(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Anales de la Sociedad Española de Historia Natural"

AN ALES 



DE 



HISTORIA NATURAL 



s 7 * 7 



ANALES 



OE LA SOCIKDAP ESPANOLA 



DE HISTORIA NATURAL 



SERIE II 

TOMO OCTAVO 

CXI IK VIII) 



MADRID: 



DON I. BOLIVAR, TESORERO 

PASEO DE REGOLETOS, 20, BAJO. — PALACIO DE BIBLIOTECAS Y MUSEOS NACIONALES 

1 899 









Articulo 27 del Reglamento. Las opiniones emitidasen las Memorias (uiblica- 
da8 en los Anales son de la exclusive responsabilidad de bus autores. 



1V1 . DB rOBTANBT, LIBKBTAJ), W 



MEMORIAS 



DE 



HIS TOR I A NATURAL 



CONTRIBUGION 

A LA 

ZFLOIR,^ IDIE G-ALICIA 

SUPLEMENTO II 

POR 

EL P. BALTASAR MERINO. 



(Sesion del 3 de Noviembre de 1897.) 



Examinanclo nuevamente la vegetaeion espontanea del ul- 
timo valle que recorre el Mifio antes de sumirse en el Atlan- 
tico dimos con especies no catalogadas en nuestra obra Con- 
tribution a la Flora de Galicia , las cuales insertamos en este 
■Suplemento. A ellas agreg-amos otras encontradas en las varias 
excursiones botanicas verificadas en el verano pr6ximo pasado 
a puntos bien diferentes de Galicia. Hizose la primera y mas 
prolongada a la rica villa de Verin, provincia de Orense, en la 
cual permanecimos desde el 5 al 23 de Julio, (1897). Visitamos 
con bastante detenimiento su fertil y dilatado valle, que ocupa 
17 km. de longitud por 3 pr6ximamente de anchura, rodeado 
de pintorescos pueblos, sitaados al pie de los montes 6 colinas 
que limitan su contorno, y regado por los rios Tamega y Rubal. 
Tanto por el tiempo dedicado a herborizar como por la dife- 
rencia de suelo y clima de la mencionada comarca, compara- 
dos estos datos con los semejantes de la cuenca extrema del 
rio Mifio, de donde procede la mayoria de las plantas hasta 



6 AN ALIOS DK IIISTOIUA NATURAL. 

ahora por nosotros recogidas, era de esperar un acopio abun- 
dante de especies distintas. 

Otra excursion, aunque demasiado rapida, realizada el 5 de 
Ag-osto (1897) a la isla del Faro, In mas extensa de las que for- 
man el g-rupo de las Cies, que defiendeu la entrada al puerto 
de Vig-o, nos ofreci6 algunas especies que ag-reg-ar a nuestro 
herbario. Finalmente, del 18 al 25 tuvimos ocasion de exami- 
nar la vegetaci6n espont&nea, asi eu la reuombrada isla de la 
Toja y otras a ella proximas, como en el territorio pertene- 
cieute a los pueblos de Noalla y el Grove. De vuelta de estr 
viaje uos detuvimos alg-unos dias eu el valle del Porrino, reco- 
rriendo especialmente los campos del pueblo de Mosende (1). 
Las palabras Verin, Cies, Toja y Miflo indicaran la localidad 
en doude veg-etan las especies del sig-uiente catalog-o. 

Comparando la veg-etacion espontanea de los diversos para- 
jes visitados en las pasadas excursiones con la existente en el 
ultimo valle del Miiio, que es el que mejor conocernos en su 
aspecto fitol6g'ico, salta i\ la vista que ella va siendo mas \ 
mas distinta a medida que se aleja de la costa y asciende ha- 
cia el Norte. Sin embarg-o, aun en el valle de Verin, que par- 
ticipa no poco del clima y terreno de Castilla, hemos notado 
unas 4(»0 especies identicas a las que riven en la regi6n mas 
occidental reg-ada por el Mino. 

A pesar de haber recorrido tan solo una cortisima extension 
de Galicia, hemos podido observar, sumando las del presente 
Suplemmto con las consig-nadas en la obra indicada al princi- 
])io de este escrito, 898 especies, algmnas mas que las com- 
prendidas por el Sr. Planellas en su Ensayo de ami flora fanero- 
gdmica gallega (2); de modo queen las cuatro dilatadas provin- 
cias g-alleg-as, con su variedad de terreno, exposicion y altitu- 
des, ha de producirse una veg-etaci6n riquisima, como lo prue- 
ba el que nuestro querido e infatig-able explorador de los te- 
soros naturalesde su pequena patria, 1). Victor L6pez Seoane, 
haya Logrado reunir nada menos que 2.000 especies veg-etales 
de Galicia. 



il) Propiamente el valle, donde est& enclavado tanto este pueblo como el de Fon- 
tellas , etc. , que tambion se mencionan en las si^uientes paginas, se llama Lourifia; 
conservamos. sin embargo, el de Porrino, jior ser mas generalmente conocido. 

(2) No se incluyen en este cmIcuIo las enumeradas en el Si/plemento I. 



0) Merino. — flora de galicia. 



Equisetaceas Wh. 

1. Fquisetum silvatic%m L. 

Es bastante abundante en los bosques proximos al Mino, 
frente al pueblo de las Eiras. 

Lemnaceas Endl. 

2. Letiina minor L. 

Comun en los charcos de Monterey, como tambien en el rio 
Tamega, Verln. Asimismo vive en algunos arroyos en Bouzas 
y Vigo. 

Gramineas Juss. 

3. Phalaris minor Retz. 

La hemos encontrado en las tierras cultivadas de Noalla 
(Toja). 

Obs. Las canas son a menndo ramosas en la mitad inferior. 

En el valle de Verin, y especialmente en los alrededores de 
la villa que le da su nombre, entre las zarzas y endrinos que 
bordean algunas sendas, crece una graminea que nos llamo 
poderosamente la atencion. El aspecto de sus espiguillas, 
cuando la maduracion del fruto esta avanzada , es por extre- 
mo gracioso; de uno y otro lado de ellas sobresalen numero- 
sas cerdillas, rectas y simetricamente dispuestas a modo de 
finisimas alas, como si con ellas quisieran proteger el fruto. 
Exarninada mas minuciosamente, notase que las bracteas son 
desiguales, que el numero de flores es constantemente dos ? 
una fertil sentada, que es la que ostenta los cilios marginales, 
y otra esteril })edicelada , con pedicelo relativamente largo 
(de 2-3 mm.), esto es, algo mas largo que la misma espiguilla, 
y el fruto, no adherido a las pajas, convexo con regularidad 
jior ambas caras. Este conjunto de caracteres, & los cuales se 
atiende, si no como exclusivos, como principales en la clasi- 
ticacion de los g6neros, no conviene, en nuestro humilde sen- 
tir, a ninguno de los generos de gramineas de que tenemos 
conocimiento, no s61o con referenda a los que vegetan en esta 
region, sino a los que pueblan nuestra Peninsula, a juzgar 



S INALES DE HISTORIA NATURAL. (4) 

por las descripciones del Prodromus Flora Hispania y del 
Supplementwm de Willkomm. El g6nero con que tiene mas 
parecido es el Phleiim, del cual tambien difiere, en que el nues- 
tro lleva las glumas designates, siendo 6stas apenas aquilla- 
das; no se dice c6mo se encuentra en el P/ilcinu la flor rudi- 
mentaria ni hemos logrado ver en esta comarca ninguna de 
susespecies; en el nuestro dicha flor es estipitada, corao queda 
indicado. A.demas, si se exceptua el Ph. tenue Schr. y el Ph. as- 
perwm Vill., todas las otras especies AePhleivm tienen laquilla 
de las glumas ciliada, lo que no acontece en la nuestra. De 
los dos Phleum antes exceptuados distinguese el nuestro, en- 
tre otros caracteres, por la forma de las glumas. 

Por los caracteres expuestos parecenos que esta planta, en 
el orden sistematico de los generos, clebe figurar al lado del 
Phi rv „i L. 

Verinea (gen. nov.) 

Spiculse in tbyrsum spicsefonnem, cylindricum, laxiflorum, 
congestae, biflorae; flore altero, inferiore, sessili, fertili; altero, 
superiore, pedicellato, sterili: glumis inaequalibus glabris, 
acuminatis, Dervbsis, nervo medio eminentiore; inferiore flo- 
res MM|iiante. superiore longiore: palea inferiore floris fertilis 
canaliculata, apice truncata , striata, punctulato-tuberculata, 
margine longe ciliata: palea superiore multo angustiore, sca- 
rioso-hyalina a medio ad apicem bidentatum Giliis margina- 
libus brevibus ornata; flore sterili glabro; semine oblongo- 
ovato, fused, utrinque convexo. 

Espiguillas de dos flores , una de ellas. la inferior, sentada 
y fructifera; la otra, la superior, pedicelada, esteril. reunidas, 
formando tirso espiciforme cilindrico, laxifloro: glumas des- 
iguales, lampifias, terminadas en punta agudisima, nervia- 
das, siendo el nervio central mas distinto y elevado ; la infe- 
rior, que es la mas corta, iguala a las flores; la superior mas 
Larga: paja inferior de la flor fertil acanalada. truncada en el 
apice, estriada, punteado-tuberculosa, llevando en la margen 
cerdillas larguisimas; paja inferior mas corta y angosta, esca- 
rioso-hialina , con cerdillas marginales menores, dispuestas 
<\c>d(> el medio al apice bidentado: la flor esteril es completa- 
mente lampina: semilla oblongo-aovada convexa por ambas 
caras y de color pardo obscuro (castaflo) cuando madura. 



5) Merino. — floha de galicia. 9 

4. Verinea pterostachys. 

Cuhno stricto 3-5 dm. I.; vaginis long-is nudos oranes tegen- 
tibus, sulcatis, pubescentibus ; ligula elongata; foliis lineari- 
bus planis, siccis margine revolutis: gluina inferiore late ova- 
ta, nervo medio ad apicem excurrente, superiore lanceolata 
longius acuminata: palea inferiore floris fertilis ad duos ner- 
vos margini contiguos longissime ciliata. ciliis ipsius paleae 
latitudinem ter quaterve superantibus. sub antbesin palese 
adpressis, demum explicatis; floris sterilis gdabri et ex pedi- 
cello apice articulato valde decidui paleis inaequalibus obova- 
tis truncatis v. emarginatis: seinine longitudinaliter striolato, 
stria ventrali paulo profundiore. et transverse minutissime 
ruguloso (sub lente). 

La cana es derecba de 3-5 dm. de alt.: las vainas, surcadas 
y pubescentes, son tan largas que dejan cubiertos todos los 
nudos; lig'ula alarg-ada. hojas lineares y planas en estado ver- 
de, pero arrolladas por la margen cuando secas: gluma infe- 
rior anchamente aovada con el nervio central prolongado basta 
la punta: la superior, lanceolada, remata en punta mas larga: 
la paja inferior de la flor fertil lleva en los dos nervios conti- 
gaios a la margen cerdiilas 3-4veces mas largas que el diame- 
tro de la misma paja; dichas cerdiilas permanecen ocultas de- 
bajode la gluma, hasta que durante la maduracion se extien- 
den y ponen rigidas, sobresaliendo con mucho a imo y otro 
lado de las espiguillas: la flor esteril es lampina y muy caedi- 
za, a causa de estar articulada en el vertice del pedicelo y sus 
pajas desiguales trasovadas, truncadas 6 escotadas en el api- 
ce; la semilla presenta pequenisimas rugas transversales, ade- 
mas de estrias longitudinales, siendo algo mas profunda la 
estria ventral. Perenne. 

•"). Alopecurus nigricans Horn. 

Xo es abundante; producese en los parajes encbarcados del 
cuarto kilometro cerca del Mino y frente al pueblo de Salcidos. 

Obs. En ningun ejemplar hemos notado arista alguna: la 
espiga. ora es verde, ora de 1111 matiz violaceo intense 

G. Spartina stricta Rth. 

Aparece abundante en una de las islas proxiinas a la de la 
Toja, enfrente del pueblo de Noalla (Toja). 



10 ANALES in: HISTORIA NATURAL. lO) 

7. Chaturus prostratus Hack. 

Guiados por la descripci6n que los Sres. Willkomm y Lange 
hacen del Chaturus fasciculatus en el Prodromtts Fl. ffisp., 
donde se omite el Chaturus prostrates, hubimos de referir la 
planta abundantfsima en este valle al Chatwus fasciculatus. 
El Sr. Willkomm (1). en la lamina 77 (B) y (C) y en la descrip- 
tion ([lie agrega, senala las diferencias de Las dos especies, 
siendo la nuestra el Chaturus prostratus encontrado por los 
Sres. Lange y Seoane en los alrededores de la Coruna. 

Los ejemplares de esta curiosa especie que se crian en las 
inmediaciones del Mino. especialmente en el primero y cuarto 
kil6metro, son variables cuanto al nnmero de canas que nacen 
de la misma raiz, ora es una 6 dos, ora en mayor numero; asi- 
mismo anas xi^-r^ crecen derechas, otras patentes y otras casi 
tendidas por el suelo. 

Arrhenatherum elatiusv.genuinum Godr. (V. Contr. a la Flora 
de Gal. , num. 296.) 
Bastante comun en los collados de este valle del Mino en 
el cuarto kilometro. 

s. Gflyceria plicata Fr. 

Producese, aunque escasa, en los regatos del cuarto kilo- 
metro (Mino). 

Molinia coerulea v. vivipara (v. n.) (V. Contr. a la FL de Gal., 

num. 723.) 
Se <lan ejemplares en las margenes del rio Louzo, frente a 
Mosende (valle del Porrino). 

i). Cynosurus echinatus L. 

Comnn en toda la regi6n deVerfn, especialmente entre los 
sembrados. 

10. Vulpia ciliata Lk. 

Escasa en nuestro valle del Mino. dandose al final del 
cuarto kil6metro; abundante cerca del pueblo La Rasela 
( Verin). 

Vnlpia alopecwrus v. vulgaris Bss. (V. Contr. a la Fl. de Gal.. 
num. 173.) 
Existen ejemplares cerca de la barra del Mino. 

(I) lllustraciones Flora llispania... 



(7) Merino. — flora de galicia. n 

1 1 . Festuca praiensis Huds. 

Dase a orillas del Tamuje y en los prados del cuarto kilo- 
metro (Mifio). 

12. Bromus sterilis L. 

Escasa; producese en los arenales del primer kilometro 
(Mifio). 

13. Trilicum vulgare Vill. 
Subespontanea en los alrededores de Verln. 

14. TrUicum durum Desf. 
Cultivada en Verin. 

15. Brachypodium mucronatwm Wk. 

Bastante comun en las margenes de los arroyos en Verin. 

16. Brachypodium distachyrem P. B. 

Abundante en las margenes del Tamega en Verin. 

Cyperiaceas Jtiss. 

17. Carex Camposii Bss. et Rent. 

Escasa; existe en terrenos humedos cerca del pueblo del 
Rosal (Mifio). 

Obs. Esta especie no alcanza tanta altura como la C. lavi- 
gata, pero en cambio es mas robnsta. Los pedunculos de las 
flores femeninas son en gran parte exertos, principalmente el 
de la inferior. 

18. Scirpus Tabemcemontani Gmel. 

Le hemos visto en un arroyo cerca de las aguas de Calde- 
linas (Verin). 

tfcirpus maritimus v. y) gracilis (v. n.) (V. Contr. a la Flora 
de Gal., num. 399.) 

«Caule foliisque angustioribus. anthela e spicularum ses- 
silium fasciculo et 1-2 spiculis solitariis longeque peduncula- 
tis composita; stigmatibus duobus.» 

La cana y hojas son mas angostas que en el tipo; ademas 
del hacecillo de espiguillas sentadas lleva una 6 dos espigui- 
llas solitarias con pedunculo largo. 

Se da en el territorio del pueblo de Noalla , cerca de la 
play a de la Lanzada (Toja). 



12 AN ALES 1U-: HIST0R1A N All 1!\L. (X) 

Juncaceas Bartling. 

\\). Junctcs squa/rrosus L. 

Solo liemos dado con un ptMjucno «>Tupo cerca de las ag*uas 
de Sousas (Verin). 

20. Juncus capitatus Weig\ 

Aparece. aunque no abundante, en el cuarto kilometro de 
este valle del Mino. 

21. Luzula lactea E. Mey. 

Escasa; dase en el valle de Verin, cerca del pueblo de Al- 
varellos, en las pendientes aridas. 

Calitriquineas Lh . 

22. Calitriche verna Ktzg*. 

Rara; la hemos encontrado en un sitio humedo de las in- 
mediaciones de Goyan (valle del Mino). 

Urticaceas Jttss. 

2'A. Parietaria lusitanica L. 

Escasa; hase encontrado un numeroso grupo en el valle 
de Verin. bajo el liueco de un penasco, cerca del sitio deno- 
minado pozo do demo. 

Quenopodiaceas Lindl. 

24. Suada maritima \ . x) vulgaris Moqu. 

Abundante en la arena fangosa de la Toja y en las demas 
islas vecinas a la misma. 

— v. p) spicata Wk. 
Se da juntamente con la anterior variedad. 

2~). Suada fruticosa Forsk. 

Escasa en la isla de la Toja y abundante <mi las inmediatas. 

26. OMone portulacoides Moqu. 

Comun tanto en la Toja como en las islas inmediatas. 



(«)) Merino. — flora hi: galicia. is 

27. A trip 7 lex nivea (sp. n.) 

«Prostrata, ramosissima, tota undequaque niveo-tomen- 
tosa: foliis alternis v. infimis oppositis, crassiusculis, obtusis 
v. obtusissimis, mucronatis, basi semper cuneatis et in bre- 
vem petiolum attenuatis : inferioribus et mediis oblong-o-ova- 
tis, basi in parvam auriculam protractis, plus minusve sinua- 
to-dentatis; superioribus oblong-is, subintegris: floribus axilla- 
ribus, g-lomeratis, paucifloris, fructiferis plerumque 1-3: brac- 
teis fructiferis breviter pedunculatis rhombeis (sunt enim tarn 
lata 1 vel parum latiores quam longse) coriaceis, ad medium 
coalitis, inde ad apicem 1-2 dentatis, basi cuneatis, dorso ner- 
vosis , rug-is interjectis, et 2-3 tubercula g-erentibus : fructu 
lenticulari, pallido, conspicue et obtuse marg-inato, sulco levi 
prope marg-inem cincto.» 

Planta tendida por el suelo, muy ramosa, vestida en todas 
sus partes de tomento bianco como la nieve: las hojas son 
alternas 6 alg-una vez las inferiores opuestas, carnositas, obtu- 
sas u obtusisimas, mucronadas, en forma de cuna por la base 
y adelgazadas en corto peciolo; las inferiores y medias oblon- 
go-aovadas, llevando una pequena auricula en la parte infe- 
rior del limbo, el cual es sinuoso-dentado; las superiores oblon- 
g-as casi enteras: flores dispuestas en glomerulos axilares de 
pocas flores, las fructiferas casi siempre 1-3: bracteas fructife- 
ras rombeas tan anclias 6 poco mas anchas que larg-as, soste- 
nidas por pedunculos cortos, coriaceas, soldadas en la mitad 
inferior con 1-2 dientes en el borde libre; el dorso de las mis- 
mas presenta rug-as entre los nervios prominentes, y alg'una 
vez 2-3 tuberculos; el fruto lenticular de color palido con mar- 
gen bien distinta, obtusa, mediando un surco poco profundo 
entre ella y la parte media del fruto. 

Kste Alriplex, por la consistencia coriacea y casi lenosa 
de las bracteas fructiferas, pertenece sin la menor duda a I 
primer grupo de la primera seccion Teutliopsis Dumost. En 
este grupo la A. rosea L. y la A. laciniata L. son al primer 
aspecto bien distintas de la nuestra, la cual no posee 6r- 
g-ano alguno verde. Del A. Hal) mas L. ditiere tambien, por 
no ser de consistencia lenosa ni erguida 6 ascendente , ni 
las espigas fructiferas se hallan desnudas de hojas, etc. Por 
fin, se separa de la A. glauca L. porque esta tiene las ho- 
jas pequenas, amontonadas, sentadas y enteras, cualidades 



11 \\\l.i;s DE HISTORIA NATURAL. (10) 

que no ofrece la nuestra, sino otras completamente distintas. 
Solo en la isla de la Toja homos observado esta planta, no 
apareciendo en ninguna de las islas vecinas que hemos visi- 
tado. El niimero de ejemplares es bastante considerable por el 
lado que mira al Grove. 

28. A triplex patula L. v. a) genuina Godr. 

Hay ejemplares, aunque pocos, junto a la atalava del 
puerto de La Guardia. 

29. Atriplex littoralis L. 

May escasa; danse algunas plantas de esta especie en la 
isla de la Toja. 

30. Chenopodiv/m urMcum L. 

Com u n en los alrededores de Verin. 

Beta maritima L. v. a) crispa (v. n.) (V. Contr. a la Fl. de Gal., 
nam. 547.) 

«Foliis margine valde crispa minutim et irregulariter ser- 
ratis. 

Todas las hojas de esta planta tienen la marg-en muy ri- 
zada con dientecillos irregmlares numerosos. 

La hemos observado en la costa proxima a La Guardia. 

Santalaceas R. Br. 

31. Osyris alba L. 

Danse alynnos ejemplares en los montes de San J nan de 

Tabag-6n (Mino). 

Dipsaceas Vaill. 

32. Dipsacus silveslris Mill. 

Comun tn his tierras de Noalla, cerca de la Toja, y mas 
aun en los alrededores de Verin. 

33. Pterocephalus papposws Coult. 

Ms bastante escaso; vense ejemplares en los montes aridos 
cerca de Alvarello- (Verin), y en derredor de la atalava de 
Monterey. 



(ID Merino. — flora de ualicia. 15 

Compuestas L. 

34. Pulicaria arabica Coss. 

Comun en los parajes cenagosos cerca de las aguas de 
Sousas, y inuy abundante en el campo llamado Tetuan, cerca 
de Verin. 

35. Inula viscosa Ait. 

Comunisiraa en las cercanias de Verin, en las praderas y 
hondonadas frescas. 

36. Filago germanica v. 8) lutescens Coss. 
Abundantisima en los campos de Verin. 

37. Filago arvensis L. 

Tan abundante como la anterior y en los mismos sitios. 

38. Helichryson slcccfias DC. 

Abundante en los montes que rodean a Verin. 

39. Achillea odorata L. 

Comun en los prados y a orillas de los caminos en Verin. 

40. Anfhemis arvensis L. 

Comun en los campos cultivados de Noalla y en los inme- 
diatos a la Lanzada (Toja). 

Leiicanthemum mdgare Lamk. (V. Contr. a la Fl. de Gal., nu- 
mero 551.) 

— v. p) atratum Gr. Godr. 

Escasa; dase en los alrededores de Caldelas. 

— v. y) Mrsutum Hartm. 

Aparece alg-uno que otro ejemplar junto a la via ferrea en 
(aldelas; ultimamente le hemos recog-ido en la costa de La 
Guardia asociada al L. crassifolrum Lg-e. 

41. Leucanthemum latifolium v. p) locust re DC. (Pau!). 

Crece bastante copiosa en las lindes de las tierras cultiva- 
das en Caldelas. Planta nueva para la flora espanola. 

42. Pyrethrum Parthenium Sm. 

Escaso; dase k la vera de los caminos en Verin. 

43. Senecio gallic us Chaix. 

Se le ve con frecuencia en los terrenos cultivados de Verin. 



lti \\\Li:s in; H1ST0HIA NATURAL. (12) 

44. Kentropkyllwn lanatv/m DC. 

Al>uiid<i en los alrededores de Venn, y tambien, antique 
qo tanto, en el pueblo de Noalla, no lejos de la Toja. 

Obs. En nuestros ejemplares los tallos son muy poco la- 
nosos mayormente en la mitad inferior y casi nada las liojas. 
El tubo de los fl6sculos, inflado en la parte superiory recorrido 
de linens negras, sobresale eon inucliopor encima de las esca- 
mas calicinas interims. 

4."). Veil mi mi caltitrapa L. 

Bastante comiin en las afueras de Verin. 

46. Centawea incana Lag". 

Escasa; le hemos visto en las tierras labradas en Verin. 

47. Serratula tinctorea L. 

No es muy comiin; dase en Salcidos (barrio de las Cacha- 
das), Miflo y en las margenes del rio Louro, no lejos de Mo- 
sende ; asimismo en la Toja. 

48. Serratula Seoanei wk. 

V. Willk., Suppl. Prods. FL Hisp., p. 98; fllustr., t. n, 

j). 104. tab. 149. — Producese cerca del Porrino, en el paraje 
nombrado Cabral. Hemos notado algunos ejemplares de flor 
blanca. 

4i I . Onopordon A can th i u m L . 

Abnndante cerca de las casas y h orilla de los caminos en 
Verin. 
Cast. Toba. Espina blanca. 

f)0. Ci/'si/i/// microcephalum Lg'e. 

Mscaso; hay ejemplares cerca del Louro frente al pueblo 
de Pontellas (Porrino). 

:> 1 . ( 'irsi a in A ni//ir a in I x>b . 

Bastante abnndante en los linderos de las tierras labradas 
cerca de \Vrin. 

Cissi i'„i fllipendulum Lge. v. aggregalum (v. n.) (V. Conlr. ii 
la Fl. de GaL, num. 521.) 

Caule ad calathia usque folioso; calathiis 2-.'} in caulis 
apice congestis et foliis supremis insidentibus.» 

DiCeicnciasc de la especie en tener el tallo folioso hasta la 



(13) Merino. — flora de galicia. 17 

eima, en donde lleva 2-3 capitulos florales. La configuraci6n 
de las hojas, tanto radicales como caulinas, y la de las cabe- 
zuelas, es identica a la del C. filipendulwm Lg*e. 

52. Car duns Gay anus Dur. 

he hemos encontrado asi en el tercer kil6metro de este 
valle del Mino, como en las inmediaciones de Yerin. 

53. Card mis tenuiflorus Curt. 

Parece escaso; dase en los terrenos cultivados cercanos a 
las aguas de Sousas en Verin. 

54. Sibylum Marianum Gartn. 

Abundante, tanto en Monterey como en los alrededores 
de Verin. 

55. Eispidella hispanica Lamk. 

Comnn en los terrenos cultivados de Verin. 

56. Helminthia ecMoides Gartn. 

Escasa; dase en las laderas y prados de la Lanzada, cerca 
de Noalla (Toja). 

57. Lacluca chondrillaflora Bor. 

Bastante comnn en el valle de Verin, v. g\ cerca delpozo 
do demo. 

58. Lacluca dubia Jord. 

Tambien aparece abundante en los arrabales de Verin y 
en las marg-enes de la carretera que conduce a las ag-uas de 
Caldelinas. 

Hieracium pilosella v. 3) pilosissimwm Fr. (V. Contr. a la Flora 
de Gal., num. 630.) 
Comun en los montes que rodean el valle de Verin. 

59. JfHeratiwm castellanum Bss. et Reut. v. pUosum Scheele. 
Comnn en los montes de Monterey, v. g\ en el solar del 

antiguo Colegio de la Compania de Jesus. 

And/ryala integrifoliav. pinnatifida (v. n.) (V. obra cit., n. 581.) 
«Foliis omnibus, exceptis summis subinteg'ris, pinnatifi- 

dis, laciniis linearibus v. linear-lanceolatis.» 

Esta planta aqui rara tiene las hojas profundamente divi- 

ANALES DE HIST. NAT.— XXV11I. 2 



18 ANALES DE HIST0RIA NATURAL. (14i 

didas en lacinias lineares 6 linear-lanceoladas, a excepcion 
df las superiores que son enteras 6 algo dentadas. 

Campanulaceas Juss. 

GO. Jasione perennis Lamk. 

Com II n en el valle de Verln, v. g-. cerca del pueblo la 
Rasela. 

Jasione humilis v. 8) tomentosa. (V. Contr. a la Fl. de Gal., nri- 
mero 615.) 
Almndante a la vera de los caminos, v. <>'. junto a la ca- 
rretera que lleva de Yerin a Ginzo. 

Rubiaceas Juss. 

61. Galium vernum Scop. 

Hay algunos ejemplares en los bosques vecinos a las aguas 

de Sousas, Verin. 

Galium saxatile L. (V. Contr. a la Fl. de Gal., num. 681.) 

Obs. Esta planta, muy extendida por toda Galicia, no 
lleva todas las hojas verticiladas de seis en seis, como cons- 
tantemente se asegura en las descripciones, sino que las infe- 
riores, tanto de los ramos floriferos como de los esteriles, lo 
estan de cuatro en cuatro. 

62. Galium r 'mi hire Bss. et Reut. 

Comun tambien en las varias comarcas de Galicia que ne- 
mos recorrido. 

63. Galium debile Desv. v. congestum Gr. Godr. 

\hunda en los parajes humedos del cuarto kilometro en 
este valle del Mino. 

Plantagineas Juss. 

«>4. Plantago carinata Schrad. 

Existen numerosos grupos de esta especie en algunos pa- 
rajes del valle de Verin Lnundados en la estaci6n de las 11 u- 
rias, v. g. cerca de los bafios de Caldelinas. 



<15) Merino. — flora, de galicia. 19 



Ericaceas Lindl. 

Calluna vulgaris v. pubescens Koch. (V. Contr. a la Fl. de Gal., 
num. 714 bis .) 
Kara; la hemos visto en las cercanias de Goyan, Mino. 

Plumbagineas Endl. 

65. Statice Limonium L. v. a) genuina Ess. 

Abundante en las islas pr6ximas a la de la Toja, nave- 
gando en direccion a la Lanzada. 

Labiadas Juss. 

Origanum virens for. inodora, 

Xo.s ha llamado la atenci6n que esta planta, no escasa 
junto a los caminos de Verin, sea inodora, cuando los ejem- 
plares del valle del Mino despiden 1111 aroma muy subido. 

66. Melissa officinalis L. 

Riberas del rlo Tameg*a, Verin. 
Cast. Melisa, Torongil. Gall. Trungil. 

67. Stachys germanica L. 
Alrededores de Verin. 

68. Stachys sylvatica L. 

La hemos visto a la vera de la carretera de Portugal en 
Verin; vive tambien en las margenes del rio Tamega. 

69. Betonica officinalis L. 

Bastante comi'111 en los bosquecillos cercanos k las aguas 
de Sousas en Verin. 



Asperifoliaceas En<U . 

To. Echium polycaulon Bss. 

Se encuentra buen numero de ejemplares a la salida del 
vallo de Verin. junto a la carretera que lleva a (iinzo. 



20 ANALES DE HISTORIA N All RAL. (1$ 

71. L ycops is (irvensis L . 

La hemos visto con frecuencia en las afueras de Verin al 
pie de las casas. 

72. Anchusa undulala L. 

Juntamente con la anterior, si bien parece mas escasa. 

7:5. Heliotropiwn europtewm L. 

Comun en las huertas y sembrados de Verin. 

Solanaceas Bartl. 

Solanwm Dulcamara v. (3) integrifoliwm Koch. (V. Contr. a Ik 
Fl. de Gal., num. 715.) 
Orillas del Mino, cerca de las Eiras. 

74. Hj/oscyamus albu.s L. 

Kara; solo hemos encontrado un ejemplar en Verin. 

Escrofulariaceas Lindl. 

7."). Linaria elai'me (L.) Desf. 

Abundante en las tierras vecinas a la Lanzada, Toja. 

Linaria Tournefortii v. y) minor L<re. 

Abunda en las tierras substanciosas y en los viriedos de 
Verin. 

76. Linaria minuscula (sp. n.) 

«Planta humilis8-10 cm. 1. viscido-puberula, a basi ramo- 
sissima, ramis erectis v. arcuato-adscendentibus. complicatis: 
foliis inferioribns 3-4 verticillatis, mediis et superioribus am- 
plioribus, sparsis. omnibus sessilibus, integ-errimis, carnosulis, 
oblong-o-linearibus, linearibusque, acutinsculis, subtus leviter 
canaliculars: floribus spicatim ad apicem caulis et per totam 
fere ramulorum longitudinem dispositis, breviter pedicellatis: 
bracteis linear- lanceolatis calycem et capsulain sequantibus; 
calycis laciniis sequilongis , lanceolatis, acutinsculis, corolla- 
tubum longe superantibus; corolla? luteae infra pallidioris (sci- 
licet tubus et calcar), labio superiore patente, albido, bilobo, 
lobis obtusiusculis apertis 1 mm. lung-.; ini'eriore trilobo, lobis 
adhuc minoribus B /a mm. lung 1 , obtusissimis; calcare minutis— 



<17) Merino. — flora de galicia. 21 

simo l /. 2 mm. long, sursum curvato et inter calycis lacinias 
nidulante; seminibus reniformi-orbiculatis , nigris, disco mar- 
gineque ang-usta tenuiter tuberculatis. » 

Planta de pequefia estatura (8-10 cm. de alt.) viscosa y pu- 
bescente, muy ramosa, y los ramos erguidos 6 encorvados 
hacia arriba entremezclados unos con otros: las hojas inferio- 
res colocadas en verticilo de 3 6 4; las medias y snperiores es- 
parcidas y mayores, todas sentadas, enterisimas, carnositas, 
oblongas, aguditas y ligeramente c6ncavas por la cara infe- 
rior: flores con pedicelo corto, dispnestas al remate del tallo 
principal y en casi toda la long-itud de los ramos; bracteas 
linear-Ian ceolad as tan largas como el caliz y la capsula; laci- 
nias del caliz ig-uales entre si, lanceoladas, ag-uditas, mucho 
mas largas que el tubo de la corola; esta es amarillenta y de 
matiz mas descolorido en la parte inferior (esto es, en el tnbo 
j espolon); el labio superior esta hendido en dos 16bulos blan- 
quecinos obtusitos de 1 mm. de long-itud, muy abiertos; los 
del labio inferior obtusisimos y aun menores, 6 sea de 2 / 3 de 
milimetro de long-itud; el espol6n, sumamente diminuto, de 
1 2 mm. de long-itud, arqueado hacia arriba y oculto entre las 
lacinias del caliz; las semillas son reniformes, casi redondas, 
neg-ras, con el disco y marg-en angosta, sembrados de tubercn- 
ios microscopicos. 

La mas parecida a nuestra planta, asi por la forma de las 
hojas como por la de la semilla, es la L. Toumefortii, de la 
cual se diferencia especialmente por la long-itud de las laci- 
nias del caliz, y mas aun por la singular conformacion de la 
corola, cuyo espolon, por su figura, colocaci6n entre las laci- 
nias del c&lizy tamano, no tiene somejante, a lo que creemos, 
-(3on ninguna de las especies de este g-enero; pues el de la 
L. Toumefortii , v. minor Lg-e., a la que se asemeja en su as- 
])ecto general, alcanza cuando menos la long-itud del tubo y 
labiosde la corola, sobresaliendo, por consig-uiente, pordebajo 
de las lacinias del caliz. Ademas en esta la curvatura del espolrtn 
es insignificante comparada con la del espol6n de la nuestra. 

Criase esta planta en la isla de la Toja, en la playa arenosa 
que mira a la carretera del Grove. 

77. Veronica officinalis v. r t) Toumefortii Rchb. 

Escasa; hay ejemplares cerca de Mosende frente a Porrino. 



22 ANALl'.s DE HISTORIA NATURAL. (18, 

78. Odontites ten u i t'oli a G. Don. 

La hemes visto en las laderas de los montes pp6ximos al 
pueblo de Alvarellos, y en mayor abundancia junto a la Ata- 
laya de Monterey (Yerin). 

Orobancaceas Lindl. 

7i>. P/ivli/urti tusitanicaTovLTii. 

Solo hem os notado corto niimero de ejemplares en una de 
las islas cercanas a la de la Toja. Vivo sobre las raices del 
Obione portulacoides Moqu. y sobre las de la Suada fruticosa 

Korsk. 

Primulaceas Vent. 

80. CentunCftlus minimus L. 

Es bastante abundante en los prados del quinto kilometro 
junto al Mino: tambien la hemos observado a poca distancia 
de las ag-uas de Sousas (Verin), pero mas escasa. 

Gencianaceas Lindl. 

81. Menyanthes trifoliata L. 

Dase en el agaia remansada del sitio llamado Cabral, no 
lejos del Porrino. Cast. Trelol da agua. 

82. Chi or a imper/oliata L. 

Abundante en los prados junto al istmo del Grove, frente 
a la Toja. 

83. Cicendia pusilla (Jriseb. 

Planta abundante en los parajes cenag-osos del cuarto 
kilometro, frente al pueblo de Salcidos (Mino). 

84. Erythraa latifolia Sm. 

Se dan numerosos grupos de esta especie en el tercer kilo- 
metro, a pocos metros del cauce del Mino. 

Umbeliferas Juss. 

85. Kri/ Hi/in m ririjn//-/' m J. Gay, 

Se produce, aunque escasa. en el valle de Verin, cerca del 
puente nuevo oonstruido sobre el rio Tameg-a. 



(19) Merino. — flora de galicia. 23 

80. Eryngium tenue Lam. 

Abundantisimo en las tierras cultivadas de Verin. 

87. Torilis anthriscus Gmel. 

Almndante entre los matorrales y zarzales en el valle de 
Verin. 

88. Thapsia villosa L. 

Es abundante en la isla del Faro (Cies); rara en el valle 
de Verin, dandose junto a la Atalaya del Castillo de Monterey. 

89. Tordilium maximum L. 

Abnnda entre los matorrales de los caminos de Verin. 

90. (Enanthe ftslitlosaL. 

Abnnda en las margenes del rio Tameg-a (Verin). 

91. Pimpinella rillosa Schousb. 

Comun en los viriedos y a la marg-en de los caminos en 
Verin. 

Crasulaceas DC. 

92. Sedum riUosum L. 

Bastante comi'm en el valle de Verin, v. g\ en uno de los 
bosqneeillos proximos al manantial de Sousas. 

Paroniquiaceas *S7. IIH. 

Corrigiola telephilfolia Pourr. (V. Contr. a la Fl. de Gal. n. 213.) 
Obs. La hemos encontrado muy abundante, tanto en las 
tierras aridas y entre las penas en el valle de Verin, como en 
la isla del Faro (Cies), con la diferencia de que en las que ve- 
g'etan en la primera region de las mencionadas, las hojas son 
mas delg-adas, estrechas y separadas que en los ejemplares de 
las islas Cies, los cuales las llevan ancbas, carnosas y muy 
aproximadas unas a otras. 

93. Chfetonychia cymosa \Vk. (IUecebrum cymosum L.) 
Existe un buen numero de plantas de esta especie, rara 

en nuestra Peninsula, en los terrenos arenosos de Verin, k 
eorta distancia del Pozo do demo. 



24 WALKS DE HISTORIA NATURAL. (20) 

94. Spergularia campestris • Lepigonum campestre Kindl.j 

Comunisima en todo el valle de Verinj ya con flores rosa- 
das, ya blancas. 

Onagraceas Bth. el Hook. 

Epilobium parviflorvm v. subgrabrwn (V. Conlr. a la Fl. de 
Gal. , num. 256.) 
Escasa; hay ejemplares en las tierras inmediatas 6 la Lan- 
za! la (Tuja). 

Pomaceas Bar/I. 

( .>"). Pyrus communis v. p) pyrasler Allr. et DC. 

Comun en los campos incultos de Mosende, frente a, Po- 
rrino. Cast. Espino; Gall. Pereira . 

Sang-uisorbeas Ifon*. £/ Gr. 

'.•<). Poteriv/m mwricatwm Spach. 

Bastante abundante en los campos incultos de Noalla y el 
< Srove (Toja). 

*.)7. Agrimonia Eupaporia L. 

Hemos encontrado muy pocos ejemplares en los prados 
humedos y a las orillas de los arroyos de Verin. 

Rosaceas DC. 

98. Rosa stylosa Desv. 

Comunisima en todo el valle de Verin. 

*.»'.». Rabus Thyrsoideus Wimm. 

Comun asi en este valle del Miiio como en el del Porrifi.o, 
cerca de Mosende. 

100. h> u hi'* tomentosus Boskh. 

Se vcu algunos grupos de esta especie cerca del campo 
de Tetuan <mi direcci6n al pueblo de Alvarellos (Verin). 

101. Rubus nemorosus Bayne. 

Encuentrase cou abundancia en el valle de Verin. 

Nos consta que sobre todo en el valle de Verin los do.s 



<2i) Merino. — flora de galicia. 25 

g6neros precedentes ofrecen variedades y acaso especies nue- 
\as numerosas; pero el no contar en Espafia con monografias, 
siquiera incompletas, de estos dos generos de suyo complica- 
dos, y mas desde que en el extranjero se ha exag-erado quizas 
el niimero de sus especies.. nos obliga a diferir para adelante 
el estudio de varios ejemplares que conservamos. 

L02. Geum urbanwm L. 

Comunisima en la marg-en de los arroyos (Verin). 



Leguminosas .hiss. 

Vicia In tea v. [3) hrvigata Bss. (V. Contr. a la Fl. de Gal., nii- 
mero 321.) 
Hemos visto muy contados ejemplares al final del cuarto 
kilometro, a 200 m. del Miflo. 

103. Lathyrus sylvestris L. 

Abundante entre los matorrales de los caminos de Verin. 

104. Dorycnopsis Gerard! Bss. 

Rara; dase en los montes llamados de Santa Marta, por 



encima del pueblo de Quiroganes (Verin 



105. Lotus aug ust issi in hs L. 

Rara, tanto en este valle (Mino) como en Verin. 

106. Trifolium minus Sm. 

Escaso tambien, habiendo encontrado solo tres ejempla- 
res en el barrio las Cachadas del pueblo de Salcillos y uno en 
Verin. 

1<)7. Trifolium sufocatum L. 

Raro; solo se ha encontrado un ejemplar al pie del monte 
Torroso cerca de La Guardia. Posteriormente le hemos visto 
abundante en los prados del cuarto kilometro. 

los. Trifo Hum striatum L . 

Escaso; dase en los prados del primer kilometro (Mino). 



26 WALKS DE HISTOBIA NATURAL. (2-2) 

109. Trifoliv/m Bocconi Sav. 

Bastante abundante en las tierras medio inundadas de 
Salcidos l Mirio). 

Ononis procurrens v. a) vulgaris Lg-e. (V. Contr. d laFl. de Gal. t 
num. 510.) 

— v. p) m it is Lg-e. 

Ambas variedades se producen en las tierras inmediatas 
a la villa de Verfn; la seg-unda especialmente en las huertas. 

110. Genista falcata Brut. 

Es bastante abundante en las tierras incultas del valle 
de Yerin. 

111. Sarothamnus scoparivs Koch . 

Coraun en las colinas que rodean a Verin, principalmente 
cerca de la carretera de Castilla. 

112. A denocarpus Mspanicus DC. 

Tambi6n abundante, asociado al precedente. 

113. L upinus varius L . 

Se ven alg^unos ejemplares en el barrio de Cividanes, per- 
teneciente a la parroquia de Salcidos: nueva para la flora ga- 
lleg-a. 

Terebintaceas J/iss. 

1 14. Rhus Coriaria L. (Secall ! ) 

Kara; existen ejemplares en el valle de Verin acorta dis- 
tancia de la carretera de Verin a Orense. 
Cast. Zumaque. 

Empetraceas Lindl. 

Gorema <iU>n„i D. Dom. (V. Contr. c la Ft. de (int.. n."247 t i uater .> 
No habiamos encontrado esta especie mas que en la costa 
portug*uesa, cerca de la villa de Caminha. En nuestra excur- 
sion del presente verano a la isla del Faro (Tics) la nemos visto 
abundantlsima entre la menuda arena y rocas de la playa. 



(23) Merino. — flora de galicia. 2t 



Zigofileas R. Br. 

115. Tribwlus terrestris L. 

Existe en la playa de Bouzas, y mas abundante en las- 
tierras cultivadas del pueblo de Noalla (Toja). 
Cast. Abrojos. 

Poligalaceas Juss. 

116. Bachytropis microphylla (L.) Wk. 

Escasa; crece en los montes de San Juan de Tabag6rr 
(Mino). 

Obs. De los ejemplares vistos unos tienen las flores azu- 
les y otros rosadas. 

Fraxinus iiiKjustifolia v. p) pallida (v. n.) (V. Contr. a la Fl. de 
Gal., Supl. num. 63 bi s.) 

«Trunco foliisque utrinque leucoplireatis; foliis pleruni- 
que 5 jug'is, ultimo imparl petiolulato, acutius serratis, sama- 
ris ang-ustioribus.» 

El tronco y liojas de esta planta son de un color gris ce- 
niciento; hojuelas por lo general cinco, con la impar sostenida 
por peciolo corto, y los dientes de la margen mas agudos; sa- 
maras mas angostas que en el tipo. 

No poco nos han llamado la atenci6n algunos ejempla- 
res de fresno caracterizados con las cualidades expuestas exis- 
tentes en el sitio del valle de Verin conocido vulgarmente con 
el nombre de Pozo do demo. La config-uraciun tanto de las lio- 
jas con el raquis acanalado, como del fruto adelgazado paula- 
tinamente en forma de cuiia por la base, etc., nos obligan k 
referirle a la especie ya dicha. No hemos podido examinar sus 
flores. 

Malvaceas R. Br. 

117. Malva rotimdifolia L. 

Muy comun en el valle de Yerin, como tambien en el 
pueblecito de Monterey. Asimismo aparece en nuestra costa 
cerca del monasterio de Oya. 



2* VNALES DE HISTORIA NATURAL. (24) 



Hipericineas DC. 

1 18. Hypericum quadrangulum L. 

Mtiiii.la on Las orillas de Los arroyos y sitios sombrios en 
\ erin. 

Alsineas Bur/ 1. 

ll'.i. Slellaria Holostea L. 

Encuentrase en Las orillas do los arroyos cerca del pue- 
blo la Rasela (Verin). 

120. Mahringia trinervia Clair. 

A.parece con frecuencia en las margenes de los arroyos 
v sitios sombrios en Venn. v. g. cerca de la Rasela. 

Violacas DC. 

121. Viola sylvatica v. a) micrantha DSll. 

Comiin tantoen el valle del Mino comoen el del Porrino. 

L22. Viola stagnina Kit. 

Abunda tanto en este valle, v. g\ al pie del monte de 
Santa Tecla como en la isla de la Toja. 

Obs. Por mas que los Sres. Willkomm y Lang-e, en su 
Prodromus Flora ffispanica, t. m, p. <> { .)N. afirmen ser la caja 
<le esta especie aguda, nosotros constantemente la heinos no- 
tado inucho mas obtusa que la de la V. canina L. 

Droseraceas DC. 

L23. Drosera rolundifolia L. 

Escasa; prodiicese en el territorio de Mosende, frente a 
Porrino, en el sitio llamado Sampayo. 

Cistineas DC. 

Cistus hirsutus v. angustifolius (v. n.) (V. Contr. a la Fl. de Gal ., 

num. 315.) 

Foliis omnibus linear-lanceolatis v. Lanceolatis; epica- 
Lyce, calyce el capsula minoribus.» 



(25> Merino. — flora de galicia. 



29 



Las hojas de esta planta abundante en los campos de 
Mosende (Porrino), son mucho mas ang-ostas que en la especie 
comnn en nuestro valle del Mino; asimismo el epicaliz, caliz 
y caja son menores. 

124. Halimium ocymoides (Lam.) Willk. v. a) erectum Wk. 
Bastante comnn en los montes que median entre la ca- 

rretera de Castilla y el pueblo de Abedes (Verin). 

Tuberaria vulgaris v. (3) Janata (v. Contr. d la Fl. de Gal., mi- 
ni ero 439.) 
Escasa; dase en los montes proximos al pueblo de Quiro- 
ganes llamados de Santa Marta (Verin). 

Tuberaria variabilis v. y) Cavanillesii (v. Contr. a la FL de GaL, 
num. 369.) 
Abundante cerca de la Atalaya de Monterey (Verin). 

Cruciferas L. 

125. Cakile maritima (L.) Scop. 

Se produce en el seg-undo kilometro del Mifio y en el 
istmo del Grove (Toja). 

126. Iberis procwmberis Lge. 

Abundantisima en los arenales de la isla del Faro (Cies). 

127. Alliaria officinalis Andrz. (Sysimbrium Alliaria Scop.) 
Abundante al pie de los regatos del valle de Verin. 

128. Brysimim linifoliwm (P.) J. Gay. 

S61o liemos visto esta especie y en gran abundancia en 
la isla del Faro (Cies). Willkomm la llama memorable , quizas 
por los muy di versos nombres que ha venido recibiendo de 
muchos botanicos y por ser la unica especie de este g6nero 
que presenta purpurinos los petalos. 

129. Mathiola sinuata (P.) R. Br. 

Escasa en la isla del Faro (Cies) y abundante en los are- 
nales del istmo del Grove (Toja). No solo las silicuas llevan 
tuberculos espinescentes, sino tambien con frecuencia las ho- 
jas radicales e inferiores. 



INALBS DE HISTORIA NATURAL. (2o) 

Papaveraceas Juss. 

130. Papaver hybridum L. 

Bastante comiin en las tierras labradas de Nballa (Toja). 

131. I''' /mrcr dubium I.. 

S6lo la hemos encontrado, y no abundante, entre los s< j m- 
brados <1<'1 valle de Verfn. 

Ranunculaceas Juss. 

132. Delphi niu nt Cardiopetalum DC. 
Comunisima dondequiera en el valle de Verin. 



Analog * la Soc.csp.dfi Hist. Nat 



Tomo XXVIU.Lajn.I 




Vcrinea pterostaehys Merino 



Anstles fii-l:; Sor. csp ilr IIist.Ani. 



Tomo XXVUt.Lam 11 







Alriplex nivia Merino 



Aii;i1«'s di' la Soc. t*sp dp Hisl. Xal. 



Tomo XX\ III. I. am. 111. 




>->j r-j 



Linaria minusiula Merino 



EL PROFESOE, 



DON BRUNO SOLANO TORRES 



POR 



DON HILARION JIMENO 



La mejor prueba que puedo ofrecer del respeto y la consi- 
deracion que me merecen las decisiones de la Sociedad, es el 
haber aceptado, en momentos de verdadera ang-ustia para mi 
espiritu, el encarg-o que me hizo de dedicar un recuerdo en la 
sesi6n de hoy a la memoria del ilustre maestro que presidia, 
por deseo unanime. las tareas de esta Sociedad, hijuela de la 
Espanola de Historia natural, que desde Madrid tan merito- 
ria y perseverante labor realiza por dilatar los confines de la 
ciencia patria. 

Pero no dijera toda la verdad si callase que. aunque reco- 
noci pronto las dificultades de mision tan honrosa, no dejo de 
halag-arme la ocasi6n que se me ofrecia para salvar mi nom- 
bre de bien g'anado olvido, si consigmando fechas y evocando 
recuerdos lograba que sus propios meritos bosquejasen la ve- 
neranda fig^ura del sabio arag*ones, y transmitia a la posteri- 
dad el ejemplo de su vida dedicada por entero a la ensefianza 
de la verdad y del bien. 

Confieso. sin embargo, que me eng'ane en mi intento, pues 
sin (linla por lo que tenia de vanidad. aquilatando mis apti- 
tudes y la magnitud de la empresa. al tratar de realizarla, me 
convenci lueg-o que anduve lig-ero en ofrecer lo que todavia 
dudo si he sabidu cumplir en la forma que merece la Corpo- 
raciun, por querer honrar la memoria del Decano de la Facul- 
tad de Ciencias de Zarag-oza, Director de su Escuela de Artes 
y Oficios y Presidente de nuestra Secciun, D. Bruno Solano 
Torres, fallecido en Santander el 19 de Febrero de 18 ( .) ( .). 



32 w \i.i ■> l-i HISTORI \ N \Tl UAL. (2> 

Nacido en I alatorao el dia 6 de Octubre de 1.S40, debieron 
trasladarse pronto a Zaragoza sus honrados padres, ya que los 
coleerios de Berdie y Ponzano y la Academia de Hellas Artes 
le contaron pocos arms despues entre sus mas aventajados 
discipulos. Datos son 6stos que recordaban los que fueron sus 
companeros de la nifiez al saber con pena el fallecimiento del 
Doctor Solano. 

Nuestro [nstituto provincial conserva en su archivo los com- 
probantes de su aplicaci6n durante la segunda ensenanza, y 
la consults de e'stos documentos permite afirmar que fueron 
tantos los sobresalientes que tuvo como asignaturas curs6, y 
que el grado de Bachiller puso dig-no remate a tan brillante 
periodo, desde el ano 1^853 al 1859, mereciendo el premio extra- 
ordinario, una medalla de oro y, lo que vale mas aiin, rerle- 
jado en los placemes y felicitaciones conque le despidieron 
los que fueron sus maestros y cuantos apreciaban las dotes de 
su inteligencia y las bondades de su corazon. 

Sris aflos ma-; tarde, despu6s de haber estudiado en Zara- 
goza y en Madrid casi entera la Facultad de Derecho, termi- 
oaba en Valencia el bachillerato de la de Cieneias que habia 
empezado ;'i cursar en la Corte. 

Desde 1865, en que acabo los estudios oficiales, no perma- 
necieron ociosas sus aptitudes para ganar el pan de cada dia: 
y los que fueron educados en el colegio que en El Escorial 
dirigla el sabio pedagogo P. Dionisio Pag-es recuerdan aim las 
explicaciones de profesores como Eleizalde y Solano, que alii 
acendraban su vocacidn para el magisterio ensenando huma- 
uidades el primero y matematicas el segundo, y sellaban a 
la vez eon bien seutidos afeetos la amistad fraternal que habia 
de unirlos hasta La hora de la muerte. 

Desde El Escorial debi6 salir para Sevilla, cuan do en Octu- 
bre de 186*7 fue uombrado por la Direcci6n g-eneral de Instruc- 
tion piiblica auxiliarde las catedras correspondientes a la sec- 
ci6n de Cieneias de aquel [nstituto, con el sueldo anual de 500 
in aquel centro docente, y en el de Malaga, seg-un 
creo haberle oldo, pas6 un ano en compania de sus libros, 
aprendiendo el ingl6s \ el aleman, cuyos idiomas dominaba 
desde entonces, pero de nadie envidiado, porque de todo ca- 
recia. 

\l ano siguiente los sucesos que tan honda transformacidn 



(3) Jimeno. — n. bruno solano Torres. 33 

produjeron en todos los organismos del Estado debieron traerlo 
:'i Zaragoza, y al establecer por vez primera la Excma. Dipu- 
taciun provincial los estudios libres de la Facultad de Cien- 
cias confiri6 al Dr. Solano la ensefianza de la Qnimica gene- 
ral y le encarg-6 mas tarde las catedras de Geometria analitica 
y liuidos imponderables, casi al mismo tiempo que el muy 
ilustre sefior Rector le designaba para sustituir al catedratico 
numerario de Ampliation de Fisica en ausencias y enferme- 
dades. 

En Diciembre de 1868 fue nombrado catedratico de Aritme- 
tica y Geometria de la E^cuela de Bellas Artes de Zaragoza, y 
los 800 escudos anuales asignados a esta plaza fueron sus imi- 
cos recursos. basta que en 1877, suprimida la Facultad de 
Ciencias. fue confirmado por la Superioridad como profesor 
interino del preparatorio de la de Medicina, y continu6 expli- 
cando la Quimica general desde entonces con el baber de 2.000 
pesetas, basta que despues de doctorarse en 1879 obtuvo, pre- 
via oposicion, '<Septiembre del 81», la catedra que tantos anos 
babia regentado gratuitamente. 

Restablecida en 1882 la Facultad de Ciencias. que tan esplen- 
dida morada alcanza hoy entre nosotros, y merced al desin- 
teres y entusiasmo de profesores tan meritisimos como don 
Mariano Novella y I). Juan Ranz, por no citar a los que aun 
viven. se encarg'o Solano de las ensenanzas de la Quimica or- 
gan ica y de sus practicas, y sin remuneracion alguna las des- 
empeu6 basta Abril del 97. en que se bizo cargo de ellas su 
catedratico numerario. 

Con breve intervalo ejercio el Decanato de dicba Facultad 
drsde el mes de Diciembre del 87 hasta el dia de su falleci- 
miento. aunque s61o durante cinco anos percibi6 la gratifica- 
cion de 750 pesetas, suprimida en 1892. 

Al final de su carrera figuraba con el num. 184 en el esca- 
lafon de Universidades, y por lo que tienen de reglamentarios 
no consignamos sus ascensos, que pobremente recompensan 
una vida tan llena de ensenanzas. 

Era necesario, a mi juicio, exponer el relato fiel de su hoja 
de servicios; pero como todas las aptitudes de D. Bruno Solano 
se aunaban cuando ocupaba la catedra para dar altisimo re- 
lieve a su personalidad, convenia dar cuenta de c6mo babia 
forjado en labor ruda y perseverante su vida el ilustre profe- 

ANALES DE HIST. NAT.— XXVIII 3 



:il \\\l,l> Hi: HISTORIA NATURAL. (4 

Bor, gozando del prestigioy los honores que s61o alcanzan eon 
genera] consentimiento los que han peregrinado tras ideales 
generosos por el aspero camino <l< i las realidades humanas. 

Sus discipulos no olvidaran jamas al maestro. Enamorado 
de la ciencia desde sus primeros afios, el estudio y la obser- 
vaci6n Dutrierou su entendimiento, y el solo, ayudado de una 
figura venerable, que bien merece ser recordada, hizo del 
Laboratorio de la Universidad manantial inagotable de prac- 
ticas ensenaiizas que la industria y la agricultura regionales 
aprovecharon en sus desarrollos y progresos. 

Sus lecciones, siempre uuevas, por estar inspiradas en las 
ultimas conquistas de la ciencia, no eran relato mas 6 menos 
elocuente de hechos que el fon6grafo de nuestros dias podria 
reemplazar con ventaja ; eran conjunto armonioso de ideas 
comprobadas por el experimerito y expuestas con toda la cla- 
ridad que necesitaban para penetrar en los senos mas obscu- 
ros de los cerebros eseolares. Sus recursos para mantener fija 
la atencit'in del auditorio. hasta el punto de convertir en tein- 
plo la catedra, tenian la originalidad de todos sus medios do- 
centes; y tan fervorosa le fue la devoci6n de sus alumnos que. 
a pesar de ser los menos los que se libraron de incentivas cati- 
linarias, ninguno ha dejado de llorarle como se llora la pe>- 
diila de un insigne maestro, de un consejero leal, de un amigi 
del alma. 

Hombre dedicado a la catedra y al laboratorio, sus manus- 
critos pueden hoy evidenciar el sin numero de hechos que 
observ6 y comprobo por vez primera en el terreno de la Qui- 
mica puray aplicada al disponer sus lecciones 6 Conferencias. 
Son temas inspirados en la experimentaci6n mejor dispuesta, 
(|uc si desarrollo su palabra pr6diga en ensenanzas, la pluma 
no lleg-6 a vestirlos con la forma (pie requerian para darse a> 
conocer mi la revista o mi el libro. 

Sus articulos do vulgarizaci6n cientifica publicados en la 
prensa local y los informes y discursos conque correspondia a 
deberes ineludibles, es todo 1<> que se puede consultar si se 
quiere conocerle por sus escritos. 

La 0raci6n inaugural del curso academico del 87 al 88 que 
Ley6 en el Paraninfo de la Universidad de Zarag-oza alcanz6 
just;i fama, \ fu6 reproducida por las publicaciones cientificas 
deseosas <lc propagar las concepciones de Van T'llotf referen- 



(5) Jimeno.— i). bruno solano Torres. 35 

tes a la asimetria del carbono, que tanto lian contribuido a los 
progresos de la Quimica organica. De forma irreprochable 
senala el trabajo en cuesti6n pantos de vista originalisimos, 
\ sus tendenciasy pensamientos que lo esmaltan son gallarda 
muestra de la ilustraci6n que atesoraba el Dr. Solano. 

Tocaban a su tin las obras del edificio destinado en parte a 
sn Facultad, y habia que honrar a las grandes figuras de la 
ciencia situando sus bustos 6 estatuas en las fachadas y el 
interior, segun los merecimientos de los representados. Solano 
bosquej6 los hechos de los (jut 1 mas enaltecieron las ciencias, 
y su estudio merece ser consultado por las noticias que sumi- 
nistra y la critica que las sazona. 

La inauguraci6n de aquel edificio le impuso el deber de his- 
toriar las vicisitudes por quo paso entre nosotros la ensenanza 
de las ciencias hasta lograr instalacion definitiva en la Uni- 
versidad de Cerlmna. y en las pagiuas que leyo en tan solernne 
acto conmemoro los esfuerzos de cuantos con g-eneroso entu- 
siasmo dieron alientos de vida a la cenicienta que hoy se alber- 
ga en esplendido palaeio gracias al tesou y buena voluntad de 
hombres que representan on las sociedades los a]ioyos que ne- 
cesitan las potencias si lian de veneer a los obstaculos. 

Y ultimamente. cuando tras laboriosa gestion do las corpo- 
raciones populares. con ayuda del p]stado, pudo celebrarse la 
apertura de la Escuela de Artes y oticios, que dirigio Solano 
desde su fundacion . dio lectura a una Memoria que. eon las 
eorrespondientes a cursos sucesivos, reflejan sus ideas relati- 
vas a la educacion del obrero y sus desvelos por que la de Za- 
ragoza alcanzase lugar preferente entre las de Espana. 

Los que deseen rendir tribute a su laboriosidad infatigable 
habran de recordar la epoca en que, sin desatender sus cate- 
dras. prestaba valioso concurso a los trabajos <[iie realizaba la 
Estaci6n viticola creada por esta Diputaci6n provincial, ana- 
lizando mostosy vinos de distinto origen hasta conocer la pro- 
duction regional cual ninguno, propagando las mejoras que 
debian introducirse en la elaboracion de los caldos, los medios 
que eonvenia poner en praetica para su mejor conservacion y 
las causas de los defectos que interesaba correg-ir, expuesto 
todo en conferencias publicas. a las que asistia auditorio nu- 
meroso avido de tan utiles ensenanzas. 

Las epifitias que asolaron los vinedos de esta comarra en 



3(3 \N\I.KS Di: HISTORIA NATURAL. (6) 

anos de recordaci6n amarga, fuercm reconocidas y estudiadas 
en su origen por el sabio aragones; y tal fue el credito de todos 
estos trabajos, que no hubo aldea donde no fueran estimados 
Bervicios 3 reconocido y respetado su nombre. 

I'or entonces din sus memorables lecciones en el Circulo de 
Labradores, vulgarizando entre estos. los principiosde la Qui- 
mica affricola, y entonces adiestraba a los alumnos de la es- 
cuela '1'' bodegueros, ;'i la vez que informaba a la Diputaei6n 
provincial, i\ la Sociedad de Amigos del Pais y k las Dependen- 
cias del Estado, en cuestiones sometidas a su dictamen. Los 
peri6dicos de aquella fecha reflejan tan fructuosa labor, y los 
del ano triste, los que se publicaban en los dias en que el co- 
Lera diezmaba la poblaci6n, ocasionando victimas y heroes, 
harian recordar eternamente con gratitud su nombre, si en 
documentos oficiales no constase cuanto liizo el Dr. Solano en 
su liuinilde laboratorio de la Facultadde Ciencias porencargo 
del municipio y para bien de todos. El examen l>acteriol6gico 
de las aguas y la valoracion en ellas de elenientos que pueden 
perjudicar cuando se hallan en exceso, fueron trabajos enco- 
mendados en tan criticas circunstancias a su pericia y sus in- 
formes, esperados eon anhelo por lo que tenian de consolado- 
res, contribuyeron a elevar el espiritu publico, hasta el punto 
de conquistar el vecindario en tan memorable campana, el 
timbre mas hermoso que ostenta en su blason la inmortal 
Zaragoza. 

Las Corporaciones populares , haciendo constar en actas el 
sentimiento que la muerte del Dr. Solano cause en el animo de 
todos, se ban honrado a si mismas, y sus acuerdos ban sido 
sancionados por la opinion, con el aplauso. 

Transform ada en Granja ag-ricola la estacion que fundi la 
provincia dedico Solano todas sus actividades a la restauraci6n 
de la facultad de Ciencias, y perteneciendo, desde que fu6 
creada. a la Junta de obras del edificio que hoy ocupa, prodig6 
sus conocirnientos en la mejor disposicion de las catedras, mu- 
seos y laboratories, y si no le liubieran faltado, por penurias 
del Tesoro, los auxilios que del Gobierno solicit6, el material 
de ensenanza reunido en la Facultad de Zaragoza seria el mas 
completo de Espana. 

Desde que en 1893 estableci6 esta Universidad suscursos de 
conferencias publicas conto con la valiosa cooperacion del 



(7) Jimeno. — n. bruno solano Torres. 37 

Dr. Solano, y ami estan en la memoiia de todos los temas que 
desarrollo en anos sucesivos, y la «dificil facilidad» con que 
su elocuencia los hizo accesibles aun k los mas profanos. Los 
que asistieron a sus lecciones sobre el aluminio, las materias 
colorantes y los explosivos, escucharon y vieron cuanto tiene 
relaci6n con tan importantes cuestiones, y al juzgarsus traba- 
jos se mostraban unanimes los juicios para reconocer que solo 
su talento e imaginacion en feliz consorcio, podian divulgary 
einbellecer tales conocimientos. 

Bien podia descansar entre laureles quien tan noblemente 
los habia conquistado, pero su labor no habia concluido, por- 
que estimando el Gobierno los servicios que podia prestar al 
frente de la Escuela de Artes y Oficios hombre de tal valia, le 
dio ocasi6n en este ultimo emperio de reiterar su amor k la 
ensenanza y su entusiasmo por todo lo que contribuyera k la 
general cultura. 

El ilustre Rector que compartio con el los sinsabores y afa- 
nes de fundacion tan provechosa, ha escrito, por superior en- 
cargo la historia de ella. Cuando se publique, cumpliendo 
acuerdos de las Corporaciones copatronas, podr& apreciarse 
lo que fue en sus comienzos y lo que ha llegado a ser la Es- 
cuela que tuvo por primer director a D. Bruno Solano Torres. 

Quiza no interese a muchos saber, pero aquidebemos recor- 
dar, que tambien las ciencias naturales tuvieron en el doctor 
Solano protector constante de susprogresos. 

La ciencia espanola que registra en sus anales, para honor 
de nuestro antiguo reino, la obra cientificade naturalistas tan 
eminentes como Asso, Sesse, Azara, Boldo,Echeandia, Castillo 
Li'tpez, Lag*asca. y tantos otros, rectifica y completa el conoci- 
miento de la produccion natural, merced a los trabajos que 
con perseverancia y abnegacion ha realizado en nuestra edad 
una pleyade de hombres ilustres que, formada en sus comien- 
zos por D. Francisco Loscos, D. Jose Pardo, D. Bernardo Zapater, 
1). Pascual Alvarez y 1). Custodio del Campo, todavia se apre- 
cia on sus destellos por luz que irradia su labor perseverante. 

No es la fortuna companera obligada del sabio a su pasopor 
el mundo, y verdadera carrera de sacrificios es la vida de mu- 
chos. Los escritos del insigme Loscos argumentarian en pro 
de esta tesis, si no fuera innecesaria la defensa de tan triste 
verdad, que tambien podia comprobarse, recordando lo que 



:>s WW.KS DE HISTORIA NATURAL. (*) 

fueron aquellos dos botanicos ultimamente citados, y la pro- 
tecci6n sin tasa que hubo de dispensaries Solano, que Los res- 
petaba y querla como fieles representantes de una paza labo- 
riosa, servidores de la ciencia, que tuvieron por ideales la 
vrerdad y el bien, acomodando a talcs principios todos sus 
actos. 

Mientras vivio conserv6 en su laboratorio, nuestro llorado 
Presidente, el retrato de I). Pascual Alvarez, su companero 
inseparable, \ cuantos le conocimos, fino, sonriente, bonda- 
doso, sabiendo y practicando a macha martillo las ciencias 
de Linneo y de Bercelius, pero con la mirada en lo porvenir 
que tan grandes conquistas ofrecia, se cree verle preparando 
una lecciun de Quimica experimental, dirigiendo las plan- 
taciones y colectas de nuestro Botanico, 6 clasificando los 
minerales del Museo. La letra de mano temblona que aiin se 
puede ver en las rotulatas de nuestra Facultad, y las citas que 
de sus herborizaciones hizo Loscos, es lo unico que resta <I< v 
tan modesto profesor. No queda mucho mas del que mejor 
conocia la tiora de Huesca, por haber recorrido sus llanos y 
alturas buscando alivio para sus penas en los gooes que la 
naturaleza proporciona al que con fe la interroga. Si la Facul- 
tad dt 1 Ciencias de Zaragoza no hubiera proporcionado auxilio 
generoso a I). Custodio del Campo, en la miseria y el aban- 
dono muriera el hombre singular, cuya memoria recomendaba 
a todos Loscos diciendo de el, «que en solos dos anos le Labia 
»remitido mas de 900 plantas faner6gamas y cript6gamas 
»bellamente preparadas en flor y fruto figurando entre el las la 
Silene Campoi que eternamente recordara su nombre. 

A uadic extranara, despucs de cuanto queda dicho, que al 
catedratico de Quimica general de la Facultad de Ciencias le 
fuesen familiares los conocimientos botanicos. Si pudieran re- 
ferirse los trabajos pacientisimos a que dedic6 los dltimos 
afios de su villa, se comprenderia con cuanta raz6n el emi- 
nente Dr. Hanssen, de Copenhague, deplora la muerte del pro- 
fesor espanol que en 1N93 planteaba en el laboratorio de Cals- 
berg problenias de verdadero interes para nuestra vinicultura, 
cuya soliicii'in quiza proporcionen algun dia los seres mas hu- 
mildes <le las clasificaciones fitol6gicas, las levaduras, que 
61 cultivaba y reproducia con el eonocimiento y el cuidado 
que por su naturaleza exigen. 



(9) Jimeno. — n. bruno solano Torres. 39 

Quiso mi pluma, ganosa de corresponder a los deseos de esta 
Sociedad hacer un retrato, y escasamente ha sabido senalar 
los contornos del original, sin conseguir revelar el espiritu 
que lo ennoblecia y animaba. 

Todos Ins grandes ideales tuvieron en el Dr. Solano admira- 
dor apasionado, y ninguna verdad fue ajenaparasu cultivado 
entendimiento. Vivio para la Ciencia, dedicandola sus mas 
puras aspiraciones, y a semejanza de aquellos hombres de la 
antig'tiedad que nacieron para enaltecerel concepto de la sabi- 
duria, puso todos sAis anhelos en una obra de tanta g-randeza 
como abneg-acion. 

Dese6 que el lustre de la Universidad de Zarag'oza igualase 
al nombre de la Salmantina 6 de tantas otras que fueron un 
tiempo oraculos del saber, y en el laboratorio y en la catedra, 
nos leg"6 el ejemplo de como se debe trabajar por los prestigios 
de la ensenanza, que son. en definitiva, los de la patria. 



LAS TRAQUEIDAS DE LOS PINUS. 



ESTUDIO 
DE LA CONSTITUCION OPTICA DE SUS PAREDES 

POK MEDIO DE LA LUZ I'OLARIZADA, 

POK 

DON JOAQUIN MARIA C ASTELL ARN AU. 



(Sesion del 5 de Enero de 1898.) 



El analisis optieo por medio de la luz polarizada solo nos 
dice, en ultimo resultado, si las vibraciones se propag-an de 
un modo uniforme y con ig-ual velocidad en todos sentidos, 6 
bien si en determinadas direcciones esa velocidad es mayor 
que en otras. Claro esta que 6sto, por si solo, nada indica res- 
pecto a la composicion material de los cuerpos; pero desde el 
momento que senalaen ellos diferencias, sean las que fueren, 
es un precioso medio de investig-acion, de resultados tan posi- 
tivos como otro cualquiera, pues esas diferencias forzosamente 
ban de estar en intiraa relacion con la constitucion molecular. 
Por eso, para distinguir unas de otras substancias de compo- 
sicion nniy afine, la luz polarizada puede prestar en biolog'ia 
grandes servicios, pues entre otras ventajas ofrece la de ser 
un medio de investig-acion de muy iacil empleo, sin que por 
eso los resultados quo con 61 se obtienen sean de menos valer 
(jut 1 los que proporcionan por lo comun los medios usuales de 
analisis. Verdad es que no siempre se }»uede afirmar cou cer- 
teza si los feiit'iinenos de polarizaci6n a (jue dan lug-ar las pare- 
dcs de los elementos histol6g"icos vegetales — y lo mismo los 
animales — proceden de verdaderas diferencias de constitu- 
cion molecular. ('» de diversos grados de expansi6n y de con- 
tenido de ag-ua intermolecular, pero en identico caso se hallan 



12 WM.I's DE H1ST0R1A NATURAL. ( - 2) 

las diferencias que acusan los reactivos colorantes, los cuales 
tainpoco nos dicen nada mas, en la mayoria de los casos, sino 
que las diversas substancias objeto del analisis son distintas 
en cuanto d su poder electivo para tal 6 cual color, dejandonos 
en completa obscuridad respecto h su verdadera constituci6n 
quiiuica y molecular. Este es el caso. nor ejemplo, de varios 
de los cuerpos que forman parte del nucleo de las celulas, 
tales como la linina, [a,pyrenina, la paranucleina, etc., etc., de 
los cuales nada sabemos respecto a su composici6n quimica, 
ni siquiera si sun substancias definidas e* individuales, 6 bien 
mezclas de otras substancias. La linina, la pyrenina, etc., no 
tienen otro valor que el de asubstancias reconocibles por cierto 
aspecto microsc6pico y cierto comportamiento en presencia de 
tal o cual reactivu colorante.» 

Los principales fen6menos que a la lux polarizada presen- 
ts n los poros areolares do las traqueidas de alg-unas Coniferas 
han sido para mi objeto de estudio desde hace ya bastante 
tiempo, ocupandome por primera vez de ellos en una descrip- 
tion del sistema leiioso del Abies Pinsapo, publicada en estos 
\\ \i.i:s el afio 1880, y lueg-o en otro estudio acerca de la ma- 
dera de las Coniferas espanolas, publicado tambien en estos 
\\\i.i.s tres anos despu^s; mas en una y otra ocasion hice 
caso omiso de las paredes de las traqueidas, y, aim en lo que 
se refiere a los poros, me limits a describir el fenomeno tal 
como se presenta, pues no veia entonces la manera de expli- 
carlo por medio de una determinada constituci6n optica de las 
paredes do In areola. Despu6s de nuevas investigaciones y de 
estudiar detenidamente, en cuerpos de constituci6n optica co- 
nocida. fen6menos mas 6 menos an/dog-os a los que ofrecen 
los poros areolares, vuelvo hoy sobre el asunto con la espe- 
ranza de presenter una hip6tesis sobre la orientacion 6ptica 
<le las moleculas de la areola, por medio de la cual se explica 
clara y facilmente, lo mismo la crux negra que en ella apa- 
rece cuandose examina entre losnicoles cruzados, que el mo- 
vimiento de los brazos al hacer girar la preparaci6n; y este 
-••i-a el principal objeto de este estudio. Mas con el fin, a la 
vez, de demostrar la gran utilidad del empleo de la lnz pola- 
rizada en histologia vegetal, examinare tambien la constitu- 
ci6n 6ptica de las paredes de las traqueidas. la cual, se vera, 
guarda (ntima relaci6n con su constituci6n molecular; de 



(3) Castellaruau. — las TRA.QUMDAS DE LOS i'im s». 13 

modo que el examen 6ptico permite el estudio de la estructura 
de las paredes de los elementos histologicos, lo mismo que los 
i*eactivos microquimicos y colorantes; y la diferenciacion de 
la lamina central», de las ■ paredes primarias» y de las «se- 
cundarias de espesamiento», asi como de la «membrana ter- 
ciaria» 6 «capa limite», tiene lugar con la luz polarizada de 
mi modo tan claro y evidente, que no deja lugar a duda. Los 
dos procedimientos se comprueban mutuamente. 

El Dr. Con-ens. en un notable estudio acerca de la estruc- 
tura intima de la membrana de las celdillas vegetales (1), re- 
duce a tres factores principales las causas de que dependen 
los di versos fenomenos 6pticos, que son: 1.", las esculturas 
de las paredes: 2.°, la diferenciacion en varias capas de des- 
igual contenido de agua intermolecular con identica compo- 
sicion quimica; y :>.". la diferenciacion en varias capas, las 
males, con igual contenido de agua, poseen diferente poder 
refractivo. y, por lo tanto, este depende de la composicion qui- 
mica. Estos tres factores pueden combinarse entre si de diver- 
sas maneras; y, a mi modo de ver, clebe anadirse otro, que 
Correns no tiene en cuenta, y cuyo enunciado es: diferenciacion 
optica producida en las paredes de igual contenido de ag-ua, e 
igual composicion quimica, por la diversa orientacion de los 
ejes de elasticidad de sus moleculas (2). 

\o siempre es facil, como a primera vista pudiera creerse, 
distinguir en el examen microscopico si una diferenciacion 
eorresponde a distinta cantidad de agua intermolecular. El 
procedimiento que el Dr. Correns senala para ello se funda 
en la suposicion de que las partes con mas contenido de 
agua intermolecular, acumulan 6 retienen mayor cantidad de 
sal. de una disolucion salina, que las partes cuyo contenido 
de agua intermolecular es menor; y, siendo asi, es facil poner 
en evidencia esa distinta facultad acumuladora, pues impreg- 
nando la preparaci6n objeto de examen de una disoluci6n de 



(1) Dicho estudio lo publico el Dr. Correns en eltomo xxindel Pringsheim's Jahrb. 
f. w. Botan.y y un extracto de el puede verse en la Parte mde la obra de Zi in merman n: 
Die Botanische Mikrotechnik (1892). 

Ci) Kntre los nicoles cruzados, las areolas solo se distinguen del resto de las pare- 
des de las traqueidas porque los ejes de elasticidad de sus moleculas est;in orienta- 
dos de distinta manera, pues es igual su contenido de agua, asi como la composicion 
quimica. 



41 \\\l.l> DE BISTORIA NATURAL. (4> 

Qitrato de plata, 6 de ferrocianu.ro de potasio, las capas cou 
mas contenido de ag*ua intermolecular retendran mayor can- 
tidad de sal, y, por lo tanto, su coloracion sera mas intensa 
despues de tratar la preparaci6n por el cloruro de sodio y los 
rayos solares en el primer case-, 6 Men por el cloruro dehierro 
en el segundo (1). En las traqueidas de los Pinus entran los 
dos ultimos factores de Correns, obrando juntamente con el 
proceso de ligniiicaci6n, y a ellas deben ser atribuidas las di- 
ferenciaciones opticas que ofrecen sus paredes. Es opinion co-* 
man entre los botanicos que la ligriificaci6n consiste en la im- 
pregnaci6n de las paredes, primitivamente de celulosa, por 
ciertas substancias, puesto que una vez desembarazadas de 
ellas por el procedimiento de Schultze, dan las reacciones ca- 
racteristicas de la celulosa pura; y ami basta en algunos ca- 
sus, para obtener ig-ual resultado , el empleo de un disolvente 
menos energico, cual es el ag-ua de Javelle. Mas, respecto a qu6 
materias son las que impregnando la celulosa constituyen el 
cuerpo leiloso, la microquimica no ha dicho aim su ultima 
palabra. En estos ultimos tiempos, Hohnel, Singer y Heg-ler (2) 
se han ocupado particularmente de esta cuestion, y parece ser 
que son cuatro las substancias que de un modo constante 
acompanan la celulosa en los elementos ligmificados: la va- 
nilina, la coniferina, una g-oma parecida a la arabina, y otra 
substancia, aim mal determinada, que se colora de amarillo 
con el acido hidroclorico. La substancia gomosa ha sido estu- 
diada por Thomsen, quien la ha dado el noinbre de «g % oma le- 
nosa» (Hohgummi, Wood-gum); y se extrae del cuerpo lenoso 
por medio del alcohol de 90 por 100 (3). Asi separada la '(g-oma 
leflosa» da en caliente, con la phloroglucina y el acido hidro- 
clorico, la coloracion rojo cereza caracteristica de las paredes 



(1) El procedimiento operatorio puede verse en el estudio del Dr. Correns, y en la 
obra de Microquimica botanica del Dr. Zimmermann, citados en una nota anterior. 

I.os citados botanicos han publicado sus investi^aciones en diversas revistas 
cientiflcas, cuya indicacion bibliografica se hallara .mi la «Literatura» puesta al final 
de la obra del Dr. A. Zimmermann, Die Botanische Vihn technik 1892). Tambien puede 
consultarse con fruto la literatura referente ;i los capitulos ((Lamina mediae y c<subs- 
tancia liyniflcante* de la obra de Behrens, Hilsbuch tur Ausf&hrung mikroskopischer 
U titer suchung en im Botanischen Laboratorium i !H83). De ambas obras existen ediciones 
inglesaa; de la primera, por Humphrey 1 1893), y de la segunda, por Hervey 1883 . 

(3) La <<goma lenosai extrafda del acuerpo lefioso>> por el procedimiento de Thom- 
sen, se descompone, por medio de la hidrolisis, en «arabi \ilosa». 



<5) Castellarnau. — las traqueidas de los «pinus». 15 

lignificadas; mas Allen ha hecho notar que entre ambas reac- 
ciones colorantes no debe establecerse completa identidad, pri- 
mero porque la «substancia lignificante» produce la coloraci6n 
en fi'io. y la "g-oma lefiosa solo en caliente, y segundo, y prin- 
cipalmente, porque si bien a la vista el color de las dos reaccio- 
nes es el mismo. analizadocon el espectroscopio las bandas de 
absorci6n en los dos casos guardan diferentes relaciones con 
los rayos del espectro. La presencia de la «vanilina» y de la 
«coniferina es sienipre facil de comprobar microquimica- 
mente en las secciones de la madera de las varias especies de 
Pinus, por medio de los reactivos caracteristicos de estas dos 
substantias; y el entrar en detalles sobre el particular seria 
apartarme del objeto principal de este trabajo. 

Los reactivos yodados, laics como la disolucion de yodo en 
yoduro potasico, el cloro-yoduro de zinc yel yodo en combina- 
ci6n con el acido sulfurico, tinen lasparedes de las traqueidas 
de color amarillento, amarillo, 6 pardo, indicando por la dife- 
rente intensilad que la lig*nificaci6n no es uniforme en todo 
su espesor. Las capas mas exteriores son las mas lignificadas 
y las nnis interiores las que lo estan menos, presentando estas 
ultimas alg-una vez la reacci6n azulada de lacelulosa. Laca]>a 
mas intensa que tapiza directamente la cavidad de las. traquei- 
das— la cual se disting-ue tambien por sus propiedades opti- 
cas, seg-un lueg'O severa — no es raroque tome, principalmente 
con el yodo y el acido sulfurico, la coloracion amarillo rojiza, 
violeta 6 azul, mas 6 menos puro, indicando, en este ultimo 
caso, la ausencia de la ligmificacion. Sachs desigma esta capa 
con el nombre de «capa interna^. Strasburg*er con el de «capa 
limite», y Dippel la llama «membrana terciaria», afirmando 
estos dos ultimos botanicos, en union de Behrens, que esta 
comunmente formada de celulosa pura, mientras que Sanio y 
Burgerstein sostienen que esta lignificada. 



La luz polarizada nos proporcionara ahora el medio de estu- 
diar con mas detalle la estructura de las paredes de las tra- 
quciilas. Para ello es preciso que las secciones sean muy del- 
gadas y est6n bien hechas; y con el fin de alterar lo menos 
posible sus condiciones naturales de hidratacion, me he ser- 



\N\I.KS DE H1ST0RIA NATURAL. (6) 

vido de la glicerina como de medium para montarlas. El apo- 
cromatico Zeiss, s mm. 0.65, con la serie de los seis oculares 
compensadores u otra combinaci6n equivalente, es indispen- 
sable para estos estudios. 

Si se observa una secci6n transversal de madera de Pinus 
sylvestris (1) entre los nicoles cruzados, aparecen en el campo 
obscuro una serie de linens muy brillantes unidas unas a otras, 
de lieiild que en su conjunto forma una reticulaci6n a manera 
de las mallas de una red. Esta reticulaci6n es debida a la la- 
mina media», cuya substancia muy bi-refringente restablece 
la luz, y por eso recibe el nombre de «reticulaci6n de la lami- 
na media . Cada malla comprende una traqu6ida, y su figura 
es la de un poligono de cuatro 6 seis lados, con tendencia ;'i ser 
iguales y paralelos dos a dos; y en su centro aparece una li- 
nea brillante de forma circular, eliptica 6 poligonal, y en este 
ultimo case con sus hides paralelosa losde la«lamina media». 
Esta linen brillante marca el contorno interior de las traquei- 
das y corresponde a la secci6n de la «membrana terciaria» 6 
capa limite > de cada una de ellas. El espacio obscuro que la 
separa de la <la,mina media esta ocupado por la secci6n de 
las «paredes secundarias de espesamiento». 

Examinando cou mas detenimiento lareticulacidn de la «la- 
mina media -y para ello es preciso emplear mio de los lilti- 
mos oculares de la serie de compensadores — pronto se ve con 
entera claridad, y sin ningiin g6nero de duda. que dicha la- 
mina media qo es simple, sino que, por el contrario, esta di- 
vidida en dos por una tercera lamina central obscura; de modo 
que la verdadera reticulaci6n, esto es. la linea poligonal con- 
tinua. que a semejanza del hilo de una red forma las mallas, 



i) Me he servido casi siempre en este estudio dp preparaciones de Pinus sylves- 
. pero bajo el punto de vista de la constitucion intima de las paredes de las tra- 
queidas no lie liallado diferencias importantes entre esta especie y las demas del 
•no genero que he examidado tambion con luz polarizada, asi como tampoco ci d 
las de los generos Abies y Juniper us. Bajo el punto do vista morfologico , como ee 
lo, no puede decirse otrn tanto, pues las traqueidas de cada especie tienen carac- 
teres que les son propios. Asi, por ejemplo, las esculturas que presentan las tra- 
queidae del P. sylvestris en las caras de contacto con las celdillas de los radios me- 
dicares, son completamente diferentes de las que se ven en los P. pinaster, Pinea, 
halepensis, Laricio y montana; asi como tambien lo son en las especies de los generos 
Abies y Juniperut. 



(7) Castellarnau.— las traqueidas de los «pini s». it 

no esta en realidad constituida por toda la «lamina media . 
sino por la linea obscura que pasa por su medio (1). Esta 
linea es, como si dije>amos, una linea neutral, y las paredes 
de las traqueidas empiezan a partir de ella. En vista de esta 
triple composici6n de la «lamina media» — la cual, por otra 
parte, es tarnbien posible poneren evidenciapor procedimien- 
tos microquimicos, si bien no con tanta facilidad,— preciso es 
abandonar la sig , nificaci6n que hasta hace poco ha tenido, y 
sustituirla por otra. de igual manera que ella sustituyo a la 
«substancia interce hilar ». 

El Profesor Dippel, que es uno de los botanicos que mas 
partido ban sacado del empleo de la luz polarizada en histolo- 
g-ia vegetal, y a quien creo se debe el descubrimiento de la 
triple composicion de la «lamina media», llama «paredes pri- 
marias. a las dos laminas laterales bi-refring-entes, las cua- 
les corresponden a las capas mas exteriores de dos traqueidas 
contig'uas, y damina central)) a la fina lamina mono-refrin- 
g'ente que ocupa el centro de la «lamina media», y la divide 
en dos mitades (2). De aqui en adelante no sera ya, piles, cues- 
tii'm de la 'lamina media», sino de sus componentes las pa- 
redes primarias y de la "lamina central . 

La "lamina central- no pertenece a ning-una traqueida in- 
dividualmente: es siempre comun a dos de ellas, y procede di- 
rectamente de las celdillas iniciales, 6, por lo menos, do las 
celdillas madres del cambium, con cuyas paredes se continua 
de un modo no interrumpido. Para cerciorarse de ello basta 
estudiar, entre Ins nicoles cruzados, una seccion transversal 



(1) Con luz natural, lo mismo en las seeciones tenidas que sin tenir, y sin emplear 
procedimientos microquimicos, no es posible resolver la «Uimina media» en sus tres 
componentes, ni aim con los mejores ohjetivos, ni en preparaciones muy bien hechas. 
I. a prueba de ello es que Rehrens recomienda las secciones transversales de la made- 
ra del P. sylvestris par<i servir de test ;i los objetivos de poder fuerte y medio, lo que 
implica una observation minuciosa y muchas veces repetida, y, ;i pesar de eso, des- 
cribe la ^lamina mediae como simple, y como tal la dibuja en la lamina que figuraen 
el frontispicio de suGuiapara la investigacion microscopica en los laboratorios de 
botanica, anteriormente citada, e igualrnente en la traduccion inglesa hecha por 
Hervey, y publicada dos aiios mas tarde. /Boston, 18R5.) 

(2) Vease sobre el particular el estudio del profesor Dippel: "Del empieo de la luz 
polarizada en histologia vegetal», publicado en el Zeitchr. /. Wis. Mik. (1884), pag. 210 
y 5 figuras, el cual ha sido traducido en e! Micr. News (1881\ p;ig 291, y reproducido 
en el Jour. Roy. Micr. Socitty (188f>), pag. 3,77. 



1- \N\l.l> l»K HIST0R1A NATURAL. (8) 

bien delgada que comprenda la zona del cambiwm y parte del 
anillo Lefioso que le es contiguo, y se vera con toda claridad 
que la linea obscura (pit' forma la verdadera reticulacion — la 
retii ulaci6u de la lamina central) — se prolonga por entre dos 
hiladas radiales de traqueidas hasta las celdillas cambiales, 
estando las paredes de estas ultimas constituidas linicamente 
por dicha lamina central*, la cual permanece obscura y sin 
la menor acci6n sobre la luz polarizada durante todo su tra- 
yecto. En cambio, a medida que las traqueidas de una misma 
hilada radial se van apartando de las celdillas mad/res del 
cambium, aparece en su interior, junto a la lamina central*, 
una linea Una y brillante que se acenti'ia cada vez mas, y que 
qo es otra cosa que la secci6n de las «paredes primarias». 
Demuestra claramente esto que la "lamina central* es prima- 
ria y procede directamente de las celdillas cambiales, mientras 
que las paredes primarias», si bien de formacion secundaria, 
son el primer producto del protoplasma de los elementos his- 
tologics individualizados. En las secciones radiales y tan- 
genciales se ve siempre con entera claridad la -lamina cen- 
trab) separando las traqueidas contiguas, y siempre sin acci6n 
sobre la luz polarizada, sea cualquiera su angulo con las sec- 
ciones de los nicoles, lo que demuestra que esta formada de 
una substancia is6tropa; en cambio, las «paredes primarias 
poseen en alto grado la bi-refringencia. 

Pres6ntase ahora, de mi modo natural, el problema de ave- 
riguar en que consiste, bajo el punto de vista de su composi- 
ei/ui quimica, la diferencia entre estas dos substancias, is6- 
tropa la una y bi-refringente la otra, y para ello, claro esta 
q ue no es suficientela sola investigaci6n optica, unica que me 
lie propuesto emplear en este trabajo, si bien puede darnos 
alguna luz. En efecto; segun las ideas reinantes hoy acerca de 
la lignificaci6n de los elementos histol6gicos, expuestas ante- 
riormente, despu6s de disolver la substancia lignificante 
quedan sus paredes formadas exclusivamente de celulosa, que 
es bi-refringente. Las secciones de P. sylvestris. despues de 
tratadas por un disolvente de la substancia lignificante , con- 
tinuan presentando la misma diferenciaci6n de la «lamina 
media en las paredes primarias y la lainina central*, cuan- 
do se las examina con la \\ya polarizada, y, por lo tanto. puede 
decirse que la lamina central no esta formada de celulosa. \ 



(9) Castellarnau. — las traqueidas de los «pinus». 49 

las «paredes primarias» lo estan de celulosa ligmificada (1). 
Dentro de cada malla de la ^reticulacion de la lamina me- 
dia*, se encuentra la secci6n de una traqueida (lam. vn, fig*. 8). 
Esta empieza por una lamina brillante que marca sa periferia 
6 limite exterior, la cual corresponde a las«paredes primarias»; 
y entre los nicoles cruzados en ninguna posicion restablece la 
luz a la vez en todo su contorno, pero en un g*iro completo de 
la preparacion se ilnminan sucesivamente todos sus lados. 
Luego sigue una faja ancha, que constituye la mayor parte 
del espesor de las paredes, la cual permanece obscura durante 
todo un g'iro de la preparacion; esta faja esta formada por la 
secci6n de las «capas secundarias de espesamiento», y es, sobre 
todo, notable en las traqueidas de otono. En su limite interior 
se halla la «capa limite», 6 «membrana terciaria», que se ilu- 
mina sucesivamente toda ella durante un g*iro de la prepara- 
cion, y forma lo que se llama la luz de la traqueida. El estudio 
optico de la seccion transversal nos permite, pues, disting-uir 
con entera claridad las tres capas constitutivas de las paredes 
de las traqueidas: las dos limites («Pared primaria» y «mem- 
brana terciaria»), delg'adas y bi-refring"entes; y la media («Pa- 
red secundaria de espesamiento»), la cual, si bien no tiene 
accion sobre la luz polarizada en las secciones transversales, 
no por eso debe considerarse como isotropa sin examinarla 
antes en los cortes radiales y tangenciales, pues pudiera muy 
bien ser, como realmente es, que el no restablecer la luz fuera 
debido a que la secci6n de su elipsoide de elasticidad, en los 



(1) La composicion ile la «lamina mediae ha dado mucho que decir a los botanicos, 
y sobre ello existe una abundante literatura, que se encuentra en las obras de Reb- 
rens y Zimrnermann ya citadas. Segtin las investigaciones de Solla, en elcursodesu 
desarrollo experimenta transformacioncs do importancia, tanto bajoel puntode vista 
de su constitucion fisica, como bajo el de su composicion quimica, y esta es, tal vez, 
la causa 'lei poco acuerdo que sobre una y otra reina en las obras de botanica. Seguu 
el mismo Solla, en las producciones directasdel cambium esta formada al principiode 
celulosa pura; pero muy pronto esta substancia experimenta tan importantes meta- 
morfosis que es de todo punto imposible reconocerla. Segun Mangin y otros botani- 
cos, est en muchos casus formada por el acido pectico. 6 ]ior una sal insoluble de 
este acido. 

En las secciones de / J . sylveslris tenidas con colores de anilina, toma la (damina 
media>; un tono m is intensoy bien marcado que la distinjruo perffctamente El cloro- 
yoduro de zinc la tine de amarillo, p. igual color toma trat indola primero por el acido 
sulfurico en caliente, y luego por" el amoniaco. 

ANALES DE HIST. NAT. — XXVIII. 1 



50 ANALES DE HISTORIA NATURAL. (10) 

cortes transyersales, fuese an circulo. La substancia, pues, de 
las tres capas que constituyen las paredes de las traqueidas, 
es bi-refringente, y luego se veran las diferencias que entre 

ellas existen. 

Pero antes de pasar mas adelante espreciso tener en cuenta 
como y de que manera pueden presentarse al analisis micros- 
c6pico las secciones de las paretics de las traqueidas, para 
fijarse solamente en aquellos casos sencillos y bien definidos, 
pues de otra manera los fenomenos de polarizaci6n se compli- 
can mucho, y es dificil analizarlos y reducirlos a fen6menos 
elementales de los cuales podamos deducir la posicion y rela- 
ciones de los ejes del elipsoide de elasticidad. En los corto 
transversales aparecen siempre las traqu&das en secciones de 
earas paralelas perpendiculares a su eje morfol6gico, y, por lo 
tatito, en condiciones de observacion bien definidas y siempre 
las mismas. No sucede otro tanto en los cortes radiales y tan- 
genciales, en los cuales las paredes de las traqueidas pueden 
presentarse de muy distintas maneras, y dar lugar a fen6me- 
qos de polarizaci6n complicados. Para el objeto de este estudio 
bastara tener en cuenta los dos siguientes casos, que son los 
mas sencillos y faciles de observar: 1.", las secciones longitu- 
dinales de las paredes por pianos paralelos al eje morfol6gico 
de la traqueida esta.n colocadas de tal manera que los rayos 
Lncidentes, al salir del polarizador, las atraviesan perpendi- 
cularmente a los pianos de seccion; y 2.", las paredes do dos 
traqueidas contiguas, sobrepuestas la una a la otra. so presen- 
tan normalmente a los rayos incidentes que salen del pola- 
rizador, los cuales las atraviesan por completo antes de pene- 
trar en el objetivo del microscopic Los fenomenos a que on 
este segaindo case dan lugar seran debidos por igual a la in- 
rluencia de las dos paredes sobrepuestas (y de la «lamina me- 
dia)), si no fuese isotropa), y ofrece ademas la particularidad 
de que las caras de entrada y salida do los raves luminosos 
son caras naturales (las «membranas terciarias») a diferencia 
de lo que ocurre en el primer caso, e igualmente en las seccio- 
nes transversales, en las cuales los rayos entran y salen por 
pianos artificiales tie secci6n, particularidad importante y que 
hay que tener en cuenta en todos aquellos fenomenos que de- 
penden del espesor de la substancia que atraviesen los rayos 
polarizados. La tig. 7 representa con claridad estos dos casos. 



(ii) Castellarnau. — las traqueidas de los «pinus». 51 

Si Los pianos de secci6n pasan por^ii? y CD, resulta el primero, 
en el cnal las paredes de dos traqueidas contiguas aparecen 
una al lado de otra, separadas por la "lamina central*, y los 
rayos luminosos las atraviesan segiin a b; si los pianos de sec- 
cion pasan por CD y EF resulta el seg-undo caso, y entonces 
los rayos atraviesan normalmente las paredes m y n de dos 
traqueidas contiguas. 

Segiin antes ya so ha dicho, al examinar una secci6n trans- 
versal entre los nicoles cruzados, las ^paredes primarias» y la 
«membrana terciaria» restablecen la luz, mientras que las «pa- 
redes secundarias de espesamiento» permanecen obscuras. 
En aquellas traqueidas cuya seccion se aproxima a un rectan- 
gnlo, habra siempre una posicion en la cual los cuatro lados 
eston iluminados a la vez, y otra en la cnal estaran obscuros, 
teniendo lugar lo primero cuando los lados formen un angulo 
de 45° con las secciones principales de los nicoles, y lo seg-undo 
cuando les sean paralelas; de modo que en un giro completo de 
la preparacion habra cuatro extinciones y cuatro maximos de 
luz. Esto por si solo ya nos indica que los ejes de elasticidad 
en las secciones transversales de las traqueidas, son, respec- 
tivamente, perpendiculares y paralelos a los lados de la sec- 
cion. Haciendo igual examen en las traqueidas de seccion exa- 
gonal (que son las del tipo coraiin en el P. syhestris). las ex- 
tinciones y maximos de luz no se verificaran nunca a la vez 
en todos los lados del exagono, sino sucesivamente y por pares 
de lados paralelos, a medida que estos tomen una posicion 
perpendicular 6 paralela a las secciones de los nicoles, 6 for- 
men con ellas un angulo de 45°; de modo que en estas tra- 
queidas, lo mismo que en las de seccion rectangular, los ejes 
de elasticidad continuan siendo perpendiculares y paralelos a 
los lados del poligono de seccion. 

En los cortes longitudinales de las paredes comprendidas en 
el primero de los dos cases anteriormente descritos, iguales 
fenomenos de iluminacion y extinci6n tienen lugar en las po- 
siciones de 45° y perpendiculares y paralelos a las secciones 
de los nicoles, lo que indica que los dos ejes de elasticidad 
optica son, el uno paralelo al eje morfologico de las traquei- 
das. y el otro perpendicular a sus paredes. Ademas, en estas 
secciones, cuando se hallan colocadas a 45° se distingue per- 
fectamente una linea negra longitudinal, que corresponde k 



52 ANALKS DB H1ST0BIA NATURAL. (12) 

la «lamina central- Ls6tropa; y a ambus lados aparecen igual- 
raente iluminadas a la vez y en todo su espesor las paredes de 
dos traqueidas contiguas, sin que en ellas sea posible distin- 
guir Las «capas secundarias de espesamiento» que en las sec- 
ciones transversales permanecian siempre obscuras. Basta ba- 
cer girar la preparaci6n para convencerse de que los ejes de 
elasticidad en dichas «capas secundarias de espesamiento» es- 
tan orientados de la misma manera que en las «paredes pri- 
ma iias»y en la «capa limite»; y el que no tengan accion sobre 
la luz polarizada en las secciones transversales, y si la teng-an 
en las longitudinales, se explica, k mi modo de ver, imiv facil- 
mente, suponiendo que su elipsoide de elasticidad es de revolu- 
ci6n, con su eje colocado paralelamente al eje morfol6gico de la 
traquoida (fig. 9). De esta manera, en las secciones transver- 
sales, la seccion del elipsoide es un cfrculo, y por lo tanto las 
vibraciones luminosas se efectuaran indistintamente en todos 
sentidos, mientras que en las secciones longitudinales de las 
paredes la seccion del elipsoide sera una elipse (fig. 10) como 
en las substancias bi-refringentes. Teniendo en cuenta, segun 
luego se vera, que el eje mayor del elipsoide de elasticidad es 
el eje de simetria, y esta colocado paralelamente al eje mor- 
fol6gico de las traqueidas, resulta que la constitucion optica 
de las«paredes secundarias de espesamiento » puede aseme- 
jarse a la de un cristal uniaxico negativo; su secci6n transver- 
sal a una placa de dicho cristal tallada perpendicularmente 
al eje optico, y su secci6n longitudinal a una placa tallada pa- 
ralelamente al eje 6ptico. Los fenomenos de polarizacion que 
preseutan las paredes secundarias* corresponden por com- 
plete a este supuesto. (Figuras ( .) y 10.) 

Si los pianos de seccion en vez de pasar por AB y CD (fig. 7) 
que es el caso que se acaba de examinar, pasan por CD y EF 
nos encontramos en el segundo caso descrito anteriormente. 6 
sea aquel en que las paredes de las traqueidas, en vez de pre- 
sentarse en secci6n terminada por caras artificiales, aparecen 
de frente, atravesandolas los rayos al salir del polarizador 
completamente , en el espesor m y n de dos traqueidas conti- 
guas, 6 bien de una sola si uno de los pianos de seccion pasa 
por la lamina central., lo que alguna vez se verifica en pe- 
quenas porciones de la preparacion; pero como es muy incierto 
y dil'icil avenguar la posicion exacta del piano secante en este 



(13) Castellarnau.— las traqueidas de los «pinus». ^3 

ultimo caso, no le tendre en cuenta, limitandome a estudiar 
los efectos de las dos paredes juntas m y n. El rayo de luz in- 
cidente entra por la «merabrana terciaria» de la traqueida in- 
ferior, y atraviesa las «paredes secundarias» y la «primaria» y 
la «lamina central*, penetrando lueg*o en la traqu&da supe- 
rior, cuyas dife rentes capas atraviesa tambien, pero en orden 
inverso. Parece, a priraera vista, que los fenomenos de polari- 
zaci6n que en este caso se presenten deberian ser de un grado 
de coraplicaci6n extrema, pues pueden asemejarse a los que 
darian Lugar seis placas bi-refringentes sobrepuestas; mas no 
sucede asi debido a que los ejes de elasticidad de todas las 
capas son paralelos, y por lo tanto su accion sobre la luz pola- 
rizada, en cuanto a los retardos de onda, equivale a la suma 
de las acciones que produciria cada una de las seis capas por 
separado; y en cuanto a las posiciones de extinci6n y maxi- 
mos de luz, son estas las mismas que si solo existiera una sola 
eapa bi-refring-ente. La coincidencia de los ejes en las seis 
capas se demuestra por las cuatro extinciones completas, y los 
cuatro maximos de intensidad luminosa que tienen lug-ar en 
un g'iro de lapreparacion, correspondientes las primeras a las 
posiciones del eje de la traqueida perpendiculares y paralelas 
a las secciones principales de los nicoles , y los seg-undos a las 
posiciones de 45°. Esto indica que uno de los ejes de elastici- 
dad sig-ue la direccion del eje morfologico de la traqueida, y 
que el otro le es perpendicular. 

Conocidaya la posicion de los ejes de elasticidad en las sec- 
ciones transversales y long-itudinales de las paredes de las 
traqueidas, asi como en dichas paredes vistas de frente, y te- 
niendo en cuenta que dichos ejes no son otra cosa que los ejes 
de las elipses que resultan de las secciones del elipsoide de 
elasticidad, tenemos los datos suficientes para fijar la posicion 
de los ejes de dicho elipsoide, que seran: uno paralelo al eje 
morfolog-ico de las traqueidas, otro perpendicular a sus pare- 
des, y otro paralelo a ellas cuando sean superficies planas, 6 
tang-ente cuando sean superficies curvas. La circunstancia de 
que los tres ejes deben ser perpendiculares dos a dos acaba de 
determinar su posici6n; pero falta ahora averig-uar sus dimen- 
sion.es relativas. Para ello basta tener en cuenta que los ejes 
de las elipses de seccion, en los tres casos examinados ante- 
riormente, representan en su verdadero valor los ejes del elip- 



-,l A.NALES DE HISTORIA N ATI RAL. ill) 

soide, estd es, que el piano de las elipses de seccion en los tres 
casos contiene dos ejes del elipsoide. Siendo asi. y por medio 
de iina Lamina de mica 6 de selenita, cuya direccidn y mag- 
nitud relativa de los ejes de elasticidad nos sea conocida, el 
problems es facil de resolver, pues haciendo coincidir los ejes 
de elastidad de la lamina de selenita con los de la secci6n de 
las paredes de la traqu6ida, y teniendo en cuenta si el color 
producido es de suma 6 resta, se determinara cnal es el eje 
mayor y cual el menor de la elipse desecci6n. En las secciones 
transversales, el eje perpendicular a las paredes, que llamare- 
mos e, es menor que el que les es paralelo, que llamaremos b; 
en las paredes vistas de frente (segundo caso) hallaremos de 
la misma manera que el eje de elasticidad paralelo al eje mor- 
fol6gico de la traqueida a es mayor que el que le es perpen- 
dicular; mas si tenemos ahora en cuenta que este ultimo es el 
mismo que hemos llamado l> en la secci6n transversal, nos re- 
sultac<#<#, y el elipsoide de elasticidad queda con esto 
completamente determinado: su eje mayor es paralelo al eje 
morfol6gico de las traqu&das, el menor es perpendicular a las 
paredes, y el medio, perpendicular al piano determinado por 

tos dos, es paralelo a las paredes en aquellas porciones en 
que ('stas forman superficies planas, y tangente cuando for- 
man superficies curvas. Las figuras 9 y in representan la di- 
reccion general de los ejes de elasticidad en las paredes de las 
traqueidas; la primera en la secci6n transversal, y la segunda 
en la longitudinal. 

Seglin la posici6n que se acaba de ver tiene el eli])soide en 
las paredes de las traijueidas, resulta que en las secciones 
transversales las ondas luminosas se propagan con velocida- 
des proporcionales a los ejes de media y minima elasticidad 
en la pared primaria» y «capa limite», y con igual velocidad 
• ■n tolas direcciones en las «capas secundarias», que son las 
que constituyen la mayor parte del espesor de las paredes 
(figura 9). Hemos visto tambien que los ejes de los elipsoides 
tienen la misma orientaci6n, pero no sabemos si sus magni- 
tudes respectivas son las mismas. Ml e\amen de las secciones 
longitudinales (primer caso, li^-. 10) nos imlicara algo sobre el 
particular. En su posici6n de lo". todo el grueso de la pared 
aparece iluminado de una manera uniforme, y su color es 
lambien el mismo. ami modificandole por el empleo de una 



(15) Castellarnau.— las traqueidas de los. «pinus». 55 

lamina de selenita, lo que indica que la elipse de secci6n es 
igual cu todas las capas de la pared, pues de otro modo, sien- 
do los retardos diferentes, se presentarian bandas de diferente 
intensidad, v tambien de diferente color, sobre todo con las 
laminas de selenita. En vista de esto se puede suponer que los 
ejes mayor y menor del elipsoide (a y c), que son los que pre- 
senta la elipse de seccion en el caso presente, segun antes 
queda consignado, son iguales respectivamente en todo el es- 
pesor de las paredes de las traqueidas. Este resultado nos per- 
mite anadir algo mas al conocimiento del elipsoide de revo- 
lucion de las ' paredes secundarias», y es que en diclio elip- 
soide los dos ejes son respectivamente iguales al mayor y al 
menor del elipsoide de elasticidad de las « paredes primarias» 
y de la «capa limite >>. 

La simultaneidad de los maximos de luz y de las extincio- 
nes en las paredes de dos traqueidas contiguas (primer caso) 
indica que los ejes de las elipses de seccion son paralelos. Este 
es el caso general que se observa siempre en las regiones in- 
terior y media de los anillos anuales, mas es preciso hacer 
constar que esto no sucede siempre en la region otonaL que 
ocupa el borde externo. Entonces, al bacer g'irar la prepara- 
tion entre los nicoles cruzados, debido a que el eje mayor del 
elipsoide esta algo inclinado con respecto al morfologico de la 
traqueida, los maximos de iluminacion y de extincion en las 
paredes de dos traqueidas contig-uas no pueden ser simulta- 
neos, pues no es posible que en ambas a la vezlos ejes de elas- 
ticidad formen un angulo de 45°, de 0", 6 de 90° con las sec- 
ciones principales de los nicoles. Los elipsoides estan en este 
caso orientados de ig*ual manera eon respecto al eje morfol6g'ico 
de las traqueidas, y. por lo tanto, en las secciones long-itudi- 
nales de las paredes de dos contigmas, los ejes de elasticidad 
son simetricos con respecto a la linea obscura que las separa, 
y que corresponde a la «lamina central». Las placas sensibles 
ponen esta particularidad muy en evidencia, pues mientras 
en una de las dos traqueidas se presenta el color de suma 6 
subiendo, en la otra Corresponde el de resta 6 descendiendo. 
Si se examinan las paredes de estas traqueidas de otono de 
frente (segundo caso), y se hace girar la preparacion entre los 
nicoles cruzados, las extinciones no son nunca completas, 
como no lo son tampoco en dos laminas bi-refring-entes sobre- 



56 WALKS I)K HISTORIA NATURAL. (16> 

puestas de modo que sus ejes de elasticidad, en vez de coinci- 
dir, l'ormen un pequerio angulo entre si. 

En las secciones de las paredes de las traqueidas los colores 
de polarizaci6n no tienen interes, puesto que dependen del 
grueso de la preparacion, y, por consiguiente, de una causa 
artificial y variable a voluntad del preparador. No sucede otro 
tanto cuando se examinan las paredes de f rente [segundo 
caso), pues entonces el espesor de substancia bi-refringente 
que atraviesan los rayos, al salir del polarizador, es el espesor 
de las paredes de las traqueidas, y como el color, ademas de 
la bi-refringencia es funcion de dicho espesor, resulta que 
sube desde las traqueidas de primavera a las del limite exte- 
rior de la zona media de los anillos anuales. En el P. sylves- 
tris los colores de polarizacion producidos por el espesor de 
dos paredes de traqueidas sobrepuestas (segundo caso), estan 
siempre comprendidos en la primera mitad del I Orden de 
la serie de Briieke, siendo la diferencia maxima de fase en 
las traqueidas de paredes mas gruesas, de media longitud de 
onda (1); por lo menos ese ha sido el resultado de muchas- 
experiencias que en diversos ejemplares de esta especie he 
verificado. Con el eje de las traquridas a 45" de las secciones 
principales de los nicoles cruzados, se presentan los colores- 
gris de acero, gris de espliego, gris azulado y bianco verdoso,. 
y solo algunas veces, en las traqueidas de paredes mas grue- 
sas, el bianco amarillento; y con los nicoles paralelos los com- 
plementarios, bianco, bianco amarillento. bianco parduzco y 
pardo. Estas coloraciones son debidas al espesor de las pare- 
des de dos traqueidas, que varia en el P. syheslris de 4 p a 20 u. 
de modo que el retardo maximo producido por una sola tra- 
queida no pasa, por lo comun, de 117 millon6simas de mili- 
metro (2). Estos resultados pueden comprobarse por medio de 
una lamina de selenita cuyo retardo sea bien conocido. Con 
una pojo II Orden (3), por ejemplo, he hallado que el color 



(!) Toman do como tipo la longitud dt> onda en el aire, que corresponded la ray a D 
del espectro solar - 589 millonesimas de milimetro. 

(2) Un retardu de '2:Ci rnillonesimfls correspon<le al bianco verdoso, que es el color 
mas elevado que suelen presenter las paredes de dos traqueidas sobrepuestas. 

(8) La placa de selenita rojo 11 < >nlen de que mesirvo ordinariamente en las expe- 
riencias de polarizacion, y que he empleado en el caso presente, procede de la serie 
<le himinas sensibles, segun Mohl, que proporciona el acreditado constructor de mi- 



(17) Castellarnau. — las traqueidas de los «pinus». 57 

mas bajo en las traqueidas de paredes mas gruesas, y en el 
caso de haber resta, era el amarillo verdoso correspondiente 
a I retardo de 866 milesimas de milimetro, que es precisa- 
mente el que se obtiene restando al rojo II Orden el ocasio- 
nado por las traqueidas de mayor espesor, ig-nal a 235 millo- 
nesimas de milimetro y color bianco lig-eramente verdoso. 
Cuando hay suma, el color mas alto, con el mismo rojo II Or- 
den, es el verde brillante de retardo de 1.376 millonesimas. 
La serie de colores que en uno u otro caso se presentan es la 
siguiente: violeta, azul, verde azulado y verde brillante, de 
III Orden; y anaranjado, amarillo y amarillo verdoso de 
II Orden. 



Alg-o mas complicados y dificiles de interpretar son los fe- 
nomenos que presentan los poros areolares. Vistos en seccion 
transversal (fig-. 5), las «paredes primarias», las «secundarias 
de espesamiento» y la «membrana limite» se disting-nen con 
la misma facilidad que en las paredes de las traqueidas; la 
« lamina central» no es visible en los poros completamente 
desarrollados (1). Examinados de frente en los cortes radiales 
de la madera, con los nicoles cruzados, y en un g'iro complete 
de la preparaci6n, la areola est4 siempre iluminada, destacan- 
dose brillante y perfectamente definida de las paredes de las 
traqueidas, sobre todo en aquellas posiciones en las cuales el 
eje morfol6g'ico de estas es paralelo 6 perpendicular a las sec- 
ciones principales de los nicoles. Dos diametros de la areola 
aparecen constantemente obscuros, y en su area se observan 



croscopios, C. Zeiss; mas como es muy dificil que todas sean exactamente iguales, 
con el fin de precisar bien su color he hecho de ella el analisis espectroscopico, que es 
el siguiente: Entre los nicoles cruzados, una banda de absorcion estrecha y bien defi- 
nida entre las rayas E y b amarillo verdoso), cuyo centro corresponde a la longitud 
de onda de 525 millonesimas. Con los nicoles paralelos, el espectro presenta dos ban- 
das obscuras: unaproxima ;i la raya #(rojo), cuyo ceniro estd en la longitud de onda 
de (i95 millonesimas, y otra en el extremo opuesto, junto a la raya h (azul violaceo), 
cuyo centro corresponde a las ondas de longitud de 115 millonesimas de milimetro. 

(1) La cdamina divisoria» de los poros .areolares, que esta formada por la substan- 
cia de la <ddmina central», se halla rebatida contra una de las dos superficies conca- 
vas que constituyen la cavidad del poro, y no es visible entre los nicoles cruzados 
por no tener accion sobre la luz polarizada. Solo en los poros de las traqueidas de 
otono y en las traqueidas de los radios medulares, he visto dicha lamina en las sec- 
ciones axiles de los poros, dividiendo en dos partes iguales su cavidad. 



\\\l.i;s DU HIST0R1A NATURAL. (13) 

algunas Lineas circulares, concentricas y obscuras tambi&n, 
las cuales, a manera de anilios, alternan con otras iluininadas. 
Cuando el eje de las traqueidas es perpendicular 6 paralelo a 
Las secciones principales de los nicoles (figuras 1 y 3) los dos 
diametros obscuros de la areola son perpendiculares entre si, 
y coinciden con dichas secciones; y en esta posici6n la areola 
brillante se presenta dividida en cuatro cuadrantes iguales 
por una cruz negra, cuyos brazos son respectivamente per- 
pendicular y paralelo al eje de la traqueida, asemejandose el 
aspecto total del poro a la fignra de interferencia correspon- 
diente a una lamina de an cristal uniaxico tallada normai- 
mente al eje 6ptico, y exaniinada con luz convergente entre 
los nicoles cruzados. Mas desde el momento en que se liace 
girar la preparaci6n la semejanza desaparece, pues los dia- 
metros obscuros giran tambien perdiendo la perpendiculari- 
<lad, convirtiendose la cruz en unas aspas de San Andres, 
orientadas de tal modo que la bisectriz de su angulo agudo es 
pr6ximamente perpendicular el eje de la traqueida en las de 
primavera (figuras 2 y 6) y paralela a 61 en las de otorio (fig. 4). 
En las traqueidas intermedins la cruz no se deforma, y per- 
manece estacionaria con respecto a las secciones de los nico- 
les. cuyos brazos siempre con ellas coinciden. Las aspas de 
San Andres adquieren la forma mas acentuada, es decir, sus 
brazos distan mas de la perpendicularidad, cuando el eje de 
la traqu6ida esta inclinado proximamente 45° con las seccio- 
nes de los nicoles— (luego se vera el angulo exacto bajo el cual 
esto sticede) — y a partir de esta desviaci6n maxima se mue- 
ven en sentido inverse, hasta volver k coincidir con las sec- 
ciones de los nicoles, y a ser perpendiculares entre si, lo que 
sueede cuando la preparaci6n ha girado un angulo de 90° 
fig. 'I) y el eje de la traqueida, que al empezar el giro era pa- 
ralelo a una de las secciones de los nicoles, le es ahora per- 
pendicular. En un giro completo de la preparaci6n habra, 
pues, cuatro posiciones en las cuales los diametros obscuros 
seran perpendiculares, y otras cuatro en las cuales su incli- 
naci6n ser5 maxima; en las primeras los brazos de la cruz 
seran respectivamente paralelos y perpendiculares al eje de 
Las traqu6idas, y en las segundas lo seran proximamente las 
bisectrices de los angulos que los dos brazos forman. 

Para fijar bien las distintas fasea del fen6meno> con objeto 



(19) Castellarnau. — las traqueidas de los .«pinus». 59 

tie que sea luego mas facilmente comprendida la explicacion 
-que trato de darle, supongamos (fig. 1) las secciones de los 
uicoles orientadas segun PP' y A A', y el eje de una traqueida 
de primavera paralelo a PP'. En esta posicion los brazos de la 
cruz seran perpendiculares entre si, paralelo y perpendicular 
al eje de la traqueida, y coincidiran con las secciones de los 
nicoles. Si se liace girar la preparacion en sentido AP, indi- 
cado por la necha (fig-. 2). los dos brazos de la cruz se aparta- 
ran de la perpendicularidad, moviendose en direccion opuesta: 
el horizontal en el mismo sentido del giro de la prepara- 
cion. y el vertical en sentido contrario, convirtiendose la cruz 
en unas aspas de San Andres cuando la traqueida forme pr6- 
ximamente un angulo de 45° con PP': a partir de esta posicion, 
y continuando el giro, los brazos de la cruz, por medio de un 
movimiento retrogrado, vuelven a ser perpendiculares, ya 
coincidir con PP' y A A ' cuando el eje de la traqueida sea 
perpendicular a PP' (fig-. 3). Las velocidades bajo las cuales 
los dos brazos se mueven son sensiblemente diferentes: la del 
brazo vertical es superior a la del horizontal, de lo que resulta 
que dicho brazo llega antes al maximo de su desviaciun, y 
emprende el movimiento retrog-rado antes de que el horizon- 
tal llegue a ella. Continuando elg'iro (fig-. 6), los dos brazos de 
la cruz vuelven a separarse de PP' y AA', moviendose tam- 
bien en direcciones contrarias el uno del otro, y contrarias a 
las que antes siguieron , lleg'ando a un limite de desviacion 
maxima para una inclinacion de la traqueida de 45°, a partir 
delcual, por un movimiento retr6grado, vuelven a la perpen- 
dicularidad y a confundirse con PP' y A A ' , cuando el eje de 
la traqueida se confunde nuevamente con PP', como en la 
posicion de partida. Ahora la velocidad del brazo horizontal ha 
sido la mayor, al contrario de lo que antes sucedia. 

;.De que manera estaran dispuestas las moleculas bi-refrin- 
gentes de la areola para que se produzca la cruz, y el movi- 
miento de los brazos tenga lug-ar tal como se acaba de descri- 
bir? La genesis de los poros areolares indica que estas se colo- 
can simetricamente alrededor de un eje perpendicular a la 
«lamina central*; mas ;cu;il sera la orientacion de su elipsoide 
de elasticidad? En los poros de las traqueidas de la region 
media de los anillos anuales, cuya cruz no se deforma, y los 
brazos coinciden siempre con las secciones principales de los 



60 ANALKS 1)1'. HISTORIA NAT! UAL. (20) 

nicoles, es facil de concebir: los ejes de elasticidad de cada 
serie radial de moleculas son paralelos entre si, y estan orien- 
tados de mode- que uno de ellos sigue la direccion del radio, y 
el otro la de la tangente a la circunferencia que limita la 
areola, en el punto que el radio la corta. Con tal orientacion 
de los ejes de elasticidad de las moleculas se explica la cruz 
negra de brazos perpendiculares coincidiendo con las sec- 
ciones de los nicoles y su inmovilidad durante un giro de 360% 
pues en cualquiera posici6n dos series radiales de moleculas 
coincidiran con las secciones de los nicoles, y los ejes de elas- 
ticidad de sus moleculas ser&n respectivamente perpendicu- 
lares y paralelos a. dichas secciones. Pero en las traqueidas 
de primavera y otono esta orientaci6n molecular no es admi- 
sible, pues con ella no se pueden explicar los moviinientos de 
los brazos de la cruz tal como quedan descritos. 

En mis estudios anteriores, relativos 4 los fenomenos que 
presentan los poros areolares de las coniferas examinados con 
luz polarizada (1), me he limitado a describirlos unicamente, y 
solo en el ultimo adelante la idea de que tal vez podrian expli- 
carse suponiendo que las vibraciones se efectuaran tangen- 
cialmente a una elipse, pero sin entrar en mas detalles, ni 
probar tal aserto. «De esta manera, decia entonces, se concibe 
perfectamente el movimiento de los brazos con distintas velo- 
cidades, y hasta seria posible determinar los diametros de la 
elipse y su posicion. En los poros de primavera, por ejemplo, 
el diametro mayor seria perpendicular al eje de la traqueida, 
y en las de otono le seria paralelo; y en las traqueidas inter- 
medias la elipse se convertiria en una circuferencia.» Investi- 
gaciones posteriores y repetidas me ban conflrmado en tal 
idea, pues el fen6meno encuentra explicacion completa supo- 
niendo que las moleculas colocadas sobre cada diametro tienen 
los ejes de elasticidad orienlados de tat manera que uno de ettos 
es paralelo d la tangente a una elipse en el punto en que dicho 
did/metro la corta, y uno de los ejes de la elipse es paralelo al eje 
de la leaqiteida (2). Represente, por ejemplo, la figura 11 un 



(1) V^ase Anales DE i.a Soc. esp. de Hist. sat. , tomoix, paginas IU3 a 4 8; y 
tomo xii, p'ginas l~()-7.. 

(2) Loscristalrs bijxicos talladoa normalmente a la liisectriz aguda, examinados 
con luz polarizada converpente y entre los nicoles cruzados, presentan dos hiperbo- 



C?i) C-istellarnau.— las traqueidas de los <pinus». 61 

poro areolar; la circunferencia exterior limita la areola, y la 
interior raarca la verdadera abertura del poro. Las moleculas 
estan colocadas sim6tricamente alrededor del punto o (en rea- 
lidad alrededor de una linea perpendicular al piano de la 
fig* ura, en el punto o) y los ejes de elasticidad de las moleculas 
de cada fila radial son paralelos entre si. Supongamos ahora 
una elipse hipotetica, a la que llamare elipse directriz, interior 
o exterior a la areola y concentrica con ella; las distintas filas 
radiales la cortaran, y trazando en r, s y t... lineas paralelas y 
perpendiculares a las tang-entes a la elipse en los puntos de 
seccion, estas lineas marcaran el rumbo de los ejes de elasti- 
cidad de las moleculas colocadas en cada fila radial. Dada tal 
constitucion molecular de los poros, todos los fenomenos an- 
teriormente descritos son de facil explicacion, y esto es lo que 
me propong'O demostrar en las sig-uiente lineas. 

La cruz de brazos perpendiculares, coincidiendo con las sec- 
ciones de los nicoles, tiene lug-ar en dos posiciones diferentes 
de las traqueidas: cuando su eje morfolog-ico es paralelo a la 
secci6n principal del analizador 6 del polarizador. Esto indica 
que uno de los ejes de la elipse directriz es paralelo al eje de 
las traqueidas — supuesto sentado en la hipotesis — pues en ese 
caso los dos ejes de la elipse coinciden tambien con las seccio- 
nes de los nicoles; y como las tang-entes a la elipse en las ex- 
tremidades de los ejes son perpendiculares a dichos ejes y 
entre si, las moleculas sobre ellos situadas tendran sus ejes de 
elasticidad en direccion perpendicular y paralela a las seccio- 
nes de los nicoles, y por lo tanto la cruz neg-ra coincidira con 
ellas. Todas las demas tang-entes que es posible trazar a la 
elipse estaran mas 6 menos inclinadas con respecto a sus ejes, 
y por esta razon la areola aparecera iluminada. 



las obscuras; y si se hace girar el cristal, cuanJo la linea que une las trazas de los 
ejes opticos coincide con cualquiera de las secciones de los nicoles, las hiperbolas se 
convierten en una cruz cuyos brazos coinciden con dichas secciones principales. 
(Vease Brenosa, Introduction al estudio de la ctiatalografAa optica, paginas 129-135.) 
A primera vista parcce que este fenomeno pudiera tener alguna relacion con el niovi- 
miento de los brazos de la cruz do los poros, sobre todoen aquellos cris tales cuyos ejes 
opticos forman un ang-ulo pequeno; mas un examen un poco detenido hace ver entre 
los dos diferencias esenciales. En los cristales bifixicos, durante el giro, el vertice de 
las hiperbolas se separa 6 se aproxima hasta tocarse, en el caso de formar una cruz; 
pero los brazos. en realidad, no giran, pues sus asintotas permanecen siempre fijas 
coincidiendo con las secciones principales de los nico'r^. 



62 ANALES DE HISTORIA NATURAL. 0«) 

Veamos ahora lo que debe suceder al hacer girar la prepa- 
raci6n, 6 lo que es lo mismo, al hacer girar un poro alrededor 
de su centro; y para ello partamos de la posicion de coinci- 
dencia entre las secciones principales de los nicoles y los ejes 
de la elipse directriz, fija.ndonos solamente, para mayor senci- 
llez. en el brazo vertical de la cruz. Si se eiectua el giro de de- 
recha a izquierda, esto es, al contrario del movimiento de las 
agujas de un reloj, el eje mayor de la elipse directriz (fig. 12) 
que en la posici6n inicial coincidia con la secci6n del analiza- 
dor A A '. se encoutrara en a ^/'despues de habergirado la can- 
tidad angular A o a. Es evidente que las moleculas situadas 
sobre el eje menor h 1/ . y que antes de empezar el g-iro estaban 
en condiciones de extinci6n de luz, no lo estan ahora. gLo esta- 
ran las que se encuentran sobre el diametro / u que coincide 
con la seccion PP' del polarizador? Tampoco, por las razones 
que se van a exponer. Para hallar la f: la de moleculas cuyos 
ejes de elasticidad scan perpendiculares y paralelos a la sec- 
cion PP' del polarizador, y que por lo mismo produciran obs- 
Curidad, es preciso determinar el punto de la elipse cuya tan- 
gente sea perpendicular a PP' y unirlo con el centro o y esta 
linea, 6 mejor este diametro de la elipse directriz sera la po- 
sicion que habra tornado el brazo vertical de la cruz despues 
del g-jro A o a. Para ello basta recordar que la tang-ente en el 
extremo de nn diametro es paralela a su diametro conjug-ado. 
y por lo tanto. para hallar el punto de la elipse directriz cuya 
tang-ente es perpendicular a PP'. o lo que es lo mismo. para- 
lela al diametro /// a. baslara trazar su conjugado r s, y este 
marcara la posici6n del brazo vertical de la cruz puesto que 
todas las moleculas sobre el situadas tienen sus ejes de elasti- 
cidad perpendiculares y paralelos a PP'. El angulo m o r que 
forman los dos diametros conjugados /// n y r s es por necesi- 
dad obtuso, y. por lo tanto, la linea ro S, que es ahora el brazo 
vertical de la cruz, no coincide con PP' sino que esta desviada 
hacia la derecha, en direction contraria a la del g-iro de la 
preparation, lo que esta conforme con lo que realmente su- 
cede (1). 



(1) Tal vez no estara de m;is recordar que se Hainan, en (ieometria analitica, dia- 
metros conjugados de la elipse, '<dos diametros tales que cada uno biseca las cuerdas 
paralelas al otro», y que, la tanjjente en la extremidad de un diametro es paralela a 



(23) 



Castellarnau. — las traqueidas de los «pinus». 



Si 



Continuando el giro del poro, la linea A A' ira coincidiendo, 
sucesivamente, con una serie de diametros, y para cada uno 
de ellos su conjugado marcara la posici6n del brazo de la cruz. 
hasta que la coincidencia tenga lugar con el eje raenor b //. 
en cuyo caso el eje mayor se confundira con PP' y la cruz vol- 
vera a tener sus brazos perpendiculares. Durante un g-iro com- 
pleto cuatro veces ocurrira esto. Veamos ahora cual es la lex- 
del movimiento del brazo de la cruz durante el primer cuarto 
de giro, es decir, mientras la linea A A' se confunde con todos 
los diametros posibles en el cuadrante a o b' de la elipse direc- 
triz. En el punto de partida, cuando el eje mayor a a' coincide 
con A A , ya hemes visto que el brazo de la cruz esta sobre PP'. 
A medida que el giro avanza, los diametros conjugados de 
m n, que sucesivamente se colocan sobre A A', iran poco a poco 
separandose de PP', en direcoion contraria a la del giro, hasta 
llegar a uno tal como r s, por ejemplo, cuyo angulo m o r sea 
el maximo que dos diametros conjugados puedan hacer, y a' 
este diametro correspondera la mayor desviaciun del brazo 
vertical de la cruz, 6 sea el mayor angulo que puede for- 
mal* con la linea PP' . Para una elipse determinada por sus 
semi-diametros o y b. esta desviacion maxima correspondera 

al angulo de giro A o a igual al angulo cuya tangente es 

b b\ 

— ( G = ang. tang. — 1; y el angulo de desviaciun maxima 

Por, sera el complements del duplo del angulo de giro, tornado 
con signo negativo para indicar que el movimiento del braze 
de la cruz se efectua en sentido contrario al del giro de lapre- 

paracion (— 3 = — (90° — 2 Ang. tang. —J CI). A partir del 

las cuerdas que este diametro divide en dos partes ig-uales», y por lo tanto, paralela 
A su diametro conjugado. La tangente del angulo ma- 
ximo que dos diametros conjugados pueden formar con 
el eje mayor de la elipse, a o t y a o s, es igual, pero de 
signo contrario, £ la tangente del angulo minimo que 
dichos diametros pueden tambien formar con el eje 

b !— 




mayor, a n r y an n, v su expresion analitica es — > 

a 

esto es, la relacion entre los dos semidiametros. La 

figura indica la construccion gr^fica para trazar 

los dos difimetros conjugados que formen el mayor 

dngulo, puesto que la tangente del Sngulo boa 

b 
es, — . El valor absoluto de estos dos angulos suplementarios es: tang. V = 



la b 



a*- -- 2 b 
(I) Como m n y r s son dos diametros conjugados que forman un fmgulo maximo, 



tW ANALES DE BISTORIA NATURAL. (24) 

momento en que el diametro conjugado de m n es el de des- 
viacion maxima, el angulo m o r ira disminuyendo forzosa- 
rriente y el brazo de la cruz se aproximara a PP'; y cuando el 
diametro menor de la elipse directriz h 1/ coincida con A A' ', 
el brazo de la cruz estara sobre PP', como en el momento de 
partida, mas con la diferencia de que en esta posicion le for- 
maran las moleculas colocada.s sobre el eje mayor de la elipse 
directriz. (fig. 13), parti culari dad que, si bien es indiferente con 
respecto al movimiento de dicbo brazo, no lo es con respecto a 
sii obscuridad, segiin podra verse mas adelante. Oontinuando 
el giro, examinemos lo quesucedera cuando la lineal .4' ocu- 
pe sucesivamente las posiciones de todos los diametros posi- 
bles en el cnadrante b' o a'. Para un diametro tal como m n 
(fi^-. 14 su conjugado r s sera, como anteriormente , el brazo 
de la cruz; pero en esta ocasion estara situado al lado opuesto 
de PP', es decir, que su movimiento de desviacion sera de sig- 
nii contrario al anterior, e ivk aumentando basta que el angulo 
de giro A o a sea el suplemento del angulo cuya tangente es 

— ,(6r = 180° — ang. tang. — ), en cuyo case la desviacion 
a a ) 

sera maxima y el angulo Por igual al complemento del duplo 
del angulo cuya tangente es — , tomando con signo positive, 

Lb 

(8 = 90° — 2 ang. tang. — ). A partir de esta posicion. el angulo 

a a /• que forman los diametros conjugados ira disminuyendo, 
\ como consecuencia el brazo de la cruz se aproximara nue- 
vamente a la linea PP', basta coincidir con ella cuando a a 
este sobre ^1^1', y la elipse directriz se encuentre en una posi- 
ci6n igual (en realidad invertida) a la que tenia al empezar el 
giro. Tenemos, juies, que el brazo vertical de la cruz ba osci- 
lado durante una semi-revolucion del poro, a derecba 6 iz- 
quierda de una de lassecciones principales de losnicolesi > i > ', 
una misma cantidad angular, cuya expresi6n es 90° — 2 an- 
gulo tang. -; y que este angulo de desviaci6n maxima ha 



b 
se/uti se ha dictio en la nota anterior, la tangente del angulo r o a = a o u es — • 

a 
b 
El mgulo 1' o r = P o a — 2 an^. tung. — 

a 



(25) Castellarnau. — las traqueidas de los «pinus». 65 

correspondido a dos angmlos de giro que son suplementarios: 
el primero al ang*. tang*. — , y despues a 180° — ang\ tang. — . 

it (I 

Partiendo en ambos casos del momento de coincidencia del 
brazo vertical de la cruz con PP' , en el primero (fig*. 12) la des- 
viacion maxima ha tenido lug*ar cuando el ang'ulo de giro lia 

sido ig-ual al correspondiente a la tang*ente — . (ang'ulo A o «\ 
y en el segundo (fig*. 14) cuando diclio ang'ulo ha sido su com- 
plemento. puesto que A o h' es ig-ual a 90° — ang. tang. — . 
Estos dos ang*ulos complementarios son forzosamente des- 
ignates, puesto que el ang'ulo cuya tangente es - - es siempre 

menor de 45". y, por lo tan to. a partir de la coincidencia de 
PP' con el eje menor de la elipse directriz, el brazo de la cruz 
se separara mas rapidamente que a partir de la coincidencia 
con el eje mayor, puesto que para alcanzar la misma desvia- 
ci6n es preciso mayor g-iro ang*ular en este segundo caso. 

Yeamos ahora que sucedera al brazo horizontal durante el 
g'iro. Para ello basta reproducir el mismo razonamiento ante- 
riormente empleado, con la sola diferencia de tener en cuenta 
que las distintas posiciones de dicho brazo seran los diametrus 
conjug*ados de los que sucesivamente ocupara la linea PP' . 
Partiendo de la misma posicion inicial que anteriormente, 
l>ara un giro A o a (fig*. 15) el brazo horizontal se habra colo- 
cado en r s. que es el diametro conjug*ado de t w, desviandose 
de A A' el angulo A o r' en el mismo sentido que el del giro 
de la preparaci6n. La desviaciun maxima ocurrira cuando PP' 
ocupe un diametro tal como / /'. que forme con el eje a a' de la 

elipse directriz un ang'ulo to a, cuya tangente sea — ; enton- 

a 

r^> el ang'ulo de desviaci6n A o r' sera el complemento del 

duplo del ang-ulo cuya tang*ente es— . (o = 90° — aim*, tang-. — 

a ° a 

tornado en sentido positivo, y correspondera h un ang'ulo de 

giro A o a ig-ual al complemento del ang-ulo cuya tang-ente 

es— ,{G = ( .»'i" — ang*. tang. — ). A partir de este punto, y a me- 

dida que el g-iro aurnente. el ang'ulo de desviacion ira dismi- 

ANALES DE HIST. NAT. — XX VIII. 5 



66 WALKS DE HIST0B1A NATURAL. (26> 

nuyendo hasta que el diametro mayor de la elipse coincida 
con PP' (fig-. 13), en cuyo caso el brazo de la cruz volvera a 
cstar sobre AA'. Continuando el giro (fig. 16) los diametros 
conjugados de los que sucesivamente van ocupando la posi- 
ci6n PP' se separaran de AA', pero en direccidn contraria a 
la anterior y al movimiento de g-iro, hasta llegar a uno tal 
como t u, cuyo conjugado r' s' determinant la desviaci6n ma- 
xima. Esto sucede cuando el angulo de desviaci6n A o r' sea 

el complemento del duplo del angulo cuya tangente sea — . 

ft 

( — B = — (90° — ang. tang. — J; y para ello sera preciso mi 

(i j 

giro A o a de 90" mas el angulo cuya tangente es — , (90 -+- an- 
gulo tang. — J. En las posiciones sucesivas el angulo de des- 

viaci6n ira disminuyendo hasta reducirse a cero cuando el eje 
menor de la elipse directriz coincida con PP' . 

Siguiendo igual razonamiento que para el brazo vertical. 
hallaremos que el angulo de desviacion maxima es siempre el 
mismo, y que el brazo horizontal se mueve tambien con velo- 
cidades diferentes segun que se parta de la coincident [a 
de AA' con el eje mayor 6 menor de la elipse directriz. La vc- 
locidad sera mayor en el ultimo caso. 

Ed la discnsion anterior hemos estudiado separadamente el 
movimiento de cada uno de los brazos de la cruz, y ahora 
vamos a ver la relacion que guardan entre si, lo que equival- 
dra a considerar el fenomeno en su conjunto. El angulo de 
desviacion maxima de los brazos de la cruz a uno y otro lado 
de las secciones principales de los nicoles, es en todos los casos 

el mismo: 90° — 2 ang. tang. — ; pero el momento en que esta 

desviacion maxima se efectiia, 6 lo que es lo mismo, la canti- 
dad de giro para que tenga lugar, es diferente para los dos 
brazos, y la direccion es contraria. Partiendo de la posici6n 
inicial hemos visto que la primera desviaci6n maxima del 
brazo vortical era negativa, y tenia lugar para un angulo de 

giro correspond iente a la tangente—; y que la del brazo hori- 
zontal era positiva, y se efectuaba para un angulo comple- 

mentario del anterior (G = 90° — Ang. tang. — j; los dos brazos 

(i i 



(27; Castellaraau. — las traqueidas dk los «pinus». 67 

estaran pues en el primero y tercer cuadrante (fig-. 17) (1); y 
el brazo vertical lleg-ara antes a la desviaci6n maxima porque 

siendo necesariamente el ang-ulo de la tang-ente — menor de 

45°, su complemento sera mayor que el. La diferencia entre 
ambos ang-ulos de giro sera tanto menor, cuanto menor sea la 
diferencia entre los ejes de la elipse directriz. (La diferencia 
de velocidad en el movimiento de los brazos de la cruz se apre- 
cia muy bien aim con debiles aumentos.) Continuando el g-iro 
del poro, los brazos de la cruz, con un movimiento de direction 
contraria, se aproximan a las secciones principales de los ni- 
coles, y coinciden con ellas cuando el g-iro es de 90°, esto es r 
cuando los ejes de la elipse directriz coinciden tambien con 
ellas. A partir de esta nueva position de perpendicularidad 
otra vez los brazos de la cruz se separan de las secciones de los 
nicoles en direcciones opuestas: en sentido positivo el brazo 
vertical, y en sentido negative el horizontal, y por lo tanto 
ambos brazos estaran contenidos en los cuadrantes seg-undo y 
cuarto (fig*. 18). La desviaci6n maxima del brazo vertical tiene 

lugar para un g-iro suplementario del ang-ulo de la tang-ente — , 

a 

{G = 180° — ang-. tang. — J, y la del brazo horizontal para un 

(v J 

g-iro de 90° mas el ang-ulo correspondiente a la tang'ente . 

a 

(6r = 90° + ang-. tang-. — J. Por identica razon que anterior- 

mente, el primero de estos dos ang-ulos es mayor que el se- 
g*undo, y por lo tanto el brazo horizontal lleg-ara antes a la 
desviacion maxima que el vertical, 6 lo que es lo mismo, se 
movera con mas velocidad, precisamente al contrario de lo 
que antes sucedia. 

En las traqueidas de primavera, cuando los brazos de la 
cruz estan en su maximo de desviaci6n, la bisectriz del ang-ulo 
obtuse es jn-oxiinamente paralela al eje morfolog-ico de la tra- 
queida(fig-uras 2y 6), loque indica que dicho eje esparalelo al 
eje menor de la elipse directriz. Lo contrario sucede en las de 



(li El inguloagudo que los dos brazos formen no puede ser mayor que el duple 

b 
del angulo cuya tang'ente es — , y, por lo tanto, siempre menor de 90°. 



89 ANALBS DE BIST0RIA NATURAL. (28) 

otono: el eje mayor de la elipse directriz es paralelo al morfo- 
L6gico de la traqueida. y, coino consecuencia, la bisectriz del 
angulo obtuso es perpendicular a este ultimo (fig-. 4). El paso 
de una a otra de estas dos posiciones opuestasde la elipse di- 
rectriz no tiene lug*ar por medio de un giro lento de sus ejes, 
pues estos permanecen siempre perpendiculares y paralelos al 
eje morfologico de las traqueidas, sino por un cambio gradual 
de sus longitudes respectivas. A partir de las traqueidas de 
primavera, la diferencia entre los dos ejes \a siendo monor. 
hast;i igualarse en las traqueidas del centro de los anillos 
anuales, y entonces la elipse se convierte en una circunfe- 
rencia; y a partir de este punto, al avanzar hacia la region de 
otono, nuevamente las longitudes respectivas de los ejes vuel- 
ven a diferenciarse, pero en sentido contrario: el eje mayor se 
desarrolla en sentido del eje morfol6gico de las traqueidas. 

En la misma constituci6n optica de las areolas que nos ha 
permitido explicar los movimientos y posiciones de los brazos 
de la cruz, encontraremos la raz6n de por qu£ aparecen con 
distinta Lntensidad diclios brazos. En las traqueidas de prima- 
vc]-;i sobre todo y en su posici6n de perpendicularidad, el 
brazo que corresponde al eje mayor de la elipse directriz. \a 
coincida con la secci6n del analizador 6 del polarizador, es 
siempre el mas obscuro y mejor definido, y tambi6n el ultimo 
que desaparece cuando se hace girar el nicol analizador con 
objeto de ponerle paralelo al polarizador. Cuando los brazos de 
la cruz Ionian la forma de las aspas de San Andres, v siem- 
pre en las traqueidas intermedias cuya elipse directriz se ha 
convertido en una circunferencia, su intensidad es igual. La 
causa de este fen6meno puede hallarse en que las tangentes a 
la elipse directriz en los sitios muy proximosa las extremidades 
de los ejes varian con mucha mas rapidez junto al eje menor 
que junto al eje mayor, es decir, quo en la proximidad de §ste, 
y drm ro de un mismo angulo. habra mucho mayor numero de 
diametros (de filas de moleculas), cuyas tangentes trazadas en 
sus extremidades puedan pasar como pr6ximamente perpen- 
diculares al eje, 3 a lo largo de los cuales habra por esta raz6n 
obscuridad. Junto al eje menor y dentro del mismo angulo, las 
tangentes levantadas en la extremidad de los diametros (life— 
riran mas entre si, v por lo tanto ser&n menos las que estaran 
en condiciones a prop6sito para producir obscuridad. Su con- 



29) Castellarnau. — las traqueidas de los «pinus». C9 

junto, pues, dara por resultado un brazo menos intenso que el 
correspondiente al diametro mayor de la elipse. Cuando los 
brazos toman la forma de las aspas de San Andres, ocupan 
posiciones casi simetricas en la elipse directriz, y por lo tanto 
umbos se encuentran en condiciones igaiales; y lo mismo su- 
cede en los poros de las traqueidas del centro de los anillos, 
puesto que la elipse directriz se ha convertido en una circun- 
ferencia. En estos dos casos la intensidad de los brazos es 
igual. 

La hipotesis de la elipse directriz da tambien explicaci6n a 
los fenomenos de polarizacion cromatica que presentan los 
poros areolares cuando entre la preparaci6n y el nicol polari- 
zador se interpone una lamina sensible. Sea. por ejemplo. 
una lamina de selenita rojo II Orden colocada de modo que 
sus ejes de elasticidad esten inclinados 45° con respecto a las 
secciones principales de los nicoles. Los cuatro cuadrantes en 
i|iie la cruz divide la areola de los poros tomaran dos a dos, y 
en direccion cruzada, los colores amarillo y azul violaceo, 
mientras que los brazos de la cruz permanecen rojo II Orden. 
como si el sitio que ocupan no tuviera poder alg-uno para mo- 
dificar el color de la placa de selenita. La intensidad de colo- 
racion maxima, 6 sea la mayor pureza de los colores, ocupa 
proximamente el centro de los cuadrantes, y se desvanece 
gTadualmente a uno y otro lado, hasta confundirse con el 
rojo II Orden de los brazos de la cruz. Si el eje de elasticidad 
de la selenita gara 90°. esto es, si en vez de estar inclinado45° 
a la derecha de la seccion principal del polarizador, por ejem- 
plo, lo esta a la izquierda, la distribucion de los colores en los 
cuadrantes de la areola cambia: los dos amarillos se convier- 
ten en violados y los violados en amarillos. Para explicar estos 
fenomenos basta tener en cuenta la orientacion de los ejes de 
elasticidad en las moleculas de la areola. Sea la flecha, en la 
ftg-ura 19 el eje de elasticidad maxima de la placa de selenita 
rojo II Orden. Las moleculas de la areola colocadas sobre los 
diametros PP' y AA' tendran sus ejes de elasticidad paralelos 
a las secciones de los nicoles, y a 45° con los ejes de la placa 
de selenita, y. por lo tanto. no introduciran variacion en el 
color: los brazos de la cruz seran, pues, rojo II Orden. En un 
punto de la elipse directriz, tal como t, cuya tang-ente sea per- 
pendicular a la flecha. eje de maxima elasticidad de la selenita. 



70 WU.KS DE HISTORIA NATURAL. (W) 

v lo mismo en todaa las moleculas situadaa sobre el diame- 
tro //' los ejes de elasticidad scran paralelos a los de la placa 
rojo II Orden; si coinciden los del mismo nombre, esto es, los 
ilr maxima con los de maxima, el color en dicho diametro 
sera el producido por el retardo de la placa de selenita, mas 
el producido por las moleculas de la areola, 6 sea nn color de 
adicinn con respecto al rojo II Orden, que en el caso del pino 
silvestre es siempre un azulde III Orden; pero si en vez de su- 
perponerse los ejes del mismo nombre estan trocados, de modo 
que los de maxima coincidan con los de minima, entonees el 
color ser& de resta; y en el caso presente es un amarillo de 
II Orden. Si sobre el diametro tt' los colores son de adicion, 
sobre el r r' tienen que ser forzosamente de resta, y de aqui 
que en los cuadrantes contiguos los colores sean diferentes; 
mas como la cantidad que se suma 6 se resta es la misma, 
los colores que toman los cuadrantes deben distar, en la es- 
cala de Briieke, una misma cantidad del rojo II Orden. 

Las moleculas situadas sobre los diametros / /' y rr' son las 
iinieas de la areola que tengan los ejes paralelos a los de la 
placa de selenita, y a partir de ellas, en todas las demas la 
inclinacion sera tanto mayor cuanto mas proximas se encuen- 
tren de P P' y A A', en cuyo caso forma ran un angulo de 45°, 
y no habra modificacion del color producido por la placa rojo 
II Orden; por eso la coloracion de los cuadrantes, a partir de 
los diametros / ( ' y rr'. esta desvanecida liacia los brazos de 
la cruz. 

Si en vez de colocar la selenita a 45° de las secciones prin- 
• ipales de los nicoles, se la coloca de modo que el angulo que 
forme sea solo de 10" a 15° pr6ximamente, la coloraci6n de las 
areolas es mas variada y brillante. La explicacion, si bien 
algo mas complicada, es en el fondo la misma que se acaba 
de dar; y de un modo experimental y descompuesto en sus 
elementos, puede pepresentarse el fen6meno de la si^-uiente 
manera. Supongamos la areola dividida en un numero de sec- 
tores bastante grande para que las moleculas comprendidas 
'■ii cada uno de ellos puedan considerarse como igualmente 
orientadas 1 1 1; cada sector equivaldr6 a una lamina bi-refrin- 



(1) Bstossecl u forzosamente de diferente maf,'nit.ud angular, pues fista 

lependerd de la mayor 6 menor variaci6n do las tangentes a la elipse directriz en los 
punto pr u Imoa que Be conalderen. 



<:H) Castellarnau — las traqueidas de los «pinus». h 

g-ente euyos ejes de elasticidad sean paralelos a los de las 
moleculas que contenga. Sentado esto, si se coloca la placa de 
selenita rojo II Orden, u otra cualquiera, en una deterrainada 
posici6n, y sobre ella se hace g-irar una lamina bi-refringente 
•de un retardo ig-ual al de las paredes de la areola, la colora- 
cion que se producira en cada momento de g"iro tendra su 
igual en dos sectores de la areola. Teniendo en cuenta la ley 
de variaciun de las tang*entes a la elipse directriz en la extre- 
midad de los diametros, con relaci6n a los angulos que dichos 
diametros forman entre si, es posible analizar el fenomeno 
hasta en sus inenores detalles, y darse cuenta minuciosa de 
los variados efectos de coloracion que tienen lug-ar. 

La hipotesis anteriormente expuesta explica, pues, de un 
modo satisfactorio los fenomenos que presentan los poros 
areolares examinados con luz polarizada, y debe, por lo tanto, 
admitirse como buena mientras no haya otra que la sustituya 
con ventaja. 



"72 \NALKS [)!■ HISTORIA NATURAL. (32) 



Explicacion de las laminas. 

Los seis fototipos para las laminas rv, v y vi se ban obtenido 
con un objetivo apocromatico Zeiss, 16 mm. 0.20, y los ocula- 
ris <lr proyecci6n <lel mismo autor 2 y 4; el 2 para los aumen- 
tos de 120, y el 4 para los de 240. Ha servido de polarizador un 
prisma de Nicol de 6 cm. de longitud (extra large Polarizing 
Prism de Ross), usado sin condensador de ninguna clase, con 
el fin de que la convergencia de los rayos incidentes no tuviera 
influencia en los efectos de la luz polarizada. El analizador se 
ha colocado delante de la lente proyectora del ocular, porque 
en esta posicion perturba menos la rnarcba de los rayos lumi- 
nosos, v la imagen es mejor que cuando se coloca inmediata- 
mente detras del objetivo. La iluminacion ha sido producida 
por los rayos solares dirig-idos por medio del heliostata Praz- 
mowski a un cristal deslustrado. En los seis fototipos los nico- 
les estan cruzados. 

LAMINA IV. 

Figura I. Secci6n radial en la madera del Pinus sylvestris 
X 120. Las traqueidas forman un angulo de 45° con las seccio- 
nes principales de los nicoles. Los poros areolares presentan 
In- diametros obscuros cruzados, en forma de aspas de San 
Ainltv>, y las secciones de las paredes de las traqueidas estan 
iluminadas, distinguiendose con claridad la ^lamina central» 
como una fina linea obscura que las divide en dos partes 
iguales. 

Figura 2. Seccion radial x 120. Las traqueidas son para- 
lelas a la seccion principal del polarizador. y los poros presen- 
tan la cruz aegra de brazos perpendiculares. 

LAMINA V. 

Figura 1. Las traqueidas sod paralelas a la seccion prin- 
cipal del analizador, \ por lo tanto sus paredes no lvstablecen 
la lux; los poros presentan la cruz negra de brazos perpendi- 
culars. 

Figura 2. Secci6n radial x 240. El eje de las traqu&das 
forma un angulo de !•">" cod el piano .1.' polarizaci6n , y las 



(33) Castellarnau. — las traqueidas de los «pinus». 73 

secciones de sus paretics restableeen la luz, disting-uiendose 
entre ellas la «lamina central ■> obscura. Los poros presentan 
las aspas de San Andres; y el ser la bisectriz del ang-ulo obtuso 
que sus brazos forman, paralela al eje de las traqueidas, indica 
que son estas de primavera. 

LAMINA VI. 

Figura 1. Seccion radial X 120. El eje de las traqueidas 
esta inclinado 45° con respecto a las secciones principales de 
los nicoles, pero en posiciun inversa a la de la figura 2. a de la 
lamina anterior. Los efectos de la luz polarizada son los mis- 
mos en los dos casos. 

Figura 2. Seccion transversal X 240. Las paredes secun- 
darias permanecen sin acci6n sobre la luz polarizada, mientras 
esta las atraviesa en direcci6n de su eje de mayor elasticidad, 
pero restableeen la luz en cuanto forma con el el mas pequeiio 
angulo, segun se ve en muchas traqueidas. Las «paredes pri- 
marias» y las «capas internas» restableeen la luz. 

LAMINA VII. 

Figuras 1. 2, 3. 4 y 6. Representan las diversas posiciones 
que toman los brazos obscuros de la cruz de los poros areola- 
res, cuando se hacen g'irar alrededor de su centro. A A' y PP' 
indican las secciones principales del analizador y polarizador. 
Las figuras 2 y 4 corresponden a la misma posici6n de la tra- 
queida; pero la primera es una traqueida de primavera y la 
seg-unda de otono, las cuales se disting-uen porque la bisec- 
triz del angulo obtuso que forman los dos brazos de la cruz 
es. en el primer caso, paralelo al eje de la traqueida, y per- 
pendicular en el segundo. 

Figura 5. Seccion axil de un poro areolar. 

Figura 7. Sirve para dar idea de c6mo pueden presentarse 
las secciones long-itudinales de las paredes de las traqueidas 
en los cortes radiales. 

Figura 8. Secci6n transversal de las paredes de las tra- 
queidas, indicando las posiciones relativas de la « pared pri- 
maria», de la pared secundaria .■> y de la «capa interna 6 
«capa limite . La "-lamina central 6 «lamina media» esta co- 



71 ANALES DE HISTORIA NATURAL. (34) 

locada entre las«paredes primarias»de dos traqueidas con- 
tiguas. 

Figwras 9 y 10. Disposici6n de los elipsoides de elastici- 
dad en las paredes de las traqueidas, y magnitud relativa de 
sus ejes; lafigura 9. a en secciun transversal y la 10 en seccion 
longitudinal. 

Fit) urns 11 a 1!>. Demuestran la formacion de la cruz negra 
en los poros areolares, asi coino la posicion y movimiento de 
si is brazos cuando se liacen girar los poros entre los nicoles 
cruzados. En la figura 19, la flecha represents el eje optico de 
una i)laca de selenita colocada sobre el polarizador y debajo 
del poro, y sirve para demostrar la distinta coloracion que 
toman en este caso sus cuadrantes, asi como los brazos de la 
cruz. 



le la Soc. esp. de Hist. nat. 



Tomo XXVIII Lam. 1 V 



k±*_ v - ' , 







x 1?0 



PINUS SYLVESTRIS 



TRAQUE 



J. J/. 



Bauser y iieiui 



An. de la Soc. esp. de Hist. vat. 



Tomo XXVIII Ldm. V 




X240 



x 240 



PINUS SYLVESTRIS 
TRAQUEIDAS VISTAS CON LUZ POLARIZADA 



J. .)/.'' 



Fototipia de Hauler y Menet.- Madrid 



An. de la Soc. esp. de Hist. vat. 



Tomo XXV III Lam. VI 




x240 



x 120 



PINUS SYLVESTRIS 



TRAQUEIDAS VISTAS CON LUZ POLARIZADA 



J. il 



iijiia de Hnufer y ilcnet.- Madrid 



Anales de la Soc. Esp. de Hist. nat. 



Tomo XXVIII, Lam. VII 




J. M.* Castellarnau, del. 



IBSS^I 



SL'R LES 



EUMASTACIDES 

TRIBU DES ACRIDIODEA 



PAK 



MALCOLM BURR 



Sesion del 1." de Junio de 1898.) 



PREFACE. 

I. 

Puurquoi trouve-t-on en tete de ces notes un nora inconnu? 
Yoici la reponse. Le g*enre Masiax fut etabli par Max Perty en 
l'annee 1830, pour son espece nouvelle tenuis, le type des in- 
sectes dont il s'ag-it dans ce travail. Mais le nora avait ete 
deja employe par Fischer (Entom. Imp. Rossici, in, p. Ill, 
1825), pour un genre des Car abides, de Tordre des Coleopteres. 
Or, d'apres les regales de la nomenclature, il est impossible 
d'admettre deux noras identiques, non seulement parmi les 
insectes, mais dans tout le reg'ne animal. II faut done le chan- 
cer , et creer un nouveau nora pour le deuxieme g'enre. En 
faisant ce chang'ement, j'ai voulu g-arder un mot bien connu, 
aussi n'y ai je ajoute que la prefix eu comme M. Brongmiart l'a 
fait pour le g'enre Eiimegalodon. 

Ce travail ne traite pas des Eiimastacides du monde entier; 
les especes orientales ont attire l'attention du savant orthopte- 
riste M. Brunner de Wattenwyl, qui les a 6tudie dans son 
ouvrag-e Orlhopteren des Malayischen Arckipels, gesammelt von 
Prof. Dr. Kvkenlhnl . J'ai os6 cependant chang'er son systeme 



W \N\l.l< Hi: HISTOBIA NATURAL. (2) 

dii genre Chorcpfi/jius Serv. et j'ai ajoat«> aussi quelques espe- 
ces qu'il n'a pas connu. 

Pour le titre j'ai choisi le mot Essal pour manifester que ce 
travail est Loin d'etre 6puisant. ("est mieux. uu essai, uu com- 
menc'emenl d'une monographie, pour finir Laquelle, il faut 
attendre encore longtemps. 

Ce travail ln'aurait ete impossible si ce n'etait pour l'aide 
de beaucoup de mes collegaies bienveillants. D'abord j'adresse 
mes plus vil's remerciments & deux orthopteristes, MM. Brun- 
oer de Wattenwyl et Ignacio Bolivar, qui out bien voulu me 
communiquer les materiaux de leurs riches collections, eu 
confianl leurs insectes aux risques d'un lointain transport 
malgre* la grande frag'ilite des echantillons. J'ai recu aussi 
une aide bien precieuse d'autres entomologistes, parmi les- 
quels M. Anrivillius de Stockholm, M. Brongniart de Paris. 
M. le Prof. Ponlton d'Oxford, M. Kirby du British Museum. 
MM. Mobius et Karsch de Berlin, M. Giglio-Tos de Turin et 
M. Brancsik de Trencsen. Je prie chacun d'agreer l'assurance 
de ma vive reconnaissance. II me faut remercier surtout mon 
ami et colleg-ue, M. E. H. J. Schuster, de Londres et Oxford, 
pour I'infatigable zele avec lequel il m'a fourni une serie de 
dessins admirables pour orner et expliquer cette 6tude. 

Enfin, en terminant mon preface, qu'il me soit permis de 
t6moigner ma reconnaissance a M. Paul Errera, de Bruxelles, 
l)Oiii- la honte avec laquelle il a bien voulu relire le manuscrit 
de ce travail, niais, quoiqu'il ait corrig-e. toutes les fautes que 
j'ai faites en ecrivant une lang-ue etrangvre. il n'est point res- 
ponsable des erreurs qui y restent. 



II. 



Les Bvmastacides forment un groupe tres t'liig-matique: leurs 
couleurs curieuses, leurs formes bizarres, ne sont pas explica- 
bles dans L'6ta1 actiiel de notre ig-norance. 

Parmi les Ewmastacides asiatiques, il s'en trouve un genre 
fori remarquable , Ckorcetypus Serville, dont le pronotum est 
6Iev6 <-\ tres comprime; quelque fois il est perce de petits 
miroirs hyperteTiques , auquels out peut bien comparer les 
miroirs des elytres do genre Phyllochroza «l«'s Locustaires. Les 



(3) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. n 

especes tie Chorcetypns offrent des ressemblances avec des 
feuilles seches, parmi lesquelles, sans doute, ils se trouvent. 

Dans le genre Plagiotriptus le pronotum est de meme eleve 
e1 comprime. et au premier coup d'oeil out peut le confondre 
avec le genre dont je viens de parler. Les autres especes des 
Eumastacides, quoique ressemblent beaucoup aux Acridiens 
normaux, sont cependant extremement modifies par les ca- 
racteres imprimes par le developpement et l'adaptation des 
especes. 

II s'agit done (run groupe bien differencie' par cette adap- 
tation aux milieux. Comrae nous avons deja dit, quelqu'unes 
ressemblent a des feuilles seches. d'autres a des insectes. 
(ItTstaecker a observe la similitude des ces insectes avec les 
membres d'autres ordres. II a compare certaines especes qu'il 
a deerit avec le genre Sircx, et il leur a donne des noms tels 
que tipularia, imitatrix, etc. De Haan aussi. frappe par la res- 
semblance des especes du genre oriental Erucius avec quel- 
ques Agrionides, les a nomme agrionoides. Dans leur vol, les 
jambes posterieures et le corps s'etendent en arriere. et les 
('lytres et les ailes d'un hyalin clair complement l'illusion. 

Malheureusement. il n'est pas possible d'observer leurs 
habitudes sans faire le voyag-e aux Tropiques, ainsi sera-t-il 
tres difficile d'expliquer les causes et Putilite des modifications 
de ce groupe si interessant. 

Or., il parait que cette tribu se compose d'insectes assez 
rares, n'arrivant en Europe qu'individuellement et en petit 
nombre. 



III. 



II est assez difficile d'etablir une diagnose tres nette pour 
distinguer les Eumastacides. Peut-etre peut-on le faire dans 
les termes suivants: 

<,<Tribus Acridiodeorum; statura minore vel mediocri; ungues 
tarsorum arolio instructi; antennae bremssimm, femoribvs anticis 
breviores, genere wnico G-omphomastace excepto. quo antenna 
longiores, interdum corpore superantes, apice clavatee; caput bre- 
ve, <ib antico compressum; prosternum muticum; corpus normale, 
hand infiatum, nee valde elongatum, tympano vi'llo primi seg- 
menti abdominis.-* 



ik N ALES DE 1USTOK1A NATURAL. (4> 



IV 



Le genre MdStax fut etabli par Max Perty dans l'annee 1830 
pour ['unique espece tenuis. Serville y ajouta encore une espe- 
ce, fii errant aussi le genre C/tormtypits. Westwood et de Haan 
decrivirent plusieures especes, mais le premier ouvrage syste- 
matique sur ce sujet se trouve dans le memoire de Stal, qui. 
avanl tout autre, le traita comme une tribu. Bolivar et Gers- 
taecker augmenterent la liste des especes, et en 18S9. Karsch 
les etudia dans ses monographies des Choratypides et des Mas- 
tacides. Dans sa Revision des Orlhopleres, Brunner reunit ces 
deux groupes, et etabli un tableau des genres. Kecemment le 
nombre des especes s'est augmente, grace aux ouvrages de 
Brancsik, Giglio-Tos, Bolivar, Griffini et Krauss. 

Tout dernierement, Brunner nous a donne un travail conte- 
nant une monographie des Mastacides orientales, et il a ajoute* 
un bon nombre de nouvelles especes et de genres. 

Quant a la classification de la famille, Stal et Karsch onl 
-■pare les Chorcetypides des Mastacides proprement dites, et 
tout deux ont etabli quelques nouveaux genres, que Ton pent 
bien choisir pour types des groupes secondaires. 

Brunner, en r6unissant les C/torcetypides et les Mastacides, 
a \u. ueanrnoins, que ces groupes forment une bonne sous- 
division pour la famille. Or, c'est Karsch qui a separe les 
Erianthi des Mastaces. Tout en gardant ces trois divisions, j'en 
ai etabli aussi d'autres; le genre Qomphomastax Br. (Pareru- 
ciiis Kr.) est si curieux que je l'ai separe pour en former un 
seul groupe. comme j'en ai fail de nieme pour Episactus Br. et 
le genre voisin Parepisactus Gigl.-Tos. Je divise les autres en 
deux, les Ev.iiKislac.es pour les genres americains, en rangeant 
genres africains dans le groupe TheHcleis. Le seul genre 
de la region australienne, Adrapetes Karsch, rentre dans le 
groupe Erucii, dans lequel se rangeront les genres asiatiques. 
qui ne rentrent pas dans les groupes cites. 



(5) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. 



CARACTERISTIQUE. 

La tete est petite, courte; le sommet ne s'avance jamais 
beaucoup en avant des yeux; la cote frontale est plus ou moins 
aplatie et dilate entre les antennes (g-enres asiatiques et 
Plagiotriptus ) , on tres etroite et profondement sillonnee 
(Eumastaces. TItericleis); la cote est tres aplatie chez Chorcety- 
pus et Erianthus, ou plus convexe et arrondie dans les autres 
genres; le vertex est elev6 en haut entre les yeux (Erianthus) 
ou passe graduellement a la cote frontale (Eumastax), il 
peut etre plus ou moins prolonge en avant en fastiginm, ou 
plus ou moins acumine (Pseudothericles), ou enfin bifide a 
l'apex (Masyntes); les carenes du vertex sont quelquefois 
eleves un peu en haut, visibles au profil au dessus des yeux 
(Parathericles); les yeux sont grands, arrondis; les antennes 
sont tres courtes, filiformes, ou 6paises, un peu plus larges a 
l'apex (Masyntes). 

Le pronotum est tres eleve en haut, comprime, et foliace 
(Chorcstypi) , ou moins eleve, bien qu'en crete (Erianthus), ou 
tectiforme (T/tericles), ou aplati, ou en forme de selle (Eumas- 
tax); on y distingue quelques fois line carene mediane, d'au- 
tres fois les carenes laterales manquent; sauf chez les genres 
a pronotum tres elev6, le bord posterieur n'est jamais prolongs 
en arriere, et le bord anttirieur est tronque; les cotes rabattus 
sont tres importantes chez les Eumastacides; ils sont plus hauls 
que larges (Thericles) ou plus larges que hauts (Eumasta- 
ces, etc.); Tangle anterieur est presque toujours arrondi, le 
posterieur obtus, ou droit; le bord inferieur est plus souvent 
oblique, ou rectiligne; le bord posterieur est oblique ou verti- 
cal; les sillons ffransversaux manquent souvent. Le prostemum 
est mutique. 

Les elytres sont etroits. Chez Chorostypus ils sont tronques 
obliquement a l'apex; ils sont tout a fait absents chez les The- 
ricles, Plagiotriptus et quelques especes des Eumastaces; tres 
courts, et abreges chez Pccedes, Macromastax, Euschmidtia, 
parfaitement developpes chez les autres genres, ou abregvs 
par aberration, ou viceversa; chez les Eumastaces ils sont tres 
etroits, plus larges a l'apex qu'a la base, hyalins, a nervures 



s.i \NAI.i:> DE HISTORIA NATURAL. (6) 

distinctes, color6es ou plus on moins ettacees: dans le premiere 
cas, la reticulatioD est grande, laissant de larg-es insterstices 
• •litre les nervures. Les ailes manquent ou sont parfaitement 
dev61oppees, tres arrondies , bien plus larg-es que les edytres, 
hyalines ou colorees. 

Les pattes sonl courtes, plus ou moins epaises (Thericles) ou 
plus longues . tres grdles ( Eumastaces). Chez les Furnas taces, les 
jambes ant6rieures et interm6diaires sont armees en dessous, 
de chaque c6te dans la partie apicale, d'une serie d'epinules 
tres fines et petites; chez les Thericles ces epines sont extre- 
mement petites et terminales; les cuisses posterieures sont 
elargies, carinulees; les carenes sup6rieures sont souvent tres 
finemenl serrulees; chez Thericles, la carene discoidale seule 
esl denticulee; les lobes geniculates se prolongent souvent 
en pointe; les jambes posterieures sont gredes, pubescentes, 
munies en dessus, de chaque cote, d'une ranged d'epines; ces 
epines sont 6gales en longueur, tout en diminuant pres de la 
base, chez Morsea, Thericles, ou bien dans la rangee interieure, 
elles alternent, etant les unes tres courtes et les autres tres 
longues. Les tarses sont pubescents; chez Chorcetypns, Erian- 
thus, Frucius, Fpisacli, le metatarse esl serrule ou denticul6 
au bord externe. 

L'abdomen est gros ( Thericles oMusifronsJ, ou grede; le dor- 
sum est carinule; le tympanum du premier segment manque. 
La plaque sur-anale est assez caracteristique chez les males, 
el varie beaucoup par sa forme et sa grandeur; la plaque sous- 
g^nitale est souvent Ires grande, arrondie, elevee posterieure- 
ment en haut. Les cerques des males sont courts, gros, eoni- 
ques, ou plus longues, gredes, recourbes ou bimucrones a 
I'apex; ils sont longs et ondules en se croisant, comme chez 
quelques Locustaires, notamment Meconema varium Fabr., et 
quelques Phaneropterides , comme chez Penieiirotes. Les val- 
vule- de L'oviscapte de la femelle sunt plus souvent allongees, 
serrulees au dessus et au dessous. 



DISTRIBUTION GEOGRAPHIQUE. 

Les Fumastacides ne se trouvenl qu'aux regions chaudes, et 
• •lies manquenl a la region palearctique , quoique le genre 



(7) Malcolm Burr.— essai sur les eumastacides. si 

(rompkomastaz Br. s'etend jusqu'a Serairetschje au bord de la 
region palearctique et de la region orientale. D'autre part, 
aucun genre n'est commun a deux regions. Voici la liste des 
regions avec les genres qui les sont propres: 

Region Palearctique. Aucun genre. 

Region Orientale. Chorcelypus , Scirtotypus , Orchetypus, 
Erianthus, Eupatrides, Gomphomastax , Erucius, Mnesicles, 
Mastacides. 

Region Australienne. Adrapetes. 

Region Ethiopienne. Thericles, Penichrotes, Cymatopsygma, 
Pseudothericles, Symbellia, Parathericles, Macromastax, Pecedes, 
Euschmidtia. 

Region Neotropicale. Episactus, Parepisactus , Eumastax. 
Paramastax, Masyntes. 

Region Nearctique. Morsea. 

Sous-tribu I. Choroetypi. — Dans la region orientale, par 
Chorostypus; dans l'lnde, la Birmanie, Ceylan, la presqu'ile de 
Malacca, et Borneo, aux iles de la Sonde, par Scirtotypvs; a 
Ceylan par Orchetypus : en Afrique par Plagiotriptiis. Genres 
Chorcetypus, Scirtotypus, Orchetypus, et Plagiotriptiis. 

Sous-tribu II. Erianthi. — Dans la region orientale. En Bir- 
manie, dans la presqu'ile de Malacca, a Borneo et Java par 
Erianthus, Eupatrides: en Chine par Bennia: dans la region 
australienne, a la Nouvelle Guinee par Adrapetes. Genres 
Erianthus, Eupatrides, Adrapetes, Bennia. 

Sous-tribu III. Erucii. — Propre a la region orientale. En 
Birmanie, dans la presqu'ile de Malacca, a Borneo, Java, etc.. 
par Emcius; aux Ties Philippines par Mnesicles, et Erucius; an 
sud de l'lnde par Mastacides. Genres Erucius, Mnesicles, Mas- 
tacides. 

Sous-tribu IV. Gomphomastaces.— Dans la region orien- 
tale, a Kashmir et au Punjaub, meme jusqu'au bord de la re- 
gion palearctique par le seul genre Gomphomastax. 

Sous-tribu V. Eumastaces. Dans la region neotropicale, 
a la partie septentrionale, dans les Hautes Amazones, en Boli- 
vie, au Perou, dans l'Equateur par Eumastax, Paramastax; 
aux memes endroits et aussi au Paraguay, par Masyntes: a 
Cuba par Masyntes. Dans la region nearctique, en Californie 
par Morsea. Genres Eumastax, Paramastax, Masyntes, Morsea. 
Sous-tribu VI. Thericleis. Dans la region ethiopienne, 

ANALES DE HIST. NAT.- XXVIII. Q 



B2 WW.I.s DB HISTOBIA NATURAL. (8) 

a Madagascar par Penichrotes, Symbellia, Macromastasc , et 
Pecedes; en Afrique par Penichrotes, Cymatopsygma, Pseudothe- 
ricles, Symbellia, Parathericles , Thericles et EuscJmidtia; au\ 
ties Sechelles par Pecedes. Genres Penichrotes, Symbellia, Cyma- 
topsygma, Parathericles, Pseudothericles„ Thericles, Macromas- 
tax, Panics, el Euschmidtia. 



OUVRAGES CITES. 

17'.)::. Fabbicius, J. C. — Entomologia systematica. Hafniae. II. 
Gryllus gallinaceus, p. 48. — Chorcetypus gallinaceus 
(Fabr.) 
1830-34. Pebty, .Max. — Delectus animalium articulatoruin, 
qua 1 in itinere per Brasiliam annis 1817-1820 collige- 
runt Dr. de Spix et Dr. de Martius. Monachii. 
Mastax tenuis, p. 123, pi. xxrv, fig. 3. — Eumastax tenuis 
(Perty). 
1839. Sebville, Audinet. — Histoire naturelle des insectes or- 
thopteres. Paris. 
Chwotypus fenestratus, p. 753. — Chorcetypus fenestratus 

Serv. 
Mastax mutilata , p. 751. — Masyntes mutilata (Serv.) 
1839. Westwood, J. 0. — On the Orthopterous g-enus Hyme- 
notes. — Charlesworth's Magasine of Natural Histo- 
ry. III. 
Phyllochoreia unicolor, p. 495. — Phyllochoreia miicolor 
Westw. 
L841. WESTWOOD, J. 0.— Arcana entomologica. I. London. 
Mastax apicalis, p. 100. tab. xxvi, fig". l. — Erucius 

apicalis (Westw.) 
Mastax guttata, p. 100, tab. xxvi, fig-. 3.—Erianthus 
guttatus (Westw. i 
Mastax virescens, p. 100. — Ei'/aa.sfax /mv./.s (Perty). 
Mastax vitrea, p. LOO, tab. xxvi, fig. 2. — Erucius rntreus 
(Westw.) 
1843. Westwood, J. 0. — Arcana entomologica. II. London. 

Mastax affi/nis, p. 54, note. — Erianthus affinis (Westw.) 

1843. IIwn, W. de.— Verhandelingen over de Natuurlijke 

•rcsrliii'dtMiis dor Nederlandsche bverz. bezitt. Leiden. 



<9) Malcolm Burr. — essai sue les eumasta.cides. 83 

Acridium (Chorcetypus) fenestration, tab. 22, fig-. 4.— 
Chorcetypus Haani Br. 

Acridhim (Choroet 'ypirs ') gallinaceum, tab. 22, fig-. 6. — Cho- 
rcetypus biemarginatus Br. 

Acridhim (Chorcetypus) gallinaceum , tab. 22, fig-. 7. — 
Chorcetypus mutilatus Br. 

Acridium (Mastax agrionoides, p. 163, tab. 22, fig*. 2. — 
Erucius apicalis (Westw.) 

Acridium (Mastax) crenatum. p. 164, tab. 22, fig-. 3. — 
Mnesicles crenata (de Haan). 

Acridium 'Mastax) cyclopterum, p. 164, tab. 22, fig-. 1. — 
Eupatrides cyclopterus <de Haan). 
1845. Blanchard, E. — Histoire Naturelle deslnsectes. II. Paris. 
1870. Walker, F. — Catalogue of the Dermaptera Saltatoria 
in the British Museum. IV. London. 

Mastax mantispoides , p. 792. — China mantispoides 
(Walk.) 
1870. Walker, F.— Catalogue of the Blattaria of the British 
Museum, &• of the Dermaptera Saltatoria. V. Supple- 
ment. London. 

Mastax innotata, p. N8. — Bennia innotata (Walk.) 
1873. Glrst.eker, A. C. — Von der Decken's Reise in Ost- 
Afrika. Dritter Band. Zw. Abth. Leipzig-. 

Chorcetypus hippiscus, p. 42. tab. n. fig-. 8.—Plagiotriptus 
hippiscus (Gerst.) 
1N74-75. Scudder, S. H. — Notes on Orthoptera from Northern 
Peru, collected by Professor James Orton. Proceeding-s 
of the Boston Society of Natural History, xvn. 

Mastaxnigra, p. 2Q.—Paramastax nigra (Scudd.) 

Mastax Gundlachi, p. 20. — Masyntes Gundlachi (Scudd.) 

1876. Stal, C. — Bidrag- till Sodra Afrikas Orthopter-Fauna. 

I. (Efversigt af. K. Vetenskaps Akademiens Fdrhand- 
liugar. n° 3. 

The rides obtusifrons, p. 7A.— Thericles oolusi/'rons Stnl. 

Thericles compressions, p. LiQ.—Pseudothericles com- 
pressions (Stal). 

Thericles puberulus, p. 56.— Thericles puberulus Stal. 

1877. Stal, C. — Orthoptera nova ex insulis Philippinis. (Efv. 

Vet. Akad. Forh., n. 10. 
Erucius bifasciatus, p. 5 4.— Erucius bifa&cM&uA Stal. 



84 ANALES DE HISTORIC NATURAL. i "; 

Mnesicles modestus, p. 54. — Mnesicles modestns Stal. 
1881. Bolivar, I. — Notas entomol6g-icas, in Anal, de la Soc. 
i:si>. de Hist, NAT., x. 
Mastax personata, p. 480.— Paramastax personata (Bol.) 
Mastax minuta, p. 481. — Eumaslax tenuis (Perty). 
1884. Bolivar, I.— Artrupodos del Viaje al Pacifico verifica- 
do de 1862 a 1805 por una Comisi6n de naturalistas 
enviatla por el Gobierno espafiol. Insectos Neuropte- 
ros y Ortopteros. 
1888. Gerstjeker, A. C— Characteristic: einer Reihe bem.er- 
kenswerther Orthoptera. Mittheilung*. naturwiss. Ve— 
reins Neuvorpommern und Rug-en. xix, xx. 
Mastax collaris, p. SI.— Eumastax collaris (Gerst.) 
Mastax tipularia, p. 83. — Fit mastax tipularia (Gerst.) 
Mastax miUtaris, p. 84.— Eumastax militaris (Gerst.) 
Mastax imitatrix, p. 85. — Paramasiax personata (Bol.) 
Mastax lata, p. 8%. —Paramastax lata (Gerst.) 
Mastax plebeja, p. 89. — Eumastax plebeja (Gerst.) 
Thericles zebra, p. 89. — Thericles zebra Gerst. 

1888. Bolivar, I. — Enumeration des orthopteres de Tile de 

Cuba. Mem. de la Soc. zool. de France. 

1889. Kahsch. F. — Ueber die Choroetypiden. Entomolog-ische 

Nachrichten. xv. 

Chormtypus ceylonicus, p. 9. — Chorcstypus ceylonicus K. 
1889. Karsch, K. — Ueber die Mastaciden. Ent. Nach. xv. 

Erianthus erectus, p. 29.— Erianthus erectus K. 

Adrapetes serraticrus, p. 29. — Ad 'ra petes serraticrus K. 

Mnesicles crassipes, p. 28. — Mnesicles crassipes K. 

Penichrotes nudata, p. 32.— Penichrotes nudata K. 

Thericles carinifrons, p. 33.— Thericles carinifrons K. 

Macromastax infernalis, p. 3\.—Macromastax inferna- 
lis K. 

Peoedes appendiculatus , p. 35. — Peasdes appendicula- 
tus K. 

Euschmidtia sansibarica, p. 35. — Euschmidtia sansiba- 
rica K. 
1892. Brancsik, C. — Orthoptera nova africana. Jahrsb. des 
Natur. de Trencsiner Comitates xv. 

Penichrotes leptotes, p. 186, tab. xn, tig-. 1, a-d.—Peni- 
chrotes leptotes Branc. 



(U) Malcolm Burr. — essai sur les eumastactdes. 85 

189:^. Brunner von Wattenwyl, C. — Revision du systeme 
des Orthopteres et descriptions des especes rapportees 
par M. Leonardo Fea de Birmanie. Annali del Museo 
Civico di Storia Naturale di Genova (2) xin. 

Brian thus de/loralus, p. 116. — Erianlhvs de/loralus Br. 

Eriantlms acutecarinalus , p. 7. — Erianthus acutecarina- 
lus Br. 

Epeisaclus sp., p. 115. — Episactus Brunneri Burr. 

1894. Giglio-tos, E. — Viaggio del Dott. A. Borelli nella Re- 

publica Argentina. Ortotteri. Bolletino dei Musei di 
Zoologia ed Anatomia comparata della R. Universita 
di Torino, vol. ix, num. 184. 
Masyntes mutilata, p. 4. — Masyntes Borellii G.-T. 

1895. Bouvar, I. — Mission scientifique de M. Ch. Alluaud aux 

iles Sechelles. (Mars, Avril, Mai, 1892.) Orthopteres. 
Annates de la Soci6te entomologique de France, lxiv. 
Pecedes cruciformis, p. 376. — Pecsdes cruciformis Bol. 

1896. Karsch, F. — Neue Orthopteren aus dem tropischen 

Afrika. Stettiner entomologische Zeitung. 1896. 
Penichrotes brevivahatus p. 246. — Penichrotes brevival- 

vatus K. 
Cymatopsygma flabeUiferum , p. 247, fig. l.—Cymalop- 

sygma fiabellifernm K. 
Thericles gnu, p. 248. — ThericJes gnu K. 
Therichs vacca , p. 248. — Thericles vacca K. 

1897. Giglio-tos, E.— Viagg-io del Dott. A. Borelli nel Chaco 

Boliviano e nella Republica Argentina. Ortotteri. II. 
Boll. Mus. Zool. Anat. Comp. Torino, xn, n. 302. 
1897. Brunner von Wattenwyl, C. — Observations on the co- 
lours of insectes. Leipsig*. 
Mastax semicacus , p. 15, fig. 11 a-—Bumastax semicw- 
ca Br. 

1897. Griffini, Dott. Achille. Intorno ad alcuni Ortotteri, 

raccolti dal Rev. L. Jalla a Kazungula (Alto Zambesi). 
Bolletino dei Musei di Zoologia ed Anatomia Compa- 
rata della R. Universita di Torino, vol. xn, n. 290. 
Thericles Jalla, p. l.—Pseudothericles Jalla (Griff.) 
1S98. Scudder, S. H.— Psyche, vm, n. 262, p. 179. 

Morsea californica, p. 179. — Morsea calif ornica Scudd. 

1898. Brunner, C. von Wattenwyl. — Orthopteren des Ma- 



86 ANAI.KS DB H1ST0RIA NATURAL. (12> 

layischen Archipels, gesammelt von Prof. Dr. Kuken- 
tlial, in den Jahren 1893 unci 1894, bearbeitet von 
Brainier, unter Beriicksichtigung neuer verwandter 
Species. Mil fiinf Tafeln. (Sonderabdruck aus den 
A.bhandlungen der Senckenbergischen naturforschen- 
den Gesellschaft. Hand. xxiv. Heft, n.) Frankfurt. 

Chorcetypus Haanii, p. 218.— Chorcetypus Haanii Br. 

Chorastypus Memarginatus, p. 218.— Chorcetypus biemar- 
ginatus Br. 

Chorastypus pnsillus, p. 219. — Chomtypus pnsillus Br. 

Choratypus monachus, p. 219. — Chorcetypus gallinaceus 
de Haan. 

Chorcetypus mutilatus, p. 219. — Chorcetypus mutilatus Br. 

Scir toli/pus aberrans , p. 220. — Scirtotypus aberrans Br. 

Orchetypus rotundatus , p. 221. — Orchetypus rotunda- 
tus Br. 

Orchetypus suotruncatus, p. 221. — Orchetypus sublrun- 
catus Br. 

EHanthus flavoinjlatus, p. 223. — EHanthus flaroin/la- 
tus Br. 

EHanthus versicolor, p. 224. — EHanthus versicolor Br. 

EHanthus lugubris, p. 225. — EHanthus hujubris Br. 

Erucius tenuis p. 228. — Erucius tenuis Br. 

Mnesicles roseosignatus , p. 230. — Mnesicles roseosigna- 
lus Br. 

Eupat rides excelsus, p. 231. — Eupatrides excelsus Br. 

Gomphomastax antenna t us , p. 232. — Gomphomastax an- 
tennata Br. 

Gomphomastax cons trictus, p. 233.— Gomphomastax cons- 
trie ta Br. 
L898. Bolivar, I. — Contributions al'etude des Acridiens. Anali 
del Museo Civico di Storia Naturale di Genova (2). xi\. 

Erucius dimidiatipes , p. 81. — Erucius dimidiatipes Bol. 

Mnesicles strigatus, p. 82. — Mnesicles strigatus Bol. 
1898. Giglio-tos, E. — Viaggio del Dr. Festa nella Republics 
dell' Ecuador e regioui vicine. Ortotteri. Bolletino dei 
Musei di Zoologia ed AnatomiacomparatadellaR. Uni- 
versity di Torino, vol. xin, n. 311. 

Parepisactus cannatus, p. 37. — Parepisactus carina- 
lus G.-T. 



((13) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. «7 

Mastax magna, p. 38. — Paramas tax magna (G.-T.) 
L898. Zubowskv, N. — Zur Acridiodea-Fauna des Asiatischen 
Russlands. Extraitde l'Annuaire du Musee Zoolog-ique 
de l'Academie Impenale des Sciences de St. -Peters- 
bo urg\ 

Parernci/'s antennatus, p. 42. — Qomphomastax Kraussi 
Burr. 

Parerucius opacus, p. 43. — Qomphomastax opaca (Kr.) 

LISTE DES ESPECES. 

(Typus generis asterisco * notatus.) 

Ghoroetypi. 

Chorcetypus Serv. 

* 1. (1). fenestratus Serv. — Borneo, Sarawak. 

2. (2). Hoard Br. — Borneo. 

3. (3). Memarginatm Br. — Java. 

4. (4). pusillus Br. — Java. 

5. (5). gallinaceus (Fabr.) — Borneo. 

? 6. i6). mutilatus Br. — Borneo, Java. 

Phyllochoreia Westw. 

* 1. (7). unicolor Westw.— Malabar. 

2. (7a). £<7«« Burr. — Ceylan. 

3. (7b). asina Burr. — Ceylan. 

Scirtotypus Br. 

* 1. (8). aberrans Br.— Borneo. 

2. (8a). curtilhorax (Karsch.) — Africa occidentals. 

3. (8b). (jfreeai Burr. — Ceylan. 

Orchetypus Br. 

* 1. (9). roiundatus Br.— Ceylan. 
2. (10). sublruncatus Br.— Ceylan. 



8* WALKS 1)1-: H [STOMA NATURAL. (U) 

Phaulotypus Burr. 

1. (10a). Grant} Burr. — He de Sokotra. 

Plagiotriptus Karsch. 

* 1. (11). hippiscus (Gerst.) — Africa orientalis. 

2. (12). rotundifrons Burr.— Idem. 

3. (12a). insularis Burr. — He de Sokotra. 

Erianthi. 

Erianthus Still. 

1. (13). ereclus Karsca. — Luzon. 

* 2. (14). guttatus (Westw.) — Sumatra, Philippines. 

3. (15). flaxo-in flatus Br. — Philippines. 

4. (16). versicolor Br. — Cambodia. 

5. (17). de/loratns Br.— Burmah. 

6. (18). lugiibris Br. — Chii$e? 

7. (19). acutecarinatus Br.— Burmah. 

8. (20). obtusus Burr. — Borneo. 

Adrapetes Karsch. 

* 1. (21). serraticrus Karsch. — New Guinea. 

Eupatrides Br. 

* 1. (22). cyclop terns (de Haan). — Borneo. 

2. (23). excelsus Br.— Batchian. 

Bennia 2?w?\ 

* l. (24). innotata (Walk.)— Yunan. 



<i5> Malcolm Burr.— essai suit les eumastacides. h<» 

Gomphomastaces. 
Gomphomastax Br. 

1. (25). antennata Br. — Kashmir. 

2. (26). constricta Br. — Punjaub. 

3. (27). Kraussi Burr. — Semiretschje. 

4. (28). opaca Krauss. — Idem. 

Erucii. 

Erucius Stal. 

1. (29). apicalis (Westw.)— Java, Borneo, Sumatra. 

2. (30). vitreus (Westw.)— Borneo, Sumatra, Philippines. 

3. (31). hifasciatus Stal.— Borneo, Philippines. 

4. (32). tenuis Br. — Java. 

5. (33). dimidiatipes Bol.— Sumatra, 
(i. (34). javauus Burr. — Java. 

Mnesicles Stul. 

* 1. (35). modesties Stal. — Philippines. Amboina. 

2. (36). crasslpes Karsch. — Luzon. 

3. (37). roseosignatus Br.— North Celebes. 

4. (38). strigatus Bol. — Insula? Mentawei. 

Mastacides Bol. 

* 1. (39). pupa/ormis Bol. — India meridionalis. 
2. (40). pterolepis Bol. — Idem. 

Episacti. 

Episactus Br. 

* 1. (41). Brunneri Burr.— Guatemala. 



90 ANAI.KS HI! IIISTOHIA NATl'RAL. (18> 

Parepisactus Gig-T. 

* 1. (42). carinatus Gig-T.— Ecuador. 

Chinae. 

China Burr. 

* 1. (4:i). mantispoides (Walk.) — Chine. 

Eumastaces. 

Eumastax Burr. 

* 1. (44). tenuis (Perty).— Brezil. 

2. (45). villala Burr. — Bolivia. Amazones. 

3. (46). Poulloni Burr. — Colombia. 

4. (47). plebeja (Gerst.) — Amazones. 

5. (48). scmicmca (Br.)— Idem. 

6. (49). collaris (Gerst.)— Perou. 

7. (50). surda Burr.— Idem. 

8. (51). lipularis (Gerst.) — Idem. 

9. (52). pardalina Burr. — Bolivia. 

10. (53). surinama Burr. — Surinam. 

11. (54). RosenbergiUxxvv. — Colombia. 

12. (55). militaris (Gerst.) — Amazones. 

13. (56). versicolor Burr.— Paraguay. 

Paramastax Burr. 

* 1. (57). nigra (Scudd.) — Amazones. 

2. (58). gaudens Burr. — Bolivia. 

3. (59). vidua Burr. — Idem. 

4. (60). magna (Gig-T.) — Ecuador. Mexico. 

5. (61). Jala (Gerst.)— Amazones. 

6. (62). per sonata (Bol.) — Idem. 

Masyntes Karsch. 

* 1. (63). GundlacH (Scudd.)— Cuba. 
2. (64). Borellii Gig-T.— Paraguay. 



(17; Malcolm Burr.— essai suit les eumastacides. 91 

3. (65). tigris Burr. — Paraguay. 

4. (66). sawnts Burr. — Brazil. 



Morsea Scucld. 

* 1. (67). calif arnica Scudd. — California. 

Thericleis. 

Penichrotes Karsch. 

* 1. (68). nudatus Karsch. — Madagascar. 

2. (69). leptotes Brancsik. — Idem. 

3. (70). brexivahatus Karsch. — Africa orientalis. 

4. (71). Brunneri Burr. — Idem. 

Cymatopsygma Karsch. 

* 1. (1'2). flabell if erim Karsch. — Africa orientalis. 

Pseudothericles Burr. 

* 1. (73). compressifrons (Stal). — Damara. 
2. (74). Bolivari Burr. — Caconda. 

Symbellia i??r/r. 

* 1. (75). Karschi Burr. — Nossibe. 
2. (76). Mplagiata (Bol.)— Asmara. 

Thericles StU. 

* 1. (77). obtusifrons Stal. — Damara. 

2. (78). puberuliis Stal. — Idem. 

3. (79). C6'#ra Gerst.— Africa centralis. 

4. (80). carinifrons Karsch. — Africa orientalis. 

5. (81). gnu Karsch. — Idem. 

6. (82). vacca Karsch. — Africa occidentalis. 



91 ANALES DE HISTORIA NATURAL. (IS) 

Parathericles Burr. 

* 1. (83). elephantulus Burr.— San Thome. 

Macromastax Karsch. 

* 1. (84). infcrnaUs Karsch. — Madagascar. 

Pecedes Karsch. 

* 1. (85). appendicular Karsch. — Madagascar. 
2. (86). cruciformis Bol. — lies Sechelles. 

Euschmidtia Karsch. 

* 1. (87). sansibarica Karsch. — Zanzibar. 

2. (88). guttatifrons Burr. — Africa orientalis. 



(19) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. 93 

DISPOSITIO GENERUM MASTACIDARUM. 

1. Costa frontalis inter antennas plus minus dilatata et de- 

planata. 

2. Pronotum acute tectiforme: femora postica dilatata et com- 

pressa Choroetypi. 

3. Elytra et ala? perfecte explicata. Femora antica compressa. 

(Genus PJiuuJ oh/pus elytris alisque nullis in hanc di- 
visionem locandum). 

4. Pronotum latere vena longitudinali percurrente et ramis 

obliquis prseditis. Frons sublaevis. Species sundaicse et 
ceylonicse. 

5. Tibiae postica 1 lobata?. (Elytra apice truncata. Ala? cau- 

datae Choroetypus Serv. 

5.5. Tibire postica? baud lobata?. (Elytra apice rotundata, raro 

apice oblique truncata). Ala? band caudata? 

Phyllochoreia Westw, 

4.4. Pronotum uniformiter punctis elevatis rugosum (Frons 

latior). 

5. Pronotum brevius quam altitudo capitis. Elytra apice obli- 

que truncata. Pronotum fastig'ium liberans 

Scirtotypus Br. 

5.5. Pronotum longius quam altitudo capitis. Elytra, quuni 

adsunt, lanceolata. 

6. Pronotum fastig'ium verticis obtegens. Tibiae posticae loba- 

ta? Orchetypus Br. 

(5.6. Pronotum fastigium verticis liberans. Tibia? postica? baud 

lobata. (Elytra et ala? nulla) Phaulotypus Burr. 

3.3. Elytra et ala? nulla. Femora antica teretes. Species afri- 

cana? Plagiotriptus Karsch. 

2. Pronotum dorso deplanato; alae, quum adsunt, baud cauda- 

ta?. (Metatarsus posticus supra in utroque marg-ine 
denticulatus.) Erianthi. 

3. Fastigium capitis erectum. (Elytra et alae perfecte expli- 

cata) Erianthus Stal. 

3.3. Fastigium capitis borizontaliter productum. 

4. Elytra et alae nulla Adrapetes A". 

4.4. Elytra et alae perfecte explicata 1 . 

5. Ala? cycloidea? Eupatrides Br. 



•94 \N\I.KS DE HISTORIA NATURAL. (20) 

5.5. Ala- Qormales Bennia Bv/rr. 

1.1. Costa frontalis angusta, profunde sulcata. (Pronotuin 
nunquam foliaceum.) 

2. Antenna- longitudinem femorum anticorum dimidiam at- 
tingentes vol superantes, multiarticulatae, apice plus 

minus clavatae Gomphomastaces. 

Gomphomastax Br. 

2:2. Antenna* femoris anticis breviores apice baud clavatse. 

'.\. Metatarsus posticus supra in utroque margine spinulosus 
vel serrulatus. 

I. Elytra et alae perfecte explicata. Species asiaticse. Erucii. 

5. Fastigium capitis obtusum. Elytra et alae apicero abdomi- 
nis superantia Erucius 8W. 

5.5. Fastigium verticis prorectum. Elytra et ala> dimidiam 
partem abdominis baud superantia... Mnesicles Sfnf. 

4.4. Elytra et alae nulla. 

5. Vertex rotundatus. Species indicae Mastacides Bui. 

5.5. Vertex plus minus acuminatus. Species americanae 

Episacti. 

<>. Lamina subgenitalis cf elongata, lanceolata, apice minute 

serrulata. Pronotum carinis lateralibus nullis 

Episactus Br. 

6.6. Lamina subgenitalis tf brevis, subglobosa, apice iner- 

mis. Pronotum carinis lateralibus instructum 

Parepisactus (i. T. 

'AM. Metatarsus posticus supra muticus, interdum hirsutus. 
L Pedes graciles, Longi. Tibiae anticae subtus in })arte apicale 

utroque margine spinulosae. 
."). Tibiae posticae spinis longitudine aequantibus. Species asia- 

tica Chinae. 

China Burr. 
•")..">. Tibiae posticae spinis longitudine alternantibus. (Excepto 

gen ere Morsea.) Species americanae Eumastaces. 

i'). Fastigium verticis inter oculos angustissimum , haud pro- 

ductuni. 
7. Elytra hyalina, regulariter reticulata ; alae hyalinae, hand 

coloratae Eumastax Burr. 

7.7. Elytra opaca, colorata, conferte vel irregulariter reticu- 

lata. A.lae coloratae Paramastax Burr. 

6.6. Fastigium verticis plus minus productum. 



<2i) Malcolm Burr. — kssai sub les eumastacides. P5 

7. Spina- tibiarum posticarum longitudine alternantibus 

Masyntes Karsch. 

7.7. Spina' tibiarum posticarum longitudine sequantibus 

Morsea Scudd. 

4.4. Pedes minus graciles; tibiae anticre inermes vel hirsutae. 

Species africanae et madagassae Thericleis. 

5. Fastig-ium verticis valde productum, cum f route angulum 

acutum eficiens. 
(i. Statura gracili. Pronotum postice excisum. Penichrotes K. 
(i.6. Statura minus gracili. Pronotum postice truncatum. 

7. Elytra et aire perfecte explicata Cyraatopsygma K. 

7.7. Elytra et aire nulla Pseudothericles Burr. 

5.5. Fastig-ium verticis hand productum, in costam frontalem 

rotundato transiens. 
(i. Femora antica superne anguste et profunde sulcata. Spe- 
cies apterre. Femora postica carina discoidali tantum 
denticulata. 

7. Pronotum postice emarginatum Symbellia Burr. 

7.7. Pronotum postice truncatum. 

8. Vertex inter oculos angustissimus , carinulis contiguis. . . . 

Thericles Stal. 

8.8. Vertex inter oculos minus angustus, carinulis distanti- 

bus Parathericles Burr. 

<U>. Femora antica superne baud sulcata. Elytra et aire rudi- 
mentarire. Femora postica carinis 3 dorsalibus denti- 
culatis. 

7. Femora antica compressa, carinis 4 instructa. 

8. Vertex horizontaliter productus. Macromastax K. 

8.8. Vertex ascendens Peoedes K. 

7.7. Femora antica carina media unica elevata, aire rotun- 

data 1 Euschmidtia K. 

CHORCETYPI. 

Les Chorceti/pi sont caracterises par la forme du pronotum 
qui esteleve en baut, com me cbez certains Tettigides et Mem- 
bracides. Le genre Chorc&typus Serv. n'est qu'une forme bien 
d6veloppe du genre Erianthus Stal, qui possede en commun 
nvec lui le front aplati et le pronotum plus on moins 61ev6, 
ainsi que l'armature du metatarse poste>ieur. 



«.*; ANAI.ES DB UIsTORIA NATURAL. (£8) 

1. (Ii:ms Choroetypus Serville- 
Serv. 1839. Orth. 751. (-/opo« chorus; rfjeo?.) 

Brunner a deja traits ce genre, mais cet illustre orthopte- 
risto a pris pour caractere sp6cifique l'absence on la presence 
de petits miroirs <'hyperteliques» au pronotum. Suivant ce cri- 
tere, il faut diviser Chorceh/pus fenestratus Serv. en deux, et 
c'est la forme sans les miroirs que Brunner a determine comme 
i'h. gallinaceus (Fabr.) Mais apres l'examen de plusieursexem- 
plaires, je n'ai pu trouver aucun autre point de majeure dif- 
ference. 

Ainsi, je reunis le gallinaceus de Brunner a son fenestratus, 
comme le vrai Chorcetypus fenestratus Serville. 

C'est le Ch. monachus de Brunner que j'appelle gallinaceus, 
d'apres de Haan. Or, Brunner a bien raison en divisant le 
Ch. gallinaceus de Haan en quatre especes, quoique ce ne soit 
sans hesitation que je donne a son Ch. mutilatus le rang* d'une 
espece valable. 

Choroetypus Serville de Haan, Brunner, Karsch. 

Phyllochoreia Westw. Walk. 

Typns generis, Choroetypus fenestratus Serville. 

Disposi/io specierum . 

1. Crista pronoti antice acuminata. 

2. Pronoiir.n supra usque ad apicem aequaliter rotundatum . . 

1 . fenestratus Serv. 

2.2. Pronotum supra emarginatum vel sinuatum. 

:i. Pronotum supra tertia parte leviter sinuatum. 2. Haani Br. 

'A.'.). Pronotum supra emarginatum. 

1. Pronotum supra ante medium atque pone medium emargi- 

natum :). biemarginatus Br. 

•1. 4. Pronotum supra ante medium rotundatum. atque pone 

medium emarginatum 4. pusillus Br, 

1. 1. Crista pronoti supra verticem elevata. 

2. Crista pronoti summo apice rotundato, postice in lob urn 

attenuatum, acuminatum terminata. 5. gallinaceus F. 

2. 2. Crista pronoti summo apice acuto, postice in lobum atte- 

nuatuiu. apice truncatum, terminata. (i. mutilatus Br. 



(23i Malcolm Burr. — essai si k les eumastacides. 



1. Choroetypus fenestratus Serv. 

Choroetypus fenestrates Serv. 1839. Orth. 753. et auct. Karsch. 

1888. Ent. Nach. xv ; 8.— Br. Orth. Mai. Arch. 217. 1898. 
Choroetypus gallinaceus Br. 1898. Orth. Mai. Arch. 216. 
Phyllochoreia fenestrata Walk. 1870. Cat. Derm, iv, 797. 
Acridium (Choroetypus) fenestratum de Haan. 1842. Verh. etc 
164. (excl. tab.) 

Patria? Bengal (Serv.) Borneo, Sakoembang (de Haan). 

Borneo, Kina Balu (Br. c. m.) Perak (c. m.) 

Serville signale cette espece de Bengal, mais c'est la senle 
citation connue de Ch. fenestratus provenant de l'lnde. Tons 
les auteurs le signalent de Borneo, Perak, etc. Brunner dit 
(op. cit.j p. 217, nota): «Das mir vorliegende Exemplar aus Bor- 
neo stimmt vollkommen mit der von Serville gegebenen Dia- 
gnose, allein der Fundort erweckt Zweifel.» 

2. Choroetypus Haani Br. 

Ac rid hi ,n (Choroetypus ) fenestratum de Haan. 1842. Tab. 22, 

fig. 4. 
Choroetypus Haani Br. 1898. Orth. Mai. Arch. 218. 
Patrfa. Borneo (de Haan). 

3. Choroetypus biemarginatus Br. 

Acridium , (Choroetypus) gallinaceum de Haan. 1842. Verh. etc 

Tab. 22, fig. 6. 
Choroetypus biemarginatus Br. 1898. Orth. Mai. Arch. 218. 
Patria. .lava (de Haan). 

4. Choroetypus pusillus Br. 

Choroetypus pusillus Br. 1898. Orth. Mai. Arch. 219. 
Patria. Malang, in ins. .lava (Br.) (Bol.). 



•). 



Choroetypus g-allinaceus (Fair.). 



Qryllus gallinaceus Fabr. 1793. Ent. Syst. n, 48. 

ANALES DR HI9T. NAT.— XWIII. 7 



W ANALES DE HISTORIA NATURAL. (24) 

Acridium (Chorcetypus) gallinaceum de Ha an. 1842. Verh. etc. 

Tab. 22, flgf. 5. 
Chorcetypus monachibs Br. 1898. Orth. Mai. Arch. 219. — nee 

C7/. gallinaceus Br. op. cit. 
Patria. Brunei, in ins. Borneo (de Haan). Malang, in ins. 
Java (Br.) Labuan, British North Borneo; Kina Balu, in ins. 
Borneo (c. m.) Nias (Mus. Brit. N° 83-25). 

6. Chorcetypus mutilatus Br. 

Acridium (Chorcetypus) galUnaceum de Haan. 1842. Verh. etc. 

Tab. 2-2., fig. 7. 
Chorcetypus mutilatus Br. 1898. Orth. Mai. Arch. 219. 

Patria. Borneo, ad flumen Baram (Kiik.) Java (de Haan. 
Brunner). 

Comme j'ai d6ja dit, j'eprouve quelque doute a regarder 
cette espece comme valable. Brunner dit qu'il est impossible 
(|u'elle puisse etre la larve de Ch. gallinaceus, suivant la forme 
du pronotum, mais il est bien probable que, comme chez les 
Tettix, cette forme se change pendant la vie, et se montre 
plus grande et plus de>elopp6e chez les adultes. 

2. (ii.\i - Phyllochoreia Westw. 

A. Chorcetypo differt, elytris apice haud oblique truncatis, 
tibiis ]io<ticis baud lobatis. 

Phyllochoreia Westw. 1839. Charlesworth's Magasine of Nat. 

Hist, in, p. 495. 
Chorcetypus Brunner. 

Brunner range la seule espece de ce genre dans Chorcetypus, 
mais je crois que les caracteres cit6s suffisent pour la separer. 

Species unica. :n 
1. Phyllochoreia unicolor Westw. 

Phyllochoreia unicolor Westw. 1839. op. et loc. cit. Karsch. 
isss. Ent; Nach. w. 9. 

(1) Voir I'Appendix. 



(25) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. 99 

Chormtypus unicolor Br. 1898. Orth. Mai. Arch. 219. 

Patria. Malabar (Westw. type dans la coll. Hope a Oxford). 
(Brit. Mus.) 

Westwood donne une description et un dessin. Brunner 
aussi donne une diagnose. 

:*. Gents Scirtotypus Brunner. 

(azipxaw SaltO.J 

Brunner, 1898. Orth. Mai. Arch. 220. 

Dans ce genre je range le Choratypios curtithorax Karsch, et 
une espece nouvelle de Ceylan. 

Dispos itio specie rum . 

1. Lobi tibiarum posticarum denticulati. Pronotum acie supe- 

riori valde sinuatum, sed non emarginatum. (Species 
borneensis; fastigium verticis haud valde decurvum). 
1 . aberrans Br. 

1.1. Lobi tibiarum posticarum haud denticulati. Pronotum 

acie superiori emarginatum. 

2. Species africana. Fastigium verticis sat decurvum. Prono- 

tum acie superiori antice minus, postice plus, emargi- 
natum 2. curtithorax K. 

2.2. Species ceylonica. Fastig*ium verticis haud decurvum. 

Pronotum acie superiori antice haud, postice valde 
emarginatum 3. Greeni n. 



1. Scirtotypus aberrans Br. 

Scirtotypus aberrans Mr. 1898. Orth. Mai. Arch. 220, fig. 27. 
Patria. Kina Balu, in ins. Borneo (Brunner). Typus generis. 



2. Scirtotypus curtithorax (Karsch). 

«Ochraceus. fusco-variegatus, interdum vitta per latera fron- 
tis pronotique ducta vittaque longitudinali lata dorsali abdo- 
minis nee non apice elytrorum albidis. Fastigium frontis late 



loo VNALES DE BIST0RIA NATURAL. (2fi) 

truncatum. Pronotum minus amplum, antice parum, postice 
paullo productum , acie dorsali parte postica longitudinaliter 
emarginata, parte antica undulata. Femora omnia fortiter 
foliaceo-dilatata ; tibiae posticae curvatae, superne prope basin 
acute lobatae; margo externus dorsalis articuli tarsalis primi 
pedum posticorum denticulis quatuorvel sex armatus. Elytra 
angusta. Ala- elytra paullo superantia. Long-, corp. 30; aciei 
pronoti 7.2: altitudo maxima pronoti 9. Long-, elytrorum 22; 
femorum posticorum 15 mill. (Fig*. 2.) 

Der erste echte Chorcetypus Afrika's denn der ost-afrikanis- 
che Chorcetypus Mppisctts Gerst. kann nicht bei Chorcetypus 
Serv. verbleiben, sondern bildet eine selbstandige , sehr al>- 
weichende Gattung Plagiotriptus ; bei A.ufstellung dieser Gat- 
tung (Ent. Nach. \\ . 1891, p. 8) liess ich mir eine leicht mis- 
szuverstehende Ungenauigkeit zu Schulden kommen; ich 
sagte dort, «Flugel und Deckfliigel fehlen»; thatsaehlich sind 
beider vorhanden, aber vollstandig verktimmert und unter 
dem Pronotum versteckt.» 

Patria. Westafrika (Karsch). 

Que comparaison du dessin de Karsch de cette espece. mon- 
tre d'un coup d'oeil qu'elle doit entrer dans ce genre. 

3. Scirtotypus Greeni sp. n. 

Statura minore. Colore fusco. Fastigium verticis baud de- 
curvum, perpendiculare , apice truncatum. Pronotum com- 
pressum, valde cristatum, margine superiori antice obliquo, 
postice valde et profunde emarginatum , margine postico ipso 
acuminato, adunco. Elytra angusta, parallela, apice oblique 
truncata, basi fusca, dehinc hyalina, apicem versus infusca- 
i;i. margine anali in parte apicali macula hyalina ornata. A1m> 
elytris longiores, hyalinse, apice caudatse et infuscatse. Femora 
omnia valde compressa, postica carina superiori denticulata; 
tibiae posticae subsinuatae, lobatae, lobis hand denticulatis, 
fusca', indistincte pallide-annulatse, spinis pallide-variegatis 
armatae. Abdomen compressum, carinatum. Cerci breves, co- 
uici, Lncurvi. Lamina subgenitalis brevis. <f. 

Long, corporis $- 9,7r> mm. 

— pronoti 2,75 

Altitudo — 4 



(27) Malcolm Burr.— essai sur les eumastacides. 101 

Long-, elytroruni 10 mm. 

— femorum posticorum 9 

Patria. Ceylan, Punduloya (Green, coll. m.). Type dans 
ma collection. 

Cette espece est dediee an savant entomologiste, mon ami 
et colleg-ue M. E. E. Green, l'entomolog-iste de Tile de Ceylan. 

4. Genus Orchetypus Brunner. 
(opj^u^ai saltare.) 

Brunner, 1898. Orth. Mai. Arch. 220. 

1. Orchetypus rotundatus Br. 

Orchetypus rotundatus Br. 1898. 1. c. 
Patria. Ins. Ceylan. (Brunner). Typus generis. 

2. Orchetypus subtruncatus Brunner. 

Orchetypus suhtruncatus Brunner. 1898, 1. c, fig-. 28. 

Patria. Ceylan (Brunner), Punduloya, Hamhatta, Ceylan 
(Green, coll. m.). 

5. Genus Plagiotriptus Karsch. 

Compressa. Frons perpendiculare plus minusve deplanata, 
medio sulcata; antenna 1 brevissimas; fastigium verticis inter 
antennas verticale, acutum. Pronotum magnum , cristato-ele- 
vatum, arcuatum, postice productum. Mesosternum marg-ine 
antico rotundato; prosternum bilobatum. Elytra et aire abor- 
tiva, condita. Femora antica teretia, nee compressa nee dila- 
tata. Femora postica valde compressa, dilatata, carina supe- 
riore dentimlata. Tibiae omneshaud dilatatse; metatarsus pos- 
ticus hevis, baud denticulatus. Lamina subg'enitalis obtusa. 
Valvules ovipositoris breves. 

Plagiotriptiis Karsch. 1888. Ent. Nach. xv, 9. 

73runner. 
Choree typus Gerst. 

Ce g-enre sing-ulier Cut etabli par Mr. Karsch pour line seule 



102 LNALES DE HISTOBIA NATURAL. 28) 

espece africaine. II se distingue de Choratypw Serv. par les 
femurs ant6rieures non comprimees, par Tabsence des orga- 
ncs dii volj e1 ilc la dilatation <les tibias post6rieures, et enfin 
par Le metatarse posterieur non denticule. 
T\ pus generis, Choratypm hippiscus Gerst. 

Disposilio speciervm. U) 

I. Frons deplanata. Colore pallide-testaceo. 

Pronotum longius quam altius, unicolor 

. . 1 . hippiscus ( Gerst. ) 

1.1. Finns convexa. Colore fusco-testaceo. 

Pronotum altius quam longius, maculatum 

2. rotundifrons n . 

1. Plagiotriptus hippiscus (Gerst.) 

Unicolor testaceus (an viridis vivus?). Caput fronte medio 
sulcata, fastigio verticis acuminato, perpendiculari , oculis 
prominulis. Pronotum Iseve, antice supra caput paullo ascen- 
dens, acuminatum, superne arcuatum, regulariter curvatum, 
postice valde productum, acutum, testaceum, margine ipso 
superiore angustissime nigro, margine inferiore postice obli- 
que truncatum. Crura antica et intermedia teretia; tibias an- 
ticM' et intermedia' apicem versus infra margine interno 4. 
margine externo 2 spinulis minimis nigris, segre distinguen- 
dis, annates. Femora posticavalde dilatata, compressa, carina 
superiore nigro-denticulata ; tibiae posticse teretes, hand dila- 
tata'. superne utroque margine spinis apice nigris per totam 
Longitudinem armata'. calcaribus terminalibus, margine in- 
terno mil) brevi, uno longiori, margine externo duobus brevi- 
bus armata'. Tarsi inermes. Abdoinein incurvum; valvula' 
ovipositoris validse, superiores margine superiore denticu- 
late. . 

Long, corporis V 21-23 mm. 
— pronoti 14-17,.") 

Utitudo — 11,5-12 

Long. fern. post. 12-15 



(1) Voir L'Appendii 



(29) Malcolm Burr.— kssai sur les eumastacides. 103 

Chorc&typus Mppiscus Gerst. 1873. Yon der Decken's Reisen in 
Ost-Afrika. Dritter Band. Zw. Abtli., p. 42, tab. 11, fig-. 8. 
Plagiotriptus Mppiscus Karsch. 1888. Eat. Nach. xv, 10. 

Patria. Mombasa (Gerst.) (Br. Coll. No. 15.814); Zanzibar 
(Coll. mea, Nos. 1.232, 1.233). Zoniba, 2.000 a 3.000 pieds, 
Ndara in Africa orientali, Kiliraandjaro, 400 a 600, Samburu 
en mai, Africa orientalis (Mus. Brit.) Kondoa, Zanzibar (Mus. 
Paris.) 

Cette espece est tres facile a determiner, d'apres le dessin 
de Gerstsecker. 

2. Plagiotriptus rotundifrons sp. n. 

Parvus, fusco-testaceus. Caput magnum, fronte convexa, 
pallidum, rotundatum, oculis pallidis , prominulis; antennse 
pallidas apicem versus fusciores. Pronotum magnum, com- 
pressum, elevatum , altius quam latius, margine antico si- 
nuatum, carina superiore recta, retrorsum ascendens, mar- 
gine postico leviter curvatum . lobi deflexi maculis mediis 
duabus pallidis ornati. Elytra et alse nulla. Pedes breves, 
hand graciles. Femora postica incrassata, fusca, carina supe- 
riore pallida, denticulata, genubus atro-vittatis; tibiae posticse 
fusco-testaceae , spinulis nigris armatse, plus minus curvata?,, 
baud dilatatse. Abdomen valde compressum, breve, lamina 
supraanali rotundata, valvulis ovipositoris minimis, denticu- 
latis, apice infuscatis. 9- 

Long. corp. 9 18 mm. 
— pronoti 6 

Alt. max. pron. 10 

Long. fern. post. 11,2 

Patria. Mombassa. (Coll. Brunner, n° 16.712 type.) 

Cette espece se distingue facilement par sa couleur foncee, 
et par la forme du pronotum. 

ERIANTHI. 

6. Genus Erianthus StM. 

Stal, 1876. Bidr. sodra Afr. Orth. Fauna O. V. A. F. 1876, 
n° 3, p. 55. 
Typus generis Mastax guttalus Westwood. 



101 ANALKS DE HISTORIA NATURAL. (30) 



1. Erianthus erectus Karsch. 

Erianthus erectus Karsch. 1889. Ent. Nach. xv. p. 29. — Brun- 
ner, 1898. Orth. Mai. Arch. 222, fig. 29. 
Patrta. Ligao et Daraga, Albay, iles Philippines (Bolivar). 
Deja signal^ a Luzon. 

Espece nov/oelle. 
8. Erianthus obtusus sp. n. 

9. Fuscus. Fastigium verticisobtusum, baud reflexum. Pro- 
notum deplanatum, media carina subtili instructum postice 
rotundato-angulatum. Elytra angusta, castanea, apice albido- 
biguttata. Alae aurantiacae, apice infumatae et albido-bigutta- 
t8B. Abdomen fuscum. Femora postica fusca, genubus vahh- 
acuminatis; tibiae posticae fusca 1 , obsolete pallide-annulatae. 
Valvulse ovipositoris mediocres, validae. Q. 

Long-, corporis 9 :*1 mm. 

— pronoti ."> 

— elytrorum 24 

— lemorum posticoruin 14 

Patria. Labuan, British North Borneo (coll. m. ex coll. 
Swinhoe. Type). 

Cette espece se distingue de defioratus par les elytres bimou- 
chetes, de versicolor par la couleur des ailes, et de guttatus par 
la forme du vertex. 

Cette esp&ce rentre dans le tableau de M. Brunner tres faci- 
lement (op. cit.). 

2'. Vertex apice obtusiusculus, hand reflexus. 

'A'. Alae nigra-, pallide maculatae . r >. lugubris Br. 

3". Abe hyalinae, vel coloratae, hand nigrae. 

4. Elytra haud maculata 6. defloratus Br. 

4'. Elytra bimaculata. 

.">. Alae griseo-inflatae 7. versicolor Br. 

.">'. Alae aurantiacae j apice infumatae et bimaculatae 

X. obtusus sp. n . 



(3i) Malcolm Burr. — essai sun les eumastacides. 105 



7. Genus Adrapetes Karsch. 

«Vertice convexo, fastigio depresso, antrorsum valde pro- 
ducto, costa frontali infra antennas non continuata, supra an- 
tennas latissima, inter ocellos autem , subito valde coarctata, 
Pedibus long-is, gracilibus; femoribus anticis subtus sulcatis, 
margine externo alto, serrato, dente prseapicali instructo; ar- 
ticulo tarsorum posticorum primo elong-ato, supra sulcato, 
marginato, marginibus ambobus dentatis. Elytris alisque 
nullis.» 

.lc ne connais ce genre que par la diagnose de M. Karsch. 
Snivant lui, il est tres voisin tYFrianl/ius Stal; il a, comme ce 
genre, les pattes longues et greies, le metatarse posterieur 
denticule an bord exterieur, le vertex plat, long, et courbe, 
les antennes plattes en dessous, la face sans carenes on sillons, 
les tibias anterieures au bord inferieur sillon6es, a la dent 
apicale. 11 se distingue A.'SHanthus par Fabsence totale des 
organes du vol, au moins chez les femelles, le seul sexe 
connu jusqu'ici, par le vertex eminent en avant, et non pas 
eleve en haut, par la forme du pronotum. De Mnesicles, il se 
distingue par les pattes greies, aux tarses ante>ieurs longs et 
greies, par les antennes plattes en dessous, par la face sans 
carenes, par Fabsence entiere des organes du vol. 

1. Adrapetes serraticrus Karsch. 

«Brunneo-flavidus, opacus, pedibus flavis, apice femorum 
posticorum infuscato, carinis dorsalibus tribus femorum pos- 
ticorum nigris. Pronotum margine postico truncato non pro- 
ducto, medio subcarinatum, carina postice paullo elevata, 
lobis lateralibus angulo postico rotundato.» 9. 

Long, corporis 9 22,5 mm. 

— femorum posticorum 12,5 

Adrapetes serraticrus Karsch. 1889. Ent. Nach. xv, 29. 

Patria. Segaar Bay, Nouvelle Guinee (Karsch). (Typus in 
Mus. Berol.j 

'Ivopfhoch; Gesicht flach, zuriickweichend; die dicht 1111- 
terhalb der Fiihlerbasen abschliessende Stirnleiste nimmt fast 



106 \\\u> in; HISTORIC NATURAL. IW) 

(In- ganze Stirnbreite ein, is1 flach und nur zwischen den 
Ocellen stark eingescbntirt; Scheitel stark gewolbl und vorn 

men flachen, tiber die A.ugen weil hinaus vorragenden 

spitzen, am Ende abgerundeten Fortsatz ausgezogen ; Prono- 
tum etwas comprimirt, die Rtickenraitte der.Lange nach worn 
und hinten kielartig \ orstehend, daher aufder Flache schwach 
concavj Seitenlappen gewolbt, kornig gerunzelt, mitgeraden 
A.ussenrande uud gerundel in die Seiten iibergehendem Vbr- 
der und Binterwinkel ; Hinterschenkel die Spitze de Leges- 
cheide beinahe erreichend; Hinterscbienen am obern A.ussen- 
rande mil kurzen gleich langen, am oben [nnrande mil 
abwecbselnd langern und kurzen schwartzen Stacheln; vor- 
derstes Glied der Hintertarsen oben am ganzen [nnenrande 
sagezahnig, am a.ussenrande mit nur einem ziemlicb star- 
ken Mittelzahne und naher der Spitze mit drei starken Zahnen 
bewehrt.» 

8. Genus Eupatrides Brunner. 

(eujtaxpiSr^ UoMHs.) 

Brunner. 1898. Orth. Mai. Airh. 230, fig. 33. 

Eupatrides Brunner. 
Mastax de Haan. 

Typus generis, Acridium (Mastax) cyclopterum de Haan. 

Rien a ajouter. 

'.). ( ii-.M s Bennia 0) Burr. 

A genere Eupatridi differt, alis u1 in genere Mastace forma- 
tis, haud cj cloideis. 

1. Bennia innotata (Walk.) 

Vertex horizontaliter productus, acuminatus. Pronotum ut 
in Mastace. Elytra apice rotundata; alse oblong®, fcypicae, im- 
maculate; elytra el alse hyalinae. Abdomen fuscum- Pedes 
graciles, fusci sexus ? 

,1) ftVoi sensu carens v 



Malcolm Burr.— kssm sua LES bumastacides. i«n 

Mastax innotata Walk. J s 7 1 . Cat, Derm. Salt. Suppl. v, 88. 

Patria. Vmiaii. (Walk. Brit. Mus. Type.) 

L'apex de I'abdomen mauque chez Le seul exemplaire que 
je connaisse, le type de Walker, qui est en tres mauvaia etat. 



GOMPHOMASTACES. 

10. G-eni s Gomphomastax Brunner. 

(y<Wl<,: clams.) 

Br. 1898. Orth. Mai. Arch. 232. 

Gomphomastax Brunner. 1898. op. et loc. cit. 
Parerucius Krauss, in Zubowsky. 1898. Acrid. Asiat. Russ. 
41 (108). 

Ce genre fori curieux etail etabli par Brunner dans un ou- 
trage qui a apparu pendanl le printemps, dont j'ai vu un 
exemplaire au commencemenl <lu mois de Mai. An contraire, 
I'ouvrage de Zubowskj porte la note dmprime, Juin L898.» 

("est done le premier uom qu'il faut garder. 

Le genre esl bien caracterise par Brunner et aussi par 
Krauss. 

C'est le seul genre des Eumastacides donl la distribution 

tend jusqu'au bord de la region palaearctique. Les antennes 
longues el renflees au boul le distinguent d'un coup d'oeil de 
tous les autres genres de la tribu. 

Typus generis, Gomphomastax antennatus Brunner. 

Dispositio specierum. 

1. Antennae corporis medium aequantes vel superantes. Pro- 

uotum plus minus constrictum. 

2. Antennae /corporis longitudine, apice clavatae. Species 

kaschmirica 1. antennata ///•. 

■<?.^. Antennae a* corporis medium vix superantes, apice sen- 
sim dilatatae. Species punjabica 2. constricta Br. 

1.1. Antenna- femora antica aequantes, vel illis longion 
longitudinem autem dimidiam corporis baud supe- 
rantes. Pronotum cylindricum. 

^. Antennae ,' capite et pronoto unitia plus cjuplo longiores, 



108 WALKS DE HISTOBIA NATUBAL. (34) 

iii Q illis unitis sesquilongiores. Vertex arcuatini in 

costam frontalem transiens 3. Kraussi Bwrr. 

2.2. Antennae tf ignotae, Q capite et pronoto unitis brevio- 
res. Vertex sub angulo obtuso in costam frontalem 
transiens 4. opaca Kr. 

1. Gomphomastax antennata Brunner. 

Gomphomastax antennata Br. 1898. Orth. Mai. Arch. 232, 
fig. 34. 
Patbia. Kaschmir (Br.) 

2. Gomphomastax constricta Br. 

Gomphomastax constricta Br. 1898. op. cit. 233. 
Pathia. Pundjab (Br.) 

3. Gomphomastax Kraussi fiov. nom. 

Parerucius antennatus Krauss, apud Zub. Acrid. As. Russ. 1K9.X. 
1 2 (109). 
Patbia. Verny, apud Semiretsehje, in Asia centrali. 

4. Gomphomastax opaca (Krauss.) 

Parerucius opart's Krauss, apud Zub. 1898. op. cit. 4:5 (110). 

Patbia. Podgorny, & Sasanuvkn. in Semiretsehje, in Asia 
centrali. 

ERUCII. 

11. Genus Erucius Stal. 

St;,], is::,. Obs. Orth. Bib. K. Svensk. Vet. Ak. Hand. in. 
ii 4, p. 136. 

Erucius Stal, Karsch, Brunner. 
Afastax de Haan. Westwood. 

Malgre le petit Dombre d'especes de ce genre, il est assez 
difficile d'6tablir un tableau synoptique. J'ai suivi Brunner, 
el .i son systeme j'ai ajout£ deux especes, I'une decrite par 
M. Bolivar, l'autre par nioi-meme. 



<35) Malcolm Burr.— ess vi sur les eumastacides. iq9 



DisposiUo specierwm . 

1. Femora postica fusca vel nigra, varieg'ata. 

2. Femora postica fusca, superne leviter fusco-vittata. Lamina 

subgenitalis apice truncata. 

3. Elytra cum alis apice nigro-fasciata. 1. apicalis (Weslw.) 
3. 3. Elytra cum alis tota hyalina 2. vitreus (Westw.) 

2. 2. Femora postica nigra, pallide varieg'ata. 

3. Femora postica basi nigra, apice pallida 

3. dimidiatipes Bo/. 

3. 3. Femora postica nigra, superne pallide 4-vittata. (Lamina 

subgenitalis apice acuminata.) 

4. Elytra apicem abdominis superantia, vitrea, apice late 

nigro-vittata necnon interdum fascia altera nigra obli- 

qua ornata 4. bifasciatus Stat. 

4. 4. Elytra apicem abdominis baud atting-entia, in apice ipso 

hyalina et plus minus distincte fusco-bifasciata 

5. tenuis Br. 

1. 1. Femora postica pallida, fnsco-vittata. (Statura minima.) 

6. javanus m. 

3. Erucius dimidiatipes BoL 

Colore cinereo-fusco. Fastigium verticis marginibus subre- 
flexis. Antenna- articulo primo cinereo excepto nigrse. Prono- 
tum postice rotundato-angulato-productum, antice valde an- 
gustatum, dorso nigro ruguloso. Carina media modice elevata; 
lobis deflexiscinereis, subtus plaga nig-ra; angulo postico recto. 
Elytra apicem femorum quarta parte superantia, apicem ver- 
sus sensim ampliata, sublactea, nigro reticulata, area analis 
basigrosse impresso-punctata. Pedes gracili, elongati. Femora 
postica pallida dimidio apicali nigro. Tibia? postica? fusca?, in- 
tus, pra?ter spinam apicalem spinis 17 ina?qualibus armata. 
Abdomen pallidum . nigro ornatum rf apice nigro, valde cla- 
vatum </. 

Long. corp. 20 mill.: pron. 2.5 mill.; elytr. 22 mill.; fern, 
post. 12 mill. 

Sumatra E. Modigiiani. 



110 AN \ II > DE HISTORIA NATtTRAL. (86) 

Erucius dimidiatipes Bolivar. 1898. Ann. Mus. Civ. Gen. (2) 
\i\. 81. 
Patria. Sumatra, Si-Ram be x, 1890, m, 91. E. Modigliani 
(Bol.) Sumatra. (Mus. Brit., n" 79-55.) 

6. Erucius javanus sp. n. 

Statura minore. Pronotum supra fuscum, lobis deflexis pal- 
lidis. Elytra angusta, pallida, apice fusco-bivittata, venis ra- 
dialibus infuscatis; alae hyalinae, abdomen superantes. Abdo- 
men pallidum, fusco-variegatum. Pedes testacei, fusco-varie- 
gati; valvulae ovipositoris longse, crenulata?. Lamina supra- 
analis in lobum obtusum brevem producta. cf *?• 

Long, corporis tf 12,5 mm. 9 19 mm. 

— elytrorum 11 12 

— femorum posticorum 11 14 

Patria. Java. (Typus in Mus. Brit. 93-64, coll. mea, nu- 
mero 1230.) 

12. (Ji.ni s Mnesicles Stal. 

Mnesicles Stal. 1877. Orth. Phil. Ofv. Vet. K. Ak. Forh. N° 10, 
p. 54. 
Karsch . Brunner. 



Typus generis Mnesicles modesties Stal. 
Qne espece a ajouter. 

Mnesicles strigatus Bol. 

Fusco-rufescens. Fastigium capitis ante oculos levissime 
productum circumcirca marginatum, antice truncatum. Frons 
deplanata, sulco costse frontalis medio ampliato et antice ab- 
breviato. Antennae rufescentes. Oculi fusco-lineati. Pronotum 
subcylindricum , rugulosum, antice truncatum, fere arcuatini 
exciso, postice rotundatum; Linea media elevata versus mar- 
ginem anticuin subevanescente ; lobis deflexis longioribus 
quam altioribus, angulo antico rotundato, angulo postico rec- 
i". margine inferno medio subsinuato? Elytra angustissima, 
apicem femorum superantia, apice obtuse angulatorsubrotun- 
data, grisea, fusco-venosa , apicem versus areolis infuscatis. 



(37) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. hi 

Alee vitreae, dilute nebulosse. Thoracis lateribus confertissime 
strigatis. Pedes compressi. Femora postica supra minute ser- 
rulata. Valvuhe ovipositoris dentibus paucis sed robustis apice 
obtusatis armata 1 . 9- 

Long-, corp. 29 mm.: pron. 3,8 mm.; elytr. 19 mm.: fern, 
post. 14 mm. 

Mentawei Sipora Sereinu v. vi, 1894. E. Modigliani Museo 
Civico di Genova. 

C'est la plus grande espece du genre; elle differe en outre 
du M. modest us Stal et du crassipes Karsch par la couleur du 
corps et par la grandeur des ailes. Je n'ai vu qu'un seul exein- 
plaire qui devait etre sans doute decolore. 

Mnesicles strigatus Bol. 1898. Ann. Mus. Civ. Gen. (2), xix. 
p. 82. 

13. Genus Mastacides Bol. gen. nov. in litt. 

Statura parva. Costa frontalis inter antennas angustissima, 
sulcata: fastigium verticis nondum minime elevatum; frons 
reclinata: antenna^ breves; oculi mag-ni, globosi. Pronotum 
parvum, deplanatum, carinula media subtilissima carinis la- 
teralibus nullis instructum, antice truncatum, postice paullo 
emarginatum ; lobi deflexi angulo antico rotundato, postico 
rectangulo. Elytra rudimentaria, minima; ala> nulla 1 . Femora 
omnia incrassata ; tibia? antica? et intermedia? apice subtus 
utrinque spinulis tribus minimis armatse; femora postica ca- 
rina discoidali necnon interiori spinulosa; metatarsus posti- 
cus in margine externo spinulosus. Abdomen cylindricum. 
dorso carinatum, apicem versus attenuatum, segmentum ul- 
ti in ti in magnum, ampliatum; lamina subgenitalis magna for- 
nicata; lamina supraanalis lobata. rf 

Mastacides Bolivar in Hit. 

Typus generis, Mastacides pupa/ormis Bol. 

Dispositio specieruw, . 

1. Lamina supraanalis utrinque lobo singulo armata; carina' 
verticis minime elevatae 1. pupaeformis Bol. 

1.1. Lamina supraanalis utrinque lobis binis armata; carina' 
verticis hand elevatse 2. pterolepis B<>l. 



112 V.NALES 1)1'. HISTORIA NATURAL. (38) 



1. Mastacides pupaeformis Bo/. 

rf Viridis; pubescens. Carinae verticis minime inter oculos 
elevatae. Oculi nigri. Cerci segre disting-uendi, incurvi, apice 
mucronati; lamina snpraanalis lobo longo, recto, singulo 
utrinque armata, cereorum speciem formantibus; lamina sub- 
genitalis magna, fornicata, mutica. 

Long, corporis tf 13,5 mm. 

— pronoti 2 

— femorum posticorum 9 

Mastacides pupaformis Bolivar. MS. 
Patria. India meridionalis (Bolivar). 



2. Mastacides pterolepis Boh 

of Fusco-testaceus (an viridis vivus?). Carina' verticis hand 
elevatae. Lamina snpraanalis utrinque in lobos binos produc- 
ts, quorum alter major, alter minor; lamina subgenitalis 
magna, fornicata, marg-ine superiore (postico) plus minus 
acuminata, apice spinulis duabus nigris, retrorsum decurvis 
armata. 

Long, corporis tf 14 mm. 

— pronoti 2 

— femorum posticorum 9 

Mastacides pterolepis Bolivar. MS. 

I'\tki\. India meridionalis (Bolivar). 



ENSAYO DE FISlOLOGlA MINERAL. 



ESTTJDIO 



SOBRE LAS 



PSEUDOMORFOSIS DE PROCESO QUIMICO, 



POR 



DON FEDERIGO CHAVES 



( Sesion del 6 de Noviembre de 1895.) 



I. 



El papel que los minerales desempenan como elementos 
activos en el organismo del g'lobo puede ser examinado bajo 
dos diferentes aspectos: uuo estatico y otro dinamico. Un mi- 
neral ya formado y no sujeto actualmente k cambios substan- 
ciales desempena un papel estatico. Ha absorbido, dig-amoslo 
asi, una determinada cantidad de energ-ia que no puede poner 
en jueg-o sin la intervenci6n de procesos dinamicos especia- 
les. Es un sistema en equilibrio incapaz de modificarse sino 
merced a una energia externa. Por el contrario, un mineral 
en evolucion ofrece una fase dinamica, porque las energ-ias 
acumuladas durante la fase estatica precedente reaparecen. 
y k las modificaciones habidas en estas energ'ias se debe su 
actividad en el concierto de los mutuos cambios que se veriti- 
can entre los materiales petreos que componen el g"lobo. 

Desde el momento en que el mineral se manifiesta como 
elemento dinamico de nuestro planeta, mantiene multiples 
relaciones con el medio, y sufre una serie de transformaciones, 
una sucesi6n de cambios muy exactamente comparables k las 
que en el ser vivo provocan las relaciones con el medio en que 
se desarrolla y vive. Y si se trata de poner en parang-6n la 

ATUXKS DE HIST. NAT. — XITIII. 8 



114 ANALES DE HISTORIA NATURAL. (2) 

evolucion organica con la evolucion mineral, forzoso es reco- 
nocer que los minerales son ;il reino inorganico lo que los ani- 
mates y las plantas al reino de los seres vivos, por cuanto la 
actividad vital, sello de la existencia organica, esta represen- 
tada en el mineral pur los cambios de substancia eon el medio 
que le rodea, cambios fatalmente acorn pan ados de manifesta- 
ciones dinamicas inherentes al conflicto de las energias. La 
interrupci6n mas 6 menos prolongada de estos cambios acusa 
una pausa en la actividad mineral comparable en un todo a 
la que el ser vivo experimenta cuando la muerte interrumpe 
las relaciones entre su substancia y la del medio ambiente en 
que se desarrolla, cuando se ronipe «la adaptaci6n continua 
de las acciones internas a las externas./> 

En este concepto, exclusivamente biol6gico, interesa direc- 
tamente al mineralogista el conocimiento de las acciones reci- 
procas de las materias petreas, tanto desde el punto de vista 
substancial. cuanto por lo que a los mutuos cambios de la ener- 
gfa en todas sus manifestaciones se refiere, por la misma ra- 
z6n que al bi61ogo interesan no solamente los cambios subs- 
tanciales que en el seno de los organos y tejidos radican. \ 
entre el ser organizado y el medio en que vive se establecen. 
sino tambien y muy especialmente las mutuas transformacio- 
nes que sufre la energia puesta en jueg'o desde que la vida 
comienza hasta que cesa. El conocimiento de estas es de capi- 
tal interes para juzg-ar acerca de la naturaleza e intensidad 
de los agentes capaces de operar dichas transformaciones. 

El estudio llamado mas directamente a arrojar luz sobre la 
'•uestion aqui bosquejada es el de las pseudomorfosis. Corres- 
ponden 6stas a Cases evoluthas de la vida mineral y nos mues- 
tran procesos naturales interesantisimos , revelando a veces 
circunstancias especiales que en ellos concurren. Este estudio 
constituye el asunto del presente trabajo. 

Pseudomorfosis quiere decir « conformaci6n falsa», y en tal 

concepto. basado en las relaciones entre la composici6n de los 

minen la forma cristalina, seran objeto de nuestro estu- 

mes que sufren los minerales cristalizados para 

• 'Mi otros consen ando la forma y, en ciertos casos, la 

■uctura primitiva. No quiere decir esto que los minerales 

n de estar sujetos a las mismaa modificacionea 

los cristalizados; pero como la forma cristalina de un mi- 



(3) Ch .ves.— KNSWn l>K FiSlOLOGIA MINERAL. 1 if. 

neral es testig-o fidelisimo de la historia de su pasado, halla- 
reuros la prueba mas evidente de las alteraciones de que ha 
sido objeto en la incompatibilidad entre la forma cristalina 
que presenta y la composici6n actual (1). Estas alteraciones 
estan expresadas eu su minimum por el cambio de genero mi- 
neralog-ieo. tomando esta palabra en la acepcion admitida en 
la g-eneralidad de las obras didacticas modernas. 

Desde hace tiempo se vienen estableciendo categorias dis- 
tintas en cuanto a la indole de las alteraciones producidas por 
pseudomorfismo, y las diferencias consigmadas se ban basado, 
ya en el cambio total de la substancia, ya en una alteracion 
parcial de esta (adicion. separacion 6 descomposici6n. substi- 
tucion), ya en modificaciones de las ])ropiedades fisicas sin 
cambio alg-uno substancia 1. He a qui la division g-eneralmente 
adoptada en 

1." Re.Ttwciones; 

'J." Pseudomorfosis de proceso quimico; y 

3." Paramorfosis. 

Aceptando en principio esta clasificacion. nosotros estudia- 
remos especialmente el seg-undo grupo, mas no sin hacer notar 
desde lueg'o la posibilidad de incluir en el cierto numero de 
pseudomorfosis consideradas de ordinario como remociones. 

VA g-rupo de las pseudomorfosis de proceso quimico es el 
mas numeroso e iinportante para las investig-aciones que co- 
n-esponden a la Minerog-enia. Comprende todas aquellas pseu- 
domorfosis en que se revela un proceso quimico mas 6 menos 
complejo, y por tanto las relaciones entre la combinacion so- 
bre la cual se opera el cambio y la que resulta despues de este. 
merecen desde nuestro punto de vista singular atencion. La 
complexidad molecular de un mineral determina en el aspecto 
estatico la fase evolutiva por que atraviesa. mientras que en el 
aspecto dinamico, es decir. en el respecto de las energ'ias que 
la combinacion dada puede poner en jueg-o por la aceit'm de 
los ag*entes niodificantes. asi como de las modificaciones que 
estos mismos ag-entes introducer] en sn composici6n, constitu- 



(1) Entienda c e que hacemos aqui una generalization en realidad ilicita, por cuan- 
to la variacion de forma cristalina, como es sabidu de los cristalografos y quimicos, 
no implica necesariamente una modificacion en la composition Diganlo los numerosos 
easos de polimorflsmo. 



116 ANALES DE HIST0R1A NATURAL. (4) 

ye la clave indispensable para el conucimiento de la naturaleza 
y mag-nitud de Las energfas que el mineral es capaz de movi- 
lizar a consecuencia de las alteraciones acaecidas durante el 
periodo de su actividad lisiolug-ica. 

La Mecanica quimica, que a nuestro juicio es la mas po- 
derosa palanca capaz de desentranar esas correlaciones de la 
energia en el mundo de los minerales, esta todavia en sus 
principios, pudiendo decirse que no ha traspasado los um- 
brales del laboratorio en el cual s61o se efectuan hoy por hoy 
los mas dementales y sencillos estudios relativos a substan- 
cias perfectamente conocidas, sin lleg-ar mas alia, al ignoto 
campo en donde la naturaleza muestra las mas variadas l'or- 
mas de combinaciun; forrnas cuya composici6n es hasta dudo- 
sa en muchos casos, y en consecuencia inabordables a un es- 
tudio emprendido de acuerdo con los principios de la Mecanica 
quimica. Di<ralo si no el notabilisimo contraste que ofrecen 
las determinaciones hechas respecto & la sintesis y descompo- 
sici6n del ag*ua, del acido clorhidrico, del atnoniaco, del ozono, 
de numerosos oxidos y sales metalicas , de combinaciones del 
carbono, con la ig-norancia en que nos hallainos respecto al 
jueg-o de las energ-ias que concurren en la formaci6n y des- 
composicion de los silicatos, aun los mas sencillos que encon- 
tramos en el reino mineral. Si hemos de tomar coino norma 
una de las mas fecundas direcciones en que se ha insinuadu 
hoy la cuesti6n, la direcci6n termoquimica, notaremos desde 
lueg"o que las mas perspicaces indag-aciones termoquimicas 
que a partir de Berthelot y Thomsen se han efectuado, se es- 
trellan contra sencillisimas combinaciones silicatadas. Ana- 
dese k e\sto, desde el mismo punto de vista de la constituci6n 
molecular de los minerales, la imposibilidad de aplicar las 
leyes de la cuantivalencia al estudio de la concatenacion at6- 
m ica de combiiiaciones de composiciun cualitativa desco- 
nociila. 

D • estas breves consideraciones se deduce que en el estado 

itual de los conocimientos cientificos carecemos casi por 

impleto df datos relativos a la medida de las energ-ias que 

concurren en el funcionalismo de los minerales. no obstante 

mocer bien en muchos casos los cambios de substancia que 

Lleva consigo la actividad de los mismos, asi como Ins agentes 

productores de estos cambios. 



(5) Chaves. — ensayo de fisiologia minkral. in 

Si la actividad fisiologica de los minerales se acusa inme- 
diatamente por modificaciones en la composicion y consti- 
tucion quimicas, es evidente el interes de conocer 6stas del 
modo mas completo posible. En tal respecto, los minerales 
deben ser considerados como combinaciones quimicas defini- 
das, en nada diferentes de las que se conocen y manejan en 
el laboratorio, y por consig*uiente la primera cuestion que se 
ofrece es la de su estructura molecular. La determinacion de 
esta estructura, que es de la exclusiva competencia del qui- 
mico. debe ser la base de todas las conjeturas sobre la fase 
evolutiva que una especie mineral representa, relativamente, 
claro esta, a la que otra determinada especie ofrezca. 

Si comparamos entre si la estructura de combinaciones mi- 
nerales bien conocidas, observaremos que cuando los elemen- 
tos que las constituyen tienen la misma cuantivalencia y en- 
tran en numero ig-ual de atomos, la estructura de esas mo- 
leculas es semejante. Tal sucede eu los sulfuros 



S Pb S Cir 




S Fe 




S Hg- 


en los sulfates 










S o. Ca S <>. Pb 




SO; CU 




SO, Fe 


en los rnetasilicatos 










Si <> :! Mg- Si 


o 3 


J-V 




Si n, Ca 


en los ortosilicatos 










Si (>,, Mg\ 2 Si .), Fe, 




Si 0, Zm 


I 


Si 0,, Mn, 


en los polisilicatos 










(Si 4 ) 3 Al, Fe, KM 




si 4 ) a 


AL 


, Mg-, KH 


Si fi la AL K 2 




>i„ 


16 


Al, Ca 



Las combinaciones comprendidas en cada uno de estos g'ru- 
pos pertenecen al inismo molde <'> tipo de estructura, porque 
estan formadas por el mismo numero de atomos de ig-ual 
cuantivalencia y semejantemente onlazados. Estas combina- 
ciones no sufren alteracibn en su estructura por la simple 
substituci6n de uno de los atomos constituyentes por otro 
equivalente. Pero. en cambio, son numerosos los casos de adi- 
ci6n y substracci6n 6 descomposici6n que provocan modifica- 
ciones notables, faciles de concebir en teoria, puesto que la 
separaci<Sn de mi atomo ]>o]ivalente de una molecula consti- 



118 INALES DE HlSTOHI\ NATURAL. (6) 

tuida con arreglo a las leyes de la cuantivalencia, trae consigo 
casi constantemente La destrucci6u del tipo primitivo. 

Una \ez dirigida esta rapida ojeada a la estructura gene- 
ral de las cumbinaciones del reino mineral y a las modifica- 
ciones de que 6sta es susceptible por virtud de los cambios 
quimicos, fijemonos un momento en la influencia que la com- 
posici6n cualitativa, asi como tambien dicha estructura, ejer- 
een sobre el papel ininerogenico de las mismas. Comparemos, 
;il efecto, las formulas desarrolladas de dos niiiierales. tales 
como el cuarzo y el caolin. que representamos por medio de 
los esquemas siguientes: 

OH 

A I Si 



o 



,0 " 

«< I . / 



OH 
o o Ai 
oil \ OH 



Del examen de estas formulas se desprende el diverse papel 
minerogen6sico que las combinaciones representadas son sus- 
ceptibles de desempefiar. Hay en primer lugar una diferencia 
cualitativa, pur euantu el caolin contiene aluininio de que ca- 
rece el cuarzo. De otro lado se coinprende en seguida, teniendo 
presente la estructura a la par que el inodo de descomposici6n 
de los silicates en general , que las acciones quimicas capaces 
de disgregar la molecula del caolin dan lugar inmediatamente 
a la separaci6n de silice, salvo reacciones mas complejas de 
combinacion de esta eon nuevos elementos, separandose al 
naismo tiempo alumina (1). Vemos, por consiguiente , que el 
caolin, sobre contener los elementos de la silice y originarla 
mediante las acciones quimicas, uue a la energia mineroge- 
uica de esta especie la propia de la alumina puesta en libertad. 
A las mismas deducciones llegariamos estudiando comparati- 
\ amen tc La composici6n y constitucion del silicate piroxenico 
Si ( >, Mg 3 La del silicato tremolitico Si 4 12 Mg a Ca. 

Consideraciones analogas repetidas con las diversas espe- 
cies minerales nos permiten establecer, por lo que toca a las 



H) A«i sucede on la pr&ctica, como se mucstru por la igualdad: 
Caolin =■ 2 Si 4 -f Al t 3 + 2 H s 



(7) Chaves. — ensayo de fisiologia mineral. 119 

pseudomorfosis , tres categorias 6 modos distintos de altera- 
ci(')ii de los minerales. Una de estas categorias coraprende 
todas aquellas alteraciones en que los fenomenos quimicos 
habidos no son suficientes para modificar el tipo molecular 
primitive Comprende la segutnda aquellas pseudomorfosis 
que acusan desde luego fen6menos quimicos progresivos, por 
cuya virtud el tipo molecular se modifica profundamente, 
haciendose mas complejo mediante la introduccion de nuevos 
elementos. Y por ultimo, a la tercera categ-oria pertenecen las 
pseudomorfosis en que se manifiesta una alteracion notable del 
tipo molecular en virtud de la eliminaci6n de alg-uno 6 varios 
de los elementos constituyentes. determinando desde luego un 
proceso quimico regresivo. Dividimos, pues, las pseudomorfo- 
sis de proceso quimico del modo siguiente: 

Pseudomorfosis en que se conserva el tipo moleciblm' primitivo. — 
PseadoiiLorfusl.s progresivas. — Pseudomorfosis regresivas. 

Una vez establecido asi el plan propuesto en este breve es- 
tudio, no pasaremos adelante sin fijarnos en una cuesti6n del 
mayor in teres que se relaciona directamente con la constitu- 
tion de los silicatos. 2sos referimosa la simultaneidad de reac- 
ciones distintas posibles mediante un agente quimico sobre 
la mezcla de silicatos diferentes constitutivos de una misma 
especie mineralogica. Un ejemplo servira para aclarar estas 
ideas. La broncita se considera como una mezcla isomorfa de 
In- dos silicatos 

Si C\ Mg'. 2 Si 3 Fe, 

La alteraci6n que las aguas carbonicas producen en la bron- 
cita cambiandoia en talco, pseudomorfosis frecuente en cier- 
tas rocas, obedecera a dos reacciones independientes analogas 
que tendran lugar, una sobre el silicato niagnesico y otra so- 
bre el silicato ferroso de la broncita. que formularemos de 
este modo: 

j Si 2 6 Mg 2 J 

! Si, 6 Fe 2 y 

pudiendo representarse la transformacion de la manera si- 
gaiiente : 

2. . . y Si, 6 Mg 2 j -> + C0 2 + H 2 = -* s Si 4 0,, Mg 3 H 2/ + C0 3 Mg 
2. . .'Si, 0, FeJ-* + CO, -f- H 2 = - ' Si 4 12 Fe ;1 Hj ■+■ C0 3 Fe 



120 ANALES 1)E HISTORIA NATURAL. (8) 

Esta interpretacimi hecha respecto al talco se aplica ig-ual- 
mente a los silicatos constituidos por mezclas de tipo molecu- 
lar diferente. 

Resulta que en el estado actual de los conocimientos sobre 
la constituckm de Los silicatos, hemos de limitar en muchos 
casos nuestras consideraciones a la fase evolutiva 6 modifica- 
ciones sufridas por determinada coinbinacion constituyente 
de una mezcla dada, sin poder establecer deducciones genera- 
tes sobre esta. ya que en sus alteraciones concurren a veces 
procesos de caracter opuesto, quimica y fisiologicamente con- 
siderados. 

Bien conocida es de los quimicos y mineralogistas la natu- 

raleza de las causas productoras de los fenomenos de pseudo- 

morfismo. Desde hace tiempo las experiencias del labora- 

torio ban puesto fuera de duda que aquellas causas no son 

otras que las ordinarias capaces de provocar acciones quirni- 

cas; y es buena prueba de este aserto la reproduccion artificial 

de cierto numero de pseudomorfosis obtenidas ya accidental- 

mente,ya con el fin preconcebido de conseg-uirlas (1). Pero, 

siquiera sea con la brevedad que este rapido bosquejo exige, 

conviene enumerar aqui las diversas experiencias efectuadas 

en el laboratorio con objeto de estudiar las alteraciones que 

los rainerales sufren por la accion de los diversos ag-entes, las 

cuales veudran a ser documentos de fe necesarios para inten- 

tar la sintesis de las alteraciones pseudomurficas de los mis- 

mos. Sera bueno recordar que las pseudomorfosis pueden ser 

producidas por las dos vias distintas que rig-en en los procesos 

del g-lobo, la via fg-nea y la via acuea, tantas veces concurren- 

tes. Mas los fenomenos conocidos de pseudomorfismo por via 

ig'nea. a si como los producidos por g^ases y vapores, son bas- 

tante limitados, bien que respecto a las acciones mutuas que 

entre Los minerales se desenvuelven mediante la innuencia 

del calor pusean los petr6grafos considerable cuinulo de datos 

y observaciones (2). Kn cambio existen numerosas prueba> 



(1) Entre las primeras experiencias eucamiuadas a la reprotlucciou rle las pseudo- 
morfosis 6 realizadas casualmente merecen citarse las de Berzelius (couversion del 
hierro espatico en pirita mag-netica) y las de Stein (conversion del yeso en calcita). 
Noticia de estas experiencias pueden adquirirse enHerzelius, ftapp. ami., 7° annee, 
p. 174. 

(2) En la obra de Mineralogia del prolesor Tscliermak, se encuentra una extensa 



(9) Chaves. — ensayo de fisiologia mineral. 121 

respecto a las pseudomorfosis directas por via acuea. Por esto 
consideramos util el examinar seguidamente aquellas expe- 
riencias que patentizan la eficacia de la accion del agua y de 
las soluciones acuosas corao agentes quimicos de pseudo- 
morfismo. 

El ag-ua, con el concurso de las sales y los gases que lleva 
en disolucion, es el agente pseudomorfico mas general. Ocu- 
pandose del origen y formaci6n de los yacimientos metalife- 
ros, Elie de Beaumont consideraba los filones como inmensos 
caaales recorridos en otro tiempo por las aguas incrustantes, 
que son, ajuicio del ilustre sabio, el motor universal de las 
reacciones quimicas filonianas. Este proceso acueo-pseudo- 
morfico debe ser considerado, sin duda alguna, como el mas 
importante de los que intervienen en las acciones mutuas de 
los minerales, bien se verifique a la presion ordinaria y a la 
temperatura del aire, bien vaya en muchos casos secundado 
por una presi6n energica y una temperatura elevada capaces 
de influir notablemente en aquellas. 

La intervenci6n del agua en el proceso que nos ocupa puede 
ser considerada bajo dos aspectos distintos correspondientes a 
las dos categorias de fenomenos que intervienen en las pseu- 
domorfosis, y que acusan, una accion puramente fisica, de un 
lado, y una accion de orden quimico, de otro. 

A la primera categoria se refiere el liecho primordial de la 
penetracion de los liquidos en la masa de los minerales, y con 
ellos la de las substancias activas que al estado solido 6 gaseo- 
su no serian capaces de reaccionar quimicamente. Sabido es 
•{lie la liigroscopicidad e imbibici6n que se manifiesta en g-e- 
neral en todos los solidus sumerg-idos en una atmosfera liiime- 
da 6 banados por el agua alcanza proporciones considerables 
en ciertos minerales, como la liidrofana, la sepiolita y las aga- 
tas, cuyo procedimiento de coloracion por imbibicion era ya 
conocido y practicado por los arabes. Esta absorci6n no queda 
limitada ;'i los minerales amorfos, para la cual, sobre todo, 



bibliografiade los mas importantes escritos acerca de las pseudomorfosis. En Espafia 
no tenemos trabajos especiales, pero no puede por esto dejar de consignarse aqui el 
interes que ofrecen desde este punto de vista observaciones importantes cjue apare- 
cen en numerosos trabajos de Geologiay Petrografia, especialmente en los modernos 
de los Sres Calderon, Quirogay Macpherson, y algunos de otroscientiftcos espaiioles 
publicados por la Comision del Mapa geologico. 



122 \X\I.I-s DB HISTOBTA NATURAL. UO) 

cuando poseen las estructuras porosa, foliacea, escamosa 6 
fibrosa, son especialmente aptos, sino que se patentiza tambien 
en Ins minerales cristalizados, en los que seiruramente alcan- 
zara mayor grado a favor de las presiones considerables a que 
pueden circular Las aguas subterraneas (1). 

Hn la se<runda categoria de fenomenos que intervienen en el 
proceso pseudora6rfico , la accion del agua debe considerarse 
de dos tnaneras: como meramente disolvente y como pura- 
mente quimica. 

El agua posee propiedades disolventes y cristalog6nicas muy 
dignas de tenerse en cuenta cuando se considera, entre otras 
circunstancias , la gran masa de las corrientes subterraneas. 
su velocidad (2), a veces notable, y, por otra parte, la du ra- 
don, que en cierto modo podemos considerar como indefinida, 
de su accion sobre los materiales de la corteza terrestre. 

Xumerosas y concluyentes son las experiencias que han 
puesto fuera de duda la acci6n disolvente del agua sobre subs- 
tancias reputadas como insolubles. Ora tenga lugar esta accion 
en las condiciones ordinarias, ora vaya secundada 6 excitada 
por presiones energicas y en ciertos casos por una tempera- 
tnra elevada, lo cierto es que las investigaciones de Senar- 
mont, Fresenius, Schulze, Struve, Prost, Binder, Springy 
otros, han demostrado la solubilidad de la silice, la magnesia, 
los sulfuros de plomo, plata. zinc, cadmio, indio y mercurio: 
los sulfatos de bario, estroncio y plomo; el fosfato amonico 
magn6sico, el fluosiliciuro barico; la rluorita. la manganita, 
la bornita. la calcosita . la marcasita, y aim silicatos comple- 
jos, como la apofilita (3). 



(I) Conviene recordar, antes de pasar adelante , la diferencia esencial que existe. 
tratandose de los minerales cristalizados, entre la absorcion puramente fisicayla 
que se debe a los t'enornenos de disociaci6n observados en ciertas especies hidrata- 
das como la eristianita , la laumonita , la faujasita y lachavasita, que pierden en el 
seco la canti igua necesaria para que su vapor adquiera la tension de di- 

e-ion correspondiente a la temperatura y presi6n dadas. 
•2) Thoulet hizo actuar durante :t:i:i nias agua corrii ire t'ragmentos de mar- 

mol , ortosa y caliza litograflca , y observe que la perdida de peso que los minerales 
experimental. mm era mayor que la que tiene lug-ar en el agua en reposo, y el deposits 
formado despuea tanto mas abundante cuanto la accion tenia lugar en la Buperficie 
de uncuerpode teztura mas compacta. {Acad, de Sciences de Paris, Marzo, 1891.) 

8i larmont aprovech6 la presibn producida por la calefaccion del agua en tu- 
Itos cerrados a 250°. 
Por lo que toca al iiivo de la cuestion , consignamos los resultados 



(ID Chaves. — ensayo de kisiologia mineral. 123 

Si fijandonos en la act-ion disolvente del ag-ua sobre la bari- 
tina, por ejeraplo, tratamos de formarnos una idea de la im- 
portancia g*eol6g-ica de esta'disoluci6n, teneraos, ateniendonos 
a los resultados obtenidos por Fi'esenius, que cada metro cii- 
bico de ag-ua es capaz de arrastrar 25 g. de baritina, 6 sean 
14,4 g\ de bario. Teniendo en cuenta que la baritina consti- 
tuye con muclia frecuencia la g-anga de los filones metalife- 
ros, y que investig-aciones bastante recientes de W. F. Hille- 
brand (1) ban puesto de manifiesto la puesencia del bario en 
masas considerables de rocas en que se neg'aba su existencia. 
demostrada para la generalidad de los materiales lapideos de 
la corteza terrestre. y considerando al misino tierapo la enor- 
me masa de ag-ua que filtrando 6 pe'netrando por las bendidu- 
ras del suelo actua de una manei-a continua sobre esos mate- 
riales. no dudaremos 1111 momento en atribuir a esta accion 
disolvente, insig-nificante on apariencia, un papel importante 
desde el punto de vista de la movilizacion de los materiales 
petreos del g-lobo. 



siguientes obtenidos por Fresenius (Tratado de andlisis guimica cuaatitativa , traduc- 

ciou espanola por D. Vicente Peset y Cervera) con la escrupulosidad de un delicado 

analisis: 

Kluosiliciuro de bario 0,26;S 

Sult'ato estroncico 0,145 

Carbonato barico 0,070 

. Fosfato amonico-maguesico 0.065 

1.000 partes de agua dismelven a la j , , ,„,, 

Sultato plumbico 0,01. > 

temperatura ordinana \ , . 

i — barico 0,025 

J Carbonato basico de zinc 0,022 

— plumbico 0,01!) 

Magnesia 0,017 

Muchas de las substancias disueltas se separan por enfriamiento y disminucion de 
la presion al estado cristalino. Operando en tubos cerrados a 250°, Senarmout obtuvo 
la baritina en prismas rotnbicos previa disolucion de la baritina en masa , y Wceler 
la apofilita cristalizada. Kroustchoff consiguio obtener cristales de cuarzo operando 
del mismo modo con la silice obtenida por dialisis. Las t'ormas de estos cristales eran 
identicas a las que ot'rece el cuarzo del tipo tiloniano. 

(1) Journ. of Am. chem. Soc, 189-i, p. 81. La opinion generalmente admitida de la 
ausencia del bario y del estroncio en las rocas eruptivas acidaso basicas queda des- 
truida por las determinaciones del autor, (iue haencontrado en ejemplares proceden- 
tes de los distritos de Colorado y de Montania hasta 0,43 por 100 de bario y 0.27 por 100 
de estroncio. Por lo que toca a las rocas metamorficas, la posibilidad de un t'uerte con- 
tenido en bario no es dudosa. El filon del Jaroso, en Sierra Almagrera, ya agotado, se 
componia en ciertos sitiosde celestiua amarilla. Ciertas pizarras micaceas de Maro 
(Malaga) contienen, segiiu hemos tenido ocasion de observar, este sulfato, que a mas 
aparece formando geodas de pequenos cristales. 



124 \WI.KS DE HISTORIA NATURAL. (12) 

La acci6n disolvente del agua sobre los minerales es el pre- 
ludio de acciones quimicas, por cuanto las disoluciones pro- 
ducidaa son esencialmente aptas para reaccionar con los ma- 
teriales en contacto. El estado de g-ran division y la movilidad 
molecular propia de las substancias disueltas facilitan los pro- 
cesos quimicos de un inodo notable, y en otro concepto liacen 
posible el arrastre de substancias que al estado s61ido perma- 
aecerian eternamente estacionadas en sus yaciinientos orig-i- 
narios sin prestar el concurso indispensable & la evolucion 
terrestre. En estas ideas, la disoluci6n de la silice en el ag-ua 
que Kroustchoff observo mediante elaumento delapresi6ny la 
tcinperatura, tiene, a. nuestro juicio, un interes capital, si que- 
remos darnos cuenta de la rotacion de este cuerpo en el reino 
mineral y de la evolucion de los silicatos. Probablemente el 
acido silicico que se deposita por evaporaci6n de ciertas aguas 
term ales no alcalinas se halla disuelto en el agua, e" importa 
distinguirle , como agente minerog-enico, del que se encuen- 
tra al estado de silicatos alcalinos. Segiin Berzelius, el agua 

- el disolvente del acido silicico en aquellas condiciones, por- 
que si se hierve la silice en polvo lino con una disoluci6n de 
carbonato s6dico y se trata el liquido filtrado por un acido, no 
se obtiene dep6sito alguno de acido silicico, lo cual prueba. 
dice, « que 6ste se hallaba disuelto en el agua» (1). Sin duda 
la silice de los geysers y de ciertas aguas termales reconoce 
un origen directamente relacionado con esta propiedad, ma- 
nifesta.ndose asi tal vez un proceso complementario de la teo- 
i ia que, fundada en las observaciones de Jeffreys, implica un 
arrastre de anhidrico silicico por los vapores acuosos gej Soria- 
nos: la silice, en efecto, es arrastrada por el vapor de ag-ua a 
la temperatura de los hornos de porcelana (2). 



l\) J.J. Berzelius: Trait J de Chimie mineral, Digital et animal. Seconds edition 
franoaise. trad, par MM. Esslinger et HrEffer. 1845, t. i, p. 635. 

Berzelius: ibid., p. 634. Ma j roth practico a nUisis de la silice de los geysers, 
1'nrontrando en ella constantemente una cierta porci6n de alumina y oxidn ferrico, 
que alcanzan la relaci6n siguiente: 

- Oj..... 98,0 

Fe« 5 0,5 

Al, 3 0,5 

La preflencia ferrico y aluminico que no son arrastradoa directamente 

por «'l vapor de agna halla una explication facil on la accion de este sobre losvapores 

i pondientes cloruros, proceso que, unido al del arrastre de la silice por o\ 



08) Chaves.— ensayo de fisiologia mineral. 125 

Pero el papel del agua no queda limitado a la disoluci6n de 
los raateriales en contacto, sino que muchas veces se realizan 
al mismo tiempo que esta fenumenos quimicos importantes, 
ora de combinacion, ora de descomposici6n. Entre los fen6- 
menos de combinacion figuran primeramente aquellos en que 
el agua entra a formar parte integrante de las substancias 
nuevamente producidas, hidrataciones que tienen lug*ar unas 
veces directamente y otras en virtud de reaccion previa entre 
los elementos constituyentes de las substancias en contacto. 
Otras veces la intervenci6n del agua ofrece un interes particu- 
lar, porque este liquido se liniita a servir como de intermedia- 
rio en la combinaci6n directa de los inateriales en contacto, 
como lo atestig'ua la sintesis de la fosgenita conseg-uida por 
Daubree calentando en tubos cerrados a 180° con agua una 
mezcla de carbonato y cloruro plumbicos, y la del anfibol, que 
mas recientemente ha reproducido Kroustchoff calentando en 
vaso cerrado a 550°, durante cinco meses, una mezcla formada 
por los elementos de este mineral con ag-ua (1). 

Respecto a las reacciones de descomposicion que el agua 
provoca, son notables las deshidrataciones. El tipo de estos 
singulares fenoinenos es la transformacicni del hidrato cuprico 
en oxido anhidro por la acci6n del calor en el seno del agua. 
y en las mismas condiciones se producen cambios analogos 
que tienen representaci6n en la naturaleza. Son tambien de 
este genero la transformacion del yeso en un producto fibroso 
de formula S0 4 Ca £ H. 2 (=2 S0 4 Ca, H 2 0), que obtuvo 
Hoppe-Seyler calentando el yeso con un exceso de agua en 
tubos cerrados a 140° (2), y la del sulfuro de antimonio hidra- 
tado en estibina, de aspecto inetaloideo, cuando se calienta 
con agua a 300". bajo presion. 



vapor de a^'ua, parece aclarar alg'uu tanto el origeu de los depositos de silice geyse- 
riana, que do deben considerarse desde luego como una especie de tango 6 limo sus- 
traulo ;i las rocas del subsuelo por la acciou mecanica de las aguas termales. Unica- 
mente la composicion de algunas ftanitas o pizarras siliceas arroja una proporcion 
de silice comparable ;i laiiue, segun Klaproth , se encuentra en los depohitos iudi- 
cados. 

(1) Acad, des Sciences de Paris. Marzo, 1891. 

(2) Con posterioridad i las observaciones de Hoppe-Seyler, Pahilitzine ba estudiado 
un sult'ato cdlcico semihidratado cuya formula coincide con la de aquel (Periodico 
de la Sociedad fisico quimica de San Petcrsburgo. Extracto en Bull, de la S. eJiim. de 
Paris, :s- serie, t xi-xii, n.° 12, p. 866.) Este proceso de deshidrataci6n puede ser con- 
siderado como el primer paso hacia la transformacion del yeso en anhidrita. 



126 WU.IS 111'. IIISTDKIN NATI HAL. (Ul 

Tambien en el mismo orden <\c la descomposici6n mereeen 
recordarse las experiencias de Daubr6e, que consigui6 dosar 
una cierta cantidad de potasa y tie acido silicico en el agua 
que estuvo ocho dias en contacto con la ortoclasa pulverizada, 
asi como las reacciones de muchos cloruros metaloidicos y 
metalicos ••on el agua, a Los cuales deben evidentemente su 
origen algunos minerales, y del mismo modo las descomposi- 
ciones que el vapor de agua opera sobre Los sulfuros a tempe- 
ratura mas 6 menos elevada 1 1 1. 

A.lgo mas complejas son otras acciones del agua sobre ma- 
teriales petreosque tienen tambien lugar mediante la influen- 
cia del calor y la presi6n. Segun MM. Levy y Fouque, calen- 
tando al rojo una mezcla de g-ranito y ag-ua en vaso de platino 
tridiado, se obtiene una masa porosa cuajada de pequerios 
• •ristales de ortosa y de mica, que se asemeja de un modo no- 
table a la traquita micacea de los volcanes (2). La accion del 
agua sobre la arcilla de Klingenberg dandoen tubos cerrado< 
laminillas de mica 6 clorita, y la que permiti6 a Daubree ob- 
tener un producto caolinico hojoso, cristalesde cuarzo, un sili- 
cato de sodio soluble, esferolitas de calcedonia y cristales de 
diopsida, calentando el agua puraen tubos cerradosde vidrio, 
sun tambien fenomenos complejos, importantes por cuanto re- 
)ircsentan juntamente combinaciones y descomposiciones que 
tienen efecto por La simple reacci6n entre el ag-ua y los silica— 
tos. Finalmente, la accion di recta del ag-ua provoca tambien 
procesos quimicos muchas veces muy complejos, tanto de ca- 
racter sint6tico, como analiticos 6 de descomposici6n , repre- 



']) llf aqui, se^ruii Tommasi, les productos de la accion del vapor de agua sobre 
algunos sulfuros a alta temperatura: 

Sulfuro de plata Plata metilica. 

— de mercurio. . .. Mercurio metalico. 

— de cobre Cobre met;Uico. 

— de zinc 6xido de zinc. 

— de niquel Oxido Ni O. 

— de cobalto Oxido Co () 

— de liierro (Vxido Fe r> 0,, 

— de arsenico Oxisulfuro S 4 As s 0. 

— de antimonio. .. Oxisulfuro S 4 Sb< 0. 

plomo Sulfuro S Pb -f sulfato S0 4 Pb ^Pattinsou). 

D. Tommasi: Traite" thiorique tt pratique d' 'A 'lectrochimie 1890, p. 572. 
Nota comunicada a la Academia de Ciencias de Paris. 1891, 



(15) Chaves. — ensato de fisiologia mineral. 127 

sentados, segun Credner (1), por ciertas transform aciones de 
la albita, oligoclasa, miens, hornblenda, audita, mag-netita, 
oligisto, hematites compacts y pirolusita. 

Cuando a la accion propia del agua se une la de los gases y 
sales que lleva disueltos (2), los fenomenos quimicos que pro- 
voca sobre los minerales son. aparte de su caracter particular, 
niuclio mas energicosy rapidos. A.demas, la presencia de del- 
tas substancias en disoluci6n modifica bastante en muchos 
casus las propiedades disolventes del agma. 

Entre las disoluciones acuosas de los gases ninguna desem- 
pena un papel tan importante y universal como las del acido 
carb6nico. Estas constituyen uno de los principales factores 
del equilibrio entre las acciones endotehiricas y los procesos 
opuestos subaereos-acuosos. Su intervencion ofrece dos puntos 
de vista, ya se las considere como simple disolvente (en apa- 
riencia al menos) de ciertos minerales, ya como agente capaz 
de efectuar cambios quimicos. 

Las experiencias < 1 1 - Struve demuestran que se pueden obte- 
ner aguas de identica composici6n que las de determinadas 
fuentes minerales por la ace ion de las aguas carb6nicas sobre 
distintas rocas pulverizadas. La silice gelatinosa, la calcita, la 
magnesita . la dolomita, la siderita (3), se disuelven en las 
ag-uas carb6nicas, regenerandose las substancias disueltas 
cuando el gas se desprende. 



(1) Traite" de Giologie et de Paliontologie, trad, par R. Moniez. 1879, p. 183. 

(2) No siempre las aguas subterraneas contienen proporciones algo notables de 
substancias solidas y gaseosas disueltas. Por lo que toca a estas ultimas, baste recor- 
dar como ejemplo que, aun algun tieinpo despues de abierto el pozo artesiano de 
Grenelle, estuvo produciendo un agua de muy malas condiciones de potabilidad, 6 
iudigesta tanto para el hombre como para los animales. Debianse estas propiedades, 
segun demostro el analisis, a la auseucia completa del oxigeno y a la pequefiisima 
porcion de gases disueltos. 

(3) Las proporciones de estas substancias que se disuelven en 1.000 partes de agua 
son las siguient' 

Silice gelatinosa 0,1 

Calcita 1,1 a 0,33 

Dolomita 31 

Magnesita 12 

Siderita 72 

La cifra consignada para la calcita corresponde, segun Credner (Op. cit, p. 182), al 
promedio de todas las variedades 6 estados de agregacion del carbonato calcico. Cossa 
(Tschermak, Op. cit.), da para el un coenciente mas elevado. 



12* \N\I.Ks DE IIISTOR1A NATURAL. (16) 

operandi) bajo presi6n, S6narmont consigui6 obtener crista- 
les de cuarzo por disoluci6n de la silice g-elatinosa en el agua 
carb6nica a 350° en vaso cerrado, y sustituyendo la silice con 
el acido titanico se lian obtenido cristales de rutilo. Segiin 
Binder (1). a lapresi6n de 90 atm6feras se disuelven la piro- 
morfita y la epidota. 

Las acciones qniraicas que las aguas carb6nicas efectuan 
sobre los minerales son numerosas y transcendentales. Ya 
Ebelmen (2) traz6 el proceso general de las alteraciones quo 
Los silicatos sufren mediante la influencia del acido carb6nico, 
deduciendo de sus observaciones importantes principios que 
establecen en cierto modo un equilibrio especial entre las con- 
diciones de vida en las dos categorias de seres organizados. 
Decia este sabio, en efecto, que las acciones qui micas que a 
las temperaturas elevadas reinantes en las reg*iones profun- 
das de la corteza del globo ocasionan la separaci6n del anhi- 
drido carb6nico de los carbonatos, serian una fuente de este 
gas, fatal para la vida de los animales, si una accic'm suprate- 
rrestre opuesta no lo fijase de algain modo regulando la canti- 
dad de anhidrido carbonico atmosferico. Ebelmen observ6 que 
el contenido en silice. cal, magnesia y alcalis de las arcillas 
es siempre inferior al de las rocas igmeas originarias, y que. 
por consigniente, aquellas no pueden considerarse como el re- 
snltado de la simple tnturaci6n 6 divisi6n mecanica de estas 
rocas, pues en tal caso la composicion debia ser la misma en 
ambas. Segiin el las arcillas no representan otra cosa sino el 
remanente de la acci6n quimica de las aguas carbonicas sobre 
las rocas originarias, accion que pone de manifesto un pro- 
ceso general de alteracion de todos los silicatos de alumina y 
alcalis 6 tierras alcalinas. La transformacion tan frecuente de 
la ortosa, por ejemplo, dando productos caolinicos, es una 
prueba en favor de las conclusiones de Ebelmen. puesto que 
es sabido y <'\perimentado que dicho mineral pierde los alca- 
lis y parte de su silice por la accion de las ag-uas carbonicas. 
conservando la alumina. En los silicatos no aluminosos cuyos 
mineralizables son la cal, la magnesia y los 6xidos de hierro y 



(1 ) Mm. und Petrogr. Mith. , ]>. 832. 
2) Reeherchea sur 1st produits de la descomposition des espdces minerales de lafamille 

det lilicatet. (Ann. iles Mines, 4« s6rie, t. vn. 1H45, p. 1.) 



(ii) Chaves. — ensayo de fisiologia mineral. 12& 

mang'aneso, las ag-uas carbonicas elirainan por completo en 
ultimo termino aquellas tierras, quedando mi residuo consti- 
tuido por silice y oxidos superiores de hierro y mang-aneso. 
Por ultimo, en los silicatos de oxido ferrosoy alcalis las ag-uas 
carbonicas separau estos ultimos, y el remanente esta consti- 
tuido por el sesquioxido de hierro hidratado y la silice (1). 

Las experiencias de Muller se hallau tambien de acuerdo en 
demostrar la accion quimica de las ag-uas carb6uicas bajo pre- 
sion. Operando cou los silicatos pulverizados a la presion de 
3^4 atmosferas, obtuvo los resultados sig-uientes al cabo de 

siete semanas de contacto: 
La ortoclasa se disuelve en la proporcion de 0.328 por KM) 

de disolvente, y en la disolucion prepoudera lapotasa y lueg-o 

la silice. 
El olivino lo hace en la proporcion de 2,111 por 100 de ag-ua 

carb6nica, y en la disolucion domina. principalmente, el oxido 

ferroso, y despues el silicato Si 2 Mg* (2). 
La misma cantidad de ag-ua carb6uica disuelve 1,211 de 

serpentina, dominando en la disolucion los oxidos mag-nesico 

y ferroso. 

• 

En vista de estos datos se puecle inferir que la relacion en 
que se encuentran los elementos disueltos es sensiblemente 
distinta de la que ofrecen los elementos del mineral atacado, 
y que por consecuencia, la accion disolvente del ag-ua carbo- 
nica sobre estos silicatos va acompanada de modificaciones 
quimicas. 

Con posterioridad a las experiencias de Muller, Binder (3) ha 
observado la descomposicion de la andalucita y de la anortita 
por el agua carb6nica a la presion de 90 atmosferas. 

Ademasde estos i'enomenos de descomposicion, la influencia 
de las ag-uas carbonicas provoca en los minerales modifica- 
ciones de caracter sintetico, tales como muchas de las reali- 
zadas en la llamada montera, de los filones, constituventes de 



1) El Sr. Calderon y nosotros hemos tenido ocasion de observar un caso de esta 
accion general de las aguas carbonicas en el curso de las alteraciones que sufren los 
granosde glauconitaaprisionadosen algunas calizasy areniscas. (Calderon y Chaves, 
Contribicciones al estudio de la glauconita. An. de la Soc. esp. de Hist, nat., 2." serie, 
tomo xxii, 1893.) 

(2) Tschermak. Op. cit.; P. G., paginas 16 y 17. 

(3) Loc. cit. 

ANALES DE UI8T. NAT.— XXVIII. 9 



130 ANALES DK HISTORIA NATURAL. (18) 

formaciones parasitas de malaquita, cerusita y otros carbona- 
tos. Las transformaciones de esta indole son, sobre todo, im- 
portantes en los silicatos. Sirva de ejeraplo la obtencion de la 
heulandita por Doelter, mediante la accion del ag-ua carboni- 
ca y la silice recientemente precipitada sobre la anortita (1). 

Los bicarbonatos, como combinaciones facilmente descom- 
ponibles en las condiciones ordinarias poniendo en libertad 
parte de su anhidrido carb6nico, y regenerando los carbonatos, 
desempenan un papel iraportante en la evoluci6n del globo, 
pero en el respecto quo ahora nos ocupa, su interns estriba 
mas que en nada en la acci6n quimica del anhidrido carb6ni- 
fo que al estado naciente son capaces de suministrar; asi 
pues, en el orden de enumeraci6n de los ag-entes de las trans- 
formaciones quimicas de los minerales, les corresponde un lu- 
gar identico al que ocupa el anhidrido carbonico. 

Comp6rtanse tambien los bicarbonatos en muchos casos 
como disolventes, y las numerosas experiencias realizadas al 
objeto, han dado resultados de bastante interns. Operando a 
250° con los bicarbonatos alcalinos y el sulfato barico, se han 
producido cristales de baritina , y con el sulfuro de antimonio 
se ha obtenido en las mismas condiciones un llquido verdoso 
quo por onfriamiento deposita una costra metalica en la cual 
se implantan largas ag"ujas de estibina (2). 

La disolucion del rejalgar y el oropimente. conseg-uida por 
Senarmont calentando estos minerales con disoluciones de los 
bicarbonatos alcalinos, es un hecho muy curioso, pues mien- 
tras con el primero se deposita por enfriamiento una mezcla 
de cristales de rejalgar con alg-o de oropimente, el seg-undoda 
;i veces cristales de rejalgar. El oxito de esta transformaci6n 
reversible depende de la concentracion y de la temperatura. 
\ Questro j uicio, esta interesantisima experiencia merece ser 
objeto de nuevas investig^acionesque, encaminadas principal- 
mente al estudio del limite de concentracion de las disolucio- 
nes. tijen las condiciones de reversibilidad de ambos sulfuros 
de ars6nico. 



Las formulas de la anortita y la heulandita son, respectivamente: 

Al«(Si «> v ), ; Ca s 9i 5 08) 6 Ca Sl 16 H.O. 

Ci) Con las disoluciones muy concentradas se obtienen pocos cristales, pero en 
cam bio se obaerva la formaci i i de un depdsito pulverulento i|ue parece ser de piro- 
estibita. 



(19) Chaves. — ensayo de fisiologia mineral. 131 

Los feitemenos que producidos mediante lainfluenciade los 
bicarbonatos revelan, desde luego, acciones quimicas, son 
tambien muy importantes y numerosos. De este orden son la 
production de carbonato calcico pulverulento por la acci6n de 
las disoluciones transparentes de carbonato de magnesio en 
ag-ua carb6nica a 100° sobre el eloruro calcico, y la de una 
mezcla de carbonates de calcio y de mag'nesio mediante los 
mismos agentes a la temperatura de 150°. Hechos son estos 
que demuestran la influencia que la temperatura de las diso- 
luciones carbonatadas calcico-magnesicas han ejercido en la 
production de los depositos calizos y dolomiticos. Al esclare- 
cimiento de la genesis de los carbonates de calcio contribuyen 
tambien las experiencias de Becquerel, que logro producir 
cristales de aragonito, mediante un contacto sostenido por al- 
gunos alios de las disoluciones de bicarbonate sodico sobre la- 
minas de yeso , fenomeno que se produce en pocos dias si se 
opera a la temperatura de 100°. Por lo que a la formaci6n de 
ciertos dep6sitos de carbonate calcico de origen evidente- 
mente pseudomorfico se reflere, debemos citar tambien la ac- 
tion de las disoluciones calientes de carbonato sodico sobre la 
fluorita. Finalmente, los cristales obtenidos por Fritzche ca- 
lentando una mezcla de bicarbonate sodico y eloruro calcico 
disueltos, dieron a Kokscharoff medidas identicas a los de la 
gaylussita natural. 

Tambien en condiciones analogas, mediante la intervention 
de los bicarbonatos, se ban obtenido otros carbonates por pro- 
cedimientos de laboratorio que reflejan losprocesos naturales: 
Rose obtuvo la smitsonita por la action del bicarbonate pota- 
sico sobre el eloruro zincico en presencia del agua que obra 
como deshidratante del carbonato zincico hidratado que se for- 
ma primeramente, y Senarmont consiguio cristales de dicho 
mineral calentando en tubos cerrados la misma sal zincica con 
el bicarbonate calcico. En virtud de una reaction analoga, y 
mediante el contacto prolongado del bicarbonate sodico sobre 
la galena, se obtienen en frio cristales de cerusita. 

La formation de malaquita por la acci6n del bicarbonate 
s6dico sobre el eloruro ciiprico, la de la azurita que consigui6 
Becquerel sometiendo a una lenta difusion disoluciones del 
mismo bicarbonate y de nitrate ciiprico en presencia de la cre- 
ta, y la production tambien de malaquita cuando actiian las 



132 A.NA.LES DE H1ST0RIA NATURAL. • (20) 

disoluciones de aquella sal sobre la brochantita 6 sobre la ata- 
camita. son hechos importantes que ponen de manifiesto el 
origen de muchas de las evoluciones acaecidas en los yaci- 
mieutos de los minerales cupriferos, y dan cuenta ademas de 
la concomitancia delastres combinacionescupricas citadas en 
la patina de los antiguos objetos de cobre y bronce encontra- 
das en las excavaciones (1). 

Entre otras reacciones debidas a los bicarbonatos que en- 
cuentran representation en la naturaleza, debernos citar espe- 
cialmente la production del yeso, que obtuvo Sterry Hunt en 
cristales, por la mezcla del bicarbonato calcico con el sulfate 
magnesico disuelto; proceso este, sin duda, muy general, y al 
que puede, quiza, referirse la formation de los pequenos cris- 
tales de yeso trapeciano de las margas de Moi*6n y las maclas 
en punta de lanza de las lagunas de Fuente-Piedra en nuestra 
region andaluza, para citar algun ejemplo (2). 

La intervention de los carbonates disueltos en los procesos 
minerales tiene gran analogia con la de los bicarbonatos y el 
anhidrido carb6nico. A su influencia se deben muchas dobles 
descomposiciones originadas de carbonates cristalizados identi- 
cos a los naturales. Drevermann, por ejemplo, obtuvo cerusita 
por la acci6n del carbonate sodico disuelto sobre el nitrate 



(1) A los resultados de otros analisis que pudieran aducirse unimos los de Bertbe- 
lot relativos a la alteracion de antiguos objetos de cobre y bronce. La fuerte patina 
que alcanzaba al centro de la masa de una figurilla votiva de origen caldeo contenia 
una mezcla de atacamita y carbonato de cobre (malaquita ?) y su an;ilisis arrojaba 
1,1 por 100 de cloro que corresponden a 6,G del oxicloruro. La patina de un vaso de 
cobre egipcio dio 6,2 por 100 de cloro al estado de atacamita, y un anillo de bronce 
plumbifero de fecha probablemente posterior dio 9,4 por 100 de las substancias si- 
guienteB: cloro al estado de atacamita, oxigeno, agua, vestigios de azufre, sales cal- 
cicas y alcalinas. (Berthelot, «Sur quelques objets en euivre de date (res ancienne prove- 
nant de la <'halde'e»y «.Snr quelques mouveaux objets de euivre provenant de Vancienne 
Etjyplesi Bull, de la Soc. chim. de Paris, 8.c serie, t. xi-xii, n.° 16-17, paginas 859 y 
si-ruientes). 

Kelativamente a la discutida bistoria de la genesis y evoluciones del yeso de 
los yacimientos espanoles y a las teorias emitidas en tal respecto, recomendamos los 
importantes trabajos del Sr. Calderon: La sal comun y su papel en el organismo delglo- 
bo. (An. de la Soc. esp. de Hist. nat. , t. .win, 1888.)— Los volcanes fangosos de Mo- 
ron, lb., t. x\. 1891.)— Origen de la sal comun y de los sulfatos de los terrenes terciarios 
lacustresde la Peninsula. (lb ,t. xxiv, 1895), rspecialmente este ultimo que resume la 
lnbliografia espanola sobre la cuestion. Tambien citaremos ;i este misrao propositola 
excelente memoria del malogrado geologo Cala, publicada en los mismos Anales, 
Geologla del tirmino de Moron y <h l e su yacimiento diatomifero. 1897. 



(21) Chaves. — EN" SAYO DE FISIOLOGIA MINERAL. 133 

plumbico, y Becquerel consig*ui6 obtener el mismo mineral 
mediante el contacto de la disolucion del carbonato s6dico con 
la galena. Muchos de los fenomenos quimicos que losbicarbo- 
natos provocan en las combinaciones cupriferas, se verifican 
tambien con los carbonatos. Estos tienden, en g-eneral, a for- 
mal' nuevos carbonatos por doble descomposicion, pero en 
ciertos casos el anhidrido carbonico se separa precipitandose 
los oxidos correspondientes. Asi sucecle en el caso de las sales 
ferricas y aluminicas, de las cuales separan los respectivos 
sesquioxidos al mismo tiempo que se desprende el g-as. 

Metamorfosis mas complejas y de g-ran importancia tam- 
bien son las que producen los carbonatos alcalinos sobre los 
silicatos. Estas metamorfosis dan muclias veces orig-en a 
combinaciones que tienen representation en la naturaleza, y 
a ellas se deben, sin duda, numerosas pseudomorfosis. De or- 
dinario, y sobre todo cuando se trata de bases alcalino-terreas 
6 de la magmesia, el acido carbonico queda unido a estas for- 
mando los carbonatos correspondientes, pero con los silicatos 
ferriferos y mang-anesiferos, y particularmente cuando inter- 
viene el oxig-eno del aire, el anhidrido carbonico queda libre, 
separandose oxidos superiores de hierro y de mang-aneso. En 
tin, en los silicatos aluminosos, la alumina no es siempre eli- 
minada, sino que en ocasiones queda formando parte de nue- 
vas combinaciones mks 6 menos complejas. Como ejemplos de 
estas metamorfosis debidas a la accion de los carbonatos alca- 
linos, tienen mucho interes por aportar hechos a la historia 
de la constitucion quimica de ciertos silicatos, la transforma- 
cion de la monticellita en silicato mag-nesico y carbonato cal- 
cico, la de la g-ehlenita en cancrinita, conseg-uida por Lem- 
berg mediante el mismo ag-ente, a la temperatura de 200°, y 
la del mismo mineral en un producto que tiene la composi- 
ci6n de la mica potasica observada tambien por Lemberg' en 
las mismas condiciones de temperatura por la intervencion 
del carbonato sodico. 

Muchas de las transformaciones quimicas de los miiieralcs 
pudieran atribuirse a la accion del acido clorhidrico libre: 
pero merced a su g-ran energ-ia de combinacion para las bases 
t'scasea tanto este ag-ente en la naturaleza, que casi se en- 
cuentra exelusivamente entre los productos de las emanacio- 
nes volcanicas. Xo obstante se ban atribuido a su influencia 



131 WALKS Ml HIST0RIA NATURAL. (22) 

especial ciertas alteraciones filonianas, lo que parece encontrar 
comprobaciun en las experiencias del laboratorio. Recordare- 
mos, para citar alg-una, el paso de la plata nativa a querargi- 
rita, conseguido calentando de 100 k 150° una lamina de plata 
con el acido clorhidrico. Por otra parte, se conocen una porci6n 
de reacciones que tienen representaci6n en la naturaleza y 
muestran que el acido clorhidrico que al estado naciente se 
desprende en muchas acciones quimicas, es agente minerog-e- 
nico importante. Numerosas experiencias de laboratorio acu- 
san claramente el origen de este hidracido, tanto volcanico 
como filoniano, origen que en todos casos estk en la descom- 
posici6n de los cloruros que, ya por la via acuosa, ya por la 
accion del calor, ceden sus elementos basig'enos k mineraliza- 
dores capaces de contraer combinaciones mas estables en las 
condiciones dadas (1). Recordaremos entre estas acciones pro- 
ductoras de acido clorhidrico la del acido sulfurico sobre los 
cloruros, reversible en condiciones determinadas; la del hidro- 
g-eno sulfurado sobre los cloruros volatiles a temperatura ele- 
vada, inversa a la que en frio se verifica entre el acido clorhi- 
drico y los sulfuros; la descomposicion demostrada por Gay- 
Lussac de los cloruros alcalinos por los silicatos en presencia 
del vapor de agua; la acci6n de este sobre algunos cloruros 
metaloidicos y metalicos, como el b6rico, el de niquel y el f6- 
rrico; la descomposici6n de las disoluciones concentradas de 
cloruro mag-nesico por el calor, etc. En todas estas reacciones. 
la influencia de la masa, de la disolucion y de la temperatura 
se dejan sentir de un modo notable, demostrando hasta qu6 
punto crece el interes de los equilibrios quimicos cuando de 
conocer las transformaciones mutuas de los minerales se trata. 

Tamlien el acido clorhidrico muestra propiedades disolven- 
tes y cristalogenicas para gran numero de minerales. Bajo 
ini'siun y con auxilio del calor disuelve la silice gelatinosa, el 
anhidrido titanico amorl'o, los sulfatos barico, estr6ncico, cal- 
cico y plumbico, el fluoruro calcico y el cinabrio, depositan- 
dose por enfriamiento cristales identicos por su forma y su 
composici6n a las cspecies naturales correspondientes. 

En lo que se refiere a las modificaciones quimicas que el 



(I) Caldurun, /," sal comun y t" papel <'u cl organismo del globo.—I\.K. ue la Soc. 
B8P. uk Hist, nat , tomo xvn, 1888. 



(23) Chaves. — ensayo oe fisiologia mineral. 135 

acido clorhidrico provoca en los silicatos, debemos tener pre- 
sente, asi como lo haciamos al tratar del anhidrido carbonico, 
que la influencia de este ag-ente queda limitada a la tempera- 
tura ordinaria 6 poco elevada, por cuanto a temperaturas al- 
tas el acido silicico se comporta desde lueg-o como un minera- 
lizador mas energ-ico, desalojandolo de sus combinaciones, he- 
cho que explica de una manera patente el orig-en del acido 
clorhidrico volcanico, y consolida en este caso particular la 
doctrina del equilibrio entre las acciones ig-neas y las acuosas. 
mostrando la ley de compensation en los cambios substancia- 
les que entre los minerales se verifican. Bien conocida es de 
los g-eolog'os la accion del acido clorhidrico sobre los silicatos 
naturales, por lo que toca a la posibilidad de su descomposi- 
cion, y el interes de esta reacci6n en lo que se refiere al diag- 
nostico de dichos minerales. En el caso de los silicatos mas 6 
menos atacables por el acido clorhidrico, la silice separada 
puede afectar modificaciones distintas y diversos grados de 
hidratacion, lo cual conviene tener presente al indag-ar las 
acciones quimicas de que son capaces los productos de su dis- 
gTegacion. 

Pero la importancia minerog'enica de las combinaciones de 
cloro, estriba principalmente en la accion de los cloruros, ac- 
ci6n de una gran g'eneralidad si se tiene en cuenta la abundan- 
cia de estos compuestos en las aguas y entre las capas del 
suelo, y en otro concepto, su estabilidad. Las experiencias de 
M. Gorgeu,han demostrado que los cloruros alcalinos se com- 
portan como disolventes en ciertas condiciones. La baritina, la 
celestina y la anhidrita pueden obtenerse en cristales por di- 
soluci6n de los correspondientes sulfatos en los cloruros fun- 
di dos. En estas condiciones la dolomita solo da magnesia 
amorfa y cristales de calcita, al paso que una mezcla de car- 
bonates de bario y calcio origina alstonita en cristales. 

Adoptando igualmente la via ignea . Forchammer obtuvo el 
apatito cristalizado mediante la fusion de una mezcla de fos- 
fato tricalcico y cloruro s6dico. Tambien Devray consiguio re- 
producir este misino mineral calentando a 250° el fosfato dical- 
cico con una disolucion de cloruro calcico. Ambas sintesis 
son interesantisimas, porque ponen de relieve el hecho de la 
introduccion del cloro en los fosfatos mediante las disolucio- 
aes de los cloruros, mostrando la posibilidad de que estas diso- 



196 WALKS DE BISTOBIA NATURAL. (24) 

luciones jueguen un papel directo en las pseudomorfosis que 
dan por resultado combinaciones cloradas complejas, como 
algunos silicates. 

Los diferentes cloruros disueltos actuan sobre la calcita de 
diverso modo. A la temperatura de 100° las disoluciones de 
cloruro magn6sico provocan la sustitucion del magnesio al 
calcio, Llegando a alcanzar estos dos metales las proporciones 
en que se encuentran en la dolomita. El cloruro ierrico la des- 
compone, desprendiendose anhidrido carbonico y depositan- 
dose limonita. A su vez cl cloruro de aluminio, cuyo origen en 
la naturaleza radica en la accion de las ag-uas cloruradas sobre 
los silicates de alumina, produce un deposito de alumina hi- 
ll ratada. Estas dos ultimas reacciones dan cuenta de la proce- 
dencia y formaci6n de la bauxita (1), cuando actuan sobre la 
calcita los dos cloruros a la vez. 

Alg'unas de las sintesis de la atacamita demuestran tambien 
la acci6n especial de las disoluciones cloruradas. Tales son La 
debida a Friedel mediante la accion del cloruro sodico sobre 
el nitrate tribasico de cobre, y tambien la que log*r6 Devray 
calentando a 100° la mezcla del mismo cloruro y de sulfate de 
cobre amoniacal disueltos en ag*ua. 

M. Ch. Sainte-Claire Deville observ6 (|iie las disoluciones de 
los cloruros calcico y magnesico reaccionaban sobre una are- 
nisca formada en su totalidad por granos de cuarzo con vesti- 
g*ios solamente de carbonate calcico, previamente calentada al 
rojo, dando una masa facilmente pulverizable que calentada al 
bianco tomaba un color bianco lechoso, se mostraba inataca- 
ble por los .icidos y tenia la densidad «del piroxeno 6 del an- 
fibol» (2). Esta experiencia, que atestigua la introduccion de 
Las liases en la silice por medio de las combinaciones clorura- 
das, alcanza mayor generalidad extendiendose a los silicates, 
en virtud de la observacion del mismo autor de que las diso- 
luciones de los cloruros alcalinos atacan las arcillas a teinpe- 
raturas no muy elevadas produciendo feldespatos. El hecho es 



(1) Meunibe: Mith. de Synth, en Min. 

(2) Metamorjlsmo en las rocas sedimentarias. Accion de las sales soluble* (!<■! agua del 
in las calitas , las arcillas , ins areniscas y otras rocas siliceas, No) icia de este t ra- 

bajo en la aRevista de loa progresoa de las Cienciae cxactas, fisicasy uaturale«.»/ Ma- 
drid, tonjo vm, i>ay. 188. 



(25) Chaves. — ENSAYO DE FISIOLOGIA MINERAL. 13"} 

importantisimo, y entre otras aplicaciones a que su considera- 
tion se presta, no podemos menos de recordar, por referirse a 
fenomenos de pseudomorfismo quimico de materiales de las 
rocas andaluzas, la posibilidad de la intervention de un pro- 
ceso analog'o debido a los mismos agentes en la formation de 
los cristales de plagioclasa de las ofitas, los cuales deben su 
origen, en opinion del Sr. Calderon. a los efectos del meta- 
morfismo sobre un barro humedo y caliente (1). 

Y, por ultimo, ciertas metamorfosis miry interesantes , de 
caracter sintetico. que resultan de la acci6n de los cloruros, 
tienen representation mas 6 menos directa en los procesos 
pseudomorficos progresivos naturales. De ellas son notables 
la transformation de la leucita en una mezcla de ortoclasa y 
de nefelina mediante las disoluciones de cloruro sodico. y la 
que. seg-iin Doelter, se observa calentando a 220° la okenita 
con una mezcla de cloruro de aluminio, carbonate sodico y 
agua carboniea. Los productos de esta ultima transformation 
son la apofilita, la analcita y la chavasita. 

La oxidation rapida del hidrogeno sulfurado en presencia 
del agma, y sobre todo de las materias porosas, es una fuente 
muy constante de acido sulfurico en los yacimientos sujetos a 
las acciones liidrotermales. Pero a pesar de esto, y en virtue! 
de la misma causa que tuvimos en consideration al ocuparnos 
del acido clorhidrico libre, la intervencion del acido sulfurico 
radica de un modo general en la action de los sulfates solu- 
bles que con tanta frecuencia se Lallan en las aguas minera- 
les, y a los que, sin duda alguna, se debe el origen de las gra ti- 
des masas de yeso de los terrenos sedimentarios (2). 

Es crecido el niimero de experiencias en que se demuestra 
la intervention de los sulfates en las transformaciones de los 
minerales, y a ellas se debe la reproduction artificial del yeso. 



1) In region epigenique de V Andalousie el I'origine de ses ophites. «Bull. de la Soc. 
geol. de France», 3 e serie, t. xvn.— La region epige'nica de \adalucia y el origen de sus 
ojltas. «Boletiu de la Comision del Mapa geologico», 181)1. 

(2) Aqui nos referimosfi las grandes masas deyeso desedimento quimico, y nunea 
al yeso de origen metamorfico 6 secundario, cuyo proeeso de formacion puede ser muy 
variable y provocado a veces por la descomposicion de las materias organicas 6 su 
accion reductora sobre rocas sulfatadas preexistentes, como acontece, segun el se- 
Bor Calderon, en los yesos epigeuicos de Andalucia, que estima dicho distinguido 
geologo hallan su origen en la sulfatizacion directa de las calizas y las margas. 
(Calderon: Los volcanes fangosos de Moron.) 



13d WW. IS DE HISTORIA NATURAL. (26) 

laanhidrita. la baritina, la celestina, la anglesita, labrochan- 
tita y otros sulfatos; pero, en cambio, se poseen pocos datos res- 
pects ;'i las alteraciones que estas sales producen en los sili- 
cates. Faltan realmente observaciones encaminadas a inquirir 
hasta ([lit' 1 punto los sulfatos puedan provocar la introduccion 
del azufre en la moleculade los silicatos para dar combinacio- 
nes coino la haiiynita, la nosita, la lazulita, la helvita, la da- 
nalita y otras cuya genesis es en absoluto desconocida. Es 
inuy cierto que por la accion del sulfato sodico sobre el caolin 
en presencia del azufre y del carb6n, y operando por via seca. 
se ha log-rado la sintesis de la lazulita al misrao tiempo que la 
obtencion de otros ultramares no representados en la natura- 
leza; pero precisamente esta sintesis no ha arrojado luz alguna 
sobre la constitution y el orig-en de aquel mineral, respecto a 
los cuales se han emitido diversas hipotesis (1). 

Un grupo de alteraciones que merece estudio especial, por 
dar la clave del proceso pseudomorfico de infinidad de mine- 
rales metalicos, son las operadas por el hidrog-eno sulfurado. 
Ya proceda este g-as de acciones intraterrestres, ya de otras 
mas localizadas cuya base sea la reducci6n de los sulfatos. su 
papel mineralizador exclusivamonte de los metales pesados lo 
coloca en el numero de los ag-entes quimicos mas eficaces. La 
mas sencilla de las experiencias aplicables a los compuesto- 
naturales es la veriticada por H. Sainte-Claire Deville haciendo 
actuar el hidr6g-eno sulfurado a temperatura elevada sobre 
laminas de plata. Los cristales asi obtenidos presentaban las 
formas observadas en la argirosa. La experiencia de M. 13an- 
big-ny tambien es inuy hacedera e interesante por lo que se 
refiere a la produccion de la blenda cristalizada por la acci6n 
directa del hidrog-eno sulfurado sobre el sulfato zincico. 

El procedimiento de Durocher, que reviste bastante genera- 
lidad, se basa asimismo en la accion directa del hidrog-eno 
sulfurado. \ mediante el consiguiti este sabio obtener la pirro- 



(1 La uianera corao el azufre se halla enlazado en la moleculade la lazulita pp 
prestafi interpretaciones muy di\ursas. Para unos diclio elemento sustituye al oxi- 
_-no unido al silicio; segun otros, se halla al estado Ue hiposulfito, al menos eu parte 
F. \V. Clarke (Thr constitution of the silicates. «Bull. U. S. Geol. Surveys, n.° 125, 
paginaa 22 y 103) acoge la formula adoptada por Brogger, esto es 

Al»(Si 0< , Na, (Al S r , Na) , 
. ula cjue en realidad dista aun mucho de quedar deflnitivamente establecida. 



(27) ChaveS.- ENSAYO DE FISIOLOGIA MINERAL. 139 

tita, la galena, la estibina y la bismutina, partiendo de los 
cloruros volatiles correspondientes. Los cloruros argentico y 
plumbico dieron respectivamente argirosa y g'alena. 

Identico en el fondo al procedimiento de Durocher, aunque 
de mas generaliclad aiin, por lo que se refiere a determinados 
sulfuros, es el de M. Ad. Carnot, que permite obtener crista! es 
de galena y arg'irosa a partir de un 6xido, un sulfuro amorfo 
6 una sal de plomo 6 plata. 

La experiencia de Rammelsberg , que logro una verdadera 
pseudomorfosis del hierro oligisto en pirita por la accion del 
hidrogeno sulfurado a temperaturas comprendidas entre 100° 
y el rojo sombra, ofrece mucho interes en el respecto minero- 
genico, y es tambien notable descle el punto de vista quimico. 
Anterior a esta experiencia fu6 la de Berzelius, que consistio 
en dirigir una corriente de aquel gas sobre la siderita en cris- 
tales, calentada, obteniendo asimismo una pseudomorfosis en 
pirita. 

Por referirse a la sintesis de minerales mas complejos que 
los sulfuros y deberse tambien al hidr6geno sulfurado , tienen 
mucha importancia las experiencias que realiz6 Durocher ha- 
ciendo pasar una mezcla de hidrog-eno sulfurado y vapores de 
cloruro de antimonio 6 de arsenico sobre el cloruro arg-entico 
al rojo, y cuyos resultados fueron la sintesis de la argiritrosa 
y la proustita respectivamente. 

Los sulfuros ocasionan muclias y frecuentes alteraciones 
quimicas. Su afinidad por el oxig-eno libre a la temperatura 
ordinaria tratandose de los de los metales alcalinos, y en ge- 
neral de los solubles, y de los insolubles cuando se hallan re- 
cien precipitados, y a temperaturas elevadas todos ellos; la 
volatilidad de algunos por el calor y su facil descomposicion 
por los acidos, los colocan a la altura de los mas poderosos 
agentes que provocan alteraciones pseudomorficas. 

Operando con los sulfuros alcalinos disueltos y las corres- 
pondientes sales metalicas, reprodujo Senarmont a tempera- 
turas elevadas la pirita amarilla. probablemente la pirita blan- 
ca, el sulfuro de manganeso, la hauerita, la millerita y la 
blenda, sintesis todas ellas de inmediata aplicacion a la solu- 
ci6n de los problemas que el estudio de las pseudomorfosis 
sugiere. 

Mas no son s61o los sulfuros solubles los capaces de provo- 



110 ANALES DE H1ST0R1A NATURAL. (28) 

car cambios quimicos en las disoluciones metalicas; porque, 
como lo ha demostrado M. St. Meunier, muchos sulfuros s61i- 
dos precipitan el oro y la plata de sus disoluciones salinas 
acuosas, mostrando asi de una manera evidente una de las 
principales causas (1) de la reduccion de los minerales de plata 
en los filones en que se encuentra nativa (2). 

Aigunas reacciones complejas en que intervienen los sulfu- 
ros han prestado tambien su contingente a la sintesis mine- 
ral6gica. Sirva de ejemplo la observada por Senarmont al ca- 
Lentar a 250° una mezcla de disoluciones de cloruro ferrico, 
cloruro cuprico, polisulfuro s6dico y carbonato de la misma 
base. El resultado fue la obtenci6n de la calcopirita. 

Por ultimo, al lado de las alteraciones que hallan su causa 
en la acci6n de los sulfuros, debe ser recordada la sintesis de 
la plata roja arsenical mediante la reaccion a 250-350° entre 
las sales de plata y un sulfoarsenito disuelto en un exceso de 
bicarbonato sodico. La sustitucion del sulfoarsenito por un 
sulfoantimonito 6 un sulfoantimoniato origin a cristales de 
proustita. 

Es Lndudable que las disoluciones de gas sulfuroso proce- 
dentes ya de la oxidacion del hidrngeno sulfurado en ciertas 
condiciones, ya de la reduccion directa del acido sulfuxico, 
deben intervenir con mucha frecuencia en los procesos mine- 
rales. Experiencias de Geitner han demostrado efectivamente 
que operando a 200" la magnetita se transforma en pirita cris- 
talizada, y la argirosa se reduce a plata metalica. Han sido 
poco estudiadas, sin embargo, las alteraciones debidas al gas 
sulfuroso y sus disoluciones. 

Los fosfatos, que se hallan tan difundidos en los terrenos 
antiguos y aparecen en los mas modernos constituyendo ma- 
sas de consideraci6n, intervienen tambien con frecuencia en 



(1) Es sabido que la reduccion de los minerales de plata en los lilones se ha tratado 
de explicar tambien por la acci6n del hidrogeno fundandose en una experiencia de 
Margottel , que eonsiste en hacer pasar dicho jras sobre la argiroiia calentada al rojo 
practicadas por nosotros con objeto de estudiar la accion de los 
sulfuros natiiralcs sobre algunaB disoluciones metalicas nos ban dado un resultado 
negative La pirita de hierro de Valdelamusa i |irovincia de lluelva), notable iior no 
tener ni aun trazas de cobre . Bumergida durante cinco meses en una disolucido 
<1<- sulfate cuprico, no cedifi al liquido bierro ni tom6 de §1 cobre en proporcion sen- 
sible, como esta previsto por la teoria. 



(29) Chaves.— ENSAVO DE FISIOLOGIA MINERAL. 141 

la evolucion de los minerales, y son agente capaz de realizar 
pseudomorfosis de proceso quimico. Para demostrar su efica- 
cia como tales agentes baste recordar, tratandose de los fosfa- 
tos solubles, las sintesis de la hureaulita y la hopeita, y por lo 
que toca a los fosfatos insolubles, las de la libetenita, la cal- 
colita, el apatito y la piromorfita. El niimero relativamente 
restringido de pseudomorfosis referentes a minerales fosfata- 
dos nos excusa de detenernos a describir dichas experiencias 
sinteticas, basadas generalmente en la doble descomposicion 
que tiene lugar entre un fosfato soluble y una sal ya soluble. 
ya insoluble, 6 entre un fosfato insoluble y diversas sales en 
estado de disolucion (1). 

La importancia de los nitratos como agente pseudomorfico 
radica en la descomposicion de dichas sales para ceder sus 
bases a minerales ya constituidos. Actiian de este modo por 
doble descomposicion, bien manifiesta en la sintesis de la ar- 
girosa y en la de la galena, conseguidas por Becquerel liacien- 
do reaccionar los nitratos arg'entico y pliimbico con un sulfuro 
alcalino a 100-150" bajo presion. La sintesis de la gerardtita 
efectuada por Wells y Penfield constituye una rara excepcion 
al modo general de actuar de los nitratos. 

La obscuridad que actualmente reina acerca de la historia 
y evolucion de los minerales fluoriferos, y especialmente de 
aquellos silicatos en que el fluor se halla con bastante frecuen- 
cia, no permite basar sino en suposiciones mas 6 menos funda- 
das el proceso quimico realizado en las pseudomorfosis referen- 
tes a dichos minerales. Los fluoruros de boro, calcio y los alca- 
linos, parecen ser los agentes naturales capaces de introducir 
el fluor, al paso que los productos de la acci6n de las disolucio- 
nes salinas sobre las combinaciones fluorileras; pero no obs- 
tante, ya pesar de haberse conseguido la sintesis de la fluorita 
y de la wagnerita, aquella por via humeda, y de estar demos- 
trado que en la accion de ciertas sales alcalinas sobre algu- 
nos minerales fluoriferos se forman fluoruros alcalinos. lo 



(1) Conviene tener en cuenta, tratandose del primer modo de formacion de los fos- 
fatos^ por lo que atane d los equilibrios quimicosen la genesis de los minerales, 
que en muchos casos, como M. Laurence Smith lo demostro para la mezcla de carbo- 
nato Ci'ilcico y fosfato sddico fChem. Gazette, num. 57, p;lg. 100), la descomposicion ea 
incompleta. 



142 WALES DF. HIST0RIA NATURAL. (30) 

cierto es que nada sabemos aim del mecanismo general de 
las trausformaciones qtiimicas de los minerales en cuestion. 

Otro tanto puede decirse respecto al boro. La experiencia 
sint6tica de M. Gramont, el cual obtuvo la boracita al estado 
cristalino calentando con pequena porci6n de agua una mez- 
cla de b6rax y cloruro magm^sico, es solo nn easo particular 
referente a un mineral de constituci6n sencilla. que no g-uarda 
punto de comparaci6n con la mucho mas compleja, y en rea- 
lidad desconocida, de la datolita, axinita, turmalinas, etc. Re- 
i irdaremos a nuestro prop6sito que la introducci6n del boro 
tii los minerales se atribuye al acido b6rico y los boratos, al 
cloruro y fluoruro de boro. 

En el caso del fluor y del boro se encuentran otros elemen- 
ts raros en la naturaleza, como ol selenio, teluro. molibdeno, 
turgsteno, urano, etc., cuyos minerales se han reproducido en 
algunos casos en el laboratorio, pero cuya historia no es me- 
nos desconocida. Por su rareza relativa estos elementos no 
jueg-an un papel de importancia en los procesos pseudo- 
morficos. 

Finalinente consi^naremos aqui, por constituir hechos de 
raucho interes minerog6nico y mostrar ciertas metainorfosis 
de los silicatos que pueden ayudar a la interpretaci6n de alg-u- 
ints fenomenos de pseudomorfismo quiraico, las experiencias 
de MM. C. y G. Friedel relativas a la acci6n de los alcalis sobre 
la moscovita. Calentando el polvo de este silicato con disolu- 
ciones alcalinas a la teinperatura de 500°, se observaron entre 
los productos formados cristales de nefelina y sodalina. 

Las modificaciones mas interesantes que en la composicion 
y constitucion quimica de los minerales provocan los di versos 
ag*entes minorog't'-nicos son, sin duda alguna, las debidas a la 
intervencion de los silicatos y de las disoluciones de silice. 
Dado el niimero considerable de los minerales silicatados, este 
grupo de alteraciones, principalmente las que revelan la p6r- 
tlitla ('» entrada de la silice en la mol^cula, y sabido la escasez 
relativa tie resultados experimentales capaces de explicar sa- 
tisfactoriamente sus mutuos cambios, puede comprenderse 
it'll nciite que la cuestion esta aiin en sus principios , no obs- 
tante loa esfuerzos considerables realizados por mineralogistas 
y qulmicos. Sin embarg"©, por la frecuencia con que se hallan 
en las affiias minerales tanto la silice como los silicatos alcali- 



(31) ChaveS.— ENSAYO DE FISIOLOGIA MINERAL. 143 

nos, mencionarenios, con la limitacion propia de este breve 
trabajo, alg-unas observaciones que atestigman de una manera 
positiva metamorfosis que con mucha probabilidad se realizan 
en la naturaleza y experiencias de caracter analitico y sinte- 
tico que arrojan bastante luz sobre las pseudomorfosis por via 
humeda de esta clase de compuestos. 

Una de las sintesis mas eleg-antes y demostrativas que posee 
la minerog-enia de los silicatos es la del berilo realizada por 
Traube. Consiste en precipitar por el metasilicato s6dico una 
mezcla de disoluciones de sulfato de gducinio y de la rnisma 
sal de aluminio. El producto amorfo obtenido cristaliza por 
fusion en el anhidrido borico. 

Friedel y Sarasin obtuvieron cristales de ortosa mediante la 
accion de una disolucion de silicato potasico sobre la alumina, 
sintesis que manifiesta la introduccion directa de la alumina 
en la molecula de los silicatos; y que ilustra algo sobre las 
pseudomorfosis de silicatos aluminosos sobre otros no alumi- 
nosos. 

La formacion de carbonatos alcalinos y silicatos ferrosos 
merced a la reacci6n entre los silicatos alcalinos y el carbo- 
nate ferroso, conduce a los silicatos de protuxido de hierro y 
otras bases, como las tierras, si estas se encuentran en la diso- 
lucion; no se ban precisado bien, sin embargo, las circunstan- 
cias especiales que en este proceso puedan concurrir, pero es 
probable que a el deban su orig-en muchos de los silicatos 
ferrosos naturales. 

Operando con el sulfuro ferroso artificial cristalino y el sili- 
cato alcalino, nosotros hemos observado, despues de mantener 
en contacto ambas substancias durante veinte meses, la for- 
maci6n de cristales de sulfato potasico y de dos productos dis- 
tintos que contenian silice, hierro y potasio (1). 

Las disoluciones carb6nicas de carbonato ferroso, tan fre- 
cuentes y conocidas en las aguas minerales, actiian sobre los 
silicatos aluminosos. segiin los profesores Roth y Credner (2), 
produciendo silicatos de alumina y oxido ferroso. Los mismos 
autores afirman que las disoluciones de sulfato y cloruro cal- 



(1) Contribuciones a la sintesis de los silicatos de protdxido de hierro. (An. de la Soc. 
esp. de Hist, nat., tomo xxm. Artas.j 

(2) Traite'de Oe'ol. et de Pal., trad, par E. Monier, 1879, p. 192. 



144 VNALES DE HISTORIA NATURAL. (32) 

cico y los correspondientes corapuestos de magnesio dan con 
los silicatos de alumina compuestos naturales, tales corao la 
serpentina y el talco. 3 originan las pseudomorfosis del fel- 
despato, augita, hornblenda y turmalina. 

Como metamorfosis interesantes debidas a la acci6n de los 
silicatos alcalinos sobre combinaciones naturales complejas, 
debemos mencionar aqui tambi6n, como datos de importancia 
para el conooimiento de la historia de alg*unas combinaciones 
silicatadas, la observada por Lemberg haciendo actuar el sili- 
cato s6dico sobre la eleolita, en cuya accion se forma 1111 pro- 
ducto que ofrece la composicion de la cancrinita, con la dife- 
rencia de la sustitucion de Si 3 Na 2 *i C0 3 Na. 2 ; la transforma- 
cion de la okenita en apofilita cuando se la calienta con sili- 
ca to potasico disuelto a 200°, segiin Doelter; y, finalmente, la 
lnoducci6n de cristales de ortosa, sodalita y un producto que 
tiene la composici6n de la anfig-ena, observada por MM. C. y 
( i . Kriedel en la acci6n de los silicatos alcalinos sobre las micas. 

\(i daremos por terminado el desalinado cuadro de la accion 
de los diversos ag-entes quimicos sobre los minerales que aca- 
bamos de bosquejar sin senalar el importante papel que en la 
evoluci6n de los minerales desempefian las substancias org-a- 
nicas, entendiendo con esta denominaci6n, no tan s61o aque- 
llas combinaciones carbonadas constituyentes de los org-anos 
y icjidos de los animates y los veg-etales, sino tambi^n las que 
de 6stas derivan en virtud de procesos destructives quimicos 
o biol6gicos. En general las substancias org*anicas se compor- 
tan como reductores en los procesos minerales, y mas espe- 
cialmente parecen constituir vehiculos capaces de introducir 
uuevos elementos formando compuestos de caracter transito- 
rio, por cuanto su estabilidad es d6bil (lj. Las substancias or- 
ganicas que no constituyeron depositos de feclia g'eologica 
mas i) menos reciente, mezcladas a los materiales p^treos de 
-'ilimento quimico 6 mecanico operando lentos procesos, in- 
tervienen merced :'i la infiltracion de las ag*uas superficialcs. 



1 ) Sirva fie ejemplo, por lo que al origen de los silicatos de protoxido de hierro se 
retiere, la hipotesis emitida por Sterry Hunt (Mineral Physiology and Physiography. 
\ .-v. York. '2. 1 edicion, 1889), segtin la cual las substancias organicas en presenciade 
lus sales de hierro producen sales ferrosas de Acidos organicos, las cuales son el ma- 
nantial por excelencia de las disoluciones ferrosas. 



<33) Chaves. — ensayo de fisiologia mineral. 145 

las cuales contienen siempre una cierta portion de productos 
resultantes de las alteraciones espontaneas 6 fortuitas de los 
restos procedentes de los seres organizados (1). 

Es bastante considerable el ni'imero de minerales que en 
opinion de autorizados ge61ogos y mineralogistas deben su 
origen mas 6 menos directamente a las materias organicas (2). 
Sin ir mas lejos, los hierros de pantano, segiin Lenft, las piri- 
tas de los buncos de bulla, los cristales de cuarzo del terreno 
carbonifero en el concepto de M. de la Vallee-Poussin, los sili- 
catos ferrosos de via humeda en general, segiin Sterry Hunt, 
y la glauconita, en particular, como M. Cayeux opina (3) y el 
Sr. Calderon y nosotros bemos sostenido (-4), los fosfatos de los 
terrenos no cristalinos, que a juicio de M. Armand Gautier (5) 
se deben a la concentration del fosforo de origen organico, el 
cual en virtud de la fermentation bacteriana de las materias 
organizadas atraviesa dos fases, una primera de reducci6n en 
virtud de la alteration espontanea, y otra de oxidation debida 
al aire y a los fermentos aerobios ; esta ultima da como resul- 
tado la transform aci6n de la totalidad del fosforo en acido fos- 
iorico. Pues bien, todas estas hipotesis y opiniones se hallan 
de acuerdo para poner de relieve el hecho transcendental que 
consignamos de la intervention de las materias organicas en 
los procesos evolutivos de los minerales, y por tanto, y mas 
especialmente, en los fenomenos de pseudomorfismo. 

Para terminar nuestras consideraciones acerca de los agen- 
tes del pseudomorfismo quimico, una vez referidas las expe- 
riencias fundamentales capaces de dar cuenta de gran niimero 
de las alteraciones que seguidamente vamos a consignar, de- 



(h Por lo que toca a las aguas minerales, son instructivos en este concepto los re- 
sultados de un analisis practicado por Mr. Treadwell del agua mineral de Syrembad 
t \rchiv. der Pharm., t. 231, p. 579). Dicho analisis arroja la cifra de 0,000285 por 100 de 
acido propionico. 

"2 No nos referimos aqui a la formacion de minerales mediante procesos exclusi- 
vamente biologicos, como se admite, por ejemplo, respecto a la creta y la silice dia- 
tomacea. 

(3) Notes sur la glauconite. "Ann. de la Soc. gcol. du Nord.>> 1892. 

(4) Contribuciones al ettudio de la glauconita. (An. de la. Soc.esp.de Hist, nat., 
tomo xsn, l <( j:5.) Algiinos puntos de este trabajo se hallan de acuerdo con otros pos- 
teriores de M. Cayeux respecto al origeu del mineral en cuestion. /"Contribution & 
I'dtude micrograph! que des terrains se"di>iientaires. Lille, 1897.) 

(5) «Bull de la Soc. chim. de Paris», 3'" serie, t. ix-x, num. 23, p. 884. Nosotros dimos 
noticia a la Sociedad de este trabajo en los Anales, 2. a serie, tomo xxm. 

ANALES DE HIST. NAT.— XXVIII. 10 



140 ANAI.KS DE U1STOKIA NAT! HAL. (34) 

bemos Befialar la importancia probable que en ellas corres- 
ponde a la electricidad, ya se manifieste (^sta como causa 6 
efecto de la accinn quimica, ya como un dinamismo electrote- 
liirico. Atribiiyase a la electricidad uno 6 otro origen, no es 
en ningun caso menos manifiesta su intervenci6n, que ya el 
ingeniero Sr. Fernandez de Castro concibio de una manera tan 
brillante como original (1); y en verdad que no debe pasar 
esta desapercibida para el investigador que trate de esclarecer 
toda la complexidad de las causas que concurren a la forma- 
ci6n de los minerales. 

Ora se consideren los yacimientos de los minerales como 
grandes masas mas 6 menos conductoras sujetas a corrien- 
tes electricas, ora como depositos metaliferos sueltos aisla- 
dos por las rocas que los encajan , y en donde se alojan subs- 
tancias susceptibles de desarrollar corrientes electricas en las 
aguas que los banan, las cuales cargadas de sales constitui- 
ran el electrolito, ya como fuentes de energia quimica trans- 
formable en manifestaciones electricas, 6 ya, por ultimo, como 
masas conductoras no homogeneas en donde las variaciones 
de temperatura originen corrientes termoelectricas, es lo cierto 
que ofrecen siempre desde el punto de vista de la evoluci6n 
de los minerales inagotable caudal de interesantes problemas 
iiun por resolve r. 

Numerosos sonloshechos producidos probablemente por las 
acciones electroquimicasy capaces de ilustrar los conocimien- 
tos minerogenicos. Entre ellos figuran muchas de las expe- 
riencias sint^ticas realizadas por Becquerel, de las cuales se 
ha citado alguna en nuestras anteriores paginas, y h ellos 
tambi£n se refieren otras comprobaciones importantes, como 
la ^•('•nesis de los sulfuros de plomo y plata por via electroca- 
pilar, la formaciun de cristales do amalgama por la accion 
continuada del cloruro mercurico sobre una lamina de plata, 
la producci6n ile una materia vitrea analoga al diasporo por 
electrolisis de una disolucion de aluminato potasico, segiin el 
mismo Becquerel, la del bi6xido do manganeso por electrolisis 
de las disoluciones concentradas de sulfato manganoso, em- 
pleando la menor fuerza electromotriz posible (2), y otros mu- 



(1) Diaeurto de rrcepcidn en la Heal Acadetnia de Ciencias de Madrid. 
mma.si: Trait, t/uo,-. </ j„-ut. d'e'lectrockimie. 1890. 



(35) Chaves. — ensayo de fisiologia mineral. 147 

chas slntesis, en fin, que abog-an en pro de la teoria que pu- 
dieramos Uamar electrominerogenica. 

En resumen: las alteraciones quimico-pseudomorficas en- 
cuentran su explicacion inmediata en el concurso de cuatro 
ag-entes concomitantes distintos, a saber: 

La accion quimica. 
El calor. 
La presion. 
La electricidad. 



ESTUDIOS PRELIMINARES 



PARA LA 



FLORA DE LA PROVINCIA DE CACERES, 



POR 



D. MARGELO RIVAS MATEOS 



(Sesion del 9 de Abril de 1896.) 

(Continuaciou) (1). 

CLASE DICOTILEDONEAS. 
Subclase Apetalas superovarieas. 

OR DEN SALICIDAS. 
Familia Salicaceas. 

Salix alua h.=Sauce bianco. — Especie bastante frecuente en 
las orillas de los rios y arroyos; Derriscadero, Lance de la Mora, 
Berbegones , Cobacha (Tajo), Bazagona, arroyos del valle de 
Plasencia y otros muchos sitios. Fl. Marzo, Abril. 

S.fragilis L. — Especie menos frecuente que la anterior, en- 
contrandose por lo general individuos aislados en Gredos, Va- 
lle de Plasencia, Serradilla. Fl. Marzo, Abril. 

S. tnaihdra L. — Comun en las colinas septentrionales, Valle 
de Plasencia. toda la cuenca del Tietar hasta el Tajo, Gargan- 
ta de Serradilla, El Marco (Caceres). Fl. Marzo, Abril. 

S. cinerea L.=Zad, Zaeta, Sauce. — Muy comun en los valles, 
y sobre todo en las orillas de los rios y arroyos de toda la pro- 
vincia, Caceres, Garganta de Serradilla, Valle de Plasen- 
cia, etc. Fl. Febrero. 



(1) Vease el tomo xxvi, pilg. 177, y xxvn, pag\ 229 de estos Anales 



150 \ N \ 1 . 1 . S BE 1IIST0K1A NATURAL. (70) 

S. olea/olia Vill. — Se halla salpicando los sotos de casi toda 
la cuenca del Tajo (Berbeg-ones, Lance de la Mora, Puente 
Mantible, Luria). De la cordillera central solo poseemos un 
ejemplar recogido por el Sr. Rivas y Santos junto a la portilla 
de la G-arg-anta (Serradilla). Fl. Marzo, Abril. 

S. caprea L. — Especie bastante frecuente en los pinares y 
robledales de la Bazag-ona, Valle de Plasencia y Gredos. 
Fl. Enero, Febreru. 

S. aurita L.=itatf.— S61o liemos hallado esta especie en los 
arroyos de Barba6n y Barbaoncillo, y siempre en escasos y 
muy dispersos ejemplares. Fl. Mayo. 

S. viminalis L. = Mimbrera, Mimbres. — Muy comun en las 
marg-enes de los arroyos y rios, Serradilla, Yalle, C&ceres, etc. 
Fl. Marzo. 

S. purpurea h.=Za6. — Es, entre los sauces, uno de los mas 
coniunes en la provincia, en donde contribuye en g-ran parte 
a formar los sotos. Tajo, Tietar, Salor, Almonte y otra multi- 
tud de rios y arroyos. Fl. Abril. 

S. nigricans Smith.— Ya indicamos en los An ales de la So- 
ciedad espanola de Histcria natuijal el haber coinprobado la 
indication de Schousboe, esdecir, que nosotros liemos hallado 
esta especie en Caceres y Bazag-ona. Fl. Mayo. 

Populus alba C.=C/wpo, Alamo bianco.— Siempre le liemos 
visto aislado, pero bastante frecuente en los rios y arroyos de 
la parte septentrional de la provincia, Valle de Plasencia, Tie- 
Mr. etc. — Fl. Abril. 

P. canescens Smith. — Esta especie, 6subespecie, seg-iin dicen 
alg-unos botanicos, es bastante escasa en la provincia, habieu- 
dola solo visto en el Valle del Tietar (Chiquero, Porquerizo). 
Fl. Abril. 

P. (re m fl a L. — Alamo, Chopo lemblo/i. — ^e encuentra en 
ejemplares aislados y poco frecuentes en la Bazag-ona y restos 
del Valle del Tietar, mas comun en el Valle de Plasencia. 
I'M. Febrero. 

/'. nigra L. .1 lamo y Chopo negro. — Especie muy comun en 
Las orillas de Ins rios y arroyos; Plasencia (Isla), Valle de Pla- 
sencia, riberas del Tamuja, setos del Tajo (Orinal de la Virg-eu, 
Berbegones) , riachuelos de Caceres y demas parajes propios 
<1(! estas especies. Fl. Abril. 



OD Rivas Mateos.— floka de la provincia de caceres. 151 



Familia Celtidaceas. 

Celtis australis L.=Ojaranzo, Almez. — Especie muy frecuen- 
te en los valles y cuencas de los rios; Valle de Plasencia, Tie- 
tar (Bazagona, dehesa de Mirabel, Chiquero, Portilla del Tie- 
tar, etc.). Donde hemos visto g-igantescos ejemplares ha sido 
en el Orinal de la Virgen (Tajo). Fl. Abril. 

Familia Ulmaceas. 

Ulmus campestris Smith. = Alamo, alamo negro, Negrillo, 
Olmo. — Frecuente en las hondonadas y sitios humedos de Se- 
rradilla, Plasencia, Canaveral, Coria, Trujillo, Caceres, etc. 
Fl. Febrero. 

Familia Urticaceas. 

Urtica wrens Y*.-=*Ortiga$, Pica manos, Ronchonas. — Muy co- 
mun junto a las praderas y sitios donde hay substancias nitro- 
g-enadas. Fl. Abril, Julio. 

U. pilulifera L.=Or/iga hoi era ',, orliga de Ho. — Frecuente en 
las inmediaciones de C&ceres (Marco), Isla de Plasencia, De- 
rriscadero y portilla del Tajo. Fl. Junio. 

XT. dioica L.=Orliga grande, ortiga de pantano. — Muy comi'in 
en la orilla del Tietar (Bazag-ona), Jerte (Isla de Plasencia), 
arroyos y lugares de la mayor parte de la provincia. Fl. Junio. 

Parietaria lusitanica L.— Especie frecuente en la Bazagona 
y alrededores de Caceres. Schousboe la indica en Trujillo y 
Navalmoral de la Mata. Fl. Junio. 

P. erecta Mert.= Mariquillas , Parietaria.— -Muy comun en 
las paredes. Fl. Abril. 

P. diffusa Mert.=i>. officinalis Lm. = P. judaica DC— Tan 
comun 6 mas que la especie anterior. Fl. Abril. 

Familia Cannabinaceas. 

Ilumulus lupvlus L.=Li(/mlo, Pinapintada, pinaf of a.— Es- 
pecie bastante frecuente en los sotos del Tietar (Chiquero, Por- 
tilla. Bazag-ona) y sitios pantanosos del Jerte (Plasencia, Isla). 



152 ANALES DE HISTORIA NATIHAL. (72) 

Los brotes tiernos son bastante buscados para comerlos en en- 
salada 6 solos. Fl. Junio. 

Cannabis sativa L.=Cdfiamo. — Nosotros Lemos podido obser- 
var esta especie subespontanea on la falda N. de la cordillera 
central de San Pablo (Mirabel, Perdiguera). Fl. Junio. 

Familia Artocarpaceas. 

Fimis carica L.=Higuera loca, JBiguera. — Especie muy co- 
mun en los sitios escarpados, paredes, etc., de toda la provin- 
cia, Caceres, Serradilla, Plasencia. En la torre de la igdesia de 
Mirabel existe en la cupula una higuera muy desarrollada. 
que dicen pasa de un siglo de existencia. Fl. Mayo. 

Familia Ceratofilaceas. 

Ceratophyll%m demersum L. — Comun en las aguas estanca- 
das de (Viceres, pedreras del ejido de Serradilla y arroyo lug-ar, 
laguna de Arroyo del Puerco junto a la via lerrea de Caceres. 
Fl. Julio. 

C. submerswm L. — Esta especie, que se disting-ue de la ante- 
rior por tener las lacinias de las hojas poca 6 nula denticula- 
cion y la nuececilla sin espig-as, es tan frecuente en los mis- 
mos sitios que la anterior especie. charcos del Tietar. Fl. Ju- 
lio, Agosto. 

OKDKN QUENOPODIDAS. 
Familia Quenopodiaceas. 

Chenopodium Bolri/s L. = £ien granada, Te. — Especie muy 
frecuente en toda la cuenca del Tajo, arenales del Derriscade- 
ro, arenales del Tietar. Fl. Junio. 

Ch. ambrosioi rfrx. Mastranzo del T<\ Ti\ Hierta fatua. — 
Muy comun en las huertas de naranjos de Santa Catalina, 
Abuelo, Hoyo, como asimismo en la dehesa de Marijuan . [sla 
de Plasencia, Virgen de la Montana de Caceres. Fl. Soptiem- 
bre. — Fl vulgo hace con las hojas de esta especie infusiones 
teiformes muy recomendadas como estomacales. Una cosa 
analogs hacen cod la especie anterior, aunque no g-oza de 
tauta fama como 6sta. 



03j Rivas Mateos.— flora db la provincia de cacerks. 153 

Ch. album L.=Bl<znqueJos , Maslranzo bianco, Ceniglos, Palo- 
meras, IHerba de la ceniza, Payasos, Juaneques. — Con estos 
nombres conocense por el vulgo varias especies de este g*enero r 
aunque esta es la que de preferencia los lleva, ya la variedad 
a commune Moq. (Ch. candicans Lamk.), como la var. p mride 
Moq. (Ch. viride L., Ch. concatenatwm Thuill.), ambas a dos 
tan comunes en los alrededores de los pueblos y escombros. 
Fl. Junio. 

Ch. opulifolium Schrad. — Aunque no tan comun como la es- 
pecie anterior, es frecuente en los alrededores de Caceres (San 
Bias, Marco), Plasencia (San Anton, alrededores de la esta- 
ciun). Fl. Agosto. 

Ch. hybridum L. — Comun en la dehesa de Marijuan, huertos 
de la fuente, alrededores de Canaveral. Fl. Julio. 

Ch. rudrum L. — Especie muy abundante en la cuenca del 
Jertes, Plasencia, Galisteo, arroyos de la Losa y Madronillo 
(Casas de Millan). Fl. Ag-osto. 

Ch. murale L. — Especie muy comun en los barrancos, escom- 
bros, paredones viejos, etc., de toda la provincia. Fl. Ag-osto. 

Ch. Vulvaria L.= Ch. olidum Curtz. — Mas comun que la es- 
pecie anterior; entre los paredones, escombros, etc. Fl. Agosto. 

Ch. Boniis-Henricus L. — En los barrancos de la cordillera 
central de San Pablo, sierras de Gata y Dios Padre. Fl. Sep- 
tiembre. 

Beta maritima L.— Especie frecuente en las cuencas del Tajo, 
Calerizo de Caceres y alrededores de la ermita de Santa Ana 
(Serradilla). Fl. Junio. 

B. vulgaris L. — Lo mismo la var. a cicla (Acelga) como la 
var. p rapacea (Remolacha) son muy cultivadas en las huertas 
de Caceres y Plasencia, razon por la cual es frecuente encon- 
trarse con estas especies en los alrededores de las huertas y 
orillas de los arroyos proximos. Fl. Agosto. 

Blitum mrgatum L.=Bledos, Berrinchines. — Especie frecuen- 
te en los terrenos cultivados de Caceres y Plasencia. Fl. Julio. 

A triplex glauca L. — Frecuente en los arenales del Tajo, bar- 
cas de Alconeta, puente Mantible, etc. Fl. Septiembre. 

A. Ilalimus L.— Solo hemos podido observar algunos ejem- 
plares en la subida a la Virgen de la Montana (Caceres). 
Fl. Septiembre. 

A. hastata L. — Especie muy abundante en los alrededo- 



164 \N\LKS DE HISTOBIA NATURAL. 074) 

res de Plasencia, Herguijuela de Leal, etc. Fl. Septiembre. 

.1 .patula L. — Todas las var. genuina, muricatay angusiissima, 
son muy comunes en toda la provincia, y con especialidad en 
hi parte meridional (Caceres, Arroyo). Fl. Junio, Septiembre. 

A. hortensis L.=Armuelles. — Es muy frecuente en los terre- 
dos cultivados, praderas y valles, Plasencia, Serrejon, Log-ro- 
san. Fl. Julio. 

Spinacia glabra Mill. =Espinaca. — Muy cultivada en lashuer- 
tas, y por tanto no es raro verla subespontanea en los campos 
limltrofes. Fl. Julio. 

S. oleracea ^\\\\.=Esjnuaca. — Se encuentra en ig-uales con- 
diciones que la anterior. Fl. Julio. 

Camphorosma monspeliaca L.=A Icanforada. — Suele encon- 
1 nuso en los campos de Caceres, pero muy escasa (Paseo alto), 
subida a la Virgen del Puerto (Plasencia). Fl. Septiembre. 

iSateola vermiculata \.. =Planta jabonera, T^/v/V/V/.— Es entre 
todas las barrillas la mas comun, aunque no es mucha su pre- 
sencia, pues estft reducida al Calerizo de Caceres y alrededores 
de Arroyo y Trujillo. — Fl. Julio. 

S. kali 'JLen.=B«f/'i//a. — Se encuentra menos frecuente en 
los mismos sitios que la especie anterior. Fl. Julio. 

S. soda L. Barrilla. — De esta especie solo hemos visto alg-u- 
nos ejemplares en las Minas de Caceres. Fl. Julio. 

Suteda marilima Dumort. — La var. (3 spicata Willk., linica 
que lit'iiios encontrado, se halla en el cerro de Santa Barbara 
(Plasencia |. Fl. Ag-osto. 

Salicornia herbacea L. — Fl Sr. Rivas y Santos encontro esta 
• ■specie en los tomillares limltrofes a Serradilla. Fl. Octubre. 

Familia Amarantaceas. 

Amaranthus retroflexvAh. — Se encuentra en los campos pro- 
ximo* a Caceres e inmediaciones de Serradilla. Fl. Junio. 

.1 . Blitv/m L. — Especie bastante comun en toda la provincia, 
Bazagona, campos de Caceres y Trujillo. Fl. A<rosto. 

A. albus I.. -Mastrancillo. — Hspecie muy comun en los alre- 
dedoresde Serradilla, Caceres. Fl. Septiembre. 

Polycnemwm arvense L. — Comun en las orillas de los arroyos 
de Cana\ eral, campos «'■ Isla de Plasencia, Monasterio de Yuste. 
Fl. Julio. 



(75) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 155 



Familia Fitolacaceas. 

Phytolacca decandra L.= Uarmin, Carminera. — Especie muy 
comiin en las huertas de naranjos, Canaveral, Valencia de Al- 
cantara, Alcuescar, orilla de los rios y arroyos. Fl. Ag'osto. 

Familia Poligonaceas. 

Riimex crispus L.=Acedera, Vinagrera. — Especie bastante 

comun en la provincia. Calzadilla, Guijo de Coria, etc. Flo- 
rece en Mavo v Junio. 

R. Rydrolapathum Huds. — Heinos podido recog*er algunos 
ejemplares en lo alto del Valle de Plasencia, junto al naci- 
miento del rio Jerte (Tornavacas). Fl. Junio. 

R. conglomeratus Murr.— En el valle del Tietar (Bazag-ona y 
dehesa de Mirabel). Fl. Junio. 

R. pratensis Mort. — En las huertas de Caceres y campos de 
Arroyo. Pedroso, Serradilla. Fl. Julio. 

R. pulcher L. — Muy comun en el Valle del Tietar, arroyos 
lug'ares de Serradilla, Plasencia. Fl. Julio. 

R. palustris Sm. — En la Isla de Plasencia. Fl. Julio. 

R. bucephalophorus L.— Muy comun en los valles y praderas 
de toda la parte septentrional. Fl. Mayo, Ag-osto. 

R. Acetosella L.= Acer 'ones, Vinagrera. — Especie muy comun 
en los paredones y praderas de toda la provincia. Fl. Abril. 

R. Acetosa L. — Tan comun como la especie anterior, encon- 
trandose en los mismos sitios. Fl. Abril. 

R. tingitanus L. — Especie muy vulgar en los prados de Se- 
rradilla, huertas de Trujillo y Caceres. Fl. Mayo. 

R. papillaris Boiss. et Reut. — S61o poseemos algunos ejem- 
plares recog'idos por el Sr. Fernandez Lancho en el camino de 
Casas de Millan a Serradilla. Fl. Mayo. 

R. scnlalus h. = Guilarras. — Es i'recuente en las montahas 
septentrlonales, como asimismo en las praderas y cerros; Valle 
de Plasencia, Bazagona, Serradilla. Miravete. Fl. Abril. 

R. induratus Boiss. e1 Reut. — En las praderas de la cordillera 
central de San Pablo, Serradilla, Montanchez y otros puntos 
de la Oretana. Fl. Julio. 

R. Patientia L. — Se encuentran algunos ejemplares en el 



15G ^.NALES DE HIST0RIA NATURAL (~6) 

arroyo del Marco (Caceres) 6 Isla de Plasencia. Fl. Junio. 

Polygonum aviculare L.=Sangtt,inaria mayor. =Centinodia. — 
La variedad tipica (P. centinodiv/m Lamk.) es comunisima en 
Los parajes humedos y encharcados de toda laprovincia. Flo- 
rece en Junio. 

P. Bellardi All. — Bastante frecuente en los prados y sitios 
humedos de la provincia, C&ceres, Plasencia, Hervas. Fl. Julio. 

/'. kydropiper L.= Resquemona , Pimentera de agua. — Muy 
comun en las lagunas y sitios encharcados <le toda la parte 
septentrional de la provincia, Hervas. Aldeanueva, Plasencia, 
Serradilla. Fl. Ag-osto. 

P. Persicaria ~L. = P< , rs'tcnrhi .— Frecuente en los arroyos y 
sitios humedos de la mayor parte de la provincia, Caceres, Pla- 
sencia. Fl. Junio, Septiembre. 

P. lapathifoliumL.=P. lurgidum Thuill. — En los arroyos de 
Barbaon y Barbaoncillo (Malpartida, Serradilla). Fl. Ag-osto. 

P. Bistorta h.=Bistorta. — Kspecie bastante frecuente en la 
sierra de Gredos y Dios Padre; con menos frecuencia se en- 
cuentra en la sierra de Guadalupe. Fl. Mayo. 

P. Convolvulus L. — En los vallecitos de la sierra de Tejadi- 
.11a, muy proximo a la Garg-anta de Serradilla. Fl. Ag-osto. 

ORDKX PROTEIDAS. 
Familia Paroniquiaceas. 

Ortegia Hispanica L. — Se encuentra muy comun en toda la 
provincia, Caceres, Plasencia, Trujillu. Coria, etc. Fl. Junio. 

Loeflingia Hispanica L. — Comun en la Bazag-ona, Valle de 
Plasencia, veg-as del Salor. Fl. Abril. 

Polycarpon tetraphyllwm L.— Hemos podido recover la varie- 
dad p diphyllwm (P. diphylhvm Cav., Paronychia striata DC.) 
en la Cruz del Cancho, Castillo de Mirabel y La Silleta (San 
Pablo). La forma tipica es muy comun en la base de los muros, 
barrancos y alrededores de los pueblos. Fl. Junio. 

Paronychia cymosa Lamk. — Suele encontrarse en los sitios 
montuososy escaipados, Castillo de Mirabel, cuencas del Tajo, 
subida al puerto de Miravete, Caceres. Fl. Abril. 

P. argenlea Lamk. — Sanguinaria, Sant/uinariamenor. — Co- 
iiHin cu la orilla de los caminos. barrancos, praderas de la 



(77) Rivas Mateos.— i r,ou,v uk la provincia de caceres. ir>7 

mayor parte de la provincia. Caceres. Plasencia, Trujillo, Co- 
ria. etc. Fl. Abril. Goza outre el vulg-o de propiedades maravi- 
llosas, como son la aininoracion de sangre y cura de todas las 
enfermedades de la orina. 

P. nivea DC — Solo hemos podido encontrar esta especie en 
el Valle de Plasencia. Fl. Junio. 

P. capitata Lamk. — En la subida al cerro del Calamoco (ca- 
mino de Serradilla a Plasencia). Fl. Junio. 

P. polygonifolia DC. — Es bastante frecuente en los vallecitos 
de la parte baja de Gredos (faldas del puerto de Madrigal). 
Fl. Ag-osto. 

Illecebrum verticillattmi L. — Especie muy comiin entre la 
hierba, vallicales, etc.. do la region central, Gredos, Plasen- 
cia , Bazagxma. Tambien la hemos recogddo en un valle pro- 
ximo al Castillo de Mirabel. Fl. Ag-osto. 

Herniaria glabra L.— Muy comiin en los arenalesy praderas 
de la Bazag % ona, Plasencia y otros muchos puntos de la provin- 
cia. Fl. Junio. 

H. hirsutu L. — Especie tan vulgar como la anterior, encon- 
trandose con preferencia en los sitios aridos. Fl. Junio. 

//. cinerea DC — Muy comiin en los caminos y praderas de 
toda la provincia. Fl. Junio. 

H.polygonoides Cav. — Frecuente en la cordillera central de 
San Pablo, donde existen ejemplares de cercade 1 in. de altu- 
ra. Fl. Ag-osto. 

H.frnHcosa L. — Esta eespitosea especie es bastante frecuen- 
te en los alrededores de Caceres, Logrosan y Trujillo, mas co- 
miin en el Arroyo y Garrovillas y nula on la parte septentrio- 
nal. Fl. Junio. 

Corrigiola littoralis L. — Muy comiin junto a los muros, calle- 
jas y sitios hiimedos do toda la provincia. Fl. Julio. 

C. telephiifolia Pourr. — Tan comiin como la anterior; se 
encuentra en los mismos sitios. Fl. Julio. 

Sclera, i flu's annuus L. — Especie bastante frecuente en los 
alrededores de Plasencia, Caceres, Serradilla. Fl. Junio. 

Sc. perennis L.— Se encuentra en los alrededores de la Cruz 
del Cancho, Puerto Castafio y otros sitios do San Pablo. Flore- 
ce en Julio. 

Sc. poli/carpus DC — En la ermita de Santa Catalina, Virgin 
de Tievas (Casas de Millan). Fl. Junio. 



158 ANALK9 DE HISTORIA NATURAL. ("») 

Familia Timelaceas. 

Daphne Gnidium L.=Torvisco. — May frecuente, lo mismo en 

La regi6n central que en la occidental. Fl. Junio, Septiembre. 
Debido a lo textil de su corteza, suele emplearse con mncha 
frecuencia para hacer cuerdas. 

D. Laureola L.=Adel/Zlla.—Cvece en los montes de la sierra 
de Miravete. bajada del puerto Castano (Serradilla) y en las 
cuencas del rio Tajo (Derriscadero). Fl. Abril. Junio. 

D. Mezereum L.=Mezeredn.—Es una especie exclusiva de los 
altos montes de la reg-i6n central, sin haberla visto jamas 
descender k una altitud inferior de los 1.500 m. Gredos, Dios 
l'adre y Gata. Fl. Febrero, Junio. 

Passerina T/i///ucI(eaT)C.=Tk////iek« Sanamimda All. — Crece 
en los collados de la Cordillera central de San Pablo, matorra- 
les de la sierra de San Pedro junto a Aceitunilla. Fl. Julio, 
Ag-osto. 

P. annua YViekstr. — Frecuente en los montes de Serradilla 
y Villa Real de San Carlos. — Fl. Junio, Ag-osto. 

Subglase Apetalas inferovarieas. 

ORDEN SANTALIDAS. 
Familia Santalaceas. 

Osyris alba h.=Guardalobo, Retama Manca. — Muy comnn 
en los montes de la parte baja y snbalpina de la region occi- 
dental, Casas de Millan , montes de la Jive, sierra de San Pe- 
dro, Montanchez, Guadalupe, etc.; menos frecuente en la re- 
gion central. Fl. Abril. Mayo. 

Thesium divaricatum A. DC— Crece en los montes de Serra- 
dilla. dehesa boyal y Penafalcon; escasa en el Valle de Pla- 
sencia. Fl. Junio, Ag*osto. 

T. ramosum Beyn.— Fs frecuente en la sierra de Montan- 
chez, Guadalupe y en los bajos montes de Gata y Gredos. Flo- 
i \l>ril y Junio. 

'/'. Alpinum L. — Es muy escaso en laprovincia; s61o hemos 



(~9) RivaS MateOS.— FL015A DE LA PROVINCIA DE CACERES. 159 

recog-ido alg-unos pocos ejemplares en los montes de la cum- 
bre de Gredos, ya muy proximo a la provincia de Avila. Flo- 
rece en Julio. 

Familia Lorantaceas. 

Viscum laxum Boiss. et Reut. — Crece con preferencia sobre 
los pinos, y sobre todo en el P. sylvestris; Bazag-ona, Gredos. 
Fl. Marzo, Abril, Ag-osto. 

Arceuthobium Oxycedn M. Bieb. — Crece parasito sobre los 
enebros, indistintamente en el ,/. Oxycedrus y en el ,/. commu- 
nis; sierra de Gata, Gredos y en las cercanias del rio Tajo. 
Fl. Junio, Ag-osto. 

Familia Balanoforaceas. 

Cynomorium coccineum L.=Pompones de Atarfes.— "So es so- 
lamente esta especie parasita en el Taray; nosotros la hemos 
visto en el Tamujo junto a. un arroyo proximo al puente de 
Alconeta (Tajo), Berbeg-ones, Bazag-ona. Fl. Marzo, Abril. 

Familia Raflesiaceas. 

Cytinus Hypocistis L—VaquWas, C/tupamieles, Hipocislo. — 
Se encuentra parasito sobre las raices de la Jara, siendo, por 
consecuencia, muy comun en toda la provincia, y de £sta en 
la parte baja. Fl. Marzo, Mayo. La substancia g-omosa que se- 
g'reg-a esta planta es muy usada por el vulg-o como un exce- 
lente pectoral. 

ORDEN AMENTIDAS. 
Familia Betulaceas. 

Belvhi verrucosa Ehvh.= B/e:o, AbcdvL Aliso. — Es especie 
bastante escasa, encontrandose siempre en ejemplares aisla- 
dos que salpican los montes de las sierras de Gredos y Gata. 
Suele encontrarse, ademas de los sitios indicados, en los sotos 
del rio Tietar (Chiquero). Fl. Abril, Mayo. 

Alnus glutinosa Gartn.=J.//.sv/. — Muy comun en los arroyos 
de la cordillera central de San Pablo, soto de los Berbeg*ones 
y Lance de la Mora (Tajo), Chiquero y Bazag-ona (Tietar). Valle 
de Plasencia y sierra de Gredos. Fl. Marzo. 



160 \N\LKS DE HISTORIA NATURAL. 90j 

Familia Cupuliferas. 

qm'mis pedmculata Ehrh.= Ruble— No es en verdad especie 
conn'in en Extremadura, a lo menos en la provincia de Cace- 
res y parte septentrional de Badajoz; solo existe salpicando 
los bosques de la Bazagona, sierra de la Jibe y Mirabel; suele 
encontrarse tambi6n, y muy escasa . en el Orinal de la Virgen 
y Chiqnero. Fl. Mayo. 

Q. Sessilijlora Salisb.=7?oJ/e. — Este es verdaderamente el 
roble comiin, el que forma los extensos bosques de Bazagona, 
Mirabel y Valle de Plasencia. Se encuentra tambi6n forraando 
rodales en la Perdiguera (Malpartida) y Hervas. Fl. Mayo. 

Q. pubescens Will.— Es una especie bastante rara, encontran- 
dose en la region central y de esta en la parte septentrional 
de la provincia (1.500 § 2.000 m.), sierra de Gredos, Hervas, 
Garganta de Bejar. Fl Mayo. 

Q. asperata Pers. — Especie considerada por la mayoria de los 
botanicos corao una variedad del Q. Sessilijlora. Considerese 
como especie 6 variedad, la cuestion es que su presencia en la 
provincia es relativamente escasa, reduci6ndose a ejemplares 
aislados propios de la parte septentrional, Bazagona, Valle de 
Plasencia. Fl. Mayo. 

Q. Toma 1) >sc. =Roble negro. — Comiin en la regi6n central. 
Bazagona, Valle de Plasencia, etc.— Fl. Mayo. 

Q,. Lusitanica Lam. — Esta es una especie que merece la pena 
de indicar un poco mas que las anteriores. Muy conocido es 
de todos los botanicos el gran polimorfismo que existe en las 
especies del g6nero Quercus; pero, a mi juicio. creo que en 
este concepto marcha a la cabeza el Q. Lusitanica. Entre la 
gran diversidad de formas que esta especie presenta puede 
hacerse la siguiente division practica: l. a Quejigo de hojas 
pequenitas (2 era.) aovado-lanceoladas, aserradas, debilmente 
mucronadas y lampinas, 6 a lo mas una suave pubescencia 
sim6trica a todo lo largo del nervio medio. 2.* Quejigo de 
hojas pequenitas (2 cm.) aovado-lanceoladas, fuertemente mu- 
cronadas y pubescentes, a lo menos en la base. 3.' Quejigo de 
hojas pequenas 1 1 cm.) trasovadaa y un poco oblongas, festo- 
aado-dentadas, pubescencia irregularmente repartida y con 
un pequeno mucr6n en las aserraduras, nulo 6 rudimentario 



(Bi) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. m 

el del apice. 4." Quejigo de hojas pequenas (4 a 6 cm.) aovado- 
lanceoladas, festonado-dentadas, pubescencia irregular y fuer- 
temente mucronada en el apice. 5. a Quejigo de hojas grandes 
(10 a 15 cm.) trasovadas, ondeado-festonadas y lampifias: 
<5. a Quejigo de hojas grandes (10 a 15 cm.) aovadas, dentadas 
y pubescentes en el enves. Estos caracteres de diferenciacion 
de formas, bien comprendemos que no son suficientes para 
hacer y complicar las variedades de esta especie; pero hay 
veces que se encuentra vino con ejemplares imposibles de lle- 
var con certeza a la variedad faginea 6 a la bmtica, por estar 
muy confusos los caracteres. Otra cosa hemos de indicar, y es 
que nunca, hasta aliora. hemos visto en un individuo repre- 
sentacion de mas de una forma ya descrita. Todas ellas son 
comunes en la provincia: Trasierra (Tajo), Mirabel. Bazago- 
na, etc. Fl. Abril, Mayo. 

(±. Saber L.=Alcomoque. — Este arbol colosal e important! - 
simo forma la primera riqueza de Extremadura. Su area es 
ilimitada dentro de la provincia, siendo, no obstante, mas co- 
mun en la region meridional, cordillera central de San Pablo, 
sierra de San Pedro, Hurdes, etc. Fl. Marzo. 

Q. Ilex L.=jB'ncina. — Son, en verdad, muy manifiestas las 
formas que el Sr. M. Lag-una reconoce en esta especie, ya se 
reflera ;i la diferenciacion de hojas, cupula 6 fruto. Nosotros 
podemos :lar testimonio de la forma catycina (Q. calycina Poir.), 
expansa (Q. expansa Poir.) y brevicupulata, como tambien de 
las antiguas agrifolia y ballota de Decandolle. Forma exten- 
sos encinares en toda la parte meridional y central, Casas de 
Marcos, Cuchillar, Chirte. Fl. Marzo, Abril. 

Q. cocci/era L.= Coscoja. — Tanto la forma vera como la inlc- 
grifoUa, tomentosa y brachycarpa, son comunes en la provin- 
cia, habiendolas visto respectivamente en Montes de la Tejada, 
Perdiguera, Virgen de la Montana y San Pedro. Fl. Abril. 

Q. Cerris L. — Especie de area limitada a los montes de la 
(Jibe, donde forma rodalitos muy pequenos. Puede v^rsela. 
aunque no con frecuencia, en la sierra de San Pedro y ramal 
de la de Montanchez (sierra de Alcuescar). Fl. Mayo. 

Q. Suber-Ilex B.=Meslo. — Solo hemos visto cuatro ejempla- 
res, uno frente al caserio de Casas de Marco, de colosal talla. 
dos en las dehesas del Marque's del Reino (San Pedro) y otro 
en la Perdiguera (Malpartida). 

ANALE8 DE HIST. NAT. — XXVIII. 11 



162 \\\I.I> DE HISTORIA NATURAL. l«2> 

Q. avellanaformis Colm. et Bout. — «Habita en Extremadura, 
dehesa de Murillo, t6rmino de Cabeza de Vaca.» Colm. et Bout, 
s. c. pag. 9. El Sr. Laguna cree, por ejemplares vistos, pueda 
corresponder a una de las formas del Q. Ilex. Nosotros, visi- 
tando esta localidad, no hemos podido comprobarlo. 

Castanea vulgaris Lam. Casiafio. — Especie repartida por 
toda la regi6n central. Jerte, Tornavacas, Valle de Plasencia. 
Mirabel. Trasierra, Hervas, etc. Suele encontrarse no tan 
abundante en la meridional correspondiente a la region occi- 
dental, Valencia de Alcantara y Jibe. Fl. Abril. 

Fagus syhatica h.—Haya. — Encu6ntrase reconcentrada ha- 
cia la parte septentrional de la provincia de 1.390 m. a Los 2.000 
(data y Gredos), en donde forma rodalitos mas 6 menos exten- 
sos. Faldas de Gata y Gredos. Fl. Marzo. Abril. 

ORDEN BEGONLDAS. 
Familia Ficoideas. 

Gliniis lotoides L. — Ya Quer lo indica en los alrededores de 
Candelario, y Palau en Extremadura. Nosotros lo hemos visto 
en los campos de Hervas y parte alta del Valle de Plasencia. 
Fl. Acrosto, Octubre. 



'&' 



Familia Aristoloquiaceas. 

Aristolochia Pislolochia L. — Es muy frecuente en los alrede- 
dores de Plasencia, campos Aranuelos, Serradilla, Caceresy 
otros sitios. Fl. Abril, Junio. 

A. long a Clus. — Comiin en los monies de la region central. 
Gata, Gredos, Valle de Plasencia, Bazagona, Arroyo Molino, 
Cordillera central de San Pablo y sierra de Guadalupe. Flo- 
rece en Abril, Mayo. 

A. rotunda Clus. — Muy comun en los montes de la sierra 
de Hervas, castanares de Garganta de Banos, Tornavacas y 
Jerte. Fl. Abril. Junio. 

Asarum europaum L. — .Muy rara en nuestra flora, siendo 
liasta discutible si pertenece realmente a ella. Nosotros posee- 
mos mi ejemplar recogido por el Sr. Alonso en el limite de 
Avila y precisamente en la cumbre de Gredos. Fl. Abril. 



83 Rivas Mateos. — flora de la provincia i>k cacerks. 163 

Dialipetalas superovarieas. 

SERIE 1SOSTEMONA. 

Familia Ampelidaceas. 

Vitis vini/era L. — Pan-era. Parra silvestre.— Se encuentra 
en los montes de la mayor parte de la provincia, siendo mas 
frecnente en la region central y parte alta de la occidental. 
Fl. Mayo, Junio. 

Familia Ramnaceas. 

Paluirus actilealus L&mk.= Espinas de Cristo.—JSo conoce- 
mos obras botanicas en donde se liaga indicacion de esta es- 
pecie, no ya en la provincia de Caceres, sino en toda Extre- 
madura, y es una planta bastante frecuente en la region cen- 
tral y parte alta de la occidental, cuencas del Tajo, Gata, etc. 
Fl. Mayo, Agosto. 

Rhamrms Alaternus L.= Aladieriw, Borrera. — Crece en ios 
montes de Herreruelay la Gibe, llegando hasta los montes del 
Valle de Plasencia y Gata. Fl. Febrero, Abril. 

R. ohoides h.=Espino negro. — Habita en los montes de la 
sierra de Montanchez y San Pedro, cerca de Aceitunilla. Flo- 
rece en Mayo. 

7**. lycioides L.=ffspino negro. — Frecuente en los montes de 
la sierra de Gata y hondonadas de la cordillera central de San 
Pablo. Fl. Mayo, Julio. 

P. Cathartica L.=Espino eerval.— No es ciertamente una de 
las especies tan raras, como dice el Sr. Colmeiro, que sea difi- 
cil verla en los montes extremenos. Nosotros la hemos encon- 
trado en los montes de las cuencas del Tajo, soto del Salor, 
sierra de Gata y parte alta del Yalle de Plasencia. Fl. Mayo, 
Julio. 

R. infectoria L. — Habita en el soto de los Berbeg-ones, muy 
proximo al puente del Cardenal (Villa Real de San Carlos); 
mas escaso se encuentra junto a la portilla del rio Tietar. Flo- 
rece en Abril, Mayo. 



ltjj ANALES DE HISTORIA NATURAL. (84> 

It. Alpina L.— La primera noticia que tuvimos de esta espe- 
cie I'ik'' la que dos manifesto el Sr. Alonso de que la habia visto 
en los matorrales de las faldas de la sierra de Gredos. Hem us 
tenido ocasi6n de comprobarlo en una de las excursionea he- 
chas a G-redos en los meses de Junio y Julio, pudiendo verla 
aunque escasa, en los montes proximos a Madrigal. Fl. Mayo, 
Julio. 

R. piimila L. — Ch opera. — Crece con alguna abundancia en 
los montes de la Cordillera central de San Pablo (Puerto Cas- 
tano, Puerto de Miravete), y sierra de Guadalupe. Fl. Junio,. 
Agosto. 

R. F I'n ikj via L. — Arraclanera, Hediondo. — Muy comiin en los 
montes de la region central. Valle de Plasencia, Gredos, Villa 
Real de San Carlos, etc. Fl. Abril. Mayo. 



Familia Celastraceas. 

Econijmus En i'o/Kn(s L.=F. vulgaris *cop.=JBonelero.— Rn- 
bita en los montes de la region central, sierra de Gata, Gre- 
dos y Guadalupe. Fl. Abril, Junio. 



Familia Ilicaceas. 

Ilex aqui folium L.= A cebo. — ^an los montes de los Arroyos 
(Serradilla) y cuencas del Tozo sitios donde esta especie es co- 
munisima, llegando a formar intransitables matorrales; la 
heraos visto tambien en Zorita, sierra de San Pedro, Guada- 
lupe, Gredos y Gata. Fl. Mayo. Junio. 



Familia Violaceas. 

Viola palustris L.— Es bastante frecuente en los montes de 
la sierra de Gata, Valle de Plasencia, Gredos y otros muchos 
sitios elevados de la regi6n central. Fl. Mayo. 

V. odorala l,. = Violelas.—Se encuentra espontanea en los 
bosques y sitios humedos de toda la parte septentrional. Flo- 
rece en Enero, Abril. 



Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 165 

V. alba Bess.= Violela Manca. — Crece en los mismos sitios 
que la anterior, pero menos frecuente. Fl. Enero, Abril. 

V. canina L.— Es, dentro del g-enero. la especie mas comun, 
habitando con preferencia en terrenos arenosos, Plasencia. 
Caceres, Hoyos. Fl. Mayo, Junio. 

V. tricolor L. — La var. hortensis son los pensamientos de 
jardin; las var. vulgaris y arvensis sun las conocidas con los 
nombres de pensamientos enanos, violetillas, violetas de la Vir- 
gen, siendo bastante frecuentes en los montes de la region 
central y alrededores de Herreruela y San Vicente. Fl. Abril, 
Junio. 

SERIE MERISTEMONA. 
ORDEN EUFORBIDAS. 
Familta Euforbiaceas. 

Securinega buxifolia Mull.= Colmeiroa buxifolia Reut.= T«- 
ji//'jo. — Especie muy frecuente en la orilla del rio Tajo, Jerte, 
Tietar, Salor, arroyo Barbaon, montes de Arenal Gordo, parte 
baja de la sierra de Gata, etc., etc. Fl. Marzo, Mayo. 

Crozophora tinctoria Juss.= Croton tinctorium L. — Crece en 
los barbechos de la region central, Plasencia, Villa Real de 
San Carlos, Aldeanueva del Camino, Hervas, etc. Fl. Ag'osto, 
Septiembre. 

Mercurialis annua L. = Mercurial. — Muy frecuente en las 
huertas de barrancos de Serradilla, el Marco de Caceres, Pla- 
sencia, etc. Fl. Abril, Octubre. 

M. tomentosa L. — Comun en los carnpos de Mirabel, Serradi- 
lla, Arroyo del Puerco, etc. Abril, Mayo. 

Euphorbia Chamcesyce L.— Muy frecuente en los terrenos are- 
nosos de toda la provincia, siendo mas abundante en la region 
occidental. Fl. Abril, Junio. 

E. Helioscopia L. — Muy comun en toda la provincia, habi- 
tando con preferencia en los terrenos arcillosos de la reg'ion 
central, Plasencia, Hoyos, etc. Fl. Abril, Julio. 

E. pubescens Desf. — Especie bastante comun en los campos 
tie Casas de Millan, Grimaldos, Santiag-o del Campo, etc. Flo- 
rece en Abril, Junio. 



166 WW.KS DE HISTORIA NATURAL.* (*6) 

E. Pithyusa L. — Eabita en las praderas y matorrales cerca- 
lius ;'i San Vicente; vara en los campos Aranuelos y alrededo- 
res de Madrigalejos y Brozas. Fl. Mayo. Agosto. 

/:'. Nicaensis All. — Ms bastante comiin en los campos de Bro- 
zas. Salorino, Herreruela, San Vicente y otros sitios de la re- 
gion occidental; menos comiin en la central, Hervas. Fl. Abril, 
Mayo. 

/;. serrata L.= Lechetrema. — Muy comiin en toda la provin- 
cia, lo mismo en la regi6n central que en la occidental. 

/:'. exigua L. — Comiin en los terrenos cultivados de Casas de 
Millan, Canaveral. Caceres, Plasencia, Coria, etc. Fl. Mayo> 
Junio. 

/:'. falcata L. — Tan frecuente 6 mas que la anterior, sobre 
todo en la regi6n central, y de esta en las llanuras de Plasen- 
cia y campos de Ahleanneva del Camino. Fl. Mayo, Ag-osto. 

E. Peplus L.=Lechetrezna menor, Merba contra los callos. — 
Habita en los terrenos hiimedos y sombrios de toda la provin- 
cia. Fl. Mayo, Octubre. — El latex lo usa el vulgo para curarse 
los callos. 

F. segetalis L. — Muy comun en las huertas y campos arci- 
Uosos de Plasencia, Serradilla, Caceres, etc. — Fl. Junio, Julio. 

E. Characias L. — Crece en los campos de Brozas, Navas del 
Madrono, Torrequemada y en los alrededores del caserio de la 
Herguijuela de (luadalerma. Fl. Abril, Mayo. 

Familia Buxaceas. 

Buxus sempervirens L. Boj, Boje. — Forma parte del dilatado 
bosque de los Berbegones, existiendo con preferencia en los 
sotos dt 1 los rlos Salor, Monte, Tamuja, Tajo, etc. Vive subes- 
pontaneo en los alrededores del Monasterio de Yuste. Fl. Mar- 
/.o. Abril. 

ORDEN MALVIDAS. 

Familia Malvaceas. 

Malta Hispanica L. — Todas las especies de este g6nero que 
& continuaci6n enumeramos llevan el nombre vulgar de mal- 
ms. Es bastante comun en los cercadosy montes de Serradi- 
lla. Plasencia, etc. Fl. Abril. Junio. 



(87) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. m 

M. Sherardiana L. — Crece en los campos de Torrejon el Ru- 
bio y en la dehesa de la Tahena. Fl. Mayo, Junio. 

M. sylvestris L. — Muy comuii en la provincia, tanto en la 
region central como en la occidental. Fl. Abril, Septiembre. 

.1/. Man rid (laa L.— Habita en el Valle de Plasencia, campos 
de Caceres y Arariuelos. Fl. Mayo, Ag-osto. 

M. pa rri flora L. — Crece en las inmediaciones de Casas de 
Millan, Caceres, Plasencia, Serradilla, etc. Fl. Abril, Jnnio. 

M. vulgaris Fr.= /J/. roltmdi folia L. ex parte. — Muy comun 
en toda la reg-ion central. Valle de Plasencia, alrededores de 
Serradilla. etc. Fl. Abril, Julio. 

M. Alcea L.— De las distintas formas en que suele presen- 
tarse esta especie, la mas comun es la y fastigiata Koch 
(M. fastigiata Cav.), pues la hemos visto muy abundante en 
el valle de Plasencia, sierras de Gata y Gredos, en donde sube 
hasta los mas altos picachos (Moron y Cabeza alta) a. 2.100 y 
2. .525 m. Las otras son comunes en el Valle de Plasencia y 
sierra de Hervas (a genuina Cav. y p mullidentata Koch). Flo- 
rece en Mayo, Ag-osto. 

M. Tournefortiana L. — Crece en la sierra de Gredos y parte 
alta del Piornal, entre los 950 y 1.800 m. Fl. Julio. 

M. trifida Cav.— Esta especie solo la hemos visto en los cam- 
pos de Retamosa. junto al caserio de la dehesa. Fl. Mayo, Julio. 

Lavatera rotundata Laz. — Esta especie, dada a conocer por 
mi maestro, el Dr. Lazaro, en los cerros proximos a Aranjuez. 
(Madrid), baja hasta la provincia de Caceres, en las veg-as de 
la Tahena y en los campos proximos a la desembocadura del 
rio Tietar (Puente del Cardenal). Fl. Ag-osto, Octubre. 

L. triloba L. — Es frecuente en los arenales del rio Tietar, 
Bazag-ona, Chiquero, Lance de la Mora (Tajo). Fl. Junio. 

Alth(Pa officinalis h.= Malrabisco.— "Sl\xy comun en los are- 
nales del Tajo, arroyo Barbaon, etc. Fl. Julio, Ag-osto. 

.1. cannabina L. — Crece en los mismos sitios que la anterior, 
siendo mas comun en la reg-ion occidental (rio Salor). Florece 
en Junio. 

A. hirsuia L. — Especie hasta hoy solo hallada en la pradera 
])ro\ima al nacimiento del rio Jerte (Tornavacas). Fl. Junio. 



(68 \\\I.I> Di: HIST0R1A NATURAL. («*) 

ORDEN CLUSLDAS. 

Familia Auranciaceas. 

\ esta familia corresponde el g6nero Citrus, donde se en- 
cuentran las tan hermosas e importantes especies C. Auran- 
lium Riss. (Naranjo dulce), C. vulgaris Kiss. (Naranjo agrio 6 
de pega), C. Limonvm Riss. (Zimonero), C. medico, Hiss. (To- 
ronja, CidraJ y el C. Limetta Riss. (Limo y Umonero dulce). 
Todas muy cultivadas en Serradilla, Canaveral, Alcuescar. 
Valencia de Alcantara. Monasterio de Yuste, etc. 

Familia Hipericaceas. 

Hypericum perforatum L.—Hipericdn.—ComtiLn en todos los 
campos, si 6 no cultivados, de toda la provincia. Fl. Junio, 
^.gosto. 

//. quadrangulum L. — Crece en las cercanias de Plasencia y 
Yillanueva de la Sierra. Fl. Julio. 

II. tetrapterwn Fries. — Especie indicada ya por Willkomm 
en los campos de Plasencia. Nosotros la hemos recogido en los 
alrededores de Villa Real de San Carlos. Fl. Junio, Septiembre. 

//. humifuswm L. — .Muy comiin en los parajes humedos y 
sombrlos de Serradilla. Plasencia, Casas de Millan, Arroyo del 
Paerco, Caceres, Mfonroy, etc. Junio. Agosto. 

H. tomentosum L. — Crece en los parajes hiimedosy sombrlos 
• If toda la provincia, bosques de Serradilla, sierra de Gredos 
y Hervas (castanares). Fl. Mayo, Agosto. 

//. hyssopifolium Vill. — Habita en los montes de la dehesa 
Uodesuera y Caceres: ineiios frecuente en la regi6n central. 
II. Junio. 

//. pulchrum L. — S61o hemos visto esta especie en la parte 
alta de la sierra de Gata a unos 1.800 in. Fl. Julio. 

//. hirsutum L. — Crece en lus mismos sitios que la anterior 
especie, corri6ndose por toda la sierra de Gata, lleg-a hasta los 
montes de Tornavacasy parte baja de Gredos. Fl. Mayo, Julio. 

//. would, m, a L. — Crece en la parte alta del Valle de Plasen- 
cia \ alrededores de Jerte. Fl. Junio. 



<89) Rivas Mateos. — flora de la pbovincia dk caceres. if,.) 

Andrososmum officinalis All. — Habita en los montes de Se- 
n-adilla (Garganta, Penafalc6n), siendo mas frecuente en las 
sierras de Gata y Gredos. Fl. .Mayo, Julio. 

ORDEN BIXIDAS. 
Familia Tamaricaceas. 

Tamarix Anglica Webb.==Z 7 . gallica Sm.=Taray, Alarfes. — 
Especie muy comun en la mayor parte de los rios y arroyos, 
Tajo, Tietar, Jerte, Salor, Tamuja, Tozo, etc., y en los arroyos 
de Barbaon y Barbaoncillo. Fl. Abril, Mayo. 

Myricaria Germauica Desf. — Crece en las marg-enes del arro- 
yo La Losa (Casas de Millan), rio .Salor (pescaderos de Herre- 
ruela), y junto al puente de la via ferrea portuguesa. Fl. Ju- 
nio, Julio. 

Frankenia pulverulenta L. — Es bastante frecuente en los aire- 
dedores de Caceres y Arroyo del Puerco. Fl. Abril, Mayo. 

F. thymifolia Desf.— Crece en los mismos sitios que la ante- 
rior especie y en los terrenos escarpados del Tajo (Derriscade- 
ro, puente Mantible, Lance de la Mora). Fl. Junio, Agosto. 

Familia Droseraceas. 

Drosera rotundi folia L. — Esta especie es propia de las altas 
cumbres de la sierra de Gredos, Molinos, penascales del puerto 
de Madrigal (falda Sur), picos de los cerros de Hermanitas. 
Fl. Junio, Agosto. 

D. longifolia L. — Especie propia de la sierra de Gata y parte 
alta del Yalle de Plasencia. Fl. .Junio, Julio. 

Familia Cistaceas. 

Cistus ladaniferus L.=./ara comun. — Forma dilatados mato- 
vrales en la regi6n occidental (sierras de San Pedro, Montan- 
chez, Jibe) y central (La Jara, Zapata, Arenal Gordo). Hemos 
visto ejemplares en los Perbegones (Tajo) que alcanzan una 
altura de 4 in. Desaparece a una altura mas elevada de 1.500 
metros (Gredos, alto del Piornal). Fl. Abril. 



no \n\i.i:s i»i: histobia natural. ^90> 

C. Clusii Dun. Sfiruela, Jarza. — Conuin en los terreuos ca- 
lizos <1«' Caceres, Arroyo, Trujillo y otros puntos. Fl. Mayo. 
Julio. 

C. laurifolius L.= Jaras del Sol. — Comiin en la regi6n cen- 
tral, marcandose su presencia en los matorrales de Banos, Her- 
vas, Piornal y Tras la Sierra. La hemos recogido, aunque no 
es comiin, en la cordillera central de San Pablo (Cruz del Cau- 
cho, Puerto Castano y Canaveral). Fl. Mayo. 

C.populifolius L. Jara manor. — Especie comiin en toda la 
provincia, pero sin formar por si misma matorrales: Virgen 
de la Montana (Caceres), Sierra de Zapata, Mirabel, etc. Flo- 
rece Mayo. 

C. Ledon Lam. — Se encuentra salpicando los matorrales de 
toda la sierra de Tejadilla. Escasisimos ejemplares en las sie- 
rras de Gata y Piornal (Yalle de Plasencia, junto al arroyo 
Mor6n). Fl. Abril. Mayo. 

C. nigricans Pourr. — Rara especie, que hasta ahora solo he- 
mos encontrado en Casas de Millan y alto del camino de Mira- 
bel. Fl. Mayo. 

C. salvia/olius L.=Jarilla. — Muy comiin en toda la provin- 
cia. ya central como occidental (dehesa boyal de Serradi- 
11a, etc.). Fl. Mayo, Julio. 

C. dibit/ as L.±=Jara Estepa, Jura blanca.—'Es mas propia de 
la region occidental que de la central : Bervas, Jerte, Serre- 
jon. etc. Fl. Mayo, Julio. 

C. crispus L.=Jara de la Montana (Caceres), Jara de Caucko. 
Suele encontrarse con preferencia en los terrenos calizos: Ca- 
ceres, Plasencia, Casas de Millan. Fl. Mayo, Julio. 

C. hirsutus\j&m.=Jarriiela, Pegiauera.—Comtiin en toda la 
reg-ion central, Plasencia, Yalle, Banos, Jerte, sierras de Cre- 
dos. Gata y Hurdes. Menos frecuente en la occidental: Valen- 
cia de Alcantara, Berreruelay Aliseda. Fl. Agosto. 

Halimivm umbellatv/m Sp. — Comiin en los matorrales de Ma- 
dronera y Brezos, Zapata, sierras del Piornal, Tejadilla, Yir- 
gen del Puerto (Plasencia). Fl. Mayo. 

//. heterophyllwm Sp. — En toda la region central y parte de 
la occidental, Plasencia. Caceres, San Pedro, etc. Fl. Junio. 

//. eriocephalum Willk. — En las inmediaciones de Caceres. 
sierra de Montanchez. Fl. Julio. 

//. airiplicifolinm sp. — Suele encontrarse entre los tomilla- 



(91) Rivas Mateos.— flora de la provincia de caceres. nj 

res y romerales de la parte baja de la provincia: Plasencia, 
Casas de Millan. Fl. Marzo. 

Fumana Viscida Sp.— En las inmediaciones de Coriay Serra- 
dilla. Valencia de Alcantara. Fl. Abril. 

F. Spachii Gren. — Suele hallarsela en los matorrales de la 
sierra de Zapata, Puerto Castaiio. Fl. Abril. 

Helianthemum gutlatum Mill.— Muy comun en toda la parte 
central, Serradilla, Valencia de Alcantara, etc. Fl. Abril. 

H. marifolium Gren. et Godr.— Se encuentra en los mismos 
sitios que la anterior. Fl. Abril. 

//. ledifolium Willd. — En los encinares de Casas de Marcos. 
Fl. Abril, Mayo. 

//. salicifolium Sp.— Esta especie es, con todas sus multiples 
(brinas, bastante frecuente en la region central, Galisteo, Mi- 
rabel, etc. Fl. Abril, Mayo. 

H. glulinosum Pers.— Solo poseemos alg-unos ejemplares re- 
cog-idos en Mayo de los alrededores de Hervas. Fl. Abril, Mayo. 

//. squamatum Pers. — Muy comun en los alrededores de Se- 
rradilla (cercado de la Malag-ona, etc.), Plasencia, Caceres (Pa- 
seo alto). Fl. Abril. 

H. lavandiilcefolium DC— Comun en toda la sierra de Arena 1 
Gordo, Hervas, etc. Fl. Abril. 

//. vulgare Gsert. — Esta especie tan polimorfa invade toda la 
reg-ion central. Fl. Abril. 

Jf. glaucum Pers.— Comun en la reg-ion central. De la reg-ion 
occidental solo poseemos alg-unos ejemplares que mi buen 
amig*o el Sr. F. Lancho recog-io en las inmediaciones de Casas 
de Millan. 

//. ah/ssoides Vent. — En las inmediaciones de Plasencia, Ce- 
rro de Santa Barbara, Hervas. Fl. Mayo. 

//. canum Dum. — Comun en la falda baja de la sierra de 
Gata, Bazag-ona, etc. Fl. Mayo. 

Tuherarhi vulgaris Willk. — Muy comun en los montes de 
Caceres, Talavan, etc. Fl. Junio. 

T. variabilis Willk.— Frecuente entre los pizarrales del Tajo 
(Serradilla), Virg-en del Puerto. Bazag-ona. Fl. Julio, Ag-osto. 

T. incoTtspicua Willk. — La hemos visto en los campos de Ca- 
ceres y Plasencia (Paseo alto). Fl. Mayo. 



J?.' ANALES l»i: HiSTOBIA NATl KM.. (92) 

FamilIa Resedaceas. 

Reseda Phyteuma L. — Muy frecuente en Los campos de Serra- 
<lilla, Caceres, Jaraicejo, Torrej6n el Rubio, etc. Fl. Mayo, 
Julio. 

ft. lutea L.— Tan frecuente 6 mas que la anterior, abun dan- 
do en la region central. Fl. Mayo, Agosto. 

H. mrgata Boiss. et Reut. — Comun en los alrededores de Ca- 
ceres, cerro de San Bias, puente Nuevo, etc. Fl. Abril, Julio. 

R. undata L. — Crece en los campos de Kobledillo de Gata, 
Virg-en del Puerto (Plasencia), Las Minas de Caceres, etc. Flo- 
rece en Abril. Mayo. 

It. hiteola L. — Muy comiin en toda la provincia, lo mismo 
en la region central que en la occidental. Fl. Mayo, Julio. 

Asterocarpus Clusii Gay. — Muy frecuente en toda la parte 
montuosa de la provincia. Fl. Mayo, Agosto. 

A. sesamoides Gay. — Hemos visto esta especie abundar en 
loda la parte montuosa de la reg-ion central, sierra de Gata. 
Piornal, Gredos, Guadalupe, Montanchez, etc. Fl. Junio, Julio. 

ORDEN QUEIRANTIDAS. 
Familia Caparidaceas. 

Cleome violacea L. — Especie muy comun en los vinedos de 
la \ 'irgen de la Montana en Caceres, sierras de Guadalupe y 
Montanchez. Fl. Mayo, Julio. 

Familia Cruciferas. 
TrIbo Rafaneas. 

Uwphanus Raphanistrum L. — Crece en los terrenos cultiva- 
dos de cereales de la mayor parte de la provincia. Fl. Mayo. 

Tin bo Brasiceas. 

si an pis aroensis L. — Especie bastante comun outre los sem- 
brados y en los barbechos de toda la provincia, dominando 
con preferencia en la parte central. Fl. Mayo. 



(93) Rivas Mateos. — flora de la provincia dk caceres. it? 

S. Imigala L. — Segiin el Sr. Rivas y Santos, es una especie 
bastante comun en los alrededores de Serradilla, cercado de 
los Morales, Romana. Fl. Mayo. Julio. 

S. (db a- h.=Mos/<t:a. — Se encuentra en los barbechos de los 
campos proximos a Caceres, en el valle del Tietar, y junto ;'i 
los muros y pedreras del caserio de Casas de Marcos. Fl. Junio. 

Eruca vesicaria DC. — Crece en los barrancos y prados de Se- 
rradilla, parte arida de Trujillo e inmediaciones de Caceres 
(San Bias). Fl. Mayo. 

Brassica nigra Koch. — Crece en los campos de Caceres, de- 
hesa La Voluntaria de Serradilla, terraplenes de la carreteia 
de Plasencia. Fl. Junio, Ag'osto. 

B. herhjata Lag-. — Especie muy comun en los arenales did 
Tietar (Bazagona), Tajo. camino de Caceres al Casar. Fl. Mayo, 
Julio. 

B. valenlina DC.==Bruca hispida Cav. — Especie muy comun 
en los alrededores de Plasencia, Galisteo, Garrovillas. Florece 
en Mayo, Julio. 

B. sabularia Brot.=i?. rectangularis Viv. — Esta especie cre- 
ce, segun el Sr. Rivas y Santos, entre las pizarras y sitios ab<>- 
nados de la cordillera central de San Pablo. Fl. Abril. 

Hirschfeldia adpressa 'M&nch. = Sin apis incana L. — Crece en 
los alrededores del caserio de la Bazagona y junto a la esta- 
cion del ferrocarril. Fl. Agosto. 

//. heterophylla Amo y Mora. — De esta especie solo hemos 
encontrado ejemplares en las cercanias de Plasencia y al pie 
de la Venta de las Vifias. Fl. Abril, Julio. 

Diplolaxis erucoides DC. — Crece en las inmediaciones de Ca- 
ceres, Plasencia, Trujillo. — Fl. Marzo, Agosto. 

D. virgata DC. =Mastra%zos. — Especie muy comun en los es- 
combros y alrededores de los pueblos de casi toda la provin- 
cia. Fl. Marzo, Ag'osto. 

D. catholica DC. — Crece en los alrededores de Plasencia, 
Trujillo, Serradilla y Casas de Millan. — Fl. Marzo, Junio. 

D. tenuifolia DC. — Comun en los cercados y huertas de Ca- 
ceres, Serradilla, Plasencia, Canaveral, Casatejada, Truji- 
llo, etc. Fl. Abril, Agosto. 

D. muralis DC. — Habita en los escombros y paredones de 
la mayor parte de la provincia. Fl. Abril a Septiembre. 

D. Barrelieri DC. — Crece en los cercados y cunetas de la ca- 



171 AN.W.KS 1)1'. HISTORIA NATURAL. (91) 

rretera de Plasencia, Caceres, Logrosan y otroa rauchos pun- 
tos. Fl. Abril, Junio. 

Erucastrum obtusangulum Rchb. — Habita en la sierra de Za- 
pata. Fl. Abril. 

Moricandia arvensisDC — Crece en los montes de la Jibey 
cercanias de las Navas del Madrono. Fl. Marzo, Abril. 

Tkibu Queiranteas. 

Hesperis matronalis L. — Es frecuente en la sierra de Dios 
Padre, Credos y parte alta del Valle de Plasencia; no encon- 
trada hasta hoy en la region occidental correspondiente a la 
provincia. Fl. Junio. 

//. laciniata All. — Habita en la Virgen de la Montana de 
Caceres, sierra de San Pedro y Guadalupe. Fl. Abril. 

Malcolmia Africana R. Br. — Es comun en los arenales del 
Tajo (Derriscadero, Puente Mantible), en la Bazagona y aire 
dedores de Villa Real de San Carlos. Fl. Abril. Junio. 

M. patula DC. — Se encuentra en los misinos sitios que la es- 
pecie anterior. Fl. Abril, Junio. 

Mathiola trislis R. Br. — Comun en los barrancos y sitios ;'ui- 
clos de la regi6n central: menos frecuente en la occidental. 
Fl. Mayo. 

Erysimum Cheiranthoides L. — Crece en los alrededores de 
Serradilla, sitios sombrios y humedos de Caceres. Fl. Mayo. 
Julio. 

F. repandum L. — Habita en el cercado de Tacones (Serradi- 
lla), junto k las paredes del caserio de la Razag-ona. Fl. Abril. 

/:'. perfoliatwm Crantz. — Especie muy comun en los sembra- 
dos de Serradilla, prados y orilla del rio Jertes en Plasencia, 
huertas y sembrados de Caceres, etc. Fl. Abril. 

E. Austriacum Baumg. — Se encuentra en los terrenos sin 
exploraci6n e incultos de Plasencia. en la subida -k la Virgen 
del Puerto. Fl. Abril, Julio. 

Barbarea pra-rox \\. Br. — Crece en las praderas y vallecitos 
encharcados de la parte baja de Gredos, Dios Padre, Valle de 
Plasencia y Bazag-ona. Fl. Mayo, Julio. 

B. vulgaris U. Brown. — Especie bastante frecuente en las 
inmediaciones de Caceres. Trujillo, Valle del Tietar y en Se- 
n-adilla. Fl. Abril, Junio. 

Sisymbrium t>f/ici,i<ih> Scop.— Habita en las cunetas de las 



(05) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 175 

carreteras y en los escombros de la mayor parte de la provin- 
cia. Fl. Marzo, Agosto. 

S. corniculaium Cav. — Crece entre los encinares de la dehesa 
Royal de Serradilla, olivares de Casas de Millan, Mirabel, y, 
segun el Sr. Rivas y Santos, en la bondonada de la Cordillera 
central de San Pablo. Fl. Marzo, Noviembre. 

S. crassifolium Cav. — Mny conn'in en los cercados y arena- 
les de toda la parte central y meridional , muy escasa en la 
septentrional. Fl. Abril, Julio. 

S. IrioL.=Pan y quesillo, Matacandil amarillo, Jaramago. 
Muy comun en toda la provincia. Fl. todo el afio. 

S. Columns Jacq. — Muy comun en los cercados y barbechos 
de Plasencia, Coria, Retamosa, Jaraicejo,Jertes, Serradilla, etc. 
Fl. Abril. Mayo. 

S. sophia L.—Hierl/a de la saMduria. — Muy frecuente en los 
sembrados y barbechos de toda la provincia. Fl. Abril, Mayo. 

S. asperum L. — Crece en gran abundancia en los arenales 
del Tietar y Salor. sitios pantanosos del Marco de Caceres. Flo- 
rece en Abril, Agosto. 

>S. supinuni L. — Segiin el Sr. Rivas y Santos, en los alrede- 
dores de Serradilla. Fl. Mayo. 

S . polyceratium L. — Se encuentra en los alrededores de Ca- 
ceres, Plasencia, Hervas. Fl. Marzo, Julio. 

Alliaria officinalis Andvz.= Hierba ajera 6 del ajo. — Es fre- 
cuente en los setos de los jardines y huertas de Caceres, orilla 
del arroyo Madronillo de Serradilla, isla de Plasencia. Florece 
en Mayo, Junio. 

Nasturtium officinale R. Br.=Berros.— Especie muy comun 
en los manantiales y arroyos de la mayor parte de la provincia. 
Fl. Abril, Mayo. 

X. sylvestre R. Br. — Habita en los alrededores de Monroy, 
Fuente del Espino, Banos de Banos. Fl. Ag-osto. 

N. anceps DC. — Sulo hemos visto ejemplares en perfecto des- 
arrollo y bien caracterizados en el valle del Helecho (Serradi- 
lla. Mirabel). Fl. Junio. 

N. Hispanic um Boiss. et Rent. — Especie muy caracteristica 
por sus flores pequenitas, amarillas y silicua oblonga e hin- 
ehada. En los manantiales y arroyos del Valle de Plasencia y 
Tietar (Bazagona). Fl. Mayo. 

Arabis verna R. Br.— Se encuentra en los altos de la sierra 



17>; wu.l'.s Dl'. HISTORIA NATURAL. (06) 

de Gredos, Valle de Plasencia, desde los 1.150 m. haste los 
2.300. PI. Diciembre. 

A. auriculata Lam. — Crece en la sierra de San Pedro, entre 
los canchales de la parte alta de la cnenca del Tajo, Virgen 
de la Montana y otros puntos. Fl. Febrero, Junio. 

A. Mrsuta Scop. — Crece en la sierra de Gredos, Madrigal, 
Hermanitas. El Sr. Rivasy Santos ha recogido esta especie en 
los canchales de la parte alta de la Cordillera central de San 
Pablo (La Silleta). Fl. Abril, .Julio. 

A . serpyllifolia Willk. — Crece en la sierra de Gredos y Valle 
de Plasencia. Jertes, Tornavacas, y muy probablemente en 
otros sitios de la parte septentrional. Fl. Junio. 

A. stenocarpa Boiss. et Reut. — Se encuentra acompanando a 
la especie anterior, hallandose ademas en la Cordillera central 
de San Pablo y sierra de Gata. Fl. Abril, Julio. 

A. Gerard i Bess. — Se encuentra con bastante frecuencia en. 
el Valle de Plasencia, sierra de Gredos y Valle del Tietar. Flo- 
rece en Abril, Julio. 

A. perfoliata Lamk. — Especie muy comun en las Casas de 
Marcos, Herguijuela de Guadalerma, Perdiguera (Malpartida 
y Serradilla), Caceres. Fl. Abril. 

A. Thailand L. — Comun en los alrrdedores de Caceres y en 
la sierra de Zapata. Fl. Marzo, Julio. 

A. alpinaL.=Twrritis rerun Lamk.— Crece con alg-una esca- 
sez en la sierra de Gata (Montehermoso); mas frecuente en la 
de Gredos, Tornavacas, Jerte, Jarandilla. Fl. Ag-osto. 

Cardamiiic prafeiisis L. — Especie muy frecuente en los pra- 
dos de la sierra de Gredos, sierra de Gata y otros sitios hiime- 
dos de la provincia. Fl. Mayo. 

C. amara L. — Se encuentra en la sierra de Gredos y Gata 
(Perales, Hoyos, Yillanueva de la Sierra). FL Marzo. 

C. Mrsuta L.—Panillas, Pamplinas. — Especie muy comun en 
los terrenos cultivados, huertas y bosques de toda la reg-ion 
central, Serradilla, Plasencia, Valle, etc. Fl. Abril, Julio. 

Dentaria pinnata Lamk.=2). heptaphylla VilL— Crece en las 
cimas de la sierra de Gredos (Hermanitas). Dios Padre, camino 
de Banos a Garganta. Fl. Mavo. Julio. 



(97) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 177 



Tribu Alisineas. 

Limaria redhira L. — Crece, aunque bastante escasa, en las 
sierras meridionales, San Vicente, Montanchez y San Pedro. 
Fl. Abril, Julio. 

Vesicar to sinuata Poir. — Alrededores de Perales y en Reta- 
mosa. Fl. Abril. 

All/sum ca id pest re h.=Mastuerzo. — Especie muy comiin en 
los barrancos y prados de Plasencia, Caceres, etc. Fl. Abril. 

A. calycinum L. — Suele acompaiiar a la especie anterior. 
Fl. Abril. 

A. montanum L. — Alrededores del castillo de Monfragiie y 
en las umbrias de las Corchuelas. Fl. Abril, Agosto. 

A. serpyllifolium Desf. — En los montes, lo mismo meridio- 
nales que septentrionales, estepa de las minas de fosfato, parte 
baja de Trujillo, Logrosan, Casar de Caceres, etc. Fl. Abril. 

A. spinosum L. — En los montes de San Vicente, Jibe, alre- 
dedores de las Navas del Madrono y Garro villas (cuestas del 
Tajo). Fl. Abril. 

Meniocus linifolius DC. — En los cerros de Santa Barbara y 
Calamoco (Plasencia). Fl. Mayo, Junio. 

Clypeola Jonthlaspi L. — Comiin en los alredores de Caceres 
(Paseo alto), Trujillo, etc. Fl. Agosto, Septiembre. 

Braba Hispanica Boiss. — En lo alto de la Cruz del Cancho y 
Lance de la Mora. Fl. Mayo. 

D. muralis L. — Alrededores de Torrejon el Rubio, El Pedro- 
so, Casas de Don Pedro, etc. Fl. Abril, Julio. 

D. verna L. — Terrenos cultivados y praderas, lo mismo de 
la region central que de la occidental. Fl. Marzo, Abril. 

Cochlearia glastifolia L. — Comiin en la isla de Plasencia, 
bosques y sotos de la Bazagona, Chequero y Orinal de la Vir- 
gin. Fl. Junio, Agosto. 

Myagrum perfoliatum L.— Sitios cultivados de la mayor par- 
te de la provincia. Fl. Abril, Mayo. 

Camelina sylvestris Wallr.— Es tambien frecuente en los te- 
rrenos cultivados y huertas. Fl. Abril, Mayo. 

Neslia paniculata Desv. — Crece en los campos limitrofes a 
Caceres, Trujillo. Fl. Abril. Mayo. 

ANALES DE HIST. NAT. —XXVIII. 12 



178 ANALES DB IIISTOHIA NATURAL. (08) 



Trihu Velleas. 

Car rich /era Wella DC— Crece en las inmediaciones de Coria, 
sobre los paredones viejos de la muralla de Galisteo en el Va- 
lle de Plasencia, alrededores de Caceres (Puente Nuevo). Flo- 
rece Ag-osto, Octubre. 

Tiubu Iberideas. 

lsatis tinctoria L. — Crece con alg-una escasez en los campos 
limitrofes a Retamosa, Jaraicejo, Torrejon el Rubio y en la 
parte baja del Valle del Tietar. Fl. Abril. 

Biscutella awiculata L.=Anteojos de Santa Lucia. — Muy co- 
ia ii n en los barbechos y montes de Casas de Millan , alrededo- 
res de Caceres, Hervas, Banos de Banos y otros muchos sitios. 
Fl. Abril, Junio. 

B. sempervirens L. — En los campos de Trujillo, Tornavacas, 
Valle de Plasencia y Aldeacentenera. Fl. Julio. 

B. saxatilis Schluch. — Comun en los alrededores de Caceres. 
minas de fosfato, parte baja de las lagunas de Trujillo y junto 
a la \ in I'errea portuguesa (Mirabel, Garrovillas, etc.) Fl. Ju- 
nio. \ir<isto. 

B. apula L. — En los monies y praderitas de Caceres, alrede- 
dores de Torrej6n el Rubio, Plasencia, etc. Fl. Abril. 

B. lyrata L. — Especie muy frecuente en la Bazag*ona, Arro- 
yo del Puerco y otros muchos puntos de la provincia. Fl. Mar- 
zo, Abril. 

Tberis pinnata ( rouan. — Especie frecuentisima en los terrenos 
montuosos y vinedos de todo el valle de Plasi ncia, castanares 
pr6ximos al Castillo de Mirabel. Fl. Abril, Junio. 

I. pectinata Boiss. — Crece en los alrededores de Malpartida, 
Bazag*ona, Casas de Marcos, Villa Heal de San Carlos. Florece 
• ■ii Mayo, A.g*osto. 

/. linifolia L. — En las cuencas del Tajo, monies de IVrales 
(sierra de Gata), Caceres (Virgen de la Montana). Fl. Julio. 

/. contracta Pers. — bin los montes de la Jibe, junto al cerro 
delCalamoco, Villa Real de San Carlos y otros sitios montuo- 
de la provincia. Fl. Abril, Junio. 

T. saxatilis L. — En las umbrfas de la Cruz del Cancho (Se- 
pradilla). Fl. Abril. 



<99) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. i~9 

/. amara L. — En la subida a la Virg-en de la Montana, pe- 
dregales de la sierra de Arenal Gordo, cuencas del Tajo (De- 
rriscadero, Cascajera). Fl. Mayo, Julio. 

Teesdalia nudicaulis R. Br.— Especie muy comun en los bar- 
bechos y praderas del Valle de Plasencia, sierra de Gredos y 
Gata, Serrejon, Malpartida, Caceres. Fl. Abril, Junio. 

T. Lepidium DC. — En los arenales del Tajo, Valle de Plasen- 
cia, Caceres, etc. Fl. Abril, Junio. 

JSthionema saxatile R. Br.— En la sierra de Gata (Perales). 
Fl. Julio. 

Thlaspi arvense L. — Comun en las laderas de los sembrados, 
praderas y sitios frescos de la mayor parte de la provincia. 
Fl. Abril, Ag-osto. 

T. perfoliatum L. — Tan vulgar coino la anterior especie, en- 
€ontrandose en los mismos sitios. Fl. Abril, Junio. 

T. alliaceum L. — En los campos contig-uos a Villa Real de 
San Carlos, Plasencia, Bazag'ona. Fl. Mayo. 

T. Prolongi Boiss. — Sierra de Gredos, Valle de Plasencia, Sie- 
rra de Gata y demas septentrionales. Fl. Ag-osto. 

Capsela Bursa-Pastoris M<ench. =BoIsa depastor, Pan y Que- 
sillo. — En los sembrados, praderas y sitios humedos de toda la 
provincia. Fl. Mayo, Enero. 

Hiitchinsia petrma R. Br. — Crece en las veg-as del Tietar, 
Barlaon y otros puntos. Fl. Marzo, Abril. 

IF. prociimbens Desv. — En las huertas y terrenos cultivados 
de toda la provincia. Fl. Marzo, Junio. 

Lepidium campestre R. Br. — En todos los campos de la pro- 
vincia. Fl. Abril. Ag*osto. 

L. heterophyllum Btb. — Comun en la sierra de Gredos, Gar- 
ganta de Banos y Lag-unas del Duque. Fl. Mayo a Julio. 

L. siylatiim Lag-. — En los picachos de la sierra de Gredos. 
Fl. A.g*osto. 

L. hi rln in DC— En los alrededores de Plasencia. Navas del 
Madrono. Arroyo del Puerco y otros sitios. Fl. Abril, Ag-osto. 

L. subulatum L. — En los terrenos esteparicos de Trujillo, 
Aldeacentenera, Serradilla, Casas de Millan, Caceres, etc. Flo- 
rece en Abril. 

L. perfoliatum L. — En los campos contig-uos a. Casatejada, 
Navalmoral de la Mata, Bazagona. Fl. Abril. 

L. Cardamines L. — Comun en los terrenos humedos de Pin- 



180 ANAT.KS DE HISTORIA NATUltAL. U(K» 

sencia, \ alle, Jerte y veg-as del Tietar (Chiquero, Bazagona). 
Fl. Abril, Junio. 

L. ruderale L. — Comun en los muros y alrededores de los 
poblados. Fl. Mayo, Ag-osto. 

L. sufruticosum L.— Comun en toda la cordillera central de 
San Pablo, Sierras de Gredos y (lata. Fl. Mayo, Julio. 

L. latifolium L. — Connin en los prados y sitios bumedos de 
Serradilla, Caceres, Plasencia, etc. Fl. Junio, Julio. 

L. Draba L.— En las regaderas, prados, etc. Fl. Abril. Mayo. 

Tribu Senebiereas. 

SeneMera Coronopus Poir.— Comun en las vegas del Tietar y 
Jerte, isla de Plasencia. Fl. Mayo. 

Tribu Rapistreas. 

Rapistrum rvr/<>xnni All.— Especie frecuentisima en los terre- 
nos cultivados de Caceres y Plasencia. Fl. Mayo. 

R. Linnaanum Boiss. et Rent. — Inmediaciones de Serradi- 
lla, Mirabel. Fl. Mayo. 

R. perenne Berg*. — En los pastizales de Serradilla. Fl. Abril,. 
Junio. 

Familia Papaveraceas. 

Papaver Argemone L.— En los sembrados de cereales, Serra- 
dilla. Caceres, Arroyo del Puerco y otros sitios. Fl. Abril. Mayo. 

P. hytridv/m L.=Amapola triste. — Comun en los sembrados 
y vinedos de toda la provincia. Fl. Abril. Mayo. 

P. Rlicpjts L.=AmapoIa, Pajaritas. — Muy comiin en los sem- 
brados. Nosotros hemos podido observar esta especie en la 
parte alta de la sierra de ( i redos (2.585 m., Avila). Fl. Abril, 
Julio. 

P. dvMum L.=Amapola pempelera. — Habita en los mismos 
sitios '(lie las especies anteriores, pero mas escasa. Fl. Abril. 
Los petalos de estas «'species son usados en infusiones para 
calmar fl dolor de muelas. 

P. somniferwm L. Adormidera, Amapola mayor. — Esta im- 
portantlsima especie se halla espontanea eD las cuencas del 
Tajo (Valero, Berbegones), sierras y praderas de la regi6n sep- 



<ioi) Rivas Mateos. — flora de la proyincia de caceres. 181 

tentrional, Valle de Plasencia. Suele correrse de los cultivos. 
como ocurre en la Isla de Plasencia y el Marco de Caceres. Su 
aplicacion vulgar es la de las demas provincias. Fl. Abril, 
Mayo. 

R&meria hybrida DC. — Comim en los barrancos y terrenos 
cultivados, Plasencia, Caceres, Serradilla. Fl. Abril. 

Grlaucium comiculatum C\ivt.=Piioneros. — Especie muy fre- 
cuente en los contornos de Caceres, barrancos del Paseo Alto, 
Plasencia, Canaveral, Serradilla, etc. Fl. Abril, Mayo. 

Chelidonium majus L.=JIierba pajarera. — Especie no muy 
frecuente en los setos de algunos jardines y huertas, en el 
Valle de Plasencia y campos limitrofes a Coria. Fl. Marzo, 
Julio. 

Eypecowm grandiflorum Bth.=Canarios, Flores del oro. — Es- 
pecie muy comiin en toda clase de terrenos, pretiriendo, no 
obstante, los cultivados. Fl. Marzo, Junio. 

II. procwmbens L. — Crece en los contornos de Casas de Mi- 
11a n, Caceres y otros sitios. Fl. Abril, Junio. 

II. pendulum L. — Habita en los misinos sitios que las espe- 
cies anteriores, buscando con preferencia los terrenos enchar- 
cados. Fl. Abril. 

Familia Fumariaceas. 

Corydalis cava shv. = 6'. bulbusa Pers. — Crece en los valles 
de la Cordillera central de San Pablo, campos coutig'uos a Vi- 
llanueva de la Sierra (Gata) , alrededores de Serradilla y Ca- 
ceres. Fl. Abril, Mayo. 

i . clamculata T)C.=Fumaria clamculala L. — Habita en el 
puerto Castano, Virg'en del Puerto (Plasenciaj. XwWe del Hele- 
cho (Serradilla. Mirabel). Fl. Mayo, Agosto. 

Fumaria capreolata L. — Es muy frecuente en los parajes hii- 
medos y sombrios del Valle de Plasencia. soto del Orinal de la 
Virg-en y Lance de la Mora (Serradilla).— FL Abril, Junio. 

/•'. officinalis h. = Co?iejitos, Sangre de Jesucristo. — Especie 
muy comiin en los sembrados y terrenos hiimedos. Fl. Marzo. 
Junio. 

F. micrantha Lag.=/ / . densiflora DC — Habita en las huer- 
tas del Hoyo y Santa Caialina (Serradilla). Fl. Abril. 

F. Vaillanlii Lois. — Crece en el cerro de Santa Barbara, cer- 
ca de Plasencia. Fl. Abril. Junio. 



182 ANALES I)K HISTOR1A NATURAL. (102) 

F. parxiflora Lamk.=/'. densijlora DC. — Suele encontrarse, 
aunque menos frecuente que La oficinal, en los misraos sitios r 
praderas de Caceres, Paseo Alto, etc. Fl. Abril, Mayo. 

/■'. apiculata Lg - e. — Esta especie, considerada nor Lange 
como tal, n por otros botanicos como simple variedad de la 
F. officinalis, es bastante frecuente en el Valle de Plasencia, 
subiendo hasta los picachos mas elevados de la sierra de Cre- 
dos. Fl. Mayo, Ag-osto. 

F. Reuterii Boiss. — Muy frecuente en los prados de la sierra 
de Guadalupe, San Pedro y Gredos, Valle del Tietar, Bazag-o- 
na. Fl. Abril, Julio. 

Platyca/pnos spicatus BeTnh.—Fumaria spicaia L.— Es comun 
en las huertas y terrenos cultivados de Caceres, Serrejon , Se- 
rradilla, Plasencia, Valle de Plasencia y del Tietar, etc. Flo- 
rece en Marzo, Mayo. 

SERIE DIPLOSTEMONA. 

ORDEN RUTIDAS. 

Familia Crasulaceas. 

Tillaa muscosa L. — Bastante frecuente en toda la provin- 
cia, y con preferencia en la reg-ion central, Serradilla, Malpar- 
tida, etc. Fl. Mayo, Julio. 

BvMiarda Vaillantii DC. — iSe encuentra, seg-un el Sr. Rivas 
y Santos, en los alrededores de la Cruz del Cancho (Serradilla). 
Fl. Mayo. .lunio. 

Pistorinia Hispanica DC. — Es muy frecuente en toda la pro- 
vincia, lo mismp en la regi6n central que en la occidental. 
Fl. Abril, Junio. 

Sedwm caspitoswm DC— Es frecuente en los alrededores de 
Serradilla (ejidos, cercados del Ag-ua Neg-ra, Santa Catalina), 
\ Lrgen de la .Montana de Caceres y otros puntos. Fl. Abril. 
Mayo. 

.v Andegavense DC. — Crece en la parte alta del Valle de Pla- 
Bencia, junto al nacimiento del rfo Jerte. Fl. Julio. 

v hirsutv/m All. S. globiferwm Pourr. — Ms frecuente en las 
montafias de la regibn central, Gata, Gredos, Dios Padre, etc. 
Fl. .lunio. ^.gosto. 



(103) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 183 

S. album L.= Uua de Gato. — Muy comi'in en los paredones, 
muros viejos y tejados de toda la provincia. Fl. Abril, Ag-osto. 

S. antjUcum Huds.— Crece en los campos de Serradilla, Mal- 
partida de Plasencia, Jaraicejo, etc. Fl. Mayo, Ag-osto. 

8. dasyphyllum L. — Habita en las altas cumbres de la Cordi- 
llera central de San Pablo, Sierra de Gata y Gredos. Fl. .Tunio, 
Ag-osto. 

8. brevifolium DC. — Se encuentra en la sierra de Gredos, 
junto a los bosques de pinos (Molinos). Fl. Ag-osto. 

8. acre L. — Muy frecuente en la provincia, y con preferen- 
cia en la reg-ion central. Fl. Mayo, Junio. 

8. reflexuvi L. — Solo hemos visto alg-unos ejemplares recog-i- 
dos por el Sr. Alonso en las altas cumbres de la sierra de Gre- 
dos a 2.480 m. de altitud. Fl. Julio. 

8. aliissimuM Poir. =Plumeros de Frailes. — Muy frecuente 
en las cuencas del Tajo, Valle del Helecho, Plasencia, Cace- 
res, etc. Fl. Mayo, Julio. 

8. amplexicaule DC. — Es frecuente en la region central, Pla- 
sencia, Serradilla. Fl. Junio, Ag-osto. 

Umbilicus pendulinus DC. =Cotyledoh Umbilicus L.= Vasillos. 
Comun en las paredes viejas y tejados. Fl. Abril, Junio. 



Familia Rutaceas. 

Ruta montana Clus.= Ruda. — Muy cornun en los montes de 
la cordillera central de- San Pablo, Virg-en de la Montana en 
Caceres, Virg-en del Puerto en Plasencia, etc. Fl. Mayo, Sep- 
tiembre. 

R. graveolens L. — Solo hemos visto espontanea esta especie 
en la subida de las cuestas de Plasencia, junto ;'i Mayorg-a. 
Fl. Junio. 

Peganum Harmala h.=Harmala multifida Mcench. — Especie 
muy comun en los barbechos, barrancos y sitios escarpados 
de la reg-ion central, Serradilla, Plasencia, Jerte, etc. Fl. Ju- 
nio, Ag*osto. 

Dictamnus albus L.=D. Fraxinella Pers. — Crece en los mon- 
tes de la sierra de Gata y Gredos, muy rara en la de Guada- 
lupe. Fl. Mayo, Julio. 

Haplophyllum Hispanicum Spach.=^«te linifolia DC.=i2. pu- 



184 ANALES DE HISTORIA NATURAL. (104) 

bescens Wild. — Habita en los montes de Serradilla (dehesa bo- 
yal). Caceres y Arroyo del Puerco. PI. Mayo. Junio. 

ORDEN ROSIDAS. 
Familia Rosaceas. 

Tribu Espireas. 

Spiraa Filipendula 1,.= Filipendula vulgaris Moench. — Crece 
en los campos de Villa Real de San Carlos, Casas de Millan y 
Hoyos. Fl. Abril, Julio. 

>S. XJlmaria li.=UlmaHap(ihisli'is yUmich.=JReina de los pra- 
dos. — Habita en la sierra del Piornal, Gata, sube hasta los altos 
vallecitos de Gredos, donde es mas comiin, entre los 2.100 m. 
y los 2.500. Fl. Junio, Agosto. 

8. hypericifolia L.— Crece la var. crenata en los misraos sitios 
que la anterior especie, pero siempre mas escasa, lleg'ando a 
desaparecer en la region Occident al. Fl. Junio. 

Tribu Dryadeas. 

Gr( "in u rbniiv ui L. — Es bastante frecuenteen los montes sep- 
tentrionales, Gredos, barrancosdel Valle de Plasencia, camino 
de Banos a Garg-anta de Banos, etc. Fl. Junio. 

G. rivale L. — Muy frecuente en los prados de las faldas de 
Gredos, parte alta del Valle de Plasencia y en la Gamera de 
Serradilla. Fl. Abril, Julio. 

G. sylvaticum l ) ourr.= 6 r . Atlanticwm Desf. — Tan frecuente 
6 mas que las anteriores pspecies; campos de Serradilla. Vir- 
gin del Puerto (Plasencia), Bazag'ona, Caceres, etc. Fl. Junio, 
Agx>sto. 

<.. Pyrenaicum Wild. — Habita en his altas cumbres de la 

srra del Piornal y sube a la do Gredos y Gata; en esta liltima 
localidad es muy escasa : s61o vimos algunos ejemplares cerca 
de Robledillo de Gata. — Fl. Junio, Ag-osto. 

<: . montanum L. — HI Sr. Alonso nos ha remitido uu ejemplar 
recogido en la sierra de Gredos, entre los caminos que van a 
cruzaTse en <■! Puerto de Madrigal. Fl. Junio. 

Poteniilla fragariastrum Ehrh. =Fragaria sterilis L. — Cree- 
nios sea rst;i hi ispecie a que se refiere <-l Sr. Alonso al indi- 



(105) Rivas Mateos. — flora de la pkovincia de caceres. 185 

carnos que posee unos ejemplares que descle luego pertenecen 
a este g-enero, recogidos en las altas cumbres de la sierra de 
Gredos, y cuyos caracteres son los siguientes: «planta vellosa, 
hojas de tres foliolos peciolados, con el limbo dentado solo en 
la mitad superior, petalos acorazonados y mas largos que el 
caliz, muchos carpelos ovales y con arrugas transversas.» 
Puede ser esta especie; pero como no hemos visto ejemplares 
que pudieran decidir, la publicamos con reserva, y de ese 
modo rectificaremos en caso necesario. 

P. tci'iki L. — Es bastante frecuente en las cuestas del Tajo, 
entre el puente Mantibley Talavan, montes de Torrequemada 
y Montanchez. Fl. Marzo, Junio. 

P. Tormentilla Nestl.= Tormentilla erecta L. — Crece en las 
inmediaciones de Guadalupe, siendo aim mas frecuente en la 
region central, sierra de Gredos, Gata y Valle de Plasencia. 
Fl. Mayo, Julio. 

P. reptans L. — Muy frecuente en los prados de la sierra de 
Guadalupe, Caceres, Valle de Plasencia y campos de Garganta 
de Banos. Fl. Mayo, Julio. 

P. argentea L.— Hemos visto esta especie muy abundante en 
la sierra de Gredos (bajos montes), Gata y en los alrededores 
de las charcas origdnarias del rio Jerte. Fl. Mayo, Julio. 

P. hirta L. — Muy frecuente en los montes de la Jibe, campos 
de Herreruela, San Vicente, Serradilla, Casas de Millan, Villa 
Real de San Carlos y Torrejon el Rubio. Fl. Mayo, Julio. 

Fragaria vesca L. = Fresa. — Su cultivo es 111113* escaso; no 
obstante, es frecuente como espontanea en las cuencas del 
Tajo, montes del Valle de Plasencia y en las sierras de Gredos, 
Gala y Cordillera central de San Pablo. Fl. Marzo, Junio. 

Ifi'hi's idceus l,.—Framb.ueso, Moras de monte.—ILn los mon- 
ies df la sierra de Gata. Gredos, Guadalupe y parte alta y 
montuosa del Valle de Plasencia. Fl. Mayo, Julio. 

R. discolor W. et N.=Zarm. — Frecuente en la provincia, lo 
mismo en la regd6n occidental queen la central, prefiriendo 
los sitios hiimedos y sombrios. Fl. Junio, Septiembre. 

R. corylifolius Sin. — Nosotros hemos visto esta especie en 
los montes de la sierra de Zapata, junto al castillo do Monfra- 
giie, bajada del monte de Trinidad, en la sierra de Arena! 
( rordo. — Fl. Junio. 

h>. cmsms L. — Muy rara en toda la provincia, soliendo apa- 



186 ANALES DB 1UST0RIA NATURAL. ^106) 

recer en terrenos pedregosos en ejemplares aislados: montes 
de San Pedro, Virgen del Rio (Oasas de Millan). Fl. Julio, 
Agosto. 

Tribu Roseas. 

Rosa scuipcrvirens L. — Muy escasa; solo hemos visto ejem- 
plares recogidos porelSr. Bivas y Santos en las inmediacio- 
nes de la Cruz del Cancho (Serradilla). Fl. Abril. 

R. spinosissima L.— Crece en los montes de la sierra de Mon- 
tanchez y San Pedro, junto al caserio de la dehesa llamada 
Aceitunilla. Fl. Mayo, Julio. 

/.'. Alpina L. — Es bastante escasa; solo hemos podido encon- 
trar algunos individuos en los pedregales de la parte alta de 
la sierra de Gredos, a una altitud de 2.225 m., junto a Herma- 
nitas. Fl. Julio. 

R. canina L.=Escaramujo, Rosal de perro. — Hemos encon- 
trado en nuestras excursiones distintas variedades de la espe- 
cie, y entre ellas figuran: var. urMca (R. urbica Lem.) en 
Serradilla; var. scabrata 'R. scabrata Crep.) en la sierra de 
(lata, etc.; var. globularis (R. globularis Franch) en Aldeanue- 
va de la Sierra: var. genuina <R. lutetiana Sem.) Serradilla, 
Caceres, Plasencia, Lance de la Mora, Tajo, etc., y var. spha- 
rica (R. sphanica Gren.) en la sierra de Gata. Fl. Mayo, Julio. 

R. Pouaini Tratt. — Pocos son los individuos que hemos visto 
de esta especie, siendo su area, sin embargo, bastante exten- 
sa; se encuentra salpicando los montes de la sierra de Gua- 
dalupe, Gredos y parte alta de Gata (Robledillo). Fl. Julio, 
Agosto. 

R. sepium Thuill. — Mas frecuente que la especie anterior; 
Lance de la Mora (Serradilla), soto de los Berbegones (Tajo), 
montes de la sierra de Hervas y Dios Padre. Fl. Julio. 

R. rubiginosa L. — Especie frecuente en los montes de las 
cuencas del Tajo (Berbegones, Lance de la Mora, Mantibley 
parte baja del Puente del Arzobispo), arroyos de la Gam era y 
Garganta Serradilla), Valle de Plasencia, montes de las Hur- 
des. Garganta de Banos, Hervas. arroyos de la sierra de Gata 
y Guadalupe. Fl. Junio, Agosto. 

R. micrantha Sm. — Muy comiin en toda la provincia, siendo 
de area mas extensa que la anterior; alrededores de Serradi- 
lla. C&ceres, Hervas, Plasencia. Arroyo del Puerco, Navacon- 



(107) Rivas Mateos.— flora de la provincia de caceres. 187 

cejo, Hoyos, Villanueva de la Sierra, Trujillo, Logrosan, etc. 
Fl. Junio, Ag-osto. 

R. mollis Sm. — Crece esta especie en uno de los montecitos 
que circundan el Monasterio de Yuste y a la parte posterior 
del huerto. Fl. Julio. 

Thibu Sanguisor-beas. 

Agrimoriia Eupaloria L. = Pimpinela amarilla. — Muy fre- 
cuente en los parajes humedos e incultos de toda la provincia, 
y con preferencia en los sotos y arroyos de la reg-ion central. 
Fl. Julio, Septiembre. 

A . odorata Mill. — Crece en la parte alta de los prados de Gua- 
dalupe y en el Valle del Helecho (Mirabel y Serradilla). Flo- 
rece en Junio, Ag-osto. 

Poterium dictyocarpum Spach.— Es frecuente en los campos 
de Serradilla, Villa Real de San Carlos y otros muchos puntos 
de la reg-ion central y occidental. Fl. Julio. 

P. niuricatam Spach. — Habita en los terrenos escarpados del 
Tajo y en los montes y praderas de la reg-ion central. Fl. Mayo, 
Julio. 

P. Magnolii Spach. — Crece entre las rocas de las cumbres de 
la sierra de Arenal Gordo y en los terrenos g-raniticos de Pla- 
sencia, junto al cerro de Santa Barbara. Fl. Mayo, Julio. 

P. Spachianum Coss. — Es frecuente en la sierra de Gredos y 
Valle de Plasencia, bajando, aunque menos comun , hasta los 
campos de Serradilla. Fl. Abril, Julio. 

P. agrimoniafolium Cav. — Especie encontrada por el Sr. Ri- 
vas y Santos en los montecitos del Tomillar (Serradilla) y en 
los alrededores de la Peha del Acero cerca de Mirabel. Florece 
en Abril, Mayo. 

Sanguisorba officinalis L.— Crece en los montes de la sierra 
de Gata y Gredos, baja al Valle de Plasencia y aparece en los 
montes humedos de las sierras de Marchon y Guadalupe. Flo- 
rece en Mayo, Julio. 

Alchemilla Alpina L.=A. argentea La ink.— Muy comun en 
las cumbres de las montanas septentrionales, Gata y Gredos, 
habiendola visto tambi^n en los alrededores del castillo de 
Monfrag-iie. Fl. Junio, Ag-osto. 

A. vulgaris L.=Hamillele de los cf//////os.~V^ bastante fre- 



188 A.NALES DE HISTOEIA NATl'UAL. (108) 

cuente en la regi6n central, escasa en la occidental. Fl. Abril, 
Junio. 

.1. arvensis Scop.= A p hanes arvensis L. — Tan comun 6 mas 
que la anterior, creciendo con preferencia en los parajes hu- 
medos de la parte septentrional, Hervas, Hoyos, Barios, etc. 
Fl. A.bril, Mayo. 

.1. cornucopioides Rcem.—Aphanes cornucopioides Lag-. — Es 
otra especie bastante comun en la provincia, lo mismo en la 
reg'ion central que en la occidental. Fl. Abril, Mayo. 

A . microcarpa Boiss. et Reut. — Es comun en la orilla del 
arroyo La Losa (Casas de Millan), Yalle de Plasencia y junto 
al puente del ferrocarril portug-ues en la Bazag-ona (Tietar). 
Fl. Junio. Julio. 

Familia Poniaceas. 

Pyrus communis L.=Piruetano, Gfambwtos.— E\ Sr. Lag-una 
dice en la Flora forestal espanola halter visto ejemplares de la 
var. Bourgaana Decaisn. recog'idos por el Sr. 0. de Buen «en 
los cerros inmediatos a la Virgen del Puerto yendo de Plasen- 
cia a la 01iva»; es posible, pero son tan escasos los ejemplares 
que en este sitio hay, que despu6s de minuciosos reconoci- 
mientos y exploraciones de parte del Sr. Alonso y yo, s61o he- 
mos visto unos cuatro ejemplares. Mas comun es en diclio sitio 
la var. Mariana Wk. La var. Achras Wallr. es frecuente en 
la- cuencas del Tajo y montes de Serradilla. Fl. Abril, Mayo. 

P. Mains L.=Pyrus acerba DC. =Manzaner a. — Sal pica los 
montes de la sierra de Guadalupe y Jibe, pero siempre en 

emplares aislados y muy escasos. Fl. Abril. Mayo. 

Cydonia vulgaris Pers. — Gambd, Membrillo. — Se encuentra 
asilvestrado en los arroyos de la Cordillera central de San Pa- 
blo (Serradilla). Fl. Abril. Mayo. 

Sorbus torminalis Crantz. Mortajo.—Le hemos visto bas- 
tante frecuente en la parte baja de la sierra de Gata, siendo 
aun mas comiin en los montes de < ruadalupe. Fl. Mayo. Junio. 

S. aucuparia L.=8erbal de Camdores, Cervelld7i.—GTece en 

- montes de la sierra de Gredos y Gata, baja hast a la de Gua- 
dalupe y Montanchez, donde es bastante escasa. Fl. A.bril, 
Mayo. 

v. latifolia Pers. S. Aria x torminalis Irmisch. M<>si<ijt>. 



(103) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 189 

Ya en la Flora forestal espanola del Sr. Lag-una se cita en la 
sierra de Gata, entre Descargamaria y Robledillo de (lata. 
(•(inio tambien en la bajada del Puerto de San Martin de Tre- 
bejo; localidades comprobadas por el Sr. Alonso y nosotros. 
La hemos visto ademas en los alrededores del Castillo de Mon- 
fragiie (Zapata). Fl. Abril, Junio. 

AmelancMer vulgaris Moench. = Agrona. — Es bastante fre- 
cuente en la sierra de Zapata y Puerto de Deleitosa; ademas 
la hemos visto en el descenso de Robledillo, de Gata y en los 
montes proximos a Villanueva de la Sierra. Fl. Abril, Mayo. 

Crataegus Oxyacantha L.=Mpino, Peralilla.— Nosotros he- 
mos visto esta especie en varios montes de laprovincia, sierra 
de Gata, Plasencia, sierra de Serradillay Guadalupe; en todos 
los sitios indicados es bastante escasa. Fl. Mayo, Junio. 

C. monogyna Jacq.=C. oxyacantha var. monogyna A. \.=Es- 
pino, Majuelo. Peralilla, Espinera de pastor.— Con esta especie 
ooufunden la anterior el vulgo y aim algunos botanicos, pu- 
diendose distinguir facilmente por tener el pistilo con un solo 
estilo y las lacinias del caliz revueltas , que llegan a aplicarse 
al frutito. — Florece segiin las localidades: en Gata. en Junio: 
en Guadalupe, en Mayo; en la cordillera central de San Pablo, 
en Abril. 

Familia Amig-dalaceas. 

Amygdalus communis 'L.=ALncit(lro. — Muy frecuente en las 
cuencas del Tajo, Derriscadero, la Cortilla, Lance de la Mora. 
Casares, Rodesnera, Berbegones, rio Almonte, etc. Fl. Enero. 
Febrero. 

Prunus spinosa L.=Fndrino. — Muy frecuente en los collados 
de la sierra de Gredos y Valle de Plasencia; escaso en la sierra 
de Zapata y Guadalupe. Fl. Abril, Mayo. 

P. insititia L.=fflidrino. — Especie muy rara en la provincial 
s61o la hemos visto en una do las vertientes de la sierra de 
Gredos y muy proximo a Madrigal. Fl. Abril, Mayo. 

P. avium L.= Cerezo, (hi'indu de :<>rro.— Hemos visto algunos 
ejemplares aislados en la sierra de Hervas, en los dilatados 
bosques de castanos; raenos frecuente en la region occidental. 
Guadalupe y Montanchez. Fl. Abril, Junio. 

P. Lusilanica L.=Mor(//crff. — Cvece en los montos do la sic- 



190 ANALKS 1)1'. HISTOBIA NATURAL. (110) 

rra de Gredos a 2.025 m. ; desciende al Valle de Plasencia, en 
donde es rarisima, v sigue por la cordillera central de San 
Pablo (Lance de la Mora) 325 m., ocultandose hasta que vuelve 
a apareeer en los altos montes de la sierra de G-uadalupe 900 
metros, ya en el enlace con la de Montanchez. Fl. Abril, Mayo. 

ORDEN LEGUMINOSAS. 
Familia Papilionaceas. 

Tribu Loteas. 
Scbtribct Genisteas. 

XJlex Europaus S>m.=AAulaga. — Es una especiebastante fre- 
cuente en la cordillera central de San Pablo; mas escasa en la 
del Piornal y Dios Padre. Fl. todo el ano. 

Erinacea pwngens Boiss. — Comun en los matorrales de la sie- 
rra del Piornal, Mirabete, Virg-en del Puerto en Plasencia, Las 
Hurdes, Gata, Gredos, etc. Fl. Abril, Junio. 

Spar /ii 1 in juncewm L.*=Spartianthus jiinceus Link.— Crece en 
los montes de Herreruela y San Vicente. Fl. Junio. 

Sarothamnus vulgaris Wimm. = Cytisus scoparius Link. = 
Piorno.—T)Q la abundancia de esta especie, principalmente en 
la part' 1 septentrional de la provincia, ha tornado nombre una 
de Las sierras (Piornal), sitio donde pur si, y en uni6n de otras 
del mismo g6nero, forman dilatados y tupidos, h la par que 
hermosisimos, matorrales, que en 6poca de floracion ofrecen 
al excursionista uno de esos panoramas ideales, sorprendentes; 
sierras del Piornal, Gredos, Hervas, Guadalupe, etc.Fl. Mayo. 

S. patens Webb. — Crece en los montes de la Jibe y San Pe- 
dro. Fl. invierno. 

S. eriocarpns Boiss. et B,e\it.=Piornos. — Muy comun en la 
sierra del Piornal, cordillera central de San Pablo, Virgen de 
la Montana en Caceres y otros muchos sitios. Fl. Mayo. 

S.purgans God. et Gren. — Genista purgansL. Sp. pi. 999.— 
Tan comun como las especies anteriores en la sierra del Pior- 
nal. Gredos, Gata, cordillera central de San Pablo. Fl. Mayo. 
vista horrida DG.=Ahulaga.—Cvwz en la sierra de Gre- 
dos, parte alta de Gata Robledillo) y alrededores del castillo 
de Monfragiie (Sierra Zapata). Fl. .Mayo. A-gosto. 



(in) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. L9i 

G. Lusitanica L. — Comun en la sierra de Guadalupe, San 
Pedro y Gredos. Fl. Mayo. 

G. sagitlalis L.=GeMstelIa raccmosa *Mcenc\\.=C?/l'isus sagit- 
talis JLoch.—Spartium sdgitale Roth. — Crece en la sierra de 
Gredos, Gata, Miravete, Deleitosa, pero en todas ellas muy 
escasa. Fl. Mayo. 

G. tridentata h.=Carquesia, Cliamosqmna. — Muy comun en 
toda la parte montuosa de la provincia, predorainando, sobre 
todo, en la Cordillera central de San Pablo, en donde se sirven 
de esta especie ya seca, como primera materia para la com- 
bustion. Fl. en invierno y primavera. 

G. cinerea DC=Spartium cinereum Vill. — Crece en la sierra 
del Piornal y Gredos. Fl. Mayo, Ag'osto. 

G. Mnctoria 'L.=Sparti%m tinctorium Roth. — Crece en la sie- 
rra de Gredos y Gata. Fl. Mayo, Julio. 

G.Jlorida L.=Retama Manca. — Crece en las sierras de Gre- 
dos. Gata, Piornal, cordillera central de San Pablo, Trujillo, 
Montanchez, sierra de la Jibe, etc. Fl. Julio. 

G. pilosa L.=Spartium pilosum Roth. — Especie indicada ya 
por Gomez Ortega en Candeleray sierra de Guadalupe. Existe 
ademas en la sierra Montanchez y cordillera central de San 
Pablo. Fl. Mayo, Julio. 

G. hirsufa Vahl.— Crece en la sierra del Piornal, parte alta 
del Valle de Plasencia, Gredos y Gata. Fl. Mayo, Julio. 

G.falcata Brot. — Reuter hace indicacion de esta especie en 
la sierra de Gredos; nosotros la hemos visto en dicha sierra 
y en la parte baja de Gata y Piornal. Fl. Junio. 

G. Scorpius DC=Spartium scorpius L.— Muy comun en la sie- 
rra de Dios Padre, Piornal, Gredos, Gata y cordillera central 
de San Pablo (Serradilla, castillo de Monfrag-ue). Fl. Marzo, 
Ag-osto. 

G. Hispanica P.— Crece en la parte alta de la cordillera cen- 
tral de San Pablo. Montanchez, Guadalupe. Fl. Mayo, Julio. 

Gr. Anglica L. — Esta es una especie muy comun en la pro- 
vincia, predominando, sobre todo. en la parte septentrional, 
Plasencia. Dios Padre, Gredos, Gata y Valle de Plasencia. Flo- 
rece en Marzo, Julio. 

Relama spharocarpa Boiss. =BceMa sphcerocarpa Webb. = 
Spartium monospermum var. a L.= Genista sphcerocarpa Lamk. 
Relama, Retama pwguera. — Muy comun en toda la provincia. 



192 \N\I,i:s DB BIST0RIA NATURAL. (112) 

Fl. Abril, Junio. Las semillas de esta especie se reputan entre 
el vulgo como un excelente purgante. 

Cytisus albus Link.= Genista alba Lamk.= Spartium album 
Desf.=Retamilla. — Muy comdn en los montes de Trujillo, To- 
rrej6n el Rubio, Retamosa, Plasencia, Hoyos. Fl. Marzo, Abril. 

C. argenteus h.=Argyralobium Linnaanum Walp. — Comun 
en hi Cordillera central de San Pablo, Gredos, Plasencia y otros 
muchos sitios. Fl. Mayo, Julio. 

Adenocarpus Eispanicus DC. =Cytisus Eispanicus Lamk.= 
Piorno, Cambrono, Retamdn. — Crece en las sierras de Gredos, 
Gata, Piornal , cordillera central de San Pablo, Virgen del 
Puerto en Plasencia, Virgen de la Montana en Caceres. Flo- 
rece en .Mayo, Ag-osto. 

A. grandiflorus Boiss. =.4 telonensis Robert et Boiss. — Crece 
en la sierra del Villar, Gredos, Serradilla, Hoyos, etc. Florece 
en Junio. 

A . complicatus Gay. — Crece en la sierra de Gata (Cruz del 
Cancho, Monfrague), Sierra de Zapata, Deleitosa, etc. Florece 
i'ii Junio. 

Lupinus Hispanicus Boiss. et Reut. — Crece en la sierra de 
Gredos, montes de la cordillera central de San Pablo, Virgen 
de Tiebas en Casas de Millan, etc. Fl. Abril, Junio. 

L. Ititeus L.=Quebranta huesos, Guisante de olor. — Muy fre- 
cuente en los alrededores de Serradilla, Casas de Marcos, Her- 
guijuela de Guadalerma, etc. Fl. Marzo, .Junio. 

L. wigustifolius h.= Q f uebranta huesos. — Muy comun en los 
prados y terrenos cultivados de la provincia. Fl. Abril, Mayo. 

L. alius h.= Chochas, Altrawmces. — Debido a los muchos 
cultivos que se hacen de esta especie, es facil verla esponta- 
nea en los eampos pi*6ximos. Fl. Junio. 

Ononis Natrix DC. — Esta polimorfa especie es muy comun 
en el Valle de Plasencia, Plasencia, Caceres, Serradilla, etc. 
Fl. Abril. Junio. 

O./ruticosa L. — Crece en los alrededores de Arroyo del Puer- 
Casar de Caceres \ en los montes <h i las cuencas del Tajo 
(Garrovillas, Talavan). Fl. Junio, Julio. 

0. crassifolia b\if.=Para buey, Gatufia. — Muy comiin en toda 
la provincia. Fl. Abril. < >ctubre. 

0. campestris Koch. - Para buey, Gatufia. — Tan comun 6 mas 
qui' hi anterior especie. Fl. Abril, Octubre. 



(US) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 193 

0. antiquomm ~L.=Gfatu%a. — Muycomun en toda la provin- 
cia. Fl. Julio, Agosto. 

0. Aragonensis Asso. — En la parte alta del Valle de Plasen- 
cia, Tornavacas, Jarandilla, Jerte. Fl. Julio. 

0. Columna All. — Crece en las inmediaciones de Plasencia, 
Caceres, Navalmoral de la Mata, Casatejada, Arroyo del Puer- 
co, Serradilla, etc. Fl. Abril, Junio. 

0. minntissimah. — Crece en las inmediaciones de Serradi- 
lla, Talavan. Fl. Abril. 

0. viscosa L. — Muy comun en toda la provincia. Fl. Abril, 
Junio. 

Subtribu Vulnerarieas. 



Anthyllis montana L. — Crece, seg'iin el Sr. Rivas y Santos, 
en la parte alta de la cordillera central de San Pablo, Virgen 
de la Montana en Caceres, Casar de Caceres, Gredos, etc. Flo- 
rece en Abril, Junio. 

A. Vulneraria L.— En los montes de la sierra de Miravete. 
San Pedro, buscando con preferencia matorrales de romeros, 
coscoja y tomillares. Fl. Abril, Junio. 

Subtribu Trifolieas. 

Cornicina Loejiingii Boiss. — Comun en los'prados y bosques 
de la mayor parte de la provincia. Fl. Mayo, Junio. 

C. lotoides Boiss. — Es bastante frecuente en el Valle de Pla- 
sencia, eampos Aranuelosy vegas del Tietar. Fl. Mayo, Junio. 

Medicago Lupulina L.— En los prados y montes de la cordi- 
llera central de San Pablo, Caceres. Fl. Abril, Junio. 

M. falcata L. — Tan comun como la anterior especie, Valle 
de Plasencia. Fl. Abril, Ag-osto. 

M. safira L.= M/'eIga, Alfalfa. — Muy comun en los prados 
y terrenos cultivados de toda la provincia. Fl. Abril, Junio. 

M. falcato-sativa Rchb. — Crece en donde existen las dos an- 
teriores especies. Fl. Abril, Junio. 

M. marginata Wild. — Tan comun como las anteriores espe- 
cies. Fl. Abril, Junio. 

M. metadata "Wild. = J/, cordata Lamk. — Crece en los terre- 
nos humedos de Serradilla, Plasencia, Casas de Millan. Flo- 
rece en Abril. 

ANALES DE HIST. NAT.— XXVIII. 13 



194 ANAI.KS Hi: IIISTmHIA NATURAL. (114) 

M . minima Ltunk . M. polymorpka y Mrsuta L.— Muy comun 
en toda la provincia. Fl. Abril. Julio. 

J/. In cm i a I a A 11.= J/, polymorpha p laciniala L. — Crece en 
los alredectores de Casas de KEillan, Navas del Madrono, Serra- 
dilla, Plasencia, Yalle del Tietar y otros puntos. Fl. Abril, 
Junio. 

.1/. Gerardi Wild. M. villosa DC.=J/. rigidula Lamk. — Cre- 
ce en los campos de la mayor parte de la provincia. Fl. Abril, 
Agosto. 

THgonella Farmm-grecwm L.==Buceras F&num-grecum a All. 
A Ihovas. — Comun en la provincia: Jaraicejo , Torrejon el Ru- 
bio, Casar de Caceres, sierra de Alcuescar, Arroyo Molino. 
Fl. Abril, Junio. 

T. Monspeliaca L.— Crece en los alrededores de Serradilla y 
en Las vegas del Tietar, soto del Orinal de la Virgen y Lance 
de la Mora (Tajo). Fl. Abril, Junio. 

T. polycerata L.=Buceras mutica Mcench.— Muy comun en 
los prados de la vega del Estanco (Serradilla), Herreruela. Flo- 
rece en Mayo. 

T.pinnatifida Cav. — Crece con bastante abundancia en las 
huertas de oaranjos de Valencia de Alcantara. Fl. Junio. 

Melilotus infesta G-uss. — Crece en el Yalle de Plasencia. El 
Sr. Rivas y Santos supone que un ejemplar recogido en las 
hondonadas de la Cordillera central de San Pablo sea de esta 
especie, no pudiendolo asegurar por el mal estado en que se 
in remitieron. Fl. Mayo, Junio. 

M. parcifiora Desf. THbol de olor. — .Muy corrnin en los sem- 
brados y praderas de Serradilla. Plasencia y Caceres, cuencas 
del Tajo. valle del Tietar. etc. IT. Mavn. Junio. 

M. nihil Lamk. — Muy conn'in en las inmediaciones de Cace- 
res, Trnjillo, Arroyo del Puereo. Fl. Mayo. Agosto. 

Trifoliiim steTlatwm L.- Comun en la mayor parte de la pro- 
vincia, Plasencia, C&ceres, etc. Fl. Abril. Junio. 

T. angitstifoliv/m L.*-=Cola de zorra.— i Crece en las pra&erasy 
terrenos cultivados de casi toda la provincia. Fl. Mayo. 

7'. ru bens L.— Orece en el Valle de Plasencia, Tornavaeas. 
ras de < Sredos, Piornal. Fl. Agosto. 

T. hiri 'urn \\\.^'T. hispichi/m DesF. — Especie mn\ comun en 
toda la provincia. PI. Abril . Junio. 

T. Cherleri L. — Crece en los alrededores de Villa Heal de San 



(115) Rivas MateOS. — FLORA DE LA PROVINCIA DE CACERES. 195 

Carlos. Puente del Cardenal (Tajo), Nayas del Madrono. Flo- 
rece en Mayo. 

T. pratense L.= TreboL — Muy comun en los prados y terre- 
nos humedos de toda la provincia. Fl. Marzo, Septiembre. 

T. Panormilanwm Presl.= 7 7 . squarrosum DC. — Habita en las 
inmediaciones de Plasencia, Yirg-en del Puerto, cordillera cen- 
tral de San Pablo. Castillo de Mirabel, Casillas de Coria. Flo- 
rece en Junio. 

T. lappaceum L.=T. nervosum Presl. — Crece en las inmedia- 
ciones al Puente Nuevo } T San Bias de Caceres, alrededores de 
la estacion de Mirabel y subida al Castillo. Fl. Junio. 

T. arvense L.= Trebol. — Muy comun en los prados y sitios 
humedos. Fl. Abril, Septiembre. 

T. stria h> in L. — Crece en las inmediaciones de Serradilla, 
Caceres, Plasencia y Yalle. Fl. Ag-osto. 

T. scabrum L. — Crece en el valle del Tietar, vegas del Tajo, 
Derriscadero , vegas de la Tahena y Puente de Mantible ; mas 
escasa en la parte meridional. Fl. Abril, Junio. 

T. fmgiferum L.= TreboJ. — Muy comun en la orilla de los 
arrovos y veg'as may hiimedas; Isla de Plasencia, El Marco de 
Caceres, etc. Fl. Abril, Septiembre. 

T. resupinalum L.=T. Income Forsk. — Crece en los prados y 
veg-as de Plasencia, Hervas, Hoyos , Caceres, Logrosan. Flo- 
rece en Mayo. Junio. 

T. (omen fosu hi L.=Bolitas lancras. — Muy comun en toda la 
provincia. Fl. Abril, Mayo. 

T. spumoS2tm L. — Crece en los prados de la Bazag-ona, corao 
iarualmente en la cordillera central de San Pablo. Fl. Mayo, 
Julio. 

T. glomeratum L. — Habita En los campos limitrofes a Serra- 
dilla. Torrejon el Rubio, Mirabel, Caceres. Fl. Mayo, Julio. 

T. montamim L. — Crece en los tomillares de la sierra de Mi- 
ravete, cordillera central de San Pablo, Valle de Plasencia, 
campos limitrofes a Casatejada. Fl. Junio, Agosto. 

T. repens L. =Amoria repens Presl. =Trebol. — Muy comun en 
los sitios humedos y encharcados. Fl. Abril. Octubre. 

T. filiforme 1..—T. micranthum Viv.= T. controversum Salis. 
Crece con mucha abundancia en todo el valle del Tietar, pra- 
deras de Serradilla, veg-as del Tajo, etc. Fl. Mayo, Julio. 

T. procumbens h.=Melilotus ayraria Desf.— Comun en el Va- 



196 \\\Li:s DE BISTORIA NATURAL. (116) 

lie de Plasencia, vegas del Tajo, praderas y sitios humedos de 
Caceres, Arroyo del Puerco, Trujillo. Fl. Marzo, Agosto. 

T. a<j ran ti in L.= T. procumbens Srn. — Crece en los bosques 
de la Bazagona, Jerte, Hervas y praderas de Plaseneia. Flo- 
rece en Abril, Mayo. 

Dorycnopsis Gerardi Boiss. = An(/ii/IJis Gerardi L. = Dorye- 
niumprocumb'ens Lapeyr. — Crece en los alrededores del Casti- 
llo de Mirabel. Fl. Julio. 

Dorycnium suffruticosum Vi\l.=Lotus Dorycnium L. — Comun 
en la mayor parte de la provincia. Fl. Junio, Agosto. 

Tetragonolobus siliquosus Roth.— Lotus siliquosus L.— Comun 
en las praderas de la vega del estanque de Serradilla, Valle 
de Plasencia, Bazagona, Orinal de la Virgen y Lance de la 
Mora, Fl. Mayo. 

T. conjugates Ser. — Crece en los alrededores de la fuente del 
Espino (Serradilla). Fl. Junio. 

T. purpurea Mcench. — Habita en la parte baja de Herre- 
ruela y muy pr6ximo al rio Salor. Fl. Junio. 

Lotus rectus L.— En Casas de Marcos (Malpartida) , Eergui- 
juelade Guadalerma (Casas de Millan), Plasencia, etc. Florece 
eu Abril, Junio. 

L. angustissimus L. — Crece en las margenes del arroyo Bar- 
baon (Serradilla). FL Abril, Agosto. 

L. corniculatus L. — Muy coiniin en la cordillera central de 
San Pablo, Virgen de la Montana de Caceres, sierras de Gre- 
dos \ Gata, yegas del Tajo y Bazagona. FL Abril. Junio. 

L. arenarius Brot. — Muycomdn en toda la cordillera central 
de San Pablo, Cogollos de la Garganta de Serradilla. FL Junio. 

L. hispidus Desf. — Segun el Sr. Rivasy Santos, se encuentra 
esta especie en los alrededores de la Cruz del Cancho (Serra- 
dilla). FL Junio. 

L. Caslellanus Boiss. et Reut. — Crece en los niontes de la 
Jibe y parte baja de Guadalupe. — Fl. Mayo. .Junio. 

Subtribu Astragaleas. 

Astragalus pentaglotlis L.=A. echinatus Lamk. — Comun en 
los encinares de Casas de Marcos, dehesa boyal de Malpartida. 
Fl. Mayo, Junio. 

A . stella Gouan.= J. stellatus Lamk.— Comun en la mayor 



(lnj Rivas Mateos.— flora de la provincia de caceres. 197 

parte de la provincia, sobre todo en la region central. Florece 
en Abril, Junio. 
A. scorpioides Pourr. — Habita en los terrenos esteparicos de 

Trujillo y en los alrededores de Caceres. Fl. Abril. 

A. sesameus L. — Muy coinun en los sembrados y terrenos 
cultivados de Caceres, Plasencia, Serradilla. Fi. Abril, Junio. 

A . Epiglottis L. — Crece en los alrededores de Plasencia, Ho- 
yos, Aldeanueva de la Sierra, Caceres, etc. Fl. Abril, Mayo. 

A. hamosus L. — En los pastizalesy terrenos humedos y som- 
brios de la mayor parte de la provincia. Fl. Abril, Mayo. 

A. glycyphyllos L. — Comiin en los campos de Plasencia, Ca- 
ceres, Navalmoral de la Mata, Casatejada, etc. Fl. Mayo. 

A. Narbonensis Gouan. — Crece en el Valle de Plasencia, He- 
rreruela, campos arcillosos de Arroyo del Puerco, Villa Real 
de San Carlos y Serradilla. Fl. Junio. 

A. Glaux L. — Crece en el Valle de Plasencia, vallecitos de 
la sierra de Gredos y Dios Padre. Fl. Mayo, Julio. 

A. Hypoglottis L. — Crece en los campos de Coria, Cilleros, 
Plasencia. Fl. Junio. 

A. Monspessulanus L. — Habita en las inmediaciones del ca- 
serio de la Bazagona , Orinal de la Virgen y Lance de la Mora 
(Tajo), Torrejon el Rubio. Fl. Abril, Junio. 

A. depresses L. — Crece en el vallecito de la falda N. en la 
sierra de Gredos (Madrigal). Fl. Julio. 

A. Clusii Boiss. et Rent. — Habita en la cordillera central de 
San Pablo, en los contornos del castillo de Mirabel. Fl. Junio. 

A. Creticus Lamk.— Dice el Sr. Rivas y Santos haber visto 
ejemplares de esta especie en los altos picachos de la cordi- 
llera central de San Pablo. Fl. Mayo. 

Oxytropis tnontana DC. = Astragalus montanus L. = Phaca 
Montana Crantz. — Crece en los altos montes de la sierra de 
Gredos, donde suite basta los 2.445 m. Fl. Julio, Agosto. 

Pkaca Alpina Wiilf. — El Sr. Alonso nos da indicacion de 
haber encontrado esta especie en la parte alta de Gredos, co- 
rrespondiente a nuestra provincia. Nosotros no hetnos podido 
hallarla. 

Eriophaca Bcetica Boiss.=i > /^c« Batica L.— Crece en la cor- 
dillera central de San Pablo (Puerto Castano), Caceres, Mon- 
tanchez, Arroyo del Puerco y Casas de Millan. Fl. Mayo, 
Agosto. 



198 \n\i.i:s DE iiisToiUA natikal. C1T8J 

£iserrula Pelecimts L. — Crece en los encinares de Casas de 
Marco. Mayorga y campos de Plasencia. Fl. Abril. Mayo. 

Subtmuu Galageas. 

Colutea arborescens\j.=$etam6n, Bomivnerd. — Crece en los 
montes de la Cordillera Oretana. sierras de Gredos, data y el 
\ illar. cordillcra central <lc San Pablo. PI. Abril, Julio. 

Gflycyrrhiza glabra ~L. = Re{jali: , Palo duke. — Crece en los 
tetrenos hnimedos de la Bazayona, orillas del rio Salor. arroyo 
Barbaon y otros sitios. Julio, Ag-osto. 

Psoralea Mtuwtinosa L. — Crece en el Valle de Plasencia, ve- 
g*as del rio Tietar, Lance de la Mora (Tajo). Fl. Mayo. 

Tribc Vicieas. 

Vicia sativa L.=Alberjd$, Cuchillejos. — Crece espontanea en 
la mayor parte de la provincia. Fl. Abril, Mayo. 

V. angustifolia Roth.= Cuchillejos. — Tan coinun 6 mas que 
la anterior especie. Fl. Abril, Mayo. 

V. lathyroides L.==V. minima Riv. — Crece en los campos de 
Villa Real de San Carlos. Scrradilla. Fl. Abril. Mavo. 

V. Pyrenaica Pourr*. — Habita en los val'Iecitos de la sierra 
de Dios Padre, Gata, Gredos. parte alta de la cordillera cen- 
tral de San Pablo, Guadalupe. Fl. Abril. A.g"OSto. 

V. pereyrina L. — Comun en los alrededorcs de Scrradilla, 
Casas de Millan, etc. Fl. Mayo. 

V. luiea L.=CiCchillejos. — Muy coinun en los terrenos culti- 
vado> y ptfaderas de toda la provincia. Fl. Abril. Mayo. 

C. hi/brnlii L. ^Cuchillejos'. — Frecuente en los sembrados y 
huertasde Scrradilla. Plasenda, Caeeres. etc. Fl. Abril. Mayo-. 

V. Ndrbonensis h.=SaHlldS. — Comun en la mayor parte de- 
los sembrados. Fl. Abril. Mayo. 

V. onobrychioides L. — En las inffiecliaciofies de Villa Real de 
San Carlos. Casatejada. Bazagona, Plasencia etc. Fl. Mayo. 

CrdCCa major Franken.= [7r/r/ (raced L.=6Vr///7/V/av.— Muy 
cotniin en los sembrados. Fl. Abril. May©*, 

( . tenuifolia God. et Gren.= Vicia tenuifolia Roth- — En el 
Valle de Plasencia en la Bazagona. Fl. .lunio. 

c. „)<,,i<i/i//ihs Gad. e1 Grerii. facia monanthos I)esf.=.l ///'/- 
rrobd. — Suele encontrarse en los campos limitrofes adonde se 

CUltiva. Fl. Mayo. 



(119) Rivas Mateos. — flora de la pkovincia de caceres. 199 

C. calcarata God. etGren. — En los campos de Plasencia, etc. 
Fl. Abril. 

C. minor R,iv.=l?rviwn Airsutum L..=s= Vicia panvijlora Lapeyr. 
Crece esta espeeie en todo el valle del Tietar, Valle de Plasen- 
cia, alrededores de Villa Real de San Carlos, Serradilla. Flo- 
rece en Mayo, Jnnio. 

Eriaai letraspermtcm L. — Muy comun en los terrenos cnlti- 
vados y praderas. Fl. Mayo. 

E. gracile DC.=E. tenuifoliuni Lng.= Vicia laxiflora Brot.= 
V. gracilis Lois. — Se encuentra en los mismos sitios que la es- 
peeie anterior, pero menos comun. Fl. Mayo. 

Err ilia satixa Link.=Alverja, Alcanna. — Crece en los cam- 
pus pruximos adonde se la cultiva. Fl. Abril, Junio. 

Lens nigricans God. — Crece en la cordillera central de San 
Pablo (Castillo de Monfrague).— Fl. Abril. 

L. esculenta Mcench. = 67c<?>' Zens Wild.=Ervum Lens L.= 
Lenteja (semilla), Lentejera. — Se encuentra en los campos pro- 
ximo* adonde se la cultiva. Fl. Junio. 

Cicer arietinum L.=Garbanzo. — Ocurre con esta espeeie una 
cosa analoga a lo que hemos diclio del Haba, Algarroba, etc. 
Fl. Abril, Mayo. 

Pisa a) arvense L.=CucMllejos , Gfirisanteras de campo. — Muy 
comun en los sembrados y liuertas. Fl. Abril. 

P. sati rani L.= 6fuisante. — Espeeie muy cultivada y espon- 
tanea en la provincia. Fl. Abril, Mayo. 

Lathyrus Aphaca L. — Crece en los terrenos cultivados y 
huertas. Fl. Mayo, Junio. 

L. Iiirsufus L. — Crece en los terrenos cultivados de Arroyo 
del Puerco, Caceres, Plasencia, Aldeanueva del Carnino. Flo- 
rece en Abril, Mayo. 

L. cicera L.=L.purpureus Presl.=Z. sativus var. 3 Lamk.— 
Se encuentra en gran abundancia entre los sembrados de ce- 
reales. Fl. Mayo. 

L. anii/'i's L.= L. hispanicus Riv.— Crece en los campos de 
Villa Real de San Carlos, Casas de Millan. Fl. Abril. Mayo. 

L. sativus L.=Ervum, sativum Kuds.=3f arias. Almor/as.— 
Crece en los campos proximos adonde se la cultiva, asi como 
tambien en la cordillera central de San Pablo. Fl. Mayo. 

L. sghestris L. — Muy comun en los terrenos cultivados y 
praderas de toda la provincia. Fl. Mayo, Agosto. 



•2m WU.l'.s DE H1ST0RIA NATURAL. (120; 

L. latifolius L.— Comun en los mismos sitios que la especie 
anterior. Fl. Junio, Agosto. 

L. tuberosus L. — Crece en el valle de Plasencia, alrededores 
de Retamosa, Cilleros, Casas de Millan, Caceres. Fl. Junio, 
Agosto, 

L. vemus Wimmer. = Orobus renins L. — -May corniin en la 
sierra de Gata, Gredos, Villar y Guadalupe. Fl. Abril, Agosto. 

L. macrorrhizus Wimmer. =Orobus tuberosus L.— Crece, aun- 
que menos abundante, en los mismos sitios que la especie an- 
terior. Fl. .Mayo. 

L. niger WimmeT. =Orobus rtiger L. — Corniin en las sierras 
de Gredos y Gata, Valle de Plasencia, Bazagona y cordillera 
central de San Pablo. Fl. Junio. 

L. pratensis L. — Muy comun en los alrededores de Aldea- 
nueva del Camino. Fl. Abril, Mayo. 

L. angulatus L. — Crece en los campos proximos a Casas de 
Millan. Fl. Mayo, Junio. 

L. sphesricus Retz.— L. angulatus Sibth. — Crece en el Valle 
de Plasencia, Arroyo del Puerco. Fl. Abril. .Mayo. 

/.. setifolius L.— Crece en los terrenos cultivados de Serradi- 
11a \ Torrej6n el Rubio. Fl. Abril. Junio. 

Tribo Hedisareas. 

Coronilla Emerus L. Emerus Cesalpini Tourn. — Crece en los 
montes de la sierra del Piornal, Lance de la Mora, cordillera 
centra] de San Pablo (Puerto Castano). Fl. Abril, Junio. 

C.glauca L. — Babita en la parte alia \ muy pr6ximo al Cas- 
tillo de Monfrague en la sierra de Zapata. Fl. Marzo, Junio. 

C. illinium L. — Crece. aunque inu\ escasa, en el bosque de 
alcornoques de Serradilla. Fl. Abril, Agosto. 

c scorpioides Koch. -Ornithopus scorpioides 1>. — Crece en la 
dehesa boyal de Serradilla, Villa Real de San Carles. Plasen- 
cia, Caceres, Trujillo, etc. Fl. Abril, Mayo. 

Ornithopus durus Cav. -Habita en los montes de la Jibe, 
mm proximo a Elerreruela. Fl. Mayo. 

0. perpusillus L. — Comun en los prados de Tornavacas, Jerte 
\ \ alle de Plasencia. Fl. Abril, Julio. 

0. compressus L. — Mn\ corniin en Los prados de Casas de 
Marcos, Chistes \ Herguijuela de Guadalerma. Fl. Abril. 



(121) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 201 

Hippocrepis comosa L.=Hamos de oro. — Crece en los barran- 

cos de la region central; mas escasa en la occidental. Fl. Abril, 
Mayo. 

H. ciliata Wild. — Habita en los montes de la sierra de Her- 
vas, Lagunas del Duque (Garganta de Banos). Fl. Mayo. 

H. unisiliquosa L. — May comun en los alrededores de Jerte, 
Hoyos y Virgen de la Montana en Caceres. Fl. Abril, Mayo. 

Securigera Coronilla DC.=Coronilla Securidaca L.— Crece en 
los campos de Caceres y Trujillo. Fl. Abril. Junio. 

Hedysarum In' mile L.=JI. conferlum Desf. — Crece en los mas 
de los montes de la provincia. Fl. Mayo, Junio. 

OnobrycMs saliva Lamk.= 0. spicata Moench. — Pipirigallo, 
Esparceta. — Comun en los campos de Plasencia, Valle y Cace- 
res. FL Mayo. 

0. eriophora Desv. — Crece en los montes de la cordillera cen- 
tral de San Pablo. Fl. Abril, Mayo. 

0. Caput-Qalli Lamk.= Hedysarum Caput-G-alli L. — Comun 
en los campos de Aldeanueva del Camino, Plasencia. Fl. Mayo. 

0. Matritensis Boiss. et Reut.— Comun en los campos de Ca- 
ceres, Paseo Alto y Virgen de la Montana, barrancos proximos 
a Plasencia, sierras de Serradilla y Zapata, alrededores del Cas- 
tillo de Monfragiie y Cruz del Cancho. Fl. Abril, Mayo. 

ORDEN SAPINDIDAS. 
Familia Poligalaceas. 

Polygala vulgaris L. — Muy frecuente en los vallecitos de la 
sierra de Gredos, subiendo cuando mas a 1.800 in. Se encuen- 
tra, aunque escasa, en el Valle de Plasencia y sierra de Gata. 
FL Mayo, Junio. 

P. Monspeliaca L. — Crece en los alrededores de Aldeanueva 
del Camino v Garganta de Banos. Fl. Mayo, Junio. 

P. microphylla L. — Crece esta especie en toda la cadena Ore 
tana, siendo bastante comiin en la sierra de Guadalupe y Mon- 
tancliez. FL Febrero, Marzo. 

Familia Aceraceas. 

Acer Monspessulanwm L. A. trilobatum Lamk.= A r bol de las 
mariposas, Sauce jirdn, Arce. — Muy frecuente en los sotos de 



'201 \\\I.i:> DB HIST0SIA NATIUAL. (122) 

las cuencas del Tajo, Salor, Valle de Plaseneia, San Martin de 
Trebejos, etc. FL AbriL, .lulio. 

A . campeslre L. — Crece en los montes de las sierras de Gre- 
dos y Gata, bajando hasta la de Guadalupe. Fl. Abril, Mayo. 

ORDEN GERANIDAS. 
Familia Terebintaceas. 

Rhus coriaria h.=Zumaquerd. — Bs facil encontrarla en mu- 
chos de los montes de la regi6n central, Deleitosa, Miravete, 
sierra de Gata y cordillera central de San Pablo: menos fre- 
cuente en la regi6n occidental, San Martin de Trebejos y He- 
rreruela. Fl. Ahril, Julio. 

Pistacia Lentiscws L—Lentisca. — Muy comun en los montes 
de la sierra de Zapata, Deleitosa, Arenal Gordo, Montanckez, 
Jibe, San Pedro y en general en toda la parte baja, montuosa 
y subalpina. Fl. Mayo. Junio. 

P. TereMnthus L.—Cornical>ra, Cornicabrera. — Muy comun 
iMi los bajos montes de toda la provineia. Hemos visto iudivi- 
duos en las cuencas del Tajo que aleanzan la altura de 8 m., 
sirviendo sus troncos para la construcci6n de mueblesde lujo. 
Fl. Abril. Julio. 



l > 



Familia Oxalidaceas. 

Oxalis Acetosella L.=Acederilla. — Habita en Los parajes hu- 
medos de Serradilla (Garganta, Gamera, Madrofiillo, Lance 
de la Mora, cerro de la majada de Vasco, tahona de la Gar- 
ganta y huerta de Santa Catalina), Valle de Plaseneia, Virgen 
de la Montana en Caceres, Aldeanuevay Villanueva de la Sie- 
rra, etc. Fl. Marzo, Mayo. 

0. corniculata L.= 0. pusilla Salisb. — Muy comun en las pa- 
redes, parajes humedos y sombrios de toda la provineia, prin- 
cipalmente en la regi6n central. Fl. Enero, Mayo. 

Familia Linaceas. 

Linwm Gallicum L. — Habita en los terrenos escarpados de 
las cuencas del Tajo, Derriscadero , Lance de la Mora, parte 



(123) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 203 

alta del cerro de Santa Barbara, junto al palacio del Obispo. 
Fl. Abril, Junio. 

L. strictwm L. — Muy comun en los montes de la dehesa bo- 
yal de Serradilla, Valle del Helecho (Serradilla y Mirabei), 
alrededores del castillo de Monfrag-iie (Zapata). Fl. Junio, 
Ag-osto. 

L. maritimum L. — Se encuentra en los campos de Aldea- 
nueva de la Sierra y en la sierra de Gata. Fl. Mayo, Julio. 

' L. mscomm L.=Z. Mrsutum DC. — Solo hemos visto esta es- 
pecie en las altas cumbres de la sierra de Gata a 1.925 m. junto 
a 1111 caserio perteneciente a la jurisdiccion de Perales. Flo- 
rece en Julio. 

L. tenuifolium. L. — Crece en las inmediaciones de Aliseda y 
Herreruela, sierra de la Jibe, alrededores del castillo de Mon- 
frag-iie y en las Corchuelas (Zapata). Fl. Junio, Ag-osto. 

L. suffr%ticosu7)i\j.=L. salsoloides Lamk. — Muy frecuente en 
los montes de la sierra de Serradilla, Zapata y en la de Gua- 
dalupe y San Pedro (ramal de Alcuescar). Fl. Abril, Julio. 

L. Narbonense L.=L. Iceve Pichb. — Comun en los prados de 
Serradilla y Valle de Plasencia, subiendo hasta los 1.315 m. en 
la sierra de Gredos. Fl. Abril, Julio. 

L. catharMcwm L. — Es, dentro del g-enero, la especie mas f.ie- 
cuente en toda la sierra de Guadalupe, subiendo hasta las 
altas cumbres. Fl. Mayo, Ag-osto. 

L. wsitatissimum L.=Lino comun.— ~Esta especie, que es fre- 
cuentemente cultivada, suele encontrarse espontanea en los 
campos limitrofes y en los montes de la mayor parte de la 
provincia. Fl. Mayo. 

Radiola linoides Guiz.— Habita en los montes de la sierra de 
Gredos , Dios Padre , Deleitosa y Gata , oscilando la altitud en- 
tre los 600 y los 2.200 m. (Itajo de Deleitosa, Madrig-al). Fl. Ju- 
nio, Ag-osto. 

Familia Geraniaceas. 

Oero \%in in pratense L. — Propia de la parte septentrional, y 
de esta en las sierras de Gredos y Dios Padre, buscando con 
preferencia los sitios resg-uardados junto a las rocas y arboles. 
Fl. Ag-osto. 

G. si/1 nil icum L. — Acompafia a la especie anterior en la par- 



201 W\i.l> DE HISTORIA NATURAL. (121) 

te septentrional y desciende hasta los 800 m. en la sierra de 
Guadalupe \ 6 Ins 425 en el cerro del Calamoco (Plasencia). 
Fl. Junio, Agosto. 

G. palustris L. — Publicamos esta especie bajo la fe del seiior 
Alonso, el cual dice haberla encontrado en una de las prade- 
ras exlstentes junto al camino de Garganta de Banos a las 
Lagunas del Duque. Fl. Ag-osto. 

G. sanguineum L. — Especie muy coniiin en toda la sierra de 
Dios Padre, entre las rocas graniticas de las de Gredos y en 
los bosques de Hervas y Gata. Fl. Mayo, Julio. 

G. dissecl/n// L. — Es bastante frecuente en toda la regi6n 
central, Serradilla, Plasencia, Navalmoral de la Mata, etc. 
Fl. Abril, Mayo. 

G. molle L. — Es tan comiin que Uega a invadir dilatadas 
praderas, t into de la regi6n central como de la occidental. 
Fl. Marzo, Octubre. 

G. pusillum L. — Aeompaiia a la especie anterior, siendo 
como ella tan comiin y vulgar. Fl. Abril, Junio. 

G. rotundi/olium L. — Es frecuente en los campos de Caceres, 
Arroyo del Puerco, Trujillo, Casar de Caceres, Serradilla, Pla- 
sencia, etc. Fl. Abril, Septiembre. 

G. I/' rid am L. — Crece en -los montes de la cordillera central 
de San Pablo,, sierra de Gata (Aldeanueva de la Sierra). Flo- 
rece en Mayo, Julio. 

G. Robertianum L. — Crece en los terrenos montuosos de la 
sierra de Arenal Gordo, en los escombros y sitios incultos de 
la regi6n occidental; menos frecuente en la central. Fl. Abril, 
Ag-osto. 

Brodium malacoides Wild. — Crece en las praderas y barran- 
cos de la mayor parte de la provincia, Herreruela. Valle de 
Plasencia, Trujillo, etc. Fl. Abril, Mayo. 

E. pulverulentum Wild. — Babita en las dehesas de Casas de 
Marcos y en los alrededores de Aldeanueva del Camino. Flo- 
rece en Marzo, Mayo. 

E. Botrys Bertol. Geranium Botrys Cav. — Civcc en Los con- 
tornos de Jerte y en el bosque de castanos en Hervas y Gar- 
ganta de Banos. Fl. Abril, Junio. 

E. moschatum Wild. — Se encuentra bastante abundancia en 
los alrededores de Serradilla, Plasencia, parte septentrional 
d ■ Caceree (Paseo Alto) y en Hoyos. Fl. Abril, Junio. 



(125) Rivas Mateos — flora de la provincia de caceres. 205 

E. ciconium \\ T ild.=J?elojes.—Mny comun en los campos y 
sitios de abundante vegetacion, Valle de Plasencia , Marco de 
Caceres y sotos del Tajo. Fl. Abril, Junio. 

E. cicutarium L'K&rit. = A l/lleres, Pico de cigilenas, Relojes. — 
Especie rauy comun en toda la provincia. Fl. Abril, Junio. 

E. carvifolium Boiss. et Rent.— Se encuentra en el Valle de 
Plasencia, junto a los arroyos venidos de la sierra del Piornal 
y Villar 6 Tras la Sierra. Fl. Julio, Agosto. 

Familia Zigofilaceas. 

Tribulus terrestrisL=Abrojo, Carretillas. — Muy comun en 
los terrenos cultivados y sitios arenosos, principalmente en 
las cuencas del Tajo y Tietar. Fl. Mayo, Ag-osto. 



ORDEN CARIOFILIDAS. 
Familia Cariofilaceas. 

Triru Sileneas. 

Cncubalas bacciferus L. — Especie muy frecuente en los sotos 
de arroyos y rios, Barbaon, Garganta (Serradilla), Isla de Pla- 
sencia, Orinal de la Virgen y Lance de la Mora (Tajo). Fl. Ju- 
lio, Octubre. 

Silene inflata Sm.= Collejas. — Especie muy comun en los 
terrenos cultivados y montes septentrionales, Plasencia, Gar- 
ganta de Banos, Jarandilla, Jerte, Gredos, etc. Fl. Abril. Mayo. 

8. conica L.=SUbalos. — Muy frecuente en la mayoria de los 
campos de la provincia, buscando con preferencia los barran- 
cos 6 proximidad a las paredes. Fl. Mayo. 

S. conoidea L.=SilMtos. — Crece en^ las praderas y terrenos 
cultivados de Plasencia y Caceres. Fl. Junio. 

S. Saxifraga L.— Crece en los vallecitos y laderas de las altas 
cumbres de la sierra de Gata y Gredos, en donde es raro baje 
de los 2.000 m. de altitud, Picachos de Moron (Gata), Alto de 
Madrigal (Gredos). Fl. Agosto. 

S. cUlata Pourr.— Las dos variedades Pyrenaica e Hispanica 
crecen en las sierras de Gredos, Dios Padre y Gata, bajando la 
segunda hasta la cordillera central de San Pablo, donde el 



S06 ANAI.Ks DE HIST0R1A NATURAL. (126: 

Br. Rivas \ Santos la ha visto bastante corai'in. Fl. Junio, Sep- 
biembre. 

S. Legionensis Lag-. — Habita en los montes de la sierra de 
Guadalupey Montancliez, asi como tambien en la mayoria de 
las montanas pertenecientes a la region central. Fl. Junio, 
Julio. 

\. noctwrna L.— Las variedades gewmna y farachypetala son 
comunes en la provincia; la var. pcnmxta Wk. solo la liemos 
encontrado en la dehesa Herg-uijuela de Guadalerma (Casas 
de Millan). Fl. Abril, Junio. 

S. tridentata Desf. — Crece en toda la Cordillera central de 
San Pablo. Valle de Plasencia y alrededores de Aldeanueva 
del Camino. Fl. Abril, Mayo. 

S. cerasliaides L. — Se encuentra en las inmediaciones al mu- 
nasterio de Yuste y en la parte alta del Jerte junto a Torna- 
vacas. Fl. Abril, Junio. 

>$. Anglica L. — Crece en la reg-iun central de la provincia; 
mas escasa en la occidental. FL Abril, Mayo. 

S. GaUicaL. — Esta especie, que debe considerarse como tal. 
es bastante l'recuente en la provincia, y de esta en la prolon- 
g-ada l'aja silurica desde Portugal hasta Toledo. FL Abril. 
Mayo. 

S. Mrsuta Lag. — Ls bastante comiin en los alrededores de 
Plasencia y en todo el valle del Tietar, bajando hasta las pra- 
deras de la sierra de Guadalupey San Pedro. Fl. Abril, Junio. 

S. hi [in rlil a Desf. — Comun en las vegas del Tajo y Tietar, 
buscando con preferencia sitios no muy elevados y arenosos, 
Caceres, Tnrrequemada, Trujillo, etc. Fl. Mayo, Julio. 

S. Agrostemma Baiss. et Reut.— Habita en la sierra de Gata 
y sube hasta las altas cumbres de Gredos (Madrigal). Fl. Ju- 
nio, Ag-osto. 

,s. Cretica L.— Crece en las inmediaciones a Caceres, Virg-en 
de la Montana, Paseo Alto. San Bias: menos frecuente en Tru- 
jillo. Fl. Mayo. 

,y. muscipula L.— Crece en toda la sierra de Serradilla y parte 
baja de la de Zapata y Arena! Gordo (Gorchuelae y Villa Leal 
de San < larlos). Fl. Mayo. 

S. Portensis L. — Se encuentra en todo el Valle de Plasencia, 
eampos de Udeanuewa del ''amino, en los castanares de la 
aierra de Herv&e 3 Gargaikta de Baiios. Fl. Mayo. 



(127) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. so- 
ys', rubella L. — Muy comiin en la reg-ion occidental, y de esta 
la parte limiti'ofe a Badajoz. Fl. Abril. Mayo. 

8. A r me Ha L.— Crece, aunque muy escasa, en las inmedia- 
ciones a la erraita de Nuestra Senora del Rio (Herg-uijuela de 
Guadalerma) y en el prado de la Garaera (Serradilla). Fl. Mayo, 
Julio. 

S. r i rid i flora L. — Crece en los campos de Plasencia, Caceres, 
Serradilla y otros puntos. Fl. Mayo, Junio. 

Melandrium macrocarpum Wk. — Crece en los arroyos del 
Valle de Plasencia y en la sierra de Gredos. Fl. Junio. 

M. pratense Rchb. — El Sr. Alonso dice haber encontrado 
ejemplares de esta especie en las altas cumbres de la sierra 
de Gredos. Fl. Mayo, Julio. 

Lychnis Flos-cuculli L. — Muy comun en la parte alta del Valle 
de Plasencia y en toda la sierra de Gredos y Gata. Fl. Mayo, 
Junio. 

L. Coroiiaria Lamk. — Segmn Gomez Orteg-a, en el Castariar 
de los PP. de San Pedro, de Alcantara; necesita comproba- 
ci6n. Fl. -•-. 

L. Githago Lamk. et DC, = A grostemma Gfithago ~L.=Negm- 
lla. — Muy comun en los trig*ales y demas terrenos de cultivos 
de cereales, en toda la provincia. Fl. Abril, Mayo. 

SaponaHa officii) alls L.= Sierba jabonera. — Muy comun en 
la orilla de los arroyos y rios, Isla de Plasencia, Garganta de 
Serradilla, etc. Fl. Junio, Septiembre. 

S. ocymoides L. — Crece en las praderas de la Gamera y Ma- 
dronillo, valle del Tietar y otros parajes hiimedos de la pro- 
vincia. Fl. Mayo, Julio. 

Gypsophyla Vaccaria Sibtli. et Sm. — Muy comun en los sem- 
brados de la reg-ion central; menos frecuente en la occidental. 
Fl. Abril, Julio. 

G. repens L. — Crece en el Valle de Plasencia y en las prade- 
ritas de las sierras de Gredos, Guadalupe y Gata. Fl. Junio, 
Julio. 

G. Stri'/hii'iii L. — Crece en las cercanias de Villa Peal de 
San Carlos, Pedroso y en la dehesa de las Corchuelas. junto a 
las ruinas del antig-uo caserio. Fl. Mayo, Ag'osto. 

G. tomentosa L. — Solo hemos encontrado, hasta hoy, esta 
especie en los terrenos yesosos de Caceres. junto al cerro de 
San Bias y muy proximo a la erinita. Fl. Junio. 



WW.I'.S DE BISTOKIA NATURAL. (12S) 

DiantJms prolifer L.==Clqvellinas.-—'M.\iy comun en los cam- 
pos aridos do la mayor parte de la provincia , prefiriendo los 
cerros y partes altas de las sierras. Fl. Junio, Septiembre. 

I). Armerut L. — Crece en los despenaderos de la portilla del 
rio Tajo y en los cerros pr6ximos a Villa Real de San Carlos. 
Arenal Gordo y en la sierra de la Jibe. Fl. .Junio, Julio. 

D. Cartkusianorum L. — Habita en los campos de Caceres, Se- 
rradilla. Aldeanueva del Camino, Valle de Plasencia y Casar 
de Palomero (Hurdes). Fl. Junio, Agosto. 

D. Hispanicus Asso. — En los campos de Casas de Millan y en 
las cuencas escarpadas del rio Tajo. Fl. Junio. 

D. brachyanthiis Boiss. — En la parte alta del Valle de Plasen- 
cia y en to da la sierra de Gredos y (lata: muy rara en la de 
Guadalupe. Fl. Mayo, Julio. 

I), deltoides L. — En las altas cumbres de la sierra de Gre.dos, 
junto al puerto de Madrigal. Fl. Junio, Agosto. 

D. Lusitanicus Brot. = Cla/oellinas. — Muy comun en toda la 
provincia, con especialidad en la region central, Plasencia, 
Hoyos, Aldeanueva de la Sierra, sierras de Zapata. Gata, Dios 
Padre y Gredos. Fl. Junio, Agosto. 

1). attenuates 8m. — Crece en la parte alta de la cordillera 
central de San Pablo (Cruz del Cancho, puerto del Castano, 
cumbres del camino de Serradilla a Mirabel). Fl. Julio, Agosto. 

D. superMs L. — Segun el Sr. Alonso, es una especie que ha- 
bita en los vallecitos resguardados de la sierra de Gredos, 
Madrigal: necesita comprobaci6n. Fl. Agosto. 

Velezia rigida L. — Muy comun en las praderas y sitios liume- 
dos de toda la provincia. Fl. Abril. Julio. 

Tribu Alsineas. 

Bvffonia macrosperma Gay.— En las inmediaciones del case- 
rio de la dehesa Aceitunilla (sierra de San Pedro). Fl. Junio, 
Agosto. 

B. tenuifolia L. — Muy comun en las cuencas del rio Salor y 
del Tajo. como tambien en los barrancos de la cordillera cen- 
tral de San Pablo (Garganta de Serradilla). Fl. Junio, Julio. 

B. Willkom/miana Boiss. — En las cumbres de la sierra de Se- 
rradilla. junto al picacho de la portilla del rio Tajo. Fl. Junio. 

Sagina procwmltens L. — Muy comun en los prados y sitios 



<129) Rivas Mateos. — FLORA DE LA PROVINCIA DE CACERES. 209 

hiimedos de la region central, Valle de Plasencia, praderas de 
Serradilla y Oasas de Marcos, etc.; menos frecuente en la re- 
gi6n occidental, alrededores de San Vicente, Herreruela y sie- 
rra de Guadalupe. Fl. Abril, Agosto. 

S. a pel <tl (i L. — Crece en los mismos sitios que la anterior es- 
pecie. notandose tendencia a dominar mas en la region occi- 
dental que en la central, Caceres, Trujillo, San Vicente, Va- 
lencia de Alcantara, Logrosan, Arroyo del Puerco, Valle de 
Plasencia, Serradilla, etc. 

S. subulata Wimm. — Crece en los alrededores de Navalmo- 
ral de la Mata y en las cuencas del Tajo (Orinal de la Virgen). 
Fl. Mayo. 

S. Lniiui'i Presl. — Crece en la provincia de Caceres? Nosotros 
no la hemos hallado; sin embargo, tanto el Sr. Rivas y Santos 
como el Sr. Alonso dicen haberla visto, el primero en los cam- 
pos de Serradilla. el segundo en la sierra de Gredos, pero en 
A vila y muy proximo al limite de Caceres; los ejemplares re- 
cogidos en Serradilla se encuentran en tan mal estado, que 
hacen imposible la identificacion de la especie. — Fl. Mayo, 
Agosto. 

A Isine tenui folia Wk. — La var. hybrida es frecuente en las 
inmediaciones de Serradilla, junto a la ermita de Santa Ana, 
olivares del camino de Plasencia yen la dehesaboyal. Florece 
en Mayo, Julio. 

A. campestris Fenzl. — Crece en los contornos de la Cruz del 
Cancho en la Cordillera central de San Pablo, Casatejada, Ba- 
zagona, Navalmoral de la Mata y otros sitios de la region cen- 
tral. Fl. Mayo. 

A. Montana Fenzl. — Crece en los terrenes esteparicos de Ca- 
ceres, junto al cerro de San Bias; menos frecuente en los alre- 
dedores de Navalmoral de la Mata. Fl. Abril, Mayo. 

A. verna Bartl. — Tanto el Sr. Alonso como nosotros hemos 
recogido esta rara especie en las altas cumbres de la sierra de 
Gredos a 2.450 m. de altitud. Fl. .Julio, Agosto. 

A. striata (iron.— .Mas frecuente que la anterior especie, se 
encuentra en los mismos sitios y en la parte alta del Valle de 
Plasencia (Tornavacas). Fl. Julio, Agosto. 

(pi r r'ni Hispanica Loefl. — Muy comun en los alrededores de 
Serradilla. Plasencia, Caceres, etc. Fl. Abril, Mayo. 

Mollugo Cerviana Ser.— Habita en los alrededores del caserio 

AN'ALES DE HIST. NAT.— XXVIII. H 



210 \\U.1> DE HISTORIA NATURAL. (130) 

de Herguijuela de Guadalerma y en la subida al puerto de 
Deleitosa. Fl. Julio, Agosto. 

Arenaria serpyllifolia L. — Muy comun en la region central 
y parte alta de la occidental. Fl. Abril, Jnnio. 

A. Conimbricensis Brut. — Crece en los campos de Retamosa, 
Jaraicejo, Serradilla, Casasde Marcos, etc., siendo muy escasa 
en la parte septentrional (Aldeanueva del Camino, Hervas). 
Fl. Mayo, Julio. 

A . ciliata L. — Se encuentra en las I'aldas del cerro Calamoco 
(Plasencia), Palacio de Yustey vegas del Tajo (Puente del Car- 
denal v Derriscadero). Fl. Junio, Julio. 

.1 . recurva All. — Crece en los vallecitos de las alias cumbres 
de la sierra de Gredos a 2.125 in., bajando hasta los 1.350 m. 
en la de Gata (Morro alto). Fl. Junio, Julio. 

A. tetraquetra L. — Solo hemos visto esta especie en los con- 
tornos de un vinedo proximo a Tornavacas. Fl. Junio. 

Cerastiwm mscosum L. — Muy comun en los sembrados de Se- 
rradilla, Casas de Millan y Canaveral, prados de Lagunilla, 
veg-as del rio Tajo y Tietar. Fl. Abril. Mayo. 

C. brachypetaliim Desf. — Alrededores de Valencia de Alcan- 
tara, Arroyo del Puerco, Caceres, Trujillo, etc. Fl. Mayo. Julio. 

U. Rim Desm. — En todas las sierras de la region central, y 
de estas las septentrionales. Fl. Junio, Julio. 

C. mtigaturn L. — Crece en los terrenos arenosos de Caceres. 
cuencas de los rios, valles del Tietar y de Plasencia, etc. Flo- 
rece en Abril. Mayo. 

C. arvense L. — Tan comun 6 mas que la anterior especie, 
habitando en la misma clase de terrenos. Fl. Abril. Junio. 

C . pentandrwm L. — Habita en los prados de la vega del Es- 
tanque (Serradilla), Casas de Millan y Plasencia. Fl. Abril. 
Junio. 

Spergularia rubra Fenzl.= Arenaria roja. — Muy comun en 
los terrenos arenosos, Caceres, Plasencia, Trujillo, etc Florece 
en Mayo, Julio. 

v media Fenzl. — Crece en las cuencas del rio Tajo. junto al 
puente Mantibley la Lucia; menos frecuente en la regi6n cen- 
tral. Fl. Mayo, Junio. 

Spergula arvensis L. — Comun en sitios arenosos, Caceres. 
Plasencia, Arroyo del Puerco, Casatejad;i \ Naval moral de la 
Mala. Fl. Al.nl. Mayo. 



(131) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 211 

S. pentandra L. — Crece en los mismos sitios que la anterior 
especie, valle del Tietar y Bazagona. Fl. Abril, Mayo. 

Rolosteum umbellatum L. — Muy frecaente en toda la provin- 
cia, sobre todo en la region central. Fl. Marzo, Junio. 

Familia Portulacaceas. 

Portwlaca oleracea \j.= Verdolaga — Muy comun en terrenos 
cultivados y en las vegas y arenales de los rios. Fl. Junio, 
Agosto. 

Montia rimdaris Gmz. — Especie comun en los terrenos arci- 
llosos y muy humedos de Serradilla, Plasencia, Hervas, Valle 
de Plasencia, etc. Fl. Julio, Agosto. 

M. minor Gmz, — En los mismos sitios que la anterior, pero 
muy escasa. Fl. Mayo. 

SERIE POLISTEMONA. 

ORDEN LAURIDAS. 

Familia Berberidaceas. 

Berberis vulgaris L.=Agracejo.—Es frecuente hallarla 6 bien 
salpicando los montes, como en la sierra de Guadalupe, 6 en 
los valles de las sierras de la parte septentrional; menos comun 
en la meridional. Fl. Abril, Junio. 

ORDEN RANUNCULIDAS. 

Familia Ranunculaceas. 

Tribu Cleruatideas. 

Clematis recta L.=C. erecta All. — En los montes de la sierra 
de Gredos, Valle de Plasencia, soto de los Berbegones (Tajo), 
Orinal de la Virgen y Lance de la Mora (cordillera central de 
San Pablo). Fl. Junio. 

C. Flu m iiwhr L. — El Sr. Rivas y Santos dice haber visto algu- 
nos ejemplares recogidos en el Derriscadero del Tajo. Fl. f . 

C. Vitalba L.= Hierba de pordioseros. — Crece en el valle del 



212 ANALES DE HIST0RIA NATURAL. (131i) 

Heleclio. soto del Chiquero y Bazagona (Tietar), en la sierra 
de Gredos 3 Gata; mas frecuente en el Valle de Plasencia. 
Fl. Al.ril. Julio. 

C. Viticella L. — Se encuentra en las inmediaciones al caserio 
de la Bazagona, puente del Cardenal y desembocadura del ria- 
chuelo La Vid (Tajo). Fl. Julio. 

C. cirrhosa L. — S6I0 poseemos un ejemplar recogido por fl 
Sr. Rivas y Santos en la portilla de la (iarg-anta (Serradilla). 
Fl. Al.ril. Mayo. 

Trust Anernoneas. 

Thalictrum minus L. — Comiin en el camino de Mirabel a Se- 
rradilla. Banos, Garganta de Banos, Eervas, Aldeanueva del 
Caminoi Fl. Junio. 

T. aquilegifolium L. — Crece en las cumbres, pero en sitios 
liumedos 6 encharcados de la cordillera central de San Pablo. 
Fl. Al.ril,. Mayo. 

7'. flamm L.=Cresta de gallo amarilla. — Es una especie muy 
comiin en los arroyos de la provincia, Valle de Plasencia, fa- 
ceres, praderas 3 Garganta de Serradilla. Fl. Junio, Agosto. 

T. glaucum Desf. — Crece en parajes liumedos. Plasencia. 
Aldeanueva del < 'a mini, y I larganta de Banos. Fl. Julio. 

T. tuberosum L.— Crece en el alto de Herreruela y muy pr6- 
ximo a la estaci6n did ferrocarril. Fl. Agosto. 

Anemone vernalis L. — Esta hermosa especie se encuentra en 
bastante abundancia en la falda S. de la sierra de Gredos. 
Fl. Diciembre. 

J. Pulsatilla F. — Especie rara de la sierra de Gata, y mas 
ami en la de Gredos, buscando los vallecitos elevados y inu\ 
expuestos a la irradiacidn solar: Perales y Hennanitas. Flo- 
rece en Marzo, Agosto. 

A. alpina L. — Acompafia a la especie anterior, subiendo a 
mayor altura ; picachos de Gredos y sierra de Guadalupe. Flo- 
rece en Mayo, Agosto. 

A. sylvestris L. — Es una especie tambien propia de sierras 
elevadas, aun cuando nosotrosla hemos visto descender hast;. 
los 850 in. eu el Valle de Plasencia (nacimiento delJerte). Flo- 
rece en Al.ril . Julio. 

A. nemorosa L. — Crece, 3egun el Sr. Rivas y Santos, entre 



(133; Rivas Mateos. — FLORA de la PROVINCIA DE CACERES. 213 

los penascos de la Cordillera central de San Pablo. Fl. Febrero, 
Marzo. 

A. palmata L. — Otra especie que habitaen la cordillera cen- 
tral de San Pablo y no hemos podido hacer comprobacion prac- 
tica de la indicaciun que el Sr. Rivas y Santos nos dio. Flo- 
rece en Marzo. 

Hepatica triloba DC.=Anemone Hepatica L. — Habita con pre- 
ferencia en los terrenos humedos y montuosos, Gredos, Gua- 
dalupe. Fl. Marzo. 

Adonis autumnalis L. — Habita en los cerros de Plasencia y 
Caceres, como a la par en el valle del Tietar y campos limi- 
trofes a Villa Real de San Carlos. Fl. Abril, Junio. 

A. cestivalis L. — Lo mismo la var. miniata Jacq. como la 
var. flara Vill. (A citrina Hoffm.) son muy comunes en los 
sembrados de cereales, Plasencia, Caceres, Jaraicejo y Serra- 
dilla, en cuya ultima localidad solo existe la var. miniata. Flo- 
rece en Abril. 

A . microcarpa DC. — Solo hasta hoy hemos podido liallar esta 
especie en los sembrados de Caceres (Estacion de la via ferrea). 
Fl. Junio. 

Tribu Ranvmculeas. 

Ranunculus hederaceus L. — Willkomm lo indica ya en los 
cerros g-raniticos de Plasencia. Nosotros, ademas de liaber 
comprobado dicha indicacion, lo hemos visto en las praderas 
de Herreruelay ejido de Serradilla (sitios humedos). Fl. Mayo, 
Junio. 

R. aquatilis L. — Especie muy coinun en los arroyos de Serra- 
dilla, orillas del arroyo La Losa, Caceres, Trujillo, etc. Florece 
Marzo , Ag-osto. 

R. trichophyllus Chaix. — Comiin en las lag-unas de Caceres, 
Trujillo y otros muchos sitios. Fl. Abril, Ag-osto. 

R. divaricatus Schrb. — Especie muy comiin en las pedreras, 
lagmnas y arroyos de la mayor parte de la provincia. Fl. Mayo, 
Ag-osto. 

R.fiidtans Lamk. — Comiin en los arroyos y rios de toda la 
provincia, Tajo, Jerte, Tietar, Salor, Barbaon, etc. Fl. Mayo. 

R. Imllatus L.— Habita en la pradera de Santa Catalina (Se- 
rradilla) , San Bias y Puente Nuevo de Caceres. Fl. Ag-osto, 
Septiembre. 



214 WALKS DE HLST0RIA NATURAL. (134) 

//. Carpetanus Boiss. et Reut. — Crece en los montes de la 
sierra de Gredos, Dios Padre y alto de la de Guadalupe. Flo- 
rece en Mayo. Julio. 

R. Monspeliacus L. — Crece en las inmediaciones de Herre- 
ruela, prados de Valencia de Alcantara. Fl. Marzo. 

R. aconitifolius L. — Es comun en el valle Helechal , alrede- 
dores de Tornavacas y en las sierras de Dios Padre y Gredos. 
Fl. Julio, Agosto. 

R. gramineus L. — Comun en la sierra de Gata, Gredos y Cor- 
dillera central de San Pablo. Fl. Junio. 

R.FlammulaL. — Crece en los prados de la Gamera, Madrofiillo 
y Garganta de Serradilla; campos de Caceres. Fl. Junio, Agosto. 

R. A Ira' Willk. — Es frecuente en los contornos del monas- 
terio de Yuste, Gredos y cordillera central de San Pablo. Flo- 
rece en Agosto. 

R. arris L. — Habita en los prados de Arroyo del Puerco (la- 
gunas), San Vicente, Plasencia, etc. Fl. Mayo, Agosto. 

R. bulbosus L. — Tanto a esta especie como a las siguientes 
las denomina el vulgo con los nombres de Bolitas de oro, Botdn 
de oro, Carneritas, Rosas de pHmavera j Rueda de la Forttma. 
Sabita en los prados de la vega del estanque (Serradilla), Pla- 
sencia \ Valle. Fl. Mayo. Agosto. 

R. parvifloms L. — Muy comiin en las vegas de la Tahena 
(orillas del Tajo). Fl. Junio. 

R. repens L.— Muy comun en los prados encharcados y huer- 
tas de la mayor parte de la provincia. Fl. Junio. Agosto. 

R. nudiflorus L.— Crece en los vallecitos de la sierra de Gre- 
dos, en la cordillera central de San Pablo. Fl. Junio. 

R. arvensisL. — Muy comun en las huertas y sembrados de 
toda la provincia. Fl. Abril, Mayo. 

R. muricatus L.— Se encuentra en los mismos sitios que la 
iinlerior especie. Fl. Abril, Mayo. 

ll. sceleratus I>. — Muy comun al lado de los arroyos y otros 
sitios encharcados. Fl. Abril, Julio. 

/,'. C h&rophyllos L. — Especie muy comiin en los prados de 
casi toda la parte septentrional, Valle de Plasencia. Credos. 
Serradilla, etc. Fl. Marzo, Junio. 

Ficaria ranunculoides Mcench. Ranunculus Ficaria L.— Bo- 
tdn de oro. — Es comiin en las cuencas del Tajo (Aceiia de Pe- 
rm . Gamera, Madronillo, Plasencia, Caceres. Fl. Marzo, Abril. 



(135) Rivas Mateos. — flora dk la provincia de caceres. 215 

Trihu Heleboreas. 

CaUha palustris L. — Crece en la sierra de Gata (Perales, 
Montehermoso, Hoyos, Villanueva de la Sierra), Cordillera cen- 
tral de San Pablo (Mirabel y Castillo de Monfrague). Fl. Fe- 
brero, Junio. 

Troll ins Enropceus L. — Especie frecuente en las cuencas del 
Tajo, La Covacha, Derriscadero, montes de la Virgen del Puer- 
to, etc. Fl. Junio. 

Helleborus fcetidus L. — Especie muy comun en la cordillera 
central de San Pablo, sierra de Gata y parte baja de Gredos. 
Fl. Enero, Marzo. 

H. drill is L. — Rara especie que se extiende desde los 1.620 
metros (Gredos inferiores) hasta los 2.650 m. en los picachos 
de la misma sierra, siendo en unos y otros sitios bastante es- 
casa. Fl. Marzo. 

Nigella Damascena L. — Crece en los sembrados de Serradilla, 
vegas del Tajo, Caceres y otros sitios de la provincia. Florece 
en Abril, Junio. 

X. arvensis L. — Muy comun en los terrenos cultivados de 
Plasencia , campos limitrofes a Talavan, Navaconcejo, Naval- 
moral de la Mata y Bazagona. Fl. Mayo. 

JV. divaricata Beau. — Crece en las cuencas del Tajo, veg-as 
del Tietar, Virgen de la Montana, cerro del Calamoco, cordi- 
llera central de San Pablo. Fl. Mayo, Julio. 

Aquilegia vulgaris L. — Habita en los montes de la Jibe, San 
Vicente y sierra de Gredos. Fl. Abril, Julio. 

Delphinium Consolida L.=J?spuelas. — Especie muy comun 
«n las cuencas del Tajo, cordillera central de San Pablo, Vir- 
gen de la Montana de Caceres. Fl. Junio, Agosto. 

I), puhesccns DC.=D. tenuissimum Mut. — Habita en la Vir- 
gen de la Montana de Caceres, Monroy, Chistes," etc. Fl. Julio. 

I), peregrinum L. — Muy comun en todas las cuencas de los 
rios, sitios pedregosos y escarpados; Caceres, Plasencia, Truji- 
llo, Valencia de Alcantara, Hoyos, Navalmoral de la Mata, etc. 
Fl. Junio, Septiembre. 

Aconitum Napellus L.=Acdnito. — Es frecuente en la sierra 
de Gredos y Gata; mas raro en la de Guadalupe. Fl. Julio. 

A. Lycoctonum L. — Habita, seg'iin el Sr. Rivas y Santos, en 



216 \N\I.1> DE BIST0RIA NATURAL. ^136) 

las altas cumbres de la cordillera central de San Pablo. Flo- 
rece en Junio. 

A. Anthora L. — Crece en el valle de Plasencia uiacimiento 
del Jerte) y sierra de Gredos. Fl. Agosto. 

Tribu Peonieas. 

Actaa spicata L. Hierba de San Cristobal. — Es frecuente en 
la sierra de Guadalupe, Gredos y Ynste. Fl. Junio. 

Pceonia Broteri Boiss. et Reut.= Peonia, Rosas de la Sierra* 
Matagallos.—Y& es indicada per Willkomm en los campos de 
Plasencia. Ms, en efecto, muy abundante en dicha localidad, 
como lo es tambien en la Perdiguera, Herrera (Malpartida), 
riberas del Tajo, Valero, sierra de Gredos, San Vicente, etc. 
Fl. Abril, Mayo. 

P. microcarpa Boiss. et Rent. — Es una especie rara en lapro- 
vincia, pues si hoy existe es debido a propagarse por toda la 
sierra de Gredos; muy escasa en Madrigal. Fl. Agosto. 

ORDEX MONIMIDAS. 
1 ' \ milia Ninfeaceas. 

Nym/phaa alba L. — G6mez Orteg-a cita esta especie en las 
balsas de los rios que nacen de la sierra de Guadalupe. Xos- 
otros no hemos comprobado esta indicacion, aunque hicimos 
excursiones a las veg'as de Guadalupejo y Guadarranque, iini- 
cos riachuelos de importancia que nacen en la sierra, f. 



DIALIPETALAS INFEROVARIEAS, 

SER1E ISOSTEMONA. 
Familia Unibeliferas. 

Tribu Daucineas. 

Daucus Carotta L.=Zanahoria. — Crece en los prados de la 
mayor parte de los pueblos: Serradilla, Plasencia. Caceres, etc. 
Fl. Mayo, Octubre. 



(137) Rivas Mateos. — FLOHA DB la provincia DF CACERES. 2H 

1). setifolius Desf. — Crece en los montes de la Jibe, Montan- 
chez y cordillera central de San Pablo. Fl. Agosto. 

D. crinitus Deis. — Habita en los alrededores de Caceres, Pa- 
seo Alto y Virgvn de la Montana. Fl. Julio. 

Orlaya grandiflora Hoffm. — Crece con abundancia en his 
cuencas del Tajo, Canaveral. Casas de Millan, Caceres, etc. 
Fl. Abril, Julio. 

0. phi 1 11 car pos Koch. — Comun en los sembrados de toda la 
provincia. Fl. Abril, Junio. 

Durieua Hispanica Boiss. et Rent.— Habita en los montes de 
Serradilla, Jibe, Caceres, Valle de Plasencia. Fl. Mayo. 

D. juncea Willk. — Bajo la fe de Willkomm publicamos esta 
especie encontrada por el en el Valle de Plasencia. Fl. f. 

Tuibu Caucalineas. 

Turgenia latifolia Hoffm.— Crece entre los sembrados de ce- 
reales de la mayor parte de la provincia. Fl. Abril. Julio. 

Caucalis daucoides L. — Es una especie muy comun en los 
sembrados: Plasencia, Caceres, Serradilla, etc. Fl. Abril. 

C. leplophylla L. — Pempenilla, Agarrones.—Cvece en los mis- 
mos sitios que la especie anterior. Fl. Abril, Junio. 

Torilis AnthHscus Gm. — Habita en los campos limitrofes a 
Villa Real de San Carlos, Bazag-ona, etc. Fl. Abril. Junio. 

T. nodosa Gsertn.= Tor dylium nodosum L.— Comun en toda 
la provincia. Fl. Mayo, Junio. 

T. Helvetica Gm. = Caucalis Helvetica Jacq.— Crece en los 
montes y praderas del distrito de Hoyos. Fl. Junio, Agosto. 

Tribu Coriandreas. 

Coriandrum sativum L.= Cilantro. — Es cultivado en los jar- 
dines, por lo cual no es dificil observar alg-unos ejemplares 
escapados del cultivo en los sitios contig-uos, El Marco de Ca- 
ceres, Garg-anta de Serradilla, etc. Fl. Junio, Ag-osto. 

Bi [flora testiculata DC. = Coriandrum testiculatum L. — Crece 
en el valle Helechal de la cordillera central de San Pablo. Flo- 
rece en Abril, Mayo. 



•218 WALKS DE HISTORIA NATURAL. <13-*) 



Triiju Eleoselineas. 

Elaoselinv/m fcetidwm Boiss. = Thapsia foetida L. — Crece en 
terrenos cultivados, sobre todo de la regi6n central, Bazag-ona. 
Jarandilla, Aldeanueva del Camino y Plasencia. Fl. .lunio. 

E. Lagascce Boiss. = Thapsia tenmfolia Lag-. — Habita en la 
sierra de Guadalupe y Montanchez. Fl. Mayo, Agosto. 

Margotia laserpitioides Boiss. = Laserpitiwm thapsiaforme 
Brot. — Crece en las inmediaciones de Canaveral, Casas de Mi- 
llan, etc. Fl. -Mayo, Ag-osto. 

Tkibu Tapsieas. 

Tkapshi villosa h.=Canaheja. — Comun la var. a disecta en 
las praderas y barrancos de Serradilla, Plasencia, Torrejon el 
Etubio, etc. Fl. Ag-osto. 

T. decussata Lag-. (T. garganica L. var.) — Ksta especie ha 
sido ya indicada por Palau en Extremadura , pero sin citar 
localidad determinada. Nosotros la heinos visto en el valle de 
Plasencia (Tornavacas). Fl. Julio, Ag-osto. 

Laserpitium latifolium L.= Cominos rusticos. — Habita en los 
montes de la sierra de Hervas. (iredosy Cordillera central de 
Sun Pablo. Fl. .lulio, Ag-osto. 

L. Siler L. L. montanwm La,mk.=Siler montanum Crantz.= 
Ligusticum garganicum Teu. — Crece con la especie anterior en 
el Valle de Plasencia y sierra de Gredos. Fl. Julio, Ag-osto. 

Tribu Silerineas. 

Siler trilobum Scop. = Angelica aquilegifolia DC. = Zc/.s7'/7>/- 
tiwm aquilegifolium Jacq. — Especie hasta hoy solo hallada en 
Los vallecitos de la parte alta y montana de la sierra de Gre- 
dos. Fl. Junio, Julio. 

Tiubu Angeliceas. 

Angelica sylvestris L. =Imperatoria syhestris DG.= Selinwm 
sylveslre Crantz.— Habita en toda la parte alta de la sierra de 
Gredos y Guadalupe (montes de Toledo). Fl. .lulio, Ag-osto. 



(139) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 219 

Seli in' in carm/olia L.= Angelica carvifolia Spr. — Crece en la 
parte baja de los montes de la Jibe, sierra de San Vicente 
(400 m.) y en los cerritos pr6ximos a Herreruela. Fl. Julio. 

Tribu Peucedaneas. 

Ane Ilium graveolens ~L.=Pastinaca Anethum &pr.=Eneldo. — 
Es una especie muy comun en toda la provincia. Fl. Junio, 
Julio. 

A. segeliu)iL.=Meum Segetum Guss. — Menos comun que la 
anterior especie. es muy constante en los mismos sitios, bar- 
bechos v terrenos cultivados. Fl. Junio, Julio. 

Peucedanum stenocarpum Boiss. et Reut. — Crece en los mon- 
tes de la sierra de (lata y Gredos; muy escasa en la de Guada- 
lupe. Fl. Junio, Ag-osto. 

P. Ostruthium Koch.= Imperatoria Ostruthium L. — Crece en 
los montes carpetanos, subiendo hasta los 2.475 m. en la sie- 
rra de Gredos. Fl. Julio. 

P. officinale L. — Esta especie, que es, si cabe, mas rara que 
la anterior, ha sido encontrada en la Cordillera central de San 
Pablo por el Sr. Rivas y Santos. Fl. Junio, Julio. 

Ferula communis L. = Ca/~/a//eja. — Especie muy comun en 
los cercados contig-uos a Serradilla, en el Valle de Plasencia, 
montes de la sierra de Gata, etc. Fl. Mayo, Julio. 

F. hrnrh i/loba Boiss. et Reut.— Crece en los montes de la Cor- 
dillera central de San Pablo y sierras de Montanchez y Gua- 
dalupe. Fl. Ag-osto. 

Opopa na.T Chironium Koch. — Laserpitium Chironium Ejusd. 
=Pastinaca Opopanax L. — Crece en los montes de la sierra de 
San Vicente, Cordillera central de San Pablo, sierra de Gata y 
Valle de Plaseucia. Fl. Junio. 

Pastinaca sativa L. — Crece en los sitios encharcados del Va- 
lle de Plasencia, El Marco de Caceres, arroyo Madronillo de 
Serradilla y en las inmediaciones de las lag-unas de Trujillo. 
Fl. Julio, Ag-osto. 

Heracleum sphondylium L. — Comun en el valle del Tietar. 
sierra del Barrao, Pasaron, Arroyo Molino y Gredos. Fl. Julio, 
Ag-osto. 

Tordylium maximum L.= Heracleum Tordylium Spr. — Fre- 
cuente en la orilla de los arroyos de Serradilla, Madronillo, 



220 ^NALES DE HISTORIA NATURAL. (140) 

La Losa \ Barba6n . en el Valle de Plasencia. Fl. Mayo, Julio. 
T. apiclum L. — El Sr. Rivas y Santos dice haber encontrado 
esta csjiccio en el valle del Eelecho (Serradilla, .Mirabel). l)e- 
bido al nial est ado del ejemplar, no podemos toner certeza de 
su existencia en La provincia, siendo asi que no lo hemos visto 
on ninguna otra localidad. Fl. f. 

Tribu Seselineas. 

Mewm athamanticiim Jacq. — Habita en los montes carpeta- 
nos, sierra de Dios Padre y Gredos, donde sube a una altura 
de 2.41).") in. pruximamente. Fl. Julio. 

Seseli tortuosum L.=Sium tortuosum Roth. — Crece on los 
montes de la sierra de Guadalupe y en la subida a la Virgen 
de la Montana. Fl. Julio, Agosto. 

S. Libanotis Koch. =Atkamanta Libanotis h..=Libanotis vul- 
garis DC— Crece en los montes de la cordillera central de San 
Pablo y en la sierra de Gredos. Fl. Julio, Agosto. 

Foeniculwm vulgare Gsertn.= Hinojo. — Lo mismo la forma 
tipicaque la var. (3 //nice C. Bauch., son muy comunes en toda 
la provincia. Fl. Agosto, Septiembre. 

(Kim Hike crocata L. — Muy comun en el valle del Tietar, cam- 
pos-de Casatejada, Serradilla, Plasencia. Caceres, etc. Florece 
en Mayo, .Julio. 

(E. pimpinelloides L. — Crece en las inmediaciones del cerro 
de Santa Barbara (Plasencia). Fl. Abril, Mayo. 

(E. f/lubulosft L. Pi'f/'ji/i'/rs , (jolondriiiUlas. — Crece en los 
alrededores de Serradilla (cercado de la Iglesia, La Romana). 
Fl. Mayo. 

(K . fistulosa L. — Mas comun que la especie anterior; Valle 
de Plasencia. Serrej6n, CasasdeMillan, Canaveral, Serradilla, 
Caceres, Plasencia, etc. Fl. Mayo. Julio. 

(E. Phellandriwm Lamk. ■Phellandriwm aquaticum L. Fir 
landrio. — Ademasde los individuos que con mucha frecuencia 
se ven escapados del cultivo, existe espoutaneo en el Valle de 
Plasencia. Fl. Julio, Agosto. 



(141) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 221 



Tribu Ammineas. 

Bupleurum rotundifolivm L. — Crece en los campos de Casa- 
tejada, Serradilla, Plasencia, Caceres, etc. Fl. Mayo, Junio. 

B. angulosum L. — Crece en los altos picachos de la sierra de 
Gredos y en el puerto de Madrigal. Fl. Ag-osto. 

B . frulicescens L. — Muy comi'm en los barrancos de la Cordi- 
llera central de San Pablo, cerca del Calamoco y Santa Bar- 
bara (Plasencia). Virg-en de la Montana en Caceres, Paseo Alto, 
sierra de San Vicente y Jibe, etc. Fl. Julio. Ag-osto. 

B. paniculatiim Brot. — Habita en la sierra de Montanchez y 
parte baja de los montes de la Jibe. Fl. Julio. 

B. ji'uri'ii hi L - -B. Gerard 1 Sm. — Habita en la parte meridio- 
nal del distrito de Plasencia, Serradilla, Mirabel, y sube en la 
Cordillera central de San Pablo basta lo alto de Miravete 1.176 
metros. Fl. Julio, Ag-osto. 

B. semicompositum L. — Crece en las praderas de la cordillera 
central de San Pablo, valle del Tietar y de Plasencia. Florece 
en Abril. Junio. 

B. tenuissimum L. — Muy comi'm en los montes de Toledo y 
en la sierra de Gata. Fl. Julio. 

B. r 1 (j 1 <hi Hi L. — Frecuente en los barrancos y sitios montuo- 
sos dela cuenca del Tajo, Serradilla y en casi todos los montes 
de la regi6n central. Fl. Julio, Ag-osto. 

Siwm angnstifolium \>.=Berras. Berrazas. — Muy comi'm en 
los arroyos, sobre todo en los de la parte septentrional. Florece 
en Julio, Ag-osto. 

S. latifolium L. = Ber rones. — Se encuentra en los mismos 
sitios que la anterior especie. Fl. Julio, Ag-osto. 

Pimpinella magna L. — Crece en el Valle de Plasencia y en 
los campos de Serradilla, Plasencia y Caceres. Fl. Mayo. 

P. saxifraga L. — Crece en los mismos sitios que la espe- 
cie anterior y en los alrededores de Herreruela. Fl. Mayo, 
Ag-osto. 

P. villosa Schousb. — Habita en la Isla de Plasencia, Yirg-en 
de la Montana en Caceres, Cruz del Caucho de Serradilla. Flo- 
rece en Julio. 

Bunium verticillatum God. et Gren. = Carum verticillatum 
Koch..=Siwm verticillatum Laink. — Crece en los terrenos mon- 



2>2 WALES DE HISTOKIA NATUBAL. (142) 

tuosos de Garrovillas, Navasdel -Madrono, Herreruela, San Vi- 
cente. Fl. Julio, Agosto. 

B. Bulbocastanv/m L. — Habita en La sierra de Gata cerca de 
Perales, sierra de Gredos en los montes de Madrigal. Fl. Mayo, 
Julio. 

A ni, hi iiinji's L. — En las malezas y sitios escarpados de la 
sierra de Bejar, alrededores de Villa Real de San Carlos, subida 
a la Virgen de Tiebas (Herguijuela de Guadalerma, Casas de 
Millan). Fl. Mayo, Julio. 

A. Visnaga Lamk.= Fscarbadientes.= Visnagas, Jaramagos, 
Paraguetas. — Muy comun en los cercados y demas terrenos 
cultivados de Serradilla , Canaveral, Casas de Millan, Garro- 
villa. Caceres, Plasencia, etc. Fl. Junio, Octubre. 

Falcaria Rwini E.ort.=Sium Falcaria L.— Crece en las huer- 
tas y campos pr6ximos a Casatejada, Navalmoral y Bazagona. 
Fl. Junio, Julio. 

Ptychotis verticillata J)nbi. = Amm? Mathioli Dalechs.— Co- 
mun en los campos de Serradilla, Plasencia, Caceres, etc. Flo- 
rece en Abril, Mayo. 

Helosciadium nodiflorum Koch. — Muy comun en toda la pro- 
vincia. Fl. Junio, Agosto. 

Nota. Despu6s de estos g^neros correspondeu en la serie 
los generos Petroselinum y Apium, cuyas especies, P. sdtivwm 
Hoffm. v A. graveolens L. (apio), son muy cultivadas en las 
huertas y jardines, razon por la cual es facil ver individuos 
de estas especies en los campos limitrofes. 

Cicuta virosa L. = Cicutaria aquatica Lamk. = Coriandrum 
del' f a Roth. — Crece en los charcos y arroyos del Valle de Pla- 
sencia. Fl. Julio. 

Tribu Scandicineas. 

Scandix Pecten-Veneris L.=J////v///.v Pecten- Veneris A.11. = 
Peines de Venus, Peinecitos. — Especie muy comun en los pra- 
dos y terrenos cultivados. Fl. Abril, Mayo. 

Sc. australis L. — Crece en los campos proximos a Cace- 
res. barrancos de la cordillera central de San Pablo. Florece 
Mayo. 

Anthriscus vulgaris Pers. Scandix AnthriscusL. — Muy co- 
mun en toda la provincia. Fl. Mayo, Junio. 



(143) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 22s 

A. neglectus Boiss. et Reut. =Scandi% infesta Jacq. — Crece 
en el soto del Lance de la Mora (Tajo). Fl. Junio. 

Conopodium deniidatum Koch. =Myrrhis Bunitcm Spr. — Co- 
mun en la sierra de Gredos, Gata y cordillera central de San 
Pablo. Fl. Junio. 

C. butinoides Boiss. et Reut, — Habita, aunque muy escasa r 
en la sierra de Gata y Gredos (Perales, Aldeanueva de la Sie- 
rra, Madrigal). Fl. Agosto. 

Cheerophyllum aurewm h.=Myrrhis aurea Spr.— Esta especie- 
crece, seg-iin el Sr. Alonso, en los picaclios de Gredos; es muy 
probable sea exacta dicha indicacion , pero nosotros no hemos 
podido comprobarlo. Fl. f. 

C/t. Mrsutum L.=MyrrMs hirsuta Spr.— Crece en los pica- 
chos de la sierra de Gredos. Fl. Julio, Septiembre. 

CJi. nodosum Lamk.= Scandix nodosa L. — Crece en la Baza- 
g-ona, campos de Pasaron y en el Yalle de Plasencia. Fl. Abril r 
Junio. 

Tribu Smyrneas. 

Pkysospermwm aquilegifolium Koch.= Hmnselera damacornis 

Lag\=Z?V//'.v//V///// aquilegifoliwm Wild.— Crece en la sierra de 
Dios Padre y parte baja de Gredos. Fl. Julio. 

Smyrniwm Olusatrwm L. — Muy comun en todo el Yalle de 
Plasencia. sierra de Gredos y Guadalupe, cordillera central de 
San Pablo y campos contiguos a Caceres. Fl. Abril. Mayo. 

Sin. per foli a I n hi L. — Tan comun 6 mas que la especie ante- 
rior, buscando eon preferencia sitios humedos. Fl. Abril, Mayo. 

Conin in maculatum L.=Cicuta Pintorreta. — Especie muy co- 
mun en los bosques y arroyos de toda la provincia. Fl. Julio. 
Sus propiedades toxicas son muy conocidas del vulg-o. 

Cachrys hevigata Lamk. — Crece en el valle del Helecho y en 
los alrededores de Serradilla. Fl. Mayo. 

Magydaris panacina DC.=At/iamanta panaci/olia Spr.— Crece 
en los alrededores de las Navas del Madrono. Fl. Marzo, Abril. 



224 \N\l.i:s DE HISTORIA NATURAL. (HI) 



'J kibu Eringieas. 

Eryngiwm campesire L.=Cardo corrector, Pinchona. — Muyco- 
111 11 1 1 en toda hi pro 1 * incia. Fl. Junio, Julio. 

/:'. Bourgati Gouan.= F. amethystinum Lamk. — Solo hemos 
podido observar alguno que otro ejemplar en la sierra de Gata 
v Gredos Montehermoso, Hermanitas). Fl. Julio, Ag'osto. 

/:'. dilatatum Lamk.=J r . purpuratum Sm. — Creoe en los mon- 
ies de Las sierras de Serradilla y Zapata, alrededores de la \ ir- 
g*en del Puerto en Plasencia. Fl. Junio, Julio. 

/:'. amethystinum L. — ('vm- con bastante abundancia en los 
campos de Villa Real de San Carlos y Cilleros, buscando eon 
preferencia los sitios encharcados. Fl. Junio, \<>'osto. 

A', pusillum L.=F. Barrelieri Boiss. — Crece en los campos 
de Navalmoral de la Mata, Plasencia (San Anton; y Gamera 
de Serradilla. Fl. A.gosto. 

/:'. tenue Laiak. ==Fsterer(t, Pnirlimn's de Pedreras, Violeias 
chaparras. — Ms una especie muy oculta en las hondonadas y 
sitios humedos de Serradilla, Plasencia, Canaveral, Cace- 
res, etc. Fl. Junio. Julio. 

Sanicula Furopaa L.=Caucalis Sanicula Crantz.= Astrantia 
Diapensia Scop. — Crece en los altos de la sierra de Gredos, 
descendiendo uasta la parte alta del Valle de Plasencia (Tor- 
aavacas, nacimientos del Jerte). Fl. Junio, Julio. 

Familia Araliaceas. 

Hedera Helix L. Hiedra arbdrea. — Es frecuente en los sitios 
escarpados de la cordillera central de San Pablo, en los muros 
y sobre los arboles en los bosques de toda la sierra de Credos. 
cuencas del Tajo, etc. Fl. Junio. 

Familia Cornaceas. 

Cornus sanguined L.=Cornejo. — Crece en los sitios montuo- 
sos de la sierra de Gata en el Valle de Plasencia. S3eg"un el se- 
nor Rivas y Santos se encuentra tambi6rr en los montes de la 
cordillera central de San Pablo. Fl. Abril. 



<i45) Rivas Mateos.— flora dk la provincia de caceres. 225 

Familia Grosulariaceas. 

Ribes Uva-cHspa L. — Crece en los altos montes de la sierra 
de Gredos, siempre escasa yen ejemplares aislados; bajada N. 
del puerto de Madrigal'. Fl. Julio. 

SERIE MERISTEMONA. 

Familia Mirtaceas. 

Myrtus communis L.=Mirto, Arraydn. — Frecuente en los 
montes de Villa Real de San Carlos, Deleitosa, sierras de Gua- 
dalupe y Gata. Fl. Mayo. Junio. 

Familia Granataceas. 

Puiiica Granatwm L.= Granado. — Se encuentra espontaneo 
en los sotos del Valle de Plasencia y del Tietar. Fl. Junio. 

SERIE DIPLOSTEMONA. 
Familia Saxifragaceas. 

Saxifraga stellaris L. — En los montecitos y praderas de la 
sierra de Gredos. junto a los molinos de umbria; menos fre- 
cuente en la de Gata, donde solo liemos podido verla en los 
montes de Robledillo. Fl. Julio. 

. S. grarmlata L. — Muy frecuente en la region central y parte 
septentrional de la occidental, Plasencia, Banos. Hoyos, Yalle 
de Plasencia, etc. Fl. Abril. Julio. 

S. Carpetana Boiss. et Reut. — En la sierra de Gata, Gredos y 
Dios Padre; baja hasta las altas cumbres de la sierra de Gua- 
dalupe y Montanchez. Fl. Abril. Junio. 

tS. tridactylites L. — Es bastante comun en los campos de Se- 
rradilla (Gamera, Madroflillo, deliesa La Yoluntaria, etc.), Pla- 
sencia (Virgen del Puerto, cerro de Santa Barbara), Caceres, 
(Virgen de la Montana), etc FL Marzo, Abril. 

S. petraa L.= #. rupestris Lapeyr. — Crece en los montes de 

ANALKS DK HIST. NAT .— X \ VI 1 1 . 15 



226 ANALES DE BISTORIA NATURAL. (146) 

la sierra de Gredos, junto al puerto de Madrigal, sierra del 
Bafrao (Arroyo Molino y Pasar^n). Fl. Julio, Ag-osto. 

S. hypnoides L. — En toda la sierra de Gredos y Gata, des- 
cendiendo hasta la parte baja del Valle de Plasencia y alrede- 
dores del caserio y ermita de la Herrera (Malpartida). Fl. Ju- 
oio, .lulio. 

Pamassia palustris L. — Crece en los altos de la sierra de 
Guadalupe, prados de Gredos y en la bajada del puerto de 
Tornavacas. Fl. Julio, Ag-osto. 

Familia Halorageas. 

Callitriche platycarpa Kutz. — Hemos encontrado esta especie 
en el remanso de la Cobacha (Tajo) y en los g-randes charcos 
del Tietar, Bazag-ona, Chiquero. Fl. Abril, Octubre. 

C. rcnm Kutz. = C. "oernalis Koch. — Charcos del Tietar y en 
la laguna de la deliesa La Voluntaria (Serradilla). Fl. Diciem- 
bre, Abril, Octubre. 

Myriophyllwm verticillalum L. — Muy comun en todos los si- 
tios encharcados de la provincia, el Marco de Caceres, Plasen- 
cia (Jerte), Bazag-ona (cunetas de la via ferrea). Fl. Junio, 
A.gosto. 

M. spicatum L. — Se encuentra. aunque mas escasa. aeompa- 
nando a la especie anterior. Fl. Junio, Ag-osto. 

Fa mi i.i a Litrariaceas. 

Lythrvm Salicaria h.=Salicaria, Frailes, Varas de los dnge- 
les. — Muy frecuente en las vegas y orilla de los arroyos de la 
mayor parte de la provincia. Fl. Mayo, Ag-osto. 

L. Hyssopifolia L. — Tan comun 6 mas que la anterior; Valle 
de Plasencia. C&ceres, Serradilla. Iloyos. etc. Fl. Junio, Ag-osto. 

L. Th ij in i foil n L. — Solo hemos podido encontrar esta especie 
en las margenes del arroyo Barbaoncillo (Serradilla) yen la 
orilla de mio de los regatos que afluyen en las Lagunas del 
Duque (Garganta de Bafios). Fl. .Mayo, Junio. 

Familia Enoteraceas. 
EpiloMwm palustre L. — Crece en la sierra de Gredos junto ;il 



(147) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. van 

poblado de Hermanitas; parte alta del Valle de Plasencia. Flo- 
rece en Julio. 

E. tetragonum L. — Especie bastante frecuente en la regi6n 
central, cordilleras septentrionales, campos de Plasencia y Vi- 
llanueva de la Sierra. Fl. Mayo. Julio. 

E. Carpetanum Wk. — No tenemos mas noticias que las dadas 
por el Sr. Alonso, que dice haberla recog'ido en las altas cum- 
bres de la sierra de Gredos. Fl. j-. 

E. parviflorum Schreb. — En los sitios humedos y sombrios 
del Marco y huertas de Caceres. Fl. Julio. 

E. Mrsutwm L. — Crece en parajes humedos de muchas partes 
de la provincia; Caceres, Arroyo del Puerco, Plasencia, Hoyos, 
Bafios, Tornavacas, etc. Fl. Julio. 

E. sjricatviii Lamk.=i?. angustifoJium L. — Hemos recog-ido 
ejemplaresde esta especie en las sierras de Gata, Gredos, soto 
del Orinal de la Virg-en y Lance de la Mora. Fl. Julio, Ag-osto. 



GAMOPETALAS SUPEROVARIEAS. 

SERIE ISOSTEMONA. 

ORDEN ASCLEPIADIDAS. 

Familia Oleaceas. 

Ligiistrwm milga/re L.=Aliguslre. — En la parte septentrional 
de la provincia, Valle de Plasencia en el soto de los Berbe- 
g-ones del rio Tajo, Garg-anta de Serradilla. Existe tambien, 
seg-un el Sr. Rivas y Santos, en la Cordillera central de San 
Pablo. Fl. Abril. 

Olea EuropaaL. var. Oleaster DC.=Acebuche. — Es muy co- 
mi'in en la mayor parte de la provincia; Serradilla, cuencas 
del Tajo, Penafalcon, etc. Fl. Abril, Junio. 

PhiUyrea angustifolia L.=Zentisca, Desollinadores, Olivetas. 
Muy comun en los montes de la Cordillera central de San Pa- 
blo, sierra de Gata, San Pedro, Montanchez, etc. Fl. Abril, 
Julio. 



•>28 ANALES DE BISTORIA NATURAL. (148) 

Ph. media L. — Crece, aunque en menor cantidad, en la Cor- 
dillera central de San Pablo, sierra de San Vicente y . Jibe, parte 
baja de Gredos y Dios l^adre. PI. Mayo, Agosto. 

Familia Fraxinaceas. 

Fraxinus excelsior L.=Fresno. — Especie comiin en los rios y 
arroyos de toda la provincia, y con especialidad en la region 
central, cuencas del Tajo, Trasierra (Serradilla), Valle de Pla- 
sencia, cuencas del Jerte y Tietar. Fl. Abril. 

F. a a;/ us /{folia Valh. — Especie muy comiin en las cuencas 
del Tietar, donde forma dilatados sotos; Tajo, Serradilla, etc. 
Fl. Mayo. 

Familia Jasminaceas. 

Jasminvm fruticans L. — Bastante abundante en los bosques 
de la parte septentrional y central de la provincia, Casas de 
Palomero (Hurdes), sierra de Gata, Serradilla, etc. Fl. Abril, 
Junio. 

Familia Apocinaceas. 

Nerium Oleander L.=Adel/a, Baladre, Rosas de Ho. — Crece 
en la orilla de los arroyos y rios; Valle de Plasencia, sierra de 
' rata y rios Tajo, Almonte y Salor. Fl. Agosto. 

Vinca minor L.=3ierba doncella, Peroinca. — Crece en los 
montes de la Cordillera central de San Pablo, Valle de Plasen- 
cia, Jerte, Garganta de Banos, Jarandilla. Fl. Marzo, Julio. 

y. media Link, et Hoffm. = F. major Brot. = F. acutiflora 
Bertol. ^Ilierba doncella— Be encuentra en los montes de la 
sierra de San Vicente, Guadalupe, Piornal. Fl. Mar/o. Julio. 

Familia Asclepiadaceas. 

/' riploca lavoigata Ait. — En Los montes de la sierra Marchon 
y Guadalupe. Fl. Julio. 

Cynanchum acutv/m L. — Crece en los sotos del chim-hon. Chi- 
quero, Berbegones y cordillera central de San Pablo. Fl. Julio. 

Vincetoxicwm officinale Mcench. Cynanchum Vincetoxicwm L. 



(149) Rivas Mateos. — flora de la puovincia de caceres. -229 

Se encuentra bastante escaso en la sierra de Gredos y montes 
de la parte alta de Guadalupe y Yuste. 

V. nigrum Mcanch. = A sclepias nigra h.= Cynanchum nigrum 
Riein.— Comun en la sierra de Gata, Gredos, Valle de Plasen- 
cia, Cordillera central de San Pablo, etc. Fl. Abril, Julio. 

ORDEN SOLANIDAS. 
Familia Convolvulaceas. 

Convolvulus Cantabrica L.=C. terrestris L. b. c. 224.= C. va- 
lentinus Cav. — Crece en los campos de la Bazag-ona y en la 
Cordillera central de San Pablo, seg-un el Sr. Rivas y Santos. 
Fl. Julio. 

C. lanuginosum Desr.=C. capitatus Cav.= C. linearis DC. — 
Habita en los mismos sitios que la especie anterior, Campos 
de Coria y Casar de Caceres. Fl. Junio, Julio. 

C. liniatus L. — Crece en los campos de Caceres, Calerizo y 
Minas de Fosfato. Florece en Mayo. 

C. undulalus Cav. — Especie muy comiin en los terrenos es- 
teparicos de Trujillo, Logrosan, Caceres. Fl. Mayo. 

C. arvensis L.=Corregiiela, Enredaderas. — Muy comun en las 
vias ferreas y sembrados de todas las partes de la provincia. 
Fl. Abril, Septiembre. 

C. Allkaoides L. — Nosotros hemos encontrado esta especie 
en el soto del Lance de la Mora e Isla de Plasencia. El Sr. Fer- 
nandez Lancho nos ha entreg-ado ejemplares procedentes de 
las callejas de Casas de Millan. Fl. Abril, Mayo. 

Calystegia Septum R. Br. — Comunisima en los bosquetes y 
sotos de toda la provincia. Fl. Julio, Ag*osto. 

Familia Cuscutaceas. 

C%scuta minor DC. — Crece sobre la lenlisca, cantueso, brezo y 
otras diversas plantas; Serradilla, Plasencia, sierra de Gredos 
y cordillera central de San Pablo. Fl. Junio, Ag-osto. 

C. Europma L.=C. major Bauh. er, DC. — Sobre los cautuesos, 
brezos, Oxiris alba, etc.; Plasencia. Fl. Junio, Ag-osto. 

C. epilinum Whei.= ^. densiflora Soy.— Vive sobre el lino y 
//aba; Serradilla y Casas de Millan. Fl. Mayo. 



230 WALES DE HISTORIA NATURAL. (150) 

Familia Borragineas. 

Cerinthe minor L.-Indicada por Query Palau en Candelera; 
aosotros no hemos podido hacer la comprobaci6n. 

Rochelia stellulata Rchb. =Messerchsmidia cancellala Asso.— 
Crece en los campos de Hervas, carretera de Salamanca (Ven- 
ta df la Vina). Fl. Octubre, Noviembre. 

Borrago officinalis L.—Borraja, Argamula. — Comun en toda 
la provincia. Las flores se usan como cordiales. Fl. Abril, 
Mayo. 

Symphytum tuberosum L.— Crece, aunque muy escasa, en la 
Cordillera central de San Pablo (Casas de Millan, Serradilla). 
Fl. Abril, Mayo. 

S. officinale L. — Habita en la sierra de Gata, Deleitosay Gre- 
dos (Madrigal, Hermanitas). Fl. Mayo, Agosto. 

Anchusa undulata L.= Buglossum angustifolium All. — En los 
terraplenes de la via ferrea portug-uesa, Malpartida, Canave- 
ral y Xavalmoral de la Mata. Fl. Abril. 

A. Italica Retz. =Chupamieles, Arguimula, Argamula, An- 
cusa. — Muy comiin en toda la provincia. Fl. Abril, Mayo. La 
flor la usan como cordial. 

A. sciipcrrirens L.— Especie escasa en la provincia. Solo la 
hemos recogido en el valle de Plasencia, Hervas y Garganta 
de Bejar. Fl. Junio. 

A. Gfranatensis Boiss. — Especie comun en el valle del Tietar, 
Barrao, Bazagona y Valle de Plasencia. Fl. Julio. 

Lycopsis arvensis L.— Comiin en los campos de Plasencia y 
vallecitos <le la Cordillera central de San Pablo. Fl. Abril. 
Junio. 

Nonnea micrantha l?oiss. et Reut. — Crece en los sitios este- 
paricos de los alrededores de Arroyo del Puerco y Minas de 
C^ceres. Kl. Abril. 

.Y. alba DC. — Muy comun en los alrededores de Serradilla. 
Bazagona y Plasencia. Fl. Mayo, Junio. 

X. nigricans DC. — Comiin en los campos de Caceres, Truji- 
llo y Arroyo del Puerco. Fl. .Mayo. 

Alkanna tinctoria Tausch. Anchusa tinctoria l)esf.=Plan(a 
ilr f'ni/cs.— V.u los sembrados y campos roturados de Serradi- 
lla, PlastMicia y C'asas de Millan. Fl. Mayo, .lunio. 



(151) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 231 

Onosma echioides h.=Cerinthe echioides Scop. — Muy comiin 
en los campos de Caceres y Log-rosan. Fl. Junio. 

Lithospernut.m fmticosum L.=Hierba de las siete sangrias.— 
Crece en los terrenos esteparicos de Caceres, Trujillo, Arroyo 
del Puerco y Casar. Fl. Abril, Junio. — Usa esta especie el vulg-o 
para disminuir la sang-re. 

L. pros/ rn f 11 nt Lois. — Se encuentra en los mismos sitios que 
la anterior especie y en la cordillera central de San Pablo, se- 
g-iin el Sr. Rivasy Santos. Fl. Abril, Junio.— Tiene los mismos 
usos que el L. fmticosum L. 

L. purpureo-cceruleum L.=L. riolaceum Lamk. — Habita en 
los terrenos roturados de Gredos. Fl. Abril, Julio. 

L. officinale L. — Comiin en los bosques de la Bazag'ona y 
Hervas. Fl. Mayo. Julio. 

L. apulv/m Vahl. — Muy comiin en los cerros de Plasencia, 
Serradilla y Caceres. Fl. Abril. Julio. 

L. arvense L.=Man>jo, Pimpinela.— Crece abundantisimo en 
los terrenos cultivados de toda la provincia. Fl. Abril. 

Echiv in polycaiilon Boiss. — En las inmediaciones de Torna- 
vacas y Cabezuela (Pav. herb, ex Boiss.)? 

E. Fontanesii DC. — Esta es muy comiin en Cabezuela, Tor- 
navacas, Jerte y sierra de Gredos. Fl. Mayo, Ag-osto. 

E. vulgare*L.= Chy,pamieles, Viborera, Planta de la tinta — 
Muy comiin en toda la provincia. Fl. Abril, Junio. 

E. pushilah'Di Sibth. — En los mismos sitios que la anterior, 
pero menos frecuente. Fl. Abril, Junio. 

E. Lusitanicum Brot.— Es frecuente en el valle del Helecho, 
Serradilla v Mirabel. Fl. Marzo, Abril. 

E. Italicwm L.=E. Pyrenaicwm Desf. — En el Valle de Pla- 
sencia y en los alrededores de Jarandilla y Jerte. Fl. Ag-osto. 

E. Gaditanum Boiss.— Campos limitrofes a Plasencia, Virg-en 
del Puerto, Serradilla. Fl. Mayo. 

E.plantagineum L. — Comiin en toda la provincia, abundando 
en la parte septentrional y central. Fl. Abril, Junio. 

Pulmonaria tiiberosa Schr. — Crece bastante escasa en los 
campos de la Bazag-ona y dehesa de Mirabel. Fl. Mayo. 

Myosotis palustris Willi. — Muy comiin en Caceres, Truji- 
llo, etc. Fl. Mayo. 

M. lingulata Lchm. — En el Valle de Plasencia, Xavaconcejo 
y Jerte. Fl. Junio, Ag-osto. 



232 ANALES DE BIST0BIA NATURAL. (152/ 

M. stricta Link. — May comiin en Las vegas del Tietar y Jer- 
te, Bazagona. Fl. Agosto. 

M. versicolor Pers. — Frecuente en los campos pr6ximos a 
Coria, Serradilla, Valle de Plasencia. Fl. Junio. 

J/, lutea Pers. — Comun en toda la parte septentrional de la 
provincia, valle del Helecho, Plasencia, sierras de Gredos y 
Gata. Fl. Mayo, Agosto. 

M. intermedia Link.— En los alrededores de Serrej6n, Pla- 
sencia. Fl. Junio. 

Cynoglossum officinale L. — Crece en los alrededores de la 
mayor parte de los pueblos de la provincia. FL Abril, Mayo. 

C.pictum Ait. — Crece en los mismos sitios que las especies 
anteriores. Fl. Abril, Mayo. 

C. Che't rlfol i a m L.=Lengua deperro..— En toda la provincia. 
Fl. Abril, Mayo. 

Omphalodes linifolia Mcench. — Comun en la sierra de Gatay 
Plasencia. FL Abril. 

Asperugo procumhens L.—Maspajones. — Muy comiin en las 
reg-aderas y sembrados de toda la provincia. Fl. Abril. 

Heliotropiwm supinum L. — Especie muy comun en los cam- 
pos de Serradilla. Caeeres, Plasencia. Trujillo, etc. FL Junio. 
Septiembre. 

H. Europaum L.— Tan comun como la especie anterior. Flo- 
rece en Abril y Mayo a Octubre. 



Familia Solanaceas. 

Soliiiinin Dulcamara L.= Dulcamara, Moraletas zarzaleras.— 
Especie muy comun en los arroyos, sitios sombrios y sotos de 
toda la provincia, lo mismo central que occidental. Fl. Junio. 
Octubre. — Sin aplicacion vulgar conocida. 

S. nigrum h.=JBiei'ia mora, Negrejas.—r'M.aj comun en las 
malezas y olivares de toda la provincia. Fl. Junio, Noviembre. 

S. villosum La ink. =Hierba morn. — Se encuentra en Ins mis- 
mos sitios que la anterior. Fl Junio, Noviembre. 

Physalis A Ikekengi L.— Vejiga de pefro.—Cvece en los mon- 
tes de la cordillera central de San Pablo, arroyos de la sierra 
del Yillar. Valle de Plasencia. Fl. Abril. Junio. 

Atropa Belladona L. -Belladona. — 861o hemos visto alg-uno 



(153) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 238 

que otro ejemplar junto k las tapias del Hospicio de Caceres y 
junto a la muralla de Galisteo. Fl. Mayo. 

Mandragora vernalis DC. = BolencJiuelas , Mandrdgora. — Cre- 
ce en los montes de San Pedro y Montanchez. Fl. Marzo. 

M. autumnalis Spr.=J/. microcarpa Bertol. — El Sr. Rivas y 
Santos dice haber visto esta especie en la Cruz del Cancho y 
portilla de la Garg-anta (Serradilla). Fl. Octubre. 

Lyciv/m darbarum L.=Cambronera. — Nosotros hemos podido 
observar alg-unos ejemplares espontaneos en el valle del Tie- 
tar y muy proximo a Gredos. Fl. Abril, Julio. 

Z. Europceum h.=Cambronera. — Frecuente en los montes de 
la Jibe, Cordillera central de San Pablo, Caceres, Plasencia, 
Serradilla, etc. Fl. Abril, Junio. 

Z. a/rum L. — Crece, aunque bastante escasa, en las inme- 
diaciones a Casas de Millan y junto al bosquete de pinos. Flo- 
rece en Noviembre. 

Datura Stramonium L.^Fstramonio, Ruesnos (a las semi- 
Uas). — Con preferencia en las cuencas de los rios. Nosotros he- 
mos visto esta especie en el Tajo, Monte, Tietar, Salor, Alag-on 
y Jerte; campos de Serradilla, Caceres, Plasencia, Casas de 
Millan, Hervas, Coria, Canaveral, Trujillo, Bazag-ona y Mira- 
bel. Fl. Julio, Septiembre. — Las hojas se usan en infusion 
como calmante. 

D. tatula L. = Fstramonio. — Se encuentra en los mismos 
sitios que la especie anterior. Fl. Julio, Septiembre. — Es de 
ig-ual uso. 

D.ferox L.— S61o hemos visto esta especie en las veg-as del 
Tajo y junto a la portilla del Tajo en la sierra de Zapata. Flo- 
rece en Julio, Septiembre. 

Hijomaiiius albus L. — Behno, CMpamieles. — Muy comiin en 
toda la provincia, encontrandose con especialidad en los alre- 
dedores de los pueblos. Fl. Mayo, Ag*osto. — La infusion hecha 
con las hojas la aplican como calmante. 

If. niger L.=Belef/o, C/iupamieles.—Se encuentra en los mis- 
mos sitios que la especie anterior. Fl. Mayo, Ag'osto. — De igua- 
les usos. 



23* \N\LES DE HISTOMA NATURAL. (154) 

I' \ MiMA Verbascaceas. 

Verbascwn Thapsus L.=6fordolobo. — Muy comi'in en toda la 
provincia, lo mismo on la reg-ion occidental que en la central. 
FJL Julio. 

V. pMomoides L. — En los misraos puntos que la anterior, 
pero bastante escasa; Plasencia, Caceres. PI. Julio. 

V. riftjtihim With. — En los prados de Plasencia, Hervas y 
valle del Tietar (Bazag-ona). Fl. Junio, Ag'osto. 

V. Blattaria L. — Crece con inucha frecuencia en los alrede- 
dores de Serradilla y Galisteo. Fl. Ag-osto, Septiembre. 

V. si mi a /ii hi \j.= Gordolobo rizado. — Muy comi'm en los pra- 
dos y montes de Plasencia, Serradilla, Caceres y en toda la' 
cordillera central de San Pablo. Fl. Mayo. Julio. 

V. pulve ru /rut '/i iii Vill. = Gordolobo bianco.— Especie bastante 
oomun en los alrededores de Plasencia v Caceres. Fl. Julio. 

V. Lychnitis L.= (rordo?o!/o.—^lu.y comun en los cainpos de 
Serradilla y Bazagona. Fl. Junio. 

V. Heenseleri Boiss. — Es una especie bastante frecuente en 
la parte alta del Valle de Plasencia, sierras de Dios Padre. 
Gredos y cordillera central de San Pablo. Fl. Abril, Mayo. 

Celsia Barnadesii G. Don. — Crece en los barrancos de Pla- 
sencia \ cercados de la Romana (Serradilla). Fl. Mayo, Junio. 

ORDEN ESCROFULARIDAS. 
Familia Escrofulariaceas. 

Scrophuldria peregrina L. — En las inmediaciones de Jarai- 
cejo, Aldea del Obispo y Retamosa. Fl. Abril, Mayo. 

Sc. Hermmii Link. — Nosotros heraos encontrado esta espe- 
cie, aunque muy escasa, en el Valle de Plasencia y sierra de 
• ri-edos. Fl. Julio. 

Sc. Scorodonia L. — Habita en la sierra de Dios Padre y en las 
Hermanitas de Gredos. De lo alto de la cordillera central de 
S;m Pablo poseemos ejemplares recog-idos por el Sr. Rivas y 
Santos. Fl. Abril, Julio. 

&r. nodosa L. — Es bastante comun en las inmediaciones de 
IMasencia, Valle de Plasencia y Aldeacentenera. Fl. Mayo. 



(155) Rivas MateOS. — FLORA DE LA PROVINCIA DE CACERES. 235 

Sc. alpeslris J. Gay. — Se encuentra bastante escasa en los 
vallecitos de la sierra de Gredos (Madrigal). Fl. Agosto. 

Sc. auriculata L. — Es bastante frecuente en las inmediacio- 
nes de Serradilla, Caceres y Plasencia. Fl. Junio. 

Sc. canina L.==Sc. mui/ifida Lamk.= Jar amagos. — Muy co- 
mun en los alrededores de Coria, Casillas, Riolobo, Serradilla. 
Caceres, Trujillo, Plasencia, etc. Fl. Abril, Mayo. 

Sc. aquatica L. — Muy comun en los arroyos y parajes hume- 
dos de toda la provincia. Fl. Julio, Agosto. 

Antirrhinum Orontium L.— Especie muy comun en los sem- 
brados y huertas de Serradilla, Casas de Millan, Caceres, Pla- 
sencia, etc. Fl. Abril, Mayo. 

A. iitajiis L.=Boca de Dragon. — Especie muy frecuente en 
la provincia; sierra de Gredos y cordillera central de San Pa- 
blo. Fl. Junio, Julio. 

A. Hispanicv in Chay. =Boca de Dragon. — Crece en la cordi- 
llera central de San Pablo, Virgen de la Montana en Caceres. 
Fl. Mayo, Junio. 

A. glutinosum Boiss. et Reut.— De esta especie, que es bas- 
tante escasa, poseemos ejemplares recog-idos por el Sr. Ri- 
vas y Santos en la cordillera central de San Pablo. Floreco en 
Junio. 

A. Asarina L. — Hemos encontrado esta especie en el alto 
de Madrig-al (Gredos); del Valle de Plasencia nos ban remitido 
algunos ejemplares que, aunque en muy mal estado, parecen 
ser de esta especie. Fl. Agosto. 

Anarrhinum bellidifolium Desf. = Platanera de la Sierra. — 
Muy comun en toda la cordillera central de San Pablo, alrede- 
dores de Plasencia, subida a la Virg-en de la Montana de Cace- 
res. Fl. Abril, Agosto. 

A. duriminiim Brot.— Comun en los alrededores de Serradi- 
lla. Fl. Julio. 

Linaria Cymbal aria Mill. — Bastante comun en los campos 
de Plasencia, huertas de Serradilla. Fl. Abril. 

L. Elatine Desf. — Se encuentra en los mismos sitios que la 
anterior. Fl. Junio. 

L. spuria Mill. — Se encuentra en el Valle de Plasencia y 
junto a Tornavacas; menos frecuente en el valle Helechal de 
la cordillera central de San Pablo. Fl. Agosto. 

L. lanigera ~Desf.=Al/rojo loco. — Muy frecuente en las inme- 



286 ANALES DE HISTOBIA NATURAL. (156) 

diaciones de Caceres, cuencas del rio Tajo (acena de los Pere- 
g-rinos). Fl. Agosto, Octubre. 

L. triphylla Mill. — Muy comun en las huertas de Caceres, 
arenales del Tietar (Bazagona), Lance de la Mora (Tajo). Flo- 
rece en Marzo, Junio. 

Z. hi rln Md'iicli. C'tiiarios irrigates. — Es bastante comun en 
los sembrados de cereales, Valle de Plasencia y praderas de 
Serradilla. Fl. Abril, Mayo. 

Z. nivea Boiss.=Borre</iii?los palomeros, Planta de la Virg&m. 
Nombres vulgares con que los del pais distinguen a esta her- 
mosa especie de la region central, sierra de Dios Padre, alto 
del puerto de Madrigal, Orinal de la Virgen. Fl. Junio, 
Agosto. 

Z. delphinioides Gay. — Es otra hermosa especie de la region 
central. Valle de Plasencia, sierra de Gredos, cordillera cen- 
tral de San Pablo (sierra de Zapata y Arena! Gordo). Fl. Abril, 
Junio. 

Z. sparlea Link et Rof£m.== Pajaritas chilines. — Muy comun 
en las sierras de Serradilla y Zapata, campos de Caceres y Pla- 
sencia, cuencas del Tajo. Fl. Abril, Julio. 

L. Pelisseriana DC. — El Sr. Rivasy Santos dice haberlavisto 
en los alrededores de la Cruz del Cancho (Serradilla). Fl. Abril, 
Mayo. 

Z. amethyst inn Desf. — Se encuentra en las praderas y cerros 
de Plasencia , cordillera central de San Pablo y Virgen de la 
Montana (Caceres). Fl. Abril. 

Z. Towmefortii Willk. — Muy comun en la cordillera central 
de San Pablo, Caceres, Plasencia, Trujillo. Fl. Agosto. 

L. iirrensis Desf. — Comun en las huertas de Serradilla. Coria, 
(iuadalupe, etc. Fl. Abril, Mayo. 

Z. simplex DC. — Comun en los sembrados de la mayor parte 
de la provincia. Fl. Abril, Mayo. 

Z. micrantha Spr.=>A; parvi/lorwm Wild. — Esta especie y la 
anterior son consideradas por muchos botanicos como varie- 
dades de la Z. aroensis; se encuentra en los niismos sitios, 
siendo oias abundante. Fl. Abril, Mayo. 

Z. -1 1 pi mi DC— Comun en toda la sierra de Dios Padre y Gre- 
dos. Fl. Agosto. 

Z. supina Desf. — Se encuentra en los mismos sitios que la 
anterior. Fl. Mayo. Julio. 



(15~) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 237 

Z. casta Lag.— Frecuente en los alrededores de Plasencia, 
San Anton, Virg-en del Puerto, Valle de Plasencia. Fl. Mayo. 

L. metanantha Boiss. et Reut. — Crece en la sierra de Gredos, 
Valle de Plasencia, alrededores del Castillo de Monfragiie y 
sierras de la cordillera Oretana. Fl. Abril, Junio. 

Z. triornithophora Wild. — En los prados y cerros de Garro- 
villas, cuestas del Tajo. Fl. Agosto. 

Z. minor Desf. — Crece en el cerro del Triangulo (Caceres). 
Fl. Julio. 

Z. origanifolia DC — Comun en las vegas del Tietar (Baza- 
gona, Chiquero, Portilla). Fl. Mayo, Julio. 

Z. villosa DC. — Hemos visto esta especie en ciertos parajes 
humedos de la region central : bajada del puerto Castanos, 
Garganta y Agua Negra (Serradilla), arroyos del Valle de Pla- 
sencia. proximo a Tornavacas y Jerte. Fl. Mayo, Septiembre. 

Qratiola officinalis L. — Planta de 3 a 4 dm. con raiz rastrera, 
poco dividida y de matiz rojizo. Tallo erguido, tistuloso y muy 
marcadamente tetragono, con las aristas algo salientes. Hojas 
opuestas, sentadas, abrazadoras, lanceoladas, de unos 5 cm. 
de longitud por 4 6 5 mm. de audio, completamente lampinas, 
6 cuanto mas las del centro, con una ligerisima pubescencia 
en la base y por el haz ; nunca son agudas, notandose que las 
inferiores son un poco mas romas y obtusas que las superio- 
res; son trinervias y dentadas s61o en la mitad superior; los 
dientes, debilmente mucronados, estan en trechos de 5 en 5mm.; 
los nervios, en numero de tres, rara vez cinco, aparecen indi- 
visos. 6 a lo mas los laterales dan casi imperceptibles nervie- 
citos que van a parar al vertice del diente; las flores. que son 
axilaresy solitarias de un ascendente pedunculo igual en lon- 
gitud & la corola, y lleva en su parte superior dos 6 tres brae 
teitas dos voces mas largasy anchas que las lacinias del caliz; 
el caliz, formado por cinco lacinias que llevan en la parte in- 
terior y junto al nervio medio una 6 dos series de casi imper- 
ceptibles pelitos mates e indivisos, que decrecen en numero a 
medida que se acercan al vertice de la lacinia; la corola irre- 
gular, tubulosa 6 ligeramente tetragona y barbada en el inte- 
rior, consta de cuatro 16bulos dispuestos en dos labios, de Ins 
cuales el superior es bifido, mientras que el inferior aparece 
eon tres lobulos iguales: el matiz de la corola es bianco rosa- 
ceo, con los nerviecitos muy marcadamente rojos, sobre t<j<lo 



238 \\\l.i:s DE HISTOKIA NATURAL. (158) 

en la base; los estambres, en ni'imero de cuatro, de los cuales 
dos son esterilesj poco desarrollados, constan de un filamento 
corto y una antera redondeada, bilocular; el ovario esta com- 
puesto de dos carpelos cerradosy multiovulados. Fruto en caja 
aovado-c6nica, compuestade dos valvasque terminan en pun- 
ta rigida, debido a que el nervio medio de cada carpelo es 
fuerte y prominente en el apice; las semillas, que son peque- 
nfsimas, alveoladas y rugosas , presentan un color leonado. — 
Es bastante cormin en sitios frescos y sombrios: Valle de Pla- 
sencia. Bervas, arroyo Barba6n y Gamera de Serradilla, Chce- 
res, Lance de la Mora (Tajo). Fl. Agosto, Septiembre. 

G. linifolia Brot. (l).=G. linifolia Yabl. = 6-'. crassifolia e1 
salmantica Lag. — Planta de 1 6 2 dm. con raiz casi indivisa 
y de un tinte algo rojizo. Tallo fistuloso semi-mslrero, cua- 
drangular y con pelos carnosos, brillantes y cristalinos. Ho- 
jas crasas, sentadas, abrazadoras, aovado-lanceoladas , obtu- 
sas. generalmente trinervias 6 por rarisima excepci6n uniner- 
vias, repletas por ambas caras de pelos carnosos, cortos e in- 
divisos; los bordes aparecen: en las hojas inferiores entero; en 
las superiores ligerisimamente dentado. Las flores son axilares 
y solitarias y constan de un j>*<i unculo vez y media mas largo 
que la corola, pubescente, cilindrico en la parte inferior, en- 
sancbado y tetragono en la superior: bracteas de igual longi- 
tud que las lacinias calicinales; caliz compuesto de cinco laci- 
nias pubescentes en ambas caras: corola irregular tubulosa, 
barbada, compuesta de cuatro lobulos, de los cuales el supe- 
rior es cseotado, los restantes iguales; el matiz de la corola es 
rojo-violaceo ; estambres dos por aborto constante de otros dos 
que suelen hallarse rudimentarios 6 nulos; filamento corto \ 
antera alargada y bilocular; ovario bi-carpelar multiovulado. 
Fruto caja, redondeado, bivalvoy plurispermo; semillas alveo- 
ladas. rugosas y blanquecinas. Fl. Agosto, Septiembre. — Ha- 

bita en los parajes Inn los y sombrios: Valle de Plasencia. 

Jerte, Tornavacas, sierras de Gredos y Gata, Aldeanueva del 



(l)i crassifolia es mas apropiado que el de 0. linifolia I?rot. , seg-un 

demostrabi >■ en un trabajo publicado en Is de la Soc. ksp. de Hist. nat. 

S61o adoptamoa el dado pur Brotero por seguir la lej de la uomenclatura botanica: 
«el nombre d f uo es el preferido.w 



(159) Rivas Mateos. — FLORA DE la provincia DE CACERES. 239 

Camino, subida a la Virg-en del Puerto (Plasencia), Caceres, 
arroyos de Barbaon, Garg-anta. Madronillo y Gamera (Serra- 
dilla). 

Veronica hederatfolia L.= VioIeti!Ias trigueras. — Es una espe- 
cie bastante frecuente en los terrenos cultivadps y humedos 
de toda la provincia, lo mismo en la regi6n central que en la 
occidental. Fl. Marzo, Abril. 

V. cymbalaria Bod. — Tan frecuente 6 mas que la anterior, 
floreciendo y encontrandose en los mismos sitios. 

V. agrestis L. — En los mismos sitios que las especies ante- 
riores. Fl. Abril. 

r. Persica Poir. — Solo hemos podido observar esta especie 
en los muros viejos de lo alto de la Virg'en de la Montana. Flo- 
rece en Abril, Julio. 

V. triphyllos L. — Muy frecuente en los arenales del Tajo, 
huertas de Santa Catalinay Hoyo (Serradilla), riacliuelo Guai- 
loba (Caceres). Fl. Abril. 

V. verna L. — Crece en los alrededores de Mirabel, Casar de 
Caceres, Aliseda, Yalle de Plasencia. Fl. Abril. 

V. arvensis L. — Es muy comun en los prados y terrenos hu- 
medos y cultivados. Fl. Marzo, Julio. 

V. serpyllifolifi L. — Se encuentra en los campos pr6ximos a 
Hervas y en el Yalle de Plasencia. Fl. Marzo, Ag-osto. 

V. ApenniuaT&usch. — Suele encontrarse, aunque muy esca- 
sa, en las regueras que descienden de lo alto de las sierras 
de Gredos y Gata. Fl. Ag-osto. 

V. Teucrium L. — Crece en los montes septentrionales, Gre- 
dos, Piornal, Tras la Sierra y Cordillera central de San Pablo. 
Fl. Junio. 

V. officinalis L. — Se encuentra bastante escasa en las prade- 
ras de la parte septentrional, Yalle de Plasencia y campos pro- 
ximos a Hervas y Aldeanueva del Camino. Fl. Mayo, Julio. 

V. scuteUata L. — Suele hallarse en las reg-ueritas de la parte 
alta de Gredos y Tornavacas (nacimiento del Jerte). Fl. Mayo. 
Junio. 

V. Anagallis L. — Frecuente en los arroyos de Monroy, Tala- 
van; menos frecuente en la parte septentrional, Plasencia. 
Fl. todo el verano. 

V. Becccibwnga L. — Se encuentra mas abundante que la an- 
terior en Serradilla, Plasencia. Caceres. Fl. Ag*osto. 



240 ANALES DE HISTOBIA NATURAL. (160) 

Limosella aquaiioa L. — Comiin en los sitios bumedos de Se- 
rradilla y Caceres. Tambien es frecuente en la parte septen- 
trional, Jerte, Pasaron, Bazagona. Fl. Julio. 

Kriitus Al pint's L. — Crece en lo alto de la sierra del Piornal. 
El Sr. Rivas v Santos la ha recogido en la cordillera central 
de San Pablo. Fl. Abril, Agosto. 

Digitalis purpurea L.=Digital } Dedales, Vilwria, Guanles de 
la Virgen, PasionaHa, Tristera. — Esta importantisimaespecie 
se encuentra repartida por las montanas septentrionales y cen- 
trales, cuva altura no baja de los 400 m., subiendo hasta los 
2.425 in. en el picacho de la sierra de Gredos. La liemos visto 
en toda la cordillera central de San Pablo, alto de la Virgen 
de la Montana y paseo alto de Caceres, sierra de Guadalupe, 
Marcbon, Gata, Gredos, Piornal, Tras la Sierra, Deleitosa, Her- 
vas, Orinal de la Virgen y Lance de la Mora en Serradilla, sie- 
rra de la Jibe, Herreruela . Aliseda y Virgen del Puerto. Flo- 
rece de Abril a Julio. — Goza de una gran popularidad en las 
utVeciones cardiacas aplicando sus hojas, bien en infusion 6 
mezclandolas con el tabaco para f urn arias. 

J). Thapsi L.— Los mismos nombres vulgares que la especie 

anterior. Crece muy comiin en toda la provincia, acrecentAn- 

dose mas en la cordillera central de San Pablo. Fl. Abril, 

V-'nsto. — Tiene los mismos visos que la D. purpurea, con la 

que la confunden. 

D. lutea L. Digital amarilla. — Habita en la sierra de Gre- 
dos y baja. aunque muy escasa, basta la de Guadalupe y parte 
alta de Montanchez y San Pedro. Fl. Junio. 

D. pwmflora Jacq. — S61o hemos encontrado ejemplares de 
esta especie en los montes de la parte N. de la sierra de Gre- 
dos y mu\ pr6ximo h las Hennanitas. Fl. Agosto. 

1). obscura L. — Comiin en los sitios pedregosos de la Cruz 
del ('audio, alrededores del castillo de Monfragiie . picachos 
de la portilla del rio Tajo. Fl. Mayo, Junio. 

Euphrasia otftci/nalis L. — Fn los valies de la sierra de Gre- 
dos, Vaile de Plasencia, sierra de Guadalupe. Florece en 
\l>ril. A.gosto. 

Odontites longiflora Webb.— Comiin en los campos limitrofes 
m AJdeacentenera, Retamosa, Jaraicejo, Caceres y otros pun- 
ins. Fl. Mayo, Julio. 

0. lutea Rchb. Valeo. — Especie muy frecuente en lacordi- 



(161) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 211 

Hera central de San Pablo, jarales de Serradilla, sierra de Gre- 
dos. Fl. Mayo, Agosto. 

0. rubra Pers. — En losmismos sitios que la anterior. Florece 
en Mayo, Agosto. 

0. viscosa Rchb. — Muy comun en los montes y praderas de 
toda la parte septentrional, Plasencia y Valle, Serradilla, Ba- 
zag*ona. Fl. Abril, Mayo. 

0. ten id folia Don. Gen. — Crece en los campos proximos a 
Logrosan, La Cumbre, Montanchez. Fl. Julio. 

Trixago apula Stev. — Comun en los prados y olivares de la 
sierra de Zapata. Valle de Plasencia, alrededores de Caceres. 
Fl. Mayo, Junio. 

Eufragia viscosa Bth.— Muy comun en la parte septentrional 
de la provincia. valles de Plasencia y del Tietar, Barrao y otros 
puntos. Fl. Abril, Junio. 

E. latifolia Griseb.— Crece en los mismos sitios que la ante- 
rior. Fl. Abril, Junio. 

RI11 mi id has major Ehrh. — Habita en las praderas de la Cor- 
dillera central de San Pablo. Gredos. Fl. Abril, Mayo. 

R. minor Ehrh. — Se encuentra en los prados del Tietar, Va- 
lle de Plasencia, cordillera central de San Pablo, Caceres. Flo- 
rece en Abril, Mayo. 

Pedicularis sylvatica h.=Dragoncillo /lienor. — Crece en los 
prados y junto a los arroyos de la parte septentrional, Valle 
de Plasencia, Bazagona. Fl. Abril , Junio. 

P. comosa L. — Crece, aunque muy escasa, en la parte alta 
de la sierra de Gredos (Madrigal). Fl. Agosto. 

P. rust r<it<i L. — Muy comun en la parte alta del Valle de Pla- 
sencia (nacimiento del Jerte, Tornavacas), sierras de Gata. 
Dios Padre y Gredos. Fl. Agosto. 

Melampyrum arvense L. — Especie muy comun en la parte 
septentrional y parte alta de la meridional, Banos de Banos. 
Hervas, Plasencia, sierra de Guadalupe. Fl. Julio. 

M. cristali'/n L. — Crece en las inmediaciones del caserio de 
la Bazag-ona y Valle de Plasencia y Gredos. Fl. Julio. 

\f. pratense L. — Es comun en la sierra de Montanchez, San 
Pedro y Serradilla. Fl. Julio. 



ANALES DE HIST. NAT.— XX Mil. 



242 ANALKS 1)1'. HISTOBIA NATI HAL. (162) 

Familia Acantaceas. 

Acanthus mollis L. — Crece en los pa-raj es hiimedos y som- 
brios de (';h-rns, arroyo de las huertas, junto al antiguo hos- 
pital. Tambien la hemos visto junto a la Garganta de Serra- 
dilla. Fl. Julio. 

Familia Labiadas. 

Lavandula Stcechas L.=Canlueso, Tomillo. — Especie muy co- 
mun en toda la parte centrica y meridional de la provincia, 
Canaveral, Serradilla hasta Plasencia, Caceres, Trujillo, etc. 
En la parte septentrional es escasa. desapareciendo cuando la 
altitud sube de 1.000 m. Fl. Mayo. Junio. 

L. pedunculala Ga.v.= Cantueso largo, Tomillo.— El area de 
esta especie es en un todo ig-ual a la anterior, notandose tiende 
a predominar en las llanuras. Fl. Mayo. 

L. vera DC.=l?spliego, Olor de iglesia, Perfume de Dins. -Co- 
]nri 11 en los sitios aridos de Trujillo. Torrej6n . Jaraicejo, Mon- 
roy. etc. Fl. Mayo, Junio.- Todas las anteriores especies tie- 
nen uso vulgar como sahumerio, 

Mentha syVoestris h.=Menla de agua, Mastranzo oloroso. — 
Especie muy polimorfa, raz6n por la cual ha sido objeto de 
caprichosas formaciones de \ariedades. De las ocho formas 
que tenemos a la vista creemos puedan referirse anica y ex 
clusivamente a la var. nemorosa Bth. y la crispa Bth., unicas 
que racionalmente pueden admitirse. Comun en los arroyos y 
sitios hiimedos, huertas. pradog, etc. Fl. Junio, Agosto. 

I/. rohnuJifolia L. Mast ra,i:o. — Especie mu\ comun <mi los 
arroyos pedreros, prados \ parajes encharcados. Fl. Junio, 
.lulio. 

M. aqualica L. =Planta sandaler a. — Comun en los arroyos y 
demas sitios frescos de toda la provincia. Fl. .lulio. 

I/, arvensis L. — Tan comun 6 mns que las especies anterio- 
res, prados y regaderas de Serradilla, Plasencia, Bazagona, 
< laceres, etc. Fl. Julio. 

M. Pulegium L. Poleo. — El poleo parecebusca las praderas 
centrales \ meridionales; es escasa en las septentrionales. Se- 
rradilla, Caceres, Plasencia, etc. Fl. Agosto. 



\\G3) Rivas Mateos.-— KLOUA de la provincia de caceres. 243 

Preslia cervina Fresen. =Mentha cervinaL. — Presta de rio, 
Presta de ciervo. — Especie bastante frecuente en los sitios 
pedreg-osos y escarpados del rio Tajo, Berbeg-ones, Orinal de 
la Yirg-en y Lance de la Mora, desembocadura del Tietar. 
alto de la Poi'tilla de la Garg-anta (Sexradilla). Florece en Ju- 
lio, Ag-osto. 

Lycopus Europeeus L. — Bastante comun en los parajes en- 
charcados, Caceres, Serradilla. Fl. Ag-osto. 

Origanum vulgare L.= Oregano. — Muy frecuente en los arro- 
yos y montes de toda la parte centrica, Canaveral, Torrejon, 
Jaraicejo, Monroy, Garrovillas. Fl. Junio. 

0. rireiis Hoffm. et Link. = Or eg ano. — En los mismos sitios 
que la especie anterior, sierra de Gredos. Fl. Ag-osto. 

0. Majorana L.=Mejorana. — Hemos podido encontrar unos 
escasos ejemplares, que desde lueg-o son subespont&neos, en 
el ribero del Tajo y muy proximo al puente del Cardenal. Flo- 
rece en Julio. 

Thymus Mastichina L.=Cantuesillo , Mejorana. — Comiin en 
los montes de la sierra de Guadalupe, Portilla del rio Tietar y 
otros sitios. FL Ag-osto. 

T. Zygis L.=TomiUo salsero 6 sansero. — Especie muy comun 
en los arenales del Tajo, barcas de Alconeta, riberos de la Her- 
g-uijuela de Guadalerma (Casas de Millan), sierra del Villar. 
FL Ag-osto. 

T. vulgaris L.= Tomillo, Tomillo menor. — Es muy frecuente 
en los terrenos aridos, Las Minas de Caceres, Arroyo del Puer- 
co. Casar de Caceres, en ciertos sitios de la Cordillera central 
de San Pablo (Puerto de Casas de Millan), en los alrededores 
de Trujillo y Logrosan. FL Abril. Julio. 

T. Ckamtedrys Fries. — Especie bastante frecuente en la sie- 
rra de Zapata, Cruz del Cancho; en la mayor parte de las sie 
rras septentrionales, Gredos, Gata, Piornal y Hervas. Florece 
•en Mayo, Agosto. 

T. Serpyllum L. — Muy comun en los campos esteparicos con- 
tig-uos a Caceres, Minas y Arroyo del Puerco; menos frecuente 
en la parte septentrional. Fl. .lulio, Ag-osto. 

T. bracteatus Lg-e. — Esta especie, que fue una de las indica- 
das como propia del Guadarrama, la hemos podido observar, 
no ya solo en la sierra de Gredos (Madrigal, Hermanitas) y 
demas septentrionales (Tras la Sierra y Piornal), sino tambieh 



244 ANALES DE HISTORIA NATURAL, (164J 

en la de San Pedro y parte alta de la de Monta.nch.ez. Florece- 
en Julio. Agosto. 

Hyssopus officinalis \j.=His6po. — Habita en la parte nionta- 
na de la jurisdiccion de Serradilla, cuencas del rio Salor, parte 
alta d( 1 Valle de Plasencia hasta la sierra de Gredos. Fl. Julio. 
Agosto. — Kl vulg-o la usaen infusion teiforme como estomacal. 

Saturcja Montana L. — La var. prostrata Boiss. se encuentra 
en Gredos (Madrigal), y la forma tipka en toda la sierra de 
Serradilla \ Zapata. Fl. Agosto, Septieinbre. 

S. horlensis L.=!?omillo real. — Es una especie muy rara 
como esjiout.-'inea; no obstante, la hem OS visto en la sierra de 
Tejadilla y alto del puerto de Miravete. Fl. Julio, Agosto. 

Calami at //a Nepela Ho ft'm.= Toronjil. — Muy comun junto a 
las paredes de los cercados, sitios humedos y sombrios de Se- 
rradilln, Bazagona, Plasencia.. Caceres, etc. Fl. Agosto, Octu- 
bre. — L;i infusion teiforme hecha con la sumidad florida g-oza 
entre el vulgo como medio efieacisimo para combatir el asma. 

C. officinalis Moench.= Toronjil.— Habita en los prados y 
montesde la regi6n central, Garrovillas, Plasencia, Hoyos, etc. 
Fl. Abril, Septiembre. Tiene los mismos usos que la especie 
anterior. 

C. menthatfdlia Hort.- Toronjil nevadillo. — Especie muy vul- 
gar en toda la provincia. Fl. todo el ano. 

C. Acinos Bth. — Habita en los parajes humedos del Valle de 
Plasencia y Bazagona; escasa en la sierra de San Pedro y Se- 
rradilla. Fl. Abril. Agosto. 

C. graveolens Bth. — Comun en los campos limitrofes a ("ace- 
ceres (Pasco Alto. San Plas. Puente Nuevo), Serradilla y Valle 
de Plasencia. Fl. Junio, Julio. 

C. rolundifolia Willk. — Es tambien bastante frecuente en 
los parajes humedos de casi toda la provincia, Valle de Pla- 
sencia. Serradilla. Caceres. Fl. Junio. 

C. Alpina Bth. — Es muy frecuente en toda la provincia, 
siendo abundantisima en el Valle de Plasencia y sierra de 
< rredos. Fl. Mayo, Agosto. 

c. ( nopodiiim Bth. — Especie bastante comun en la sierra 
de Z;i] ;iia. alrededores de Plasencia 3 Caceres. Fl. Julio. k.gosto. 

Melissa tfficinalis L.= Melisa, Toronjil de kuerla. — Especie 
tVeciicnti •niente cultivada en los jardines y huertas por su 
delicado aroma. Crece espontanea en la sierra de Serradilla 



(165) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. ais 

(Puerto Castano). Fl. Junio. — La sumidad flurida en infusion 
se eraplea como excelente carminative*. 

Rosmarinus officinalis L.^Momero. —Es una especie bastante 
comun en la parte central y meridional de la provincia (La 
Jara, Caceres, Trujillo, San Pedro, Montanchez y Guadalupe); 
decrece en la septentrional y desaparece a una altitud de 1.500 
metros. Fl. todo el ano. 

Salvia officinalis L.=Salvia.— Especie bastante frecuente en 
l(»s montes de la cordillera central de San Pablo, cuencas del 
Tajo, sierra de Miravete y Virg-en de la Montana en Caceres. 
Fl. Abril, Mayo.— El vulg-o hace infnsiones con las hojas y las 
usa para combatir la anemia y enfermedades del estomag-o. 

S. lavandulmfolia'Y&\\\.=Salvia angosta. — Mas frecuente que 
la especie anterior en los campos proximos a Caceres, sierra 
de San Pedro, Guadalupe y Montanchez, Serradilla, Plasen- 
cia, etc. Fl. Julio. 

S. verticillata L. — Especie bastante escasa; solo hemos po- 
dido verla en la sierra del Barrao y muy proximo a Tejeda; el 
Sr. Rivas y Santos dice haberla recog-ido en las inmediaciones 
de la Cruz del Cancho (Serradilla). Fl. Mayo, Julio. 

S. Sclarea L.=Amaro.— Habita en las inmediaciones de Se- 
rradilla (Garg-anta) y en la Isla de Plasencia. Fl. Junio. 

,S'. JPlMopisL. — Especie muy comun en las riberas del Tajo, 
montes de la sierra de Montanchez, Virg-en de la Montana en 
Caceres, Isla y Virg-en del Puerto en Plasencia, Serradilla. 
Fl. Julio. Ag-osto. 

.V. argentea L. — Muy frecuente en los sembrados y praderas 
de la mayor parte de la provincia, Serradilla, Valle de Plasen- 
cia. Caceres. Fl. Abril. 

-V. inamosna Vahl. — Habita en las praderas de Guadalupe; 
mas rara en los campos de Trujillo. Fl. Julio. 

.V Verbenaca L,—Salvera. — Especie muy comun en las pra- 
deras y montes de toda la provincia: predomina en la parte 
septentrional, y va decreciendo a medida que se acerca a la 
reg-ion occidental. Fl. Marzo, Septiembre. 

Zizyphora Hispanica h.=Mastranzo aromdtico. — Se encuen- 
tra en la subida y junto al camino de la Virg-en del Puerto 
i Plasencia), prados de los alrededores de Santa Catalina (Se- 
rradilla). Fl. Junio. 

Nepela Uiberosa L. — Es muy frecuente en los campos conti- 



SMG ANALES DE MISTOK1A NATURAL. (166> 

g*uos n Serradilla, dehesa <le Marijuan, Plasencia, Casas de 

Marco, etc. Fl. M;i\ 0, Julio. 

X. Cataria L.— Bastante frecuente en los montes tie Hervas, 
Aldeanueva del ('amino. Bayosyotros puntos septentrionales. 
Fl. Julio. 

N. Nepetella Koch. — Lo mismo la var. a cordifolia que la 
fj lanceolata Wk. son bastante comunes en los alrededores de 
Plasencia, sierra de Paredes y San Vicente. Fl. Julio. 

X. Hispanica Boiss. or Reut.— Se encuentra bastante escasa 
en los cerros de Navalmoral de la Mata y Casatejada. Florece 
en Junio. 

Glechoma hederaceum L.= Hiedra terreslre.-M.uy comun en 
los alrededores de los muros y sitios humedos de toda la pro- 
vincia. Fl. Mayo, Julio. — El vulgo emplea la infusion hecha 
con las hojas como vermifugo. 

La mil' hi amplexicaide L. =Rosetas de Crista.— Especie muy 
frecuente en los parajes humedos; huertas y valles de Serra- 
dilla, Plasencia, Coria, Trujillo, etc. Fl. invierno y primavera. 
La var. a I hi flora Laz. et Tub. solo la hemos recogido en los 
alrededores de Navalmoral de la Mata y olivares de Serradilla. 
Fl. Junio. 

L. incisum Wild.— En los campos de San Anton (Plasencia). 
praderas de Canaveral. La Cumbre. Fl. Abril, Mayo. 

L. purpureum L.= Casacas, Pajarillas, Pajarilla menor. — Es 
una planta muy comun on las huertas y sitios humedos de 
toda laprovincia, Caceres, Plasencia. Trujillo. Jarandilla. Flo- 
rece en invierno y primavera. 

/.. ninr; latum L. — En la parte septentrional de la provincia, 
sierras de Gredos, Guadalupe (meridional); muy escasa. Flo- 
rece en Junio. 

/.. "l/ii'in L. — S61o liemos encontrado alguno que otro ejem- 
plar en el soto del Orinal de la Virgen y Lance de la Mora. 
Fl. Junio. Julio. 

/,. Galeobdolon Crantz. — Habita en la sierra de Dios Padre. 
Gredos y Valle de Plasencia. Fl. Junio. Agosto. 

Galeopsis Ladanvm L.— Las dos var. a latifolia y ; j > angiisti- 
folia son bastante frecuentes en la provincia. La primera en 
el Valle de Plasencia, Hervas y Virgen de la Montana de Cace- 
res. La segundaen las inmediacionesde Serradilla. Plasencia. 
Fl. Julio, Agosto. 



0(n) Rivas Mateos. — flora de la pkovincia de caceres. 247 

(r. Carpetana Willk. — Especie muy comnn en la sierra de 
Gredos y Dios Padre, nula por completo en la parte meridio- 
nal y central. Fl. Ag-osto, Septiembre. 

(r. Tetrahit L.— Habitaen la cordillera central de San Pablo, 
puerto de Casas de Millan, alrededores de Serradilla, Plasen- 
cia, Aldeanueva. Fl. Agosto. 

Stachys Germanica L. — El Sr. Rivas y Santos la ha encon- 
trado en la Cruz del Cancho (Serradilla). Nosotros la hemos 
recog'ido en el Valle de Plasencia y Virgen de Tiebas (Casas 
de Millan). Fl. Junio, Agosto. 

St. heraclea All. — Suele encontrarse en los montes y prade- 
ras septentrionales, Valle de Plasencia, Gredos, cordillera cen- 
tral de San Pablo. Fl. Agosto. 

St. Alpina L. — Se encuentra, aunque muy escasa, en lo alto 
de la sierra de Gredos. y baja hasta los 1.850 m. (Tornavacas). 
Fl. Septiembre. 

St. palustris L. — Se encuentra en las veg-as del Tietar (Baza- 
gona, Chiquero), en la portilla del Tajo de la cordillera central 
de San Pablo y Corchuelas. Fl. Julio. 

St. arvensis L. — Muy frecuente en las inmediaciones de Se- 
rradilla, Plasencia; decrece notablemente en la parte meridio- 
nal y region occidental. Fl. Abril, Junio. 

Si. annuali. — Se encuentra en las inmediaciones de Cace- 
res, San Bias y Puente del Marco. Fl. Julio. 

St. hirta L. — Crece en los campos limitrofes a Plasencia, Isla 
y Herguijuela de Leal. — Fl. Marzo a Septiembre. 

St. recta L. — Se encuentra en gran abundancia en toda la 
parte septentrional y central de la provincia, Plasencia, Serra- 
dilla. Fl. Julio. 

Betomca officinalis L.— Crece, aunque bastante escasa, en la 
parte septentrional, Gredos, Barrao, en todo el Valle de Pla- 
sencia, camino de Banos a Garganta. Fl. Junio. 

Phlomis Herba-venti L.— Crece en las dehesas de la Hergui- 
juela de Guadarrama y Chistes (Serradilla), campos proxi- 
mos a Caceres, Virgen del Puerto en Plasencia. Fl. Mayo. 
Julio. 

P/i. purpurea L. — Comiin en los barrancos y praderas de la 
cordillera central de San Pablo, alrededores de Trujillo y Ca- 
ceres. Fl. Mayo, Julio. 

Ph.fruticosa L. — Es bastante comiin en la sierra de Guada- 



■.MS VNALES DE HISTORIA NATURAL. (168) 

iupe, cainino de Caceres a Malpartida, alrededores de Serradi- 
11a. Fl. Agosto. 

Ph. Lychnitis L.=Borreguitos, Salvia amarilla. — Planta muy 
comun en los barbechos y montes, tanto meridionales coum 
centrales; muy escasa en la parte septentrional. Fl. Abril, 
Julio. 

Sideriiis scordioides L. — Lo mismo la var. genuina que la 
Cavanillesii Willk. son muy comunes en la cordillera central 
de San Pablo, Plasencia, Caceres, buscando con preferencia 
los matorrales v dermis sitios montuosos. Fl. Junio. 

S. hirsuta L. — Esta polimorfa especie se halla repartida inu- 
la mayor parte de la provincia, notandose mas su predominio 
en los montes centrales, Serradilla, Villa Real de San Carlos. 
Fl. .lunio, Agosto. 

S. spinosa Lamk. — El Sr. Rivas y Santos dice haber encon- 
trado esta especie en la dehesa boyal de Serradilla (tapias de 
la cerca Tacones); nosotros no hemos podido comprobarlo. Flo- 
rece en Abril, Mayo. 

S. incana L. — Coraun en la dehesa Casas de Marcos, Cerro 
de Santa Barbara y Virgen del Puerto (Plasencia), en las <le 
Arenal G-ordo (Villa Heal de San Carlos). Fl. Junio. 

S. montana L. — Crece en los alrededores de Caceres, Mou- 
tanchez, Minas de fosfato, etc. Fl. Abril. .lunio. 

S. romana L. — Comiin en La parte meridional y central, Ca- 
ceres, Serrej6n, Casas de Millan. Fl. Junio. 

MarrvMvm milgare h.=MarruHo, Palomera mayor. — Muy 
comiin en los alrededores y callejas de los pueblos. Fl. Mayo, 
Julio. 

l/. supinum L. — S61o homos visto esta especie en la Isla de 
Plasencia y muy proximo al puente. Fl. Junio. 

l/. candidissimvm L. — Crece en el cerro de Santa Barbara, 
Virgen del Puerto y vinedos (Plasencia), subida a la Virgen de 
la Montana de Caceres. Fl. Julio. 

i/. Alysson L. Habita en los campos pr6ximos a Serradilla, 
cerca de la Malagona e Iglesia, Plasencia. Trujillo, etc. Flo- 
vi'rr en .lunio. 

tfelittis melissophylium L. — Esta hermosa especie se encuen- 
ira en los cerros de Tornavacas, sierra de Credos, y desciende 
a la parti' meridional, sierra de Guadalupe. Fl. Junio, Ag-osto. 

Scutellaria galericulata L. — Crece en las margenesdel arroyo 



(169) Rivas Mateos. — flora de la pkovincia dk caceres. 249 

Barba6n y Losa (Serradilla) ; menos frecuente en los montes 
septentrionales (Dios Padre). Fl. Julio. 

Bnmella grandijlora Moench. — Crece en el valle Helechal 
(Serradilla), praderas de Monroy, campos de Caceres, Valle de 
Plasencia. Fl. Abril, Mayo. 

B. alba Pall.— Especie inuy comun en los prados, reg-aderas 
y huertas de toda la provincia, Serradilla, Caceres, Plasencia. 
PL Abril. Mayo. 

B. hyssopifolia Lanik. — Crece en las cercanias de Plasencia. 
Valle de Plasencia, Hervas. Fl. Junio. 

Cleonia Lusitanica L.=Prunella intermedia Rchb. — Crece en 
las praderas de Serradilla, Valle de Plasencia, sierra de Gre- 
dos. Bazag-ona y otros sitios. Fl. Junio. Julio. 

Prasiiim majus L. — Especie indicada en Extremadura por 
G6mez Ortega. Nosotros la hemos recogido en la Virgin de 
la Montana (Caceres) y en el Valle de Plasencia. Fl. Abril, 
Julio. 

Ajaga reptans L. — Crece en el Valle de Plasencia, alrededo- 
res de Serradilla (prados de la Vega del Estanque), vegas del 
Tietar. FL Junio, Julio. 

A. Ira SchTeb.=Pimienta de la sierra. — Crece en los sitios 
humedos de la cordillera central de San Pablo. Fl. Abril, 
Julio. 

A. Chamcepithys Sclireb. =Zorrera, Melenos.—'Ks una especie 
bastante frecuente en la mayor parte de la provincia, Plasen- 
cia, Caceres. Fl. Abril, Julio. 

Teucrium Pseudo-Chammpithys L. — Crece en los campos ari- 
dos de Caceres, Trujillo y Logrosan; menos frecuente en los 
matorrales de la cordillera central de San Pablo, Serradilla, 
Plasencia. Fl. Abril, Junio. 

T. Scorodonia L. — Habita con predilecci6n en la parte meri- 
dional y central. Talavan, La Barquilla, Casas de Millan, cues- 
tas del Tajo en la via ferrea portug-uesa. FL Julio. 

1 '. resupinatum Desf. — Crece eu el cerro del Calamoco, cami- 
110 de Serradilla a Plasencia. El Sr. Rivas y Santos dice la ha 
visto en los alrededores de la Cruz del Cancho (cordillera cen- 
tral de San Pablo, Serradilla). Fl. Abril, Julio. 

T. spinosum L.— Crece en los montes de la sierra de Mirabete. 
Fl. Junio. 

T. Botrys I,. — Se encuentra bastante abundante en los cam- 



2c0 ANU.KS DE HISTORIA NATURAL. (170. 

pos de l'laseneia, junto a la carretera de la Cruz de los Corde- 
les, Casas de Marcos. Fl. Ag-osto. 

T. scordioides Schreb. — Es muy frecuente en los montes ore- 
tanos, Montanchez , San Pedro; tambi6n se encuentra en el 
puerto Castano de la cordillera central de San Pablo. Florece 
en Julio. 

T. Cha hi ell V 7/6" L.=CamedHos.—Se encuentra bastante comun 
en la parte montana de Plasencia, Serradilla. Torrejon , Cace- 
res. Fl. Abril, Ag-osto. — El vulg-o usa las infusiones hechas con 
la sumidad del Camedrio como un excelente sudorilico. 

T. mould an m L. — Crece, aunque muy escasa, en la cordillera 
central de San Pablo. Fl. Abril. 

T. a are am Schreb. — Suele encontrarse en los montes de la 
regi6n central, Serradilla. Fl. Julio, Ag-osto. 

T. Folium L.=ZamarriUas, Zajonera, Palomilla mm or. — Muy 
frecuente en los montes de toda la provincia, Plasencia. Flo- 
rece en Ag-osto. — La infusion hecha con la sumidad florida la 
usan como sudorifico. 

T. cajrilatum L. — Muy frecuente en los montes de la cordi- 
llera central de San Pablo, sierra del Piornal. Fl. Ag-osto. 

T. Gfnaphalodes Vahl.= T. Fimhianwm Willk. — Crece en los 
montes de Garrovillas, cuestas del Tajo, en la via ferrea por- 
tuguesa. Fl. Abril, Ag-osto. 



Familia Verbenaceas. 

Verbena offichtul'ts L. — Especie muy comun en las praderas 
de Plasepcia, Valle de Plasencia, Serradilla. Fl. Junio, Sep- 
tiembre. 

V. supina L.=*Verbena, Planta contra /as calenturas. — Crece 
id uy abundante junto a las paredes de los poblados, Serradi- 
lla, Plasencia, Caceres. Fl. Abril. Septiembre. — Es una planta 
que goza de una verdadera fama como febrifng-o, para lo cual 
esperan a <jne cmpiecen a aparecer las flores, en cuyo estado 
la recolectan y hacen lueg-o cocimientos con la sumidad. El 
cocimiento solo lo pueden tomar cuando de antemano se ban 
purgado. 



<ni) Rivas Mateos.— flora de la provincia de caceres. 251 



Familia Plantaginaceas. 

Plantago Cynops li.=Zaragatona. — Muy frecuente en los te- 
rrenos aridos de la parte occidental, Casas de Millan, Arroyo 
del Puerco, Aliseda, San Vicente, conio tambien en Plasencia 
y Caceres. Fl. Mayo, Junio. 

P. arenarla Waldst. — En las praderas arenosas, cuencas de 
los rios y arroyos, Tajo, Serradilla, Plasencia, etc. Fl. Mayo. 

P. Psyllium h.=Zaragatona, Pulicaria. — En los barrancos, 
praderas y jarales de Serradilla, San Anton (Caceres), alrede- 
dores de la Virg-en del Puerto (Plasencia). Fl. Mayo. 

P. ZceJZingii L. — May comiin en las praderas limitrofes a 
Santa Catalina (Serradilla), "Valle de Plasencia, Bazag'ona, 
campos de Caceres. Fl. Mayo. 

P. Lagopus L.=Pie de liebre. — Se encuentra en los prados 
de Plasencia, dehesa de Casas de Marcos (Malpartida), etc. 
Fl. Abril, Mavo. 

P. lanceolata L.=Zlantemtto.—Comun en los prados de toda 
la provincia, notandose mas su predominio en la parte septen- 
trional (Plasencia y Valle). Fl. Abril, Junio. 

P. albicans L. — Entre las diversas formas que existen de 
esta especie, las mas comunes son a longifolia y y angusti/o- 
lia; mas escasa la 3 lalifolia; Plasencia, Valle, Bazag'ona y 
campos de ('aceres. Fl. Mayo, Junio. 

P. Bellardi All. — Es muy frecuente en los sitios arenosos y 
barrancos de la cordillera central de San Pablo, Plasencia. 
Fl. Abril, Ag'osto. 

P. carinata Schrad. — Se encuentra en la parte alta del Valle 
de Plasencia. Tornavacas. sierras de Dios Padre, Gata y Gre- 
dos. Fl. Julio. 

J>. acanthophylla Duesne. — S6I0 hemos podido encontrar al- 
g'uno que otro ejemplar en los campos limitrofes a Canaveral 
y Plasencia. Fl. Junio. 

P. maritima L. — Especie bastante comun en los terrenos 
saliciferos de Caceres, como ig*ualmente en las cuencas del 
Tajo (puente Mantible y Derriscadero). Fl. Ag-osto. 

P. crassifolia Forsk. — En los alrededores de Valencia de 
Alcantara, cuencas del Tajo, Bazagona. Fl. Ag-osto. 



INALES DE HISTORIA NATURAL. (172) 

P. Coronopus L. =Planta terrera. — Especie muy comiin en 
las praderas y cerros de la mayor parte de la provincia, Serra- 
dilla, Plasencia. Caceres, Trujillo. Fl. Abril, Ag-osto. 

P. media !.. Llantenillo. — Muy comun en los valles y sit ins 
humedos de toda la provincia. — Fl. .Tunio, Agosto. 

P. major L.—Zlantm, Lechuga de ai/va . — Frecuentisima en 
his regaderas de las huertas, sitios liiimedos y sombrios de 
toda la provincia. Ksta especie escasea en la parte occidental. 
Fl. Abril. Septiembre. 



lESS^I 



Sl'R I,ES 



EUMASTACIDES 

TRIBU DES ACRIDIODEA 



PAK 



MALCOLM BURR 



(Continuacion) (l\ 



(Sesion del 1." de Junio de 1898.) 



EPISACTI. 



Les Episacti renferment les seuls genres americains a tarses 
posterieurs denticules, qui les rapprochent des genres asiati- 
ques, Erucius etc. lis forment un groupe tres particulier, ea- 
racterise surtout par cette denticulation, ainsi que par le ver- 
tex plus ou moins aigu, et non pas arrondi, comme chez les 
En inn st aces, proprement dits, et en outre par l'armature des 
jambes ant'erieures endessous, qui les rattachent aux groupes 
americains. 11 n'y en a que deux genres, Episaclus Br. et Pare- 
pisactus Gigl.-Tos, mais il est vraisemblable qu'on en decrira 
d'autres encore. aussitCt que de nouvelles collections arrivent 
de l'Amerique du sud. 

14. Genus Episactus Br. 

(i~z ! .na.v.-r^ (/</ n>,i f ic'i us . j 

Apterus. Vertex inter oculos plus minus productus, cum 
fronte angulum acutnni efficiens; irons reclinata; oculi obhm- 
g*i. Pronotum compressnm . medio carinatum, carinis latera- 



(1) Vease la pag. ~ij de este torao de los A nai.es, 



254 WALKS DE HISTORIA NATURAL. (40) 

libus nullis. Elytra el alse nulla. Pedes graciles, long!; femora 
postica carina superiore obsolete deuticulata ; tibiae posticse 
calcaribus terminalibus intus singulo mag-no, extus binis mi- 
nimis armatse; metatarsus posticus birsutus. spinuloses. Ab- 
domen gracile, compressum, carinatum. Lamina supraanalis 
marline postico medio profunde rectangulariter excisa. Lami- 
na subgenitalis magna, elongata, incurva, apice obtusa, mar- 
gine postico (superiore) denticulata. Cerci conici, validi, in- 
curvi, apice vix decussati. 

Episactus Brunner. 1893. Ann. Mus. Civ. Gen. (2), \m, 115. 
Epistic tus Giglio Tos. 

Ce genre remarquable est unique parmi les Eumastacides 
americains en ce que toutes les autres especes, jusqu'ici con- 
nues, out le metatarse inerme. 

Species unica. 
1. Episactus Brunneri sp. n. 

Fusco-testaceus. Caput nigrum; frons valde reclinata; oculi 
oblongi, nigri; antenna' fuscse. Pronotum fuscum, antice ro- 
tundatum. postice truncatum, apice et postice medio levissi- 
me excisum; lobi deflexi seque alti et longi, marginibus antico 
et inferiore obliquis, margine postico recto; angulis rotunda - 
fis. Abdomen compressum, fusco-testaceum, dorso carinatum. 
subtus basi fuscum. apicem versus pallidum; segmentum 
anale rufuin. magnum. Cerci rufi. Lamina supraanalis et 
subgenitalis rufa?. Pedes graciles. fusco-testacei. Tibia' antica- 
el intermedia? infra atrinque spinulosse. Femora postica uni- 
COloria, carina superiore obsolete denticulata; genubus atris. 
Tibi;c posticse spinulis uigris. Tarsi testacei, hirsuti, spinulis 
articulis unguiculisque nigris. rf. 

Long, corporis rf 13,75 mm. 

— pronoti 3 

— femorum posticorum 13 

Patria. Guatemala. (Coll. Brunner, n" <;<>N3. Typus.) 

lo. Genus Parepisactus Giglio-Tos. 

(rtaoa Episactus.) 

Corpus granosum et pugosum. femora antica margine an- 
tico infero spina vel dente prseapicali nulla. Costa frontalis 



(41) Malcolm Burr. — essai sur les eumastaoides. 255 

angusta, profunde sulcata. Tarsorum posticorum articulus 
primus supra in utroque margine serratus. Elytra et aim nulla. 
Clypeum faciale angulis infero-lateralibus prominulis. Fasti- 
g - ium capitis ante oculos inodice productum, subhorizontale 
apice rotundato. supra medio carinulatum. Antennae brevius- 
culae, crassiusculse, 10-articulatae. Oculi ovoidei. Pronotum su- 
pra granosum, cannula media producta instructum; carinulis 
lateralibus sinuatis a sulco postico in lobis deflexis perspicuo, 
in dorso deleto, interruptis; margine antico truncate; margine 
postico medio rotundato, emarginato. Mesonotum et metano- 
tum granosa. medio carinulata. Abdomen compressum, medio 
dorso totum carinatum et granosum. Pedes longiusculi. Fe- 
mora omnia, praecipue postica, carinis omnibus minute serra- 
tis. Lamina subgenitalis brevis, subglobosa. Tibia 3 postica 1 
margine interno spinis majoribus et minoribus alternis ar- 
matse. 

Parepisactus Giglio-Tos. Boll. Mus. Tor. 1898, xm, n° 311, 
p. 36. 
Ce genre est voisin de Episactus Br. , surtout par l'armature 
du metatarse posterieur, et aussi par la forme de la tete, et 
enfin par 1'absence des organes du vol; il en cliff ere principa- 
lement par la forme de la plaque sousg*enitale du male, qui 
est, dans Episactus, allongee, lanceol^e, obtuse, et ornee au 
bord posterieur de dents tres fins, tandis que dans ce genre 
elle est spherique, tres courte, et tout-a-fait priv£e des dents 
au bord posterieur: il d iff ere en outre par la serrulation de 
toutes les carenes, de toutes les cuisses, et par la presence de 
carenes laterales du pronotum. 

Species unica. 

1. Parepisactus carinatus Giglio-Tos. 

rf Piceus, granosus; clypeo faciali testaceo-livido; antennis 
nigris, segmentis duobus basalibus flavis; pleuris testaceis; 
pedibus testaceis irregulariter fusco-fa&ciatis et maculatis; 
femoribus posticis dimidia parte basali testacea; tibiis posticis 
fuscis, irregulariter testaceo-cinctis. Gense granosse et rugu- 
losae . Occiput cum fastigium verticis medio carinulatum, 
utrinque minute granulosum. Femora postica basi valde in- 



256 ANAI.KS D1-; lilsToltlA NATURAL. (-T2) 

crassata, dehinc filiformia; carina media supera in dentem 
acutum producta, angulis lobisque genicularibus spinosis. 
Tibiae posticae utrinque spinis 14-15 armatae. Lamina supra- 
analis brevis, minuscula, triangularis. Cerci breves, graciles, 
cylindrici. Lamina subgenitalis brevis, sub-globosa , apice 
truncata. 
Long, corporis tf 12 mm. 

— pronoti 2 

— femorum posticornm 10 

— tibiarum posticarum 10 

Parepisactus ca/rinatus (li^'lio-Tos. l<su<i. Boll. Mus. Tor. xni, 
n" 311, p. 37. 

Patria. Pun, Equateur (Giglio-Tos). 

\ la description donne par ML Giglio-Tos j'ajoute que le 
fastigium du vertex, vu de profil, parait etre un pen recourbe 
a la base a la maniere d'un crochet. 

CHINjE. 

Je fais ce groupe pour une seule espece, decrite par Walker, 
de Chine. Elle represente le passage entre les Erucii et les 
Evmaslaces. Le metatarse est celui d'un Mastax, les epines des 
tibias posterieures, etant, cependant. celles d'un Erucius. 

10. (ii-M s China Burr. <U 

Habitus Erucii. Differt metatarso postico inermi, hirsuto 
tantum. A genere Eumastaci differt spinis tibiarum postica- 
rum longitudine inter se a'quantibus. nee alternantibus. 

1. China mantispoides (Walk. 

Vertex rotundatus; oculi badii; pronotum selliforme. fus- 
cum. Elytra et alae hyalina, immaculata; abdomen fuscum; 
femora testacea, fusco-maculata ; tibia- anticae subtus spinu- 
losae; tibia- posticae fuscae, pallide annulatae, spinis aequanti- 
bus; tarsi postici albidi, hirsuti; lamina supraanalis rotundato- 
eraarginata; lamina subgenitalis obtusa: cerci ' bifurcati, 
inter si- amplexi, decurvi '. 

i 



(43) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. -an 

Long-, corporis tf 18 mm. 

— elytrorum 19 

— femorum posticorum 11 

Mastax mantispoides Walk. 1870. Cat. Derm. Salt, iv, 792. 
Patria. China. (Walk. Brit. Mus. Typus.) 

EUMASTACES. 

Les Fumastaces sont le groupe typique des Eumastacides. 
lis sont particuliers a l'Amerique du sud, sauf le genre unique 
Morsea, de Californie. lis sont caracterises par les m^tatarses 
posterieurs desarmes, par les pattes longues et gredes, et par 
les jambes anterieures armees en dessous dans la partie api- 
cale d'epines petites et gredes. 

17. Genus Eumastax nov. nom. 

(z-j — Prefi,x. Mastax. \xa.'j-x~z= Locusta.) 

Species minores. Vertex rotundatus, in costam frontalem 
transiens; costa frontalis inter antennas angustissima. Anten- 
nae breves, graciles, apice infuscata?, basi colorata?. Oculi pro- 
minuli. Pronotum parvum, angustum, carinula media subtili 
instructum, margine postico rotundato, margine antico recto. 
Elytra abbreviata vel perfecte explicata, angusta, apice rotun- 
data et ampliata, hyalina, haud confertim reticulata. Alas, 
quum adsunt, magna;, lata", rotundata?, hyalina?. Abdomen 
gracile, breve. Pedes longi, graciles, tibia; antica? subtus in 
parte apicali utrinque spinulosa?; tibia? postica? spinis margi- 
nis interioris longitudine alternantibus; metatarsus posticus 
inermis, vel hirsutus. Genus americanum. 

Mastax Perty. 1830. Delect. An., p. 122. 
Blanch.. Serv., Burin.. Stal, Brunner. karseh., Gerst. 
Typus generis Mastax leu ids Perty. 

Dispositio specierum. 

1. Apex verticis super oculos, a latere visus, haud discretus. 

2. Elytra et alse perfecte explicata. 

ANALES DE HIST. NAT.— XXVIII. 17 



>58 INALES DE HISTORIA NATURAL. (41) 

:i. Femora postica unicoloria, testacea, vel olivacea, nigro- 

carinata, necnon indistincte fusco-notata, lineis trans- 

versis nullis. 
i. Oculi unicolores. 
.">. Pronotum testaceum vel ferrugineum, utrinque vitta nigra 

ornatum. 
ii. Cerci incurvi. Statura minore. Colore testaceo, nigro-varie- 

gato 1 . tenuis Per hi. 

<;.»>. Cerci recti. Statura mediocri. Colore laete ferrugineo, 

nigro variegato 2. vittata in. 

.').."). Pronotum unicolor testaceum. 

<i. Abdomen fuscum, segmentis 2 dorsalibus penultimis laete 

sanguineis. Statura minore 3. Poultoni rn. 

6.6. Abdomen fulvum, hand sanguineo-ornatum. Statura 

majore • . . 4. plebeja Gerst. 

1. 1. Oculi bicolores ~>. semicseca Br. 

'AM. Femora postica versicoloria, vel lineis transversis ornata. 

4. Femora postica apicem versus rufescentia. 

5. Abdomen unicolor, fuscum 6. collaris Gerst. 

."».."). Abdomen testaceum, lateribus flavo-vittatum 

7 . surda m . 

1.4. Femora postica hand rufescentia. 

.">. Femora postica pagina externa lineis regularibus transver- 
sis ornata 8. tipularia Gerst. 

.">.."). Femora postica irregulariter nigro-maculata 

( .». pardalina m. 

2.2. Elytra rudimentaria. Abe nullse. 

:). Colore toto fusco. Pronotum postice leviter triangulariter 

emarginatum . cannula media instructum 

10. surinama m. 

'A/A. Colore fusco. pronotum la3te ferrugineum, postice rotun- 
dato-emarginatum , cannula nulla instructum; abdo- 
men apice ferrugineum 11. Rosenbergi m. 

1.1. Ape? verticis, super oculos, a latere visus, discretus. 

2 Lobi deflexi pronoti angulo antico rotunda to 

12. militaris Gerst. 

2.2. Lobi deflexi pronoti angulo antico obtusangulo 

1 :*. versicolor m. 



(45) Malcolm Burr. — essai suk les eumastacides. 259 



1. Eumastax tenuis (Perty). 

Statura minore, flavo-virescens. Caput fuscum; fastigium 

ang - ustissimum , tricarinatum ; frons fulva; oecipite nig-ro- 
maculatum; oculi magmi, nigri; antennae atrse, segmentis 
basalibus duobus exceptis albidis. Pronotum antice subrectum, 
postice subrotun datum , disco virescenti , utrinque fascia an- 
g-usta nigra ornato; cannula media subtili, sulco transverso 
vix disting'uendo. carinula quoque ante sulcum sinuata obso- 
letissimo instructum; lobi defiexi fulvi, long-iores quam altio- 
res, ang-ulo antico rotundato, ang-ulo postico rectang-ulo. Ely- 
tra et alae perfecte explicata; ilia ang-usta, virescentia, venulis 
infuscatis, venis radialibus a basi per dimidiam long-itudinem 
contiguse, dehinc vena radiali postica retrorsum diverg-enti, 
furcata, area discoidali vena intercalata recta, apice sinuata 
instructa; hae amplae, hyalinae. Pedes g-raciles, testacei; femo- 
ra postica testacea, nigro-carinata , genubus infuscatis; tibiae 
posticae infuscatse, prope basin pallido-annulatae, vel testacea}. 
Abdomen fuscum vel testaceum; cerci conici, fusci, incurvi; 
lamina supraanalis margine integro; lamina subg-enitalis pro- 
funde fissa. 0* *?• 
Long-, corporis ,-/ 11-13 mm. 9 20 mm. 

— pronoti 1,8-2,5 

— elytrorum 9-11 13 

— femorum posticorum 10.5-12 

Mastax tenuis Perty. Delect. Anim. Brasil. 123, tab. xxiv, 
fig. 3. 
Serv. Orth. 750. 1839. 

Burin. 183!). Handb. 11. 653. 

Walk. 1870. Cat. Derm. Salt. iv. 791. 

Gerst. 1888. Mitth. Neuvorp. Rug-en. xx, six, 47 (88). 

Karsch. 1881). Ent. Xacli. xv, 31, & 36. 

Mastax mrescens Westw. 1841. Arc Ent. 1, p. 100. 
Mastax minuta Bol. 1881. An. Soc. Esp. x. 481. 

Bol. 1884. «Viaje al Pacifico*31. 

Karsch. 1889. Ent. Nach. xv. 36. 

Giglio-Tos. 1898. Boll. Mus. Tor. xm, 11" 311, 88. 

Patria. Brazil, province Piauhiensi (Perty): Brezil (Serv.); 



260 \\.\I.KS DE HISTORIA NATURAL. (46) 

Equateur, Santa Rosa (Hoi.); Equateur, Gualaquiza, Santia- 
go, Zamora (Giglio-Tos) ; Para (Hope Mus.); Amazones, Fon- 
teboa, Peron. Saracayon (Gerst.) 

Je crois que le type se trouve dans le Musee de Munchen. 



2. Eumastax vittata sp. n. 

Caput supra fuscum; vertex ang-ustus, inter oculos tricarina- 
tus, cannula media interdum obsoleta; frons flava, clypeo vi- 
rescenti; antennae fusca*, seg-rnentis duobus basalibus excep- 
tis virescentibus; gense flavae; oculi nigri, fusci. Pronotum 
antice et postice subrectum, carina media longitudinali, can- 
nula transversa arcuata snbtili vel obsolete instructum ; lobi 
deflexi fere aeque alti et long'i, ang-ulo antico rotundato, pos- 
tico rectang'iilo, marg-ine inferiore subsinuato, postico verti- 
cali; pronotum disco testaceo, vitta utrinque nigra ornato, 
lobis deflexis fulvis, vitta lata laete ferrug-inea per metapleu- 
ras abdomenque producta ornatis. Elytra et alas perfecte ex- 
])licata, maris abdomen superantia, femina? abdomine brevio- 
ra; ilia cervina, hae hyalinee, vitrei. Femora omnia ferrugi- 
nea; tibiae infuscatae; tarsi virescentes; femora postica nigro- 
carinata, genubus infuscatis. Abdomen gracile, fusco-testa- 
i mm, fusco-ornatum , utrinque vitta ferrugunea plus minus 
distincta ornatum; segmentum ultimum infuscatum. Cerci 
maris atri, recti, obtusi, hirsuti. Lamina supraanalis maris 
margine integro. Lamina subg'enitalis maris magna, forni- 
cata, media cannula longitudinali instructa, apice medio 
triang-ulariter leviter emarginata; feminae triang-ulariter pro- 
ducta. Valvulae ovipositoris longae, crenulata?. c/9- 

Long, corporis tf 14,5-15,5 mm. 9 20-23,5 mm. 

— pronoti 2-2,5 3 

— elytrorum 11,5-13 12,5-1 3.5 

— fem. post. 11-13 13,5-14 
Patria. Bolivia, Songo, Farinas, Suapi. 

(Coll. Brunner, n°» 21.048, 21.075, 21.511, 21.133.) Alto Ama- 
zonas (Bolivar). 
(Typua in coll. Brunner, n" 21.048.) 



(47) Malcolm Burr. — essai suit lbs eumastacides. an 



3. Eumastax Poultoni sp. n. 

Statura minore. Caput atrum; frons pallidior, media macula 
fusca ornata. Pronotum unicolor olivaceum, margine antico 
rotundato, postico ?: lobi deflexi angulo antico rotundato, pos- 
tico rectangulo? margine inferiore sinuato. Elytra et alae per- 
fecte explicates; ilia cervina, brunnea, hae hyalinae. Pedes gra- 
ciles, olivacei, tibiis nigro-carinatis, femora postica olivacea, 
nigro-carinata. Abdomen breve, fuscum, dorso carinatum, 
utrinque vitta angusta laterali, primum sanguinea, deinde 
citrina ornatum, in segmenta dorsalia 2 penultima percur- 
renti, lseta sanguinea. Lamina supraanalis margine integro; 
lamina subgenitalis magna, pubescens, rotundata, incurva, 
margine postico (superiore) sulco profundo transverso instruc- 
to, apicem tuberculum rotundatum efficienti. Cerci recti, ni- 
gri, obtusi; inter cercos processus triang-ularis, deplanatus <f. 

Long, corporis <f 13 mm. 

— pronoti 2,5 

— elytrorum 8 

— femorum posticorum 11 
Patria. Columbia (Mus. Hope. Typus). 

Nous nous faisons un plaisir de d^dier cette jolie espece a 
M. le Prof. Poulton, le savant professeur de Zoologie a Oxford. 

Elle est tres petite; les derniers segments dorsales de l'abdo- 
men sont d'un rouge vif et luisant. 

4. Eumastax plebeja (Gerst.) 

Elytris alisque breviusculis, illis linearibus, fulvo-tinctis, 
his obtuse rotundatis, vitreis; ferruginea, opaca, vertice genu- 
busque posticis fusco-olivaceis, antennis basi excepta brun- 
neis, tibiis posticis testaceis. Q. 

Long, corporis 9 21 mm. 

— elytrorum 15 

Mastaxplebeja Gerst. 1888. Mitth, Neuvorp. Hug-en. xix, xx, 89. 

Patria. Amazones, Fonteboa (Gerst.) 

Je ne connais pas cette espece, & je me borne a citer la des- 
cription de Gersta>cker: 



•26-2 &.NALKS DE HISTORIA NAT! HAL. (48) 

«Gr6sser und kraftiger als Mast, tenuis, welcher diese Art 
zunachsf ist. Fiihler kiirzer und derber, rothbraun, an der 
Spitze dunkeler, die bidden grossen Basalglieder licht rostfar- 
ben. Von letzterer Farbung audi der Kopf bis nut* den matt 
graubraunen Scheitel; die beiden Mittelkiele der langen Stirn 
dicht genahert und bis zura Unterrand reichend. Prothorax 
einfarbig rostroth, matt; der vom Hinterrand-des feinnarbi- 
gen Sattels ausgehende schwache Mittelkiel gegen den Vbr- 
derrand bin verloschen. Die Deckfliigel fast gleichmassigg 
gelbbraun gettincht, gegen die Basis des Costalteldes bin licht 
pechbraun; Hinterfliigel glashell mitpechschwarzer Aderung. 
Beine von Korperfarbe , die Kanten der Hinterschenkel und 
die Spitze an den Dornen der Hinterschienen pechschwarz. 
die Hinterkniee nur leicht geduhkelt, olivenbraun. Die 23 
Dornen in der Innreibe de Hinterschienen jenseits der Mitte 
abwechselnd Ianger und kiirzer. Hinterleib ledergelb, ober- 
halb rait griinlicher & braunlicher Scheckung; der Ovipositor 
dtinner alsbei Mast, tennis, rait viel schwacher gesagten Kan- 
ten, einfarbig rostbraun.> 



5. Eumastax semiceeca Brunner. 

Olivacea, fusco-variegata. Caput fuscum . fronte fulva, ge- 
nis antice fulvis, postice fuscis, linea angusta postoculari flava 
ornatis; oculi bicolores, supra nigri, infra flavi; antennas? 
Pronotum olivaceum, dorso vitta nigra utrinque Longitudinal! 
ornato, medio carinato, marginibus antico et postico subsi- 
nuatis; lobi deflexi angulo antico rotundato, postico rectan- 
gulo, marginibus subsinuatis. Sternum t'ulvura. Pedes graci- 
les, olivacei, fusco-variegati (tibia 1 anticae in parte apicali 
utrinque spinulosae) femora postica fulva, nigro-carinata , pa- 
gina interna maculis duabus ferrugineis ornata, genubus fus- 
cis. pallido-variegatis; tibiae postica3 fuscae iimpc basin pallido- 
annulatss, spinulis fuscis. Elytra et alas perfecte explicata, 
hyalina, venulis fuscis, apud feminas saltern abdomen baud 
superantia. Abdomen gracile, flavum, lineis atris longitudina-. 
libus duabus utrinque lateribus ornatis, dorso infuscato, cari- 
nato. Venter Pulvum. Valvulae ovipositoris pallida 1 , validse, 
serrulatae, apice infuscatae e1 mucronatae. 9. 



(49) Malcolm Burr. — kssai si k les eumastacides. -268 

Long*, corporis 20 mm. 

— pronoti 3 

— elytroniin 13 

— femorum posticorum 13 

Mast ax semictecus Brunner. 1897. Observations on the colours 
of Insects. 15, fig". 118. 
Patria. Alto Amazonas (coll. Brunner, n° 16.57(1. Typus.) 
Cette espece se distingue facilement par les deux couleurs 
des yeux. M. Brunner von Wattenwyl a attire Fattention sur 
cette coloration curieuse dans Fouvrag-e cite, on il sug-g-ere 
l'idee que, parce que la couleur inferieure des yeux est une 
couleur opaque, peut-etre Finsecte est aveug*le dans cette par- 
tie des yeux. On ne pent demontrer la verite de cette th^orie 
sans observer l'animal vivant, avec beaucoup d'experienees, 
comme celles que Sir John Lubbock a faite sur les fourmis. 



6. Eumastax collaris (Gerst.) 

4 

Fusco-testacea. Caput fuscum, fronte pallidiori; antenna.' 
oculique nigri. Pronotum testaceum, medio obsoletissime ca- 
rinatum, antice et postice rotundatum; lobi detiexi antice ro- 
tundati, marg-ine postico recto, ang-ulis rotundatis. Elytra oli- 
vaceo-hyalina, venulis nig-ris. Ala 3 amphe, in modo elytrorum 
coloratae. Pedes fusco-testacei. Femora postica fusco-testacea, 
nigro-carinata, apicera versus rufa, g-enubus pallidis. atro- 
notatis. Tibia 1 postica? fusco-testacea 1 , nig-ro-carinata 1 , basi 
annulis binis indistinctis pallidis ornatse, spinalis nig-ris, basi 
pallidis, tarsi fusci. Abdomen g-racile, fuscum. Valvula 1 ovi- 
positoris rug-osse, denticulatae, apice mucronatae. Q. 

Long-, corporis 9 18 mm. 

— pronoti 3,2 

— elytrorum II 

— femorum posticorum 14..") 

Mastax collaris Gerst. INNS. Mitth. Neuvorp. Hug-en. \i\ 
& \x. 87. 

Karsch. 1889. Ent. Nach. xv, 36. 

Patria. Perou (coll. Brunner, n° 18.981). Saracayon, Perou 
(Gerst.), Bolivia. Paramba (Rosenberg*, coll. m.) 



264 ANALES DE BIST0RIA NATURAL. (50) 

7. Eumastax surda sp. n. 

Testacea; vertex obsolete tricarinata; irons unicolor; oculi 
magni; genae paullo infuscatae. Pronotum unicolor, testaceura, 
antice subrectum, postice late rotundatuin, cannula media 
instructum; lobi deflexi long'iores quara altiores, ang-ulo antico 
valde rotundato, postico rectang'ulo, marg'ine inferiore sub- 
recto, postico recto. Elytra et ahe perfecte explicatae; ilia vi- 
trea, hae hyalinae, abdomen baud superantia. Pedes antici et 
intermedii testacei; femora postica in parte basali testacea, 
nigro-carinata, in parte apicali rufescentia, lobis g-eniculari- 
bus in spinas productis; tibia 1 posticse infuscatai. Abdomen 
testaceum, utrinque vitta flava longitudinali percurrenti or- 
natum. Valvulae ovipositoris long-re, crenulatae. 9. 

Long-, corporis 2 18 mm. 

— pronoti 3 

— elvtrorum 10 

— femorum posticorum 13 

Patria. Chiriqui, Perou (coll. Brunner, n° 21.081. Typus.). 

Voisin de /:'. pleieja (Gerst.), espece que je ne connais pas. 
II en differe par sa taille plus petite, et par la couleur des 
cuisses posterieures. 

8. Eumastax tipularia (Crerst.) 

Gracilis. Caput llavum; occiput lineis duabus obsoletis fus- 
cis ornatum; frons reclinata, citrina, g-enis vitta nigra post- 
oculari ornatis; oculi proininuli, nigri; antennae nigrae, basi 
Havre. Pronotum antice rectum, postice rotundatuin , disco 
t'-staceo; lobi deflexi antice rotundati, marg'ine inferiore si- 
nuato, marg'ine postico obliquo, ang-ulo postico rectang'ulo, 
rosei, marg'ine inferiore pallide-marg'inati. Elytra ang'usta, 
apice latiora, rotundata; ala> hyalinae, elytra et aire vitrea, ve- 
ins fuse is. Pedes g-raciles; anticae testacea 1 , fusco-annulatae, 
tibiae anticse utrinque subtus in parte apicali spinulosae; pedes 
intermediae testaceae, fusco-variegatae. Femora postica testa- 
cea, nigro-carinata, carinis baud serrulatis, apicem versus 
infuscata, pallide annulata, genubus atris; tibiae postica? in- 
fuscatae, basi pallido-annulatee , spinulis nigris, basi pallide;- 



(5i) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. 265 

annulatis. Abdomen gracile, testaceum, fusco-varieg-atum. 
Lamina supraanalis maris medio in brevem lobum rotunda- 
turn producta; lamina subgenitalis magma, obtusa, apice ipso 
subtus obsoletissime carinulata. Cerci long-i, pubescentes, un- 
dulati, apice incurvi, haud decussati, pallidi, apice infuscati. 
Lamina subgenitalis feminae recta, acuta. Valvulse ovipo- 
sitoris long-fP. rectae, pubescentes, serratae, apice mucrona- 
tae. c/9- 
Long-, corporis tf 16 mm. Q 21 mm. 

— pronoti 3 

— elytrorum 16,5 

— fern. post. 13 14,5 

Mastax tipularia Gerstaecker. 1888. Mitth. Neuvorp. Rug-en. 
xix & xx, 83. 

Karsch. 1889. Ent, Nacli. xv, 36. 

Patria. Saracayon et Jurimag-uas , Perou (Gerst.) Alto 
Amazonas (coll. Brunner, n° 16.174). 

Cette belle espece se disting-ue de E. pardalina par la cou- 
leur des pattes. et des elytres, d'un reflet bleuatre. 



9. Eumastax pardalina sp. n. 

Statura majore. Caput testaceum, occipite macula magma 
fusca ornata, g*enis vitta nigra infraoculari, trans lobos de- 
tlexos pronoti producta ornatis; frons parum reclinata, fusco- 
notata; oculi nig*ri. Pronotum testaceum, fusco-notatum , an- 
tice rectum, postice in angmlum obtusum productum, carina 
media, sulco medio transverso instructum; lobi deflexi super- 
ne vitta lata rosea, per metapleura producta ornati, antice ro- 
tundati, subtus sinuati, postice verticales, ang-ulo postico rec- 
tang-ulo. Metapleura testacea. Elytra basi angmsta, dehinc 
latiora, apice rotundata, hyalina , virescentia area mediastina 
angusta, vena radiali fortiori, fusca, area anali ang-usta, re- 
g-ulariter reticulata. Ake amplae, elytris breviores, hyalinse. 
Pedes g-raciles, testacei, fusco-ornati, g-enubus posticis atris; 
tibia? postica; apicem versus infuscatae; tibiae anticae infra 
utrinque spinulosae; tarsi fusci, testaceo-annulati. Abdomen 
compressum, fuscum, valvube ovipositoris elongatae, denticu- 
late. Q. 



*>6 ANALES DE H1ST0RIA NATURAL. (52) 



AN AL1 


•:s DE H1ST0E1 \ NAT1 UAL. 


Long 1 , corporis 


Q 


2] mm. 


— pronoti 




2,75 


— elytrorum 




18,5 


— fern. post. 




i:» 



Patria. Perou (coll. Brunner, n° L0.337. Typus.) 
Cette jolie espece se distingue par la couleur des pattes, d'un 
jaunt 1 pale, ornees de taches et de bandes noires. Les bandes 
carmlnees des cotes rabattues du pronotum ressemblent beau- 
coup a celles de E. tipularia Gerst. , mais dans cette derniere 
espece elles sont bien plus courtes el les bandes noires man- 
quent. 

10. Eumastax surinama sp. n. 

Fusco-olivacea. Caput fuscum, testaceo-variegatum , fronte 
pallidiori; antenna- nigrse, segmentis basalibus duobus excep- 
tis pallidis, apice leviter incrassatse. Pronotum olivaceum, 
utrinque vitta nigra ornatum, antice rectum, postice leviter 
triang-ulariter emarginatum, cannula media instructum; lobi 
defiexi angulo antico rotundato, postico rectangmlo, margine 
inferiore subrecto. Elytrorum alarumque rudimenta nulla. 
Pedes olivacei; femora tibiseque postica olivacea, nigro-cari- 
nata, genubus infuscatis. A.bdomen gracile, olivaceum. La- 
mina subgenitalis maris arcuata. Cerci maris breves, recti. 
Valvulse ovipositoris breves, crenulatae. cf9- 

Long-, corporis tf 13 mm. 9 19 mm. 

— pronoti 2 2,5 

— fern. post. J ii 14 

Patria. Surinam (ma collection. n os 5S4. 585. Typus). 

J'ai reou ces exemplaires de Surinam in copula; il est done 
impossible d'examiner la plaque supra-anale du male sans 
les deranger, ce que je ne veux pas ('aire, parce que e'est bien 
interessant de voir la position des eerques et des valvules de 
I'oviscapte (voir la figure). 

11. Eumastax Rosenbergi sp. n. 

Statura minore. Fusco-testacea. Caput fuscum, fronte palli- 
diori. Pronotum ferrugineum, necnon linea fusca longitudi- 
nal] media ornatum, antice rotundatum, postice medio leviter 
excisum , rotundato-emarginatum ; lobi deflexi marginibus 



(53) Malcolm Burr. — essai sub les eumastacides. -267 

rectis, angulo antico valde rotundato, angulo postico rectan- 
gulo. Ellytra minima, lateralia, lobiformia, acuminata, fusca; 
ala» nulla?. Pedes testacei, fusco-carinati genubus concolori- 
bus; tibia? fusco-testacea?; tarsi infuscati. Metapleura atra. Ab- 
domen carinatum , fusco-testaceum, segmentis tribus ultimis 
ferrugineis. Lamina supraanalis medio late excisa ; lamina 
subg*enitalis magna, incurva. Cerci minimi, cylindrici, incur- 
vi, decussati, atri. G A 

Long, corporis tf 13-14,75 mm. 

— pronoti 1.75-2. 

— elyti'orum 1 

— fern. post. 12,25 

Patria. Colombie, Pielrinde. Decembre, 1894. Alt. 11.500 
pieds (coll. raea. n os 578-581. Typus). 

Je d6die cette espece a M. W. F. H. Rosenberg, qui a enri- 
chi ma collection de beaucoup d'Orthopteres de Colombie et 
de l'Equateur. Type dans ma collection. 



12. Eumastax militaris (Gerst.) 

Caput fuscum, genis pallido-ornatis; frons pallida, fusco- 
ornata; oculi nigri; antenna? nig-rse, basi sulfurea?. Pronotum 
antice et postice rotundatum, obsolete carinatum, olivaceum, 
lateribus necnon disco atro-vittatum; lobi deflexi aurantiaci. 
antice rotundati, postice recti, margine inferiore sinuato, an- 
gulo postico maris acuto, femina? rotundato. Elytra vitrea, 
venulis fuscis; ala? hyaline, leviter infumatse. Pedes testacei, 
atro-variegati; tibia? antice in parte apicali utrinque subtus 
spinulosse; femora postica testacea, nigro-carinata, necnon 
nigro-ornata, genubus atris; tibia 1 infuscata?, spinulis nigris. 
Abdomen aurantiacum, fusco-variegatum; segmentum anale 
atrum. Lamina supraanalis maris margine fere recto, lamina 
subgenitalis margine postico (superiore) sinuato. Cerci atri. 

Long, corporis cf 15 mm. Q 18,25 mm. 

— pronoti 2,5 3 

— elytrorum 13 12,25 

— fern. post. 13 14 

Variat. Colore fuscum. abdomine fusco, fronte fusca. 



8 VNALES DE HIST0RIA NATURAL. (54) 

Mastax militaris Gerst. L888. Mitth. Neuvorp. Rugen. xix 
& x\, 84. 

Karsch. 1889. Ent. Nach. xv, 36. 

Patria. Olivenca, Fonteboa, Amazonas (Gerst.) Alto Ama- 
zonas (coll. Brunner, n° 14.163; coll. Bol., coll. M., n° 582). 

Cette espece se distingue par ses couleurs oranges et noires. 

13. Eumastax versicolor sp. n. 

Aurantiacus , viridi-variegatus. Occiput fuscum; fastigium 
verticis inter oculos vix productum, cum fronte angulum acu- 
tum efficiens, a latere visum tuberculum conicum super oculis 
formans, concavum a supero visum; frons genseque flavse; 
antennae crassiusculae, nigrse, segmentis duobus ])rimis excep- 
tis flavis. Pronotum parvum, antice subrectum, postice rotun- 
datum ; lobi deflexi angulo antico obtusangulo, postico acut- 
angulo, margine infero obliquo; color pronoti fusco-viridis, 
media carina subtili flava, lateribus vitta lata aurantiaca, per 
metapleura abdomenque usque ad genitalia perducta ornatis. 
Elytra et alap perfecte explicata, abdomen valde superantia, 
hyalina, cyanea. Pedes graciles, antici et intermedii olivacei; 
femora postica flava, pagina externa regulariter viridi-lineata, 
carinis viridibus, genubus infuscatis, spinis genicularibus 
brevibus; tibiae postica? ca?rulescentes, spinulis nigris. Abdo- 
men aurantiacum, viridi-vittatum. Corpus totum subtus flavi- 
dum. Lamina subgvnitalis ampla, medio margine postico (su- 
periore) exciso. Q. 

Long*, corporis Q 16,5 mm. 

— pronoti 2 

— elytrorum 15.5 

— fern. post. 12 

Patria. Paraguay (Coll. Bolivar). 

IN. Genus Paramastax nov. gen. 

f-asa, prefix, Mastax.) 

Eimastaci vicinum genus; ab eo differt elytris coloratis, 
opacis, aim mediastina irregulariter et conferte reticulata; 
alis coloratis, hyalinis aut opacis. 



(55) Malcolm Burr. — kssai sur les eumastactdks. 269 

Typus generis, Mastax nigra Scudder. 
Mastax Scudder, Gerstrecker, Bolivar, Karsch. 



Dispositio specierum. 

1 . Aire alba? , opacre 1 . nigra (ScuUd.) 

1.1. Aire coloratre, transparentes. 

2. Cerci apice bimucronati. 

3. Pedes antici et intermedii aterrirni 2. gaudens m. 

3.3. Pedes antici et intermedii testacei vel rufescentes, haud 

nigri. 

4. Femora postica apicem versus rufescentia.. . 3. vicina m. 

4.4. Femora postica apice infuscata, haud rufescentia 

4. magna (Cr-T.) 

2.2. Cerci apice haud bimucronati. 

3. Corpus testaceum. Cerci longi, graciles, sinuati. Lamina 
supraanalis supra margine postico corniculis 2 acutis 
instructa 5. lseta (Cierst.) 

3.3. Corpus cinereum, nigro-variegatum. Cerci conici, breves, 

validi. Lamina supraanalis margine postico lobis trian- 
gularibus obtusis instructa 6. personata (Bui. 1 



1. Paramastax nigra (Scudd.) 

Gracilis, fusca. Caput aterrimum, fronte pallidiore, necnon 
macula fusca ornata; antennre atrre, basi pallidre. Pronotum 
supra atrum, media vitta longitudinali pallidiori ornatum, 
antice rectum, postice in angulum obtusum productum; lobi 
deflexi longiores quam altiores, pallide-testacei. antice rotun- 
dati, postice in angulum acutum producti. Elytra longa, an- 
gusta, apice rotundata, fusca. area anali testacea. Aire amplre, 
elytris breviores. opacre, albre. Pedes fusci; femora antica et 
intermedia pallidiora; tibia' anticre inermes; femora postica 
fusco-olivaoea. nigro-carinata: genubus atris; tibire posticre 
tarsique infuscati. Abdomen pallide testaceum, vel citrinum, 
lateribus basi nigro-vittatum, segmenturn ultimum nigrum, 
segmentis 8 & 9 variegatis. Lamina subgenitalis magna, in- 
curva. rotundata, margine postico (superiore) simplici. <f 9- 



270 ANAI.Ks in. dlSTORlA NATURAL. (56) 

Long", corporis ' 1") mm. 9 17,7 mm. 

— pronoti '2.1~> 3 

elytrorum 17 19 

femorum posticorum 1"> 16 

Most a j- nigra Scudder, 1875. Proc. Boston. Soc. Nat. Hist, xvn, 
266. 

Karsch, 1889. Ent. Nach. xv, 36. 

Giglio-Tos, 1898. Boll. Mus. Tor. xm, n" 311, p. 38. 

Patria. « Eastern slope of the Peruvian Andes» (Scudder). 
Perou (Coll. Brunner, n° 16.520). Amazones, 1867 (Mus. Hope). 
Bolivia (Coll. mea, n" 1.009, 1.010). Santiago, Kquateur (Mus. 
Torino). Yurimaguas, Perou (Mus. Paris). 

Cette espece, decrite il y a plus de vingt ans par Scudder, 
ne parait pas Stre tres rare dans la partie nord-ouestde l'Aine- 
rique du Sud, et se distingue par sa couleur noire, avec les 
ailes toutes blanches et opaques. 



2. Paramastax gaudens sp. n. 

Statura majore. Caput aterrimum, fronte genisque macula 
magna pallida ornatis; antennae nigra?, basi pallidas. Prono- 
tuin ferrugineum , medio obsolete carinatuni, antice rectum, 
postice leviter rotundatum; lobi deflexi antice rotundati, mar- 
line inferiore sinuato, margine postico verticali. Elytra cin- 
namomea. conferte reticulata, venulis pallidis, interstitiis fus- 
cis. Abe elytris paullo breviores, cinnamomeae, hand opacae. 
Pedes antici et intermedii aterrimi; femora postica pallida, 
testacea, nigro-carinata, carinis serrulatis, apicem versus bete 
purpurea, genubus aterrimis; tibiae postica? basi olivaceae, 
apicem versus infuscatae, spinulis aterrimis; tarsi atri. Abdo- 
men fusco-testaceum, vel testaceum. Lamina supraanalis pro- 
fundi' impressa. Lamina subgenitalis incurva, subtus carina- 
fca. Cerci validi, conici, apice adunci bimucronati, ferruginei, 
apice infuscati. 

Long, corporis <f 17,75 mm. $ 21,75 mm. 

— pronoti V.7."> 3,5 
id\ troruni 14 Id 

— femorum posticorum I 1,25 10 



(57) Malcolm Burr. — essai si r les i.i mastacides. 271 

Patria. Bolivia, Coroico, Songo, Bolivia (Coll. Brunner, 
n° s 20.504, 21.022, 21.050). 

< ftte belle espece se distingue par la couleur de la te4e, den 
organes du vol, et des jambes posterieures. 

Le type dans ma collection. 

3. Paramastax vicina sp. n. 

P. II mule iil'i similis; ab ea ditfert, pedibus anticis rufis, in- 
termediis fulvis, antennis rufis, elytris brevioribus, fusciori- 
bus, alis aeneo-nitentibus, cercis aterrimis, incurvis, nee mu- 
cronatis nee dentatis, apice attentingentibus. d • 

Long-, corporis cf 18 mm. 

— pronoti 2,5 

— elytrorum 11 

— femorum posticorum 13,5 

Patria. Tuapi, Bolivia (Coll. Brunner. n° 21.512 typus). 

4. Paramastax magna Giglio-Tos). 

P.gaudenti similis; ab ea ditfert, pedibus anticis et inter- 
mediis rufescentibus, fronte unicolore fusca, alis mag-is seneis, 
femorum posticorum parte apicali sulcoque infero baud pur- 
pureis, lamina subgenitali plus elevata, angustiori. 

Femina mare multo major, colore pallidiori, elytris alisque 
in proportione brevioribus. valvulis ovipositoris gracilibus, 
elongatis. d 9- 

Long, corporis of 16 mm. 9 32 mm. 

— pronoti 2 2,75 

— elytrorum 10.75 11 

— femorum posticorum 13,5 16,5 

Mastax magna < J-iglio-Tos, 1898. Boll. Mus. Tor. xm, n° 311, 38. 

Patria. Equateur, Santiago (Mus. Torino Gigl.-Tos). Mexico 
(Coll. Brunner, 11 ° 10.035). 

Tres voisine de P. gaudens dont elle differe comme je l'ai 
indique ci-dessus. De P. vicina m. elle differe par l'absence de 
pourpre aux cuisses posterieures, par les edytres moins fon- 
ces, et enfin, par les cerques bimucrones et la plaque sous- 
genitale plus etroite. De P. lata (Gerst.) elle differe tout-a-fait 
par la forme des cerques. 



am ANALES DE HISTOBIA NATURAL. (5») 

5. Paramastax lseta (Gerst.J 

Rufa, opaca. Caput nigrum; frons verticalis, macula citrina 
ornata; antenna' rufescentes, segmentis duobus primis excep- 
tis sulfureis; oculi fusci. Pronotum antice et postice subrec- 
tum, dorso lusco-rufescens; lobi deflexi vitta nigra lata cine- 
rea in metapleura perducta ornati, angulo antico rotundato, 
postico rectangulo. Elytra et alrc perfecte explicatse; ilia fusco- 
ferruginea, venulis fulvis; hse lsete croceae, venulis pallidiori- 
bus. Pedes rufescentes; femora postica nigro-carinata, a])icem 
versus pallido-annulata, dehinc infuscata, g*enubus nigris; 
tibia" tarsisque postici rufescentes, hirsuti, spinis nigris. Ab- 
domen gracile. testaceum. Lamina supraanalis medio spinulis 
conicis brevibus duobus armata. Cerci curvi, validi, flexuosi, 
conici, testacei, apice infuscati. Lamina subgenitalis ampla, 
medio carinata, utrinque bidepressa, apice obtusa, leviter 
excisa. 

Long, corporis c r" 16 mm. 9 18.5 mm. 

— pronoti 2 

— elytrorum 12.5 13 

— femorum posticorum 14 

Maslax lata Gj-erstaecker, 1888. Mitth. Neuvorp. Rugen. xix 
& xx, 86. 
Patria. Fonteboa, Amazonas (Gerst.) Alto Amazonas (Coll. 

Bolivan. 

Cette espece est tres voisine de P. personata (Bol.), dont elle 
differe par la couleur pale du corps, et par la forme des par- 
ties genitales. 

6. Paramastax personata | Bol. 

Caput nigrum; Irons macula magna pallida ornata: oculi 
aigri. Pronotum antice sinuatum, postice in angulum per- 
obtusum productum, apice emarginatum, disco fusco, carina 
media subtili instructo; lobi deflexi superne vitta atra lata 
ornati, subtus pallidi, marginibus antico rotundato, inferiore 
obliquo, postico recto, angulo postico rotundato. Elytra per- 
fecte explicata, nigra, venulis ferrugineis: alae aurantiacae, 
fusco-marginatae , hand opacae. Pedes nigri; tibiae anticae sub- 



(59) Malcolm Burr. — essai suit les eumastacides. 27s 

tus in parte apicali utrinque spinulosa?. Femora postica fusco- 
ferruginea, nigro-carinata, apice atra. Tarsi atri. Abdomen 
pallidum, flavum, apicem versus infuscatum; segmentum 
anale magnum. Lamina supraanalis medio rotundato-excisa; 
lamina subgenitalis magna, apice carinata, margine postico 
triangulari. Cerci conici, validi, incurvi, infuscati , apice 
atri. (f. 
Long, corporis ,-f 19,5 mm. 

— pronoti 2,5 

— elytrorum 15.5 

— femorum posticorum 16 

Mastax personata Bol. 1881. An. Soc. esp. x, 480. — Id. 1884. Viaje 
al Pacifico.— Gig.-Tos. 1898. Boll. Mus. Torino xm, n° 311, 
p. 38. 
Mastax imitatrix Gerst. 1888. Mitth. Nouvorp. Rugen. xix & 
xx, 85.— Karsch. 1889. Ent. Nach. xv, 36. 
Patria. Olivenca, Fonteboa, Iquitos, Amazones (Gerst.) 
?Perou (Coll. Brunner, n" 21.590). Alto Amazonas (Br. Coll. 
n° 14.162). Napo (Bol.), Santiago, Equateur (Mus. Torino). 

M. Giglio-Tos a etabli cette synonymie, et de mon cote, je 
suis arrive aux memes resultats. 

Sans avoir examine le type de Gerstaecker, j'ai reconnu 1111 
exemplaire, determine comme M. imitatrix Gerst., comme 
identique au type de M. personata Bol., que, grace a M. Boli- 
var, j'ai pu examiner. La description de Gerstaecker ne laisse 
aucun doute qu'il ne s'agisse d'un exemplaire de M. perso- 
nata Bol. 

19. Genus Masyntes Karsch. 

Vertex valde convexus; fastigium inter oculos valde pro- 
ductum, apice biiidiim emarginatum , vel rotundatum. Frons 
valde reclinata, costa frontali percurrente, latius sulcata, mar- 
ginibus infra ocellum non elevatis inter oculos subcontiguis. 
Pedes graciles. Femora postica carinis dorsalibus vix serrula- 
tis vel inermibus. Tibia? posticae spinis marginis interni mag- 
nitudine alternantibus armatse. Elytra et alse perfecte expli- 
cata, vel elytra rudimentaria, alis nullis. 

Masymtes Karsch. 1889. Ent. Nach. 31 & 26. — Br. 1893. Rev. 
Orth. 115. 

ANALES DE HIST. NAT.— XXVIII. 18 



274 V.NALES DE BIST0RIA NATURAL. (60) 

Mastax Scudder, Bol. nee Perty, de Haan, Stal. 
Typus generis Mastax (riiadlachi Scudd. 



J) isp lis 1 1 io specter um . 

1. Elytra perfecte explicata, vel abbreviata, vel rudimentaria, 

abortiva, vix distinguenda. 

2. Fastigium verticis apice emarginatum, bifidum. Pronotum 

carinis lateralibus obliquis instructum 

1. Gundlachi (Scudd.) 

2.2. Fastigium verticis apice rotundatum. Pronotum carinis 

lateralibus nullis. 

3. Pronotum postice truncatum, medio minute excisum 

2. Borellii G.-T. 

3.3. Pronotum postice rotundatum , hand excisum 

3. Tigris n. 

1.1. Elytra nulla. (Fastigium verticis rotundatum, baud emar- 



r >• 



inatum) 5. Saurus n . 



1 . Masyntes Gundlachi - Scudder). 

Unicolor, testaceus. Fastigium verticis inter oculos valde 
productum, apice bifidum. emarginatum. Frons valde recli- 
nata, unicolor. Antenna' brevissimae, unicolores, testaceae. Pro- 
notum antice et postice subrectum, dorso carina subtili ins- 
tructum; lobi deflexi long-lores quam altiores. angulo antico 
rotundato, postico rectangulo, carinis lateralibus indistinctis, 
obliquis, antice descendentibus instructi, parte sub carinis 
sita triangulari, fusca. Pedes graciles. Tibiae anticae et inter- 
mediae in parte apicali subtus utrinque spinulosae. Femora 
omnia unicoloria, testacea, lobis genuum posticorum in spinas 
productis, genubus haud tnfuscatis. Tibia' testaceae, apicem 
versus rufescentes; spinas tibiarum posticarum infuscatse. Ely- 
tra rudimentaria abortiva, minima, obtusa, vel perfecte expli- 
cata. quo casu, apice macula albida indistincta ornata. Abe 
uullae vel perfecte explicatae. Abdomen unicolor. Valvulae ovi- 
l i sitoris rectae, crenulatae. d" 2. 



<6i) Malcolm Burr. — essai sub les eumastacides. 275 

Long-, corporis Q 28 mm. 

— pronoti 3,5 

— elytrorum ' rf 1-9 mm. 1,5-11 

— femorum posticorum 17 

— tibiarum posticarum 12 17 

Mastax GundlacM Scudder. 1874-75. Proc. Boston. Soc. Nat. 

Hist, xvii, 266.— Id. Ent. Notes iv, 1875, 20. — Bol. 1888. 

Enum. Ins. Orth. de Pile de Cuba. Mem. Soc. Zool. de 

France, 1888, 2C>. 
Masyntes Ghmdlachi Karsch. 1889. Ent. Nach. xv, 31. 
Patria. Cuba (Scudd., Bol., Coll. Brunner, n° 7.315). 
Scudder n'a connu que des exemplaires apteres, mais Boli- 
var a decrit les individus ailes, et ce derniere a indique" que 
les exemplaires n'6taient pas des nymphes, d'apres la position 
et la forme des edytres qui ne sont pas celles propres aux nym- 
phes. II a compare avec raison cette espece a quelques unes du 
g-enre Podisma Latr. (Pezoteltix Burm.), parce qu'il pent se 
presenter des individus parfaitement ail6s a cote d'autres a 
org-anes du vol rudimentaires et cependant adultes. 



2. Masyntes Borellii Giglio-Tos. 

Supra fuscus, subtus navo-olivaceus; capite fusco, fronte, cly- 
peo, labro flavicantibus; summa fronte, articulisque duobus 
basalibus antennarum sulphureis. Frons reclinata, costa fron- 
tali perducta sulcata. Antennae, exceptis articulis duobus basa- 
libus sulphureis, nig'rae, apice subclavata 1 . Fastig-ium verticis 
ante oculos modice productum , cum fronte ang'ulum acutum 
efflciens. Pronotum supra transversum, rotundatum, testaceo- 
fuscum, carinis lateralibus nullis, carina media subtili, flavi- 
da percurrente, margine postico truncato, medio minute inci- 
so; lobis defiexis nig'ris, longioribus quam altioribus, marg-ine 
infero obliquo, angulo postico acuto, retrorsum modice pro- 
ducto, fascia fiava infera lata in metapleuras perducta orna- 
tis. Elytra lobiformia, ellyptica, apice late rotundata, nig*rican- 
tia, seg-menti primi abdominis apicem vix attingentia. Ala3 
elytris seque longa 1 . Abdomen compresso-carinatum, irreg-ula- 
riter flavo-maculatum, seg-mento sexto flavo, valvulis g-enita- 
libus testaceis. Pedes ochracei; femoribus posticis abdomine 



276 ANALKS I)K HiSTOHIA NAIlliAL. tb*2> 

longioribus, nigro-carinatis , anuulo praeapicali g-eniculisque 
fuscis. Tibia' posticae spinis nigris, internis valde longioribus 
armatae. 9. 
Long, corporis 2 20 mm. 

— pronoti :> 

— elvtrorum 3,5 

— femorum posticorum 15 

Masyntes borelli Gig-lio-Tos. 1897. Boll. Mus. Torino, vol. xn, 

n° 302. 17. 
Masyntes mutilata Giglio-Tos. 1894. Boll. Mus. Torino, n° 184, 4. 
Zool. Jahrb. vm, p. 806. 
Pateia. San Pedro, Paraguay (Gig-lio-Tos). 
Je ne connais cette espece que par la description de M. Gi- 
glio-Tos. Elle parait ctre voisine de M. Tigris m., dont elle 
differe par la forme du pronotum, tronque en arriere, on il 
est un peu echancr6. 



'.\. Masyntes Tigris sp. n. 

\\v\>. Vertex inter oculos productus, apice rotundatus, haud 
emarginatus, cum fronte angulo-contigu.us. Frons reclinata 
ochracea, medio bicarinata. Antennae crassiusculae, atra?, seg- 
mentis tribus primis exceptis sulphureis. Oculi g-lobosi, mag- 
ni, brunnei. Pronotum antice subrectum, postice rotundatum, 
sinubus humeralibus perspicuis. dorso fusco-testaceum ; lobi 
defiexi fusci, long-iores quam altiores, angulo antico rotundato, 
postico acutangulo, margine inferiore obliquo. Elytra et alee 
perfecte explicata; ilia apicem abdominis hand atting-entia, 
atra, conferte reticulata; haec valde infuscatae, infumata3. Pe- 
des graciles, ochracei, nigro-carinati, carinis vix serrulatis, 
apicem versus laete auriantiaci, annulo prseapicali atro ornati; 
genubus atris. Tibiae postica j infuscata 1 . pubescentes. spinis 
nigris margine interno valde majoribus armatae, pubescentes; 
tarsi pallidiores, pubescentes. Abdomen supra fuscum, subtus 
t'ulviiiii. segmentis dorsalibus tribus ultimis supra citrinis. 
Lamina supraanalis nigra, medio depressa. utrinque plus mi- 
nus sinuatim laminato-elevata. Cerci depressi. deplanati, latio- 
res, Lanceolati. Lamina subgenitalis ampla, pubescens, valde 



(63) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. 27; 

incurva, citrina, apicem versus carina transversa instructa r 
obtusa, margine postico (superiore) sinuato, nigro. tf. 
Long - , corporis of 20 mm. 

— pronoti 3 

— elytrorum 9 

— femorum posticorum 15 
Patria. Paraguay (Bolivar). 

II se disting-ue facilement de ses congeneres par sa couleur 
noire et orange vif. et par la forme curieuse des plaques ge- 
nitales. 

4. Masyntes saurus sp. n. 

Fusco-testaceus. Vertex inter oculos in spatulam breviter 
productus. Frons ochracea vel ferruginea. Antennae nigra?, 
segmentis 2 basalibus pallidis exceptis. Oculi fusci. Pronotum 
antice rectum . postice truncatum , medio levissime excisum, 
fusco-testaceum, media carinula instructum, per meso -et me- 
tanotum percurrenti; lobi deflexi longiores quam altiores, an- 
gulo antico valde rotundato, margine inferiore obliquo, mar- 
gine postico obliquo, recto, angulo postico acute producto. 
Pedes longi, graciles. Tibia? antica? subtus in parte apicali 
utrinque spinulosa?. Pedes antici et intermedii ochracei, fusco- 
variegati. Femora postica gracilia, testacea, necnon extus atro- 
ornata, g'enubus fuscis. Tibia? postica? fusca?, spinulis nigris; 
tarsi rubrescentes vel fusci, pubescentes. Abdomen fuscum, 
medio carinatum. Cerci conici, recti, breves. Valvula? oviposi- 
toris longa?, recta?, serrulata?. cT 9. 

Long, corporis (f 20 mm. Q 23 

— pronoti 3 

— femorum posticorum 14 16 

Patria. Brazil. Bahia (Fruhstorfer. Coll. Brunner, n° 20.020 
typus). Espirito Santo (Coll. Brunner, n° 20.112). 

20. Gents Morsea Scudder. 
(In honorem Do 111. A. P. Morse.) 

Masynli Karsch vicinum genus; differt capite plus appres- 
sum, vertice minus convexo, fastigio late convexo, nee sul- 
oato nee latere marginato. apice rotundato neque emargina- 



278 \\\Li:s DE BISTORIA NATURAL. (64) 

to. carinis pronoti minus conspicuis, lobis deflexis angulo 
postico rectang'ulo , tibiarum posticarum spinis inter se aeque 
longis, neque longitudine alternantibus. 

Morsea Scudder. 1898. Psyche, vm, n° 262, 179. 

1. Morsea Californica Scudder. 

Cinerea, vertex vitta media nigra ornata; lobi deflexi pro- 
noti superne vitta horizontal! nigra ornati, per abdominis 
latera percurrenti ; pedes antici et intermedii ferruginei. 
?Sexus. 

Long, corporis 9 mm. 

— femorum posticorum 9 

Morsea californica Scudder. 1898. Psyche, vm, n° 262, 179. 

Patria. California, Cahon Pass, et Mt. Wilson, Altadena. 
pres de Los Angeles, dans Juillet. 

Scudder a decrit cette espece tout recemment, mais peut-Stre 
les exemplaires typiques ne sont-ils pas adultes. 

THKRICLEIS. 

Les Thericleis renferment les Eumastacides africaines et ne 
sont representees que dans la region ethiopienne. Elles sont 
caracteris6es par le metatarse posterieur inerme, par les pat- 
tes moins gredes, et par les jambes anterieures desarm^s. 

21. Genus Penichrotes Karsch. 

Gracilis, apterus. Vertex inter oculos utrinque carinatus; 
fastigium concavum, valde productum, apice bifidum. Frons 
valde reclinata, costa frontali percurrente, sulcata, infra ocel- 
lum paullo ampliata, marginibus non elevatis, inter ocellos 
subcontiguis. Pronotum dorso carinato, margine postico me- 
dio exciso, lobi deflexi longiores quam latiores, angulo antico 
rotundato, postico acutangulo. Pedes graciles, antici et inter- 
medii nee sulcati nee carinati, inermes. Femora postica cari- 
nis 3 superioribus denticulatis. Abdomen gracile, constrictum. 
medio carinatum. Cerci longi. graciles, incurvi. 

Tvpus generis ]><,, h-/, roles nudata Karsch. 



(65) Malcolm Burr.— essai sir les eumastacides. 279 

Penichrotes Karsch. 1889. Ent. Nach. xv, 32. — Brunner. 1893. 
Rev. Orth. 116. 
Ce g-enre se distingue par la forme du vertex, par Tabsence 
des organes du vol et par le pronotum echancr6 au bord pos- 
t6rieur. 

1. Penichrotes nudata Karsch. 

Voici la diagnose de M. Karsch : 

«Testacea, facie genisque flavis, his vitta longitudinal! sub- 
obliqua fusca oruata. Antennarum articulis duobus basalibus 
elongatis flavis, reliquis flagellum formantibus nigris. Q. 

Long-, corporis 9 25 mm. 

— femorum posticorum 13,8 

— ovipositoris 4» 

Penichrotes nudata Karsch. 1889. Ent. Nach. xv, 32. 
Penichrotes nudus Karsch. 1898. Stett. ent, Zeit. 1896, 247. 

Patria. Madagascar meridionalis centralis (Karsch). 

(Typus in Mas. Berol.) 

2. Penichrotes leptotes Brancsik. 

«Fusca, facie pallidiore. Antennis articulo 1 inrlato, testaceo, 
2 angustiore, apice fusco incrassatoque, 3 cylindrico testaceo, 
ceteris fuscis, a 5 compressis, dilatatis; vertice medio linea 
elevata, ab ilia utrinque serie granulorum obsoletorum ins- 
tructo, postice biarcuatim elevato-marginato. Pronoto rugu- 
loso, carina dorsali postice elevatiore; lobis lateralibus com- 
pressis, sulcis transversis obsoletis medio ac pone marginem 
posticum. Femoribus anticis ac mediis apice fuscis, maculis- 
que indistinctis conspersis; femoribus posticis obscurioribus 
genubus apicibus acutis. Tibiis posticis margine externo 27-29 
spinulosis, margine interno 22 spinosis, spinis multo validio- 
ribus. of. 

Long, corporis cf 23,5 mm. 

— pronoti 3,5 

— femorum posticorum 15 

— tibiarum posticarum 15 » 

Penichrotes leptotes Brancsik. 1892. Jahrb. Naturw. Ver. Trenc- 
siner Comit. 186. Tab. xn. rig. 1, a-d & p. 256. 



200 ANALES DE HISTOKIA NATURAL. (66) 

Patria. Madagascar, Ins. Nossib6. 

N'ayant pas vu cette espece, je me borne a'donner la des- 
cription de M. Brancsik: 



3. Penichrotes brevivalvatus Karsch. 

«Flavescente testaceus, subnnicolor. Corpus glabrum. Caput 
valde exsertum. vertice pronoto aeque longo, ascendente, pla- 
niusculo, inter oculos lato, apice bifido, in fastigium frontis 
acutangulariter contiguo. Frons valde reclinata, costa frontali 
ubique subfeque lata, inter antennas rainime ampliata, sulco 
percurrente instructa. Pronotura tectilbrme, lateribus margine 
postico sinuato, angulo postico producto. Feraorum postico- 
rum carina* dorsales omnes apiceui versus denticulat.-r. Val- 
vule genitales breves, apice in dentem products, curvata\ 
superiores superne, inferiores inferne denticulate; spinas pe- 
dum posticoruni apice, necnon denticuli valvularum genita- 
liuin nigri. Q. 

Long, corporis Q 18,7 mm. 

— verticis 3 

— pronoti 3 

— femorum posticorum 12 » 

Penichrotes bremvalvatus Karsch. 1896. Stett. Ent. Zeit. 246. 

Patkia. Africa orientalis, Kakoma (Karsch). (Typus in Mus. 
Berol.). 

D'apres M. Karsch, cette espece se distingue de P. nudata 
par Les valves de Toviscapte bien plus courtes. Chez cette es- 
pece, elles sont plus courtes que le pronotum. 

4. Penichrotes Brunneri sp- n. 

Pan us, gracilis. Caput pallide-testaceum, horizontale, fronte 
horizontal^ i>;illide testacea, vertice inter oculos productus, 
acutus; oculi prominuli supra fusci, subtus pallidi; antenna? 
longiores, l>;i-i pallidas, apicem versus infuscatse. Pronotum 
ru in in . linea Longitudinal] media viridi ornatum quae per 
totum corpus usque ad partes genitales percurrit; lobi de- 
fiexi vitta brevi longitudinal! atra ornati, margine inferior] 
pallidi. Pronotum fere parallelum, antice rotundatum, postice 



(07) Malcolm Burr.— essai sur les eumastacides. 281 

truncatum , emarginatum , obsolete carinatum; lobi deflexi 
margine antico valde reclinato, margine inferiore recto, mar- 
line postico reclinato, angulo postico acute producto. Metano- 
tuin perspicuum, medio obsolete carinatum, margine postico 
recto, ut pronotum coloratum. Pectus brunneum. Pedes gra- 
ciles, viridi. Femora postica g-racilia, sed incrassata, viridia, 
carinis superioribus denticulis minimis instructis, genubus 
infuscatis. Tibia? postica? spinulis margine externo minori- 
bus, margine interno magnitudine alternantibus armata?, 
calcaribus terminalibus minimis, a?gre distinguendis. Meta- 
tarsus posticus inermis, hirsutus. Tarsi omnes apice infuscati. 
Abdomen g-racile, dorso obsolete carinato, segmentum ulti- 
mum magnum; dorso rufo, ventre pallido, linea media viridi 
ornato; segmentis 3 ultimis testaceis, supra margine postico 
viridi-ornatis. Lamina supraanalis triangulariter profunde 
emarginata. Cerci longi, testacei, apice nigri, incurvi, decus- 
sati. Lamina subgenitalis magna, fornicata. (f. 
Long, corporis cf 16 mm. 

— pronoti 3 

— femorum posticorum 9 

Patria. Africa orientalis. (Coll. Brunner, n° 21.753. Typus.) 
C'est avec beaucoup de plaisir que je dedie cette espece, si 
jolie, a M. Brunner de "Wattenwyl, qui a bien voulu me com- 
muniquer im grand nombre des especes nouvelles des fiamas- 
tacides de sa collection si importante, malgr6 la fragility de 
ces insectes. 

22. Genus Cymatopsygma Karsch. 

Fastigium verticis acute productum. Costa frontalis angusta, 
tota sulcata. Pronotum paullo compressum, dorso medio, ca- 
rinatum, basi rotundatum. Elytra explicata, longa, femora 
postica superantia. Alae magna?, Mastacidarum typica?. Pedes 
graciles, compressi, femoribus anticis margine inferiore in- 
terno mutico, posticis carina dorsali media grosse serrato-den- 
tata, interna et externa sublaevibus. Tibia 1 , postica? curvata?, 
superne sulcata? et fere usque ad basin spinosa?. Tarsorum 
segmentum primum superne sulcatum, la?ve. 

Cymatopsygma Karsch. 189(5. Stett. Ent. Zeit. 247. 

Ce genre est tres voisin de Penichrotes Karsch, dont il differe 



WU.KS DE HISTORIA NATURAL. (68) 

par les elytres et les ailes parfaits, et par le bord posterieur du 
pronotum pas 6chancr6. Je ne le connais que par la descrip- 
tion et par le dessin de Karsch. 

Species nnica. 

1. Cymatopsygma flavelliferum Karsch. 

Flavo-testaceum, fronte genisque infuscatis; fastigium ver- 
ticis marginibus callosis instructum. Costa frontalis sulco per- 
currente instructa, infra antennas parum dilatata. Pronotum 
rug'uloso-punctatura, dorso carina media callosa instructum. 
Elytra ang-usta, dense et crasse reticulata. Ala? subflavicantes, 
margine externo anguste fusco-limbato, lata?, flabelliformes. 
Femora postica carina superomedia apice spinosa spinis longe 
distantibus uovem validis armata. Tibiae posticae superne in 
margine exteriore spinis 14 vel 15, in margine interiore spinis 
13 vel 14 armata 1 ; spinis pedum posticorum apice necnon mar- 
ganibus denticulatis. Genitalia nigra. 



b 



V. 



Long", corporis Q 26,5 mm. 

— pronoti 5 

— elytrorum 6,8 

— femorum posticorum 15 

('// ma topsyg ma /label!/' /'emm Karsch. 1896. Stett. Ent. Zeit. 247. 
fig. 1. • 
Patria. Africa orientalis, Tanga, Magila, au commence- 
ment de Mai, 1893. (Karsch.) (Typus in Mus. Berol.) 

23. Genus Pseudothericles nov. gen. 

(<J/eu8o§, falsus, Thericles.) 

\]itera. Vertex inter oculos in fastigium triangulare valde 
productus, subtus compressus et bicarinatus. Frons reclinata. 
Pronotum antice et postice subrectum, tectiforme, medio cari- 
natum, carinis lateralibus nullis (1) instructum; lobi detfexi 
altiores quain latiores, antice rotundati. postice subsinuati. 
Elytra et alae nulla. Pedes graciles. Femora antica leviter sul- 
cata. Tibiae antica' hand spinulosse. Femora postica tantum 
carina superiore serrulata, lobis genicularibus acuminatis. 

(1) Chez P. Bolivari m., on peut voir deux faibles carones. 



(69) Malcolm Burr. — bssai suit les eumastacides. 283 

Tibiae postica? spinulis margine externo minoribus, interno 
majoribus armatae. Metatarsus posticus inermis, hirsutus. 
Abdomen compressum, medio carinatum. Valvula? oviposito- 
ris breves, serrulatae. Mas incognitas. 

Ce nouveau g-enre se distingue du Thericles par la forme du 
vertex. 

Typus generis Thericles compress] /runs Stal. 

Disp ositio speciei •um . 

1. Femora postica haud compressa. 1. compressifrons (SUV.) 

1.1. Femora postica valde compressa. 

2. Statura minore; gena? macula post-oculari pallida ornatae; 

lobi deflexi pronoti angulo postico acuto; femora postica 
g-enubus infuscatis 2. Bolivari m. 

2.2. Statura majore; g*ena3 macula post-oculari nigra; lobi de- 

flexi pronoti angulo postico rotundato; femora postica 

genubus utrinque vitta atra nitidissima ornatis 

3. Jallee (Grip.) 

1. Pseudothericles compressifrons (Stal. J 

Corpus glabrum. Pallide brunneus, fusco-testaceus vel vires- 
cens. Vertex inter oculos angustus, fastigio prominulo, infus- 
cato, supra postice sulcato, carinulis inter oculos elevatis, 
compressis, subcontiguis, in clypeum parallelis percurrenti- 
bus. Antenna? basi pallida?, dehinc rufescentes, apice infusca- 
ta?, haud incrassata?. Frons fulva. Occiput infuscatum. Oculi 
infuscati. Pronotum fusco-testaceum, unicolor, marginibus 
antico et postico integris, subrectis; lobi deflexi angulo antico 
obtusangulo, postico acutangulo, margine inferiore obliquo. 
postico verticali. Pedes breves, antici et intermedii pallidi; 
tarsi infuscati; femora postica colore corporis, genubus haud 
infuscatis; tibia? posticae virescentes. Abdomen unicolor. Val- 
vula? ovipositoris breves. Q. 

Long, corporis Q 19,5 mm. 

— pronoti 2 

— femorum posticorum 10 

Thericles compressifrons Stal. 1875. Obs. Orth. i. 3(3.— Id. 1876. 
0. V. A. F. 56.— Karsch. 1889. Ent. Nach. 33 & 36. 
Patria. Damara (Mus. Stockholm). 



284 ANALES DE HISTORIA NATURAL. (70) 

En examinanl le type tie Stal, je pense etre bien justifie en 
le rangeanl dans ce nouveau genre, et en le separant de The- 
ricles sensu stricto, d'apres la forme dn vertex. 

2. Pseudothericles Bolivari sp. n. 

Parvus, testaceus. Corpus totum granulatum. Caput fusco- 
testaceum, macula postoculari fronteque pallidis; oculi oblon- 
gi, fusco-testacei. Pronotum dorso fusco-testaceum, carinis la- 
teralibus postice divergentibus, rectis; lobi deflexi pallidi, ful- 
vi. Pedes fulvi, necnon ferrugineo-variegati. Femora postica 
margine externo indistincte fusco-notata, genubus infusca- 
tis. Tibiae posticae tarsique fulvae, spinulis pallidis apice atris. 
Abdomen fusco-testaceum, subtus pallidius. Q. 

Long, corporis Q 15,5 mm. 

— pronoti 3 

— femorum posticornm 10 
Patria. Caconda, Anchieta (Bolivar.) 

Nous nous faisons un plaisir de dedier cette espece au savant 
M. Bolivar, de Madrid, auteur de diverses monographies pr6- 
cieuses sur quelques families des Orthopteres. 

3. Pseudothericles Jallee (Grijini . 

Pallide olivaceus, hand nitidus, totus minutissime rugulo- 
sus et sub lente distinctissime puberulus, genis flavis, vittis 
duabus postocularibus nigris. et genieulis femorum postico- 
rum intus extusque in dimidia parte supera nigris nitidis; 
vertice supra, ante apicem, concaviusculo. fastigio valde com- 
presso, subascendente, optime prominente. 

II capo e pivssoche piramidale, colla fronte molto inclinata; 
-li occlii sono ovali, grandi, poco prominenti; il vertice del 
capo e superiormente un po' concavo prima dell' apice, dipoi 
il fastigium verticis e molto compresso, distintamente ascen- 
driite, prominente di oltre 1 mm. innanzi agli occlii, a mar- 
line apicale ed anteriore arrotondati: anteriormente questo 
fastigium e pi-rcorso da un solco sottile ma profondo, die si 
continua tal quale a! mezzo della fronte. Le linee laterali care- 
niformi della fronte sono parallele Ira loro del labbro fin sotto 



(71) Malcolm Burr. — essai sir les eumastacides. 285 

g'li occhi, quindi converg-enti dag-li occhi al vertice. Le anten- 
ne sono brevi, di 11 articoli, del colore grig-io-verdogmolo-oli- 
vaceo proprio di tutto il corpo, coi due articoli basali pern 
g'ialli, piu robusti, di cui il prirao lung-o il doppio del secondo 
ed attenuato alia base. Le g'uancie sotto g*li occbi sono g-ialle; 
la parte superiore di esse, dietro g-li occhi. e ornata di una 
breve fascia long'itudinale obliqua nerastra, che si estende 
dair occhio all' orlo anteriore del pronotum. II pronotum non 
e sensibilmente compresso, ha il marg-ine anteriore ed il pos- 
terior troncati. lievemente incisi al mezzo; la carenatura lon- 
g'itudinale mediana vi e debolissima; i lobi laterali, piu alti 
posteriormente che anteriormente, hanno ilmarg'ine inferiore 
obliquo e 1' ang-olo posteriore arrotondato quantunque promi- 
nente. La punteg-g-iatura dell' orlo posteriore dei tre seg'menti 
toracici e lievemente piu profonda e piu marcata. L' addome 
e sensibilmente compresso, leg-germente ma distintamente 
carenato lungo la linea mediana del dorso. L' orlo superiore 
dell' addome, osservato di fianco, si mostra convesso fino al 
quarto seg-mento, quindi concavo fino all'apice, essendo la 
parte posteriore dell' addome distintamente ascendente. Le 
zampe anteriori e medie sono mediocri, piuttosto g-racili, coi 
femori prismatici, solcati superiormente. Le zampe posteriori 
sono robuste ed hanno le tibie leg-g-ermente piu lung-he dei 
femori; i femori posteriori hanno la carena superiore armata 
di sei piccole spine e terminata da un robusto dente spinifor- 
me apicale, acuto; altri quattro denti spiniformi si trovano ai 
lati deH'apice di questi femori, e cioe due superiori e due in- 
feriori; i due denti laterali superiori sono in continuazione di 
due macchie apicali laterali nere assai lucide, ottimamente 
definite, che occupano due depressioni apicali-lateraii dei fe- 
mori. Nei tarsi anteriori e medii il primo articolo e poco piu 
lung*o del secondo. La lamina sopraanale e piccola, depressa, 
arrotondata; le valve dell' ovopositore sono robuste, hanno 4-5 
denticolature sul margine esterno e terminano con un forte 
dente apicale. 9. 
Long", corporis Q 21-22 mm. 

— pronoti 3,5-3,6 

— femorum posticorum 12,2-12,8 

Thericles jalla (iriffini. 1897. Boll. Mus. Torino, vol. \n, nu- 
mero 290, p. 7 feni. 



286 WALKS DB HISTOHIA NATURAL. 02) 

Patbia.. Kazungula, apud Buluwayo (Griff.) 
(VI tc espece est plus grande que ses cong-eneres, des quelles 
elle differe par les caracteres cites dans le dispositio specierum. 
J'ai 'ill 1 la description de M. le Dr. Griffini, ne connaissant 
pas I'espece. Je saisis cette occasion pour remercier M. Griffini 
des renseignements qu'il a bien voulu me donner. 

24. Genus Symbellia nov. gen. 
Vox sensu carens. 

Statura minore. Corpus apterum. Vertex inter oculos bicari- 
natum, carinis elevatis, antice productis inter oculis, postice 
valde divergentibus. Antennae brevissima?. Pronotum antice 
quam postice angustius, carina media subtili instructum, pos- 
tice emarginatum. Pedes carinati; femora antica leviter sul- 
cata; femora postica carinis spinulosis. Typus generis, Sym- 
bellia Karschi Burr. 

Thericles Bolivar in litt. 

Dispositio specierum. 

1. Femora postica tantum carina superiore spinis 4 armata, 
carinis ceteris inermibus. Cerci marium apice acuti... . 
1 . biplagiata Bol . 

1.1. Femora postica carinis duabus minute serrulatis. Cerci 
marium apice obtusi '2. Karschi Burr. 

1. Symbellia biplagiata (Bol.) sp. n. 

Colore fusco; Lobi Laterales pronoti nee non pedes flavi. Ver- 
tex interoculos bicarinatus, carinis postice fortiter divergenti- 
bus; supra oculos a latere visus obtuse angulatus, antice cum 
fronte angulum obtusum formans, marginibus punctis nigris 
ornatis. Frons pallida fusco-variegata, costa media angustissi- 
me sulcata. Antennrr brevissimae, apice ampliatse, compressse. 
Pronotum postice obtusissime excisum, linea media vix ele- 
vata. A 1 ; i ■ nullae. Pedes carinati. Femora antica supra leviter 
sulcatae. Femora postica carina superiori pone medium 4 spi- 
Qosa . carinis lateralibus inermibus. Tibia? postica? curvatae 
fusco-variegatae. Abdomen apice recurvum. Cerci fusci, conici, 



03) Malcolm Burr. — essai sue les eumastacides. 287 

curvati acuti. Lamina subgenitalis apice quadriloba lobis ex- 
ternis apice obtusis, internis angulatis. of. 
Long, corporis $■" 10 mm. 

— pronoti 1,8 

— femorum posticorum 6 

Therichs bvplagiatus Bolivar. Ms. in litt. 

Patria. Asmara, viii-ix, Ragazzi, 1893. 

J'ai recu la description citee ci-dessus de M. Bolivar, d'apres 
l'insect qui forme partie de la collection du Musee de Genes. 

2. Symbellia Karschi sp. n. 

Statura minore. Colore pallido, testaceo. Caput magnum, 
vertex angustissimus, carinis elevatis, duabus, antice produc- 
es, a latere supra oculos haud perspicuis. Frons reclinata, 
fusca, macula magma media pallida ornata, g-enis vitta pallida 
obliqua lata ornatis. Oculi magni fusci. Pronotum antice quam 
postice valde angustius, marg'ine postico valde emarginatum; 
lobi deflexi, angulo antico rotundato, margine infero sinuati, 
angulo postico postice producto, acuto. Femora antica levissi- 
me sulcata; femora postica carinis superioribus minute den- 
ticulatis, genubus infuscatis. Tibia? posticse pallida?, apicem 
versus infuscata 1 , spinulis infuscatis. Abdomen gracile, dorso 
carinatum; segmentum anale magnum, incrassatum. Cerci 
pubescentes. rufescentes, obtusi, recti. Lamina supraanalis 
pallida , postice atromarginata , medio in lobum angustum 
longum obtusum decurvum producta. Lamina subg*enitalis 
magna, fornicata, in spinam longam incurvam pubescentem 
producta; intus mucronibus duobus deplanatis, apice aduncis, 
armata. tf. 

Long, corporis ^ 11,2 mm. 

— pronoti 2 

— femorum posticorum 9 

Patria. Nossibe. (Coll. Brunner, n" 19.064, typus). 

Cette espece se distingue de S. Hplagiata Bol. par la forme 
des plaques gvnitales, qui sont tres complexes. (Voir les des- 
sins de ces especes. ) 

Je la dedie avec beaucoup de plaisir au savant M. Karsch, 
du Museum de Zoolojne de Berlin. 



WALKS UK HISTURIA NATUKAL. (74) 



25. Genus Thericles Still. 

Corpus apterum. Fastigium verticis compressum , a supero 
visum inter oculos prominulum, carinatum, carinulis eleva- 
tis, inter oculos fere vel omnino contiguis. Vertex inter oculos 
angustissimus, carinulis per frontem ad clypeum percurrenti- 
bus. Oculi magni, prominuli. Antenna' breves, plus minus 
incrassatse. Frons leviter reclinata, plus minus deplanata. 
Pronotum subtectiforme , carina media instructum , carinis 
lateralibus nullis, marginibus antico et postico subrectis: lobi 
(lt'flexi altiores quam long'iores. Pedes mediocri. Femora anti- 
ca supra sulcata. Tibia? anticae subtus baud spinulosse. Femora 
postica incrassata, tantum carina discoidali superiore denticu- 
lata, lobis genicularibus acuminatis. Tibia? postica? sinuatse, 
pubescentes, spinis multis utroque margine ab apice fere 
usque ad basin armatse, mag-nitudine baud alternantibus. 
Tarsi hirsuti, inermes. Abdomen dorso carinatum, seg-mento 
ultimo sa?pe incurvo. Cerci breves. Valvuhe ovipositoris bre- 
ves. Species africana\ 

Thericles Stal. 1875. Obs. Orth. i, 36.— Ibd. 1876. 0. V. A. F. 54. 
Gerst. Brunner, Karscb (in parte). 

Typus gvneris Thericles obtusifrons Stal. 

Ce genre ne se trouve qu'en Airique, et jusqu'ici personne 
ne l'a rencontre ailleurs, meme aux iles voisines. II paratt etre 
inconnu a Madagascar, ou sa place est occupee par Penichro- 
tes. Macromastax et Peo&des. II se distingue par l'absence totale 
des organes du vol, par le vertex arrondi et tres etroit, et par 
les carenes du vertex presque r6unies. 

Dispositio specierum. 

1. Occiput cannula media nulla vel obsoletissima. Carina- 

frontis vicinae, baud contiguae. Colore fusco vel viridi, 

fusco-ornato. 
•J. Statura obesa. Fastigium verticis vix productum, leviter 

adscendens 1. obtusifrons Stul. 

2.2. Statura gracili. Fastigium verticis magis productum, ma- 

gia adscendens '2. puberulus Stal. 



(■75) Malcolm Burr. — kssai sun les eumastacides. 289 



1.1. Occipul cannula media distincta instructum. Carina 1 fron- 

nato 

3. zebra Gersl. 



tis cbntig'use. Colore nigro, fulvo-marginato 



1. Thericles obtusifrons Stal. 

Corpus obesum. Magnus, lsete viridis. Vertex vix ascen- 
dens, fastigio plus minus prominulo, bicarinato, carinulis per 
frontem percurrentibus , parallelis. Frons vix reclinata, con- 
vexa. Antenme basi virides, apice infuscatss, paullo incrassa- 
tve, seg-mentis 1 d-2 majoribus. Oculi prominuli, fulvi. Prono- 
tum vix punctatum. antice truncatum, postice subsinuatum, 
carina media instructum; lobi deflexi ang'ulo antico obtusan- 
gailo, postico acuto, ang'ulo ipso apice rotundato, margin e in- 
feriore obliquo. Pedes breves, incrassati , tibia* tarsisque pu- 
bescentes. Femora postica valde incrassata. Carina superiore 
spinulis 7 armatse infuscatis, genubus haud infuscatis, brun- 
neo-vittatis. Abdomen dorso carinatum , segmentis anteriori- 
lms utrinque macula parva nigra laterali ornatis, viride, seg- 
mentis singulis margine postico fulvo-marginatis ; venter ful- 
vum. Valvulse ovipositoris breves, valida*, crenulatse. Lamina 
subgenitalis Q ovalis, apice bilobata, lobulis minimis. Q. 

Variat: pallide sordide virescens, vel olivaceus, genis infus- 
catis. pedibus fusco-olivaceis, femoribus posticis pagina exter- 
na maculis duabus transversis flavescentibns ornatis. (Teste 
Stal.) 

Long, corporis 9 23,5 mm. 

— pronoti 3 

— femorum posticorum lo 

Thericles obtusifrons Stal. 1875. Obs. Orth. r, 36.— Stal. 1876. 
0. A. V. F. 55.— Karsch. 1889. Ent. N'ach. xv, 33 & 36. 
Patria. Damara. (Mus. Stockholm, type de Stal.) 
Cette espece, pour les femelles au moins, est la plus grande 
du genre. Le type de Stal, que j'ai pu examiner, grace a Pobli- 
g*eance de M. Christ. Aurivillius. est d'un vert tantot vif et 
tantot pale, mais il est vraisemblable qu'il varie beaucoup de 
couleur pour s'assimiler a son milieu. 



ANALtiS DIC HIST. NAT— XXVIII. 19 



\\ \l.l- DE HISTOKI \ N \T!H\I.. (~6> 

2. Thericles puberulus Stal. 

Fuscus, viridi-variegatus. Caput fuscum; fastigium verticis 
paullo productum, a supero visum prominulum, a latere vi- 
sum \i\ perspicuum , carinulis compre'ssis, paullo elevatis, 
parallelis nee contiguis, percurrentibus ad clypeum; frons viri- 
dis; antenna' l>iv\ issimae, latitudinem oculorum vix aequantes, 
apice hand incrassatas; oculi magni, fusci; genae nigra?, pos- 
tice macula pallida ornatae. Pronotum marginibus antico et 
postico subreotis, disco fusco; lobi deflexi pallidi, angulo anti- 
co potundato, postico fere rectanyulo, margine inferiore obli- 
(jiio. postico verticali, in parte superiore subsinuato. Meta- 
pleurae testacea 1 . Pedes virides, tarsis infuscatis. Femora pos- 
tica viridia, pagina externa macula media nigra ornata, ge- 
nubus hand infuscatis. Tibia> basi virescentes, in parte apicali 
rufescentes. Abdomen supra fuscum, subtus pallidum. Valvu- 
lar ovipositoris long-iores quam in T. obti'sij'rnuli Stal. 9. 

Long, corporis Q IN. 5 mm. 

pronoti 2 

— femorum posticorum 10 

Thericles puberulus stal. 1876. <>. V. A. F. 56.— Karsch. 1891. 
Ent. Nach. xv, 33 A- 36. 
Patria. Damara. (Mus. Stockholm. Type de Stal.) 
Le type de StaM qui me communique avec bonte M. Christ. 
A.uri villi us, ditto re du type de l'espece ant^rieure par la cou- 
leur bien plus foncee, par les cuisses posterieures ornees an 
milieu (rune tache noire: mais quant au\ details de la struc- 
ture, il ditfere en la forme du vertex, qui esl un peu plus sail- 
laut en avant, le fastigium est plus grand et proeminent, sa 
forme est plus grele,,et les cuisses postorieures plus grebes 
aussi «'t uioins lareres. 



1 r- ' 



3. Thericles zebra Qerst. 

GJaber, corpus totum gran ulatum. Niger, segmentis fulvo- 
marginatis. caput atrum, occiput media linea fulva ornatum; 
carina' verticis fulvae, pone ocuios ortse, ad fastigium conver- 
^•t'utes. per frontem verticales contiguae in clypeum percur- 



(") Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. 291 

rentes: frons atra, deplanata, reclinata, carina i'nlva utrinque 
ornata, ex oculo orta, dehinc a medio divergenti, genis flavo- 
ornatis; antenna' brevissimae, fuscae; oculi giobosi, nigri. Pro- 
notum atrum, liavo marginatum antice et postiee rectum, pos- 
tice levissime excisum, carina media flava instructum; lobi 
deflexi altiores quam longiores, angulo antico rotundato. pos- 
tico rectangulo, margine postico verticali. Pedes fulvi, tarsis 
infuscatis. Femora postica fulva, genubus atris. Tibiae posticae 
fulvae, nigro-carinata'. spinulis nigris. Abdomen atrum, carina 
media fulva instructum, segmentis singulis margine postico 
fulvo-marginatis. Pectus et venter atra. Lamina subgenitalis 
cf conica, eompressa. Cerci breves, nigri. Valvulae oviposito- 
ris breves. 



ong. corporis rf 12 mm. 


Q 14-15,5 


— pronoti 2,5 


2,5-3 


— femorum posticorum 9 


10 



Thericles zebra Gerst. 1888. Mitth. Neuvorp. Kegen. xix & xx, 
91.— Karsch. 1889. Knt. Nach. xv. 30. 

Patria. Camerun, Victoria, Abo (Gerst). Africa orientalis 
(Coll. Brunner, n" 18.430 & 10.188). Victoria, Gabun. Juin (Bol.) 

Cette espece, tres bien nominee, se distingue par sa couleur 
rousse, striee de brim, comme le tig-re ou le zebre. L'intensite 
de la couleur noire varie beaucoup. 

Ne connaissant pas les especes suivantes, je n'ai pu les ran- 
ger dans le tableau synoptique, et je me borne a citer les diag- 
noses de M. Karsch (1). 

4. Thericles carinifrons Karsch. 

Vertice ascendente, fastigio truncato, non prominulo, fas- 
tigio frontis angustissimo , costa frontali marginibus sulco 
angustissimo divisis, totis eievatis, inter oculos magis eleva- 
tis. Pronoto compresso, subtectiforme, dorso evidenter carina- 
to, margine postico truncato, integro, lobis lateralibus mar- 
gine externo obliquo , postiee altioribus quam antice, angulo 
postico rotundato. Pedibus anterioribus gracilioribiis, femori- 
bus posticis valde flexuosis, puberulis. Color: flavus, macula 

(1) Voir l'appendice. 



WALKS DE U1ST0R1A N \ L'-l RAL. (T8) 

infra basin antennarum , apice genarum, plaga laterali pro- 
noti irregulari, maculis segmentorum abdominis* apice fe- 
morum posticorum nigris, vertice, antennarum apice fuscis. 
Long, corporis 12 nun. 

— femorum posticorum 7 

Thericles carinifrons Karsch. 1889. Ent. Nach. xv. 33. 
Patria. Kitui. Africa orientalis. (Typus Mus. Berlin.) 

5. Thericles gnu Karsch. 

Olivaceo viridis, fronte pedibusque viridi nigris, genis totis 
flavis, nitidissimis; antenna'? 

Corpus compressum, ruguloso-subpunctatum. Vertex levifer 
ascendens, fastigio leviter declivi, sulcato, leviter prominulo: 
frons paullo reclinata, costa frontali angustissima, sulco per- 
currente instructa. Femora postica carinis dorsalibus interme 
dia necnon externa serrato-dentatis, carina interna minutis- 
sime subserrulata. Tibiae posticse superae sulcata', fere usque 
ad basin spinosae, in margine externo spinis 15, in margine 
interiore spinis 14 armat;e. 

Long, corporis 21 mm. 

— pronoti 3 

— femorum posticorum 10,8 

Thericles gnu Karsch. 1896. Stett. ent. Zeit. 248. 
Patria. Africa orientalis centralis. Ru Nsororo, 2.000 m. 

■s. \ i. L893. (Typus Mus. Berlin.) 

6. Thericles vacca Karsch. 

Tota pailide flava, maculis punctiformibus nigris. nitidissi- 
mis quinque in utroque carina laterali interoculari verticis, 
maculis punctiformibus dorsalibus lineam transversam for- 
mantibus segmentorum quinque posticorum abdominis utrin- 
que circiter tribus, apice necnon denticulis valvularum geni- 
taliam, spinis pedum posticorum margine superiore, arcus ge- 
niculars femorum posticorum necnon sulco ventrali tibiarum 
posticarum in fundo nigris. 

Caput hand exsertum, vertice pronoto breviore inter oculos 
tricarinato, carinis Lateralibus posterioribus divergentibus fas- 



(~9) Malcolm Burr.— essai si r les eumastacides. zm 

tigium verticis ante oculos paullo prominulum et arcuatim in 
basin fastig*ii frontis transiens. Frons reclinata, costa frontali 
sulco percurrente instructa. ubique suba>que lata, inter anten- 
nas parum ampliata. Vertex obsolete rug-ulosus, pronotum 
distincte rugulosum, abdomen transverso substriolatum. Val- 
vnhe genitales breves, in dentem acutum terminate, superio- 
res superne in margine exteriore denticuli 5 vel 6, in margine 
interiore denticulis 2, inferne in margine exteriore denticu- 
lis 2 armatae. Femorum posticorum carina dorsalis intermedia 
denticulis 7 validis armata. carinis lateralibus subserrulatis. 
Long, corporis 20,5 mm. 

— verticis 2 

— pronoti 3 

— femorum posticorum 11,3 

Thericles merit Karsch. 1896. Stett. ent. Zeit. 248. 

Patria. Africa occidentalis , Huilla-Humpata. (Typus in 
Mus. Berlin.) 

Gette espece rentre peut-etre dans le genre Pseudot he rich's. 

26. Genus Parathericles nov. gon. 
(Ttapa, Prefix, Thericles.) 

Thericlei vicinum genus; differt fastigio inter oculos baud 
producto, carinulis elevatis inter oculos valde distantibus, ad 
Hypeum convergentibus. vertice inter oculos lato. 

J'etablis ce g-enre sur une seule espece de San Thome, ne 
different de Thericles que dans la forme des carenes du vertex, 
et par la largeur du vertex entre les yeux. 

Species unica. 

1. Parathericles elephantulus sp. n. 

Brunneus. Statu ra maj ore. Caput magnum; fa.stigium baud 
prominulum, carinulis distantibus, a latere visis. super oculos 
perspicuis, inter oculos valde distantibus. per frontem percur- 
rentibus, convergentibus ad clypeum; oculi prominuli; anten- 
n;e longiores. apice baud incrassatse. Pronotum breve, tecti- 
forme, marginibus antico et postico subrectis; lobi deflexi 
altiores quam longiores. ang*ulo antico rotundato. postico rec- 



••M \\\i.!> DE HIST0R1A NATURAL. (80) 

tangulo, raarginibus inferiore horizontali, postico verticali, 
ambobus convexis. Pedes longi, incrassati, brunnei, tarsis in- 
fuscatis. Femora postica valde incrassata, abdomen valde su- 
perantia, apud mares saltern, spinis discoidalibus primis mini- 
mis, ultimis validis, infuscatis, genubus hand infuscatis, sed 
atrovittatis; tibia? postica? brunnese, apice infuscatse. A.bdomen 
parvum, attenuatum; lamina supraanalis profunde emargi- 
nata; lamina subgenitalis apice sulco profundo transverso 
constricta, apice ipso lobum rotundatum fbrmanti. Cerci bre- 
vissimi, validi, conici. c""- 



Long*, corporis 
— pronoti 

A 1 ti tn <1 n 


of 


14 mm 
3 


AIlllUUO 

Long*, femorum 


posticorum 


li 



Patria. San Thome. (Coll. Bol.) 

27. Genus Macromastax Karsch. 

(<j.r/.y,:, m <l (J, i lis. Mn si (IX.) 

Vertice minus ascendente, convexo, fastigio angustato, 
carinato , carinis curvatis, ante oculos parum prominulis, 
fronte reclinata, costa frontali percurrente, sulcata, margini- 
Inis minus elevatis. Pronoto dorso medio carinato, margine 
postico inciso, lobis lateralibus parum compressis, margine 
externo subrecto, angulis antico et postico rotundatis postico 
non producto. Pedibus gracilioribus , femoribus anticis supra 
carinatis, posticis carinis dorsalibus omnibus dentatis, media 
apice in dentcm brevem producta. Elytris abbreviatis Lobifor- 
mibus, corneis, grossius el profundius areolatis, marginern 
posticum segmenti primi abdominis non attingentibus, paulio 
longioribus quam latioribus. c ignotus. Q. 

Macromastax Karsch. 1889. Ent. Nach. w. 34. 27.— Brunner, 
1893. Rev. Orth. 116. 

1. Macromastax infernalis Karsch. 

Niger, uitidus, raesonoto atque metanoto, segmento primo 
abdomiuis dorsali flavo, mesosterno, metasterno, segmentis 
abdominalibus dorsalibus secundo, tertio, quarto, quinto mar- 
gine postico late fla\ is. 



(*i) Malcolm Burr. — essai sub les eumastacides. 295 

Long-, corporis Q 39 mm. 

— femoriim posticorum 20 

Macromastax infernalis Karsch 1889. Ent. Nach. xv. 27. 

Patria. Madagascar meridionalis centralis (Karsch). (Typus 
In Mus. Berol.) 

Xe connaissant pas cette espece en nature, je me borne a 
citerla description de M. Karsch. Elle est leplus grand Eumas- 
tacide connu jusqu'ici. 

28. Genus Peoedes Karsch. 

Vertice valde ascendente, fastig-io antrorsum valde ang-us- 
tato. utrinque carinato, carinis in marg-ines elevatas costse 
frontalis rotundatim continuatis. Costa frontali percurrente, 
sulcata, marg-inibus elevatis. Pronotum haud compressum, 
carina media dorsali instructum, marg'ine postico medio pro- 
fundius exciso; lobi deflexi longiores quam altiores, ang-ulo 
antico rotundato. postico acutang-ulo. Pedes g-raciles. Femora 
antica plus minus compressa, pluricarinata; femora postica 
abdomen superantia, carinis dorsalibus denticulatis ; tarsi 
inermes; tibiae tarsisque hirsuti. Elytra et ate valde abbre- 
viate, ilia reg'ulariter reticulata. Abdomen dorso medio cari- 
na turn, maris apice valde incrassatum, seg'mentum anale 
marg'ine postico corniculis duobus long-is unciformibus an- 
trorsum directis armatum. Valvulse ovipositoris long*se, g-raci- 
les, serrulatM-. 

Typus g-eneris Pecedes appendiculatus Karsch. 

Pemdes Karsch. 1889. Ent. Nach. xv, 34. 

Ce genre est tres voisin d' Euschmidtia K., dont il differ^ par 
les cuisses anterieures plus ou moins comprimees et pourvues 
de quatre carenes, et point arrondies aux cotes, sans carenes, 
sauf au bord superieur comme chez Euschmidtia. 

Dispositio specierum . 

1. Statura minore; colore flavo; fronte macula atra ornata.... 

1 . appendiculatus K. 

1.1. Statura majore ; colore rufo-testaceo : fronte immacu- 

lata 2. cruciformis Boh 



296 \N\l.l> DE HIST0RIA NAM HAL (82> 



1. Peoedes appendiculatus Karsch. 

Flavusj vitta int'raoculari transversa macula Infraantennali 
frontis occipite antennarum articulo secuiulo femorum posti- 
corum apice, tibiarum posticarum basi nee apperidicibus ge- 
nitalibus maris nigris nitidis. 9. 

Long*, corporis £ \) mm. 

— femorum posticorum ( .' 

Pecedes appendiculatm Karsch. 1889, Ent. Nach. w, 35. 

Patria. Madagascar meridionalis centralis (Karsch). (Typus 
in Mus. Berol.) 

Je ne connais point cette espece que par la description citee 
de Karsch. 

'2. Peoedes cruciformis Bolivar. 

Testaceo-rufescens; antennae rufescentes, apice fusciores: 
oculi globosi, nigri, brunneo-reticulati. Pronotum rug'ulosum, 
unicolor, ram dorso utrinque vitta fusca ornatum. autice rec- 
to, postice exciso, autice quam postice paullo ang-ustius. Pedes 
graciles, antici et intermedii unicolores, tibia' tarsisque hir- 
suti. Femora postica carinis superioribus denticulatis, rules- 
centia, extus intusque indistincte fusco-notata, lobis spinisque 
genicularibus infuscatis. Tibia' posticae apice basique tarso- 
rumque segmenta apice infuscata. Elytra el alae abbreviates, 
lanceolata . segmentum abdominis primum vix superantia. 
Ala- dilute fusca-. Abdomen minus gracile, dorso carinatum, 
maris apice valde dilatatum, segmento anali supra incrassato, 
corniculis duobus erectis. retrorsum curvatis, apice fuscis ar- 
mato; segmenta ultima tria ventralia utrinque apice macula 
nigra ornata. Cerci maris conici, elongati, nigri. villosi, femi- 
u;r l)i-c\ es, conici, ferruginei, villosi. Lamina subg'enitalis ma- 
ris processu medio canaliculato, apice tuberculis duobus eras- 
sis rotundatis fuscis instructa. Lamina supraanalis femime 
oblonga, apice rotundata. Lamina subg'enitalis magna apice 
angustinr. apice ipso profundius rotundato exciso, lobis acu- 
minata. Valvule ovipositoris longae, serrulatae, apice infus- 
cata'. o ■ 



(83) Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. 297 

Long-, corporis of 15 mm. Q 20-21 mm. 

— pronoti 2 2,5 

— elytrorum 2,5 3,5-4 
femorum posticorum 9,5 11-12 

Pecedes cruciformis Bolivar. 1895. Orthopteres des ties Sechelles. 
Ann. Soc. Ent. Fr. 1895, lxiv, 376. 

Patria. lies Seychelles, Make. (Bolivar.) 

Cette espece est plus grande que P. appendiculatus K., dont 
die differe, en outre, par sa couleur. L'espece a et6 d^couverte 
par M. Ch. Alluaud, suivant lequel Tinsecte affecte au repos 
la forme d'une croix, en placant les cuisses posterieures per- 
pendiculairement an corps. 

29. Genus Euschmidtia Karsch. 

(Eu, Prefix, in honorem D r Schmidt.) 

Vertice minus ascendente, fastig-io antrorsuin fortiter an- 
gustato, utrinque carinato, carinis in margin es elevatos costse 
frontalis rotundatim continuatis, costa frontali percurrente, 
sulcata, marginibus parum elevatis. fronte valde reelinata. 
Pronoto minus compressum, vix constrictum, carina percur- 
rente dorsali medio marginis postici profundius excisum, 
lobis lateralibus margine externo flexuoso, angulo antico ro- 
tundato, postico acutangulariter producto. Pedes crassiores, 
femoribus anticis lateribus valde convexis. supra carina unica 
instructis, posticis abdominis apicem subattingentibus, maris 
paullo superantibus, carinis dorsalibus tribus omnibus denta- 
tis. Elytra alisque abbreviata?, illa> angustse, plus duplo lon- 
gioribus quam latioribus, membranaceis, regulariter et con- 
ferte venosis. Abdomen dorso medio carinatum, maris apice 
valde incrassatum. Laminae supraanalis nee 11 on subgenitalis 
mucronatse. 

Karsch. Ent. Nach. xv. 27. 1889. 

Typus generis Euschmidtia sansibarica Karsch. 

Dispositio specierwm . 

1. Frons unicolor pallida. Valvulse ovipositoris breves 

1 . sansibarica Karsch . 

1.1. Frons fusca, pallido-guttata. Valvulse ovipositoris elon- 

g-atae 2. guttatifrons m. 



WM.F.s Dl'. HISTORIA NATURAL. (84) 

1. Euschmidtia sansibarica Karsch. 

Flava. Caput, antennis basi flavis, apice fuscis, oculis pro- 
minulis, fronte citrina, valde reclinata. Pronotum supra fus- 
cum, lobis lateralibus vitta flava ornatis, margine inferiore 
rubris. Elytra fusca, segmentum tertium abdominis haudattin- 
gentia. Pedes virides, crassiusculi. Femora antica supra cari- 
nata, femora postica viridia. of, supra carinis tribus instructa, 
denticulis parvis nonnullis armatis, genubus in spinam pro- 
ductis, genubus ipsis nigris; tibiae postica* rosea 1 , pubescentes, 
spinulis nigris, margine interno majoribus, marline externo 
minimis armata3; calcaribus terminalibus, margine interno 
duabus parvis, margine externo duabus minimis armatae. 
Tarsi longi, puln-x-ciites. Abdomen fusco-rubrum, medio dorsb 
carinatum, segmentum ultimum c'flavum, segmentum anale 
valde incrassatum, pubescens. Lamina subgenitalis margine 
recto, Q utroque angulo tuberculo parvo instructa. Valvulae 
ovipositoris denticulatae, breves, d" Q. 

Long, corporis g 18 mm. Q 24 mm. 

— elytrorum 4.2 ."> 

— femoruni posticorum 12 14 

Euschmidtia sansibarica Karsch. 1889. Hut. Nach, w. 27.— 
Id. 1893. Berl. ent. Zeit. wwni. p, 116. 

Patria. Qsambara, Bondei, regnum Zanzibar. Adeli, Bis- 
marckburg I Karsch). (Typus Mus. Berlin.) 

Grace alabonte de MM. Mobius et Karsch, j'ai pu examiner 
les types de cette espece. Elle est caracterisee par la forme des 
jambes ant^rieures, la brievet^ des organes du vol, et par la 
forme des c6tes rabatues du pronotum. 

2. Euschmidtia guttatifrons sp. n. 

/:'. sansibarica Karsch simillima, ab ea diflfert, oculis nigris, 
fronte fusca, media macula magna pallida ornata, elytris alis- 
que perfecte explicatis, abbreviates autem, valvulis oviposito- 
ris elongatis, hirsutis, serrulatis nee denticulatis. Q. 

Long, corporis . 23 mm. 

— pronoti 'A 

— elytrorum ( .» 



(85) MaTcolm Burr.— kssai sub les eumastacides. 299 

Pedes postici desunt. 

Patria. Africa orientalis. (Coll. Brunner, n° 21.754 typus.) 
Cette espece est tres voisine de E. sansibarica. Elle se dis- 
tingue (run coup d'oeil par une tache, grande et pale, sur la 
figure foncee, par la dimension des organes du vol. et par les 
valves de I'oviscapte plus grandes et longues. a serrulations 
bien plus tines que chez sansibarica. 



-A. IF IF IE IN" ID ICE. 



THAUMASTACES. 



La seule espece que comprend ce groupe est fort particu- 
liere parmi les Eumastacides , par sa forme grosse et epaisse, 
et par le petit nombre des epines des jambes posterieures, tout 
en possedant les epines des jambes anterieures. propres aux 
Eumastacides americaines. 



Thaumastax no v. g-en 



&■ 



Statura majore, robusta. Caput magnum, rotundntum, gra- 
nulatum; vertex rotundatus. in frontem transiens; frons recli- 
nata. Oculi magni, prominuli. Pronotum carinis nullis. sulcis 
tranversis, uno antico obsoleto, tribus mediis distinctis ins- 
tructum: lobi deflexi marginibus angulisque rotundatis, pos- 
tice rotundatum, granulatum. Elytra et alse perfecte explicata, 
abbreviata; ilia latiora, obtusa, opaca, confertissime reticu- 
lata, ha? elytris breviores, hyalinae, margines versus infusca- 
t;e. venulis fuscis. Pedes breves, crassiusculi. Tibise anticae 
infra utrinque spinulosse. Femora postica valde incrassata, 
abdomen valde superantia, carina superiore obsolete denticu- 
lata; tibiae postica- utrinque spinulis 8, calcaribus terminalibus 
extus binis, brevibus, intus binis majoribus armatse; tarsi 



300 \\\ll- DE HIST0R1A NATURAL. (86) 

elongati, hirsuti. A.bdoinen brevissimum , crassum. Lamina 
subgenitalis incurva, subtus deplanata , medio margine pos- 
tico (superiore) in spin am rectam incurvam producta. 



Thaumastax monstrum sp. n. 

Colore foto testaceo. Corpus to turn granulatum. Elytra et 
alae abdomen aeque longa. 

Long-, corporis L9 mm. 

— pronoti 5 

— elytrorum 12 

— abdominis 12 

— femorum posticprum 14 

Patria. Cali, Columbia. Dec. 1894~(c. m. \Y. F. H. Rosen- 
berg). » 

Cette espece fort curieuse differe de toutes les autres especes 
des Evmastacides par sa taille grande, tres grosse et epaisse. 
Elle se (listing*ue facilement par les grands yeux, le corps court. 
les jambes posterieures courtes et epaisses, bien plus longues 
que I'abdomen, et erifin, par la granulation de tout le corps. 

Choroetypus ceylonicus Karsch, 

\l.-ihis. flavo-viridis, fusco-signatus, pronoti acie superiore 
antice arcuata, postice excisa, marginibus posticis flexuosis, 
femoribus omnibus fortiter foliaceo-dilatatis. 

Die Fiihlerglieder sind langer als breit. die Fuhler daher 
fadenformig. Der Hinterrand der Pronotum seiten ist stark 
s-formig geschwungen. Die Hinterschenkel nelimen von der 
Basis nach dem Knie bin an Hobe gemacb ab. 
Lange des Leibes beim Q 26r28 mm 

der Deckfliigel H> 

der Binterschenkel L3 

Hohe des Pronotum 1 1,5 

Grosste Breite der Deckfliigel 5 
Patri \. < v.\ bin ( Karsch). 

Chor&typus ceylonicus Karsch. 1889. Ent. Nach. w. p. <). 

Je ne connais pas cette espece, ainsi je ae cite que le dia- 
gnose de Karsch. D'apres lui, il se distingue de Ch. fenestra- 



(87) Malcolm Burr. — essai sub les eumastacides. 301 

fits Serv. par le plus grand nombre des petits miroirs du pro- 
notum, caractere que nous avons deja vu qui est fort douteux, 
par les elytres plus courtes qui ne depassent pas le bout des 
jambes posterieures, et qui sont arrondis a l'apex. Ce dernier 
caractere est tres important: il sufflrait a lui seul, a exclure 
ceylonicus de ce genre, mais saus examiner le type, je n'ose 
pas le faire. Certes, les elytres sont ceux d'un Phyllochoreia, 
mais jusqui'ici les miroirs du pronotum ne sont connus que 
chez le genre Chormtypus. 

Phyllochoreia Westw. 

Les collections d'ortopteres de Ceylan que M. E. E. Green y 
a fait, out enrichi ce genre par deux, especes. La deuxieme 
est un pen curieuse, par ce que les elytres sont extremeinent 
etroits, et tronques a l'apex; les ailes sont tres difficiles a voir. 
.\«'anmoins, je la range, an moins, prorisionalement, dans ce 
genre. 

Dispositio specierum. 

1. Crista pronoti acie superiori sinuata. . . 1. unicolor Vestw. 

1.1. Crista pronoti acie superiori arcuata, nee sinuata. 

•>. Statura majore. Elytra latiora, lanceolata 2. equa n. 

2.2. Statura minore. Elytra angustissima, apice oblique trun- 

cata 3. asina n. 



2. Phyllochoreia equa s}». n. 

Statura majore. Colore pallido, testaceo. Frons valde depla- 
nata. subhevis. Eastigium verticis perpendiculare. conicum. 
Pronotum magnum, valde cristato-elevatum, supra caput an- 
trorsum productum , margine antico sinuato, supra caput rec- 
to; acie superiore regulariter arcuato, margine postico obli- 
que truncato. Elytra et alse perfecte explicata: hsec hyalinse, 
la^te aurianticae, nitidae; ilia lanceolata, femoribus posticis 
breviora, testacea, maculis 6 atris ornata, apice rotundata. 
Femora omnia compressa, postiea valde compressa, carina 
superiore denticulata. Tibia- teretes, postiea? paullo curvata'. 
haudlobata'. A.bdomen mag-num. Valvulae ovipositoris recta 1 Q. 



902 WU.KS DE BISTORIA NATURAL. (88) 

Long", corporis . 44 mm. 

— pronoti max. ~2'A.~> 

— — iiiin. 4.."» 
Altit. — 18 
Long, elytrorum 12,75 

— femorum posticorum 17 

Patbia. Ceylan. Kandy (Green.) Type dans ma coll. 1 Q. 
1 nymphe. 

Phyllochoreia asina sp. n. 

Statura minore. Colore toto pallido, testaceo. Frons valde 
deplanata. Pronotum elevatum, margine antico pone capul 
sinuato, supra caput recto, angulo antico potundato; margine 
superiori, subrecto, minime arcuato, angulo postico acnto, 
margine postico oblique truncato. Femora postica valde com- 
pressa. Tibia- hand lobabe. Klytra aiigustissima, apice oblique 
trunrata. genua postica superantia. apice infuscata. Al;cr \h- 
doinen testaceum, recurvum. Lamina subgenitalis magna, 
compressa, apice acuminata, subtus carinata. rf. 

Long, corporis ~" L3 mm. 

pronoti max. ( .».7."> 

— — min. 2 
Altit. — 7 
Long, elytrorum • ?8 

femorum posticorum 8,5 
Patria. Ceylan, Hamhantotu (Green.) Type dans ma coll. 

Plagiotriptus insularis Burr. 

Parvus testaceus. Pronotum altius quam Longius, antice 
paullo productum ; lobis deflexis margine posteriore recto. 
margine anteriore sinuato; meso- et metanotum perspicue 
liberans. Pedes anteriores el tibiae tarsisque intermedii infus- 
cati. Tibia' posticse baud lobatse. 9. 

Long, corporis Q 13 mm. 

— pronoti max. <> 

— — min. :", 
A Int. — 7 
I. on--, femorum posticorum 8 

PlagiolriplUS insularis Burr. 1899. bull. Liverpool Mil.-, ii. 
n" 2, p. II. 



(89; Malcolm Burr. — essai sur les eumastacides. 303 

P atria. Jena-ag-ahan, ile de Sokotra. 3, T. 99, 770 met. 
alt. (Brit. Mus.) 

Cette espece, qui aetait reciieillie par M. Ogilvie Grant pen- 
dant son expedition dans Sokotra. est bien plus petite que 
P. hippiscus (Gerst.): par la forme du pronotum, elle se rap- 
proche bien plus de P. rotundi/rons m. . mais elle est fort plus 
petite et moins foncee. 

Phaulotypus Burr. 

Frons granulata. Pronotum caput baud obtegens, compres- 
sum . elevatum . antice et postice acuminatum , postice valde 
productum, crista margine superiore aequaliter rotundata, ve- 
nis nullis instructum, totum granulatum. Elytra et alse nulla. 
Caput in modum Chorcetypi formatum. Femora antica et inter- 
media compressa nee dilatata; femora postica valde compressa 
et dilatata, crista superiore denticulata, lobis g*enicularibus 
acuminatis. Tibiae postica* curvatse, baud lobata?, calcaribus 
terminalibus margine exteriore nullis vel aegre distinguendis, 
margine interiore binis, quorum hoc magnum, illud parvum. 
Metatarsus posticus margine exteriore minutissime crenula- 
tus. cf- 9 ignotus. 

Ce g*enre se separe bien des autres genres des Chorcstypi: la 
forme du pronotum, les jambes posterieures sans lobes, l'ab- 
sence des organes du vol servent pour le distinguer d'un 
coup d'oeil. 

Phaulotypus Burr. 1899. Bull. Liverpool Mus. n, n" 2, p. 44. 

Species itnica. 

Phaulotypus Granti Burr. 

Parvus, castaneus, unicolor. 9- 
Long, corporis Q 14 mm. 

— pronoti !• 

Altit. — :>.."• 

Long - , femorum posticorum < s .~> 

Phaulotypus Granti Burr. 1895. !. c 

Patki.v. Adho Dimellus, ile de Sokotra. 5, 11 , 99, alt. 1.077 
metres. I Brit. Mus.) 

Je dedie cette espece avec beaucoup de plaisir a M. Ogilvie 



304 WM.l's DE HISTORIA NATURAL. (90) 

Grant, du Mus6e brittanique, qui a fait de si bonnes r6coltes 
dans nic tic Sokotra. 

Erucius bonzo sp. n. 
(bonzo = sacerdos siamensis.) 

Statura majore. Colore fusco. testaceo-variegato. Frons palli- 
da. Fastigium verticis inter oculos plus minus productum, 
perpendiculare , apice tnmcatum. breve, obtusum, nigrum. 
Pronotuin postice rotundatum, medio carinatum, dorso fusco, 
lobis Lateralibus testaceis, fusco-vittatis. Elytra typica, senea, 
hyalina. Alse typica, senea. Pedes testacei ; femora postica tes- 
tacea, fusco-variegata et maculata. Tibia' postica' fuscae, palli- 
de-annulatse; tarsi pallid! , metatarso valde spinuloso. Abdo- 
men fuscum; lamina supraanalis profunde fissa, lobis trian- 
gularibus acutis, lateralibus. Lamina subgenitalis fissa, com- 
pressa, lobis rotundatis. <f. 

Long, corporis rf 22 mm. 

— elytrorum '24 

— femorum posticorum Ki 
Patria. Sin in (coll. mea. Type). 

Cette espece se separe bien de tons les autres membres du 
genre par la forme du fastigium, qui rappelle celui du genre 
Masyntes. Elle joue, en effet, pour les autres especes d'Brucitis, 
le menie role que Masyntes joue pour Ewrnastax. Les organ es 
du vol sont typiques, mais peut-etre la forme du fastigium 
justifierait l'6tablissement d'un nouveau genre. 

China mantispoides (Walk.) 

J'ai re<;u tout recemment de Siam un male de cette espece, 
qui est en meilleur etat que le type, jusqu'ici le seul exem- 
plaire connu. La plaque sousgenitale est bien plus facile a 
examiner, et nest pas obtuse, mais tres profondement divisee 
en deux parties, ou grands lobes applatis, elargis aubout, elle 
fourni trois petits lobes ou mucrons, qui s'embrassent entre 
eux. Les cerques sonl petits, coniques, et simples. Evidem- 
iii. -lit. en examinanl le type de Walker, qui est en fort mau- 
\ai.- etat. j'ai cru que les lobes de la plaque sousg&iitale 
6taient les cerqui 



MEMOBIA 



.SOBKE 



LA FORllAClto I)E US ROMS HE LA PROVIXCIA DE CADIZ 



POR 



D FRANCISCO AS1S DE VERA Y CHILIER, Pbro. 



I Sesion del 15 de Septieinbre de 1897. ) 



Dificil es, en verdad, dilucidar cumplidamente el tenia que 
se procura esclarecer en esta Memoria referente a la «Forma- 
cion de las rocas de la provincia de Cadiz. alteraci6n de las 
costas en las vicisitudes de los tiempos y causas que la produ- 
cen.» Su importancia y la escasez de los inedios que estan a 
nuestro alcance para formarla nos hubiera retraido de hacerlo, 
si no consideraramos que todo lo puede suplir nuestro buen 
deseo al intentar verificarlo. Con el objeto de reducirla en lo 
posible, nos limitamos a comenzarla presentando ante todo y 
eomo base de ella una descripcion orografica de la provincia. 
Despucs tratamos someramente de los diversos terrenos que 
en ella se encuentran, haciendo en seguida una resena de los 
trastornos que ban afectado su suelo, y concluyendo con lo 
que a las costas se refiere. 

La porci6n de la Cordillera Betica que penetra en esta pro- 
vincia, esta subdividida por el rio Guadiaro. La parte yacente 
al N. de la derecha de este rio se divide en dos distintas regio- 
aes, formando la primera el grupo de montes al N. de la nie- 
seta de Arriate. que es prolong-acion del lomo divisorio de 
ii^-uas entre el Guadalquivir y el (iuadalborce; cuyo lomo di- 
visorio desde la meseta de Arriate divide las ag-uas del primero 
de estos rios de las del Guadalete, y tiene alturas aisladas en 
llanos mas 6 menos accidentados: la segunda la constituye el 

ANALEK DF-: HIST. NAT. — XXVII!. '20 



803 \N \l.i:s Dl'. HISTOR] \ NATURAL. r>- 

grupo de montanas que se extiende desde In Mesa de Honda. 
en forma de ancha faja algoarqueada hacia el 0.,terminando 
de modo brusco en lascostas del Oc6ano, entre la desemboca- 
dura del rio Guadiaro y el cabo de Trafalgar. La divisoria 
entre Guadalete y Guadalquivir empieza en Almarg-en. al N. 
de la meseta de Arriate, continuando al 0. por la sierra 
Ferril (1.127 m. sobre el nivel del mar), bajando luego el te- 
rrene y elevandose de nuevo en las sierras de Moron y Monte- 
llano, aunque no tanto. Sigue la divisoria por terrenos bajos 
en general hasta la pequena sierra de Gibalbin (400 m.) sobre 
el mar en su mayor altura; deprimiendose lueg-o el terreno en 
terminos de no hallarse mas que a unos 50 m. escasos sobre 
el mar, cerca de las casas del Cuervo. Despu6s sigue al SO. por 
una serie de pequenas colinas ([lie terminan directamente 
entre el mar, entre Sanlucar de Barrameda y el Puerto de 
Santa Maria, siendo de alguna iinportancia las que forman 
la pequena sierra de San Cristobal, entre esta ultima ciudad \ 
la de Jerez de la Frontera. 

La otra porci6n tiene su origen en la meseta de Arriate. La 
divisoria entre el Guadalete y el Guadiaro so dirige en un 
principio al OSO. por la mesa de Ronda y otras alturas hasta 
incorporate cerca de Grazalema, con la gran masa de calizas 
jurasicas que forman el grupo de montanas mas importantes- 
de toda la provincia. Desprendense de este grupo varios ra- 
males. Uno de los principales es el que desde cerca del puerto 
del Algamaz6n se dirige alOSO. por una sucesi6n de colinas 
no muy altas que dividen las aguas del Guadalete de las de 
su afluente el Majaceite. Desde las cercanias de Grazalema 
iiasta el monte de Berrueco sirve de divisoria la masa de cali- 
za jurasica que hemos mencionado, a los rios Guadiaro y 
Majaceite; bifurcandose desde este monte la divisoria, un ra- 
mal continua al S. hasta mas alia de Jimena, separando tem- 
poralmente las aguas del Guadiaro de las de su afluente el 
Bozgarganta. Otro ramal se dirige al SO. por las sierras Ba- 
nuelo y de la (iallina, formando la divisoria entre los rios 
Bozgarganta y Majaceite, hasta incorporarse a la sierra del 
Algibe <\<' las que so desprenden tres ramales principales; uno 
que partiendo de las cercanias del puerto de las Palomas al 
pie del Picacho, en la misma sierra, y dirigi£ndose primero 
al. <>. y despu^S al SO., por una serie de alturas de mas.') 



(3) Vera y Chilier. — formacion de las rocas de Cadiz. ao~ 

menos importancia termina en el cabo de Trafalgar, divi- 
diendo las aguas de los rios Guadiaroy Guadarranque, termi- 
nahdo lVente al Pen6n de Gibraltar. El tercero, algo mas 
al 0. tiene la misma direccion, siendo linea divisoria entre 
Guadarranque y el Palmones que se vierten en la bahia de 
Gibraltar. 

Este ultimo rio queda dividido de las ag-uas del Barbate por 
un lomo divisorio poco elevado, que partiendo del ultimo de 
estos ramales, no lejos de la sierra de la Gitana. se une trans- 
versalmente a la serie de alturas que paralelamente a estas 
montanas ocupa toda la region que media entre la margen 
izquierda del Barbate y el estrecbo de Gibraltar. Estos montes 
se hallan divididos por la laguna de Janda en dos porciones; 
una entre los rios Barbate y Palmones por un lado, y la laguna 
de Janda porotro; mientras que el segundo grupo termina di- 
rectamente en el mar, entre el cabo Trafalgar y la Punta de 
Tarifa. Este ultimo g-rupo cierra la cuenca del Barbate que 
desagua por estrecha abertura. Forma, pues, el conjunto de 
altura entre Guadalete y Guadiaro cuatro grandes g-rupos. El 
primero es el mas septentrional, en el que se levantan las 
principales cumbres de la provincia. Empieza a delinearse en 
la Mesa de Ronda y queda comprendido en el triangulo for- 
mado por los rios Guadalete y Guadiaro en dos de sus lados. 
y el tercero por una linea que cortando ambos rios sigue el 
curso del Hozg-arganta, el puerto de Galis, la Garg-anta del 
Caballo y la parte del rio Majaceite comprendido desde donde 
desag-ua este arroyo liasta su union con el Guadalete en la 
Pedrosa. El terreno en las cercanias de la Mesa de Ronda es 
poco quebrado, constituyendo un lomo que a pesar de estar 
a 750 m. sobre el mar, apenas se eleva sobre el nivel de la dila- 
tada meseta en que se halla la ciudad de Ronda. Tanto este 
lomo, como la meseta antedicba, esta formado de terreno ter- 
ciario, predominando calizas bastas y depositos arenaceos. La 
protuberancia mas notable que se observa en esta meseta es 
la Mesa de Ronda, que sobresale unos 200 m. sobre el nivel de 
la misma. Del pie de esta Mesa entre los rios Guadiaro y Gua- 
dalete parten dos ramales que se cortan en ang-ulo casi recto, 
dirigiendose uno al OSO. y el otro al NO. Este ultimo separa 
por alg-iin tiempo las ag-uas del Guadalete. que nace en la 
sierra del Pinar, de las del ( i iiadalporcum , su afluente. que 



■jOg \n \i.i- in: HISTOR] \ NA ITKAL. (4) 

recoge Las arrojadas de la sierra Ferril, y meseta de Axriate, 
juntandose ambos riosentre Ugodonales y Puerto Serrano. 

Desde la mencionada Mesa de Ronda si^-ueeste ramal por la 
misraa serie de colinas de poca elevaci6n sobre el nivel medio 
dtd lomo divisorio, que forman esta parte <!<■ La serrania hasta 
unirse con la sierra de .Monte Corto, gran protuberancia de 
caliza jurasica, unida a otra de la misma roca aunque >!<■ 
menos elevaci6n. llamada pen6n de Langarin, por una exten- 
sion de tierras de vivisimo color rojo. formadas de cap;!.- de 
arenisca micacea y arcillas endurecidas. En este Lugar son 
extraordinarios Los trastornos del terreno y notabilisimos los 
volteos y contorsiones de los estralos. Continua el terreno mas 
deprimido, aunque siempre aspero, hasta la sierra de A.lg"odo- 
nales, abrupta elevaci6n de 1.100 m. sobre el nivel del mar. 
tambien de caliza jurasica. a cuyo pie se nne el Guadalpor- 
cum coil el Guadalete. FA otro ramal esta formado en un 
principio por la misma caliza basta que constituye la Mesa 
de Ronda y a poco aparece debajo de 61 una arenisca am ar ilia 
cuya estructura es muy dura y compacta. Al mismo tiempo se 
\a elcvando el terreno liaciendose mas y mas quebrado. Se 
cubre de muy buenos encinares teniendo cerca de Grazalema 
de 900 a L.000 in. sobre el nivel del mar. Cerca de este pueblo 
se incorpora <-"ii la gran masa de calizas jurasicas, que forma 
uno de Ids mas importantes i>-rui)os de la Serrania de Ronda, 
constituyendo una inmensa protuberancia de 20 km. de lon- 
gitud por 10 en su menor anchura, y que tambien tierie parte 
de terreno neocomiano. A unos 4 km. de Ronda, a orillas del 
arroyo Cupi, empiezan a salir a luz las calizas secundarias 
recubiertas directamente por los depositos terciarios que for- 
man la Meseta de Ronda, hechos parcialmente a sus expensas 
y hallamlose en extremo trastornados. Desde aqui, y paralelas 
al lomo divisorio entre Grazalema y la Mesa de Ronda empie- 
zan a Levantarse estas calizas hasta alcanzar las cumbres de la 
siena de bibar entre este sitioy el .Monte de Berrueco, alturas 
de mas de I . ion m. en el penon de Benaojan. 

Desde dicha sierra de Libar, cuya direcci6n pr6ximamente 
esdi ENE. a OSO. arranca en su extremo o. llamado Monte de 
Berrueco uu ramal al S., que es la sierra Blanquilla, que ter- 
iiiina eD La Caballera cerca de Jimena de la Frontera. La sie- 
rra de Libar est£ Limitada al S. por el rio Guatliaro; .\ al v 



(5) Vera y Ghilier.— formacion de las rocas de cadiz. 309 

la separa del resto de*las montanas del NO. de la provincia, 
una estrecha abertura llamada Manga de Villaluenga. Esta 
abertura es una depresion forraada por un eje anticlinal que 
de NO. a OSO. ha roto en lo mas alto de la sierra las compac- 
tas calizas jurasicas superiores, haciendo salir a luz las delez- 
nables pi/arras rojas que en capas casi verticales forman el 
fondo de esta depresion que hace mucho tieinpo se mantiene 
de 800 a 900 in. sobre el nivel del mar. Al otro lado de la 
Manga de Villaluenga y formando una de sus paredes. se 
eleva de pronto la masa caliza tambien secundaria, llamada 
sierra del Endrinal. Este macizo, con espeeialidad por el lado 
de Yillalueng-a a Grazalema forma por muclios sitios un aspe- 
risimo tajo, frecuentemente elevado a 300 6 400 m. en su 
mayor altura, y unos 7 km. de maxima longitud, entre la 
citada Mang-a y el puerto del Royal. 

Desde este puerto, pequena depresion que todavia esta cerea 
de 1.200 m. sobre el mar. vuelve la sierra a levantarse mas. 
En este sitio son extraordinarios los trastornos sufridos por los 
diversos estratos g-eolng-icos. La dicha depresion parece estar 
formada por un trozo de terreno nummulitico comprimido entre 
dos replieg-ues del terreno. Tiene para el g-eolog-o interesantes 
caracteres, pues ademas de verse los estratos de areniscas tor- 
cidos y volteados de un modo extraordinario, se han convertido 
en alg-unos sitios las areniscas en durisimos jaspes verdes. ba- 
biendo tornado el terreno en alg-unos parajes una apariencia 
sumamente distinta a. la que en g-eneral tiene en otras partes 
esta misma formaci6n. Frente a la sierra del Endrinal y for- 
mando el otro lado del puerto. se levanta el aspero e impo- 
nente picacho de la Cruz de San Cristobal a 1.562 m. sobre el 
nivel del mar. enclavado en la masa del cerro del Pinar, punto 
culminante de toda la provincia. 

Kste cerro es parte de la sierra del Pinar comprendido entre 
los puertos de Royal y del Alg-amaz6n. y ({ue con sus dos con- 
trafuertes las sierras de la Silla y Albarracin, es uno de los 
Ingares mas amenos. Sn arbolado es muy corpulento. La sie- 
rra dt'l Pinar esta formada de dos trozos distintos, separados 
por la depresion que forma el puerto del Pinar. de los cuales 
el mas importante es el llamado cerro del Pinar, nombradc 
por los naveg-antes cerro de San Cristobal. Formado de caliza 
principalmente Iiasica, violentamente trastornada en los puer- 



310 \\\il- DE EISTOEIA NATURAL. (6) 

tos del Royal v del Pinar. El del Royal parece estar formado 
por uii eje Lnclinal; mas el del Pinar por uno anticlinal que 
ha levantado La base de las calizas liasicas a mas de 6.000 in. 
sobre el mar. saliendo por debajo de ellas la formaci6n de ca- 
lizas pizarrosas tambi6n liasicas. que es la base de esta parte 
de la sierra. Desde la aldea de Benamahoma hasta Lo alto 
del puerto se sigue invariablemente por este eje anticlinal. 
\ fse el contacto de las pizarras y calizas elevarse gradual- 
mente hasta lo alto del puerto; pnes en la niisma aldea esta 
el contacto de ainbos depositos a solo unos 450 m. sobre el 
nivel del mar. cabalmente por donde rompe un considerable 
apuntamiento de ofita, cuyos yesos pasan de las calizas snpe- 
riores, mientras que este contacto se va de modo gradual 
elevando hasta mas de 1.000 m. sobre el nivel del mar. De 
cada lado de este cerro parte un espolon. uno al O. en un 
principio de 600 a 700 m., que se echa k poco al NO. y forma 
la sierra de Albarracin en su mayor altura de 1.000 m. sobre 
el nivel del mar. y que termina junto al bosque. Entre este 
contrafuerte y la sierra del Pinar nace el Majaceite. Paralela 
a la sierra de Albarracin y separada de ella por el arroyo 
Tavisna. esta al SE. lade la Silla, aspera protuberancia de 
caliza jurasica tainbien (jue termina cerca de Ubrique. El otro 
espol6u al NNE. con unos 1.300 m. de elevacion. En su extre- 
midad austral se halla la ciudad de Zahara. Este ramal separa 
por alg-una distancia las ag*uas que bajan del puerto del Royal 
y de la sierra del Endrinal, formando ya el rio Guadalete. El 
otro trozo de la sierra del Pinar forma una especie de trapecio 
entre los valles de Majaceite y Guadalete y los puertos de Al- 
gamaz6n y del Pinar. Esta masa de caliza se halla ligeramente 
deprimida en el centro y levantada hacia los dos bordes por 
donde pasan los ejes de fractura que forman los referidos 
puertos. Notable es que se halle el puerto del Pinar a 1.024 
metros sobre el nivel del mar \ solo a 500 el del Alg-amazon. 
Encu6ntranse tres protuberancias principales conocidas con 
los nombres de sierras del Binojal y Blanquilla, pues los na- 
turales dan este uombre de sierras, tanibii'n a las principales 
cumbres que en el conjunto de montes sobresalen. Varian de 
1.200 a L.400 m. de altura. Estan hacia el puerto del Pinar. 
Del lado del Ug , amaz6u h;i.\ otras tres principales llamadas 
Atalaya del Pajarraco y sierra Margarita a unos 1.200 in. de 



(~ Vera y Chilier. — formaci6n de las rocas de Cadiz. 311 

altura. Deprimese la sierra desde el puerto de Algamaz6n y 
la serie de montes que desde alii se desprenden escasamente 
merecen el nombre de sierras. Las del NE. de nuestra provin- 
cia afectan la direccion del NE. a SE.; mas la estructura de 
sus puertos 6 inclinacion de sus estratos geologicos, es mas 
bien de NE. a SO. Desde el puerto de Algamazon las colinas 
tendran de 500 a 600 m. sobre el mar; mientras que los valles 
6 barrancos que las rodeau se encuentrau a poco mas de 500. 
Las faldas de estos montes estan con frecuencia formadas de 
vesosy dolomias, mientras que en sus cumbres se hallan otras 
rocas de terrenos jurasicos, cretaceos y nummuliticos. De las 
cercanias de este puerto se desprenden dos ramales principa- 
les, uno al NO., que sig'ue la direccion de la sierra del Piiiar 
y del Endrinal por una serie de montes inconexos que en el 
puerto del Timon todavia tienen eerca de 500 m. de altura 
sobre el mar. Termina este ramal a orillas del Guadalete en- 
tre Villamartin y puerto Serrano. Otro al OSO. primero y des- 
pues al SO. abriendose en forma de abanico hacia el S. y for- 
mando un conjunto de sierras interesantes en extremo que 
separan las aguas del Guadalete de las del Majaceite. Al prin- 
cipio este ramal se lialla formado como el anterior, por una 
serie de alturas muy semejantes al del anterior, presentando 
el mismo caracter de terrenos yesosos en las faldas y de diver- 
sos depositos sedimentarios en sus cumbres. Las primeras al- 
turas de este ramal son las sierras de la Espuela y Pajarete, 
elevadas unos 600 m. sobre el mar. Continua la divisoria al 
So. de Prado del Rev por una serie de colinas que, siguiendo 
;'i OSO., descienden suavemente al valle del Guadalete por 
terreno entre llano, mientras que hacia el de Majaceite se 
liace muy quebrado, con bastantes alturas. Especialmente 
entre Ubrique y Algar es muy eseabroso. Desde el SO. de 
Prado del Rey, los cerros que forman la divisoria entre los rios 
Majaceite y Guadalete tienen formas redondeadas y se hallan 
formadas por placas de caliza nummulitica alternando con 
eapas delgadas de arcillas. Esta formacion se presta a ser 
destruida facilmeute por los ageutes atmosfericos; mas desde 
la divisoria hacia el S.. es sustituida por poderosas banca- 
das de arenisca tambien nummulitica. Estas, desde el N. de 
Algar pasan en unos sitios ;'i la caliza cretosa blanca, que 
tan importante papel tiene on la parte 0. de la provincia. En 



312 \\ \l.i:s DE HISTORl \ N VT1 RAL. 

otros esta recubierta por una caliza basta mas reciente, en 
extremo dura y que forma todo el conjuntd de alturas entre 
Guadalete y Majaceite al terminal- la divisoria. Desde el N. de 
la sierra de A.lgar, qo de Aznar, y hacia el valle del Guada- 
lete, forma dicha caliza una ancha meseta de 200 6 300 in. 
ilc elevacion sobre el mar, con frecueneia recubierta por Lois 
dep6sitos diluviales. Esta cortada entre krcos y Pornos por 
el Guadalete. En la margen opuesta de este rio, las alturas 
formadas por la caliza basta se llaman sierra del Calvario, 
\ en direccion al No. se extienden hasta mas alia de Espera. 
Hacia el S. y en direccion al Majaceite esta meseta presenta 
algunas protuberancias, tales como las sierras Rabita, Ballejo 
y Aznar. Las tineas do maxima dislocacion, rompiendo la ca- 
liza basta y haciendo aparecer las deleznables margas blan- 
cas nummuliticas y terrenos yesosos tan faciles de ser destrui- 
dos por los agentes atmosfericos, ban hecho que el valle del 
Arroyo Mazagan, que separa las antedichas protuberancias, 
-o encuentre profundamente lavado y que solo se halle a NO 
6 90 m. sobre el mar. Este conjunto de alturas se dirige al S. 
basta cerca de la Pedrosa entre Arcos y Paterna, y se pierde 
por completo en la llanura donde se unen el Guadalete y Ma- 
jaceite. cuyo sitio solo se encuentra ya a unos 4(1 in. sobre 
el mar. 

HI ><'<riindo »Tupo se balla comprendido entre los limites 
que por el SSO. tiene el anterior 3 los rios Palmones y Bar- 
bate. Se incorporan estos montes a los ya descritos, por una 
serie de asperas alturas que. empezando a delinearse en el 
puerto de Galls, siguen al NE. basta juntarse al monte del 
Berrueco con los nombres de sierra de la Gallina y Hanuelos. 
Desde dicbo puerto de Galis, que es una de esas anchas al par 
que profundas depresiones tan frecuentes on esta regi6n, se 
levanta la sierra del Adgibe, constituyendo un nudo central 
que por su situation y estructura influye poderosamente en 
(d reparto de las aguas de esta provincia, pues de sus cumbres 
se derraman a cuatro distintos rios. Tanto esta sierra como 
las que se extienden al S., estan formadas por una arenisca 
obscura, dura y compacta, sin traza de restos organicos 3 que 
parece pertenecer al eoceno superior 6 mioceno. Esta sierra 
es bastante complicada, su punto culminante es el pico del 
Ugibe a anos L2 km. al ENE., do Ucala de !<>s GazUles y a 



(«») Vera y Chilier. — formacion de las rocas de Cadiz. 313 

1.124 in. sobre el mar. De aqui parten varies ramales, diri- 
gtendose uno al E. que separa las aguas del rio Hozgarganta 
de su afluente Benazaina, otro al S. que ensanchandose mucho 
en la Loma de Sao, se subdivide en dos principals. En este 
lugar es la sierra un verdadero laberinto de montes y suma- 
mente inconexa y anomala la direccion de sus cumbres. Desde 
dicha loma se dirig-e uno de dichos ramales al ESE., divi- 
diendo las ag-uas del rio Hozgarganta y Guadarranque, bifur- 
candose cerca del cerro del Altebacar como h una leg-ua al 0. 
de Jimena y continuando un estribo hasta cerca de este pue- 
blo. El otro, bajando al SSE. se incorpora a la sierra de Ca- 
mara que, como las mas de la provincia tiene sus crestas 
alineadas de NO. a SE-.; en su extremo S. se lialla Castellar. 
desde donde se deprime la sierra, sobresaliendo, no obstante, 
algunas protuberancias como las sierras de Almenara y Car- 
bonera, esta cerca del istmo que une el Pehon de Gibraltar al 
continente. El otro ramal se desprende alg-o mas al 0. de la 
Loma de Sao y dirigiendose al SSE. con el nombre de sierra 
de la Gitana, divide en un principio las ag-uas de Barbate de 
las del Guadarranque. Deprimese algun tanto elevandose 
luego con el nombre de sierra del Rompe-Coche y continua 
hasta cerca de los Barrios. Desde el pico citado del Algibe se 
extiende al NNO. una estrecha arista de mas de 1.000 m. de 
altura durante unos 3 km. que se deprime bruscamente desde 
el sitio llamado el Picacho, bajando por un rapidisimo talud 
casi a pico cerca de 700 m. sobre el mar. En la base del Pi- 
cacho se penetra en el terreno neocomiano, atravesado por 
un apuntamiento de ofitas en el citado puerto, con yesos y 
arcillas abigarrados. Del otro lado del puerto vuelve la sierra 
;i levantarse con el nombre de sierra de las Oabras, masa de 
caliza secundaria que, unida a la sierra del Alg-ibe por dicho 
puerto de las Palomas. es uno de los puntos mas interesantes 
bajo el punto de vista g-eolog-ieo. de toda la provincia. La arista 
mencionada continua en la misma direccion (NNE.) hasta 
cerca de Tempul a orillas del Majaceite. Esta arista, durante 
los lo «') 16 km. que media entre Tempul y el pico del Algibe, 
esta formada de una masa de roca que especialrnente en la sie- 
rra de las Cabrasse halla perfectamente aisladayconstituye un 
trozo de roca larg-oy ang-osto. cuya basees enteramente plana. 
No arroja estribo alg'uno por ainguno de sus ladosy ni un va- 



314 WU.F.s DE HIST0RIA NATURAL. (10) 

lie que merezca el nombre de barranco. Esta extrana forma 
resalta mas estudiaudo la configuraci6n de sus estratos. Las 
capas de arenisca del pico del Alg-ibe se hallan violentamente 
trastornadas buzando al NO., mientras que las de la misma 
formaci6n que constituyen el Picacho lo estan en sentido in- 
verso, formando, por lo tanto. esta masa de roca un eje sincli- 
nal compreudido entre los dos ejes de fractura que cortan esta 
parte de la sierra en angulo recto a la direccion que sig-ue 
esta arista. Estos dos ejes de fractura 6 anticlinales empiezan 
a acentuarse el uno al S. del pico del Ag-uila al SO. de Medi- 
na, propagandose hasta el mismo pico por una serie de ofitas 
que cerca de Torre-Estrella salen a luz en gran abundancia. 
Formando una de las paredes de dicho puerto, levantase un 
lado, la limita el valle bafiado por la g-arg-anta del Caballo v 
del otro el valle llamado Llanos del Valle y estrecho desfila- 
<lero de la l>oca de Foz. 

Los estratos de esta masa de caliza secundaria estan plega- 
dos en una serie de pliegues paralelos entre si y perpendicu- 
lares al eje rnaximo de este trozo lenticular de roca. Situado 
rii los llanos del Yalle que se extiende paralelamente a la 
direccion de la sierra, puede seguirse con la vista esta serie 
de pliegues, distingui6ndose cada estrato por separado, des- 
cribir una curva en su seg-uuda falda. y despnes bajar al 
llano 3 estrecha linea atravesarlo en un sentido perpendicu- 
lar a su direccion. Es frecuente ver a estos mismos estratos 
subir a la serie de monies que del lado opuesto del valle se 
extienden hasta la sierra del Yalle y describir una curva 
correspondiente a la ya descrita en la sierra de las Cabras, 
cuyo fen6meno todavia se observa mejor en la antedicha boca 
de la Foz, angosta abertura por donde desaguan los varies 
arroyos que se reunen en los Llanos del A alle. 

Este feiu'iiiieno de grandes y profundos valles paralelos a la 
direcci6n de las crestas de las montanas y perpendiculares a 
la direcci6n de los estratos, viendose el pliegue de un monte 
corresponder en la sierra de enfrente, se observa mas y mas 
cuanto mas nos acercamos a la extremidad SO. de la provin- 
cia. Los Llanos del Valle son una profunda y ancha depresi6n. 

Desde aqui, y frente & las sierras de las Cabras, cortandole 
en angulo recto 20°, se elevan dos series de montes en direc- 
ci6n paralela. La mas al N. se Ievanta bruscamente formando 



id Vera y Chilier. — fokmacion de las rocas de Cadiz. 315 

una de las paredes de la boca de Foz, extendiSndose al ONO. 
por una cresta elevada 400 a 500 in. sobre el nivel del mar 
con el nombre de sierra de Alajar. y su pequerio contrafuerte 
de las Dos Hermanas, sitio abundante en restos organicos de 
la fauna que acompana en esta comarca a ia Terebratula ja- 
nitor. Termina este ramal cerca del convento del Valle. 

Frente a la sierra de las Cabras y al otro lado de los Llanos 
del Valle se levanta otro conjunto de montes formados igual- 
mente de depositos neocomianos y algunas calizas nummu- 
liticas en las cumbres, mientras que en las laderas y ba- 
rrancos entre estos montes se ven con frecuencia grandes 
bancadas de yesos y arcillas abigarradas. Las cumbres de 
todos estos montes estan elevadas de 400 a 500 in. y su direc- 
cion de ESE. a ONO. Las vertientes de ellos terminan en el 
cauce del arroyo Garganta de los Toreros. Desprendense por 
el S. varios ramales bastante asperos algunos, hasta cerca de 
Alcala de los Gazules. El principal de ellos es el llamado cerro 
de Traja. Estos estribos y los valles y barrancadas que com- 
prenden sigaien una direccion con frecuencia de NNO. a SSE. 
Su* arroyos engruesan el Barbate. La mayor parte de estos 
arroyos se reunen en el rio del Alamo, que corre casi eons- 
tantemente de NNO. a SSE. Las aguas de el se juntan con las 
del Barbate antes de su desagiie en la laguna de Jande cerca 
de Casas-Viejas. Estos rios, hasta su union, estan divididos por 
una serie de colinas de poca elevacion sobre el mar, formadas 
en general de yesos y dolomias. 

La serie ile alturas que bordea el valle de la (Jargantade 
los Toreros sigue al ONE. separando las ag-uas del Guada- 
lete de las del Barbate hasta unirse con la sierra del Valle, 
masa de caliza neocomiana cuya elevacion es de cerca de 
500 in. sobre el nivel del mar. Estas alturas presentan algu- 
nas depresiones bastante considerables. En la sierra del Valle 
que esta alineada prbximamente de ENE. a OSO., puede de- 
cirse que termina la Serrania por este lado: pues desde su 
base se penetra en los terrenos terciarios blandos de esta parte 
de la provincia, en la que solo hay colinas poco accidentadas 
y terrenos ligeramente ondulados, cambiando esta estructura 
solo en los sitios donde ban hecho erupcion las ofitas y rocas 
epigenicas que las acompanan. Estas rocas ocupan en toda 
esta reg-i6n profundas depresiones que forinan asperos barran- 



:(■(! \N\!.l> DE HISTORIA NATURAL. (12 

- entre eerros de 50 a loo m. sobre el nivel de los arroyos 
siendo el terreno extremadamente quebrado con respecto al 
de la campina que ocupa la parte superior, y desde la cual 
con dificultad podria sospecharse su existencia a 1111 uivel in- 
ferior. Desde la referida sierra del Valle, la llnea de vertien- 
tes entre Barbate y el G-uadalete se dirige al So., y pasando 
cerca tie Paterna de la Rivera, situada a 150 in. sobre el mar. 
se deprirae liasta el punto de estar la divisoria sobre este ul- 
timo pueblo y .Medina a unos 50 m. de altura. como por reg"la 
g-eneral sucede en toda esta region; cuando el terreno baja a 
tan pequena altura esta formado de yesos y dolomias. Pasada 
esta depresion, la divisoria se junta con los montes de Medina. 
que son los priineros de una serie de protuberancias que en 
forma de islotes y separados entre si por profundas depresio- 
ues, se extienden liasta el cabo de Trafalgar. La divisoria de 
Ins montes de Medina se eleva abruptaniente a 260 m. sobre 
el mar, aunque por corto trecbo, pues en la depresion que los 
srpara de los Jarales desciende otra vez a 40 6 50 m. sobre el 
mar. Los eerros de los Jarales se elevan de 200 a 300 m., y 
juntos con los de Medina son los primeros representantes de 
la gran lbrmacion de arenisca terciaria que desde alii se ex- 
tiende a los ultimos limites meridionales de la Peninsula y 
que constituyen las cumbres de la sierra del Algibe. 

En las I'aldas de los eerros de los Jarales se encuentran con 
.frecuencia grandes bancadas de yesos y dolomias. Desde ellas 
se vierten las aguas por un lado a barbate y por el otro al 
arroyo que al \. del cabo de Trafalgar desagua en el Oceano. 
Las ag-uas que directamente se vierten en este mar se dividen 
en tres riachuelos principales. El Salado de Conil, el arroyo 
Campano y el rio Iro, el mas importante de todos, pues tiene 
una cuenca bastante considerable y atraviesa un terreno muy 
interesante para el ge61ogo, formado casi exclusivamente de 
terreno yesoso y uumerosos apuntamientos de ofitas. Desag*uan 
cerca de Chiclana en el Sancti Petri, canal que separa la isla 
gaditana del continente. Al NE. de estos eerros forma el llano 
mismo la divisoria entre <-ste rio y el Salado de Paterna, 
afluente del Guadalete, y sube lueg*o al X. por terreno entre 
llano que escasamente tiene de 40 a .">o m. sobre el mar liasta 
unos (i km. al ( ». de Paterna. 

\i|in hav ana extension de terreno desde donde las aguas 



<13) Vera y Chilier. — formation de las rocas de Cadiz. 3n 

se derraman al 0. a los rios Ibo y Zurraque, arroyo paralelo 
al Ibo y que se vierte tambieu en el Sancti Petri al N. de Chi- 
clana de la Fronteray por el E. al Salado de Paterna, mientras 
que los que corren al N. forman la laguna de Medina, seen en 
el verano. La divisoria entre los rios Ibo y Zurraque se dirige 
al i >S0. por una serie de colinas de 80 a 100 m. de altura. Estan 
formadas en un principio por los depositos terciarios mas 
antiguos y algunas salidas de terrenos yesosos, mientras que 
al fin las constituyen los depositos pliocenos que terminal! en 
los pinares de Chiclana. La linea de vertientes entre el Salado 
de Paterna y la laguna do Medina sube al NNO., por unas al- 
turas llamadas Cabezas de Santa Maria y otros cerros de poca 
importancia liasta unirse al cerro del Diablo que separa por 
el N. las aguas de este sistema de desagiie interior de las del 
Guadalete. Desde el cerro del Diablo parte otra serie de altu- 
ra- paralela a la primera que se dirige al SSE. cerrando la 
cuenca de esta laguna. Se Hainan cerros de Mantelilla y de 
Jerez que tienen 80 a 100 m. sobre el mar. De los cerros de 
Jerez se desprenden otras alturas al OSO. que paralelamente 
a la divisoria, entre los rios Ibo y Zurraque, divide las aguas 
de este ultimo de los arroyuelos que se vierten en el Guada- 
lete cerca de Puerto Real. Rstas colinas escasamente seelevan 
sobre el mar de 80 a 100 in. y se conocen las que terminau 
cerca de Puerto Real con la denominacion de cerro de las 
Tinajas y de Mira-Mundo. 

Encuentrase al pie de estas alturas la depresion de las ma- 
rismas y la bahia. en gran parte formada de depositos de 
fango en donde sobresalen algunos islotes de terreno terciario, 
en uno de los cuales esta formada 6 edificada la ciudad de 
Cadiz. La mayor parte de estos depositos fangosos estan de- 
bajo del agua durante las grandes mareas, propagandose esta 
depresion por los llanos de Caulina hasta la base de la sierra 
de Gibalbin en laextremidad N. de la provincia. Al S. y So. de 
los citados cerros de los Jarales se extienden unas alturas muy 
interesantes. Parte al OSO. una serie de montes-mesetas que 
separan las aguas del Salado de Conil del arroyo Campano, y 
terminau en el Cabo Roche al N. de Conil. Los cerros de los 
Jarales se incorporan por el S. a una especie de meseta ele- 
vada de 100 a 150 m. sobre el mar, que separa las aguas del 
Barbate de las del Salado de Conil. Esta meseta quo es una, 



318 \N\l.i- Hi; HISTORIA NATURAL. (14) 

planicie dilatada, socavada por distintos arroyos, se llama 
Mesa de Casas-Viejas y de Vejer. Exti6ndese por el S. esta 
meseta hasta el primero de dichos pueblos, mientras que por 
el <>. se Interrumpe antes de llegar a los A.ltos de Patria entre 
Vejer yConil. continuando por estas y otras alturas hasta la 
mesa de Meca que termina en el cabo de Trafalgar. Todas 
estas mesetas tienen corrientes rapidisimas, tanto por el lado 
que forma este cabo. como por donde lassepara el Barbate del 
grupo de sierras del campo de Gibraltar. Desde la mesa de 
Mfca. especialmente al calm de Trafalgar baj a el terreno por 
mi talud limy rapido mas de 170 m.; esta formado este talud 
de rinisimas arenas voladorasy en la parte superior de la me- 
seta d<' Meca se observa que soplando en este cabo con mucha 
impetuosidad el viento de SO. y arrastrando las arenas de la 
playa hasta la parte de arriba, forma alii una sucesion de 
dunas de cerca de 2 km. de anchura. El pais tiene por esto el 
sspeCto de las cercanias de la Meca y por ello pusieron los 
arabes este nombre al sitio. 

El viento arrastra al interior las arenas, dejando descu- 
bierta la caliza basta que forma el promontorio tan Iamido 
y pulimentado por alg-unos parajes a causa del constante ro- 
zamiento de los ^-ranos de arena, que parece como si hubiera 
sido sometido a fuertes corrientes de agua 6 hubiese sido arti- 
ficialmente esmerilado. Todas estas alturas estan formadas 
por alternancias de arcillas areniscas y caliza, basta de gran 
potencia y coronando las cumbres la formaci6n pliocena. El 
todo se halla a. menudo recubierto por los dep6sitos rojos dilu- 
viales que ocupan por lo general, en esta regi6n, la parte supe- 
pior de todas las colinas del litoral, lo que no sucede en sus 
actuales valles. 

El tercer grupo forma todo el conjunto de alturas entre el 
Palmones y Barbate por un lado y el Valle del Arroyo de la 
Jara y la Laguna de Janda por otro, y que estan separadas de 
los ^-rupos anteriores, por uno de esos valles transversales de 
gran extension tan comunes en la parte S. de la provincia. 
Se incorpora el resto de la Serrania de Ronda por un lomo de 
\Hi) m . sobre el mar que arranca de las sierras de la Gitana 
al SI'], de la del Algibe. Kste grupo es siiniamente aspero y el 
conjunto ile sus cumbres esta alineado en la direcci6n de los 
valles transversales, Al s. de Casas-Viejas se levanta brusca- 



(15) Vera y Chilier. — formation de las rocas de Cadiz. 319 

mente el terreno formando un macizo que con s61o la inte- 
rrupcion de Ojen se ma'ntiene muy alto hasta las mismas cos- 
ins del Estrecho. Llamase sierra de los Tahones, del Cuervo 
v del Torero hasta incorporarse a la sierra Zanona, cuyas 
cumbres se elevan a mas de 7<>o m. sobre el nivel del mar 
Desde sierra Zanona sufre el terreno una pequena depresion 
hasta levantarse proximamente, lo mismo en sierra Amar- 
guilla, desde cnyo extremo N. se desprende un ramal al 
0. ENE. llamado sierra Pedregosa, el cual avanza hasta unirse 
casi con la sierra del Torero, de la cual se halla separado por 
las ag-uas que vienen de las sierras Zanona y Amarguilla. De 
la extremidad S. de esta ultima se desprende otro ramal al 
ENE. con el nombre de sierra Corchadilla, el cual mantenien- 
dose a considerable altura, se extiende hacia el cauce de 
Palmones, en cuya extremidad se reunen las ag-uas que vie- 
nen del N. de la cuenca con las que descienden de la sierra 
de la Luna al S. Pasada la sierra Amarguilla se deprime el 
terreno considerablemente, como se ha dicho, en Ojen; pero 
vuelve a levantarse mas todavia en las cumbres de la sierra 
de la Luna y Tetas de la Luz. Alcanzan estas sierras cerca 
de <S00 m. sobre el mar y forman un pequeno nudo. Por 0. 
se deprime bruscamente las Tetas de la Luz hacia el valle del 
Arroyo de Jara, levantandose del otro lado del valle y paralela- 
mente a la direccion de estas montanas la sierra de Enmedio. 

El cuarto grupo forma toda la serie de alturas inconexas 
que bordean las costas del Oceano Atlantico entre el cabo de 
Trafalgar y Tarifa. La antedicha sierra de Enmedio, que 
puede tomarse como su primera protuberancia, se eleva a 
660 m., sola y aislada entre el profundo valle del arroyo de 
la Jara y el no menos profundo del arroyo del Valle. 

Ambos valles son perfectamente paralelos y en direcci6n 
NNO. a SSE. Son extraordinariamente profundos y escasa- 
mente se elevan a 80 6 w> ni.. tanto en el Puerto Llano como 
en el de Facinas, lazo de union entre estas sierras. Del otro 
lado de este ultimo valle vuelve a levantarse el terreno en la 
sierra de San Mateo, a mas de 450 in. sobre el mar; se halla 
separado por otra profunda cortadura del grupo de alturas 
que forman la Silla del Papa y la sierra de la Plata que se 
elevan a, 470 m. sobre el mar y forman su orilla. Formanse 
todas estas alturas de arenisca terciaria, y el fondo de todas 



320 \N\i.l- m: HISTORIA NATURAL. (16) 

estas depresiones de dep6sitos uummuliticos inferiores; encon- 
trandose tanto unos como otros violeiitamente trastornados. 
Desde la Silla del Papa vuelve a deprimirse el terreno hasta el 
punto de nallarse la division de Ins a^-uas que se vierten al 
i >ceano y las que van a pai'ar a la lacuna do .lam la. a log 20 m. 
sobre el mar. Como a una legua al NE. de la Silla del Papa 
hay otra protuberancia, si bien no tan elevada como las ante- 
riores, notable por su forma. Se extiende al NNO. y se halla 
completamente aislada por todas partes, formando por el lado 
que mini al mar asperos tajos. y por todos los deinas subidas 
asperas y agrestes; su cumbre tiene mas de una leg*ua de 
extensi6n. Esta aliura cierra la cuenca del Barbate. 

Como -i' desprende de la anterior descripcion, los dep6sitos 
secundarios forman la cumbre de las principalis sierras de la 
provineia. De la serie geol6g"ica de dep6sitos do esta forma- 
ci6n existentes on ella, los mas antiguos puede decirse son 
los del lias, aunque probablemente los dep6sitos vesosos.que 
se encuentran en lo mas profundo de los depositos jurasicos, 
pertenezcan a la formacion triasica. Ml total de los depositos 
secundarios de esta regi6n, forman tres graiajdes grupos muy 
bien caracterizados por sus faunas respectivas. I'd primero y 
mas profundo Id componen calizas pizarrosas de gTande espe- 
sor, dominadas por una potente masa de caliza compacta que 
pertenece a la formacion liasica. 

Forman el seg"undo otra gran masa de pizarras arcillosas y 
calizas dominado por una serie de marmoles rojos, blancos 
y color de miel en los que se descubren restos org"anicos que 
indican pertenecer esta formaci6n al jura superior. I'd tercero 
y ultimo una serie de marmoles blancos. con frecuencia ooliti- 
cos. y marg'as azuladas y blancas, en la que, empezando por 
!;i fauna de Strambert, tormina con depositos francamente 
neocomienses. I'd primero do estos grupos, 6 sea la formacion 
liasica. se compone de dos series de rocas perfectamente dis- 
tintas, tanto en su composici6n como en su apariencia. En el 
\.ilU' de Benamahoma es donde mejor pueden observarse las 
pizarras calizas, base *\r esta formaci6n. En este sitio diobas 
calizas 9on extremadamente visibles. Yaria su color desde 
el gris clan, al casi negro; en este ultimo case son bastante 
bituminosas, encontrandose con frecuencia restos de piantas, 
aunque mu\ mal consen ados. 



<H) Vera y Chilier. — form \cion de las rocas de Cadiz. 321 

Entre los pianos de hojosidad de estas rocas es frecuente 
ver gran cantidad de pequenas particulas de mica. Desde 
cerca de la aldea de Benamahoma se extienden en forma de 
estrecha faja hasta lo alto del puerto del Pinar, y formando la 
base del cerro de este nombre por el lado de la umbria y 
desaparecen otra vez por debajo de las calizas compactas que 
constituyen la parte principal del estribo que desde las cerca- 
nias del penon de San Cristobal se extiende hasta el pueblo 
Sahara. En diferentes puntos de la sierra hacen estas pi- 
zarras algunas salidas, aunque no tan importantes como la 
anteriormente citada, excepto cerca de Ubrique, donde tiene 
mas extension. En los desmontes efectuados en la carretera 
de Ubrique al Bosque se sigue largo trecho por 1111 corte en 
estos depositos, que estan formados en dicho sitio por una 
alternancia de calizas y arcillas, de color desde el amarillo 
al negro. En su parte mas profunda rara vez presentan indi- 
cios de fosiles , pero no asi en su parte superior, donde 
van perdiendo su estructura pizarrosa en su paso a las calizas 
superiores, y con especialidad en el puerto del Pinar se en- 
cuentran ammonites bastante bien conservados , como los 
Ammonites Mfrons, complanata, insignis, radians y otros. 
Superpuestas a estas pizarras viene un gran espesor de cali- 
zas compactas color de humo que forma la cumbre del cerro 
del Pinar. Dificilisimo es encontrar algiin resto organico en 
■ •sins calizas, y si se encuentran solo son moldes may dificiles 
de determinar. Sin embargo, esto ultimo se ha logrado hacer 
con el iSpirifer rostra Ins, y en el penon de Gibraltar que 
forma un islote de esta identica caliza como la Eulyma Edi- 
nytonensis y la Terebratula tetraedra , fosiles que no dejan 
duda alguna de ser esta caliza de la formacion liasica supe- 
rior: su espesor es muy considerable, no debiendo bajar de 
500 ;'i 600 m. Esta caliza presents un fenomeno muy raro en las 
cercanias del valle de Benamahoma. especialmente en la pro- 
ximidad de las lineas de mayor dislocation, que consiste en 
hallarse la caliza reduc.ida a menudisimos fragmentos com- 
pactamente cimentados j>or cemento calcareo. Desgastandose 
por los ag-entes atmosfericos el cemento de esta especie de 
brecha con mayor facilidad que los fragmentos de la roca 
primitiva, adquieren estas calizas una extrana aparienica, 
pudiendose entonces ver la estructura brechiforme que es 

ANALES DE HIST. NAT.— XXTIII. 21 



322 \\\l,i:s DE BISTORIA NATURAL. (18) 

iliticil reeconocer & veces en la masa de la roca. Esta caliza 
forma la base de todas las sierras al NO. de la provincia. El 
segundo grupo no esta tan bien caracterizado, al menos en 
su parte inferior, como el primero. Domic mejorpuede cuno- 
cerse es en la sierra del Endrinal. La base <!<■ estos dep6sitos 
son esquistos calizos y arcillosos. Son muy fnsibles y de color 
de ladrillo mas 6 menos intenso, alternando con otros blan- 
cos 6 blanquizcos. 

Entre Ubrique y Grazalema, especialmente en toda la manga 
de Villaluenga, pueden observarse en su mayor desarrollo. 
Buzan por debajo de una serie de marmoles rojos y blancos 
que forman la parte mas alia de la sierra en las inmediacio- 
nes de Villaluenga. 

En el puerto de las Palomas se observa el contacto de estos 
dos dep6sitos al descubierto pasando las pizarras gradual- 
mente a marmoles rojos por una graduacion insensible. El 
tercer grupo esta constituido por una potentisiina lbrmacion 
de cali/.as margosas blancas y azuladas, sumamente rica en 
restos org&nicos, aunque por lo general mal conservados. En 
la base, en varios sitios se encuentran marmoles blancos. En 
los sitios donde no existen estos marmoles so halla en la 
parte mas baja una serie de calizas margosas de un color gris 
azulado. Estos marmoles se encuentran en Jigonza, Pefias de 
Arnaez, cerca del pico del Aljibe. la Granja, gran islote de 
este marmol con frecuencia oolitico y entre Medina y Alcala 
de los Gazules y el monte de Berrueco, otro islote entre Me- 
dina y Chiclana. En este ultimo sitio se observan las margas 
blancas en la parte superior del monte, mientras que a corta 
distancia se encuentran restos organicos, entre ellos elj mmo- 
nites sub/lmbriatus , fbsil que indica ser esta formaci6n del 
neocomiense inferior. En los marmoles inferiores existe 
abundancia de braqui6podos , entre ellos la Bhynchonella 
astierriana, la 7»V/. Suessi, la Rh. spatica, la Rh . striatopli- 
cata, la lih. trilobata, la Terebratiila ebrodunensis , la T. <■«- 
taphracta, la T. maga&iformis y la T. mitts, determinadas por 
\l. Hebert. En las margas blancas yen las azuladas del resto 
de la provinc sneuentra la Terebratula janitor y ademas el 

Am. asperrinus, Am. astierrianus , Am. /Imbriatus, Am. Gra- 
si, /mis. Am. occitanicus , An/, ptychoicus, Am. bonyanus, Crin- 
ceras Duvalli< 3 Terebratula Bouei, determinados por el mismo. 



(19) Vera y Chilier. — formaci6:n de las rocas de Cadiz. 323 

En Conil, cerca de los azufrales, sale a luz un pequeno trozo 
de terreno secundario, muy interesante por los muchos Amo- 
nites ferrug'inosos que en 61 se encuentran y que parecen per- 
tenecer al neocomiense superior. De estos ha determinado el 
citadu M. Hebert el Am. asperrimus, Am. Deshayesi, Am. dy- 
pMllus, Am, Duvalianus, Am.belns, Am. picturalus, Am. stric- 
toculiatus y Am. Gfuetarcli. 

El terreno terciario ocupa gran extension. Se divide en tres 
g-rupos: Eoeeno. Mioceno y Plioceno. El priinero es 1111 depo- 
sito de caliza muy pobre en fosiles a excepcidn de nummulites. 
Alternan lYecuentemente estas calizas con arcillas y marg-as 
m&s 6 menos endurecidas y reposando sobre esta formacion 
un g-ran espesor de areniscas. marges y caliza basta. que a su 
vez esta recubierto por otro g-ran espesor de arenas incompe- 
rentes y caliza basta. extraordinariamente abundantes en 
iV»siles. Los replieg*ues del terreno ban sido tan proximos unos 
a otros y al mismo tiempo las ei-osiones se lian hecho obede- 
"iendo a causas tan encontradas que resulta g'ran complica- 
cion en la repartici6n de estos pisos. En la parte S. de la pro- 
vincia la mayor parte de la depresion de la lag-una de Janda, 
asi como los terrenos bajos entre Medina yAlcala de los Gazu- 
les y g-ran parte de los valles del rio Palmones y Guadiana 
estan formados por dos depositos inferiores; mientras que las 
cumbres de todas las sierras y alturas de alg-una importancia 
lo estan por las areniscas del piso superior. El conjunto de 
ambas formaciones puede dividirse en dos g-randes reg-iones 
esencialmente distintas. I'm la parte N. de la provincia el piso 
inferior esta representado por una caliza marg-osa blanca v 
deleznable, que en algimos sitios es una verdadera creta, y 
el superior por una gran formacion de arcillas y marg-as. En 
la parte S. alternan calizas compactas y cristalinas con cali- 
zas y arcillas mas 6 menos endurecidas. especialmente hacia 
el Estrecho de Gibraltar, y superpuestas por una potente for- 
maci6n de areniscas completamente desprovistas de fosiles. 
Hacia el 0. terminan estas areniscas en alg-unos parajes por 
calcareo basto y abundante en restos org-anicos, aunque por 
lo g-eneral en fragrnentos. Quedan divididas con bastante 
aproximacidn ambas regiones por una linea que, partiendo 
de las cercanias de cabo Roche y con direcci6n al NE., salg-a 
por entre Yillamartin y Prado del Rey. La caliza blanca que 



324 ANM.Ks DE HISTORIA NATURAL. (20) 

forma la base de esta formaci6n en el X. de la provincia pre- 
senta 'Mi ciertos sitios ana enorme potencia y alterna, aunque 
no con mucha frecuencia, con placas que son un verdadero 
conglomerado de nummulites, muy bien conservados en ge- 
neral. Esta alternancia se observa muy bien en el fondo del 
barranco formado por el arroyo Salado, que desde la Salineta 
de Guerra se vierte en el Zurraque a unos \'2 kin. al SE. de 
Puerto Real. Con frecuencia esesta caliza suinamente pizarro- 
sa . siendo en tal caso muy dificil distinguir el sentido de su 
estratificaci6n. En la pequena salida que hace al ENE. de 
Puerto Real, y en las irrandes cavidades efectuadas para su 
explotaci6n como piedra de cal, observase hallarse la roca 
atr;i\ esada en todas direcciones por lo que parecen ser super- 
ficies de resbalamiento, y en los sitios en que este se verifica el 
carbonato de cal ha cristalizado a veces hasta mas de 5 mm. 
de profundidad. Uno de los sitios en que mejor puede estu- 
diarse este piso, por hallarse libre de la accion epigenica, es 
on su contacto eon las margas neocomienses de la sierra del 
Valle en Las cercanias de la venta del mismo nombre. En la 
vereda que desde esta venta conduce al arrecife de Medina de 
Arcos, se encuentra esta formacion al descubierto por gran 
trecho a causa del desgaste produci'do pur e] fcransito de aquel 
(•amino. Slguese por (dla hasta el mismo arrecife, donde esta 
dominada por una caliza silicea muy compacta, que abunda 
en toda la regi6n intermedia entre las arcillas de la parte N. 
y las areniscas de la del S. El espesor de esta formacion sera 
de 300 a 500 m. en este sitio. Cuando sale a luz esta formaci6n 
foi'ma, por lo general, una faja de mayor 6 menor anchura 
en derredor del terreno ofitico. En casi todo ej valle de Gua- 
dalete esta 1 recubierto este piso por el superior y solo sale a 
luz en los sitios dichos 6 donde las erosiones ban sido muy 
profundas. El piso superior en esta regi6n esta casi solamente 
formado de una potente formaci6n de arcillas y margas que 
varian desde el color gris azulado al ceniza charolado, f6siles 
en ella escasean, mas se encuentran dientes de Squalus calca- 
reus eon frecuencia. Recorriendo los desmontes efectuados 
para C0nstrucci6n del arrecife desde el Salado de Kspera a Al'COS 
y de esta eiudad a la I'edrosa, se si^-ue toda la serie terciaria 
desde las margas blancas nummuliticas, en su paso al terreno 
yesoso cerca de Las azufradas de Arcos, hasta las arenas plio- 



(21) Vera y Chilier. — 1 okmacion de las rocas de Cadiz. 325 

cenas recubiertas por el diluvium, a corta distancia de este 
pueblo camino de Bornosporla carretera. Desdelos montes de 
Espera hasta las sierras Rabita y Aznar extiendese una gran 
fnrmacion de caliza basta en la que abundan sobremanera 
Las grandes ostras, pectines y otros fosiles miocenos. En alg"u- 
qos sitios de los montes de Espera toma una apariencia semi- 
cristalina y se halla sumamente tenido por 6xido de hierro, 
efecto, sin duda, de una parcial metamorfosis; por lo que apa- 
rece la roca de mayor antigiiedad de la que en realidad tiene. 
Paralelamente se extiende otro deposito que se diferencia 
tanto del anterior como este de las margas y arcillas de la 
mayor parte del N. de la provincia. El pequeno macizo que 
forma la sierra de San Cristobal entre el Puerto de Santa 
Maria y Jerez de la Frontera esta en su base formado de una 
caliza blanca cretosa muy semejante a la caliza margosa 
blanca que forma la base de estos dep6sitos, pero diferencian- 
dose de ella por la innumerable cantidad de nummulites que 
empasta y que puede decirse constituyen su parte principal. 
Gradualmente se va haciendo esta roca mas 6 menos arena- 
cea. La parte superior de esta sierra esta formada de [una 
arenisca con cemento calcareo. Esta arenisca es un conglo- 
merado de pequenos granos hialinos y menudos fragmen- 
tos de conchas y corales formando un todo bastante inco- 
herente conocido con el nombre de Piedra Franca del Puerto 
de Santa Maria, que se usa en este pueblo y en Jerez para 
las construcciones. En la parte S. de la provincia, el piso infe- 
rior esta representado ya por arcillas pizarrosas y micaceas, 
ya por una alternancia de estas y bancos de calizas. 6 solo 
estos liltimos ostentando de un modo 6 de otro mucho espe- 
sor. Entre Tarifa y Algeciras se puede con gran ventaja estu- 
diar, especialmente en las muchas canteras abiertas para la 
extraccion de las placas de caliza conocidas por losas de Ta- 
rifa, con las que se hallan enlosadas casi todas las poblaciones 
del litoral. Se hallan formando capas desde menos de 1 cm. a 
2 6 mas dm., separadas por otras de arcilla tambien de poco 
espesor y de vario color. Las calizas son en extreme duras y 
compactas, siempre mas 6 menos siliceas y de estructura 
semi-cristalina, empastando pequenos granos verdes de giau- 
conita que parecen caracterizar a todas las calizas del piso Hum- 
mulitico inferior de esta region. En la Salineta de Guerra, en 



326 A.NALES DE ttiSTORIA NATURAL. (22) 

las margas blancas equivalentes h estas calizas, se encuentra 
la misma substancia rellenando las conchas de los nummu- 
! iirs. El color de estas placas es gris azulado veteadas a veces 
de amarillo. Con frecuencia tienen una estructura brechiforme 
\ empastaD trozos de calizas (|iie procedon de los dep6sitos 
secundarios, En las cercanias de Mgeciras y camino de este 
pueblo a los Barrios, se hacen las calizas mas escasas, \ien- 
dose en su lugar arcillas compactas y micaceas en extremo 
esquistosas. Entre los Barrios y el Puerto del Moral, toman 
estos esquistos mucho desarrollo y son de color amarillo ver- 
doso claro; cerca del Puerto del Moral, en un desmonte efec- 
tuado, se presenta gran extensi6n de este terreno en que casi 
han desaparecido los esquistos en algunos sitios, encontran- 
dose en su lugar una arcilla color de amaranto con vetas mas 
6 menos claras. Este fen6meno de descomposici6n coincide en 
general, con los sitios por donde pasan los ejes anticlinales y 
los estratos a medio descomponer que conservan la estratifi- 
cacidn, se les ve violentamente dislocados. Salvo estos dos de- 
p6sitos arcillosos y calcareo-arcillosos que constituyen el piso 
inferior del terreno fcerciario, en todo el extremo s. de la pro- 
vincia domina el elemento calizo siempre alternando con 
arcillas, aunque menos que entre Tarifa y A.lgeciras. Ocu- 
pando el fondo de casi todos los valles \ barrancos en que ha 
desaparecido la formation de areniscas superiores dominamio 
casi en absoluto en todo el espacio que media desde los cerros 
de Medina ;'i los montes de Alcala. Son mny compactas y for- 
man placas ;i semejanza de las de Tarifa aunque de mas espe- 
sor. Rara vez salen a lnz en grandes masas, pues siempre for- 
m;in cerros redondeados eompletamente cubiertos <\'^<\>' su 
base a su cima por trozos angulosos de la misma caliza. Kstos 
trozos son mny grandes, \ especialmente entre Paterna y Alca- 
ic de los Gazules dificultan el transito. A veces estan parcial- 
mente enterrados en la tierra vegetal 3 otras eompletamente 
encima de ellas. El piso esta compuesto por la parte superior 
si totalmente de una formacion de areniscas en extremo 
potentes que en ciertos sitios podria mny bien tomarse como 
equivalentes del millstone gris del periodo carbonifero, cons- 
tituyen las cumbres de todos los cerros 3 sierras de alguna 
importancia que accidentan el suelo desde la parte austral de 
la provincia. Su color es amarillo castafio claro, y su grano es 



(23) Vera y Chilier. — formacion de las rocas de Cadiz. 327 

fino; sin embargo, con frecuencia aumenta el tamano del gra- 
no hasta formar casi una pudinga, como sucede entre Medina y 
Casas Viejas, hasta el sitio llamado Dehesa Arenales. en la que 
Los granos adquieren las dimensiones depequenas almendras. 
Tambien entre Tarifa y Algeciras, a orillas del Guadalmeci y 
entre Ubrique y Algar y en otras partes aumenta muclio el 
tamano de ios granos. En algunos sitios la arena esta formada 
porcuarzo muy hialino; en otros, aunque por corto trecho, esta 
fuertemente saturada de per6xido de hierro anhidro lo que le 
da tinte rojo, pareciendo entonces mas antiguo. La formaci6n 
pliocena y post-pliocena es muy importante en esta provincia. 
La ciudad de Cadiz, especialmente su parte SE. y las fortifi- 
caciones que la cierran por la parte de tierra, se halla edifi- 
cada sobre una formacion pliocena; esta formacion es mas 6 
tnenos arenacea y reposa en este sitio sobre una arcilla azu- 
lada que parece representar al terciario medio 6 mioceno en 
el resto de la provincia. Aunque en Cadiz no sale a luz esta 
arcilla, se halla debajo, pues se le ha encontrado al fabricar 
los cimientos de la muralla del S. junto a la Plaza de los To- 
ms. Ademas, cuando empez6 a abrirse un pozo artesiano en el 
sitio llamado hoy Parque de Salud* se penetro en ella aunque 
no se atraveso del todo, pues los trabajos se suspendieron. 
En el escarpe formado por el batir de las olas en la playa 
del S. en Puerta de Tierra, desde las fortificaciones hasta el 
cementerio, es donde mejor puede estudiarse esta formacion. 
Contintia durante unos 900 m. este escarpe siguiendo aproxi- 
madamente la direccion de la costa en esta parte de la pro- 
vincia. pero formando un arco de circulo de inucho radio, 
cuyo centro se encuentra en el mar. Los estratos de esta for- 
macion estan levantados 20° en su salida por junto a las for- 
tificaciones buzando al SE. y en casi la horizontal cuando se 
pierden bajo las arenas voladeras de la playa. La salida de 
la arcilla azul cerca de la Plaza de Toros parece formar un 
anticlinal, gran eje de fractura que traza su acci6n hasta ios 
liltimos limites de la provincia. El plioceno tendra en el es- 
carpe gaditano unos 300 m. ; es muy abundante en restos 
organicos, si bien escaso de especies. Caracterizado en toda 
su extensi6n el Pecten Jacobceus, encontrandose tambien ya en 
unos ya en otros de sus estratos el Pecten benedictus, P. coarc- 
hih>s. P. crista/ us , P. pixidatus , P. seat) ret i 'us , P. varius, 



328 \\\I.i:s DB HISTORIA NATURAL. (24) 

Lima inflata, Ostrea erfiilis y 0. psevt/orrfi'Hs. Las primeras 
capas que salen a luz en este escarpe son arenas margosas 
con impresiones de peqnenas conchas muy mal conservadas. 
Ocupan estas arenas margosas la parte mas profunda que 
puede verse de esta formacion y solo son visibles en marea 
baja. 

Siguense arenas incoherentes de g'ran espesor sobremanera 
abundantes en restos organicos muy Men conservados; eu- 
tre ellos los Pecten Jacobaus , pixidatus, scabrellus y grandes 
individuos de la Ostrea edulis y otros bibalvos no caracteri- 
zados; interpuestas entre estas arenas se encuentran delgadas 
capas y nodulos de caliza que con frecuencia aumenta los res- 
tos organicos. Superpuestas a estas arenas aparece una capa 
como de '2 m. de espesor de arena margosa semejantea la que 
sale a luz en la parte inferior de esta formaci6n eon identicas 
impresiones de pequefias conchas bibalvas. A.companando a 
est as impresiones se ven bellos ejemplares del Pecten crista- 
tus, aunque no en tanta abundancia como se encuentran en 
iilentien horizonte en el cauce del Zurraque cerca de la Sali- 
neta de Guerra. L16gase despues en el orden ascendente a un 
gran espesor de margas mas 6 menos arenaceas de vetas ama- 
rillas y azules, escasas en f6siles. 

Despues se penetra en otro gran espesor de arenas y capas 
de calizas interpuestas, donde se encuentran, entre otros, nu- 
merosos ejemplares de la Lima 'mil a In. Sobre estas arenas 
aparece un conglomerado de grandes ostras y pectenes que 
tiene mucho espesor en algunos sitios; y encima otro distinto, 
pues es un conglomerado de diversas conchas, unas veces- 
enteras y otras no, y unidos a estos restos organicos y fuerte- 
mente cementado ]>or cemento calcareo, gran cantidad de ]>e- 
quenos cantos rodados, generalmente de cuarcitas y acompa- 
fiamlo a estas cuarcitas innumerables fragmentos de las mis- 
mas calizas que constitu\en parte de la niisiiia t'orimudiui hi 
su l.ase. Este hecho demuestra bien claramente lo gradual del 
levantamiento que ha trastornado estos estratos; pues es evi- 
dente que cuando el jieriodo plioceno no habia todavia termi- 
nado, y por consiguiente cuando Los dep6sitos adn de ese mar 
continuaban , ya los estratos previamente formados se iban 
levantando gradualmente, y batidos por las olas, Servian sus 
ruinas para continuar la serie de dep6sitos que, sin aparente 



(25) Vera y Chilier.— formation de las rocas de Cadiz. 329 

soluci6n de continuidad, conocemos con el nombre de plioce- 
ne A este cong-lomerado sig-uen 2 m. de espesor, en algunos 
sitios, de arcillas alternando con delgadas capas de creta blan- 
ca, dominando el todo nn deposito al parecer de playa, que 
cerca del cementerio tiene unos 4 m. de espesor y esta. for- 
mado de grandes cantos rodados, mezclados con arena y es- 
caso de fosiles. Termina el mencionado deposito la formacion 
pliocena de la isla gaditana. Recubriendo toda esta y en com- 
pleta discordancia, se encnentra una arcilla arenacea de color 
rojo vivo, que se extiende por g-ran parte de los terrenos de 
esta provincia y gran parte de Andalucia. Es el diluvium. 

Al pie del escarpe proximamente descrito y especialmente 
en el sitio conocido por Punta del Blanco, se encuentra un 
cong-lomerado de g-randes piedras, arena y algunos restos 
org-anicos, entre ellos el Cardium edulis. Reposa este depo- 
sito en completa discordancia con el plioceno, sobre el. y pa- 
rece ser muy moderno y aim mas que el diluvium. De la ci- 
tada Punta del Blanco se extiende en trozos mas g-randes 6 
mas chicos hasta el Castillo de San Sebastian, edificado sobre 
terreno formado exclusivamente por este coug-lomerado. Pos- 
teriormente k su deposito ha sido alg-un tanto levantada esta 
formacion ; pues en la Punta del Blanco se ve parte de ella a 
un nivel superior al de las mareas mas altas. Ademas el feno- 
meno de las ollas, especie de Giants pot holes en que abunda, 
lo demuestra. Estas ollas son g-randes ag-ujeros verticales, al- 
g-unos de mas de 1 m. de diametro y 2 de profundidad. Delan- 
te del castillo se halla el terreno literalmente acribillado por 
estas perforaciones, unas en vias de formacion y otras sobre 
el nivel de las mareas. Este terreno lleva en si mismo, por 
causa de los g-randes cantos rodados que empasta, los elemen- 
tos de su propia destruccion, pues al desgastarse esa playa 
por el batir de las olas, las piedras aprisionadas en los hoyos 
que se forman, moviendose por la ola perforan el terreno en 
sentido vertical. Los dep6sitos pliocenos en el resto de la pro- 
vincia presentan siempre los mismos caracteres aren^ceos que 
en la isla de Cadiz, tomando en algunos sitios la caliza basta 
mucho mas espesor que el que tiene en esta isla. En Puerto- 
Real, en las canteras abiertas a laderechadel camino que con- 
duce al Puerto de Santa Maria, tiene de 15 a 20 m. de espesor. 
Estos dep6sitos forman una f'aja que se extiende cubriendo 



330 W\l.l> DE HISTORIA NATURAL. (26) 

todo el litoral, desde el S. del cabo de Trafalgar ;'i Sanlucar 
de Barrameda. En su mayor anchura escasamente penetra de 
in ;i 12 km. tierra ade itro, pero en algunos sitios del interior 
tanil)i.'ii se encuentran, puea en el valle del Guadalete se 
liallan fcrozos 'i 1 "' indican que P or (>st ' la, '° Los dep6sitos del 
mar plioceno llegaban hasta mas alia de Arms. Esta ciudad 
se encuentra edificada sobre una potente formaci6n de arenas 
separadas por delgadas capas de caliza que reposa sobre 
caliza basta. Entre el Puerto de Santa Maria y Jerez, en la 
via ferrea, se halla una gran formaci6n de arenas pliocenas 
recubriendo las margas miocenas. extendiendose hacia el X. 
En Sanlucar de Barrameda, en la desembocadura del Guadal- 
quivir y en el promontorio en donde esta edificado el castillo 
del Espiritu Santo, se encuentra un corte natural fraguado por 
el batir de las olas, donde se ve esta formaci6n descansando 
sobre las arcillas miocenas. En la caliza "hasta que directa- 
mente recubre la arcilla iniocena y las arenas y arcillas que 
Les siguen, se encuentra abundancia de fftsiles, entre ellos 
los que siguen determinados por M. Bayan: Cardium hums. 
C, ciliare, Corbula striata, Ostrea Bollayei , Pecten benedictus, 
Natica Josephinia, Tnrritella vermicularis. 

Los terrenos formados por dep6sitos pliocenos del litoral de 
la provincia est&n recubiertos por -•ramies pinares. Entre los 
dep6sitos recientes, uno de los mas importantes es la potente 
formaci6n de barro que constituye los terrenos pr6ximos a la 
gran bahia de Cadiz. Estos barros son evidentemente los limos 
acarreados por el Guadalete y otros varios que se vierten en 
esta bahia. En algunos puntos de ella se ha profundizado 
40 y 50 m. sin encontrar firme; tienden estos barros a cegar- 
la. En el valle del Guadalete y especialmente desdela pasada 
del Alamillo, existen aluviones en extremo considerables, no- 
tables, tanto por su espesor como por el tamano de los cantos 
que los acompanau. A orillas del Majaceite 3 en la falda de 
las sierras de las Cabras y A.lajar se observan compactos tra- 
vertinos que empastan igualmente cantos de grandisimas di- 
mensiones. En la base de las sierras en las cercanias de Ugeci- 
ras se encuentran igualmente inmensos dep6sitos de grandes 
cantos rodados, pero sin cementaci6n alguna. Cerca del Puerto 
de Santa Maria se Italian pequenas dunas que forman 111011- 
ticulos de lo a 12 in. de elevaci6n, pero qo se 1 ttienden tierra 



(27) Vera y Chilier. — Komi aciox de las rogas de Cadiz. 331 

adentro. Los depositos diluvianos cubren gran parte de la pro- 
vincia y en su mode de ser con respecto a la actual estructura 
orografica atestig-uan fielmente los inmensqs trastornos que 
esta parte ha sufrido en epoca relativamente moderna. No 
recubren las actuales depresiones del terreno sino lugares 
relativamente altos, con frecuencia las cumbres de pequenos 
paralelogramos entre los valles longitudinales que por regda 
general siguen los que fueron convexidades de los plieg-ues y 
grandes valles transversales que en la description orografica 
se ha visto atraviesan la provincia de parte a parte. Por lo 
tanto, el diluvium ocupa hoy con frecuencia las cumbres de 
las colinas. En la epoca en que las aguas acarreaban estos 
dep6sitos, las erosiones en el terreno nuevamente plegado, 
no habian sido suficientes todavia para rebajar a su actual 
nivel las convexidades de los pliegues que hoy forman los 
mas profundos valles. ni habia aim tenido lugar el quebran- 
tamiento que posteriormente fractur6 a todos estos terrenos 
en angulo recto a su direction. Durante esta epoca corrian 
evidentemente las aguas pur las concavidades de los pliegues, 
entonces antiguos valles y hoy cumbres de las colinas, atesti- 
guando que entonces era la orografia del pais esencialmente 
distinta de lo que es actualmente. 

Grande debe ser el periodo de tiempo que nos tiene que 
separar de la epoca diluvial, que geoldgicamente considerada 
es solo de ayer, y que, sin embargo, ha sido suficiente para 
cambiar tambien por complete la estructura orografica del 
pais. Entre todas disting-ue al diluvium 1111 arcilla arenacea 
de color rojo vivo, sin apariencia alguna de estratiticacion v, 
en general, sin eementacion, acompanandola innumerables 
cantos rodados de cuarcitas. en general del tamano de nue- 
ces, pero a veces del de naranjas y aim mayores. En toda la 
costa desde el cabo de Trafalgar a punta Candor, como entre 
San Roque y el convento de la Almorayma, se encuentran en 
este deposito innumerables cantos rodados, alg-unos de in- 
mensa mag-nitud, mas en el interior de la provincia desapare- 
cen y en su lugar se veil cantos de distinta naturale/a. No 
existen estas cuarcitas en los dep6sitos de esta provincia y si 
soln en la de .Malaga, aunque con escasez, y en Sierra ^lorena 
de donde proceden las que se ven en el literal. Probablemente 
proceden de tierras al (). que hau desaiiarecido durante el 



332 ANALES DE HIST0R1A NATURAL. (28) 

periodo de tiempo transcurrido desde la 6poca diluvial hasta 
nuestros dias, consecuencia del ultimo trastorno que ha tras- 
tornado tan profundamente esta parte del continente eu- 
ropeo. 

Los terrenos yesosos que eu esta provincia existen, ofreceu 
gran interes, pues si bien por sus caracteres petrol6gicos y la 
relaci6n que eu alguoas ocasiones guardan con respecto a los 
estratos de la formacion jurasica, podrian inducir a conside- 
rarlos como equivalentes del piso superior del Trias 6 keuper, 
sii inauera de ser con relaci6n a los demas terrenos estratifica- 
dos. los restos organicos que aunque con dificultad se encuen- 
tran en sus estratos, y otro gran uumero de hechos levant an 
grandes dudas acerca de la exactitud de ser estos dep6sitos 
realmente triasicos. Pueden mas bien considerarse como el re- 
sultado de una profunda accion epig6oica que ha modificado 
Ins diversos estratos en esta parte de la Peninsula desde la 
epoca miocena hasta nuestros dias, que un solo terreno sedi- 
mentario. Estos dep6sitos fcrman una ancha faja que con di- 
recci6n de OSO. a V.XK., y en tro/.os de mas 6 menos importan- 
cia, ocupa toda la parte de la provincia que queda al N. de 
una linea que, partiendo del cabo de Trafalgar y pasando por 
el pico del Aljibe, penetra en la provincia de Malaga. Estos 
limites son quizas algo arbitrarios, pues es mm frecuente ob- 
servar que mientras la base de un cerro esta formada de yesos 
y dolomias, su ciispide se halla coronada por un tro/o de ma- 
yor 6 menor importancia en donde se reconocen los caracteres 
de cualquiera de los depositos estratificados que se observan 
en esta provincia. Los islotes que de este terreno aparecen 
con tanta frecuencia salen a luz sin orden ni concierto a tra- 
v6s de las capas de toda la serie geoldgica que en esta pro- 
vincia se presenta. l^stos terrenos, que en Puerto Ileal yen 
Kspera se hallan en contacto con las capas del terciario medio, 
en Paterna, Medina y Salinetas lo estan con las del terciario 
inferior. Mas no solo estan en contacto con los dep6sitos ter- 
ciarios. Ed el H"rrueco, la Granja, al SE. de Medina y en Ji- 
gonza lo ''stan con los depositos neocomienses. Ed Prado del 
Rey y el Bosque salen por debajo de los marmoles rojos, 
mientras 'pie eu las Huertas de Benamahoma y en Qbrique 
se encuentran en contacto. ya con la gran forniacii'm de cali- 
zas Liasicas, ya con las calizas pizarrosas, tainbitdi liasicas, que 



(29) Vera y Chilier.— kormacion de las rocas de Cadiz. 333 

con tan gran potencia forma n la base del cerro del Piuar. 
Encuentranse estos dep6sitos en estrecha uni6n con los ejes 
de fractura ocupando los ejes anticlinales de los numerosos 
repliegues que ha sufrido esta provincia, violentamente tras- 
tornados, y a veces torcidos y volteados. 

Acompanando a estos terrenes aparecen apuntamientos 
de una roca eruptiva cuya abundancia es tal en algunos 
sitios, que el terreno se halla completamente acribillado por 
las numerosas salidas que hace a traves de los yesos y dolo- 
mias. Presenta gran variedad en sus caracteres, pues unas 
veces es sumamente compacta, hasta confundirse a primera 
vista con el basalto, y otras presenta una estructura perfecta- 
inente cristalina. Su color varia tambien mucho, cambiando 
desde el verde 6 gris verdoso claro al verde obscuro 6 casi 
negro; y como sucede en el apuntamiento al SO. de Alcala de 
los Gazules, la roca esta compuesta de un feldespato perfecta- 
mente bianco y pequerios cristales mal definidos, al parecer, 
de piroxeno negro. 

Tratadas todas ellas por el acido hidrocl6rico hirviendo pier- 
den de 5 a 15 por 100 de su peso, y ademas en la solucion 
dan una apreciable cantidad de hierro y una muy considera- 
ble de magnesia. Estas rocas parecen estar formadas de un 
feldespato del sexto sistema y piroxeno a mas de un silicato 
magnesiano soluble en los acidos. Ni aun en su mayor estado 
de descomposicion dan efervescencia con los acidos. No es 
frecuente ver en estas rocas una estructura francamente cris- 
talina, pues en general, cuando no presentan facies homoge- 
nea, afectan una cristalizacion bastante confusa. Mas en las 
cercanias de Zahara se encuentra una roca que varia bastante 
de las demas en sus caracteres. Esta compuesta de grandes 
cristales de feldespato verde claro en una masa mas obscura, 
con pequenitos cristales de brillo metalico, probablemente de 
dialaga diseminados; y constituye una especie de p6rfido 
muy semejante a rocas de igual naturaleza que salen a luz 
cerca de Antequera, en la provincia de Malaga. Estas rocas 
son siempre mas 6 menos magneticas y siguen al iman aun 
en trozos de bastante maguitud. Con frecuencia estan carga- 
das de pirita y a veces en trozos suficientemente grandes para 
poderse reconocer a la simple vista. Su densidad es muy con- 
siderable y varia desde 2,8 a .'5.1. En algunos de sus apunta- 



334 AlNALES DE BIST0RIA NATURAL. (30) 

mientos encueiitranse en extremo defscompuestas y cuando 
esto tiene lugar es frecuente observar pequenos cristales de 
hierro oligisto, que en delgadas venillas y en pequenas geo- 
das cruzan la roca en todas direcciones. En el apuntamiento 
cerca de La aldea de Benamahoma Las hay tambi6n atravesa- 
das por vetas de piroxeno cristalizado. En donde mejor puede 
verse La descomposici6n de la roca es en dos de Los tres apun- 
tamientos que se pasan en la vereda que desde el Berrueco 
conduce a La ciudad de Medina. Especialmente en el mas pr6- 
ximo ;'i este pueblo toda La masa ha sido convertida en una 
menuda arena. descomposicitin que parece venir de muy pro- 
fundo a juzgar por Lo completa que es. Los caracteres de estas 
rocas, el sincronismo que parece haber entre La epoca de su 
aparici6n y la de los innumerables apuntamientos de rocas 
eruptivas que salen a lux a ambos lados del Pirineo. asi como 
la semejanza de caracteres de los terrenos que las acompanan 
en ambos yacimientos, ha inducido a darlas el nombre de 
ofitas. Su preseneia en algunos parajes es en extremo fre- 
cuente. A ambos lados del arrecife que une a Chiclana con 
Medina sale a luz una gran cantidad de estos apuntamientos 
de ofita. Ala derecba de la vereda que desde Puerto Real con- 
duce ;i Medina y a orillas del arroyo del A.lmendr6n, se pre- 
senta urn cerro ofitico extremadamente notable por su forma. 
Elevase unos 50 m. sobre el cauce del arroyo; tiene forma 
aguda y c6nica que lo distingue entre los dcnn'is cerros de la 
comarca, que, coum se ha indicado, tienen formas redondea- 
das. En La cumbre de este cerro se exagera una particularidad 
6 propiedad que parecen tener todas estas rocas; la de despren- 
derse en fragmentos poliedricos sin regla alguna aparente. 
Otro apuntamiento que toma una forma aun mas c6nica toda- 
via es el que solo y aislado se levanta en medio del llano en 
forma de pit6n. Escasamente tendr6 unos 200 m. de di^imetro 
en su base, mientras que su altura sobre el nivel del llano sera 
de unos 30. Entre el monte del Berrueco y Medina, en medio 
de mi pequeno llano de forma circular como de unos 500 m. de 
diametro y rodeado de cerros de escasa elevaci6n, se encuen- 
tra exactamente en el centro una protuberancia ofitica igual- 
mente circular, y que escasamente sobresaldr^ del uivel del 
Llano unos L0 6 L2 m. Es frecuente observar en el terreno ye- 
soso estas es) ies de circos, aunque falta la protuberancia 



(31) Vera y Chilier. — fgrMaci6n de las rocas de Cadiz. 335 

central, y a primera vista 3 no conociendo la composici6n del 
terreno podrian tomarse por antiguos crateres. Los terrenos 
■ que acompanan a estas emisiones de ofitas, por muy diferen- 
tes que sean en su composici6n, presentan siempre varios ca- 
racteres comunes, cuales son su abigarramiento de colores 
mas o menos vivos y el estado cavernoso de las calizas. 

Cuando estos dep6sitos adquieren su normal desarrollo, en- 
tonces sus caracteres son en todas partes may semejantes. En 
este caso los estratos de este terreno estan formados de gran- 
des masas de yesos y arcillas abigarradas alternando, y aim 
entremezclados con capas de di versos espesores de dolomias, 
unas voces compactas y otras cavernosas y de 1111 color que 
varia desde el gris claro al casi negro. La estructura de estas 
dolomias es con frecuencia en extremo pizarrosa, pero pare- 
ciendo seguir los pianos de la primitiva estratiticacion. que 
siempre puede con facilidad conocerse. Acompanando a estas 
rocas suelen aparecer capas de areniscas de diversos colores, 
aunque predominando siempre el rojo subido 6 amararito,y 
con frecuencia llenas de pequenas particulas de mica. 

Los bancos, bolsadas y capas continuas de yeso en algu- 
nas partes adquieren inmenso espesor; y al SE. de Medina, a 
unos 2 km. de la Granja, a orillas del rio del Alamo, hay cerros 
completamente formados de esta roca de mas de 100 m. sobre 
el nivel del rio. Tambien adquieren en el cauce del Majaceite 
entre Tempul y la pasada de la Plata, un desarrollo extraor- 
dinario. En esta roca la estratiticacion no puede reconocerse 
y, en general, constituyen masas de formas bastante irre- 
gulares y con frecuencia de apariencia brechiforme, empas- 
tando grandes trozos de arcillas y dolomias en su masa. Las 
arcillas se encuentran en algunos sitios literalmente llenas 
de cristales de cuarzo bipiramidado e igualmente entre los 
yesos se ven empastadas grandes cantidades de este mineral. 
En Puerto Real y Medina Lay yesos de color rojo subido, em- 
pastando jacintos de Compostela en gran abundancia, mien- 
tras que en los yesos negros que salen a luz a corta distancia 
de Cbiclana, camino de Vejer, los pequenos cristales de cuarzo 
bipiramidal que empastan sou completamente negros. El color 
de los yesos varia bastante, pero predomina el rojo y el negro. 
En el sitio conocido con el nombre de Barrancos de Puerto 
Real, detras de los cerros de las Tinajas y de Mira-Mundo, 



336 \\\l.i;s DE BISTORIA NATURAL. (32) 

en una cantera de yeso que hay abierta a la izquierda al 
entrar en este sitio desde la marisma y subiendo el curso del 
arroyo, se encuentran Lntercalados entre los yesos varias del- 
gadas capas de magnesita. Esta substancia, que es de un 
bianco mate y terrosa, se halla tan [ntimamente unida a la 
masa de los yesos, que vetillas de esta ultima substancia la 
atraviesan en todas direcciones. En este mismo sitio se ob- 
serva mejor que en el resto de la provincia el estado breehi- 
forme de las dolomias en las proximidades del contacto con 
la ofita que sale k luz en la vecindad del cerro de las Tinajas. 
La dolomia en las proximidades del contacto esta reducida a 
menudos fragmentos; pero lo notable es que a pesar de estar 
tan quebrantada la roca no cae a pedazos, sino que sus di- 
versos trozos se mantienen unidos entre si. sin apariencia 
alguna de cemento. Los fragmentos de esta especie de brecha 
estan con frecuencia adosados unos a otros, tocandose algu- 
aas veces solamente por sus aristas, no se puede reconocer a 
la vista senal alg*una de cemento y parecen mas bien estar 
aglutinados por efecto de las grandes presiones que deben 
estas rocas haber sufrido. Ks frecuente oncontrar dolomias 
cristalinas en contacto con las ofitas, pero en general este 
estado cristalino dura por corto trecho y no se propaga el 
fen6meno a grandes distancias. otros fen6menos que estan 
igualmente ligados a esta formacion yesosa sun los dep6sitos 
de azufre, las sal/as y los muchos nianantiales salados y sul- 
furosos que en tanta abundancia se hallan en esta provincia. 
Los aludidos dep6sitos de azufre son de mucha importan- 
cia. especialmente los de Conil y Arcos. En este ultimo punto 
se halla el azufre en vetas de mayor 6 menor importancia 
impregnando las arcillas terciarias y rellenando los huecos de 
los F6siles de esta formaci6n, especialmente los que se en- 
cuentran en unas capas de arenisca interpuestas entre las 
margas y que se hallan tan impregnadas de azufre que llega 
a mas de 30 por 100 de su peso. Las salzas 6 volcanes de fango 
es otro de los fen6menos de esta localidad que parecen estar 
tambicn iiitimamcnte relacionados con estos fenomenos que 
tan importante papei parecen haber representado en esta 
parte de la Peninsula Eb6rica. En Conil, cerca de los azufra- 
leSj se encuentran gran mimero de dichos pequenos conos 
fangosos, como lo ha becho ver el Sr. D.J. Delanoue. Ahora 



(33) Vera y Chilier. — formacion de las rocas de Cadiz. 33- 

estos conos no estan en actividad; pero en Mor6n, provincia 
de Sevilla, dicho senor ha encontrado conos semejantes en 

actividad completa y en considerable numero. 

Los manantiales salados son abundantes en los terrenos 
yesosos de alg*unos sitios de la provincia. coino en las cer- 
•anias de Prado del Rev; en las salinas de Hortales se ex- 
plotan desde hace mucho tiempo los que alii tienen sn ori- 
gen. Los manantiales sulfurosos abundan tanto que es dificil 
caminar largo trecho por los terrenos yesosos sin sentirse 
molestado por el olor caracteristico del acido sulfidrico. En 
Chiclana de la Frontera se encuentra al SO. del pueblo 1111 
cerrito en cuya cumbre se lialla edificada una ermita 11a- 
madade Santa Ana. El cerro esta formado de una caliza coni- 
pacta que presenta caracteres en extremo notables. Es muy 
compacta ysilicea, estando a veces la roca en casi su totalidad 
formada de arena y cemento calcareo. Otras veces la caliza se 
hace perfectamente homogenea y empasta pequenas particu- 
las de mica, aunque solo en pequenos trozos de la roca. En- 
tra. ademas, en la composiciun de esta una cantidad muy 
considerable de magnesia, haciendo, por consigniente, esca- 
sa efervescencia con los acidos y hasta tomando todos los ca- 
racteres de una verdadera dolomia. Presenta gran numero de 
cavidades que con frecuencia se hallan tapizadas por un car- 
bonato de cal, y es frecuente encontrar pequenas geodas de 
aragonito, su color varia desde casi bianco 6 amarillo claro al 
azul obscuro, y esta con frecuencia veteada de estos colores. 
Es muy rica esta formacion en fusiles, mas solo se conserva el 
molde de ellos, por lo que es muy dificil elasilicarlos. Entre 
ellos se encuentran gran cantidad de pectenes, ostras, gran 
numero de gastropodos y patas de crustaceos a mas de algai- 
nos polipos, de los cuales uno ha sido considerado por M. Ver- 
nenil como afine al Caryophyllia truncata, del terreno nummu- 
litico. En los desmontes efectuados para la construcci6n del 
arrecife desde Chiclana ;'i los banos de dicha fnente, salen k 
luz las margas blancas nuininuliticas, que se les ve pasar por 
una gradaci6n insensible a las arcillas y yesos abigarrados que 
aparecen a corta distancia del pueblo. Estos yesos forman un 
eje anticlinal, a ambos lados del cual buzan los estratos num- 
muliticos en sentido opuesto. A poca distancia y siguiendo el 
mismo arrecife se lleg*a a un molino de viento que se halla a 

ANALES DE niST. NAT.— XXVIII. 22 



A.NALES Hi. HISTORIA NATURAL. (31; 

cerca de 1 km. del establecimiento de bafios do Fuente Amar- 
ga. Ed lo alto del cerro en donde existe este molino vuelve 
;'i aparecer la misina formaci6n de calizas, que constituyen el 
cerro de Santa Ana. Los caracteres de estas calizas son los 
mismos quo los del referido cerro, con ig-uales muestras de 
una parcial metamorfosis, a corta distancia en los desmontes 
efectuados al pie del raismo molino para construir el arrecife 
empieza la modificacion de la roca k marcarso mas todavfa. 
Al [iif del cerro van estas calizas adquiriendo colores cada 
vez mas obscuros, y se hace su estructura en algunos sitios 
tan compacta que a vcces llega a ser completamente litogra- 
tica. Ademas empiezan gradualmente a desaparecer los mol- 
des de los restos organicos y se hacen cada vez mas indistin- 
tos. Al mismo tiempo que esta caliza va adquiriendo tan ex- 
trana apanencia van encontrandose firmemente empastados 
en la compacta masa de la roca, pequenos cristales de cuarzo 
bipiramidal. Por las lucientes facetas que presentan se de- 
muestra bien claramente que este mineral se lia depositado 6 
bien al tiempo del dep6sito de la caliza 6 despu^s, porque la 
limpieza de sus aristas excluye admitir la posibilidad de lia- 
ber podido ser acarreados de formaciones preexistentes. Estos 
cristales van auinentando gradualmente en cantidad y en ta- 
mano, encontrandose algunos de mas de 3 cm. de longitud. 
A.companando a estos cristales aparecen tambion inmensas 
cantidades de pequenos prismas pseudoexag-onales de ara- 
g"onito, que en algunos sitios forman la casi totalidad de la 
roca que entonces toma la apariencia de una especie de por- 
tido. A poco estas calizas empiezan a perder su compacidad, a 
hacerse cavernosas y a alternar con arcillas igualmente lle- 
nas de cristales de cuarzo bipiramidal. Hacia los bafios de 
Fuente Amarg-a, intercalados entre estas arcillas, se encuen- 
iran alg-unos cristales y vetas de yeso. y ya en la proximidad 
del Establecimiento de bafios, las calizas por algunos sitios 
pasan a dolomias esquistosas. En la parte superior de esta 
formacii'in y cerca del molino se encuentran empastados entre 
las calizas trozos de arcilla muy bituminosa, y se han en- 
contrado tambi6n algunos <{ue otros cristales de azufre en 
algunas de las numerosas geodas de carbonato de cal y ara- 
gonito que se encuentran esparcidas por la masa de la roca. 
Por el estado en que esta terminacion se encuentra se ve la 



(35) Vera y Chilier. — formaci6n de las rocas de Cadiz. 339 

escasa probabilidad de que se formaran estos depositos como 
actualmente se hallan, pues parece dificil que la numerosa 
fauna que segiiri se ve poblaba aquellos mares, pudiese ha- 
ber vivido en uno en que se depositaban rocas que necesi- 
taban reacciones tan complicadas para su formacion como 
yesos, dolomias, cuarzo bipiramidal y aragonito. Parece, por 
el contrario, ser todos estos minerales resultado de acciones 
que se han ejercitado posteriormente a su deposicion. Estos 
datos y otros que pudieran presentarse, inclinan el animo a 
suponer que estos terrenos, mas bien que equivalentes de las 
inarg'as irisadas de la formacion triasica, son el resultado de 
una accion mineralizadora que ha coincidido con la erupciun 
de las ofitas al traves de las masas mas profundas. Fenomeno 
semejante se observa en los Pirineos. La mayor parte de los 
geblogos estan conformes en aseg*urar que estos terrenos son 
cunsecuencia de las series de reacciones quimicas que ban 
acompafiado a las ofitas en su salida. 

Por el estudio de la orografia y g-eologia de la provincia se 
viene en conocimiento de los accidentes que ban trastornado 
su suelo. Dejando aparte los anteriores a la epoca terciaria que 
puede haber contribuido a dar a esta parte de la provincia 
su actual relieve, bay que observar el poderoso inriujo que la 
masa de calizas secundarias parece haber ejercido en la re- 
particion de los depositos secundarios y terciarios. Parecen 
haber estas calizas formado al principle de esta epoca un bajo 
fondo 6 archipielag'o que, influyendo sobre la direcciun de las 
corrientes de esos mares muy eficazmente, motivaba el que 
las aguias acarreasen y depositasen sedimentos diferentes a 
ambos lados de ese macizo. Los sedimentos depositados al N. 
son eminentemente blandos, los del S., son extraordinaria- 
mente duros y compactos. Al final de la epoca terciaria princi- 
pio esta parte del continente a experimental- un trastorno im- 
portante, pues empezo el terreno a pleg-arse muy notablemen- 
te. Bien, efecto s61o de presiones laterales u bien de estas unidas 
a otras, de abajo a arriba, todo el terreno desde el estrecho de 
Gibraltar al valle del Guadalquivir se pleg-u sobre si mismo 
en una serie de dobleces paralelos entre si y que siguen una 
serie 6 direcci6n de E. 28° N. Esta direcciun y las circunstan- 
cias de hallarse Levantados los terrenos pliocenos en estrecha 
correspondencia ''on estos pliegues. hacen fundadamente creer 



340 ANALES DE HISTORIA NATURAL. (36) 

haber tenido lugar este trastorno al mismo tiempo que el de 
los Alpes principales. La magnitud de estos pliegues en la 
parte N. do la provincia es muy considerable. Su distancia de 
cresta a cresta es en g-eneral de 3 a 4 km., pero en la parte S. 
se hacen estos pliegues en extremo repetidos, y entre Tarifa y 
Los Barrio hay algunos de escasisimo radio. En los ejes an- 
ticlinales que form an estos pliegues, y especialmente al N. de 
una linea que pasa por el pico del Algibe y ol cabo de Trafal- 
gar, hicieron erupcion numerosos apuntamientos de una roca 
eruptiva piroxenica. Parecen haber venido acompanadas de 
aguas termales u otras emanaciones, quo ejerciendo podcrosa 
accion sobre los estratos con que venian en contacto, iban gra- 
dualmente transformandolos dando lugar a numerosas exigen- 
cias. Las diversas formaciones sometidas a esta accion pare- 
cen unas veces haber sido convertidas en yeso, otras en dolo- 
miasy otras en arcillas mas 6 menos abigarradas; pero impri- 
miendo siempre a todos los terrenos sometidos a este influjo 
epigenico gran semejanza de caracteres. Esta acci6n epig6nica 
ademas era causa do que terrenos quizas primitivamente duros 
se hiciesen extremadamente blandos y aptos a ser destruidos 
por los agentes atmosfericos. 

Esto ha dado por resultado que en la actualidad las mas 
profundas depresiones de esta provincia se encuentran gene- 
ralmente ocupando los ejes anticlinales , es decir, que las de- 
presiones actuales han sido las primitivas crestas de los plie- 
gues. Terminando este violento trastorno, gran parte de los 
que entonces eran valles do esta comarca fueron recubiertos 
■ on dep6sito diluvial rojo. dep6sito que ocupa una impor- 
tante extensi6n en gran parte de Andalucia. 

Finalizado dieho fen6menovolvi6asufrir esta parte un tras- 
torno extraordinario. En una direccion que corre justamente 
angulo recto a la de los primitivos pliegues experiment6 
esta parte de la 1'oninsula un violento quebrantamiento, que- 
dando ras ! - todos estos terrenos en una serie de iVactu- 
ras paralelas entre si y a la direcci6n que sigue la costa, 
que es sensiblemente de NNO. ;'i SSE., y rompi6ndose la con- 
uidad de los antiguos pliegues, lo que cambi6 por com- 
plete la estructura orografica que a la saz6n el puis dobia 
tener. Despu6s han sido considerablemente ensanchadas estas 
fracturas por erosiones de inmensa magnitud, contribuyendo 



(37) Vera y Chilier. — formacion de las rocas de Cadiz. 341 

toda esta serie de accidentes a imprimir a este pais el caracter 
aspero e inconexo que presenta. 

Las costas de esta provincia han seguido naturalmente las 
vicisitudes de todos estos caml)ios. La forma es bastante regu- 
lar, y especialmente desde la punta de Tarifa a Sanliicar de 
Barrameda, a excepcion de la bahia de Cadiz, que es mas bien 
un bajo fondo a medio rellenar, no se encuentra en toda su 
extension una sola entrada del mar que merezca siquiera el 
nombre de fondeadero. Su direccion en una serie de escalones 
paralelos, es de NNO. a SSO. proximamente. El primero de 
estos escalones empieza cerca de Chipiona en la desemboca- 
dura del Guadalquivir, y termina en la punta de Candor a la 
entrada de la bahia de Cadiz. Desde aqui la costa sufre la in- 
terrupcion de la bahia, cuyo eje maximo esta ig-ualmente di- 
rigido de NNO. a SSE. Desde aqui al cabo Roche forma la 
costa dos escalones con la misma direccion , y despu6s de un 
brusco recodo al N. de Conil sig-ue el cabo de Trafalgar, donde 
hace otro recodo hacia el E. v desde la desembocadura del 
Barbate al cabo Plata sigue proximamente la direccion que 
desde Sanliicar se observa. Desde cabo Plata a punta de Tari- 
fa hay bruscos escalones. Desde esta punta cambia por com- 
pleto la direccion de la costa, y hasta la punta Carnero, en la 
bahia de Gibraltar, se sigue exactamente una direcci6n a 
ang'iilo recto de la que se viene observando. Esta constante 
alineacion de la costa es muy importante y relacionada con 
los fenomenos anteriormente expresados. Las costas de esta 
provincia en la epoca actual 6 cuaternaria se han ido modifi- 
cando lcntamente por la acci6n de varios agentes. En las 
costas mas 6 menos elevadas obra contra ellas la acci6n de las 
olas. Cuando la roca es bastante solida para poder ser socava- 
da en su base de modo que forme una porcion de boveda, 
llegara necesariamente un tiempo, si las corrientes continuan 
obrando en la misma direccion, en que la parte superior se 
hundira. Pero si se compone de diferentes capas, siendo las 
superiores mas solidas que las inferiores, la socavaran las 
olas en su parte inferior, determinando la caida de porciones 
de las capas mas solidas que amontonandose al pie de las es- 
carpas las proteg*eran contra los ulteriores ataquesdelas olas. 
en razon de la cantidad. volumen y dureza de los fragmentus 
caidos. Con respecto a las rocas estratificadas, hay que notar, 



342 ANALES DK HIST0RIA NATURAL. (38) 

quo la figura de las costas depende, habiendo igualdad en 
todo lo demas, dela direccion y sumergimien to de estas capas. 
En efecto, la posici6n de estas con respecto a la acci<5n de las 
olas sobre ellas sera casi nula. porque la vuelta de una ola a lo 
largo del talud de la costa, disminuira la violencia de la que 
se sigue; y lo que de esta fuerza recta se emplee en subir a lo 
largo del talud, cuya superficie ningiin punto saliente ofrece 
que se oponga a las olas. Con respecto a la bahia de Cadiz lay 
que observar que al principio de la actual epoca geologica, 
existian dos a modo de lagos al N. y al E. de la isla Gaditana. 
El primero tendria angosta comunicacion con el Oc6anopor 
el N., yel segundo por el canal de Sancti Petri: pern separados 
arabos por hallarse unidas las tierras ocupadas hoy por el 
Castillo de Puntales y las opuestas donde esm. el de Matagorda. 
Al confundir el Guadalete sus aguas con las marinas se eleva- 
ria el nivel de estas y saldrian al Oceano por el sitio mas 
practicable, lo que produciria la comunicacion primitiva de 
aquel con lo que hoy es bahia, sufriendo con el tiempo cada 
vez mas las influencias de las marcas. El lago del E. sufrio 
tambi6n las consecuencias de aquellas perforandose la comu- 
nicacion actual dela babia entre Puntales y Matagorda. Sin 
embargo, depositados en su fondo los detritus llevados por las 
aguas pluviales del litoral que le rodeaba y aumentando el 
terreno por las capas superpuestas de los mismos arrastres, 
segun el esttidio de su suelo submarino que demuestra la in- 
movilidad del agua que se encontraba estancada; solo por la 
elevaci6n circundante del SE. encontraron paso aquellas para 
vaciar en el Oceano por el S. sn exceso de agua, dando lugar 
con la repeticion de la corriente abierta y calidad del terreno 
a formar el hoy llainado canal 6 rio de Sancti Petri. El snelo, 
segun lo que parece observarse, empez6 a sufrir una lenta 
elevaci6n. En lo antiguo debio la costa extenderse desde el 
Guadalquivir hasta el estrecho bastante mas al <>.. como lo de- 
muestra la observacion de los arrecifes y bajos fondos que en 
toda ella se encnentran formados en faja. Estos bajos fondos 
forman una especie de bahia al pie del cabo de Trafalgar, en 
la que quizas se hallaria formada la antigua ciudad de Bes- 
sippo. La via romana que se extendia desde el cabo Heracleo 
al s. de la isla de C&diz se encuentra actualmente dentro del 
mar, mas todavia en el siglo xvi se extendia la costa por la 



(39) Vera y Chilier. — formacion dk las rocas de cadiz. 343 

parte del Mediodia, lo menos media leg*ua mas que hoy. Las 
constantes rompientes del mar por el S. ban ido carcomiendo 
la isla por aquella parte. Hoycontiniia observandose la misma 
influencia; pero el levantamiento lento del terreno hace que 
sea menor. 

Los dep6sitos de arena, de barro y de cantos rodados for- 
mados por los rios en los sitios donde desembocan en el mar 
son otras de las causas que modifican lentamente la figura de 
las costas. Otro tanto hace el mar, que en ciertos parajes 
amontona las mismas substancias, alterando por consig*uiente 
la config'iiracion de las costas. Con respecto a los rlos, sirva de 
ejemplo el Guadalete que en tiempos remotos debio mezclar 
sus ag-uas con el mar mucho mas arriba de lo que actualmente 
lo verifica, y ha ido formando con el transcurso del tiempo, 
contribuyendo a ello los embates del mar que contiene sus 
currientes, una barra de arena que cada dia avanza mas. Este 
rio llegara con el tiempo quizas aceg*ar por completo la bahia. 
Pero antes de verificarse lentamente en las costas de esta 
provincia las leves alteraciones que hemos mencionado, pro- 
bablemente en el ultimo trastorno que sufrio el terreno de ella, 
sincr6nico quizas de la ultima revolucion alpina y coincidiendo 
con la sumersion de tierrasal Occidente, cuyosuceso se refiere 
a lo que ha quedado entre los antiguos consignado con res- 
pecto al hundimiento de la famosa Atlantida, tuvo lugar la 
apertura del Estrecho de Gibraltar, que por cierto, corao nos 
lo manifiestan los escritos de los antiguos geologos 6 geog-ra- 
fos, era en sus principios s61o una especie de ang-osto canal de 
escaso fondo. En la epoca de la invasi6n de los arabes en 
nuestra peninsula se habia ensanchado algun tanto, conti- 
nuando en los tiempos sucesivos hasta tener su actual estado, 
habiendo desaparecido las tres islas que se hallaban en su 
centro, y aumentando su profundidad. La antigua union de 
la provincia Iberica con el Africa est^, probada por la igual 
constitucion geologica de las costas del estrecho. Muchos de 
estos cambios han sido producidos indudablemente por cata- 
clismos de mas 6 menos importancia. 

Hemos concluido esta Memoria, que pudiera haberse exten- 
dido mucho mt\s; pero no habiendo sido nuestro animo que 
tomara las dimensiones de un libro, nos limitamos a lo en 
ella manifestado. 



ESSAI 



bUR LES 



EUMASTACIDBS, 



PAR 



MALCOLM BURR 



. (Conclusion) (1). 



INDEX 



aberrans, 09 (25 . 
Adrapetes, 93, 105(19, 31). 
autennata, 107, 108 (33, 34). 
antennatus, 107, 108 (33, 34). 
apicalis, 109 (35). 
appendiculatus, 295, 290 (81, 82). 
asina, 301, 302 (87, 88). 
Bennia, 94, 10(5 (20, 32). 
biemarginatus, 96, 97 (22, 23). 
bifasciatus, 109 (35). 
biplagiata, 286 (72). 
Bolivari, 283, 284 (69, 70). 
bonzo, 304 (90). 
Borellii, 274, 275 (60, 61). 
Brunneri, 254, 280 (40, 66). 
brevivalvatus, 280 (66). 
California, 278 (64). 
carinatus, 255 (41). 
cariuifrons, 291 (77). 
Ceylonicus, 300 (86). 
China, 94, 256 (20, 42). 
Chime, 94, 256, 304 (20, 42, 90). 
Chorcetypi, 93, 95 (19, 21). 
Chora-typus, 98, 101, 102 (24, 26, 27). 



Choroetypus, 93, 95, 96, 300 (19, 21, 

22, 86). 
collaris, 258, 263 (44, 49). 
compressifrons, 283 (69). 
constricta, 107, 108 (33, 34). 
crucifomiis, 295, 296 (81, 82). 
curtithorax, 99 (25). 
cyclopterum 106 (82). 
Cymatopsygma, 95, 281 (21, 67). 
defloratus, 104 (30). 
dirnidiatipes, 109 (35). 
elephaDtulus, 293 (79). 
Episacti, 94, 253 (20, 39). 
Episactus, 94, 253 (20, 39). 
cqua, 301 (87). 
erectus, 104 (30,. 
Erianthi, 93, 103 (19, 29). 
Erianthus, 93, 103 (19, 29). 
Erucii, 94, 108 (20, 34). 
Erucius, 94, 108 (20, 34). 
Eumastaces, 94, 257 (20, 43). 
Eumastas, 94, 257 (20, 43). 
Eupatrides, 93, 106(19, 32;. 
Euschrnidtia, 05, 297 (21, 83). 



(1) Veanse las paginjs 75 y "253 de estos Anales. 



346 



V.NALES DE HISTnlUA NATURAL. 



(92) 



fenestrate, 97 (28). 
fenestration, 97 (23). 
fenestrates, 96, 97 (22, 23). 
flabelliferum, 282 (68). 
gallinaceum, 97, 98 (23, 24). 
galliuaceus, 96, 97 (22, 23). 
gaudens, 269, 270 (55. 56). 
gnu, 292 (78). 

Gomphomastaces, 94, 107 (20, 33). 
Gomphomastax, 9-4, 107 (20, 33). 
Granti, 303 (89). 
Gieeni, 99, 100 (25, 26). 
Gundlachi, 274 (60). 
guttatifrons, 297, 298 (83, 84). 
gnttatus, 103 (29). 
Ibtani, 96, 97 (22, 23). 
hippiscus, 102 (28). 
imitatrix, 273 (59). 
infcrnalis, 294 (80). 
inDotata, 106 (32). 
insularis, 302 (88). 
Jallse, 283, 284 (69, 70). 
javanus, 109, 110 (35, 36). 
Karachi, 286, 287 (72, 73). 
Kraussi, 108 (34). 
lata, 269, 272 (56, 68). 
leptotes, 279 (65). 
lngubris, 104 (30). 
Macromastax, 95, 294 (21, 80). 
m2gna, 269, 271 (55, 57). 
mantispoides, 256, 304 (42, 90). 
Mastacides, 94, 111 (20, 37). 
Mastax, 106, 108, 257 (32, 34, 43). 
Masyntes, 96, 273 (21, 59). 
minuta, 259 (45). 
militaris, 258, 267 (44, 53). 
Mnesicles, 94, 110 (20, 36). 



modestus, 110 (36). 
monachus, 98 (24). 
monstrum, 300 (86). 
Morsea, 95, 277 (21, 63). 
mutilata, 270 (62). 
mutilatus, 96, 98 (22, 24). 
nigra, 209 (55). 
nudata, 279 (66). 
nudus, 279 (65). 
obtusifrons, 288, 289 (74, 75). 
obtusus, 104 (30). 
opaca, 108 (34). 
opacus, 108 (34). 
Orchetypus, 93, 101 (19, 27). 
Paramastax, 94, 268 (20, 54). 
Parathericles, 95, 293 (20, 79). 
Parepisactus, 94, 254 (20, 40). 
Parerucius, 107 (33). 
pardalina, 258, 265 (44, 51). 
Penichrotee, 95, 278 (21, 04). 
Pecedes, 95, 295(21, 81). 
personata, 269, 272 (55, 58). 
Phaulotypus, 93, 303 (19, 89). 
Phyllochoreia, 93, 98, 301 (19, 24, 

87). 
Plagiotriptus, 93, 101 (19, 27). 
plebeja, 258, 261 (44, 47). 
Poultoni, 258, 201 (44, 47). 
Pseudothericles, 95, 282 (21, 68). 
pterolepis, 111, 112(37, 38). 
puberulus, 288, 290 (74, 76). 
puppeforrnis, 111, 112 (37, 38). 
pusillus, 96, 97 (22, 23). 
quagga (voir la note). 
Rosenbergi, 258, 206 (44, 52). 
rotundatns, 101 (27). 
rotundifrons, 102, 103 (28, 29). 



V Hi: Ci tte espece ayant6te oublieedans 1 'enumeration desesp&ces je orois utile 
de la rit.T a present. 

Thericles guagga Karsch Bismarckburg <-<Die Insecten der Berglandschaft Adeli 
in Hinterlande von Togo \V t 'stafrika) I Abtheilung.» Berlin, 1801!. 



(93) 



Malcolm Burr. — essai sir les eumastacides. 



347 



sansibarica, 297, 298 (83, 84). 
saurus, 274, 277 (60, 63). 
Scirtotypus, 93, 99 (19, 25). 
semicseca, 258, 262 (44, 48). 
semiccecus, 263 (49). 
serraticrus, 105 (31). 
strigatus, 110(36). 
subtruncatus, 101 (27). 
surda, 258, 264 (44, 50). 
surinama, 258, 2G6 (44, 52). 
Symbellia, 95, 286(21, 72). 
tenuis, 109, 258, 259 (35, 44, 45). 
Thaumastaces, 299 (85). 
Thaumastax, 299 (85). 



Thericleis, 95, 278(21, 64). 
Thericles, 95, 288 (21, 74). 
Thericles, 285 (71). 

tigris, 274, 276 (60, 62). 

tipularia, 258, 264 (44, 50). 

unicolor, 98, 301 (24, 87). 

vacca, 292 (78). 

versicolor, 104, 258, 268(30, 44, 54). 

vicina, 269, 271 (55, 57). 

virescens, 259 (45). 

vrtreus, 109 (35). 

vittata, 258, 260 (44, 46). 

zebra, 289, 290 (75, 76). 



i95) Malcolm Burr.— essai sur les etjmastacides. 349 



Explication des planches. 

PLANCHE VIII. 

Fig-. 1. Plagiotriptus rotmidifrons Burr. 

2. Erucius vitreus (Westw.) — Extremite de la patte pos- 

terieure. 

3. Episactus Brunneri Burr. <£ . 

3 a. — — Extremite de l'abdomen 

vue en dessus. 

4. Eumastax tenuis (Perty). <f. 

5. — pardalina Burr. — Elytre droite. 

6. surinama Burr, of et Q in copula. 

7. Paramasiax nigra (Scudd.) 9. 



PLANCHE IX. 

8. Paramasiax gaudens Burr. Q. 

9. — per sonata (Bol.) </. 

10. Masyntes Guadlachi (Scudd.) Q.— Variete aptere. 

11. — tigris Burr. tf. — Extremite de r abdomen, 
vue en dessus. 

12. Penichrotes Brunneri Burr. tf. 

13. Pseudothe rides Bolivari Burr. Q. 



PLANCHE x. 

14. Symbellia Karschi Burr, cf • — Extremite de l'ab- 

domen. 

15. En sdi mid (io sansibarica Karsch. 9. 

16. Thericles zelra Gerst. <f- 

16a. — Tete vue en devant. 

17. Parathericles elephantulus Burr. 

11 a. — — Tete vue en devant. 



:j.-0 \\\I.i:> DE HISTORIA NATURAL. (36) 

Fig. 18. Pecedes cruciformis Bol. tf. 

19. Symiellia Uplagiata (Bol.)— T6te et pronotum, vua 

en dessus. 

\\)a. — — T6te et pronotum, vus 

de c6t6. 

19#. — — Parties g-enitales. Q. 

19c. — — Extremitederabdomcn 

vue de cote\ cf- 

lOd. — — Patte posterieure. 



Joc.ej 



F, , \W/li LamVIB 




C.H.J del. 



L.vaqu ' 



I, ; ■, , : 



If nu 1 1 VU1. / dm.. IX 




HHJ.ScKustcr del. 



An . </ ft . rtV Hi . 



Tom KXW1 LamJ. 




- i 



ier sr. 



NOTICIA NECROLOGICA 



ACERCA DKL 



E»,». S.. D. FEDEFICO DE BOTELLA Y DE HORNOS, 



POK 



D. GABRIEL PUIG Y LARRAZ. 



(Sesion del 9 de Enero de 1900.) 



El dia '21 del pasado mes de Noviembre fallecio victima de 
cruel dolencia, a los 76 anos de edad; pero todavia con gran- 
des animos, y puede decirse que en medio de sus estudios y 
ocupaciones favoritas, el que fue uno de nuestros mas nota- 
bles consocios, J). Federico de Botella y de Hornos, docto inge- 
niero de Minas, distinguido cultivador de las ciencias natura- 
les y eximio especialista en el ramo que podria llamarse de 
la morfologia y oreogenia peninsulares, que cual ningun otro 
ilustro en repetidas y concienzudas obras, publicadas algunas 
en nuestros An ales y otras aisladas 6 formando parte de Re- 
vistas y publicaciones de diversas corporaciones cientificas. 

No se puede en corto tiempo, ni en el espacio no muy am- 
plio de nuestras Actas, hacer un acabado y minucioso estudio 
de lo que fue y representu la notable personalidad cientifica 
del Sr. Botella. ni mucho menos dar completa idea de lo que 
puede llamarse «la obra» de tan inclito varun. Unicamente 
para dar acatamiento debido al encargo que me ha hecho la 
Sociedad, presentare algunas consideraciones respecto al 
asunto, dandoos a conocer lo que respecto de uno y otro punto 
pude observar durante el tiempo de veinticinco anos que al 
biografiado lie tratado, durante el cual, aun cuando en rela- 
ciones de amistoso companerismo nos hallabamos separados 
en cuanto a teorias cientificas, pues bien diversas eran, a la 



\NALES DE HIST0RIA NATURAL. (2) 

verdad, las que ambos profesabamos en el estadio de las cien- 
cias naturales. 

Era Questro antiguo Presidente im perfecto caballero, tal 
como comprendemos debian ser aquellos grandes senores del 
siglo xvi, i[ue diei'on en toda Europa niuestra gallarda del 
caracter espanol; religioso sin afectaci6n, pero de arraigadas 
convicciones; mantenedor ardiente de lo que creia util y pro- 
vechoso; fiel k su rev y a su bandera; agradable y cortes con 
sus iguales; deferente con sus superiores y bondadoso con 
los inferiores; pero dispuesto siempre a castigar la descorte- 
sia 6 la menor trasgresi6n de las relaciones sociales, tal fu6 
D. Federico de Botella que resultaba como una planta algo 
ex6tica, ]>u<'s vivia en una sociedad donde s61o le compren- 
dlan corto numero de personas y chocaba con la mayoria por 
la falta en la comunidad de ideales. 

La especial posici6n que respecto a mi ocupaba D. Federico 
de Botella, hizo que tratase de estudiar el por qu6 un hombre 
de indiscutible valer cientifico y moral, que era a ojos vis- 
tas gloria nacional entre los naturalistas espafioles, se ha- 
llase como aislado, pues nunca al parecer tbrm6 escuela y su 
misi6n siempre fuo ser combatido y sufrir ataques mas 6 me- 
nos rudos en todas las manifestaciones de su saber y en las 
aplicaciones multiples de su ciencia. 

Ha consistido esto en varias concausas, de las cuales voy a 
tratar de oxponer a la Sociedad las principales, pues ellas 
explican bastante bien el problema, cuya resoluci6n me pro 
puse y del que doj cuenta en estas lineas. La prim era, ori- 
gen de casi todas las contrariedades que experimento en vida, 
era la concepcinn verdaderamente especial que tenia respecto 
h lo que puede 11am arse la propiedad intelectual privada; para 
61, una obra in6dita no tenia valor real y como las ideas no 
son de nadie en particular, el que las da a conocer las hace 
suya ■ y aim en las publicadas, el solo hecho de modificarlas 
las hace propiedad del transformador, y esto que acabo de 
indicar tanto en uno como en otro caso, se ve en todas sus 
obras, en las que la erudici6n se indica s61o de una manera 
\;iL'a que dom urst ra. si, el saber del autor, pero que no dejan 

margen ni pueden servir de c iprobante al comentador por 

la ausencia de citas precisas. V digo que esto ha sido el ori- 
;n'n de gran parte de las contrariedades que ha experimen- 



(3) Puig y Larraz. — noticia necrologica. 353 

tado, porque los que se creian perjudiCados liaciendo valer 
sus derechos y algunos de los que con el tuvieron relaciones 
cientificas siguiendo estas extrarias teorias en contra suya, 
dieron motivo a las einpenadas contiendas que hubo de soste- 
ner casi toda su vida. 

Otra de las principales causas parece haber sido debida a 
su firmeza de caracter y a su constancia, no habiendo sldo 
comprendido por sus contemporaneos los hombres de ciencia, 
los cuales siendo en cierto modo todos evolucionistas, no pue- 
den aunarse con los que coino el Sr. Botella ban permanecido 
durante cuarenta anos sosteniendo y combatiendo por teorias 
que el estudio y aprecio corao buenas en sus anos juveniles, 
sin conceder nunca que bechos y observaciones posteriores 
liubieran podido transformarlas y aun bacerlas desaparecer. 
Ademas de esto existia una propiedad 6 particularidad espe- 
cial del individuo que da idea clara. al inenos para mi, de 
la equivocada opinion que se tenia respecto al Sr. Botella. 

En el terreno particular 6 personal, el Sr. Botella era minu- 
cioso en extremo, amigo de la perfectibilidad en todos sus 
detalles, hasta el punto de aparecer con nimiedades tan curio- 
sas como la que demostro al imprimirse su Description geoh't 
gica minera de las prorincias de Murtia y Aibacete, poniendo 
toda su atencion en que no hubiese ni una sola palabra cor- 
tada en fin de linea impresa, y teniendo, por tanto que bacer 
numerosas correcciones en el texto para lograr aquel resul- 
tado, que cambio el libro en trabajo curioso de tipog-rafia y 
•de coste rauy elevado. Esta apreciaciun del detalle denun- 
ciaba al parecer, y este era el concepto de la g-eneralidad y 
aun el que el tenia de si mismo, un caracter analitico en alto 
g-rado y, sin embargo, el espiritu del Sr. Botella era exclusi- 
vamente sintetico, hasta el punto que, examinando con dete- 
nirniento tanto sus obras escritas como su manera de ser en 
los actos todos de su vida cientifica, no aparece en ellos. aun 
■en los que para llevarlus a feliz termino necesito largos anos 
de trabajos pacientes y continuados. mas que la teoria consi- 
derada por el como aceptable y de ella y sirviendole de con 
tinuado comprobante la serie de bechos analiticos acumula- 
dos, bien por el mismo. bien por otros observadores. 

Llamado por su justo renombre en 1863 a ocupar la direc- 
cion de los trabajos de la <Comisi6n de estudio de las cuencas 

ANALKS DK HIST. NAT.— XXTIII. S3 



354 W \I.i;> DE HIST0RIA N \ H RAL. (4 

carboniferas espanolas», segregada en aquel entonces de loa 
trabajos de la Comisi6n del Mapa geol6gico de Madrid y del 
general del reino, a imitacion de lo < { n e acababa de hacerse- 
en Francia, formo un vasto plan de estudios entre los que se 
contaba el examen minucioso y detallado de cada uno de los 
criaderos de combustible de la parte espafiola de la Penin- 
sula, que deberian de ser ejecutados por los ingenieros de la 
citada Comisi6n de cuencas carboniferas, siendo la descrip- 
cion especial de cada una de las cuencas labor exclusivamente 
propia del Jefe, que era el. Nada de esto se llevo a. cabo, pues 
instrucciones dictadas por la superioridad marcaron el rumbo 
que debia seguirse y que consistio en el trazado de una trian- 
gulacion geodesica del terreno carbonifero rico de Aslurias 
que abraza unos 3.500 km. 2 de superficie, trabajo a que hubo 
de dedicarse todo el personal de la Comision. D. Federico de 
Botella, a quien se design6 este rumbo en la creeneia de que 
su alicion al detalle exacto y minucioso hacian de el el hon;- 
bre necesario para la direction de trabajos de tal indole, no 
pudo continual* al frente de la Comision mas que hasta el '2'A de 
Marzo de 1865, sin haber podido hacer prevalecer sus ideas y 
desesperanzado respecto a su futuro cumpliiniento. Treinta 
anos mas tarde fue nombrado director de la Comision de Esta- 
distica minera, y en esta y aprovechando los elementos de 
que con este motivo podia disponer, trato de dar forma tan- 
gible a sus proyectos antiguos, extendi6ndolos a todos los 
criaderos de substancias aprovechables por la industria mi- 
nero-metalurgica. En este caso fue donde mostro su verda- 
dero caracter, pues al reservarse la redaccion de los trabajos 
de conjunto. (jue manifestasen los progresos hechos por todo> 
los que constituian la Comision, olvid6 que el orgauizador de 
una labor de esta indole solo rara vez puede llegar a ver el 
resultado, y que para que el trabajo rudo e improbo que es 
necesario llevar a cabo do frutos provechosos, no puede enco- 
mendarse a los que linicamente puedan tener como recoin- 
pensa de sus desvelos la satisfaccion del cumpliiniento del 
deberyla conformidad necesaria para ver su obra sirviendo 
de pedestal a la gloria de otro. aunque este sea su superior 
jerarquico. I>. Federico de Botella en esta ocasion, no espero a 
qut- las observaciones se acumularan, sino que trato de sinte- 
tizar los datos casi inmediatamente de recog-idos, empren- 



(5) Puig y Larraz. — noticia necrologica. 355 

diendo varias mcmografias, de las cuales solo una, la de «Las 
agmas minerales de Espana», ha publicado y sin darse cuenta 
encontr6se en oposicion con los que debian de ser sus mas 
poderosos auxiliares, desapareciendo en pocos anos aquella 
que en sus principios fue robusta entidad, entre la apatia de 
los unos y la indiferencia de los mas. 

Como prueba de la inmutabilidad de las eonvicciones del 
Si*. Botella la Sociedad recordara, entre otras, la discusi6n 
que hace anos tuvo lugar referente a los fenomenos que se 
supone caracterizaron el final de la epoca terciaria en la Pe- 
ninsula; el Sr. Botella expuso con gran erudici6n su teoria 
acerca del asunto y, a pesar de las observaciones del Sr. Cal- 
deron fundadas en liechos practicos. nada le hizo variar en 
sus apreciaciones y termino cre} 7 endo que los datos suminis- 
trados por este ultimo en definitiva no Servian mas que como 
comprobacion de sus asertos, puesto que la excepci6n no hace 
mas que confirmar la regla general, y esta era la teoria sus- 
tentada. 

El caracter sintetico del Sr. Botella donde mas claramente 
se muestra es en sus trabajos Espanay sus antiguos mares, 
Morfologia de la Peninsula iberica, yen su notable mapa en 
relieve de Espaha y Portugal. Los datos analiticos de estos, 
no todos, como es natural, son propios del Sr. Botella; pero 
todos estan aceptados por el y adaptados al patr6n que informa 
aquellos notabilisimos trabajos, los cuales constituyen una 
serie de estudios de los que cada uno es la compensacion , por 
decirlo asi, de los demas. El primero es una descripci6n geo- 
logica de la parte espanola de la Peninsula para servir de ex- 
plicacion a su mapageologico de Espanay Portugal, en el que 
aprovech6 los datos ineditos que existian en la Comision del 
Mapa Geol6gico, de la cual era individuo, haciendo de este 
mapa un trabajo mas util que las dispersas notas del Sr. Yer- 
neuil que Servian de complemento 6 explicacion al mapa dado 
por este sabio g*eologo francos. El segundo es el estudio de las 
formas oreogenicas que se presentan en la Peninsula, hecho 
con un amplio criterioy valiendose principalmente de los tra- 
bajos efectuados por el y por sus companeros de la citada Co- 
misi6n, y tambien de los suministrados por otros ingenieros, 
algunas Corporaciones, como el Instituto Geografico y Estadis- 
tico, y el insig-ne ge6grafo D. Francisco Coello, que le facilita- 



TSli ANALES DE H1ST0U1A NATURAL. (6) 

roil cuantos antecedentes habian. De la gran sintesis por ed 
intentada en este ultimo tral>:ij o yen el que dio como tenia de 
su discurso de entrada en la Academia de Ciencias, resalta un 
hecho, ya descubierto por el hacia muchos anos y que por si 
solo bastaria para que el aombre del autor quedase entre lo- 
de los mas notables naturalistas \ geografos espafioles; tal es 
el haber dado a conocer la verdadera configuraci6n oreogra- 
fica de la Peninsula y de haber determinado, de la manera 
mas exacta posible, dado los raedios deque disponia, la direc- 
tion de los macizos montanosos, abriendo ouevos derroteros a 
los que mas adelante se ocupen en precisar los diversos pun- 
tos de nuestra geografia fisica, completamente obscurecidos 
hasia el dia en que el Sr. Botella public6 sus concienzudas 
obras. 

La historia de los estudios de oreografia en Espana y aim la 
de la geografia fisica, es, desgraciadamente , bien corta; des- 
pues de los notables trabajos llevados a cabo en el siglo xvi, 
que ilustraron los nombres de D. Fernando de Colon y del 
maestro Esquivel, en Castilla, y de Labarta, en Aragon, nada 
se encuentra que diera idea, siquiera fuese aproximada, de 
nuestra oreografia, aun euando a ello se dedicaran algunoque 
otro. sobre todo en las postrimerias del siglo win y principios 
del xix, a cuya epoca pertenecen los estudios de Asso y Cava- 
nilles, naturalistas bien conocidos, y los g-eografos L6pez, que 
pusieron de su parte cuanto les fue dable en razon a los me- 
dios con que contaron para sus trabajos, los cuales adolecen 
de que en la parte oreografica se sigue al pie de la letra lo que 
podria llamarse la tradicion clasica, 6 sea la que ajusta los 
datos acerca de la direccion y colocacion de las masas monta- 
jBiosas de la Peninsula, a lo que acerca de 6sto dejaron escrito 
los historiadores y ge6grafos de la antigiiedad. La geografia 
de Antillon viene a ser como un estudiode conjunto de lo que 
se creia en esta epoca acerca de la disposici6n oreografica. 
pues la notabilisima obra de la Espana Sagrada, del padre 
F16rez, trabajo de erudici6n mas que de otra cosa en el punto 
concreto a nue me refiero, deja bastante que desear. En casi 
todo el siglo \i\. aun euando se han publicado estudios que, 
como la Geografia Msldrico-milita/r de "Espana, por G6mez de 
Arteche, y la Resefia geoldgica, geogrdfica y agrondmiw, que 
aparece firmada por los Sres. Luxan, Coello y Pascual, la 



(7) Puig y Larraz — noticia nkcrologica. 357 

anonima que con el mismo titulo di6 en 1879 el Instituto Geo- 
grafico y Estadistico y la obra La guefra 1/ la G-eologia, del se- 
nor Rodriguez Arroquia, en las que se ha tratado de sintetizar 
Los adelantos hechos en el conocimiento de nuestra geog'rafia 
t'isica, es lo cierto que la tradicion clasica se marca profunda- 
mente en todos ellos, y que la oreog-rafia peninsular no ha 
aparecido clara y distintamente hasta que 1111 naturalista corao 
el Sr. Botella aplicu a su estudio los conocimientos g-eolog-icos, 
y su especial caracter le permiti6 sintetizar los datos reunidos 
en la presente centuria y superar los obstaculos que la tradi- 
cion y la costumbre habian acumulado. 

El ultimo de los trabajos a que anteriormente he aludido 
es su Mapa Mpsometrico y batimetrico de la Peninsula e islas 
adyacentes, en relieve; para su ejecucion necesitu el Sr. Bo- 
tella toda su inmensa paciencia durante mas de veinte ahos. 
y para llegar al tin practico que se proponia alcanzar y que 
era que cada escuela de primera ensehanza tuviera un ejem- 
plar en que pudieran aprender los nihos la verdadera g-eo- 
grafia patria; como sus medios no le permitieran. pues no 
era rico. sufragar los g-astos que la empresa requeria, cedio al 
Gobierno la propiedad de su obra, por decirlo asi, esperando 
que el fruto de sus desvelos sirviese para su palsy no quedase 
unicamente en un museo, como la obra curiosa de un sabio. 
Mas, esto que en otra parte puede que hubiera dado un resul- 
tado practico deg-ran transcendencia para la cultura g-eneraly 
hubiese sido acog-ido con aplauso, entre nosotros no ha tenido 
t'\ito nins-uno, y el Sr. Botella ha muerto sin haber recibido 
respuesta alguna a su oferta, que de seg*uro habra quedado 
sepultada entre el farrago de peticiones inutiles que todos los 
dias llcgan a los centres oficiales. Y no ha sido esto solo lo 
que haamargado los ultimos dias de este ilustre naturalista; 
con motivo de este, que el creia y es realmente un notable tra- 
bajo, un centro cientifico militar deseo hace poco tiempo 
(puede que ano y medio a lo mas) tener un ejemplar en relieve 
del mapa de Espana y Portugal, y como por aquel entoncesno 
habia conseguido el Sr. Botella hacer la matriz en cobre, con 
la que lueg^o ha construido los ejemplares en carton-piedra 
que destinaba a las escuelas y al publico en general, acudie- 
ron al Sr. Botella en demanda de datos para construirlo, y este, 
segun aseguraba mas tarde, los facilito a manos llenas; en 



\\\I.I> Hi: HISTOHIA NATURAL. (8) 

cambio, el personal de dicho centro sostiene que debieron ex- 
tra\ Larse y que 6 su pod'er no llegaron, habiendo sido preciso 
rehacerlos para poder ejecutar el ejemplar que poseen. ha- 
biendo hecho esta labor prodigiosamente, pues lograron, en 
un espacio de tiempo sumamente corto, llevar a cabo una obra 
que al Sr. Botella le habia costado largos anos de trabajos y 
desvelos y ademas liaber importunado a todos los geografos 
espanoles para sintetizar y reunir el trabajo propio y ajeno. 

Tal y en compendlo ha sido la obra de un hombre consagra- 
do al cultivo de las ciencias naturales en Espana, bastante pa- 
recido a la de otros muchos que a la misma labor han dedica- 
do su preferente atencion: desconocimiento del m^rito 6 pre- 
iciicion de su ciencia y de sus trabajos, yk pesar de liaber 
obtenido resultados de indudable valia, versus ultimos dias 
amargados por el desden 6 la ingratitud de los que le debian 
atenci6n y respeto. 

No seamos nosotros como la generalidad, ya que tambi^n 
somos, como dice el vulgo, especiales en nuestras aficiones, y 
conservemos siempre un respetuoso recuerdo del que honro 
hace vcinte anos la presidencia de la Sociedad espanola de 

HlSTORIA NATURAL. 



ozbze^j^s 



DE 



DON FEDERICO DE BOTELLA 

REFERENTES A CIENCIAS NATURALES 



Description de las minas, canteras y fabric as de fundicion del distrito de 
Valencia (provincias de Alicante, Castellon y Valencia), precedida de un 
bosquejo geologico del terreno. 

«Revista Minera», v. Madrid, 1854, paginas 259-278, con dos grabados 
en el texto. 

Ojeada sobre la geoloyia del reino de Valencia. 

Madrid, 1854, 15 pagiuas en 4." y 2 laurinas. Antes se habia publicado 
en la <Revista Mineral, v. Madrid, 1854, paginas 562-573 y 675-676, con 
2 laminas. (l. a Vistas y cortes geologicos; 2. a Mapa geologico, en bosquejo, 
-de la region.) 

Description geologica-minera de las provincias de Murcia y Albacete. 

Madrid, 1868, xxiv-186 paginas en gran folio, con 56 grabados en el texto 
y 22 laminas. (l. a Mapa geologico de las provincias de Murcia y Albacete; 
U.a Mapa geologico-topografico de ios alrededores de Murcia; 3. a Cortes 
-geologicos; 4. a Mapa de los sistemas de levantamiento de las montanas en 
Espana y Portugal; 5. a Mapa de las zonasmetaliferas antiguay moderna, y 
de los ejes de erupcion y levantamiento; 6. a Mapa topografico y geologico 
de la sierra de Cartagena; 7. a y 8. a Cortes geol6gicos de la sierra de Carta- 
gena; 9. a Piano topografico y geoldgico de los cerros Negro, San Cristobal y 
de los Pernales, en Mazarron; 10. Piano topografico y geologico de San Juan 
de Riopar, y 11. Peces fosiles encontrados en la Serrata de Lorca. El resto 
-de las laminas pertenece exclusivamente a asuntos relativos a la industria 
niinera.) 

Nota sobre las emanacioites volcdnicas y metaliferas descritas por M. Elie 
de Beaumont. 

<RevistaMinera»,xx. Madrid, 1869, paginas 257-277, 289-304, 321-339, 
-360-369, 397-409, 457-464, 489-495 y 537-552, con 1 lamina aparte. 



360 WALES DE HISTORIA NATURAL. (10) 

Nota acerca de movimientos lentos y progresivos de la corteza terrestre 
observados en Espaiia y de los caracteres orogrdficos de la Sierra Bctica, 
distinta de las Mari&nica y Penibetica. 

An. hk i.a Sue. esp. de Hist. nat. Actas, n. Madrid, 1873, paginas 27-29. 
Capas de Azufre de Hell in. 

An. de la Soc. esp. de Hist. nat. Actas, n. Madrid, 1873, pag. 44. 
La ciudad encantada. Hoces, salegas y torcas de la provincia de Cuenca. 
An. de la Soc. esp. dk Hist. nat. Memorias, it. Madrid, 1875, pdginas 
233-239 y 5 laminas aparte. 
Espaiia y sus antiguos mares. 

<Boletm de la Sociedad Geografica de Madrid*, n. Madrid, 1877, pagi- 
nas 143166, 211-229, 277-314, 461-498; 7 laminas aparte que represents!! 
los mares silurianos, carboniferos, triasicos, cret&ceos, nniuuliticos, rnio- 
cenos y pliocenos, en escala de 1 : 4.000.000; xvi. Madrid, 1884, paginas 2 1 • *> — 
231; xvii. Madrid, 1884, paginas 129 169; xxl. Madrid, 1886, paginas 37-113. 
Erupcion dioritica del cerro de Oriole y de la sierra de Orihuela. 
An. de la Soc. esp. de Hist. nat. Actas, v. Madrid, 1876, paginas 74-75. 
Observaciones acerca del numulilico del reino de Valencia. 
An. de la Soc. esp. de Hist. nat. Actas, vi. Madrid, 1877, paginas 73-74. 
Mapa geologico de Espaiia y Portugal, en escala de 1 : 2.000.000. Madrid, 
1879. Una hoja. 

Excursion geologica en la parte SO. de la provincia de Aimer ia y siemas 
inmediatas pertenecientes a la de Granada. 

An. de la Soc. esp. de Hist. nat. Actas, vin. Madrid, 1879, paginas 52-57. 
Inundaciones y sequias. 

<Bol. de la Soc. Geogr. de Madrid>j x. Madrid, 1881, paginas 81-98, con 
6 laminas aparte. 

Observaciones acerca de la caliza de Sierra de Gddor, provincia de Almeria. 
An. de la Soc. esp. de Hist. nat. Actas, xi. Madrid, 1882, pdginas 39-40. 
De como nuestro suelo no es tan pobre como se quiere decir. 
«Bol. de la Soc. Geogr. de Madrid>, xn. Madrid, 1882, paginas 280-292. 
Resena fisica y geologica de la region SO. de la provincia de Almeria. 
cBol. de la Com. del Mapa geol. de Espana , ix. Madrid, 1882, pagi- 
nas 227-318, con 47 grabados en el texto y 1 lamina. (Mapa geologico 6 
ipsometrico, en bosquejo, de la regi6n suroeste de la provincia de Alme- 
ria, en escala de 1 : 300. 0C0.) 

Pruebas gcologicas de la existencia de In Ath'nitiila; su fauna y su jlora. 
Congreso internacional de americanistas. Actas de la cuarta reunion en 
Madrid, 1881. i. Madrid, 1883, paginas 142-165. 

Las desigualdades <l< la corteza terrestre y leyes que jmrecen regirlas, con 
respecto particularmente a la oroyrafia de la Peninsula ibcrica. (Discurso 
pronunciado en el acto de su recepci6n en la Keal Academia de Cienciaa 
Kxactas, Fisicas y Naturales de Madrid, el 29 de Junio de 1884.) 



(ii) Puig y Larraz, — noticia necrologica. 361 

Madrid, 1884. 70 paginas en 4.°, con un cnadro sinoptico de la extension 
y direction de los principales accidentes orograficos de la Peninsula y 
2 larninas. (l. a Esquerna de la constituci6n orografica dela Peninsula hes- 
perica; 2. a Mapa de los sistemas de levantamiento de las montanas de Es- 
pana y Portugal, ejecutado sobre la triangulacion geod^sica.) 

Nota sobre la alimentation y desaparicion de las grandes lagunas penin- 
sulares. 

An. de la Soc. esp. de Hist. nat. Adas, xin. Madrid, 1884, paginas 79-80. 

Los terremotos de Malaga y Granada. 

<Bol. de la Soc. Geogr. de Madrid>, xvm. Madrid, 1885, paginas 65-90 
y 1 hiniina. (Esquema de la constitution orograrica de la Peninsula hes- 
p^rica.) 

Not a sobre la alimentation y desaparicion de los lagos terciarios peninsu- 
lar es. 

An. de la Soc. esp. de Hist. nat. Actas, xiv. Madrid, 1885, paginas 27-37. 

Espaiia.— Gcografia morfologica y etiologica. — Observaciones acerca de la 
constitution orografica de la Peninsula y leyes de direction de sus tierras, 
Cordilleras, costas y rios principales. 

Madrid, 1886. vm, 129 paginas en 4.° 

Mapa hipsometrico de Espana y Portugal, en relieve, escala horizontal 
de 1 : 200.000. (El ejemplar tipo fue terminado en 1888 y dado a conocer 
en el Ateneo de Madrid con rnotivo de una cowferencia. La rnatriz en co- 
bre que ha servido para hacer los ejemplares que a fines del ano 1899 se 
ban puesto a la venta, rue" ejecutado en la Escuela central de Artes y 
Ofieios a principios de este ultimo ailo, bajo la direcci6n de D. Ramiro 
Suarez y de nuestro consocio el Sr. Rodriguez Mourelo.) 

Monografia de las agnas minerales y termales de Espana. 

Madrid, 1882. Un volumen de x-145 paginas en folio marquilla y 2 lami-' 
nas. (l.a Vista de las termas y baiios de San Roque en Albania de Arag6n; 
2.a Mapa de las aguas minerales de Espana y Portugal, en escala de 
1 : 2.000.000.) 

Orografia de la Peninsula iberica y relieve batimetrico de los mares que 
la rodean (Noticia acerca de una memoria referente a la). 

An. de la Soc. esp. de Hist. nat. Actas. 2.^ serie v (xxv). Madrid, 1896, 
pag. 121. 



EXAMEN DEL GRUPO BATHYSCI/E 



DE ESPAfrA, 



FOR 



DON MANUEL MARTINEZ DE LA ESCALERA. 



(Sesion del 5 de Enero de 1898.) 



Quizes es prematura el presente trabajo por estar aim in- 
exploradas las g-rutas cle reg-iones enteras de nuestra Penin- 
sula; no me propong*o en el otro objeto que marcar con un 
jal6n el momento actual en un grupo que sera muy dificul- 
toso pasado alg-iin tieinpo, tan rica es la fauna cavernicola y 
tan afines sus especies. 

He tenido presente al redactar esta Memoria los materiales 
m&s completos que puedan desearse para labor semejante. 
Desde el verano de 1889 en que comence a explorar las g-rutas 
de Yizcaya, he cazado personalmente todas las especies des- 
critas hasta hoy, con excepcion del Spelaochlamys Fhhrsi y las 
Bathyscia fuyitiva y Crotchi, que no pude encontrar en las g-ru- 
tas de Alcoy. Montserrat y Alsasua, respectivamente. Estas es- 
pedes he podido estudiarlas g-racias al Dr. Dieck que me ha 
fiiviado el linico tipo Q que conserva del Spelmochlamys y a la 
comunicacion por el Dr. Heyden del tipo tf de Bathyscia fugi- 
tira que sirviu a Reitter para crear la especie. Mi amig-o y maes- 
tro, el Sr. Uhag-on, me ha facilitado su ejemplar de B. Crotcki, 
que es tipo por haberse hallado con el que sirvio a Sharp para 
describir la 9 y haber sobre el dado el Sr. Uhagon los caracteres 
del tf que no tuvo presentes el Sr. Sharp al crear la especie; 
tanto la Q de Sharp como el tf de I'hag-on fueron encontrados 
por los Sres. Crotch y Uhag-6n en la g-ruta de Orobe, cerca de 
Alsasua. 

He visto asimismo en la colecciun del Sr. Uhag-6n los tipos 



M64 WALKS Hi: BISTORIA NATURAL (2> 

de sus especies, conformed en un todo a los ejemplares caza- 
dos por mi en las mismas grutas donde se encontraron , 6 en 
otras pr6ximas. 

En las Bestimmungs Tabellen, de Reitter, aparecen 17 espe- 
cies de Bathyscia de Espana: hago yu subir su numero a 21, 
describiendo tres nuevas y devolviendo a B. vasco/iica su cate- 
goria de especie; Reitter la reune equivocadamente a B. Cisne- 
rosi; son, sin embargo, especies perfectamente distintas, ad- 
virtiendo de paso que. tanto en una como en otra, los tarsos 
anteriores de laQestan compuestos de cuatro artejos sencillos, 
caracter comiin a todas las especies del g6nero Bathyscia y tan 
fundamental que si en alguna especie las Q Q tuvieran 5 arte- 
jos en los tarsos anteriores, bastaria tal particularidad para 
fundamentar en ella un nuevo genero con tanta 6 mayor ra- 
z6n (pie el creado para Adelops Kiessenwetteri. 

CARACTERES DEL GRUPO BATHYSCLE». 

Cuerpo oval, mas 6 menos prolongado 6 convexo, brillante, 
pubesceute y con los elitros finamente punteados; color rojizo. 

Cabeza inclinada, sin <>jos: antenas largas, de 11 artejos y 
la raaza de :>. y poco aparente. 

Prot6rax transverso, mas ancho en la base que hacia delante 
y eon los angulos posteriores mas 6 menos ag-udosy abrazando 
6 qo las espaldas: eon una excavacion en la parte inferior del 
prot6rax para recibir las patas anteriores. 

Caderas posteriores transversas y separadas. 

GENEROS QUE COMPRENDE. 

(ii : ;x. Spelaeochlamys Dieck. 

Prot6rax con su mayor anchura hacia la base y esta mas es- 
trecha que La base de los elitros. Sus angulos posteriores muy 
prolongados hacia atras, muy agudos y levantados, sin abra- 
zar la bus.' de los elitros. 

Elitros sin arrugas transversas, prolongados en punta muy 
pronunciada en su terminaci6n. 

Antenas mas cortas que el cuerpo. 

('ucrpo rechoncho. 

Este g6nero establece la transici6n a los Pkoieuonida. 



(3) Escalera. — examen del grupo «bathyscle». 365 



Gen. Perrinia Reiti. 

Protorax con su mayor anchura hacia el medio y con la base 
tan ancha como la base de los elitros; sus angulos posteriores 
casi agudos, no declives y poco prolong-ados hacia atras, sin 
abrazar la base de los elitros. 

Elitros con arrug-as transversa? y redondeados en el apice. 

Antenas casi tan largas como el cuerpo. 

Cuerpo alargado. 

Gen. Bathyscia Schiodte. 

Protorax con su mayor anchura hacia la base 6 cerca de 
•ella y con los ang-ulos posteriores mas 6 menos ag-udos y pro- 
long-ados hacia atras, pero declives, y abrazando la base de los 
elitros. 

Elitros con 6 sin arrugas transversas, mas 6 menos redon- 
deados en el apice pero no terminados en punta pronunciada. 

Antenas mas 6 menos larg-as, sin alcanzar la long-itud del 
cuerpo. 

Cuerpo mas 6 menos rechoncho 6 alarg-ado. 

description de las especies. 
Gen. Speleeochlamys Dieck. 

S. Ehlersi Dieck.— Long. 2 mm. 

Diagnosis. Elitros sin estrias transversas; antenas con los 
artejos 8.°. 9.° y 10.° muy poco mas largos que anchos, el 8.° 
mitad mas corto que el 7.° y un tercio mas corto que el 9.". el 
7.° apenas mas larg-o que el anterior. 

Cuerpo oval ig-ualmente estrechado hacia atras que hacia 
adelante y bastante convexo. 

Antenas moderadamente largas. pasando apenas de la mitad 
■del cuerpo y cod la maza bien marcada. 

Artejos: 

1.°, larg-o y robusto. 

2.°, mas larg'o y tan grueso como el anterior. 



366 V.NALES DE HISTORIA NATURAL. (4> 

'A. , casi una mitad mas corto y mas fino que el anterior. 
bastante mas de dos veces tan largo como anclio. 

4.". o." y C).", pr6ximaraente iguales, casi una mitad mas cor- 
tos que el anterior, de su mismo grueso y apenas engruesados 
en el apice, dos veer- tan largos como anchos. 

7.". apenas ma.- largo que los anteriores pero mucho mas 
grueso y muy engruesado de la base al apice, vez y media tan 
largo como anclio. 

8.°, mitad mas corto y fino que el anterior, casi globular, 
apenas mas largo que anclio. 

«.)." y in. ". iguales, un tercio mas largos que el anterior, poco 
mas largos que anchos y del grueso y forma que el 7.° 

11.° mayor que los anteriores, acuminado en el apice. dos 
veces tan largo como anclio. 

1'rotorax apenas dos veces tan largo como anclio, con su 
mayor ancliura en la base, que es bisinuosa, con los angulos 
posteriores agudos y levantados, mas estrecho que la base de 
los elitros, lentamente estrechado en curva hacia adelante, 
bastante velloso y regularmente convexo. 

Elitros dos veces tan largos como anchos, bastante convexos, 
con su mayor ancliura hacia el medio y despues brevemente 
estrechados hasta su conclusi6n en punta aguda muy pronun- 
ciada, pasando bastante del pigidio, ligeramente deprimidos 
en la sutura y con reborde marginal, fuertemente punteados 
en toda su superficie pero sin estria sutural ni arrugas trans- 
versas; con vellosidad fina, larga y dirigida hacia atr&s. 

Patas finas y Largas, tibias anteriores encorvadas hacia 
afuera, intermedias hacia adentro y sin mas espinas que las 
terminates, lo mismo que las posteriores que son rectas. 

Q Tarsos largos, los anteriores de 4 artejos sencillos, los in- 
termedios y posteriores de 5. 

Su lnc nn ejemplar q de Dieck de la gruta de San Elias en 
Adcoy, proveniente de las cazas de Ehlers, en la provincia de 
Alicante. 

Gen. Perrinia Rttr. 

P. Kiesenwetteri Dieck. Long. 2,75 mm. 

Diagnosis. Elitros con estrias transversas; antenas muy 
largas, pasando mucho de la mitad del cuerpo y con los arte- 
jos 8.°, '.»." y in." muchisimo mas de dos veces tan largos como 



(5) Escalera. — examen del gkupo «bathyscle». 367 

anchos, el 8.° un tercio mas corto que el anterior ytan larg'o 
como el 9.°, el 7.° apenas tan largo corao el anterior; los 3.", 4." 
y 5.° los mas largos de todos. 

Cuerpo oval alargado, poco mas estrechado liacia atras que 
hacia adelante y regularmente convexo. 

Antenas muy largas, pasando con mucho de la mitad del 
cuerpo y con la maza poco aparente. 

Artejos: 

1.°, largo y rob us to. 

2.°, mas largo y mas fino que el anterior. 

3.°, 4.° y 5.°, proximamente iguales, algo mas largos y finos 
que el anterior, apenas engriiesados en el apice y muchisimo 
mas de dos veces tan largos como anchos. 

6.°, casi un tercio mas corto que los anteriores } T de su mis- 
ma forma y grosor. 

7.°, apenas tan largo como el anterior y fuertemente en- 
gruesado desde su mitad al apice donde es bastante mas grue- 
so que el. 

8.°, un tercio mas corto que el anterior, cilindrico, muchisi- 
mo mas de dos veces tan largo como ancho. 

9.°, tan largo como el anterior y engruesado desde la base 
al apice. 

10.°, apenas un tercio mas corto que el anterior, tan grueso 
como el y engruesado desde la base al apice. 

11.°, un tercio mas largo que el anterior, apenas mas grueso 
que el y fuertemente acuminado. 

Prot6rax apenas dos veces tan ancho como largo, con su ma- 
yor anchura hacia el medio, brevemente estrechado en curva 
hacia adelante, poco hacia la base, que es bisinuosa, con los 
angulos posteriores poco agudos y pianos sin abrazar la base 
de los elitros, bastante velloso y regularmente convexo. 

Elitros tan anchos en la base como la base del protorax, mas 
de dos veces tan largos como anchos, reg-ularmente convexos, 
tan anchos en la base como la base del protorax , con su ma- 
yor anchura a un tercio de la misma y muy lentamente estre- 
chados despues hasta su conclusion , donde se redondean se- 
paradamente; sin depresi6n en la sutura ni estria sutural, 
fuertemente punteados en toda su superficie y con arrugas 
transversas. 

Patas finas y largas, tibias anteriores encorvadas hacia 



:t68 \N\I1- DE BISTORIA NATURAL. (6) 

afuera, intermedins hacia adentro y bastante espinosas, pos- 
teriores rectas y menos espinosas. 

Q Tarsos largos; los anteriores de -1 artejos sencillos, inter- 
medios y posteriores de 5. 

(f Cinco artejos en todos los tarsos: los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados, el 1." mas estrecho que el tin de 
la tibia y dos veces tan largo corao ancho; el 2." mas estrecho 
que el anterior, un tercio mas corto que el y casi dos veces 
tan largo como ancho: el 3.° mas estrecho que el anterior y un 
tercio mas corto que el. resultando el l.'mas corto que los dos 
siguientes reunidos y la pala larga y estpeeha. 

Sobre cuatro ejemplares de la gruta de Colbato, en Montse- 
rrat, en Junio de 1892. 

Gen. Bathyscia ScModte. 

CARACTERES DE LAS SECCIONES. 



a Elitros sin arrugas transversas. 

Antenas con el artejo 8." mas largo que ancho; los 8.°, 
9.° y 10.° mucho mas de dos veces tan largos como 
anchos Seccion A. 

Artejos 8.°, 9.° y 10.° nada 6 apenas dos veces tan largos 
como anchos Seccion B. 

Antenas con el artejo 8 transverso Seccion C. 

aa Elitros estriados trans versalmente. 

Antenas con el artejo 8.° mas largo que ancho. Seccion D. 

Antenas con el artejo 8." transverso Seccion E. 

Cuadropara la determinacidn de las especies. 

1. (24) Especies con los elitros no estriados al traves. 

2. (23) Antenas con el artejo 8 mas largo que ancho. Cuerpo 

ovalado y antenas tanto 6 mas largas que la initad 
del cuerpo. 

3. (10) Antenas con los artejos 8.". 9." y 10." mucho mas de 

dos veces tan largos como anchos. — Seccion A. 

4. (5) Antenas con el ultimo artejo mas de dos veces tan 

largo como el anterior: primer artejo de los tarsos 
anteriores en el rf mas audio que la tibia en su 
extremi B. arcana Schautf. 



<7) Escalera.— kxamhn del grupo «bathysci.*:». 3C9 

5. (4) Antenas con el ultimo artejo apenas dosveces tan lar- 

go como el anterior. 

6. (7) Primer artejo de los tarsos anteriores en el c f mucho 

mas ancho que la tibia en su extremo. Antenas con 

el artejo 8.° tan largo como el 9." 

B. triangulum Sharp. 

7. (6) Primer artejo de los tarsos anteriores en el cf apenas 

tan ancho como la tibia en su extremo. Antenas 
con el artejo 8.° mas corto que el 9." 

8. (9) Cuerpo en ovalo corto. rauy convexo. Klitros escasa- 

mente dos veces tan largos como anchos. Antenas 
con los artejos 9." y 10." mucho mas estrechos en 
la base que en el apice, el 9.° un tercio mas corto 
que el 7.° B. filicornis Uhag. 

9. (8) Cuerpo en ovalo alargado, regularmente convexo. Kli- 

tros mas de dos veces tan largos como anchos. An- 
tenas con los artejos 9." y 10." poco mas estrechos 
en la base que en el apice, el 9." tan largo como 
el 7.° B. Seeboldi Uhag. 

10. (3) Antenas con los artejos 8.°, 9." y 10." nada o apenas 

dos veces tan largos como anchos. — Seccion B. 

11. (1(5) Primer artejo de los tarsos anteriores en el </ mas 

ancho que la tibia en su extremo. 

12. (15) Antenas con el artejo 8.° tan largo como el 9." y a lo 

sumo un tercio mas corto que el 7." y este no mas 
largo que el 0." 

13. (14) Cuerpo en ovalo corto. regularmente convexo. Klitros 

escasamente dos veces tan largos como anchos. An- 
tenas con el artejo 8.° muy poco mas corto que el 7." 
Primer artejo de los tarsos anteriores en el <$ poco 
mas ancho que la tibia en su extremo y casi tan 
largo como los tres siguientes reunidos: la pala re- 
gularmente alargada B. flamobrigensis Uhag. 

14. (13) Cuerpo en ovalo corto. muy convexo. Klitros vezy me- 

dia tan largos como anchos. Antenas con el artejo 8.° 
un tercio mas corto que el 7." Primer artejo de los 
tarsos anteriores en el c? mucho mas ancho que la 
tibia en su extremo y notablemente mas corto que 
los tres siguientes reunidos; la pala rechoncha y 
corta B. Sharjri sp. now 

ANALES DE HIST. NAT.- IXVIII. 24 



370 \N\I.i:s UK BISTOBIA NATURAL. (8) 

15. (12) Antenas con el artejo 8.° ligeramente mas corto que 

el 9.° y casi una raitad mas corto que el 7.° y este 
casi un tercio mas largo que el 6.° Cuerpo en 6valo 
corto. muy convexo. Elitros vez y media tan largos 
como anchos. Primer artejo de los tarsos anteriores 
en el d" mucho mas ancho que la tibia en su extre- 
rao, y tan larg-o comoHos tres siguientes reunidos: 
la pala alargada B. cantabrku T'hag. 

16. (11) Primer artejo de los tarsos anteriores en el cf a lo 

sumo tan ancho como la tibia en su extreme 

17. (20) Primer artejo de los tarsos anteriores en el c* tan an- 

cho como la tibia en su extreme 

18. (19) Cuerpo en 6valo corto, poco mas estrechado hacia 

atras que hacia adelante, regularmente convexo. 
Elitros escasamente dos veces tan largos como an- 
chos. Antenas con el artejo 8.° apenas un tercio mas 
corto que el 7.°. y 6ste poco mas de dos veces tan 
largo como ancho y tan largo como el 9.° Primer 
artejo de los tarsos anteriores en el cf notablemen- 
te mas corto que los dos siguientes reunidos y la 
pala corta B. vasconica La Brul. 

19. (18) Cuerpo en 6valo no muy corto, bastante mas estre- 

chado hacia atras que hacia adelante. regularmente 
convexo. Klitros dos veces tan largos como anchos. 
Antenas con el artejo 8.° mitad mas corto que el 7.'. 
y 6ste bastante mas de dos veces tan largo como 
ancho y bastante mas largo que el 9." Primer ar- 
tejo de los tarsos anteriores en el rf mas largo que 
los dos siguientes reunidos y la pala inuv alarga- 
da B. Cisnerosi Per. A . 

20. (17> Primer artejo de los tarsos anteriores en el <f mas es- 

trecho que la tibia en su extreme. 

21. (22 1 Cuerpo en 6valo alargado. muy notablemente mas es- 

trechado hacia atras que hacia adelante y bastante 
convexo. Antenas con los artejos 8.°, '.)." y 10." casi 
dos \cvr< tan largos como anchos. el in." un tercio 
mas corto (pie el 9.° \ el 11." doble de largo que 
el 10." //. autumnalis sp. nov. 

22. (21) Cuerpo en 6valo alargado. poco mas estrechado hacia 

atras (pie hacia adelante y regularmente convexo. 



(9) Escalera. — examen del grttpo «bathyscle». 3"ji 

Antenas con los artejos 8.°, 9.° y 10.° poco mas lar- 
gos que anchos, el 10." tan largo como el 9." y 
el 11.° bastante mas del doble de largo que el 10.°. . 
B. Perezi Sharp. 

23. (2) Antenas con el artejo 8.° tan largo como ancho. Cuerpo 

globular, sumamente convexo y antenas no alcan- 
zando a la mitad del cuerpo. Elitros poco mas lar- 
gos que anchos. Primer artejo de los tarsos ante- 
riores en el cf mas estrecho que la tibia en su ex- 
tremo. — Seccion C B. tropica Ab. 

24. (1) Especies con los elitros estriados transversalmente. 

25. (32) Antenas con el artejo 8.° mas largo que ancho. — Sec- 

cion D. 

26. (27) Primer artejo de los tarsos anteriores en el cf mas 

ancho que la tibia en su extremo y mas largo que 

los dos siguientes reunidos; la pala alargada 

B. Crotchi Sharp. 

27. (26) Primer artejo de los tarsos anteriores en el d" tan 

ancho como la tibia en su extremo. 

28. (31) Antenas con el artejo 8." mas corto que el 7." 

29. (30) Cuerpo pequeno, poco estrechado posteriormente. An- 

tenas con el artejo 8.°, mitad mas corto que los 7." 
y 9.° y apenas dos veces tan largo como ancho, ar- 
tejo 5.° como los 3.° y 4.° y ligeramente mas largo 
que el 6.° y de su misma forma y grosor. Primer ar- 
tejo de los tarsos anteriores en el cf notablemente 
mas corto que los dos siguientes reunidos y la pala 
corta B. Mazarredoi Uhag. 

30. (29) Cuerpo grande, muy estrechado posteriormente. An- 

tenas con el artejo 8.° un tercio mas corto que el 7.°: 
de la misma longitud que el 9.° y bastante mas de 
dos veces tan largo como ancho; artejo 5.° proxima- 
mente tan largo como aquellos entre quienes esta 
y de su misma forma y grosor. B. Bolivari sp. nov. 

31. (28) Antenas con el artejo 8.° tan largo como el 7." Cuerpo 

mediano, poco estrechado posteriormente. Antenas 
eon el artejo 8.° tan largo como los 7." y 9.°y mas de 
dos veces tan largo como ancho. artejo 5.° el mayor 
de todos, un tercio mas largo que aquellos entre 
quienes esta, mas grueso que ellos y engruesado 



372 ANAI.KS 1>K HIST0RIA NA'll HAL. (10) 

en su parte media mas que en la basey en el apice. 
B. fugitiva Rttr. 

32. (25) Antenas con el artejo 8.° transverso. — Seceion F. 

33. (34) Elitros con estria sutural y apenas estriados transver- 

salmente. Primer artejo de los tarsos anteriores en 
el cf mas estrecho que la tibia en su extreme An- 
tenas con el artejo 11.° casi dos veces tan largo como 
el in." y muy acuminado, los '.)." y 10." tan largos 
como anchos. mas cortos que el 7." y notablemente 
mas anchos que 61, el 7." dos veces tan largo como 
ancho B. adnexa Schauff. 

34. (33) Elitros sin estria sutural y fuertemente estriados al 

t raves. 

3."). (36) Cuerpo grande. Primer artejo de los tarsos anteriores 
en el cf apenas mas estrecho que la tibia en su ex- 
treme Antenas con el artejo 11." vez y media tan 
largo como el 10." y muy acuminado, los 9.° y 10.° 
tan largos como anchos, mas cortos que el 7.°y tan 
anchos como el. el 7." vez y media tan largo como 
ancho B. rugosa Sharp. 

36. (35) Cuerpo pequeno. Primer artejo de los tarsos anterio- 
res en el zf mas estrecho que la tibia en su extre- 
mo. Antenas con el 11.° poco mas largo que el 10.° 
y poco acuminado, los'.)." y 10." tan largos como an- 
chos, tan larg-os como el 1." y mucho mas gruesos 
que el, el 7.° apenas vez y media tan largo como 
ancho />'. Uhagoni Sharp. 

He adoptado en los cuadros anteriores el plan generalmente 
seguido para ladistincion de las especies en el gen. Bathyscia. 

ha proporcion del artejo 8.° con relacion a los otros es un 
caracter diferencial de primer orden que, combinado con los 
basados en la mayor 6 menor dilatacion de los tarsos anterio- 
res en losc/'c^, hacen facil la distinci6n de las especies den- 
tro iif los grupos. 

Y creo litil hacer aqud algunas advertencias. 

Incluyo B. Croicki en el grupo aa porque aim cuando poco 
visibles, tiene arrugas transversas, tanto como 5. Mazarredoi, 
con la cual tiene grande afinidad; por lo demas, en algunos 
ejemplares de especies incluidas en el grupo a se observan 



(ii) Escalera.— examen dl:l grupo «bathyscle». 373 

tendencias en la punctuaci6n a formar estrias transversas 
cerca de los hiimeros 6 en la parte media de los elitros sin 
que por ello pueda decirse que tienen arrugas transversas. 

B. tropica cae dentro del grugo a por no tener arrugas 
transversas: y es verdaderamente especie cavernicola aun te- 
niendo el artejo 8.° tan ancho como largo; tambien B. Perezi 
tiene dicho artejo escasamente mas larg-o que ancho y esta 
perfectamente en el grupo en que forma: B. tropica es una 
forma especial, la mas meridional liasta ahora de las espano- 
las y que en su aspecto recuerda a la especie italiana B. li- 
gurica. 

Salvo, pues, estas esperies que tienen caracteres commies 
a los dos grupos y a las que, por tanto, es arbitrario encerrar 
dentro del uno 6 del otro, las demas especies, mas homoge- 
neas, entran sin dificultad en una u otra de las divisiones a 
que pertenecen. 

Las dimensiones de los artejos estan tomadas sobre su parte 
mas ancha; conviene advertirlo asi. 

En caso de dudas, cuando en una especie se repite la pro- 
porcion de unos artejos antenales con sus adyacentes, de la 
que guardan los mismos artejos en otra especie afin, la rela- 
tion de los artejos de los tarsos en los cfcf bace la separation 
facil. Porejemplo, B. B. Crotchi yMazarredoi tienen sus artejos 
antenales en la misma proportion de unos a otros, y tanto que 
las descripciones parecen calcadas: pues bien, el primer artejo 
de los tarsos anteriores en el rf de B. Crotchi es mas largo que 
los dos siguientes reunidos, mientras que en B. Mazarredoi 
dicho artejo es notablemente mas corto que ellos; claro es que 
comparando la una con la otra, saltan a la vista las diferen- 
cias, no dejando dudas sobre su distincion especifica, pero to- 
madas individualmente una u otra sin ese caracter son im- 
posibles de separar: y lo mismo ocurre con otras especies. 

CARACTERES DE LAS ESPECIES. 

Seccion A. 

B. arcana Schauff. — Long. 2,.") mm. 

Diagnosis. — Elitros sin estrias transversas; antenas con los 
artejos H.°, <)." y 10.° mucho mas de dos veces tan largos como 
anchos, el 8." apenas mas corto que el 9." y una mitad que el 



:i7l \\ \l.l 5S DK HISTOR) \ NAT1 RAL. (12) 

7. y este tin mas Largo que el ('»."; el 11." el mayor de la ma/a. 
tan Largo como Los dos anteriores reunidos; tarsos anteriores del 
o'nias anchos que el tin de la tibia, con su primer artejo poco 
mas corto que Los tres siguientes reunidos y la pala alargada. 

Cuerpo en nvalo alargado, igualmente estrechado hacia 
atras que hacia adelante y bastante convexo, color rojizo. 

Antenas inu\ Largas, pasando de la mitad del cuerpo y con 
la maza poco marcada. 

Artejos: 

1.". Largo \ robusto. 

2.°, mas Largo y mas fino que el anterior. 

:*." y 4.". prdximamonte iguales, un tercio mas cortos que el 
anterior y mucho mas tinos que el, cilindricos y mucho mas 
de dos vert's tan Largos como anchos. 

.")." y li.". pr6ximamente iguales, un tercio mas largos que 
los anteriores y apenas engruesados en el apice. 

7.°, tan largo como el anterior. Ligero y normalmente en- 
g*ruesado de la base al apice donde es algo mas grueso que 
ellos. 

8.°, mitad de Largo que el anterior, del grueso del 6.°, cilin- 
drico y mucho mas de dos veces tan largo como ancho. 

'.).". muy ligeramente mas largo que el anterior, un tercio 
mas corto que el 7." y como el engruesado de la base al apice. 

10.". pr6ximamente de la misma longitud, forma y grueso 
que el anterior. 

11.°, el mayor de todos, tan largo como los dos anteriores 
reunidos. fuertemente acuminado y como estrangulado en su 
parte media. 

Protorax dos veces tan ancho como largo, con su mayor an- 
chura en la base, que es bisinuosa, con los angulos posterio- 
res agudos abarcando escasamente la basede Los t'litros. estre- 
chando lentamente hacia adelante en eurva, bastante velloso 
\ regularmente convexo. 

filitros mas de dos veces tan largos como anchos, bastante 
convexos, eon su mayor anchura en la base, paralelos hastasu 
mitad, despu6s estrechados lentamente hasta su conclusi<'in 
donde se redondean separadamente, resultando poco acumi- 
uado8, sin depresi6n en la suturani estrla sutural, regular- 
mente punteados en toda su superficie, sin vestigios de arru- 
gaa transversas, rnw tendencia, por el contrario, a formar 



(13) Escalera. — examen del grupo «bathysci k». 375 

pliegues6 arrugas longitudinales cerca de loshumeros; donde 
la puntuaci6n es mas basta, con vellosidad fina, larga y di- 
rigida hacia atras. 

Patas largas y robustas: tibias anteriores encorvadas hacia 
afuera, intermedias hacia adentro y con alg'unas espinas cor- 
tas y fuertes, posteriores rectas y algo menos espinosas. 

9 Tarsos larg-os. los anteriores de 4 artejos sencillos, inter- 
medios y posteriores de 5. 

(f Cinco artejos en todos los tarsos; los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensancliados: el 1." mas ancho que el fin de 
la tibia, dos veces tan largo como ancho; el 2." mas estrecho 
que el anterior, una mitad mas corto que el y apenas mas 
largo que ancho; el 3." mas estrecho que el anterior y ligera- 
mente mas corto que el. resultando en conjunto el 1.° mas lar- 
go que los dos siguientes reunidos, y la pala alargada. 

Sobre doscientos ejemplares de las Grutas de las Brujas, 
Ongayo; de las Brujas, Suances; de la Pefia, Golbardo; del 
Castillo, Puente Viesgo; de Oreha. Cobreces; de la provincia 
tic Santander, en Agosto de 1895. 

B. triangulum Sharp. — Long-. 2,7-3,0 mm. 

Diagnosis. — Llitros sin estrias transversas; antenas con los 
artejos 8.°, 9." y 10.° mucho mas de dos veces tan largos como 
anchos, el 8." tan largo como el 9.° y muy ligeramente mas cor- 
to que el 7." y cste tan largo como el 6.°; tarsos anteriores del c ' 
mas anchos que el fin de la tibia, con su primer artejo mas 
corto que los dos siguientes reunidos y la pala ancha y fuerte. 

Cuerpo ovoideo, mucho mas estrechado hacia atras que hacia 
adelante y bastante convcxo, color rojizo. 

Antenas muy largas, pasando de la mitad del cuerpo y con 
la maza poco marcada. 

Artejos: 

1.°, largo y robusto. 

2.", tan largo, pero mas fino que el anterior. 

3.", algo mas corto y fino que el anterior. 

4.°, 5.° y 6.° proximamente iguales, un tercio mas largos que 
el anterior, tan larg*os proximamente como el 2.°, pero mas 
finosy apenas engrucsados en el apice y muchisimo mas de 
dos veces tan largos como anchos. 

7.°, tan largo como los anteriores, ligera y normalmente en- 



376 \\\l.i:- DE BISTORIA NATURAL. (14) 

gruesado desde la base al apice, donde es bastante mas grueso 

que ellos. 

8.°, muy Ligeramente mis corto que el anterior en el <f, casi 
mi tercio en la 9: del grueso del 6.°, casi cilindrico y muchisi- 
mo mas de dos veces tan largo como anclio. 

9.°, tan Largo como el anterior en el <f y algo mas en la Q. 
muy poco mas corto que el 7." y aun algo inns engruesado que 
('■1 desde la base al apice. 

10.°, algo mas corto que el anterior y de su misma forma \ 
grosor. 

1 1.°, un tercio mas largo que el anterior y engruesado desde 
la base hasta sus dos tercios, donde es mas grueso que cual- 
quiera de los anteriores, despues brusca y fuertemente acu- 
m in ado. 

Pro to rax dos veces tan anclio como largo, con su mayor au- 
chura en la base, que es bisinuosa, con los angulos posterio- 
res agudos, abrazando ampliamente la base de los elitros, ra- 
pidamente estrechado en curva hacia adelante , finamente 
]iunteado y bastante velloso y fuertemente convexo. 

Klitros mas de dos veces tan largos como anchos, bastante 
convexos, con su mayor anchura en la basey desde ella estre- 
chados casi en linea recta hasta su conclusion, donde se re- 
dondean separadamente. resultando en conjunto sumamente 
acuminados; sin depresion en la sutura ni estria sutural, re- 
gular y muy finamente punteados en toda su superficie, sin 
estrias transversas, con vellosidad fina, larga y dirigida hacia 
atras. 

Patas largas y robustas: tibias anteriores encorvadas hacia 
afuera, intermedias hacia adentro con espinas numerosas cor- 
tas y fuertes, posteriores rectas y mentis espinosas. 

9 Tarsos largos, los anteriores de 4 artejos sencillos, inter- 
medios y posteriores de •">. 

c* Cinco artejos en todos los tarsos, los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados: el 1.° notablemente m&sancho 
que el fin de la tibia, tan Largo como ancho; el 2.° poco mas 
estrecho que el anterior, escasamente un tercio mas corto que 
61, tan largo como ancho; el 3.° bastante mas estrecho que el 
anterior y mitad mas corto, tan largo como ancho, resultando 
en conjunto el 1." mas corto que los dos siguientes reunidos y 
In pala anchn y fuerte. 



(\5) Escalera.— examen del grupo «bathyscle> . 377 

Sobre cien ejemplares de las Grutas de «Suprevide» (Aban- 
dames) de Loja (El Mazo) de la provincia de Asturias, en Sep- 
tiembre de 1894 y Agosto de 1895. Un ejemplar del Sr. Uhag6n 
de la Grata de la Cabanuca (Panes) conviene con los ante- 
riores. 

B. filicornis Uhag. — Long*. 2,5-2,7 mm. 

Diagnosis. — Elitros sin estrlas transversas; antenas con los 
artejos 8.°, 9.° y 10.° mucho mas de dos veces tan largos como 
anchos, el 8.° muy ligeramente mas corto que el 9.° y mas de 
un tercio mas corto que el 7.° y este tan largo como el 6.°; 
tarsos anteriores del rf tan anchos como el fin de la tibia, con 
su primer artejo notablemente mas largo que. los dossiguien- 
tes reunidos y la pala larga y estrecha. 

Cuerpo en 6valo corto, poco mas estrechado hacia atras que 
hacia adelante y fuertemente convexo, color rojizo. 

Antenas muy largas pasando de la mitad del cuerpo y con 
la maza apenas marcada. 

Artejos: 

1.°, largo y robusto. 

2.". tan largo, pero iMs fino que el anterior. 

3.", algo mas corto y fino que el anterior. 

4.". 5.° y 6.° pr6ximamente iguales, escasamente un tercio 
mas largos que el anterior y como el nada engruesados en el 
apice ; muchisimo mas de dos veces tan largos como anchos. 

7.°, tan largo como el anterior, ligera y normalmente en- 
gruesado desde la base al apice, donde es algo mas grueso 
que el. 

8.°, mas de un tercio mas corto que el anterior, del grueso 
del 6.°, cilindrico y muchisimo mas de dos veces tan largo 
como ancho. 

9.°, muy ligeramente mas largo que el anterior, un tercio 
mas corto que el 7.° y como el ligeramente engruesado de la 
base al apice. 

10.°, algo mas corto que el anterior y de su misma forma y 
grosor. 

11.°, muy poco mas largo que el anterior, tan largo como el 
9.". engruesado desde la base hasta sus dos tercios, donde es 
tan grueso como el 10.°, despues regularmente acuminado. 

Prot6rax dos veces tan ancho como largo, con su mayor an- 



JVJ8 \N\I.KS DE HISTOUIA NATURAL. (16) 

chura en la base que es bisinuosa, con los angulos posteriores 
agudos abarcando escasamente la base de los elitros, breve- 
mente estrechado en curva hacia adelante, finamente puntea- 
do, bastante velloso y regularmente convexo. 

Elitros apenas dos veces tan larg-os como anchos y muy con- 
vexos, con su mayor anchura muy cerca de la base y de aqui 
reg'ularmente estrechados en curva hasta su terminacion, 
donde se redondean separadamente, resultando reg'ularmente 
acuminados, sin depresion en la sntura. pero con estria sutu- 
ral visible por transparencia, aunque apenas marcada, regu- 
lar y muy finamente punteados en toda su superficiey sin es- 
trias transversas, antes bien con tendencia a formar plieg-ues 
longitudinales cerca de los primeros, con vellosidad fina, lar- 
g-a y dirig-ida bacia aims. 

Patas moderadamente largas y robustas, tibias anteriores 
encorvadas hacia afuera, intermedia s hacia adentro cun es- 
pinas cortas y fuertes, posteriores rectas y menos espinosas. 

Tarsos larg-os, los anteriores de 4 artejos sencillos, inter- 
ne 'dius v posteriores de 5. 

(f Cinco artejos en todos los tarsos, los tres primeros delos 
tarsos anteriores ensanchados, el 1." tan ancho como el fin de 
la tibia, mas larg-o que ancho y dos veces tan largo como el 
2.°; el 2.° mas estrecho que el anterior, casi tan largo como 
ancho y vez y media tan largo como el 3.°, que es apenas tan 
largo culm, ancho y mas estrecho que el anterior, resultando 
en conjunto el 1." notablemente mas largo que los dos siguien- , 
tes reunidos y la pala alargada. 

Sobre cinco ejemplares de la Gruta de Serantes, Santurce; 
de la provincia de Vizcaya, en Ag-osto de L892. Los tipos del 
Sr. Uhagtfu convienen con los anteriores. 



*6 



B. Seeboldi Qhag. — Long. 2,5 mm. 

Diagnosis.— Elitros sin estrias transversas; antenas con los 
artejos 8.°, '.)." y in.", mucho masde dos veces tan largos como 
anchos, el 4 8.° escasamente un tercio mas corto que el 9.° y el 
7.°. v 6ste tan larg"0 como el 6.°; tarsos anteriores dele* tan 
anchos como el fin de la tibia, con sn primer artejo mas largo 
que los dos siguitmtes reunidos \ la pala larga y estrecha. 

Cuerpo en 6valo alargado, alg-o mas estrechado hacia atras 
que hacia adelante y ligeramente convexo, color rojizo. 



(17) Escalera. — EXAMEN DEL GRUPO «BATHYSCI-K». 379 

Antenas muy largas pasando de la mitad del cuerpo y con 
la maza poco marcada. 

Artejos: 

1.°, largo y robusto. 

2.°, tan largo, pero mas fino que el anterior. 

3.°, un tercio mas corto y fino que el anterior. 

4.°. 5.° y (i." proximamente igaiales, escasamente un tercio 
mas larg-os que el anterior y como el apenas engTuesados en el 
apice; mucliisimo mas de dos veces tan largos como anchos. 

7.°, tan largo como el anterior, muy ligera y normalmente 
engruesado desde la base al apice, donde es algo mas grueso 
que el. 

8.°, escasamente un tercio mas corto que el anterior, del 
g-rueso del 6.°, cilindrico y mucho mas de dos veces tan largo 
como ancho. 

9.°, escasamente un tercio mas largo que el anterior, tan 
largo como el 7." y como el apenas engTuesado desde la base 
al apice. 

10.°, casi un tercio mas corto que el anterior y de su misma 
forma y grosor. 

11.°, apenas mas larg-o que el anterior y muy ligeramente 
engruesado desde la base hastasus tres cuartos, donde es ape- 
nas mas grueso que 61, despues redondeado hasta su conclu- 
si6n en punta roma. 

Protorax apenas dos veces tan ancho como largo, con su 
mayor anchura en la base que es bisinuosa, con los angulos 
posteriores agudos, abarcando ampliamente la base de los edi- 
tros, brevemente estrechado en curva hacia adelante, fina- 
mente punteado. bastante velloso y no muy convexo. 

Elitros bastante mas de dos veces tan largos como anchos y 
no muy convexos. con su mayor anchura en la base 6 muy 
cerca de ella y desde aqui muy lentamente estrechados en 
curva continua hasta su terminaciun, donde se redondean se- 
paradamente, resultando regularmente acuminados, sin de- 
presion en la sutura, pero con estria sutural apenas marcada, 
regular y muy finamente punteados en toda su superficie y 
sin estrias transversas, aunque a veces presentan tendencia a 
ellas cerca de los humeros y en el tercio posterior; con vello- 
sidad fina, larga y dirig-ida hacia atras. 

Patas moderadamente largas y robustas, tibiasanteriores en- 



3t0 ANALES DK HISTOHIA KATTRAL. (18; 

corvadas hacia afuera, intermedias hacia adentro con espinas 
c »rtas y fuertes, posteriores rectas \ menos espinosas. 

Q Tarsos largos, Los anteriores de 4 artejos sencillos, inter- 
medios y posteriores de 5. 

of Cinco artejos en todos los tarsos; los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados, el 1.° tan ancho como el tin do 
la tibia y dos veces tan larg-o como el 2.°, mucho mas larg-o 
que ancho; el 2.° mas estrecho que el anterior, tan larg-o como 
audio y apenas mas largo que el 3.°, que es alg-o mas estre- 
cho, resultando en conjunto el 1.° mas larg-o que los dos si- 
guientes reunidos y la pala larg-a y estrecha. 

Sobre cinco ejemplares de la Gruta de San Roque, Bilbao, 
de la provincia de Vizcaya, en Ag-osto de 1892. Los tipos del 
Sr. Uhag-6n de la misma localidad y de las Grutas de Galda- 
mes convienen con los anteriores. 

Seccion B. 

B. ftamobviycnsis Uhag\ — Long 1 . 2,0-2,2 mm. 

Diagnosis. — Klitros sin estrias transversas; antenas con los 
artejos 8.°, 9.* y 10.° nada 6 apenas dos veces tan larg-os como 
anchos, el 8.° tan larg-o como el i). 8 y muy poco mas corto que 
el 7.° y este tan larg-o como el 6.°; tarsos anteriores del <f mas 
anchos que el fin de la tibia, resultando la pala regularmente 
alargada, con su primer artejo casi tan larg-o como los tres si- 
g-uientes reunidos. 

Cuerpo en dvalo corto, notablemeute mas estrechado hacia 
atras que hacia adelante y bastante convexo, color rojizo. 

Antenas moderadamente larg-as, pasandoapenasde la mitad 
del cuerpo y con la maza poco marcada. 

Artejos: 

1 .", larg-o y robusto. 

2.°, tan larg-o, pero alg - o mas fino que el anterior. 

::. ". 1. °, o." y ().°. proximamente iguiales, casi una mitad mas 
corios que el anterior y bastante mas finos que 61, apenas en- 
g-ruesados desde la base al apice y bastante mas de dos veces 
tan largos como anchos. 

7.°, tan larg-o como el anterior, normal y fuertemente en- 
gruesado desde la base al apice, donde es bastante mas grueso 
que 61. 



(19) Escalera. — examen del grupo «bathyscle». 381 

8.°, muy poco mas corto que el anterior, apenas engruesado 
desde la base al apice y apenas mas de dos veces tan largo 
como ancho. 

9.°, tan largo como el anterior, algo mas corto que el 7.° y 
como el fuertemente eng-ruesado desde la base al apice, ape- 
nas dos veces tan largo como ancho. 

10.°, ligeramente mas corto que el anterior y de su misma 
forma y grosor, vez y media tan larg-o como ancho. 

11.°. mas de vez y media del larg-o que el anterior, eng-rue- 
sado desde la base hasta mas de su mitad, donde es mas 
g-rueso que cualquiera de los anteriores. despues fuermente 
acuminado. 

Protorax dos veces tan ancho como larg-o, con su mayor 
anchura en la base que es bisinuosa, con los angulos poste- 
riores agudos y abarcando la base de los elitros, brevemente 
estrechado en curva hacia adelante, bastante velloso y reg-u- 
larmente convexo. 

Elitros escasamente dos veces tan larg-os como anchos, re- 
g-ularmente convexos, con su mayor anchura en la base y 
desde ella brevemente estrechados en curva hasta su conclu- 
sion, donde se redondean separadamente, resultando bastante 
acuminados, sin depresion en la sutura, pero con estriasutural 
apenas marcada, regular y muy finamente punteados en toda 
su superficie y sin estrias transversas, con vellosidad fina, 
larga y dirigida hacia atras. 

Patas no muy largas y robustas: tibias anteriores encorva- 
das hacia fuera, intermedias hacia adentro y apenas espino- 
sas, posteriores rectas y aim menos espinosas. 

9 Tarsos moderadamente largos, los anteriores de 4 arte- 
jos sencillos, intermedios y posteriores de 5. 

of Cinco artejos en todos los tarsos: los tres primeros de 
los tarsos anteriores cnsanchados, el 1.° algo mas ancho que 
el fin de la tibia, mas largo que ancho y dos veces tan largo 
como el 2.": el 2.° transverso, mas estrecho que el anterior y 
vez v media tan largo como el 3.°, tambien transverso v mas 
estrecho que el anterior, resultando en conjunto el 1.° poco 
mas corto que los tres siguientes reunidos y la pala alargada. 

Sobre 50 ejemplares de la Gruta de 8an Roque, Bilbao: de 
la provincia de Vizcaya en Agosto de 1893. Los tipos del senor 
Uhag-on de la misma localidad convienen con los anteriores. 



•382 W\l.l>- DE B1ST0RIA NATURAL. (20) 

B. Sharpi sp. n. — Long. 1,8-2,0 mm. 

Diagnosis. — Elitros sin estrias transversas: antenas con los 
artejos 8.°, 9.° \ 10.° apenas dos veces tan largos como anchos; 
el s." tan largo como el 0.° y un tercio mas corto que el 7.°, y 
6ste no mas largo que el 6.°; tarsos anteriores del ^ mas an- 
chos que el fin de la tibia, resultando la pala corta y rechon- 
cha, con su primer artejo notablemente mas corto que lostres 
siguientes reunidos. 

Cuerpo en ovalo corto. notablemente mas estrechado hacia 
atras quo hacia adelante y fuertemente convexo, color rojizo. 

Antenas moderadamente largas, llegando apenas a lamitad 
del cuerpo y con la maza poco marcada. 

\rtejos: 

1.°. largo y robusto. 

2.°. tan larg-o y algo mas flno que el anterior. 

3.°, 4.°. 5.° y 6.°, proximamente iguales, una mitad mas 
cortos que el anterior y mucho mas finos que 61, bastante mas 
de dos veces tan largos como anchos y apenas engruesados de 
la base al apice. 

7. ". tan largo como el anterior y engruesado de la base al 
apice. donde es bastante m&s grueso que 61. 

8.°, un tercio mas corto que el anterior, casi cilindrico, pr6- 
ximamente dos veces tan largo como ancho. 

'.».". tan largo como el anterior, un tercio mas corto que 
el 7.°, pero de su mismo grosor y como el engruesado desde 
la base al apice, apenas dos veces tan largo como ancho. 

10.°, tan largo como el anterior, de su misma forma y aun 
mas grueso, vez y media tan largo como ancho. 

11.°, vez y media del largo que el anterior, engruesado 
desde la base hasta sus dos tercios, donde es mas grueso que 
cualquiera de los anteriores, bastante acuminado. 

Protorax 'dos wck^ tan ancho como largo, con su mayor 
anchura en la base que es bisinuosa, con los angulos poste- 
riores agudos. abarcando ampliamente la base de los elitros, 
brevemente estrechado en curva hacia adelante, bastante ve- 
lloso y regularmente convexo. 

Elitros vez y media tan largos como anchos. fuertemente 
convexos, cob su mayor anchura en la base y desde ella rapi- 
damente estrechados en curva continua hasta su conclusi6n, 
donde se redondean separadamente, resultando fuertemente 



(21) Escalera. — kxamkn del grupo «bathyscive: 



3P3 



acuminados; sin depresion en la sutura, pero con estria sutu- 
ral poco marcada; regular y muy finamentepunteados en toda 
su superficie y sin estrias transversas, aunque en algunos 
ejemplares se observa tendencia a ellas cerca de los hiime- 
ros, con vellosidad fina, no muy larga y dirigida hacia atras. 

Patas no muy largas y robustas; tibias anteriores encorva- 
das hacia afuera, intermedias hacia adentro y regularmente 
espinosas, posteriores casi rectas y menos espinosas. 

9 Tarsos moderadamente largos, los anteriores de 4 artejos 
sencillos, intermedios y posteriores de 5. 

cf Cinco artejos en todos los tarsos, los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados; el 1." mucho mas ancho que el 
fin de la tibia, apenas mas largo que ancho y vez y media del 
largo que el 2.°; el 2.° transverso, mucho mas estrecho que el 
anterior y dos veces del largo que el 3.°, tambien transverso y 
mucho mas estrecho que el anterior: resultando en conjunto 
el 1.° notablemente mas corto que los tres siguientes reunidos 
y la pala corta y rechoncha. 

Su tamano, constante y notablemente menor que el de 
B. cantabrica y la proporcionde los tarsos anteriores en los cftf 
(en B. cantabrica, el 1.° es mas largo que los tres siguientes 
reunidos y la pala alargada) hacen que a primera vista se di- 
ferencie de ella, que esla masproxima: las diferencias con las 
demas del genero aparecen en los cuadros. 

Sobre 300 ejemplares de las Grutas de las Brujas, Ongayo; 
de las Brujas, Suances: Sima del Espino, Cudon; de la provin- 
cia de Santander, en Agosto de 1895. 



L te' 



B. cantabrica Uhag\ — Long. ■2/2-2.') mm. 



Diagnosis. — Elitros sin estrias transversas: antenas con los 
artejos 8.°, 9.° y 10.°, nada 6 apenas dos veces tan largos como 
anchos; el 8.°, ligeramente mas corto que el 0.°. y casi una 
mitad mas corto que el 7.", y este casi un tercio mas largo que 
el 6.°; tarsos anteriores del rf mas anchos que el fin de la tibia, 
resultando la pala alargada con su primer artejo mas largo que 
los tres siguientes reunidos. 

Cuerpo oval, corto, notablemente masestrechado hacia atras 
que hacia adelante, y fuertemente convexo, color rojizo. 

Antenas moderadamente largas, pasando poco de la mitad 
del cuerpo y con la maza poco marcada. 



384 A.NALES DE BiSTORIA NATURAL. (22) 

Artejos: 

1.", Largo y robusto. 

•J.", tan largo, pero mas fino que el anterior. 

3.°, 4. ". 5.° y <).". pr6ximamente iguales, un tercio mascortos 
que el anterior y mucho mas finos que 61, mucho m;'is de dos 
veces tan largos como anchos y muy ligeramente eng-ruesa- 
dos de la base al apice. 

7.°, casi un tercio mas largo que el anterior y engruesado 
desde la base al apice, donde es mucho mas grueso que 61. 

8.°, casi una mitad mas corto que el anterior, casi cilindrico 
\ algo mas de dos veces tan largo como ancho. 

9.°, ligeramente mas largo que el anterior, un tercio mas 
corto que el 7.", y como 61 muy engruesado desde la base al 
apice, poco mas de dos veces tan largo como ancho. 

10.°, casi un tercio mas corto que el anterior y como 61 muy 
engruesado de la base al apice, vez y media tan largo como 
ancho. 

11.", dos veces tan larg-o como el anterior, engruesado desde 
la base hasta sus dos tercios, donde es mas grueso que cual- 
quiera de los anteriores y apenas acuminado, redondeado en 
el apice. 

Protorax dos veces tan ancho como larg-o, con su mayor 
anchura en la base, que es bisinuosa, con los angulos poste- 
riores agudos abaroando ampliamente la base de los elitros, 
brevemente estrechado en curva hacia delante, bastante vello- 
so y regularmente convexo. 

Elitros vez y media tan largos como anchos. fuertemente 
convexos, con su mayor anchura en la base y desde ella rapi- 
damente estrechados en curva continua hasta su conclusion, 
'londe se redondean separadamente , resultando fuertemente 
acuminados, sin depresi6n en la sutura pero con estria-sutural 
poco marcada; regular y muy finamente punteados en todasu 
superficie y sin estrias transversas, antes bien con tendencia a 
formar pliegues longitudinales , con vellosidad fina, larga y 
dirigida hacia atras. 

Patas no muy larga s y robustas, tibias anteriores encorva- 
das liacia fuera , intermedias hacia dentro y regularmente 
espinosas. posteriores rectas y menos espinosas. 

Q Tarsos moderadamente largos, los anteriores de 4 arte- 
jos sencillos, intermedios y posteriores fie 5. 



(23) Escalera. — examen del grupo «bathyscle». 385 

of Cinco artejos en todos los tarsos, los tres primeros de los 
anteriores ensanchados; el 1.° mas ancho que el fin de la tibia, 
mas largo que ancho y mas de dos veces del largo del 2.°; el 
2." transverso, apenas mas estrecho que el anterior y dos veces 
del largo del 3.°. que es tambien transverso y algo mas estre- 
cho que el anterior, resultando en conjunto el 1.° mas largo 
que los tres siguientes reunidos y la pala alarg*ada. 

Sobre 300 ejemplares de las grutas de Achurra y del Calva- 
rio (Lequeitio), de la provincia de Vizcaya en Agosto de 1892. 

Los tipos del Sr. Uhagon de las grutas de Galdames convienen 
con los anteriores como los de la gruta de San Roque (Bilbao). 

B. vasconica La Brul. — Long. 2.2 mm. 

Diagnosis.— Elitros sin estrias transversas. Antenas con los 
artejos 8.°, 9.° y 10.", nada 6 apenas dos veces tan largos como 
anchos, el 8.° apenas un tercio mas corto que el 7.° y el 9.°, 
siendo el 7." tan largo como el 6." y poco mas de dos veces tan 
largo como ancho: tarsos anteriores del tf tan anchos como el 
fin de la tibia, resultando la pala corta con su primer artejo 
notablemente mas corto que los dos siguientes reunidos. 

Cuerpo oval, poco mas estrechado hacia atras que hacia ade- 
lante y bastante convexo. 

Antenas moderadamente largas, pasando apenas de la mitad 
del cuerpo y con la maza poco marcada. 

Artejos: 

1.°, largo y robusto. 

2.°, tan largo pero mas fino que el anterior. 

3.°. 4.°, 5.° y 6.°, proximamente iguales, mas de un tercio 
mas cortos que el anterior, bastante mas finos que 61, ligera- 
mente engruesados de la base al apice y bastante mas de dos 
veces tan largos como anchos. 

7.°, tan largo como el anterior, normal y fuertemente engrue- 
sado desde la base al apice donde es bastante mas grueso que 
61, poco mas de dos veces tan largo como ancho. 

8.°. apenas un tercio mas corto que el anterior, casi cilin- 
drico y muy poco mas de dos veces tan largo como ancho. 

9.°, apenas un tercio mas largo que el anterior, tan largo 
como el 7.° y aim algo mas engruesado que 61 desde la base al 
apice, dos veces tan largo como ancho. 

10.°, ligeramente mas corto que el anterior y como 61 engrue- 

ANALES DE HIST. NAT.— XXTIII. 25 



"86 ANALKS DB UISTORIA NATURAL. (24) 

sado desde la base al apice, apenas dos veces tan largo como 
ancho. 

11.°. apenas vez y media del largo que el anterior, engrue- 
sado desde la base hasta sus dos tercios donde es mas grueso. 
que cualquiera de los anteriores. despues regularmente acu— 
minado. 

Protorax dos veces tan ancho como largo, con su mayor an- 
chura en la base que es bisinuosa, con los angulos posteriores 
agudos abarcando la base de los elitros, no muy brevemente 
estrechado en curva hacia delante, bastante vellosoy regular- 
mente convexo. 

Elitros escasamente dos veces tan largos como anchos, regu- 
larmente convexos, con su mayor ancbura en la base y desde 
ella estrechados en curva no muy brevemente hasta su con- 
clusi6n donde se redondean separadamente, resultando poco- 
acuminados, sin depresion en la sutura pero con eslria sutural 
poco marcada , regular y densamente punteados en toda su 
superficie y sin estrias transversas, antes bien, con tendencia 
& formar pliegues longitudinales, con vellosidad fina . larga \ 
dirigida hacia atras. 

Patas no muy largasy robustas, tibias anteriores encorvadas 
hacia fuera, intermedias hacia dentroy apenas espinosas, pos- 
teriores rectas y aiin menos espinosas. 

9 Tarsos anteriores de 4artejossencillos, intermedins y pos- 
teriores de 5. 

<f Cinco artejos en todos los tarsos. los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados; el 1.°, tan ancho como el tin de 
la tibia, tan largo como ancho, apenas vez y media del largo 
del 2.°; 2.°, transverso, poco mas estrecho que el anterior, vez 
y media del largo del 3.°. que es tambien transverso y poco 
mas estrecho que el anterior : resultando. en conjunto, el 1.% 
mas corto que los dos siguientes reunidos y la pala corta. 

Sobre 1 ejemplar de la gruta de Albia (Orduna), do la pro - 
vincia de Alava en Agosto de 1892. y 2 ejemplares del sefior 
l hag6n de la misma localidad. 

B. Cisnerosi. Per. Al.,— Long. 2.2 mm. 

Diagnosis.— Elitros sin estrias transversas. Antenas con los 
artejos 8.°, 9.° y 10.". nada <\ ajienas dos veces tan largos como. 
anchos; el < x . initad mas corto que el 7." y Ian largo como el 



(25) ESCalera.— EXAMEN DEL GRUPO «BATHYSCI.E». 387 

9.°: tarsos anteriores del cf tan anchos como el fin de la tibia; 
resnltando la pala mny alarg-adacon su primer artejo mas lar- 
go que los dos sig-uientes reunidos. 

Cuerpo en ovalo, bastante mas estrechado hacia atras que 
hacia delante y bastante convexo. 

Antenas moderadamente larg-as, pasando poco de la mitad 
del cuerpo y con la maza poco marcada. 

Artejos: 

1.°, larg-o y robusto. 

2.°, tan larg-o y apenas mas fino que el anterior. 

3.°, 4.°, 5.° y 6.°, proximamente ig-uales, apenas un tercio 
mas cortos que el anterior, bastante mas finos que 61, lig-era- 
mente eng-ruesados de la base al apice y bastante mas de 
dos veces tan larg-os como anchos. 

7.°, apenas mas larg-o que el anterior, normal y muy fuerte- 
mente eng-ruesado desde la base al apice, donde es bastante 
mas grueso que el. 

8.°, mitad mas corto que el anterior, lig-eramente eng-ruesado 
de la base al apice y apenas mas de dos veces tan larg-o como 
ancho. 

9.°, apenas mas larg-o que el anterior, muy fuertemente en- 
g-ruesado desde la base al apice, aim mas que el 7.° y dos veces 
tan larg-o como ancho. 

10.°, lig-eramente mas corto que el anterior, de su misma 
forma y aim mas eng-ruesado que el, vez y media tan larg-o 
como ancho. 

11.". mas de vez y media del larg-o que el anterior, eng-rue- 
sado desde la base hasta mas de su mitad, despues reg-ular- 
mente acuminado. 

Protorax dos veces tan ancho como larg-o con su mayor anchu- 
ra en la base que es bisinuosa, con los ang-ulos posteriores ag-u- 
dos. abrazando la base de los elitros, brevemente estrechado en 
curva hacia delante, bastante velloso y reg-ularmente convexo. 

Elitros dos veces tan largos como anchos, reg-ularmente con- 
vexos, con su mayor anchura en la base y desde ella estrecha- 
dos en curva brevemente hasta su conclusion donde se redon- 
dean separadamente, resultando bastante acuminados, sin de- 
presi6n en la sutura, pero con estria sutural apenas marcada, 
reg-ular y muy finamente punteados en toda su superficiey sin 
estrias transversas, aunque en algunos ejemplares se nota ten- 



388 \N.\LKS DE HISTORIA NATURAL. (26) 

donria. a ello en la parte media de los elitros, con vellosidad 
fina, Larga y dirigida hacia atfas. 

Patas no muy largas y robustas, tibias anteriores apenas en- 
corvadas hacia fnera, intermedias hacia dentro y apenas espi- 
nosas, posteriores rectas y aim menos espinosas. 

Q Tarsos anteriores de4 artejos sencillos, intermedios y pos- 
teriores de 5. 

C" Cinco artejos en todos los tarsos, los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados; el 1.°. apenas tan ancho como 
el fin de la tibia, dos veces tan largo como ancho y doble de 
largo que el 2.°; el 2.° poco mas estrecho que el anterior, tan 
larg-o como ancho y vez y media del largo del 3.°, que es poco 
mas estrecho que el anterior y tan largo como ancho; resul- 
tando, en conjunto, el 1.° mas largo que los dos siguientes re- 
unidos y la pala larga y estrecha. 

Sobre 100 ejemplares de la gruta del Reguerillo (Torrelaguna) 
de la provincia de Madrid, en Mayo de 1890. 

B. autumnalis sp. n. — Long. 2,2 mm. 

Diagnosis.— Elitros sin estrias transversas; antenas con los 
artejos 8.°, 9.° y 10.°, apenas dos veces tan largos como anchos; 
el 8.° un tercio mas corto que el 9.°y una mitad mas corto que 
el 7.", y t'ste un tercio mas largo que el 6.°; el 10.", un tercio 
mas corto que el 9.°. y el 11.° doble de largo que el 10.°; tarsos 
anteriores del a* mas estrechos que el fin de la tibia, resultan- 
do la pala estrecha y alargada con su primer artejo mas corto 
que los dos siguientes reunidos y todos muy apretados. 

Cuerpo en 6valo alargado, muy notablemente mas estre- 
chado hacia atras que hacia adelantc y bastante convexo. 

Antenas moderadamente largas ; pasando apenas de la mitad 
del cuerpo y con la maza poco marcada. 

Artejos: 

1.°. largo y robusto. 

2.". lip'ramente mas larg-o y mas fino que el anterior. 

3.°, 4.°, 5.°y 0.°, pn'ixiinamente iguales, mas de un tercio 
mas cortos que el anterior y mucho mas finos que el, casi ci- 
llndricosy bastante mas de dos veces tan largos como anchos. 

7.°, un tercio mas largo que el anterior, normal y fuerte- 
niciitc eugmesado do la base al apice, donde es bastante mas 

^•ruoso qur t'-l. 



(27) Escalera. — examen del gkupo «bathyscee». «89- 

8.°, unamitadmas corto qne el anterior, apenas engruesado 
de la base al apice, apenas dos veces tan largo como ancho. 

9.°, un tercio mas largo que el anterior, un tercio mas corto 
que el 7.° y aun mas fuertemente engruesado que el de la base 
al apice, dos veces tan largo como ancho. 

10.°, un tercio mas corto que el anterior y como el fuerte- 
mente engruesado de la base al apice, vez y media tan largo 
como ancho. 

11.°, doble de largo que el anterior, muy fuertemente en- 
gruesado desde la base hasta mas de sus dos tercios, donde 
es mas grueso que cualquiera de los anteriores, bruscamente 
acuminado. 

Protorax dos veces tan ancho como largo, con su mayor an- 
chura en la base que es bisinuosa, con los angulos posterio- 
res agudos abarcando la base de los elitros, brevemente estre- 
chado en curva hacia adelante, bastante velloso y regular- 
mente convexo. 

Elitros dos veces tan largos como anchos, regularmente 
convexos, con su mayor anchura en la base, y desde ella es- 
trechados lenta y continuamente en linea casi recta hasta su 
conclusion, donde se redondean separadamente, resultando 
muy acuminados; sin depresi6n en la sutura, pero con estria 
sutural fuertemente marcada en toda su longitud, borrada 
solo en la base; regular y muy fmamente punteados en toda 
su superficie y sin estrias transversas ni aun vestigios de ellas; 
con vellosidad fina, larga y dirigida hacia atras. 

Patas no muy largas y robustas, tibias anteriores encorva- 
das hacia afuera, intermedias apenas hacia adentro y regular- 
mente espinosas, posteriores rectas y menos espinosas. 

$ Tarsos moderadamente largos, los anteriores de 4 ar- 
tejos sencillos, intermedios y posteriores de 5. 

</ Cinco artejos en to dos los tarsos, los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados; el 1.° mas estrecho que el fin 
de la tibia, mas largo que ancho y vez y media del largo que 
el 2.°; el 2.° tan largo como ancho, tan ancho como el anterior 
y apenas mas largo que el 3.°; el 3.° tan largo como ancho y 
ligeramente mas estrecho que el anterior, resultando en con- 
junto el 1.° mas corto que los dos siguientes reunidosy lapala 
larga y estrecha, con los artejos apretados. 

Su tamano constante y notablemente mayor que el de 



390 ANALES DE HISTORIA NATURAL. (28) 

B.Perezi y la proporci6n de susartejos antenales, muy diferen- 
tes, hace que ;'t primera vista se diferencie de ella, que es la 
mas pr6xima; las diferencias con las demas del g-6nero apare- 
cen en los cuadros. 

Sobre 34 ejemplares de las Grutas de Pefias Negras, Puente 
de Arce; del Castillo, Puente Viesgo, en la provincia de San- 
tander, en Septiembre de 1894 y Ag-osto de 1895. 

B. Perezi Sharp. — Long*. 1,8-2,0 mm. 

Diagnosis. — Elitros sin estrias transversas; antenas con los 
artejos 8.°, 9.° y 10.°, poco mas larg-os que anchos; el 8.° ape- 
nas un tercio mas corto que el 9.° y una mitad mas corto que 
el 7.°, y este apenas un tercio mas larg-o que el 6.°; el 19.° tan 
largo como el 9.°, y el 11.° bastante masdel /loblede larg-o que 
el 10.°; tarsos anteriores del tf mas estrechos que el fin de la 
tibia, resultando la pala muy alarg-ada con su primer artejo, 
tan larg-o como los dos siguientes reunidos y todos nada apre- 
tados. 

Cuerpo en 6valo alarg-ado, poco mas estrechado hacia atras 
que hacia adelante y bastante convexo. 

Antenas moderadamente larg-as, pasando apenas de la mi- 
tad del cuerpo y con la maza bien marcada. 

Artejos: 

1.°, larg-o y robusto. 

2.°, lig-eramente mas larg-o y mas fino que el anterior. 

3.°, 4. q » 5.° y 6.°, proximamente ig'uales, una mitad mas 
cortos que el anterior y mucho mas riuos que el, alg-o mas de 
dos veces tan larg-os como anchos. 

7.°, apenas un tercio mas larg-o que el anterior y no muy 
fuertemente engruesado desde la base al apice, pero mucho 
mas g-rueso que el desde la base. 

8.°, mitad mas corto que el anterior, eng-ruesado en su parte 
media y poco mas larg-o que ancho. 

9.°, apenas un tercio mas larg-o que el anterior, mas de un 
tercio mas corto que el 7.°, y como el no muy eng-ruesado 
desde la base al apice, aunque muy g-rueso y apenas vez y me- 
dia tan larg-o como ancho. 

10.°, tan larg-o como el anterior y de su misma forma y 
grosor. 

11.°. bastante mas del doble de larg-o que el anterior, muy 



(8») Escalera. — kxamen del grupo «bathyscl>e». 39i 

fuertemente engruesado desde la base hasta mas de sus dos 
teredos, donde es mas grueso que cualquiera de los anteriores, 
despues fuertemente acuminado. 

Prot6rax dos veces tan ancho como largo, con su mayor an- 
chura en la base que es bisinuosa, con los angulos posteriores 
ag-udos abarcando la parte de los elitros, brevemente estre- 
-chado en curva hacia adelante, bastante velloso y regular- 
mente convexo. 

Elitros dos veces tan largos como anchos, regularmente 
convexos, con su mayor anchura en la base y desde ella estre- 
cbados lentos y continuamente en curva hasta su conclusi6n, 
donde se redondean separadamente, resultando regularmente 
acuminados, sin depresion en la sutura ni estria sutural, a lo 
sumo vestig-ios de ella visible solo por transparencia en alg-un 
ejemplar, regular y muy finamente punteados en toda su su- 
perficie y sin estrias transversales, con vellosidad fina, larga y 
dirigida hacia atr&s. 

Patas no muy largas y robustas, tibias anteriores encorva- 
das hacia afuera, intermedia hacia adentro y apenas espino- 
sas, posteriores rectas y aiin menos espinosas. 

Q Tarsos anteriores de 4 artejos sencillos, intermedios y 
posteriores de 5. 

cf Cinco artejos en todos los tarsos, los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados; el 1." mas estrecho que el fin 
de la tibia, mas largo que ancho y doble de largo que el 2.°; 
el 2.° mas estrecho que el anterior, mas largo que ancho y 
alg-o mas largo que el 3.°, que es tambien mas estrecho que el 
anterior y tan largo como ancho, resultando enconjuntoel 1.° 
tan largo como los dos siguientes reunidosy la pala muy alar- 
g-ada con sus artejos nada apretados. 

Sobre 6 ejemplares de las Grutas de la Cabanuca, Panes; 
de Loja, El Mazo; de la provincia de Asturias, en Septiembre 
de 1894 y Agosto de 189.-). 

Seccion C. 

B. tropica Ab. — Long. 1,5-2,0 mm. 

Diagnosis. — Elitros sin estrias transversas; antenas con el 
artejo 8.°, apenas tan larg'o como ancho, g-lobular y los 9.° y 
1.° muy poco mas largos que anchos; el 7.° doble de larg-o que 



•'»2 ANALES DE HISTORIA NATURAL. (30) 

el <>.°, y el 8.° una mitad mas corto que el 7.° y uu tercio mas 
corto que el 9.°; tarsos anteriores del (f mas estrechos que el 
fin de la tibia y con el primer artejo de los mismos mucho mas 
corto que los dos siguientes reunidos. 

Cuerpo en 6valo muy ancho, bastante estrechado posterior- 
mente y muy fuertemente convexo. 

Antenas cortas, pasando poco del borde posterior del cose- 
lete y con la maza bien marcada. 

Artejos: 

1.°, largo y robusto. 

2.°, tan largo y bastante mas fino que el anterior. 

3.°, 4.° y 5.°, una mitad mas cortos que el anterior y bas- 
tante mas linos que el, dos veces tan largos como anchos. 

6.°, un tercio mas corto que los anteriores, vez y media tan 
largo como ancho. 

7.°, doble de largo que el anterior y mucho mas grueso que 
61, engruesado de la base al apice, dos veces tan larg-o como 
ancho. 

8.°, globular, mitad mas corto que el anterior y mas fino 
que el, tan larg-o como el 6.°, pero mas grueso, resultando, por 
tanto, tan ancho como largo. 

9.°, y 10.°, iguales , un tercio m&s largos que el anterior y 
mas gruesos que 61, engruesado de la base al apice y apenas 
mas larg-os que anchos. 

11.°, vez y media tan larg-o como el anterior y poco acumi- 
nado. 

Prot6rax dos veces tan ancho como larg-o con su mayor an- 
chura a un cuarto de la base y desde ahi rapidamente estre- 
chado en curva hacia adelante; con los angulos posteriores 
agudos abarcando ampliamente la base delos 61itros, bastante 
velloso y fuertemente convexo. 

Klitros vez y media tan larg-o como ancho con su mayor an- 
chura en la base y desde ella rapidamente estrechados en 
curva hasta su conclusi6n, donde se redondean separadamen- 
te (con la particularidad de que en alg-unos ejemplares en vez 
de redondearse terminan en punta lig-eramente dehiscente, 
sin que los tales individuos presenten cambio alg-uno en sus 
demas caracteres); ligeramente deprimidos a lo larg-o de la 
sutura, pero sin cstria sutural; muy regular y fuertemente 
punteados en toda su superticie y sin arrugas transver- 



(an Escalera. — examen del grupo «bathyscle». 393 

sas, con vellosidad fina no muy larg-a y dirig-ida hacia atras. 

Patas cortas y robustas, tibias anteriores encorvadas hacia 
afuera, intermedias hacia adentro y lig-eramente espinosas, 
posteriores rectas y menos espinosas aim. 

Q Tarsos anteriores de 4 artejos sencillos, intermedios y 
posteriores de 5. 

cf Cinco artejos en todos los tarsos, los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados; el 1.° mas estrecho que el fin 
de la tibia, mas larg-o que ancho y apenas mas larg*o que el 
2.°; el 2.° tan larg-o como ancho, muy poco m&s estrecho que 
el anterior y poco mas larg-o que el 3.°; el 3.° tan ancho como 
larg-o y alg*o mas estrecho que el anterior, resultando en con- 
junto el 1.° mucho mas corto que los dos sig-uientes reunidos, 

Sobre 200 ejemplares de la Gruta de las Maravillas, Carca- 
g-ente; Simat del Aig-ua, Carcag-ente; de la provincia de Va- 
lencia, en Noviembre de 1892 y Mayo de 1891. 



Seccion D. 

B. Crotchi Sharp. — Long*. 2,4 mm. 

Diagnosis. — Elitros estriados transversalmente; antenas con 
los artejos 8.°, 9.° y 10.°, apenas dos veces tan larg-os como an- 
chos, el 7.° casi un tercio mas larg-o que el 6.°, y el 8.° una 
mitad mas corto que el 7.° y casi tan larg-o como el 9.°; tarsos 
anteriores del (f notablemente mas anchos que el fin de la tibia 
y con el primer artejo de los mismos mas larg-o que los dos 
sig-uientes reunidos. 

Cuerpo en 6valo alarg-ado y poco estrechado posteriormente 
y reg-ularmente convexo. 

Antenas moderadamente larg-as, pasando poco de la mitad 
del cuerpo y con la maza bien marcada. 

Artejos: 

1.°, larg-o y robusto. 

2.°, tan larg-o como el anterior, apenas mas fino que el y 
lig-eramente engruesado de la base al apice. 

3.°, 4.° y 5.°, pr6ximamente ig-uales, mas de un tercio mas 
cortos que el anterior y mucho mas finos que el, apenas en- 
gruesados de la base al apice y mucho mas de dos veces tan 
largos como anchos. 



91 WALKS DE HISTOUIA NATURAL. (38) 

(>.°, lig-eranmnte mas corto que los anteriores y de su misma 
forma y grosor. 

7.°, casi un tercio mas corto que el anterior, muy fuerte- 
mente eng-ruesado de la base al apice y bastante mas g-rueso 
que el. 

N.°. una mitad mas corto que el anterior, ovalar, vez y 
media tan larg-o como ancho. 

9.°, poco mas largo que el anterior, casi un tercio mas corto 
que el 7.° y como 61 fuertemente eng-ruesado de la base al 
apice. apenas dos veces tan larg-o como ancho. 

10.°, muy poco mas corto que el anterior y de su misma for- 
ma y ami mas eng-ruesado que 61, vezy media tan larg-o como 
ancho. 

11.°. mas de vez y media del larg-o que el anterior, eng-rue- 
sado desde la base hasta mas de su mitad, despues fuerte- 
mente acuminado. 

I'rotorax dos veces tan ancho como larg-o, con su mayor an- 
(liura en la base que es bisinuosa, estrechado no muy breve- 
mente hacia adelante y con los ang-ulos posteriores poco agu- 
dos y abarcando apenas la base de los elitros, bastante velloso 
\ regularmente convexo. 

Klitros dos veces tan larg-os como anchos, con su mayor an- 
chura en la base, paralelos hasta un cuarto de ella, despurs 
leritamente estrechados hasta su conclusi6n en curvacontinua 
y redondeados separadamente, resultando poco acuminados; 
sin depresion en la sutura ni estria sutural; reg-ular y muy 
finamente punteados en toda su superficie, formando arrug-as 
transversas mu}- poco marcadas, con vellosidad fink, larg-;i y 
iiirigida hacia atras. 

Patas moderadamente Largas y robustas, tibias anteriores 
encorvadas hacia afuera, iriterniedias hacia adentro y reg-u- 
larmente espinosas, posteriores rectas y menos espinosas. 

Tarsos moderadamente larg-os, los anteriores de 4 artejos 
sencillos, intermediosy posteriores de 5. 

d" CinCo artejos en todos los tarsos. los tres primerosde los 
tarsos anteriores ensanchados: el 1.° bastante mas ancho que 
el tin de la tibia, mas larg-o que ancho y casi doble de larg*o 
que el 2.°: el 2." tan ;mcho como el anterior, tan larg-o como 
ancho y QOtablemente mas larg-o que el 3.°; el 3.° apenas tan 
largo como ancho ,\ mas estrecho que el anterior, resultando- 



<33) Escalera. — exam-en del grupo «bathyscl*:». 395 

en conjunto el 1.° m&s.Iarg'O que los dos sig-uientes reunidos y 
la pala alarg-ada. 

Sobre el ejemplar cr' que sirvi6 a Uhag-on para completarla 
descripci6n de Shap. y recog-ido por los Sres. Crotch y Uhag-on 
•en la Gruta de Orobe, Alsasua, de la provincia de Alava. 

B. Mazarredoi Uhag-. — Long - . 2,5 mm. 

Diagnosis. — Elitros estriados transversalmente; antenas con 
los artejos 8.°, 9.° y 10.°, apenas dos veces tan largos comoan- 
chos; el 7.° apenas mas larg-o que el 6.°, y el 8.° mas de una 
mitad del larg-o que el 7.° y casi una mitad del larg-o que 
el 9.°; tarsos anteriores del tf tan anchos como elfin de la tibia 
y con el primer artejo de los mismos notablemente mas corto 
que los dos sig-uientes reunidos. 

Cuerpo en ovalo alarg-ado, bastante estrecliado posterior- 
mente y reg-ularmente convexo. 

Antenas moderadamente larg-as, pasando apenas de la mitad 
del cuerpo y con la maza bien marcada. 

Artejos: 

1.°, larg-o y robusto. 

2.°, tan larg-o como el anterior y apenas mas fino que el y 
ligeramente eng*ruesado de la base al apice. 

3.°, 4.° y 5.°, proximamente ig-uales, apenas un tercio mas 
cortos que el anterior y bastante mas finos que el, apenas en- 
g-ruesados de la base al apice y mucho mas de dos veces tan 
larg-os como anchos. 

6.°, lig-eramente mas corto que los anteriores y de su misma 
forma y g-rosor. 

7.°, apenas mas larg-o que el anterior, muy fuertemente en- 
gruesado de la base al 4pice y mucho mas g-rueso que el. 

X.°, mas de una mitad m&s corto que el anterior, ovalar, vez 
y media tan larg-o como ancho. 

9.°, casi una mitad m;is larg-o que el anterior y muy poco 
mas corto que el 7.° y como el fuertemente eng-ruesado de la 
base al apice; apenas dos veces mas larg-o que ancho. 

10.°, casi un tercio mas corto que el anterior y de su misma 
forma y g*rosor, apenas vez y media mas larg-o que ancho. 

11.°, mas de vez y media del larg-o que el anterior, ovalar y 
poco acuminado. 

l'rot6rax dos veces tan ancho como larg-o, con su mayor an- 



396 AN ALES DE HISTOKIA NATURAL. (34) 

chura en la base que es bisinuosa, brevemente estrechado en 
curva hacia adelante y con los angulos posteriores ag-udos 
ahairando ampliamente la base de los elitros, bastante velloso 
y reg-ularmente convexo. 

Klitros apenas dos veces tan largos como anchos, con su 
mayor anchura en la base y desde ella lentamente estrecha- 
dos en curva hasta su conclusi6n, donde se redondean separa- 
dainente, resultando bastante acuininados; sin depresion en 
la sutura ni estria sutural; regular y muy finamente puntea- 
dos en toda su superficie, formando arrugas transversas muy 
poco marcadas, con vellosidad fina, larg-a y dirig-ida hacia 
atra.s. 

Patas moderadamente larg-as y robustas, tibias anteriores 
encorvadas hacia afuera, intermedias hacia adentro y ligera- 
mente espinosas, posteriores rectas y aiin mas espinosas. 

Q Tarsos moderadamente largos, los anteriores de 4 artejos 
sencillos, intermedios y posteriores de 5. 

g" Cinco artejos en todos los tarsos. los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados; el 1.° tan ancho como el fin de 
la tibia, tan largo como ancho y nada 6 apenas mas largo que 
el 2.°; el 2." apenas tan ancho como el anterior, casi transver- 
so y no mas larg-o que el 3.°; el 3." lig-eramente mas estrecho 
que el anterior y lig-eramente mas larg-o que ancho, resultan- 
do en conjunto el 1.° notablemente mas corto que los dos si- 
g-uientes reunidos y la pala corta. 

Sobre un ejemplarQ^ de la Gruta de Ig-uiteg-ui, Onate; de la 
ju-ovincia de Guipuzcoa, en Julio de 1892 y sobre los ejempla- 
res de Uhag-on de la Gruta de San Valerio, Elorrio, de la pro- 
vincia de Guipuzcoa. 

B.fugitixa Rtr. — Long-. 2,7 mm. 

Diagnosis. — Elitros estriados transversalmente: autenas con 
lo.s art^'jos 8.°, 9.° y 10.°, mas de dos veces tan larg-oscomo an- 
chos: <■] <s.° tan larg-o como los9.°y 7.°; el 5." el mayor de todos, 
un tercio mas larg'o que aquellos entre quienes esta, mas grue- 
so que ellos y engruesado en su parte media mas que en la 
base y en el apice; tarsos anteriores del tf tan anchos como el 
liii de la tibia. 

Cuerpo en ovalo alarg-ado, poco estrechado posteriormente y 
jvg-uJarmenU' convexo. 



(35) Escalera. — examen del grupo «bathyscee». 397 

Antenas muy largas, pasando bastante de la mitad del 
cuerpo y con la maza bien marcada. 

Artejos: 

1.°, largo y robusto. 

2.°, del mismo largo y grueso que el anterior. 

3.° y 4.°, iguales, tan largos pero m&s finos que el anterior y 
engruesados ligeramente de la base al apice. 

5.°, el mayor de todos, m&s grueso y largo que aquellos entre 
quienes esta y mas grueso en su parte media que en la base y 
en el apice. 

6.°, un tercio mas corto que el anterior y de su misma forma 
aunque algo mas fino que 61. 

7.°, tan largo como aquellos entre quienes esta pero mucho 
mas grueso que ellos, como dos veces tan largo como ancho y 
normalmente engruesado de la base al apice. 

8.°, tan largo como el anterior, mas cilindrico y bastante mas 
fino que 61, resultando, por ello, bastante mas de dos veces tan 
larg-o como ancho. 

9.°, tan largo como el anterior, tan grueso como el 7.° y de 
su misma forma. 

10.°, ligeramente mas corto que el anterior y de su misma 
forma y grosor. 

11.°, ligeramente mas largo que el anterior y poco acumi- 
nado. 

Protorax dos veces tan ancho como largo, con su mayor an- 
chura a mas de un tercio de la base que es bisinuosa y conlos 
angulos posteriores agudos abarcando la base de los 61itros, y 
muy brevemente estrechado despu6s en curva hacia adelante, 
bastante velloso y regularmente convexo. 

Elitros mas de dos veces tan largos como anchos, con su 
mayor anchura en la base y estrechados lentamente en cur- 
va continua hasta su conclusi6n, donde se redondean sepa- 
radamente no resultando muy acuminados; sin depresi6n en 
la sutura ni estria sutural; regular y muy finamente puntea- 
dos en toda su superficie formando arrugas transversas bien 
marcadas: con vellosidad fina, larga y dirigida hacia atras. 

Patas largas y robustas, tibias anteriores encorvadas hacia 
fuera, intermedias hacia dentro y apenas espinosas, posterio- 
res rectas y sin mas espinas que las terminales. 

of Cinco artejos en todos los tarsos, lostres primeros de los 



898 ANA LI'S DE U1STORIA NATURAL. (3ft) 

tarsos anteriores ensanchados: el 1.°, tan ancho como el fin de 
la tibia y notablemente mas corto que los tres siguientes re- 
unidos. 
Diferenciase de />'. Abeillei, a la cual dice Reitter que se pa- 

rece, en que esta tiene el artejo5.° proximamente de lamisma 
longitud que aquellos entre quienes esta y de su misma forma, 
siendo el 8.° mas de un tercio mas corto que los 7.° y 9.°, y te- 
niendo el protorax su mayor anchura en la base; mientras que 
en B./ugifiva el artejo 5.° es un tercio mas largo que aquellos 
entre quienes esta, siendo el 8.° tan largo como los 7.° y 9.° y 
tcniendo el protorax su mayor anchura a mas de un tercio de 
la base: de las espanolas distinguese a primera vista y sus 
diferencias estan notadas en los cuadros que acompanan. 

Sobre el ejemplar cf comunicado por el Dr. Heyden, y que 
sirvio a Reitter para describir, aunque incompletamente. la 
especie, lleva en la etiqueta la indication de Grille de Montse- 
rrat, pero yo no pude hallarla cuando luce el viaje expresa- 
mente para buscarla. 

B. Bolivar i sp. n. — Long. 3,4 mm. 

Diagnosis.— Elitros estriados transversalmente: antenas con 
los artejos 8.°, 9.° y 10.° mucho mas de dos veces tan larg-os 
como anchos; el 8.° tan largo como el 9.°yun tercio mas corto 
que el 7.°; el 5.°, de la misma forma, grosor y longitud que 
aquellos entre quienes esta: tarsos anteriores del cf tan anchos 
como el fin de la tibia. 

Cuerpo en ovalo alargado y niuy notablemente mas estre- 
chado hacia atras que hacia adelante y bastante convexo. 

Antenas muy largas y finas, bastante mas largas que la mi- 
tad del cuerpo y con la maza poco marcada. 

Lrtejos: 

1.°, largo y robusto. 

2.°, tan largo pero mas fino que el anterior. 

3.°, 4.°, 5.° y 6.°, proximamente iguales, tan largos como el 
anterior y mucho mas finos que el, casi cilindricos, apenas 
engruesados en <'l apice y muchisimo mas de dos veces tan 
largos como anchos. 

7.°. Ian largo como los anteriores, mas grueso que ellos y 
mas engruesado en su terminacion, abultado solamente desde 
su mitad al apice. 



(37) Escalera. — examen del gkipo «bathysci.e». 399 

8. n , un tercio mas corto que el anterior, cilindrico y mueho 
mas de dos veces tan largo como ancho. 

9.°, tan largo como el anterior, un tercio mas corto que el 7.° 
y tan grueso como el, pero engruesado normalmente de la 
base al apice. 

10.°, algo mas corto que el anterior, y de su misma forma y 
g-rosor y aunque el menor de todos, mas de dos veces tan largo 
como ancho. 

11.°, algo mas largo que el anterior, de la longitud del 9.° y 
no mas grueso que el, fuertemente acuminado. 

Proturax dos veces tan ancho como largo, con su mayor an- 
chura muy cerca de la base, que es bisinuosa, y con los angu- 
los posteriores agudos abarcando la base de los elitros, muy 
brevemente estrechado en curva hacia adelante desde muy 
cerca de la base, bastante velloso y regularmente convexo. 

Elitros algo mas de dos veces tan largos como anchos, con 
su mayor anchura a un cuarto de la base y estrechados lueg'o 
lenta pero fuertemente en linea casi recta hasta su conclusion 
donde se redondean separadamente, resultando muy acumi- 
nados: con la sutura ligeramente hundida y con estriasutural 
apenas marcada hasta la mitad de los elitros; regular y muy 
finamente punteados en toda su superficie, formando arrugas 
transversas muy marcadas; con vellosidad fina, larga y diri- 
gida hacia atras. 

Patas larg'as y robustas, tibias anteriores encorvadas hacia 
fuera, intermedias hacia dentro y bastante espinosas, poste- 
riores rectas y menos espinosas. 

Q tarsos bastante largos, los anteriores de 4 artejos sencillos, 
intermedios y posteriores de*5. 

of cinco artejos en todos los tarsos; los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados: el 1.°. tan ancho como el fin de 
la tibia, mucho mas largo que ancho y mas del doble de largo 
que el 2.°; este apenas mas largo que ancho, mas estrecho 
que el anterior y no mas largo que el 3.°, el que a su vez es 
tan largo como ancho y bastante mas estrecho que el anterior; 
resultando, en conjunto, el 1." mas largo que los dos siguien- 
tes reunidosy la pala alargada. 

Se distingue a. primera vista de todas las espanolasy recuer- 
da a las especies francesas B. Bonvouhiri y B. Pioehardi por 
pasar sus antenas de la mitad del cuerpo y como ellas con 



m ANALES DE HISTORIA NATURAL. (38) 

arnicas transversas; estria sutural borradaal fin de los elitros; 
cuerpo sensiblemente mas estrechado hacia atras que hacia 
adelante y con las tibias posteriores rectas en los dos sexos; pero 
B. Boiirnnloiri tiene el artejo 7.° engruesado norraalmente 
desde la base, los 5." y 6.° cilfndricos y el 8.° poco ni&s de dos 
veces mas largo que ancho; y B. Piochardi tiene el artejo 7.° 
tambien engruesado normalmente desde la base, los 2.°, 3.° 
y 4.°, ig-uales, notablemente mas finos y cortos que los 1.° 
y 5.°, y los 5.° y 6.°, de otra forma, engruesados en su parte 
media. 

Sobre 7 ejemplares de la gruia de la Pefha (Jaulo), de la pro- 
vincia de Huesca en Julio de 1893. 



Seccion F. 

B. adnexa. Schauff. — Long. 1,6 mm. 

Diagnosis. — Elitros apenasestriados transversalmente; ante- 
nas con los artejos 8.°, 9.° y 10.° tan largos como anchos, el 7.° 
dos veces tan largo como ancho; los 9.° y 10.° mas cortos que 
el 7." y notablemente mas anchos que el; el 11.° casi dos veces 
tan largo como el 10."; tarsos anteriores del tf mas estrechos 
que el fin de la tibia con su primer artejo notablemente mas 
corto que los dos signientes reunidos. 

Cuerpo en 6valo no muy corto, poco mas estrechado hacia 
atras que hacia adelante y poco convexo. 

Antenas cortas pasando apenas del borde posterior del pro- 
torax y con la maza bien manifiesta. 

Artejos: 

1.°, largo y robusto. 

2.°, algo mas Largo que el anterior y tan grueso como el. 

3.°, 4.°, 5.° y 6.°, proximamente iguales, mucho mj'is de una 
mitad mas cortos que el anterior y muchisimo mas finos que 
61; algo mas largos que anchos. 

7.°, doble de largo que el anterior, fuertemente engruesado 
desde la base al :'ipice, escasamente dos veces tan largo como 
ancho. 

8.°, mas de una mitad mas corto que el anterior y apenas 
inns fino que el, globular y tan ancho como largo. 

9.° y 10.°, pn>\ini:imente iguales, algo m;\s largos que el an- 



(39) Escalera. — examen i>hl guiupo «bath.ysci.k». 401 

terior; un tercio mas cortos que el 7.° y bastante mas g-ruesos 
que el, tan larg-os como anchos. 

11.°, casi dos veces tan largo como el 10.°, ehgruesado desde 
la base hasta su mitad. donde es mas g'rueso que los anterio- 
res, despues muy acuminado. 

Prot6rax dos veces tan ancho como larg-o, con su mayor 
anchura en la base, que es bisinuosa, con los ang-ulos poste- 
riores ag-udos abarcando la base de los elitros, brevemente 
estrechado en curva hacia adelante; bastante velloso y modera- 
damente convexo. 

Elitros dos veces tan larg-os como anchos, con su mayor an- 
chura en la base y desde ella muy lentamente estrechados en 
curva hasta su conclusion, donde se redondean separadamente, 
resultando subtruncados; sin depresi6n en la sutura pero con 
estria sutural bien marcada, regular y finamente punteados 
en toda su superficie , con lig-eras estrias transversas ape- 
nas marcadas y con vellosidad fina, larg'a y dirigida hacia 
atras. 

Patas cortas y robustas, tibias anteriores encorvadas hacia 
fuera, intermedias hacia dentro, y reg-ularmente espinosas, 
posteriores rectas y menos espinosas. 

9 Tarsos anteriores de 4 artejos sencillos, intermedios y 
posteriores de 5. 

of Cinco artejos en todos los tarsos; los tres primeros de los 
tarsos anteriores apenas ensanchados; el 1.°, apenas mas lar- 
g-o que ancho, mucho mas estrecho que el fin de la tibia, y 
no mas larg-o que el 2.°; este tan ancho como el anterior, 
tan larg-o como ancho y apenas mas largo que el 3.°. es muy 
poco mas estrecho que el anterior; resultando, en conjunto, 
el 1.° muchisimo mas corto que los dos sig-uientes reunidosy 
la pala paralela y alarg-ada. 

Sobre 2 ejemplares de la. gruta de Juan Bueno (Viernoles), y 
entre las hojas cerca de C6breces, de la provincia de Sant.au- 
der, en Ag-osto de 1895; los ejemplares del Sr. I'hag-on de esta 
ultima localidad convienen con los anteriores. 

B. rugosa. Sharp. — Long. 2.0 mm. 

Diagnosis. — Elitros estriados transversalmente; antenas con 

los artejos 8.°, 9.° y 10.°, tan largos como anchos; el 7.°, vez y 
media tan larg-o como ancho; los 9." y L0.°, mas cortos que el 

ANALES DE HIST. NAT.— XXVIII. 26 



m A.NALES DB HISTORIA NATURAL. (40) 

7." v apenas mas gruesos que el; el 11.° vez y media tan largo 
como el 10.°; tarsos anteriores del <J poco mas estrechos que el 
tin tie la tibia, con su primer artejo tan Largo como los dos 
siguientes rennidos. 

Cuerpo en ovalo no muy corto, poco mas estrechado hacia 
atras que hacia adelante y poco convexo. 

\nttMias cortas, pasando poco del borde posterior del proto- 
rax y con la maza bien marcada. 

Artejos: 

1.", largo y robusto. 

2.°, tan largo y del grueso que el anterior. 

3.°, 4.°. 5.° y 6.°, proximamente iguales, mitad mas cortos que 
el anterior, apenas dos veces tan largos como anchos y ape- 
nas engruesados en el apice. 

7.°, doble de largo que el anterior, muchomas grueso que 61 
y engruesado desde la base al apice. casi dos veces tan largo 
como ancho. 

S.", mitad mas corto que el anterior, tan largo como ancho 
y engruesado en su parte media. 

9.°, mi tercio mas largo que el anterior, mas de tin tercio 
mas corto que el 7.° y apenas mas grueso que el y tan largo 
como ancho. 

10.". del largo y grueso que el anterior. 

1 1.", vez y media tan largo como el 10.°, apenas mas grueso 
y no muy acuminado. 

Protorax dos veces tan ancho como largo, con su mayor an- 
chura en la base, que es bisinuosa, y con los angulos posterio- 
res agudos, abarcando ampliamente la base de los £litros, no 
muy brevemente estrechado en eurva hacia delante, bastante 
velloso y regularmente convexo. 

Elitros dos veces tan largos como anchos, con su mayor an- 
chura en la base y poco estrechados, en curva; hasta su con- 
clusion, donde se redondean separadamente, resultando sub- 
truneados; sin depresion en la sutura ni estrla sutural; regular 
y muy finamente punteados en toda su superficie formando 
arrugas transversas bien marcadas, con vellosidad fina, larga 
y drigida hacia atras. 

Patas cortas \ robustas, tiliias anteriores encorvadas hacia 
foera, Lntermedias hacia dentroy con espinas cortas y nume- 
rosaa posteriores rectas 3 menos espinosas. 



(41) Escalera.— kxamkn del grupo «bathyscl/e». 403 

Q Tarsos anteriores de 4 artejos sencillos, intermedios y 
posteriores de 5. 

cf Cinco artejos en todos los tarsos; los tres priraeros de los 
tarsos anteriores ensanchados; el 1.°, mas estrecho que el fin 
de la tibia, mucho mas largo que ancho y doble de largo que 
el 2.°: este apenas mas largo que ancho, ligeramente mas 
estrecho que el anterior y no mas largo que el 3.°, que es tan 
largo como ancho y bastante mas estrecho que el anterior; 
resultando, en conjunto, el 1.° tan largo como los dos siguien- 
tes reunidos y la pala larga y estrecha. 

Sobre 6 ejemplares de Alsasua (Alava) y Zumaya (Guipuz- 
coa), entre las hojas. 

Uno de los ejemplares o" de Alsasua tiene el artejo 8.° vez 
y media tan largo como ancho y los demas artejos tambien 
mas largos proporcionalmente; pero la disposicion de los tar- 
sos anteriores es la misma en los otros ejemplares cfcf de di- 
cha localidad: por el contrario, en 4 ejemplares 9 de Zuazo 
(Alava), los artejos antenales son mas cortos proporcional- 
mente, pero guardan tambien la misma proporci6n que en los 
ejemplares 99 de Alsasua y Zumaya; en los ejemplares de 
Zuazo el cuerpo es tambien m&s ovalado y no tan deprimido; 
desgraciadamente, faltando cf'C de dicha localidad, no es posi- 
ble incorporarlos, sin que quede alguna duda, a la especie de 
que tratamos. Lo que si es incontrovertible, es que B. ruyosa 
Sharp, es muy variable. 

B. Uhagoni Sharp. — Long. 1,0-1,2 mm. 

Diagnosis. — Klitros estriados transversalmente; antenas con 
los artejos 8.°, 9.° y 10.°, tan largos como anchos; el 7.° apenas 
vez y media tan largo como ancho: los 9.° y 10.° tan largos 
como el 7.° y mucho mas gruesos que 61; el 11.° poco mas 
largo que el 10.°; tarsos anteriores del^mas estrechos que el 
fin de la tibia con su primer artejo. 

Cuerpo en ovalo alargado, notablemente mas estrechado 
hacia atras que hacia adelante y regularmento convexo. 

Antenas cortas, pasando poco del borde posterior del prot6- 
rax y con la maza bien marcada. 

Artejos: 

1.°, largo y robusto. 

2.°, tan largo y del grueso que el anterior. 



404 ANALKS DE HISTOBIA NATURAL. (42> 

3.°. 4.°. 5.° y 6.°, pr6ximamente ig-uales, mucho mas de una 
mitad dims cortos que el anterior y mucho mas finos que el, 
escasamente dos veces tan largos eomo anchos y apenas en- 
g-ruesados en el apice. 

7.°, poco mas largo que el anterior, bastante mas gTueso 
que el y no muy eng-ruesado desde la base al apice, poco mas 
larg-o que ancho. 

8.°, in it ad mas corto que el anterior, mas fino que el, tan 
larg-o como ancho, g-lobular. 

9.° y 10.°, proximamente ig-uales, alg-o mas larg-os que el an- 
terior, pero mucho mas g-ruesos que el, no muy eng-ruesados 
desde la base al apice, apenas tan larg-os como anchos, proxi- 
mamente tan larg-os como el 7.°, pero mucho mas g-ruesos. 

11.°, poco mas larg-o que el anterior y bastante mas g-rueso 
que el, casi g'lobular y apenas acuminado. 

Protorax dos veces tan ancho como larg-o, con su mayor 
anchura muy cerca de la base que es bisinuosa y con los an- 
g-ulos posteriores ag-udos, abrazando ampliamente la base de 
los elitros. brevemente estrechado en curva hacia adelante y 
hastante convexo. 

Elitros dos veces tan larg-os como anchos, con su mayor an- 
chura en la base y brevemente estrechadus en curva hasta su 
conclusion, donde se redondean separadamente, resultando 
bastante acuminados; sin depresion en la sutura ni estria su- 
tural, regular y muy finamente punteados en toda su superfi- 
cie. formando finas arrug-as transversas bien marcadas. con 
vellosidad Una. larga y dirig-ida hacia atras. 

Patas cortas y robustas. tibias anteriores encorvadns hacia 
afuera, intermedias apenas hacia adentro y con alg-unas espi- 
nas cortas; las pnsti'riores rectas y menos espinosas. 

9 Tarsos anteriores de 4 artejos sencillos, intermedios y 
posteriores de 5. 

' Cinco artejos en todos los tarsos, los tres primeros de los 
tarsos anteriores ensanchados; el l.° m&s estrecho que el tin 
de la tibia, poco mas larg-o que ancho y apenas inns larg-o que 
el .'. : este tan larg-o como ancho. apenas mas estrecho que el 
anterior y apenas mas larg-o que el 3.°, que es tambien alg-o 
mas estrecho que el anterior 3 tan largo como ancho, resul- 
tando, en conjunto, el 1.° m;'is corto que los dos siguientes re- 
unidos y la pala corta. 



(43i Escalera. — examen del grupo «bathysci.e». 405 

Sobre 40 ejemplares de Suances, Santander; entre las hojas 
en Agosto de 1895; los ejemplares de Reinosa del Sr. Uhag6n 
convienen en un todo con los anteriores. 

Ohservaciones sobre el medio en que viven y modus de rid a 
de las especies delgenero «Bathysciay>. 

1." Dentro de las grutas, generalmente, la temperatura lo 
mismo que el grado de humedad, son mas constantes que en 
el exterior; pero lejos de seriguales, las grutas 6 cavernasson 
absolutamente distintas unas de otras en cuanto a las condi- 
ciones de vida que pueden ofrecer a las especies que susten- 
tan; a tal punto, que ciertamente no habra dos identicas res- 
pecto a temperatura, grado de humedad y condicion del suelo; 
es mas, en la misma gruta hay parajes totalmente diferentes 
bajo estos respectos; y en cuanto a la ig-ualdad del lugar en el 
tiempo, creo poder afirmar que en esas cavidades los trastor- 
nos ocurren en terminos comparables a los mayores que pue- 
den alterar la superficie terrestre. 

Asi, por ejemplo, arrastre por las aguas de sedimentos anti- 
g-uos y lavado consiguiente de la capa caliza; sustitucion 
luego por otros de diferentes clases y espesor. invasion por las 
ag-uas de partes secas de la gruta y desecaci6n de otras por 
nueva entrada 6 salida de las ag-uas: hundimientos parciales 
que abren 6 cierran paso a corrientes de aire, etc., son acci- 
dentes que cambian totalmente las condiciones de las g-rutas, 
aqui donde las filtraciones son tan g-randes. cuando en hoyas 
6 cuencas, por la gran cogida de ag-uas del exterior, verdade- 
ros torrentes se precipitan en ellas trastornandolo todo; algu- 
nas grutas, las menos, con fuertes corrientes atmosfericas y 
con un ambiente mas seco por consig-uiente; unas infectadas 
por los gases de espesa capa de murcielaguina; otras lavadas 
y lustrosas, sin que el menor residuo de arenas 6 de arcillas 
recubra la capa caliza. 

Respondiendo a estas condiciones de vida, la fauna caverni- 
■cola, dentro de la uniformidad de tipo en el grupo Bathyscue, 
presenta gran numero de especificaciones acomodadas a ha- 
bitat diferente, y en grado tan variado que cada gruta 6 nu- 
cleo de ellas tiene una 6 varias formas exclusivamente suyas; 
fenomeno en un todo semejante al que presentan las faunas 
insulares y alpinas y tan facilmente explicable. 



40« WU.KS DE HISTOHIA NATURAL. (44) 

2. a Las especies acomodadas a un genero de vida mas ac- 
cidentado deben sufrir menos, si el medio varia, que aquellas 
otras que viven en un medio mas uniforme, cuando por una 
causa cualquiera este medio cambia; en tal caso, no pudiendo 
acomodarse k el, las especies son sustituidas por nuevas for- 
mas 6 desaparecen; explicase asi el gran numero de grutas 
deshabitadas y el que en un niicleo de cuevas pobladas haya 
alguna sin habitantes, por emigracion muy dificil, 6 por ex- 
tincion mas frecuentemente; por la misma ley las especies 
frondicolas del g-enero Bathyscia, viviendo un medio menos 
uniforme y no tan restringido, estan en corta minoria y ocu- 
pando extensas areas. 

:i. a En las especies del genero Bathyscia no hay variedades 
por sus condiciones especialisimas de vida: encerradas en una 
gruta 6 g-rupo de ellas, imposibilitadas de dispersion geogra- 
fica actual, sometidos a medios uniformes y constantes sus in- 
dividuos, privados de cruzamientos por la imposibilidad de 
naciiniento de razas (pues una especie determinada no puede 
en igualdad de condiciones variar de modos diferentes, sino 
uniforme y conjuntamente en generaciones sucesivas), las es- 
pecies del genero Bathyscia no tienen a su lado variedades 
actuales. 

Dcntro de las especies varian enormemente sus individuos 
en tamano y puntuacion. peroconservando sus caracteres per- 
fectamente fijos. 

Hay en el genero notable paralelismo entre sus especies, 
re})itiendose los caracteres en los diferentes grupos de un 
modo uniforme; pero si, por ejemplo, en una especie lapropor- 
ci6n de unos artejos antenales con otros es la misma que la 
que presenta otra especie, algun otro caracter, como la mayor 
6 menor anchura de los tarsos anteriores en los r^rf y la punr 
tuaciun hacen que a primera vista se reconozca como distinta 
y tipica. 

No hace falta para distinguirlas conocer la gruta en que 
viven, aun cuando exig-en examen atento por lo compacto del 
genero y perfecta armonia de sus formas. Yatengo dichoc6mo 
B. Matartedoi y B. CroteM pueden formar indistintamente 
dentro de Los grupos a y aa y como es completamente arbi- 
traria la tal separaci6n en grupos, sirviendo solo para su mas 
facil conocimiento faltandolos tipos. 



(45) Escalera. — bxamen del grupo «bathyscl«». 407 

Yo hubiera deseado acompanar este estudio de los dibujos 
de antenas y tarsos y contorno del cuerpo de cada una de las 
especies del g-enero, pues la sola descripcion es a veces eng-a- 
iiosa por la dificultad de dar exactamente con la frase descrip- 
tiva; a falta de ello he procurado eraplear los mismos termi- 
nos , a riesgo de ser monotono, en la descripcion de las 
especies. 

4. a En grutas distintas al parecer en cuanto a sus condicio- 
nes se repite una misraa especie sola 6 acompanada de otra 
que la sustituye mas lejos 6 que desaparece para dejar lug-ar 
a otra tercera que reemplaza a ambas en otra g-ruta. 

Por el contrario, en g'rutas parecidas y contig-uas viven es- 
pecies diferentes. 

En medio de estamezcla y sustitucion de unas especies por 
otras, nunca aparecen en la misma g-ruta dos especies afines; 
cuando cohabitan dos 6 mas, estan tan alejadas cuanto lo 
permite la uniformidad de las especies en g-eneros tan com- 
pactos como el genero Balhyscia. 

Mientras unas especies estan muy extendidas y son muy 
numerosos sus individuos , otras, por el contrario, ocupan 
una sola g-ruta y en muy corto numero; estas especies tie— 
nen caracteres mas salientes, 6 por mejor decir lig-an las for- 
mas de unas reg-iones con las de otras; asi B. Crotchi y Maza- 
rredoi, raras y con estrias transversales al par que con antenas 
relativamente cortas, sirven de union a las formas pirenaicas, 
donde predominan las arrug-as transversas y antenas larg'as, 
con las formas cantabricas sin arrug-as transversas y antenas 
cortas proporcionalmente; asi tambien B. ftlicofnis, extrema- 
damente rara, si pertenece al g-rupo de las B. triangulum, 
Seeboldi y arcana, por sus antenas finas y larg-as, recuerda 
en el aspecto g-eneral, rechoncho y corto, a B. cantabrica y 
S/iarpi. 

."»:' Viven las especies del g-enero Bathyscia lo mismo en las 
partes mas cercanas a la entrada de las g-rutas en que se en- 
cuentran, como en lo mas profundo deellas; pero en reg-la g-e- 
neral prefieren los anchurones 6 saletas a los coladores y g-a- 
lerias. Tienen predilecciun por las partes de las grutas con 
mediana humedad, donde se ven detritus, y muy raramente 
donde la costra caliza esta al descubierto y lavada. 

Prefieren las pequenas depresiones del terreno por ser don- 



408 A.NALES DE HISTORIA N A Tl BAL. (46) 

de la arcilla 6 humus tienen un grado de humedad conve- 
niente; donde hay trozos de niadera y hojas que se deshacen 
al tacto y bajo los trozos caidos de estalactitas, hay seguridad 
de encontrarlas cuando existen en la gruta; huyen del exceso 
de humedad. asi lejos de buscarlas al lado de los charcos, de- 
ben buscarse preferentemente alii donde el suelo abandonado 
por las aguas })resenta resquebrajaduras sin que este" pulveru- 
lento por exceso de sequedad, esto es, donde la arcilla esta 
untuosa sin ser barro. 

Sin embargo de todo ello, en grutas donde parece que no 
pueden vivir se encuentran; asi B. filicornis vive en una gruta 
pequena y seca donde no hay obscuridad completa, y B. Bol'i- 
vari en otra en que el suelo esta completamente cubierto por 
la capa cristalina completamente seca en la epoca en que la 
visite" y sin vestigios terrosos ni detritus de ningun genero. 

Suelen estar reunidas en pequenos grupos y en parajes cir- 
cunscritos; asi en una gruta extensa despu6s de pesquisas 
largas £ infructuosas es frecuente dar con un pequeno espa- 
cio de tres 6 cuatro metros cuadrados donde hay gran cantidad 
de individuos y sin que al parecer el terreno desentone de los 
alrededores y en condiciones a veces peores que los queofre- 
cen otros lugares de la gruta donde no se encuentran absolu- 
tamente. 

Muchas veces es preciso levantar todos los trozos caidos de 
estalactitas y hacer la niisma caza que a los carabidos; otras 
corren de un lado para otro en cantidades enormes sobre el 
suelo. 

Cuando en una gruta viven dos especies diferentes, encuen- 
traselas reunidas sin que una ni otra muestre predilecci6n por 
uno u otro lugar de ella: B. arcana y Sharpi, en la de Suan- 
ces; B. autumnalis y SAarpi, en la de Puente Viesgo; B. trian- 
gulv/m y Perezi, en la de El Mazo, estan bajo una misma esta- 
lactita 6 coniendo sobre el suelo confundidas. 

Las generaciones deben sucederse sin interrupcitSn, por lo 
menos yo he encontrado Bathyscia en los meses de Mayo, Ju- 
nio, Julio, Agosto. Septiembre, Octubre y Noviembre, y en la 
misma gruta he cazado B. tropica en mediados de Junio y en 
Noviembre en la Sima del Aigua. cerca de Carcagente. 

<i. a En todos los casos, las Bat/ii/scia, al ser sorprendidas, 
huyen y se dan perfecta cuenta del peligro que les amenaza. 



<47) Escalera. — kxamkn dkl uuupo «bathysci^». 409 

y sin vacilaciones se di rig-en al punto que creen de refugio, 
cambiando de ruta tan pronto como se les intercepta el paso; 
la luz de la bujla les molesta extraordinariamente, y lo prime- 
ro que hacen cuando se levanta un trozo de estalactita, si hay 
algunas que quedan adosadas a la cara que estaba contra el 
suelo, es dar la vuelta rapidamente buscando la parte de la 
estalactita que no es herida por la luz, y esto cuantas veces se 
haga la prueba, si en el interin no encuentran alguna fisura 
6 escondrijo en el trozo calizo 6 no se han dejado caer al 
suelo. 

Tienen gran habilidad para ocultarse y son velocisimas; asi 
es frecuente no poder coger mas de dos 6 tres ejemplares de 
ocho 6 diez que aparecen al levantar lo que las protege, tan 
deprisa huyen en todas direcciones y tan pronto encuentran 
donde hacerse invisibles aim donde mas terso y limpio apa- 
rece el suelo; bastales la impresi6n en el terreno de un trozo 
de estalactita ya levantado para quedarse agazapadas en ella; 
entonces si que no hacen caso de la luz, pero es porque se 
creen mas seguras estando inm6viles; buena prueba es que 
alejandose algo 6 teniendo paciencia se las ve salir rapida- 
mente de su guarida momentanea cuando creen pasado el pe- 
ligro, fiando a su ligereza el llegar a refugio mas seguro. 

El c6mo a pesar de su ceguedad tienen perfecto conoci- 
miento de lo que las rodea, no sabre explicarlo; pero ello es 
que estas especies ciegas no necesitan del organo de la vision 
para percibir las sensaciones; hallanse, al parecer, dotadas de 
medios de percepci6n tan perfectos como los que poseen las 
especies de otros 'generos provistos de ojos; comportanse en 
igualdad de circunstancias como las Cholevas y los Calops. 



410 ANALKS DE HISTOETA NATUEAL. (48) 



^zpisisnDicrE]. 



Grutas visitadas por mi para la redaction de este trabajo. 

Santander. 

Puente Viesg-o. — Cueva del Castillo a un cuarto de bora 
de los Banos. 

Puente de Arce. — Cueva de Pefias Negms a media hora del 
pueblo. 

Viernoles.— Cueva de Juan Bueno a dos horas del pueblo en 
la fa Ida de Pena Dobra. 

Hijas. — Dos cuevas sin nombre. 

I (lias. —Cueva de Vdias a tres cuartos de hora del pueblo. 

( iolbardo.— Cueva de la Pena a un cuarto de hora del 
pueblo. 

Ungayo. — Cueva de las Brujas al lado del pueblo. 

Suances.— Cueva de las Brujas, distinta de la anterior y 
pr6xima a ella. 

Suanoes.— Sima sin nombre al lado de la ria. 

Cudon. — Sima del Fspino a una hora del pueblo. 

Cud6n. — Sima de las Brujas, cerca de la anterior. 

Requejada. — Cueva sin nombre a un cuarto de hora del 
pueblo. 

Bejes. — Cueva del Rodrig'O a una y media hora de la Her- 
mida. 

Lebena. — Cueva Lubrig-a a dos horas del pueblo. 

Asturias. 

Panes. — Cueva Loja en el caserio El Mazo. 
Panes. — Cueva de la Pena de Panes 6 de la Cabanuca a una 
y media hora del pueblo. 

Abandame8. — Cueva de Suprevide n una hora de Panes. 

Ncta. En las Mibrayadas encontr6 Bathyscia. 



(49) Escalera. — kxamkn del grupo «bathysci^». 411 

Provincial J r ascongadas. 

Bilbao. — Cueva de San Roque en Utzcorta a un cuarto de 
hora de la Ermita. 

Santurce. — Cueva sin nombre en el monte de Serantes a un 
cuarto de hora del fortin. 

Lequeitio. — Cueva del Calvano, cerca del Cementerio. 

Lequeitio. — Cueva de Achurra a 4 km. en la carretera a 
Marquina. 

Mondrag-un. — Cueva de San Valerio a media hora del 
pueblo. 

Oiiate.— Cueva de San Elias, camino de Aranzazu. 

Onate. —Cueva de Cisquirri 6 Aisquirri, cerca de la anterior. 

Oiiate. — Cueva de Iguitegui, poco antes del Convento, al 
borde del rio. 

Orduha. — Cueva de la Embajada a una y media hora del 
pueblo. 

Orduha. — Cueva de AlMa, no lejos de la anterior, en el alto. 

Llodio. — Cueva sin nombre a una hora del pueblo. 

Zuazo a Orduha.— Cueva del Espino a una hora de Ar- 
chua. 

Zuazo a Orduha. — Cueva de la fuente de Urieta a una hora 
de la anterior. 

Zuazo a Orduha.— Cueva delCampillo de Santiag-o, proxima 
a la anterior. 

Zuazo a Orduha.— Cueva de los Paules a media hora de la 
anterior en un monte de hayas. 

Alsasua.— Cueva de Orobe a una hora del pueblo. 

Alsasua. — Cueva sin nombre al lado de la carretera. 

Aragon y CatalvFia. 

Fanlo (Huesca). — Cueva sin nombre en el barranco de Pardi- 
na a media hora al N. del pueblo. 

Fanlo (Huesca).— Cueva sin nombre a una hora rio abajo al 
lado del molino. 

Montserrat. — Cueva de Montserrat al lado de CoUbato. 

Piedra a Gallocanta.— Cubel. — Cueva sin nombre a 3 km. 
del pueblo. 

Piedra a Gallocanta. — Ibdes.— Cueva sin nombre a media 
hora del pueblo. 



<V> ANALES DE HISTOltIA NATURAL. (50) 

Costilla, 

Torrelag-una. — Cueva del ReguerUlo, cerca del Ponton de la 
Oliva. 

Gongosto. — Dos cuevas sin nombre a la initad del camino a 
Cong-ostrina. 

Muriel. — Cueva sin nombre a media hora del pueblo, a ori- 
llas del Sorbe. 

Lozoya. — Cueva sin nombre a tres cuartos de hora del pueblo. 

.Madrid. — Cueva del Canal 6 de la Magdalena. 

Valencia y Murcia. 

Carcag-ente. — Cova de las Mara/villas a tres cuartos de hora 
del pueblo al SE. 

Carcag-ente. — Sima del J i;/i'<i a tres horas al S. en la Sierra 
de Valldigna. 

Carcag-ente. — Cova del Seg-uret, cerca de la anterior, es un 
socavon. 

Carcagente. — Cova del Llidoner, es solo un socavon. 

Fuente de la Higuera. — Cova Santa a media hora al 0. del 
pueblo. 

Vallada. — Cueva sin nombre a dos horas al SO., de entrada 
estrechisima. 

Bocairente. — Cova del Encomat a una y media horas del 
pueblo en Mariola. 

Bocairente. — Cova del Seguret a media hora de la anterior. 

Yillena. — Cova de les Dones a una hora al E. del pueblo. 

Alcoy. — Cova de San Elias en la falda de Mariola. 

Alcov.— Otra sin nombre en Mariola. 

Molinicos. — Cueva del Brusco a 3 km. al 0. 

Molinicos.— Cueva del Mortero, cerca de la anterior, es s61o 
un socavon. 

Molinicos.— Cueva de la Encantada a 5 km. al NO. 

Molinicos. — Otra pequena sin nombre al lado de la anterior. 

Molinicos. — Cueva del Cortes. 

El Pardal. — Cueva de la Gitana a (> km. del pueblo, es un 
socav6n. 

La Ossa 'li' Montiel.— Cueva de Montesinos. 

Total de cuevas visitadas, 64. 

Encontre Bathyscia en 24. 



ESTUDIOS PRELIMINARES 



PARA LA 



FLORA DE LA PR0V1NGIA DE CACERES, 

POR 

D. MARGELO RIVAS MATEOS. 



(Sesion del 9 de Abril de 1896.) 

(Continuacion) (1). 

ORDEN GENCIANIDAS. 
Familia Gencianaceas. 

Menyanthes trifoliata h.=Trebol de rio, trebol de olor.— Mnj 
comun en las cuencas del Tajo, rio Salor y en los arroyos des- 
prendidos de la Sierra de Gredos. La infusi6n hecha con las 
hojas se considera por el vulgo como excelente febrifugo. Flo- 
rece en Abril. 

Gentiana nivalis L. — Abunda en toda la sierra de Bejar (Ve- 
nerofrio, Canalizo, Rodriga, Trampal. Fl. Julio, Agosto. 

G. verua L. — Crece, aunque muy escasa, en el Valle de Pla- 
sencia y montes de Gredos. Fl. Septiembre, Noviembre. 

G. acaidis L. — Habita en los picachos de la sierra de Gredos. 
Fl. Agosto, Septiembre. 

G. Pneumonanthe L. — Crece en los montes de las sierras de 
Gata. Bejar y Gredos. y bajo de Gredos. Fl. Agosto. 

G. lutea L.=Genciana, A margon. — Solo hemospodido encon- 
trar esta especie en las sierras de Gredos y Bejar (Tejadillo). 
No debe ser muy escasa euando los pastores se sirven siempre 
de la raiz para combatir las fiebres intermitentes. Fl. Agosto. 

Chlora perfoliata L. — Muy comun en la mayor parte de la 
provincia. Fl. Abril, Jimio. 

Ch. imperfoliata L. — Crece en la Isla y Valle de Plasencia, 
alrededores de Serradilla y Caceres. Fl. Abril, Junio. 

Cicendia ffliformis Delarbr.— El Sr. Hivas y Santos dice haber 

(1) Vease el tomo xxvi, pag-. 1™7; xxvn, 22H: y xwin. 149. 



Ill WALES DE HISTORIA NATURAL. (171) 

encontrado esta especie en la Cordillera central de San Pablo. 
Xosotros la hemos recogido en Gredos. Fl. Julio, Agosto. 

Erythraa spicata Pers. — Crece en los prados y raontes de la 
Cordillera central de San Pablo y sierra de Gredos. Fl. Ag-osto. 

/:'. pulchella Horn. — Crece en la parte baja de las sierras de 
Guadalupe y Gata. Fl. Junio, Ag-osto. 

E. latifolia Sm.— Habita en los montes carpetanos y Cordi- 
llera central de San Pablo. Fl. Mayo, Ag-osto. 

E. linarifolia Pers. — Se encuentra en la parte alta de las sie- 
rras de San Vicente y Guadalupe. Fl. Julio. 

E. Barrelieri Duf. — Especie muy comun en losterrenos este- 
parios de Caceres, Yirgen de la Montana, cerros de las minas 
de fosfatos y alrededores de la laguna de Trujillo. Fl. Julio, 
Ag-osto. 

E. Centawriwm Pers. =Hiel de la tierra, Amarg&n,.-— Crece con 
raucha abundancia en los prados y montes de toda la provin- 
cia. El cocimiento hecho con la sumidad florida lo usa el vulgo 
como tonico y febrifug-o. Fl. Mayo, Ag-osto. 

ORDEN GESNEEIDAS. 
Familia Orobancaceas. 

Phelipaa carulea A. Mey.— Comun en Serradilla, Plasencia, 
donde vive parasita sobre las raices del Piorno, Habas, Na- 
ranjo, etc. Fl. Abril, Mayo. 

Ph. cu'siti Reut. — En las praderas de Caceres, viviendo para- 
sita sobre el rizoma del Junco. Fl. Mayo. 

Ph. ramosa A. Mey. — Suele encontrarse con preferencia sobre 
las raices del Ulex europaa. Cordillera central de San Pablo. 
Fl. Junio. 

Ph. arenaria Walp. — La hemos encontrado parasita sobre las 
raices del Dipsacus sylvestris en Serradilla. Fl. Junio. 

Ceratocalys macrolepis ('<>.<>. Vaquillones. — Muy comun so- 
bre •'! Romero, Jara, Madronera y Oxyris alia. Serradilla, La 
Jara, Plasencia, Cordillera central deSan Pablo. Fl. Abril, Junio. 

C. fimbriata Lg-e. — Sobre el Oxyris alba en la sierra de Arena! 
Gordo. FL Marzo. 

Orobanche reticulata Walbr. — Hemos encontrado esta especie 
Bobre la Jara \ Toroisco, en Serradilla. Fl. .lunio. 



(175) Rivas Mateos.— flora de la provincia de caceres. 415 

0. Rapum Thuill. — La hemos visto sobre Erica Caruea, Ma- 
droFiera, Lentisco y Carquesia. Yalle de Plasencia. Fl. Junio. 

0. cruenta Bertol.= Vaquillones. — Vive sobre la Madronera, 
Retama, Canlueso, etc. Serradilla, Caceres, Plasencia y otros 
sitios. Fl. Mayo. 

0. Galii Vauch. — Se encuentra sobre varias especies del g-6- 
nero Galium: G. verum, G. Pedemonkmuui, etc. Serradilla. Flo- 
rece en Mayo. 

0. Hederff Dubi.— Vive sobre la Hiedra comun. Orinal de la 
Virg-en, Virgen de la Montana. Fl. Junio. 

0. Castellana Reut. — Nosotros hemos tenido ocasi6n de reco- 
g-er esta especie sobre la Digitalis T/tapsi y D. purpurea, con- 
firmando de este modo las indicaciones dadas por Reuter. Valle 
de Plasencia. Fl. Julio. 



Familia Globulariaceas. 

GWbularia cordifolia L.=Yerba negra.—Oomxm en el puerto 
de Madrig-al (Gredos), alto de la sierra del Barrao (Pasar6n). 
Fl. Julio. 

G. nudicaulis L.=Yerfia cardenilla. — En el Valle de Plasen- 
cia. Bazag-ona. Madronillo de Serradilla. Fl. Abril, Junio. 

G. vulgaris L.=Globularia.—~En los campos contig-uos a Tor- 
navacas, Jerte, campos de San Bias (Caceres), La Gamera de 
Serradilla. Fl. Julio. 

G. Al//j)U)}iL. = Globularia cardenilla. — Muy comun en los 
montes y vallecitos de la sierra de Bejar, Valle de Plasencia, 
Bazag-ona, Montehermoso (sierra de Gata). Fl. Mayo, Julio. 

Familia Utriculariaceas. 

Pinguicula vulgaris L. — Crece en la sierra de Gredos, buscan- 
do con preferencia los picacbos (alto de Madrig-al). Aunque para 
la flora que enumeramos no nos interesa, diremos que la hemos 
visto subir en la misma sierra hasta los 3.101 m. (Avila). Flo- 
rece en Julio. 

r/rirularia vulgaris L. — Se encuentra entre los charcos pro- 
ximos al nacimiento del Jertes. Es muy probable se encuentre 
tambien en las sierras de Gredos y Gata. Fl. Ag-osto. 



416 ANALKS DE HISTORIA NATURAL. 0™> 

SERIE DIPLOSTEMONA. 

OBDEN ERICIDAS. 

Familia Ericaceas. 

Arbutus Unedo L.=Madro/lera. — Abundante en toda la Ex- 
tremadura y en toda su region central, donde pueden obser- 
varse individuos que alcanzan una altura de 5 y (> m. (Berbe- 
gones, Tajo). Fl. Invierno y Otono. 

Arctosta/phylos UvarUrsi Spr.= Gall 'i'ki. gayuba. — Especie de 
las montafias septentrionales, en donde cubre partes de terre- 
iiu con sus ramas tumbadas (Gata, Gredos). Comun en las 
riberas del Tajo y .Monte. Fl. Mayo, Julio. 

Rhododendron ferrugineum L.=Madroi~/rra me/tor, madrofiera 
angosta. — Nombres vulgares que dan a esta especie rarfsima 
los pastores de Gredos, sitio donde se encuentra en ejemplares 
escasos y aislados i Hermanitas). Es, por consecuencia, especie 
de interns desde el moraento que baja de la region septentrio- 
nal ibericahasta la central, en donde existe a 2.300 m. Fl. Julio. 

Erica ciliaris L.— Especie cuya presencia se reduce a unos 
cuantos ejemplares en la sierra de Gata y altos de Monteher- 
moso. Fl. Julio, Septiembre. 

E. Tetralix L.— Otra especie rara en la provincia; solohemos 
podido recogerla en el matorral politipico que cubre la sierra 
del Piornal. Florece cuando la anterior 6 aim mas variable. 

E. scoparia L. =Brezo, Queruela. — Extendida desde la parte 
septentrional, donde abunda (Gata, Hervas, Piornal, Valle de 
Plasencia), llega a la sierra de la Gibe para internarse en Por- 
tugal. Es comun tambien en la sierra de Guadalupe. Fl. Junio. 

E. arborea L.=Brezo hlauv>>. Queruela blanca. — Lo mismo se 
la encuentra en terrenos secos que hiimedos. Sierras septen- 
trionales, Cordillera central de San Pablo, sierras de San Pedro, 
Guadalupe y Montanchez. Donde mas crecida la hemos visto es 
en el hermosisimo soto del Orinal de la \ 'irgen y Berbegones 
(Tajo . en donde alcanza una altura de 9 in. Fl. Marzo, Junio. 

/:'. Lusitanica Rudolph. =Brezo, Queruela de I" sierra (Serra- 
dilla). — Donde mas abunda es en la cordillera oretana. San 
Vicente, Guadalupe, etc.: mas eseasa en la de San Pablo \ 
montes de la \ irgen del Puerto < Plasencia I. Fl. I Ictubre. 



077) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 417 

E. australis L.=Brezo, Queruela. — Especie que. aunque no 
abundance, tiene representaci6n en la mayor parte de los 111011- 
tes caracefios. La hemos visto en la Virgen de la Montana 
(Caceres), sierra de Montanchez, MiraVete, Valle de Plasencia, 
Gata, Cordillera central de San Pablo, etc. Fl. Marzo, Abril. 

E. caruea DC.=Brezo, Queruela. — En los raismos sitios que 
la anterior y mas abundante. Fl. Enero. 

E. vagans L. — Es rara ; solo hemos podido observar algunos 
ejemplares en la sierra de Gata. Fl. Agosto. 

E. umbellata L.=Bre?o, Queruela. — Muy comi'in en las sierras 
de Serradilla, Zapata, Miravete, Montanchez, Plasencia, etc. 
Fl. Enero. Febrero. 

Calluna vulgaris Salisb.=i?w.:t>, Queruelo. — Invade toda cla- 
se de terrenos, pudiendose asegurar que no ha}' montes de 
importancia donde no exista esta especie. Florece todo el afio. 

Familia Pirolaceas. 

Pyrola rotundifolia L. — En los montes de la parte alta de la 
Cordillera central de San Pablo, cerro del Calamoco, Gredos, 
Dios Padre y Gata. Fl. Junio, Agosto. 

P. chlorantha Swartz. — Habita en la falda X. del puerto de 
Madrigal (sierra de Gredos). Fl. Julio. 

Familia Monotropaceas. 

Monotropa Hyppopithys L. — En los montes de la parte alta 
de la sierra de Gredos, bajando hastalos 700 m. en los montes 
de la sierra del Piornal. donde es escasa. Fl. Julio. 



ORDEN MIRSINIDAS. 
Familia Primulaceas. 

Primula elatior Jacq.— En los vallecitos de las sierras de 
Guadalupe y Gredos. Fl. Marzo, Mayo. 

P. officinalis Jacq. — Habita en los bosques de la Cordillera 
central de San Pablo, sierra de Gredos y Valle de Plasencia. 
Fl. Mayo. 

ANALKS DK HIST. N AT. - X X VIII. 27 



418 ANALES DE BIST0R1A NATURAL. (178) 

Androsace Pyrenaica Lamk. — En la parte alta de los pica- 
chos ilt 1 Gredos. Fl. Agosto. 

A . mllosa L. — Crece en la sierra de Tejadilla, alrededores de 
Navalconcejo, Jerte. FL Junio. 

A. maxima L. — Comiin entre las mieses y en los prados de 
Caceres, Alcuescar, Trujillo y otros puntos. Fl. Mayo. 

Cyclamen repandum Sibth. — En los vallecitos de la sierra de 
Zapata, parti' baja de la sierra de Gredos. Fl. Enero, Abril. 

Asterolimvm stellatum Link el Boffm. — Comun en los campos 
de Serradilla, prados de la vega delestanque, Plasencia, Banos 
de Banos. Fl. Marzo, Mayo. 

Lysimachia Ephemerwm L. — Es freciiente en la Bazagona y 
Valle de Plasencia. Fl. Julio. 

L. vulgaris L. =Pimpinillas. — Muy comiin en los alrededores 
de Malpartida, Calzadillade Coria, Serradilla. Casas de Millan 
y otros muchos puntos. FL Abril. Julio. 

L. nemorum L.=Pimpinilla menor. — Comt.n en los mismos 
sitios que la especie anterior y en la sierra de Gredos. Fl. Junio. 

Coris Monspeliensis L. Pelusilla purpurea de montafia. — Bas- 
tante abundante en la sierra de Gredos, Gata y Guadalupe. 
Fl. Abril. Agosto. 

Anagallis tenella L.~ Frecuente en Ins mantivos y arroyitos 

de la sierra de < iredos. alrededores de Caceres y en los COgolloS 

del agua caliente de la garganta de Serradilla. Fl. Mayo, 
Agosto. 

J . linifolia 1.. — En los sitios hiimedos ysombrios de Plasen- 
cia, Bazagona. Fl. Marzo. Julio. 

J . ccendea Lamk et DC— Especie muy comun, lo mismo en 
la region central que en la occidental. Fl. Abril. .Innio. 

.1 . Phcenicea Lamk. : — Crece en la garganta de Serradilla. en 
todo »d Valle de Plasencia; busca con preferencia la orilla de 
los arroyos. Fl. Abril. Agosto. 

Samolus Valerandi L.=Pajarilla de agua.— Crece en las ori- 
llas de los arroyos y parajes hiimedos did Valle de Plasencia, 
Orinal de la Virgen y Lance de la Mora. FL .Innio. Septiembre. 

Familia Plumbaginaceas. 

Armeria ccespitosa Boiss. — Exclusiva de la sierra de Gredos, y 
a nn aqni es bastante escasa. Madrigal, Hermanitas. FL Agosto. 



(179) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 419 

A. splendens Boiss. — El area de esta especie es un poco mas 
extensa que la de la anterior. Se encuentra en Gredos, Tras la 
Sierra y Piornal. Fl. Agosto. 

A. elongata Hoffm. — Bastante frecuente en la Cordillera cen- 
tral de San Pablo, Portilla de la Garganta, Cruz del Cancho. 
Fl. Junio. 

A. plantaginea Wild. — Ya indicada por Schousboe en Extre- 
madura. Nosotros la hemos recogido en la Virgen de la Mon- 
tana, de Caceres, camino de Monroy, rio Tozo y praderas de la 
Lucia. Fl. Julio. 

A. vestita Willk. — Se halla en Tornavacas y campos proxi- 
mos a Plasencia (Bourg). Bajo la fe de este botanico hacemos 
mencion de la especie, pero hemos de indicar que en los sitios 
dichos no se ha encontrado hasta ahora por ninguno de nos- 
otros mas especies del genero que la A. longearistata Boiss. 
et Reut. 

A. longearistata B. et R. — Especie muyabundante en toda la 
parte septentrional, puerto de Tornavacas, Jerte, Plasencia, 
Valle de Plasencia y otros puntos. Fl. Junio, Julio. 

Statice echioides L. — Bastante frecuente en los barrancos y 
montes de la mayor parte de la provincia, Serradilla, Plasen- 
cia, Casas de Millan. Fl. Junio. 

St. dic/ioioma Cav. — Especie muy comun en los alrededores 
de Caceres, Trujillo. Fl. Junio. 

Plumbago Fnropaa L.=Palomillos de agaa. —En los montes y 
praderas de Serradilla, Casas de Millan, Hinojal, Talavan. Flo- 
■ en Mayo, Agosto. 



GAMOPETALAS INFEROVARIEAS. 

ORDEN CAMPANULIDAS. 
i •' \ milia Campanulaceas. 

Jasione Mepharodon B. et R. — Crece en los campos proximos 
a la Virgen de Tiebas (Casas de Millan). Fl. Abril, Mayo. 

./. Montana L.— Muy comun en toda la Cordillera central de 
San Pablo, sierra de Mont&nchez y Guadalupe. Fl. Mayo, Sep- 
tiembre. 



1-20 \\\!,KS DE HISTORIA NATURAL. (180) 

./. hviii'ilis Lois. — Comiin en los alrededores del Castillo de 
Mirabel, en el Valle de Plasenciay Bazagona. Fl. Junio, Julio. 

./. amethystina Lag-. — Crece en los picachos de la sierra de 
Gredos, puerto de Tornavacas y sierra de Gata. Fl. Junio, 
Julio. 

./. perennis Lamk. — En las cumbres y generalmente entre los 
pizarrales de la sierra de Gata y Gredos; desciende hasta los 
( .)()4 m. en la sierra de Guadalupe. Fl. Julio, Agosto. 

Phytewma spicatum L.— Crece en la parte alta de la sierra de 
Tejadilla, en los pizarrales de Tornavacas y en la sierra de 
Gredos. Fl. Julio. 

SpeculaHa Speculum Alph.— Crece entre los sembrados y de- 
mas terrenos cultivados, Caceres, Plasencia, Trujillo, etc. Flo- 
rece Abril, Mayo. 

IS. hybrida Alph. — Tan comiin 6 inas que la anterior especie, 
habitando como ella en terrenos humedos y cultivados. Florece 
en Marzo, Mayo. 

S- falcala WyXi.=Campanula falca/ii l><em.— El Sr. Rivas y 
Santos dice haberla recogddo en la sierra de Zapata; nosotros 
no liemos podido hacer la comprobaci6n. Fl. Abril, Mayo. 

S. Castellana Lge. — Crece en las inmediaciones del castillo 
de Mirabel, Yirgen de la Montana en Caceres, puerto de Mira- 
vete, etc. Fl. Mayo, Agosto. 

Campanula Frinus L. — Crece en los alrededores de Serradi- 
11a, Caceres. Plasencia, etc. Fl. Marzo, Julio. 

C. Trachelium L. — Habita en la parte bajade la sierra de San 
Vicente, campos de Herreruela y Navas del Madrono. Fl. Mayo, 
Agosto. 

C. latifolia L.— Habita en los matorralesy bosques de la 15a- 
ssagona, soto de los Berbeg-ones y Lance de la Mora(Tajo). Flo- 
rece en Junio. 

C. ffispanica Willk. — En el Valle de Plasencia. sierra de 
(Iredos. Guadalupe y en la Cordillera central de San Pablo. 
I ; l. Junio. Ag-osto 

C. rotw&difolia L. — Muy comun en toda la provincia, lo mis- 
mo en la region central que en la occidental. Fl. Mayo, Julio. 

C. Eerminii Link et Hoffm. — Sierra del Yillar, Hervas y Gata; 
sube hasta los 2.424 in. en la de Gredos. Fl. Junio, Agosto. 

C. Rapmiculus L. Pajaritas. — Comun en los montesy valle- 
citos de In sierra de Gredos y Gata; mas frecuente en toda la 



(181) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 421 

Cordillera central de San Pablo y sierra de Guadalupe y Mon- 
tanchez. Fl. Abril, Junio. 

C. patiila L. — Tan frecuente 6 mas que la anterior especie, 
buscando con preferencia parajes humedos y encharcados. Flo- 
rece en Mayo, Julio. 

C. decumbens Alph. — Crece en las inmediaciones de Serradi- 
11a (prado de la Zaurda). Fl. Mayo, Junio. 

C. Lcejtingii Brot. — De esta especie tan polimorfa como abun- 
dante, puede decirse que se halla lo mismo en la parte baja, 
donde la altitud no sube de 100 m.,hasta en las altas cumbres 
de Gredos y Gata, ofreciendo, por consecuencia, multiples y 
variadas formas que lig-an con regular prog-resion las tres va- 
riedades que Lange establecio bajo los nombres de a occideh * ta- 
lis, p matritensis y f filiformis. Fl. Mayo, Septiembre. 

C. fastigiata Duf. — El Sr. Rivas y Santos ha recogido esta 
especie en las praderas de la Gamera (Serradilla). Fl. Mayo. 

Wahlembergia hederacea Rchb. — El Sr. Santurino y Mateos ha 
recog-ido esta especie en los cog-olios de la g-arg-anta de Serra- 
dilla. Nosotros la hemos visto en los arroyos de la sierra de 
Gredos, Valle de Plasencia y Caceres. Fl. Junio, Septiembre. 

• 

Familia Lobeliaceas. 

Lobelia wrens L.=Mala caballos. — Especie muy comiin en los 
parajes humedos de la mayor parte de la provincia. Fl. Mayo, 
Julio. 

Familia Vacciniaceas. 

Vaccinium Myrtillus L. =Ardndano.— Grece en los montes de 
la sierra de Gredos, Gata, ybajahasta los montes de la Cordi- 
llera central de San Pablo (castillo de Monfrag-ue). Fl. Abril, 
Junio. 

Familia Cucurbitaceas. 

Bryonia dioica J&cc[.=Brionia, Uvas de la-gar to, Parr a zarm- 
lera. — Muy comun en los setos y malezas de toda la provincia. 
La raiz suelen usarla como emetica, habiendo ocurrido casos 
de intoxicacion por forzar dosis. Fl. Abril, Julio. 



422 INALES DE HIST0RIA NATURAL. (182) 

Ecbalivm Elateriwm Rich. Pepinos de lagarto, Meloneradel 
diablo, Cohombrillo amargo, Sustones, Plcmta escopetera, etc. — 
Mii\ com iin en toda la provincia, habitandocon preferencia en 
los barbechos y al lado de las paredes de Las callejas y muros 
viejos. La raiz goza de buena fama como purgante, asi como 
tamluen el fruto. 

Lagenaria vulgaris Ser. Calabaza tinatera, Calabam de los 
peregrinos. — Especie tropical que debido ;'i la frecuencia de su 
cultivo, crece subespontanea en los sotos y rios, Bazagonay 
Portilla (Tietar), Berbegones y Lance de la Mora (Tajo). Flore- 
ce en Mayo. 

ORDKX RUBIDAS. 

Familia Rubiaceas. 

h'lihia Unctorum L.=Rubia. — En los montes de la Cordillera 
(••Mitral de San Pablo. Valle de Plasencia, soto del Orinal do la 
\ irgen y Lance de la Mora. Fl. AJbril, Julio. 

B.peregrina L. =RuMa.— Muy comun en las huertasde na- 
ranjos de Serradilla, camposy matorrales de Plasencia, Eoyos, 
Canaveral, Caceres, etc. Fl. Alu-il. Jun 

Hum cruciata Scop.- Crece en los parajes hiimedos del 
Valle de Plasencia, Gredos, Guadalupe, etc. Fl. AJbril. 

G. vernu/m Scop.— Tanto la var. a BaukiniDC. como la p Ha- 
lleri DC. son comunes en el Valle de Plasencia, Serradilla. 
Hoyos y otros puntos ie la provincia. Fl. Mayo! 

a . Pedemontanum All.— Fn el soto del Lance de la .Mora. Valle 
de Plasencia y sierra de Gata. Fl. Mayo. Julio. 

(jr. rotundifoliwm P. — Montes do las sierras do Guadalupe, 
Montanchez, Gredos, Gata \ Cordillera central de San Pablo. 
1 ; 1. Mayo, Julio. 

Cf. ellipticum Wild. — Indicada como muy rara en Ins campos 
pr6ximos a Plasencia, segiin Burgeau. Nosotros la hemos re- 
cogido 'Mi los montes de la sierra de Hervas. Fl. Junio. 

i,. Broterianum IP el P. — Montes do la Cordillera central i\c 
S;in Pablo y en la sierra de Gredos (Madrigal y Hermanitas). 
Fl. Mayo, Julio. 

G. Mollugo L.— Crece en la mayor parte do la provincia, U> 
mismo septentrional \ central como meridional. PI. Junio. 



(183) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 123 

(x.fruticescens Cav. — Cordillera oretana y San Pablo, como 
tambien en la sierra de Gredos. Fl. Mayo. 

G. purpureum L. — No hemos visto de esta especie mns que un 
ejemplar, recogido por el Sr. Rivas y Santos en un arroyo de 
Serradilla (Madronillo). Fl. Junio. 

(r. verum L. — Muy frecuente en toda la provincia, acrecen- 
tandose mas su abundancia en his cuencas del rio Tajo. Flo- 
rece en Junio, Ag-osto. 

G. rwulare B. et R. — Crece en la sierra de Gata y Gredos; baja 
hasta la parte meridional en la sierra de Guadalupe. FL. Junio. 

G. uliginosum L. — Crece en los campos montuosos de Plasen- 
cia, Casas de Millan, Hoyos, etc. Fl. Junio, Ag-osto. 

a . setaceum L. — Muy comun entre las malezas de las cuen- 
cas del Tajo. soto de los Berbeg'ones, Orinal de la Virg*en y 
Lance de la Mora. Fl. Abril, Julio. 

G. divaricatum Lamk. — Habita en los campos de Caceres, 
Virg-en de la Montana. Plasencia, Serradilla, etc. FL Junio. 

G. tenellum .lord. — En los montes de la Cordillera central de 
San Pablo, Yalle de Plasencia y sube hasta los 1.800 m. en la 
sierra de Gredos. FL Julio. 

G. Parisiense L. — Muy comun en los campos de Serradilla. 
Casas de Millan. Villa Real de San Carlos. Torrejon el Rubio. 
Trujillo, Plasencia, Hovos y Yalle de Plasencia. FL Abril, Julio. 

G. Aparine h.=Agarrones, amor de hortelano.-M.uy comun 
en las buertas, sembrados y setos de toda la provincia. Florece 
en Mayo. Agosto. 

G. tricorne Wi\h..=Agarrones, Amor de hortelano. — Tan co- 
mun 6 mas que la anterior, habitando en los mismos sitios. 
FL Abril. 

G. murale All. =Asperula nutans Mcencli. — Especie muy co- 
mun en toda la provincia, habiendo recog-ido ejemplares en las 
sierras de Gata y Gredos a una altitud de 2.115 m. FL Abril, 
Junio. 

Asperula arvensis L. Agarrones de seftorita. — Muy comun 
en los sembrados y demas terrenos de cultivo. Fl. Abril, Mayo. 

A. aristata L. (til). — Comun en toda la provincia. predomi- 
nando con preferencia en la reg"i6n central. Fl. Mayo, Julio. 

A . cynanchica L. — Habita en las cuencas del Tajo y Cordillera 
central de San Pablo, como igualmente en los alrededores de 
Caceres y Virg-en del Puerto, en Plasencia. Fl. Junio. Ag-osto. 



431 VNALES DE HIST0B1A NATURAL. (184) 

A. odorata L. — Crece en los montes de la parte alta de la 
Cordillera central de San Pablo y en la sierra de Dios Padre. 
Fl. Junio. 

SAerardia amensis L.=*Affarrones, Amor de hortelano. — Co- 
mnn en toda la provincia. Fl. Febrero, Julio. 

Crucianella angustifolia L. — Crece en los alrededores de Villa 
Real de San Carlos, Serradilla, Caceres, Trujillo yotrospuntos. 
Fl. Mayo, Junio. 

C. pa tula P. — Kspecie muy comun en toda la provincia, pre- 
dominando en la region central. Fl. Abril, Mayo. 

C. lati/olia P. — Crece en los campos proximos a Casas de 
Millan, Canaveral, Mirabel y Coria. Fl. Abril, Junio. 

Callipeltis Cucullaria DC. — El Sr. Rivasy Santos ha recogido 
ejemplares en los alrededores de la Cruz del Cancho y mon- 
tes de la bumbria. Nosotros la hemos visto en unos cerros 
proximos a Plasencia junto al caserio de la Herg-uijuela de 
Peal. Fl. Mavo. Junio. 



Familia Caprifoliaceas. 

Sambucus n'xjra L.=Sauco. — Se encuentra espontanea en el 
soto de la Bazag-ona, junto al rio Tietar, Berbeg*ones del Tajo 
y Orinal de la Yirg-en, soto del rio Salor (Herreruela), etc. Flo- 
rece en Mavo. Julio. 

S. Ebulws h.-=Yezgo.— Muy comun en las orillas de los rios y 
arroyos, en los sotos antes indicados, El Marco (Caceres), Isla 
de Plasencia. Fl. Junio, Julio. 

Viburnum Tiuus L.—Durillo, Orellano, Orillera. — Especie 
muy comun en los montes y sotos de la mayor parte de la pro- 
vincia, Serradilla, cuencas del Tajo, Tamuja, Salor, Jerte, etc. — 
Fl. Enero. Marzo. 

I". Lantana P. — Crece en los montes de la region central, y 
de estas en la de Gredos y Dios Padre; menos frecuente en la 
de Gata. Fl. Mavo, Julio. 

V. Opulus L. --Mundillos. — Menos frecuente que la especie 
anterior; ae encuentra en las altas cumbresy junto a los arro- 
yos de la sierra de (lata y Gredos; rara en la de Guadalupe. 
I'M. .Junio. Julio. 

Lo/i/O'rn implrxu Ait,.— Crece en el Valle de Plasencia, en el 



<185) RivaS MateOS.— FLORA OK LA PROVINCIA DE CACERES. 425 

Derriscadero del rio Tajo (Serradilla), y en los montes de la 
sierra de Guadalupe. Fl. Abril, Mayo. 

L. CapHfolium L.=Madresefaa. — Habita en los montes de 
Serradilla, Plasencia, Caceres, sierras de Guadalupe, Montan- 
chez y Gredos. Fl. Abril, Julio. 

L. Etrusca Sa,nti. =Madreselva. — Tan comun como la anterior 
especie; de preferencia en los sotos. Fl. Junio, Ag-osto. 

L. Periclymenum L. — Se encuentra en los montes de la Cor- 
dillera central de San Pablo; rara en las sierras meridionales; 
mas frecuente en Gredos y Valle de Plasencia. Fl. Mayo. 

L. Hispanica B. et R.=Madreselva. — Especie muy comun en 
toda la provincia, Serradilla, Casas de Millan, Bazag-ona, Tru- 
jillo, Caceres, Coria, Hoyos, etc. Fl. Junio, Julio. 

L. Xylostewm, L. — Crece esta especie en los montes del Valle 
de Plasencia (Tornavacas), faldas de la sierra de Gata, Dios 
Padre y Gredos. Fl. Mayo, Junio. 



Familia Valerianaceas. 

Valeriana officinalis L. — Valeriana.— €rece espontaneaen los 
terrenos arcillosos y humedos de la Bazag-ona, sierra de Gua- 
dalupe, Valle de Plasencia y sierras de Gata y Gredos. Fl. Mayo, 
Julio. 

V. Phw L.= Valeriana. — Es menos frecuente que la anterior, 
encontrandose solo espontanea en las altas sierras de la pro- 
vincia, Gata, Gredos y Guadalupe y picachos de la Cordillera 
central de San Pablo. Fl. Mayo, Julio. 

V. Iripteris L. — Habita en las altas cumbres de la sierra de 
Gredos y baja hasta los 1.(390 m. en el nacimiento del rio Jertes 
(Tornavacas). Fl. Junio, Agosto. 

V. dioica L.— Sierra de Dios Padre y Gredos. Fl. Marzo, Julio. 

V. tuberosa L. — Especie muy comun en la Cordillera central 
de San Pablo, Virg-en de Tievas, Herg-uijuela de Guadalerma y 
montanas tanto septentrionales como meridionales. Fl. Mayo, 
Julio. 

CentranlJms ruber DC. = Valeriana roja. — Habita entre los pe- 
nascos de la cumbre en la Cordillera central de San Pablo, sie- 
rra de Guadalupe, etc. Fl. Abril, Septiembre. 

C. Calcilrapa DC— Especie comunisima en toda la provin- 



12(5 LNALES DE HISTOKIA NATURAL. (186) 

cia, habitando en las praderas, campos de cultivo y barrancos 
lid muy elevados. 1'!. Abril, Mayo. 

Valerianellt! vchinnhi DC— Crece en Ins campos de Serradi- 
lhi. Plasencia, Casas de Millan y en las vegas de la Bazagona 
(rio Tietar). Fl. Abril, Junio. 

V. trvmcata Bteke.— Habita en los alrededores de Torreque- 
mada, Trujillo, Caceres y en los montecitos de Villa Real de 
San Carlos. Fl. Mayo, Junio. 

V. eriocarpa Desv.— Se encuentra en las praderas de los cam- 
pos Aranuelos, vegas de Almonte y en Ins contornos del case- 
rfo de la dehesa Mirabel (Tietar). Fl. Mayo. 

V. carinata Lois. — Comiin en los campos de Navalmoral de 
la Mata, Casatejada y Malpartida de Plasencia; escasa en la 
regi6n occidental. Fl. Mayo. 

V. coronata DC. Mny comiin en toda la provincia, predo- 
minando en Ins prados de Serradilla y Casas de Millan. Florece 
en Mayo, Junio. 

V. discoidea Lois.— Tan comiin 6 mas que la anterior, y con 
especialidad en la region occidental, Herreruela, Aliseda. Flo- 
rece on Abril, Mayo. 

V. olitoria Vo\\.=Hierba de los canonigos.—TAwy comiin en 
toda la provincia. In mismo en la regi6n central que en la occi- 
dental. Fl. Marzo, Junio. 

Famili \ Dipsaceas. 

Dipsacus sylvestris Do&.=C<zrdencAas, OHiial de lagartos, Pei- 
nes de lagartos. — Comiin en Ins arroyos, terrenos cultivados 3 
praderas de toda la proi Incia. Fl. Junio, Agosto. 

I), laciniatus L. — En los terrenos cultivados de cereales, en 
cl Valle de Plasencia y Gredos, en domic la conocen con el 
nombre vulgar de Abrepunos y Gardenchas. I'd. Julio. Agosto. 

D./erox Lois. — La var. 3 ambigv/ws Lge. el Wk., en la sierra 
de Zapata. Fl. Julio. 

Cephalaria Syriaca Schrad. Adrepufto. — Muy comiin entre 
las nieves de la regi6n occidental, menos frecuente en hi cen- 
tral, y de esta en la parte septentrional. I ; i. Mayo Junio. 

c. hucantha Schrad. — Crece el tipo en his inmediaciones de 
Caceres, Trujillo, etc. Id. Junio. Agosto. 

THchera arvensis Schrad. — sierra de Gredos y Valle de Pla- 



(187) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. m 

sencia; ma.< escasa en la de Gata (Aldeanueva de la Sierra). Flo- 
rece en Abril, Mayo. 

T. subscaposa B. et R. — Los mismos sitios que la anterior, 
pero mas abundante sobre todo en la parte alta del valle de 
Hervas. Fl. Mayo. Junio. 

T. sylvatica Sclirad. — En la sierra de Tejadilla, cercadel Cas- 
tillo de Monfragtie, en la sierra do Gredos y Gata. Fl. Junio, 
Ag-osto. 

Pterocephalus papposus Coult.— Especie muy comun en las 
cuencas del Tajo, dehesa de Casas de Marcos, Caceres y Pla- 
sencia. Fl. Abril, Junio. 

Pt. spathulatus Coult. — En los mismos sitios que la anterior, 
pero mucho menos frecuento. siendo nula 6 a lo menos raraen 
la reg*i6n occidental. Fl. Junio, Julio. 

Scabiosa marilima L. — En la Flora espanola del Sr. Arao y 
Mora ya so indica esta especie como hallada en Plasencia, sin 
decir quien la ha visto. Nosotros la liemos encontrado en Tor- 
navacas, Aldeanueva did Camino y Garganta de Banos; du- 
dando sea cierta la indicacion que en dicha Flora se hace, por 
la ra/dn dr que ni el Sr. Rivas y Santos, ni el Sr. Alouso, ni 
yo la hemos visto en aquellos campos, sitios que con preferen- 
cia han sido objeto de nuestras excursiones. Fl. Abril. Julio. 

S. semipapposa Salzm.— La var. Bourgeana Lg*e. es frecuente 
c;i las cuencas del Tajo y barrancos de Torrequemada; menos 
comun en los campos de Navalmoral de la Mata. Fl. Abril, 
Junio. 

S. Columbaria L.=AniHos. — En toda la provincia. habitando 
con preferencia al lado de las paredes. Fl. Junio. Septiembre. 

S. Pyrenaica All. — Se encuentra en las faldas de la sierra de 
Gredos. donde sube hasta los 2.493 m. en los picachos proxi- • 
mos al puerto de Madrig*al y Hermanitas. Fl. Julio. Ag-osto. 

S. stellata L. — Especie muy comun en toda la provincia, 
habitando con preferencia en los terrenos arcillosos, humedos 
y sombrios. Fl. Junio. 

S. Monspeliensis Jacq. — Es otra especie bastante comiin en 
la provincia, Virg-en de la Montana en Caceres, Plasencia, 
Riolobos, Mirabel, Casas de Millan, Trujillo. Coria, etc. Flo- 
rece en Abril, Julio. 

S. Sici'Jd L. — Crece en los campos Aranuelos, Casarde Cace- 
res y Arroyo del Puerco. Fl. Junio. ■ 



4-28 ANALES Dli HISTORIA NATURAL. (188) 

Succisa pratensis Mvench. =Bomboneles, Cabeza de le&n, Rosa 
de los Vientos, Mil '-oras, etc. — Especie muy comi'm en toda la 
provincia, habitando con preferencia en los cerros y campos 
aridos de Caceres. Fl. Junio, Agosto. 

S. microcephala \\ k.— Segun Willkomm, habita esta especie 
en los encinares del Toril £ inmediaciones del do Tietar. Ade- 
mas se encuentra en el Valle de Plasencia y en la Bazagona. 
Fl. Agosto, Octubre. 

Kamilia Ambrosiaceas. 

Xanthium strumarium L. — Especie muy comun en la provin- 
cia, predominando sobre todo en la parte central y meridional. 
Fl. Mayo, Agosto. 

X. spinosum L.—Planla chinchera, Abrepti/los menor. — Muy 
comun en los barbechos, terrenos cultivados y praderas de la 
mayor parte de la provincia. Fl. Julio, Septiembre. 

UKDEN SINGENESIDAS. 

Familia Compuestas. 
Division primera. — Corimbif eras. 

Tribu Eupatorieas. 

Eupatoriii.ui cannabinum L. — Es frecuente en los campos de 
Torrej6n el Rubio, Trujillo, Caceres, Plasencia, Coria, etc.Flo- 
rece en Julio, Agosto. 

Adenostylis albifrons Rchb.— Crece en los montes de la Cor- 
dillera central de San Pablo, sierras de Guadalupe, Gredos y 
Gata, como tambi6n en el Valle de Plasencia y montes de Tor- 
navaca. Fl. Junio, Ag-osto. 

Pelasiles officinalis Moench. — Crece en las inmediaciones de 
la fuente de San Pedro (Herguijuela de Guadalenna), Las Me- 
rinas, Casas de Millan. Fl. Febrero, Abril. 

Tussilago farfara h.-=Pala de ca hallo. —Crece en los sitios 
humedos y montuosos de las sierras de Gata y Gredos; en me- 
nus abundancin se halla tambien entre los penascos en la parte 
alta del Valle de Plasencia y muy proximo al nacimiento del 
.JiTtfs. I'M. Enero, Febrerq, 



(189) Rivas Mateos. — floha de la provincia de caceres. 429 



Tribd Asterineas. 

Bellis annua L. = j\ \i argarit a s.— Crece en los sitios frescos, pra- 
deras y vegas de toda la provincia. Fl. Abril, Junio. 

B. perennis L.=Bellorita, Margarita. — Mas vulgar que la an- 
terior especie. Fl. Diciembre, Abril, Junio. 

B. sylvestris Cyr.— Crece la var. fi pappulosa Lge., (B.pappu- 
losa, Boiss.), en la sierra de Gredos, Gata y Valle de Plasencia; 
la var. hpygmcea C. H. Schultz, en los contornos del cerro de 
Santa Barbara (Plasencia) y Virg-en de la Montana, en Caceres. 
Fl. Junio, Agosto. 

Erigeron acris h.=Zarramaga. — Crece en los campos de Ca- 
satejada, Serrej on, Villa Real de San Carlos, Torrejon el Rubio, 
Caceres, Plasencia, etc. Fl. Mayo, Agosto. 

E. Canadensis L. — Crece en las vegas del Tajo, alrededores 
de Arroyo Molino y Bazagona. Fl. Julio, Agosto. 

Conyza ambigua DC. — Crece en los campos proximosal Casti- 
llo de Mirabel, alrededores de Cilleros, Garganta de Banos y 
Plasencia. Fl. Julio. 

Linosyris vulgaris Cass. — En los campos de Aldeanueva del 
Camino y Navalmoral de la Mata. Fl. Septiembre, Octubre. 

Aster Aragonensis Asso. — En los contornos de Villa Real de 
San Carlos, Herguijuela de Guadalerma, Casas de Millan y Pe- 
droso. Fl. Septiembre. 

A . acris L.— En la mayor parte de la provincia. predominando 
en la region central y de 6sta en la parte septentrional. Fl. Ju- 
lio, Agosto. 

A. Willkommii Schultz. — Crece, aunque bastante escasa, en 
la parte alta del Valle de Plasencia y sierra de Gredos; es decir, 
que se encuentra s61o en la parte septentrional, entre los 1.720 
y los 2.311 m. de altitud, buscando con preferencia los sitios 
resgaardados y vallecitos no muy humedos. Fl. Julio, Agosto. 

Soliclago Yirga-anrea L. — La var. a vulgaris DC. es bastante 
frecuente en los campos de Caceres, Arroyo del Puerco, Herre- 
ruela y Trujillo; la var. [is alpestris Boiss. es propia de la sierra 
de Gredos, Valle de Plasencia y montes de Montehermoso (Gata). 
Fl. Junio, Agosto. 



130 ANALES DE BISTOBIA NATURAL. (190) 

Triuu Inuleas. 

Jasonia glulinosa DC.=Marrocas, Vol rarer us. — Es una espe- 
cie frecuentisima en los campos de Serradilla, Caceres, Plasen- 
cia, Trujillo, Coria, Hoyos, Navalmoral de la Mata, etc. Florece 
en verano. 

./. tuberosa DC.= Marrocas.-M.My comiin en toda la provin- 
cia. I''!. Junio, Agosto. 

Pcli mr in vulgaris Gsertn. — Muy comu.ii en las praderas y pa- 
cajes hiimedos de la mayor parte de la provincia. Fl. Junio, 
Ag-osto. 

P. Arabica Cass. — Tan comiin 6 mas que la anterior especie, 
habitando en los mismos sitios. Fl. Agosto, Septiembre. 

P. dyssenterica Gaertn. — Muy comiin en toda la provincia. y 
con especialidad en la regi6n central. YI. Agosto, Octubre. 

P. odora Rchb. — Crece en los alrededores de Serradilla, Villa 
Real de San Carlos. Caceres, Plasencia y Arroyo del Puerco. 
Fl. Julio. Agosto. 

Inula viscosa Ait. — Crece muy comiin en toda la Cordillera 
central de San Pablo, Montanchez. Fl. Septiembre, Octubre. 

J. graveolens Desf. Olivarda, Oiivardilla. — -Muy comiin en 
toda la provincia. Fl. Agosto, Octubre. 

Debido a lo olorosa que es esta especie usan las calatides para 
hacer con ellas infusiones que aplican como un excelente su- 
dorifico \ antiespasm6dico. 

/. Conyza DC— Crece en los montes de las sierras de Gredos 
\ Gata, como igualmente en la Cordillera central de San Pablo. 
Fl. Julio, Agosto. 

I. Iiirln L. — Crece * n los montes de la sierra de Gredos. El 
Sr. Rivas la ha recogido en los alrededores de la Cruz del Cancho 

srradilla). Fl. Agosto. 

1. salicina L. — Crece en los montes de Serradilla, Caceres y 
Villa Real de San Carlos. Fl. Junio. 

J. montana P.— Crece en los montes de las sierras de Montan- 
chez 3 Guadalupe, como tambien en la de Gredos y Cordillera 
central de San Pablo. Fl. Agosto. 



aoi) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. «i 



Tribu Buftalmeas. 

Asteriscus aquaticus Mo3nch.=Q/o de buey. — Muycomiin en 
toda la provincia. Fl. Abril, Julio. 

A . spinosus God. Gren. — Muy comiin en las cuencas del Tajo, 
Cordillera central de San Pablo y otros puntos. Fl. Abril, Agosto. 

Tribu Helianteas. 

Bidens tripartita L. — Crece en los camposy montes de Serra- 
dilla y Hoyos (Gata). Fl. Julio. 

B. cermia L.— Crece en la parte alta del Yalle de Plasencia, 
junto al nacimiento del do Jertes, en Tornavacas y sierra de 
Gredos, donde sube basta los 3.095 m. de altitud. Fl. Agosto, 
Septiembre. 

Tribu G-nafalieas. 

Filago Gfermanica L. — Comun en los terrenos aridos de Cace- 
res, Arroyo del Puerco y Cordillera central de San Pablo. Flo- 
rece en Mayo. Julio. 

F. spathulata Presl. — Muy frecuente en la region central de 
la provincia. Fl. Abril, Julio. 

F. minima Fr. —Crece en los campos de Plasencia, Hermita 
caida de la Herrera, Perdiguera, Serradilla, Monroy, Caceres. 
Fl. Junio, Julio. 

F. armnsis L. — Crece en los alrededores de la Yirgen de la 
Montana, en Caceres. Arroyo del Puerco. Navas del Madrono y 
otros puntos. Fl. Ago>t... 

F. G-allica L. — Crece en los campos de la mayor parte de la 
provincia, abundando mas en la parte central de los distritos 
de Plasencia y Coria. Fl. Abril. Agosto. 

Phagnalon sordidwm DC— Comun en los alrededores de Pla- 
sencia. Garrovillas, Talav/m, etc. Fl. Junio. 

Ph. saxatile (ass. — Solo hemos visto esta especie en las cuen- 
cas del Tajo, junto al puente del Cardenal (Villa Real de San 
Carlos I. Fl. Junio. 

Helichrysum Stcechas DC. — Muy comun en las paredes de la 
huerta del Abuelo, Yirgen de la Montana, en Caceres, etc. Flo- 
rece en Abril. Agosto. 



482 ANALKS DB HINT0RIA NATURAL. (19*) 

Bien desecada y machacada esta especie, la usa el vulgo como 
yesca, que la aplican para hacer fuego y restafiar las heridas. 

//. serothmm ~Boiss.=Pla/i/r/ yesqvsra. — Tan comun 6 mas 
que la especie anterior, teniendo la misma aplicaci6n. Fl. Ju- 
nio, Agosto. 

Qnaphaliwm luteo-album L. — Especie comun en toda la pro- 
vincia, y con preferencia en la sierra de Zapata. Fl. Mayo, Sep- 
tiembre. 

On. si/haticimi L. — La var. (i Carpetanum es frecuente en los 
montes de las sierras de Gata y Gredos; la forma tipica no he- 
mos podido hallarla. Fl. Ag-osto. 

Antennaria dioica Gaertn. — Crece, segun el Sr. Rivas y San- 
tos, en las altas cumbres de la Cordillera central de San Pablo. 
El Sr. Alonso dice la ha visto en la sierra de Gredos; nosotros 
no hemos podido comprobar ni una ni otra indicaci6n. Fl. f . 

Frax pygmaa Pers.— Crece junto a. la carretera de Caceres a 
Trujillo y en los campos de Plasencia. Fl. Mayo, Junio. 

E. exigua DC. — Habita en la dehesa de Casas de Marcos (Mal- 
partida) y Gavilanes. Fl. Abril, Junio. 

/.'. Carpetana Lg. — Ya hemos dicho en las generalidades de 
esta obrita que crece en la Cordillera central de San Pablo, pero 
linica y exclusivamente en la parte correspondiente a la region 
central; existe ademas en los montes de las sierras de Gredos 
y Gata. Fl. Junio. 

Micropus bomhjciniis Lag. — Ed los cerros de Santa Barbara y 
Calamoco (Plasencia), Virgon de la Montana, en Cacetvs. sie- 
rras do San Vicente, Montanchez y San Pedro. Fl. Mayo. 

M. erectus L. — Habita en los mismos sitios que la anterior 
especie y siempre mas abundante. Fl. Mayo. Julio. 

)/. supinus L.-Coraiin en los campos de Serradilla, Plasen- 
cia, Torrejon el Rubio y en los mas de la provincia. Flo- 
rece en Abril. Mayo. 

Tribu Artemisieas. 

Artemisia Assoana Wk. — En el Valle de Plasencia. Florece 

«'ll \-'osto. 

.1 . vulgaris L. Hierba de San .Ik mi. Planta de los medicos. — 
Crece en los campos de IMasencia, Aldeanueva del Camino. 
Torrej6n el Rubio y otros puntos. Fl. Junio, Agosto. 



(1W) Rivas Mateos.— KLOHA DE la provincia DE CACERES. 433 

El cocimiento hecho con esta especie es un excelente fe- 
brifugo. 

A . A brotanum \.=Hierba lombriguera.—T&l Sr. Alonso nos ha 
remitido un ejemplar recogido en los montes de Banos de Ba- 
nos. Nosotros no liemos visto esta especie espontanea, y hasta 
suponemos que el ejemplar recog-ido por dicho senor sea esca- 
pado del cultivo que con frecuencia se hace en los jardines de 
aquel balneario. Fl. Agosto, Septiembre. 

A . glutinosa ( ray.— En los campos de Plasencia y Hoyos, como 
igualmente en la parte meridional y central, Caceres, Casas de 
Millan. Fl. Agosto. Septiembre. 

A. variabilis Ten. — Muy comun en la parte baja de la sierra 
de Gata (Montehermoso), Cordillera Central de San Pablo y 
sierra de San Vicente. Fl. Junio, Septiembre. 

A. Gallica Wild. — En los terrenos esteparios de Caceres. 
Casar de Caceres. Arroyo del Puerco y Trujillo. Fl. Agosto. 
Septiembre. 

A. Aragonensis Lamk. — Tanto la var. a incana Boiss. como 
la p glabrescens Boiss. (A. valentina Lamk. etWild.) crecen en 
la dehesa de Casas de Marcos y Herguijuela de Guadalerma 
(Malpartida, Casas de Millan). Fl. Septiembre. 

A. Absinthium L.=AjejiJos. — Se encuentra, aunqne muy es- 
casa, en los montes de la sierra de Gata y cordillera central de 
San Pablo (eastillo de Mirabel y parte baja del puerto Castano). 
Fl. Mayo, Agosto. 

Tribu Antemideas. 

Achillea tomentosa L. — En los matorrales de la sierra de San 
Vicente y en las cuencas del Tajo. Fl. Mayo. 

A. Millefolium. =Mil en rama. — Comun en los campos mon- 
tuosos y humedos de la mayor parte de la provincia. Fl. Mayo, 
Junio. 

J . odorata L. — En las sierras de Gredos v Gata, como tarn- 
bien en las vegas del Tajo y Valle de Plasencia. Fl. Junio. 

A. Ageratwn L.— En los campos de Hervas, Aldeanueva del 
Camino y parte alta de la sierra de Guadalupe. Fl. Julio, 
Agosto. 

Santolina Chamaecyparissus L. — En los montes de Canave- 
ral, Casas de Millan. Serradilla, Villa Real deSan Carlos, todos 
de la Cordillera central de San Pablo. Fl. Junio. 

ANALBS DE HIST. NAT.— XXVIII. 28 



iU ANALKS DE HISTOTUA NATl'HAL. (191) 

.s. rosmarini/olia L. — La forma tipica en los montes de lag 
Corchuelas (Torrej6n el Rubio) y Virgen de! Puerto en Plasen- 
cia. La var. heterophylla Wk.. 6 sea la 'Sanlolina ci/itcscci/s Lair. 
6 S. rosmarini/olia var. (3 canescens B. . habita en la parte alta 
del Valle de Plasencia y sierra de Gredos. Fl. Mayo, Julio. 

8. oblongi/olia B. — En la sierra de Gredos y Gata, donde 
solo heinos visto la var. a oblusifolia Wb. Fl. Junio. 

Anacyclus Valentinus L. — En los campos de Navalmoral de 
la Mata, Casatejada, Serradilla, Casas de Millan. Hinojal, Pe- 
droso, etc. FL Abril, Agosto. 

A. clavatus Pers. -Magarza. — Muy comun en toda la pro- 
vincial lo mismo en la region central que en la occidental. 
FL Marzo, Ag-osto. 

Cota tinctoria Gay. — En la sierra de Gata y Gredos. bajando 
hasta el Valle de Plasencia. FL Julio. 

An the mis moit/ana L. — La var. y discoidea Gay. en los cam- 
pos limitrofes a Montehermoso , Aldeanueva de la Sierra y Pe- 
rales (sierra de Gata), Valle de Plasencia y sierras del Piornal 
y Gredos. FL Junio, Agosto. 

A . arvensis L. Magarzas. — Muy comiin en toda la provin- 
cia y con preferencia en la parte central. Fl. Marzo, Agosto. 

A. tuberculata Boiss. — En los montes de la sierra de Gredos 
y Dios Padre, bajando hasta los 750 m. en la de Guadalupe 
FL Junio, Julio. 

A. Cotula L. Magarza, Manzanilla fetida. — Muy comiin en 
todos los campos de la provincia. FL Abril, Agosto. 

La infusinn hecha con la sumidad florida es usada como f'« v - 
brifugo. 

A. no It'll 'is L. Ormenis noMlis Gay. -Manzanilla mum mi. — 
Habita el tipo en los sembrados de la mayor parte de la pro- 
vincia. La var. p discoidea B. es comiin en los sembrados de 
Plasencia. FL Abril, Julio. 

Las infusibnes hechas con las calatides de esta especie son 
asadas como cordial. 

.1 . mixta L.— Tan comiin 6 inns qrie la anterior especiej pre- 
dominando en los campos de Serradilla, Monroy, Caceres^ Pla- 
sencia, etc. Fl. Mayo, Agosto. 

Perideraafuscala Webb.— En los campos de Coria. Fl. Junio. 

/'. aurea Wk. Manzanilla, manzanilla /na. —'En los campos 
de Caceres, etc. 



(195) Rivas Mateos. — klora de la provincia de c a ceres. 435 

La infusi6n hecha con las calatides se usa como sudorifico 
y antiespasm6dico. 

Tribu Tanaceteas. 

Matricaria Ghamomilla L.— Nosotros hemos tenido ocasion 
de recoger algunos ejemplares en la Cordillera central de San 
Pablo y junto a la cuenca del Tajo. Fl. Julio. 

Leucanthemum vulgare Lamk. — En los carapos de Caceres, 
Monroy, Casas de Millan, Serradilla, Torrej6n el Rubio, Villa 
Real de San Carlos, etc. Fl. Mayo, Agosto. 

L. pallens DC. — Crece en Jerte, cerca de Plasencia (Bourg.); 
nosotros hemos recog*ido esta especie en el Valle de Plasencia 
y en la Bazagona. Fl. Julio. 

L. montanum DC. — En los campos de Serradilla, Caceres y 
otros sitios. Fl. Julio, Agosto. 

Pyrelhrum Alpinum Wild. — En las cumbres de la sierra de. 
Gredos, siendo rara por bajo de los 2.000 m. Fl. Agosto. 

P. Hispanicum Wk. — La var. sulphureum (Pyrethrum sul- 
pkureum Boiss. et Reut.) es frecuente en la sierra de Gredos, 
Valle de Plasencia, Gata y Guadalupe; la var. pulverulenUvm 
habita en los campos de Serradilla, Casas de Millan y Coria; 
por ultimo, la var. versicolor crece en los montes de la sierra 
del Villar y Gredos. Fl. Junio, Agosto. 

P. cori/mbosum Wild. — Crece en los montes de la Cordill 
central de San Pablo, Caceres, etc. Fl. Mayo, Julio. 

P. Parthenium Sm. — Aunque es una planta m\\y cultivada 
en los jardines y huertas, es espontanea en los parajes hume- 
dos del Orinal de la Virgen y Valle del Tietar. Fl. Mayo, Julio. 

Tanacetum milgare L. — En el Valle de Plasencia. campos de 
Navalmoral de la Mata y Casatejada. Fl. Julio, Agosto. 

T. Balsamita L. — En los campos de Valencia de Alcantara, 
Cilleros \ Herreruela, en donde la denominan con el noml 
vulgar de ffierla de Santa Maria \ Efierba cetrina. Fl. Agosto. 

T. a. a ,n' in it L. — En las cuencas del rio Tajo (Derriscadero) y 
Puente Mantible, San Vicente y Bazag-ona. Fl. Septiembre. 

7\ microphyllum DC. — Comiin en los montes de 1ms sierras 
meridionales, Montanchez, San Pedro. Guadalupe y San Vi- 
cente; mas escasa en las septentrionales y centrales, Gredos, 
Tras la Sierra y Cordillera central de San Pablo. VA nombre 
vulgar de Gamarastab Qaramasta no es. como dice el Sr. Amo 



<:« A.NALES DE IllSTolUA NATIKAL. (.196) 

y Mora en su Wlora espafiola, correspondiente a esta especie, 
sino a la Proloiujon pectinata Boiss. Fl. Septiembre. 

Prolong oa pectinata \\.=Garamasla, Gamavasta. — Comun en 
los campos de Serradilla. Plasencia, sierras de Gredos, Gata y 
rordillera central de San Pablo. Fl. Abril, Mayo. 

Chrysanthemum sr(/<>/ii„i Clus.= Ojos de sembrados. — Muy co- 
mun en los terrenos cultivados de toda la provincia. Fl. Mayo,. 

Coleostephus Myconis Cass. — Crece en el Valle de Plasencia, 
Cordillera central de San Pablo y en Caceres. Fl. Abril. Mayo. 

Tribu Seneeioneas. 

Doronicum Pardalianches L. — La var. p Carpetanus (Doroni- 
cum Carpet a it us Boiss. et Reut.) es frecuente en la sierra de 
Gredos, Villar y Tras la Sierra. Fl. .Innio, Julio. 

A mica montana L. — Es tan escasa el arnica en la provincia, 
que tan solo liemos podido recoger dos ejemplares en las cura- 
bxes de la sierra de Gredos, a 2.415 m. (alto Madrigal), siendo 
probable abunde mas en la parte de sierra correspondiente a 
la vecina provincia de Avila. Fl. Agosto. 

Senecio Doria L. — En los campos del Valle de Plasencia y. 
vegas de los rios Tietar y Tajo. Fl. Julio, Agosto. 

S. Tournefortii Lap. — La var. p Garpetanus Wk. es frecuente 
en la sierra de Gredos y Valle de Plasencia. mientras que la 
vai-. -- I ragonensis Wik. crece, aunque muy escasa, en la sie- 
rra de Gata junto a Perales. Fl. Junio, Agosto. 

S. Carpetanus B. et R.— Muy escasa, pues tan solo la hemos 
\ isto en la cumbre de la sierra de Gredos y en el limite de las 
dos provincias de Caceres y Avila. Fl. Agosto. 

S. A uricula Bourg-.— En los campos pr6ximos a Villa Real de 
San Carlos y junto al puente del Cardenal (Tajo). Fl. Abril, 
Julio. 

S. artemisi&folius Pers. — En las sierras de Gata y Gredos, 
bajando hasta la parte alta del Valle de Plasencia, junto al 
nacimiento del rio Jerte (Tornavacas). 1. Junio, Septiembre. 

S. aquaticus B. — En bastante abundancia en la cordillera 
central de San Pablo: menos abundant.- en Plasencia, Hoyos, 
Caceres. Fl. Julio, I ictubre. 

S.foliosus Salzm. — En los alrededores de Uetamosa, Jarai- 
cejo, Trujillo y Arroyo del Puerco; menos frecuente en la parte. 



fl&T) Rivas Mateos.— flora de la provincia df, caceres. 437 

septentrional, Aldeanueva del Camino y Garganta de Banos. 
Fl. Junio, Ag-osto. 

S. erraticus Wk. — En los altos picachos de las sierras de 
(lata y Gredos, comprendiendo una altitud de 2.000 a 2.527 m. 
(Picacho alto de Perales y morrion de Gredos). Fl. Julio, Sep- 
tiembre. 

S. Gallicus Chaix. = A rn i ca falsa. — Muy comun en los te- 
rrenos cultivados de toda la provincia, lo rnismo de la region 
central que de la occidental. Fl. Marzo, Mayo. 

S. mimitus DC. — En los contornos del caserio de Herguijuela 
de Guadalerma y en la ribera de Los Merinos (Casas de Millan). 
?1. Mayo, Ag-osto. 

S. li rid as L.— En los campos proximos a la venta de la Vina 
y Aldeanueva del Camino, como asimismo en la Virg'en del 
Puerto en Plasencia. Fl. Marzo, Agosto. 

S. vulgaris h.=Hierba cana. — Muy comun en los terrenos 
humedos y cultivados de toda la provincia; la var. pradiatus 
crece, segun el Sr. Amo y Mora, en Caceres. No hemos podido 
comprobarlo. Fl. en todo el ano. 

S. sylvaticus L. — Habita con preferencia en la region central 
y de esta en la parte septentrional. Plasencia, Hoj'os, Banos, 
Aceitunilla. Aldeanueva del Camino, etc., sin que por eso no 
exista en la occidental, Herrernela. F. Julio. 

Tribu Calenduleas. 

Calendula aroensis L.=Flor de muerto. — Muy comun en toda 
la provincia. Fl. Enero, Mayo. Julio. Bien machacadas las ho- 
jas las emplea el vnlg'o para curar las beridas. 

I > i ' i - m i \ segunda. — Cinarocef alas* 

Tribu Xerantemeas. 

Xeranthenmm inapertum Wild. — Habita en los campos de 
Casas de Millan, Aldeacentenera, Trujillo, Caceres, Arroyo del 
Puerco, Herrernela y otros sitios. Fl. Junio, Ag-osto. 

Tribu Carlineas. 

StceheUna dubia L. — Crece en las marg'enes del arroyo Bal- 
buena (Chiquero del Tietar), veg-as del Tajo junto a las aceiias 
de los Peregrinos y en el valle de Plasencia. Fl. Mayo. 



4Ii* ANALES HI. HIST0RIA NATURAL. (198) 

Atractylix vtwceliata L. — Se encuentra en tos campos de Pa- 
sar6n y Arroyo Molino (sierra del Barraoi. Fl. Abril. Junio. 

Carlina vulgaris L. — Es muy comun en toda la region cen- 
tral, Plasencia, Navalmoral de la Mata, Casatejada, Hoyos, eic; 
inenos frecuente en la occidental. Caceres, Arroyo del Puerco. 
Fl. Mayo. A.gosto. 

C. racemosa L. — Crece en las inmediaciones a Torrejon el 
Rubio y Retamosa, como igualmente en la sierra de Guada- 
lupe. Fl. Julio. Agosto. 

C. corymbosa L. — Crece con bastante abundancia en los cam- 
pos de Mirabel, El Cucbillar, Cabezas Pardas, La Roinana, 
Riolobo y otros muchos sitios. Fl. Mayo. Julio. 

Tribu Cartameas. 

Kentrophyllwm lanalum DC J. = Cardones . — Muy comun en 
toda la provincia, lo mismo en la region central que en la oc- 
cidental. Fl. Junk), Agosto. 

Carduncellus araneosus B. et R. — Crece en los campos de Na- 
valmoral de la Mata y Casatejada ; no se encuentra, que sepa- 
mos, en ningun otro punto de la provincia. Fl. Junio. 

C. MonspeliensiiiM All. — Habita en el puerto de Mirabete de 
la cordillera central de San Pablo. Caceres. Serradilla, Plasen- 
cia. Fl. Junio, Agosto. 

C. pinaatus DC. — Habita en los terrenos esteparios de Arroyo 
del Puerco, Caceres y Trujillo. Fl. Mayo, Junio. 

Trihu Centaurieas. 

Gnicus fienedictus li.=Cardo santo. — Muy comun en los ba- 
rrancos de la mayor parte de la provincia. Fl. en Abril. 

Centavrea t/spera L. — Tanto la var. genuina como la snbiner- 
mis DC. son frecuentes en la provincia. Fl. Mayo, Julio. 

C. Calcitrapa L.=Cardo cs/rr/hido, Abrepuiios. — Es una espe- 
cie muy vulgar por toda la provincia, y sobre todo en la region 
central. Fl. Junio. Septiembre. 

C. melitemis L.— Tan comun 6 mas que la anterior especie. 
Fl. Mayo, V.gosto. 

C. eriop/iiH'i I..— Crece en los campos de Caceres, .laraicejo, 
Valle de Plasencia y alrededores de Aldeanueva del Camino. 
Fl. Mayo. 



(,199; Rivas Mateos. — flora de la puovincia de caceres. ,439 

C. omnia Wild.= Car do amarillo ode oro, A brepunos.— Las 
dos var. a macrocephala Wk. y p microcepkala Wk. son comu- 
nes en toda la provincia, y con especialidad la primera que 
invade todos los sembrados y praderas; la seg-unda habita con 
preferencia en terrenos uiDutuosos, cordillera central de San 
Pablo, Gredos, etc. Fl. Junio, Septiembre. 

C. collina L. — Car do uvero. — Habita en los contornos de Se- 
rradilla, Caceres, Plasencia, Casatejada, Jerte, en donde abun- 
(la con preferencia en los vinedos orig*en del ::ombre vulg-ar, 
como tambi6n el de estar tlorido cuando maduran las uvas. 
Fl. .Julio, Ag-osto. 

C. ceiilauroides L. — Crece en las inmediaciones al puente 
del Arzobispo, correspondiendo a nuestra provincia, Casa Te- 
nera (Tajo). Fl. Julio. 

('. Toleiana B. et R. — Especie encontrada por el Sr. Rivas y 
Santos en los alrededores de la Cruz del Cancho y Santa Cata- 
lina (cordillera central de San Pablo). Fl. Mayo. 

('. Schousbm Lg^e. — Bajo la fe de Schousboe publicamos esta 
^specie que dice 61 haber recog-ido en las cercanias del monas- 
terio de Yuste. Nosotros no la hemos visto ni en el indicado 
sitio ni en ning-una otra parte de la provincia. Fl. f. 

C. Caslellana B. et R. — En las inmediaciones de Plasencia, 
Navalraoral de la Mata, Caceres, Hoyos, etc. Fl. Julio, Ag-osto. 

C. ScaMosa L. — Comun en toda la sierra de Gredos, como 
igualmente en la de Gata y parte alta del Valle de Plasencia 
(Tornavacas). Fl. Mayo, Junio. 

C. linifolia Vahl. — Crece en los campos de Navalmoral de la 
Mata y Casatejada. Fl. Mayo, Julio. 

( . nigra L. — Crece en la sierra de Guadalupe, Montanchez 
\ '-ordillera central de San Pablo. Fl. Julio, Septiembre. 

C. Carpetana B. et R. — Habita en el Valle de Plasencia, Gata, 
Gredos, bajando, aunque muy escasa, hasta las cumbres de 
Miravete y Deleitosa. Fl. Mayo, Ag-osto. 

C. Jacea L. — Se encuentra bastante escasa en las praderitas 
de la sierra de Gredos, Madrigal, Chozas. Fl. Mayo, Julio. 

C. alba L. — La var. deusla DC. es muy comun en losmontes 
centrales, Serradilla, Plasencia, Caceres, etc. Fl. Mayo, Julio- 

Microlonclms Clusii Sp&Qh.=Bscobones. — Muy comun en los 
campos limitrofes a Villa Real de San Carlos, Navalmoral de, 
la Mata, Logrosan, Trujillo, etc. Fl. Mayo, Junio. 



Ho ANAI.KS DE B1STORIA NATURAL. (200 ; 



Tribc Crupineas. 

Cm pi mi vulgaris Cass. — Es comun en los alrededores de Pla- 
sencia, Boyos, Navalmoral de la Mata, Cacei s, Trujillo, Se- 
rradilla, etc Fl. Mayo. 

Tbibii Serratuleas. 

Serratula pinnatifida Poir. — Hnbita en las inmediaciones de 
Villa Real de San Carlos, Serrejon y otros puntos. Fl. Mayo. 

S. rm dica tt lis Grll. — Habita, segun Barnacles, en la sierra de 
Guadalupe? Fl. f . 

Leuzea coni/era DC.=Cardo santo, earth* del ndcar. — Habita 
en los campos de Aldeanueva del Camino, La Gamera (Serra- 
dilla) y en el valle del Tietar. Fl. Mayo, Julio. 

Jurinea humilis DC. — Crece en los campos limltrofes a Coria, 
Calzadilla y Plasencia: mas frecuente en la parte meridional 
y central. Serradilla, Casas de Millan y Arroyo del I'uerco. 
Fl. Mayo, Julio. 

/. pinnata DC. — Se encuentra en bastante abundancia en 
las inmediaciones de Trujillo, Logrosan, Aldeacentenera. Ca- 
ceres y La Cumbre. Fl. Abril, Julio. 

Lappa minor DG.=Bardana. — Creee con bastante abundan- 
cia en los sitios incultos, humedos y sombrios de la mayor 
parte de La provincia, Isla de Plasencia, Garganta de Serradi- 
lla, Marco de Caceres, etc. Fl. Junio. &gosto. 

L. major G&rtn. =Zampazo, Bardana mayor. — Babitapr6xi- 
mamente en los mismos sitios que la anterior y en el Valle de 
Plasencia, en donde es muy escasa la L. minor. Fl. Julio. 
Agosto. 

Tiubu Carduineas. 

Onopordon Acanthivm.—Cardo borriquero. — Eo muy comun 
en toda la provincia. Fl. Junio, Agosto. 

0. ttlyricwm L. — Crece en las inmediaciones a Casatsjada, 
Garrovillas, Retamosa y Trujillo. Fl. Junio. Agosto. 

0. nervosum B. — Habita, segiin el Sr. Rivas y Santos, en las 
margenes del Arroyo Carrasqueto de Serradilla. Fl. Abril, 
Mayo. 



(201) Rivas Mateos. — flora de la provincia de caceres. 441 

Bouryma humilis Coss. — Muy comun en la dehesa boyal de 
Serradilla, Casas de Millan y Villa Real de San Carlos. Florece 
en Mayo. 

Cynara Tournefortii B. et R. — Campos de Berzocana, Torna- 
vacas, Arroyo del Puerco y Serradilla. Fl. Junio, Ag-osto. 

Picnomom acarna Coss. = Car do bianco, car do de la Viryen. — 
Muy comiin en toda la provincia, predominando en la parte 
meridional y central. Fl. Julio, Ag-osto. 

Cirsium eriophorum Scop. — Se encuentra en las veg-as del 
rio Tietar (Bazag-ona), Valle de Plasencia, Majadas, Salorino y 
Gamera de Serradilla. Fl. Julio. 

C. odontolepis B. — Hemos visto esta especie abundar en la 
falda N. de la sierra de Gredos, rara en la S., nula en la parte 
montuosa de umbria. Fl. Ag-osto, Octubre. 

C. crinilum B. — Crece, aunque muy escasa, en las altas cum- 
bres de las sierras de Gata y Gredos (1.900 a 2.400 m.) Fl. Ju- 
lio, Ag-osto. 

C. lanceolatum Scop. —En toda la provincia, abundando en 
la reg-ion central. Fl. Julio, Agosto. 

C. Monspesulanum All. — Crece en los campos de Herreruela, 
Caceres, Torrequemada, Garrovillas. Fl. Junio, Ag-osto. 

C. arvense Scop. — Muy comiin en toda la provincia, en donde 
se la conoce con los nombres vulg-ares de Cardo burrcro, C ar- 
il illos de pastor y Abrepuftos burrero. Fl. Junio, Ag-osto. 

Cardmis cHspus L. — Crece en las veg-as del Tietar (Bazag-ona, 
Chiquero) y en los campos de Aldeanueva del Camino, junto 
a la estacion del ferrocarril. Fl. Junio, Ag-osto. 

C. Reuteriamis ~Boiss.=Cardo borriquero. — Muy comiin en las 
inmediaciones de Torrequemada, Montanchez y La Cumbre. 
Fl. Abril, Julio. 

C. Gayanus Dur. — Transcribimos Integra la indicacion que 
existe en la Flora espanola del Sr. Amo y Mora: «Habita en la 
sierra de Tormentos. mas arriba de Jerte, cerca de Plasencia 
(Bourg\)>; No sabemos exista tal sierra en la provincia, y ade- 
mas cerca de Plasencia no se encuentra dicha especie, y si 
unicamente en las sierras de Gredos, Gata y parte alta de la 
cordillera central de San Pablo. Fl. .lunio, Ag-osto. 

C. tenuifloriis Curt. — Es una especie que, aunque esparcida 
por toda la provincia, no abunda en ning-iin punto; Serradi- 
lla, Caceres, Plasencia, Trujillo. Fl. Mayo, Julio. 



M AN ALLS l)K H [STOMA NATURAL. (»«) 

C plat '//pus Lge. — Crece en las inmediaciones de V r illa Real 
de San Carlos y junto al puente del Cardenal. Fl. Janio, Julio. 

C. nutans L. — Muy comun en los alrededores de Plasencia, 
Casas de Millan , Pedroso, Arroyo del Puerco y Navas del Ma- 
drono. Fl. Junio, Julio. 

C. medius Gouan. — Quiza sea una de las especies mas gene- 
ralizada en la provincia. viendola en toda clase de terrenos, 
sin respetar el clima ni la altitud, razon por la cual la encon- 
tramos en la estepa de Caceres, montes de la sierra de Zapata 
y Arenal Gordo. Fl. Junio. Septiembre. 

Tribu Silibeas. 

Galactites tomentosa Mcench. — Crece, segrin los datos adqui- 
ridos por el Sr. Alonso, en las inmediaciones de Jerte y Tor- 
navacas. Fl. Junio. 

Sylibvm Marianum G^vU\ = Cardo lechal , Cardo de Maria, 
cuentas de rosario. — Muy comun en los alrededores de los po- 
blados. Fl. Mayo, Agosto. 

Tribu Equinopsideas. 

Echinops Ritro L.=Cardo de la yesca. — Crece en las inmedia- 
ciones de Serradilla. Fl. Julio, Agosto. 

E. slrigosus L. — Habita en los campos de Perales, Aldea- 
nueva de la Sierra, Caceres, Torrequemada, etc. Fl. Mayo. 

Divisi6n terceba. — Cicoraceas. 
Tribu Escolimeas. 

Scolymus Hispanicus h.= Cardillos. — Muy comun en toda la 
provincia, principalmente en la parte central y septentrional. 
Fl. Julio, Agosto. Las hojas mondadas y sin parenquima las 
usan como verdura. 

S. maculatus L. — Crece en los mismos sitios que la especie 
anterior, pero menos frecuente. Fl. Junio, Julio. 

Tribu Hyoserideas. 

Cichorium Inlybus L.=AcMcoria amarga. — Especie comun 
en toda la provincia, y de prefereucia en la region central. 
Fl. Julio, Septiembre. 



(•-><>:! Rivas Mateos. — kloka i>l<: la provincia de caceres. U9 

Tolpis borbatu Gsertn. — Muy comiin en toda la provincia, en 
donde prefiere los prados, huertas y viiiedos. Fl. Abril, Octubre. 

Hedypnois Cretica Wild. — Crece en las inmediaciones de San 
Vicente, Valencia de Alcantara, Arroyo del Puerco y otros pnn- 
tos meridionales y centrales. Fl. Abril. .lulio. 

H. polymorph! DC. — Crece en la mayor parte de la provin- 
cia y con preferencia en la region central, Serradilla, Plasen- 
cia, Navalraoral de la Mata y Bazagxma. Fl. Marzo, Julio, Sep- 
tiembre. 

Hyoseris scabra L. — Habita en los terrenos siliceos 6 rara vez 
arcillosos de Casas de Millan, Canaveral y Valle de Plasencia. 
Fl. Abril, Mayo. 

H. radiata L. — Es muy frecuente en los campos de Torre- 
quemada, Galisteo, Riolobo, etc. Fl. Marzo, Noviembre. 

Tkibu Catananqueas. 

Catananche cwndea L. — Habita en la parte baja de la sierra 
de Gredos y en el Valle de Plasencia. Fl. Mayo, Septiembre. 

Tribu Lapsaneas. 

BispideUa Hispanica Larnk. — En la dehesa Herg-uijuela de 
Guadalerma y Casolilla (Casas de Millan). Fl. Abril, Mayo. 

Ldpsana communis L. — En los campos de Coria, San Martin 
de Trevejo, cuencas del arroyo Barbaun (Malpartida de Pla- 
sencia), Miajadas, Arroyo Molino, etc. Fl. Abril, Ag-osto. 

Rhagadiolus steUatus DC. — En la region central de la pro- 
vincia, Plasencia, Hoyos, Navalmoral de la Mata; escasa en la 
occidental, Valencia de Alcantara. Fl. Febrero, Ag'osto. 

Arnoseris pusilla Gaertn.= Lapsana pusilla Wild. — Crece en 
los campos de Tornavacas, Jerte, Valle de Plasencia, Coria y 
Serradilla. Fl. Mayo, Junio. 

Tribu Leontodonteas. 

Thrmcia tuberosa DC. — Muy coinun en los prados y terrenos 
bumedos de toda la provincia. Fl. Marzo, Noviembre. 

T. hispida Roth.-r-Crece en losmismos sitios que la anterior 
especie, siendo aiin mas abundante sobre todo en la parte cen- 
tral. Fl. inviernoy verano. 



141 ANALKS DK HISTOIMA NATURAL. (201) 

Kalbfussia Sahmanni Schultz. — Crece, segiin Schousbce, en 
la provincia. Nosotros no hemos p'odido comprobar la indica- 
c.iun PI. f. 

Leontodon Carpetanus Lge. — Crece, seg-un el Sr. Alonso, en 
las altas cumbres de la sierra de Gredos. Fl. Mayo. 

L. ant n mimic L. — En las sierras de Gatay Gredos. Fl. Mayo, 

L. II is/ni, tims Merat. — Vive en los campos de Montehermoso. 
Valencia de Alcantara, Salorino, Zorita y sierra de Guadalupe. 
Fl. Abril, Junio. 

Picris hieracioides L. — En los alrededores de la Cruz del Can- 
cho, Casas de Marcos (Malpartida de Plasencia) yen los prados 
de Arroyo Molino. Fl. Julio, Agosto. 

Helminthia ecMoides Gaertn. — Especie bastante comun en la 
provincia, y de esta en la regi6n occidental, Valencia de Al- 
cantara, Herreruela y San Vicente. Fl. Abril, Julio. 

Urospermum Daleckampii Desf. — En los prados del Jerte y 
en los de Serradilla (vegas del estanque y la Gamera), Cacc- 
res.'Fl. Abril, Mayo. 

U. picrioides Desf. — En las inrnediaciones al valle del Hele- 
cho (Mirabel, Serradilla). Fl. Abril. 

Tribu Escorzonereas. 

Podospermum laciniatum DC. = Telas de vaca. — Crece en la 
mayor parte de la provincia, Caceres, Arroyo del Puerco, Ho- 
yos, Plasencia, Coria y Trujillo. Fl. Abril, Mayo. 

Scorzonera Hispanica L.= Escorzonera. — La var. crispatula 
Boiss. es frecuente en la provincia; la var. latifolia Koch, aun- 
que menos abundante, existe por lo g-eneral en los mismos 
sitios; y por ultimo, la var. gratifolia Wallr. sulo la hemos 
visto en la Bazag-ona. Fl. Abril, Julio. 

Sc. humilis L. — La var. angustifolia es bastante frecuente 
en los terrenos cultivados y praderas de la cordillera central 
de San Pablo y Valle de Plasencia. Fl. Abril, Julio. 

Tragopogon pratense L.=Barba cabruna, Brochones. — Es muy 
'■omun en las praderas y sitios humedos del Valle de Plasen- 
cia, Tornavacas, Jerte, Serradilla, etc. Fl. Mayo. 

T. dubius Vill. — En los mismos sitios que la anterior. Flo- 
ivce en Mayo, Julio. 

T. austrdlis Jord.— En los campos de Aldeanueva del Cami- 



(205) Rivas Mateos. — flora dm la prqvincia de caceres. 445 

no y alrededores de la Venta de la Vina (carretera de Bejar). 
Fl. Mayo, Julio. 

T. porrifolhis DC. — Nosotros poseemos ejemplares recogidos 
por el Sr. Rivas y Santos en el valle Helechal de la Cordillera 
central de San Pablo. Fl. Abril, Junio. 

T. croci folium L. — Habita, coroo todas estas especies, en las 
praderas humedas del Valle de Plasencia, Bazagona, Hervas 
y en las de Guadalupe. Fl. Junio. 

Tribu Hipoquerideas. 

Hypoch&ris radicata L. — Muy comun la var. a rostrata Moris 
en los alrededores de Serradilla, Casas de Millan y en las mas 
de la provincia. Fl. Abril, Septiembre. 

H. glabra L. — Crece en los eampos de Serradilla, Casas de 
Millan, Casatejada, Navalmoral de la Mata y otros puntos, es- 
pecialmente de la region central. Fl. Mayo, Julio. 

H. maculata L. — Habita en los montes de la sierra de Gua- 
dalupe y montes de la reg , i6n central. Fl. Julio, Agosto. 

Tribc Condrileas. 

Chondral a juncea L.=Achicorw dulce. — Es comun en la ma- 
yor parte de la provincia, abundando en el Valle de Plasencia 
y toda la region central. Fl. Junio, Ag-osto. 

Taraxacum Dens-leonis Desf. = Taraxacon , Dientes de Icon.— 
Especie mny comun en las praderas y terrenos arcillosos hu- 
medos. Fl. invierno, verano. Lashojaslas comen en ensalada. 

T. ohovatum DC. = A chicoria , Taraxacon. — Tan comun como 
la especie anterior, existiendo en los mismos sitios. Fl. Marzo, 
Julio. 

T. pij rrh opappum Boiss. et Reut. — Crece en los campos de 
Serradilla, Villa Real de San Carlos y en los montes no muy 
elevados de la cordillera central de San Pablo y sierra de Mar- 
ch6n. Fl. Junio, Ag'osto. 

Tribu Lactuceas. 

Picridium vulgare Desf. = Lech ii</ui no.— Habita en los terre- 
nos hi'imedos y cultivados de toda la provincia. Fl. Abril, Mayo. 
Microrrh ynchus nudicaulis Lees.— Seg-un el Sr. Rivas y San- 



•14« ANALKS DE IIISTOIJIA NATURAL. (208) 

tos es una especie propia de los alrededores del castillo de 
Monfragiie (cordillera central de San Pablo). Fl. Abril. 

Zollikoferia resedafolia Coss. =Scorzbnera resedafolia L. — 
Comun en los terrenos esteparios de Caceres, Arroyo del Puer- 
co y campos Aranuelos. Fl. Mayo, Ag-osto. 

Z. pumilla DC. — Crece en Tos mismos sitios que la especie 
anterior y en la cordillera central de San Pablo. Fl. Junio, 
Agosto. 

Lactuca muralis Gaertn. — Crece en los montecitos de la de- 
hesa Herguijuela de Guadalerma y Los Merinos (Casas de Mi- 
llan, Talavan). Fl. Abril, Ag-osto. 

L. vi mi 'a c(i Link. — Habita en las inmediaciones de Plasen- 
cia y Arroyo del Puerco. Fl. Mayo. Octubre* 

L. perennis L. — Crece en los montes carpetanos, sierra de 
Gredos, Gata, y desciende hasta el Valle de Plasencia y altas 
cumbres de la sierra de Miravete, donde es muy escasa. Flo- 
rece en Marzo, Ag-osto. 

L. tenerrina Pour.— Se encuentra en los campos de Hervi'is. 
Aldeanueva del Camino, Garganta de Banos y en el puerto de 
Miravete. Fl. Julio, Septiembre. 

L. saligna L.=Cerrajerilla mayor. — May comun en toda la 
provincia, habitando con preferencia en terrenos cultivados. 
Fl. Junio, Julio. 

L. Scariola L.=Serrallona.—Es frecuente en los alrededores 
de Plasencia, Serradilla, Valle do Plasencia, Caceres, Trillo y 
en los montes de la sierra Deleitosa. Fl. Mayo, Octubre. 

L. saliva h.=Lechuga. — Originaria de la India, es muy co- 
mun el cultivo de esta especie, raz6n por la cual es frecuente 
hallar ejemplares escapades del cultivo y subespontaneos en 
los campos proximos, comu tanibien en los remansos y \ t\i_:-;i s 
de los rios. Fl. Julio. Agosto. 

A. virosa L.=LecAuga de los campos, lechuga de in leche. — Es- 
pecie mux comun en toda la provincia. Florece en Junio, Sep- 
tiembre. 

Sonckus crassifoliwm Pourr. — Crece en Villa Ileal de San 
Carlos j dehesa de Arena! Gordo. Fl. Abril. Mayo. 

S. in n ni'i mi's L. — Habita en <■! valle del Tietar, campos de 
Caceresj parte baja de la cordillera central de San Pablo. Flo- 
rece en Junio, Julio. 

S; palustris L— Habita en las inmediaciones de Serradilla y 



(207) Rivas Mateos. — flora de la provincia he caceres. 447 

Casas de Millan. Es muy rara en la parte meridional. Logro- 
san, Fl. Julio, Ag'osto. 

S. (irrctisis L. Ccrrajas. — Muy comun en la provincia de 
Oaceres, prefiriendo los campos de cultivo. Fl. Julio, Agosto. 

S. oleraceus L.=Cerrafas, Acerrajas. — Especie muy comun 
en toda la provincia. Fl. en todas las epocas del ano. 

S. asper Vill.=Cerrajas.— Habita en los mismos sitios que la 
especie anterior. Fl. Junio, Ag-osto. 

Tribu Crepideas. 

Zazintha verrucosa Gaertn. — Se encuentra en la parte alta 
del Valle de Plasencia y en la cordillera central de San Pablo. 
Fl. Abril, Mayo. 

Crepis pulchra L. — Crece en las inmediaciones de Aldeanue- 
va del Camino. Garganta de Banos y Torrejon el Rubio. Flo- 
rece en Abril. 

C.fcetida L.— Crece en los campos de Caceres, Plasencia, etc. 
Fl. Junio, Agosto. 

('. tdraxacifolia Thuill. — Muy comun en toda la provincia, 
sobre todo en la parte central 6 meridional. Fl. Mayo, Junio. 

C. biennis L. — Habita, aunque poco frecuente, en la region 
central. Navalmoral de la. Mata. Bazagona y parte baja del 
valle del Tietar (Chiquero y Portilla). Fl. Abril. 

C. rirctts L: — Se encuentra en los campos de Arroyo del Puer- 
co, Garrovillas. Torrequemada, Caceres, etc. Fl. Enero, Marzo, 
Septiembre. 

C. albi&a Vill. — Es frecuente en la cordillera central de San 
Pablo, Yirgen de la Montana en Caceres, subiendo hasta las 
sierras de Gata y Gredos. Fl. Marzo, Agosto. 

Hieracium myriadenum B. et R. — Publicamos esta especie 
bajo la fe del Sr. Alonsp, fl cual dice haberla encontrado entre 
los penascales de las alias cumbres de la sierra de Gredos y 
ya en territorio extremeno. Fl. Mayo, Junio. 

If. Pilosella L. — Se encuentra en los picachos de las sierras 
de Gata y Gredos, ;'i 'J. Oil y 2.327 m., y baja hasta la cordillera 
central de San Pablo, entre los 600 y 975 m. (Puerto de Mira- 
vete alto). Fl. Junio, Septiembre. 

H. Castellanum I!, et II. — Habita en las sierras, lo mismo de 
la region central que de la occidental, y en los montes de Ca- 
ceres y Plasencia. Fl. Junio, Agosto. 



IH WALES UK HISTORIA NATl KAL. (208) 

H. spathvhihi ni Scheele. — Otra de las especies que el seiior 
A.1oqso dice haber recogido en la sierra de Gredos, y que nos- 
otros no hemos podido comprobar. Fl. Junio. 

//. Carpetanum Wk. — Especie propia de la regi6n central, 
pues nosotros solo hemos podido hallarla en el Valle de Pla- 
sencia y en la sierra de Gredos en una de las excursiones que 
verificamos en el mes de Julio, epoca en que esta fiorecida. 
Mas tarde el Sr. Alonso nos ha remitido un ejemplar de esta 
especie recogido en el mes de Agosto en los alrededores de 
Tornavacas. Fl. Julio, Agosto. 

//. murorum L. — Creceen los montes de la cordillera central 
de San Pablo, sierras de Montanchez y San Pedro, como tam- 
bi6n en los alrededores de Villa Real de San Carlos. Fl. Junio, 
Ag-osto. 

H. vulgatum Fi\— Habita en los mismos sitios que la anterior 
subiendo hasta los 2.311 m. en Gredos. Fl. Julio. 

Andryala Ragusma L. = Borreguinas. — Muy coraun en los 
cainpos de Plasencia, Aldeanueva del Camino, Garg-anta de 
Hanos, etc.; menos frecuente en la region meridional, Torre- 
quemada, etc. Fl. Abril, Mayo. 

A. integr? folia L. — Crece en los alrededores del Pedroso y 
Casas de Millan. Fl. Junio. 

A. sinuata L. — Tan coraun como las especies anteriores, ha- 
llaudose con preferencia en los terrenos arcillosos de Naval- 
moral de la Mata, Casatejada, etc. Fl. Junio, Julio. 

A. arenaria B. et R. — En las inmediaciones al caserio de la 
Il'Tguijuela de Guadalerma y en las vegas de la Tahefia (Ca- 
sas de Millan y Tajo). Fl. Abril. 



1NDICE 



DEL TOMO OCTAVO, SEGUNDA SERIE (xXVIIl), DE LAS MEMORIAS 
1)E LA SOCIEDAD ESPANOLA UE HISTORIA NATURAL. 



Pags. 
Merino (R. P. B.)— Contribuci6n a la flora de Galicia. Supleinento II. 

(Laininas i, n y in) 5 

Jimeno (H.)— El profesor D. Bruno Solano Torres 31 

Castellarnau (J. M.) — Las traqueddas de los Pinus. (Laininas iv, v, 

vi y vn) 41 

Malcolm Burr. — Essai sur les Eumastacides, tribu des Acridiodea. 

(Laminas vm, ix y x) 75 

Chaves (F.) — Ensayoxle fisiologi'a mineral. Estudio sobre las pseudo- 

morfosis de proceso quimico 113 

Rivas Mateos (M.)— Estudios preliminares para la flora de la provin- 

cia de Caceres (continuacion) 149 

Malcolm Burr. — Essai sur les Eumastacides , tribu des Acridiodea 

(continuacion ) 253 

Vera y Chilier (F. de A.) — Memoria sobre la formacion de las rocas 

de la provincia de Cadiz 305 

Malcolm Burr. — Essai sur les Eumastacides (conclusi6n) 345 

Puig y Larraz (G.) — Noticia necrologica acerca del Excelentisimo 

Sr. D. Federico de Botella y de Hornos 351 

Martinez de la Escalera (M.) — Examen del grupo Bathyscicede Es- 

pana 363 

Rivas Mateos (M.) — Estudios preliminares para la flora de la provin- 
cia de Caceres (conclusi6u) . . 413 



ADVERTENCIA. 



El tomo viii de la serie n (xxvm) de los Anales de la 

SOCIEDAD ESPANOLA UE HlSTORlA NATURAL Se ha pilblicado 

en la sisuiente forma v fechas: 

Memorias. — Han visto la lnz en tres cuadernos, publi- 
cados: el 1.°, en 31 de Julio de 1899; el '2.% en 31 de 
Diciembre de 1899; y el 3.°, en 31 de Marzo de 1900: 
constando en total de \ 48 paginas y de 10 laminas. 

Adas. — Se publicaron en los meses respectivos, y 
constan de 303 paginas. 



A.CTAS 



DE LA SOCIEDAD ESPAXOLA 



DE HISTORIA NATURAL 



MADRID 

ESTABLECIMIENTO TIPOGRAFICO DE FORTANET 

1MPRESOR DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Calle de la Libertad, num. 29 
-1 899 



JUNTA D1RECTIVA 



DE LA 



SOCIEDAD ESPANOLA DE HISTORIA NATURAL 

:P_A_R/.A. 1899 

Presidente D. Primitivo Artigas. 

Vicepresidenie D. Gabriel Puig- y Larraz. 

Tesorero D. Ig-nacio Bolivar y Urrutia. 

Secretario D. Salvador Calderon y Arana. 

Vicesecretario D. Jose Maria Dusmet y Alonso. 

BiMiotecario D. Rafael Blanco y Juste. 

Tesorero auxiliar D. Jose Lopez de Zuazo. 

D. Francisco de P. Martinez y Saez. 
Comision de publication.] D. Jose Macpherson. 

D. Bias Lazaro e Ibiza. 

SECCION DE SEVILLA. 

Presidente D. Manuel J. de Paul y Arozarena. 

Vicepresidenie D. Manuel Medina y Ramos. 

Tesorero D. Julio del Mazo y Franza. 

Secretario D. Federico Chavesy Perez del Pulgar. 

Vicesecretario D. Antonio Seras y Gonzalez. 

SECCION DE ZARAGOZA. 

Presidente D. Bruno Solano y Torres. 

Vicepresidenie D. Jose Antonio Dosset. 

Tesorero D. Felix Gila y Fidalg-o. 

Secretario D. Antonio Greg-orio Rocasolano. 

Vicesecretario D. Pedro Moyano y Moyano. 



Presidentes que ha tenido esta Sociedad desde su fundacibn 

en 8 de Febrero de 1871. 

1871-72. Excmo. Sr. D. Miguel Colmeiro. 

1873. D. Laureano Perez Areas. -J- 

1874. Ilmo. Sr. D. Ram6n Llorente y Lazaro. f 

1875. Ilmo. Sr. D. Manuel Abeleira. f 

1876. Excmo. Sr. Marques de la Rivera. 

1877. Ilmo. Sr. D. Sandalio Pereda y Martinez, f 

1878. D. Juan Vilanova y Piera. f 

1879. Excmo. Sr. D. Federico de Botella y de Hornos. 

1880. D. Jose Macpherson. 

1881. D. Angel Guirao y Navarro, f 

1882. Excmo. Sr. D. Maximo Laguna. 

1883. Excmo. Sr. D. Manuel Ferndndez de Castro, f 

1884. D. Pedro Sainz Gutierrez. -J- 

1885. D. Serafin de Uhag6n. 

1886. D. Antonio Machado y Nunez, f 

1887. Ilmo. Sr. D. Carlos Castel. 

1888. Excmo. Sr. D. Manuel M. J. de Galdo. f 

1889. D. Ignacio F. de Ilenestrosa, Conde de Moriana. f 

1890. D. Francisco de P. Martinez y Saez. 

1891. D. Carlos de Mazarredo. 

1892. D. Laureano Perez Areas, f 

1893. Excmo. Sr. D. Maximo Laguna. 

1894. Excmo Sr. D. Daniel de Cortdzar. 

1895. D. Marcos Jimenez de la Espada. -j- 

1896. D. Jose Solano y Eulate, Marques del Socorro. 

1897. D. Santiago Ram6n y Cajal. 

1898. D. Manuel Ant6n y Ferrandiz. 



LISTA DE LOS SENORES QUE COMPONEN 



LA 



SOCIEDAD ESPANOLA DE HISTORIC NATURAL 

EN 1.° DE ENERO DE 1899. 



1892. Acosta (D. Juan). — Murcia. 

1896. Aguilar y Cuadrado (D. Miguel), Paseo de Atocha, 9, 

2.°, Madrid. 
1894. Aguilar y Esteban (D. Gipriano Luis), Licenciado en 
Giencias fisico-quimicas. — Plaza del Olivo, 7, Galatayud. 

1897. Alaejos y Sanz (D. Luis), Licenciado en Giencias natu- 

rales. — G. de San Bernardo, 94, 1.°, Madrid. 
1894. Alvarez de Toledo y Acuna (D. Fernando), Gonde de 
Caltabellota. — Palazzo Bivona, Largo Fernandina, Na- 
poles (Italia). 

1897. Alvarez Ruellan (D. Manuel), Doctor en Medicina. — 

Plaza del Angel, 2, pral., Madrid. 
1894. Alvarez Sereix (D. Rafael), Ingeniero de Montes. — 

C. de las Huertas, 41, 3.° izq., Madrid. 
1896. Alorda y Sampol (D. Jaime). — Harina, 28, pral., Palma 

de Mallorca. — (Lepidopteros y moluscos.) 

1898. Allbutt (D. Enrique A.), B. G. L. ; LL. D.; M. R. G. P. 

Miembro de la Sociedad geologica de Leed; de la Union 
de los naluralistas de Yorkshire; de la Sociedad de Me- 



NOTAS. — 1.' El nombre de los socios numerarios va precedido de la cifra que in- 
dica el ano de su admision en la Sociedad; el de los socios fundadores de la abrevia- 
tura S. F. y el de los socios agregados de la S. A. 

2. a Con el objeto de fomentar las relaciones cientificas entre los socios, so indica 
entre parentesis y con letra bastardilla, despues <\o las senas '1 e su habitacion, si el 
socio cultiva en la actualidad mas especial rhente al^un ramo de la Historia Natural. 



6 LISTA DE LOS SEN ORES QUE COMPONEN 

dicina de Atenas. — 24 Park Square — Leeds, York (In- 
gl a terra). — (deologia). 
1S98. Alloza Blasco (D. Leandro), Alumno de la Escuela de 
Ingenieros de Gaminos. — G. de las Veneras, 4 , pral., y 
en verano en Castell6n. — (Geologia.) 

1872. Andres y Montalro (D. Tomds), Director del Museo de 

Ciencias naturales, Catedratico de Gristalografia en la 
Facultad de Ciencias de la Universidad Central. — G. de 
Argensola, 5, Madrid. 
s. a. Angulo y Tamayo (D. Francisco), Medico. — G. del Espi- 

1897. rilu Santo, 23 y 25, Madrid. 

1893. Antiga (D. Pedro). — G. de Cortes, 313, Barcelona. 

1875. Anton y Ferrandiz (D. Manuel), Catedratico de Antro- 
pologia en la Facultad de Ciencias de la Universidad 
Central, Secretario del Museo de Ciencias naturales. — 
C. de Olozaga, 5 y 7, Madrid. — (Antropologia.) 

1894. Aragon y Escacena (D. Federico) , Licenciado en Ciencias 

naturales, Director del Colegio de San Vicente Ferrer. 
— Astorga (Le6n). 

1898. Arambijro y Altuna (D. Pedro) , Doctor en Medicina, Ca- 

tedratico en la Escuela de Veterinaria. — Zaragoza. 
1885. Aranzadi y Unamuno (D. Telesforo), Doctor en Farmacia 

y en Ciencias naturales, Gatedratico de Farmacia en la 

Universidad. — Granada. 
)(S ;,^ Aiuno Cenzano (D. Julio). — Coso, 100, Zaragoza. 

1896. Arraez y Carrias (D. Jose Joaquin). — C. de Miguel del 

Gid, 28, Sevilla. — (Antropologia criminal.) 
1887. Artigas (D. Primitivo) , Ingeniero Jefe de Montes. — 

G. del Reloj, 9, pral. izq., Madrid. — (Silvicultura) 
1889. Aulet y Soler (D. Eugeuio), Presbitero, Doctor en Cien- 
cias ffsico-q uf micas y Licenciado en naturales, Catedrd- 
tico en el Instituto de Huesca.— Olot (Gerona). 

1873. Avila (D. Pedro), Director de la Escuela de Ingenieros 

de Montes. — El Escorial. 

1897. Azpeitia y Moros (D. Florentino), Profesor en la Escuela 

de Minas. — Glorieta del Cisne, 3, hotel, Madrid. — 
(Malacologia.) 
1872. Barboza [>u Bocage (Excmo. Sr. D. Jose Vicente), Direc- 
tor del Museo de Ilistoria natural. — Lisboa. — (Mamife- 
ros, aves y reptiles.) 



LA SOCIEDAD ESPA.NOLA DE HISTORIA NATURAL. 7 

1891. Barras de Aragon (D. Francisco de las), Doctor en Cien- 

cias naturales, Catedratico de Historia natural en el Ins- 
tituto de 2.* ensenanza. — Palencia. — [Entomologia.) 
1895. Bartolome del Gerro (D. Abelardo), Doctor en Giencias 
naturales. — G. de Daoi'z, 5, Madrid. 

1889. Becerra y Fernandez (D. Antonio), Gatedratico de Agri- 

cultura en el Instituto. — Soria. — (Entomologia agricola 

y dibujo cientifico.) 
1894. Benedicto Latorre (D. Juan), Farmaceutico. — Monreal 

del Campo (Teruel). — (Botdnica y moluscos terrestres.) 
1898. Benjumea y Pareja (D. Jose). — G. de Pedro del Yoro, 11, 

Sevilla. 

1890. Blanco del Valle (D. Eloy), Gatedratico de Historia na- 

tural en el Instituto. — Ciudad-Real. 

1892. Blanco y Juste (D. Rafael), Licenciado en Giencias na- 

turales, Ayudante por oposici6n en el Museo de Giencias 
naturales. — G. de Sandoval, 4, pral., Madrid. 

1898. Blas y Manada (D. Macario), Doctor en Farmacia. — 
G. del Caballero de Gracia, 3, Madrid. 

s. f. Bolivar y Urrutia (D. Ignacio) , Catedratico de Zoogra- 
fia de articulados en la Facultad de Giencias de la Uni- 
versidad. — G. de Moreto, 1, Madrid. — (Ortopteros , He- 
mipleros y Neuropteros.) 

1872. Bolivar y Urrutia (D. Jose Maria) , Licenciado en Medi- 
cina. — G. del Carbon, 2, 2.°, Madrid. 

1882. Bolos (D. Ramon), Farmaceutico, Naturalista. — C. de 
San Rafael, Olot (Gerona).— (Botdnica.) 

s. a. Borao del Frasno (D. Jeronimo). — G. del 5 de Marzo, 

1898. 1 triplicado, Zaragoza. 

1898. Borobio (D. Patricio), Gatedratico en la Facultad de Me- 
dicina. — Coso, 100, Zaragoza. — (Pediatria.J 

1872. Bosca y Gasanoves (D. Eduardo) , Licenciado en Medici- 
na, Gatedratico de Historia natural en la Universidad, 
Director de Paseos y arbolados. — Paseo del Grao, Va- 
lencia. — (Reptiles de Europa.) 

s. a. Bosque Rivas (D. Angel). — Paseo de Sagasta, num. 14, 

1898. Zaragoza. 

1872. Botella y de Hornos (Excmo. Sr. D. Federico de), Ins- 
pector general del Cuerpo de Minas, de.la Real Acade- 
mia de Giencias. — C. de San Andres, 34, Madrid. 



8 LISTA HI. LOS SENORES QUE COMPONEN 

1877. Brenosa (D. Rafael), Ingeniero de Montes de la Real 
Casa. — San lldefonso (Segovia). 

1883. Buen y del Cos (D. Odon) , Catedratico de Historia natu- 
ral en la Universidad. — Barcelona. — (Botdnica.) 

1897. Burr (D. Malcolm). — Bellagio, East Grinstead (Ingla- 
terra). — (Ortopteros y en especial forficulidos.) 

1892. Caballero (D. Ernesto), Catedratico de Fisica en el Ins- 
tituto de segunda enserianza. — Pontevedra. — (Diato- 
meas.) 

1891. Cabrera y Djaz (D. Anatael). — C. de Mendizabal, 25, 3.°, 

Barcelona. — (Himenopteros.) 

1896. Cabrera y Latorre (D. Angel). — C. de la Beneficencia, 

18, Madrid. 

1897. Caceres (D. Juan). — C. del Duque, 8, Cartagena. — (Ento- 

mologia.) 

1892. Calandre y Lizana (D. Luis). — Pasaje de Gonesa, Car- 

tagena. 

1872. Calderon y Arana (D. Salvador), Catedratico de Minera- 

logi'a y Botdnica en la Facultad de Ciencias de la Uni- 
versidad Central. — C. de Fuencarral, 135, Madrid. — 
(Geologia y Petrografia.) 

1873. Galleja y Ayuso (D. Francisco de la), Farmaceutico. — 

Talavera de la Reina. 
1889. Camps (Sr. Marques de). — Canuda, 16, pral., Barcelona. 
1872. Canovas (D. Francisco), Catedratico jubilado de Historia 

natural. — Lorca (Murcia). — ( Paleontologia y Estudios 

prehistoricos.) 

1893. Canal y Migolla (D. Carlos), Profesor auxiliar en la Fa- 

cultad de Filosofia y Letras de la Universidad. — C. del 
Rosario, 19, Sevilla. — (Prehistoria.) 

1893. Capelle (R. P. Eduardo), S. J. — Colegio do Caousou, 

Toulouse (Francia). — (Prehistoria.) 

1894. Carb6 y Domenech (D. Manuel), Licenciado en Ciencias 

ii .t I u tales. — Plaza de la Constituci6n, 17, Castellon. 

1872. Carvajal y Rueda (I). Basilio), Catedratico en la Uni- 
versidad, Doctor en Ciencias y en Farmacia. — C. de la 
Reconquista, 155, Montevideo. 

1877. Garvalho Monteiro (Exc.mo. Sr. D. Antonio Augusto de), 
Doctor en Derecho y en Ciencias naturales por la Uni- 
versidad de Coimbra, y miembro de la Sociedad de Acli- 



LA SOCIEDAD ESPANOLA DE HISTORIA NATURAL. 9 

malacion de Rio Janeiro. — Rua do Alecrim, 70, Lisboa 
(Portugal). — (Lepidopteros.J 

1874. Gastel (Ilmo. Sr. D. Carlos), Ingeniero do Montes, de la 
Real Academia de Ciencias exactas, fisicas y naturales. 
— G. del Desengano, 1, pral. dra. , Madrid. 

187G. Gastellarnau y de Lleopart (D. Joaquin Maria de) , In- 
geniero Jefe de Monies. — Segovia. — (Micrografia.) 

1884. Gazurro y Ruiz (D. Manuel), Doctor en Derecho y en 
Ciencias naturales, Catedratico de Historia natural en 
el Instituto. — Gerona. — fOrtopteros y dipteros de Euro- 
fa , Micrografia.) 

1895. Cerezo (D. German), Catedratico de Zoologia y Mineralo- 

gfa aplicadas a la Farmacia, en la Universidad. — Bar- 
celona. 

1872. Cervkra (Excmo. e Ilmo. Sr. D. Rafael) , de la Real Aca- 
demia de Medicina. — G. de Jacometrezo, 66, 2.° dere- 
cha, Madrid. 

1891. Chaves y Perez del Pulgar (D. Federico), Doctor en Cien- 
cias fisico-quimicas. — G. de Jesus, 17, Sevilla. — (Mine- 
ralogia y Cristalografia.) 

s. a. Claver y Navarro (D. Jose Maria). — C. de Ganfranc, 3, 

1898. Zaragoza. 

1872. Codina y Langlin (D. Ramon), Socio residente del Cole- 

gio de Farmaceuticos de Barcelona, numerario de la 
Academia de Ciencias naturales y de Artes de la misma, 
de la Academia de Medicina y Girugia, Doctor en Far- 
macia. — G. de San Pablo, 70, Barcelona. 

1873. Godorniu (D. Ricardo), Ingeniero de Montes. — Murcia. 

1896. Colegio de San Juan de Letran (Sr. Rector del). — Ma- 

nila (Filipinas). 

1895. Coll y Astrell (D. Joaquin). — G. de San Miguel, 21, 
Madrid. 

s. f. Golmeiro (Excmo. Sr. D. Miguel), Caballero Gran Cruz 
de la Orden de Isabel la Catolica, de las Reales Acade- 
mias de la Lengua, de Medicina y de Ciencias, Doctor' 
en Ciencias y en Medicina, Catedratico y Director del 
Jaidin Botanico. — C. del Barquillo, 8, 2.° izquierda, 
Mad rid. ^-( Botdnica. ) 

1898. Colo.mina y Garolo (D. Alejandro de) , Catedratico en el 
Instituto. — G. del Comercio, 33, 2.°, Pontevedra. 



10 LISTA DE LOS SENORES QUE COMPONEN 

1878. Comerma (D. Andres A.), Ingeniero de la Armada. — 
Ferrol. 

1877. Corral y Lastra (D. Rafael), Farmaceutico, Socio corres- 
ponsal del Colegiode Farmaceuticos de Madrid, Individuo 
de la Academia National de Agricultura, Endustria y Co- 
mercio de Pan's, do la Sociedad Linneana Matritense y 
de la de Higiene.— G. de Daoiz y Velarde, 5, Santander. 

1892. Corrales Hernandez (D. Angel), Licenciado en Ciencias 

naturales. — Profesor en el Golegio de 2.* ensenanza de 

Santo Tomas. — Jaen. 
1872. Cortazar (Excmo. Sr. D. Daniel de), Ingeniero Jefe del 

Cuerpo de Minas, de las Reales Academias de la Lengua 

y de Ciencias exactas, fisicas y naturales, Consejero 

de Instruction piiblica. — C. de Velazquez, 32, hotel, 

Madrid. 
1898. Cortes y Barrado (D. Manuel), Medico de Sanidad mili- 

tar. — Zaragoza. 

1893. Cortijo y Alvarez (D. Angel), Medico cirujano, Licen- 

ciado en Ciencias. — Plaza de Orense, 7, 2.°, Coruna. 

1897. Cortina y Poveda (D. Enrique), Disecador del Museo de 

Ciencias naturales. — C. de Campoamor, 4, Madrid. — 
(Taxidermia.) 

S A i 

1 8981 ( Coscolla DiEz (D. Emeterio). — Galatayud (Zaragoza). 

1886. Coscollano y Burillo (D. Jose), Licenciado en Ciencias 
naturales, Profesor auxiliar en el Instituto. — Plaza del 
Angel, 5, Cordoba. 

1874. Couder (D. Gerardo), Ingeniero de Montes. — Avila. 

1872. Crespi (D. Antonio), Licenciado en Farmacia y en Cien- 
cias naturales, Catedratico de Agricultura en el Insti- 
tuto. — C. rle Peregrina, 80, 2.°, Pontcvedra. 

1872. CuNi y Martorell (D. Miguel), Individuo de la Real 
Academia de Ciencias naturales y Aries. — C. de Godols, 
18, Barcelona. — ( Botdnica y Entomologia.) 

188^. Daroent (D. Florismundo). — Alameda de Col6n, 16, Ma- 
laga. 

1893. Davila (D. Marino), Catedratico en el Instituto. — Ba- 
dajoz. 

1898. Diaz de Arcaya (D. Manuel), Doctor en Ciencias, Cate- 

dratico de llisloria natural en el Instituto. — C. de la In- 
dcpeudencia, 7, Zaragoza. 



LA S0CIEDAD ESPANOLA DE HISTORIA NATURAL. 11 

1890. Diaz del Villar (D. Juan Manuel), Licenciado en Medi- 

cina, Catedratico en la Escuela de Veterinaria. — G. de 

Atocha, 127, Madrid. — (Epizoarios y Entomozoarios.) 
1894. Diez Solorzano (D. Manuel). — G. de Blanca, Santander. 
1890. Dollfus (D. Adriano) , Director de la Feuille des Jeunes 

Naturalistes. — Rue Pierre Charron , 35, Paris. — (Iso- 

podos.J 
1898. Domenech (R. P. Estanislao), Profesor de Historia natu- 
ral en el Golegio del Sagrado Corazon. — G. de Lauria, 21, 

Barcelona. 
1898. Dosset (D. Jose Antonio), Doctor en Farmacia. — G. de 

D. Juan de Aragon, 20, Zaragoza. — (Diatomeas.) 
1890. Dusmet y Alonso (D. Jose Maria), Doctor en Ciencias 

naturales. — Plaza de Santa Cruz, 7, entresuelo izquier- 

da, Madrid. — (Hirnenopteros.) 
1898. Egana (D. Jesiis de) , Ingeniero industrial , Comandante 

de Artillerfa. — G. de Santa Engracia, 3, Zaragoza. — (Geo- 

logia.) 
1898. Eleicegui (D. Antonio), Doctor en Farmacia. — G. de Re- 

latores, 4 y 6, Madrid. 
1888. Elizalde y Eslava (D. Joaquin), Licenciado en Ciencias 

naturales, Gatedratico en el Instituto.— Logrofio. 
1894. Enciso y Mena (D. Juan), Licenciado en Derecho. — 

Huercal-Overa (Almeria). — (Entomologia.) 
1875. Espejo (Excmo. Sr. D. Zoilo) , Gatedratico numerario de 

Ciencias naturales en el Instituto agricola de Alfonso XII 

y Secretario general de la Asociacion de Agricultores. — 

G. de Fuencarral, 97, principal, Madrid. — (Agricultura 

y Botdnica.) 
1875. Espluga y Sancho (D. Faustino), Licenciado en Ciencias 

naturales, Director del Colegio de 1." y 2.* enseiianza de 

Nuestra Senora de la Piedad y Profesor auxiliar en el 

Instituto. — Toledo. 
1898. Fereal (D. Cesar). — C. de la Salud, 13, principal dere- 

cha, Madrid. 
s. a. Fernandez y Gavada Lomelino (D. Pedro). — C. del Li- 
1890. mon, 7, Santander. 
1874. Fernandez de Castro (D. Angel), Ingeniero de Montes. — 

Cadiz, 
s. f. Fernandez de Losada (Excmo. Sr. D. Cesareo) , Caballero 



VI LISTA DE LOS SKNOUKS QUE COMPONEN 

ili-tii Cruz tie la Orden de Isabel la Catolica, Gran cor- 
don de la de Metjidie, Coraendador de numero de la de 
Carlos III, condecorado con la Cruz de primera clase de 
Beneficencia y con otras dc distincidn por merilos cien- 
tilicos y de guerra, Socio de varias corporaciones cienti- 
ficas nacionales y extranjeras, Inspector, Medico Mayor 
del Cuerpo de Sanidad militar, Doctor en Medicina. — 
G. de Valencia, 1, pral., Madrid. 

1893. Fernandez Duro (D. Gabriel), Goronel de Artilleria. — 

Bnrgos. — (Lepidopteros.) 

1894. Fernandez Izquikrdo (D. Alvaro), Medico. — G. de Ave- 

llanos, 3, pral., Burgos. 
1890. Fernandez Navarro (D. Lucas), Doctor en Giencias, Ca- 

tedi'citico de Historia natural en el Institute — Alnieria. 

— ( Miner alogia.) 
1872. Fernandez Rodriguez (D. Mariano), Doctor en Giencias y 

en Medicina. — G. de Pontejos, almacen de papel, Madrid. 
1875. Ferrand y Couchoud (D. Julio), Ingeniero Jefe de la pri- 
mera seccion de via y obras de los Ferrocarriles Anda- 

luces. — G. de Infanzones, 5, Sevilla. 
1885. Ferrer (D. Carlos), Doctor en Medicina y Bachiller en 

Giencias. — Ronda de la Universidad, 1G, 1.°, Barcelona. 
1879. Florez y Gonzalez (D. Roberto). — Cangas de Tineo 

(Oviedo). — (Entomologia.) 
1877. Fortanet (D. Ricardo). — C. de la Libertad, 29, Madrid. 

1888. Fuente (D. Jose Maria de la), Presbitero. — Pozuelo de 

Galatrava (Ciudad-Real). — (Entomologia, Coleopteros de 
Europa. Admite cambios de estos insectos.) 

1889. Fumouze (Dr. A.) — 78, Faubourg Saint-Denis, Paris. 

1890. Fuset y Turia (I). Jose), Doctor en Giencias naturales, 

A y u - 1 . 1 1 1 1 c en la Facultad de Giencias. — Barcelona. — 

(Gusanos y Dibujo cientifico.) 
187?. Garcia v Arenal (D. Fernando), Ingeniero del puerto de 

Vigo. — Ponti.'vedra. 
1887. Garcia y Baza (I). Regino), Ayudantc de Montes. — Manila. 
1894. Garcia v Garcia (D. Antonio), Profesor auxiliar en el 

I nstituto. — Huelva. 
1877. Garcia v Mercet (D. Ricardo), Farmaceutico de Sanidad 

militar. — Manila. — (Coleopteros y dipteros de Europa.) 
1892. Garrido Barr6n [D. Joaquin), Catednitico de materia far- 



LA SOCIEDAD ESPANOLA DE HISTORIA NATURAL. 13 

farmaceutica animal y mineral en la Universidad. — 

Manila. 
1884. Gila y Fidalgo (D. Felix), Catedratico de Historia natural 

en la Universidad. — Zaragoza. — (Botdnica y Geologia.) 
1800. Goitia (D. Alejandro), Licenciado en Giencias. — G. de las 

Salesas , 4, bajo, Madrid. 
188G. Gomez Carrasco (D. Enrique), Licenciado en Giencias 

naturales. — G. de Goya, 80, pral., Madrid. — (Coleopte- 

ros de Europa.J 

1894. Gomez Ocana (D. Jose), Gatedratico de Fisiologia en la 

Facultad de Medicina. — C. de Atocha, 127, Madrid. 

1898. Gonzalez Arintero (Fr. Juan), Profesor de Historia na- 
tural, Licenciado en Ciencias, Vice-Rector en el Cole- 
gio de PP. Dominicos. — Gorias (Oviedo). 

1887. Gonzalez y Garcia de Meneses (D. Antonio), Ingeniero 
industrial. — G. de Martinez Montaiies, 15, Sevilla. — 
( Mineralogia. ) 

1872. Gonzalez Linares (D. Augusto), Gatedratico de Historia 
natural en la Facultad de Giencias y Director de la Esta- 
cion de biologia marina. — Santander. 

1893. Gonzalez Perez (D. Lino Victoriano), Farmaceutico. — 
Sisante, La Roda (Guenca). 

1881. Gordon (D. Antonio Maria), Catedratico de la Facultad de 

Medicina en la Universidad. — Habana. 

1882. Gredilla y Gauna (D. Apolinar Federico), Gatedratico en 

la Facultad de Giencias de la Universidad. — G. de la 
Estrella, 7, pral., Madrid. — (Geologia y Botdnica.) 

1898. Gregorio y Rocasolano (D. Antonio), Doctor en Ciencias, 
Profesor auxiliar en la Facultad de Giencias. — Plaza de 
la Gonstilucion, 4, Zaragoza. — (Gramineas.J 

1887. Guallart y ElIas (D. Eugenio), Ingeniero de Montes. — 
Madrid. 

1890. Guerrero (D. Leon) , Farmaceutico. — Manila. — (Botd- 
nica.) 

1893. Guillen (D. Vicente), Medico-cirujano, Jardinero mayor 
del Botanico. — Valencia. 

1898. Halc6n (D. Fernando), Marques de San Gil. — G. de Alfon- 
so XII, 50, Sevilla. — (Patologia vegetal.) 

1895. Hazera (D. Luciano), Ostricultor. — Santona (Santander). 
1890. Hernandez y Alvarez (D. Jose) , Licenciado en Giencias 



14 LISTA DE LOS SKMW'KS QUE COMPONEi: 

naturales, Profesor en el Colegio. — SantOna (Santander). 
— (Botdnica.) 

1893. Heiinandez Pagheco y Esteban (D. Eduardo), Doctor en 
Ciencias naturales, Profesor auxiliar en la Universidad. 
— Valladolid. — (Geologia.) 

1875. Heyden (D. Lucas von), Mayor de reserva, Doctor en 
Filosofia, honoris causa, individuo de las Sociedades 
Entomologicas de Alemania, Francia, San Petersburgo, 
Suiza, Italia, etc., Caballero de las Ordenes del Aguila 
Roja prusiana, de la Cruz de Hierro y de San Juan. — 
Schlosstrasse, 54, Bockenheim, Frankfurt am Main. 

1898. Hierro (D. Fibicio) , Farmaceutico. — Santillana de Cam- 
pos, Estacion Las Cabanas (Palencia). 

1888. Hoyos (D. Luis), Doctor en Ciencias naturales y en Dere- 
cho, Catedratico de Agricultura en el Instituto. — Toledo. 
— ( Antropologia.) 

1895. Huidobbo y Hernandez (D. Jose), Doctor en Ciencias na- 
turales. — C. de San Bernardo, 52, Madrid. 

1895. Ibarlucea (D. Casto), Catedratico de Agricultura en el 

Iustituto. — Caceres. 

1873. Inahba y Echevabbia (D. Fermin), Profesor auxiliar por 
oposicion, de la section de Ciencias ffsico-qufmicas y 
naturales en el Instituto del Cardenal Cisneros. — C. de 
Fuencarral, 53, 2.° derecha centro, Madrid. 

s. a. Izquiebdo (D. Juan Antonio), Catedratico de Ampliaci6n 

1898. de Fisica en la Universidad. — Oviedo. 

1896. Jimenez Cano (D. Juan), Licenciado en Ciencias natura- 

les. — Casa Blanca (Cueuca). — (Lepidopteros.) 
1884. Jimenez de Cisneros (D. Daniel), Catedratico de Historia 

natural en el Iustituto. — C. de Langrco, 14, Gijon. 
1898. Jimeno (D. Hilarion), Doctor en Ciencias, Director del 

Laboratorio quimico municipal. — Coso, 127, Zaragoza. 
1895. Kheil (D. Napoleon M.), Profesor en la Escuela de Co- 

mercio, Socio del Club de Historia natural de Praga, de 

la Entomologica de Berlin, Stettin y Dresde. — Ferdi- 

nandstrasse, 38. Praga (Bobemia). 
1873. Kbaatz (D. Jorge), Doctor en Filosofia, Presidente de la 

Sociedad Entomol6gica de Berlin. — Linkstrasse, 28, 

Berlin. 
1872. Lacuna (Excmo. Sr. D. Maximo), Ingeniero de Monies, 



LA SOCIEDAD ESPANOLA PE HISTORIA NATURAL. 15 

de la Real Aeademia de Giencias. — Travesia de la Ba- 

Uesta, 8, 2.° izq., Madrid. — (Botdnica.) 

1872. Larrinua y Azcona (D. Angel), Doctor en Derecho. — 
Plaza de las Escnelas, 1, 2.°, San Sebastian (Guipuzcoa). 
— (Ornitologia y Coleopteros.) 

1884. Lauffek (D. Jorge), Miembro de la Sociedad de Historia 
natural de Aupsburgo. — G. de la Lealtad, 13, 2.° dere- 
cha, Madrid. — (Lepidopteros y Coleopteros.) 

18S0. Lazaro e Ibiza (D. Bias) , Doctor en Farmacia y en Gien- 
cias, Catedratico de la Facultad de Farmacia. — G. de 
Garranza, 10, 3.°, Madrid. — (Botdnica. J 

1897. Llanas (D. Jose Maria), Farmaceutico militar. — Madrid, 
s. a. Llorente de Pablos (D. Julian). — G. de San Miguel, 43 

1898. y 45, Zaragoza. 

1898. Lluria (D. Enrique), Doctor en Medicina. — Plaza de las 
Salesas, 3, bajo, Madrid. 

1891. Lo Bianco (D. Salvador), Comendador. — Estacion Zoolo- 
gica, Napoles (Italia). 

s. a. Lopez Gomez (D. Salvador), Director del Gimnasio higie- 

1897. nico.— G. de Orfila, 8, Sevilla. 

1889. Loher (D. Augusto), Farmaceutico. — C. de la Escolta, 25, 
Botica de Sartorius, Manila. — (Botdnica.) 

1887. Lopez Canizares y Diez de Tejada (D. Baldomero), Gate- 
dratico de Historia natural en el Instituto. — San Sebas- 
tian (Guipiizcoa). 

1895. Lopez Pelaez y Villegas (D. Pedro), Gatedratico en la 
Facultad de Medicina de la Universidad. — Granada. 

1872. Lopez Seoane (Ilmo. Sr. D. Victor), Abogado del Ilustre 
Golegio de la Coruna, Jefe superior honorario de Admi- 
nistration, Presidente del Consejo provincial de Agri- 
cultura, Industria y Gomercio, de la Real Aeademia de 
Giencias de Madrid, del Gongreso internacional de An- 
tropologia y Prehistoria, de las Sociedades Imp. y 
Real Zol.-bot. de Viena, Senkenb. de Francfort, Geolog. 
y Zoolog. de Francia, Entom. de Francia y Belgica, 
Suiza, Berlin y Stettin, fundador de la de Alemania y 
de otras. — Coruna. — (Vertebrados.J 

1872. Lopez de Silva (D. Estebau), Doctor en Medicina y en 
Giencias naturales, Subdelegado de Sanidad del distrito 
de Palacio. — G. de Leganitos, 47, Madrid. 



16 LISTA DB LOS SENORES QUE COMPONEN 

I860. L6pez de Zuazo (D.Jose), Doctor en Ciencias naturales, 

Ayudante por oposicion en el Museo de Ciencias nalu- 

rales. — C. de la Cruz, 12, Madrid. 
1872. Macho de Velado (D. Jeronimo), Doctor en Ciencias, Ca- 

tedraiico en la Facultad de Farmacia de la Universidad. 

— C. de Hortaleza, 60, 2.° derecha, Madrid. 

1897. Macineira y Paroo (I). Federico G.), Cronista oficial de 

Ortigueira (Cor una). — (Prehistoria.) 
1878. Mac-Lennan (D. Jose), Ingeniero. — Portugalete (Bilbao). 

1872. Macpherson (D. Jose). — C. de la Exposicion, 4, Barrio de 

Monasterio, Madrid. — (Mineralogia y Geologiu.J 
1887. Madrid Moreno (D. Jose), Doctor en Ciencias naturales, 
Jefe del Gabinete micrografico municipal y Profesor 
auxiliar en la Facultad de Ciencias. — C. de Serrano, 40, 
principal izquierda, Madrid. — (Micrografia.) 

1898. Marcos y Zamora (D. Jacinto) , Licenciado en Ciencias. — 

C. de D. Jaime I, 59, Zaragoza. — f Mineralogia. J 

1873. Marin y Sancho (D. Francisco), Licenciado en Farmacia. 

— C. de Silva, 49, 2.° derecha, Madrid. 

1878. Marti y Lleopart (D. Francisco Maria de), Licenciado 
en Derecho civil y canonico.— C. de Santa Ana, 8, prin- 
cipal, Tarragona. 

1897. Martinez Gamez (R. P. Vicente), Profesor de Ciencias 
naturales en el Colegio Calasancio. — Sevilla. — (Ornito- 
logia de Espana.J 

1893. Martinez (R. P. Zacarias), Licenciado en Ciencias natu- 
rales, Real Colegio. — El Escorial. 

1874. MARTiNEz y Angel" (D. Antonio), Doctor en Medicina. — 

C. de Goya, 9, pral., Madrid. 

1874. Martinez Aniharro (D. Jose), Doctor en Ciencias, Miem- 
bro de las Sociedades Entomologicas de Francia y de 
Belgica, Correspondiente de la Espahola de Antropolo- 
gi'a y de las Econdmicas de Leon y Gerona, Presidente 
de la Comision Antropoldgica de la provincia de Bur- 
gos.— C. de Alcala, 101 , Madrid.— (Mineralogia y Geo- 
logia.) 

1889. Martinez Escalera (D. Manuel). — Villaviciosa de Odon 
(Madrid). — (Coleopleros de Enropa.) 

1892. Martinez Fernandez ( D. Antonio), Doctor en Ciencias 
naturales, Profesor auxiliar en la Facultad de Ciencias 



LA SOCIKCAD ESPANOLA DE HISTORIA NATURAL. \1 

de la Universidad. — Oviedo. — (Entomologia , eapecial- 
mente Ortdpteros.) 

1889. Martinez Pacheco (D. Jose), Doctor en Farmacia. — G. de 
San Miguel, 21 duplicado, principal, Madrid. 

s. f. Martinez y Saez (D. Francisco de Paula), Catedratico de 
Zoografia de vertebrados en la Facultad de Giencias de 
la Universidad. — G. de San Quinlin, 6, principal, Ma- 
drid. — (Coleopteros de Europa.) 

1873. Martinez Vigil (Ilmo. Sr. D. Ramon), Obispo de la dio- 
cesis, ex-Catedratico de Historia natural en la Univer- 
sidad de Manila. — Oviedo. 

1898. Mas y Guindal (D. Joaquin), Oficial 2.° de Sanidad mili- 
tar. — G. del Gonde Duque, 40, pral. dia., Madrid. 

1885. Masferrer y Rierola (D. Mariano). — G. de Obradors, 
Barcelona. 

1898. Mateos Perez (D. Felix), Profesor en la Escuela de Vele- 
rinaria. — G. de la Monlera, 8, Zaragoza. 

1882. Mazarredo (D. Carlos), Ingeniero de Montes. — C. de 
Claudio Goello, 24, principal, Madrid. — (Neuropteros y 
Ardcnidos.) 

1897. Mazo y Franza (D. Julio del). — Arguijo, 5, Sevilla. 

1884. Mederos y Manzanos (D. Pedro), Licenciado en Giencias 
natu rales. — San Lorenzo (Gran Ganaria). 

1888. Medina Ramos (D. Manuel), Doctor en Medicina, Cate- 
dratico de Anatomia de la Escuela de Medicina. — G. de 
Santa Maria de Gracia, 15, Sevilla. — (Himenopteros.) 

1892. Mendoza (D. Antonio), Jefe del Laboratorio provincial en 
el Hospital de San Juan de Dios. — G. de Santa Isabel, 
34, Madrid. 

1879. Mercado y Gonzalez (D. Matias), Licenciado en Medicina 
y Girugia, Medico cirujano titular. — Nava del Rey (Va- 
lladolid) . — (Entomologia.) 

1897. Merino (R. P. Baltasar) S. J., Profesor de Fisica y Qui- 
mica en el Golegio de La Guardia (Pontevedra). — (Bo- 
tdnica.J 

1894. Miquel e Irizar (D. Manuel de), Comandante de Inge- 
nieros. — G. de Lauria, 39, Valencia. 

s. f. Mir y Navarro (D. Manuel), Catedratico de Historia na- 
tural en el Instituto. — Paseo de Gracia, 43, 2.°, l.\ Bar- 
celona. 

ACTAS DE LA SOC. ESP. DE H. N.— KNER , I^OO. 2 



18 LISTA DB LOS SENORES QUE COMPONEN 

1870. Miralles de Imperial (D. Glemente). — Rambla de Estu- 
dios, 1 , -2.°. 1 .*, Barcelona. 

1894. Mora y Vizcayno (D. Manuel do), Licenciado en Giencias 
naturales. — Valverde del Camino (Huelva). 

1882. Moragues e Ihahra (D. Egnacio). — G. de San Francisco, 
18, Palma (Mallorca). — (Coleopteros y Moluscos.J 

1881. Moragues y de Manzanos (D. Fernando) , Presbitero. — 
G. del General Barcelo, Palma (Mallorca). — (Coleopteros, 
himenopteros , dipteros, hemipteros y ortopteros de las 
Baleares y conchas de Europa y exoticas. Admite conchas 
d cambio de cualqnier orden de inseclos de la isla.) 

s. a. Moreno y Fernandez (D. Jose), Profesor de la Bscuela de 

1897. Medici n;i. —G. de Garcia de Vinuesa, 22, Sevilla. 

1808. Moyano y Moyano (D. Pedro), Profesor auxiliar y Direc- 
tor anatomico de la Kscuela de Veterinaria. — Goso, 129. 
Zaragoza. — (Etnologia zootecnica.) 

1896. Muguruza (D. Federico de), Licenciado en Medicina y Ci- 
rugia. — Manila. 

1872. Munoz Gobo y Ahredondo (D. Luis), Licenciado en Cien- 

cias naturales y en Derecho, Director y Gatedratico de 
Historia natural en el Instituto. — Jaen. 

1898. Munoz Ramos (D. Eugenio) , Doctor en Farmacia, Licen- 

ciado en Giencias fisico-quimicas, Director del Labo- 

ratorio municipal y provincial. — Valladolid. — (Micro- 

grafiaj 
1898. Murua y Valerdi (D. Agustin), Doctor en Farmacia, Ayu- 

daute de la Facultad y ex-Secretario general del [lustre 

Golegio de Farmaceuticos de esta corte. — G. de Gero- 

na, 1, principal, Madrid. 
1889. Muso y Moreno (D. Jose), Ingeniero de Montes. — C. de 

los Dos Amigos, 3, principal, Madrid. 
1889. Nacher y Vilar (D. Pascual), Gatedratico en la Facultad 

de Giencias de la Universidad. — Santiago (Galicia). 
1896. Navas (R. P. Longinos), S. J., del Golegio del Salvador. 

— Zaragoza. — (Geologia y Entomologia, especialmente 

Libeliilidos y Ortopteros.] 

1873. Nieto y Serrano (Excmo. e Ilmo. Sr. D. Matias), Mar- 

ques de Guadalerzas, Gonsejero de Inslniccion publica, 
Presidente de la Real Academia de Medicina. — G. de 
Genova .11, Madrid. 



LA SOCIEDAD ESPANOLA DE HISTORIA NATURAL. l'J 

1886. Norena y Gutierrez (D. Antonio), Licenciado en.Cien- 

cias naturales. — G. de Alcala, 80, Madrid. 

1898. Novoa y Alvarez (D. Francisco), Medico municipal de 
Tomirio, Socio corresponsal del Instituto arqueologico 
de Pontevedra, Comendador de la Real Orden militar 
de Gristo de Portugal. — (Por Tuy), Goyan. 

1872. Oberthur (D. Carlos), de la Sociedad Entomologica de 
Francia. — Faubourg de Paris, 20, Rennes (Ile-et-Vilai- 
ne) , Francia. — (Lepidopteros.) 

1872. Oberthur (D. Renato), de la Sociedad Entomologica de 

Francia. — Faubourg de Paris, 20, Rennes (ile-et-Vilai- 

ne), Francia. — (Coleopteros.) 
1897. Olavarria y Gutierrez (D. Marcial de) , ingeniero de 

Minas.— C. de las Huerlas, 82, pral., Madrid. 
1396. Oloriz (D. Federico) , de la Real Academia de Medicina, 

Catedratico en la Facultad de Medicina. — G. de la Mag- 

dalena, 34, 2.°, Madrid. 

1887. Oxis (D. Mauricio Carlos de) , Licenciado en Giencias 

naturales. — Galle de Santa Engracia, 23, principal, 
Madrid. 
1890. Ortega y Mayor (D. Enrique). — G. de Garretas, 14, Lnbo- 
ratorio quimico, Madrid. 

1897. Orueta (D. Domingo de), Ingeniero de Minas. — Gijon. — 

(Fauna inferior marina del Cantdbrico.J 
s. a. Ossuna (D. Manuel de). — Puerto de la Cruz (Islas Gana- 

1898. rias). 

1894. Palacios (D. Pedro), Ingeniero Jefe del Guerpo de Minas, 
de la Real Academia de Giencias exactas, fisicas y natu- 
rales. — G. de Gedaceros, 8, Madrid. 

1875. Palacios y Rodriguez (D. Jose de), Farmaceutico. — Plaza 
de Santa Ana, 11, Madrid. 

1898. Palomar (D. Alejandro), Medico de la Armada. — C. de 
Llauder, 1, primero, Barcelona. 

1873. Palou y Flores (Ilmo. Sr. D. Eduardo), Gonsejero de 

Instruccidu publica, Decano y Catedratico de Derecho 

en la Universidad. — G. de los Reyes, 8, Madrid. 
1881. Pantel (R. P. Jose), S. J.— Vals pres Le Puy, Haute 

Loire (Francia). — (Anat. de ins., Ortopteros.) 
1898. Pardinas Esteran (Ilmo. Sr. D. Galixto), Licenciado en 

Ciencias , Jefe superior bonorario de Administraci6n 



20 LISTA DE LOS SEXORES QUE COMPONEN 

civil. — Independencia, 23, Zaragoza. — ^Ettudios prehis- 
toricos.J 

1898. Pardo (D. Josp), Eicenciado en Farmacia. — Yaldealgorfa 
(Teruell . — (Botdnica.) 

1898. Passapera Campdera (D. Mariano), Farrnaceulico. — C. de 
Fuencarral, 110, Madrid. 

1890. Pau (D. Carlos), Farmaceutico. — Segorbe (Gastell6n). — 
(Botdnica.) 

1882. Paul y Arozarena (D. Manuel Jose de). — C. de San Pa- 
blo, 71, Sevilla. — fPatologia vegetal.) 

1898. Pella y Forgas (D. Pedro), Ingeniero industrial, quimico 
y mecauico, Socio de merito de las Economicas Arago- 
nesa y Gerundense de Amigos del Pais y del Ateneo de 
Teruel, Ingeniero Jefe de la explotacion del Ferrocarril 
de Carinena a Zaragoza. — Estacidn de Garifiena, Zara- 
goza. — (Geologia.) 

1895. Perez Arcas (D. Antonio), Abogado.— G. de Santa Tere- 
sa , 7, 3.°, Madrid. 

1881. Perez Lara (I). Jose Maria). — Jerez de la Frontera (Ca- 
diz). — (Botdnica.) 

1873. Perez Ohtego (D. Enrique), Doctor en Giencias. — G. de 
Atocha , 95, Madrid. 

1894. Perez Zuniga (D. Enrique), Profesor auxiliar en la Facul* 

tad de Medicina. — C. del Fiicar, 19 y 21, 2.° izquierda, 

Madrid. 
188G. Pieltain y Bartoli (D. Jose Maria), Abogado. — G. de 

Moreto, 1, 1.°, Madrid. 
1889. Pino y Vivo (D. Jose), Farmaceutico. — Murcia. 

1895. Porter (D. Carlos H.) — Escuela Naval, Casilla niim. 5, 

Valparaiso (Chile). — (Histologia, Crustdceos decdpodos y 
hemipteros.) 

1887. Prado y Sainz (D. Salvador), Doctor en Ciencias natura- 
les, Catedr;itico de Ilistoria natural en el Institute. — 
Vitoria, 6 Plaza de San Ildefonso, 6, Madrid. — (Minera- 
logia.) 

1872. Preuduomme de Borre (D.Alfredo), Individuo de varias 
Sociedades. — Villa la Fauvette, Petit Saconnex, Ginebra 
(Suiza). — (Entomologia general, geografia entomologi- 
ca, coleopteros y principalmente heteromeros e hidrocdn- 
taros.) 



LA SOCIEDAD ESPANOLA DE HlSTORIA NATURAL. 21 

1874. Puig y Larraz (D. Gabriel), Ingeniero de Minas. — G. do 

FomeiHo, 1 duplicado, l.°derecha, Madrid. 
1890. Quadras (D. Jose Florencio). — Manila. — (Malacologia.) 

1895. Ramon y Gajal (D. Pedro), Galednitico en la Facullad de 

Medicina. — Cadiz. 
1892. Ramon y Gajal (D. Santiago), de las Reales Academias 

de Medicina y Ciencias, Catedratico en la Facullad de 

Medicina, Gonsejero de Instruccion publica. — G. de Ato- 

cha, C4, pral., Madrid. — ( Histologia.) 
s. a. Relimpio y Ortega (D. Federico), Catedratico en la Facul- 

1897. tad de Ciencias. — G. de Cervantes, 16, Sevilla. 

1883. Reyes y Prosper (D. Eduardo), Doctor en Ciencias natu- 

rales, Profesor auxiliar y Ayudanle por oposicion de 
Dibujo en la Universidad Central y de Botanica en el 
Museb de Ciencias. — C. de la Palma Alta, 30, principal 
izquierda, Madrid. — Dibujo cientijico , Cristalografia y 
Botanica.) 

1886. Rioja y Martin (D. Jose), Doctor en Ciencias, Ayudante 
del Museo de Ciencias naturales. — C. Mayor, 74, 3.° de- 
recha, Madrid. 

1886. Rio (D. Jose), Ingeniero de Montes.— G. de Fernando el 
Santo, 7, Madrid. 

1894. Rivas y Garcia (D. Jose), Licenciado en Farmacia. — 
G;idiz. 

1896. Rivas Mateos (D. Marcelo), Catedratico en la Facultad de 

Farmacia de la Universidad. — Santiago (Galicia). — (Bo- 
tanica.) 

1872. Rivera (D. Emilio), Doctor en Ciencias naturales, Secre- 
tario y Catedratico de Historia natural en el Instituto. 
Plaza de la Aduana, 13, Valencia. 

1872. Rivera (Excmo. Sr. Marques de la) , ex-Gonsejero de Es- 
tado, Miembro de la Sociedad Geoldgica alemana. — Pla- 
za del Gonde de Miranda, 3, Madrid. — (Mineralogia.) 

1890. Rodriguez (D. Ulpiano), Farmaceutico. — Manila. — (Bota- 
nica.) 

1884. Rodriguez Aguado (D. Enrique), Doctor en Ciencias y 

Medicina, Profesor auxiliar de la Facultad de Ciencias. 
— C. del Reloj, 1 y 3, principal, Madrid. 

1898. Rodriguez Ayuso (D. Manuel), Ingeniero Agrdnomo, Di- 

rector de la Granja-Escuela experimental. — G. d^ la 



•22 LISTA DK LOS SENORES QUE COMPONEN 

Independenci;t, 14, Zaragoza. — (Ptuntasde gran cultivo.) 
1872. RoDRicuEZ y Femenias (D. Juan J.) — C. de la Libertad, 48, 

Mah6n (Menorca). — (Botdnica.j 
1880. Rodriguez Motjrelo (D. Jose). — G. de Serrano, 96, 3.°, 

Madrid. — (Mineralogia.) 
1890. Rodriguez Perez (D. Felipe), Licenciado en Giencias na- 

turales. — Largo Fernandina, Palazzo Bivona, Napoles 

(Italia). — ( Botanica, faneroqamas.J 

1872. Rubio y Gali (Excmo. e Ilmo. Sr. D. Federico), de la Real 

Academia de Medicina. — Paseo de Recoletos, 25, Madrid. 
1807. Ruiz Arana (D. Segundo S.) , Licenciado en Farmacia. — 
Caparroso (Navarra). 

1873. Saavedra (Excmo. Sr. D. Ednardo), Ingeniero de Cami- 

nos, Individuo de las Reales Academias de la Lengua, 
de Giencias y de la Historia, Gonsejero de Iustruccion 
piiblica. — G. de Fnencarral, 74 y 76, principal, Madrid. 

1890. Saenz y Lopez (D. Juan), Licenciado en Ciencias natura- 

le's, Director del Golegio de Santa Ana. — Merida (Ba- 
dajoz). 

1896. Salazar y Quintana (I). Francisco de), Licenciado en Far- 

macia. — Plaza de Ant6n Martin, 44, Madrid. 

1897. Sales y Ferre (D. Manuel), Gatedratico de Historia uni- 

versal en la Universidad. — G. del Almirante Lobo, 6, 
Sevilla. — ( Prehistoria.) 
1896. Sanchez (D. Bartolome). — C. del Duque, 8, Cartagena, en 
memoria de sn bijo D. Jose Sanchez Gomez -j- en 1896. 

1891. Sanchez Navarro y Neumann (D. Emilio), Doctor en Gien- 

cias naturales. — Galle de los Reyes Gatolicos, 8, Puerto 
Real (Cadiz). — (Entomologia.) 

1889. Sanchez Navarro y Neumann (D. Manuel), Doctor en Me- 
dicina, Miembro de la Sociedad espanola de Higiene. — 
Galle de los Reyes Gat61icos, 8, Puerto Real (Cadiz). — 
(Paleontologia y Antropologia.) 

1885. Sanchez y Sanchez (D. Domingo), Doctor en Giencias na- 
turales, Ayudante de la Gomisidn de la Flora florestal, 
Inspecci6n general de Montes. — Manila (Filipinas). 

1872. San Martin (Ilmo. Sr. D. Basilio) , de la Real Academia 
de Medicina. — G. de las Hileras, 4, principal. Madrid. 

1885. San Millan y Alonso (D. Rafael), Medico cirujano. — 
C. de San Lorenzo, 15, Madrid. 



LA SOCIEDAD ESPANOLA 1)1'. HISTORIA NATURAL. 23 

1895. Santo Domingo y Lopez (D. Agustin), Liceociado en Cien- 
cias naturales. — G. de San Segundo, 16 y 18, Avila. 

1898. Santos y Abreu (D. Elias), Licenciado en Medicina y Ci- 
rngi'a y Director del Museo de Historia natural y Etno- 
grafico. — San la Cruz de La Palma (Ganarias). — (Ento- 
mologia y Botdnica.) 

1879. Sanz de Diego (D. Maximino), Naturalista. — G. de San 

Bernardo, 94, 1.°, Madrid. — fComerciante en objetos y 
libros de Historia natural y en utensilios para la reco- 
leccion , preparation y conservation de las colecciones, 
cambio y venta de las mismas en todos los ramos.) 

1897. Secall (D. Jose), Ingeniero de Montes, Profesor en la 

Escnela. — El Escorial. 
1886. Seebold (D. Teodoro) , Ingeniero civil, de la Sociedad de 
Ingenieros civiles de Paris, Gomendador de la Orden de 
Carlos III, Caballero de varias ordenes extranjeras. — 
Square du Roule, 2, Paris. — (Lepidopteros.) 

1898. Segovia y Gorrales (D. Alberto), Catedratico de Zoologia 

general en la Facultad de Ciencias de la Universidad 
Central. — G. de Leganitos, 47, Madrid. 
1874. Selys-Longchamps (Sr. Baron Edmundo de), Senador, 
Individuo de la Real Academia de Belgica y de otras 
Academias y Sociedades. — Boulevard de la Sauvennie- 
re, 34, Lieja (Belgica). — ( Neuropteros , principalmente 
odonatos, y Lepidopteros de Europa.) 

1897. Seras y Gonzalez (D. Antonio). — C. de Oriente, Sevilla. 

— (Histologia.) 

1889. Simarro (D. Lnis), Doctor en Medicina. — G. del Arco de 

Santa Maria, 41, 1.° izqnierda, Madrid. — (Histologia.) 

1880. Simon (D. Engenio). — Villa Said, 16, Paris. — (Ardcnidos.) 

1890. Siret (D. Lnis), Ingeniero. — Aguilas (Murcia). — (Geolo- 

gia y Antropologia.) 
s. f. Solano y Eulate (D. Jose Maria), Marques del Socorro, 
Gatedratico de Geologia en la Facultad de Ciencias de 
la Universidad Central. — C. de Jacometrezo, 41, Madrid. 
— (Mineralogia y Geologia.) 

1898. Solano y Torkes (D. Bruno), Gatedratico y Decano de la 

Facultad de Ciencias.— Paseo de Sagasta, 12, Zaragoza. 
1894. Soldevilla y Canto (D. Juan).— Bajada de San Francis- 
co, 31 , Valencia. 



•21 LISTA DE LOS SENORES QUE COMPONEN 

1808. Soler y Carceller (D. Juan Pablo), Doctor en Giencias, 
Profesor auxiliar en la Facultad de Ciencias. — G. de 
Flandro, 14, Zaragoza. — (Micro-quimica.) 

189G. Steva de la Vega (D. Enrique), Subdelegado de Farma- 
cia, Licenciado en Ciencias fisicas y quimicas y Profe- 
sor mercantil. — Santoria (Santander). 

1897. Suhmely y Marchat, (D. Eduardo) , Profesor de Lenguas. 
— G. de la Concepcion Jeronima, 15 y 17, 2.°, Madrid. 
— (Botdnica y Entomologia.) 

1897. Teixeiro (Excmo. Sr. D. Maximino), Rector y Catedratico 
en la Facultad de Medicina de la Universidad. — San- 
tiago (Galicia). 

1894. Toro y Quartillers (Ilmo. Sr. D. Gayetano del), Doctor 

en Medicina y Girugia. — Cadiz. 
1882. Torrepando (Sr. Gonde de) , Ingeniero de Monte?. — C. de 

Ferraz, 48, hotel, Madrid. 
187'.). Torres y Perona (D. Tomas), Gatedratico do Qiu'mica 

organica en la Facultad de Farmacia y en el Real Cole- 

gio de San Jose, Socio Corresponsal del Golegio de Far- 

maceuticos de Madrid. — Manila (Filipinas). 
1893. Traizet (D. Emilio).— 42 Rue Notre Dame do Nazareth. 

Paris. — (Coleojderos de Enropa.J 
1872. Tremols y Borrell (D. Federico) , Gatedratico de Qui- 

niica inorganica aplicada en la Facultad de Farmacia de 

la Universidad. — G. de la Princesa, 1, .'S. , Barcelona. — 

(Botdnica.) 
189."). Truan (D. Luis). — Gij(5n (Asturias). — (Coleopteros.) 
189G. Tutor (D. Vicente), Doctor en Medicina. — Calahorra (Lo- 

grono). — (Coleopteros.) 
s. f. Uhauon (I). Serafin de), Miembro de las Sociedades En- 

tomol6gicas de Francia y Berlin. — G. de Velazquez, 30, 

2.°, Madrid. — (Coleopteros de Europa.) 
1897. Urquia y Martin (D. Ildefonso). — Plaza de Villasis , Se- 

villa. 

1895. Val y Julian ID. Vicente de), Licenciado en Farmacia, 

Socio corresponsal de los Ilustres Colegios de Farmacia 
de Madrid y Barcelona, de la Sociedad espanola de Hi- 
gicne, Corresponsal de la Medico-Quirurgica espanola y 
deotras varias Corporaciones, premiado en varias Expo- 
siciones. — Melida (Navarra). — (Botdnica.)' 



LA SOCIEDAD ESPANOLA DE HISTORIA NATURAL. 25 

1887. Vazquez Figueroa y Canales (D. Aurclio) , Director Jefe 
de Telegrafos.— G. de Mendizabal, 39, 3.°, Madrid.— 
(Lepidopteros de Europct.) 

1872. Vayreda y Vila (D. Estanislao). — Llado, Gasa Olivas (Ge- 

rona). — ( Botdnica.J 

1873. Velaz de Medrano (D. Fernando), Ingeniero de Montes. 

— Soria. 

1803. Vera (D. Francisco de Asis), Presbitero, Academico de 
las Reales de la Historia y San Fernando y Anticuarios 
de Francia, Director del Museo Arqueologico provincial 
de Gadiz, Individ no de la Sociedad Geografica de Lisbon, 
Gomendador de Niimero de la Americana de Isabel la 
Catolica, condecorado con las cruces de 1." y 2." clase 
del Merito Naval con distintivo bianco, Vocal Natnra- 
lista de la Junta de Pesca del Departamento de San Fer- 
nando y Gomandancia de Marina de la provincia. — San 
Sebastian, 4, Cadiz. 

1894. Vicioso y Trigo (D. Benito), Licenciado en Farmacia. — 
Bodeguilla, 9, Galatayud. — (Botdnica.) 

s. a. Vila y Nadal (D. Antonio), Profesor auxiliar en la Uni- 

1893. versidad. — Fagera de Afuera, 13,2.°, Santiago (Galicia). 

189 i. Vilanova y Pizcueta (D. Alfonso), Licenciado en Gien- 
cias natural.es. — Plaza de Borriol, 1, Valencia. 

189(3. Vinals y Torrero (D. Francisco) , Doctor en Medicina. — 
C. de San Roque, 4, principal, Madrid. 

1898. White (D. Alfredo), F. Z. S.— Deruwentdale Oakwood 
Avenue, Roundhay — Leeds (Inglaterra.) 

1872. Yanez (Ilmo. Sr. D. Teodoro), Gatedratico en la Facnl- 
tad de Medicina de la Universidad, de la Real Acade- 
mia de Medicina. — G. de la Magdalena, 19, principal, 
Madrid. 

1897. Zamora y Garrido (D. Justo), Licenciado en Farmacia, 
Director del Golegio de segunda ensenanza de San Agus- 
tin. — Siles (Jaen), Valdepenas, Infantes. — (Entomologia 
y especialmente de la Sierra de Segura.J 

s. f. Zapater y Mahconell (D. Bernardo), Presbitero. — Allia- 
rracin (Teruel). — (Lepidopteros J 



■26 SOCIOS DE LA ESPANOLA DE HISTORIA NATURAL. 



Socios que nan fallecido en 1898. 

s. f. Jimenez de la Espada (D. Marcos). 

1872. Macpherson (D. Guillermo). 

1873. Perez de Ahge (D. Facundo). 
1890. Serrano y Selles (D. Emilio). 



ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA DE HISTORIA NATURAL. 27 



Sesi6n extraordinaria del 11 de Enero de 1899. 

Reunidos bajo la presidencia de D. Manuel Anton, a las cua- 
tro de la tarde, en el Laboratorio de Entomologiadrl Museo de 
Ciencias naturales (Museo del Dr. A'elasco) los senores socios 
siguientes: Artigas, Azpeitia, Becerra, Blanco y Juste. Bolivar. 
Castel, Dusmet, Gila, Jimenez Cano, Lauffer, Lopez de Zuazo. 
Macpherson, Martinez y Saez, Perez Zufiiga, Puig* y Larraz, 
Rodriguez Mourelo, Sanz de Diego, Vazquez Figueroa y Cal- 
deron, Secretario, se di6 lectura a la siguiente proposicion: 

«Reunida la Comision de reforma del Reglamento, com- 
puesta de los Sres. Martinez y Saez, Diaz del Villar, Perez 
Zufiiga, Bolivar y el Secretario, para tratar de la proposicion 
presentada por el Sr. Bolivar y suscrita por cinco socios, acordo 
elevar a la Junta general el siguiente proyecto: 

»Se crean dos nuevas categorias de socios, que se denomi- 
naran prolectores y correspondientes exlrcmjeros. 

»Solo podran ser nombrados socios protectores aquellas per- 
sonas que favorezcan a la Sociedad con donativos de notoria 
importancia, fundaciones de premios 6 concursos u otros ser- 
vicios de gran valia. Seran propuestos por la Junta directivay 
votados en sesion extraordinaria. 

»Para ser socio correspondiente extranjero se requiere resi- 
dir en el extranjero y haber hecho donativos para nuestra 
Biblioteca que merezcan una distincion especial, siendo nom- 
brados a propuesta de tres socios, aprobada por la Junta direc- 
tiva y por la Sociedad en sesion ordinaria. 

»Los socios protectores recibiran gratuitamente las publica- 
ciones de esta Sociedad y los honorarios extranjeros una Me- 
moria anual en la que constaran la relaci6n de los trabajos en 
que se ha ocupado la Sociedad durante el ano, la lista de las 
publicaciones recibidas y la de los senores socios. 

»Acord6 ademas la Comisi6n proponer la impresiun de una 
circular invitando a las eminencias del extranjero en los 
diversos ramos de la historia natural que se juzgue oportuno 
para que favorezcan nuestra Biblioteca con sus publicaciones. » 

Discutido el proyecto presentado por la Comision y no 



28 ACTaS Itli LA SOCiKDAI) F.SPAN0LA 

habiendose reunido ed niimero de socios que previene el 
art. 23 del Reglamento para el caso de modificar este, que es 
el de las dos terceras partes de los residentes en Madrid, se 
aplaz6 su aprobaci6n para la sesion inmediata, y se levanto 
la sesi6n. 

Sesi6n del 11 de Enero de 1899. 

l'RESIDENCIA DE DON PRIMITIVO ARTIGAS. 

— Se leyo y aprobo el acta de la sesiun anterior. 
-El Sr. 1). Manuel Anton, Presidente de la Sociedad durante 
el ano anterior, despu6s de dar gracias por haber sido desig- 
nado para desempenar el cargo que vino ocupando y de enal- 
tecer laobra realizada pordicha Sociedad, recordando losprin- 
cipales trabajos publicados en el ultimo tomo de nuestros 
Anales y Adas, invito a los senores eleg-idos en la sesiun de 
Diciembre para formar la Junta directiva del corriente ano a 
tomar posesion de sus puestos. 

— El Sr. Presidente, 1). Primitivo Artigas, manifesto a la 
Sociedad su g-ratitud por haberle designado para un puesto 
que ban desempefiado desde su fundacion en 1871 hombres.de 
gran saber y prestig'io en las ciencias naturales, como el sefior 
Ant6n, a quien tenia el honor de suceder. El ejercicio de tan 
distinguido cargo se hara llevadero y hasta facil por el eficaz 
auxilio de los demas individuosde la Junta directiva. Recordd 
que la Sociedad vive y prospera solamente por los esfuerzos 
individuales de sus miembros, debiendo tambien recordarse 
con gratitud a los sabios extranjeros que nos favorecen con sus 
publicaciones. Anadi6que ante las desdichas nacionales nues- 
tra Sociedad puede y debe llevar su modesto pero decidido 
concurso a la obra suspirada de la regeneraci6n de la patria, 
fomentando el estudjlo de sus praducciones naturales, asunto 
de capital importancia, como lo reconocen todos los presentes. 
Termino el Sr. Artigas proponiendo unvoto de gracias para la 
.Inula saliente, por el celo y acierto con que habia desempe- 
fiado su misinii. siendo asi acordado. 

— Quedaron adm.itidos como socios los sefiores 

Pruna y Fernandez (I). Jos6), Engeniero agr6nomo, 
propuesto por 1). Bias Lazaro 6 Ihiza. y 



DE HISTORIA NATURAL. 2S> 

Sanchis Pertegas (Excmo. Sr. D. Jose), residente en Cana- 
rias, propuesto por I). Eduardo Bosca, presentados am- 
bos en la sesion anterior. 

— El Sr. Secretario dio lectura de un oficio de D. Gabriel 
Plug y Larraz dando gracias a la Sociedad por haberle elegido 
Vicepresidente para el aiio que empieza, y a continuacion 
leyu el siguiente dictamen de la Comision nombrada en la 
Junta anterior para la revision de las cuentas presentadas por 
el Sr. Tesorero: 

«Desigmados los que suscriben para el examen de las cuen- 
tas de esta Sociedad referentes al ano proximo pasado, presen- 
tadas por el Sr. Tesorero D. Ignacio Bolivar, tienen el gusto de 
manifestar que, efectuada su revisi6n, se hallan conformes en 
un todo con sus comprobantes, existiendo un saldo a favor de 
la Sociedad de 485 pesetas 91 cemtimos y un credito de 1.846* 
pesetas con 41 centimos. 

Con esto queda demostrado una vez mas el plausible estado 
de la Sociedad, g-racias al celo e intelig*encia de su digno 
Tesorero, para quien los firmantes proponen un amplio voto 
de gracias, extensivo al resto de la Junta directiva, juntamente 
con la aprobacion de las cuentas que hemos tenido el honor 
de examinar. 

Madrid, 12 de Diciembre de 1898. — A. Federico GrediUa. — 
Enrique Perez ZiiMga. — Juan M. Diaz ViUar.?> 

— El Sr. Bolivar presento un fragmento de meteorito encon- 
trado en los alrededores de Gerona, en el sitio denominado 
«La P61vora», por nuestro consocio D. Manuel Cazurro, Cate- 
dratico de Historia natural en aquel Instituto; corresponde 
este meteorito al grupo de los esporosideros-oligosideros, y 
pesa 162 gramos; manifesto el Sr. Bolivar deseos de que fuera 
estudiado por alguno de nuestros consocios, con lo que se 
cumplirian los del propietario y descubridor de tan notable 
ejemplar, y se ofrecieron a hacer el referido estudio los seno- 
res Rodriguez Mourelo y Calderon: el primero por lo que res- 
pecta ;'i su analisis quimico, y el segundo al mineralogico. El 
Sr. Bolivar agradecio en nombre del Sr. Cazurro esta oferta, 
que prometio poner en conocimiento del mismo a la mayor 
brevedad. 

— El Sr. Secretario dio cuenta de un trabajo remitido por 
D. Lucas Fernandez Navarro, titulado Observaciones sohre el 



30 ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA 

terreno arcaico de la provincia de Gruadalajara, que se acord.6 
pasara a la Comisi6n de publicacion. 

— El Sr. de la Fuente, de Pozuelo de Calatrava, remite los 
siguientes 

«Datospara la fauna de laprovincia de CivddA-Real (1). 

XI. 

Saprinus calatravensis n. sp. (Coleopt.) 

Ovatus, mediocriter convexus, niger, nitidus. Antenna', fu- 
niculo fusc.o-ferriigineo, clava ferruginea. Frons, antrorsum 
immarginata, non striata, crebre punctulata, sed non rug-is 
ofnata. Pronotum, onmino punctatum, at latera fortius disco; 
stria marginalis integra. Elytra, satis fortiter admodum latera 
pronoti, sed minus crebre, punctata; punctulatio in 4° inters- 
titio perpauculus semis supra, in T paululum ultra, in ca^te- 
ris autem plus minusve distincte basim attingens; stria 1 dor- 
suales ml dimidium c'oleopterorum sistentes; 4 a cseteris paulo 
brevior cumque suturali arcuatim ligata; suturalis integra, 
non interrupta; stria, liumeralis cum l a discali parallela et 
perfeclc ;i subbumerali interna continuata, ita ut 5 am striam 
efformare videatur; subhuineralis externa desideratur; margi- 
nalis in totum adest. Stria? prosternales, circa medium proxi- 
mata'. in extremis inaequaliter divergentes, scilicet, multo 
magis superius, ubi arcuatim consociantur, quam basi. Mesos- 
ternum laevigatum, parte antica recte truncatum, totum, 
prseter basim, marginatum, in longum tenuiter sulcatum. 
sulcus antrorsum et retrorsum abbreviatus. Pygidium, multo 
fortius propygidio, punctulatum. Pedes obscure-ferruginei; 
tibiae anteriores 9-10 denticulis instructae. — Long. 3Va-4 mill. 

8. algenco Payk. allinis, a quo differt: punctulatione per 
totum fortiore, stria suturali integra etc. 

Ocho ejemplares recogidos en Julio sobre el cadaver de im 
gato (Felis nil us L.) 

El nombre especifico de este insecto recuerda el de la famo- 
sa OrdeD de Calatrava, en cuyo campo ha sido descubierto. 



(1) Vd-anse las Adas de 1897, paginas 129, 177, 202 y 240; y las de 1898, paginas 1-3, 
97 v 



DE HIST0RIA NATURAL. .31 

Piezocranum serainulum Horv. n. sp. (Hemipt.) 

Breviter et late ovatum, nigrum, nitens; capite latitudine 
sua cum oculis duplo breviore et basi pronoti paulo angus- 
tiore, vertice usque a basi declivi cum froute sensim con- 
fluente, ante marginem posticum acutum transversim im- 
presso, clypeo la-viter arcuato, basi a froute leviter discreto; 
articulo secundo autennarum latitudine verticis Vs breviore, 
articulis duobus apicalibus simul sumptis articulo praecedente 
loug'ioribus. articulo ultimo penultimo breviore; pronoto 
trausverso, latitudine sua basali 2 l j 3 breviore, callis sat dis- 
cretis, lobo postico confertim rugoso-punctato; scutello subti- 
lissime transversim aciculato; hemelytris totis coriaceis, dense 
impresso-punct-atis, abreviatis, apice oblique truncatis, extus 
usque ad apicem segmenti quarti abdominalis extensis, sed 
intus maximam partem segmenti quarti et partem mediam 
segmenti tertii detectas relinquentibus, angulo apicali externo 
late rotundato. 9. — Long. 2 i j i mill. 

Hispania: Ciudad-Real (Pozuelo). (Coll. de la Fuente et 
Mus. Hung.) 

P. simulanti Horv. (punctatipenni Reut.) valde affine et si- 
mill i mum , differt statura minore, capite minus trausverso, 
vertice minus fortiter declivi, fronte et clypeo impressione 
obsoleta discretis hemelytrisque densius et paulo subtilius 
punctulatis. 

Dr. Geza Horvath in Termeszetrajzi Fiizetek, xxi, 1898. p. 503. 

Labops (Dimorphocoris) tristis Fieb. (Hemipt.) 

Ovatus, in utroque sexu brachypterus, rufescenti-g-riseus 
plus minusve ferrugineo-conspersus, interdum fere totus 
ferrugineus, superne pilis brevissimis griseis parce vestitus 
et remote nig-ro-setulosus; capite cum oculis basi pronoti 
requilato, a supero viso pronoti medio aequilong-o, vertice pia- 
no, oculo duplo latiore, maculis duabus parvis obliquis inter 
oculos punctisque sex ad marginem posticum nigris notato, 
fronte verticali, convexa; oculis magnis, prominulis, circi- 
ter 2 / s laterum capitis occupantibus; antennis ab oculis paulo 
remotis, breviter nigro-pilosis, articulo primo setis nonnullis 
rigidis nigris instructo, latitudini verticis asquilongo, articulo 
secundo latitudine basali pronoti l /» longiore; rostro crasso, 
apicem coxarum posticarum attingente, apice nigro; pronoto 



32 ACTAS i)E LA SOClEDAb ESPANOLA 

horizontali, transversim lseviter convexo, basi longitudine sua 
paulo plus quam duplo latiore, apice quam basi parum angus- 
tiore, utrinque vitta latiuscula laterali postice abbreviata 
nigra signato, callis sat discretis, lateribus rectis, margine 
posticu laevissime sinuate; scutello transverso, saepe linea me- 
dia percurrente pallida notato; hemelytris in utroque sexu 
valde abbreviatis, medium segmenti secundi dorsalis abdo- 
minis baud superantibus, totis coriaceis, apice rotundato, 
truncatis et versus medium interdum macula parva margi- 
nali nigra ornatis, ang-ulis apicalibus externo et interno 
obtuse rotundatis, sutura communi scutello eequilonga; late- 
ribus pro-et mesostethi albidis; femoribus omnibus fusco- 
conspurcatis, femoribus posticis elongatis, fortiter incrassatis, 
antice serie setarum nigrarum e punctis nigris nascentibus 
instructis, tibiis albido-fiavescentibus, nigro-spinulosis , spi- 
nulis e punctis minutis nigris nascentibus, tarsis pallidis, 
apice nigris.— Long, cf 1 3 / 4 -2, 9 2 l / 3 -2 */ 2 mill. 

Orthocephalus tristis Fieb. Eur. Hem. p. 292. 1. (1861). 

Dimorphocoris tristis Reut. Hem. Gymn. Eur. iv, p. 97. 9,. 

tab m. fig". 2. (1891). 

Hispania: (Pozuelo) Ciudad-Real. (Mus. Hung.) Utroque 
sexus benevole misit Rev. Dom. J. M. de la Fuente. 

Species parva, in utroque sexu bracbyptera, baud dimorpha 
ab omnibus congenericis distinctissima. An me ad novum 
g-enus referenda? 

Dr. (Jr. Horvatb in loc. cit. p. 502. 

El a* de esta especie era desconocido. 

Macrotylus Fuentei Horv. n. sp. (Hemipt.) 

Oblongo-ovatus, roseus, superne longitrorsum albido-linea- 
tus et breviter nigro-pilosus; capite laevissime nutante, pro- 
noto fere aequilongo, latitudine sua cum oculis paulo breviore, 
vertice oculo duplo latiore et vitta percurrente flavo-albida 
notato; articulis duobus basalibus antennarum rufo-ferrugi- 
neis, artieulo primo subtus articuloque secundo basi ipsa 
nigris (articuli duo apicales in exemplis descriptis desunt); 
rostro apicem coxarum posticarum attingente, flavo-testaceo, 
apice nigro; pronoto basi longitudine sua duplo latiore, roseo- 
albido, vittis tribus longitudinalibus marginibusque callorum 



DE HISTOKIA NATUHAL. 33 

roseis, lateribus acutis et paulo ante arigulos posticos lseviter 
sinuatis, callis bene discretis; scutello roseo, vittis duabus 
lateralibus flavo-vel roseo-albidis notato; hemelytris baud 
pellucidis, linea perciirrente clavi, necnonvitta interna, linea 
longitudinali media marg-ineque costali corii et marline 
externo cnnei flavo-albidis , membrana apicera abdominis 
superante, griseo-fuscescente. albido-venosa; marginibus seg-- 
mentorum pectoris et ventris pedibusque flavo-testaceis, femo- 
ribus obsolete rubro-conspersis, tibiis subtilissime nigro-spi- 
nulosis. tarsis nig-ris. Q. Long. 4 3 / 4 -5 mill. 

Hispania: (Pozuelo) Ciudad-Real. (Mus. Hung.) 

Species hsec pulchra a Rev. Dom. J. M. de la Fuenteinventa. 
quam nomine egregai inventoris ornavi, ab omnibus congene- 
ricis colore roseo facillime distinguenda. M. nigricorni Fieb. 
et hitescenti Fieb. affinis. differt autem corpore baud nigro- 
picto, articulis duobus basalibus antennarum ad maximam 
partem rufo-ferrugineis. hemelytrisque longitrorsum albido- 
lineatis. 

Dr. G. Horvath in loc. cit. p. 504. 

— El Sr. H. d'Orbigny ha estudiado los ontofaginos recogidos 
por nuestro consocio 1). Manuel Martinez de la Escalera en su 
reciente viaje por el Asia menor y cuyo numero se eleva a 19 
especies. Entre ellas llama la atenci6n el 0. Gflasunowi Kosb., 
citado hasta ahora solamente del Turquestan. Tambien es 
interesante el hallazgo del 0. dorsosignatus d'Orb. 

Onlofdgidos recogidos en el Asia menor pur I). Manuel Martinez 

de la Escalera. 

Caccobins mundus Men. — Agbir, Akbes, Yenidje. 

— Schreberi Lin. — Hamidie, Bimbogdia-Dagli. 
OnthopJiagus Amyntas 01. — Agbir. Hamidie. 

— Weisei Reitt. var. ochripennis d'Orb.— Agbir. Bimbogha- 

Dag-h. 

— Felscliei Reitt. — Aidin. 

— tatirus Schreb. — Agbir. Hamidie. Akbes. 

— Brisouti d'Orb.— Akbes. 

— ruficapilhis BrulL— Akbes. 

furcalus Fabr. — Hamidie. Akbes. Yenidje. 

— verlicicornis Laich. — Hamidie. 

AOTAS DE LA 30C. ESP. DE IT. N. — ENERO, 1899. ^ 

/ 



: I ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA 

Onthophagus Gflasunowi Kosh. — Enyusek. 

— marginalis Gebl. — Aghir. 

— truchmenus Kolen.— Enyusek, Aghir. 

— fracticornis Preyssl. — Akbes. 

— austriacus Pun/. — Aghir, Enyusek. 

— lemur Fabr. — Akbes. 

— racca Lin. — Aghir. 

— dorsosignatus d'Orb.— Aghir. 

— lucidus Sturm. — Aghir. 

Con este motivo el Sr. Bolivar participo a la Sociedad que 
nuestro consocio el Sr. Martinez de la Escalera habia partido 
<le nuevo, acompafiado de su hermano D. Fernando, para el 
viaje que tenia proyectado a los gobiernos meridionales de la 
Persia. Desde Alepo se proponen ir por tierra a Bag-dad apro- 
vechando las caravanas que se org-anizan en aquel punto con 
el objeto indicado, descendiendo despues por el Eufrates hasta 
Basora, donde se embarcara para Bushir, en el g-olfo persico, 
dirigiendose desde este punto a Chiraz, centro del territorio 
que se propone explorar. El resultado obtenido en la breve 
expedici6n que hizo por Armenia en el ano anterior permite 
eSperar que el Sr. Escalera ha de traer de su viaje considera- 
bles colecciones de todos los ramos de la Historia natural, que 
ban de ofrecer extraordinaria importancia por el desconoci- 
rniento en que estamos de la fauna y flora de las montanas de 
Chiraz, y en general de todo el Farsistan. 

— El Sr. Lazaro e Ibiza di6 lectura a la siguiente nota: 

«Acaba de ver la luz la Ecloga quarta plantarum Mspanica- 
ram que M. Auguste de Coincy ha* publicado, siguiendo la 
serie de sus importantes observaciones referentes a la flora 
espanola. las cuales constituyen ya un trabajo extenso y de 
verdadero interns. 

La Ecloga quarta no desdice de las tres precedentes y revela 
una vez mas la aficion decidida que el distinguido botanico 
siente por la vegetaci6n de Espana. Editada con la esplendi- 
dez de impresi6n y de ilustraciones que las anteriores, enri- 
(jiK^ce nuestro catalogo floral con algunas especies y varie- 
dades. 

Conti6nense en ella las siguientes descripciones: "Ranunculus 
biilbosus I-., var. anemonerhizos Coincy; Dianthus prolifer L., 



DE HISTORIA NATURAL. 95 

var. Atapuerca Coincy; Dianthus Serenaus Coincy; Sapondria 
ocymoi&es L., var. Muvena Coincy; Geranium acutilodum Coincy; 
Endressia Castellana Coincy; Centaurea Saxifraga Coincy; 
Scrophularia oxyrhincha Coincy: Linaria Zujarensis Coincy, y 
Teucrium saxatile Coincy. 

De esperar es que no sea esta la ultima publicacion con que 
la constancia y laboriosidad de M. De Coincy honre la botanica 
descriptiva actual y rinda homenaje a nuestra flora. » 

SECCION DE SEVILLA. 

Sesion del 26 de Noviembre de 4 898. 

PRESIDENCIA DE DON MANUEL MEDINA. 

— Se leyo y aprobo el acta de la sesi6n anterior. 

— Quedaron admitidos como socios numerarios los senores 

1). Fernando Halcon. Marques de San Gil. 
presentado por I). Manuel Paul y D. Federico de Cha- 
ves; y 

D. Jose Maria Benjumea y Pareja, 
presentado por D. Julio del Mazo y D. Carlos Canal, que 
fueron propuestos en la sesion anterior. 

— Se iliu lectura a la sig-uiente nota remitidapor el Sr. Barras: 

« Datos para la florula semUana. 
Fam. Lauraceas. 
Laurvs noMlis L.— Sevilla. (Cult.) 

Fam. Berberideas. 
Berberis vulgaris L.— Sevilla. (Cultivada.) 

Fam. Ranunculaceas. 

Clematis erecla L.— El Pedroso de la Sierra. 

— Flammula L. — Sevilla; El Pedroso de la Sierra. 

— vilicella L. — Monte Aleg-re. 

Anemone palmata L. — Sevilla; Dos Hermanas a Sevilla (Paul). 

— Coronaria L. — Sevilla. 

— vernalis L. — Sevilla. 
Ranunculus Jiedcraceus L. — Sevilla. 



ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA 

Uaminculus peltatus Schrank. — San Juan de Aznalfarache; 
Vega de Triana (Pan!). 

— — var. succulenlus Koch, forma heteromorfis Pau. — De- 

hesa de Gasc6n, Marchena. 

— confusus Godr. Gr. — Sevilla. 

— acetosellafolius Bass. — Lagunilla. 

— fmllatiis L. — Sevilla? San Juan de Aznalfarache. 

— arvensis L. — Sevilla. 

— mwricatiis L. — Sevilla; Dos Hermanas a Sevilla (Pan!): 

Vega de Triana (Pan!). 
parviflorus L. — Dos Hermanas a Sevilla (Pau!). 

— trilobus Desf. — Sevilla (G. Fragoso!); Dos Hermanas a 

Sevilla y Vega de Triana (Pau!). 

— Sardous Crantz. — Dehesa de Gascon. Marchena. 

— var. tuberculatus Celak. — Sevilla. 

— bulbosus L. var. rotundi/oliusf — Ruinasde Italica. 

— adscendens Brot. — Sevilla. 

— acris L. — San Juan de Aznalfarache. 

— repens L. — Sevilla. 

— hirsutus Curt. — Sevilla. 

Ficaria ranuhculoides Moencli — Sevilla; Camas. 

— grandiflora Rob. — Vega de Triana (Pau!); Dehesa de 

(iasc6n, Marchena. 
Niqrlla Damdscena L. — Sevilla; Dos Hermanas a Sevilla (Pan!): 
Alcala de Guadaira; Dehesa de Gasc6n, Marchena. 

— Hispanica L. — Sevilla; Alcala de Guadaira. 

mi hi in i>(t, iiciihthi in Lam. — Dos Hermanas. (Cult?). 
Delphiniwn Ajacis L. — Sevilla. (Cult.) 

— Hispanicum Wk. var. grandifiorv/m Wk. — Dehesa de 

Dona Maria. 

— peregrinum L. — Sevilla. Fuente del Arzobispo. 

— pentagynum Desf.— Sevilla. 

Sesi6n del 6 de Diciembre de 1898. 
PRES1DEKCIA DE DOX MANUEL MEDINA. 

— Se leyn y aprob6 el acta de la sesion anterior. 

Procedi6se luego a la elecci6n de la Junta directiva de 
esta seecji'iii para el afio de 1899, dando lavotaci6n el siguiente 
resultado. 



DE HISTORIA NATURAL. 37 

Presidente: D. Manuel Paul y Arozarena. 
Vicepresidente: D. Manuel Medina y Ramos. 
Tesorero: 1). Julio del Mazo y Franza. 
Secretario: D. Federico Chaves y Perez del Pulgar. 
Vicesecretario: I). Antonio Seras y Gonzalez. 

Se aprob6 el siguiente presupuesto de g*astos de la secci6n 
para el proximo afio: 

Mozo para repartir citaciones y dermis.. .... Pesetas. 30 

Gastos de Tesoreria y Secretaria » 20 

Totai » 50 

Y a propuesta del Sr. Urquia se acordo dar un voto de gra- 
cias al Sr. Canal por su g*esti6n coino Tesorero, sintiendose 
por todos que las muchas ocupaciones del mencionado senor 
le impidan continual' desempenando el cargo. 

— El Sr. Barras envio la continuacidn de sus 

«Dalos para la fldrula sevillana. 

Fam. Rosaceas. 

Poterium muricatum Spach. — Dos Hermanas a Sevilla (Pan! ). 

— Man. rll a hi en in Boiss. et R. — Sevilla; Dos Hermanas a 

Sevilla (Pan!). 

— dioicum Pan. — Dos Hermanas a Sevilla (Paul). 
Rosa canina L. — Sevilla. 

spinosissima L., var. aurora H. — Sevilla. (Cult.) 

— gallica L. — Sevilla. (Cult.) 

— Sept a hi Th. — Sierra Morena. 
si' hi prr ri reus L. — Sevilla . 

— ceniifolia L. — Sevilla. (Cult.) 

— semperpZorens Curt. — Sevilla. (Cult.) 
Fragaria vesca L. — Sierra Morena. 

Rubus discolor W.— Sevilla; Alcala de Guadaira. 

— Ihyrsoideus Wimm. — Sevilla; Camas. 

— a ultra it ,s Port. — Sevilla. 

Potentilla reptans L. — Sevilla; Dehesa de Gascon, Marchena. 

— It'irta L. — Mairena del Alcor. 

Fam. Pomaceas. 
Pjrus communis L. — Sevilla, Norte de la provincia. 



SS ACTAS DK LA SOCIEDAD ESPANOLA 

Mains communis Lau. — Sevilla. (Cult.) 

Cydohia vulgaris P. — Sevilla. (Cult.) 

Mespilus Qermanica L.— Penaflor; Constantina. 

Friobolrya Japonica Lindl. — Sevilla. (Cult.) 

Crataegus Oxyacantha L. — San .Juan de Aznalfarache. 

— monogyna Jacq. — Dehesa de Gasc6n, Marchena. 

Fam. Amigdalaceas. 

A mygdalus communis L. — Sevilla. (Cult.) 

Prunus spinosa L. — Sevilla. (Cult.) 

Oerakus avium Moench.— Sevilla, Norte de la provincia. 

— Caproniana DC— Sevilla. (Cult.) 

SECCION DE ZARAGOZA. 

Sesion. del 30 de Noviembre de 1898. 
PRESIDES CIA DE DON" BRUNO SOLAXO. 

— Leida el acta de la anterior, fin' 1 aprobada. 
— Quedaron admitidos como socios de numero 

el R. P. Estanislao Domenech S. J., 

presentado por el P. Navas, y 
D. Jose* Pardo, 

presentado por el I'. Navas, ;'i uombre del Sr. Pan, y 
como socio agregado, 
D. Julian Llorente tie Pablos, 

presentado por el Sr. Gila. 

— Fue presentado un socio de numero. 
— Se dio lectura a la siguiente nota remitida por el sefior 
Vicioso (de Calalayud). 

«Planlas del Moncayo. 

\ \ liados de Julio de 1893 visite" pur vez primera el Mon- 
cayo i'ii compaflia de mi aniig'o el Licenciado en Ciencias don 
Cipriano Luis Aguilar, en cava expedrci6n recogimos nume- 
rosas plantas cuyos nombres y los de muchas otras que viven 
in las inmediaciones de Calatayud, fueron publicados en 
uuestros Anales en nota remitida por D. Carlos Pan. (Sesi6n 
del 1 de Julio de 1894.) 

Otra expedici6n realice" en Los primeros diasdeAgosto del 



DE HIST0R1A NATURAL. '69 

presente ano. acompanado esta vez por el R. P. Longinos 
Navas S. J., y aunque mi principal objeto eran entonces los 

liquenes, no desdene, sin embargo, las fanerog-amas, recolec- 
taudo un buen numero de especies que la vez anterior habian 
pasado inadvertidas. 

Tenia particular interes en encontrar como mas curiosas y 
notables las sig'uientes especies que me fueron recomendadas 
por el Sr. Pan: Malva slipulacea Cav. (Especie critica que 
espero hallar no lejos de aqui, pues so cita par Assoen Mores); 
Ranunculus CarpelanusB. R. (No lo vi en la cumbre del Mon- 
cayo en donde lo cita el Sr. Wilkomin); Silenegeniculata Pourr.: 
Saxifraga paniculata Cav.; S. Willkommiana Boiss.: S. cmspi- 
tosa Asso il): Jasiom fallax Wk.; Jasione hi* milts Lois.; Rum 'x 
amplexicaulis Lap.: Fesiuca her is Haekel; F. sulcata Haekel; 
Hieracium Willkommii Sell. (loc. elass. et unicus) y el rari- 
simo Hieracium Vahlii Froel. 

Adenn'is el Sr. Gandoger me habia recomendado la recolec- 
cion de ejemplares de la Erica tetralix L. var. Assoi Pan; pero 
me i'ue imposible proporcionarle un solo pie, porque habia 
desaparecido de las inmediaciones de la Fuente del Sacristan, 
donde la halle por primera vez en 1893. Tambien creo oportuno 
hacer constar que ha desaparecido igualmente de los pedre- 
gales que hay encima de la Fuente de San Gaudioso el Aconi- 
tum Lycoclonum L.. recolectado anteriormente por mi en di- 
cho sitio. 

En la siguiente lista figuraran algunas plantas de la pri- 
mera expedicion indicada y todas las de la segunda. ilustra- 
das algunas de ellas con interesantes notas del Sr. Pan y unas 
cuantas mas senaladas con un *, que me comunic6 al P. Na- 
vas, anadidas por el en ahos anteriores al herbario del Colegio 
del Salvador, de Zaragoza. 

I. Dicotiledoneas. 

* Biscutella laevigata L. var. hispidissima. — Cumbres del Mon- 

eayo. 

Viola Montcaunica Pau (V. cornula L. y micrantha Lg-e.) (Vea- 

se Adas de la Soc. esp. de Mist. nat.. sesion del 4 de Julio 1894.) 

I'onsigno tie nuevo esta planta para hacer consiar que es frc- 

.(1) Vease m is ad 'la nota del Sr Pan sibre las Saz'fragas. 



I) \r r\s [)B I. A SOCIKDAD liSPANOLA 

i 

cuente junto al santuario y (pie llega hasta la cumbre (2.315 m.) 
Drosera rotundifolia L.— Junto ;'i las aguas corrientes. 

* Polygdla rosea Desf. — Mayo '.'.">. 

Silene ciliata Pourr.— 8. stellata Lap. — p geniculata DC — 
S. geniculata et S. Arvatica Lag. — Frecuente junto a] 
santuario. 

Sagina apetala L. — Sitios humedos contiguos al santuario. 

Slellaria media Will, forma. — Con la anterior. 

Cerastium arvense L. forma humilior. — Frecuente entre el 
santuario y la cumbre. 

Dianthus A rmeria L. — Carrascales. 

Genista Hispanica L. — Matorrales. 

Ononis minutissima L.— Idem. 

/o/V.v uliginosus Sch. — Selvas. 

* Spiraa Filipendula L. — Inmediaciones de Veruela. 18 Junio 

1895. 
EpiloMitm Tourne/ortii Mich. — Fuentes cerca del santuario. 
Monlia rivularis Gm- Lugares humedos. 

* Paronychia argentea Lain. — Cerca de Veruela. Junio 1895. 

\um micranthwm Bart. 

— kirsutum All. 

— amplexicaule DC— Los tres no lejos del santuario. 
Saxifraga Willkommiana B. et ,y. Willkommiana B. forma 

l.l genero Saxijraga esta representado por alguna forma cri- 
tica de varias maneras citada por los autores. 

777. S. nervosa Lap. Almnda en Moncayo. Calavia. Abunda 
en las hendiduras de las rocas cerca del Santuario de Nuestra 
Senora del Moncayo. Wk.! Loscosy Pardo. Serie imp., p. 153. 

«889.. ,V. Pentadaclylis Lap. frecuente en el Moncayo junto 
al Santuario. Wk. Yease la Serie num. 777. Loscos. Tratado, 
p. 64.> 

«Otras tres son las que he visto vivas en la provincia de 
Teruel, yson: S. Tridactylites , S. granulata^ S. paniculata 
Cav. En cuanto a esta ultima, que realmente debe serlo, y< 
creo que pertenece toda ella (Serie num. 77(o ;'i '.a .V. Penta- 
daclylis Loscos ib., ]). (',:;. 

■ \ quelle plante faut-il appliquer le com de S. Willkommia- 
na Bofss?... Cette plante esl la m6me que j'ai recolt6e sur les 
times de Moncayo en dragon. Leresche. Deux Exc, p. 190. » 



l)E HISTORIA NATURAL. 



«3180. S. Pentadaclylis Lap... S. de Moncayo juxta sanctua- 
rium ap. Wk. et Lge. Prodr., i. p. 112. » 

«3180. Saxifraga Pentadactylis. Observ. Planta hispanica sub 
hoc nomine enumerata non est species Laperousiana, sed dis- 
tincta. nempe: S. Willkommiana Boiss. hb. inedit. (S. exarata, 
|3 nervosa Wk. pi. exs. 1850, num. 324 b. S. nervosa Willk.. 
8ert.fi. /lisp., p. 56 non Lap. S. exarata var. nervosa Engl. 1. e. 
180! ex parte Willk. SuppL, p. 208). » 

• Observ. Beat. Loscos (Frat. pi. Arag.. n, pag. 05) suspicatur 
S. panicnlatam Cav. identicam esse cum 8. Willkommiana (sal- 
tern cum planta mentis Moncayo) Willk. ib., p. 20<) 

En el Moncayo existen tres formas muy afines. La una 
encuentra en las «hendiduras de las rocas inmediatas al san- 
tuario. 1.620 m., 4 Agosto 1898». B. Vicioso in sched. Esta per- 
tenece realmente a la S. Willkommiana Boiss. y no a otra. 

La segunda forma se encuentra «desde las inmediaciones de 
la tercera nevera hasta la cumbre, 1.800 a 2.315 m.. 5 Agosto 
1898v. B. Vicioso in sch. Esta corresponde a la S. Willkommia- 
na Leresche. porque dice: «recoltee sur les cimes de Moncayo . 

La diferencia de altitud produce unicamente! ligeras diver- 
gencias que a primera vista parecen muy diferentes por la 
exagerada longitud de algunos tallos de la primera forma, 
cuando la segunda es humilde v mas reducida en todos sus 



» 

se 



organ os. 



Esto explica el por que cierto viajero cita de aqui las S. pa- 
niculata y S. Willkommiana, no encontrandose de ninguna 
manera en el Moncayo el tipo de Cavanilles. 

La tercera forma procede de Aranda y es la mas di versa de 
las citadas. Este vegetal parece una forma reducida de la 
S. Camposii B. R. por sus hojas dilatadasybracteas del escapo 
enteras. 

Pudiera explicar esta variedad el motivo de llevar el difunto 
Willkomm a la S. Camposii B. R. laS. Willkommiana, si. como 
es probable. conoci6 esta forma. 

Segun lo expuesto y apoyado en los veinte ejemplares de 
localidades diferentes que poseo en mi coleccion de la seccidu 
CeratopliyllfB, unicamente se pueden distinguir con segurida 
como tipos las S. paniculata Cav. y la S. trifurcata Schrad. Las 
restantes son sub-especies, variedades 6 formas A^ las indica- 
Y mas aim. /// dos /ij-ns diversos son.': todas pertenecen a 



42 ACTAS DE LA S0C1EDAD ESPANOI.A 

un solo tipo linneano 6 de primer grado. Las formas de la sec- 
ci6n Ceratophylla todas pertenecen a especies diversas! 

En medio de este grupo polimorfo se encuentra la S. Penta- 
daclylis Lap., que cod dificultad puede disting'uirse de La 
S. Willkommiana Boiss. (e loco Willkommii!). Yo la creo real- 
mente como/S'. Pentadactylis Lap. porno descubrir diferencias 
apreciables. 

Tambi6n se da en Jabalambre otra forma parecida a esta y 
que so publico bajo el nombre de S. Valentina Wk.!, que no 
existe en Valencia, y que si se pretende considerarla como 
autoiioiua, es preciso cambiar de nombre: yo no la tengo mas 
que por variedad de la S. pan in/lulu Cav.! (e loco Morella). 

Resumiendo lo diclio, las especies de esta seccion pudieran 
clasificarse del siguiente modo: 

Y Hojas terminadas en arista 6 mucronadas. 

S. trifurcala Schrad. Limbo foliar 2-'S cortado: lacinias 
lineales. 

[3. canalicuta (B. 11. sub sp.). Peciolos pleg-ados: lacinias mas 
angostas. 

s. cuneata XV. Sec. disc. (excl. locum Castellfort!). Hojas con 
lobulos ao\ ados anchos. bruscamente cuneiformes, 3-5 lobulos. 
Si no fuera por sus hojas mucronadas pareceria mas bien va- 
riedad lalifolia de la S. paniculata Cav. 

La planta de Castellfort, pueblecillo proximo a Morella, sa- 
liendo en direcci6n a Ares, es la verdadera S. paniculata Cav. 
y uo S. cuneata Wk. 

S. Camposii B. R. Hojas largamente adelgazadas en peciolo: 
3-5-fido: L6bulos anchamente lineales. aguzados. 

-J- y Lacinias foliares redondeadas en el dpice y obtusas. 

S. paniculata Cav. (1. class.). Hojas tripartidas, particiones 
enteras, bifidas 6 trifidas. 

\. Jabalambrensis.—S. Valentina Wk.! (locus unicus). Planta 
mas gracil: lacinias foliares mas angostas: inflorescencia ge- 
ueralmenl ■ glandulosa. 

S. Pentadactylis bap. (sec. auct. pyr.! ). — S. Willkommiana 
Boiss. (e loco ips.). Lacinias lineales siempro tripartidas. par- 
ticiones una de las laterales bifida, rara vez son bifidas las d<><. 
laterales: la central siempre es Integra. 

/;. lalifolia. — Hojas parecidas a las de la S. Camposii B. R. 

( \ninda. B. ViciOSO.) 



DE HISTOUIA NATURAL. 13 

La S. obtusi flda Don. pertenece a este ultimo g'rupo y pro- 
bablemente a la S. pdniculata Cav. 
Bupleurum r'l ij'kI 11 in L. — Carrascales y rebollares. 
Laserpitium latifoliiim L. & asperum. — Rebollares. 
LigusticUm Pyrenaicum Gou. — A pocos pasos del santuario. 
Lonicera Etrusca Santi.— Selvas. 
Galium Cruciata Scop. — Selvas. 

— sylvestre Poll. — Junto al santuario. 
Centaurea amdra L. — Carrascales entre Veruelay el Moncayo. 

— linifolia Vahl. — Idem. 

Inula helenioides DC. P. adenaclis—Y m&s inmediatas a. Ve- 
ruela. 

Leucanthemum corymbosum Gr. Godr. — Carrascales y rebo- 
llares. 

Lapsana communis L. — Carrascales y rebollares. 

Crepis fcetida L. — Carrascales. 

Hieracium Valilii Froel. — Sitios arenosos. No ballado en el 
Moncayo mas que por Willkomm (Pan in litt.). Willkornm lo 
cita en otras partes de Arag-on sin especificarlas. 

Hieracium CaslellanumB. R. xpilosum Sch.. forma Mcephala. 
Junto a la carretera, en las inmediaciones del santuario. «H . 
creo que el 71. Castellanum B. R. no puede ser mas que su >- 
especie del H. Pilosella L., seg-iin formas italianas afines y casi 
intermedias.» 

Hieracium amplexicaule L., Hieracium balsameum Asso. — 
Hendiduras de las rocas. 

Hieracium Sabaudum L. 

— Willkommi Sch.?— Pudiera ser por el sitio: la des- 
cription parece convenirle. 

Hieracium sylvalicum Lam. — Selvas. 

Leontodon hispidus L. — Entre el santuario y la cumbre. 

Jasione fallax AVk- Desde los 1.000 m. hasta la cumbre. 

Wahlenbergia hederacea Rchb. — Orillas de las acequias. 

Erica mgans L. — Carrascales. junto a los caminos. 
— A ragonensis Wk. (1. class.) a 1.400 m. 

Erythrcea Centaurium L. — Carrascales. 
* Veronica tenuifolia Asso. V. Assoana Wk. — Alcala del Mon- 
cayo. Mayo. 

Veronica officinalis L. [3 Tourneforlii. — Sitios hiimedos junto 
al santuario. No se cita esta variedad en Arag6n. 



I! ACTAS DK LA SO('IKI)Al) KSPANOLA 

Veronica saxatilis Scop., forma microcalyx Dos botAnicos 
extranjeros dieron esta forma como V. fruticuIosaL.; los auto- 
res nuo conozco dicen Lo mismo, excepto Loscos y Pardo (Se- 
rif imp., p. 302, num. 1497), quo la danbajo V. saxatilis Jacq. 
En realidad no tiene,glandulosos los racimos. 

Ms muy dificil 6 casi imposible el distinguir con claridad 
estas dos supuestas especies en estado seco, seg-un mis siete 
muestras de Noruega, Suecia, Aipes, Vosgosy Pirineos. Quiza 
on otro estado sea factible. 

Los ejemplares recogidos por Lomax en el puerto de Paja- 
l'cs v Pico de Penalara ofrecen los racimos glandulosos.» 

Euphrasia minima Schl. — En el sitio denominado «La Plana. 

Linaria alpina Wk. Lge. — Cerca de la cumbre, a los 2.300 m. 
Exhala olor fuerte a violeta. 

Calamintha Clinopodium Bent.— Encinares; Mores muy pa- 
Midas. 

Teucrium Chamtedrys L. — Cercanias del santuario. 

Lysimachia Ephamerum L. — Orillas de las acequias, junto ;'i 
Veruela. 
•■• Ligustrwm vulgare L. — 20 Junio, 1897, a 1.000 m. 

Chenopodium Bonus-He?iricus L. — Junto a las paredes del 
santuario. 

II. Monocotiledoneas y Acotiledoneas. 

Orchis sesquipedalis L. — Prados cerca de Veruela. 

* — incarnata L. — Bosques. 

— laxiflora Lam. — Bosques cerca de Vera. 

— — floribus albis. — Bosque de hayas. 

* Plantanthera Mfolia Rchb. — L0 Mayo. Cerca de Vera. 

* Ophris apifera Huds. 

* Cephalanthera rubra Rich. — .'5(> Mayo. Bosques. 
Juncus bufonius L. $ fasciculatus.— Junto a las fuentes. 
Agroslis canina L. — Matorrales. 

Desckampsia flexuosa Griseb. — Idem. 

Holcus mollis L. var.l {II. Reuteri Boiss.?). No conozco <'l 
//. Reuteri Boiss. mas que por ladescripci6n. La planta mont- 
caunica del Sr. Vicioso esta desprovista de rizomas en que 

reciar el caracter bulboso; pero las canas son vellosas en 
los audos, la panoja derecha y angosta, las glumas largamen- 
i • acuminadas, lampinas y con los nervios pestanosos, las glu- 



DE H1ST0KIA NATURAL. ;5 

millas liicidas, con la nor superior pulverulenta en la parte 
alt a y no vellosa en la base.» 

Cynosurus cristatns L. — Matorrales. 

Festuca duriuscula L. a.— En la cumbre. 

Polystichwm Filix-mas Roth. — Selvas. 

Asplenium adiantum-nigrum L. — Grietas de los penascos. 

Pteris aquilina L. — Selvas. 

Allosurus crispus Bernh. — Sitios humedos junto al santuario. 

Solo dos musgos lie podido liallar frnctificados: la Funaria 
hygrometrica Hedw., en la Fnente de San Gaudioso, y el Cin- 
clidotus fontinaloides P. B., junto a las aguas corrientes..> 

Sesi6n del 20 de Diciembre de 1898. 

PRESIDEXCIA DE D. FELIX GILA. 

— Fue leida y aprobada el acta de la anterior. 

— Quedo admitido como socio de numero el Catedratico de 
vsta Facultad de Medicina, D. Patricio Borobio, presentado 
por 1). Felix Gila. 

— Se hizo una propuesta de socio de numero. 

— El Sr. Moyano di6 cuenta de sus Estudios sabre rams y 
subrazas de animates domesticos , y en vista de su importancia 
aconlo la Secciun que los redactara en forma de notas para 
sesiones sucesivas. 

—El Sr. Gila dio cuenta de la visita heclia por los socios de 
la Seccion al Laboratorio quimico municipal, la primera de 
una serie que hay organizada a los establecimientos cientificos 
de Zarag-oza. 

— El R. P. Navas dio lectura a la sig-uiente nota: 

a Una excursion al Montsant (provincia de Tarragona . 

Con el fin de contribuir al conocimiento de la fauna, flora y 
g'.ea de nuestra patria, dare cuenta a la Sociedad de las obser- 
vaciones que bice en Agosto del ano antepasado 1897 en una 
rapida excursi6n que verifique al Montsant, uno de los montes 
mas altos de la provincia de Tarragona, pues su cumbre, la 
Cog-ulla, se eleva a 1.159 m., y desde ella puede divisarse, por 
mi lado, el mar de Tarragona, y por el otro, las llanuras de 
Lerida y Aragon hasta el Moncayo, que se descubre en el 
borizonte aragones. Para mayor order) dividire en secciones 
el objeto de mis notas. 



46 ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA 

Notas en tomoldgicas. 

Ephippiger Panleli sp. n. (1). — cfQ Statura minore, colore 
t'usco-castaneo. segmentis abdominis postice flavescentibus. 
Caput parvum, vertex obscure ccfirulescens. Fastigium verticis 
coinpressum, sulcatum. Fastigium frontis parvum, pafum 
elevatum. 

Pronotum flavo-testaceum, margine antico tenui. postico et 
lateralibus incrassatis. Carinae laterales expressae, prominen- 
tes. Prozona longior quam metazona; prozona obfuscata, 
transverse atro-sulcata; metazona fornicata, impresso-rugu- 
losa, postice leviter rotundato-emarginata, medio carina vix 
distincta in 9. Lobi deflexi late impressi; margine inferiore 
pone medium profunde sinuato, postice angulato-rotundato. 

Elytra fornicata, fusca, venis incrassatis pallidioribus, costa 
laterali externa valde expressa, area marginal! angusta, con- 
cava, hand areolata. 

Pedes graciles, fusco-testacei; tibire antics supra spina apicali 
armatae, subtus 6-spinulosae; femora postica subtus inermia, 
vel spinis paucis armata. 

cf Segmentum anale transversum. Lamina supra-analis vix 
producta, obtuse triangularis, impressa. Lamina subgenitalis 
apice triangulariter excisa, stilis obscuris. Cerci triangulares 
inflexi, apice acuminati, basi intus longe spiuosi. Valvulae 
anales inferae mucronatae. 

9 Lamina supra-analis subrhomboidea, impressa. Lamina 
subgenitalis medio opaca, submembranacea. transversim stri- 
gosa, apice sinuata, Iateribus parallelis, late incrassatis, niti- 
dis. Cerci conici, acuminati. Ovipositor sub-falcatus, duplicem 
pronoti longitudinem fere attingens. 

Species affinis Eph. Ortegai Pantel. 

Longitudo corporis (post desiccationem). cf 23 mm Q 26 nam 

— pronoti 7 7,2 

— fern. ant. 9,5 10,5 

— fern. post. 15 17 

— ovipositoris 13,8 

(1) Restituyo con Finot y otros el nombre generico de Ephippiger que propuso 
Latreille Fam. nat Eigne, an. 1825). Brunner (Prodromus der Eur. Orth i dice que 
Burmeister cod raz6n trocdel nombre en Rphippigera; pero a la verdad, ai Burmeis- 
ter < 1 i 6 aiaguna razdn de su cambio (Handhuch der Entom , 1839), ni aparece la tuvie- 
se, al menosatendible. 



IK HISTOUIA NATURAL. 47 

Habitat in Montesancto (Montsant) provincial Tarraconensis. 
Teng"0 el gusto de dedicar esta especie al R. P. Jose Pan- 
tol, S. J., a quien tan to clebe la entomologia espaiiola. 

Enumeration de los ortdpteros hallr/dos en Cabaces Tarragona) 
inmediaciones del Montsant. 

Forficiilidos. 
Forjlcula auricularia L. 

Blatidos. 
EctoMa livida Fabr. — Entre la hojarasca del bosque. 

Mantidos. 

Mantis religiosa L. — De todas las edades y libreas. Los ejem- 
plares de los bosqnes presentaban por mimetismo el color gris 
terroso que era el del suelo. 

Geomantis larvoides Pant. — En las laderas meridionales del 
Montsant, llegando hasta las ultimas estribaciones, a 2 km. 
del pueblo de Cabaces. Notable descubrimiento que extiende 
considerablemente el area de dispersion de la especie, hallada 
asimismo recientemente por el Sr. Azam en el Mediodia de 
Francia, seg-un comunicaciun del P. Pantel. 

La forma catalana difiere alg-o de la conquense, y es bueno 
hacer notar las diferencias. Talla notablemente mayor (unos 
28 mm. la 9, no siendo mas que de 24 en la forma de Cuenca);. 
espinas del femur anterior mas numerosas (12 en vez de 10); 
granos callosos del pronoto grises 6 blancos (negros en el 
tipo) y menos marcados en el borde posterior. Todo el conjunto 
presenta un aspecto de mayor robustez y energia. 

.1 meles decolor Charp. 

— abjecta Cyr. (Spallanzania Rossi.) 
Empusa egena Charp. 

Fasmidos. 

Leptynia hispanica Bol. 
Bacillus Rosii Fab. 

Acrididos. 

Paracinema tricolor Thunb. 
Slenobothrus grammicus Caz. 

— stigmaticus Ramb. — En los altos del Montsant. 



18 ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA 

Stenobothms mmutissimtts Bol. 

— Mnotatus Charp. — Eri la cumbre del Montsant. 

— vagans Fieb. 

— Mcolor ("harp. 

— jucundtis Fisch. — En sitios frescos. 

— pulvinalus Fisch. de W. 

— parallelus Zett. 
Gomphocerus maculatus Thunb. 
Stauronotus Genei Ocsk. 

Ra mhii r'm hispanica Ramb. — No la he hallado en Arag6n y si 
en la Puebla de Masaluca y Cabaces (Tarragona) y Man- 
resa (Barcelona). 

Epacromia strepens Latr.— Comunisima hasta en las huertas. 

SpMngonotus c&rulans L.— Comunlsimo en losvinedos ycampos. 

Acrolylus insubricus .Scop. 

(Edipoda cosrulescens L. 

(Edaleiis mgro/asciatus de Geer. 

Pyrgomorpha grylloides Lair. 

Ocnerodes Brunneri Bol. 

Acridiwm jEgyptiv/m L. 

Caloptenus italicus L. — Las diferentes for mas y tambien la 
var. Wattenwyliana Pant. 

Platyphyma GiorntB Rossi. — En lo mas alto del Montsant. 

Grilidos. 
(Ecanthus pellucens Scop. 
Liogryllus campeslris L. 

Gryllomorpha sp.? — Ejemplar en mal estado de conservaci6n. 
Gryllotalpa vulgaris L. 

Locustidos. 

Pkaneroptera quadripunctata Br.— En las huertas. 
I'hyreonotus Corsicus Serv! 
Plaiycleis grisea Fabr. 

— intermedia Serv. 
Epliippiger Perezi Bol. 

— Panteli mihi. 



Otros li :tos recogi de diferentes 6rdenes, peroaplazo parn 
ueva 
forma. 



n ueva ocasi6n su enumeraci6n \ el estudio de alguna otra 



DE HISTORIA NATURAL. 49 



Sesi6n del 1.° de Febrero de 1899. 

PRESIDENCIA DE DON PRIMITIVO ARTIGAS. 

Eii ausencia del Sr. Calderon actua corao Secretario el senor 
Dusmet. 

— Se ley*') y aprobo el acta de la sesion anterior. 

— Se hizo una propuesta de socio. 

— Por unanimidad quedo aprobada la proposici6n de Re- 
forma del Reglamento presentada y discutida en la sesion 
anterior. 

— El Secretario leyo un oficio de D. Manuel- Jimenez parti- 
cipando el fallecimiento de su padre el Doctor D. Justo Jime- 
nez de Pedro. La Sociedad oyo con sentimiento esta comuni- 
cacion por tratarse de una persona de tan relevantes prendas 
personales y meritos cientiflcos, que desde la fundacion de la 
Sociedad de Historia natural pertenecio a ella prestandola su 
concurso por espacio de veintidos anos, y acordo dirigir una 
carta de pesame a su senor hijo D. Manuel. 

— El Sr. Martinez y Saez dijo lo siguiente: 

«Teng-o el g'usto de dar a la Sociedad la noticia de que nues- 
tro consocio. el R. P. Jose Pantel, de la Compania de Jesus, 
ha publicado en La Cellule, y en su tomo xv. entrega l. a , 
revista belg-a que dirig-e el R. P. Carnoy, un estudio titulado 
Le Thrixion halidayannm Rond. Exsai monogra'pMque sur Us 
caracleres exterieurs, hi Biologie el I'Anatomie d'nue larvepara. 
site du groupe des tachinaires, cuya memoria ha sido coronada 
por el Instituto de Erancia (premio Thore). 

Despues de la introduccion viene una interesante historia 
del parasitismo en los taqninarios, en la cual se hace minu- 
cioso examen de lo publicado por varios autores, que empieza 
en 1837 por Dufour y cqncluye por Meinert en INN 1 .), lo cual 
permite al autqr resumir el estado do los conocimientos sobre 
este asunto con anterioridad a sus descubrimientos publicados 
en el estudio: y bien se nota ([lie son grandes los que se des- 
,-criben por el Sr. Pantel. 

Todos conocemos la exactitud verdaderamente notable de 

ACTA3 DE LA SOC. ESP. DE H. X. — FKBRF.RO, 1899. 4 



50 ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA 

todos sus estudios, asi es que no puede menos de llamar la 
atenci6n la primera parte, dedicada a la morfologfa externa 
del parasito: pero ai'm interesa mas y es ejemplo acabado, 
dig-no de imitaci6n, la parte seg-unda, que se refiere k su bio- 
log*ia y etiolog-ia. Todas las cuestiones relativas a su anatomia 
estan mag-istralmente tratadas en la tercera parte, que em- 
pieza exponiendo los metodos de estudio y haciendole en lo 
referente a los aparatos digestivo, circulatorio, respiratorio, 
secretorio, excretorio y sensitivo. En las conclusiones g-enera- 
les a que llega el autor acerca de los puntos tratados en cada 
parte, demuestra su g-ran disposicion para estas minuciosas 
investig-aciones. en las cuales se inicio, bajo la dirercion de 
los Sres. Carnoy y Gilson, en la Universidad cat61ica de 
Lovaina. 

Creo que la - Sociedad acog-era con interes esta ligerisima 
noticia, tanto porque su autor erapezo en Ucles estas observa- 
ciones, y es muy conocido entre nosotros, cuanto por tratarse 
de un parasito que vive en la Leptynia hispanica, y muy pro- 
bablemente indistintamente en todas las liembras de los fas- 
midos, y por consecuencia en el Bacillus Rosii y aun en otros 
insectos; de modo que es probable, por no decir seg-uro, que 
el ciclo evolutivo de la especie se completa por una 6 varias 
g-eneraciones que no tienen ninguna relacion con los fas- 
midos. 

Al texto, de buena y correcta impresion, acoinpanan seis 
g-randes laminas, cuyosdibujos del natural son del Sr. Pantel, 
y estan bien g-rabadas y litog-rafladas.» 

La Sociedad acordo dar expresivas g-racias al R. P. Pantel 
por el donativo de escrito tan importante, y como el Sr. Boli- 
var, impedido de asistir a la sesi6n por ballarse enfermo, habia 
remitido otra nota referente a la misma publicacion, se acord6 
extractar de ella io relativo a la biolog-ia de la larva del Thri- 
xio7i, que es como sig-ue: 

«E1 Thrixion Holiday anum es una pequena mosca (4 mm.) 
hallada por primera vez en Sicilia, donde fue recog-ida por 
Haliday y descrita por Rondani en 1872. Solo el cf era cono- 
cido, ignorandose igualmente su biolog-ia, puesta en claro en 
el libro de que doy cuenta a la Sociedad, y en el que el P. Pan- 
tel expone ademas un completo estudio de la morfologfa 
externa y de la anatomia de la larva del parasito. 



DE HISTORIA NATURAL. 51 

Las larvas del Thrixion viven en el interior del cuerpo de la 
Leptynia hispanica Bol., unico fasmido de la region central de 
fispana. La hembra adulta deposita los huevos sobre los tegu- 
mentos del ortoptero, no .tan solo sobre el tronco, sino tambi6n 
y con muclia frecuencia sobre las patas (1), quedando adheri- 
dos mediante una sustancia glutinosa que los envuelve. La 
larva que en ellos se desarrolla perfora el tegumento de aquel, 
mediante un aparato especial de que su boca esta. provista, y 
auxiliandose quizas tambien por la accion quimica de algun 
liquido que pudiera ser el de las glandulas salivales, muy 
desarrolladas en este periodo, se introduce en el interior del 
cuerpo abri^ndose paso a traves de los distintos organos de 
este durante un periodo que podemos Uamar de vida errante, 
en el que tiene lugar la primera morfosis, y que termina 
cuando la larva ha logrado alojarse en el abdomen en la pro- 
ximidad de los ovarios y preferentemente en los segmen- 
tos 2.° y 4.°. colocandose a uno y otro lado de la linea media 
y en contacto con la membrana blanda y flexible que enlaza 
el arco dorsal con el ventral en cada anillo del abdomen; desde 
este momento permanece fija por todo el tiempo que dura su 
vida parasitaria. Pero la rapidez con que se verificara su evo- 
lucion exige para lo sucesivo una respiracion muy activa, no 
bastando, como hasta aqui, los cambios gaseosos que hayan 
podido tener lugar entre la sangre de la larva y la del ortop- 
tero; de aqui la necesidad de que se provea directamente del 



(1) El P. Pantel establece varias hipotesis para el caso de penetracion de la larva 
en el cuerpo del ortoptero por una de las patas, inclinandose a admitir como ma's 
probable la de que no por esto debe considerarse como destinada a morir aque- 
11a, a pesar de la dificultad extrema que ha de encontrar para caminara lo largo 
de la pata por entre los musculos, nervios y trsqueas que ocupan su cavidad, y 
sobre todo para franquear la porcion mas estrecha de la articulacion coxo femo- 
ral. Las circunstancias biolog'icas de esta larva son harto semejantes para no re- 
cordarlas aqui, ;i las que, seg-un Y. Delape, ofrecen los rizocefalos 6 centrogoDios 
(crustiiceo^ cirropodos) en su parasitismo sobre los crustnceos decdpodos, y en parti- 
cular la Sacculina carcini. Tambien en esta la penetracion de la larva del rizocefalo 
se verifica por las patas del eangrejo y, al parecer, exclusivamente por ellas, segun 
Delatre, caminando, una vez dentro, en direccion del abdomen, que es donde ha de 
establecerse, emitiendo entonces las prolongaciones radiciformes que han de asegu- 
rar la subsistencia del parasito, rodeando los organos digestivos del cangrejo para 
extraer de ellos un alimento ya preparado. Llegada la fase adulta y con ella la nece- 
sidad de la reproduccion, el parasito, sin soltar sus amarras, perfora la piel del abdo- 
men del cangrejo y aparece al exterior, formando a modo de grueso tuberculo, en cuya 
disposicion contir.ua toda su vida. 



52 ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA 

oxigeno necesario para su respiraci6n, tomandolo del exterior, 
n cuyo fin la larva, mediante reiterados movimientos de la 
porci6n posterior de su cuerpo, producidos de delanlo a atras, 
logra abrir mi agujero en los tegumentos del Lnsecto por el 
que se proyecta al exterior la ultima porci6n del abdomen, a 
la (inc. concurren gruesas traqueas y en la que se encuentr.i 
colocada la regi6n estigmatifera, la que se adapta de tal ma- 
nera a los bordes del agujero, que ni una gota de sang-re se 
derrama durante esta operation. Ml color negro did tuberculo 
estigmatifero de la larva se destaca desde este momento sobre 
Ins tegumentos pajizos 6 verdosos del ort6ptero y acusa la 
presencia did parasite, reconoci6ndose inmediatamente por id 
numero de ellos el de las larvas que alberga el abdomen de cada 
Leptgnia, que solo excepcionalmente llega :'i ( .) y aun mas rara 
vez a 12. 

La muda que sufre la larva despues de haberse fijado de la 
manera indicada, y cuyo mecanismo ha sido minuciosa \ 
admirablemente descrito por el autor de esta Memoria, se 
diferencia de las que sufren las larvas do los miiscidos libres 
en que el tegumento no se desprende de una vox constituyendo 
un solo despojo, pues no debiendo la larva abandonar ni por 
un momento su comunicaci6n con el exterior, y habiendo de 
estar, por consecuencia, el tuberculo estigmatifero introducido 
siempre en el orificio de perforaci6n, tiene aquella que verifi- 
earse en dos tiempos: en el primero de los cuales la larva se 
despoja del tegumento <jue envuelve toda la parte anterior de 
su cuerpo, 6 sea la escondida a la vista, quedando este 
tegumento arrollado a modo de collar en la proximidad del 
tuberculo estigmatifero: y en el segundo se separa el tegu- 
mento del referido tuberculo, que se desprende \ cae al suelo 
arrasiiando. como es consiguiente, la intima de las grandes 
traqueas quo concurren a dicbo aparato. 

\ diferencia de lo que suce.de con otras laryas de taquininos 
que terminan su evoluci6n larval en el cuerpo de la victima 
transformandose alii en ninfas, la del Thriccion abandona la 
Leptynia antes de Llegar a este periodo, yerificahdo su salida 
por el liiismo agujero que sirvi6 para que se proyectara al ex- 
terior el tuberculo estigmatifero, y que, h pesar de su pequ0no 
dianietro. permite el paso de la larva uxediante la idislpcacij&p 
de todos los 6rganos internosy los poderosos esfuerzos muscu- 



DE HISTORIA NATURAL. 53 

lares que emplea el animal para co'nseguir atravesar aquella 
angostura, verificandose todo esto, como dice graficamente y 
con gran sencillez el autor, como si el animal estuviese redu- 
cido a un saco de paredes contractiles ocupado por una subs- 
tancia fluida. Una vez en el suelu, la larva se entierra a poca 
profundidad 6 se esconde bajo cualquier cuerpo para trausfor- 
marse en ninfa; el cuerpo se hace ovoideo, las articulaciones 
de los segrnentos desaparecen, y en una Intra proximamente 
la transformaci6n se ha verificado, si bien los tegaimentos tie- 
nen aim el color blanquecino de la larva, que se convertira 
al cabo de una 6 dos horas en el pardo rojizo de la ninfa. 

La aparicion del insecto perfecto tiene lugar en un plazo 
alg*un tanto variable, de diez a diez y siete dias, que unidos a 
los diez que por termino medio transcurren desde la segunda 
muda, y a seis mas que pasan desde que comienza la perfora- 
ci6n del tegumento de la Leptynia para establecer comunica- 
cion respiratoria con el anterior y de los que trauscarrieron 
desde la penetracion del parasito hasta que se fijo en el abdo- 
men, dan por resultado que el Thrixion salido del huevo depo- 
sitado en Junio sobre la Leptynia llega en Julio al estado per- 
fecto. Ahora bien, como en esta epoca ha terminado la puesta 
la Leptynia y comienza a desaparecer, ocurre preguntar: gcual 
es la vida del Thrixion hasta el mes de Junio del ano sig'uien- 
te? Las larvas de la segunda generacion ;.en que animal se 
albergan? Y si los caracteres de ias nuevas larvas del Thrixion 
no varian £c6ino puede verificarse la adaptacion al nuevo pa- 
rasitismo en animal que necesariamente ha de ser muy dis- 
tinto de la Leptynia, ya que 6ste es tipo de una familia extra- 
ordinaria sin otro representante que ella en la region central 
de Espana?» 

— El Sr. Bosca, de Valencia, remite la siguiente nota: 

«Fl meteorito de Qitesa Valencia). 

En nota anteriormente comunicada a esta Sociedad (1) di 
noticia de la caida del meteorito que motiva las presentes 
lineas, anunciando ocuparme oportunamente del resultado 
obtenido mediante los ensayos que se practicaran para cono- 



(\) Bosca: Noticias sobre un meteorito caitfo en Quesa 'Valencia;. Anal, de la Soc. 
esp. de Hist, nat., Arias, Diciembre de 1398, paginas 207-209.) 



51 ACTAS DE LA S0CIEDA1) ESPANOLA 

cer su composiciun y estructura. Hoy, terminados estos, hasta 
donde es posible con el escaso material de que se ha podido 
disponer, me ha parecido oportuno resumir todas las observa- 
ciones que sobre el asunto me ban sido comunicadas, y ofre- 
cer con ellas una doscripcion breve, pero abarcando todos los 
extremos suficientes para formar un concepto preliminar de 
dicha piedra extra-terrestre. 

Caida. — A las nueve de la noche proximamente del dia 
1.° de Agosto de 1898, con un cielo despejado, se vio cruzar el 
espacio en una vasta extension de la provinciade Valencia en 
direccion NE. a SO. una brillantisima rafaga luminosa, dejan- 
do tras si una estela brillante, que desaparecio por completo a 
mucha elevaci6n. El mismo dia y hora los vecinos de Quesa, 
partido judicial de Enguera, distante 10 leguas de Valencia, 
hacia el Mediodla, vieron con extraordinaria intensidad aque- 
11a rafaga, e inmediatamente despues de desaparecida, oyeron 
dos fuertes y simultaneas detonaciones, seguidas de un breve 
rumor corao de tormenta. Al siguiente dia recogian una pie- 
dra negra, de extraordinario peso, caida en la partida de 
Budilla, a una bora pr6ximamente de Quesa, la cual se babia 
hundido en el suolo unos 40 cm. 

Hasta abora s61o se ha encontrado un fragmento, por mas 
que se ban hecho averiguaciones para dar con otros, que se 
supone hayan caldo, por cuanto unos pastores que sintieron 
de cerca el fenomeno de la precipitacion, aseguran que perci- 
bieron primero grandes ruidos de explosion y otro hacia el N. 
despu6s de cesados estos. 

Caracteres fisicos. — La piedra en cuestion, propiedad del me- 
dico I). Eduardo Marin, pesa 10.670 g., siendo de forma irre- 
gular, aunque en conjunto algo redondeada: sus mayores dia- 
metros miden de 18 ;'i 'S.\ cm. por una cara bastante plana, al 
paso que el extremo opuesto es cuneiforme, siendo el mayor 
grueso en este de S cm. 

El exterior esta envuelto por una costra uegra, con impre- 
siones digitales, rugosidades y estrias poco marcadas en dife- 
rentes direcciones. [nteriormente es el meteorito muy duro. 
algo agrio, con aspecto metalico, Lleno <\r cavidades, cuya 
superficie aparece irisada por una causa fisica, y en parte 
amarillenta como de pirita, por mas que no baya podido 
demostrarse La presencia del azufre. 



DE HISTORIA NATURAL. 55 

La densidad es de 6,48. El Dr. Peset, que la ha determinado 
en su laboratorio quimico de Valencia, nota que si bien esta 
cifra parece baja tratandose de una piedra cuyos principales 
componentes son el hierro y el niquel, se explica el hecho por 
la existencia en aquella de cavidades, como antes indiqu6, al 
modo como acontece en las escorias. 

Composition quimica. — El citado Dr. Peset ha analizado el 
meteorite de Quesa, obteniendo el siguiente resultado en una 
pequena porcion de la superficie del mismo: 

Hierro rnetalico 79,07 por 100 

Nfquel rnetalico 17,95 — 

Oxigeno de la parte del oxido ferroso-ferrico que con- 

tieue(l) 2,98 — 

Cobalto, manganeso y otros cuerpos Indicios. 

Otro analisis practicado posteriormente por el mismo repu- 
tado quimico de un fragmento extraido del interior del meteo- 
rite, le ha dado iguales elementos que en el analisis anterior, 
si bien en este figuran solo indicios de oxido y, en cambio, 
se apreciaron vestigios bastante marcados de silice. El resul- 
tado fue el siguiente: 

Hierro rnetalico 81,35 por 100 

Niquel rnetalico. 1 8,35 — 

Indicios varios 0,30 — 

Clasificacion del meteoriio. — El Catedratico D. Salvador Cal- 
deron, de Madrid, con ayuda solo de algunas limaduras reco- 
g - idas de la piedra en cuesti6n en el acto de cortarla, con 
objeto de hacer el segundo analisis quimico del interior, ha 
podido determinar el grupo a que pertenece, dandome los 
siguientes informes: 

«E1 meteorite de Quesa es rnetalico y corresponde al ultimo 
»griipo de esta seccion, 6 sea el de la ataxita, conocido solo 
»por escaso numero de ejemplares (2), pero que se caracteriza 
»bien por no ofrecer ni las figuras de las octaedritas ni las de 



(1 ' I>ebe advertirse que la substancia ensayada se tomo limando solo algun puoto 
•de la superficie. 

(2\ Brezina: Die Meteoritensammlnng des K. K. naturhistorischen Ho/museums. 
(Annal. d. K. K. natwhistorich. Hofaius. Wien, IS9G, p;iginas -29^ 2.17.) 



56 ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA 

Neumann. Por su composici6n quimica se le colocaria entre 
las ataxitas altamente niqueliferas (como la de Smithland, 
Babbs Mill, Dehesa, Morradal y alguna otra), que contienen 
de 17 ;'i 20 por LOO de niquel h- cobalto; pero, en cambio, 
liliere de ellas por su poca densidad y por qo afectar sus 
>figuras de corrosi6n el brillo mate como resin. ism que bfrecen 
Ins citadas. 

•En vista de dichas particularidades consults nl profesor 
Cohen las dudas que me surgian con la escasa representa- 
tion que poseia del ejemplar valenciano, y este complaciente 
sabio me ha comunicado que, en efecto, las figuras de corro- 
>si6n del meteorito de Quesa se distinguen por la disposici6n 
»de sus manchas y porque las partes mas pequenas de ellas 
»ofrecen un brillo marcado, con cierta orientaci6n, limitan- 
»dose irregular y confusamente unasaotras. Recuerda, segiin 
su informe, el aspecto que olVecen las figuras del meteorito 
»de Primitiva, el cual pertenece a las ataxitas pobres en 
niquel; de suerte que el de Quesa parece representar una 
»subdivisi6n uueva dentro del grupo. 

»Claro esta que de los demas eomponentes accesorios nada 
»puede decirse, disponiendo s61o de unos trocitos del ejemplar 
,>sumamente pequeiios. Con todo lo que ha podido observarse 
»basta para afirmarque seria interesantisimo el estudio petro- 
>>grafico y de Las^ figuras de corrosi6n de la notable piedra me- 
»te6rica de Quesa, la cual corresponde a un grupo poco cono- 
»cido y representa una subdivision uueva dentro de 61. » 
— I'd Sr. Uhagon (D. Serafin) comunica lo siguiente: 

«Dif$rencias sexuales rid «Calkormiocerus !apidicola» Ghev. 

Nuestro consocio, el Sr. Martinez de la Escalera, ha tenido 
la bondad de comunicarme varios ejemplares -/ y Q del C. l.a- 
pidicola Chev., entre ellos una. pareja en c6pula, y con ayuda 
de estos elementos he podido tijar de un modo claro y termi- 
uante los caracteres sexuales de dicha especie, que expongo a 
continuaci6n: 

of Tamano en general algo menor. Cuerpo m,as estrecho, 
mas paralelo. Amtenas con el escapo menos en<rn>sado hacia 
el apice; funlculo con <•! 1." artejo oblongo-c6nico, dos veces 
d cerca de dos veces mas largo que ancho; 2.°, vez y media 
pr6ximamente mas largo que ancho, ligera y anchamente 



DE HISTORIA NATURAL. 57 

escotado interior mente; 3.° y 4.°, poco. pero marcadamente 
transversos; los tres siguientes cada vez mas redondeados, 
mas g-lobiformes; la maza ligeramente mas estrecha. Pro- 
torax menos transverso, inns reg'ularmente gioboso, menos 
bruscamente estrechado hacia adelante, menos ensanchado en 
los lados; su escultura formada por granos aplastados mas 
confundidos, mas borrosos y, pur lotanto. de aspecto mas liso; 
los puntoshundidosesparcidos muclio mas apreciables. Elitros 
alg-o menos convexo's, y sobre todo en su conjunto marcada- 
mente mas paralelos. Cuarto artejo de los tarsus anteriores 
evidentemente ensanchado; sus lobulos mas pronunciados, 
mas separados entre si. Unas de los cuatro tarsus anteriores 
unidas en casi toda su extension. Parte media de lus dos pri- 
meros seg-mentos abdominales, lig-era, pero visiblemente de- 
primida. 

Q Tamafio en g-eneral alg'o mayor. Cuerpo mas ancho, me- 
nos paralelo. Antenas con el escapo mas engrosado hacia el 
apice; funiculo con el l. er artejo muclio mas grueso, relativa- 
mente mucho mas curtu. una mitad proximamente mas largo 
que ancho, con una depresion foveiforme por encima, en la 
base, que le hace parecer escotado por delante; 2.°, fuerte- 
mente encorvado de fuera a adentro resultando asi muy mar- 
cadamente escotado interiormente; los cincu siguientes nota- 
blemente transversos. el doble 6 cerca del duble tan anchos 
como larg-os; la maza mi puce mas corta y mas rubusta. Protu- 
rax mas ancho, mas transverso, menos g-loboso. alg-o mas 
ensanchado en los lados: su escultura formada por granos 
aplastados mucho mas definidos y aparentes, por lo cual su 
aspecto es mucho menos liso; los puntos, hundidos y esparci- 
dos, mucho menos apreciables. Elitros alg-o mas convexos y en 
su conjunto mas redondeados en los lados, menos paralelos. 
Cuarto artejo de los tarsos anteriores y parte media de los dos 
primeros seg-mentos del abdomen, normales. Unas de los cua- 
tro tarsos anteriores libres. 

Tenia, por lo tanto, razun el Sr. Seidlitz (Die Otiorhynchi- 
den, s. str., p. 138) al suponer que la estructura particular de 
las antenas y el tener las unas de los cuatro tarsos anteriores 
libres, constituian caracteres propios del sexo femenino, y no 
parece resultar fundada la opinion que emite el Sr. Desbro- 
chers des Log-es (Le Frelon, L895-1896, ni'iin. 3, pag*. 27, nota) 



5S ACTAS DE LA SOCIKDAD KSPANOLA 

al describir su ('. cordatus, de que los ejemplares con las ante- 
nas dilatadas y a veces anormales pertenecen al sexo rf, y 
aquellos con dichos organos muclio mas delgados y normales 
corresponden al sexo 9. 

Sin embargo, y aunque yo me lialle en 1111 todo conform e 
con el Sr. Seidlitz en cuanto al modo de apreciar estas dife- 
rencias con relaci6n a los sexos, muy conveniente seria el 
buscar ejemplares en cupula de las demas especies sometien- 
dolas a an estudio detenido para tener asi medios seguros de 
comprobaci6n. 

Para terminar, dir6 que la mayor dilatacion del cuarto artejo 
de los tarsos anteriores en los tf, caracter que no he visto 
mencionado hasta abora, lo he observado, no solo en el C. la- 
pidicola Chew, sino, aunque menos marcado, en otra especie 
del mismo g<mero traida del Pardal (Sierra de Seguira) por el 
Sr. .Martinez de la Escalera, y muy proxima al C. hirlicu- 
lus Seidl., que no poseo, pareciendo diferenciarse por los ulti- 
mos artejos del funiculo de las antenas, que son evidentemente 
mas anchos que largos. De dicha especie tengo en mi colec- 
ci6n mi rf y tres 9, reconociendose el ", ademas del men- 
cionado caracter, por las unas de los cuatro tarsos anterio- 
res unidas, y por presentar dos pequenos tuberculos espini- 
formes, separados, en la parte interna de las tibias poste- 
riores. ■> 

— El Sr. Bolivar enviu una nota poniendo en conocimiento 
de la Sociedad que los Sres. Martinez Escalera babian llegado a 
Alexandrette, disponi^ndose k partir para Alepo. segiin carta 
-del 17 de Enero. El viaje a Bagdad, bajando por el Eufrates, 
parece ofrecer algunas dificultades por la falta de seguridad 
personal, a lo que se debe que las caravanas prefieran tomar mi 
camino mas al NE., pasando por Ourfa y Mosoul; sin embargo, 
la verdadera causa de la nueva ruta de las caravanas es el ha- 
ber encontrado los traficantes mayores ventajas y ganancias 
visitando esas ciudades, donde toman y dejan mercancias. No 
sabia aiin el Sr. Escalera, en la fecha en que escribe, cual de 
los dn> caminos seguiria, esperando decidirse por lino de ellos 
en vista de los datos que recogiera en A.lepo. Ni < i n Alejandria 
ni imi Port-Said, donde se detuvo 6 hizo cortas excursibnes, 
habia hallado especies que merecieran mencionarse, sin duda 
por lo atrasado de la estaci6n. 



DE HISTOKIA. NATURAL. 59 

— El Sr. Fernandez Navarro, de Almeria, remite la siguiente 
nota : 

« Excursiones por los alrededores de Lozoya (Madrid). 

Uno de los mejores puntos de verano, si no el mejor, de la 
provincia de Madrid, es sin duda alguna el valle del Lozoya. 
Dificil es en la actualidad el acceso a dicho valle; pnes bien 
se ntilice para el viaje la dilig*encia que lleva el correo de Ma- 
drid a Aranda de Duero, bien se vaya en la de Miraflores de 
la Sierra, sera indispensable resig'narse a sufrir seis u ocho 
horas en tan incomodo vehiculo, seg'uidas de otras tres 6 cua- 
tro en caballeria 6 carro. Esta es segmramente la causa de que, 
a pesar de encontrarse tan delicioso rincon a 60 6 70 km. de 
la corte, no acudan a el los madrilenos que a la llegada del 
estio se desparraman por lug-ares de menor amenidad y de 
clima mucho mas caluroso. En ambas cualidades el valle del 
Lozoya no deja nada que desear al mas exig-ente. Situado a 
unos 480 m. sobre el nivel de Madrid y a mas de 1.100 sobre 
el del mar, raro es el estio en que desde su fondo deja de verse 
la nieve en los picachos que ].e rodean, corao es raro que una 
vez puesto el sol se pueda estar a la intemperie sin abrig'o 
alg-uno. En cuanto a vegetacion, rodeanle extensos pinares y 
robledales, creciendo en el fondo del valle que rieg-a el rio 
Lozoya abundantes fresnos, avellanos, abedules, olmos, en- 
drinos, sauces y otras especies arboreas, asi como numerosas 
lierbaceas, que con los extensos prados, siempre verdes, for- 
man un tapiz solo interrumpido por la faja brillante que di- 
buja el Lozoya, la casi paralela de la carretera que va de Lo- 
zoyuela a Rascafria y los numerosos pueblecitos y caserios si- 
tuados entre ambos. Los alrededores del antigmo monasterio 
del Paular sobre todo sun de una belleza extraordinaria, no 
superada segmramente en punto alg-uno de la provincia. y un 
lugar dig-no de ser visitado por los aficionados a admirar las 
bellezas de la naturaleza. 

A las anteriores condiciones line este punto para los natu- 
ralistas la de ser un excelente centro de excursiones por la 
Sierra de Guadarrama. Basta para comprenderlo asi conside- 
rar que esta rodeado de los puertos del Paular, Reventon, Mai 
Ag-osto, Navafria, Canencia, La Marcuera y Quebrantaherra- 
duras, asi como de las alturas mayores de la sierra, puditui- 



ACTAS DK LA SOCIEDAD ESPANOLA 

Wosc desde '''1 hacer excursiones de uno 6 dos dias ;'i Penalara, 
La Granja, Penas del Cuervo, Regajo Capon, Buitrago, El 
Cuadr6n, Presa de Mangir6n, Penas de La Cabrera, Valle de 
Bustarviejo, Miraflores, Cerros de la Najarra, Cabezas de I lie— 
rro, etc., etc. 

Ed la presente nota voy ;'i dar cuenta de las observaciones 
que he podido hacer este verano en los alrededores de Lozoya 
y de Los materiales recogidos, que ban sido muchos menos de 
los que debieran, pues circunstancias que no sun de este 
lugar nil 1 li ;n i impedido hacer muchas excursiones. 

El terreno cretacico que forma el suelo del valle y del cual 
ya did D. Casiano de Prado bastantes datos en su conocida 

• 

Descripcid lea y geoldgica de la provincia de Madrid, perte- 
nece al piso cenomanense, como podia deducirse de los f6siles 
hallados pur dicho naturalista, y por analogia con las dema.s 
manchas cretacicas de la provincia. Los escasos restos organi- 
cos encontrados por mi, confirman plenamente esta opini6n. 
Las capas calizas que constituyen su parte superior, linicas 
que he tenido ocasion de observar. se extienden horizontal- 
mente 6 con un buzamiento de muy pocos grados al \. y en 
algunos puntos fbrmando un anticlinal muy poco marcado, 
en cuyo eje se halla el cauee vagabundo del Lozoya. La faja 
constituida por este terreno es relativamente larga, pues eni- 
pieza entre Penalara y el monasterio del Paular y sigue por 
los terminos de Rascafria, Oteruelo, Alameda, Pinilla y Lozoya, 
hasta cerca de Navarredonda. En cambio su anchura es muy 
escasa, excepto en los terminos de Oteruelo y Alameda, donde 
alcanza unos 3 km., de aqui resulta una configuraci6n fusi- 
forme. 

Prado indica como materiales que constituyen esta faja, 
calizas con mi espesor de 'A a i) in., soportadas por L6 m. de 
margas con arenas; yo no he podido ver mas que la caliza. 
Esta es blanca, de grano grueso y bastante friable, de modo 
que no es susceptible de buen pulimento, ni tiene condiciones 
a prop6sito para emplearla en la construcci6n; en el pais la 
dedican casi exclusivamente a la fabricaci6n de cal. En algu- 
nos parajes, sobre todo junto a Los (Visiles, esta mas 6 menos 
espatizada \ tenida de rojo por el 6xido f6rrico, cuya presen- 
cia es facilmente comprobabLe con un Ligero ensayo; tratada 
\n,v los acidos deja un pequeno residuo de silice. 



DE HIST0RIA NATURAL. (51 

Al microscopic se presents como un conjunto do granos 
irreg'ulares con su estriaci6n caracteristica indicadora de la 
exfoliacion romboedrica, diversamente orientados, do extiri- 
cion uniforme en general, pero con indicios en algmnos de 
ellos de las maclas polisint6ticas. y en este caso con las estrias 
de la macla segun R; la estructura es marcadamente crista- 
lina. No se observa en esta caliza el mas pequeno indicio de 
restos organicos, y las inclusiones mas frecuentes son poros 
g-aseosos mas 6 inenos alargados en el sentido de las fajasque 
forma su conjunto. Se encnentran ademas unas laminillas ro- 
jizas referibles al oligisto y mnchos granulos de magnetita. 
que forman manchas anubarradas en algunos sitios. 

De trecho en trecho se presentan en estas calizas g'eodas de 
variados tamanos y complicadas formas, cuyo interior esta 
tapizado de pequefios cristales constituidos por un escalenoe- 
dro dominante y un romboedro agudo, muy diafanos a veces. 
Frecuentemente estas geodas se encuentran casi rellenas por 
unos granos calizos. espatizados y mas duros, trabados por 
un cemento tambien calizo, que recuerdan la estructura de 
las areniscas de Fontainebleau y Westfalia; no deja apenas 
residuo de arcilla y solo da indicios de hierro. 

Todas estas calizas se presentan de trecho en trecho atrave- 
sadas por otra que forma venag delgadas (1 cm. de espesor 
por termino medio),, mas obscura, menos friable y algo saca- 
roidea, la cual deja un gran residuo arcilloso y no da indicios 
de hierro tratada por los acidos. En el microscopio se observa 
que esta constituida por granos mas pequefios y menos carac- 
terizados que los de la primera, sin estrias de macla y con las 
de exfoliacion rara vez visibles; es mas pura que la anterior, 
sin laminillas de oligisto ni granulos de magnetita, eon muy 
escasos poros gaseosos y de un aspecto clastico mas bien que 
cristalino. 

Los fosiles son muy escasos en esta caliza y estan repartidos 
con bastante desigualdad, viniendo a formar como nidos en 
algmnos puntos, mientras que la casi totalidad de la roca esta 
desprovista de ellos. Yo los he encontrado siempre en las cali- 
zas mas coloreadas, pues como digo anteriormehte, such' 
haber en su proximidad manchas numerosas del 6xido ferrico. 
El mas importante, tanto por no estar citado de Espana que 
yo sepa, como por ser caracteristica de este piso del cretacico 



62 ACTAS DE LA S0C1EDAD ESPAKOLA 

es el Radiolites (Spharulites) Saxonie R6m. sp. (1), pertene- 
ciente al grupo del Sauvagesi, y del eual he hallado numero- 
sos moldes internos bastante bien conservados. Aunque bien 
pudiera ser este el mismo que Prado dtbuja en su citada Des- 
cripcidn (lam. n, fig-. 18), con el nombre de Spharulites sq«a- 
mosus d'Orb., mal determinado por dicho g*e61og-o, la figura me 
inclina a creer que la especie hallada por mi no habia sido 
observada por aquel distinguido naturalrsta. Ademas de esta 
especie de rudista perfectamente determinable, he encontrado 
restos menos completos de otros dos moluscos y de un bra- 
quiopodo. Los moluscos parece que se pueden referir al 
Pecten tripartitus y al Pecien (Vola) quinguecostattcs Sow., el 
ultimo citado del cretacico de la provincia, pero no del valle 
del Lozoya, sino de la arenisca del Yellon. El braquiopodo es 
una Terebratula, indeterminable en la iinpresion que yo he 
visto. Este g - 6nero tambi^n le cita Prado, con la particularidad 
de que por la misma dificultad con que he tropezado yo, no 
se atreve a determinar la especie, aunque indica que tal vez 
sea nueva. 

Como accidente notable, aunque bien frecuente en esta clase 
de terienos, debo hacer notar la existencia de una g-ruta de 
estalactitas llamada en el pais la cueva del Cabo del Rio. Esta 
situada en termino de Lozoya, como 1 km. al S. de dicho pue- 
blo, y es muy conocida en todos aquellos contornos y facil de 
buscar porque su entrada se halla junto a una casa derruida. 
No he practicado una verdadera exploracion de ella, pero creo 
que no ha de resultar interesante; la parte accesible alcanza a 
muy poca profundidad y tiene sus paredes tapizadas de esta- 
lactita y el suelo cubierto por los restos de pequehos derruin- 
bamientos de las paredes. Por su fondo corre un arroyo que va 
a alimentar una fuente proxima del mismo nojnbre que la 
cueva, y cuyo cauce forma un tunel de un medio metro de 
altura en la parte a que alcanza la vista. Si se pudiera seguir 
este canal, casi seg-uramente se encontrarian mas habitacio- 
nes y tal vez entonces adquiriera iutcrcs la exploracion de 
esta cavidad; pero esto exigiria trabajos de consideracion. 
Multitud de murci61agos [ VespertiHo pipistrellus Schreb.) per- 



(1) Determinado por D. Lucas Mallada. 



DE HISTORIA NATURAL. (53 

manecen colg-ados de las liendiduras did techo y cubren con 
sus excrementos gran parte del piso. 

Tambien merece notarse la diferencia que presenta el alveo 
del Lozoya cuando recorre el cretacico y en su marcha por el 
arcaico, que acusa perfectamente la diversa naturaleza de los 
materiales por los que se abre paso. Mientras el rio corre por 
el cretacico, su curso es sinuoso, vag-abundo, adquiere gran 
ancliura y poco fondo, su corriente es lenta y con frecuencia 
se divide en brazos, que al reunirse form an islas de extension 
variable; es facil percibir en el los dos lechos, mayor y menor, 
aquel constituyendo una liermosa veg*a de pastos llamada El 
Soto, que en las grandes avenidas se cubre totalmente de 
a^ aa. Cuando el rio sale de las calizas para entrar en los gmeis, 
el aspecto de su cauce cambia completamente; corre entonces 
con mayor rapidez por un leclio de poca anchura pero de gran 
profundidad, de parecles verticales 6 muy inclinadas y cam- 
biando de direccion, no indistintamente, sino siempre por la 
presencia de materiales desig-ualmente resistentes. 

He buscado con detencion por toda la orilla del rio que lie 
podido recorrer, las marmitas 6 pot-holes que Prado cita en su 
trabajo, y lie visto que, en efecto, son bastante frecuentes, 
pero s61o en la parte que corre por el arcaico, no liabiendo 
encontrado ni uno solo en el cretacico. Los hay mas 6 menos 
completos, anchos y poco profundos 6 por el contrario. estre- 
chos y de mucho fondo. Entre ellos es muy notable uno que 
hay en un gran canto de cuarzo situado frente a la seg-unda 
vuelta que da la carretera a la salida de Lozoya en el kil6me- 
tro 13. Esta marmita tendra mas de 1 in. de profundidad por un 
diametro de 12 6 14 cm. y es de secci6n perfectamente circular. 
Otro sitio donde se pueden observar muchas es en Buitrago, 
en unos g-randes cantos que hay junto a los estribos del puente 
que da paso a. la carretera de Irun. Llama la atencion que en 
los materiales duros del arcaico se forinen estos curiosos acci- 
dentes y que en los cretacicos que por su escasa dureza parece 
que debian dejarse horadar con mas facilidad, no sepresenten 
nunca. Quizas, sin embarg-o, este la razon del hecho en la 
misma falta de dureza de las calizas, que hara que al iniciarse 
la formaci6n del pot-hol sean sus paredes destruidas por la pie- 
dra 6 piedras que por su movimiento habian de frag-uar la 
excavacion; por lo demas, es indudable que si en la caliza 



• ;i ACTAS DE LA SOCIEDAD ESPANOLA 

alcanzase la cavidad alguna profundidad, su ibrmacion seria 
mnclio mas rapida que en las rocas duras del arcaico, pero 
tambi6n es cierto que la misma roca en que se form aria la 
niarmita llegaria a desaparecer en tiempo breve desgastada 
por los materiales mas duros que acarrea el rio. 

Otro hecho que merece 11am ar la atenciun es la existencia 
(le restos indudables del gdaciarismo, que se manifiestan bajo 
la forma de canchales. Se extienden estos siguiendo casi exae- 
tamente la linea de separacion del arcaico y el cretacico, pero 
s61o en la parte de la divisoria de aguas de Duero y Tajo, Id 
cual es nniy natural, porque estando de aquella parte las ma- 
yores alturas, debieron persistir alii los hielos hasta epoca mas 
reciente y siempre en mayor cantidad. No es dificil que se 
observen en la otra vertiente del valle, pero indudablemente 
de existir, son mucho mas escasos, no habiendolos tlegado yo 
a ver. Constituyen estos canchales 6 morrenas, que deben ser 
frontales, acumulaciones de cantos de tamanos variables. 
desde el de arenas hasta el de varios deciinetros de diametro. 
de materiales diversos, aunque siempre de los que forman las 
alturas proximas y con 1111 grado variable de pulimento, cbmo 
acusando recorridos muy distintos. En la carretera de Lozo- 
yuela a Rascafria, en el trayecto comprendido entre este ulti- 
mo pueblo y Piiiilla del Valle, hay frecuentes desmontes en 
que se ven perfectamente estos canchales. 

Ademas de los materiales citados hasta aqui. e\iste en el 
valle otro (pie no puede en realidad atribuirse ni al arcaico ni 
nl eretacico, denominado en el ipaistierra de darrds. Esta tierra 
es u