con un poco de 
cal y se sublima en un matraz de f^ndo plañe en baño 
de arena, ó bien se le destila en un alambique de forma 
particular. 

Cuando está purificado se presenta en panes de 2 á 
■I libras, de la lorma de un platillo de balanza; es blan- 
co, muy untuoso al tacto, frágil, de fractura brillante, 
lestura cristalina, sab^r cálido y picante; olor vivo y 
penetrante; densidad, 0,ÍI89. Se pulveriza muy mal, 
efectuándolo mejor con el auxilio del alcohol ó éter. Es 
poco soluble en agua, solo disuelve cada üOO gram. t 
gramo de él; pero adquiere sabor y olor fuertemenle 
alcanforados. El mismo liquido saturado de ácido car- 
bónico le disuelve en mayor proporción, suceiliendo 
esto (¡cosa estraña!) cuando se hierve el agua con él por 
bastante tiempo. El alcohol disuelve próximamente sn 
peso de alcanfor, que se precipita en forma de polvo al- 
godonoso par la adición de agua. Cuando se satura el 
alcohol en caliente, por enfriamiento deja ilepositar va- 
rios cristales de esta sustancia. Es soluble en grandes 
proporciones en el éter, cloroformo, aceites fijos y vo- 
látiles, grasas y resinas lundidas, carburas de hidróge- 
no, benzina, etc. Por último se volatiza sin dejar resi- 
duo. Una buena elección debe estar fundada en los 
caiacléres qun liemos indicado. 

Propiedades y nociones quimicas. Después de los 
caracteres fisicos que hamos visto tiene el alcanfor, res- 
ta, para concluir, esponer los químicos, ó sea la acción 
que lo? diversos agentes ejercen sobre el. Cuando se ' 



destila con cinco veces su peso do arcilla, se trasforma «n 
un cuerpo oleoso, y si .se iiace pasar vapor de alcanfur 
sobre la cal al rojo, se forma iiaptalina y una sustancia 
llijuida que se llama canfrona. 

Disuelto en e) protocloniro do fósforo y sometido á la 
influencia del cloro, da un cuerpo clorado. El bromo 
se conduce con él, produciendo un cuerpo rojo, crista- 
lizable en bellos prismas rectos de base romboidal, que 
tiene la propiedad de que cuando se trata por agua re- 
genera el alcanfojr y el bromo. Bajo la acción del ácido 
fosfórico anhidro, se trasforma en cymeno. Por el ácido 
sulfúrico se obtiene un líquido isomérico con el alcan- 
for y el ácido nitrico forma con él una combinación 
liquida llamada nitrato de alcanfor, que tratada por el 
agua, deja depositar alcanfor; dicho nitrato hervidocon 
un esceso de ácido, da lugar á la formación del ácido 
canfnrico. Absorbo grandes cantidades de los ácidos 
gaseosos, pero no forma compuestos definidos. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DÓSIS. 

A EL i.NTERiOR. Poluo, ."> ceutígr., á 8 gramos, y aun 
mas, en pildoras, emulsionado con yema de huevo, etc., 
y asociado á otros medicamentos. 

A EL ESTERioR. Polvo, couio antipútrido. 

ylícoAo/, aguardiente, pomada, éter, aceite alcanfo- 
rados en fricciones. 

Cigarrillos de Raspaill para aspirarlo. 

El alcanfor fué desconocido de los an- 
tiguos , y solo figura en las obras de la 
ciencia que nos han dejado los médi- 
cos árabes Aetius, Avicena y Serapion 
los que ignoraban su origen. Agrícola 
parece el primero que indicó procedía 
de una laurínea. Sea como quiera, esta 
sustancia es un medicamento precioso 
que obra como sedante á dosis peque- 
ñas, siendo un escitante enérgico en 
cantidad crecida. Es de uso diario en las 
neuralgias, espasmos de la vejiga, epilepsia, 
corea, odontalgia, histerismo, tifus, enferme- 
dades atónicas, pútridas, verminosas y afec- 
ciones reumáticas. 

Como obra en los diferentes casos en 
que .se aplica, no es fácil precisarlo. Si la 
dosis es pequeña (1 á 2 decíg.), no oca- 
siona cambio alguno notable; pero si se 
aumenta hasta 1 gram. ó mas, se mani- 
fiestan los efectos siguientes: sensación 
(le calor y prurito en el esófago y estó- 
mago, que se prolonga por muchas ho- 
ras; pulso retardado, pequeño, desigual, 
respiración difícil, semblante pálido: el 
enfermo siente desvanecimiento, pan- 
diculaciones, vértigos, en una palabra, 
se manifiesta un estado análogo á la 
embriaguez; inmediatamente después 
se i)reseiitan otros fenómenos que pare- 
cen ser el resultado de una acción in- 
mediata de sus moléculas, determinan- 
do secundariamente los efectos de las 



94 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



sustancias estimulantes; en particular, 
si el individuo es pictórico, se vé ator- 
mentado de una irriüicion de la mucosa 
gastro -intestinal, en cuyo caso el pulso 
adquiere su fuerza y velocidad, el calor 
animil es mas vivo, la ])iel se colo- 
ra, etc. Esta variabilidad en su acción 
hace cambiar las circunstancias en que 
su uso puede ser ventajoso. Contando 
principalmente con sus efectos sedantes 
es por lo que algunos autores le reco- 
miendan en las fiebres é inflamaciones; 
otros al contrario le consideran como 
medicamento eminentemente escitante, 
y le emplean en circunstancias opues- 
tas. Pero en general obra sobre el siste- 
ma nervioso cuando se le da á dosis re- 
fractas y calma los movimientos atáxi- 
cos, hace cesar las convulsiones, en una 
palabra, obra como los medicamentos 
sedantes. 

Empleado, como dejo dicho, en to- 
da clase de neuralgias. Esquirol le ha 
usado también en ciertos casos de manía 
dependientes del histerismo. A el este- 
rior se aplica en forma de linimentos ó 
embrocaciones, y es en general venta- 
joso en los dolores reumáticos y accesos 
de gota. 

Gran número de hechos parecen pro- 
bar su acción sobre la secreción de la 
leche; la contiene de una manera evi- 
dente y aun la retira por completo, ya 
friccionando las mamas, ya tomado al 
interior; por esto es por lo que da buen 
resultado en la ingurgitación de las 
mamas conocidas con el nombre de pelo. 
Empléasele igualmente en la erisipela, 
en la que obra por su volatilidad, que 
ocasiona agradable frescor. 

El alcanfor debe proscribirse en el caso 
de existir irritación viva ó latente, cuyo 
asiento sea el estómago é intestinos; es 
de interés tener cuidado de estudiar el 
estado de estas partes antes de usarle en 
las fiebres atáxicas y adinámicas. 

Hallé ha observado que unido al nitro 
y administrado á dosis refractas en el 
intervalo de los accesos de intermiten- 
tes, precabe la vuelta de los mismos, y 
que por consecuencia obra como anti- 
periódico. 

La esperiencia ha acreditado sus bue- 
nos efectos en las irritaciones de los ór- 
ganos de la generación y aparato uri • 



nario, mas particularmente en la pro- 
ducida por la aplicación de cáusticos 
pre¡)arados con cantáridas. 

Esplicacion de la lámina. El dibujo representa un 
ramo flúrifero con las hojas reducidas á la mitad de sus 
dimensiones naturales. 

FAM. TYMELEACEAS. JUSS. 

Arbolitos, arbustos y rara vez yerbas anuas, por lo 
común de la zona tórrida y regiones contiguas de las 
templadas, principalmente del hemisferio austral, pocas 
de las regiones templadas del hemisrerio burea!, con 
hojas esparcidas ú opuestas, sencillas, enterisímas, sin 
estípulas y flores á veces I -sexuales por aborto, axila- 
res 6 terminales, solitarias, amanojadas, espigadas 6 
acabezueladas y alguna vez involucradas. — Perigonio 
colorido, tubuloso, limbo 4-3-fido de estivacion empi- 
zarrada. Disco perigino pegado á la bjso del perigonio y 
al"una vez borrado. Estambres definidos, insertos en el 
tuDo ó en la garganta, alternos si son isoméricos con 
las lacinias interiores; anteras deliiscentes longitudinal- 
mente. Escamitas petaloideas (estambres abortados) 
insertas en algunas especies mas arriba de los estam- 
bres en la garganta del perigonio, ya en número igual 
al de las lacinias del limbo y alternas con ellas, ya eu 
número doble y opuestos á las mismas por pares, mu- 
chas veces nulas. Escamitas liipoginas 4 ú 8 libres ó 
unidas en tubo, casi siempre nulas. Ovario libre l-lo- 
cular, 1-ovulado ó en alguna ocasión pluriovulado; 
óvulo colgante, 6 sobrepuestos cuando son varios; esti- 
lo único y mas 6 menos lateral ó nulo. Fruto seco, dru- 
páceo ó nucamentáceo 1-2-3-spermo. Semilla colgan- 
te, albumen si existe periférico y carnoso, embrión 
recto, radícula supera. 

Propiedades. Comunmente son cáusticas y estimu- 
lantes, lo que deben á un principio acre que se desar- 
rolla por lo general en la corteza y pericarpios. Las 
fibras del líber de algunas especies son textiles. 

Comprende 33 géneros y mas de 370 
especies. 

Gen. Daphne. L. Flores hermafroditas, lelrámeras. 
Perigonio tubuloso ó embudado, caedizo ó alguna vez 
persistente con tubo continuo, limbo regular, 4-partido, 
patente y la garganta escamosa. Disco hipogino casi 
borrado ó pequeño, anular, alguna vez corto, aorzado ó 
demediado. .\iUeras 8, 2-seriales, insertas en la gar- 
ganta, oblongas y casi inclusas. Estilo terminal cortísi- 
mo ó nulo, y estigma acabezuelado. Baya carnosa ó 
coriácea, desnuda ó casi seca, inclusa durante mucho 
tiempo en el perigonio. Semilla nucamentácoa con tes- 
ta crustácea y albumen nulo ó escaso. — Arbustos rara 
vez arbolitos de Europa, África boreal y Asia, con cor- 
tíza cáustica, líber fijroso muy tenaz y textil; hojas 
esparcidas ó rara vez opuestas, coriáceas, siempre ver- 
des ó rara vez herbáceas, caedizas y flores 2 ó ínQnitas 
reunidas en hacecillos ó cabezuelas terminales ó rara 
vez hilerales, rarísima voz apanojadas, á veces axilares 
racimosas. 

Sec. Mezep.eum. Spach. Hojas herbáceas, caedizas. 
Cáliz casi siempre caedizo. Baya carnosa, desnuda, 
rara vez casi al fin seca. 

DAPH.NE MEZEREUM. L. 

Chamelea germánica. Dod. — Laureola fo- 
lio deciduo, flore purpureo. Bauh. — Laureola 



I'AMILIA TYMELEACEAS. 



OS 



feínina. Tourn. — Mezereum aff. — Üctand. 
Monog. L. 

Uecereon, — laureola hembra,— leño gentil. Esp. Me- 
lereao. l'orl. Mczereon, — bois ¡jentil, — foux garou, — 
laureóle femelle, — laureóle ¡jentille, — bois d'oreille, — 
merlion. Fraiic. Alezereon daphne. Iiig. Ueryyfaffer, — 
kellerhjh, — seidelba!'!. Al. kielderhals, — kinsbast. 
Dan. Peperbooinpjc . Huí. fíiomdella, — mezereo. ll. 
H'ylce lyko. Pol. Bollsclinik.—jaijolki voUschi. Rus. 
Tibast. Su. 

Uesc. Hojas esparcidas, Ijüceoladas, un poco agu- 
das, adelgazadas en la base y con venas muy delgadas, 
lampiñas; flores casi en iiacecillosde 3 con los lóbulos 
del perigunio anclio-aovados, casi tan largos como el 
tub<j, que es un poco sedoso. Fl. en Ksíiu. Se encuen- 
tra en los sitios sombríos de Monseny, Pirineos y otros 
montes elevados. 

Partes usadas. La corteza, fruto y iiojas. 

fíeeoleccion. Solo debe recolectarse la corteza del 
tronco. 

Propiedades y nociones químicas. La corteza es ino- 
dora. Cuando se la conminuye, por el pronto no se 
siente mas que un sabor débil, que después se vuelve 
amargo y al momento determma sensación abrasadora, 
tenaz, insoportable que se esliende á la farmge por 
muchas horas. Las hojas y frutos frescos ó estos secos 
producen igual sensación. Analizados los mecereones 
por Gnielin y Baer lian encontrado en ellos: azúcar, 
cera, ácido niáliio, materia colorante amarilla, materia 
neutra crislalina {Daphnina), análoga á la espurragiiia, 
y una resina muy acre y á la que deben sus propieda- 
des vesicantes. 

La daphnina descubierta por Vauquelin, es cristali- 
na, incolora, inodora, de sabor amargo y astringente, 
poco solubla en agua fria, luuv soluble en agua hir- 
viendo, en alcuhul y éter: calentada produce vapores 
muy acres, no es acida ni alcalina, y no influye en las 
propiedades fisiológicas de estas plantas. 

El agua, y sobre todo, el alcohol, éter y cuerpos gra- 
sos, disuelven los principios aclivos del mecereon. La 
corteza de e.'-te vegetal, mas particularmente la de la 
raiz, se ha empleado para fabricar papel, pudiendo des- 
tinarse también á la de hilo. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DÓSIS. 

A EL ISTERIOR. Cocimiento (1 á 8 gram. por 1,500 
de agua reducidos á 1,000), dulcificado con un jarabe 
mucilaginoso; 2 á 4 lazas en las 24 horas. (Es la prepa- 
ración usada mas generalmente.) 

Polvo de la eorteza, o á 50 centíg. en pildoras, bo- 
los, etc. (Desusado.) 

Frutos en polvo, 23 á 30 centig. como pur^^ante. 

Jarabe de Cazcrtave (estrado alcohólico de mecereon 
10 centig , jarabe simple :iOOgr.), 40 á 50 gr. al dia. 

A EL ESTERiúR. CoTteza en fragmentos, macera- 
da en agua ó vinagre romo rubefacieiit&ó vesicante. 

Tintura oleosa (1 por 2 de aceite), en fricciones co- 
mo ruhefacienle, revulsiva, etc. 

Prepáranse además una pomada como la de torvisco y 
un tafetán vesicante; Leroux, farmacéutico, obtiene un 
estrado alcohólico, que usa en fricciones y obra á la 
manera que el aceite de crotontiglio. 

La corteza de mecereon entra en la tisana lusitana, 
cuya base es la zarzaparrilla, guayaco y sulfuro de an- 
timonio; en la tisana sudoriüca de Cazeiiave y en la de 
Gibert. 

Los dagnes á alias dosis son veneno- 
sos y obran como los tóxicos irri tantos. 



Asi que llegan al estómago, ocasionan 
ardor al)rasador que se estiende de la 
faringe al cardias; cardialgía, dolores, 
cólicos violentos, superpurgacion, de- 
caimiento de fuerzas y algunas veces 
hasta la muerte. A la inflamación local 
se une irritación simpática del sistema 
nervioso. Linneo refiere, que una seño- 
rita murió hemotóica por haber comido 
doce bayas del mecereon. Vicat y el 
doctor Blatin dan cuenta de casos pare- 
cidos y de los que se deduce que estos 
frutos llamados Grana gnidia, cocci gtii- 
lia, son muy deletéreos, sin embargo de 
que algunas aves, y especialmente la 
perdiz, según Dubois de Rochefort, las 
quieren mucho, sin que su carne ad- 
quiera ni mal sabor, ni cualidades per- 
niciosas. El tratamiento que debe em- 
plearse en casos de intoxicación produ- 
cida por las plantas de este género para 
combatirla, es el que se sigue con la de 
la brionia, yerba de los pordioseros, y 
en general el empleado en el envene- 
namiento por los venenos irritantes, sin 
olvidar la horchata de cañamones que 
tan bien ha correspondido á Bulliard en 
semejantes casos. 

El mecereon y congéneres son medi- 
camentos peligrosos cuando no se ma- 
nejan con prudencia; pero de su uso 
bien dirigido en determinadas dolencias 
rebeldes, se han conseguido ventajas 
proporcionales á su energía. En gene- 
ral los medicamentos, dice Cazin, pro- 
ducen una acción tanto mas pronuncia- 
da cuanto menos susceptibles son de asi- 
milarse á, nuestra existencia fisiológica. 
Vigilando y limitando con sagacidad su 
acción, es como se ven maravillas, en 
casos en que la naturaleza se adormece 
arrullada por la medicina espectante. 

El mecereon se emplea como purgan- 
te, diurético, sudorífico, depurativo y 
fundente, según á la dosis á que se ad- 
ministra y liís indicaciones que se quie* 
ren llenar. Macerado durante veinte y 
cuatro horas en un rauíilago ó suero, 
llegó á ser en manos de nuestros ante- 
pasados, y sobre todo, en las de los mé- 
dicos del siglo XVI un purgante segu- 
ro, un dri'istico ó fundente eficaz y sin 
peligro. En este concepto le prescribía 
Mercurialis en la ascitis, y en la hidrope- 
sía por otros prácticos. Según Pallas, log 



Ü6 



ÁLBUM DE LA VlOU. 



campesinos rusos se purgan lomando 
treinta bayas do esta planta, y Villars 
ase^íura ([uc los del DoUinado las em- 
plean igualmente, pero en número de 
ocho á diez, cantidad bastante conside- 
rable para sugetos irritables y á los que 
pueden producir una superpurgacion. 
Como estimulantes, diaforéticos, fun- 
dentes y depurativos, los dafnes se usan 
al interior en las enfermedades del siste- 
ma ¿seo, dolores osleócopos, exósloses, escró- 
fulas, afecáones dar tr osas , sífilis secunda- 
ria, reumatismo crónico, etc. Gilibert acon- 
seja la pulpa de las bayas de meccreon 
un poco tostadas, en pildoras de 5 cen- 
tig.. como uno de los mejores fundentes 
y como el verdadero específico contra 
los dartroses rebeldes, medicamento em- 
pleado por Cazin contra los que se ha- 
blan resistido á diversos tratamientos y 
siempre con buen éxito. Russel, Home, 
Swediaur y Wright, recomendaron en 
las afecciones sfiiliticas constitucionales el uso 
de la corteza de mecereon, como reme- 
dio precioso. Empleado por Cazin en la 
sífilis secundaria ó terciaria, de los diver- 
ses casos que trató con ella, solo le cor- 
respondió en uno, en el que se presen- 
taba una úlcera sifilítica serpiginosa en la 
mejilla y un tumor gomoso en el brazo iz- 
(juierdo, consecuencia de diversas in- 
fecciones venéreas, y después de muchos 
tratamientos mercuriales. Empleóla aso- 
ciada á la de bardana y tallos de dulca- 
mara, y su uso fué seguido de buen re- 
sultado en la sifilide escamosa que apareció 
tres meses después de un tratamiento 
mercurial incompleto y mal dirigido. Ro- 
ques, que prescribía el cocimiento de esta 
corteza, dulcificado con miel ó regaliz, 
dice que este remedio provoca vivamen- 
te la traspiración, y añade que la espe- 
riencia le ha enseñado su gran eficacia 
en las enfermedades de la piel de ca- 
rácter rebelde, y particularmente en 
los dartroses. Lo que indico pone de ma- 
nifiesto la propiedad alterante del me- 
cereon, gue es real en los dartroses inve- 
terados xj afecciones sifilíticas rebeldes al 
mercurio, poderoso remedio bien poco 
empleado. Biet y Cazenave han usado 
con ventajas las preparaciones de este 
vegetal, y particularmente el cocimien- 
to y jarabe, en las afecciones cutáneas cró- 
nicas, sifilides y las venéreas inveteradas. 



Sabida es la acción vesicante de la 
corteza de torvisco, tan útil en este con- 
cepto y como rubeíeciente en multitud 
de dolencias, asi como para sostener los 
cauterios, etc., pues bien, el mecereon 
puede muy bien sustituirle en idénticos 
casos. 

Espliracion de la líimina. La parle dibujaJa tiene 
1¿is ilimensiones qui; generalinciite ulcaiizu; a curula 
ahierla para (|ue se pueda VtT la ¡náureion de los cslam- 
Lrcs; 6 pistilo. 

FAM. ARISTOLOQUIEAS. JUSS. 

Yerbas con rizoma rastrero ó subtcrrtneo, malas ó 
arbustos, á veces volubles, con leño sin zonas, tallos 
rollizos ó angulosos, asurcados, nudoso articulados, co- 
munmente abullados en los nudos; hojas alternas con 
el peciolo medio abrazador y el limbo muy variable, 
frecuentemente acorazonadas, sin estipulas ó con estas 
opuestas, escamiformes ó casi foliáceas, y llores lierma- 
froditas ó uni-sixuales, solitarias r3n las axilas de las 
hojas, ó amanojadas, alguna vtz racimosas y pedicela- 
das. Perigonio adhi-renle 3-|obado, regular "ó irregular, 
tubuloso y limbo en lengüeta, generalmente coloreado ó 
al menos por dentro y de eslivacion valvar. Estambres 
6-12-9-insertos en un disco epigino; filamentos solda- 
dos con el estilo y estigma, ó libres con anteras extror- 
sas; ovario infero de 3-6 celdas infinito-ovuladas, con 
los óvulos insertos en el ángulo central; estilo único con 
O estigmas radiantes. Fruto capsular ó abayado con de- 
hiscencia septicida en el primer caso, coronado ó um- 
bilicado, 3-6-locular. Semillas horizontales ó ascen- 
dentes, con albumen carnoso ó córneo; embrión muy 
pequeño, basilar hom.otropo. 

Propiedades. Son comunmente tónicas, estimulan- 
tes y sudorilicas, b ibiéndose tenido antiguamente á al- 
gunas como muy eficaces para conseguir la espulsion 
de los loquios, como lo indica su mismo nombre. 

Comprende 7 géneros y 13 especies. 

Gen. AsARiiM. T. Flores hermafroditas. Perigonio 
corolino, aorzado ó acainpaiiailo con el tubo adherente 
al ovario, la garganta desnuda y el limbo 3-fido, de es- 
livacion valvar y persistente. Kslambres 12, i.isertosen 
un disco epigino, con Tilamentos curtos, libres y ante- 
ras extrorsas, 2-liiculares, terminadas por su parte su- 
perior por el conectivo alesnado. Ovario infero, 6locu- 
iar y con infinitos buevecillos fijados en dos series al 
ángulo central de las celdillas, ascendentes y anatropos; 
estilo corlo columnar y estigma 6-partido. Caja coriá- 
cea, terminada su|ieriorinente por el limbo del perigo- 
nio, persistente, O-locular é irrcgularmente dehiscen- 
te. Semillas pocas en cada celdilla, ascendentes, con- 
vexas por una parte, y cóncavas por otra. — Yerbas de 
Europa y América boreal, con rizona rastrero, tallos 
cortos escamosos en la base, dicotomo-difidos; hojas 
acorazonado-arriñonadas. y pedúnculo lllurocon el pe- 
rigonio coriáceo, pubescente. 

ASARUM EUROPOEÜM. L. 

Asarumdodonei. Bauh. — Asarnm off. — 
Dodec. Monog. L. 

Asaro, — yerba tabernera, — oreja de hombre, —oreja 



I'\MILI\ ARISTOLOQUIEA.S. 



!)7 



de fraile E<!p. ^isiiro. Port. Asarcl, — citbarct, — asarel 
td'Europe. — oreille d'homme, — oreillcte, — nard sauva- 
ge, — rondcllc, — girard, — roussiii, — panacce des fií^- 
vres qiMrles. Fraiic. )Vild (jinqer,— wild nard, — com- 
mon asarabacca. Iiig. ¡lasclUraut, — haselicurzel, — 
witder nardus, — lOínhrauckraut. Al. .Isurum udne. Ar. 
Uasselurt. D¿in. Asaro. II. Turkir. Iiui. Kopylnik. Pol. 
Hassi^lart. Su. Mutricunjayvie. Tam. Clirppu tala- 
ku. Tel. 

Desc. Planta biijita con liojas largamente pcciula- 
das, arriñonadas, olitusas, y verdes; llores cortatiienle 
pedunculailas y de culor oscuro. Fl. Marzo, Mayo. Se 
encuentra en sitios pedregosos y sgmbríos de ios mon- 
tes elevados de Castilla, Pirineos y otros. 

Partes usadas. Raices y hojas 

Recolección, üehe efectuarse en la primavera y a- - 
les de la floración, ó cu otoñü para la raiz y durante el 
estío la de laí hojas. Si se elige la raiz del comercio, 
debe hacerse de la que presente buen aspecto, esté bien 
nutrida, del grueso de una pluma de ave regular, re- 
cientemente desecada, de olor agradable y penetrante. 
Suelen me/.clarla la de árnica, vencetóxigo, fresa, poli- 
gala, y mas especialmente la de valeriana silvestre; el 
olor fuerte y particular de esta, basta para distinguirla. 
La confunden también con la de asarina, Antirrhinum 
asarina. L. 

Propiedades y nociones químicas. La raiz de ásaro 
exhala olor fuerte y peiiütrante análogo al de nardo cél- 
tico; su ssbor, asi coinu el de las hojas, es acre, amargo 
y nauseoso. Analizada por Lasaigne y Feíieulle, encon- 
traron e.i ella: aceite volátil concreto y alcanforado; 
aceito graso muy acre; sustancia amarilla nauseosa, so- 
luble en agua, semejante á la cytisina, la que parece 
ser su principio activo; albúmina, fécula, mucus, ácido 
cítrico, citrato ácido de cal y otras .sales. No se ha po- 
dido encontrar en ella la emetina. Por destilación da un 
aceite volátil líquido, materia cristalizable llamada asa- 
rita ó asarina, y otra blanca trasparente, cristalizable 
también, y á la que Blanchet y Sell denominaron asa- 
rana, y que hoy se la designa con el nombre de alcan- 
for de á.iaro. 

Dambourney ha estraido del ásaro un color verde 
manzana, que por la ebullición prolonga la adquiere C5- 
loracion pardo-clara, que comunica fácilmente á los te- 
jidos de lana preparados con bismuto como mordiente. 

FREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL INTERIOR. Poluo (raíz ú hojas), como vomitivo 
60 cent, á 2 gram. — Como escitante, ."> á 20 ceiitig. 

Hojas frescas, O á 15 hojas infundidas por una noche 
en 180 gr. de agua bien pura. 

Estrado acuoso, I gr. á 1 gr. KO centíg. 

Estrado alcohólico, GO centíg. á 1 Rriiin. 

Vino (4 á 16 gram. de raíz por oGO gram. de vino 
blan.co), preparación empleada en otros tiempos como 
vomitivo, y á pequeñas dosis como escitante, diurético, 
fundente, etc. 

A El. ESTERioR. En polvo como estornutatorio, en- 
trando en la composición del poíi'o eslorniilalorio de 
Saint-Ange. 

Tanto la raiz como las liojas de ásaro 
son escitantes, eméticas y antihelmínti- 
cas. Asi como la ipecacuana llegan á 
producir, cuando se aplican .sobre el der- 
mis ó una mucosa cualquiera, viva in- 
flamación. 

En todos tiempos ha sido considera- 
da la raiz de esta planta como uno délos 
Tomo UI. 



mejores vomitivos; Dioscdrides, Galeno, 
Mesué, reconocieron esta propiedad, ha- 
biendo sido ensalzada en este concepto 
por Etlinullor, Fernel, Kramcr, Huff- 
mann, Boerhaave, Willis y otro gran 
niimero de médicos, llegando Riviere á 
considerarla en las cuartanas como el 
vomitivo por escelencia, y Linnéo á ob- 
servar que el polvo de las hojns , siendo 
este muy lino, tiene propiedades eméti- 
cas más enérgicas que la ipecacuana, 
lo que Burtin probó con gran número 
de observaciones. Las esperiencias de 
Coste y Wilmet no son menos conclu- 
yentes, y Venel se lastima de que las 
teorías de los médicos anodinos, hayan 
espulsado de la práctica médica tan pre- 
ciosa planta. 

Hanin la considera como el mejor su- 
cedáneo de la raiz brasileña, y Wauters 
se espresa así ocupándose de la misma: 
Principiis suis constituentibus cum ipecacua- 
nlia, coincidere videtur, licet aliquando venenis 
adnumeralum fiierit, quum ab imprudentibus 
sine dehitis cautelis proescribebatur. En efec- 
to; es creíble que la falta de tino en su 
administración ha ocasionado efectos 
violentos, y que por esto ha sido pros- 
crito su uso: así como también ha in- 
fluido el haberse empleado en casos en 
que una irritación persistente la contra- 
indican. Si no existiese predilección de- 
cidida por los medicamentos exóticos, 
se tendría en cuenta también la irre- 
gularidad de acción de la ipecacuana, 
que tantas veces se observa por los prác- 
ticos. Sabido es que el mayor ó menor 
efecto de los medicamentos depende de 
la dispo.sícíon é idiosincrasia del que le 
ha de sentir mas que del mismo medi- 
camento. Verdad práctica que la espe- 
riencia diaria confirma y que es aplica- 
ble á toda clase de medicación. 

Estimado en mucho por los antiguos 
y despreciado desde el descubrimiento 
de la ipecacuana, las gentes del cam- 
po mas apasionadas d« la tradición po- 
pular que los ciudadanos , conservan 
aun el u.so de este remedio. Comun- 
mente emplean la infusión de las hojas 
para provocar el vómito y pui-garse. 
Cazín , dice hal)erla visto usar bajo 
esta forma, sin que produjera otros ac- 
cidentes que los de los eiueto catárticos 
tomados á grandes dosis ó intempestiva- 
43 



í»8 



aLbum de l\ FL0R\. 



monto; 00 á 89 centig. dol polvo de la 
raiz hacen vomitar tan bien como igual 
cantidad de ipecacuana , sin molestar 
m;us; y añado , "le empleo h la de 10, 
I5ó 20 centíg.. como alterante en la 
bronquitis crónica , la coqueluche , y sobre 
todo en la diarrea , correspondiéndome 
como la ipecacuana; para combatir la 
coqueluche le mezclo algunas veces á 
la belladona.' üurande ha demostrado 
últimamente, valiéndose de la esperi- 
mentacion, la virtud astringente del 
ásaro administrado á dosis refractas y 
repetidas. 

Para algunos, y entre ellos Gilibert, 
las hojas son menos enérgicas que la 
'raíz. Loiseleur-üeslongchamps ha com- 
probado por una serie de esperiencias, 
que la virtud emética estaba mas des- 
envuelta en las hojas que en la raiz, 
añadiendo este celoso defensor de la ma- 
teria médica indígena, que .son un emé- 
tico superior á los demás. La verdad es, 
que según todo lo hace creer, difieren 
poco una de otras en su acción. 

Cuando se ha conservado por mucho 
tiempo la raiz de esta planta, ya no es 
vomitiva; pasados seis meses no es mas 
que purgante; á los dos años no purga 
ni á la dosis de 1 gr. 50 centíg. en 
cambio adquiere virtud diurética y pue- 
de ser utilizada como tal en cocimiento, 
debiendo tenerse á la vista su mayor ó 
menor vetustez, para medir las dosis y 
llenar tal ó cual indicación. »E1 ásaro, 
dice Gilibert, juiciosamente adminis- 
trado, ya en polvo, ya en infusión ó di- 
gestión en agua ó vino blanco, puede 
curar las enfermedades mas radicales, 
como las intermitentes inveteradas, obstruc- 
ciones del hígado, del bazo, del mesenterio; las 
hidropesías han cedido á su acción, sien- 
do uno de los remedios mas seguros con- 
tra las afecciones cutáneas. « Hortius reco- 
mienda como muy eficaz el ásaro solo 
6 mezclado al acoro ó cálamo aromático, 
en cocimiento en vino blanco, tomado 
por mañana y tarde, contra las cuarta- 
nas, hidropesía é ingurgitaciones del hígado 
y bazo. 

Coste administraba esta raiz en pol- 
vo como vomitivo (7 á 8 meses de de- 
secación en un granero liien aireado), á 
la dosis de 1,20 gr. á 2 gr, en una taza 
de té ó caldo de vaca, ó la misma can- 



tidad del de las hojas. Algunas veces 
mandaba infundir 4 6 12 hojas durante 
una noche en la ceniza caliente y en 
90 gr. de agua bien pura, añadiendo 
en ocasiones un pedazo do canela, miel 
ó jaraT)e de violetas. Los campesinos se 
contentan por lo comiin con la adición 
de un poco de miel. Es de observar que 
la administración del ásaro bajo la for- 
ma acuosa, escita mucho menos el vó- 
mito y las evacuaciones albinas, pero 
ejerce mas acción sobre el sistema cutá- 
neo y las vías urinarias. Rondelet dice 
ha empleado con éxito su cocimiento 
acuoso contra la ciática. 

Algunos autores consignan haber si- 
do usado con fin punible, para provocar 
el aborto. 

Los veterinarios de los pueblos y que 
no ejercen su arle sino de una manera 
rutinaria ó tradicional, le consideran 
como un escelente purgante en el tra- 
tamiento de los lamparones y para la 
espulsion de las lombrices de los potros. 

El polvo de las hojas es un estor- 
nutario enérgico; mezclado al del lirio 
de los valles, betónica, etc., es consi- 
derado como eficaz en las cefaleas per- 
tinaces, en la supresión del flujo nasal 
habitual y otras dolencias en que es- 
tán indicados los errinos. En este con- 
copto forma parte del polvo capital de 
Saint-Ange y del cefálico de la farma- 
copea de Edimburgo. Cuando se masti- 
can provocan la salivación y puedeii 
ser empleadas como sialagogas. Intro- 
ducidas en el oido esterno, como irri- 
tantes, pueden utilizarse en la sordera. 

Para concluir, sus flores no compo- 
nían las coronas de los antiguos, de 
donde se dice proviene su nombre ge - 
nérico, y es llamado yerba délas tabernas, 
porque los beodos vomitaban corr él, 
para volver á empezar sus orgías. Se- 
gún parece, el doctor Smirnoff, se ha 
convencido por ensayos repetidos, «que 
merece bien la reputación que goza en 
Rusia, de ser un escelente remedio con- 
tra los efectos de "los líquidos alcohóli- 
cos y para neutralizar la necesidad fic- 
ticia, pero irresistible, del alcohol.» 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de toda la planta 
con las dimensiones que por lo común alcanza; a dis- 
co, b conectivo; c el mismo de tamaño natural; d flor 
abierta verticalmente; e semilla. 



FAMILIA KlIFO«ltl\CEAS. 



09 



GtN. AnisTOLOciUA. T. Flores liprinafruililas. I'ori- 
goiiio coroliiio tubuloso , con e\ tubo adherido por la 
parte inferior al ovario, ventrudo encima de este, recio 
ó encorvado, y el limbo oblicuo, ligulado, alguna vez 
2-3-fido. Estambres 6, inserios cu uu disco cpigino, 
con filamentos muy cortos, casi nulo y anteras extror- 
sas, 2 loculares, pegadas al estilo por el dorso, Ova- 
rio, infero, 6-lüCular, con infinitos liuevecillos fijados 
en una sola serie al ángulo central do las celdillas, lio- 
riiontales y analropos; estilo corto y estigma radiado, 
6-partido. Caja cori.ícea, desnuda, 6 locidar, seplicida 
(i-valve. SemUlas infinitas con testa coriácea inembra- 
noso-marginnda. — Yerbas ó arbustos derechos, tendi- 
dos, trepadores ó volubles, délas regiones tropicales, 
menos abudantes en las extratropicales templadas, con 
hojas alternas, enteras, cnterísimas ó lobadas y pe- 
dúnculos axilares con 1-2 ó infinitas llores, alguna vez 
muy grandes, casi siempre de color amarillo moreno. 

Tallo débil echado. 
ARISTOLOCHIA. LONGA L. 



Aristolochia longa , vera. Bauli — Tourn. 
—Anstolochia longa off. — Gynand. He- 
xand, L. 



Arisioloquia larga ó macho. Eso. Aristolochia longa. 
Purt. Arisloloche longue. Franc. Bilhwort. Ing. Ós- 
terluzey, — holwurzcl. Al. Loufarcat. Ar. Osterlucie. 
llol. h'olz. Su. 

Desc. Planta con raiz larga y sencilla; tallo echado, 
algo ascendente; hojas pecioladas, acorazonadas, enteri- 
siínas, remelladas; llores solitarias y con el labio lan- 
ceolado agudo. Fl. Mayo. En Castilla la Vieja, Escorial, 
Casa de Campo de Madrid, Llano de Llobregat y oti'as 
muelidS partes de E^ipaña. 

Partes usadas. La raiz. 

Propiedades y nociones químicas. La raiz de aristo- 
loquia es ligeramente nauseosa; su sabor vivo, acre 
y amargo. Por el alcohol se puede obtener un estrado 
gomo-resinoso muy amargo que parece gozar de bas- 
tantes analogías con el acibar. Su estrado acuoss, es 
poco abundante , dícese tiene sabor salado amargo y 
olor de saúco. 



La aristoloquia larga fué elogiada 
por Dioscórides, Galeno é Hipócrates, 
los que recomendaban su administra- 
ción, bien al interior ó bien al esterior, 
para facilitar la menstruación, la salida 
del feto y el curso de los loquios; de es- 
te último uso ha nacido su nombre ge- 
nérico. En efecto, parece que la espe- 
riencia ha confirmado su virtud emena- 
goga , cuando existe atonía del útero y 
que su uso es perjudicial á las mujeres 
nerviosas y aquellas en que la supresión 
del menstruo viene acompañada de es- 
pasmo ó plétora. Hablando de las aris- 
toloquias, se espresa así Gilibert: -To- 
díis contienen un principio medicamen- 
toso muy penetrante, exhalan olor fuer- 
te y dejan sentir sabor vivo , amargo, 



aromático que ocasiona en la lengua 
impresión persistente. La infusión de 
sus raices . edulcorada con miel . es un 
remedio enérgico que alimenta el ñujo 
de la orina y con mas abundancia los 
menstruos. También se administra el 
polvo en vino. Este medicamento cor- 
responde en hi palidez, hinchazón, intermi- 
lentes, asma húmedo , anorexia, que depen- 
de de atonía con flegmasía; es un podero- 
so auxiliar en la parálisis, gota serena, y 
aplicada esteriormente deterge las úlce' 
ras sórdida.'i. «Todas estas propiedades, 
añade el mismo autor , han sido com- 
probadas por observaciones especiales, 
asi dice , debe uno admirarse de que 
planta tan enérgica esté casi abando- 
nada. Me he servido siempre de la aris- 
toloquia vulgar según mi principio 
de preferir las plantas indígenas cuan- 
do tienen los principios medicamen- 
tosos de las exóticas." Efectivamente, 
Alston , Helde y otros autores , conside- 
ran esta especie como eficaz en la gota. 
Mas téngase en cuenta que todas las 
aristoloquias, pueden causar á dosis ele- 
vadas , calambres de estomago, dolores 
intestinales vivos, vómitos, superpur- 
gacion, pérdidas y abortos, y mas parti- 
cularmente la vulgar. 



Esplicacion de la lámina. La 'parle dibujada tiene 
las dimensiones que generalmente alcanza; b raiz;<í 
pistilo; e fruto; c el mismo partido á través; a semilla 



FAM. EUFORBIÁCEAS. JUSS. 



Yerbas, arbustos ó árboles abundantes en las regio- 
nes intertropicales, encontrándose también varias es- 
pecies en la región mediterránea y en otras, con jugo 
casi siempre lactescente; tallo á veces carnoso; hojas 
eomunmentc alternas, sencillas, muy rara vez palmea- 
das y con estípulas pequeñas membranosas, ó sin ellas 
y llores unisexuales, solitarias, amanojadas, espigadas 
racimosas, con brarteas 1 -plurífloras, ya las masculinas 
sobre las femeninas en el mismo ramo, ya en diversos 
ramos ó pies y algunas veces muelus, las masculinas um- 
beladas con una femenina en ol centro, todas ceñidas 
de, un involucro común asemejándolas á una flor her- 
mafrodita.— Cáliz libre, 4-5-6-fido ó partido, de esti- 
vacioii valvar ú empirrazada, rara vez 2-polifilo. alguna 
viz nulo. Corola casi siempre nula, rara vez con péta- 
los iguales en número á las lacinias del cáliz y alternos 
con ellas, alguna vez en mayor número é insertos en el 
fondo del cáliz ó debajo del 'lisco ,que h: y en el fundo 
del mismo, muchas veces de estivacion convolutiva y 
casi siempre alternos con cscamftsó glándulas. — Flor 
ma.stulina. Estambres determinados ó indeterminados, 
libres ó monadelfos. hipogiños. Flor femenina. Ovario 
libre, sentado ó pedicelado, casi siempre con tres cel- 
das, alguna vez con dos ó mas de tres; óvulos sn nú- 
lueio de uno ó dos, coleantes del ángulo central, roas 



400 



ALIUIM DE U FLORA. 



abajo del ápicp; estilos libres ó soldados en número 
Jí5U.il al do las celdas. Fruto seco, pocas vccps jugoso, 
3-2-itilinito-coco ó sea coinpucslu de otras tantas caji- 
tas unidas on la columna central, y soparablcs, inde- 
hiscentes ó mas frpcuciili'inenti! divisibles coii elasti- 
cidad á lo largo del nervio dorsal. Seinill.is en número 
de una ó.dos, de testa crustácea, carunculada junto al 
ombligo-, albumen carnoso, embrión aplanado y radí- 
cula homutropa. 

Propiedades. En general son masó menos estimu- 
lantes en razón del jugo lechoso que segregan, el cual 
en algunas especies es tan acre que obra como veneno 
activo; en otras está suavizado por mucilago en abun- 
dancia y obra tan solo como purgante emelo-catártico 
ó diurético. Muihas tienen las semillas oleosas y el 
aceite que por lo común es suave ó muy poco acre, en 
ciertos casos es más ó menos irritante. 

Comprende 114 géneros y 250 espe- 
cies que Biirtling distribuye on las tri- 
bus: Eulbrbieas, Hipomaneas, Acalífcas, 
Crotoneas, Filanteas y Buxeas. 

TRIBU.— EUFORDiEAS. — BARTL. 

Ovario con celdillas 1-ovuladas. Flores monoicas 
apétalas, las masculinas con las femeninas en un mvo- 
lucro común. 

Gen. Euphorbu. — L. Flores monoicas; muchas mas- 
culinas que. rodean una sola femenina en un involucro 
general acampanado, apeonzado, 4-5-fido y adornado 
de ü-1 -glándulas grandes y de forma variada. Cada fior 
masculina provista de una bi'actea laciniada, sin cá- 
liz ni corola. Estambre i, con filamento articulado con 
el pedúnculo, y antera 2-locular, didima con las cel- 
dillas globosas. — Flores femeninas con pedicelos mas 
largos; cáliz muy pequeño, dentado ó lobado por lo co- 
nnin casi borrado. O\ario sentado y con 3 celdas 
l-(ivuladas; estilos 3, 2-Gdos, ó i, 2-fido, y estigmas 
6 6 3, 2-lobos. Caja lisa ó verrugosa, lampiña ó peluda, 
con 3 cocas 2-valves dehiscentes con elasticidad, cae- 
dizas y l-spermas. — Plantas lactescentes, herbáceas, 
sufnicticosas y afilas, otras con hojas casi siempie al- 
ternas, frecuentemente estipuladas; las flores comun- 
mente en verticilo, enteras, enterísimas, aserradas ó 
dentadas y flores por lo común umbeladas en el ápice 
del tallo. 

ESPECIES I1F.1\BÁCEAS. 

FLORES UMBELADAS. 

EUPHORBIA LATHYRIS. L. 

Lalkyris seu catapuiia minor. Bauh. — 
Lathijris. Bod. —Esula mnjor. Uiv. — Ca- 
laputla. Bruñí". — Tiihf/malus laihyris. Lam. 
— Caiapiilia minor off. — Dodec. Trig. L. 

Tártago. — knhelrezna. Es'p. — Tártago, — catapuria 
menor. Port. Euphorbe cpurge, — epurr/c, — euphorbc 
catapuce, —euphorbe tathi/rienne, — tithymale-épuryc. 
Franc. Spurgc. Ing. Springkraut. Al. 

Dksc. Planta con tallo derecho, sencillo, garz.i; ho- 
jas obtusas, opuestas, cruzadas, enterísimas. (ditusas; 
las involueradas conformes, las de los involuerillos aco- 
razonadas en la bise; umbela •i-fida, pocas veces 2-fida 
y rarísima vez S- fida; glándulas lanuladas, lerininailas 
en cornezuelos ensanchados, obtusos; ovarios con un 



surco dorsal profundo, lisos, lampiños; semillas tras- 
ovadas, truncadas en la base, escabrosas, mates, par- 
duscas. Fl. Mayo, Junio. Se encuentra en las cercanías 
del llardo (C(dm.), CanenciayBustarviejn (Úuer.), Mon- 
serrat, los Pirineos y en otros varios montes de España. 

¡'artes usadas Raiz, semillas y hojas. 

Ueculeccion. Debe recolectarse la semilla cuando 
está madura; la raiz en primavera ú otoño. La dese- 
cación de las hojas se hace con las precauciones que 
e.xiíien las plantas jugosas. 

Propiedades y nociones químicas. Cuando frescas, 
do todas las parles de esta planta, al cortarla?. Huye 
gota agota un jugo espeso, lactescente, de naturaleza 
gomo-resinosa, así como el de todas las euforbiáceas, 
de propiedades corrosivas que residen esencialmente en 
la resii'.a. Si se gusta causa sensación de ardor que se 
estiende á toda la boca y garganta. Analizadas porSou- 
heiran las simientes, encontró en ellas: aceite fijo ama- 
rillo; estearina, aceite pardo acre, materia cristalina, 
resina parda, materia colorante eslraclivade olor y .sa- 
bor desagradables que la aproximan mucho al aceite 
de crotón; á pesar de esta analogía, el aceite de tárta- 
gos no es soluble en alcohol. Este acejie se prepara por 
esprcsioii, por el alcohol y por el éter; y ségun se ha 
llegado á observar, no es indiferente usar el obtenido 
por uno ú otro mét'ido.. Martin Solón hi visto que si 
bien purga el estraido por el éter como el que da el 
tratamiento por el alcohol, el primero no produce tan- 
tas náuseas. Según Soubeiran, á dosis de 4- gr. os cmc- 
to-catártico é hidragogo. 

I'nEeARAClü^ES farmacéuticas t dosis. 

A EL iMTERmR. Semillas, 6 á 12 enteras, como ca- 
tártico, emelo-catártico ó drástico. 

Jugo (ilesiisailo) algunas golas. 

Aceite de las seinillas por espresion, 20 centig. á 
1 gr. en pildoras, poción, etc. 

Mistura. Agua destilada de lechuga 100 gr.; agua 
de menta, jarabe de rosas aa. 25 gram ; aceite de tár- 
tagos 8 á 13 gotas para tomar en dos veces en un corlo 
intervalo. 

Pildoras. Aceite de tártagos, 8 á 12 golas; óxido 
magnésico c. s. para o pildoras. (Doctor Ueis.) 

Pastillas. Chocolate de vainilla 10 gr., azúcar H 
gram., almidón 2 gram., aceite de tártagos 30 golas 
me. exactamente y h. 30 pastillas; de 8 á 10 para una 
purga. (Doctor Railly.) 

Enemas. Aceite de tártagos 1 gr. cocimiento de 
mercurial 500 gr. almidón lí gr. 

A EL ESTERioR. AceílB CU friccioues, 1 á 2 gr. — Ho- 
jas y jugo como tópico. 

Las propiedades de los tártagos fueron 
conocidas de los antiguos; Hipócrates 
refiere dos casos de envenenamiento pro- 
ducidos por esta planta; Dioscórides y 
Plinio los señalan como un purgante 
violento. Tomados á dosis elevadas pue- 
den determinar la inflamación del estó- 
mago y una irritación, simpática del 
sistema nervioso y hasta la muerte. Los 
síntomas del envenenamiento produci- 
do por ellos son los siguientes : dolor 
abrasador é intolerable en el estómago, 
esfuerzos para vomitar y seguidamente 
vómitos; dolores abdominales, cámaras 
sanguinolentas, superpurgacion. movi- 
mientos convulsivos en el bajo vientre, 



FAMILIA EUFORBIÁCEAS. 



m 



agitación délas eslremidados abdomina- 
les, pulso pequeño, contraido, frecuente, 
muert-e por aniquilamiento ó esceso de 
inllamacion. El tratamiento es idéntico 
al producido por la brionia , celido- 
nia, etc. Orilla los coloca entre los ve- 
nenos vegetales irritanteSi 

Cuando se aplican sobro la epider- 
mis, ocasionan granos, ampollas, y en 
algunos casos la inllamacion, que pue- 
de prolongarse al tejido celular subya- 
cente. 

Los tártagos son un purgante drásti- 
co de los mas violentos, y sin embargo, 
en los pueblos es un purgante vulgar 
empleado con frecuencia. Toman 6 6 12 
granos para producir efecto purgante 
suliciente ó también 4 ó 5 hojas mez- 
cladas con miel después de contundi- 
das. Los que toman las semillas, si quie- 
ren producir grande efecto, las macha- 
can bien antes de tomarlas, y si lo 
desean leve, no lo hacen sino ligera- 
mente. Loí5 prácticos que las prescriben 
lo hacen emulsionándolas con jema, de 
huevo y en algunas hidropesías exentas 
de irritación gastro-intestinal, y sobre 
todo en los sugelos robustos, las usan 
enteras. Son muy apropiadas para sus- 
tituir el aceite de crotón, pues si bien 
tienen una acción menos violenta es tan 
segura. 

Carlos Calderini, parece fué el primero 
que obtuvo su aceite, que es, según él, 
un purgante suave. A la dó.sis de 3 go- 
tas en los niños, ó la de 6 á 8 en los 
adultos, produce evacuaciones albinas, 
sin cólicos ni tenesmo , únicamente si 
está rancio es cuando produce los pri- 
meros. Con el tiempo y sobre todo ba- 
jo- la influencia de una temperatura 
algo elevada se enturbia y enrancia, 
entonces su sabor, de dulce que és, se 
vuelve picante. 

Cuando se salva el límite de la dosis 
á que debe administrarse, según las 
observaciones de Lupis y Canella, Puc- 
cinoli y los ensayos hechos en ei hospi- 
tal de clínicas de Bolonia y el Della- 
Vila, no produce evacuación alguna y 
si da lugar á accidentes de hipostenia. 
Barbier. sin embargo, le ha suministra- 
do á la de 10 á 22 gotas, y su efecto fué 
el que deseaba siu causar cólicos, sed, ni 
calor abdominal, conservándose el ape- 



tito. Estas contradicciones pueden cs- 
plicarse bien por la diferencia de las 
circunstanci;is locales en que se recolec- 
ta la semilla para cstraer el aceite. Los 
tártagos son mas activos en Italia y los 
naturales mas irritables que en Francia. 

Frank juzga que el aceite en cues- 
tión podría emplearse centra la tenia, 
ascitis, hysteralgia, etc., y Martin So- 
Ion le administró en muchos casos de 
albuminuria crónica. Pero según lo hace 
observar Valleix, en casos idénticos, 
continuando por largo tiempo su uso, 
produce irritación bastante viva de la 
mucosa intestinal, que parece precipi- 
tar la muerte. Kleve dice haber tratado 
muchas veces con éxito la ictericia cró- 
nica, dando el jugo de este vegetal á la 
dosis de 24 gotas én una cucharada do 
las de café. 

Su aceite en lavativas y á la dosis de 
1 gram. en 500 de cocimiento de mer- 
curial, parausar en dos veces por la ma- 
ñana, es un purgante y revulsivo eficafc 
en la constipación pertinaz, hidropesía, as- 
fixia, apoplegia serosa, hernia estrangulada 
por obstrucción y cólico saturnino. 

Como rubefaciente es usado por Ca- 
zin en. las afecciones escorbúticas, ciáti- 
ca, etc., habiendo sido un recurso de 
importancia en las epidemias de coque- 
luche, usindo á la par interiormente 
la belladona. La erupción que produce 
según dicho autor, es menos ¿olorosa 
que la producida por el emético, pu- 
diendo ser graduada con mas facilidad. 

Los tártagos no deben emplearse sino 
con prudencia, se refieren casos de diar- 
reas rebeldes ocasionadas por haberlos 
usado sin precaución por el vulgo, 
diarreas difíciles de corregir. El pro- 
fesor no tiene que tomar otras, que las 
que la ciencia aconseja en el uso de los 
medicamentos de su género. Las hojas 
asi como las de gran número de eufor- 
biáceas producen también rubefacción, 
mas es preferil)le el linimento pj-ejiara- 
do con las semillas maceradas en aceite 
común, pudiendo sustituir al de crotón, 
bastante caro para los de pocos medios. 

Ha sido empleada esta planta para 
destruir las berrugas, y su jugo como 
tópico, corresponde en el tratamiento 
de la tilla; sin duda obra en este caso 
por su virtud epilatoria para hacer lúe- 



10-2 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



go desaparezcan las producciones para- 
silicívs; los cabellos nacen después de dos 
ó tres días; y si la irritación que produ- 
jera fuese muy intensa, puede recurrir.sc 
á los emolientes. 

Cuando se cree indisponsalale mode- 
rar su acción, puede conser^uirsc por la 
desecación prolongada ó por una tosta- 
cion ligera. Si se la seca al aire libre 
por diez meses , mezclada al azúcar y 
Iiqjas de dlimato obra, según Coste, y sin 
inconveniente, como purgante y hasta 
emético en cantidad de 1 gramo. 

La raiz y corteza del tallo son pur- 
gantes, pero en menor grado que el 
aceite de las semillas. La dosis es de 1 
gramo á, 1 gr. 50 centíg. 

Esplicacion de la lámina. La parle que representa 
el dibujo tiene las dimensiones que generalmente al- 
canza y está copiada del natural; a estambre; b fruto; 
c tres cajas reunidas y partidas trasviTsal mente; d !lor 
abierta do modo que puede verse la inserción de loses- 
tambres. 

Gen. Mercuriaus. L. Flores monoicas ó dioicas. — 
Flor masculina. Cáliz 3-4-partido. Estambres 8-12 ó 
alfíuna vez en número mayor, con filimentos libres, 
salientes y anteras con celdillas globosas separadas. — 
Flor femenina. Cáliz 3-4-partido. Filamentos 2-3, 
estériles, arrimados al ovario. Este didimo, 2-locular, 
rara voz 3-lobo y 3-lücular con las celdillas 1-ovuladas; 
estilos 2 ó .■), cortos, gruesecilos. Caja 2-3 coca, con 
las cocas casi globosas, 1-spermas. Semillas aovadas. — 
Yerbas anuas 6 perennes, coinunmenle de Europa, con 
hojas opuestas ó rara vez alternas, estipuladas, den- 
tadas ó enterisimas, y llores axilares ó terminales, las 
masculinas en glomerulos espigados y con bracleas, y 
las femeninas espigadas, amanojadas ó solitarias. 

MERCURIALIS ANNUA. L. 

Mercurialis mas et fwmina. J. Bauh. — 
Mercuriaus testicnlata sive mas Dioscoridis el 
Plinii. G. Bauh, — Mercurialis off, — Dioec. 
Eneand. L. 



Mercurial. Esp. Port. Mcrcuriale. — mercuriale an- 
nuelle, ou officinale, — foirole, — foirotte, — foirande, — 
rhiolc, — orlie batarde, — cayarelle, — caqueiüit, — rin- 
berge. Franc. Annual mercury. Iiig. Jahrigcs. — bingel- 
kraut. Al. Bergclurt. Diin. Jaarlyks.— bengdhruid. 
Hol. Mercorella. ll. Mercuryasez. Fol. Bingdarl. Su. 

Desc. Planta con tallo herbáceo, aliorquilladn con 
ramos divergentes; hojas oblongas, lampiñas. Fl. Ju- 
nio, Setiembre. Común en los jardines, huertos y mu- 
ros viejos de loda España. 

Partes usadqs. La phinla entera. 

Recolección. Se emplea fresca por perder por la 
desecación sus propiedades, gozando de toda su activi- 
dad antes de la floración. Cuando tiene semillas y em- 
pieza á amarillear, es menos enérgica. Sin embart^o, 
puede empleársela hasta en las heladas, por conservar- 
se verde largo tiempo en los jardines. 

Propiedades y nociones químicas. La mercurial 



tiene olor fétido, sabor amargo y salado muy desagra- 
dable. Según FeneuUe, contiene: un principio amar- 
go purgante, mucus, clorofil.i, albúmina vegetal, una 
sustancia gr;sa blanca, aceite volátil, ácido péctico, 
leñoso, y algunas sales de amoniaco, ücstilada con cui- 
dado no diú aceite volátil, su principio aromático pro- 
bablemente se descompone á la temperatura de la ebu- 
llición del agua. Su hidrolato, dice E. Martin, tiene 
olor y sabor fuerte,. viroso, detestable, provoca el vó- 
mito, y seria tal vez muy perjudicial si se tomase como 
bebida. Su principio activo ha sido aplicado por Rei- 
drardt, y al que ha denominado á/crcuríaíino, alcaloide 
volátil, el cual, según él, es muy tóxico y se pre- 
senta bajo la forma de un líquido oleaginoso, de olor 
narcótico, de reacción alcalina, trasforinándose al airo 
libre en una resina de consistencia de manteca; su 
punto de ebullición es hacia 140°. Muy ávido de agua 
cuando se satura pierde algo de su olor. 

Esta planta suministra á la tintorería un color azul 
con el que puede prepararse también papel reactivo. 
Este color no es Índigo, según Chevreul. ■ 



l'REPARACIONES FARMACEUriCAS Y UÜSIS. 

A EL i.NTEnion. Cocimiento, 20 á üO gram. por me- 
dio kil. de agua. 

Zumo. 30 á 100 gram. 

Miel de mercurial simple, 30 á 00 gram. (general- 
mente para enemas). 

Miel de mercurial compuesta (jarabe de larga vida), 
30 á GO gram. 

A El, ESTERiOR. Miel dc mercurial en tnemas. 

Cocimiento en fomentos, lociones, lavativas; hojas en 
cataplasmas. 

La mercurial es laxante, pero se la ha 
considerado inconstante en esta propie- 
dad, debiéndose á no dudarlo esta in- 
constancia, á la forma de usarla, ó bien 
á que se haya empleado fresca ó seca. 
Esto no obstante, aun se usa en enemas 
ó cocimiento, y bajo la forma de melito, 
cuyo uso es bien conocido de los prácti- 
cos. El cocimiento de sus hojas se pres- 
cribe como emoliente, asociándolas á las 
de malva, gordolobo, etc. 

Sus propiedades eran conocidas de los 
antiguos; Hipócrates, dicese, la prescri- 
bía al rey Antigono para purgarle, y 
la empleaba particularmente en la liidro- 
pfísia. Bioscórides, Galeno, Oribaso, Pablo 
de Egine, la usaban en igual concepto 
en las calenturas continuas ó intermitentes, y 
para purgar á las embarazadas y los an- 
cianos atacados de constipación. Brassa- 
vole refiere que en su tiempo los habi- 
tantes de Ferrara la comian en potaje 
para purgarse, haciendo comer, Go- 
nan, á los niños que tenían lombrices, 
\ma sopa preparada con ella. En algu- 
nos puntos las curanderas combaten 
con la mercurial la constipación de las 
mujeres de parto y retiran la leche de 
' las que no quieren amamantar, por me- 



PAMII.IA niTicictíAS. 



10.- 



dio de lavativas de su infusión; usan 
también cataplasmas de las hojas, que 
aplican al bajo vientre para favorecer el 
curso de los loquios, ó hacer que aparez- 
can cuando han desapareciilo. 

Constantino la reconoce una potencia 
laxante muy íiel do la ñegma, humor 
seroso y bilis, sin que produzca pertur- 
bación, asi la cree vitil en las fiebres ron- 
¡inuas y nrdicnti's 6 intermitenles, y además 
para todos los que delten tener el vien- 
tre laxo y libro .como las mujeres emba- 
razad;is, niños, ancianos, etc., conside- 
rando á su zumo apropiado para confec- 
cionar pildoras y his hojas contundidas y 
mezcladas con miel ó vino cocido, para 
darlas en forma de opiata, no solo con 
el ñn de laxar el vientre, sino también 
contra las obstrucciones, etc., aumen- 
tando su poder purgante la adición de 
ajenjos. 

En la medicina doméstica de los pue- 
blos es aun popular esta planta, usando 
como medio idóneo para purgar, la in- 
troducción por el ano délas hojas de mer- 
curial, dándolas forma de cala con acei- 
te y miel. Las nodrizas emplean algu- 
nas veces un supositorio hecho de la 
forma apropiada con un tallo de berza 
y barnizado con jugo de mercurial, el 
cual es muy eficaz. De advertir es que 
la planta en cuestión, perteneciendo á 
las euforbiáceas, debe sernos .sospechosa 
y tanto más el M. perennis. L. con quien 
se la confunde. No hace muchos años 
que el veterinario Chorlet hizo constar 
el peligro de dar como pasto d alimento 
la mercurial á los animales, porque les 
causa diarrea, etc., y la retirada de la 
leche. 

Debemos á Swinger un jarabe de 
mercurial compuesto, que con el nom- 
bre de Jarabe de larga vida ó de Calabria, 
gozó de gran boga, entre cuyos sim- 
ples entraban la raiz de lirio de Floren- 
cia, la de genciana, preparado por ma- 
ceracion en vino blanco. Hoy está en 
olvido, sin embargo de ser conveniente 
como tónico y laxante que es á la par, 
en los ca'^os en que hayan de llenar- 
se las dos indicaciones, de fortificar los 
órganos y al mismo tiempo laxar el 
vientre. Cazin dice haber conocido á 
un gjtoso que se mejoraba con este ja- 
rabe; al efecto moderaba ó auriientaba 



la dosis, según el que quería conseguir. 
A los viejos constipados, cacoquimos y 
asmáticos los prueba muy ])ien. 

Asi como lo liacen las comadres, el 
práctico antes citado emplea con éxito 
la mercurial iñfundida en la ceniza ca- 
liente y aplicada tibia sobre la cabeza, 
para hacer reaparezcan las costras lác- 
teas, cuj'o retroceso ocasiona accidentes. 



Esplicarion de la lámina. Dibujo de un imliviilno 
masculiiu) con lüs dimensiunps que alcanza por lo co- 
mún, y (Id femenino, éste reduciilo, uno y oiro popi.i- 
dos del naturr.l; o flor; b estambre; c cubierta lloral; 
d fruto; e el mismo más desarrollado; f fruto partido 
trasversalmonle. 



FAM. ORTICÁCEAS. ENDL. 



Yerbas ó arbustos alguna voz arbolitoj, más abun- 
dantes en las regiones tropicales y subtropicales que 
en las templadas, y un poco frias ilel liemisferio boreal, 
conjugo rara vez lactescente; bojís opuestas ó alternas 
semillas casi siempre provistas de pelos estimulantes, 
abusados; estipulas comunmente persistentes y flores 
unisexuales ó bermafroditas, espigadas, apanujadas ó 
acabezueladas, algunas veces colocarias sobre un re- 
ceptáculo carnoso, frecuentemente rodeadas de un in- 
volucro común.— Flores bermafroditas ó masculinas. 
Perigonio infero con 4-5-tépalos ó divisiones. Estam- 
bres en igual número y opuestos, filamentos doblados 
bácia dentro, que luego se enderezan con elasticidad. 
Ovario completo ó rudimentario. — Flores femeninas. 
Perigonio con í tépalos ó divisiones desiguales ó solo 
con 2. Ovario libre, 1-locular, 1-ovulado, óvulo ergui- 
do, estilo único ó nulo. Fruto aquenio con pericarpio 
membranoso ó crustáceo, encerrado en el perigonio 
seco ó carnoso. Semillas erectas con embrión derecbo, 
cotiledones planos, radícula antitropa, supera. 

Propiedades. Generalmente son estimulruites y ru- 
befacientes debido al ácido fórmico segregado por los 
pelos de que suelen estar cubiertas las bojas y demás 
partes aéreas, los que penetrando en la piel le deposi- > 
tan en la berida, produciendo después inllamaeion mas 
ó menos viva. Son tenidas otras por diuréticas y astrin- 
gentes. 

Comprende 12 géneros con 300 es- 
pecies. 

Giiw Urtica. T. Floros monoicas ó dioicas,— Flor 
masculina. Perigonio calicino regular, con 4-5-tépa- 
los de cstivaciim valvar, patentes en la florescencia. 
Estambres 4 ó a, opuestos á los tépalos del perigonio, 
con filamentos filiformes, primero doblados bácia den- 
tro y después patentes. Ovario rudimentario. — Flor 
femenina. Perii;onio de 4 tépalos derecbos, en cruz, 
los esteriores menores, alguna vez abortados, los inte- 
riores persistentes, algun.í vez abayados. Ovario libre, 
1-locular, 1-ovulado; estigma sentado un poco cabe- 
zudo, velloso, apinci'lado ó prolongado-filiforme. Aque- 
nio oblongo, comprimiditn, liso ó tuberculoso, desnu- 
do ó incluso en el perisonio abayado. Semilla derecba 
con testa adherente al endocarpio. — Yerbas cosmopoli- 
tas anuas ó alguna vez sufruticosas, por lo común cu- 
biertas de pelos irritantes, con bojas alternas ú opues- 
tas, lie-idid'1-ascrradas, y flores dispuestas en panojas ó 
racimosas asimilares, rarísima vez acabezueladas. 



m 



ALBüM de la FLOrtA. 



LTxTICA DIOICA. L. 



Urtica ureiis máxima. C. Bauli. — Tourn. 
— Única communis. Lob. — Urtica urens al- 
tera. Dod. — Urtica major -neu urtica off. — 
Monoec. Tetrand. L. 



Orliya mayor. Esp. Urliga maior, — urtir/ao. Port. 
Ortie (iiinV/Mf,— (/ra/KÍe úriie, — orlie cnmmune, — orlie 
viuare. Franc. Contmnn nelllc. Iiií^. Breiinessel. Al. 
Ansiara. Ar. fínendenelde. Dun. fírandnelel. Huí. Or- 
tica. II. I'ukrzywa. i'u\. /iran-celsla. Su. 

Desc. Planta illoira con tullo derecho, 4-gono, ra- 
moso y erizado de piíieljílos; hojas opuestas, acorazo- 
nadas, aovado-lanceoladas gruesaineute aserradas; llo- 
res en espigas apanojadas, colgantes, agluuior.idas, apa- 
readas y mas largas que el peciolo. Fl. Mayo. Bastante 
común en España. 

Partes usadas. Toda la planta. 

Recolección. Puede recogerse durante el eslío, bien 
para emplearla fresca ó bien para desecarla. Cuando de- 
secada, aún presenta sus pelos, pero no pican. 

Propiedades, nociones quimicas y económicas. El 
olor de esta planta es débil y su sabor herbáceo al 
pronto, después agridulce y astringente. Según el 
análisis de Saladin contiene: nitrato calcico; c'oruro só- 
dico, fosfato potásico, acetato de cal, leñoso, silice y 
óxido de hierro. Hoy se sabe con tiene además ácido fór- 
mico, que es el que ocasiona el picor insoportable pro- 
duciclo por las oi ligas. 

En algunos países se comen sus retoños, y Murray 
dice que son laxantes cuando se comen muchos. Como 
alimento de las bestias, es cultivada en Sueeia desde 
tiempo inmemorial; es sano y seguro porque es precoz 
y fácil el cultivo; el suelo raas árido la conviene, no 
exige cuidado alguno, sufre la intemperie y se repro- 
duce. por si misma. Se la puede cortar dos ó tres veces 
en el estio, y en primavera cuando falta el pienso para 
los animales ya está en pleno" desarrollo. Para que !a 
coman verde se coi ta joven; como forraje se la deja 
mas tiempo. Las vacas que se alimentan con la ortiga 
dan leche mejor y mas abundante, y se la cree apro- 
piada para librar á las bestias de las epizootias. La vo- 
latería, que es ávida de sus snuillas, ponen mas si se 
la coloca en sus nidos Las hojas curiada.^ se mezclan al 
alimento de los pavos y en algunos paises se dan cocidas 
á los cerdos. Los chalanes la mezclan con cierta cantidad 
de arena para dar á los caballos aire vivo y pelo bri- 
llante. 

El tallo, que es fibroso, suministra buen hilo y bue- 
nos tejidos. Los Baikirs y los Kamscliadales le usan en 
la fabricación de cuerdas, de telas y redes para la pes- 
ca, bajo cuyo punto de vista los Hohindeses han sacado 
muy buen partido. Para fabricarle se sigue idéntico 
procedimiento que con el cáñamo. La raizcon el alum- 
bre da un bello color amarillo. — Su simiente oleagino- 
sa, da un aceite que estraian los Egipcios para el uso 
alimenticio. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DÓSlS. 

A EL iMERioK. Infusión ó cocimien\o de las hojas, 
30 á 60 gr. por kil. de agua. 

Zumo (con la adición de un poco de agua), 60 á 125 
pram. 

Polvo de las semillas 6 de las flores, 4 á 8 gram. en 
V' bienio apropiado, en elecliiarioi pildoras, etc. 

Esírarlo ó inspisamento, 2 á 6 sram. ó más. 

Júrate (Zumo de ortiga depura(Ío por la ebullición y 
filtrado, azúcar blanco á I parte; li. s. a.), 30 á 60 gr. 



A El. ESTERiOR. Yerba fresca para la urlicacion; 
fresca ó seca en cataplasmas, fomentos, ele; raíz en 
cocimiento para el mismo uso. 

Es indiferente emplear la ortiga inayer ó la menor. 



Las ortigas .son astringentes y han 
sido recomendadas en la hemoptisis, me- 
tr arrugias, etc. 

Zacutns Lusitanas, que se distinguió 
por su Jiabilidad práctica, se espresa 
muy ÍVivoraldemente hablando de ellas, 
para el tratamiento de la hemoptisis. 

Lazerne, Scopoli, (JeolTroy y Uesbois, 
de Rochefort, la elogian también contra 
la citada dolencia; Peyroux y Lange 
contra la menorragia. Kiviere la usalta en 
el flujo menstrual inmoderado á la do- 
sis de IG gr. Es, dice Chomel, el reme- 
dio mas seguro qiie prescribe en la he- 
moptisis y todas las hemorragias; contra 
la primera, habiéndole dispuesto á mu- 
chas personas, siempre conseguía buen 
éxito. Wauters las propone como sucedá- 
neo delcachunde; Frank las recomienda 
en la hemoptisis; Sydenham las empleaba 
en el aborto y en las hemorragias uterinas, 
y Cocchias llega hasta considerarlas 
como apropiadas para disipar eficazmen- 
te los tubérculos de los pulmones. Lieutaud 
dice que su jugo introducido en las fo- 
sas nasales contiene las hemorragias, 
gozando la raiz de igual virtud. 

La ortiga habia caido en un olvido 
inmerecido, como tantas otras plantas 
indígenas, cuando Ginestet presentó en 
1845, á la academia de medicina de Pa- 
rís, una Memoria sobre la eficacia de 
esta planta , en el tratamiento de las 
hemorragias uterinas , apoyándose en cin- 
co casos en que fueron instantáneamente 
contenidas con la administración del 
jtigo á la dosis de 60 á 125 gram. Merat 
en su informe á la academia se espresa 
en estos términos : " No puede \ino me- 
nos de maravillarse del éxito del zumo 
de la ortiga c mtra afecciones tan gra- 
ves. De intento he referido Ires especies 
de hemorragias, entre ellas la que sigue 
al parto, que es frecuentemente mortal. 
;.Qué reconocimiento no se debe á quien 
ha puesto en práctica tal medio? No 
tengo razón alguna para dudar de la 
veracidad de estos hechos, y si no he 
repetido, el uso de la ortiga ha sido por 
falta de oca.sion, y nada mas tacil, por- 
que la planta abunda por todas partes. 



FAMILIA ORTICÁCE\S. 



m 



y las hemorragias uterinas no son raras 
en cierta clase de mujeres." 

Mas tarde. Ginestel comunico á la 
Academia un nuevo hecho en compro- 
bación de la propiedad hemostática del 
zumo de ortiga , en iina hemorragia del 
útero que duraba hacia dos meses y se 
habia resistido á los demás medios em- 
pleados. El mismo asegura haberle uti- 
lizado con éxito en la hematémesis , epis- 
taxis y otros ñujos de sangre. Ducasse, 
de Tolosa , le obtuvo idéntico en las he- 
morragias del útero y en el tratamiento 
de las leucorreas crónicas , no habiendo 
sido en estas tan afortunado Ginestet. 
Merat. por fin, consiguió ensayar este 
medio y unió su testimonio al del prác- 
tico citado , por haberle correspondido 
en un caso de epistaxis acaecida á una joven 
en el momento del parto y que se habia 
resistido á los medios usados en se- 
mejantes casos. «Prescribí, dice Merat, 
onza y media del zumo de ortiga é igual 
cantidad dos horas después ; á la hora 
de la primera toma, la sangre dejó de 
salir por las narices , los loquios conti- 
nuaron, pero débilmente. Administré 
muchas onzas de este zumo en los dias 
siguientes, y la sangre no apareció, 
pero la convalecencia fué Inrga, tantas 
hablan sido las pérdidas. Menicucci, do 
Roma, dicela empleaba fU. urens.J, en 
los primeros años de su práctica como 
un hemostático , del que obtuvo resul- 
tados los mas satisfactorios , y además 
contra las relajaciones del útero, introdu- 
ciendo en la vagina una esponja em- 
papada en su jugo y agua tibia. Cazin 
le prescribió con éxito en la hemoptisis, 
y sobre todo en las pérdidas uterinas. 
No es raro ver á los campesinos detener 
las hemorragias nasales introduciendo 
por las narices algodón impregnado en 
su zumo , á el pronto creen que el 
efecto es debLlo al taponamiento , pero 
teniendo en cuenta lo dicho, lo es al 
jugo. Este ha sido t:imbien propuesto 
por el doctor Friard en 1839, para com- 
batir la diabetes; según sus observaciones, 
suprimiendo la secreción de orina, pro- 
duce buen resultado. 

Se lee en las antiguas materias mé- 
dicas, que la infusión y el zumo de la 
ortiga, habían sido aconsejados contra los 
reumatismos , gota , mal de piedra , saram- 

Touo in. 



pión, catarros crónicos, asma húmedo, pleu- 
resia, etc. Gesnero, preconizaba la raíz 
contra la ictericia, sin indicar las varie- 
dades de esta enfermedad en que con- 
viene. Cazin ha visto emplear con ven- 
taja, á las gentes del campo, el coci- 
miento de su raíz y la de acedera (de 
cada una 30 gr. para kil. y medio de 
agua reducido á 1 kil.), en la diabetes, 
hidropesía é hipocondría. 

Los antiguos, según refiere Matthiolo, 
consideraban la simiente de ortiga como 
peligrosa. Serapion, pretende que 20 ó 
30 de las de ortiga mayor, purgan con 
esceso. Entre los modernos , la simiente 
de la ortiga menor, es sospechosa para 
unos y para otros es emenagoga, pur- 
gante , diurética , vermífuga y aun fe- 
brífuga. Estas semillas, así como las de 
la mayor, exigen , según Bulliard, pre- 
cauciones en su prescripción. 

Línneo , Vogel y Richter , elogiaron 
el uso de sus flores y semillas en los 
flujos diarréicos y en ciertas afecciones 
de las vías urinarias. Faber, emplea la 
ortiga contra la diarrea y la disenteria, y 
se lee en el diario de Hufeland que se 
muestra mas eficaz en la leucorrea. 

Parece ser remedio popular en algu- 
nas comarcas contra la incontinencia 
de orina de los niños , la simiente de 
ortiga contundida y mezclada á la hari- 
na de centeno, y hecha una especie de 
pasta con miel y agua para hacer tortas 
que se les dan á comer por la tarde du- 
rante quince ó veinte dias. 

En las calenturas intermitentes, tercianas 
sencillas y dobles, cuartanas y hasta en la 
perniciosa , Zanetti , médico de la armada 
de Italia en 1796 , asegura haber em- 
pleado las flores de la ortiga mayor y 
menor, tomadas en sustancia con vino, y 
conseguido con ellas un efecto mas pron- 
to que con la corteza del Perú. No se 
debe pasar de 4 gramos , repetidos dos 
ó tres veces por día. Según el mismo es 
un remedio apropósito para reanimar las 
fuerzas en el aplanamiento que caracte- 
riza la fiebre perniciosa. Exige las pre- 
cauciones que la quina y no debe darse 
ni en la diátesis inflamatoria, ni en las 
obstrucciones pertinaces ; finalmente, 
según las esperiencias reiteradas de Za- 
netti , es superior á la corteza del Perú, 
ya como tónico, ya como febrífugo. De 
14 



106 



A.LBUM DE LA FLORA. 



desear es que nuevos ensayos vengan 
en apoyo do tales elogios, tanto mas, 
cuanto' que Wauters cita su simiente 
entre los sucedáneos de la quina. 

El doctor BuUar, dice, que las enfer- 
medades de la piel, y mas particular- 
mente las que vienen acompañadas de 
un estado caquótico , ceden inmediata- 
mente con el uso del cocimiento ó es- 
tracto de ortigas. Entre aquellas, cita 
particularmente el eczema crónico, ivi- 
peíigo , lepra vulgar , psoriasis difusa y 
liquen agrius. Recomienda al mismo 
tiempo un régimen conveniente y lo- 
ciones cotidianas del cuerpo con jabón 
y agua. 

El zumo y cocimiento han sido em- 
pleados en gargarismos en la angina, 
la estomatitis, ingurgitación de las encías, 
etc. , y también se han preparado con 
las hojas de esta planta, cocidas y re- 
ducidas á consistencia conveniente , ca- 
taplasmas resolutivas y detersivas, para 
aplicarlas sobre los tumores linfáticos 
y úlceras de mal caráter. Las mismas 
hojas contundidas con un poco de sal, 
son eficaces en la gangrena, úlceras pútri- 
das ó sórdidas , uso en consonancia con el 
que diariamente tienen en la medicina 
veterinaria. 

La urticacion es recomendada en di- 
versas enfermedades, tales como la apo- 
plegta, letargía, repercusiones exantemato- 
sas , reumatismos crónicos, parálisis, ana- 
frodisia, cólera asiático, calenturas graves, 
tifoideas , etc. Medio que era ya consi- 
derado por los antiguos, como un pode- 
roso revulsivo y que recomendaron 
Celso y Areteo en la parálisis, coma, 
etc. En tiempos de Petrónio, los liber- 
tinos impotentes despertaban los deseos 
venéreos por la urticacion, no dudando 
Faventino que sea un modo de reme- 
diar la esterilidad. El mismo medio fué 
puesto en práctica por Spíritus, para 
hacer que reaparezca la regla. La manera 
de efectuar esta operación es bien sen- 
cilla y conocida para que me detenga 
en esponerla; solo añadiré, que Cazin 
la ha empleado con buen éxito, si bien 
confiesa no fué tan feliz como Marchand 
y otros que dicen obtuvieron ventajas 
de la misma en el período álgido del 
cólera epidémico. 
Después de lo espuesto se admira uno 



de que esta planta verdaderamente útil, 
tan común por do quiera, no sea hoy 
usada entre nosotros, y de que Cullen, 
Peyrilhe, Alibert y muchos otros mé- 
dicos la escluyan de la lista de medica- 
mentos. La prevención es mala conse- 
jera , solo la esperiencia y observaciones 
juiciosas deben decidir en este é idénti- 
cos casos. 

Esplicacion de la lámina. La parle dibujada licno 
las dimensiones que generalmente alcanza; a flor con- 
siderablemente aumentada; 6 formación del fruto; c 
fruto aislado. 

Gkn. Pabietaria. T. Flores monoicas. Flor mascu- 
lina. Perigonio de 4-5 hojuelas casi iguales, cóncavas, 
patentes en la florescencia. Estambres 4-5 , opuestos á 
los tépalos del perigonio , con filamentos filiformes, ar- 
rugacios transversalmente , primero doblados hacia 
detro, enderezados elásticamente en el acto de la fe- 
cundación y anteras introrsas, insertas por el dorso y 
de 2 celdillas paralelas. Rudimento del ovario pedicela- 
de y con un huevecillo abortado. — Flor femenina. Pe- 
rigonio ventrudo-tubuloso, 4-denlado con los dientes 
casi iguales ó 2 opuestos muy pequeños. Ovario libre 
aovado, sentado, 1-locular, 1-uvulado; estilo terminal 
muy corto ó nulo y estigma cabezudo-apincelado 6 
linear, 1-lateral y velloso. Cariópside ceñida por el peri- 
gonio no modificado , seco ó carnoso , alguna vez com- 
primido y alado. Semilla derecha desde la base, con 
testa membranosa , muy delgada. — Yerbas ó matas 
lampiñas ó vellosas, abundantes en la región mediter- 
ránea, América boreal y Asia tropical, con hojas alter- 
nas y opuestas y flores de uno y otro sexo axilares, 
amanojadas ó cimosas y provistas de un involucro 
común, 2~3-filo ó infinito-partido. 

PARIETARIA OFFICINALIS. L. 

Parietaria officinarum el Dioscoridis. C. 
Bauh. — Tourn. — Helxine. Matth. — Pa- 
rietaria Helxine. Tabern. — Vitriolo. Lob. 
— Parietaria off. — Polig. Monoec. L. 

Parielaña. Esp. II. — Parietaria, — alfavaca de co- 
bra. Port. Paríetaire. — jparietaire officinale,~perce- 
muraille, — herbé de Notre-Dame ,— herbé des mu- 
railles. — herbé de none, — panatage, — espargoule, — 
casse-pierre, — intriole, — opinará de muraille. Franc. 
Pellitory of the watt. Ing. Glaslcraut, — nachtkraut. 
Al. Murkurt. Dan. Glaskruid. Hol. iVoc i diien. Pol. 
fVceggaerl. Su. 

Desc. Planta con tallo ascendente ramoso; hojas 
largamente pecioladas, lanceolado-aovadas, un poco re- 
lucientes por la cara superior, vellosas y nerviosas por la 
inferior; flores dicotomo-aglomeradas, con involucro 
2-3-filo, Fl. Marzo, Abril. Sluy común en las hendi- 
duras de las paredes viejas. 

Partes usadas. La yerba. 

Recolección. Se emplea fresca durante el estio. La 
que crece en lo bajo de los muros debe ser preferida 
como emoliente ; la qu« en las endiduras y en los 
escombros es mas rica en principios activos. Si se 
quiere conservar debe desecarse rápidamente en la 
estufa. 

Propiedades y nociones químicas. Esta planta e« 



FAMILIA CANNABÍNEAS. 



107 



inodora ; su sabor herbáceo y ligeramente salino. 
Contiene mucllago, nitrato potásico y azufre en bas- 
tante cantidad. 

rREPAII ACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL iSTERiOR. Infttsion. de la á 30 gram. por 
kil. de agua. 

Agua destilada. (1 por 2 de agua), de 50 á 100 
gram. como vehiculo de pociones. 

Jarabe. ( 1 por 2 de azúcar ) , de 50 á 100 gram. 
en poción. 

Zumo. De 30 á 100 gramos. 

A EL ESTERioR. Eo Cataplasmas, fomentos, etc. 

La parietaria es considerada como 
emoliente , diurética , refrigerante y 
dulcificante. El vulgo la usa en las en- 
fermedades de las vías urinarias, con ir- 
ritación ; nefritis, eslranguria, disuria , cis- 
titis, blenorragia , afecciones febriles é infla- 
matorias , en una palabra , en todos los 
casos en que están indicados los antiflo- 
gísticos y en Ja hidropesía cuando se 
quiere aumentar el curso de la orina. 
Según se lee en la materia médica de 
Ferrein , Poissonnier curó un hidrópico 
haciéndole beber leche de una cabra 
alimentada con parietaria. 

La opinión general sobre esta especie 
es la de ser de acción casi nula y hasta 
se le ha negado su propiedad emoliente, 
atribuyéndola al agua en que se infun- 
de, por la temperatura á que se aplica; 
si quid emolliendo prcestat, id justius aquae 
calida: vehículo tribues, dice Murray. 

Los antiguos la empleaban contra las 
intermitentes y Dioscórides la usaba 
como resolutiva , sobre los tumores go - 
tesos. Finalmente, se han ensalzado sus 
propiedades anticalculosas, porque cre- 
ce entre las piedras y creen las rompe 
para vegetar. 

Esplicdcion de la lámina. Representa el dibujo un 
tallo de las dimensiones que alcanza por lo común si 
bien su altura es doble generalmente , a perigonio con 
el fruto; 6 flor; c estambre; d pistilo; e fruto; /'semilla. 

FAM. CANNABÍNEAS. ENDL. 

Yerbas anuas, derechas, ó perennes, volubles, del 
Asia y Europa central, asi como también de América 
boreal , con hojas opuestas ó las superiores alternas, 
recortadas ó lobadas, aserradas, pelierizadas; estípulas 
persistentes ó caedizas y flores unisi'xuales, las mascu- 
linas racimosas ó apanojadas y las femeninas espigado- 
agloineradas, 1-bracteadas ó amentáceas, provistas de 
bracteas foliáceas, empizarradas en muchos órdenes.— 
Flor masculina. Perigonio herbáceo ,3-tépaln, Estam- 
bres Ei en el fondo y opuestos. Flor femenina. Perigonio 
truncado-orceolado gamopélalo, que envuelve al ova- 
rio. Este es l-locular, l-ovulado; óvul» colgante del 



ápice de la cavidad; estilo cortísimo casi nulo con 2- 
estigraas. Fruto cariópsido con pericarpio 2-valve, 
indeliiscente. Semilla colgante, con embrión curvo 6 
arrollado, sin albumen y raicilla homotropa, supera. 

Propiedades. Su jugo es amargo y narcótico y las 
semillas oleosas y dulcificantes. La utilidad principal 
depende de las fibras de los tallos que siendo flexibles 
y tenaces sirven para hacer tejidos y cuerdas. 

Comprende dos géneros con dos espe- 
cies. 

Cén. Humulus. L. Flores dioicas. — Flor masculina. 
Perigonio 5-tépalo y estos Iguales, de estivacion empi- 
zarrada. Estambre 5, opuestos á las hojuelas del peri- 
gonio, con filamentos filiformes, muy cortos y anteras 
terminales grandes, oblongas, dereciias de 2-celdillas 
opuestas, apiculadas por el conectivo escurrido y lon- 
gitudinalmente dehiscentes.— Flor femenina. Perigonio 
aorzado, hialino, muy oscuramente denticulado, 1-filo, 
escamiforme que abraza al ovario. Este aovado, com- 
primidito, l-locular; l-ovulado; estigmas 2 terminales, 
alargado-alesnados. Pina membranosa, formada por las 
escamas del perigonio empizarradas y crecidas. Aque- 
nios 1-loculares, indehiscentes y resinoso-glandulosos. 
Semilla inversa con testa tenuisimamente membrano- 
sa. — Yerba voluble de Europa central y América boreal, 
peluda, con hojas opuestas, acorazonadas, 3-5-lobas, 
aserradas; estípulas aovadas; enteras ó 2-filas, y flores 
masculinas racimosas ó apanojadas, y las femeninas 
dispuestas en amentos formados de bracteas empizarra- 
das, 2-floros. 

HUMULUS LUPULÜS. L. 

Lupulus fwmina. C. Bauh. — Lupulus mas 
et f cernina. J. Bauh, — Cannabis lupulus. 
Scop. Lupulus off. — Dioec. Pent. L. 

Lúpulo, — hombrecillo. Esp. Lúpulo, — luparo, — ^pe de 
gallo. Port. Iloublon, — houblon vulgaire, — houblon á 
la biere, — vignc du nord. — houblon grimpant. Franc. 
Hops. Ing. Hapfen. Al. Humle. Din. Su. Hoppe. Hol. 
Bruscondala II. Chmoel. Pol. Chmel. Rus. 

Desc. Los caracteres espresados en el género. Fl. 
Julio, Agosto. En'las paredes y setos de muchas partes 
de España; cercanías de Madrid, Camprodon, Béjar, etc. 

Partes usadat. Los frutos ó conos, sumidades y 
raices. 

Recolección. Los conos se recolectan á últimos de 
agosto, desecándoles al fuego ó en la estufa; al aire se 
pudren fácilmente en su interior. Cuando secos ad- 
quieren color amarillo-dorado y no pierden nada de su 
aroma y sabor. 

Propiedades y nociones químicas. Los conos de 
lúpulo tienen olor fuerte viioso y sabor muy amargo y 
persistente. Según ei análisis de Payen y "Chevallier, 
contienen; aceite volátil, Lupulino, resina goma, ma- 
teria estractiva, trazas de osmazomo; materia grasa, 
ácido málico, malalo de cal y sales. El lupulino se ob- 
tiene fácilmente frotando las bracteas de los frutos 
sobro un tamiz muy fino, en cuyo caso pasa á través de 
aquel acompañado de arena que se separa por lociones 
y decantaciones sucesivas, desecándole después, se 
coiiser\a por muchos años sin alterarse. Su color es 
blanco-ainarillcnlo, olor aliáceo, sabor muy amargo. 
El aceite volátil que se encuentra en el lupulino, es de 
color ainarillenlo, olor aliáceo y sabor acre que se 
estiende á la garganta. Es soluble en agua fría y aun 
mejor en el alcohol y éter. Según los últimos trabajos 
de I'ersonne, esta esencia debe colocarse al lado de la d» 



i 08 



ALBÜM DE L\ FLORA. 



valeriana. Se ha propuesto sustituir con el lupuliuo el 
lúpulo i'ii las aplicaciuDüs (lo este, pero no se admite 
talsuslituciüii porque el cocimiento con la planta se 
carga mas de principios en proporción A la caníiilaii de 
lupulino que contiene , lo (jiic prueba quo cede al 
agua otros también activos, independientes de aquel. 
El vino y el alcohol se apodtran asimismo de sus prin- 
cipios inmediatos. 

Nada nos toca decir acerca de su uso en la fabrica- 
ción do la cerveza, que es en lo que se emplean las 
grandes cantidades que se recolectan. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL iNTEBioB. Cocimicnto Ó infusión, de 15 á 00 
gram. por kil. de agua. 

Estrado por infusión. ( 1 por 4 de agua ) ; de I á 4 
gram. en piUloras, bolos ó en tino. 

Estracto acuoso de la raiz. ( 1 por 4 de agua), 73 
centig. á 3 gram. en pildoras. 

Zumo, de 10 á 50 gram. 

Tintura alcohólica, de 1 á 6 gram. en poción. 

Polvo (rara vez empleado) , de 1 á 2 gram. en pildo- 
ras ó en vino. 

A EL KSTERioR. Estraclo, i por 5 de manteca para 
pomada. 

LUPL'LINO. A EL iNTEniOR. Polvo de lupulino, 
24 cenlig. á 2 gram. ó mas, en sustancia ó en pil- 
doras. 

Sacaruro, (es la mejor preparación). 

Tintura, ( 1 por 2 de alcohol ) , 50 centig. á 2 gramos 
en poción. 

Jarabe, (1 de tintura por 7 de jarabe simple), 15 á 
30 gram. 

A EL ESTERiOR. Pomoda, i por 3 de manteca; im- 
tura, en fricciones. 

Cuando se toma el lúpulo á dosis 
ordinarias, su primer efecto es escitar el 
apetito y favorecer la digestión ; intro- 
ducido en el torrente de la circula- 
ción ó en contacto con los tejidos, au- 
menta el vigor de los aparatos orgánicos. 
Si se prolonga su uso en los sugetos 
debilitados por vivir en habitación hú- 
meda y fria, por enfermedades ó causas 
análogas, se les vé adquirir color, sus 
secreciones y circulación se activan , en 
una palabra , todo su organismo se re - 
viste de apariencias que recuerdan la 
adquisición de salud. 

Si la dosis es elevada y existe flogosis 
en el tubo digestivo aunque sea li- 
gera, determina desde luego calor en 
la garganta y epigastrio, cardialgía, 
molestias en el bajo vientre , las mas 
veces sin evacuaciones albinas. Además 
de producir sobre la economía , acción 
tónica, la ejerce escitante también por 
sus principios amargos y aromáticos, é 
idéntica sobre el sistema nervioso por 
un principio viroso que parece existir 
en su totalidad ó cuando menos en gran 
parte en el lupulino. Algunos han 



sido acometidos de aturdimiento y caido 
en sueño mortal , por haber permaneci- 
do largo tiempo en un almacén lleno 
de 1 11 pulo. Se citan casos curiosos de 
esta acción de la planta, y partiendo 
de este efecto , el que los médicos ingle- 
ses, según T. Salisbury, dispongan para 
combatir el insomnio, hacer dormir 
sobre almohadas llenas del lúpulo. 
El mismo, á el interior, dice Matón, 
tiene la propiedad de disminuir la fre- 
cuencia del puLso. En muchos paises 
del Norte so emplea el estraclo acuoso 
en vez del opio, siendo el estracto y la 
tintura alcohólica narcóticos , á la dosis 
de 1 gramo. 

Bajo el punto de vista terapéutico el 
lúpulo es tónico , antihelmíntico, diu- 
rético , fundente , depurativo y sedante 
y se emplea en la inapetencia, debilidad 
de los órganos digestivos, atonía general, 
estado predominante y morbífico del 
sistema linfático; afecciones escrofulosas 
y cutáneas crónicas, particularmente en 
los dar tr oses \ raquitis, tumores blancos, 
flujos mucosos atónicos , diarreas pertina- 
ces , catarro crónico, helmintiasis , hidro- 
pesías pasivas , caquexias, escorbuto, ictericia 
sin irritación flegmásica de las vias biliares, 
gota, etc. De entre todas las afecciones 
citadas, en las que se usa con mas 
éxito, es en las del sistema linfático, 
siendo muy conveniente á los niños pá- 
lidos, inflados, que habitan lugares hú- 
medos , en los que sin tener irritación 
flegmásica , existe inapetencia y asimi- 
lación viciosa. Es también un tónico 
febrífugo contra las calenturas de oto- 
ño y combate las afecciones verminosas. 

Las esperiencias del doctor Desroches 
prueban que el lúpulo produce sueño 
en las afecciones reumáticas, sifilíticas 
y pulmonares, sin embargo, Barbier, 
que le ha empleado frecuentemente, ja- 
más observó su acción narcótica. De 
creer es usara los conos desprovistos de 
lupulino ó con muy corta cantidad. 

Este vegetal ha sido considerado por 
Freake como el mejor de los remedios 
contra la gota: Hufeland le prescribía 
en la Uentcria. Conocida es la propiedad 
de la cerveza de oponerse al desarrollo 
del escorbuto; esta propiedad antiescor- 
biitica do la cerveza créese es debida al 
lúpulo, pero según observó el capitán 



PAmUA CANNABINEAS. 



i09 



Cooke, no la conserva en ciertas lati- 
tudes. 

Las propiedades diuréticas y diaforé- 
ticas atribuidas á dicha bebida y al lú- 
pulo, no dependen sino de su acción tó- 
nica, y por tanto, son relativas al estado 
de atonía de los riílones y de la piel, 
habiéndose observado por Graunt que 
desde que se generalizó en Inglaterra 
el uso de la cerveza con lúpulo habia 
menos calculosos; mas téngase presente 
que aquel suele ser sustituido con mu- 
chas plantas, como las hojas de boj, 
ajenjos, centaura menor, trébol acuáti- 
co, una pequeña cantidad de cuasia 
amarga, etc. 

Según Coste y Willemet, la raiz de 
lúpulo puede sustituir á la zarzaparri- 
lla, de la que dicen tiene todas sus pro- 
piedades; llegaron A este descubrimien- 
to por haber usado zarzaparrilla que 
habia sido cambiada por la ambición 
del comercio de malafé, con la indicada 
raiz. Prescrita por ellos en los dariro- 
ses y sarna inveterada, consiguieron idén- 
tico resultado que con aquella. 

Las hojas y tallos de esta planta no 
están desprovistos de propiedades; su co- 
cimiento, aunque desabrido, es salino y 
estíptico; por esto algunos autores con- 
siguieron con él efecto astringente y 
diurético. 

En algunos países los retoños del lú- 
pulo se comen como los espárragos y 
hasta se les da la preferencia sobre es- 
tos como mas sabrosos. Son ligeramente 
laxantes y aperitivos y útiles en el em- 
barazo de las visceras abdominales, caquexias, 
edema asténico, etc. 

Al esterior se ha usado en cataplas- 
mas, elogiadas como resolutivas en las 
ingurgitaciones edematosas, tumores fríos y 
para calmar los dolores artríticos. S. Pau- 
li, dice, que en su tiempo se emplea- 
ba mucho esta planta á el esterior des- 
pués de haberla hervido en la cerve- 
za, y que se aplicaba en fomentos para 
apaciguar los dolores de gota, lujaciones 
y contusiones, Hamick consiguió con este 
tópico buen efecto en mas de sesenta 
casos de úlceras de mala naturaleza. 
Trotter aplicaba sobre las gangrenosas ca- 
taplasmas preparadas con el polvo de 
los conos; su pomada calma los dolores 



hemorroidales; Swediaur la usó para cal- 
mar los del cáncer. 

Si bien el lupulino produce á altas 
dosis síntomas cerebrales y nerviosos 
mas ó menos pronunciados, se ha ad- 
ministrado cantidad elevada en esta- 
dos patológicos que reclaman su em- 
pleo, sin ocasionar accidentes notables, 
y hasta en el estado normal mismo, no 
ha producido efectos perjudiciales, se- 
gún lo ha visto Debout, hasta en dosis do- 
bles ó triples que las que considera Bar- 
bier como peligrosas, opinión que está 
acorde con la de JLagendie, que no le 
concede virtud alguna sedante ó hip- 
nótica; su administración, dice, nunca 
es seguida de estado de somnolencia; 
sin embargo, le reconoce una acción 
poderosa sobre el cerebro, médula espi- 
nal y plexos nerviosos, produciendo pe- 
sadez de cabeza, aplanamiento, etc., sin 
cefalalgia ni desvanecimiento. 

A dosis terapéuticas se le considera 
aromático, tónico y narcótico; á juicio 
deYves, ningún otro medicamento ofre- 
ce tan feliz conjunto. En cuanto á sii 
propiedad narcótica es tanto mas pre- 
ciosa cuanto que no produce constipa- 
ción ni debilidad en el tono del estóma- 
go. Si se ha de creer á Mili, que ha 
dado la tintura alcohólica á la dosis de 
40 á 60 gotas por día en las afecciones 
nerviosas, no ocasiona congestión cere- 
bral, Según Freake, procura grande 
alivio en la gota cuando otros medica- 
mentos no han producido efecto. Bar- 
bíer le considera como febrífugo y cita 
dos casos de fiebre intermitente curados con 
esta sustancia. 

Sobre los órganos genitales ejerce una 
acción sedante electiva muy notable. 
Page en 1351 , ha indicado que basta ad- 
ministrar 25 á 50 centíg. de polvo para 
suspender completamente las ereccio- 
nes; hace cesar los accidentes inflama- 
torios de la gonorrea y sin que se corra 
el riesgo de producir la celafalgia y 
constipación que siguen al uso del opio 
y alcanfor. Posteriormente el mismo 
ha comprobado su eficacia en las pérdi- 
das seminales; Hatshorne asegura haber 
conseguido vencer un owrtHi'ímo pertinaz, 
y Debout ha presenciado la acción de 
tan singular sustancia en el eretismo ge- 
nital. Rober.t y Vidal han visto su buen 



lio 



ALBDM DE L\ FLOR\. 



efecto en el que sobreviene á la opera- 
ción do la Fimosis. La ibrina farmacéu- 
tica recomendada es el sacaruro. 

Es^lkacion de la lámina. La parte dibujada tiene 
tamaño natural; acompañan al dibujo un coao; flores 
masculinas y femeuicas con üus parles ó sea con los 
estambres y ovario. 

FMI. MOREAS. ENDL. 

Arboles ó arbustes lactescentes, rara vez yerbas, 
casi todos de las regiones tropicales, con todas las ho- 
jas radicales indivisas ó lobada?, en las especies cau- 
lescentcs alternas, enteras ó lobadas y flores dioicas ó 
monoicas, las masculinas casi siempee espigadas ó raci- 
mosas, y las femeninas mas densamente espigadas ó 
amontonadas en receptáculos globosos , alguna vez 
mezcladas y contenidas con las masculinas en un re- 
ceptáculo plano, abierto ó piriforme y cerrado sin mas 
que el ápice abierto. — Flor masculina. Perigonio, que 
a veces falta del lodo, 3-i-partido. Estambres 3-4 en su 
fondo y opuestos á las particiones. Ovario rudimenta- 
rio. Flor femenina. Perigonio 4-tépalo ó 5-Gdo, bise- 
rial. Ovario libre i ó rara vez con 2 celdas, una de 
ellas menor ó estéril; óvulo colgante del medio de la 
celda; 2 estilos. Fruto aquenio rodeado por el perigo- 
nio marcesccnte ójugoso, libro ó entresoldado con otros 
formando al parecer un solo fruto; i bien encerrados 
los de diversas flores dentro de un receptáculo carnoso 
ó por fin reunidos sobre ua ginóforo bacado. Semilla 
única con testa crustácea ó membranosa; embrión cur- 
vo, albumen carnoso, raicilla homotropa, ascendente. 

Propiedades. Son baslant» variables , y según los 
principios contenidos en su jugo lactescente, el cual en 
muchas es acre y en bastantes contiene caoutchouc. 
Las raices de algunas son estimulantes, sudoríficas y 
eméticas, al paso que las cortezas de unas cuantas son 
astringentes, asi como sudoríficas y eméticas y las ho- 
jas aromáticas con las partes herbáceas; los frutos dul- 
cificantes, lenitivos y mas 6 menos azucarados en un 
corto número de especies. 

Comprende 6 géneros y 184 especies. 

Gen. Dorstema. Plum. Receptáculo carnoso, cón- 
cavo, plano, el fructífero un poco jugoso y que al fin 
ncluye los utrículos circuncisos. Flores monoicas. 
Flor masculina. Psrígonio nulo. Estambres 2 ó mas 
con filamentos filiformes y anteras 2-loculares, globo- 
so-didíraas. Flor femenina. Perigonio nulo. Ovario cor- 
tamente pedícelado, aovado l-lo6ular, 1-ovulado; es- 
tilo lateral, filiforme y estigma 2-fido. Semilla parie- 
tal, ganchuda y con testa crustácea. — Yerbas acaules 
de América tropical, con hojas radicales palmati-ó-pi- 
natifidasy flores infinitas, las masculinas en alveolos su- 
perficiales, membrauoso-marginados, laciniados los del 
receptáculo, mezcladas con las femeninas solitarias en 
los boYuelos del mismo receptáculo euadrangular, casi 
redondo, alguna vez linear. 

DORSTENIA CONTRAYERBA. L. 



Drakena radix. Clus. — Cyperus longus 
odoratus peruamts. C. Bauli. — Tuzpaíliz. 
Hernz. — Tetrand. Monog. L. 

Contrayerba de las Antillas. Esp. Contra-herva. 
Porl. Dorslenia contrayerbe. Franc. Controyerva, 



wort dorslenia. Ing. Peruvianitche giftuurzel,—be- 

loar wurzcl, — wideryifl. Ai. Contrajerva. Hol, Kor- 
zcn bezoarony . Pol. 

Desc. Hojas palmado-pinatifidas, aserradas; recep- 
táculos cuadrangulares. Crece cerca de Méjico. 

Parles usadas. La raiz. {Drakenassiveconlrayerba 
radix. off.) 

Elección. La raiz de contrayerba, que á juicio de 
Guibourt no es producida por la especie dibujada y si 
por el/), brasiliensis. Lamk., tiene olor aromático dé- 
oif y agradable, color leonado-rojizo esteriormente, 
blanco por su interior, de sabor poco marcado al prin- 
cipio, pero acre después de masticarla por alguu tiem- 
po. Está constituida por un cuerpo ovoideo terminado 
por su parte inferior en una cola encorvada que le da 
figura parecida á la de un alacrán, estando además 
guarnecida de raicillas. 

Propiedades y nociones quimicas. El cocimieDto de 
esta raiz es rojizo y de bastante consistencia, tanta aue 
es muy difícil filtrarle. Ignoro si existe análisis de ella. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL iNTERion. Polvo, dc 20 á 80 gr. 

Infusión, 20 de raiz para 1,000 de agua. 

Entra en los cocimientos antisépticos completo é in- 
completo de nuestra farmacopea y en otras composi- 
ciones. 

Esta plant I , cuyo nombre vulgar 
significa yerba contraveneno , es origina- 
ria del Perú y las Antillas, y se la asignó 
el de contra-yerba, según Plumier, por- 
que cura súbitamente la mordedura de las 
serpientes , lo que es permitido dudar. 
Para conseguir este efecto , según él, 
lavan las úlceras con su cocimiento. Ha 
pasado también como antidoto de todos 
los venenos , del contagio y aun capaz 
de rechazar los maleficios, cuya exage- 
ración ha perjudicado notablemente á 
su crédito y hasta ha traido su olvido. 
Menos entusiastas los europeos , solo ha 
sido aconsejada como tónica, cordial, 
capaz de oponerse á la putrefacción, á 
la descomposición febril de los humores, 
habiéndosela comparado á la serpenta- 
ria. Pringle, Huxham, Willis y Alibert 
la han prescrito al fin de las fiebres 
malignas , pútridas , lentas , nerviosas, 
etc. Cullen la prefiere , según Mertens, 
á la quina y demás tónicos seguros, 
pero Gomes la considera igual y que 
hasta es superior si existe leucoñeg- 
masia, y según Pisón obra frecuente- 
mente como un emético suave, por lo 
que los naturales del Brasil la dan tam- 
bién el nombre vulgar de ipecacuana. 

Ajuicio de Huxham ejerce su acción 
la raiz de este vegetal, sobre los exha- 
lantes cutáneos y provoca una especie 



t^AMILIA PIPEldCEAá. 



Hi 



de exantema, ó los hace aparecer cuan- 
do han desaparecido repentinamente 
como sucede en las viruelas malignas. 
Monardes, que fué el primero que habló 
de esta planta en 1619", la consideró 
vermífuga. Clusio que describióla raiz 
hacia fines del siglo XVI , pretende que 
sus hojas son venenosas y la considera 
carminativa ; Murray la recomienda en 
gargarismos contra la angina pútrida. 
Hoy solo figura en nuestra farmacopea 
en el cocimiento antiséptico y debido 
sin duda al desuso en que está, el que 
escasee en el comercio de droguería y 
tenga un precio exorbitante. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de toda la planta 
redocida á la mitad de su tamaño natural: a una por- 
ción de placenta, involacro ó calátide, con los alTeolos 
profundos de las (lores femeninas, compuestas de ovario 
estipitado j el estilo lateral bifido, y en la parte superior 
las flores masculinas en alveolos superficiales; b fruto de 
las dimensiones que alcanza por lo común; c el mismo 
aumentado. 

FAM. PIPERÁCEAS. DC. 

Yerbas anuas ó perennes , frecuentemente jugosas, ó 
arbustos abundantes en las regiones tropicales, con 
tallos nudoso-artículados; ramos axilares solitarios ú 
opuestos á las hojas; éstas opuestas ó verticiladas , al- 
gunas alternas por aborto , sencillas, enterísimas, con 
peciolos envainadores en la base y sin estipulas y flores 
nermafrodítas ó unisexuales por aborto de los estam- 
bres, sentadas en espádices carnosos, ó casi hundidas 
en sus hoyitos, muy rara vez pediceladas. — Perigonio 
nulo con solo una bractea para cada flor. Estambres 2 
mas comunmente 6 ó infinites y entonces algunos 
abortado?, con filamentos muy cortos, lineares , adhe- 
ridos al ovario por la base, y anteras extrorsas, aovadas, 
pegadss, 2-loculares ó alguna vez 1-loculares, lon- 
gitudinalmente dehiscentes. Ovario sentado, aovado- 
casi-globoso, 1-locular con 1 -solo huevecillo basilar, 
orlolropo y el microfilo superior ; estilo nulo y estig- 
ma terminal ó casi oblicuo, corto 6 aplanado-alargado ú 
orbiculado , indiviso ó 3-4-lobo, lampiño ó peludo. 
Fruto abayado 1-sperrao, en parte carnoso. Semilla 
derecha desde la base, casi globosa, con testa tenue, 
cartilaginosa, y albumen carnoso ó cartilaginoso, co- 
munmente ahuecado en el centro; embrión aniitropo, 
incluso en el saquillo aroniótico, pequeño y apeon- 
zaio ó lenticular, con cotiledones muy cortos, gruese- 
citos y raicilla supera. 

Propiedades. Los frutos de algunas especies son 
muy aromáticos y estimulantes mientras que la corteza 
de algunas es astringente. 

Comprende 5 géneros con unas 600 
especies. 

Gen. Pipeb. L. Espidice cubierto de (lores provis» 
tas de bracteas abroqueladas ó soldado-escurridas. Es- 
tambres 2 ó en mayor número con anteras extrorsas y 
de 1-5 celdillas paralelas, Ovario 1-locular con 1 hue- 
vecillo baxilar, orlolropo; estigma sentado, cabezudo 
6 deprimido, indiviso ó 3-lobo pubescente. Baya (- 
sperma. Semilla derecha.— Yerbas ó matas general- 



mente tropicales, derechas ó trepadoras, algunas veces 
rastreras, rara vez sin tallo, con hojas opuestas, alternas 
ó verticiladas, espádices opuestos a las hojas 6 aiilaros, 
radicales en las acaules, solitarios ó aparcados, alguna 
vez amanojados ó casi racimosos. 

PIPER NIGRUM, L. 

Pi¡}er rotundifolium nigrum. C. Bauh. 
Melago Codi. Rheed. — Piper nigrum vel 
vielanopiperoff. {el /■mío).— Diand. Dig. L. 

Pimentero del Brasil. Esp. Pimienta negra. Port. 
Poivrier noir. Fraric. Pepper~p¡ant. Ing. Pfeffer. 
Al. Filfil uswad. Ar. Peper. Dan. Hol. Aíirrlck,— 
golmirch. Ind. Pepe. II. Marieha. Jav. Lada. Mal. 
Tilfil siah. Pers. Picprz. Pol. Parets schernoi. Rus. 
Peppar. Su. 

Desc. Hojas aovadas, casi 7-nervias, lampiñas y con 
los peciolos sencillos; espigas inferiores casi estériles. 
Es originario de la India oriental y cultivado en Mala- 
bar, Java, Sumatra y el Brasil. 

Partes usadas. El fruto. 

Ekccion. Tal cual llega á nosotros es esférico, del 
tamaño de una baya de saúco, cubierto de una corteza 
de (.olor pardo muy rugosa. Cuando se le priva de esta 
corteza , lo que se consigue fácilmente ablandándole 
en agua, se descubre entonces la semilla que es blan- 
quecma, bastante dura, esférica y tersa, cubierta de 
una película delgada fuertemente adherente, formada 
como de una materia córnea en su circunferencia, fa- 
rinácea y amilácea por el centro. La pimienta blanca 
no es mas que la negra que se ha dejado madurar mas 
y por maceracion en agua, la parle carnosa de la 
baya que constituía la cubierta esterior de la pimienta 
se desprende mjdianle la desecación y el frote entre 
las manos. 

Propiedades, nociones químicas y usos económicos. 
La pimienta tiene olor aromático y picante, gusto acre, 
ardiente. Analizada por Pellfttier," le hadado; materia 
cristalina análoga á las resinas (Piperino) ; ácido con- 
creto muy acre coloreado en verde ; aceite volátil 
balsámico; sustancia gomosa coloreada; principio es- 
Iractivo análogo al que se encuentra en las legumino- 
sas ; basorina ; ácidos raáiico y úrico ; leñoso y diver- 
sas sales terreas. OErsted , indicó haber descubierto eo 
estos frutos una nueva base salificable, á la que según 
él , debian sus propiedades, cuya opinión está en con- 
traposición cou les resultados de Pelletier, siendo hoy 
la admitida. 

La pimienta es uno de nuestros condimentos; cuando 
se mezcla con moderación i los alimentos, escita las 
fuerzas digestivas, debiendo mezclarse mas particular- 
mente á los tomados del reino vegetal, tales como 
berzas, nabos , etc. 

PREPARACIONES FARMACÉITICAS V DÓSIS. 

.\ EL INTERIOR. Polvo de 3 á 12 decíg. 

Infusión en vino blanco, 4 gram. por 500 de vino. 

A EL ESTERioR. Polvo como rubefacicnte; en poma- 
da contra la liña. Forma parle de las pildoras asiáticas, 
triaca, mitridato, etc. 

La pimienta negra es escitante, y 
ejerce además, según lo ha observado 
últimamente Bardo Soucín , una acción 
hipostenizante electiva sobre el sistema 
venoso. De su observación y la del 



m 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



doctor Dieu, se deduce, deprime consi- 
derablemente las fuerzas musculares, 
produce irresistible necesidad de repo- 
so, de alimentación, de bebidas alcohó- 
licas , disminuye la fuerza y frecuencia 
del pulso, hasta llegar á ponerle fili- 
forme. Su uso ha sido recomendado de 
muy antiguo en las fiebres intermüenles , 
anorexia y muchos otnxs enfermedades. 
Igualmente ha sido ensalzada como 
emenagoga. diurética, pero solo debe 
administrarse eh. la supresión de las 
reglas ó de la orina, cuando dependen 
de una debilidad local ó general. Pare- 
ce se ha mostrado también eficaz en la 
uretritis y últimamente. Bardo, la ha 
encontrado muy útil en las cefalalgias de 
fondo venoso , con entorpecimiento en 
la circulación venoso abdominal, com- 
plicadas ó no con obstrucciones ; en 
las digestiones lentas ó difíciles aun 
acompañadas de pirosis; en los cóli- 
cos ocasionados por congestiones ve- 
nosas con producción de gases intesti- 
nales; en algunos casos de vértigos con 
hormigueo y entorpecimiento de los 
miembros y finalmente en ciertos catar- 
ros crónicos de los broquios ó de las mu- 
cosas intestinales y en las leucorreas. La 
preparación que ha empleado ha sido 
el polvo recientemente obtenido, no pa- 
sando de la dosis de onza y media por 
dia , empezando por 2 dracmas divididas 
en 6 ú 8 partes bajo la forma de bolos ó 
en pan ácimo. Algunos profesores espa- 
ñoles la recomiendan en este concepto 
por haberles correspondido, así como en 
casos desesperados de dispepsias, aunque 
á menor dosis. 

Méli de Ravenne se ocupó de com- 
probar la acción médica del Piperino y 
reconoció en él una propiedad febrífuga 
tan enérgica, que sobrepuja á la de la 
quinina hasta en cantidades mínimas, 
acción que encontró asimismo en el 
aceite acre de pimienta. Esto hace con- 
cebir la idea de que el piperino que usó 
este práctico, era una mezcla de la re- 
sina de Pelletier con el aceite acre. 



Esplicaeion de la lámina. Dibujo de un rame re- 
ducido á mlaiad de sus dimensiones naturales; a parte 
d« un tallo con las flores masculinas; b fruto de tamaño 
tiatural; c el mi.«mo partido trasversaimeule; d otro 
rortado longitudinalmente para qne se pueda ver la 
situación delembtion en la parte superior del albumen. 



FAM. salicíneas. RICHÜ. 

Arboles 6 arbustos abundantes en las regiones tem- 
pladas y un poco friás del hemisferio boreal de ambos 
continentes, con ramos alternos, rollizos; hojas alter- 
nas, sencillas, adelgazadas hacia el peciolo, caedizas; 
estipulas escamosas , caedizas ó foliáceas, persistentes 
y flores dioicas, amentáceas, sentadas ó cortamente 
pediceladas, cada cual provista de una bractea mem- 
branosa , entera ó lobada. Flor masculina. Estambres 
dos 6 mas, Glamentos libres ó soldados , con anteras 
biloculares. Flor femenina. Ovario libre 1-locular ó 
Fub-bilocular, con infinitos óvulos ascendentes y dos 
placentas parietales; estilos dos mas ó menos soldados, 
con estigmas enteros , escotados 6 bífidos. Fruto caja 
bivalve-loculicida; semillas muchas, rodeadas de un 
penacho de largos pelos umbilicales; embrión recto, 
sin albumen, y raicilla homotropa. 

Propiedades. Tienen por lo común la cortera 
amarga y febrífuga , cuyas propiedades deben princi- 
palmente á un principio particular, mientras que las 
yemas se recubren de una sustancia resinoidea y aro- 
mática. 

Comprende dos géneros con 220 es- 
pecies. 

Gen. Salix. T. Flores dioicas. — Flor masculina. 
Perigonio nulo. Torus glandulifurrae. Estambres 2,3-5 
con filamentos libres ó monadelfos, en la base, rara 
vez unidos en columna. — Flor femenina. Ovario l-lo- 
cular con infinitos huevecillos ; estilo muy corto y es- 
tigmas 2, 2-lobos. Caja 1-locular, 2-valve. Semillas 
infinitas, derechas, penachudas. — Arboles ó arbustos 
de las regiones templadas y frias del hsmisferio boreal, 
con hojas alternas, estipuladas y flores amentáceas con 
las bracteas del amento indivisas. 

SEC. 1.'' FRÁGILES. KOCH. 

Escamas del amento con colores, verdes, amarillentas, 
caedizas antes de la madurez del fruto, — Amentos la- 
terales. 

SALI.X ALBA. L. 

Salix vulgaris albaarborescens. C. Bauh. 
Tourn. Salix máxima fragilis alba, hirsuta. 
— J Banh..— Salix off. —Bioec. Diand. L. 

Sauce blanco. Esp. Salgueiro branco ordinario. Port. 
Saule blanc , — saule commun , — osi'er blanc, — saux 
blanc. Franc. WiUoto. Ing. Weide. Al. Bhulles Ar. 
Pul. Dan. Wilg. Hol. Salice. It. Kora wierzhowa. Pol. 
Pil. Su. Berba. Rus. 

De?c. Hojas lanceoladas, puntiagudas, aserradas, 
un poco pubescentes, casi sentadas, con las aserradu- 
ras inferiores pubescentes ; amentos femeninos alarga- 
dos, pedunculados, pubescentes; ovarios laxos, lampi- 
ños, sentados. Fl. Mayo, Junio. Común en las inmedia- 
ciones de los arroyos "y ríos, etc. 

Partes usadas. La corteza. 

Reroleccion. Dehe recolectarse de las ramns de dos, 
tres ó cuatro años y antes de la floración , desecarlas 
prontamente en la estufa y conservarlas al abrigo del 
aire y de la humedad. En este estado se presenta arro- 
llada, de grueso variable pero en gener ai muy delgada 
y de color pardo leonado. 



FAMILIA salicíneas. 



iiZ 



Proptedades y nociones químicas. Es inodora, muy 
amarga y algo aslriiipente. Sesjun Pelleticry Cavciilou, 
contiene , una materia pardo-rojiza , soluble en el 
alcoliol y poco soluble en agua; materia grasa vorde, 
materia curtiente que no precipita por el cn^éli- 
co y por consiguiente diferente de la de las (iiüiias, 
goma y lerioso. Consideran la nialeria colorante ama- 
rilla y amarga, como la que desempeña el principal papel 
en las propií'dadcs de esta corteza. Lo Roux, fainiucéu- 
tic), descubrió en ella un principio inmediato (|ue de- 
nominó Salicina, cuya existencia liabia sido ya indicaila 
por Fontana, Bnchner y Regalelli. Este principio que 
so estrae de variaá especies de sauces, es de aspecto 
nacarado, de sab^r muy amargo, poco soluble en agua 
fria, masen la caliente, insoluble en el éter y aceites 
volátiles, soluble en los ácidos, adquiriendo por ul 
ácido nítrico una coloración rojo intensa, que pasa por 
el calor al verde oscuro, transformándose en una sustan- 
cia que se lia llamado Olivina. Por esto y producir 
glucosa, ha sido colocada por Bertliehil entre las glu- 
cosidas en cuyo lui^ar se la estudia hoy en quiínica 
orgánica. La coloración que adquiero con el ác. nítrico 
la descubre en el sulfato de quinina, con cuya sal se 
acostumbra á mezclarla para susofislicacion. 

PREPARACIOMES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 



A Et. INTERIOR. Cocimiento, de 30 á 60 grani. por 
kil. de agua. 

Poíi'o, de 8 á 30 grana, en pildoras, elecluario, ó en 
Tino, cerveza, etc. 

Tintura (1 por 4 de alcohol), de 10 á 30 gr. cu 
poción- 

Estrado por infusión (J sobre 1 de agua); por coci- 
miento (I por 8 de agua), alcohólico (I sobre o de al- 
cohol), de 1 á 2 gram. en pildoras, bolos ó en vino, etc. 

Aelesterior. (octmíeíiío, para lociones, foineii- 
los, inyecciones, gargarismos, cataplasmas, etc. 

La corteza de este vegetal es un tó- 
nico enérgico algo astringente, pro- 
puesto como buen sucedáneo de la qui- 
nina y empleado con éxito en las in- 
termilentes. Como tónico es muy útil en 
la atonía del tubo digestivo, las neuroses, 
hemorragias pasivas, flujo mucoso atónico, y 
sobre todo en la leucorrea: adminístrase- 
la como vermífugo. Se han preparado 
con ella baños tónicos contra la debilidad 
de los »iños, etc. 

Desde 1694, Etner, médico austríaco, 
liabia empleado en cocimiento las hojas 
de sauce contra las fiebres intermiten- 
tes y antes que la corteza fuera utiliza- 
da por los médicos con idéntico objeto, 
lo era ya por los campesinos en coci- 
miento acuoso ó en vino. 

SabiJo e.s que Stone, Gunzius, Ge- 
rhard, Maycr , Harthmann, Gilibert, 
Wilkinson, Coste y Wilmet, combatie- 
ron con ella las intennitentrs de todos ti- 
pos. Koninír. Burtin, Wauters, Clos- 
sius y Barbier, de Amieas, han justifica- 
do con numerosas observaciones su efi- 
cacia eri la indicada dolencia; y Du- 
Touo 111. 



reau-Delamalle, de regreso de su viaje 
á Italia (1818), afirmó en presencia de 
la Academia de Ciencias, que los médi- 
cos de Sienna la usaban como vermífu- 
go de preferencia á la quina; aseguran- 
do Planche que no habiendo podido 
cortar tercianas con la corteza del Perú 
tuvo el placer de verlas ceder con 60 
gr. de la de sauce. Hace veinte ó mas 
años que la emplea Cazin, no tenien.- 
do que recurrir sino rara vez á la qui- 
na Sin embargo, á pesar de la obser- 
vación referida por Monier acerca de 
la curación de una perniciosa colérica, 
nunca se ha decidido á emplearla en 
estas, fundándose, y con razón, en que 
el peligro inminente que presentan , 
exigen del práctico juicioso no sustituir 
á la quina por cualquier otro medica- 
mento por elogiado que sea, no permi- 
tiéndose indicada sustitución, á no fal- 
tar la corteza del Perú. 

Seria enojoso referir todos los nu- 
merosos casos de curación alcanzados 
con este medicamento; solo diré que de 
los mismos se deduce: 1.° que adminis- 
trado á altas dosis (doble que las de 
quina), produce idéntico resultado que 
aquella en las fiebres intermitentes; 2.° que 
las de tipo tercianario ceden mas fácil- 
mente que las cotidianas ó cuartanas; 
y 3,° que en estas es indispensable au- 
mentar la dosis y en todns reiterarlas 
después de haber faltado para evitar las 
recidivas. 

En las rebeldes de otoño, con edema é 
ingurgitación esplénica, á Cazin le ha 
correspondido adicionándola la sal co- 
mún en la proporción de 1 gram. por 5 
ó 6 gram. de polvo de esta corteza.. Pare- 
ce que corresponde en ocasiones la si- 
guiente fórmula deBouillon-Lngrange: 
corteza de sauce blanco y raiz de cario - 
filada, de cada una 30 gram., háganse 
hervir en 1 1]2 litro de agua hasta que 
se reduzca á 400 gr.; añádase hidroclo- 
rato do amoniaco 1 á 2 gram. de jara- 
be de corteza de naranja 30 gram.; para 
darle en dos voces en una hora en el in- 
tervalo del acceso; dosis que debe repe- 
tirse por dos ó tres en el de los sucesi- 
vos, sogun el tipo y la intensidad de 
las fiebres. 

Asociada al rábano rusticano ó á la 
brionia á dosis diurética y ligeramen- 

13 



Ii4 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



te laxante, bayas de enebro ó mostaza 
blanca é infundidos en vino blanco, ha 
obtenido ventajas Cazin, en la hidrope- 
sía acompaíiada de fiebres intertnilentes. El 
mismo autor la emplea con éxito in- 
cuestionable como medio preservativo 
de las fiebres intermitentes, en los que 
habitan parages empantanados, las que 
acometiendo periódicamente á familias 
enteras, concluyen por sumirlas en la 
miseria. Propiedad es esta digna de fijar 
la atención de los profesores que viven 
en los puntos donde tal sucede. 

lín los casos en que están indicados 
los tónicos, quina, etc, , ía corteza de 
sauce . hace cesar las diarreas crónicas, 
hemorragias pasivas, leucorreas y gastral- 
gias, con el solo uso de su cocimiento, del 
vino, tintura ó el polvo. Barbier se en- 
contró bien con ella en la dispepsia, oli- 
goírofia del estómago , reblandecimiento 
de sus túnicas y en las lesiones análo- 
gas de los intestinos. 

La infusión, según Robert, ha curado 
úlceras internas del pecho y ríñones 
que habían producido fiebre lenta y el 
marasmo, y Welsh, dice, que se ha em- 
pleado el estracto de las hojas tiernas 
en las úlceras del pulmón. 

Como antihelmíntico poderoso , fué 
preconizada por Harthman y Luders, 
habiendo empleado su cocimiento en 
lavativas contra los ascárides vermicu- 
lares. 

A el esterior es útil esta corteza, ya en 
cocimiento, ya en polvo, contra las /ífceras 
atónicas 6 fungosas, contra la gangrena y 
polredumbre de hospital; en dicho sentido 
se aproxima á la quina, asi lo consignó 
Stoll, y Cazin que ha usado con fre- 
cuencia su cocimiento como antisépti- 
co, pudo contener la gangrena en un 
caso de erisipela flegmonosa. 

Los amentos del sauce exhalan olor 
agradable y según Gunzius son cal- 
mantes é hipnóticos, pudiéndose pre- 
parar con ellos un agua destilada se- 
mejante á la de tila. 

Dioscórides, dice, que el uso habitual 
del cocimiento de las hojas de sauce es 
suficiente para hacer estériles á las mu- 
jeres. Fundándose en este aserto sin 
duda, EttmuUer y otros, aconsejan su 
zumo á las mujeres muy ardientes ó 
acometidas de ninfomanía. Aunque las 



pro{)iedades tónicas se avienen mal con 
su virtud antiafrodisiaca, deben sin 
duda someterse en este concepto á nue- 
vas csperiencias; Cazin que es de esta 
opinión , después de emitirla, añade: 
"Los caracteres físicos no están siempre 
de acuerdo con las propiedades terapéu- 
ticas de las sustancias, y la Química 
misma es á veces impotente para des- 
cubrir su principio activo y especial; 
como ejemplo puedo indicar lo que su- 
cede con. el centeno cornezuelo que es- 
tá lejos de poderse sospechar por sus 
propiedades físicas y químicas, su ac- 
ción directa sobre el útero. Puede su- 
ceder muy bien exista en las ñores, y 
en las que se harecunocido una propie- 
dad sedante, algún principio análogo á 
el lupulíno." 

Algunas otras especies del género 
Salix se han ensayado produciendo efec- 
tos semejantes y entre las que, preco- 
niza Wilkínson el S. caprea: Gérhard 
habla de la propiedad antiséptica y tó- 
nica del S. fragilis , y así de otras. 

La salicina obra sobre el organismo 
como un tónico poderoso; propuesta co- 
mo sucedáneo de la quinina, há, sido 
empleada con éxito en las intermitentes y 
en todas las afecciones de marcha pe- 
riódica. Trousseau pone en duda su ac- 
ción febrífuga, en cambio Magendie la 
considera tan eficaz como la quinina y 
cinconina, pero empleada en dosis cre- 
cidas (10, 15 y hasta 100 decíg.) en 
cuyo caso su coste es casi el del sulfato 
de quinina y solo por su carencia po- 
dría sustituirle aquella. Algunos otros, 
entre ellos Andral, Barbier y Miquel, 
etc. , han conseguido idénticos resulta- 
dos que los que á ]\Iagendie le sirvie- 
ron para emitir su opinión. 

Serré la ha empleado con éxito en un 
caso de neuralgia facial intermitente , Lenz 
en la tos crónica, consecuencia de afec- 
ciones agudas del pecho y sobre todo 
del gripe. Es también útil en las en- 
fermedades crónicas con parasismos fe- 
briles periódicos, flujo mucoso atónico, 
diarreas colicuativas, en una palabra, en 
todos los casos en que la quinina está 
indicada. 

En manos de Cazin ha sido mas efi- 
caz el polvo, untura ó estracto de la 
corteza de sauce que la salicina, ha- 



FAMILU CONIFERAS. 



118 



biendo observado que si bien esta corta 
mas pronto la fiebre, en cambio las re- 
cidivas son mas frecuentes. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo He un rainito 
con las dimensiones que alcanza generalmente; lleva 
amentos de flores masculinas , acompañándole otro 
amento de (lores femeninas; o pistilo; 6 escama del 
amento; c estambres, todas estas partes considerable- 
mente aumentadas. 

FAM. CONIFERAS. JUSS. 

Arboles ó arbustos resinosos, abundantes en las re- 
giones templadas del lieniisferiú boreal, con leño co- 
raunmenti! desprovisto de vasos espi'ciales, formado de 
celdillas prolongadas y punteadas; ramos verticllados 
que crecen por yemas lenninales; hojas (ramos abor- 
tados de algunos) alternas, vcrticiladas, alguna vez 
opuestas, lineares, alesnadas ó lanceuladas, reunidas 
por lo común en hacecillos y flores diclines, monoicas 
ó dioicas, las masculinas en amenté y las femeninas 
aglomeradas en pina, casi nunca solitarias. — Flor mas- 
culina. Está reducida á un solo estambre ó consta de 
muchos soldados entre sí ó con una escama , con ante- 
ras 1-2-loculares libres ó unidas. Flor femenina. Esca- 
m.is bractiformes, dispuestas de varios modos, acres- 
cenles después de la florescencia, leñosas, carnosas, 
con 2 huevecillos desnudos en la base de cada una, in- 
versos ó derechos y que Sun fecuniladus direclameiile. 
Fruto agregado (estróbilo , gálbulo apiña) resultante 
del endurecimiento de las escamas ó drupáceo por ha- 
berse vuelto carnosas las mismas escamas. Semillas 
colgantes con testa membranosa, I ñosa ú osea, muclias 
veces angulosa, estendida en ala, y albumen carnoso 
abundante; embrión axil, antilropo, rara vez orlótropo 
con 2 cotiledones opuestos ó muchos vertitilados y rejo 
unido al albumen por el .ipice. 

Propiedades. Abundan estas plantas en resina y 
aceite volátil, suraiiiislrando muchos productos que se 
emplean como estimulantes y diuréticos, y la madera 
es apreciada como propia para determinadas aplica- 
ciones. 

Comprende sobre 20 géneros y unas 
278 especies que distribuyen en cuatro 
tribus (familias para Endl. y otros), á sa- 
ber: Cupresineas, Abietineas, Taxineas 
y Gnetáceas. 

TRIBU.— CüPRESÍNEAS. RICH. 

Amentos femeninos con pocas escamas unidas al fin 
entre si formando gálbulos casi globosos, á veces car- 
nosos. — Flores dere.;has. 

Gés. Joíperus. L. Flores dioicas, rara vez monoi- 
cas y situadas en diversos ramos. — Flores masculinas. 
Estambres muchos, desnudos, insertes en todo el eje 
del amento con filamentos abroquelado?, empizarrados 
y anteras 3-6-loculares, pegadas á la margen ir.feriür 
y longitudinalmente dehiscentes. — Flores femeninas. 
Involucro compuesto de 3-6 escamas unidas por la base 
1-3-ovulado. Fruto drupáceo, escamoso en h base, 
formado por el involucro carnoso , umbilicado en el 
ápice, y )-3 semillas huesosas, dereclias, casi 3-que- 
tras , con testa provista de hoyitos resinosos hacia la 
base; embrión antitropo con 2 cotiledones oblongos. — 
Arboles y arb'jlitos de las regiones templadas del anti- 
guo continente , raros en América boreal, con ramos 
derechos ó colgantes; hojas lineares, lanceoladas, rígi- 



das, comunmente pequeñas, escamiformes, y (lores 
amentáceas con los amentos masculinos axilares ó cas 
torminales, globosos, muy pequeños y los femeninos 
axilares , aovados y con bracleas empizarradas en su 
base. 

JUNIPERUS SABINA. L. 

Í?rt6í?ífl folio ctipressi. C. Bauh. — Sabi- 
na. J. Bauh. — Sabina off. — Dioec. Mo- 
nadelf. L. 

Siihina. Esp. Port. II. Satine,— genevrier sabine,— 
savinicr. Franc. Savin.—sabitie. Ing. Sadcbauin,~íe- 
lenhaum. Al. ífebel. Ar. Sevenhom. Dan. Zcvennboom. 
Hol. Satüina. Pol. Moggeiclnick donskoi.Rus. Safuinn- 
bom. Su. 

Desc. Tronco derecho; hojas aovadas, convexas, 
densamente empizarradas en 4 órdenes sobre los ramos 
á los que cubren enteramente, las opuestas escurridas 
y como pxidadas; gálbulos trasovados, casi globulosos, 
1-3- carpos, frecuentemente gibosos. Fl. Marzo. Co- 
niun en España. 

Partes usadas. Las hojas. 

Recolección. Estando siempre verde puede recolec- 
tarse en cualquiera estación. 

Propiedades y nociones químicas. La sabina goza 
de sabor ocre, resinoso y amargo, y olor muy fuerte, 
desagradable, á la vt-z aromático y fétido. Contiene re- 
sina, ácido agállico, eslractivo, cloroDlo v aceite esen- 
cial abundanle y muy acre, que según Cumas, le forman 
los mismos elementos que el de enebro y trementina. 
El agua, alcohol y éter, disuelven sus principios ac- 
tivos. 



PREPARACIONES FAliMACÉUTlCAS T DÓSIS. 

A EL INTERIOR. Infusion, de 1 á 8 giam. por kil. de 
agua hirviendo, para tomará pequeñas dosis de cada 
vez. 

Polvo, 25 cenlig á i gram. 30 centíg. en bolos, pil- 
doras ó en un mucílago. 

Tintura (i por 4 de alcohol á 32'), Je 4 á 4 gram. 
en poción. 

Estracto alcohólico, (2 de sabina seca por 7 de alco- 
hol á 21°), de SO centíg. á 1 gram. 

Estracto acuoso (1 por C de »gua), de bO centig. á 
1 gram. 

Aceite volátil , de 4 á 10 gotas , en poción , pildoras, 
oleo-sacaruro, etc. 

Tintura oleosa (por maceracion), (6 de sabina por 50 
de aceite común), de (O á 50 centíg. en poción. 

A EL ESTERiOR. Pomado (2 partes de polvo por 5 de 
manteca ó cerato), comorubefacienle y vesicante. 

Polvo, como caterético, para destruir las escrescen- 
cias venéreas, sobre las úlceras de mal carácter, fungo- 
sidades, caries de los huesos y dientes y como odontál- 
gico. 

Esta planta es un poderoso escitan- 
te; en contacto prolongado sobre la piel 
produce irritación, rubefacción é infla- 
mación ; aplicada sobre una cortadura 
ó úlcera obra como irritante y cáusti- 
ca, llegando á producir bástala muer- 
te á animales de pequeña talla , por la 
violenta inflamación que oca.siona, se- 
gún la observó Orfila con un perro. 



116 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



Cuando se administran interiormente á 
altas ddsis las hojas de sabina, ocasio- 
nan sensación de calor en el epigastrio, 
vómitos . cólicos, deyecciones sangui- 
nolentas, hipo é inflamación del estó- 
mago ; á poco se trasmite con mas ó 
menos energía esta irritación al siste - 
ma circulatorio, álos pulmones, al úte- 
ro, etc. y produce hemoptisis, hemor- 
ragias nterinas, congestiones sanguí- 
neas sobre diversos puntos del cuerpo. 
A dosis moderada es un escitante enér- 
gico, que ejerce una acción especial so- 
bre el útero, debiendo por tanto su uso 
ser dirigido con circunspección. 

Cuanto se espone en el artículo de la 
Ruda acerca de su acción tóxica y espe- 
cial sobre el útero , es aplicable á esta 
planta : llegando á determinar inflama- 
ciones ó hemorragias pertinaces de la 
matriz, ¿provocar el aborto, presentán- 
dose accidentes que ponen en grave ries- 
go la vida de la m idre, Se citan casos 
de desgracias ocurridas por el uso de 
este abortivo, refiriendo ]\lurray uno en 
que en la autopsia del cadáver de la joven, 
que murió por haberla tomado con la 
esperanza de salvar su reputicion, tuvo 
ocasión de ver la vejiga de la hiél ro- 
ta, efusión de bilis en el abdomen é in- 
flamación en los intestinos. 

En la supresión de las reglas , ha sido 
aconsejada su simple infusión en vino 
y Desbois, de Rochefort, la considera asi 
como á la ruda, el medicamento mas 
específicamente, emenagogo; este prác- 
tico usaba su aceite esencifll á la dosis 
de 6 á 8 gotas. También corresponden 
en la amenorrea atónica ó simplemente 
espasmódica, las lavativas de la infu- 
sión de sus hojas, pero téngase en cuen- 
ta que solo estando bien marcada la ato- 
nía general , debe usarse en esta dolen 
cia, y siempre con suma circunspec- 
ción; la he visto producir resultados 
admirables en dicha dolencia. En las 
comarcas donde crece , las mujeres ase- 
guran que basta introducir algunas ho- 
jas en el calzado de las doncellas para 
provocar la menstruación. De desear es 
se limiten á práctica tan inocente , lo 
que desgraciadamente no sucede. Es 
bastante frecuente que las comadres la 
administren interiormente con el fin 
de que reaparezcan las reglas, cuan- 



do la supresión es mas que sospechosa. 

Apesar de esta acción emenagoga ha 
sido preconizada contra la metrorragia 
sostenida por atonía del útero, por Wi- 
dekind y Gunter , este prescribe su 
polvo á la dosis de 1 gr. 25 centig. 
cuatro veces al dia. Sauter á detenido 
las pérdidas y precavido el aborto, dando 
7 á 10 decíg. del mismo, tres veces por 
dia, y Aran la ha empleado con éxito 
en los mismos casos. Metsch ha tratado 
con buen resultado por la sabina y el 
cornezuelo, la disposición habitual al 
aborto, siempre que este se crea depen- 
der de atonía del útero que determine 
un estancamiento sanguíneo en dicha 
viscera y atendiendo á la par á los de- 
más síntomas que se manifiestan. 

También ha sido prescrita con buen 
suceso en el descenso del útero, y Hu- 
feland prescribía su polvo en la /««correa 
ocasionada por una debilidad local. 

La sabina ha sido empleada contra 
las afecciones verminosas y sobre todo 
contra la tenia , pero ha correspondido 
mejor contra los lumbricoides que contra 
la solitaria, Ray daba como antihelmín- 
tico el zumo desús hojas mezclado á la 
leche ó azúcar, y Bulliard prescribíalas 
mismas cocidas en leche. Su infusión 
acuosa administrada con prudencia, es 
un vermífugo eficaz. Una cataplasmade 
salvado confeccionada con cocimiento 
de sabina y aplicada al abdomen, basta 
á veces para conseguir la espulsion de 
las lombrices. 

Bréra ha dado con éxito el estracto 
de sabina en el reumatismo crónico y Hu- 
feland, según dice, ha curado con el 
polvo á la dosis de 60 centig. á 1 gram. 
25 centig. en las 24 horas ó con el acei- 
te esencial á la de 1 gota, gotas cróni- 
cas que se habían resistido á los mas 
enérgicos medios. Ratier hace observar 
que en este caso la curación es el resul- 
tado de su efecto purgante que jamás 
falta si se emplea á dosis suficiente. 
Rave la aconseja interior y esleriormen- 
te en la crónica producida por contrac- 
ción de las estreinidades ó parálisis. En 
este caso se usa al esterior en forma de 
baño local que se prepara con su infu- 
sión , ó bien friccionando las partes afee- 
tas con el aceite esencial. En caso de 
gota complicada con estrecheces y nodo- 



FAMILIA CORNIFERAS. 



iil 



sidaJes articulares, Koppe, ha rocoiucndado 
en 1852 la composición siguiente: bál- 
samo de copaiba y del Perú aa. 75grani. 
aceite esencial de sabina 4 grani. Esto 
se aplica por medio de compresas sobre 
la parte enferma. 

Sauvan ha presentado á la Academia 
de Medicina de Paris, una memoria so- 
bre su uso en algunas enfermedades ca- 
racterizadas de afecciottes sifilitkas secun- 
darias, mas el informe del académico 
CuUerier fué poco favorable. Dupuis, 
la considera como remedio eficaz en la 
blenorragia sin dolor, acompañada de 
sensación de frió en los órganos genita- 
les , de falta de erección , flacided del 
escroto, etc., y á Cazin le correspon- 
dió en una blenorrea que se habia resisti- 
do á los medios ordinariamente em- 
pleados. 

La sabina ha sido usada también en 
diversas enfermedades ademas de las ci- 
tadas; Gilibert dice haber curado con 
ella fiebres intermitentes que se habian 
resistido á otros medicamentos ; Rau 
quedó satisfecho de su empleo en la is- 
curia de las embarazadas, y la ha pro- 
puesto también como medio profilácti- 
co y curativo de la rabia , contra la que 
no ha conseguido triunfar, así como con 
tantos otros medios considerados como 
infalibles. 

Su uso al esterior como caterético es 
bastante antiguo, así que la vemos fi- 
gurar en el cáustico de Plenck; con ella 
se espolvorean los cancros, condilomas, 
verrugas y carnes fungosas de las úlce- 
ras. Se utiliza mezclada al sulfato cú- 
prico contra las vegetaciones sifilíticas. 
La pomada se aplica para producir la 
vesicación y rubefacción y como deter- 
sivo de las úlceras y el cocimiento en 
lociones, contra la sarna y como esti- 
mulante y detersivo sobre las úlceras 
de mal carácter, pútridas y gangre- 
nosas. Boerhaave recomienda la cata- 
plasma de hojas contundidas con aceite 
y sal común, contra la tina y anquilosis; 
en linimiento su aceite volátil, así como 
su tintura, en los dolores neurálgicos, reu- 
máticos, arlritkosetc. Hufeland, dice, que 
su cocimiento en fomentos ó baños, pro- 
duce efectos estraordinarios y verdade- 
ramente específicos en las úlceras escor- 
búticas y aun con caries, prescribiendo 



así mismo baños con ella y el cálamo 
aromático, en el tratamiento general de 
las afecciones escrofulosas, caries y pedar- 
trocaces. 

Esplicacion de la lámina. La parte dibujada tie- 
ne las (liineiisiones que alcanza generalmente; a hoja 
aumentada. 

TRIBU.— G.-<etAceas. LINDL. 

Flores masculinas con perigonid tubuloso, eslara 
bres uno 6 mas con Glamentos eiitresoidailo». Hueve- 
cilios erguidos. Tallos articulados; hojas opuestas. 

Gém. Ephkiira. L. Flores dioicas ó menos frecuen- 
temente monoicas en diferentes ramos. Flor masculina. 
Perigonio miMnbranoso, comprimido, trasversalmente 
■¿-Odo. Eslarnbres solitarios ó uims 8, munadelfos, con 
anteras terminales, de 2-4 celdillas que se abren por 
el ápice por medio Je un poro oblongo. — Flores feme- 
ninas. Involucro 2 litio, ceñido de br.icteas opuestas en 
forma de aspa, persistentes y carnosas después de la 
lloroscencia. Ovarios 2, contiguos, libres, perforados 
en el ápice, con un liuevecillo derecho, deide la base 
ortotropo. Gálbulo escamoso en la base, formado por 
las escamas del involucro carnoso, engro.-^das y 2 car- 
pelos coriáceos, convexos por el dorso y complanados 
por la cara opuesta. Semillas, solitarias, derechas, Con 
testa delgado-membranosa; embrión antilropo con 2 
cotiledones oblongos. Arbolitos muy ramosos de los 
arenales marítimos de los climas templados di' ambos 
hemisferios, con ramos delgados, dcreclios ó colgantes, 
casi amanojados, articulados; hojas escamifurmcs, muy 
pequeñas, opuestas junto á las articulaciones, trabadas 
por la liase en forma de vaina, y flores masculinas soli- 
tarias en las axilas de las bracteas y dispueslas en -amen- 
tos ovoideos compuestos de bracteas empizarradas on 4 
órdenes y las femeninas en pedicelos axilares apareados 
dentro del involucro. 

EPHEDRA DÍSTACHIA. L. 

Polygonumbacciferum, maritimum, minus. 
C. Bauh. — Ephedra marítima , minor. 
Tourn. — Uva marina , flíonspeliensium. 
Lob.— Dioec. Monadelf. L. 

Uva de mar, — yerba de lascoyunturas.—becho. Esp. 
Cornicabra dos Álgarvios. Port. Raiñn d^mer. Franc. 
Shrubby horse-tail. Ing. 

ÜEsc. Vainas de las articulaciones 2-dentadas y ob- 
tusas; pendúnculos opuestos con amentes apareados. 
Fl. Mayo. Se encuentra en los arenales marítimos; en 
Aragón. Cataluña v otras partes de España (Palau). 

Partes usadas. La planta, las sumidades y frutos. 

Esta planta ha sido usada en el con- 
cepto de astringente y antipútrida , fi- 
gurando en algunos tratados de tera- 
péutica; hoy se encuentra olvidada. Se- 
gún Moraty de Lens se empleaba su zu- 
mo, tomado á cucharadas, en las fiebres 
pútridas y enfermedades agudas. Las 
ñores y sumidades las usaron como as- 
tringentes, asi como las simientes qUe 



118 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



dicen son útiles contra los íhijos diarréi- 
cos. flores blancas etc. Los frutos son, 
dlcese, mucüaginosos , agridulces y co- 
mestibles. 



Esjiticacion de la lámiiM. Dibujo de un ramo redu- 
cido cu sus diinfiíisiiiiies iialurales; abcdefgh, 
Frucliíicacion de la planta según Tourneforl. 



CLASE SEGUNDA. MONOCOTYLÉDONI'S Ó ENDÓGENAS. 



Un solo cotiledón ó muchos alternos. Tallo desprovisto de verdadera médula central , de 
radios medulares y de corteza propiamente diclia, formado de fil)ras esparcidas, no dispuestas 
en capas concéntricas, ni paralelas y por el contrario entrecruzadas. Hojas por lo común alter- 
nas, envainadoras, persistentes, reducidas al peciolo, ó con limbo y los nervios mas ó menos 
curvos. Flores casi siempre correspondientes al tipo ternario. 



FAM. ALISMÁCEAS. R. BR. 

Yerbas por lo común perennes, paiudoías, de las re- 
giones templadas y calientes de todo el globo, que lia- 
bilan en las aguas, con escapo; casi siempre con rizo- 
ma rastrero; liojas radicales y los peciolos envainado- 
res, alguna vez convertidos en Alodios por aborto de los 
limbos y flores hermafroditas 6 unisexuales, regulares, 
pediceladas, racimosas, alguna vez verticila(i:is muy 
frecuentemente apanojadasávecessentadas.-espigridasy 
entonces desprovistas de perigonio.— Estambres bipogi- 
nos, óenel fondo de las divisioiips del perigunio libres, 
en número de 6 ó indefinidos. Ovarios 3, C, ó mas, muy 
pocas veces solitarios, verticilados ó en cabezuela, sol- 
dados mas 6 menos ó libres, 1-2 ovulados; óvulos adlie- 
ridos á la sutura ventral, siendo solitario, ascendente y 
y si dos uno ascendente y el otro horizontal ; estilos 
cortos, estigma sencillo ó plumoso. Fruto seco, plu- 
ricarpelar, apocárpico ó sincárpico, iiideliiscente ó que 
se abre por la sutura ventral. Semillas con embrión 
plegado, sin albumen, radícula macropoda, liomoiropa. 

Propiedades. Las partes herbáceas son comunmen- 
te acres y astringentes y los rizomas de varias feculen- 
tos y comestibles. 

Comprende 7 géneros con 68 especies 
que Endl. ha repartido en las tribus 
Juncagineas y Alismeas. 

TRIBU.— AusMEAS. ENDL. 

Perigonio con las hojuelas interiores petalóideas. 
Anteras intrórsas en las flores hermafroditas. Hueveci- 
llos solitarios ó apareados, sobrepuestos, campulitropos; 
embrión ganchudo. — Limbo de las hojas nervioso. 

Gen. Alisma. Juss. Perigonio con las tres hojuelas 
esteriores calicinas y las tres interiores petalóideas, de 
eslivacion involutiva y caedizas.— Estambres 6-0-12, 
rara vez en mayor numero, hipoginos, con anteras 
intrórsas insertas por el dorso. Ovarios infinitos pues- 
tos sobre un disco un poco deprimido, verticilados ó 
casi acabezuelados, libres, 1-locularcs, 1 -ovulados con 
el huevecillo basilar, campulitrupo; estilo ventral y es- 
tigma terminal, obtuso. Carpelos infinitos verticilados 
6 casi acabezuela.los, distintos, sin valvas y 1-esper- 
mos. Semilla basilar, ganchudo-encorvada con testa 
membranosa, tenue.— Yerbas acuáticas ó paludosas de 
la zona templada del hemisferio boreal, no menos que 
de las regiones tropicales del nuevo continente, con 
raices fibrosas; liojas ovales ó acorazonadas, alguna vez 
lineares por aborto del limbo, nerviosas y flores her- 



mafroditas, blancas ó rojizas, comunmente verticila- 
do-apanojadas. 

ALISMA PLAMAGO. L. 

Plantago aquatica lali folia. C. Bauh. — 
Alisma plantago aquatica. Goertn. — Plan- 
tago aquatica Tourn. — Plantago aquatica 
o/"/?.— Hexand. Polig. L. 

Llantén acuático. Esp. Tanchaguen d' agua. Port. 
Plantain d' cau. — plantain aqualique,- flulcau jilan- 
tagine, — fluteau Irigone, — pain de crapaud ou de gre- 
nouille. Franc. Water plantain. Ing. 

Desc. Hiijas aovadas, agudas; carpelos obtusamente 
trígonos. Fl. Junio. En sitios encharcados de varios 
puntos de España. 

Partes usadas. La raíz y las hojas. 

Recolección. La raíz se recolecta en otoño; las ho- 
jas uu poco antes de la floración. 

Propiedades y nociones químicas. La raíz de esta 
planta es acre y parece contener fécula. 

Hasta 1817, no tuvo uso el llan- 
tén de agua en medicina; en dicha 
época hizo público Lewshin , que un 
soldado viejo, no solo habia preservado 
de la rabia á algunos hombres, sino tam- 
bién á animales que hablan sido mor- 
didos por perros rabiosos y que hasta 
curó con ella la hidrofobia declarada. 
Para conseguir este resultado, dícese la 
daba en una rebanada de pan cubierta 
de manteca y espolvoreada con el polvo 
de la raiz de esta planta. Debe recolec- 
tarse durante el estío , secarse á la som- 
bra y pulverizarla después. Dos ó tres 
dosis bastan para curar la hidrofobia. 
Si hemos de creer á Lewshin , su efica- 
cia no ha sido nunca desmentida en 
cincuenta años que se hace uso de este 
remedio en el gobierno de Tula; él mis- 
mo ha sido testigo de la curación de un 



FAMILIA orquídeas. 



119 



joven á el que le administraron dos do- 
sis de este medicamento, que vivia des- 
])ues de 18 años sin esperimentar recaí- 
da. Mas tarde el Dr. Burdach ha publi- 
cado observaciones de curación, pero lo 
prácticos franceses no han sido tan afor- 
tunados en sus ensayos, no habiendo 
presenciado ningún resultado positivo 
del uso del llantén de agua como anti- 
hidrofóbico. 

Sus hojas aplicadas sobre la piel, pro- 
ducen rubefacción, esto no obstante, los 
kalmucos comen sus tubérculos y Fée 
ha tomado gran cantidad sin sufrir el 
menor accidente. 

Dehaeu habla de esta planta como de 
un diurético apropiado para reemplazar 
á la gayuba, ya en cocimiento, ó ya en 
polvo. Wauters, dice, haberla empleado 
con éxito en un caso de dolores nefrilicos 
con hematuria , emisión difícil de la ori- 
na, etc., prescribiendo en ciertos casos 
su infusión, con la que obtuvo al cabo de 
ocho dias grande alivio. 

Últimamente, en 1858, Hochstetter 
dice, haberle empleado con éxito contra 
la corea y epilepsia. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de tamaño natu- 
ral; o raiz y hoja radical; b hojuelas esleriores del peri- 
gonio; c hojuela interior petaloídea; d fruto; «carpelo 
aislado; f estambre. 

FAM. orquídeas. JUSS. 

Yerbas perennes de todos los paises menos de los 
fríos y los muy secos, abundantes en las regiones tro- 
picales principiilmente de América, con raices amano- 
jado-fibrosas, algunas veces tuberculíferas, rara vez 
matitas, otras veces acaules con las bases de las hojas 
reunidas formando un bulbo falso y con escapos radi- 
cales ó terminales, varias veces caulescentes con tallo 
ó escapo comunmente sencillos, desnudos ó con hojas 
por lo común alternas envainadoras en la base, enle- 
rísimas, y flores irregulares, espigadas, racimosas 6 
corimbosas, menos frecuentemente apanojadas, alguna 
vez solitarias, terminales, provistas de una bractea. — 
Flores hermafrodiías, irregulares con perigonio ad- 
herente al ovario pelaloid>o subhilabiado, con 6 divi- 
siones, las tres esleriores y dos de las internas consti- 
tuyen el labio superior (galea); la nlra inierna que 
en su origen era la superior, pero que por la torsión 
del pedicelo viene frecuentemente á ocupar el sitio in- 
ferior y es muy irregular, desemejante, con apéndices, 
espolón, etc. es el labio inferior ó tablero {labellum). 
Estambres 3 estrechamente adheridos al es'ilo , for- 
mando con él unaeolutnnita(coiumcHa,^i/nos<emium); 
ios dos laterales piir lo común estériles ó también 
nulos 6 reducidos á un apéndice {siaminodium) ; el 
intermedio fértil, continuo ó separado de la columna, 
aunque aveces Sfa este estéril, y fértiles los dos late- 
rales; antera bilocular, 6 i-i locular, derecha (5 re- 
clinada en una fosita del ápice de la columna {rlinan- 
árum); polen pulverulento ó estrechamente cunglu- 



tinado en masas {masmlrs, pollinia) compactas y cé- 
reas en número de 2-Í-8, terminada? en glándula 
(retinaculum) , libre ó soldada con la de la masa in- 
mediata, y aplicada sobre el estigma inmediatamen- 
te rt bien adheridas á él por medio de prolonga- 
ción ó cohla (caiidicula). Ovario infero 1-locular, de 
6 costillas, las alternas mas gruesas y placenllferas, 
óvulos infinitos. Caja t-locular, coronada en general 
por el perigonio marcescente, dehiscente por tres rajas 
formadas por las válvulas persistentes y adheridas en- 
tre sí por la base y ápice con las placentas en la línea 
media ventral. Semillas en gran número, menudísi- 
mas, con tegumento que viste nojamcnte la almendra, 
que es sólida y sin albumen y con embrión carnoso. 

Propiedades. Estas plantas son mas bien notables 
por su belleza y la forma estraña de las flores que por 
sus propiedades medicinales, esceptuándose sin em- 
bargo unas pocas, que tienen tubérculos muy fecu- 
lentos, y son nutritivos, emolientes, pectorales, usados 
desde muy antiguo en medicina, existiendo además 
algunas tenidas por tónicas, febrífugas, nervinas, su- 
doríficas y diuréticas. 

Comprende 343 géneros con 3000 es- 
pecies que Lindl. reparte en las tribus, 
Malaxídeas, Epidendreas, Vandeas.Ofri, 
deas, Gastrodieas. Neotieas, Aretuseas 
y Cipripedieas. 

TRIBU.— Ofrideas. LINDL. 

Polen formado de másulas ceráceas, nHnaerosas, co- 
herentes, coligadas en dos masas por medio de un eje 
aracnoideo, elástico, pegado á la glándula del estigma 
Antera terminal, derecha ó resupinada, persistente con 
las celdillas completas. 

Gkn. Orchis. L. Perigonio en forma de casco (ja- 
leatum) con las hojuelas casi iguales, las esteriores la- 
terales convergentes ó redobladas, la anterior 6 labio 
superior convergente con las interiores que son confor- 
mes y abovedadas. Labelo soldado con la base de la co- 
lumna sexual, entero ó 3-í-lubo y espolonado en la 
base. Antera derecha con las celdillas contiguas y pa- 
ralelas. Masas polínicas con 2 glándulas distintas, ne- 
clias en el pliegue 2-locular, acogullado del estigma. — 
Yerbas terrestres de las regiones templadas y un poco 
frías del antiguo continente, con raices tuberculíferas; 
casi todas las hojas radicales, blandas, un poco jugosas, 
y flores espigadas. 

ORCHIS MASCULA. L. 

Orcíiis morio mas foliis maculatis. C. 
Banh. — Orchis mnjor, tola purpurea ma- 
culoso folio. J. Biinh. — Cynosorchis morio 
mas. Ger. — Gynand. Diand. L. 

Compañón,— tesliculo de perro. Esp. Orchis mascu- 
lina. Piirt. Orchis malc, — tasticule de chien,— paite 
de louii,—salep [raneáis. Franc. Early purple or- 
chis. Ing. 

Desg. Hojas lanceolado-lireares ó lanceolado-pan- 
tiagudas casi siempre manchadas; flores en espiga 
prolongada, laxa, con bracteas mas largas que el ovarle; 
hojuelas del perigonio obtusas, las dos superiores de- 
rechas, patentes; labelo cuneiforme, ancho, 3-fido y fes- 
tonadito con los lóbulos laterales, aovados, obtusos, 
el inlermedio mas largo y casi 2-lubo; espolón obtuso, 
casi derecho y un poco mai corlo que el ovario; tu- 



no 



ALBÜM DE LA FLORA. 



bérculüs ovoideos. Fl. Mayo. En los prados nalurales 
de Castilla, Aragón, Cataluña, etc. 

Partes usadas. Los tubérculos. 

Recolección. Debe efectuarse en Julio, cuando des- 
aparecen la flor y el tallo; se escojen los niejoreó, se 
les limpia perreclam>'.nle de raicillas y de su cubierta, 
so laban en agua Tria y se les suiíierK'! por algunos 
minutos en agua hirviendo, espoiiiéndojos al sol, bajo 
cuya acción adquieren consistencia córnea. Perfecta- 
mente desecados y con esmero, se pulverizan y produ- 
cen una especie de salcp taiibuenocomo el dePersia, se- 
gún Gcoffroy, que lo obtuvo y mas tarde Retzius, Mnult, 
Coste y NVilmet, Bodarl, Wauters, Burlin y Desbois 
de Rocfiefort, consiguieruu iguales resultados. Cullen 
dice, vio preparar en Edimbuigo con ellos, un salcp 
tan puro y tan bueno como el de Turquía. Fée cree 
qnela mayor parle del que circulaba en el comercio 
francés en su tiempo, era obtenido de este orchis y 
otras especies indígenas, por mus que se le asignase 
por patria la Persia. 

Projiiedadcs y nociones químicas. Los tubérculos 
de estos orchis exlialan olor hircino particularmente 
cuando están en polvo. Según las investigaciones de 
Berzeliusy Lindlay, el salep no es verdadera lécula, y 
si basorina ó goma tragacanto; sin embargo, siempre 
existe algo de la primera que el iodo colora en azul, 
tiendo transformada en su mayor pa'-le por la inmer- 
sión de los tubérculos en el agua hirviendo, cuando 
se los prepara. Contienen además, cloruro sódico y 
forfato calcico. 

Son un buen alimento que usan en algunas comar- 
cas y especialmente en la tierra de Lewin según Pe- 
ron. En algunas fábricas se emplean para sustituir á 
la goma. 

Cuando se les ha de pulverizar es preciso humede- 
cerles un poco. El polvo se disuelve en 60 partes de 
agua. 

El salep es un alimento útil en de- 
terminadas circunstancias y se usa su 
jalea preparada con caldo, leche ó agua, 
se le mezcla al chocolate , se preparan 
pastas, etc. que se dulcifican ó añaden 
aromas según la indicación. Este ali- 
mento es conveniente en las irritaciones 
de pecho, tisis, hemoptisis, fiebre héctica, ma- 
'•asmo, estenuamicnto ocasionado por 
el abuso de los placeres venéreos, gran- 
des trabajos y dieta prolongada; en las 
convalecencias, irritaciones de las vias diges- 
tivas, susceptibilidad estremada del es- 
tómago, nefritis, cistitis, diarrea, disenteria 
crónica, etc. El cocimiento (4 gr. por 500 
de agua) en bebida, se ha indicado en 
los mismos ca^os. Dumas aconseja la 
mistura siguiente á los hemotóicos, 
cuando la dolencia es pertinaz: salep 15 
gr. mucílago de goma arábiga 8 gr. , 
hágase hervir durante un cuarto de ho- 
ra con 750 gram. de agua, añádase á 
la coladura 30 gr. de jarabe de adormi- 
deras. Se administra una taza pequeña 
cada tres horas y en los intervalos una 
cucharada de sacaruro de ortigas blan- 
cas con jarabe de sínfito. 

Su solución acuosa comunica en po- 



cas horas al lienzo que se empapa en 
ella, una crudeza análoga á la que le dá 
la goma arábiga ó mejor la de traga- 
canto, lo que está de acuerdo con la opi- 
nión de Berzelius y Lindlay que consi- 
deran esta sustancia como verdadera 
goma, lo cual hace creer, dice Dubois, 
do Tour nay , que puede susti tuir con ven ■ 
taja al almidón y la destrina en la pre- 
paración de vendajes para las fracturas. 

Esplicacion de la lámina. Las parles de esta especie 
que representa la lámina, tienen las dimi>nsiones qu3 
alcanzan por lo común; a tubérculos y hojas; 6 corola 
dispuesta de modo que puede verse perfectamente el 
labelo. 

Gen. Opbrts. L. Perigonio con las hojuelas esterio- 
res laterales patentes, el labio superior en furma de 
casco, las inferiores libres, mas pequeñas. Lnbeld inserto 
en la base de la columna, sentado, carlilaginoso-rígido 
pianito, aquillado ó comunmente lobado. Columna cor- 
ta, no alada y el clinandrio hendido por delante y con 2 
bolsitas. Antera vertical, mucha. .Masas polínicas con 
colilas rectas y glándulas distintas escondidas dentro 
de las bolsitas. — Yerbas abundantes en la región medi- 
terránea, con hojas como en el género Orchis y flores 
en espiga laxa con el labelo variablemente pintado. 

ORPHRYS APIFERA. HUDS. 0. INSECTÍFERA 
var b. L. 

Orchis muscam re fcrens , major. C. Bauh.- 
Tourn. — Gynand. Diand. L. 

Abejera, — flor de la abeja. Esp. Ophrysapifera. Porl. 
Ophrys porte-abeille, — Ophrys-abeille. Franc. Bee or- 
chis. Ing. 

Desc. Labelo redondeado, convexo, velloso por la 
cara superior. 3-partido con el lóbulo del medio muy 
ancho, 2-fidi) y con un diente pequeño, recorvado, in- 
termedio. Cada flor se asemeja á la figura de una abeja 
cuando vuela. Fl. Mayo. En los montes de Castilla, 
Cataluña y Aragón, etc. 

Como en las demás orquídeas, los tu- 
bérculos de esta especie notable por su 
flor muy singular y muy anómala en 
la forma y en la trasformacion que su- 
fren muchas de sus partes, pueden su- 
ministrar salep, si bien mas inferior 
que el obtenido de las plantas del gé- 
nero Orchis. En el concepto de medi- 
cinal apenas merece llamar la atención 
de los prácticos, si bien otras especies 
afines han tenido algún uso, tal sucede 
con O. Nidus avis, L. llamado así por 
tener sus raices fibrosas entrelazadas 
como el nido de un ave. y que en con- 
cepto de Lemery es vulneraria, resolu- 
tiva y detersiva, mencionando dicho 
autor otras con el nombre genérico de 



FAMILIA IRÍDEAS. 



m 



Ophris que hoy se lian separado de 61, 
y que considera tamliien vulnerarias y 
"consolidantes y sus raices detersivas, y 
de entre ellas una que dice era muy 
estimada por algunos como buena contra 
los bubones pi-stilencialcs, administrado su 
polvo á la dosis de una dracma, al prin- 
cipio de la enfermedad. Según Poiret 
existe en Chile otra especie, el 0. uiiila- 
(prnlis. Poiret, que los naturales llaman 
Nail, usándola los indios, dice Feuillée 
contra la retención de orina, en cuyo 
concepto se ha usado así mismo en Euro- 
pa alguna planta de la familia. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de (amaño natu- 
ral; a raiz y liojas; 6 columna; c eptambre. 

FAM. IRÍDEAS. JUSS. 



Yerbas perennes, rara vez malas de las regiones tem- 
pladas y subtropicales de todo el globo, abundantes en 
el Cabo de Bucin-Esperanza, raras enire los trópicos, 
con rizonna tuberoso ó bulboso, alguna vez con raiz 
fibrosa; hojas casi siempre radicales, vueltas, equitan- 
tes, ensiformes ó lineares, angulosas, nerviosas, ente- 
risimas, las del tallo alternas, envainadoras y flores re- 
gulares ó irregulares, terminalei, espigadas, corimbo- 
sas ó flojamente apanojadas, menos frecuentemente 
solitarias, de ordinario hermosas, cada una teñida por 
dos ó mas bracteas con una espata común dífila, casi 
foliácea. — Plantas hermafroditas , perigonio petaloideo 
adherente al ovario con seis divisiones biserialns. Es- 
tambres 3. en la base de las divisiones esteriores; ante- 
ras 2loculares, exlrorsas, con dehiscencia longitudi- 
nal. Ovario infero 3-locular; óvulos biseriales, infinitos, 
áxicos; estilo sencillo, tres estigmas. Fruto caja 3-lo- 
cular, pohsperma , loculicido-deliiscente. Semilla con 
embrión en el eje del albumen corneo ó carnoso 6 es- 
céntrico, radícula homoiropa. 

Propiedades. La mayor parte tienen los rizomas 
feculentos, los de algunas son estimulantes, purgantes 
y sudoríficos, habiendo además unas cuantas cuyos es- 
tigmas tintóreos son escelentcs emenagogos. 



Comprende sobre 
unas 550 especies. 



30 géneros con 



Gen. Iris. L. Perigonio con tubo corto y limbo 
partido en 6-lacinias , las esteriores comunmente re- 
dobladas, las interiores derechas, por lo común meno- 
res. Estambres 3 insertos en la base de las lacinias es- 
teriores, con filamentos alesnados y anteras oblongas, 
bacifixas. Ovario oscuramente trígono, con infinitos 
huevecillos en el ángulo central de las celdillas, 2-se- 
riales, horizontales, estilo 3 quelro, unido comunmente 
en la base con el tubo del perigonio y estigmas .í, pe- 
taloideos, dilatados, aquillados por arriba, un poco aca- 
nalados por debajo, opuestos á los estambres, caja co- 
riácea, 3-6-gena, loculiciilo-3-valve. Semillas infinitas, 
horizontales, comprimido-planas, marginadas.— Yer- 
bas perennes de las regiones templadas de! hemisfe- 
rio boreal , con rizoma tuberoso ó bulboso ; hojas 
comunmente ensiformes, alguna vez i-angulareí, equi- 
tantes y flores hermosas, grandes, terminales, solitarias 
ó espigadas con las espatas l-infinito-floras. 
Tomo 111. 



Lacinias cHcriores del perigonio barbadas inltrior' 
mente. 

mis FLORENTINA. L. 

Iris alba, Florcntitin. — C Bauh. — Iris 
flore albo. J. Bauh— Triand. Monog. L. 

Lirio de Florencia. Esp. Ltrio florcnlino. Port. 
Iris de Floreuce. Franc. Florcnline iris. Ing. F/orcn- 
tinischer srhwerlcl, — viulcnwurzel. Al. Orris-roof. 
IIol. Sossan, — ussul.—asi'osunul, — asman junie. — 
irsa Ar. ¡ride. \X.'Korsen fiolkowy. Pol. fiüítrot. Su. 

Desc. Hojas ensiformes, mas cortas que el escapo 
que lleva 1-3 fiorescasi sentadas; ovario mas largo que 
el lubo del perigonio, cuyas lacinias esternas son tras- 
ovadas, enteras y las internas crespas en los bordes y 
escotadas; flores blancas. Fl. Marzo. Espontáneo en 
Italia y cultivado en algunos jardines. 

Partes usadas. Las raices. 

Recolección. Se recolectan en el estío, se las ¡iriva 
de su epidermis y se desecan pronto y completamente 
esponiéndolas á los rayos solares y al viento, de esta 
manera permanecen blancas después de secas y sin en- 
mohecerse. Por la desecación pierden gran parle de su 
actividad. 

Propiedades y nociones químicas. El saber de esta 
raiz es acre y amargo y el olor muy parecido á el de 
violeta. Vogel que la analizó encontró en ella; goma, 
estracto pardo, fécula, aceite fijo, aceite volalil sólido 
cristalizable y fibra vegetal. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS Y DÓSlS. 

A EL INTERIOR. Polvo, de S á 10 decfg. 

A EL ESTERioR. En forina de guisantes para soste- 
ner los cauterios-fuentes. Su polvo entra en las pas- 
tillas de azufre compuestas. 

En otros tiempos se administraba la 
raiz de lirio de Florencia en los consti- 
pados ó catarros pulmonares crónicos, etc. 
hoy está relegado su uso á la perfume- 
ría ó si se emplea en Farmacia es para 
aromatizar algunas preparaciones á las 
que comunica su olor ó en colirio. 

También fué recomendada en las afec- 
ciones asmáticas. 

Muy afine á nuestro lirio; como él. 
podemos considerarle cuando fresco, 
purgante y emético y á pequeña do- 
sis escitante, espectorante, diurético y 
antihelmíntico. Mas común esta espe- 
cie ha sido ensayado su uso y Plater, 
de Riviere, de Ruffus y otros le han em- 
])leado con éxito en la ascitis, anasarca y 
otras hidropesias ya esenciales, ya pri- 
mitivas ó ya sintomáticas ó acompaña- 
das de lesiones orgánicas y en las que 
solo proporciona alivio por la evacua- 
ción de las serosidades que ocasiona. 
Ettniuller empleaba su zumo como hi- 
dragogo. En cuanto á su acción pur- 

16 



í-:í 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



ganifi, no merece ser utilizada porque 
oc;\siona otra directa sobre la mu- 
cosa ^T^astro-intestinal , con la cual pro- 
duce sensación de calor abrasador que 
es ba-stante persistente; acción que pue- 
de, es cierto, ser moderada por la pres- 
cripción á la par do bebidas mucilagi- 
nosas, 

A dosis alterantes y en polvo, en cu- 
yo estado es menos enérgico, ha dado 
buenos resultados en el asma húmedo, ti- 
sis, coqueluche y en general en todos los 
casos en que la ipecacuana está indi- 
cada. 

Zapata se la daba il comer por cin- 
cuenta ó sesenta dias á los escrofulo- 
sos, considerándola como escelente en 
este mal. En las enfermedades de la 
piel fué asimismo aconsejada, forman- 
do la base de un remedio contra la ra- 
bia, cuya fórmula conservaba el Abad 
de la Grande selva cerca de Tolosa, des- 
de tiempo inmemorial 

El lirio fétido y el falso acoro, han si- 
do también usados como estimulantes y 
purgantes en los mismos casos que el li- 
rio cárdeno y en algunas otras dolencias, 
particularmente el segundo, que fué re- 
comendado por Armstrong , por la irri- 
tación viva que causa tomado por la 
nariz sobre la membrana pituitaria, 
para disipar las cefalalgias pertinaces y 
odontalgias en las que consiguió un ali- 
vio que no le proporcionaron otros me- 
dios. Cazin consiguió grandes ventajas 
con el, usado en esta forma, en una ama- 
urosis incipiente. 

Al esterior el lirio de Florencia se usa 
en forma de guisante para sostener las 
fuentes , su acritud que no se disipa 
completamente por la desecación , le 
hace apro¡)iado para escitar en la lla- 
ga una irritación útil al efecto que se 
desea conseguir; absorviendo el liquido 
que aquella segrega, se hicha y la di- 
lata convenientemente. 



Eiplicacion de la lámina. Dibujo de parte de un 
escapo con una flor abierta, teniendo unu y otra ta- 
maño natural. 



FAM. AMARYLIDEAS. R. BR. 



Yerb.ns perennes, casi siempre bulbosas y con escapo, 
rarii vi-z ^irovista» de aiz u/icsa j coi o, ii<iiui-;iics 
de .aS regiones intertropicales, con bojas radicales sen- 
cillas, enlerisimas, lineares, envainadoras, eslriauas y 



íliires regulares ó irregulares, solitnrias ó umbeladas 
incl'isas en bracteas espatáceas. — Pen^diiiu 2-si'rial, 
petálui'lio con .«eis divisiones mis ó iiicnos profun.las, 
adherenle ai ov:irio y acompañado á veces de un tubo 
pelaloideo interno (corona) que inmediatainci.te rodea 
los genitales. Estambres seis sobre un disco eidgino ó 
sobre el perigonio, y opuestos á sus lacinias; anteras 2 
Inculares, inlrorsas, con dehiscencia longitudinal 6 
apicilar. Ovario de 3 carpelos soldados entre si y con el 
perigonio de 3 ceMas y muchos óvulos 2-serial-is áii- 
cos, alguna vez 1-locular, un esliloó un estigma. Fruto 
capsular 3-locular, polispermo ó por cscepcinu 2-I-Iü- 
ciiiar, óligo ó )-spermo loculici.lo 3-valve; Semilla con 
albumen carnoso, embrión casi recto pe(|ueño j fxil y 
su raicilla boiuotropa y por consiguiente centrípeta, in- 
fera, muy rara vi/, supera. 

Propiedades. Por lo común los bulbos son inucila- 
gino^o-ácres, amargos y eméticos. 

Comprende 34 géneros y 400 especies 
repartidas porLindl. en las tribus Ama- 
ryleas, Narciseas, Alstroemericas, Aga- 
veas. 

TRIBU.— AsiAnvLEAS. LINDL. 

Estambres estériles nulos.— Plantas bulbosas con 
esrapos. 

Gen. AüAnTLLis. L. Perigonio con tubo corto ó sin 
él y limbo 6-partido casi 2-labiado con las lacinias casi 
iguales, recorvadas y por lo coniun cun escaniilas en 
la garganta. Estambres 6, insertos en la garganta, con 
filamentos libres, inclinados ó derechos, casi iguales, ó 
los alternos desiguales en la situación y longitud, y an- 
teras versátiles. Ovario 3-locular con inüinlos bueve- 
cillos casi horizontales; estilo filiforme, alargado, para- 
lelo á los estambres y estigma romo e nireabierto ó hen- 
dido en 3 lóbulos recorvaios. Caja membranosa, oblon- 
go-3-gona ó deprimido esférica, rolliza, locuiicido-3- 
va!ve. Semillas in6nitas, globosas ó pajoso-comprimidas, 
marginadas ó aladas, alguna vez cariioso-abayadas, so- 
litarias por aborto y llenando toda la celdilla ó la caja. — 
Yerbas de las regiones tropicales y subtropicales de 
América central, menos frecuentes en el cabo de Buena- 
Esperanza y en la India, con bulbo radical tunicado; 
espata 1-2-valve, 1 -infinito flora, y pedicelos desnudos 
6 2 bracteados en la base. 

Espala i-flora. 

AMARYLLIS FORMOSISSIMA. L. 

Lilio-Narcissus. Jacokeus, Indicus, lati- 
folnts, rubro fl.ore. Tuurn. I3arr . - -Hexand . 
Monog. L. 

Flor de lis,— encomienda de Santiago. Esp. Flor de 
lyz. Porl. Amarillys charmaiUe. Franc. Jacobca lily 
■amarilly. Ing. 

Desc. Espata indivisa, flor pedicelada, perigonio 
profund:imenle 6-partido, órganos sexuales inclinados 
iiácia un 'ado, Fl Junio. Originaria de América y cul- 
tivada en nuestros jardines. 

El nombre genérico Je esta especie 
viene del pastor Amarylis cantado por 
Virgilio en sus églogas, bajo cuyo nom- 
bre, dicen, quiso designar a Roma; el 



FAMILIA AMAIIYLIDEAS. 



1-23 



específico se le ha dado por la belleza 
de sus flores, por esto ügura caire las 
que forman el AuuiM.yá, lo que sin du- 
da le da derecho también, la acriluu do 
que gozan sus bulbos que como los d.; 
la planta que describimos en seguida, 
deben ser purgantes y eméticos y en 
este concepto utilizables en medicina. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de toda la plunta 
reducido de sus dimensiones propias; le acompaTia la 
gar^^anta del peri^jonio con su estambre. 

Gés. Narcissus. L. Perigonio asaivillado con tubo 
casi cilindrico, recto y limbo partido en 6 lacinias, 
iguales. Corona de la garganta embullada, acampanada 
ó enrodada, entera ó lobada. Estambres 6 insertos en 
dos series en lo alto del tubo del perigonio debajo de 
la corona, inclusos, con filamenlos muy cortos y ante- 
ras oblongas, recostadas. Ovario 3-locular con infinilos 
liuevecillos horizontales; estilo filiforme y estigma ob- 
tuso. Caja membranosa, obtusamente 3-gona, locu- 
licido-3-valve. Semillas infinitas ó pocas, casi globo- 
sas, con testa negra y arrugada. — Yerbas de la región 
mediterránea con bulbo radical tunicado; liojas linea- 
res, y escapo rollizo ó a^gulo^o, l-paucifloro con la 
espata 1-Gla. hendida y las flores vistosas, blancas ó 
amarillas, casi siempre colgantes. 

Sec. Psecdo-Narcissi. DC. flojas planas, glauces- 
centes, escapo -i floro, tubo del perigonio corto, cónico 
a/ revés; corona acampanada, dentada. 

NARCISSUS PSEUDO-NARCISSÜS. L. 

Narcissus sylvesíris luteus. Dod. — Nar- 
cissus luteus montanus. Lob. — Bulbocodium 
vulgatius. C. Bauh. — Narcissus sylcnticus. 
Tourn. — Narcissus syloestris. Lamk. — 
Narcissus viajor. Loisel. — Hexand. Mo- 
nog. L. 

Narciso de los prados. Esp. Narcisso trombela. 
Port. Narcisse des prés, — narcisse satwage. — aiaut. — 
aillaud ,—faux narcisse,— pr¡rHlon,—fleur de coucou, — 
compone jaune, — gringande, — aliez, — cluchetle des 
bois, — jeannetle. Franc. Daffodil narcissus. Ing. Ge- 
meine narcisse. Al. tlaal narci.sse. Din. Geele narcis. 
Huí. Narcisse giallo. It. Pcesklilja. Su. 

Desc. Flojas planitas, anclio-lineares, obtusa?; es- 
capo estriado, de 2 filos, compriniidilo; fl ir casi sentada 
en la espata; limbo de la corona acampanado, palulo 
liendiilo é isu.nl en longitud á las lacinias pinna», aova- 
das y patentes del perigonio, Ls que tienen el mi~nio 
color. Fl. Marzo. En varios montes de España como Mon- 
serrat, Béjar, etc. 

Partes usadas. Las hojas, (lores y raiz. 

Recolección. Los bulbos se recolectan en cualquier 
tiempo; las Oures cuando están bien abiertas; si su 
desecación ha sido descuidada ó se recolectaron en tiem- 
po lluvioso, se vuelven verdosas. Como veremos, estos 
dos estados les dan propiedades difiTentes igualmente 
útiles. 

Propiedades y rociones químicas. Las flore? nn 
tienen tlor ni sabor bien di'terminado; el de los bulbos 
es amargo y acre. Si-gun Carpentler, Ihs flores contienen 
Acido agállico, tanino, mucílago, eslractivo, resina, 



. cloruro-calcico y leñoso. Cavontou ha aislado, materia 
grasa olorosa, colorante amarilla, goma y fibra vege- 
tal. — Analizadas por Jourdain, de Blnche," ha obtenido 
un principio particular la Narcitina, quo considera su 
principio activo. Es un producto blanco, suave, transpa- 
rente, soluble en agua, almlinl y vinagre, delicuescente. 
Según Jourdain las escamas del bulbo desecadas con- 
tienen casi la mitad de su peso de narcitina. Lá flor la 
contiene en menor proporción, la misma an'es d» su 
desarrollo tiene mucha, no coiiteniéadola luego que 
empieza á florecer, así d» las hojas. Lo contrario sucede 
con los bulbos. De la flor se obtiene una laca amarilla. 



l>:iEI'ARACIO.NES kARMACUlTICAS T DOSlt. 

A EL INTERIOR. Tnfusion de las flores secas ( I í 2 gram, 
por 125 ds agua) á cucharadas en la coqueluche. 

Polvo de las hojas y de las flores, de I á 2 gr. 

Raiz cnpolvo, de 2 á 8 gram. como purgante y vo- 
mitiva. 

Jarabe (1 de flores frescas sobre 2 de agua y 4 do 
azúcar), de 5 á 30 gram. 

Estrado (I de flores sobre 4 de agua), de 5 centig. 
á f gram. en pildoras, pociones, etc. 

0x1?)! íe/, una cucharada de café tres ó cuatro veces 
por dia, como espectorante y sedativo. 

Tanto el bulbo como las hojas y flo- 
res del narciso de los prados, se consi- 
deran vomitivas y antiespamódicas; y 
han sido propuestas contra la coqueluche, 
asma , fiehres intermitentes, tos convulsiva, 
diversas afecciones nerviosas etc. Sea á 
dosis alterante ó nauseabunda, sea á la 
emética. 

Su propiedad vomitiva no esplica to- 
dos los efectos que produce, conduciendo 
aquellos á que se crea que las flores 
contienen un principio sedante análogo 
al de las plantas virosas. El narciso ador- 
mece los nervios dice Plutarco, y Plinio 
quiere que la palabra narciso venga del 
griego narcé (adormecimiento), porque 
las emanaciones de sus flores ocasionan 
sopor á los que las respiran. Orfilavióque 
el estracto de las mismas es un veneno 
que obra especialmente sobre el sistema 
nervioso y la membrana interna del es- 
tómngo, á lá que ocasiona inflamación, 
así como también cuando se aplica sobre 
las llagas ó el togido laminoso de una 
membrana. La intoxicación reclama el 
mismo ti-atamiento que la ocasionada 
por la celidonia. 

La virtud emética del bulbo de esta 
planta era ya conocida de los antiguos, 
Dioscórides lo hace asi constar. Loise- 
leur-Deslongchamps ha produiúdo abun- 
dantes vómitos con el bulbo de esta 
planta, reducido á polvo y administrado 
á la dosis de 24 á 48 gramos Las flores 



in 



ALUUM DE L\ FLOIW 



han ocasionado el mismo efecto pero en 
cantidad mas elevada. El misiuo prác- 
tico reconoció en ellas una propiedad 
narcótica y antiespasmódica y las dio 
con éxito en la coqueluclie, disenlerin etc. 
Kl electo emético de aquellas fué com- 
probado por Armet, de Valenciennes y 
el Dr. Lejeune, de Verviers, mas Lois- 
seleur-Deslongcliamps y Mnrquis no 
consiguieron siempre este efecto, lia- 
biendo observado que lo producen con 
mas constancia, cuando se recolectan en 
tiempo húmedo y que por la desecación 
toman color verdoso, y añaden, que por 
decocción la adquieren mas intensa ó 
comidas enteras, que en forma de polvo 
como se acostumbra á administrarlas. El 
estracto goza en alto grado, según tu- 
vieron ocasión de observarlo, de la pro- 
piedad dicha. Los mismos las emplearon 
con buen resultado como febrífugas en 
diversas inlenniíenles y como antidisen- 
téricas, atribuyendo á la propiedad nar- 
cótica conocida de los antiguos, su buen 
efecto, si bien creo debe tenerse en cuen- 
ta goza de acción análoga en este caso 
á la de la ipecacuana. 

En una tesis sostenida por Passaquay 
en la facultad de París, anunció haber 
empleado con mucho éxito, en muchas 
epidemias de disentería que se presenta- 
ron en diferentes épocas, el narciso de 
los prados, usándole desde el principio 
en todos los casos, salvo aquellos en que 
los síntomas inflamatorios muy pro- 
nunciados forzaban á empezar por las 
emisiones sanguíneas. Lejeune, ya cita- 
do, se espresa así en carta á Loiseleur- 
Deslongchamps, fecha 23 de Noviem- 
bre de 181 1 , acerca del uso de este nar- 
ciso en una epidemia de disentería. 

«Sobre setenta y dos individuos que 
han estado bajo mi vigilancia y que 
fueron tratados con el polvo de sus flo- 
res, no murieron mas que un viejo no- 
nagenario y una anciana octogenaria. 
En el campo sucumbieron muchos en- 
fermos á los que no se les trató por mi 
método y los que escaparon de la muer- 
te, tardaron mucho en restablecerse; 
además, ninguno de mis enfermos su- 
frió recaída, mientras que muchos de 
los otros las tuvieron muy graves 

El Dr. Dufresnoy, de Valenciennes, 
ha dado cuenta de diversas observacio- 



nes que demuestran los buenos efectos 
de la infusión de las llores ó su estrac- 
to en h\s enfermedades convulsivas, habien- 
do conseguido notables ventajas en la 
epilepsia, tétanos y coqueluche, contra cuya 
dolencia ha confirmado su eficacia el 
Dr. Veillecheze, mas en diversos casos 
de epilepsia no le proporcionó sino un 
alivio pasajero. Parece que Porche ha 
curado la curea que databa de seis meses, 
en una niña de nueve años, habién- 
dole correspondido la misma medica- 
ción en tres casos de neuralgias que 
afectaban diversas partes del cuerpo. 
Píchot, según lo hizo público en 1851, 
consiguió, usando el narciso de los pra- 
dos, los mas satisfactorios resultados en 
otro de epilepsia. Michea dice haber ob- 
tenido ventajas, con el polvo de las mis- 
mas, en muchos de epilepsia é histerismo; 
Laennec con el estracto. Roques admi- 
nistró con éxito el mismo medicamento 
en la tos ferina de los niños, particular- 
mente en la que sobreviene después de 
los exantemas, pero añade, produce á 
pequeñas dosis vómitos dolorosos y tem- 
blores, que me hicieron renunciar á su 
uso, pero las mas veces ha calmado la 
tos; cuando se asocia al jarabe de dia- 
códion, altera menos el estómago; estoy 
bien seguro, añade, de la ventaja de es- 
ta combinación en la coqueluche, ha- 
biéndome correspondido en circunstan- 
cias en lívs que la belladona había au- 
mentado la irritación espasmódica. •> 

Impresionado Cazín de la inocuidad 
de esta planta á dosis terapéuticas, la 
ha adoptado en su práctica como vomi- 
tivo suave y espectorante análogo á la 
ipecacuana, encontrándose satisfecho de 
su uso en las afecciones catar redes, pulmo- 
nares, asma y en algunas diarreas cróni- 
cas; en la disenteria no ha tenido ocasión 
(le emplearla hasta la publicación de su 
obra, ya citada. En una epidemia de 
coqueluche, en 1840, obt\ivo grandes 
ventajas, administrándola á dosis emé- 
ticas al principio de la dolencia, des- 
pués á dosis refractas como se efectúa 
con la ipecacuana. En ocasiones la aso- 
ciaba á el polvo de la raíz de belladona 
y cuando la indicación lo exigía, volvía 
de tiempo en tiempo á la dosis vomiti- 
va. Las preparaciones que emplea son 
la infusión, jarabe y estracto de las flo- 



FAMILIA ESMIL\CEAS. 



m 



res. Considera como preciosa la adqui- 
sición de esta planta en la terapéutica 
de los pueblos de pocos recursos, de- 
biendo colocársela al lado del ásaro, del 
que difiere por su acción mas suave que 
permite emplearla en los niiios más de- 
licados y las mugeres irritables. 

La propiedad emética existe en casi 
todas las demás especies de narcisos, 
la que ya reconocieron, Plinio, Dios- 
córides y Galeno en el de los poetas. El 
narciso oloroso parece ser el que hada- 
do resultados mas satisfactorios. 

Esplicacion de la lámina. Las parle.s dibujadas 
tienen tamaño natural; a bulbo; 6 liojas c un escapo 
con la flor; d coro'a corlada verlicalniprite de modo 
que puede verse la inserción de los estambres. 

FAM. ESMILÁCEAS. R. BR. 

Yerbas perennes ó' matas por lo común de las regio- 
nes estratropicales, abuiiilantes en América, en Asia y 
en Europa, c^n rizoma rastrero; hojas alternas ó verli- 
ciladas, sencillas, enterisinias, sentadas ó envainado- 
ras en la base, al;;una vez peciolailas , frecuentemente 
abortivas, escamiformes y entonces con los ramos dila- 
tados, folifonnes y llores regulares lierinafroditas ó uni- 
sexuales por aborto, axilares ó terminales, solitarias, 
racimosas, amanojadas ó casi umbeladas, con los pedí- 
celos comunmente bracteolados y articulados.— Peri- 
gonio libre, petaloideo, de -iá )0 divisiones biseriales, 
por lo coraun de 6. Estambres en igual número que las 
divisiones del perigonio y opuestos á ellas, hypogynos; 
ó peripynos; Glamentos libres , coherentes; anteras in- 
trorsas, 2-loculares, con dehiscencia longitudinal. 
Ovario libre, 3-locular, de ordinario 2-í-locular en 
slgun caso, celdas l-pluriovuladas, óvulos áxicos; esti- 
los 1-4-libres ó coherentes. Fruto jugoso, indehiscen- 
le, 3, 4 6 l-locular y por aborto á veces 1-cspeirao. 
Semillas subglobosas, con testa membranosa y embrión 
pequeño en una cavidad del albumen grueso y carno- 
so ó semicórnco y distante del lulo, raicilla de direc- 
ción varia. 

Propiedades. Unas son narcótico-ácres , mientras 
otras tienen las partes herbáceas inocentes y comesti- 
bles en su juventud, aunque los frutos son amargos y 
eméticos, gozando las raices de varias reputación de 
sudoríficas, diuréticas, antiherpéticas y antisíBlí- 
ticas. 

Comprende 14 géneros (y algunos 
mas con los afines) y sobre 200 especies 
distribuidas por Endl. en las tribus 
Parideas y Convalariéas. 

TRIBU.— co^VALARiÉAS. ENDL. 

Estilos Unid:jS. 

Géh. Co:»VALLAniA. Desf. Perigonio, corolino, acam. 
panado, caedizo, con limbe 8-fulo, revuelto, [latcnte. 
Estambres 6, insertos en la base del tuvo del perigonio. 
Ovario 2-locular con 2-huevecillos en cada celdilla, 
sobre puestos, horizontales, ortoiropos; estilo trígono 
filiforme y estigma obtuso, 3-gono. Baya globosa, 3-lo- 
cuiar con 2-semillas en cada celdilla, rara vez solita- 



rias por aborto, con testa membranosa, blanquecina.— 
Yerbas perennes de las regiones templadas y frías del 
liomisferio boreal, con Imjas sentarlas, abrazadoras, al- 
ternas y verticiladas, nerviosas y fltires liermafroditas, 
axilares, solitarias ú racimosas, colgantes é inodoras. 

CONVALLARIA MAJALIS. L. LILIUM CONVA- 
LIUM. T. 

Liliiim cunvnllium álbum. C. Bauh. — 
Lilium convíillium flore albo Park. — Lilitim 
convallium off. — Hexand. Monog. L. 

Lirio de los valles, — lágrimas de Salomón. Esp. Li- 
rio convalle. Port. iíuguel ,—lis des vallées, — muguet 
de mai, — muguet des hois. Frami Mai/blumen. Ai . 
Lily offthe valley. Ing. Si'ssan. Ar. Elblad. Din. Twee- 
bladig dalkruid. Hol. Unifoglio. It. /íonu'a/on. Pol. 

Desc. Los caracteres espuestos en el género. Fl. 
Abril. En varios montes de España como los Pirineos, 
Araguii, etc. 

Partes usadas. La raiz, las flores y bayas. 

Recolección. Les flores se recolectan en el momento 
de abrirse; la raiz en todo tiempo Lis primeras, cuan- 
do desecadas, pierden su olor, pero conservan su sabor, 
son difíciles de desecar bien, deben separarse los pétalos 
y secarlos en la estufa. 

Propiedades y nociones químicas Si bien las flores 
secas carecen del olor que les es propio, tienen sabor 
amargo, acre y nauseabundo, el que comunican á su 
infusión acuosa. La raiz es también acre con austeridad 
intensa. Creo no se ha analizado esta planta. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL INTERIOR. Infusiou de flores frescas , de 8 á 20 
gram. por kil. de agua. 

Agua destilada (I por t de agua), de IS á SO gram. 
en poción. 

Jarabe (I por 2 de agua y 4 de azúcar), de 30 á 60 
gram. en poción. 

Estracto alcohólico de las /lores, 2 gram. en oíl- 
doras. 

Polvo de las bayas, 2 á 16 gr. {antiepiléptico.} 

Así como la flor de azabar el olor de 
las del lirio de los valles es fuerte, pene- 
trante y peligroso de respirar en habi- 
taciones cerradas, especialmente de no- 
che; su aroma tiene alguna semejanza 
con el de aquella. Por tanto se las consi- 
dera antiespasmódicas, empleándolas en 
la migraña, convulsiones, epilepsia, etc., 
cual errino son mas conocidas ; cuando 
se toma su polvo como el tabaco, calma 
seguramente los dolores de cabeza invete- 
rados y ha curado fluxiones crónicas de 
los ojos y oidos , vértigos á consecuen- 
cia de la supresión del mucus nasal, etc. , 
haciendo arrojar mucha serosidad por 
las narices. 

Se ha atribuido á esta planta virtud 
emeto-catártica, particularmente á la 
raiz á la que se la concede la facultad 



iití 



ÁLBUM DE LA KLO»\. 



de escitar el vómito ó purgar según á la 
dosis á quese adiainistre. Según Moss- 
dorf, 2 grnm. de las llores son suficien- 
tes para purgar con energía; tomadas 
frescas á la de 1 gr. 50 centig. mezcla- 
das después de contundidas con un po- 
co de miel, le han producido á Cazin, 
cinco deposiciones abundantes con có- 
licos tan vivos como duraderos; después 
de cada evacuación toma una taza de 
caldo. El mismo administró 2 gr. 25, 
á un labrador robusto y joven que 
se encontraba padeciendo una intermi ■ 
tente de otoño, produciéndole ocho cá- 
maras, tres mas abundantes que las 
otras, con pujos, cólicos, náuseas y es- 
fuerzos por vomitar, y añade, «este pur- 
gante bien estudiado en sus efectos, no 
es de despreciar. No he esperimenlado 
la raiz, que es, según se dice, emeto-ca- 
tártica." Schulze, que ha ensayado en 
si mismo y en otros , el estracto alco- 
hólico de las flores , dice , es amargo y 
purgante á la dosis de 2 gram. Waulers 
le propuso como sucedáneo de la esca- 
monea; Peyrilhe, Cartheuser y Klein, le 
indicaron como á propósito para susti- 
tuir al aloes. Senckenberg, padre é hijo 
han preconizado en 1851, las bayas de 
esta planta en la epilepsia idiopática des- 
pués de haber purgado al enfermo; las 
administran desde 1 hasta 4 gram. en 
polvo, con el agua vinosa de las ñores 
ó la destilada simple. También las pres- 
criben en las iutermitenles y otras enfer- 
medades. 

El agua destilada de las flores se 
denominó en Alemania con el pompo- 
so nombre de Agua de oro, usándola en 
multitud de dolencias nerviosas; hoy 
está completamente olvidada. 

Esplicacion de la lámina. La parte flibiijada tie- 
ne las dimensiunes que coinunrneiUe akairi»; a r;iiz; 
b corola abierta de modo que puede verse la inserción 
de los estambres; c pistilo; d estambre; e fruto; f se- 
milla. 

Gen. SuiLAX. L. Perigonio corolino O-filo, patente, 
caedizo, con las hojuelas csteriores mas anchas. Es- 
tambres 6, insertos en la base del perigonio, con fila- 
mentos filiformes, libres y anteras lineares, fijadas por 
la base. Ovario 3 locular con huevecillos solitarios en 
las celdillas, apiculares y ortolropos; estilo cortísimo y 
estigmas 3, grucsecitos y patentes, liaya 1-3-lociilar, 
1-3-1-perma. Semillas globosas con testa blaiujueci- 
na. — Matas siempre verdes, trepadoras, de las regio. íes 
templadcs > calientes tropicales de anibos hemisrerios, 
con raiz tuberosa 6 fibrosa; tallo generalmente pro- 
fisto de íguijones; hojas alternas pecioladas, acorazo- 



nadas ó alabardadas; estipulas inlrapeciolares con zar- 
cillos y por lo común agudas y flores dispuestas de va- 
rios raudos. 

Tallo anguloso provislo de aguijones. 

SMILAX SARSAPARILLA. L. 

Stnilax áspera, Peruviana, seu sarsapa- 
rilla. C. Bauh.— Dioec. Hexand. L, 

Zarzaparrilla de Honduras. Esp. Salsaparrilha. 
Porl. Siitilax satsepareille. Franc. Sarsapaparilla. 
Ing. Salsaparill, — sarsa. Al. Escebe. Ar. Sarsaparil. 
Dan. Sarzaparrilla. llol. Sahapariglia. It. Sassapa- 
rel. Rus. Sassaparill. Su. 

Oesc. Pbnta con hojas alternas, acorazonadas, co- 
riáceas, aguibis, enteras y con 3-r)-fibras casi parale- 
las; flores en umbela sencilla, sostenida por un pedún- 
culo mas largo que los peciolos. Habita en Méjico y 
otras paites de la América boreal. 

Partes usadas. La raiz {sarsaparilla radices off.) 

Elección. Diversas son las suertes de esta raiz que 
corren en el comercio á saber; la de Méjico ú Hondu- 
ras, la de Jamaica, la de Caracas, y la del Brasil ó 
de Portugal con algunas otras; la admitida por la ge- 
neralidail de los farmacólogos como la verdadera ofici- 
nal es la de Honduras, si bien se usan indifereiile- 
mente por ser su acción casi idéntica; los caracteres 
de esta son los que fijamos. Se presenta en raices muy 
lanas, del grueso de una pluma, arrugadas longitudi- 
nalmente, grises esleriormente, nieditulio blanco rosa- 
do, con el cuerpo leñoso blanco; su sabor es mu;ilagi- 
noso un poco amargo. Su polvo es do color gris. Res- 
pecto A la procedencia de las diversas suertes de esta 
raiz no están muy acordes los autores, por tanto no 
la fijamos. 

Propiedades y nociones químicas. Dejamos ya con- 
signado su sabor; el olor es rar.icteríslico y nauseabun- 
do. Diversas análisis se han hecho de esta raiz, no exis- 
tiendo perfecto acuerdo en los resultados. El Dr. Ga • 
lileo l'alldtla, aisló una sustancia pirlicular que con- 
sideró como un principio inmediato nuevo, al que dio 
el nombre de pareiltina 6 pariglina; el Dr. Folchi, ob- 
tuvo de la Ziirzíiparrilla, una materia alcalina que de- 
nominó Esmilacina , que parece no ser otra cosa 
que la pariglina de Pallolla al estado de pureza. Tliu- 
Loeub y Puggiale han demostrado que dichas sustan- 
cias son idénticas, y adoptaron el nombre de Zarzapa- 
rina, á la que Balka habia llamado antes ácido parili- 
nico. La zarzaparrilla contiene además aceite volátil, 
resina amarga y acre, materia oleosa, estraclivo, al- 
midón y albúmina. Beral que lia hecho investigaciones 
interesantes acerca de esta raiz, ha visto que sus prin- 
cipios son mas .solubles en el agua en frió que en ca- 
liente, y ha propuesto el macerato en sustitución del 
cocimiento, por ser aquel mas sápido; según el mismo 
contiene un principio volátil , que ha podido aislar y 
que considera corno zarzaparina pura, cuyo descubri- 
miento esplica bastante lijen, porque este preparado es 
ma» sápido y eficaz en su efecto, que el cocimiento ob- 
tenido por lina larga ebullición. Pero á pesar de estos 
interesantes trabajos y de los que debemos á D.irvault, 
no podemos lisonjearnos de que su composición esté 
bien conocida. 

PREPARACIONES rARMACÉLTICAS T DÓ.SI9. 

A EL INTERIOR. Polvo, de ^ gram. á JO gram. 
Estrado acuoso, de 5 decíg. i 2 gram. 
Estrado alcohólico, de 5 decip. á I gram. 
Jarabe simple 6 compuesto 20 á 100 grr.m. 
Vino simple ó compuesto (esencia concentrad») da 
20 á too gram. 



FAMILIA ESMILACEAS. 



127 



Infusión ó cocimiento, ü de raiz por (00 de agua. 

Para oblenur eslos productos fariiiacéulioos, se la 
íorla loiigiludinalmt'iile primero y después á través, lo 
qiio se consigno fáciinieiiie liumedocléüdola ligera- 
mente ó teiiiéiidala en la cueva algún tiempo. 

La zarzaparrilla entra ó formar paite do muchas pre- 
paraciones, como jarabes, rol), -le. todas eilas conside- 
radas como eiicaccs en la sllilis y darlroscs. 

Fallopio , Prospero Alpino y Amato 
Lusitano fueron los que introtlujerou la 
zarzaparrilla en la materia médica de 
Europa á mediados del siglo X\ I, y 
Mattliiolo el primero que la describió. 
Desde luego se la consideró como un 
escelcnte antisifilítico, al que recurrían 
aun los prácticos mas escépticos; después 
fué tenida como sudorífica, autireumá- 
tica, diurética, ect., no conside; ándesela 
hoy sino como un refrigerante suscepti- 
ble de ser sustituido por tantos otros m:is 
económicos y eficaces que están al al- 
cance de todos. ,;A qué atribuir el des- 
crédito en que ha caido después de la 
ciega confianza que se In dispensó? Para 
unos es debido á la inconstancia é inse- 
guridad en sus efectos , mientras otros 
lo atribuyen á las m"alas preparaciones 
á que se somete, y para obtener las que 
se recurre generalmente á la decocion, 
durante la cual son arrastrados por los 
vapores del agua sus principios activos, 
ó descompuestos por la acción del ca- 
lor. A no dudarlo su uso es tomado del 
que los habitantes de la América espa- 
ñola hacian de ella, mas ellos la usaban 
en forma de bebida que obtenían por 
fermentación. Tan poderosamente pue- 
de influir en su efecto la marcha segui- 
da para obtener el preparado farmacéu- 
tico que se emplee, qu3 CuUen la con- 
sideraba como una sustancia insignifi- 
cante y desprovista de toda acción real. 
Otros, por el contrario, la han elogiado 
sin limites, mas debe tenerse en cuenta 
que generalmente la asocian al guaya 
co y sasafrax bastante mas activos que 
ella. 

Esplicacionde la lámina. Dibujo de un ramo redu- 
cido á 2 t^-roios de su tamaño natural; a flor masculina 
aumentada; 6 la femenina ij.;c fruto partido de modo 
que puedaQ verse las semillas. 

SMILAX ASPEn.\. L. 

Smilat a'-'iera frucíu rubenle. C. Bauh. 
-^Tüurn — Smilax ás/era rutilo fruclu. 
Clus.— DÍU2C. Heiand. L. 



rilha do reino. Porl. Satsepareille d' Europe, — í»ic- 
ron piquanl. Fraiic. 



Desc. Hojas alabardado-acorazonadas , lanceola- 
das, 3-9-ii(rvias, cnii aguijoncilos en la margen y 
coriáceas. Fl. en Otoño. En los setos de varias partes 
de Ksp.iña, como .Umijui, ele. 

Partes usadas. La raíz. 

Recolección. Se recolecta en Otoño, y se prepara 
como laolicinal. En algunas parles se la cultiva mul- 
tiplicándola por hijuelos y semillas. No ha sido estu- 
diada que sepamos bajo el punto de vista quimíco, lo 
cual no deja de tener interés. 



La raiz de esta especie del género 
Smilax ha sido considerada con idénticas 
propiedades que las exóticas. M. Banon, 
farmacéutico de la marina en Tolón, ha 
publicado unanota acerca de ella, en que 
asegura que la recolectada en Francia 
tiene las mismas virtudes que la ameri- 
cana y que pudiendo emplearse fresca 
ó al menos muy reciente, seria superior 
en su uso. Afirma además, que según 
Próspero Alpino, se recolecta en las is- 
las de Grecia, en donde se empaqueta y 
manda á diversos paises para espenderla 
por la verdadera zarzaparrilla. Sostiene 
con Fordyce, que crece en el Perú y el 
Brasil y que de alli la recibimos por las 
del Smilax sarsaparilla. Merat y de Lens 
no consideran suficientemente probados 
estos asertos y el último como comple- 
tamente erróneo. Pero, añaden, no es 
imposible que las propiedades terapeú- 
ticivs de la zarzaparrilla indígena, sean 
semejantes á las de la exótica, en cuyo 
caso se deberla eligir la primera. 

En 1813 el Dr. Gaeger sostuvo una 
tesis en Estrasburgo, en la que dio cuen- 
ta de ocho observaciones que prueban 
las ventajas del Smilax áspera , en las 
afecciones sifilíticas. Conveniente es y 
hasta necesario, que nuevos hechos ven- 
gan á esclarecer este punto, y que si 
realmente puede y debe sustituir á el Smi- 
lax sarsaparilla, sea sustituido, dejando 
de ser tributarios del estranjero de can- 
tidades no despreciables ; tan considera- 
ble es el consumo de esta. 



Explicación de la lámina. Dibujo de un tallo 
i''ducii!o á sus dimensiones; a flor; b fruto; c íí el mis- 
mo partidci; e flor vista en época avanzaila de l.i fecun- 
dación; f ¡ istilo; g un tépalo; h formación del fruto; i 
diversos fruto»; j k Im n o p q frutos aislados y par- 
tí 'os de dÍMTsos modus p.ira ver su estructura y dis- 
posición de la semilla, seyun Tourueforl. 



128 ÁLBUM DE LA FLORA. 

FAM. DIOSCÚREAS. R. BR. 



Yerbas (lerenncs ó malas do las regiones tropicales 
y subtropicales ele todo el globo, volublas hacia la iz- 
quierda, con raíz casi siempre tuberosa, carnosa, al- 
guní vez leñosa; muy grande, hojiis alternas, alguna 
vez opuestas, pecioladas sencillas, palmatinerrias, ve- 
nosas, enteras i enterisimas y flori'S dioicas por abor- 
to, axilares, espigadas ó racimosas, regulares y peque- 
fi.is. — Perigoiiio herbáceo ó casi corohnu con tubo muy 
n^rtú en las flores masculinas, cilindricu ó agudamen- 
te 3-goiio en las femeninas, adherido al ovario y limbo 
supero, 6Cdo en lacinias casi iguales, persisentes, en 
dos series. Estambres 6 insertos en la base de las la- 
ciniísdel perigonio, nulos 6 rudimentarios en las flo- 
res femeninas y glanduliformes. Ovario 3-filo, pegado 
al tubo del perigonio y 3-locular con hu(>vecillüs soli- 
tarios en las celdillas ó frecuentemente apareado; col- 
gantes del ángulo del centro y aiiatropos: estilos 3, 
aproximados ó entresoldüdos en la base y libres en el 
ápice y estigmas obtusos, rara vez escotado-2-lobos. 
Fruto capsular; loculicido-dehiscente ó bacado. Semi- 
llas en las celdillas ó con menos frecuencia solitarias 
por aborto, foliáceo-comprimidas, ápteras ó con la tes- 
ta membranosa, estendida en ala en el fruto capsular, 
casi globosas en el abayado, con hilo siempre desnu- 
do y albumen cantilaginoso ó carnoso; embrión peque- 



ño y aiuumen caniiiaginoso o carnoso; emori 
ño con la estremidad dirigida hacia arriba 



peta. 



y centri- 



Propiedadcs. La mayor parte llevan tubérculos lla- 
mados Nhacs que constituyen uno de los priin'ipali's 
alimentos de U)^- indígenas de las regiones tropicales, 
por contener mucha fécula si bien mezclada á una 
sustancia acre y amarga, de la que se les priva por el 
agua hirviendo. 

Comprende 4 géneros con 110 espe- 
cies. 

Gen. Tamus. L. Perigonio casi corolino con tubo 
rollizo y limbo 6 partido, acampanado, pótente. Es- 
tambres 6 con filamentos filiformes y anteras casi glo- 
bosas. Ovario 3-gono, adherido al tubo del perigonio. 
Con dos huevéenlos en cada celdilla; estilo 3-fido y es- 
tigmas dilatados, escotado-2-lobos. Baya 3-locular ó al 
fin 1-locular. Semillas 2, sobrepuestas en cada celdilla 
6 solitarias por aborto, casi globosas y colgantes. — 
Yerbas volubles de Europa y Asia templada, con raiz 
tuberosa; hojas acorazonadas, venosas, largamente pe- 
cioladas con los peciolos por lo común provistos de 
3-glándulas en su base y llores dioicas, axilares, ra- 
cimosas. 

TAMUS COMMUNIS. L. 



Bnjonia loevis.S. nigra racemosa: mas. — 
Brionia s. nigra bacnifera: fem. C Bauh. 
— Tamus racemosa flore minore lúteo palles- 
cente. Tourn. — Tatimus seu Viüs nigra off. 
Dioec. Hexand. L. 

Nueza negra, — brionia negra. Esp. Norca jirela. 
Port. Sceau de NolreDame, — tam commun, — ¡awi- 
nier,—racinevierge,—vigne sauvage. — vigiie noire, — 
herbé aux femmes balines. Franc. Common hlackhrio- 
ny. Ing. 

Desc. Hojas acorazonadas, indivisas, Fl. Junio. Se 
encuentra en parages sombríos de Monserrat, Baztan, 
Aragón, Andalucía, etc, 



Partes usadas. La raíz y tallos nuevos. 
Recolección. Como la brionia. 

La brionia negra es planta purgan- 
te olvidada hoy y que, sin embargo, en 
las poblaciones rurales, el práctico pue- 
de sacar algún partido de ella. Admi- 
nistrada á pequeñas dosis es aperitiva 
y diurética. Elpolvo déla raíz á la dosis 
de 2 á 4 gramos, es purgante. Tanto el 
olor como su sabor indican debe poseer 
propiedades enérgicas; provista de un 
zumo viscoso acre y de olor nauseabun- 
do, hizo se la considerase como catárti- 
ca, hidragoga y diurética. Lobelio, la 
asigna una acción especial sobre el apa- 
rato urinario y uterino, puede según 
él aumentar la secreción de la orina en 
la incontinencia, etc. y favorecerlas re- 
glas. Los curanderos en algunos pun- 
tos, mandan comer los retoños tiernos, 
como los espárragos , para disminuir el 
bazo , durante ó después de las intermi- 
tentes. La raiz después de contundida, la 
aplican sobre las contusiones y equimo- 
sis; como la brionia es resolutiva y se 
la aconseja también j)ara destruir los 
parásitos de la cabeza. 

Esplicacion de la lámina. Las partes dibujadas Se- 
ñen las dimensiones que alcanzan por lo común; o flor; 
b estambres; c formación del fruto; d pistilo; e fruto 
partido á través; f semilla. 

■ FAM. LILIÁCEAS. DC. 



Yerbas perennes, bulbosas ó tuberculosas, alguna vez 
anuas, ó árboles ó matas'de todo el globo, escepto en los 
países fríos, con el tronco formado por las vainas de las 
hojas; estas sencillas, enterisimas, casi siempre lineare?, 
envainadoras ó abrazadoras, las radicales amontonadas, 
las del tallo por lo común sentadas, acanaladas 6 rolli- 
zas, alguna \ez con la lámina dilatada, y Dores por lo 
común regulares, casi siempre terminales, ya solitarias 
ya racimosas, espigadas, umbeladas ó acabezueladas, 
alguna vez apaiiojadas, provistas de bracteas escariosas 
ó espatáceas.— Perigonio pelaloideo, sexfido, ó liexaté- 
palo, infero. Estambres 6 opuestos á las divisiones dol 
perigonio, hypogynos ó perygynos; anteras inlrorsas, 
2-loculares. Ovario libre, 3-lücular, de celdas con in- 
finitos óvulos y estos 2-seriales, áxícos; estilo único 
formado por tres soldados por lo común y tres estigmas 
libres ó 3-quelro. Fruto caja 3-locular, loculicido-de- 
hiscente, 3-valve. Semillas infinitas, rara vez, pocas ó 
solitarias por aborto con texia variable y albumen car- 
noso, abund.uile; embrión recto ó curvo con la estre- 
midad del rejo próxima al hilo. 

Propiedades. Son variables según los principios que 
dominan en ellas; generalmente casi todas son mucila- 
ginosas, habiéndolas bastante amargas y resinosas, 
mientras algunas son masó menos acres y estimulantes, 
asi como no dejan do existir algunas venenosas; las 
raices tuberosas son bastante feculentas. 



FAMILIA LILÜCEAS. 



129 



Comprende 78 géneros hecha abstrac- 
ción de los que constituyen la familia 
de las Afilanteas de Endl. y 1200 espe- 
cies cjiíe el mismo distribuye en los 4 
subórdenes Tulipáceas, Agapantvas . Ahi- 
ncas y Asfodiieas, y es+e en las subtribus 
J icinteas, Antericeas y Esparragueas. 

SUBORDEN.— Aloijíeas. ENDL. 

Perigonio tubuloso, 6-Cdo ó 6-Jenlado alguna vez 
e-p.irlüio. Estambres hyponynos ó Insertos en el tubo 
dt I pcngonio. Ovario 3-locular con los luievecillos ana- 
tropos. Fruto capsular ó abayado. Semillas comprimi- 
das, angulosas ó aladas con testa membranosa, pálida ó 
negra; embrión ortotropo. — Yerbas carnosas alguna 
vez frutocentes ó aTborcscentes con raíz fibroso-an\a- 
nojada 

Gen. Aloe. T. Perigonio tubuloso neclarifero en el 
fondo, G Bdo, regular, ó 2-labia(lo con las lacinias ligu- 
ladas. Estámbrese, liypngynos, con filamentos ascen- 
dentes, casi iguales, inclusos ó sedientes. Ovario con 
infinitos huevecillo; casi liorizonlales , estila terminal, 
3-gono, y estigma oscuramente 3-lobo. Caja escarioso- 
naembranosa, rollicil.i ó 3-gima, loculicido-3-valve. 
Semillas infinitas, 2-seriales, plano-comprimidas ó an- 
gulosas, con testa floja y alada. — Arbustos ó yerbas 
abundantes en el Cabo de Bui^na-Esperanza , algunas 
del Afíica tropical, Asia y América, con hojas empizar- 
radas, jugosas, casi siempre espinosas en la márgi'U y 
superficie, y flores en espigas ó racimos axilares ó ter- 
minales, sencillos ó ramosos. 



ALOE PERFOLIATA. LAMK. 



Aloe vulgaris. C. Bauh. 
xand. Monos: . L. 



-Tourn.— He- 



Aloe perfoliado. Esp. Azevre soccotorino. Port. Aloes 
■perfoliee Franc. Aloes-tree. Ing. Aloe. Al. Hol. It. Su. 
Boh. Pul. Sabr , — cebar, — musebber. Ar. Areaa. — 
cyluwa. Ind. l'towaton. Mal. Calasha. Malab. Sihhir. 
Pers. Sabur obiknovennoi. Rus. 

Desc. Raiz fibrosa; hojas arrosetadas, gruesas, car- 
nosas, alargadas, agudas, dentadas en los bordes y am- 
plexicaules de color verde glauco, y con algunas verru- 
gas blanquecinas y espinosas; escapo recubierlo de es- 
camas arrimadas, agudas; flores rojas pendidas en la 
fluracion, derechas después de abiertas y en racimo 
alurgido, tubulosas; i'stamli.es un poco mas largus qoc 
el cáliz ; cáp'íula ovoiilea, al;irg:ida, 3-locular márcala 
coa tres surcos longitudinales. Planta de África, tras- 
plantada en América y Asia. 

Parles usadas. Las hojas y el zumo inspisado. 
(Aloes off.) 

Recolección y elección. Según el procedimiento que 
se emplea para obtener el zumo, que es conocido con 
el nombre de acibar, asi este da origen á cinco varie- 
dades principales, influyendo también la especie de que 
se obtuvo. E«ias variedades son: el Acihar socoirino, el de 
el Cabo, el Hepático, el Caballuno y el de las Jiarbadas. 

Los prucedimieatüs que se emplean para obtener es- 
tas suertes comerciales, son: 1." Corlan las hojas y las 
colocan verticalmente en toneles ó vaso.s grandes, de 
manera que su parte inferior sea por la que han sido 
cortadas; dispuestas en esta forma, dejan fluir su zumo 
que después de evaporado espontáneamente constituye 
la mejor suerte ó .<ea el Acibar socoirino, llamado asi 
por venir de la isla de Sucotora. Creíble es que el he- 
Toiio 111. 



pático tiuo se lo acerca mucho, se obtenga de la mis- 
ma manera. 2." Corlan las hojas, las contunden, se es- 
primen, y el zumo se evapora también al aire. 3." Cor- 
tadas las hojas en fragmentos, se pone agua sobre ellas, 
se las macera por algún tiempo y el agua se evapora 
hasta la consistencia de i'Slracto. 

Los caracteres físicos de las principales suertes, son: 

Acibar socoirino. Se presenta en masas de color va- 
riable del rojo jacinto al de gránale, de consistencia 
varia también, pudiendo la interior llegar á ser blanda 
y hasla somi-fliiida, mientras que la eslerior es seca 
sólida y quebr.idiza; fractura unida, vitrea, concoidea 
y polvo amarillo dorailo. Cuando reciente tiene olor 
aromálico muy agradable semejante á el de mirra. Este 
acibar puede ser trasluciente ú opaco sin que este ca- 
rácter influya sensiblemente en su calidad; suele venir 
si'parado el uno del otro y en este caso el segundo re- 
cibe el nombre de.'liepático y el (|ue se denomina lúcido, 
viene de liumbay á Inglaterra, siendo raro en el comer- 
cio por su gran precio. Es producido según unos por el 
A. spicata y según otros por el A. pcrfoliata. 

Acibar del cabo. Se presenta en masas poco volu- 
minosas de un color pardo oscuro algo verdoso, redu- 
cido á láminas delgadas es rojo; polvo amarillento con 
reflejo verdoso también; sabor muy amargo, olor fuerte, 
aromático y poco agradable, viene del cabo de Buena- 
Esperaiiza y se cree obtenido del A. spicata. 

Acibar hepático, denominado así por su color seme- 
jante á el del hígado; conliene algunas materias estra- 
ñas y olor parecido al socoirino; el polvo es de color 
amarillo-rojizo. No es soluble en su totalidad en el agua 
caliente ni en frió. 

Acibar caballuno, es el menos estimado, mas impuro, 
casi negro, conteniendo entre otras materias estiañas, 
arena. Solo se usa en la medicina veterinaria. 

Acibar de las barbadas. Viene en grandes calabazas, 
es de color rojizo empañado, que llega á «parecer casi 
negro en su superficie; tiene olor fuerte, aromálico, 
bastante análogo al de mirra; el polvo es de color rojizo 
sucio. Se le cree producido por el A. sinuata. WiUd. 

Propiedades y nociones químicas. Dejo ya e.spuestos 
los caracteres lisíeos de las suertes mas principales da 
acibar, réstame dar á conocer su composición, que por 
ser el tipo el socoirino, me fijaré en la de este, el cual 
se debe elegir para el uso médico ó de carecer de él, «¡I 
que mas se le aproxime. El acibar socoirino según Bo- 
uillon-Lagrange y Vogel, conliene en 100 parles; estrac- 
tivo, 68; resina, 32, disolviéndo.se en parle en agua fría 
y en totalidad en la hirviendo. Braconnot le considera 
como un principio particular que ha propuesto sea lla- 
mado amargo-resinoso. Para Berzelius, el aloes es una 
inaleiia allerada por el aire y compuesta primiliva- 
mtnte de un solo principio igualmente soluble en agua 
y alcohol, pero sobre la que ejerciendo su acción el 
aire, produce un cuerpo mas coloreado (apolhema), 
insoluhle en agua fría, soluble en alcohol y que se pre- 
cipita cuaodn se Irala esta disolución alcohólica por el 
agua hirviendo. Robiquet le considera constituido por 
una suslanclii que llama aloetina, que según él es una 
vei-dailera materia colorante, entre las cuales se estu- 
dia hoy con el nombre de aloina que le dio Mesmer, si 
bien la consideró como un alcaloide. Pfalf encontró en 
él un principio amargo que llamó aloesina y que no es 
otra cosa i|ue la aloina. El acibar tratado por el ácido 
nilrico da un ácido que ha sido llamado aloético ó poli- 
cromático, en razón á dar "diferentes colores segi'.ii los 
mordienles que se em[dcan para fijarle; auiiliada su 
acción por el calor puede dar también el ac. nilropi- 
crico. 

Últimamente Sinith yStenhouse. han dilucidado la 
composición (|uímica del acíbar, al que consideran cons- 
tituido por la aloina, susliuicia crislalizable , de color 
amarillo de azufre, de sabor primero azucarado y des- 
pués amargo, muy poco soluble en agua Iría, mucho fn 
la cállenle y en grandes proporciones en el éter acélí- 
co y los álcalis. 

17 



130 



ALBOM DE LA FLORA. 



l'BCrAmCIOSES rARtUCÉUTICAS T DOSIS. 



A EL ii^TERioR, Polvo 5 á 25 ccntfg. como Iónico: 
13 centíf;. á lo cenlig. como purgante. 

En grano, la misma dosis. 

Kslraclo ó acíbar purificado, igualfls dosis. 

Tintura simple, 1 á 2 gramos ó mas. 

A EL ESTERiOR, Tintura, como antipúlrida y contra 
la caries. 

Entra en multitud de medicamentos compuestos. 

El acíbar es un medicamento tónico 
ó drástico, según á, la dosis á que se 
prescribe. Como purgante fué conocido 
ya de los nntiguos, ocupándose de él 
Dioscórides y de la planta que lo pro- 
ducía, que parece ser el A. vulgaris de los 
botánicos modernos. Esta sustancia ejer- 
ce su acción directa sobre los órganos 
digestivos; administrada á pequeñas do- 
sis, estimula el estómago y facilita la 
digestión, aumentada esta hasta la de 
3 ó 5 decíg., aquella se estiende al in- 
testino, fijándose al pirecer en su parte 
inferior, siendo en este caso un purgan- 
te tónico; si la dosis se aumenta un po- 
co llega á ser drástico; continuando el 
uso por algún tiempo, ocasiona en el 
recto una acumulación sanguínea , los 
vasos hemorroidales se llenan, locali- 
zándose en este sitio una fluxión inten- 
sa. Aprovechándose de esta manera de 
obrar, se le prescribe para producir re- 
vulsión en los sugetos amenazados de 
congestión cerebral, en las constipaciones re- 
beldes, para estimular el tubo intesti- 
nal, ó provocar la bilis y hacer reapa- 
rezcan las hemorroides. Adminístrasele 
también como emenanogo, por la ac- 
ción que ejerce sobre el aparato geni- 
tal de la mujer, así que acostumbra 
usarse en la amenorrea, pero es mas pru- 
dente no recurrir á este medio contra 
dicha enfermedad. 

A fln de moderar su acción sobre el 
recto, se le asocia á otras sustancias co- 
mo los aromáticos, ruibarbo y sulfato 
ferroso; siendo entre ellos el estracto de 
beleño en cantidad de 12 á 20 centigra- 
mos por gramo de aquel, el que posee 
en mas alto grado esta propiedad, hasta 
el punto de poderse administrar á las 
embarazadas y á los acometidos de he- 
morroides. Otras tienen por el contrario 
la facultad de aumentar su efecto pur- 
gante, aunque ellas no posean esta pro- 
piedad, tal sucede con las amargas y 
especialmente el sulfato de quinina. No 



deja también de ser notable, que lle- 
vada la cantidad que se administre has- 
ta la exageración, no produzca mas 
efecto que el conveniente y difiriendo 
de los otros drásticos no sea entonces 
venenoso. 

A el esterior obra como balsámico y 
su disolución acuosa se ha propuesto 
para la curación de las quemaduras , en 
las que se recomiendan también las ho- 
jitó de las diversas especies de Aloe. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de toda la planta 
reducido á la cuarta parte de su magnitud natural; a 
flor entera de la mitad de su tamaño; h estambre y 
pistilo; c fruto mitad mas pequeño de las dimensiones 
quj generalmente alcanza; d el mismo cortado á través. 

SUBORDEN.— .\spoDELEAs. E?ÍDL. 

Perigonio tubuloso ó 6-partido, regular. Estambres 
6, liypoí;j'nos fi insertos en el tubo del perigonio. Ova- 
rio 3-locular con infinitos huevecillos ó en número casi 
definido, anatropos ó anfitropos. Fruto capsular ó ab.iya- 
do. Semillas globosas ó angulosas, con testa crustácea, 
negra; embrión homolropo, recio ó encorvado con el 
rejo dirigido al hilo. — Yerbas bulbosas ó con raices 
amanojado- fibrosas ó tuberosas. 

TRIBU.— JACiMEAS. ENDL. 

Perigonio tubuloso ó fi- parlido. Estambres insertos 
en el perigonio, ó rara vez fiypogynos. Fruto capsular. 
— Yerbas bulbosas. 

Gen. Urgi?íea. Steinheil. Perigonio G-partido, 
acampanado, pntente. Eslambres 6-insertO! en la base 
de las lacinias del periponio cun filamentos iguales; 
alesnados, con infinitos huevecillos en cada celdilla, 
2-5eriales, ascendentes; estilo filiforme, recto y estigma 
obtuso. Cija obtusamente, 3-gona, Inculicida, 3-valve. 
Semillas infinitas, ascendentes, comprimidas, con testa 
esponjosa; un poco laxa y el rafe libre y ascendente 
dentro de ln testa. — Yerbas bulbosas de Europa y Áfri- 
ca mediterránea, con racimo terminal, y los pedicelo» 
2-bracteadüs. 

URGINEA SCILLA. STEINHEIL. SCILLA MARÍ- 
TIMA. L. 

Scilla vulgaris radice rubra. C. Bauh. — 
Scilla offícinalU. Black. — Scilla. Dod. — 
Ornilhogalum maritimum. Lam. — Ornitho- 
galum maritimum , seu scilla radice rubra. 
Tourn. — Scilla seu Squilla o//.— Hexand. 
Monog. L. 

Cebolla albarrana. Esp. Cebóla ÍAlbarrá ou scilla. 
Port. Sc»//e, — sciiic mi:r¡time,—sci',le officinak,— 
grande scille. — squille rouge. — oignon marin, — orni- 
thogale marine, — charpentaire , - scipoule. Franc. 
Squill. Ing. Mauszwiebcl, — Merzwiebiú. Al. Aschill, — 
aljschil, — ¡>cssal onsol. Ar. Slrandlag. Dan. Zeca- 
juin. Hol. Scilla,— cipoUa marina. It. h'onen ccbul. 
Pol. Cebóla albarra,—skvilla Rus. Sjaelcek. Su. 

Desc. Hojas oblongas, obiusas, muy lampiñas; ra- 
cimo apretado; pedúnculos alargados; bracteas alesna- 



FAMILIA LlLlVCliAS. 



m 



das y con espolón en la parle inferior; flores blancus. 
Kl. en Setiembre. En los arenales marflimos de varias 
partes de España. 

Partes usadas. El bulbo. 

Recolección. Se recolecta en Otoño en cuya épocí 
es mas acre, en primavera contiene mas azúcar. Se se- 
paran las escamas desechando las csleriores que son 
muy secas, y las interiores muy mucosas é inertes. 
Pura secarlas su ensartan en una cuerda, de modo que 
estén separadas, y se las espone al sol ó en la estufa. 
Cuando su desecación es completa, se reponen en lu- 
gar seco; la humedad las ennegrece. Deben desecarse 
con rapidez. Cuando lo están pcrleclamente, tienen co- 
lor rosado, son transparentes, frágiles, atraen la liu- 
niedad. Se aconseja pulverizarlas para con.iervarlas 
mejor, pero muy añejo el polvo, pierde también sus 
propiedades, además de ser difícil de preparar y muy 
liigroscópico. Por la desecación desaparece en la escila 
5U olor picante é irritante, mas no su sabor, sin embar- 
go, es menos acre. Se distinguen en el comercio dos 
variedades, la roja, llamada de España, y la blanca ó 
de Italia, las que reciben también las denominaciones 
de cebolla albarrana macho la primera, y hcmbraU 
segunda. En España se usa generalmente la variedad 
machi-, si bien en algunas localidades donde abunda la 
hembra, se emplea por aquella, la cual según se cree, 
es menos activa. 

Propiedades y nociones quinncas. Cuando se cor- 
ta en pedazos el bulbo de oscila reciente, deja des- 
prender un vapor acre y sutil, análogo al de cebolla, 
¡rrila los ojos y nariz y ocasiona ampollas en los 
dedos si se la tiene entre ellos largo tiempo. Su sa- 
bor que al principio es mucilaginoso, se vuelve bien 
pronto amargo y acre. Vogel á quien debemos el aná- 
lisis de este Dulbodice contiene; un principio fugaz y 
volátil, acre, irritante que no se lia podido obtener 
aislado; materia amarga, viscosa, llamada Escililina, 
goma, tanino, sales, entre ellas cilrato decaí, libra y 
una materia grasa azucarada. El de Tilloy, correspon- 
de con el anterior, pero considera la escilitina como 
una mezcla de azúcar incristalizable y el principio ac- 
tivo de la escila. La escilitina es incristalizable, de sa- 
bor amargo y acre; soluble en el alcohol, agua y éter 
alcoholizado, pero insoluble en el éter puro. Es el prin- 
cipio activo de este bulbo. 

PREPARACIONES FAHMACÉCTICAS Y ÜÓSIS. 

A EL INTERIOR. Polvo de 5 á oO centíg. en pildo- 
ras, en un vehículo liquido etc. 

Tintura (I por 4 de alcohol á 22"), de i á 8 gr. 
en puciones. 

Vino (I por 16 de vino), de 15 á 60gram. 

Vinagre (i por 12 de vinagre fuerte), deSá 10 gram. 
en poción. 

Oximiel (I de vinagre escilitico por 2 de raid), de 
15 á 30 gramos en poción. 

Estracto alcohólico (1 do escila seca por 3 de al- 
coliol á 22°), 5 á 20 centig. en pildoras. 

Estrado acuoso (1 de escila fresca por 4 de agua), 
rara vez empleado, 5 á 20 centíg. en pildoras. 

A EL ESTERIOR. De 10 á 60 centíg. en fricciones ó 
por el método endérmico. 

rocimi'e/ito, de 8 i 15 grain. en enemas de 350 gram. 
de agua. 

Tintura, do 10 á 15 gram. en fricciones á el hy- 
pogastrio, interior de los muslos, etc. 

Vino, de 30 á liO gram. en lociones. 

Vinagre, de 10 á 30 gram. en ídem. 

Pulpa, en cataplasma como rubefacienle y madu- 
rativa. 

Pomada (I de polvo por 2 de manteca) , de 4 i 15 
gram. en fricciones. 

Oximiel, de 30 á 60 gram. en gargarismo. 

La escila entra en el Elixir pectoral de Wedcl, pol- 
vo compuesto de Sthal, trociscos de AnJrómaco, íooc 



antiarlritico de Mesué y en otras muclias preparaciones 
hoy desconceptuadas ó sin uso alguno. 

La escila ingerida en el estómago á 
dosis elevadas produce los efectos de los 
venenos narcótico-acres y por tanto oca- 
siona náuseas, vómitos, cardialgía, có- 
licos, hematuria, estranguria, super- 
purgacion, inflamación y la gangrena 
del tubo digestivo, movimientos con- 
vulsivos, la muerte. De aquí el que exi- 
ja prudencia su administración. El en- 
venenamiento producido por ellase com- 
bate con las bebidas demulcentes to- 
madas en gran cantidad y especialmen- 
te por los opiados en el periodo nervio- 
so, pudiendo adicionarse el alcanfor, 
considerado como contra-veneno de este 
bulbo. 

A dosis terapéuticas y refractas, pero 
reiteradas, escita en particular los ri- 
ñones y aumenta la secreción urinaria, 
habiendo sido por esto considerada y 
con razón el mas poderoso de los diuré- 
ticos, tanto por los antiguos como por 
los modernos. En este concepto se la 
emplea con éxito en la anasarca, hidroto- 
raxé infiltraciones serosas en. general. "Es- 
ta planta, dice Alibert, puede usarse 
también contra las escirrosidades, tubércu- 
los, quistes, concreciones y otras alteracio- 
nes orgánicas que producen los derra- 
mes hidrópicos." Cazin, añade, respon- 
do de que si la hidropesía no es el re- 
sultado de una lesión orgánica incura- 
ble, la curación puede tener lugar des- 
pués de la emisión de las aguas, en 
otro caso se obtiene siempre alivio, una 
curación aparente, con que se gajia 
tiempo y se consuela al enfermo , ha- 
ciéndole entregarse á las dulces ilusio- 
nes de la esperanza." Cuando la hidro- 
pesía es de naturaleza esténica , como 
las que se desenvuelven después de la 
supresión de un flujo sanguíneo en los 
sugetos de complexión fuerte, en las 
complicadas con fenómenos febriles y 
flegmasías, la escila está contra indi- 
cada. 

No solo en el concepto dicho es un 
medicamento apreciable este l)ulbo, si- 
no que además, ejerciendo una acción 
muy marcada sobre la mucosa pulmo- 
nar, provoca la cspectoracion en las en- 
fermedades del pecho en que las mucosi- 
dades tenaces, taponan las ramiücacio- 



432 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



nes bronquiales; liajocste punto de vis- 
ta conviene en las pneumonías, ciertos ca- 
tarros crónicos, asma húmalo , infiltración 
pulmonar, siempre que no existan irri- 
tación y liebre. Ha sido recomendada 
asimismo en ciertas dolencias de las vias 
urinarias exentas de dolor ó inñama- 
cion, tales como la nefritis calculosa, al- 
buminuria y catarro crónico de la vejiga. 

Giacomini la considera dotada de vir- 
tud liypostenizantc cardio-vascular y 
según él , sus propiedades diuréticas, 
espectorantes, etc. no son mas que un 
efecto secundario y subordinado á su 
acción primitiva. -La oscila, dice Dicu, 
conteniendo la acción de las arterias y 
del corazón, destruyendo el eretismo de 
las estremidades capilares de aquellas, 
que en este caso segregan menos líqui- 
do; conjurando laílogosis de las venas, 
que adquieren de este modo su facultad 
absorvcute, destruyendo en una pala- 
bra, la condición patológica, causa efi- 
ciente de la colección de serosidad, de- 
termina la suspensión de la secreción 
mórvida, permite á las venas absorver 
el líquido segregado y trasportarle al 
torrente circulatorio; la sangre á su vez 
es depojada de el esceso de suero, sea 
mediante el trabajo de los ríñones, sea 
por el sistema cutáneo." 

Pero sí es conveniente á los linfáti- 
cos, de sensibilidad obtu.sa y cuando no 
existe calor, irritación ni fiebre , está 
evidentemente contra indicada en los 
sugetos irritables y muy nerviosos ó 
que tienen una disposición inminente 
á las flegmasías, bemorragías, tisis se- 
ca y nerviosa etc. etc. y puede llegar á 
ser funesta basta en pequeñas dosis, re- 
firiendo Quarin un caso en que 12 gra- 
mos de ella bastaron para causar la 
muerte. Conviene ademas de tiempo en 
tiempo, suspender su uso, porque con- 
tinuado por pequeña que sea la canti- 
dad que se administre, altera la diges- 
tión y produce una especio de gastritis. 

Asociada á la digital, se la emplea en 
la hidropericarditis y palpitaciones, para 
acelerar el pulso y producir al mismo 
tiempo una diuresis abundante; mezcla 
conveniente, sobre todo si bay(/ísneí¡, etc., 
síntomas mucbas veces de la infiltra ■ 
cion del tegido pulmonar. Cuando se la 
une á los calomelanos es mas diurética, 



obrando con mucha eficacia sobre los 
absorventcs. Bertrand, la mezcla con el 
etiope marcial ])ara combatir las hidro- 
pesías atónicas. Con el fin de disminuir 
su acción irritante ó modificar sus pro- 
piedades, según la indicación, se la aso- 
cia á el opio, ipecacuana, goma amo- 
niaco, etc., etc. 

Utilizando su acción diurética, se em- 
plea en fricciones, siendo la tintúrala 
forma farmacológica que se prefiere en 
esto caso, prescribiendo de 4 hasta 8 
gramos cada vez, en mayor cantidad 
puede producir accidentes análogos á 
ios que ocasiona tomada interiormente. 
Empléanse raucha.s veces fricciones de 
partes iguales de la tintura de digital 
y escila, á las que algunas se le añade 
igual cantidad de aceite esencial de 
trementina , friciones con las que ha 
conseguido Cazín buenos resultados, 
aplicándolas sobre la región lumbar, 
hipogastrio é interior de los muslos, en 
la albuminuria crónica, leuco flegmasía, hidro- 
tórax, etc. , especialmente cuando el es- 
tado de las vias digestivas se opone al 
uso interior, asi como de lus demás diu- 
réticos irritantes. Las lavativas con su 
cocimiento, pueden obrar con eficacia 
como revulsivo, así que Schmucker 
las aconseja en las conmociones cerebrales 
y heridas graves de la cabeza, precediendo, 
si es necesario, las emisiones sanguí- 
neas y aspersiones de agua fría, etc.; 
Larrey, hace uso de cataplasmas del bul- 
bo de escila, aplicadas sobre los bubones 
pestilenciales, para activar la supuración. 
El Dr. D. Manuel Serrano, según se lee 
en la Union médica, hizo desaparecer dos 
veces un hígroma crónico , solamente 
con el vino escilitico. 

La EsciLiTiNA puede emplearse según 
hemos indicado se hace con la digitali- 
va, pero con mas circunspección. Man- 
det, farraacéiitico en Tarare, prepara con 
ella, eliminado su principio irritante, 
y asociada al estracto hidro-alcohólico 
de digital , un jarabe , pildoras y gra- 
nulos que parecen reunir todas las ven- 
lajas de una buena medicación diuréti- 
ca y sedante , en los casos patológicos 
que reclaman el uso combinado de la 
escila y digital. 

Esplicacion de ¡a lámina. Dibujo de toda la planta 
reducido á la tercera parte de su tamaño natural; a pe- 



ri^onio abierto y estambres; 6 pistilo; c 
mismo cortado liorizoutalmcnte; c semilla. 

TRIBU.— ANTERICEAS. ENDL. 

Perigonio patente. Huevecillo.s casi siempre aiifí- 
Iropos. Fruto capsular. — Yerbas con laiz fibrosa ó tu- 
berosa. 

Gen. EcnEANDiA. Ort. Perigonio 6-fulo con las lio- 
juelas revueltas, tres interiores ihible anchas, las este- 
riores oblongo-laiioeolailiis. Estambres cun 6 filamentos 
insertos en el receptáculo, mnzudus, iiiferiomieiite ali- 
sados, superiormente escamosos por su parte poste- 
rior; anteras larguísimas, dfrechas unidas formando 
un tubo cónico 6 cilindrico. Ovario supero, oblon- 
go, trígono con seis surcos mínimos. Fruto caja oblon- 
ga, trígona, obtusa-G-suroada, 3-l(icul:ir, 3-valve. Sn- 
millas infinitas pequeñísimas, angulosas. — Planta do 
la Isla de Cuba, con las raices tuberoso-fasciculadas; 
hojas ensiformes, acanalado-aquilladas, estriadas, lam- 

{ liñas; escapo delgado, tres veces mas lar^o que las 
lojas j flores racimosas, en racimo larguísimo, sim- 
ple, laxo. 

ECHEANDIA TERNIFLORA. ORT. 

Anlliericum reflexum. Cav. — Conanthera 
ccheandia. Pers. — Hexand. Monoc:. L. 



Echeandia de flores temadas. Esp. Echeandia ter- 
niflora. Port. Echeandie á ¡leurs ternécs. Franc. 

Desc. Planta herbácea con flores pndiceladas de 
tres en tres, con bracleas lanceoladas, lineares, se- 
mimeinbranosas, amplexicaules cóncavas, las dos es- 
teriores gradualmente menores; corola amarilla de 
G-pétalos, cun el dorso con tres nervios verdes, y aque- 
llos, revueltos, iguales, los tres internos doble mas lar- 
gos. Habita en la Isla de Cuba. 

La Echeandia fué dada á conocer por 
Cabanilles, el cual la colocó en el gé- 
nero Anthericum. pero del que difiere no- 
tablemente por la disposición singular 
de sus estambres. Ortega que dice es 
originaria de la Isla de Cuba, teniendo 
en cuenta este carácter, formó con ella 
su género Echeandia, rindiendo un tri- 
buto merecido al sabio cuanto modesto 
Farmacéutico y Botánico de Zaragoza 
D. P. G. Echeandia. Persoon la agregó 
al género Conanthera de cuyas especies 
seguramente difiere por su fruto que en 
este es una baya y en la e?pecie en 
cuestión una caja. Esta es la histo- 
ria botánica de la planta dibujada que 
hasta hay que yo sepa, no ha venido á 
figurar en la terapéutica y á la que sin 
embargo podemos considerar con igua- 
les virtudes que las otras plantas de la 
familia, salva la variabilidad en su ac- 
ción, dependiente del clima y terreno 
donde crece espontáneamente. 



FAM1LI\ COLCIlIC.kEAS 

fruto; (i el 



<ss 



Explicación de la lámina. Dibujo A" toda la plan- 
la reducido considerablemente pues los escapos sue- 
len alcan/.ar de t ;1 ti decímeirn?; a estambres y pis- 
tilo; b pistilo; c caja cortada á través; d parte superior 
de la misma ó sea una de las valvas. 

FAM. COLCHICÁCEAS. DC. 

Yerbas perennes de la América boreal, Europa, Ca- 
bo de l!uena-Es(ieranza, Asia y Nut'va-llolanda, con 
raices bulbosas, tuberoso-carnosas 6 amaiiojado-fibro- 
ías; tallo unas veces corto, casi nulo y otras veces sen- 
cillo ó rara vez ramoso; hojas todas radicales, amonto- 
nadas, ó las del tallo alternas, sencillas enlerísimas, 
envainadoras por la base y llores hermafroditas ó po- 
lígamas por aborto, regulares, radicales ó axilares en 
un escapo ó tallo, frecuentemente terminales, apanoja- 
das ó racimoso-espigadas, desnudas ó bracteadas. — 
Perigonio colorido, libre ó G-tépalo, ó 6-lobado, de es- 
tivacion casi siempre induplicada, los tres tópalos inte- 
riores, los esteriores comunmente valvada, algun.i vez 
toilos induplicada. Estambres 0-9-12 en la garganta 
ó en la base de las divisiones, filamentos libres, opues- 
tos á las divisiones esteriores, ó de dos en dos á todas; 
anteras 2 1oculares ó 1-loculares por destrucción del 
tabique medio, generalmente dorsilivas, extrorsas en 
el bolón, iiilrorsas después. Ovario formado de, tres car- 
pelos ucidos por la sutura ventral; óvulos numero- 
sos, áxicos; estilos tres libres ó soldados en uno. Fruto 
caja 3-locular, que en la dehiscencia se separa en los 
tres carpelos originarios por la línea misma de su unión. 
Semillas infinitas y á veces en corto número y aun re- 
ducidas á la unidad, de forma muy variada, con la 
testa membranosa, embrión pequeño dentro de un 
albumen carnoso ó cartilaginoso, y radícula suscepti- 
ble de todas direcciones respecto al hilo. 

Propiedades. Son por lo común acres, escesivaraen- 
te eslimulaEtes, eméticas y purgantes. 

Comprende, sobre 28 géneros con 
unas 120 especies que Endl. reparte en 
2 tribus, Veratreas y Colchiceas. 

TRIBU I.— Veratreas. ENDL. 

Perigonio con las liojuel&s libres, sentadas 6 corta- 
mente unguiculadas, ó coherentes en un tubo cor- 
tísimo. 

Gen. VeratrÍm. T. Perigonio corolino 6-filo con 
las hojuelas sentaiias y persistentes. Estambres 6, in- 
sertos en la base del perigonio con anteras arriñona- 
das. Ovario 3-locular con infinitos huevecillos insertos 
en el ángulo central de las celdillas, ascendentes y 
anatropos; estilos 3, continuos con las celdillas, diver- 
gentes, y estigmas poco manifiestos. Caja 3-locular, 
S-partible, con 3 cuernecilos en el ápice y dehiscente 
liácia adentro. Semillas infinitas, comprimidas, con 
testa fioja, eslendida en ala mas arriba del rafe. — 
Yerbas perennes de Europa y América boreal y tro- 
pical, con raices rastreras; hojas aovadas ó aovado-lan- 
ceoladas, aguzadas y flores apanojadas, casi siempre 
polígamas por aborto. 

\'ERATRUM ÁLBUM. L. 

HeUehorus allnis, florp snbv'iridi, Bauh. 
— Verairum flore subviridi. Tourn. — He- 
Uehorus albus off. — Polyg. Monoec.L. 

Eléboro blanco, — vedegambre. Esp. Etk-boro bron- 
co. Porl. Ellcborc blatic,—varaire,— teratre Mane,— 



ioi 



ÁLBUM DE LA FLOllA 



vrairc.—varasro. Franc. White hcUebore, — ivhite ve- 
ratrum. Iiig. Weissnieswurz , — laiusekraul , — liruelz- 
ivarz. Al. fi'ilbloetrtige.—nicsvvortel. Hol. Ellcboro 
bianco. It. Biala ciemerzcyca. Pol. Tshemeritsa. Hus. 
Jlvvit prustrot. Su. 

ÜEsc. Hojas ovales, plegadas; racimo sobredecom- 
pueslo, perigonio derecho; bracteas lanceoladas. Fl. 
Junio. En las cercanías de Camprodon Set. Casas, Sierra 
de Trujillo, Puebla de Sanabria; en Navarra, Castilla, 
Aragón, ele. 

Partes usadas. La raíz. 

Recolección. Uebe recolectarse en Otoño. 

Propiedades y nociones químicas. Esta raiz está 
dolada de un sabor desde luego dulzaino , después 
acre, amargo y corrosivo. Analizada por l'ellctier y 
Caventon, encontraron en ella; agallato ácido de Vera- 
trina, materia colorante amarilla, fécula, leñoso, go- 
ma, sustancia grasa compuesta de elaina, estearina y 
de un ácido volátil. 

La veratrina descubierta por Pelletier y Caventou, 
es pulverulenta, blanca, inodora; produce estornudos 
violentos cuando penetra en las fosas nasales; de sa- 
bor muy acre y que escita la salivación. 

PREPAR\CIO>ES FARMACÉUTICAS T DÓSIS. 

A EL INTERIOR. Polvo, 20 á 30 ceDlig. , en pildo- 
ras 6 en veliículo apropiado. 

Cocimiento, 60 centíg. á 1 gram. lenta y progresi- 
.sivamente. 

Tintura (í por 4 de alcohol á 22°; 8 dias de mace- 
raciüii), de 50 centíg. á 4 gr. progresivamente, en 
jiocion. 

Eslracto, por ínfusion-decocciou (I por C de agua), 
10 á 60 centíg. en pildoras. 

Vino (i por 15 de vino blanco v 1 de alcohol á 21°), 
10 á 60 gram. 

A EL ESTERiüR. Cociiñienlo , 10 á 12 gram. por kil. 
de agua, para lociones anlipsúricas, etc. 

Cocimiento compuesto (15 gr. por 1 kil. de agua), 
añádase tintura de eléboro blanco 125 gr. (Sweiliaur). 

Vinagre (I por 100 de vinagre), para lociones anti- 
herpélicas. 

Pomada (4 por 32 de manteca con 3 gotas de esencia 
de limón ó bfirgamota), en fricciones aiitipsóricas, etc. 

VERATRINA. A el interior , como purgante, 1 á 
2 centíg., como alterante 2 mil. á 5 centíg. muy pro- 
gresivamente. 

Püdoras de veratrina (veratrina 6 cenlíg. goma ará- 
biga pulv. 3 gr. jarabe C. S. para 42 píld. como pur- 
ganti's 3 pildoras por día). 

Solución. Sulfato de veratrina 5 centíg.; agua desti- 
lada 60 cenlígr., propuesta para reemplazar el agua 
jiicilicinal de Hudsson. por cucliaradas de las de caté. 

Tintura (I por 150 de alcohol), de 5 centíg. á 1 gr. 
50 cent, en poción. 

A el esterior. Tintura, 4á8grain. en fricciones. 

Tintura oleosa 8 gr. en fricciones , embrocacio - 
ncs, etc. 

Tintura oleosa compuesta (veratrina 4, aceite de be- 
leño 500), 4 á 8 gram. en fricciones (Florent). 

Pomada (veratrina 5 centíg. manteca 4 gram. (Cavé). 

El nitrato é hidrorio.-ato de veratrina pueden em- 
plearse como e! alcaloide; tienen la misma acción. 

La raiz de eléboro blanco, es la base de la tintura de 
eléboro de la farmacopea de Londres. Entra en las pil- 
doras policrestas de Slarkey y el ungüento antiptinaco, 
rn complejo olvido hoy. 

La raiz de eléboro blanco es un vene- 
no acre, violentísimo; empleada en pol- 
vo sobre el tejido celular, es rápida- 
mente absorvida, llevada al torrente de 



la circulación, oca,sionando vómitos vio- 
lentos y diversas lesiones del sistema 
nervioso, á las que sucumben los ani- 
males inmediatamente. En la autopsia 
se observan señal(>s de inflamación en 
diversos puntos de la mucosa del canal 
digestivo y en la llaga donde se aplicó. 
El envenenamiento es aun mas espan- 
toso si se introduce el tóxigo en los 
vasos sanguíneos ó se aplica sobre las 
membranas serosas, en cuyo caso la 
alworcion es mas pronta. Más introdu- 
cido en el estómago, los efectos son mas 
tardíos y menos intensos. La flogosis 
local no basta para darnos cuenta en 
este caso de la muerte, que constante- 
mente acaece por la administración de 
cierta dosis. Es de observar, que si los 
animales conservan la facultad de vomi- 
tar, pueden no sucumbir bajo la in- 
fluencia de una pequeña dosis del ve- 
neno. 

Los síntomas de intoxicación obser- 
vados en diferentes animales son los 
siguientes: respiración difícil y lenta, 
retardo de las pulsaciones, náuseas, vó- 
mitos de materias biliosas y mucosas, 
ptialismo, estación y progresión difíciles, 
temblor en los músculos y estremi- 
dades posteriores y alguna vez en las 
anteriores ; entonces la respiración y 
circulación pueden acelerarse , la len- 
gua sale de la boca , debilidad escesi- 
va, permaneciendo el animal en decú- 
bito dorsal, ordinariamente cesan los 
vómitos , las convulsiones aumentan de 
tiempo en tiempo y son seguidas bien 
pronto de el opislótonos, emprostóto- 
nos y de la muerte. En ciertas circuns- 
tancias hay intermitencia del pulso, 
respiración entrecortada y disminución 
notable del calor esterior é interior. 

En el hombre , esta raiz tomada á la 
dosis de 1 gr. 20 centíg. ó mas, causa 
una viva irritación del tubo digestivo, 
vómitos copiosos, sofocación, convul- 
siones , pérdida de la voz , sudor frió, 
debilidad estremada del pulso, hipo , la 
muerte. Aplicada al abdomen , ocasiona 
un vómito violento (Ettmuller) ; em- 
pleada bajo la forma de supositorio pro- 
duce igual efecto (Schreder); y se dice 
que respirado su polvo por la nariz como 
estornutatorio, causa abortos, metror- 
ragias nasales, sofocación y hasta la 



FAMILIA COLCHICACEAS. 



Í35 



muerte. Dosgraciadamenfo citan los au- 
tores juuchos casos de envenenamientos 
producidos por esta raiz en el hombre, 
que son dignos de estudiarse para me- 
jor conocer su efecto. 

En su uso terapéutico, es un vomiti- 
vo y purgante drástico violento. Su pol- 
vo es fuertemente estornutatorio y apli- 
cada sobro la piel, obra como cáustico. 

Los antiguos y especialmente. Hipó- 
crates, Galeno, Celso y Dioscórides, ha- 
blan de ella como uno de los medios de 
que hacian uso con mucha frecuencia, 
para provocar la evacuación de las ma- 
terias contenidas en el estómago é in- 
testinos. En época mas próxima á nos- 
otros se la ha dado en la manía, melan- 
colía, hipocondría, demencia, letargo, pará- 
lisis, ciática, epilepsia, artritis, gota, afec- 
ciones cutáneas crónicas rebeldes, lepra], ele- 
fantiasis, alopecia, rabia, constipación perti- 
naz, enfermedades crónicas del hígado, hidro- 
pesías, supresión de los menstruos, afecciones 
escrofulosas , escirros, etc. 

Nuevas observaciones debidas á Gre- 
ding, Wendt, Avenbrugger, Smith, 
Hahnémann, Réil, Voigtel, etc., tien- 
den á demostrar que está indicada como 
idónea para restablecer el equilibrio de 
las funciones orgánicas , cuando se han 
alterado á consecuencia de un gran sa- 
cudimiento del sistema nervioso y es- 
pecialmente de los plexos ganglionares 
del abdomen. 

Si las evacuaciones abundantes que 
produce han favorecido la curación de 
la hidropesía, Murray observa juiciosa- 
mente que su acción violenta ha ocasio- 
nado la muerte á muchos hidrópicos; 
asi que hasta el entusiasta Cazin, por los 
medios que nos suministra laFlora indí- 
gena, tanto mas si estos son enérgicos, 
no se ha atrevido ha usarla interior- 
mente, como la mayoría de los prác- 
ticos modernos. No obstante, Gesnero, 
que la ensayó sobre sí mismo, encontró 
medio de dominar su energía y de cu- 
rarse con su uso de obstrucciones abdomi- 
nales; siguiendo su manera de adminis- 
trarla, Gilibert la indica como uno de 
los mejores tendentes y la usaba en los 
dartroses, tina, lepra y elefantiasis. Roques, 
teniendo en cuenta que se emplean ve- 
nenos tanto ó mas violentos del reino 
inorgánico, juzga que debe ser conserva- 



da entre las plantas heroicas. Hoy la vera- 
trina está adoptada como medicamento. 

El eléboro blanco se ha usado este- 
riormento contra ciertas enfermedades 
crónicas de la piel. Swediaur empleaba 
una loción preparada con él. en el pru- 
rigo y pórrigo favosa; Biet, en la sarna, 
usándole en pomada. 

En casos de menstruación difícil, Ste- 
venson aconseja friccionarse sobre el 
sacro con su pomada de eléboro blan- 
co. La tintura en fricciones ha sido 
empleada con éxito contra las manchas 
hepáticas. Conocida es de los prácticos 
la tenacidad con que resiste á los me- 
dios mas eficaces la ptiriasis versicolor; 
pues bien, Spengles ha llegado á curar- 
la en algunos dias , con el uso esterno 
de la tintura de la raiz en cuestión. 
Plistonicus prescribía supositorios de 
ella y escitaba así el vómito; Dioclés 
hacia pesarlos para introducirlos en la 
vagina y producir el mismo efecto. En 
la gota de las estremidades, los médicos 
de la antigüedad rociaban los pies con 
el cocimiento de eléboro produciendo 
vómitos que disminuían los dolores de 
las articulaciones. 

Ver.vtrina. a alta dosis, es un ve- 
neno muy irritante, á dosis refracta es 
un purgante drástico de acción muy 
pronta. Según Magendie, ejerce sobre la 
economía afecto análogo al de los vege- 
tales de donde se estrae. De las espe- 
riencias posteriores de Faivre y C. Le- 
blanc, se deduce tiene tres acciones di- 
ferentes sobre el organismo animal, se- 
gún la dosis masó menos fuerte; la 
primera es bien marcada sobre el tubo 
digestivo, la segunda sobre los órganos 
de la respiración y circulación y la ter- 
cera sobre el sistema nervioso y los 
músculos del animal. Mas no siempre 
obra con dicha regularidad ; algunas 
veces su acción mas ó menos marcada 
sobre el tubo digestivo, se continúa, ya 
durante el periodo hipostenizante ó do 
depresión del sistema sanguíneo, ya du- 
rante el superstenizantc ó de escítacion 
del sistema nervioso, luego pueden tam- 
bién tener una duración é intensidad 
variables. Sí la dosis es tóxica, aquella 
se ejerce directamente sobre el sistema 
nervioso y producirá rápidamente el 
tétanos, la asfixia y la muerte. 



136 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



De los efectos fisiológicos y tóxicos de 
la veratrina y eléboro blanco se deducen 
las consecuencias terapéuticas que jus- 
tifican su empleo como purgante cu las 
hidropesías, y por (jué en otros casos es 
empleado el eléboro como contraestimu- 
lante ó sedante en ciertas afecciones ner- 
viosas, parálisis, neurdlgias , rtumalismo, 
gola, otitis, otalgia, iritis, etc., y por una 
acción análoga á la de la cstrignina 
en la parálisis, amaurosis reciente, opacidad 
de la córnea, catarata, paracusia , sorde- 
ra, etc. Este alcaloide es muchas veces 
usado á la par ó alternativamente con la 
aconitina. 

Debemos á Piédagnel el uso de la ve- 
ratrina en el reumatismo articular crónico, 
y en el que se muestra tan eficaz como 
el ''ólchico en la gola; su efecto contra 
estimulante en este caso , es muy pare- 
cido á el del sulfato de quinina á alta 
dosis, á el que lleva la ventaja, en cir- 
cunstancias dadas, de la economía. Por 
lo demás en su uso, dicho práctico sigue 
las prescripciones terapéuticas, y dedu- 
cen algunos, de los resultados que ob- 
tuvo, que obra de un modo semejante 
al acónito. Aran no solo la ha empleado 
en dicha dolencia, sino también en la 
pneutnonia; y Bardsley, de Manchester, 
ha hecho algunas tentativas terapéuti- 
cas con sus sales ; el acetato le ha cor- 
respondido á la dosis de 125 milíg., lle- 
vada por grados hasta 75 ó 100 milíg. 
por dia en muchas veces; le ha corres- 
pondido en la. hidropesía, y le ha parecido 
útil en el reumatismo crónico , ciática y 
gota, en tan alto grado como el cólchico. 
La tintura alcohólica, la oleosa sim- 
ple y compuesta y la pomada de vera- 
trina, se emplean en fricciones en las 
neuralgias, reumatismo articuhir agudo, etc. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de una hojn, una 
parle de uii escapo con sus (lores y la füiz, con las di- 
mensiones que generalmente alcanzan. 

TRIBU 11.— CoLCHÍCEAS. ENDL. 

Periganiocon las hojuelas larguisimanienie uiipni- 
culadas y las uñas por lo común unidaí pm su tuho. 

Gen. CoLcnicuM. T. Perigonio romlino eml)ud:ulo 
<'on tubo muy largo, ampuloio, i' ja iu y liiiibo acam- 
panado, 6-part¡(1o. Estambres 6, insertos en la par- 
t-Muta del tubo, con filamentos alesnados, y anteras 
vcisátileir. Ovario 3-iounlar con iwlinitos hueveciüna 
.■n cada celdilla, 2- '.• seriales j orlotrnpi s ; estilos 3, 
filiformes, alargados, y estigmas casi muzuJus. Caja 3- 



locular, 3-partible, dehiscente hacia dentro. Semillas 
infiíiilas, casi globosas, con testa arrugada y carnoso- 
en;írosa(la híria el hilo ventral. — Yerbas de Europa 
central y de la región mediterránea, cun hojas ovales- 
oblongas, y fliires radicales, comunmente precoces. 

COLCHICUM AUTUMNALE. L. 

Colchicum commune. Bauh. — Tourn. — 
Colchicum o//'. — Hexand. Trig. L. 

Cólchico,— quUamcricndas. Esp. Cólchico. Port. It. 
Cokhiquc , — colchique d'aulomnc, — tue-chien, — sa- 
fran des pies,— vcillcuse,—veillotc, — mort-aux chiens, 
— safran d'atUumnc,— sufran sauvage,— safran ba- 
tard,—narcisse d'aulomnc,- ¡lamine nue, — chenarde, 
— lis veri. Franc. (olchicum. — mcadow saffron. Ing. 
Zcilh lose , — wildcr- safran , — herbs Iblume , — spinn- 
blumen. Al. Uchuad. Ar. Sogtic jonifruc. Dan. T;/d- 
loozcn. Ilol. fíozzial. Pol. Bezvremenuick. Rus. li- 
dióse. Su. 

Desc. Tubo del perigonio 5-6-veces mas largo que 
el limbo, cuyas lacinias son lanceolado-oblongas ó lan- 
ceolado-trasovadas; estambres alternos mas corlos; ho 
jas derechas. Fl. Setiembre, Octubre. En los prados 
húmedos de varios montes de España, cultivándose en 
algunos jardines. 

Parles usadas. El bulbo, la simiente, las flores. Las 
hojas, que no se usan, son muy activas como veneno. 

Recolección. La de lus bulbos se efectúa en Jumo ó 
Julio, época en que, según los prácticos ingleses, son 
mas activos. Stolze los lia encontrado mas ricos en fécula 
en el otoño que en Marzo; pero en cambio la materia 
amarga, que en este tiempo es de un 2 por 100, en 
aqaelesde un 6. Deben desecarse rápidamente al sol, ó 
mejor en estufa, y rjponerse en lugar seco. Wigan, cree 
que el medio mejor de precaver la pérdida de sus pro- 
piedades, es reducirlos á polvo muy fino, con dos ó 
tres veces su peso de azúcar, de este modo tienen siem- 
pre el mismo grado de actividad. Las semillas se reco- 
lectan cuando están maduras y las flores en Setiembre. 
La lecoleccion de estas diversas partes debe efectuarne 
todos les años. 

Propiedades y nociones químicas. El sabor del bul- 
bo de cólchico es acre y mordicante. Pelletier y Cayen- 
tou han encontrado en él, superagallato Je veratrina, 
materia colorant'^ amarilla, id. gi'asa, goma, almidón, 
inulina y lingnina, Geiger y ÜJSse han descubierto en 
sus semillas la Colchicina, que se distingue de la vera- 
trina por caracteres bien marcados, es menos venenosa. 
La colrhirina tiene sabor a re y amargo, es cristaliza- 
ble, soluble en agua, se disuelve en el alc< hol, satura 
los ácidos Y forma con ellos sales crislalizables cuyo sa- 
bor es áspero y amargo. 

PREPABACIONES FAnM.iCÉUTlCAS T DÓSlS. 

A El, INTERIOR. Bulbo: Polvo, de 5 á 10 centig. 
(como sedante) de 10 á :iO centig. (pur^;ante.) 

I'ino{l por 16 de vino y 1 de alcohol á 32°), de 50 
centig á 1 gram. (sedante), y de 1 á 2 grnni. (purgan- 
!■. ). en poción ó tisana. 

Vinagre (I por 12 Je vina"re), para preparar el oxi- 
nii«l. 

Oximiel (I de vinagre de cólchico por í de miel), 
de 8 á 30 «ramus (sedante), progresivamente, dilatmlo 
en una ti.-.ana. 

Miel (I di' cólchico por 24 de agua y 12 de m.el), de 
i".. 15 á 30 gram. (sedante). 

Tintura alcohólica (1 por 4 de alcohid á 21"), de 50 
centig. á 1 gram. (sedaiilr), do 1 á 2 gram. (pur- 
gante). 



FAMILIA COLCIHCÁCEAS. 



í:>i 



Estrado alcohólico (poco usado), dn i á 10 cenlíg. 
en pílduras, ó en solución en un liquido. 

Estrado acélico (1 de cóiclil:o por 1 de ácido acéti- 
co), i á o cenlig. (sedante), de 5 á 10 centig. (pur- 
gante). 

SiíiiENTss. Tino (3 por 12 de vino y 2 de alcoiioH, 
du 1 á 2 grara. (sedante), de 1 á 3 gratn. (purgante). 

Tintura acética (1 (ie semillas por 4 ae vinagre 
blanco), de 2 á 4 grara. (sedante), de 4 á 15 grain. 
(purgante). 

Tintura, las mismas dosis que las del vino. 

Polvo, las mismas dosis que el del bulbo, pero de 
efecto mas seguro. 

Tintura hahnemaniana de [lores de cólchico, se re- 
colectan las flores en una buena mañana cálida y seca 
en pradera espuesta á los rayos del sol, y aunqu» hú- 
meda que no sea pantanosa, se eligen las menos abier- 
tas, contunden y prensan en un saco de lela; el zumo 
obtenido es de color oscuro y tiene olor viroso; segui- 
damente se le mezcla con parte igual de alcohol, se le 
deja sedimentar en la cueva y di'spues se liltra (Sus- 
kind). Coindel encuentra considerable la proporción 
de flor para la cantidad de alcohol y aconseja doble de 
este; pero Debout dice, que el esceso de vehículo pre- 
senta inconvenientes maníGestos, cuando se usa este 
medicamento en las afecciones agudas. 

A F.L ESTLRior,. TinluTü, en fricciones. 

Bulbo, en cataplasmas. 

El cólchico es la base del Agua medicinal de Ilud- 
son, gotas A'- Renold, del antifjotoso de Want, pildoras 
de Lartigue, tintura de Cocheu.r, todas preparaciones 
secretas, consideradas con mas ó menos eficacia contra 
]a gota. 

El cólchico ingerido á dosis elevadas 
irrita la membrana mucosa del tubo 
digestivo, determina dolores agudos en 
el estómago, náuseas, vómitos, deyec- 
ciones albinas, sed ardiente, temblor de 
las estremidades, delirio, disminución 
é insensibilidad del pulso, la muerte. 
(Cazin.) No todos los prácticos están 
conformes con este cuadro sintomatoló- 
gico de la intoxicación producida por 
esta planta; asi que Brandes, Willis y 
Carminati, además de señalar la acción 
local, dicen, que una vez absorbido la 
ejerce debilitante del poder nervioso y 
consecutivamente aminora los movi- 
mientos del corazón y de las arterias; 
Locber-Balber, Ricbter y Scliwartz, ob- 
servaron también la salivación, una es- 
pecie de cólera, sudores frios en las es- 
tremidades y desvanecimiento. Giaco- 
mini, opina, que la acción irritante lo- 
cal es insignificante comparada con la 
dinámica que se opone á aquella y que 
la muerte es debida esclusivamente á 
esta última; asi que en vez de los mu- 
cilaginosos. aceites, antiflogísticos y en 
particular de la sangría que prescriben 
la mayor parte de los médicos contra 
este envenenamiento, él emplea, por el 
contrario, el alcohol, vino, éter, etc. 
Tomo 111. 



A dosis terapéutica ocasiona ligeros 
vértigos, náuseas disminución del pul- 
so, aumento de la secreción urinaria, es 
purgante y diurético. Para producir el 
priiuer efecto debe prescribirse á dosis 
medias y repetidas, á pequeñas dosis es 
por absorción mas sedante que irritante 
y entonces se aproxima á la digital; su 
acción antillogistica está hoy general- 
mente reconocida. 

Stoerck, á quien debemos la intro- 
ducción de muchas plantas activas, en 
la terapéutica moderna, llamó hacia 
1703, la atención de los prácticos sobre 
los buenos efectos del cólchico en las 
hidropesías; asi mas tarde CoUin, Plenk, 
Quarin, Zacht, CuUen, Heurman, Car- 
minati, etc. Esta planta ujá.s enérgica 
que la cebolla albarrana y á la que pro- 
puso Wauters sustituir con él, está bas- 
tante olvidada de los prácticos, siendo 
asi que su éxito es seguro en las hidro- 
pesías, anasarca . hidrolórax, cuando otros 
remedios han fracasado y Aran refiere 
la observación de una asciiis tratada 
ventajosamente con la tintura de las 
simientes. 

Encontrábase limitada su prescrip- 
ción á las dolencias citadas, cuando en 
1814 los médicos ingleses le preconiza- 
ron contra el reumatismo y la gota en 
particular J. Watt. Evrard Home la 
empleó en si mismo diez y ocho meses. 
Se refiere en un periódico médico in- 
glés de 1821, que cierto profesor que lle- 
vaba un mes en cama, atormentado por 
la gota, tomando cucharada y media 
de las de café del vino de cólchico en 
agua de menta, al cabo de dos horas el 
paroxismo pasó, tanto, que pudo mon- 
tar á caballo, Williams sustituía las se- 
millas al bulbo, cuya sustitución pro- 
dujo pronto efecto en treinta y cinco 
sugetos afectados de reumatismo agudo 6 
crónico. Dr. Tvvedie que ha comprobado 
aquel, dice, que si fracasa su uso es 
debido á la mala manera de adminis- 
trarle: para ello daba las simientes en 
polvo á la dosis de 9gram. en veinte y 
cuatro horas en muchas veces. Según 
el Dr. Leach este medicamento está so- 
bre todo indicado contra el reumatismo 
cuando la constitución es robusta y vi- 
gorosa, la piel caliente y seca, el pulso 
fuerte y lleno, los intestinos restriñi- 

18 



iZH 



ÁLBUM DE LA FLOMA. 



dos y las otras funciones susi)endidas 
en parte. Wigan, dice haberlas em- 
pleado durante 30 años en el trata- 
miento del reumatismo articular. 

Mas tarde en Francia Chailly y A. 
Boyer, obtuvieron felices resultados en 
la curación de dichas dolencias y en la 
gota, y el Dr. Fievée, que es el que con 
mas éxito le ha empleado y que mejor 
ha estudiado su efecto en las mismas, 
llega á decir que es un remedio tan se- 
guro como el sulfato de quinina en las 
intermitentes; para él la tintura del 
hulbo seco es la preparación mas cons- 
tante y fija para alcanzar tan buen re- 
sultado. Delasiauve médico del hospi- 
tal de Bictítre, ha dado cuenta de cinco 
observaciones en apoyo del uso de dicha 
tintura á la dosis de 25 á 30 gotas en 
el tratamiento del reumatismo articular 
agudo y de la gola; casi siempre le hacia 
preceder de la sangría. En oposición á 
lo que se consigna en los tratados de 
materia médica, no ha producido ni có- 
licos, ni deyecciones albinas y sí retra- 
so en las pulsaciones. Por pequeña que 
haya sido la dosis, el resultado ha cor- 
respondido, obrando como sedante y an- 
tiflogístico. Battley, Consbruck, Arms- 
trong, Bang, Locher-Balber , Kunch, 
Chelius, Cloquet, Mojón, etc., los ob- 
tuvieron idénticos, por lo cual, envista 
de testimonios tan irrecusables, pode- 
mos suprimir mas hechos que pudiera 
citar, y que llevan al ánimo el conven- 
cimiento de la eficacia del cólchico con- 
tra las afecciones golosas y reumáticas, 
siempre que el estado del enfermo no le 
contraindique. El vino es eficaz tam- 
bién en el reumatismo sifilítico. 

Chelius ha observado que la orina 
de los gotosos contiene mas ácido úrico 
que la que le corresponde sin el uso de 
las simientes de cólchico; esta observa- 
ción esplica el alivio que aquellos sien- 
ten. Maclagau ha confirmado esta ase- 
veración, concluyendo, que puede ser 
eficaz en los casos en que en la orina el 
ácido úrico está en proporción menor 
que en el estado normal, cual suce- 
de en ciertas formas de anasarca, y espe- 
cialmente en las que siguen á la escar- 
latina. 

Stoerk dice que el cólchico convie- 
ne en todos los casos en que haj' super- 



abundancia y estancación de humores 
y le considera como un incisivo fun- 
dente, recomendándole en los catar- 
ros mucosos y crónicos; según él, cura 
la tos y provoca la espectoracion, en- 
contrando preferible para el uso el oxi- 
miel á pequeñas dosis. También ha sido 
empleado en otras enfermedades; se- 
gún Haden, Williams, Hasting, etc. cor- 
responde en las inflamatorias las mas 
agudas, siendo de opinión algunos que 
puede y con ventaja sustituir á la san- 
gría, p. c. en la pneumonia y flegmasias 
cerebrales. Carón de Villards, ensalza la 
tintura de las simientes, á altas dosis, 
en la inflamación de la esclerótica, así 
como en las afecciones de los ojos compli- 
cadas con reumatismo y gota. Locher-Bal- 
ber ha curado oftalmías con este reme- 
dio. Percy, práctico distinguido, le em- 
plea especialmente en casos de reumatismo 
localizado en la cabeza. Racordon, nos 
dice, que á ejemplo de los oftalmólogos 
alemanes, recurre á él con mucho éxi- 
to , en las inflamaciones oculares y esclera- 
titis en particular'. Debout y BuUock 
curaron cinco erisipelas con el eólchico 
en polvo, y Elliotson el prurigo de un 
hombre de setenta años, con el vino 
dado en cantidad de 2 gram. tres veces 
al dia. 

Ritton está satisfecho de su prescrip- 
ción en la leucorrea, correspondiéndole 
en las que se resistieron á las cubebas 
y bálsamo de copaiba. En general le 
encuentra eficaz en las afecciones 
crónicas de las mucosas , por produ- 
cir secreción abundante. "También lo 
es en las nerviosas y de las que citan ca- 
sos de curación, Goss de Dowlich y 
Raven. 

Clutterburck le ha administrado con 
ventaja en la inercia del útero, por cuyo 
medio Metta, ha favorecido la espulsionde 
la placenta. En manos del doctor Chris- 
helm, ha correspondido para combatir 
la tenia, y en un diario medicóse refiere 
un caso en que la solitaria fué espulsada 
mediante el uso del vino de eólchi- 
co. Cazín empleó con ventajas palpa- 
bles la tintura de las semillas, como se- 
dante, en la hipertrofia del corazón y en 
las afecciones disnéicas; obrando como la 
digital á la que le asocia para activar el 



FAMILIA AROIDEAS. 



13t) 



efecto diurético , sobro todo en el Id- 
drotórax. 

Las flores de esta planta poseen las 
propiedades de su bulbo. Garidel refiere 
la muerte de una joven, por baber co- 
mido tres ó cuatro de ellas, y Copland. 
Frost, Buschell, las lian administrado 
bajo las mismas formas que aquel y en 
idénticos casos, habiendo el Dr. De'bout 
ensayado su tintura y con éxito, en mu- 
chos casos de 7ipi;ralgias , después de ha- 
ber empleado sin resultado todos los me- 
dios conocidos como diuréticos y sudorí- 
ficos, y que se recomiendan en las afec- 
ciones indicadas: con la tintura hahne- 
maniana consiguió siempre inmediato 
alivio. Por último Forget, que prescribe 
la siguiente prejiaracion con dichas ño- 
res: R. Tintura de flores 4 gram. ; agua 
100 gram.; jarabe de flores de naranjo 
30 gram. ; ha alcanzado en la esperi- 
luentacinn, los resultados mas conclu- 
yentes á favor de este preparado (tintu- 
ra de las flores). 

No es indiferente en el uso delcólchico 
emplear una li otra preparación; el oxi- 
miel corresponde mejor en casos de hi- 
dropesía y como espectorante, sin duda 
porque el vinagre aminora la violencia 
de él. Según Williams, las de las semi- 
llas son mas suaves y seguras que las 
del bulbo. El vino hace cesar con pron- 
titud los accesos de gota, provoca náu- 
seas, es cierto, pero es el solo inconve- 
niente de su uso cuando se le administra 
con prudencia, debiendo emplearse para 
empezar á la dosis de 60 á 70 gotas, con 
tal de que por filtración se le haya pri- 
vado del depósito que deja i!e veratrina, 
en las vasijas que le contienen después 
de algún tiempo de preparado, lo que le 
hace tan activo que una corta cantidad 
inflamay ulcera el estómago. 

El cólchico ha sido prescrito al esle- 
rior, ya en tintura para fricciones en 
casos de reumatismo y gota, la que afir- 
ma el Dr. Gumpert le produjo un feliz 
efecto, ya el vino, asi como la anterior, 
en las hidropesías, albuminuria é higronia. 

La coLfHíciN.v es muy venenosa, sus 
propiedades son análogas á las de la ve- 
ratrina , sin embargo , es menos acre y 
activa que ella. Se la emplea á dosis re- 
fractas, como purgante drástico, en al- 
gunas afecciones nei'vionas. rcumálicas y go- 



losas, pero principaltcente en las neuroses 
de los órganos de la visión y audición. 

Esple-ici n áe la lámina. Dibujo con las dimensio- 
nes que alcanzan por lo común las llores, los frutos, 
las hojas y el bulbo; a pislilos; b fruto corlado liorizon- 
talmente do manera que pueden verse las si'niillas; c 
semilla aumentada. 



FAM. AROIDEAS. JÜSS. 

Plantas por lo común herbáceas, abundantes on las 
regiones intertropicales, raras en las templadas y frias, 
perennes, tuberculosas, ó con riziima rastrero, acaules 
o caulescenles, con hojas comunmente amciiiionadas 
sobre el rizoma ó en el ápice del tallo, alternas, envai- 
nadoras por la base en.sancliada por los peciolos y con 
limbo casi siempre grande, palmati-pedali -pellati- 
nervio, por lo común cortado, acorazonado ó alabardado 
en la base, enierísimo, perforado ó vari.iblemente divi- 
dido y flores casi siempre 1 -sexuales, rara vez hernia- 
fiodiias, frecuentenienie andróginas, colocadas sobre 
un espádice, las femeninas en la parte inferior, y las 
masculinas en la superior, sentadas y continuas ó se- 
paradas por un espacio estéril, a'guna vez con órganos 
sexuales rudimentarios entre las flores fértiles ó encima 
de las masculinas ó rara vez entre las femeninas, y el 
espádice muy sencillo, sentado 6 pedicelado, ya ente- 
ramente cubierto de flores, ya terminado en un apén- 
dice estéril, siempre rodeado de una espala l-fda per- 
sistente ó caediza.— Perigonio escainiforme 4 6-tépalo. 
Estambres en las llores unisexuales con los filamentos 
inuy Curtos, que ocupan la parte superior del espádice 
ó están mezclados con lus ovarios, siondo o|iueslosá las 
escamas en las flores liermafioditas y largos en este 
caso. Ovarios independientes ó soldados entre si, i-plu- 
riloculares, l-pluriovuladns, estilo nulo y un estigma 
entero lobulado. Fruto indehiscenienejoóabayado, con 
i ó mas semillas que pueden ofrecer muy diversas po- 
siciones, albumen carnoso ó farináceo, abundr.nte, rarí- 
sima vez suhnula, embrión axil y radícula bomotropa 
ó a n ti tropa. 

Propiedades. Los rizomas de varias especies fon fe- 
culentos y á la par están dotados de cierta acritud á la 
que deben el ser roas ó menos estimulantes. 

Comprende unos 42 géneros y 276 
especies, que Endl. distribuye en 2 sub- 
órdenes Aráce.\s y C.A.L.VCE.VS, y las 8 
tribus Pistiaceas, Criptocorineas. Dra- 
cunculineas, Caladieas, Anaporeas, Ga- 
leas, Oronciaceas y Acoroideas. 

SüBÓRDEN.-Aráceas. SCUOTT. 

Flores destituidas de perigonio; pistilos en la parí'? 
interior de los espádices; estambres en la parte su- 
perior. 

TRIBU.— nnACiNCLLÍ>E*s. ENDL. 

Fstambros y pistilos infinitos con órganos sc-xuali-.» 
rudimentarios, inlerpucsios; espálice de-nudo eii el 
ápice, anteras con celdillas mayores que el conectivo. 

Gii;». AiiiM. L. Etpala arrollada en la Lase. Eípá- 
dice andrógino, interrumpido por ^ciiilalcs rudiraen- 
icrios, situados en la parte inferior y también encima 
de los estanibr's, con el ápice desnudo y en maza. An- 
teras distintas 6 utii ias con las celdillas '2-'iitorales, de- 



i 40 



ÁLBUM DE LA FLOUA. 



liUoenC's por una lieiiitiiluru corlu. Ovarios inliiiitos, 
libres, y con 2-6-liuevccilluj p»r¡L>l<iltfs, liorizontales y 
urtolropos; estigma sentado, (JepriiDiiltt-lieinisrúricu. 
Raya l-piíuci-spcniíi. SmniMas seiuij^UboScis con testa 
casi coriácea. — Yerbas de liiirupa central y austral, con 
rizoma tuberoso; hojas largamente pccioiadas, acora- 
zonadas ó alabardudds, enteras, y escupo teruiinaJu por 
una espala rrecuentemeiite manchada. 



AHUM MACULATUM. L. 

Arum rulgure. Toiini. — Aniin vulyure 
maculatum el non nmculalum. Park. — Arum 
ü//". — Gyiiand Polyand. L. 

Aro, — aro manchado, — yaro, — jaro,— traponlina. 
Esp. Jarro, — pé de bezerro. I'orl. Arum, — arum com- 
mune, — pied-de-veau, — gow.t, — gouet commun,— va- 
quctlc. — langue de baeuf, — herbé á-pain. — racine ami- 
donniere. Franc. Jarruw. Ing. Aaroiis wurzcl, — 
aronítab. Al. üaiisk-ingefer. Dan. Geciekle kalfsvoet. 
Hol. Aro, — jaro, — gicaro. It. Aronowa broda. l'ol. 
Dansk ingefceera. Su. 

Dksc. Hojas alabardaJo-.nsaeladas con los lóbulos 
deflexos; espádice mazudo, ir.as corto que la espala. 
Fl. Abril. Cercítnias de Madrid, Harceloaa, Avila, etc. 
Presenta dos .;.riedades con ó sin las liujas mancliadas 
de negro. 
I'aries usadas. La raiz y las iiojas. 
Itecoleccion. Las hojas antes de la fructificación. La 
raiz en primavera y el otoño, no debiemlu usarse des- 
pués de pasar un año de su recolecciuíi ; muy antigua 
ó estreniadam^-nte desecada es de efecto incierto ó nulo. 
No so puede apreciar con certeza lo que ha perdido de 
su principio activo por la vetnsle.d. 

Propiedades y iw:iones qnimicas. Por el análisis se 
ha deinoslrado existir en esta raiz: agua, goma, albú- 
mina, sustancia azucarada incristalizable, principio 
acre soluble en agua, un ácido vegetal, leñoso, fécula 
tn grande cantidad. 

La Tíiiz reciente y aun las mismas hojas, tienen una 
acritud tal, que proilucen en la boca cuando se las mas- 
tica, sensación urente que se disipa, con dificultad. La 
desecación, como lo dejo indicado, quita á la raiz gran 
parte de su acritud, y desaparece por completo si se la 
somete á la tostacioii ó á una ebullición continuada Por 
el método <le Martin, puede obtenerse una lécula que 
privada por cualquiera de los procedimienlos indicados 
de su principio acre, sirve para elaborar pan, sfgun Ci- 
rillo. Parece existir gran analogía enire la fécula de aro 
y el inaniot, con el que se alimentan en las Antillas; 
tanto una como otra, se eiicueniran mézclalas al prin- 
cipio acre y venenoso del que se las priva tan fácil- 
mente. 

La raiz de aro ha gozado de reputación para obtener 
un almidón superior al de cereales, de aquí el nombre 
de rait almidonera que se la da en Norraandia. 

PREPARACIONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 



A EL INTERIOR. Polvo (de !a raiz), 4 á 10 gram. en 
un vehículo acuoso ó en electuario (como purgante ó 
emeto-catárlico), I á 2 gram como alterante. 

A EL ESTtRiOR. Raiz y hojas aplii'adas frescas, como 
vesicantes y pncalaplasina rubefacienle. — Raices corta- 
das en rodajas delgadas para producir el mismo cfec!o. 

La r.iiz de aro es uno de los ingredifiites del polvo 
estomáquiro de Birkinanii y del polvo caqué'ico de Du- 
chesHC {pulvis cacheticus quercetani), que han gozado 
de gran reputación. 



El aro es un veneno violento: cuan- 
do se le mastica, al pronto es insípido. 
ma.s iniíicdiatatnente se deja sentir un 
.sabor acre y abrasador, dolores vivos y 
lancinantes en el interior de la boca, 
los (|ue son seguidos de otros violen- 
tos de estómago, vómitos, cólicos, con- 
vulsiones, calambres, evacuaciones al- 
binas, enfriamiento de las estremida- 
de.;, jiequeñez de pulso, retracción de 
los músculos, etc. Estos síntomas vie- 
nen acompañados de engruesamiento 
de la lengua, inllíimacion de la boca y 
laringe, que impide la deglución. Bu- 
lliard da cuenta del envenenamiento de 
tres niños por el aro, que sufrieron con- 
vulsiones terribles; dos perecieron al 
cabo de doce horas; el mayor y mas ro- 
liusto, que comió menos, se salvó des- 
pués, por presentársele diarrea, ocasio- 
nada tal vez por el aceite bebido y en 
lavativas. 

Los auxilios que reclaman los enve- 
nenados por este tóxigo, son: el provo- 
car el vómito por los medios mas pron- 
tos; la sangría y baños tibios para opo- 
nerse á la inflamación y con el fin de 
calmar los dolores gástricos é intestina- 
les se recurrirá al opio. El vinagre acon- 
sejado por Vicat seria funesto, pues di- 
solviendo el principio activo se presen- 
ta á la absorción de una manera mas 
asimilable; no debe administrarse sino 
después de la reacción y cuando se ma- 
nifiestan signos de estupor y de narco- 
tismo, y aun asi, es mas acertado usar 
los estimulantes generales, el opio y los 
revulsivos al esterior. Cuando la lengua 
se ha ínñamado hasla el punto de impe- 
dir la deglución, debe escarificarse. Pa- 
ra que cesen los dolores violentos de la 
boca, cuando se le ha masticado, se 
aconseja el aceite común ó el de al- 
mendras, medio en general insignifi- 
cante. Débese á un botánico, el mas á 
propósito para conseguirlo; atormenta- 
do por aquellos echaba mano de todas 
las plantas que encontraba en su cami- 
no, la acederilla, paciencia, las chicorá- 
ceas, etc., y apenas hubo masticado las 
sumidades de tomill®, desaparecieron 
por encanto. Este hecho se ha querido 
esplicar, diciendo que el aceite volátil 
de la planta descompone el principio 
activo del aro, el que ajuicio de muchos 



i'\Mii.i\ r,u.\MiiNi;\s. 



14t 



debe ser im alcakUde que al¿íun dia lla- 
mará la atención de los (nümicos. Pue- 
de ser, dice Martin Lauzer, el mejor 
tratamiento eu este caso, el aceite esen- 
cial de tomillo ó do menta, asociado al 
de los opiados, como en el cólera. 

La raiz de aro, única parte de la plan- 
ta usada otras veces, está completamen- 
te olvidada lioy en todas las obras de te- 
rapéutica, efecto, íi no dudarlo, debido 
á la moda. Los autores que s;' ocupan de 
ella, la consideran como incisiva, reso- 
lutiva, espectorante y purgante. Los 
antiguos, y sobre todo, üioscórides, la 
recomendaban en el asma y ufeccionescrú- 
nicas de los órganos respiralorios. Antonio 
Constantino, siguiendo á Messué, la dis- 
ponía lavada en vino, unida á algún as- 
tringente y aromático, para alterar los 
humores y la pituita espesada en el órgano 
de la respiración, en el estómago, en la 
cabeza y articulaciones. Los naedios que 
empleaba este práctico y otros para cor- 
regir su actividad, vienen en apoyo de 
lo que opina Martin Laucer sobre la efi- 
cacia presumida de Ioí aceites esenciales 
de tomillo ó de menta en el envenena- 
miento ocasionado por ella. 

Gesnero, dice haber curado tres hom- 
bres y una mujer, acometidos de tisis 
incipiente y aliviado otros con su es- 
tracto vinoso; Hortius refiere una obser- 
vación de catarro crónico inveterado 
corregido con el polvo de esta raiz mez- 
clado al azúcar cande, y Cazin hizo des- 
apareciera en diez dias, una broncorrea 
con el mismo en forma de electuario 
confeccionado con miel y á la dosis 
de I gram. por dia. La usó también con 
éxito en la coqueluche, creyéndola en 
. su efecto idéntica á la ipecacuana. Asi- 
mismo la administra en el asma húmedo, 
caquexia á consecuencia de intermitentes pro- 
longadas é hidropesías, como purgante y 
diurético. 

Bergius y Gílibert, dicen haber cura- 
do con el aro calenturas intermitentes y ce- 
faleas gástricas rebeldes. Willis la usaba 
en. las afecciones reumáticas; Hooper. con- 
tra el reumatismo crónico, la prescribía 
en vino blanco, tres veces por dia, á la 
dosis de 50 centíg., y refiriéndo.se á Bu- 
lliard, algunas prácticos la consideran 
muy eficaz en dicho ca.so. 
• A el esterior, las hojas frescas con- 



tundidas ó la raiz recientemente cortada 
en rodajas delgadas y aplicadas sobre la 
piel, i)roducen efecto rubciaciente y ve- 
sicante, medio que está al alcance de to- 
dos. En fonua de cataplasma la ha uti- 
lizado Cazin, como madurativo, en los 
tumores fríos y escrofulosos abiertos, pero 
(jue conservan dureza en su inmedia- 
ción; en fin, en todos los casos en que es 
preciso animar los tejidos infiamados, 
ya celulares, ya glandulosos. La asocia 
á Li acedera, que impide su acción vesi- 
cante y la limita á la de un poderoso 
resolutivo, estimulante y detersivo. Si 
en vez de hervirse la mezcla se efectúa 
en frió, es mas activa y conviene enton- 
ces, para disipar las ingurgitaciones ede- 
matosas, el higroma, etc., pudiendo, se- 
gún él, reemplazar en muchos casos 
al iodo. 

Como un detersivo pronto y eficaz, el 
mismo emplea el zumo de las hojas y de 
la raiz de aro, particularmente en las 
úlceras atónicas, escorbúticas y escrofu- 
losas; parece produce en estas una infia- 
macion diferente de la que presenta la 
parte afecta, la supuración adquiere 
buen aspecto y una cicatrización sólida 
se verifica poco á poco. En comproba- 
ción, cita un caso curioso, que de buen 
grado consignarla á permitirlo la Índole 
de este trabajo. 

Esplicacion de la lámina. Oihujo de una hoja, de 
una espala en la que se ve la parte superior del espádi- 
ce y del fruto maduro, estas diversas parles reduci.ias 
á la mitad pró.ximamente de su tamaño natural; o es- 
páiiice reducido ron los filaraenlos cirrilormes, estam- 
bres y ovario; 6 frulo de tamaño natural; c el mismo 
cortado A Iravéá de modo que pueden verse las semi- 
llas; d semilla; e la misma sin el epispermo. 

FAM. GRAMÍNEAS. JUSS. 



Yerbas comunmenle bajas , anuas ó perennes , fre- 
cuentemente cespitosas, raras veces casi leñosas, fru- 
lesccnles ó arborescentes, abundantes en todos los 
paises, con raiz fibrosa ó rizoma rastrero; tallo (ó caña) 
cilindrico ó comprimido, fistuloso ó menos frecuente- 
mente lleno, articulado, nudoso, sencillo ó ramoso; 
hojas distícamenle alternas, con peciolo ensanchado, 
abrazador ó •nviinador, provisto de una estípula axi- 
lar, llamada lígula, y liliibo casi siempre esireclio, li- 
neal, enleiisimo. eurvinervio y llores hermafroditas ó 
unisexuales por aborto, dispuestas en espiguillas apa- 
nojadas, racimosas ó espisadas, raras veces apanojadas 
y con espalas propias.— Gíuma {cáliz L.) formada por 
por dos bracteas ó valvas, aparenlemenle opueí-las (jue 
encierran \ 2 ú muchas flur^'s espigadas , glumiUa 
{eróla. L.). formada piT 3 pajas casi opuestas, desi- 
guales, la inf rior ó esterior sencilla, 1-3 nervia, casi 
siempre aquillaJa, á veces provista de una iiri.->ta, y 



ití 



ÁLBUM DE LA FLOUA. 



la supprior ó interior mocha. Eseamilas ó pajillas 
{glumelulas), hipopinas 2-3 suculeiilas, irre^uliires, 
alguna vez enlresoMadas Irecueiilftinenle muy peque- 
ñas ó del lodo desvanecidas. Estambres de ordiiianu 3, 
con frecuencia 6, raras veces 4, 2 ó 1, hipofíinus, con 
lilamentüs filiformes, libres ó algunas veces enlresolda- 
dos por la base y anteras lineares, recostadas, 2 Uicu- 
lares, dehiscentes longitudinalmonle ó pur el ápice, 
Ovario único (abortan constantemente oíros 2), libre, 
1-locular con 1 huevecillu pegado & la pared posterior 
del ovario en toda su longitud ó fijado por la base, 
rarísima ve?, coleante debajo del ápice; estilos 2, raras 
veces 3, alguna ve?, unidos por la b;ise y estigmas plu- 
mosos ó casi pelienzados. Fruto cariópside, con albu- 
men harinoso y embrión eslrario, aplicado cerca de su 
base por el lado anterior , eslreraldad radicular in- 
fera. 

Propiedades. Los rizomas y los tallos son por lo 
común mucilaginosos y mas 6 menos azucarados, 
usándose los de varias especies como diuréticos y para 
obtener azúcar; siendo grande su utilidad para forraje 
los mismos y las hojas, mientras quü las semillas de 
muchas especies ofrecen un sano y nutritivo alimento 
para el hombre y los animales, en razón á la fécula y 
gluten que contienen, habiendo algunas de ellas que se 
emplean como medicamento. 

Comprende mas de 240 géneros y 
unas 3,800 especies que Kunth. distri- 
buye en 13 tribus, á saber: Orizeas, Fa- 
lariieas, Panice.vs, Estipáceas, Agrosti- 
deas, Arundináceas, Papoforeas, Clori- 
deas, Avenáceas , Festucáceas , Hordeá- 
ccas, Rotroeliaceas y Andropogoneas. 

TRIBU.— Andropogoneas. KU.NTH. 

Espiguillas 2-nuras con la flor inferior siempre in- 
completa. Pajas mas blandas que las glumas, comun- 
mente trasparentes. 

Gen. Andropogom. L. Espiguillas 2-noras con la 
flor inferior neutra, 1 -pajosa, la superior hermafrodila 
ó unisexual, apareadas o temadas, y entonces la inter- 
media sentada y fértil, las resianles perliceladas ó esté- 
riles. Glumas 2, al fin endurecidas, mochas. Pajas 2, 
mas cortas que las glumas, la inferior de la flor perfec- 
ta, mocha ó aristada, y la superior menor, mocha y al- 
guna vez deficiente. EscaT.itas 2, truncadas, comun- 
mente lampiñas. Estambres 1-3. Ovario sentado, lam- 
piño; estilos 2 y estigmas plumosos. Cariópside libre 
dentro de las glumas. — Gramíneas de las regiones tro- 
picales y templailasde todo el globo, con el raquis espi- 
gado ó apanojado y las espigas solitarias , apareadas, 
amanojailas ó apanojadas. 

ANDROPOGON SORGHUM BROT. HOLCUS 
SORGHUM. L. 

Holctis glumis iiillosis , sem'mihus com- 
prcssis aristatis. Gvon. — Sorglii. Baub. — 
Triand. Digyn. L. 



. Saina, — melca,— alcandía. Esp. — Milho zaburro 
vermclhn, — «17/10 da India. Porl. — Houque sorgue. 
Fraile. — Turkcy millet. Ing. 

Desc. Caña pubesccnle en los nudos; hojas escabro- 
fas en la márgsn, lampiñas como las vainas; panoja 
densa; ramitos pubescentes, raquis lampiño; pedicelos 



peludos; glumas pubescentes. Fl. Junio. Originario de 
la India y cultivado en varias parles. 



La especie dibujada del género flolcus 
se cultiva en Europa desde liacc mucho.'? 
años para utilizarla como pasto, en 
cuyo concepto es e.scelonte y sus semi- 
llas para elaborar un pan inferior. La 
terapéutica no ha sacado partido alguno 
de ella. Cultivábase á la par otra que 
ha conseguido llamar la atención de 
los agricultores y hombres de ciencia, 
por el fruto que puede proporcionar; 
me refiero al A. Sacharntus, Roxb. 11. 
sacharatus, L. que creciendo desapercibi- 
da ha conseguido ser objeto de un cul- 
tivo esmerado por los productos que su- 
ministra. 

Esta planta empezó á figurar entre 
las aclimatadas en Europa hacia 1776 
en que Arduino la sembró en Florencia, 
pero sin poder conseguir buen éxito en 
la estraccion de su azúcar, cuya indus- 
tria se propuso establecer. Mas tarde, 
en 18.52, vinieron diferentes semillas de 
China, remitidas desde Sanghay á, Pa- 
rís por Montigrey y sembradas en Fran- 
cia; entre ellas vino la de la planta en 
cuestión, llegando á estenderse por las 
Baleares y Andalucía, pero más como 
objeto de curiosidad que como especie 
industrial. En 1854, Wray , importó á 
Inglaterra hasta quince variedades del 
H. Socharahis. de AlVica y en donde le ha- 
bía beneficiado con ventaja, proponién- 
dose establecer con él en Europa la in- 
dustria azucarera. El Sorgho , que asi se 
llama vulgarmente, es susceptible de 
suministrar sacarosa ( azúcar cristaliza- 
ble) en grande proporción, pues llega 
á contener su zumo hasta quince por 
ciento del peso bruto del tallo , y para 
obtenerla que, se siguen los mismos 
procedimientos que para la de remo 
lacha. 

Diversos ensayos se han hecho acerca 
de su cultivo, no siendo en España 
donde menos se ha tratado de estudiarle 
con esmero. Somos deudores en este 
concepto de datos preciosos recogidos 
con lodo cuidado, á los señores conde de 
Vega Grande, y Pellón y Rodríguez, 
cuyos, dieron á conocer por medio de la 
prensa periódica el primero y en una 
memoria el segundo, para estímulo de 



FAMILIA ALGAS. 



143 



los labradores é industriales. Sus escri- 
tos sobre el particular puedeu consul- 
tarse con fruto. 

Además del azúcar suministra el zu- 
mo fermentado de la caña de Sorgho. 
alcohol, sobre cuya obtención tizo un 
llamamiento al pViblico de Francia en 
1354, M. L. Vilmorin; de manera que si 
el primer producto (azúcar) ofrece aun 
hoy inconvenientes para su elaboración, 
no siendo el menos grave la dificultad 
de conservar sin alterarse las cañas 
hasta la ocasión de emplearlas, este se- 
gundo producto viene á subsanar en 
parte el obstáculo indicado , el que no 
tardará, sin duda, en ser vencido y para 
lo cual se hacen ensaj^os repetidos. 

Las semillas amiláceas , como las de 
las otras Gramíneas, son un alimento 
escelente para la volatería y hace poco 
tiempo Mr. Hetet, farmacéutico, de las 
aristas ó de las espigas , ha preparado 
dos materias colorantes, una roja fpnrpu- 



rholeinaj, análoga al rojo de rubia y otra 
amarilla {xantoleinaj semejante á la xan- 
tina. L;is mism;is semillas, dice el autor 
citado, después de tostarlas, ejercen ac- 
ción sedante sobre la economía y su co- 
cimiento es un purgante leve. 

La raiz es escelente para el ganado 
de cerda, las hojas como forraje y hasta 
el mismo marco o bagazo, es aprove- 
chable como combustible 6 mejor como 
abono. 

Sin tocar en la exageración, creo pue- 
de sacarse gran partido de esta planta 
y que está llamada á ocupar un lugar 
preferente en la agricultura patria. 

Explicación de la lámina. 1." a Panoja con fruto 
del A. Sorghum; bcdefr/hi rructiGcacion del 
mismo. 

o' Frutos del A. sacharntus, b' c' d' e' fructíQcacion 
del mismo; f fruto aumentado y purtido. 

a" Espiga del Holcus spicatus. Lin. Penicilliaria 
spicata. Willd; c" d" e" glumas, pajas y fruto partido 
de asta especie. 

2.° Flor de los Holcus, según Linneo. 



DIVISIÓN SEGUNDA. 



PLANTAS CELULARES, ACOTILEDÓNEAS Ó CRYPTÓGAMAS. 

Están formadas principalmcnlc ó solo de tegido celular, desprovislas en la primera época 
de la vida ó durante todajella de vasos, tráqueas y de eslomas; en su primera edad constan de 
un solo cuerpo liomojíéneo y mas adelante á veces de raices y frondes. Reproducción por espo- 
ros ó cuerpos sin la verdadera estructura de la semilla, ni las partes esenciales de esta, y en 
general ni aun las cubiertas de ella. 

CLASE TERCERA. ETEÓGAMAS () SEMIVASCULARES. 

Plantas sin traqueas, vasos ni estomas en su primer periodo, aunque luego los adquieran. 
Oposición polar de órganos ascendentes y descendentes, comparables á la raiz, tallo y hojas, 
comunmente verdes. Presentan además de los esporos algunos órganos que pueden asimilarse a 
los masculinos de las fanerógamas, y los reproductores ó esporos situados en la superficie es- 
terna de las partes ascendentes. 

EQUISETUM ARVUNSE. L. 

Eqiñselmn arvense longioribus setic C. 
Baiih. — Equisetum segelale. Ger. — Equi- 
setum miiius terreslre. J. Bauh. — Equise- 
tum seu Cauda equina, of. — Criptog. 
Heléchos. L. 

Cola de caballo, — equiseto. Esp. Equiseto arvense. 
Porl. Préle, — queue de rheval , — queue de renard. 
Franc. Horsetail. Iiig. Kunnenkraut , — schlachthalm, 
— scliaften. Al. Hesleade. Dan. Akkerig paardes- 
taart. Hol. Coda di caballi. It. Koszeka. Pol. Itoefrum- 
pa. Su. 

Desc. Tallo estéril un poco áspero con unas 3-4 es- 
trías y otros tantos dientes en las vainas; ramos tam- 
bién un poco ásperos, 4-gonos; el Iructifero .sin liejas 
ó ramos, con los involucros laxos y 12 dientes en las 
vainas. Fl. Abril. En sitios húmedos de varias partes de 
Espina. 

Partes usadas El tallo y las hojas. 

Recolección. En primavera. Su desecación es pron- 
ta y sin que la planta cambie de forma y de cualida- 
des físicas. 

Propiedades, nociones químicas y económicas. El 
equiseto es inodoro, de gusto desagradable y aus- 
tero. Diebold lia encontrado en el de invierno: clorofílo 
unido á una materia estractiva amarilla, fécula, agalla- 
to de cal, azúcar, ácido málico, óxido de hierro, sa- 
les, etc. Pectet y Jolin, sílice en gran cantidad, lo que 
viene á esplicar la dureza de la epidermis de estas plan- 
tas. Bracoiinot también lia hecho investigaciones acerca 
de él. 

Puede utilizarse para pulimentar las maderas y me- 
tales, y en el curtido de pieles. Entre los romanos ser- 
vían los tallos nuevos de alimento, los que los comían 
como los espárragos y aun se comen en Toscana. Están 
considerados, aunque liay opiniones en contrario, como 
un mal forraje. 



FAM. EQUISETÁCEAS. RICH. 

Yerbas paludosas, perennes, principalmente de las 
regiones templadas del hemisferio boreal, con raiz ras- 
trera tallo rollizo, articulado, sencillo ó verticilado-ra- 
moso' y los artejos provistos de un verticilo de hojas 
muY pequeñas, soldadas en forma de una vaina corta 
y denticulada, huecos en el centro, lagunosos en el 
ámbito, con las lagunas marcadas al eslenor por li- 
neas elevadas y surcos interpuestos, cada una de ellas 
recocida por un hacecillo de vasos anulares, que se 
introduce en la vaina ó se desvía hacia la laguna del 
arteio superior. Ramos verticilados nacidos del este- 
rior''del tallo, en la base de las vainas con la estructura 
del mismo, aunque sólidos en el centro. Fructificación 
terminal en el tallo, en los ramos ó en un escapo des- 
colorido, distinto de los estériles herbáceos. Receptá- 
culos infinitos, escamiformes, pedicelados y abroque- 
lados, casi polígonos, verticilados, reunidos en forma 
de pina. Esporangios senos ó septenos membranosos, 
pegados á la cara inferior de los receptáculos, 1-Iocu- 
lares, dehiscentes longitudinalmente por der.tro, llenos 
de multitud de esporos. Estos libres envueltos por 2 
eláteres filiformes, elfislicos y terminados por 2 ápi- 
ces espatulado-granulosos. 

Propiedades. Son por lo común un poco astringen- 
tes y estimulantes, recomendadas también como diu- 
réticas y emenagogas. Sus rizomas son feculentos y 
los tallos abundantes en silice debajo de la epider- 
mis, de aquí el que se empleen para pulimentar al- 
gunos objetos. 

Comprende el género Equisetum con 
10 especies. 

Gen. Equisetum. L. Los caracteres espuestos en la 
amilia. 



FAMILIA OELECnOS. 



148 



Eloí^iado el equiseto como astriñiré ii- 
1e y diurético, se le prescribe en la hi- 
dropesía, mal de piedra, disentería, diarrea, 
hemoptisis, hemaluria y olvus heiuorrag'ias. 
Lenhossek, de Viena, recomienda las 
diversas especies del f::énero Equisetum, 
y mas especialmente el hiemale y limo- 
sMw. como diuréticos poderosos, y les 
aconseja en las hidropesías por atonía y 
sin que tengan iníluencia funesta sobre 
los órganos digestivos, circulatorios y 
nerviosos. Es lo mejor emplearlos secos, 
siendo el polvo y el cocimiento los pre- 
parados que mas bien corresponden ; el 
segundo, que se prepara con 8 A 15 gr. 
por litro de agua, se da á la dosis de una 
á dos cucharadas para los niñosyde 100 
á 200 grara. á, los adultos, cada dos 
horas. 

Según Roques, Gattenhof, ha sido 
testigo de los buenos efectos de la cola 
de caballo en un caso de hemoptisis re- 
belde, y Hoffmann recomienda el coci- 
miento en cerveza, como remedio eficaz 
contra la nefritis calculosa, mas adiciona- 
do á la manteca y miel; remedio domés- 
tico que no debe desdeñarse. 

Cazin ha visto em})lear con éxito di- 
cha preparación en la hematuria de los 
animales, después de haber practicado 
en la mayor parte de los casos una san- 
gría abundante. 

También ha sido considerada como 
emenagogo, llegando Schulze á atri- 
buirla los abortos de las vacas y ovejas 
si se encuentra mezclada en gran can- 
tidad á su forrage; esto no obstante, 
parece que los irlandeses dan á sus ga- 
nados indiferentemente todas las es- 
pecies del género, sin que les ocasionen 
accidente alguno. 

Cazin, dice, haber reconocido en ellos 
una acción bastante pronunciada sobre 
los órganos urinarios, y los cree útiles 
en la nefritis calculosa sin dolor vivo,. en 
el estado caquético de los edematosos que 
sigue ó acompaña á las fiebres intermiten- 
tes, habiendo usado con ventajas en este 
último caso, el cocimiento de partes 
iguales de cola de caballo y de hojas de 
taraxacon; también ha empleado solo su 
zumo á la dosis de 30 á 100 gram. en 
1 kil. de suero. 

Esplieacion de la lámina. De f sla especie, que cre- 
ce hasta la allura de O, mee á 1,"20, représenla la lá- 

TüMO lli. 



mina un tallo estéril; a fruclinracion ; b una do las vai- 
nas (le este tallo, de lainaño casi natural; r tallo fruc- 
liforo roducido consideniblemente en sus dimensiones, 
pues llega á tener 0,ni20 á 6,"2a. 

FAM.. HELÉCHOS. JUSS. 

Plantas herbáceas con rizoma pi-renne, menos fre- 
cuentemente con tronco derecho y arborescentes , na- 
turales d« loddá los paises, roRularmenle de los para- 
jes liúmediis, hallándose entre los trópicos las especies 
i.rbóreas hoy existentes, con tronco cortezudo, formado 
de tejido fibroso, dividido en 2 parles por un cilindro 
de hacecillos leñosos, una estrecha situada entre la 
corteza y el leño, otra mayor central medular, que co- 
munica con la fiílerior por hendiduras del cilindro le- 
ñoso y envía hacecillos de vasos hacia los peciolos; lio- 
j;is llamadas frondes esparcidas sobre el rizoma, ó ar- 
roselado-amanojadas en el ápice del tronco, de verna- 
cion ensortijada, anuales ó perennes, ton la base de jds 
peciolos persistentes, sencillas ó pinadas, culeras ó 
pinatifi''! s, venosas cun las venas formadas de celdilljs 
prolongadas, casi siempre provistas de eslomas. Fruc- 
tificaciones (.íporan^ia) reunidas en grupos, (sori) si- 
tuados en el haz superior de la (ronde, sentadas ó pe- 
diceladas y circuidas ó desprovistas do un anillo clás- 
tico, desnudas ó recubierlas de una prolongación de la 
epniermis {indusium) , á veces formando espigas ó 
panojas y ocupando la parte superior de las frondes 
desprovistas del parénquima que media entre los ner- 
vios. Esporangios que se abren en la madurez con re- 
gularidad ó sin ella y contienen muchos esporos libres. 
AlRunos autores admiten anteridias, que son órganos 
muv pequeños que se bullan espanridos por la froinle, 
cubiertos de una membrana muy tenue y se conside- 
ran como órganos masculinos. 

Propiedades. Las frondes son por lo general muci- 
laginosas, aslringeiilos y mas ó menos aroniíilicas, en 
tanto que los rizomas de varias especies son feculentos, 
amargos, astringentes y vermífugos. 

Comprende mas de 80 géneros (sin 
los fósiles), y sobre 2 000 especies que 
Endl. distribuye en 7 familias (tribus 
para otros), á saber: Polipodiáceas, Hi- 
menofileas. Gleiqueniáceas, Esquiceá- 
ceas, Osmundáceas, Maratiáccas y Ofio- 
glóseas. 

TRIBU.— Polipodiáceas. R. BR. 

esporangios hiponios, ceñidos de un anillo verli írd ó 
escéntrico, pedicelados ó sentados. Frondes sencillas ó 
compuestas. 

Gen. PuLiPODiUM. L. Esporangios colocados en las 
venas y reunidos en soros casi redondos, esjiarcidos ó 
seriados, hidusio nulo,— Heléchos de lodo el globo, 
mas abundantes en los trópicos del antiguo continente, 
con tronco rastrero ó dereciio, comunmente herbáceo, 
rara vez arborescente, y frondes sencillas, enteras ó 
pinado compuestas y decompuestas. 

POLYPODIUM CALAHUALA. RUIZ. 

P. adianthi forme Forst. — Aspidium co- 
riaccum. Swartz. — Tecloria calahuala. 



Calaguala ,— polipodio cataguala. Esp. Calagxtala. 
19 



1-Í6 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



Püi'l. Pulypode calaguala. Fraile. Genuine calagua'.a. 
Ing. 

Desc, Frondes alternas, lanceoladas, enlerisimas, 
estrei^lns, redobladas en la margen, friiciiri''acioiies 
agregadas y dispueslas en st^ries en la inilad superior 
de las froniíes. Habi'.a en el Per i. 

Parles usadas. El rizoma {calaguala radix off.) 

Eleccicn. Esto rizoma us horizontal , rastrero, fle- 
xuoso, rollizo, algo comprimida, del grueso del dedo 
meñique ó menos, cubierto con escamiías aovadas, 
membranosas y rojizas, que S8 desprenden cumun- 
mente al desecarse y librillas delgadas y ramosas, de 
color verde claro interiormente y atravesado á lu largo 
por nervios. 

Propiedades y nociones químicas. La calaguala tie- 
ne olor á rancio cuaodo se maslii'.a y sabur dulzaino 
al piincipio, después amargo y desagradable y al fin 
algo viscoso. Según el análisis de Vauquelin contiene; 
materia gomosa; resina acre y amarga de color rojo, 
almidón; materia azucarada, ácido raáiico, leñoso, clo- 
ruro potásico, cal y sílice. 

Debemos á nuestro comprofesor y cé- 
lebre botánico ü. Hipólito Ruiz , la in- 
troducidn de la calagualn en la materia 
médica europea. Antes de usarse en el 
antiguo mundo parece que en América 
era ya empleada como escelente sudorí- 
fico en el reumatismo y sífilis crónica, 
considerándosela, por tanto, como un 
poderoso escitante, en especial de los fo- 
lículos de la piel. Para Gelmeti goza dé 
las propiedades del culantrillo y demás 
espectorantes. Eficazmente recomenda- 
da por Ruiz y otros prácticos españoles de 
su época, tuvo también sus contrarios, 
así que Carminati, la negó dichas vir- 
tudes y no la encontraba sino semejan- 
te en su acción á los rizomas de los 
otros heléchos aun indígenos y cuando 
mas y de una manera poco evidente, 
solo la consideró susceptible de producir 
la diuresis, esplicándose de esta ma- 
nera el poco efecto que consiguió con- 
tra li h'drofipsia en la que lo recomen- 
daban los métlicos de Roma. Ruiz, refu- 
tó esta opinión, fundándose en que 
dicho profesor no habia empleado la 
verdadera calaguala , lo cual pudiera 
ser muy bien, pues siempre fué muy 
escasa, hasta tal punto, que hoy casi se 
puede asegurar no existe en el comer- 
cio. Debido á esto sin duda, el que su 
uso decayese, y tanto, que en la actua- 
lidad tínicamente se presci-ibe como an- 
tiespasmódic-a, en Lis caídas y sustos, ó 
mej' r, tan solo es usnda en la medicina 
doméstica en los mismos casos , como 
descoagulante y resolutiva , de cuya 
acción es permitido dudar. 



Esplicacion de la lámina. Dibujo de un individuo 
pequfño de magnitud natural; a ri/.omi recubierto de 
escamas á través di las que sali-n las raices; 6 el mis- 
mo sin escamas y tal como corre en el comercio; e por- 
ción del perfil de una hoja con la fructificación, cnn- 
puesla de una porción (W pequeñas cápsulas recubier- 
las d' su involucro peltado; a capsula aislada destacada 
de debajo del involucro; e semillas ó esporos. 

Gen. NEi'iinoDiLM. Ricii. Esporangios reunidos en 
soros redímdeados ó arriñonados, stditarios , colocados 
sobre las fibras secundarias, esparcidos ó dispuestos en 
.«feries regulares. Indusios membranosos, arriñonados, 
á manera de broquel y fijados por vn pequeño peilicelo. 
— Hidftclios (le las regiones templadas y tropicales de 
todo el globo, con tronco herbáceo y frondes pinadas y 
2-pinadas. 

NEPHRODIüM FlLl.X-MAS. RICH. POLYPODIU.M 
FiLlX-.M\S. L. 

Filix non ramosa denlata. Bauh.— Tourn. 
Dryopteris. Matth. — Filix mas. Dod. — Fi- 
lix mas offi. Crigtog. Heléchos, L. 

Helécho macho. Esp. Feto macho, - dentcbrura. Pnrt. 
Fougére male, — aspiiie fougére male,— néphrode fou- 
gére male. Franc. Mulé fcrn. In^. Bandwurinioaldfar- 
ren, — mannliches farrerlcraut , — farrenhraut, — far- 
renkrautmannli'in,-jijhanniswarze\. Al. Sciarakas zn- 
kar. Arab. Bregue,— klojaskc. Din. Manneltjenvaren. 
Hol. Felce mascolino. It. Paproc. {'M. Paporotnik mu- 
geiskoi.ñas. TrcBJon,—ormhuuke. Su. 

Desc. Frondes 2 pinadas, con las pínulas oblongas, 
festonadas, obtusas, aserradas en el ápice, provistas en 
ambos lados de la base de 2 puntos de fructificación; 
eslipite y raquis escamosos. Fl. Junio, Agosto. Bastante 
comiin en b'S sitios montuosos de España. 

Partes usadas. El rizoma y los tallos jóvenes. 

Recolección y elección. SI bien donde crece se pue- 
de reíolectar en todo tiempo, vale mas recolectarle en 
el estío. Reciente es mas activo que después de deseca- 
do; si se le quiere conservar es preciso, según Soubei- 
rán recolectarle en invierno, esto no obstante, parece 
que debe verificarse en el estío, época que está en lodo 
su vigor, lo cual se reconoce penque présenla la frac- 
tura verde. Después de bien mondado, se coloca en el 
secador, conociéndose su buena calidad y desecación, 
en su color verde el que se présenla pálido según el 
doctor Mayor produce poco efecto. Cuando se envejece 
pierde sus propiedades medicinales, mnnifeslándose su 
veiustez en U can'ncia de s.ibor, en cuyo caso debe 
de,^el•h;lrse, suelen C'irrererfel comercio los rizomas de 
otros heie( hos y aunque pertenezcan al mismo género 
y contengan los mismos principios, la csperiencia de- 
ínueslra que su canlidpd varia noiablemente de un in- 
dividuo á oiro, y aun en uno mismo según las condicio- 
nes d« la localidad en que crecen. De aquí la necesidad 
de fijarse bien en la elección de este rizoma, cuyos ca- 
racteres son los siguienles: es de mediano grosor; las 
raices que le acompañan son muy negras y finas, los 
restos de los peciolos s"n bastante rechonchos, un poco 
eslriados, provistos de escamas peliicidas, lanceolada», 
seláceas, todas recogidas en el vérlice del rizoma. 

Propiedades y nociones químicas. El rizoma de 
heledlo macho iiiMie olnr uo pico nauseo'io, sabor 
al pr.oiio dulzaino, d:'s[ii;es hL'o aslrii, gente y amar- 
go. Según el análisis. de Morin contiene; acsile volátil, 
materia grasa compuesta declama y estearina, áci- 
do agállico y acético, azúcar incrislahzable, tanino, 
almidón, una materia golatinusa insuluble en agua, al- 
cohol y leñoso. 



FAMILIA HELECnOS. 



<47 



Trommsdorff encontró en el estrado etéron du l;i 
miz lie liel'clio macho tina sustancia cristalina, á la 
qufl dió i'l noinhrd ilo Filicina; pero eslmliaila ilt-leni- 
damenlo por Liick'-. riícoiioció en ella propiciiades aci- 
das y la (leiioininó ácido filícico. Diciio estrado etéreo 
indepeiiilitíiiteiiientedül ácido filicico, contiene un act-ile 
Verde que es saponificable.y al que el mismo autor lla- 
ma ácido filixóido. Purolra parte Allard, farniacéntico, 
tía lialludo en él un pr¡noi,iio astringente ipic cree apro- 
piado para sustituir la ratania, etc. Los retdños frescos, 
según Peschier, de Genova, contienen aceite volátil, 
resina parda, aceite graso, materia grasa sólida, prin- 
cipios colorantes verde y verde-rojizo, y eslractivo. 

La mezcla dol cuerpo graso y de la resina con el acei- 
te volátil comunica á esta raiz su propiedad vermífuga. 

Tanto ios retoños como los rizomas lian servido de 
alimento. 

Las liojas las usm pn -ilgunos pueblos para cama de 
los niños, la que es jus shu que si fuera de pluma. Se 
recomienda particuUnüenle á los escrofulosos y ra- 
quiticos. 

PnEPARAClONES FAnMVCÉlTICAS T DÓSIS. 



\ EL iMKRiOR. Cocimiento (en vaso cerrado) , 30 á 
60 gram. por kil. de ag'ia para reducir á 500 gram. 

Polvo, )2á 16 gram. en2ó3 veces (se mezcla el polvo 
úüimocon el primero). 

Estrado resinoso (i;btenido por el éter), 50 centíg. á 
1 gram. 50 ceutíg. en pildoras, en 2 veces, por mañana 
y tarde. 

Aceite etéreo (rizoma reducido á polvo y apurado 
por el éter en el aparato de reemplazo de Koch ó 
Robiquet. Se destila y oblienc en la proporciím de 
50 gr. piir SOOdo raiz. Peschier le prepara con los la los 
jóvenes, preparación á la que ha dado el nombre de 
óleo-resina, siendo el tenífugo mas enérgico), 2 á 8 gr. 
en electuario, emulsión, etc. 

Para conseguir la espulsion de la tenia se recomien- 
dan diversos métodos de emplear este rizoma, que no 
haré mas que mencionar por el nombre de sus autores, 
y qu-! pueden verse en cualquier lormulario moderno, 
son, el de la Sra. Nouff'r, del Dr. Bourdier, del Dr. Rou- 
zel y de Trousseau y Piduux. 

El helécho macho es conocido de.sde 
la mas remota antigüedad como planta 
medicinal, y mas particularmente como 
vermífugo. Dioscórides, Galeno, Plinio 
y Aetius se ocupan de él en este senti- 
do, y Avicena añade, que provoca el 
aborto. En una época mas próxima á la 
actual fué preconizado como dulcifican- 
te, tónico y astringente, y empleado 
contra la gota, raquitis, escorbuto y emba- 
razos viscerales, llegando hasta atribuirle 
la propiedad de activar la secreción de 
la leche, de hacer reaparecer las reglas 
y de provocar, según lo dijo Avicena, la 
espulsion del feto. 

Los prácticos de los últimos siglos á 
escepcion de Simoij Pauli. F. HolTmann, 
N. Andry y Marchand, pusieron en 
duda la virtud tenífuga, llegando Cu- 
llen á considerarle como inerte, si la 
cantidad no era tan crecida que pu- 



diera producir una especie de intoxi- 
cación; Alibert y Guerscnt, dicen no 
haber conseguido con ella resultado al- 
guno y si le alcanzan otros, lo atribu- 
yen á los drásticos á que la asocian en 
cuyo caso colocan el remedio de la se- 
ñora Nouffer comprado por Luis XV en 
1800 fr. y cuya importancia decayó asi 
que fué conocido. Sin embargo, los ob- 
servadores juiciosos, tales como Gme- 
lin. Hufeland, Wendet, Kroll, etc. sos- 
tienen que ha podido solo y sin asocia- 
ción de otra sustancia matar y espulsar 
la tenia. Rouzel dice haberle usado con 
éxito en mas de ciento cincuenta casos 
en su práctica de cincuenta años, citan- 
do algunos en que fracasó la raiz de 
granado y en que esta corespondió; Dau- 
merie habla de dos en que la tenia fué 
espulsada entera, sin acudir á otro me- 
dicamento. 

El estrado resinoso se ha manifesta- 
do eficaz incuestionablemente contra di- 
cho entozoario, asi lo comprueban los 
hechos citados por el Dr. Ebers, de Bres- 
lau , Radius , Tott. Kierser y otros. 
Cazin también ha tenido ocasión de 
comprobarlo en una joven y en la que 
para librarla de la tenia se hablan usa- 
do inútilmente la raiz de granado, el 
mismo rizoma en polvo, esencia de tre- 
mentina etc. 

Según Peschier, su oleo-resina ha es- 
pulsado en nueve meses mas de cin- 
cuenta tenias. El Dr. Patin vio admi- 
nistrársela á este práctico y á su regre- 
so á Paris la empleó con éxito en dos 
casos. Trousseau y Pidoux la conside- 
ran como tenífugo mas poderoso que la 
raiz de granado (corteza). 

Christison dió á conocer los buenos 
resultados obtenidos con el estricto eté- 
reo, ya por él, ya por algunos de sus 
comprofesores, en veinte casos bien ca- 
racterizados de lénia; en todos ellos fue- 
ron espulsadas después de la dosis del 
medicamento y en una sola masa; 
en algunos sin purgante. Las niíis ve- 
ces este remedio no causa dolor mien- 
tras su acción, lo que hacían observar 
los pacientes que habían tomado otros 
vermífugos de efecto mas ó menos des- 
agradable. En otros produjo cólicos, 
náuseas, sensación penosa en el bajo 
vientre y hasta vómitos y en solos dos 



448 



ÁLBUM DE L\ FLORA. 



luibo recidiva después de seis meses 
próximamente. Asi que piensa es pru- 
dente administrar el medicamento una 
vez por mes durante algún tiempo 
atendiendo ó que los huevos que que- 
dan en el intestino, pueden reproducir- 
la, lo mismo que su cabeza, crecien- 
do los anillos. Cita uno en que el en- 
fermo Labia tomado gran número de 
veces aceite esencial de trementina y en 
ol que después de veinte años la tenia 
se reproducía A intervalos de algunos, 
Una dosis del estracto de helécho ma- 
cho le hizo espulsar una muy larga, 
y habían pasado ya ocho sin que se 
manilestase recaída. Este estracto le 
administra á la dosis de 1 gramo, pero 
puede hacerse según él á la de 1 gram. 
20 centig. Peschier prescribe la de 2 
á 4 gram. 

Los resultados obtenidos por el pro- 
fesor de Edimburgo son de tal natura- 
leza, que deben llamar la atención de 
los prácticos y preferir en igualdad de 
circunstancias, el rizoma en cuestión. 
que se encuentra por todas parles, al 
Kousso, sustancia exótica de precio ele- 
vado, que puede llegar alterada hasta 
nosotros ó sofisticada por la codicia. 

El helécho hembra ensalzado como 
tenífugo por Haller, Alston y Andry, 
hasta el punto de hacerle superior al 
macho, carece de tal importancia y los 
hechos que en su apoyo se citan pue- 
den atribuirse á los drásticos á que se 
le asoció; su virtud abortiva es también 
dudosa, exigiendo una y otra compro- 
barse. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de la planta en- 
tera rf'duciíla; o porción de una hoja de tamaño na- 
tural; d fragmento de una pínula con el indusio al re- 
dedor del que se vé gran número de soros que salen 
de debajo; c conceplAculo ( Mirbel), aislado y aumen- 
tado; 6 'I mismo dejando caer las semillas al romper- 
se (d anillo elástico. 

FAM. LYCOPODIÁCEAS. EICH. 

Yerbas perennes ó sufrutescentos, rarísima vez anuas, 
abundantísimas entre los trópicos, ballámlose también 
algunas en las rej^iones un poco Irias del liemisfeiio 
boreal, con tallo derecho ó postrado, rollizo, anguloso 
ó comprimido alternadamente ó dicotomo-ramoso, ho- 
joso; hojas dispuestas en espiral sobre el tallo , casi 
siempre amontonadas, empizarradas, sencillas, siempre 
sentadas ó escurriilas, nunca articuladas, por lo común 
alesnadas, planas ó lanceoladas, 1-nervias y con raici- 
llas en las axilas. Esporangios en las axilas de las ho- 
jas, y ealonces son oxiíares , otras veces en las axilas 



de las braiteas y onti>nci's se llaman espigadas. Cajas 
uiiif.irMies con mui'has somillilas (i biforines, en cuyo 
raso unas rstáii llenas do ;ílóbulos esléricos i manera 
de polvo (tal vez masculinas), las que son mas fre- 
cuentes y las otras (pndiablenn'iite femeninas) mas es- 
casas y Piiciernin semillas esféricas, un poco ásperas, 
marcadas nnr detiiijo con 3 costillas algo prominentes. 
Propiedades Algunas son bastante acres, cinéti- 
cas, purgantes y vorinuugas. 

Comprende 2 géneros Lycopodium y 

Pxilotum y 200 especies. 

fiiÍN. Ltcopopium. i.. Esporangios i -loculares, uni- 
formes ó biformes, los harinosos casi arriñonados, 2- val- 
ves, los clobulíferoscasi globoso», 3-4-lid)OS, 3-4-val- 
ves. — Yerbas anuas ó mas comunmente pi-rennes, al- 
guna vez sufiutescentep, con hojas polísticas y todas 
semejantes, ó tríslic.-isó tetrísticas, y entonces las late- 
rales mayores y esporocarpios globulíferos observado 
en poquísimas y ocupando la parte inferior de los 
amentos. 

LYCOPODIUM CLAVA! UM. L. 

Muscas terrestris clavalus. C. Bauh. — 
Muscus clavalus sive lycopodium. Ger. — 
Park. — Black. — Muscus terrestris repens á 
Trago pictus. J. Bauh.— 3/mscu5 squanmo- 
sus vulgaris repens, seu clavalus. Tourn. — 
Lycopodium offi. — Crii)togamia. Mus- 
gos. L. 

Licopodio. Esp. h.Lycopodi». Port. Lycopode, — lyéo- 
pode en masfue ,— mousse terrestre, — yriffe-de-loup. 
— palle-de loup ,— pied-de-loup , — soujre vegetal, — 
herbé a la leigne. Franc. Club moos. Ing. Alpmebl,— 
barlapsaaincn , — blilz pulver, — streupulvermoos , — 
barlapp. W. Járamos, — lusegras, — ulvefod. Dan. Grics- 
nodstaardmos. Hol. Vroszek, — hoelernowy. Pol. Gtd- 
nicht. Su. 

Desc. Hojas esparcidas, filamentosas en el ápice, las 
florales ensanchado-menibranosas; ramos floríferos cs- 
tngo.íos en la parte inferior, 2-3-fidos en el ápice. Fl. 
Julio, Setiembre. En varios montes de España como los 
Pirineos. Santander, Asturias. 

Partes usadas. El polvo de las cápsulas (Semen li- 
copodii, pulvis pallen, seu fariña licopodii offi.), y la 
planta. 

Recolección. Se recolecta el polvo de las urnas 
cuando está maduro, recolección que hacen mas espe- 
cialmente en Servia y .Alemania. 

Propiedades y nociones químicas. Cadet de Gassi- 
courl que analizó esta suslanci.i conocida con el nom- 
bre de azufre vegetal, encontró en ella; aceite graso, 
mucílago, cera, azúcar, materia colorante estracliva, 
alúmina y hierro. Es de observar, que no contiene ni 
cal ni potasa, y que por la torrefacción produce ácido 
agállico. El alcohol disuelve t|8 de su peso. Se emplea 
para rodar las pildoras y suele falsificarse con el polvo 
de pino, carcoma de la madera, fécula, polvo de talco, 
sustancias todas de idéiilica suavidad al tacto que él, 
es insoluble en agua sobrenadando en la misma cuan- 
do so le mezcla á ella, por cuyo medio se diferencia d? 
las sustancias con que se le falsifica 

Westriiig, dice, que la planta entera es á propósito 
para teñir de azul la lana, si después de empaparla en 
su cocimiento so la pone de seguida en un baño de leño 
Brasil. 



■ FAMILIA LYC01'0DI\CEAS. 



dtó 



El azufre vegetal apenas tiene en el 
dia uso. iitilizántlole solo para secar las 
escoriaciones h las que los sugetos grue- 
sos y los niños están espuestos; en estos 
últimos es preferible á cualquier otro 
medio i)ara precaver y combatir el eri- 
tema de las caderas, etc., que acomp;\ña á 
la diarrea, en cuyo caso llena pcu-fecta- 
mente el objeto de un modo mecánico, 
pues que el agua escurre sobre él como 
sobre una tela engomada, evitando ade- 
más las adercncias, sin que le pueda 
reemplazar el almidón por la viscosi- 
dad que adquiere disolviéndose en parte 
en los líquidos, asi como tampoco el al- 
bayalde, que puede producir accidentes 
graves y hasta la muerte por su absor- 
ción. En general es conveniente dicho 
polvo en todo clase de eritemas, eczema de 
las bolsas, de los senos, erisipela, etc., y en 
todas las afecciones cutáneas que no per- 
miten el uso de los liquides y grasas. — 
Puede evitarse con él. el efecto del su- 
dor de las manos cuando se tienen que 
manejar objetos que pudieran deterio- 
rarse por aquel. 

Helwich estendió el uso de esta sustan- 
cia en las úlceras serpiginosas; Hufeland la 
recomendaba contra las de los párpados 
y para desecar cierlas llagas superficia- 
les en cerato; de esperma de ballena 
30 gr. aceite de almendras 120. gr., li- 
copodio y óxido de zinc levigadoy lava- 
do áá. 2 gram. que se conserva en sitio 
fresco. Forester, dice haber curado con 
este polvo gran número de úlceras que 
tenian su asiento en los pies y cánceres 
cutáneos. En Polonia se echa sobre los 
cabellos en la plica, de aquí el nombre 
de plicaria ó yerba de la plica que se la 
suele dar. 

También se ha usado al interior en 
cocimiento contra el reumatismo, retención 
de orina, nefritis y epilepsia, y sido con- 



siderado como a ntiespasmódico , cre- 
yéndosele allomas útil en las enferme- 
dades del pulmón, de donde nace su 
nombre de pulmonaria con que le conocen 
en algunos puntos. En Rusia, según 
Martius, se le aconseja contra la rabia; 
lo mismo en Hungría y Gallitzia. A 
juicio lie Hufeland. el licipodio es un 
medio muy eficaz á la dosis de 4 gram. 
emulsionado en una disolución de goma 
y jarabe de cebada, contra toda estran- 
guria, recomendándole también en la 
diarrea dolorosa do los niños, y el doc- 
tor Behrend asegura haber obtenido los 
resultados mas ventajosos de su admi- 
nistración en el tratamiento de la disen- 
teria y diarrea con fiebre; al efecto le da 
en cantidad de 8 gram. en 125 de agua 
de hinojo y suficiente de goma arábiga 
y jarabe simple. La misma sustancia á 
la de cuatro cucharadas de las de café, 
triturada con dos yemas de huevo es 
empleada por los habitantes de Silesia 
en dichas afecciones. 

La planta entera en cocimiento obra, 
dicen, como emético, refiriendo que en 
las montañas de los Alpes se valen de 
ella á la dosis de 1 gram. 50 centig. en 
polvo, para provocar el vómito; mas á 
juicio de Merat y de Lens son indispen- 
sables nuevos ensayos sobre este punto. 
Radius la recomienda contra la retención 
de orina. 

El Lycopodium selago. L. es mas enérgi- 
co en este concepto, pues obra como 
emeto-drastico, llegando á ser á una 
dosis regular, según Bischoff, un vene- 
no narcótico; asi que se le considera 
mas como veneno que como medica- 
mento. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de tamaño natu- 
ral; a hoja de Ih.s e.sp¡Siis; 6 id. del tallo; c e.^cama au- 
mentada i|ue lleva e\ fruto en su parte posterior; d la 
misma en la cual se ve en su base la capsula arriüo- 
nuda; «capsula aislúda. 



4 so 



ALBÜM DE LA FLOUA. 



CLASE CUARTA. ANFÍGAMAS Ó CELULARES. 



Plañías formadas cliiranlo toda su vida solo de tojido celular. Parles homogéneas sin dis- 
lincion de unas ascendentes y otras descendentes, si bien alguna vez con pelos ó escamas se- 
uicjanles á raicillas. Esporos dentro ó fuera de cajas niembranosas, semejantes á las celdillas 
comunes, situados en la superficie ó en el interior del tejido, y muy rara vez otros órganos 
comparubics a los masculinos de las vasculares. 



FAM. LIQÚENES. JUSS. 

Plantas perennes do todos los países , mas abundan- 
tes en los seplenlrional'-'s, espueslus al aire y luz en la 
.siiperlicie de la tierra, en las rucas ó sobre los troncos 
de los árboles, asimétricas formadas por una espaiision 
(Ihaltus) semejante auna membrana foliácea, lilamen- 
tosa, costras endurecidas rt pulverulentas, compuesto de 
2 capas una cortical, diversamente colorada y otra me- 
dular teñida de verde en los puntos en que eslá en 
contacto con la capa cortical. Los receptáculos (apo- 
thecia) en que están contenidos los órganos repro- 
ductores, se encuentran formados de la parto inter- 
na productora y de la parte esterna, escipulo ó concep- 
tácu/o, que la recibe; llámanse á veces escudilos ó tire- 
las en razón de su forma y estar abiertos, y otras veces 
perilecios y es cuando están cerrados. La capa interna 
lleva los gongylos ó csporox, unas veces libres, desnu- 
dos y otras metidos en urnas ó fecas que forman () un 
núcleo ó una lámina abierta y están entremezclados 
con liilos estériles mas largos, reunidos por su remate, 
denominaiios parafises. 

Propiedades. Por la sustancia gelatinosa que con- 
tienen (LÍ7iie/nno) son alimentii'ios y por la amarga 
{Cetranna} á que está unida, son tónicos; existen 
otros que por su fermeníarion, adicionándoles sustan- 
cias nitrogenadas, suministran materias colorantes. 

Comprende unos 57 géneros con 246 
especies repartidas en 4 tribus (Familias 
para Endl.), á saber: Coniolálamos, 
Idio tálamos , Gasterotálamos, Himeno- 
tálamos. 

TRIBU.— HiME!SOTÁLAMOS. ENDL. 

Apolecios abiertos, Núcleo disciforrae, persistente, 
ascigTO. 

Gen. Cetraria. Ach. Apotecios en forma de es- 
cuditos fijados obiícuamente en la margen del t/ia/íus; 
excipulo tlialloide formando la margen oblicua del 
discQ al fin desigual. — Thallus vertical, cartilaginoso 
membranoso. 

CETRARIA ISLÁNDICA. ACH. LICHEN JSLAN- 
DICUS. L. 

Panndin islándica. Spr. Physcia Islán- 
dica. DC. el Lnmlí. — Lidien islaiidicus off. 
— Crigtogamia. Liqúenes. L. 

Liquen de Islandia ú oficinal. Esp. Musgo islándico. 
Pon. Lichen d' Islande, — or.ieille d' Islande, — herbé 
de monlayne des Islandais. Franc. Islandisrhes moss, 
— Langemosos. Al. kelandmoos , — iceland lichen 



Ing. Islandskmoos, — fielgrces. Dan. ¡slands^he mos. 
Ilcd. Lichenc islándico. U. Meck islandzki. Pol. Is- 
landskoi moch. Uus. ¡slands mossa. Su. 

Desc. Thallus cespitoso derecho, casi cartilaginoso 
de color aceilHuado, castaño, mas blanco por debajo, 
con lacinias infinito-filas un poco acanaladas, denlado- 
pcslañosas, las fértiles dilatadas; apolecios deprimidos, 
planos, con colores y margen elevada, enteiisima.— 
Abundantes sobre la tierra en los Pirineos elevados y 
en otros montes de España. 

Partes usadas. Toda la planta. 

Recolección. Nada ofrece de particular. Debe pri- 
vársele de los cuerpos estraños, musgos, etc. Cuando 
se le deseca se vuelve mas duro. Suele mezclársele con 
otras espícies del género. 

Propiedades, nociones químicas y económicas. Es 
inodoro, de sabor amargo muy marcado, análogo al de 
la quina, pero enmascarado por el gusto mucilaginoso 
que también tiene. Según el análisis de Berzelius, está 
compuesto de fécula particular (Liqueriina); materia 
esiractiva amar^ía (Cetrarina, glucósida de Bertbelot), 
azúcar incristdizable, goma, cera verde , materia co- 
lorante eslracliva (apothema), esqueleto amiláceo, 
lartrato y liquenato de potasa; tartrato , fosfato y li- 
quenato de cal. 

La celrarina ó celrarino, es poco soluble en agua 
fria, mas en la caliente. Cuando se evapora su disolu- 
ción á un calor suave, no sufre alteración, al contrario 
es descompuesta á la temperatura de la ebullición, 
produciéndose una materia parda insoluble. Se obtiene 
tratando el liquen en polvo por el alcobol, acidulado 
este por el ácido cloroliídrico, dilatándolo después en 
agua se precipita en cristales que se recojen y lavan. 

La liquenina es soluble en el agua birvieiido á la que 
por enfriamiento hace adquirir consistencia de jalea, 
propiedad que pierde poruña ebullición prolongada. 
Ha sido propuesta en las artes para sustituir á la 
goma. 

Este liquen proporciona á los Islandeses y Lapone- 
ses su alimento sano, después de privado por repelidas 
lociones de su principio amargo ó por unalegía de car- 
bonato de potasa y reducido á polvo. 

PREPARACrONES FARMACÉUTICAS T DOSIS. 

A EL INTERIOR. Cocimiento, llí á 30 gram. pflr kil. 
de agua reducido á 700 gram. Si se le quiere privado 
del principio amargo, se le lava previamente divi-rsas 
veces ó se le macera en agua alcalmizada. 

Gelatina de liquen, liquen 60 gram., se le priva de 
gu principio amargo, azúcar 120 gr., eola de pescado 
4 gr. h. s. a. 

Pasta de liquen, liquen 500 gr., goma arábiga 2,500 
idi'in, azúcar 2,000. S« priva de su principio amargo, se 
liierve, se cuela con espresion, se añade la goma y ti 
azúcar y se evapora á consistencia conveniente. 

Polvo, 2 á 4 gr. eu electuario, pildoras, etc. 

Jarabe (2 por 30 de agua y 25 de azúcar), 30 í 100 gr. 
en poción (se conserva mal). 



FAMILIA LIQÚENES. 



m 



Cetrarina. t<i á 20 ccnlL'. coiiiij fcLiiifii? 



La acción del liquen sobre el orga- 
nismo es la de las sustancias emolien- 
tes, nutritivas, ó como lo* medicamou- 
tos tónicos según que está privado ó no 
de su principio amargo. Cuando se le 
ha quitado el cetrarino, conviene, como 
todas las materias feculentas, en las ir- 
riíaciones gastro-intestinales, en las afec- 
ciones catarrales aginias, diarrea con flegma- 
sía, etc. Su gelatina es muy nutritiva. 
El valor alimenticio del polvo se valúa 
por los autores en la mit;id del de la ha- 
rina de trigo. Con el princi})i() amargo 
se emplea en la i'isis pulmonar, hemoptisis, 
catarro crónico, asma húmeiio , debiliikid de 
los órganos digestivos, dispepsias atónicas, 
toses rebeldes que siguen á la coqueluche, 
diarreas, disenterias sin mucha irritación 
inflamatoria ó hacia el fln de estas afec- 
ciones y en las intermitentes, etc. 

La composición inmedi ita de este li- 
quen le constituye en un medicamento 
precioso en el abatimiento de fuerzas, en 
hxs convalecencias, decaimiento á consecuen- 
cia de grandes evacuaciones y de hemorra- 
gias, consunción, ethesia, etc. Lugol prescri- 
bía la tirana de liquen á los niños es 
crofulosos. 

Desde que en 1673 introdujo Borri- 
chius en lu terapéutica esta planta, fué 
ganando en reputación hasta llegar á 
ser popular contra la tisis. Hjaerne.Lin- 
néo, Scopoli, Bergius, Chrichton, Cra- 
mer, StoU, Gontier, San Martin, Hers, 
Trommsdorf, etc., y mas modernamente 
Regnault, han comprobado su buen 
efecto en tan terrible dolencia, pero ja- 
más curó la bien caracterizada y los ca- 
sos referidos por los autores como cura- 
dos por él, no hubieran sido considerados 
tales después de una detenida ausculta- 
ción. Pero seguramente se puede decir 
con Murray. que suaviza la tos, calma la 
fiebre hécttca, meiora, la espertoracion, dis- 
minuye los sudores coUicuativos; y con 
Stoll, que este medicamento conviene 
sobre todo á aquellos cuya constitución 
está profundamente debilitada y que se 
encuentran atacados de catarro pituitoso. 
Paulezky. que ha elogiado el liquen en 
la tisis pulmonar , distingue con precisión 
la tuberculosa , de esta que parece ha cu ■ 
rado. 



En general todos los médicos le pres- 
criben en las afecciones de pecho, y no 
sucumbe un tísico sin haberle usado 
])or mas ó menos tiempo. Hace terminar 
felizmente los romadizos pertinaces, ali- 
via el asma y (atarros crónicos, sobre todo 
en los ancianos, y á Cazin lo ha sido 
útil hervido en leche ó en forma de ge- 
litina, en los niños estenuados por la 
coqueluche, y que continuaban atormen- 
tados por irritación brónquica. 

Dufour y Marie Saint Ursin le han 
indicado como un buen sucedáneo de la 
quina en las intermitentes, contra las 
que se puede administrar la celrarina. 
que ensayada por muchos prácticos, es- 
pecialmente en Italia, parece haber cor- 
respondido. MuUer, que la empleó el 
primero contra estas calenturas á la do- 
sis de lü centig. mezclada con azúcar, la 
encentró menos eficaz que aquella. Esta 
dosis parece muy corta, en nuevos ensa- 
yos podria llegarse con prudencia y pro- 
gresiv;!mente hasta 20 y aun 30 centig. 
Mouchon prefiere el liquen sino siem- 
pre, al menos en la generalidad de ca- 
sos , le aconseja en polvo fino y en can- 
tidad de 3 ;i 6 gr. entre cada acceso y su 
estracto acuoso en estado pulverulento 
á la mitad de esta dosis, en electuario, 
pildoras ó pan. Ha sido también acon- 
sejado en diversas afecciones. Quarin le 
empleaba en la supuración de los ríñones; 
otros médicos contra las úlceras del útero. 
Asimismo se le ha administrado como an- 
tigotoso, vermífugo, etc. 

Otras varias especies de liqúenes se 
recomiendan en idénticas dolencias, y 
con los que se dice haber conseguido 
felices resultados, mas especialmente en 
las afecciones de pecho, tisis, hemoptisis, etc., 
tales son el bichen pulmonanus L., el py- 
xídatus. L., canínus. L., parietínus, etc., 
contándose entre ellos alguno como el 
faginem. Neck, que goza de prestigio en 
las intermitentes y el paríetinus en las mis- 
mas de otoño y en las diarreas. 

Espliracion de la lámina. Dibujo de toda la planta 
(■on lus ilimi»nsiünes que por lo cninun alcanza ; a parle 
del tallo con la f.'uclilicacioii ; 6 apotecio aumentado 
rdnsiiJerablcmenle en sus dnniMisioiu's; c un pequeño 
fr.'gini'nlii drj tallo, en el que se Ten Iüí escuditofea su 
parle inferior. 



i 82 



ÁLBUM DE L\ FI,()H\. 



FAM. HONGOS. Aü. BRONG. 

Plantas de vida corla y de formas y rnloros muy 
Tari:idcis, nunca de color vit.Ic, abuiulíiiiti's en los 
cliiiiiis húmedos y un poco fríos de las rcRioni's ex- 
tratropicalt-s. que nuci'ii de l:i tierra, |iriiicip;ilintMile 
de los depósitos de materias orgánicas ó viven pará>il;is 
Bubre jos mismos cuerpos de.-pues de su muerte ó 
solire divcrsiiR vegetales vivos, algunas especn's so- 
bre los animales antes de su muerte, jamás sumergi- 
das en el a^ua.— Fruetifií-.icion colocada en recep- 
táculos ó coiiceptáculos, mediata ó inmedialainenle 
salidos del micelio (mycelium) ó pequeña red filamen- 
tosa procedente de la germiiiacii'u de los esporos, de- 
nominado recepláculo común. El tejiílo de la porción 
esterna es una suerte de fieltro de celdillas, unas ve- 
ces redondeauas y otras prolongadas y lahiformcs, la 
superlicie esterior es una membrana' mis ó menos 
perceptible denominada himenio (liyineiiiuin) solirc la 
cual se desarrolla un receptáculo mas ó menos cer- 
rado llamado /Jer/d/o (peridiuui) que so distingue cnn 
los nombres de sencillo ó doble. Oiclia membrana es 
la reunión de cuerfiecillos reproductores deiio;nina- 
das báshies que terminan por 2 ól puntas con un es- 
poro en el remate ile cada uno de ellos y á veces es- 
tán entremezclados con otros cuerpos algo mayores, 
trasparentes, llenos, al parecer, de un líquido, sin pun- 
tas ni esporos, y denominados cistidcs, que son consi- 
derados por algunos como equivalentes á los órganos 
masculinos. Los esporos se hallan desnudos ó metidos 
en sacos membranosos 6 teca (asri), qued:;ndo libres 
por la ruptura de ellos ó por la putrefacción del teji- 
do. Los hongos de estructura mas pericia se pre- 
sentan casi siempre terminados superiormente por un 
sombrerillo (pileus) levaiilado sobre un piececilo (sti- 
pes) mas ó nienjs delgado. El sombrerillo en la pri- 
mera edad ocupa una cavidad cerrada por medio de 
una membrana ó velo (velum) que desde su borde se 
continúa con el pie y mas tarde se rompe, formando 
al rededor de este último una suerte de anillo (annu- 
lus). En algunos casos el bongo se halla al princi- 
pio totalmente cubierto por una membrana denomi- 
nada volva que mas ó menos tarde se rompe irrogu- 
larmenle rasgándose. Otros hongos de estructura mus 
sencilla parecen reducidos al himenio de con.sislencia 
variable. 

Propiedades. Varian mucho, pues mientras unos 
son Comestibles é inocentes, otros son mas ó menos 
acres y venenosos, contándose en general entre estos 
últimos, aquellos que cuando .^e corlan cambian su 
color interior por el morado, azul ó negro, ó deían 
salir un liquido negruzco al tiempo de descomponerse 
ó e.\lialan olor mas ó menos repugnante, ó al cortar- 
los un jugo lechoso generalmente acre. 

Comprende mas de 270 géneros y so- 
bre 4000 especies distribuidas en las 
tribus (familias para Endl. y otros), Hi- 
menomicetes, Pirenomicetes, Gastero- 
micetes, Hifomicetes, Gimnomicetes. 

TRIW;.— IliMENOMICETES. ENDL, 

Hongos carnosos, acorchailos, esponjosos ó g 'lati- 
nosos, de forma globosa, copulada, mazuda ó asoin- 
hrerada, formados de tejido vijlgoso, lioini'geneo ó ¡íÓ- 
lilo, casi fluecoso, cubiertos de una memlirana fruc- 
tificante (liimeiii(i) con los esporidios sumergidos en 
ella y dentro de sacos y lecas (asci) mas ó menos 
desarrolladas. 

Gen. Poltporüs. Fríes. Receptáculo asombrerado; 



himenio homogéneo ron la sustancia del sombreri- 
llo que creco con él y se halla perforada de agujeros 
6 pairos casi redondos," con lahiqui's tenues, seiiciljos, 
interiormenle ascigeros. — Hongos que viven scdire la 
tierra ó el tronco de los árboles con sombrerillo car- 
noso-coiiáceo ó acorchado, rara vez estipitado, co- 
munmente sentado, alf.;una vez resupiíiado. 

P.jLVPOiaS FOMENTVRIUS. FRÍES. BOLETUS 
IGNIARIUS. L. 

Agaricus peáis equini facie. Tourn. — 
Agaricus chirurgicorum. Farm. — Crigtog. 
Hongos. L. 

Agárico de encina, yesquero ó de los Cirujanos, — 
polifwro unijulado Esp. ¡sea. Port. Agaric de chcne, 
— atjaric amadouvicr, — agaric des chiruryiens, — bo- 
Icl amadouvicr, — polypore amadouvicr. Frau. Vueurs- 
chwamm. Al. Touclie imod , spunh. Ing. Agari- 
lcttm, — sofan. Ar. Egesvamp, — londcrswamp. Dan. 
Toulelige zwam. Hol. Gulcka. P«l. Eica It. Faaes- 
ke. Sn. 

Oesc. Sombrerillo sentado, caiii 3-quetrn ó .semioi- 
bicular, lampiño, fuliginoso canescente, blando inte- 
riormente, de color garzo pálido en la margen y en 
los poros que son muy pequeños, al fin ferruginosos. 
Sobre el tronco de las encinas y hayas. 

Propiedades y nociones químicas. Este agárico con- 
tiene un ácido muy análogo á el sucínico, al que Bra- 
connot ha llamado Bolélico. 

Preparación. La yesca no es mas que este agárico 
privado de su corteza, contundido con un mazo y her- 
vido en una disolución de nitro; después de desecado 
se le contunde nuevamente, se impregna oira vez en 
la solución del nitrato y somete á una última dese- 
cación. 

Desde muy antiguo la yesca se em- 
plea para detener las hemorragias capila- 
res, como las producidas por las sangui- 
juelas, y ciertas llagas y tumores, en 
cuyo caso obra absorbiendo la parte se- 
rosa de la sangre, favoreciendo la for- 
mación de coágulo por la compresión y 
adaptándose á la superficie de la llaga, 
poniéndose en contacto de los vasos, 
cuya hemorragia detiene; de manera 
que es necesario hacer uso á la par de 
un vendaje contentivo para favorecer su 
acción. Se emplea también bajo la for- 
ma de rodajas de diversos diámetros, 
como medio auxiliar en la compresión 
ejercida en los tumores, tales como el 
aneurisma, varices, tumores erecüles, ciertos 
cánceres del pecho y otras partes, tumores 
blancos, ingurgitaciones linfáticas y glandu- 
losas. Las rodajas se sobreponen unas h 
otras, siendo de un diámetro progresi- 
vamente menor, de modo que formen 
una pirámide cuyo vértice corresponda 
á la parte que se ha de comprimir por 
la aplicación metódica del vendaje. Este 



FAMILIA HONGOS. 



ÍM 



sencillo aparato le ha correspondido á 
Cazin en las heridas do arterias inacce- 
sibles á la l¡i::ndura. El taponamiento y 
la compresión directa con la yesca é hi- 
las y un vendaje apropiado le han sido 
suficientes para detener la hemorragia. 

Los Laponos preparan con este agári- 
co una especie de moxa que aplican en 
diversas enfermedades, y especialmente 
en las reumáticas y gotosas. Guérin usa 
frecuentemente un pedazo de yesca que 
fija en la piel con saliva, la cual en- 
ciende con una cerilla, moxa que utiliza 
particularmente en la caries escrofulosa. 
Al ocuparse de esta aplicación se espre- 
sa asi: «Nada mas fácil de improvisar 
que esta medicación esterna, gracias ;'i 
la que la afección articular que parece 
necesitar tarde ó temprano la amputa- 
ción de la parte, ha podido curarse en 
pocos meses y no dejar mas que una 
semi-anquilosis. Empleó ordinariamen- 
te dos mosas cada dos dias hasta haber 
usado veinte, treinta ó cuarenta. No de- 
ben ocasionar sino rubefacción sin le- 
vantar la piel ni producir escara; de 
este modo es un revulsivo poco doloro- 
so y un recurso escelente en las mujeres 
y niños. ' 

El doctor Bafico, en una Memoria 
presentada á la Academia de medicina 
deParis sobre el tratamiento de la onijxis, 
propone para enderezar la uña, sustituir 
á las placas de plomo, de lata, etc., con 
este agárico, sustancia suave, esponjo- 
sa, imputrescible que se adhiere sin 
conglutinarse; él ha empleado este me- 
dio tan sencillo con éxito constante. 
Una de las condiciones para obtener 
buen resultado, es el prolongar por al- 
gún tiempo la introducción de la yesca 
líasta que desaparezca la tendencia á una 
dirección viciosa; el enfermo mismo lle- 
ga á introducirla con facilidad. Jobert 
destruye con el cáustico de Viena la 
parte carnosa que se la sobrepone y 
después de la caida de la escara levanta 
la uña con tanta mas facilidad, cuanto 
que aquel, obrando químicamente, la 
reblandece, sosteniéndola sobre la cica- 
triz con un pedazo de yesca; con este 
tratamiento la curación se efectúa al 
poco tiempo. 

Amussat, impresionado por los in- 
convenientes que presentan los pesarlos 
Tomo 111. 



construidos con sustancias duras (ma- 
dera, marfil, etc.) ó resistentes cómelos 
de goma elástica, ó compuestos en reali- 
dad de aceite secante de linaza, tuvo la 
idea de recubrirlos de yesca; gracias á 
esta cubierta, los enfermos en su mayo- 
ria los sobre llevan fácilmente, pues no 
producen los dolores debidos á estos 
cuerpos estraños duros, pudiéndose ade- 
más lavar con la sencillez que una es- 
ponja. La esperiencia ha confirmado el 
éxito de estos nuevos pesarlos, á los que 
los fabricantes de aparatos quirúrgicos 
han dado modificaciones convenientes, 
colocándolos en el número de los descu- 
brimientos verdaderamente litiles. 

Suelen recubrirse algunas veces de 
yesca las partes afectadas de dolores 
reumáticos crónicos, de gota ó de neu- 
ralgia, cubierta útil si sobre ella se pone 
franela, porque escita una traspiración 
favorable. 

El agárico blanco, especie del géne- 
ro, gozó en la antigüedad de algún cré- 
dito, no solo como purgante drástico 
que es, sino también como alterante á 
dosis moderadas, aplicable en diversas 
dolencias, y especialmente en las cefa- 
lalgias violentas, vértigos, enfermedades sopo- 
rosas, parálisis, asma húmedo, gota, cuarta- 
nas, etc., considerándole Dioscórides y 
Plinio como vulnerario, febrífugo, ale- 
xitéreo y apropiado para curar la hidro- 
pesia, clorosis, caquexia, histerismo, y hasta 
la epilepsia. Más como purgante, obra de 
una manera incierta, produciendo, se- 
gún se dice, vivos dolores intestinales, 
muchas veces náuseas y vómitos. Últi- 
mamente, en nuestros tiempos ha sido 
propuesto por varios autores contra los 
sudores de los tísicos, bien solo ó asociado 
al jarabe de diacodion, si bien diceQua- 
rin que jamás le produjo efecto favora- 
ble; pero los hechos parecen destruir 
este aserto, siempre que se emplee con 
discernimiento. Bisson, en una memo- 
ria que escribió •■ sobre el uso del agári- 
co blanco contra los sudores en la tisis, » 
y citando casos bien comprobados, le 
considera muy eficaz, ventajoso y sus- 
ceptible de proporcionar resultados rea- 
les, bien .solo ó asociado al opio, fijando 
aquellos en que debe ser emjileado para 
obtenerlos. 

20 



154 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



Espliracion dé la lámina. La parte dibujada ostá 
reducida á un icrcio de su l;imario natural; a corte ver- 
tical en el cual se puede ver la capa interiur v la direc- 
ción de lot tubos que rurman el resto del hongo. 

FAM. ALGAS. DC. 

Plantas acuáticas, muy rara vez lerrcftres, ahuiulan- 
tes en el mar, atibunas de las mas sencillas (lutadas de 
un ligero muviraiento oscilaturiu y todas do consisten- 
cia gelatinosa, mucosa, membranosa ó coiiAcea, lorina- 
das lie celdillas comunmente prolongadas, dispuestas 
en hilos sencillos ó ramosos, continuos ó articula- 
dos, libres ó variablemente consociados, que ubsoiven 
los alimentos por toda su superficie y se reproducen 
romo por cópula, partición ó prolificacion continua, las 
mas perfectas por medio de esporidios 6 esporos naci- 
dos en el interior del cuerpo (frondes, thallus) ó desnu- 
dos y esparcidos por la superficie del mismo ó inclusos 
en tecas (esp ,rangios, apotecios). 

Propiedades. Varias son alimenticias, en cuyo con- 
cnplfl se usan por los habitantes del Norte, miíjntros 
que de la ceniza de muclüís se obtienen iodo y sal de 
sosa, habiendo también unas cuantas usadas como an- 
tictcrofulosas, mucilaginosas y vermífugas. 

Comprende próximamente 122 géne- 
ros con 4.000 especies que han sido re- 
partidas en 7 tribus (Familias para 
Endl. y otros autores) , á saber: Fucá- 
ceas, Florídeas, Ulváceas, Caráceas, 
Conferváceas , Nostoquineas y Diato- 
máceas. 



TRIBU.— Florídeas. ENDL. 

Fronde continua, corticada, nerviosa, membranosa ó 
coriáceas, purpúrea ó rosada , plana ó filiforme , com- 
puesta de celdillas muy pequeñas é iguales, fijada por 
una suerte de raíz escutiforme ó filiforme. EsporiJíos 
purpúreos, colocados en apotecios tubercaliforraes, in- 
natos. — Algas marinas. 

(jE-r. Spn;€ROcoccus. Ac. Fronde coriácea ó mem- 
branosa, purpurescenle, varia; esporidios casi redondos 
6 angulosos, conglobados ó seriados, colocados dentro 
de apotecios esféricos, separados, al fin casi siempre 
abiertos por poros. 

SPH.EROCOCCUS HELMINTHOCORTON. AG. 

Fucus helminthocorton. Latour, — Gigar- 
tina helminthocorton , Lamx. — Plocaria hel- 
minthocorton. Nees. — Helminthocorton el co' 
r aliña Mehthocorlon off. — Crigtog. Al- 
gas. L. 

Musgo de Córcega,— musgo de mar, — coralina de 
Córcega, — /ie¡m»ntocort/ion. Esp. Musgo de Córcega. 
Porl. Mousse de Corsé, — varec helminthocorton. Franc. 
Corsican moos. Ing. F.skna baharia. Ar. 

Desc. Fronde filiforme, castilaginosa, rolliza, ces- 
pitosa, enredada, pequeña , ramosa con los ramos cer- 
dosos, un poco ahorquillados, agudos y con estrías 
transversales poco manifiestas. Muy común en el Me- 
diterráneo. 

Partes usadas. Toda la planta. 

fl#coí»ccion. Se recolecta sobre las rocas marítimas 



donde crece. El que corre en el comercio es una mez- 
cla de diferentes especies de musgos llegando á encon- 
trarse alguno, en el cual pueden separarse hasta veints 
de aquellas. 

Propiedades y nociones químicas. El musgo de 
Córcega tiene olor á marisco cuando fresco y de es- 
ponja cuando seco; sabor amargo, salado, nauseabun- 
do. .Según Büuvier contiene en tOOO partes; 000 de 
gelatina; 1)0 de fibra vegetal, suHulo de cal, cloruro só- 
dico, carbonato calcico, fosfato déla misma base y pe- 
(jucña cantidad de hierro, sílice y magnesia, Gaultier 
de Claubry ha demostrado existir iodo en él. 

rSEl'ARACIONES FARMACttTICAS Y DÓSII. 

A EL iMTF.uiOR. Corimicnlo , de 6 á 13 gram. por 
loO á 200 gr. de agua hirviendo ó leche. 

Gelatina (Gí de cocimiento concentrado por 16 de 
azúcar, 16 de vino y i de cola de pescado), de 40 á 100 
gnim. 

Jarabe (1 por 2 de agua tibia y 6 de azúcar), de 30 
á 100 gram. en poción. 

Polvo, de 1 á 8 gram., en electuario ó en lecho, vi- 
no, etc. 

A EL esteriob; cocimiento en agua ó leche, en lava- 
tivas de 30 á fiO gram. 

Desde que en 1775 Dimo Stephano 
Poli, preconizó en su Viaje á Grecia, la 
coralina como vermífugo, viene usán- 
dose en este concepto , no sin que fuese 
conocida ya en tiempos remotos; y á no 
dudarlo, lo es hoy de todas las madres 
de familia, como uno de los mas suaves 
y apropiado á los órganos digestivos de 
los niños; puede también usarse en las 
fiebres verminosas, aunque haya irrita- 
ción del estómago é intestinos. 

Napoleón, desde su destierro de San- 
ta Helena, comunicó á los médicos, el 
uso popular en Córcega del musgo de 
mar, contra los escirros y cáncer ulce- 
rado , diciendo el doctor Faarr haber 
obtenido resultados satisfactorios en las 
degeneraciones escirrosas de las glán- 
dulas, administrado en cocimiento (32 
gramos por kil. de agua), á la dosis de 
tres ó cuatre vasos por dia. Su efecto 
favorable se manifiesta por la coloración 
verde que toman los escrementos, acom- 
pañándoles cantidad notable de linfa 
coagulable. Desgraciadamente estos 
asertos inspiran poca confianza, sin em- 
bargo parece deben repetirse los ensa- 
yos; entre el escéptico y desconsolador 
anátomo-patologista que abandona sus 
enfermos á la desesperación, diceCazin, 
y el terapeutista que les consuela y tra- 
ta de curarlos, aunque los considere in- 
curables, no es dudosa la elección. El 
primero ve siempre en el enfermo lesio- 
nes orgánicas tales como la autopsia las 



Familia algas. 



m 



manifiesta en los cadáveres, sin. fijarse 
en que los pro¿jresos del mal no son 
siempre los mismos y que puede ser po- 
sible corregirlos; el segundo no se hace 
ilusiones sobre la naturaleza de la en- 
fermedad, pero llena con prudencia las 
indicaciones que se presentan, obra 
siempre y prueba todos los medios po- 
sibles que corresponden alguna vez. De- 
mostrada en él la existencia del iodo, 
por Gaultier de Claubry, á este puede 
atribuií'se la propiedad fundente. 

Esplicacion de la lámina. Planta representada con 
su tamaño natural; o un ramo alimentado para que se 
puedan ver las nudosidades. 

(í) SPH.EROCOCCUS CRISPOS. AG. FUCUS 
CRISPUS. L. 

Chondrus crispus. Duby.— C/í. polymor- 
phus. Lauúi.. Uloa crispa. DC — Crigtog. 
Algas. L. 

Carragahen, -liquen de Irlanda ,— musgo marino 
período. Esp. Musgo carragaheen. Poit. Carragahecn, 
— mousse a' hlande, — algue commune. — moussc yier- 
lée. Franc. Pcarl mooss, — irish mosss. Ing. 

Desc. Fronde cartilaginosa plana, ahorquillada con 
las ramas cuneiformes, enterisimas, rizado-ondeadas; 
apotecios casi redondos, solitarios, esparcidos, hundidos 
en el disco de la fronde, cniícavos por una parte y 
caedizos. Se encuentra en el Océano, presentando al- 
guna variedad. 

Parles usadas. Toda la planta. 

Recolección. Seco y tal como se encuentra en el 
comercio, es rugoso, córneo, rizado, elástico, blanco 
amarillento. 

Propiedades y nociones químicas. Tiene olor dé- 
bil, sin sabor marcado cuando está seco. Es una dejas 
plantas mas mucilaginosas que si conocen. Sumergido 
en agua se hincha al momento y si vuelve blanco y 
gelatinoso. Es soluble casi por completo en aquella 
hirviendo, formando una gelatina muy consistente é 
insípida. Por el análisis, ha dado: gelatina, 79,1; mu- 
cus, 9,5; resinas en ni'imero de dos, 9,7; materia 
grasa y ácido libre, trazas; sales (Heberger) ; parece 
contiene también iodo. 

rREPARACtONES FARMACÉUTICAS Y DOSIS. 

A EL i:<TERiOR. Cocimiento (iáS gr. por kil. de 
agua) , edulcorado ; por tazas. 



(1) Gl dibujo de esta algn es el que acampana al Celraria 
Ulándiea teniendo cambiado el nombre especifica que debe ser 
crispus X no hetminlhocoríon como dice. 



Gelatina, (o de mucilago y 4 de azúcar, ó 1 de 
musgo, 36 de leche y 8 de azúcar). 
También se preparan pastillas, jarabe y sacaruro. 

Desde hace pocos años , los ingleses 
han introducido en la medicina esta 
planta, que es un analéptico conve- 
niente á los que tienen el estómago de- 
licado y muy irritable. Se le emplea 
con ventajja en las enfermedades acom- 
pailadas cíe irritación y en particular 
en l;vs flegmasías agudas ó crónicas de las 
vías aéreas y del tubo digestivo, tal como 
en hi pneumonía, hemoptisis, tisis pulmonar , 
diarrea, disenteria, etc. 

Cazin le prescribe muchas veces se- 
gún lo indica el doctor Thodunter de Du- 
bliii ; hace infundir 8 gramos en agua 
fria durante algunos minutos, separado 
el carragahen se hierve en 700 gra- 
mos de leche reciente , hasta consisten- 
cia de jalea, caliente se cuela y dulcifi- 
ca según el gusto , bien con azúcar 
blanco ó con miel , jarabe de culantri- 
llo, etc. Si la leche no conviene al estó- 
mago del que le ha de usar , la reem- 
plaza por la misma cantidad de agua; 
se la puede añadir , según los casos, 
corteza de limón ó naranja, canela, al- 
mendras amargas, etc. El cocimiento 
do este musgo, edulcorado con azúcar 
de leche, conviene así mismo como pec- 
toral, pudiéndole adicionar, en la diar- 
rea crónica y disentería, la raiz de tor- 
mentila ó de bistorta (cocidas separa- 
damente), ó cualquier otro astringente, 
el jarabe de diacodion, etc. 

Habiendo visto, Dubois, de Tournay, 
que la gelatina preparada con esta 
planta hace que el lienzo que se empa- 
pa en ella adquiera bastante consisten- 
cia, así como con la goma y almidón, 
se le ocurrió podría servir en el trata- 
miento de las fracturas, allí donde se 
recolecta abundantemente. 

Esplicacion de la lámina. Dibujo de toda la pltnta 
de las dimensiones que alcanza por lo general. 



FIN DEL TOMO TERCEUO Y CLTÍMO. 



índice. 

DIVISIÓN PRIMERA. 

PLANTAS VASCULARES, COTILEDÓNEAS Ó FANERÓGAMAS. 

CLASE 1/ DICOTILEDONES Ó EXÓGENAS. 

SUBCLASE 3.' COROLIFLORAS. 

(continuación.) 



BORRAGÍNEAS. 



PÁGINAS. 



213 Gynoglossum officinale 5 

214 Borrago officinalis 6 

213 Symphytnin officiuale 8 

216 Anrhusa itálica 9 

217 — sempervirens id. 

218 Litlioppermum ofücinalc 10 

219 Pulmonaria ofBciiialis id. 

220 Echiura vulgare 11 

221 Heliolropiura europceum id. 

SOLANÁCEAS. 

222 Solanum nigrum 12 

223 — dulcamara 14 

224 Atropa belladona 18 

223 Mandragora officiiiaruoi 32 

226 Physalis alkekengi 33 

227 Hyoscyamus albus 35 

228 Nicotiana tabacum 39 

229 Datura stramonium 44 

ESCROFULARIÁCEAS. 

230 Verbascum thapsus 49 

231 Scrophularia uodosa 30 

232 Digitalis purpurea 51 

233 Antirrliinum majus 58 

234 Euplirasia officinalis 59 

235 Verónica beccabunga 60 

236 — officinalis 61 

237 Gratiola officinalis 62 



256 

257 
258 



259 



VERBENÁCEAS. 

238 Verbena offieinalis 6i 

239 Vitex agnus castus 66 

LABIADAS. 

240 Salvia officinalis 67 

241 Ajuga cliamaepitys 69 

242 Teucrium chamaedrys 70 

243 — scordium 71 

244 Mentha piperita "^2 

245 Hyssopus officinalis 73 

246 Nepeta glechoma 76 

247 Lamluní álbum 77 

248 Bailóla nigra 78 

249 Stachvs recta id. 

250 Meliss'a officinalis 79 

GLOBULARIEAS. 

251 Globularia alypum 80 

PLüMBAGÍNEaS. 

252 Slatice limonium 8i 

253 Plumbago europoea 82 

PLANTAGÍNEAS. 

254 Plan lago coronopus 83 

233 — psyllium 84 



SUBCLASE 4.' MONOCLAMYDEAS. 



SALSOLÁCEAS. 

Cbenopodiura bolrys 83 

Salicornia herbacei 86 

Salsola kali 87 

a.marantAceas. 

Amaranlbus blilum 88 



260 
261 
262 



263 



P0L1G0NEAS. 

Rlieum palmatum 89 

Polygonum bistorta 91 

" — persicaria 92 

LAURÍNEAS. 

Campliora ofGcinarum 92 



tymeleAceas. 

264 Daphne mezereum 94 

ARISTOLOQUIEAS. 

265 Asarum europoeum 96 

266 Aristolocllia longa 99 

EUFORBIÁCEAS. 

267 Euphorbia lalliyris 100 

268 M«rciirialis annua 102 

URTICÁCEAS. 

269 única dioica 104 

270 Parietaria ofDcinalis 106 



CANNABINEAS. 

271 Ilumulus iupu!us 107 

MOREAS. 

272 Dorsienia conirayerba 1)0 

PIPERÁCEAS. 

273 Piper nigrum 111 

SALICÍNEAS. 

274 Salix alba 112 

CONÍFERAS. 

273 Juniparus sabina 115 

270 Epiíedra dislathia 117 



CLASE 2." MONOCOTYLÉDONES Ó ENDÓGENAS. 



ALISMÁCEAS. 

377. Alisma plantago 118 

ORQUÍDEAS. 

278 Orchis mascula 119 

279 Ophrys apifcra 120 

IRÍDEAS. 

280 Iris norentina 121 

AMARYLÍDEAS. 

281 Araarylüs forraosis.s¡ma 122 

282 Narcissus pseudo-narcissus 123 

ESMILÁCEAS. 

283 Convallaria tnajalis 125 

284 Smibx sarsaparilla 126 

285 — áspera 127 



DIOSCÓREAS. 

286 Tanius communis 128 

LILIÁCEAS. 

287 Aloe perfoliola 129 

288 Urginea scilla 130 

289 Ecbeandia terniílora 133 

COLCHICÁCEAS. 

290 Veratrum álbum 133 

291 Colcliicura autumnale 136 

AROIDEAS. 

292 Arura maculalum 140 

GRAMÍNEAS. 
293 Andropogon sorghum 142 



DIVISIÓN SEGUNDA. 
PLANTAS CELULARES, ACOTILEDÓNEAS Ó CRYPTÓGAMAS. 

CLASE 3.* ETEÜGAMAS Ó SEMIVASCULAKES. 



EQUISETÁCEAS. 
^94 Equi^setum arvense 144 

HELÉCHOS. 
293 Polypodium calahuala 145 



290 Nephrodium filix-mas 146 

LYCOPODlACEAS. 
297 Lycopodiura clavatum itó 

CLASE 4." ANFIGAMAS Ó CELULARES. 



LIQÚENES. 

¿98 Celraria islándica 150 

HONGOS. 
299 ^Polyporus fomentarius 152 



ALGAS. 

300 SphaerococcHs helminlhocorton. ... 154 
— crispus 153 



TERiPÉlTICA DE LiS PLiTAS. 



Si para clasificar las plantas es preciso nn trabajo muy penoso, un estudio detenido do su 
organización y una observación delicada de los caracteres que estas suministran, no es menos 
cierto que su clasificación terapéutica ofrece infinitas dificultades que hacen carezcamos hoy de 
una susceptible de llenar su objeto. La mayor parte de los autores han dado la suya; asi que 
existen numerosas, pero todas con mas ó menos defectos difíciles de evitar, debido, á no du- 
darlo, a su acción compleja, que varia sesun la parle de la planta empleada, la dosis, las con- 
diciones patogénicas que hay que combatir, etc. De aquí la dificultad también de elegir una de 
entre ellas que merezca fijar seriamente la atención ó que pueda satisfacer por completo. Entre 
ellas me he fijado, por ser menos imperfecta que las demás, en la que de los medicamentos en 
general hace A. Bossu, como introducción á su Tratado de las plantas medicinales, aplicada 
después á nuestro intento, y es como sigue: 

Todos los medicamentos se dividen: 



Emolientes. 

|.° Debiütantes ^Atemperantes. 

I Contra- estimulantes. 

í Astringentes. 
2.° Tónicos I Amargos 6 neurosténicos. 

I Analépticos. 

^Generales 

3.° Estimulantes / 

VEspeciales 



. Antiespasmódicos. 

i Sudorí6cos. 

i Diuréticos. 

lEméticos. 

IPurganles. 

yEspeclorantes y béquicos. 
/. Emenagogos. 

\ Estornutatorios. 

Isialagogos. 

/Afrodisiacos. 

I Anliafrodisiacos. 

\ Fundentes ó alterantes. 

\Tetánicos óescitanlesdo la médula espinal y cerebro. 



4." Calmantes ó narcóticos. 

íRubefacienles. 

b." Irritantes ¡Vesicantes. 

'Cáusticos. 

! Febrífugos. 
Antihelminlicos ó Termifugos. 
AntisiGliiicos. 
Absorbentes. 

Sin detenerme en las definiciones, paso á enumerar las especies, porque aquellas son de to- 
dos conocidas y á mas me alejaría de mí objelo. 

Es de observar cito el mayor numero de las indígenas, se hayan ó no descrito en esta 
obra, y de las exóticas solamente las que lo han sido. 



160 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



PRIMERA CLASE. -DEBILITANTES. 



1. 



EMOLIENTES Ó DULCIFICANTES. 



Aliejera, tubérculos. 

Acanto, hojas. 

Adormideras, aceite de tas semillas. 

Alfónsigo, semillas. 

Algodonero, hojas, flores. 

Almendro, semillas. 

Alolvas, semillas. 

Allramures, semillas. 

Armuelles, hojas. 

Avellano, aceite de las simientes. 

Azucena, bulbo ó reholla. 

Barrilleras, /n planta. 

Borraja, flores, hojas. 

Buer Enrique, hoias. 

Buglo^as, flores, hojas. 

Cacao, aceite fijo. 

Calabazas, semillas, pulpa del fruto. 

Camelina, aceite de tas semillas. 

Cáñamo, semillas. 

Carragalien. 

Cebaaa, semilla. 

Cenleuo, semilla, harina. 



Cinoglosa, Iwja.'i. 
('ulza, simiente, aceite. 
Compañón y congéneres, tubérculos, 

salep. 
Consueldas, rais. 
Escorzonera, raiz. 
Espinacas, hojas. 
Gordolobo, flores, hojas. 
Grama. 

Guisante, semilla. 
Higuera, fruto. 

Jacinto lie los bosques, ¿'u/6o,.9ot)ifl. 
Lechuga cultivada, hojas, zumo. 
Lentejas, semillas. 
Licópsidc, /tojas, flores. 
Linaria, hojas. 
Linos, simiente. 
Maiz, semillas. 
Malva rof», hojas. 
Malvas, flores, hojas. 
Malvavisco, raiz. 
Meliloto, sumidades floridas. 



Membrillero, simiente. 

Mercurial anua, hojas. 

Nogal, aceite de las semillas. 

Olivo, aceite, hojas. 

Parielaria, hojas. 

Patata, hojas, tubérculos, fécula. 

Pié de galo, hojas. 

Pulmonaria, hojas. 

Regaliz, raiz. 

Hemolaiha, hojas. 

Sagitaria, bulbos de la raiz. 

Senecio, hojas y tallos. 

Trigo, harina, salvado, almidón. 

Tusílago, flores. 

Verdolaga, planta sin raiz. 

Vid, pasas. 

Violetas, hojas, flores. 

Viperina, hojas, flores. 

Zanahoria, raiz. 

Zaragatona, semillas. 

Etc., etc. 



Acedera, hojas. 
Acederilla, hojas 
Agracejo, frutos. 
Arándano, /'rufo. 
Cerezo, fruto. 
Odrero, fruto. 



2: — ATEMPERANTES. 



Escaramujo, fruto. 
Frambuesa, fruto. 
Fresa, fruto. 
Granado, fruto. 
Grosellero, fruto. 



Limón, fruto. 

Manzano, fruto. 

Morera, fruto. 

Naranjo, fruto. 

Vid, fruto verde {agraz), etc. 



3."- CONTRAESTIMULANTES. 



Almendro, fruto. 
Calabaza, semillas. 
Lechuga, hojas. 



Melón, simiente. 
Nenúfar, flor. 



Verdolaga, hojas. 
Zandía, semillas. 



SEGUNDA CLASE.— TÓNICOS. 



l.°~ ASTRINGENTES. 



Agrimonia, hojas. 

Álamo blanco, corteza, hojas. 

— negro, corteza. 

— temblón, corteza. 
Aligustre. 

Altramuz, semillas. 

Árbol de las pelucas. 

Bellorita. 

Bistorta, rais. 

Bolsa de pa.slor. 

Brúñela. 

Búgula. 

CanoGlada. 

Castaño de Indias, corteza. 

Cinco en rama. 

Ciprés, frutos ó gálbulos. 

Ciruelo, coríezo. 

Cola de caballo. 



Coriaria. 
Cornejos. 
Encina, corteza, bellotas, hojas, ta- 

nino. 
Enula. 

Esi;olopendra. 
Estrellamar. 
Eufrasia. 

Filipéndula, raiz. 
Fresa, raiz. 
Fresno, corteza, hojas. 
Gayuba. 

Granado, corteza del fruto. 
Haya, corteza. 
Hepática. 

Hepálica estrellada. 
Llantén. 
MadreselTa, hojas. 



Manzano, corteza. 
Membrillero, fruto. 
Mil en rama. 
Mirto, hojas. 
Níspero, hojas, frutos. 
Olmo, corteza. 
Ombligo de Venus. 
Ortiga muerta blanca. 
Ortigas, flores. 
Pa-'iencia. 

— acuática. 
Parnasia. 
Pelosilla. 
Pié de león. 
Piróla. 
Plateada. 
Rapónchigo. 
Rapónlico. 



Ratania. 

Roble, cortesa, hojas, bcltolaí:, to- 
nino. 
Ruibarbo. 

Salicaria, hojas, flores, raíz. 
Sanícula. 

San;;uinaria mayor. 
Sauce, corteza. 



CLASIFICACIÓN TEUAPÉUTICA. 

Sello de SalomoD, raíz. 

Serval, frutos. 

Siempreviva, hojas. 

Taray. 

Tele'flo. 

Tonneiilila. 

Vara de nro. 

Vid, hojas, vino Unto, vinagre. 



161 



Vulneraria. 

Yerba doncella, hojas. 

— (le la mo^.eda. 

— de la perlesía. 

— de San Roberto. 
Zarzamora, hojas, sumidades. 
Zumaque. 



2.°— TÓNICOS AMARGOS. 



Acebo, hojas. 

Acbicorias amargas. 

Agracejo, corteza de la raíz y del 

tallo. 
Alamos, corteza, hojas. 
Alcachofera, hojas. 
.Mniendro, almendras aman/as 
Calcitra pa. 

Camedrios, sumidades /loridas. 
Camepileus. 
Cardo de María. 

— santo. 
Carlina, roí';. 
Centaura mayor, raíz. 



Centaura menor, sumidades flori- 
das. 
Enula, raíl. 

— antidisentérica. 
Eupatorio, hojas. 
Frtsi.o, cortejo, hojas. 
Fumaria. 

Gai-'ga. 
Genciana. 
Haya, corteza. 
Ipecacuana, raiz. 
Lilas, frutos, hojas. 
Liquen de Islandia. 

— pulmonaria. 



Lúpulo, 
Marrubío acuático. 

— blanco. 

Nogal, hojas, corloza del fruto. 
Paciencia, raiz. 
Polígala amarga. 

— senega, raiz. 

— vulgar. 
Quinas oficinales. 
Sauce, corteza. 
Scrofularia acuática. 

— nodosa, raiz, hojas. 
Trébol fibrino, /tojas. 
Tusílago. 

Variolaria. 



3.°- ESTIMULANTES. 



Abrótano hembra. 

Abrótano macho, hojas, scvüllas. 

Acoro, raiz. 

Ajo, bulbo. 

Ajedrea. 

Ajenjos, sumidadss floridas, hojas. 

Álamo?, pópalos. 

Alerce, trementina. 

Alcanforada 

Alcaravea, simientes. 

Aliarla. 

Aliso de mar. 

An^íélica, raiz, tallos, sumidades. 

Anís, semillas. 

Apio, hojas, semillas. 

Araña ó agenuz. 

Aristolóquias, raíl. 

Árnica, flores, raiz, hojas. 

Arl'-niisa, sumidades. 

Haliiliis, sumidades floúdas. 

Barbarea. 

Bccabunga. 

Berraza. 

Berro de Para, hojas, flores. 

Berros.de fuente, hojas, tallos. 

Berza oruga. 

Beténica, Aojas, sumidades. 

Biengranada. 

Boca de dragón. 

Calaminta, sumidades. 

Caléndula, flores, hojas. 

Camedrios. 

Camepileos. 

Capuchina, hojas. 

Cardiaca. 

Cebolla, bulbo. 

Cilantro, rufos. 

Clavo de especia. 

Clavo moscado. 

Codearía, hojas. 

Cominos, semillas. 

Tomo II i. 



1.0— GENERALES. (ESCITANTES.) 

Costo hortense. 
Cruz de Jerusalen. 
Díctamo real, corteza de la raiz. 
Díctamo de Creta. 
Dofónicú. 
Helécho real. 

Enebro, bayas, leño, hojas. 
Erísimo, hojas. 
Escordio. 

Escrofujarías, raiz, hojas, sumida- 
des. 
Esfondilio, hojas. 
Espliego, sumidades floridas. 
Estrellainnr. 

Hiedra lern'Sire, hojas >j sumidades. 
Hinojos, semillas. 
Hinojo marino. 
Hipericon, flores, hojas. 
Hisopo, sumidades floridas. 
Imperatoria, rai3, semillas. 
Juncias larga y redonda, raiz. 
Laurel de Apolo, hojas, bayas. 
Lepidio. 

Ligústico, raiz, hojas 
Limón, corteza del fruto. 
Linaria. 

Manzanilla común, flores. 
Manzanilla félída, hojas y flores. 
Manzanilla romana, hojas y flores. 
Maro. 

Marrubio blanco, hojas, sumidades. 
.Mastuerzo pratense. 
Matricaria, sumidades, hojas. 
Mejorana, sumidades. 
Meo, raiz. 

Melisa, sumidades floridas. 
Mil en rama, sumidades floridas. 
Monarda, sumidades. 
Mostaza, Mmícníe. 
Naranjo, corteza del fruto. 
Orégano, sumidades floridas. 



Peregil, hojas, raiz, semillas. 
Pimentero, fruto. 
Pimiento, frutos. 
Pinos, yemas, frutos. 
Polígala amarga, hojas, raiz. 
Polígala vulgar, rai3. 
Polígala de Virginia, roía. 
Puerros. 

Bábano comestible, raiz. 
Rábano rusticano, /io;os, raiz. 
Romero, sumidades. 
Salvias, hojas, sumidades, 
Sanlónico, sumidades. 
Serpol, sumidades. 
Té de España, hojas, sumidades. 
Té de laChinj, /io;as. 
Tomillo, sumidades. 
Ycrónic;!, hojas. 

Verbabuenas, sumidades, hojas. 
Verba gatera. 
Yerba pastel. 

ViTba de la sabiduría de los ciruja- 
nos. 

Entre los tónicos amargos se en- 
cuentran, 1.° Ios-principales febuí- 
KiGOS, tales conm las quinas, ajen- 
jos, almendras amargas, cario/Ha- 
da, manzanilla romana, centaura 
menor, cakilrapa , encina, fresno, 
¡¡emiana, acebo, trifolio fibrina, 
olivo, perejil , cerezo de fíahama, 
sauce blanco, simaruba, ole. 2." Los 
AMiEscoRBL ricos, bccabunga, berra- 
za. berros, capuchina, coclearin, 
rábano rusticano, mostaza, yerba 
pastel, rábano, etc. 3." Antiesciio- 
Fi'i.osos, fresno, énula, nogal, gen- 
ciana, tusilayo, la mavor parte de 
los amargos y antiescorbúticos. 

21 



163 



ALUUM DE LA FLORA. 



2.o-KSPECI\LKS. 



A. Antiespasmódicas. 



Abelinosco, simieiitt's. 

Arleinisn, sumidades, raíz. 

ü.ikilHS, hojas, /lores. 

I!i('ii;;riii]:i(la, sumidades. 

(1 ili'Milulíi lie lus jiirdiiie>, hojas, 
¡lores. 

r.Hiitueso, sumidades floridas. 

Cuaj:ilt'clii; bKiuco, sumidades ¡lo- 
ridas. 

Cuiíjalcclio iitiiarillii, sumidades llo- 
vidas. 



Hopática estrellada. 

Hoiij,'o olo.'oso. 

Ja/.inin, ¡lores. 

Liriii de lus valles, flores, bayas 

Madreselva, flores. 

Malricaria , sumidades floridas. 

Milenrama. 

Mo.scatelii)a. 

Naranjo, liojas, flores, frutos. 

Peonías, flor, raiz. 

Peregil de los pantanos. 



Primavera, flores, hojas. 

Romeros, sumidades floridas 

Salvias, sumidades floridas. 

Sauce, flores. 

Té de Méjico, sumidades. 

Té de U China, Ao/(is. 

Tilo, flores. 

Valerianas, roís. 

Visco quercino. 

Vulvaria. 



13. SuJurifhüs. (Depurativu.'í ) 



Acónilo, hojas. 
Astrasaio sin tallo, faiz. 
Birdana mayor, raí'-. 
Bardana menor, raí:. 
Bola de nieve, /¿ores 
Boj, leño, hojas. 
Carrizo, 

Caña de Provcnza. 
Celidonia (dosis altcranle) 

liojas. 
Üulcaniara, tallos. 



Enebro, leño. 

Escabiosas. 

Fumaria. 

Graciola (dosis alterante). 

Guayaco, leño. 

Juncia larfia, raiz. 

Lobella silililica. 

Lúpulo, conos. 

Mecereon (dosis alterante). 

Olmo, corteza. 

Paciencia silvestre, raiz. 



Paciencia acuática, raiz. 
Persicaria anfibia, raiz. 
I'inos, yemas, brea. 
Rodododendro amarillo. 
Saúco, flores, frutos. 
Trifolio übrino, hojas. 
Trinitaria. 

Vencetósigo (dosis altcriintc). 
Yezgo, flores. 
Zarzaparrillas exóticas. 
Zarzaparrilla del pais. 



C. Diuréticos y apcrilivoa. 



Adonis de otoño, semillas. 

Agracejo, raíz. 

Ajo, bulbo. 

Alcaeliüfa. 

Aliarla. 

Aliso marítimo. 

Ali|uef]uenjps, bayas. 

Amor de Hortelano. 

Apio, raí-. 

Avena, semilla. 

Brezo. 

Brioiiia (drtsis diurética.) 

Brusco, raiz. 

(!al -llriipii, raiz, semillas. 

Carilii corredor, raiz. 

Celidonia (dosis alterante), rai 

hojas. 
Ci-re/,ii, pedúnculos ó rabos. 
Cola de cab:illn. 
Cólcliieo, bulbo, semilla. 
Corona imperial. 



Detienebuey. 

Digital, hojas, semillas. 

Doradilla. 

Enebro, frutos sumidades. 

Escila, bulbo. 

Espárrago, raiz, turioncs. 

Fresa, raiz. 

Fresno, rorleza de la raiz. 

Gayuba. 

Cran.a, raiz. 

Haba, cenizas de los tallos y krjum- 

bres. 
He(iálica de las fuentes. 
Hemiaria. 
Hinojo, ra z. 
Hipencon, sumidades. 
Idanten de agua, raiz. 
Mijo de sol, yerba, simiente. 
Mostaza, simiente. 
Olmo, sai'ia. 



Oruga marítima. 

Pareira braba. 

Parietaria. 

Peregil, rais. 

Perifollo. 

Pinos, yemas, brea. 

Rábano. 

Reina de los prados. 

Relamas, tallos floridos, semillas, 
cenizas. 

Sapoi;aria. 

Saúco (liójis alterante), corteza in- 
terior, bayas, hojas. 

Saxífraga blanca. 

Saxífraga menor. 

Taraxacon, raiz, hojas. 

Vara de oro, sumidades, hojas. 

Yerba de S. Roberto. 

Yezgo, bayas, rais. 

Zanahoria. 



D. Emélicos ó vomitivos. 



Armuelles, simiente. 
Asaru, raiz, hojas. 
Berza oruí'a, simiente. 
Bonetero, /"ruí'j. 
Brioiiia, raiz. 
Cóleliiid, bulbo, simiente. 
Escib, bulbo. 
Caíanlo de nieve. 
Ipecacuana, raix. 



Lirio de lo.s valles. 

Mostaza, semilla. 

JVarciso de los poetas, bulbo, flores. 

Narciso de los prados, 6uí6o, flores. 

Paciencia silvestre, raiz pulveri- 
zada. 

Rábano rusticano, raiz. 

Retama de escobas, sumidades flo- 
ridas, semillas. 



Relama de España, sumidades, flo- 
res, semillas. 

Relama de tintoreros, sumidades, 
semillas. 

Siempreviva picante. 

Violeta olorosa, raiz. 

Violeta de perro, raiz. 

Yedra común, bayas. 

Verba parís. 



CLASIFICACIÓN TERAPÉUTICA. 



463 



Purgrinics. {^ Laxantes, catárticos y dráíiticoí:.) 



Acebo, bayas. 
Agárico blanco. 
Aladierna, corteza interior. 
Allramuz del diablo, liojas. 
Berza marítima. 
Brionia, raíz. 
Cártamo, flores. 
Ciruelo, fruto. 
Codeso de los Alpes. 
Colioinbrillo amargo, 
l'oloquíiilida, fruto. 
Coronilla, hojas. 
Correiiuela menor. 
Correhuela mayor. 
Don Diego de noclie, raiz. 
Durazno, flores, hojas. 
Eléboro blanco, raiz. 
Eléboro fétido, raiz, hojas. 
Eléboro negro, raiz. 



Eléboro verde, roí:. 

Escamonea de .\lepo, gomo-resina. 

Escamonea de Esniirna , <iomu-re- 

sina. 
Escamonea de Valencia. 
Espantalobos, hojas. 
Euforbios. 
Eupatorin. 
Fresno, hojast 
Genciana blanca. 
Globularia turliit. 
Graciola, yerba florida. 
Jalapa, raiz. 
Linaria espuria. 
Lino purgante. 
Lirio cárdeno. 
Lirio fétido. 
Lirio de los pantanos. 



Mercurial. 

Mostaza blanca. 

Nogal, corteza. 

Olivilla. 

Polipodio, rizoma. 

Mamno catártico. 

Rapóntico, raiz. 

Retamas, hojas, flores y frutos. 

Ricino, semillas, aceite. 

Ruibarbos, raiz. 

Sello de Nuestr» Señora. 

Sanco, corteza interior. 

Taliclro onianilo. 

Tártagos. 

Tiirbit, raiz. 

Yedra común, bayas, hojas. 

Verba de San Cristóbal. 

Yezgo, raíz, corteza, flores. 



F. Especiar anles ó bvquicos. 



Ajo, bulbo. 

Apio, hojas. 

Aro, raiz. 

Balsaniero del Perú, bálsamo. 

Capuchina, hojas. 

Cirragahen. 

Cebolla, bulbo. 

Cólchico, bulbo. 

Cul.intriilo de Montpelleróde pozo. 

Doradilla. 

Enebro, leño, hojas y bayas. 



Eniila, raiz. 

Erísimo. 

Esciia, bulbo, semillas. 

Felanririo acuático, semillas. 

Hipericon, sumidades. 

Hisopo, sumidades floridas. 

Hongo oloroso. 

Liquen de Islandia. 

Liquen pulmonaria. 

Lombarda, hojas. 



Marrubío blanco, suniidades flori 

das. 
Nabo, raiz. 

Pino.s, yemas, brea, etc. 
Poleo, sumidades. 
Polígala amarga, sumidades raiz. 
Polígala de Virginia, raiz. 
Polígala vulgar, sumidades raiz. 
Pulmonaria, stimidades floridas. 
Tusílago, hojas, flores. 
Yedra terrestre, sumidades. 



G. Emenagogos. 



Ajenjos, sumidades. 
Araña cultivada ó silvestre, semi- 
llas. 
.Aristoloquias. 
Artemisa. ■ 
Azafrán. 



Cornezuelo de centeno (Obsleclri- 

cío). 
Digital (acción especial antiliemor- 

rágica). 
Gayuba (id.). 



Matricaría, sumídad<;$, hoja). 

Politrico. 

Ruda (abortivo). 

Sabina (id.). 

Verba galera. 



H. Estornutatorios ó errinos. 



Árnica, flores, hojas. 
Asaro, hojas. 
Betónica, hojas. 
Eléboro blanco. 



Eléboro negro. 

Euforbios. 

Lirio de los valles, flores. 

Tabaco. 



Tármica y todas las plantas aromá- 
ticas en polvo, tales como can- 
tueso, espliego, mejoraiu, tomi- 
llo, etc. 



I. Sialagogoí ó masticatorios. 



Angélica. 

Berro de Para. 

Cáñamo acuático, rois, hojas. 

Espuela de caballero, úmienles. 

Imperatoria, raiz. 



Lepidio. 
Mecereon. 
Mostaza, semilla. 
Pelitre, raiz. 
Persicaria acre. 



Pimentero, fruto. 
Pimiento cultivado, simiente. 
Rábano rusticano. 
Tabaco. 



.J. Afrodisiacos. 



Ajo, bulbo. 
Agárico moscado. 
Azafrán. 



Cáñamo. 

Clavo de especia. 

Graciola (en enemas). 



Hongo de olor. 

Hormino. 

Perifollo, 



m 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



K. Anliafrodisiacos. 



Belladona? 
Cicuta. 
Digllal? 
Lúpulo. 



Las Cucurbitáceas , los AritJuIns y 
los luucilaginosüs. — Los antiguos 
Iciiian como tales á las dus pUu- 
tas... 



Agno casto. 
Nenúfar. 



Acónito, hojas. 
Celidonia, hojas, raíz. 
Cicuta, hojas, frutos, raíz 
Clemátide erguida. 
Clemátide parrilla. 
Encina de mar. 



L. Fundentes ó alterantes. 



Fresno, hojas. 

Graciola, yerba florida, raíz. 

Mecereoii, corteza. 

Muígo de Córcega. 

Olmo, corteza. 

Pulsatila. 



Siempreviva picante. 

Torvisco, cor/e:o. 

Vencetósigo. 

Vermicularia 

Yerba de los pordioseros. 



M. Tetánicos 6 escitadores de la médula espinal y del cerebro. 



Árnica, raiz, flores. 
Cornezuelo de centeno. 



Nuez vómica. 



Zumaque venenoso. 



4.'-CALMANTES Ó NARCÓTICOS. 



Acónito, hojas, raiz. 
Adelfa, hojas. 

Adormidf ra blanca, vápsulas, opio. 
Adormidera cornuda, hojas, tallos. 
Almendro, hojas, almendras amar- 
gas. 
Amapolas, flores, cápsulas. 
Anagalide rojiza. 



Beleños, hojas. 

Rdladona, hojas, raiz. 

Cicuta mayor, hojas, raiz, semillas. 

Cicuta menor, hojas, raiz, semillas. 

Cinoglosa, raiz, hojas. 

Digital, hojas, simiente. 

Dulcamara, tallos. 

Felandrio acuático, frutos. 

5."— IRRITANTES. 

(Rubefacientes, vesicantes, cáusticos.) 



Laurel cerezo, hojas. 
Lechuga cultivada, hojas. 
Lechuga ponzoñosa, zumo inspi- 

sado. 
Solano negro, ramos sin fnilos. 
Tabaco. 
Yerba paris, hojas, raiz. 



.\jo, bulbo. 

.\liaria, hojas. 

Anemone de las praderas, hojas, 

raiz. 
Aro, raiz. hojas. 
Berza silvestre. 
Brionia, raiz. 
Celidonia. 
Clemátide erguida. 
Eléboros, raiz. 



Erísimo. 
Euforbios, hojas. 
Llantén acuático. 
Mecereon, corteza. 
Mostaza, semilla. 
Ni'nufar, raiz fresca. 
Nogal, corteza de ¡a raiz. 
Olivilla. 
Ortiga mayor. 
Ortiga menor. 



Pimentero, fruto. 

Pimiento, semillas. 

Pulsatila. 

Rábano rusticano. 

Ranúnculo:. 

Ruda. 

Sabina. 

Velesa. 

Vermicularid ardiente. 

Yerba de los pordioseros. 



Para moxas. 



Asarico do cirujanos. 



Artemisa. 

6.°- específicos. 



Vid, hojas, etc. 



1,»— FEBRÍFUGOS. 

(Los escitantes generales.) 
2.0— .4NTIHELMKTIC0S Ó VERMÍFUGO.*.. 



Abrótano. 

Abrótano hembra, flores, semillan 

Allanto, corteza. 

Ajedrea. 

Ajenjo marino, yerba. 

Ajenjos, sumidades. 



Ajo, bulbo. 
Aladierna, cor/esa. 
Alcachofa, hojas. 
Aliaría, hojas. 
Almendras amargas. 
Almendro, hojas. 



Anserina antihelmíntica. 
Araña, semillas. 
.^nanita, raiz. 
Balsamita olorosa. 
Bonetero, fruto. 
Brionia, raiz. 



Calabaza, semillas. 
Cebolla, 6u/6o. 
Ccliiiiiiiia, raiz, hojas. 
Cilantro, simiente. 
Cinamomo, hojas, corteza. 
Cólcbico, bulbo. 
Coloquintidas, fruto. 
Eléboro fétido, raiz. 
Eléboro negro, raiz. 
Enebro, aceite de Cada. 
Enredaderas, hojas, raiz. 
Eliula, raiz. 
Espuela de caballero. 
Estafisagria, semillas. 
Eupatorio de Avicena. 
Eupatorio de Mesué. 



CLASIFICACIÓN TEIWPKUTICA. 

Genciana, raiz. 
(¡raciola, hojas. 
Granado, corteza de la raiz. 
Ileleelio maclio, rizoma. 
Heledlo real. 

Hi pericón, surm'rfaiÍM floridas, acei- 
te esencial. 
Jalapa, raiz. 
Koupso, flores. 
Lino purgante. 
Lino común, aceite. 
Manzanilla, flores. 
Morera, corteza de la raiz. 
Nogal, corteza del fruto. 
Olivo, corteza, aceite. 
Persicaria ardiente, hojas semillas. 



Pinos, trementina , aceite esencial. 
Rieino, aceite de las semillas. 
Ruda, simiente. 
Sabnia. 

Sanlónico, /lorc?, semillas. 
Sauce de bojas ile laurel, corteza. 
Serpol. 
Tabaco. 
Tanacfilo. 
Té do España. 
Turbit, raiz. 
Valeriana, raiz. 

Yerbabuenas, hojas, sumidades. 
Zanalioria, raiz cruda. 
To las las planta.s amargas. 



U.»— ANTISIFILÍTICOS. 

(Los depurativos y sudoríficos.) 

4 o— ABSORBENTRS ESTERNOS Ó HEMOSTÁTICOS ESPFXIAr.ES. 



.\'amo del Canadá, 6orra del fruto. Hongos, pedo de lobo, ele. 
Almidón. Licopodio. 



Pinos, colofonia. 

Trigo y demás cereales, snlvado. 



INDEX SYNONYMICUS 
PL4NT4RIM IN OPERA H4C DESCRIPTARIM. 

ENUMERANS 

ORDiNE ALPHABETICO NOMINA ATQUE SYNONYMA. 

TUM GENÉRICA TUM SPECIFICA , 

ET A LINNAEO ET Á RETEMIÜRIBUS DE RE BOTÁNICA SCRIPTORIliUS PLANTIS 
PHANEROGAMIS ET CRIPTUGAMIS IMPOSITA. 



PARS I. — P. PHANEROGAM^. 



A. 



ACER. Lin Spr. \ J64. DC. i. 593. Alb. I. 69. 

Fara. Acascophita. Neck. — Aceres, fínl. Juss. — 
Diplosanltierne. fíoy. — Incomplelae. '"ranlz. — 
Malpipliiaceae. Vent. C'assel. — Sapindeae. 
Bchbch. — Tiliae. Adans. — Tnliüatae. Lin. 
Pseudoplalanus. Lin. S. 1?. D. 5. 
A. montanum. Lam. 
A. quinquelobum. Gilib. 

Acer nr. 1029 o. Hall. Iielv. 

6. A. opulifolium. Tliuil. 
q. A. vitifctium. 0|)iz 
ACHÍLLEA. Lin. Spr. 1823. DC. VI. 24. Alb. VI. 107. 
MiLLEFOLiu.M. Adans. 

Farn. Aclinophyta. Ar'eeír. — Composilae amplii- 
gyiianihae. ñchbch. — Composilae Callliae. 
Adans. — Composilae radiatae. fíoi/. Spr. — 
Composilae Senecionideae, Less. — Corimby- 
ferae. Fent.— Synantlierac Aiilliemidcae. Cass. 
niillefolium. Lin. S. 53. DC. 1. 
A. subhirsuta. Gilib. 
Achillea nr. 107. a. nr. Hall. hclv. 
Achillea nr. 165. Gmel. sib. 

b. A. coUina. Beclier. 

c. A. M. cruslata. Rochcl. 
A. crass'folia. Hort. 

A. scabra. Hort. 

d. A. polyphylla. Schleich. 

e. A. denlifera. Rchbch. S. c p. 303. 
A. Uaenkeana. Tauscli. 



A. magna. Hacnk. 

A. Seidlii. rre.^l. [)C. oí. 

A. sudclica. 0|iiz. 

A. si/lvatica. Beclier. 

f. A. ¿fiíermcc/ía. Schclich?Schull? • 

r/. A. orcidenlalis. Rafin. 

h A. iiradlis. UiilJM. 
ACONITUM. Lin. Spr. 1986. DC. I. 56. Alb. 1. 1 1. 
AsTHORA. DC. nr. 1. 
EuACOMiiuM. Ledeb. 
Camarum. DC. nr. 5 — 19. 
LTCor.TONLui.OC nr 2 — i. 
Napellls. DC. nr. 20—22. 

Fam. Multi-iliquosac. Lin.— Ranunculi. Rül.— 
Mullistaniiiieae. f'rantz.— Polyunterae. Roy.— 
Rannnculaeeae. 7uss.— Helleboreae. CC— Syn- 
alliroplivla. Neck. 
Napellus. Liii. Sibir. S. 33. DC. 20. 

A. fornicatum. Gilib. 

A. vuígare. DC. 

Aconiluin nr. 21. Cmell. sib. 

Acnnitiim nr. 1197. Hall. 

a. A. antminatum. Rchb. 

6. A. acutum. Rchb. 

A. firmutn. Rchb. 

A. Kocllicanum firmum. Rchb. 

A napellus. var. u. el. n. Ser. in. DC. 

c. A. angustí folium. Bcmh. 

A. oligucarpuin. lUlib. 



168 



ÁLBUM DE LA FLOUA. 



A. (lutumnale. Rclibeli. 

A. Napcllus. o. Seri;ig. 

A. spicatum. Don. H<irt. Aiigl. 

A. laurirum. MillTAil? 

(/. A. Brrnhardianum. Rchb. 

A. albidum. Bcrnli. 

A. hinnile. n«rnli. 

A. Niipolliis fldre albo. (Vnníi. 

A. neomoiilaiuiiii lluro albo. Lapcyr. 

e. X. evunrns. Kocb. 
. /. A. euslachyum. Rchb. 

A. anguslifoiiiim. Pall. 

A. Napellus anllioriiefoüuiii. Scrinf/. 

A. Sehlcicheri. Rchb. 

A. tenuifolium. Si:lilflicli. 

y. A formosum. Rchb. 

A. ampliftorum. Rchb. 

A. Clusianum. Rchb. 

A. rium. Pühl. 

A. hians. Rclib. 

.\. Napcllus 1. falcaluin. Ser. 

A. rigidum. Rclilich. 

Ii. A. Fuii/.-í«ni¡í)!. Hchl). 

A. Futikü. Rrhl). 

A. puhesrcns. Mnench. 

A. squarrosum. Kocli. 

i. A. Hoppeanum. Rchb. 

A. lloppü. Rchb. 

A. Miclkhhofcri. Rchb. 

j. A. KoeUeanum. Rchb. 

A. Napellus. A'oe/Í. ylji/or. 

A. pigmaeum. Yest. 

.\. tauricum. Autor, quard. 

/;. A. laetum. Rchb. 

A. Kochkri. Rciib. 

A. pliralum. Koell. 

1. A. ía.i'u;i. Rchb. 

m. A. pyramidale. Mül. 

A. eiafum. Salisb. 

A. nuíans, Hort. Heiinsl. 

.\. variegaUíra. //orí. 

n. A. multifidum. Kocii. 

A. amofi/ium. Rchb. 

A. callibotryon. Hchl). 

A. caníscens. Schleich. 

A. lariflorum. Schl. Rchb. 

.\ microphi/'lHm. Gaiid. 

A. renusd/m. Rchb. 

A. virgalum. Rrhh. 

}i. A. ncubcrgcnsc. DC. 

A. Braunii. Rchb. 

A. elalum. Mujer. 

A. Mci/Cfi. Rciih. 

.V. napcttoidei. Sw. 

A. Jieomontanun. Wulf. RuftII. 

'/. A. tiittricum. Wulf. 

A. conmulíitum. Rchb. 

A. compaclum. Rchb. 

A. densilloruin. Hnpp. 

A. taurarirum. Hchb. 

A. wulfcnianum. Rchb. 

r. A. slrklum Bcriih. 

A. innuclum. Koch. 

A. íVilldenouni. Rchb. 

(cfr. A. delphiiiil'ühum , seinigalealuin, Sloer- 
keannin.) 
ACTAEA. Lin. Spr. )8,s9. Dic. I. 01. Alb. I Itj. 
BooTiuiPHis. fíu/in Dec. iir. '■>. 
CimisTiii'iioRiANA. DC, iir. 8 9. 
CiíiiciKUCA. nr. nr. 1—4. Spr. 2003. 
Macriity.s. /fa/ín. /)f". nr. 5. C. (7). 

Fatn. Cal¡7,ophyta. NfcA. — Mullisiliquae. L¡n.~ 
Thnllctra. /?üi— Multklaminae. Cro«(3. — Papa- 
vcracae. Spr. — Polyanlherae. /íoi/.— Rhosíuic.'; 
'.(71.— Synalhrophj'ta. A'ceA. — Raiiuiiciilaccae. 
7iíM — Paeoniaceae. ÜC. 



Spicala. S. i. D. 8. 
A. iiigra. Fl. Wclt. 
A. sjucata el iiiüra. iVilld. 
Actaca. nr. 9. ÜvhI. sib. nr. i076 Hall. hclv. 
t'hrislophoriana spicala. Muench. 
b. A. brachypetala. DC. 
A erythrocarpa. Fiscii. 
A. rubra. Lcdcb, fl. all. 
ADONIS. Lin. Spr. 205G. DC. I. 23. ylí6, I. 6. 
AnoNiA. DC. nr. 1 — 10. 
CuBSoLico. DC. nr. 1 1 — I i. 

Fain. Acascophjla. Neck. — Mullisiliqua?. Lin. — 
Riinuiiculi. /fn7.— Mullistaniineac. fíoy. — Ra- 
nunculaccae. Jiiss. 
Autuninalls, Lin. 1, 2. DC. 1. 
A. acstivaiis. Rhrsl. 
A. annua. Mül. (a. Lam. b. Leyss.) 
AGRIMONIA. Lin. Spr. 1787. DC. II. 587. Alb. III. )2. 
Fam. Calicifliiiae. frantz. -Dryadeae. Spach. — 
Fruclillnrae. Hoy. — Polentlilae. RUI. — Rosa- 
ceae. Adans. Juss. — Drjadcae. DC. — Rosaceae 
Putcnliilcaí,'. S/)r. —Sarcodiphyla. A'cc/c— San- 
guisorbeac. Scbullh. — Senticoseae. Lin. 
Eupaiorium. Liii. S. \. D. 1. 
A. adhacTcns. Gilib. 
A. ccylanica. Moer. (sec. Arnol.) 
A. officinalis. Lam. 
b. A. minor. Mili. 
Aprimonia nr. 991. Hall, lielv. 
(cfr. A. odorala.) 
AILANTHUS. Dcsf. Spr. 1109. DC. U. 88. Alb. I. 61. 
Fain. Ailaiilhcae. Arnott. — Connaraccae. Schullz. 
Z;inlho.\ylcae. Spach. 
glandulopa. Desf. S. 1. D.l. 
A. procera. Salisb. 
niiits americíinmn. Mili. 
fíhus cacodcndrun. Ehrh. 
fíhus canadense. Mili. 
JUius chínense Mili. 
Rhus hypsilodcndron. Moench. 
AJUGA. Lin. Spr. 2071. Alb. IIL 69. 
Bl'glxa. .'Idaíís. Juss. 
Chamei'ithys. Benth. 
PsEimoAMSü.MiXES. Bcnlh. 

Fam. Curjlüphyla. Neck. — Lablatae. Juss. —Aju- 
goideae. Benth. — Labialeae Nepeíeac. Spr. — 
Riiigentos Gymnospermae. /?oy.— Ycrlicillulac. 
Lin. — Ilyssopi. /íf/7. 
Chaniaepylis."Sc/ire6. S. 12. 
fíugula Chamaepylis Scop. 
Bufjula nr. 284. Hall. helv. 
Chfimacpytis trifida. Dumnrt. 
Chamaepylis vulgaris. Liiik. 
Teucrium Chamaepylis. Lin. 
ALCHEMILI.A. Lin. Spr. 488. DC. IL 589. Dielr. 667. 
^Í6. IL14. 
FaiTi. Dryadeae. Spach. — Potenlillae. Rül. — Ro- 
saceae. Adans Juss. — Agrimoniaccae. Venl. — 
Rosaceae Dryadeae. DC. — Rosaceae San^uisor- 
beae. Spr.— Sanguisorheae. Sc/¡«ííí/i.— Sysello- 
phyla. Neck. 
vulgaris. Lin. S. 1. DC. 1. Dr. 1. 
A. glíibcrrima. Schmidt. 
A. glabmla. Tausch. 
A. mullicaxdis. Tausch. 
.\. pálmala Gilih. 
A. pratcnsis. Schmidt. 
A. si/íucsírís. ScliniidL 
A. trúncala. Ti'usch. 

Alcheniilla. nr. 9S. Cmcl, sib. 1560. Hall. helv. 
ALISMA. Lin. Spr. 1391. Alb. IIL 118. 

ECHlNODüRL.';. fíich. 

Fam. Acascophyta. AVcír. — Alisniaceae. DC. — 
Ali^moideae. Vcnl. — Aqualicae. Alisinatae. fíiil. 
— Butonii. Alirb. — Uydrocbarideae. Spr. — Jun- 
cagines. /?(c/i.— Junci. Juss. — Lilia polygyua. 



INDEX SYNOiNVMlCUS. 



169 



fíoy. — Paucislamineae. Cranlz. — Tripelalui- 
deae. Lí/i.— l'ülaiiioiihilae. fVMbry. — Alisnia- 
ceue. /{. Br. 
l'laiílago. Lin. S. 5. 

Damasionium. iir. 43. Gmel. sib. (184. Hall. helr. 
6. A. an¡jusiifolium. IIupp. 
A. lameolatum. Willi. 
A. rantinculoidcs. All. Nocca. Bull. 
g. A. firaminifoliutn. Ebrli. 
A. gramineum. Gmel. fl. b. 
A. natans. Pollirb. 
d. A. Plantagu. Micbx. Torr. 
A. subcordatum. RaGn. 
A. triviale. Pursh. 
(clr. A. repeiis.) 
Alliaria. Ailans. Scop. 

of/icinalis. Andrz. Erysimum Alliaria. 
ALOE. Lin. Spr. 1218. Alb. III, 129. 
Agriodendroii. Haw. 
.'ViMCRA. Hato. 
BiiwiEA. Walt'. 
CtTEVALA. Medie. 
Gasteria. Duval. Haw. 
Hawurthia. Diival. Haw. 
Pachidenorun. Uavo. 
Rripiduoe.ndro.n. Haw. 

Fain. Aloes. Aíii.— Asphodeli. Vuss. —Coronariae. 
Lin. — Liliaceae. Spr. — Gonoophyta. Neck. — 
Hemerocallideae. iouJon.— Lilia. Cassel. — Mo- 
nopeta!a. fioy.— Liliaceae. Aloideae. Venl. Endl. 
— Liliaceae Hyaciiilln. Adans. 
soccotrina. Lam. S. 99. 

A. perfoliata soecotrina. Ait. 
A. perfoliata. Lin. 
A. cera. Mili. 
A. sinuata. Thuiib. 
(iTr. .K. purpurascpns.) 
ALTHAEA. Lin. Spr. 2*42. DC. 1. 436. Alb. I 38. 
ALCfA. Lam. Poir. DC. 7—17. 
Ai-PiUEA. DC. nr. 18. 19. 
Althbastrum. DC. nr. 1 — 6. 

Fani. Cülumniferae. Lin. — Malvae. .Adans. — Mal- 
vaceae. liiil. Juss. 
officinalif. Lin. S. 5. O. 1. 
Althaea nr. 1074 Hall. helv. 
ALYSSU.VL Lin. Spr. 2283. DC. L 33. 
Adysetum. Scop. DC. nr. 1—36. 
Anubomea. DC. nr. 37. 38. 
AuKi>iA. C. A. Meyer. 
Glice. Lindl. 
KoNiG. Adans. 
LoBULARiA. DC. nr. 39 — 40. 
OcTADEMA. Fisch. Meyer. 
Odo:«taarhejía. C. A. Meyer. 

ODONT0STE.MU.M. DC. 47. 

Tetradema. Spach. 

Fam. Brachjtopíiyta. Nect.— Cruciferae. Juss.— 

Alyssoiiieae. Vent. DC. — Cruciferae Lunariae. 

.idans. — Siliquosae. Lin.— Coelileariae. Hül. — 

Telrailynamae. Rchbch. 

maritimun.' Laia. Lobularia mariliraa. 

A.MARANTHüS. Lin. Spr. 109ü. D. Dietr. 1116. Alb. 

IIL 88. 
BiJA^. Adans. 
iJi.iTtM. Adans. 

Fam. Aclillirophyla. Neck. — Aizoideae Chenopo- 
deae. Rchbch. — Am;iranllii. Juss. — Chenopodeae 
Amaranllii. fíiil. — Bula. Adans. — Holeraceae. 
Lin. (ullm.)— Clienupodeae Amarantlii. Spr. — 
liicumpletae. C'ranís. —.Miscellaiieac. Lin. — Oli- 
gaiilht-rae pentaiidrae uniloculares. /?oy.-Airia- 
rantaceae. R. Br. 
Büttim. Lin. S. 13. Dr. 13. 
A. albus. Rodscli. in. Balding. 
A. oleraceus. Rodsch. obs. 
A. viridií. Pollich. prosialus. 
Tuno III. 



Ainarantiuis nr. IC06. Hall. 
B. adscendens, Loisl. 
/'. ruderalis. Kocli. in Dcc. 
(/. ¿A. Berchloldii. Seidl? 
AMARVLLIS. Lin. Spr. 1198. Alb. lU. 122. 
Atamasko. Adans. 
Bellaouna. Sweet. 
Callirob. Link. 
CoBiiRuiA. Herbert. 
Galathea. Herbert. 
Habramthls. Herbert. 
Leopoldia. Herbert. 
LvcoRis. Herbert. 
Ptrolihium. Herbert. 
Si<REKEi.iA. Herbert. 
Valluta. Herbert. 
Zetiitranthes. Herbert. 

Fam. Amaryllideae. R. Br. — Coronarieae Spa- 
lliaceae. Spr. — Lilia caliculala. Roy. — Liliacae. 
Cranlz. — Narcissi. Adans. Juss. — Spathaceae. 
Lin. Ymnodiphyta. Neck. 
formosissima. Lin. 14. 
Iris suecica. Hort. 
Sprekelia formosissima. Herb. 
Sprekelia Jleisleri. Trcw. 
AMMI. Lin. Spr. 1076. DC. I\. 112. Alb. II. 32. 
Dasyspermum. Neck. (ex parle.) 

Fam. Scadinpliyia. Neck. Umbellalae. Lin.— Ci- 
cutae. .áííans. —L'inbellilcrae. Amieae. DC. 
Majus. Lin. S. 1 . D. 1 . 
Apium Ammi. Grantz. 
b. A. Boeberi. Hoi kert. 
A. Ciculaefolium. Willd. hrb. 
ANAGYCLUS. Lin. Spr. 2733. DC. VI. iá. Alb. IL lOe. 
DiOBTHODuN. DC. nr. 2—7. 
HiORTHEA. Leck. DC, nr. 8. 
Ptrethraria. DC. nr. 1. 

Fam. Acliiiopbyía. iVect.— Composilae Arhilieae. 
Rül. — Coniposltae aniphigynanlbae. Rchbch. — 
C mposilae Anlemideae. Loud. — Cumpu.'íiíae 
discoideae. Lin. (olim.)— Coraposilae callliae. 
ylrfons. —Composilíe Eupotarinae. Spr. — Com- 
positae raiüaiae. Roy. — Composilae Senecioni- 
dae. Less. — S>iianllieratí Anlliemidae. Cass. 
Pyretrura. Cass. DC. 1. 
(non A. officiiiarum. Hayne. sec. Koch.) 
Anthemis pyreirum Lin. Kork. 
ANAGALLIS. Lin. Spr. GIO. Dietr. 809. Alb. II. 141. 
Fam. Anagallides. yldons.— Oaronipbyla. Neck. — 
Lysimachiae. /uss.— Oliganllierae peni.andrae 
unilocularrs. flot/.— Paucislamineae. Cranti.— 
Primulae. Rül. Spr.— Rotaceae. Lin. 
arvensis. Lin. 
A. mas. Vtll. 

A. pboenicea. Lam. S. 1. Dr. 1. 
Anagallis. nr. 6i6. Hall. 

(Cfr. A. linlfülia, verliciliala.) 

ANAGYRIS. Lin. Spr. 1636. DC. I!. 99. Alb. II. 104. 

Fam. Cassieje Sophoreae. /ic/i6c/i.— Gytenpbyta. 

iVec&.-Legumino>pae Cassieae. Adans. Legumi- 

niisae regulares. Roy. — Leguininosae sophorae. 

Spr. DC. Papilionaceae. Lin. -Sophoreae. Spach. 

foetiila. Lin. S. 1. D. 1. 

B. A. glauca. //oi{. 

b. neapolilana. Tenor"! 
(Cfr. A. irelica, laiifolia.) 
ANCHLSA. Lin. Spr. 596. Dietr. 736. .4/6. III. f. 
Bapiiiirhhiza. Link. 
Bl'Clossoides. Tausch. 
Bl'ci.ossi'm. Adans. (ex parte.) 

Fam. Aspenfulue. Lin. Heliolropeae. £ndí.— Bor- 
ragiiieae Vuss.- Oligantlierae pentandrae »sp*- 
rilüliae. /ioy.— Tractiytopliyla. Neck. 
Itálica. Retz. puniculata. 
Paniculala. Ait. 14. Dr. 4. 
A. amoena. Gmel. sysi. 



ÍTO 



ALIUJM DE LA. FLOUA. 



A. aturea, Miil. Relii>cli. 

A. itálica. Relz. 

A. lucida. Villm. 

A. of/icinilis. Brol. Desf. Gouon. Lam. 

Anchusa. n. IJ. Ginul. Sib.? 

Buijlossum amocnum. Gacri. 

Buylossum aii(juslifolium. All. Tauscli 

tíuglossum cocruleum. I'rtis!. 

Bu;ilosum iluiirum. Tauscll. 

Jiuülassum elalum. Mocncll. 

Buglossum o//ii-ina'e. Lam. 

Buytossum paniculaUím. Tauscll. 

Butjlossum vulfiare. Tausrli. 

Buglossum. nr. 599. Hall, ('-x parlo. .( 
sempervireiis. Lin. 19. l)r. 9. All). 111. 9. 

Buglossum fempcrvirens. All. Gat'.rt. 

Caryolupha .'¡empervirens. Fiell. Meyer. 

Omphalodes sempervirens. Oim. 
ANDROPOGON. Lin. Spr. 297. Dietr. 4S;t. 
Ali.outiieküs. fíafin. 
ANAiHEKtM. Beauv. 
Andhacugon. fíoy. 

CVMBOPOCON. Spr. -299. 
DlCHA^Tll!M. yVillem. 
DiECTuMis. Bcauv. Dtelr. 4t>i. 

DlMElUSTEMON. fíaftn. 

Eliomul's llumb. Bonpl. 
Erianthus. Micha-. 
Heteropücon. Pers. 
Oropoüon. Neck. 
Sciuz\cHYi!H.'.M Nces. 
Tracuypogoji. iVeci. 

FaiD. Acliyropltita. Neck. — GramiiKi. Lí/i.— Digy- 
na Simplicia. Roy. — Gramiiia Andropogonea. 
h'unth. . 
Sacharatu.'í. Roxb. Sorglium saccharatum. 
Sor(¡hum. Brot. Snrgliuin vulfiare. 
ANDR'OSAKMUM. All. Gaert. Spr. 2633. DC. 1. :i41. 
Alb 1. C7. 

Fain Hv|iericlneae. Juss. 
Officinale MI. S. í. i)C. 1. 
A. vulf/are. Gacrt. 
Hi/pericum Androsaemum. L. 
Hypcricum bacciferum. Lnm. fl. fr. 
ANEMO.NE. Liii. Spr. 2ü43. ÜC. 1. 16. Alb. 1. 5. 
.\^EMA^THL's. Endl, 
Aneuonamhea. DC. nr. 13 — 3ri. 
A^EM0S^^:ll^UJS. DC. nr. 37 — 44. 
Omai.ocarpus. DC. nr. 37—44. 
Oriba. Adans. 

PtLSATILLOlDES. DC. DY. i I— (2. 

nemenisa. Lin. S. 18. D. 27. 
A. Alba. Gilib. 
A. nemorosa alba. Crantz. 
Atiemone nr. 38. Gmtl. sil). 
Anemone nr. !lo4. Hall, liclv. 
6. A. quinqui folia. Lin. 
(clr. A. Fisclieriann.) 
piilsalilla. L. Ciilsatilla vul<;!iris. 
ANT11EM15. Lin, Spr. 2822. DC. VI. i. Alb. IL lOÍ. 
EtANiHEMis. DC. nr. 14—36. 
CH4MAEMELLM. Adans. All. Gacrt. DC. nr. 1—13. 
LEUCAMnEMU.M. Adans. (e.v-parle.) 
Matricaria. Adans. (i'.\-partB.) 

Fam. AclinnpliyiK. iYecfc.— Compositae Achilleaa. 
Itiil. — Coiiipiisitae amphisynanihae. fíchbch. — 
Cumpcsilac discoideao. Lin — Compositae Cal- 
Uiae. /Idans.— Compo.sitaír.ifliatae. /foy.Spr. — 
Corymbiferac. Lin. (nlini) Juss. 
nobiiis. í.in. S. 36. />. 12. 
A odorata. Lam. fl fr. 
Cliamaemelum nobile. All. 
Chamacmnlum. nr. 102. Hall. helv. 
ANTHYLLIS. Lin. Spr. 2498. DC. 1 l.p. 168. Alb. II. 97 

ASPALATIIÜIDES. DC. 3 — 6. 

Barba jovis. Adans. 



CoRNiriNA. DC. 17-21. 

ÜORTCNOIDES. DC. 1—2. 

Ekinacea. Adans. DC. 7. 
Vulneraria. Adans. DC. 4 — 16. 

Fain. Cassieao Genisteae. flc/i6cA.— Cyicnpjjyta. 
Ncck. — Loguminosoae Geiii<;lao el Plia-seoli. 
Adans. Le(.'umiiioseae irregulares. Hoy. — Papi- 
lioiracean Lin. Loteae. Spach. 
Vulneraria. Lin Ü. 15. S. 10. 
A. affinis BriUing. 
A. alpestris. W. H. Rclib. 
A. Dillcnni. Scliult. 
A. marilima. .Scliweig. 
A. polyphylla. W. R. 
A. rubicunda. Wcnder? 
A. ru.sííca. Mili. 
A. Tourncforlii Srhull. 
Xulncrarin Anlh¡/l¡is. Scop. 
Vttlncraríft hclerophyüa. M^iench. 
Vulneraria, nr. 398. Hall, lii'lv. 
Vulnerarla rustica. Lam. íl. fr. 
.\nthiiltis nr. 47 Gmel. sib. 
6. A. macrocei'hala. Wemier. 
.\. rusticnna. Weiiiler. 
ANTIRRHIMI.M. Lin. Spr. 2!60. /1/6. 111. S«. 
AMiiiRniNAsini!»!. Chavan. 
AsARiNA. Reichb. 
ORo^TlUM. Pers. 

Fam. (".hiismalopliyta. Neck. — Personatae. Lin. — 
Srrciplinlarin.ji?.' Spr. fic/i6cA.— Rlngentes an- 
giosperinae. ¡toy. — Ringenics Aiitirrhineae. 
Ilül. — Scropluilarieae. Juss. — .\ntirrbineae. 
Chavans. 
mai'is. Lin S. 1. 
Arilirrliinnm nr. 333. IJall. helr. 
Oronlium majus l'ers. 
b. A, iíalicum. Mili, 
{(•fr. A. iiieonaiillium.) 
AQUILEGIA. Ltn.Spr. 1669 DC.U. 59. .4lb. I. 12 
Fain. MiillisíliijUdsae. í-in.— Ranunculi. Rül.~ 
Pulyaiitliprae. /{oy — R.iniiiioulaceae. Juss. — 
Synalhnipliyla. Neck, 
vulgaris. Lin. S. \. D. i. 
A. alpina. Huís. 
A. si/lvestris. Nei'k. 
.Vquilrgia nr. 119.;. Hall, h.'lv. 
6. A. corniculala. Vill. 
A. plena. Hort. 
r. A. inversa. Mili. 

d. A. slellala. H irt. 
A. ecalcarala. Horl. 

e. A. plnt¡/scpala. Ri libch. 

f. A. elcgans. l'ope. (non Silisb.) 
(efr. A. alpina, Sii'rnberRii, vlseosa.) 

ARGHANGF.LICA. IJoffm. DC. IV. 169, Alb. II. 6.">. 
Angélica. Lin. S/ir. 1086. 

Fam. Uipibi'llatae Lin. 
officinalis. Hoffm. D. 1. 

.\.nqelica .irchanr/elica. L. 

.Xngclica officinalis. Muencb. 

.\n(]Aica saliva. Mili. 

Angrlica nr. 7. Cmel. sib. nr. 8C7. Hall. Iielv. 

imperatoria alba. Hort. Vnnl? 

Selimim .Srchangelica. Lirk. 

6. Angélica intermedia. Scliult. 
ARISTOLOi Hl\. Lin. Spr. 30.i0..1». Hl. 96. 

CARDIOLOCniA Rehtich. 
DiniYA"'TnES Ita/in. 
EiNOMENiA. Ra/in. 
Et'noiiECA. Rn/in. 
Glossuh. Rafia. 

ISOTRKMA. Ra/in. 
NiPHl'S. Rn/in 

PisTiiLocniA Ra/in. Rchbch. 
Serpentaria. Rchbch. 
SiPHiDiA. Ra/in. 



INDEX SYNONYMICÜS. 



47 1 



Sipiio. Endl. 
SiiniONOLOcnu. Rchbch. 

Fam. Aristolocliino. Adans. Juss. — Asarüiiioac. 
Vent. A'uní/i.— Cappariiles. íííí/.— Dnplionophy- 
ta. S'eck. — Frucliflürao. /ioi/.— Sannenlaccao. 
Lili. 
longa. Lin. S. 4(1. 
ÁRNICA. Un. Spr. 2771. DC. VI. 310. .Mb. II. 1 17. 
Fam. Acliiiophvta. iVccA. —Ci>tnposilae ainphigí- 
nanlliae. yjf/i6c/i.— Coinjinsilae Canluaceao Ver- 
noniaceae. Loudon. — Ciiniposiiae iliscoideae. 
Lin. — Compüsilae Jacobaeae. Adans. — Cumpo- 
silae radíatac. Roy. Spr. — Coinpusitue Seiieoio- 
niileae. Lcss. í)('.~Corynibifcrue. Schvllz.—- 
Synaiilhcrae Süiiecionideac. Cass. 
montana. Lin. .S. G. DC. 1. 
Cineraria cemita. Tlmre. 
boronicum .{mica. Desf. 
fíoronicum montanum. Lain. 
Doronicum iir. 129. Gine!. ,sib. 
Doronicum opposilifoliuin. Lain. 
6. A. alpina. Willd. 
A. helvética. G. Don. 
ARTEMISIA. Lin. Spr. 2730. DC. VI. 9 i. .U'¿». II. 113. 
Abrota.num, Bcsser. DC. iir. 69 — 151.. 
Absintuhm. Adan.^. DC. nr. 153 — 179. 
Dhacincllls. Bes.'!. DC. nr. 1—41. 
Oligospohus. Cass. 
SERiruiDA. Less. 
Seripiudiim. Bess. DC. nr. I— fiS. 

Fallí. Cuinpositae Antliemideae. Loudon.— Com- 
posilae Arlemisiae. Riil. — Composilao Eupaturi- 
neae. S/ir. —Composilae nucanienlaceae. Lin. — 
Composilae Senecionideae. Lcss. — Composilae 
Tanacetae. Adans. — Corymbiferae. Juss. — Si- 
plioniphyla. Ncck. — Synaiillicrae .\nllR-mideae 
Arlemisieae. Cass. 
Sanlonica. Lin. S. 48. 

Artemisia nr. 100. Gmcl. sib. (sec. fVilld.) 
Tulgaris. I.in. S. 41. D. lOu. Alb. II. 111. 
A apétala. U. Pestli. 
X.coarctala. Forsol. 
A. Merckeana. Fisili. 
A. officinalis. Gater. 
A. umbrosa Tiinz. 
A. violácea. Hurt. Par. 

.\rlemisia. nr. 93. Gmnl. sib. nr. 130. Hall. Iielv. 
(cfr. A. indica, Tilesii.) 
ARL.M. Lin. Spr. 30G0. Alh. 111. 139. 
AglaO>f.ma Srltídl. (1) 

(1) V. Sl.-ii.lol I. 112. 



Alocasia. iSerli. Scholt. 
A.MURpnopiiALi.us. Blum. 
Ariscema. Mari. 
.VnisARi.M. Kunih. Mari. 
Dalmi.sia. Layase, (scc. Spr.) 
RiARiu SchoU. 
Canharl'M. Rchbch. 
CoLocASiA. Ncrk. Sehotl. 
Dracumcii.i's. Schott. Blum. 
Gmirtum. Blum. 

EUCOLOSASIA. Schott. 

GiGARu.u. Eridl. 
IscBARi'M. Blum. 

MONSTERA. Scho't. 

Pythion. Mari. 

pTlHÜ^SlUiM. SchoU. 

Salkomatlm. Scholt. 
TnoMSuMA. fVall. 
Ttpho.mi M. Schott. 

Fam. Araccae. .ScAoH.— Aroidoae. RUI. Juss — 
Drncuiiculinae. ¿'nrf/. — Kn)proo|ihyta. iVect.— 
Palmac incouiplclae. /%.— Pipunlae. Lin. 
maculalnm. Lin. I. 13. 
A. vulgarc. Lam. 
Arum i:r. 1302. Hall. balv. 
6. A. immaculalum. Rchbch. 
(Cfr. A. ilalieum, nriciitale.) 
ASARU.M. Lin. Spr. 178a. .4/6. III. 96. 

Fam. Arislolochiae. Adans. Juss. — Asaroíiicae. 
Fenf.— Caparidos. /fúV.— Daphonophyla. Seck 
— IncDinpletue. Lin. (ulini.)_Sarmeutüceae. ti i , 
Kuropaeum. Lin. S. I. 
A. of/icinale. Moeiirli. 
AS:'ERL'LA. Lin. Spr. 388. DC. IV. üSI. Dietr. 5.Í3. 
.4/6. II. 77. 
Fam. Aparinffs. Adans.— Fructillorae. Rey. —Ga- 
ita. /{W.— PI)yila>troplivta. AVc/.-.— Rubiaceae. 
Juss.— Stcüatai-. DC. Lin. 
odorata. Lin. S. 3. Dr. 31. Dr. 12. 
Asperula. nr. 728. Hall. helv. 
Galium matrisijlva. Wigg. 
Galium odorulum. Scup. 
ATROPA. Lin. Spr. 7bl. Dietr. 898. Alii. ill. 18. 
Belladona. Adans. 

Fam. ArcyU'phyta. A'ecfc.— Luridae. Lin. — Oli- 
gaiUerae peiilandrac mulliloculares. Roy. — Pau- 
cistamineao. tVaíí/2— Solanáceas. .4dans. Juss. 
Belladona. Lin. S. 8. Dr. 8. 

Belladunna baccifera. Lam. fl. fr. 
Bi'lladonna trichutoma. Seop. .Mocneh. 
BeUadonna. nr. rí7!), Ualí. hcIv. 



B. 



RALLOTA. Lin. .S^ir. 2099. .116. 111. 7 . 
Beri.-'Gekia. -VccA'. 
Acamoprasium. Bcnih. 
PsELnoDiCTAMMs. Mocnch. 

Fam. (.oryír.pbyla. Neck. — I.r.bi il.ie. Juss. — \e- 
peleac. .Spr. — Labiatae Slacliid.'ae. Jicnth. — 
Ringcntes gymnospermaB. Roy. — Verlicilla- 
tae. Li'i. 
niíjra. Lin. S I. 
B. alba. Lin. 

B. ampliat'.i. Willd. iirbr. 
B. borealis. Scliweig. 
B. foetida. Lnm. 



15. /li'r.'KÍa. S( liuJih. belv. 

R. hirta Horl. Berol. 

B. rubra. Schrad. 

15. rudcralis. Snr. Fries, Su. 

K icpium. Paullel. Tlioil. 

15. vulgaris. Liuk. 

Bailóla, nr. 2o9. JJall. iiclr. 

Meniha ■iqualica, Fl. Da 673. 

Marruhiuin nir/rum. Cranlz. 
(Cfr. R. urlii-at'nha.) 
BARBAREA. /(, /yroKvi. Spr. n]^. «C. I. 140. .4/6 

I. 33. 
Ertsimim. Anlfir. 



ITá 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



vulgaris. /(. 5r.Su. 1. />. 1. 

a. B. proxtrala. Gay. 

B. parvillora. Fries. 

B. rupestris. .Moris. 

B. sicula. Prcsl. 

Erysimum. Barbarea, b. Lin. 11. eua. 

¿>. B. allaica. Andrz. 

B. arcuala. Rolibch. I. 2. 

B. hirsuta. NVeilie. 

B. táurica. I)C. 3. 

.irabis Barbarea. Bernll. 

Eruca Barbarea. Lain. fl. fr 

Erijsimum lucidani. Salisb. 

Erysimum Barbarea, a. Lin. 

Erysimum li/rifotium. Stuck. 

Erysimum lyralum. Galer. Gilib. 

Erysimum. iir. 479. Hall. helv. 

Sisymbrium. nr. 33. Gmel. Sib. 

,7. B. ibérica. DC. 4. 

B. strivta. Anitrz. 

Cheirantkus ibericus. W'illd. Eu. 

("heiranthus laevií/atus. DC. .S. 4. D. 3. 

d. B ptantayinea. DC. 14. D. 3. 

Sisymbrium Barbareae. Lin. 
BERBERÍS, /.líi .Spr. 1295. ÜC. I. JOS. .1Í6. J. 22. 
Mahoma. A'uíí. D6'. 1. 108. 
Odostemun. Ha/in. 

Fain. Berberideae. Juss. — Oliiiganllierae hexan- 
drae. />0!/.— Osiiriphyta. Seck. — Papavera. Rül. 
— Trihílalae. Lin. 
Tulgaris. Lin. S. i. D. 1. 

B. irritabilis. Salisb. 



Berberís nr. 8 28, Hall. lieW. 
6. B. violácea. Puii el Turp. 
y. B. innomirtata. Ficli. Strnub. Kielm. 
B. áurea. Taustli. (Flora. 1834, 40,5 ) 
B. stbirira. Ilurt. 
d. B. asperma. .Mili. 
(Cfr. B. aeineiisis, ibericii.) 
BORAGO. Lin. Spr. Ü39. Dielr. 734. Alb. IIL 6. 
PsiLOSTEMüN. D('. nipt. ('Spr. nr. i. el 3.) 
Tmciit&TEMON. /3on. 

Fain. Asperif.iliae. Li«. Hül. — Boragineae. :l(fan)!. 
Juss. — Boragineae. Itchbch. — Asperifoliae. He- 
liülropeae. ¿'/k//.— Oliganlherae penlandrae as- 
perifoliae. /(O!/.— Tracliypliyta. Kcrh. 
officinalis. S. 1. lir. i. 
BRAVERA. AuíiA. V c- P- í^^. Ü. i. DC. IL j89. 
Álb. II. <3. 
Fain. Dryadeiie. Spach. — Rosacoac. Kwitli. — 
Dryadeae. ÜC. 
aiitheliniíilica. Kunlh. S. c. p. 19.H. D. 1. 
Hayenia abyssinica. Willil. (Sec. Fresen) 
(cir. Banksia abyssinica.) 
BRYONIA. Lin. Spr. 2333. I>C. III. 304. Alb. IL 31. 
Fain. Bryoniae. .Idans.— Calyciflorae munopeta- 
leae. ítoy. — Cuicubilaceae. Lí;i. Juss. — Syse- 
llopliyta. -Vec/i. 
dioica. Jacq. I). 30. 
B. alba. a. Desf. all. 6. Bbrsl. 
B. áspera. Sleveiii Fiscli. 
B. ruderalis. Salisb. 
Bryonia nr. 574. Hall. Iielv. 
6. B. lútea. Bast. 



c. 



CAKILE. Scop. Ádans. Spr. 2262. DC. ]. 185. Alb. 
I. 37. 

Fam. Cruciferae Cakilineac. DC. — Cruciferae 
Myagroideae. Vent. — Cruciferae raphani. Adaní. 
— Tetradynaniae Lomentaceae. Rchbch. 
inarilima .Scop. S. i. D. i. 

C. ni. o. piiiiialifida. Delil. 

C. pinnaiiftda. Slock. 

C serapions. Gaert. 

Bunias Cakíle. Lin. 

Bunios litloralis. Salisb. 

Hapistram maritimum. Bcrg. 

isatis pinnala. Forsk. 

b. C. in. sinudtifüiia. DC. 

C. aegyptiaca. Willd. 

C. dominyuensis. Juss. 

C. latifolia. Poir. 

C. sinuatifolia. Storck. 

isatis aegyptiaca. Forsk. 

Rapistrum Cakilc. Berg. 

(cfr. C. americana, cubensis.) 
CALLUNA. Salisb. ÜC. Vil. 612. Alb. II. 135. 

Fam. Ericineae. Salisb. 
vBlgaris. Salisb. D. 1. 

Erica vulgaris. Lin. Spr. 1408. 208. 

6. Erica ciliaris. Huds. (non, Lin.) 
Caltstegia. R. Br. 

.Septum. R. Br. Convólvulos sepinm. 

Sjldanella. R. Br. Convolvulus Soldanella. 
CAMELINA. Crants. Spr 2301 . DC. 1. 201 . Alb. I. 40. 
Chamelinum. ÜC. nr. 1 — 4. 
Leiolobilm. Rchbch. 

MuENfHIA. Roth. 



PSELDOLINIM. DC m. 5. 6. 

Si.MSTRopHORiiM. Schrank. 

Fam. Cruciferas Alyssoideae. Vent. — Cruciferae 
Seplatae. /fc/ift.— Cruciferae Camelinae. DC. 
saliva. Crantz. S. \. D. 2. 

C. ambigua. Besser. 

C. campeslris. Spenn. 

C. sagiltata. Moencli. 

Alyssum salivum. Scop. Sm. 

.ilyssum. nr. 483. Hall. helv. 

Cochlearia saliva. Cav. 

Moenchia sativa. Rolh. 

Myagrum sativum. Lin. 

6. C. sylveslns. iVallr. 

(cfr. C. denlata, inicrocarpa.) 
CAMPÁNULA. Lin. Spr. 788. ÜC Vil. 4;->7. Dietr. 

959. Alb. II. 133. 
Apem'la. Seck. 
Erima. Noulcl. 
Erlnus. Spr. 

EucuDO.N. ÜC. fil. DC. nr. 59—176. 
Medum. DC. fll. DC. nr. 1— ,-)8. 
RoüCELA. Üumort. romm. bol (non. (1. belg.) 

Fam. Canipaiiulaceae. RUI. Juss. — Fructiflorac- 
/Joi/ — Sygnlljpliyla. .\eck. 
Rapunculus. Lin. S. 26. D. 149. 

C. coarctata. Gilib. 

C. decurrens. Tliore. 

C. elatior. Hoffsg. Lk. 

C. esculenta. Salisb. 

C. fastigiata. Gmel. Reiso. 

C. glandulosa. Bauks. hrb. 

Campjoula. nr. 699. Hatl. helv. 



INDEX SYiNONYMlCUS. 



173 



h. C. verruculofit. Hffiíiss- L'*- 

c. C. calyriiia. Boeb. U. S. S. 73. 
rAMPHORA. Sees. 

Fam. Launneae. Sees. 
orflcinalis. Sees. 

Cinnamomum Camphora. Fr. iNees. 

Laurus Camphora. IJii. 

Persea Camphora, Spr. 1323. 5. 

6. Cinnamomum firacilc. Swoet. 

I.aurus tiracilis. Hurt. Rer. 
CAPSELLA. J/ocnc/í. Vchí. ¡)C. I. «77. .1/6. I. 36. 

Fam. Cruciferae. lY/ií.— Telradynamae. Ikhbrh. 
bursa pastoris. Moench. D. 1 . 

C. polymorplia. Caí'. 

Bursa pasloris. Medie. 

Iberis bursa pastoris. CraiiU,. 

Matsijpocarpus. Neck. 

Sastúrlium bursa pasloris. Uolli. 

Sasturtium.MT. ol4. Hall. Iiclv. 

Hodschieda bttrsa pastoris. Fl. Wc 11. 

Thlaspi bursa pastoris. I.iii. Spr. 2300. 9. 

Thlijspi Schrankii. Sclmlt. 

Thlaspi. nr. 9. Ginel. sib. 

6. C. apétala. Opiz. 
CARLINA. ¿¿íi. Spr. 2638. l)C. VI. 513. .1¡6. II. 103. 
Arelin.^. Seck. 
AxnAMLS. Seck. 

Caulowiz*. Moench. DC. nr. 14. 13. 
Cii.A.MAELEON. Cas. DC nr. H — 13. 
Heracantha. DC. nr. 1—3. 
Mm.NA, Ádans. DC- nr. 4—10. 

Fam. Cynaruceplialae. Juss. — Carliiiae. Schullz. 
— Composilae |Capilatiie. Lin. — GomposiUie 
Cardui. .idans. liül. Loudon. — Compositae Cy- 
narcacSpr.— Composilae iiomoiantliae./íc/i6c/í. 
Siphonipliyta. Seck. — Synaiilherae Carlinae. 
Cass. 
acaulis- Lin. S. 8. 

C. Chamacleon. Will. 

Carlina, nr. 183. Hall. helv. 

6. C. alpina. Jacq. 

C. caulesccns. Lam. 

C. (irandijlura. Miienuli. 

C. simpk.v. VV. R. 

C. subacaulis. DC. 2. 

c. C. aqí/regala. VV. R. 
CARrHA.Mi:S. Lin. .Spr. 2638. Dee. VI. \lb. II. 98. 
Athamis. .\cck. 
Atractylis. .idans. fe.\ parle.) 

KE.NTHOPnYLLüM. SeCK. 

Fam. Cynarocephalan. Juss. — Carduaceac. Schultz. 
— Composilae capilatae. Lin. — Compusilae Car- 
dui. .Idans. Hül. Loudon. — Composilae Cy- 
Dareae..S;)r. — Composilae liomoianlhae. Rchbch. 
— Synanllierae Carduinae. Cass. 
tinclorius Lin. S. 1. D. 1. 
CARUM. Lin. Spr. 1040. Alb. II. 31. 
Bllbocasta.mm. .\dans. Üec. nr. 2—4. 
Carvi. Uec. nr. 1. 2. 

Fam. Scadiupbvia. Seck. — Umbellalae. Lin. 
Carvi. Lin. S. )."/>. 1. 
Carum. nr. 33. Gmel. sib. nr. 7S!i. Hall. Iielv. 
.\egopodium Carum. Wibel. 
Apium carvi officinale. Craiiiz. 
liunium carvi. Bbrst. 
Foeniculum carvi. Link. 
Lagoecia cuminoides. Willem. (sec. Üec.) 
Ligusticum carvi. Rolli. 
Seseli carum. Scop. 
Scseli carvi. Rolh. 
Sium carvi Bcrnh. 

6. Pimpinella v.i«;inata. Jan. hib. (sec. Dec.) 
CABYOPHVLLUS. Lin. Dee. III. -.¡61. .Mb. II. 26. 

Fam. Ilesperideae. ¿t'íi. — .Myrlaceae. liül. Juss. — 
Sarcodiphyla. Scek, 
aroinatirus. Lin. D. 1. 



Eugenia carijo¡ihi/¡lali. Thunli. 
Myrtus Caryophijllus. Spr. 1822. 103. 
CASSIA. Lin. Spr. 1627. Dar. II. 489. Yoyel. Sipn. 

gen. Cassiae. .1/6. I. 107. 
Aiisus. Wec. (nr. 126-131. Vogcl. nr. 166-183.) 
HACTYiiiLomuM. tVilid. Dec. nr. 1 — 12. 
Basooi'iiyi.i.im. Dec. (nr. 125. Vogcl. 186.) 
Catiurthocabi'IS. Pcrs. (Dec. nr. 1 — 12.) 
CiiAMAECAEsiA. Breijn. {Ikr. nr. 13 — 31.) 
Chamaecrista. Breyn. {Dec. nr. 132—183. Yoyel. nr. 

187—233.) 
CiiAMAESENNA. Dcc. (nr. 43—121. Vogel. nr. 59—100.) 
FisTiLA. Dec. (nr. 1 — 12.) 
Grimallua. Sckrank. (Dcc. nr. 132—183.) 
Hkupetica. Dec. (nr. 32. 33. Vogel. nr. 36.) 
Lasiorhi:gma. Voycl. (nr. 166 — 233.) 
0.\cuLuBiuM. Vogcl. (nr. 37 — H.) 
Prososi'erma. Vogcl. (nr. 42 — 49.) 
PsiLoiiiiEGMA. Vogel. (nr. 158 — 165.) 
Senna. Seck. (¡dert. (Dec. nr. 34—42. Vogel. nt. 101 

—112.) 
.\erocalv.x. Vogel. (nr. 187—189.) 
XiLoumiuM. Vogel. (nr. 14 16.) 

Fam. Caesalpinieíio .S;)ac/i.— Cassiae. //ü/.— Ciio- 
risopliyla. iVecA. — Diplosanlherae. /ioi/.— Le- 
guminoseae Cussiae. Adans. Dec. — Lomenta- 
ceae. Lin. 
oliovala. Collad. S. 34. O. 34. V. 101. 
C. Senna. Lam. (6. itálica. Lin.) 
C. itálica. Lam. 

C. jiorturegalensis. Bancrf. (sec. Wiglit. Arn.) 
Scnna itálica. Mili, 
(eír. C. oblnsa.) 
CENTAUREA. Lin. Spr. 2661. Dec. VI. 363. Alb. 

U. 99. 
Ar.RocENTRON. Cassin. Dec. nr. 113-136. 
AcROLoi'Hus. Cass. Dec. nr. 82 — 1 íO. 
Aetheoi>appi'.s. Cass. Dcc. nr. 44. 
Alophium. Cass. Dec. nr. 201. 
Antauuea. Seck. 

Calcitrapa. Juss. Gaerl. Dec. nr. 172—186. 
Callicephalus. Mcyer. (üec. nr. 16 — 23.) 
Gentauriu.m. Cassin. Dec. nr. 2 — 7. 
Chartolepis. Cass. Dec. nr. 14. 15. 
CnEiRoi.opnus. Cass. Dcc. 39 —61. 
Cboretropsis. Dec. nr. 170 — 171. 
Crücodililm. Vent. Der. 141 — 146. 
Cyanus. Gacrt. Dec. 04-71. 
Heterulopmus. Cass. (Dcc. 30 — 58.) 
Hvalaea. Dec. nr. 1. 
llvME.\üCENTRON. Cass. Dcc. 140. 
Htpopiiaestu.m. Gray. 
Jacea. Juss. Vtint. Dec. 24 — 29. 
Leptera.ntuls. Neck. Dec. 33 — 43. 
Lelcamtha. Gray. (Dec. nr. 59—61.) 
LüpnuLü.MA. Cass. Dec. nr. 73 — 80. 
Llpsia. Seck. 

Melanoloma. Cass. Dec. 62. 63. 
MEboCE.xTRON. Cas.?. Dec. 248. 169. 
MiCROi.upHis. Cass. Dee. nr. 8 — 15. 
Odo.mulopuus. Cass. Dec. 72 — 80. 
Pegti\\strlm. Cass. Dec. nr. 199. 
PiiALOLEPis. Cass. Dec. nr. 16 — 23. 
PniLOSTizts. Cass. Üec. 187. 
Phiitgia. Pers. (Dec. 33 — 43.) 
ripfdCKRAS. Cass. (Dec. 8 — 13.) 
Platvuiphls. Cass. Dcc. nr. 29. 
Plectücephalus. Don. Üec. 72 — 80. 
Podía. .\eck. (üec. 188—198.) 
Polyacantua. Ci'ray. 
PsEPiiELLLS. Cass. Dcc. 50 — 58. 
Pteruujphus. Cass. Üec. nr. 30 — 32. 
Seridiuides. Dec. nr. 200. 
Sehidia. Juss. (Üec. 187—201.) 
Spilacrom. Cass. Dec. nr. 81. 
Stenolophis. C'uss. (Üec. 33 — 43.) 

25 



174 



ÁLBUM DE L\ FLOU.V. 



Stizolopiii s. Baí^. Uei . nr. IS. 46. 
Stoebk. l'ers. 

Triplockmkon. Cas$. (Dec. nr. 1 i8— 169.) 
Veriti:<a. Cass. Dec. iir. 147. 
VtRUTU.M. Pers. 

Fam. Cynarocepli:ilae. Juss. — Coinpositae amplii- 
cenianlliac. Ilclibih. — Coinpositae capilaUc. Lia. 
— Compositae Cardiii. /¡ií/.— Compusilue Cyiia- 
rcae. /.¿ss.— Composilae .Xer.inlhema. Adans. — 
Synaiillicrae Ccnlaurioae. Cass. 
benedicta. I.in. Cnií-us benedlctiis. 
Calcitrapa. Un. S. 118. D. iix. 
C. hórrida. Tenor. 
Calcilrajia ¡lijpopliaestum. Gaert. 
C. stellata. Lam. fl. ir. 
Calcitrapa. nr. 191. flall. liclv. 
¡ihaponlicum calcitrapa. Scop. 
Cenlauriuni. Lin. .S. 9. D. íi. 

Centaurtum of/icinale. Cass. 
Cyanus. I.in. S. M. D. 64. 
Centaurea, nr. 72. Cmcl. sib. 
Cyanus arvensis. Moencli. 
Cyanus seficlum. Fl. Wett. 
Cyanus vulyaris. Presl. 
Cyanus. nr'. 19). Hall, lu'lv. 
Jacea segetum . Líini. 
Cerasus. Lin, Adnns. 

Laurocerasus. Hosc. Priinus Laurocerasus. 
CIIELIDONIUM. Lin. Spr. 1887. Dec. 1. 122. Alb. 

I. 28. 

Fam. Catizopliyta. IS'ecli. — Papavcracuae. RUI. 
juis.— Pulyañllierae. Hofi. — Klioeades. Lin. 
majus. Lin. S. 1.7). 1 . 
C. hacmatodcs. Mili. 

Ciielidoniutn. nr. 7. Gmd. sib. 1059. Ilall. licIv. 
(cfr. C. grandinoniin, laciiiiatum.) 
CHENOPODIU.M. Lin. Spr. 1091. .Ub. )II. 85. 

Fam. Aizoidcae Alripliues. Ilchbch. — Atriplices. 
nal. Juss. — Blila. .trfa/is.— Clienopodeae. Üec. 
.S/ír.— Holeraccue Lin. — liicomplelae. Roy. 
Botrys. Lin. S. 22. 
ClienopoJium. nr. 62. Gmel. sil), ur. 1584. Ilrill. 

helv. 
Botrydiuní aromalicum. Spacli. 
CICHORIUM. Lin. Spr. 29ii4. Dec. Vil. 8,1. .Ii6. 

II. 130. 

AcANTHOPnvTO. Less. Dec. nr. 5. 
El cir.HORii «. Dec. nr. 1 — 4. 

Fam. Cichoracnae. Sc/¡uZí;.— CompositaeHIeracia. 
TÍMÍ.— Compositae Cidi.'raccac. .Spr.— Compo- 
sitae semiflosculosae. Lin. — Compositae Lactu- 
cas. .4ífan.<.— Glossariphyla. .Vec/í.— Synantbe- 
rae Laclucacoae. Cass. 
Intyhus. Lin. S. \. D. i. 
C. sylvcstre. Lam. 
Cichorium. nr. 1. Hall. helv. 
6. C. Cicorea. Dumurl. 
(cfr. C. divariralum.) 
CINCHONA. Lin. .Spr. 769. Dec. IV. p. 351. Dielr. 

933. .4/6. II. 84. 
Cascarill.\. Ruiz. 
Ki.NKiNA. Adans. 
QuiNQii>A. Endl. 

Fam. Aparines. .\dans. — Cymosao. ¿ín.— Loni- 
cerae. Rid. — Rubiaceae. Juss. — Ciiiclioneae. 
Dec. — Sptianulopliyta. iVcrfc. 
Condaminoa. B. D. S. ^. D.J. Dr.\. 
C. offirinalis. Lin. spec. 
C. \ritusino. Pav. 
6. C. Chahuarquera. Pav. 
(cfr. C. ianceolala, scrobicuiata.) 
cordifolia. Mutis. S. 3. 

C. of/icinulis. Lin. sysl. cd. 12. 
C. pubesccns. Valil. I). 4. Dr. 4. 
C. rugosa. Pav. 
í». C. ovala. R. ct. P. 



C. pallesccns.TKaii. in. Vitni. 
Cascarillo pallido. Ruiz. 
g. C. hirsuta. R. P. 
C. Tenuis. Ruiz. in. Vilra. 
Cascarillo delgado. Ruiz. 
d. C. beternphylla. Pavón, 
(cfr. C. purpurea ) 
lancifolia. Mutis. S. 2. D. .i. Dr. 3. 
C. nilida. R. P. 
C. officinalis. Riiiz. 
6. C. lanceolata. R. P. 
C. glabra. Ruiz. 
Cascarillo Campino. Ruiz. 
g. C. angustifolia. Ruiz. 
macrocarpa. Vahí. D. 9. Dr. 9. 
C. tnagni/lora. Pav. 
C. oíalifolia. Mutis. .S. 5. 
magnifolia. /í. el. P. D. 8. Dr. S. 
C. grandifolia. Poir. 
C. lutcscens. Ruiz. in. Vilm. 
C. oblongifoUa. Mutis, mspl. S. 4. 
Cascarilla amarilla. Ruiz. 
CIRCAKA. L/n. íipr. 112. Dec. III. 60. /Jicír. 127. 
Alb. II. 22. 
Fam. AgRrepalae. Lin. — Calycarilliemae Ona- 
greae. Whlbrg. — Coryphopbyla. Seck. — Lope- 
zieae. Spach. — Oiiagreae. Adans. Juss. — Cir- 
ceaeae. Dec. — Riiigentes angios|ierina. Roy, 
Luteciana. Lin. S. i. D. 1. Dr. 1. 
C. ovalifolia. Gray. 
C. puhescens. Pohl. 
C. vulgaris. Moencli. 
Circeaea. nr. 813. Hall. helv. 
(cír. C. alpina, repens.) 
CISSAMPELOS. Lin. Spr. 3201. Üec. I. 100. Alb. 

I. 21. 
Caapeba. .\datis. 

Fam. Asparagi. fiü/.— Cyrtosipliyta. Aecfc.— Lau- 
rineae. Rchbch. — Menispermeae. ^uss.— Sar- 
mentacpae. /yin.— Titliymala. 
Pareira. Lin. S. 1. D. 4. 

(cfr. C. argéntea, guayaquilensis, maurítiana, mi- 
crocarpa.) 
CISTIJS. Lin. Spr. 1908. Dec. I. 26i. .\U). I. 44. 
Ervthrocistis. Dec. nr. I — 15.) 
EiicisTU?. Spach. 
Ladanium. Spach. 
Ledo.nella. Spach. 
Ledoma. Dec. (nr. 16- 28.) Spach. 
RnonociáTts. Spach. 
RnoDOPsis. Spach. 
Stepuanocarpus. Spach. 

Fam. Catizopíiyta. iVecí:. — Cisti. Rut. Adans. — 
Cistineae. Dec. — Cistoideae. Xent. — Coluinni- 
ferae. Whibrg. — Diplosantheiae. Roy. — Multi- 
stamlneae. Crantz. — Perforatae. Lin. (olim.) — 
RotaceaP. Lin. 
oyprius. Lam. S. 18. D. 18. 
Cislus ladaniferus. Bot. Mag. (t. 112.) Alb. I. 44. 
Cislus laurifolius. b. cyprius. Pcis. 
Cistus stetiophyllus. Linck. (.scc. Dec.) 
Ladanum cyprinum. Spach. 
ladaniferus. I.in. S. 15. í>. 27. 
Ladanium officinale. Spach. 
b. C. Ladanosma. Hflmsg? 
(cfr. C. undulatus.) 

Ladatiifervs. Bot. Mag. el. Alb. 1. 44. Cyprius. 
CITRUS. Lin. Spr. 2617. Dec. I. 339. Alb. 1. 66. 
Crrr.oPHORLM. A'ecA'. 

Fam. Agrumencaft. Jim. — Aurantiacae. Cassct. 
Correa. — Calyciflorae pentopet?lae. Roy. — Bi- 
cornes. ¿m.-^Hesperideae. Vent. Pers.—PUd- 
larsiphvta. ¡Seck. 
Medica. Lin. S. 8. D. i. 
C. acida. Hort. 
C. balotina. Hort. 



INDEX SYNONYMICÜS. 



175 



C. bergamotla. Hort. 

C. cedra. Horl. 

C. florentina. Horl. Risso. 

C. fruclii máximo. Itisso. 

C. Limón. Loisl. 

C. macrncarpa. Horl. 

C. paradi.^iaca. Horl. 

C. saloniana. I.oísl. 

C. tuberosa. Mili. Risso. 

C. umbilicala. Hort. 

Liman racemo.wim. Mili. 

Limón spinoaum. Miíl. 

Limón vulqare. ilill. 
CLEMATIS. Li'n. Spr. iOMi. Dce. I. 2. .1/6, I. ). 
Atkaceke. Lin. {Üec. nr. 82—86.) Spr. 203 i. 
Clem.\titií. Mocnch. {Dec. nr. 1.) 
Cbeinopsis. bee. (nr. 77 — 78.) 
FtAMMru. hec. (nr. 1—71.) 
Mi'R*LTA. .\dans. 
VioB>A. Pers. (bee. nr. 77 — 79. 
ViTlCELLA. Hoenrh. (Dec. nr. 72—76.) 

Fara. .\c'isco|iliyla. \'eck. — Muliisiliquae. Lin. — 
Ranunculi. RUI — Polyaiitherae. Hoy. — Ranuii- 
culi. .\dans. Ju!:s. — Hanuiirulaceae. Jiiss.= 
Clemalideao. Der. 
erecta. All. S. 12. D. \. 

C. flammiiia. MI. 

C. recta. L. 

Clematis. nr. IIU. Hall. Iielv. 

b. C. hispánica. Mili. 

C. corymbosa. Poir. 

g. C. bractcosa. Bsiiks. 
vilalba. Lír>. .S. 53. i). 14. 

C. dumosa. Salib, 

C. scanden$. Rrkh. 

C. sí^iiuw. Lam.' 

Clemalis. nr. H42. //a«. Iielv. 
Vificella. Lin. S. 18.0. 73. 

C. lufiuhrif. Salisb. 

Viticella deltoidea. Moencli. 

6 C. V. pulchella. Pers. 

g. C. baccala. Pers. 
r.MCrS. Gaert Dec. (non Lin.) VI. 606. .1/6. II. lOi. 

Fam. Compoiilae Cynarcae. Dec. — Compositae 
Xeranlhema. .Idanü.— Synantherae Centauri- 
eae. Cass. 
benedictus. Gaert. D. i. 

Calcitrapa lanugino.'!a. Lam. fl. fr. 

Carduus benedictus. Autor. 

Centaurea benedicta. Lin. Spr. 2661. I Í4. 

Qirbeni. Adans. 
nOCCCLUS. Dec I. p. 96. .4/6. I. 20. 
A>DROPHTi.A.\. Wendl. 
Ragalotta. /ío,r6. 
Baujhgartia. Moench. 
Brainea. Willd. 
Cebatiia. Forsk 
Chondodendklm Ruiz el l'av. 
Columbra. Commers. 
Epibateriim. Forst? 

FlBBAtBEA. Lour. 

LeíEHi. Forst. 

LiMACiA. Lour. 

Menispermim. Lin. (ex parle) .S/)r. )3S2. 

Nephroia. Lour? 

TiLiACOBA. Colehr. 

Wemiunou. lVíí/(/. 

Fam. Menisperinae. Dec. — Laiiriiieai-. Rchbch. 
suberopus. Üec. I) 12. 

.\namirta cocntlus. Wigjil el Arii. 

Anamirla panicutata. Cjiebr. 

.inamirta racemosa. CoIpÍit. 

Meni.'ipermiim Cocculus. l.in. 

Meni$pcrmum heteroclitum. Ro.xl). 

UenifpermHm monadelphum. Roxb. 

(«■fr. C. flaíescens, lacunosus, orbiculalus.) 



COtlHLEAlUA. Lin. .Spr.2269. üec. I. 172. Alb. I. 
Ah.moracia. üec. 4— (i. 
OociiLEAR. üec, 7 — 26. 
Jorioi'fiiMi M. Ücr. 27. 
Kerkera. Üec. i — 3. 

Fím. Bracliyiopliyta. .VecA..— Crucilerae. Juss. — 
Alyssoide;ie. Vení.— Cruciforse Tiilaspi. Adans. 
— Siliquosae. Lin. — Coclileariae. Uiil. — Tetra- 
dynnmaespplalae. Jtchhch. 
Armoracia. Lin. S. 4 D. 4. 
C, rusticana. Lam. íl. fr. 
C. vartifolia. Salisb. 
Coclilearia. nr. 15. (Imcl. sib. 
.irmoracia lapatbifolia. dilib. 
Armoracia rusticana. Fl. Well. Raurng. 
Armoracia sativa. Bernh. 
Kaphanis magna. Moencli. 

Sasturtium. nr. 504. Hall. helv. 
officinalis. Lin.. S 6. D, 8. 
C. renifolia. Stock. 
Coclilearia nr. 14. Gmel, sib. 
yaslurlium. nr. 503. Hall, lielv. 
b. C. dánica. Gunn. 
g. C. o. rotundifoiia. Smith. 
C. groclandica. Willi. 

(cfr. C. arclica, dánica, groenlandica , oblongifo- 
lia,pyrena¡ca, tridracly liles. 
COFFEA. Lin. Spr. 806. Dec. IV. 498. üietr. 974 

.ilb II. 79. 
HoR.MA. Dec. nr. 20—22. 
Pancrasia. Dec. nr. 23 — 32. 
Hli>gea. Spr. 805. (Dec. 23—32.) 
Straussia. Dec. nr. 3J — 35. 

Fam. Aparines. .Arfans. — Friictifloreae. Roy. 

Lonicsrae. /í/í¡.— Rubiaceae Coffeaccae. Dec. — 
Rubiaceae Psyciiotrieae. Endl. — Spbanidopliy- 
la. -Vecfc.— Sicllalae. Lin. 
arábica. Lin. S. i. D. i. Ür. I . 
C. lauri folia. Sabsb. 
C. vulíiarirí. Mocnch. 
COLCHICLM. Li«. .Spr. 1358. A/6. III. 136. 
Hermodactylis. /¡. Brown. 

Fara. Colcliicaceao. Dec. — Coronariae Liliaceae. 
Spr.— Cr0''i. RUI. — Denudatae Lin. — Gonoo- 
phyta. A'eci. — Junci. Jum.— Juncaceae Colobi- 
ceae. Rchbch. — Lilia calyculata. Roy. — Melan- 
tiíaceae. Link. — Colcliicaceae. Endl. — Meren- 
dereae. Afirb. — Spalliaceae. Lin. 
anlumnale. Lin. S. 2. 

Colcliicuni. nr. 1255. Hall, lielv. 
b. C. vernum. Willd. 
C. praecox. Spoiin. 
C. vernale. Hofí'm. 
g. C. patens. SrlmU/.. 
d. C. polyanlhum. Gawl. 

(cfr. C. areiiarium, crocillorura, multinurnm, um- 
brosum.) 
CONIUM. Lin. Spr. 1079. Dec. IV. p. 242. .tlí. ¡1. 54. 
C)CLTA. .\dans. 
Dasyspeh.mim. Xeck. 

Fam. Scadiopbyla. Aec/;.— Umbellatae. Lin. 
maculalum. Lin .S. I. D. i. 
Cicuta maculata. I..am. II. Ir. Gaerl. 
Cicuta major. Lam. 
Cicuta, nr. 760. Hall. Iielv. 
Coriandrum Cicuta officinalis. Craiilz. 
Coriandrum maculalum. Rotb. 
h. C. strictum. Tratl. 
d. C sibiricum. Horl. 
• e. C. tenuifolium. Niill. 

(cfr. C,. nnilosuní, croaiicnm.) 
r.ONVALI.ARlA. Lin. Spr. 1258. 
AxiLLAKiA. Rafin. 
LiLLiuM coNVALLii M. Mocnch. 

POI.IGONATIM. Ücsf. 

Fam. Aíparagi. ^uíí. — Gonoopliyta. .Vecik.— Lilia- 



ne 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



Cfae. Ilyacinthi. Ádans — Lilla monupetula. 
Hoy. — Sarmentaocac IUisciiic;ic. Spr. — Siiiila- 
ceae. St. //i7.— Convallaricaft. Eitdl. 
inajalís. Lin. S. 1. 
<:onvnllaria. nr. i. Gmel. sib. 
Lilium ConvaUium mójale. Mim'iicIi. 
Poli/ ijoiiatum nr. 1241. Hall. Iielv. 
6. {]. Mappii. rimel. fl. 1). 
r. C. latifolia. Mili. (non. Jacq.) 
tO.NVOLVULUS. Un. Sur. 6Í.J. Dtelr. S62. Mb. 

1!. «57. 
('.Ai.oNTCTiON. .\rnot. 
Caltstegia. /{. Br. 

COMVOLVLLOIIIES. MoCUch. 

Jacquemúntu. Chois. 

Fain. Oatnpanulae. /{üt.— Cnnipanaceac. I.ín. — 
Convolvulaceae. Juss. I{. Ilr. — DarinypliyUí. 
j,VecA-.— Oliganlherae prnlaiiflrao miillilccularcs. 
Roy. — Personatae. Adans. — l'aucislainiíieae. 
Cranlz. 
Scaminunia. Un. S. 2)6. l)r. .¡39. 
sepium. S. i;il. í>r. 2H. 

B. repens. Lin. 

Convolvulus nr. 53. Gmel. sib. iir. 663. Hatl. 

helv. 
Calysiegia sepium. R. Rr. 
b. C. maritimus. Gouan. 
(cfr. C. svlvestris, Uigurinnuni.) 
Soldanella. Lin. L. 271. Dn. 302. 

C. maritimus. Lam. (1. fi'. 
Calystecjia soldanella. R. Br. 
(cfr. C. reniformis.) 

COP.MFERA. Lin. Spr. 1677. r. p. p. 176. /ice. II. 

p. 509. AW. 1. 104. 
CoPAiBA. .idans. 
CoPAiVA. Jack. 

Fam. Caesalpinieae. Spach. — Cassieae, sophorftae. 
fíchbch. — Leguminosae. Juss. — Cassieae. üec. 
— I'isiacieae. .\dans. Juss. j 

Jacquini. Desf. 1.8. ! 

C. of/icinülis. Lin. Wi'.IJ. Ü. 1. 
Copaiva officinalis. Jacq. 
CORIVRIA. Lin. Spr. 1741. üec. 739. .ilb. I. 82. 

Fam Coriarieae. Dec. — liicoinpletae. Hoy. — .Mis- 
cellaneae. ií/t — Osaripbyla. iVecfc— Pistaceae. 
Huí. — Rulaceae. Siinarubeae. RMch — Tere- ! 
binlliaceae. Juss. 
myrlifulia. Lin. S. {. D. {. 
CORNUS. Lin. Spr. 474. Dec. lY. p. 271. Üietr. Alb. 

II. 70. 
Arímociiania. Endl. 
Ta.ntcrama. Endl. 
Thelvciiama. Endl. 

Fam. Caprifuliae. Ada})s. iuss. — Fructillorae. 
Roy. -Corneae. í>ec.— Lonicerae. /¡tVi.— üsari- 
phyla. AVc/f.— Slellatae. Lin. 
Sanguinea. Lin. S. 6. D. o. Dr. ó 
Cornus. nr. 32. Gmel. Iib. 
CofMUs. nr. 816. Hall. IipIv. 
CRlTHMUil. Lin. Üec. IV. 164. .Ub. II. 6o. 

Faro. Sciatlapliyla. ^eck. — L'nribellaiae. iín.— Ci- 
culae. Adans — Uinbiilliferae. Scselineae. Dee. 
marilimum. Lin. D. i. 

Cachrys. marítima Spr. 1052. 4. 
b. C. canariense. Cav. 
CUCUBALUS. Lin. Spr. 1714. Dec 1. 367. .Ub. I. 54. 
Fam. Alsinus. JVeci.— Diplo.siii;iliercai'. Hoy. — 
Caryophyilaceae. Lin. Juss. — CnUjlapliyta. .Ver/í. 
— Lychnides. /iiVÍ.— Silejicae. Spach. 
bacciferus. Lin. S. I. D 1. 
C. iiorízontalis. Moench. 



Lychnanlhus scaiidens. Gmel. 11. b. 
Lychnanthus votubilis. 1. G. Gem';l. 
Lychnis l-accifera. Scop. 
Scribaea divaricata. Fl. Welt. 
Silene baccifera. Rcilh. 
Viscago baccifera. Vest. Sclinil. 
CLCUMIS. Lin. Spr. 2361. Dec. III. 299. .4(6. 11. 2it. 
Mei.0. .Ulans. 
RicocARPUs. !\'eck. 

Fam. Calyciflnrao monopetalae. fioi/. —Bryoniac. 
.Ulans. — Curcubilaceao. Lin. yuss.— Sygallipby- 
la. AW.'. 
Colocynthis. Colocvnllils vulí^aris. 
CUSCUTA. Lin. Spr'. 1010. Alb. II. 160. 

Fam. Aizoideae.\lriplicineae. Uchbch. — Campanu- 
laceae. Rül. — Convolvulaceae. Juss. — Cuscu- 
leae.Presl. Barll. ¿"ndí.— Darinyphyta. iSeck. 
— Oligaiilbürae lelrandrac. Roy. — Portulacae. 
.4 dans. 
europaea. Lin. S. 20. 
C. epithymum. Thuil. 
C. filiformis. Lam. II. ir. 
C. major. Dec. 
C. tetrandra. Moendi. 
C. tubulosa. Presl. 
C. vulgaris. Pers. 
Cuscuta nr. 1. Gmel. sib. 
Cuscuta nr. 634. Hall. belv. 
(cfr. C. epitbvmuin.) 
CYCLA.MEN. Lin! Spr. 613. Dietr. 812 Alb. 11. 139. 
Fam. Darinypbyta. Neck. — Lislmacliiae. Juss. — 
Olyganlberaepelandrac. Roy. — Precise. Lin. — 
Priniulací-ae. Hül. Rchbch. 
europaeum. Lin. S. i. Dr. 1. 
C. littorale, Sndler. 
. C. ofpcinale. Wendpr. 
C. relro/lcxum. Moencb. 
Cyclaminus nr. 633. Hall, belv^ 
(cfr. C. orbicuiaiuní, purpurascens.) 
CV.NANCHÜM. Lin. Spr. 990. 
AscLEPiAS. Adans. (ex parle.) 
Endotropis. Endl. 
PnEROTKicHis. Decaisii. 
PsA-scnuM. Neck. 
SciR'nERTiA. Mart. 

ZlEnVOGLlA. lYcc/i. 

Fam. Apocyna. RUI. Juss.— Camphvlopbyta. Ncck. 
— Coiitorlae. Lin. — Asclepiadeae. /{. Br. — Cy- 
iiancbea. £nd?. —Oliganllierae pentandreae fo- 
lliculatae. y?oy.— Pancistamineae- Crantz. 
viiiCPloxiciim. Pers. 
Asclepias alba. Mili. 
.4sclcpias ovala. Ouoruud. 
.isclepias Vmrclvxicum. Lin. 
Asclepias nr. 20. Gmel. Sib. nr. 571. Hall. belv. 
^'incctoxicum of/icinale. .Moentli. 
\'inceloxicum. vulgare. Scbult. 
(cfr. C. fuscatum.) 
CYNOGLOSSUM. Lin. Spr. 001. Dielr. 741. .4/6. 

III. 3. 
Pectocarya. Decand. mspt. ex. Meissn. 

Hl.NDRRA. Pal I, 

Fam. Asperifoliae. Lin. — Cynoglosseae. Endl. — 
Boragineae. Juss. — Oliganth^rae penlandrae as- 
perlfuliao. Roy. — Tracbylopbyla. ¡Scck. 
ofíicinaltí. Lin. S. i Dr. i. 

Cynoglo.ssuin nr. 12. Gmel, sib. 

CynoL'lossum nr. 587. Hall. helv. 

6. C. angustí folíum. Hort. 

c. C. bicolor. Willd. 

(cfr. C. sylvalicum.) 



INDEX SYNONYMICÜS. 



177 



DAPHNE. Lin. Spr. 1 177. A/6. III. 91. 
Sanami'nda. Meck. 
Thtmelea. Adans. 

Fam. Aclilhrophyta. Xeck. — Incoinpletue. Hoy. — 
Dapliiioiilcae. Cass. — Passerinae. /iíi/.— Tliyme- 
laceae. ¡uss. .Idons.— Vepreculae. Lin. 
Mezereiiin. Lin. 
Dapline nr. 1 i. Gmel. sib 
Thymclaea Uczercum. All. Scop. 
Thymelaea nr. 1024. Hall, lielv. 
6. D. Liottardi. Vil!. 
Ü.ATLRA. Lin. Spr. 670. Dictr. 877. .1/6. 111. 44. 
Ceratocai'lis. Bernh. 
DuTRA. Bernh. 
Stbamcomim. .Icíaíis. Mocmh Bernh. 

Fatn. Daryniphjla. :Y(t4. — Luridae. Lin. — Oli- 
gantherae penlandrac mulliluculares. Roy. — 
Paucislamineae. Cranlz. — Solaiiaceae. Adans. 
RUI. Juss. — Dalureae. Endl. 
Slranioniura Lin. S. 6. Dr. I. 
ü. capensis. Hort. 
D. loricata. Sieber. 
D. Pseudostramonium. Sieb. 
Slramonium foelidum. All. Scop. 
Stramonium spinosum. Lam. 11. fr. 
Stramonium vulyatum. Gaert. Moeiicli. 
Stramonium nr. 586. Hall. 
D.\UCUS Lin. Spr. 1064. DC. IV. 209. .1(6. U. 48. 
Amsactis. Dcc. nr. 28—31. 
Carota. Dec. nr. 7—27. 

PLATTSPEh!ílM. Hoffm. UF. 1-6. 

Fain. Scadiophyta. Neck.— Umbellalac. Lin. — 
Dauci. Adans. Dec. 
Carota. Lin. S.i.D. 9. 
D. sylvestris. Mili. 
D. vuUjaris. Neck. 

Daucus nr. 2. Gmel. sib. nr. 746. Hall, lielv, 
Caucalis Carota. Rotb. 

b. D. C. sativa. Lin. 
D. sativus. Hort. 

c. D. exiguus. Pers. 

(cfr. D. bicolor, cuiiiiuoides, maurilanicus, poly- 
gamu?, pusillus, sicuUis.) 
DELPHÍMUN. Lin. Spr. 1985. .4/6. 1. 13. 
Consolida. Dec. nr. 1 — 11. 
Delpiiinastrl'm. Dec. nr. 22 — bO. 
Delpui.nelllm. Dcc. nr. 12 — 21. 



Stapiiisa(;ria. Dec. nr. 51 — 53. 

Fain. Multisiliqiiae. Lin.— Tlialictra. RüL — Po- 
lyanllierae. /íoi/. —Rauuuculaceac. Jusí.— Sy- 
narlhropbyla. Seck. 
Staplivsagria. Li'n. S. 24. D. 53. 
DICTAMNUS. Lin. Spr. 1581. Dec. I. 712. Alb. 1. 80. 
Fam. Diplosanllierae. Roy. — Multisiliquae. Lin. — 
Tbalictra. RUI. — Pistaciao. Adans.— Rutaceae. 
Juss. — Synarlliropliyta. i\eck. 
albus. Lin. S. 1. 
D. Fraxinella. Pers. D. 1. 
Fraxinella Dictamnus. Moencli. 
6. I). purpurcus. Gmel. 
D. rubcr. Hort. 
DIGITALIS. Lin. Spr. 2163. A/6. IlI. 51. 
IsopLEXis. Lind. 

Fam. Luridae. Lin. — Personatae. .Adans. — Scro- 
pliularinae. Spr. — Plasyrgophyla. Neck. — Rin- 
gentes angiorpermae. Roy. — Ringenles Digita- 
les. RUI. — Sciopliulariuae Digitales. Benlh. 
purpurea. Lin. S. 1. 
Digitalis nr. 330. Hall. helv. 
6. D. candida. Habert. 
g. D. carnea. Meig. Weiiig. 
h. purpurascciis. Lejean. 
(cfr. D. tomentosa.) 
DORSTENlA. LíVi. Spr. 3074. A/6. III. 110- 

Fam. Aggregatae. /{oi/. -Artocarpae. Mart. — Cas- 
taneae. .Adons. —Scabridae. Lin.— Sysellophyta. 
jVecí:.— Urticeae. RUI. Juss. Moreae. Endl. 
Contrayerva. Lin. 1. 8. 
(cfr. D. Draki-na.) 
DROSERA. Lin. Spr. 143. Dcc. 1. 317. A/6. I. 46. 
Ergaleilm. Dec. nr. 27 — 32. 
EsERA. IS'cck. 
RoRELLA. Dcc. nr. 1 — 26, 
RossoLLis. .idans. 

Fam. Catotapbyta. A'ec/i. —Capparideae. Juss. — 
Cistineae. /{("/i6.— Droseraceae. Dec. — Gruina- 
les. Lin. Lina. AiV/.- Oligantherae pentandreae 
uniloculares. Roy. — Portulaceae. Adans. 
rotundifolia. Lin. S. 14. D. 16. 
Drosera nr. 42. (!mel. sib. 
Roretla rotundifolia. .\ll. 
Rorella nr. 834. Hall. helv. 
Rossolis rotundifolia. Moencli. 



E. 



ECniUM. Lin. Spr. 387. Dictr. 727. A/6. 111. II. 

Fam. Asperifoliae. Lin. — ,4.nchuseae. Endt.—Uo- 
ragineae. Adans. Juss. — Oliganlberae pentan- 
drac asperifoliae. Roy. — TraclivIopJiyta. Seck. 
vulgare. Lin. S. 44. D. 33. 
C. anglicum. Mili. 
E. violaceum. Witli. 
Tomo lil. 



Ecliium nr. 603. Hall. 
6. E. monstrosum. Sclimidt. 
(cfr. E. molla.) 
EPHEDRA. Lin. Spr. 2383. A¡6. 111. 117. 

Fam. Aquaticae Equiscta. RUI. — Coniferae. Li'n. 
yuss — -Galbuliferae. Rich. — Gneteae. Blum. — 
Lepyropliyla. Scck. — Taxineae. Rich. 
24 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



distachya. Lin. S. 1. 
K. i'i'ií(/arís. Ricli. 
Epha.lra. iir. (60i. Hall. helv. 
EKOKIl'M. Ikrit. Spr. 2)54. Dec. 1. 87. Alb. 1. 73. 
Fain. Geraniíiceae. Dec. 
mosclialuin. WiUd. S. 23. D 23. 
(ieranium moschalum. Lin. 
Geranium iir. 8. Gmel. sib. 
Ceranium. nr. 94ü. Hall. Iielv. 
ERYNGIUM. Lin. Spr. 1026. Dec. IV. p. 87. Alb. 
II. 70. 
Füin. Uinhellalae. Lin. — Ciculae. Adans. — Um- 
bíilatae Araliaceao. /{r/í6f/i.— Umhellatae Saiii- 
culeae. Dec. — Scaiiiopliyla. Neck. 
campeslre. Lin. S. 44. Ü. i. 
E. vulfjirc. Lani. fl. fr. 
Erjngium nr. 737. Hall. helv. 
(cff. E. amethvslímun.) 
ERYSI.Ml M. Lin. Spr. 2322. Dec. I. 196. 
Aco>'OLOBi:s. ü. A. ücyer. 
Cheiropsis. C. a. Meyer. 
ConixGiA. Dec. 36—38. 
CuspiDARiA. Dec. . 65. 
Ery.simastulm. Dec. 7 -33. 
SrTLONEMA. Dec. 1 — 6. 
SvRENU. Andrz. 

Fam. Antiscorbut¡''ae. Crantz. — Crnciferae. Juss. 
— Cliaiíanlliuideae. Vent. — Cruclferae Erucae. 
iídaiis.— Cnicifiíraa Siliqnosae. Spr. — Slliquo- 
sae. Lin. — Sisymbria. RUI. — Slyridophyla. 
ISeck. 
Alliaria. Lin. S. 28. .1/6. I. 39. 
E. alliaceum. Sallsb. 
E. cordifolium. Pal!. 
Erysímuní nr. 480. Hall. helv. 
Alliaria ofpcinalis. Andrz. Dec. 1. 196. 
Hesperis .Alliaria. Lam. 
Sisi/mbrium Alliaria. Scop. 
officiudle. Lin. Sisyiiihrium officinale. 
ERYTHRAEA. fíich. Spr. 916. Dielr. 822. Alb. 

n. 151. 

Cemairium. Adans. 

ElERTTllRAEA. Gríscb. 

Spicaria. Griseb. 
Trichosiylls. Griseb. 
.Xamhaea. Rchbh. 

Fam. Apocyna. Adans.— Contorlae Gentianeae. 
IMibch. — Dannvpbyla. Neck. — Gentianeae. 
Spr. R. Br. 
Centauriuni. Pers. S. 4. Dr. 4. 
E. germánica. Linck. 
Cenlaurium vidgare. Rafin. Schum. 
Chironia Cenlaurium. Sm. 
Gentiana Cenlaurium. Lin. 
Geni ana Gerardi. Schmiilt. 
Gentiana nr. 648. Hall. helv. 
Hippocentaurca Cenlaurium. Schuit. 

b. E. eapilala. Willd. 

c. E. grandiflora. Bivon. 
Cenlaurium Ert/lhrnea. Rafn? 
Chironia Erylhruea. Schoubs. 
(cfr. E. major, suffruclicosa.) 

EIPATORIUM. Lin. Spr. 2668. Dec. V. 141. Alb. 

H. 123. 
Ktstema. Seck. 

WlLLlT.HAETA. ¡S'Cck. 

Fam. Compositae Achilleae. RUI. — Corapositac 
C'inyzae. Lin. — Compositae discoideae. Lin. — 



Compositae Eüpatorineae. Spr. — Compositae 
liomüianlbac. Ilchbch. — Compositae nudae. Roy. 
Lin. — Corynibiferae. Juss. — Eupalorineae. 
ScAu/íj. — Sipbonipliyta. iVecfe. — Synantherae 
Eupatorineae. Ca.vs. 
Cannabinum Lin. S. 123. D- 255. 
E. trifoliaturn. Habí. 
Eupalorium nr. 136. Hall. helv. 
b. E. Soleirotii. Loisl. 
(cfr. E. japonieum, syriacum.) 
EUPHORBIA. Lin. Spr. 3076. .Mb. Ul. 100. 
Amsophti.llm. Jlaw. 
ATnvMAHis. !\'eck. 
Dactylajíthes. Haw. 
EsDLA. Hato. 
Galorrhoeus. Haw. 
Kf.raselma. Seck. 
,Medi!sea. Haiv. 
TnHTMALus. Ncck. Haw. 
Tbeisia. Haw. 

Fam. Eiipliorbiae. /{üi. 7us».— Rulaccae Euphor- 
biacoae. Rchbch. — Tiliiymali. Adans. — Trico- 
ceac. Roy. Lin. 
Lathyris. ¿¿n. S. 152. 

Gatarrhoeus Lalhyris. Haw. 
Tithymatus Lalhyris. Lani. fl. fr. 
Tithymalus nr. 1044. Hall. helv. 
EUPHRASIA. Lin. Spr. 2157. Alb. III. 59. 

Fam. Chasmatophyla. JSeck. — Melampyraceae . 
Rich. — Pedicularcs. Juss. — Personalae. Lin. — 
Rinantheae. Spr. — Scrophularinae. R. Br. — 
Rliinantheae. Benlh. — Ringentes angiospermae. 
Roy. — Ringentes Pediculares. — liiil. — Rhinan- 
tboideae. Vcní.— Veronicae. Cassel. 
ofBciiialis. Lin. S. 24. 

Euplirasia nr. 25. Gmcl. sib. 
Euphrasia nr. 303. Hall. helv. 
6. E. mínima. Jacq. 
Darlsia humilis. Lapeyr. 
EVON'YMUS. Lin. Spr. 867. Dec. II. 3. Dietr. 1041. 
Alb. I. 84. 
Fam. Celastrineae. Dec— Dumosae. Lin.— Oligan- 
therae Pentandrae. Roy. — PIyrontophyta. Seck. 
Rhamni. Juss.— Sambuci. RUI. — Theaceae Ce- 
lastreae. Rchbch. — Zizyphi. Adans. 
europaeus. Lin. S. i. D. ^! Dr. 1. 
E. anyuslifolius. \\\\\. 
E. multi/lorus. Opiz. 
E. tenuifolius. Pall. 
E. vulgaris. Mili. Lam. 

Evonymus nr. 83. Gmel. sib. nr. 829. Hall, helv, 
(cfr. É. latifoliiis, verrucosus.) 
EXOSTEM.MA. Humb. BonpL Spr. 771. Dec. IV. 358. 

Dielr. 936. Alb. II. 85. 
Brachtamlm. Dec. 41 — 15. 
PiTOMA. Dec. i — 10. 
Pseldostemma. Dec. 16 — 19. 

Fam. Rnbiaceae Chinchunaceae. Kunth. 
caribaeum. Spr. S. 1. D. 1. Dr. 1. 
Cinchona caribaea. Jacq. 
Cinchona jamaicensis. Wight. 
b. Cinchona raccmosa. Schrank? 
noribundiim. R. S. S. 3. D. 9. Dr. 'J. 
Cinchona floribunda. Sw. 
Cinchona Luciana. Vilm. 
Cinchona montana.. Badier. 
Cinchona sánela Lucia. David. 
Quinquina Pitón. Badier . 



INDEX SYNONYMICUS. 



179 



F. 



FÉRULA.. Lin. Sjw. 1085. Dcc. IV. 171. .ilb. 11. 63. 
Feri'laco. Koch. Dec. 1—7. 
Ferilahu. Koch. Dec. 8.-22. 

Fain. Umbellntae. Lín. —Pouccdaiicae. Dcc— Sca- 
diopliyla. Scck. 
Asa foctida. Lin. S. 5. /). IS. 
FIGARI.\. Halí. Maench. Dcc. 1. 41. .1/6. I. S. 
Fam. Ranunciilaceae. Dcc. 
ranunculoulfs. Mnench. D. i. 
V. communis. Dum. Cours. 
F. polijpclala. Gilib. 
F. vcrna. Pers. 
Ranuncvlus Ficaria. Lin. S. 2^37. 7. 



FUMARIA. Lin. Spr. 248S. Dec.l. 129. ^/t. L 31. 
Platycapnos. Dec. nr. 4 — 3. 
SriiAEiiocAi'Nos. Dcc. nr. 4—9. 

Fam. Amorpliopliyla. Neck. — Corydales. Lin. — 
Fumaiiaceae. Dcc— Leguminosae irregulares, 
/ío;/.— Papavera. Itiil. — Papaveraceae. Juss. 
officinalis. Lin. S. \. D. 6. 
F. officinarum. Neck. 
F. jnttchrlla. Salisb. 

Fumaria nr. 8;). fímel. sib. nr. 346. Hall, lielv. 
b. F. Sturmii. Opiz. 
(cfr. F. clensiflora, media.) 



G. 



GALEGA. Lin. Spr. 2379. Alb. I. 103. 

Fam. Cyteopliyla. iVccí;.— Lcguminoseae. Genis- 
tae. Afíans.— Leguminosae irregulares. Roij. — 
Leguminosae Loteac. Dcc. — Papilionaceae. Lin. 
— Loleae. Rchbch. Spach. 
officinalis. lin. S. 1. i).l. 

G. vulgaris. Lam. fl. fr. 

Galega nr. 394. IlaU. Iielv. 

6. G. africana. Mili. 

(cfr. G. pérsica.) 
G.\L1LM. Lin. Spr. 386. Dec. IV. p. 393. Dietr. oo2. 

Alb.n. 76. 
Apabile. Mocnch. Neck. Dec. nr. 91 — 110. 
.ESPERA. Moench Dec, nr. 120—123. 
Asterocai.um Tausch. (Dec. nr. 1 — 40.46—82.) 
CoccoGALii'M. Dec. nr. 71 — 73. 
Cruciata. Adans. Dcc. nr. 91—96. 
Ericolagii'm. Dec. nr. 83 — 86. 
Ertthrogalium. Dec. nr. 74. 7"). 
Euaparine. Dec. nr. 106 — 119. 
EiGAUUM. Dec. nr. 1 — 90. 
Etsei.ia. Neck. 

Leiaparine. Dec. nr. 100—105. 
Leiogalii'm. Dec. nr. 1 — 40. 
Maschaligalilm. Dec nr. 87—90. 
Plattcalium. Dec nr. 41 — 45. 
RiBEOLA. Tausch. 

Stacrocaliim. Tausch. {Dec. nr. 41—75.) 
TTicnocAuu.M. Dec nr. 46 — 70. 
Valantia. Lin. (ex parte.) 
Vala^tioides. Koch. 
Xanthapahine. Dec. nr. 97— 99. 
XiMHOGALiLM. Dec76— 82. 

Fam. Aparines. .idans. —Galia. /¡«i.— Fructiflo- 
reae. /.ín. — Phyllastropliyta. Neck. — Rubia- 
ceae. Juss. Cassel.—SteWalañ. Dec. Lin. 
Tcrum. Lin. S. 50. D. 77. Dr. 7S. 

G. luteum. Lam. fl. fr. Moencli. 

G. pentandrum. Gilib? 

Galium nr. 47. Gmel. sib. nr. 710. IlaU. helv. 

b. G. tuberculatum. Fres!. 



g. G. caucasicum. Lagas. (et? Fiseh. Sylloge. 

L 195.) 
G. ruthenicum. Willd. 
G. verosimile. R. S. 

d. G. ochrolcuciim. Wulf. 

e. G. vero-MoUugo. ¿ícliied. Dr. 79. 

/. G. Trifhophvllum. Wulf. (non. All.sñc.Tauch. 
Flora. 1833.' 349.) 
GENlSrA. Lin. Spr. 2329. Dec. II. 145. Alb. I. 93. 
Chamaespastium. Adans. 
LissERA. Adans. 
Salzwedelia. Fl. Wctt. 
Spartilm. Lin. Spr. 2496. 
Voglera. Fl. Wett. 

Fam. Cassieaii Genisteae. /ícft/'c/i.— Cyleopiíyla. 
Neck. — Lcguminoseae. Roy. — Genisteae. 
yldans.— Leguminoseae regulares. Roy. — Le- 
gurainoseae Loteae. Dec -Papilionaceae. Lin. 
— Genislae. Schults. — Papilionaceae Loteae. 
Spach. 
sapttalis. Lin. S. 18. D. 63. 
G. herbácea. Lam. fl. fr. 
Genista nr. 353. Hall. belv. 
Cylisus sagittalis. Koch. 
Genistella racemosa. Moench. 
Salzwedelia sagittalis. Fl. Wet. 
Spartiuw sagitlale, Rolh. 
tinctoria. Lin. S. 7. ü. 33. 
G. pubescens. Lang. 
Corniola tinctoria. Med. 
Genista nr. 25. Cmcl. sib. 350. Hall. hel?. 
Genistoides tinctoria. Moench. 
Sparlium iinctorium. Roth. 
bG. pratensis. Pollin. 
c. G. virgata. Willd. arb. 
(cfr. G. mantica, ovata, tenuifolia.) 
GENTIANA. Lin. Spr. 1001. Alb. II. 152. 
Amtoopogo.n. Neck. 
Asterias. Borckh. 
Chaelothills, Neck. 
Cboi^droprtlluh. Bunge. 



180 



ÁLBUM DE L\ FLORA. 



CiMi^íAUs. Borckh. 

CoiUNTHE. Borckh. 

CRossüCEi'nALiM. (Frocl. e\. ril. falso.) 

Crossopetiulim. Frocl. lloth. 

Daststepiiana. Borckh. 

Endotriche. Froel. 

Ericala. lichbch. 

Eriocoila. Itorckh. 

Eritiialia. Bunije. 

ERiTiiRtEA. ?ieck. 

EtRTTIlALIA. Borckh. 

Gaert>ei\ia. Seck. 
Gentianeli.a. Borckh. 
HirrioN. Schmidt. 
Opsa.ntha. Dclarb. 
OiiEOPiiYLAX. Endl. 
Pi.el'rogynk. Eschschollz. 
Pneiímonantoe. Xeck. Schmidt. 
Rassia. Neck. 
Sedeokia. Xcck. 
Spiragtne. Neck. 
Thylactitis. Delarb. 
Thtrophoba. JVecí;. 
Trochantha. Bunqe. 
Urananthe. Gaua. 

Fatn. Apocyna. yldans.— Coiitorlae Gentianeae. 
/{t7i6c/i.— Gentianeae. liül. Juss. — Oliganthe- 
rae [jentandrae. Roy. — Paucislamiiieae. Cranlz. 
Rotaceae. Lin. 
lútea. Lin S. 24. 
Geiitinna nr. 637. Hall. 
Asterias lútea. Borckh. 
Stvcrtia lútea. Vent. 
GERANIUM. Lin. Sfr. 2400. Dcc. I. 639. Alh. I. 72. 
Ramphocarpos. iNect. 

Fam. Columniferae. ¡toy. Cranls. — Comizopliyta. 
Xeck. — Geraniaceae. Adans. Juss.— Gruinales- 
Lin. — Malvae. Itül. — Sncculentae. Lin. (olim.) 
Rohertianum. Lin. S. 62. D. 63. 
G. foetiilum. Moench. 
Geraniími nr. 943. líall. 
h. G. purpureum. VíHrf. 
6. G. mosqucnse. Gulilh. 
(cfr. G. Briceanum.) 
GEUM. Lin. Spr. 1865. Dcc. II. SÜO. Atb II. 8. 
Adamsia. Fisch. 
BicnwEA. fíchbch. 

Cartopiiyllastrum. Sering. Dec. i~il. 
Caryophyllata. Seriny. Úec. )3 — 21. 
Laxmakn!a. Fisch. 
Oreogeum. Sering. Dec. 22 — 27. 
SlEVERSlA. Willd. 
Stictoceum. Sering. Dec. 28 — 30. 

Fam. Calycifiorae peiitapotaiae Roy. — Dryadeae. 
Vent. Spach. — Putentillae. RUI. — Rosaceae. 
Juss. — Dr/adeae. Dcc. — Rosaceae Potenlillae. 
.Spr. — Rosae. ,\dans. — Sarcodipliyta. Neck. 
urbanum. Lin. S. i. D. 9. 



G. caryophyllatum. Pers. 
Geuin. nr. 45. Cmel. sib. nr. ÍÍ30. Hall. Iiclv. 
Caryophyllata of/iciruilis. Moeiicli. 
Caryophyllata vuígaris. Luni. 
6? G. Klettianum. Pelenn. 
(cfr. G. Iiederaefoliutn, liirtum, inlermedium.) 
GLAUCIU.M. Gaert. Juss. Spr. 1888. Dec. I. 122. Atb. 
1.27. 

Fam. Papaveraceae. Juss. 
corniculalum. Curt. Pers. D. 3. 
G. phoeniceum. Cranlz. Lin. S. 2. 
Chelidonium auranliacum. Salisb. 
ChcUdonium corniculalum. Luí. 
6. G. tricolor. Bcriili. .S. 7. 
GLOBULARIA. Lin. Spr. 372. Dieír. 486. .ilb. 111. 89. 
AuOLARiA. Adans. Neck. 

Fam. Acgregiitae. ¿i'n.— Globulariae. Dsc. — Ly- 
simaclijae. Juss. — Personatae Rliinantheae. 
Rclibch. — Psyilomorpliyta. Neck. — Scabiosac. 
liül. — Thymelaeae. Adans. 
Alypum. Lin. S. 11. Dr. H. 
GLYCYimmZA. Lin. Spr. 2321. Dec. II. 247. Alb. 
1. 1Ü2. 
Fam. Leguminoseae Loleae. /)ec. — Cyleopliyta. 
Seck. — Leguminoseae Geulslae. Adans.— Legu- 
niinosae irregulares, /ioj/.— Papilionaceae. Ltn. 
Loleae. lichbch. Spach. 
glabra. Lin. S. i. D. i. 
G. laevis. Pall. 

Liquiritia officinalis. Moeuíli. 
G0S.SYH1U.M. Lin. Spr. 2436. Dec. I. 456. Alb. I. 59. 
.Xylox. Lin. Roy. 

Fam. Bombaecae. Schultz. — Coniferae. Lin. Roy. 
— Malvaceae. Juss. — Omcplepbyts. Neck. 
álbum. W'ight. 
F.eglandulosum. Cav? D. 7. 
G. hcrbaceum. Lin. S. 1. D. 1. 
G. hirsutum. Lin. S. 8. L». 6. 

F. obtusifolium. Roxb. 

G. tricuspidalum Lam. 
Xylon leoninum. Medie. 
A'ylon slrictum. Medie. 

GRATÍOLA. Lin. Spr. 76. Dielr. 53. Alb. III. 62. 
NiüORA. Rafin. 

.SuPHRONA.NTHE. BCñth. 

Fam. Cliasmalíiphyta. Neck. — Personatae. Lin. — 
Scropbularincae. Spr.— Ringentes angin^per- 
mae. Roy. — Ringentes Digitales. RUI. — Scro- 
pliularinae. Juss. — Gratioleae. Benth. 
officinalis. Lin. S. i. Dr. i. 
Gratiola. nr. 329. Hall, lielv. 
GUAJACUM. Lin. Spr. 1585. 

Fam. Calycifiorae pentapelalae. Roy. — Gruina- 
les. Lin. — Plyrontbopbyta. Neck. — Rutaceue. 
Juss. — Sapindaceae. Rchbch. — Visci. RUI. — Zi- 
zyplii. .4(ions.— Zygopliylleae. Schulz. 
officinale. Lin. 1. 2. 
(Cfr. G. Breynii.) 



H 



HELIANTHEMUM. Mili. Gaert. Pers. Spach. Spr. 

1099. Dcc. 1. 267. Alb. 1. 44. 
Aph^namiie.mdm. Spach. 
Bracbtpetalim. Dec. (nr. 32—39.) 
Cbrtsoruodilm. Spach. 
Cisrus. Lin. 
Crgcamthemi'M. Spach. 



Eriocarpum. Dec. (nr. 40 — i6.) 
Eliielianthemlm. Dcc. (nr. 75 — 112.) 
Flmana. Dec. (nr. 47—57.) Spach. 
IIalimium. Dec. (nr. 1—13.) Spach. 
Heteromeris. Spach. 
Lecheoides. Dec. (nr. 14—20.) 
Leicorhodiu.\i. Spach. 



INDEX STXONYMICÜS. 



181 



Macularia. Dee. (iir. 29—31.) 

PsEUDdcisTis. Dec. (iir. 38— 7i.) 

PsiSTi's. Xeck. 

Rhodax. Spach. 

Taejíiostema. Spach. 

TuBERARiA. Dcc. (nr. 21— 29.) SpflcA. 

Fam. Catizopliyta. Xeck. — Cisti. Adans. Juss. — 
Cistiiieae. Z)tíc.— Cisloideae. Vent. — Columnife- 
rae. Whlbrg. 
Tariabile. Spach. 

Vulyare. Gaert. Lam. 
Cistus Hclianthcmum. Lin. 
el raultis. (v. Steudel. I. 736.) 
vulyare. Gaert. variabile. 
HEL1.\NTHUS. Lin. Spr. 2851. Dec. V. 585. Álb. 

II. 110. 
VosACAS. Adans. 

Fam. Aclinophyta. Neck. — Compositae amphigy- 
nanthae. Hchbch. — Compositae Bidentes. 
Adans — Compositae Heliantlií. Rül. — Compo- 
sitae oppositifoliae. «Lin. — Compositae radialae. 
Roy. Spr.— Corymbiferae. Juss.— Synantlierao 
Heliantlii. Cass. 
tuberosos. Lin. S. 8. D. 36. 
HELIOTROIMUM. Lin. Spr. 581. DietT. 720. Alb. 

III. 11. 

SCHOEBERA. ScOp. Ncck. 

Orthostachts. H. Br. 

Fam. Asperifoliae. L¡n. —Heliotropeae. Endl.— 
Boragineae. Juss. — EliretiaCMae. Uciss. — Oli- 
gantherae pentandrae asperiTeliae. Roy. — Tra- 
chytophyla. Seck. 
europaeura. Lin. S. 23. Dr. 23. 

H. canescens. Moeiich. 

H. erectum. Lam. fl. fr. 

H. supinum. Pail. índ. t. 

HMiotropium nr. 11. Gmel. sib. 

Heliotropium nr. 393. Hall. helv. 

b. H. commutatum. R. S. 
H. humile. Sciiulzt. 

c. H. oblongiiifolium. Linck. 

(cfr. H. malabaricum, suaveolens, villosum.) 
HELLEBORUS. Lin. Spr. 2040. Dec I. 46. Alb. I. 9. 
Fam. Multisiliquae Lin. — Ranunculi. Rül. — Po- 
lyanilierae. Roy. — Ranunculaceae. Juss. — Sy- 
nalhropiíytae. S'eck. 
foetidus. Lin. S. 9. D. 8. 

Helleboraster foetidus. Moench. 
(cfr. H. lividus.) 
niger. Lin. S. 3. D. I. 
H. grandiflorus. Salisb. 
b. H. altifolius. Hayne. 
Tiridis. Lin. S. 7. D. 3. 

Helleboraster viridis. Moench. 
HEP.\T1CA. Lin. Dec. I. 22. Alb. I. 3, 
Anemone. Lin. Spr. 2043. 
IsoPTRiM. Adans. (non. Lin.) 

Fam. Muliisiliquae. Lin. — Ranunculaceae. Dec. 
triioba. Chaii. D. 1. 
Anemone hepática. Lin. 
.Anemone praecox. Salisb. 
IlERNIARIA. Lin. Spr. 1096. .416. II. 39. 

Fam. Amaranthaceae. Juss. — Atriplices Hernia- 
riae. Rül. — Chenopodeae Amaranthi. Spr. — Ho- 
leraceae. Lin.— Imcompleiae. Roy. — Parony- 
chieae. Dec. — Portulaceae. Rchbch. — Sysello- 
pliyta. Xeck. 
glabra. Lin. D. 3. 
H. alpestris. Aubry. 
H. fruticosa. Gouan. 
H. Tulgaris. Spr. 1. 
Hemiaria nr. 1532. Hall. helv. 
HIBISCUS. Lin. Srr. 2441. Dec. I. 446. A/6. I. 59, 
Abelmoschus. Medie. Dec. nr. 40—75. 
Azanca. 7oc. .S'ess. Dec. nr. 88 — 95. 
Bamia. R. Broten. 

Tomo III. 



BoMBicELLA. Dcc. ut. 76—83. 
Ckemo.ntia. Commel. Dec. nr. 1 — 12. 
FuRCARiA. Dec. nr. 31—39. 
Kktmia. Adans. Dcc. nr. 24 — 30. 
Lagi'naria. Dec. ut. 96. 97. 
Manihot. Dec. nr. 19—23. 
1'ariti. .idans. (ex parte. Dec. nr. 91.) 
Pentashermum. {Dec. nr. 13 — 18.) 
Petitia. Neck. 
Sabdariffa. Dec. nr. 86. 87. 
Thorntonia. Rchbch. {Dec. nr. 13—18.) 
Trionim. Lin. MoencU. Duc. nr. 84. 85. 

Fam. Columniferae. Lin.— Malvae. .idans. Rül.— 
Malvaceae. Juss. 
Abolinoschus. ¿in. S. 51. D. 72. 
H. flavescens. Cav. D. 101 (sec. Wiyht. Arn.) 
a. longifolius. W'illd. S. 19. D. 50. (sec. Wight. 

Arn.) 
Abelmoschus moschalu.^. Medie. Moench. 
II. I'scudabelmoschus. Blum. (non Boxb.) 
Bamia Abeimo.schus. R. Br. 
HIPPLIUS. Lin. Spr. 31. Dec. III. 71. Dietr. 31. Alb. 

II. 23. 
LiM.Noi'ELCE. Adans. Scop. Hall. 

Fam. Aquaticae Myriophylla. /{üí.— Catatophyta. 
Neck. — Elaeagni". .Idans. Juss. — HaIora{;eae. 
Dec. — Hippurideae. Link. — Hydrocharideae. 
Yent. — Imcompleiae. Roy. — Inundatac. Lin.— 
Onagrarieae. Juss. An. du Mus.— Najades. Juss. 
Spr. 
vulgaris. Ltn. S. 1, D. 1. Dr. 1. 
Hippuris. nr. 1. Gmel. sib. 
Limnopeuce vulgaris. Scop. 
Limnopeuce nr. 1572. Hall. 
b H. alopecuros. Brouss. 
gP H. polyphylla. Rafln. 
(cfr. H. marítima.) 
HUMULUS. Ltn. Spr. 3177. Alb. 111. 107. 
Carnabis. Adans. (ex-parte.) 

Fam. Castaneae. .idans.— Cannabineae. Endl. — 
Imcompleiae. /¡oí/.- Scabrideae. Lin. — Sysello- 
phyta. iVeci.- Urticeae. Rül. Jusi. 
Lupulu?. Li'n. S. 1. 
Lupulus communis. Gaert. 
Lupulus scandens. Lam. II. fr. 
Lupulus nr. 1618. Hall. helv. 
HYOSCYAMUS. Lin. Spr. 650. Dietr. 855. Alb. 
Hl. 36. 
Fam. Darinyphyta. A'ecft.- Luridae. Lin — Oli- 
ganlherae pentandrae multiloculares. Roy. — 
Paucislamineae. Cranta.— Solanaceae. Rül. Jnss. 
Hyoscyamineae. £ndí. 
albus. Ltn. S. 7. Dr. 2. 
//. major. Mili. 
HYPERICUM. Lin. Spr. 2631. Dec. 1. 543. Alb. I. 67. 
Ancistrolobus. Spacn. (Dec. nr. 27.) 
AscTREíA. Chois. (Dec. 1 — 26.) 
Brathtdium. Spach. (Dec. nr. 38. 40. 49.) 
Brathvs. Lm. fil. Chois. (Dec. 112-122.) 
Camptlopls. Spach. 

CAMPTLOSPORLb. Spach. (Dcc. nr. 18. 19.) 
Elodea. Purs/i. (Dec. 20— 31.) 
Elodes Spach. (Dec. nr. 83.) 
Eremantiie. Spach. (Dec. nr. 25.) 
HrpERiciNEA. Wall. etc. 
IsoPBTLLtM. Spach. 
Kl'ifa. .Adans. 

Mtrianura. Spach. (Dec. 80. 81. etc. 
NoRTSCA. SpocA. (Dec. nr. U.) 
Olimpia, i'pach. (Dec. nr. 9.) 
Perforaría. C'Aois. (Dec. 31 — lU.) 

PSOROPHTTLM. Spach. 

RoscT.-<A. Si^ach. (Dec. nr. 14. 16.) 
Triadenia. Spach. (Dec. nr. 63. 
Triadenlm. Rafin. 
Tridesmos. CAois. (Dec. 27. 28.) 

25 



182 



AIBÜM DE LA. FLORA. 



WtBBiA. Spach. 

F.im. Dipliisaiillierae. /{oí/.— Ilypericiiiae. Juss. — 

.MullistiiininBae. Cranlz. — Vlyíli. nul. — l'erfora- 

tae. Lin. (oliin)— Hdlaccae. Lin. 
perfüralum. Lin. S. 54. Dr. 70. 
H. of/icinale. Gater. 
H. officinarum. Oanlz. 
H. turginicum. Wall. 
H. vulijare. Laiii. II. fl. 
Hypericuin iir. 4. (riiin/. sib. 
Hypcricuiii iir. 1037. Hall, 
i. U. songaricum. Ledeb. Rciibcli. S. Hi. (leste 

Ltdeb.) 



c. H. veronense. Scliranck. 
OYSSOPDS. Lin. Spr. 2088. A/6. 11!. 74. 
, Fam. CorylophyU. AecA. — Labialae. Juss. — No- 

j peleae. Spr. — Ringeiites Gyniiiüspermae. Itoy 

— Verlicillalae. Lin. 
officinalis. Lin. S. 1. 
H. alopecuroides. Fisch. 
H. Fischcri. Hort. 
Hyssupus nr. 77. Gmel. sib. 
Hyssüpus iir. 249. Hall. Iielv. 
6. II. myrlifolius. Desf. 
H. ruber. Mili. Beriih. 
c H. Schleicheri. G. Don. 



J. 



ILLICIU-U. Lin. Spr. 2032. Dec. 1. 77. Alb. 1. 19. 
Skihmi. Adans. 

Fam. Alsines. Kiil. — .\nonae. Adans. — Dubii or- 

diiiis. ¿¿7». — Magiinlitíae. Juss. — lllicieae. Dcc. 

— Ranuiicuiaceae ,Dilleiiiaeeae. fíchbch. — Syna- 

tbrophyta. jVecfe.— Tulipiferac. Vent. 

anisatiiin. Lin. S. 2. D. 2. 

IMPATIlvNS. Lin. Spr. 903. Dec. I. 68ti. Dr. 1085. 

Alb. I. 
Balsamipía. Medie. Gaert. Dcc. l.C: 

Fam.Aiiiorpliopbyla.A'ect. — Balsamineae.iíi'c/i. — 
Geraiiia. Juss.— Oligaiuherae pentaiidrae tnulti- 
loculares. Hoy. — Papaverae. /it<¡. 
Balsamina. Lin. S. i. Dr. i. 
Balsamina foemina. Gaerl. 
Balsamina horten^is. Desp. D. i. 
Balsamina lacea. Medie. 

b. 1. corniíío. Lin. S. 2. Dr. 2. 
Balsamina cornuta. Dec. 3. 

c. L coceinea. Sims. 
Balsamina coccínea. Dec. 2. 

d. I. longifolia. Wiglil. in. Wall. cal. 
IMPKH\TOKI\ Lin. Spr. 1087. Dec. íL 383. Alb. 

1. 67. 
Pedcedanl.m. Lin. ser. Endl. 

Fam. Scadiupliyla. i\ec/.-. — Umbéilalae. Lin.— 
Peucodaneae. Dec. 
Ostrulbium. Lin. S. i. D. t. 
Imperatoria nr. 80o. Hall, lielv. 
Angélica officinalis. Burnh. 
: I'euceda7tum Ostruthiwn. Kock. 
Seti7iuni Imperatoria. Kolh. Crantz. 
Selinum Ostruthitim. Wallr. 
í. 1. tríferíiaía. Vivian. 
INDIGOFEIU. Lin. .Spr. 2578. Dec. U. 222. A/6. 

L 
CoLiNiL. Adans. 
Craceu. Lin. 
1.>DIG0. Adans. 

Fam. Cyteopliyla. i\«cfc.— Leguminoseae. Ju.s.— 
Fabaceac. /Íc/i6c/i.— Legurainosae Loteae. Dec. 
— Leguminosae Phascolae. Adans. — Papiiiona- 
ceao. Lin. — Papilionaceae Lüteae. Spach. 
auguslifolia. Litt, S. 4fi. D. 93. 
I. lenuifolia. Lam. {sec. Spr.) 
(cfr. 1. brachy.stachya, Zeyheri.) 
ÍNULA, /.i/1. Spr. 2761. Dec. V. 463. Alb. IL 
BrBONtiM. Dec. nr. 5—28. 
Cappa, üee. nr. 29—33. 
CoBvisARTlA. Cass. Dcc. nr. 1. 2. 
EnuLA. iVeefe. 
Helemi'u. Adaris. 



Iphiona. Cass. (ex parte.) 
LiMBARDA. Adans. Dec. nr. 34 — 41. 
LiOYDA. ¡Sech. 

Fam. Actinopbyta. Neck. — Corapositae araphigy- 
naniliae. Rchbch. — ComposiUe Asleroideae. 
Lcss. — Cornpositae Carduaceae , Vernoniaceae. 
Loudoíi.— Compositae corymbiferae. Li'n.— Corn- 
positae Jacobeae. Adans. — Compositae radiatae. 
S;)r.— Corymbiferae. Juss. — Synanliierae Inu- 
leae. Cass. 
Hclenium. Lin. S. 29. D. 1. 
Áster Helenium. Seop. Moench. 
Áster officinalis. All. 
Áster nr. 72. Hall. helv. 
Áster nr. 144. Gmel. sib. 
Corvisartia Helenium. Merat. 
IPOMOEA. Lin. 
Calomyctioís. Chois. 

CoNVOLVULCS. Autor. Spr. 643. Dietr. 862. 
Erpipomoea. G. Don. 
ExOGOMt.M. Chois. 
Orthh'OMoea. G. Don. 
PnARBiTis. Chois. 
Stropuipomoea. G. Don. 

Fam. Campaiiaceae. Lin. — Campanulae. RUI. — 
Convulvuiaceae. Juss. — Darinyphyta. Neek. — 
Oliganlberae pentandrae niultiluculares. Roy.— 
Paucislamineae. Crantz. 
Purga. ]yender. Alb. II. 136. 
I. Schiedeana. Zuce. 
Convolrulus officinalis. Pelletan. 
mis. Lin. Sm: 1G4. Dictr. 151. A/6. lU. 121. 
Beverna. Adans. 
Chamoletta. Adans. 
HEMonACTYLis. Adans. 
Isis. Tralt. 
SisTRiNCHit.M. Adans. 
XuRis. Adans. 
. Fam. Ensatae. /,m.— Irideae. Rül. Jiws.— Lilia- 
ceae indes. Ac/a/is.— Palmae triandrae. Roy.^ 
Ymniidiphyla. ^'eck. 
jlorentina. Lin. S. 35. Dr. 47. 
florentina. Autor, germánica. 
ISATIS. Lin. Spr. 2277. Dec. 1. 210. A/6. I. 41. 
Glastim. Dec. nr. 6—18. 
Sameraria Dec. nr. 4—6. 

Fam. Brarliytophyta. jVecfr.— Cruciferae Myagroi- 
(ieae. Vení.— Cruciferae Raphani. Adans.— Si- 
liqaf.sae. Lin.— Sisymbria. fiú7. — Tetradyna- 
mae Septatae. Rchbch. 
tinctoria. Lin. S. 10. D. 10. 
Isatis nr. 523. Hall. helv. 



LNDEX STNONYMICÜS. 



tss 



b. 1. alpina. Vill. 
1. hinuta. Pers. 
I. Villarsii. Gaud. 

Isatis nr. 5. Gmi'l. lib. nr. 323. Hatl. Iiolv. 
g. I. dalmática. Mili? (sec. Ucc.) 
d. I. hetcrocarpa. AiiHrz. 
«. I. ¿annad'ra. Lnik. 

(cfr. alpina, canipestris canesccns. Iiebecarpa, 
Jittoralis, inaoüticH, tauricii, praecoz.) 
JUNIPERUS. Lin. Spr. 3200. ^16. 111. H5. 

Fam. Coiiiferae. Lin. — Cuprestinae. Bart. Endl. 



— Lcpyroplivla. Neck. — Pini. RUI. — Strobila- 

ceae. lirhbcli. 
Sabina. Liu. S 21. 

J. S. cupifssifolia. Alt. 
.1. lusitanira. Mili. 
JuMiperus nr. ii. Gmel. sib. 
Juiíiperu.? nr. )6()2. Hall. helT. 
b. 1. S. tamariscifolia. Ait. 
J. Sabina. Mili. 
(cfr. ). excelsa.) 



K. 



KNAUTIA. Lin. Spr. 379. Üec. IV. 630. Alb. II. 96. 
i.Tcu^oiDES. Dec. i. 2. 
Thicheroides. Dec. nr. 3. 4. 

Fam. Aggregalae. Lin. — Dipsaceae. Juss. — Psy- 
domorpliyta. Seck. — Scabiosne. RUI. Adans. 
arvensis. Coult. Triehera arvensis. 



KRAMERIA. Lin. .S;)r. 2255. Dec. I. 341. .1/6. I. 50. 
Fam. Aclitlirupliyta. Keck. — Amarantlii. Adans. 
Alriplici's Amarantlii. Riil. — Duliii ordinis. Lin. 
Juss. Pulygaleae. Dec. 
triandra. R. et. P. S. 3. D. 3. 
K. canescens. Willd. Iirbr? (sec. Kuntti.) 



L. 



LACTUCA, in. Spr. 2886. Dec. VII. 133. .4/6. II. 127. 
Ctamosebis. Kock. (Dec. nr. 1 — 15.) 
Mtcelis. Cass. Dec. nr. 46 — 52. 
ScABioLA. Dec. nr. 1 — 45. 

Fam. Cichoraceae. Juss. — Composilae Cicboreae. 
Spr. — Composilae Hieracie. Riil. — Composilae 
Lictucae. .{(íans.— Composilae semiflosculosae. 
Lin. — Composilae honiioanlliae. Rchoch. — tílos- 
sariphyía. Neck. — Synanllierae Laclucaceae. 
Cass. 
virosa. Lin. S. i i. 
L. sinuaía. Forsk. 
ÍMctuca. nr. 15. Hall, bi'lv. 
6. L. macúlala. Horin. (sec. Dec.) 
c. L. ambigua. Schrad. 
(cfr. L. aujiustana.) 
LAMIUM. Lin. Spr. 2093. Alb. IIJ. 77. 
Erumthera. Benlh. 
Galeobdülon. Huds. 
Lamiopsis Benlh. 
LAMioTTPf.s. Dumort. Benlh. 
Orvala. Lin. 

Fam. Curytopliyta. .YecA". — Labiatae. Juss.—ye- 
peleae. Spr. — Labialae Slacliydeae. Venth. — 
Ringentes gymnospermae. Hoy. — Verlicillatae. 
Lin. — llyssopi. Hoy. 
álbum. Lin. S. 5. 
L. cavitalum. Sm. in. Rees. 
L. niveum. Horlul. 
L. vulyatum. 6. Benlh. 
Lamium nr. 70. Gmel. sib. 
Lamium nr. 271. Hall. helv. 
(cfr. L. molle.) 
LASERPITILM. Lin. Spr. 1089. Dec. IV. 204. Alb. 

II. 68. 
AspiTiuM. tS'eck. 

Fam. Scadiopliyla. .VecA.— Umbellalae. Lin.— Ci- 



cutae. yl (íans. —Umbellatae Tliapsieae. Dec. 
glabruni. Cranlz. D. 2. 
L. tatifolium. Lin. 
L. Libanolis. Lam. 
L. paludapifolium Mili. 
Laserpilium nr. 792. Hall. helv. 
6. L. crispum. Turra. 
latifoUum. Lin. plabrnna. 
LAWSOMA. Lin. Spr. 1445. Dec. lil. 90. Alb. II. 23. 
Lausoma. Autor. 

Fam. Aceres. RUI. — Duraosae. Lin. — Lyllirarieae. 
Dec. — Saliearieae. Juss. — Vpsoopbyta. Neck. 
alba. Lam. S. \. D. 1. 
L. inermis. Lin. 
L. spinosa. Lin. 
Alcanna spinosa. Gaert. 
LEVISTICIM. Koch. Dec. IV. 164. Alb. II. 53. 
Fam. Urabeiliferae. Koch. — Angeliceae. Dec. 
ofOcinale. Koch. D. i. 
L. vulgare. Rchbch. 
Angélica Levislicum. All. 
Angélica paludapifolia. Lara. 
Liiiuilicum Lcristtcum. Lin. 
LIGLSIrUM. Lin. Spr. 55. Didr. 43. Alb. II. 142. 
Fam. Arcylbupbyta. Neck. — Conlortae Cíiiisseae. 
Rchbch. — Jasmina. Adans. Juss. — Olcaceae 
Oleineae. £iic¡í.— Oligautlierae Diandrae. Roy. 
*" — Sepiariat!. Lin. 
vulgare. ¿í. 1. Dr. i. 
Liguslrum nr. 530. Hall. helv. 
6. L. italicum. Mili. 
LINUM. Lin. Spr. 1148. Dec. I. 423. A/6. I. 35. 

Fam. Amarantlii. Adans. — Caryopbylleae. Juss. 
í.'asse/.— Gruinales Lin.— Lineae. Dec. Presl. 
(Linoideae. LíncA.)— Oliganlberac pentandrae 
inultiioculares. /íoi/.— Paucislamineae. Crantz. 
Succulcntae. Lin. (olim.) -Ypsoophjta. Neck. 



184 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



austrlarum. Lin. S. 19. D. 38. 
L. anyustifolium. LodHig. 
L. ffTcnne. Gaert. (sec. Rclibch.) 
catharticutn. Lin. S. 24. D. i6. 
L. diversifolium. Gilib. 
l.iiiuin nr. 839. Ha¡l. Iielv. 
LlTHOSPEnMUM. Lin. Svr. 582. Dietr. 722. Alb. 

III. 10. 
Aegomchiuu. Gray. 
Ar>'E8i.\. Forsk. 
Camptlocarplm. Dec. mpt. 
Harcarospermum. [Ichbch. 
Rbttispermi'm. Linck. 

Fiím. Asperifoliae. Lin. — Heliotropeae. Endl. — 
Boragineae. Juss. — OligaiUlierae peolandrae. 
noy.— Trachvloplivla. Neck. 
ofBcinale. Lin. S.42. D. 12. 
Lithospermum nr. 9. Gmel. sib. 
Lilhospermum nr. 595. Hall, lielv. 
(cfr. L. lalifolium.) 
LOBELIA. Lin. Spr. 779. Dec. Vil. 357. Dietr. 939. 

^¡6. II. 132. 
DoRTMANNA. AcUins. G. Don. 
HoMucHiLL's. Dec. nr. IH — 149. 
Ji'CBíA. Aec/í. 
Rapuntrm. Mili. Prest. 
Stenotium. rresl. 
Stooria. Neck. 
Trimeris. Presl. Dec. nr. 1. 
Ymnostema. Seck. 

Fain. Campanulae. Adans. Rül. Vent. — Fructi- 
ílorae. fioi/.— Lobeliaceae. Juss. — Splianidophy- 
la. yeck. 
syphilitica. Lin. S. 70. D. 110. Dr. 90. 
Jiapuntium syphililicum. Mili. 
b. L. ifilleri. Hort. 
g. L. speciosa. Sweet. 
Hapuntium speciosum. Presl. 
LOBLLARIA. Desv. 
Altsslm. Aufor. Spr. 2283. Dtíc. I. 161. nr. 39— 46. 

Alb.l. 33. 
AxoDONTEA. G. Don. Sweet. 
KosiG. .4dans. 
KoxiCA. R. Brown. 
Ptilotrichim. Boiss. 

Fam. Cruciferae Alyssoideae. R. Br. — Tetradyna- 
mae seplatae. Rcnbch. 
marítima. Desv. 

Alyssum ftalimifolium. Lin. Curt. Ait. 
Alyssum mínimum. Lin. sp. 
Alyssum maritirnum. Lam. 
Clypeola marilima. Lin. mant. 
Clypcola nr. 6. Grael sib. 
Draba maritima. Lam. fl. fr. 
Glyce maritima. Lindl. 
Koniga maritima. R. Br. 
Lepidium fragrans. Wilid. in. Usteri. 
(cfr. L. rupestris.) 
LONICERA. Lin. Spr. 813. Dec. IV. 330. Dietr. 982. 

Alb. il. 75. 
Caprifolii'h. Juss. Dec. nr. 1 — 14. 



Chamaecera^I's. Medie. Dec. (nr. 28 — 38.) 
CoBAEA. Meck. (non. Cav.) 
CupHANTiiA. Dec. (nr. 35 — 38.) 
DiERViLLA. yeck (ex parte.) 
IsiKA. Adans. (Dec. nr. 39—49.) 
NiNTOoA. Dec. (nr. 15—27.) 
Pericltmenlm. Dcc. (nr. 12—14.) 
.\tlostelm. Juss. Dec. nr. 15 — 49. 

Fam. Aggregalae. Lin. — Caprifoliaceae. Juts. — 
Cymosae. Lin. (olim.)— Fructidorae. Roy. — Lo- 
nlcerae. Rül. Endl. 
Caprifolium. Lin. S. {. D. i. Dr. 1. 
Caprifolium hortense. Lam. 11. fr. 
Caprifolium italicum. R. S. 
Caprifolium perfoíiatum. Roeh!. 
Caprifolium roiundifolium. Moench. 
Caprifolium A'ylosteum. Gaerl. 
Periclemenum italicum. Mili. 
b. L. paluda. Hort. 
g. L. glauca. Mcerb. 
L. itálica. Schmidt. 
LUPINLS. Lin. Svr. 2534. Dec. II. 406.i4/6. I. 103. 
Fam. Cyleopliyta. Neck. — Leguminosae Genistae. 
.lí/ans. — Leguminosae Phaseoleae. Dec. — Le- 
guminosae refiulares. /íoy.- Papilionaceae. Lin. 
— Fabaceae. Rchbch. 
albus. Lin. S. 16. D. 1. 
L. salivus. Gaert. 
L. varius. Gaerl. (non. Lin.) 
LYSIM.\CHIA. Lin. Spr. 611. Dietr. 810. A/6. II. 140. 
Ephemerlm. Endlich. {Spr, nr. 3—5.) Rchbch. (Spr. 

nr. 19.) 
GoDisELLA. Lestib. 
Leroi'xia. Merat. 
Ltsimandra. Endl. 
Ltsimastrum. Endl. 
Palladla. Moench. 
TRmTRA. Rafin. 

Fam. Anagallides. Adans.— Darinyphyta. Neck. — 
Lysimacliiae. Juss. — Oligantherae pcntandrae. 
Roy. — Primulae. Rül. Juss. — Rotaceae. Lin. 
vulgaris. Lin. S. 5. Dr. i. 
L. thyrsiflora. Geners. 
Lysxmachia nr. 34. Gmel. sib. 
Lysimachia nr. 630. Hall. 
í>. L. paludosa. Baumg. 
g. L. tvestphalica. Weihe. 
LYTHRUM. Lin. Spr. 1763. Dec. III. 80. Alb. IL 24. 
Fam. Calycanlíieinae. Lin. — DiplosaDtbcrae. Roy. 
— EpIJobia. /íü/.— Lythrarieae. Dec. — Pleuron- 
topliyta.. .Vect.— Salicarieae. Adans. Just. 
Salicaria. Lin. S. 1. Dr. 13. 
Lythrum nr. 90 Gmel. sib. 
Salicaria spicala. Lara. fl. fr. 
Salicaria vulgaris. Moench. 
Salicaria nr. 854. Hall. helv. 
b. L. racemosum. Hort. 
L. Salicaria 6. gracilis. Dec. 
g. L. S. pubescens. Pursh. 
a. L. intermedium. Turtsch. 
(cfr. L. tomentosum.) 



M. 



MANDRAGORA. Lin. Mili. Gaert. S. 752. Dietr. 897. 
Alb. IIL 32. 

Fam. Solanaceae. Juss. 
autumnalis. Bertol. S. 2. Dr. 2. 



M. officinarum. Bertol. 
Atropa Mandragora. Sib. Sn. 
.4fropa Mandragora, foem. Bull. 
6. M. praecox. Sweet. 



INDEX SYNONYMICÜS. 



i 83 



ofpctnartim. Berlol. nutumnalis. 
HELIA. Lin. Spr. ¿390. Dcc. 1 (521. .4/6. I. 71. 
AzEnARACH. Aaans. 

Fani. .\foros. RUI. — Comizopliyta. .YccAr.— Diplo- 
saiiilierue. Roy. — llespericlfae Mi'lieae. /?f/i6c^. 
Meli.iceae. Jiws. — MuliuiJi-ae Miiliaceae. Ueissn. 
— Pislaciae. Adans. — Triliilatae. Lin. 
.\zedarach. Lin. S. i. Ü. i. 
M. du6ia. Cav? (sec. Spr.) 
M. Commelini. Meilic. 
Azedarach Commelini. Meilic. 
.Azedarach deleteria. Mociicli. 
MELILOTUS. Xdans. Lam. Spr. 2526. Dcc. II. 186. 

.•1/6. i. S)8. 
Camptlorutis. Sering. {Dec. nr. 23. 24.) 
CüELORiTis. Sering. {Dec. nr. 1—19.) 
Plagiomtis. Sering. (Dec. nr. 20—22.) 

Fani. Cyteopliyta. A>rt.— Leguminosae. Juss. — 
Pliaseolae. Dcc. — Papilioiía'reae Loleae. Rchb. 
Spach. 
orGcinalis. ¿ín. Pers. S. 7. D. 6. 
M. citrina. Diival. 
Trifolium Mcíilolus officinalis. Lin. 
Trifolium nr. 32. Cmnl. sib. 
Trifolium nr. 362. Hall. Iielv. 
(cfr. M. alba, Pelitpierreana, macrorrliiza, palus- 
tris.) 
MELISSA. Lin. Spr. 2052. Alb. IIL 79. 
Aci.NOS. Moench. .iulor. 
Cala.mimha. .Voenck. Autor. 
Calomelissa. Rchbch. 
Clinopodium. Lin. Aulor. 
Heteroheli.ssa. Benth. 
Macromemssa. Benth. 
MELiPHTLLtM. Bcnih. 

Fam. Curylopiíila. A'ecfc. - Labialae. Juss. — Me- 
lisseae. Spr. Benth. — Ringentes pymnosperraae. 
Roy. — Verliciliatae. Lin. — Melissae. RUI. 
ofGciiiulis. Lin. S. 1. 
M. corsica. Hurtul. 
M. foliosa. Opiz. (sec. Rchbch.) 
M. gravcokhs. Hort. 
M. occidental in. Rafin. 
Aíelissa nr. 2i2. Hall. Iieiv. 
6. M. allissima. Sib. Sm. 
M. cc-rdifoiia. Pers. 
M. hirsuta. Balb. Wilid. hrb. 
M. romana. Mili. 
M. táurica. Hortu!. 
MEINTHA. Lin. Spr. 2090. .4/6. IIL 72. 

Fam. Corylophyta. yeck. — Labiatae. Juss. — Men- 
liioideae. Benth. — Labialae Nepetae. Sipr. — 
Ringenles gymnospertnae. Roy. — Verticillatae. 
Lin. — Hyssiipi. RUI. 
piperita. Lin'.S. 8. 
M. balsamea. Wilid? (sec. Dmth.) 
M. glabrata. Vabl. 
M. Hudsouii. Mírb. 
M. Kahirica. Forsk. 
M. officinalis. Huil. 
6. M. hirta. Wilid. hrb. 
M. hirsuta, d. Smilh. 
hi. Pimentttm. Nees. 
g. M. hircina. Hull. 
d. M. Langii. Steud. (non Geig.) 
(cfr. M. crispa.) 



MENYANTHES. Lin. Spr. C2t. Dielr. 649. Alb. 
11. i:í4. 
Fuin. Apocyiia. yíduii.?. ^Cnntnrlao Ociilianae. 
Rchbch. — Dariinpliyia. .\cck. — Genliancae. 
Vent. Spr. — Lysimacliiae. Juss. — Menyantlieae. 
Mart. — OliRanllierac pentandrae. Roy. — Priinu- 
lae. //«/. — Prcciaa. Lin. 
trifiiliala. Lin.S. i. D. \. 
Menyaullies nr. oo. Gmel. sib. 
Menyanlbt's nr. 633. Hall. helv. 
6. M. paradoxa. Fries. 
g. M. americana. Sioeet. 
M. Irlfoliala. Michx. 
MERCLKIALIS. Lin. Spr. 1529. Alb. IlL 102. 
LiNuzosTis. Endl. (spec. europ.) 
Trismegista. Endl. (spec. indic.) 

Fann. Cyrlosipliyta. .Yccí;.— Eupharbiae. Rül.Jusi. 
— Rutacoae Eupliorbiaceie. Hchbch. — TiÜiyma- 
lí. Adans. — Tricoccae. Lin. 
annua. Lin. S. 1. 
M. ciiiala. Presl. 

Mercurialis nr. 1600. Hall, lieiv. 
(cfr. M. ambigua.) 
MIMOSA. Liíi. Spr. 1415. Dec. \l. 42o. .4/6. I. 109. 
Acné. Rchbch. 

Bataucaclon. Dec. nr. 3;;— 39. 
CAtnAHA. Rchbch. 
EuMiMüSA. Dec. nr. 1 — 20. 
Habbasia. Dec. nr. 27—34. 

Fam. Cas.siae. /{«/.— Chorilophyta. iVec/f.— Legu- 
minoseae Cassiae. Adwis. — Leguminoseae Mi- 
moseae. Dcc. Rchbch. — Lumenlaceae. Lin. — 
Poiyantlierae. Roy. 
púdica, lin. S. 16. D'. 12. 
6. M. tetrandra. H. B. 
MOMÓRDIGA. Lin. Spr. 2332. Dec. III. 311. Alb. 

II. 3o. 
Amordica. Neck. 
EcBAi.iu,M. Rich. 
PoppYA. ^eck. 

Fam. Bryoniae. Adans. Calycidorae monopctalae. 
Roy. — Cacurbilacea?. Lin. — Sygalliphyta. 
Neck. 
Balsamina. Lin. 
yevrosperma cuspidata. Rafin. D. 1. 313. 
6. M. trilobalc. Wigbt. iierb. 
Elalenuin. Lin. S. 1. Ü. 10. 
M. áspera. Lam. (1. fr. 
Ecbalium agreste. Rciibch. 
Ecbalium officinarum. Rich. 
Ecbalium purgans._ Schrad. 
Elalerium cordifolium. Moench. 
MVRÜSPER.uUM. Jacq. Spr. 1633. Dec. II. 94. Alb. 
I. 106. 
Fam. Cassieae. /ícA6c/i.— Chorisophyla. Neck.— 
Leguminoseae. Juss. — Sophureau. Spr.' — Papi- 
lioiiaceae Sophoreae. Spach. 
peruiltíi'um. Dec. D. 3. 
M. pcdicellatum. Lam. S. 2. 
Hyroxylon pcruiferuvi. Lin. (il. 
MYRTUS. Lin. Spr. 1822. Dec. lil. 238. Alb. II. 27. 
Fam. Arbustiva. Lin. (olim ) — Calycidorae pen- 
lapt'talae. Roy. — Hesperidt'ae. L¿n.— Myrtaceae. 
Juss. — .Myrli. Adans. — Sarcodiphyla. Neck. 
comniuiiis. Lin. S. 9. D. S. 
(cfr. acuminala, anguslifolia, bélgica, hoetica, itá- 
lica, lusitaníca, miiiima, romana.) 



Tomo HI. 



26 



186 



A.LBUM DE L\ FLORA. 



N. 



NA.RGISSUS. Un. Spr. 1103. Alb. III. 123. 
Ajax. Saiisb. 
AssAR*ciis. Ilaw. 

CnLÜB ÁSTER. Uaw. 

CoHBii.vRiA. Salisb. 
DiOMKOES. y/a!i>. 
Gantmedks. Salisb. 
Helena. Ilaw 
Hermio^e. Salisb. 
Illis. Ilau). 

JOMCQUILI.IA. DCC. 

OiLEUs. Ilaw. 
PHII.OCYNE Salisb. 
QuELTiA. Salisb. 

SCHISANTHE.?. IIOW. 

Tazetta. üec. 
Tros. Ilaw. 

Fam. Amaryllideae. /«. Br. St. 7/a.— Coronariae 
spathaceae. S;ir.— Lilia caiyculata. rtoy.— Lilia- 
ceae Narcissi. Adans. — Narcissi. Juss. — Ymno- 
dipliyU. iVec/¿. 
Pseulio-Narcissus. Lin. S. 2-1 .| 
N. feslalis. Salisb. 
N. glaucus. Ilurnm. (sec. Spr.) 
N. sylvestris. Lain. 
Piarcissus iir. 1252. Hall. helv. 
Ajax festalis. Haw. Salisb. 
(cfr. N. major, serratus, nobilis, spurius, N. Tela- 
muiilus.) 
NEPETA. Lin. Spr. 3093. Alb. HL 7o. 
Cataría. Adatis. Bcnth. 
Glechoma. Lin. 
Macronepeta. Benth. 
Orthonei'eta. Benlh. 
OxTNEi'ETA. Benth. 
Pycnomepeta. Benth. 
ScHizoNEPETA. Bcnth. 
Stacutura. Rchbch. 
SrEGioxEPETA. Bcnlk. 

Faiii. Coryínphyla. :Vcct. — Labiatae. Adans. — 
Nepeleañ. Spr'.— Riiigentesgymiiospermae. Roy. 
— Verlioillatae. Lin.— Hyssopi. RUI. 
Glechoma. Benlh. 
Calamintha hederacca. Scop. 
Chamaedcma hederacea. Moench. 
Chamaeclcma nr. 2^5. Hall. helv. 
Glechoma hederacea. Lin. 
Glechoma micrantha. Boengh. 
Glechoma nr. 7S. Gmel. sib. 
b. Glechoma hirsuta. W. K. 
Glechoma magna. Morat. 
g. Glechoma heleroyhylla. Opiz. 
Glechoma intermedia. Schrad. 



NERlUM.Lííi. Spr. 692. Dietr. »U. Alb. II. 144. 

Fam. Apocyiia. fíül. Juss. — Echiteae. Endl.—Apo- 
cyneae. S/^r. —Cainpylopliyla. A'ecA. — Contor- 
tae. Lin.— Oliganlherae penlandrae folliculaláe. 
/{oy.- Paucislamineae. Cran'z. 
OleandiT. Lin. S. 1. fl. 1. 
N. lauriforme. Lain. íl. fr. 
6. N. O. álbum. Desf. 
NICOTIANA. Lin. Spr. 631. Dietr. 8b6. Alb. III. 37. 

NlCTAGKLLA. llchbch. 

TabacI.na. Rclibch. 
Tabacum. lichbch. 

Fam. Dariiiyphyta. íVecA.— Luridae. Lin.— Oli- 
gantlierae penlandrae raultiloculares. Roy. — 
Paucislamineae. Cranlz. — Personatae. Adán». 
Solan?ceae. Rül. Juss. — Nicotianeae. Endl. 
Tabacum. Lin. S. 1. Dr. 1. 
N. havanensis. Lapas. 

b. N. T. atteniiatum. Srhrank. 
N. angustí folia. Mili. 

c. N. T. pallesceiis. Schrank. 

d. N. T. alipes. Schrank. 

e. N. T. serotinum. Schrank. 

f. N. T. gracilipes. Schrank. 
q. N. T. Verdón. Schrank. 
A. N. T. Liiigua. Schrank. 

(efr. N. dilátala, macrophylla, loxensis , ybar- 

rensis.) 
NUPHAR. Smith. Spr. 1952. Dcc. L 116. Alb. 1. 24. 
Fam. Nympliaeacoae. Dec. — Hydrocharideae Nym- 

phaeaceae. Rchbch. 
lútea. Smilh. S. 1. D. 1. 
Nenuphar lútea. Heyne. 
Nymphaea lútea. Lin. 
Nymphaea umbiticalis. Salisb. 
Mi/mphaca nr. 12. Gmel. sib. 
ISymphaea nr. 1066. HüII. helv. 
Nymphozanlus vulgaris. Rich. 
b. \. tendía. Rchbch. 

g. N. spathulifera. Rchbch. 

NYMPHAEA. Lin. Spr. 19o0. Dec. 1. 114 Alb. 1. 23. 
Castalia. Dec. nr, 13 — 20. 
Cyanaea. Üec. nr. 1—5. 
Lotos. Dec. 6—12. 

Fam. Aquaticae Nymphaeae. Rül. — Arislol'/ohiae. 
Adans. — Calizophyta. jVecfe. — Pydrocharides. 
Juss. — Miscellaneae. Lin. — Nyraphaeaceae. Dec. 
— Papaveraceao. Cassel. M^rb. — Polyantherae. 
Roy. 
alba. Lin. S. 12. D. 14. 
N. officinalis. Gater. 

Nymphaea nr. 11. Gmel. sib. (excl. var. L) 
Castalia speciosa. Sahsb. 



O. 



OENANTHE. Lin. Spr. 1048. Dec. IV. 136. Alb. n.46. 
Fam. Scadiopliyiae. AVffc.— Umbellatae. Ltn. — 
Seseli.neae. A'ocA. 
crocala. S. 14. D. 18. 



l'hellandrium. Lam. S. 16. D. 12. 
O. aquatica. Poir. 
Ligusticum Phellandrium. Crantz. 
Phellandrium aquaticum. Liu. 



INDEX SYNONYMICUS. 



487 



PheUiindrium nr.2I.Ginel. sil). 
Pheltamlritim iir. 7j7. Hall. Iielv. 
ONOMS. Lili. íipr. 2t97. Dec. II. 138. Alb. I. 96. 
A:«OMs. Moeiich. 
Bl'grana. Dcc. (iir. 39 — ■i2.) 
Bi'CRAxnitiKS. Dec. (nr. ;i3 — Gl.) 
EuoxoMs. Dcc. (iir. ) —74.) 
LoTOONis. Dcc. (nr. 73—103.) 
Natridum. Ücc. (nr. 22—38.) 
Natuii. />cc. (nr. 1—21.) 
Pteronoms. Dec. (nr. 62—65.) 

Fam. Cassieae. /?c/i6c/i.— Cjtcophyta. .\ecA-. — I.e- 
cumlnoscae. Roy. Juss. — Genistae. Adatu. — 
Legumhioseae irregulares, /foy.— Logumino- 
scae LoteaeGenisteae. Occ— Papilioiíacuae. Un. 
— Loleae. Spach. 
spinosa. Lin. S. 7. D. 12. 
O. aritiquorum. Pollin. Autor. 
O. arvensis. b. spinosa. Smith. 
O. campcstris. Kock, etZií. 
O. senescens. Lapevr. 
Ononis. nr. 33ü. ifall. (ex parle.) 
Bonaija arviiisis. Mi'ilie. 
(cfr. b. hirciiia, antiquorum.) 
■OPHKYS. Lin. Spr. 2943. Lindl. pac. 372. Alb. 
111. 120. 
Fain. Orcliideae. Lin. — Ophrjdeae. Lindl. — Pal- 
inae gynandrae. Hoy. 



apifera. líuds. S. 3. L. IS. 
O. araclinili's. Lam. II. fr. a Dec fl. Ir- 
O. insccliferii. var. 2. Lin. 
O. rostrata' Tenor. 
Orchis. nr. 1260. 6. Hall. Iielv. 
OnCIII.S. Lin. Spr. 2923. Lindl. 238. .\lb. III. H9. 
Aborciiis. Seck. 
Dactylorriiiza. Seck. 

Fain. Orcliiileae. ¿t'ii.— Oplirjdeao. Lindl.— V»\~ 
raae Rvnauílrao. /{oi/. — Synarinoplivta. fieck. 
másenla. Lin. S. tO. L. 21. 
6. O. ovalis. Schmit. 
Orchis. nr. 1283. Hall, lielv. 
(cfr. O. Iiri'vicornu, provincialis.) 
O.XALIS. Lin. Spr. 1724. Dcc. 1. 690. Alb. I. 73. 
RiopiiTruM. 
Oxis. Moench. Lam. 

Fam. Bombaceae Oxalideae. /ic/ite/i. - Comyzo- 
pliyla. .YecAr.— Diplosanllicrae. /?oi/.— ucrania. 
\ilans. Juss. — Gruinafes. Lin. — Lina, ¡liil.— 
Oíalideac. R. Br. i>íc.— Succulentae. Lin. 
(olim.) 
Acelosella. Lin. S. 19. /). 123. 
O.ralis. nr. S9. Ginel. sili. 
Oxalis. nr. 928. Hall. Iielv. 
Oxys alba. Lam, 11. Ir. 
b. O. parvi/lora. Lejcuii. 



PAEONIA. Lin. Spr. 1984. Dec. I. 63. Alé. 1. 17. 
MouTAN. Dec. nr. 1. 
Paeon. Dec. nr. 2—16. 

Fam. -Multisiliquac. Lin. — Ranunculi. RüL — Po- 
lyantheratí. Roí/. — Raiiunculaceae. Lin. Syna- 
tiirnphvta. Neck. » 

corallina. ñetz. S. 6. D. 2. 
P. focmina. Mili. (seo. Dec.) 
P. integra. Murr. 

P. mascula. Dosf. (et Mili. sec. Anders.) 
P. olfieinalií. b. mascula. Lin. 
P. trücrnata. Pal!, (sec. Bbrst.) 
lobata. Desf. D. 3. 
P. Brotcri. Reut. 
P. iusiiaiiira. MiVÍ. 
P. officinalis. Brot. 
PAP.WER. Lin. .S/t. 1883. Dcc. I. 117. Alb. I. 24. 
Fam. Citizopliyla. Sech. — Papavera. Riil. Juss. — 
Polyanlherae. Roy. — Rlioeadcs. Lin. 
Arpemone. Lin. S. 2. D. 12. 
P. arvense. Borckli. 
P. claiigerum. Lam. fl. (r. 
b, P. maritimum. Wiili. 
somniffrum. Lin. S. 21. D. 21. 
P. álbum. (>aíi(3. 
P. indchiscens. Dumort. 
P. iiiprum. Crantz. 
P. offlcinale. Gmcl. 
P. opiiferum. Forsk. 
PAR'.ETARIA. Lin. Spr. 3213. Alb. III. 106. 
Freí REA. Gaudich. 
Gesngiima. Gaudich. 
Po:<zoLZiA. Gaudich. 
RoussELiA. Gaudich. 
Thaumuria. Gaudich. 

Fam. Blila. .Irfan.í.— Inicompleta'^. /íoj/.— Scabri- 



dae. Lin.— Sjsellopliyta. lYecfc.—Lrliceae. Riil. 
Juss. 
üfílcinalis. Lin. S. 1. 
P. erecta. Meit. Kocli. 
Parietaria. nr. 1612. Hall. helv. 
(cfr. P. maileriMisis.) 
PARNASSIA. Lin. Spr. 1137. Dec. í. 320. Alb. I. 47. 
Fam. Capparideae. ./«.•!<.— Cistineae. fichbch.— 
Droseraceae. í)ec.— H)ptíriciiiae. Don. — Oligan- 
llierae pei.tandrae nniloculares. /{oy.— Saxifra- 
g.iceae. Lindl. R. iffr.— Succulenlae saxifragae. 
/;í(Í.— Vagae. Li'n.— Vpsoophyla. Xcck. 
piluslri?. Lin. S. i. D. i. - 
P. europaea. P«rs. 
P. vulgarts. Cours. 
Parnassia. nr. 832. Hall, lielv. 
b. P. parvi/lora. De.. 2. 
g. P. tcnuis. ^Vhlb^g. 
PASSIFLORA. Lin. Spr. 2333. Dec. III. 322 4/6 

II. 38. 
Amhactima. Bory. {Dec. nr. 39-^04.) 
AsEpnAVATHEs. fíory. {Dec. 11—38 ) 
ASTHOPUEA. Dcc. (1—3.) 
CiECA. Medie. {Dcc. 1 1 -38.) 
nKr.ALOBA. Dec. { ;9— 58.) 
Rr.mielia. Seck. 

Granadilla. Adans. Medie. {Dcc. 39 — 104.) 
MowcTiNEiiiMA. Bory. {Dec. H — 38 ) 
l'ui.TvxTnEA. Dcc. (4 — 9.) 
Tacsonoibes. Dec. (103 — 109.) 
Tktrapathaea. Dec. 10. 

Fam. Caliciflorae monopelalae. Roy. — Capparides. 
Aííon.?. -Cucurbitaceae. Lin. Juss.— Eredopliy- 
ta. Seck. — Malvaceae. Cassel. — Passiflorae. 
Juss. Dec. 
rubra. Lin. S. 28. D. 40. 
Granadilla rubra. .Moench. 



i 88 



ÁLBUM UE LA FLüllA. 



I'VSTINVCA Lili. Spr. lOSl. Dcc. W. 188. Alh. 

II. «a. 
M.vnBAiLA. Iloffm. 

Fdiii. Scadiophyla. Neck. — Uinbollalae. Lin.— 
reiiceilaiieae. Dec. 
sativa. Lin. S.i. D. 1. 
P. arvensis. Pers. 
I', opaca. Benili. 
P. prateiisiíi Fl. (1. 
P sylveslris. Mili, lluds. 
P. tara.vaci folia. Ilort. 
Paslinaca. iir. 808. Hall. Iielv. 
Anethum Paslinaca. Wibel. 
Selinum Pastinaca. CraiiU. 
PAILLIMA. Lin. Spr. 1503. Ücc. I. 604 Atb. I. 70. 
CüRiNiiiM. Adans. 

Faiii. Acore.s. RUI. — Diplosantherae. ¡{oi/. — Ge- 
raiiia. .\dans. — Sapiíidaceac. Juss. — Sareodi- 
plivla. Ncck. — Triliílulae. Lin. 
affinis. 'Si. ¡lili. 
PEL'CEDANUM. Lin. S^ir. 1082. Den. IV. 178. Dtetr. 

1322. .W6. II. C2. 
Angblicoides. Dec. nr. 30. 
Cervaria. Gaert. Dec. nr. 19—21. 
Elpeuoiíh^num. Dec. nr. 22 — 29. 
Selinoiües. Dec. nr. 22—29. 
Thysselinl'm. Hoffm. Dec. nr. 17. 18. 

Fam. Scadiophvla. iVccí-.— Uinbelliitae. Lin. — 
Fueriiciila. Aáant. — ünibelliferae Peucednneae. 
Dec 
ofncinale. Lin. S. I. D. 2. Dr. I. 
P. ahaticum. Poir. 
P. altis.Hmum. IJesl. 
Selinum Peucedanum. Kotb. Suworb. 
(cfr. P. iialicum, ternatuni.) 
PHYSALIS. Ltn. Spr. 749. Üietr. 900. .Alb. III. 33. 
ALKEKiNGi. Adans. 
Cacabus. fíernh. 
Ctculi.-;. liernh. 

EpETETIORniZA. Dotl. 
EUROSTORHIZA. Don. 

HüRscHELiA. Bowdich. 
.Megistocarpl's. Bernh. 

PnTsALODENDRON. Don. 

PiiTSALOiDES. Mnench. 

Fam. Arcythopliyla. -VecA-.— Luridae. Lin. — Oli- 
gantberae penlandrae inultiloculares. Roy. — 
Solanaceae. RUI. Juss. — Súlaneae. Endi. 
Alkekiiisi. Lin. S. 9. Dr. i. 

P. Halicacabum. Scop. 

Physalis. nr. o77. Hall. hpjv. 

Aikekiiiyi cifíicinarum. Moench. 
PIMPINELLA. LiVi. S;;r. 1042. Ücc. IV. H9. Dielr. 

129o. Alb. II. 46. 
Amsüm. .\dans. (Dec. nr. 20—22.) 
Ledeboiria. Link. {Dec. nr. II.) 
Traciim. Spr. (Dcc. nr. 8—19.) 
Tragoselinum. Monnch. (Dec. nr. 1 — 7.) 

Fam. Scadiopiíyta. A'ect.— Umiiellatac. Lin.— Ca- 
rea. ylfíans.-»Umbelliferae Ammie.iii. Dec. 
saxífraga. Lin. S. 2. D. 3. Dr. 3. 

P. minar. Elirh. 

P. rolundifolia. .Scop. 

Tragoselinum minus. Lam. fl. fr. 

TraqosFlinum sa.rifraga. Moench. 

Tragoselinum. nr. 32. Gmel. sib. 

Tragoselinum. nr. 786. Hall. Iielv. 

6. P. alpina. Vest. D. 26. Ür. 27. 

G. Síi.xifrasa. Fl. d. 

A- P. Sixifraga. disscclifolia. Walt. 

P. genevensis. Vill. 

P. hircina. Moench. 

P. magna Habí. 

P. nigra. b. Bbr.^t. 

d. P nigra. Willd. 

P. media. Geners. 



c P. crispa. Hornem. 
PIPER. Lin. Spr. 130. Dietr. (KJ. Alb. III. 111. 

Dl'GAGELIA. íiUdí/ic/í? 

Enckea. Kuntk. 
PiPEuirnuRiM. Xerk. 
ScniLLEHiA. Kunth. 
Steffknsia. hunth. 

Fam. Ara. /iüí.— Aroideae. S;ir. — Blila. Adan.<i. — 
ICmpruopiíyla. Neck. — Palmao inconipletae. 
Roy. — Pipcrai'cae. Lin- Dec. 
nieruin. Lin. S. 77. Dr. 319. 
P. arom licum. Poir. 
PISTACIA. Lin. Spr. 3184. Dec. II. 64. 

Fatn. Axunopliyla. j\cck. — Amtniaccae. Lin. — 
Cassuvieau. Spach. — Pislaceae, Adans. Rül. — 
Terelijntliaci\ie. Juss. — Anacardieac. Dcc. 
vera. Li«. S. o. D. 1. 
P. lercbinlltus. Mili, 
(cfr. P. narbomiensis, trifolia.) 
PLANTAGU. Lin. Sfr. 436. Dietr. 50b. Alb. III. 88. 
Arnoglussim. Eudl. 
CüRONoPLS. Endl. 
PsTLLiuM. Neck. 

Fam. Üariiiypliyia. Neck. Hoieraceae. ^Yhlbrg. — 
Jasniina. .Idons — Olifíanllierae. leiraiidiae. Roy 
— Planlaginus. RUI. Juss. Priniulaceae. Rchbch. 
Coronopus. Lin. S. 72. Dr. 75. 
P. Columnae. Guuan. 
P. Cornuli. Jaeq. 
P. coronopifolia. Kotli. 
P. Cupani. Guss. 
P. Jacquini. R. S. 
P. intcgralis. Gauíl. 
P. ncglecta. Guss. 
Plantagu nr. 658. llill. lielv. 
Psyllium Lin. S. 8b. Dr. 91. 
P. pscudopsylliwn. tí Par. 
Plantago nr. 661. Ila.l. Iielv. 
Psyllium annuum. .]lirb. 
Psylliutn ereclum. .Sí Ifil. 
PLU.MBAGO. Lin. Spr. 573. Dietr. 711. A/6. III. 81. 
Fam. D.irinypliyta. .Vtc/.-. — Jalapae. Adans. — Oli- 
gantlierae pentandra» uuiluLUlares. Roy. — Phy- 
tulaceae./Jüí.— Piuinbagineae. Juss.--Staiiceae. 
Cassel. — Vagae. Lin. 
europaea. Lin. S. 6. Dr. 0. 
P. lapntiiifolia. Bbrst. (,a? Willd.) 
P. undulóla. Moencli. 
POLYGALA. Lin. Spr. 2487. Dec. I. 321. Alb. I. 47. 
Blephariuiim. Dec. nr. 52 66. 
Bracmytroi'is. Dec. nr. 13 4. 
Cbamaeulxls. 1/fc. nr. 127 — 133. 
Clincli.ma. Dec. nr. 67 — 69. 
Poltgalun. Dec. nr. 32 — 51. 
PsYCHANTnis. llafin. Dec. 1 — 31. 
Senega. Dec. nr. 109—126. 
TI.MLTUA. Dec. nr. 70—108. 

Fam. Amorphopbyla. Neck. — Cassiae. Rül. — Le- 
guminoseae irregulares. Roy. — Papilionaceae. 
Craiitz. — Pediculart's. Juss.— Pulygaleae. Juss. 
— Rhinantliúi ieae. Ven(.— Tilhymali. Adans. — 
VeriMiicae. Cassel. 
amaia. Lin. S. 41. 
P. amurclla. Cranlz. 
P. rolundifolia. Gilib. 
P. vulu'aris. Lin. var. Lam. Poir. 
Potiji/dla nr. 83. Gmel. sib. 
Polygala nr. 343. Hall. helr. 
6. P. alpina. Puir. 
g. P. decipiens. Bess. 
P. lilliuaiiloa. (Alib. 
d. ?. repetís. .Mural? 
Senega. Lin. S. 103. D. 109. 

P. grandiflora. Walt. 
Tulgaris. Lin. S. 39. D. 43. 
P. lonyi folia. Gilib. 



INDEX SYNONYMICÜS. 



18» 



Polygala iir. 82. Gmol. sib. 
Polyíiala nr. 3U. Hall. Iielv. 
A. P. carnosa. Srlikr. 

I'. Hori. BriltiiiR. iii. Opiz. Tauscii. (307.) 
g. P. remana. L^jemi. 
(i. P. eoerulca. Roelil. 
e. P. monspeliata. Ait Vil!, 
(cfr. P. amara, calcárea, major, moiispeliaca.) 
POLYf.ONUM. Un. Spr. 15Í0. Üietr. 7801. Alb. 

III. 90. 
AcNOGOMM. Mei.tsn. 
Ambltco.num. Meissn. 
Afic.vRu. Seek. 
AvicLLARi*. Meissn. 
BisTORTA. Adans. Lin. 
Facoptrim. Moeiich. Gaert. 
Fagotbiticim. Lin. act. lio!. 
Heliime. Lin. 
Persicaria. Lin. .Adán;. 
Timaría. Aleissn. 
ToLARA. .\dans. 

Fam. Holeraceae. Lin. — Incomplelae, Roy. — Per- 
sicariae. Adans. — Polygona. Itiii. Juss. — Syse- 
llopfiYta. Serk. — Vaginales, ¿in. (oliin.) 
Bistorta. Lin. S. i. Dr. i. 
P. bistortoides. Pursh. 
P. elliptieum. Willd. hrb. S. 2. Dr. 75, 
Poli/gonum nr. 33. Gmol. sib. 
Bistorta. Adan.s. 
Persicaria. Lin. S. 6b. Dr. 16. 
P. biforme. \Yhlbrg. 
P. maculatum. Ralii). 
P. rivulare. Koth. 
Polygonum nr. 36. Gmel. sib. 
t (cfr. P. lapathifnlium, mite, nutans.) 
POTENTILLX. Lin Spr. 1864. Dec. II. 571. Alb. II. 5. 
CoMARiM. Lin. D. 80. 
FRAGAniASTRLM. Scrínf/. Dec. 81 — 98. 
PiCRepoGo?i. Bunge. (species fructinosae.) 
PoTENTiLLASTRLM. Sering. D. 1 — 79. 
TRiCHOTHaAMLS Lchm. 

Fam. Calyciñoreae pentapelalae. R< >. — Dryadeae. 
Vení. — Potentillae RüL — Rnsae. .\dans. — 
Dryadeae. Dec. — Rosaceae Kra^iariaceae. Du- 
mort. — Rusaceae. Juss. — Potentilleae. Spr. — 
Sareodiphyta. Seck. — Senticosae. Lin. 
anserina. Lin. S. 24. D. 72. 
P. argentina. Huds. Gilib. 
Pnlenlilla nr. 27. Gmel. sib. 
Argentina vulgaris. Lam. fl. fr. 
Fragaria anserina. Crantz. 
Fragaria nr. 1126. Hall, lielv. 
Tormeiililla. Schra'ik. S. 69. D. 18. 
P. sylvestris. Neck. 
P. tetrapetala. Hall. 61. 
Polenlilla nr. 2o Gmel. sib. 
Fragaria Tormentilla offirinali.-:. Crantz. 
Fragarianr. 1117. Hall. helv. 
Tormentilla erecta. Lin. 
Torment'lla officinalis. Curt. Spr. 
Tormentilla tuberosa. Renault. 
6. Tormentilla alpina. Vül. 
g. P. Tormi'Diilla formosa. Tongue. (liybrida.) 
(cfr. P nemnralis.) 
PRIMUL.*. Lin Spr. 616. Dietr. 81.".. .4(6. II. 138. 
Fam. Anacallides. .láans. — Darinypbyla. A'ec/c. 
— Lysiinacbiae. Juss. — Oliganlherae pcnlandrae 
uniloculares. Hoy. — Preciae. Lin. — Primulae. 
fíiil. — Primuláceas, fíchbch. 
»eris. ¿in. S. .i. Dr. 4. 
P. officinalis. Jacq. 
P. variabilis. e. nffirinalis. Tratt. 
Prímula nr. 610. Hall. belv. 
(cfr. P. acaulis, elatior, inflata, suaveolens.) 
PRL'NUS. Lin. Spr. 1816. Dec II. .'Í32. 
CERASts. Adans. Dec. II. 535. 
Tomo 111. 



CerasüI'Iioiia. .\eck. 
Pruniumiiira. iV«f/;. 

Fam. Amygdalineae. fliíiiiorí.— Calycifloreae pen- 
tapelalae. /ÍOf/.— Pomaceae. Lin. — Pruni. RüL 
— Rosaceae. Juss. — .\inigílali!atí. Spr. — Sarco- 
dipliyia. iVec/c.— Zizyplii. Adans. 
Laurocerasus. Lin. S. 36. .Alb. II. 16. 
P. lusitanica. Giildcnst. 
Ccrasus Laurocerasus. Luisl. D. 36. 
Padus Laurocerasus. Mili. Uurck. 
PSYCllOTRIA. Lin. Spr. 792. Dec. IV. 504. Dictr. 
969. .1/6. II. 82. 
Fam. Lonicerae. /íúi.— Rubiaceae. Juss. — CMea- 
ceae. fice — Rubiaceae. Psycliotrieae. Dec. — 
Spanidoplivla. iVacA.— Stellalae. Lin. 
eraelita. Mutis. Lin. fil. S. 7. D. 2. Dr. 2. 
Cephaelis emética. Pers. 
PUL.MO.\ARlA. Lin. Svr. ns:i. Dietr. 723. Alb. III. 10. 
Fam. Asperifoliae. Lin.— Anchuseae. Endl.—Bo- 
ra^ineae. Juss. — Oliganllicrae pentandrae aspe- 
riluliae. /ioi/.— Tracliytopliyta. Neck. 
officinalis. Li'n. 

Pulmonaria nr. r>07. Hall. helv. 

b. I', grandiflora. Dec. 
P. maculosa. Dietr. 

(/? P. alpina. Mili. 

(cfr. P. angusiifolia, miillis, oblongata.) 
PÜLSATILLA. mi. Spr. 2044. 
Anemo.ne Dec. I. 16 nr. 1 — 10. 
Campai^ularia. Endl. 
Preona.nthls. Ehrh. 

Fam. Ranunculaceae. Rchbch. Spr. 
vulf-aris. i/tí/. S. 6. .4/6. I. 0. 

Anemone collina. Salisb. 

Anemone pratensis. Wilb. Hall. (non. Lin,) 

Anemone nr. 34. Gmel. sib. 

sincmone nr. 1146. Hall. helv. 

6. .inemone rubra. Lam. 

g. .inemone intermedia. Schult. 

.Anemone acutipetala. Schleicli. 

.Anemone tenuifolia. Schleich. (non. Dec.) 

c. P. affinis. Lasch. 

e. P. media. Bu;,'enh. {Flora. 1840. 74.) 
Anemone pulsatilla. Lin. 
PYRETHRUM. Gaertn. Spr. 2810. Dec. VI. 53. Alb. 

II. lio. 
Chry.ía.>tbemi'.m. Lin. 

Fam. Composiiae Anthemoideae. Loudon. — Com- 
positae Radialae. .S/ir. — Compositae Senecioni- 
deae. Less. — SvnaiiiiiPrae Antliemideae. Cass. 
ParlliiMiium. Smith.'S. 2.'i. D. 28. 
Matricaria nr. 100. Hall. helv. 
Matricaria odorala. Lam. íl. fr. 
Matricaria Parthenium. Lin. 
PYROLA. Lin. Spr. 1374. Dec. VII. 773 fiíetr. 1919. 

.1/6. II. 137. 
Mo.NESKS. Salisb. 

Fam. Bicornes. Lin. — Dicroophyta. Neck.—Eii- 
cac. liiil. Juss. — Vaccinia. .Adans. 
rolundifuliii. Lin. S. o. D. 5. Dr. 5. 
P. americana. G. Don. 
I', declinata. Moench. 
P, grandiflora. Radd. 
P. major. Lam. 11. fr. 
P. múior. Gilib. fl. lilh. 
P. noveboracensis. Gold. 
Pyrula nr. 15. Gmel.. sib. 
Pyrola nr. 1010. Hall. helv. 
6. P. conferta. Willd. hrb. 
P. incarnata. F'isch. 
g. P. grandiflora. Radd. 
PraUS. Lin. Spr. 18,^)7. Dec. II. 633. Alb. II. 20. 
Adenorachis. Dec. nr. 36 37. 
Apyrophorum. yeck. 
Aria. Dtc. nr. 23. 21. 
Cbamaemespilis. Dec. nr. 38. 

27 



490 



ALBDM DE LA FLORA. 



Eriolobls. fíec. nr. 2«. 
Mails. Mili. nec. nr. t4— 22. 
Ptroprobim. Xeck. Der. nr. 1—13. 
SoBBLs.Lín. Dec. nr.27— 34. 
TúRMiMALiA. Dec. nr. 25. 

Fam. r.alyciflureai* pentapetabe. Roy. — Pyri. Hül. 
— Rosaceae. Adans. Juss. — Pomaceae. Spr. ) 



IJn. — Sarcodipliyta. Ner.k. 
Aucuparia. Caertn. S. 36. D. 30. 
Aucuparia. Medie. 
Mcsvitus Aucuparia. All. Scop. 
Sorbus Aucuparia. Lin. 
Sorbus nr. 19. Gtnel. sil). 
b. Sorbus subserrata. Opiz. 



R. 



RAM^NCULUS. Lin. Spr. 2037. Dec. 1. 26. Alb. \. 6. 

el. ad. 
Apma.nostemma. St. Hil. 

BATRACHtLM. DcC Df. 1 — 3. 

Calliantbemlm. C. a. ileyer. 

Casalea. Sí. mi. 

EcHiNELLA. Dec. pr. 136—149. 

Hecatonia. Dec. nr. 33—135. 

Krápfia. Dec. 

RA>i>ct'LASTRiM. Dec. BT. 4 — 28. 

Thora. Dec. ur. 29-32. 

Fam. Acascophyta. iWcfc.— Multisiliquae. Lin. — 
Multisiamiiieae. Crantz. — Polyantherae. Roy. — 
Ranuiipulacpae. Juss. — Ranunculi. RUI. 
acris. Lin. S. lOG. D. 88. 

R. napellifotius. Crantz? (sec. Poir.) 
R. subterráneas. Giiib. 
Ranunculus nr. 53. Gmel. sib. 
Ranunculus nr. 1169. Hall. heJT. 
6. R. sylvaticus. Thuil. 
g. R. siculus. Presl. (sec. Spr.) 
(cfr. R. major, Steveni, rufulus, Viliarsii.) 
buJbosus. Lin. S. 5. D. 4. 



R. (labellatus. Bivon. 
n.lai 



laetus. Salisb. 
Ranunculus nr. 1174. Hall. hélv. 
b. R. bracleatus. Schleich. 
R. brachiatus. Sclileich. 
(cfr. R. Philonolis ) 
sceleralus. Lin. S. 76. D. 66. 
R. digilalus. Gilib. 
R. sardous. Bellard. 
Ranunculus nr. 48. Gmel. sib. 
Ranunculus nr. 1173. Hall. helv. 
Jlecatnnia palustris. Lour. 
6. R. umbellalus. Roxb. 
RESEDA. Lin. Spr. 1791. A/6. I. 49. 
AsTROCARPis. Seck. 
Catllsea. St. Hil. 
Elli.mia. A'uíi 
Leucoreseda. G. Don. 
Oligomeris. Cambess. 
Phtteima. G. Don. 
Resedf.lla. Webb. 
Sesamella. Rchbch. O. Don. 
Xamhoreseda. G. Don. 

Fam. Cíipparideae. Juií. Don. — Eredophyta. fieck. 
— Misceüaneae. Lin. — Polyantherae. Roy.— 
Rps^ilflcpae. Schults. — Tetradynaraae Coilocar- 
peae. fírhbch. 
lútea. Lin. S. 17. 
R. undata. Habí. 
R. vulgaris. Mili. 
6. R. crispa. Mili. 
Luteola. Lin. S. 7. 
Luleola. Madic. 
(cfr. R. críspala, lanceolala.) 



RHAMNDS. Lin. Spr. 837. Dec. II. 23. Dietr. 1029. 

Alb. 1. 85. 
Alaternls. Mili. Dec. nr. 1 —8. 
Mahcohella. Xeck. 
AMTiRnAMNUs. Dcc. nr. 34 — 37. 
Cervispina. Moewh. Dec. nc. 9 — 33. 

FoRGtROUXIA. .Ycc/i. 

Frángula. Adans. Mili. 
Girtasneria. Seck. (ex parle.) 
Hettli.ngeria. i\'eck. 
Palicris. Afíans. (ex parle.) 
Verlangia. Ncck. 

Fam. Dumosae. líníi.— Incompletae Roy. — Ply- 
rnnlhopliyta. A'ecfr — Rhamni. fiüí. Juss. Cas- 
sel. — Vepreculae. ¿ín. (olim.) 
catharlicus. Li'n. S. 4. D. 9. Dr. 12. 
Rhamnus. nr. 83. Gm-»!. sib. 
fíhamnus. nr. 824. Hall. Iielv. 
Cervispina cathartira. .Moi^nch. 
R. Rhamnus hydricnsis. Jacq. (sec. Dec.) 
Frángula. Lin. S. 12. D. 30. Dr. 3o. 

Rhaitums. nr. 85. Gmi-i. sib. nr. 821. Hall. helv. 
Franijula Alnus. Mili. Moench. 
Frángula vulgaris. Rchbch. 
RHEUM. Ltn. Spr. 1520. Diclr. 18o. Alb. lU. 89. 

Fam. Holeraceae. Lin — Incomplelae. Roy. — Po- 
lygona.Rííí. Juss. — Sysellopliyla. Neck. — Vagi- 
nales. Lin. (olim.) 
palmatnin. Lin. S. i. Dr. 1. 
Rhabarbarum palmalum. Moéiich. 
RHODODENDRON. Lin. Spr. 1348. Dec. VIL 719. 

Dietr. 1898. Alb.H. 136. 
Adodendron. Neck. {Dec. nr. 31 — 32.) 
Anthodendron. Rchbch. 
Beverinckia. Salisb. mpt. {Dec. nr. 38—37.) 
BooRAM. G. Don. Endl. {Dec. nr. 5—29.) 
Brachtcalyx. Sweet. {Dec. nr. 3—29.) 
Blramia. Dec. (nr. 1 — 4.) 
Chamaecistls. G. Don. {Dec. nr. 31—32.) 
Elrhododendron. Dec. (nr. 5 — 20.) 
Htmenanthes. Blum. {Dec. nr. 4.) 
Lepipherum. G. Don. {Dec. nr. 5 — 29.) 
LüiSELEiRiA. Rchbch. {Dec. nr. 33—37.) 
Pe>tanthera. G. Don. 
PoGONANTHiM. G. Don. {Dcc. nr. 30.) 
PoNTiCüM. G. Don. {Dcc. nr. 5—29.) 
Rhodothamms. Rchbcb. {Dcc. nr. 31 — 32.) 
TsüTsrsi.G. Don. {Dcc. nr. 33— 37.) 
ViRETA. Blum. 

Fam. Bicornes. Lin.— Dicroophyla. iVecfc.— Eri- 
cae. i?uí. —Rhodnilendreae. Spr.— Paucistami- 
neae. Crand.- Rholodendra. Juss.— Vaccinia. 
.Adans. — Ericeae. Dcc. 
crysanthum. Pall. Lin. ¡U. S. 8. D. Dr. 15. 
R. aureum. Gporg. 
R. offlcinale. Salisb. 
Andrómeda, nr. 9. Gmel. sib. 



INDEX SYNONYMICUS. 



191 



RHUS. Lin. Sor. Í108. Doc. II. 66. Dictr. 1392. 

Alb. I. 89. 
CoTiMus. Lin. .\dans. .\eck. Dec. nr. 1. 
LoBADiLM. fíafin. Dec. nr. 76 — 77. 
Metopium. Dec. nr. 2. 
PocoPHORUM. Mcck. {Dec. nr. 25 — 73.) 
ScHMAi.ziA. Desv. {Dec. nr. 76 — 77.) 
Si'M^c. Dec. nr. 3—73. 
Thezera. Dec. nr. 74—74. 

TOXIDODENPRIM. Mili. 

TuBpnu. Rafin. 
Vermi. Adans. 

Fam. Cassuvieae. Spaeh.— Duinopae. Lin. — Ere- 
dnphyta. Neck. — Fructitlorae. /foi/.— PisUceae. 
Adans. Itiil. — Terebinlliaceae. Juss. 
Toiicodendruin. Lin. D. 2ü. Dr. 26. 

R. Toiicodendrum que.rcifolium. Mich. 

Toxicoiienilruin Pubescens. Mili. 

Toxicodendrum scrratnm. Malb. 

Toxicodcndrum magnwn. Bertrani. in Mili. 

(cfr. R. radlcans.) 
ROS.\. Lin. Spr. 1870. Dee. 397. .416. 11. 18. 
RnoDOPHORA. S'eck. 

Fam. Calyciflorae pentapelalae. Roy. — Rosaccae. 
Juss. — Sarcodipliyla. S'eck. — Stinlicosae. Lin. — 
Pyri. RUI. 
galilea. Lin. 

R. agrestis. Grael. 

R. arvina. Rau. 

R. basilica. Roess. 

R. bélgica. Mili . 

R. bourbonica. Roess. 

R. CandoUeana. Tliory. 

R. cardinaíis. Lawr? 

R. Chamacrrhodon. Vill. 

R. cordi folia. Hosi. 

R. episcopalis. Host. 

R. formosa. Roess. 

R. geminóla. Rau. 

R. germánica. Maerkl. 

R. Herporrhodon. Ehrli? 

R. mundi. Hort. 

R. papaverina. Moench. 

R. Polliniona. Spr. 

R. prcnaeslina. Mili. 

R. provincialis. Andr. Ait. 

R. repens. Munchh. 

R. ruftro. Lam. íl. fr. 



R. striala. Wrede. 
H. sylvcstris. Galer. 
n. varia. Scliimp. etSpeau. 
R. versicolor. Ilorl. 
R. Villmositia. Horl. 2. 
Rosa. nr. HOl. Hall. Iielv. 
6. R. jnimila. Jacq. 
R. cuereo. Jncq. 
R. holosericca. Roess. Duro!. 
R. humilis. Tausch. 
R. Makeka. Dupont. 
R. mulabilis. Duni. Cours. 
11. olympira. Don. 
R. sanjiiííica. Roess. 
g. R. proi'i'ncía/is. Ait. 
R. burgundica. Roess. 
R. meWensis. Dum. Cours. 
R. parvifolia. Ebrb. 
R. pomponia remensis. Red. 
R- hybrida. Rock. Ziz. Scliieid. 
H. rracAiana. Bess. 
R. liveseens. Bess. 
R. humifusa. Red. 
et mult. varíet. iiortenses. 
RUBI.V. L«n. 6>r. 389. Dec. IV. 588. Dieír. baO. /1Í6. 

II. 78. 
Aparine. Adans. (ex parte.) 
Relbu.mim. Endl. (Gaiii Subgenus. Endl. Dec. nr. 21 

—33.) 
Fam. .\parines. Adans. — Fructlllorae. Roy. — 

Galia. /?»(.— Phyllastrophyta. .Ycrft.— Rul;ia- 

ceaf!. Juss. — Stellatae. Lin. 
linctorum. Lin. S. t. D. ii. Dr. 33. 
R. peregrina. Murrith. 
R. sylvestris. Mili. 
Rubia nr. 708. Hall, 
b. R. tinctorum Mili. 
RUTA. Lin. Spr.' 1380. Dec. I. 709. Dielr. 192C. .411 
I. 78. 
Fam. Diplosantherae. floy.— Eredopiíyta. Xcck. 

Multiíiliquae. Lin. — Tbalielri. ilu/.— Pislaciae. 

Adans. — Rutaceae. Juss. 
graveolens. Lin. S. 1. í>. 3. Dr. 3. 
R. altera. Mili. 
R. hortensis. Mili. Lam. 
Ruta nr. 1003. Hall. belv. 
(cfr. R. divaricata.) 



s. 



SALICORN'IA. Lin. Spr. 29. Dietr. 29. .1(6. III. 85. 
Fam. Aizoidpae Alripliceae. Rchbfh. — Blila. 
Adans. — Clicnopodeae. Spr. — Salicornieae. 
flumorf. — Holeraceae. Lin. — incompletae. Roy. 
Salsolas. RUI. — Svsellophyta. Xeck. 
herbácea. Lin. S. 1. i). 1. 
S. ocelaria. Pall. 
S. europaca. a. Huds. 
S. anima. Smilh. 
S. S'ricta. Willd. hrb. 
S. viriinica. Sckoll. 
Salicornia nr. 2. Gmel. sib. 
(cfr. S. ambigua, procurabens, pygraaea , virgi- 
nica.) 
SALIX. Lin. Spr. 129. Alb. IH. 112. 
Amerina. Dumort. 



Chamaetia. Dumort. 
Heijx. Dumort. 
Vi;trix. Dumort. 
Vlmen. Dumort. 

Para. Ameiiiacac. Lin. — Axonophyta. Neck. — 
Castaneae. Adans. — Querci. /íúi.— Salicineae. 
Rich. 
alba. Lin. S. 17. 

Salix nr. 12. Gmel. sib. 

Salix nr. 1635. Hall. helv. 

6. S. cocrulea. Smith. 

S lieleriipliylla. Bray. (.seo. Trautvetl.) 

g. S. vilcllina. Lin. S. 16. 

(cfr. S. bippophacfolia.) 
SALSOLA. Lin. Spr. 1093. Dietr. 137". Alb. III 87. 
Kai.i. Adans. 



192 



ÁLBUM DE LA FLORA, 



Farn. Aiioiiieae, Atriplicae. /íc'ifcf/». — Alriplio.os. 
Jwis. — Blita. Adans. — Chciuipodcae. It. Br. — 
Saisnieae. Dumort. ñül. — lloleracoae. Lin. — In- 
cmnplelae. Roy. 
Kali. Un. S 30. Ur. 38. 
S. derumbens. Latn. fl. fr. 
Salsola nr. 69. GiubI. sib. (excl. var.)- 
Kali Soda. MoriicIi. 
Tragum Kali. Medie. 
h. S. rosacea. Cav. (non. Lin.) 
(cfr. S. rollina, tatnarlscina, Traeus.) 
SALN'IA. Lin. Snr. 9i. Dietr. 103. .1/6. IIL 67. 
Aetuiopis. Benth. 
ííTMNüsi'iiACE. Benth. 
Hemisimuce Bentk. 
Heteikisi'Hace. Benth. 
HoRMiNLM. Benth. 
Htmemisphace. Benth. 
MiEROsmACE. Benth. 
NoTiospiucE. Benth. 
Plethiosi'Hace. Benth. 
Ptcno.'.I'iiack. Benth. 

Fam. Corytophyta. A'ccfc.— Labiatae. Adans. Juss. 
— Monardeae. Benth. — Ringenles gymiiospor- 
mai'. Roy. — Verticillaiaft. Lin. 
officinalis. Lin S. Ifi9. Dr. 3. 
S. ehromatica. Hlfmsg? 
S. grandiflora. Tenor. 

5. papillosa. Hffinsg? 
Salvia nr. 47. Gmel. sib. 

6. S. aurita. Scluillz. 

5. confusa. Bcnlli. ür. 6. 
(ofr. S. laviindulaefolia.) 

SANGUISORBA. Lin. Spr. 4o5. üec. II. o93. Alb. 
11. 1.^). 
Fam. Corylophyta. ?>cck. — Dryadeae. Spach. — 
Fructiflorae. Roy. — Mis^ellaneae. Lin — Poly- 
gona. RUI. — Rosaceae Agrimoniae. Vent.—Ro- 
saceae Sanguisorbeae. Juss. 
officinidis. Lin. S. i. D. i. Dr. 1. 
PimpineUa officinali.<:. Gaert. 
Pimpineila iir. 705. Hall. helv. 

6. S. altisima. Mili. 

S. auriculata. All. Scop. Dr. 2. 
S. cordifulia. Opiz. 
S. pracco.T. Bess 
g. S. aahauda. Mili. 
d. S. hispánica. Mdl. 
ef S. negiecla. G. Don. 
(clr. S. carnea.) 
SANÍCULA. Lin. Spr. 1030. Dec. IV. 84. Dielr. 1270. 

Alb. II. 60. 
Samch. Dec. nr. 1—10. 
Samcoria. Dec. nr. 11. 

Fam. Scadiophyla. iVecfc. —Umbellatae. Lin.— Sa- 
niculpae. Dec. 
europa«a. Lin. S. 1. D. 1. Dr, i. 
S. officinalis. Gouan. 
S. officinarum. Lam. fl. fr. Moench. 
Sanícula nr. 737. Hall. belv. 
Astranlia Diapensia. Scop. 
Caucalis Sanicula. Cranlz. 
(cff. S. capensis.) 
SAPONARIA. Lin. Spr. 1696. Dec. '.. 365. Dielr. 

2130. Alb. I. 53. 
BoLANTHus. Sering. Dec. nr. 10 — 13. 
BooTiA. Seck. Dec. 3 — 5. 
Proteima. Sering. Dec. 6—9. 
Vaccaria. Moench. Dee. 1. 2. 

Fam. Alsine.s. Adans. — Carynphylleae. Lin. — Ca- 
tolaphyla. Neck. — Diplnsanlherae. fioy.— Lych- 
nide.s. Riil. — Sileneap. Spach. 
officinalis. Lin. S. i. D. 3. Dr. 3. 
Bootia vulgaris. Neck. 
Lychnis officinalis. Scop. 
h. S. hybrida. Mili. 



SAXÍFRAGA. Lin. Spr. 1694. Decand. IV. p. 17. Dielr. 

2119. .1/6 n. 44. 
AlzodMA. Tausch. Dec. 5 — 20. 
Amii'Iiylla. Hato. Dec. 1 — 4. 
Arabii.ia. Tausch. Dec. 109-113. 
Aulaxis. Ilaw. Dec. 114 — 123. 
Behcei^ia. Moench. Dec. 97—99. Spr. 1. 2. 
CALi.n>HTi.LUM. Gaud. Dec. i — 4. 
Cuo.NDROsEA. Haiv. Dec. 5 — 29. 
CiLiARiA. Hato. 

Cottlea. Uatv. Dec. 124-131. 
CoTVLEnoN. Gaud. Dec. 5—29. 
ÜACTVLuiDES. Tausch. Dec. 30 — 90. 
Dermasea. Ilaiv. Dec. 100—108. 
Díptera. Borckh. Dec. 114—123. 
Ergphero.n. Tausch. Dec. 97 — 99. 
Gertoma. Schkr. Dec. 97- 99. 
Gtmnoi'era. Don. Dec. 3 — 14. 
HiRcuLL's. Haw. Tausch. Dec. 132 — 150. 
Htdatica. Neck. Tausch. Dec. 114—123. 
KiNGSTOMA. Gray. Dec. 132—150. 
Leiogtnr. Don. Spr. 15—42. 
Lf.ptarrhena. /?. Br. Dec. IV. p. 48. 
Leptasea. Hato. 
LiGULARiA. Hato. 
Lobaria. Hato. 

Megasea Hato. Dec. 97 — 99. 
MiERANTHES. Tousch. Dcc. 100—108. Spr. 43— ÍO. 
.Miscopetalum. Tausch. Dec. 124 — 131. 

MlSCOPETALLM. HatP. 

Muscaria. Hato. Dec. 30—96. 
PoROPHYLi.uM. Gaud. Dcc. 5 — 29. 
PuRPHTHioN. Tausch. Dec. i — 4. 
RoBEKTSo.NiA. Hüw. Dec. 113-124. 
Saxífraga. Spr. 51 — 117. 
Saxifracaria. Rchbch. 
Spathilaria. Hato. Dec. 109 — 113. 
Tridacttlites. Rchbch. Haiv. 
TRiGONüpnTixuM. Gaud. Dec. o — 29. 
Triplinervilm. G'^iud. Dec. 30 — 96. 
Zahlbrlckxera. Rchbch. 

Fara. Diplosaiitlierae. /¡o;/.— Portulaceae. Adant. 
— Saxifrageae. Cassel. Dec. — Sediflnrae Sóxi- 
frageae. Rchbch. — Succulentae. Lin. — Saxífra- 
gas. Rül.lJuss. — Vpsoophyla. iVecfc. 
granúlala. Li'n. S. 16. D. 88. Dr. 31. 
Saxifraga. nr. 976. Hall, helv (ex parte.) 
u. S. rivularis. Thüm? 
g. S. penduliflora. Bast. Dec. seo. Sering. 
SCABIOSA. Ltn. Spr. 37o. Dec. IV. 054. Dietr. 528. 

A/6. 11 97. 
Asterocephalus. Coult. Waílr. Spr. 377. Dec. nr. 

1-17. 
CiiETARiA. Aeck. 
Colu.mbaria. Thuil. 

SCLEROSTEMMA. Schutt. 

Spongostemma. Rrhbrh. 
SuccisA. Coult. Dcc. nr. 28—39. 
ViDUA. Coull. Dec. nr. 18—21. 

Fara. Apgrogatae. L/n.-Caprifoliaceae. Dipsáceas. 
Rchbch. — Dip.saceae. Juss. — Psvdomorphyta. 
Neck. — Scabiosne. Dec. Adans. RUI. 
arvensis. Lin. Trichera arvensis. 
succisa. Lin. D. 38. Dr. 75. 
Scabiosa. nr. 2. Gmel. sib. 
Asterocephalus succisa. Wallr. 
Succisa pratensis. Moencli. S. 376. I. 
Succisa vulgaris. Presl. 
Succisa. nr. 3(il. Hall, iiclv. 
6. S. glabrata. Scholt. 
SCANLilS.Lin. Spr. 1071. Dec. IV. 220. Dietr. 1345. 

A/6. II. 61. 
Dastspermdm. Neck. 

Fam. Scadiophyla. AecA. — Umbelialae. Lin.~ 
Scandicineae. Dec. 
Pecten-Veneiis. Lin. S. 1. D. 2. Dr. 2. 



INDEX SYNONYMICUS. 



VJo 



Chaeropliiiltum pectén Vcncris. Cranlz. 
t'haerophytlum roslralum. a. Lam. Ene. 
¿Vyrrhis peden Vencris. All. 
J/i/rrAi,? iir. 7at. Hiill. Iiolv. 
SCILLA. Lili. .S>r. Í2I7. Dictr. loaí. 

Fam. Aiillierica. fíiil. — As|iliü(leli. Juss. — Corona- 
riae. Lin.— Liliaceae. S/ir.— Gonuopliyla. Xeck. 
— Liliaceae. ^da;i.s-.— Aspliodclae Hyacinílieae. 
Endl. — Lilia heiapetala. Hoy. 
inarilima. Lin. S. 26. Dr. I. .Ub. III. 130. 
Ornithogalum marüimtim. Lani. (1. fr. Brot. 
Ornilhogalum squiUa. Gawl. 
Steílaris scilla. Moenrli. 
IrqineaSciíla. Slciiili. Atb. III. 130. 
SCORZÓNERA. Lin. Spr. 2896. Dec. Vil. 117. Alb. 

II. 130. 
EiscoRZONKRA. Dcc. iir. 1 — 42. 
Galasia. Less. 

(•ELAsiA. Cass Dec. nr. -13—46. 
Lasiospermim. Fisch. 
Lasiospora. Cass. Dec. 47. 55. 

PtNTACHLAMYS. DCC. UT. 56. 57. 

PoLTCLADA. Dec. Dr. 58—60. 

Fam. Ciclioraceae. Juss. — Composilae C'chora- 
ceae. Spr. — Composilae Hieracia. Rül. — Com- 
posilae Lactucae. Adans. — Composilae semi- 
flosculosae. ¿in.- Glossariplij la. A'ec/i.— Synan- 
llierae Laclucaccae. Cass. 
Iiispanicí. lin. S. 23. D. 24. 
S, denticulata. Lam. fl. fr. 

5. saliva. Gater. 
Scononera nr. 4. Gmel. sib. 

b. S. montana. Mutel. (sec. Koch.) ü. 28. 
(cfr. S. plaslifolia.) 
SCROPHULARIA. Lin. Spr. 2162. Alb. III. 50. 
Cam.na. G. Don. 
Sarodoma. Don. 
Vkmlla. Don. 

Fam. Cli.ismalophyta. A'ect.— Personalae. Lin. — 
Scrúpliularincae. Spr.— RiiifíeiUes angiosper- 
raae. /ío;/. — Ringeoles digitalos. í?tí!. — Scro- 
phulariae. Juss. — Verbasceae. Benih. 
iioíl'jsa. Lin. S. 14. 
Scrophularia nr. 326. Hall. belv. 
Scrophutaria nr. 3. Gmel. sib. 
(cfr. S. niarilaiidica.) 
SEDl.M. Lin. Spr. 1730. Dec. III. 401. Dietr. 2172. 

Alb. U. 41. 
.\.nacaupsiíros. .4 dans. Haw. 
ReoDioLA. Lin. 

Fam. Cornículatae Cra^sulaceae. /íc/itc/t. — Cras- 
sulaceafi. Dec. — Diplosanllierae. Hoyen. — Seda. 
Adans. — St-mpervivac. Juss. — Succulenlae. 
¿i/».— Seda. RUI. — Synalhrophyta. Neck. 
rtcre. Lin. S. 42. D. :J1. Dr. 70. 

6. S. glaciale. Clarion, 
(cfr. S. sexangulare.) 

SEMPERVIVLM. í-in. Spr. 1809. Dec. III. 411.. 4/6. 

II. 40. 
Chronübilm. Dec. nr. 1—20. 
JjviBARBA. Dcc. nr. 21 — 27. 
AlrjNAMnES. Dec. nr. 28. 
Sedih. Adans. Jlaller. 

Fam. Cornículatae Crasulaceae. /¡c/iftc/i.— Crassu- 
laceae. i5ec. — Diplosanlberae. Itoy. — Seda. 
.idans. — Semperviva. Juss. — Succulenlae. Lin. 
— Sjnailirophvta. A'ecí:. 
lectorum. Lin. S. 10. D. 23. 
S. majus. Neck. 
S>'dum lectorum. Scop. 
SU. ENE. Lí/i. .Spr. 1715. Dec. I. 307. flieír. 2134. 

.116. I. 54. 
ArocioN. Adans Dec. ur. 100—203. 
Rf.hk>a.ntha. OUh. Dec. nr. 3—23. 
Cü.NOiuoRPHA. Olth. Dec. nr. 39—43. 
CuROvE. Ilffmuj. 

Tu.Moll!. 



Kaleria. ,l(ia»s. 

Nanüsilk.ne. OUh. Dec. nr. 1—2. 
OriTES. Adans. Dec. nr. 24—38. 
Rlpikraca. (Ilth. Dcc. nr. 96—120. 
Sii'iiuNOMORpiiA. Otlh. Dcc. nr. 121 — 189. 
Stachvmüui'iia. Olth. Dec. nr. 44—95. 

Fun). Alsines. Adaris. — Carydpliylleae. Lin. Juss. 
— Mlencae. Dcc— Catolnpliyla. AfcA.— IJiplo- 
sanllierao. Itoy. — Lyclinidcs. Uül. — Paucistami- 
iioiití. Crantz. — Silencie. Spach. 
innata. Smith. S. 141. D. 7. Dr. 10. 
S. Cucubalus Wibel. 
S. olerácea. Ficin. 

5. vcsicaria. Schrad. (olira. in. Iiort. Goett.) 
Behcn vutgaris. Mnench. 

Cucubalus Behen. Líh. 
Cucubalus vcnosus. Gilib. 
Lyc/mis^e/iCd.Scop. 
Lychnis nr. 28. Gmel. sib. 

Vi.<:rago Behen. Baumg. 

Viscago nr. 913. Hall. 

6. .S. linearis Sweet. (non. Decaisn.) 
Cucubalus angustifoltus. Mili. Sclirank. Tenor. 
Cucubalus aiigustisimus. Balb. Nocca. 

.'/. S. amocna. Iluds. Liglilf. (non. Lin.) 
S. inarilima. Witli. Sm. Dr. 11. 
Cucubalus Behen. b. Lin. Bbrst. Lapeyr. 
Cucubalus litloralis. Pcrs. 
Cucubalus maritimus. Lam. 
Lychnis i¡r. 35. Gmel. sib. 

d. S. Persona. Scbolt. 
Cucubalus alpinus. Lam. 
Cucubalus Antelopum. Vest. 

Cucubalus marginatus. Kit. Schult. íl. auslr. 
Cucubalus montanus. Vest. 
Cucubalus viridis. Lam. 

e. S. glauca. Sinilii. 

S. Willdcnoivii. Swei't. 
Cucubalus glaucus. W'illd. Link. 

f. S. unillora. Kotli 

n. Cucubalus crassifolius. Thore. 
Cucubalus Thorci. Dufour. 

d. Cucubalus jabarius. Tliore. 

e. Cucubalus rolundifoUus. All. 
c. S. campanulala. Saull. 
Cucubalus latifolius. Mili. 

SIMARL'BA. .Iu6;. Dec. I. 733. Alb. I. 81. 

Fain.RiitaceaeSimarubeae. /Íc'í6c/j.— Siraarubeae. 
Bich. Dec. 
ofDcinalis. Dcc. D. 1. 
S. amara. .\u\¡\. 

Quassia simaruha. Lin. S. 1578. 4. 
SINAl'I.S.Lí>¡. Spr. 2325. Dec. I. 217. Alb. I. 41. 
Ceratosinapis. Dcc. nr. 7 — 25. 
DiSACciLJi. Dec. nr. 34. 35. 
HiRscnFELBiA. Dcc. nr. 26. 27. 
Kabrera. Rchbch. 
Leucosijsapi.s. Dcl. nr. 28—33. 
Melanosinapis. Dec. nr. 1—6. 

Fam. Cruciferae. Juss. — Eruragineae. Yent. — 
Cruciferae Erucae. Adans. — Siliquosae. Lin. — 
Sisymbria. /iül.- Styriilopliyla. Aecíc.— Telra- 
dvriamae Siliquosae. fíchbch. 
alba. Lin. S. 19. D. 28. 
Bonnnnia officinalis. Presl. 
Leucosiuapis alba. Spach. 
.Wijius leucosinapis. Spenii. 
[taphanus aíbus. Crantz. 
lihamphospermum álbum. Andr. 
Sinapis nr. 466. líall. 
(cfr. S. foliosa.) 
SlSY.MBidUM. Lin. Spr. 2321. Dec. I. 191. Atb. I. 38. 
Anoreoskia. Dec. I. 190. 
Ar*bm)(ipsis. Dec. nr. 38 — 14. 
Descurka. C. A. Meyer. 
Do.NTosTCMON. Andrzeios. 

S8 



1U4 



ÁLBUM DE LA FLORA. 



Erlc*. Neck. 
Krvsimlm. Adans. 
Hespehiooi'sis. Der. sysl. 
Irio. lU'c. iir. 6— 31. 
KiBERA. Adans. 
NoRT*. Adans. Dcc. nr. 3. i. 
PAcnvpoDiuM. Wcbb. 
PsiLosTYLia. Dec. nr. 5. 
SopiiiA. Adans. Dec. 24—31. 
Velarum. Dcc. nr. 1. 2. 

Fam. Crucifeiae. Juss.— Clieiranthoideae. Vent.— 
Crucir-rae Erurae. Adans. — Siliquosae. Hoy. — 
Slyriilnpliyta. iN'ecA. —Telradynamae Siliquosae. 
Rchbch. 
ofticinale. .Scop. S. 27. D. 1. 

S. officinarum Erysimum. Crantz. 
Chanjaeplium officinale. W'ailr. 
Enjsimnm officinale. Lin. 
Erysimum ruminatum. Gilib. 
Erysimum nr. 178. Hall. 
Klukia officinaUí. Andrz. 
Sophia. Lin. S. 47. D. 24. 
S. 'parvijl Tum. Lam. 
S. Icnuijohum. Salisb. 
Sisymbrium 'ir. 48 i. Hall. 
Descurca. Gu(>lt. 
Sophia rultifida. Gilib. 
SIUM. Lin. Sfr. 1078. Dec. IV. i24. Dietr. 1296. .4(6. 

H. 52. 
Beri'la. Aoc/i. Dec. nr. 89. 
EusiLM. Aoc/i. 

Maichartia. Scch. (ex parle.) 
SiSARLM. Oec. nr. 1—7. 

Fam. Scadiophyla. Aect. — Umbellatae, Lm.— 
Chaiíronlijlla. .ídans. —Umbelliferae Ammieae. 
Dec. 
anguslifnliiini. Lin S. 3. D. 8. Dr. 8. 
S. Bernia. Goiian. 
S erertum. Huds. 
S. Férula. Raeuscli? 
S. incisum. Pers, 
S. nodiporum. Fl. d. 
Sium nr. 778. Hall. helv. 
Apium Siwn. Crantz. 
Bernia anguslifolia. Kocli. 
SMILAX. Lin .V- 1273. A:6. Hl. 126. 

Fara. Aspnragi. /'ít!. Juss.— Gonoopliyta. Neck. — 
Incompletae. Üo!/.— Liliacpae Asparagi. Adans. 
— Smilaceae. Venl. /!. Br. — Convallarieae. 
Endl. 
áspera. Lin. S, 1. 
b. S. variabais. Lam. 
(cfr. S. bástala.) 
Sarsaparilla. Lin. S. 14' 
S. qlauca. Walt. Miclix. 
SOLAISÜM. Lin. Spr. 747. Dietr. 902. Mb. l\\. 12. 
Aequartia. Jacq. 
Androcera. Sult. 
BASbüvi.\ Aubl. 
Ceramhera. Hafin. 
Dulcamara. Moench. 
LTCopERSictM. Neck. 
Ntcterilm. Ycnt. 
Psolam;m. Ncck. 

Fam. Arcythoph5ta. AecK.— Lundae. Ltn.—Uh- 
paiilherae penfanrirae. /?o?/.— Solanaceae. Adans. 
Juis.— So ianeai'. Endl. 
Dulcamara. í-ín.S. 21. í)r. 21. 

5. srandens. Lam. 11. fr. 
Solanum nr. 50. Gmel. sib. 
Solanum nr. S75. Hall. belv. 
Dulcamara flexuosa. Moench. 
Lyropersicum Dulcamara. Medie. 

6. S. rupestre. .Schmidt. 

ij. S. littorale. Raab. Link. 

(cfr. S. persicum, Wilheringia, crassifolia.) 



nigrum. Lin. S 4C. Dr. 42. 

S. nigrum. a. vulgatum. Lin. 

S. vulgatum. Willil. 

Solanum nr. 570. Hall. bel». 

b. S. atriplicifolium. Üc-sport. 

(cfr. S. Oillenii, gumecnse, liirsutum, miniatum, 
nodiflorum, plerocaulon, rubrum, Rumpliii, vi- 
liosum, virginicum.) 
SORGHU.M. Mocnrh. Pcrs. Spr. 303. 
A^droi'ugon. Lin. Autur. Diclr. 

Fam. Gramina Saccliaroidea. Spr. 
saccliaratum. Moench. Pers. S. 2. 

Andropoíjon saccharatus. Rozb. Dr. 11). 

Ilolcus Dochna. Forsk. 

FIolcuí saccharatus. Lin. 
vulgare. Pcrs. S. 4. 

S. {líolnis) alhum. Hort. 

S. médium. Hort. 

S. (IJolcus) pi/ramidale . Hort. 

.\ndropo;ion Sorghtim. Kotli. Boxb. Dr. 10''. 

Holcxis liona. Mieg. 

Ilolrus Durra. For.'k. 

Ilolrus ruhcns. Gaertii. 

Ilolcus Soryhum. Lin. 

b. S. bicolor. Willil. S. 5. 

Andropofjon bicolor. Roxb. Dr. 107. 

Holcus bicolor. Lin. 

g. S. nigrum. U. S. 

S. nigricans. Hort. 

Andropogon niger. Kunth. Dr. 109. 

Holcus niger. Gmel. 

Holcus nigerrimus. Ard. 

Ilolcus nigricans. Hort. 
SPiRAEA. Lin. Spr. 1850. Dec. II. 341. Alb. IL 10. 
Alu'EMiula. Aecfc. 
Arlncls. Lin. Dec. nr. 29. 
Chamaedrton. Sering. Dec. nr. 2 — 18. 
Filipéndula. Adans. Neck. 
Phtsocarpos. Camb. Dec. nr. 1. 
ScHizoNOTUS. Lindl. 
SoBRARiA. Sering. Dec. nr. 28. 
Spiraria. Sering. Dec. nr. 19—27. 
Ulmaria. Moench. Dec. nr. 30. 

Fam. Calyciflorae pentapetalae. Roy. — Comuiae. 

Lin. (olim.)— Pomaceae. Lin. — Potentillae. 

/Íií7.— Pyri. RUI- — Rosaceae. Juss. — Spiraeae. 

.S;)r.— Siircoiliphyta. AVcA.— Spiraeceae. Spach. 

filipcnilula. Lin. S. 24. D. 33. 

Filipéndula vulgaris. Moench. 

Spiraca. nr. 52. Gmel, sib. 

Spiraea. nr. 1136. Hall. helv. 

6. S. pubesccns. Dec. 

c. S. angustifolia. Mili. 
Ulmaria. Lin. S. 23. D. 30. 

Ulmaria palusiris. Moench. 

d. S. denúdala. Presl. 
S. ulmarioides. Bory. 
Spiraea. nr. 33. Gmel. sib. 
Spiraca. nr. 1133. Hall. helv. 
c. S. glauca. Schullz. 

STACHYS. Lin. Benth. Spr. 2097. Mb. IIL 78, 

Alopecuros. Benth. 

Ambleia. Benth. 

Br.TOMCA. Lin. 

Bonamva. A'ecA'. 

Calostaohvs. Benth. 

Chamaemdkritis. Benth. 

Eriostachys. Benth. 

Eriostomum. Ilffmsg. Link. 

Galeopsis. .Ulans. (-«x parte.) 

Olisia. Benth. 

Stachyottpus. Benth. 

Tetrahitum. ilffmsg. Link. 

Trixago. Moench. Hffmsg. Link. 

Fam. Corvtopbyta. Aecí:.— Labiatae. Juss.— N'- 
petoae. í>;)r.— Labiatae stachydeae. Benth.— Wui 



INDEX SYNONYMICÜS. 



193 



gentes gymnosnerm»e. /?o.v.— Verticillalae. Lin. 
— Hyssopi. RUI. 
recta. Lin. S. 30 
S. annua. sili. sm. 
S. Bttonica. Orantz. 
S. bufonia. Tlmil. 
S. decumbens. Rchbcli. 
S. glutinosa. Sib. Sm. (non Lin.) 
S. procnmbens. Lam. 
S. sidentis. Vill. 
S. sylvestris. Forsk. 
Betónica decumbens. Moencli. 
Betónica hirta. Gouan. 
Betónica, nr. 262. Hall, lielv. 
Sideritis hirsuta. Gouan. 
(cfr. S. suberenata.) 
ST.VTICE. Lin. Spr. IH6. Dictr. 142o. Aíb. 111. 81. 
LiMOMiM Ádans. 

Fam. Aggregatae. ¿i'/i.— LyclinlJes. /{üí.— Plum- 
bagineae. /uis.— Psjiioiñorpliyta. Neck. — Stnli- 
ceae. Cassel. — Thymeiacae. Adans. 
I.iinoninm. Lin. S. 8. Dr. 9. 

5. maritima. Lam. fl. fr. 
Limonium vulgare Mili Moencli. 

6. Limonium humilc. Mili. 



c. Limonium na<-bonnense. Mili. 

d. St. limonioides. Dernli. 

(cfr. S. l)elli(lifolia.. caroliiiiana, l'.seu(1ol¡nii)niiini. 
seroliiia.) 
STRYCII.NOS. ¿111. .S>r. 7U. Dielr. 890. Mb. II. 147. 
Gemi'\. .'IfJun.'!. 

Fam. Apocyncae. /tws.— Stryclineao. Dec —Sr- 
cylliüiihyta. yeck. — CoJubrina"!. Cassel.— Con- 
tortae. ü/ir — Cansscae. /ic'i¿c/>.— Loganiaceae. 
/{. /?r.— Slrycbneae. Endl. J/eiasn. — Luridae. 
Lin. — P.uicislamineae. Crantz. — Putalieae. 
A/ar/.— Solana. Rül. 
nux vómica. Lin. S. 1. Dr. 1. 

Canirom de Madagascar. Pfit. Th. 
SYMPHYTUM. Lin. Spr. 598. Dietr. 737. Alb. II!. 8. 
Fam. Asperifoliae. Li'n.— Heliotropcac. Endl.— 
Boragineat. Juss. — Olipantlierae nentandrae 
asperitoliae. fioi/.— Tracliyto¡)byta. Aecfc. 
ofQcinale. Lin. S. 5. Dr. 3, 
S. álbum. Hort. 

5. bohemicum. Sclimifil. 
Si/mphytum. nr. 16. Ginpl. sib. 
Symphi/titm. nr. 600. Hall. helv. 

6. S. patens. Sibtli. Scliweig. Dr. 8 
c? S. elatuni. Tauscli. 



T. 



TAMARINDUS. Lin. Spr. 2479. Dea. II. 488. Alb. 
I. 108. 
Fam. Gaesalpiíiieae. SpacA. —Casíiae. ¡lid. Rchbch. 
— Cborysopliyta. Seck. — Diplu.íanilierae. Roy. — 
Leguminosas Cassieae. .idans. — Lomentaceae. 
Lin. 
indica. Lin. S. ^. D. i. 
(cfr. T. occidentalis.) 
TAMARIX. Liii. .Spr. 1123. Dec. III. 93. Alb. II. 26. 
Dec^dema. Ehrnb. 
MvRiCARU. Desv. Ditc. III. 97. 
Oligadenh. Ehrnb. 
PoLTADEMA. Ehmb. 
Tamariscis. .4I¡. Lam. 

Fam. Aizoideae. Taraarisciiiae. Rchbch. — Araa- 
rantlii. Adans. — Ericae. /.'¿¡¿.--Hypericeae. Dec. 
n. fr. — Oliganlherae pentandrae niulliloculares. 
iíoi/.— Onagrariae. Spr. — Portulacaceae. Juss. — 
Salicarieae- .St. Hil — Succulentan. Lin. — Ta- 
mariscinae. Link. Desv. — Vpsoopliyta. A'eoA. 
galilea. Lin. S. 1. /). 3. 
Tamariscus gallicus. All. 
Tamariscus pentandrus. Latn. 
a. T. gallica subtilis. fl. fr. Ehrnb. 
e. T. g. narbonnensis. Ehrnb. 
g. T. g. nilotica. Ehrnb. 
T. canariensis. Bucli. (non W'ilJ.J.l 

d. T. g. arbórea. Sieb. 

e. T. g. lieleropliylla. Ehrnb. 

f. T. p. mannifcra. Ehrnb. 

(cfr. T. canariensis, africana, lii.'^fiida, cliinensis, 
indica, Pallajsi.) 
TAMUS. Lin. Spr. 3187. Alb. III. 128. 
Tam-sls. Juss. 

Fam. Aristolocbiae. Adans. — Asparagi. Juíí.— I)a- 
phonopliyta. Xeck. — Dioscoreac. Endl. — Incom- 
plelae. Roy. — S«rmenlaceae. Lin.— Smilaceae. 
Vent. 
communis. Lin. S. 1. 
Tamus nr. 1621. Hall. helr. 



TANACETUM. Lin. Spr. 2723. Dec. VI. 127. Alb. 

II. 114. 
Brocchia. Visian. Dec. nr. 24—38. 
CoTiiLA. Seck. (ex parte.) 
Eltanacetlm. Dec. nr. 1 — 10. 
HippiniDEs. Dec. nr. 39—40. 
Matricaroides. Less. Dec. nr. 23. 

PSAN.ACETIM. .Veífc. Dcc. liT. 17—22. 

Fam. Composilae Achilleae. Rül. — Composilae 
Enpaiorineae. Spr. — Composilae nudae. Roy. — 
Composilae Senecinnideae. Less. — Composilae 
Tanaceta. /Idans — Siphonipliyla. Xeck. 
vulgare. Lin. S. 11. D. 1. 
T. sibiricum. Falk. 
Tanacclum. nr 113. Gmel. sib. 
Tanacelum. nr. 132. Hall. helv. 
TARA.XACUM. Ihll. Lam. Dec. VIL 145. Alb. II. 129. 
Leontodo.n. Lin. S; r. 2885. 

Fam. Cichoraceae. Schullz. — Composilae Cichu- 
raceai!. Dec. — Composilae Lactucae. Adans. 
dens-leonis. Desf. D. 2. 
T. conimune. Dum. Cours. 
T. Leontodón, rjumort. 
T. odicinale. Vill. 
T. ofticinariim. Koth. 
T. vulgare. Mirb. 
Hedypnois Taraxacum. Scop. 
leontodón Tnraxacum. Scop. 
Leontodón offifinnlis. Witli. 
Leontodón TariiTacum Lin. .S. 1. 
Leontodón vulgaris. Lam. fl. fr. 
Taraxacuin nr. 36. Hall. helv. 
(cfr. T. alpestre, apenninum, caucasicus, cornicu- 
latum, palustre, crythrospermum, glaucescens, 
gymnanllmm, laevigatum ) 
TERMINALIA. Lin. Spr. 1682. Dec. III. 10. Dietr. 

2107 .4/6. 11.21. 
Baoamia. Gaertn. 

Catai-pa. Gaertn. (Dec. nr. 1— 10.) 
Ciir>CHOA. Iluiz. et. Pav. Dec. III. 14. 



196 



ÁLBUM DE LA FLOHA. 



GiMBER>ATi\. Ruiz. et Pov. Spr. 1684. 
MviioBALvMS. Lam. (Üec. II — 20.) 
PüíiTAiTeH*. lioxb. bec. III. U. 

Fam. Coinbretaceae. II. lir. — n.ipliunopliyla. 
.Vec/.-.— Dubii ordinis. /íí/7.— lilafugni. Jnss. — 
OllugiMriae .Mjrobalaneae. licltbch. — Myriielaea- 
ceae. Spr. 
BelItTica. «0.1-6. S. 15. 1). 13. /)r. 20. 
T. Chebula. Will(l?(non. Ilelz. Ilorb ) 
T. pnnctaía. Kolli. D. 30. 
M'Tobatanitf: Bellirira. Gai'rt. 
TEl'CIUUM. Un. Snr. 2073. .ilb. III. 70. 
CiivMAEDRYs. ¡{chbch. Bcnth. 
F-EUCoscF.PTRt.M. Bcnlh. 
MiRi-«. lichbch. 
PoLiuM. ¡ichbrh. Benlh. 
Pycnobotrts. Benlh. 
ScüRBiuM. Ilchbch. Benlh. 
ScoRODOMiA. Adans. Benth. 
Stachvobotrys. Benlh. 
Teurcis. Benth. 
Tei'cropsis. Bcnlh. 

Fam. Corylopl)yta. iVeck. — Labiatae. .Xdans. — 
Ajugeae. Benth. — Labiatae Nepeteae. Spr. — 
Ringeiites gyinnospermae. Roy. — Verlicillalae. 
Lin. — llyssopi. RUI. 
Chaniaeiirys. Lin. S. 17. 
T. mulliflorum. Horl. (non. Lin.) 
T. of/icinale. L;iin. fl. fr. 
T. Pseudochamaedryi. Wender. bot. Zoil. (non. 

Lin.) 
Dlianiaedrys nr. 286. Hall. helv. 
(cfr. T. inyrlifülium, regiuin.) 
Chamaepitys. Lin. Ajuga Chamaepilys. 
Scordiuin. Lin. S. 19. 
T. arenarium. Gmel. it. 
T. palvstrc. Lam. fl. fr. 
Chamaedrys Scordium. Moencli. 
Chamaedrys nr. 2S8, Hull. helv. 
6. T. caiicasicum. Willd. Iirb. 
THALICTRUM. Lin. Spr. 2046. Dec. I. .ilb. I. 5. 

et. ad. 
EuTHALicTRUM. Dec. M. 9 — 48. 

PHYtOCARPlDllM. Rchbch. 

PnYsocAHPUM. Dec. nr. 4—8. 

Sy.ndesmon. Hffmsg. {Flora. 1832. Inlelgbl. p. 34.) 

TnYPTERiiM. Der. nr. 1—3. 

Fam. Acascopliyta. Neck. — Anemoneae. Guetl. — 
Multisiliquae. Lin. — Thali^lra. Riil. — Multista- 
mineae. Crof)(2. —Polyanlhcrae. Roy. — Ranun- 
culaceao. Adans. Juss. — Anfmuneae. Dec. — Ra- 
nuneulaceaeRanunculae. Rchbch. 
flavum. Lin. S 27. 

T. hetcrnphyllum. Lojenn. (sec. Kolh.) 

Thalictrum. Wallr. .sclied. cr. 

Thalictrnm nr. 29- Gmel. sib. 
Thalictrum nr. 1138. Hall. 

b. T. nigricans. Jacq. 
T. rugosum. Poir. 

c. T. vagi7ialum. Desf. 

d. T. latifoHum. Tausch. 

e. T. angustí folium. Vill. 

T. simplex. Dec. 40. (non. Lin.) 

f. T. aiigulosum. Desf. (sec. ips.) 
(clr. T. glaucum.) 

THEA. Lin. Spr. 1942. Dec. I. 330. Alb I. 64. 

Fam. Aurantia. Juss. — Camellieae. Dec. — Catizo- 
phyta. Xeck. — Coadunatae. Lin. (olim.) — Co- 
(umnifí-rac. Lin. — Dapsilophyta. .VecA.— Euphor- 
biap. Riil. — Malvaceae. Spr. — Theaceae. lUirb. 
Rchbch. 
virldis. Lin. 

T. Hoiiea stricta. Ait. 

T. canloniensis. Lour. 

T. chinensis. a. viridis. Lin. S. i. D. 1. 

Camellia viridis. Link. 



THEOnUOMA. Lin. Spr. 2010. Dec. I. 484. Alb. I. 
Cacao. Adans. 

Fam. Bytliieriacc'ie. Spr. Dec. — Cisti. Riil. — Co- 
luinniferae. (nlim.) Culmiiiiae. Lin. — Comizo- 
pliyta. A'eri. — Iliplosaiillierae. Roy. — Geraiiia- 
ceae liyll.ierieap. /(c/i6cA.-Hi!rman[iiaceae Buti- 
iierieat;. Üumort.— .Malvaceae. Juss. — Pislaciae. 
Adan$. 
Cacao. Lin.S. 1. D. I. 

Cacao minor. Gaert. 

Carao sativa. Lam. 

Cacao Theobroma. Juss. 
TILIA. Lin. Spr. 1897. Dec. I. 512. Alb. 1. 62. 

Fam. Cisti. Riil. — Columnil'iírRe. Whlbrg. — Cul- 
miniae. Lin. — Dapsilophyta. Neck. — Polyanthe- 
rae. /ío;/. — Tiliaceae. Juss. 
Europaea. Un. grandil'olia, parvifolia. 
gramliriilla. Ehrh. S.'i. 

T. affinis. Opi/.. 

T. communis. c. Speen. 

T. cordi folia. Hess. 

T. citrymbosa. Orlm. 

T. europaea b. d. e. Lin. 

T. tatebractcala. Host. 

T. mollis. Spacli. Ortm. 

T. niulabilis. llost. 

T. oblii/ua. Ilust. 

T. obliquifolia. Ortm. 

T. ovala. Ortm. 

T. pauciflora. Ilayne. 

T. plalypht/Ua. Scop. D. 4. 

T. Preslii.' Ortia. 

T. Icnuifolia. llost. 

Tilia, nr. 1030. a. Hall. helv. 

b. T. europaea corallina. Ait. 
T. corallina. Sinith. 

T. pyramydalis. Host. 
T. vHifolia. Hüst. 
parvilolia. Ehrh. S. I. 
T. communis. a. Speen. 
T. cordata. Mili. 
T. europaea. <■. |,in. 
T. microphylla. Veiit. I). 1. 
T. sylvestris. Desf. 
T. ulmifolia. Scop. 
Tilia, nr. 1030. b. Hall. helv. 
6. T. intermedia. Hayii. D. 2. 
T. europaea borcalis. Whlbrg. 
T. vulgaris. Hayne. 
Tilia, nr. 6. üinel. sib. 

c. T. hybrida. Bechst. 
TRICHERA. Schrad. 
Knaütiae. spec. Dec. IV. 650. 
Scabiosa. Spr. 37;;. Dietr. 528. 
Tricheroides. Dec. 

Fam. Aggregatae. Lin.— Caprifoliaceae Dipsaceae. 

Rchbch. — Dipsaceae. Dec. — Psydomorpbyta. 

Xeck. — Scabiosae. Adans. — Riil. 
arvensis. Schrad. Alb. II. 96 
T. hirsuta. Scliullz. raant. 
Knautia arvensis. Coull. D. 5. 
Scabiosa agreslis. Schmidt. 
Scabiosa arvensis. Lin. S. 1. Dr. 19. 
Scabio.<<a bohémica. Schmidt. 
Scabiosa canescens. Hort. Tausch, 
Scabio.'!a collina. Schmidt. Req. 
Scabiosa dubia. Moench. 
Scabiosa hirsuta. Lapeyr. 
Scabiofa hybrida. Boucli. 
Scabio.ta integrifolia. Kotch. 
Scabiosa montuna. Mili. 
Scabiosa polymorpha. Schmidt. 
Scabiosa pratensis. Schmidt. 
Scabiosa radiata. Schmidt. 
Scabiosa slricta. Seidl. 
Scabiosa trivialis. .Srhmidt. 



INDEX SYNONYMICUS. 



107 



Srabiosa nr. 3. Gmel. sib. 
Scabiosa nr. 200. Il.ill. lu'lv. 
h. T. campcstris. Scliult. iliaiit. 
Scabiosa campcstris. Hess. Ur. 90. 
(efr. T. iiilogrifolia, Saiccdi, logionensis, longifo- 
lia. Scabiosa amplcxicaulis.) 
TRIGONELLA. Líii. Spr. 2584. Dec. II. 181. Alb. 

I. 97. 
BucERAS. Moench. Dec. 10—27. 
F.vLCATiL\. Brot. Dec. 28—35. 
FoKMT.RAEcuM. .Irfaní. Dec. 7—9. 
Grammocari'US. Scring. Dec. 1 — 6. 
Kentia. Adans. 

Fam. Cyleopliyta. y'erk. — LoRuiniíioseao Goiiislae. 
Adans. Leguminosoae irregulares. /{ov---I.ií- 
guininoscae Loleae. Dec. Papiliunaceae. Lin. fíii- 
linr/. Loteae. lichbch. Spach. 
Foenuní graecum. Lin. S.27. D. 0. 
T. gladiata. Hortul. (non. SIev.) 
Buccras foenum graecum. AII. 
Foenum graecum officinale. Moench. 
(cfr. T. prostrata.) 
TROIWEOLL'M. Lin. Spr. 1466. Dec. I. 683. Dietr. 
1755. Alb. I. 73. 



Arritiola. I.udw. 
Cari)amim(i;m. Adans. 

Fam. Amorpliopbyta. Neck. — Corydales. Lin. 

Íolim). — liinlo.íanthcrae. Roy. — Gerania. Adans. 
uss. — Triliilalac. Lin. — Tropaooleae. Juss. 
Dec. 
majus. Lin. S. 2. D. 2. Dr. 1. 
Cardamindum majus. .Mouiicll. 
h. T. hybridum. l.in. Dr. 3. 
T. quirK/udobum. Bi'rg. 
TrSSlI..\GO. Lin. Spr. 2723. Dec. V. 208. Alb. 
II. 23. 
Fam. Actinnpliyta. Nerk — Compositne Achilloao. 
Iliil.— Conipnsitae corymbifcrae ct iliscuidcao. 
Lin. — Composilac liupaloriacpao. Spr. Dec. — 
Coniposilae lii)iiu)ianihae, lichbch. — Gonipusltae 
Jacol)acae. Loud. — Compnsilac radiatae. /{ov. — 
Corynibiferae. Juss. — Synanllierae Tussilagi- 
ncae. Cass. 
Fárfara. Lin. S. I. O. 1. 
T. vulgaris. Lain. II. fr. 
Tu.ssiUgú nr. (21. Gmcl. sil). 
Petasites nr. 143. Hall. Jiulv. 



u. 



ULEX. Lin. Spr. 2331. Alb. 11. 93. 

Fam. Cassieae Genisteae. /Jc/iftc/i.— Cyteophyla. 
Neck. — Leguininoseac. Jn.<s. — Lotean. Dec. — 
Leguminoseae regulares. Hoy. — Papilionaceae. 
Lt'n. — Loteae. Spach. 
europaeus. Lin. S. i. Dr. 1. 
U. compositus. Moench. 
U. grandiflorus. Pourr. 
U. vernalis. Thore. 
(Jrcinea. Steinheil. 

Scilla. Steinh. Scilla marítima. 
L'RTICA. Lin. Spr. 3099. Alb. III. 103. 
AusTRALi.NA. Gaudich. 
Droguetia. Gaudich. 



DiiBRUEiLiA. Gaudich. 
Flel'rta. Gaudich. 
GinAHDi.MA. Gaudich. 
Lahortea. Gaudich. 
PiLEA. Lindl. 
RuTicA. Neck. 
Drera. Gaudich. 

Fam. Incompletae. Roy. Scabridae. Lin. — Sisel 
lopliyta. A'ec/r — Urticcac. Rül. Juss. 
dioica. Lin. S. 02. 

U. hispida. Dec. 

l'rlica nr. 19. Gmel. sib. 

Urtica nr. 1614. Hall, lielv. 



V. 



VACCINIUM. Lin. Spr. 1421. Dec. VII. 565. Dietr. 

170J. Alb. II. 134. 
ViTis Idaea. Moench. 

Fam. Bicornes. Lin. — Caprifoliaceae. Rchbch. — 
Dicroopliyta. Neck. — Ericae, Rül. Juss. — Kruc- 
tiíloreae. Roy. Cranti. —Vaccinieae. hunlh. 
Vilis idaea. Lin. S. 27. D. 1 í. Dr. 41. 
V. punctatum. Lam. 
Vaccinium nr. 11. Gmel. sib. 
Vaccinium nr. 1022. Hall. heÍT. 
Vilis idaea punctata. Moench. 
b. V. intermedium. Rulhc. D. 74. Dr. 20. 
VALERIANA. Lin. Spr. 139. Dec. IV. 363. líieír. 184. 

Alb. II. 92. 
Aretiastrlm. Dec. nr. 4. 3. 
AsTBEPiiiA. Dufr. (ex parte.) 
Tomo Ul. 



Phu. Dec. nr. 6—84. 

Phtllactis. Dufr. Pers. Dec. nr. 1—4. 

Fam. Aggregatae. Lín. —Caprifoliaceae Valeria- 
neae. Rchbch. — Dipsaceae. /uss.— Fructiíloreae. 
Roy. — Scabioseae. Adán». — Valerianeae. ¡iUt, 
Dec. 
céltica. Lin. S. 23. D. 38. Dr. 36. 
V. saxatilis. Vill. 
Valeriana nr. 209. Hall. helv. 
officinalis. Lin. S. 30. D. 80. Dr. 84. 
V. allisima. Mikaii. Schmidt. 
V. c.raltata. Mikan. 
V. excelsa Puir. 
V. lucida. Ilort. 
V. repens. Hort. 
Valeriana nr. 210. Hall. helv. 

5<J 



198 



ALliUM DIÍ L/V l'LORA. 



VKRATRUM. ¿ín. Spr. 1379. Dictr. 1668. Alb. 

III. «3.3. 
STL.\.\NTmu.M. Cray. 

Fniii. (lulciiicdceae. Dcc. — Coronariae. Li'n.— Go- 
iioopiíyla. IS'i'ck. — Juüci. Juts. — Liliaceae Junci. 
.ítííans. -.-Lilia noljfiyiia. Iloij. — .M'-lautliaceae 
Vcralrcae. iffirfl.— M.Tcndrreae. Mub.—Uuhi- 
!:¡li(|ua'! Raiuiiiculí. ¡íiil. — Sarinunluciao Rusci- 
neai!. Spr. 
álbum. Lili. S. 2. Dr. 2. 

Vcratrum. nr. 40. Omet. sib. nr. 12(U. Hall, liejv. 
Mclauthium álbum. Tliuinb. 
b. V. Lobcliunum. Bcrnh. Dr. 3. 
V. álbum. 6. virido. Lap. 
V.allium viridiilorum. yVimm. el Grabr. 
V. nrídtí. Roohl. 
VCniUSCUM. Lin. Spr. 654. Dietr. 8ot. Alb. III ts. 
Fum. Darinypbyla. Xcck. — Luriilae. Lin.—(H\- 
gaiiüicrae pe'ntandrae muililuculares. Uon. — 
l'aucistamineae. Cranlz. — Personatie. Adans, — 
Scroiilnilariiiae. líclibch. — Rin^'eiiles Digitales. 
FiiU. — Scroplmlarinae, Verbaácea". Bcnlh—Sn- 
lanaccae. Juss. 
Tliapsuí. Lin. S. I. 
V. alatum. Lam. fl. fr. 
V. indicum. Wall. cal. (B. C. F.) 
V. Lychnilis. Sciiullz. 
V. pallidum. Nees. (scc. .Nees.) 
V. Schraderi. Meyer. Dr. 1. 
Verbascum. nr. 4a. Gmel. sib. 
Verbascum. nr. bSI. Hall. Iielv. 
6. V. elongatu7n. WilKl. 
f). V. thapsoidcs. Srlirank. 
VElÚiENA. Lin. Spr. 2109. Alb. III. 64. 
Abe.na. ^'eck. (ei parle.) 
Ke.mi'fer.i. ¡loust. Adans. 
P.\TY.t. Mfíck. 
SnEu.KRiiíK. Adans. 

Fam. Corylophyta. Neck. — Labialae Vcrbciicac. 
Itchbch. — Personatae. ¿ih.— riingenles gymnos- 
permae, Roy. — Riiigenles Pediculares. Mi. — 
Verbenaceae. li, Br. Yilices. Jtiss. 
offíciualis. Lin. S. 3j. 

Verbena, nr. 219. Hall, lielv. 
VERÓNICA. Lin. Spr. 100. Üiclr. 63. Alb. 111. CO. 
Alüelcs. Spr. 
Calliítacuta. Rafin. 

COCHLIDIOSPERMLM. Rchbch. 

DiPLOHBTLLLM. Lehm. 

Elstacbya. Rafin. 

IIebe. Juss. 

Lei'Tandra. Nult. 

Omhiai-ospora. Bcss. 

PiRiTiA. G. Don. (spec. N. Zedand.) 

V.rROMCASTnLM. iJoench. 

Fam. Geiilianeae. Spr. (olim.)— Pcdiculare.=. Juss.' 
— Personalae. Li'n.— Pedicularinae. Rchbch. — 
Plasyrgopliyta. j\'eck. — Rhlnanthoideae. Yent. — 
Ringenles angiosperraoae. Roy. — Ringenles ve- 
ronicae. ñiil. — Scropliularínae. R. Br. — V'ero- 
niceae. Bcnth. — Veronicae. Casscl. 
Beccabunga. Lin. S. 34. Dr. 37. 
V. limosa. Lejeun. 
Verónica. i!r. 41. Gmcl. sib. 
Verónica, nr. 534. Hall. heiv. 
b. V. caroliniana. Poir. Dr. 58. 
(cfr. V. punctata.) 
Orficinalis. Lin. S. 37. Dr. 56. 
V. Allionii. Vil!. Scíimidl. 
V. AHilleriana. Vesl. 
V. pyrenaica. All. 
V. repens. All. 
V. spadana. Lejeun. 
V. Tournefortii. Vill. Sciiniidt. 
Verónica, nr. 36. Gmcl. sib.? (scc. Ledcb.) 
Verónica, nr. 540. Hall. Iielv. 



b. V. Froclichiana. Rclilicb. Dr. 107. 
Vlni;RNU.M. Lin. Spr. 1103. Dec. IV. Dielr. 1406. 

Alb. II. 73. 
Lemtaco. Ra/in. Dcc. nr. 1—37. 
Ui'LLts. Moench. Dcc. nr. 38—41. 
SiiLE>oTi?¡LS. Dec. nr 42 — 47. 
TiNLS. Jtíoench. 
TiiAPALLOS. Rafin. 

Fam. Caprifoliaceac. Vuss. — Dumosac. Lin. — Friic- 
tiflurai'. Roy. — Lunicerae Sambuceae. Endl.— 
Saiubuci. íi(<7. — Spliaiiidopbyia. A<'i7». 
Opulus. Lin. S. 27. D. 38. Dr. 50. 
V. lobatum. Lam. fl. Ir. 
Viburnum. nr. 16. Gmel. sib. 
Opulus ijlandulosa. Moencli. 
Oindus vuli/aris. Borkli. 
Opulus. ni! 668. Hall. bülv. 
6. V. rosaccum. Horl: 
y. o. roseura. Lin. 
V. O. .sterile. Pcrs. 
(cfr. V. edule. Oxyeoccos.) 
VINCA. Lin. Spr. 69.5. Diclr. 8it. Alb. II. 143. 
Pervinca. Adans. Scop. Moench. 

Fam. Apocyna. .\dans. RUI. Juss. -^Plumicrieae. 
Endl — Campylopliyta. Acc/í. — Conlorlae Apo- 
cyneae. Spr. — Oliganlherae penlandrac follicu- 
laceae. Roy. — Paucislamineae. Cranlz. 
minor. Lin.S. 1. Dr. 1. 
Pervinca minor. Scop. 
Pervinca. nr. 573. Hall. helv. 
(cfr. V. intermedia.) 
ViNCETOXicu.M. Moench. IVall. 

officinale. Moench. Cynancbuní vincetoiicum. 
VIOLA. Lin. Spr. «94. Dec. I. 291. Dictr. 108Í. Alb. 

1. 45. 
Chasiaemelomlm. Ging. Dec. nr. 61—67. 
CaRrsiüM. Spach. 

DiscuiDiLM. Ginr/. Dec. nr. 56 — 60. 
Erpetio.n. Spctch. 
Jacea. Dec. nr. 68—81. 
LeptiTiicm. Gin'j. Dec. nr. 82—90. 
LopniLM. Spach. 
Mnemium. Spach. 
Nu.MiMLM. ¿t'nr/. Dec. nr. 1 — 55. 

Fam. Amorphoplivta. A'ecfe.— Campanaccae. Lin. 
— Campanulaceae. Juss.— Ciiü. C'ussc/.- Gera- 
nia. .ádans. — Jonidieae. S;)r. — Oligantberac 
penlandrae. Roy. — Paucislamineae. Cranti. — 
Violaceae. Vent. — Violarieae. Dec. 
canina. Lin. S. 66. i). 64. Dr. 64. 
V. cordata ^Vild. {ffíc. Dec.) 
V. ericctorum. Schrand. 
V. procumbens. Gilib. 
V. sylvestris. Lam. fl. fr. 
Viola, nr. 59. Gmiil. sib. 
Viola, nr. 563. Hall. helv. 

b. V. neglecla. Bbrst. Schmldt. 

c. V. apétala. Schmidt. 
V. degener. Schweig. 
íí. V. alpina. Huds. 

e. V. Ruppii. Rolibcli. ic. (non .41/.) 

f. V. nummulariaelolia. Schmidt. 

V. Schmidtiaiía. R. S. (sec. Rchbch.) 
(cfr. V. flavicornis, montana, pyrciiaica, s'.agnina, 
svlveslris.) 
VISCUM. Lin. Spr. 534. Dec. IV. 277. Dictr. 672. 

Alb. U. 71. 
.■Vrceüthobium Bbrsl. . 
Razou.mowskia. Hoffm. 

Fam. Aggregatae. Lin. — Caprifoliac Loranllieae. 
.S;>r.— Üiiphoiioplivla. Neck. — Elaeagm. Adans. 
— Lorantliaceae. Don. />í;c.— Oligantlierae (len- 
laiidrae. Hoy. — Visca. Rül. 
álbum. Lin. S. 1. D. Dr. 19. 
Viscum. nr. 1609 Hall. Iielv. 
VITE.X. Lin. Spr. 2120. AÍ6. III. 6S. , , ,,' 

í:¡ • v.»'i' 



INDEX SÍNONYMICUS. 



190 



Ai;.NUs CASTfs. Endl. 
CnRtsoMALLUM. Pcl. Th. (sec. Endl.) 
LiMiA. Vandcl. 
NEi'HRAr<DRX. Cothen. Oacrt. 

Fam. Cliasniatiiplnla. .Veri.— Labialae Vorboncae. 
/{c/i6c/i.— Pcrsonatae. í,íti.— Riiipptilcs angios- 
ponnae. floi/.— Ringentes Ilalleriaj. /íiü.— Ver- 



bonae. Adáns. — Lanlaneac. Endl. — Vitioüs. 

Juss. — Vi'rbeiine. S/ir. 
Ai<iuis cusliis. Lin ü. 21. 
V. rcrliciUala. I.aiu. II. fr. 
/;. V. lalifolia. .Wi7/. (non Lam.) 
V. integra. Medie? 



PARS II.— P. CRYPTOGAMAE. 



CETRARl.\. Ach. Alb. lll. VSO. 
PnrsciA. Dec. 

CORMCLLARIA. íloffm. 

CoEf.ncAULo:*. Link. 

Fain. Liclienes. Lí'íi.— Hymcnolhalami. Endl.— 
Usnaceae. Endl. 
islándica. Lin. 
Phi/scia islándica. Dec. 
Lidien islandiciis. Lin. 
Lichenoidcs islandicum. Hoffni. 
Lobaria islándica. Hoffm. 
Parmelia islándica. Si)T. 

EQUISETUM. Lin. 

0>CTLOCONATllM? Kotlig. 

Fam. Equisetacede. /íic/i.— Calamariae Equiseta- 
ceae. Endl. — Filices. Lin. 
arvense. Lin. 

LYC0P0D1U.M. Lin. Bronyn. Alb. III. 1 Í8. 

Selacíi. llook. et Grev. 

HiptR/.u. Bernh. 

Tristeca. Palis. 

Lepidoptis. Palis. 

CiuMAECLiMs. Mari. 

Stachtgvnandrlm. Palis. 

blPLOSTACHTL'.M. PaliS. 

Selaginella. Palis. 
Gtmnogymm. Palh. 

Fara. Lycopodiaceae. hich. Endl. 
clavaluin. Lin. 

Lepidoptis clávala. Palis et Bcanz. 

NEPHRODIL'M. Itich. Prcsl. Alb. lll. 140. 

Elnephrodium. Endl. 

Oleandra. Cav. 

Nelroma. Don. 

Opuiopteris. Pteinw. 

Drtopteris. AíÍqhs. 

Lastraev. Presl. 

Eldrtopteris. Endl. 

TlIELTPTERIS. Scholt. 

Arthrubotrys. Presl. 

Fam. Filices. Lin.— Polypodicae. Endl. 
Filix raax. ¡tich. 
Aspidium filix max. Swart. 
Polijpodixim filix max. Lin. 
Puíystichum filix max. Dec. 

POLYPODIL.M. Lin. Preel. Alb. III. 145. 

EtPOLYPODItJM. El(di. 

Ctenoptcris. Bluvi. 

DlCRASOPTERIS. Blum. 



PnF.GO'PTERis. Presl. 
Lastraba. Borij. parí. 
GoNiopTKRis. Presl. 
Pleocnemia. Presl. 
Amdlia. Presl. 
GoMOPHLEmuM. Blitm. 
Marginaría. Presl. 

CVRTOPnLEBlUH. R. Br. 

Campti.oneuruii. Presl. 
Pm.EuoDiuM. /i. Br. 
Dycttopteris. Presl. 
PiiYMATODES. Presl. 
EiraTMATODES. Presl. 
Anaxetum. Scholt. 
Pleuridium. Presl. 
Drynaria. Prcsl. Bor'j. 
DiPTERis. Reinw. 
MiCROsoRLS. Link. 
Eldrynaria. Endl. 
Aglaomorvha. Schott. 
PsYGMiLM. Presl. 

Fam. Filices. Lin. — Polipodiacoae. End,. 
cala'iiuala. Iluiz. 

P. adiaiitliiforme. Forst. 

Aspidium coriaceum. Swarlz. 

Tcctoria calahuala. Cav. 

POLYPORUS. Fríes. 
Poi.YSTicTA. Fries. 
Myso.n. Adans. 

PoRiA. Sí. mu. 

Leitoiora. Pia/in. 

PllYSflPORL'S. CItCV. 

Agaricon. Adans. 
Retiporus. Batsc.h. 
Ceratophora. llumb. 
Ci.M)OPORi:s. Pcrs. 
Flabellaria. Vhev. 
MicROPORUS. Palis. 
Platypurls. Pcrs. 
Hexagona. Pollin. 
l'lIORIMA. PMfin. 
Favülis. Palis. 
ScEMinuM. Klolsch. 

Fam. Fungi. Lin.— Hvmenonivceljs Polypnroi. 
Endl. 
fomonlarius. Frics. 

Bútetus igniarius. Lin. 

BoLlus ungulatus. Bull. 

SPllAEROCOCCUS. Ag. Alb III. lo i. 
Gtmmogongrls. Mart. 



200 

PHTu.ornon*. Grev. 
PiiTLLncENES. Targ. 
LoMATio.N. Tar¡i. 
Ciuc.H^os. Targ. 
CiioNnRus. Lamx. 
Ctfellom. Targ. 
Eri:»acea. Lamx. 
BowiESU. Grcv. 
LoNCiURiON. Targ. 
AiirHOniscL'S. Targ. 
RnoDOMEMA. Grt'ii 
("iiCAKTiNA. Lamx. 
PnTSOTRis. ¡iafin. 
Plocaru. Nces. 



Al.UUM DE LA FLORA. 



HELMlNTnOCOiTON. Link. 
Lasios. Targ. 
Stenocramma. Ilarv. 

Fam. Alsai'. ¿in. —Algac Floridae. Emü. 
Iieliníiilliücliurtciii. Ag. 

Ccramium hclminlfiochorlon. Rulli. 

Gigartina helminlhocliorton. Lamx. 

l'onferva hdmiiUhochorton. Lili. 

Fucus hclninlhochorlon. Ucc. 
crispus. Ag. 

Fucus crifpuf. Lin. 

Chomlrus cri!:pui¡. Dul)y. 

Chondrun polymorfltus. Lam. 

Ulva crispa. Dcc. 



NOMBRES 



DE LOS AUTORES CITADOS, Y ALGUNAS DE LAS ABREVIATURAS 



USADAS EN LA PRESENTE OBRA. 



Ach Acharius. E. 

Adam Adaras. M. 

Adans Adans. M. 

Ag Agardh. C. Adolf. 

Ainsl Aiiislie. W. 

Ait Ait'^n. W. 

Ait Aitón. W. T. (id. 2.) 

Alb Álbum de la Flora. 

All Allioni. C. 

Anders Anderson. J. 

Andr Andrews. Enr. C. 

Andrz Aiidrzeiowski. A, 

Angl Anglia, Anglus. 

ArJ Arduino. L. 

Arn Arnott. G. W. Waiker. 

Aubl Aublet. F. 

Aubry Aubry. 

.\ut Autor. Autores. 

3. W Bartling. et. WcndlanJ. 

Babíngt Babington. C. C. 

Bilb Balbis. J. B. 

Balding Baldinger. E. 

BancrlT Bincroft. E. N. 

Banij Bang. Hoffmann. 

Banks Banks Barón de... 

Barr Barreliier. J. 

Baamg Baumgarlen. J. C. G. 

Bartl Bartling. F. 

Bart Barton. B. 

Bart Barton. Will. B. C. 

Bast Bastard Tel Batard. T. 

Bass Bassi. Fernand. 

Balsh Balsli J. C. Aug. 

Bauh. ¡ Bauiíino J. 

Bauh, C Bauliino G. 

Baumg Baumgarten. J. C. 

BeauT Beauvois. A. M. 

Bcck Beck. L. 

Beclier Becker. í. 

Bechst Beclistein. J. Mat. 

Becker Becker. J. 

Bellard Bellardi. C. L. 

Benlh Bentliam.J. 

Berg Bergius. i. P. 

Berl. Berland. 

Bernh Bernardi. J. S. 

Berol, Berl, Bertol. . Bertoloni. Ant. 

Bcss, Bftsser. . . . Besser. S. i. G. 



Biebrst. Bbrst. . . . Bieberstein. L. B. 

Billb Billberg. I. 

Biv, Berii, Bivon. . . Bivuna. B. 

Black Blackweil. S. 1. 

Bluro Blume. Carb. L. 

Boeb Boeber. 

Boengb Boeniiingliausen. C. M. J. 

Bogenli Bogenli. 

Bois Boissier. Edm. 

Bonpl. . , . . . Bonpland. A. 

Bo'kli Bo.rkhausen. M. 

Boucli Boucher. J. A. G. 

Buwdicli BowJicli. T. E. 

Bo.-y BorydeSt. Vicenl. J. B. 

Bray Bray J. Gomes du 

Brkíi Balth. 

Brewst Brewster. 

Britting Brittinger. C. 

Brongn Br«ngnart. Alf. 

Brot Brolero. F. A. 

Brouss Broussonet. P. M. A. 

Br. R Brown. Rob. 

Brunf. Brunof. 

Buch Bucli. Leop. 

Buclian Buclianan. 

Bull Bulliard. P. 

Bunge Bunge. A. 

Burkb Burkhardl. F. 

Canibesse Cambessedes. S. 

Cam. Camer. . . . Camerarius. 

Carlh Gartlieuser. 

Cassel Cassel. F. P. 

Cass. Cassin. . . . Cassini. Alej. 

CüT Cavanilles. A. J. 

Cfr Conferalur. 

Cliaix Chaix. 

Chavan Chavannes. 

Choix Cliüisy. S. D. 

Clarion Clariun, i. 

Clark Clarke. Ed.D. 

Clus Clusiuí. 

Colebr Colebrocke. E. Ch. 

Collad Colladon L. T. 

Commel. Comraera, . Commerson. F. 

Condam Condamine (de la) 

Cord Corda. F. A. et. C. 1. 

Correa Correa do Serra. J. F. 

Coult Cüuller. T- 



202 



ÁLBUM DE LA FLOftA 



Cours Coursol. vid. DumoiU. 

Court Courtois. Ricli. J. 

Oraiitz Crunlz. ílijron lio) 

Ciinaiiiíjli Cuniiiiiftliiim. A. 

Curt Curlis. M. O. el. Will. 

Dahl Dahly. Aiiii. 

Darlingt Darlingloii. Will. 

David Davies. H. , , 

Uecaisii Decaiíne. i. ■ . 

Uec. til Decandolle. Aif. ' ' 

D. ÜC. Dec. . . . Decandolle. A. Pyr. 

Delaun Delaiiny. Mord. 

Deli'ss De Lessert. B. 

De!. Delil. . . , • • Dclile. A. R. 

Dcmalr. .' '.'1'.'' . Dematfe. 

Desf Desfonlaines. R. L 

Desp Desportes. ¡. B. Reno. 

Desv Desvaux. N. A. 

Delliard Detharding. J.C.l Ti/1323. 

Dierb Dierbach. i. M. 

Dr. Dielr Dielñcli. Dav. 

Dietr Dielricli. F. G. 

Dill Diilenius. 

Dioscor Dioscórides. 

Dod Dodoneus. 

Don (D.) Don. David. 

Don (G.) Don. Jorj. 

Doug Douglas. Dav. 

Diib. . . . .■ . Dabois. L. 

Doby Duby. J. E. 

Duham Diiliamel. E. L. 

Dufour Dufour. León. 

Dufr Dufrcsne. P. 

Dum Dumonf de Courset. 

Dumort. ''. '. . • Dumortier B. C. 

Dunal. . . . . . Dunal .Mig. F. 

Duval Duva!. C. J. 

Ehret Ehcret. J. D. 

Ehrli Ehrhart. F. 

Endl Endlicher. E. Ladisl. 

Erdm Erdmann. C. G. 

Esclischollz. . . . Esehscliollz. J. F. 

Fflik Falk. J. P. 

Ficin Ficinus. E. F. 

Fisch Fisqlier. Fer. E. L. 

Fl. fl Flora, florece. 

Forsk Forskal. P. 

Forst. •...,. Forstel. J. 

Fresen Fresenius. Jorg. 

Friedrtli. .... Friedrichstli.il. E. R. 

Fuchs Fuchsins. 

Fríes- Fries. (Elias.) 

Froel Froelicli. J. L. 

Gaert. fd Gaerlner. C. F. 

Gaertn Gaertnor. J. 

Gater Galeraii. 

Gaiulich Gaudicliaud. M. Ch. 

Gaud Gaadin. i. F. G. P. 

Gawl Gawlcr. J. 

Gen Género. 

Gmel Gmelin. C. F. 

Geners Genersich. (Sarouel.) 

Geurg Georgi. J. 

Gern. Gcsn. . . . Gcsnerus. ' ' 

Gosner Gesner. i. 

Gilib '. ,'Gilibert. F. Ed. 

Ging Gingens— Lassarrjz. F. (fia- 
ron de) 

Gmel. sil) Gmelin. J. S. 

Golilk Goldbacli. C. L. 

Gouan j . ' Gouan. Ant. 

Gray ' ': Gray. Asa. 

Griseb. . . -. . . Grlsebach. A. E. 
Gron. . . ','. . . Gronovius. 
Gnetl. . '. . • . . Gúeltard. J. E. 
CüUlenst GüldcriStad, J.A. 



Giinn. 
Guss. 
II.. . 

II. St. 

Habí.. 

Ilaberl. 

Ihenk. 

llallt,.. 

Hall. J 

llartm. 

Haw. 

Hayn. 

Helv.. 

Herb. 

Iler. Hern 

Herit. 

Hil. (St.) 

Hoffm. 

-Hrrmsg. 

Hogg. 

Hook. 

Hopp. 

Hornm. 

Hort.. 

Houtul. 

Houst. 

Huds. 

Hull. . 

Iluinb. 

Jacq.. 

Jan. . 

.Juss. . 

Juss. . 

Kemf. 

Kielm. 

Kit. . 

Kocli. 

Koell. 

Koening 

Kuntli. 

Lagasc. 

Lam. Lamk 

Lmrs. Lamx 

Lang. 

Lepeyr. . 

Luws. 

Lee. . . 

Ledeb. . 

Less. . . 

Lclim. . 

Lejeun. . 

Lesson. . 

Lestib. . 

Leyss. . 

Ligbtf. . 

Lindl. . 

L. Lin. . 

L. lil.. . 

Liiik.. . 

Lob. Lobel 

Loddig. . 

Loein. . 

Lüisl. vel Deslong 



Loud. ■ 

Lour. 

M. K. 

MaerkI 

Mag. . 

Mart. 

Malh. 

Medie. 

Meerb. 

Miíig. 

Meis. , Meissn 



Mcrat. 



lA 



Giinner. J. C. 
Gussüue. J. 
Ilcirtiis. 

Ilocbstetler et Stcudel. 
Ilablitz. G. L. 
Haberle. C.C. 
llaeiike. T. 
Haller. Alb. fd. 
Haller. Alberl. 
Hartmann. C. 
Haworlli. A. H. 
Hayne. F. G. 
Uelvetia, llelvelicus. 
Herbert. Gil. 
Hernández. 
Herilier. C. L. 
Hilairc. i. (Saint.) 
Hotfmann. G. F. 
cHoffinannsegg. J. C. 
Hogg. J. 
Hooker. W. S. 
Hoppe. D. E. 
Hornemmann J. V. 
Hort. N. T. 
Houltuyn. 
Houslon Will. 
Hud.sou. Will. 
Hull. .1. 

Hnmbült. J. E. A. (Barón de)' 
.lactjuin. N. .1. (Barón de) 
.laii. Jorg. 
Jussicu. A. de. 
Jnssicu. Ant. L. de. 
Koeinplienis. 
Kielmcyer- C. F. 
Ritaibei. Pablo. 
Koch. Will. D. J. 
Koeller. J. L. 
• Koening. C. 
Kunlb. Cari. Seg. 
Lag.-isca. 
Lainark. J. B. 
Lamorijiix. J. V. 
Lang. Adolfo. 
Lapr>yrouse. (Barón de) 
Lawsson C. 
Lee. S. 

Ledebour. C. F. de. 
Lessing. C. T. 
Lebinann. J. F. 
Lojeune. A. L. S. 
LMsun. R. P. 
Luslibouilois. F. J. 
Leysscr. F. Willl. 
Liglitfoot. J. 
Llndley. J. 
Linneo. C. 
Linneo (liíjo). 
Lii;k. C. V. 
Lobelio. 
Loildige Coar. 
Locffling. P. 

Loiselcur. Desloiigclianips. F. 
•' C. T. 
Loudon. J. C. 
Lbureiro. Juan de. 
Mertens el Koch. 
Maerklin. G. J. 
Magazin. 
Marlius. C. F. 
Malhiolup. 
Mcflicus. F. Caslm. 
Meerbiirg. N. 
Meigen. J. Will. 
Mcissner. G. F. 
Mcrat. |F. V. 



NOMBUES 

Mcrt Merloiis. I". C. 

Mi'von Muyen. V. Jul. 

Moy. C. A Moyer. C. A. 

Mi.'« Mi(>s Aqiiil. 

Miclix Micliaiu. AikI. 

Mik:i!i Mikái). J.<;. 

Mili. J Miller. J. 

Mil! Millor. 1'. 

Miríj Mirbol. C. F. 

Milcli Milchel. J. 

Mnc Miiciiio. J. 

Moencli Moencli. C. 

McHuí Monn. 

.Mo(|. Taiid. . . . Moqtiin. T;indoii. A. M. 

Morís Moris. J. J. 

Moris. . . , . . Morisoii. 

Munclih Miinclihausen Quo. 

Murr Murray. J, A. 

Murrilli Murrilii. 

Mutis Mulis. J. 

Neek Neker. N. J. de 

Nees Nces von Esenbeck. C. 

Nees Neos von Esenbeck. T 

Nestl Nesller. C. G. 

Nocea Nocea. D. 

Noulet Noulet. 

Nutt Nullall. T. 

Oc) Oeder. J. C. 

OfT Officinalid. 

Oliv Oiivicr. VV. A. 

Opiz Opiz. F, M. 

Ort Ortega Casimiro. G. de 

Otlh Ollh. Adolf. 

O'.to. ..... Olio Federico. 

Palis Palisot. V. 

Pallas Pallasow. 

Pall Pallas. P. L. 

Pauz Pauzcr. J. Wolf. 

Par. Park. . . . Mungo. Park. 

Paul Paulel. J. S. 

Pav Pavón. Josc. 

Pelletan Pelletan. 

Pers Persoon. C. Eur. 

Ptít. Th Petit. Thouars. Alberl. 

Peterm. .... Petemiann. W. L. 

Píoiff PfWffer. Luis. 

Phihb Philibert. J. C. 

Pis Piso. 

Pl rlanta. 

PJiíi Plinio. 

Pium Pluniier. 

Polil Pohl. J. M. 

Püir Poiret. J. L. M. 

Pohl et Turp. . . . Pohl et Turpin. 

Pollich Pollicli. J. A. 

Pollin Pullini. Cyro. 

Pope Pope. A. 

Pott Poli. J. F. 

Purr Pourret. And. 

Presl Presl. C. B. 

Pursh Pursh. Fed. 

R. P Ruiz et Pavón. 

R- S Roemer et Schultes. 

Radd Raddi. J. 

Raeusch R;ieuschel. E. A. 

Rafin Rafinisque Schmaitz. Const. 

Rai. Ray Kaius. 

Rau Rau Ainbros. 

Red Redoutc. P. J. 

Reheed R-'heede. 

Reich Reiehard. J. S. 

Rchbch Reichenbacli. E. 

Rees Rees. T. (Smith in ) 

Rein Reiner. J. 

Reinw Reinwardl. H. G. C. 

iíenault Renault. P. A. 



DE LOS AUTORES. 



Req Réquiem. 

Uelz Relzuis. And. J. 

Ueul Ileuler. 

Rich Ui.lurd. A. 

Hichardá Rielianlson. J. 

Kisso Risso. A. 

Itobert RubiTt. 



m 



Ui.dseh . 

Koelil. . . . 
Rochel . 
Uoess. . 

Roth. . . . 

Roib. . . . 

Roy. . . . 
lUid. Rudolph. 

Hiil. . . . 

Ruiz. . . 



Rodschied. E. C. 
Hoehlillg. J. C. 
liiicliel. Ant. 
Hucssi^'. <:. G. 
Riitli. Alb. Wilh. 
Rdxbur^'. Will. 
Royen. Adr. 
Rmlolphi. A. el. F 
Hidinf;, J. F. 
Rui/,. Ilip. 



S Sprenuel S'/ftcma. 

Sadler Sadler J. 

Salisb Sahsbury. R. Ant. 

Sess Sesse. Mari. 

Sclitíweig Selieweipger. A. F. 

Schill Sohillin;,'. G. 

Schimp Sehimper. W. 

Schleich Selileither. J. C. 

Schm. ..... Schmidt. J. el T. 

Scholt Schult. E. 

Schrad Sebrader. E. A. 

íícbrank Schrank. F. P. 

Schreb Schrebcr. J. C. 

Schull Scliulles. J. A. 

Scop Scopoli. i. A. 

Seidl Seidl. W. B. 

Sering. Ser. . . . Seringe. N. C. 

Sib. Siblh. . . . Sibltorp. J. 

Sieb Sieher. F. \V. 

Siais Sims. J. 

Sloan Sloane. 

Sra. , Sn Smitb. G. Ed. el C. 

Sowerb Sowerby. S. 

Spach Spacb. E. 

Spean.- Spcen. . . Speenner. J. C. L 

Sehomb Scboinburgk. R. 

Sclium Schumacher. C. F. 

Spielm. ..... Spielman. S. R. 

Slenb. . • . . . Stenbammer. C. 

Slev Sleven. C. 

Stoerk Sloerk. Anl. 

Straub Straub. F. C. 

Sturm Sturm. S. 

Sibth Sibthorp. i. 

Sw Swart. 01. 

Sweet Sweet. Robert. 

T Tomas. 

Taber — Tabem. . . Tabernoemontanus. 

Targ Targioni. Torzzclli. 

Tauseh Tausch. Zg. F. 

Tayl Taylor. Rob. 

Tenor Tenore. M. 

Thore Thore. J. 

Thory Thory. C. Ant. 

Thuil Tbuillier. J. L. 

Tbumb Tbumberg. C. P. 

Torr Torrey. J. 

Tourn Tourneforl. 

Trag Tragus. 

Tralt Trattinick. Leop. 

Trautvell Traulveller. E. R. 

Trew Trew. J. Crisl. 

Triii Trinius. C. B. 

Turez Turezaninow. P. K. N. 

Turra Turra. Anl. 

Tuss Tu.ssac. F. 

Vabl Valil. Mart. 

Vaill Vaillant. 

Valí Vallcr. 



204 



ALBDM DE L\ FLOH\ 



Vandel. . 








Vandulli. Domingo. 


Venl. . 








Vftnloiiat. E. P. 


Vosl.. . 








Vpgl. L. C. 


Vib. . . 








Viborg. E. 


Vill. . . 








Villars. D. 


Visiaii. . 








Visiain. Roberto. 


Vitm . . 








Vitman. 


Vivían. . 








Viviaiii. Dom. 


Vogel. . 








Vogel. Teod. 


Vo.g.. . 








Voig. F. S. 


W. A.. . 








Wigth ct ArnoU. 


W. K. . 








Waldsleiii el Kitaibcl. 


Wahlberg. 








Wahlb.'rg. P. V. 


Whibrg.. 








Wahlcnberg. Jorg. 


Wall. . 








Wallich. N. 


Wallr. . 








Walliolh. F. C. 


Will, . 








Waller. T. 



Webb. . 








Wcbcr. F. el Q. 


Wendcr.. 








Wenderolb. G. W. F 


Weiidl. 01. 








Wendlaiid. hijo. 


West. . 








West H. 


Wibcl. . 








Wihel. A. 


Wigg. . 








WigRcrs. F. E. 


Wiglit. . 
Wilíd. . 








WíkIiI. Roban. 








Willdeiiow. C. L. 


Willem.. 








Willflnieiit. 1>. R. 


Williams. 








Williams. 


Witb. . 








Wigh. Rnbcri. 


Wrede. . 








Wri'de. E. C. C. 


Wriglit. . 








Wrigbl. Vil!. 


Wulf. . 








Wulfcn. Franc. 


Ziz. . . 








Ziz. F. B. 


Zuce. . 








Zuccariiii. J. G. 



índice alfabético 



<¿VE CüMI'KENDK 



LOS mmim vulgares de las tlantas 

DESCRIT/IS EN ESTA OBRA. 
ÍE US fABTBS V PliOMíM «E SE CIH» O DEmB ES El TESTO, 

y EL BE L4S CLASES, FAMILIAS. TRIBDS, ETC., 

Á QUE AQUELLAS PERTENECEN. 



Abejera. 

Abelmosco. 

Abreviaturas. 

Acederaque. 

Acedera acida. 

~ del leñador. 
- de los bosqnes 

1 i~ „ ^^ ''■«s hojas. 

Acederilla. 

Aceite de tártagos. iii 

ACERI.NEAS. , 

Achicoria amarga. 

Achillcina. 

Aciano. i. 

Acibar caballuno. ¡n 

— de Ids Barbadas. 

— del Cabo de B. E. 

— socotrino. 
Acido aloético. 

— aneraónico. I 

— anselícico. jl 

— cáfico. 

— calcitrápico. 
— - carlámico, 

— cinámico. 

— copaíbico. 

— clorogiiiico. 

— digitálico. j[ 

— fumárico. j' 

— guayácico. 
~ igasúrico. j(, 

— kraméricn. 

— poligálico. I 

— polycroinálico. ¡u' 

— phumico. 

— íaiicíloso. II 

— sulfosinápico. I.' 

Tomo 111. 




Alismáceas. 
Alismeas. 
Aliso de mar. 

— negro. 
Alizarina. 
Almizcleña. 
Aloetina. 
Aloina. 
Aloineas. 
Alolva. 

Alquequenge. 
Alquimila. 
Altramuz. 

— del diablo. 

— hediondo. 
Amapola. 

— cornuda. 
•— de los jardines. 

— de maza. 

A.MARA.M.ÍCEAS. 

Amargaza. 

Amarfion. 

Amar ¡leas. 

Amarylideas. 

Ambarina. 

Ámeos. 

Amigdaleas. 

Amminieas. 

A narardieas 

Anagalide roja. 

Amipeio. 

Aniusa sicmpre-verde. 

Andropogoneas. 

Andro.semo. 

Anemoneas. 

Anemone de los bosque»! 

Anemoniua. 

ANFÍG.^.MAS. 

Angélica. 

— carlina. 
Angelicina. 
Anís de la China. 
— estrellado. 

30 



118 
118 

33 

87 



I. 73 

111. 129 

12!) 

1. 97 

111. 33 

II. U 

I. iO.'t 

lOí 

104 

24 

28 

25 

95 

lil. 87 
11. 116 
129 
III. 122 
122 
I. 59 
52 
15 
51 
1. 88 
II. «41 
I. 14 

111. 9 
142 
1. 67 
3 
5 
4 
III. 159 



11. 



65 

103 

66 

19 



206 



.Snlericeas. 
Antirrineas. 
Añil y sus suertes. 
Añilera de hojas eslroch.-^. 

Apocináckas. 
Arabideas. 
Aráceas. 

Ariiidano común. 
Aquiranteas. 
Árbol del alcanfor de U 
Chuia. 

_ _ del .Lipón. 

del cacao. 

_ del clavo. 

_ ae la nuei vómica. 

_ del sen. 

— de los pistachos. 

— santo. 
Arce blanco. 
Arfiiego. 
Argenione. 
Aristoloquia larjia. 

macho. 

Ari^tAoquieas. 

Árnica. 

Arnicina. 

AnOlDKAS. 

manchado. 

Arraclán. 

Arrayan. 

Arrucüs. 

Artanita. 

Arlanitina. 

\rlemisa. 

_ santanica. 

Asafétida. 

Asarina. 

Asarita. 

Asare. 

Asaroüh. 

ASCLEHADEAS. 

Asfodekas. 
Asperilla olorosa. 
Asperuleas. 
Atropina. 
Aulaga pequeña. 

AURANCIACEXS. 

Az:ifran rorai. 
Azúcar de sorgo. 
Azufre vegetal. 
Azulejo. 



111. 



ÁLBUM DE LA FL()K\. 



necahunga 

Becerra. 

liedegar. 

Belien encarnado. 

— rojo. 
Beleño blanco. 

_ negro. 
Belladona. 

BERBEHniEAS. 

Berberina. 

Bérberos. 

Berengenilla. 

Bcrraza. 

Berrera. 

Berro de tierra. 

— sofia. 
Berza marítima. 

Biengranada. 

Bioxalalo potásico. 

Bistorta. 

BlTKERÚCEXS. 

BUnercas. 

Bledo. 

Boca de dragón 

Bolas de nieve. 

Bol.'ia de pastor. 

Bonetero. 

coraun. 

BORRAGINEAS. 

Borraja. 
Botón de oro. 

_ de plata común 
fírasiccas. 
Brezo. 
Brionia. 

— negra. 

Brucina 

Brjonina 

Buglosa. 

Bugrana. 



c. 




11. 



11. 



Badiana. 
Baladre. 
Balsamina de los bosques. 

macho. 

Balsamineas. 
Bálsamo de Copaiba. 
^ del Perú. 
_ de Tolú. 
Barba de capuchino. 
Barbarea. 

Barbas de capuchino. 
Barniz diM Japón. 
Barrilla borde. 
_ bravia. 

pinchuda. 

Bayas de ramno. 
L- de saúco. 



Cafetero común. 

Cafopicrita. 

Cakilincas. 

Calaguala fina. 

CALICIFLOBAS. 

Camamila de Aragón. 

Camedrio. 

Cameleon. 

Cameliáceas. 

Camelina cultivada. 

Camelineas. 

Camepileo olf. 

Camepitios. 

Campanilla grande. 

Campamxáceas. 

Campanilleas. 

Canforeas. 

Canfrona. 



111. 



Centaura bendita, 
mayor. 
_ menor. 
Cerezo de monte. 

_ silvestre. 
Cero/ileas. 
Cetrarina. 
Cheliilonina. 
Ckloloheas. 
Cicuta acufitica. 

— mayor ofl. 
Cicutarias. 
Cicutina. 
Cidrero. 
Cinameina. 
Cinamomo. 
Cinconeas. 
Cinconina. 
Cinoglosa. 
Cinorrodon. 
Circea de los bosques. 

luleciana. 

Circeas. 
Cissampelina. 
Cistáceas. . 

Clasificación terapelti- 

CA de las plantas. 
Clavillero. . 
Clavillo aromático. 
Clemátide. 

_ erguida. 
_ pariUa ó azul. 
Citisina. 
Citryl. 
Citronil. 
Clematideas. 
Clóreos. 

Coca de levante. 
Cochlearina. 
Corlearía. 
Cofeáceas. 
Cofeas. 

Cohombrillo amargo. 
Cola de caballo. 



lll. 



i9 
85 
8ü 
66 

-1 
83 
8« 
5 
20 
33 
33 
22 
21 

i 59 

28 

28 

2 

3 
H9 
66 
66 
1 
. Í5I 
. 20 
3o 
33 
1. 79 
70 
36 
23 



índice alfabético. 



20*? 



— de ratón. 
Colociiitliina. 
CoLcnicÁCKAS. 
ColcMceas. 
Colcliicina. 
Cólcliico. 
Collar de Bruja. 
Colleja ó collejas. 

— de Valencia. 
Coloquíntida. 
CoMimr.TÁCE.vs. 
Cominos de prado. 
lUinipaíion. 
Compuestas. 
Cunijitos. 
(piníferas. 
Coneiiia. 
Couiciiia. 
Couina. 
Connaráceas. 
Consuelda inajor. 
Conlrayerba do las An- 
■ lillas. 
Convalarieas. 

CONVÜLVULACE.VS. 

Convolvuleas. 
Copaibo del Brasil. 

— oücinal. 
Coralina de Córcega 
Corazoncillo. 
C'onnareas. 
Corneas. 
Cornejo üncarnado. 

— Iiembra. 

— silvestre. 
Cornicabra cultivada. 
Cornipuz. 
Cornizo. 

COROLIFLORAS. 
Corona de (raile. 

— real. 
Coro.iiila de fraile. 

— de rey. 
Correhuela grande. 
— mayor. 
Corteza de siaiaruba. 
Couraarina. 
Couiso-Cusso. 
Coussina. 
COTILEDÓNEAS. 
Cnisina. 
Chasulaceas. 
Crasuleas. 
CRIPTOGAMAS. 
Cristainarina. 
Critmo. 
Cricíferas. 
Cuajaleclie. 
Cubareiba del Brasil. 
Cuca. V. Coca. 
Cuassina. 

Cucubalo de bayas. 
Cucurbitáceas. 
Cucurbileas. 
Cuerno de ciervo. 
Cuprcsineas. 
Cuscutas. 
Cicuteas. 
Cusso-cousso. 



III. {M 
s:» 

II. VJ 

III. 133 
136 
130 
136 

II. 401 
I. 53 

III. 81 

II. 29 

21 

bl 

III. 118 



I. 9 



111. 



11. 



lio 

12o 

II. 156 

Í.i6 

1. IOS 



CH 



HtMO. PAO. 



OS 
S2 
"O 
70 
70 
70 
88 
142 
70 

IOS 

80 
98 



80 

II. 159 
Iü9 

I. 81 

99 

11. 13 

13 

I. 1 

1. 101 

40 

101 

III. 114 



Gl 

05 
33 
70 
106 

81 

54 

29 

29 

83 

115 

100 

160 

13 



Chicoriáccas. 
Cliirivía. 
Chitan. 
Cliupamieles. 



Dahlina. 

Daturina. 

Di'ilali'ra purpúrea. 

DI'DICATORIA. 

Delíiiiii. 

Dentelaria. 

Detiene buey. 

Datisrina. 

DICOTILEDONES. 

Díctamo blanco. 

— real. 
Diente de león. 
Digital purpúrea. 
Digitalína. 

DlOSCÓREAS. 

Diosmeas. 

DlPS.\CEAS. 

Üracuncidineas. 

Droseráceas. 

Drupáceas. 

Dulcamara. 

Dulcamarina. 

Duraznillo. 



Echeandia de tres flores. 111 

Elaterina. 11 

Elaterio. 

Elatlna. 

Eleboreas. 1 

Eléboro blanco. III 

— fétido. I 

— negro. 

— verde. 

Emelina. II 

Cnanto azafranado. 
E.iciiiilla. 111 

Encomienda de Santiago. 
ENDÓGENAS. 

Enul?. campana. II 

Equisetáceas. Ill 

Equiseto. 

Ericáceas. 11 

Ericeas. 
Erinf/eas. 
Eringio. 

Erísimo. I 

— de hoja en for- 
ma de lira. 
Erbato. 

Ervano. II 

Escabiosa. 

— mordida. 
Escahioscas. 
Escamonea. 

— de Alepo. 



127 
04 
80 
bl 



III 

44 

51 

5 

13 
82 
96 

122 

1 

80 

>50 

129 
51 
iil 

7.S 
90 
139 
40 
Id 
14 
14 
92 



133 

35 

35 

30 

9 

133 

11 

9 

H 

82 

47 

70 

122 

118 

122 

1-44 

144 

135 

135 

69 

70 

99 

33 
02 
02 

ílii 
97 
96 

ir.7 

157 



Escamonea de Smirna. 


II. 


158 


— Montpellier. 




158 


Escililina. 


111. 


131 


Escobilla. 




102 


Esrordii) off. 


III. 


71 


lO'Corzíinera. 


11. 


130 


Escrefularia. 


111. 


!i() 


EscnoruLAiiiÁCEAS. 




48 


Es.MILÁCEAS. 




la.". 


Espantaznrras. 




81 


Espida céltica. 


II. 


93 


Espiíiurdo. 


III. 


87 


Espino cerval. 


II. 


85 


/.'.v/iínvKoa.?. 




10 


Espuela de galán. 


1. 


74 


Eilaticcas. 


III. 


81 


Estoraque del l'erú. 


1. 


106 


Eslrainoniu. 




44 


Estrellamar. 


111. 


83 


Estrirneas. 


II. 


147 


Estrigniíia. 




148 


Esverlieas. 




152 


ETEÓGA.MAS. 


III. 


144 


Euforbiáceas. 




99 


Euforbiras. 




100 


Eufrasia off. 


111. 


59 


Eupatorina. 


II. 


124 


Eupatorio. 




124 


— de Avicena. 




124 


— de los Árabes. 




124 


Eitstricncas. 




124 


Evonimieas. 


1. 


84 


EXÓGENAS.. 




1 



F. 



Falso cinamomo. 




7Í 


— eléboro negro. 




17 


— plátano. 




69 


FANEKÓGAxMAS. 


II. 


1 


Fécula de brionia. 


II. 


32 


— de salep. 


111. 


120 


Felandrio acuático. 


11. 


48 


Felandrina. 




48 


Filicina. 


III. 


47 


Filipéndula. 


II. 


12 


Flor de lis. 


I.l. 


22 


— de oro. 


1. 


43 


— de la Abeja. 


111. 


120 


— de la pluma. 


11. 


108 


— del sol. 


1. 


43 


— del viento. 




4 


Flores de sangre. 




75 


Florido js. 


III. 


154 


Floriciua. 


11. 


4 


Fragariáceas. 


II. 


<4 


Frángula. 


1. 


87 


Fraxinela. 




80 


Fresnillo. 




80 


Fresno. 


II. 


20 


Fumaria off. 




31 


Fuhariáceas. 


1. 


31 


Fumarina. 




31 



Gale^'a off. 
Gatuña. 



103 
9ü 



208 



ALHUM DK LA FI.OUA. 



GENCIANÁCrAS. 

Oenriaiiu Itlanca. 

— ninarilla. 
Gencianeas. 
Gencianino. 
Geiiistrola. 
Gf.hamácgas. 
Geranio iniiscaJo. 
Giriisul. 
Globularieas. 
Glyzyrrhizina. 

Gomo-resina asufétiila. 

Cnetaceaa. 

(¡oriiolobo. 

Graciola. 

Cracioleas. 

Graciolacrina. 

Graciolina. 

Graciolino. 

Graciosolina. 

Grama de) parnaso. 

Gramíneas. 

Grana de aviñon. 

Granadilla roja. 

Granos de amor. 

Granza. 

Gualda. 

Gualdon. 

Guaraná. 

Guardaperra. 

Guarina. 

Guayacan. 
Guayacina. 
Guayaco. 
Gueide. 
Guisante de lobo. 



H. 



Halorácgas. 
Helécho 'lembra. 

— macho. 
Heléchos. 
Henea. 
Hcnné. 
Hepálica. 

— blanca. 

— estrellada. 
Hemiaria. 
Uihisceas 

llidruro de salicilo. 
Hiél de la tierra. 

Higuera loca. 
Hiniesta de tintes. 
Hinojo acuático. 

— marino. 
lümenomicetcs. 
II ¡per ¡ceas. 

HlPKRIClNEAS. 

Hipericon. 
Hipiiricle común. 
Ilipurideas. 
Hisopo. 

— de vallados. 
Hombrecillo. 
Hongos. 
Hi/nsciameas. 



(:í2 
lül 
152 
93 
72 
73 

SO 
102 

47 
03 

H7 

i 9 
62 
02 
02 
02 
02 
02 
47 

til 
87 
38 
18 
78 
■í3 
43 
70 
iíl 
09 
70 
77 
77 
77 
73 

403 



23 

1Í8 

146 

li5 

29 

20 

5 

49 

77 

39 

59 

10 

31 

lül 

44 

93 

48 

05 

152 

07 

60 

00 

23 

23 

75 

45 

107 

152 

33 



Hyosciamina. 
Hysopina. 



I. 



Hiceas. I. 

Imperatoria. II. 

Iiülifío y sus suertes. I. 

Iiidigotero de hojas angostas. 

Indigotina. 

Iiiulína. II. 

Ipecacuana. 

— estriada del 

Perú. 

— fina 6 gris. 
Iríoeas. III. 
Isatideas. I. 
Iva artética. III. 



Jacinleas. 
Jalapa off. 
Jura. 
Jaro. 
Jaramago uff. 



Kousso. 
Kousu. 
Kuso. 



Labiadas. 

Lactucina. 

Ládano. 

Lágrimas de Salomón. 

Lanlannas. 

Laurel almendro. 

— cerezo. 

— de! alcanfor. 

— griego. 

— real. 

— rosa. 
Laureola hembra. 
Lauríneas. 
Lausonia deOriente. 
Lechetrezna. 
Lechuga ponzoñosa. 

— virosa. 
Leguminosas. 
Lengua de buey. 

— de perro. 
Leño amargo. 

— gentil. 

— santo. 
Levístico. 
Licopodio. 
Liebrecilla menor. 
Liga. 



19 

67 
100 

99 
100 
122 

82 

82 
82 
121 
41 
09 



III. 130 

II. 156 

I. 44 

11!. 140 

1. 33 



111. 66 
II. 127 



1. 
111. 
11. 



111. 
III. 
II. 



1. 
111. 



44 

125 

65 

16 

16 

93 

71 

16 

144 

93 

92 

25 

ÍOO 

127 

127 

92 

9 

5 

8! 

93 

77 

53 

148 

102 

71 



Lií^ústico. 

l.lI.lArEAS. 

Limonio. 

LiNÁCEAS. 

Lino , linaza. 

— austríaco. 

— purgante. 
lÁppieas. 
Li(|uen de Irlanda. 

— de Islandia. 

— officinal. 

LÍQUENKS. 

Liquenina. 
Lirio cárdeno. 

— Je Florencia. 

— de los valles. 
Lisimaquia. 

— roja . 

LoBELIÁCEAS. 

Lobelieas. 

LOGAMÁCEAS. 

Lonicereas. 
Lnio blanco. 

— de hcjas Av fri>no. 
LorantAcf.as. 
Lupulino. 

Lúpulo. 

Luteolina. 

Luyula. 

LycopodiAceas. 

Lttrarieas. 

Llantén acuático. 



M 



Madre de clavo. 

— selva. 
Magarza. 
Magnoliáceas. 
Malváceas. 
Malvavisco. 

— velloso de las 

Indias. 
Malveas. 

Mandragora macho. 
Mala perros. 
Manteca de cacao. 
Manto real. 
Manzanilla común. 

— romana. 

— verdadera. 
Maravillas de rio. 
Marrubio bastardo 

— fétido. 

— negro. 
Maruba del Brasil. 
Mastuerzo de Indias. 
Mata pinchuda. 

— virgen. 
Matricaria. 
Mecercon. 
Melca. 
Meliáceas. 
Mdieas. 
.Meliloto. 

— citrino. 
Melisa (ilf. 
Memanteas. 
Menispermáceas. 
Mcnispcrmeas. 
.Menisperiniii.i. 



riiMO 


PÁÜ. 


11. 


53 


111. 


128 




81 


1. 


55 




r,6 




55 




57 


III. 


64 




150 




150 




15o 




450 




424 




424 




125 


11. 


140 




24 




134 




132 


11. 


147 




75 


1. 


71 




71 


11. 


71 


111. 


407 




407 


1. 


43 




75 


111. 


428 


11. 


24 


111. 


419 



28 
75 
446 
49 
57 
58 

59 
59 
32 
148 
64 
42 
404 
104 
lOi 
24 
78 



81 
74 
87 

110 

416 
93 

142 
71 
71 
98 
98 
79 

154 
20 
20 
20 



Índice alfabético. 



20'J 





TOMC 


. PÁr.. 


1 
Orégano acuático. 


r.xi. 


. PAO. 


Piroleas. 


TOMO 


fiú , 


Menta piperita. 


III. 


72 


1. 


21 


II. 


137 


Monyaiitliiiia. 


1!. 


l.°i( 


— de los pantanos 




21 


Pi.antacíneís. 


111. 


83 


Mercurial. 


111. 


102 


Ori'j.i de fraile. 


111. 


06 


Pl.iteail.i. 


11. 


G 


Mercurialiiia. 




102 


— hombre. 




102 


Pleiirorrliizas. 


1. 


32 


Miaí¡;ro. 


1. 


■iO 


Orozuz. 




102 


Pliimbageas. 


III. 


81 


.Mijo ¡\o sol. 




<0 


OnQiinEAS. 


111. 


119 


l'LUMnACi.NEiS. 




81 


MJlefolio. 


1!. 


i 08 


Oithoploceas. 


1. 


4Í 


Plumcricas. 


II. 


113 


Mil en rama. 




3!) 


OftTICAnE*S. 




103 


Polígala amarga. 


1. 


48 


— 




lO.S 


Ortiga mayor. 




101 


— conuin. 




47 


i/imoseas. 


1. 


íOit 


— menor. 




104 


— de Virginia. 

— sé liega, 




49 


Mirabolanos beléricüs. 


11. 


21 


— muerta blanca. 




77 




40 


— citrinos. 




22 


Oruga marítima. 


1. 


37 


— vulgur. 




47 


énibiicos. 




22 


OXALIDEAS. 




7o 


POLICALEAS. 




47 


— índicos. 




22 


Oxicantina. 




73 


Poligalina. 




40 


— qnébulos. 




22 








PoLIf.O.NEAS. 


111. 


88 


Mírame y no me loques. 


1. 


no 








Poli¡ioncas virdadeías. 




80 


Mirtáceas. 
Hirteas. 


II. 


26 
27 


P. 






Polipodio calag'uala. 
Pollo, polluelo. 




143 

86 


Mirto. 




27 








Pomáceas. 


II. 


20 


MONOCLAMIDEAS. 


111. 


81 








Primavera. 




20 


MÜ.NOCOTII.KDÓPÍEAS. 


111. 


H8 


Pajarilla. 


1. 


12 


Primuláceas. 




128 


Mordisco del diablo. 


11. 


97 


Palomilla. 




31 


Primulcas. 




128 


MOREAS. 


111. 


no 


Palo dulce. 




102 


Pseudotoxina. 


111. 


IS 


Moscón. 


1. 


69 


— santo. 




77 


Pulmonaria. 




10 


Mostaza blanca. 




41 


— — de las Indias. 




77 


Pulsatilla. 


1. 


4 


— de perro. 




• 39 


Pan de puerco. 


11. 


139 


Purga de Méjico. 


11. 


ISO 


— de ios setos. 




38 


Panacea de cuco ó de cu- 






Purpurina. 




08 


Muéniago. 


11. 


71 


clillo. 


1. 


43 








MundillüP. 




73 


— de rliiroii. 




7.» 


Q 






llurage ruja. 




141 


Paniquesillo. 




36 






Murta. 




27 


PAPAVEn ÍCEAS. 




24 








.Musgo de Córcega. 


111. 


134 


Pa1'M.I0>ÁCEAS. 




03 








— de mar. 




134 


Pareira brava. 




21 


Quebranta piedra». 




39 








Parietaria. 


111. 


108 







03 








Parnasia ile las lagunas. 


1. 


W 


Ouenopodicas. 


111. 


83 


N. 






Paromchieas. 


1. 


38 


Olinas. 


11. 


84 






Pasuloráceas. 




37 


— falsas. 




87 








Pasionaria roja. 




37 


— verdaderas. 




80 








Pastel. 


1. 


41 


Quina azahar hembra. 




85 


Nabillo redondo. 


II. 


133 


Patacas. 


11. 


111 


— blanca. 




83 


Narciso de los prados. 


111. 


123 


— de caña. 




111 


— caribe». 




86 


.Nardo céltico. 


11. 


03 


Pallimeas. 




79 


— de la .Martinica. 




86 


Narcitina. 


III. 


123 


Paulliuía. 




70 


— fina de loja. 




8 4 


Nenúfar amarillo. 




93 


Peine de Venus. 




61 


— flor de azliar. 




83 


— blanco. 




23 


Pelicanos. 


1. 


12 


— gris. 




81 


Mcocianeas. 




39 


Pelitre. 


11. 


IO(i 


— — de loja. 




84 


Nicocianina. 




39 


Peonía de Brntero. 




19 


— — pálida. 




83 


Nicotina. 




39 


— macho. 




17 


— loja hembra. 




83 


-Ninfea amarilla. 


1. 


24 


Peonicas. 




17 


— naranjada. 




83 


— blanca. 




23 


Perfoliada. 




17 


— pálida. 




83 


Ninfeáceas- 




23 


P.rifollo. 




61 


— parda de Loja. 




84 


Ninfeaf. 




23 


Persicaria. 


111. 


92 


— pitón. 




.86 


Nueza. 


11. 


31 


Pliysalina. 




33 


— Santa Luda. 




86 


— blanca. 




31 


Phytcumacol. 




18 


— verdadera de Lirna 




86 


— negra. 


III. 


128 


Picroto\ina. 


1. 




Quino-quino. 




106 


Nuez vómica. 


II. 


MS 


Pico de pato. 
Pié de grifo. 
— de león. 
Pimentero del Brasil. 


III. 


6 

11 

14 

111 


Qiiitameriendas. 

R. 


111. 


136 


O. 






Pimienta blanca. 




111 










negra. 




111 














Pimiento loco. 




114 














Pimienlillo. 




06 


Rábano rrarítimo. 


1. 


37 








Pimpineteas. 


11. 


46 


— rusticano. 




33 


Ofridcas 


Ili. 


119 


Pincho. 


III. 


87 


— Mlípslre. 




33 


Oleáceas. 


II. 


1Í2 


Pinillo de balsas. 


II. 


23 


Rabarbarino. 


111. 


89 


Oíeineas. 




142 


— oloroso. 


111. 


60 


Raíz du afeite. 


11. 


25 


Oleo-resina de copaiba. 


1. 


103 


Pino acuático. 


11. 


23 


— lino de Florencia. 


111. 


121 


OlÍTÍna. 


III. 


113 


Piperáceas. 




1)1 


— zarzapanilla. 




120 


Onagrariáceas. 


II. 


22 


Pipeniio. 




111 


Ram>eas. 


1. 


85 


Opio. 


1. 


25 


Pirelrina. 


11. 


107 


Ramno catártico. 




83 


— de Smyrna. 




23 


Pirelro. 




lOú 


RVNUXCILÁCEAS. 




1 


— tebáico". 




25 


Piróla i'e hoja rodonda. 




137 


Pxanuncilleas. 







Opianina 




25 


PlROLÁCEAS. 




1.17 


Ranúnculo. 




7 



310 



ÁLBUM DE L.\ FLOHA. 





TOMO. 


PAO. 


Sanguisorba. 


'"»"■ 


PÁG. 


Taray. 


TOBO. 


PAO. 


Ranúnculo acre. 


1. 


7 


111. 


15 


11. 


M 


— bulboso. 




8 


Sangüeño. 




70 


— común. 






— in.ilvailo. 




G 


Sanirula. 




69 


— de Narboiia. 




20 


— palustre. 




fi 


Sania Maria blanca. 




107 


Tártago. 




100 


Rapúiicliigu. 


11. 


«33 


Sanlúnico de Alejandría. 


11. 


113 


Té de China. 




(i4 


Ratuuiu. 


1. 


30 


— de Alepo. 

— de Berueria. 




113 


»— de Kuropa. 


111. 


61 


— del Perú. 




50 




113 


— indígeno. 




C7 


Regaliz. 




102 


— de Judea. 




113 


Tees negros. 




67 


Reina de los prados. 


11. 


10 


— de Levante. 




113 


— verdes. 




67 


Reponce. 




t33 


Sanlonina. 




113 


— y otros. 




67 


Reseda amariiln. 


1. 


43 


SapindAcf.as. 


1. 


69 


Teáceas. 


1. 


63 


Reskdáceas. 




43 


Saponaria. 


1. 


b3 


Tbeina. 




64 


Resina de jalapa. 


11. 




Saponina. 




53 


Terebintáceas. 




.>< 


— de guayaco. 


1. 




Sardónica. 




6 


Terminalieas. 


11. 


21 


Retama de tintoreros. 




93 


Sauce blanco. 


111. 


112 


Testículo ds perro. 


111. 


119 


Rliamnina. 




86 


Saúco. 


11. 


73 


Tlialiclrina. 




2 


Rlicina. 


111. 


S3 


— rodely. 




73 


TlR'ol)romina. 




91 


Rhinantideas. 




^9 


Sauzgatillo 


111. 




TILI.ÍCEAS. 




62 


Rocío del sol. 


1. 


Í6 


Sauquillo. 
Sa.\ifraga. 


11. 


73 


Tilo común. 




62 


Rodela. 


li. 


73 




44 


— de Holanda. 




62 


Rododendro amarillo. 




136 


— 




6o 


Tlaspideas. 


1. 


36 


liodoreas. 




136 


— blanca. 




65 


Todabuena, todasana. 




66 


Roldon. 


1. 


S3 


— graiiugienta. 




f.o 


Topinambar. 


11. 


111 


Rosa canina. 




83 


— menor. 




46 


Torvisco. 


111. 


96 


— de sarna. 


1. 


17 


Saxifragáceas. 




44 


Tormentila. 


11. 


6 


— roja. 


11. 


18 


Saxifrágcas. 




44 


Torongil. 


111. 


79 


— (le Gueldres. 




77 


Sclincas. 




62 


Toxicoriendro. 


1. 


89 


ROSACKAS. 


11. 


4 


Semen contra. 




113 


Tragoiitiiia. 


111. 


140 


Roseas. 




48 


Sedo ícre. 


11. 


41 


Trébol acuático. 




75 


Rosal castellano. 




18 


SEMIVASCULARES. 


111. 


144 


— agrio. 


1. 


97 


— de rosas rubras. 




48 


Sen de la Palta. 


1. 


107 


— amarillo. 


11. 


154 


— perruno ó silvestre 




48 


Senegina. 




49 


— caballuno. 


1. 


98 


Rubia. 




78 


Sensitiva. 




no 


— dorado. 




5 


Rubiáceas. 




76 


Serval de cazadores. 




120 


— fihrino. 




5 


Rubiana. 




18 


Servato. 


11. 


62 


— oloroso. 


1. 


98 


Rubianina. 




18 


Sicómoro. 


1. 


69 


Trepacaballüs encarnado. 


11. 


99 


Rubilla. 




77 


Siempreviva mayor. 


11. 


40 


Triltilio fibrino. 




154 


Ruda. 


1. 


78 


— picante. 




41 


Trompetilla. 


111. 


44 


— cabruna. 




103 


Siete en rama. 




16 


Tropeoleas. 


1. 


73 


— común. 




103 


Simarouba. 


1. 


80 


Tuera. 




29 


— liortense. 




103 


Simaruba. 




11 


Turbit blanco. 


111. 


80 


Ruibarbo de China. 




89 


SlMARUBEAS. 




11 


— falso. 


1. 


68 


— de Moscovia. 




89 


Sínfito mayor. 


111. 


8 


Tusílago. 




125 


— de Rusia. 




89 


Sisymbreas. 


1. 


38 


TtmeleAceas. 


111. 


94 


— palmeado. 




89 


Sodcas. 


11. 


27 








Ruiponce. 


11. 


133 


SOLA.N.VCEAS. 




27 








Ruldu. 


1. 


83 


Sotaneas. 




12 


ü. 






RüTÁCFAS. 




78 


Solaiiina. 




13 












Solano furioso. 




18 














— negro ú off. 




12 














Soldanella off. 


11. 


lo9 


l^ílmaria. 


11. 


10 


s. 






Sorbina. 




20 


U«BELAD»S. 




45 






Sorgho del azúcar. 


111. 


142 


Uña de caballo. 




125 








Sosa. 




87 


Uñas de gala. 


1. 


96 








Suelda consiielda. 




8 


Uva de mar. 


111. 


117 








Sulfesinapisina. 


1. 


8 


— de moro. 


111. 


3-2 


Sabina. 


111. 


lio 


SYNAM1IEREA.S. 


11. 


98 








Saina. 




142 














Sal de acederas. 


1. 


75 








V. 






Salep. 


111. 


120 


T. 










Salicaria. 


11. 


24 












Saucarikas. 




24 








Vaccimeas. 


11. 


133 


.^alicina. 


111. 


113 








Valeriana céltica. 


111. 


9;; 


Saucineás. 




112 


Tabaco, tabaquera. 


111. 


39 


— menor. 




02 


Salicorniea». 




80 


— de montaña. 


11. 


117 


— de laa Boticas 




92 


Salsifí nejara. 


11. 


86 


Taberncmontancas. 




113 


Valerianeas. 




92 


Salsoláceas. 


111. 


84 


TALA.M1FL0RAS. 


1. 


1 


VASCULARES. 


1. 


1 


Salsoleas. 




8; 


Taliclro amarillo rojo. 




3 


Vedegambre. 


111. 


133 


Salvia de Aragón. 




67 


Tumarinilo de la India. 




109 


Vejiga de perro. 
Velesa. 




33 


— de Granada. 




67 


Tamariscineas. 


11. 


26 




82 


— de Moncayo. 




67 


Tamarisco. 




26 


Venceiósigo. 


11. 


140 


— oficinal. 




67 


Tamariz. 




26 


Ycratreas. 


111. 


133 


— real. 




67 


Tanaceto. 




114 


Veratrina. 




134 


Sambuceas. 


111. 


73 


Taraxacon. 




126 


Ycrbasceas. 




48 



III. 



Verbasco. 

VERBESAfEAS. 

Verbena ofT. 
Verde de vejiga- 
Vergonzosa. 
Verónica off. ó macli». 
Yeroniceas. 
YiJ silvestre. 
Vidalva. 
Vinca pervinca. 
Viniebla. 

VlOLABlEAS. 

Yiolcas. 

Viólela de perro. 

Violina. 

Viscina. 

Visco quercino. 

Vivorcra morada. 

Vulneraria. 



Varo. 

Yedra campana. 
terrestre. 

Verba amarilla. '• 

becerra. '"• 

_ buena de sabor de 
pimienta. 

— casta. '■ 
_ contra la piedra. i 
_ de curtidores. 

_ de la Esquinancia. I 

— de fuego. 



111. 



ÍNDICE \LI'\BET1C0. 



de la gota. J 

de hechiceros. 1 

de tintoreros. 

de hi parálisis. 

de la porlesia. H 

do la lleina. 

do la sabiduría. 

de la Trinidad. 

de las Abejas. 

de las brujas. 

de las coyunturas. I 

del almizcle. 

del cáncer. ' 

, del moro. 
. del pobre. 
. del rocío. 
. de los ajos. 

- de los cantores. 

- de los cirujanos. 

- de los ladrones. 

- de los pájaros. 

- de los pordioseros. 
_ de San Benito. 

_ de San Cristóbal. 
_ de San Felipe. 
_ de San Guillermo. 
_ de San Juan. 



i'erba mora. 

moscada. 

pastel. 
. pejiRiiera. 
. pidiera. 
. púdica. 
. pulguera. 

- sardóiiii-a. 

- tabernera. 

- lurmera. 

- vcrruguera. 



z. 



de San Roberto, 
de Santa Bárbara, 
de Santa Catalina, 
de Santa María, 
de Santa Rosa, 
doncella, 
jabonera, 
lombricera. 
lombriguera. 




Zanahoria. 
Zaragatona 



II. 
111. 
de los arenales. 



Zarzapanna. 

Zarzaparrilla de Caracas. 
_ de Hondu- 



ras. 111 

de Jamaica. 

__ de Méjico. 

_ de Portugal. 

_ del Brasil. 

_ del pais. 

ZlGOFlt-ÁCEAS. 

Zigofileas. 

Zumaque de la China. 
_ de hojas de mirto 
_ de tintoreros. 
venenóse. 

Zumaquineas. 

Zurrón de pastor. 



8V 
8» 
1>« 



12fi 
12fi 
{id 
<26 
126 
J2T 
76 

!)l 
S3 
R3 
M 
88 
3i> 



mi)ICE POLIGLOTO. 



COMPRENDE 

por orden alfabético los nombres vulgares Portugueses, Franceses, Ingleses. 

Lemanes. Italianos, Holandeses, Suecos, Polacos, Rusos, Árabes, etc., etc , 

de las especies descritas en la presente obra. 



Aapeca. 

Aardrecik. 

Aardveil. 

Aarkersessel. 

Aarons wui'zel. 

Abelmosco. 

Abelmosch. 

Abalua. 

Acafroa. 

Acafroeira brava. 

Ackensteensaad. 

Ackerscabla^se. 

Aconil-napel. 

Acónito. 

Ariea espigada. 

Aclée des Alpes. 

Adatchai. 

Addimdorum. 

Adoniíi. 

Adonis annuel. 

Aftbreniragendes. 

Aescbenuwurzel. 

Affenkruid. 

AKaric amadouvier. 

Acaric de diene. 

Agaric des diiiurgiens. 

Agarikum. 

Agarum. 

Agentrff?- 

Agermsanc. 

Agnocaslo. 

Agnus caslus. 

Agón. 

Agrimoine. 

Agrimoine sauvage. 

Agrimonia. 

Agrimony- 

Aguclieira moscnada. 

Aguilsra. 

Agulba de pastor ordiii 

Alincbnikraut. 

Achaouau. 

Achedemúutagnc. 

Tomo 111. 



lOMO, rÁG. 1 


1. 


2t 




3i 


111. 


76 


1. 


31 


111. 


140 


1. 


59 




59 




21 


u. 


98 


1. 


84 


111. 


10 


11. 


96 


1. 


14 




14 




11 




11 


111. 


67 


1. 


102 




16 




16 




17 




80 




80 


111. 


lo2 




152 




152 


111. 


132 




152 




59 


11. 


12 


111. 


66 




06 


11. 


130 




12 




6 


11. 


12 




12 


1 


73 




12 


aria 11 


61 


111 


7H 


11 


ir 




53 



Achil et malek. 

Aiaut. 

Aigremoine. 

Allante. 

Aiiantho glanduloso. 

Ailla\id. 

Airelle. 

Ajene. 

Akelei. 

Akeley. 

Akernionja. 

Akerwa>d. 

Akkarakaruin. 

Akkerig paardostaar. 

Akur. 

Alant. 

Alandsrot. 

Alantfworlei. 

Alantwurz. 

Alasciiil. 

Albcro del bálsamo per- 
ruviano. 

Alcacuü ordinario. 

Alcacliiiigi. 

Alcalina. 

Ajcarovia. 

Alfacc braba. 

Alfenlieiro. 

Alforvas. 

Alfosliguciro. 

Algodüeiro. 

Algue commune. 

Alíiandlial. 

Alhena. 

Alcliimille. 

AIkekenge. 

Aliez. 

Almeirao. 

Aloe. 

Aloes perfolie. 

Aloes-lree. 

Alpmcbl. 

Alqucquenje. 



TOMO. rAo. 1 


1. 


98 


111. 




11. 


12 


1. 


91 




91 


111. 


123 


11. 


134 


1. 


91 




12 




12 


11. 


12 




96 




146 


111. 


144 


11. 


106 




122 




122 




122 




122 


.111. 


130 


1. 


106 


1. 


102 


111. 


33 


ll. 


25 




51 




187 




142 


1. 


97 




88 




97 


111 


153 


II. 


29 




25 




14 


111 


33 




123 


II 


130 


111 


123 




123 

4 ■)'( 




1 ¿,} 

lis 




33 



Alraun. 

Alroin. 

Altea. 

Allliea. 

Althée. 

Allerot. 

Alyse marilimc. 

Alleluia. 

Alleluji. 

Aliiaire. 

Amarantlie blile. 

Amaryllis cliarniantc. 

Ambrelte. 

Ambrosia das boticas. 1 

Ambugia. 

Amieiro negro. 

Amirbaris. 

Ammcos bastardo. 

Ammi. 

.4mmio maior ou vulgar. 

Anirea. 

Amur. 

Anas pul. 

Anastn pos. 

Anagiri. 

Anagiride. 

Anagyre. 

Anagvrefelidc. 

Anag'yris fedegosa. 

Anasi-pu. 

Anclmsa scmpervircns. 

Ancülie. 

Andjudaan. 

Androscme. 

Androsemo. 

Anemone coqnelurdc. 

Anemone sylvic. 

Angélica. 

Angelina dos jardms. 

Angelice á feuillesd'aciic 

Angelice cultivéc. 

Ansclique. 
Angeliqucüflicinal. 

51 



111. 



2Z 
132 
5ft 
58 
58 
58 
33 
15 
7b 
39 
88 
122 
59 
89 
130 
87 
22 
52 
52 
52 
18 
98 
19 
19 
104 
104 
Í0.t 
104 
104 
19 
9 
. 12 
. 63 
67 
67 
4 
4 
. 05 
65 
53 
05 
65 
05 



214 






ALUUM DE LA FLOUA 












TOMO. 


T\a. 


Aubifoin. 


TOMO. 


PA«. 


Bi ngelkruid. 


TOMO. 


TAC- 


Angplikwurz'íl. 




03 


11. 


102 


111. 


102 


Angiarn. 


111. 


lili 


.Vugenlrosl. 


III. 


59 


B.Mighilik. 




44 


AiiKulik. 


II. 


tia 


Aulnée. 


11. 


122 


Bengiccliest. 




66 


Aiiice slellalo. 


1. 


19 


Aunee. 




122 


Bi iijiiin Trancáis. 


11. 


65 


Aiii-s estrellnilo. 




10 


Aunee commune. 




122 


Benoile. 




8 


Aiiis (le la Cliíiic. 




10 


Azederac. 


1. 


71 


Beuoitc olfícinale. 




8 


Annual inerrury. 


111. 


102 


Azedi-rach commune. 




71 


Berba. 


111. 


122 


Ansaniilia nialliatia. 


11. 


fil 


AzereirodaTurtiuia. 


11. 


16 


Berberís. 


1. 


22 


Aiiserlna. 




(i 


n.ibuumgh. 




164 


Berberisbecrenslrucli. 




22 


Anljijllide. 


1. 


97 


Babunoll graw. 




101 


Berberilzensanerdorn. 




22 


Anthjllide vulnerairc. 




07 


Ilacile. 


11. 


65 


Herbero. 




22 


Anserine-bolrys. 


111. 


s:í 


liaclibungen. 


111. 


60 


Berberys. 




22 


ApcniQ. 


11. 


'Si 


Hackabunga. 
liaJamierLelleric. 




60 


Berceau de la Vicrgc. 


I. 


*! 


Apenicn. 


111. 


n 


11. 


21 


Bergelurt. 


111. 


102 


Apple of Miürusalem. 


11. 


33 


iiadekraut. 




53 


Bergfisberwurzel. 


11. 


15! 


Aquil'-gin. 


1. 


12 


Ifadiaue. 


1. 


19 


Bernagie. 
Bcrri-bearing-alder. 


111. 


7 


Arabian cofce-lree. 


11. 


79 


Üadiáne liutaic. 




10 


1. 


XI 


Aralda. 


111. 


SI 


liadyan anyz. 




19 


Bertrara. 


11. 


106 


Aramio. 


11. 


13i 


Hadrumjliaycli. 


lil. 


79 


Bcrvplaflcr. 


111. 


93 


Arbre á grives. 




20 


liafe rocket". 


1. 


40 


Bcíkcklaewcn. 


11. 


13 í 


Arbre du ciel. 


1. 


91 


Bagasc.Tta. 


II. 


132 


Bi'ííSalonsal. 


111. 


130 


Areaa. 


111. 


129 


Bukaut. 


1. 


77 


Bclüine de montagiie. 


11. 


117 


Argeiicana dos pastores. 


11. 


1Ü2 


Bakshorn. 




75 


Betoine des Vosgurs. 




117 


.\rgeiitiiia. 




fi 


Bakwiza. 


11. 


138 


Beurjes kruid. 


1. 


36 


Argcntiiie. 




6 


Baldijan. 




92 


Bezoarwurzel. 


111. 


110 


Arcliangelice. 




61 


Baldrian. 




92 


Bi'zvremennik. 




136 


Arcliangelique. 


111. 


77 


Bailóle iioire. 


i:i. 


78 


BImlIcs. 




112 


Aiislulocliia lonf;!.. 




90 


Balm-genllo. 




7o 


Biala ciemerzyca. 




I3i 


Aiisloloclie longuo. 




09 


Balsara-appel. 


11. 


3o 


Bico de grou rnoscbailo. 


1. 


13 


Annoise. 


11. 


111 


lialsaní apple. 




35 


Bico de gruu Uoberlino. 




72 


Armoise commune. 




111 


Balsambaum. 


1. 


106 


Bilbcrry. 




ni 


Armoisc vujgare. 




111 


Balsamiua cónica. 


11. 


33 


Biling i-jonecrop. 


11. 


41 


Armoracio. 


1. 


34 


Balsamina dos bosi|ucs. 


1. 


75 


Bingelart. 


111. 


1112 


Árnica. 


11. 


117 


Balsamina pcquona. 


11. 


33 


Buigclkraut. 




102 


Arnique. 




117 


Bandwurmwalilí'arren. 


111. 


146 


Biomilella. 




93 


Arnique de nioiilagnc. 




117 


Bane-berries. 


1. 


17 


Bird's fout Irefoil. 


1. 


98 


Aro. 


111. 


140 


Barannik gornoi. 


11. 


117 


Bisam.<aamen. 




39 


Aroiiowa-brodu. 




140 


Baratte. 


1. 


20 


Bishop s'wced. 


11. 


5S 


Aronssach. 




140 


Barbaree. 




33 


Bismalva. 


1. 


32 


Arooda. 


1. 


78 


Bi'.rbarée ofücinale. 


1. 


33 


Bislorta. 


111. 


01 


Arrete-baeuf. 




96 


Bíirbaris. 




22 


Bistorte. 




01 


Amida. 




78 


Barbe de cliévrc. 


11. 


8 


Bilhwurt. 




00 


Arlanila. 


11. 


130 


Barbean. 




102 


Bitler apple. 


11. 


20 


Aillianila. 




139 


Barbery. 


1. 


22 


Bilter títiurd. 




29 


Arlemisia .saiiloiiica. 




113 


Barbotine. 




ll3 


Bitter-kreuswurz. 


1. 


4S 


Artomisia verdadnra. 




111 


Barbutinc indigrne. 




114 


Ilitl.'r süslengcl. 


lil. 


\i 


Artemisiados herbolarios 




100 


Barlapp. 


111. 


148 


Bilter-swet iiiglistliade. 




14 


Aruda. 


1. 


78 


Barlapsaamcn. 




148 


Bilterwurzel. 


11. 


132 


Arum. 




140 


Barwineli. 


11. 


144 


Biiterzoet. 


111. 


li 


Armn commune. 




140 


Bassinet. 


1. 


8 


Blabaer. 


11. 


134 


Arvore de castidade. 


111. 


66 


Bassinet blanc. 




S 


Blacbar. 




13 i 


Arvore do balsamo peru- 






Bassinet "purpurin. 




S 


Black hellchorc. 


1. 


9 


viano. 


1. 


106 


Bastard ducart. 


11. 


140 


Black lionbound. 


111. 


78 


Arvore da canipliora. 


111. 


!»3 


Bastard saffron. 




98 


Bladder canipion. 


1. 


35 


Arvore qu« produz as ci- 






Batatas topinambar. 




111 


Blanc d'eau. 




23 


dras 


1. 


66 


Batatas do Brazil. 




111 


Blaui^ ki.rnblume. 


11. 


102 


Asafcta. 


11. 


63 


Bearsfoot. 


1. 


11 


Blank licuLanc. 


111. 


35 


Asaret. 


111. 


93 


Bee orcliis. 


111. 


120 


Blariwe bcsse. 


11. 


134 


Asartl d' Europe. 




93 


Bec de grue. 




72 


Blaveule. 




102 


Asaro. 




03 


Bec d'oic. 


11. 


6 


Biessod tliiile. 




101 


Asarum udne. 




03 


Becabunga. 


111. 


60 


Blevwurz. 


111. 


82 


AsclepiaJeblanche. 


11. 


146 


Bcccabunga. 




60 


Blii'ul nesla. 




77 


Aschill. 


111. 


130 


Beerwarz. 




S 


Bliiz pulver. 




148 


Asman junie. 




121 


Bekbuiig. 




60 


Blodrot. 


11. 


6 


Asperuia. 


11. 


77 


Bekliisaiijaliili.scliami. 


11. 


122 


Blocl kruit. 




13 


Aspérule odorante. 




77 


Belokopitnicil. 




125 


Bluc biiUle. 




102 


Áspide fongére male. 


111. 


146 


Belladona. 


111. 


18 


Bluet des raoissons. 




102 


Assafciida. 


11. 


63 


Belladonna. 




18 


Blusczgb ziemny. 


111. 


76 


Assa-felida. 




63 


Belladone. 




18 


Blutkraut. 


11. 


15 


Assosunul. 


111. 


121 


Belladonc baccifore. 




18 


Botk' bom. 


111. 


60 


Ataclin. 


1. 


8o 


Bulle-dame. 




18 


Bog-bean. 


11. 


134 


Athaiiasia das boticas. 


11. 


114 


Bnllcric myrabolan. 


11. 


21 


Bois gentil. 


111. 


95 


Atziunia. 




29 


Bt'nediklcnn íloekciiblumc. 


101 


Boís d'oreille. 




95 


Aubervignc. 


1. 


1 


Beiicdiktenn aegleinwurz. 


8 


Bois jmant. 


1. 


104 









ÍNDICE POLÍGLC 


►TO. 






-216 




TOMO. 


rÁc. 


Buglosse loujours verte. 


TOMO. 


i'Áa. 


Cebar. 


roMo. 


ria. 


Rokk-'blade. 


II. 


i;i4 


111. 


9 




129 


Itolet ainailouvier. 


III. 


is-> 


Bugrane. 


1. 


90 


Cebóla al barra. 




130 


liiiligolow pianislüi. 


II. 


al 


liiiijcTbliang. 
ÜUKelioru. 


III. 


39 


Cedraticr. 


1. 


65 


Hiilsa de pastor, 
lioltscliiiík. 


1. 


:ui 


1. 


97 


Cegude. 


11. 


04 


III. 


i)o 


l!iif.clianione. 




3 


Ceinturo dj laSaint-Jean 




Hl 


iioinbax. 


1. 


59 


Buscli)!anorampfcr. 




73 


Celidonia. 


1. 


28 


Honliorarae. 


III. 


49 


Buwali-lawang. 


11. 


28 


Cenoura brava. 


11. 


39 


liomiel carré. 


1. 


84 


Cabaret. 


III. 


97 


Centaurea maior. 




103 


Hiiniiel (1« prítre. 




84 


Cacao. 


1. 


60 


Centaurée béiiile. 




101 


Horüge. 


111. 


7 


Cacao ordinaire. 




60 


Cenlaurée communo. 




103 


Horak. 




7 


Cacao thcobroina. 




00 


Centaurée étoile. 




99 


üorels. 


1. 


<4 


Cacao-tree. 




00 


Centaurée grande. 




103 


Itorragein. 


111. 


7 


Café. 


11. 


79 


Centaurée chausse-trape. 




99 


üorragine. 




7 


Cafeier. 




79 


Centaureo petite. 




151 


liorreiscli. 




7 


Cali!. 




12 


Centaurée sudoritlque. 




101 


Borrowkie zarna. 


11. 


134 


Cagarelle. 


111. 


102 


Centaurelle. 




151 


Bosliinel alimar. 




6 


Cailltí lail jaune. 


11. 


79 


Cenlauroide. 


111. 


62 


Bosclimiiilierule. 


1. 


5 


Caille lait ofliciiial. 




70 


Cenlaury. 


1 <• 


lOi 


Büssira. 


11. 


7 


Cakilia maritima. 


1. 


■¿1 


lll. 


151 


Bolrido. 


111. 


83 


Cakilc luaritiine. 




37 


Centurzyemnieysza. 


11. 


151 


Bolrjs. 




8a 


Calaguala. 


111. 


145 


Cerisc d'hivcr. 


lll. 


33 


Bolrys vulgar. 




8a 


(íalamriudrina. 




70 


Cerise de juif. 




33 


Boucage. 


II. 


16 


Calcatripa. 


11. 


99 


Chaabe. 


11. 


79 


Boui;rane. 


1. 


96 


Calidunion. 


1. 


28 


Cba-preto. 


1. 


64 


Boiigrande. 




96 


Camedrio. 


111. 


70 


Chamaras. 


lll. 


71 


Biiuillon ailé. 


111. 


49 


Camelblonster. 


11. 


104 


Chaiuedrios. 




71 


Bouiliun blaiic. 




49 


Camelao brauco. 




103 


Chamepite. 




67 


Biiuillúi) niaie. 




49 


Cauíelina sativa. 


1. 


40 


Cliardon á cent tetes. 


11. 


103 


Bnurg-epiíie. 


1. 


83 


Cameline. 




40 


Chardon béiiit. 




101 


Boiirgene. 




87 


Camepitio. 


111. 


69 


Chardon roland. 




70 


Bnurraclie. 


111. 


7 


Camouiille. 


II. 


104 


Chardon rouland. 




70 


Büiirrailie á lleiirs l)leues 




7 


Caraomille noble. 




104 


Chardonnette. 




103 


BüUrraclie olfiíiiiale. 




7 


Cainomillc odorata. 




104 


Chardousse. 




104 


Boiirse á berger. 


1. 


36 


Cainomüle odorante. 




104 


Cliai'pentaire. 


lll. 


130 


Boiirsri á pasteiir. 




3G 


Camoinille romaine. 




104 


Cliasse-bosse. 


11. 


140 


Boursele. 




36 


Campane jaune. 


111. 


123 


Chasse diable. 


1. 


68 


Büuton d'or. 


1. 


7 


Campaiiule raiponce. 


11. 


133 


Chasse-fiévre. 


lll. 


70 


Brahmi. 


1. 


78 


Camplior-tree. 


111. 


93 


Chasse querelle des An- 






Brackoert. 


11. 


39 


Capatia. 


11. 


104 


glais. 


11. 


140 


Braddislel. 




70 


Capie cottay. 




79 


Chaste-tree. 


lll. 


66 


Braeu deurt. 


1. 


1 


Caprarn. 


1. 


103 


Chatini. 


1. 


58 


Brandklimop. 




2 


Capselle. 


1. 


36 


Chaupoint. 




96 


Brandiielel. 


111. 


104 


Capuce de moine. 


1. 


14 


Chausse taupe. 


lll. 


44 


Brasilianischer. 


1. 


21 


Capuchón. 




14 


Chausse-trape. 


11. 


99 


Brau-oetsla. 


111. 


104 


Capuchón de moine. 




14 


Clielidoine. 


1. 


28 


Braurwurlz. 




aO 


Capucine. 




74 


Chenette. 


lll. 


70 


Bredos ordinarios. 




88 


CapucÍDcrkre.';se. 




74 


Cheppa-tataku. 




97 


Brciliwurzel. 


11. 


82 


Capuciiio. 




74 


Cherry-laurel. 


11. 


16 


Bregue. 


111. 


146 


Caquenlit. 






Cheveux du diable. 




160 


Breembelle. 


11. 


134 


Caranza. 


11. 


35 


Chevrefeuille. 




73 


Breinbollier. 




131 


Caranfeb. 




28 


Chicóree sauvage. 




130 


Brennessel. 


111. 


104 


Cardinale bleuc 




132 


Chicorel. 




139 


Brennkraut. 


1. 


2 


Cardinal grosbeuk. 




132 


Clilcoiin. 




29 


Brioiiia fescera. 


11. 


31 


Cardo corredor. 




70 


Chioutlpa. 




130 


Broad-leaved-laser-worl 




68 


Cardo estrellado. 




99 


Chironée. 




151 


Broad-leavcd egipliai) pr 


ivel. 


2a 


Cardo santo. 




101 


Choaune. 




79 


Bnüdkummin. 




51 


Cariüfillata. 




8 


Chocolate-tree. 


1. 


60 


Brü'iidnelde. 


111. 


104 


Carji. 




51 


Chocolate-nut-lree. 




60 


Bronde. 




14 


Carline. 




103 


Cliúu marino. 


11. 


159 


Brook-lime. 




60 


Carota. 




59 


Chren. 


1. 


33 


Brucbkraut. 


11. 


39 


Carotte. 




59 


Clirenpreiss. 


lll. 


61 


Bruscandala 


111. 


107 


Carratjahen. 


III. 


138 


Christmas-rose. 


1. 


9 


Bruf.twurz. 




63 


Cariharae. 


11. 


98 


Christwurzel. 




9 


Bruyere. 


11. 


129 


Carvi. 




31 


Chrzan. 




9 


Brujére commune. 




129 


Carvi officiiial. 




51 


Ciano. 


11. 


102 


Bryone. 




31 


Caryophyllée. 




8 


Cícorea. 




130 


Bryone dioiquc. 




31 


Casa-casa. 


1. 


23 


Cicuta maggiorc. 




54 


Bryon6 orGciiiale. 


, 


31 


Cascarillia macrocarpa. 


11. 


«3 


Cicuta maior. 




54 


Biakluluimeric. 


1. 


31 


Ca?se á feuilles obtuses 


1. 


107 


Cicuta ordinaria. 




54 


Bucklhorn plantain. 


III. 


83 


Casse lunettes. 


11. 


102 


Cicuta terrestre. 


11. 


54 


Buglossa. 




9 


Casse pierre. 




44 


Cidreira. 


1. 


66 


Biig'osse. 




9 


Catapuce. 


111. 


100 


Cigue. 


11. 


54 


Buglosse á largues feuillcs. 


9 


Catapucia menor. 




100 


Cigue aquatique. 




48 


Buglosse des lioütiriues. 




9 


Calaslia. 




129 


Cigue commune. 


11 


54 



¿16 



Cigue ofTicinalf . 

Cigue fliellandre. 

Cipue táchele?. 

Cinoglossa. 

Cinoglosse. 

Cipollá marina. 

Circea. 

Circée. 

Cislc ladanifere. 

Cissampelos. 

Citron-tree. 

Cítronade. 

Citronella. 

Citronelle. 

Cilroenkruil. 

Citroenkraut. 

Cilronraeliss. 

Clafs and order. 

Clemátide. 

Clemátide azul. 

Clematite. 

Clematile branca. 

Clematite brulante. 

Clematite des haies. 

Clematite directa. 

Clematite droite. 

Clematite llanmula. 

Clematite odorante. 

Clemalile vilicelle. 

Club moos. 

Clove tree. 

Clypeolo marítimo. 

Ciiicus bénit. 

Cocole d'lndia. 

Cocbene. 

Cochiearia officinal. 

Cocbiearie offieinel. 

Coclearia. 

Cocombre d'ane 

Cocombre sauvage. 

Cocomero asinino. 

Coda di Caballi. 

Golfee. 

Colchico. 

Colchicum. 

Colchique. 

Colchique d'automne. 

Coluquinlhen. 

Coloquintida. 

Coloquintider. 

Coloquintue. 

Coloquint. 

Colotsint. 

Colts-foot. 

Colubrine. 

Columbine. 

Comfrey. 

Common asarayaca. 

Common avens. 

Common black hriony. 

Common bugloss. 

Common burnet saxifrage. 

Common caravay. 

Common dwaic. 

Common euchanter's. 

Common eye briglli. 

Common feverfeu. 

Common furze. 

Common garrow. 

Commou ground-pine. 

Common gucldcr-rose. 

Common lungwort. 

Common milfoil. 

Commen neltle. 



ÁLBUM DE L\ FLOU\. 





:;i 


Common rué. 




48 


Common thorn-aple. 




u 


Common viper's buplo.ss. 


111. 





Cominiin water hemlock. 




5 


Common wintpr clierry. 




130 


Common wood-sorrel.' 


11. 


22 


Concombre. 




22 


(2onradskraut. 


1. 


44 


Consolda maior. 




21 


Consolida. 




116 


Consoude grande. 


111. 


79 


Consoude ofDRiaal. 




79 


Conlra-herva. 




79 


Contriíjcrva. 




79 


Conlrayerva, worlli dors 




79 


tenia 




79 


Convolvulus jalapa. 


1. 


99 
1 


Copahu ofQcinal. 
Copaiba. 




3 


Copaibo. 




1 

{ 
i 
i 


Copaivabaum. 
Copayer. 
Coque levant. 
Coquerelle. 




2 


Coqueret. 




2 


Coqutí du levant. 




2 


Coqueluchon. 




3 


Corbenodikt. 




3 


Coriaria myrlifolia. 


m. 


148 


Coriar's sumacli. 


11. 


28 


Corncille. 


•1. 


33 


Comogodinho. 


li. 


101 


Cornuiller sanguino. 


1. 


20 


Corroic Sainl-Jean. 


11. 


20 


Corroyere. 


1. 


33 


Corsii'an raoos. 


1. 


3o 


Cortshitza. 




35 


Cosso. 


u. 


35 


Cotonnier. 




35 


Cottoen boonis. 




35 


Coucou. 


111. 


144 


Cnulcuvrée. 


11. 


79 


Couronne de Saint-Jean 


111. 


136 


Couronnedeterre. 




136 


Cousinier. 




136 


Cousoo. 




136 


Cousso d'Abyssinie. 


11. 


29 


Couve marine. 




29 


Cran de Bretagne. 




29 


Cranberry. 




29 


Cranquillier. 




29 


Cran son. 




29 


Cranson ofncinal. 




125 


Crapaudine. 




31 


Craumbu. 


1. 


12 


Gravo de India. 


111. 


8 


Cremailliere. 




97 


Cren. 


11. 


8 


Crepanella. 


111. 




Cresson d'lndc. 




9 


Cresson de Méiique. 


e. 11. 


26 


Cresson de terre. 




51 


Criste marine. 


111. 


18 


Crithme marilime. 


11. 


23 


Croniwelf. 


111. 


59 


Cruclion. 


11. 


116 


Cucubale baccifcre. 


1. 


97 


Cucubalo bíccilero. 


11. 


IOS 


Cumin despres. 


111. 


69 


Cuscuta maior. 


II. 


73 


Cyclame. 


111. 


10 


Cyclame d'Europe. 


11. 


108 


Cyclamine d'Europe. 


111. 


104 


Cynoglussa. 



TOMO. Vio 



1. 


78 


111. 


44 


111. 


11 


11. 


48 


111. 

I 


33 


1. 

11. 


29 


1. 


67 


111. 


8 




8 




8 




8 


111. 


110 




110 




110 


11. 


156 


1. 


103 




105 




103 




105 




105 




20 


11!. 


33 




33 




33 




20 


11. 


101 


1. 


63 




63 


11. 


14 




20 


11. 


70 


111. 


76 


1. 


83 


111. 


134 


1. 


41 


11. 


13 


1. 


29 




50 


11. 


138 




31 




111 


111. 


76 


11. 


134 




13 




13 




139 


1. 


33 


11. 


134 


1. 


1 




33 




35 


11. 


78 




28 




28 




160 


1 


33 


11 


82 


1 


74 




74 




33 


11 


65-86 




65 


111 


10 


1 


25 




54 




31 


11 


31 


11 


106 




139 




i:!9 




139 


111 


5 



Cvnoglosse. 

Cyfe. 

Cytwarowenascene. 

Cyluwa. 

Czarna ciemcrzyca. 

Czarcie lagno. 

Czyli slodni. 

Daback. 

Daliak. 

Dairodil narcissus. 

Daikon. 

Uandpüon. 

Dansk ingefer. 

Danskingefccera. 

Da tora. 

Datura. 

Dature á fruil épineux. 

Dcadly nightsliade. 

Dedaleira. 

Degitale. 

Dent de lion. 

Dentaire. 

DentP de leao. 

Dentelaria. 

Dentilaria. 

Dermann. 

Deviasil. 

Devib's-bit scabious. 

Dhumrapatra. 

Diabelha. 

Díctame blanc. 

Díctamo brancn. 

Diente de lionc. 

Digital. 

Digilale pourprée. 

Digitella. 

Iiiptam. 

Dittamo blanco. 

Djagünik. 

Doiler. 

Dcpdnelde. 

Dog's violet. 

Doigtier. 

Dulkraut. 

Dollekervel. 

Domple-venin. 

Donderbaard. 

Doüdelyke haclilscbade 

Doorikruid. 

Doornappel. 

Dormideira. 

Doróme d'Allemagne. 

Dúuce-amére. 

Drieblad. 

Drieiine. 

Dryiakiew polne. 

Duivelsdreck. 

Duizendblad. 

Dukan. 

Dulcamara. 

Durraan. 

Durnischnichnirk. 

DurnopacUutschnitt. 

Dutroa. 

Dwale. 

Dwlika. 

Dycr's grenwecd. 

Dyer'ssuflewer. 

Dyer's-wecd. 

Dyfutstraech. 

Dkiegel agrüdni. 

Dziewanna zíéle. 

Edera terrestre. 

Edike rose. 





r, 




73 


11. 


113 


111. 


123 


1. 


9 


11. 


63 


1. 


102 


11. 


71 




29 


111. 


123 


1. 


33 


11. 


129 


III. 


lio 




140 




44 




44 




44 




18 




51 




SI 


11. 


129 


111. 


82 


11. 


129 


III. 


82 




82 




76 


11. 


122 




97 


111. 


39 




83 


1. 


83 




80 


11. 


129 


111. 


51 




51 




51 


1. 


80 




80 


il. 


65 




160 


111. 


77 


1. 


43 


111. 


51 




18 


11. 


54 




146 




40 


. 111. 


48 




18 




44 


1. 


23 


II'. 


117 


111. 


14 




134 




76 


11. 


96 




63 




108 


II! 


39 




14 




44 




44 


11 


(;3 


111 


44 




18 


11 


108 




93 


lí 


98 


1 


43 


11 


63 




63 


111 


. 49 




76 


11 


18 



ÍNDICE POLÍGLOTO. 



ai"/ 



Eerenprys. 
Kgesvaiiip. 
Kgiptisoli marniligiil- 
Eliiiaklmiiv.is. 
Eibiscli. 
Eiseiiliüllciii. 
Eiscnkraut. 
i:kegra>?. 
Elalerion. 
Elecampane inul.T. 
Elenio. 
Elive. 

Ellcbore blanc. 
F.lteborc féliiie. 
Kllebore noir. 
Elli'boro braneo. 
Elli'hwo ñero. 
Ellesuron. 
Endonnie. 
Enub el-dyb. 
Engelwortel. 
Engelkraut. 
Eiiula campana. 
Eiuile campagne. 
Enzian. 
Epiaire droile. 
■ Epine-vinelte. 
Epilhime. 
Epright sumacii. 
Epurge. 

Equiseto arvensc. 
Erba contra i pulucbi. 
Erdeplieunn. 
Erdraueli. 
Krdsclielbwurz. 
Erdweslirorareh. 
Erepriis. 
Ergh el ghenali. 
Ergh el enghebar. 
Eringio. 
Erisamo. 
Ernpris. 

Erodion musque. 
Erschierling. 
Erysiino alliares. 
Erysirao officinal. 
Erysimum alliaire. 
Escamonee. 
Escebe. 
Esclskürbis. 
Esca. 

Escorcioneira. 
Escrofiilaria. 
Esculenl bellüower. 
Eskna baliaria. 
Espargoule. 
Espeenkruid. 
Espinha cervina. 
Essig ros?. 
Esleva. 
Eslramon. 
Estramonio. 
EloUd. 
Eupatoire. 

Eupatoire d'Avicenne. 
Eupatoire dc5 Árabes. 
Eupborbe catapuce. 
Eupborbe lalbyrienne, 
Euplirasia. 
Eiipbraise officinale. 
European tnrnsole. 
Ezc'sknmkomers. 
Ezjenjk. 
Faba meiicana. 



Ibi 

m 
;ís 
i I 
r.i 

70 

;i:í 
{■li 
iii 

79 
133 

II 



111. 




1. 





u. 


12-2 


111. 


iV 




n 


11. 


63 




117 




122 




122 




Id2 


111. 


~H 


1. 


22 


11. 


100 


1. 


89 


111. 


100 




144 


1. 


13 


111. 


76 


1. 


31 


1!. 


139 


111. 


69 




61 


11. 


122 


111. 


8 


11. 


70 


1. 


38 


111. 


61 


1. 


73 


11. 


34 


1. 


39 




38 




39 


11. 


157 


111. 


126 


11. 


3o 


111. 


132 


II. 


130 


111. 


50 


11. 


133 


111. 


134 


1. 


116 


111. 


SO 


1. 


83 


11. 


18 


1. 


44 


111. 


44 




41 




44 


111 


124 




124 




124 


111 


100 




100 




39 




39 




12 


11 


33 


1 


35 



Faborrothe.. IL 

Fadiiopusk. 

Faiiosko. l'l' 

Fallraul. U- 

Fran;.Mbium.. 

Fanzostróo !• 

Farassino. 

Farlit'bcpre. 

Farr.'ikraut. , 111- 

Farreiikraut. 

Farrenkrautmanlcin. 

Faiisse anemone d"s foros. 1. 

Faux ellebore noir. 

Faux garou. HL 

Fanx narcisse. 

Feigbohnen. !• 

FeigNvarzfnliraul. 

Ftíliiiidro. U- 

FoldcnannsInMi. 

Ftíldevprecse. 111- 

Fel dii térra. H- 

FL'liikummel. 

Felec masculino. 111- 

Felwegwarle. 11- 

Felongene. I- 

Felougne. 

Feíiegriek. 

Foiigrík. 

Feíioil. ll- 

Fenouil aquatiqvu-. 

Fenouil d'cau. 

Fcnouil Je porc. 

Fenouil marin. H. 

Fenouil de mcr. 

Feíiu-grec. !• 

Fenugrcek. 

Fenugrek. 

Fer á chcval. Hl- 

Fescera. [• 

Felknoppar. 1 ■ 

Feve de loup. 1- 

Fiaschsseide. H- 

Fridgel. 1- 

Fieberklee H- 

Fiel de Ierre. | n' 

Fielgraes. "I- 

Fiel'l eringe. H- 

Field scabious. 

Ficno greco. 1- 

Figworl. "I- 

Ficlikaeincrbaum. 1. 

Fileskiiar. 

Filipéndula. H- 

Filipendule. 

Filipeiulelwurt. 

Fine leavtód. 

Flaclis-dotter. 

Flamme-nue. IH- 

Flea-worl. 

Fleur de coucou. 

Fleur de Mallel. 1- 

Fleur-de-1'aques. 

Fleur du soleil. 

Fleur-du-venl. 

FliXNV.Mjd. 

Flüks. • 

Flor de lyz. lH- 

Florentine iris. 
Florenlinischer scbwortel. 
Florión d'or. 'j- 

Frpnugreh. '■ 

Fscnugr.rc. 
Foirande. l"- 



78 

63 

132 

117 

123 

77 

80 

83 

«3 

S3 

83 



Foirole. 
Foirolim. 
Foralic 
Fordroy. 
Forgo ordinaria. 
Fütlerwort. 
Fuuguérc malc. 
Fo.\ ginve. 
Fragaria ansorina. 
Frunenmentclsinau. 
Frángula. 
Franscliorosen. 
Franzüvenliolz. 
Fraxinellc. 
Frencli lamari.sk. 
Fucur.schwvamm. 
Fugblum. 
Fuli. 
Fumaria. 

Fumclcrre oflicinale. 
Fumeterre vulgaire. 
Fuinil'ory. 

Fungous oxcresccnce gro- 
wing. 
Furgiftigia traidt, 
Füsain. 

Fusain d' Europe. 
Gaglio. 
Gaiac. 
Gaillet. 

Galdbloommo. 
Galdehajr. 
Galega. 

Galega commune. 
Gallote. 
Gallega. 
Galurt. 
Gatnander. 
Ganianderlyn. 
Ganelieil. 
Gandió. 
Ganion abiad. 
Gant de Notre-Dame. 

id. 
Gantelét. 
Ganlelet. 
Gantellier. 
Garance. 
Garden sage. 
Garden viper-grass. 
Gariot. 
Garofano. 
Garteuraute. 
Gaslicb. 
Gatillier. 
Gayac. 
Gai/.ar. 
Gedekiov. 

Gnllecklcr sebierling. 
Geintenkruid. 
Geissraule. 
17 Giksncdslaardmos. 
4 Gelbe weidericli. 
48 Gelbes Inbkrant. 
4 Geltnik iodovitur. 
39 Gcmeene byvoel. 
124 Gcmeiner beyfuss 
122 Genadakruid. 
121 Genciana das bolicas. 
121 Genel lierbacc. 
129 Genel des lenluriers. 
97 GenislroUe. 
97 Genliaan. 
102 Gentiane. 



17 

93 
123 
103 

8 

48 

70 

69 
131 

31 
146 
i:iO 

28 

28 

97 

97 
63 

48 
48 
62 
63 
63 
97 
67 
97 
92 
31 
41 
14 

160 

34 

, 134 

3) 

. 131 

'. 70 

96 

. 97 

. 50 

. 20 

40 

. 12 

12 

12 

48 

. 40 

. 136 

84 



102 

102 

101 
1. 32 
II. 133 

I. II 

II. 116 

31 

11. 5 

14 

I. 97 
II. 18 

I. -1 
80 

II. 20 

III. 132 

II. 71 
78 

I. 31 
31 
31 
31 

III. 132 
1. 89 

84 
84 

II. 78 
I. 77 

II. 77 
117 

31 

31 

31 

8 

I. 103 

III. 44 
70 
70 

II. Ul 

III. 31 
51 

I. 12 
Ul. 31 

51 
51 
51 

II. 78 

III. 67 
II. 130 

8 

1. 77 

73 

39 

Ul. 66 

1. 77 

II. 59 
131 

51 

I. 103 

98 

III. 94 

II. 140 

70 

I. SO 

II. III 

111 



132 
94 
93 
93 
132 
132 



2IS 



ÁLBUM DE L\ FLOUA. 





TilM.i. 


r\<:. 


Great cenia ury. 


TiiMO. 


rÁii. 


(•entiane blnnclic. 




68 


II. 


103 


Genliane centaiiréfl 




il>\ 


Great indian cre.s. 


1. 


79 


Gentiane jaune. 




)Ü2 


Great-mulloin. 


111. 


49 


G<iit!>iana. 




i">2 


Grealer inaple. 


1. 


69 


Gemiine calaguala. 


111. 


IÜ2 


Green liellebore. 




11 


Genziana. 


11. 


1 ;i2 


Green-weed. 




94 


Geranion. 


i. 


72 


Gremi!. 


III. 


10 


Gergtílino bastarJo. 




•í(t 


Grenouil!i>te ?qualique. 


1. 


G 


G«rinaiidrée. 


111. 


70 


Grenouillele d' eau.. 







Germaiiilrée aquatique. 




71 


Grle^wurzcl. 




21 


Genuandrécit'eau. 




71 


Griffc-do-luup. 


111. 




Germaiidrée ivelie 




09 


GrocMt lliee. 


1. 


63 


Gerraamirée ufficinal. 




77 


Groet sclielkruid. 




28 


Gelappcl. 
Geiiiéklc kalfsv.Tl. 


I. 


85 


Grofs of parnassus. 




47 


111. 


83 


Groóte. 


11. 


63 


Gcwnon longeiikruil. 


ill. 


11 


Guajaco. 


1. 


77 


(¡ewínflkcii. 


II. 


28 


Guiijaklmiz. 




77 


Giallo. 




70 


Guaiitelli. 


111. 


31 


Gienlrose. 


1. 


17 


Guayaco. 


1. 


77 


Giesta lierbacpa. 




04 


Gudazdkowy. 




19 


Giesla dos tintureiros. 




93 


Gudsnandeurt. 


111. 


62 


Gifbaum. 




89 


Guede. 


1. 


41 


Gifíiger liahneiifuss. 







Gueule de lion. 


111. 


38 


Gifliger lallicli. 


11. 


23 


Gueule de lion noir. 


11. 


134 


Gífisuinach. 


1. 


89 


Gueule de loup. 


111. 


38 


Ginesta de tinlori. 




9 i 


Gui. 


11. 


71 


Giugcurl. 




la 


Gui blanc. 




71 


Girard. 


111. 


97 


Gui commun. 




71 


Girollier. 


11- 


28 


Gui parásito. 




71 


Givosdit.u-lika. 




28 


Gniabelha. 


111. 


83 


Glaskraut. 


111. 


)0G 


Guiana bark. 


1. 


81 


Glaskriiit. 




106 


Guiciitrube. 


11. 


31 


Glasswurt. 




86 


Gu'dosz ziele. 




13 


Glalter zidrack. 


1. 


71 


Guigne de cote. 


111. 


18 


Glécome héderace. 


111. 


70 


Guillon. 


11. 


71 


Glécome lierre. 




76 


Gukkuscklee. 


1. 


75 


Glistnik. 




14 


Gulicht 


111. 


148 


Globulaire turbilli. 




80 


Gura cistus. 




44 


Globularia alypum. 




80 


Gur-karasi. 


11. 


16 


Globularia turbilh. 




80 


G^Yasako^va. 


1. 


77 


Glycaraton. 


1. 


102 


Gwozdiki krarane. 


11. 


28 


Gnadeiikraut. 


111. 


62 


Gyrasol balateiro. 




111 


Grace de Dicu. 




62 


Haarwurz. 


1. 


23 


Graciosa. 




62 


Hahnenfussiein. 


11. 


7b 


Granadille rouge. 


11. 


:J8 


Hair streng 




62 


Graiid nenúfar. 


1. 


28 


Halicacabum. 


111. 


33 


(irand cliervi. 


11. 


64 


Hallit. 


11. 


63 


Grand raifort sauvage. 


1. 


33 


Hanslaucli 




40 


Goeia. 


1. 


77 


Hapfcn 


111. 


107 


Golante. 


11. 


3o 


Ha:syra. 


11. 


73 


Gold ofpleasure. 


1. 


40 


HarluPMS. 




108 


GolTao ainarello. 




24 


Harzlong. 


111. 


91 


Golfao branco. 




33 


Hasclkraut. 




97 


Golinirch. 


111. 


111 


Haselwurzel. 




97 


Goretschavkagelmaya. 


11. 


1.j2 


Hasselart. 




97 


Gorneya. 




117 


Hasselurt. 




07 


Gorzyca czarna. 


1. 


41 


Hay-lioang. 


11!. 


89 


Gorzyca-polna. 




38 


Ilealli, lieallier ling. 


11. 


135 


Gorynzy. 


11. 


lo2 


Hedericli. 


1. 


38 


Gouet. 


IJl. 


i:í2 


Heidelbeere. 


11. 


131 


Gouet-cnmmunc. 




1o2 


Heiligengeislwurzel. 




63 


Gound-divv. 




76 


Heinfaricum. 


1. 


68 


Guleka. 




lo2 


Helbc. 




97 


Grande digilalc. 




31 


Hfilbek. 




97 


Grande eclaire. 


1. 


28 


Helenine. 


11. 


122 


Grande sauge. 


111. 


67 


Holianlhe tubéreux. 




111 


Granza. 


11. 


78 


Ib'liolropí; d' europe. 


111. 


12 


Gratiole. 


111. 


62 


Helleboro branco. 


111. 


71 


Graliole cfDcinale. 




32 


Helleborodt! flores verde 


s. 1. 


11 


Grazioia. 




62 


Helleboro fétido. 




11 


Grcal bind-weed. 


11. 


160 


Helleboro negro. 




9 


Grcal bislort. 


111. 


91 


Hellkierod. 


11. 


11 


Greal burnet. 


11. 


31 


Heloge. 


1. 


39 


Greíit calandine. 


1. 


■J8 


Helscli. 


11. 


71 



Hi'lminlocortbon. 
lli'mlück. 
Ilcinlok leiltuce. 
ilemp-agriniüiiy eupalo- 
nuní, 
Henne. 

Hepática branca. 
Hi'palica dos jardins. 
Hi'patique des bois. 
Ifeputique des jíirdins. 
Hepatique ctoilee. 
Hera teireslre. 
Herb bennel. 
Horb cliristoplier. 
Herbó i biinlioinme. 
Herbé á cliiron. 
Herbé i la fiévre. 
Herbé á la rossee. 
Herbé á la reine. 
Herbé á la teigne. 
Herbé á la esquinancie. 
Herbé á pauvre-iiümme. 
Herbé á milleperlui. 
Herbé á prinlemps. 
Herbé á Koberl. 
Herbé au cenlaure. 
Herbé au cbantre. 
Herbé au lait. 
Herbé au lait de Notre 

Dame. 
Herbé au scorbut. 
Herbé au vent. 
Herbé aux aulx. 
Herbé aux bceufs. 
Hctbe aux cancers. 
Herbé aux cliarpentiers. 



Herbé aux cliats. 
Herbé aux coupures. 
Herbé aux cuillers. 
Herbé aux liemorlioides. 

Herbé aux magiciens. 
Herbé aux militaires. 
Herbé aux perles. 
Herbé aux plateaux. 
Herbé aux poumons. 
Herbé aux poux. 
Herbé aux precheurs. 
Herbé aux puces vivace. 
Horbe aux sorciers. 
Herbé aux voiluriers. 
Herbé aux vers. 
Herbé aux verrues. 
Herbé aux vipéres. 
Herbé aux geux. 
Hurbe bénite. 
Herbé d'Anlal. 
Herbé de citrón. 
Ileibe de cocur. 
Herbé de cru. 
Herbé de grace. 
Herbé de feu. 
Herbé de i'ambassadeur. 
Herbé de la paralysie. 
Herbé de noue. 
Herbé de Notre Dame. 
Herbé de la Sl.-Jean. 
Herbé de St.-Bénoit. 
Herbé de St.-Cristophe. 
Herbé de St.-Guérin. 
Herbé de St.-M.Trc. 
Herbé de Ste.-Barbe. 



TOMO. 


PÁG. 


111. 


154 


11. 


5i 




123 




124 




2b 


1. 


47 




3 


11. 


77 




77 




77 


111. 


76 


11. 


8 


1. 


17 


III. 

1 1 


49 

4 -\ f 


11. 

111. 


!4 


1. 


46 


III. 


39 




39 


1. 


72 


111. 


62 


1. 


68 


111. 


83 


1. 


72 


11. 


131 


1. 


38 




47 


111. 


10 


1. 


33 




4 




39 




39 


111. 


82 


1. 


33 


11. 


108 


111. 


8 


11. 


92 




103 


1. 


33 




8 


111. 


50 




12 


11. 


108 




8 


1. 


23 


ill. 


10 


1. 


17 


11. 


117 


111. 


84 




44 


11. 


108 




114 


111. 


11 


1 


11 


1. 

11. 


1 

8 


11. 







79 


11. 


10 


1. 


11 




78 




9 


lil. 


39 


11. 


138 


111. 


106 




106 


11. 


111 




í¡ 


1. 


17 


11. 


123 




114 


1. 


33 



Herbó de Ste.-Croix. 
Herbé ile Ste.-Ciinogonde. 
llorbe de Ste.-Rosc. 
Herbé de Sl.-Fiiicre. 
Herbé de Sl.-Jeaii. 



■rbe de SuinlPierre. 
Tbe dos Irliicdais. 
■rbe des deinoiiiaques. 
Tbe des Miíigiriens. 
rbe des iiunvillcs. 
rbe d'liirimiielle. 
rbe du graiul |trienr. 
rbe du St.-Ksprit. 
rbe du sióge. 
rbe du ture, 
rbe sacrée. 



H'Tbe sainle. 

Herbé sardónique. 

Herbé sicilienne. 

Hcrbsibluine. 

Hemiaria. 

Herniaire. 

Herniole. 

Herr. 

Herssenkruid. 

Herva aguliieira ordinaria. 

Hcrva andorinlia. 

Herva benla. 

Herva besteira. 

Herva bezerra. 

Herva cidreira. 

Herva conlraveiieno. 

Herva das esccddadellas. 

Herva das verrui,'ns. 

Herva de Besteiros. 

Herva de Santa Bárbara. 

Herva dedal. 

Herva leileira. 

Herva miinosa. 

Herva moura. 

H'TV;i pecegueira. 

H 'rva piolheira. 

Herva ponsbiidia. 

Herva Uüberta. 

H'Tva Iraqueira. 

H'Tva lurca. 

Herva uluicira. 

Hest-sololc. 

Hesteliade. 

Hesleluir. 

Heslfibler. 

Hibbiik. 

Hibisco mciscbado. 

Hiertenfrjd. 

Hiilit. 

Hing. 

Hinga. 

Hmgu. 

Hi|ipiiris vulgar. 

Hirschkraul. 

Hirsebwurzcl. 

Hirtenlache. 

H.eMiüf. 

H(iifl)lad. 

Hukeljes. 

Holuurzel. 

HMiy-tbislIe. 

Hcoblad. 

H .ppe. 1 

n.ips. 

Húrtela pimeiita. 
Hursetail. 







¡índice poügu 


TO.