(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Annales eclesiasticos, y secvlares, de la... Civdad de Sevilla... Desde el ..."

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http : / /books . google . com| 



v-ií» 




h4 



/'■¿T/- 



3P H 

ANALES .^^ 



ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

DB LA MUY NOBLE 

Y MUY LEAL CIUDAD DE SEVILLA, 

metr<5poli de la Andalucía» 

f 

QUE CONTIENEN SUS MAS PRINCIPALES MEMORIAS 
desde el año de 1246 , en que emprendió conquistarla 
del poder de los Moros el gloriosísimo Rey S. Fernando 
III de Castílla y León , hasta el de 1671 en que la 
Católica Iglesia le concedióle! culto y tíüilo 

de Bienaventurado* 



FORMADOS 



POR DON DIEGO bRTÍZ DÉ ZÚÑÍGA, 
Caballero de la Orden de Santiago , natural y originario 

de la misma Ciudad i 



• ILUSTRADOS Y CORREGIDOS 

VOR D. ANTONIO MARÍA ESPINOSA r CARZEL. 



TOMO h 



CON LICENCIA. 

MADRID , EN LA IMPRENTA REAL, 

AÑO DE 1795. 



AS 



• Nibit earum rerum scire , quct antequam nas^ 
cereris , factce sunt ^ boc est semper esse puerum. 
Cognoscere vero res gestas^ memoria veteris , or- 
dinem tener e antiquitatis:^ exemplorumque , omnium 
haber e notitiam ^ decorum ^ laudabile , ac prope est. 
divinum Cipero e;c Platpne in Timaeo. . 



•A 



* - / 



m * 



AL EXC Mo S.» D. MANUEL DE GODOY Y ÁLVAREZ 
DE FARIA , Ríos , SÁNCHEZ ZARZOSA : DUQUE DE LA 
ALCUDIA , SEÑOR DEL ESTADO DE ALBALÁ , GRANDE 
DE ESPAÑA DE PRIMERA CLASE ; REGIDOR PERPETUO 
DE LA CIUDAD DE SANTIAGO: CABALLERO DE LA 
INSIGNE ORDEN DEL TOYSON DE ORO t GRAN CRUZ 
DE LA REAL Y DISTINGUIDA ESPAÑOLA DE CARLOS III: 
COMENDADOR DE VALENCIA DEL VENTOSO , RIBE- 
RA Y ACEUCHAL EN LA DE SANTIAGO ; CABALLERO 
GRAN CRUZ DE LA RELIGIÓN DE SAN JUAN : CON- 
SEJERO DE ESTADO : PRIMER SECRETARIO DE ESTA- 
DO , Y DEL DESPACHO : SECRETARIO DE LA REYNA 
N. S.RA: SUPERINTENDENTE GENERAL DE CORREOS 
Y CAMINOS : PROTECTOR DE LA REAL ACADEMIA DB 
LAS NOBLES ARTES , Y DE LOS REALES GABINETE 
DE HISTORU NATURAL , JARDÍN BOTÁNICO , LABO- 
RATORIO CHÍMICO, Y. OBSERVATORIO ASTRONÓMICO: 

^ GENTILHOMBRE DC CÁMARA CON EXflaiCICIOi CAPI- 

TÁN GENERAL DE LOS REALES EXÉRCITOS: INSPECTOR 

, Y S^ARGENTO T«AYOR DEL REAL CUERPO DE GUAR- 

DIAS D£ CORPS , &C. ^«. &o^ 



EXC. SEKOR. 



J-^a presente obra no es solamente la tne^ 
jpr Historia de una de nuestras mas prin^ 
cipales ciudades , sino es también una reco' 



42 



pUacion de los progresos que toda España 
hizo en muchos siglos y y que tan enlazados 
están con aquella preciosa parte de todo el 
Estado, . 

. íA quién podría presentarse la relación 
de estos progresos con mas justo titulo y que 
á qwien preside á este mismo Estado, y ve- 
la por el adelantamiento de sus prosperida- 
des , en este tiempo en que por haberse be^ 
cho tan raro este escrito , se publica de 
nuevo con algunas ilustraciones ? ■ 

Dígnese V, E, admitir este esfuerzo con 
la misma benignidad con que protege todos 
los que se dirigen al bien é ilustración de la 

Nación: y honre al que le hace con permitir 
que ie presente rendido tan apreciable obra. 



ExcJ^ Señor. 



Antonio María de Espinosa 

y Cartel, 



5- /río. ADVERTENCIA, 

JjiStos Anales, que han merecido el elogio de los sabios y 
Ja común aceptación , se imprimieron en Madrid el año de 
1677 • ^^ haber pasado solamente un siglo y diez y siete 
año& después de la impresión de esta obra , no se hallan 
cxemplares de ellos sino en las Bibliotecas públicas , <> en 
poder de algunos sugetos que los conservan con estima- 
ción $ por esto se hace la presente edición , añadiendo va- 
rias notas en que se manifiesta el aumento que ha tenido 
Sevilla en jurisdicción , edificios, paseos ^y otras cósase ad- 
virtiendo las que no existen , aunque existían en tiempo 
del Autor , que hace relación de ellas , y se corrigen 
otras. 

He tenido presente la continuación de estos Anafes^ 
que por mandado del Uustrísimo Cabildo de dicha ciu- 
dad escribió Dm Lorefuu> Bautista de Zúñiga y cuyo ob- 
jeto principal fue la Olimpíada ó Lustro de la Corte en Se-- 
villa ( con este nombre lo publicó ) , con dos Apéndices 
que ile^n hasta el año de 174^ , ios quales son muy su- 
cintos. También he leido el Compendio Histórico de la mis- 
ma ciudad, impreso en ella el año de 1789 por D, Fer-^ 
min Arana de Vdfiora , que es el nombre supuesto con 
que su Autor quiso ocultar el verdadero suyo : escribid 
este Compendio valiéndose de estos Anales j como lo ex- 
presa en su prólogo. Igualmente he registrado con aten- 
ción los tomos 8 , i9 , 10 y 17 de los Viages de España que 
escribió Don Antonio Pons \ que en ellos trató de la pro- 
pia ciudad y y son los últimos que han escrito de ella : pa- 
ra lo demás me he valido de las antiguas Crónicas , His- 
torias , y demás documentos que he juzgado conveniente. 
Con vista de todos he formado estas adiciones y notas^ 
y en ellas se hallarán citados : al fin de cada tomo se en* 
contrará parte de estas adiciones , en las quales , ademas 
de insertar algunos documentos , se habla con mas exten- 
sión de otros puntos y los quales por no llenar mas de notas 
el original y o porque estas no sean demasiado largas , se 



han dexado para aquel sitio. En el último tomo se pone 
un Apéndice , en el que se trata de otras cosas que per- 
tenecen al aumento que ha tenido Sevilla desde que se 
publicaron estos Anales , y contribuyen á su grandeza. 

£1 Autor por causa de sus ocupaciones y poca sahid 
no pudo correcir su obra 5 y habiendo adquirido mien- 
tras se imprimió algunas noticias , las colocó en un Apen^ 
dice ^ en el qual asi lo manifestó 1 como «tas pertenecen 
á varios años , se han puesto ahora en el texto principal 
en donde Tes corresponden ^ anotando con esta señal ^ los 
párrafos que son trasladados del dicho Apéndice. 

Aunque Züniga usa algunas voces que en el dia no 
son bien recibidas , como opugnación , asentóse , opósito , to- 
par j y otras varias , se ha tenido por conveniente el de- 
xarlas; y solo lo que se ha hecho es quitarle alguna con- 
junción con la qual no hacia buen mentido la oración , po- 
niendo otra en su lugar si |h necesitaba ^ sin que por ella 
se mude su contenido ^i antes quede mejor y mas perfecto. 

Solo sobrevivió nue^ro Autor á la impresión de su 
obra tres años ; murió al de 16^0 de edad de 44 , y su 
temprana muerte nos privó de otras empresas. Si lo que 
he propuesto se hallare desempeñado , será para mí de la 
mayor satisíaccion , deseando que por este medio se tras- 
laden tales cosas á la posteridad , y que todas contribu-^ 
yan al aumento de las glorias de Sevilla. 



»i 



<• 






f , 



: j 



I 



PRÓLOGO DEL AUTOR, 






.•.í:í 



OS que haáta aquí han escrito Historijt 4e Se- 
villa* (ó lector, ó ya benévolo, ó ya cjrítico), con- 
tentándose con lo superficial , y fatigándose poco en 
las averiguaciones de lo mas importante , ^e^ h^ti 
dexado muchísimo , en que sin valeroie M j^iept^nciá 
que da facilidad á añadir a las c^sas invenudis, pueda 
casi formarla de nuevo de todo lo mas particular de 
sus sucesos, y especialmente desde que el glorioso San 
Fernando la conquistó del poder de los MóroS) hasta 
el tiempo presente , y sin que con trasladarlos solo,. 6 
mudarles el estilo (como algunos han podido priesumír) 
haga superfino el trabajo , quando con títulos de Hi$«> 
toria de esta ciudad corren tres libros , y el uno de 
pluma tan erudita como la del Doctor Rodrigo Carp^ 
pero este varón grande, que siguiendo su gcnib , soto 
se esmeró en los estudios, de las cosas de la abtigííedad^ 
como ¿1 mismo dice , de lo: moderno solo , qiial dies- 
tra abeja prelivó algunas flores, dexsindo también ates- 
tiguado quan mucho restaba de esta Historia , aun* 
q^\ie á Alonso Morgado , y 4 Don Pablo de Espinosa ' 
se . debiá poc lo qué recogieron , y publicaron agra- 
decimiento. Conociendo yo pues esta vtfáiá ^ entré: 
en afecto de atreverme á tan arduo intento ^ pero 
apenas nació en mí este deseo, quando lo asaltó con* 
sultádo y discurrido la agena y la propia . de^on* 
^anzá. La ageina en el propuesto reparo de haber ya 
tantas Historias de este asunto ;' la propia en el co- 
nocimiento de mis cortas fuerzas j pero alentaron esta, 
y desvanecieron aquella algunos mas finos amigos, 
qué Usonjeándqme el gusto , me empeñaron con per- 
suaisiones el propósito ; diciéndome , como yo bien lo 

b 



conocía , que'ágravkba cqn deoaasía la grandeza de 
Sevilla , quien entendía estar escrita bastantemente 
su Historia , faltándola lo mas , y lo mas principal^ 
como advirtió Rodrigo Caro j y que habiendo yo in^ 
sinuado en el Discurso de los Ortizes , que corre 
impreso , este designio , debia ponerlo en execucion, 
y no parecer que desmayó su dificultad , ni defrau* 
diar á liii patria de este obsequio , á cuyo fin sabían 
que tenía observado mucho , y esperaban que podría 
adquirir mucho mas y si solicitaba que i mi diligencia 
se fiase lo/ recóndito de los archivos públicos j que . 
así como las otras Historias (excepta la del Doctor 
Rodrigo Caro ^ cuyo asunto capital no los necesitó ) 
salieron tan defectuosas por tío haberlos podido re- 
conocer , aunque es cierto que lo intentaron los au- 
tores , la mía podría en ellos afinar la verdad y que 
en muchas cosas , principalmente Eclesiásticas y estaba 
ofendida de confusión e incertidumbre : y de todos 
quien finalmente me venció al empeiío fué Don Juan 
Lucas Cortés , del Consejo de S. M. > y su Alcalde 
de Casa y Corte y Sevillano ilustre por todos títulos, 
á cuya amistad y parecer cedió la repugnancia que 
batallaba con mi deseo. 

:Dt aquí y hecho determinación el propósito , y 
átrevié^iolome á ser Historiador de mi patria (y sin 
rezela de los que presumiendo pasión en los natura* 
les de las ciudades , no los quisieran Historiadores 
de eUab) .qui^e; comerntar desde ló mas remoto de su 
fundación', de que no carecía de noticias superiores, 
en quanto alcanza la lección de los mejores autores, 
á las comunes , y del especial estudio de las que ha- 
bía de tocar , según debia , para observar las leyes de 
la Historia justa , considerando á esta , quando ideaba 
la planta de su amplísima estructura , cinco edades) 



la primera desde su fundación ^ hatta que* la 
naron los Romanos ; en el Señorío de e$tos ia según* 
da ; la tercera en el de . los Go^os ; la qttftrsa. «ni la 
opresión de los Sarraceaos ; y ja quinta iitfsc^e^ijaielíz 
restauración ; y en cadb una njudbo caoipD q^e cor« 
rer , muchas dudas que procurar aclarar y muchas 
controversias que en lo posible decidir y y muchas 
conjeturas , que y o foriiur propias , 6 apoyar o refu* 
tar agenas y á cuya düv^l .empresa a|)|i(;andcake anL« 
moso , trabajé tanta parte de sus precisas tareas y que 
casi tuve formada una Sevilla antigua ^ no agena de 
ladearse á la que formó Rodrigo Caro ^ y con mu* 
chamas extensión , quaoto era mas lato que el suyo 
mí asunto ^ que hafáa de coaipreh«idei:i lo. Seculai 
y lo Eclesiástico ; pero deapues. con diverso acuerdo 
y larga deliberación resolví suspender todo ló to« 
cante á las quatro edades primeras y y reduxe a la 
quinta toda la presente aplicación : viendo ^ue en 
estos tiempos la Historia de los ántisuos se contro* 
vierte tan reñida , especial'mente en lo £clesiá$tico^ 
y por términos tan acres y que ofenden la modestia^ 
que debe ser inseparable á las plumas , qiié apurar la 
verdad con ingenua blandura ^ y no batallarla con 
rigurosa acrimonia tienen por primera obligación. 
No podia yo escribir la antigüedad de Sevilla sia 
mezclarme en este género xle controversias ; y ha-^ 
biendo en ellas de declinar á esta ó aquella parte^ 
siendo casi imposible sesuir la ienda media, era fuerza 
concitar contra mi la a que me opusiese ; y mas si 
concedía ó negaba novedades impugnadas y aplaudid 
das y según la diversidad de los genios , de que era 
fácil evadirme , por las muchas que de ellas se han 
aparecido tocantes á Sevilla , y no son ni podrán 
ser de mí igualmente recibidas ; con que me obligaba 

bz 



con jf>recísa ocurrencia (á no mudar de propósito en 
esta parte ) á introducirme en tácita ó expresa forma 
en las. controversias , de verdad 6 ítécion y de los 
Dextrós , Máximos , Luitpraodos , Julianos y Hau- 
bertos y y Liberatos ^ j á que mi natural repugna con 
tan eficaz aversión y que ni el rezelar que habrá quien 
piense que es pretexto bascado para excusar menor 
estudio ó apartar mayor trabajo y me pudo inducir 
a no ceder y sin otro reparo, á los que eo esta parte 
con ingenuidad confieso. De estos autores quieren 
los que los apoyan y defienden y que tome Sevilla 
esparcidas noticias que con novedad la ofrecen (arte 
que en su contexto se observa* hacia su mayor aplauso 
con eixipeñár en su favor reynos y ciudades y reli«» 
giones); pero quieren tamibíen que se afuste á las 
que introducen en oposición de su mas decorosa pre- 
eminencia y qucvfué la antigua primacía de las Espa- 
¿as ^ ¿pues quién (aun sin los empeños é interés de 
hijo suyo) describiéndose los tiempos en que la tu- 
vo , se pódria abstener dé oponerse con armas de* 
fensivas y ofensivas y fraguadas de los aceros de la 
verdad , á los que por tal medio se la intentan (bien 
que en vano) desvanecer t Que basta para que se de- 
duzca en orden á otros puntos igual conseqüencia. 
Excusar la ocasión del no preciso duelo , suele dar lu- 
cimientos á la cordura y así como no reñir á todo 
empeño y habiendo entrado en él y tiene evidente el 
desdoro, mayor en quien piído excusarlo. Tal fué mí 
primer rntento ; tal la causa que (no neciamente) 
me hizo inmutar el consejo y y aunque no me tenia 
por obligado á manifestar uno ni otro y susurrando* 
me al oido algunas objeciones (sobre la que juzgan 

I Algunas especies tomó de estas Historias , como en su lugar se anotará. 



singularidad de aplicarme solo a lo moderno que dis- 
curran mas fácil , y yo presumí era lo mas dificul- 
toso) j he querido satisfacerles con la verdad inge- 
nua j aunque no suele ser la mas eficaz satisfacción^ 
porque es desgracia de esta hermosísima virtud , que 
consistiendo su mayor belleza en su pura desnudez, 
casi siempre ocupa mas la atención humana quando 
sale vestida de varios y afectados colores. Y digo con 
razón y que presumiría mas dificil lo moderno ^ por- 
que lo antiguo se reduce precisamente á lo que dan 
los libros mas ó menos , mejor 6 menos bien , se- 
gún su copia ó su elección , sin haber posibilidad de 
otros materiales ; pero lo moderno mas exquisito tie- 
ne á veces los que han de formarlo tan dificiles en 
los archivos , que se hacen imposibles no solo á la 
mayor diligencia , sino i la mayor autoridad : y así 
-el que lo emprende no rogado con ellos (cuyo fácil 
ofrecimiento es en otras naciones cebo de los estudio- 
sos, que á los suyos no pone la Española) toma sin 
duda la mas ardua parte de escribir con algún acierto. 
Reducido pues en fuerza de estas consideracio- 
nes á escribir solo desde el principio de la edad quinta, 
las mismas me hicieron ceñir á brevísimo periodo la 
recopilación de las ancianas glorias de esta gloriosí- 
sima Metrópoli , que tienen por precisa en este gé- 
nero de escribir los que á todos los de la Historia 
prescriben las meares leyes *, porque si me dilataba 
singularizando mas , mé exponía á tocar , aunque mas 
levemente , los mismos inconvenientes; con que ve- 
nia á tropezar de paso en los que había excusado caer 
de asiento : y para que se entendiese lo sublime de 
la ciudad de que entraba á escribir , bastaba el nom* 
bre de Sevilla: porque ¿quál erudición ,aun sin per» 
cibir lo particular , duda en lo general sus antiguos 



esplendores? ¿En qué parte del mundo donde hay 
posibilidad á la noticia no retumban aun los ecos de 
las voces de su siempre famoso nombre í Y asi satis* 
fago á otra objeción , que aunque menor y es de la 
misma calidad que la primera. Eiegí escribir en mé^ 
todo de Anales ^ por mas apto á ir entretexíendo las 
noticias Seglares con las Eclesiásticas , y que unas 
á otras se comprueben en recíproca correspondencia^ 
afianzando la verdad cronológica ^ que en datas de 
instrumentos y privilegios busco siempre con parti* 
cular atención : y siios Anales , en sentir de los erur 
ditos y deben tomar principio de alguna notable mu- 
tación , y comprehender larga serie de años y quál 
mutación mas notable para Sevilla y que quando en 
el triunfo de San Fernando vio quitado el yugo 
Agareno á su heroyca cerviz y y renació á empeño 
de chrístianas excelencias y que habiendo comenzado 
en su resolución á esta empresa en el año de 1246 
por espacio de 42$ hasta el de 1671 1 bieq se obe- 
dece el precepto de proseguirse por muchos j y tiene 
ademas el realce de acabar también con suceso no- 
table y qual es el culto del mismo glorioso Conquis- 
tador : con que no parece que pudo tener principio 
mas plausible y ni remate mas venerable. 

Manifiestan algunos deleytarse menos en la lec- 
tura de Anales , porque no hallan de una vez lo que 
buscan y ó quieren entender sin interpolación de di- 
versa materia y precisa en lo sucesivo de los acciden-* 
tes varios y que se han de ir colocando en sus pro- 
pios lugares y según se van ofreciendo en los añps ; y 
pretendo de algún modo satisfacer á los tales', ha- 
ciendo en partes unos catálogos ó epílogos , que dan 
junto y aunque mas sucinto y lo que de diversas par- 
ticularidades con mas dilatación se escribe esparcido. 



/ 



como el que quisiere saber de una vez quántos Asis- 
tentes ha tenido Sevilla desde el primero , y quáles, 
hallará su catalogo en el año de 1669 ^ y antes en 
el mismo el de los Arzobispos *, y de cada uno por 
los años que se notan podrá tomar remisiones la cu- 
riosidad 9 habiendo sido el ajustamiento de estos Pre- 
lados lo que mas atención me ha costado , jíor la con- 
fusión con que estaban graduados y asustándome al 
consejo del docto Tertuliano : Edant ergo origines 
Bcclesiarum suarum , evolvant ordinetn Episcopo^ 
rum suorunt ab initio decurrentium. Y porque Se- 
villa ha obedecido diez y ocho Reyes desde su di- 
chosa restauración , he dividido en otros tantos libros 
esta obra , que el décimo oaavo Don Carlos II , nues- 
tro Señor j tiene término al año décimo de su vída^ 
y séptimo de su reynado» 

Pudiera poblar las, márgenes de citas ^ siendo bien 
no ofuscar con ellas el contexto \ pues ningún Hís<» 
toríador clásico ni propio de cada parte , ya fuese 
reyno , ciudad y ó religión y ú otros concernientes^ 
dexe de ver y con espacio y advertencia ^ pero helo 
omitido y porque nunca el lector me hallará diverso 
de los roas verídicos y quando mas críticamente me 

Quisiere examinar las narraciones, sin apoyo bastante 
deber no seguirlos ; y en lo que de nuevo descu- 
bro ó averiguo , manifiesto siempre quál autoridad 6 
quál testimonio lo acredita» Asimismo excuso inser- 
tar prolixos instrumentos y privilegios y como otros 
hacen , y que acaso culparon algunos andanados á 
ellos I por lo que suelen aprovechar á la Historia 
general ya por sus cláusulas ^ ya por sus confirma- 
dores \ pero atendí á que no excediese este escrito 
de un volumen (aunque ha sido corpulento) ^ quan- 
do los gustos están tan delicados, que aun de lo me- 



jor sé empalagan en lo mucho y á que asimismo aco- 
mode el estilo , procurando ni hacerme obscuro en la 
brevedad , ni en la difusión molesto , aplicándome á 
la dificultad del medio con mas sabor de mi inclina- 
ción : y quando la desconfianza de esta me imponía 
deseo de diferir el publicarlo , por parece'rme que aun 
tenia mucho que afinar y perfeccionar (en lo posible 
i mi pluma) y ofreciéndose ocasión de venir á Madrid 
á precisos negocios , y comunicando su original á per- 
sonas de toda mi satisfacción y mayormente al mismo 
Don Juan Lucas Cortés y que me alentó á emprender- 
lo ; al Marques de Agropoli y cuyo relevante juicio 
es esmalte de su gran calidad y y cuyo papel con que 
me lo restituyó, pongo aquí % por autorizarme con su 
aprobación y y al Cronista mayor , y mayor en toda eru* 
dicion Don Joseph Pellicer, me reduxéron á anticipar- 
lo á las prensas , á que me allané , entendiendo poder 
al mismo tiempo que tardase en ellas, irle dando la úU 
tima mano*! intención que turbaron en tropel molesto 
cuidados graves y graves achaques y que aun el corre* 
gir los descuidos de los moldes , me impidieron con la 
aplicación que requeria y no pudiéndose ya suspender 
la edición y en que habia empeño de ageno interés, 
asi sale á luz y á despecho de mi deseo y con los defeca 
tos de no pocas erratas , y sin aquellos últimos reto«¿ 
ques que el genio del archivo suele dar á las obras que 
remata con espacio y gusto : pero quando uno y otro 
falta en enfermo y pretendiente , disculpa tiene su de* 
^cto ; y que este sea menos notado queda merecien* 
do quien lo reconoce é ingenuamente lo confiesa. 

I Se ki omitido por ser solo aprobación de la obra. 



V 



ARCHIVOS Y MANUSCRITOS SINGULARES, 

que se han reconocido para formar. 

estos Anales. 

Archivo del Cabildo de la Santa Iglesia d^ Sevilla » que se 
comunicó por su orden particular » con asistencia de sus Dí«« 
putados llaveros. 

Archivo del Cabildo Secular de la misma ciudad , que se 
abrió , y comunicó con autoridad de justicia y de tres Caba* 
Utros Diputados. 

Archivo de k Capilla ItLeal de la. misma ciudad , que se xsxz^ 
niíestó por auto de sus Capellanes. 

Archivos de los Conventos de San Clemente el Real , Santa 
Clara , y San Isidro del Campo. 

Archivos y protocolos de casi todos los demás Conventos^ 
Parroquias , Hospitales y Comunidades. 

Archivo de la Exceleatísima Casa de los Duques de Alcalá, 
en su casa de Sevilla^ 

Archivo de la Excelentísima Casa de Arcos , en su casa de 
Marchena. 

Archivo de la Casa del Marques de Valencina , en Sevilla. 

Archivo de h C^sz del Marques de Pqñaflor , en Ecija. - 

Papeles y privilegios de las Casas de Mcdina-Sidonia , de los 
Marqueses de Fuentes , de los Condes del Castellar , de los 
Señores de Castilleja de Talhar a » y de los de Torralba* 

Archivo del Cabildo de Jurados de Sevilla. 

Libro blanco de las dotaciones antiguas de la Contaduría dé 
k Santa Iglesia de Sevilla, y tumbos! díe traslados de privilegios 
de su archivo. 

Volámenes de despachos Reales de tiempo de los Reyes Cá« 
tólicos , dpi archivo de la Ciudad , y tumbos de copias de 
sus privilegios. 

Libros antiguos de*Ia Contaduría aka de la Santa Iglesia do 
ántes^ €{ue se fdrnuase el Libro blanco. 

- Siete vblúmenes de privilegios Reales .» y otras escrituras de 
la librería de los Duques de Alcalá. " . 

' Hos volúmenes deLmismo material ^ dt túi librería. 

Libro de razón de privilegios y escrituras antiguas noj^ables, 
íbrníaAipor. los Cronistas Ftorian de Ocampo^ y Am}>rosio de 
Morales y original ea mi libreaía., ..,..: ^ 

c 



/ 



Volúmenes de privilegios y escrituras de la librería del Conde 
de Mora , que están en la del Excelentísimo. Señor Marqués de 
Montealegre , en Madrid. 

Libros de Misceláneas de notables papeles de la misma librería. 

Repartimiento de Sevilla , manuscrito , iñsttuinento-riotAbie 
de la misma librería ^ con introducción y elogios de Don Gon-» 
2alo Argote de Molina. 

Repartimiento de Sevilla , manuscrito dé la. misma librería, 
con escudos de armas, y adiciones de Blas 4e Salazar* 

Repartimiento de Sevilla » exemplar muy antiguo » con nota& 
del Maestro Ambrosio de Morales , y de Don Gonzalo Argote 
de Molina , de mi librería» 

Fracmentos y apuntamientos de los mismos' Ambrosio de 
Morales , y Argote de Molina , en mi librería. 

Crónicas de la Casa de los Duques de Medina- Sidonia,. de 
Barrantes Maldonado , y de Pedro de Medina , m^uscriiow : 

Crónica de los Duques de Arcos, manuscrito > sin nombre 
de autor y de mi librería» 

Crónica de Alonso de Falencia , manuscrito , y otro sumario 
de la misma con algunas adiciones de mi librería. 

Crónica de Diego Henriquez del Castillo , manuscrito » .de 
mi librería. 

Crónica de los Reyes Católicos , de Andrés Bernaldez» Cura 
de los Palacios y manuscrito, de la librería de Don Félix Escu^ 
dero de Berona , en Sevilla , y otro exemplar de la mia. 

Historia de Sevilla del Bachiller Luis de Peraza , manuscrito, 
de la librería de los Duques de Alcalá, y otro exemplar do la 
de Don. Fernando de la Sal , en Sevilla. 

Historia de los Arzobispos de Sevilla , de Alonso Sánchez 
Gofdilla^ manuscrito , original de la librería del Obispo de 
Viserta Don Melchor de Escuda , en Sevilla. 

Historia del Convento de la Cartuxa de Sevilla , manuscrito, 
original del.míimó autor , en mi librería. 

Descendencia del Santo. Rey Don Ferníindo,y de los Con- 
quistadores de Sevilla,, por Don Juan Raipirez de Guzman, 
manuscrito original en poder dií sus hijos, en $.e villa. 

Catálogo de ios Arzobfspos de Sevilla , del Canónigo Fran- 
cisco Pacheco , manuscrito. 

. Catálogo, de Jqs Arzobispos de Sevilla , de Don Joseph Mak 
donado , manuscrito original ^ eo mi librei'ía. . . j ^ . 



• r 

./I 



Libro de ía Capilla Real ele Sevilla » del mismo ^ manuscrito 
original , de mi librería* 

Cacilogo de los Arzobispos de Sevilla ^ manuscrito > de Don 
Christobal Bañez de Salcedo. 

Obras manuscritas originales del Doctor Rodrigo Caro y de 
la librería del Colegio de San Alberto de Sevilla. 

Hbtoria de la Nobleza de Córdoba ^ manuscrito > de la K-» 
brerCa del Marques de Peñaflor. 

Tratado del linage de los Portugalés de Sevilla y manuscrito 
original y en poder de Don Fraooisqo Tello de Portugal» 

Tratado del linage de Torres de Sevilla y manuscrito origi- 
nal y del archivo det Marques de ValeDcina y en Sevilla» 

Tratado del linage de los Monsalves de Sevilla y manuscrito^^ 
por Blas de Salazar» 

Volúmenes de papeles importantes de Ta ciudad de Sevilla / 
su gobierno, recogidos por Don Bartolomé Peiez Navarro > su 
Veintiquatro» 

Diferentes papeles manuscritos de cosas de Sevilla y recogi* 
dos en ella por Don Félix Escudero de Berona» 

Diversos papeles de cosas de la Santa Iglesb de Sevilla y re«> 
cogidos en ella por Don Juan de Loaysa, su Racionero» 

Libro del santo viage del Maesiro Ambrosio de Morales^ 
manuscrito y de los que posee Don Fernando de la Sal y Veinti-» 
quatro de Sevilla» 

Misceláneas de varios papeles , recogidas por el Padre Rafael 
de Pereyra y de la Compañía de Jesús y ea el Colegio de San 
Hermenegildo» 

Crónica de la Provincia de Andalucía y dt la Compañía de 
Jesús , manuscrito original y def Padre Pedro de Riba de Ney ra^ 
de la librería del Colegio Noviciado de Sevilla*. 

Dos volúmenes de Cortes de Castilla y códices de gran au<r 
toridad y manuscrito > de la librería del Marques de Agropob> 
en Madrid. 

Libro de las cantigas d cantares de fos loores y milagros de 
nuestra Señora , por el Rey Don Alonso el Sabio y manuKrito 
de mucha estimación y de la librería del Licenciado Don Juan 
Lucas Cortés y del Consejo de S. M. » y su Alcalde de Casa 
y Corte y eit Madrid. 

Libro de traslados de varios privilegios y formado por el 
mismo Don Juan Lucas Cortés , corregido con su erudición 
y diligencia* 



Omito otros itauchós míntíScrítós que $c vcrín citados en 
diversos lugares , basuodo aquí este catálogo de ios mas no- 
tables, i . . ^ 



■» » ' 



N O T A. 

Bl Árbol gentáUgíco de U Casd de hs Exceíentísimos Señores 
Duques de Medinaceli que estaba al frindfio de estos Anales se pon^ 
drd^n eláltim t^m. 



■ 1 



/ U ' ' 



•^-m 



^ - 



• f 



* > P 



ANALES 

ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. 



LIBRO h 

En et año 1946 , Era 1284. Resuelve San Fernanda 
la conquista de Sevilla del poder de los Moros. Estado 
en que se hallaba esta esclarecida Metrópoli ^ con 
sucinta noticia de su antigüedad. Sucesos notables 
de su asedio basta la entrega y entrada triunfante 
de las cbristianas armas. Restauración de su Iglesia 
Catedral , y establecimiento de su gobierno Eclesiás^ 
tico y Secular , con otros progresos del principio de 
su nueva población basta la gloriosa muerte de San 
Fernando , cuyo elogio epiloga las soberanas acciones 
de su vida ^ y termina este libro con el periodo 
de seis años en el de 1252. 



s 



SftA 1284 9 AÑO 1245. 



án Fernando , gLoriosísimo, Rey de Castilla y Leen, 
había con el progreso de veinte y tres años de felices 
empresas conquistado de los Moros la mayor parte de 
la Andalucía , teniéndolos reducidos á temor grande de 
sus siempre vencfedoras armas , quando , corriendo el 
año de 1246 de la i^paracion humana , Era de Ce- 
sar 1 284 , se hizo Señor de la ciudad de Jaén , que le 
entregó por el mes de Abril el Rey de Gjraaada , y 
Aríoóa , Abén-Alhamar , cuya bien logradla empresa avi- 

TOMO I. A 



2 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SBCULAHES 

vó SUS deseos de intentar la de Sevilla , Metrópoli de 
la Bctica , y objeto principal de sus armas , que á res- 
tablecer en ella el dominio de la Iglesia se encamina- 
ban christianamente fervorosas ; de que tomare principio 
para estos Anales , en que pretendo copilar sus mas no- 
tables memorias , cogidas en las mas puras fuentes de 
nuestras Historias , en las extrangeras coetáneas , y me- 
jor en sus archivos , que han reservado ocultas en su 
afectado retiro muchas noticias dignas de la pública. 
Referiré tradiciones constantes , sucesos ciertos , nove- 
dades infalibles , mediante pruebas reales de seguros 
instrumentos 5 ciudad , cuyas excelencias en lo Eclesiásti- 
co y Secular , que tienen por testigos las muchas nacio- 
nes que la freqüentan , ni caben en breve elogio , ni 
puede ponderarlas míenos que muy difusa la mayor elo- 
qüencia. 

2 Quinientos y treinta y dos anos habla que escla- 
va esta ínclita Metrópoli de la tiranía Agarena , obede- 
cía las infames leyes del Alcorán desde que después de 
la general fatalidad de España fué ocupada de los Mo- 
ros , no sin mucha resistencia de sus valientes naturales 
que dexó , si mas gloriosos , mas oprimidos á los pocos 
que en ella quedaron: de su inmemorial antigüedad , de 
sus primitivos nombres , ya Hispalis , ya Ibilla , hay mu- 
cho escrito , como de sus inmortales trofeos , habitada 
de los originarios Españoles , para los quales la cimentó 
el héroe , que ó tuvo propio , ó mereció apelativo el 
nombre esclarecido de Hércules . sojuzgada después de 
los Romanos , que la constituyeron segunda Roma en 
magestad y prerogativas , quantas aquella República do- 
madora del orbe concedió á sus mas estimadas colonias, 
con el nombre famoso de Julia , y ^el epíteto de Ró- 
mula , que le dio el invencible Julio Cesar. Opresa lue- 
go al decaer la magnitud Romana de los Silingos y Ván- 
dalos , siendo Corte primero de su reyno , y teatro des* 
pues de su ruina, y señoreada últimamente de los Go^ 
dos I en cuyo dominio se ostentó no menos ilustre y 
gloriosa y estados en que la desaibiéron doctas pluma^ 



DE LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. !• g 

ya que no atrevicndosc la mia , solo renacida por la 
espada feliz de; San Fernando , la emprende Sevilla mo- 
derna 9 asunto que padece mas achaques del descuido^^ 
que ideado muchas veces de ingenios sublimes y no paso 
de sus ideas. 

3 Poseída de los Moros desde el año de Christo 715, 
y habiendo sido su primer Corte en España , pues en 
ella Abdalasis se ciñó la corona , y dio el título Real 
á su nombre , hijo del conquistador Mura , y que con- 
virtió en grandeza propia lo que su padre adquirió para 
la agena , fue por ellos ilustrada de quantos requisitos 
en su manera de policía constituían una ciudad cabeza 
de Imperio , qual fue siempre esta , aunquje no siempre 
en sí contuviese la suprema silla , dilataron y fortalecie- 
ron su alcázar , y profanando su Catedral templo ^ le- 
vantaron en su lugar una de las mas grandiosas Mez« 
quitas que tuvo la Morisma 5 ennobleciéronla con la ex* 
celsa torre, digna de añadirse al número de las mara« 
villas del mundo ; j&bricáron el largo y fuerte conducto 
de las aguas ; reedificaron los muros y haciendo en los 
antiguos mas freqüentes las torres y como se nota en la 
diversidad de la obra. Pero si con estas á su modo la 
engrandecieron deshaciendo las antiguas y sepultaron las 
mas ancianas memorias soterrando en los cimientos de 
la torre casi quantas piedras animadas de inscripciones 
Romanas eran firmes testigos de su antigua magestad; 
estrecharon las calles , haciendo que en el ámbito de sus 
. murallas , que gira casi dos leguas castellanas y cupiese 
aún mas numerosa multitud de casas ; y en fin , en qui- 
nientos y treinta y quatro años que la señorearon , casi 
nada dexáron que no reduxesen á la norma de sus po« 
blaciones , haciéndola después humillar á varios cetros^ 
qual fué siempre la mudanza de ellos en esta inconstante 
nación ; entre cuyo infeliz cautiverio fue cc'lebrc por las 
escuelas freqüentadas de todas las naciones , por florecer 
en ella la doctrina de las artes liberales con eminencia, 
y doctísimos maestros, esmero del poder de aquellos Ro- 
yes y cuyo esplendor fue conforine á su felicidad. 

A2 



.tif- 



4 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

4 Tal había sido y era Sevilla en poder de los Ma- 
hometanos , y estaba poseída en feudo de los Mírama^ 
molines de África , por Axataf , valiente y poderoso, 
que sucedió á Avenhuc , de quien triunfaron las chris-^ 
tianas armas en la milagrosa batalla de Xerez , quando 
declarado en Jaén en la primavera de este aíío el pro- 
pósito de San Fernando, eran diversos en sus Conse- 
jeros y Capitanes los pareceres ; porque unos , la cabeza 
de cuyo dictamen era el Maestre de Santiago Don Pelaí 
Pérez Correa, apoyado de los caballeros de su Orden, 
querían que luego inmediatamente se le pusiese sitio, 
eligiendo con mas intrépido valor lo mas ppligroso 5 otros 
que se conquistase antes la comarca. , y en particular 
los lugares marítimos qué daban paso á los socorros ul- 
tramarinos con que . lentamente pensaban reducirla á es- 
tado que ó voluntarios se entregasen sus moradores , ó 
cediesen á mas breve asedio, quando militarla contra la 
fiíisma á &vor de los . Christianos su propia grandeza ^ y, 
la multitud de sus habitadores , faltos de socorro , seria la 
que mas apresurase su ruina, 

5 Prevaleció el voto del Maestre , mas gallardo y 
mas conforme á la voluntad del Rey , que inspirado 
de soberanos impulsos , tenia en su alma mas seguras 
prendas del logro que manifestaban sus palabras , y.que- 
dó resuelto el principio para el del otoño , entre cuyas 
prevenciones se gastó el verano $ y á sus fines , dexan- - 
do por guarda de Jaén á Don Ordoño Ordoñez de As- 
turias, pasó á Córdoba , y recogido brevemente el excr- 
cito que alojaba en las fronteras , en que (palabras de su 
Crónica) ihan con el Rey los caballeros que mas a la mano 
4staban , mientras llegaban los demás comenzó á cam- 
pear después de 1 5 de Setiembre 5 porque este dia en 
Córdoba otorgó privilegio de ciertos repartimientos á' 
Don Blasco de Martos y á otros caballeros : salió pues 
seguido de los Infantes Don Henrique su hijo , y Don 
Alonso de Molina su hermano , los Maestres de San- 
tiago , Don Pelai Pérez Correa , de Calatrava Don Fer- 
nando . Ordoñez , Don Cutler Suarez de Meneses, Don 



/ 



DE LA CIUDAD DS SEVILLA. LIB. 1. 5 

Diego Sánchez de Fines , los Qjncejosjdé Córdoba , An- 
dujar , y otros de la Frontera , y muchos ilustres parti- 
culares , que la cortedad de las Historias incluye en con- 
fusa generalidad , á que se agregó poco después con qui- 
nientos de á caballo el Rey de Granada , obligado á asis- 
tir personalmente en todas las conquistas. 

6 Marcharon hasta Alcalá de Guadaíra , que aun- 
que por arte y naturaleza fuerte podia resistir mucho, 
luego se puso en pode;: del Rey de Granada , de quien 
la recibió el nuestro , que quedando en ella entendien- 
do en fortalecerla , dividió el excrcito en dos trozos, 
uno con el Infante de Molina y el Maestre de Santiago ^■ 
á talar el Alxarafe , y otro con el Maestre de Calatmva 
y el Rey de Granada á fatigar los campos de Xeflez, 
corriendo el mes de Noviembre , al mismo tiempo que 
celebraba en Valladolid sus bodas con la Infanta Doña 
Violante de Aragón , hija del Rey Don Jayme el Con- 
quistador , el Infante Don Alonso , á cuya celebridad , y 
al natural deseo , que tendría de hallarse en ellas , ante- 
puso la importancia de la guerra , matrimonio que ter- 
minó, diferencias ^ que sobre el reyno de Murcia habían 
puesto poco antes las dos Coronas en amagos de rompi- 
miento* 

7 Gravísimo accidente á este tiempo pudo desvane- 
cer la felicidad de estos principios. Murió en Burgos 
la Reyna Doña Berenguela , madre de San Fernando, 
á 8 de este mes de Novieoibre ', heroína de incompa- 
rable virtud j y á quien se puede dudar si le debió 
mas su hijo ó su reyno , de que era pitopietaria Señora; 
tan madre de su hijo y de su reyno , que se equivo- 
caban en un afecto los dos amorosos cariños. Primogé- 
nita de los Reyes de Castilla Don Alonso el Noble 
y Doña Leonor de Inglaterra 5 se crió en esperanzas 
de sucesora hasta que nacieron á precederla Don San- 

!• Hay diferentes opiniones en el solo en el día, que dice fiie el 9 de 

día j año en que murió esta gran Noviembre : ambos se fundan en 

Keyna. £1 M. Florez siguió á nuestro documentos que citan. Plorez, Rey* 

tutor. £1 Marques de Mondejar var:a vas Católicas , ton» i. fa¿. ^^2. 



6 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

cho y Don Fernando sus hermanos , que. se malograron^ 
y Don Henriquc. Estuvo desposada con Conrado , hijo 
dd .Emperador Federico Barbaroxa ^ que la dexó libre 
á segimdo matrimonio ^ efectuado el año de 1 197 , se- 
gún consta de muchos privilegios y con Don Alonso, 
Rey de Leon^ su tio , primohermano de su padre (con 
quien á i5 de las Kalendas de Enero ^ Era de 1236, que 
corresponde á 17 de Diciembre de .1197 > ^^ Zamora 
otorgó pt;Ívil^gio á Don Martin , su Obispo , del Rea- 
lengo de San Martin de Bembo , que baste para prue- 
ba , á que pudiera añadir otras muchas ) , estrecho vín- 
culo de sangre , que no dispensado , fue causa de de* 
clararse por la Sede Apostólica inváUdo , quando en la 
buena fe de el habían nacido legítimos los Infantes Don 
Fernando , que fue nuestro santo Rey , Don Alonso el 
de Molina > Doña ^Constanza > Doña Leonor > Doña Be- 
renguela y con que vuelta á Castilla , á veces en ho- 
nestísimo retiro, y á veces en la Corte de sus padres, 
vivió hasta el año de 12 14, en que muriendo el Rey 
su padre , la dexó , conociendo su prudencia y valor, 
por tutora de su hermano el Rey Don Henrique , por 
cuyo temprano fin quedó Reyna propietaria de Castilla 
el año de 1217 , cuya Corona apenas fíxada en sus sie- 
nes , trasladó á las ae su hijo , quedándose de ella con 
solo 16 agrio del gobierno i pues ayudándole á llevar el 
peso de el y sus afanes , le entregó la autoridad del 
mando y su$ esplendores , en todo santa y perfecta Ma- 
trona y Reyna : fue' sepultada en el Real Monasterio 
de las Huelgas de Burgos en sepultura llana , según su 
humilde disposición, de que queriendo trasladarla á lu- 
gar mas honorífico su nieta la InÉmta Doña Berenguela, 
allí Religiosa el año de 1251, fue favorecida su me- 
moria poí el Pontífice Inocencio IV con 40 dias de in- 
dulgencia á los que en el de su traslación , y por diez 
años después , visitando su urna ofreciesen por ella 
qualquier sufragio , y diez á los que rezasen un Padre 
nuestro .por el descanso de su alma , que con el Breve 
refiere en sus Anales Oderíco Reynaldo, Perdida fue la 



DE LA CIFDAD DB SEVILLA. LIB. 1. ^ j 

de la Rey na , que , sentida con generales lágrimas de los . 
vasallos , lo fue de su hijo con tanto mas vivo dolor, 
quanto conocía mas la que era para sí y para sus súlv 
ditos y y que en la ocasión píresente se agravaba de no- 
table perjuicio al estado de las cosas , porque casi le ne- 
cesitaba de volver á Castilla con crecido detrimento de 
las ventajas de la guerra , á que si cortaba el hilo , seria 
quizá dificil volverlo á anudar con igual felicidad i con-< 
sideración tan poderosa en su ánimo , que le obligó á 
no hacer mudanza , y diferir la ida á Castilla , que, go- 
bernada antes por la heroyca difunta , pedia nueva forma 
de mando. 

8 Con esta firme resolución se volvió á invernar 
á Jaén , quedando por fronteros en Alcalá de Guadaira 
Don Rodrigo Alvarez (que por ella se apellidó de Al- 
calá , aunque era del linage de Lara ^ según la mas se- 
gura de algunas opiniones , que á varias familias prohi* 
|an aqueste héroe) y el Maestre de Santiago en Albay- 
da y muy dentro del Alxarafe , aquella fértilísima por- 
ción de tierra , que los antiguos llamaron Huerta de 
Hercules , que desde las riberas de Guadalquivir y inter- 
puesta vega de media legua de ancho , se va elevan- 
do, de que le provino el nombre Alxarafe , que signi- 
fica tierra alta ó superior , que los Moros tenían tan 
poblada de alquerías j aldeas y lugares , que ?s casi in*- 
creíble el número que se refiere , que la hacían casi con- 
tinuada población de todos gáieros abundantískna , y de 
que Sevilla redbia ordinario y copioso alimento : sus 
poblaciones se reduelan á quatro principales , como cabe^ 
zas de panido , que eran Aznal Faracbe ( hoy San Juan 
de Alíarache), Jxnalcázar , Aznalcollar^ y Solucar it Albay^ 
da y lugares fuertes y murados , donde los Moros reco- 
g)ian los réditos de sus rentas , todos los demás por la 
mayor parte lugares abiertos é indefensos , que ganados 
los otros y quedarían al arbitrio del vencedor. 



8* ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

ERA 1283 , A^O 1247* 

I Cohock San Fernando lo que importaba á esta em- 
presa tener armas marítimas que ocupasen á Guadalqui- 
vir y y cerrasen la puerta de los socorros de la África, 
de que sus progenitores necesitaron poco , por ser sus 
empresas casi siempre de la tierra* Convenía buscar Ca- 
pitán esíperto , en quien concurriesen arte y valor , que 
ninguna especie de guerra tanto requiere hermanados en 
6US Cabos supremos , y hallóle en Ramón Bonifaz , á 
quien la Crónica califica bien con el título Rico Om$ 
de Burgos ^ Francés de patria ó de origen , muy exerci- 
tado en las artes de la navegación , que vino á ofrecér- 
sele á Jaén , y fue' encargado de aprestat: número con- 
veniente de baxeles , cuya fábrica los vecinos de San 
Vicente de la Barquera se precian de que fue en sü 
parage , y decorado en la dignidad de A^niirante , nue- 
vamente instituida en su persona , para ser suprema en 
todo lo marítimo, en que el efecto correspondió bien 
á la esjperanza situada en su actividad. 

2 Ibasc al • mismo paso convocando el exc'rcito para 
la ciudad de Córdoba ^ á que acudió toda la flor de 
España , aunque ninguna Historia escribe el número que 
lo compuso , gobernándolo los Cabos que usaba la mi-* 
licia de aquel tiempo , Almocadcnes Capitanes de gente 
de 4 pie , Ahnogavares Capitanes de gente de á caba- 
llo , • Adalides , grado superior , como guias ó Maestres 
de Campó ^ y Adalid mayor , el de qiiien todos de- 
pendían \ que era el famoso Domlngoi Muñoz , ilustre 
•ganador de Córdoba , y Alcayde de Andujar , primer 
Alguacil mayor de Sevilla, y casi de igual grado Pedro 
•Blazíjiitíz , llamado comunmente Blanco , y Lope Garda 
'de Cordctoa , aquel del tronco de los Dávilas., este del 
de los Saavedras , los Infantes , Maestres de.ks Orde- 
nes Militares, Ricos Omes, Infanzones , Caballeros, to- 
da la nobleza en fin , capaz de tomar armas en Castilla 
y León , mucha de Aragón , Cataluña y Portugal ^ y 



DB LA CIUDAD DB SBVILLA. LIB. I. 9 

no pocos calificados extrang^ros que atraxo la fíima que 
volaba de tan gran empresa. Y de la gerarquía Eclesiás^ 
tica Prelados ^ y del Qcro y Religiones muchos á exercer 
su ministerio en la administración de los Sacramentos, 
puesto que no todos concurrieron juntos al pcincipio, 
después fueron llegando sucesivamente , dando á todos 
tiempo y ocasión lo dilatado y diUdl , que hizo mas 
famoso el efecto. Entre cuyas disposiciones es notáis 
ble no saberse que alguna exorbitante contribución agrá* 
vase el pueblo , dominado del mas justo Rey que ctñó 
su Corona y en cuyos oídos hacian lastimosa armonía los 
clamores de los pobres. Desde el año antes estaba ga** 
nada Bula de Cruzada y concedida al In&nte Don Alonso 
por el Pontífice Inocencio IV > y este año concedió la 
tetcia parte de las decimas de los Eclesiásticos por un 
trienio , como escrit)e en sus Anales Eclesiásticos ( conti- 
nuación de los del Cardenal Baronio) Oderico Reynaldo, 
que advierte fue para esta conquista , y la Bula dada 
en León de Ecsmcia á 24 de Abril. 

3 Salió el exercito y al calentar la primavera , de 
Córdoba , y talando las campañas de Carmona , su fi>r- 
taleza desvió la intención de combatirla ; y recibiendo 
parlas de sus Moros , se asentaron treguas por seis me-^ 
$es y entregándose luego Constantina y Reyna /yganán-i- 
dose por el Prior de San Juan Lora y Alcolea y sus co-* 
marcas y con que regocijados .nurcháron i esguazar el rio 
Guadalquivir á dos leguas de Carmona : vado que se 
venció no sin dificultad y peligro y porque importaba 
ganar los puestos principales de la contraria ribera. Fue 
el primero Cantillana , que costosa á mucha sangre , pan- 
deció horrible estrs^ , entrada por fuerza : GuiUena lúe* 
go y que aunque fuerte y se rindió mas fácil ; y Gerena, 
que resistió obstinada , y se entregó quando estaba ex- 
cluida de buen partido y sintiendo sus Moros anugos de 
^r distraídos y por lo que convenia escarmentar á Iq$ 
demás. 

4 En Guiilena , á que habla retrocedido , adoleció 
Son Femando de grave enfermedad $ pero sin embargo 

TOIIOU B 



10 ANALES ECLESIÁSTICOS V SECULAKES 

de SU rigor , quedando su persona y mandó ir sus gen^ 
tes sobre Alcalá del Rio, y los siguid después de poco 
tiempo convalecido : lugar de gran consequencia por su 
oportunidad de sitio para el transito de loa socorros de 
Sevilla i que se conduelan de las Serranías que cerca co- 
mienzan y por lo quat lo defendía en persona Axataf, 
que at íin cedió á la fuerza y á la destreza de la opug- 
nación; y retirado á Sevilla^ se entregó Alcalá á partido. 

5 Deteníase el Rey poniéndola en defensa , quan^io 
supo que habia llegado el Almirante Ramón Bonifaz 
con su armada á la entrada de Guadalquivir ^ compuesta 
de*trcce naves gruesas , y algunas galeras y embarca- 
ciones menores ^ de que el Padre Juan de Mariana da 
toda la gloria á la nación Vizcaína , gallarda e"" indus- 
triosa en el mar. La oposición era mucha de baxeles 
de África y Sevilla ^ auxiliados en las playas, de nume- 
rosas tropas $ porque el Almirante pidió socorro al Santo 
Rey y, que se lo. envió con Don Rodrigo Ftoraz ,, y Don 
Fernán Yañez , poderosos Ricos. Omes , que na haber 
tenido efeaa hizo mayor la gloria de Ramón Bonifaz^ 
que sin ayuda peleo, con la superior armada contraria, 
y la derrotó ^ afondando y ganando algunos vasos , y 
se franqueó la entrada del rio : suceso de tal consequen- 
cia , que dependió de el mucha parte de la felicidad 
s^lente^ Pero, antes de saberlo San Fernando , con ha- 
berse ftusttada su socorro , mas cuidadoso, iba á darle 
en persona 5^ y pasando el ria por el vado de las Esta- 
cas , cerca del Algava , donde hizo noche , marchó el 
siguiente dia 1 5 oe Agosto i la torre del Caño y des- 
pués llamada de los Herberos ^ y llegó á i5 , adonde 
estaba su armada ya victoriosa y que se habia avanzado 
muy adentro 5 con que visitados sus baxeles y y hacién- 
dola aún acercar mas á Sevilla , volvió á AJcaíá del Rio, 
alegre con el buen suceso, y con otro no inferior que 
tuvo Don Rodrigo Alvarez desde Alcalá de Guadaira, 
rompiendo l)S Miros,^ que por las marismas de Lebrija 
se apresuraban á dar calor á los suyos vencidos, 

6 Estas prosperidades abreviaron el poner sitio á Se« 



DB tÁ CIUDAD DE SEVILLA LIB. I. 



n 



villa á 20 del mismo mes y dia de San Bernardo , acam- 
pándose el exerclto ^ harto limitado en número , aunque 
formidable en esñierzo ; tan cerca , que estuvo el quar- 
tel de San Fernando en aquella llanura que hay desde 
la Ermita de San Sebastian hasta el rio , de que fue 
preciso retirarle después , porque la demasiada cercanía 
era causa de irreparables daños : de cómo giraba el ase- 
dio y callándolo Jas Historias y mal se podrá discurrir cosa 
firme. De aquí el Maestre de Santiago con doscientos se- 
tenta caballeros (número que señala la Crónica) atravesó el 
rio á combatir el castillo de Aznal Farache , que hoy se 
llama San Juan de Alfarache j cuyas ruinas atestiguan su 
inaccesible fortaleza y situado en una eminencia vecina 
al rio y donde se terminan los alcores ó cerros , que des- 
de la falda de la Sierra-Morena pasan dojninando las 
vegas de Triana, donde estuvo el antiguo Osset Bético ': 
hallábase al opósito Aben Amafon , Rey de Niebla , con 
poder grande , y fijc bien menester que supliese el de* 
nuedo del Maestre y su gente el defecto de su número^ 
aunque presto se le aumentó San Fernando con otros 
trescientos caballeros^ con que pasaron á incorporársele 
Don Rodrigo Floraz y Don Alonso Tellez , y Fernán 
Yañez : asi lo refieren las Historias ^ á que es preciso se 
ajuste esta faltando otros materiales ^ pero ó mucho tu- 
vo de milagrosa guerra y que hacia caudillo Santo ^ ó 
mucho falta en términos naturales á la noticia. £1 Maes- 
tre y sus auxiliadores quedaron alojados en aquella ban- 
da y que fue palenque de sus proezas y desde donde ga- 
naron á Gelbes, con rico botin de armas , cautivos y 
preseas y y acometieron varias veces el castillo de Triana^ 
cuya población menor entonces , solo es creíble que era 



i JEl] Padre Joseph del Hierro 
lablando de Ossct , dice : „ Las señat 
„ de Plmio en frente de Sevilla son 
»> muy genéricas. Estuvo en el cerro de 
i^Ckaveya al norte de San Juan de 
„ Alfarache : allí se ven sus ruinas. 
,; Comunicábase por el sur con S.Juan 
;, de Alfarache for un fuente , cuyos 



^^estrihosy una angosta cuesta se ven 
^yaún^ £sto demuestra donde estu- 
vo Osset El M. S. del P. Hierro se 
cooserva en la Biblioteca del Conde 
del Águila , del qual he visto copia: 
uno j otro sugeto se dieron i cono- 
cer en Sevilla por su instrucción en 
antigüedades. 

B2 



12 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SBCtTLAllBff 

la que podían cubrir sus defensas ; obra de los Morosa 
como manifiesta su traza y materia , que también servia 
de guarda ai puente y que .se amarraba á sus torres , tan 
defendidas , que se disputó sangrientamente su combate 
casi todo el plazo de este sitio , señalándose heroyca- 
mente el Maestre y sus caballeros. Desde aquí (según 
memoriales y antiguos papeles , y el que cita en el suyo 
para la canonización de San Fernando el Padre Juan 
de Pineda) hacia el Maestre salidas contra los Moros 
de la Sierra-Morena para reprimir mas lejos su orgullo: 
y en una faltándole día á la pelea , porque la noche 
apriesa desplegaba sus sombras ^ y ayudaba á ios ene- 
migos á escaparse, qual otro Josué hizo detener su curso 
al sol y invocando á nuestra Señora con aquellas celebra- 
das palabras : Santa María y deten t» dia $ á que conce- 
diendo la piedad Divina , duró la luz sobrenaturalmento 
hasta que acabó de triunfar , en tanto que en oración , 

San Fernando lo auxiliaba mejor con clamores al cielo 
que pudiera con las mas bizarras tropas : milagro que 
acredita fundado" después por el mismo Maestre el Tem- 
plo de nuestra Señora de Tentudia 5 y á que añaden otro 
de haber al impulso de su voz dado una seca peña fuente 
de agua que satisfizo la stá de su gente , que perecía 
abrasada. * Las virtudes del Maestre , y la fe que en to- 
dos influía la de San Fernando y da á estas memorias mas 
segura creencia y aunque las censura severo el Padre Juan 
de Mariana $ pero en ellas es tan culpable la demasiada 
duda como la nimia credulidad. 

7 H\ibose al fin de retirar el quartel Real , y cxe- 
cutóse en orden militar y llevando a un costado al Rico 
Orne Gómez. Ruiz de Manzanedo y con la gente del Con- 
cejo de Madrid , que acometido, de los Moros , que le 
mataron algunos caballeros , los rechazó con mucho es- 
trago: asentóse de nuevo el Real donde ahora está la 
Ermita de nuestra Señora del Valme , en que es tra-^ 
dicion que estaba el pabellón Real y el Oratorio de San j 

Fernando , en que negociaba con Dios en oración y pe»^ 
nitencias las victorias , que solo deseaba a honra de su 



DB lA CIUDAD DB SEVILLA. LIB I. 1 3 

nombre y donde tenia una imagen de nuestra Señora, que 
si era la de ios Reyes ó la.de la Sede y tienen bien que 
disputar los devotos de una y otra. Aquí el exército se 
fue engrosando y sobreviniendo nuevas tropas y como iban 
llegando con las suyas Prelados y Ricos Ornes , y Con- 
cejos \ y Uejgó á representar una popiilosa y bien orde- 
nada ciudad, á que concurriendo artífices y mercade- 
res y formaban militar república , tan llena , tan abaste- 
cida y que no acaban de exagerar las Historias su policía, 
su abundancia , su gobierno , su justicia , su esplendos 
prodigioso y efecto del soberano talento de San Femando. 
8 Los herberos , que la milicia moderna llama fbr-^ 
lageros y salían cada día escoltados de tropas , á que se 
alternaban caudillos ; nielo en uno el famoso Garci Pé- 
rez de Vargas y acompañado de otro caballero , que y in- 
ferior en intrepidez y no oso esperar siete Moros y que 
huyeron á Gard Pérez ya solo y conociéndolo al enla- 
zarse la celada y. y cobrar con repetida bizarría una cofia 
que al pOncrsela se le había caído y de que usaba "^de 
ordinario y por ser muy calvo : mirábale San Fernando 
desde su tienda emJneme á - la - campaiía , y sin cono- 
cerlos los mandaba .socorrer ; pero ¿onoció a Garci Pé- 
rez en laS' armas. Don uLorenzo Saarez^ y advirtió al Rey, 
que- para .siete Moros no necesitaba de socorro tal ca- 
balleiQj!, coya valentía exageró San Femando $ y mas sip 
modestia^ quarida rphusd decir 'quien era el que lo acom^ 
pañaba y guaf48B4olé xon d silencio el honor de que* 
ci' cuidó tan poco. Bsta ;¿s la primera ocasión en que 
en esta dmpresa mencionan los Historiadores dos héroes 
tan ptínicipaies Garci .Pérez de Vacgas y. y Don Lorenza 
Suarez Galíinato , conformes en amistad , competidores en 
val¿ttía::iDe ella Isexijenia/ que una vez con otro tiítcero 
disputaron la pieiacien y de qué remitieron la prueba 
á. los Moros y proponiendo llegar solos á tocar con los 
cuentos de Jas lanzas las puertas de Sevilla: execudon 
que teñida 'de. los Moros á escaxnld,« salió en su'contral 
mukítud armada , que alcanzándolos , el primero que 
volyiq.á. pelear fue aquel terc(Vo^cuyo nombre i¥>se 



14 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SfiCULAHES 

dice : el segundo Garci Pérez j y el tercero * Don 
íenzo , peleando de. manera , que á socorrerlos se cm-* 
penó todo el excrcito. : mandólos prender San Fernando, 
porque sin licencia ocasionaron que se aventurase algún 
siniestro caso 5 pero, presto perdonados , se qüestionó 
quál habia dado indicios de mayor esfuerzo , si el que 
osó primero empeñarse , el que tuvo mas tolerancia en 
detenerse , ó el postrero que mostró estar mas en sí, 
esperando á ser acdn>etido , cuyos varios votos resulta-* 
ron en elogio de todas tres. 

Cuenta esta competencia Don Juan Manuel en su 
moral libro del Conde Lucanor ; y escríbelo también 
Lope Garcia de Salazar en el de las Buenas andanzas, 
añadiendo que el caballero que no nombra Don Juan 
Manuel fue Alfonso Telló , criado de San Fernando. 

9 Repetían surtidas los- sitiados ^^ y en una empeña^ 
ron á caer en celada á los Maestres dé Calatrava , Al* 
cántara , y Comendador de Alcañiz , en que mediante 
su gran valor , salieron no solo libres y sino victoriosos! 
por todas partes se vían diversas hostilidades , no me-^ 
ñores en el rio , niezcladas unas y -otras con astucias: 
pretendieron los Moros quemar la armada Ghristiana 
con una gran balsa de fuego j que frustró el valor c Jn-- 
dustria de Ramón Bonifaz :. ensangrentábase i cada paso 
el tesón de ios sitiadores y la obstinación de los sitiar 
dos, en que se terminan los sucesos que el cómputo ^e^ 
de colegir que {)ert¿necén á este año^» suptiendQ con raf- 
zonables conjeturas lo que falta de puntualidad croné^ 
lógica en las Crónicas , qual la requiere el escribir. Ani^ 
les , que obliga á colocar en su preciso tiempo los^cae^ 
cimientos. .. .<! 

oj' ^ £1 suceso tan decantado de la coña de :Garci Feree 
de* Vargas ( que no faltan críticos que fuzjguen cuento 
apócrifo) apoya (en quanto pueden semejantes poesías) uñ 
romance que ha casi doscientos años que corre impreso , y 

lo tenia' observado. Don Gonzalo Argote de Molina para 

, . - . • 

t Todo lo que ! va con etia señal f estaba ca el Ap&idlce. 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. I. 1 5 

la tercera parte de su Nobleza de la Andalucía. Permí* 
talo aquí la seriedad mas circunspecta^ 



Estémio sobre Sevilla 
El Rey Femando Tercero^ 
Eiebanrada Garcí Pérez. 
Iba con un caballero : 
Solos van por un camino^ 
Sohs van hor un sendero^ 
Siete cabalkror Moros 
A ellos venian derechos^ 
Dixo aquel i Garci Perezt 
No es bien Me los aguar^demosi 
Que dos solos pocos sanwt. . 
Para siete caballeéos¿ 
Respondiera Garci Pérez: 
No etaqueso de hombres buenosi 
Mas si vos queréis seguirme^ 
jí todos los romperemos^ ' 
Ab quisa su compañero : 
Lasrtendaí vuelve^ partiendoL 
Pidió Garcia ssu armas y. 
Que tas lleva su escudero^ 
Don iMenzaGallinata 
Y ei'Reyiestak en.uncerro^ 
Don JLatentOrdixu^aillefi 
Veo solo un ea^allero^ 
Que ü los Moros lo atienden^ 
El barÁ un becbo muy bueno* 
Vereif , si no le eemaceny 
Un escogido gutrreroi^ 
A punto va Garci PereZy, 



Su camino va siguiendo*. 
Los Moros en un tropel 
Ademanes van haciendo : 
Pasase.por medio de ellos^ 
Sin que le conozcan miedom , - 
En ios armas le conocen^ 

Y no osaron atendello : 
El se vapor su camino ^ 
Lar armas da at escudero. 
Ecboímenos uña cofia 
Que trata so el capielloi . 
Acuerda volver por ella 
Fasta da se puso elyelmo^ 
El escudero llorando j 

Le dixo ^ non fagáis esoy 
Que la cofia vede poco^ 

Y podeii perderos y cedo. 
Espera aqui , no te cures ^ 
Que es cofia^ de muncbo precio^ 
E labrada por mí amigan 
Non la pfrderé , si puedo. 

\^Vólvtenda por do vinieroj 

AlcañKa los Moros presto ; . 

Ellos y qste bien le conocen^ 

Na osaran atendello. 

Allí hallara su cofia^ 
' iTuilvese con elta ledo. 
' Dixo el Rey á Don Lorenzo : 

\Ay Dios^ qué buen caballero ! ^ 



•i'i 



siuk ia86 , AAa 1248^ 

r 

' T Habíase cumplida la tre^a de seis meses con ios 
Moros de Carmona , y entregáronse con favorables con^ 
diciones : suceso próspero , porque respecto de su forta- 



lá ilNALBS ECLESTASTIOÓS Y SECULARES 

leza pudiera ' ser muy embarazosa 6 muy^ sangrienta su 
expugnación , y fue á entregarse en ella Don * Rodrigo 
González Girón ', primer Alcayde de su Alcázar , á 
tiempo) que la Reyna Doña Juana venia dé la ciudad 
de Córdoba , y entró en Carmona , donde el Girón la sa- 
lió á recibir , y pasó á acompañar al Rey en el exer- 
cito 9' que hasta la Católica Doña IsabeL no se sabe de 
otra Reyna.. 

2 ^Salían espías de la ciudad á reconocer el excrcito; 
y un dia que la mas gente habia ido á diversas íaccio^ 
nes salió un caballero Moro con pretexto dé reducirse^ 
con que tuvo lugar vde advertir la', soledad del Real: 
volvió apellidando su gente ^^ asegurando, qu^ era lle- 
gada la sazón en que seriali vencedoces: mas. escarmen- 
tados, de otras. salidas ,. lio se fíároa del informe para 
esta. en que muy á su ventaja pudiéroii haber hecho muy 
dañoso efecto. Pero intentirocda otra Vez con igual mo- 
tivo y, saliendo en persona. Ax^f i tiempo que el Santo 
Rey h^bia^pasadó de la otea parte del rio |< adonde estaba 
el Maestce.de Sáfttiago') y dexado encargada la «defensa de 
los Reales con poca gente al Infimte Don Henrique , á Doh 
Lorenzo Suarez , y a Arias González Quixada y que aun- 
que muy inferiores en número de soldadesca y peleáróii 
con. tal bizarría y qi]fe no 'solo rechazátánval Motüi, stiio 
le sl^ieron con tal destrozo ^.que unos die Jos infieles 
se apresuraron á encerrarse en :k>s muros , y otros fué^ 
ron, obligados, á arrojarse al rio , donde perecían á ma^ 
nos de la gente de los barcqs 'christianos.> .con que fiuc 
de toda^ maneras grande el estrago de este dia , en que 
el Infatíte Don Henriqudí hizo glor}.osa sa fama , . y Don 
Lorenzo Suarez , y Arias González ganaron no desigual 
laúroL 

3 No eran menos continuas, ni sangrientas menos 
las refriegas , de .que eran teatro las aguas de Guadal- 
quivir y entre las armadas infiel y christiana , de que á 
vetes desembarcaba gente para; surtidas por :sus riberas 
con vatios sucesos ; pero casi siempre mejores por los 
Chrl&tianos y mediante el valor y destroza de su Almi"* 



DE LA OVDAD DB SEVILLA. LIB. U ' 1 7 

rante Don Ramón Boniíaz , cuyo mas particular estudio 
era contraponer sus ardides al con que los Motos le so« 
licitaban quemar sus baxeles , contra que dispuso la r&« 
sistenda de cienos gruesos nuuletos y oue fixados en el 
rio j impedían el acercarse á hs suyas a las embarcado-* 
nes enemigas : si bien todo lo tocante á esto se lee en la 
Crónica con tan obscuras narraciones y que no pudi^or* 
dolo colegir ni explicar con claridad y piso por sus su^ 
cesos con ligereza $ porque refiere acometimientos , re- 
sistencias y extratagemas y celadas y que dificultando el 
entender cómo fii¿on y atestiguan solo quan porfíad^^ 
mente se dispuso en el rio la fortuna de esta guerra^ 
hasta que llevando en todo lo mejor los Christianos y y 
tomadas á viVa fuerza unas embarcaciones militares que 
llamaban Zambras , con que los Moros los invadían y de^ 
bicron de quedar tan superiores , aunque después de mu« 
chos sangrientos lances y que no se habla mas de baxe^ 
les hasta que sucedió el rompimiento del puente. 

4 £1 In&nte Don Akmso vino al exercito del reyno 
de Murcia y aunque no con mucho gusto suyo , llamado 
de su padre , á qukn Don Rodrigo González Girón acon^ 
sejó que lo hádese venir $ pero traxo ludda gente , y 
omchos Aragoneses que le dio su suegro d Rey Don 
Jayme y con Don Alonso , In^te de An^n , su hijo^ 
y Don Pedro y Ih&nte de Portugal y Conde de Urgel en 
Catatu&u Estaba el Infimte ya con el renombre de Sabio 
por so. mudia apáicadon á los elidios ^ muy introdu- 
ddo por su padre en las cosas del icyno $ y conoden* 
dolo aá el* Pontífice Inocencio IV y á ambos habla diri^ 
tído i Desiderio y Legado suyo y con una Bula dada en • 
León á 3a de Marzo , sobreescrita ai Hmfrt Rty di Css^ 
tíUa \f iMn y y ai .nóblt varm Alfonso y m prímogtnlt^t 
exhortándolos á la perseverancia. contra los infieles ^ y i 
dotar magm'ficamentc las Iglesias y Obispados que con-^ 
quistasen : insértala en sus Anales Oderico Reynaldo y y 
añade : Porqua era dignísimo Aifmoo del afostólicafairíH 
^imo y fot I0 wsmbo qm ttabia merecido cmk m fádn m el 
ampláado esslto de la Raligjkm CInristíMtku - i 

TOMO I. C 



10 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULAKBS 

^ ' 5 Varias mercedes hizo San Fernando y el In^te 

Don Alonso este ano j cuyos privilegios tienen la fecha 
en el Real sobre Sevilla. A 27 de Enero confirmó al 
Orden de Santiago , donación que le habla hecho Don 
. Sancho, Rey de Portugal , de Mertola , Ayamonte y otros 
lugares de la raya , que estaba dudoso á . quál Corona 
tocaban para quando se conquistasen. A 25 de Febrero al 
dé San Juan dio tres mil quinientos maravedís chicos de 
)uro en las salinas de Sevilla , si la ganase ^ ó cambiárselos 
en heredades. A 15 de Mayo á. la Iglesia de Santa María 
de Astorga y á su Obispo Don Pedro de ciertas tierras 
y heredades por el servicio particular en este asedio. 
A 20 de Mayo al de Santiago á Monte Molin con sus 
términos : al mismo á 26 de Julio licencia para poblar 
las tierras que tenían en Zamora cerca de Santa Susana, 
y que los que allí poblasen no tuviesen otro Sdior sino 
al Maestre.' A 24 de Setiembre al Concejo de Madrid 
sobre ciertas diferencias que tenian con Segovia sobre 
«1 Real de Manzanares , que se lee en la . Historia de 
Diego de Quintana.: de que en los que fueron rodeados 
connrma con los demás Ricos Ornes Don Pedro Poncej 
que advierto^ porque algunos dicen que eirá ya muerto, 
y Don Sebastian Gutiérrez , que aún no habia sucedido 
$u fatal desgracia. 

6 Habiendo ido . lo mas de la nobleza á recibir al 
In^te Don Alonso , cuya venida fue' á principio dé 
Marzo ; porque señalan las Historias . á sds meses del 
asedio, advirtieron los Moros la falta de gente , y €x> 
puesto á sus asaltos el campo , qiie para hacer i su salvo 
^ fil daño posible observaban las ocasiones ; en. iesta se atrét 
- vieron. diez Moros.de á caballo. á llevarse unas vacas 
d^ la^ estancia dd Prior de San Juan : salió a tobrarlás 
el Pf ¡Olí: cotí hasta veinte caballerosi de su Ord^n , y dos 
<^e. acaso se. hallkban cú su compañía , que el Conde 
Dpa Pedro, de Portugal . dice , eran Don Rodrigo Frolaz 
y DoA Pedro Metidez dé Accvedo í y habiéndoselas qui- 
tado j y enta^gánddiselas i^ un escudero que las retirase, 
aunque era bien retkaírsc igualmente , se hubieron de 



D£ LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. f. Ip 

empeñar adelante por guarecer algunos peones que se 
habían avanzado. Con que se logró el fin de los enemí^ 
gos y que era llevarlos á dar en una emboscada^ en que, 
siendo tan pocos , necesitaron de todo su ardimiento 
para no quedar muertos los mas , como lo quedaron 
algunos con el Comendador de siete filas , hasta que fu(> 
ron socorridos por los Obispos de Córdoba y de Coria 
Don Gutierre y Don Sancho , porque la empresa sagra- 
da ponia la espada en la mano á los Prelados con justo 
motivo. Poco después el Infante Don Henrique/Ios Maes« 
tres de Calatrava y Alcántara , y Don Lorenzo Suarez 
saquearon los arrabales de Venahoar , que hoy se llama 
de San Bernardo , y el de Macarena , de que sacaron 
mucho ganado , preseas y ropa : estaban muy fortifica-^ 
dos j y rodeados de hondas cavas , con que no fue sin 
costa de mucha sangre : á muchas semejantes facciones 
dieron empleo los opulentos contornos , y sus muchísi- 
mas y ricas alquerías : otra vez estrechado el asedio, 
acercados los alojamientos , y ya numeroso el exercito 
con la gente que tráxá el Iiifante Don Alonso , y poco 
después Don Rodrigo González de Galicia , y Don Diego 
López de Haro. 

7 Engrosado el exercito con la gente que traxo el 
Inémte Don Alonso , que se habia alojado en un olivar 
cerca de Sevilla , pareció al Santo Rey estrechar el ase^ 
dio y acercándose a la ciudad , como lo hizo , aunque 
es bien dudoso en que parte puso ahora su Real quar* 
tel , por las pocas señas que nos dan las Historias $ pero 
ticmptc parece que estuvo de la otra parte del rio Gua*» 
daira , cuyas aguas y puente interpuestas adelante , dié-* 
n>a lugar á algunos sucesos de que se infiere, donde se 
tíguieron muchos sangrientos trances y que el ardimíenta 
del Infante dispuso y para dar á conocer el valor de su 
gente , y de la qué de Aragón y Portugal le habia se^ 
guido.: y llegó también dentro de dos meses el Señor 
de Vizcaya Don Diego López de Haro con muy luci^ 
das tropas de sus Estados y á que se i^eñaló quartel cerca 
do la puerta de Macaren;^ , y oond ó cerca ¿á íI>mRo^ 

Ci 



20 ANAL£S ECLESIÁSTICOS Y SBCüLAKfiS 

drigo González de Galicia. Don Diego I^pez de Ha-^ 
ro , XVII Señor de Vizcaya , héroe de los mas 6atmo* 
sos que tuvo aquella esclarecida progenie , Alferez *ma-« 
yor del Rey Santo ^ y á quien recompensó con grandes 
servicios algun^ tiempo que estuvo apartado de su obe-* 
diencia , y que en esta empresa igualó á los primeros 
en las proezas , aunque llegó de los últimos y cuya gente, 
junta con la de Don Rodrigo González de Galicia y que 
alojaba próximo , por tener la estancia jnny separada de 
los demás , dio osadía á los Moros de la ciudad de 
avanzarse á su opósito dos veces ; que en la primera re- 
chazados . con gran brio , en la segunda saliendo con 
mucho mayor poder , obligaron á que viniese al socorro el 
Infante Don Alonso y que á dársele pasó el rio en bar« ^ 
cas ; porque descontento del sitio en que puso antes sus 
pabellones ^ se había mudado de . aquella parte contra 
Triana 5 y con haber sobrevenido los Moros , fueron 
otra vez ¿éülardamente repelidos y obleados á retirarse / 

con afrenta y perdida. 

8 Las mas freqíientes salidas de los Moros eran siem- 
pre por una puerta del Alcázar i que las señas (füc de- 
manda^ la Crónica de estar cerca de donde después faé 
la Judería , parece era de Benahoar , que dicen se cerró 
entre la de la Carne y la de Xerez 5 y que por el puente 
de Guadaíira pasaban á invadir .el Real de los Christia- 
nos j teniendo cerca siempre la retirada al mismo puente, 
xuyo paso estaba muy fortalecido , como lo demues- 
tran sus ruinas , ó ya que Guadaira tuviese mas caudal 
que ahora y ó que estuviese fortificada su ribera , parece 
que no se podia attavesar sino por el puente y en que 
no dexa de hallarse implicación con lo que otra^ veces 
escriben la Crónica , y la general , que seguían los Chris- 
tianos á los Moros hasta las puertas de la ciudad y si 
acaso no era por otra parte de su larga circunvalación. 
Quisieron Garci Pérez de Vargas y Don Lorenzo Sua- 
rez , escarmentar los Moros de estas salidas 3 y siendo 
avisados .y que habla muchos . entre la ciudad y el rio 
jGjMüduta que marchaban al. puente y dispusiéronles cc^ 



DB LA CIUDAD 1» SliVlLLA. Llfií. t. 2 1 

celada en un sitio oculto , previniendo Don Lorenzo i 
su gente , que quando los Moros , como solían , le hu- 
yesen y no se empeñasen á seguirlos por el puente , por 
el riesgo en que i sí y á los denlas pondría el que lo 
intentase. Sucedió de la misma manera : dieron los Mó« 
ros en la celada , y huyendo desbaratados , dexando po* 
blada la campaña de muertos , obedientes los Christiános 
mi orden de su Capitán ^ se deteníanla la entrada del 
pnence ; no asi Garci Pérez- de Vargas , oue olvldadode 
lo propuesto , se arrojó por él solo ; y viéndole T>on Lo- 
renzo Suarez : Cabalhros (dixo á los suyos ) engoHádonos Va 
Garci Pertz de Vargas : ve do quál anda entre ¡os Maros: él 
ms meterá en lugar donde hof asnos bien menester las manos. 
Y siguiéndole todos , se arrojaron en su socorro , hapíen-^ 
do tai destrozo en los contrarios y que con muerte de mzs 
de tres mil; ll^árdn persiguiéndolos hasta la misma puerta 
del Alcázar : y este día ^ dice la Crónica , que se confeso 
Don Lorenzo Suarez excedido en corase por Garci Pérez, 
qne los habia heelso ser buenos , obligán¿u>lo8 con su exem-^ 
ido Á qudmuitar el ptopóstlo, que aunque cuerdo , no fri^ 
saba bien con el aliento de cales soldados , que acabaron 
con este suceso de poner á los Moros entero temor de 
lepetír las fiequemes surtidas con que comenzaron á 



• 9 Mas entre tan sangrientos lances se iba recono-^ 
tiendo que si-no^sequitaba á'^os Moros la comunica"^ 
don de Triana- y el Alxarafe , seria casi imposible ganaif 
á Sevilla, que faicesanteiáente socorrida de aquella patte/ 
eada día se renovaba de fuerzas : era el remedio rom-í 

E;r el puente fortísimo de Guadalquivir , y esto difícil 
uchopor su fortaleza y su defensa. ^Tenían los Mo^ 
nfos de' Sevilla (dice la Crónica) un. puente de maderi 
Mfectio sobre^batcas, afnarrado con muy redas cadenas de 
»ihierro , por do" pasaban de Sevilla á Triana , y á toda 
siaquelta parte del rÍo.^ Su sitio el mismo en que hoy 
le vemos ^ que aunque Alonso Morgado y el Bachiilef 
Feíazar^en -su^ Historias dicen que se amarraba á la torre 
del Oto y advinieron mal ios mismos textos dé k 



2 2 ANALES fiCLfiSHASTiCOS Y SECITLARBS 

nica , y de la General y que es preciso seguir , pues no 
tenemos de aquellos tiempos otras Historias mas fidedig- 
nas: por ellas consta que estsri^a dentro del Arenal, que 
no fuera : así estando junto á la torre del Oro, en que 
el Arenal coniíen^a ^ bien qiüe desde la torre del C>r6 
hasta la parte opuesta del rio ajtravesaba una gruesa ca-* 
dena de maderos eslabonados con argollas de hierro , que 
á la parte de Trian^ se afían^siba en un murallon , de 
que aun .$e ven los ciiioieritos $ . pero desde esta . cadena 
hasta el ip^npc había, la misma tlistancia.que hoy se co-^ 
noce ; y aún esto no k> tUce lá Crónica , y es menester 
creerlo de antiguas memorias en que se refiere. £1 cas^ 
tillo de Triana , al ángulo de cuyos muros va á parar^ 
la servia de qoronga y d^. defensa ; y la com4)uesta traba^ 
zon. d^ 19$ n:^deiro& qu? la camponetl y. estribando sobre 
^ plan, 4? 1^, barcas , éscaiba' afianzada con gruesas ca^ 
^enas , como lo expresa h Crómica. 

10 propuso el Santo Key tan arduo deseo al Alm^ 
rante Ramón Bonifaz y á otros pláticos. del ministerio 
náuticp y y eligióle medi^ de /que armasen tbs naves , las 
mas gruesas y fuertes ^ y/ que esperando .tiempo en que 
á popa les soplase viento vehemente , embistiesen i rom^ 
perlas con el choque dejas proas , que á este fin arma^ 
sen con gruesas planchas de hierro , para que executasen 
mas violento el golpe : dcsfignio raro , y que tiene mucho 
de prodigioso y auny^ÍQ miUgrosp , su efecto no pocos vU 
sos i pues aunque 1^ violencia de/ un baxel .agitado de 
rápido viento sea grandísima np parece bastante á rom« 
per con el choque de $^ proa tan robusta re^tencia^ 
comp supótle la encadenada trabazón de este puente. Pre- 
venidos los baxcles,^ que cofno todos ios demás de. aquel 
tiempo , eran de yei^i y jreinp , entró el uno cl.inismo 
K^mon Bonifaz j y poníendp. en ambos gente de sii satisfiíc^ 
cíon , esperaron viento favorable , que no sin particular 
misterio les sobrevino dia de la Ir\vencion de la Crtiz , á j 
de Mayo , cuya sagrada insignia, izando el Santo Rey 
ue se arbolase en sus gavias. Volaban Ips navios lleva- 
os del ppderoso impul&9 del vAemq ^ que par^iku: ihas 



3 



DE t A CIXmAD DE SEVILLA. LIB. T. 2 } 

visos al prodigio calmo repentino , y repentino en bre- 
ve volvió á soplar ma^furioso , rehaciendo su repetí* 
cion los desmayos quq causó su pausa , y sin que a re- 
sistirlo bastase la rob^stj¡^ma trabazón que construlaa 
tantos unidos maderos y tantos repetidos lazos de las 
cadenas : al duplicado choque^4e uno y otro baxel ce- 
dió roto en el puente todo el mayor estribo de la espe- 
ranza de los Moros , pasando de la otra parte las dos 
vencedoras naves .^ contra que en vanp desde el puente 
mismo , desde eí Arenal todo , y dei^de el castillo de 
Triana se fulminaron innumerables rayos de arrojadas 
armas : baxel uno y otro dignos de eterna memoria mas 
que la decantada nave Argos de los Qri^os , y que de la 
Capitana de Ramón Bonifaz y refiere ti Cronista Gila 
González DávilaV que preciándose justjjimente de haberse 
fabricado en su puerto, la- pene jx>p^ blasón de sus ar- 
mas la villa de Santander ; y que la puso la Santa Iglesia 
de Sevilla en el primer sello de su^ -Cabildo con una ima- 
gen de nuestra Señora en su popa y y la santa Cruz ea 
su gavia y parece colegirsd de uno del año de 1256 ^ en 
que se ve un baxel con stt&.yeta^ , cuyo jirbol remata 
con una cruz , y en la popa una: imagen de nuestra Se- 
ñora sentada , y se lee en la otía : Signum Capituli Hispa- 
¡ensis : Sello del Cabildo de Se^la ^ion escritura original de 
su archivo , que mencionare el año mismo , y que me ha 
dado Justo motivo i ést** reparo: í)ues ¿quál oriro pudo 
ser el de tan fc^traordinalrio blaison hastu ahorá^ de Btrof 
alguno no' repalrado? y porque mejor lo acreditará su co- 
pia y me hz parecido ponerla aquí , como tan notable. 



24 A^áíti BCLESIASIIICOS Y SECUUUtSS 



; iz ,Quanú íaéiz a^oúcípu. dfi los Moros á lo. que 
^to les impori^b? estorbar^ poco es menester para in* 
ferirlo ; y quanca igualmente la preveoclon del Rey Santo, 
que en persona con el Infante Don Alonso , seguido^ 
de lo mas gallardo de sus tropas , se avanzaron por la 
patte'de la torre del Oro contra los Moros del Arenal 
para retirarlos á la ciudad , y^ hacer por tierra escolta al 
Almirante , que acabando de deshacer el puente , como 
es de entender, volvió á salir salvo con sus dos naves, 
á que sin duda amaynando las velas , luego que executo 
el violento y feliz choque , y volviendo las proas hacia 
la torre del Oro , salía tan aplaudido de los vítores 
alegres de losChristianos, como de los funestos lamen- 



DE LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. U 2^ 

tos de los Moros , que miraban cortada la garganta al 
cuello de su esperanza. Proeza de las mas heroycas y mas 
raras que se obraron en esta empresa^ en que tantas 
concurrieron notables , y dia de los mas Éiustos con que 
premió el cielo las virtudes de nuestro Santo Conquista- 
dor ^ cuyo esfuerzo solo pudo intentar, cuya virtud me- 
recer , y cuya fe lograr suceso tan á todas luces feliz y 
g|lorioso. 

12 Puso este en gran conflicto á los Moros de Se- 
villa 9 considerándose destituidos del socorro de Triana^ 
y de la comunicación del Alxatafe , hallándose en ella, 
según lo que después se vio , mas de quatrocientos cin- 
cuenta mil Moros: pero quaa gran provisión aun induia^ 
lo muestra haber proseguido su defensa hasta 23 de No^ 
viembre : ahora el siguiente dia 4 dé Mayo pasó el Santo 
Rey con toda la mayor parte del exercito a combatir á 
Triana , ayudando desde el rio el Almirante $ n»s fue 
la defensa tan grande , que no se pudo rendir luego ^ y 
necesitándose de mas espacio para batir y minar los fuer^ 
tes muros de su castillo , quedó en su contra el Señor 
Infante Don Alonso con siis hermanos Don Fadrique y 
Don Henrique , el Maestre de Santiaeo Don Rodrigo Go« 
mez , Don Rodrigo Floraz y Don Alonso Tellez , Don 
Pedro Poncc y otros caballeros que prosiguieron la ex- 
pugnación no sin costa de muchos afanes. Entre cuyas 
bizarrías fué la de Garci Pérez de Vargas ^^. qué sabien- 
do que un Infanzón del linz^e de los Marinos le murmu« 
raba que traxese las hondas por blasón , aunque no mé-* 
nos genuino de los Varg^ que de los Marinos , un dia 
que de la pelea sacaba muy roto el escudo , dixo al 
InÉmzon y qué bien arguia , que no merecía aquellas in- 
signias el que tan mal la5i trataba) que pues el tenia 
las suyas tan sin daño , viese si otro dia quería expe«- 
rimentar, peleando con los Moros , quál mejor las mere* 
da ; consiguiendo así y que turbado y corrido le satis- 
ficiese en üjscuipas y con general aplauso de uno , e igual 
ignominia de otro, 

13 Don Juan Arias ^ Arzobispo de Santiago y a| 

TOMOU D 



25 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

exemplo de otros Prelados que personalmente asistían á 
este famoso sitio , viiio i él con una lucida compañía 
de caballeros Gíillegos con que se alojó cerca del arroyó 
Tagarete hacia aquella parte , que anegando sus aguas 
el prado de Santa Justa , los vapores que levanta el sol 
en el. verano llenan de humedad nociva el ayre con ofensa 
de las cercanas habitaciones ; efecto que presto experí-* 
mentaron el Arzobispo y su gente , que enfermaron lo$ 
mas y exponiéndose á que los Moros., sabidores de su 
flaqueza , los molestasen , que tomaron á su cargo ven- 
gar valerosos Don Pedro Ponce , Don Rodrigo Floraz^ 
y Don Alonso Tellez , con el Adalid Domingo Muñoz^ 
y les dispusieron una celada , dexando para atraerlos, 
desviados y sin guarda algunos ¿arneros., á cuya presa 
avanzándose^ engañados los Moros con muerte de mas de 
quinientos, y de cincuenta valerosos Gazules (linage* entre 
ellos estimado ) pagaron la osadia , dexando bien satisfecho 
al Arzobispo , que poco después no sin interposición de 
etros sucesos sangriento» , agravada su enfermedad , hu-* 
bo de obedecer en retirarse el, precepto del Santo Rey, 
que lé mandó volver á su tierra 5 Prelado insigne , que 
hubo de ceder á la indisposición á despecho de su va-- . 
lor , nacido del generoso tronco -de los Mexías. 

14 . A este tiempo los Moros en su defensa malogran-' 
do la fuerza , pensaban ardides por la industria de Orlas 
Alfaqui, docto, que á visitar las Mezquitas de Anda-- 
lucía , santuarios á su modo , habla poco antes venido 
del África i de aquellos que entre ellos protestan am-« 
bicion grande con máscara de Religión (vicio.de todas 
gentes) este pues (entre otros) fraguó un engaño , con 
que pensó dar muerte al Infimte Don Alonsa, ó cau^ 
tivándole ^ hacer de su Real persona prenda que obli- 
gase á su padre á levantar el sitio, haciendo que al- 
gunos Moros principales le ofreciesen dos torres , de que 
apoderado , podría serlo prestq de la ciudad. Rezelo el 
Infante .sabio, el paliado trato, y envió en su lugar, aun- 
que le pedían que fuese en persona^ á Don Pedro de 
^Cu^man , que llegando con i;ecato dudoso , se evadió 



DE LA CTODAD DH SEVILLA. LIB. V. ^ 2f 

de !a sospecha y verdadera traición con muerte de solo 
un caballero 5 suceso que el Conde Don Pedro de Por- 
tugal en su Nobiliario refiere con mas circunstancias, que 
hacen poco al caso , porque tijcnen mas viso de cuentos 
&buÍQSos que de historia ; y la de este sitio con tan 
soberano Caudillo pide mayor gravedad de narraciones. 
A el á este tiempo señala la Crónica que llegó el Con- 
cejo de Córdoba , y que pusieron su estancia cerca mu- 
cho de la ciudad ^ ocupando el Maeistre de Santiago el 
cerco que dexó el Arzobispo Don Juan Arias, en que 
se ve que ó se habia ganado Alfarache , ó cesado la 
oposición del Rey de Niebla Aben Amafon , contra que 
guerreó el Maestre en aquella parte ; pero ni de la toma 
de aquel fortísimd castillo , ni de la de Triana dicen cosa 
alguna las Historias 5 y así es de entender , que se in-' 
duycrori cti la entoga de' Sevilla ^ el progreso , de cuyo 
sitk> apretándose cada dia mas , no dexaba de tener al-«* 
gunos siniestros sucesos , qual el en que fue' muerto 
Don Sebastian Gutiérrez , Rico Orne , y estuvo á iguah 
peligro ^ aunque se libró, Don Diego: Sánchez de Fines, 
saliendo los dos á escoltar los herberos > facción* que fu(f' 
siempre peligrosa , y* que ño sola esta vez causó infeliz^ 
firacaso , porque presto en otra murieron los mas de sus 
defensores con la varia fortuna de la guerra. 

I y Mejor suceso tuvo el Almiarante en impedir , po- 
niendo su armada en medio al" Moro Orias , que habla 
pasado de la parte; de Xriaqa'^ la-vueltai y. :el socorro 
que ficetendia introducir^ hasta que díel todo quedó im- 
pedida la ^comunicación , de que presto nacieron las plá- 
ticas dq la' entrega , no sin que precediesen diferentes 
sucesos y que aunque se ignora su indivi4ualidad , Jós^ 
insinúa la Crónica* Cosal serjAy dice ^dificultosa 'poderti 
escribir 4 contar todas ¡as cosasl que pasaron en. este . cerca ^ 
d^ Sevilla 'y y asimismo quintos trabajos y miserias pasaron* 
los que en aquel cercQ se bailaron antes que la ciudad tomasen^ 
Fatigada iai soldadesca con la &ka id¿ manteuunientos , yi.^ 
molestias de las inclemencias de los temporales , se pon- 
tüibabari en pláticas peligrosas , y escaso el dinero atra-;^^ 

Da 



2 8 AMALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

saba las pagas ; aunque para adquirirse se había labrado 
moneda de inferior ley , debaxo del seguro de las prome- 
sas de rehacer ,por cuenta de la Real Hacienda la común 
quiebra en saliendo de los presentes ahogos f fáciles de di»* 
currir en tah prolongada guerra , que no podia dexar de 
ser costosa á los reynos , aunque el Rey Santo mas se ex- 
cusase de gravarlos. Así ya su ánimo se contristaba en los 
desconsuelos comunes al paso que su espíritu se elevaba en 
mas fervorosas oraciones que acompañaba con ayunos, dis^ 
ciplinas y . ciEcíos : certifícalo la tradición venerable , y 
afiánzalo el Suplemento vulgar del Arzobispo Don Ro- 
drigo. Escribió á las ciudades , pidiendo socorro de gente 
y dinero 5 pero con mayor confianza á las Iglesias y Re- 
ligiones , pidiendo rogativas y plegarias á la piedad 
Divina. 

16 Desde el tiemipo jde los Godos duraba en la Mez-- 
quita mayor una efigie de nuestra Señora de. pintura, 
mayor que el natural , uso de la primitiva Iglesia , en 
que significaban lo superior á lo humano. No permitió 
la IProvidencia Divina que los Moros la borrasen , aun- 
que lo pretendieron, quedando á su despecho siempre 
J9ias hermosa y resplandeciente 5 con que no pudiendo 
deshacerla y la ocultaron , levantando delante otra pared^ 
aunque nunca la olvidaron los fieles que vivian en Se- 
villa , qfue sin verla la adoraban hasta pocos años antes 
de esta conquista , que íniproVisamente: quedó patente , y} 
que despedía rayos dd fesplátidor. ^ que los Mbros Jn-: 
terpretahan presagios de su ruina : asi loVafirma el Ba-» 
chiller Pcraza , antiguo escritor de Sevilla , cuyo orígi-, 
nal no impreso guarda la librería de los. Duques de í 
Alcalá * 5 y que nunca pudieron mas esconderla j y quc-^ 
siempre que osaban mirarla los hacia arrodillar , Impulso* 
que no resistían. Esta soberana imagen, de que Saa^ 
Fernando tenia noticia , con vivos deseos de adorarla 
presente , entró en Sevilla á buscar una noche : saliendo 
d^ su tienda , y arrebatado de éxtasi que le llevaba en- 

' t £ü la Biblioteca del Conde del Águila hx¡( un aeoiplaf de la Histom 
dc'feraza, • ^ - , , ^ - . . . ,i 



r 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. UB. I. 29 

4genado ios sentidos en profundísima contemplación $ y 
habiéndola adorado , escoltándolo divina guarda , volvía 
á salir por la puerta de Xerez , quando cayéndosele la 
espada , al tropezar en ella , volvió en sí , y conoció 
donde se hallal^a , y el soÍ3erano favor que habia recibido^ 
al tiempo que ecíiado menos por Don Rodrigo González 
Girón , que le asistía de mas cerca , y por Fernán Yañcz 
y Juan Fernandez de Mendoza , hermanos de sus mas 
íntimos fiímillares y salian cuidadosos á buscarlo; acae- 
cimiento prodigioso tan recibido de la tradición , que 
dudarlo parecería temeridad á qualquier fínq y devoto 
^villano j y mas quando " se rdiere en sugeto , cuya 
santidad hiciera creíbles mayores prodigios : añádese , que 
juntos en su busca con otros estos caballeros, entraron 
en Seyllla , y cerca de la Mezquita tuvieron, con los' 
Moros terrible refriega y volviendo á salir con felicidad^ 
igual al temerario arrojo , de que dixo bien Gerónimo- 
Cudíel en el Compendio de los Girones , que si es síi-* 
puesto , eligió muy bien su autor en Don Rodrigo Gon^ 
zalez Girón para, poner en su nombre tal bizarría. Pero- 
sabemos y qiie en la conquista de Granada Fernando del 
Pulgar emprendió, y logró no desemejante osadía. Lá: 
imagen es la que persevera en la Santa Iglesia con ad- 
vocación de la Antigua. 

17 Movíanse platicas de entrega ^ pero aun pedían 
los Moros exorbitantes panidos 5 que entregarían el al-' 
<!azar , y que las rentas qiíe pagaban á los Miramamo^^ 
lines se partiesen entre el Santo Rey y Axntaf : excluido^ 
dste y que se dividiese la ciudad 5 después que se les per- 
mitiese derribar la Mezquita mayor y la torre. Oíalos* 
Sah Fernando por medio de Don Rodrigo Alvarez i y 
í lo último pronunció respuesta el Infante Don Alonsos' 
Q»e por u» soh ladrilh ftu quitasen a la Urpt y hy pa-^) 
saria á todos í ciuhilh. Concluyase al fin con salir li-' 
bres con vidas y haciendas , quedando algunas familias^ 
y que Axataf , y Aventuc , Arráez principal , les de- 
xasen^ á Amaifiuracfae , á Niebla , y á Tejada ^ obligan- 
dose.á paris^ y y dáadí:des..un mes de. plazo y en que ha- 



^O: ANALES BCLESIASTICOS Y SECULARES 

hiendo entregado el Alcázar y demás sitios fortalecidos, 
se dilatase la entrada para que mas cómodamente dis« 
pusiesen su salida con escolta á los que saliesen , y á los' 
que quisiesen pasar á África baxeles que los transporta^' 
sen. Dia de San Clemente, Pontífice y Mártir , á 23 de 
Noviembre se capitulo esta famosísima entrega , hablen- 
do quince meses y tres dias que comenzó el cerco $ por- 
que aunque vulgarmente se cuentan diez y. seis meses, 
es hasta el dia de la triunfante entrada. Mandó luego 
San íciwando (según el Suplemento vulgar de Don Lu-' 
cas de Tul) tomar posesión de la ciudad, fiando el cui-* 
dado de su presidio al Infante Don Alonso de Molina^ 
su hermano , á Don Rodrigo González Girón , y á otros 
Ricos Omes , entregando al Infante de Molina la torre 
del Oro , otra que llaman de la Plata al Infante Don' 
Alonso , su hijo , y á Don Rodrigo González Girón los 
palacios del Príncipe de la ciudad , diversos ( parece ) del 
Alcázar , y en sentir de Alonso Morgado, los que se de- 
dicaron á Convento de Monjas de San Clemente. En 
el- Alcázar entró el Santo Rey mismo, como expresamente 
dice ,su Crónica : las puertas se tiene por cierto que se 
qieroQ en guarda á diversos Ricos Ornes ; pero de quáles 
fiíeroi;! se desea la noticia : solo la hallo de que tuvo 
una Don Rodrigo Fernandez de Cevallos , sobre que en 
ipemoria dexó puesto el blasón de sus armas. Eran estas 
catorce i y no será impropio decir algo de su noticia y 
49 las demás obras notables de los Moros en tanto que' 
^tos . disponen su salida. 

1$ Que la cerca y muros de Sevilla fue fabrica del' 
:an Julio Cesar , es notorio de las Historias Romanas ^ 
le aquella solidísima materia, que siendo conocida ' ar- • 
gamasa , excede en dureza, densidad y solidez á las pe- 
nas ; jce^dificáron en partes los Moros á su modo , de 
ladrillo , que se conoce en la diferencia , interpolando 
entre las antiguas algunas mas torres , especialmente en * 
la parte que mira al rio., la qual solo carecía de con- 
tramuro ó barbacana (que los modernos Uainan falsabra- 
ga) y de foso (cava lo llamaban los antigpps). que desde. > 



I>B LA CIUDAD DB SBVtLLA. LIE. I. ^1 

la torre del Oro hasta el ángulo de la Almenilla la ro« 
deaba , ya en las mas partes ciego. Hn esta circunferen« 
cía repanidas catorce puertas, estaba cada una fortaleci- 
da de especial defensa , que sobresalía , teniendo el claro 
de la salida en uno de los costados , no en la frente 5 de 
que dura la señal én las pocas que no se han renovado, 
sea la primera la por donde se cree haber entrado triun^ 
fante oan Fernando , que hoy se llama la Real , y se Uz^ 
mó antes de Goles , cprrupto de Hercules , en cuya memo- 
ria se vio después en su^ frontispicio pintada su imagen 

á caballo con inscripción : 

# 

Férrea Ferrandus perfregit claustra sibilU 
Ferrandi , ¿^ ñamen sflendet , ut astra PolU. 

La siguiente doblando hacia la diestra banda llamaban 
del ingenio (engeño decia el vulgar) , porque cerca es- 
taba el antiguo muelle en que se descvgaban las mer-^ 
caderías \ en la Corografía del Doctor Rodrigo Caro se 
lee traducido en castellano el contenido de la inscrip- 
ción Árabe que junto á ella se veia , que no ha mucho 
^e hurtada. Su tenor el siguiente : 

^' En el nombre de Dios piadoso de piedad. Alaban-» 
fizas de Dios sobre Mahomad. Mandado quedó de mano 
>Hlel señor Mahomad la puerta que hizo, el año de la tri* 
i)bulacion de los Moros i por agua convenció la ley sobre 
fiel hijo de lus^h Alcafer : venza su mandado y y fa 
fitregua entre I0& Fieles. Después dixo el señor AJi , i 
fiouien Dios á¿ larga vida y lugar venturoso : Mandado 
f mn el bendito con la alabanza de Dios , y amparo de 
rsu ayuda*. Vencedor de la ley , y lai^eza de. vida de 
ffellos y y el mandado de Dios el alto. De mano de Alaf 
fiziz. Rueguen á el que le dé Dio& victoria. Todos quani 
fitos entraren de esta puerta hecha de mano del Santo 
fiel Peregrino de la casa de Meca. Yo el siervo del te- 
fimeroso Elkuatene , cumpla con las alabanzas de Dios 
f iy el amparo de su ayuda ^ siervo del amoroso , saludo 
ffá todos." . . 

£n algunas escrituras antiguas se llama puerta de 



32 AKALES BCLESIASTICOS Y SECULARES 

Vib-Ragel 5 ahora solo de San Juan , por el ve^A'^<> tem- 
plo de San Juan de Acre , y \la de Vlb-Ragcl 1 creo es 
la de la Almenilla , por una que remataba , dicen , su 
frontispicio ^ y de la Barquera , por la que cerca facilita 
eUtránsito del rio Guadalquivir , que es la inmediata. 

La de Macarena quieren que por una In&nta Mora 
de este nombre ^ que también tenia una torre algo dis- 
tante y á que está )unto el hospital de San Lázaro. 

IjfL del Sol ' por uno antiguamente pintado en su 
frontispicio , sino por ser la que mas descubierta al Oriente 
recibe sus rayos luego que nace. 

La de Vib- Alfar, así llamada por el Rey Don Alonso 
el Sabio , en privilegio del año 1 2 j 3 , que de merced de( 
sitio cercano dio at M<^nasterio de las Huelgas de Bur- 
gos , después del Osario , por el que cerca tenían los 
Moros para su entierro , uso suyo tenerlo fuera de po- 
blado. Léese que estaba sobre ella un letrero Arábigo, 
cuyo sentido era : Esta is la ciudad ie la confusión y mal 
gMemo : y que lo puso un Moro , que sin mas dere- 
cho que el de su codicia , t:obraba en ella cierto tributa 
por Cada cuerpo de los suyos que sacaban á sepultar, 
naciendo irrisión de lo. que fue su interés. Vib en Ará- 
bigo significa puerta $ y asi Vib-Al£ir es lo mismo que 
puerta de Alfai; , que debió de ser el que la hizo. 

Puerta de Carmona, por el camino á que da mas 
£íeqüente paso , llamábase todo el distrito de la del Solr 
á eÜa' Carrera de Santa Justa y Rs^tía y seeun lo expresa 
d Rey Don Alonso en el privilegio referido. 

La de Vib-Ahoar puerta de Ahorar , llamada de la 
Judería y porque estaba en su distrito ; hoy de la Carne, 
por haberse junto i ella fabricado el matadero j tuvo ea 
8u frontispicio estos versos: 

Cof$dld¡t Alcldes y renovavit Jutlus urbem. 
Restituit Cbrlsto Ferrandus Tertius Heros. 



r EntKesta puertayUdel Osario bace años que se forin¿ la fibrica del 
Salitre. 



bfi LA CIUDAD DE S£VlLLA. LIB. W ^J 

Algunos sienten que no era la puerca de la Carne la 
de Vib'Aboar y sino otra que se cerró mas cercana al Al-« 
eázar y y que era solo llamada de la Judería. 

La de Xerez , por el camino de Xerez de la Frontera, 
que encamina mas derecho , sobre que se puso en caste* 
llano la inscripción latina de la pasada , traducida en ho« 
ñor de Garci Pérez de Vargas. 

Hércules me edificó y 

Julio Cesar me cerco 

de muros y torres altas y 

Y el Rey Santo me ganó 

Con Garci Pérez de Vargas. ^ 

El Bachiller Peraza añade otro verso en el quarto lu- 
gar : Un Rey Godo me perdió 5 y dice ser del tiempo de- 
San Fernando , y de un poeta suyo. Poco sabor tiene al 
lenguage de aquel tiempo : si hubiera notado el reparti- 
miento , hallara en él a Nicolás de los Romances , y pu- 
diera atribuírselo. Y no he numerado ^l postigo del Al- 
cázar , que media entre esta puerta y la de la Carne, 
porque consta que se abrió mucho después h y esta puerta 
de Xerez era la propia del Alcázar , que caia dentro de 
su primitivo distrito. Y algo mas adelante un postigo 
secreto ,^ de que queda hecha mención. 

Postigo de la Atarazana y por estar inmediato á ella: 
dícese que por é\ salió Axataf á encontrar á San Fer- 
nando , y hacer la ceremonia de entregarle las llaves. 

Puerta del Arenal y por el espacio que tenia delante 
hasta la orilla del rio ; porque no habia el arrabal que 
ahora tiene , cuya llanura llaman las escrituras de aquel 
tiempo ya el Arenal , ya la Resolana , cómo hasta hoy se 
nombra. Sigúela el postigo del Carbón , antes llamado 
de los Azacanes '• 



I El autoi' pone aquí desde k de los Azacanes (después verfinot 

puerta del Are^ , el postigo del otra cosa) : del modo que hoj se 

Carbón , que ahora dice ce llamaba nombran , 7 su situación es esta : 

TOMO I. E 



34 AKALES ECLESIÁSTICOS Y SBCÜLAHE» 

Puéfta de Triana , porque siendo mas cercana al puente 
franquea mas seguida la salida para Triana ; pero su pro^ 
pió nombre era Trina , por componerse- de tres arcos:, 
así la llama el Rey Don Alonso el Sabio en el privile- 
gio de la casa del Convento de San Pablo , que le está 
cercano y pero su sitio no era el en que ahora está : me- 
joróse del que tenia , aunque poco cUstante en su reedi- 
ñcacion /el año 1588 : adviértelo su inscripción: Novo 
adoptato situ : acomodado nfievo sitio : • y tenia inmediata 
antigualla notable ^ casa ton tradición de haber sido Pa- 
lacio en que nació y vivió el Rey San Hermenegildo: 
con esta estimación la poseyó años antes del de xyoo 
Alonso Carrillo de Castilla , y la vinculó algunos después 
Pedro Suarez de Castilla su hijo , cuyos antiguos pape- 
les apoyan tradición tan venerable. Ya enagenáda y re- 
edificada , solo se conoce por otros dueños. 

La Grandeza de Sevilla apenas alguna puerta de estas 
puertas ha dexado en su antigua forma , reedificándolas 
mas con suntuosos ornatos , cuyos letreros , que reservo 
para sus tiempos , solo contienen el en que cada una 
fue restaurada á mayor decencia , conservando sus. nom- 
bres sin que alguna lo haya mudado , ^ino la de Goles 
que han hecho Real repetidas^ entradas de Reyes. La 
cerca que á todas las incluye describe de esta manera 
el Doctor Rodrigo Caro : ** 'ís la forma de esta gran mu- 
j^ralla casi circular 5 tiene en circuito ocho mil setecientas 
í>cincuenta varas de medir , que hacen casi seis millas , ó 
íxlos leguas legales , fortificado todo con torres fort'simas, 
tKjue son ciento sesenta y seis , compartidas á trechos , y 
f^algunas de mucha grandeza y artificio , &c." Estaba 
todo^ el ámbito de las murallas en quanto admite la lla- 
nura del sitio preeminente y manifiesto á la campaña sin 
las eminencias vecinas que hoy la oñiscan , causadas de la 

ymiendo de la de Xerez , el primero Pescado , se encuentra con el postigo 

es el postigo ya dicho del Carbón; se del Aceite : se sigue la calle del Pes- 

sigue la Aduana, Hospital de lá Ca- c^do , y al fin de esta la Puerta del 

ridad , Real Maestranza ; y dando la Arenal : también se hablará de la 

vuelta para la calle que se llama d^ JPuerta nueva de im Femando. 



DE LA CnmAD DE SEVILLA. LIB. T. 35 

continua repetición de echarse en aqueUos lugares las su- 
perfluidades de tierra , basura e inmundicias ^ que len-^ 
tamente han ido levantando cerros , que ya quando es 
jnas difícil su remedio se advierte la fealdad que oca^io^ 
jian j siendo padrastros , que , superiores á la ciudad , tas 
revoluciones de los tiempos pudieran ofrecer ocasión en 
que fueran peligrosos *. 

19 A las puertas suceden con propiedad los arraba*^ 
Jes y que bastaban á hacer populosa á Sevilla y que des- 
cubriéndolos respectivos á ellas j acurre el primero el de 
los Humeros , que en lo antiguo hallo nombrado B arrié 
de Pescadores , mera de la puerta de Goles 6 Real , y 
que pertenece á la Colación de San Vicente : en él te- 
nían los Moros sus Atarazanas 6 arsenal , fábrica y guar<^ 
da de siis barcos y baxeies : consta Át escrituras , y tesf* 
tifícanlo sus fragmentos , en que hay almacenes y bode^ 
s habítalo por la mayor parte gente del rio aplica^ 
[a á la pesca. £1 arrabal de la Macarena está mencio- 
nado en^ la Crónica por el sacomano que se le dio en 
la conquista $ pero ño era el que ahora se ' haÜ3ita , sino 
algo distante junto á la torre á que está arrimado el hos- 
pital de San Lázaro : fuese su vecindad, acercando á Se- 
villa y y edificando mas cerca de la puerta. Pertenece á 



^ 



X. Algsaas toires Ban quedado 
de estas de que el Doctor Caro hace 
Telací^Ai „ pero son pocas respecto á 
las que había. Loé montes que de 
báiiica'7 tierra se habían formado, . 
y estaban proiámoe á las murallas de 
esta ciudad , que eran defecto , to- 
dos se han quitado .: los que se ha- 
Ikfbtti fcntre lá ^puerta Real y la de 
Triana ae deshicieron tos pruneros; 
io^ otros lo fiíeron en los anos de las 
muchas aguas desde el de 1784 en 
adelante; porque habiéndose llena- 
do Sevilla de un numero grande 
de pobres trabajadores de los pue- 
blos mas cercanos i pedir limosna 
por causa del mal tiempo , los in- 
AvaIuos del ikrUsíimo Ayuntamlen- 



tq di'spu^i^ó4 , darles socorro por 
un jornal diario ^ destinándolos i 
deshaqer estos montes , . empiezando 
por el qiie estaba junto al matade- 
ro ;r después 'el de la Macarena , qué 
se hallaba Inmediato al rio ; y últi- 
mamente para . hacer di quartel de 

caballería C<1^^ ^'^^ ^^^ adelante), 
el que se encontraba en frente de lá 
puerta de la caitie. ; auir queda alga 
de este por la espalda , J , de op^ 
que está frente de la puerta del Osa- 
rio. Dos beneficios resiihíron de es- 
to ; el uno el socorro de tantos in- 
feliqes , gastándose en ello muchos 
millares de reales ; y el otro habe^ 
quitado á esta ciudad de sus cerca<- 
BÍas esta fealdad. 

£2 



f 

^6 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

la Parroquia de San Gil , habitado de labradores y gente 
4e campo. Su sitio todo era huertas. Arrabal de San 
Roque ó de la Calzada desde cerca de la puerta del Sol 
al Convcjito de San Agustín hasta el de San Benito, 
ameno en jardines , y numeroso en población , que cerca 
de nuestros tiempos obligó á construirle nueva Parro- 
quia con advocación de San Roque , fundación y Patro- 
nato de la ciudad ; así es moderna todo lo mas de su 
habitación : el Arrecife j celebre camino de los Romanos, 
qué desde Sevilla atraviesa toda España j llegaba á la 
puerto de Carmona , como lo manifiestan sus rastros, 
que no ha bastado á deshacer del todo el transcurso de 
los siglos , rehecho por Sevilla desde la puerta hasta 
donde está el Humilladero , que llaman la Cruz del cam- 
po.; tpmó nombre de Calzada , que tiene á la diestra 
sd^nó para los x^üe salen de la .ciudad. £1 conducto de 
las aguas llamado caños de Carmona , y á la siniestra 
las habitaciones en que está el Monasterio de ^an Be- 
nito. Cercano á este arrabal está el celebrado prado de 
Santa Justa . regado . con sangre de innumerables Márti- 
xes , y por tal venerado con singular « reverencia , que en 
{>arte i^xo y lagunoso /tiene por desagüe ^el arroyo Ta- 
garete j que cortando ' el camino de Ja calzada , lo iguala 
el puente que llaman de las Madexas y por la honrosa 
empresa -de Sevilla , pintada en los canos de: Carnfvón», á 
que está arrimada. / 

[.■ Arrabal ó barrio de Sin Bernardo. es el que ;,Iá (pro- 
nica nombra de Ben-Ahoar , uno de los que saquearon 
los Chrisrianos , que permanece dónde siempre fue , gran- 
de en población , cuya Parroquia dedicada á San,Bernar7 
do, es. iiyuda p capilla de. la .Santa Iglesia^ cuyo QjJjil^ 
dói provee su Curato* íío' se si llegó su Ermita en an- 
tigüedad á ser del tiempo de San Fernaiido 5 aunque así 
se afirma , y que íe dio la advocación en memoria del 
dia en que comenzó el cerco. Poco distantes tenían sus 
cimí9it^rios ó campos de sepulturas los Judíos de Sevilla, 
qué 'CTi su expulsioú se convirtieron en huertas. 

'^Arrabales .4p la jR^esolana^y. Certería í no consta sí 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. 1. yj 

los había en tiempo de I05 Moros 5 pero sí qiie muy poco 
después de la conquista tenían vecindad , y pertenecen á 
la Parroquia de la Santa Iglesia , y á la de la Magdalena. 
Tríana , á cuya grandeza es ya impropio el título d0 
arrabal , y que goza inmemorial el de Guarda y Cola- 
ción de Sevilla , no era en tiempo de los Moros tan po- 
blada como hoy se ve , que tiene evidencia en habérsele 
señalado sola una Parroquia. De ellos es , según su fá- 
brica , el castillo fuerte mucho en aquel tiempo, y^qui^ 
tanta sangire se derramo en su expugnación : el nombre 
se entiende derivarse del Romano Trajano , por el Em- 
perador Trajano , natural de la vecina Itálica ' : su mayor 
aumento de vecindad ha sido desde el descubrimiento 
de las Indias , á cuya navegación se aplica lo mas de sis 
gente , que ya consta de mas de dos mil casas \ muchas 
caudalosas y opulentas ; los arrabales antes mencionados 
pasan de tres mil con las que incluyen de recreación y 
amenos jardines. 

, 20 El Alcázar y el conducto de las aguas , llamado 
comunmente Caños de Carmona , es \o mas recibido ser 
obra de los Moros ^ aunque no falta curiosidad que les 
brujuka mayor ancianidad. La parte de las murallas que 
rodea el Alcázar en^todo es igual de fábrica y materia- 
les á las demás s pero el muro interior que lo separa di- 
verso mucho , todo de sillares , que no carece d^ mu- 
cho indicio de ser fragmentos de otras ruinas \ ie qual> 
hace creíble que es obra Arábiga esta interior separa-* 
cion h pero de que tiempo ó de que Príncipe no hay poq 
donde averiguarlo : comprehendia quanto es la casa de 
)a Moneds^,. y todo aquel distrito hasta la puetta^ de Xe-> 
rez y casa de, .^ Contratación , corriendo su muralla in'*^ 
terna desde donde hace ángulo con. la antigua jumo á> 
ía 4i\^erta del Parque hasta la torre del Oro : sus reales» 
habitaciones ya nada conservan de lo primero , rcedifi- 

I* Ouc el nombre de Tríana se tural de Itfllte , cuyas minas están 

derive de Trajano es cosa que carece una legua de Tríana. Al fin de esta 

fl» rpnietMi no' siendo b^uficUfite el obra se liablari del aomemb que ha 

fie el Emperador Trajano íuera na- tenido esta dudad j sus arrabales. 



•jS ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULAKES 

cadas por el Rey Don Pedro , de que harc memoria á 
6u tiempo. La torre del Oro ^ hermosa por su forma 
ochavada , hecha , seeun se puede presumir , para cerrar 
y defender el paso de Tablada al Arenal , aunque mas 
notable en artificiosa vista , es también der billares que 
indican igual antigüedad ' : créese , qué adornos de azu-* 
lejos que ha deshecho el tiempo , despidiendo rayos á 
4inos , quando le herían los del sol , le dieron el nombre 
así como el de Torre de la Plata á otra poco mas retira- 
ría del mismo muro , cuya brillante blancura semejaba 
tersa y bruñida plata. Junto á la torre del Oro , donde 
ahora está el Muelle y se dice que habla un murallon ó 
estribo ^ á que correspondía otro semejante en la opuesta 
ribera del rio , y que de uno á otro atravesaba una gruesa 
cadena que cerraba el paso á las embarcaciones ^ que án^ 
tes de romper el puente fue' rota por las naves del Al- 
mirante Ramón Bonífaz; pero la Crónica, y la General 
solo de cadenas expresan las con qué estaba amarrado d 
mismo puente , qiie fue solo lo que referí en el suceso 
de su rompimiento. 

21 El conducto de las aguas en su magnitud parece 
mas obra de Romanos que de Moros 5 pero su materia 
toda ladrillo arguye mas semejanza á los segundos. Pro- 
digioso es el nacimiento de esta agua en la montafiuela 
que da situación fuerte á Alcalá de Guadaira , donde 
Cn diversas grutas y cuevas subterráneas , cavada eri la 
misma pena , se recoge de varios manantiales ^ y corre 
por ocultas cañerías > abiertas profundamente en el mis-» 
mo monte hasta topar lo llano , por donde viene en forma 
de acequia , dando diversas vueltas para haílíar igual 
asiento por casi dos leguas , hasta que corea de SeVilla, 
donde está el humilladero de la Cruz, en qué- la tierra 
comienza á ser mas pendiente , que para llegar con altura 
competente á quedar eminente á la ciudad , y poder di- 
fundirse por ella ,. se va poco elevando encañada por este 

■ • t r » V 

;i Estti torre hace algunos años que se renoTÓ , 7 la hiciéroír balcodé^i^ 
que ixo tsnia. .. . '^> 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB, I. 59 

f ondücro , que sobre arcos cuya altura va subiendo quan- 
to va siendo mas baxa la tierra , corre por espacio de 
quinientos pasos , volando los arcos sobre fortíslmos pi- 
Jastrones de ladrillo hasta unirse á la muralla junto á la 
Puerta de Carmona , de que y de su camino le provino 
el nombre de caños de Carmona : y pues su corriente nos 
íia vuelto á la ciudad , bien será volver á la de su res- 
tauración. 

22 A 18 de Diciembre , quatro dias antes de la 
triunfal entrada que se disponía acercándose el fin del 
plazo concedido á los Moros para su salida , con fecha 
de dentro de Sevilla , otorgó el Infante Don Alonso do- 
nación en favor de Don Fernán Ruiz , Prior del Hos- 
pital de San Juan de Jerusalen y de su Orden , de una 
Iglesia en el Real de Murcia, cuyo privilegio confirman 
el Infante Don Manuel , Don Diego López , y Don Alon- 
so López , hermanos , Don Alonso TcUez , Don Gon- 
zalo González Girón , Don Juan Garcia, Don Fernando 
Ruiz Manzanéelo , Don Rodrigo Gómez , Don Rodrigo 
Floraz , Don Ramiro Floraz , Don Pedro Pérez , Don 
Martin Gil , Don Martin Alfonso , Albar Diaz de As- 
turias , Ricos Ornes todos de la primera esfera , que se 
hallaron en esta conquista : tengolo sacado de su origi- 
nal por el Maestro Ambrosio de Morales. 

23 £1 común de los Historiadores tiene que se halla- 
ba en el excrcito Don Gutierre , recien electo Arzobispo 
de Toledo , y que le encargó San Fernando que hiciese 
expurgar la Mezquita mayor de Sevilla de las sordideces 
de la impiedad Mahometana 5 pero en la verdad de es- 
to cabe mucha duda : consta de los privilegios alegados 
en este año , que estaba vaca la Iglesia de Toledo , y 
que duraba la vacante por Marzo del año siguiente se 
mostrará en los que citare' en el , en que parece no ca- 
ber Prelado intermedio, y mas quando á Don Gutierre 
le dan los Catálogos de Toledo mas dilatada vida : pero 
aunque concedamos que estaba electo , que no nombrán- 
dose en los privilegios es muy dudoso , no por eso con- 
cédele que le tocase esta acción por Primado de las £s^ 



40 AMALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

pañas , sino solo por ser el Prelado mas digno 3c los 
presentes , como pudo el Santo Rey encargarlo á otro, 
aunque itfas los apasionados de la Iglesia de Toledo se 
esfuercen á afirmarlo ; pues quando lo hacen sin prue- 
bas no se necesita de impugnarlo con ellas : y dame otra 
razón de dudarlo hallarse en muchas memorias nuestras^ 
que esta Iglesia fue entonces consagrada 5 lo qual no pu- 
do hacer Don Gutierre , siendo solo electo de Toledo de 
Canónigo , de cuyo Cabildo dicen que faé nombrado j cotí 
que no siendo antes Obispo , no pudo consagrar tem- 
plo ^ como saben los entendidos en los ritos Eclesiásti- 
cos , el que no era Obispo confirmado ni consagrado, 
como se deduce del título solo de electo : yo creyera, 
si se me permitiera conjeturar , que el Prelado que hizo 
una y otra función fue Don Gutierre , Obispo de Cór- 
doba , que estaba presente ^ , y que se equivocó el autor 
de la Crónica con la semejanza del nombre , en cuya 
suposición cumpliéndose el plazo , salieron de la ciudad 
rendida no menos de quatrocientos mil Moros : tantos 
afirma la Crónica , de que los cien mil pasaron al Áfri- 
ca á la . ciudad de Ceuta , ministrándoles para el tránsito 
baxeles , que cuentan la Crónica y la Historia general cin- 
co naos , ocho galeras y una carraca , y los restantes 
Moros , comboyados hasta la ciudad de Xerez por el 
Maestre de Calatrava , se esparcieron por las poblacio- 
nes que en Andalucía les restaban. 



I „ Dudo Zúñíga , dtce una nota 
que se halla en el tomo 5 , pdf. 41 
del Padre Mariana , de que ef Pre- 
lado que bendixo la Iglesia mavor 
de Sevilla hubiese sido Don óu-* 
tierrc , Arzobispo electo de To- 
ledo ; pero bien examinadas sus 
conjeturas j los documentos que 
cita , se echa de ver que ó no vio 
en sus originales las escrituras con 
que apoya sus dudas , ó que las 
produce con fechas equivocadas:*.:: 
pero todas sus sospechas se desva- 
necen con la Bula del Papa Ino- 



„ cencío rV , datada en el día 8 do 
„ los Idus de Febrero en el sexto año 
„ de su pontificado, que incidió en 6 
„ide Febrero del año de 1249 , en 
„ el qual este Sumo Pontífice con-: 
„ firmó la elección de Don Gutierre 
,»y su traslación de la Iglesia de 
„ Córdoba á la de Toledo. Publi- 
„cola Balucio en sus Miscellnias 
,,tomo I , pag. 218 , edición novísL- 
y, ma de MansL Parece que quando 
„se purificó y bendixo el templo 
„ mayor de Sevilla Don Gutierre de 
„ Olea ó Dolea - era Obispóle Cor- 



t>B LA CltTDAD DB SBVlLLA. LIB. U 4! 

24 £i día que fue Lunes 22 de Diciembre , en que 
se celebra la traslación de las reliquias de nuestro Patton 
San Isidoro de esta ciudad á la de León y fue con buen - 
acuerdo y aunque acaso n6 sin misterio concurrió con et 
termino del plazo señalado para la entrada , cuya victoria 
es fama que el mismo Santo habia revelado á San. Fernán** 
do. Amaneció alegre > y . dispuesto el triunfo que el reli- 
gioso culto del Santo Rey 'convirtió en pirocesion devota^ 
precedía el excrcito en orden militar tremolando las ban- 
deras vencedoras , y arrastrando las vencidas , y osten-. 
tando en el lucimiento el común regocijo al compás de mil 
sonoros bélicos instrumentos : coronábanle sus principales 
caudillos, los Infanzones, Ricos Ornes, Maestres^ de las Or«> 
denes Militares , y lucga numertoso concurso de Secuta:res 
y Eclesiásticos , coa los ? Arzobispos y Obiispos , haciendo 
estado al trono portátil , que conduda una soberana imá--' 
gen de nuestra Señora : no me atreveré á resolver si la de 
los Reyes ó la de la Sede, que pueden estar por una y otra 
muy verisímiles las. conjeturas ,, aunque es mas recibido^ 
haber sddo la de lós Reyes , que. vemofirmágestuósanEcnté 
colocada en la Real Capilla > pero iá de la Sede , tutelar 
y titular de nuestra Iglesia, lo está en su altar ma^ 
yor 5 y es tan antigua s\X: respetuosa veneración , que 
nunca parece tuvo lugar segundo. Remataba San Fernan- 
do con su muge): o m^s., !hermano!.y .personasj Reaie^ 
y si hemoa de ¿star á ;no^ mjili fundadas^ íneinenriás del 
Convento de. hueátta jStíotortt ele * Jac^I¿rced , fet mas so^; 
beranii V ^ R^y de Aragón Don' Jaymc el Conquistador^- 
que vino á halláis^ yp&rsohiainiente á esta santa einpcesa^ 
que? aunque ' puoda ser muy : dudoso , no id heixiu^rido 
ohíákS n9;MqiKt& knfJOsibte ilaegb.nu0íerosa.Cort¿de lap 



* *\" \ • - • • . I , t ' r r* 



;,.dóm , 7 -electo Arzobispo de To- ", „ tiempo que en otro se íntítiira Ar- 

,ylodoi de modo, que teniéndose ' „zóbispo electo de Toledo.** Cori 

M presente ambas represeoUciones, se lo expresado por el editor del Fadrtf 

»,.re9olver¿n Jas aposentes contradic- Mariana queda aclarada la duda da 

„ clones de Bailarse en algunos ¿o- nuestro autor. Mariana , hngriMin^df 

„ cúmentos * im Don Gutierre go- Vah en el Uigat citado. ' \ , '. ' 

i^bcrdaíKlo 1& Iglesia de Córdoba al - . t '^^ x^ut 

TOMO I. F 



\ 



42. ANALES ' ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Reales • Emilias en concertada y grave marcha por entre 
la torré del Oro. y el rio á la puerta de Goles , según 
es constantct;. y haciendo alto en el Arenal , salló Axa- 
taf , y arrodillado á los pies de San Fernando , le en- 
tregó las llaves de la ciudad , que como el mayor de sus 
triunfos , es la mas ordinaria acción en que lo pintan: 
. y en que no puedo dexar de adyertir que es imprópie- 
(jLad grande ponerlo como se ve en pinturas y estampas 
á caballo ; porque constando 4ue> este triunfo tuvo mu^ 
cho mas 4e. procesión que de maceha militat , y en que 
iban tantos Eclesiásticos junto á la santísima imagen , no 
es de creer que el religiosísimo Rey fuese á caballo , sí- 
no á pie cerca del divino simulacro de María , y de- 
bensele poner á sh lado lá Reyna: Dona. Juana / que lo 
acompañó, en la entradar, y lo»' Infantes sus hijos. Des- 
de sus pies marchó Axataf cgn . algunos Moros princi-' 
pales que á asistirlo hablan quedado : y dice un me- 
morial antiguo , que llegando al cerro de Buenavista , de 
donde se pierde la de la ciyuiad en' al camino de la ma« 
rísma , Doró i;iamamente -; y exclamó * ^ Que solo un Rey 
nSánto hubierapódido vencer la- ^rah defensa qué había 
ahecho \, y con tan pequeño ¡exercito á tanta multitud 
f9de población ; pero que se cumplieron los decreto^ det 
»9alto . Alá Y que á estt tiempo tenían destinado que su 
figente¿ perdiese esta -ciudadi, de que tenían muchos pro-" 
Itnóstícos.'* Prosiguió luego su viage lleno de ladbntos^ 
y pocor;despúes>s& pasó ^i la África y donde mientras vi^ 
yío' fue siempre aborrecible' kii nombre, que hacían mas 
pdioso las. execraciones del Al£éiqui Orias. 

24 [Guárdase cQn> especial veneración entre lasi^ reli-> 
qiiiai de liuestca :&nta Iglesia una U^ve de plata j blanca^' 
y en partes dorada , de notable y exquisita hechura. £1 
tapiaño aun no una tercia? el .mástil redondo y hufieo, 
que acaba en punta ^ cerrado con remate torneado de dír 
ferente metal 5 las guardas entre artificiosas labores ca- 
ladas contienen estas letras castellanas : DIOS ABRIRÁ, 
REY ÍÑTRAfeA. El amllocási cerrado á manera' 4e 
medalla , que adornan labores y foUages grabados , y en ei 



DB LA CltTDAD DB SBVitLA. U%. T. 4) 

medio pequeño agujero capaz de fiarla á delgado cor^ 
don ; y en la orla de su gnieso entre perfiles en carac^ 
teres y lengua Hebrea se lee sentencia igual á la de Ia9 
guardas , que suena en latín : 

JUx Regum aperiet : 

Mix universa terr£ introibit. 
El Rey de los Reyes abrirá: El Rey de toda la tierra entrara 'r 
Del anillo sucMe un dado , cuyos qúatro iguales frentes 
muestran esculpidas galeras y navios ^ y luego un bu-* 
celon que hace cabeza al mástil y en que se alternan ca&« 
tiltos y leones : los baxeles y toda sü primorosa coropos^ 
tura han dado materia á varias interpretaciones : docta y 
breve es la de Don Femando de la Torre en el libro de 
las fiestas de esta ciudad al culto de^ San femando. Creeso 
por in&Iible haber sido la que fué ofrecida en la cere- 
monia de la entreea hecha á prepósito con alusivos ador- 
nos y á que áió tiempo et que se difirió la entrada ^ y 
que dieron á entender sus hierogUñcos y motes y que 
solo abriendo Dios milagrosameate pudo entrar el Santo 
Rey triim&ue y dijgno de ser dueño de toda lá tierra, 
y que el Rey de k» Reyes le abriese el* paso' á día* De 
esta llave y á sus inteipretaciones dexó escrito un larga 
discurso para la Imprenta Doa Joseph Maldonado Da» 
Vila, mi tio^que guardo original. Otra llave también* 
notable ^. aunque muy desetoejante en. la materia , que 
solamente ^ hierro , pero^muy parecida 'en la traza y 
fkbtlcá y y caladas las. guardas de caraaéres Arábigos^ 
que algunos entendidos en cite Idioma han interpretado 
del flusmo sentido de la otra y tiene hoy en su poder 
en nuestra ciudad Don Antocuo López de Mesa ^ Vein* 
tiquátro de ella , que la heredó de ái padre , y se en* 
tiende haber en lo antiguo estado en et archivo de fa 
ciudad con la misma estimación -que la otra catl de la 
Iglesia y y ser también de las que los Moros ofreckfron 
á San Femando , que ni puedo afirinar ni negar y aun- 
que es mucho el crédito de sus dueños. Sacó esta á luz 



«••■ 



I Estw amatan Hebceo* cttaiMa cmdM , r «e Ban convido. 

Fa 



44 ANALES ECLEStASTÍCOS Y SECÚLAHES 

el Padre Juan Bérnal de Ja Compañía de Jesús paralaí 
vida que escribe del Santo Eley , y le debo habcfrmela 
comunicado:: corren ambas en estampas distintas ; jun^ 
tárelas aquí en una por su extrañeza y curiosidad. Usa- 
ron los antiguos este modo de formar con letras y motes 
las guardas de sus llaves , de que hay mucho en la eru* 
dicion Griega y Romana* Vanamente pensaron algunos 
que esta llave de la Santa Iglesia es alguna de las que 
los Pontífices solían y suelen enviar á los Príncipes con 
limaduras de las cadenas, del Apóstol San Pedro ^ pero 
en el sentido de las letras y en sus insignias se desvanece 
su opinión. Y Don Gonzalo Argote de Molina en los elo- 
gios á los caballeros del repartimiento de Sevilla , que 
citó en otros lugares\^ hace mención de. esta llave , afir- 
mando ser la que Axatáf puso á los pies del Santo Rey; 
y en otro apuntamiento suyo halle que en las antiguas 
pinturas d& esta entrega se veia en las manos del Moro 
figurada .esta misma llave. Admiróla 61 Maestro Ambror 
sio de Morales f y fue del mismo parecer, y la llama en 
un papel que tengo suyo joya preciosTsima de Ja santa Igle^ 
sia de Sevilla. 'VYíla (añade) entre sus reliquias, y casi 
tino me sabían decir su origen $ pero quando sus se&ales 
f^no me lo manifestaran , personas ancianas xxt lo asegu* 
nráron , y que habla de aquella ocasión otras preseas que 
nse hablan perdido dignas de igual estima^^' Y por no^ 
troncar sus palabras : ^Yi fiambieq ^prosigue) el pendón 
i9Con que se ganó Sevilla ^ y aunque se v& que lo Ihah 
f>remendadó , tiene mudia ^parte de su primer mátctia; 
9>me)or hubieran hecho en dexarlo en ella , y no haber 
»9puesto duda en lo antiguo con los remlenidos nuevos:** 
Así Ambrosio de Morales casi cíen años há' reconoció .la 
verdad y la estimación de. estas venerables . prendas. Y 
ahora mas de ciento y cincuenta el Bachüllec Luis de Pe- 
raza. Son pues estas las dos llaves. 



\ y f 



t I 

I 



' 1/ 



- • 



-> »^-— 4 t.- 



/ 

t 



■ »^».»« 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. I. 47 

^ Compruebo con cita de Don Gonzalo Argote de 
Molina lo que refíero de la llave ; y porque el mismo en 
otro lugar he notado después que lo pone con variedad, 
he querido copiar este párrafo suyo de la introducción' 
al mismo repanimiento» Es su tenor : 

Recibimiento que hicieran a¡ Santo Rey Don Femando los 

Judíos de Sevilla qseando allí entró. 

El dia que el Santo Rey Don Femando entró en Sevilla 
lo salieron a recibir , como se escribe en memoriales antiguos^ 
el Aljamia de los Judíos ^ que en ella moraban : y asi como 
los Aforos entregaron al Rey las llaves dé la ciudad y asi 
ellos entregaron la llave de la Judería y la qual hasta boy 
u ha guardado en la Sacristía mayor de la Santa Iglesia de 
Sevilla. Es notable por la extráñela de su hechura y hecha 
de todos los metales y que cada uno se muestra en ella de por sí: 
las gtiardas de ella hacen labor de letras y que leidas por una 
parte y otra y dicen : DIOS ABRIRÁ y REY ENTRARA. 
El círculo del anillo de ella esta escrito de letras HebreaSy 
Jas quales pte fueron leidas y declaradas por eJ Doctor Diego 
de Palma y natural de Ecija , Teólogo de los muy famosos de 
este tiempo y y grande hebreo y griego y latino ; quieren decir 
en castellano : EL REY DE LOS REYES ENTRARA : 
TODO EL MUNDO LE VERA. Hablan morado entre los 
Motos la nación de los Judíos desde que por ellos fué ganada 
hasta aquellos tiempos , ^e. Y algo más adelante : ^ra cos^ 
tfmebre en Castilla y que todas las veces.. qtu Jos Reyes entraban 
en algún lugar donde hubiese Sinagoga le saliese a recibir ei 
Aljamia de los Judíos y y pagaban i los Monteros de cada 
Tora doce maravedís porque los guardasen que no recibiesen 
da/lo de los Christianos y que en aquellos tienes era gente tan 
vil y de foca estimación , qete era menester que estuviesen de^ 
baxo de la salvaguardia del Rey para que no los efendiet^ De 
la manera que hoy sabemos los tratan en los, otros reynos donde 
residen. Era este un gran tributo y respecto de h mtstbQ. qm 
bs maravedís de entonces v alian y ^e. 

Hasta aquí Argote á este intento , cuya noticia en €i 
es posterior á la que alegue suya y y como ni la pri« 



4$ AMAtES BCLBSIASTICOS Y SECÜLAllES 

mera ni esta son agenas de lo posible , no la he que« 
rido omitir $ pues ó ya la llave fuese la de los Moros^ 
conlo él mismo antes escribió , y es lo mas recibido , ó 
ya fuese la de la Judería , como aquí dice siempre , es 
estimable antigualla t y digna de la veneración con que 
se guarda. 

E)on Gonzalo Argote de Molina en la misma Intro-^ 
duccion al repartimiento , referida en los dos números an* 
tecederítes , pone este capítulo , que también me ha pare- 
cido copiarle aquí« 

Pronóstico que ¡os Moros de Sevilla tenían de la férdid^í 

de ella. 

Escribe el Doctor Lorenzo Galindez de Carvajal en sus 
Fragmentos j que entre los libros que los Reyes Católicos Dan 
Femando el Quinto y Doña Isabel hubieron de los Reyes de 
Granada , quando se ganó aquella ciudad j se bailó escrito^ 
que al tiempo que los Almohades poseían la Andalucía , un 
caballero mozo que se llamaba Ahenbuc , que era el mas rica 
y poderoso que había en el reyño de Murcia y se alzó con aquel 
rey no contra ellos \y que fui tanto su valor , que en diversos 
reencuentros que con ellos tuvo los desbarató y venció y po^ 
nlenio debaxo de su señorío todos los Alárabes de aquel mar; 
y para mas asegurar su reyno pasó a cuchillo a todos los Al-' 
mohades can color de . ceremonia y superstición y diciendo y qsse 
por sus peradas y vicios teman ofendida a Dios. Mandó á sus 
Sacerdotes limpiar y lavar con agua Jas Mezquitas de elloSy 
y teñir de negro los escudos y banderas en que había las ar^ 
mas de los Almohades : y como esto se hiciese así , un Mora 
hechicero quejtenían* entre ellos por gran Profeta y quando viá 
teñir, aquellos- escudos * dio grandes ahullidos ; y juntando allí 
á los principales Moros y ks iixoy que él reyno de hs Moi^os 
de España era acabado y y que en venganza de la muerte de 
los Almohades el Rey Abenbuc habría mala muerte ; y que el 
día que él muriese caerían en tierra aquellos escudos y señar 
les negras , y que nunca mas habría Rey Moro en Sevillaz. 
jr . como smedlíse después de esto la muerte de Abenbuc , a 
qsüen. un, primado, suyo .en Almería embriagó en un kanquetey 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. 1. 49 

y después que le tuvo sin sentido le abogó en una alberca de 
agua , y et mismo dia se cayeron en la Mezquita de Sevilla 
aquellos escudos y señales , los Moros tuvieron por cierta la 
pérdida de esta ciudad ; y nunca en ella hubo otro Rey des^ 
pues de Abenbuc i porque Axataf ^ que en ella estaba quando 
el Santo Rey la gmó , no era Rey , sino cabdillo. 

Era muy frequente entre los Moros este modo de 
adivinos y hechiceros , y sus amenazas y presagios , per- 
mitiendo Dios tal vez que atinasen algo de lo futuro, 
aunque solo reservado á su divino conocimiento. % 

25 Llegados á la Mezquita mayor , ya templo del 
Altísimo , se celebró por el electo Arzobispo de Toledo 
Misa la primera vez que refiero debaxo de la misma ad- 
vertencia que hay para dudarlo solo porque así lo dice 
la Crónica j y quedó restituida á su culto chrístiano con 
título de Santa María de la Sede, dexando'en ella San 
f ernando la referida Imagen y asi intitulada y cuyo bulto 
es todo de plata , y esta colocado en su altar mayor; 
y la de los Reyes , en la que desde luego , según es 
constante , se señaló Real Capilla en la parte mas orien- 
tal de la misma Mezquita , y al mismo tiempo se arbolé 
triunfante en su alta torre el estandarte Real de la Cruzí 
y sin embargo que el Alférez mayor del Santo Rey era 
el Señor de Vizcaya Don Diego López de Haro , que 
con tal título confirma sus privileeíos , el que lo subió 
y tremoló el primero se afirma naber sido Domingo 
Poro , ilustre caballero , de origen Escoces y de su Real 
sangre , de quien procede en Sevilla el calificado linage 
de Santillan. Que se celebró Misa este mismo dia en los 
sitios ya señalados para los Conventos de San Benito y 
4a Santísima Trinidad es tradición suya : y hay memo- 
rias de que el Santo Rey , á imitación de sus progenito- 
res y que usaban en tales dias para mayor celebridad ar- 
mat caballeros algimos calificados vasallos y armó muchos 
honrando sus hazañas , y que en el dio Orden de ca- 
ballería á Abcn-Alhamar , Rey de Granada 5 y por bla- 
són , que quedó sucesivo á los Reyes siguientes , en campo 
roxo jma honda . de oro con dragantes ó cabezas ale sierpes 

TOMO I. G 



50 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

en sus extremos ^ merecido de su obediencia y servicios. 

26 Prolixo empeño fuera , aunque digno , mencionar 
todas las personas principales que por las Historias , el 
Repartimiento y otros instrumentos consta que se halla- 
ron en esta conquista. Pero ya que de todas sea casi 
imposible ^ preciso es referir algunas. Personas Reales^ 
demás del Rey Don Jaymc de Aragón , en cuya certeza, 
como ya advertí , no es posible resolver : el Infante Don 
Alonso , primogénito del Santo Rey , y de los demás hijos 
capaces por edad, Don Henrique^Don Fadrique, Don Fe» 
lipe y Don Sancho , Don Manuel ^ el Infante Don Alonso 
de Molina ^ hermano legitimo y entero de San Fernan- 
do , Don Rodrigo Alonso ^ hijo natural del Rey Don 
Alonso de León y Adelantado mayor de la Frontera , y 
como tal y Caudillo inmediato á San Fernando en esta 
empresa gloriosa 5 el Infante Don Alonso de Aragón , y 
el de Portugal Don Pedro , Conde de Urgel , ya men- 
cionados ; el Rey de Granada Mahomad y Aben-Alha- 
mar j Aben Mahpmad, hijo del Rey de Baeza y que des- 
pués se volvió Christiano , y se llamó Don Fernando 
Abdelmon ^ y se enterró en nuestra Santa Iglesia 5 Seit- 
Abuceit y que fue Rey de Valencia y de Caravaca 5 y . 
Christiano se llamó Don Vicente Velbis y conocido en 
las Historias de España por el milagroso aparecimiento de 
la Cruz y que se venera en Caravaca ; y no son ágenos 
de esta gerarquía tres nobilísimos cuñados de San Fernan- 
do y casados con hijas no legítimas del Rey Don Alonso 
de León: el Señor de Vizcaya Don Diego López de 
Haro y Don Ñuño González de Lara y Don Pedro Nu- 
ñez de Guzman. Y si estuvieramps al común de las His- 
torias y contarase aquí también por cuñado de San Fer- 
nando Don Pedro Ponce 5 pero el esclarecido Don Pe- 
dro Ponce^ que casó con Doña Aldonza de León y no 
confirma ya los privilegios de estos años y ni como Rico 
Ome , ni como Alférez mayor 5 que para mí es eviden- 
cia de ser ya muerto , y de que el Don Pedro Ponce que 
«menciona la Crónica en esta empresa, y después se lee 
heredado en el Repartimiento , ó fue diverso ^ ó fue hijo 



DE LA CtTTDAD DE SEVILLA. Llfi. U 5 1 

suyo de su mismo nombre. Prelados , el electo de To- 
ledo Don Gutierre ; si bien en la duda que dexó adver- 
tida Don Gutierre , Obispo de Córdoba 5 Don Pedro, 
Obispo de Astorga 5 Don Rodrigo , Obispo de Patencia; 
Don Mateo y Obispo de Cuenca ; Don Benito y Obispo 
de Avila $ Don Sancho , Obispo de Coria y Don Fray; 
iope , Obispo de Marruecos y con otros muchos preemi- 
nentes Eclesiásticos , señalado entre todos Don Remondo 
6 Raymundo y Chanciller mayor de San Fernando y presto 
Obispo de Segovia , Gobernador del Arzobispado de Se- 
villa , y después su Arzobispo. Y con muchos Regulares de 
las Religiones de San Benito, Santo Domingo, San Francis- 
co , la Merced , la Santísima Trinidad. De la de Santo Do- 
mineo San Pedro González Telmo , Confesor de San Fer- 
nanoo, y el Beato Domingo. De la de la Merced, según 
está recibido en Sevilla , su General y Fundador San Pe- 
dro Nolasco; si bien esto no concuerda con las mejores His- 
torias de la Santísima Trinidad de Fray Luis Freyja , con 
otros compañeros Maestres de las Ordenes Militares : de la 
de Santiago Don Pelai Pérez Correa , por cuya naturaleza 
pretenden justamente contender Galicia y Portugal , y cu- 
ya memoria será eterna por sus proezas , y por el milagro 
referido de nuestra Señora de Tentudia 5 de Calatravá 
Don Femando Ordoñez : de Alcántara Dton Pedro Yá- 
fiez 5 Don Fernán Pérez , gran Prior del Hospital de San 
Juan de Jerusalen ; Don Gómez Ramírez , Prior de I09 
Templarlos ^ con muchos caballeros y Comendadores de 
todas sus Ordenes , y algunos de la milicia de nuestra 
Señora de la Merced , según refieren memoriales suyos, 
si es que fue militar esta Religión , como muchos du** 
dan , y yo no resuelvo. Ricos Omes quantos tan alta: 
dignidad gozaban en estos reynos pocos nombra la Cr<v 
nica , que por ella quedan referidos , muchos expresa el 
Repartimiento , que de algunos haré particular memo- 
ria , por mas tocantes á Sevilla , no atreviéndose á todos 
mi plunu , por el riesgo de omitir algunos Infanzones 
y caballeros de primera clase s mas aun de los que se 
sabe que puede alcanzar lo coioprehensible no pocos ca- 

Ga 



Jl ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

lificadísimos Aragoneses , Catalanes , Valencianos , Na-^ 
.varros , Portugueses , Italianos y Franceses , y de otras 
naciones de igual dificultad en querer reducirlos á ca- 
tálogo, 

ERA 1287 , Aí30 1249. 

1 Poco descansó San Fernando de los prolixos afa- 
nes de tan largo sitio 5 porque á 6 de Marzo del año 
de 1249. estaba en Córdoba, según la fecha de dona^ 
clon al Orden de San Juan , á ÍDon Fernando Rodrí- 
guez, gran Prior suyo , y á Don Rodi:igo Pérez, Co- 
mendador de Consuegra , de las villas de Siete Filias, 
d.e Alcolea , los Castros de Almenara , Peña-Flor , Alga- 
rin , Lora : for el servicio (^áice> la traducción del Privuc- 
gio latino) que me Reisteis én la prisión de la ciudad de 
Sevilla: y á 26 del propio mes , ya en Sevilla, dio al 
Obispo de Córdoba Don Gutierre , y á su Cabildo la 
aldea nombrada Vila , por los servicios que le lucieron 
en la misma empresa. Confirman ambos privilegios con 
los Infantes , Prelados y Ricos Ornes , vaga U Iglesia de 
Toledo: y no se lee confirmación de la de Sevilla 5 ar- 
gumento de no estar aun erigida 5 aunque es constante, 
que desde luego San Fernando la destinó primer Arzo- 
bispo al Infante Don Felipe , su hijo 5 y en tanto que 
recibía Ordenes sacros y las demás solemnidades preci- 
sas , encomendó el gobierno Eclesiástico á Don Remon- 
do , su Chanciller mayor y Confesor , y este año Obispo 
de Segovia. ¿Quien duda, que darla San Fernando cuenta 
muy en breve á la Sede Apostólica , y sobre la erección 
de tanta Iglesia baria aquellos oficios que de su religión 
y piedad son de entender? pero de esto solo en la pun- 
tualidad histórica y cronológica hallamos al Infante con 
título de Procurador de esta Iglesia^ Procurator Ecclesia 
Hispalensisy en privilegios desde el año siguiente de 1250, 
y en el de 1251 Bula de Indulgencia para la dedicación 
que trataba de celebrarse 5 Iqqual todo indica alguna Inr 
tcrmisipn f n ,jtan grave negocio , aunque es cierto no le 
hubo en el cultq de la I^glesia ya santificada ^ ni en la ' 






DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. U JJ 

aplicación á establecer su Prelacia , su Clero , y todo lo 
tocante á la Religión , primer cuidado , de Rey tan santo 
y prudente , sin que otro que su Real persona y auto- 
ridad interviniese en establecerla , en formarla , ni en 
escoger para sus gerarquías Eclesiásticas los mas idóneos 
sugctos , sin que sea menester buscar pruebas para refu- 
tar opinión que-á esto se oponga , quando si alguna hay, 
con ninguna prueba se corrobora. 

2 Recibido está por nuestros Autores , firmes apoya- 
'dores de lá tradición , que predicó en Sevilla el sagrado 
Evangelio el Apóstol Santiago' ( en cuyo dia esto se es- 
cribe) 5 y las disputas sobre hallarle tiempo y lugar en el 
Breve de su vida tocan á quien . de propósito averigüe 
las dificultades de nuestra Historia Eclesiástica antigua, 
en que hay mucho que desenvolver de las mezclas del 
engaño y de la confusión : que dexó por primer Obispa 
Metropolitano á San Pió , uno de sus primeros discípu- 
los Españoles , que le imitó en la doctrina y en el mar- 
tirio , y en haber edificado templo á la Santísima Vir- 
gen Maria antes de su tránsito : el segundo después del 
Pilar de Zaragoza ' 5 y que tuyo igual principio la Pri- 
macía de las Españas en esta Sede , cuya verdad preva- 
lece al opuesto de muchas controversias , y con ella el 



I Nuestro autor siguió la opi- 
nión de Don Pablo de Espinosa, 
del Doctor Don Rodrigo Caro , y 
del Padre Qulntana^lueñas , quede- 
zíron escrito que ia Santa Iglesia de 
Sevilla fue el segundo templo que 
te dedicó í la Santísima Virgen aun 
viviendo esta Señora , como era en 
el aiío de Christo de 38 : igualmente 
que San Pío fué el primer Obispo 
de esta Santa Iglesia , discípulo del 
Apóstol Santiago el Mayor. Estos 
lo fundaron con las autoridades de 
los &lsos Cronicones de Flabeo Dex- 
tro , Máximo , y demás Historias fa- 
bulosas , las quales llenaron las Igle- 
sias de España de Santos , de Pre- 
lados , 7 de otro sin sjímero de 



gracias que jamas tuvieron , ni se co- 
nocían hasta que se publicaron estos- 
Cronicones. Decir lo que sobre esto 
se ha escrito , y manifestar sus false-t 
dades , ademas de ser cosa muy no- 
toria para los sabios , es dilatada , !<» 
que se puede ver en los muchos au- 
tores que han escrito en contra de* 
estas fiíbulas. Para el que lo ignore: 
digo : que ni San Pió fué primer Obís-* 
po de Sevilla , ni hay prueba algu- 
na de que estuviera el templo de esta 
Santa Iglesia dedicado í la Santísi- 
ma Virgen , si es que tal templo 
hubo en el dicho año de 38 de, 
Christo , lo qual no es creible » se- 
gún lo que se lee en las Hlstoxías 
verdaderas. 



y4 ANALES ECLESIÁSTICOS Y RECULARES 

título de Patriarcal de que usa , en cuya prueba me di* 
latara con gusto y si Historia de Sevilla moderna comen* 
zada en sucinto estilo admitiera discursos apologéticos dé 
sus antiguas preeminencias , ño fáciles de ser breves ^ has-* 
ta que no tenga la posesión ^ aunque tenga el derecho y. 
propiedad de la dignidad mayor ^ que es la Primacía, y 
que nunca haya cedido ai de que se precia la Santa Igle* 
sia de Toledo. Preeminencias ofuscadas y enagenadas y mal 
se refieren sin mezcla de controversias : esta es todo mí 
cuidado y excusar y que quando las necesite Sevilla , tiene 
y tendrá muchas doctas plumas que la defiendan $ y mas 
quando nada la defiende tanto como las flacas pruebas 
de la opinión contraria. Duró su antigua Sede en la gran- 
deza de su erección y con muchos Prelados Santos y Már- 
tires hasta el Imperio de los Godos , en que la goberná--» 
ron las dos lumbreras de la fe de España Leandro é Isi-^ 
doro , cuyo tiempo fue' felicísimo ; sucedió el siguiente 
menos fausto. Perdióse España , y entre su cautividad 
subsistió largos años : troncóse al fin su existencia y y 
vemosla ya resucitar gloriosa á su antiguo esplendor por 
medio de San Fernando y que en nada la quiso inferior 
á lo que fue , emula sí de las mayores en toda circuns- 
tancia de Magestad , queriéndole Prelado á su hijo Don 
Felipe y á quien crió y educó el insigne Arzobispo de 
Toledo pon Rodrigo Ximenez , habla sido Canónigo de 
Toledo , ^ era Abad de Valladolid y pero no afecto á 
ser Eclesiástico y como lo mostró después. 

3 A la restauración de la Iglesia y de su Prelacia es 
inseparable la de su Cabildo. **Fué ni ordenada , dice 
^yla Historia general y Calongia muncho honrada á honra 
>ide Santa Maria y cuyo nombre esta Santa Eglesia Uevó:'^ 
y mejor las lecciones del Rezo de su Dedicación ; que 
habiendo referido como el Santo Rey luego que ganó 
esta ciudad aplicó el ánimo á disponer lo tocante a sü 
Iglesia por medio de su hijo nombrado Arzobispo. ^* Ins- 
9itituido {dice , reducido su texto a nuestro idioma) nobí- 
vilísimo Colegio de Canónigos , con Prebendas y Digní- 
9>dades honestísimas.'^ Seis fueron las primeras Dignida- 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. I. JJ 

des : Dean , Arcediano de Sevilla , Capiscol , que después 
se llamó Chantre , Tesorero , Prior ^ Maestre escuela : su 
primer mención es en el Repartimiento del ano 1 2 5 3 , y de 
Canónigos y Racioneros : pero allí ya se suponen institui- 
dos 5 y que al mismo tiempo Clérigos señalados para el 
culto de su santísima imagen de los Reyes dieron prin- 
cipio al coro de su capilla es tambiea incapaz de dudarser 
su primer dotación no hallaremos hasta el año de 1252, 
á lo menos la formal de instrumentos y que la Real en 
mercedes fue sin dudaba primera de las acciones de San 
Fernando s tan gran todo necesitó de tiempo para distri- 
buirle las partes , y para escoger sugetos idóneos y así 
como hubo de tardar la venida de familias que poblasen, 
aunque desde luego la fama de la opulencia y la oferta 
de grandes privilegios comenzó á traerlas á paso largo. 
4 Era la Mezquita que se consagró Catedral suntuo- 
sa y de bella arquitectura, en quanto admitía de her- 
mosura el modo de fabricar de los Moros tan diverso 
del de los Romanos , aunque de su tamaño y forma, 
puede mal discurrirse , no permaneciendo planta ó dibuxo 
que la muestre. Pero algunas circunstancias dan á adi- 
cVinar algo de lo que usurpa el olvido , su longitud de 
norte al mediodía al contrario de los templos de los Chris- 
tianos , y menor que la latitud de oriente á poniente com- 
puesta de naves $ el juego de cuyos arcos estrivaba so- 
bre columnas de mármol , reliquias de fabricas Romanas, 
al modo que se ve en la Santa Iglesia de Córdoba , que 
permanece en la Mezquita , y se vela en la de San Sal- 
vador de Sevilla. Su latitud convertida en longitud para 
reducirla á la forma Christiana de que el altar mayor mi- 
rase al occidente fué dividida en dos partes , algo me- 
nor la primera , mas oriental para capilla Real , sepa- 
rándola con rejas de balaustres de hierro , en que es tra- 
dición constante haberse luego puesto la imagen de nues- 
tra Señora de los Reyes , y el resto quedó para Iglesia. 
Hállase en algunos papeles antiguos ^ que todo su pabi- 
mento estaba solado de losas blancas , y su techumbre 
compuesta de artificiosos artesonados , y qiie todo lo ex- 



5^ ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

teríor adornaba galana coronación de almenas , y vcse 
su imagen externa con la de la torre en su antigua for- 
ma en los reversos de los sellos antiguos de esta ciudad^ 
que atestiguan esta vistosa muestra , que en el todo ó 
' en la mayor parte es sin duda haber sido obras de los 
primeros Reyes Moros mas cercanos al principio de su 
: cautiverio en el sitio propio que tuvo la Catedral del tiem- 
po de los Reyes Godos , en que residie'ron San Leandro y 
San Isidoto , y en la que lo fué desde el principio de la 
fe en esta ciudad , ó ya tuviese título de S^mta JerusaUfiy ó 
advocación de San Vicente ' , ó una y otra, que no es age- 
no de posibilidad , contiguo por la banda del norte el pa- 
tio ó claustro , usado en todas las Mezquitas para diver- 
sos usos de sus ritos , el qual aún retiene alguna parte de 
su forma. Tenia en medio una fuente , y en los quatra 
ángulos de ella otras tantas bóvedas ó cisternas , que ser- 
-vian de baños para sus espiaciones , que aunque cie- 
gas , se conocen sus entradas. Lo demás poblado de es- 
pesa cantidad de naranjos , palmas y otros árboles , con 
tres puertas en las tres fachadas. La fuente estaba cu- 
bierta con una capilla ó cimborio , que arruinado des- 
pués , fue reedificado , y se le puso este letrero que ha- 
lló jen papeles antiguos. 

Regla post Mauros devictos celsa Majestas^ 
Hac mibl colapso , muñera fecit aqua. 

Alonso Morgado describe mas á la l^rga este claus- 
tro : otro tenia á la parte de oriente , que por muchos 
olmos que le hacían sombrío tomó el aombre de Corral 
de los Olmos/ Cercábanle varias oficinas y viviendas de 
los Alfaquies : convirtiólas á mejores' usos la Iglesia^ 
y dos piezas , que aún duran , y sirvea hoy á juzgados 

• I Todos los autores que hablan bla templo con advocación ' de San 

de Sevilla y de su Iglesia los mas to- Vicente ; en lo demás no están acor- 

caA-estos puntos ; á saber , sí se Ha- des los Escritores , y se ignora lo 

mó Santa María ó Santa Jerusilcn , ó ^ cierto. De esto se hablará njas ade- 

si San Vicente Mártir. No tiene du- lante quando el autor vuelve í tocar 

da que ea tiempo 4^ I¿>s Godos ha- este niismo particular. • ' 



DB La ciudad DB SEVILLA. LIB. T. ^y 

Eclesiásticos , se aplicaron á salas capitulares de los dos 
Cabildos Secular y Eclesiástico , que en ellas largos años 
se congregaron. 

y En este patio de los Olmos ' venia á quedar la 
torre contigua á la Mezquita , y que tenia entrada solo 
por dentro ae ella : su grandeza ^ su artificiosísima arqui- 
tectura , su elevación , sus ornatos , aunque no poco di- 
fíciles de describirse con perfección ^ lo están por todos 
nuestros autores ; con que es casi superfluo repetirlo ; 
baste lo que, de ella -se lee en la Historia general del Rey 
Don Alonso* ^*Pues de la torre mayor (dice) que ya cs^ 
iKle Santa María , muchas son las sus nobrezas , e la 
>9Su grandeza , e la su beldad , e la su alteza ^ ca sesenta 
>4>razas ha en el trecho de la su anchura , e quatro tanto 
9)en lo alto : otrosí tan alta , c tan llana , c de tan graa 
^maestría es fecha la su escalera y que qualesquier que 
9)alli quieren sobir y con bestias soben hasta encima de 
9)ella : otrosí , en somo adelante ha otra torre á la cima, 
>9que ha ocho brazias fechas de gran maestría , &c." Vol- 
verela á mencionar quando llegue al tiempo^ en que fué 
añadida y y puesta en la hermosa forma en que la admira 
la edad presente. La primitiva la vio coronada de aquellas 
tres corpulentas bolas ó manzanas doradas , cuya belleza 
exageran los escritores , y de que contare la ruina en 
el año de 1395, notable por horrorosos terremotos. Otra 
torre tenia , y que permanece casi al paralelo de la ma^ 
yor , á ia banda de poniente , de menor elevación y pero 
de gran robustícidad y que algunos y no sin buenos apo* 
yos de conjeturas razonables , piensan ser de la antigua 
cerca de la ciudad , que antes que se le añadiese el Al- 
cázar y haciendo ángulo con la muralla que domina al 
tío , donde ahora está el postigo del Carbón y pasaba de« 
techa hasta la puerta de la Carne por la calle hoy lla- 
mada Borciguineria , en que de antiguo muro hay no 
pocaa señales : y si la prmiitiva Catedral de tiempo de 

I De este sitio trata A autor ya- como se ha derribado todo lo que 
rías veces ; en una de ellas -se diri había en él. 

TOMO I. H 



58 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECÜLAMS • 

San Isidoro estaba continua al muro de la ciudad ( como 
se ice) mucha fuerza tenía este dbcurso. Llámase esta 
torre hoy de San Miguel ' , y en ella se pusieron las 
primeras campanas y y fragmento referido del muro , aun- 
que solo para el paso, con un gran arco, que la une con el 
que en varios tiempos se ha llamado ya Hospital, yaCor-r 
ral , ya Compás , ya Colegio de San Miguel 5 Hospital al 
principio , porque allí le hubo para curación de los' Mi- 
nistros de la Iglesia , y así lo nombran escrituras 5 al qual 
sitio se lee en algunos memoriales' antiguos , que estaban 
quando se ganó esta ciudad , reducidos los pocos Chris- 
tianos que en ella habia , y que tenian una ermita que 
fiíe Catedral , en que residieron los Obispos que hubo 
después de la cautividad ; en cuya memoria San Fernán-' 
do lo dio á la Santa Iglesia para Hospital de sus Inferió^ 
res Clcngos j menor en ámbito , pero que se ha ido am-- 
pilando con varios títulos , y hasta la advocación de San 
Miguel quieren sea en el inmemorial. 

6 Difícil parte de las Historias es la descriptiva : mas 
suele servir á la confusión que á la claridad ; pero in- 
excusable en Historias de ciudades : á la Catedral , que 
incluyó en sí la mayor , sucedió la distribución de las 
Parroquiales , que con una en Triana fiíc'ron veinte y 
cinco todas , excepto la de Triana , con las mismas ad* 
vocaciones que permanecen. La de la Catedral San Cle- 
mente , San Salvador , Colegial, segunda siempre en grá-^ 
do, San Juan Baptistay San Román , Santa Mariiía^ Santa 
Catalina , San Nicolás , Santiago -, Sim Esteban , Onmium 
Sanctorum , San Pedro , San Andrés , San Isidro , la Mag^ 
dalena , San Ildefonso , Santa Lucia , San Marcos , San Mi- 
guel , San Gil , San Lorenza , San Martin , San Illan á Ju-* 
lian y San Bartolomé , San Vicente y y en Triana San Jorge 
dentro de su castillo , que se mudó algo después afuera 
con título de Santa Ana. La advocación de San Jorge, 
dicen algunos , no se si con bastante certeza , que se le 

I E! arco y tortt de San Mí- hallaba del modo que dice el au- 
^•lel se quitó hace años , lo que se tor. 



DE LA CIUDAD ftB SEVILLA. LÍB. U Jp 

idló porque el mismo castillo se entregó en guarda á los 
Reliciosos Militares de su caballería , en que baste el no 
olvidarlo. De todas , fuera de San Jorge , dá noticia ya 
existente el Repartimiento en el año 1 1 5 3 5 repetirc'la en 
el de 1261 con mas individualidad. Ticncse por cierto, 
que junto á cada una se dispuso, no mas tarde , un Hos« 
pital para cura y refugio de sus feligreses pobres con la 
misma advocación , de que asimismo adelante se dará mas 
noticia. En todo se valió San Fernando del ministerio y 
disposición de Don Raimundo de Lozana , su Secretario 
y Confesor. 

7 Los Conventos de San Benito , Santo Domingos- 
San Francisco , nuestra Señora de la Merced , la Santí- 
sima Trinidad , San Agustín tuvieron sin dada desde 
luego principio en las casas que á sus Religiosos se se-» 
ualaron para alojamiento , habícndose hallado en la con«- 
quista en sus sagrados ministerios ; con que es igual su 
antigüedad , cuyo asiento tuvo algunas mudanzas , que se 
referirán en sus lugares : justamente todos tienen por 
autor á San Fernando , como asimismo el de San Cle^ 
mente de Monjas del Orden del Cister , á que en me- 
moria del dia de la entrega de esta ciudad dio esta ad- 
vocación : los de San Leandro , Santa María de las Due- 
ñas , y Santa Clara se precian bien de igual antigüedad. 
No son igjuales las noticias que de la antigüedad de es- 
tos Coaventos se hallan en sus papeles ó en los historia- 
dores de sus institutos : y así lo que no conservan sus 
monumentos mal podrá suplirlo mi diligencia. El de San 
Benito mencionare en el s^ño de 1259 con ocasión de su 
repartimiento : en el de 1 2 5 5 el de San Pablo con la 
misma , y así los demás; á todos precede con el título y 
posesión de Real : el de San Qemente , á que dio San 
Fernando los palacios dé los Reyes Moros , que estaban 
junto á la puerta de Vib-Ragel o de la Almenilla. Afír- 
malo la tradición , atestíguanlo sus instrumentos; y en una 
antiquísima imagen de San Fernando , que guarda con es- 
tima de retrato , ya colocada en uno de los altares de 
su templo , se lee esta orla que Ip significa : 

Ha 



do AKAtES ECLESIÁSTICOS V SECULARES 

r 

Rex plus y Augustam depulsis hostibus adem^ i 
Ham deditj ancillis Retigione sacris. 

Bl Rey piadoso habiendo expelido los enemigos^ ^ dio esta 
augusta casa a sus siervas consagradas en su Religión. 

8 Quedará siempre muy dentro de la duda sí en esta 
ciudad permanecían entre los Moros algunos Christia- 
nos de los que por la mezcla de su habitación llamaron 

'Mozárabes ó Mixtiárabcs 5 sí algunos santuarios tenían 
especie de veneración 5 y si algún templo perseveraba^ sin 
haberse profanado » de que no tenemos historia ni ins- 
trumento que nos certifique : de las Iglesias se referirán 
algunas premisas quando se trate mas particularmente 
de las Parroquiales y de los santuarios, como son ías^ cár- 
celes de las Santas Vírgenes y Mártires Justa y Rufina 
en la Iglesia del Convento de la Trinidad 5 la cárcel de 
San Hermenegildo en una torre junto á la puerta de Cór- 
doba 5 el campo o degolladero de los Christianos fuera 
de la misma puerta , en ^que estuvo el Convento de San 
Leandro 5 la casa ó palacio de San Hermenegildo , de que 
ya hice mención Junto á la puerta de Trina , ó de Triana. 
Solo el inmemorial culto y tradición , que es el entivo de 
su certeza , nqs certifican de que fueron descubiertas , mas 
no el cómo: quando de cada una se ofrezca hablar se 
verá lo mas á que alcanza la averiguación , que el estilo 
cronológico repugna mucho , lo que solo se anticipa en 
presunciones. 

9 Tantas religiosas ocupaciones de San Fernando y ni 
la política de la nueva población á que aplicaba con mu-* 
chd conato no le embargaron proseguir la guerra con* 
tra los Moros , con que puso en sujeción todo el resto 
de Andalucía hasta la Isla de Cádiz , reduciendo á unos 
lugares los partidos ^ á otros la fuerza , y á todos el te- 
mor concebido á la reputación de sus armas vencedoras: 
empresas que en breve periodo incluye su Crónica, sin 
referir lo mas particular de sus sucesos , como ni seña- 
lando tiempo fixo en los años que restaron á su vida. 
•'Ganó (dice) á Xerez,. y á Medina , y á Alcalá , y á 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA. L^B. U gi 

y^Belez , y á Santa María del Puerto , y Cádiz , que está 
wdentro en la mar , y á San Lucar de Alpechín , y á Ar- 
píeos , y á Lebrija , y á Rota , y á Tribuxena , y todo 
9>Io que está de ^sta parte de la mar , de ello ganó á par* 
ntidos , de ello por conquistas.'* 

« 

ERA 1288 y aSo 1250. 

1 A 4 de Enero del ano de 1250 en Sevilla con- 
firmó San Fernando donación de ciertas heredades , ca- 
sas y huertas que la Reyna Doña Juana su muger ha- 
bía dado en Carmona á Don Fernán Pérez , Prior del 
Hospital de San Juan de Jerusalen 5 á tiempo que pre- 
meditaba pasar á Castilla , en que sus caballeros , y el 
Infame Don Alonso le representaban inconvenientes por 
medio de Don Diego López de Haro , Señor de Viz- 
caya , á que concediendo , advirtió su razón , y suspen- 
dió el intento , dando licencia para que los Ricos Omes 
pudiesen volver á sus casas 5 y licenciando la nobleza 
para algún descanso : oia , según es constante /con gusto 
a un truhán llamado Paja , por discreto , y sin perjuicio 
alegre y y este le pidió un día que subiese á ser su con- 
vidado a lo alto de la torre : aceptó 5 y estando en ella^ 
le dixo , que el banquete que quería servirle era el ob- 
jeto hermosísimo de la ciudad que habla ganado ^ por 
cuyo dilatado ámbito le fue señalando^ los pendones^ de 
los Ricos Omes que la guardaban $ señalando asimismo 
quan gran pane estaba yerma de moradores y y quan 
mucha poblada de Moros 5 y en uno y otro inevitables 
peligros de su ausencia , en que se expondría á volverse 
á perder y cuerda y eficazmente ponderados : oyóle con 
admiración : tales habían de ser los truhanes de todos 
los Príncipes. 

2 Con acuerdo del Infante y de los Ricos Omes , y 
acaso de todo el reyno junto en Cortes y como se dirá 
adelante , dio San Fernando fueros á Sevilla , concedicn^ 
dolé enteros y aumentados los de Toledo , cuya gran- 
deza solo pudo ser exemplar digno de la que quería que 



02 AVALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

5C ennobleciese , á ninguna inferior 5 leyes propiamente 
municipales , demás del Fuero juzgo de los Godos ; por- 
que aun se gobernaban estos reynos , cuyo privilegio des- 
pachó en Sevilla á 15 de Junio. *' Fecha la carta (dice) 
>>en Sevilla á expensas reales, 15 de Junio , Era de 1288 
99años» E Nos el sobredicho Rey Fernando reynando en 
wCastilla, León ,. Toledo , Galicia , Sevilla , Córdoba, 
íiMurcia , Jaén , Baeza apruebo este privilegio que man- 
íidc hacer , y con mi mano propia lo roboro y cjnfir- 
>>mo , &c.'' 

^ La nota Regiis expmsis , que en la data del priví-» 
legio de San Fernando pongo con expresión , es muy fre- 
qüente en los suyos y en otros 5 pero hallada con abre- 
viatura Rgg. ex. se ha leido variamente por diversos au- 
tores : pero está es su genuina inteligencia ^ que se ex- 
plica ser aquel privilegio hecho y escrito á expensas rea- 
les y y libre de derechos de Chancillería y Notaría. % 

Este privilegio puso entero inserto en la confirmación 
del Rey Don Alonso , hijo de San Fernando , Don Pablo 
de Espinosa en su Historia de esta ciudad /en que no 
están los confírmacLores : darelo cabal , sacado del tumbo 
antiguo de sus privilegios que tiene Sevilla en su archi- ' 
y 6 j hecho por mandado de los Reyes Católicos Don Fer- 
nando y Doña Isabel , porque el original no se halla. 

En el nombre de aquel que es Dios verdadero y perdu* 
rabien que es un Dios , con el Hijo ^ y con el Espíritu Santo^ 
é un SeOor trino en personas , y uno en sustancia , y aquello 
que nos él descubrió de la su gloria , y nos creemos dil , aqueso 
mesmo creemos , que nos fui descubierto , de la su gloria , y 
del su Hijo , y del Espíritu Santo ; y asi tos creemos y otor^ 
gamos la Deidad verdadera perdurable , adorable propiedad 
en personas , é unidad en esencia , é egualdfid en la Divini^ 
dad ; y en nombre ds esta Trinidad , que nos é de parte en 
esencia , con el qüal • Nos comenzamos y acabamos todos los 
buenos fecbos que ficiemos , aquese llamamos Nof^ que sea 
el comienzo y acabamiento de esta nuestra obra. Amen. 

Arremiembrese a todos los que este escrito vieren.^ de los 
¿rondes bienes , y grandes gracias , i grandes mereedes , / 



BE LA aUDAD DE SEVILLA. LlB. T* 6^ 

¿tfondes bonrai , é grandes bien andanzas que fizo y mostró 
aquel que es comienzo é fuente de todos los bienes , a toda la 
ehristiandad , é señaladamente a los de Castiella y de Leon^ 
en los di as y en el tiempo de Nos Don Fernando por la gra- 
cia de Dios y Rey de Castiella , de Toledo , de León , de Ga- 
licia y de Sevilla y de Jaén y entiendan y conozcan como aques- 
tos bienes nos fizo y mostró contra Cbrtstianos y contra Mo- 
ros 5 y esto non por los nuestros merecimientos , mas por la su 
gran bondad , é por la sü gran misericordia , i por los rue- 
gos y é por los merecimientos de Santa Maria , cuyo siervo 
Nos s&mos y é por el ayuda que nos ella fizo con el su bendito 
Hijo y é por los ruegos y é por los merecimientos de SantiagOy 
cuyo Alférez Nos somos , é cuya seña tenemos , y que nos 
ayudó siempre á vencer , é porfazer bien é mostrar su mer- 
ced a Nos y a nuestros hijos , y a nuestros Ricos Ornes , y i 
nuestros vasallos ^y a todos los pueblos de España y hizo , y 
ordenó y y acabó y que por Nos y que somos su Caballero y y 
por el nuestro trabajo y con el ayuda y con el consejo de Don 
Alfonso nuestro fijo primero , i de Don Alfonso nuestro her^ 
mano y é de los otros nuestros fijos y é con el ayuda , é con el 
consejo de los otros nuestros Ricos Omes y nuestros leales va- 
sallos Castellanos é Leoneses conquisiésemos, toda la Andaluzia 
á servicio de Dios y ensanchamiento de la christiandad mas 
lleneramente y mas acabadamente que fué conquistada per otro 
Rey y i nin por otro orne ó maguer que muncho nos honró , é 
nos mostró grande merced en las otras conquistas de la An- 
dalucía mas abundosamente é mas lleneramente , tenemos que 
nos mostró la su gracia i la su merced en la conquista de 
Sevilla , queficimos con la su ayuda i con el su poder y quanto 
mayor es c mas noble Sevilla que las otras ciudades de 
España y é por esto Nos Rey Don Fernando , servidor y ca- 
ballero de Christo , pues que tantos bien0y tantas mercedes y 
y en tantas maneras recibimos de aquel que es todo bien y te^ 
nemos por derecho y por razón de hacer parte en los bienes 
que Dios nos fizo a los nuestros vasallos yy a los pueblos que 
nos poblaren Sevilla ; é por esto , Nos Rey Don Fernando , en 
uno y con la Reyna Doña Juana nuestra mugier , y con el In- 
fante Don Alfonso nuestro fijo , primer heredero y é con nues^ 



^4 ANALES ECLESIAStlCOS Y SECULARES 

tros hijos Dan Fedric i Don Henrtc , dárnosles y otorgárnosles 
este fuero y estas franquezas que esta carta dice. 

Damosvos a todos los vecinos de Sevilla , comunalmente ^ 
fuero de Toledo, y dantos y otorgamos demás a todos los 
caballeros las franquezas que han los caballeros de Toledo^ 
fuera ende tanto que queremos , que alli ó dice Fuero de To- 
leda j que todo aquel que tenga caballo ocho meses del aVio que 
vala treinta maravedís j que sea escusado a Fuero de Toledo^ 
Mandamos por Fuero de Sevilla , que el que tuviere caballo 
que vala cincuenta maravedís , que sea escusado de las cosas 
en que es escusado en Toledo. Otrosí damos y otorgamos í los 
del barrio de Francos por merced que les f ajeemos j que ven-' 
dan y compren francamente é libremente en sus casas suspa^ 
tíos é sus mercandias , en gros ó adental 6 a varas : que to^ 
das cosas que quieran comprar é vender en sus casas , que lo 
puedan^ facer , y que ayan bi Pellejeros i Alf ayates , asi co^ 
mo en Toledo , i que puedan tener camios en sus casas \.é 
otrosí facérnosles esta merced^ demás de que non sean tenudos 
de guardar nuestro Alcázar ni el Alcaicería de Rebato , nln 
de otra cosa , asi como non son tenudos los de barrio de Fran^ 
eos en Toledo. Otrosí les otorgamos ^ que non sean tenudos de 
damos emprestidoni pedido por fuerza h é dárnosles que ayan 
honra de caballeros , según Fuero de Toledo j y ellos annos 
de facer hueste como los caballeros de Toledo. Otrosí damos 
i otorgamos ¿ los de la Mar por merced que les facemos , que 
ayan su Alcalde que les juzgue toda cosa de mar fuera ende 
omecillos i caloñas , y andamientos , deudas y empeñamienios^ 
é todas las otras cosas que pertenecen afuero de tierra : y «- 
tas cosas que pertenecen d fuero de tierra , é non son de mar 
banlas de juzgar los Alcaldes de Sevilla por Fuero de Sevilla 
quf les Nos damos de Toledo , y este Alcalde debérnosle Nos 
poner y ó los que t^^aren después de Nos y i si alguno non se 
pagare del juicio de este Alcalde , que el Alcalde cafe seis 
omes bonos que sean sabidores del Fuero de la Mar , que lo 
acuerden con ellos , é que muestren al querelloso lo que él y 
aquellos seis omes bonos tienen por derecho ; y si el querelloso 
non se pagare del juicio que acordare el Alcaide con aque^ 
llós seis omes bonos , que se alce a Nos j y a los que reinaren 



DE LA CIÚDAÍ) DE SEVILLA. LIB. I. 5j 

• * • 

después de Nos : é damosvos yotorgamosvos^ que podáis comprar 
é vender en vuestras casas paHos y otras mercaderías en gróí 
y adental , cúmo quisieredes $ i damosvos veinte Carpinteros 
que labren vuestros navios en vuestro' barrio ^ y damosvos 
tres "Perreros y tres Alfaoóemes , y damosvos honra de caba- 
llero , según Fuero de Toledo 5 é vos abedes nos de facer Hueste 
tres meses cada afio por mar á nuestra costa y a nuestra min- 
don y con vuestros cuerpos , i con vuestras armas , i con vues^ 
tro conduto , dandovos navios ¡y de hs tres meses adelante 
quisiéremos que nos sirvades , babemosvos a' dar ipórqke por 
esta Hueste que not abedes de facer por mar escusamos vosnos 
de bacer Hueste por tierra con el otro Concejo de la villa , fuera 
quando Jiciere el otro Concejo Hueste en cosas que fuesen en 
termino de la villa , rf de la Pro de la villa ^y en tal Hueste 
como esta b abe des de ayudar al Concejo , i de^lr con eHos: é 
otrosí damosvos camiceria en vuestro barrio , i queden a Nos 
nuestro derecho ; i mandamos comunalmente a todos los que 
fueren vecinos i moradores en Sevilla , también a caballeros^ 
como a mercaderes , como i los de la mar , como & todos los otros 
vecinos de la villa , que nos den diezmo del Aljarafe y del 
figueral^ y si alguno vos demandare dhtasde este diezmo que a 
Nos abedes de dar del Alxarafe y delfiguerdl^ que Nos seamos 
tenudos de defendervos y de^ ampararvos contra quien quiera 
que vos lo demande. Ca esto del Alxarafe y del figueral y i del 
alnnjarifazgo y y del nuestro dereclró ; ¿mandaüwSy que de pan 
i de vino , y de ganado , y de todas- las otras cosas que dedes 
vuestro derecho a la Iglesia^ asi como en Toledo \y este Fuero de 
Tole do y y estas franquezas vos damos y vos otorgamos por Fuero 
de Sevilla por mucho servicio que nosficistis en la conquista 
de Sevilla , si Dios quisiere : y mandadnos y defendemos firme- 
mente j que ninguno non sea osado a venir contra este nuestro 
privilegio ^ nin contra este Fuero?j:ni contra 'istat franqkezas 
que aqui son escritas en este prívílegio^que son dadas por Fuero 
de Sevilla , nin minguarlas en ninguna cosa. Ca aquel que lo 
ficiere abrie nuestra ira é la de Dios , é pechar ya en coto a 
Nos y y a quien reinare después de Ñor. cien ihareós de 0^0. 

Pacta charta apud SivUlam Regíis *expensis quiridecim 
lúnii , Era de M.CC. LXXXVHL annos ; ¿- Nos pragnoml- 

TOMO I. I 



66 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

natus kex Ferdinmdus regmniin CasteUa Legione , Gallecia 
Sevilia , Coriíwa ^ Murcia ^ laeno , Baetla , boe privilegium 
quodfierit iussi approbo , & mann propia, robora & cort/írmol 

Ecdtsia Tole tana vaeat , cof^. 

Infans Pbilippus , Pro€uratar Ecclesia HispaU €Off. 

ty€gidius Burgensis Episcop^ conf. 

Nunniúi Legionensis Episcop. conf^ 

Petrtu Zamorensis Epiícop. conf. 

Petrus Salamantinus Episcop^ coTrfi 

Rodericm Palentínus Episcop. conf^ 

Raimundus Segovhnsis Episcop. cottf. ^. 

ty£gldiut Oromensis Episcop.. conf. 

jMattbetu Conchmsii Episcop. confl. 

Benedictut Abulemis Episcop.. conf.. 

Haznartus Calagarítanus Episcop. conf. 

Pascbasius Hienensts Episcop. conf. 

Adam Placentinus Episcop. conf. 

Ecclesia Cordubensis vacat. conf. 

Petrm Astorisensii Episcop. conf. 

Leonarduí Civttatensis Episcop. conf. 
* Micbael Loécencis Episc conf. 

loanncT Auriensii Episcop. conf. 

ty£gidiur Tudmsis Episcop. conf. 

loames Mndoniensis Episcop. conf. 

^antius Cauricnsis Episcop. conf 

Alfo^sus Liipi corf. 

Alfonsos Tellicbrf. 

Munius Gonzalvi conf. 

Simón Roderisi conf: 
. Aharút Petri cotf. 

Joannes G are ia conf. > . , 

Gomstius Roderisi conf. ^. ; 

Rodericus Gomeiii corf. 
Rüdericus Gómez conf. 
Rjderijcus. Prolaz coffi 
. Gometius Ramírez conf. 

loannis Petri conf 
' Ferdinandus loannis conf. 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. 1. 6^ 

Rodericus Rpderici conf. 

Alzuirus Ridaci conf. 

Pelagius Petri conf, 

Diddcus Lufi de Faro , Alfenz Domini Regís , conf. * 

Rodericus Gonzahi , Maiordonms Cu»is R^s^ cof^. 

Ferrandus Gonzahi , Maior merinus in Castiella^ conf. 

Petrus Guterii , Maior merinus in Legione , conf 

Munio Ferrandi , Maior' merinus in Galletia^ conf. 
Santius Segoviensis scripsit di mandMu Jtíagisfri Rai* 
mundí , Segoviensis Episcopi , ó' Domini Regis T^otarii ^ anm 
terfio ad illó quo idetñ gloriosissimus Rgx Fttdinandus coepit 
HispaVm nobtlissimam civitatem , Ó' eam resfituit cuJtul 
cliristiano. Que suena en castellano : Sancho de Segovia 
lo escribió por mandado del Maestro Raytnuñdo , Obis- 
po de Segovia , Notario dtl Scfior Rey /,en ti año ter- 
cero desde aquél en que el mismo gloriosísimo tley Fer- 
nando ganó á Sevilla , nobilísima ciudad , y la restituyó 
al culto christiano. 

2 Tal fue' el privilegio de los Fueros que en suma 
concedió á todos los vecinos de Sevilla, caballeros, ciu- 
dadanos , mercaderes, marineros , artíñces , en común to- 
dos los fueros , franquezas , exenciones f prcrogativas que 
gozaba Toledo por concesión de los Reyes sus progeni- 
tores , y suyas , sin reserva de alguna y con adición de 
muchas , todas como ya dixe leyes municipales que pri* 
vilegiaban y ennoblecian^ las mayores ciudades con partí-* 
culares gracias , según los usos de aqiiel tiempo , excep- 
tuándolas en itiucha parte del común tratamiento del resto 
de los vasallos, y convidando así la gente y nobleza é 
mas brevemente poblarlas. Y adviértese en este privile- 
gio ya con título de Procurador de la Iglesia de Sevilla 
d Inftinte Don Felipe, el qual no' tenia en el privilegio 
de 4 de Enero de este año de las heredstdes y guerras 
en Carmona ai Prior del Hospital 5 testimonio de que en 
este intermedio tuvo principio, como también el de Obis- 
po de Segovia el Notario Don Raymundo. Este Fuero 
de Toledo , que respectivamente fue él de Sevilla , y por- 
que comenzó á gobernarse ,- no lo he visto publicado en 

I2 



68 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

alguna de sus Historias : consta que San Fernando mon- 
do traer á Sevilla sus traslados y los quales debían de ha- 
berse perdido en el año de 1 295 , Era 1 323 ^ en que esta 
ciudad f nvió' á la dls Toledo á Don Diego Alfonso su 
Alcalde n^yor , á que pidiese otra copia , que se le dio 
autenticada en esta forma: 

^* £stQs traslados fUéron concertado^ con los privilegios 
>y)nde fueron sacados , <]ue*son fechos en latin , e Nos 
9ilos Alcaldes , e el Alguacil, c los caballeros, c los Ornes 
^ueaois de la noblfr ciudiad de Toledo ^ viemos carta de 
fiíiuestro señor el Rey {entiéndese por el Rey Dan Sancho) , 
tKjue nos manda que diésemos estos traslados á Don Diago 
nAlfbnso y Alcalde del Rey y de Sevilla h porque los de 
»9Seviila dixeroa queriao usar^ asi como Nos usamos por 
i^ellos y é nos por esta carta del Rey que yiemos , c' por 
í>rucgo de Don Diago Alfoniso el sobredicho diemosie 
^testos traslados 3 dias de Enero , Era de 1323 años. E yo 
f>Fernan Martínez , Escribano de Garci Alvarez , Alcalde 
rde Toledo , escribí este traslado , &c/' El qual está ori- 
inal en et archiyo de f sta ciudad ry por ser el principal 
undamenta de su primitivo gobierno , como si derecha- 
mente se hubiese dado.á Sevilla, me pareció ponerlo en- 
tero copiado del que tengo por original* 

. Porqut ht fechas de los Reyes ayan U remembranza que 
imrece$f^ sofi^ de meter, en escrito , por ende yo. Don Fernanda 
por la gracia de Dios , Rey de Castiella ^ de Toledo (aquí el 
traductor añadió impropiamente los Reynos de León, 
Galicia , Sevilla , Córdoba , Murcia , Jaén , que no es^ 
taban unidos ni conquistados ) codician seguir míos engtn-- 
dr adores en mas fechos quanto pudiere , é querienf ctnifirmaef 
ios franquezas é las alabadas costumbres que- fllojt dijfron d 
los sus fieles en uno con mi mugttr D)Ha ^eatti^ y Reyna^ 
í con mi(^fijo Don Alfonio y 6 con consentimiento // con pla^ 
cer de Daña Berenguelay Reyna mi rAadre y fago carta de dado 
é de reahr amiento ^ é de confirmación ^ i de establecimiento^ 
é valedera para siempre ^ a vasj Concejo de Toledo ^ Caballeros 
é Ciadadanor y' también a las Mozárabes como á los Castella* 
noáy é d los Francos ^é d los que son^ i dios que serán desr' 



D6 LA CIUDAD D£ SEVILLA. LIB. U 69 

pues y dúvos y i cai^rmavos todo quanto se contiene en vuestra 

franqueza , é de vuestra pro y en estos de yuso escritos Privi^ 

Ugios y que ganaron los que ante fueron , de Nos y i de nues^ 

tros engendradores , el tenor de los qualesfiee escrebir verbo ai 

verbum y en una carta en esta manera. 

En el imperio de la Santa y é non departida Trinidaty 
conviene a saber y del Padre y i del Fijo , é del Espíritu San- 
to y un Dios poderoso de todas las cosas y aqueste pleyto rena^ 
vado y é tajamiento muy firme mandó renovar , é coffirmar el 
honrado Rey D. Alfonso y fijo de D. Remondo yi a todos los 
Ciudadanos de Toledo > conviene a saber y a los Caballeros y é 
Á tos Mozárabes yé a los Francos , por lafieldat y i la igual- 
dat dellos , aquellos Privilegios , los quales habia' dado a ellos 
el Rey D* Alfonso su abuelo y dele Dios muy buena folganzay 
mejoré y é corfirmó por amor de Dios , / por remisión de te- 
dos sus pecados de esta guisa. 

Todos sus juicios de ellos sean juzgados , según el Fuero 
juzgo y ante diez de sus mejores , / mas nobles , é mas sabios 
de ellos , que sean siempre • con el Alcalde de la ciudad y para 
escoger los juicios de los pueblos y i que todos enden en tes- 
timonio asaz en todo su reyno. 

E otrosi y que todos hs Clérigos que de dia v de noche 
rueguen a Dios poderoso de todas las cosas por si y i por to- 
dos los Cbristianos , hayan libres todas sus heredades y é non 
den diezmo. 

Otrosi y di¿ franqueza i todos hs Caballeros y di6 fran^ 
queza de portazgo de caballos ^i de muías en la ciudad de 
Toledo 5/ si algún Christiano cativo y saliere por Moro ca- 
tivo y qtu non dé portazga 5 é quando el Rey diere á los Al- 
caldes de Toledo de dmes , é de otras proes sea departido 
entre ellos , conviene a saber \ entrt los Castellanos , é Galle- 
gos y é Mozárabes y como fueren en carta los unos de los otros ^ 
é que también los caballeros y, como los ciudadanos de Toledo^ 
non sean prendados en todo su reyno : é si alguno fuere osa- 
do de prendar a alguno de aquellos en todos sus reynos^ 
doble aquella prenda y é pague al Rey sesenta sueldos yé los 
caballeros de ellos non fagan cabida y si non en f ornado en 
el año y é quien fincare de el f ornado y sin verdadera escu-. 



70 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

sanza , pague a el Rey diez sueldos , i quien fincare de aque-^ 
líos y é tuviere caballo é loriga , 6 otras armas de el Rey , be^ 
reden todas ¿aquellas cosas sus fijos , é sus parientes tos mas 
cercanos , é finquen los fijos con la madre honrados , é libres 
en la bonra de su padre , fasta que puedan cavalgar. E si la 
muger fincare sebera ^ sea honrada en la honra de su marido. 
Otrosí y aquellos que moraren en sus solares y é dentro en 
la ciudad , ó fuera en las villas y ó acaescieren contiendas , ó 
baraxas entre ellos y todas Jas caloñas de ellos sean de ellos. B si 
alguno de aquellos quisiere ir a Francia^ 6 a Castiellay 6 a Ga- 
licia y Ó a qualqulera otra tierra , dexe caballero en su casa , que 
sirva por él mientras que él va , í vaya con la bendición de 
Dios y é quien quixere con su muger ir a sus heredades aliena- 
de tierras , dexe caballero en su casa y é vaya en Otubre , ó 
venga en el primero Mayo y é si a este término ^ é non diere 
verdadera escusanza , peche á el Rey sesenta sueldos. Mas si 
non levare su muger , non dexe con ella caballero , pro ven- 
ga a este plazo. E otrosí los labradores de las viñas , / los 
labradores de los trigos den del trigo y é df el bordio , é del 
fruto de las viñas la décima parte a el Rey y Í non mas , / 
sean escogidos a escrebir esta décima Ornes fieles y temientes 
Dios y y recibientes galardón del R^y , y que sea adueba en el 
tiempo dfl trillar las mieses a los alfolis del Rey y y en el 
tiempo de las vendimias a los lagares del Rey y y sea recebida 
de ellos con verdadera y egual mesura veyendo los dos 6 tres 
de la ciudad y que sean fieles , é estos que décima pagaren al 
Rey y non sea sobre ellos servicio de facer y nin sobre las bes^ 
tías dellos y nin criba , nin valederas en la ciudad , ni en 
el castiello , mas sean honrados y libres , y de todas las lece- 
nias amparados y é qualquier daquellos que quiera cavalgar^ 
en qualquier tiempo caoalgue , y entre en las costumbres de 
los cab olleros \ é quien quier que obiere heredad 6 villa cerca 
dé los ríos de Toledo , y en aquel rio mismo molino o pesque-* 
ra y quisiere labrar eanoria facerle sin todo miedo , y sobre 
iodo aquesto bayanlo sus fijos y y los sus herederos dellos todas 
:sus heredades firmes y estables por siempre y y que vendan , y 
que compren los unos de Us otros , y que den a quier quisie-^ 
ren y y cada uno faga en su beredat \ según su voluntad : / 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. U 7 1 

otrosi y si SU abuelo , a quien dé Dios paraiso , tollió su bere-^ 
dat alguno de ellos fot ira , 6 por tuerto sin culf^^aladina^ 
que sea tornado en ella y demás aquel que obiefTgp'edat en 
qualquier tierra de imperio y aquel mando y ques^ones non 
entren en ellas , nin merinos y mas sean amparado f por amor 
del pobl amiento daquelyy ayuda de Dios de quantas ciudades de 
los Moros él quisiere como ajiuza deprender y y así tomo aque^ 
Iks y que daquellas mismas ciudades fueren irán rencombran* 
do sus heredades y y que las renconibren de Tok'ib con los 
moradores de Toledo para. sí. Otrosí y aquelhk ^ttt de alien 
sierra son y si algún juicio obiéron con algún Toledano y que 
vengan á-Medianedo i Calat alija , y hi se juzguen con él. E 
por cumplir los mandainientos de los Santos Padres y porque 
Dios embargase mas su reyno y mandó que ningún Judio , ni 
ningún Moro hayan ningún mandamiento sobre, ningún Cbris^ 
tiano en Toledo y ni en su término daquí adelante. Si algún 
heme cayere en algún omecillo y 6 en algún libor sin su vo^ 
luntad y y probado fuere por verdaderos testigos , si fiador 
diere non la metan en la red ; y si fiador non diere y no lo lie*^ 
ven a otro logar fuera de Toledo , mas métanlo dentro en la 
corcel de Toledo y conviene é saber la qalfada y y non pd^ 
gue si non la quinta parte de la caloña y y non mas : y 
si alguno matare i algún heme dentro en Toledo , 6 fue^ 
ra fasta cinco migeros en cercA de Toledo y por muerte muy 
laida muera apedreado y mas aquel que fuere por sospé-^ 
cha acusado de muerte de Christiano y ó de Moro y ó de Judioy 
y non hubiere sobre él verdaderos y fieles testigos y juegúenle 
según el Libro juzgo i é si alguno con algún hurto fuere fa- 
llado aprobado y peche toda la caloña , según el Libro juzgo y 
í si por aventura embargare el diablo algún heme , y pensare 
alguna traición en trae^ alguna ciudat 6 casüello y y fuere 
descubierto por fieles testigos, y él solo padezca el mal y^l de^ 
trahmeñtoh mas si fugere y é non lo fallaren , la parte de su 
haber y tómenla para el Rey y é remanezca la muger con sus 
fijos y é con su parte dentro en, la ciudat , 6 fuera sin ningún 
esnbargo* 



I ' Aqueste juim dio el muy noble Rey D. Alfonio Rerr 

dti ti dia ^ue, coffirmó este Privilegio , mandó que jf^^ 



ten 



72 ANALES ECttSIASTICOS Y SECULARES 

panadero non pose en ninguna casa de los Toledanos dentro en 
la ciudaf^Jfn en sus villas , y si muger de las viudas de 
ellos vium4 fuere 6 virgen^ no sea dada a marido a ambidos 
non por a^u^ persona podienf : / ofrosi , ninguno non sea osa- 
do de rotfOjT ninguna muger de sus mugeres de ellos ; qual^ 
quiera que yea^ buena 6 mala , non en la ciudat , non en la 
earrera , Hin en la villa ; é quien alguna de ellas robare^ 
muera por ello en ese mismo logar. Así aun nos firmó la honra 
de los CMstidnos en esta guisa: el Moro 6 Judio , // bubie^ 
re juicio iWf algún Cbristiano , que al Juez de los Cbris- 
fiónos venga >£ juicio. Otrosi , ningunas armas niíi ningún 
caballo de silla non salga de Toledo a tierra de Moros , t ple- 
gó^ a éJ que la ciudad de Toledo non 'fea prestóme da , nin sea 
m ^lla señoreador si non él solo $ nin varón , ni muger , en 
et'^ tiempo de verano socorra á Toledo á defenderla de todos 
aquellos que la quisieren apremiar , si quier sean Cbr Istia- 
nos y si quier Moros : é mmdó que ninguna persona non ha- 
jua heredat en Toledo , si non quien morare en ella vecino 
em sumogier^j é sus fijos , ¿ la labor de los Moros cueste 
siempre de los proyes , ' asi de Toledo , asi como era antes en 
tiempo de su lAueh el Rey D. Alfonso , sea él en bienaventurar' 
dafolgant.%. Amen. E si algún Cbristiano quisiere ir a su 
fuero vaya , é sobre todo aquesto ensalce Dios su imperio , per^ 
dono todos los pecados que aeaesciéron de la muerte de los Ju^ 
dios, y de todas las cosas de ellos , é de todos los pesquisamien^ 
tos , así de los mayores , como de los menores , / de las otras 
cosas que pertenecen i los ordenamientos del Privilegio.-^ 

Porque aquellas cosas que de los lUyes y de los Cabdie^ 
líos de las tierras son establecidas y son firmadas por escriU^ 
que non sean oblidadas por alongamiento de tiempo ^ por (Hae 
Yo D. Alfonso Rey de Caitiella , de Toledo ^ en uno con mi 
muger J^oAa Leonor Rey na , porque vos falle muy prestos ^ é 
muyfieies^^ fnio servicio fago carta de franque^a^ é de sohd^ 
miento ^ é de establecimiento valedera para siempre jamas ¿^ 
vos fodo el Concejo -de Toledo , al presente ^y al ^ ha de 
venir , pues doy y otorgo a todos los caballeros de todo* SM tér-- 
puno /i ios pÁsetfíks \ fallos que^bJn de' v¿n}^\ de to4as las 
heredades^^uelum'en,ToÍ9do\ 6 en alguna potete de sú térmt^ 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. I* 73 

no , S vieren desde boy , non den jamez ningún diezmo d Rey^ 
nin í SeHor de tierra j nin d ningún otro , / qualesquier que 
de sus manos sus heredades labraren ^ non den ningún diez-- 
fno de los frutos que ende obieren mas los abantdicbos caballe- 
ros con todas sus heredades finquen libres é quitos de todo mal^ 
é de todo agravamiento , i de pechar por todos los siglos. 

Conoszuda cosa sea a los que son y é a los que serán , co^ 
ffw Yo D. Alfonso , por la gracia de Dios , Rey de Castiella 
y de Toledo , vi aquel Privilegio , que el Rey D. Alfonso 
mió visabuelo , de bienaventurada remenAranti^y^ dias áficiera 
a los ciudadanos de Toledo y en el qual se contiene , que qual-* 
quier que morare en Toledo faciendo hi vecindat é caballería^ 
según el fuero de Toledo i fuese excusado ^y quito de todo otro 
pecho , é df facendera en todq su reyno , pues el abant dicho 
Rey D^ Alfonso querient , que los fechos de mios antecesores 
fuesen estables y firmes en uno con mi mugier la Reyna Doña 
Leonor y y con mío fijo D. Fernando fago carta de f ronque^ 
za yyde quitamiento a vos todo el Concejo de Toledo , al que 
es y y al que a por venir y mandante y éfirmemfnte atot^endan-^ 
te y que qualesquier que morasen en Toledo y é hificiesen ve-' 
eindat i caballería , según el fuero de Toledo y de iodos sus be-^ 
redades y las que les obieren en todo mió, reyno y non fagan al-^ 
guna póstera y ó facendera y 6 algún pecho mas por la vecin*,, 
dat y y por la facendera y y la caballería de Toledo , sean eic-^x 
fusados en todas las otras Villas de mios reynos y. y las otras 
cosas del ordenamiento del Privilegio^ . . . , 

Conoszuda cosa sea a todoíS los que son yé a los que han. 
de venir , como Yo D. Alfonso y por la gracia de Dios y Rey 
de Castiella y de Toledo y en uno con mi muger la Rtyna Dcr^ 
tu Leonor y y con mió fijo D. femando, , de btíemleiTaix/ín , y: 
de buena volunta fago eart4 y de donación y y de ptorgamien^' 
to y y de establecimiento a vos todo ef Concejo de Toledo y al^ 
presente , y al que ha de venir duradera para siempre , pues, 
dobos y y otorgobos aquel Me fon en Toledo do se vende el tri-* 
¿o y qfie (o bayades por siempre , y que tmedes siempre to^[ 
das las me diduras y y todas las derechuras que acaescieren siemr^ 
pjíe.en este tpesmo Mesan del trigo , qm sera bi vendido asi^ 
que q^urndo recibieredes daquelles mcMduras y y daquellas de^ 

TOMO I. K 



74 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

, recburas $acaia$ las abandichas expensas , dadlo , y expended^ 
la en la obra de los muros de Toledo , é pero así toviemos poi^ 
bien de doróos aquesta cosa , que el Arz/>bispe , é los Caloña 
ges de la Toledana Siella tomen siempre el diezmo de todas 
aquellas derechuras ^ y me di duras , que acaesclerenen el aban^ 
dicho Mesón , y las otras cesas de los ordenamientos. 

Conoszuda cosa sea a los que son j y han de venir por este 
presente escrito , como Yo Z). Alfonso , por la gracia de DioSy 
Rey de Castiella , y de Toledo en uno con mi mugier Doña 
Leonor Reyna ^y con' mios fijos D. Femando y D. Henriqúe^ 
doy , confirmo oí Concejo de Toledo , asi como fizo mi vis^ue^ 
lo el Rey D. Alfonso j de buena memoria , que todas las villas 
que son cfí término de Toledo , // quier sean mias ^6 de lamí 
bodegay ó si quier del Arzobispo^ 6 si quier de laEglesia de Sarh 
ta Mariano sí quier de^alvatierra , ó si quier del Hospital ^ 6 
si quier de la Orden Dueles , 6 si quier de caballero , ó de qual-^ 
quier orne ^faga facendera a la ciudad de Toledo^ así como facen 
los ciudadanos de aquella cludat, empero sacamos desta Género^ 
Udat , Iliescas , que fué propia beredat del Encerador , y 
Olmos y y Ocaña^ é MontalvaH , con todo su término , los qua^ 
les nunqua esto ficiérqn , é pero dé las villas del ArzabispOy 
y de las aldeas de la Eglesia de Santa Maria , mandamos^ 
que la postrera , y la facendera lo que suso digiemos , que. 
deben facer con los ciudadanos de Toledo y fáganla non por 
mano de líos , mas por mano del Arzobispo , que la coja , y Id 
dé a los Alcaldes de Toledo. Ca no queremos , que lós^ Alcal^ 
des y ni los ciudadanos de Toledo bay^n algún poder sobré loi 
omes del Arzobispo ^ é de la Eglesia de Santa Martas y en 
esta pecha que fagan a los ciudadanos de Toledo y sean libres^ 

y. quitos de Poda pecha ^ y de toda facendera de Rey , y si yo^ 
6 mios fijos , 6 alguno de mió linage quisiere otra pecha , 6' 
otra facendera aber de los abandichos omes del Arzobispo y 6 
de la Eglesia de Santa Maria , non sean tenudos de facer nin^ 
gunapechay nin ninguna facendera con los ciudadanos dé Tor 
kdo y y las otras cosas que pertenecen al ordenamiento del 
Privilegio. 
» Por este presente escrito sea conoszuda cosa á hs que sofiy • 

/ han de vejfir , como Yo D. Alfonso y por la gracia de Dios y 



ÜB LA CirOAD DC SEVILLA* LIE. I. 7^ 

Hey de Casticlla , y de Toledo , en una con mi múger^la Reyna 
Doña Leonor , y con mtos fijos D. Fernando y D. Henrique^ 
cantante el datio de ¡a noble ciudat de Toledo y y el menosca^ 
bo que vienen ende a U tierra ^ establecí y con Ornes bonos de 
Toledo y que ningún om^ de Toledo , si quier varoH , // quier 
mugier y non pueda dar ni vender su heredat a alguna Or-* 
den y sacado ende si la quisiere dar ó vendfr a Santa Ma- 
ría de Toledo y porque es siella del logar. Mas de su mueble 
di quanto quisiere y segund su fuero h t\ la orden que la reci^ 
biere y dada^ 6 comprada y piérdala , y quien la vendiere pier^ 
4^ los maravedís ^y bayanlos sus parientes los mas cercanos; , 
empero yo con el Concejo condono a D* Gonzalo dé Torquema-- 
dayy a sus cuñados Per Armillez de Portogal , y í Garda 
Pérez, de Fuent Almexi , que sü heredat y y su mueble den a 
quien quisieren y convien a saber lo .que hoy ban y y condono 
esta cosa á ellos y f i sus fijos y y '.i. sus nietos : / otorgamos 
otrosi y que aquello que DoHa Luna ante de aqueste establecí^ 
miento , dio al Monasterio de Burgos de Santa Maria la Real 
con su derechura , vala* Mas el caballere de otra parte que he- 
redat a en Toledo , 6 obra faga vecindat con ssu vecinos y si 
non piérdala y y déla el Rey í quien quisiere que faga pin" ella 
vecindat ,^ otra cosa de los ordenamientos del Privilegio. 

Pues los Privilegios de suso escritos y y todo quanto se conh 
tiene en ellos , Yo Rey D. Femando de suso nombrado otor-* 
govoslo y y lo robro y y corfirmo , / sobre esto establezco , que 
/o guarde , y lo faga guardar para siempre , y sin retraimien-^ 
Jo ningtmo y é si por aventura alguno aquesta carta de núes*- 
tro otorgamiento crebrantare , 6 en alguna cosa la qsiisiere 
minguar y apuñar en desatarla y baya lleneramente la ira de 
Dios omnipotente y y con Judas el traidor de nuestra Señor^ 
^ra las penas del itdiemo y y peche al Rey mil maravedis 
de coto y y lo que i seíoír non lo acabe y y el daño que vos so^ 
he estojícierey dabos doblado. Pecha en Madrjt XI^L dios de 
Enero y Era de M CC. LX^ en el quinto, aiño que reynér el 
Rey. E Yo el Rey D. Femando el conienido aquesta carta' quo 
mandé facer y con mi mano propia la robrd y y la confirmo. 
D. Rodrigo Arzobispo de Toledo y Primado en las Espa^ 
ñas y la confitmó. 

Ka , 



rj6 ANAl^S- fcCLESlASTÍCOÍS Y SCCÜtAUfiS 

D. Mauris Obispo de Burgos , coirf. 

D. Tello Obispo de Falencia , cot^. 

D. Lope Obispo de Segovia , eor^. 

D* Melendo Obispo de Soria , cáirf. 

D. Gfíiraldo Obispo de Sigüenza , coitf. , ' 

D. Garda Obispo ie Cuerna , ro¿f. 

25. Domingo Obispo Dofuila , confi 

D. Domingo Obispo de Plasencia^ conf. - 

D. Juan electo de Calahorra , conf. 

JD. Juan Chanciller del Rey , y Abad de VdlladoJidy coi^. 
: D, Esteban Escriban por mandada del dicho Chanciller^ 
escribió el Privilegio. 

Albor Diaz , cot^. 

Rodrigo Rodríguez , conf. 

Alfonso Tellez , cairf. 

Juan Gonzalvez , coirf. 
-' Fuer Tellez j coff. 

Guilkn Gonzalvez » C(n^. 

Ferrando Ladrón , Merino mayor de Castiella , cor^. 

Guillen Pérez , eo9^. 
'. Oarci Fernanez , Mayordomo de la Reyna , conf. 

3 Tales eran los fueros de Toledo j que no serán daiM 
apacibles á la curiosidad , aunque note la extravagancia 
de algunos de sus vocablos , y tales por ellos los de Se- 
villa , de cuyo uso hay muchas señas en sus antiguos pa- 
peles , especialmente del que concedía ios juicios de loe 
pleytos aquellos diez caballeros de los tnas nobles de h 
ciudad , y con ellos asimismo , á imitación de Toledo , ti»- 
vo principio el Regimiento , que el estilo de aquel tiem^- 
po llamaba Concejo , -y Ayuntamiento sus juntas ó Cabil- 
dos j compuesto de quatrp Alcaldes mayores , un Algua>- 
cíi mayor , treinta y seis Regidores , mitad tdd estado de 
ios caballero^ , y mitad del estado de los ciudadanos , de 
'que. se ^ formóla voz , Concejo y Alcaldes y Alguacil mayor ^ 
'Caballeros y Ornes buenos de Sevilla ^ decorada con el es- 
tilo de muy nobles , detenta y dos Jurados , seis Alcaldes 
ordinarios ^ tres caballeros y tres ciudadanos y un Alcalde 
de la justicia j otro de la tierra , y número xompetente, 






•1>É LA Otüb/iíS DE seVíLlA; lí4. 1. 7^ 

aunque -rio gfandc entonces, de Alguaciles , Escribanos? 
Porteros de emplazar , y otros ministros de justicia y go- 
bierno , todos , excepto los Alcaldes órdinatios , á merced 
real y estos a elección ánúa del* Cabildo , y la de los Jura- 
dos, á la- de los vecinos' de sus collaciones ó barrios. Así st 
verifica todo áe tos mas antiguos ordenamientos. £n el Ca- 
bildo , que la voz común llamaba Concejo , y á sus jun- 
tas Ay\mtamiento , á imitacicm de Toledo , tenían voto 
el Alguacil mayor y Alcaldes mayores , los Regidores , y 
por razón .de sus dignidades , el Almirante mayor de lá 
mar , y el Alcaydé de los Reales Alcázares , que se veri- 
fica de muchos instrumentos : sus provisiones eran en dos 
maneras ^ las mas solemnes firmaban dos ó quatro oficia- 
les , que señalaban y comenzaban : Nos bs Alcaldes , y el 
Alguacil y y los Caballeros yf Ornes bueni>s. Las menores so- 
Ip : Nos eí Cornejo de Sevilla. Y de unas y otras pendía, 
estampido de cera , y colgado de filos de seda angarilla y 
colorada , su sello , que de una parte mostraba la repre- 
sentación de la ciudad ^ y en la otra es fama que que^ 
riendo en vida de S. Fernando poner su eiSgie , como po- 
nía Toledo la del Emperador D. Alonso , no lo consín-* 
i:ió , y el Concejo puso su Real trono sin el Rey , espe- 
rando á su fallecimiento , quando su modestia no repug-^ 
nase su& glorias. La administración de sus propíos encar^ 
^aban cada año á dos Regidores , uno de cada estado , que 
llamaban Mayordomos de Conté jo. No podian hacer Ca- 
bildo sin eí Algacií mayor , 6 alguno de los Alcaldes 
ihayores , y hacíanlo en el corral de los Olmos , eti la mis- 
ma pieza que los Canónigos, que duró muchos años , has- 
ta que allí mismo les fiíe señaJada otra diferente , que tu- 
vieron hasta tiempo del Emperador D. Carlos, én que se 
hizo la suntuosa fábrica de las ca^s de Cabildo en ía pla^ 
za. de S. Francisco; No «tuvieron dias señalados para sus 
juntas hasta el tiempa del Rey D. Alonso el Ultimo , ni 
'guardaron entre sí orden ni antigüedad en los asientos 
lasta el Rey D. Juan el Segundo. Tenian todo el gobier- 
no político y militar de Ja ciudad y rey nado , y en el 
{>or cabeza; al Adelantado. d^ -Andalucía: de toda y de 



7^ ANALES ECLESIÁSTICOS Y ^^ULARKS 

la Justicia era brazo cxecutpr el Alguacil mayor , á quien 
.asimismo pertenecía ser caudillo propio de la ciu4ad en 
Jas guei:ras , y sacar^su pendpn que tenia en su guarda- 
ios Alcaldes mayores .y pt4inario3 usabají como justicias 
ordinarias , la Jurisdicción civil y criíjünal , 4e que da 
junas cosas se apelada al Adelantado mayor , que para ver 
las apelaciones tenia ciertos Jueces que llamaban de Al- 
zadas ^ y de otras á los Alcaldes del Consejo del Rey que 
lindaban en su Corte. Todo í^i se veríficaj de diversas 
cláusulas de los. ordens^njieptos antiguos , en que elitiemr 
po y los accidentes introdux^ton iftudanzas , deterioran- 
do la malicia de los tiempos las primeras formas que res- 
tituyó y mejoró el Rey D. Alonso el Ultimo. El go- 
bierno y Justicial en lo geneial dcpendU de los fueros ; ea 
lo masparticular.de ordenanzas., que el mísmp. Concer 
Jo fue haciendo , y qonfiriíjiando los Reyes. ; » 

El Alcalde mayor de la Tierra discurría cpntínuamen-»^ 
te por ella , el de la Justicia , restringida su autoridad á 
solo lo criminal , era el mas común punidor de los de- 
litos ríos Jurados llevaban el mayor peso de los efectos 
del gobierno > no tenían votp ni lugv.en el Cabildo , pero 
sí llore entrada siempre que tenian que representa/ j re- 
partían y cobraban los pechos y servicios reales 5 empa- 
dronaban los que habian de servir en la guerra , zela- 
ban el bien público , rondaban la ciudad de noche cada 
uno en sus collaciones y barrios , y eran como ministros 
^uyos los Alamines, Almotacenes y Alarifes. Alamin , dic- 
xrion arábiga , sigiúñcsi , hambre 6 persma ie cor^anz^a. Cui^ 
.daban de dar precio justo á todas las cosas , y era su 
nombramiento de los Alcaldes mayores. Almotacenes , los 
que cuidaban de la puntualidad , ide- los pesos y medi- 
das. Alarifes , Ips que atendían á las ; fabricas y objrtis pú^ 
blicas y particulares , que á .todos jpor la. obligación á la 
fidelidad ^ daban nombte de Fieles ^ que después se mur 
dó en el de Alcaldes. 

El gobierno militar supremo dependía del Adelanta- 
do mayor ^ que era el caudillo de la provincia > el par- 
ticular de la ciudad, del Alguacil mayor » cuyos vecinos 



DB tA CIUDAD DE SEVILLA, LIB. I. 79 

quantos eran capaces de tomar armas , y por algunos es- 
peciales privilegios no eran exentos , estaban obligados á 
servir cada año en la guerra , tres meses con el Conce- 
jo , á que tocaba señalar el número para cada compañía, 
que con equidad repartían los Jurados. Componíase la 
milicia de peonage y caballería , aquel compuesto de to- 
do el común del pueblo , esta de la nobleza que servia 
siempre á caballo , cuyo número que de la de linagc nó 
podia ser grande , se aumentaba con los que gozaban pri- 
vilegios y fuero de caballería , como eran los del barrio 
de Francos , los del de la Mar , quando servían en tier- 
ra , y otras familias á quienes se concedía, con el precisa 
gravamen de sustentad caballos y tener armas , porque go- 
zaban las éxcneiones de los fueros. Tenian los Adelanta- 
dos Tenientes , que también se nombraban Adelantados 
sir^ el título de mayores. Pero como la mas continua resi- 
dencia de los Adelantados era hada las fronteras de Cór- 
doba y Jaén , mas vecinas al mayor poder de los Moros, 
y por la parte de Ecija y Xeíez se necesitase de otros cau- 
dillos , 'nombráronlos muchas veces ios Reyes , con títulos 
de Fronteros , de Caudillos mayores y de Capitanes ma- 
yores , como diré en otros lugares. 

Los quatro primeros Alcaldes mayores fueron Rodri- 
go Esteban , Gonzalo Vicente , Fernán Matheos , Rui Fer- 
nandez de Safagun , que todos están nombrados entre los 
Alcaldes del Rey , en el Repartimiento , en la Alquería 
Vesvabli ¿Akaydia. 

Rodrigo Esteban , hijo de D. Esteban , que en el Re-»' 
partimiento es llamado del Alcázar, por haber sido su AI- 
cayde , según afirma D. Gonzalo Argote de Molina , de 
la ilustrisima familia de D. Esteban Ulan en Toledo , que 
se comprueba en el blasón de sus armas , que se ve en 
fepetidos sellos de escrituras que mencionaren adelante ,del 
archivo de la Catedral , y de otros , tresfaxas y y por orla 
dos órdenes de jaqueles. Muchas veces repetiré su memo^ 
ria. Don Gonscalo Vicente no consta de que linage ñiesc, 
aunque no hay menos m):morIas suyas. 

Fernán Mácheos , de Ia> gran- casa ¿c Luna en Aragón, 



So ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECÜLAB£S 

y padre del Almirante D. Juan Mathc de Luna , en cu- 
yo elogio lo repitire, mas dilatado. Tenia este caballero 
naturaleza en Toledo en escrituras , de cuyo archivo hay 
memoria suya con el título de Alcalde del Rey , y cons« 
ta que vivia hartos años después del presente. Rui Fer- 
nandez de SaEagun , padre de Gonzalo Ruiz , uno de los 
doscientos caballeros en que está el testimonio de su no^ 
blcza de linage. 

Alguacil mayor el esclarecido Adalid Domingo Muñoz., 
cuya prueba se hallará adelante , y está insinuado en el 
Repartimiento , habiendo el Rey dado nombre de Alga^ 
cila á la Alquería en que lo tuvo , dignidad grande en 
autoridad y manejo ^ y á que era anexa la principal guar-* 
da de la ciudad , y tener sus llaves. Sus mas inmediatos 
{ninistros veinte Alguaciles de á caballo , oficio desde su 
institución muy estimado , y que se usaba por personas 
nobles. 

4 Celebró el Santo Rey Cortes en Sevilla este año. 
Afirmativamente lo dice el grave historiador de Segovia 
Plegó de Colmenares , y se infiere de instrumento; que po- 
ne a la letra, que hace entender que se estableció coa 
acuerdo de ellas el gobierno de esta ciudad , y que ya su 
Iglesia tenia con título de Administrador al In^nte D. Fe-- 
llpe 5 queda visto en el privilegio referido de los fueros^ 
argumento de su erección ya hecha , y que para su consa^ 
graciom faltaban las $olem()idades. de la Romana. ,A este 
tiempo , ó en estas Cortes entiendo haber tenido princi- 
pio las Hermandades viejas de Castilla , cuya institución 
se atribuye á S. Fernando. 

y El Convento de la Santísima Trinidad este a5p cs-^ 
taba en forma , siendo su Prior (1 Maestro ir. Luis Fre-J 
xa, insigne en virtud y letras ^que se halló, en nuestca^ 
conquista , y traxo á ella en su compañía , y fueron los 
primeros Religiosos de esta casa Ff. Antonio d$ los An- 
geles , Fr. Alonso de la Torre , Fr. Gonzalo Lainez , Fr. 
^an TeJlo , Fr.jQerónimo de MoUna , Ff. Dai»ian de S^ Vi-. 
ccntc : así Jo refiere Fr. Ptidrorl/mez de. Ahurta , Gwnb-; 
ta de esta Religión , y que vino i SeyiUa este íiuo su Ge-» 



DB LA CIUDAD DE SBVíLLA. Liti* h 8 1 

neral Fr. Nicolás Gallo , que desde aquí ehtetidíó en ha- 
cer una muy numerosa redención de cautivos Christia- 
nos. Hablase descubierto el santuario de las cárceles de 
Santa Justa y Rufina, que se venera en sil Iglesia , como 
diré en el año 1253. 

6 Feneció en este año ( advertencia que ya hizo en 
su Historia de Inglaterra Mateo Parisiense ) la vigcsima- 
quinta quinquagena , después del nacimiento de nuestro 
Salvador 5 y advierte bien el mismo autor , que todas las 
veinte y quatro precedentes , ninguna fue mas llena de 
admirable)s novedades, ni se vieron tan raros sucesos , en- 
tre los quales numera por de los mayores el vencimien- 
to de los Moros en la milagrosa batalla de las Navas 
de Tolosa , y en la conquista del Reyno de Valencia y 
el de Mallorca , por el Rey Don Jayme de Aragón , y 
del Andalucía y Sevilla , por nuestro S. Fernando , pu- 
do hacer igual reparo. 



SRA iftSp , AÑO 1^51» 

X Desde luego que ganó esta ciudad, comenzó S» Fer- 
nando á premiar con sa repartimiento á los que lo sir- 
vieron en su conquista , cuya amplísima y difícil parti- 
ción , en que convenia intervenir sugetos de suma con- 
fianza , encargó á cinco que- mereciati y lograban la suya, 
sil Confesor y Notario' mayor D. Raymundo ya Obíspd 
de Segovia , Rui Lx)pez de Mendoza , Gonzalo García de 
Torquemada , Pedro Blazquez Adalid , Fernán Servicial: 
así á tf de Enero de este año de 1251 hizo merced al 
mismo D. Raymundo de una casa en esta ciudad cerca 
de la Santa Iglesia , y otras heredades , cuyo privilegio se 
lee entero en la Historia de Segovia 4 y otro igual exem-' 
piar tiene el archivo de la Catedral nuestra , con otra 
del mismo dia de diversa casa )unto á la misma , ambas 
principio del Palacio Arzobispal : y en el mismo archivo 
hay otra donación de 25 de Enero , de una tienda ^n la 
plaza de Santa María á Pqt de la Cita , y D. AlemaR , ca- 

TOMO I. L 



82 ANALES ECLBilASnCOS Y SfiCÚLA&fiS 

balleros conquistadores ^ iba acudiendo mucha gente y 
nobleza ^ y poblábase la ciudad con ias mercedes que con«> 
seguían y esperaban» 

2 En este año refieren algunas Historias Portuguesas, 
y especialmente Fr. Antonio ^randaon en la quarta parte 
de la Monarquía Lusitana y que D. Alonso Tercero , Rey 
de Portugal ^ hizo una entrada contra los Moros de la 
Andalucía , y sanó las villas de Aracena y Aroche , que 
algunos años ckspues entregaron á Castilla , quando el 
Rey D. Alonso el Sabio. , como veremos ^ luego que co^ 
menzo á reynar movió guerra á Portugal sobre las con« 
quistas del Algarbe : era ya antiguo anhelo de los Re- 
yes de Portugal desear extender sus tc^rminps por la par- 
te de Andalucía de esta banda del rio Guadiana , que 
varias veces intentaron , desde que el año de 1 1 78 el In- 
ÉMite D^ Sancho , hijo de su primero Rey D, Alfonso Hen- 
riquez , llegó victorioso hasta Sevilla , y entró por fuerza 
á Triana , según se escribe en la tercera parte de la mis- 
ma Historia r pero no es dudable que el rio Guadiana de-* 
bió ser siempre d límite de. las conquistas de Castilla y 
Ponugal ,, aunque mas los autores Portugueses se * esfuer- 
cen á desvanecerlo» ' . ^ 

3 El Pontífice Inocencio IV dio este ano (nono de 
su Pontificado) Bula , en que concedió un año y qua^ 
renta dias de indulgencia á los que visitasen nuestra San- 
ta Iglesia en el dia de la fiesta de su Dedicación^ que se 
trataba de celebrar y dirigida dilecta filio electo Híspalensii 
al amado hijo electo "de Sevilla 5 ¿quien pudo ser sino el In- 
fante D. Felipe ? Tu Iglesia y dice y que como afirmas a ser 
dedicada a la gloriosísima Virgen Maria. Su data en Mi- 
lán á 1 1 de Julio , y cuyo original permanece, en su ar- 
chivo , y en que extendió á quarenta dias la indulgencia 
cada año en su anual festividad y que se celebra de cos- 
tun^bre inmemorial á 1 1 de Mai¡zo y, su título Santa Ma- 
ría de la Sede y advocación de la imagen de nuestra Se- 
ñora y de que ya he hablado y que se venera por su tu- 
telar y y titular en su altar mayor. En los tiempos anti- 
guos se. llanló Santa Jerusalen , y algunos quieren tam- 



ÜE LA CltTDAD QH SEVILLA» LIB* K 8^3 

bien que hubiese tenido advocación de S. Vicente Már- 
tir j y aunque fiíese Monasterio Benedictino , haciendo re- 
gular en su antigüedad el coro de su Cabildo , que ahora 
ño es de mi propósito. 

4 Estaba en Sevilla al mismo tiempo el Obispo de 
Marruecos , Religioso de S. Francisco , cuya Iglesia des- 
de este tiempo se halla sufragánea á la de Sevilla , en que 
es de suponer que desde la cautividad de España vivian 
en diversas partes de España muchos Christianos , permi^ 
tidos en el uso de su reUgion^ aunque destituidos mu- 
cho de doctrina , en especial en los Reynos de Fez y 
Marruecos : llegó el tiempo del gran Patriarca S. Fran- 
cisco j y alcanzando su zelo á aquellas partes , envió el 
año de 12 19 misión de cinco Religiosos, Fn Bernardo 
de Cavio , Fr. Pedro de S. Geminiano , Fr. Adusto ^ Fr. 
Acursio , Fr. Otón , que vinieron primero á España , y 
predicando en Sevilla , estuvieron aprisionados en la torre 
del Oro ; y pasando de aquí á Marruecos , padecieron 
martirio el año de 1220 , como escriben las Crónicas de 
S. Erancisco , y ert sus Árlales el diligente Fr. Lucas Wa- 
dingo. Con que noticioso el Pontífice Grejgorio ÍX del 
desamparo de aquellos Católicos , les señalo Obispo pro- 
pio y con título de Legado de África el año de 1 237 , co^ 
mó cuenta en sus Anales Eclesiásticos Odericd Reynal^ 
do y qué pone una Bula de este Pontífice ^ dada en . Vi*^ 
terbo á 12 dé Junio , que aunque en ella está én blan^ 
co el nombre* del Obispo, de Wadingo se colige haber-: 
se llamado Fr. Agno ó Agnolo , de su . Religión Seráfi-^ 
ca , y que le sucedió en el aña de 1246 Fn Lope Fer* 
nanctezDáin , Aragonés , de la misma Religión^ que el 
el Obispó de Marruecos que se halló en la conqiiista de 
Sevilla , y volvió ahora á ella , habiendo re¿utrido á 
negocios de su Iglesia á los pies del Pontífice InbcQncio 
Iv , que como refiere el mismo Oderico , €SCT¡b|ó €a 
m recomendación al Rey de Maxrúecos^ y encaibó sú 
patrocinio en Espaiía al In&nte D. Sancho \ hi|ode;Saá 
femando , y ahora"^ electo Arzobispo dé Toledo. 5u su- 
jeción á esta Iglesia como Metropolitana , no consu quan* 

L2 



84 ANAÍ-ES ECLEStASTlCOS Y SECULARES 

do se cometiese , 6 si para ello se consideró sü antigua 
superioridad á las Igtes^ías de aquella parte de África , co-. 
ipo es lo mag verisiowl , si el estado pocos años ade- 
lante. Hallábase sin Obispos sufragáneos esta Metrópoli^! 
porque de nueve Obispos que tuvo antes de su perdida, 
unos estaban sin poblar ni conquistar , y los de Girdo-^. 
bay Baeza, enagenados en obediencia de Toledo j perd.. 
de esto «n. el año de i z5i se. volverá á escribir. 

• j \.qs protocolos del Convento de Santa Maria de las 
Dueñas , de Monjas Cistercienscs , señalan su principio^ 
en estfc año , y que fucrop :$us fundadoras Doña Leonor, 
y Daña Maria de. Aíagop ;, que refiriendo las hermanas 
del AlmiwDt^ D^ Jt»n íM^tiie de Luna ^ se refieren hi- 
^s del jA^lcáldc' mayor íernan Matheps. .JEn el año dcí 
129% t&m¿ déíclrmas die espacios y en ^ste» parece qud 
también ^c trasladó . de fun sitio que estaba c^rca del rio 
Guadalquivir , fu^ide los muros , el Convento de nues- 
tra Señbira de la MerJced., de:flue ea los Recuerdos hisr^ 
tdricos^fdej: ¿P^re.Frii) MarcfU ^Salna^ron ^e cuentan al- 
guna» panlcjtilattda4í$;^ quCé^atinque no señalan año ^ á.esn 
te lo í efieren , otxas memoprias 5 si en el pudo hallarse prc^ 
senté f su Patriarca Sf Pedro Nolasco , capaces son esta& 
cosas 4e<: haftas /dudas'5 pjíro fuera de ella es. qu^ subsis« 
tíórestÉí Ctíayienta antes dfe.Ja.muQíte^de §. Fernanda 
dt/qtóníJDeiíbierón:fevt)íps^ ?on,qup qMed4íQ0;obJ^gad¿(Si 
-stAdckk jcada año, una Misa de. Difiírit9g , .¥guí> -ex^ 
pre^n susí protocolos , y que les'did i8abo maravedís dq 
Juro en er Almojarifazgo -J y que la sotier^tna iipagpn de 
luiestrá^ Señora quo C3i él^^ veoeraí >; . fue dadiva; de San 
Femando á S* Pedro Nolascp^, cffkQ la dcfxp eí>,cest:? Con-r 
vbnto y COK que quierítokf'estuyiesQ, y quefu^ trasladado 
ahotaii.la PaifroquSa dp $:; Vicente á. la ^ftlie de. las Ar^ 
mas, dohde permanepe. No menos es cierto que subsis* 
tianyacste ,año en* toda forma los de S, Pablo , del Or- 
den derSantO/ pomlngp;, S* Francisco >:.S. Agustin y la 

Sa&tÍ5Íma'Tr^tiidad.> . : ^ 

"jtfi.Tor estos años el Almirantee D. Ramón Bonifaz , coa 
la aijoaada Christiana guardaba las costas de Andalucía 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA, LIB. I. 8 y 

c infestaba las de África , haciendo' cri particular gíierra 
contra el partido de los Vilamarines^ «fxcmlgos de ios 
Reyes de Fez y Marrueco© : y íiabiendo aportado á Z^t 
fin , puerto de aquella corona , su Rey que se hallaba 
cercano , lo salió á buscar en persona á la marina , á con- 
gratularse con Capitán de tanto nombre , y lo hospedó 
y agasajo , mandando dar refresco á sus navios , y envió 
en su compañía áS. Fernando una solemne cmoaxiUu. ^._ 
Avenfiízef) sobrino suyo , con cntiorabuena de las vic- 
torias , y presentes regios que recibió con gratitud en Se- 
villa , dando uno de tres generosos caballos al Infante Don 
Alonso i y al Embaxádor por honrarlo ^ dio por huésped 
al Rey de Granada que 6^ hallaba en Sevilla : 4sí se le^ 
en los Suplementos vulgares del Arzobispo; D. Rodrigo y 
D« Lucas de Tuy y: citados en el Memprial del Padre Juan 
de Pineda , para la canonización de S. Fernando. Eran 
sin duda estos efectos de los rezelos de á dpnde amaga-^ 
ban aprestos de sus armas , que para áityadir la Morisma 
de Anica prívenla , faltándole ya enemigos de quien triun^ 
far cti £$paña , y queriendo debelar su mayor potencia^ 
jchristianos y bizarros designios que atajó su muerte. A 
1 2 de Diciembre dio carta plomada á la ciudad de Salar 
manca y. otros lugares de su Obispado y mandán4ol^s par 
r con .puntualidafl los flie^mo^ .de la^ Iglesia y «$in:^4Pr 
m4arlO«^ ni coft|jradccjr,á 5us • coggdíves :.. y aunque. psjB 
privilegio-, np* t9qi^ 4? historia 4e,S(^lIar, lo micAgionc^ 
porque 4^ el consta que en aqu^ia £ra pertenecían a las 
obras de 1^ iglesias , que hoy llaman fábrica , las tercias 
^4e svs díczfflpst.: E otrosí ^ dicc.su eocempla? y^igar y maifr; 
fh^qw 4fK las tercias 4^1 dUzm^yi^ue,, d^ban ser para la obra 
íbf ^¿g¿esw^qM fnquen eif Us Egl^siai ,U\tercia,parn 
fi. p^hAa , hmmaria , 'i para lo que las Egle^as obieren 
mentiter &o. , * 

ERA 1290 y AJÑO I2SCU 

« 

l\\ i;\ Entrcíeí aRó^ií^a entre tüikto^s apeif atosr de ar- 
iai4s ipijii;íí empresas ultramarinas rj?¿rp'pirekp tó- 

le acravándose á In Fer- 





85 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULAUfií 

nando accidente de hidropesía , se temió cercano al fin 
de su vida , que c<>»oiíq la última que se sabe de sus ac- 
ciones , dotando magníficamenu> U Santa Iglesia'^ y Silla 
Arzobispal de Sevilla que habia restablecido : dióla , y á 
su Arzobispo ^ Dean y Cabildo , principalmente los diez^» 
mos de toda la Diócesi , y de los Obispados de su jpro- 
vincia ».fia tanto que no se restaurasen sus Sillas , así de 
To gaháoo de los Moros , como de lo que estaba por ga- 
nar ; que aunque por dereclio eclesiástico pertenecen á 
las Iglesias por inveterados y legítimos títulos ^ que aho- 
ra no son de mi propósito , tocaban á su Real Fatrimo- 
nio y Patronato ) como conquistador , según lo fu<íroA 
sus gloriosos progenitores , de todas las demás de estos 
xeynos , que debieron á gracia suya las Iglesias y y el mis-* 
ino Santo Rey lo habia legítimamente practicado en sus 
anteriores conquistas* Reservóse solo para sí y sus suce- 
sores ei diezmo del olivar y figueral del Alxatcfe y ribera 
de Sevilla ; y añadió vasallos , heredades y rentas por su 
privilegio rodado , que guarda original el archivo de la 
Cacédral /su fecha en 20 de Marzo , en el modo de ella 
y en los confirmadores j poco diverso del referido de loi 
Fueros y solo el Infante D. Sancho , Procurador de la Igle- 
sia de Toledo , como el Infante D. Felipe de la de Se- 
villa^ en el sello ó rueda se ve una cruz , y en la orl^ 
Ée lee : Signum Férdlnandi Regis CastelU , Toletí , Legio^ 
^is , GalRda , SivtlU , Corduha , Murcia j Jabeni. Esto es, 
de Femando Rey de Castilla ^ de Toledo ^ de León y de Galieidy 
de Sevilla ^ de Cirdoba y de Murcia y de Jaén. Y en la so* 
bre orla : DÍdacus Lté^pi de Faro , Alférez Domini RegiSy 
cof^rmat. Roiericus Gonzalyi y Majerdomus Curia Rtghy 
CQfifirmat. D. Diego López de Haro y Alférez del Seíior Rey y 
confirma. D. Rodrigo González y Mayordomo del paíacio del 
Rey y confirma ^. Entre los vasallos fue lo mas principal 



4.» . 



logip y .9ue aquí extracta eí ^iitor ,. lo. los Reales Estudios de S. ísídrp d^ 
üe sacado de una copia de la que Madrid ', la qual se ha cotejado con 
posee D. Miguel de • Maiuiel y Ro- : su original ; jr corregida ]por Doa 



DB LA CIUDAD OE SBVttLA. LIB. I. 87 

lá Villa de Cantillaoa y la al^ea de Chillón. Maravedís 
de juro en diversas rentas y y parte en las que le daba 
de parias el Rey de Granada. Tal fué la primera rique- 
za de esta Iglesia y que ya estaba numerosa en Preben- 
dados y Dignidades ya referidos y sesenta Canónigos , y 
número de Racioneros que no se averigua ; estado en 
que prosiguió hasta el año 1 25i ; algunos nombra el Re^ 
panimiento y que en el se verán : y y a á este tiempo la 
Reyna Doña Juana y los Infantes y los Ricos Ornes , al 
exemplo del Rey y se esmeraban en socorrer esta Iglesia, 
y en ella señalaban capillas para sus entierros t asi Don 
Lope de Haro el Chico señaló la capilla de Santa Lu- 
cía en qujC se sepultó. Y el Adalid mayor y Alguacil 
mayor Domingo Muñoz y la de S. Bartolomé'' , dándole la 
misma advocación que á otra que había dotado en la Igle*- 
sia de Córdoba D» Rui López de Mendoza y y otros Ri-* 
eos Omes las de S. Pedro y de la Magdalena. 

2 Crecia el peligro de S. Fernando ; la enfermedad 
grave y dcfbiles las fuerzas , gastadas con los^ trabajos de 
la guerra y la austeridad de la vida y desahuciaban las 
esperanzas de los subditos afligidos : advertía el próxima 
la muerte y sin que le recateasen sus amenazas los peli-^ 
grosos disimulos de la lisonja. Preparábase como pruden- 
te y como Santo y dando entre los dolores y &tigas ad- 
mirables exemplos de paciencia y tolerancia y resignación^ 
deseando su alma desasirse de las cadenas de la morta* 
lidad y para volar, á la patria de su eterno descanso : que 
hizo testamento y y estuvo en el archivo de nuestra Ca-- 
tedral y es constante > y se deduce de sus antiguas me- 
morias , no de quando faltó de el , en que no se halla^ 
aunque algunos afirman , que lo llevó el Rey Don Fe- 
lipe II y pidiéndolo al Cabildo y quando vino á esta ciu- 
dad muy reciente para haberse olvidado instrumento de 
tanta veneración : y agravándosele la dolencia y pidió los 
Sacramentos y y recibió el de la Eucaristía por Viático, 

Biego Alexuidro de Gaívez > Ra- villa , se hallará al fin de este 
dooero de la Santa Iglesia de Se- tomo. 



:> 



88 ANALES ECUSTASTÍCOS Y SECULARES 

de manó del Gobernador de nuestra Iglesia , Obispo de 
Segovia , D. Raymundo su Confesor , que se lo traxo so- 
lemnemente , acompañado de toda la Corte : y viendo en- 
trar á su Criador , arrojándose de la cama ^ puesto un 
dogal al cuello con insignias de reo á su parecer , pro^ 
testó la fe en ()ue habla vivido , y en actos de todas las 
virtudes y que como maestro de ellas compendió en bre- 
ve y fervorosa oración , se dispuso á recibirlo 5 y des- 
pués en acción de gracias repkió afectos y esperanzas 
de filial amor y temeroso respeto ; depuso desde este pun- 
to todos los aparatos de Monarca, y haciendo llamar á 
la Reyna Doña Juana y á sus hijos , les dio en saluda- 
bles documentos mejor herencia , encomendando los me- 
nores al mayor , á quien leyó lección tan sabia y que si 
la hubiera sabido observar , lograra haber sido verdade- 
cauíente sapientísimo* Y sintiendo luego acercarse el úl- 
timo instante , pidió la candela encendida , símbolo de la 
fe, y con ella repitió fervorosos "actos de amor y con- 
fianza , y humilde pidió á los presentes que en nombre 
de todos sus subditos le diesen perdón de los defectos que 
entendia haber tenido en su gobierno , á que sucediendo 
en todos las lágrimas y sollozos , el entre sdegria y suavl-^ 
dad , después de un rapto en que le juzgaran ya difunto^ 
y de que volvió con mayores muestras de júbilo y regocijo^ 
testimonio de la seguridad de su concieticia, quando a 
su ruego los presentes cantaban el Te Deum laudamusy 
^ntrQgo á Dios el espíritu dichoso , Jueves 30 de Ma- 
yo , día de. S. . Félix Papa y Mártir , en. el ano á lo mas" 
no cumplido cincuenta y quatro de su edad , y á los trein- 
ta y quatro y nueve meses menos un día de su reyna- 
do , que comenzó á treinta y uno de Agosto del de mil 
doscientos y diez y siete : acabó en el Alcázar de esta 
ciudad , dexándole santificado con haber sido su 4iabita- 
cion , y el lugat de su partida á Ici gloria , aunque no 
dura la noticia de en qual pieza , que la devoción consa- 
grarla en capilla , ó fue de las que deshizo para su nue- 
yo edificio el Rey D. Pedro. Quedó el cadáver con mu- 
chas señas de la gloria de $u alma en el aspecto y her- 



D£ LA CltTDAD DE SEVILLA. LlB* I. Sp 

mosura , y después en la íncorruptibilidad 5 y acreditólo 
el cielo , según constante tradición que apoyan algunos 
Escritores , con voces angélicas que se oyeron al punto 
de su fallecimiento , que entonaban : En moritur justus , ¿^• 
mmo eonsiderat. Mirad como muere el justo , y ninguno h 
considera. En que puede advertir la piedad , que profeti- 
zaron los soberanos espíritus , la tardanza y descuido de 
su canonización , que se debia luego á la santidad de su 
vida , sí sus hijOS y vasallos como debían lo considera- 
ran y si bien no tardó en canonizarle á su modo la ge- 
neral aclamación de los pueblos , comenzando á darle el 
título y el culto de Santo , que ya felizmente le ha de- 
clarado debido la Sede Apostólica. De sus acciones coma 
Rey mas pertenecientes á la Historia , epilogare alguna 
parte : las de Santo piden pluma de mayor vuelo , y ya 
las describe la docta y grave del Padre Juan Bernal , de 
la Compañía de Jesús , y su Crónica entera está justa- 
mente cometida por el Rey nuestro Señor D. Carlos II , y 
en su nombre la Reyna nuestra Señora Doña Mariana 
su madre , por su Consejo de Cámara de Castilla , á la 
erudición incomparable de D. Juan Lucas Cortes , noble 
hijo de esta. ciudad , de su Real Consejo , y Alcalde de 
su Corte en el Supremo de Castilla y de quien justamen-* 
te esperamos un perfectísimo todo de la vida gloriosísi- 
ma de tan gran Rey y tan gran Santo. 

3 Nado S. Fernando en el año de 119S , hijo de los 
Reyes D. Alfonso de León j y Doña Berenguela , Infanta 
de Castilla , habiendo tenido abuelos á D. Fernando IL 
Rey de León , y Doña Urraca de Portugal 5 maternos a 
D. Alonso el Noble de Castilla y el famoso , el triun- 
fador en las Navas de Tolosa , y Doña Leonor de In- 
glaterra \ visabuelos paternos , D. Alonso VIII , Empera- 
dor de España , y la Emperatriz Doña Berenguela de 
Barcelona, que fueron por línea materna sus terceros 
abuelos , como padres de IX Sancho el Deseado de Castilla^ 
que con Doña Blanca de Navarra fueron sus visabuelos 
maternos ^ reduciéndose así uno y otro ínclito abolengo á 
la esclarecida varonífi de los Condes de Borgoña , de qup 

TOMO I. M 



• 



\ 



pa AKALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES^ 

procedió el Conde D. Ramón , que casando con Doña Ur-* 
laca , heredera de Castilla y Lcon , fueron padres del re- 
ferido Emperador D. Alonso VIH : nació legítimo , me- 
díante la buena fe del matrimonio de sus padres y aunque 
después la Sede Apostólica lo mandó separar , declarán- 
dolo inválido por el no dispensado deudo. Habla sido el 
Rey de León casado antes con Doña Teresa , Infanta de^ 
Portugal^ y siendo asimismo su pariente en grado pro-, 
hibido^ no sin muchas conminaciones y censuras , fue 
aj^rtado antes del año 1197, quedándole hi;ps D. Fer- 
nando y. que murió en la niñez , y las Infantas Doña San-t 
cha y Dona Dulce : y luego , ó esperando que dispensa- 
ría el Póntífíce^ ó no procediendo y darla tácito asenso, 
pa^ó á segundas bodas en Castilla con la Infanta Pona 
Berenguela,. aunque su parienta también dentro del quar- 
to grado t que estaba viuda de Conrado y hijo delEm-* 
perador Federico $ la paz y bien público de ambos rey*i 
nos y antes discordes , necesitó este matrimonio ^ que. es- 
taba celebrado á los fines del año 1 197 9 según parece de 
muchos privilegios, uno en particular de ij de Diciem- 
bre^ del que ya cité el año de 1246 en el ejogio de la 
Reyna (i5. Kahndas Januarií) en que los Reyes de León 
D. Alonso y Doña Berenguela dieron á D. Martin , Obis^ 
po de Zamora, eí realengo de S. Martin de Bembo, y otro 
de los mismos Reyes al Monasterio de Valparaíso , de 
^4,de Abíil (18. KaUndas Maii) del año 1198 , Era 
12^6 y. sin que obste un instrumento que se cita , con 
suposición de capitulaciones matrimoniales ?ntre estos 
dos Reyes „ de 8 de Diciembre d? ii99 > porque es pa- 
tentemente ^ no conciertos antecedentes » sino asignación 
posterior de arras en diferentes villas y lugares ,. y lo 
afirma su lenguague , en que el Rey llama á la Reyna 
uxor mea y mi muger y palabra, de ya casados* Tuvieron 
cinco hijos , D. Fernando , D. Alonso ,, Doña Constanza, 
Doña Xeoiaor , Doña Berenguela 5 y siendo constante ha- 
ber nacido el primero D. Fernando ,. cierto que se sepa- 
ró eí matrimonio á lo mas tarde aJ principio del año 
1 204 , y recibidio que comenzó á reynar S. Fernando en 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. 1. pj 

¿1 diez y ocho de su edad , bien se retrocede con su na- 
cimiento al de 1 1 98 de que el dia y el lugar se encu- 
bre , haciéndose felicbs algunos lugares con la presunción 
de haber sido su patria , aunque la mas fuerte presun- 
tiva está por la cividad de León , Corte ordinaria de sus 
padres '• 



T No fué en la ciudad de León 
tsi donde nació S. Fernando el III« 
Y con razón dudo Zuñiga de esto: 
nuestros Historiadores no han señala- 
do el pueblo ó sitio en que filé su 
aacimiento ; y ^ cosa que hasta nues- 
tros dias no se ha averiguado , cu- 
ya primera noticia y descubrimien- 
to se le debe í D. Diego Alexandro 
de Galrez , Racionero de la Santa 
•Iglesia de Sevilla, i quien con el mo- 
tivo de un viage largo que hizo por • 
toda España , Francia , Alemania y 
Paises-Bazos , se le proporciono sa- 
berlo , y me lo comunicó de este 
aiodo. 

,^n el año de 1755 (que fué el 
t«de su viage) el dia 18 de Mayo por 
„la comodidad de la Misa , por ser 
nDomtngo de Pentecostés ; en el 
pueblo del Cubo de D. Sancho , en • 
las cercanías de 2^amora , nos acón- 
;,se|ó un Monge Cisterciense que fiíé- 
„semos í su Monasterio deVal-Pa- 
^roM ^doúd» tendríamos la propor- 
^don de oir y decir la Misa , que na 
ntendríamos en el expresado lugar 
„del Cubo de D. Sancho. Agradecí- 
»,mos al Monge el consejo , y con un 
),pr&t¡co del páis , por entre bosques 
>,y malezas llegamos al expresado 
«iMonasterio : : : : En donde después 
do haber dicho Misa ^ el Rmo. P. 
Abad avisónos esperaba en la celda 
tjAbacial para tomar el desayuno: 
«^estaba acompañado de tos Monges 
„ma8 graves de su Monasterio: : : 

«•Experimenté aquí una de las mu- 
Hcka utilidades que dd viajar xe- 



♦» 



1» 



f»' 



f*^ 



,,8ultan í las ciencias: : : : pues la ca- 
»,sual llegada al citado Monasterio 
„me hizo descubrir , á mí el prime- 
„ro , una noticia hasta el dia ignora- 
»,da de todos los Historiadores Espa- 
,»ñoles« En todas nuestras Historias se 
„nos dice , que S. Femando III , Ref 
„de Castilla , nació en un bosque; 
„pero ninguno hasta el dia nos da 
,,razon del parage ó término donde 
t,este acaeció. 

,,Hablando estos Monges de víirias 
„cosas ( mientras duró el desayuno)» 
„y sabido que éramos Sevillanos , y 
^empleados en la Santa Iglesia de di- 
„cha ciudad» el Rmo. P. Abad nos 
„d¡xo , que en Sevilla teníamos el 
,. cuerpo de S. Fernando ; pero que 
„ellos tenían la gloria de que dicho 
„Santo Príncipe hubiese nacido en 
,»aquel sitio , y en el mismo lugar 
f,que ocupaba el altar mayor ^ de su 
„Igles¡a : que en memoria de esto , ^ 
^Monasterio, que fué fundado por el 
«^Emperador D. Alonso en el ntió 
„donde se ve un molino , no muy 
^distante á la baxada del bosque > y 
„cerca del lugar de Peleas de Arriba^ 
^queriendo S. Femando mejorarle de 
i^itlo , y dexar memoria del lugar de 
„su. nacimiento , lo habla trasladado 
yjúi sitio donde hpy está, agre^^ 
dolé varios bienes y posesiones , á 
las que antes tenia por su fiíndador 
„el referido Emperador. 

„De todo esto ( nos aseguró ) to- 
,,nemo8 documentos en nuestros ar- 
f, chivos y papeles*: : : : Sintió el So- 
£of Galvez el no poder verlos por 



»r 



♦»' 






92 



ANALES ECLESIÁSTICOS Y SEClTLAltES 



4 Criólo á sus /pechos la Reyna Doña Berenguela , é 
infundióle primero con el alimento , y después con la 
educion de la mas tierna infancia , todo el ser de sus vir- 
tudes y en que prevenido de divina gracia , no pajrece que 
conoció la puerilidad ; aplicó la madre prudente á la 
cera de aquel natural blando y suave el molde de la per- 
fección de que «era maestra , con que creció con él la 
mas cabal simetría de las virtudes >pero el silencio xle los 
Escritores , que nos dexó sin noticia de su dia natal y 
patrio suelo , no menos pasó por alto los sucesos de su 
' niñez en orden á lo particular , aunque en lo general de 
sus acciones ponderan quanta fue siempre su excelencia, 
$in verse jamas tropiezo en el menor vayven de la edad; 
esmero del poder de la divina gracia , en admirable ni- 
ñez 5 durando la qual en el año 1 202 se añrma que pro- 
fetizó su santidad y su gloria á sus abuelos maternos , que 
ló tenían en su Corte , S. Juan de Mata , ¿undadoi: del 
Orden de la santísiiha Trinidad , tiempo en que ya el 
Pontífice Inocencio III instaba con paternales amonesta- 
ciones por la separación del matrimonio , de que hay 
mucho en los' Anales de Oderico Reynaldo con uno y 
otro Rey , y con la Reyna Doña Berenguela , que afligida' 
primero de dom(^sticos disgustos j que ocasionaba el Rey 
divertido á ilícitas conversaciones ^ después con el escrúpu- 
ló^i4bs. mandatos Pontificios^ se resolvió á volverse á 
Castilla \ eligiende^ tegun creo y antes la vida honesta y 
xetirada y quando estaba en su voluntad declarado nulo 
^su matrimonio j que para perseverar en el instar por la 
dispensación > lo qual habia sucedido á los fines del año 



.«er corta su r^udencüa en el "h/km^ 
.ferio ; pero vio pisturas y otras cor 
.188 por la Iglesia , que comprobaban 
jb que habk oido al P. Abad. 
•. ^ £1 año.sigulente de 1756 de este 
TÍage formó, el dicho Señor Gahrcz 
>uii MS. de todo él ; 7 por atenciones 
-debidas i D.Juan de Santander , fii- 
•bliotecarlo mayor ^e la Real Biblio- 
teca de. S. .M. de Madrid » se vl6 



ebl^gado i nutíidársela Pasados qiia-' 
tro 6 seis aáos , salió un papel publi- 
cando esta noticia , r aplicándose la 
¿loria del descubrimiento debido al 
Señor Galves ; lo que fue un pla^ 
gío , cuyo papel no vio, ni menos he 
podido hdlarlo por diligencias que 
he hecho ; y por consiguiente no po- 
cemos dar razón del modo con que 
pintó esta noticia* 



ÜE LA aUDAD DE SEVILLA. LIB. 1. pj 

1203 , Ó printípíos del de 1204, Parque en este á 2a 
de Mayo cometió al Arzobispo de Toledo , y á los Obis- 
pos de Burgos y Zamora y que la absolviesen de qual^ 
quier incurso , y la hiciesen restituir en sus bienes do« 
tales 5 y al mismo tiempo fué absuelto el Rey de León 
por medio del Arzobispo de Santiago y el Obispo de 
Falencia : refiérelo Oderico Reynaldo con cita de las Epí*. 
tolas y Bulas , en que se ve quanto falta de puntúa- 

^ lidad á nuestras Historias 5 pero no se efectuó «to , sin 
^e ó sobre los mismos lances de la separación á que se 
conformaba el Rey de Castilla , padre de la Reyna ^ obe- 
diente á la Cabeza de la Iglesia , y repugnaba ^1 Leones, 

, ó ya sobre la restitución de la dote , no resultasen dis- 
cordias entre estas Coronas , ó porque irritado el Leonés 
daba indicios de que en. la sucesión de su Reyno ha- 
bla de preferir las hijas de su primera esposa á los hi-^ 
Jos de la secunda , en cuya composición también enten- 
dió el Pontífice Inocencio ÍII,y fué declarado por legítimo 
sucesor de la Corona de León , asistiendo Prelados y Ricos 
Omes , como nacido en buena fe de legítimo D. Fernan- 
do, que con increíble dolor de su madre quedó en com- 
pañía de su padre , aunque algunas veces lo traía á C^ 
tilla á la Corte de sus abuelos , hasta el año de 1209 de 
su edad once , en que del Reyno de Galicia , donde se cria- 
ba , lo hablan hecho venir á su Corte de Burgos sus abue- 
los los Reyes D. Alonso y Doña Leonor , que también 
tenían consigo á la Reyna Doña Berenguela , quando una 
cruelísima enfermedad estuvo cerjca de arrebatarlo en flor 
hasta que desesperados los remedios humanos , imploró 
su madre los divinos y llevándolo al Monasterio de Oña 
'á hacer una povena á nuestra Señora y con que cobró mi- 
lagrosa salud , comenzando á ser favorecido de la Reyna 
de los Angeles ^.á quién creció con sus años su fervoro- 
sa devoción : maravilla no sabida de los Historiadores 
de que dexó memoria el Rey D. Alonso el Sabio su hijo 
en uno de los cantares de las de nuestra Señora y que 
compuso en la poesía de aquellos tiempos , y en dialecto 
mas conforme al de Galicia y cuyo original en su testa- 



P4 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

mentó mandó á la Iglesia en que fuese enterrado 5 causa 
por que quedo á la de Sevilla ^ que lo tuvo en su archi- 
vo , hasta que el Rey D. Felipe II , según dicen , lo lle- 
vó á su librería del Escurial: pondrclo, aunque largo , por 
exquisito , el qual,y otros que adelante se verán , he saca- 
do de un exemplar de igual antigüedad ¿ que posee con 
la debida estimación D. Juan Lucas Cortes , cuyas pren- 
das ya dexo referidas , su título dice : 

Esta ¿ como Santa María guareceu en Onna al Rey Doré 
Femando ^ quando era menyno dfvna grand eirfermedade que 

babia. 

Ben per esta a os Reh 

Jí amar en Sania Mariaj 

ca en as muy grandes coitos 

ela os acorriguia. 
Ca muito amar deben, 

porque Deus nossa figura 

pillou déla , e pres carne 

ar porque desa natura 

veno j e porque iustisa • 

teñen del c dereiuta,- 

c Rjcy nome de Deus este 
-ca d Reyna todavia. 

Ben per' esta -á os Reis , tjrv. 
£ por end vn gran miragre 

direi que aveno quando 

era mo^o pequenno, 

ó muy bon Rey D, Fernando, 
>que sempre Deus essa Madre 

amou , e fbi de seu bando,. 

porque conquerou de JMouros, 

ó mais da Andaluzia* 

Ben per esta a os Reis , ¿^r. 
vEste Menin en Castela 

con Rey D. Alfonso era 

seu auvo , que do Reyno 

de Caliza o fezera 

venir , c que ó amaua . 



J 



DE lA CITTDAD DB SEVIUA. UB. I. ^y, 

á gran maraüi lafdra, 

ear era , y sa Madre 

á que mut ende prazía. 

Ben.fer esta a os Reis^ ^€; 
E sa auva , y era 

filia del Rey d' Ingraterra, 

moUer del Rey D. Alfonso, 

porque ^1 passou á Serra, 

c foi entrar en Gascona 

po la ganar por guerra, 

é ouveñd á mayor parte 

ca todo ben merecía. 

Benper esta a os Reis, ¿^•r. 
£ pois tornous á Gástela 

de. si en Burgos moraua, 

c un Espital fazía 

él e sa moller lauraua 

ó Monasterio das Olgas, 

é en quant assi estaua . 

dos $eus ñllos , e dos netos 

muy gran pracer recebia. 
. Ben per esta a os Reis , é^c. 
Mais Deus non querque ó Orne 

este sempr en un estado 

qiiis que D. Fernando fosse 

oseu Neto tan cuitado 

d' una grand enfermedades 

que foi del desasperado 

jcI Rey, mas enton sa Madre 

tomou tal come ' Sandia. 

Ben per esta a os Reis^ <¡^c. 
£ oyu ídhr de Onna, 

ú aula gran virtude 

dis da , leualo quero 

á Ib assi Deus n/ayude, 

ca ben creo que á Virgen 

He de vida , c saude, 

c' jquando aquest ouue .dito 



95 ANALES BCLEStASTlCOS Y SECtTLAUS 

de seu Padre s* espedía. 
Sen per esta d os Reís ^ ¿^•^* 
Quanto3 la ir assl virón 
gran piedad* ende auian, 
e muí mais polo menino 
á que todos ben querían^ 
c yan con ela Gentes 
chprando multe echangíaii 
beh como se fbsse morto 
ca á tal door aula. 
Ben per esta a os Reis , (^r* 
Ca dormir nunca podia 
nen comía nen mlgalla, 
é vermees del sayan 
muitos c grandes sen falla 
ca á morte ia vencerá 
sa vida sen baralla 
mai5 chegaron log á Onna^ 
e teveron sa heugia. 
3^ per esta a os lUis ^ étc^ 
Anto Altar mayor logo, 
e pois ant'ó da Reyna 
Virgen Santa groriosa 
rogandolle que aeyna 
en tan gtandi enFcrmccUdc 
posesse sa meezina 
se seruizo do. Menino 
en algún tempo quería. 
Ben per esta a os Reís , &€. 
A Virgen Sartta María 
logo cpn sa piedade 
acorreu á ó Menino, 
e de sa enfermedade 
He deu saude comprida, 
e de dormir voontade, 
é de pois que foi esperto 
logo de comer pedia. 
Ben per esta i os Reis y &c.. 



1 • • 



DE LA CIUDAD Í)E SEVILLA. LIB. f. $J 

Ante de qulnze dias 
foí esfor^ade guarido 
tan ben que nunca mais forá 
de mais deuUe bon sentido, 
c quando el Rey D. Alfonso 
ovu' este miragr' oído 
loco se foi^e canrynno 
á Onna en tbmaria. 
Ben per esta á os Reis , ¿^r. * 

y Cuyo milagroso suceso bien se pone en el ano de 
1 2op , porque en c'l consta de privilegios é historias lá 
expedición y empleos que señala. Siguióse en el año de 
1 2 1 2 aquella gran invasión de los Moros , que pensaron 
anegaren su multitud la christiandad de España, de que 
triunfó gloriosamente el Rey D. Alonso de Castilla/ 
acompañado de los Reyes de Aragón y Navarra en la 
milagrosa y célebre batalla de las Navas de Tolosa , á que 
no se sabe que acudiese el Rey de León , indicio de que 
si no duraba la guerra , permanecía la enagenacion de su$ 
voluntadeis , victoria que dio facilidad á acabarse de er-¿ 
tirpar la Morisma de España , y emprenderse la con^ 



I Esta cantiga , y las demás que tengo duda son. los mismos que fiíé^ 

tiuestro autor pone aquí del. Rey D. ron del Rey D. Alfonso , y los que 

Alonso , las he cptejado y corregí- estuvieron én la Santa Iglesia de Se- 

.do , 'quitándoles los muchos yerros villa, como lo deico dispuestb este 

que tenían pQr los Códices que de Rey. El autor mas' adelante babla de 

todas ellas posee el Real Monasterio los libros que compuso este Monar- 

del Escurial. Los que por orden su- ca , en cuyo . lugar se demostrará las 

I>crior fiícron conducidos í la Real razones y documentos que hay ' pa- 

Academia cic k l^istoda de Madrid ta afirmar,- que estos Códices son: loa 

para varios fines ; esta comisionó originales, y los que permanecieron 

entre otros á Don Miguel de Ma- en el achivo de la Santa Iglesia de 

miel y Rodríguez , Btbliotecano pri^ Sevilla hasta el tiempo del SéüorrD. 

mero de loa Reales Estudios de San Felipe II k^&ie io» mandió pasar al 

Isidro para su vista ; al que debí el dicho Real McTnasterto del EscuriaL 

particular £ivor de que pudiese cote- Esta cíntijga es la - 21 k , y ha* demás 

{ 'arlas con estos celebres Códices, en sus respectivos lugares se dirá \ i 

OB que. eslín perfectamente escritos^ qué número borrespopden de los eac-* 

y muy bien confléryados ^ios que &q .presadoe QSdioes. w... . . ;> 

TOMO !• N 



I 
t ■ 



^% ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES. 

quista de Andalucía , que antes se miraba inaccesible por 
su mucha fuerza y población , y continuos socorros de la 
Afírica y á que firanqueban el paso sus puertos y marinas; 
pero no quiso Pios que el Rey D. Alonso tuviera tiempo 
para empresas que estaban destinadas á su feliz nieto , al 
qual con su hermano D. Alonso y la Rcyna Doña Be- 
renguela tenia en su compañía y celebrando con solem* 
nidad la Pascua de Pcntecostct en S. Torcaz el año de 
.1213 , como escribe el Arzobispo D, Rodrigo, testigo de 
vista , y se hallaron también á su muerte y entierro , co- 
mo escribe el autor mismo , quando acabo su heroyca 
vida un año después en el de 1214 á tf de Octubre 
en Garci Muñoz ' , aldea de AreValo , digno de eterna 
fama , que en vano mancillan falsamente apócrifos cuen^ 
tos de la Judía hermosa de Toledo , á quien fingen que 
se entregó tantos años , olvidado de sí y de sus vasa-^ 
líos y que castigó el cielo con amenazas de troncar su lí- 
nea varonil y que añaden le fue revelado por un Ángel 
en la villa de Illescas ,.en que de suceso particular y cu- 
yo origen y progresos extendió la narración fabulosa , hay 
memorias confusas , siendo tan cierto que no del todo se 
puede negar el juvenil amor y como ni creer su conti- 
nuación y efectos 5 pero si resvaló en la Juventud, en 
todo lo demás de su vida se portó tan gloriosamente , co- 
mo Rey grande y gran christiano , propagador de la fe, 
que aun mayores defectos , á haberlos tenido , bastaran á 
borrar sus virtudes. Siguiólo quince días después á pri- 
mero de Noviembre la Reyna Doña Leonor , y ambos 
yacen en el Real Monasterio de las Huelgas de Burgos, 
Habiendo tenido hijos á los Infentes D. Sancho y D. Fer- 
nando j que les precedieron en la muerte $ y á Doña Be -~ 

1' El Arzobispo D. Rodrigo d- ^terminé h vida, y con ella la glo« 

tsdo^ por el anotador del P. María- „rla de Castilla" : por donde paie» 

aa dice : „Comenz6 i enfermar gra^ ce haberse equivocado Zdñiga en el 

^veniente en derta aldea de Aréva- lugar del fillecimiento de este Rey, 

s^o^.llanHida GuHerré Muñoz ( no f^omo le sucedió á Mariana, Historia 

iX^arci Muñox cpnio dice Mariana) de España j. impresión de Valencia^ 

„donde agravado.de la calentura 4am. ÍV* pág. 2/8* 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB, I. p^ 

rengúela , á cuya prudencia fió el Rey la tuteía y crian- 
za de su hermano el Rey D. Henrique ^ que sucedió en 
la Corona , obligándole á salir del honesto retiro en qu^ 
vivía , empleada en obras de virtud y caridad Doña Ur- 
taca , Doña Blanca , Reyna de Francia y madre de Sati 
Luis, á quien los historiadores que atribuyen la mayoría 
y el derecho ahora á la sucesión , están bastantemente re- 
futados , á Doña Leonor , Reyna después de Aragón \ á 
Doña Constanza , Monja de las Huelgas , Doña Ma,fal- 
da y Doña Sancha , Religiosas , y la segunda Abadesa 
en el Convento de Vileña. 

6 Infeliz y calamitoso fue el breve reynado de D. Hen* 
fique , porque sin que bastase la prudencia de la Reyná 
Doña Berenguela , se apoderaron de su persona , que era 
de once añois , los Condes D. Alvaro , D. Fernando y 
D. Gonzalo de Lara , poderosos mucho en deudos ^ va* 
salios y riquezas , y por la claridad de su prosapia , aplau- 
didos en la primera suposición de Castilla , precedieron 
muchos lances i pero al fin excluida la Reyna , se apode* 
ró de la tutela del Rey el Conde D. Alvaro , y reyno con 
su sombra , soberbio ^ absoluto y tirano hasta Domingo 
6 de Junio del año 1217 , Era I2yj , en que el desgrar 
ciado golpe de una teja le acabó la vida , y trasladó tA 
derecho de reynar á Doña Berenguela , como la miayor 
de sus hermanas , que valiéndose para su propia ittipíoffr 
tanda* de la astucia con que el Conde D. Alvaro, pot 
asegurar mejor sus cosas , disimulaba el fallecimiento del 
Rey , acordó, consultando su magnanimidad y su amor, 
procurar la venida de su hijo D. Ferníindo para renun- 
ciarle el reyno ; porque aunque estaba en Castilla el afeó 
de 1 2 1 4 quando murió su abuelo , como ya dixe , habfá 
vuelta á León , acaso porque en el mismo año de ítia 
murió su mayor hermano D. Fernando , como notare áde»- 
lante. Resolvióse , pues , á esto la Reyna Doña Beren- 
guela , y envió con secreto y celeridad á D. Lope Día» 
de Haro , y D. Gonzalo Ruiz Girón, "áqu¿ á tituló dfc 
consolarla y defenderla de la tiranía de los Í;araS^ó.<l^ 
que peligrosa enfermedad la tenia cetcafta á la muevce^ 

N2 



loo ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

pidiesen al Rey de León á su hijo , que concediendo íi^ 
cU entonces á su ruego , dio permiso á su venida , y lIe-« 
gáron aquellos caballeros con el joven Infante á Artillo^ 
acompañándolo su menor hermano D. Alonso ^ que des^ 
de luego lo sirvió ñel y constante á la presencia de la 
Rey na su madre y á cuya obediencia hablan ya acudido 
Prelados y Ricos Ornes , y que sumamente alborozada y 
golosa, después de hacerse obedecer por legítima Rey- 
na y inmediata al difunto Henrique , le renunció la Co^ 
roña y haciéndolo aclamar Rey de Castilla , primero en 
Náxera , á donde sirvió de dosel un olmo , y después con 
mayor solemnidad en Valladolid , juntó el Reyno en Cor- 
tes á treinta y uno de Agosto de este mismo año de 
jraiy desde que comenzó á contarse el^ primero de Don 
Fernando , . que se praeba y aunque no se oponen los 
historiadores , por muchos privilegios : basten dos de 28 
de Noviembre , y 2 de Diciembre , en Falencia en que 
confirmó otros de sus pasados al Monasterio de SanAbi^ 
tú, y ootapdo en su data : anm regní mei primo : primer 
año de m rtynado. Hizo Doña Berenguela la forma de 
ceñirse el laurel , solo para aposesionarse en su derecho, 
y trasladarlo á las $ienes de su hijo con notables esperan- 
zas de acierto , en quanto' observaba en el nuevo Rey 
vn perfecto compuesto de todas las virtudes , en grado 
lior muchos si^rior á su edad , de poco mas de diez y 
•pcho años , hermoso en el aspecto, bizarro en el talle, 
robusto en las íiierzas , apacible en el trato , benigno en 
la magestad , medido en las palabras , inculpable en las 
costumbres , religioso en los exerdcios , y que indicaba 
«sabiduría asistida de. divinos auxilios y v prometía felices 
pjrogresQsien recto y prudente gobierno , y mas conel 1^:^ 
do y dirección de tal madre y la que miraba tan obedieih- 
te y rendido , como si le hubiera entregado el cetro con 

fravamen de depender de las insinuaciones de su sem-r 
Jante, en que nunca discrepó .^n atondo en el resto de 
'^u vida > origen sin duda de sus mayores aciertos, usando 
<^fpmpre en sus privilegio^ y provi$ioi;ies la clausula ^ /;ir 
^tpSQig^ifri^ f99€^ Regina B^refigari^ : de eommtímiinto 



DE LA CIUDAD DE SBVlLLA* UB, I. lOl 

ie la Reyna mi madre DoHa Berenguela , cuya preljicion en 
el derecho de rqynar á su hermana Doña Blanca , Rcy- 
na de Francia , á que en otro tiempo engañados , atin- 
que graves autores nuestros dieron ocasión de. contro- 
versia , está ya tan fuera de ella , que sobrarán sus ave^ 
xiguadones. 

7 Felicísimo principio si á turbarlo no se infundieran 
rebeldes espíritus en los Laras y aunque mas atenta y 
benigna la Rey na los procuró, reducir sin la violenciaf 
pero no era de admirar el medio que altivo proponia 
el Conde Don Alvaro de que se le entregase la tutela 
del nuevo Rey , cuya edad , valor y talento la hizo mas 
insolente, y se hubo deparar ai rigor de las armas, á 
que spbrevino indigno furor en el Rjey de León , qiie 
teniéndose por burlado en el modo de traerle al ínfente, 
y como si pudiese ser justo Señor de las provincias , de 
cuya Reyna no era legítimo esposo , juntando presto un 
buen exc'rcifo á cargo de Don Sancho hermano suyo , lo 
envió delante á invadir á CastilU niientras ló seguía con 
mayores fuerzas : conjtendian en Fernando tn este caso,? 
como Rey , las obligacionos de padre de sus vasallos injus- 
tamente acometidos , á cuya defensa debia sin excepción 
alguna oponerse, y las de hijo del acometedor, ;á quien 
fillfil teyerencia queria jrenldit quant^o con íi'Ji^sniiion do 
hijo pudiese sin daño de los subditos ^ cehtcadiccion' en! 
que se 'daba muy difícil el medio. Procufó empero cori 
su madre los de aplacarlo con cartas y Embaxadores los: 
Obispos Don Mauricio de Burgos y Don Domingo de 
Avila , representándole qyan le^timaipente íeynaba , j 
quanto , si desíipasionadaínente«;10 cpnyiderjfse , le. pro-i 
vendría * 4p gloria de tenejr á su hi'fo . Rey 4c Castilla^ 
fon que upidas^ sus armas podrían emplearse contra el 
Moro , €t>mun enemigo j pero negó . Don Alonso el óido 
á estas ; justas representaciones pensando lograr conquisa* 
tada la Qfífom qu^js? le escapp dot^ > y ma^-quando la 
B^cyna •pi;$)ponicn4oja.4f)or Hffflio^-de Don AlQhsoTellez 
de Menese^ que volviese á su consorcio , y solicitarla 
que el PontíQce dispensase , respondió firme ejci aus pro- 



102 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

pósitos 5 repulsa que tuvo por nuevo agravio : ia pu- 
janza de SU excrdto era mucha 5 la asistencia que le 
daban los Latas la aumentaba ; pero todo no surtió en 
mas que talas y correrías hallando fortificada la ciudad 
de Burgos , á que se encaminaba , y viendo á los Cas- 
tellanos superiores en esfuerzo , como lo eran en razón 
y justicia , si inferiores por entonces en número ; y hubo 
de volver á su reyno menos orgulloso si no menos apa- 
sionado y habiendo executado lastimosas hostilidades. 

8 Después de otros movinílentos importantes á las 
cosas públicas , y de premiar con su presencia la valerosa 
resistencia de la ciudad de Burgos , pasároa á Falencia 
los Reyes Don Fernando y Doña Berenguela : ya queda 
visto el tiempo en que en ella estaban , á que acudieron 
con la obediencia y la disculpa algunos personages y ciu- 
dades que se hablan retardado , y en ella los halló el aüo 
de 1 2 1 8 , procediendo con las armas contra el Conde 
Don Alvaro de Lara , que vencido y preso , consiguió 
fácil el perdón , á que presto ingrato se pasó al Rey Leo-^ 
i^és ^ haciéndose Caudillo de sus armas que proseguían 
con repetidas invasiones , no con mejores sucesos ; pero 
atajóle la muerte Intempestiva á sus- altiveces , pero muy 
oportuna al castigo de sus insultos 5 tan pobre , que ne- 
cesitó de que la Reyná ofendida anteponiendo su piedad 
honrase el cadáver , que le faltaban los últimos honores. 
Huyeron sus hermanos /y fue' tortandó el filo de la es-í 
pada , y restañando el fuego de la prudencia de San Fer- 
nando multiplicados cuellos dé la hidra de ia rebeldía; 
y estaba aún con su madre en Falencia á 3 de Junio, 
según se advierte en data' de -confirmación de las dona- 
ciones de sus pasados- áía Saátá Igl^ia de Toledo , con- 
tando aún el primer alio de su reynado 5 y entre tantd 
el Pontífice Honorario III , que de tales cliscordias reco- 
nocía notable perjuicio á la christiandad de estos reynos, 
cuyas fuerzas debían volverse contra los Sarracenos , in- 
fluía muchas paternátes<>(iilígeiicífts • y' escribe Odferíco 
Reynaldo que ¿ncargó^P Arzobispo de Totedo y á los 
Obispos de Palenda ^ Burgos' que vibrasetl con censuras 



D£ LA CIUDAD DS SEVILLA. LIB. U lO) 

con crsi los turbadores de la paz las armas de la Iglesia^ 
y al Rey en carta de primero de Agost): ^*En que so- 
99mos inducidos , decía , á emplear cuidado y especial so-> 
)>llcitud acerca de tí y de tu reyno por la consideración de 
99tu edad , y muevennos los preclaros méritos de Alfonso^ 
txle ínclita memoria , Rey de Castilla y tu abuelo ; por esto 
ivasintiendo benignamente á los ruegos de tu serenidad re-« 
)Kibimos en especial protección nuestra y de la Sede Apos- 
)9tólica tu persona y tu reyno , &c.'' Y antes á lo de Julio 
habla expedido Bula en que declaraba que la nulidad sen--' 
tenciada del matrimonio de sus padres no debia dañar 
al Rey mxestro para suceder en la Corona de León j por- 
que su padre , según la real costumbre , lo tenia recibido 
por legitimo hijo y legítimo heredero , y lo habia afir- 
mado con juramento en la paz que se habla ajustado en-* 
tre el y el Rey de .Castilla su suegro , y abuelo de Doá 
femando y int£rviniendo el Pontífice Inocencio III.su pr^ 
decesor ^ con consentimiento de los Prelados y Ricos 
Ornes j como ya dexo escrito , y de que es esta la pnie* 
ba y en que se ve quan prevenido estaba sil derecho y y 
que se halla.ba jurado sucesior del reyno de Leon.iauh* 
que svk padre daba indicios, entre sus iras de haberlo, dei 
querer excluir de el ,. parece que conociendo eiPontífíce 
el valor y santidad de Fernando trabajaba por quitarle 
quantos impedimentos podian serlo de su total empleo 
contra los iBfieles y en quienes entendía durar el asombro 
del vencimiento milagroso de las Navas de Tglosa ; mués- 
tralo una carta suya de este mismo año para el Arzo- 
bispo de Toledo , y los Obispos de Burgos y Avila , en- 
tre cuyas exhortatorias cláusulas : ^* Notad , dice , el tiem- 
99po y como creemos , oportuno para levantaros contra 
mquellos Agarenos de que estáis cercados , quando to- 
f^dayía se cjree que están atónitos con el milagro de aque« 
9tlla victoria que el Señor de los exércítos ahora cinco 
fíanos divinamente concedió &c/^ Refiere e inserta uno 
y otro Oderico Reynaldo, y como el Pontífice hacia con 
el Rey de León iguales oficios , justamente fue San Fer- 
nando desde su principio cuidado de la Sede Apostólica, 



J[04 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

cuya exaltación tanto había de* procuran Hallólo en Mon- 
tealegrc á 3 de Octubre contando ya el segundo año de 
su gobierno , en que concedió al Arzobispo de Toledo 
Don Rodrigo y á su Cabildo lo que les dio Fernán San-' 
chcz , repostero del Rey Don Alonso su abuelo 5 y por- 
que demos algo á la erudición histórica confirman este' 
privilegio Obispos Don Mauricio , de Burgos $ Don Te- 
lio , de Falencia 5 Don Rodrigo , de Segovia ; Don Gi- 
jraldo , de Sigüenza j Don Melendo , de Osma 5 Don Gar- 
cía ^ de Cuenca ; Don Domingo , de Avila 5 Don Do- 
mingo , de Plasencia : Ricos Ornes Rodrigo Diaz, Alvar 
Diaz, Juan González, Alfonso Tello, Fuer Teliez, Ro- 
drigo Rodríguez , Guillen González , Alcayde de Toledo, 
Lope Diaz , Alférez del Rey , Garci Fernandez , Mayor- 
domo, de lá Reyna 5 Gonzalo Pérez de Arenillas , Me- 
tíno. mayor en Castilla : tuvo este año San Fernando en 
su Corté al glorioso Santo Domingo de Guzman $ y en 
el el Pontífice Hoporió III concedió á 28 de Diciembre, 
según hallo la razón sacada por el Maestro Ambrosio' 
de . Morales , de que asimismo es el privilegio referido 
á la Santa Iglesia de Toliedo , laS' mitras de que usan sus . 
Dignidades , que pocos años después veremos tambíéa* 
concedidas á la de Sevilla: Sütedió á esta sazón , según 
colijo de algunas memorias y aquel prodigioso caso de 
Toledo tan decantado , en que cavando en una viña suya 
un Judío halló libro escrito en ia3 lenguas hebrea , grie- 
ga, y latina , que contenía tres edades del mundo, con- 
sideradas- desde Adán hasta el Antechristo ^ y advertía 
que aquel libro se habia de hallar en tiempo del Rey 
Fernando : incluíalo el hueco de una piedra , escrito en 
tablillas delgadas, sin que en ellas se reconociese s^ujero 
por donde pudiese haber sido entrado , ni s^r pegada . de- 
dos piezas , aunque se dividió con facilidad , y lo taro* 
del suceso induxoal Judío á convertirse con toda su fa-^ 
milia : bien se que otros lo ponen en otro año. 

^ Este notable suceso del libro que descubrió el Judío 
en Toledo pone en el año de 1250 Fray Nicolás Tribeto, 
dominico, en su Cronicón que escribía el año de 1307 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB* I. . lO^ 

Ó poco después 5 y hubieralo seguido en ponerlo en él á 
haberlo visto antes por autor de gran fe , y por sucedido 
después de la conquista de Sevilla. Imprimi(^o en París 
así el año de i66Í Lucras Acherio en el tomo octavo de 
su Especilegio , obra útilísima á toda historia j y á que 
debe no pocas singularidades la de España, if 

9 Cayó al fin la soberbia de los Laras ; suspendióse 
ia porfía del Leonés mas en la imposibilidad que en el 
conocimiento de su error y aversión injusta á Don Fer- 
nando , en que perseverando hasta la muerte comenzó 
Castilla á verse en dichosa tranquilidad ^ y advirtiendo 
la Reyna la importancia de la sucesión^ y á su hijo en 
los riesgos de joven , aunque se conservaba en la pure- 
za de ángel , le solicitó digna esposa, alcanzando su pru-*' 
dente perspicacia hasta Alemania /donde la halló al mol- 
de de su deseo en Beatriz , que huérfana de sus padres 
Filipo y Duque de Suevia , electo Rey de Romanos , y 
María Irene de Oonstantinopla , estaba al amparo del 
Emperador Federico II su tio , la fe de cuya verdad car- 
sobre la de nuestros Historiadores , y de lo contení- 
io en ios privilegios $ porque las Histotlas de Alemania: 
ninguna noticia muestran de este casamiento. Octavio dtf 
Estrada en las Vidas de los Emperadores hace á Beatriz 
hija de Filipo , muger del Emperador Otón IV : otros 
la refíicrén Duquesa de Borgoña , si acaso no tuvo dos 
lujas de un- hpmbre. ^ Creen algunos hija única á la 
Rcyná Doña Beatriz 5 pero el diligente David Biondelo 
ajusta que tuvo tres hermanas (vol. 2. tabla genealógica 
144.), María , Duquesa de Brabante , muger del Duque 
Henrique II 5 Cunegundis , Reyna de Bohemia , muger 
de Wendslao ; y Elisa , primera esposa del Emperador 
Otón IV : apcníis de las tres hay alguna con quien algún 
autor no equivoque nuestra Reyna , que parece haber 
sido la mayor. % Fueronla á pedir al Emperador Fe-* 
derico , Don Mauricio , Obispo de Burgos ; Don Pe- 
dro ,' Abad de* Rioscca 5 y Don Pedro Odcario , Prior 
del Hospital ; Embaxádores que nombra la Crónica anti- 
gua , á que o^as añaden á'Don Oabciel Fernandez de 

TOMO I. O 



10$ ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Víllamayor, que concedida, la conduxcron con real pom«^ 
pa por la Francia , en cuya Corte de. Paris fue recibida 
y tratada con real magnificencia por Felipe II , Rey de 
Francia , con cuyo hijo Luis VIH del nombre desde el 
año 1 200 estaba casado con Doña Blanca , Infanta de 
Castilla , hermana menor de la Reyna Doña Berenguela, 
de quien á 2j de Abril del de 1215 habla nacido el 
gloriosísimo San Luis : y si como quieren Historiadores 
nuestros culpablemente afectos á Francia , hubiese sido 
Doña Blanca la hermana mayor , y á^uien por derecho 
de sangre ahora se hubiera debido la Corona de Casti- 
lla , muy cerca estaba la usurpación de Doña Berenguela 
para tanta conformidad entre estas Coronas que parece 
pudo advertir el advertido Padre Juan <ie Mariana^ Ce- 
lebráronse las dichosas bodas en Burgos dia del Apóstol 
San Andrés á 30 de Noviembre del año de 1219 , ha- 
biendo tres dias antes en el Real Monasterio de las Huel- 
gas con solemnes ceremonias armádose á sí mismo ca- 
llero el Rey faltando persona digna de conferirle la 
caballería. Ponen algunos Historiadores estas bodas en el 
año de 1220; pero en este á 1 2 de Diciembre en prí* 
vilegio al Monasterio de las Huelgas de Burgos , y en 
aquel á 14 de Abril en privilegio concedido al Monas- 
terio de Fitero , dice el Rey : Anm regni mei 3 5 ^amo w- 
delicet , qw ego frafatuí Rex Ferdinandus in Monasterio 
Sanctdt Mariée Regalis de Burgh manu propia eingulo mi^ 
litarii me accinxi , et dominam Beafricefn Reginam Pbilippi^ 
quondam Regis Romanorum filiam duxi solenmiter in uxo- 
retn. Año tercero de mi reyno 5 año conviene á saber ^ en que 
ya el sobredicho Rey Fernando.en el Monasterio de Santa 
Maria la Real de Burgos con mi propia mano me cení del 
eingulo militar , y recibí solemnemente por muger á la^ 
Reyna Doña Beatriz, hija de Filipo, en otro tiempo Rey de 
Romanos. A que el Arzobispo Don Rodrigo añade, que la 
Reyna su madre le ciñó la espada: dh mater sua, dice , nobi-- 
iis ensis cingulum deascinxit : y su madre le ciñó la espada; 
y que velo á los novios en la Iglesia Catodrál su CXii^ 
Don Mauricio y aslsticodo . íos Magpates y Señoras prin- 



DE LA CltTDAD DE SEVILLA. LIB. í^ lo^ 

cípales de todo el reyno , y casi todos los ^Soldados y Go^ 
bernadores de las ciudades ; y que el Obispo de Burgoi 
Don Mauricio fue por la Rey na Doña Beatriz lo confir^^ 
ma el Rey en privilegio de 2 2 de Junio del ano de 1 2 2 r ♦ 
de mercedes al mismo por ios grandes trabajos qite pasó 
en aquel viage á Alemania 5 comenzó á 3 1 de Agosta 
del ano de 12 19 , á contarse el año tercero del Rey, en 
que habiendo sido sus bodas dia de San Andrés pertene-^ 
ten ai mismo ; y quando faltara otra noticia de la fília-^ 
tion de la Reyna ,se halla aquí- con toda 'claridad 5 ade-n 
mas, que en los Anales Eclesiásticos de OJerico Rey^^ 
naldo hay no pocas noticias de quando el Rey Don Alonso 
el Sabio pretendió perteneccrlc los Estados de la casa de 
Suebia por el derecho de su madre. Semejantes prívile^ 
gios se hallan citados por Dk>n Antonio de Lupian Za- 
pata en la Vida de la Rcyna Doña 'Berengiiela , y por 
Diego de Colmenares eh su Historia de Segovia , en cu- 
ya ciudad se hallaba el Rey á 26 de Enero del año de 
1220 , en el qual Don Gonzalo "Nuñez de Lara , el últi- 
mo licrmano de los tres rebeldes Condes , pretendió re-^ 
sucitar las perturbaciones , atmyendo á eUa á Don Gon-' 
zalo Pérez de Lara su deudo . Señor de Molina y Mesa/ 
^Pero la guerra (dice el Paare Juan de Mariana) no 
fyñxé de mucha consideración , á causa que el Señor de 
«^Molina conociendo el engaño y el riesgo que sus cosaá 
^Kortian , pidió perdón, y lo alcanzó por medio de la 
wReyna Doña Berenguela.'' Y después sirviendo leal r¿. 
compensó esta desobediencia : no así Don Gonzalo Nu- 
ñez , que buscó asilo en los Moros , y acabó en Baeza, 
ni tmiy santa m muy banradamenti , como dice el mismo 
Padre Juan de Mariana. Con que el fin de estos tres 
hermanos tan elevados de pensamientos fue' igualmente 
trágico , porque el Conde Don Fernando habla acábadd 
en África en igual destierro : tan breve y tlgurosamcnte 
vengó Dios las .ofensas de San Fernando. Del Conde I>on 
Gonzalo y de Doña Maria Diaz de Haro su muger que- 
dó hijo Don Ñuño González de Lara , que Veremos fa^ 
moso en la conquista y repartimiento de esta ciudad^ y 

O2 



f, 



Io5 ANALES ECLESlASTf<JOS VSBCtU-ARES: 

Alcayde de su Alcázar. Sucesos que lIenárot> el ano de 
Í220 5 y en el de 122 1 en Scgovia á 23 de Mayo agre-* 

10 á U Orden de Calatrava la de Monfranc y su casti- 
k>, que. instituyó su abuelo .materno el Rey Don.AloijsQ 
4ft; Castilla , de qué v^o tieocn recuerdo njuesrras Histo-j 
rías : y en Toledo á 23 de Noviembre , dia de San Cíe- 
inente ^ fausto siempre á San Fernando , nació primoge-^ 
nitodesu feliz matrimonio el Infante Don Alonso, cuyo 
nacimiento, también posponen los Historiadores 5 pero del 
privilegio de los Fperos de Toledo, que queda insertada 
en el año defi25'o, consta que era nacido á 15 de Junio 
del año de 1222, que basta para prueba de haber naci^ 
do en el de 12^1 : algunos dicen que nació primero la 
Infanta Doña Berenguela, que fue Monja en las Huel-* 
gas: de Burgos i y ..el año de 1223 gastó el Santo Rey 
en^ discurrir con su madre y esposa por las ciudades del 
^eyno dando forma á las cosas del gobierno , afirmando 
h justicia y la tranquilidad entre los vasallos , y extir- 
pando con debido rigor en sus principios faego de he* 
regía, que de algunas centellas de las de ios Albigenses 
de Francia que Rabian saltado á Castilla se comenzaba 
a. prender , llegando su ardiente zelo á ofrecer sus reales 
hombros para el peso de la leña que habia de servir á 
abrasar los obstinados hasta el año de 1224 , en que im- 
paciente ya con el zelo de propagar la fe , y habiendo 
del todo acabado de debelar sus rebeldes , declaró en To-^ 
iedq su iiitencion de hacer sangrienta guerra á los Alo* 
ros , y se ofreció á Dios en. éste glorioso empleo con sa- 
gradas ceremonias qbe exageran mas que explican las His- 
torias , ayudando su valerosa resolución la Reyna Doña 
Berenguela surmadre, Vque habiendo, como dice el Ar- 
f^zobispo Don Rodrigp , querido que su hijo, y a libre de 
i^las injurias de los Christlanos , ofreciese á Dios las pri-r 
nmicias de su milicia , ayudó también á que la* tregua 
fique habia con los Moros no se prorogase'' : con que 
juntó excrcito numeroso, asistiendo el Arzobispo Don 
Rodrigo , $e dispuso á marchar á Andalucía 5 pero antes 
algunías tropa$ que.se a{>ellidáron en las comarca^ de Cueor 



I>£ LA CIUDAD DB SBVtLLA« US. I. I09 

cal entraron por el reyno de Valencia y saqueároa mu- 
chos lugares , de que volvieron con gran presa j escar- 
mentando de tal manera á su Rey Zeit Abuceit , que 
después se hizo vasallo del nuestro , aunque el Rey Don 
Jayme de A^ragon se dio por agraviado que tenia aquel 
reyno por de su conquista? y se pudo temer rompimiento, 
que se templó con fácil composición $ pero esta fue' el año 
siguiente , y en este San Fernando conquistó la Anda*!* 
lucía , baxando a ella por el puerto de Mudalal , muchos 
importantes lugares , acompañándolo á la santa guerra el 
Arzobispo Don Rodrigo , Don Lope Diaz de Haro , Don 
Rodrigo González Girón , Don Alonso Tellez de Menea- 
ses , y otros muchos Ricos Omes y caballeros , hasta que 
entrado riguroso el otoño , dio vuelta á Toledo , donde 
lo esperaban las dos , Rey ñas su madre y esposa y dispo- 
niéndose para proseguir la guerra en el ano siguientes 
pero permitiendo después de da^ á Dios las debidas gra-* 
cías , que la Corte se divirtiese en honestos regocijos , á 
que acaso dio nueva ocasión el casamiento de su herman 
na la Infanta Doña Berenguela con Juan de Breña , Rey 
de Jerusalen , que vino á España á visitar el cuerpor del 
Apóstol Santiago , y á efectuar sus bodas , que aJ^noo 
anticipan á otro año. 

10 Prosiguió la guerra con igual . esfuerzo ; y gana-* 
das Andujar y Marros , que esta dio á la Orden de Csl-í 
latrava y tuvo por particular felicidad reducir^ á su ser.^si-^ 
do á Don Alvar Pérez de Castro , que ausetite de Cas* 
tilla por pasados disgustos vivía entre los Moros 5 Gau** 
diilo de gran valor y destreza , que en los años si* 
guientes sirvió muy fino , si antes con su retiro puf 
do deslustrarse $ y quando ya desde 31 de Agosto sexon^ 
taba el año nono de su reynado , vino á ponerse etr sú 
obediencia Aben-Ahbmad., Rey de Baeza / entregañdé 
algunpis castillos : y aunque el tiempo d? este suceso ae 
lee con variedad notable en los escritores y pprque fb¿ 
uno de los que produxcron mas dichosas resultas y se ha-r 
lia fíxo en data de privilegio de 3 de Enero del año 
próximo ^ concedido á un cabaUilío libando rOcdaño Al^ 



lio ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

varez j de la Azuda de Argamasilla en el rio Guadiana/ 
que dice , según el estilo de observar en los privilegios 
los mas relevantes acaecimientos de cada año , de que 
proviene mucha luz á las Historias : Armo regni sui nono^ 
quo anno Azebid Abu Mabomad Rex Baecia , devenit va-^ 
sallus Rtgis j & obsculatus est manus suas : año noveno de 
su reynado , en el qual Acebit Mahomad , Rey de.Baeza, 
vino á ser vasallo del Rey , y beso sus manos. Que se en- 
tiende con la advertencia , que sus años de reynado se 
contaban desde 3 1 de Agosto de uno y hasta 3 1 de Agosto 
de otro : y consta también de estos privilegios ser ya 
nacidos demás del Infante Don Alonso Don Fadrique y 
Don Fernando sus hermanos , y ¿star reducido Don Al- 
v^r Pérez de Castro , que confirma con las tenencias de 
Martos y Anduxar f y lo mismo contiene otro privile- 
gio de i 8 de Abril consecutivo , en que se añade ha- 
berse también ganado Salvatierra y Bujalimar , y que el 
Rey de Baeza quandó llegó á rendirse topo á San Fer-- 
nando en las Navas de Tolosa* 

> 1 1 No menos vivamente se continuaban las conquisa 
tas en el año de 1225 ; y aunque en el , sitiado Jaén, 
no pudo ganarse entonces, otras victorias suplieron que 
aquella no se lograse , en cuya resistencia culpan algu-* 
nos á Don Alvar Pérez de Castro , opinando que estaba 
aún entre los Moros ? pero hallándolo ya reducido y AÍ-^ 
cayde de Martos y Anduxar , como queda visto^ , ó este 
sitio de Jaén no logrado se escribe fuera de su tiempo^ 
ó Don Alvar Pérez no fue' la causa de su defensa. Ter- 
cero fue' este año de las conquistas de San Fernando, 
y en él cuenta el Arzobispo Don Rodrigo , que entran- 
do en la tierra de los Moros gañó á Sabiote y Jodar y 
GaDcies , y los guarneció de soldados i y añaden otros á 
Priego y Alhambra , cuyos moradores retirados á Gra-^ 
cada , dieron^ principio a habitar el Collado y que des^ 
*|)ues fue casa fuerte de sus Reyes 5 con que volvió el Rey 
a Toledo : y por. este tiempo era Legado de la Iglesia 
Romana en España el Cardenal Juan , Obispo Sabinense, 
á quien el Arzobispo Don Rodcigo alaba 4e v^an bueno^ 



DB LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. I. 1 1 1 

sabio y letrado i y que habiendo celebrado Concilios en 
cada uno de sus reynos , con tres anos de Legacías vol^ 
vio á dar cuenta al Pontífice : segunda vez campeó Saii 
Fernando en este ano , y ganó á Eznatorafc , Santiste- 
ban y otros lugres : y otra vez dice el Arzobispo Don 
Rodrigo que encaminó su exercito por Jaén , que' por 
su fortaleza no pudo expugnarse , alia vice (son sus pa^ 
labras ) duxit exercitum per gienium Sancti Joatmis , quod 
fropter sui fortttudinem , non potuti expugnari 5 y que de 
allí pasó á Priego > y destruidos y ganados otros lugares^ 
volvió con el excrcito á sus tierras : expedición en que 
no se halló el Arzobispo Don Rodrigo , según advierte 
el mismo , que habia quedado enfermo en Guadalaxara^ 
y envió en su lugar en el excrcito á Don Domingo su 
Capellán , varón venerable , y Obispo de Plasencia : y 
prosigue y que otra vez salió el Santo Rey contra I05 
Moros , y cercó á Capilla , castillo fortísimo en el Arzo^ 
blspado de Toledo , que tomó y y habiendo gastado ca-* 
torce semanas en estas expediciones , se volvió á Toledo,- 
y entonces dice que pusieron la primera piedra en el ci- 
miento de la Santa Iglesia de Toledo , que permanecía 
en forma de Mezquita desde el tiempo de los Moros» 
cuya ceremonia refiere el Padre Antonio de Quintana- 
Dueñas haberse hecho á i^ de Agosto de este año de 
1225 , que otros autores ponen en el de 1227 : en es- 
tos y en los pasados y venideros el Santo Rey y las Rcy-i 
ñas su niuger y madre fundaron otros muchos templos 
con gran piedad y liberal munificencia , sin que los gas-» 
tos ae las guerras impidiesen los del culto divino: fa« 
vorccia Dios visiblemente todas sus acciones \ los años 
felices y abundantes ; nunca en su ¡tiempo: conocieron la 
esterilidad ni la hambre 5 los despojos de tantas victoria^ 
enriquecían los soldados , que viendo á su Rey el pri- 
idero en los afanes , las emprendían alegres y resueltos. 
1 2 Mientras el Santo Rey en Toledo exercítaba ac- 
tos tan religiosoi y el Maestre deCalátrava y Don Alvar 
Pérez de Castilla , que habían quedado en la Frontera,' 
recogieron la gente ^de las guarniciones , y entraron de*- 



lia ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

isolando las campañas casi hasta dar vista á Sevilla , cu<^ 
:yos ciudadanos viendo desolar sus ricas heredades , se 
juntaron en gran número con su Rey llamado Abubaíi, 
y salieron á la defensa común en número grande, no 
tanto en valentía , con que fueron derrotados por los Chris- 
tianos con muerte de mas de veinte mil : destrozo nota- 
ble > pero con todo no deshechos 1q3 Moros , se pusieron 
sobre ei castillo de Garcies y.que después de largos com^ 
bates recuperaron 3 pérdida no grande , aunque muy sen* 
ti^a j y recompensada con otros buenos sucesos , hasta 
que entrado el año de 1227 volvió el Santo Rey á la 
Frontera , y volvieron los Moros á sentir la fuerza de su 
^spada : salió á recibirlo el Rey de Baeza , y ofreciendo 
servirlo y ajustarse en todo á su voluntad, se le pidió que 
viniese en que en los castillos de Capilla , que se había 
vufelto á perder, Salvatierra y Burgalimar entrase guarni- 
ción de Christianos , lo qual prometió , y en prendas de su 
cumplimiento puso el Alcázar fuerte de Baeza en poder 
del ;Maestre de Calatrava 3 pero los Moros que estaban 
eft Capilla conñados en su fortaleza, y en tenerla muy 
abastecida , despreciaron el precepto del Rey Moro , y 
cerraron las puertas á los Christianos que iban á ocu- 
parla 5 con que se halló obligado el Rey Santo á ir so- 
bre ella con todo su exc'rcito 5 y dexándolo empleado en 
su expugnación , algunos negocios le obligaron á retirar sü 
persona perplcxo , según cuenta el Padre Juan de María*' 
na , por haber recibido cartas de la Reyna Doña Blanca 
de Francia su tia , que le pedia con instancia su socorro 
cor>tríi .algunos , Grandes , que por muger y extrangera la 
tenían eti poco ,' habia enviudado á fin del año antece- 
dente v y i. primero de Diciembre de el coronándose su 
hijo San Luis que; estaba en edad de doce años , y aun- 
que el valor y prudencia de la Réyna era muy relevante,- 
y. la estimaba la Francia, como advierten los Santa Martas 
por muger y m2ulre de Reyes de Francia , c hija y herma- 
il^ de Reyes de Castilla , y nieta de BLeyes de Inglaterra; 
s,in embargo^ alterados el Duque de Bretaña , d Conde la 
Marcha y o$ros Señores y Magnates poderosos, afligida y. 



DB LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. I. 113 

desconfíaida de propias fuerzas y buscaba externos apo- 
yos y y mas el que .tenia por tan propio $ mas aunque á 
San Femando inclinaban mucho los ruegos de su tia^ 
prefirióle al fin los intereses de sus reynos , mudando el 
parecer , en que casi estuvo de posponerlos y partir á 
socorrerla : y entre tanto su excrdto vencida grande re- 
sistencia j ocupo segunda vez á Csqpilla y que se tuvo por 
trofeo de gran coñseqiiencia y por la que daba su situa- 
ción á los progresos de la guerra , y por eL desdoro de ha- 
berse perdido. 

1 3 Habla el Rey enviado á la Reyna Doña Beatriz 
á asistir en la ciudad de Cuenca y y enfermó en aquella 
ciudad tan peligrosamente , que casi se tuvo por imposi- 
ble su vida y y el recuperar la salud por milagro de nues- 
tra Señora. Dc'bese esta noticia á uno de los cantares del 
Rey Don Alonso su hijo y que de esta manera la refiere: 
Esta es €omo Sant^- Marta guarecen a Rtyna Dona Bea^ 
triz degrofuP efrfermcdade y porque a orou i ssa Omagen con 
grain£ asferansu. . -> 

Quen na Virgen grcrhsa 
,\¿lferanza tmn grand i 

ntaear.seia nrnh erfermo^^ ' ! 

éla mui ben 6 guaría. > 
Dest un muy gran mirsbgre 

vos quero 4ccir que vi, 

é pero era menyiia 

membraflie.^^ifiS assi ' a 

cam estaüa eii deante, \ 

¿ todo o vi e oí 
. que fezo Santa María, 

que muitps.fczí.Cifafau ' ^ 

Quen n4 Virgen groriosa y Ó*e. 
Esto fcdi cn.aqud año,' - y 

quando ó mui bon Reí gaaou 

Do^ Femando á Cápela, : 

é de Chrlstiai9^ póbloú.l u 

é ^aa molleí ^ Reina 

Dona Beatriz mandou, ^ > 

TOMO I. ^ P 



II 4 AKALES ECLEStASTlCOS Y SECULA&BS 

que fosse . morar en Conca 
en quant el foi acola. 
Quenna Vtrgtn^graribsaj d^r. 

Na este :, e seu mandado, 
fez ela muí volcnter, 
é quando foi na Cidadei 
peor enferma moUer 
jioa vistes doque foi ela, 
ca Pero de Mompiller, 
bonos Físicos y eran, 
diziari , non vivera, 
Quen na Virgen groríosa , Ó'C. 

El porque* esto dizian, 

' non eifa muí sen razón, 
*. ca . d* auet cía scu filio 

cstavaena sazón,. 
<r aula tan gran feuer, 
que quen á via enton, 
dizia seguramente 
desta noit escapará. '^ ^ . 2 
Quen na Virgen groriosa , . ^c^ 

Mais la Reina, que serva • * ^ 
era da que pod* vah * ' 
Virgen santa groriosa ' 
Reii?a: Esjcritali; • : ^ r-^ 
fez trager huna/iOmagen l> 
muiben leita; de .metal. ^ . :t 
de Santa María disse 
esta cabo mt seiráf.. 
Quen ^ Virgen groriosa ,^ ¿Tr .. 

Ca. pois. ea á^ ssa fegura 
. vir4í tal creencia ei, ; 
que de t^os fcfi(tps- maej '" ' 
que atan tosté guarei: 
por end á mi á chegade, 
c logó Uc belsaitei:' 
as sas;m*anas y é ós' pees, - 
ca n^mgranrpfol m¿ tcrirá; 



t 



■- ' 



N 



Dfi LA CIUDAD DE SEVILLA. LIR U II J 

Quen na Virgen groriosa , (í^r. 
E tod' est' ássi foi feito, 

é loga sen outra ren 

de todos aqueles maes 

giiariu á Reina tan ben 
♦ per poder da groriosa^ 

que nada non sentiu en: 

poren sera de mal slso^ 

6 que á non laacá» 

¡¿um na Virgin groriosa \ fifey ' 
El no haberse dado sino a fuerza de armas , cumplí- 
do la entrega de Capilla: dio Justo derecho pasa retener 
el castillo de Baeza, cuyo Rey en tanto que ya fluctúa^ 
ba en sediciones ^ en vano ptetendia con^nerlas , por 
afecto i Christianos^ y i como agimos dicen, Christiano 
de secreto era odiado de los suyos 9 y amotinada Cór^ 
doba , salió huyendo ; pero alcanzólo la furia de la pie-* 
be 'cerca de Almodovar del Rio , donde le dieron muerte^ 
y Ueviuron su cabeza al Rey de Sevilla Abulale , que 
aunque sa muerte le aumentó el señorío, condenando el 
in&me modo de ella, hizo matar los matadores ^ y echar 
sus cadáveres á los perros , aunque no. se^ descuidó en 
reducir á su señorío el resto de Andalucía ; y llegada 
la noticia á los Moros de, Baeza , tomaron osadía para 
comJsatir el castillo que gallardamente defendían el Maes- 
tre de Caktrava Dcm &ttaalo Yanez dcNoboa'^ y con 
^ el Don Alfonso Tcllez de Mdncses; y Don Tello Alfonso 
su hijo j y otros caballeros \ que casi reducidos al últi- 
mo conflicto , se vieron obligados á desampararlo no pu« 
diendo mantenerlo ; y una noche que la obscuridad les 
dio mas capa al disimulo partieron de el , sí bien con 
tanto sentimiemo.de dexarlo, que casi acompañaban sus 
pasos con sus penas ^ y desde una -eminencia en que 
dura el nombce de la Asomada , volviendo á mirarlo, 
vieron sobre su puerta en el ayre una Cruz resplande- 
ciente que lucia tanto mas quanto la noche era mas ló« 

I Esta Qbtiot es k 2$^ del C6dke del EscumL 

Pa 



Il6 ANALES ECLESIASTKOS Y SBCUÍaRIS 

brega y tenebrosa; de que admirados , y entendiendo que 
Dios deseryia de su falta de ánimo y se resolvieron de 
volver á todo trance , y dando de camino saco á una al- 
quería en que tomaron algunos, bastimentos , volvieron 
a entrar en el castülo antes de amanecer, en que conti-- 
nuándose el prodigio , los Moros de la ciudad que ha« 
bian sentido una y otra mareba, viendo encontradas hue- 
llas j se persuadieron á que tenian sobre sí toda la fuerza 
del exe'rcito Christiano , y huyendo á Ubeda ^ dexáron 
su ciudad taa apriesa , que antes se advirtió yerma que 
se reconociese en el castillo su fuga^^y así el Máestx¿ que^ 
do dueño de la ciudad, volando sus avisos por socorro^ 
que le llegó de: lucido exercito de nobleza con Don Lope 
Dia:^ de Haro dia de San Andrés á tien;^po que los Moros 
desengañados die: su error , de nuevo y coa mayor furor 
lo combatían i así el cielo con maravillas , y con proezas 
el Maestre y los suyos acabaron de poner en obedien-^ 
cia de San Fernando dia de San Andrés de este año de 
1227 ,. cuya, sagrada aspa pusieron; en sus blasones los 
mas de los que allí se haUacon > y sobreviniendo 4>resto^ 
el Santo, Rey , acabó de asegurarla j y déxó en su de- 
fensa con algunos. BLicos Oniies trescientos caballeros In- ' 
fanzones de escogida, nobleza de sangre ^ en cuyo nú- 
mero topan sus progenitores mucha de la mas calificar- 
da nobleza, de Andalucía , por 5U Alcayde á Don. Lope 
DiaZvde; Hard,.y por su Obispo á. Don Domingo;^ va- 
rón Réligibso y grave y del Ondea de Santo Domingo^, 
cuya Iglesia por la regulación antigua se. debía súuz^ 
gánea a la de Sevilla y su Metrópoli $ pero como esta 
no subsistía ,. y el Arzobispo de Toledo tenia tanta parte 
en los Consejos y en la gracia Real ^. la ganó para su 
provincia y en que permanece , aunque después se tras-^ 
lado su silla y su título á Jaén. 

14 Quedando con la defensa deBaezaJDonLope Díaz 
de Haro ^ y con la de Martos Don Alvar Pérez de Cas- 
tro volvió, el Santo Rey á Toledo , en que hacia su or- 
dinaria Corte , y daba á exercicios de religión y Justi- 
cia quanto tiempo se suspendían las armas ya en el año 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. Tí II7 

He 1228 , en el qual los Fronteros corrieron la tierra 
hasta Sevilla abrasando sus comarcas ; cuyo Rey Abu- 
lale por hacerles diversión dio vista con sus tropas á 
Baeza y á Martos > pero sus brios muy luego se suje- 
taron al vasallage con trescientos mil maravedís de pa-v 
rias , obligándolo á domellarse , accidente para el de muy 
peligrosa novedad. Comenzó á levantarse en las fronte- 
ras de Murcia un Moro astuto , diestro y valiente de 
la sangre de los que antiguamente reynáron en Zara- 
goza ^ y agarrándosele gran séquito que concillaba con 
mucho arte , valiéndose de pretextos de Religión ^ á su 
modo opuesta á la de los Almohades , de que era Abu- 
lale y y aplaudiéndolo la Morisma , le daba título de 
Principe .de virtud ; siendo cierto que sabia bien afectar 
las morales de equidad ^ justicia y gobierno , de que lo 
alaban las Historias : daba en tanto San Fernando alguna 
pausa á sus armas vencedoras para repetirlas con mas 
poden Y juntas, en el ano de 1229 con las del Rey Don 
.Alonso de León su padre , que debía de estar mas blando 
con su hijo y ó porque necesitaba de su ayuda se mostraba 
menos severo , ganaron á Cáceres dia de San Jorge Mártir 
á 22 de Abril ^ según consta del privilegk) de su Fueros^ 
y ganaron otros pueblos de Estremadura y por donde iba 
dilatando sus conquistas : refiérelo Don Lucas de Tuy; 
y escribe y que el Rey San Fernando entró á este tiem** 
po en la tierra de los Moros con gran excrcito , y ha- 
ciendo grandes estragos y destruyó los sembrados y y con 
el hierro y el fuego quanto se ofrecía al encuentro, dis- 
minuyendo á los bárbaros las fuerzas en que estribaba 
mejor sus designios , aunque de los sucesos particulares 
de este año de poco mas se tiene noticia. En el Don 
Jayme el Conquistador , Rey de Aragón , hizo la famosa 
empresa de la isla de Mallorca : de Sáceres pasó el Rey 
de León con su excrcito sobre la ciudad de Merida,en 
cuyo socorro nuevo vino el Rey de los Moros Abenhud 
con gran poder , y se dio la batalla , en que fue venci- 
do y asistiendo al Rey Don Alonso visiblemente el Após* 
tol Santiago 1^ San Isidoro y otros Santos j que fueron. 



N. 



Il8 ' ANALES ECLEStASTtCO$ Y SECULAREf 

vistos en lo mas ardiente de la pelea esforzar á los Chrís- 
tianos : la ahgria de victorias semejantes , dice el Padre 
Juan de Mariana ^ suele dar ocasión a que se tengan por 
ciertos qualesquier suertes de milagros , en que mostró su 
punta de incredulidad ^ pero la verdad de este milagro 
está muy apoyada de tradiciones y memorias. Siguióla 
la entrega de Mérida ^ la qual dio el Rey Don Alonso 
á la Iglesia de Santiago y á su Arzobispo Don Bernar* 
do por privilegio otorgado cerca del castillo de fa Ata- 
laya á 30 de Mayo de este mismo ano, así como se la 
habla prometido el Rey Don Fernando de León su pa- ^ 
<lre , y prosiguió sus victorias asistido de las armas de 
su hijo j que muestran conformidad con el , de que no se 
qual accidente le volvió á enagenar ; porque en muchos 
privilegios suyos del ano de 1230 comienza á expresar 
el consentimiento de sus hijas DonaSanchay Doña Duíccj 
indicio de que volvía el pensamiento á hacerlas herede- 
ras de su Corona : así en uno de 19 de JuÜo otorgado 
en favor de Don Esteban de Belmonte , Maestro <fe la 
Caballería del Templo en los reynos de I^eon , Castilla 
y Portugal , del castillo de Alconchel y otros : con es- 
tos designios , y disponiendo conforme á ellos su: última 
voluntad , murió en Villahueva de Sarria á 2J. de Ser 
tiembre de este año de 1230^ dexando excluido de su- 
cederle al Rey San Fernando su legítimo heredero , y 
llamadas á Doña Sancha y Doña Dulce sus hijas ^ y de 
su primera rituger Doña Teresa de Portugal 5 con que 
acabando en las expresiones de su pasión mancilló su ñi- 
ma , que con muchas proezas tenia bien merecida. 

15 Cuya nueva llegando ligera á la Reyna DoñaBe** 
rengúela , la participó con apresurado correo al Rey su 
hijo que proseguía este año sus conquistas. Y habiendo 
ganado muchos lugares , tenia sitiado ei dé Guadalerza^ 
ñierte e importante , lo qual algo lo hizo detener; pero 
conociendo la Reyna la importancia de la celeridad de 
ir á recibir el xeyno de León , en que comenzaba á 
haber parcialidades , y formarse partido por las Incultas, ^ 
no despreciable , partió á buscarlo , que lo, encontró que 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. U I ip 

ya caminaba á obedecerla en la villa de Orgaz, de don- 
de juntos se encaminaron al reyno de; León , en que 
aunque algunos principales hacían voz por las Infan- 
tas , sin. embargo fue recibida y coronado con grande 
alegría de ios mas leales y quedanda unido aquel reyno 
al de Castilla, con el indisoluble nudo en que perma- 
nece. Son los. Reyes ¿e León Don Fernando y Don Alon- 
so j no teniendo Historias propias , los mas desampara- 
dos de nuestras Historias generales y. en que apenas se 
halla de suá. acciones sino las que coinciden con las de 
Castilla: , en- que sin duda se han perdido de vista mu* 
chos sucesos indignos del olvido ea que quedan. El Rey 
Don Alonso tuvo de sus dos mugeres las Reynas Doña 
Teresa y Doña Bcrcnguela ^^ de la* primera á Don Fer- 
nando.^ que muriá de tierna edad ,. y á Doña Sancha y 
á Doña!.X>uIc¿\, que ahora instituyo herederas las dos 
Infantas conocidas de nuestras. Historias $ no tanto el In- 
fante Don Fernando , de quien algunos dudan , pero su 
identidad se asegura en el testamenta del Rey Don San- 
cho I de Portugal, su abuelo matexno>, que puso el Pa*' 
dre Fr; Antonia Brandaon: ea elquaírto tomo de la Mo^ 
narqwa 'Lusitana y y de otros lugares del misui^ autor^ 
que vivía el año de 1^14.: habíanse casada Doa Alonsd 
y Doña Teresa el de 1290 alfinxS principio deide 1291, 
y yivIaoiL juntos hasta el dé 1 295 , de que el mismo 
Brandaoh. y Rogerio Obedea, autor Inglés, cpetaneo, dart 
indubitable testimonio*. Hijos tuvacl Rey Don Alonso de 
la Reynar Doña Bcreaguéla^ I^ que ya referí: en su elo^ 
gio, y fuera' de matrimonio á Eron Fernando Alonso, Deatí 
de laSaAta Iglesia de Santiago,, á Don Rodrigo Alonso^ 
A4elaAtado mayor de las. tonteras de Andalucía ; á Do- 
ña! Teresa A^ldnso.,. imuger de Doni Ñuño <SdnzaIe¿. de 
limií 'á Doñk Aldónza-Aroñsóc, que cas6^ con Doft^Pe- 
dro/ Poncé de Cabrera ,, progenitores de la. ésclareíridí^ 
familia de los Ponces , y quedantes hablar sido múger 
dcí Dbni Diego» Ramirat Fiolaz ;/ progeniíjof dcriínagd 
de Cifbcntcis j á Doña urraca. AÍoiTsa,rmugpr de iDotí 
LopelOiáz-ixte Haix>>;Scñorid¿^V¡ícaya'} y con otrbár 



120 AKALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

que no hacen á mi propósito , á Dona Urraca Alonso/ 
muger primero de Don Garcia Romeu y Rico Ome de 
Aragón , y después de Don Pedro Nuíiez de Guzman, 
progenitores de la gran casa de Medina Sidonia y como 
diré adelante ; y bastaba á hacer limoso al Rey el prin^ 
cipio que dio cerca del año 1 200 á la famosa Univer-* 
sidad de Salamanca á imitación de la que comenzaba en 
Falencia el Rey Don Alonso de CastiUa su suegro. . 

1 5 No ataban Prelados y Ricos Ornes antes qué 
el Rey entrase en León que fomentaban el partído de 
las Infantas y ayudando no poco el Maestre de Santia- 
go Pedro González Mengo y y los caballeros de su Or- 
den y á los quales el difunto Rey recibió ji^ramento de 
que ampararian sus hijas sin haberles declarado su úl- 
tima voluntad y que . se puede entender que no se cblí* 
garan, á que acudió de Portugal y donde estaba retí-^. 
rada la Reyna Doña Teresa su madre $ pero como los 
intentos de la In&nta Doña Sancha, la mayor de las dos^ 
mirasen á muy diferente fin , y madre e hijas desiguales 
en fuerzas no pudiesen prevalecer , antes de /verse obliga^ 
das á Rendirse á la justa violencia , se pusieron en ma« 
nos de la Reyna Doña Berenguela en; Valencia, que 
después se llamó de Don Juan :, renunciando quantós d^ 
rechos píodian colorear , y negociando que el Santo Rey; 
las recibiese en su amparo , y les diese para sos alinien<« 
tos ^enta , que la Crónica .antigua señala de treinta mil 
maravedís en oro, y otros entienden treinta mil doblas 
ó treinta mil ducados; u>table concreso de dos Rey- 
ñas , que muerto el mando de ambas , ninguna de el, 
Quedó viuda : y de las Infantas Doña Dulce , la segun«- 
da volvió con su madre á Portugal ; y Doña Sancha , lá 
mayor , determinando mas acertado empleo ^ muy iue- 
o se entró Monja en el Monasterio de Santa Eufemia 
e CozoUos , de ia Orden de Santiago , en el Obispado 
de Falencia , á que el año de 1232 hizo ricas donatío* 
nes , y en que vivió y murió el de 1270 á 22 de Sc^ 
tiembrc con tan. constante opinión de santidad y mann 
viUosos indicios de su/gldria demás de la .admirable inn 



I 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. I. 12 1 

corruptibilidad de su cuerpo , en que permanece en la 
ciudad de Toledo , á que fiíc trasladado aquel Convento; 
y se desea y procura su canonización , á que se dio 
principio en tiempo del Rey Don Felipe III , Virgen 
ilustre y hcroyca , digna hermana de San Fernando. 

17 Entre los Ricos Ornes que apellidaban á las In*< 
fantas , y que acaso mas por propia ambición de ganar, 
como dicen , á rio vuelto , que de establecerlas cri las 
Coronas , y se publicaban puntuales observadores de la 
voluntad del Rey Don Alonso ^ era uno Don Diego 
López de Haro , nieto del Rey difunto , por su madre 
la Condesa Doña Urraca , el qual seguido de los que 
tenían su voz , c imitaban sus ambiciosos anhelos , se 
apoderó del Monasterio Real de San Isidro de León y 
de su tprre , haciéndolo profanamente castillo de su re- 
beldía , donde combatido de los que tenían el partido 
mas leal , experimentó riguroso el castigo del cielo j 
del soberano Patrón San Isidro , cuya casa así desestimaba, 
herido repentinamente de cruel enfermedad , de que in- 
sertare el periodo con que lo escribe Don Lucas de Tuy 
en el libro de los milagros de este gran Santo , que corre 
traducido por un Monee del mismo Monasterio : ^*Sant 
j^lsidro , dice , el qual rerió luego al dicho cabalkro Doa 
rIDitgo de una muy grave enfermedad , y daba grandes 
>>voces diciendo , que Sant Isidro por ayudar al Rey Don 
i^Ferhando quería fnatárlo á el , porqxie había ocupado 
^>su Iglesia y torre contra el servicio del Rey ; y junto 
yicoñ esto tenia el caballero tan grandísimo dolor en los 
Piojos , que le parecía que por fuerza se los arrancaban 
»^e su lugar : y así le fatigó Sant Isidro tan gravemente^ 
»^ue de puro temor y necesidad con acuerdo de la di- 
»vcha Condesa su madre hubo de dexar al Abad y Con- 
9JVcnto de Sant Isidro su Iglesia y torre libremente , y 
sarnas les pagó todos los daños que les había hecho ; y 
9ÚCS hizo juramento sobre los santos Evangelios , que de 
99allí adelante seria siempre caballero , y vasallo de Saitt 
9>Isidro. Y hecha ia dicha satisfacción y juramento luego 
)iea ia misma hqra* fii¿ -saho ,^así quedó la ciudad en 

TOMO I. Q 



122 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

í^paz y al servicio del Rey." Así vengó San Isidro las 
ofensas de su ^Monasterio , y p^ó la devoción de San 
Fernando , que fue' , según prosigue el mismo autor, ^ muy 
j^evoto de Sant Isidro ; y dice la Historia , que este buen 
99Rey ¿e fue señaladamente un dia á la Iglesia de Sane 
f >Isidro , y delante de su cuerpo hincó las rodillas , y le 
9>rogó e hizo voto diciendp á altas voces estas palabras : 
9> ¡ O bienaventurado Confesor Sant Isidro ! ayúdame con- 
9)tra los Moros , y de lo que ganare yo daré buena parte 
9>y honrada ración á esta tu Iglesia." Así acabado de 
sojuzgar aquel reyno y el de Galicia que andaba junto 
con el , que habla sido señalado á la Infanta Doña Dulce, 
importó alguna mas larga asistencia de los Reyes á mcr 
jor afianzar su seguridad. Tuvo San Fernando vistas con 
el Rey de Portugal j y como dice su Crónica antigua, 
<lespues de discurrir por las principales poblaciones de 
aquel reyno llegó á Salamanca , en que se hallaba ya á 
14 y á 20 de Enero del año de 1231 , según fechas de 
privilegios , el de 14 , en que dio a la Santa Iglesia de 
Toledo el diezmo del azogue ó argén vivo de los mi- 
neros de Chillón. Y el de 20 , en que confirmó quanto 
poseían en estas Coronas los caballeros del Hospital de 
Jerusalen , en cuyos confirmadores se advierten ya en 
clases distintas los Prelados y Ricos Omes de Castillas 
de los de León y Galicia estos á la siniestra , y aqu^* 
líos á la diestra de sus columnas en esta manera : des- 
pués de Don Alonso , hermano del Rey , y de Don Ro- 
drigo , Arzobispo de Toledo , por Castilla Obispos de 
Burgos Don Mauricio , de Palencia 5 Don Tello , de 5c- 
govia 5 Don Bernardo , de Sigüenza 5 Don Lope , de 
Avila $ Don Domingo , de Calahorra, Don Juan , cU 
-Cuenca j Don Gonzalo , de Plasencia ; Don Adán : Ri.- 
eos Omes , Alvar Rodríguez , Merino mayor erí CastUlaj 
Alvar Pérez , Garci Fernandez , Tello Alfonso y otros 
que feltan en las copias que yo he visto. Por León y 
: Galicia , Don Bernardo , Arzobispo de Compbstela : Obis- 
pos, Don Rodrigo, de León 5 Don Juan ^ de Oviedos 
Don. Ñuño, de Astorga ?Don Martiii, de Zamora 5 Don 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. I. 1 23 

Miguel , de Ciudad-Rodrigo 5 Don Lorenzo , de Coríaj 
Don Miguel , de Lugo 5 Garda Rodríguez , Merino ma- 
yor en León 5 y con otros que también faltan , Don Lope 
Díaz de Haro , Alférez del Rey 5 Don Gonzalo Rodrí- 
guez , Mayordomo del Palacio del Rey 5 Don Juan, 
Chanciller del Rey y Abad de Valladolid. 

18 En este año porque la guerra de los Moros no 
se interrumpiese y se les diese tiempo de rehacerse , en- 
cargó el Santo Rey al Arzobispo de Toledo Don Rodrigo 
que la prosiguiese por las fronteras de su provincia, dándo- 
le á Quesada y que executado feliz y gallardamente por el 
Arzobispo , ganó los pueblos, de que se formó el Adelan^ 
tamiento de Cazorla , que quedó á aquella Santa Iglesia 
y á la mas baxa Andalucía , en que era plaza de armas 
la villa de Andujar : envió al Infante Don Alonso de 
Molina su hermano , aunque la principal conducta de 
sus tropas estaba á cargo de Don Alvar Pérez de Cas« 
tro : y juntos resolvieron entrar muy dentro de la tierra 
de los Moros , aunque con poca gente , soldados todos 
viejos y prácticos , entre cuyos Capitanes sobresalían Don 
Tello Alfonso de Meneses , Ruy González de Valverde, 
y los dos bizarros hermanos Diego Pérez y Garci Pé- 
rez de Vargas : talaron los campos de Córdoba , y ga-^ 
tiáron á viva fuerza á Palma , villa situada cerca de don- 
de el rio Genil tributa sus aeuas á Guadalquivir , y avan- 
záronse luego tanto mas hacia Sevilla , que dieron vista 
á Xerez de la Frontera, Habia en este intermedio ó lla- 
mado á mayor imperio , ó como es mas cierto . cedien- 
do al superior poder de Abenjue , pasádose al África el 
Rey de Sevilla Abulale ; y enseñoreándose de toda esta 
región Abenjue , que viendo á los Christianos tan aden- 
tro apellidó toda la tierra : ** Fueron ayuntados (dice la 
9iCrónica antigua) muy presto muchos Moros de todas 
9)partes desque Abenjue se vido con gran poder de gente 
í>y vido que los Christianos eran pocos 5 y aun pare- 
9KÍan mas de los que eran , porque con las cabalgadas 
^Hjue habían hecho abultaban mas de lo que eran : des- 
>H]ue hubo bien mirado Abenjue la hueste de los Chris* 

Qa 



124 ANALES fiCLBSIASTICOS Y SECULARES 

»>tianos , Juzgó que era poca gente , y que no se le po«^ 
99drian escapar en ninguna manera 5 y qualquiera que 
9>viera la una hueste y la otra juzgara lo mismo ,Fsi Dios 
9)no ayudara á los suyos , e manda luego asentar su 
j>Real entre los Christianos y la villa 5 y asentado el 
>>Real j lo primero que mandó á la gente de á pie fue 
f>que hiciesen muchos tramahos , y llevasen muchos cor- 
99deles para llevar los . Christianos que pudiesen 5 y no fu¿ 
>>esta sin misterio mandado , que 2I fin fue' menester pa-i 
f^ra llevarlos á ellos atados." La siguiente batalla no es- 
cribieron el Arzobispo Don Rodrigo ni Don Lucas de 
Tuy en sus Historias latinas , aunque se halla en sus 
Suplementos vulgares : falta asimismo en la General del 
Rey Don Alonso , que corre impresa , si bien testifica 
el Padre Juan de Pineda haberla leido en sus exemplares 
manuscritos. Pasáronla por alto el Padre Juan de Maria- 
na y Esteban de Garibay 3 pero aun quando le faltase 
autor , las tradiciones bastaban á certificarlo , pero carga 
su fe sobre la Crónica antigua del Santo Rey , que la 
refiere con extensión conforme en parte con los Suple- 
mentos : consta de ella , que los Christianos serian hasta 
tres mil y quinientos , y que alojaban en la ribera de 
.Guadalete 5 pero la destreza militar de Don Alvar Pe:- 
rez los hizo parecer mas ;. y hablándoles discreta y elo- 
qüentemente y les acordó sus pasadas victorias , alentó- 
les á confiar en Dios y no temer la multitud de los con- 
traríos , pues peleaban en defensa de su nombre y exal- 
tación de su fe , é hizo que todos se confesasen : ^* Y se 
ííconfesáron ( nota Ja Crónica ) todos los que pudieron al 
^Sacerdote , y los que no lo podían haber se confesaron 
j^unos con otros: y este dia ( prosigue ) antes que en la 
«batalla entrase armó, caballero Don Alvar Pérez á Garcí 
7>Perez de Vargas , del qual hace mención la Historia 
«adelante en que manera se hubo en el principio de su 
«caballería , y después como salió muy esforzado caba-« 
idlero , y los hechos que hizo." Hicieron luego entre sí 
ios soldados otros actos de reconciliación de enemista- 
des 5 y el valor y gallardía con que acometieron y mi- 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB- I. I2y 

lagrosa aparición del Apóstol Santiago en su socorro di- 
ralo mejor el lenguage mismo de su primer autor : ^' E así 
líjuntos (dice) se metic'ron por ios Moros diciendo .to- 
sidos Santiago , y algunas veces Castilla , y comenzaron 
♦centrar rompiendo por medio de las batallas de Iqs. Mo- 
rros , rompiendo la primera , y luego la segunda y la 
wterccra ; y así una en pos de otra hasta que todas siete 
wlas rompieron matando y derribando , y haciendo muy 
5>grande desiruicion en ellos : y en tal manera se mez- 
>H:Iáron con ellos los Christianos , y tal priesa y recauda 
j^sc dieron , queriendo Dios que los desbarataron , y un 
»Moro con otro no paraba ; y así desbaratados volvic- 
>>ron espaldas , y el que mas podia mas huía , y los 
>íChr istianos en pos de ellos matando y prendiendo in- 
definitos , hasta que á esos' que escaparon los metieron por 
»las puertas de Xerez , y allí fue gran mortandad á la 
9^ntrada 5 porque los Christianos les daban muy gran 
apriesa , y los Moros por entrar se mataban unos á otros. 
>>Fuc tan grande la mortandad de los Moros , que la 
fígente de pie que iba en el alcance no podían pasar 
jiadelante por los muertos que habia , que cubrían el 
^icampo , y asimismo prendieron muchos. En este día- 
iH)bró nuestro Señor con los Christianos un milagro , que 
jienvió al Señor Santiago que les ayudase en aquella ba- 
ntalla , lo qual se debe creer así por dos razones : Ja 
9>una porque siendo lo§ Christianos tan pocos , que para 
9H:ada uno habia diez Moros , no era cosa posible habér- 
mela victoria si Dios no les diera aquel socorro : ia otra 
meporque este misterio fue' visto por muchos de los Chris- 
ntianos dignos de fe y de creer. Y muchos de los Mo- 
ceros lo vieron , los quales dixeron que hablan visto un 
tKaballcro con un caballo blanco con una seña blanca 
99en la mano y una, espada en la otra y y que andaban 
jjcon el muchos caballeros blancos , y que en el ayre 
»>habian visto Angeles , y que estos caballeros blancos les 
>ehacian mayor daño que las otras gentes : é muchos de. 
mIos Christianos vieron lo mismo." Dio muerte Garcí 
Pct^z de Vargas en ilustre principio de su caballería al. 



1 16 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Reyezuelo Moro de Alcalá de los Gazules , y señalá- 
ronse igualmente todos los demás 5 pero el que dexó mas 
memoróle su suceso fue' Diego Pérez de Vargas : ^* A este 
*>(son palabras del Coronista) una aventura de su caba- 
nllería , en que mostró su gran esfuerzo 5 y fue así : que 
nhabicndole faltado en la batalla la lanza y la espada , no 
♦ateniendo á que poner mano , desgajó de una oliva un 
>>verdugon con su cepejón , y con aquel se metió en lo 
»imas recio de la batalla , y comenzó á herir á una parte 
»y otra á diestro y á siniestro 5 por manera que al que 
^^alcanzaba un golpe no habiá mas menester. £ hizo allí 
>?con aquel cepejón tales cosas , que con las armas no pu- 
>>diera hacer tanto. Don Alvar Pérez con el placer que 
fihabia de las porradas que ola dar con el cepejón decía 
>>cada vez que oia dar los golpes : así así , Diego , ma- 
Mchuca, macliuca. E por esto desde aquel dia en adelante 
y^Uamáron aquel caballero Diego Machuca, y fasta hoy 
99quedó este sobrenombre en algunos de su íinage." Hizo 
famosa esta batalla no haber muerto aun diez de los Chrís- 
tianos: ^Y de los Moros (según la Crónica) fueron tan- 
Mtos los muertos y presos , que no se podrían contar : así 
1^ concluye) que el Infante Don Alonso y Alvar Pérez, 
wy toda su gente se tornaron para sus tierras con mu- 
rtchz honra y muy ricos. El hijo del Rey de Baeza tor- 
íinóse para su tierra , y el Infante y Don Alvar Pérez 
f Kon su gente fu¿ronse para Palcncia , donde estaba el 
í>Rey Don Fernando , adonde fueron bien recibidos. Esta 
iivictoria que los Christianos entonces hubieron en Xe^ 
>9rez fue causa que no se ganase después toda la Anda- 
y^lucía h porque en tanta manera quedaron quebrantados 
ny medrosos los Moros , que jamás cobraron el esfuerzo 
»Kiue antes tenian.'* Hubiera insertado con gusto ente- 
ros los capítulos que en la Crónica cuentan este suceso, 
I pero excuse'los por prolixos 5 empero no es de omitir , que 
el Padre Juan de Pineda y otros dicen que el que se 
halló fue el Infante Don Alonso. , primogénito de San 
Fernando ; y pudieran advertir, que habiendo nacido á 2} 
de Noviembre del ano de 1221 jCn este cumplía diez 



DB LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. I. 12/ 

años de edad , incapaz no solo de fiarle su padre las armas, 
pero aun de ir en persona en el excrdto. Fue el Infante 
Don Alonso hermano de San Fernando, como queda dicho. 
ip En el año de 1232 parece haber proseguido el 
Santo Rey su asistencia en el Reyno de León , y de 
ella no hallo en las cosas de la guerra alguna memorad- 
ble > y aunque ahora algunos ponen la venida y casa- 
miento del Rey de Jerusalen Juan de Breña , siguiendo 
mas fundados autores , lo dexo escrito en el de 1224. 
Casi igual escasez de noticias hay del año de 1 2 3 3 , y 
no poca duda si en el ó en el de 1234 fue la expugna- 
ción de la ciudad de Ubeda, que se entró á 29 de Se- 
tiembre dia del Arcángel San Miguel : pónela en el de 
1234 la Crónica, y en el la muerte lamentada de la 
Reyna Doña Beatriz 5 pero áiOjijyiSde Octubre 
la halló viva y en compañía del Rey , de la Reyna su 
suegra , y de sus hijos Don Alonso , Don Fadrique y 
Don Fernando en la ciudad de Burgos , según datas de 
privilegios , el último en favor del Arzobispo de Toledo 
Uon Rodrigo , y de su Cabildo sobre ciertas aldeas que 
se les hablan prometido en termino de Guadalaxara , y 
según el margen la antigua Calenda de Burgos que cita 
Don Antonio de Lupian Zapata en la Vida de la Reyna 
Doña Berenguela. Vivió la Reyna Doña Beatriz hasta 
5 de Noviembre del año de 1239 con que concuerda^ 
según el mismo au^or ^ una lápida antigua del Monas-* 
terio de Matallana ^ á que parece deberse entera fe , y 
enmendar por ella los autores , puesto que no se qual fa^ 
talidad desacredita quantas citas se refieren de este au-> 
tor 5 pero esto se advierte comprobado por un privilegio 
que cprr§ injprcso;.en el Ápcnjiix de las Relaciones ge- 
nealógíiqas de la casa de Trocifar , otorgado por Sata Fer^ 
hatido y viva la Reyna Doña Beatriz en favor del Maes-^ 
tre y cableros de Calatrava este año de 1235 , fita 
1233 ^^^ ^^ AgostOf Matrona fué la Reyna Doña Bea* 
triz de quantas, pr$j:idas la pudieron hacer digna esposa 
dfi San Fernando y- i quien dio feliz númeto de hi|d5. en 
los In&ates Don Alonso , Don Fadrique , Don.Feínando, 



12? ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

que murió niño el año 1242"; Don Henrique, Don Fe- 
lipe , electo Arzobispo dé Sevilla 5 Don Sancho , Arzo- 
bispo de Toledo 5 Don Manuel , Doña Leonor , que aca- 
bó en la infancia; Doña Berenguela , Monja en las Huel- 
gas de Burgos $ Doña María , cuya vida algunos alar-* 
gan hasta el año de 1272 ; y según Don Antonio de 
Lupian Zapata , que cita su epitafio del Convento dé San 
Isidro de León , murió en este mismo año de 1235 : ló 
mas común es , que acabó la Reyna Doña Beatriz en 
Toro j y filé llevada á sepultar al Monasterio de las 
Huelgas de Burgos V ^^ q^^ ^ su tiempo escribiré su 
traslación á Sevilla, Ignórase si la asistió San Fernando 
en la muerte , aunque á este tiempo no es dudable que 
habia vuelto al reyno de León , que aun debia de echar 
menos su presencia , y restaban algunas reliquias de sus 
inquietudes , que lo llamaron á sosegarías. 
' 20 A los fines de este año y principio del de 123$ 
Don Alvar Pérez de Castro invernaba en el castillo de 
Martos , y á pesdr de los rigores del invierno corrían lá 
tierra sus Capitanes , principalmente los Adalides Mar- 
tin Ruiz de Argote y Domingo Muñoz, AÍcayde dé 
Andujar 5 y habiendo tomado algunos prisioneros , en- 
tendieron que la gran ciudad de Córdoba se guardaba 
con poco cuidado , fiando sfus Moros demasiado en la 
íeptttacion y fortaleza- , 'qué désvíairia qualquier éontrav 
rio interito, y más él rico arrabal de la Axarquia ^ qué 
podía fácilmente ser invadido y saqueado^ qité se resol- 
vieron á emprender ürta de las noches de Enero , que 
obscuras y lloviosas hacían mayor el descuido-: y ha- 
biéndose juntado en Andujar y y marchado ocultamente, 
se hallaron al pie del muro de láAxatqiüa éh el mas 
alio silencio de una tempestuosa ndché iin- sefsentiiios^ 
y trepando por sus Adarbes subieron loS- primeros Al- 
varo ^Colodro y Benito de Baños , que dando muerte á 
kS' dormidas centinelas , facilitaron la entrada á los de- 
más , explorando , qite traian en todo verdadero infor- 
me , con que alentando la pequeña aunque escogida 'Coiü'-a 
pañía el vafliente Domingo Muñoz y con maravillosa osa-^ 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA LIB. !• 1 2p 

día ocuparon los muros y puertas , por donde pudo en- 
trar con la gente de ár caballo Martin Ruiz Tafiír , y in-- 
tes de amanecer quedaron dueños de la Axarquía , cuyos 
moradores atónitos y destrozados huy<fron á la ciudad , cu- 
yo asombro casi la puso en punto de quedar igualmente 
desamparada 5 pero prevaleciendo con el dia sus Moros, 
despacharon avisos á sus vecinos al mismo tiempo que los^ 
Christianos ganadores á D. Alvar Pérez de Castro , que 
prestamente acudió á su socorro con: la mas gente que 
pudo recoger , y al Santo Rey , con Ordono Alvarez de 
Asturias , ilustre caballero , que lo halló en Benavente,' 
de donde partió con suma presteza pon pocos caballeros, 
y por la "Extremadura , llegó hasta cerca del castillo de» 
Bienquerencia , cuyo Alcayde Moro , sirvi<f ndoló con al- 
gunos bastimentos , requerido á entregarle aqud castilloj 
k> diñrió para qiíando hubiese ganado á Córdoba y que 
generalmente entre los Moros se tenia por imposible , y 
lo fuera sin duda ¿n tan improvisas disposiciones , si eí 
favor divinó , que tan declaradamente traia consigo S; Fer--* 
nando , no encaminare las cosas á sü logro y á su acier^ 
to > aunque acudiendo c6n presteza los Prdado^ , Ricos 
Ornes y Concejo^ , pudo formar exercito con que acabar 
de sitiar aquella populosa ciudad y á tiempo que para so-^ 
correrla lo ^juntaba, oiuy superior. en £ci|a Abenjuc^ ú 
bien xLetonidD y rqmiscx dudaba el étnpeño con la c)cpe*^ 
rkncia jde sus^pásados vencimienrds ,. como ef que sabiar 
bien ¿jaanto' cortaban las chsistiahas espadas $ y ademas lo 
tenia perplexo hallarse i la misma sazón llamado á socoro, 
rcrlos por. los Moros de Videncia , que del valeroso Rey- 
D. Jayme de Aragón estaban ügi^mente: acometidos : te^ 
Qia GOQ^ig|3 muy en su mVoc y en sü confianza áiD. Lok 
KCo^oiSuztez GallinatD y cu^^d valor en la coxiquistaí dé Sq* 
ylUá queda referido ; y que ausente entonces por algunos 
delitos con que habla irritado la justicia de S. Fernando^ 
meditaba erL sí finoa. deseos de restituirse i su gracia ) pe- 
ro como esto en Id exterior dislmtdaii: grafidettientey Ib 
creyó el Moro, capaz /de fiajDse de su cohse>q : pidi^do^ 
y respondióle advertido que mal podría dbirlo, quandadc 

TOMO, u R 



I 30 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

las fuerzas de los Christianos se hallaban sin bastante no- 
ticia , que si quería que fuese á explorarlas con su cono* 
cimiento , formarla mas seguro el discurso ; lo qual gra* 
tamcnte acetado por Abcnjuc ^ partió D, Lorenzo , y pe- 
dida audiencia á S. Fernando y que lo- recibió benigno , le 
manifestó su designio $ y advirticndole. el modo con que 
en tanto que el volvía a executarlo debia portarse , afee- 
tandQ mayor poder , volvió , y de tal suerte ponderó á 
Abenjuc el número y valor del excrcito Christiano , y la 
fortaleza y defensa de la ciudad , que con aquel peligra- 
rla de conocido si se aventurase , y esta dispuesta á man- 
tenerse largo tiempo y aunque sitiada de tan gran poder^ 
con la. dilación lo consumirla^ bastando contra los Chris- 
tianos el tiempo i el . qual y sus fuerzas podría entre tanto 
lograr en Valencia : y uno y otro le vistió de tan apa-» 
rentes persuasiones , que rendido á ellas Abcnjuc y desam- 
parando á Córdoba y partió á Valencia , á que antes de 
llegar fue nnierto por los suyos en Almería ; y primero 
su ausencia y lueg¡o su muerte de tal. muerte desanimaron 
¿ los defensores de Córdoba ^ que . la. rindieron á 29 de 
Junio y dia de los • Apóstoles S. Pedro y S, Pablo de este 
ano de 12^6 y en que si bien se varió por los autores en 
Jas Historias antiguas y ya queda fiíera de duda en d^tas 
de privilegios^ que loseñatan notable por tan famosa con- 
quista, .ciudad en todas^ edades ilustre y y que en el tietn-^ 
po de I0& Moros fiíc Corte dé su mayor imperio en Espa- 
ña : SQ entrega solo admitió condiciones: de salvar las lU 
bertades y las vidas y y consagrada su insigne Mezquita 
por D.^ juan^ Obispo de Osma, que sostituia las veces del 
Arzobispo de Toledo Da Rodrigo , ausente en« íia Corte 
Pontificia y se arboló en ella el estandarte de Ijai Cruz ^ y 
quedó restituida al dominio Christiano, transportando jus-¿ 
tamente sus rendidos en hombros hasta Compostela a la 
Iglesia de Santiago sus campanas , que muchos años an- 
tes, traxeron por trofeo sus antepasados*. Quedó la ciudad 
dfe^pciblada; pero Uaínó S.^Fenian€[a la nueva habitaciott 
poh tantos privilegios , exenciones y franquezas y que bpe-^ 
vbmente $e fue restituyendo á su antigua grandeza , y vol- 



^E LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. I. 131 

vio á ser como en la antigüedad Romana colonia de pa- 
tricios , por la mucha y calificada nobleza que vino á ha-* 
hitarla de las mas esclarecidas familias de España , de que 
se conservan mychas madres de ínclitos hijos en todas 
profesiones ilustres , de cuya conquista hacen mención por 
tan famosa escritores extraños y coetáneos , así Ricardo 
de S. Germán , cuyo Cronicón se lee en el tercer tomo de 
la Italia Sacra de D. Fernando Ughelio por estas palabras' 
de gran honor para Sevilla : Mense Junio in vigilia Apos- 
tolarum Petri , ¿^ Pauli , capta est Córdoba ^ nobilissima Sar-^ 
racenorum civitas , quíe prétter Rütnam , Constantinopolim , ^ 
Hispalim , nulla major in orbe dicitur , ¿ Ferdinando Cliris^ 
tíanissimo Rege Tokti , ¿r* CastelU &€. **En el mes de Ju- 
♦♦nio en la vigilia de los Apóstoles Pedro y Pablo , fue to- 
Y^mada Córdoba, nobilísima ciudad de los Sarracenos j que 
i>fucra de Roma,Constañtinopla y Sevilla, ninguna mayor 
i^e dice en el orbe , por Ferdinando Christianísimo Rey 
vAt Toledo y Castilla &c.'' Veinte Ricos Hombres y tres- 
cientos caballeros es lo mas constante que lograron el prin- 
cipal repartimiento de sus casas y campos 5 tío se' que de 
el permanezca la escritura , ni la veo citada en sus Histo- 
rias , sí mención de algunos de los principales en una Bula 
del Pontífice Inocencio IV de 27 de Mayo del año de 
1 2 yo que habla con su Obispo , Dean , Cabildo y Cle- 
ro , y refiere del repartimiento los siguientes , que porque 
muchos lo tuvicfron después también en Sevilla ^ me ha 
parecido copiarlos 5 comienza después del Rey : ^* Por la 
»Reyna Dona Berenguela su madre , el Infante D. Alón- 
imo de Molina su hermano , el Arzobispo de Toledo , el 
«<^hanciller mayor D. Juan ,' Obispo de Osma , los Obis* 
9^s de Astorga , Cuenca , Baeza y Coria , los Ordenes 
^>MiUtares , de Calatrava , del Temple , Alcántara , y otros 
♦^Regulares, Conventos y Hospitales y Caballeros legos, 
>>D, Diego López , D. Alfonso López , D. Alvar Pérez, 
5iD. Rodrigo González Girón , D. Gonzalo Rodríguez Gi- 
i>ron , D. Fernán Ruiz Manzanedo , Tello Alfonso , AU 
Alfonso Tcllez , Garci Fernandez , Fernán García , Rodrigo 
9<iarcia , Diego Martínez , Gómez González de Ro<£iy 

R2 



132 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

fíGil Malf iquez , Gómez Malriquez , Rodrigo Makíquez, 
>^¥ernando Malriquez , Alvar Fernandez , Diego González^ 
>4o5 hijos del Conde D. Alvaro , Rui López de Mendoza, 
r^Pedro Niiñez deGuzman , Pedro Guzman, Gil Pérez de 
wMarañon, Martin de Pedriola , Alvar González Q lixada,, 
jjy sus hermanos, Alvaro Colodro, Alfonso García de Cam* 
wpos , Ordoño Alvarez , Martin González de Millancas^ 
íííMirtin Rodríguez de Argote, Gonzalo García de Tor- 
99quemada , Rodrigo Gómez Potestad , Esteban Julián, Do- 
í^mingo Saturnino, Juan de Periola , García de Estremada,. 
Mpernan Pérez Portügalente ,. Esteban Alcabi Toledano^ 
wOsorio Ibañez , Pedro Rodríguez de Olea." Y después de 
otros físicos y ministros de la casa Real : ^* Obicco García ^ 
«Lorenzo Suatcz , Bartolomé de Meneses ,. Rodrigo Pérez 
iide Tapióla^ Pedro de Fracis, y sus hermanos , Martín Iba- 
wnez y Pedro Allartinez* Escritores del ^Rey , Pedro Do- 
>>minguez , Escritor del luíante D. Alonso , Alfonso San- 
wchez , Escritor de la Reyna , Domingo Rodríguez , AI- 
wfonsd Qarcia . Pimema , Pedro Ibañez Espiga , Fernan- 
wdo Rodríguez Clérigo , Fernaado Matheos , Arias Mu- 
9>5oz , yjí2ií^ dfc Ía;Gopa., y siis hermanos ^ de lamez- 
wnaia de Rodrígp Gómez , Rodrigo Fernandez, el Feo^ 
«Rodrigo Flores , y sus hermanas ,. Remigio Flores , Pe- 
ndro Ponce , Fernán Ibañez Baticela y García Arias , Mu- 
«ñoz , García Rodríguez Camota,, Pelayp Pérez .&<;." 
Que aunque, tenga algo de prolixi^ád ^ alguno topara que 
obj>¿rvar curioso. Erígese su Silla .Episcopal,, y por pri- 
mer Prelado D. Fn Lope , Monge Cisterciense del Mo- 
nasterio de Fitero, que debiéndose por la antigua dc-^ 
marcación reservar sufragánea á ta Metrópoli de.SevHIa, 
í a. ganó /Toledo por gracia ^ según es creíble, de S. Fer- 
nando y que tan en la suya tenia á su Arzobispo D. Ro- 
drigó. Doróla el Santo Rey demás de los dieznios , con 
m ichas rCiitas y heredades en Valladolid á la de No- 
viem'>rc del año 1238 ,cuyo privilegio he visto inserto 
^nj^conñriiiaciones desús sucesores :. otros muchos cpa- 
<eedió ahora el Santo Rey , dexando por su Alcayde á Don 
^Alfonso Tellez de MenescSj^ y por Caudillo mayor de 



DE lA CIUDAD DE SEVILLA. LIB, I, 1 35 

estas "fronteras á D- Alvar Pérez de Castro. Volvió á To- 
ledo , donde lo esperaba su madre la Reyna Dona Beren* 
giiela , y dio de tan felices sucesos cuenta al Pontífice 
Gregorio IX , el qual por una Bula llena de piá4osas 
ponderaciones , alentó á quantos lo siguiesen en la santa 
guerra , dirigiéndola á los Obispos de España para que 
concediesen a los que la ayudasen con sus personas ó coii 
sus expensas , quanto ganaran conforme á los Decretos del 
Concilio General y si pasasen al servicio de. la Tierra Sahr* 
ta y dada en Roma a 4 de Septiembre : y en otra de 3 
del propio mes encargó al Arzobispo de Toledo y al Obis^ 
po de Osma , que de las rentas de las Iglesias y Monas- 
terios le aplicasen socorro de veinte mil doblas de oro. 
de la moneda de este reyno ^ en cada uno de tres años 
siguientes y partida por iguales partes. Refiere una y otra 
Bula Oderíco Reynaldo: **Y acabemos (prosigue) las co- 
lisas de España (en este año) con un egregio hecho del Rey 
9iD. Fernando y concitado de justo odio contra los Hereges, 
»>que como hallase en Falencia algunps inficionados de tal 
>ierror , mandó estampaj: cn sus rostros con fuego pcrpe- 
i9tuas notas ^de .infamia ^ y ellos entonces movidos á pe- 
^mitencia con el sentimiento de aquella calamidad ^ pi- 
yxiieron rendidamente ser reconciliados á la Iglesia y y al> 
99Sueltos de la anatema ^ lo qtial el Pontífice Gr^prio en- 
iKargó al -Obispa de Patencia." Hecho^digno de memo- 
ria y que parece deb^ entenderse de este año: en el que^ 
dáron muy qud^rantadas. por la pe'rdida de. CQ'rdQb;^ las 
tierras de los Moros en Andalucía ^ y mas con Iz muer- 
te de su Rey Abenjuc y y dividiéndose en varios seño- 
ríos y se facilitaron mas á ¡^ últimas conquistas , que. fio; 
es dudable haberse pro^guido en el año de. 1,2 3^.31 p^o 
de él tenemos muy pocas noticias- 
ai En el de 1238 la JBLeyha- Doña. Bcrenguelá* Juzga 
conveniente que el Santo Rey pasase á segundas bodas^^ 
queríalo en todo exento de los riesgos humano» , quanta 
lo miraba mas perfecto en las costumbres^ y-<Que par» 
su edad mayor tuviese amable^ compañía en nueva espo-^ 
$a : obejdeda el Santo Rey en tqdo puntualísimo á su tnaitc 



134 ANALES ECLfiStASTTCOS Y SECULARES 

dre , y acqptó la que eligió con sumo acierto , en Dona Jua- 
*na , hija de Simón de Dammartin , Conde de Ponthieu, 
deMenstrebal y Aumele , en Francia, y de María su mü- 
ger , Gondesa propietaria de Ponthieu , muy próxima en 
sangre á los Reyes de Francia , y por todos los lados em- 
parentada con los Príncipes de la Christiandad. ** Esta Rey- 
íina (dice el Arzobispo D. Rodrigo) de tal manera floreció 
hcn belleza , sabiduría y modestia 5 que igualmente fué 
>iagradable por sus virtudes á su esposo , y acepta delan- 
>>te de Dios y de los hombres*'* Después de la solemni- 
dad y de cuyas bodas , que fueron en la ciudad de Bur- 
gos, dice el mismo Autor, que volvió el Santo Rey 
a Córdoba , acompañándolo sus hi)os los Infantes Don 
Alonso y D. Fernando, y que en esta venida muchos pue- 
blos de los Moros , fáti^dos de los continuos desastres 
de la guerra , queriendo habitar pacíñcos sus tierras , vo- 
luntariamente se le entregaron con buenos tributos , y los 
aceptó ocupando sus fortalezas , y dexándolos en su ha-* 
bitacion ^ los qüales fueron Ecija , Almodovar , Estepa^ 
Siete Fila , y otros de menor cuenta. 
- 2 2 Fluctuaba Italia por estos tiempos en guerras ci- 
viles , ocasionadas de desobediencia á lá Iglesia Roma- 
na del Emperador Federico II j que pasaron á mas pe- 
lijoso extremo en el año siguiente de 1239 , en el qual 
se hallaban los Reyes en Sahagun á 20 de Julio , qué 
consta de instrumento que se lee entero -en la Historia 
de. Segovia del docto Diego de Colmenares , á cuyo Abad 
despachó este año el Santo Rey por su Embajador al 
Pontífice Gregorio IX , á significarle su sentimiento de no 
poder pasar á favorecerlo en persona. Refiérelo Oderlco 
Reynal4p^^el qual tratando de loque asistían al Pontí- 
fice los Reyes de Francia c Inglaterra : ^*Los de Espa- 
fiña ( dice) que aunque ñiesen sumamente afectos á la 
«^Iglesia Romana ^ con todo Implicados en continuas guer- 
>9ras de. los Moros, solo podian explicar sus atenciones 
»en sus cartas , de los quales Fernando Rey de Castilla 
wy Lc(Wi , sabiendo por avisos del Papa la disensión de 
nía Iglesia y del Imperio , le significó la grandeza de su 



/ 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. U 1 3 y 

asentimiento , y le envió un advertido Embaxador que 
Y^mediase con Federico sobre la restitución de la concor- 
>^ia.'' Así Oderico , hechas castellanas sus palabras la^ 
tinas , que pone luego largas cartas del Santo. Rey y da 
su madre , llenas de explicaciones de su afecto y revé* 
renda y deseos , firmadas en Burgos á 4 y 5 de Diciem- 
bre, con otras en que se manifiesta como había tlem-r 
po que contendía el Santo Rey con el oüsmo Empera- 
dor Federico , sobre la restitución de estados que perte-1- 
neeian por hereditarios de la Reyna Doña Beatriz su 
primera esposa , al Infante D. Fadrique su segundo hijo, 
a quien la Reyna que lo prefirió en su amor » debió de 
instituid heredero de ellos y y enviábalo su padre ahora á 
Italia con el mismo Emperador , á que procurase ser res? 
tituido en la herencia materna ^ llevando particular carta 
de recomendación para el Pontífice y en que dice el Santo 
Rey : ^* Creemos que no se habrá pasado de la memoria de 
»9Vuestra Santidad y las muchas veces que . á ella tuvimos 
99recurso en tiempo de la Reyna Beatriz , de dulce ihtímoriá, 
9)vuestra hija y habiendo pedido varias veces al ' £t»perar 
>idor por Fadrique nuestro hijo las cosas que it coiüpet- 
99tian por derecho de sucesión y porque las retenia y se 
yiexcusaba de restituirlas &c*" Que son con poea jdiforcnr 
cía sus mismas palabras traducidas y y prosigue' eo^ Ja ohisb^ 
gacion y que cómo á padre lé Incumbía de solipitar.paca 
su hijo 16 qtie su madre puesta en ti último tcrnlinoftlé 
su. vida le habla destinado ^ de que en nuestras Historias 
Ao hay memoria alguna ^ pero hácela Oderico , de que á 
esta pr'ecensíon Uejgó á Italia el Infante D. Fadrique qdl 
Abril dd año sigílente tie 1240. > . 

. .2^' Lá& Universidades .comenzadas por.el ReyDon 
Alonso dó Looa sü padre en Salamanca ^y por el Rey 
D. Alonso de Castilla su abuelo materno en Falencia^ redii^ 
xo á una est^ ano S. Fernahdo en Salamanca y á que en los 
sigiuentes favoreció con muchos pirivilegíos^estableciendp 
de esta vez aquella insigne Academia de las letras y tan 
provechosa á ius reynos , y entre tanto li& muchas ocupar 
cieñes que detenían al Santo Rey en Castilla ^ haicvm que 



1^6 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULAHES 

algim tanto padeciesen las fronteras de Andalucía , y la 
guerra anduviese menos pujante 5 lo qual dos veces hl- s 
zo ir á su presencia á D. Alvar Pérez de Castro á nego- 
ciar socorro , qué no siendo tan considerable como conve- 
nia j en el primero , en el segundo viage , dexando la 
Condesa su muger y su familia en eL castillo de Martos, 
con quarenta soldados de guarnición , lo expuso á ser aco- 
metido de los Moros , aunque se fió en quedar en el D. Te- 
lio Alfonso / y Diego Pérez de Vargas. Habia sucedido 
en el mayor poder de los Moros al Rey Abenj :ic , Ma- 
homat Aben-Alhamfir , que orgulloso con el nuevo do- 
minio se. pretendía acreditar 5 y sabiendo la poca defensa 
de Martos , pensó sorprenderlo con tres mil Moros, Ile^n- 
do sobre el á tiempo que los soldados de su guarnición 
andaban corriqndo la campaña ; lo qual visto por la Con- 
<ie|sa /excediendo su valor á su sexo , animo los pocos 
que habia dentro , c hizo vestir varonil trage y tomar las 
armas Á sus muecres , qjc con maravilloso esfuerzo se 
defendieron algún rato , hasta que llegando ios soldados/ 
«autvque tan pocos respecto del poder de AUiamar, ani- 
«ados'dél'exemplo; de aquellas heroycas mugeres , y del 
estímalo de la culpa que se les pondría por la salida , rom-^ 
jpiéron con la Morisma , y á pesar de su fuerza entraron 
<s¿^ ¡el (castillo y quedando muertos los diez : hazaña una 
ly r:otra que hizo retirar á Alhamár con despecho , y su 
aviso llegando á D. Alvar Pérez , que volviendo á la fron- 
tera sé decenia juntando gente que traer á ella y ít daba 
priesa j quando le asaltó intempestiva la muerte, en Or- 
^z ) quitando á los Christianos un gallardo y feliz Ca-^ 
pitan j temido de los ínñelés , y amado mucho dé ]¡¿ mi- 
licia por su a&ble y bizarro natural^ de quien lo mas co- 
mún es no haber quedado sucesión legítima. Otros /sien- 
ten que sí , cuya averiguación no es ahora de mi propó- 
sito. Sintió mucho S. Fernando su muerte , que algunos 
(ponen en el año de 1239 ^ si bien esta y la. de D. Lope 
íDiaz de Haro , Señor de Vizcaya, no .menos dañosa i 
lo público , colijo de algimos privilegios haber sucedido 
en este de 1240 , y meto hace mas creíble lo que dicea 



DE LA CIUDAD DB SEVILLA* X1B¿ U t'^J 

los historiadores y que hallando á S. Fernando en Burjgos, 
aunque por iridisposicioivque k sobrevino , no pudo acu- 
dir luego en persona como, convenía : envió delante al 
Infante D. Alonso su hijo , y sí«iicndolo luego que con- 
valeció , residió de esta vez en Córdoba trece meses y ek- 
cuyo tiempo sfe hicieron varias correrías y conquistas de 
muchos lugares s en que lo que por privilegios me cons- 
ta es , que estaba en ella á d de Marzo y 27 de Novicm*^ 
bre de 1241 ; que en la primera fecha y con su müger la» 
Bxjma Doña juana* , y sus hijos los Infantes D. Alonso^ 
D. Fadríque , D. Fernando y D. Henrique , dio al Orden 
del Hospital de S. Juan de Jérusale^ ^ y á D. Fernán Ro- 
dríguez , Prior suyo en Castilla y León , y á D. Ro- 
drigo Pérez , Comendador de Consuegra y las villas y cas-t 
^ tillps de Siete Fila , Almenara y Lora j si bien parece no 
estaban conquistados de los Mocois^ y después se eaná-^ 
ron por los mismos caballeros $ y en la segunda dio al 
Orden mismo ciertas casas y viñas y huertas en Lucena. 
Pero en este intermedio descubren los historiadores de 
Murcia á S. Femando en aquella ciudad á 2 de Julio y ctí 
fecha de privilegio á la Iglesia de Santa María de Val-- 
puesta y poniendo su entrega en este año; Reynaha desde 
la muerte de Abenjuc en Murcia Hudiel y á quien el Gra-^ 
nadino Alhamar pretendía usurpar la corona y tan supe-^ 
rior. en. fuerzas , que temeroso Hudiel de que por fuerza 
lo privase , acudió á S. Fernando poniéndose en su ampa-» 
ÍP i y por medio de Embáxadores capiculó la entrega de 
sus principales fortalezas , otorgándose por su vasallo , te-» 
diendote la mitad de sus rentas, por quedar debaxodc 
$u patrocinio el y sus Moros en sus poblaciones ; á 16 
qu¿ partió el Infante D. Alonso , y se aposesionó del Al-i 
cazar de Murcia y amparando de modo á Hudiel y que pu-« 
do tenerse por seguro de la tirana soberbia de Alhamar^ 
y que entonces visitase S« Fertondp aquella ciudad y* 
reyno , es muy seguro , y mas con tal testimonio. 

24 Padre e hi)0 volvieron á Burgos y dexando en buen 
cobro las fronteras > y en el Monasterio Real de tas 
Huelgas o&ecló S. Fecnandoá Dios su hija Doña Beren-^ 

TOMO I. S' 



138 ANAlBS ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

eiiela , qoe tomó el hábito de Religiosa de manó de Don 
Juan , Obispo de Osma , que por el Arzobispo de Tole-- 
do D. Rodrigo hacia oficio de Chanciller mayor ; lo qual 
fue ya en el año de 1242 , en el qual hay autor que se- 
ñala haber dado principio S. Fernando á la piadosa eos-' 
tumbre de lavar los pies á doce pobres el Jueves Santo, 
en memoria del sagrado lavatorio de Christo á sus Discí- 
pulos , que religiosamente observan los Reyes. Hallábase 
en Valladolid a i5 de Marzo , ségun data de privile- 

J¡ío , en que con las .Reynas Doña Berenguela y Dona 
uaná, y los Infantes D. Alonso ,D. Fadrique, D. Fer- 
nando y D. Henrique , dio al Orden dé S. Juan de Jeru- 
salen algunas heredades en Almodovar : y en Valladolid 
también se hallaba á 5 de Abril de 1 243 en que despa-^ 
chó privilegio , en que mandó asentar Escuelas genérale^ 
en Salamanca , como las puso el Rey D. Alonso su pa-^ 
dre, cuyos privilegios le confirmó , recibiéndola en su am- 
paro , y honrándola con muchas prerogativas. Y en el 
mismo dia se advierte otro privilegio suyo concedido á 
la ciudad de Jaén , que puso en la nobleza del Andalu- 
cía D* Gonzalo Argote de Molina : padecieron á este 
tiempo las fronteras algunos contratiempos , que pusic* 
ron en contingencia las conquistas pasadas. Crecía la so- 
berbia del Rey de Granada Aben-Alhamar $ pero baxan- 
do S. Fernando á Andalucía el año de 1 244 , desde el 
qual nunca mas volvió á Castilla , no solo lo reprimo , si- 
no ganó á Arjona y otros muchos lugares , invernando en 
la frontera hasta el año de 1245, 

25 En ¿1 fluctuaba en inquietudes internas el reyho 
de Portugal , hasta deponer de su gobierno á su Rey Dori 
Sancho II , y llamear al In&nte D. Alonso su hermano, 
que estaba en Francia casado con Matilde , Condesa de 
Bolonia : vino D. Alonso favorecido del Pontífice , y apo- 
deróse del gobierno , y -el depuesto D. Sancho ^e acogió 
á Castilla al favor de nuestro Rey S. Fernando:, que no 
lo debió de ver tan desasistido de razón como publica- 
ban los Portugueses 5 pues ademas de ampararlo , deuda 
precisa de su piedad , dexó empeñar en su ayuda sus ar- 



0B LA CIUDAD DE SEVIljLA. UB, h IJP 

|na$ por medio de su primogénito el sabio Infante Don 
Alonso , que tomó con mayor eficacia tal empresa -, y á 
cUa con muchos Ricos Omes pasó ca pejrsona con D^ Sanh 
cho , hasta que desistió obligado di? amohestádones Pon- 
tifíelas 5 lo qual fue ya en el año de 1246 : pero en este 
de 1245 S. Fernando contra los Moros prosiguió las en»^ 
presas con igual valor y felicidad y teniendo ya la mira 
a la conquista de Jaén , de que esperaba resaltar oportu- 
nidad para la de Sevilla : y estando en estas disposición 
nes , pasó los puertos en su busca la Reymi Dona Beren- 
guela su madre , que solícita de disponerse con mayor 
quietud para morir sin el peso del gobierno que la que- 
daba en estas ausencias ^ queria persuadirle que la exo- 
nerase de tan grave cargo. Seis semanas estuvieron jun- 
tos en Pozuelo , pueblo donde hoy es Ciudad-JR.eaI , doií- 
4e S. Fernando con graves razones, la enteró de la suma 
importancia de su presencia en las fronteras , y lo que de 
ausentarse se habla experimentado ^ pues nunca algún in- 
fortunio sucedió sino en su falta , y la persjiadio á que 
prosiguiese en el gobierno db lasí reynos , mediante Ip 
qual se prometía acabar de extirpar la Morisma. Cedió 
la Reytia á razones tan éfiéaces , y despidieron^ cdn re- 
cíprocas lágrimas» profetizando acaso sus corazones que 
no hablan de verse otra vez en esta vida mortal : y vol-* 
vio la Reyna á Toledo , y S. Fernando á las armas re- 
suelto, á sitiar la ciudad de Jaén , y no desistir hasta ren-> 
dirl^ Sobre illa, estaba con su eicercito á< 4 de Enero 
del . ano de 1 2 46: , como se Ve en fecha de privilegio 
dado en favor de la ciudad de Toledo , con que prue- 
ban esta verdad , en que variaban antes los Cronistas 
en sus : Anales D. Martin de Ximena : difícil mucho era 
la einpresa $ pero no siéndolo alguna á la fe y al valor 
de S. Fernanüo , socorrió él cielo con oportuna causa , que 
obligó al Rey dé Granada Aben-Alhamár , no solo á en- 
tregarla y sino á hacerse su vasallo , tributarle crecidas 
parias , y obligarse á acudir en persona á los exercitos, 
porque los Oximeles^, parcialidad contraria á la que ía hizo 
reynar y se conspiraban en su contra. Con tan ventrosos 

Sz 



a 4^ «NAtfiS •MtBáiÁSt ICOS Y SECULARES 

xapítulos entró S. Fernatído en Jaén , donde lo halló el 
ipñncvpio de cátos Anales , resuelto á emprender la restau- 
ración de Sevilla'^ que allí tuvo principio, con que ha cor-»- 
ridó veloz la pluma por sus mas gloriosas acciones-, co-^ 
uio de Prírucipe valiente y dichoso , reservando á otra .mas 
eloqüente las de Santo; y vuelve á mirarlo difunto en el 
reglo fc'retro , cercado de sus llorosos hijos y vasallos , que 
con piadosa reverencia pasaban justamente del respeto á la 
adoración , considerándolo trasladado á la eterna diadema. 
' 26 Dexando á la retórica del silencio, á vcices mas 
ponderativa que la mayor cloqüencia ., las generales lágrí-f 
mas en tan crecida perdida., fue sepultado su cuerpo en 
lay Santa Iglesia de Sevilla , en la pkrte ya separada para 
capilla Real , en que estaba colocada la santísima imagen 
4e nuestra iSeñora de los Reyes , á cuyos sagrados pies 
jes tradición que mandó sepultarse , y en que permanece 
itiiiagrojamente incoixupto ; y tiene su mauseolo , relica- 
rio ya^en sus quatrq fachadas, en quatro lenguas , He- 
brea , Arábiga ^ Latina y Castellana , este letrero que 
.pondré i en la Castellana y Latina. 



.!.' 



/ 



íAQüI yace el MVY ondeado HERNAN- 
DO SEÑOR DE CASTIELLA , E DE TOLEDO , E 
DE LEÓN , E DE GALICIA, DE SEVILLA , DE 
. CORDOVA , DE MURCIA , DE lAHEN , EL QUE 
- . CONQDBSO TODA. ESPAÑA , EL MAS LEAL, 
f , BL-. MAS 1, VERDADERO , EL MAS FRANCO, 
. EL MAS ESFORZADO , EL MAS AFVfiSTO ^ EL 
MAS GRANADO ,.EL MAS SOFRIDO, EL MAS 
HQMILDOSOjEL QVE MAS TEMIE A DIOS, EL 
; ; QVB. MAS . LE EACIE SERVICIO , EL .pVB 
QVEBRANT0 , E/DESTRVYO A TODtíS SyS 
, ENEMIGOS , EL QVE ALZO , E ONDRO TO- 
DOS SVS AMIGOS , E CONQVISSO LA CIV- 
DAD DE SEVILLA, QVE ES CABEZA DE TO- 
DA ESPAÑA , E PASSO. EN EL POSTRIMERO 
DÍA DE MAYO , EN LA. ERA DE MIL £ CC. 
E.NPVENTA. . . /..-<;.„ ... 



c •« 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA* LIB. i; I41 

HIC lACET ILLVSTRISSIMVS REX FERRAN- 
DVS C ASTELLAE , TOLETI , LEGIONIS , GAL- 
LECIAE , SEVILIAE , CORDVVAE ^ lAENI, 
CONSTANTISSIM VS ^ IVSTISSIMVS , STREN V- 
ISSIMVS , DETENTISSIMVS , LIVERALIS- 
SIMVS , IN TIMORE, ET SERVITIO DEI , EFI- 
CACISSIMVS , QVI CONTRIVIT , ET E^JER^ 
MINAVIT PENITVS HOSTIVM SVOROM PRO- 
TERVIAM ^ QVI SVBLIMAVIT , ET EXALTA- 
VIT OMNES AMIGOS SVOS , QVI CIVITA- 
TEM HISPALENSEM , QVAE CAPVT EST , ET 
METRÓPOLIS TOnVS HISPANIAE DE MA- 
NIBVS- ERIPVIT PAGANORVM , ET CVLTVI 
RESTITVIT GHRISTIANO , VBI SOLVENS NA- 
TVRAE DEBITVM TRANSMIGRAVIT VLTI- 
MA DIE MAII, ANNO AB INCARNATIONE 
DOMINI Cía ce. LIL » 



I Se ki disputado mucho sobre 
el dia fixQ xle la muerte de S. Fer- 
nando ; naciendo Ja duda de que la 
Iglesia celebra su memoria en el día 
penúltimo de Mayo , sin embargo d^ 
^ue los epitafios latino y castellano 
puestos por D. Alonso su hijo , y que 
Ae conservan intactos , expresan que 
íaileció el dia ultimo del propi(^ mes. 
juna observación de D. Juan Jóseph 
jHeídeck , profesor dé lenguas orien- 
<^ » a^i^dó por5« M. á les Rea- 
les Estudios de S. Isidro de esta Cor- 
to , desvanece todas estas dudas , ase- 
gurándonos que murió dentro del día 
en que le celebra la Iglesia. Los qua- 
1ro epitafios dicen«ydeben.dedr una 
sola. cosa, y laduda solo puede ^na- 
cer del modo de contar los días. La 
Iglesia los cuenta de media noche i 
media noche ; pero el modo civil, de 
aquellos tiempos los contaba de. las 6 
de la tarde á las 6 de h.tarde : de 
9ianera qU9 muriendo di (fia go á I48 
7 de la tarde , ya moría en el 91 se- 
gún el método civil. S. Feru^rntó mur 



rió según el epitafio hebreo BtUliom^ 
y según el árabe Lelit iam , que uno 
y otro quiere decir en la primera vi- 
gilia del dia último ; esto es , en el 
término que hay desde las tf de la 
tarde hasta las 1 2 de la noche : pp^ 
consiguiente murió sin duda ácn^ 
tro del dia 30 , que no espik-aba hasta 
las 1 2 de ht noche según nuestro ac- 
tual modo de contar , que es el de la 
Iglesia : y los epitafios casteiJaho y 
latino , que no tenían subdivisión de! 
•dia y.' expresan, el por mayor según ei 
modo de contar de entonces. Esto 
' parece no tiene duda , porque si hv- 
Biera muerto después de las 12 de la 
noche , pusiera el epitafio hebreo 
Seshaxétr , y el árabe Tulut aleit^ 
esto es , en k segunda vfgilia , que co- 
mienza en aquella 'hora -.por lo mifr- 
mo ademas de quedar sin duda qiie 
murió en el dia 90 , quedamos asegu- 
rados de que &1 Jeció entre las 6 y las 
ti de la noche en que- acabó iUdio 
dia. 
':.£ste.ed el dictamen del Señor 



I 42 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

27 Queda dicho como para Capilla Real , la en que 
ahora fue sepultado S. Fernando ^ se separó la parte mas 



Heldeck: y para mas claridad ad^ 
vierta , que el primero que dudó de 
que S, Fernando habia £illec¡do el 90 
de Mayo fué el Marques de Valde- 
¿ores , y el que dio motivo al que el 
Maestro Florez dixera en contra de 
lo que' hasta nuestros días ninguno 
había dudado -. luego que salió al pú- 
blico.este pensamiento, tomaron otros 
la pluma , y respondieron al dicho 
Maestro Florez , demostrando de que 
el tránsito de nuestro Santo había sido 
el día en que la Iglesia lo ha celebra- 
do y celebra. Uno de estos fué Don 
Diego Alexaridro de Galvcz , Racio- 
nero de la Santa Iglesia de Sevilla , de 
quien anteriormente he hablado , el 
que publicó una Disertación , cuyo 
título es ; Elogios dt S, Femando 
III Riy de España , contenidos en 
las fuatro inscripciones de su sepul- 
cro , mal entendidas por el Rsno» P* 
M* 1*V. Henriquez de Florez , AguS" 
tinian^ > en quanto al dia del tran- 
sito del Santo Rey > y se imprimió 
en SevIUa en el año de 1762. De ella 
me ha parecido copiar lo que aquí se- 
inserta , que confirma que la muerte 
•de S. Fernando filé el 30 de Mayo, 
contra la opinión que habia escrito el 
expresado M. Floréis , con cuya res- 
puesta queda mas afianzado lo que 
liemos dicho *. dice así : 

„No es disputable , que el Rey D. 
j Alfonso X mandó fixar los epita^ 
,fios : pensamiento tan brillante , co- 
»mo dice el M. Florez , de estampar- 
iSe en quatró knguas , \ quién sino es« 
»te Príncipe en aquel siglo lo podía 
»tener ? Ni ea tampoco dudable for«> 
„mó el mismo Príncipe los quatro 
i,elogio6 ; dícdo Caro , y nunca se ha 



'» 



^y* 



■«♦* 



íi* 



■»»' 



»»' 



^creído otro Autor en Sevilla ni Cie- 
rra de ella. No se atrevió el M. Fio* 
„rez á.decir tanto , sin embargo que 
„el citado Rodrigo 'Caro , á quien 
„al^ por el mandato de ponerlas, 
„tambien expresa I9S ordenó ; pero 
„por lo raro y especial del pensa- 
„miento , ortografia &c. lo mas á que 
„se alargó este sabio filé á decir : Co- 
„mo dispuestos en la Corte , y aca8<» 
,»por el mismo Rey D. Alfi>nso. 
«,(102)- Demos y dé el M. Florez co- 
rroo parto de la sabiduría dé este 
^Príncipe el brillante pensamiento 
„de tal disposición y.&rmacbn de 
^elogios , sin igual en otro Prín- 
,,cipe ; pues no hay razón para ne« 
,,garle esta insigne obra. Pues siendo 
,,el autor de los epitafios el Rey D. 
«.AJfense , estamos ya fiíera de la di- 
„ficúltad, y todas quatro inscripcio- 
»»nes están contestes en que fué el 
%,trán8Íto de S: Fernando en el dia 3^ 
«,de Mayo. £1 mismo M. Florez , que 
»,tanto sudó y trabajó formando cuen* 
•,tas , adaraxido cómputos, combinatf- 
>,do meses , ajustando y reduciendo 
»,£giras y años de Jb creación para 
tiprobar que el Santo murió el dia 
t*3 1 de Mayo , ese mismo dice , qué 
v,auftque en las inscripciones castella- 
,,na y latina se expresa el último dtá 
^,de Mayo , se debe entender .el 30 jde 
„dicho mes. ¡ Ay tal asegurar ! pues sí 
»»el M. Florez con fortísímo empeño 
«>y giganteo esfuerzo trabajó en el to- 
„mó n , y en:el papel de Elogios so* 
»,bre que S. Femando fidleció el dia 
,,3 1 de Mayo , y que se debia solici- 
»,tar , salvo meliori , se rezase en di- 
^cho dia : ^cómo ha de decir que en 
ijas inscripciones se debe entender 



(zoa) ' Elogiifs fág*^* 



DB LA CIUDAD D£ SEVILLA. LIB. 1« T^^ 

oriental de la Mezquita mayor , dividida con rejas de 
hierro , y en que se colocó la santísima imagen de los 
Reyes en el tabernáculo portátil de plata , que antes la 
conduela , y en que aun la veneramos , tan celestialmenté 
hermosa y. grave y que excediendo toda la posibilidad 
. de humano arte , acredita lar-tradiciones de milagrosa 
obra h enseñan estas , venerablemente firmes , aunque sin 
expresión de tiempo ó lugar , que elevado y absorto el 
Rey S. Fernando en oración profunda , se le representó 
que via á la Reyna de los Angeles , cercada de mages^ 
tad y resplandor , que le hablaba benignamente ^rome« 
tiendole su favor y premio de la devoción con que la re- 
verenciaba 5 y que vuelto en sí del éxtasi , quedó tan pre- 
sente y tan viva en su idea aquella divina beldad , qué 
ie parecía estarla mirando siempre , encendiéndose en sü 
fervoroso deseo de tener una imagen que al vivo la re- 
presentase ; para lo qual hizo llamar los mas eminentes 
artífices , y les dio las señas y procurando explicar aque- 
lla hermosura , aquella magestad , las facciones perfectí^ 
simas y el semblante soberano y el talle y quantas circuns- 

, Ja expresión pusf rimero día y últi- ^empezaba á las 1 2 del día 30 de dicbo 

ifina dii por el 30 t^Cómo? Léase „mes : S. Fernando murió despue$ del 

„$u Clave Historial. Ci 03) En las ins- „mediodia del 30 de Mayo ; luego 

»,truccíone8 que da este sabio para el »,segun el modo de contar del Rey 

«,modo de regular los años , meses, „D. Alfonso su hijo , murió el Santo 

„dias y todas las demás cosas que sir- „el dia 30 de nuestro Mayo. Porque 

„Ten i la cronología , y esta á la his- »,no se podrá dudar que siendo obra 

^,toria , pues de todo esto se compo- sidel mismo Key D. Alfonso las ins- 

»,ne dicho libro: explicando el modo ,>cr¡pciones , usase este Príncipe de 

de computar los dias entre diversas „otro modo de computar los dias que 



9% 

9) 



naciones V gentes dice : Los Hebreos, „el suyo: pues de este modo hacia mas 

,,Tnrcos e fialianos empiezan el dia „briUante la novedad de su pensa- 

tipor el poner del sol: : : Los Roma- „miehto:y se acomodaban todas qua- 

„noQ , Franceses y Españoles empie- ,»tro inscripciones en empezar i con* 

4,zan i contar por la media noche:::: - ^^tar el día desde el precedente ; dos 

„ Alfonso el dabio por el mediodía „desde' el ocaso según el uso árabe y 

^precedente. Salimos de dudas. El ^hebreo : y las otras dos desde el 

„Rey D. Alfonso el Sabio empezaba ,,mediodia precedente , según parti- 

i,el dia desde el medio^id preceden- y^cular uso del mismo Rey D. Al« 

9>te :con que el dia 31 de Mayólo ^fonso." 



144 AKAL£S ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

tancías podían conducir á que mejor instruidos imitasen 
por su relación el sagrado original ; mas aunque se hi- 
cieron trey imágenes y oía repetición de unos mismos 
maestros , oia competencia de diversos y ninguna satisfizo 
aquella vivísima idea , que en la dificultad Fraguaba mas 
Intensos deseos , á que correspondió piadosa la divina 
clemencia , enviando dos Angeles en forma humana , y, 
muestra de escultor y pintor que supliesen el defecto de 
artífices -mortales , los quales hicieron esta imagen en bre- 
vísimo espacio , bien como los que fabricaron la cruz del 
Rey D. Alonso el Casto : mas como esto sucediese mas 
por piadosos discursos que por certidumbre alguna y se 
pretende alcanzar y no habiendo autor de aquellos tiem-- 
pos que lo cuente ^ ni mas que la tradición , aunque no 
vaga , como dixo críticamente el Padre Juan de Pineda 
en el Memorial y confusa , pero tan devotamente admi-* 
tida y que ofendiera su afecto reverente qualquier dudoso 
jdiscurso j aunque no falta quien diga que a S. Fernán^ 
jdo la envió su primo S. Luis de Francia , y que las de- 
.mas fueron hechas á su imitación y y otros que la here- 
dó de sus antepasados , alegando á D. Gonzalo Argote 
•de Molina, que dice en la Nobleza de Andalucía ( lib* i. 
cap. 47. ) que en la batalla de las Navas de Toiosa , en- 
tro el Rey D. Alonso el Noble un estandarte con la ima- 
gen de nuestra Señora de los Reyes de Sevilla, aunque 
otros discurren que fue' equivocación 4c pluma ó error 
de imprenta, poniendo nuestra Se&ora de los Reyes de 
Sevilla , por nuestra Señora de los Reyes, ó del Sagrario 
de Toledo , á que mas se semeja su estampa. 

28 D. Joseph Maldonado DáviU mi tio , cuyos pa^ 
peles cito en otros lugares^ en un tratado que tuvo coii 
licencias para la Imprenta , de esta Real Capilla , que está 
original en mi poder , le es fuerza afirmar que los Ange- 
les en disfraz de artífices ocurrieron al Santo Rey en tiem- 
po que tenia cercada á Sevilla cerca de Alcalá de Gua-' 
daira,. donde el ano de 1249 fundó un Convento de San 
Francisco , con advocación de los Angeles , conjetura pia- 
dosamente jjgpiagmvia^ jnas que no se halió otro apoyo; 



DS LA aUDAD D£ SEVitLA. LtB« U 145 

el mayor del venerable origen de esta Imagen es la tradi* 
cion. Todo su sagrado bulto tiene inilcados los movi-** 
mlentos naturales ^ con que fácilmente se mueve , sienta 
y levanta : el vestido interior antiguo no se le ha qui- 
tado de tiempo inmemorial , ni á quitarlo se atreve el 
respeto , con memoria de que experimentó castigo divino' 
irreverente mano que osó querer registrar su interior- 
adorno : la belleza y magestad del ' aspecto es mas que' 
humana ^ que ponderó bien el Rey Don Alonso II , di* 
cíendo : que la imagen de ios Reyes era RepM de las imá^^ 
genes , su estatura humana , y el Niño que tiene en suS" 
brazos en todo correspondiente , y Madre e Hi|o con* 
el color algo moreno , efecto de la antigüedad^ pero de» 
tal perfección , magestad y soberahos semblantes , ' que» 
infunden amor y temor en benigna y severa , mas siem^ 
pre hermosa magestad. Sírvela capilla y familia Real dé' 
Ministros y Capellanes , que se tiene por cierto ser de 
igual antigüedad , de que volvere á tuiblar con motivo' 
& memorias sujrasi en la ;venidéro. Las otras tres imá« 
genes de • semejante forma y avtiqiie muy inferior- belleza,-^ 
están una en la 0>le^al de San Salvador con advo^-^ 
clon de las Aguas 5 otra en el Convento de San Qe* 
mente , dádivas , según se afirma^ del mismo San Fer* 
tundo ) y la tercera en el Convento de San Francisco efV 
poder de una Cofradía que estuvo áhtes en un hospicat 
en la Al&tfa , intítuhdaSan Matieo. Afirmase que sien-* 
do esta Cofradía de los menestrales v oficiales mécátiícósf 
de Sevilla , dedicada al Evan^lista San Mateo, 'mereció 
que en ella se alistase San Fernando , y la enriqueciese 
con i esta imagen : ahora isus cofrades- son los sastra \ f 
en memoria de tal iprincipio conservan. proeminentía de 
representar la guarda Real.de su cuccpaenlasfimcio^ 
nes públicas '. '^■í:* 

Z9 Sábado primero de Junio se hizo el entierro de 
San Fernando oon suntuosidad debida como <n las 



. •• •■ • « * .> *" 



I Eftabí stn uto Me prívUegió: qae se let contimiase en goqe .4?. A» 

luce algunos titos oii¿ los indívíduot lo que se ootioedSó: después se luí 

de csu Hentiaiidia redeqoíron fua suspendido; ignorólos ototíi^^' 

TOMO U T 



1^6 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

quias : ¿ mas que mucho que se esmerase la humana gran-- 
deza en el funeral que: solemtusxS el cicla con música anr 
gálica ?,segua escriben algunos graves autores , sin em- 
balsamarlo ni solicitar con algún medio librarle de la 
corrupción ordinaria y, según en nuestros tiempos se ha 
veriñcado en las diligencias para su canonización con 
atentísimas visitas de Médicos y Cirujanos y que en su 
3anto cadáveír^ que se conserva entero^ no han hallado con 
diligentídma observación el mas leve indicio de los que 
quedan . precisaoiente en los cuerpos embalsamados , y. 
declarado ser en todo milagrosa y sobrenatural su incor-* 
rupcion \ y todas las circunstancias de ella ^ aspecto libre 
del ordinaria horror de los cadáveres ^ olor no solo ageno 
del cpmun desapacible V sino prodigiosainente suave, y 
otras^ mud^ qufit hacen evidencia de continuada piro* 
digia.^ : 

. 30 No se vielron en este sepulcro las: estatuas y but- 
tos que suele erigir la Magestad humana , circunstancia 
misteriosa hasta que pudái libremente ponerse con la dia- 
d/^tna^ de Santoí ^ CO0 i]ue. no. quedó ni retrato .^yo en 
que c^n certes^ podrimos entender dura, su semejanza: 
petecid una que hay noticia había en la Santa Iglesia 
antigua y, que estaba pintada en la pared ^ y fue deshecho 
<K>n ella r y: aunque el Convento de San Qemtnte guarda 
«{la pintura con estimación de; trasunta .Verdadero , tpa« 
sijble: eha.su antigikdad^ que ya iia puedtp digb&mtmo 
en pa'rticiíilar altar i pero guárdansfe jxmt prendas sagrad 
das su espada y que estuvo siempre en depósito de su 
1^^ capilla y que se saca en procesión el día de San Clq* 

3i?n(e;,! como en la noticia de su fiesta diremos irsu pen* 
onóf i estandarte Real que guarda la Santa Iglesia do 
SevjJ¿3:;^.y.en .su> reUcario un .vaso de cristal guarnecido 
de metal dorada , en que se afirma qué. bd)ía , cuyo 
labio- ix>dea la guarnición > y cñ ella esculpido con ca- 
racteres gpticos : Damittus meus y. Dom»usiinihi adjutat^ 
^ non timebo quidfaciat míbibpnfa ,JÍ^ des^iciam itálicos. 
\n/oi\. Sfjiqr mh , el, Señor jc^ e^ if^ ¿U,ar4^_ ry ''^ Jemere ¡9 
que puede baeer conttd mi á bomkre ^yidespretíaté mis ene-- 



N 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. I. 1 47 

tnigos 5 que eran freqüentcs protestas de su continua in- 
vocación del favor divino. Otra preciosa prenda que guar- 
da el mismo relicario es una imagen de nuestra Señora, 
que se dice traia siempre pendiente en decente forma 
del arzón de su caballo h su materia marfil , y su tama- 
ño casi dos palmos y con un taladro de la cabeza á lo 
último del ropage , porque parece pendia de cordón ó 
engarce , y que según algunas noticias antiguas , que es- 
fuerzan buenas confeturas de Grecia á Alemania con la 
Emperatriz María Irene , muger del electo Emperador 
Felipe j y de Alemania á España . con la Reyna Doña 
Beatriz su hija , vino dimanada preciosa herencia, digna 
del epíteto : socia belli : compañera de ¡a guerra , que se dio 
por igual causa á otros divinos sunulacros. También quie- 
ren njese prenda de San Femando y de esta Iglesia Ta 
Verónica que se adora en Jaén , que de allí dicen traxo 
con el poco fundamento que notare en otro lugar i y 
á otro también remico el hablar de las reliquias de San 
Leandro I herencia asimismo presumida de San Fernan- 
do y y que quedaron en su Real capilla. 

31 Voló la noticia de su gloriosi^inio tránsito así co- 
mo la fama de sus virtudes y <& sus heroycos hechos y que 
to ^ tenia aplaudido en el orbe christiano 9 y el Pontífice 
Inocencio IV , grande apreciador suyo ^ encargó su feliz 
memoria , y en cierta manera su reverente culto á la 
piedad christiana con un Breve dado en Perusio á 15 
de Octubre del año décimo de su pontificado , en que 
concedió indulgencia de un año y quarenra dias á los 
que en el de su anua recomendación visitasen su capi*^ 
lia <^reciendo sufragios por el eterno descanso de su at- 
ma ; y en ella dice el Pontífice , según copio de la cláu- 
sula latina : ^Ora la Iglesia por las ánimas de los fieles 
fHÜfuntos , entre los quales Fernando , de clara memo^ 
nria , Rey de Castilla y León , se cree haber dirigido 
»i5us pasos al camino de los Mandamientos dd Señor, 
f^ampllando magníficamente el. culto de su nombre , &c/^ 
Aumentóla el ano de 11^4 , como en el veremos. 

31 Dos veces queda visto como fué casado San Fer« 

Ta 



148^ ANALES ECLESIÁSTICOS V SECULARES 

pando , primero con la Reyna Doña Beatriz , que ha- 
biendo muerto el año de 1 2 3 5 , del Real Monasterio de 
las Huelgas de Burgos fue trasladada á Sevilla por el 
Rey Don Alonso su hijo antes del de 1279, como en 
el se escribirá ^ cuyos hijos , que ya nombre , fueron Don 
Alonso y que sucedió en los rey nos , Don Fadrique , Don 
Fernando , Don Felipe , electo Arzobispo de Sevilla , Don 
JHenrique , que le precedió , Don Sancho , Arzobispo de 
Toledo y Don JMLanuel , Doña Leonor , que murió en ia 
infancia , Dofia Berenguela , Monja en las Huelgas de 
Burgos , que algunos dicen haber venido á fundar el 
Convento de San Clemente de Sevilla , Doña Maria , que 
vivió sin casarse : de la segimda esposa Doña Juana , que 
ahora quedó en Sevilla viuda , y muy heredera en ella, 
y algún tiempo ..después se volvió á su patria , á Don 
Fernando y á Poh Luis , á Doña Leonor, Reyna de In- 
glaterra 5 todos unos y otros Infantes quedaron por . su 
padre, y fticron después por -el Rey Don Alonso su her- 
jmano, largamente heredados en Sevilla. Y para mas luz 
de la Historia haré ahqra memcnria especial de cada uno. 
3^3 Di>n Alonso sucedió en ía Cbrona 5 Don Fadri- 
que fue preferido en el amor de su' madre, que lo de- 
seó sucesor de sus Estados paternos de Alemania , cuyo 
derecho pretendió , poco grato al Rey su hermano : pasó 
á ItaH^ ,^ donde, largo tiempo estuve con su hermano 
Pon Hqnriííue y de que vuelto á Bspaíia , mezclado en 
desóídeijes publicoS', tnurió á manos djel íigpr del Rey 
.Don Alonso el año de 1276 preso en el castillo de Bur- 
gos 5 y careciendo de honorífica sepultura, se ia dio 
después ^1 Rey Don Sancho su sobrino en el Convenía 
de i laj S^ntísima^ Trinidad de aquella ciudad. Casó con 
,Doña. Despina ó Catalina , hija de Don Pedro Déspoto 
de Romanía y de su muger Doña Elena de Alemania, 
que dicen, fiae hermana, de la Reyna Dpña Beatriz.. El 
JDespotQ desposeído de sus Estados de Grecia ,. se acogió 
ii Cotilla al fevor.del Rey J>on Alonso trayendo est^ 
htja ^de quien comunmente nues):ro^ autqres no dan sut 
-cesión ai fafente j pero pl Ojoaista .m^ypy l^^ Joseph 



DE LA CIUDAIJL I>E SEVILLA. LIB. I. I4P 

Pellícer en el informe de los Sarmientos les da hija á 
Doña Teresa de Castilla , miiger de Don Garci Fernan- 
dez de Villamayor , y también leo que tuvo á Doña 
Beatriz y segunda esposa de Don Simón Ruiz de Haro, 
Señor de los Cameros. 

Don Fernando escriben que murió niño , y que está 
sepultado en el Monasterio de Santa Fe la Real de To- 
ledo. Tengo por mas derto que es el que habiendo sido 
Arcediano de la Iglesia de Salamanca y yace en su tem- 
plo. Muéveme á creerlo ver que no fue el Arcediano el 
hijo de Ja Reyna Doña Juana del mismo nombre , como 
luego diré. 

, Don Henrique habiéndose señalado en' la conquista 
4c Sevilla, comenzó grato á su hermano el Rey Don 
•Alonso y pero perdida su gracia y como veremos el año 
de 1159 > salió de España^ y en Italia dio á conocer su 
valor y su inquietud, hasta que vuelto á Castilla , .en 
las tutorías de su sobrino el Rey Don Fernando IV lo 
veremos introducido en daño piihlico hasta el aop j 304 
de su muerte. Casó con Doña Juana Nuñez de lara, 
que B^m^iron la Palomina y y no tuvo hijos legíti- 
mos. Natural tuvo á Don Henrique Henriquez ó An- 
riquez , que veremos apellidado de Sevilla , y muy Se- 
villano. 

Don Felipe., que renunciada la Mitra de Sevilla, ve*- 
jemos casado con la Infanta Doña Christina y^ que vino 
á ser Rieyna de Cotilla. Vercmoslo causa de públicos 
alborotos y después de los quales cesa su memoria en 
nuestras Historias.: adelante del año 1275 dícesp que? 
murió en Sevilla , y que yace en el Monasterio, de Sa» 
Felices de Amaya con su segunda muger y que fue Doña 
^Leonor K\kiz de Castro ^ hija de Don Rui Fernandez 
de Castro y de Cabrera , y de Doña Leonor González 
de Lara su muger , de quien prueba el Cronista mayor 
Dqh Joseph Peliicer en el informe de los Sarmientos, 
'que tuvo á Doña Beatriz de Castro , dotadora del Mo* 
nasterio de Bcnebibere , muger de Don Diego Pcrez 
i^mdi.ento el Viejo y Chanciller mayor de la Orden dé 



I JO ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECtH^ARES 

la Banda, y repostero mayor del Rey Don Alonso eí 
Ultimo. 

Don Sancho , Arzobispo de Toledo , á quien confun- 
den con otro Don Sancho , Prelado de la misma Iglesia, 
Infante de Aragón. 

Don Manuel , tan conocido de las Historias , y cuya 
línea primogénita se entroncó en la Real de estas Coro- 
nas 5 y con todo se duda donde está sepultado , aunque 
se presume que en el Monasterio de Santo Domingo de 
Peñafiel y en que yace su hijo Don Juan Manuel. 

^ Dona Leonor murió niña ; Doña Berenguela fue Mon- 
ja y Abadesa en las Huelgas de Burgos , de que envió 
fundadoras á nuestro Convento de San Clemente ^ pero 
no vino á fundarlo , como algunos presumen. Otra hallo 
referida con nombre de Doña María , cuya vida dicen 
llegó al año 1272 , y qut yace en el Monasterio de San 
Isidoro de León ; creo es equivocación : y estos son los 
hi)os de San Temando y de su primera muger la Rey na 
Doña Beatriz de Suebia > de la Reyna Dona Juana los 
siguientes. 

Don Fernando , tícnenlo nuestros autores por el Arce- 
diano de la Iglesia de Salamanca , que yace en ella $ pero 
los Historiadores modernos de Francia y Flandes nos han 
descubierto , como pasando á Francia con su madre , aun- 
que no la sucedió en los Estados , por haberla precedido 
en la muerte ^ se casó, y dexó descendientes. Andrés 
Duchcsne * en la Historia genealógica de la casa de Be^ 
thuna , lib. ± , fol. 176 , lo llama Don Fernando de Pon- 
thieu , dándole el apellido de los Señoríos de su madre; 
y dice casó con Lora de Monfort , Señora de Espernon; 
y fue padre de Don Juan de Ponthieu , Conde de Avo- 
nale , Señor de Espernon. Lo mismo escribe en la- casa 
de. Montmorand y en otras partes de sus obras. De Don 
Juan de Ponthieu fue' hijo Don Fernando de Ponthieu, 
Conde de Aumale , qué con nombre de Don Fernando 
de Pontis confirma privilegios del Rey Don Alonso el 
Ulti mo , y antes del Rey Don Fernando IV , descono- 
cido de nuestras Histcrrias $ en Francia permanece su san- 



D£ LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. I* JCI 

% ■ ^ 

gf e. Murió antes que su madre , y así no le sucedió en 
los Estados que heredó la Reyna Doña Leonor de In- 
glaterra. 

Don Luis y muy conocido en los privilegios del Rey 
Don Alonso su hermano hasta el año de 1 2 5 9 , en que 
debió morin En Sevilla hay mucha memoria suya en es-* 
crituras de donaciones oue hizo á Don Garci Martínez, 
su amo ó ayo y que fue Notario mayor de Andalucía. 
Casó coa Doña Juana Gómez de Villamayoc , Señora 
de Bribiesca ^ hija de Don Rodrigo Garda de- Villáma^ 
yor y Doña Juana González de Roa , grandes Señores 
en Castilla > y no tuvo sucesión.. Veo en alj^inos auto- 
res añs^dido otra hijo al Santo Rey y 4 la Reyna Doña 
Juatha ^ nombrado Don Juan ^ que dicen fu^ Señor* de 
Marchena i y et Cronista Don Alonso Nuñez de Castro 
le dio otro mas ^ que llamó Don Alonso Fernandez en 
su Crónica de los tres Reyes , que habiendo sido repa* 
rado y respondió en una apología que anda al fin de ella, 
en que ademas de otras razones cita á Willelmo Breco^ 
que escribid las grandezas de Putiers , que hablando dq 
la Reyna Doña Juana' ^ dice qiíe tuvo del Santo Rey 
/ílios Ferdmandum y, Joanmm j, Ludovicum ^ Alfbansum, 
posibumum y et filiam Alionorum : bijo$ a Fernando y Jua^y 
Luis f Alfonso postbumo yf í Leonor^ Coa todo en nin- 
m privilegió se Jialla noticia de tales In£intes , y el 
Itar.ea cUos es gran 'contradicipn de ^u certeza, 5 .aun- 
que et mismo Don Alonso Nuñez dice que en el Monas-*» 
terio de Mataf^ana estaba pox los años de 1628 un epi- 
tafio de este tenor: 

^AqM faz r/ Infantt Don Alonso Fernán* 
dez y Jijo del muy alto Rey Don Fernando^ 
Que gané a Savílla y i de la ghridsa Reyna 
Doña Juana y finó postrimero de Setiembre;^ 
Era de M.CCC. L. 
Doña Leonor , hija de San Fernando y de la Rey- 
na Doña ' J\ianaL , cáá> coa Eduardo y' PruKipe y después' 
^y de Inglaterra y á quien armó caballero el Rey .Don 
Alonso efe Sabio xn Burgos el año de 1154-1 Y ^^ ^ 




152 ANALES ECLESIÁSTICOS r SECULARES 

en dote ios derechos que tenia á algunos Señoríos en la 
Gascuña. Doña Leonor soia sobrevivió á su madre de 
todos sus hermanos uterinos y y por esto le sucedió en 
los Estados de Fonthieu ^ conforme á sus disposiciones 
legales , en que no se admitía la representación de los 
nietos. Así consta de instrumentos producidos en sus 
pruebas por Andrés Duchesne. ^ 

.34 La Reyna Doña Juana quedó en Sevifla, y en 
. ella se hallaba el año de 25^3 quando su repartimiento: 
después se fue á su patria Francia , por hallarse Señora 
propietaria , ó ya lo fuese antes , ó los heredase después 
de los Estados de Fonthieu , Mestreval , Aumale y otros: 
y allá se casó segunda vez con Juan de Nielle , Señor 
de Falui , Principe de s(ka sangre , de quien tuvo hija á 
Juana de Nielle (en latín Nigella)'/que casó con'Guí*^ 
llelitio de Bethuna^ Señor de LoectQS ^ de que es aütor^ 
el alegado Andrés Duchesne en la Historia genealógica 
de la casa de Betuna (cap. 3. lib. 4. ) , y en la de Mot-< 
moranci (lib. i. cap. 3.) 9 y ^^^^^^ autores , que todos 
producen escrituras auténticas , de que se deduce de que 
tanibien consta que vivia el año de i %66 , y era muerta 
el de 1279 , en que le habia sucedido en sus Estados su 
hija la Reyna Doña Leonor de Inglaterra , precediendo 
á los nietos hijos de su hijo Don Fernando, ^ien age^ 
ñas estaban de está noticia nuestras Historias , y mas el 
Padre Juan de Pineda , que en el Memorial de San Fer-- 
nando se esfuerza á probar que la Reyna que yace ttí 
5u compañía es Doña Juana , y no Doña Beatriz , co- 
mo queda verificado , y se probará en otros lugares : en 
el referido de Willclmo Breco en las grandezas de Pu- 
tiers se señala la muerte de la Reyna Doña Juana en el 
año de IJ54 tan incierto como se ha visto.^ Autor es 
este , que no he podido descubrir , ni lo hallo nombrado 
en las Bibliotecas de Francia : se que Don Antonio de 
Lüpian Zapata dio su cita al Cronista Don Alonso Nu- 
ñcz de Castro ton la^ del epitafio de Matallana, que ambasrt 
padecen las dudas que las mas, que esparció Don Antonio/ 
quees fallía sp atrevía á suplir las Historiaficoninciirtascltas^' 



PE LA CITTDAD DB SEVILLA. LIE. tt. 1 53 

^ La muerte en Francia de la Reyna Dona Juana pone 
en el afio de 127? el alegado Cronicón de Fray Nico- 
lás Tribeto por estas palabras : Obiit boc anno 1278 , üf- 
gina CastelU , mater Regitke AnglU , ad quam jure b^re^ 
ditario post mortem tnatris devolutus est Pontivi Comitatus. 
Murió este aÜo la Reyna de Castilla , madre de la Reyna de 
Inglaterra , á la qual par derecbo de herencia fué devuelt$ 
después de la muerte de su madre el Candado de Pontbieu^ 
Bien así el instrumento , de que consta ser £üleclda ei 
ano de 1 279 , alegado pQC Andrés Duchesne. % 



. 6 



'f 



TOIÍOI. 



1^4 ANALJBS ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 



• • 



LIBRO n. 

Efti (^í aña 1252, ^ra lago. Comienza á dominar el 
Rey Don Alonso el Sabio haciendo grandes mercedes 
ú Sevilla 5 cuyo repartimiento pone luego en perfec^ 
ríón. T á la Iglesia y ciudad confirma y aumenta 
sus privilegios , que repite en muchos por todo su 
reynado.^'El Infante Don Felipe ^ electo Arxübispo^ 
muda estado ^y le sucede Don Raymundo , Obispo de 
Segovia , que en el año 1261 establece lo Eclesiás^ 
tico. El Rey , llamado al Imperio de Alemania , es 
detenido de domésticas alteraciones , que superadas^ 
sale de España ^ y en su ausencia con improvisa in^ 
vasion de los Moros padece Andalucía. Muere el In-^ 
fante Don Fernando de la Cerda \y su hermano Don 
Sancho , ocurriendo valeroso a la calamidad pública^ 
se establece sucesor en la Corona , que aprueba su 
padre , excluidos los sobrinos : pero mudada su vo^ 
¿untad , se causan disensiones entre padre é hijo , que 
paran en civil guerra , hasta que desamparado de 
todos el Rey Don Alonso^ sola Sevilla permanece leal 
en su servicio , que premia con particular honor en 
ella 5 testa , muere y es sepultado , habiéndola tenido 
casi siempre por el mas fixo asiento de su Corte. Todo 
por el período de treinta y dos años basta el de 
12^4 jen que fenece este libro. 

35 J^unes 2 de Junio fue aclamado en Sevilla el 
Rey Don Alonso el Sabio , habiendo el Domingo en su 
Catedral tenido la solemnidad de armarse caballero , co- 
mo el mismo afirma en varios privilegios , con esperan- 
zas felicísimas muy mayores que sus efectos $ excelente 
en el ingenio , temprano en la experiencia , exercitado en 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. II. í^^ 

|o$ estudios hasta haberse ganado el renombre de Sabio, 
criado al lado y al exemplo de tal padre : nació en To- 
ledo el ano de 1 2 2 1 , dia de San Clemente , á 2 3 de No- 
viembre, como ya dixe , fausto siempre para San Fer- 
nando. Crióse entre los brazos de su abuela la Reyna 
Doña Berenguela y los cariños de Doña Beatriz su ma- 
dre , con tal viveza y prontitud de ingenio al saber , que 
pudo ser aclamado docto antes de salir de los términos 
de niño 5 y no habia bien dexado de serlo, y ya al lado 
de su padre lo vieron valiente las campañas , y enten- 
dido los consejos $ su magnanimidad apenas ciñó la co- 
rona , quando la adornó de mas esplendores que usaron 
sus progenitores , expresando en sus privilegios vasallos, 
Reyes , y Príncipes soberanos 5 revalida la paz de Grana- 
da , y su Rey Aben-Alhamar moderándole el tributo 5 crer 
ció los estipendios á sus Bicos Omes , si testimonio uno 
y otro de liberal ánimo , no acaso de providente aten«« 
cion : á 5 de Agosto confirmó privilegio rodado , el de 
flotación de su padre á nuestra Santa Iglesia , que es el 
primero que he visto suyo , y en que advierto mudado 
al Infante Don Felipe el título de procurador en el de 
electo 5 y separada la Notaría mayor de la Andalucía en 
Don Garci Pérez, de Toledo , añadió en el merced de 
todas las Mezquitas de los Moros., excepto tres que har 
bía dado para sinagogas á los Judíos. Las quales , di ce y 
dcr de mas i la Iglesia de Sevilla por ruego de Don Felipe 
mié hermano , electo de ese mesmo logar : original lo tiene 
el archivo de la Catedral. Comienzan desde ahora sus 
privilegios con el Lábaro del .Emperador Constantino , y 
la 4pha y omega , símbolo de Dios, principio y fin de 
todas las cosas , en forma de cifra , y en la rueda su 
Real nombre y de sus principales Ministros. 

36 Vivia querelloso de no tener sucesión de la Rey- 
na Doña Violante , casado desde el año de 1 246 , como 
en el escribí , y es la primera acción suya que cuenta 
la Crónica , hal>erla querido repudiar por estéril , y bus- 
car nueva esposa (ya comenzaba á echarse menos la pie- 
dad y religión de San Fernando) , y envió con secreto 

Vz 



1^6 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Bmbaxadores al Rey de Denamarch á pedirle una hija, 
que fue traída á España , á tiempo que la Reyna Doña 
Violante habia concebido , y el Rey mudado de parecer: 
Doña Christina se llamaba la Infanta , que algunos años 
después dio por muger al Infante Don Felipe , quando 
dexó la Mitra de Sevilla, no antes del de 1258 , aun- 
que por anterior lo cuenta la Crónica : á 10 de Noviem- 
bre estaba el Rey en Badajoz , como parece de fecha de 
carta plomada , en que mandó al Concejo de Salamanca 
guardar las exenciones de los estudiantes de su escuela. 
Habíase este mismo año movido guerra con Portugal 
sobre las conquistas del Algarbe y que las Historias Por** 
tuguesas refieren que habia cedido á nuestro Rey el de 
Portugal Don Sancho Capelo quatido le favoreció en Cas- 
tilla siendo el nuestro aun Infante. Murió Don Sancho 
en Toledo el año de 1248 5 y Don Alonso , que le su- 
cedió y repugnaba la cesión de su hermano y y empeñó á 
nuestro Rey en la guerra en este año , habiendo en el pa- 
sado hecho la entrada contra los Moros de Andalucía, 
que en c'l escribí. 

37 En este dio principio á la gran fabrica de las 
Atarazanas , cuya suntuosidad se ve en lo que permane- 
ce obra de mucha solidez y fortaleza : manifícstalo este 
ktrero que se ve en una de sus torres '• 

? RES TIBÍ SIT NOTA , DOMVS H AEC . ET FABRICA TOTA, 
Q V AM NON IGN ARVS , ALFONSVS S ANGVINE CLARVS. 
REX HISPANIARVM FECIT , FVTT ISTE SVORVM, 

' ACTVS IN AVSTRINAS, VICES SERVARE CARINAS, 

• ARTE MICANS PLENA , FVIT HIC INFORMIS ARENA, 

i ERA MILLENA , VICENTENA NONAGENA. 

Sabt'y ó lector (es su sentido) , que esta casa y toda su fábrica 
ibizo el Sabio y claro en sangre Don Alonso : fué este Prín* 
cipe inducido á reservar sus baxeles para las conquistas del 
Austro (esto es y para las del África á que aspiraba) : m- 

I Esta lapida se halla en la Caridad » 7 todo lo demás no 
i fachada del Hospital de la Santa existe. 



DE ^A CIUDAD DB SfiVlLLA. LlB. II. 1 57 

forme estuvo Ja arena aquí donde resplandece poblada con el 
arte y en la Era 1 290. Porque aquel sitio era y se lia-, 
maba Arenal. Formábanlas diez y seis anchurosas na- 
ves , que sobre fortísimos pilastrones de ladrillo volaban 
arcos y cerraban bóvedas de igual robusticidad , hoy tan 
deshechas y ofuscadas ^ que es difícil descubrirlas , capa- 
ces de fabricarse y guardarse en ellas muchas galeras y 
baxeles, y de almacenarse competente copia de todos per- 
trechos. Su primer Alcayde fue un caballero llamado 
Fernán Martínez , á que por esto el Repartimiento nom- 
bra de la Atarazana > después su Alcaydía estuvo junta 
á veces , y á veces separada de la del Alcázar. Tenía nú- 
mero de oficiales francos de todos pechos > y en su ju- 
risdicción todos los montes de estas comarcas que cria- 
ban árboles reservados á la materia de los baxeles , sin 
que á otro se pudiesen contar* 

38 % Olvide al tiempo de la fundación de las Atara- 
zanas una de las insignes obras del Rey Don Alonso^ 
que fue' la institución de armada perpetua para que hi- 
zo tan gran fábrica. Y que quería se compusiese de diez 
saleras armadas y cada una con dos compañías de solda- 
dos y á cuyos Capitanes llamaban Cómitres. Restituirclo 
aquí con palabras de Argote de Molina en la alegada 
introducción al Repartimiento : **Hizo (dice) el Rey con- 
íftrato con los Cómitres de esta armada que le tuviesen 
9)Siempre armadas y aparejadas estas diez galeras por es- 
>x:ritura que con ellos otorgó : los nombres de los quaies 
iieran Guillen , Guillen de Mañez, Guillermo Muso^ Pe- 
»Klro Malgraver , Domingo , Juan el Ciego , Juan JEluiz, 
>ijuan Romo , Arnalt Caorci , Arnad de Lana : Bernal 
wPelegrin , Nicoloso Tazo, Per de Vayona , Martin San- 
9K:hez , Miguel Calaíat , Arnalt de Nenamoros , Per Ar- 
99nalt de BurdeL Tenía (prosigue) cada galera dos Có- 
»>mitres , e estos dieron por sus fiadores a Misero , suc- 
wgro de Guillermo Muso , á Juan Carrasco , á Pedro 
y^Maigranier y á Don Ensalt y á Pedro Andrés de Laredo 
yiy á Bernal de Villa.'' Pone luego la narrativa de la 
escritura que estos obligados otorgaron al Rey j y aun- 



I5& ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

que no dice de que original la sacó , la fe de tal autor 
la autoriza ; y así la copiare también. 

^' Conoscuda cosa sea á quantos esta carta vieren , cue- 
lmo nos N. y N. otorgamos c' conocemos que reccbimos 
tKÍe vos Señor Rey Don Alfonso , por la gracia de Dios, 
»Rey de Castilla , de Toledo , de León , &c. cien aran- 
>»zadas de olivar e' de figueral , e cinco aranzadas de he- 
wdat para pan , año e vez , en Chillas é en Corbita del 
«heredamiento que hi , ha , c somos pagados de este he-» 
)>redamiento sobredicho , con la decima parte destas dos 
í^aldeas sobredichas , é unas casas en Sevilla, c cient ma- 
lera vedis en dineros que nos distes en ayuda para labrar 
)íeste heredamiento el año primero , c todo esto recebi- 
5>mos de vos , c nos distes sobre tal pleito que nos seamos 
«vuestros Cómitres desta guisa para siempre jamas , nos 
«e nuestros fijos , c todos aquellos que lo nuestro obíeren 
«de heredar 5 é por este heredamiento , c por estos cient 
«maravedís que nos distes luego , e nos la auedes á dar 
«fecha , c guisada de todo quanto pertenece á Galea , e 
«nos la auemos de tener, c' de reguardar, c' de renouar, 
»)e de la refazer cuerno siempre está esta Galea sana c 
«guisada , assi cuemo nos la dades , para enviarle á vues- 
«tro seruicio , á do quier que vos querades , c auemosla 
«de fazer de nueuo cada siete años , c de la tener guar^ 
rKlada , c gustada de todo quanto pertenece á Galea , así 
«cuemo nos la dades , cuemo sobredicho es á nuestra 
ix:osta,c' á nuestra mincion para siempre, por este he- 
«redamiento , c por estos cient maravedís, que nos distes 
>.>luego , é auemos vos de tener en esta Galea para siem- 
«pre , á nuestra costa c á nuestra mincion cinco omes 
«guarnecidos dé fierro , é quatro ballestas de estubera , c 
«quatro ballestas de dos pies , é mil quadrillos, c' cinqucnta 
9>lanzas , e diez guardabrazos , e diez escudos , é diez ca--. 
í^piellos de fierro , todo á nuestra costa , c á nuestra min- 
«clon . c auemos de ir en esta Galea con nuestros cuer-* 
«pos a do quier que vos mandaredes. E sí por ventura 
«alguno de nos fuesse de guisa , que no pudíesse hi ir , que 
«envié tal ome en su lugar , que vea el vuestro Almira- 



D£ LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB; 11. 1 59 

f9ge , que cumpla tanto cuerno lo que el auia de cum-< 
fiplir. É otrosí , si Dios nos diere alguna cosa á ganar 
^ísobre mar , que la mietad sea de vos señor Don .Al- 
99fonso , Rey de Castiella , e' de León el sobredicho , c 
»»la otra mietad de nos c de los omes que fueren en la 
9>GaIea. £ otrosi si por ventura acaeciere que esta Galea 
i^se perdiere en mar en vuestro seruicío , que nos non sea- 
9)mos tenudos de la refazer fasta los siete años cumplí- 
9xlos del dia que nos la distis : pero si vos nos dicsses 
><jalea en que vos fagamos seruicio , que vos la fagamos, 
9iassi cuerno sobredicho es fasta que llegue el plazo de los 
99siete anos , á que vos auemos de fizer esta Galea, e den* 
>ide adelante , qiie vos la fagamos , e que vos la tenga- 
nmos guisada de todo , assi cuemo sobredicho es. £ esta 
9»Gaiea auemosla assi de tener, é auemos vos de fazer ansi 
iiseruicio del primero dia de £nero , que fue £ra de 1 293 
>9años adelante para siempre. £ este pleito otorgamos que 
yivos lo tenemos , e' que vos lo cumpliremos para siempre 
f^j'amas assi cuemo sobredicho es , &c/' 

£ran estos Cómítres como hoy los Capitanes de mar 
y guerra , y á su cargo solo el mantener los vasos per- 
trechados y armados 5 porque el Rey les daba la solda- 
desca y bastimentos á la salida á la mar , y les pagaba 
sueldo competente por el servicio personal , que consta 
de otros papeles 5 y parece haber durado este genero de 
armada hasta el año de 1278^ en que se perdió toda la 
de Castilla sobre Algecira , en que muriendo y quedan- 
do destruidos los Cómitres , en lo siguiente fue' preciso 
que los Reyes á propias expensas sin asientos fabricasen 
y mantuviesen las galeras : permaneció empero el gremio 
de los Cómitres con prerogativas y privilegios , de que 
hablo en otros lugares. % 

SRA 1291 , Aüo 1253. 

I Continuábase la guerra con Portugal sobre el At- 
garbe , y medió en ella por sus Legados el Pontífice Ino- 
cencio j según escribe en sus Anales (continuación de los 



1 6o ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

del Cardenal Baronio) Fr. Abrahan Zobio j con que ambos 
Reyes depusieron las armas , y trataron de concordia y 
ajustamiento. Entre cuyos tratados fue' uno , que el Por* 
tuges casase con Doña Beatriz , hija natural de nuestro 
Rey y habida en Don Mayor Guillen de Guzman ^ sin 
hacer caso del matrimonio que habia celebrado en Fran-r 
cia con Matilde , Condesa de Bolonia y caso de gravísi* 
mo escándalo á la Christiandad. A esta Señora convie* 
nen nuestros autores que le dio su padre el Algarbe i 
título de dote , con cierto feudo , de cuya renunciacioa 
hzT¿ memoria en otra parte. Y quedaron ahora por Cas* 
tilla las villas de Aracena y Aroche ^ que el Portugués 
ganó á los Moros el ano de 12^1. 

2 La védndad de los Moros de Texada , que no otv- 
servaban el vasallaje con qué los dexó San Fernando, oblI« 
gó al Rey este ano á conquistarlos de nuevo : su Rey 
se llamaba Hamet . que sin mucha resistencia se rindió á 
partidos , y pasó a África , con que se allanó toda aqucr 
lia comarca hasta Niebla poblada de lugares y alquerías 
-en gran número : Texada , población de Moros en sitio 
baxo , sujeto, á las inundaciones de Guadiamar y arroyo 
que suele tomar soberbia de rio , con que húmeda y mal 
sana poco á poco se fue despoblando , ya solo conocida 
en algunas ruinas de sus« muros, y su nombre eo^sus 
campos poblados de amenas y fértiles huertas. 

3 £1 repartimiento comenzado por San Fernando pro- 
€iguíó el Rey este año , dentro del qual son las fechas 
de las mas de sus donaciones por mano de los partido- 
res ya referidos : Don Remondo , Obispo de Scgovia y 
Gobernador de nuestra Iglesia , Don Rui López de Men- 
.doza j ya Almirante de Castilla , Gonzalo García de Tor- 
quemada , el Adalid Pedro Blazquez y Fernán Serviciab 
su escritura ó registro entero debe estar y se cree que 
está en el archivo de la ciudad ; pero entre su muche- 
dumbre de papeles se ha ocultado á mi diligencia 9 cor- 
ren diverjas copias sin duda muy diminutas y en todo se« 
mejantes ó en poco diferentes de la que imprimió Don 
Pablo de Espinosa en la segunda parte de su Historial 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. II. 1(ÍI 

íjité las mas fidedignas aseguran su crédito en' sü anti-- 
güedad; De jíiuchá tengo una entre otras que flié dd^ 
GronBtá Anibfosio de Morales , después' de D. Gonzalo* 
Argote de Molina , de uno y otro margenada , y que creo 
es la que uno y otro cifan : Morales en la Genealogía de 
Santo Domingo y Argote en la Nobleza de Andalucía. 
Otros exemplares corren iguales casi e;n los nombres , dís- 
fihtos en el contexto , en que se halla de mas la partición 
de huertas y tierras d? pan , expresados sitios y Undáeros/- 
que dan no poca luz á la inteligencia de las otras $ su pro- 
lixidad me releva de insertarlo , discurriré brevemente 
por sus partes ^ remitiéndome al impreso por D, Pablo de» 
Espinosa : íbale haciendo D. Gonzalo Argote de Molinip 
ún comento \ procurando dar á conocer los sugetos ó los 
línages 5 obra que dexó imperfecta , y está su original eñ^ 
Madrid en la librería del Marques dé Montealcgre ^ ConJ 
de de Villaumbrosa , Presidente de Castilla, y Goberna- 
dor de la Monarquía , de que tengo mucha parte , de* 
blda á la amistad de D. Juan Lucas Cortc's , noble y eru- 
dito Sevillano ,tuya obligación he reconocido en muchas 
partes ; .mas esté escrito no es muy esencial, porque lo- 
9ia$ es generalidad de apellidos , fundado en 4a dcl3il insi- 
nuación de los distintivos que de provincias y ciudades, 
de que eran naturales ó vecinos tienen muchos caballeros.' 
i . ^ Don Gonzalo (Argote.de Molina én<la alegada Intro-: 
ducci¿fn> ai ^Repartimiento :ponde];a tan ^stámente ia esti* 
mácloD^de tal escrittnra , >c|ue me jpat^ció añadir aquí su 
cláusula : ^Quan excelente escritura sea esta, se entenderá 
)9Consíiderando ser el Repartimiento dé lína ciudad la mas^ 
)^iliistr¿,cf ica , poderosa de Espaüa i la noticia que, en elia 
>4Uay:de'.todosi los Infantes , Maestres ,; Condes \^ Rkos 
»>Omes y Escuderos, Hijosdalgo de todos los rey nos d© 
ftíSistilk , de Leen > y de los Cáballeiros Franceses', Ara- 
ngoncscs , Navarros y Portugueses , Italianos y Moros que 
lien su conquista se hallaron : los nombres, de todos su» 
«pobladores, y de lo que á cada uno se le repartió , la an- 
;^igüq4^! <1^ c^^ dpsde el año 12x3 , quando muy pp- 
9KQS %ños antes conienzáron á usarse en los reynos de Cas- 

TOMO u X 



l6Z ANALES ECL£SIASTICOS Y SECULAHES 

ntlUa y León , las' armas y apellidos de la nobleza de 
ifcilos : los nombres Árabes de todos los lugares y alca* 
nrías de la tierra de Sevilla , y la mudanza que de sus 
tmombres hizo el Rey D. Alonso y que algunos conservan 
nhoy &c.'' Con razón este autor gravísimo pondera es- 
critura que generalmente buscan quantos á la nobleza de 
España inquieren la antigüedad. 4 
, 4 Comenzó por las personas Reales s la Reyna Doña 
Juana , viuda de S. Fernando ^ á quien entre otras cosas 
se dieron todas las casas de baños que los Reyes Moros 
tenian en esta ciudad y privilegiadas con algunas exencio- 
nes que autorizaban sus delicias j y que de tres en parti- 
cular se tiene noticia ^ que las dos' aun perounecen en la 
mi^ma forma ' > y uso en las Parroquias de S. Juan de la 
Palma y S. Uefonso y y el tercero hecho Convento de las 
Recogidas del Nombte de Jesús ; en la de S. Vicente dio 
á parte de aquel barrio el nombre de los Baños de la Rey- 
na Mora que retiene ; la Reyna Doña Violante, mugcr 
del Rey D. Alonso , y los Infantes sus hermaúos , D. Hen- 
lique , D. Fadrique , D. Felipe efecto en Sevilla y D, San- 
cha y Arzobispo de Toledo y £>. Manuel ^ D. Fernando^ 
D. Luis , y su tio D. Alonso y Señor de Molina y Mesa^ 
al qual se dio una parte del Alcázar y que hallo nomt»:a- 
do el: Adarve del Infante de Molina. He visto donaciones 
suyas á caboDeros de su meznada y criadbos y y pende en 
acunas su sello de cerayccmr un leoá rapante y y orld con 
otros ochó leones > haylas en. el archivo de la Catedral y 
en d de tas, Monjas de S. Qemento. Las demás personas 
Reales fuorón el Infante D. Alonso de Aragón , el In&nte 
D. Pedro de Portugal , Conde.de Urgél ^ d.bljo.del Ricy 
de Báeza y y D. /Rgk&íj^o. Alonso de Lcon^ hetaiand no le^ 
gítimo de & FernandiQi, . -re- ^ 

^ Prelados^ el Aifzobispo de Santiago-^ V tos CM^ispos 
de Astorga y Cartagena y Falencia y Jaén y Córdoba y Cuen- 
ca y Avila y Coria y el de Marruecos y que yá escribí habec 

• » - . *^ 

1 De Q6tas casas no ha quedado donde estuvieron , r solo se conserta 
tnas- ^ k memoria de los sitios «i d nombre de lasMonjas de Jesús. '" 



át 



DB LA CIUDAD DE SBVILlA. LIB. lU * \6t^ 

sido D. Lope JFernandcz , cuyo Repartimiento quedó ane- 
xo á sus sucesores hasta casi nuestros tiempos 5 y al de 
Segovia , Gobernador de nuestra Iglesia , D. Remondo , que 
asi como excedía á todos en los servicios , los excedió en 
él premio. La alquería /que fue llamada Ven Abenzohar/ 
á que puso el Rey Segovióla , que ya antes le habla sjdo 
dada el año 1251 por S. Fernando , como en el referí; y 
de que este año se le despachó privilegio rodado en Se- 
villa ¿22 de Junio , que Insertó entero en su Historia de 
Segoyia Diego de Colmenares , riqueza á que luego di<S 
digno logro , vací judicando la mitad para dote de Capella-*' 
nías y Aniversarios que dotó en su Iglesia de Segovia por 
los Reyes Doña Berenguela ^ S. Fernando , á quien üama 
NohU é Santo ^ par las grandes mercedes que fizo a Nos ^fian^ 
do í Nos el cuerpo j el alma \ de que se deduce haber sido 
su Confesor ; Dona Beatriz , D. Alonso \ y por sí mismo J 
su fecha á 25 de Octubre de este mismo año en esta ciu- 
dad y en el archivo de cuya Iglesia se guarda uno de dos 
exemplares auténticos , que mandó hacer el instrumento 
tque el propio dia confirmó el Rey D. Alonso. Esta torre 
y alquería Segovióla , se Uamó después del Arzobispo , y 
es la que hoy se llama de Martin Cerón. 

6 Religiones y Monasterios , Santa María de Alfícen, 
y las Dueñas de S. Esteban ^ S. Clemente y S. Pedro , to- 
dos en Toledo , S. Isidro de León ^ el Monasterio de Ca- 
lías , el de Villamayor y d Hospital de Roncesvalles ^ que 
lusta hoy posee las heredades que le tocaron. Otra parJ 
tida de repartimiento y dice á Santa Marta de Rocamado^ 
en cuya inteligencia es de saber que por estos tiempos y 
los siguientes habla en España, dimanada de Francia, cier- 
ta forma de Cofradías de hospitalidad y acogimientos de 
peregrinos , intitulada de nuestra Señora de Rocamadon 
S. Amador (según tradiciones de Francia) fu¿ criado dtf 
la santísima Virgen en su vida ^ y después de sii Asun-* 
clon á los cielos se vino á Francia , dohde habitó en un 
monte ó aspereza inaccesible á manera de roca Uamadat 
Cadulco y donde edificó una Iglesia de advocación de San- 
ta. María, en que fue septiltado , y en la misma descubier- 

X2 



1^4 ANALBS BCLBSIASTICOS Y SECULARES 

to SU cuerpo el ano de ii55 , y su devoción y muchos 
milagros que allí obraba nuestra Señora y comenzó á traer 
peregrinos á visitar aquel lugar ^ para cuyo hospedage al- 
gunos devotos se dedicaron á fundar Hospital , cuyo exem- 
pío se dimanó á otras partes ,. a$í como á imitación de 
aquella Iglesia se fabricaron otras"" en diversos lugares» 
Juntado et nombre de S. Amador , la memoria de la ro« 
ca y la devoción de nuestra Señora , á formar el título de 
SanU Marta de Boc amador^ no Roque Amador^ como qulc^ 
te la voz vulgar. Hubo en Castilla de estas ermitas y hos* 
picios y q le consta de muchos privilegios Reales , y húbo- 
las en Portugal , de que hace mención con curiosidad Fr. 
Francisco Brandaon en la quarta parte de la Monarquía 
Lusitana* Tal fue una ermita y hospital en Seyilla junto 
á la Iglesia Parroquial de S. Lorenzo , cuya imagen pii>* 
tada en un lienzo en la pared ^ hoy se venera dentro del 
mbino templo. Y acaso a ésta fue este repartimiento : en- 
tivióse con el tiempo tal devoción caritativa 5 pero no ia 
de la santa imagen , que permanece dignamente venerada, 
como acardare en otros lugares , sacando aquí sus noti- 
cias de las vanas opiniones del vulgo. 

£1 Monasterio de Burgos es el de las Huelgas , de que 
he visto tres privilegios y todos en este año á 3 de Junio, 
'I a de Septiembre y 11 de Octubre y en fevor de Doña 
Itrcs w Abadesa , y<le la Infanta Doña.Bcrenguela y en el 
Religiosa :. el primero de unas casas en Sevilla á S. Nico^ 
las, linde cpn las de Miccr Huberto : el segundo de qua^ro 
aranzadas de solar para casas á la puerta de Car mona, y 
|untó otras quatro y media de huerta : Linderos ( dice ) del 
UH cabo el Adarve y v del otro cabo la carrera que va de la 
furria de Carmena a Santa Justay\Iif^na , í delotro^calfo la 
p(iTrta que deciande Vlvalfar. £í tercero de doscientas aran- 
zadas 4^' olivar y fígueral en la alquería , llamada en tiem- 
po de Moros £spartinas , y después Monasterios. 

7 Lo q ic se repartió al Convento de Santo Domingo 
de Silos y del Orden de S. Benito , quedó al de JS- Benito 
de Silos de Seyilla , üUacion suya : dixe ya como se haUár 
ron Mpnges de esta Orden en nuestra conquista , y que 



PB' LA CIUDAD DB %VII«I:A. UB. ÍU 16% 

jde elles quedó principio ai Convento. £rán ¡según es con$? 
tafite., hijos de, aquella insigne ca» , aunqiicíel privilegio 
de dppacion dei solar para que> aquí fundaran los .dio .el 
ÍRey el año de 1259 , coma ea Jcl. sf referirá ^Uunque 
pudieron estar antes en Qtro sirio. De el trata^l;P.:M. Fr¿ 
Gregorio de Argaez en el Teatro Monástico de nuestra 
Santa Iglesia » en que habiendo referido como Si Fernando 
traxo á nuestra conquista la' espada del Conde!. Fernán 
Gonzal?? del Monasterio de S. Pedro de ' CardeSa : Z^/rerf 
también (dice) algunos Monga de Jr lanza y de. Sanio Dof» 
.mingo de SiloJ que están Vecifws y y eonseguldos sus deseos^ 
ya que no se volvió la espada d la Religión , y se quedó en 
JSevillor y y quiso el Rey mostrarse agr adeudo al beHeJicio y y 
asi dio principio i efte Monasterio &c^ Lo demás á el to- 
rrante se vera en ej año de 11^9. 

i Fue tambiei^ heredado el Orden de la Santísima Tri-- 
nidad , que ya estaba en Sevilla y como dixe el año de 
1 249 $ su privilegio , que he visto original , se despachó 
.á 25 de Mayo de e$te año y en que el; Rey Jes puso gra- 
.vamen de tenerle un Capellán lE m^ndo (dice) que por 
, este beredamiepto. que les yo do y que nfe tengan el Ministro^ 
y los Fray les en su Monasterio^ un Capellán por siempre , que 
cante por el alma de mió padre. Fundóse el Convento cerca 
de la puerta del Sol , en que se venera el Santuario de la cár- 
cel en. que estuvieron aprisionadas ias ^oriosas Santa Jus- 
.ta Yi.^uñpa y que;»íes f^éázápk fin de que lo t^iyiesenen 
.veneración ^ causa de qpe allí ^ndasett ^ ó se descubrió 
después accidentalmente ^ como se insinúa en la Historia 
de Sevilla del Bachiller Peraza j no me consta con certe- 
za, fueron e$tas cárceles dentro de la Curia de los Roma- 
nos, ec^ que residia^^u presidente Diogeniano, en nombra 
de lo^. crueles Emperadores Diocleciano y Maximianp : $tsí 
de tiadicioii lo escribe Alonso Mor gado y y mucho ámo$ 
el Bachiller Peraza , cuyo original escrito el año de 1530 
tienen en su librería los Duques de Alcalá , en que aprir 
slonaban los malhechores ^y quando se embraveció su fie- 
reza contra los Christianos y sirvieron á su guarda^ CZon 
^e f ^aprisionadas las Santas Vírgenes Justa y Rufina > ,^s 



1 55 ANALES ECLESrASTtCO$ Y SECtrtARÉS 

constante tradición que fueron conducidas desde está car« 
cél y dexándola santificada con su presencia , y las aguas de 
ün pozo , que creciendo- 'mUagrosaniente piinistró soeotro 
á su sed. Intitulóse el Cohvento pot ^ta causa hasta caisí 
nuestros tiempo^ de Santa Justa y Rufina. Las cárceles son 
unos callejones subterráneos , y fórmanlas cañones de bó- 
vedas de medio punto de fortísima cantería , de mas de un 
estado de alto I y á un lado y otro estrechas concavida- 
des', que parece servían de calabozos. De este santuario 
volveré á tratar eñ otros años. ' ^ ^ 

9 Amplísimas fueron las donaciones de las Ordenes 
Militares , á el de Santiago la alquería Villanueva , á que 
puso el Rey nombre Segura , cuyo privilegio se despachó 
á 1^ de Febrero y con la torre de Aben Haldon , la dd 
Almuédano , y ptras hetcdádes ; y por asiento ^porque' se 
obligasen á sustentar perpetuamente una galera armada, 
les dio un mil y seiscientas áranzadas de olivar en Mures, 
Cuya escritura se otorgó entre el Rey y el Maestre á xo de 
Junio , y su copla esta * inserta en el exemplar del Repar- 
timiento ,: que dexó dicho haber sido del Maestro Ambro- 
tío de Morales. Confirmóles asimismo tn este propio mes 
á MontemóUn y sus términos , obligado de las hazaña^ del 
Maestre D. Pdai Pérez Correa. 

I o Al de Calatrava , Carr¡on\ de que se hizo Enco« 
mienda , Mayrena , en tcrniiño de Alcalá de Guadaira, 
hoy llamada del Viso , que volvió á la Corona desampara^- 
da por los ' Caballeros r a el de Alcántara grandes ftéredsí- 
des^y la Alcantarilla Aldea , llamada así , que desampa- 
raron : á el de S. Juan Alhadrin , á que puso el'Rcy nombre 
S* Juan , término de Aznalfaráche , de que provino el nom- 
bre S. Juan de Alferache 5 desamparólo ^ y vuelto á la Co** 
ioná , lo dio el Rey el año de 12$^ á 14 de Enero á lá 
ciudad de Sevilla : á los Templarios la aíqueriá Rostiñíi^ 
na , de que no hallo otra memoria 5 y á todas estas Orde- 
nes se señalaron casas para sus Maestres : á los de Santia- 
go A la collación de S. Lorenzo : á los de Calatrava , á h 
íe Omnium Sánctprum : á la de Alcántara , á Santa Lu- 
cía : á los de^. Juan , á la dé S. Lorenzos á los Templar 



DE LA CIUDAD DB SBVIUA. L1B. H* tS^ 

ríos ; ¿ la Mayor de Santa Maria^ át que perseveran : las 
de ¿intiaeo , Calatrava y S. Juan ^ convertidas después 
en casas de Religión y como se dirá en sus. lugares Tenia 
cada una cierto distrito privilegiado que llamaban Com- 
pás, en que vivian sus familiares y criados, exentos de 
todo^ pechos y gravámenes , exenciones que tal vez el 
abuso motivó inquietudes públicas , causa de haberse alia* 
nado muchos años después. 

11 A el Orden que quieren que ¿lese Militar de núes* 
tra Señora de la Merced , debaxo del títuk) de Santa Ola-^ 
Ua de Barcelona , xefícrese que de el se hallaron algunos 
Caballeros en nuestra conquista , y lo comprueban sus au* 
tores y con un le.trero de la sepultura de uno , que cuentan 
h2Ü;>erse hallado los. años pasados en el claustro de los Ca* 
balleros en la Santa Iglesia , que decia : 

Aquí yace Don Frgjf Rodrigo y áe la Ca^ 
ballena de la Msrted j que en el conquere* 
miento de Sevilla zofriá grandes cotias , y 
lacerias. Aya Dios su ánima. Amen. 
Pero nótanlo de sqpócrifo los que dudan lo Mititar , eil 
que no ine toca ahora decidir , y solo profesa no parecer 
nimiamente crédulo , ni demaisiado incrédula. 

12 La^ga y prolixa es la serie de Ricos Ornes y Ca** 
balleros de alta suposición, D« IXego L»pez de Haro, Se* 
ñor de Vizcaya , Dk Nuñp González de Lara , D. Juan 
Garda de -ViHamayor , D. Rodr^ ^Gonzalez Girón , Don 
Simón Ruiz de los Camerois , D. Rodrig^ Gómez de Ttas- 
tamara , D. Alonso López de Haro , X>. Alfonso Tellez 
de Meneses , D. Gutierre Suarez de Meneses , D. Fernán 
Ruiz de Castro , D. Rodrigo Floraz de Cidfuentes , Don 
Rodrigo Aivarez de Larai^ D». Rui, López de Mendoza, 
ya este año Almirante mayor de la mar > el privilegio de 
cuya donación de la alquería , Vaig^ Sanctaten, á que pu- 
so el Rey nombre Mendoza , está en el archivo de la du* 
dad de Sevilla , fecho á 3 de Junio de este año. D. Fer- 
nán Yañez Varicela ^ Gonzalo Garda de Torquemada, 
D. Mi^el y D. Martin Alfonso , Gard Pérez de Tole* 
do , títan nombrados en primer iug^* Este último primee 



1 58 AVALES ECÍMfiYASTKÓS Y SECÜtAHES 

Notarlo -raayót -de la Andalucía ; que si tuviese lugar 
una buena conjetura ^ no -el que se presume es del linage 
dé ios Tolcdos , sino del esclarecido Garci Pieréz de Var- 
gas^ por su patria 'llamado de Toledo. 'Echa'!i<f menos ehKt^ 
partimiento rde ^te in[si;gne héroe , y cabe bien eit el 'tiem'4 
po y y en la posibilidad usó de aquel apellidarse por las 
patrias , aunque tuviesen ya otro alcuña. Y pertenece -á 
esta clase Doña Mayor Arias,, rica hembra , cuya gent^ 
se señaló múchi) 'en ^ta empresa; Cuentanla algunos? por 
hija de D; Juan Finójosa , y muger de D* Lope Dlaí de 
Haroi pero dala mejor á conocer el eruditísimo Cronista 
.mayor D. Joseph Pellíccr mi amigo , en el informe de los 
Sarmientos , ;probando como fué hermana de Si Femando. 
tuja .delJley D. Alonso de León , y de Dona Teresa Gu 
de Sovoresa , y muger de D^ Gárci Fernandez de Villa- 
mayor , progenitores 4? los Sarmientos de Villamayor. 

1 3 Sfgueo con repartimiento de Ricos Omes , Ortí 
Ortiz Calderón , que fue Alcayde de la ciudad de Tole- 
do , Fernán Garcia ^ Gómez Ruiz Manzanedo y Rodrigo 
IbodtígüiOT , que parece^ d Señor de Cabrera y Ri\íera^ 
Gome:; González ,. Alvar Díaá de Asturias , Henvique Per- 
rez de Harana , Manrique Peres /Gonzalo. Ramírez, ^til 
González , Diego Sánchez de Fines , después Adelantado 
líiayor dé la Frontera , D. Gonzalo Rulz , D. Pelai Pé- 
rez y Gonzalo Ibañe^ Dolnnal v progenitor ;de la casa de 
AgüUarYSuer Tellez\ en quien y en.otroftmadios.ia con^ 
fd^ioñ Üe^Iós patropómicbs da lugar á di versas opinioíneAr 
Páre(íe que sesentíi aránzádas era. el ordinario, rejíartimíen- 
to de Rico Orne , entre los quales hay otros muchos ca- 
balleros , uno Garci Domínguez , que veremos Notario 
mayor de Andalucía , xfuñadó 4el Obispo dcSe^orU Don- 
Remondo. . ; :* '^ - : ; 

14 El famoso D. Loreníp Suarcsz GalUnató^ D¿ Pedra 
Nuñez de Guzman, D. Ñuño Guillen d¿ Guzman, D. Pedro' 
Guzman, D. Pedro Ponce, y de D. Juan Pérez Ponce su her- 
mano , que tengo por nías cierto serlo^ hips^del Conde Don 
Pedro Ponce y Doña AVtonza Idé Léon, he/itaná dcS^Fct^ 
fiando, de quienes tratare cajocros ha^és^RIaDaixo Díaz do/ 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. tíB. lU I69 

Cidfuéntes , Rodrigo Rodríguez el tio; de Vabüerna , Ra- 
miro Rodríguez su heritiatio , D. Pedro López de Ayala, 
D. Andrés de Castro , Portiguero mayor de Santiago , cier- 
ren esta clase y no porque no le restan otros muchos , sino 
porque exceden ya el sucinto estilo de estos Anales , que 
á comprehenderlo todo es posible dilatarlos. Queden tam- 
bién los que incluyen las criazones 6 familias Reales de 
San Fernando y del Rey Don Alonso , los que se cuentan 
en sus meznadas , de que algunos nombrare con especiales 
motivos en otras ocasiones. Pero de tantos Ricos Ornes y 
esclarecidos héroes, tres destinó el cielo con particular 
providencia , á que en esta ciudad diesen principio á su- 
blimes familias , que hablan en lo venidero de hacerse en 
ella mas notables , no menos en el tiempo que la ilu9trá^. 
ron conformes , que en el que veremos competida san* 
grientamente su anterioridad] Estos , D. Pedro de Guzmait 
y D. Fernán Pérez Ponce , hermano mayor de los referi- 
dos^ que también tuvo repartimiento , aunque no lo nom- 
bran los exemplares , progenitor de toda la extendida c 
ínclita familia de los Ponces /que después se apellidaron 
de León ( habiendo antes sido de Cabrera ) , y D. Pedro 
de Guzman , ascendiente de la rama de Guzman , que dio 
Condes y Duques i Niebla y Medina Sidonia , y D. Nuñó 
(Suillen , de k que mas se apropió el nombra de- Guz-^ 
maines de Sevilla , y dló Señoite^á Orgaz^^y ^btajeoní 
de todas han de particularizar estos Anales laíS su6osk>^ 
nes , porque Son tan unidas á siis sucesos , qvie c¿ inae{>a-- 
rabie su noticia , importando esta parte de kiz geneal^í* 
ca ;: sin turbar el contesto histórico , á su mayor clari- 
dad. Otro xefe de familia eáclatecida fue el ya nonibra-l* 
do D* Rodrigo Ruiz , progenitor de los Riveras í que 
aunque muy heredado en Sevilla , del todo no asenta 
su casa en ella , hasta Ruí ' López de Rivera su tercero 
nieto ^ famoso en los tiempos del Rey D. Alonso el Ulti- 
mo , continuando su domicilio principal y señoríos en el 
reyao- de Galicia y de que se habla en otros - lugares. 

15 Gatofcc^* Alcaldes del Rey» fueron- hereoadosí en Ja 
alquerk Vésvédífií , á^ que^ pusd «i Rey nombre Alcaldía: 

TOMO L . Y. 



ryo ANALES. ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

conócense entre 0llos los nombres de los qpatro primeros 
de Sevilla , .que.re-ferí en. el ano de 1250. Rodrigo Este-- 
han , Confíalo Vicente , Fernán Matheos , Rui Femandet de 
Safaguny y restando diez , tiene lugar una conjetura , no, 
5e si agcná de posibilidad : era uno de los fueros de To- 
ledo participados á Sevilla , que los pleytos de sus vecinos 
pudiesen ser juzgados por diez caball€;ros de los mas ilus- 
tres: Deoem ex núvillissimis iotius civitatis y son las pala-; 
bjras latinas , que hablan de juntarse con los Alcaldes ;. y 
^L pensásemos en esta conseqüencia , que estos diez fuesen 
los diez primeros de Sevilla , no fuera incompatible , aun-? 
que no pueda ser afirmado. Sus nombres Juan de Piluih^ 
M¡g^i Ftrnandei^ de Lew , G^tci Muñoz , D. Venofoet^ Mi^ 
g;^ Femíin^f^ de, Cuesta j'Elez Vela ^ Sambo Vela , Sancho 
Ganciay OrtkÉo, Pérez y Fernán Gómez y y su Alguacil ma^. 
/úr Domingo Muñoz y el Adalid famoso , en la alquería Sie^ 
tíñalos 6 Alguacila j con Fernán Nuñez de Temez su yer- 
no , progenitores del generoso linage de Córdoba. Y en 
la misma alquería fue heredado el Adalid Pedro Blan^ 
quez : muéstralo su donación que est^ en el archivo de 
Ja Santa Iglesia que la heredó , fecha i 26 de Agosto 
de este año , y ccín el Lope García de Córdoba , Adalid 
también , y no menos señalado , de quien D. Gonzalo 
Arg€>te..d^ Molina. afirma haber sido; de Jos jSawedfas) 
gvin^Q, se Dan» dc C^trdpb» , por pstar heredado en aquet 

lla:4¿uda4! ' ' ' í •, . , . » 

.16 ' La alquería Albibeien , á que el Rey puso nom-»- 
*bre Eqclesia y fue el repartimiento de los Prebendados de 
Ja Catedral., merced á sus personas y no dote de su^Pre? 
benda6: nómb^anse por 1q$ títulos de- sits Dignidades , el 
J>ean j el Chantre ó, Capiscol ^ e| Tesorero ^.Aflcediano^ 
Prior, MáestrescUíJa , ;y: lu¿go. Caftpnigo?^ (Gonzalo Iban 
ñez, Diego y lsCo,Fortuní López, D; Pelcgrin^ Pera 
Sancho , Martín rGarciía , D. Ordoño , D* Martin ^ Gul-t 
Uen,de Armenton:,,el Gapellandel.Reyy Martin Pe;-cz; 
Suero Perefití,D, H.aUasv Pf Jvl^ítecis., Diego Rodrigueg^ 
Mattin Fernandefi?/ , D.. Payio ;„CoriíaUo Dií9»r íMicei; Vi- 
vas , AtfoitfP.Pjewz yJ)unnJSík€Zoí feto Pcrez^ Gairci Pef? 






D£ LA CIUDAD DB SEVILLA, LIB. lU l^l 

ta j Guillen Arcmon. Y estos dos últimos demás de este 
heredamiento tuvieVon otro de seiscientas y veinte aran- 
zadas en la alquería Otira , obligándose por^ el á sustén-^ 
tat en servicio del Rey ima galera. Está su ílonicion en 
el archivo de la Santa Iglesia , y equivocóse mucho el au- 
tor de la Genealogía de los Vargas , que á Garci Pérez y 
Guillen Aremon Canónigos , tuvo por Garci Pérez 'dt^ 
Vargas , y Doña Guillcna Remon su muger , la müdán-^ 
za de una letra ^ dio fácil motivo á su engaño . y el de- 
seo de hallar el repartimiento del 6imoso Garci Perá.(T€>^ 
dos los mas de estos Canónigos hicieron su heredera á su 
Iglesia , con cargo de memorias que omito particular por' 
no ser prolixo. Racioneros Garci Esteban , Hi^tnah Gotti 
zalez , Bernal de Punta , Domingo Ruiz \ Juárt Abad^' 
Juan de Berlanga , Miguel Pérez , Gonzalo Maninez/ 
Sancho Fernandez , Diego Ordoñez, Antolin Gómez, 
Juan Domingez . Juan Martínez , Pero Juanes , Maestre 
Rodrigo , Juan Rodríguez , Pero Esteban , Juan Miguel, 
Pero Pérez de Zamora , Juan Martínez , Fernán Pclaez, 
Martin Pérez , D, Matías , Martin Juan , Pero Fernan- 
dez , Domingo Pérez de Safágun , Domingo Abad , Rao^ 
lin , Juan Ruiz , D. Gil : de los mas hay también memo*' 
fias en la Santa Iglesia. 

17 Heredó luego el Rey doscientos caballeros Hi[os- 
'dálgo de sarh^re de los llnages mas ilustres^ de sus 'Ky^ 
rtos , que S. Femando habla déxado ^cAaladós , así cótna 
lo habia hecho en las ciudades de Jaén , €lórtk>ba y S^e^^ 
za , de los quales , muchos se habian venido -á esta du* 
dad , y á servir en su conquista : eligiei:onk>s especíairi 
mente para poblarla^ de caliñcada ñbbtezai ViLriosfs^i^wuí 
Catálogos ,'*níAichos Henos de errores : <ie'ios/ffiai átiti^os 
y 'fidedignos • he. formada el* Agüleftie^/ cenarme e)if tít 

Siduacion del que tenia hecho D. Gonzalo Argote dé' 
olina , y supliendo de otros *ejcem(llares lo que en parte 
hace mas i su conocimiento , pórqu¿ como en aquel ti om;^ 
por solo comenzaban á^introducirsdlas alcuñas, y los ñias^ 
sé confentaban con k>s pbtronfíhiléos, ó se distinguían pdi< 
ha ciudades ó provincias de donde eran naturales^ ó y ai 

Ya 



172 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SfiCULAllES 

por los Ricos Ornes de quienes eran parientes ^ ó cuyas * 
meznadas seguían^ la confusión es grandísima , y pide lie-* 
var advertidos estos presupuestos , que ya doctamente en- 
señó el Cronista mayor D, Joseph Pellícer en el Memo- 
rial del Marques de Rivas 5 así Rui Martínez de Medi- 
na 7 se entiende ser entonces solo por su naturaleza en 
la* vill*^ de Medina de Rio Seco , Lope Ortiz de Álava, 
por ser p natural ó vecino de la provincia de Álava , Nu- 
fio Díaz, sobrino de Ñuño Hernández , Garci Pérez , cu-« 
fiado. de D. Pero Pérez, y otros semejantes. 

I Pero Díaz de Finestrosa. La casa de su repartimien- 
to jfue á la collación de Santa Catalina , y señalado para 
f^Xix el^her^dsMniento común á los vecinos de ella y de 
que 'se deduce haber sido su Jurado > tuvo hijos que cons- 
tan de escrituras , á Garci Pérez y Marina Pérez de Fi- 
nestrosa , que se enterraron en la Santa Iglesia y en la ca- 
pilla de Santiago $ consta de escritura otorgada el afio 
de 131^, por uno de los Cabezaleros ó Albazas de Garci 
íerez de Finestrosa. No dudo que pertenece á la línea 
troncal del gran linage de Hinestrosa ó Finestrosa , en An- 
d,alucía (aunque otros lo hacen de línea transversal) de 
q\ie. el Doctor Pedro de Torres Alarcon , Sevillano muy: 
noticioso , que escribía Historia de esta Ciudad , para quet 
)untp varios apuntamientos ; dice constarle, y que fueron 
de^^eiio Ri)jz las casas á la Parroquia de Santa Marina,, 
l^i^flK jcoábcídás efi,sus ruiíjas, que poseyó Doña Mariar 
dC;|?adilla su, descendiente. ^ 
. .?,y 3, GoOT^lo líuñez, hijo de Ñuño Díaz, ambos 
£|á:on de Jog doscientos caballeros. La casa de Nufio; 
Piaz.^ri. la.gpllacíón de Santa Marina. ' : . - a 
, 4^ ,Rui García jicTr^ebello , en 1^: noticia de las caji^s. 
$s Bagado hija.; de:^.Qafc^ G^cc^S;^ 1.4\suya! á, la colU(:k>n^ 
de Santiago. ' • . ^ 

5 Fernán Yeñeguez de Horozco W h¿j;mano . de Pqn 
L^pe Iñiguez , quarto señoif de Horozco , hijos de Iñigp 
García , que se halló ^nla batalla de las Navas de ;To|o- 
s^. Hallóse en esta misma conquista Iñigo López de Ho-. 
lozco ^ R4C0 Orne } así lo nombra en sus Dignidades sc^. 



I 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA* LIB. IT« 1 73. 

glares el Doctor Salazar de Mendoza , y dice que fué 
Amo del Infante D. Fernando de Pontis ; equivocóse con 
la semejanza , porque no lo fue' sino D. Fernán Pérez Pon- 
ce de Leor) , como consta de escrituras de la S^nta Iglesia, 
en que Doña Teresa de Mcira su muger dotó la capilla. 
de S. Miguel 3 1? casa de Fertían Yeneguez ñic á la colla- 
ción de S. Juan. 

6 Gonzalo Diaz xle Riviella* 
Rui Diaz de Mendoza. 
y 9 Alonso Pérez de Melgar y Diego Pérez de Mel- 
gar hermanos 5 algunos los tienen por progenitores del K* 
nage de los Melgarejos , opinión que seguí en el discurso 
de los Ortlces. Diñne D, Gonzalo Argpte de Molina en. 
sus Elogios y que dice ser diverso apellido , y muy diver- 
sas las armas. Pedro de Melgar , caballero de Sevilla ^con^ 
ta de privilegio que llevp el año de 12^7 los quarenta* 
caballeros á guarnecer las puertas de Xerez ^ como en á> 
repetiré'. 

10 Juan Rodríguez el Alcalde» 

1 1 Alfonso Pérez de Toledo , su casa á la coUacxonL 
de S. Esteban. 

. 12 Rui Martínez de Medina, pocps caballeros de ^^^ 
villa hay mas celebrados y conocidos , por ser progenitor 
del gran linage de Medina en.ell^. Fue hijo de Martin 
Ruiz de Medina, uno de los trescientos caballeros del re-* 
¿artiipipno de Bkez^., y el león <le púrpuüa sobre plata^i 
mas antiguo blasonj4e 90»; itriB^^.y á qp^ep k conquista^ 
de Baeza se añadió ia aspa , acredito, su orígea de la san- 
gre Realcé León i no faltando quien entienda , que Mar- 
tifi Ruíz fiue! iujft ide D. f^rx^. Alonw , que lo^faé deí 
Rey D. Alonso "de León ,paáre de S. Fernando. Vivia Dotí 
Rodrigo Alonso este año de i íí 9í;S> slteMbsu^ Vbanfcto SLui 
Martínez , anciano , era menester que.ffeesjí mu^ho.Sus 
hijos fuáx>niGiiRmzv<^9<^zJ^B^uiz y ]^lvlmRui2^. de Me- 
dina , muger de Giiillen.Mons^ve. (^nzalo^lRuiz, padre' 
áfi Fernán GotxtakZj^ :Alca^e mayor y fundador de capí-' 
1\^ en I9, collacijofí 4e Sct9rjijio el año i ^p) , de cuyo tó- 
jo Gonzalo Núñez ló fue Fernán. iSonzalez > Scfior jdplos) 



1 74 ANALES ECLESIÁSTICOS V SECULARES 

palacios de Villafranca , de quien en el año 1373 se iia- 
llará memoria y continuación en otros lugares de su des- 
cendencia:- la casa de su repartimiento á la collación de 
la Catedral , y lá poseía' el ano de 1^85 Gonzalo Ruiz* 
su hijo. ' 

.1.3. Alfonso Martínez de Medina , hermano de Rui 
Martínez de Medina , ya referido. 

14 Pero Fernandez de Encinas ,*su casa á S. Barto^ 
lomc\ 

I y Pero González de Villa Sandíno , era del línagc 
de Vergara ó Vecharia. • 

itf Garcl González de Villa Sandino , hermano de Pe- 
ro González , dexó capilla en la Parroquial de S. Miguel, 
en el hueco de la torre en que dura su memoria , y se 
ven , aunque renovadas , sus armas. Duró muchos años 
su descendencia con apellido de Vergara y posesión de esta 
Capilla : las casas de ambos á b collación deS. Marcos. 

1 7 Pero Sánchez de Navarra. 

18 Pero Ramírez dé Oña> su casa á S. Juan de la 

19 Lope Ortiz, algunos exemplares lo llaman de Ala-' 
va-, y D.Gonzalo ArgQtS'de Molina ló tierte pot ascen- 
diente del linage de- Ortiz en Sevilla 5 posible es que fue-' 
se padre, hermano ó hijo de Peto Ortiz, de quien es cier- 
to que se deriva* Su casa fue á la Parroquia de Santiago, 
Qomo coleta de }a dotiacion db la. de Martin''Metehdez! 
de Eormollois «,* qtre se FcfeiíiÉá adelante^ -i o - • • « 

- 20 /.Xímon; Martínez.' - n ,: . .'^ s -- ^ ^> 

-2 

Martínez 
razanas. 
• 22 Pero Perefc d¿^ Cofíií ^ ^í- ^' -^ u.' '^r/A i 

24 ' Alvar .1tfe¿roí Wl ¿Isa á^fa PaMdquía-4e Ommuih* 
Sanctorum , donde dürá* Su nDtnbre en la Barrera de Al-* 
var 





una 
Cora^ndSo 



D£ LA CIUPAD DE S£VliLíA« UB« Ik.. Ij^ 

. 15 • íeftnaa Ibañezi de Toledp* ..: 
. 26 .Mi;é^^pi Lopct de. p* Sancho* í ,' . ' 

27 Pero Bordallo ; su casa á S. Andrés, 
20 Lorienzo Bordallo v su hermano; su casa á S. Vicente, 

29 Rui Guillen de Cardeñosa ; tiene luego esta nota: 
es muerto , y tiene el heredamiento Pera. Aharez su sobrino^ 
que debió de ser su hetedeto^ 

30 .AlvitPferezRabe?. : :/ ' 

3 1 ' Martin Juanas ; su casa, á S. Nicolás. 
3 2 Juan Pérez de Riverii 

33 Rui Martínez de Fanalcazar. 

34 Cotnéz Pérez , isobrino del Dean de Tudela» 
3 5 Peta Fernandez de P^ncorbo. ... 

• 35 Gonzalo Fernanídpz su hermano^, ya difunto. 

37 Rui Pérez de Vargas , fue' lujo del esclarecida 
Garci Pérez de Yargass así lo añrm^ D. Gonzalo Argote de 
Molina en sus Elogios , y :a$í consta de escrituras de la San^ 
ta Iglesia , y haberlo casado con Marina Pérez de Fines-^ 
trosa , hija de Pero Ruiz de Finestrosa , como queda es- 
(rito> desciendm de^Kyl Vtítt muy calificados casas.* 

38 Diego Furtado de Navarra. 

39 Pero Gonzalez.de Avila s su casa á S. Banolomc. 

40 Gonzalo Pérez su hip; 

• 41 Lorenzo Alfonso ác Fragosa. 

42 Juan Gustios de Lores , su . oasa á la coUacion ide 
$. Gil. 

43 Pero Alvarez Qsorno. 

44 . Arnalts $u casa á la collación de S. Marcos , y cons* 
ta'qi(e:iiic4Jtu^doldeJa'ide..& Bartx^lome. 

45 Juan Cervánt, progenitor dellinágc de Cérvarir 
tes en esta ciudad, en cuyas genealogías se escrito que fue 
)Hjoi de Qbnitalb Ce^áiites ^ caballero de la nianada de 
S« Fernando , y.padre de oíro Juan Alonso, y este de Diego 
Gómez j que procreó á Gonzalo Gómez de Cervantes , fun-f 
d^oír 4^ la capilla dé Jesiks . Naiteseno , eivla Parrciquia 
de.pinnium Sanctoiwn ., de ^uien: y de. Doña Beatriz Ij» 
p€z dé 'Bocánegra quedáíoñ ' muchos, hijos ^ principio de 
diversas ramas y que uno fue el Cardenal Arzobispo de 



IJ'Ó AMALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Sevilla D. Juan de Cervantes ; su casa á la collación ^dc 
S. Ildefonso , que hoy es Hospital fiunoso ^ fundado por 
el Cardenal. 
4^ Pero García de Tamayo $ su casa á la Magdalena. 

47 Gonzalo Martínez de Medina de Bioseco y su casa 
9. la Parroquia de Santa Marina. 

48 Esteban González de Ayllon. 

4P Fernán Ruiz de Ayllon , sobrino deD. Gil. 

50 Ochobade Esparzas sobrino de D. Aiiaya. Argote 
de Molina en sus Elogios hace mención de su apellido y 
armas > su casa á la collación de S. Bartolomé , cuyo pri- 
vilegio y de su heredamiento permanece en el Arctdvo de 
las Monjas de S. Clemente ^ en que están los linderos de 
una parte de casas de D. Anaya , de otra Guillen Pérez de 
Pifia , de otra D. Arnalt , Jurado de S. Bartolomé' , su fe- 
cha en Sevilla á 5 de Mayo de este año , que acaba cotí 
su aceptación ; E yo Ocbí¿A de Esparza ^ todo esto que en 
esta carta dice acepto , é quedo entregado , é Bien pagado de 
todo este heredamiento. 

51 Ximon López de Libetri, está nombrado en el 
referido Privilegio de Ochaba de Esparza , por lindar sus 
huertas ; sus casas también á S. Bartolomé. 

5 2 Lope Iniguez de Baeza. 

^ 3 Martin Iniguex de Baeza su hermano. Este cs^a« 
itero entiendo* <aue pertenece al linage< de Biedmá en Se- 
villa , y que fue padre de Fernán Martínez de Biedma^ 
Amo del Infante D. Felipe , hijo del Rey D. Sancho , de 
quien y de Mária Fernandez su mu«r ^ fue hi|a Maria 
Fernandez de Biedma \ muger de Rui Díaz de Róxás , AI-^ 
guacil mayor de Sevilla.' * = \ '» 

54 Pero López. , i. • ». ^ »t 

5 5 Juan Díaz ^ su casa a la collación de S. Bartolomé: 
creo que fue' padre de Arias Yañez de Carranza j que 
fundó la capilla mayor del Convento de S. Agustín, 
j y í Nuno Diaz , sobrino de Ñuño Fernandez ,. es , di-» 
cé , m Marruecos , é tiendo plsd/k JPemsandez eltio ,:el qual 
parece que era hermanó de D. Lope Fernandez , Obi^ 
deMatruecQs. 




DB tA ClimAD DB SBVILLA. LIB. U» l^^ 

Ramlr Sánchez de & Esteban. 
Pero Sánchez de Arrizábala. 

59 Ramir Adán. 
' &^ Fernán Briones. 

6i Gonzalo Nuiiez , de Ñuño Kuñez de Tremellos, 
cuya noca , que se advierte en otros , supone dependencia 
ó deudo, ó de sumisión de vasallo , cómo caballero de mcz- 
nada , así Miguel López de D. Sancho ^ que qdeda te* 
fcrido. 

6% Ñuño Martínez Zamoriez. 

63 Fernán Yáñez dé Vilches. 

64 Rui Pérez y su casa á la collación de S. Andrés: 
sospecho que es el progenitor del lin^e de Esq^ibel > fue- 
ron sus hi)os Pero Rufcz y, Martin Ruiz , este Jurado de 
S. Andrés el año 1295. 

65 Rui Pérez de Quintana dé Rio Pisuerga ; pardee 
distintivo de patria , como otros que aquí se advierten. 

66 Rui Muñoz \ su casa á la collación de Santa Ma« 
tilia. 

V 6:1 Martin Muñoz su hermano; su casa iiamisaia 
collación , sobrinos ambos del Adalid Domineo Muñoz* 
£1 Doctor Salazar de Mendoza los pone por Ricos Ornes 
en las Dignidades Seglares ^ expresando como fiícron de 
los doscientos caballeros. £1 Doctor Morales , en la No- 
bleza de Córdoba ^ dice , que Martin Muñoz , Ganador de 
Sevilla ^ fue hermana del Adalid , y que de el procedió 
por varonía la casa del Maestre D. Martin López <le 
Córdoba. 

68 Diego Ruiz de Páramo. 

69 Aznar de Moriello ^ del Obispo de Marruecos > su 
casa á S. Pedro ; y escríbese que fue caudillo de la mcz* 
nada del Obispo de Marruecos , y progenitor del linage 
de Morillo en Sevilla , donde se Ikunaba Barrio de Mo* 
tillo la que hoy Plaza de D. Pedro Ponce , en que está 
el Convento de la Encamación. 

70 Alonso Pérez de Toledo de Albarana. 

71 D. Suero de Marchena \ su casa á la collación de 
Sanca Luda. 

TOMO i. Z 



178; ANALES. ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

72 Bartolomé Suarez su hijos su casa á SantáT Mari- 
na: ticnense por ascendkntds á^ los linages 4e Orta^y 
, Marchena : de que hubo mucha nobleza &i Sevilla. 

73 Fernán Gutiérrez Dabancadesj su casa á 5. Bar^ 
tolomc. . • 

74 Ñuño Fernandez de Rodrigo Alvarcz. > 

75 Alvar García de Valladolíd. , 

76 .Pcraífarpía de VUlagíanií,. , .:; 

77 Garci Ruiz Tafur , progenitor de gran nobleza du 
Córdoba. r .' ":'] \'r *• '• ," : "> 

78 Gonzalo Pérez , nieto de Dona Marquesa. 

79 Martin Vtelázqüez y cuñado de Rui Fernandez. ^ 

80 Gonzalo Ordoñez de Andujar. 

: 81/ Feto Ferivindez Vasallo, 6 pariente de Diag Saitr^ 
chcz. > 

r 82 Rui Pérez > sobrino de Pcfo Vclasco. 
83 Fernán Ruh^ de Matrera.; s\x casa á S. Julián. j 
.84 Pero, González, hijo 4el Abad de Fuciellos. 
85 Pero Ruiz de Foyos ^ su casa á la collación de.SiMX 
Pedro : tuvo hijos á Pero Pérez y Maria. Pérez <l^ Foyosj 
' su linage quedo calificado en esta ciudad, > 

85 Pero Gutiérrez de Rabanales. 

87 Alfonso Pelaez de Portugal. 

88 Rodrigo Rodríguez de Fuencirio. 

Sp Iñigo de Taiíiayo. « > 

90 Garci Ordoñez de Rebolledo.. 

91 Rui García de Santa Cruz. 

92 Gonzalo Diaz. 

93 Alvar Nuñez. 

94 Rui Matheos su hermano* 
P5 Pero Ximenez de Olyera. 

96 Garci Miguel , es muerto , tiene su hendamienh Pero 
Ximenez: 2,s{ se lee en los exemplares. 
92 Martin Ruiz de Arcayos. 

95 Pero Diaz Agorero $ su casa á Omnium Sanctorum.. 

99 Pero Ruiz de Atienza. 

1 00 Gonzalo Fregas , es finado. 

10 1 Fernán López de Villafarta 5 su casa á S. BartolomcV 



DE LA CIUDAD DB SEVILLA* LIB* tíi, 1^9 

' 202 B.ÜÍ García de Castañeda. 

; 1031 Pero Oonzalez de Zamudio# 

-.104 Juan Pérez de Dlag Sánchez. 

105^ Pero Vclazqucz , hijo de Velasco Pérez. 

106 Garci Díaz de VíUagomez , hijo de Diego Pérez; 
5u casa á la collación de la Catedral Santa María. 

107 Ñuño Diaz de Montegin. 

Í08 Martin Melendez Gallego ; su casa á San Salva- 
dor : fue padre de Garci Martínez de Gallegos , que lo 
fuQ de Gonzalo García , uno y otro muy celebrados en 
África en compañía de D. Alonso Pérez de Guzman , pro- 
genitores del linage de Gallegos. 

109 Juan Arias de Quadros, progenitor dd linage do 
Quadros. 

1 10 Domingo .GutierMz de Solórzano. 
Fernán Martínez de Haznalcazar. 
Juan Martin de Valencia. 
Esteban de Perrera. 
Nuñó' González Campana. 
Fernán Gutiérrez de Soiucar* • . 
Ñuño Gutiérrez, de Agustín Muñoz de Pa^ 





III 




112 




"3 


• 


"4 


r 


irj 




lió 


lacios. 


K- 


"? 




118 


1 


1T9 




120 



D. Zebrtano. 

Pero Rodríguez de Álava. 
X&noh López de Gamarra. 
Rui Fernandez de Pedríola 5 su casa en la Parro-» 
quia de Santa Marina. 

121 Rodrigo Alvarez de Frechilla. 
• izi Rui Martinezr de Haciila. 
w.;<ir3f^r.DamihgaTiidela«./ 

124 Pero Martin de Lima. /.,-'. 

125 Juan González Camarero» 
125 Gonzak) Ruiz de Aguilar» 

'-M27' Juan Ponce : no verifico si pertenece á lo$ Pon- 
tcs de León j paro en el archivio de la casa de Arcos está 
un privilegio rodado original ^ del Rey D. Alonsp el Sa- 
bio , tn que hace merced á Juan Ponce y á Pqocc Pcrez^ 
hermanos , de un. mil maravedís Anfonsics ea la Alhamia 



I So ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

de Toledo , en cambio del heredamiento de Azpe j que 
fue del Obispo D. Gonzalo su tio ^ su fecha en Murcia á 
12 de Julio , Era 1292 , año 1254 j y el Patronímico Pé- 
rez los semeja hijos de D. Perp Ponce. 

1 28 Juan Fernandez y pariente de Ovieco Garcia* 

1 29 Alfonso Martincz. 

130 Rodrigo Rodríguez su hermano. 

131 Juan Alfonso Davancades , en otros Al vañades. 

132 Garci Martínez de Toledo , en otros dice de Se- 
govia ; y si es el de Seeovia , fue después Notario mayoc 
del Andalucía , y casado con Doña Juana , sobrina del 
Arzobispo D. Remondo , por quien el Arzobispo dotó Ja 
eslilla de S. Bernabé > paflre de jFernan García , y de Vi-^ 
cente García , primer marido de Doña Juana , hermana 
del Arzobispo D. Juan : todo consta de escrituras que ci- 
to en otros lugares. 

Í33 Pero González de Kta. 

134 Pero González de Fuciellos. 

1 3 j Garci Pérez , cañado de D. Pero Pérez. Algunos 
creen que es el famoso Garci Pérez de Vargas ^ de quien, 
coího ya díxe^'no se sabe el heredamiento cierto. Don 
Pero Pérez fiíc' Secretario de la Reyna Dona Juana, y Amo 
del Infante D. Luis su hijo , según farece por papeles de 
la Santa Iglesia. ^ 

1-^6 Juan Martínez del Obispa, ñié de la mesnada 
del Obispo de OSrdoba D. Gutierre. 

137 Garci López de Medina-Celi , vasallo de.D. GU7 
tierre Suarez. Llamábanse vasallos los Infanzones que ti- 
raban acostamiento de los Ricos Omes y y eran de sus 
flieznadas y así como vasallos del Rey I09 de su mesnada. 

138 Gonzalo Ruiz. " .; • 

139 Juan García Borni. 

J40 Garci González de Canaleja ^ Escudero. 

141 t^edto Ortí2 , progenitor del linage de Ortíz; en 
esta ciudad , de que imprimí un discurso genealógico el 
año de 1669 con las noticias que al presente me hallaba, 
siendo cierto , que como se deponga la pasión , nadie me- 
for que los interesados puede inculciar las.antigi^edadesilc 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. II. l8l 

cada línage : peligroso genero de escribir , que en lo pro- 
pio se tiene á presunción , y en lo extraño á lisonja. Su 
casa fíie á la collación de Santa Maria $ así consta de un 
pley to que el ano de 1 3 34 se seguía entre la Santa Igle^ 
sia , y Lope Martínez Canónigo , su Procurador , con Juan 
Rodríguez , vecino de la misma , sobre un * solar y parte 
de casa que la Iglesia teiiia incorporada en el corral de 
S. Miguel , que compró de los hijos d^ Juan Ortíz , linde 
am casas del mismo Juan Ortíz, ^ hijo de Pero' Ortíz , cuyo 
testimonio tiene su archivo : y por otra escritura del de 
Santa Ciara , en que Juan Ortiz vende al Convento otro 
solar , linde con su casa , que el Rey D. Alonso dio a Pero 
Ortiz su padre , que habia de otra parte por lindero ali ci- 
menterio de S: Miguel, en 25 de Agosto de la Era 1308^ 
año 1 270 , ante Juan Ruiz j Escribano público : poseyéronlas 
sus descendientes, hasta que Pedro Ortiz > su quinto nie¿ 
to , el año de 141 5 la vinculó en el mayorazgo de los 
Ortices de Palomares. De Juan Ortiz fue hijo con otros 
Pero Ortiz , que procreó á Juan Ortiz , Diego Ortiz y 
Alonso Ortiz y progenitores de todo el linage. 

142 Pero Pérez Escudero , de Fernán Pérez de Pina. 

143 Fernán Gutíerrez de Pozuelos. 

144 Garci Fernandez de Vaidesauce. 

145 Fernán Fernandc;z Alguacil $ su casa en el barrio 

de la.Mar , á la collación de Santa Marina, poseíala el año 

1280 Pera Fernandez del Maroftokxo su hijo , en quien 

hallo la primera vez este apellido en Sevilla , de que es 

progenitor : en ella sucedió Fernán Pérez del Marmole- 

xo , hijo de Pedro Fernandez , que el año 1 303 tenia plcyí- 

tos con la Santa Iglesia sobre ciertos solares. en' su vllnde^ 

heredólo Alonso Fernandez del Marmolexo ^ queUa vinKni- 

lo en el mayora^o mas antiguo . de hfs Señorei dt Iror- 

rijos , en que persevera. .Desciende de Pfedro Fernandez 

todo el grande e ilustre linage de Marmolexo , á qua no 

se averigua bien si dio la alcUñael Msírmólexa^lugparidel 

Obispado de Jaén , ó el Marmolexo y /barrio 'de ia ciudad 

de Córdoba^ en que antes .estuvo beredaidoy a\3n<|üe eb Se- 

viUa.huba barrió también y el mismo en que tei^a su casa 



l82 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECtJLAKES 

llamado del Marmolexo , si no lo tomó de los mismos ca^ 
balleros. 

ia6. Garci Pérez, sobcino de Lope Garda , cuya cas^ 
fue a S. Román , dice Argote de Molina , que era de ló9 
Saavedras , y sobrino del Adalid Lope Garcia de Cordo^ 
ba , en cuyo elogio afirma , que de I/)pe Garcia de Cór-^ 
doba fue hijo Gárci López de Saavedra , en cuyo £sivor 
hay muchos privilegios, padre de Juan Garcia de Saavedra; 
caballero dé la Banda y y uno de los que armó en su co- 
ronación el Rey D. Alonso el Ultimo , de quien se dedu-^ 
ce la casa del Castellar y sus ramas. 
147 Rui Garcia de Viilodre. 

' 148 Nu&o Ruiz Masilcs. 

/ * 149 Martin Melendez de Fornicios 5 el jMrlvilegío de 
cityo repartimientx) se lee en un antiguo tumbo de los de 
Sevilla , que está en su archivo , su data á 3 de Mayo de 
este año , igual en tenor al referido de Ochoba de Espar-^ 
za $ en el se ve fueron sus casas á la collación de Santía- 
go ,: contiguas á la del hijo del Rey de Baeza , y á lade 
Cutier González de la Serna y y de Lope Ortiz. 
. 150 \ Alonso Fernandez de Montemolin $ su apellido 
dura en un cortijo que fue' suyo cerca de la villa de Mar- 
chena : fué en Sevilla muy calificado y extendido hasta 
el tiempo del Rey D, Juan el II , y de el hubo un Almi- 
vante^de Castilla , D. Alonso Fernandez de Montemdllnt 
íi 151 Juan Pérez de Buiza ^ su casa á S. N¿cola$« - • 
-.0 152 Fernán Ferez de Búiza ^ su casa á Santa Marinai 

' 1 53 Diego Pérez de Buiza , hermanó de los dos rcfe* 
iridos $ su casa á S. Juan. 
?,*.»i54 Ñuño Fernandez de Aguilar; 

155 -ijuan de Parrales ^ vasaltode D# Martin Alfonso^ 
- i 55 Garci González. 

157 Gonzalo Garcia su hijo. 

158 Rui CasadOr 

159 Gonzalo Ruiz su hijo. 
'" 160 Guilleá de^Cuencar 

itfi Esteban Pérez Corucho. ' 

i6i Alfonso Yanez Dovinal , hijo ó hermano del Ri^ 



9fi LA CIUDAD DE S£VlttA. tI0. II. iSj. 

co Orne Gonzal Ibanez Dovinal , progenitol: del TÍnage de 
Ac^'úzt y Aguiar antes en Portugal. 

163 Gonzalo Rutz de Olea* 
- 164 Rodrigo Garda de Cohorco^ 
. 165 Gonzalo García su hermano. 

1 56 Lope Iñiguez de Arroniz. 
" i6y Miguel Pérez, 

168 Gómez Pérez de Asturias $ su casa á S. Román. 
' 169 Alvar Percas de ViUatafur. 
. J70 Esteban Fernandez y de Gonzalo Martínez.' 

171 Pero Martínez del Alcázar $ llamado así , según 
escribe el Cronista mayor D. Joseph Pellicer j por haoer 
sido Alcaydedel Alcázar viejo de Córdoba , caballero Por- 
tugués j hijo .de D. Martin Pérez , hermano del Maestre 
de Santiago D. Pelay Pérez Correa : asi le llaman los Catá- 
logos sobrino del Maestre de Veles j pío^nitor en Córdo- 
ba de los Señores de las Aboloñas , y en Sevilla , de los 
del apellido de Alcázar y por Manuel Martínez y y Juan 
Martínez sus hijos. 

172 Pero Romero de PortugaL 

173 Rui García de Negruellos. 

1 74 Fernán Ruiz de Quintaniella de ValdoAedo j 

175 Pero López Carríello. 

176 Rui García de Mendoza. 

. 177 . Lope López Carriello y parece hermano de Pero 
López. 

178 Gonzalo Ruiz y hijo del Alcayde RsU Fermmdez. 
de Sáfágm y ambos se enterraron en la Santa Iglesia en la 
nave, de los caballeros. 

179 Rui Díaz y hijo de Diego Basta y do P. Guth: 
Suarez. 

j8o Garci Miguel de P. Vela. 

181 Pero Calvete** 

182 Garci Fernandez de Formícedo \ su apellido ha- 
llo muy extendido en el primer siglo de Sevilla y c hijos 
suyos a Matheos García y y Juan García de Formicedo. 

183 Lope López de Agüero» 
Í84 Juan de Zocodover» 



1 84 AKALBS BCLfiSIASTlCOS Y ftClTLAMS 

- i8y Pero Aznarcz. 
1 85 Alfonso García de Madrid $ su casa á Santlago^e 

187 Pero García su hermano $ su casa á S. Andrés. 

188 Gutier González de la Serna $ su casa á ta colla* 
clon de Sanri^o , como queda visto en la noticia de Mar- 
tín Melendez de FormieUos. 

189 Gonzalo Martínez de QuintanieUa ; su casa á San 
Marcos. 

190 D. Guillen $ su casa á S. Marcos : fue yerno de 
Pero Ruiz Tafur , y primero Alcalde mayor de Carmo- 
na ^ en que también tuvo repartimiento y según su privi- 
legio de mercedes de este año , de que tengo copia , creo 
que es el mismo á quien escrituras llaman D. Guillen de 
Sobrebosco $ y si es así , su muger se llamó Doña Gui- 
Uelma. 

191 Domingo Gutiérrez de Solórzano ; su casa á San- 
tiago. 

192 . Pero González de Ambla: este apellido hallo muy 
calificado en Sevilla en el tiempo siguiente. 

193 Diag Ibañez dé Sayas. 

194 Tel Surez. 

195' Bueso Suarez su hermano, parecen hijos de Don 
Suero j arriba nombrado , de Marchena. 

196 Fernán Ramírez , vasallo de D. Ñuño ^ procedió 
de el ¿1 iinage dé Ramírez , que antes del ano^ 1400 se 
incorporó en el de Zegarra. 
" 197 Juan Sorban. 

198 Pero Ortiz de Urbina 5 su casa á la collación de 
S. Ucfonso : hace de el mención , y como se halló en la 
coiiquistii de Sevilla , en su libro de Línages , Juan Pérez 
de Vargas. Léese en el primero de las casas , con errata 
nucía por Urbina : su origen de los Señores de V izcayai 
hijo de D. Fontun , Señor de Urbina. 

199 Pero Magro de Galicia. 

200 Ordoño Pérez de Asturias. 

. La ín^rced de cada uno de estos doscientos caballeros^- 
que su 'título expresa haber sido de Iinage , advertencia 
digna de reparo , quando se sabe los muchos que gozabaa 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. 11. iSj 

honra de caballeros por privilegios personales , fue' casa 
principal en Sevilla , veinte aranzadas de olivar y figue- 
ral , seis de viña , dos de huerta , y seis yugadas de he- 
redad para pan , año y vez , que era la tierra que se 
podia labrar con seis yuntas de bueyes. A tal pleito ( dice 
la cláusula del gravamen) que tengan hi las casas mayo^ 
res , y las pueblen dentro de dos anos ^ y dende en adelante 
fagan su servicio con el Concejo de Sevilla en todas cosas^ 
i que vendan a plazo de doce años^ Despachóse una gene- 
ral que se contiene en los exemplares del Repartimiento, 
y á cada uno en particular , como los que quedan citados. 
Por servicio de Dios (dice el Rey) ^y por facer bien é mer* 
ced í mis Fijosdalgo y a mis naturales por servicio que fi^ ' 
cieron al Rey mió padre en ganar el Andalucía , é seha^ 
todamente la ciudad de Sevilla , é por honra del Rey mió pa* 
dre que yace bi j pueblo den la ciudad de Sevilla 200 caba^. 
Ihros Fijosdalgo. La data del común en Sevilla á 2 5 de 
Setiembre de este año. Dexáronlo algunos , y en su lugar . 
se substituyc'ron otros que ya van inclusos en el Catá- 
logo referido. Y aunque fueron escogidos para padres de 
la Nobleza obligándolos á ñxar aquí su domicilio , el 
transcurso del tiempo de tal suerte ha ofuscado las me- 
morias y que son tan pocas familias , como queda vis- 
to y las que á ellos pueden referirse con certeza, á que 
no desayuda poco la confusión de los Patronímicos. Aca- 
báronse unas . familias y ausentáronse otras , y otras deca-^ 
yendo por casamientos acabaron sus nombres pasando sus 
haciendas. 

18 Fundaron estos caballeros un Hospital y Cofradía 
en la calle de Castro (hoy de Vizcaínos) cuyo instituto 
era exercitar la hospitalidad entre sí mismos , y asistir 
de comunidad en hábito militar y con hachas en las ma- 
nos en la Santa I^esia á las Vísperas y Miia de la fiesta 
de la Asunción de nuestra Señora, cuya advocación toma- 
ron , y al aniversario y honras de San Fernando 5 y no 
podia ajgregarse á ella alguno que no fuese de los mis« 
•fnos ó oe sus descendientes : así permaneció mucho tiem- 
|X) : decayó al £n 5 y aunque de^pues^del año de 1500 lo 

Toi&o u Aa 



l26 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

procuraron resucitar algunos nobles instituyendo nueva 
Cofradía , también presto volvió á entibiarse ; y así fué 
este uno de los Hospitales llamado de los. Caballeros , que 
extinguió el Arzobispo Don Rodrigo de Castro , como 
diré' a su tiempo , cuyos antiguos papeles , que he visto, 
comunican esta noticia digna de haberse perpetuado. 
También hallo atribuida á los caballeros Conquistado- 
res con igual antigüedad otra Hermandad ó Cofradía 
instituida en reverencia del Rey Mártir San Hermene- 
gildo ; de ella hace mención Alonso Morgado. Y tenían 
ellos (dice) junto & la puerta de Córdoba por de dentro de 
la ciudad al largo del muro una tela' armada continuamente 
donde se juntaban todos los mas de los dios ajusta y carrera^ 
y como que haciendo cuerpo de guardia / i su sagrado Sar^ 
tuario bañado con la Real sangre de un Príncipe de España^ 
Mártir de Jesucbristo y Patrono de est0 ciudad : pero de 
esto hablaré en otros lugares. 

19 Al común de Sevilla , de que también participa- 
ron los nobles y los doscientos caballeros , como expre- 
samente lo dice su donación , dio el Rey gran número 
de alquerías que se partiesen entre sus pobladores por 
caballerías , prohibiendo la enagenacion solo por plazo 
de doce años , despachando su privilegio rodado y que 
luego referiré entero ; y en el mismo dia 1 2 de Junio dio 
otro , cuyo original no permanece, en que al común de 
Sevilla y á sus pobladores entregó todas las casas que 
estaban yermas de los Moros , exceptuando solo las que 
habla antes señalado propias á Infantes , Ricos Omes, 
Ordenes , Monasterios , Caballeros , y otras diversas per- 
sonas , y habiéndose de partir este heredamiento por co- 
laciones 5 y para que mas legalmente lo hiciesen escogió 
el Rev de cada una dos personas principales , á quienes 
recibió juramento de que lo partirían con equidad c igual-* 
dad ; dando á cada dos y porque mas auténticamente lo 
hiciesen , un Escribano , de cuyo nombramiento es el si- 
guíente epígrafe. 

Estos son los que juraron. al Rey que partiesen lealmente 
ti heredamiento de Sevilla cad^ Collación sobre sí , / dióles 



DE LA CITTDAD DE SEVILLA. LIB. II. xSy 

el Rey a los Quadrilleros con su carta abierta , que buuiesen 
de este heredamiento del Oliuar é de la heredad , del pan ^ dos 
cauallerias cada uno , demos de su suerte , por la laceria que 
auian en portillo. 



Sonta Catalina. 
Pero Ruiz de Finestrosa* 
Don Vela. 
Pero Fernandez , Escribano* 

Son Vicente. 
Pero Gómez. 
Garci Perez.^ 
Martin Pérez , Escribano* 

Omnium Sonctorum. 
Pero Diaz. 
Martin de Muros. 
Don Sancho , Escribano. 

San Miguel. 
Domingo Polo. 
Melendez Giraldo. 
Estel>aaMartinez,Escribano. 

Son Salvador. 
Bernal Campana. 
Don Esteban. 
Don Bartolomé , Escribano. 

Son Ramón. 
Domingo Martínez de Al« 

caraz. 
Pasqual Gómez. 
Don Benito ^ Escribano» 

San Andrés. 
Alfonso Pelaez. 
Pero Cuñado. 
Alfonso Pérez , Escribano. 

Son Gil. 
Don Torcat. 
Juan de Tudela. 

Muñoz y Escribano. 



Barrio de la Mar. 
Pero Juanes. 
P<fro García. 
Berna! Pelegrin , Escribano. 

Barrio de Genusnses. 
Don Igulcha. 
Don Jaymcs. 
Seigayardo , Escribano. 

Santa Mario de Afuera. 
Pelai Gómez. 
Don Perón. 
Di^o Martin f Escribano. 

Sonta Marina. 
Ñuño Diaz. 
Martin Pérez. 
Domingo Andrés , Escrl* 
baño. 

Santiofff. 
Fernand Ruiz. 
Martin Fernandez. 
Martin Vicente ^ Escriba- 
no. 

Son Nicolás. 
Don Ascenclo. 
Don Diego de Cuenca. 
Don Bartolomé , Escoba- 
na 

Son Llórente. 
Abril Garcia. 
Ibañez Diego. 
Martin Pcicz, Esctíbano* 

Son Martin. 
Domingo de Di( 
Aaa 



l88 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Martín de Madrid. Santa Lucia. 

Don Sancho , Clérigo , ^s- Domingo Yaguez. 

• cribano. Martin Miguel. 

San Ulan. Martiiv Díaz , Escribano. 
Sancho Branco. San Pedro. 

Juan» González de Otorde- Don Fernando. 

sillas. ^ Domingo Benito. 

Juan Sánchez , Escribano. Per Ibañez , Escribano. 
.Santa Marta Magdalena. San Juan. 

Gutier Gil. Gonzalo Ibañez. 

Martin Bellidez. Don Gonzalo de Velez. 

Juan Pérez , Escribano. Juan Mateo , Escribano. 

> 

^ muy verisímil haber sido estos los primeros Ju- 
rados de esta ciudad , y que les provino el nombre de 
este juramento que hicie'ron , á cuyo cargo fue' siempre 
qualquier distribución ai común <, y estos Escribanos los 
primeros públicos de Sevilla , aunque el número de es- 
tos después fue de diez y ocho , que entre sí mismos 
se elegían en cada vacante : hízoles ordenamiento por 
■mandado del Rey el Alcalde mayor Don Rodrigo Este- 
ban , que está mencionado en sus privilegios j una de 
cuyas leyes era que en cada vacante los demás nom- 
braban sucesor que había de ser antes precisamente Es- 
cribano de Sevilla , de dos que á cída ofíck>^cstabaii 
«ignadost,- y les llamaban sus criados , no porque los 
servían , sino porque los criaban en su enseñanza : én lás 
confirmaciones que les hicieron los Reyes se verá repetido.^ 
20 El privilegio que el Rey dio á esta ciudad^ qué 
se lee en el Repartimiento , impreso por Don Pablo de 
£spínosa / de merced de las dichas alquerías , padece al« 
gunas erratas en los nombres , por lo qual me pareció 
ponerlo^ aquí de su original. 



.< 



I Este privilegio se hallará en la lladeD.Pabk E8pifiosa,pj(g,i8. Tuel- 
segímda -paite de i» Historia de Sevl- ta, con la diferencia^ aquí tt^n 




DB LA CIUDAD DE SS VILLA; LIB. II. lS6 

Conoszuda cosa sea a quantos esta caria . 
vieren , como yo Don Alfonso , por la gracia 
de Dios , Rey de Castiella , de Toledo , de 
León j de Galicia , de Seuiella y de Cordouay 
de Murcia , de Jaén , en uno con la Reyna 
Doña Yolant mi mugier^é do , i otorgo a tod» 
el Concejo de Seuiella , todas estas Alearlas^ 
Petronina y Martin Paulinj Alcondicar ^ Porcina ^ Dunchuelas 
AJcadidi j Lobanina , Balenzin , Lobet ^ Porsunes , Sobornal^ 
Barananiz , Cazalla^ Triana^ GoleSy Dorbanicate , Quimatacal^ 
me , Beresj Azmdin ^{éba bi dado , a Guillen Arremon , i ¿ 
Garda Pérez sesenta aranzadas de oliuar , ¿ tres aranzadas é 
media de viñas) Palmataza j HabuTj. Tomar j Honcaxena^ 
Marnina {Tafut^para los Almogabares^ que la do en quenta 
de lo que ban de auer) , Solduñuela , Frecbun , Orvibis {en 
que son beredados los Almogabares ) , Torros , Afuzen , Al^ 
hauzina , Salteras {é ba bi^ Nuniañez , las casas que tiene 
con el molino , i seis aranzadas de oliuar ) , Manzañiellay 
Doxina , Balentina , Atoston {éha bi dado a Don Ziza cien 
aranzadas de oliuar , é diez aranzadas de viñas / é diez yu- 
gadas de heredad , i unas casas ^ i las viñas a los doscientos 
caualleros ^ é lo al ^ que finca d puebro y Albadidin y Alcalá 
del Rio j Aldibal , Alborgorcba ^ Adalides , Lebrena , Pux- 
lena (/ bi di a Don Zuleman veinfe aranzadas de viñas , é 
diez yugadas de beredat , é las casas que tiene hifedfas , é 
i sufijo cincuenta aranzadas de oliuar jé a Don T adras trein^ 
ta aranzadas , é a Zag el Maestro veinte tranzadas) y Algu-^ 
iet. Borgabenbaldon y la matad del figueral de Zabale y éU 
9tra meatad es de Rodrigo AJvarez y i un Cortijo , é uns 
Torrt^ QuarJos , Makx y Borg , Abencoma y Macbarianzo^ 
Macbat Abdilquibir yTaeobicobis y Maebar Axarc^ y Quintos 
{é ba bi dado a Guillen Bec cien aranzadas de oliuar i sus 
casas) y Sautina del Rio y Borg Abmabul , Borg Aveu islen^ 
Capaean , Maebar Abeneomon y Machar Adnelgot , Gizviaty 
Fsxaear y Machad Albauzen , Palmiti y Machar AbzutiZy Ma-. 
cbar Abzuberdi , Senena, Aitama , Fondire y Borgalbanzemi, 
-Machar Milain \ Quintos Abenzit , Albotoca ^ Cuzirat , Xah- 



190 ANALES ECLBSIASTICOS Y SECULARES 

fon , Fedben , Albaiar , Balhauzlna y can todo su heredamiento^ 
que lo partan entre sí por Cauallerias é por Peonías al Fuero 
de Seuiella , é que lo ayan por luro de heredad para siempre 
jamas , en tal manera , que tengades las casas mayores po^ 
bradas al Fuero d$ Seuiella. E que me fagan aquellos dere-* 
chas é aquellos Fueros que dizfn en los priuilegios del Fuera 
de Seuiella , é dosela libre , é quito para ellos é para sus fijoSy 
í para sus nietos , é para todos quantos de I los vinieren , que 
lo suyo obieren de heredar , en tal manera , que lo vendan , 6 
lo empetíen^ i lo camien , i que^ fagan del lo todo lo que qui-^ 
sieren , como de lo suyo j del dia que este mi priuilegio fuer 
fecho en cinco años pasados de la Era desta carta , é dolos 
todas estas Alearlas sobredichas con todo quanto heredamiento 
hi ha de casas , é de molinos de azeyte edt molinos de agua^ 
con todo su oliuar ^ é con todo sufigueral , i con todas sus vi^ 
ñas i edt molinos y i con todo quanto heredamiento hi ha^ 
asi de heredat de pan , como de todo lo al que hi ha con sus 
entradas , é con sus salidas , é con sus montes i fuentes y i 
con ríos i pastos , é con todas sus pertenencias , asi como las 
amojonaron é las determinaron por mi mandado el Obispo Don 
Remondo de Segouia , é Gonzalo García de Torquemada y í 
Rui López de Mendoza , i Pero Bronco el Adalid , é Ferran 
SerbiciaL Salvo ende todo aquello ^ue yo di en aquellas Al^ 
carias sobredichas de casas edt molinos de agua edt azeytCy 
ede oliuar , 6 de figueral , i de viñas y i de huertas y é de 
beredést de pan , á de heredamiento y que hi ha y según qite 
dice en este mió priuilegio y 6 en las cartas promadas del ¿^• 
redaniiento , que hi di en estas Alearías sobredichas y que fue^ 
ron fechas hasta el dia de la Era de esta carta. E hanme £ 
dar el treinteno de todo quanto azeyte que les yo di á mi en 
todos aquellos que regnar en después de mi en Castiella é en 
Leony i esto es lo que me han a dar demás de los otros de^ 
recbos , que me han a facer , según qut dice en los príulle^ 
gios del Fuero de Seuiella. Onde mando , é defiendo firme-* 
mente , que ninguno non sea osado de ir contra este mió Do* 
nadío que yo di por este mió príuilegio , nin de menguarhy 
nín de quebrantarlo en ninguna cosa. Ca qualquier que lo 
ficiese abrie la mi ira , é pecharme ia en coto mil libras de 



D£ LA CIUDAD D£ SEVIUA. LIB. II. 



rpi 



oro ^ é a ellos el daño dobrado. E porque esie mió Donadío 
sea firme i estabre para siempre jamando hi poner en este mió 
priuilegio el mió sello de promo. Fecha la carta en Seviella 
por mandado del Rey , 2 1 dias andados del mes de lunio . Era 
de mil é dozientos^ i nouaenta ¿ un años, E yo el sobredicho Rey 
Don Alonso en uno con la Reyna Doña Volante mi mugier reg^ 
nante en Castiella , en Toledo , en Leon^ en Galicia , en Seuie- 
¡h j en Cordoua , en Murcia , en I aben , en ValladoZj en Bae- 
za y i en el Algarbe , otorgo este priuilegio , é confirmólo. 

21 Vcse en esta partición , como ya advertí el año 
1 245 ^ la primer memoria de las Parroquias y sus advoca- 
ciones , y hay la de los que subdivTdie'ndolas en parte se 
llamaban barrios 5 como el de los Francos', y el de Glno- 
veses , que tuvieron propios partidores uno y otro en la 
Parroquia de la Santa Iglesia. El barrio de Francos , cu- 
yo nombre dura en su principal calle ' , llamado así por 
sus franquezas , no por su habitación de Franceses , fue 
muy privilegiado en los fueros que dio San Fernando á 
Sevilla dando honra de caballeros á sus vecinos en las 
funciones de la guerra con cargo de que sustentasen ca- 
ballos que comunicó el Rey después á los Francos de 
Xerez de la Frontera. Fué asimismo muy privilegiado el 
barrio de Ginoveses , llamado hoy calle de Genova , por- 
que era grande el comercio con aquella república^ y mu- 
c hos los nijos de ella que aquí comerciaban de asiento, 
de aiya patria fueron Don Niculoso y Misero Caxizo, 
mencionados en el Repartimiento. Y que al segundo dio 
San Fernando en arrendamiento vitalicio los molinos de 
la acequia de Guadaira 5 esto es , los que muelen con la 



. I Ssta calle; <f\t conserva su 
nombre , «e cqiópone en el día de 
.tiendas de todos géneros de seda , y 
otros de varías clases ; siendo esta 
la mejor de esta ciudad , y en don- 
de se hallan con abundancia. A la 
.de Genova solo le ha quedado el 
nombre como i las otras de que el 
autor hace aquí relación. Por esta 
'acalle y la anterior de Francos se ha 



empezado el er lobado con losas por 
los lados grandes , y por medio mas 
pequeñas , con lo restante de piedras 
menudas. Están haciendo esto mis- 
mo con la plaza que se nombra de 
San Francisco, que es una de las prin- 
cipales de esta ciudad : con esto va 
estando mejor el piso ademas del 
adorno y primor -con que quedan Jas 
calles. 



Ip2 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

agua que viene á los caños de Garmona , con cargo de 
tenerle reparados los muros y puertas de esta ciudad 
contra las soberbias avenidas de Guadalquivir ; consta así 
del privilegio en qué con el mismo gravamen los dio á 
la ciudad el Rey Don Alonso , que referiré' á su tiempo. 
2 2 Distribuyeron los Reyes por diversos sitios de Se- 
villa las naciones que en ella 6 quedaron de la guerra , á 
que vinieron auxiliares , ó entraron después á la fama 
de su población no solo extrangeras, pero aún separanda. 
las de las provincias de España , de que tomaron distin- 
ción los barrios que hoy se llaman calles , de Placentines 
Castellanos , Gallegos , Catalanes , de Bayona , y otros que se 
han olvidado y mudado* Y dividieron también los tratos! 
y oficios mecánicos y como la Alcaiccría , que conserva 
el nombre que tenia entre los Moros , Arábigo , inter^ 
pretado casa de Sedas ^ á los tratantes en ellas, la platería 
á los plateros , Uñeros á los tratantes en lienzos y borcigui- 
neros , calceteros y los semejantes. Estilo de bien con- 
certada república , qual esta fue y es excelente en sus 
ordeoanzas j y dividiéndolos así como en lugares en gre- 
mios, dieron á cada uno entre sí cierta especie de jurisdi- 
cion para componer sus difetencias y gobernar sus manu- 
facturas con oficiales propios, que llamaban y llaman Al-, 
raides , que juzgasen la calidad de los géneros y los regla-^ 
mentos de sus fabricas , los juntasen para las contribución 
nes , y los defendiesen en sus causas, prestando voz común 
por sus diferencias. Esto en lo político : en lo religióso.no 
menos atentos , qui3ieron que fundasen entre sí Herman- 
dades y Cofradías ^ tomando cada gremio algún Santo 
por especial Patrón , principalmente en orden á hospita- 
lidad , en que recíprocamente atendiesen á la curación 
de sus necesitados. Y cuya capilla que á cada hospital sé 
permitió . sirviese á sus juntas , á que habia de asistir 
siempre uno de los Regidores que las presidiese y auto- 
rizase. Tal fue la primera institución que el tiempo fue 
perficionando en formalidades , como se reconocieron im- 
portancias y se previnieron inconvenientes. 

Otro fue el Hospital y Cofradía de San Mateo , en 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. IL I93 

que como queda dicho se alistó el mismo San Fernando, 
y á que dio la imagen de nuestra Señora , que persevera 
en su culto. 

Y para medianeros de comercio de unos y otros que 
terciasen en los tratos establecieron los que llamaron Cor* 
redores de Oreja (hoy de Lonja) que nombraban los Reyes, 
y percibían de ellos cierta renta llamada del Corretage. 
Gozóla la ciudad muchos años , y su nombramiento parece 
que es del tiempo del Rey Don Fernando IV ; y era su 
número ciento hasta que el Rey Don Juan el II la dio á 
su privado Don Alvaro de Luna , que los reduxo á doce, 
^n cuya caida devueltos á la Corona los Reyes Católicos 
Don Femando y Doña Isabel , la restituyeron á Sevilla^ 
en que después ha habido otras mudanzas $ tuvieron an*- 
tiquísima Cofradía en la misma capilla Real , preeminon^ 
cia notable , con advocación de San Leandro '• 

23 Con no menor opulencia fueron heredados caba<« 
lleros extrangeros , muchos Franceses e Italianos $ entre 
ellos muy de primera suposición Micer Huberto y Mi^ 
cer Henrique , sobrinos del Pontífice Inocencio lY s y 
que ambos parece quedaron avecindados en Sevilla i y 
Micer Huberto con sucesión , que trasladada á Xeres 
de la Frontera , dio origen al linag^ de Micer Oubei^ 
tos de Valeto , Fundador de su Convento de la Cartuja^ 
Don Olivcr de Burdel , Francés ( á lo que creo) , y tam- 
bién Francés Guillen Bcg ó Bec , que se afirma era de la 
estirpe de los Condes de LimoKS , de quien se deriva 
el linage de los de las Casas ó Casaus , originado de ha- 
berle dado el Rey unas suyas , de que hay Insinuación 
en el privilegio de las alquerías del común de Sevilla, 
en cuya estimación se apellidó de las Casas. Porttígue^ 
5es en la alquería Gelumus ó Portugalesa , entre cuyo 
número el Rico Ome Gonzalo Ibanez Portocarrero se 

señala por progenitor de su gran fiímilia, y Pedro Bravo, 

li ... 

i lot Corredores de lonja que iikbdei, |1 Ilast^ísiiiio ATUiitttiueatD 
Ittjr hojr ton' sesenta : cuyas propia- j i oCroe pertíoilaces. 
daides corrcspoodea i rúm Goinii- 

TOMo u Bb 



/ 

I 



IP4 * ANAIES BCLESIASTICOS Y SECtJLAUBS 

que dio principio á ia de los Bravos de Lagunas» Ara-^ 
goneses en la alquería Mexina^ que ios mas vinieron con 
el Infante Don Alonso , siendo su Caudillo el Rico Orne 
Fernán Pérez de Pina , bien señalado antes en las con-^ 
quistas de Mallorca y Valencia. Catalanes , cuyo Caudillo 
nic Guillen de Monsalve , que en Sevilla dio principio 
á la familia de su apellido , muy de las primeras en todo. 
Obraron los Aragoneses con particular valot , como in- 
sinúa la Crónica > aunque recien llegados tuvieron revés 
que pudo descomponerlos , pero jeliicic'ronse con mayor 
denuedo. 

24 La gente de la mar que vino en la armada chris- 
tiana pobló el gran Barrio , así llamado en la Parroquia 
mayor > y que para la distribución de su he^-edamiento 
tuvo especiales jurados ó partidores , como queda visto; 
gf andes . preeminencias les concedió San Fernando en los 
Fueros 5 entre ellos , que en las cosas de la guerra , quan- 
do hiciesen Hueste en tierra gozasen honra de caballea 
ros 5 y que tuyic'ron particular Alcalde caballero, y de 
lo má^ ensalzado que juzgase sus pleytos y diferencias en 
lo marítimo ,. superior á todos , como lo fue en dignidad 
el Almirante Don Ramón Bonifaz ,' cuya casa fue fron- 
.tejK) 4e la Santa. Iglesia á la entrada de la calle de Pla« 
^centitxes basca h Alcaiccría , y pertenecían á este gremio 
.Ips. gala&te^ ó gente de carpintería de ' ribera , cuyo Ca- 
pitán era Ñipólas de la Torre del Oro $iasí llamado por 
haber sido su primer Alcayde. Y los oficiales de las Ata- 
razanas , de quien era Cabo Fernán Martínez Badana ó 
<Bau4iBa I . su pri^ier Alcayde. Pcíto ya es tiempo de ,pro-r 
^seguir el hilo de la Historia , en* que me ha heqho ha^-t* 
cer ftím^ est^ psane Utísima :, aunqup m^ cei^ida.: Baste 
par^ cppcluirla que alcalizó la liberalidad Real hasta ihur 
chos Jud¿^.v así. de los que en Sevilla vivian entre los 
^MpTQSv^^cQtnoadv^eciizos á la ^ma de la opulencia y 
riqueza , fácil señuelo á sií' codicia. De los quales se po^ 
bló la gran . Alhamia ^que ocupaba , quanto hoy las Par-^ 
roquías de Santa CJruz, Santa Maria la Blanca , y parte 
de la de San Bartolomé , con tres Sinagogas , para que 



ÜE lA CIUDAD DB SfiVILLA. LIB« H. 19^ 

el R!ey ^ como referido queda , les dio este año tres Mcz^ 
quitas. Algunos Moros también de los que quedaron y 
de los que vivieron con el Bxy de Granada poblaron et 
barrio UanuKio el Aduarejo y la Morería , entre las Par- 
roquias de San Salvador , Ssln Pedro , Santa Catalina y 
San Isidro , en que duraron hasta su expulsión ; lodo lo 
qual y quanto toco á distribución de heredamientos pa^ 
só ^ como el Rey lo expresa en los privilegios , por mano 
de los referidos Don Remondo , Obispo de Sesovia , Don 
Rui López de Mendoza , Pedro Biazquez ^ Adalid , Gon« 
zalo Garda de Torquemada , ihistrisimo Toledano , y 
del lins^ de los de Toledo , que se ajpellidáron de Tor** 
quemada , villa en que estuvieron heredados « y Fernaír 
Serbicial j del tronco de los de Villa-Vicencio , deseen* 
dientes de los Condes de Castilla : así es constante en 
los Nobiliarios ser de un mismo origen los de Villa* 
Vicencio y los de Serbicial, y lo afirma Argote de Mo^ 
lina en sus Elogios i 6 hijo suyo fue Juan Fernandez Ser- 
bicial , que tengp por cierto es el mismo que pasando k 
la ciudad de Xerez de la Frontera entre sus trescientos 
caballeros «pobladores se apellido de ViUa-Vicencio ^ y 
dio principio á su extendido y nobilísimo llnage. 

4¡ Don Gonzalo Argote de Molina en la al^da in^ 

troducdon al Repanimiento pondera tan justamente la e»^ 

timacion de tal escritura , que me parece añadir aquí su 

cláusula : ** Quan excelente escritura sea esta se entenderá 

fKonsidetando ser el repartimiento de una ciudad la mas 

i^ilustre 9 rica y poderosa de España : la noticia que en 

Helia hay de todos^ los Infantes j Maestres , Condes; 

hRícos Omes y Escuderos ^ Hijosdalgo de todos los rey^ 

raios de Castilla , de León ^ y de los caballeros Franco^ 

9ises y Aragoneses j Navarros y Portugueses ^ Italianos y 

hMotos que en su conquista se hallaron : loi nombres cío 

ntodos sus pobladores ^ y de lo que a cada uno se le 

9irepartió : la antigüedad de ella desde el año 12^3 quan-» 

fido muy pocos años antes comenzaron i usarse en los 

vtcyiMS de Castilla y León : las armas y apellidos de la 

•d^obleza de^eilos : los nombres Aribes de. todos los ki« 

Bba 



X ptf ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

9»garés y alearías de la tierra de Sevilla , y la mudáh- 
>tza que de sus nombres hizo el Rey Don Alonso , que 
walgünos conservan hoy , &c." Con razón este autor 
gravísimo pondera cscritiura que generalmente buscan: 
quantós á la Nobleza de España inquieren la anti- 
giíedad. 

De los Judíos de la eran Alhanda de Sevilla , dice 
el mismo Don Gonzalo Argote de Molina ., continuan- 
do el, capítulo que queda puesto en la adición al num. 24 
del añ9 1 248': ^/ Hablan morado entrfe los' Moros tos Ju- 
Mdíos desdé que por ellos fue ganada hasta aquellos tiem" 
>ipQS> ténian sú barrio aparte dentro de la ciudad , don- 
»ide moraban y al quál llamaban la Judería , cuyas mu^ 
9)rallas l\(>y vemos á la Colación de Santa Cruz y de la 
9f Puerta de la Judería , que salia al campo 5 hallamos 
9%mui[lia : memoria en^ el Repartimiento* Yo tengo por 
wciertO' que es* la Puerta que llamamos de la Carne , enf 
99{a calle de Santa Mária la Blanca , á la qual los Moros 
'^llamaban de Monhoar : otra era la Judería vieja , en 
wla Colación de San Pedro. Quedaron los Judíos en sus 
9^m|snlas casas . pagando al Santo Rey el mismo tributo 
jiique á los Príncipes Moros , siendo favorecidos de los 
nJUdíos Almojarifes, y Contadores ^criados del Rey y que 
>icon c'l vinieron de Castilla , que los unos y los otros 
npobláron en esta ciudad y como puerto general del uni^ 
99ve3:so y Y plaza mas á proposito para sus tráfagos. Los 
ijqtte con el! Rjcy; vinieron fueron hferedados en la Al- 
nquer^ y llamada' d£ los Árabes Paterna Haral ,,á quien 
i(K:t Rey Don Alonso puso nombre Aldea de los Judíos/ 
9¥poT haberíos heredado allí 5 hoy conserva el uno y otro 
99nombre ., y la Hámán Paternilla de los Judíos." 
\ > Hay mqmoda en diversos lugares del Repartimiento 
Úb Nicolás dú los Rocniances y Domingo Abad de los 
Romances ; áaibos quiere Argote de Molina en ios ya 
eitadosr i^lqgiQS (}ue fueken ' poetas del Santo Rey ; y de 
Domingo Abad de los Roinances : ^ Este nuestro poeta (dice) 
9)escribió en Castellano y que es lo mas antiguo que he 
nvlstoi diiiiCascilla'j; yi por el gusto de los vcuxiosos^poá^ 



D£ LA CIUDAD DB S£VlLtA« LTB. IT. fpy 

wdrc aquí una Serranica suya , que dice así : *' (y que por 
la misma antigüedad y curiosidad le copiare yo). 

pn sama del PuertPy Aquí no te engorres^ 

, Cuídeme ser muerto Que el sol se recala. 

, De nieve y defrioi DJx el^ frió ienge^ 

E de ese h)c¡ó E por eso vengo 

De. la madrugada. A vos y fermosura^ 

A la decida Qmered por mesura 

De una corrida Air ir la posada. 

■ Falla la Serrana > '^ Dixo la meza: 

' Fermosa ^ lozana ' Cormanoyla choza 

E bien colorida. Esta defendida, 

Díxele á ella : Non babedes guarida 

Omilhme belloy Sin facer' jornada* 

.Diz iá y que bien torreSy ' 

.DopúngO'Abad de. io$ Romances y Nicoks de los 
B^ománces quedárdn avecindados enr Sevilla , que consta 
de escrituras del archivo «de .la Santa Iglesia. % 

25 Dixe los varios exemplares del Rcpattímíento , de 
que me he valido 'para las noticias* («jüe de cl hé recopi- 
lado ; añadiré ahora fUDOTíque ooníiéso esí el de mayof 
autoridad v vilo después ^en Madrid 'en la librería selec^ 
tisima del Marqiies de Monteaiegré y Quintana y Cond¿ 
de Villaumbrosa , Gobernador de esta Monarquía , á cu- 
ya benignidad debo ya y deberá Sevilla en estos Anales 
singulares favores, quanfdo ya estaba %cmpresá el párrafo 
en que comenzó i á tratar ^de esta siivgular parte de lá 
Historia ^ pero con lá- felicidad de poder decir aquí lo 
que allí tenia su lugar mas propio* Es escritura de mas 
de i trescientos aiios á Iq m^nos de anti^dad > y á no 
coQtenefsé.ifn su' principio ser ^traslado del que la ciu^ 
dakLldéjSevUla tenía (y -debe tener) en su"^ archivo, pu- 
dieta juzgar ser el original misino y 6 una de los origi^ 
•ludes que mandó hacer el Rey Don Alonso 9 porque el 
papel y la letra y ti lenguage y otras muchas circunstan-* 
das lo califican. Y veo en el que coní^ma con tma de 
4as copias que yo tenia , que como dixei difíei^h del 
impreso y por Don Pablo de J^pinosá y no empero ^"n la 



IpS ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

substancia y nombres^ sino en la distribución , y én coíi- 
tener. muchas particularidades notables , digno de darse 
á la luz^ pública , como espero deberlo á la merced de su 
excelentísimo dueño en gracia de la Historia de España, 
y mayor de la de Sevilla! Parece Haber sido (así como 
el que yo tengo y cito al principio) de Don Gonzalo 
Argote de Molina, y está con su escrito, de los que á 
ios caballeros de el iba formando y como ya dlxe. Y no 
debo al Marques este favor solo¡, sino el de haberme man- 
dado comunicar todos ios raros manuscritos de su libre^ 
ría, de que posee inestimable copia en calidad y en nú- 
mero , y en que están los tomos notables de traslados 
de privilegios que fueron de la del Conde de Mora , que 
me servirán de aquí adelante á afirmar los que de otros 
exemplares tantas veces alego y /alegare en e$tos Anales. 
Qiiando veamos al Marques ( antes de serio , en que des- 
pués ha sucedido ásu hermano) , Conde de Villaumbrosá^ 
en la Asistencia de Sevilla habcá ocasión de repetir su 
debido elogio* 

24. A 27 de Noviembre en Sevilla el Rey: dio nvs^ 
vos fueros á la Villa de Cantisaia ^ iañadiendole la parti^^ 
cipacion de los de .Sbvilla á los que le habla concedido 
propios San Fernando $ y otorgándole las alzadas ó ápc^ 
laciones á Sevilla y á sus Alcaldes mayores y tengo el prl^ 
vilegio inserto en el Repartimiento citado del Maestro 
Ambrosio de Mócales, con el que al mismo tiempo dio 
4t población á Tejada y á sus nuevos habitadooes $ y á <$ 
y 8 de Diciembre concedió á SeviUa estando aún en eHa'^ 
disponiéndose para pasar á visitar los reynos de Castilla 
y León , que tantos años habla que carecían de sus Prín* 
cipes j dos privilegios de gran estimación ; el primera con^ 
firmando y ^ampliando con nuevas franquezas el tic' los 
fueros que ie dio. San Fernando, c insertándolo , coiaéLO 
se puede ver, en el exemplar que imprimió en su.Hisco«* 
ría el Lie. Don Pablo de Espinosa de los Monteros j aunr 
que en el está errada la fecha , que yo he conferido coir 
^. original que tiene el Cabildo de la ciudad en so ax* 
fihivp , que es, del tenor siguiente: . , i. ; ^ . 




DB LA CIUDAD DE SBVILLA. LIB. II. Ipp 

Conoszuda cosa sea a todos los Ornes que 
esta carta vieren , como yo Don Alfonso y 
por la gracia de Dios y Rey de Castiella^ de 
Toledo j de León , de Galicia , de Seuzella^ 
de Cordoua ^ de Murcia y de laheny vi Pri^ 
vllsgio del muy noble y y muncho alto y y 
fnuncbo honrado y bienaventurado Rey Don 
Temando mió padre y de la merced y y de los bienes y y de las 
franquezas y y de los buenos Fueros que diá al Concejo de la 
yioble ciudad de SemelUyfecbo en tal manera. ( Aquí el pri- 
vilegio de San Fernando y que queda puesto en la pág, 62. 
E yo sobredicho Rey Don Alfonso en uno con la Reyna 
I>oña Yolant mi mugier , y con miafija Iffanta Doña Be-- 
rengúela y en Castiella y en Toledo , en León j en Galicia , en 
Seuiella , en Cordoua y en Murcia ., en lab en y en Badal ¡oZy 
en Baeza y en el Algarbe , otorgo y confirmo todas estas cosas 
-que en este privilegio sobredicho del Rey Don Femando mió 
padre dize^y yo por facer bien y merced a todos los Fijos dalgo y 
y á todos los ciiídadanos y a, todo el pueblo del Concejo de la noble 
dudad de Semlla y y por acrecerles en sus bienes y en susfran^ 
quezM y y en sus buenos Fueros y que an por el seruicio que 
fizieron al Rey Don Femando mió padre y i por honra del que 
yaze hi soterrado en la ciudad de Seuiella y é por su alma , i 
por el Seruicio. que a mifizieron , é por remisión demios pe-- 
^ados y é por mi que fuy hi Rey y ¿ recibi hi Caballería , i 
por otros muncbos bienes que mejízohi Dios y é por honra 
de la ciudad de Seuilla y que es una de las mas nobles y ma- 
yores ciudades del mundo , doles i otorgóles por termino de 
Seuilla U Alcarria y úíiemo. corre el agua y entra en Budion 
y.BuMon entra en Ardilla y é. como- cae en At^dillayla Foz 
de Moharras , y como sale por ios cuellos de los Villanos y y. 
xuemo recude del cuello de los Villanas , rio a rio , y jiére en 
fa Sierra del Cazament y y fiere en derecho de Monte Po^ 
¡hí y al agU0 M Gualcarranque , y como corre Guadalcarran-' 
que y entra en' Fraga Mutíoz.yy cuerno corre Fraga Muñoz 
y entra en Guadiana y Cuentos , Xerez de Bad^oz , Mmas^ 
ferio éeJSolihar y NodoTy Torren y Castillo de VjderaySegjm\ 



20O ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

za , Cuerba , Montemolin , Zufre , Arazena , Alfayar de Cabo^ 
Alntonaster^ Arocbe , Cortegana , Mora ^ Serpa , ' Aiamontej 
Alfayan de la Pena , Andebalo , Castilrubio , yÍ2;^¿i^¿í , C^r- 
m/ , Ciudadira , Castiel , Montegil , Constantina , Tejadaj 
Solucar , Haznalcazar , Haznalf orache , Trtana , Ale oía del 
Rio y Guillena , Xerena ^ Alcalá de Guadaira , Hazelaques^ 
y todas estas villas , ^ ^Jto/ castiellos , ^ ^jf^/ logares so^ 
hredichos les doy por siempre jamas con todos terminas y con 
todas sus entradas y salidas^ i con montes ^ é confmntes , j 
^¿^ pastos , / ro;i m/ ^ r<?« ^¿s/ j«x pertenencias , aí/ rí^^- 
«j<7 nunca mejores los buuieron en tiempo de Moros , y con 
todos sus derechos hasta dentro en los muros de- Seuiellaj que 
fagan dello y en ello todo lo que quisieren , como de lo mioy 
i que lo hayan al Fuero de Seuiella^ salvo ende lo que dio el 
Rey Don Femando mió padre por sus cartas y é yo en algunos 
destos logares sobredichos ^^ que deba valer con derecho , é lo 
que los Moros tienen , según los pleitos que auien con el Rey 
mió padre , 6 que an conmigo , é tengo para mi 6 para todos 
aquellos que regnaren después de mi en Castiella y en Leon^ 
las rentas de los almojarifazgos , con sus pedidos 'de Te- 
jada y Solucar la mayor ^ y de Haznalcazar j y de Alcalá de 
Guadaira ^ y de Constantina y en tal manera y que todos los 
Christianos que son hi oy pobladores y y serán de aquí ade-^, 
lante para siempre jamas en estos cinco logares sobredichos^ 
que fagan con el Concejo de Seuielia todos aquéllos Fueros i 
todos aquellos derechos qtsefazeñ y que f aran los que son y 
los que serán pobladores en Seuielia y en sus términos y y que 
hayan ese Fuero mismo. Y otrosí por.fazerles mas dé aien y 
de merced quito a todos los Christianos vezinos de Sevilla y á 
los que agora son y serán de aqui adelanté para siempre ja* 
mas y de los derechos que me dá>an del mió almojar^azgó 'y de 
todas estas cosas que aqui son escritas en este mió privilegio quie- 
tóles la cuentia de marauedis que me daban del barco que iba *i 
Cordoua de ida y de venida j y el derecho que me dauan^y otrosí^ 
en razan de los barcos que iban a Xerez de ida y de venida^ 
y quitóles todo el portazgo y el derecho que nwdauan de gOf^ 
Hiñas y y de guebos , y de ánsares , y de bebones ^y de cabritos^ 
f de pagaros y y de lo qucr trugieren de fuera del termino á 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. It. 201 

Seuiella , que lo non den de aquí adelante i y quitóles el sueldo 
que daban de la libra de la seda y del azafrán , y de todas 
las especias ^ y de los figos , y de todas las otras cosas que les 
dañan derechos en los pesos de los Aldtares ; en tal manera^ 
que den de todo lo que pesaren en este peso sobredicho mió 
derecho asi cuerno lo dan en Toledo* Y otrosí les quito todo el 
portazgo que me daban de madera ^y de pez j y de estopa^ y de 
cáñamo ^y de plomo , y de quanto trugieren a Seuilla. Y otrosí 
quito á todos los pescadores Christianos veicinos de Seuiella todo 
el derecho que me dauan en ratón del pescado que peseauan en 
toda la mar de Seuiella , en toda su faz. y en todos los rios de sus 
términos. E otrosi do é otorgo al Concejo de Seuielía que ayan 
por heredad de todos los molinos de axjeyte que eran del mió al^ 
macen , los que son en las Alearías que yo les di con mió pri-^ 
uilegio $ i por estos molinos que les d^ anme Á dar el treintefh 
de todo quanto azeyte se hi moliere entstos molinos para siempre 
jamas. Otrosi quito a los todos Moros forros vezinos de Seuie-* 
Ila^y d todos los otros Moros Albarranes que bi vinieren el 
Pepion que daban por su cabeza cada dia en la mia Alfondi-- 
ga-y que lo non den de aqui adelante afuera ende que los Mo^ 
ros recueros que hi vinieren a Seuiella que vayan a las mii 
Alfondigas^ y queden bi aquel derecho que solian dar en tiempo 
de AÍiramamolin Menin. Todas estas cosas les do é les ótorh 
go asi j é les franqueo en Seuiella , asi como dicho es en este 
mió priuilegio para siempre jamas 5 y mando i defiendo firme-^ 
mente , que ninguno non sea osado de ir contra este mió prlui" 
legio y nin de contrallarle y nin de minguarle en ninguna cosa. 
Ca aquel que lofiziese ó lo quisiese fazer aya la ira de Dios 
Omnipotente y y descienda con ludas el traidor en fondón de 
los infiernos 5 y demás abrie la mi ira , / pecharme ya en 
eoto mil libras de oro y y d ellos todo el damno doblado > á 
porque este mió priuilegio de este mió donadlo y i de estas mías 
franquezas sea mas firme ^ é mas estable y é vola para siem-^ 
pre y mándelo seellar con mió seelh de oro. Fecha la carta en 
Semella por mandado del Rey y 6 dias andados del mes de Di^ 
ciembre y en Era de 1291 aáos. 

Don Alfonso de Molina ccnf% 

Don Federif. conf. 

TOMOt. ^ Ce 



202 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Don Henrlq. conf. 

Don Manuel conf. 

Don Femando conf. 

Don Felipe , electo de Sevilla conf. 

Don Sancho , electo de Toledo , conf. 

Don Juan , Arzobispo de Santiago , conf 

D. Aboabdilejíbenhazarj Rey de Granada^ vasallo delRey^cof^. 

D. Mahomad Aben Mdbomadt Abenjuc , Rey de Murcia , conf. 

Don Abenmab Fot , Rey de Niebtd\ vasallo del Rey^ cotf. 

Don Gastón^ Vizconde de Beame , cof^. 

Don Guiy Vizconde ie Limoges , corf. 

Don Aparicio , Obispo de Burgos , conf 

Don Rodrigo , Obispo de Falencia , corf. 

Don Remondo , Obispo de Segovia , conf. 

Don Pedro , Obispo de Sigilenza y corf. 

Don Gil , Obispo de Osma ^ conf 

Don Mateo , Obispo de Cuenca , coff^ 

Don Benito , Obispo de Avila j conf 

Don Aznar , Obispo de Calahorra , conf 

Don Pedro j electo de Córdoba^ conf 

Don Adán , Obispo de Plasencia , col^. 

Don Pasqual , Obispo de JaeH. , coirf. 

Don Fray Pedro , Obispo de Cartagena , eoff. 

D. Femando Ordoñez, Maestre de la Orden de CalatravOj conf. 

La Iglesia de León. Vaga. 

Don Pedro , Obispo de Oviedo , ccfff. 

Don Pedro , Obispo de Zamora , conf. 

Don Pedro , Obispo de SalarMnca , conf 

Don Pedro , Obispo de Astor'ga , corf. 

Don Leonardo y Obispo de Ciudad, conf. 

Don Miguel , Obispo de Murcia , conf. . 

I^ Gil y Obispo de Moi^oñedú yjcoff. 

Don Pedro Dfimingfsez , elec^ de CorÍ4,y conf 

Don Frey Rsiberto , Obispé de Silve > coff. 

Don Pe tai Pérez j Maestre déla Orden de Santiago , ífcíjf. . 

Don Rodrigo Alfonso coff. ,. , , . 

Don Nuíio González corf^^ ... ^\. 

Don Alfonso López corf. 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. II. 203 

Don Rodrigo Gómez conf. 

Don Simón Ruiz conf. 

Don Alonso Telkz conf. 

Don Fernán Ruiz de Castro conf. 

Don Pedro Nunez conf. 

Don Nutío Guillen conf. 

Don Pedro Guzm¿tn conf. 

Don Rodrigo González el níHo eoflf. 

Don Rodrigo Alvarez corf. 

Don Fernán Garda conf. 

Don Alfonso Garda conf 

Don Diago Gómez conf 

Don Gómez Ruiz conf 

Don Martín Alfonso coi^. 

Don Rodrigo Gómez corf. 

Don Rodrigo Floraz conf 

Don Fernán Yañez conf 

Don Martin Gil conf 

Don Andreo , Pertiguero de Santiago , conf 

Don Gonzalvo Ramírez conf 

Don Rodrigo Rodríguez conf 

Don Alvar Diaz conf 

Don Pelai Pérez conf 

Don Diego López de Salcedo , Merino mayor de Castie^ 
la y conf. 

Gonzalo Morante , Merino mayor del reyno de Leon^ cor^. 

Rui Suarez , Merino mayor, de Galicia , conf. 

Garda XuareZj Merino mayor del Reyno de Murcia^ conf 

Rui López de Mendoza ^ Almirage de la Mar ', conf 

Sancho Martínez de Xodar ^Adelantado de la Frontera^ conf 

Maestre Femando , Notario mayor en Castiella , cor^. 

Don Garci Pérez , Notario mayor de la Frontera y de la 
^ Andalucía y cor^. 

D.MartinPernandeZjNotariomayor del Reyno deLeon^conf 
Alvar García deFromista la esoribí en el ano segundo qae 
el Rey Don Alfonso regnó '. 

I Este privilegio lo refiere el cita- pirte de su Historia de Sevilla en It 
do Don Pablo Espinosa en la segunda píg. 3/- *. Ttría principalmente en los 

Cea 



204 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULAHES" 

27 Abrazaban estos términos de Sevilla buena parte 
de lo que alcanzó la jurisdicción de su Convento jurídico 
en tiempo de los Romanos pasando su linea desde el rio 
Guadiana , comprehendiendo los lugares de Nodar , Mora 
y Serpa , que hoy son de la Corona de Portugal 5 pero 
padeció esto aún en tiempo del mismo Rey Don Alonso 
tantas alteraciones , que aún .de ellas no se tiene cabal 
noticia : colígese eippero que la ciudad corta aún de po- 
bladores y no pudiendo acudir á la defensa de tantos lu- 
cres , y algunos tan distantes , vino fácil en que el Rey 
liese algunos á las Ordenes Militares , como fueron Serpa, 
Mora , Montemolin , Arazena y otros , y en algunas otras 
enagenaciones , que de las que se tiene mas cabal no- 
ticia haré mención en sus lugares. Y ahora el segimdo 
privilegio ofrecido de 8 de Diciembre fue á crecer á Se- 
.villa el señorío de las villas de Morón ^ Cote , Cazalla, 
Osuna , Lebrija , y las islas de Captiel y Captor en el 
jrio Cíuadalquivir , hoy solo conocidas por mayor y me- 
nor , con todos sps te'rminos hasta Sevilla , reservando solo 
para sí las rentas de los almojarifazgos y los castillos por 
esta cláusula z E yo e de tener los Alcázares de estos loga- 
res sobredichos mi entre yo quisiere : y si en algún tiempo ge 
los quisiere yo dar , qtíe los reciban en esta manera. Que los 
di yo í cahalltros FipsdalgoSj qúales yo quisiere , é qualquiera 
de Sevilla sean tenudos de dar la costa y la mincion cada atioy 
para sien^ré que'' costare estos Alcázares de estos logaires so- 
bredicbos á los caballeros que los tuvieren , ¿^r. Los moti- 
vos de este privilegio no menos honoríficos que los del 
pasado y y en ambos se advierte nacida la Infanta Doña 
Berenguela , primogcmta del Rey y de la Reyna Doña 
Violante ^ que no lo era quándo otoígó al común de Se- 
VlUa el de las alquerías á 12 de Junio , que se intitula 
ya Rey de Algarbe 5 y que hábia Obispo en Silbes lla- 
mado Don Fray Roberto , Iglesia que quedó sufragánea 
á la Metropolitana de Sevilla , como lo £iic con efectiva 

sombres de los pueblos , que fueron que nuestro autor nos copid , come 
los términos de esta ciudad ; en lo se puede ver en el citado autof • 
^e es notablo la di&rencia á cate 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. 11. 2 0$ 

obediencia largos años. Crióse en Sevilla la Infanta Dona 
¿erenguela á cargo de D. Romero, caballero, vecino de esta 
ciudad , y que los anos adelante fue su Alcalde mayor, 
de quien he visto varios instrumentos con el título de 
Amo de la Infanta Doña Berenguela. 

ERA 1292 , aSo 1254. 

• 1 En el ano. antecedente señala su Crónica que pasiá 
ti Rey á Castilla 5 pero queda visto como estaba aun en 
SevUla bien entrado el mes de Diciembre. A 5 de Enero 
de este estaba en Córdoba , donde dio á su Hospital de 
Burgos un par de casas y otras heredades en Carmona> 
y á 2 de Marzo ya en Toledo , según datas de privile- 
gios á la villa (hoy ciudad.) de Anduxar , que se' leen 
en su Historia de San Eufrasio. Hacia entre tanto Se- 
villa Ordenanzas para su gobierno , y el orden que te- 
nían en hacerlas muestra las de los Colmeneros , dispues- 
tas este año por el Alcalde mayor Don Gonzalo Vicente, 
doce Caballeros y seis Jurados : que escojo (dice) ei Concejo 
de Ja muy noble Ciudad de Sevilla , que lo ordenasen , y se 
aprobaron por la Qudad en su Ayuntamiento , en Santa 
Marta en el Cabildo de los Canónigos , según expresa , á 8 de 
Marzo 5 y se ve que uno y otro Cabildo hacian sus juntas 
en una misma pieza > señal de su, primitiva conformidad* 
2 En Toledo á 1 8 de Mayo concedió el Rey á nues- 
tra Catedral todos los privilegios de la de Toledo , que 
amplió el año de 1256 , y le dio otra para que hubiese 
en ella estudios generales de Latin y Arábigo , franquean- 
do de portazgos á los estudiantes que á ella viniesen. Por 
grand saber (dice su narrativa) que he de facer bien é mer- 
ted y i de levar adelante i. la noble, ciudad de Sevilla , i de 
enriquecerla y enoblecerla mas , porque es de las mas honra^ 
das é de las mejores ciudades de España , y porque yace bi 
enterrado el honrado Rey Don Femando mió padre y^ que la 
ganó de los Moros ^ y' la pobló de Christianos a muy grand 
loor , y a gran servicio de Dios , y a honra y a pro de tode 
el Cbristianismo : y porque yo fui con íl en ganarla y en po^ 
klv'la ^ otorgq, q^ haya bi estudio y escuelas generales ds 



índul 



206 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Latín y Arábigo. Su data en Burgos á 18 de Diciembre, 
y connrma ya cort las Infantas Doña Bercngucla y Doña 
Beatriz. Y en el y en otros muchísimos de este año el 
Infante Don Felipe , electo de Sevilla : teníanse estas es-» 
cuelas en parte señalada en la Santa Iglesia , y nombra- 
ba sus Maestros el Maestre-escuela. 

El Pontífice Inocencio IV este año añadió muchas 
ilgencias á las que el de 1252 .concedió á los que 
visitasen nuestra Santa Iglesia ofreciendo sufragios por' 
San Fernando : veinte dias dio ahora de indulgencia á 
los que visitasen su Capilla con iguales preces cada Sá- 
bado \ 6 Á la misma Iglesia ( dice ) por remedio del ánima 
del dicho Rey hiciesen obras de caridad : esto es j ayudasen 
con limosnas para su fábrica* Dada en Agnania á 1 1 de 
Junio. £ra ya grande veneración la de la capilla en que 
estaba el cuerpo de San Fernando , de que en el Suple- 
mento vulgar del Arzobispo Don Rodrigo se leen no- 
tables ponderaciones : entre ellas : Muy recelada (dice) 
será toda siempre aquella Iglesia , y muy dudada por el saniQ 
cuerpo de este tan altOy t^n noble i tan bienaventurado Rey Don 
Femando y que bi yace^ é bien pareció después a tiempo que por 
el su recelamiento^ é por las grandes virtudes que Dios quiso^ 
por ti hi mostrar , é^^. Y que obraba su intercesión ya 
muchos milagros no es dudable , de que veremos nota- 
ble comprobación en el año de 1279 : adviértelo Gon- 
zalo Millan en el antiguo Flos Sanctorum de Sevilla y cti 
ei qud después de su muerte (dice hablando, del Santo 
Kcyy por sus méritos é intercesión de nuestra Señora tantos 
milagros ha hecho y hace , que no se podian bien contar. Aun 
que sus pocas memorias dan harto que notar el descuido, 
de nuestros antiguos. A 30 de Diciembre hallándose el 
Rey en Burgos , le dotó la fiesta del dia de ^an Cle- 
mente , en que se capituló la entrega y se celebra su me-v 
moria , en cuyo privilegio : Par grand saber (dice) que 
e de facer bien a la Santa Eglesia de Santa Maria de Ser- 
villa , é de llevarla adelante 5 é- porque sea mejor seroida , / 
por honra del Rey Don Femando mió padre j que yace hi en-- 
terrado y i por su alma ^ i por remisión de jnifpecítdos y i 



DB tA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. 11. 207 

parque fagan fiesta ti dia de San Clemente , do é otorgo d 
la Eglesia de Santa Marta de Sevilla todas las mis tien^ 
das que se tienen con la Eglesia , d^c. Cuya solemnidad 
desde aquel tiempo se celebra con muchas , y sacando 
ca la procesión la espada y pendón de San Fernando , pa- 
rece haber sido esta espada del Conde Fernán González 
de Castilla 5 y que como prenda suya se guardaba en el 
Mohasterio de San Pedro de Cárdena , de donde escri- 
ben el Cronista , Obispo de Pamplona , Don Fray Pru- 
dencio de Sandoval , y mas antiguo en la Crónica no 
impresa de los Condes de Castilla ^ Fray Gonzalo de 
Arredondo , que la traxo San Fernando y por haber sido 
de aquel héroe venerado casi por Santo , y un hueso su- 
yo y un pendón : dícese comunmente , que quedó en el 
Convento de San Clemente el Real , de quien la hubo el 
Cabildo de la Santa Iglesia , dándole en agradecimiento 
las aguas del Caño de Tarña^ que llaman de las Nueve 
suertes : pero así como es incierta esta dádiva que recibió 
aquel Convento de otra liberalidad , como diré' adelante, 
se puede creer que lo es el haber tenido la espada , que 
siempre estuvo en la Real Capilla ^ en ella consta que 
estaba el año 1260 ^ y que en la procesión de tal dia de 
San Clemente la sacó en sus manos el mismo Rey , que 
imitaron otros de sus sucesores. £s 4e dos fílos , algo 
menor que la marca antigua > aunque se conoce que el 
largo y ancho ha ido disminuyéndose con , la repetición 
de acicalarla para preservarla de moho por medio : desde 
el recazo á la punta corre una canal de un lado y otroi 
el puño y empuñadura de cristal de roca ; la cruz de una 
piedra cornerina , que no se sabe si fue su primera guar- 
nición ó posterior adorno ; joya digna de toda estima* 

4 No se niostró el Rey menos franco coi) el Estado 
Secular; á quien expidió este año otros quatro privilegios* 
A 27 de. Marzo en Toledo donó á esta ciudad para des^ 
pues de los días de Miserea Cahizo , que los tenia por 
flierced vitaliéia todo$ los molinos de la acequia de la 
montaña de Alcalá de Guadaira , que son los que mue- 
len en la agua que viene á los Caños de Carmona , para 



2o8 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

los gastos de los reparos de puertas y muros , contra las 
avenidas de Guadalquivir , gravamen con que los tenia 
Mlisero , y el de hacer llegar la agua que les toca á los 
Alcázares y á todas sus oficinas , y á la huerta de Vén- 
Ahoar , que es . la del Rey. Otra antes á 1 8 del mis- 
mo mes ^ que concedió dos ferias francas : la primera 
quince dias antes 6 después de la cinquesma , que es la 
Pascua de Espíritu Santo , y la otra quince dias antes ó 
después de San Miguel 5 y otra parece concedió después 
desde el día 15 de Agosto de la Asunción de nuestra 
Señora por toda la Octava. Todas ha muchos años que 
se acabaron 5 y sin saberse quando tuvo principio per- 
manece un Mercado los Jueves de cada semana y que 
vulgarmente llaman feria, en ciertas calles de la Parroquia 
de Omnium Sanctorum , en que se hace ; en el qual sitio 
asimismo se hadan las ferias antiguas y conio consta de 
privilegios del Rey Don Sífcho,quc le da ya este nombre. 
A 1 7 habia dado un mil m&ravedis en los Almojarifazgos 
para ayuda al reparo de los muros; y á 28 concesión 
para que los vecinos de Sevilla pudiesen libremente com- 
prar heredades de los Moros en los lugares de su termino, 
que estaba prohibido : todavía (dice) vendiendo gelo el 
Moro y cuyo fuere á su placer 5 previniendo que no los vio- 
lentasen á venderla y en que comenzaba á haber exceso. 
5 En este año colijo de algunas conjeturas de pape^* 
les antiguos y que fue aquella notable venida á la Corte 
del Rey de una Emperatriz de Constantinopla , cuyo 
nombre no se dice ' y á pedirle parte de la talla del res* 



I Esta Emperatriz era y se lla- 
maba Mafia' 'de Breña , hija del Em- 
perador Juan de. Br^na y de Doña 
Berenguela de León , hermana de 
San Fernando , y muger de Baldui- 
110 Curtency II de este nombre. Así 
lo dice el Marques de Mondejar, 
el que añrma : ,, Vino (son sus pa- 
labras ) la Princeaa María á Espa- 



V 



o ña el año de 1264 « P^^ ^f^ ^- 
nzon referimos es él esto suceso, 



„sin embargo de hacer memoria 
„ de él la Crónica tres después , el 
„de 1267/' El Padre Mariana lla- 
ma í esta Emperatriz Marta , y po^ 
ne su venida í España en el de i i69i 
su editor en una nota que puso pa- 
*ra corregir este yerro siguió la opÍ- 
. nion de JMoadejar , que he referido^ 
Zurita hace relación 4^ la venida d^ 
esta Einperatriz en el año^ de 1 166^ 
j dice fué hija de Jjáan de'B^ent^ 



DB lA CIUDAD OB SEVILLA. LIB. IIv 



ZOf 



caté de su marido, cautivo -de infieles , cómo en otlras par- 
tés j habiéndole ofrecido el Rey de Francia y otros Prínr 
cipes 5 pero Don Alonso , en quien el natural magnífico 
se ayudaba de ambiciorí de nbnibre y gloria con los ex- 
traños y le dio la cantidad toda del rescate , que se c$* 
cribe fue ciento y cincuenta quintales de plata ; suma 
grande para aquel tiempo , y que fue mal mirada de los 
vasallos , que veían empobrecer el erario público cqn.ta-: 
ks magnificencias , y que para rehacerlo, se agravaban 
los pueblos de tributos , de que en el feliz tiempo de 
San Fernando estuvieron tan ágenos aun para los mayo- 
res ahogos. Fudiérase pensar si esta Princesa fue Dona 
Berenguela , tia del Rey , hermana entera de San Fer- 
nando, que casó con Juan de Breña , B.ey de Jerusalen^ 
cuyos hijos por estos años j como vasallos suyos , con^ 
firman los privilegios del Rey , y en tan estrecho vín- 
culo de sangre era muy propio el recurso al amparo del 
sobrino. Fue también Juá de Breña Emperador de Consr 
cantinopla; así consta de las Historias de Francia , y d^ 
las Vizantinas , y se ve en los privilegios del Rey Don 
Alonso , en que como vasallos suyos confirman los Prín 
cipes Alfonso , Juan , Conde de £u , y Luis, Vizconde 
de Veaumont , hijos de Juan de Breña y la Infanta Doña 
Berenguela 5 y los Uauía el Rey yí/oj del Emperador y U 
Emperatriz sobredichos : hermana entera de los tres fue 
Maria de Bricñc ó Breña, Emperatriz de Gonstánti^ 
nopla , muger del Emperador Balduino II, á que al* 
gunos de nuestros autores llaman Marta, y presumen 
también ser la que vino á pedir el rescate , en que no* 



I « 



ileDoQa Berengueh , ái segunda mu- 
ger , hermana de S«n Fernando . que 
se llamaba Marta* El citado Mar- 
ques de Mondejar en sus Observa- 
cíoneá vuelve i tratar de la venida 
de esta Empcratris; ,, y i detír en 
ffíié año fiíe , quién era , y quíl el 
objeto de 6u venida; el .que- después 
Üe referir HJ que miestro -mitor ilos 
dice , hace rebdotí de las opiniones 

TOMO I. 



de los autores que^ deto demostrad 
do , V concluye con lo que he dl^ 
cho al principio de esta nota. Zííñi- 
ga le nombraos Breña, lo que se hk 
corregido , el que vuelve i tratar de 
esto mas adelante. M^ndfj^r , Mtr 
morías drí Rey Z>, Alonso , li/r^, 4 
^ap, 20. p^g^ 22^. Maryina\ irfu 
^eíion di Valfnaa\ Hnií i-fJgi j?(k 
Zurita , túm. i^fág. íf^. ^. >/ 

Dd 



210 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

cesitándose de ajustar los tiempos , no es ahora fácil la 
averiguación : bien se que esto está pospuesto en la 
Crónica. ; 

6 En Burgos armó el Rey caballero , y según la eos-' 
tumbre de España dio el cíngulo militar al Príncipe 
Eduardo , primogénito de Henrique , Rey de Inglaterra^ 
y le casó con la Infanta Doña Leonor su hermana y que 
San Fernando tuvo de la Reyna Doña Juana : habia al* 
gunas diferencias entre Castilla é Inglaterra sobre ciertos 
dominios de la Guiena ó Gascuña y que acá se pretendía 
haber sido dótales de la Reyna Doña Leonor de Ingla- 
terra , bisabuela del Rey , que en gracia de este casa- 
miento renunció á su hermana y cunado todo aquel de* 
recho , cuyo instrumento en lengua Latina , dado en Bur- 
gos á primero de Noviembre de este año , pone en el ca^* 
pitulo octavo del libro séptimo de su erudita Historia d& 
Bearne , el Consejero de Francia Pedro Marcha , de que 
se verifica que á este tiempo estaba ya armado caballero, 
y casado el Príncipe Ingles , aunque nuestras Historias lo 
poíien en el año siguiente. 

m 

SHA 1293 -j Aüo lags* 

X De 1255 j ^^^ ^293 , en el qual de las fechas de 
muchos privilegios consta que continuaba el Rey su asis- 
tencia eñ Burgos , uno en particular en que al Monas- 
terio de las Huelgas á 24 de Febrero hizo merced de veinte 
un mil maravedís cada año en las rentas del Puerto de La- 
fedo : La primera vez {álccy que vine i Burgos ^ después que 
yo regni , que vino bi Ekm Duart , primero fijo , i heredero 
dei Rey D. Henrie de Anglkierfa j lí recibió de mí caballerea 
én el Monasterio de Santa Mari a la Real de Burgoí y'é casó 
con mta hermana la Infanta Donna Leonor \ i tomó hi hendi- 
fiones con ella , i a honra de la Infanta Doña Berenguela mia 
hermana , que es Seliora mayor del Monasterio &c. Con que 
k) que ya á 24 de Febrero refiere pasado , conviene con 
j|a prueba de. haber sido el año anterior , á quip pudiera 
añadir cita de otros privilegios. Grandes personages re- 



]>E LA CltTDAD DE SEVILLA* LIB, H. 21 1 

cibicron la caballería de mano del Rey D. Alonso en va- 
cíos tiempos , de que las Historias extrangeras nos dan 
mas noticia qae las propias» Hállase en la librería de San* 
Dlonis'de Faris un Suplemento en lengua Española de Doií 
Jufre dd Loaisa j Arcediano de Toledo , á la Historia del 
Arzobispo D. Rodrigo , que citan el docto Chifledo , Pe- 
dro Marcha en la Historia de Bearne , y otros ^ y en el 
está la Jista de. estos Príncipes : ^'El Príncipe Eduardo de 
ningbrterra , Eelipe hijo del Emperador de Constantino- 
npla 9 Abrahis Rey de Granada , lo& laEtntes sus herma-» 
nnos , D. Felipe , D. Manuel y !)• Fernando , D. Sancho 
t>su hijo que le sucedió en el Reyno , D. Alonso y Don 
9fjuan y hi)o del Rey de Jerusalen , Juan de Brená , que 
»9se intitulaba Rey de Acón , que es Tolemaida, Juan^ 
fiMarques de Monfecrato , D. Gastón , Vizconde de Bear-f. 
wne , y Rodulfo ^ G)nde Aspurg , que después fue Empe^ 
y^rador de Alemania.'' Refic'relos tambiem , tamándolo de 
Chiflecio , Fr. Francisco Brandaon en la quinta parte de 
la Monarquía Lusitana , que no quiere confesar que se 
deba añadir á estos Príncipes , el Infante , y después Rey 
de Portugal D, Dionis , nieto de nuestro Rey , á quien 
su 'Crónica afirma que armó cabidlero eti Sevilla : el dar 
el clngulo militar, ó Orden de Caballería á Príncipes gran- 
des i era de sutno honor , pero no tanto que induxe^;üuir 
perioDidad despuesi.en d que le dio: sobre los que la^r^-^ 
cibieron.: así el Rey.se preció en sus ^privilegios de ha-t 
tíec armado caballero ai Príncipe de Inglaterra; De t^i, 
yenida de Eduardo ,y sus causas y efectos , escribe 'con 
su acostumbrada vanidad Mateo de Patis en su Historia 
de Inglaterra* • . ' . jh i.- > 7 ■• .\' \ , \ 

2 : En todos los privilegiDs de; esto ^qo se Iq^ ¿lec^Q 
delSevUIa el Infiíníe D. Felipe. Erv Burgos i^ft de }\^ 
concedió el Rey diversas gracias á nuestra Iglesia , y en 
compañía con el electo Infante D. Felipe le hizo donacio-j 
nes y estatutos^ con que se gobernó hasta et atiQ X,i6i^ 
que los. hiw) ^en mejor forma el Aríiobi$po l>é BuC^nont 
do. En Falencia á 17 de Juíio dio á la Ciudact para sus 
propios el Almpjarifazgp de í-cbrija: v y el dijt mismo, pop 

Dda 



ai 2 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

carta plomada envió á mandar á Don Rui López de 
Mendoza su Almirante, á Don Rodrigo Esteban, y Don 
Gonzalo Vicente , Alcaldes mayores , y á Domingo Mu* 
ño¿ , Alguacil mayor de esta ciudad , que todos los he^ 
redamientos de pobladores que se ausentasen , los die* 
sen á otros buenos v seguros pobladores. A 1 8 del pro«« 
pió mes ' franqueo de portazgos á los naturales y ex- 
traños que viniesen á las ferias , concedidas el año án-. 
tes , y á 21 hizo merced á SevIUa de sui Almacenes, y 
otras rentas en sus Almojari^gos 5 ^i repetía los fa- 
vores , expresando en cada privilegio el deseo de hacer- 
los mayores. 

3 A solicitar al Rey á transferir sus armas á la Áfri- 
ca contra los Moros, envió el Pontífice Alexandro IV, 
que habla sucedido á Inocencio , á Fr. Lope Obispo de 
Marruecos , enviáhdole con el la Cruzada , y que la pu- 
blicase el mismo Obispo , por Breve dado en Ñapóles á 
13 de Mayo , que puede verse en los Anales de Odcri- 
co Reynaldo : Fhrecia{ dice por Sevilla Oderico Reynal- 
co , escribiendo esta legacía ) en ^lla cada dia moM la lUli^ 
¿ion CbrUtiaHa , y habiéndose reducido a Cbristo muchos Ma^ 
Pos , despreciando la perfidia Mahometana ^ y para cuidar, ^le^ 
meandro de la dignidad de esa Iglesia , dio facultad a su electo 
Felipe de recibir las décimas de los neófitos , que eran Ío$ re«^ 
cien' convertidos , que aiui no bautizados estaban en es^ 
tado de catccúmeoos. Pero no solo percibían el electo Don 
Fdipe y sú Cabildo toda suerte de diezmos , sino por pti^^ 
vilegio particular este año obtuvieron , que qualquiera 
heredad de los Christianos que por venta que no estaba 
prohibida pasase á poder de los Moros , no cesase de dez^ 
tnar á lá Iglesia ^ porque tal' genero de enagenaxdoncno 
disníiinuyé^e^us rentas; Ganó el Rey iríXerez , que so'ha^ 
bia ifebelado \ saliendo á guerrearla desde está chidad tle 
Sevilla , y dio su tenencia i D. Ñuño de Lara , que en- 
carg<J el Alcázar á Garci Gómez Carrillo , que en su de- 
fensa se fk^rtó bizarrísimo 5 y al mismo tiempo el Infan^ 

• . . ' . * • ' - .; 

Ir Ibée privüepo &£ concedkloá 18 de-Jíinio, 7 no de JuUdí él qpeX be rbto. 



DE «CA xsmja> y.uB^nmxA»^ t i3B</irw 213 

te D. Hcmiqac ganó las villa* de Arcos ^ Lcbrija y sus 
comarcas , que ya antes sojuzgadas de los Christianos, 
tanlbien se hablan rebelado. 

4 En Falencia el Rey , ánícs .de Venir á Andalucía^ 
por carta plomada, de 3* de Mayo conñrmóiá los, Reli*. 
giosós de Santo Domingo de Sevilla las casas en que ha- 
bitaban en la Parroquia de la Majgdalena : ^Por gran sa- 
fibcr (dice ) que c de fiícer bien c merced á los Fray les 
nPredicadores de SeVHla , i los que agora son j é serán da 
ffaquí adelante para siepnipre jamas v ¿ por el alma del nauy 
wnoblc , c mucho honrado Rey' D; Femando mió padre, 
fKjue yace enterrado en la muy noble ciudad de Sevi- 
MÜa 5 dolcs j é otorgóles aquellas casas , c aquel logar en 
^•quc moran , que son á la puerta Trina , á la collación 
nde Santa María Magdalena ^ e an por linderos de Jas qua« 
»tro partes las calles del Rey &c." Púnelo entera Alonso 
Morgado , y he visto stí original en el archivo del Con* 
vento y que aunque su mas antiguo nombre fue de los 
Predicadores , como todos los de su Orden , siempre su 
advocación fw y es de S. Pablo. Su principio en los Re- 
ligiosos que.coín S. Fexnando se hallárob en la conquisra 
át esta ciudad , dUe en d ajío. J?49 hay memorias de 
que fue su primte Prior ti glorio^ S. Pedro ijonzalez 
Telmo , y buenas premisas, de que estuvo en este mismo 
sitio siempre , cuyas casas ahora le confirmó el Rey. Ve- 
temos eds.piJbgtesQáeti.el disfcurso.de estos Anales» 
• 5 . ^LdLeucion de núfistro &ey.4'lttp^tiode Alemania^ 
en cuyo tiempo tanto vacían ast nuestros escritores como 
los extraños ; ñie en este año , según añrma D. Femando 
Uhgelio , en el tomo tercero de la Italia Sacra (foh 513.) 
que hablando de la • República- de Pisa : Eodem mm 125 y 
(dice ) cpmhm in PisoM Refmilita,^ ádditíssimus Alpboml 
ÜÉgU Csuidlét pMPtibus exíHit pasUr Fríáericut At^biipisccr 
fu$ y dum post ImpirsOorh FeierM obitum , txiimio WHIeí-- 
mo HolandU Comité , qiH i írigUs insidiis ífpiütus , cmm 
iMCMtam glaciem tquo calcaret , misen oceséuerat : disjsmetfs 
electarum Principum st^ragiis , quorum fmtJücwrdmn Cor^ 
wubUe* Copiitem í HeMtt Jnjdwum Rtiis frairtm ijoámis 



214-^ AMALBl ECLESIAStlCOS^SBCCTLARBS'r 

filium ai Rnnamrum In^ermmr asríverat ^ Parí alia AlphorT 
sufn Leanis , Ó' CastclU Rsgem elegerat é^c. En el mismo^ 
aÜo de 1255 en la República de Pisa yfué el mas parcial de\ 
todos nuestro Arzobispo Ftderico.Jíiai partes dé Alfonso Rey 
de Castilla ,' que después de h muerte. delEmpera¿ff'\Fedeti< 
co (muerto el Conde de Hólanda'Guil^ebm'j que insidiado de 
los de Frisia habla acabado nüserablemente pasando a caballo 
sobre la nieve endurecida ) divididos los votos de los Prínci-^ 
pes Electores^ de que una parte bakiíattaniadá ^aL Imperio Mú*^ 
mano i. Ricardo^ Conde de Cornuáile ^ hermano del Rey Hen'< 
riq'ue de Inglaterra , hijo- de Juan , y otra parte habla elegir- 
do a Alfonso Rey de Castilla y León &c. Esta división de los 
Electores es común en todas las Historias , aunque la pos- 
ponen á varios años. La muerte del Conde de Holanda^ 
Gulilelmo ^ que antes habla sido electo y pone ea este ano 
de 1255 Gerardo Mercator en su Cronología^ en que 
concuerda^ con Ubgello , íjue con instrumentos del ano $i-. 
guíente de 1255 que en el mencionare' , prueba lo dicho. 
Consideraron los Electores á nuestro Rey como á Princi-f 
pe Alemán ^^sucesor legítimo del Ducado de Suevía ^ co-^ 
mo hijo. mayor de- la ELeyna Doma Beatriz , hija única 
del Duque* de Suevía ^ electo Emperador ,Feli^'^ sobre li^ 
re^tidón át cuyo derecho el miisttio Rey ,y mtcs San» 
Fernando su padre , hablan hecho Justas instancias , que 
se leen en varias Historias y en los Anales-idcíOdecicoí 
RcynaIdov*y lo/v^témosficl iánasiguijentc, ategado por ci 
Embaxadbr de ' Pisa.' ' QuéoBmbáMdorltraoiése al .Rey la 
nueva por los Electores* que le dieron estos votosr, no so 
lee 5 pero no sin razón se -pudiera presumir haberlo sido 
Rodolfo , X>)ndé de Aspurg(que después fue EmpcriiílQi')^ 
y no se daban semejantes legádbsf por el Impevick . meÍDiss 
que á 'Príncipes tan grandes* Víraosld oontact© «ntre '15^ 
que armóxtoballccos el Rey j y rio dicíjcndose jóñ que' tíení?-. 
po viilícrsc á Espatia y recibiese la^ caballería ^ no es age- 
no de entender haber sido en este. A quan grandes Prín- 
cipes la dio , ya queda notado en el año 1254 coa ekau-^ 
tor x^ucr»^ los. menciona; r- ' • • *' • ''- -* * "- 
f "ta clcocioin ál Imperio^l Rey D. Alonso ^ poitóvjm 



DE LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. lU 21 5 

este mismo^año el Cronicón de Fr. Nicolás Tributo, que 
dexo citado , inmediato , confio fs cietto á la muerte del 
electo Rey de Romanos Guillermo Conde de Holanda.^ ' 
' 6 Hallólo é^ta noticia menos desembarazado y menos 
poderoso que lo imaginaban en Alemania y donde reso- 
naba su fama con rcíevantes voces de poder y riqueza. 
Esta tenia disipada su esplendidez y liberalidad , y el que- 
rerla recuperar agravados de tributos los vasallos, con que 
perdido su amor tan á los principios , no tenia el Reynó 
para ñarlo á tan larga ausencia , discorde con sus her* 
manos , mal avenido con la Reyha , ofendida de haberla 
querido repudiar por esícril \ alterados y llenos: de áni- 
mo menos sumiso los mayores vasallos 5 y en fin en treS 
años desvanecida la opulencia ^^y turbada la tranquilidad 
ton que Ij dexó el Reyno S. Fernando , extraño efecto 
de Rey acreditado de Sabio. Mas con todo abrazó con 
^ran deseo de lograrla la dignidad Imperial, y (ya con que 
en el efecto prevaleció por ahora el emulo Ricardo) , to- 
mó el nombre c insignias Imperiales , y exércitó su ofi- 
cio , con los que habiendo tomado su voz en Alemania c 
Italia , recurrieron á prestarle obediencia. 



I Del modo que fue esta elec- ,,c¡a , y el Abad de S. Gid , todóé 
tíon , con todas las demás circufrstan*- ^tres Príncipes del Imperio , que en- 
cías que después de ella succdi^on, lo ^^tonces teman roto en la elección de 
dice el Marques de Moodejar en las ««Rey de Romanos,coroo asegura Onu- 
Memorias de este Rey, lib. 2 cap. 43 „<tío «Panvino , y el Abraham Bzo* 
7 siguientes. La duda que tuvo núes- „vio ; los quales por sf y en nombre 
tro autor en quiínes fuíron los Eniba- „de los demás Electores venían i par- 
ladores que traxíron la .nueva al Rey, „tíc¡parle la noticia db como lo ha* 
Don Al^í&ao los empresa Mondejar „bia« elegido para aquella gran dig- 
fliciendq :„Ko es creible que persor „nidad." Con esto queda aclarada la 
^na de tanto carácter como el Conde duda del autor. Era digno de referir- 
vde Aspurg viniera i España." En es- se lo que ocurrió en esta elección por 
fo siguió Zdñiga el parecer de D. Jo- sus particularidades, lo que omito 
seph Pellicer, aunque no lo cita : „^ . por ser dilatado , lo que se puede ver 
»,tando en Burgos llegíron i ella los en Mondejar cxx la expresada obra 
««Obispos de Espira y de Constan- píg. í^ó. ^ 



Zl6 ANALES BCLEStASTlCQS Y SBCULA1UB5 



- f '." i ' ^ '.} ' ■ .. ..:'■- ') 



BRA 1394, AftO' ia$/6^ 

1 En él año 125:5 comieoza la memoria del Infante 
D. Fernando , que secun datas de privilegios , era nacido 
á 4 de Enero , y no lo era á. itf de Octubre del antece- 
dente : nómbralo .el Rey. ea ptivilegío de 22 de Eoero, 
en que concedió á esta ciudad ^ estando en la de Yitotia^ 
franqueza de portazgos para quantos en ellas tuviesen lav 
casas mayores pobladas.. Y en otro de 20 de Marzo, fcclio 
en Soria , en que dio á la Santa Iglesia de esta ciudad li- 
cencia para recibir qualesqviier donaciones de toda suetr 
te .. de bienes raices , de qualqulesa persona que donarlo 
iquisiese, por plazo de diez; afios , porquq festaba ,riguw)sa.r 
mente proliibido , que sin [especial li^ericia real ye hicieseot 
eclesiásticas qualesquier posesiones. 

2 pQT' otro privilegio en la misma ciudad y di;a , co- 
municó á.eita Iglesia quantos privilegios y honores gozar 
ba la de Toledo j (romicnza por los motivos referidos en 
los otros':* Y luego do , y otorgo ( prosigue ) á todas las pet-^ 
sonas , y a todos los Calonges , é a todos los Racioneros de la 
EgUsia sobredicha , ^ i los que agora son é serán de aquí ade- 
lant/Py fara siempre yarnjis y que hayan todas aquellas honras^ é 
todas tas franquezas que an las personas , y los Calonges , é 'lox 
Racioneros de la Eglesla de Santa Marta de Toledo , fas qualé$ 
dieron los Reyes de mió lindge , el ReyD. Femando mió padre; 
é yo después que regnk ^c. Concesión de sumo honor , que 
muestran bierl los mismos privilegios , de Toledo, de que 
nuestra Iglesia tiene traslados ' auténticos , sacados/Cl ano 
1284 por mandado de D. Gonzalo Arzobispo dp Tóledó| 
y de su Cabildo , á ruego del Arzobispo de . Sevilla Don 
Remondo, que á traerlos envió á D. Martin Alfonso, Arr 
cediano de Niebla , y á D. Aparicio Sánchez , Maestres* 
>uela 5 repetidos desde el Rey p. Alonso el VI , qualcs aun 
sin su vista se debían presumir.de Iglesia^ que tan grande^ 
Reyes tanto se esmeraron en autorizar. Un privilegio entre 
los demás singularísimo del Emperador D. Alonso, de prime- 
ro de Julio de la Era 1 2 2 1 , en que mandó que los Palacios 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. 'II 2X7 

Arzobispales fuesen respetados como su propio Palacio, otro 
en que los Eclesiásticos no fuesen obligados á otra milicia 
que á la.de ofrecer á Dios ruegos y sacrificios. Así el Rey 
quiso que la Iglesia de Sevilla , á ninguna de España in- 
ferior , y según el antiguo derecho de la primacía supe^ 
rior á todas , se igualase en toda autoridad á la que mas 
gozaba , dándola en uno quanto la de Toledo obtuvo en 
muchos ) y no cuidándola menos en lo temporal , le donó 
este año por privilegio , dado en Segovía á i5 de Setiem-* 
bre , ocho mil y trescientos maravedís alfonsies , en diver- 
sas rentas , y en lo que pagaba el Rey de Granada en pen^ 
Sion anua , y ratificó la merced que antes habla hecho 
del tributo de treinta dineros por su persona , que paga*« 
ba cada Judío de las Aljamias de la Diócesis y dando sug 
cartas plomadas para los Alcaldes mayores Don Rodrigo 
Esteban y D. Gonzalo Vicente , para que los constriñesen 
á pagarlo. 

t No menos grato el Pontífice Alexandro IV conce-* 
dio estos años mucbas gracias : el pasado de 1255 en 
Agnania á S de Julio habia concedido al Dean y Ca^i 
bildo j que las Dignidades ukasen de mitras en sus prin- 
cipales festividades en honor de la sepultura de S. Fer** 
nando : Las piadosas y magnificas obras ( en parte de su te- 
nor fielmente traducido ) de Femando , de clara memoria^' 
Rey de Castilla y Leon\ que como Príncipe Católico ^ ocupan-- 
dose en obsequios de la Iglesia ^ gastó loóBlemente sus dios pa* 
ra ampliar el culto del divino nombre , contra los blasfemos 
de Christo , y juntamente los ruegos del carísimo en Cbristo^ 
Alonso Rey de Castilla y León , ilustre hijo suyo y que le su^ 
cede así en la continuación de la sangre y como en Ja imita-' 
don de la devoción , nos persuaden é inducen a que bonranda 
vuestra Iglesia y en que se conoce que esta sepultado el cuer^ 
po del sobrebebo Rey y la bagamos ilustre con espirituales ti^ 
tulos. Cuya gracia comenzó á tener uso en este año; y 
en ¿1 el mismo Pcmtífice concedió un año y quare'nta dias 
de indulgencia á los que visitasen esta Iglesia en los diai 
y sus oaavas de & Leandro y S. Isidoro sus Arzobispos: 
así se comenzó á celebrar muy solemnemente la fiesta 4o 

TOMO I. Ee 



2 1 8 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

estos Siantos , Id de ^. Isidoro por tenerle por Patrón , y 
k de S.. Leandro por poseer sus sagradas reliquias , que 
veneradas con inmemorial culto en la Capilla Real , no 
se descubre como vinie'ron á ella , ni quando se descu- 
brieron y hallaron ; sábese solo que en los Breviarios an- 
tiguos habia fíesta de su Translación , de que se rezaba á 
6 de Abril, con grado de fiesta de quatro Dignidades y 
del común de un* Confesor Pontífice y Doctor , excepto 
la oración , así en d Breviario Sevillano impreso el año de 
1528 , que refiere en su Martirologio Hispano D. Juaff 
Tamayo de Salazar 5 pero sin lecciones propias que tu- 
viesen actas' de su Historia. Lo mas verisímil es que las 
halló S, Fernando, y dexó en su Real Capilla, que del mis- 
mo Santo tuvo .advocación con la de nuestra Señora de 
los Reyes , en cuyo altar están colocadas en una caxa de 
plata , excepto la cabeza , que ;en un medio cuerpo de 
plata que lo representa , esta en el relicario de la Santa 
Iglesia , y es. el. que se saca en las procesiones 5 y para 
la principal de sudia^ que hace el Cabildo al Convento 
de.^ advocación , saca de la Capilla Real todas las demás 
reliquias suyas. ESte rezo y fiesta de la Translación ya no 
está en uso , ignorándose también quando , y por que' cesó* 
4 De este año y de 8 de Julio es la mas antigua es- 
critura original que he visto, otorgada por el Cabildo 
Eclesiástico , de dacioii á tributo vitalicio de una casa á San- 
cho Fernandez su Canónigo, y comienza: iVToj el Cabildo de 
Santa Marta de Sevilla ; y hácela notable el sello que pende 
^n cera , que ya mencione en el ano 1 248 , donde se ve 
un navio con la imagen de nuestra. Señora de la Sede en 
su popa , y el letrero : S. C^ituli EielesU Hispalensis^ 
seilo del Cabildo de la Iglesia de Sevilla. Púselo por tan 
notable en el año de 1 248 , reparando quanto parece alu- 
dir al milagroso rompimiento de la puente que facilitó la 
conquista. No puedo afirmar hasta que tiempo se usó 
este ¿ello , ni quando se comenzó á poner el que mas se 
halla después ^ con las imágenes de los tres Santos her- 
manos , Leandro , Isidoro y Florentina , de que xepetiré 
la memoria quando me ocurra. 



DE LA <¡ÍVÍ>AD DÉ SEVILLA. LlB, lU 'il^ 

5 Habia entrado este año con feliz auspicio para Se- 
villa , naciendo en la ciudad de León á 24 de Enero el 
famoso D. Alonso Pérez de Guznian , dia de S. Ilefonso, 
memoria que su iiijo D. Juan Alonso conservó apunta- 
da en el reverso de un privilegio : Nasquió D. Alfonso Per 
r$z^ mió setior y padre , según. en sus escrituras yo fallé , di a 
de S. Ilefmso a 24 de Enero , en la Era de 1 294 5 su padre 
cl Rico. Orne D, Pedra de Guzman , Adelantado mayor 
de la Andalucía , á quien los Genealogistas añaden patro- 
nímico Nuñez' , que no usó , y sus^- abuelos paternos 5 otro 
D. Pedro Guzman ^ Adelantado también de Andalucía , y 
antes de Castilla , y Doña Urraca Alfonso de León, her- 
mana de S. Fernando , hija del Rey D. Alonso de León 
(en que sigo la novedad bien probada, que escribe el Cronis- 
ta mayor D, Joseph PeHicer en el Memorial de la casa de 
Miranda) : su madre dicen unos c]^üe fue una señora llama**» 
da Doña Isabel, sin expresarle apellido; mas cierto es que 
fué Doña Teresa Ruiz de Castro , doncella nobilísima. 
Tres Guzmanes se hallaron en esta conquista , que que- 
dan referidos en sus Ricos Ornes , Don Pedro Guzman^ 
D. Ñuño Guillen de Guzman y D. Pedro Nuñez de 
Guzman , progenitor de la casa del Reyno de León ^ <ie 
que se derivo la de Aviados y Toral. Todos confirman 
los privilegios del Rey en estos años , y en ellos eran ye-^ 
cinos de Sevilla los dos , D. Pedro de Guzman y D. Ñu- 
ütfG&illen. / . 

6 A Sevilla concedió el Rey este año 'ch Vitoria á 
^ 2 de Eníero nueva franqueza de portazgos ,> y ett Sevilla 
á 6 de Setiembre para sus propios los Almojarifazgos de 
Tejada , Constantina , Cote , y otros lugares , cuya ren- 
ta se habia reservado, y á ^ del propio mes envió áman^ 
dar al Alcalde* mayor D* Gonzalo -Vicente , qúeiTcmiMh. 
<l¿se de_ alojamiento á los caballeros de sü' Meznada y-d€' lii 
de su padre, y los Infehtes sus hermanos , que hafaía^mati^ 
dado llamar para la guerra que habla de: hacer á4os Mo^ 
ros. De proposito dexé para este año , en elde 1253 ^"* 
trate del repartimiento ^ el tratar algo de estás Meznada^ 
die que muchos caballeros quedáson avetindados ^n esia 

Ee2 



N 



2 20 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

ciudad y y de que muchos se sublimaron á la dignidad de 
Ricos OmcS. De ella fue Diego Pérez de Vargas , llamado 
Machuca , hermano de Garci Pérez de Vargas , á quien 
dio el renombre de Machuca la celebrada hazaña de la 
porra en la batalla de Xerez , psogenitor de los Vargas 
'Machucas , Fernán Ruiz Cabeza de Vaca , y Juan Arias 
de Meyra su yerno , D. Juan Pérez Ponce de León , her- 
mano de D. Fernán Pérez Ponce , D, Lope de Haro , lla- 
mado el Chico y después caudillo mayor del Obispado de 
Jaén , que se enterró en nuestra Iglesia en la capilla de 
Sanca Lucia y Rui Fernandez Cardina y y Gómez Cardina 
el segundo, cuyo nombre dura en un cortijo cerca de esta 
ciudad y en que el Rey á 1 6 de Febrero del ano 1 260 le 
dio licencia para fiabricar una torre fuerte para defensa 
de sus labradores contra las correrías de los Moros. Don 
Jofre de Loaisa, caballero Aragonés y Amo que habia sido 
de la Reyna Doña Violante y Martin Chapela y á quien 
9I Rey D. Alonso da . título de Caballero en carta ploma-* 
da de merced que le hizo en Sevilla á 7 de Diciembre de 
,11^ de una casa en la Abadía , que permanece ordinal 
en el archivo de las Monjas de Santa Clara. Ovieco Gar« 
cia . D. Esteban del Alcázar y padre del Alcalde mayor 
J>* JMxlrigo Bscdban y y otros que algunos están nombra* 
dos entre los de la criazón ó familia de S. Fernando y y 
fueVon tantbicn de su Meznada. 

7 Comenzaba ya á haber alteraciones en , el . rey no, 
isemiUa de las r Venideras , porque i las causas qucnot^ el 
jafio próximo , se anadian otras de tasa y que el Rey quis0 
poner en los precios de las cosas y algo intempestiva : re^ 
sultó tanto mayor carestía, que obligó á alzar el coto y tcr- 
inisio ,de su Crónica*. Escritura de Sevilla de este año lo 
iHani^Star: Ca (dice) ik?» se fallaban paños por la laceria^ 
Íe¡ite0h, y ¿por la falencia de las monedas y que consamian 
los avilas de los qimes. Fue esta tasa en Cones en la ciu-^ 
xlad de Segovía y como escribe su Historiador Diego de 
Colmenares y y de ellas á los ñnes de este año volvió el 
^ey á Sevilla á la guerra plazada contra los Moros. 

8 Dixe en el ano antecedente como el Arzobispo de 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. lU 221 

Pisa y SU Rqmblica fueron de los que tomaron la voz de 
nuestro Rey por Emperador de Alemania , y su noticia, 
tomada de D. Fernando Uhgclio , me aseguró en el tiem- 
po fixo de su elección. Prosigue , pues , el mismo autor , que 
enviaron Embaxadores á darle Ja obediencia 5 que entre 
otras razones en nombre de la República , para haber se- 
guido su parte , dice que le dixcron : Et vos cognoverínt 
€sse nahtm de progenie ¿onm^ Duecísm Sueviée , ad quam de 
frivikgio Prineipumj& de canee ssione Ibmanét Eeclesid Pon-- 
tifiewn , Imperiwn jusü y & d¡gni dignoseitur perstinere &e. 
Yeamo conociesen ser vos nacido de la progenie de la casa de los 
Diíques de Suevia , a la ^ual de privilegio de los Principes , / 
de concesión de los Pontífices de la Iglesia Hí^mana , se conoce 
pertenecer justa y dignamente el Imperio &c. A esta embaxa- 
da respondió muy grato el Rey , y concedió y confirmó 
privilegios á la República de Pisa y á su Prelado, que in- 
serta en otros ( fol. 5 1 3 ) el mismo autor , dados en Soria 
á 15 de Marzo de este año (ly Kai Aprilis) , en cuyo 
tiempo se hallaba en aquella ciudad , según con esta fe- 
cha concuerdan otras que quedan referidas de privilegios 
de Sevilla. Y si la elección de D. Alonso se hizo á 31 de 
Marzo ( pridic Kal. Aprilis ) , como pone en su Cronología 
Gerardo Mercator , aunque en otro ano , estando como 
consta de Uhgelio , hecha el de 1255 , bien se estriba en 
estas datas , pues no podia otorgar privilegios á Pisa á i j 
de Marzo , sino de año anterior , el que se afirma eleao 
á 31 de ¿L 

SHA laps f Aüo ias7« 

I Famoso fií^ por la conquista de Niebla , que en d 
señala la Crónica del Rey , debia de haberse rebelado su 
Rey Aben Amafon , aunque como vasallo confirma to- 
dos los privilegios de los años pasados. Su mucha forta* 
kza hizo prolixo y dificil su cerco de diez meses $ y en* 
tre penalidades que el excrcito padecía , fue una plaga de 
moscas de tan venenosa calidad , que eran mortales sus 
mordeduras $ á que no hallándose remedio , casi estuvo 
para alzarse el sitio $ pero hallándose en el dos Religiosos 



22 2. ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

del Orden de Santo Domingo ( hijos del Convento de San 
Pablo de Sevilla ' , según sus Memorias ) Fr. Pedro y Fr. 
Andrés , con zclo Christiano animaban los soldados , y 
dieron arbitrio de que se prometiesen cierto premio á Io$ 
que cogiesen aquellas inmundas avecillas , de dos tornefes 
de plata por almud , que corresponden á dos reales de 
plata , con que las apuraron y llenando de ellas dos anti- 

fuos silos. Rindióse al fín Aben Amafon , obligado de 
ambre, consiguiendo de merced la yidá, y ser here-. 
dado en Sevilla 5 y para su habitación le dio el Rey una 
alquería , á que por denominativo de su antiguo seno- 
río puso por nombre Algarvejo , que permanece redu- 
cida á cortijo y cerca de Sevilla la huerta de Ben Alhoar, 
que por el se llamó del Rey , con mas ciertos dere- 
chos en los diezmos del aceyte del Aljarafe y tributos de 
los Judíos. De esta conquista de Niebla cuentan algunos 
la del Algarbe todo 5 pero vérnoslo en* los tributos Reales 
desde el año de 1 253 , y con Obispo propio en Silves, y ya 
casada á Dona Beatriz , hija del Rey y de Doña Mayor 
Guillen de Guzman , con D. Alonso de Portugal , á quien 
lo llevó en dote : matrimonio que estaba celebrado t\ año 
1 2 5: 5 , como parece de los Anales de Oderico Rcynaldo^ 
que por nulo lo procuraba separar el Pontífice Alexandro 
IV 5 así es cierto quanto fue' anterior la conquista del Al-^ 
garbe. La entrega de Niebla fue antes del mes de Octu-* 
bre , porque a 3 de el estaba el Rey en Burgos , donde 
despachó privilegio rodado á Sevilla , en que k dio ^ra 
sus propios las rentas del Almojarifazgo de Lebrija, y 
otros lugares. Siryió mucho en la guerra de Niebla Don 
Remondo, ahora Obispo de Segovia , dícelo el Rey en un 
privilegio del año 1264 á 27 de Setiembre, haciéndole 
merced , siendo ya Arzobispo de Sevilla , para el y sus su- 
cesores de ciertas casas y heredades en ella , que tiene la 
Santa Iglesia en su archivo , lo qual y otras conjeturas me 

I El Marques de Mondejftr hace go; pero no expresa fuesen del Con- 

relación de la conquista de Niebla y vento de Sevilla, por lo (]ue me per¿- 

de estos dos Religiosos , que dice suado no vio documentó que así lo 

eran de la Religión de Santo Domin- dixera. 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. tU 2 2 J 

ponen ¿n no poca duda , que la conquista de Niebla no 
fue en este ano ; pero como en el la refiere la Crónica , y 
no tenemos otra probabilidad , me conformo con ella. De^ 

Sues de esta guerra el Maestre de Calatrava D. Pedro 
'añez ganó de los Moros con otros castillos , cerca de la 
villa de Arcos , el de Matrera , que se hizo luego Enco- 
mienda , dándoselo el Rey para su Orden , como dice Ra- 
des de Andrade , que le llama Matier $ cuyo primer Co- 
mendador fue D. Espinel , que lo era también de Sabíote. 
2 La ciudad de Sevilla y su Concejo este año, en re- 
conocimiento de haberles el Rey D. Alonso hecho gran- 
des mercedes , como quedan referidas , y en particular la 
franqueza de portazgos, importantísima al comercio públi- 
co en el dia de Santa Perpetua y Felicidad , que celebra la 
Iglesia á 7 de Marzo, dotó fiesta y procesión en la Catedral, 
como parece por el instrumento de donación que del origi* 
nal de su archivo copio aquí entero por ser tan notable. 

^'Cbnoszuda cosa sea á quantos esta carta vieren , co* 
nmo Nos el Concejo de Sevilla , y los Alcaldes y el Al- 
t^iacil , damos á vos el Cabildo de Santa María de Se- 
9>villa , cien maravedís alfonsis en eh montazgo de Sevi« 
99lla , cada año que lo hayades hi para siempre , á tal pley- 
Mto que ñigades cada año para siempre , el dia de las San^ 
»tas Vírgenes y Mánires, Perpetuae y Felicitatis , fiesta de 
99sex capas y procesión festival de todas capas , por el al- 
nma del muy noble , y muy alto , y muy honrado núes- 
tnro Señor el Rey D. Fernando 5 yporque de Dios gran- 
9ide vida y grande salud al muy noble y muy alto y 
f^muy honrado nuestro Señor el Rey Don Alfonso , y 
»9Csto vos damos por remembranza de los muchos bienes, 
Hy de las muchas mercedes que nos ficieron nuestro Se- 
Mñor el Rey D. Femando , y el Rey D. Alfonso; y por- 
nque en tal dia como este recebiemos privilegio de nues- 
tKro Señor el Rey D. Alfonso, de muchos bienes, y de mu- 
tKhas mercedes que nos fizo, y de las franquezas que 
MÍOS dio, del quitamiento del portazgo de Sevilla $ y por- 
Dque esto sea firme y estable para siempre , otorgamos 
9iesu cana , y fidemps ende firmar á los que esaibicroa 



2^4 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SfiCtTTARES 

f9sus nombres en la fin de ella y y rogamos á los Alcaldes 
>iy al Alguacil ^ que pusiesen sus sellos en ella , fecha U 
♦ícarta en Sevilla XVII. dias del mes de Julio , en Era de 
MM.CC.LXXXXV. anos. YoDUg Alfonso so testigo. Yo 
f>Garcia Petris de Vargas testis.*' Tiene otra firma que 
no se puede leer , y renales de cinco sellas , de que solo 
permanece uno con las armas del Alcalde mayor Rodri* 
go Esteban , mencionadas ya en el aíio 123:0 , y en la or« 
la , S.de Rodrigo Estebañez , Alcalde de Sevilla. 

Instrumento notable por su contenido , y por verse en 
el la firma del insigne Garci Pérez de Vargas , que ates^ 
tigua su vecindad en Sevilla , y oñcio en su Regimiento. 

ERA I'ipÓ , AÑO 1 258. 

1 Muy á los principios del año 1258 cesa en las con-' 
fkmaciones de privilegios , luz la mas segura de la crono* 
logia de estos tiempos , el titulo de electo de Sevilla en el 
Inkmte D. Felipe , y suena vaga esta Santa Iglesia así en 
uno , con que el Rey en Valladolid á 2 de Abril revali- 
do todos los de sus j^asados al Monasterio de Fitero , que 
tengo sacado por el Maestro Ambrosio de Morales , con 
que se verifica que debió de ser este el tiempo de su ca- 
samiento con la Infanta Doña Cristina , que el Rey fa-> 
voreció con muchas mercedes 5 pero la que pensó ser Rey^ 
na , teniéndolo á desigual fortuna , melancólica acabó pres-^ 
to su vida. Y el In&nte , que eligió lo mas peligroso del 
siglo , anduvo en el harto mezclado en las inquietudes pá-< 
blicas y con que perdió en todo la gracia de su hermano 
el Rey , que estaba en Arcvalo á 17 de Julio , donde hi- 
zo merced de Bornos , aldea de Arcos , á Per de Castef, 
caballero Sevillano de su Meznada , por privilegio roda-^ 
do , en que se ve vaga aun nuestra Iglesia : Don Remon-* 
do todavía Obispo de Segovia y y nacido ya el Infimte 
D. Sancho. 

2 No se lee en nuestras Historias el ano del nací-* 
miento de ^tt Príncipe 5 pero hsbct sido en este queda 
aquí infiüible, pues se ve nacido á 17 de Julip , y que no 



0£ LA aiTDAD ü£ SEVILLA* LIB, lU 2Z$ 

lo era á 2 de Abril , en que no lo nombra su padre en los 
privilegios que antes cite. Resta averiguar el dia 5 dícelo el 
mismo D. Sancho , quando yaRey , en privilegio de Dominn 

So 8 de Abril ^ de la Era 1323 , año 1 285 , de confirmaCiba 
e otros de su padre á los Clérigos Parroquiales de la ciur 
dad de Burgos , mandándoles hacer cierta fiesta znuz y por-, 
que la nuestra nasceneia (son sus palabras ) //i^ víspera de 
Cinquesma. Qnquesma llamaban á la Pascua de Pentecos- 
tés (en que se cumplen 50 días de la.Resurreccion), y ea 
este ano fue á 1 3 de Mayo , con que D. Sancho en su vís^. 
pera nació á 1 2 de ct. £1 lugar no se avetlgua , pero sá-» 
bese que le sacó de pila el Obispo de Segovia , que pres^ 
to veremos Arzobispo de Sevilla , D. Remondo ^ á quien 
por esto llamaba el Rey D. Alonso 3u compadre. 

3 Quatro grandes privilegios concedió á nuestra Igle^ 
sta este mismo ano, durando su vacante^ todos en S^o* 
via á 16 de Setiembre. Primero : merced de Constamína, 
su castillo , fortalezas , rentas y pertenencias , exceptuando 
solo algunas heredades de que habia hecho merced en sus 
términos , sus pastos comunes con Sevilla , y su3 alzadas ó 
apelaciones á los Alcaldes liaayores y Adelantado 4e Ao^ 
dalucía. Segundo : de seis mil maravedís . en ciertas : rentas 
de juro , para que los distribuyesen en prestamos. Ter^ 
cero : merced de Alcalá de Guadaira , en la misma for^ 
ma que Constantina. Y quarto : merced de todos los diez- 
mo^ dfe Ite dtniadios de Ptelado^, Ordenes MiUtajtes y Ri« 
«os OmeSy eíceptuaado solo los del Al^grafe .y .Rihe» 
del aceyte y fíguerál y porque debía de haber duda eh 
9i todo lo que no era realengo debia dezmar á la Iglesia* 
Asi .la. iba engrandeciendo con estimaolon., que^ explica 
bien la narrativa de todos. . , c^ii 

4 Podia mucbíc^'con^;la :Re;^t^ Doña Viptante D,;Jih 
£ee de Loisa yariombvadp , el qual 9 y Dona JacoiqetmM 
muger la hablan criado \ siendo sus amos y estilo de «cjuel 
tiempo ^ y ahora lo era D. Jufre del In&nte D. Fernan- 
do i y queriendo este aüo la Reyna favorecerlo , escribió 
en¿j)íi aambve y !del Infante su hi^ 9 aunque tan niño> 
al Concejo de Sevilla , para que le diesen, ciertos mollnoi 

TOMO I. , Ff 



1^S AÍRALES ECLESIÁSTICOS Y SECTIL ARES 

en el tío (Guadaira , que en tiempo de los Moros se lla- 
maron de Aímofadet. Obedeció Sevilla , y poc su provisioni 
de 2tf de Agosto le hicieron doríac^ de ellos ; en que 
hablando todo el Concejo , formaron voz , y fírrháron ea 
su nombre : el Almirante D. Rui López di Méndez^ ^D. Pe^ 
dro Bermudez , Alcayde de los RealeiKAkÁzares , D. Rodri-^ 
go Estebañez \ Alcalde mayor , Dotmngo Muikz , Alguacil 
mayor , JD. Ramir Sánchez , y D. Alfonso Fernandez , Mayor- 
domos , qué en ^1 por acuerdo pusieron sus sellos con et 
de la ciüdadi Está su original en el archivo de las Mon^-: 
ja^ de Santa Clara , que posee los mismos molinos ^ y de 
los sellos permanece el del Almirante ', con la banda , bla- 
són de los Mendozas, el de D. Rodrigo Estebañez, ya 
otras veccsí mencionado , y él de la Ciudad , en que se ve 
S.' Femando solo sentado eh su trono de una part¿ , y de 
otra vina representación de la Ciudad , con el rio ymu-^ 
ros sobre que descuella la Iglesia , y torre en su antigua 
forma > • y aunque roto en partes , se conoce que se leia 
en sü orla , S. del Concejo de la muy noble Cibdat de Sevi-^ 
Ua. ísti un traslado en el mismo archivo y inserto en prí-^ 
vilégio , con que lo confirmó el Rey en Segovia á 4 de 
Oérubre dev este mismo año. 

BRA 1297 » Alio X2S9- 

-.X- i. • V. , .':'■.!■■> I 

-i'i ■ In Tóiédosc hallaba el Rey i- primero dé Fcbre-* 
a&uléLaflo de 1259, en que despachó privilegio en' favot 
de D. Riombal , á quien llama Mariscal mayar á quen de 
¡a Mar , de la Orden del Hospital de Sí Juan , de las villas 
de Serpa y Mora , con todos sus términos que había da-« 
do , como se vio en el año de 'ii5'3 por termino y -seño^ 
río.á' Sevilla,! que como en xíldixe,) vino fácil en' que se 
«iimrhasen sus ddminiós : posicyóh» la Orden hasta bl de 
híSi en que se les trocó por el Concejo « de Cerieílas de 
Duero , y otras aldeas , y les dio después otras ^üsfaocio-- 
nés , que constan de diversos privilegios ^ con que volvie- 
ron á la Corona , y después - las dió'éi Re^r á su hi^^la 
Reyha de Portugal. ^ - 



'j í- 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA* LIB. II» 22 J 

2 Dixc en el año 1255 como el Infante D. Henrique 
ganó á Arcos y á Lebrija 5 estábase en estos lugares ^ y 
fomentaba desde ellos disturbios del Reyno , vicio con 
que obscureció la gloria de sus hazañas , pretendiendo gar 
nar á su séquito los Ricos Ornes de Sevilla , cuyo sosiego 
alteraba esta vecindad sediciosa , de que rezeloso el Rey 
había vuelto á ella , y con intento de prender al Infante: 
envió contra él á D« Ñuño de Lara , que salió de Sevi- 
lla con la gente de ella , y el Infante á su oposito de Le^ 
brija con la suya > y. pelearon , no solo con sus tropas , sí^ 
no de persona á persona , con heridas de ambos $ la de 
D. Ñuño en el rostro , que puso su partido en peligro^ 
hasta que llegándole socorro cedió el Infante á la sup&« 
rioridad , y entrandp en Lebrija vencido , aquella noche 
pasó ai Puerco de Santa Maria , y de allí á Cádiz , don4 
do ocurriéndote nao Valenciana que estaba de viage, 
huyó al Reyno de Aragón $ y no hallándolo propicio y pa-» 
$ó á África , y estuvo en Túnez quatro años , no sin ra- 
ras aventuras j de donde se transñxió á Italia , en que dio 
bien á conocer no menos su valor que su inquietud ytnzt^ 
dándole el Rey confiscar sus estados. En esta pelea ¿9 
Don Ñuño con el Infante D. Henrique , murió Juan Arias 
de Meyra , caballero de Sevilla , según consta de escritut 
ras de estos años j y según el Conde D, Pedro de Portu- 
gal , dio varonía al gran linage de Cabeza de Vaca j casan^ 
do con Doña Teresa Fernandez Cabeza de Vaca , que es^ 
cribe también el Cronista mayor D. Joseph Pellicer , en 
el libro de este apellido y sus noticias. 

3 El Pontífice Alexandro IV concedió este año ( xjuin- 
to de su Pontificado ) al Cabildo de la Iglesia de Sevilla, 
á 4 de: Abril , den dias de indulgencia a los ^ue asistie^ 
Kn á la fiesta dé Ja Asunción de nuestra Señora ,.y en 
los demás dias de culto suyo en que se celebraban piroce-:» 
siones. Era ya especial la celebridad del dia de la Asun^ 
don , en que se saca proceslonalmente la santísima* Imán 
gen de nuestra Señora de los Reyes, de tiempo ^tntne4 
mórial , y. acaso desde el mismo. Y á 5 de Mayo , tanH* 
bien: en- Agnania expidió Bula , dcdictd;^ al [Wmnú^ Ar? 

Ffa 



22S ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECTIL ARES 

zobíspo de Sevilla y á sus sucesares canónicamente instituidos 
( dilecto filio Arcbiepiscopo Hispalensi , ejusque successoribus 
canonice substitutis ) en que les concedió , y á su Iglesia 
grandes gracias $ el palio , complemento de la autoridad 
Pontificia , y su uso dentro de su Iglesia en los días ^Me 
>íla Natividad de Christo , su Circuncisión , Epifanía , Do-^ 
wmifiica de Ramos , Jueves de la Cena , Sábado Santo, 
9>Pascua de Resurrección , y su segunda Feria , Ascension^j 
^^Pentecostés , en las quatro festividad» de nuestra Seño-- 
t^ra -j en las de S. Esteban Protomartir ^ S. Juan Bautista, 
9ÚOS doce Apóstoles, Conmemoración de todos Santos, disfis 
>Kle S. Isidoro , S. Leandro , S. Fulgencio , dedicaciones 
Mde Iglesias , consagración de la nuestra , consagraciones 
f )de Obispos , celebridad de Ordenes y^ que son los en que 
lo acostumbran usaír los Prelados que .gozan su sagrado 
honor , de que hay mucho y de su .misticá'significacion 
en los Autores é Historias Eclesiásticas. Comprehende la 
misma Bula confirmación de quanto esta Iglesia gozaba 
por qualquier^ítulo, y amplia i^cultad para de nuevo erí^ 
gir Prebendas ^ hacer estatutos , y otras muchas prerogati- 
vas que le dieron nuefvo histre , y en virtud de cuya fa-^ 
cuitad , el nuevo Arzobispo veremos el mayor ser que dio 
á su Iglesia el año I25i, 

4 Fu<í este sucesor al Infante D. Felipe , D. Remondo 
6 Raymrundo , Obispo de Segovia , cuya forma de ascen- 
der á la silla no consta , si que no había tomado posesión 
á primero de Julio, porque csxc dia aun con título de Otñs^ 
po de Segovia , y vaga nuestra Iglesia , se lee en privilegio 
<iue pone en su Historia de Segovia Diego de Colmena- 
res. De ella fue natural , y recibió el bautismo en la Par-* 
foquia'de S. Gil j que ilustró y reedificó después ; sus pa- 
dres Hugo y Ricarda , personas principales. .Escríbese que 
preñada su madre y soñó que daba al mundo un: gigbmej 
que tenia tm pie en Segovia > y otro en Sevilla /anuncio 
de SUS' dos Prelacias , y de la gigantea capacidad de su 
talento j Muchacho . y qpilcado á la Iglesia , sacó un .0)0.4 
Ha hermano siPfo ;- irregularidad de que buscó absoluciofi 
en Rjoma « donde si&iiió sus estudios ,. jen auc v. ea< 



DE LA CIUDAD DE SEYILLIU LIB* m 22p 

géneto de virtud y doctrina salió eminente , y hay presuií* 
ciones de que algunos hacen aseveración, de que entró en 
la Religión de Santo Domingo. Vuelto á España conó^ 
ció y aplioó su talento la l^na Doña Berenguela , dán^ 
doló pM Secretario á:S» Fernando , cuya Notario mayoc 
ÍPuc y su Confesor j según se advierte en decir el mismo 
en las Memorias que le dotó , como le fió el euerpo y el alma: 
cláusula que basta á ser ponderación de las prendas de tsit 
varón grande. Hallóse sirviéndolo en la conquista de esta 
ciudad , donde lo heredó de. casas y campos el año de 
I a 51 , siendo ya Obispó de Scgovia desde el de 1 249 5 y 
habiéndole encargado el gobierno de este Arzobispado^ 
por el Infante Don Felipe , todas las primeras disposi* 
ciones pasaron por su mano y juicio. Hallóse á su cabecera 
en su santa muerte iy le administró los Sacramentos , y es 
el mas cercano y mas expreso testigo de su santidad , por*^ 
que en el año 1253 , en ^^ MeiAorias referidas le Uami 
Santo* Tuvo (parece) dos hermanas casadas , porque en el 
Repartimiento de esta ciudad hay memoria de ser cuña-* 
do suyo D. Garci Domínguez ^ que después. fue Notario 
mayor de Andalucía. Y otío: fue D.. Ibanez de Segpvia , á 
guien en la dotación de la Iglesia de- S» GU de aquella 
ciudad., que veremos el año doce, (^ tituló de hermano^ 
progenitor de nobilísima descendencia de Ibáñez de Sc- 
govia , y padre de Doña Juana , muger de Garci Martí- 
nez , fundadora de la capilla. dc.S. Bernabé , en nuestra 
Iglesia: , qne por ¿fia! dotó «1 Arzobispo su tío. 
; . f Los íElccfdres'dchlmpcíio df Alemania^ ^discordes 
hablan hecho elección, ¿omo queda dicho en el año át 
a 25 5: , en nuestro Rey D. Alonso , y en Ricardo , herma- 
no dd Rey de In^aterra : . Jí/!/W^ri (dice Oderico Rey- 
n^áo) anAos dignixinws'delylnf^ia y per lés egregia^ vivtut 
deu ddfuenranaéhmadas ^ictiy^fama había penetrado basta 
Jos remotísimos ^nes deia turra ^ si cm ednformidad cayesen 
ips votos Je los Principes en algunos de, los dos. Ardia en 
perras civiles la Italia , y en ella principalmente se manr 
t^ia If vto . de nuescco Rey , que empeñaba mas sus de^ 
seds^^áuniQieJás cosaa/dei;su&. J^eyobs^ iñquiotts. y\CO% 



Z^O A'NALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARBS 

fusas le embarazaban el salir de España. 

6 El Convento de S» Benito , ó Santo Domingo de Sí-* 
los de esta ciudad, de que queda hecha memoria en el ano 
1253 , en este tuvo suelo propio, dándolo el Rey por su 
privilegio , íFecto enSevilla á 6.de 'Junio , á D* Rodrigo, 
Abad de la casa su matriz Santo Domingo de Silos dé 
Castilla \ Do y é otorgo {dice ) a vos D. Rodrigo , Abad de 
Santo Domingo de Silos , é a vuestro Monasterio , y i vues-^ 
tros sucesores que después de vos veman , un solar para casas 
a la puerta de Carmena , é a por linderos , de una parte la 
carrera que va por samo del prado fasta la McT^quita , que f/s- 
td en somo del Oteruelo , í asi como atrofoiesspor medio de la 
laguna , i llega sobre la zmczus de Abdallafide Almanzor (í^c^ 
Imprimiólo en su Historia Alonso Morgado , y el sitio y 
linderos maniñestan ser el mismo en que está el Con-» 
vento , ó ya lo hubiese en Sevilla antes , como advertí , ó 
ya ahora se fundase de nuevo , como es otra opinión, 
que refiere el Padre Maestro Fr. Gregorio de Argaez en 
el Teatro Monástico de nuestra Santa Iglesia , habiendo 
el Rey acordádose de hospedage que recibió en aquel Con- 
vento , para querer darle filiación en Sevilla , que fue' esta^ 
la qual quedó con solo título y graduación de Priorato^ 
hasta el año de i5r^ en xjue volvere á mencionarla» > 

^ En el cap. 4 del lib. 3 de la Historia de nuestra Se- 
ñora de Sopetran , añadida por el Piadre Er, Antonio d? 
Heredia , se cita una cédula de} Rey D». Alonso , en &vot 
de la demanda de lim!^ia$ de aquel Monasterio .de esci 
año 1 259., Era 130/7 , aunque sin dia de data , dada en 
Sevilla, que afirma la noticia de la asistencia en ella ; peto 
seria muy al principio del año, pues á primero de Febrero 
se hallaba en Toledo , como consta del privilegio que ci-*- 
to, ó por el mes de Junio jCii que Jbabia vudto á dia. 

Caminaba el Rey de unas partes ésótraa , tpocque á 10 
de Julio y á tf de Setiembre 16 halló segunda vez en To« 
ledo , en datas de privileeios , el prinrero de franqueza á 
quarenta Clc'rigos de Avila , por dotación de aniversario 
por sus padres , y el segundóle xronfirmacion de losprivile^ 
gioS' y fueros de Palenzuela : ambos los viíde^cs de^^ha^ 



P£ LA CIUDAD DE SEVILLA* LIB, 11. 2 3 I 

ber pasado la impresión de tstb año<^ y.ea el segundo de 
6 de Setiembre , es la .-prpriera cobfíiTmacion del. Arzo- 
bispo de Sevilla D- Rkymiínda^ electo ea este año. . * 
Esta asistencia del Rey /en Toltdó p6f Setiembre de 
este año 1259 me hace persuadir á q\ie pertenece á este 
año un privilegio suyo , que dado con el título de electo 
Emperador á^ la' ciudad de Visaázo.ó Vfcsanzony Imperial 
en el Condado de Borgoña,: pone^ el curioso^ Ghislecio 
en; su Historia*^ que si bien tiene lardara notociarnteta 
errada^ en &. mismo se halla fác^'l camino á su enmienda: 
promete á aquella ciudad, visitatáat agradeciéndole el afee-? 
«to que le mostraba , y dice que desde las Cortes que ce^ 
lebró. en Toledo j envió Embaxadores al Pjoiítífice ,.al In^ 
fente D; Manuel sui hermano / y/al.Qbíspo Ide^Segovia^ 
á impetrar termino competen te paca) pasaf á r^bir la Có* 
rona> Imperial Y es la' data {Tokti XV. Kalend. Ndvemb. 
indictíone tertia ,, anno Domitd M. CC. XXIX. En Toledo A 
1% de Octubre , en U índicfhn tercera , aOo del Setíor de 1 129)^ 
consistiertdo el error if o políer año de ¿229 , debiéndolo 
pbnec de 1259, .en cuyo mes de Octubre ya se contaba 
Ja indictíon tercera: f tocante al fáguitínte de 126o /según 
él ^uso de Castilla eh aquel tiempo , que consta de Otros 
instrumentos , y lo confirma Pedro López de Ayala , tra- 
tando de las indicciones eq el principio, de uno de los zñús 
de su Qrónipa: curiosidad deiqAé deduzgo otra, hacia Jo 
particular de Sevilla, y es? que su Arzobispo D. Remon- 
do , aun siendo Obispó de Scgovia (que no pudo ser otro, 
siendo antes de la data de este privilegio ) fue Embaxa- 
dor al Pontífice : ocasión en que se puede entender traxo 
sm Bulas y y la de confírmaicion del establecimiento de sii 
Iglegla , y muchas gracias que re^tí en el año de 1258^ 
en que si* no. hay prueba infiüible ^.hay^ á lo' menos fiierte 
conjetura. H ^ 

XRA 1298^ AÑO 1260. 

I ' En Sevilla cdebró Cortes > el Rey D.. Alonso, este 
año , el que á 31 de Enero estaba aun en la ciudad. ^ 
Toledo , como parece ide datadd.pri^ilegio ¿Jos (Frayles 



232 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

ermitaños de S. Agostln de la ciudad de Cartagena , que 
se tee en la Historia ^ de ' & ' Agu^in de Salamanca. Esta^ 




otorgo 

de Febrero en favor de nuestro Arzobispo D. Remondo, 
declarando no haber tenido intención de perjudicar al de- 
recho de esta Iglesia , aunque pw en distrito habla en^ 
tradoicon* cruz alta ; como^eostiimbraba traerla por to* 
das partes ante si ; solkito defensor estaba él Arzobispo 
D» Remondo , á quien sé ofreció igual y mayor lance: 
este mismo año , cerca del fín de el ,. venia á esta ciudad 
llamado del Rey su 'hermano el Infame D. Sancho , Ar*> 
obispo de Toledo /y entró por esta 1 Diócesis , con la cruz 
Primacial levantada , de que' lustameote ofendidos nuestra 
Arzobispo y el Dean y Cabildo, le 'enviaron á Cantüla"^ 
na á su Maestrescuela* y uh Canónigo , á .que hiciesen 
primero la representación , y después las protestas conve^ 
n'iehres ^mandándolo asi cK Rey ; para obviarlos incon^ 
venientes que podían resultar, porque d^pueblo estaba, al*^ 
ceradode parte de la autoridad de su Prelado. Hideton 
los Diputados su oficio , acompañándolos en nombre dd 
Rey , D. Suero , Obispo de Zamora , y D. Juan Alonso^ 
Arcediano de Santiago /sobre que hubo varios lances , has-* 
tá cJonvenlrseen que el Infante denunciase .qüalqUio: den 
redio ^ue pudiese esta* vez por estos actosC ganar para si) 
iglesia y Dignidad y quedando .una y otra én el que átites 
tenían , de que otorgó instrumento público en Sevilla á 9 
de.Diclembre^ siendo testigos los In&ntes D. Felipe , Don 
iManuel y D; Luis^ etk que dice : fiír/vr e^ayetuda^ «¿« 
por ^ta entrada , non- perdiese^ nin imnguáse la BgliiU'de 
StvHia y in^ nlngimnc9s^ de ju derecha / nin la BgUsia de 
Toledo otrosí , mas que fincase d cada uno su defecto. RaiXH 
nes fotmales del instrumento , que original , con el antes 
referido del Arzobispo de Santiago , está en el archivo de 
nuestra Santa Ig^sla, con otlos seme|aot¿9 que alcgar¿ 
adelante. , , 

a En estas Cortes debe entendetse que se hi^o ío.áu6 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB« VL I33 

este ano cuenta la Crónica del Rey ^ de la conclusión 
de las leyes de las Partidas ^ y el principio de hacerse to- 
das las escrituras públicas en romance , aunque ya antes 
so hadan en el muchas , y en romance están todos los pri- 
vilegios^ysi referidos de Sevilla. Estaba en Eznatorafe á 1 8 
de Mayo , como se ve en el privilegio de Mondragon que 
alega Esteban de Garibay, y á fin de ¿1 ya en Sevilla, en que 
celebró á 30 de Mayo el aniversario de S. Fernando , que 
ya adamado Santo , era mas solemnidad de su gloria y que 
plegaria de su descanso. Habíalo dotado antes , y añadió- 
le después con ciertos maravedís de renta , que referiré en 
otro lugar, Y guardábase como festivo el día y su víspera, 
en que no abriesen ( dice la Crónica) tiendas algunas » ni los 
menestrales no hiciesen alguna cosa. Erigíase en la Iglesia 
noagestuoso túmulo ^ concurrían los pueblos de la comar-* 
ca con sus pendones , que ante el abatían , que tenia mas 
visos de romería que de funeral , trayendo algunos cirios 
tan grandes , que ardían todo el dia ; circunstancia que 
advierte la Crónica : y el Rey de Granada Aben Alha^ 
mar , afectísimo al Rey Santo en vida , y gran honrador 
de su memoria en ' muerte , enviaba cantidad de Moros 
principales , y cien peones , con otros tantos cirios de cera 
blanca j que ponían en contorno de la pira : eran los días 
de mayor concurso y regocijo que en aquellos tiempos 
tenia Sevilla : sus caballeros los festejaban con exercicios 
militares , el pueblo con danzas , y todos con la festiva 
adamadon de Santo , Santo , á cuya piedad y devoción su* 
median maravillas , de que falta la Individualidad de tiem- 
po , aunque hay la certeza de prodigiosos sucesos. 

3 Ocupado en esta filial reverencia , halló al Rey una 
solemne embaxada del Soldán de Egipto , que obligado 
de. su fiuna , que resonaba en lo mas distante , 4 ganar su 
amistad , le envió mensageros y presentes regios , paños 
ricos , joyas preciosas , drogas exquisitas , animales extra^ 
ños , que recibió con agrado , y retomó con liberalidad. 
I>íce9e que pedia el Soldán al Rey á la In&nta Doña Be* 
lenguela , su hija mayor , para esposa suya ; y que estan- 
do mclinado ¿ concedérsda , la In&nta con varonil reso* 

TOMO 1. Gg 



234 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECÚLAILES 

,lucIon .$e negó á esposo infiel. £1 año de 1253 había na- 
cido la Infanta ; temprano era tanto brio^ si acaso la pe-> 
ticion no fue en otro tiempo. También se afirma ^ que 
los animales exquisitos . que presto murieron con la mu- 
danza de clima , mando el Key que sus pieles llenas de 
paja se pusiesen en el claustro de la Santa Iglesia $ que 
por uno que duró mas , y era lagarto disforme (ó coco- 
drilo Egipcio) se llamó Nave del Lagarto. Este esque- 
leto dura allí todavía ^ y es mucha duración , si es ver- 
dad este principio y aunque en papeles de la Iglesia hallo 
aquella llamada Nave del Lagarto , como así llama antes 
del año de 1400. Escribe el Rey en el libro del Canda- 
do, que citare en el Catálogo de sus obras j que tenien- 
do noticia de un gran Astrólogo (j|ue habla en Egipto, 
envió por el (acaso esta causa llevo tan grande su fama 
á los oidos del Soldán). Mayor era su aplauso con los 
extraños que con los propios ; solicitado de Alemania á 
que pasase á recibir su Imperial Corona , á tiempo que 
en su Corte domésticos descontentos fulminaban contra 
su gobierno : en Sevilla estaba aun á 7 de Diciembre, 
según la data de merced de casa en la Abadía á Martin 
Fernandez Chapela , su caballero y que ya referí s y á 9, 
según el instrumento de su hermano el In^te Don San- 
cho ^ Arzobispo de Toledo. 

^4 Las escuelas de Latin y Arábigo referidas en d 
año 1254 parece que trataba este ano de extender el 
Rey á estudio general de todas letras , según la narrativa 
de una Bula de Alexandro IV , dada en el , y en Ag-» 
nania á 29 de Junio y en que á los Maestros , y estu* 
diantes concedió por tres años que gozasen deside ella 
qualesquicr Prebendas ó Beneficios que en otras partes 
tuviesen , como no fueran Beneficios que tuviesen cura 
de almas , dedicada al venerable hermano nuestro Arzobispo^ 
y amados hijos , Cabildo y pueblo de la ciudad de Sevilla. 
De su efecto no se tiene mas noticia $ pero sí de que 
tenia el Rey por este tiempo en Sevilla muchos varones 
sabios de todas . ciencias y profesiones, traídos á grati 
costa de diversas partes. Una escritura de 2 ; de Agosta 




ÜE LA aUDAD DS SEVÍLIA. IIB. Tt. I 

del archivo de la Santa Iglesia y dice , que pidió el Rey 
al Arzobispo y Cabildo unas Mezquitas , de las quales 
habia dado , para morada ( son sus palabras ) ie hs Físicos 
qme vinieran de allende , i para tenerlos de mas cerca ( por- 
que eran cercanos al Alcázar ) , é que en ellas fagan la m 
enseñanza i hs que les avernos mandado , que nos los ense^ 
ñen con el su gran saber y ca para eso los avernos ende traidoy 
fífc. Y en otra y aunque de otro año y hay memoria de 
^séer Melende% y escritor del Rey , é que le face las tablas 
é. numeranzas de los sus libros y O'^. Y en otra la hay de 
Nicolás de los Romances y ya nombrado en el Repartid 
miento y de cierta ayuda de costa que le mandó dar por 
las trovas que M/lzú para cantae' en la su fiesta de San Cle^ 
mente i de San Leandro y d^r. Curiosidades que dan las es« 
crituras antiguas y quando hay paciencia para leerlas , que 
es menester no poca. 

5 Aquí el Rey instituyó nueva dignidad con título 
de Adelantamiento mayor de la mar , y la confirió á 
Don Juan Garcia de Villamayor, su Mayordomo mayor: 
menciona su privilegio de Martes 17 de Julio (Era I2p8, 
que es este ano ) el Cronista mayor Don Joseph Pelli* 
cer en el Informe de los Sarmientos , y que comienza: 
^^Por gran saber que avernos de levar adelante el fecho 
fxle la Cruzada de allende el mar á servicio de Dios c 
nexUtamiento de la Christiandad y c por pro de Nos y 
nde nuestro señorío facemos nuestro Adelantado mayor 
9xie la mar á Don Juaii García^ nuestro Mayordomo, &c.**' 
No hay de esta dignidad mención en los privile^os; pe-* 
ro précianse de gozarla hereditaria los Condes de &di-* 
ñas y que tienen la casa de Don Juan Garcia de Vílla« 
mayor. Hallábase el Rey amonestado de los Pontífices 
á ayudar las cosas de la Tierra Santa , y este fue el pro^ 
pósito de criar el nuevo Magistrado Militar marítimo* 
Y de que por estos tiempos estaba en Palestina con ar-> 
mas suyas Don Fernán Pérez Ponce , yo me acuerdo ha<« 
berlo leido en autor grave , si bien no tengo presente ea 
h memoria qual fuese. 

.6 Lunes 20 de Diciembre hbo el Rey donación en 

Gga 



/ 




%t / ANALBS ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

iad al Convento Real de Monjas de San Cle- 
íy á Doña Juana de Cardona , su Abadesa y de la 
|ue fue de Pedro Ruiz Tafur : se guarda en su 
el privilegio original , que es el mas antiguo que 
^en el : su fundación por San Fernando queda in- 
, y ya en este año se ve en este instrumento en 
>rma , como era el Arzobispo Don Remondo el 
que lo tenia á su cuidado ^ se vera adelante.. Subsistían 
ya también en toda forma los Conventos de San Pablo, 
San Francisco , la Merced y la Trinidad y y San Leandro: 
para todos y para su obra hay legados pios en un' tes- 
tamento de este año ; al de San Leandro y que es su 
primer memoria , dice para los Cofrades de San Lean- 
dro i e á las devotas Monjas que allí moran : vese que 
había ya Cofradía y morada de mugeres Religiosas con 
título de San Leandro i aunque no dice dónde ^ velé- 
moslo adelante con mayor expresión. 

BRA 1299 ^AfíO 126c» 

X Estaba el Rey en Sevilla á 1 1 de Enero ^ en que 
despachó privilegio rodado , que está original en el ar- 
chivo del Convento de San Clemente , poco ha mencio- 
nado y que comienza : Por grand saber y que avernos qiu 
aya Monasterio ie Dttdias del Cister en la noble ciudad de 
Córdoba y y prosigue concediendo á tal fin algunas here^> 
dades y y luego lies da para sientpre jamas la nuestrs guerta,- 
que fui de Don Lorenzo Suarez y que él abit en Córdoba el 
Axarqtda y en que fagan Monasterio que aya nombre de San 
Clemente : y en otra cláusula y que ayan agua para su Mo- 
nasterio y y para la guerta sobredicha de la fuente que dicen 
Amargai Parece que se llevaban Monjas de este Convento 
para aquella fundación. 

% En este tiempo el Rey Don Alonso sacó de la ju- 
risdictíon y Señorío de Sevilla la villa de Osuna y sus 
aldeas , y . la Puebla de Cáz^^la para darlas á la Orden 
de Calatrava , de que en la misma villa fundó Convento: 
así parece constar^ de privilegios citados por mayor en 



DE LA aüDAI> D£ SBVitLA. LtB« ÍU 3^7 

S115 mas modernas definiciones ( del año itfya),'y per- 
maneció en ot)ediencia de la Orden , hasta el Maestre 
Don Pedro Girón , que pata que se la pudiese al mis- 
mo dar después el Rey Don Henrique IV y se la cam- 
bió antes por otros lueares 5 y asi la poseen sus descen- 
dientes con el título de Duques. ^ 
- 2 A 24 de Marzo , estando aun en esta ciudad , la 
dio , y á todos sos vecinos franqueza de huespedes invo- 
luntarios» ^A todos sus caballeros (son sos palabras) , y 
99a todas las dueñas > y á todos los mercaderes , y á ro- 
yados los aue son moradores en la noble ciudad de- Sevi- 
MÜa , asi a los Qcrlgos y como á los legos ^ otorgárnosles 
Mtambien á los que agora son , como á los que serán de 
Maquí adelante , para siempre jamas , que las casas de ellos 
ynnorafen , que sean ftanqueadais de esta manera , que 
«ninguno de quantos andubieren en mí casa , nín otro 
Mque sea de nuestro Señorío , nía de fuera de nuestra 
nSeñario , non pose en ellas , sino con su placer ^ y con 
99SU mandado ^ &c.** Todos tos Reyes siguientes confír-. 
marón :este privilegio , siempre puntiíalmeme observado. 
£n sus Gonficíbaciones se llama Mayordomo Mayor de 
su padare el InEmte Don Femancb su prlmogéñitoí. 

3 Gobernábase nuestra Catedral por los primeros es-» 
fatutos- que hicieron ' el Rey , y el Infimte Don Felipe^ 
que quedan referidos en eí año 1255 f y como ereda 
en grandeza y riqueza ^ asi convenia acrecentarla en nú^ 
útero de idóneos Pt'ebendados , y dar á su gobierno mas 
fermales leyes : para to qual ^ juntos esté anio i 29 de 
Mayo el Arzobispo Don Remondo , y el Dean y Ca* 
biklo y .híci^rmí nuevos estatutos , en que se induyó et 
mimero de^ Prebendas , y en que hay mendoo de los an- 
teriores en- lengua Latina ,Myo principio e» tá Cas-^ 
tdlana ^ dice : ^^£1 Crtddor y sumo Hacedor de tóde ,'dls- 
Imponiendo todas^ las cosas , las universales y partícula-* 
9;res y^ puso y colocó por orden , insinuándonos de esto> 
fMBaninestamente , que todas las cosas que nosotros ha- 
>9cemos y debemos hacertas ordenadamente ; por to qual; 
nNos Don Raymundo ^ por la gracia de Dios , Arao-. 



13S AMALBS ^€LBStASTt€OS Y SBCtTLARBf 

9>bispodelaSantaIdtísiade Sevilla, queriendo en qoanto 
9>zufre la humana ^^iiidad imitar el exetnplar del Sumo 
srHacedor ^ ppr autoridad á.. nosotros concedida del Sumo 
nPontífice , . y de consejó y consentimiento de nuestro 
«Cabildo , ordenamos , &a" Que hubiese diez Dignída-f 
des j Dean , Prior , Arcediano de Sevilla , Arcedianos de 
Etí;i , de Cádiz , de Niebla , de Reyna , Chantre , Te- 
sorero , Maestrescuela y quárenta Canónigos , veinte Kz^ 
cioneros . mayores , y veinte menores , que son los en- " 
teros y medios , que á todos llaman Porcionarios ; á cuya 
dotación y y á la Dignidad Arzobispal se aplicaron por 
convenientes partes las riquezas que ya tenian y cuyo ma- 
yor nervio consistía en las rentas Decimales y y prohí-^ 
bieron aumentarse este número. Sino es (dice) que áán^- 
dph Dios y se aumenUn tanto las rentas de la Ighssia.y aue 
siAan todos los réditos del Cabildo toda aÍ/io a mai de 1 ^{^570^ 
maravedís , que era la Suma que entonces redituaban en^ 
moneda : señalaron á cada gerarquia su oñdo y cuyas 
particularidades tocan menos á historia* 
/ 4 Las Dignidades .son al pre^nte once $ porque aon< 
qae cesó d'Arcedianato de Cádiz .^ que fue de supri^ 
mera institución , erigiéndose su . Silla Episcopal y se. sos< 
tituyó el de Xetez s y ^ añadió mucho después el de 
Carmona : usan la. autorizada preeminencia de mitras enr 
las mayores solemnidades i y en todas es preeminente el 
Decanato y cabeza del Cabildo i y que siempre hacen, vozr 
unido6 I>e4n y Cabildo. La manera de sus' asientos en et 
Coro y Capítulo asi ^eñala^ los Estatutos : ^£1 Dean^ 
>>está á la mano dejecha del Coro ^ é de su Coto están 
9^stas Dignidades así situadas : Dean , Chantre., Teso-- 
9)rero y Arcediano de Xerez ^ Arcediano de Niebla , Ar« 
9H:ediano de Carmona. ítem, el Arcediano de la Villai 
99está á la mano siniestra del Cor(y , e llámase ol Coro 
99del Arzobispo , c de su Coro están estas Dignidades 
9>así situadas ; Arcediano de la Villa , . Maestrescuela, 
f>Arcediano de Ecija , Arcediano de B^eyna , Prior de 
^úz Villa.'* Y porque de todas será bien dar alguna ma- 
yor noticia I seguiráse por el Coro del Dean.7rertenece 



DE LA CITTDAD DE SEVICIA* LÍB. m' 239 

fa preeminencia en Coro y Cabildo*, ^cíbemando dentro 
de la Iglesia ; y en lo. perteneciente a fa fabrica , es su 
voto el primero , y con obligación « de residehcia perso- 
nal , y de ser ordenado de Presbítero : «áebc celebrar 
Misa en ciertos; dias solemnes , y -sostituir en otros las 
veces del Prelado , quando está ausente ó impedido $ y 
quando este celebre de Pontifical debe hacer oficio de 
su Asistente mayor y con capa y «mitra , que se distin- 
guen dé las demás en las bordacíúras. Es ^su Dignidad 
& primera después de la Pontifical ; ^ tuvo en su iiis-^ 
titucion otras muchas preeminencias , con liso de judi^ 
carura^ que ya está fiíera de e'l , y pertenece su provi- 
sión al Prelado y Cabildo 5 hoy solamente al Pontífice, 
sin alguna alternativa * : sus rcditoi^ exceden otro tanta 
á cada una de- las otras Dignidades y Canongías (que 
en esto entre sí Json iguates)^ con el anexo de algunos 
Beneficios parac su mayor lustre. 

El Chantre » que en otras Iglesias se llama Capiscol 
ó Primicerio ^ y asi se llamó en la nuestra al principio,^ 
es dt.sn obligación quanto en e! Coro pertenece at canta 
y 'Cantores 1 y 4X)r e^o noinbra los BeneficlDs de la. Vein-¿ 
tena^ y otr4>s Clérigos^ xléi Coro. LaVcintcrta antigua^ 
institución del misma Cabildo ^ para ayuda de süs> Pre- 
bendados.^ y para llevar el mayor pesa de la asistencias 
pondui ' did ét éts^^*. .£nr que tiempo fiseron comenzados 
coa certe2a^navcdnstá ysi biea pijecenden que se enriendef 
SU institudon .con la 'Dignidad de! Chantre en.IosEsta-^ 
t}itos ta aquellas palabras : Quí intraducendi sunt ad Cba^ 
rum .y ptr ifsum introduffomtur : hi que ban de ser introdu-- 
ddot d Coro y sean introducidos por íL Gozan diversos Be-^ 
tteficios. y Px^istamos que les han anexado alamos Ar-^ 
zobispos. , \ . . ! 

Al Tesorera perteniece tener bs- llaves de laMesIa^ 
la guarda de quanta es Joyas de iglesia y Sacristía ; 7 
por esta son de su ncunbramienta los Sacristanes ^ que 
son principalmente dos mayores y dos menores ^ sici otros 



s E«ta Digiuihd h nombra ahora el Rej- íxacsMSAcáL 






349 ANALES ECLEStASTIcbs Y SECULAlLBS 

inferiores para diversas aplicaciones.» el campanero, f 
otros oficiales y porteros ; en lo qual , y en todos los de* • 
mas de esta y de las demás Dignidades se entiende sictst* 
pre con la aprobación del Cabildo. 

Los Arcedianos de Xeiez , Niebla y Carmona nada 
tienen mas que la autoridad y títulos ; que aunque en 
los Estatutos se les atribuye alguna mas en sus distritos^ 
del todo está desusada. 

El Arcediano de Sevilla , Cabeza del Coro del Ar- 
zobispo I que es. el sihiestro ^ llamado antiguamente Ar« 
cediano de la Villa , y en papeles antiguos del Obispo, 
por ser derechamente su inmediato Ministro j porque 
siempre ha de .asistir á ios oficios que el hiciere , y debe 
suplir por el en el de la predicación ; y quando el Ar^ 
zobispo celebra de Pontifical ,i asiste con dalmática y mi^ 
tra ; y en. di Cabiikio en. ausencia del Dean ¿tiene en 
todo sus veces y presidencia ^ en lo demás , nada mas 
que los otros Arcedianos. 

£1 Maestrescuela debe ser á su cargo la librería de 
U Iglesia y escribir , y responder i^s cartas del Gsd^ildo^- 
geb^^iTnat el: estudio de gramática y que desde la fimdk* 
cion de.Ua Iglesia .se tiene en |el Compás de & Miguel. 
.' £í Prior de Sevilla , ó de la Villa ^ que es lo mismo, 
es por sí Behefício simple , sin residencia ^ coya rentase 
compone de algunos Beneficios ^ pero para gozar la silla 
alta que le . toca ^ y cL gobierno . del Coro: en ausencia' 
del Pean , ha de tenetr otra Prebenda de Cánongíá ó 
Raciona y nó teniéndola y ño tioie silk: alta ni lugar;» 
y si entra en el Coro , debe ser sin sobrepelliz ^ con oían- 
teo solamente j y se le da una silla baxa : llámase vul- 
garmente Prior de las .Ermitas;.. porque son á su cargo 
todas las del Arzobispado , que gobierna y disfruta j^rte- 
de" %ús' eitiolumentcis. Precédele el Arcediano dci Reyna, 
«que también se llamó en lo antiguo de Constantina, igual 
4 los, demás Arcedianos. 

i Lm, Canonicatos son al presente^ treinta y ocho ^ ha- 
biéndose anexado uno al Santo Tribunal de la Inquisi- 
ción , y parti4o otro en Racioneros para los Músicos; 



DB .LA :Clt7DA1> DB SEVILLA. LIE; tf^. Í^f 

Comunidad , que nineuna es iñas grave y ntagéstbosa en 
España , y que á todas excede eñ algunas notables par- 
ti^ulacidádes ^ q^^Ies son la administración^ encera c Inde-^ 
pendiente de tcxlos los diezmos del Arzobispado , de iQuc* 
por su mano recibe su parte el Arzobispo ,\(on inmc^ 
morial uso , que tiene fuerza de privilegio ; 'lá^dt$ tód^ 
las rentas de la fóbrkra , no menos antigua $ la simultá- 
nea provisión de las Prebendas ^ Canongías , y Raciones 
enteras y medias con el t^elaáofiel derecho de los' ad- 
juntos al miámo paca) las prisiones y causas crlmiíaaieá^' 
el. Gobierno, sin alguna» limicacioneñ la Sede vacante; 
la independencia en el dentro de la Iglesia y Coro , y 
otras no menos raras y estimables , que al presente están 
ea uso pacíñco , habiendo en lo primitivo tenido mu-- 
chas mas, como en, la provlsioa de las Dignidades , se- 
gún se contiene en los estatutos , en la simultánea dé ios 
Beneficios de las Pá):roqulas , que á Arzobispo y Cabildo 
veremos dada por .el Rey Don Sancho , siendo antes de 
Real Patronato , y otras. 

Su. Cabildo pkiíio constituyen todos sus Prebendados, 
Dignidades^ Canónigos , Racioneros enteros y ^ medios, 
á que pertenece todo lo general del gobierno, y admi- 
nistración de las rentas > pero él particular solo los Ca- 
nónigos ordenados de Orden Sacro , q<jje llaman Canonl^ 
gos in Saeris , con el Deap , siendo Canónigo , ó no sicW 
dolo ^ por particular gracia, á que tocaba X* ^^ien tras d viró)' 
la: Irfeccion de los Prda4o$', y tocaba y toca el gobierno^ 
en la^de vacante ,%conu>'$e lee en . los estatutos i cuy^ 
cláusula es ekta i ítem , U eleccion^ del Pteiado ^fenece á 
los Canónigos ordenados de Orden Saeteo : y eso mismo el go^ 
bierno del Anoobispado , vaca$iie la IgleslOf^y los ^ue^ kubie^ 
ren. Dignidad sin Calongla é^ Prebnulofy é Jof' Racioneros í 
medios Racianiros ^na ban voz nin lugar' Wr h svbredkbo. 
Y lo mismo suceda en la provisión de Jas Cahongías áÁ 
oposición , en que solo votan los Canónigos , y sien Jólo 
el Dean ; y prosigue el estatuto. ítem , las Dignidades 
que no • tuvieren Gaíongias j y los. Racioneros y msdsos ' Rj^ 
npneros ordenados de Orden Sacro ban de estar i ser en Qi^ 

TOMO I. Hh 



24^ ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

bildo ; é tienen voz en Cabildo , salvo en las cosas sobredi^ 
ibas : y luego añade en las que tienen voz los que no 
son ordenados , que es quando fueren toip los Benejtciih 
dos para hacer qualquier . gracia de qüalqáier cosa que sea., 
E quando refnatarest qualquier renta , é quando hubieren de 
publicar quien han de ser Mayordomos , y quando los Conta- 
dores del Cabildo Jlcieren al Cabildo relación de cuentas. De 
la institución de las quatf o Canongías de oposición , que 
son la Mí^istral , Doctoral , Penitenciaria , y de pulpito 
diré en el tiempo del principio de cada una. 
, y El Clero infcrior del Coro de ;ésta Santa Iglesia es 
numerosísimo $ componenlo los teféridos Veinteneros , así 
llamados por su númpro veinte > y otros muchos suge-- 
tos de diversas ocupaciones , y los Capellanes dispuestos 
últimamente por el mismo Cabildcí , con autoridad de* 
su Arzobispo Don Diego Hurtado de Mendoza , en el 
año de. 1493 á provisión del mismo Cabildo para la mas 
continua decencia del Coro, y cumplimiento ordinario 
de diversas dotaciones. 

Los mozos de Coro desde la fundación de esta Igle- 
sia , y que tuvieron' particular dotación del Rey Don 
Sancho. Los Seises 6 niños cantorcitos , unos y otros 
nuevamente reducidos al Colegio de San Isidoro , que 
se instituyó en obediencia de los Decretos del Santo Con- 
cilio de Ttento.. Los Cetreros , cuyo oficio es zelar el 
respeto y decencia del Templo , ' autorizados con varas ó 
cetros de plata $ y otro númqro grande de diversos Mi- 
fiistro^ Eclesiásticos y en que entra la Capilla de música, 
y Cantores , con su Maestro de Capilla , honrados al- 
gunos con el título de Racioneros , y buscados y man- 
tenidos todos con muy gruesos estipendios , á que se 
agregan Jos qile en estado secular sirven á los insttli- 
mentos formando todos autorizadísima Capilla , á que so- 
lo la Real puede ceder en España. Ministros seculares 
son 16$ Pertigueros , que son dos precisamente HijosdaP 
go y personas de estimación , que usan togas y cetros 
de plata 5 y en las Contadurías y Oficios de Rentas , es- 
cogidos y autorizados Ministros de experiencia y inteli-^ 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LTB, H. ^43 

gcncía y pluma : Contadores , Oficiales y Escribientes 
para el manejo de cuencas, papeles y cob¿o de su opu- 
lentísima hacienda. A que sucede inferior plebe de tra- 
bajadores para ol ordinario servició y aseo del Templo 
y sus continuas funciones , que Uanianí Compañeros , de 
incomparable puntualidad , que requiere el testimonio de 
los ojos ; admirable mas cada día aun á los que conti-* 
nuamente lo están viendo. 

6 Y aunque pasando de los; sagrados Ministros al 
sagrado Ministerio pudiera discurrir algo en lo ceremo- 
nial primitivo , que fué admirable siempre , y de que 
el curioso podrá advertir mucho en los Estatutos anti-- 
guos; pero dexolo para quando la ocasión ofrezca á la 
pluma algo de. lo presente, que* el todo y su 'soberana 
armonía es casi incomprehensible , y estimado por esto 
mucho siempre el grado de su Maestro de Ceremonia^ 
y aunque en las de Rezo y Coro los que son de opinión 
que el Arzobispo Don Remondo fué Religioso del Or-* 
den de Santo Domingo ,á que no he asentido , tienen 
^e tomó xle sü Religión algunos usos , porque les ha^ 
lian ó fes discurren qual que semejanza , sin querer oK 
vídarlo , lo omito por su poco fundamento : concluyendo 
esta parte , con que carga; el agrave peso de sú dispendio 
sobre las rentas de la fábrica , á que. dio principio el Rey 
Don Alonso ; y en este 'mismo año f» en esta misma 
oudád á priinero de Julio le concedió privilegio, en'qiié 
le ¡asignó un Dez^eco excusado en cada una de las Par- 
roquias ó dczmias ^ que desde entonces gozó , y que le 
fué después confirmado , y de nuevo concedido por el 
aasrto Pontífice Benedicto XIII , antes 4e; su deposición, 
y en tiempo que fué valida i y desde ahora machas per- 
sonas grandes de todos estados con donadbnes ^y mana- 
das pias la fueron acrecentando á la riqueza , qu¿ digf- 
ñámente cmipicz en el soberano cultor 

7 Al mismo tiempo se pusiiéron en forma los Betae- 
ñcios de las Iglesias. 0>legiál 'y Parroquld¿s 'de esta ciu* 
dad , y Parroquiales dfe codo el An&óbispadó , que en la 
ciudad fueron setenta y uno ea esta forma : en San Sal« 

Hha 



244 AKAUBS ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

vador dicZi, con. inmemorial título de Canorigias , y po^^ 
sesión de Colegiata, con U. Abadía, que d tiempo hí^ 
zo IaycaI:i/como hoy lo es 5 y que solo percibe loHitil^ 
sin alguna: autoridad ni gobierno :' en la Magdalena qua-* 
tro 5 en Saa Miguel tres 5 en San Vicente quatro 5 en 
San Lorenzo tres > en San Andrés tres 5 en San Martin 
dos 5 en San Juan tres > en San Pedro dos 5 en. Omnium 
Sanctorum tres 5 en San Gil tres ^ en- San Jor^e de Tria- 
ría , hoy Saíhta Ana , tres 5 ch San Isidro tres 4 en San 
Nicolás uno ; en San (Bartolomé dos ^ en San Esteban 
dos ^ en San Ildefonso dos ; en Santiago dos 5 eh Santa 
Catalina tres ^ en San Román tres ^ en Santa Lucía dos$ 
Cti San. Marcos tres i en Santa Marina. tres. ^*A estos, 
rí( dice el .Abad AJohso Sanphca Gojrdillo en un docto 
^^defensprib .de' su autoridad y preemioeñcias , que corre 
iñmpreso) se, encargó la celebración dsl .Ofició Divino^ 
Mcomo la parte mas excelente de la Iglesia j que es la 
»iora:cion pública, y á ellos se adjudico las rentas y dé- 
íKima^ Hítales, y personales déjenlas , dañables títulos coití- 
.í^peteíitcs i y constituyendo con, ellos la Qettóa de la rio^ 
,^z^ j sit> que por entonces ni de iiiuchos años siguientes 
^hubiese otros Clérigos en ellas 5 y á ellos se les pide 
jitl cuíñplitnicnto 4^ -esto , y por cUo están sujetos i 
>?cllIpa(;yjpcna^&cAV BeiQ coh todo üo dixo' su mayor 
ipreeflttínetKria , que es haber sidode Patronato y jpreseht 
.:tacíon Real, ,ha3ta que el Rey Don Sancho las dio al 
Aízoblspb" y Cabildo , reservándose algunas y como dirfe' 
ín el año de 1285. Pero no pot esto sé ha de entender 
que habla en estas- . Iglesias -solos los Clérigos Bcnieficia.- 
,dos i es íucra:4e; duda, que habla otros muchos^ Saccrí- 
djotes 5 pesa lia' Prdacion y. gobierno íocaba solo á-^Ias 
dichos^, .en ; tos; quales hasta. muchos años despuesno ha^ 
HoVel nombm^ni! ííttiloi d¿ Beoieficiados ^ sino el de Clé- 
rigos f arroquialea^ con que se vtn nombwwioa en.mu- 
chaá'esciíitvras y Dest&meiitos , porque eran conliinmente 
•los albaceás 4&. todos isUs fdigfesé^s^yiiO podía quedar 
memoria .alguna tíi tetnporal ni perpetua q le no fuese 
•á su cargo 5 como lo eran todas las Misas de testamen*- 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA* LIB« It« 24J 

tos , porque no hubo Capellanías ni Capellanes hasta mu- 
chos años después j y no he podido averiguar con clari- 
dad si la cura de almas , sostitucion de la general del 
Prelado , se daba á ellos , ó habla otros , quales son los 
qvtc hoy llamamos Curas , si bien tengo por lo . mas ve- 
risímil que fueron siempre , como son hoy , diversos. 

8 De estos Beneficiados ó Clérigos Parroquiales se 
estableció luego una Cofradía, Junta ó Congregaciop , ó 
como los mismos pretenden Cabildo , que llamaron y 
llaman Universidad , que se compone de solos los Be- 
neficiados propietarios , según su uso presente y y que 
tiene de inmemoriaL antigüedad por cabeza y nombrado 
de entre los mismos , al que llaman Abad de la Univer- 
sidad', y afecta el título de j4bad mayor de Sevilla , de 
que dicen fiíé el primero Don Gutierre y mencionado con 
nombre de Abad de Sevilla en su Repartimiento : que 
esta comenzase por Cofradía no ló tengo por dudable; 
y de Cofradía de los Benfíciados hace memoria el Ar- 
zobispo Don Nuno en privilegios en favor de los mis- 
mos , que citártf en sus lugares , aunque <:onfieso ser muy 
antiguo el título de Universidad', y autorizado mucho 
siempre su gremio , que de tiempo inmemorial está sito 
en lá Parroquial de San Juan de la Palma , sin que sepa 
-quándo estuviese en otra parte. Su autoridad y preemi- 
nencias >fliuy conformes á su estimación ] que no poco 
mxx estudiado en defender de que en tiempos pasados 
resultaron pleytos grandes , en partlciilar con los Vein- 
teneros dd la Santa Iglesia, que pretendieron preceder- 
les en los actos públicos , y no pudieron conseguirlo. 

9 Prometí decir algo este ano de los templos Parro- 
quiales :át esta ciudad , que en su principio tuvieron algo 
de espetial noticia : á todos precedió el de San Salva- 
dor por su autoridad de Iglesia Colegial , que no dudo 
haber tenido desde su erección fundada en la segunda 
Mezquita de los Moros , en que permaneció hasta el 
año 1670 , en que su ancianidad amenazando ruina oblt- 
gó á derribarla para nueva suntuosa fabrica , que vemos 
crecer apoyada de la piedad Sevillana 5 y. hay ima v^a 



2/^6 AKALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES • 

opinión de que quedó á los Moros esta Mezquita hasta 
el tiempo del Arzobispo que llaman Don Fernando 
Tello , que se la quitó , y trasladó á ella la de San Sal- 
vador y que antes ocupaba otro sitio ^ que es del todo 
incierto ^ y verdad solo indubitable que siempre estuvo 
en ella , sin que obste el entierro que delante de su altar 
mayor tenian los caballeros TeUos , á que no es preciso 
tal principio. En esta Mezquita ó Junto á ella tenian los 
Moros sus celebres escuelas $ noticia que se apoya con 
^1 contenido de una piedra , que en idioma Árabe se ve 
en su torre , que traducida en castellano por Sergio , Sa« 
cerdote Maronita , puso en sus Antigíiedades^de Sevilla 
el Doctcó: Rodrigo Caro , que dice así : 

Mn el nombre de Dios poderoso ^ las alabanzM de Dios 
sobre Mabomad y sobre sus discípulos. Salud sobre ellos por 
la salud de Dios y en quien confio , y en Mabomad , mi am^ 
faro ; este es el estudio del Señor Marvan , que Dios nos 
di su gracia : qmen entrare en su Templo y Capilla^ y re^ 
zare quarenta y siete veces , le perdonara Dios sus pecados^ 
y rueguen por quien lo bizo , que lo tenga Dios de su mano» 

Esta torre , que se ve haber sido reparada , habiendo 
padecido ruina en el gran terremoto de 1 396 , es tradí-« 
cion haberse edificado de los materiales del Templo ea 
que estuvo el sepulcro de San Isidoro quando io des- 
mantelaron los Moros 5 y que haciendo estos sus torre^ 
para que desde ellas los Alfaquies convocasen con voces 
el pueblo á sus ritos, nunca desde esta pudo alguno for- 
marlas , porque perdían la habla , y á veces la vida los 
que lo intentaban 5 no permitiendo Dios que piedras tan 
sagradas sirviesen á uso tan profeno. Favoreció el Rey San 
Fernando esta Iglesia con el precioso don de la imagen de 
nuestra Señora [de las Aguas , que se tiene por cierto ha- 
ber sido una de las que la emulación de ios artífices hi- 
cieron por atinar con el retrato de la que tenia en sú 
idea 5 y que por haber sido muchas veces sacada en proce- 
sión en tiempo de falta de lluvias , se entiende habérsele 
dado el título 5 y se le dieron diez Beneficiados con nombre 
de Canónigos , y un Abad , que el primero consta del 



DB LA CIUDAD DB SEVILLA. LIS. U» 247 

iLq>artimiento haberse llamado Don Polo , cuya Dignl* 
dad el ftcmpo convirtió en laycal , como hoy lo es , y 
su provisión de los Reyes. 

La Parroquia de San Juan Bautista, vulgarmente San 
Juan de la Palma , por una que había en su plaza , fué 
Mezquita de ios Moros , dedicada por ellos al mismo 
Santo , tenido en su respeto por Profeta grande y cuya 
memoria duraba en una piedra y de escrito Arábigo , cu- 
ya traducción hecha por el mismo Sergio Maroníta , re- 
ferido en la de San Salvador , pone en sus Antigüeda* 
des Rodrigo Caro , que decía de esta manera : 

Este es el gran Templo de San Juan , el qual reedificó 
Axatífy Rey de Sevilla y por mandado del gran MiramanuH 
Hn y el qual fué dotado de su primera hacienda por Mstlei 
Almanzor y Rey de Ecija ^ / esto fué en los altos de lozOy 
habiendo una gran pestilencia en EspaHa. 

Advierte Rodrigo Caro , que esta interpretación su- 
maria de Sergio hizo á su instancia mas dilatada Juan 
Bautista y Árabe de nación y de quien se valia el santo 
Tribunal de la Inquisición para Interprete y cuyo tenor 
me pareció copiar también. 

Después que Mabomadya profetizó su ley doscientos al/iofy 
y después reynó Muley Jacob AÍmanzor Amir el Muminin 
en Axatr Edir , Teniente de Dios , después que reynó pasó 
Á tierra de España el Conde Don Julián ; él fué la pérdida 
de España i y así pasó en elU el Alcayde Tarif con Áftizs 
el Carcelero y el qual obtuvo todos los Christianos de Espa- 
ña : después de esto pasaron 125 años y y después quedarot^ 
en ella los Moros : gobernaron muchos años y y hallaron en 
Sevilla una Mezquita y que se dice San Juan de la Palma;- 
Mandó el Rey Mulei Jacob Almanzor edificarla y é mandó 
también al Alcayde de Sevilla y que se dice Ahamed Balhapsa^ 
é hizo en la torre suya una losa de marmol y y escribió en 
ella estas letras , / la hizo mejor que todas las Iglesias de 
Sevilla y y mas que i la Iglesia mayor ; / dióU Mulei Ja^ 
cob Almanzor el diezmo para todo lo que ha menester yy ca^ 
sos y tributos para siempre* ítem y que todas las casas que- 
están á la orilla del rio y que son de los Moros y paguen tri^ 



24^ ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

buto a esta Iglesia : Dios le di victoria al que hizo esta ohra 
de misericordia : esta Iglesia de tierra de Moros : ^uien es- 
cribió esto es Hamed Xarif , bijo de Hadalguad. Dios le dé 
libertad '. 

Tales son las dos inscripcioncsi ,. en que se ve quati 
estimada Mezquita fiyf esta de los Moros ^ que consa-^ 
grada en Templo Parroquial , quedó con la misma ad- 
vocación ; y porque se enteren sus antiguallas Arábigas^ 
fixada en la pared de su torre esta otra piedra ^ que de la 
misma traducción es este su contenido. 

En el nombre de Dios poderoso de piedad ^ alabanza di 
Dios sobre Mabomad , que la fe f siente de bendición , y que 
predicó en ella sobre vos : Dios la luz de Mabomad y que es 
Dios el mayor Dios ^ y Dios es luz de los cielos y de la^ 
tierra , como su luz , y todos quantos Angeles en el cielo 
y fieles : quien se ampara con estas palabras le perdona Dioi^ 
sus pecados : del siervo de Dios Mabomadt.^ bijo de Maliqssc 
el Lebaníisco y aHode 1005. 

La Parroquia de San Román quieren algunos que 
entre los Moros se conservase por de Christianos , y 
que se llamaba San Miguel ^ de que afirman haberse 
hallado razón con ciertas reliquias en una pared suya 
desde el tiempo de los Moros Almohadez $ mas duda-» 
re siempre que en Sevilla permaneciese tan numerosa. 



t Es potable la d¡&renc¡ft que 
bay de la traducción del uno á la 
del otro de una misma lápida. El 
Doctor Caro hablando de la traduc- 
ción que hizo Sergio, dice : mostré 
ti fergamina (^tñ donde estaría co- 
piada ) d Juan BautUta , Aníbe de 
Ilación ;:: , y éi íUclaró las letras 
de la siguiente: la qual tengo por 
mas cierto í for fue ' según lo que está 
tsarito en et pergamino , hay muchas 
mas cláusulas y escritura que la que 
interpretó Sergio, Después pone la 
traducción de Juan Batista , que 
nuestro autor copio para ponerla en 
este lugar. Las Upidas de la tone 



de San Juan de la Palma , 7 de It* 
Colegial de San Salvador están ei^s-. 
tenteS : que este sea su sentido et 
lo que no se puede asegurar : prue- 
ba de esto es , que el Doctor Caro 
conoció que no era fielmente tra- 
ducida , ni que era su verdadeix> 9en- 
tído el que le habia dado Sergio» 
como lo manifiesta en las palabras 
que acabo de copiar de él; Y si este 
que era tan inteligente (como ante- 
^ riormente dice , 7 Sacerdote , i quien 
se le daba crédito) no las traduce 
bien , { que se podrí creer del otro, 
que acaso seria uo hombre rulgar j 
con poca' inteligencia I 



DE. LA XltTDAD'DE . 9BVlLtA«f LEK' tU. %Jf^. 

christiandad que pudiese mantener esta y otras Iglcsksí 
de que en privilegio ni escritura no he visto razón al* 
guna que hubiesen sido Iglesias en tiempo de los Godos^ 
y volviesen á serlo habiendo sido Mezquitas ^ tengo por 
lo mas verisímil y y que acaeció lo misnio en la de Santa ' 
Marina , de que hay memoria^, no ha' muchos años per- 
manecía un retablo con letrero de haberse fabricado el 
año de Christo de 6oj , que fué antes de la perdida de 
España* 

Santa Catalina es cierto que fue Mezquita , y hanse- 
perdido en eUa algunas angulares antiguallas ArábiraS| 
que están insinuadas por el Cronista Ambrosio de Mor- 
rales en manuscrito suyo , como también lo fueron San- 
tiago y San Esteban , y se conocía antes que se reedificasen. 
San Nicolás es cierto que tuvo ^ algunos feligreses 
Chtistianos en tientpo de Moros con titulo de Santa Ma^ 
ria Soterrana , y no fidta quiea afirme haber sido ántes> 
templo de la Gentilidad , que en cuevas exerda mucha^ 
de sus supersticiones , considerando una que tiene cerca- 
na , de que entiendo haberle resultado el nombre de So- 
. tdrraña : can ¡as paredes de sillería ^ como dice Alonso Mor- 
eado^y tan espaciosa y alta y que la podrían andar dos bom^ 
bres parejos en pie. Y seguh: d mismo autor y íOJtros , c» 
su prolongación mucha ; pero por la densa humedad , im-<- 
posible su registro á la curiosidad , que en vano han in- 
tentado aleunos registrar la^go espacio : en parte de esta 
cueva se meé haberse hallado oculta la imagen de núes-- 
tra Señofa., que en su Iglesia se venera $ y habiendo 
yo considerado lo que de esta y otras cuevas de Sevilla, 
y leido lo ique de los baños ó mazmorras de la África, 
donde (encierran de noche los cautivos Christianos , escri- 
ben muchos autores , y de que por las redenciones te- 
nemos muchos testigos de vista : conferidas unas y otra& 
noticias - me piétsuado á que estas, cuevas tstan baños - já 
nnazmiorras aue servían al mismo fin ; y qué el haber ce- 
sado y cerradose sus respiraderos hace que condensado 
el ambiente de ellas dificulte su registro* 
. La Parroquia de San Martin tuvo de gran antigüe^ 

TOMO I, li 



/ 



2$a AKAUS ECCESTASTIC03 Y SRCÜtAKBS 

dad süyá , no muy Jejos de nuestros tiempos , un nota- 
ble testimonio , porque abriendo un cimiento para su re- 
edificación y se halló una caxa \ y dentro una espina de 
la corona de Chrlstó con escrito que la acreditaba , y 
en la caxa estas letras : Sum EcclesU divi Martini His- 
pdensis : Soy de la Igksia di Séoi Martin de Sevilla. Guar- 
dábase esta reliquia con grande veneración en su sagra- 
rio 'y y aunque faltaba la caxa y testimonio que dexó 
perder la poca curiosidad , acreditábase mejor su ceneza 
con jñaravillas 5 porque pu^ta «n un viril de cristal, era 
llevada á Ios> enfermos^ Y J^ )slVÍ y adore muchas vc- 
c^ hasta él afíode 1649 > trx e! qual se desapareció por 
culpable descuido 5 pero no h^ desaparecido su memo- 
ria , que permanece en la devoción. 

San Julián , llamado en el Repartimiento San Ulan , se 
tiene por cierto que ñie Mezquita , y aun templo antes 
en tiempd de los Godos , de que volvere á hablar quan- 
do haya de tratar de la imagen de nuestra Señora de la 
Inlesta , que en el se venera , de Mezquita también , y 
aun de primitiva leiesla de Christianos tiene singulares' 
señas la Parroquia de San Ildefonso , atestiguadas con la; 
piedra del sepulcro de San Saturnino , que dentro de ella 
se hallaba hasta el año db i<$49> que en la peste qué 
padeció esta ciudad con la fuga de abrir sepulturas , se 
perdió ó soterró : viola allí Ambrosio dr Morales , Don 
Pablo de Espinosa y otros ^ cuyo epitafio decía : 
Satuminus Presbyter fafhuluí Dei vixit . 
annos plus minus LHK Receuit in ^pme 
sub d. II. id. Nouemb. Era DC.IVIL 
Saturnino , Presbítero , siervo de Dios , vivió , poco mar 
6 menos , 5 3 al/ios. Partió de esta vida en paz. en^ el di a 2 dr 
los Idus de Noviembre (es el dia 12 ) en la Era is 657 , que 
es atio de Cbristo de 619. Llámalo la piedad Saa Saturnino; 
pero el epitafio solo lo advierte Sacerdote Christiano , con- 
temporáneo de nuestro Arzobispo y Patrón San Isidoro; 
Estaba esta sepultura delante de un altar de nuestra Se- 
ñora 5 cuya efigie en pintura muestra grande antigüedad,^ 
intitulada del Coral , y venerada con profunda devoción. 



DE LA CnJDAD 0£ SEVaLAt LIB« IK %^%: 

^ San Viceritcf fóc Mezquita: de. las nías ptmcipklcs de 
los Moros , y por s\x mucho distrito iiña de las mayorer 
en la restáuradpn ^enque se conservan presunciones de 
haber sido Catedral en tiempo de los Godos , y en el del 
glorioso Arzobispo San Isidoro, k) qual^ salva la opi-* 
nion de los que lo sienten ,' tietié sus dificultades, para 
poder entenderscj; y dado que lar Catedral; de aquel tiemr» 
po tuviese advocación de San Vicente ^ con el de Santa 
Jerusalen que le ' dan los Concilios ' , yo siempre sentiré 
que ñie en el mismo sitio que los Moros hicieron su 
Mezquita mayor ^ que fue consagrada Catedral nueva, r 
Ijsa demás Parroquias Qmniuni'fiánctDrbm j San P¿r 
dro ^ San Isidro ^ San . Miguel , San- Bartolomé y Santa 
Lucía ^: San Marcos , la Magdalenar, iSan <3il^' San Lo^ 
renzo nada tienen que .suponga mayor antigüedad que' la 
de nuestra conquista ; y asi remito su mención á quan- 
do de lo mas moderno de .todas -viicilA^xá:) tratar ,- que 
^fáel áño'de i5xi ^/dondatambiea mencionaré las que 
después se han añadido 4 y l&ltañdó ahora solo. la de San 
Jorge y única en Trlana., de ella solo se sabe que fué 
dentro de su castillo ; veremos' como se miidó fuera de 
el y y como también se 4c mudó la advocación por la de 
Señocá Santa Ana. ^ 

fo '' Estableció aslnñsmo i este tiempo el Arzobispo 

X Tengo dicho en la nota, dé la . sito de San Isidoro en la ''Iglesia de 

pig. ^6 la duda que lúif de laad- San Vicente, y lo quedexo escrito 

▼ocacioh ique tuvo H» Santa Iglesia Morales 7 Morgado <n esto panUi. 

de Sevilla «n los prímeipa sigl96 de í^ ^ n^ slgu^<8ta^4>p¡i¿>s^ 9f 

sufinKbcípnp$lMJ*lorezej)eli^«m.8, vakn. de otras pruebas o ccmteturás 

Íag. 2 53,desu Españá^Sagrada^lIeva , pafa decir lo cdnérarló^ éc Ucrte 
i opinión^ ^e estuvo dediaada áSan que siempre iio& qj^a»^' cbn'. u 
Vicente. £11 e^/0m» 9, /r/^. loo^dela' duda ide si se llamo Santa Mtf¡^ 
mísaia obra, nos (fice 1 «,VQC no tiene -si Santa Jerusalen 4 ó. SaQ Vicente; 
Mcmpc^oen lo contrario^ perosíócur- porque no liay «n ia9 Historias ver- 
primos í las prueba^ , creo que las hay <laderas razones qut' decldah la ' ip- 
««mayor^ á *£ivot^ de <^ después d¿í . - ceftidutábrb qife' í&f. en dio. Sor 
¿^martirio del ínclito San Vicente rcr pongo .que no es U Igksia de 6an 
y cibió la invocación 7 título del San* Vicente que hov subsiste (como 
„tb , cuyas reliquias tuvo." Sigue po- • algunos creen )' ae la que se trata; 
niendo las pruebas ; entre ellas la así lo dice Morgado , //^. 4 > pág. 
reladoQ que hizo Redempto del trin« Ji8. 

Ii2 



2^t AMALES ECLESIÁSTICOS Y SECCJLARBS 

Don Kémdndo to tocante á su dignidad Metropolitana 
y su gobierno ^ si bien de esto no permanece , a lo m¿^ 
nos que yo haya visto , instrumento alguno , ni de cómo 
se le asignaron los términos , aunque no es dudable ha- 
ber sido los mismos qiíe.tuvo antes de la perdida de Es- 
pana y Y que Je señaló el Rey Wamba en su división 
de los Obispados j de >qüe mucha parte poseían aún los 
Moros^ que no acabó dol todo de restaurarse hasta el tiem- 
po de los Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel: 
yace la ciudad en el mddío de la Diócesis , como lo obser* 
vó curiosamente én su libro de los Arzobispos el Abad 
Alonso Sánchez Gotdilló $ y sus mayores distancias se 
consideran ¿espectivaa^ 1 quatro principales puertas ^ qué 
miran casi, detechamente á las quatro partes del mundo. 
Al Oriente la de Carmona , y por ella alcanza quince 
leguas hasta la ciudad de Ecija : al Mediodia la de Xe- 
rez ^ y por i elJar veinte leguas, ihasta el Puerto de Santa 
Maria': al Septentrión la. de Macarena, y fK>r ¿Ha quin- 
ce leguas V hasta Sin Nicolás dd iPüerto:«;al Occidente 
lar de Triana , y por ella Veinte y cinco leguas hastt 
Ayamonte tirando toda la circunferencia. En cuyas le* 
^as> se incluyen ocho ciudades , y ciento y oclienta vi-- 
lias y lujgarcs , con pilas de Bautismo y dlviditrndoJa des-? 
de él £a^tb de Santa jMsiria el mai! Occanb hasita Aya- 
jiionte,; y luego el antiguo Obispado de SUves , el de 
J^dajpz, la Extremadura y el Obispado de Córdoba /el 
Arzobispado de Granada^ los Obispos de MiJaga y Ca-^ 
tdizf hasta Volver a! Puerto de Santa María. ; 
:::;;} i;t,üv9'esta^$¿dc-.M 

de. losr Obispados del ,R!ey Wamba ^ tan rbpetida dé loar 
tíf^tbíiadores Eclesiásticos de España^ que se confirmó 
á ías antes' hechas desde el principio de la Iglesia , con 
que lo ^tuvLprpn las Metrópolis , nueve sufragáneas , que 
de esta maneca; refiere la Historia general del R^y Doq 
Alonso conviniendo con los demás autores -micstrós : El 
Arzobispado de Sevilla , que fué la primera Silla de ios 
Espatias : obedézcanle estos Obispados ^ é departámosles en esta 
¿tusa y &c. En que se debe reparar Ja palabra y que fué 



D£ LA CIUDAD DB SBVÍLLA, LIB. ti. 2^1 

ta primera Silla de las Espatías ; que no acaso expreso tan 
grave autoridad \ pero pasando á cómo gradúa los Ar- 
zobispados , pone el primero el de Itálica , y luego el 
Asidonia , Málaga , Éleberi , Astigi , Córdoba , Agabro, 
Tusi , faltando' en lo impreso el de Ilipa o Elepla , que 
es Niebla , pues remata : estos son los nueve Arzobispados 
que han de obedecer, al Arzobispo de Sevilla. 

£1 Obispado de Itálica acabó con la misma ciudad 
destruyéndola los Moros , cuyas ruinas Koy vemos con 
el engañoso nombre de Sevilla la Vieja» 

El de Asidonia , que es Medina-Sidonia , fue' , como 
se verá adelante y restaurado con traslación á Cádiz. 

£1 de Málaga y restaurado en su conquista y perma- 
nece sufragáneo á Sevilla. 

No asi el de Uiberis y que sostituido en Granada y ó 
ya sea la misma , y hecho Arzobispado , fue por los 
Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel exento y 
elevada 

£1 de Astigi y que es Ecija y pereció también con la 
cautividad y y hoy es título de Arcedianato en nuestra 
Catedral. 

£1 de Córdoba y conquistada antes que Sevilla , fué 
por San Fernando adjudicado á Toledo^ según perma- 
nece f aunque y como se verá en el año de 1 290 y el Ar- 
3;obispo Pon Garci Gutierres movia litigios para reco^ 
brarlo. 

; El de AgabrOy ó Cabra no solo no existe y pero se 
ye en distrito del Obispado de Córdoba , en que es tí-^ 
tttk> de Arcedianato* 

- ' El de Tussi^ que 'es Marros^ lo advertimos incluso 
<n ,el de Jacn y y en' cl Cabeza de Archiprestazgo. 

El de Ilipa y e Ilipla ó Elepla y que e$ Niebla y y no 
Peñaflor ' y como han sentido algunos , es también título 

f 1 Sqppfi It opiníoa del M. FI<^- . distante' de ella. Florez £ip. Sag. 

J^ fueron, diez las Iglesias sufraga- /orno 10, /^4í. 2. AleplaJSié Obispado^ 

neas ; el qual hace relación de estas donde ahora es Niebla : pero Ilipa 

iftismas, y añade Abdera (hoy Adra) m Lipula no son tal pucbk). M. Fío- 

tioccick&te de Almerá, siete leguaa xez»/0na ixdcki £jf.Sa¿.fá¿.^¡. 



\ 



íy4 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARliS 

de Arcedíanato en nuestra Iglesia ; con que de los nue-» 
ve Obispados antiguos solo el de Málaga permanece en 
su título y asiento 5 y el de Medina->Sidonia en el de 
Cádiz , en que la misma Medina es cabeza de Arcedla- 
nato y en que sin duda falta mucha parte de gloria á esta 
Metrópoli j y podemos imaginar justamente quejosos á 
sus primeros Prelados por Córdoba , Marros y Cabra, 
tan del todo ehagcnados ; pero el derecho de conquis- 
tadores , que tan justamente atendido fue por los Pon- 
tífices ,, en nuestros Reyes pudo hacer existir estas mu- 
danzas, con todo veremos en el citado año de i2po los 
intentos de reintegrarse en su derecho, y en el que pre-» 
tendían tener á la superioridad del Obispado de Jaén. 
Así comenzó á revivir esta Sede sin existencia de laá 
mas de sus antiguas sufragáneas, y con perdida de la 
de Córdoba ; y solo le hallo al principio subditos el 
Obispado de Silves , nuevamente erigido , á instancia del 
Rey Don Alonso con su conquista del Algarbe , y con 
el derecho de la antigua Sede de Osamva^ que fueV su- 
fragánea á la Metropolitana de Mcrlda en la Lusitániaj 
y el Obispado de Marruecos , cuyo principio dexo refe- 
rido en el año 1251 : como estos entraron en la obe-.. 
dlencia no es fácil averiguarlo , si que estaban en ellaj 
y permanecieron el de Marruecos casi hasta nuestros tIcm-> 
pos , en que cesó el uso de su provisión titular.! Y el d6 
Silves hasta mas de los tiempos del Rey Don Henri-J 
que in 5 de uno y otro Obispado y de sus Prelados con 
nuevas causas liare mención en otros años. En alguno^ 
papeles antiguos he leído que quando se trasladó á Co»h 
postela la Metropolitana antigua de Mcrlda llevando' al- 
gunas de sus sufragáneas , la de Lisboa , Osonova , y 
otras que lo eran de Merida, y estaban poseídas de los 
Moros , quedaron reservadas para la Metrópoli de Se- 
villa , para quando así esta como aquellas se conquista- 
sen. Y esta es una de ciertas resoluciones crbnotógitfas 
que corren Impresas en docto papel del Padre Fray Alonso 
Maldonado , y lo que afirma en uno suyo, de estas ma- 
terias Don Truph Maldonado mi tío (cuyos escritos cito 



DB LA aUDAD DE SEVILLA. LIB. It. 



*55 



en otros lugares) no he podido descubrir ej papel de 
Fr. Alonso para comprobar la cita > pero veo en pose- 
sión de Sevilla, y su Metrópoli la Sede sufragánea de Sil- 
ves , que sucedió á la de Osonova : bien que de la de 
Lisboa leo en la tercera parte de la Monarquía Lusita- 
na , que quando se recuperó de los Moros el año de 
1 1 47 , se sujetó á la Metrópoli de Braga , que acaso fu¿ 
por no subsistir la de Sevilla , á que estaba reservada, 
según la referida noticia ^^ que dexo en la autoridad , por* 
que la he referido^ 

1 2 Tiene la Sede Arzobispal , la Iglesia y la ciudad 
por principal Patrón al gloriosísimo San Isidoro ^ su an-^ 
tiguo Prelado , de tiempo inmemorial , y por taJ lo ce- 
lebra y puso en el lugar principal de su sello 5 y por 
tutelares al sagrado Rey y Mártir San Hermenegildo , y 
las Vírgenes y Mártires Santa Justa y Rufina , especiales 
abogadas del templo Catedral y de su torre : causa por 
que las pintan con ella entre las dos imágenes 5 refirién- 
dose por tradición , que en una borrasca grande ^ que en- 
tiendo fue la del año 1396 , se oyeron voces en el ayre 
(articuladas de demonios) que decian: derríbala y derribalai 
y que respondían otros : no, m podemos , que la guardan^ 
estas JustinÜla y Rufinilla. En que se les esfuerza la opi- 
nión de que en los cimientos de la torre escondieron 
los Moros y por quitarlas á la veneración de los Chris^ 
tianos ) la parte que de sus reliquias perseveraba en esta 
ciudad *. 



I Que estas Santas son Patronas 
de esta ciudad no hay duda. £1 que 
se pinten con la torre de la Santa 
Iglesia en medio de las doa Santas, 
por haberse declarado protectoras de 
ella, como asinusmo lo que se re- 
fiere en esto» Anales de los mila- 
gros ^e Dioa ha obrado por su in- 
tercesión en los diferentea terremo- 
tos , uracanes , y demás aflicciones 
que lia padecido Sevilla , es de lo 
que se na dudado: las razones y 
pruebas que hay en contra de seme- 



untes sucesos las ha demostrado Don 
Diego Alexandro de Galvez (de 
quien he hablado anteriormente) en 
una disertación , la qual leyó en la 
Real Academia de Buenas Letras de 
Sevilla en 2 1 de Mayo del año de 
177 1 : en ella se hace presente lo 
poco fundado que son estas opinio- 
nes ; cuya disertación se hallará al fin* 
de este tomo en las adiciones ; lo que 
hago por habérmela franqueado : &- 
vor que le debo entre otros mu- 
chos. 






%^6 AMALES ECLESIÁSTICOS V SfiCUtARCS 

BRA 1300 y ASO 1262. 

I Llamado el Rey de la Importancia de la guerra de 
los Moros, dice su Crónica en el año 1262^ ique he- 
cha general convocación , volvió á Sevilla , de que habla 
bien poco que se habla ausentado , y en el camino dio 
principio á la población de ViUa-Real , hoy Ciudad- 
Real , en el pueblo antes llamado Palacio de Don Gil, 
termino de Alarcos ; y baxando á Córdoba y á Sevilla, 
ínándó poner guarda en los castillos de la Frontera. Aquí 
estaba á 2 de Marzo , y en su compañía el Maestro E)o- 
mingo , electo Arzobispo de Toledo , á quien mandó que 
hiciese consagrar Obispos á Don Agustín de Osma , y 
á Don Pedro , eleao de Cuenca ; pero repliíó el de To- 
ledo , que no lo podia hacer en Sevilla sin consentimiento 
de su Arzobispo Don Remondo , al qual pidió , y el Rey 
que los consagrase en su Catedral con asistencia de ios 
Obispos de Segovia y Albarracin : y porque el acto no 
perjudicas^ al de Toledo , de cuya provincia eran , or-: 
denó el Rey que se declarase como habia sido por su 
mandado , y de conformidad de ui>o y otro Prelado 5 de 
que se hizo instrumento público , su fecha este día 2 de 
Marzo , que tiene original el archivo de nuestra Iglesia, 
con los «ellos del Rey y de los dos Arzobispos. **Roga- 
♦tmos (dice el Rey) á Maestre Domingo , electo de To- 
f Jedo , que ficiese consagrar en Sevilla á Don Agustín, 
f>eIecto de Osma , y á Don Pedro , electo de Cuenca, 
íiporque los habíamos menester para nuestro servicio: e si 
j^por aventura se fuesen á consagrar á Toledo ó otro lu- 
>ígar fuera de la provincia de Sevilla , no nos podria- 
Jarnos tan aina servir de ellos 5 c el electo nos rcspuso, 
f^quc si ploguícsc á Don Remondo , Arzobispo de Sevi- 
>ílla , que el plazie , y que lo otorgaba , que se consa- 
í^grasen : c Nos el Rey sobredicho rogamos al Arzobis- 
i^po sobredicho que los consagre con los Obispos de Se- 
jígovia y de Albarracin ; c que por esta consagración, 
>mon ganase nin perdiese la Eglesia. de Toledo nin la dc^^ 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIE. U. 257 

^Sevilla ningún derecho: en la otra,, ni en su provin- 
»KÍa , &c.r Y. así síc executo. . . . ' 

2 En Sevilla estaba también el Rey k 9 ác Junio, 
que concedió aquí franqueza de yantares á la Iglesia de 
Salamahca, qne eran las. comidas que se tributaban álos 
Reyes por las ciudades , á que conttibuia el Clero i y á 
1^ de Julio, según Ja data de otros á la Saata Iglesia 
de Toledo , y en el ínterin sus Embaxadores en Alema- 
nia y en Roiiia proseguían su pretensión al Imperio, á 
que habiendo pasado en persona el Ingles Ricardo , su 
competidor , con. la fuerza de las armas , y mejor (co- 
mo, escribe Juan Cuspiniano) con la del oro , iba cohe- 
chando las voluntades. Al Pontífice era Embaxador por 
nuestro Rey un Notario suyo , llamado Maestre Ro- 
dolfo, en tanto .que pasaban á autorizar, la negociación 
los Obispos de Osma y Cuenca ; que fue' la causa de 
abreviar su consagración. Refiere el estado de estas co- 
sas Dderico Reynaldo , y pone un Breve del Papa Ur- 
bano IV , dado en Viterbo á 17 de Abril de este año, 
en cuyo, contenido se advierte quan indeciso estaba lo 
tocante al Imperio : aquí á 30 de Noviembre el Infante. 
Don Luis , hermano del Rey , hizo donación á Don 
Garci Martínez su Ayo , de una casa de Molinos en el 
tío de Guadaira , que fue de Don Pedro Pérez, Chanci- 
ller de la Reyna Dona Jaana su madre ; y lo confirmó 
el . Rjey aquí iisimlsmo á 9 de Diciembre. 
» 

ERA I3OI ,AfiO 1263* 

I Una escritura del año 1 263 , citada de graves au- 
tores , referiré sobre . los Molinos arriba referidos , que 
donó d Infante Don Luís á su Ayo Don Garci Martí- 
nez: pleyteaban él mismo, y Don Garci Fernande?, Maesr 
tre de Alcántara , y Don Jufrc * de Loays^ , y Diejgo Fer- 
nandez Duque , su yerno , y comprometiéronse a 27 de 
Febrero en Don Rodrigo Esteban , Fernán Fernandez, y 
Don Dürant de Playftnpya ; Alcaldes mayores de esta 
-ciudad', que íwieptá^n el copjfMromisp ; e5tá:p^ginal en 

TOMO I. Kk 



258* ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECTJLARBS 

el archiva de la Santa Iglesia en una piel de pergaml-' 
no , y penden de ella tres sellos 5 el de Don Rodriga 
Esteban con sus armas ya referidas 5 el de Don Durant 
con una banda , y el otro á que no se distingue el bla-^ 
son: cítala Argote de Molina en el cap* 234xlcl lib. 2 
de la Nobleza de Andalucía en comprobación délas aro- 
mas de Don Rodrigo Esteban, y en sus elogios en id 
del mismo. 

2 Desde Sevilla pasando á Córdoba hizo el Rey Ja 
guerra á los Moros por Alcalá de Venzayde por ahora, 
sin mas efecto que talas y correrías , de que vuelto á 
esta ciudad envió á Don Nuíio González de Lara , y 
á Don Juan González , Maestre de Alcántara , á socor- 
rer á Matrera, y su Alcayde y Comendador Don Ale- 
mán 5 con qup no se perdió esta plaza de mucha conse^ 
quencia , que en lá Crónica impresa' se Ice con error 
Utrera , que se ha dimanado á otras Historias 5 pero 
Utrera , por este tiempo lugar abierto en diverso isitío 
del que hoy está , no tenia torre ni castillo , ni tocaba 
su defensa al Orden de Calatrava 5 Matrera sí , que era 
suya , y -su Comendador Don Alemán , quo sucedió al 
primero Don Espinel , como referí el año i^yy , la se- 
mejanza del nombre dio luear á la equivocación' de Im- 
prenta , que en exemplarés ae la Crónica manuscrita, muy 
antiguos , Matrera se lee , y no Utrera. 

3 Aquí á primero de Febrero otorgó el Rey poder á 
Don Martin , Obispo de Jaén , Don García , Obispo de 
Silves , el Maestro Juan Alonso ^ Arcediano de Santiago, 
y el Maestro Rodolfo de Podio, que envió por Embaxado- 
Tés al Pontífice sobre los negocios del Imperio : refiérelo 
Oderíco Reynaldo. Mandó el Pontífice que al Rey y á 
sil competidor Ricardo se diese en su dataria títulos de 
ileycs de Romanos 5 notable modo dé contentar á aíii- 
bos. Y pone tí míshío Oderico una carta del Pontífice 
<íe 21 dé Agosto , en que ensalza al Rey con grandes 
alabanzas , y pondera por muy digno de ellas el in- 
tento qütí'le habla comunicado' de elegir sepultura eti 
la Iglesia' de Cádiz y cuy<>s' mo«**os» el mismo PontííScc 



DE XA CIUDAD DE SEVILLA. LTB. IT. JjP 

recopila : ''Porque (dice) en la isla de Cádiz , en la 
>9qual , según dicen , hay puerto de mar cómodo y tran- 
nquilo para la disposición del mar Mediterráneo , sea 
Mmuy infesta al mar de África y y pueda ser puesta á 
jylos fieles para su conquista , si se lltíha mucho de ha- 
Mbitadores Christianos , considerando tú ( habla con nues- 
Mtro Rey) prudentemente esto, como Príncipe fideh'si- 
wmo 5 porque tu clara memoria , después que hubieres 
>Klescansado en el Señor , anime é induzga á los Reyes 
jHjue te sucedieren, á la guarda y aumento del mismo 
nlugar ; y por eso los pueolós fieles de mejor gana elijan 
>»el habitarlo: has elegido con piadosa y prudente delibera- 
9>cion sepultura en la Santa Iglesia de Santa Cruz , que en 
nía misma isla en el lugar llamado Cádiz haces fabricar de 
ornara villosa 'obra , &c/' En que se ve que Cádiz estaba 
en poder de Christianos , y edificaba el Rey su Iglesia 
con designio de enterrarse en ella. 

4 Debíase de haber renovado la diferencia entre nues- 
tro Rey y y el de Portugal su yerno , sobre el Algarbe^ 
y tratábase de componer de nuevo y porque ^stc año etl 
Sevilla nuestro Rey á 20 de Abril dio su poder á Don Pe- 
lai Pérez , Maestre de Santiago; á Don Martin Nuñez, 
Maestre del Temple eh España ; á Don Alonso García, 
Adelantado de Murcia ; á Don Fernando , Dean de Bra- 

fL , su Notario 5 y á Maestre Fernando , Arcediano de 
cyna (Prebendado , Dignidad de nuestra Santa Iglesia), 
que pone á la letra Fray Antonio Brandaon en la quarta 
parte de la Monarquía Lusitana , en cuyo tenor : ^E da- 
timos (dice) á esos nuestros Procuradores é nuestros Per- 
>>soneros cumplidamente nuestro poder , que puedan en 
♦muestro nombre , c' en nuestra voz -trataír , y poner, y 
infirmar. con Don Alonso , Rey de Portugal, aven\enza, 
>>ií.p4z , cz,nÍQx\ así sóbrelos castillos y tierra del A.!- 
iigarbe , &c.*' Cuyos ajustes excedieron el termino de este 
año , y los mencionare en los siguientes. 

J Habfansq; ausentado muchos de los primeros pobla- 
dores dé Sevilla, y dexado yeripas sus ca^is i qiie el Rey 
mandó reconociesen Mjtestre Fernando García , Arcedla* 

Kk2 



26o ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECTIL AKBS 

no de Sevilla ^ Garci Pérez , Alcalde mayor , y Juan , E$-< 
cribano 5 y que puestas en lista , las diesen a otros bue^ 
nos pobladores > lo quai asi hicieron ; y una de las dadas 
de nueyo por su mano fue a Don Bernardo y Ocrigo- 
deí Rey , que se las confirmó estando raqui Viernespá i^t 
de Julio 5 y la narrativa del privilegio , . ^ué cstíít origi^ 
nal en el archivo de la Santa Iglesia , así lo contienen 
••Porque fallamos (dice) que la noble ciudad de Sevilla 
»ise despoblaba, y se derrivaba , y. se destruía, en mu- 
i^has c&sas por .culpa de aquellos ¿ quiea fueron da-r 
fidas, e por los ornes que las tenían yermas, ¿mal pa* 
•>tadas.'* 

£RA 1302. AÑO 1264. 

I m 

X Los tratados, comenzados ton Pojtugal el ano aate-»^ 
tior , ca este tuvieron efecto 5 demarcátorisé los términos 
al Algarbe , y quedó por el Portugués : X^on .obrigafoon. 
(dice el autor de la Monarquía Lusitana) di acudir al 
Ifley seu sogro con cincoenta Janeas , quando fuese para esso 
requerido^ .&c.^ La data de esta escritura es en .Sevilla, 
á 5 de Junio de este ano$ y en la mistaa á ,íp de Se- 
tiembre renuntió nuestro Rey al Portugués ' otros : dere^ 
chos en la mi^ma razón , y alzó los homenages á los ca* 
balleros que en ^u nombre teoian los castillos dd Al-^ 
g^rbü , que $e dieron i otros en tercería , en canteo que 
el Portugués cumplia los capítulos á. que. jquedaba obligan 
do. Y advieijte el Ctonista Portugués, que el jfeudo de 
laá cincuenta lanzas era^ solo por la vida -de'^Jbuestró Rey^f 
¿ quien por ésta causa Don Juan de Ayoin ,. y su hijo 
JDon Pedro Apnps Pconel , cabaUeíos Portugueses , ha-v 
^ianí prc^tadp homcnagcsí^ ,. -^ , -r- i • : r:: orj -t 

' , I H^ al^na variedad y mas bten, quo en virtud de convento que 

¿¿liltacion' e¿ la ñtstbr&'IPortirgúesa hícíéroxi estos^cdifniáionaÜos , fiií iiná' 

^el F. Bnmdaon, oon- el objeto de de las condiaéfaes la-ceslony ebtn^' 

obscurecer los hechps verídicos de gadelreyno de. ^garbfe : otr^as.Tar. 

nuestras. H|sito^| . £1 . jV^arques . de rías posaa .se. puedoii , trer . en las Me- 

Moodciár' máhinesti la causa de esta inorías dé ^éste' Rcv cjél Wrqu^ d^ 

guerra ; y i¿ibiisn)ó ícfA die&ctos de Mondejar^ ¿esdt n^ '^ág/ ^4 iil&bi 

fa-tíiscoriit^Qauguesa/vix)!!») taioh U 79. . ' .' t> . .üi 



. !2 Habíase perdido la. ciudad de' Xeréz , aunque glorío ^ 
sámente defendida pbr su Alcáyde Gatcl Gómez Carri- 
llo d ano 1261 , y recuperóla el Rey este de 1264 , en- 
ttad^^ por iueczia.á^ 9 de Octubirc ., dia de San Mateo, 
íegunL afirma ^l Eadre Martín de Roa ; su erudito Histo- 
xiador : consagxé su Mezquita principal , erigiéndola Co-> 
le^Iycon título de San Salvador , con iin Abad, que 
el primero se llamó Don Fernán Domínguez , y diez Ca- 
nónigos , según consta de papeles de nuestra Santa Igle- 
sia , en' que ei de^casi éste tiempo el título de Arcediano 
dei Xerez , que se sostmiyó al do Cádiz. No habla sa- 
lido el Rey á su empresa á 15 de Julio , que estaba en 
Sevilla , dia en que dio unas casas en ella á Maestre Ca- 
talán su Físico. Pasaron á poblar á Xerez muchos nobles 
Sevillanos ; el principal que quedó por Alcayde de su Alca- 
zar Don Alvarfañez , cuyo Repartimiento en Sevilla cerca 
de Sanjuan dé Alficachediara con su nombre. Tuviéronlo 
en Xerez Don Rodrigo Esteban , y Alonso Díaz , nuestros 
Alcaldes mayores j y entendió en hacerlo con Don Alonso 
el Niño4 i hijo del Rey {Don Gonzalo Vicente , también 
nue^tno Alcaide, .mayor ^ todo consta asi de sus. exem- 
piares^ que corren impresos de campos y casas. Reco- 
bráronse lúegOi tanü^ien Rota , Bejei , Medina-Sidoniá , el 
Puerto de 5anta María , Arcos y Lebrija , con toda la 
otra .tierra de. aquella parte. que antes se juzgaba se ha- 
bla siibtleTad0>v^pn:4ue se^dilató el Arzobispaao de Sevi*- 
ÜZj á quifin.pertcneciá , cuyo' Arzobispo Don Remondo 
^stc a|io autorizando. ius cuegos con . los del Rey , soli- 
citaba del Pontífice la restitución de los antiguos dere- 
chcte de su. Iglesia. Los qualer (dice Oderico Reynaldo) 






< -y f r.¡ '.JE&A: rgO^;. A#Í0. I265« ' í 

t ; . ,.{ • ... 

... I .. Estaba en Sevilla .el Rqy á 27 de Enero del año de 
lafif.^'.coina'ipaísdcjde data.de privilegio^ en que oonfí]^-' 
niá'dtws ddiMbnascériadd^BehavidjejSí , .y daban ¿ hacer 
bueodr jdfootc^ contra los Motos ; 'sazoá muv abcopósirof 



201 AKALC; BCti^ASTIOOS Y SECITLAILBS/ 

por haber discordias .civU¿s fcntre cUos y desavenidos "ios 
Señores de Málaga, Guadix y otro^ lugares , que se noniT- 
braban Arrayaces con el Rey de Granada ; porque esté 
I>abia traído soldados auxiliares de la África, dequie^^ 
nes hablan recibido muchos agravios. Campeó en su con^' 
tra el Rey $ y atento el Granadino á su conservación , le 
concedió ventajosos partidos \ con que se negoció la paz, 
que otorgada , quedando por un año los dichos Arraya- 
ces en su patrocinio para en el disponer su ajuste , lle- 
vó el excrcito al rcyno de Murcia contra los Motos del: 
que presto allanó 5 con qufc. estaba ya en Córdoba Mar- 
tes a 8 de Julio, en que concedió al Orden del Hospi-^ 
tal de San Juan de Jerusalen , que su demanda de li- 
mosnas pudiese discurrir libremente por estos reynos : asi: 
consta ,de su privilegio, que tengo .sapado pbr elMaes^ 
tro Ambrosio de Morales. v 

2 Miércoles 28 de Setiembre estaba, el Rey en Xe-^ 
rez de la Frontera, como parece de una carta plomada 
que allí despachó , confirmando división de términos , que 
se habla hecho entre el Arzobispo de Sevüjía.Don iRe^^- 
mondo , y Don Fray Juan , electo nuevamente Obispo* 
de Cádiz : qual esta fue dirá su tenor , sacado del ori« 
ginal que tiene nuestra Santa Iglesia en su archivx). 

^^ Sepan quantos esta carta vieren , como Nos Don 
n Alfonso , &c. otorgamos , que el, Arzobispo^ de Sevilla, * 
My eí Dean , y los Arcedianos , y las pQrsoiías<Vy los* 
99Calonees de ese mesmó logat fizleren* avenencia con 
Mpray luan Martínez , electa de« Cádiz , ante Nos por sí, 
9>y por el Cabildo de Sevilla , sobre razón de - su CH^is* 
99pado $ porque ambas las partes nos rogaron que les die- 
9«emos ende nuestras cartas, que catase;^, como fue puesto 
>9ante Nos , obimoslo por bien de lo mandar escrivir aquí; 
yy¿ la avenencia quo'fízieron es[ esta ¡que finque al electo 
99para el su Obispado de Cádiz , y toda la isla , y todo 

filo que es allende Guadalaque , fata, ó.entra Guadia« 

Men la mar , salvó ende , que;.uya.la£glef^a. de 'Sevilla 
r»Matrera , e lo al. qub á laOrden de Calátriüte ,. atiende 
jydc aquello que labravan los Vezinosde Arcos, aiknde 



0C LA aUDAD DE SEVILLA. LIE* XU té^ 

»GuadaIaque y yendo L^i... de la villa. Dada en Xcrez: 
9KÍ Rey io oíandó Miércoles xxii). éi^ andados de Se- 
ptiembre , Era de M. CCXX c 111. años : Velas Gómez 
nlafí2x>.^ 

3 Erieíase el Obispado de Cádiz con el. derecho del 
aociguo de Asidonía , sufragánieo á Sevilla y cuyo Arzo- 
bispo Don Remondo , y sa Dean y Cabildo grandemente 
lo repugnaban. Fue Don Fray Juan Martínez su primer 
Obispó , no confíraiado por la Sede Apostólica en algu-* 
nos . años , según se verifica de durarle el titulo electo 
en las Confirmaciones de privilegios, que le comienza de 
lod qué yó he visto en el presente y y haré : una breve 
memoria de sus sucesores y como espero hacerla en las 
demás Iglesias sufragáneas. 

. Fue Dotí Fray Juan de la Orden de San-^ Francisco^ 
y ' dura ;su ^tombre eri las ' Historias y y ¿n iGonfírmacio^ 
nes de privilegios ^hasta el año de i^^Sv^ y suena' vaga 
la Iglesia de* Cádiz en los de 1279 y r i8o ^ y por no 
alargarnK en él y en sus sucesores con citas de privile- 
giosi^ advierto <fnc son los mismos de qoe pata los Ar* 
zobi^poS'de Sevilla, y para f particulares de su Historia 
me iré valiendo eti^^csroi Anales. £1 Padife.Br. Gregorio 
de Ai^aez, en sút Teatro Monástico dice^, que fiíe Don 
Fn Juan Maninez promovido á Obispo de la Guardia» 

Eni el año de 128 1 se halla memorial 4e Don Fer-* 
naiufo y Obispa ' de Cádiz y que según escvlbe Gerónimo 
de Zurita , se halló á 7 de Marzo con el Rey Don 
Alonsí^ el Sabio'eur vistas cÓA «I Rey de'Airigon en el 
lugar de Campillo. 

Sucedióle Don ^ero y que en algunos prlvil^Ios se 
llama Maestre Suero desde el año la^^ al de ta^o^ y 
suena vaga la Iglesia eh el* de V291. u . * i. ^ : : 

Pon Fr« Rod]<i|K> en^iel de la^t hasta tfdo 11^ en- 
tiendo haber sido d que se halla antes Obispo de Mar-f 
ruceos y y consiguientemente de la Orden de Satt Irán- 
cisco. Don Ant<m y en el afto de la^ y y vaga en eí 
mismo ano. 

Eb d aa>t<|r MP7 Don Fr. íúzín /qué con otros Pro- 






4^4 ANAMS JECLBSIASTICQS V SECULARES 

curadores de esta ciudad ii.negocioi de ella paso á la 
Corte dd Rey Don Fernando ei IV j como referiré en 
aquel año. 

Don Fr, Pedro , que no averiguo á que' Religión 
pertenece ^ duró desde el ano de. 1300 hasta el de 1329; 
y en su tiempo su Iglesia tecibio , muchos Benefíados ác^ 
la nuestra, que repetiré en sus: tiempos. . ; '. < I 

Don Bartolomé desde el año de 1331 hasta el de 
1546. Hallóse en el cerco de Algécira; y declarada .por 
de su Diócesis , se intituló ObispO'deGad^zy.de Algew 
cira , como sus sucesores. 

Don Sancho envió su Procurador al Concilio Provine 

clal que celebró en , SeviUa su Arzobispo Don Ñuño el 

año de 1252 ; pasa su memoria del de 1254./ » •- 

- DonlFrr-^Gonzalo Oonitakz ^...dc. ia Ocdea tleiSan 

francisco, desde xíl anío d<í 1367 hasta cl< de 1379; 

Don Fr. Juá:n en el. mismo ano de i374>. ií : : 

Don Fr* Rodrigo desde el año de 1.395. * I 

Don Fr. Juan en el año de 1403 , ddsde eLquai se^ 
guixe en.io mas de sus su<iesore$, ol C3i:álogo ique; de los 
Obispos de Cádiz se lee w el Teatro. Monástico fié la 
íctica del P. ir. . Gregorio de AcgaC2i^, r^ú j;'; / /:♦' i\r 

Don Fr^ Atónso eh el año de í 409 : ,no leo.'de^ quH 
Religión era. Hallóse en el año de 141 2 en d Concilio 
Provincial que celebró en Sevilla el Pattiatca Adminis- 
trador perpetuo PonAJonso de :Egéa :. dux^ ^ meiúoria 
(en el añí) dr 1420. ; . ~ . ; ,' . ? /» 

. Don Juan .gobejrtaha d ^ño de 1428 : díceáe que ce- 
lebró Sínodo en el de 1433. 

Don Fr. Juan dd Torquemada . de la Orden de Santo 
Domingo , jCwdencJ'^del títiUo de San Sixto : era Oft)i$po 
por el año de 1441 ,. jsegua'^í refe/ido. Padnc Argacz. . 
. . Don Qoteadíi' -Y epegas .obispaba en ¿I ^rx9 de 1 448, 
y. duraba en el de 1471 , se^n el mismo autoic. ! .'i 

Don Pedro Fernandez de; Solís le habla sucedido en 

fl de 1473 -go^secív «I AiiPbispadp.de.. Sevilla ppr tí 

Cardenal Don Pedro González de Aicndoza^ ., - i . .i 
r Olivero vQt|isp9,í;§abiní?isft, y dfsjftiefe de. Hastia, 



DE LA CIITDAD DE SEVILLA. LIB, |T. í6^ 

Canlenal de Nápolcs : fue (dice el Padre Argaez) nom^ 
brado Administrador perpetuo del CH)ispado de Cádiz, 
aíio de 1 501.' . ' 

. Don l^edro Alcolt¡s^y Catdeinal Anconitano , del título 
de San Eusebio ^ Administrador perpetuo por el ano de 
1525 ; consta de papeles del archivo de lá Iglesia. 

Don Martin Alpizcueta Navarro , Colegial de San 
Sartoiome de Salamanca , presentado por el Emperador 
Carlos V y no ai^eptó. Era Canónigo de Ronc^svulles, y 
Magistral de Cuenca. ^ 

Dbn Gerónimo 'Tcódoío ^ natural de Surbi, por e! 
de 1527, asistió en el Concilio de Trento por el ano de 
1546 y 1547. 

Don Martin Gaseo, Maestrescuela de. la Iglesia de 
Sevilla , Embaxádor de . Roma , isxtraordinario , y Fuci- 
dador del Colegio de la Magdalena en Salamanca : n6 
tomó la posesión. 

,Don Garda de Haro y Sotomayor desde 15^7 hasta 
1 586 , fue promovido á Málaga. ', 

/Don Antonio Zapata desde 1587 hasta. 15^5, fue. pro^ 
movido á Pamplona. 

Don MaximiUafio de Austria deide^ 1597 hasta 1^02, 
fue promovido á Santiago. 
* Don Gómez Süarez de Flguiroa desde X 603 has^ta 1 5x2. 
' • Don Juan de Cuenca desde- 1 6 x,^ hasta X523. 

Don Fí: Plátído Pacheco , de la Orden de San Be- 
nito^ fue promovido: á PlaSeucia el, ano de í^p* 

^ Don Fr. Domingo Gano-, de la Orden de Santo Do- 
mingo j desde el año de X633 hasta el de 1539. 

Don Fr. Juan Dionisio Portocarrero , de la Orden de 
&n Juan , hasta el año de . 1540. 
j:> Don Ir. Francisco Guorra , de h Orden de S. :Fx3Uí- 
cisco.;, desde el alio át 1642 hasta el de' i6i6 ^' w^<¡^e 
fue' : promovido á Píasepcia. 

Don Fernando de Quesada y natural de Sevilla , hijo 
de Dqtl Gómez de Quesada , descendiente de la Casa de 
los Señores de Garcies , varón de relevante talento y pru- 
dencia : fue' Canónigo y Arcediano de Niebla en, nues-« 

TOMO I. Ll 



%6Ó ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

tea Santa Iglesia 5 y la gobernó algunas vecéis Provisor, 
y dotó algunas fiestas y memorias ilustres : fue en Cádiz 
muy estimado por su gobierno y prendas , y t?uvo la 
Silla desde el ano de 1557 ^^taél ác^.ióói y que mu* 
rió en ella. , - » ' 

Don Fr. Alonso Pérez de Ahumada , Monge de San 
Benito j de la Congregación del Cister , Obispa de Al- 
mería , de que saliendo para Cádiz , de que ya se ha* 
bia tomado posesión en su nombre , lo previnp la muerte 
en el año de 1563. 

Don Fr. Alonso Vázquez de Toledo , de la Orden 
4e San Francisco , desde el año de ¿664 hasta el de 1157 2. 

Don Diego del Castrillo ^ que de Canónigo de nues- 
tra Santa Iglesia de Sevilla, sus méritos y letras lo lle- 
varon á Roma á Auditor de la Sacra Rota , en que le 
halló la presentación de la Iglesia de Cádiz 5 y viniendo 
á ella fue detenido prisionero en Francia hasta el año 
jde i6j^ , en que libre llegó i su residencia 5 esperán- 
dole dignamente mayores aumentos , que ya comienza á 
tener este de 1676 con el Arzobispado de Zaragoza ^. 

BiiA I3Ó4« ANO 1266;* 

1 Estaba el Rey en Sevilla por el mes de Enero del 
año 1266 j y venia á su llamamiento Don Sancho , In- 
fante de Aragón , sü cuñado, hermano de lá Rey na Doña 
Violante , Arzobispo de Toledo , á qui^i sobre la en- 
trada con cruz Primacial , que intentaba , hizo nuestro 
Arzobispo Don Remondo iguales protestas y requeri- 
mientos que los que quedan escritos el de 1660 , hechos 
á otro Don Sancho , su antecesor , hermano de nuestro 
Rey; y aun se pasó ahora á mayores demostraciones 
^obr& impedirlo : compúsolos el Rey , en que el de To- 
ledo hiciese declaración igual á la que se hizo por su an- 

I En k ob^a que escribió d pone la serie de los Obispos de esjta 

Padre Fr. Gerónimo de la Concep- ciudad ; 7 en los primeros hay 'graa 

eion , que se intitula Emporio, del diferencia i los que aquí se refie- 

' mrte Cádiz en la pág. 533» <¿p- 8> 'en. 




DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. If. l6j 

tecesor el ano de 1260 , que en el referí 5 la qual á la 
letra se insertó en la de ahora , otorgada en Camas , al- 
dea del Alxarafe , Miércoles ip de Enero , que está ori- 
ginal en el archivo de la Santa Iglesia. Estos dos Arzo- 
bispos de un mismo nombre han dado hartas equivoca- 
ciones á las Historias , teniéndolos algunos por uno mis- 
mo. Ya está bien clara la distinción. Al de Aragón cuenta 
por su insigne bienhechor el Convento de nuestra Se** 
ñora de la Merced de esta ciudad , aunque equivocan^ 
dolo en el tiempo con el otro Don Sancho , Infante de 
Castilla , su antecesor 5 pero controvierten mucho la Re- 
ligión de la Merced , y la de la Trinidad , sobre á quál 
pertenece este héroe ; que haber sido Religioso de una 
de las dos es sin duda ^ de quál se lee muy dudoso. 
Cada parte alega testimonios de autores y de instrumen- 
tos para ser suyo : no me toca decidir , ni es fácil $ pues 
no se puede apoyar , sin dar por falsificados los instru- 
mentos de una u otra ; cosa poco conforme á mi estilo, 
quando precisamente no mé incumbe. Debió de pasar di 
Rey muy luego al rey no de Murcia , en que su Crónica 
refiere estuvo lo mas de este año > pero se engañó en 
tan larga ausencia $ porque á4yi5yiSde Mayo es« 
taba en Sevilla , como se verifica de privilegios conce- 
didos á la Ciudad de Murcia , que se citan e insertan 
en su Historia del Licenciado Francisco Cáscales , en que 
hay otro también de 5 de Junio : así se pudieran contar 
los pasos á los Reyes muy en beneficio de la puntua- 
lidad Cronológica , si hubiese abundancia de " semejantes 
instrumentos. También á 7 de Julio estaba en Sevilla, 
según hallo de un privilegio que de su original copió 
el Maestre Ambrosio de Morales, otorgado al. Concejo 
de Lorca , de ciertas franquezas de diezmos y derechos 
Reales : olvidan nuestras Historias este año una gran in- 
vasión de los Moros de África , que dio mucho cuida- 
do al Rey Don Alonso : escríbela en la quinta parte de 
la Monarquía Lusitana Fr. Francisco Brandaon , con oca- 
sión de referir gran socorro , que hizo para este aprieto 
el Rey Don Alonso de Portugal i nuestro R^y , su su&« 

LI2 



268 ANALES BCLESIASTICOS Y SECULARES 

gro. **Hc poís de saber (son sus palabras Portuguesas) 
>íquc no anno de 1 266 se vio el Rey Don Alfonso Sabio 
nmuy apertado d'os Mouros, asi Espanhoes, como Afri- 
9H:anos y que nesa ocasión pasaraoun á £spanha , y pu- 
9iseraoun en grande aperto os reynos de Castella , &c/* 
Y que envió el Portugués con este socorro á su hijo el 
Infante Don Díonis y nieto de nuestro Rey , aunque era 
solo de quatro años y medio ; circunstancia que hace lo 
demás poco creíble , aunque lo apoya con escritura de 
este ano , que acaso tiene errada la fecha. 

^ Hallándose el Rey Don Alonso en Sevilla ' á 1 2 de 
Marzo otorgo instrumento de capítulos matrimoniales del 
Infante Don Manuel ^ su hermano , y Don Alonso Ma- 
nuel y hijo del Infante y y de sa primera muger la In- 
fanta Doña Costanza de Aragón con Doña Costanza y 
Doña Guillerma , hijas de Don Gastón y Doña Amara, 
Vizcondes de Bearne : pone el instrumento entero en 
lengua Latina Pedro Marcha en el cap. 12 del lib. 7 
de su Historia de Bearne : no tuvieron efecto estos ma- 
trimonios ; pero ni es incuriosa su noticia. La misma 
Doña Guillerma estuvo después capitulada con el Infante 
Don Sancho y hijo dd Rey $ asimismo sin efecto. % 

2 Aunque sobre los términos del Obispado y que el 
Rey insistía en poner en Cádiz se habia hecho la ave^ 
nencia referida el ano pasado y en este en' Roma se es- 
forzaba d Arzobispo X>on Remondo y y el Dean y Ca- 
bildo á contradecir su conñrmadon y que soKcitada vi- 
[vamente por d Rey , consiguió , según Oderico Rey- 
naldo y que el Pontífice Qemente V cometiese este ne- 
gocio al Obispo de Avila y que al fin hubo de efeauar 
lo que el Rey quiso. 

ERA 1305. AjRo 1267» 

I En este año señala la Crónica y que el Rey pidió 
al de Francia San Luis su hija Doña Blanca para esposa 
del Infante Don Fernando j pero que estaba tratado mu- 
cho antes se verifica de la dispensación del mucho déu-* 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA. Ll£. H. 26p 

do que intervenia , dada por Enero del uño tió^ por 
el Pontífice Urbano IV , segundo de su pontificado , se- 
gún escriben los Santamartas en la Historia de la Casa 
Real de Francia. Discurrió el Rey por diversas partes^ 
según fechas de privilegios , y hallábase en Badajoz á i6 
de Febrero , en que otorgó instrumentos , qlie pone en* 
teros Fr. Antonia Brandaon en la quarta parte de la 
Monarquía Lusitana , lib. 15, cap. 33 , en que alzó al 
Rey de Portugal Don Alonso , y su hijo el Infantd Don 
Dionis , nieto por su madre de nuestro Rey , el reco- 
nocimiento de cincuenta lanzas, con que eran obligados 
á servirlo por el Algarbe $ y mandó á algunos caballcr 
ros que tenian en tercería castillos de aquella parte^, que 
se los entregasen» Que da luz^ á lo que queda escrito ea 
el año 1264 , y la miicha<}ue en esto faka en nuestras 
Historias , en la que se debe á las Portuguesas et% íñst Ai« 
mentos citados é insertos en ellas. Luego salió el Rey 
de Badajoz , y estaba con su Corte en Sevilla á princi-* 
pío 4c Junio y que vino á ella síi cuñado Doi> Sancho, 
Arzobispo «de Toledo , el qual ^ no obstante las concor-^ 
días anteriores que referí el año próximO' pasado ,. quiso 
romperlas entrando con fa cruzr Primacial y á que se opuso 
BuestrO' Arzobispo con tantos lances^ que Ifegó á poner 
entredicho eti la Corte , en que al ñn se tomó tempe*- 
lamento en que el Infante otra vez renunciase el que 
hubiese pensólo aidquirir ^^ y que de- ello se 'Otorgase Ins* 
trumento público y que se íixmó aquí á primero de Julio, el 
que refiere el intento y y prosigue : *E porque el Arzobis- 
npo de Sevilla se tenia por agraviado de esto , c N^ norr 
^queremos dexar por ende de usar de esto que te^mos^ 
nquc ck nuestro derecho y puso entredicho en la ciudad 
fíde Sevilla ^ ¿ el Rey queriendo partir esta desavenencia: 
f^entre nos y el Arzobispo sobredicho y. rogamos muy afín- 
»H:adamente e munchas veces quel nos quel diésemos núes- 
>9tra carta , que por esta nuestra venida , nin^ por ^«sta 
^muestra entrada non perdiese nin menguase la .%lesía 
>9de Sevilla nin la de Toledo y mas que ñncase i cada 
29una su derecho. Ende Nos por las oras y ci servicia 



270 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Mque se feze en la Eglesía de Sevilla por el alma del 
i>honrado y muy noble Rey Don Fernando , que yaze hi, 
jjnon sp perdiesen , c por el ruego del muy alto c muy 
«noble Rey Don Alfonso , nuestro cuñado , otorgamos 
ííá la Eglesía. de Sevilla , que por esta nuestra venida, 
«nin por esta nuestra entrada y morada que fizíemos c 
9ifazemos con la cruz en Sevilla ó en su Arzobispado 
íinon pierda la Eglesia de Sevilla su derecho en ninguna 
«cosa , nin la Eglesia de Toledo el suyo , &c.'' Tan 
gallardamente el Arzqbispo Dqn Remondo defendía la 
autoridad de su Iglesia. 

2 Continuó el Rey todo el verano en Sevilla 5 certí- 
fícanlo varias fechas de privilegios. A 14 de Agosto 
m?indó aquí á los Alcakldes de Astprga , que . no cobrasen 
portazgo á los escolaros del. estudio de Salamanca $ y á 
^4 de Setiembre dio aquí la villa de Estepa al Orden 
de Santiago ; á 6 de Noviembre habla pasado á Villa* 
Real , desde donde socorrió á Alvar Yañez , Alcayde de 
Xerez de la Frontera , con quarenta caballeros que guar- 
dasen sus quatro puertas, los quales llevó Pedro dóiMet^ 
gar $ y á 1 3 del mismo mes los habia seguido ya , y 
estaba en Xerez y dia en que allí dio á los Religiosos de 
Santo Domingo el sitio en que fundaron y en que per*' 
manece su Convento á la puerta de Sevilla. , 

EKA 1306. AÑO 1268. 

• 

I En el año 1285 cuenta la Crónica del Rey y las 
Historias todas las solemnísimas bodas del Infiante Don 
Fernando con Doña Blanca de Francia y en que estuvo 
tan magnífico nuestro Rey ; no señalan el tiempo ' , pero 
á 8 de Marzo estaba en Xerez de la Frontera y donde 
despachó im mandamiento á sus Merinos de Castilla so- 
bre pleytos del Monasterio de Husillos 5 y en la mis- 
ma a 26 de Octubre y como parece de la fecha de pri- 

X El Manques de Mondejar di- aponen este matriitionío el año de 
ce : mSc engaño la Crónica y todos »,i268. Fueron los Embaxadores i 
^nuestros escritores siguiéndola , que ^Francia el año de 1266 » y so el 



1>B lA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. II* 27 1 

vilegio que dio á los quarcnta caballeros refer idos el año 
pasado, en que los mandó heredad de casas y campos. 
Esplendidísimas fueron estas bodas, y de tan gran dispen- 
dio á las rentas Reales', ya exhaustas , que causé' notable 
alteración en Jos pueblos , y fue' una de las causas que 
los Infantes y Ricos Ornes alegaron en la culpa que aí 
Rey y á su exceso de magnanimidad pródiga ponían en 
las alteraciones siguientes. Armó el Rey caballero al In^ 
fante desposado , y haciendo que el mismo diese la Or^ 
den de Caballería á otros Príncipes ( que fueron muchos 
y grandes los presentes); y habiendo de ser uno el In- 
fante Don Sancho , la magnanimidad altanera de este Prín- 
cipe se rehuyó á recibir Caballería de siv hermano ; cir- 
cunstancia presaga de la altivez de su ánimo, impaciente dé 
haber nacido por segundo inferior. La Crónica del Rey^ 
pone al tiempo do estas bodas la venida de ía ' Empera* 
triz de Grecia/ , que dexó escrita en el año de 12545 
referíla en él por Memorias que tengo por mas segurasj 
y en la misma Crónica se advierte , que aquel suceso 
fue antes de la eleccílon del Rey al Imperio , que perte- 
neció al año de 1 2 5 5 5 y como los sucesos principales 
están en la Crónica- tan fuera de la puntualidad cronoló- 
gica , no es mucho que se dislocase en ella este» 

2 El Convento de San Francisco de esta ciudad , dice 
el Padre Fr^ Francisco de Roxas en los Anales de esta 
Religión, que comenzaron este año á habitar susRelí^ 
giosos en er sitio que permanece , que era Palacio del 
Rcv Don Alonso el Sabio. Su existencia desde que le 
dieron principio los Religiosos que con San Fernando se 
hallaron en la conquista de esta ciudad . queda supuesta 
«n el año de 1249 5 puede dudarse qual fue sü primer 
9itio , aumque - algan<>s sienten , que donde está ahofa el 

„de 126^. El Infante había nacido „dc 1269." Justifica lo dícKo con 

„ánt^ de 22 de Enero del año de documentos que copla , que se iia« 

,,1256, aeguii se níónlfiesta pot el liaban en el tesoro 6 archivó Real de 

^privilegio dado en Vitoria en favor Francia. Mondejar, ii^,4 í V.g 8 , r. 2 66. 
„de Sevilla , y por consiguiente no i De esta Emperatriz se ha ha- 

^cumplía los catorce años hasta el blado en la neta de la pig. 208. 



272 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

de nuestra Señora del Carmen , en que no hay repug-^ 
rancia ; pero en que recíprocamente trocasen sitio unos 
y otros , como dken , hay entera incertidumbre. No vi- 
nieron ios Carmelitas á Andalucía ni á Sevilla hasta ade-« 
lante del año de 13 jo, y na fundaron en esta ciudad 
hasta el de 1558 , como en el se escribirá , y así no 
pudo haber tal trueco. Fue siempre este Convento nu- 
meroso en familia , grande , y suntuoso en edificio , iih 
signe en estimación , como se irá repitiendo en otros lu« 
gares , según las ocasiones lo, ofrecieron á la noticia. 
Veremos hospedado en el al Infante Don Sancho los 
años siguientes , y por estos en que vamos se hallan mu«- 
chos Legados pios en testamentos para las obras de los 
Conventos de^ San. Francisco ,» Santo Domingo, la Santí- 
^ma Trinidiad , nudstra Señofa de la Merced , San Be-? 
hito d^ Silos , San Clemente , Santa Clara , San Lean* 
dro , que de todos prueban la existencia , y cómo se 
proseguían sus edificios y templos ayudados de la pie- 
4a4 <& los ñcks. 

. ERA ÍI307. AÍO 1269». 

I Cuenta la Crónica del Rey en el aSa de.ritf^^ 
que habiendo venido á Sevilla , por el rezeb. en que le 
ponían ios movimientos de los Moros , envió su armada 
fon q4 AloiiraAtc . Pedro Mattincz de Fe , y el Rico Orne 
I?onr.Jujwi García .:dc ViUamayor , i quiea«Jbabta (como 
yír|io$ ). heiího Adelantado mayor de la mar el año i^tfp 
sobre la isla y ciudad de Cadiás , que hallando msl guaj^^ 
dada por los Moros , die'rori á saco > parece que esto se 
9poi;ie mucho ' á lo que queda referido áfi tan buenai 
autoridades , difícil^ de ¿orfciliar. Estaba el JB^oy . cri Jara 
4^1,$ de AbtíU donde tiene U. date.uníL.c%rta|J(pmada, 

, I Debía «I autor haberse apar- EHoes, qucsucedtoelañade latfa^ 

tado aquí de la Crónica aue atrasa como se puede ver demostrado en 

este hecho nada menos que siete años» . ^ondejar. Memorias de este BLtj, 

según Ids dudas que tuvo y maní*' i/^o 4\ cap, i^ y .14. (Mariana en una 

íestó por las palabras que dice : pa- nota ea la impresión de Valencia, 

rea que isto se ofonc mucho ^ occ. t9m. S*f^£' '^* 



-en íqife jaoaniól jtec ¡pasfoofomw/^^ 

vUla^ k» de -Qaafacwai^íXciea^^ A»W , Lchrija , Mqw»^ 

Gibralcon , gozando en esto de igual franqueza , de moiir 
tazgos i i ^stthidicc) faenmf , p<ffnw ^o^hs vivan dsoifgd^ 
dam€nt€yéin,pM.x^^k I9t4c Mayo cjfitabaí qn tBurgoSy c<í- 
«Q p^coe jpor&cfaadeiMHh^^ 
«de-Buceps** • v.* ¡.o;, i.]-; '«j*- •' ' • ' ^■ 

. % Habda venido^ como ya ca d ano de it66 i COtt 
-gran socorro el In&nte Don Dionis de Portugal; nieto de 
jiuestrajBLjey , al qual y á m padre habla umbim el nu?4* 
^tto ai2sado «eaf ck año itS^ el feudo de cHicu^^a lapzas^ 
conque tizn 6|pligadtBÍ servirle^ »1 Algakrtae.t y v<^ 
.vió^pste añé. el In&nte Portugués < aynque la Cr<^lca fÓ- 
üere esta sola venida) coa el pretexto de yisítar al Key 
su abueloi , y qUeJo. ármate acaballero ; pero el desigiMo era 
i|ue cdffló k had^iaialzaDdO'tUJeitdo fwtinil^r del Alga^ 
he-; k .alzase el primitlvtf de aiii.teym( todo., lo qvial con- 
siguió. de; la facilidaad dd Key ^ m»y á despecho de los 
Infimtbs y Grandes , que descubiertamente lo Uamabaa 
pród^o de los tesoros y regalías. Trató al nieto con esr- 
pknd|dc8 y caprino gimde que él roeroci» i pv las^gcnc- 
cosas pBGDátii de. sir niñez , de qud dexó testimofíio e^ 
limosnas- magiiifícas cpje*^ hteo ^^ó hicieron en su nombre 
n acompañaban i los templos : la Parroquial de 
Sanctorum conserva sU agraákcimlento con b^ 
armas Reales de Portugal , según entonces se traían ^ sobre 
una de sus puertat. Hkga esta Ixemda el Autor de la quin- 
te pane de la Monarquía Lusitana con «an esfuerzo , y 
.mas SUS' motivos, y que solo vino, d Imano: ^ bien ^ue 
-en edad pueril , el ano de 1166 , como en el queda refe- 
rido, y con poderoso aocorto i su abuelo contra los Mo- 
ros. Niega asbcMsmo que lo annase caballero , bábieWq' 
'¡o confenda eL Autor de* la quarta paute. Y, ^^^^^^^ ^* 
chan nuestra Ciwiica del Rey., esta es.ckrto qi^ tie^e 
' pan enor en las Cronolo^ás , pero no en la* verdad de 
los sucesos i antepónelos , o pospónelos , pero con verdad 
-en lo £Íerto. de dk&i y este tiqíe apoyo en. los. zfXh ' 
TOMO u Mm 



•274 ANALES ECLBSIASTtCOS'Y SBCTTLARfiS 

que se le siguieron , pü«^t&>Knüsici^del< Eeudo de^Vot*^ 
íugat fiíe^ran parte d^lrfifitiÉigiDn -do ^ los ihayóixs ya- 
"sallós de CastUíá yynúsíá ffaniy '^ta: burói ea ésta 
parte. ' -- ' - -. : 

«3 A'quí comentó á desasibozarse lo enconado de los 
ánimos de Ió$ InfelrteS'^ tóa^iSe* "va^alio^ ^ que en voz 
del • t^bn púfelied' s¿^ áiiq|k)lnateií^ ti ;»dias' nocivo , quc|m^ 
dose del Rey y que era pródigo de sus regalía», qué con 
inágniñceñcks empo*breda al xeyno , que tenia exhaustos 
los vasaUos su liberalidad rfixSd^a: ¿quándo Ja ambición no 
buscó la máscara -át la. justicia? Con mém^Si xtípsLro que 
idebiera^ dexlindo^en'su.^fiierza: la trama , pasó^ á Miirda, 
qued&ndden ^\iUIl^ los Infantes .Di J^elipe y D. Mpnuei, 
Di Nufio de Lttttriy yá Aicayde'de imiestró Alcázar^ mal 
visto del Rey, porque fluí el que mas descubiertameiire se 
opuso i' contradecir da libertad Ac Por tugaify ptrofc^ donde 
álgiiños, y'^ñ^f^ttciiiiavJD^ deslnmbc^ 

sus sospechks/^lnVió también á ViUareal;SbviUa. caballeras 
'^iie le suplicitíen no desamparase esta provincia ^inasque 
'oti^á necesitada de su presencia: dícelp el:misiho en los pri-^ 
vllegies : S me 4nviasUis muestras manAadiroá i la^mU villa 
-^¿k'VlHtireál'^ scét^^M non vos destanpopdíe ^ é i# natífiiotme 
hs dHhJqíU^dt lúí^ Mxtros Je allende^ servéis poSiiam^eereeer 
en la 'Mía áUsefUía-^ é'enda mid esÉa4a\en'eh]Itt^erkf\yí j^ 
énténcét fiónvós- socorrí ^fw ^ir al mioreym de Maevia j é 
^enviasteis á D. Jufre miorvoéalh y&c^ 

. i.' , -oj AiKA^igoSv AÍia:iiá^o^. '^í/t. ' - ' 'j-' i ■• 

• li Los d¿iContentos referidos en el .suio' 1:170 pasaron 
casi á rebelioní declarada , valiéndose ya del Rey de Na- 
varra , ya <on mas perniciosa conse^i que; antes repug- 
naban el de Grutiada ^aunqM de parto jdcl íRey D. Eet- 
han VtKi ,'Deán 'de Ss^v^a ¡ prbcorab^süavizar los áni- 
-mós, <[út si no consiguió , logró á lóamenos jpenenrar me- 
jor lo intrínseco de sus designios : deseaba el Rey no lle- 
gar á rompimiento y y que negociase la blandura > pen^ 
sando sosegar las cosas para- execuscar eLviage ai Impo- 



fto a que ^anlíelaba. Etx el lofíuice D« Felipe d que hgr 
cia cabeza ^ á estas alteraciones /y segMtála el Infahte DoA 
Fernando su hermano ^ quciísL ?e]3a/d htjq ác la Rdyn» 
Dpña Beatriz^ ¿átét fat K.eyiia^/IfQraiJnaasi,'f»íedequei» 
dac . bien dttd9sdL Y* si faiéa pcdüeJctabán sm launiUitientof 
con aparentes agravios y cr^ya -fú^opoiJde dada uno , ó yí 
comunes al pueblo , qual bastaría a |uftificar sus at±ioile8» 
Uñó era y que ei Rey consumk sus^rentas y y los ^servidos 
que Jo 'lúoia^ eí Rsynd en úv <la0gO(^^onstáflhieiitos'i.aiCft 
trangeros ^ por mantener sus deseos á la Diadeoéa Lupe» 
rlal : tales eran Guilles,? Qmdc^teLFlaoides , Hugo , Duque 
de Borgoña ^ Federico , Duque de Lorena , y Guido , Viz- 
conde de Limoges , que por estos, anos^se- llamaban ,sus 
vasallp» «y.confinman susr^tivUegla» el kñp 4fi i2S^^ t^ 
tuvkroñ lodos eaoiCasUlb » y> ptCjtándaiei d hótpaú^ á 
cada uno 9 señalo diezuitail 'maraye^is de acJMtÁli)eAb> 
anuo ( grande^jc^un el valor de los maravedís ) cuyos insi- 
trumentos han /dado i luz autoras mod^cnol. Del de, Gul<>* 
do , Conde dcFlandesiy otorgado v en - Segovfo á tf de Hor 
vlemlbfee:^ Qtivetos Uredio eniiari¡cnealc|La de ^ Condes 
de'FbfidcE$i.et ilel T>uque.de fidrgofia ^ endaijmstnii ciur 
dad á> 11 de Se<ieiirf>re ^ Estdnn Petara j ea k Coiccclotí 
de piezas curiosas para la Historia de Borgoña ; y de el 
del Duque de Lorena < en Tolcdol á 14 de M^rM(ti»dos 
tres deldicho año de i^5B), y.^ygnioí cú el Origen de la 
fiunÜla de Aliaoku Kocicisis v ^ue aunque sobrca á la Nift- 
toria de SevUlaino- sobran á la curiosidad^ ¿qfie tal vez es 
persiitldd divertirse la pluma. Y| aunque por el Rey se 
decía I quanto honor daban á su soberanía tales vasailoSp 
lio asi satis£Mia k los- qu&se t^n&il jjfiúr AMSfiropíQs , y se 
quejaban 'de néilos. btenr.pi^dos'i .cató jconi obstioacipht 
jpuesinoi^asDoi poif ahora^ fiuo<iu»'el Rt/iUo perdona m^ 
dió.al^ifno' de alhagar. su iocstía', y algunos casi menos 
jdecemes á su grandcca , ¡cpie . inteopoiUa por ver si fo^ 

SÚMzm rtckado por MondMr » ^ Jim JUfkHmm^diék ikfri^ U^ff 
cibeza de lot dcMMitailM D. Vafio á DaFeKpr^ Hk^df^ft » . UmHÍ4s 
Goaztks de Lm. munf$$e C^ntrn J§^Jie »R^Jtiu %^€0f^n»tít.»77* 

Mma 



27a: AflAÚaS fieiIBSrAXmGDSTTcSBCULAJlES 

n»^ malograr el deseo de pasái! al Imperio. Y en tanto k» 
Moros lograban la ocasión , con gran daño de las partes 
de Andalucía ^ comó^ya .temió Seyllla en fas representa- 
cioi^es cefefidas el.asYb pasado. Loa Infanfie^rD^Fadrlque 
y ^D; 'Manuel -segoian alJley / lihrés d¿ la pasión deEbñ 
Felipe ^ y dé los Ricos Ornes qae tenían domicilio enSe^ 
villa y D. Gonzalo Ibañez de Afilar , Señor del estado de 
A<guilar 9 Di ju^d&Loaisa , rcrnan Yaíiez , y Juan Fet^ 
nandez de^ Limia^ y mas cpie codos el Araobispo iDoa 
Remonda^ • , '. I ••> •« .- .-/,,- 

^} 1 Proseguían las alteraciones civiles , y estaba al go« 
bieriic^ y guardá^'ide Sevilla el ilnfant^ id¿ Fernando, hijo 
dei Rey , y « él In&hte ^D. M^nud^ ^ á ' Aempo qift los Mo-^ 
ros infectaban la tiett^v y üiiábiart 'imanado el castillo de 
Bejel^ y entré tanto el'Reycelébraixi Cortes en Vailado«¿ 
41d ' , tolerándose ^'deseosoi de la> tranquilidad, muchas ex- 
tráValg^ntes ]^ttip«S!^lones>iipfrrono.ha¿ó'^^^ 
fihádoé f4!fuíé ' dxéféA en . ^idícbs d¿Matíiralizaü& /Aelr Rey^ 
tió , pidiendo! lo^ ordinarios f&oo^ átllvp^áaSaax'^ atitiqae 
de parte deí Rey se- les recárivenia con h^oboeacion' en 
Ique cada uno le estaba r. entre estos ¿.D. Ñuño de Lara se 
leiaeójrdd \| jrí^^««4 ¿/¿ (le déciánrcn, nombre del ]^ey , co- 
4ÍiO'*e»p9ésk> hx Cróoic^^^iAr tú^wics\d€^ilaSémUd.^ifui 
tí la mái iMH^aiatiítKncia J^ pMíJUs/Rey^ot^^Én iiuif\gran^ 
des rétintfUiJU'y ty^Myotes j que rtmdÍ9narárdiro fimtialgmn 
^n aquella ciudad .^ en .qiíe. se vqrifica como la tiívoy sus 
«Aká¿a'res«^'<'' ':.••' ' f^. ' '•.^•■'' *»' i •>.■ •{.» ' 
-^ "t r ¿Ix«'P|r€tail(^!4^1iR0yno< en estila Cott^ se*aprove- 
,^r(m' dé ^ la bcasion paca lograr .romedioíiie^Mgmifas xj^*»- 
^MS^rde los, Mii^isábk'fts^esque lo tequcfriai^) áumiue h|i 
•sazón hizo culpable. su rdcanahda ,'pdr la obnssqiídacía á 
4tts ^u(g*á$ de los- Ric¡os Ome^>: nombróles el Rey para 



^f^éítt él dtt'it bl ttffcñr^ife ^fiiá»í^ tpí^, ^rob : JRerrfrms i, ^jfuítt. á,: fág. 
^ estas Oórtes^teVMladoii^tJ&Udndo MáJMmdAMnka 



sido éftBifrg^ , cOiiX) iO'd&e^Marift- ^Mi'St ^«'*«5 «/^•^^T-^^*-'*' 



, i/fc 

• -I 



DÜBXA aODAl> 1>E 8BVILLA. LlBu II. 277. 

que viesen sus querellas ^ y les diesen alivio á la Reyna 
Doña Violante , al Infante D. Fadriquc su hermano , al 
Infante D. Sancho de Aragón , Arzobispo de Toledo , y 
á otros Prelados y Ricos OjBes y y con estos Eclesiásticos^ 
al Pean de Sevilla D. Fernán Pérez ; pero el que dio sa* 
tisfaccion á los Prelados e Iglesias flie el Infante D. F^t- 
nando ^ con nueva orden del Rey su padre : dícelo así el 
mismo en instrumento otorgado en favor de las Iglesias 
fo Cuellar á 1 3 de Abril del ano siguiente , y que nues- 
tro Arzobispo D. Remondo estuvo muy de parte del Rey, 
y en que el Estado Eclesiástico se templase entonces para 
nó dar pernicioso exempk) al Secular ( aunque con razon)^ 
consta de escrituras de su Iglesia , y de mercedes que el 
Rey le hizo por este especial servicio. 
*::^ i. Foreste tiqnpo andaba muy viva la guerra con los 
Moros en , Andalucía , y^p^ece que á Ja defensa de I4 
firbnícra asistia el InfiuiteD^. Fernando , qup hizo, particur 
lar emjMresa contra Algpdi:a , en que no tuyo buen su-: 
cfeso« Ui!ia;estritura de es[te ano de Sevilla hace mención 
d¿4a getítetde ella que^habia ¿do. á Algec^a con el Infante 
'D^ Ferntmdoy'.y iiaáloapoyaáa. resta noticia cph^na. carta 
-dd Rey:pafá d mismo.Infaaté^,.ílue se; lechen eí cs^.. 4|JS 
de su Crónica , en que te dice' entre otras cosas ^ culpandQ 
ajos que le asistían de. mas cerca : Fuiéron vos ir al Al^ 
gmra , y fixUroñ' m creyírnte 5 que el bija de Artnjwaf era 
^JüífMeljiímind^ non áuíste^s fro ni bonr^u E^tkn en los su^ 
cesos de-jestos ianos mny diminutas las Histqrias , y ¿solp 
habla. Ja. &ómca de k>s albo móvimieptos de }ps 

Ricos Ornes : Aigecira era la puerta patente siempre á la 
•Morisma de la Afirica; y así el. primer deseo de los Chris- 
ttaníos «a quitársela ,- que dos veces veremos ? malc^ado, 
diasta que la consiguió. el. Rey D. Alonso el Ultimo; 
: 4 A 9 de. Novierpbre se hallaba el Rey en Murcia^ 
como verifica la data de privilegio que dio á los Clcri- 
gos Parroquiales de Sevilla y á. su Abad , dándoles el hor- 
norífíco título de Cab^o., y. cpn^ecUj^ndoles frat^qu^^ 
de monedas , y todos pechos , y á sus Pastores y paniagua- 
dos en cargo de ciertas fiestas y aniversarios : ^ £ por este 



ZJ^ ANALES ECLESIASTICDSiY SfiCTLARBIf 

rbícn (dice) e por esta merced qué les noa facemos an* 
yiellos á facer cinco aniversarios cada año , el uno por 
í»el Rey D. Alonso nuestro visabúetd , ¿ el otro por el 
99Rey D. Alonso de León nuestro abuelo , e el otro por 
nía Reyna Doña Berenguela nuestra abuela ^¿ el otro por 
nía Reyna Doña Beatriz nuestra mádie , e el otro por el 
nRey D« Fernando nuestro padre : e de estos cinco ani- 
Mversarios an de facer los quatro en la nuestra capilla de 
9^anta Elisaheth , c el otro en 4a Eglesia de Santa Maria^ 
npor el Rey D. Alonso : é otrosí , ansé todos, de aytmcatff 
i>en el primer Sábado de cada mes' en lia nuestra capillar 
9)de Santa Elisabeth ^ ¿ decir Mi$9 de Santa María , mun-^ 
ncho altamente j con Diácono , e Sübdiácono , e los otros 
»9todos con sobrepellices vestidas , é rogar á Dios por nue»- 
Mtra vida , é por nuestra salud , de Nos , c de ouesüra mu« 
ngier la Reyna y é de nuestros fijos : otros! , an de ift 
9^1 dia de S. Ilefonso á la nuestra capilla delá-Tone del 
nOro , á cantar Misa altamente ^ con sobrepeUIccs vestíi 
txlas ; ¿'esto mismo an i facer el 'dia^ de S. Nicolás en la 
Mnuesita capilla del Arenal i ¡ottosi*, uitfbeft Ir *el dia de Soh 
♦Oéníciite á la procesión de ^Santa Mária,, e después k 
^ la nuestra capilla de S, Clemente en el ÁháEM.^Kcáth 
íycit Misa altamente : otrosi j an facer oración en sus íglé^ 
9>sias todos los Clérigos cada dia á Misa e á vísperas , ¿ 
t^rogar á Dios por Nos , que nos guie al su servicio : otro^ 
99si y cada Domingo deben rogar al pueblo y que. ayadeii 
jÚ rogar á Dios por Nos ^ que nos guie al su :secvicio y é 
9^n de ir el dia de Santa Elisabeth £ lar nuestra .capilla 6 
9)Visperas , e otro dia á la Misa.*^ Tales fueron los gra- 
vámenes de esta franqueza^ i)ue en ellos se reconoce lo 
grande de la metced , conforme las cosas de aquel tieob- 
P9. Y st advierte aquí la noticia bkn olvidada de quatrb 
Capilías Reales \ la de S* Clemente , en el Alcázaír $ de San 
Nicolás , en el Arenal , que parece era Ja de las Atarar 
zanas ; la de S. Ilefonso , en la Torre del Oro $ y la de 
Santa Isabel , á que no expresa lugar.. . 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. II. 2J^ 



» \ ' 



xRA 1310, ANO ia7a. 

r 

1 Albayda , aldeal del Aljarafe , consta del Repartir 
miento de Sevilla que se dio .al Infante D. Fadrique , que 
poseyéndola £ü>iia> torre fuerte que permanece , en que 
se lee ? ti Infantt D. FadriqM mandó facer esta torre 5 pero 
no me consta por que razón la poseía este año de 1 262 la 
Santa. Iglesia de S^illa , deseando volverla á hacer suya 
el Infante y el Rey ,. para dársela con la de Brenes y que 
también poseía la Iglesia ; y su Atzobispo y Cabildo 
se la piduS ó tomo, dándoles en trueco a Gelves , con 
otros .heredamientos, por privilegio dado en Murcia á \± 
de Marzo de este año. Medio para reducir al Infante a 
su obediencia , y apartallo de su hermano D. Felipe , que 
hacia cabeza á los coligados , de quienes era cad|a dia 
mayor la inobediencia. ; 

2 .A IX de Junio habia pasado el Rey á Zamora , en 
que hizo merced de grandes heredamientos e;i ia alquería 
Horlas , termino de Sevilla , á D. Fernán Gutiérrez , su 
Almirante mayor de la mar , y á Doña Juliana su mu- 

ffSt^y con el ^áj Alfonso Gutierres , y Juan Gutiérrez sus 
ermanos, y á Pedro GutierrezL^.Alfon Gutiérrez , y Gar- 
ci Gutiérrez sus sobrinos , todos caballeros de gran su«- 
posicion. Verifícase así de una escritura , aunque harto 
posterior ) del ano 113 23 , ]fra i3<Si^ á jo de Junio en 
que Constanza Fernandez , muger de Alvar Martínez ^ Al- 
rájde de la Aduana, nieta de Iqs mismos y Don Fernán 
Gutierres , y Doña Juliana , vendió todos estos hetedi* 
mientos , que habian sido su dote , á D. Lope Gutiérrez, 
Alcalde mayor de Sevilla , y se refiere á la dicha carta de 
merced^ citando su fecha. Fue este Almirante , no cono* 
cido con esta dignidad por el Doctor Salazar de Mendo- 
za . en el libro 'de las Dignidades Seglares de Castilla , el * 
. verdadero tronco y progenitor por varoma en Sevilla del 
calificado llnage de los Gutiérrez Tello , que conservan su 
patronímico con el alcuña Tello , de que volvere á hablar 
• en el año 1 304 , por causa ^1 Arzobispo D. Fernando 



28 o ANALES BCLEStASTICOS Y SECUIfAl^ES 

Gutiérrez Tello , que fue hijo de este Aimlrante , y de 
Doña Juliana su mugen ^ . . • « 

3 Habla pasado el Rey á Cuenca á 15 de Julio , en 
que dio privilegio á doscientos pobladores para la villí de 
la Puebla junto á Cofia ^ llamándola la Guardia : Alio^ 
tia{áict) que fui de SeviÜAÁ Uosthntos ornes ; que pueblen 
en ella , é dárnosles por término Villanáevd ^ la que fui dt 
Don Jüfre , / la torre que fui de D. Alfonso Tellez. , i U 
Puebla Vieja y eomo parte con la torre de Benamasen , i las 
Islas de los Capítoles ^c. Entre los. conñrmadores se lee 
Notario mayor de lá Andalcía D. Gárci Domínguez , que 
^ra cuñado de nuestro Arzobispo D. R^nondo. Po¡r el 
otoño vino á Sevilla el Rey , según se iníiece de su Cró»- 
nica , aunque no sin confusión 5 envió desde aquí al In- 
fante D. Manuel su hermano , y al Arzobispo de Tole- 
<lo á procurar detener al Infiínce D. Felipe , y á los Ricos 
Ornes de su séquito , que se encaminaban á Granada ^ insi- 
tándole á esto la Rey na , y el Infiaintc D; Femando , que 
vivamente deseaban componer puntos tan perjudiciales; 
-pero ríádk bastó á detenerlos , y en Granada , bien acogi«« 
dosi,hizo su asistencia en ellanel Rey Alamlr, que ahora 
suc^ió en aquella Corona , á quien no todos sos vasaliqs 
t|üerian. Más sr esto súcedid este año- ó el siguieare | no 
es bien averiguado. 



' . ' ' * • ^A 1311 ^ aSo 1^73. 



• . 



T Varios y muchos fue'ron los lances de las civiles 
discordias- de estos años , tan agenas de la Historia de Sé- 
villa , que sirviera su relación solo de eníbarazarla ; así 
-como también el que corrían en Alemania los negocia 
'del Rey y de su elección al Imperio^ en que habla muer- 
to su emulo Ricardo : oportuna ocasión para que nuestro 
' 'Rey hubiese quedado solo Emperador , si $u ausencia n6 
se h malograse , y liías quando conformes los Electores^ 
•excepto sok) el Arzobispo deO>lonÍa^ este año por el 
-mes de Mayo hicieron nueva elección en Rodulfo, Conde 
me Aspurg^HncUto progenitor de la esclarecida Casa de Aus- 



0£ I A CIUDAD DB SEYlLtA. LíB. 11. iSl 

tria j á quien no m^nos que su esclarecida y soberana prosa- 
pia , sus excelentes prendas y valor hacían dignísimo de 
' la Imperial Diadema del Imperio , tantos aixos agitada 
de inquietudes, y falto de legítimo señor, lo necesita-: 
ba. Justo reparo de la observación , que en el Juego de la 
Imperial fortuna en que perdió por retardado nuestro 
Rey , ganase Rodulfo , á cuya descendencia destinaba el 
cielo con estas Coronas la mayor Monarquía del uni- 
verso. Parece que habla estado en España , y sido arma- 
do caballero ppr el Rey , como dixe en el año de 1 25^. 
' 2 Mientras esto sucedía en Alemania , v^aba el Rey 
inquieto por diversas partes , y estaba á 18 de Junio en 
Segovia , donide confirmó el privilegio de población y fun- 
dación de Plasencia: y a 3 de Junio, Limes, enGuadalaxa- 
ca , donde dio privilegio á Sevilla de franqueza^ de mone- 
das á todos sus Estados , y antes. Sábado primero del pro- 
pu> mes , habia mandado proceder en esta ciudad contra 
los que ocultaban y usurpaban la sal , como le habia in^ 
formado que sucedía Alfonso Diaz su Alcalde mayor^ 
á quien en los oficios eran compañeros D. Rodrigo Es- 
tela , y Gonzalo Vicente , que vivían de los primeros, 
y Juan Rodríguez de Toledo. 

BRA 131a , AÑO 1274* 




do el de 1 272 , acrecentando á su satisfacción algunos mas 
heredamientos 5 y poco después se vino, á Sevilla á recibir 
alRey de Granada , que con los caballeros que habían esta** 
do desnaturalizados venia á su obediencia y negociación 
importante, en que la Rey na y el In£mte D. Fernando ha- 
blan intervenido desde la ciudad de Córdoba , á donde 
ya todos estaban , y de donde luego vinieron , y pareció 
abonanzaban las borrascas , y que se enriquecía con los do- 
nativos y parias á los Moros para hacer viage á verse con 
d Pontífice sobre la. posesión del Imperio ^ de que no de- 
TOMO I. Nn 



2S2 ANAUS BCLBSTASTICOS Y SBCITLARES 

sistia. Con que despidió honradamente tratado ai Rey 
de Granada , y trató luego de ponerse en orden para el 
viage y dcxando el gobierno y guarda de Sevilla , con la 
tenencia de sus Alcázares , á Don Alonso su hijo no legí- 
timo , que llamaban el Niño y Señor de Molina y Mesa 5 y 
en la frontera de Ecija á Don Ñuño de Lara y en que á las 
noticias de su Crónica se añaden las'que resultan de la' 
narrativa de sus privilegios. Uno dio á nuestra Santa Igle* 
sia y habiendo ya pasado á Zamora á 6 de Junio y en que 
para que , según dice , fuese bien heredada -y y eumpüda de 
personas y jf de Canónigos , y de Racioneros y y de otros Cléri^ 
gos y en manera que sea servida como conviene , le concedió^ 
y en mas satisfacción de Alvayda y Brenes que le habia 
quitado para el Infante D. Fadrique^ casas y posesiones y 
heredades en ella y en Carmona y que habia sido de Don 
Zuleiman su Almojarife* Y acompañólo oon carta ploma* 
da y cometida á D. Rodrigo Esteban y y D. Gonzalo Vi-* 
cente y Alcaldes mayores, y D. Diego Ordoñez , Alguacil 
mayor ^ para que la pusiesen en la posesión s y otra igual 
para los Alcaldes y Alguacil de Carmona. Entre estas po- 
sesiones fiíc una nuerta á que el Rey señala linderos y eo- 
nto orne va de la puerta de Goles a la de Vibragel y en^ 
tre el muro y el rio. Y las alquerías de Puzlena y Gelo, que 
por el Cabildo de la Santa Iglesia se llamó Celo de Ca- 
bildo. 

2 £ñ este privilegio y otros de este tiempo comien- 
za á confirmar como Rico Orne , D, Fernán Pérez Poncc 
de León , que ya estaba muy introducido en los negocios 
públicos del Reyno y y le comunicó el Rey y, como advierte 
Salazar de Mendoza en el Cronicón de los Fonces y su- 
viage al Imperio ; hablan muerto sus padres el Conde Don 
Pedro Ponce de León antes del año 1246 y y Doña Al- 
donza de León y hermana de & Fernando y en el de iifóy 
como nota el mismo Salazar de Mendoza y y antes , á lo 
que entiendo y estaba ausente de España y sirviendo á 
Dios y á la Christiandad en la Tierra Santa , á cuyo so- 
corro lo envió el Rey $ que habiéndose obligado y según 
Ico en un Memorial antiguo ^ á Ir en pecsona á la santa 



DE LA CnrDAD DE SEVILLA. LIB. H. 9S3 

guerra , la imposibilidad de cumplirlo le hizo sostituir por 
su persona la de D. Fernán Pérez Ponce ^ su primo lier- 
mano , que aunque no me consta de otra noticia , esta no 
es incompatible , causa de que hasta ' ahora no comience 
su memoria en Historias y privilegios. Dudan algunos có- 
mo faltan á veces semejentes personages de las confirma* 
dones de los privilegios , quando no es dudable que eran 
de los mas sublimes , á que entre varias soluciones que se 
dan , ya de ausencia , ya de poca edad , ya de enagenadon 
( como sucedía ) del servicio de los R^yes ^ la mas cierta 
es , que no confirmaban mie'htras no tenían de los Reyes 
especial acostamiento , ó tierra en honor que se expresa- 
ba en el título de vasallos , tan repetido- después en los 
privilegios : y aunque ñiesen Ricos OniC^ por naturaleza 
y esclarecida* progenie , no lo eran en el* requisito de te- 
ner de los Reyes acostamientos^ feudos^, ú oficios relevan^ 
tes de los que constituian digpidad de Rica Ombría per- 
sonal. 

3 En todo el tiempo de su reynado no estuvo el Rey 
tanto tiempo ausenie de Sevilla como efta vez , que al^ 

fuños señalan diez años ; pero en ló que íu Crónica que* 
a escrito , ni cinco parece que fueron , en cuya mas ó 
menos larga ausencia y parece que habiendo dexado aquí 
en custodia algunas santas relíenlas ^ que estimaba digna- 
mente $ y quando vohtíó ^ ^j^ haberse ttialttatado los pa- 
ños en que las guardaba y hiúlcí pttáiák^ muchas ^ y solo 
reservadas las que erati ác nuestra Señora : todo se infiere 
de uno de sus cantares de Jos milagros y loores de nuestra 
Señora , que es coAb se sigue ^ y su epígrafe dice : 

Bsta i y como Santa jÍÉ0ria géytíi'dáu íos^ Relicas « q$áe sí 
non danassen , eiM^r mMií maiUr que se dasmaran. 

Ben gíMrdaiMsta Afasia . ^ 
*' fúr la sa virtudes 
sas Relicas ^ porque muítos 
receben sassáe. 
Dóstó4irci anmiragre; 
grand á mararviUa^ 
que 2d Rey Don Alfonis • 

Nni 



z84 ANM.BS EClBSIASnCOS Y SECULAEES 

aveno en Sevilla. 
Poi guardar Kelicas . 
de Madre de Deus ^ Filia 
é de Santos , é ditei, 
como Deus y me ayude 
Bcn guarda Santa Marta j éfc» 
As Rellcas eran multas 
de Santa María, 
¿ da Saotps , c 4e Santas, 
porque Deus Éicia 
milagres , c eí Rey 
ensse ribas aquel dia^ 
. ¿ foiss ende i ñas marvkm 
catar á mlude. 

JBim guarda SaHtaJ^aria , <^v« 
Fbiss.el Rey pcraOstdla, 
.á morou des atinos,: 
epois veno á Sevilla, 
\ : . achou «andes dannos 

.. . [ . ;.i^.R^cas, pciosüan 

..cnxoltatf CQ pannos 
; . m^ á Vi^en preciosa 

j . ao sM recude. 

t L fisn ffim!da SmU MatU yi¡f%^ 

-,J : J<i4^ as ioutt^ Raucas , . - - -. - .i 
c;' , ,aidíioa mfl dawia^^ - r.o t 

<e a$ arca» en quisian i. - ; 

ntal desvaratada^, 
, aials a$ decanta Mariji 

, '\ Cf an ,bc« guar4a48S, í 

<» o dftnao.das. sus cqum«. ^ . i ... ^ * 
«auy b?a se sacudíSr 

Benguarda^ Santa Marta j&c^ 
Quand aqucstp viu el Rey 
Don Alfonso Ipercs, 
deu grai)d^ á J^sii Christo ^ 
sennor dps. sennojresi 
c ouve desi da Virgpn. 



• « ^ 



»v> • ' 



i < 



SE XA' CVODAD HB SBVILUA. LIB. 'ITr' 28^; 

tan grandes amores, 
^ que cuida que cootazoíh 

^ '■ . ' nunca ende- iñude* 

Ben guarda S^anta María ^ éfc* ^ 
' Los <pe dicen c)ue en^ diez anos no ^váno el Rey á Se«« 
villa hasta este 1174, apoyo hallarán en las- palabras; 
FoJse el Rey pera Castella ^ é mortm áez^ amos j epoit vem á 
Sevilla ,&€. Pero instrumentos , cuyas fechas dexó citadas, 
y t^imonios de su Crónica >, haden menon su ausencia , y 
pudo este ser yerro del escritor , y poner diez., por seis ó 
tires , de que baste para tux Jiáber oihitido esta raírai aii-* 
tigualla, 

. 4 Sabia el Pontífice el viage del Rey , y mas con dcr 
3jgnio de disuadir que.de apoyar sus intentos ^ salíp á 
espiarlo á Velcaire .¿n la Proenza , después que por* mie-r 
do. de Frudelo y Prior de Lunel , que en España ñie Obis- 
po de: Oviedo , le habla r procurado desinclinar de salir de 
sus reynos : celebró Cortes en Toledo , en que declaró 
C^)berQadores en su ausencia á. la Reyna Dona Violante, 
]j( 9X 'Is&aatt DoQ Fernando , que e^taba^ya yun^o 3u4esQxs 
y dando :órdc»iea Jas : coto- ique entendía ii^iwd^ilosio moy 
4j^Qi5., por ).a$ alianzas: hecl^fijtdb 1m M0t€6> , salió; por 
el B.eyno de Valencia , y en Barcelona tMV<^ las fiesta^ de 
Navidad con su suegro el Rey Don Jayme , que se es«- 
forzó en vano á p^i^9wdil|e que ^dej^aK tan impertinente 
jornada , de (pie no' podía esperar buen efecto , ni decente 

. y \Ehtró elArswbisik) Dbn^RcemondOj,^ plC»bi|do efe 
la ciudad deStfviU^ , sé terAinó este ano debate que te- 
^füan^spbte cierta, barca en el tío Guadalquivir. , cerca del 
^P^O'i^Mnadc^ FiM^osa^de cuyo Utigíú.habiati: podido ro- 
^ulctüutnayiQffea incoArehi^nies ^ )>arquc ;aq^9Jnllbm»po par 
,s^aí presto bte utigioii álasaímoa. ^ c. / V; i * 
.6 Don Hen^lquftt^ única de este mombse '^i9l^ d^ Na- 
.yarra , habla muerto este año 5 y. quedandQimy niña su 



*-' I Sftt cíóttjl^eB Iá<257'dél se hr córi^iOd^; ^^om6 se ha di- 



iSó AMALES. ECLESIÁSTICOS^ Y nCITLAEBS: 

hija heredera Doña Juana y dívisos los Navarros , unos 
querían al nuestro Rey por Señor , y otros al Rey Don 
Jayme de Aragón , de que .resulto pasarse á uno y otro 
reyno muchos caballeros deaqfüel; y de los que vinieron 
á Castilla filé iino Iñigo Oriiz d& Zúnlgá^ú MstúÑga^ 
Señor de la casa y estados de su apellido ^ que de esta^ vez 
quedó trasplantada á estos reynos , en que eí Rey Don 
Alonso lo heredó grandemence como ár sugeto un tele* 
yante , especialniQntc en la Riofa^ donde el Señorío delaj 
Cuevas á el vinisnio^ y á otros: desóendientes suyos céúsó 
el distintivo X)rtiz de las Cufevas. Don jFc Prudencio de 
Sandoval , y el Doctor Salazar de Mendoza afirman esta 
venida , y la afianza con tiempo fixo en éste año el Cro- 
nista mayor D. Joseph.PelUcer en d Memorial del Con- 
de Miranda» Fué Iñigp Orti» hijo de Ortun Ortiz^ y de 
Doña Teresa de Rada^ y traia su sangre repetidas ve^ 
ees y Y su varonía legititaia. de la Casi Real de NWvar^ 
ra. Y aunque por ahora no baxase i Andalucía ni- Sevi* 
lia y lo grandes que vetemos^ en ella sus descendientes, 
^me 'teiéef iptev^rAñM aqtrí con ^ esüa notiéla. Al ano : k ^^i ^^ 
dkd el 'Cróftista Don Joseph Pdlieei: y que llegó la vida 
de ISlgo 'Ortis ! en' élliarc^ mencUm de 'SU muerte* | es^ 
tadoy sucésian. ; )'y . • . . * 



r ■* 



I » 1 ' • 



ERA 1313 ; ANO 10754' 

\ 1 . 

I No había salido el Rey de Barcelona á -6 4e Bn^rd 
^este^'aiM ; 4ia' en que ^se halló; fniewiáe al feli^ tím^ 
sitó ác Safi^ Raymundo de Peñafbrt y y el Infante D«'Fer« 
ínatído discurrid por Castilla administrando justicia , bieá 
agénos' 4s4osr males; que (Onian ^uittánMc porque el ^Jaf 
-d4 GtanááaV'{}ec|tKQ'TÍ la pato ^ cksáe> {|[üe^saiió de* Sevi- 
lla habia con secreto" soUcicaáo al :^y dé 'Marvueeosf, 
-€0hvidándSlQ i pasíar i España , y- oficiándole los puer- 
tos de Ta4l& y Algecira , qüeaceptó v y manejada la Ifa^ 
con oculta solicitud y pasó á España con poderx)so excr^ 
cito :, <x)nfieEtadQ coi>^ ql Gyana^diuQ , qu^e^ft pasafic? sobre 
la frontera de Jaén, y ¿i macpharia' .sobre v la <lc £cifa^ 



DB LA CIX7DAD DE SEVILLA. LIB. lU 287 

con cpit de una y otra parte se tío Andalucía asaltada de 
improvisa guerra. ; ; ..):/. 

2 Don Ñuño de Lara en Ecijai, viendo sobre stel'po*^ 
der de África , dio aViso al Infante D* iFenis^ndo 5 y 'eii* 
qüanto dio lugar la priesa de los enemigos, se previno 
á la defensa , llamando la gente de la frontera 5 acudió la 
de Sevilla, y formóse desigual ezeioito , con quevDfNu^ 
¿o j como prudente Capf tan ,: conociendo'* lo* superior, del 
eriemi^o , no i quisiera pelear luego ; pero teniéndolo lo^ 
suyos a mengua , porque fatal denuedo la arrastraba ial. pve* 
cipicló , pues aunque obraron valentíkimamente , quedan 
ron vencidos , y mueno entre heroycas proezas el mismo 
D. Nuñó y y la mayor parte de < sus nobkb , entre ellos 
muchos vSevillanos de los conquistadores , caballero digno 
de.mcnbs infausto fin , cüyó valor fue grande j y varia su 
fortuna , que xn parte maneillácon sus inquietudes , pro- 
pensión de la ¿imilia de Lara, que tanto dio que' liacer 
a Castilla , quanto ella fué mas ensalzada» 
' ) Dobló esta infelicidad la . dcD* Sancho, 'luiente de 
Araeon ,. Arzobispo de Toledo , que murió en la frontera 
de Jaén á manos de Ja' ^inconsiderae|on de" su' espíritu 
brioso , y redoblóla la temprana e intempeáiva muerte del 
Infante D« Fernando ^ , que habiendo llegado á Villaceal, 
apresurado al socorro de Andalucía. ,. acabó allí de enfer*- 
medad aguda por el me^ 4^ Agosto- ,.eii cuyo trance^ aun 
mas queisu ñn','lQ añigió el desamparo de dos lujos* que 
dexabadeilailnáintaDoña Blanca de Fraiicia\swmuger, que 
quedaba en Burgos , D. Alonso y D. Fernando j que afe(<* 
átonamente encargóla DJ Juan Nimez de .Lara v hijOrde 
D« 'Ñuño y. que solo se* bailó á ^su cabecera y adivinando 
casi lo'Jique tmbia de^uceder^f como quieof conoda ia aK> 
tivez y brios de su .'hermano eMnfahter £hi Sanch|0 : ' aquí 
halló esta nueva cerca de Burgos , que venia al mismo 
socorro , y al punto formó designios de ,in:c&rirse en la 
sucesión a sus sobrinos : la prontitud de su corazón ga<r 

1.1 '1 

I* 'Segim la opinión de Moiidqat dé la del In&ote t). Fernando. J^ofi^ 
fué la muertQ del Infimte D. Sancho, Jejar\ MemoK del Rey D. AÍofu^i 
AfzobUpo'de Toledo, nksci dcapuci 4i^. ^j, ca^, a S^i^Ag. ¡fns* 



288 AMALES ECtenASnODS T SKCVLAUS 

Bardo , la viveza de su ingenio eran muy a propósíco pa-*' 
ra la Corona ^ y para lo que requeriaa tiempos tan ca-^ 
lamitosos: 'con estos .peásamientDS ^ mas acelerado llegó 
9 Villareál., donde los comunicó 'áD. LopeDiaz de Ha^. 
ro , ^nor de Vizcaya , ayudando estas muestras de intí-^ 
midad con promesas que se lo acabaron de grangear , y á. 
que ^aprobafe su propuesta ; y para encaminarla al log^o^ 
taacojlsefo. que tomando á su oargq luego la defensa de .los 
deSanlpirados reyíios ^ en que el y todos los dc.su baiído Ici 
ajrudárian ^.se conciliasc el ijigtado de ios pueblos y de su-, 
padre ^ para obligarlo á que lo declarase sucesor , y lo an-« 
tepusieseá sus nietos» perb que. no fiándolo todo á futu- 
ros agrados , desde lücgp : tomase- cL títnlo de Infimte he- 
redero. ' ' . ." -^-/ *'. ' '• .":. /' -.:> " 

! 4 Todo así supo exccutarlo , bien pronto ^ y sucedien-^ 
do el efecto ^ atafo tavíocoriósa corriente d& los Modcos^ 
llamando la nobleza y gentes para Córdoba , con que mar-* 
ch6 hacia Sevilla , que Aben Jucef tenia casi sitiada ^ alo-** 
jada 8U campo muy cearot , y que se retiró luego : entró 
en ella :Don Sancho ^ y serenó su presencia ¿recidos te- 
mores j y en ella pcevirio armada , que ^ con notabie bre-p 
vedad salió á impedir el paso de A&ica á los Moros,; 
portándose en todo tan bizarro , tan atento y justificado, 
que medíante su esfuerzo y destreja , respiró la afligida 
tierra i y el Rey de Marmeeos y quanto lera antes mayoc 
suiozanía ^ se .vio en igual conflicto y porque ni podía 
mantener su^excccito eti estas partes, .y parkk. vuelta ¿ 
Afeica tenia impedido el tránsito. 

5 La nueva de tanto tropel de infortunios topó al Rey 
D. Alonso ei^ Vsekaire v donde estaba á pjde Julio , que 
se. ve en mandato que envióla: todos'Ios.ldgares de.su se*^ 
ñorío y ^qiae.nlngüni» levahtase. horca i'pata suplicio sin su 
licencia. Tanto empego nadálegrangeó de adelantamien^ 
to á sus deseos , atr^ó. sí tab crecido á lafdrtuna de sus 
reynos , á que volvió, apresurado ^oló algunas ooncesior 
nes en las centas eclesiásticas , y enffó por. Castilla , y á 
los principios del año siguiente. .r . ' 

6 Corrió ,cl Rey. ,'4e. «Marnj^cps en estas mvasiQnet^ 



DB LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. ÍU ItB^ 

muy cerca de Sevilla , pues hasta Coria en d Aljarafe sin-» 
tió sus armas cruces, de que es autor el mismo Re/ 
Don Alonso , en su libro de los Cantares de los mila- 
gros de nuestra Señora , contando el siguiente que allí á 
este tiempo sucedió. 

Como Santa María resocitou un Meninao en Coira uñé 

'Aldea que es é preto Sevilla. 

Ontre todas las vertudes^ 
. qu^ a Á Virgen son dadas^ 

é de guardar ben as causas^ 

que lie son acomendadas. ^ 

Ca ela que. c guardada ^ 

pode guardar sen contendí» 

ben oquell á guardar deren^ 

¿ tener en ssa comenda: 

¿ por end' un gran miragte 

direl se Dcus me defenda^ 
, que fez esta , que ya outros 

a feitos multas vegadas. 

Ontre todop las vertudes ^ dr. 
£n Coira cabo Sevilla 

foi este . miragre feito^ 

no tempo que Aboyuzef 

passou ben pelo estreito 

d* Algezira , c á térra > 

de Sevilla tod' á eito 

correu , é multas Aldeas 

foron do Mouros quemadas.- 

Omre todas las vertudes ^^e. 
lAly era vn bon Orne, 
:quevn fílyno aula \^ 

pequeño , que tant^ amauá^ 

co(n' á vida que vluia: 

á es«c. dea huna feber, 

é foi mdrt á tercer día; ( 
• -^^ft padtoe coa coita ddcc * > 

en sas fiíecs áaai^púsix^fak.: .) 

Qdinitoáus hsiívertudes ^^i&e 

TOMO !• ^ OO 



2pO ANALES ECLESIÁSTICOS ít SECÜLAUS 

£ depenou sus cabdos^ 
c &z ^t ele graa doo, 
dÜbsendo :: at eu mcu fiUo^ 
coóxo ficQ de tí soOy, 
quisera. eu que tu visscs 
min y comeu. vi teu auoo 
meu padre , que me facía 
multas mercedes granadas. 
Ontre, toda^^ ¡as, vertudes , (^Cm 

£ el aquesta dízenda > 

os. Alouros. loga deitaron 
sas algaras , c correron, 
¿ roubaron quant acharoo: 
c os, de Coira correado 
todo Q logar leixaron, 
c fógíron y é fícaron 
as casas desamparadas.. 
Ontre todas las vertudes , <^v. 

Quel Ome , que seu fiUo 
pera sosterrar estaba, 
cjuando viutorrer avillaj^ 
o filio desamparaua: 
<f a á virgen beneita 
logo ó acomendaua„ 
c todo quant el aula 
chorando á salu^dás.. 
Ontre tedas I ai vertudes , ^e^ 

Fois ó Ome , c"^ os Mouros, 
to4' aquel logar corretón, 
mais na casa de aquest Om'c 
non entraron nen tangeron; 
¿ pero todos los oatros . 
quaat auian y perdcron, 
non perdeu o Ome boo 
valor de tres dyneiradas 
Ontre todas ¡as vertudesi ^^c. 

Ca Jog cri aqiieh casa': -^^ i : 
encrou á sennor compridbi/ 



/ 



• 



t 



DE LA CltTDAD DE SEVILLA. LTB. n« 2pl 

de todo ben y é tan tosté 

dett á ó minyno vida: 

é guardou á soutyras cousas, 
" que non achou pois falida 

Orne de ren en sa casa 

nen sol as portas betadas. 

Onfre todas las vertudes , Ó'C. 
E achou scu filio vivo, 

e preguntouUe que era' 

onde como Tcsorglra 

ca por morto 6 touera: 

¿ el Ue disse que huna 

Dona con el este dera, 

que ó guardara dos Mouros, 

essas cousas ben guardadas. 

Ontrt todas las vertudes , Ó*f* 
Foran y^ que sol non tangerait 

en elas >, nen niuun daño 

fezeran nen en ó leito 

tien Ha tncsa > lien no scano, 

t]uand' est* oyu , orne 

com era muy sen engaño 

foi á chamar i seus vezynos 

¿ poisUes ouue mostradas. 

ÓMr^ todas las vertudes y ^» 
Todas estasr maravIDas 

loores por ende derotí 

á á Virgen groriosa 

é á quantos lio diserott 

beheberon ó' seu nomc 
« ) ^'gnm festa lie' fexefoiv ' 

' é omiy coh' alegtia 

multas lagrimas choradas* 

'Outre todas las vertudes , &e. ^ 
Serán estos monomentos de la antigüedad en su ni<* 
deza de aülo granas á muchos i si á tcídos no lo fueren*' 

I Esto dbt^ es k js). 

Ooa 



a^2 ANAtBS ECLESIÁSTICOS T ^ECVLAUt 

SHA 1314 t AÑO 1276. 

« 

I Estaba en Alcalá de Henares el Rey á primero de 
Enero del año de 1 267 , según la fecha de mandamiento 
que dio a los conservadores del estudio de Salamanca , en 
que les mandó. guardarla sus privilegios ; halló las cosas 
menos mal paradas que recelai>a ) y á D. Sancho en grandí* 
sima reputación aclamado reparador delreyno;y detenien'- 
dose en ks comarcas de Toledo , ajustó treguas con el Rey 
de Marruecos por medio de D. Alonso Pérez de Guzman. 
Nació este héroe , como queda referido, el año 1 256; y en 
<1 pasado , quando ef socorro de Andalucía se conmovió 
la nobleza y baxó del reyno de León su patria , y se por- 
tó muy valeroso en compañía del Señor de Vizcaya , al 
reparo que en la frontera de Jaén aplicó á la perdida del 
Arzobispo de Toledo ^ en que hizo prisionero á un po- 
deroso Africano , valido de su Rey , que antes le rindió 
grueso vescate , y ahora quedándole am|^o , fue medio del 
ajustamiento d<? las treguas por dos anos.- Pasó el Rey á 
y alladolid , desde dond^ escribió al Cab^ldp Secular de Se* 
villa 9 carta que copiare entcrade su original, que se guar* 
da en el archivo <le nuestra Santa Iglesia» 

^Don Alonso &c« Al Concejo de la. npble cibdad de 
YiSevilla , salud*;, asi como. aqucU^s que quiero bien , y de 
tequien mucho fio : b)£i^ debf^s ;a|>Qc ; que la Eglesia 
rde Sevilla , que miorpadre y yO'ganapoft, ¿ la hiciemos 
f lEgksla Catedral ; y por gtiande^ amor que mió padre y 
>)yo hablemos con %quel Ipgax heredárnosla , no tan com- 
99plidamente como pertenece á Eg^ia^ ,Cst(edral , que fué 
^^antiguamente de las mAs',pvbks ^ é fnas hfHfodas del munda^ 
9)mas lo que hasta aquí /ion e$ cqmptido^ tpngo en volun-» 
titad 9 y en corazón de lo complir 1 y pues que esto es 
>imi voluntad, vos , y todos los otros que debdo habedes 
M^nmigQ ^ y los que nie amaren^ debedep t^^los guardar 
t.?fe iEjglesia -^ y los que hi .son , y ipdas las eos» ^ así.cpcifr 
wá mí mesmo , y vosotros facerle bien de lo vuestro mes- 
iimo j cada que pudieredes. Ol tengo ^ que por el sexvi-^ 



ms LA CITTDAD DB UVaiA. UB» n« 2^) 

fKio que se face á Dios en aquella Eglesla , y que se far 
má cada adelante , e por la buena ventura de mió padre 
^id Rey D. Fernando ^ que hi yace , nos guiará ^ e nos 
my ttdará contra los Modos ^ y ^^ quier ya es..^ y mió 
99padre el Rey D. Fernando , y porque yo , y todos los 
»)que de él decendimos ^ somos tenudos de guardar , y de 
t^nrar aquella Eglesla y en todas las cosas que sopiere- 
>Hnos ^ c podieremos , señaladamente mas que de otra ma« 
Mnera ^ sino £icerme edes en dio pesar, y abriede vos muy 
Mprand querella. Dada en Valladolid XXV dias de Fe-* 
f^iero « Era deM. CGC y XIV. años. Yo Gil Perez^ la 
»ifice escrebir por mandado del Rey/* 

a Otra escribió i primero de Marzo desde Valladolid, 
también á su hifo D. Alonso el Niño y que tenia en Se- 
villa I no diversa en estilo y apiecio de esta Iglesia , en 
que le daba á entender que estaba informado y que no la 
guardaba sus privilegios , ni la pagaba , ni hacia pagar los 
diezmos , en que le mandó poner toda enmienda , que da 
claridad al motivo de ambas quejas justas del Arzobispo 
D. Remondo , y el Dean^ y Obildo , de que se violaban 
sus privÁledos , y se.ticanizsüban sus intereses. A estos que 
el Rey indical>a tanto deseo de acneceniar , tuvieron pres- 
to algún aumento , con donación que á 28 de Mayo la 
hizo , ya en Burgos , y á su Arzobispo y Cd>iIdo de cier- 
tas alfóndigas en esta ciudad , que era casas destinadas y 
prtvil^tldas para guarda yi.vcnta de gi^Mks. ' - -' 
: } '^n^lalciudad de Tofe40'y ganado por d Infante Don 
Sancho el asenso 'de todos los aiagiiatcs , de que ninguno 
se lee que disintiese , fue por su padre declarado sucesor 
en los reynoSy y que debía ser preferido i los sobrinos^ 
lujos jlel loÉuctfe D^Eesnando. Habló por todos al Rey 
el Infimte D. Manuel , mostrando quan.*fiiera de los^ co- 
munes términos del derecho caen siempre semejantes re- 
soluciones y que iuego.se participaron al reyno : )umó Cor- 
tes en Scgpvia , donde fue jurado , opuesta solo la Reyna 
sii madre , que amaba finamente los tiernos nietos que via 
desheredar, y coií la nueva viuda y ellos salió de Sego« 
1^ y áate9> que pudiese ser dettoidase as^uró enAj:ac 



9P4 AHALXS BCLESrASUCOS Y SBCÜLARBS 

«ron *. El Rey c Infante pasaron á Burgos , en que estaban 
a lo de Julio ^ coosio se ve en privaerio á la Ciudad de 
Zamor^iy'en que fi:3Atlueófdet.pfcho8 a los que^ sustenta- 
i8en. armas y lorigas»' Y lo misnio troncedlo á 22 a Sevi- 
lla , aunque ijo se. halla el orig^al del privilegio. 

4 £n Burgos hizo el Rey dar violentamente muerte á 
•su hermana el Infante D. Fadrique , por algunas tosas que 
le averiguó en su deservicio , íPríneipe • de ánimo orgulloso 
y altivo ^.%]ue no;mucho antes liabía venido de Italia, 
^ondc estuvo con su liermáno D. Henrique ^ en qué am- 
bos fueron poco favorables i las negociaciones dd Impe^ 
rio del Rey , motivó mayor del ooio que le causó tan 
triste fin. Sus Estados fueron confiscados j y con ellos las 
casas y repartimiento que poseía en ovilla ^ donde el año 
de 1252 habla fabricado una alta ^ fuerte y ^hermosa torré 
que permanece > y lo manifiesta este letrero: 

FARRICAMAGNIFICI TURKIS F VIT H AEC FRroERia 

-ARTIS , ET ARTIFigi POTVIT XAVS MÁXIMA PICI. 
, GRATA BE ATKÍCI PROLES /FVITH ABC GENETRia, *. 

RJEGIS.ÍTjaiSpBÍaCl3^RaANDI LEGIS.AMICI, • 

- ERAE SISVBIGIi<:V»IS,*^. AVTÍlBMmiSCI 
: INNONAGENA BIS tCBNTVM MIILE SERENA, 

DIVITnS PLENA» lAM STÁRET TVRRIS AMOENA. 

Situada en la.buerta:ile: su irasa^ijaetegúñi^BCfrlbsen Hi^ 
toríadoce3i'dtuSan>Franq$(;o>.^qui5o.que se ''diese parí el 
Convento de ^Sánta Clara de tista ciudad 1 pero festó tuv¿ 
afecto en el alio 1 zSg , y en el lo repetiré. Yace en el 
Convento de la tantísima Trinidad de Btürgos , á donde lo 
tr^Iadó el Rey B. vSancho)3ursobdno^ haUáidolo en luhi 
gar n^dnos dtgn&.í .. . • í • ^ - . 'y. i . . • í í * 



..* j , > ' " • . j 



T El Mariquc» de Mondejar , con íel Riy D. Alonsp^ Uh. S^f^¿*34^» 

la autoridad de Zurita dice : que aaltó Ftrnras p patt.ó , fág. joS. 

la Re/na de Castilla /jr llegó i Ariza 2 ^nuy^e ^í In&a^^D^, If^r. 

de Aragón en 8 de Efnero de 1 2^7. dríque fií^ él ano siguiente de l^/^i^ 

Feri-eras expresa que fírf por Étiero iegdíi' FeíjVerai , ji^^rí f^/ág.^jogiy 

4«i propia año. M$aáfjMr 4 Mtmévi^ jILéd^. M^. 4W0t^S7'^'r^Í- SfS^ 



DB tA CIUDAD DE SEVILLA. LIB« lU *2p5 

y El Arzobispo de Sevilla D. Remondo paso este año; 
por mandado del Pontífice Inocencia V , al reyno de Ara- 
gón á publicar y predicar la Cruzada contra los Infieles: 
consta de Breve , que sia día de data pone ¿n sus Anales. 
Oderico Rey naldo , cometido aí Arzobispo de Sevilla y 
porque tenia (dice Oder Ico ) plena confianza de su virtudy 
y de la pureza de su fe \. de esta salida estaba el Arzobis- 
po en la ciudad de Burgps á 8 de Julio , donde por máin* 
dado del Rey , en Compañía de Fr. Juan , Obispa de Cá- 
diz , de D. Gutierre. Suarez , y D. Esteban Fernandez^ co- 
mo arbitros compusieron ciertas diferencias, entre D^ Juah^ 
Obispo de Calahorra 9 y D. Garcia de Azagra>, sobre el 
castilla de Finístriellos : tengo la escritura: det tumbo, de 
Jas de aquella Iglesia. - ^ . 

6 Don Alonso Pérez de Guzman. , acompañada <le 
muchos caballeros , se pasó este aña á la Afirica á servir 
con grandes partidos al Rey Abenjucef de Marruecos^ con- 
tra sus rebeldes , capitulando que nunca habia. de tomar 
armas contra Christianos*. Si tyva causa: para desxKiturar 
tizarse de Castilla , ofendida de su hermano Don Pedro 
Nuñez de Guzman y na'es det toda averiguada, aunque 
lo escriben los historiadores de su casa. Entre los que le 
siguieron , se cuentant Seviiranos y GonzaTo Sánchez de 
Troncones , Alonso Fernandez. Cebollilla y hi|á de Hernán 
Cebollilla , cuya memoria dpra en la heredad de Hetnaa 
Cebolla , bien nombrada en esta comarca , y Garci Mar*- 
tinez de Galleeps ^ con Gonzalo Garcia su hijo , hijo Gar*-^ 
ci Martínez y de Martin Melendez Gallego , uno de los< 
doscientos; caballeros; heredados en Sevilla , como escriht 

cü su Cae^ogo.. . H 

• . , » . . . 

•BRA 131$ i) .AÑO 1477. 

1 Este año cuenta la Crónica det Rey y que- despa- 
chó desde Sevilla poderosa armada con designios de dis- 
poner la conquista de Algjecira á Tari& y que eraa Jas 
poeftas de las invasiones. de África , lo que ya por fechas 
de pplviiegios averiguo I .el^ %ue á 17 <le Julio estaba! eni 



/ 



2^ ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Zamora , donde otorgó privilegio i nuestra Sarita Iglesia 
de merced de la aldea llamada las Chozas , hoy los Pala* 
cios , y de Brenes , que antes le habla tomado para el In« 
fante D. Fadrique. La armada compuesta de mucho nú- 
mero de baxeles , mandaban el Almirante Pedro Martí- 
nez de Fe , D. Melendo , caballero Portugués ^ Gonzalo 
Morante , hermano de madre de D. Alonso el Niño , hijo 
del Bjey , y D. Guillen de Sasanaque , caballero Francés^ 
todos poderosos vecinos de Sevilla. 

2 A este tiempo escribe Oderíco Rcynaldo , que no 
desistia el Rey de usar de los títulos y sellos Imperiales^ 
y que deseándolo atajar el Pontífice Inocencio V , lo pro- 
curó por medio del Arzobispo de Sevilla , por un Breve 
dado en Viena á 1 3 de Septiembre, en que le mandó per» 
suadir al Rey con eficaces razones á dexar el título é in- 
signias , orden que aun apretó mas por otro de 28 del mí^ 
mo mes ^ en que al fin tomó blando temperamento , y d 
Papa concedió al Rey por medio del Arzobispo ciertas 
décimas Eclesiásticas para la guerra de los Moros.. 

ERA 1 3 16 9 AÍ^O 1278. 

1 A 16 de Abril del año 1278 , el Rey en Vallado- 
lid ^ por privilegio rodado dio á la Iglesia de Sevilla ^ y á 
su Ar¿obispo y Cabildo , á Rianzuela ^ aldea del Aljaca^ 
fe , la torre y el castillo , las dehesas y los baños del In-* 
•fante Don Fadrique en Sevilla, que se tienen {ákc iá nar^ 
rativa) can el Hospital del Rey D. femando mió padre. Qual 
fuese este Hospital , que tuvo fundador á S. Fernando, no 
es fácil distinguirlo , ni si es de los que* pcrmatiecicron; 
pero puede presumirse haber sido el de S. Clemente á la 
Parroquia de la Santa Iglesia , Mtío de'los que se cxtín- 
'^uieron el año 1579 , y se agregó al del Espíritu Santo, 

[onde se halla colocado en su escalera principal un reta- 
blo de conveniente antigüedad , que fué de este Hospital; 
ch cuyo banco se lee haberlo fundado S. Fernando. ! 

2 En ausencia del Rey sé previno en Sevilla exe'rcító 
poderoso /que llevó i cefcar á Algccira su hijo el bi&nte 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. CT. 29J 

D. Pedro , acompañado de su hermano no legítimo , Don 
Alonso el Niño , que si bien se comenzó con muy orgu- 
llosa esperanza de presta conquista , en breve se recono- 
ció no era tan fácil como que se habia presumido ,^r ser 
fuerte por arte y naturaleza , fortalecida y presidiada pa^ 
ra larga resistencia : alargóse el ' asedio , y comenzó á ser 
muy costoso mantener allí el excrcito , para que riguro-< 
sámente se cogkn los tributos , á cuya cobranza pasó á 
Castilla con apretadas órdenes, del Rey , que estaba en Se- 
villa , su Almojarife mayor Don Zag , Judío de este Al- 
xamia , á quien el Infante D¿ Sancho quitó con violencia 
una gruesa porción de moheda que tenia junta , con pre* 
texto de enviarla á Aragón á la Réyna Doña Violante su 
madre , para facilitar su venida á Castilla , y desmayar 
así el partido de los. Cerdas rcosá que aunque muy desea- 
da del Rey , y que la encargaba al Infante con aprieto; 
no quisiera que fuera con atraso de los medios que que- 
ría para la empresa de Algecira : fue muy nociva su fal- 
ta , y ocasión de que comenzase á aplaudir menos las ac- 
ciones del In&nte , y á calentarse otra vez el eledado 
amor de los nietos Cerdas* 

3 La escasez del dinero hizo menguar en él sitio de 
Algecira los mantenimientos , á que sucediendo hambre, 
la siguió peste , ordinario efecto suyo , y de las calami- 
dades del penoso cerco , que observado de los Moros , osa- 
dos en el enfermo desmayo de los Christianos , rompierotf 
su armada , cautivaron sus Cabos , introduxqron el socor-^ 
ro y y obligaron á alzar el sitio tan apriesa , qu^ quedaron 
en su poder armas , pabellones y pertrechos 5 con que ufa^' 
ftó Aben Jucef de nuevo esforzó su fortaleza , fundan- 
do á Algecira. la nueva en sitio ventajoso en que estu«- 
vieron alojados W Christianos , para que si otra vez la' 
sitiasen oio lo ocupasen tan fácilmente* Cos(|:osisima fu¿^ 
esta guerra á Sevilla <de sangre y de tesoros , á que con- 
tribuyeron sus veoihos voluntarios y violentados ^ efectos 
aquel de su fidelidad ^ este del rigor del Rey. 

4 . Nuestro; Arzobísfio Dl^Bíjemondo estaba en su pa- 
tria Scgovia 4 XI de Octubre de^este a^io^ ea que dgtá 

TOMO u Pp 



ip8 ANALES ECLESTASTTCOS Y SECULARES 

en ella la Iglesia de S. Gil , donde habia sido bautizado^ 
con bienes patrimoniales j que expresa el instrumento que 
está original en el archivo de nuestra Santa Iglesia , otor* 

fado este dia ante Pasqual Sánchez , Escribano público de 
egovla , y dice que estaba en las casas de Doña Juana 
Domínguez su sobrina ^ muger de Garci Martínez. Esta 
dotación parece ser la que mencionan las inscripciones de 
aquel templo y que referiré el ano 1 287 ; la escritura es 
larga , por dilatada memoria de ornamentos y preseas , y 
asi solo copiare algunas mas esenciales cláusulas. 

** Sepan quantos esta carta vieren , como Nos Don Re- 
nmondo , por la gracia de Dios ^ Arzobispo de la Santa 
>9lglesia de Sevilla , fíciemos la capilla de San Gil de So- 
figovia y por el alma del Rey D. Fernando y e de sus di- 
funtos y é por el alma de nuestro padre j e de nuestra 
rmadre , é por la nuestra , c por nuestros defuntos , é 
Mliemos á la capilla estas vestimentas y estos tesoros , y 
tiestos heredamientos que aqui son escritos y un cáliz do* 
»9rado &c. £ las casas de la Torre y que son á la puerta 
f<}asteUana y que fueron de Don Ibañez nuestro hermano, 
9ique son en linde la calle y é de la otra parte ^ en fínde> 
Míe Rui González , e las casas que facron de nuestro pa- 
9fdTC y con el casar y que fueron casas que sirvieron i las 
fide nuestro padre y y la bod^a que tiene Doña Isabel, 
»9que es en linde de las casas de los Clérigos de la vi* 
nlla , y de la otra parte las casas de Esteban Domingo, 
»9C las casas que son de parte de la ñileja , que son en 
nlinde dé la calle y e de Rui Gonzalvez y é el guerto y que 
9fcs entre las casas de Rui Gonzalvez y c Diego Mar* 
ntin Hortelano, e las cosas que compramos de D. Martin 
riEijo y é de su muger María Domínguez , con el güer- 
99to que se tiene con las casas que son á la collación de 
TíS. Isidro , que son en linde de ios. hijos de D. Fernando, 
>9ñJo de Juan Domingo , e de la otra parte Garci Gon- 
99zalez el mayor , é las casas y e todo el heradamíento que 
>iabie Diego González nue^ro criado en Zamarramala, ^ 
nquc fiie de D. Bartolomé el Calongc su tío &c.^* D^^ta 
luego Cafellaniás yimnwias fatS* femando^ por susfo-t. 



/ 

/ 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LtB. ff.- ip^ 

¿Tif ^ y por Sí y y encarga su amparo á los Reyes , y prosi* 
gue : ^ E mandamos , que sí alguno de nuestro linage se 
^quisiere enterrar en la capiella , que los entierren en la 
Mbóveda de yuso , y non en la de suso , salvo Doña Ma- 
wría Domínguez , si se quisiere hi enterrar en la bóveda 
lode suso , todavía que faga algo en la capiella &c. Testi- 
»gos , Maestre Juan , Arcediano de Niebla , y otros &c. 
x»£sta carta fue fecha en Segovia en las casas de Doña 
«Juana Domínguez , y de sus fijos , y de Don Ponce, 
«Martes XI dias de Oaubre , en Era de M. CCC e XVL 
tainos &c." 

No hay en toda esta escritura mención alguna de que 
la hiciesen para su entierro , ni en ella se pensase enter-- 
rar ; solo habla de sepulturas de sus padres y parientesi^ 
sin dexar á alguno el Patronato , sino á los Obispos sus 
sucesores en aquel Obispado , con cierta forma de que 
la recibiesen en su amparo. 

5 Hace mención de sus sobrinas Doña Juana Domin^ 
guez , muger de Garci Martínez , y Doña Maria Domln-» 
guez , que por la conformidad del patronímico puede en-^ 
tenderse haber sido hijas de hermana suya , y de Garc! 
Domínguez j que en el Repartimiento de esta ciudad está 
nombrado cuñado del Obispo de Segovia : asimismo de 
D. Ibañez su hermano 5 pero no fue sino su cuñado , ma-^ 
rido de hermana suya , que ya en aquel tiempo era co- 
mún llamar hermanos á los cuñados ^ consta así de esct!« 
tura j cuya noticia debo á la erudición del Marques de 
Agrópoli. Fue D. Ibañez muy heredado en Sevilla ^ y tu- 
vo casa á la collación de S. Bartolomé ^ como puede ver- 
se en el privilegio de la de D. Bernardo Clérigo , men- 
cionado el año 1263 ; pertenece al nobilísimo linage de 
los Ibañez en Segovia , y según noticias de el fue su nom^ 
bre propio D. Pedro Ibañez , ó Per Ibañez , padres de Fer- 
nán Ibañez , D. Martin Ib^mez, y otros hijos , cuyo abue- 
lo paterno ñie Per Ibañez , Señor de la Torre de Bañez 
de Badona , media legua de la villa de Mondragon , ea* 
Guipúzcoa. 



V» . 



Ppa 



30O ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

EHA I317 9 AÑO 1279. 

. 1 De la perdida del exercito en África resultaron al 
Rey designios de ajustarse con Aben Jucef , para desem- 
barazar sus armas contra el de Granada , que tuvo efecto 
por medio de Garci Martínez de Gallegos y y Gonzalo 
Sánchez de Troncones , que como ya dlxe , estaban én 
África con D. Alonso l?erez de Guzman , después de lo 
qual se vio el Rey en Badajoz con sus hijos , y envió 
a D. Sancho á Castilla , que juntase gente y dinero para 
la guerra contra Granada , y se volvió á Sevilla , donde 
estaba Sábado 1 1 de Noviembre ^ que despachó á nuestra 
Santa Iglesia un privile^o rodado y en que le hizo mer- 
ced del diezmo de su Real quinto de las presas que enr 
este Arzobispado se hiciesen á los Moros , para mayor 
dote de los aniversarios de sus padres , y dice que lo hace 
en honor de la Sania Eglesh Catedral de la noble cibdadde 
Sevilla y ó facen en$errados el muy ncble Rey D. Femando 
fwestro padre , y la nrny noble Reyna Doña Beatriz, nuestra 
madre O'c. Esta es la mas antigua certeza , que de haber 
sido trasladado á nuestra Santa Iglesia el cuerpo de la 
Reyna Dona Beatriz del Real Monasterio de las Huelgas 
dp Burgos en que yacia , yo he podido descubrir. 

2 . En que tiempo se lüzo esta translación fíxamente 
no consta 5 un papel que corre de las mas notables ao4 
clones del Rey la ponen en el año 1279^ es dos posterio- 
res á este muestran su incertidumbre > confiésala el Real 
Monasterio de las Huelgas , como parece por la razón de 
su librp de Aniversarios, que de el se me remitió, que di-*! 
ce : ^* En el libro antigjuo de los Aniversarios que se bar 
9>cen en esté Real Monasterio de las Huelgas , hay las pa^ 
»labras siguientes : A 5 de Diciembre , aniversario por la 
siSerenísima Reyna Doña Beatriz , fija del Eipperador de 
>7RomanQs , muger que fue del Señor Rey D. Fernandor 
nk. este aniversatio se ponen los cirios en la sepultura de 
»isu fija la Infanta Doña Berenguela , que está sepultada en 
riel coro 3 porque la dicha Señora Reyna Doña Beatriz 



DB LA Cnn>A0 1» SBYILLA^ LIB. \U JOX 

nfué trasladada á Sevilla con el dicho Rey su marido.*' En 
que se ve quanto se han engañado los autores ^ de que 
es uno el Padre Juan de Pineda en d Mbmoriai para la 
canonización de S. Femando) que han dudado e$ta trans-^ 
kcion y y entendido ser de la RÍeyná Doña Juana el cuer- 
po que está en la Real Capilla. Sucedió después de esta 
translación un admirable caso que refiere el Rey Don 
Alonso en uno de sus cantares y cuyo obscuro lenguage, 
para mayor inteligentía irc perifraseando después de cada 
copla. 

Como el Rey D. Femanio veno en visión á ó TesoreirOy 
i Maestre Jorge , que tirsse 6 Anel de seu dedo , é no omi'^ 
tesse no dedo da Omagen de Santa Marta* 

Muito demostra a Virgen * 

A sennor Espiritai 

Sa lealdad a aqueley 

Que a ocha stmper leal. 
X £ de tal razón com esta 

vos direi com huna vez 

á Virgen Santa María 

vn muy gran miragre fez 

po.k> bon Rey Don Fernandot, 

3|ue foi comprido de prez 
e esforcé , de grandeza, 
e de todo ben sen maL 
Muito demostra a Virgen , éH#. 
I Mmho muestra Ja Virgen espiritual ^ Señora su eorres-* 
fondeneia i aquel que baila siempre leal y devoto. Usa del 
esttivillo para la música , repitiéndolo luego en cada estan- 
cia y advirtiendo el siemfve s^uro patrocinio de ia Rey- 
na de los Angeles para con sui devotos. Admirable es ia 
Historia de estas, coplas , y gloriosísima para S. Fernando, 
como 1^* elks se ira viendo. 

En esta razan os diré y como una vez la Virgen Smsta 
Mari A hito tm gran milagro por el buen Rey D. Femandoy 
queftU Ueno de bonra y de esfuerxo , de grandeza y y de todo 
bien y sin métela de defecto. Para merecer el titulo de buea 
Rey, necesitó del cumplimiento de todas las virtudes, que 



^02 ANALES ECCBSTASTTCOS Y S£Ct7LARB9 

tuvo 6n supremo grado con vida inculpable. Atribuye ef* 
Rev el milano á nuestra Señora 5 pero verdaderamente 
fue del Santo Rey , como se irá viendo en las coplas si-» 
gulentes , que desde el cielo quiso que el rico anillo y 
trono de su imagen sirviese á mayor decencia de la de la 
Virgen , á cuyos pies se pusiese la suya. 

a De mañas ^ e de costumes 
^ per quant* eu d* el aprendí^ 

, , non as pod' auer mellores 

cutre que él ovi en ssi, 

c sobre tod* out'ra cosa 

assi com' eu d* el óy 

amaua Santa Maria 

á Sennor que pode vaL 

Muito demostra a Virgen ^c^ 
a De obras y de costumbres^ como yo en él reconoció no 
puede alguno otro mejorársele jy sobre todo , como me dixo^ 
amaba a Santa Maria , como a Sefhra que puede valer a sus 
devotos. Bien expreso, la perfección de la vida de su pa- 
dre y refiriendo sus costumbres y mañas ( con gran signi- 
ficación) en grado \de no poderlas otro tener mejores. Y 
sobre todo svr devoción á la Santísima Virgen María^ 
empleo de toda su esperanza. 

3 Se el leal , contra ela 

foi tan leal á achou^ 

.que . en todo los seus feitos 

á tan ben , ó aioudou, 

oue quanto comen^u: quisb^ 

e acabar , acabou, 

e se ben obrou por ela 

hellar hen pagou sea jornal. 

Muito demostra a Virgin y &c^ 
3 Si il fui devoto , la Virgen le fui tan agradecida ^ qu9 
lo ayudó también en todos sus ( feitos ) hechos y que consiguió 
quanto quiso emprender y acabar , y si bien la sirvió ^ bien 
fué por ella pagada su jornal. Efecto.dc la ardiente devo- 
ción á nuestra Señora de S. Fernando , 6ie su invicta fe^ 
ll^idad 9 y el dichoso principio y fin de tiocas y. tan difí- 



ra tA aVDAB DE ^SBVILIA. L». H. ^O} 

clles empresas j correspondió visible el premio i la devo- 
ción y servido. Siervo se llamó de la Virgen , y como 
sirvió recibió el jornal de su Señora; 

4 Assi que en este mundo : ' 
£n ilacabar ó que quisT . 

c morrer honrradamente^ 

¿ morrendo seer fis* 

que á Paráis iria 

ben ú este San Denls 

ú veeria seu fíHo, 

ea ela outro que tal. 

Muito demostré i Virgen ^ &c^ 
4 ^Ast que en este mtmda le biza aesbar quanto quiso yf 
morir honradameftíe , / morir eon on^MtA de ir al pardso 
{al cielo ) en que esta San Dhmis ^ donde vería í su soberano 
Hijo ^yd la misma. Virgen. A las felicidades de la vida die- 
ron el colmo las de su muerte , y las altas prendas de su 
salvación , y d/c ver en el cielo por una eternidad , en com« 
pañía de Christo su soberano Hijo , á la Santísima Vir- 
gen i y parece- lo hizo el consonante acordarse mas de 
San Diofiis ó Dionisio, que de otro Sanco de los corto* 
sanos del cielo* 

5 Assi estes dous leaes 
lealdade fez amar, 
ca el semper á seruia, 
é á sabia toar, 

¿ quand' alguna Cidade 

de MouroSy y á eanar 

sa Omagen na Mezquita 

ponya en ó portal» 

Miátto demastrs á Vtrgen^&e^ 
j 'Asi seáis vosotros devotos $ la devoción ¡e b*no mnm^^ 
fcrque siempre la servia y sabia alabarla ^y quando iba á gé^ 
nar de los Moros algsma ctsutad ^ponia su imagen en U Mrx^ 
quita y en el portaL Supo el Santo Rey amar y servir á la 
soberana Rey na , y darla dignas alabanzas , con el fervor 
de su espTritu y pureza de su vida. Llevaba tfempre sus 
imágenes en losexeccitós, hacia en sis nofobre las triun£uv- 



304 ANALES ECLESIASTICC6.Y SECULARES 

tes entradas en las ciudadcs^ vencidas , poníalas en sus Me^« 
quitas , convertidas en templo de su advocación , de cu- 
yos testimonios estáa llenas las Historias , y queda visto 
quando con la soberana imáeen de los Rjeyes entro triun- 
fando en Sevilla , cayo Catedral templo quedó santificado 
con el título de Santa Maria de la Sede , y la festividad 
principal de su Asunción á los cielos , trayendo también 
tantos otros simulacros de jla misma s<4>erana Reyna con 

2ue enriqueció otros tfanplos^.como. el de nuestra Señora 
e la Merced y el que didt á su ¡Conveato de S. Clemente, 
y los demás que por pifendas suyas se veneran. 

6 Car fezoU á ssa morte, 
que polo mellor morreu 
Rei , que en «eu logar fosse,^ 

V c' fez porque, ó naetcu ». . 

/el Rei lícufiír en Sevilla, 
que Mafomete perdeu 
per >este Rey Don Fernando^ 
que e Odade cabdaL 

Muita demostra a Virgen j ^c* . 

J6 ) JMficii.rs el. sentidoi perfecto en la perífrasis de est;a 
copla. En Sevilla murió S. Fernando , que Í»biá 'ganado * 
y perdídola la secta de Mahonla : en elk lo enterró ei 
Rey su hijo , ciudad capital ó Metrópoli de principado^ 
que eso significa cabdal , epíteto que se da á la águila , prin- 
cesa de las aves , y á las banderas ó estandartes supremos 
de los exercitos. Y no es mucho k diese este título el Rey, 
que en el epitafio de su padre la llamó tofius HispanU^ 
iaput y & Mitropolis : cabeza y Metrópoli de toda España* 

7 £ pois lo uuy metudo 

. segyndo com'aqui diz 

. muitos miragres ofillo. : . ' 

da Santa Emperadriz . 

mostrou per el semper íusto^ 

e ssa molíer Beatriz 

adus^ydepois scu filio, , 

non passand á Murada!. 

Muito dewostra i Virgen , <^r. 



M LA CIirOJLD DB SEVILLA* alB^'U.' 30^; 

7 Dispuis que ti Hijo de U Emperatriz/ McieU lo bu- 
ho enírado veiued$r. en Sevilla , como aqm S9. dice ^ mostri 
muebas. marafAllas por ti siempre juaoi\\y pin tumagerBea-^ 
triz y no babiiHkh ¡querido que otra, «x pásaet m Mitran 
dal. (Esto parece , es no bzbiéááolc pás^ 
CastUJa ): la tradición de que en ei sepiileto deS. Fetnao-^ 
do sucedieron muchos milagros desde luego que murió, 
tiene aquí admirable apo^ro^ y quería cqpinlon deJa virtud 
de la vida de la Reyna Doña.Beaoriz queda taupbicQ mof 
venerada. * , . . . . - » ; ^ . : -i l^ ; l/.K ..• . ,r 

8 Ond' aveno , que seu fiUo - ^ , 
Rei Don Alfonso fazer 

. fez mui rica aepoltura^ 

que costou linuy grand'auei: 

teita en fcgiiradcld '' < . I ti 

po los ossos ,. y meter 

se ó achasaen de fieito 

mas tornouxelle en al. 

Muito demortra a Virgen ,,(^r. 
% De qne resultó qMe el ReplDon Alfimso sm hijo h'ta 
baeer un muy rico sepukro nlMy€9$toeo\ íéérado ean su bul* 
to (feita en figura délc,)para meter sus buosos si los baila* 
sen desbecbos y pero sucedié muy diferentemente. Creyó el Rey 
haUar desliecho el cadáver de su padre , no habiendo si- 
do embalsamado ^ y mUtfCo de hidropesía / que ápcesufit 
las miserias de 1^ corrupcoon / que -es iti^ de las caasak 
que hacen mas mil^^pso el conservarse eniero« 

9 Ca ó achou todo enteiro, 
<í á ssa Madre » ca Deus 

non qui^'que sse desfeaessen^ .!.,.. i 
. ca!aiiibQ$ecaa bensoui; .: . ' 

. ; quites I qihe nunci maisibren • ,r * 
San Mvoes ^ <^ San Mateus' ^ ; : i 
outrossi da Santa Virgen;^. 
que do Munde estadal. . i, . . i 

^f¥itp^ deimttr0 i Virgen t &t< 
9 Porque lo bailó todo^entero^y éteimdére aporque Dhs 
no qiüso que se desbieigm » pofque mbtt teran bien suyos^ 
TOMO I. Qq 



^o^ aMalbi eclesiásticos t secülaubs 

€inm íofúérán S. MarcBS v S. MMeus , y tan devotos de U 
Santa Virgen ^ amparo del mmdo. Parece que fue también 
hallado entecó el cii^eirpo de la Rey na Doña Beatriz s y que 
en una y otra • incorrupción s© oteervó lo milagroso , efecto 
de la' santidad de sus vidas, y de que no había sido pro-- 
curada . con .algun medio. Como esta persevera en el cuer- 
po de S. Femando , se ve con veneración , y que en mu- 
¿ha parte duraba en i la H^cyng Do&a Beatriz el año de 
lf79 :en que Rieron su^ cuerpos trasladados á la Capilla 
nueva Red 5 se nota en las relaciones que hablan de su 
cuerpo , y de sus^ vestidos con que fiíc hallado , quando 
de todos los demás cadáveres reales expresan , como solo 
había huesos destrabados. Después no se ha vuelto á des- 
cubrir. :; : . . : 

10 Esto fol quando & corpo 
de ssa Madre fez venir 
de Burgos pera Seuílía, 
cue iaz cabo Dalquluir^ ^ 

..^ enfrieos monimíeñtos - 
\\'" \:\ r-. V- ros '&z'>atabosr^sepdir • ■ '. . 
. '<. tibiados mar ricamente 
. . \ cada vun i scu final; ' 

JIMto dempstra í Virgen j ^c. 
' 10 Esto fui quando el cuerpo de su madre hizó traer de 
Burgos i Sepifla , que esta' én iárüfírd de Guadalquivir , y 
hrblzor^bós sefuitár enrieos niMuméntos^obrados muy riear^ 
mente , cada tmo son suseñdí. Como ta Capilla Real antigua 
se deshizo del todo para la continuación de la fábrica de 
la Iglesia nueva , de que se hablará á su tiempo , debicf* 
ron de desliacerse estos sepulcros , de que tanto pondera 
el Rey la labor y la:' costa i tüMi las maí fabricas de los 
Moros en los ornatos y labores'de yeso, obra que los ar- 
tífices llaman Mosáyca , qu&' aunque muy permanente por 
su dureza j no es capaz de mudarse entera , como pudie* 
xa á ser mármoles. 

11 Depoisque €Sto íbi feitp 
' . tí Rei aposte múi ben 

á Orneen de seu Padre 



-t 



DB LA CIVQAD DE SBVIUJU CW Ib JO/ 

fez pontt c6mo conven 

.de SCI BLcá; eDr.Cadciraf . • - 

. cqtic S9a aspada: tctt:; f « . íf. 

na 0iaoOD V coa ^e áeu coibe / * * ií 

á Mafomcie itertal. , -• '- > -/ /i 

1 1 Despuei me fuí^ esto becbo ^S Rtf.puso lanf bien U 
imagen de^sn^aari ^tínlM^ ptñerlemnmu^nmniM á Jbf .^ 
0Íla y y fueimriistm espnda $n U^ ManL\ 
tal golpe á MiAmma.^ De tícapo Jnidomc 
en la Capilla Real una iinágen del Sanú:Re7\ lá cobezk 
y manos de talla , y eon vestidura real de. lúrdcacto ^ que 
sentada en silla , y á sus ladcs oi:rosjdo& Igu^es bultos dd 
ELey D. Alonso el &d3to , ^ de bLRe^a:'0o&L Beatsix., es* 
taban en un nicho , que todo el ano cerrado con poeúrta^ 
sómejaba una alacena 6 sagraiSor^.^fscTeTsc bacía patente 
el dia de S. Qemente , en que á la imagen de S. Fer« 
nando se ponía en la mano su espada , de la qual la to* 
maba el Capellab ^ q^e al • Asistente: hahfaL de entregarla 
para sacarla en la ptboeston ^itecMcndqfe el pleyto ho« 
menage , que dui^ m hasOLel :á&oido Uejí ^ en q je de« 
clara£> su culto y y puesta '^otraiimáf^ea suya en el altar, 
se quitó esta ^ y el nicho .quedo.sin puertas | como hoy 
se ve. Que «fiíose la misma que estos' versos refieren , no 
se nie. \ hará, dudoso ^.acocd^ndoitia de sus OMchas señas 
de aniigyaiCnia'>bc«kuf«.y\'vesdda4^ - 

x'ia Q lÉgtc úiá Oad^en . 
dd R^y Don Fetíaando se 
tan rico , .¿ tan fremoso, 

' •' ¿itonraposto.^e..: " \ - ^ 

: hr i|ue iodo ano. qttd;o.VBtá... *>, rt 
• • : . bewiica per bénar)ícv; . . ; ^ - A 

I qüe^ófojí pbff'ljsiii mais^oobfie^ - 
ca se fbsie. dcxiistaL 
. Jütit^ denwstfá ÁVifgen f &f. 
la Bllnga9rvjm^^:estáJL\imá¡gn: iH\Sméi ReyJhí 
Fmfkmiú es te0. rieg , tm^hmm$Q\ yaeem/tMettú ^ f&e íaJf 
. bmbre fik U juiere ¿irá m. tmenáveeidaé^ qmk iim^pel 

Qqa 



« 



yoS MUIX9 BCLSSf «TICOS Y S£CVLAIt£S 

fnas noble que si fuese de cristal. Notable ponderación e$ 
esta del trono en que estaba, la imagen , de que pode- 
mos pensar lo mismo que de io^ sepulcros , haberse des* 
hecho en la :iñudan2a >^ peio^ cofisideeand^ lo que diceii 
las. coplas siguientes , c}ue el Santo Rey mandó poner la 
Imagen de nuestra ScnoÉa donde estaba la suya , me lie- 
Va el tepaio á ' una sil}a de plata, en que está la ima- 
gen, de nuestra. SeiioFaide los' Ríeyes ^ de obra* para aquel 
tiempo rica y tqda Uená de castiUos y leones ; y si bien 
la tradicioR ds.Iser; el: misoior. trono portátil y én que San 
Fenkmdó la ttaáa en sus excrcitos, nó me parece ageno 
de ^pechat ,-. que fiíese la en que estando la imagen de 
iS.. Femando y obedeciendo 5u. precepto ,,se mudó para la 
iatágebde k^ ReyesrcildáseLlo.sigBi&áte con esta ad« 
9r!cnenqa.< . . -'^ oPt \ i.' . •-: .( li.-^ : . 
j '.. . tj Nb\dcdp destaOougea ' 

- /. meterá seufíll'd Reí 

.' ;. ^ ' vvn anel d' ouro con pedra 
.i'íj^.^iiííj wJ^ iiniftil fsemosa-^xomafacl^oí.. ''';.•' ' . *-■'' 
-Olí ci . jiq L jjfKtr.j^idÉdadc^ maravilla i ! r . . * " :. 
^f.iL í>r p :i3 ^ 1 vHkmi^raade ivosj'ent dltei^ «--' ^-^ I - 
/í 'bf) ;; que: fltosírou en este-feito^ / 

,< ' o q|ieí oaoeii percNadaL^ / ;/ 
( . . Jthufo idetmsfra i Vhígen \ ^^ : ^^ 

i '\% :.JBM%l\iedk A utuyimagm^pHSártí Iteyisulb^ im 
émilh de oro , e(mpudr^\nmy^^nk'b9fnmi^;^ceé^ 
ebd y direos ahora fnat^tíiamuf^gnmie i qutitaostró en este 
beebo el que noM por I^tvidjuLF\xso '^d'^cy á su padre 
esta rica sortija, comoiüna denlas insignias reales > y 
advierte luego que por ella rldlBorunrgcaa milagro el que 
nació por Nayidád/: (si)r^to rss debe oeotender de Dios 
humanado , primer ofiHotuáti nM^o&^ii&'faiilagros , ó del 
mismo S. fianiandb ; coligiendo qne nadó por Pasqua de 
Navidad ^ bien cabe en' lá xiudai^y én:eLreparo. Suyo fue 
el milagro y la s^paijpion:; no e» -i^ieno^de entender que 
Mi£ su nacimiento ^ hat^ él (Rey.«u> t}i)0%n^ ^e metDtr , y 
<|uc dd lo hasUi; 9Cfd\ i^noradoe^sto^ dá^. aigluñ Umz $ esto 
'\K ; qú€ fiaci4 $an BohmiiiM eir lá^Pasi^', ó^diá de Na* . 



DE LA aUDAD PB SBVlLtA» tIB» n. ^Op 

Vidad , punto deseadísimo de quantos han tratado de su 
vida y y que ni por conjeturas se ha hallado manera de 
averiguar ó presumir , esta (á mi ver ) tiene no poca fuer- 
za y consideradas las palabras de quien tan bien debió sa« 
berlo. Que la palabra ant^a Nadal y corrompida á la mo- 
derna , ó mas usada después Navidad , no habrá algún 
Castellano que lo dude , y aue la Navidad por antono- 
masia sea la de Christo , menos será dudable. Discurra^ 
pues y el curioso , que yo solo haber podido tocar la con- 
jetura y tengo por particular dicha de esta Historia. £1 
a&o en que nació S. Fernando , ya lo discurrí y y tendré 
siempre que no fue antes del de i ip8 ^ ni después dd 
de 1199^ 

14 Ca ó boa Rey Don ¥eniaadO|( 

se ibi mostrar en visoa 

i aqude que fezera^ 

6 anel : ¿ disse non 

querest^anel tener migo * 

mais dalo enofiezon 

á á Qmagen da Virgen^ 

que tan vestido cendaL 

MiHo demostra ¿ Virgen , Ó'c. . 
14 Porqtu d Rey Don temando se meoetré^n visan aqtuí 

Jjete kizú el anillo , y díxole , na qitiera tener en mi este ani^ 
la y mas dalo en af renda i la imagen de la Virgen ^ que tie-- 
ne vestido un cendal. . Aparecióse San Femando en sueños 
al dichoso Platero Maestro Jorge y y señaló queria que se 
ofreciese aquel ^anino á la imagen que estaba vestida de 
cendal. Palabra que casi nos- da á encender manifiesto 
ser la de los Reyes y cuyo interior vestido sabemos que 
es de seda y. cendal , nombre antiguo Castellano , geno- 
rico á ropas de seda : tengo por cierto que en aquel 
tiempo no se ponian como ahora otros encima, y que us^ 
aqud tcrknino el Rey Poeta para darla á conocer y obe- 
decer al asonante y que íú¿ la razón misma qüo fuz-^ 
có haberlo obligado en las coplas amecedemn ¿ aeor«> 
4arsade Sao EMonis y San Mateos. Quiso Dios que d{e«> 
se d. Santo Rey después de su muerte cal teñioionio 



3IO ANALES ECtESIASTICOS Y SfiCULAHB^ 

de la grandeza de su devoción á la santísima VirgétL 

15 Conque yin ben des Toledoj^ 

e logotra&ras á maa 

di á meu filio qiie pona 

esta Orneen de San* « 

ta María ú á mynna 

esta. Ca non e do, gran. 

guisado de seer tan alte 

com' ela ne tan igual. 

Miiito demostra a Virgen y &c* 
1$ Y, así parte desde Toledo , y luego mano í mam di ¿ 
mi hijo que panga esta imagen de Santa Marta donde está 
la mia , porque no es bien hecho ^ue esté tan alta ^nl tsm 
igual como, ella.. En Toledo parece que estaba Maestro Jor- 
ge quando tuvo esta visión , y que desde ella le mandó 
venir \ pero de las siguientes coplas se infiere lo contra^ 
rio^y que todo acaeció en Sevilla , y ó» no se entiende 
este periodo ^ 9 está errado en el libro. Dichoso artífice 
que muestra haber sido digno de tan particular favor, 
acaso por ser especial devoto de San Fernando , que le 
mando venir á Sevilla ^ ó á donde estaba el Key D. Alou*- 
so su hijo , y darle el devoto mensage. 

i6 Mas ponnan mi engenoUos, 
,, c que He deu. p anel, 

ca de la tiuea ó. Reino, 

c de seu fiUo mui bel, 

esoo seu quitamente 

pois foi Gaualeir novel 
. . , ^. i»s$a:£igreiarde Burgof . 

. < do Monasterio SLeyal., ^ . , ::. r^^ 

MuitQ dcmastta a Virgen ^ <^a . . - > 

X 6 M^ pángmnUse deitodillas , y qm le doy el anillo , /Mv 
que de ella y dé $u bellísimo Hijo tuve él Étyno ^y solo soy 
suyo enteramente ., pues fui nuevo caballero en sU Iglesia del 
JÁoHasteeeioíRedlde Jiít^í^ Admirables palabras y dignas de 
San I Fernanda gloriosQ,^ -que confeso dd>er la/Cokona á 
Dios y i su 'Madre /acordándose que Aaé armado cáballeso 
4en su Iglesia del Monasterio de las Huelgas de Burgos. 



ÜB lA CIUDAD DE SEVILLA* IIB. lU 3ir 

17 Maestre Jorge auia 
nom ó que aquesto viu 
en sonno , é mantenente 
fbra do leito sayu, 

e foi logo á Eigrela, 

c fez tanto quen'abriu 

ó tesoureiro as portas 

d*oure nond'outro metal. 

Muito dcmostra á Vtgin , Ó^. 
i*f LlMmáiasi Maestro Jwge ti que aqturt^U en sue^ 
Hos jf al instale satU'del lecho , y fué luego á la Bglesia , i 
b'xo tanto que le abrió el Tesorero las puertas doradas. Mues- 
tra esta copla como la aparición fue en Sevilla , que not¿ 
en la quince. Pues pudo al punto Jorge ir á la ^lesia , cu- 
ysis -llaves tenia el Tesorero ( obligación de su dignidad) 
q^ue abrió á sus muchas instancias. 

18 £ en catar á Omagen 

auia mui gran sabor, ^ 

¿ viula sortella fora ' * 

do dedo onde pauor, 

ouue grand* á maravilla, 

é diss á nostro Señor, 

quen madubaria este 

anel soliber era qual. 

JHmto^ demostra á Virgen , etc. 
t^ Viendo Id imagen , tenia gran conséjelo , y vio la jor^ 
tíjafiíeradel dedo ^ de que se asombró tnucboiy y dixo ^ ó Se^ 
thr mió y iquién moverla este anillo ? Comenzd á compro^ 
barse el milagro , viendo el Platero con asombro la sor* 
tija fuera del dedo , que acaso estaba asegurada de mo- 
do que fuese necesariamente maravilloso su movimiento 
lin obra humana. Tiene el librode estos cantares , de que 
ftie he valido en los otros antes puestos , y en este pin- 
tados de excelente iluminación los sucesos de ellos , y re-» 
miti<fndome tstc su dueño y mi amigo D. Juan Lucas 
Corta en carta de 25 de Agosto de este año de 1675) 
asi me explica las iluminaciones de este en que usar^ de 
sus mismas palabras. Lo historiado de este milagro co ¡n 



3 X 1 ANALES ECLESt ASTICOS Y SECUl; ARES 

coplas que se han referido y está en tres llanas de perga- 
mino ó vitela , del tamaño de papel de marca mayor , y 
en la quarta llana que corresponde á las tres está lo es* 
tampado dividido en seis quadroS.ó «partes. £n la primera 
está pintado el Maestto Jorge en la tama durmiendo , y 
el Santo Rey Don Fernando cerca de .cUa con Corona ea 
la cabeza , como que le está hablando en visión ó apari- 
ción. £n la segunda parte 6 quadro está solo el Maestro 
Jorge levantándose de la cama y tomando sus vestidos. 
£n la tercera parte está el Maestro . Jorge Uamabdo á la 
p^u^erta de la Iglesia , y por dedentra parece está abtícndo^l 
Tesorero y y dentro de la Iglesia está ulla imagen ó efi- 
gie de nuestra Señora sentada en un trono con el Niño 
Jesús en los brazos y y nuestra Señora tiene una maiiiza^ 
na en la mano derecha como para darla al Niño /y con 
la manó izquierda tiene al Niño. Eh.la quarta está ei 
Maestro Jorge dentro de la Iglesia puestas la3 manos jutf- 
tas como orando ^ y el Tesorero junto á la eñgie del San- 
to Rey, que parece estar . sentado en una silla ó^trono, 
con su Corona en la cabeza , y en la manío derecha tiene 
una espada ancha l^ punta hacia arriba , y en la izquierda 
casi fuera del dedo mayor la sortija , comO; que la está en** 
tregando al Tesorero. En la quinta parte 6 quadro de esta 
pintura están de rodillas el Tesorero y el Maestro Jorge 
delante de la imagen de nuestra Señora y que parece está 
como ál&r^odo la mano derecha para que le eotreiv el 
anillo ó sortija , y aquí tiene ya el Nií^o ea su mano 4e-r 
techa la manzana que tenia su. Madre Santísima en la su-* 
ya y como se dixo estaba de kt^tts tn h tercera parte ó 
quadro. En la sexta ó última parte están el Tesorero y el 
Maestro Jorge dentro, del Alcaear.p palacio ^porque se. re- 
cof¡K>c¿ ^star dentro ele ua: grande edificio con almenas^ 
4ando xueata al Rey y Reyna (que eran d Señor Kcy 
Don Alonso el Sabio , y la Reyna Doña Violante su mu* 
ger) de este milagro , y los Reyes parece estarlos escu- 
chando ú oyendo con admiración 8c^. Hasta aquí la reU^ 
cion de lo. pinf^Q , que importa á mejor entender lo si- 
guieote» :-.>.., 



06 LA C!m>AD D% ttí)ffíJLA^ LIB. It* } I ^ 

ip Serla que ófezesse 
Maestre Jorge diss eu 
ca eu fíz aquesu obra 
toda , é este anel seu 
del Rci , e ó Tesoureiro " ^ 

logo ó anel Ue deu 
dicende é gran maravilla 
cómodo dedoUe saL 
Muito demostra á Vlrgiñ^^c. 

19 Siria ^ dixo el Maestro Jorge , ftieyo lo ficiea rf^ 
q$u yo bice toda esta obra y este amíllo del Rey , y el Teso^ 
rero luego le di6 el anillo j diciendo que era gran maravilla 
como le salía del dedo al Sefhr Rey. Parece que el Tesorero 
tomó el anillo ^ y lo dio al Maestro Jorge , admirando el 
maravilloso caso $ y aquí se ve que- las coplas siguientes 
no corresponden á lo pintado , pues no expresan que puso 
el Platero el anillo á nuestra Señora como le mando San; 
Fernando $ pero en la pintura se ve poniéndoselo , y si no 
fué adición del pintor el poner á nuestra Señora alargan-* 
do la mano , y pasada i la del Niño la manzana que án-^ 
tmsc Iz ocupal» , nuevo mila^ puede infeciise# 

ao Disse noq fiíz o Maestre 
mais direi é non vos oes 
que esta noit ei sonnado 
vel duas vezes ou tres 
enton Ue contou ó sonno 
ben de tal guissa me des 
com* ¿ vofr ei la contado^ 
é non foi en mentira!. 
Aíaito demostra á Virgen y&e^ 

20 Contó entonces Maestre Joree el sueno al Tesore* 
ro y y que se le h^ia. repetido "dos o tres veces i y afirma* 
lo el Rey con la ponderación de ser verdad* 

21 EoOM ambos ¿contaron - 
al Rei aque prug assas 
desi á ó Arosbispo . . 
aque con tal feito praz, 
¿ alRcl muitQ loaron r 
Touo L Rr 



/ 



314 AKÁUS EClBStASTlCOS Y SECULARES 

Don Fernando , porque fez 

Deus mui fremosos miragres, 

que á os seus nunca fzL 

Muito demospfít á Virgen , é^c. 
21 Entonces amhoi la cantarán al Rey y al Arzobispo , y 
¡es fué muy agradable^ y alábate mucho al Rey Don Fernán-- 
do j porque por él hace Dios muy hermosos milagros , que nun^ 
ca falta i los suyos. Asi se termina el cantar , digno de 
ser leido con graa veneración ^ dando á Dios , á nuestra 
Señora^ y á su siervo San Fernando los debidos loores que 
le dieron el. Rey su hijo .» y el Arzobispo Don Remondo, 
como aquel que siempre lo publicó y aclamó Santo. Fell-> 
císima Sevilla con el incomparable tesoro de sus reliquias, 
y que solo puede lamentarse de la perdida de memoria 
de taatas. maravillad , como, en el contexto de la relación 
de este se insinúan ,. y que. comenzaron á suceder desde 
su gloriosuiimo tránsito» 

Otro milagro de nuestra Señora refiere el mismo Rey 
Don Alonso ení otro de estos cantares , que asimismo se 
reconoce; de este tiempo , relien traído á Sevilla el cuer- 
po de suiftadr¿> kronuna imagen que. tenia en su pala- 
cio , y el puebla de la cuidad lé pidiala pusiese en su Ca- 
tedral , á que condescendió ^ 

Esta é como Santa Maria guarecen en Sevilla nasa un 
mudo y que había ios annos que non f dar a^ 

A Señor que mtU ben soube. 

Per sá lif^ua responder 

A (^íArieTmui bien poi¿. 

LinguÁ pUída^corre^^ 
Da quest vn mui. gran mirs^Ie 

vos direl sea rea mentir 

mui firemMQ ^ iiimii^ aposto^ . 
/ '¿ sobroso doyi^ ; ' - , M. 

que mostrott Santa Masia : :: 

aquela que foi parir 

Deus , e Onke Jesü Quristo, 



r 



1 Efta cáotiD» cft la 291. 



* • * I* 



I>B LA iíÜDAD DB SEVlLtA. tlB. tT. \lj^ 

que por nos quis* poiS morcr. ^ 
A Señor que muí heh'souíié j'^. 
Aquesto fbi en Seüilla, 
por quant ende eú aprendí 
d'vria Omagcri müi bela| 
que trauxera el Rei , y "* 
da Virgen Santa Mari^i," 
que en'per iheos ¿íHos'yl;* 
j&ztt mui grande iri^raglcií: 
en enfermos guarecer*' - 
A Señor- que mui . ben soub^ ^' d^r. 
E esta era tan fermosa, 

c dé taii bóa;faÍ9on, ' • 
• que quenqueif que ávU ' ^ 
folgsttia lio cóifá^bñ,' * . ; 
c por cnd' el Rei c todof 
auian gran devoción 
en ela e amí udl 
ai ayah por en vecr. 
A Señor que mui ben soube ^ éhr» 
Oñd' aveno pois na fcsta ' 
do dia en que naceu 
esta Virgen groriosa, 
que nos muito mal tolleUy 
que -ó denio nous fi^ia^ 
, c en ^a^. meteu 
de scu Fmo leso Chrísto, 
que quisOme Deus seer. 
A Señor que muí Ben sotée; &c. 
Estefd&i <^é yos/dígoj '; 
el Rey sa Missar oyu ' 
na gíahd Elgreta dá^Sée¿ '' 
que se nunca en paitiu 
ata que foi toda dita 
mais ó Pobló Ue pedhi, 
que aquela sa Om^gcn;' . j , _ 
les fezess aly tráger* 
A Senof que muíben sbube^ &f* 



9 1 (S AN AUS BCtESlASTlCOS Y SECULARES 

£1 Rei con amar grande, 
que auia do logar, 

g>rque scu Padre esa Madre 
zera y soterrar: 
oucorgouUes á Omagen 
¿ non quisper rentairdar 
quella non trouxesse logo 
sen 'filiar neunlezer. 
A Scfior.^ue tnui ben soube y ^c. 
£ foi log' á sa Cápela, 

?ie se non deteue ren, 
leuouUes á Omagen 
apostaritemente mui \fcñ 
con muí grandes pro^ssoens • 
com á tal feito conven, 
lo^nd" á' que e loada, 
é deue^ semper seer. 
^ Señor que mui ben spube , <¡^c. 

£ tanto que á Omagen 

. á á«£igreia chegou 

Vun mudo que dentr estaua 
per smas empreguntou 
que er' e pois Uo disseron 
áUngua se Uesoltou 
fílajgLdo',á Virgen Santa 
conien^oif á blneízen 
A Señor que mui ben soube , é^c. 

Deús annos íbren que nunca 
^ ^ falar^ el t^l nenqual 

" Alais ó que ' primeiro djüpc 
foi,Sa¿taM^aVaI . • 
csL dor>tÍ ' soao guarido 
ai Séhnor Espi^Ital, 
¿ comen^oü log as manos 
contra os Ceos eriger« ^ 
A Sepor que mm.ben soube , é'C. 
El Rei ¿ quantos y eran 

; deron por en gran íoor 



p£ LA CIin>AD mí SEVILLA, LIB« lU 3I7 

á á Virgen groriosa, 

Madre de nostro Sennor, 

porque á el ¿ á todos 

lies mostrou á tal amor, 

que tan (remoso miragre 

foi ben ant' ¿ les fazer. 

A Señor que mui btn swbe j Ó'c ' 
Qual fuese esta soberana imagen que el Rey á peti- 
ción del pueblo traxo de su CapiUa á la Santa Iglesia , no 
puedo averiguarlo , porque para sospechar que sea la de 
los Reyes , está en contra la tradición de estar en ella des* 
de el día de la triunfante entrada de S. Fernando. 

BRA 1318 , AJio laSo. 

I £n esta ciudad el Rey á 2 1 de Enero otorgó privi- 
legio rodado á nuestra Santa Iglesia , en que le dio las 
vlBas de Almonaster y Zalaniea , con sus castillos , en cam^ 
bio por la de Cazalla cerca de Osuna y que hoy llaman 
.Puebla de Cazalla y que la Ciudad de Sevilla recibió para 
entregaría al Orden de Calatrava , y habíala de la misma 
donación , sin razón de este cambio , otorgado otro pri- 
vilegio en esta misma Ciudad , Sábado 1 5 de Diciembre 
del año próximo pasado , que uno y otro entran con la 
itiarrativa de su aprecio y deseo de engrandecer esta su 
Iglesia 5 ambos , y otrps muchísimos de todos estos años^ 
cuyas citas excuso por oblar prolixidad ^ confirma nuestro 
Arzobispo D. Remondo. 

. 2 Entre tanto todo era ruí^ de armas contra el Rey 
de (granada , hecha plaza de armas la ciudad de Córdo- 
ba y á que al entrar la primavera hablan de concurrir el 
Infante D. Sancho y los demás In&ntes , Prelados y Ricos 
Ómes con el Rey ^ cuya ida en persona suspendió grave 
enfermedad que lo detuvo en Sevilla , dolor gravísimo en 
uno de los ojos qu^ lo, tuvo en pimto de perderlo , y de 
que 00 hallando cura en los remedios de la medicina , acu- 

, I ' Esta cántka et b 324 



<^ 



318 ANALES ECLESÍ ASTICOS IT SECÜIaUES 

dio á los divinos, implorando el favor de Dios por medio' 
de la intercesión de la Señora Santa Ana , prometiéndole 
si le negociaba salud fabricar en su hdnor un templo. Pro- 
mesa que apenas fue hecha ; <|üandó recobró milagrosa y 
repentina salud , con qué á la atención pronta de su cum- 
plimiento se juntó , que habiendo -crecido la vecindad de 
iTriana j era muy incómodo á sus habitadores estar su 
Iglesia Parroquid dentro del castillo , que como he di- 
cho , se intitulaba de S. Jorge y con que fundándoles nuévó 
templo y a que luego hizo abrir los cimientos y bendicien- 
do el lugar el Arzobispo Don Remondo, acudió á una y 
otra atención. Esta Iglesia es la Parroquial de la Señora 
Santa Ana de Triana, que sucedió en todos los derechos de 
la de S. Jorge , suntuosa en edifiao , que reconoce funda- 
dor al Rey ^aunque su obra se prosiguió largos años con 
lehtbprq¿r¿o, ¿c favorecieron con. iridulgeSdaS ios Ar- 
zobispos D* García y D. Sancho^ D* Almotavit y sus su- 
cesores : después por su dilatación se añadieron dos ane- 
xos ó ayudas de Parroauia y el de nuestra Señora de la 
Candelaria y que ya esta hecho Conventó de Sanjacinto^ 
de la Orden de Santo Domingo , y el de nuestra Señora de 
la O ^ que permanece. Estsí- Iglesia ha executoriado pose- 
sión de que su Cruz preceda a todas las demás de las Par- 
roquiales de Sevilla en sus congresos^ excepto la Catedral, 
á que no pudo competir ^ y la de San Salvador , como Co« 
legial j no habiendo otra graduación entre las demás Cru- 
ces que la que les., da el caso, 

3 Mejorado el Rey , pasó á la guerra , y de ella no ha- 
biendo logrado jgran efecto , volvió con todos los prin- 
cipales á esta ciudad , en que el Infainte D. Sancho se apo- 
sentó en el Convento de S. Francisco, que como ya dixe én 
el año 1268 ■ estaba en el sitio que permanece , y advertí 
como junto á el en la plaza cercana estaba el teatro de 
la execucion de las justicias y públicos suplicios. Tenia el 
Rey preso á Don Zag de Melea , aqufil Judío su Almo- 
jarife 9 á quien el In&nte D. Sancho quitó el dinero qu¿ 
habla recogido para la empresa de Algecira ; y hora que 
fuese su culpa no haberlo mas i£$stldo y ó que tuviese 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. 11. 319. 

Otras ,' ahora fue condenado á muerte y y que á exccutarse 
en el Arenal , fuese arrastrada desde el referido sitio de 
los suplicios de S. Fraacisca ^ que por ser á su vista , ha- 
llándose en el Convento,, por ser parte por su causa , tu- 
vo el Infante D. Sancho i menosprecio suyo , y quiso sa- 
lir á quitarlo 5 pero embarazáronselo con mejores conse- 
jos los Infantes sus hermanos y otros principales , acor- 
dándole la natural deuda al paterno respeto $ mas aunque* 
sobreseyó fue' incentivo á la desconformidad ya comen- 
zada entre padre e hijo.. Acordábase ya el Rey del pet- 
^ulcio que habla hecha á sus nietos^ hijos del Infante Don 
femando ^ que llamabaa los Cerdas ^ por una con que na- 
ció su padre señalado ea el pecho 1 fomentábalo el pen- 
sar queD. Sancho se tomaba itiayor autoridad que le com- 
petía y con que rezelos. de autoridad en el padre , y zelos 
de que se aventuraba, la que ya tenia ea la sucesión ea 
el hijo , produxeroa monstruos, de lamentables discordias 
civiles. 

ERA 1^19 r AKÓ I23l«. 

/ » • t 

. r A vistas con el Rey -de Francia había, p^ado cE 
cuesttb al fín del súio pagado ^ y. á principios de este eti 
Burgos cdd>ró matrimonios de suS: hijos los In&ntes Don 
Juan y D* Pedro , coa hijas del Señor de Narbona y del 
Márcpies de Monfórcat. A que siguió entrada poderosa en 
el rey no de Granada:^, en que d In&ince p«. Sancho» mos^ 
tro l¿ea su mucha: valentía ^ ganando mas ef aplauso de 
Jos vasallos '4 y evadicndosie del peligro grande t ^*^SaIió tía 
fidia Cdice^la Crónica de sü padre ) del Real á talar las: vi- 
wfias y c* desque hubo taládo.niuy graa. part^ de elfas ^ fue-? 
»5se para mi ^abdzo tan cerca: de la vUla^qikl elR^/de 
»iGranfada.y todbs Jos Moros tuviéronlo por de&hcMi^ra y 
f^por quebrahto ^.y. asi qué salieron biea ciacuenta mil 
99Moros adar^Kbs^ y dos: taatos ballesteros ^ y todas las 
>90tras geates de la villa y tambiea giaetes , como Aada-^ 
»4uces y para tirarle de allí ;:y la giente que estaba con el 
filnfante Don. Santo desamparáronle todos , si bien muy 
s^cos que fíncároa coa el > y este día mesmo eatróse el 



3 20 ANALES BCLEStASTtCOS Y SECÜLARfiS 

9rpoT tan recio y por ardid , que si non fuera por eí su cs- 
>>fuerzo solo , toda la gente de su hueste fuera en graa 
99peliero ; así que quiso Dios que por su esfuerzo se guar^ 
»idó de todo." Así mereció bien el renombre de Bravo por 
sus iiozañas mas que por sus rigores. Murió aquí pelean- 
do bizarramente a su iado el Rico Orne D. Gonzalo Iba- 
ñez de Aguilar , Señor del Estado de Aguilar , y fué Ue* 
vado á sepultar á Córdoba en que tenia su casa mas de 
asiento , aunque asimismo la tenia en Sevilla , y en su ter- 
mino muchas heredades , habiéndose hallado en su con- 
quista y y tenido por repartimiento la alquería Chucena, 
la que el año de 1272 , Era 1308 , á primera de Octubre 
con su muger Doña Berenguela ^ y sus hijos D. Gómez 
González y Doña Leonor Gonzsdez , donó al Monasterio 
de Santa Maria de Valbuena , Qsterdense , y se la confir- 
mó el Rey D. Sancho el año de 1287 , Era 1325 , á tres 
de Marzo : Así ( dice ) como Dan Gonzalo IhaXez de Agui-* 
lar , con voluntad y complacencia de su muger DoHa Beren^ 
guela y i de sus fijot Gómez González y Leonor González y se 
¡o dieron con su carta sellada &c. Uno y otro instrumento 
del archivo del Convento se leen en el tomo'sqptímode 
Privilegios del Conde de Mora , que están en la librería 
del Marques de Montalegre \ Conde de ViUaumbrosa , y 
ios he querido expresar por la ilustre memoria de este 
famoso caballero , a quien eñ el gran Estado de Aguilar 
sucedió su hi)0 primogénito de su -mismo nombre ; á cu^ 
,ya madre el privilegio referido en otras cláusulas, llama 
Doña Berenguela Guillen. A Cortes se juntaron todos 
en Sevilla $ la conferencia de ellas fue gravísima , propues- 
tas en el Rey , y repugnancias en el Infante á alguna di- 
misión en las Coronas que quería entablar para los Cer^ 
das y acabaron de enagenar sus ánimos :- la severa propo- 
sición del padre ¿ y la arriscada respuesta del hijo , nada 
prometían que no fuese públicos males ^ que presto se de- 
clararon , porque observando la ocasión los descontentos^ 
se llegaron al InÉinte , y haciendo cabeza á sus propues- 
tas j vestidas de apariencia del bien público ^ se opuso pú^ 
blicamente á su padrea y seguido de los que ccoian sm 



DE LA CIUDAD DE 5BVILLA. LIB, II. ^21 

VOZ , se pasó á Córdoba , y en breve cundió la desconfor- 
midad por todas las provincias. Prevaleciendo empero la 
voz de Don Sancha , de tal manera , que casL sola Sevilla 
quedó enteramente por su padre. 

2 Aquí comenzaron los últimos infortunios del Rey 
Don Alonso , los quales le siguieron hasta el fin de 
su vida , que fue varia y notable : experimentó la falta 
de la lealtad de los mas de sus Ricos Ornes , de que se 
quejó con energía airada en el celebrado libro de las Que- 
rellas , que escribió en coplas de arte mayor , cuyo prin- 
cipio pone el Cronista mayor Don Joseph Pellicer eh el 
informe de los Sarmientos , de este tenor : 

A tí Diego Pérez Sarmiento leal, 
Cormano y amigo , y firme vasallo, 
Lo qué á mios Omes de vista les callCy 
Entiendo decir plañendo mi mal : 
A tí , que quitaste la tierra c cabdal • 
Per las mias faciendas en Roma y allende, 
Mi péndola vuela , escochala dende, 
Ca grita doliente con fabla mortal. 

Como yaz solo el Rey de Castilla, 
Emperador de Alemana que foe; 
Aquel que los Reyes besaban su píe, 
£ Reynas pedian limosna c mancilla: 
El que de hueste mantuvo en Sevilla 
Diez mil dé á caballo , e tres doble peones, 
El que acatado en lejanas naciones 
Fue por sus tablas c por su cochilla. 

Pusicralo entero con gusto , á haberlo podido conse- 
guir. Helo visto otras veces con diversa inscripción. A tí 
Fernán Pérez. Ponce el leal , cormano y amigo , (á^•^. Que 
hace consonancia con llamarlo cormano 5 esto es , primo- 
hermano, como lo era Don Fernán Pérez Ponce ^ y no 
Don Diego Pérez Sarmiento. Si acaso no fueron diversa* 
quejas que dirigió á uno y á otro , ambos famosos cnr 
TOMO I. Ss 



322 ANALBS ECLESIÁSTICOS- Y» RECULARES 

la lealtad' , que perseveraron en su servicio , sin de- 
xarse vencer del poder , ni persuadir de la industriosa 
eloqüencia del Infante Don Sancho , que vestia su altCf 
ración con visos de muy aparente, conveniencia pública. 
Pero la suya de afirmarse en la sucesión.^ era el princi- 
pal motivo , y frustrar á su padre los designios de ex-^ 
cluirle de la Cotona , que lo habia señalado , y hecho 
jurar. Cuyo derecho no es de mi intento ni de mi pro- 
fesión disputar 5 pero advierto , que quando el Infante 
Don Fernando de la Cerda casó con la Infanta Doña 
Blanca de Francia , dicen las Historias que fue' capítulo, 
que si el faltase en vida de su padre (como sucedió), 
hablan de tener su mismo derecho á la Corona los hijos 
qu? de el quedasen 5 en que parece , que no teniendo al- 
guna duda , según las leyes que entonces se practicaban 
en estos rpytjos , no era necesaria tal capitulación. 

3 Esta infelicidad del Rey Don Alonso se escribe 
que predi») á la Reyna Doña Beatriz su madre uní 
Egipcia , que antes de casarse la dixo que Seria mugeí 
de un Príncipe de soberanas virtudes ^ pero madre de un 
hijo infeliz , que acabaria depuesto de la Magestad 5 y 
que refirió esto la Reyna á San Fernando en ocasión que 
ambos tenian presente al Rey niño entonces j y por ex- 
tremo hermoso y agraciado. Confederóse el Infante Don 
Sancho con. los Reyes de Aragón Don Pedro , ^u primo- 
hermano , y Don Dionis de Portugal , siendo de este la 
separación rrias ofensiva al Rey , que era su abuelo , y 
le habia tratado con muestras de exceso de afición. Pero 
pudo mas en c'l la razón de estado , que el agradeci- 
miento , si bien dexando venir á su madre con socof ro 
no pequeño , se mostró político estadista , como observó 
bien el autor de la Monarquía Lusitana. 

ERA 1320. AÑO 1282* 

I Tan desamparado y desobedecido halló al Rey en 
Sevilla el año de 1282 , que se verifica estaba en ella 
por dos cartas plomadas que otorgó Martes 10 de Fe- 



0fi LA' CIT7DAD DE SEVILLA. LIB. !!• 323 

brero en favor de los vecinos del Puerto de Santa Ma* 
ría , que actnalmente se poblaba , y solicitaba hacerlo 
lugar señalado pov su comodidad de sitio , para tener 
en su rio "puerto cerrado sus galeras Reales. En tanto 
estaba dueño Don Sancho de quanto no era el nombre de 
Rey , que afeaó rehusar , aunque persuadido por su ma- 
dre , por el Infante Don Manuel , y por muchos prin- 
cipales que lo tomase en Valladolid , á donde hablan con- 
currido ; con que enredado ^n guerra civil el Rey , des- 
tituido de los favores de Príncipes Christianos y se resol- 
vió á buscarlo en los infieles , y recurrió á pedirlo al Rey 
de Marruecos por medio de Don Alonso Pérez de Guz- 
man , á quien escribió una carta llena de lamentos del 
miserable estado de sus cosas : léese ya. en otras Histo^ 
lias ; pero su coritenido es la ¿ncjof del estado del Rey$ 
y. asi la copiaré entera , como la trae Barrantes Maído* 
nado, en su Historia de la Casa de Medina-Sidonia. 

^ Primo Don Alonso Pérez de Guzman , la 4ni culta 
Mes tan grande , que como cayó en tan alto lugar » se 
Mve de dueña ; y como cayó en mí , que era am^o de 
fitódo el mundo , en todo el sabrán la mi desdicha y y el 
mni afincamiento , que d mío fí^ á sin tazón me, (az te- 
9iaer con la ayuda de los mios amigos ^ y de los míos 
fiPrelados , los quales en lugar de meter paz ^ no á es- 
tKusas ni á encubiertas y sino á claras metieron á saz de 
Hmai , non fall¿ en ia mi tierra abrigo y nin fallo anw 
>iparador y nin valedor y non me lo mereciendo dlús y sino 
Mtodb bien que les yo habla fecho $ y pues en la mia 
«itierra me fallece quien me habla de servir y de aya-*- 
fidar, forzoso me es que en la ^ena busque quien se 
«sduela, de mí. Pues k» de CastilU me fallecen y nadie 
nme temí en mal que yo basquea los de Venamarin^ 
fisi los mios fijos son mb . enemigos y non . será ende mal 
t^que yo tome á los mis enemigos por hijos $ enemigos 
Mn la ley , mas nopor ende en la voluntad y que es el 
tiboen Rey Aben lucef ^ ca yo lo amo y precio mun^ 
Mho i porque el non me despreciará y nin fallecerá y ca es 
nmi atreguado y mi apazguado; yo se quanto sodes suyo^ 

Ss 2 



324 ANALBS ECLESIÁSTICOS Y S£CÜLA11BS 

99quanto vos ama j con' quanta razón, y quanto por vues- 
99trD consejo £árá, non mixedcs á cosas pasadas, sloo á 
9ipresentesf ^ ,cata quien sodes y y del Itnage oúde venidcsi 
My que en -^JgUn tiempo vos farc bien 5 y sL non vos 
jÁo ficierc , vuestro bien facer vos lo galardonará 5 que 
9^1 omc que fazc bien , nunca lo pierde : por tanto él 
^^mio primo Alonso Pérez de Guzman , faced contento 
5»al vuestro señor y mi amigt) , que sobre la mia Corona 
»mas averada \ que yo , c' piedras ricas , que ende son, 
♦íme preste lo que por bien tuviere 5 y si la su ayuda 
99pudleredes allegar , no me la estorbedes, como yo credo 
99que non faredes ; antes tengo , que toda la buena amls- 
Pitanza que de el vuestro señor . á mí viniere será por la 
99vuestra mana , y la db Dios sea con busco , fecha en 
9>la mi sola leal Cibdad de Sevilla , á Jos treinta años de 
»9d iñio regnado , y ti primero. 4^- mis cuitas. £L R£Y. 

2 Consiguió el Rey Don Alonso Pérez , que Aben 
lücef ! prestase al Rey sesenta tnil doblas de oro y que el 
mismo vino á Scvilhiá' traer , donde fue gratísimamente 
recibjidofpor.el.Rey,. que lo honró conr cariño y dcmo^ 
tracipn grande ; porque: no sglciie traia él socorro del 
dinero , sino seguridad de que el mismo Aben lucef con 
poderoso excrcito pasaría presto á auxiliarlo. Cuenta Bar- 
rantes Maldonado , que hizo el Rey ahora merced á Don 
AloBSo de lá' vjlla de Alcalá Sidoniá>, Uamadaí también 
de loSiGazules^qoe fucconlosiptrimeros yiasalloft que tuvo 
•n Andalucía; ¡y lo casó con DojiaMatia Alpnso'Co** 
tonel j doncella nobilísima / pot muchks. prendas digna 
de tal marido, de linage,, virtud y hermosura y riqí^za, 
que se competían á excesos hija de Alonso Eemandez 
Coronel , y su muger Doña Sancha «iñigutís. da Aguíiary 
con quien recien desposado' vc^viójá ! África ,. y r, prest» 
en compañía de Aben lucefjcn Algeeica Ib viOiOtira v^ea 
España. * • ' 1. . •; 

3 Cerca de Zahara se vieron I06 Reyes,, y se^ dio 
forma al modo da iiacer la iguerra , !que ai Moro quedó 
cargo de proseguir par £cija y .Osuna , y. el nuestro dio 
^vuelta á Sevilla , donde preparó sus . t»opa6 : que acaudi-^ 



DB LA C1T7DAD DB SEMLLA. LIA. n. 325 

« Haba Don Fernán Pérez Ponce de León. Sintieron las 
comarcas de Córdoba y Eclja^ Castro del Rio ^ y el Campo 
de Montiel el cruel estrago de los Moros y que se rehusó 
DbnAlonso Pérez ^ deteniéndose en SeviMa con el galante 
pretexto de reden casado. Pero tan diestramente se supo 
portar el Inñmte Don Sancho , que si no pudo del todo 
obviar las calamidades de la invasión y piido á lo menos 
hacerlas menores en la defensa de los pueblos. 
• 4 £1 Maestre de Santiago Don Pedro Nuñez y y su 
Orden seguían enteramente a Don Sancho, de lo qual se 
valió el lugar de Montemolin para eximirse de su Se&o^ 
río , y darse . al Rey , que por privilegio despachado en 
Sevilla á 3 de Julio Jo dio á esta ciudad , y á su Ca- 
bildo , en que : ^Porque el nuestro linag^ (es> una de 
»sus cláusulas) ganaron Montemolin y su termino y y lo 
ynlieron á la Orden de la Caballería de Santiago y que 
y^ellos fícicron para servicio de Dios , y para acrecentar 
nsu pro y su honra y y porque la Orden nos deUen ser* 
Mvir , con quanto en el mundo obiese , e nos deservieron 
Herrando contra Nos j como agora fíderon el Maestre 
HDon Pedro Niínez y á quien Nos ñciemos tantas mer- 
Mcedes y bienes y que los non podriencios poner en carta? 
n¿ los Freyres de este Orden ^ que se acordaron con el, 
soalzándosenos con la nuestra tierra y y fícicron al nue^ 
lotro linage que se alzase contra Nos , para toUiernos 
f muestro poder , .c nuestro Señorío y no quesimos que lo 
^nuestro . notase en ellos mas que se tornase á. Nos $ e 
«vporque los de Montemolin acatando lealtad é derecho, 
r^o quisieron obedecer al Maestre , ni á la Orden so- 
nbredicha , por este fecho malo que ficiéron , e se tu- 
so vieron por Nos , otorgamos á todos los pobladores de 
nMontemolin , c de su termino , también á los que agora 
n$on y cowo á los que s¿rán de aqm. adelante /que sean 
^Reales , para siempre jamas y y del Concejo de Sevilla, 
sscn cuyo termino son , &c. " 



• I 



ptf- ANAUES ECLESIÁSTICOS Y SBCÜLARES 

ERA I32t« AÑO 1283. 

r La Reyna de Portugal Doña Beatriz , viuda del 
Rey Don Alonso III , y madre del Rey Don Dionis, 
que ahora reynaba , no obstante que su hijo por máxi- 
mas políticas de estado , negándose á su abuelo , seguía 
al Inninte Don Sancho , como buena hija , resuelta al fa- 
vor úp su padre , se Vino á Sevilla en fin del ano pasa- 
do , ó ptindpio de feste , trayendo consigo muchos ca-* 
balletos . y otras formas de socorro', que al Rey fue- 
ron gratísimas : recibióla con. gran carino , y á la In- 
fanta: Doña flanea , su hija , que . la acompañaba , y no 
mucho, después iá: hizo grandes mercedes. Jueves. 4 de 
Marzp eti Sevilla le otorgó dos privilegios , en que le 
hisfó donación xie-^ias villas iie Mora, Seípa^, Nodar, y; 
Morón , que entonces pertenecían á Castilla , y eran,* 
como se ha visto , termino de Sevilla 5 y por otro á 
Niebla , Gibraleon ,.Guelba , Aymontc , Alfayat de, Pe-v 
na, y AlÉiyat de.Sete, diciendo en ambos privilegios 
rodados , que era : ** Catando, el grande zmút c vér-< 
ndadero que fallamos en nuestra fija la muncho honrada 
i^Doña Beatriz , por esa mesma gracia Reyna de Pórtu-* 
99gal , y del Algarbe , y la lealtad que siempre mostró 
«xrontrá Nos , y . de como nos fue obediente y mandada 
»en todas las cosas, como buena hija , e leal debe ser 
9>á su padre , é señaladjamente ^ porque á la sazón que 
«los otros nuestros fijos , y la mayor parte de los^omes^ 
>KÍe nuestra tierra se alzaron contra Nos por las co^ 
yysBS que los dlxeron , c que les ficleron entender como 
if^no eran , el qual alevantamicnto fiíc contra Dios y é 
99concra derecho , y contra razón , y contra Fuero, y 
>»contra Señorío natural 5 é viendo ella esto , c cono-' 
telendo lo que ellos no reconocieron , desamparó sus fi- 
jyjos Y heredamientos , y todas -las otras cosas que avia, 
>iy vino á padecer aquello que Nos padecemos para vl- 
>9Vlr y morir con nosco , &c/' Bien ponderó sus traba- 
jos , y la fineza de la Reyna , que estuvo en su com- 



D£ LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. II. 327 

pañía hasta hallarse á su muerte, como veremos* 

2 Concurrían á la desobediencia al Rey las Ordenes 
Militares ( excepto la de Alcántara) s y como tuviese he- 
cha merced á la del Temple de Xerez de Badajoz , que 
es Xerez de los Caballeros , y de Fr^nal , villas ino- 
pias deMSevilla , el que le hacia Cabeza en Castilla , c<h 
mo Lugarteniente de su Maestre supremo , que era Don 
Juan Fernandez Cay , Portugués , recien venido de Pa- 
lestina , auguró á su Orden este Señorío , obteniendo 
nuevo privilegio del Rey , su fecha en Sevilla , á 8 de 
Marzo de este año 5 aunque tenia propósito de neeár-* 
selas y porque no todos sus caballeros le obedecían. V ese 
entero el privilegio en el Apendix del tomo quinto de la 
Monarquía Lusitana s y veremos después como Sevilla, 
que se agravió de esta merced en su perjuicio , cobro 
por fuerza á Fregenal , del Señorío de los Templarios^ 
en tiempo del Rey Don Femando el IV. 

3 Por estos años creció mucho en estimación , favo- 
reciéndolo el Rey , el Hospital Real de San Lázaro de 
esta ciudad , según consta de sus antiguos papeles $ y 
aunque Alonso Morgado hace mención de una carta suya 
para el In£ante Don Sancho , en que le encargó este Hos^ 
pltal y su amparo , que dice vio inserta en privilegio 
posterior la incertidumbre de su fecha , que pone de 22 
de Agosto del año próximo venidero de 1284 , en que 
el Rey habia muerto por Abril , la dexa dudosa. Estaba 
ya este Hospital fondado en el año 1253 5 po^q^^ en el 
hay memoria suya en el Repartimiento de las gücrtas, 
y se llamaba Carrera de San Lázaro la que iba desde 
la puerta de Macarena á su sitio. Su principio , seme- 
janza del que fundó el Cid en Palencia para asilo de los 
tocados de la casi incurable enfermedad de fuego en este 
Arzobispado y el Obispado de Cádiz , con prohibición de 
fundarse otro con dote de la Real Hacienda , y con fran- 
queza de todos pechos para ochenta limosneros , que lla- 
maban Vacinadores , repartidos por todo el mismo ter- 
mino para procurar y recoger sus limosnas* No he visto 
los. mas antiguos privilegios de esta Real Casa, por estar 



^Zi ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

presentados Vn diversos pleytos , y así me gobierno en 
su jfelacion por lo que se deduce de algunos del Rey 
Don. Juan el I. 

: 4 A los principios de este año el partido del Rey, 
que permanecía en Sevilla , y consta estar en ella de gra- 
cias y Otorgada á 1 6 de Marzo en el Puerto de Santa Ma- 
ría , continuando las del año anterior su partido , pues 
que tan impróspero estuvo el pasado , algún tanto se mcr 
joro y por haberse reducido a su obediencia los Infantes 
Don Pedro y Don Juan , sus hijos , y otros principales; 
pero todo lo superaba el valor y diligencia de Don San- 
cho , que tenía el barlovento de la fortuna. Volvió á Es- 
paña el Rey de Marruecos ; vióse con el nuestro cerca 
de' Sevilla , y resolvieron la guerra contra el de Gra- 
nada , y que mil caballeros Christianos con Don Fernán 
'Pérez Ponce siguiesen al Moro ,.en cuyo número fueron 
muchos Sevillanos con su Alcalde mayor Don Rodrigo 
Esteban marchando incorporados algunos días 5 pero des^ 
aviniéndose presto , se encaminaban á Sevilla de vuelta^ 
quando pasando por cerca de Córdoba ^ salieron á su opo- 
sición los que en ella tenían la voz del Infante Don San- 
cho y acaudillándolos Don Fernando Arias Mexía y su 
Alcalde mayor , y Don Fernán Nuñez de Tomes , su 
Alguacil mayor ( que la Crónica llama Don Fernán Mar- 
tínez) y aunque tumultuariamente y con mal orden , que 
ocasionó su ruina $ porque cerca del rio Guadaxoz fue- 
ron vencidos por los Sevillanos y aunque muy inferiores 
en número , y muerto su Alguacil mayor Don Fernán 
Nuñez , cuya cabeza fue traída por los vencedores á su 
Bxy $ que la trató como de rebelde y mandándola poner 
en el tablado de la Plaza de San Francisco y lugar di- 
putado para los suplicios y como dixe el año 1281. Lue- 
go la mandó quitar , y sepultar en la Santa Iglesia en la 
capilla de los Adalides , que dotó el Adalid Dominga 
Muñoz , su suegro 5 y su cuerpo sin cabeza yace en la 
Santa Iglesia de Córdoba. Sintió mucho este suceso el 
Infante Don Sancho : Pero dixo (dice Mosen Diego de 
Valera) bien merecieron verse en este. daSio por salir a pe^ 



BE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB* lÜ J 29 

kar contra el pendan de mi padre 5 que bien sabían ellos que 
yo nunca peleé contra él. 

5 Hizo costosa á los Sevillanos esta victoria la muerte 
de su Alcalde mayor D. RodrigoEstc'ban , que en su pelea 
acabó gloriosamente : sínriiíndola mutho el Rjey ,* fue traí- 
do á sepultar á nuestra Santa Igléiia^ en ia capilla de 
San Esteban , que dexó mandada dotar , y en que se pu- 
sieron las banderas vencidas. Heredáronlo las Monjas de 
Santa Clara , como se verá' adelante 5 no . habiendo' de- 
xado hijos de dos matrimonios, con Dona Mayor , j* 
Dolía Maria González, que se enterxároti en :1a misma ca- 
pilla. Su oficio vaco dio el Rey á Don Diego Alonso, 
S-i Rico Orne , y su Tesorero mayor, herinano de Lope 
Alonso , también Rico Orne , que e5 constante eran del 
linage de Saavedra , y casado Don Diego Alonso en 
Toledo , como escribe el Conde de Mora en el Discurso 
de los Toledos , con Doña Leocadia González •, hija de 
Don Gonzalo Ruiz de Toledo , y Dona Maria Gonzá- 
lez de Mena , su muger , Seíiores de Orgaz , de quien fue 
su hijo Alonso Diaz , que. le sucedió en la Alcaldía mayor. 

6 A primero del mes de Setiembre, quc.cStos sucesos 
hicieron infausto ,. habia el Rey otoi^ado privilegia á Se- 
villa , estando en ella , de confirmación de qúantos hasta 
ahora gozaba , digno de mas expresión que los demás. 

Sepan quantos esta carta vieren \^ como Nos Don Alonso ^ 
por la gracia de Oíos , ^c. En tina con^ mis .fijos el Infante 
Don Juan, y el Infante DoA Jayme :,por quanto ios*caba^ 
llsrús y y todos los otros ornes buenos de. h muy mhk. .cibdad 
de Sevilla ficieron al Rey Don Fernando, nuestro. padre , desde 
que la ganó é la pobló, muncbos . servicios gi^andes y buenos 
fasta en su finamiento : y otrosi a Nos después que regnamos 
fasta el dia que este privilegio fue fecbo , y 'por la gran leal- 
tad y amor verdadero que fallamos siempre, ,en elhs. ^ é se- 
ñaladamente , agora a la sazón que este alevantamieffío ficie-- 
ron contra Nos los de nuestra tierra , en como no debieran 
facer , onde porque se ellos tovieron can ñusco , / te pararon 
á muncbos periglos y grandes, sirviéndonos muy bien y leal- 
mente : y otrosi , porque entendiemos . que la su voluntad se 

TOMO I. Tt 



33^ AMALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

acuerda con la nuestra : para querer mal a aquellos que nos 
desaman , y amar a nuestros amigos , otorgamos y confirma' 
mos todos los privilegios y todas las cartas que tienen , (¿^r. 
Fecho el privilegio en Avila ^ Miércoles primero di a del 
mes de Setiembre ^ en Era de M. CCC^ é XXI. años. E Nos el 
sobredicho Rey Don Alfonso y regnante en uno con nuestros 
fijos el Infante Don Juan y y el Infante Don Jayme en Cas^ 
tiella y efrv, 

Y aquellos que con ñusco tovieron en verdad y en lealtad^ 
que lo confirman , son estos : 

El Infante Don Jayme cotf. 

Don Remora y Arzobispo de Sevilla y conf 

La Eglesia de Santiago. Vaga. 

El Iffante Don Juan y fijo del Rev , y su Alférez y eoff. 

Don Gonzalo y Arzobispo de Toledo y corf. 

Don Fr: Femando y Obispo de Burgos , conf. . 

Don Fr. Aymar , electo de Avila , conf. 

La Eglesia de Plasencia. Vaga. 

La Eglesia de Sigüenza. Vaga. 

Don Suero y Obispo de Cádiz , tonf. 

Don Juan Alonso de Haro conf. 

Don Gutier Suarez de Meneses conf. 

NuHo Femando de Valdnebro corf. 

Don Rey Gil de Villalobos conf. 

Don Garci Gutiérrez conf. 

Alonstí Fernandez , sobrino del Rey y su Mayordomo , corf. 

Gonzal IbaÜez , fijo de Don Jsean Alonso y conf 

Gonzal IbaHez , fijo de Don Gonzal Ibañez de Aguilar^ 
eoff. 

Alfonso Pérez de Guzman conf. 

Pedro Suarez ccnff. . 

Don Juan González de Bastan coff. 

Den Garda Almoraoit cotfi 

Dan Fórtun Almoravit conf. 

Pero Coronel conf. 

Don Juan de Vidaurre conf. 

Pero Garda de Arronis corf. 

Martin Sánchez de Pedriola conf. 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. lU 33 1 

•••••^ Antillon conf. 

Tel Gutiérrez , Justicia de la Casa del Rey , cof^. 

Pero Ruiz de yUlegas , Repostero mayor del Rey en Cas^ 

tilla y conf. 
Garci Jufre , Copero mayor del Rey , conf. 
Lop. Alfonso j Copero mayor del Rey en Castilla , conf. 
Diago Alfonso , Tesorero mayor del Rey ^ conf 
Don Fredolo , Obispo de Oviedo^ conf. 
La Eglesia de SaJamanca. Vag^. 
La Eglesia de Orens. Vaga. 
La Eglesia de Lugo. Vaga. 
La Eglesia de MondoHedo. Vaga. 
Don Garci Fernandez y Maestre de la Orden de Álcan^ 

tara^ conf. 
Don Juan Fernandez , Maestre de^ la Orden del Temple^ 

COff. 

Don Fernán Pérez Ponce conf. 

Don Juan Fernandez , sobrino del Rey , cojtf, 

Don Martin Gil conf 

Don Fernán Fernandez de Limia conf. 

Don Pero Pérez conf 

Don Gonzalo NuHez de Braganza conf. 

Don Pero Pérez de Barbosa corf. 

Fernán Rodríguez^ Repostero mayor del Rey en León , eor^. 

Garci Fernandez de Sanabríay Portero mayor del Rey en 

León y conf 
Yo AGllan Pérez de Ayllon la fice escribir por mandado 
del Rey en treinta y dos años que el Rey sobredicho regno. 

7. Expresa el Rey bien claro ser los que lo seguiah 
y obedecían soto los que confirmaron ilustre testinionio 
de la Icalrád de Sevilla , que sola s¿ mantuvo <n su obef- 
diencia , /^<?roii^ se ellos iovieron con ñusco ^ y en este tléirf- 
po la honro con la significativa empresa y mote de la 
Madexa , cuyo cuerpo y letra trabado , se formó de las 
dicciones NO DO , que juntas dicen Nodo ; nudo ó unión 
de sujeta obediencia > e interpuestas la Madexa. NO J^ía- 
dexa DO. 

Tt2 



33» 



ANALES ECLESIÁSTICOS T SECULAUS 



Empresa que desde entonces puso Sevilla con sus bla- 
sones; y hallo en Memorias antiguas, que dió el Rey 
esta empresa y fDote por mano, de un caballero del Unage 
de Villafranca, muy su favorecido} causa deque tam- 
bién los Vitlafrancas lo pusiesen con sus armas. Vivía 
Nicolás Pérez de Villafranca , Escribano mayor del Ca- 
bildo ; y acaso fué el mismo. 

8 Domingo 8 de Noviembre, celebró el Rey en «ta 
ciudad un acto público , que mostró lo ardiente de su 
.enojo contra d Infante Don Sancho f pronunciando mal- 
diciones y execraciones contra su persona y las de su 
séquito , y privación de la sucesión del reyno , sentado 
.en público tribunal : y estando presentes (como cuenta 
-Gerónimo Zurita: "En el Palacio Real Don Ramón, 
j«Arzobispo de Sevüla , Don Suero , Obispo de Cádiz, 
«Frey Aimar , electo Obispo de Avila , Pclay Pérez, 
nAbad de ValladoUd , y todas las Dignidades y Freía- 
*>dos de las Ordenes que allí se hallaron ; y fueron pre- 
nscntes Don Martin Gil de Portugal , y tres Embaxado* 
»»res del Rey Don Dionls', que eran Don S\icr Pérez 
»de Barbosa , Don Juan de Avoin , y Gonzalo Fernán- 



DB LA CIUDAD DB SBVILLA, UB. lU 3 3 J 

jiáez , y otros caballeros Portugueses , Tel Gutiérrez^ 
^Justicia de la casa del Rey, Pedro García de Hairones^ 
í^Garci Jufre de Loaysa, Pero García de Villegas , y Go- 
f^mcz Pérez , Alguacil mayor de Sevilla." El tenor de 
esta sentencia con fecha de este dia , á título de primer 
testamento del Rey se lee entero en su Crónica , aun- 
que su pronunciación reñere Zurita, que la cuenta al 
ano antecedente. 

9 No dexó el Rey piedra por mover contra el In- 
fante : al Sumo Pontífice recurrió por sus Émbaxadorcs 
Don Suero , Obispo de Cádiz , y Don Aymar , electo de 
Avila , que le traxc'ron letras contra los Prelados y Clé- 
rigos, Gerónimo de Zurita refiere , que las dio por el 
mes de Agosto de este año , y que nombró por Jueces 
cxecutores contra los rebeldes al Arzobispo de Sevilla, 
al Dean de Tudela , y al Arcediano de Santiago , Jos qua- 
les pusieron entredicho en todos los lugares que obede- 
cían á Don Sancho , y dic'ron sentencias de excomunión 
y suspensión contra algunas personas Eclesiásticas; Con- 
cuerda Odcrico Reynaldo , que pone una Bula de p de 
Agosto del Pontífice Martino IV , con otra de amones-* 
taciones paternales para Don Sancho , y en que le dice, 
como habia sabido que habla contraído matrimonio ilícito 
con Doña María , su consanguínea (hija del Infante Doa 
Alonso de Molina , hermano de San Fernando ) , man- 
dándole dcxarla , por el defecto de dispensación no con- 
seguida. Aquejaba ya al Rey peligrosa enfermedad que: 
lo acabó presto 5 estrechas aflicciones de tan interno '.do- 
lor j que consta de escrituras de esta ciudad , y de Don- 
Mair, su Físico Judío , á quien por el mes de Diciembre 
hizo merced de una casa. < 

S&A 1322. AÑO 1284. 

I El Convento de San Clemente el Real de esta ciudad, 
al que dio principio San Femando , estaba este año puesta 
en perfección y siendo su Abadesa Doña Costanz^^.^* 
que faabia sucedido á Doña Urraca lÜMiícz^^^^^ 



^34 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

mayor ; y habiendo corrido siempre al cuidado del Ar- 
zobispo Don Remondo , pidió aliora al Rey que de nue- 
vo le recibiese en su amparo , como lo hizo por carta 
de 2 de Enero , muy honorífica al Monasterio : y á lo 
por privilegio rodado; le hizo merced de muchos he- 
redamientos que pudiesen recibir donaciones de bienes 
raices de qualesquiera personas y franquezas de pechos y 
montazgos y portazgos á sus pastores y ganados 5 dio 
inmunidad á sus casas. Y en la merced de posesiones, 
dice : ^ Primeramente quatrocicntas aranzadas de olivar, 
'♦Hjue Nos oviemos dado al Monasterio sobredicho en 
lAUnencillas , que fueron del Arzobispo de Toledo que 
»9agora es ; c que si el Arzobispo , ó otro por c'l lo de- 
smandare , que Nos le demos camio por ello ^ c cinco 
»>yugadas año , c vez de tierra para pan , c diez y ocho 
99aranzadas de viñas en Guadaira , que fueron de Garzi 
i>Dominguez. Otrosi ^ le otorgamos la viña que dezin 
)>de la raima y que es á la puerca de Córdoba y que dio 
»>Don Remondo , Arzobispo de Toledo , al Monasterio 
>'isobredicho y &c." En estas ^ y en otras cláusulas se ve, 
que fue el Arzobispo insigne bienhechor del nuevo Con- 
vento , á quien el Rey dio otras amplísimas heredades, 
que á la larga refiere el principio , y excuso por pro- 
lixo. Y en otras cartas Reales del mismo día, hacién- 
dolo venerable en autoridad , real en titulo , y poderoso 
eft haciendas , cuyo exemplo imitado en muchos podero-' 
Sos lo acrecentaron con largas donaciones 5 tanto , que á 
permanecer todo , fuera de los mas poderosos de Espa- 
ña 5 pero el tiempo y el mal cobro le ha ofuscado ricas 
haciendas* 

2 Entre tanto agravándose la enfermedad del Rey,' 
una aguda y peligrosa puso al Infante Don Sancho en 
el último peligro , háitá pasar voz 'de que era muertos 
noticia que descubrió, que aun entre tales odios resta-^ 
ban al Rey algunos cariños de padre : convaleció Don 
Sancho en breve > y hay opiniones de que el Rey revo- 
có de palabra en la última hora quaritó en su contra ha- 
bia objrada en la referida sentencia ó testamento del año 



D£ LA CIUDAD DE SEVILLA* LIB. 11. 33^ 

pasado 5 y en otro que otorgó á 22 de Enero de este, 
que es el que propiamente es testamento , dexó á elec:- 
cion de sus albaceas , que llama cabezaleros su entierro, 
ó en la Catedral de Sevilla , ó en la Iglesia de Murcia 
del Monasterio de Santa Mariala Real: ^^Y si quisieren 
índice) que sea allí donde está enterrado el Rey Don 
wFernando^y la Reyna Doña Beatriz yace, que hagan 
>ien tal manera que la nuestra cabeza tengamos á los pies 
»ide ambos á dos , y de guisa , que la sepoltura sea lia- 
>ma > de guisa , que quando el Capellán metiere á decir 
> Ja oración sobre ellos y sobre Nos , que los pies tenga 
'nsobre Ja sepoltura»" El corazón mandó llevasen á Jcru- 
salen s dispuso muchas preseas , Joyas y ornamentos para 
la Iglesia de su entierro , señalando algunas muy pre- 
ciosas , que en todo caso se hubiesen de dar á la de 
Sevilla , á la qual por esta insinuación mostró incli- 
narse mas. Dexó por albaceas al Infante Don Juan , y 
á Doña Beatriz , Reyna de Portugal , su hija , que se 
halló á su muerte , y habia venido á servirle y traer- 
le socorros, como dexo escrito ; á nuestro Arzobispo 
Don Remondo , á Don Fernán Pérez Ponce , á quien 
llama cormano , esto es , primo hermano ; á Don Martia 
Gil de Portugal , á Don Gutierre Suarez , á Don Garcí 
Fernandez , Maestre de Calatrava , y á Don Alonso Fer- 
nandez , su sobrino. Las cláusulas de la sucesión tan oñis- 
cadas de la pasión y el enojo , que mostró querer antes 
la de los reynos para el Rey de Francia , que para Don 
Sancho , y dividir las Coronas de Sevilla y Murcia para 
Don Juan y Don Jayme. Léese entre las mandas pias de 
preseas esta particular : E otrosí mandamos , que todos los 
libros de los cantares de los loores de Sancta Marta sean to" 
dos en aquella Eglesia donde el nuestro cuerpo fuere enterra^ 
do i y que los fagan cantar en las fiestas de Santa Maria^ 
é si aquel que lo nuestro heredare con derecho quisiere OFuer 
estos libros de los cantares de Sancta María y mandamos y que 
faga bien , y algo por ende á la Eglesia donde los tomare,^ 
porque los aya con merced y sin pecado , Ó'c. Bien muestra 
esta cláusula la gran estimación que el Rey hacia de tale; 



33^ ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

libros , que se afirma haber quedado en nuestra Santa 
Iglesia , y que sus cantares en las fiestas de nuestra Se- 
ñora eran siempre repetidos : hace de ellos mención on 
la Nobleza de Andalucía Don Gonzalo Argote de Mo- 
lina , poniendo uno de los milagros 5 y uno de sus exem- 
plares es el de que he puesto algunos por tocantes á Se- 
villa , que está en poder de Don Juan Lucas Cortes , á 
cuya liberalidad debo habérmelo comunicado. De dos Bi- 
blias que poseia con gran aprecio hace mención en otra 
cláusula : E otrosí mandamos , que las dos Biblias , la una 
en tres libros de letra gruesa cubiertas de plata , y la otra en 
tres libros historiada , que nos dio el Rey de Francia , &c. 
Y dispuso las hubiese su legítimo heredero : mas hallán- 
dose estas Biblias , que son originales Hebreos , guarda-* 
das con estimación digna en el archivo de nuestra. Santa 
Iglesia , se ve que ó el mismo Rey después , ó el Rey 
Don Sancho se las dieron , si acaso no es esta Biblia 
liistoda de otra , de que haré adelante mención entre 
sus escritos j pero la mas preciosa herencia que quedó á 
nuestra Santa Iglesia por el derecho de la sepultura del 
Rey fue el relicario que llaman Tablas- Alfonsinas, de 
que luego volvere á hacer mención. 

3 Al fin varió en estos propósitos , ó mejorado de 
dictámenes , acabó poco tranquilamente sus dias en el mes 
de Abril 5 y según Esteban de Garibay , que solo señala 
dia fixo á 2 1 , y fué enterrado en nuestra Santa Iglesia 
en la capilla Real junto á San Fernando , su padre, con ves- 
tiduras imperiales , y corona riquísima de preciosas perlas 
y piedras, de la qual el Rey Don Pedro después le despojó. 
Nació en Toledo el año 1221 , á 2^3 de Noviembre , dia; 
de San Clemente 5 crióse entre los brazos y cariños de su 
abuela y madre santa , prudente y cuidadosa 5 mostró des- 
de la mas tierna infancia ingenio prontísimo á las letras, 
que cultivó después con floridos estudios que le grangeá- 
ron el renombre de Sabio entre otras ciencias naturales, 
eminente en la Astrología , de que dexó testimonio en 
doctos escritos. Al lado de su padre le vie'ron teatiprano 
valiente las campañas , y advertido los consejos en que 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. U2. lí. 35 7 

te incroduxo : sucediendo en la púrpura magnTñco y os- 
tentoso de natural , la adornó, de mas esplendores que 
usaron 3U5 pasados , excelente en sus principios > pifóo en 
perfección y en práctica las Jéy^s de las Partidas comen-^ 
zadas por sü padre 5 formó de nuevo el Fuero Real 5 re- 
duxo á Icnguage Castellano las escrituras públicas ; hizo 
recopilar las Crónicas , formando la que en su nombre 
corre con título de Historia general ;/ llenó su Corte y 
su Palacio de sugetos insignes en txxias profesiohes , con- 
ducidos dfe diversas partes.-, bien á costa dé sus teso- 
ros , y bien á la de la murmuración de sus vasallos; 
pero sus virtudes siempre se mezclaron con defectos^ 
fue' liberal con sobrado exceso ; docto con . elación des-r 
medida, hasta por ¿lia experimentar patente castigo del 
cielo ^ aplaudido de: los extraños 9 nicnos- respetado de los 
propios infeliz en lo último de su edad, fraguando sus 
propios deudos, y sus mismos hijos su mayor infortunio, 
con lo qual remató en desdichas el curso vario de su vida* 
4 Los hijos que tuvo , así de la Reyna Doña Vioi 
lante , como fuera de diarrimonio , merecen especial me* 
j(noria , y lo necesita esta Historia para su mejor inte^ 
ligencia. 

El primogénito Don Pemando , á quien llamaron de 
la Cerda , por una con que dicen nació señalado, por su 
temprana > muerte en. el año de 1274 malogró suis espe*^ 
taiizas , y las de la «Gorotia , á sus {lijos: Don .Atonto 1 
P6a .Fernando ,^ que ttfva de la Infanta Doña Blanca' di 
Francia , hija de su* Rey San Luis , que primero á Ara- 

fon , y "después á Francia peregrinaron con su madre y que 
espues de varios infortunios de su viudez , se iretraxo 
á la Rjí^igion de Santa Clara en el Monasterio de San 
Márcelo de Paris , doiide ráuiió' el año 'de tyt^ :^ á 7 
de: Junio;, según escijibe Fr. Jácobo 'Bteul ch eíi llbtfo se- 
gundo de 1^^ Antig^icdadc» de París ; que en ei primero 
nabia hecho mención- de su testamento , y de que dexó 
en el por sus aibaccas -á Don Alot^so de Espafii , Arce- 
diano de Paris , su nieto , hijo ^e sii hijo Don Alonso, 
Y'^ doctísimo varón Nicolao 4c^ Lira , su.Cot^or^ uno 

TOMO I. Vv 



33$ ANAUS BCLBSIASTICOS Y SECULARES 

y otro repite el Crotusta mayor Don Joscph Pelliccr én 
el Memorial del Príncipe de binghíen. 

Don Sancho , que se estableció en la sucesión de las 
Coronas ) excluidas sus sobrinos*. 

Don Juan y á quien su padre en odio de Don San^ 
cho quiso hacer Rey de León y 'de Sevilla , habiéndolo 
casado el año dé 1 28 1 con Doña Margarita , hija del 
Marques de Monferrat ^ que de segundo matcimioiiio era 
yerno del Rey y de quien sin sucesión caso s^^da vez 
con Doña María Diaz dé Haro-, hija de Don Lope Díaz 
de Haro ^ Señor de Vizcaya , á quien dio muerte el Rey 
Don Sancho. Quanto dio el Infante que hacer con sus 
pretcnsiones á los Reyes Don Sancho ^ su hermano ^ Don 
Fernando , su sobrino ^ y á la minoridad de Don Alonso 
el Ultimo y tiasta morir infelizmente el súio de 13x9' en 
la Vega de Granada y veráse en muchos lugares.. 

Don Pedro casólo su padre el mismo año de 1 281 que 
á su hermano Don Juan con Doña Margarita^ hija del 
Señor de Narbona^ Fuc^ padre de Don Sancho^ muy men- 
cionado en privilegios > yace en la capilla mayor de San 
Francisco de Valladolidj y ddodo de morir ntuy presto^ 
porque no lo hallo nombrado en privilegios del añ(^ i^Sj. 

Don Jayme^ á quién su padre mostró estimar mu- 
cho en sus últimos años ^ no leo sucesión siiya> aunque 
casó en la casa de los Marqueses de Monferrat y el año 
de IS84 , ccjpürma privilegio 4c su hermano el Rey Don 
Sancho/^ y^ta ya m meitionaen las del año de i2¿S^y 
en cuyo intermedio y debió de fallecen 

Doña Berenguela^ que nació en Sevilla el año de X.Z53, 
y se crió en ella y siendo su Amo Doh Romero y Alcaldfe 
mayor dé ma ciudad. Ma sé éasó.> y siendü). (segUn dir 
ceo) pedida 4 sujjadr'c por el-Soídan dé %ípto> i3b(:)(;quík> 
admitir! mavido inflcL Dúdase ^su sepultura y xp^ unos re- 
fieren en Santa Ciará dé Toa^o y y otros en SantoDo- 
mingo de Madrid, Pero en pañíes del de San Clemente 
de Sevilla s<j refiere que llevó a el el Rey.Dpn Fernan- 
do IV una Infanta.^ oíie algunos nombran Doña Bereá-» 
guela, qucixjurió.encl^y<tuvoJa sepuUuf ai en el coro^ 



Dfi LA CIUDAD DB SEVILIA. UB. lU 339 

donde también se enterró Doña Beatriz , priniera Con- 
desa de Niebla , hija del Rey Don Henrique II ^ que 
íuc esta Señora no liay pocas razones para presumirlo. 
Alábala su padre en su testamento , de que no había sido 
en su contra. 

Doña Beatriz, que nació segunda entre todos sus 
hermanos , y casó con el Marques de Monferrat , Guí- 
llelmo VII , llamado el Grande , el qual habla sido ca- 
sado de primer matrimonio con Isabel , hija del Ingles 
Ricardo , competidor en el Imperio de nuestro Rey , y 
tenido de ella á Dona Margarita , muger del Infante 
Don Juan , como queda dicho. 

Doña Violante casóla su hermano Don Sancho el año 
de 1282 con Don Diego López de Haro , hermano de 
Don Lope , Señor de Vizcaya , queriendo ganar aquella 
fiímilia con tan soberano vínculo. 

Doña Isabel , y Doña Leonor , de quienes solo hay 
noticia de los nombres. Y dan al Rey algunos autores otro 
hijo Femando antes del de la Cerda, que dicen que murió 
niño. Es manifiesto engaño ; porque en el año de 12^4 
nombra el Rey solo á la Infanta Doña Berenguela , en 
el de 1255 á I^ona Berenguela y Doña Beatriz; y en 
eldei256á4de Enero ya áDon Fernando, que con- 
tinúa luego siempre , y no queda tiempo á otro que le 
precediese. La Rey na Doña Violante , madre de todos, 
por el amor de los nietos Cerdas , desavenida con su ma- 
rido , poco atendida de sij hijo Dori Sancho , en infeliz 
viudez, consta que era viva _el año de 1296 , reynando 
su nieto Don Fernando IV , en cuya Crónica está nom- 
brada : debió de morir muy luego j porque esta es su 
i4Ítima memoria , y ninguna he visto de su sepultura '. 



I Pocast noticias hay del año «n 
.^le murió esta Kejna , y ea qu£ 
pueblo cMá sepultada. £1 Maestrp 
Florez nos da razón de ^to , el 
^1 después de manifestar «1 sUen- 
cÍQ,.de jHuestros Historiadores, dlde: 
oEste silencio se resarce por. algonas 



,,memor¡as antipas que nos dicen 
,,báber resuelto la ^eyna Doña Vio- 
,,lante Ir á Roma en el año del Ju- 
tibtleo (que filé el de 1300) en que 
vjse hallaba .avjmzada en edad , co- 
,,mo quien había casado cincuenta y 
4,^uatiro a£o6 ádtes. Esto fia¿ causa 

VV2 



3^ 



ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 



5 De los no legítimos, Doña Beatriz , habida en Doaa 
Maña Guillen de Guzman , doncella nobilísima, con dote 
del Algarbe , casó con Don Alonso III , Rey de Portu- 
gal , d año de 1253 j^^ ^^ se prud^a ^ue fíie hija na- 
tural, pues su padre se casó el de 1246: los Portugueses 
dicen , que aunque fue' luego llevada éc Portugal , no te- 
nia aun edad competente al matrimonio y que inválido^ 
por ser Don Alonso casado con Matilde , Condesa de 
Bolonia en Francia, en el año de 1255 , era procurado 
separar por la Sede Apostólica , según consta de los Ana- 
les de Oderico Reynaído. Hallóse á la muerte de su pa- 
dre , que la dexó por su testamentaria , y le hizo le- 
gado de las rentas de la ciudad de Badajoz , y de las 
villas de Serpa , Mora y Niebla. De cuyos privilegios de 
donación en su vida dexó hecha memoria. 

Don Alonso Fernandez , llamado el Niño , muy esti- 
mado de su padre por su valor , que le dexó á Sevilla 
y la Alcaydía de su Alcázar el año de 1 274 quando pasó 
al Imperio. Fue por su casamiento Señor de Molina y 
Mesa j y por su valor Adelantado mayor de la An* 

dalucía. 

Don Martin Alonso , Abad de Valladolid , encomen- 
dólo su padre en su testamento al Arzobispo de Sevilla 
Don Remondo* 

Don Rodrigo Alonso * , de quien solo leo el nombre 

siguiente : „Ort¡¿ de Zuñíéa nombra 

„otro hijo llamado Rodrigo Alfbn- 

„80,'de quien solo, dice., leyó el 

^nombre. Méndez Silva ( <jue refiere 

„el mismo hijo ) añade , que confir- 

„mó muchos privilegios del Key su 

^adre. Pero ^i Aponte , m SalaAír 

„de Mendoza , ni otros, nombran tal 

„hijo , como ni tampoco el Rey en 

,tSU testamento. En los privilegios 

„leemos i Don Rodrigo Alfonso; 

„pero no expresa (como Alonso Fer- 

»,nandez) ser hijo del Rey : y a^ 

„quafido ni él, ni el padre , ni otros 

„le reconocen por tal , no le pode- 

,^00 adoirtar.^* ' 



„de que habiendo cumplido sb de- 
„vocíon en Roma ,• jr volviendo í 
,3spaña, cnfc^rmó en R<^ce8- Valles, 
,,donde &tígada del viage , y mucho 
mas del peso de los años, acabó 
la peregrinación de su viida , y paso 
„í la que nunca se acabft ; quedando 
allí el cuerpo sepultado , como ex- 
presan las Memorias de Cárdena, 
sin las quales ignorábamos el fin de 
su carrera, y sitio del descanso/' Por 
esto sabemos que vivió hasta el año 
de 1300 , y que está sepultada en 
Ronces-Valles. Florez , Reyn. Cat. 
t&tno 2'pdg. 53<í- ^ 

2 £1 Maestro Florez nos dice lo 



»» 



sr 



w 



•> 



yt 



»> 



Dona Urraca Alonso : séaahSle so padre érí su f^tamento 
considerable legado para su dote, y encargóla á la Rey na 
Doña Beatriz de Portugal. Las noticias antiguas soló te- 
nían , que casó cónr ua. Rico Orne de Murcia 5 pero ej 
Gronista mayor ÍDoh í Joseph Pelliccr en d Memorial del 
Conde de Miranda' averiguó haber casado conuho ^c 
los Guzmanes 5 si bien no fue Don Alvar Pérez , hijo 
de Don Ñuño Guillen , sino Don Pedro Nuñez , que ca 
el Patronímico . tiene mas señas de hijo de Don Nuñe 
Guillen. En !el reynado de Don Fernando el IV men^ 
cionarc pleytos que Don Pedro Nuñez de Guzman \ y 
su miiger Doña Urraca Alonso traían con la Ciudad de 
Sevilla sobre ciertos lugares , que son la prueba de lo 
que aquí digo. £n el linage do. ios Marteles de Sevilla 
se conserva su sangre ; porqué Doña ines de Guzman^ 
su hija, fue casada con Gonzalo Pérez Martel, Comen- 
dador mayor de la Orden de Santiago , de quien todq 
el linage se derivó. 

tf ^ De las joyas y preseas que el Rey mandó á la Igle-» 
sia en que fuese sepultado , quedó á la de Sevilla entre 
otras muy ricas la riquísima de las Tablas Alfonsinas, 
como ya dixe , que se venera en su relicario ;, algún autor 
grave entendió por. ellas las Astrológicas qfue compuso^ 
pero no es sino un tabernáculo , éh que es lo* menos ef 
oro , plata , piedras y perlas inestimables 5 porque en mu- 
chos encasamientos incluyei reliquias de soberano aprecio* 
Puede bien creerse haber sido esta tabla ó relicario él 
^üe refiere Oderico :Reynaldo en tos Anales - Eclesíástí^' 
eos (año 120J ,nüm. 40.) que, de la ruina de Constan- 
tinopla traído á Occidente por Martino , Abad, venera- 
ble , y á la ciudad de Paris ^ fue por el dado á Tilrptí 
de Suevü y desjjues , electo Emperador de Alemania y y 
padre de' la Rey na Doña Beatriz ,.muger de Saa íe^nan- 
do^ que lo traxo á España, y de su madre io heredó 

Moodejdr habló de todos !o6 M-' Re^r, en vista de lo que estos autoret 
joa^ de este Rey , y hq hace relación nos dicen. Floress , Reyn. Cat. tofnp 2, 



de Don Rodrigo Alfeñso , por la fág* 53*. Mondejar , Mem. del Rejr 
^e iQo sepuade :£ntiar^9er mjo del jDbn. Ai£bliso , /^í* s^j. f^jta ¡i^- 



34^ AKAZJE6 .EGtESmS-tlttQS P Y tOBCITLAlílS 

^cl Rey Don Alonso ^^ que &' anadió el exterior omatb$ 
conjetura que tiene Arme apoyo en todas sus señas. Qtu 
Ja trdgim. i^áict el Bjcy) tni Us frixesiones m las grandes 
fiestas de Santa María ^^ y la ptMgan' scjbre él altar: asi se 
hace , y se sabí principalmdnte qi Ja del Q)q;>us. En la 
tdescripcioa: dot rc^ario el año de .1520 habrá ocasión 
de repetirlo. Otra prenda fue' los preciosos y devotos li- 
bros de cantares do los milagros de nuestra Señora^ que 
estuvieron largos años, en el archivo; de nuestra. Santa 
Iglesia j dt que los llevó (dicen ) ál Escurial el B^y Don 
Felipe II: de uno. he refecido milagros el año de 1252, 
y otros después K Con mayor 'guaraa perseveran los dos 

I Don Tomas Antonio San¿ftí¿ de 1284) ante Joan Andrés , Escrl- 
fti la obra que publico con el título baño del ReytVsu'Notario, puso entre 
de Coltechn de poesías Qo'tellanas otras la cláusula que se faftlla en la pág; 
antes del siglo J^ K» da razón de dos 335 <que empieza : Otrosi, ma9idatn$s. 
Códices de los Cantares ¿Cantigas que Podos los libros de los loores de Santa 
del Rey Don Alonso el Sabio : uno Marta sean todos en aquella Eglesia 
bastante antiguo , que se conserira en donde nuestro cuerpo fuere enterrado, 
la Santa Iglesia de Toledo , y otro En conseqüencía de.esta rendís- 

mas moderno. Y que dice guardarse en posición debieron estar los libros de 
k Real Biblioteca ; pero los Códices ' los Cantares en la Santa Iglesia de 
ñias ápreciables de ésta obra son do» • Sevilla , donde inconcusamente fué, 
aue pertenecen ai ReaL> JWohasterió j permanece enteriado dicho Rey 
del Eécurial , 4^ los quates usa al' Don Alonso: en efecto consta que 
presente la Real Academia de la His- estuvieron allí por espacio de mu« 
foría en obedecimiento de una orden chos años , y que $e cantaban en las 
de S. M. Con uno de estos he cote- festividades de la ' Virgen , nuestra! 
)(idO).tomodiiceenUnota ^ue estí.. ^eiioiia:^ conse^rviodose con mucho 
en la pág. 9/. , las Cantiga^ que trae esmero .en el archivo de ,1a -misma 
¿ücstro autor, ia magnificencia y Iglesia , hasta que el señor Don Fe- 
perfeccíon en todo de estos Códices, •■ lipe 11 los mandó traer i su nuevo 
junto con la antigüedad de su escrl- Monasterio del Escurlal ^ según todo 
tura , de sus pinturas , y de los de- ^ esto consta de las averiguaciones que 
mas adornos, está por sí mismo 41- \ .me Ha cojnunicado Don Diego Ale-^ 
ciendo i^ue son coetáneos , y del uso ' xandro dé. Gal vez, .sabio Prebendado* 
de su augusto autor; de niñeras que- ^' de aquella Iglesia; y su Bibliotecario/ 
^loePA vedos los tendrá jquaiquiqfa , / '- jComo en el QtUkdaReal Monas^ 
sabio por orinales ; pero hay razo- terio no hay otros Códices de estos 
nes mas positivas para saber :que lo. Cantares , ni noticia de jfctíitHflds ha- 
son. £1 Rey D. Alonso el Sabio en su- bído jamas ; , piM^ece íueta . de duda 
Codicilo otorgado en Sevilla el Lun^ que estos son I09 n^isinos x^ue, vkiié?,' 
2> de Enero de la Era de 132» Q^ ipn dq| axchlvoj't^ la.S^ut^ ídem 



]»r LA CIUDAD PB SEVILLA US» lU ^/^^ 

Biblias 'Hebreas de mano ^ que manda al que legítima- 
mente heredase' su$ réytios¿ Dexólas. (s^;uá. püsumo) et 
Rey Don Sancha á raicscra< Iglesia^ que ias guarda, en 
Stt archivo con' digna ícstimacioq»: '' 

7 Escribió el Rey Don Alonso ^ ó mando hacer (ter-.^ 
mino que usa crr sus libros^ ; que en los Reyes l>asta la 
dirección dé otras plumas. á calificar propios esmdios ^ va^ 
fias! obras y libros^ como Xegislador ^¡como FiIosN)fa^ cu^ 
mo i Astrólogo , como Histórico,: y como Poeta» * ^ 

Como Legislador, acabando el fómoso volumen de la^ 
Partidas y que comenzó San Fernando , y fermando el 
Fuero Real , qué uno y otra corre con ías glosas del 
Doctor [Alonso Díast 'de Montíalvo ^y mas: vuf^menta 
las Pacidas , con 'la del Boctot Gr^tocíoi Lo|Sez^Madéral 
/ 'Gomo Filosofa' ^^I«libix!)¡ del Tesora en prosaL,que 
cómprehende- las tres partes de kt FÜosóíTa raciona! ^ ha-* 
tural y moraJ > obra, que na se ha dado i la estampa^ 
aunque muy digna de ella ^ de que se halla Códice do 
gran antigüedad en la librería del Marques dr Monte-* 
al^ce V Q)nde de Villaumbroisa ^.y, á esta clase' debieran 
reducirle el' Tesoro en coplas de ar^e mayor^yen las; 



I 

I 



de SeySI^ , da^íe^lmt^ entoapes^^ h^ . completo j j t^gnqoe na ^^ ta^ inag^. 

blan es^o , y; conseiyada por ujtír r 9Ífic^ «, ea también, atprecjablc , con 

mft voluntad de su augusto autor f de algunas pinturas ; una j otro tienen' 

ipapcsni ; ^e'«8t9ftr«c»'i4» ongiaiifea, la» iiot»»fimMfi8ii,^ can&U^xoo com 

Wténtíéoa. íde- «ijadla olxnt «.cuya: au- . qMt $e debías pautar : adeots» de las 

tenttcrdad confirma su hernsóauniy Cantigas de los m3agroa tiene los^ 

glaadezftei» toctoiBagBÍfica. £1 mayor cantares que se cantaban en loor de 

(llimese et gipuKÍe) es de sentir jdo niiestrii Señor» « y topr estoa &ec<^. 

mí cotüf^Kk 7ieL ^ue> ea ^Mb m- tejado loa qua d autor poao es estda , 

gi|Ia^ ^y tan Yexdac^caniente regio^ AjQtdes » la qilai he cobseguida por 

qqe seria nrestester un brgo escrito especial fitor » y 4:00 la asüstencüa 

fm^dg^rKkh if no se' podriacx- de Doh Mig«el d& ManUet y Ho-. 

pUcar el todo de este oélebíe Códice^ dsiguer Coomo Be manScstada ante-> 

Tiene al princrpió de cada Cisti'^ rioñnente) ^ encargado por la Real 

ga puituraa » en las que se dcmuea- Acíidenira de la Histocia del eranen 

tratt loa mtlagroa.y loa tragea d& de dkfcoa Ccdices parar el cumpH* 

aquel sigla ^ con otraar^arias |sarti« miento de k orden de S* M» co- . 

cularidadea ; tocfaa bien coosertadas, municada á Ja misma Academia» 
y perfectamente hechas» £1 otro está t Habla también el Señor San 



344 ANALES fiCUESIASUtCOS ' T SBOÚlAltES 

SU nombre en manos de los curiosos ; y ciñas d^' los ten* 
t^dos de la Alcinmia^ick3i¿ia«iMime ^^ á:7que esilástíma 
Bt atrevan ingenios flci^cor^ .loieloi cpien/la .desacreditan: 
pero si el Rey supo el.gcan iseccotordela piedra Filo- 
sofal y mal se . aprovechó de su ciencia , de igualar á la 
naturaleza en la producción del oro> pues la necesidad 
de. el le puso en grandes menguas , y en la ñnal de em- 
pe&^r fiu Corona al. Rey: de Manruecos^^Lá posibilidad^ 
que conceden graves autoresien lo itoóiicpy alcanzarla el 
Réy^pcro lá duda propuesta basta á pocúerles :en que lle- 
gase á superar la síuma dificultad de lo práctico. 

Como Astrólogo , en las -famosas Tablas Alfonsinas,' 
que corren impresas: en ídr litito de las^ .'Crucei^ yiectlas. 
Tablas dé Aibitegnio y y Cáaones de . Assacquel ,: que cux 
se han dadaiá luz^^y dd údcimD Ituve/iyoi exemplar tan 
antiguo que puSde j[)£esúmirse^el onginaT mismo ^ y lo 
pase á mi amigo Don Juan Lucas Cdrtes ^ digno de se-i 
majantes prenc&s y por lo que se sabe, darles la debida; 
estimacioiu ; \ ,: ' - , • 

f Como '. Histórico /en >. la Recopilácídn de la* Historia. 
general d^iEspaña -^ en -la tunosa conqmstal de.Ultrámar/ 
que una y otra corren impresas, a\inqud lá^e^nda se 
topa raras veces. Y en los tres volúmenes de la Biblia 
Historiada , de que hace mención en su testamento : dé* 
ellos tiene el referido Don Juan-Lut^as Córtóí 'uh CSdice^ 

chez del libro del ttB&to del Rejrí ,,coin|HiKy dds <^ras de 'Al<pittnk4 



Don Alonso el Sabio <:,^ dice : ,,Es ^mtbos en verso oe ^ttttñajfjt ; ani- 

,,un tomo en folio de vitela de diez- „llamiKla Tesoro , y otra Qinllado/< 

„hoja3 V media útiles. Estí enqtia-- ContÍAÚa diciendo -reyerta^ {Mtitkaisurí-: 

„dernado en tabla , forrada en ba^ dadea ; y entre ellas ei* que este- librad 

,,dana parda , Ó vuelta al'irevea : üe- ' se eoMérva en' la¡ ^Reai l^IbliDteGtf 

„nedoa chapitas dé kierro con dos' de S. M.', elque ifer ser'^tortO', W 

,,agujero6 uno en frente del otro , co- daba, i la Juz publica « amenos Iw 

„mo pira cerrarle, éon candado.*^' cifras que tiene. :Sn vista de estatf 

Sigue refiriendo lo que nuestro au- razones padece que no compuso el 

tor nos knanifiesta aquí , y añade:" Rey tau que un libro ; 6 por lo 

„Es muy creíble , que al libro del menos mientras no se hallen otratf 

,,téspro químícai^por cerrarse. aáaso> prueba^, nosé puede. cMr que filé" 

„coa candada se liamase ítandw»! rdñidp6«'&ui«h«B ;:€olcccion de poe-¿ 

^.Candado ; y que por estos dos tí- sias , ínmú Uf^^ tgXf • * 



átalos se haya creído que d Rey 



DE lA C1UDAD<DC SEVILLA. LIB. 11. 345: 

eopiado de otro mas antiguo el año de 1450 , en Sevilla^ 
que contiene la primeras parte , con todo el Pentateuco, 
en cuyo principio : ^'Yo Don Alfonso (dice' el Rey), 
wRey de Castiella , &c. , fija del muy noble' Rey Dott 
>íFernando , y de la muy noble Rey na Doña Beatri2sy 
99despues que ove fecho ayuntar munchos escritos é mun- 
Mchas Hestorías de los tiempos antiguos , escogí deelíos> 
mIos mas verdaderos*, c los mejores que yo sope , c fice. 
>?ende facer este libró, c mandci poner todos lo^ "fechos» 
^señalados , también de las Hestorias de la Biblia , ^cuerno 
>>de les otras cosas que acaesciéron por el mundo , desde' 
>Kiue fue comenzado , fasta el nuestro tiempo.'* £stima* 
ble hallazgo fuera el de los dos restantes. , 

Como Poeta , en el libro de las Querellas , en que se 
quef ó de los deservicios de sus Ricos Ornes j en d de 
la vida y hechos de Alexandro Magno , que uno y otro' 
menciona el Cronista mayor Don Joseph Pellicer en el 
Informe de los Sarmientos 5 ambos en coplas de arte ma- 
yor. Y en los sagrados volúmenes de los loores de nues- 
tra Señora ( Cantigas dice su título) , quántos fuesen , no 
Ib expresa.: de uno úpxc tiene mi amigo Don Juan Lucas 
Cortes he copiado los que quedan puestos en este , y 
en el libro primero : otro , y sin duda diverso , muestra 
haber visto Don Gonzalo Argote de Molina en la No^ 
bleza de la Andalucía : todos quedaron en. la Santa Igle^ 
sia de Sevilla, pero ninguno' permanece en ella '. 

^ Enmiéndese donde dice que el Doctor'Gregorio Ló- 
pez M'adera. comento las leyes de las Palrtidas 5 porque 
su comentador «Gregorio López fue' diverso ea estado y 
tiempo: la semejanza hizo iacil la. equivocación. 

De algunos caballeros vecinos de Sevilla se habla de 
hacer memoria ál fín ^de la vida del Rey Don Atónso^ 
como la hago en el de .ot¡ros Reyes j y añadifidlos aquí 
por haber rallado su adición. ' , r 

I £1 MarquQsd^ Monde jar hace; ser. dilatado no o^preso ; j ae en- 

relación de* todas las 'obras que el contrarán en las expresadas 'Kíemo- 

Rey Don Alonso compuso (y son . rías desde la pág. 440. hasta la 473» 

algunas mas que estas) , io que por donde se puolen ver. 

TOMO 1. XX 



34^ ANALBS ECLESIÁSTICOS Y SBCtTLARfiS 

Ñuño Fernandez de Sevilla, mencionado así én es« 
enturas , y en la Crónica del Rey , fue Nuno Fernan- 
dez de Valdcenebro , de cuya sepultura en Sevilla hago 
memoria particular len el aao de i^ox : colijo de algu« 
nos papeles que die Alcalde mayor de esta ciudad. 

Per Espiga , mencionado en ei Repartimiento de esta 
ciudad , fue un gran caballero en ella por estos tiempos; 
y de papeles del archivo de la Santa Igjícsia consta ha*^ 
oerse enterrado en la nabe de los Caballeros en su claustro» 

Don Oliver de Burdel ^ caballero Francés , de los que 
vinieron con San Fernando á la conquista , quedó con su 
Cí^sa en Sevilla , y en ella fue muy estimado y poderoso; 
y también hay memoria de su entierro » y de algunas 
dotaciones suyas en la Santa Iglesia» 

Si Gallardo , que en otros excmplarcs se lee Scy Ga- 
yardo , caballero Ginoves y y el.que fiíc' nombrado para 
repartir el heredamiento al barrio de los Ginovcses , ha- 
lle en un papel antiguo y que fiíc el primer Cónsul que 
su nación tuvo en esta ciudad , cuyo comercio con la 
de Genova fue siempre grande. 

Gómez Pérez de Arronis fué asimismo de ios def 
Kepartimiento y y persona de gran mano y autoridad en 
esta ciudad. Argote de Molina en sus Elogios discurre 
que fué el mismo que Gómez Pérez ^ Alguacil mayor de 
esta ciudad , que se halló á la pronunciación del rigu- 
roso decreto ó sentencia del Rey Don Alonso contra el 
In&nte Don Sancho» 

Arnal de la Mota era en el año de 1272 Alcalde 
mayor de esta . ciudad ; y lo tengo 4)or progenitor en 
ella de su apellido Mota , según se colige de algunos 
p^Ics. 

Mateos Alonso de Fermicedo fué asimismo caballero 
de Sevilla muy señalado ; y que parece tuvo mucha su- 
cesión y si bien se ofíiscan sus noticias por defecto d^ 
papeles. Creo que es el mismo que Mateos Alfonso , que 
se halla Alcalde mayor por los ailos de 12^0. % 



PE LA CIX7DAD DE SEVILLA. LIB* ItU 3 47 

LIBRO m. 

Don Sancho el TV reyna en el año 1284, Era 1322, 

y luego viene á Sevilla^ en la qual celebra Cortes. Con^ 

firma sus privilegios ^ y d Iglesia y Ciudad concede 

otros. Desde aquí socorre á Xerez sitiada de los 

Moros ^ venciéndolos antes con la reputación que con 

ios armas. Nace en esta ciudad el Infante Don Fer-* 

fiando ^ su heredero. Gana á Tarifa ^ y en su de^ 

fensa adquiere renombre eterno Don Alonso Pérez 

de Guzman , como en su socorro otros caballeros Se-- 

villanos. Suceden al Arzobispo Don Remondo Don 

Fernán Pérez , y luego Don Garda Gutiérrez. Muere 

el Rey , habiendo reynado once años ^ en el 

de 1295 5 termino de este libro. 

7 XJrevemente llegó al Infante Don Sancho á la 
ciudad de Avila la nueva de la muerte de su padre , á 
donde habiendo cumplido con los funerales en la Iglesia 
de San Salvador , se hizo aclamar con la Reyna Doña 
Alaria , c Infanta Doña Isabel , su hija , hasta ahora úni- 
ca heredera en defecto de varones 5 y pasando á Toledo, 
fue coronado por mano de su Arzobispo $ que si fu¿ el 
último de Abril , como dicen las Historiaos de Toledo, 
breve fue el intermedio para haber muerto su padre: 
á 2 1 de el , como queda dicho de autoridad de Este- 
ban de Garibay , con igual celeridad pasó á verse oon 
el Rey Don Pedro de Aragón ea Udcs ^ para asegurar 
las personas de los Cerdas , sus sobrinos , que el Ara- 
gonés tenia en su poder , y casi en prisión , apresuran^- 
aose á venir á Andalucía , en que sabia que pretendía 
apellidarse Rey el Infante Don Juan , su hermano; aun^ 
qiie los prtncipales Ricos Ornes d¿ eÚa no k> atendían, 
y se oponían declaradamente Don Fernán Pérez Ponce, 
Don f ernan Fernandez de Limia y otros , que aunque 

Xx 2 



34^ aHales eclesiásticos V seculab.es - 

habían seguido tan constantes á su padte , mostraban 
ahora -como siempre tuvieron á Don Sancho por legítt^ 
mo heredero ; y que se opusie'ton á su desobediencia, 
no-.á~su derecho ; mostxó conocerlo bien el mismo Key, 
siendo quantos filaron mas leales á su padre los de que 
adelante hizo mayor confianza ': vetémosle entregar su 
hijo prímogc'nito á Don Fernán Pérez Poncc , á quien 
había experimentado tan opuesto. 

8 Llegó á Córdoba , á donde luego lo fuc'ron á bus- 
car todos los Prelados y Ricos Ornes que estaban en 
Sevilla í y con ellos el Infante Don Juan , que hubo de 
ceder á la superior fuerza , y lo reconoció con todos por 
su Rey , acompañándolo á Sevilla , á donde fue recibido 
con, general aplauso , y confirmó i todas sus Comunida- 
des sus privilegios i poniendo en olvido quinto á sus in- 
tentos , constante y fina con su padre , resistió antes; 
prerogativa de la lealtad aun^ con los mismos que la ex- 
perimentan contraria. A lo de Agosto confirmó todos 
sus privilegios á nuestra Santa Iglesia , mencionándolos 
en ^Üogo , por estilo vimoj , que usaba su Real Chan- 
cilletía : y porque de los muchos privilegios que quedan 
mencionados haberla concedido los Reyes San Fernando 
y Don Alonso el Sabio se contiene en este la suma y 
substancia , me pareció digna de copiar aquí. 

En el mmbre del Paire , y del Fijo , y det 
Espíritu Santo , que son tres Personas , / 
un Dios , i í honra , i á servicio de la 
gloriosa Virgen Santa Maria , su Madre^ 
á quien Nos tenemos por Seíhra, i por Abo- 
¿¿da , i -por ayudadora en todos nuestros 
fñbos. Paternos saber á quantos este privi- 
legio vieren , ecmo Nos Don Sanclto , por la gracia de Dios, 
Riy de Castitlia , de Toledo , de cJicia , de Sevilla , de 
Córdoba , de Murcia., de Jaben , é del Algarbe. Viemos pri- 
vilegio del muy noble ¿ mancho honrado Riy Don Fernando, 
nuestro abuelo^ en que se contiene , como da é otorga á la 
/glesia de Sevilla por siempre el diezmo del Almojarifazgo 



DB LA C|ÜDAÍ> DC SEVaUA* ÍAM UI. ' 349 

de SeviBa de qúantas cosas hi acaecieren pcir tierra i par 
mar, , de que él debie aroer sus derechos. . £ oirosi y quel da 
el diezmo de iodos los otros Alniojarifazgos que sonen las 
conquistas que él fizo , i en las conquistas que f ara , si Dios 
quisiere j él ^ é. los que • regnaren después, de M en Castiella^ 
en León \ en el Arzobispado de Sevilla. E otrosi , como da 
Cantiñana a la Iglesia de Sevilla por juro de beredat para 
sie^jpre. E vtrosi , como da a .la Iglesia sobredicha aquelh 
que él avie hi en. Chillón por dos mil í quinientos mar ave- 
dis de renta cada aüo -^ en ta¡ manera y que si ¿I é aquel 
regnare después del en' Castiella é en León , quisiesen dar á 
la Eglesia de Sevilla dos mil y quinientos maravedís de renta 
cada afb en heredamiento en otta parte que la Eglesia sea 
tenida de dexar lo de Chillón. E otrosi , como da a la Eglesia 
dfi Sevilla en heredamiento mil maravedís de renta en tér- 
mino de Heznalcaióar y.que los aya siempre por juró de be^ 
red^t y é mil maravedís 'de renta en término de Solucar y é 
mil maravedís de renta en término de Tejada , que los aya 
siempre por juro de herédate E otrosi , como pone a la Iglesia 
de Sevilla mil maravedís para cada atio en el Rey de Gra^ 
nada ^,fata que de él y o aquel que regnare después del en 
Castiella y é en León ^ a la Eglesia de Sevilla mil maravedís 
de renta en heredamiento en otra parte. 

Ütrosi j vientos friifílegio del muy noble é msmcho hon^ 
fado Hey Don Alfonso , nuestro padre , en que se contiene:^ 
como cdifirma fste privilegio 'Sobredicha del Rey Don Fer- 
nando y ^u padre. y y derhas que da a la Eglesia sobredicha 
todas las Mezquitas que son en Sevilla ^quantas fueron en 
tiempo de Moros fueras tres Mezquitas , que son en la Ju* 
derla , que son Sinagogas de los Judíos. 

Otrosi y viemos otro privilegio del Rey Dan Alf&nsOy 
vuestro padre y en que se contien , como da é otorga A Don 
Felipe y su hermano y electo de Sevilla y é al Cabildo de ese 
mismo logar y é a todos stss sucesores , que todos los Judíos 
é Moros que compraren heredades de Cbristianos en el Ar^ 
zohlspado de Sevilla y que den complidamente el diezmo a la 
Eglesia y asi cómo lo habían de dar los Cbristianos y si lo to^ 
Viesen bi de las heredades todas que arrendaren de . los Cbris^ 



^ 5 <> ANAlfiS ECLESIÁSTICOS .T SECULARES 

tianos y que itn los Sethres de las beptedades el diezhto aJd 
Eglesia del arrendanúeneo que ende levaren. E otrosí , los 
Judíos á Moros que algunas cosas ovieren de los Cbristianos^ 
que den aquel derecho que darieiilos Cbristí anos por las casas^ 
si las toviesen s é silos Judíos contaren algunas casas fsiera 
del barrio que solíen algún derecho dar i la Eglesia y que lo 
den y asi como lo solien dar por las casas los Cbristianos que 
las avien : é mando , que los Cbristianos diezmen con^lida^ 
miente de pan ,.i de vino ^ é de yeguas , i de VMas ^ i de 
todo ganado y i de. colmenas y ¿ de cosas que son heredades y 
i del montadgo que jlhs oviereh eñ'los logares qsáe lo han 
de tornar^ segund dice en las sus cartas de las susposturaSy 
i de queso y é de lana , i de hortaliza de las huertas y é de 
los frutos de los arboles y é de todas las otras cosas que dieZ" 
man en Toledo i en su término y sacadas ende aquellas cosas 
de que dan a él el diezmo y de que él' da diezmo í la^glesiaé 
E otrosi y mando é defiendo y que Adelantado y ni Juez y ni 
Alcalde , ni Jurado , ni Merino y ni Alguacil , ni otro orne 
nenguno non entre en las villas y nin en las heredades y nin 
en las casas , nin en las tiendas , ni en ningunas cosas de 
la Eglesia y nin del Arzobispo y nin de los Canoligos , ni di 
Jos Racioneros de la Eglesia ^ ponomecillo; nin por pecbo^ 
nin por fonsadera , ni por otra caloría qualquiere que sea^ 
sacadas ende aquellas cosas sennaladás que él mandé facer 
por su carta abierta al su Adelantado de la Frontera» Gtrosi^ 
viemos otro privilegio del Rey Don Alfpnso , nuestro padre) 
que se contiene , como da é otorga al Cabildo de Sania M^tria 
de Sevilloy que hayan por heredamiento para siempre^jamardcho 
mil é trecientos maravedís alfonsis , y pulogelos , que lo ayan 
de esta guisa : los cinco mil y trecientos marofvedis les da en 
el su Almojarifadgo de Sevilla ; y los dos mil maravedís 
en las rentas qiiel ha de dar- el Rey de Granada ; é los otros 
mil maravedís les da^ en el su Almojarifadgo de Xerez. If los 
cinco mil e trecientos maravedís sobredichos que les puso en 
el su Almojarifadgo de Sevilla y les dio por razón de.quanto 
diezmo avian de aver en el Cahildo sobredicho, en d su Almo^ 
xarifadgo de Sevilla. Otrosi y viemos otro frhcfiJegia del Roy 
Don AÍfonso.y nuestro padre y en que se contiene y como da 



DB LA CtüDAD DB SBVILLA» LtB. IIU 3 5 1 

/ otorgs a todas las personas y é a todos los Canónigos y é í 
todas los Racioneros de la Egiesia M StiiilJa.y é í los qtíe 
agora son é serán y i de áqm adelante para siempre jamas i 
fue ayan todas aquellas honras é todas aqtullasfranqiiszaf 
que lian las personas y f los Canomgos j é los Racioneros de 
la Egiesia de Santa Maria. de Toledo y las quales dieron 
hs Reyes de su linage , y el Rey Don Fernanda y su padre ^ 
y ti después que regnó. Otrosi y viemos otro pt'ivilegio del Rey 
Dofí Alfonso y nuestro padre y en que se contiene y como da 
al Arzobispo y é al Cabildo ie la Egiesia de Santa Afurim 
de Sevilla todos los diezjmos de los donadíos que él dio a los 
Obispos yé a los Ricos Ornes y i alas Ordenes en Sevilla^y f 
en todos sus términos. E otrosi ^ en Carmona...n....falvo loe 
diezmos del aceyte de Sevilla deLAlxarafé y édeh Vue es 
aderredor de Sevilla. Otrosi y vitmoe otro privilegio del Rey^ 
Don Alfonso y nuestro padre y en ^qne se contiene y como da 
al Cabildo de la Egiesia de Santa Marta de Sevilla y que 
ayan por heredamiento para siempre jamas seis mil y trecien* 
Us maravedis alfopsis y y pusogehs en, las sus rentas del Al-- 
moxarifasíga. de Sevilla r'^ue los ayancada aHo y* basta que\ 
geloe camie m beredamiento. que vaia estos maravedís sobre-' 
dicboi. Otrosi y viemoe caria plomada del Rey Don Alfonso^ 
miestra:padre y en como, se contiene y qué otorga al Arzobispo 
f al Cabildo de la Mglesia de Santa María de Sevilla y que- 
pongan en^la Adoana un Calonigo i ó Raeiáneroy ¿otro ome^^ 
fual quisieren que caza bi por eüos hs seis mil y trecientos 
maramdis que tes pusú en el su Almojarifazgo cíe Sevilla/ 
• Otrosi y viemos otra privilegio del Rey Don Alonso y nues-^ 
tro padre y^ en que se contiene y coma da a Don Remondo^ 
Ars¿9bfspa de Sevilla y é al Cabildo de la nnsma^E^esia ^^h 
d tedas sus sucesores por jura de beredatpara siempre íamai^ 
el su castillo ¿ la su villa que dicen CaiZaHes ;^ ^f^fiíS^llé^ 
qste dicen Brehes y y la su aldea que dicen Tercia^ f^íasie 
Alearía que dicen Umbret. Otrosi y viemos otro príviugfé del 
Rey Don Alfonso y nuestra padre y en que se contiene y coma 
da ala Egiesia de Santa María de Sevilla una casa de ataho- 
nas y, que er a la Collación de San Nicolás i^ que fueron de 
Dan Zulema. E otrosi , tm fomo en esa núsnta Collación y y 



352 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

unos batios , que son a S ante. Salvador y y los almacenes de 
íKeyte , que sofp Aleútería y y a la huerta- del Arenal , v un^ 
huerta , que es como orne va de la Puerta de Goles a la Fuerta 
de Vibrasel y entre el muro i el rh i y ¡os . molinos que san 
en Guadaira sobre la fuente , jf el Alearía que dicen Puz-^ 
lena , con vüas , é con huertas , é con tierra para pan , é con 
todas las otras cosas que Don Zulema yavie sacado ende el 
derefbo que el Infante Don Frederique avie en la Isla i en 
el Alearía que dicen Ay^ , \que es carrera de Heznalcazar^ 
con tierra de pan , * é con viñas , i con huertas , é con olivar ^ 
£ con figueral j i con todas las otras cosas que le pertenecen^ 
y que- Don Zulema y avie • E otrosí , como él da otra Alearía 
que dicen Alcozur Diñar j que fué de Don Zulema , con tierra 
de pan , é con viñas , é con huertas , é con olivar , é con Jí^ 
gmral , é con todas sus pertenencias. E otrosí, y comol.da las^ 
viñas que avie Don Zukma en Cprmona y y la torre de Mal-'- 
cbení han todo su heredamiento y y la heredat de Falchena^ 
é la de Remulena , y que todas estas, cosas da en camio de 
Brenes jé de Solucar , i Albaida^ Otrosí , viemes otra carta- 
fiomada del Rey Don Alfonso ^ nuestro padre , en que> se ^ 
contiene y como da^ al ,CabíldQ^é\ oí Arzobispo de la Eglesia 
de Santa María de Sevilla las Alfonügas jque^avie Diego ^ 
de Corral i la Collación de Santa María , con. las tiendas, que^ 
Si: tienen con la uña- 'de ellas > y q$$c sstas Alfondigas da . en\^ 
canuQ de tas atabánai" que son enli cal de Ffamos yque fui-\ 
rm\dc Don ZuJema. Otrost ^ viemos otro ^privilegio del lUy 
Dqvt^Alfbnso y nu¿sfro.\ padre j eA que u.oontíene y como. Ja 
al Arzobispo é al Cabildo de la Eglesia de > Santa .Matiza de 
Sevilla y Solucar y é Albaida , .é Cambullón , é la Forre de' 
jilpechin^y con.Jas Chozas y é Brenes» ^ comió de hs qua^ 
tiíg\ fni I maravedís que el Rey Dan Ferrando su padre puso 
Á::l4yEg¡e^a^ sobredicha M Tejada y í en Solucar y é en Hez- 
nalcaKar y i en el reyno de Granada. OtrM , viemos .otro 
pxívílsgío del Rey Don Alfonso nuestro padre en que se 
contiene y como da al Arzopispo y é al Cabildo de la Egle- 
sia de Santa María de.SeviU'a,y Mocbachar y que -es en 
término^ de Sevilla y con 4a' tierra de pan y é las viñas. y ¿ 
la defesa , asi como, la tenie la Reyna , y el Alearía que dicen 



tm LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. IHw J^f 

Miantmla ^ asi como la teme el InfanU Don feieri^ue y r. 
ks batios y y las tiendas , y la camecería^y la zapatería ^y la 
hsurta y que es defuera de las casm de D Frederique , que se 
tiene con la huerta del Hospital del Rfy Don Femando su pa^ 
mire yy la casa de la Atahona y que se tiene con los baáas , que 
lo ayan todo , asi como lo abie Don Frederique» 

Otrosí y vientos otro Privilegio del Rey Don Alfonso nues-^ 
tro padre y en que se tiene , como da al Arzjbispo » y al Ca- 
bildo de la iglesia de Santa Masóla de Sevilla el diez.'no 4d 
quinto di las cabalgadas^ también de mar y como dfi tierra y que 
él yy los que heredaren en Castiella y León y dispues del kany 
y deben aher en Sevilla y y en otros logares del Arzobispado de 
lo qste ganaren de. los Mc^s. Otrosi , vientos otro Privilegio 
del Rey Don Alfonso nuestro padre y en que se. contiene , como 
da á la Eglesia de Sevilla el castiello y la víUa y que ha ttom-* 
kre Alntotkutfr y y el logar que dicen Zalamea y y estos ¿^4- 
res y qste gelos da en comió de Castalia. Otrosí ,^ vitmos otro 
Privilegio del Rey Don Alfonso ntsestro padre y en qsse se con- 
tiene el tettor de una carta del Concejo de Sevilla , en que di- 
ce y qsse dan al Artcobispo y al Cabildo de la Eglesia de Santa 
Maria de Sevilla y Almonaster y Zahuma y en foeírio.por C^ 
¡calla y y quel piden por mereced y qtk emifirme, e$te ,cami(f \ y 
él otorgólo y y cof^rtnólo. 

Otrosi y vientos otro Privilegio delRiy Don Alfonso nuestro 
padre y en qtse se contiatCy que otorga que aya pí la cibdat.de 
Sevilla Estudio y Escuelas generaUs de Latín y y de Arábi- 
go 'y i el Arzobispo y'.y.eiPabildo de la Egléiia^ sobredicha pi- 
diéronnos por mercet , que hs cot^rmásemos estosi^PrksiUgios 
sobredichos. E Nos el sobredicho Rey Don Sancho reynani* en 
uno con la Reyna IMta Maria mi magier , y con nuestra fija 
la Iffanta Doña Isabel y ees CastheUa y en León / en Toledoy 
en Gallic(a y en Sevilla , en Cárdoha y en Murcia ^ en Jtsben 
eu Baeza y en Baialbz^ y y en. el Algarbe , par mtsncbos^ setvi- 
cios y que el Arzobispo y y 'el Cabildo de. la Santa Egiesi^a de 
Sevilla ficiéron al Rey Don Femando nuestro abuelo y y al Rey 
Don Alfonso nttestro padre , y á Nos per grant voltmtady que 
abemos de letfaaer mkncbo bien y y tfmncba mercet y confirma 
mosles todos estos Privilegios , í mandatnos y que valan en 
TOMO I. Yy 



5 54 aNaleí eclesiásticos y secttlahes * 

aquella manera que en ellos díze^ i defendemos firmemente^ que 
ninguno non sea osada de los crebrantar , ni de los minguar en 
ninguna cosa 5 ca qualqüier que loficiese abrie nuestra ira.f 
fecharnos ye en coto la pena que se contiene en los Privilegios 
sobredichos ^y d ellos los daños y según en ellos dice. E porque 
esto sea firme y y estable y mandamos seellar este Privilegio con^ 
nuestro seello de plomo , fecho ei Privilegio en Sevilla , Jueves 
10 di as andados del mes de Agosto , en Era de 1322 aths. 
D. Mabomat Aboadalle , Rey de Granada , vasiUlo del 
iLey , confirma^ 
. El Infante D. Juan conf 

El Infante D. Jaymes confia 

D. Gonzalo , Arzobispo de Toledo y conf 
' D. Remondo , Arzobispo de Sevilla , conf. 

La Iglesia d^ Santiago , vaga^ 

D. Juan Alfonso , Obispo de Paleneia , y Chanciller del 
Rey y., conf > 

Z>. Frey Femando , Obispo de Burgos ,. conf 

D. Martin , Obispo de Calahorra , y Notario en Andalu-^ 
cía y conf ...... \ 

La Iglesia de Sigüenza ^ vaga. . : , 
\J>Í Agustín^ Obispo deOsmayConf 

D. Rodrigo , Obispo de Segovia , conf^ \ 

La Iglesia de Avila , vaga. 

D. Gonzalo , Obispo de Cuenca ^^ co9^. \ 

La Iglesia de Plasencia y vaga» 

D. Diego , Obispo de Cartagena y cetf.. 

D. IhMez , Obispo de Jaben , corf. . ^ 

D. Pasqual , Obispo de Córdoba , conf. 

Maestre Suero , Ohispo de Cádiz , conf. ; 

. La Eglesia de Albarractn y vaga. x 

D. Juan Gonzalvez , Maestre de^CaTatrava , coi^ ^ 

D* Fernán Pérez | Prior del Hospital , coirf^ > 

D. Juan ^fijo del Infante iX Manuel , conf > 

D. Lope conf.. 

D. Diego y IX Alvar J^ufíez , corf* 

D. Alfonso y fijo del Infanfe de Molina , eof^*' 

D. JuanAJfonso dcHaro cor^i ' .1 . , '. 



DB LA CIUDAD DB SBVnXA« UB. in« 35 f 

D.. Diego LopeíiL de Salcedo eot/f. 

D. Diego Garda conf. 

Z>. Ferrando Perfil de Guzman conf. 

D. Pedro Diaz de Castañeda conf. 

D. Ñuño Diaz , su bemíam , eouf^ 

D. Juan Alfonso coirf. 

Z>. Vela conf. 

D. Roy Gil de Fillaloios conf. 

D. Gome% Gil , suMrmam ^ eoef. 

D. Yenfgo de Mendoza coprfi 
D. Rui Diaz de Finogosa cof^» 
D» Diego Martínez de Finogosa €09^. 
D. Gonzalo Gonmez Manzanedo eoff» 
D. Pedro RjDdriguez Malrifuoz eelnf. 
D. Diego Floraz eofif. 
D. Gonxial IbMez Dovinal conf. 
Per Anriquez de Harona cottf. 
D, Sancho Martínez de Leiba , Mtrim mayor en Castie* 

Hay conf. 
Garcí Jufre ^ Adelantada mayor en el Reyno de Murcia^ 

conf. 
u. Martin ^ Obispo de León , coirfl 
D. Fredolo , Obispo de Oviedo , eorf. 
La Iglesia de Astorga , vagá^ 
D. Suero ^ Obispo de Zamora , coff. 
La Iglesia de Salamama ^ vaga. 
D. Pedro , Obispo deCibdai ^ coff. 
D. Alfonso y Obispo de Corla , / Canciller mayor de la 

Reyna , conf. 
D. Gil j Obispo de Badajoz , cotf. 
D. Ñuño , Obispo de Mmdoñedo ^eorf. 
La Iglesia de Lugo , vagá^ 
La Iglesia de Orens , vaga. 
D. Femando , Obispo de Tuy , ceirf. 
D. Pedro Nuñez , Maestre de la Caballería de Santiago^ 

corf. 
D. Ferrand Paez , Maestre de Alcántara , coerf'. 
D« Sancbo ^Jíjo del Infante D. Pedro ^ conf. 

Yy2 



yyó aWaLES ECLESt ASTICOS V SECtTLAHEf 

D. Esteban Ferrandez , Pertiguero rfiayor en tierra de San^ 

tiago , corrf^. 
D. Ferr and Pérez Panct cintf.' ^ ^ 
D. Per Aharez conf. • * ' 

jD. Juan Fernandez de Limia Cfhrf. 
D. (jutier Suarez conf. 
D. Juan Alfonso de Alburquerque conf. 
D. Ramir Diazconf 
D. Ferrand Rodríguez de Cabrera coff. 
D. Artas Díaz conf . > . 

D. Pedro Paez Das tur i as conf 
D. Ferrand Ferrandez de lamia cotf. 
D. Gonzal Ibañez conf 
D. Juan Ferrandez , Merino niajfos^ en el Reyno dé Gali-^ 

cia , corf 
Rodrigo Aharez , Merino. mayor encierra de León , por el 

Rey , conf 
D. PaíGómez y Almirante de Ja Mar , conf 
D. Roy Paez , Justicia de Casa del Rey , conf.. 
« jD, Ferrtmd Pef^BZi^lMo de Sigüm£ayjf Notario enjehBij^ 
no de Castiella , conf 
D. Gómez Garda , Abad de VdlddoUd j y Notario en él 

Reyno de León , ¿oirf. , 
D. Martin , Obispo de Calahorra , y Notario en lá'Afh- 

dalucía j cof^. .' .: 
E yo Roy Martínez hfiz escrebir por mlmdado del Rey en 
el año primero qne el Rey sobredicho regnó K 
^ Y á 22 dio á todos sus Prebendados y Clérigos fran- 
queza de huespedes : Por honra ( dice ) del muy noble Rey 
Don Fernando ^ y de la Reyna Do&i Beatriz nuestros abuelos^ 
y del Rey D. Alonso nuestro padre ^que Dios perdone y que /a* 
cen hi enterrados en la Iglesia de Santa ^aria de Sevilla^ Y 
á 25 , por otro de igual formula.^ vimos confirmó todos los 
de la ciudad , que imprimió entero Don Pablo de Espi- 
íibsa , él C{u^ porque así coma el de la Iglesia resume to- 
dos los concedidos á Sevilla por el Rey Don Alonso el 

3 A este Privilegio st le faa corregida el nombre del Obispo de Jaén. '- 




DB I A aiTDAD DB SEVILLA* LIB* HT. 357 

Sabio y aunque quedan también apuntados en sus tiem- 
pos , me pareció asimismo copiarlo entero. 
« • 

En el nombre de Dios , Amen^ Padre , Hijo 
y Espíritu Santo , que son tres Personas , é 
un Dios , é í honra , é servicio de la gloriosa 
Santa Maria sUr Madre y a quien tenemos por 
Señora y é por Abogada , i por ayudadora^ en 
todos mustros fechos. Sepan quantos este Pri^ 
vilegio vieren , como Nos Don Sancho y por 
la gracia de Dios , Rty de Castilla y de León y de Toledo y de 
Galiciayde Sevilla y de Córdoba y de Murciayde Jaeny i del 
Algarbe. Vimos un Privilegio del Rey Don JFemando nuestro 
édmelo , en que decia y de como por facer bien , / merced al Con-' 
cejo de la muy noble Ciudad de Sevilla , que le daba al Fuero 
de Toledo , é demos que dabay i otorgaba i los caballeros de Se- 
villa todas las franquezas aue d los caballeros de Toledo y fasta 
tanto que allí do dice : El Fuero de Toledo , que todo aquel 
que tuviere caballo ocho meses del aüo y que vala treinta ma^ 
ravediSy que sea excusado del Fuero de Toledo y que man^ 
da por el Fuero de Sevilla y que el que truxere caballo que vala 
cincuenta maravedís y que sea excusado de las cosas en que es 
excusado en Toledo. E otrosí y que como da d los del barrio de 
Francos y que conten y vendan libremente sus patios y é sus 
mercandias en gros y en retal , en avaras , en ras y en toda 
cosa que quiera comprar y é vender en sus casas , que lo pue- 
dan facer \y que ayan ai Pellegeros y Alfayates , asi como en 
Toledo. Y que puedan tener cambio en sus posadas. Vimos otro 
Privilegio del Rey Don Alfonso nuestro padre y que Diosper^ 
done y en que cof^rma todas estas cosas , y las otras que se con^ 
tienen en el Privilegio sobredicho y y demás de esto , como les 
da y otorga por honra de la noble Ciudad de Sevilla por térr- 
minos a Elaaa y por término , como corrt el agua y y. entra en 
Bundion y j de Bundion entra en Ardilla la foz de yólumes^ 
y como sale por los Cuellos de los Villanos cirro a cirro y en-- 
frente de la si&ra de la Casamente , y fiere en derecho de 
Mantepolin , en el agua de Guadakarranque y y como corre el 
agita de Guadakarranque . y entra en Fraga-MuÜoK y y como 



3y8 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECTJLAUBS 

corre fraga Muñoz, , y entra en Guadiana , Quentos , Xerez> 
y Badajoz^ Monasterio de Solivar^ Nedar Torres^ Castillo. de 
Valer a , Verganz^a , Cuerva , Montemolin , St^re , Aracina^ 
Alfayan de Campo j Almonaster ^ Cortegana , Arocbe , Mbra^ 
Serpa , Ay amonte , Alfayan de la Petia , Andebalo , Castilru-^ 
bio j Azuaga , ^c^^/^/ , Andadela ^ Castilmontegiel y Constan- 
tinaj Tejada , San Lucar , Aznalcazar^ Aznalfaracbe ^ Tria'* 
na y Alcalá del Rio , Guillena j Gerena , Alcalá de Guadaira^ 
Alocaz , Villa-Martin , Castillos : i todas estas villas y é estos 
castillos les da con iodos sus términos , con entradas , con sa-' 
lidas y con montes y con fuentes , con pastos j con ríos j y con 
sus pertenencias , as\ como nunca mejor h bubiéron en poder 
de Moros y i con todos sus derecbos , basta dentro de los mu^ 
vos de Sevilla , i que h ayan al Fuero de Sevilla , sacando en*, 
de aquello , que el Rey Don Fernando ^ y él dieron por sus car^ 
tas en algunos lugares , que deben valer can derecho. Otrosí^ 
vimos un Privilegio del Rey nuestro padre , como -por honra 
de la Ciudad de Sevilla , que los da , é otorga por término de 
Sevilla , Morón , Cote , Cazalla , Osuna , Lebrija y y las dos 
Islas de Captiely Captor , con iodos sus términos , / con todas 
sus pertenencias , fasta dentro de los muros de Sevilla. Vimos 
otro Privilegio del Rey nuestro padre , en que da y otorga a 
los vecinos y a los pobladores de Sevilla todas las aldeas del 
término de Sevilla , también las del Alxarífe , etmo de to^^ 
dos los otros lugares de su término. . 

Otrosi , vimos otro Privilegio del Rey nuestro padre , co^ 
fno le otorga al Concejo de la Ciudad de Sevilla y que ayan dos 
Ferias en el año , la una por Cincuezma , 1 5 dios ánies y ó 
15 después. E la otra por San Miguel , 15 dias antes y 6 i^ 
después. Vimos ^ otro Privilegio del Rey nuestro padre , de co^ 
mo les da y y otorga , que tuviesen poder dé poner Alcaldes y 
-Alguaciles el Concejo en todas, las villas yy hs castillos que les 
dio por sus términos ; aquellos que fuesen para el oficio. Otrosi^ 
/üimos otro Privilegio del Rey nuestro padre , en que da al 
Concejo de Sevilla todos los molinos que en ella Ofuia , é los que 
' son en el acequia de la mantaAa de Alcalá de Guadaira y fasta 
dentro en Guadalquivir y para siempre jamas y con todos sus de-- 
recbos , con todas sus pertenencias, y casos y porqste el Concejo 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. ni. 3 Jp 

fuese ienldo de hacer venir el agua de los caños a los sus pala^ 
dos del Alcázar , y a la güerta de Benjofar,, i que fagan 
venir el agua a das fuentes en Sevilla. E otrosi , que repare 
el Concejo los caños de la villa , é los caños de Santa Maria^ 
i los caños del Alcázar. 

Otrosi , vimos un Privilegio del Rey nuestro padre , en 
que da y otorga al Concejo de Sevilla mil maravedís cada año 
por siempre , en las sus rentas del Almojarifazgo de Sevilla^ 
para adobar , é para labrar los caños de la villa. Vimos otro 
Privilegio carta plomada del Rey nuestro padre , en como otorga 
a, todos los vecinos de Sevilla yé de sus términos , que puedan 
comprar las heredades de los Moros que moraban en las villas 
y en castillos , que les dio por sus términos 5 vendiéndoselo el 
Moro y cuyo fuese con su placer^ 

Otrosi y vimos otro Privilegio del Rey nuestro padre , en 

que quita á todos los que vinieren á las Ferias de Sevilla , ve^ 

cinos y extravíos y de todos loí portazgos , é todos los derechos 

que ayan á dar de todos los paños que truxeren , de lana que^ 

no sean Moriscas , / de caballos ^ é de bestias. Y este quita-^ 

miento les facen ^ ynientras duraren las Ferias. E que dertde^, 

en adelante ^ que den su^ portazgo , é sus derechos. Vimos otrosi 

otra carta plomada del Rey nuestro padre , como da al Con* 

cejo de Sevilla todos sus Almacenes ^t todos sus Almojarifazgos^ 

i todos los sus pedidos ^ é todos los sus derechos , ^ue él abia de^ 

Aer en Alcalá de Ouadmra , é en Morona jté en Cazalla. Vi^ 

mos otrosi otra carta plomada del Rey nuestro padre , en que^ 

otorga al Concejo de Sevilla , que ayan poder de dar todos los 

heredamientos de aquellos que los tuvieren poblados , é sefue^ 

ren a morar á otra parte, Otrosi , vimos otra carta plomada 

del Rey nuestro padre , en que da al Concejo de Sevilla to^ 

das las rentas de sus Almojarifazgos de Tejada é de Cons-^ 

tantina^ Vimos otrosi- otro Privilegio del Riy nuestro padre en 

que como por facer bien é merced al Concejo de Sevilla , é^pon 

facer mas ricos é mas abundosos , que los quita , é los fran^ 

quea para siempre á todos los que son , y serán vecinos y mora^ 

dores dentro en la ciudad de Sevilla , a que los que tuvieren 

las casas mayores pobladas ^ que non den portazgo , ninguno de 

t<idas tus cosas m la ciudad de Sevilla por mar ni por 4ierra^ 



3^0 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

Otrosí , vimos otro Privilegio del Rey nuestro paire , en 
que da al Concejo de Sevilla a Lebrixd por término , ¿ con 
heredad , con todas sus rentas para siempre jamas. Otrosí ^ 
vimos otro Privilegio del Rey nuestro padre , en como por fa- 
cer bien é merced a los caballeros ^é a las dueñas j i á los 
mercaderes , é a todos los ornes buenos^ que son moradores en 
la dicha ciudad de Sevilla , ansi Clérigos , como legos y a los 
que agora son , é serán de aquí adelante moradores , que las 
casas do ellos moraren , que sean franqueadas ^ que ningunos 
de quantos a¡ moraren é vivieren , pose en ella , sino con su 
placer y mandado. E los que ai posaren ^ que sean tenidos de 
dar ostelage para cada orne , é por cada bestia un dinero al 
dia. Otrosi ^ vimos otra carta plomada del Rey nuestro padre ^ 
que otorga al Concejo de Sevilla , que los sus ganados pazcan 
eomunalmente en los términos de Xerez j é de Carmona , é de 
Arcos y é de Medina , é de Alcalá , é de Begel , é de Niebla^ 
é de Hueba , é de Gibraleon , así como por los suyos propios^ 
¿ que no les tomen portazgo , ni holladura. Otrosi ^ vimos otro 
Privilegio del Rey nuestro padre , que quita , de moneda a to^ 
dos los caballeros Hijosdalgo ^ é ¿las ih$eñas ^ é a los escude^ 
ros yé a las doncellas , é á todos los ciudadanos de Sevilla y que 
estuvieren guisados de caballeros y armas. Otrosi , vlipos aira 
carta plomada del Rey nuestro padre y en que otorga a todos 
los caballeros y é a los escuderos , i a los ciudadanos y é á los 
vecinos de Sevilla y é de su término, y. que no den mmtalgo . en 
todo el Reyno de Sevilla y ni servicia , nii pedido , ni otro pe- 
cho ninguno de sus ganados. Vimos otrosí dos Privilegios del 
Rey nuestro padre , que da y otorga a los carniceros de Sevi-^ 
lia y que ayan por juro de heredad para siempre jamas y ellos y 
sus herederos y las tiendas con sus tablas, y que san las Cami-^ 
certas de San Salvador , é de San Isidro y é de la Feria , en 
tal manera y que cada uno de ellos dé de cada tienda, can su 
tabla y tres maravedís é medio. Otrosi , vimos jf^jPyiuilfji^i 
del Rey nuestro padre , en que cat^rma los Privilegios , é los 
Fueros y é las franquezas que el Rey Don Femando nuestro 
abuelo ^ i él itíéron si Corneja de Sevilla y é los tabaileros , é 
ciudadanos y é ames bstenos y vecinof de la noble ciudad de Se-- 
villa^ Pidieron por merced ^ que les xoiifirmísemas estas Pri^ 



]>E LA CIUDAD DE SEVILLA. LÍB. líT, ^6l 

víleglos , y estas cartas ; é Nos el sobredicho Rey Don Sancboy 
por les facer bien y merced , y por muchos servicios , / bue- 
nos , que hicieron al Rey Don Fernando nuestro abuelo , y al 
Rey Don Alonso nuestro padre , que Dios perdone , é a Nos^ 
y porque ellos todos sean mas ricos , y mas ahondados , y por- 
que es nuestra voluntad , que la ciudad de Sevilla sea mas 
noble , y mas honrada , confirmárnosles estos Privilegios , y es- 
tas mercedes , y estas cartas , y mandamos que sean' guarden 
das y tenidas en todo , y que valan asi , como en ellas se con^ 
tiene. E defendemos firmemente , que ninguno sea osado de ir 
eontra esté nuestro Privilegio , para quebrantallo , ni para 
mengualh en ninguna cosa. E a qualquiera que lo ficiese abria 
nuestra ira , y pecharnos ya en todo diez mil maravedis de la 
moneda nueva. Y el Concejo de la ciudad de Sevilla , ó a quien 
su voz hubiese , todo el datio doblado. Y porque ésto sea firme 
y establemientos , seellar este Privilegio con nuestro sello de 
plomo. Fecho en' Sevilla , Jueves veinte í cinco dias andados 
del mes de Agosto , Era de 1322. 

Antes á 15 había confirmado los de San Clemente , y 
á todos los otros Conventos favoreció con limosnas , gra- 
cias* y franquezas ; y á los Hospitales , cuyos* instrumen- 
tos muestran quanto solicitó establecerse en el amor , co- 
mo lo estaba en el respeto de este gran pueblo que lo 
recelaba airado. 

9 Esperaba en Sevilla Abdalac , Embaxador del R¿y 
de Marruecos , á inquirir sobre paz ó guerra la intención 
del nuestro , que lo despidió presto con palabras ambi- 
guas , que tenia en una mano el pan , y en otra el palo 
para quien lo. sirviese y ofendiese : con esto se volvió el 
Embaxador á Algecira , y presto se dio la guerra por de- 
clarada , después de haber padecido Sevilla y sus comar- 
cas tanto con los. Moros , amigos del Rey D. Alonso, que 
fue' de mas general aceptación tenerlos por declarados ene^ 
migos: y contra ellos 5 para la guarda de las costas, se 
.trató de prevenir galeras , y aunque el Rey antes de serlo 
habla tenido por su Almirante á Don Pay Gómez Chiri- 
W) , y lo era aun ¿n. h cpsta Pedro Martínez de Pe , á 
quien las escrituras llaman Almirante de Sevilla , se asol- 

TOMO I. ZZ 



^6l ANALES ECLBSTASnCOt Y SECITIAIIES 

dáron galeras Genovesas á cargo de Miccr Benedicto Za- 
carías, ilustre hijo de aquella República^ á quien dio el 
Rey el castillo del Puerto de Santa Maria y en la barra 
del rio Guadaleie , y sueldo de seis nui doblas de oro 
cada mes. 

I o Celebro el Rey Cortes en esta ciudad , en que 
anuló muchas mercedes que la necesidad le habla oblí« 
gado á conceder , y se experimentaban ya perjudiciales á 
la Corona $ y con su acostumbrada celeridad partióse pa- 
.ra Castilla , y estaba en Badajoz á 8 de Setiembre , en 
que confirmó á nuestras Monjas de Santa Clara la heren-* 
cia del Alcalde mayor D. Rodrigo Esteban , cuyo privi- 
legio dice : ^' Por muncho servicio que el Alcalde Rodrigo 
«^Esteban fizo al Rey D. Femando nuestro abuelo , y al 
t^Rey Don Alonso nuestro padre en su vida , tengo po£ 
tibien que sus casas y el heredamiento que el habia en 
f^evilla y que el mandó al Monasterio de Santa Clara , se- 
f9gun se contiene en su testamento , sea libre e valedero 
))a las dueñas que agota son , e serán de aquí adelante en 
»>el dicho Monasterio &c." Eran los Reyes D. Sancho y. 
Doña Maria devotísimos de la Religión de S. Francisco^ 
y de las Monjas de Santa Clara , que logró con grandes 
beneficios este Convento. Estando en Sevilla este ano á 
20 de Agosto le habian confirmado sus privilegios , y por 
otro dádole á Doña Maria Gómez su Abadesa Ucen-* 
cia para poder comprar tQdo genero de heredades y reci- 
bir herencias y legítimas de las Monjas y las compras has- 
ta en cantidad de veinte yugadas para labor y ano y vez, 
veinte aranzadas de viñas , cien de olivar , cojimenas , y 
un mil cabezas de ganado y con muchas franquezas para 
sus pastores y renteros 5 con que este Convento fue cre- 
ciendo en todo genero de grandeza. Esta jornada del Rey 
á Badajoz parece fue á componerse con el Rey D. Dionis 
de Portugal de nuevo , como lo estaba con el de Ara- 
gón ; pero continuaba en intitularse Rey del Algarbe^ 
y poner en sus privilegios y según se ve en los de este 
año , la confirmación del Obispo de Silves. Quedaba aun 
en Sevilla la Reyna viuda de Ponugal Doña Beatriz su 



IXE LA CIT7DAD DE SEVILLA. LtB. til* ^6^ 

hermana , y según las Historias Portuguesas , se detuvo en 
ella hasta el ano de 1285. \ 

1 1 Aquí el Rey á 2 2 de Agosto dio una carta Real 
á la ciudad , mandando guardar las costumbres del Hos- 
pital de San Lorenzo , en la qual ''sepades (dice) que 
«>Pasqual Martínez y mayoral de la casa de los Malatos 
fyác San Lázaro de Sevilla , me mostró una carta del Rey. 
«Don Alonso nuestro padre , que Dios perdone, que man- 
9Klaba que todos aquellos que fueren dañados de gafe* 
9>dad y que non consintades que moren entre los ornes sa« 
irnos y porque se les podría ende seguir muy gran mal yé 
wyo por el guardamiento de vosotros^ c porque tengo que 
9>podria acaecer muy gran daño , tovelo por bien y &c/* 
En que consta como estaba ya esta Real Casa en toda 
forma y y tenia Mayoral titulo y que permanece en el que 
la tiene á su careo. Reñere esta carta con a^una équivo-i 
cadon A|fonso Margado. 

1 2 Habla por este tiempo Hermiandades de las ciuda« 
des de estos Reynos , que hacían sus congresos para la con* 
servacion de su bien público y y ya acudían i ellas los de 
Andalucía y como lo tenían en Medina del Campo y á 8 
de Setiembre de este año todos ^ los de Castilla , Leon^ 
«Extremadura y Galicia , Reyno de Toledo y y de toda la 
«Andalucía y en que establecieron : primeramente y que 
«aguardemos á nuestro Señor el Rey todos sus derechos y; 
titodo su señorío y bien e cumplidamente y así como gelo 
t^prometimos $ c otrosí y posiemos y que quando nuestro Se« 
«ñor el Rey quisiere facer Cortes y ó enviar por Ornear 
««buenos de cada lugar y que envíen los de cada lugar dos 
«Ornes de los buenos , mejores , e mas entendidos , ¿ sin 
««sospecha y que sirvan á Dios y e amen el prol de la tier-« 
«ira.** Así en instrumento fidedigno poca memoria hay de 
estas Hermandades ; pero no las ignoró el Cronista Am- 
brosio de Morales, que de otro congreso del año iipf 
hace mención en sus MSS. y fué acaso la Hermandad Vie« 
ja que se atribuye á San Fernando. 

13 En Sesovia el key á i8 de Diciembre hizo mer- 
ced á Diego Pérez de Montenegro su vasallo , caballero 

ZZ2 



3^4 ANALES ECLESTASTICOS Y SECULARES 

de Sevilla , del cortijo del Toro , cerca del río Guadaírai 
este mismo caballero él año 1291 vendió á esta ciudad 
por estos tiempos varios cortijos.y dehesas que fiíc' com- 
prando j y alargó cop esto el campo de Tablada para pas- 
to de los ganados de su provisión de carnes , cuyo nom- 
bre Tablada le dio la nmcha igualdad de su llanura que 
semeja igual tablado. 

ERA 1323 ^ AÑO 128$. 

X A principio del año 1285 se hallaba en la ciudad 
de Toledo Don Diego Alonso , Alcalde mayor de So- 
villa y á traer traslados de todos sus fueros y privilegios, 
cuya participacioa c igual usa estaba concedido á Sevi- 
lla , tomdo . queda visto. Tráxolos auténticos , y Ícese en 
su comprobación está cláusula : ^' Estos traslados fueron 
iKoncertados con los privilegios onde fueron sacados , que 
vson fechos en latin y c Nos los Alcaldes , c el A^a- 
»cil y é los caballeros y é los omes buenos de la noble 
Mcibdad de Toledo , vimos carta de nuestra Señor el Rey, 
nque. nos manda que diésemos estos traslados á Don 
í>Diefio Alfonso , Alcalde del Rey y de Sevilla , porque 
mIos de Sevilla dixcron , que querían usar , así como Nos 
t^usamos por ellos 5 c' Nos por esta carta del Rey que vie- 
wmos y y por ruego de D. Diego Alonso el dicho y dic- 
s^MOnosle estos traslados y tres dias de Enero ^ Era de 1323. 
wE yo Fernando Martin^ y Escribano de Garci Alvarez, 
«Alcalde de Toledo y escribí este traslado/' 

2 Había convocado el Rey para Burgos todos los Pre- 
lados y Ricos Omes y par^i obtener medios para la guer- 
ra de Jos Moros > acudió á «Ha el Arzobispo D. Remon- 
do , y entretanto, el de Marruecos sitió á Xerez con gran 
poder ly que hizo mas. famosa la resistencia de sus veci- 
nos $.pcxQ[.nü. parece que volvió el Rey á Andalucía hasta 
fi^uy entrado el verano y porque en Medina tuvo la fiesta 
de San Juan á 24 de Junio , de donde vino á esta ciudad 
para d socorixl^ de Xerfcz^.y mientras aquí esperaba al 
Infante D* Juan , al Señor .de . Vizcaya, y y á otros gran- 



DE' ^A CltTDAD DE SEVILLA. LIB. IIU 3^5 

des. Sabiendo Aben-Jucef su llegada , á tomar lengua de 
su poder y resolución envió á su hijo Aben Jacob con 
4oce mil ginetes , que llegó liasta las puertas de estz ciu- 
dad , que el Rey hizo también guardar, que le frustrad 
intento , no pudiendo coger alguno que le informarse y con 
que volvió a su padre , que creyendo á los Chrístianos 
destituidos de fuerzas para el socorro y con mayor aprie- 
to prosiguió el asedio. 

• 3 Estaba el Rey en Sevilla Domingo 9 de Setiembre, 
después del socorro de Xerez, que luego escribiré , y 
mandó este dia en ella que pudiese discurrir libremente 
por sus Reynos la demanda de limosnas del Hospital de 
Jerusalen 5 y á 2^ , Miércoles , concedió al Arzobispo Don 
Remondo , y al Etean y Cabildo la provisión de todos los 
Beneficios de las Iglesias Parroquiales de la ciudad y Dió- 
cesis : ** Dátaosles (dice el privilegió rodado )todo d de- 
íirecho que Nos hablemos de presentar, en todas las Igle- 
>«ias Parroiquiales de la ciudad de Sevilla y de todo ef 
^Arzobispado y por razón que Nos eramos Patrón dtf 
%kIIos 5 c' tenemos por bien , que lo hayan el Arzobispo, 
wc el Cabildo, que agora son , e serán de aquí adelante, 
>9para siempre jamas y salvo ende la Abadía de San Salva- 
Jiídor de Sevilla , c'^ la Abadía de San Salvador de Xerez, 
>>c el Priorato del Puerto de Santa Maria, c d Priorato de 
nArochc , c el Priorato de Aracena , c la Iglesia de ia Al- 
legaba y en que retenemos para Nos el derecho \y que hí 
mabiemos de aposentar &c.*' Así en virtud de esta con- 
cesión , comenzaron d Arzobispo y Cabildo simultánea- 
mente á proveer todos los Beneficios , hasta que los Pon* 
tífices se abrogaron el derecho , y quedaron solo á los Ar- 
zobispos los meses de su alternativa y como hoy se prac- 
tica ' , sin que el Dean y Cabildo tengan en esta simultá- 
nea. Estos Beneficiados eran , como ya dixe y los Clcrr- 
gos Parroquiares, á quienes y á sus paniaguados y criados 
concedió franqueza de pechos el Rey Don Alonso.d aña- 
IÍ71 y que confirmó el Rey Dl Sancho en Sevilla á 1 3 de 
Agosto del año anterior á este. 

X'-E» aotorlo^rtodo esto &a cesack) desdjs d G>ncQrdiito deí afib de ij^¡T^ 



^66 AMALES BCLESTASTtCOS Y SECITIAILBS 

4 Antes de esto á 24 de Mayo , el Arzobispo Don 
Remondo , y el Dean y Cabildo , para establecer mayor 
<x>nformidad y unión entre sí mismos y sus sucesores^ 
hablan otorgado escritura , en que partieron recíproca^ 
mente todos los vasallos y bienes raices , heredades y po- 
sesiones de su Iglesia , compensando para la igualdad sus 
réditos útiles : quedaron por el Arzobispo enteramente 
Brenes ^ Almonaster , Zalamea , Umbrente , RianzsuU , Ij>^ 
fpks j casas y viñas en Niebla y casas y tierras en CantillMa y 
Xirez y y otros lugares j con mas piezM de minos cuenta. Y 
enteramente por el Dean y Cabildo Bianzuela , CantilJa* 
na , Tercia , Puzlena , Villaverde , Albayda , Geloquema , y 
otros. Otorgaron la escritura en lengua Latina , cuyo ori- 
ginal he visto en el arcliívo de k Catedral : tal fue la 
atención á que menos dependencias de intereses témpora^ 
les afianzasen mejor la segura obediencia en los subditos, 
y el firme amor en los Prelados. 

5 Llegado el In&nte D. Juan , el Señor de Vizcaya 
y los mas Prelados y Ricos Ornes , aunque era mayor el 
esfuerzo que el número , veló .el Rey las armas en la San* 
ta Igle^. Chrlstlano y piadoso uso en el principio de las 
empresas , y marchó hacia Xerez por el campo de Tabla- 
da , avisando á Aben-Jucef como iba á pelear con el , que 
k) esperase, que dentro de cinco días serla á su vista , pa- 
ra que lo desafiaba : aunque tan Inferior de fíierzas , no 
lo parecieron así al Moro , y masr quando supo que en 
la ribera de Guadalete estaba poderosa la Armada Chris- 
tlana y que gobernaba el Almirante Fernán Pérez Maimón: 
temió que uno y otro poder ya formidables se diesen 
á la mano $ y no osando esperar ^ alzó el sitio , y se fué 
retirando hacia la ribera de Giiadaleté desde la qual vló la 
Armada ; y refiere la Crónica que habló con el Almiran- 
te y que desde el bordo de su galera le respondió brioso, 
mostrándole como antes su Rey el pan y el palo , signifi- 
cación de agrado y rigor. 

: 6 Habla llegado el Rey con su marcha hasta Lebri- 
xa , y ya se Iba engrosando su ejercito : qiíandó supo la 
retirada de Aben-Jucef , quería seguirle y darle la bau^ 



DE LA CmDAír TXB SEVILLA* LIE. Ití. ^6j 

lia , peto disuadiéronlo el Infante Don Juan , y el Señor 
de Vizcaya, con pretexto de que la prevención que traian 
de mantenimientos era para pocos dias : esta la razón pú- 
blica , otra la interior , de que se entendían con Aben- 
Jucef 5 lo qual , y otras cosas que se maquinaban en su 
deservicio , escriben que manifestó al Rey en Xerez un 
caballero de los Ponces , que se hallaba cercano á la muer- 
te j no pudo ser D. Fernán Pérez Ponce de León , porque 
como se verá , vivia algunos años después , y así yo re- 
parando en que Mosen Diego de Valera lo llama Don 
Ponce y tengo por cierto que el que murió en Xerez este 
año , y descubrió al Rey las tramas urdidas en su deser- 
vicio éic D. Ponce Ruiz de Mendoza, caballero Sevilla- 
no , hijo del Almirante D. Rui López de Mendoza , que 
consta murió por este tiempo. Todo lo qual parece har 
bia sucedido a 2^ de Agosto ^ porque este dia consta es« 
taba el Rey en Xerez , por fecha de confirmación de prir 
vil^io á los Ballesteros de Santisteban de Gormaz. 

7 La repugnancia de tales personages ^ y mas la sos^ 
pecha desque se hallaba entre ocultos. oesleales , obligó al 
Rey á dar oido!^ á treguas > proponiansele , ó con el Rey 
de Granada ^ ó con el de Marruecos ; pero el^ó las dd 
Africano y con quien se vio en Peñacerrada y cerca de Xe- 
xeZy y ajustadas volvió á Sevilla, donde estaba á 9 Setiem* 
brc y como ya dixc , y á 8 de Noviembre y en que hizo 
merced de los castillos de Cote y Morón á la Orden de 
Calatrava , y á su Maestre Don Fernán Pérez y por ló que 
le hdbizii servido en esta guerra de Xerez, Habíanse de-*' 
vuelto á la Corona del Señorío de Sevilla, cuyos fueron^ 
porque al gasto de mantener tantos castillos no alcanza* 
ban las retltas de sus propios , divertidas á otros muchos 
gastos. Pasó luego á Castilla y llamado de urgentes negó* 
cios , aunque quedaba la Reyna muy vecina al parto y que 
en esta ciudad á 5 de Diciembre , dia de S, Nicolás Obis- 
po , dio á luz al Infante Don Fernando y después Rey IV 
de este nombre , con regocijo grande de la ciudad y co* 
marca y que fué bautizado en la Catedral por mano del . 
Arzobispo D* Remondo y y muy luego dado á criar á Don 



3)58 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECUlAKJES 

Fernán Pérez Ponce de Leoh, que lo llevó á Zamora, 
donde tenia su casa. Llámale el Infante después de Rey 
su Amo eñ diversos privilegios , y uno en particular del 
año 1 303 , en que hizo merced de la villa de Bornos á 
otro Don Fernán Pérez Ponce su hijo; y entre otras con-r 
sideraciones que la motivan , dice : Por la eriannía que en 
l^s fiw Don Fernán Pérez Ponce su padre. 

SRA 1324 ^ AÑO 12^6. ' ^ 

I El Arssobispo de Sevilla Don Remondo confirma á • 
3 de Mayo del año 12% 6 privilegio , en que el Rey 
aprobó, otros del Monasterio de Vena vides , Cisterciense; 
y á 25r de Julio dotó en su Santa Iglesia la capilla de San 
Bernabé, en nombre de Doña Juana su sobrina, muger 
de Don Garci Maitinez , Notario mayor de Andalucía, 
que es el último instrumentó que he visto suyo 5 y así 
tengo por cierto que su vida no pasó de este año , ma^ 
yormente quando muy á principio del siguiente suena 
electo el sucesor. Prelado muy benemérito de la- memo- 
ria de Sevilla- y de «u Iglesia, qíi^ debe reconocerle pa- 
üre : de sus acciones las^ que ha alcahzado la noticia , que-^ 
dan esparcidas en sus tiempos , mayores las que se igno-* 
r^n , y que se deducen de su gloriosa fama y del favor 
de San Fernaifido , que sólo bastaba para su crédito. Fué 
enterrado en el coro de ja Catedral antigua , y*yace hoy 
en efde la mteva. Verdad qbe siendo infalible, para ' lai 
mejores noticias de Sevilla , nos la hace dudosa Segdvia 
su patria y su Historiador Diego de Colmenares , que 
lleva tras su crédito á todos los demás autores , diciendo 
que fue trasladado á la Parroquial de San Gil deaqíseilá 
ciudad eh que recibió el bautismo ,- y que reedificó y;do4- 
tó , como queda escritoen et año -12^8.5 no citad? qsol 
afirmativa Colmenares otro instrumento^ que los letreros 
de aquella Iglesia , que son : 



1 > 






i i 






DE LA CÍÜDAO OE SEVILLA* LIB. llU ^69 

GLORIA RAYMVNDI PERLVNSTRANS CI.IMATA MVNDI, 
EIVSDEM NOMEN ET FOELIX PRAEDICAT OMEN. 
SAEGOVIAE MICVIT PASTORIS NOMINE PRIDEM, 
HISPALIS ARCHIEPS. FACTVS MODO FLORBT IBIDEM. 
TEMPLVM DOTAVrr PRAESENS, AC AEDinCAVIT 
PRESVL FACTVS RAYMVNDVS . QVO EST TVMVLATVS 
IPSrVS HVGO PATER, RICARDAO^)^ MATER, ' 

PRAESBITER IPSE PEDE QVOS-CM.CAT MARMORIS AEDE.' 

" I • * 

HAEC LOCA FVNDAVrr PROPRIB , FVNDATA PARAVIT, 
PRAESVL EXPKíSIS RAYMVNDI SEGOVIENSIS. 
HOC FVNDAMENTVM SANCTVM TENET OSSA PARENTIS . 
PRAESVLTS , MATRIS SVNT HVGO RICARDA BOCATVR 
CLARVIT EX MOERITIS SVIS SEGOVIA PRIDEM 
HISPALIS ET TANDHM FVIT ARCHIEPISCOPVS IVOEiL 

ERA M.CC.LXXXVn. 

f 

Pero salva la opinión de Colmenares en estos letreros,* 
yo solo advierto y que están en esta Iglesia sepultados, 
^ugo y Ricarda , padres del Arzobispo ^ por el hemis- 
tichio. 

••«.... f..Qíio esf tumulatut 

^ ipsius Hugo pater] Ricardaquc mater. 

Én qu^ esta enier^rado sti padre Hugo , jt su madre RUardm 
en la peana, del altar ^ donde los huella el Sacerdote que* 
celebra : 

Presbyter ipse pede ^ quos ^aJcM marmnris Jtdc 
Y se repite eit iá sejgunda inscripción : 

Hotfm$dimeHPíimskrt¡ef^ 
Ejíte fundamento sa^W tiene tps bUesQS del padre del Prelada^ 
iíri .que pueda decirse ; que los construyó hacia la opi- 
nión de Sevilla, de que es- gloria no carecer de los hue- 
so» del Fundador de iii Iglesia ^ el qual en la dotación 
d<^''Salí'^^íí,'^.qiJ^c•J^:ejf^^^ ninguna mención 

Q^ce de^qM ej^ijeílapémíise eocecrarse, ano solo de las 
iqpiáltiií»iB idai<j9i» psteke^,^ £a elf4tt>ro antiquísima de la 

TOMO I. Aaa 



370 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

regla del coro , que nuestra Catedral tiene en su archivo, 
varias veces se repite estar enterrado en el Don Remon- 
do , junto á cuya tumba señala el Estatuto de los fune- 
rales de los Prelados se jtohgan sus cuerpos difuntos para 
celebrarles el Oficio fúnebre. Y quantos papeles hablan 
de los entierros de los Arzobis(f6s Don Sancho , Don 
Ñuño , Don Pedro Gómez Barroso ^ los señalan en el 
coro junto á Don R^monído, cuyos ;ciicrjx)s de nuevo se 
colpcáron pn bóveda ^^e se . ja|?f ó á prpposítp en- ql cow 
de ia nueva Iglesia , y se pusieron encima tumbas cubier- 
tas de paños de terciopelo , que mandándolas quitar ( co- 
mo también se lee en los Estatutos) porque causaban em- 
barazo , se maiídó poner ca\ su lugar por el- Dean- y Carf 
bildo lapidas de bronce , ^ue no haberse así ^xecutado ha 
ofuscado su memoria. Los autores de Sevilla menos di- 
ligentes en las averiguaciones de lo que conviniera , se 
han dexado consentir la opinión de Colmenares '. 

I Hay alguna diferencia de este „do, Arzob10po.de Sevilla, esté en- 
epitafio al qufi trae Colmenares y el ; j.tetra^P ea'Segoyia , pues hablaif de 
JÍfacstro Gil González Dávík. Aquí „cl como vivo ; y efectivainente vi- 
alce en el segundo renglón ontfn'y „vió treinta y siete años más hasta el 
Colmenares y Divila ponen nomm, ,jde 1387. La fecha que seí pone en 
£n el tercer renglón se lee en este „la segunda inscripción es la< de ia 
momine , y en los dos autores se halliat „fíbrica del templo mandado hacer 
§ulmifu. En el año la hay también:. „por dicho Prelado quando todavía 
nuestro autor expresa era de 1287;' •,, estaba en Segovia.'* liá^ta aquí Masb 
Colmenares dice de 1297 , y afirma deu : peroes induvitable que 'el Ar^ 
C6 el ano de Christo. Colmepare^ .^pbi^ Don Kaymund^ ha permas 
Historia de Segovia,/^/?^. 238. Gon- necido en la Santa Iglesia de Sevilla« 
zalez Davila , tomo i , fág, 544. sin que se haya verificado }o que G)l- 

Quiere Colmenares que se traslada- ' llenares « (fice , dando sentido coñ- 
ac el cuerpo del Arzobispo iD.J^U^^^^ trario i estás tásaripcioneé^'^ porque 
ftiun^o^á Ja^^giest^ de San QU-^d^ en todos loa übri» de mqi^orías an- 
Scgovla. ya venios como nuestro aú- tigijas • piiversarios . j>itanzas'>« &c*^ 
lor nos afirn^a que se* enterró , y que * las quales se recopilaron el ano 141 1, 
ha permanecido su cuerpo en la Sanhi éh (odos^siémpre que -se lace memo-'' 
Iglesia de Sevilla. En prueba de esta ' ::ria 4a1 expresado Arzobispo , flotaft; 
verdad referiré lo que diceMasdeu: de e^te modo*^ YM4,t^^l fora^, qiK^) 
„Con mucha razón Don Diego'^Ortiz es lo •que nuestro autor ^o^ 9^f£- 
„de Zuniga estíeñ cobtra oáTAre-'* fiesta. Tfeii CÍic!fo:^coro se íoftservof 
„cer de' Colüíenan» : estas úoLtíl^U SdehiAé;del ftci^tol una l^aliAc j^lanM 
,fdas i^ prueban ^ue ^on Ray^aOiv ,1.^ do iq»)>rp 99& su epitafio í M'^ 



• i 



m LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. liL ^Jl 

2 En la capilla de Santiago se cantan dos Capellanías 
que dotó el Arzobispo Don Buemondo , once responsos 
ó memorias cada mes , y un aniversario en el de Agosto; 
y dispuso otras obras de piedad, dexando por sus tes^ 
lamentarlos á Don Nicolás , Chantre 5 á Juan Rodríguez, 
Tesorero ; á Sancho Fernandez , Arcediano de Reyna, 
y á Gonzalo. Rodríguez , Canónigo ., como parece por 
un fíni<!iuitQ que les dieron el Dean y Cabildo en 7 de 
Febrero dol ano 1295 de 89 maravedís que hablan res** 
pado para ciertas «distribuciones de los, efectos de su tes- 
tamentaría. Y en los Estatutos impresos hay memoria de 
que en su testamento dexó á la Iglesia 16$ maravedís. 
Tal fue este esclarecido Prelado ; cuya grandeza de ání« 
mo dilatándose á otras partes , fundó en Somosierra, cerca 
de su patria Segovia , el . Monasterio de Canónigos Re^ 
glares de Santo Tome de Segovioia , que anexó el Pontlñce 
Gregorio XIII al de San Lorenzo del Escurial el año 157^1 
á Instancia dd Rey Doh Felipe II , por hallarlo decaído 
de su instituto* Algunos dicen que faé Religioso de Santo 
Demingo , y pasan á discurrir que formo al modelo de 
^ Orden muchas, ceremonias en su Iglesia : no le hallo 
fundamento mas que para ño olvidarlo ; y basta para du- 
darlo y que en ningún privilegio ni escritura usa el pre« 
nombre Fray , ya usado de los Prelados de aquel tiempo. 



I . 



10 Alando -^niltaí luí^e nuipbos «t&M 

por eí Cabildo de es|a Santa Iglesia; 
y sobre ella se ponU la himba , pa- 
fío y mitra , como hoy se pone en 
el día de la Coomemortcíon de los 
Difuntos : j Dot^n los antiguos mi- 
sales dé esta Santa Iglesia , ,que dos 
PrcAífcros iban al altíir naayor , j 
en vasoé ticos olrédian diez maro- 
pufinos por el alma de Pon Ray- 
mundo , Arzobispo : así se lee en la 
Ilota ó rubrica del expresado misal . 



en el dia de Difuntos. 

Todo lo que acabamos de decir 
son palabras del señor Calvez , sa- 
bio Prebendado de esta Santa Igle- 
sia , de quien se ha hablado ya ; d 
que ademas de su notoria instrucción^ 
es un fiel inrestigador de las cosas 
de su Santa Iglesia , con cuyo dicta- 
men queda niera de duda lo que 
nuestro autor nos manifiesta ; y asi- 
mismo se conoce el errado sentido 
que Colmenares dÍ6 í estas lápidas 



• i 



Aaa2 



372 A>lAtB8 ECUSIASnOOS Y SBCtTLAKBS 

ADVERTENCIA. ' 

Después de acabados de imprimir estos Anales y su 
Apendix (en que pudo tener lugar esta advertencia) re- 
pare que el Padre Maestro Fr. Antonio de Lorea en el 
libro que poco ha sacó á lu2; de la vida de nuestro 
insigne Prelado Don Fr. Pedro de Tapia en el cap. 6 
del lib. 2 , notando ios Prelados del Sagrado Orden de 
6anto Domingo , que ha tenido nuestra Santa Iglesia^ 
cuenta el primero á Don Raymundo ó Remondo ^ aña- 
diendo á lo ya dicho por otrQs que yo noté en el año 
de 1285 , la autoridad de un Cronicón antiguo , im- 
preso el año de 1524, de la misma Religión, en que 
^e escribe , que Don Raymundo , siendo su Religioso , se 
'halló en la conquista de esta ciudad por compañero del 
Santo Fr. Pedro González Telmo , á que llama Confesor 
de San Fernando ; lo qual padece repugnancia en dos 
fortísioias razones ; la primera /constar que Don Ray*- 
mundo antes de la conquistar era Notario ó. Secretario 
<le Sari Fernando , que se verifica de datas, de privilegios, 
«en que sus escritores dicen lo escrit>en : Mandatu. Ma- 
gistri Raimundi : por mandado del Maestro Raymtmdo ^ que 
se continuó, despu^ siendo Obispo de Seeovla. Y tal ocu-* 
pación dice mal con la de compañero de otro , aunque 
tan grave Religioso : k segunda, que ni Obispo de Stf- 
govía , ni Arzobispo de Sevilla se halla jamas en instru* 
mentó alguno con el prenorabre Fray , indispensado en 
acridios tiempos con los Obispos que hablan sido Reli- 
giosos ; y en . este mismo libro se puede notar en los 
privilegios que pongo el áñó dé 253 , confirmados por 
Don Remondo , como Obispo de Segovis^ ♦ y por Don 
Fray Pedro , y Don Fray Roberto , Obispos de Cartage- 
na y Silvcs ; con que no es tan absoluta , como asienta 
el Padre Maestro ^ la proposición de que en los siglos an-r^ 

X Esta advertencia se hallaba al pone aquí por ser el lugar donde le 
principio de estos Anales , la qual se corresponda 



Xm lA CIUDAD DB "SfiVlLLA. UB. ffi. 3'^} 

tíguos fodos los siHores Obispos se llaman Don ; porque ese 
era con el Fray en los que hablan sido Religiosos. No 
es mi intento , ni k> fu¿ por esto , privar de tal hijo, sí 
lo fue suyo ^ á esta sagrada familia ^ pero quiero que se 
den las eficaces razones que tengo para dndacio. 

Afirma asimismo el Padre Mariana , que fue sepul- 
tado Don Raymundo en la Parroquial de San Gil de su 
patria Segovia , como probándolo con el letrero de aque- 
lla Iglesia lo afirmo su Historiador Colmenares 9 y anade^ 
que en ella se bolló su cuerpo el alio de i6ji , siendo Obispo 
4e Segovia Don Gerónimo Maseareñas , derribando parte de 
Ja Iglesia para buscar el cuerpo de San Hieroieo. Si esta 
^rmativa no tuviese las excepciones que diré, des vane- 
irido quedaba , quanto de permanecer el cuerpo venera- 
ble de Don Raynmndo en nuestra. iglesia , sin haber sida 
llevado á la de San Gil de Segovia ; digo en el año de 
1285 de su muerte. Pero es de saber , que estando aque- 
lla Iglesia y su Prelado en inteligencia de tener allí el 
cuerpo de Don Remondo , según su autor Diego de 
Coháenates , y lo que deduce xld letrero ^ se dieron por 
eittendidos , sin . otra mas prueba de ser suyo el cadáver 
que en ella descid>rieroa (según los informes ciertos que 
Jie tenido ) de que se ocasionó afirmar haberlo hallado. 
Pero como no tuvieron .nueva comprobación , no bastan 
á desvanecer misi dudas *: estas v txmío queda visto en el 
dicho año de 128 A, cai^n principalmente 'sobre la inr- 
terpretadón 4el diigmo letrero, qué porque en' el no tra-- 
duxe entero , lo supliré aquí : , 

. La gUria de Raymundo ilustrando los elisnas del numdo 
publica su^ieambre y feHz. uuipicio. Resplandeció primero eti 
Segovia coa menbre désu F^stor > y luego bicho Arzobispo 
de feviiia'yít9mHenJI(9^^ió'tm eHa. Raytmendo becbo Prelado^ 
dotó iH presente templo ^ y lo edSficó , en í¡m está enterrado 
Hugo su padre y y su. madre Ricanda , Á los quales buella el 
mismo Sacerdote enlacaxa de. marmol. 

Fundó, oshu lugasfes de su propio caudal : fundados , los 
dispsssQ £l Obispo de ^egofvia Á expensas de Raymundo. Éste 
fundamento santo tienalos huevos del padre del Prelado : de la 



374 ANAraS BCtESTASlVCOS • V SECIJLAMS 

madre iw»( no, admito otro sentido , si acaso no está, co- 
mo presumo, errado) : Hugo .Ricarda se llama. Lució Sc:- 
govia' primero por sus /i^itox ^ yfinalminíe íl mismo fué 
hecho, Arsüübifpo ik ^Sevilla. Era M. CC. LXXXFII. '. 
•. . ' ' • 

Sus barbarismc^ na admiten mejor traducción en esta: 
ya se nota que no hay palabra que afirme estar allí en^ 
terrado , sino solamente ius paidrqs en la peana del altar^ 
donde, hollaba su sepultura el Sacerdote^ qué ceiébrabai 
como ni de dotar, ó fundar aqueUa Iglesia para entierro 
suyo hay palabra ni cláusula en su escritura de dotación, 
que refiero en el ano de 127S por su original , que está 
en. el arcl;ilvo de nuestra Iglesia solo para sus padres ¿y 
paifa otros deudds con cierra limitación* Y de la misniíat 
(cuyo tensor ahora siento no haber . copiado lentero ) se 
muestra que su execucion enoacgo el mismo Don Ray* 
mundo al actual Obispo de Segovia , con que conforma 
el segundo letrero: Fundía paravit prasal j expensis Raí- 
nfUfnii Stgmimsh i las > cotas fundadas dispuso el Obispa di 
Segovia, d eoeperifofi^ MMdpnumio ^ habiendo el metro ktino 
d^ . aqo^i i tiempo t^bl^doJal icpmpositof . á. separar las dic-^ 
clones pr^iul^ y Segoviemii-s^ adjetivo , -con lá interpon 
sicion de expeusis Raimundi^ Tienen astpiismo ios letre- 
ros p mal puesta. en ellos , ó. mal copiada de Colmenares 
la data EraiixSy ; porque .correstMiiKlicndo eslía; al añ5 
de Chcisto. J 249 , en ,él . apenas comen^ba Don Rayutun*^ 
dp á ser. Arzobispo de S^oviai' y málstpodia afirmar 
haberlo sido de Sevilla , si no se salva con que hizo la 
fábrica al año de 1249 , y su dotación el de 127^; ó se 
piensa, que donde leyó. Colmenates, £ra ia&t, hubiese 
de ser anm Uomini 1287^$ que asLíse. aguisa mena un 
^o . después de su .muerte , en v que era' buen jtiempd. de 
los elogios que en aquellos letreros como de pret^étito se 
le pusieron. Queda pues en su fuerza mi xiiscucso , de 
que no estando allí sepultado , no pudo ser. suyo ¿1 cuér- 
pti qué éc 4íalló 'eliano de i^i > que, óxl de su. padre 
pudo, ser , ó el de algún otro j^arieñte > y , qufeda asimis- 
oiQ eo su fuerza la razón con que juzgo .estar en el coro 



BE LA CIUDAD DE SBVlLtA. LIB. lUé 375 

de nuestra Iglesia en la bóveda de siis Prelados , cuya 
puerta cubiena . con su solería , aunque señalada ^ tienis 
para abrirse elMmjíedinienta de necesitar de descbmpo-* 
pcEse lo hermoso del pavimento ; y parte de fesiUeríai 
que á no- ser así , mi curiosa diligencia solicitara inves-' 
tigar con entera certeza los cuerpos que allí yacen 5 los 
quales no necesitaron, precisamente de ser mudados (aun- 
que^' prqsume que^'ld fi3er5n)'á 06:0 higar quándo se 
derribó el templo antigucü, y se iabricoí ^cl nuevty^ por^ 
que el coro ocupaba sin duda en el primitivo el mismo 
lugar que en el lebdifícado ^ y :par ventura quedó en su 
mismo ser la bóveda que guardaba los cadáveres de los 
Arzobispos / buy&i .puerta se tdiñcultó 'cohia sbléría } y 
inas: después coni r la sUfería c y xuya continua memoria 
se ofuscó 'tqukahdo iás .tumbas que la acordaban , y no 
poniendo las lápidas <de' bronce que está dispuesto en los 
Estatutos , según advierto én el mismo año de 1 2%6 , en 
el quaj , como me faltaba la noticia á que aquí pretendo 
saffisfacec , me 'contentaré con difundirme menos; Hasf¡¿ 
squí *U advertencia. < . . ' ! 

' j En Pontevedra el' B£ey> á 18 de Agosto confirmó' 
ún Ordenamiento que esta' Oxidad habla liecho para su 
buen gobierno , algunas de cuyas leyes perseveran en 
USD ^ y entero S6< iee pa el volumen de sus Ordenamien- 
tos ; t{ue ca per|gasninb^M« Sv se guarda- eñ su archivo/ 
]^n! él:hall6 tsi primera vez el ndmbte de • Velntlquatt^s 
Qf) dTáusufa de >este tfcnorty con que remata: ^^Yo'el Rey 
mDqU' Sancho- otorgo todas estas cosas , según* dichas son; 
wy confirmólas y salvo en razón de los Veintiquatros Ca- 
9fbaUeros yáOmetbuehos que el Conicejo pusieron pata» 
MOSto qae .fuelgó ("esto es , i)uito ) ende ^ Don lague , dé 
wla Mestá Alcalde /y i Guillen de LcVida , que mórá' 
«eri Xeréz y y á Pedro de San Martin, y á Domingo 
njuan Negro ; c en lugar de estos tengo por bien que 
9;sean Juan Rodríguez • mió £scril>ano , y Fernán Pérez, 
»mio Despensero , .y Juan Matfae,, mio^Camaüero ma^; 
ny6r:, y Mac|sti;e Micet Vcrgarai/que son vedioslde 
nSeviila,/e ornes bu^inós abanados, y servirán en ella' 



57^ Af^A^^ ccLfiSfitsncos r seculares 

ná mí , ya Dios , y al Concejo , &c.'' Tales caballeros 
cLló el ILey á Sevilla por * Veintlquatras , expresando et 
requisito preciso de. ser sus vecinos Don Juan Madie de 
Luna .y su Camarero mayor , Juan Rodríguez de Toledo, 
su Secretario , Fernán Pérez Maimón y su Despensero 
mayor , y después Almirante de Castilla. £n el ano 1 300, 
Era 133S , fue de nuevo heclK>este Otdenamienoo , coa 
asistencia . de Pon Alonso Feocá de Guzman ^ por la Que- 
dad. Domingo 181 de Setiembre.: : 



.• 



BRA 132$ ^ aAq l%Bj. 

\ A los principios deieste año > estando el Rey eá 
su. castillo ^ fue electo en nuestra Sanca, iglesia por s« 
Arzobispo \ sucesor inmedidbn á:Don:.Bj^0ndo, Don 
Fernán Pérez , que había sido su .Dean , y queda nom^ 
brado en el año 1 270 , el qual no está contado por Ar-^ 
zobispo de .Sevilla en algunos de nuestros catálosos , ni en 
\m 4fi la.Saitia! Iglesia de Sígnete y para la qual ¿uites taóft- 
bien h;^ia sido electo , y Notario maycu: de Castilla \ tí-« 
t^los con quer cdníirmá:ett etfañoliie íaSá un privilegio 
del Monasterio de Benavideá Cistercipnse ; y otros á i5 
4e Mayo de este , era ya electo de Sevilla, cooio parece por 
uniiCárta del fiLeyjDon iSánchoy que: pone entera eo %w 
\)\%X0tvK de SegDvta DtegadeCoimcDfiíres, en que Ua^i 
mándofo electo -de .ScviUa, y Notario: mayor de! Castilla, 
le mandó que en compañía, de Don Juan ', Obispo de Tuy, 
y Notario mayor de Andaiucift>^ ajustase ciertas diferen-- 
cias entre Segovia y Madrid ry. en el archivo de núes-* 
tjra. Csiedifal hay pcivllegio ii>r^inal y dado. en. Burgos á 10? 
de ^e año, en que el Rey ai ^cto dé SeVJJia Don Ee^« 
nsin Pérez , y á su Cabildo confítmó la merced de la pon 
visión de los Beneñcios de las Parroquiales que habla he- 
cho, á su antecesor. Mas no consta si llego á ser con* 
^i;ina4o, ni. quál^ fuese su calidad ni otra acción suya, 
por rfaJtar muy presto,, a>mo veremos y su memorlai ^ 

;t De estas elecciones de sü¿ Prelados, que hatian los* 
CabU4o6 de Us Igles^s v habla el Key Don Alonso cíxc 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LTB. llt. 377 

una ley , que es la 17 del tit. 5 de la primera partida: , 
Que quando vacare ( dice) alguna Eglesia , quf quiere tanto 
decir como fincar sin Prelado ^ que el Dean ^ é los Canó-^ 
nigos que en elja se acertasen deben ayuntarse , ¿ llamar a los 
otros , é^r. Y prosigue , como habían de hacer elección, 
á mas tardar dentro de tres meses, y en la 27 del mis- 
mo título , como luego la hablan de enviar al Pontífice 
que la confirmase. Pero como el mismo Rey expresa en 
la ley 28 , antes de proceder á la elección hablan de dar 
cuenta al Rey , y ganar ^ piara hacerla , su beneplácito: 
especial prcrogativa de los Reyes de España , cuya causa 
la ley contiene. 

^•Antigua costumbre (dice) fxxé de España , c duró 
fttodavia , é dura hoy dia , que quando fina el Obispo 
>Kle algún lugar , que lo fecen saber el Dean c los Ca- 
wnónigos al Rey por sus mensagcros de la Eglesia con 
9H:arta del Dean c del Cabildo , como es finado su Pre- 
99lado , é que le piden por merced , que le plega que ellos 
9)puedan facer su elección desembargadamente , c que le 
9iencomiendah los bienes de la Iglesia y c el Rey debe 
ffgelo otorgar , é enviar recabdar 5 c después que la elec- 
>KÍon ovieren fecho , presentarle ei elegido , y el le man- 
>tde entregar aquello que recibió ; e esta memoria c honra 
nhan los Reyes de España por sus razones ; la primera^ 
«ipot€]^¿ ganaron la tierra de los Moros , e ficieron las 
i^Mezquitas Eglesias , e echaron de hi el nombre de Ma« 
fihoma ^ y metieron hi el nombre de nuestro Señor Jesu«- 
>»chri^to : la segunda , porque las fundaron de nuevo en 
nlugares donde nunca las ovo : la tercera , porque las 
ndotaron , e demás les ficieron mucho bien \ é por eso an 
tnierecho los Reyes de los rogar los Cabildos en fecho 
»)de las elecciones , c ellos de caber su ruego.^^ Part. 1 u 
tit.^. ley 22. 

Esta forma de elegir siguió la Santa Iglesia de Se^ 
villa hasta el tiempo de los Reyes Católicos Don Fer- 
nando y Doña Isabel , como se verá en su lugar : la vul- 
gar voz la llamaba Postulación y pero su diferencia para 
ser propiamente Postulación contiene la ley 24 del mis^ 
TOMO I. Bbb 



378 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

mo título j que dice : Postulación tanto quiere decir como 
de mandanza y é es otra manera para facer Perlado. Habían 
las leyes antes referido los tres modos de elegir , que 
llamaban escrutinio , compromiso , y de , conformidad^ 
que era. en caso de tener ei que elegían algún embarazo 
de los que expresa; como ser menor de 30 años cum« 
piídos , no tener Orden Sacra , y otros , ó ict Obispo de 
otra Iglesia i y esto último debió de ser causa de que se 
llamasen Postulaciones las de nuestifa Iglesia^ así como 
casi siempre eran Prelados de Qtcas los así electos. 

3 Hase escrito hasta aquí muy confusamente la su-* 
cesión de nuestros Arzobispos ( dexo la cojnd&ision de los 
antiguos) especialmente hasta el -año de 1400^ copiando 
{os autores unos de otros no. pequeños engaños,; muchos 
Iqs de Alonso Morgado en el sucinto catalogo que for*^ 
mó 5 menos , aunque no pocos , los de Doii Pablo de 
Espinosa y de quien en lo mas trasladó el Maestro Gil 
González Dávila 5 y de ambos Don Juan Tamayo de Sa-« 
lazar en el Martirologio Hispano > pero ni alguno de 
estos autores, m otros que han formado catálogos que cor- 
ren manuscritos , dexa de estar ageno de la puntiKd ver^ 
dad qUe requiere parte tan grave de la Historia Ecle-» 
siástica de España > porque no las buscaron en sus fuen«« 
(es y que son los archivos y papeles de su Catedral y; 
Ciudad y ayudados de confirmaciones de privilegios Rest^ 
les , de qué será cogido quanto escribiere en esta parte, 
y efecto suyo su infalible certeza , que la dexará y me*» 
aiante Dios , libre de la incertidumbre que la ha deslu-* 
cído. La elección de los Canónigos confirma entre los 
Estatutos antiguos este : ítem , la elección del Perlado per^ 
tenace i los Canónigos ordenados de Orden Sacra y y eso mis-* 
mo .eh regimiento del Arzobispado vacante la Iglesia ; y los 
que Qvieren dignidad sin Calongia é Prebenda y é los Racione^ 
ros y medios Racioneros y no han voz ni lugar sen lo sobredicho. 
En que también está expresado el pleno gobierno de b 
^edevacante ^ que pertenece al Oú>ildo de Canónigos in 
Sacris y que íue^ que fallece ó se despide , cada Prelado 
gobierna independientemente nombrando todos los Mi-* 



:DB LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. III. 37^ 

nlstros . estilo observado desde la restauración de esta 

Iglesia. 

. 4 Martes 3 de Julio , estando el Rey en la ciudad 
de Burgos despachó privilegio de varias coníirítiaciones 
al Monasterio de Santa Maria de Vaíbucna^ Cisterciense; 
y entre ellas le confirmó; ^'La heredad (dice) deChucena, 
fique es en termino de Sevilla , asi como Don Gonzalo 
»lbañez de Aguilar , con voluntad c con complasencia 
nác su muger Doña Berenguela, c d¿ sus fijos Gomes 
9<jonzaiez e Leonor González gelo dieron con su carta 
)iseilada ^ &c.'' Dádiva de que dcxo hecha mención con 
la de la muerte de Don Gonzalo : confirmó otras dona- 
ciones de los mismos : ^Otrosi (prosigue) otorgárnosle 
99la casa de Cortes , con seis yugadas de heredad , ano . 
Me vez j que es en termino de Aguilar y e la casa de. Mo« 
9«linos , que está allí ^ para que lo hayan c gocen como 
fiel sobredicho Gonzalo Ibaikz de Aguilar , e su muger 
»Doña Berenguela Guillen gelo dieron , &c.'' Otra clau- 
sula dice : ^ Asimismo Its confirmó, el aldea que l^ dio 
>)Don Fernando Ruiz de Castro , con su carta sellada^ 
9ique habia nombre en tiempo de Moros Villanueva , No- 
tigatche^ á que puso nombre el Buey Don Alonso, núes- 
9>tro padre , Castro , con todos sus términos j así como 
99I0S amojonaron Don Remondo , Obispo de Segó vía, que 
^lera entonces < Gonzalo García de Torquemada y é Rui 
ttLopez de Mendoza , &c.'* Esta es Villanueva de Val*» 
buena , bien conocida en termino de Sevilla y que aquí se 
conoce y potque se apellidó así. De esta manera los re-* 
partimientos de los primeros Rlcps Omes en Sevilla y 
su tierra iban pasando á otros Señoríos. 



vi SRA 13^69 AÑO iz99. 



I Detenían al Rey en Castilla desde el fin del año 1285^ 
en que salió de SevUla multitud de gravísimos negocios; 
dependencia , peligrosa con Aragón y Francia la de los 
Cerdas , con que um^ y otras se . pf otestaban inquietudes 
dd Infante Don Juan ^ y de su suegro Don D|ego Lo- 

Sbba 



-^ t 



380 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SCCULARBS 

pez de Haro , de que hay mucho en ks Hístocias gene- 
rales , poco perteneciente á la nuestra , en cuyo interme- 
dio el Estado Eclesiástico de Sevilla se gd3ernaba por sa 
electo Don Fernán Pérez ; que intitulándose así ^ y No- 
tario mayor de Castilla , conñrmó este ano muchos pri- 
vilegios. Uno , en que el Rey á 2 3 de Mayo dio el Pa- 
tronazgo y portazgo de Lirón á Don Juan , Obispo de 
Osma y otro, en el qual á i5 de Setiembre hizo merced 
Fontoya á Doa Alvar Díaz de Asturias. £1 Estado S&« 
cular gobernaban Fernán Martínez , Alguacil mayor, Don 
Gonzalo Vicente , Don Diego Alonso j Alfonso Diaz, 
y Per Este^ban , Alcaldes mayores. 

2 En África, sirviendo al de Marruecos Aben lucef^ 
florecía en glorias militares Don Alonso Pérez de Guzr 
man , que á ella había llevado á su muger Doña María 
Alonso Coronel > y reconociendo ambos prudentemente 
que su asistencia en aquellas partes no podía (sin peligro) 
durar mucho tiempo , porque las proezas dé Don Alon- 
so , y premios con que Aben lucef lo galardonaba mo*- 
vivaban emulaciones y envidias, naayor mente no siendo 
al tanto bien visto de Abcn-Iacob y su.hijo heredero , tra-? 
táron pues que convenia dividirse ^ para fiícilitar en lo 
venidero su reducción á la patria > y que Doña María 
Alonso se viniese antes á ella con pretexto de descon^ 
formidad.con su marido , que hizo creer al Rey Moro^ 
bien fingida en acciones exterioies , y ganó su permi* 
5Íon para venirse á Sevilla , que executo en lo aparente 
<iísgustada , conduciendo opulentos tesoros y y acompa^ 
ñándolos Alonso Hernández de CeboUiUa , y Gonzalo 
Sánchez de Troncones. Recibióla Sevilla con aplauso ;. y 
quedando en elJa , fue esta vez quando executó en sí 
aquella hazaña tan celebrada , ^testimonio de su heroyca 
pudicicia, que celebra Juan de Mena en la Estancia; 

Poco mas baxa vi i otras enterasy » 

La: muy casta dueña de manos crueles^ 
Digna corona de los. Coroneles^ ' 
. . Que 'qmso confuegú^vmcer jus foguefas* 



^1>E LA CITTDAD DB SEVILLA. LKB. m. ^8 1 

Con los tesoros que traxo adquirió muchos vasallos y 
heredades en esta comarca y ciudad , principio de la 
opulencia de su casa» 

EKA 1327 t AÑO 1289# 

X En la dudad de Badajoz los Portugaleses y Ve- 
jaranos y linages ilustres y poderosos ^ divididos en san- 
grientas parcialidades , motivaron al Rey ardiente cnojo^ 
a cuyo castigo envió á mandar que con los Maestres d¿ 
las Ordenes Militares fuese el pendón y Concejo de Se- 
villa , y el de Córdoba ^ que tuvieron cercada aque- 
lla ciudad ^ y al fin se executó acervísimo castigo; 
tal y que hay quien sienta ^ que de el procedió á Don 
jSancho el nombre de Bravo '. Cesa entre tanto la me-* 
moria del electo Arzobispo de Sevilla Don Fernán Pe-* 
rez >. y comienza muy luego á advertirse en la Sede va-- 
ga Don Gard Gutiérrez ^ al qual excluye el Msiestro Gil 
González Dávila y á quien sigue Don Juan Tamayo de Sa- 
lazar en el Martirologio Hispano, solo porque escribe 
Don Pablo de Espinosa que £ue trasladado á la: SUla de 
Toledo f y no habiendo habido en este tiempo en Tole-* 
do Prelado de este nombre , no quieren que lo hubiese en 
Sevilla. Engañóse en lo de la traslación Doa Pablo , pero 
su engaño no convence mas de en aquella parte $ y la 
Prelacia de Don Garcia en esta Iglesia tiene la eviden- 
cia que se verá ^í y se* verifica ser ya Arzobispo de esta 
Sede 4 zo de Diciembre de este año y de confirmación: 
de privilegios de franqueza de monedas á la ciudad de 
'y otorgados en ella. Y otro de jo del propio mes. 



^ r El caso lo refiere así la Cr 5- 
nica 7 esta familia se retiró al cas- 
tillo r y los <pie lo- cáicíxxm ks poo-^ 
metieron de parte del Rey fio Je» 
liarian daño ; que se entregasen r con 
testa s^urídui se enttegíron ^ y loe- 
go por orden del Rey fueron muer- 
tOB mas de 49. enfre: nombres y mt»- 



geres. "Es Je creer aue todos no serraxr 
parientes , sí amibos y xémplicesi 
No parece esta acción' digna de qus: 
por elia el Rey Don Sancho adqui^ 
ríese el nombre de Bravo , mayor- 
mente quando hizo orras , perlas. 
quale» es mas regular se lo graa« 

gC*M^ . . ' ... 



3S2 AKALBS ECLESIÁSTICOS V SECULARES 

en que consta que ñic tío del Arzobispo Don Femando 
Gutiérrez Tello , que le da este título de deudo y fundan^ 
dolé memorias , que se referirán en su lugar : Lo supone 
del mismo linage y y acaso es el mismo , que con muestra 
de Rico Ome confirma privil^io en los últimos años 
del Rey Don Alonso el Sabio , como puede verse en el, 
cuyos confirmadores quedan puestos en el año 1283 : po- 
sible es que Don Garci Gutiérrez fuese hermano del AU 
mirante Don Fernán Gutiérrez y cuyo hi)o fue el Arzo^ 
bispo Don Fernando Gutiérrez Tello. 

£1 Padre Maestro Fray Gregorio de Argaez en d 
Teatro Monástico de la Betica , que salió á luz á tiempo 
que yo concluía estos Anales , dice afirmativamente y que 
el Arzobispo Don Garcia Gutiérrez se llamó de Tamayo, 
que fue hermano de Don Tello Gutiérrez y y ambos hijos 
de Don Gutierre Tellez ; todos llamados de Tamayo , por 
la naturaleza del lugar de este nombre. Descendiente (dice) 
de caballeros Iirfan^ones del lugar de Tamayo , conocido en el 
Valle de OHa , de la Real jurisdicción del Real Aíonasterio 
de San Salvador y Ó'c Carga la prueba sobre una escritura 
déla Era 1339, año 1301 y otorgada por Juan Gutier^ 
rez , hijo de Don Tello Gutiérrez , el que tiene por her*^ 
mano de nudstro Arzobispo y del qual pone algunas dáu-» 
sulas y que muestran pleyto que tenían con el Monasterio 
de Oña por razón del Arzobispo : no expresa la escritura 
quál $ pero persuádese el P. Fr. Gregorio , que no pudo 
ser otro que el nuestro y por la conformidad del Patroní- 
mico Gutiérrez , con que afirma lo que infiere'; pero toma? 
da por conjetura solo (como lo es ) no desdice de lo posi- 
ble , ni con lo dicho del Almirante Don Fernán Ga- 
ticrrez tienen incongruencia , pues todos pudieron ser 
solariegos de Tamayo 5 y se le añade lo del Telloy Te- 
llez y nombre y patronímico , que simboliza bien, con los 
Gutiérrez y Tellos de Sevilla ; del qual hay evidencia fue 
deudo el Arzobispo Don Garcia Gutiérrez y como se verá 
tratando del Arzobispo Don Fernando Gutiérrez Tello, 
^ su sobrino. 

í ^a £1 Convento de Montas de Santa Clara de e^a 

i 



I 



DE LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. Ilf. jS} 

ciudad , de que no consta el primitivo sitio , tuvo este 
año el en que permanece , dándole el Rey Don Sanclio 
las casas que fueron palacio de su tio el Infante Don 
Fadrique. Los Historiadores de San Francisco dicen que 
se las dexó eMnfante en su testamento 5 pero aunque es 
cierto que fbc su bienhechor en la donación Real , no 
se refiere su fecha en Toro á 1 5 de Noviembre de este 
ano. PüT facer bien é merced (dice el Rey) á las Dueñas 
del Monasterio de Santa Clara de Sevilla , tenemos por bien 
de les dar las casas que fueron de Don Padric , que son en 
Sevilla j con su giierta é con todas sus pertenencias en que ha^ 
gan su Monasterio , ó'c La mudanza se hizo muy en bre- 
ve y ayudando con largas limosnas la Reyna Doña María 
para la fábrica de la Iglesia. 

SRA 1328 9 AÑO 1290* 

1 En otros impedimentos que no dexaban baxar ai 
Rey á Andalucía , aunque la veía amenazada de los Mo^ 
ros de África estando para espirar las treguas ^ eran las 
inquietudes que fomentaba Don Juan Nuñez de Lara, 
á quien eran poco afectos el Obispo de Astorga , Rui 
Gómez Chirino , Alonso Godines , y Esteban Pérez Flo- 
rian , que podían mucho con el FLey ; y para ^artar de 
su lado y gracia á Don Juan Nuñez , á quien la Reyna 
le concitaba , le ponian en sospechas , aunque otros que 
fueron del séquito de Don Ñuño de Lara , su padre, 
tenian su voz ahora en el Palacio y Q>rte , que dice la 
Crónica del Rey eran la Justicia mayor D. Tel Gutiérrez, 
Fernán Pérez Maymon , Consejero del Rey , Don Juan 
Mathe de Luna ,su Camarero mayor , y Diego Fernandez 
de Mendoza (no Gómez, que es error de la Crónica 
impresa y que se adviene en antiguos manuscritos) , todos \ 

bien conocidos por principales Sevillanos > pero la varia 
condición de Don Juan Nuñez no lo dexaba tomar se- 
guro temperamento. 

2 A este tiempo en África Don Alonso Pérez de 
Guzman , y los caballeros que con él militaban se se* 



,r 



'384 ANALES ECtESTASTICOS Y SECULARES 

ñaiaban en proezas , ganando aplausos y premios ; dio 
con la muerte celebrada de la sierpe y socorro del león, 
que con ella casi vencido peleaba , nueva voz á su fama, 
y timbres á sus blasones : á todos parece haber sido di- 
rigida una carta del Pontífice Nicolao V , dada en Roma 
á 9 de Febrero de este año , que refiere en sus Anales 
Eclesiásticos Oderico Reynaldo , sobrescrita : A Jos ama-^ 
dos hijos , nobles varones , magnates , soldados , y los demás 
estipendiarios Cbristianos que sirven á los Reyes de Marrue-' 
eos , Túnez, , y Tremezen^ c^r. : en recomendación de Don 
Fr. Rodrigo , Religioso de San Francisco , á quien había 
hecho Obispo de Marruecos , y pasaba á su residencia; 
Español , natural de la ciudad de Ubeda , y habla su- 
cedido en la dignidad á Blanco, de cuya institución que- 
da escrito. 

3 Varios privilegios confirma el Arzobispo Don Gar- 
da este año á primero de Agosto : franqueza á los po- 
bladores de Iniesta cerca de Zamora ; y atento á resta- 
blecer su Metrópoli á sus antiguos derechos , solicitaba 
cobrar las sufragáneas de Córdoba y Jaén , enagenadas 
en sumisión á Toledo , poniendo por ellas demanda ante 
ciertos Jueces del Papa que residían en la ciudad de Bur- 
gos : el Arzobispo de Toledo fue el que recurrió al Rey, 
quejándose , quizá porque temió perder en los términos 
jurídicos , y le pareció buscar en el amparo Real poder 
para que el litigio cesase , cuyo fin ignoramos ; solo que 
el Rey desde Madrid á 1 5 de Diciembre escribió á Don 
Juan Miguel , electo Obispo de Jaén , mandándole ser 
con Toledo a la defensa de su derecho. Pone la carta entera 
en sus Anales de Jaén Don Martin de Ximcna 5 y como 
Córdoba fue antes de la perdida de España sufragánea 
á Sevilla , lo que es bien notorio en las Historias , conquis- 
tada antes que Sevilla , las adquirió Toledo por gracia ó 
por permisión de San Fernando. Pero quál fuese el derecho 
a la Iglesia de Jaén , que es notorio ser la misma que 
la de Baeza , muy difícil es de comprehcnderlo. Sábese, 
que la Iglesia de Baeza desde la división de los Obispa- 
dos del Rey Wamba perteneció á la Metrópoli de Tole- 



DFLA fclÚDAD DE SEVILLA.^LIB. IIl. 385 

do , y no hay noticia de que la pasase á la de Sevillaj 
aunque debemos entender , que este pleyto no se comenzó 
por nuestro Arzobispo sin mucho fundamento de dere-^ 
cho litigable. Y como en el Obispado de Baeza y Jaén 
está incluso el de Martos , que es igualmente fuera de 
duda haber pertenecido á la Metrópoli de Sevilla , sí 
pensásemos que la nueva Iglesia Episcopal , que se puso 
en . Jaén , diversa de la de Baeza , resucitase la de Mar- 
tos , hallada estaba la causa" del litigio. La carta en que 
esto se funda , así como la imprimió Dqn Mattin de 
XimeAa , la copiaré aquí entera : 

Don Sancho , por la gracia de Dios , Rey de Casttella^ 
de Toledo , de León , de Galicia , de Sevilla , de Córdoba^ 
de Murcia y de Jaén é del'Algarbe. A vos Don Juan Mi^ 
guel y por esa misma gracia electo , é al Cabildo de la Egle- 
sia de Jaén y saluty como aquellos para quhn quiero hien\ en 
quien fio. Sepades y que Don Gonzdlvo y Arzobispo de Toledo^ 
del Cabildo de esa misma Eglesia y se me enviaron a quered- 
llar 5 é dicen que Don Garda y Arzobispo de Sevilla , les 
mueve pleyto , é los face citar para Burgos ante Jueces del 
Papa y en razjon de 'la vuestra Egksia y. i de la de Córdoba^ 
diciendo que son en su provincia, y é que son bis M^iragámdL 
E sabedes vos y i podedes sabere y que después que Córdobu 
é Jaén fueron de Christianos , siempre fueron sufragáneas^ 
6 en teneñcia.úe la. Eglesia de Toledo. \Ca tan aina como el 
Hey Don .Fernmdo mia abuelo Jas prisóy luego las dio al 
Arzobispo Don Rodrigo, á ia Eglesia de Toledo, E después 
de esto obo Arzobispos en Sevilla y . tal como el Infartte Doh 
Felipe y mió tio y é despues.de i I ei Arzobispo Don Remmdoi 
é nunqua tovieronpor guisado de f oblar , nin de mover tal 
razón. E maravillóme muncho como son osados de mover tai 
pleyto, como este nuevamente. Onde vos- ruego í vos mando j 
que scttdes can el Arzjehispo i con la Eglesia. de Toiedo eM 
guardar y¿ en consefar , i en defender el derecho de la Egle^ 
sia de Toledo , asi como siempre fiziestes. E en esto faredes 
lo que debedéS'y é a tonque sodes tenudos y i yo gradecervoslo 
be mumba. Canon es mi voluntad y ni tengo por bien que 
ninguno venga contra la. donación é el ordenamiento quefizso 

TOMO I. Ccc 



j8tf AMALES ECLESIÁSTICOS^ V SECULARES 

el Rey Don Ferncmdo y mió ¿tbuelo ^ nJn contra la tenencia^ 
en que es la Eglesia de Toledo df tan luengo tiempo d acá. 
Ca tengo , que non serie mi honra en ser minguada en mío 
tiempo la honra de la EgJesia de Toledo , que yo he tan gran 
sabor de levar adelante , ¿ de aguardar , pues siempre fue 
aguardada en el tiempo de los otros Reyes , miqt antecesores^ 
donde yo vengo. E por esto señaladamente vos faré siempre 
mucho bien e mucha merced a vos i d vuestra Eglesia , ¿ 
vos lo temé en señalado servicio. Dada en Madrid , y dias 
de Diciembre y Era áe 1328 años. Yo Gonzalo Pérez , jír^ 
cediana de Ubeda > la fiz escribir por mandado del Rey^ 
A Pérez. V. Yeron. Falconero. 

BRA 1329^ AÑO 1291* 

1 Deseaba el Rey venir á Sevilla , porque tenia re* 
pétidos avisos de que la amenazaban armas Africanas; 
porque habiendo muerto el Rey de Marruecos Aben lu- 
cef , sü tü)o Aben lacob dudaba de las treguas y para 
cuya oposición y por estar mas desembarazado y asentó 
foncordia con el Rey de Granada por mano de Don 
lemán Pérez Ponce de León y Adelantado mayor de es- 
tás fronteras , y llamó jde huevo á su sueldo al Almi- 
lante Ginovcs Micer Benedicto Zacarías y que se había. 
Vuelto á su patria :. mandó soltar ai Infante Don juan^ 
que tenia preso >.con que entre piedades y prevenciones 
%. hacia temer y respetar > y estaba en la ciudad de Pa- 
tencia á 20 de Junio ^(dia en que confirmó privilegios 
al Monasterio de San Salvador del Moral y y aprobó los 
ñieros de la villa de Pampliega , que en uno y otro con* 
£tma nuestro Arzobispo Don Garcia» 
, 2 Los Prelados de las Iglesias de estos icyoos y Jun- 
tos en Medina del Campo y síttvic'ron al Rey para la 
guerra de los Moros con un cuento y quatrocientos mil 
maravedís y en que se hallo el Arzobispo Don Garda y el 
quaí , y Don Fernán Pérez Ponce^ vinicrou luego á An^ 
dalucía y por las apretadas noticias de que pasaba á in-* 
vadirla Aben lacob , que sentido de haber dexado su 



DE LA CrÜDAD DE SEVILLA. LIB. III. 387 

reyno y servicio , Don Alonso Peréz de Guzman , que 
por este tiempo se vino á Sevilla , pasó en su segui- 
miento , y combatió á Bejcl (no á Be jar) , que se defen- 
dió gallardamente , hasta que temeroso de que la armada 
Christiana le cerrase el paso del estrecho , volvió á su 
tierra sin haber hecho algún mayor efecto. Perseguía ya 
la envidia á Don Alonso , apoderada del pecho de Mey, 
privado de Aben lacob , que como ya dixe , habia ahora 
sucedido en el reyno de su padre , y convínole valerse 
de su esfuerzo y su industria para librar su persona y 
las de los que con el estaban de aquel ya disimulado 
cautiverio. Mas de mil Christianos lo acompañaron de 
los mas principales 5 Gonzalo Sánchez de Troncones , Garcí 
Martínez de Gallegos , y Gonzalo García , su hijo : á 
todos hizo el Rey muchas mercedes , y á Don Alonso 
la de una Alcaldía mayor de Se\'illa que estaba vaca^ 
y que sirvió algún tiempo por sí , y sostituyó después 
en Garci Martínez de Gallegos : presto vio vibrar en su 
contra Aben lacob las armas de Don Alonso ^ porque 
«cien llegado fue con la gente y pendón de Sevilla al 
socorro de Bejel, que no aguardaron lois Africanos.- 

3 A 14 de Diciembre estaba el Rey en la ciudad dé 
Soria y en la queá Don Juan Mate j su Camarero mayor^ 
dio privilegio de facultad para que hiciese mayorazgo 
de muchos vasallos , castillos y heredamientos^ de la qual 
por su estilo copiare alguna parte de un traslado muy zn^ 
tiguo que de el hay en el archivo de nuestra Santa Igle« 
sia en el caxon de Nibil ad prasens. 

Sepan quantos , Ó'c. cuerno yo Don Sancho , ^c. por ha^ 
cer bien i merced í vos Jua^n^Mathey nuestro criado ^ y nues^ 
tro Camarero mayor y por quanto nos pidió por merced que 
les ficiesemos sus bienes mayorazgo , é le diésemos Ucencia 
que él lo pudiese facer j i Nos habiendo voluntad de lo honrar 
é de lo efMoblecer , porque su casa quede siempre hecha , é su 
nombre non se olvide nin se pierda , y por le emandar msm^ 
chos servicios leales y buenos que nos siempre fizo á Na^s \ i 
a los Reyes onde nos venisnos , é porque le sigue ende rjiíicba 
.pro ¿ honra d Nos y a nuestros regnos en facer que aya mn 

Ccc2 



388 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

chas grandes casas de grandes Ornes , for ende Nos , ecmio 
Rey y Señor natural.^ é de nuestro Real poderío , facemos 
mayorazgo de todas las casas de su morada qut ti ha en la 
ciudad de SevilU , en la Colación de Santa Maria la Man- 
yar , con la barrera y barrio que las dichas casas tienen , y 
con todas las franquezas de privilegios de mercedes que tiene 
de Nos , y de todos los Reyes , nuestros antecesores 5 y a vuel-* 
tas de ellas facemos mayorazgo los sus castillos , y heredar' 
miento dé Villalba , y Nogales , y Peúajlor , y Lapizar , y 
el Vado de las Estacas , é mas todos los otros logares , O^r.. 
4 Fuera á perseverar este mayorazgo de los mas anti- 
guos y mas ilustres de estos reynos 5 pero hecho sin con- 
sentimiento de Doña Estefanía Rodriguez de Cevailos^ 
muger de Don Juan Mathe de Luna , incluido en él su 
dote , fue después, anulado , como se verá adelante. Su 
privilegio , y otros muchos de este ano confirma nuestro 
Arzobispo Don Garda. 

ERA 1330, AÑO 1292. 

I , Sentido el Rey de Marruecos del desayre con que 
de Bejel fué rebatido el año pasado , pretendió volver 
este con mayor exército , para cuyo pasage en el Puerto 
de Tánger tenia bien armadas veinte y siete galeras, 
que á su vista le rompió , y tomó las mas con la armada 
de Castilla el Almirante Alicer Benedicto Zacarías , que 
llegó á Sevilla remolcando por Guadalquivir trece cauti- 
vas galeras , de que díó aviso al Rey , y como quedaba 
impedido el pasage de Aben lacob , que alegre con la 
lureva , vino á esta ciudad á principio de Quaresma , y. 
recien llegado parió aquí la Reyna. al Infante Don Fe- 
lipe , que fué bautizado en la Catedral por mano del 
Arzobispo Don Garda , y diólo el Rey su padre á criar 
á Fernán Martínez de Biedma , y á Teresa Gómez su 
muger , ilustres Gallegos , pero vecinos de Sevilla: hay 
varias escrituras de los dos en el archivo de las Monjas 
de Santa Inés, en que se intitulan Amos M Infante Don 
Felipe. Y el mismo Infante les hizo y arias donaciones el 



DE LA CttTDAD BE SEVILLA, LIB, II?.' zZ9 

¿ño 1324, como también su mugcr Doña Margarita. 
Bien sé que al Amo ó Ayo del Inéinte Don Felipe lla- 
man algunos autoresL, Fernán Ruiz de Biedma , y lo cuen- 
tan en la progenie de la casa de Monterey : lo que aquí 
refiero es de muy autenticas escrituras , de que también 
consta que fue lii jo de Fernán Martínez ( aunque de otra 
muger ) Alonso González de Biedma , Alguacil mayor 
de Sevilla , y suegro de Don Alonso Fernandez Coro- 
nel , asimismo Alguacil mayor de esta ciudad. 

2 Antes de esto hallándose el Rey en Burgos á 1 2 
de Enero habla otorgado privilegio de confirmación de 
los diezmos de San Esteban de Gormaz al Monasterio 
de San Pedro de Arlanza , cuyo privilegio señala ser en 
el año que caso en Soria la Infanta Doña Isabel ^ su hija, 
con el Rey Don Jayme lí de Aragón , que fue solo con- 
cierto de matrimonio , que cRspues no tuvo efecto. Y en- 
tre los confirmadores se lee Don Juan de Pontis , Conde 
de Ornarla , fijo de Don Femando de Pontis , vasallo del 
Rey. Es Don Juan de Pontieu , hijo del Infante Don 
Fernando de Pontieu, hijo. de San Fernando , y de la 
Reyna Doña Juana., Conde de Aumala en Francia, co- 
mo advertí en la relación de los hijos de San Fernando. 
Y no sabidores de esto algunos autores nuestros , leen 
aquí Don Juan Ponce , hijo de Don. Femando Ponce 5 en- 
gaño en que incurrió el Padre Fr. Tomas de Herrera 
(notando semejante confirmación) en su Historia de San 
Agustín de Salamanca* Lo mismo se ve en eonfirmacio^ 
nes de los años siguientes. De esta casa de Condes de 
Aumala en Francia , descendientes de la Reyna Doña 
Juana ( aunque con engaño en la varonía) escribe Gilíes 
Bri en la Historia de los Condes de Aianson (foL 24 
y 25), que noto aquí, porque el mi^mo; autor prueba 
ia genealogía de la misma Reyna Doña Juana, que referí 
quando escribí su casamiento . con Saa Fei;nando. - ' ' . 

3 Junto ^1 exe'rcito. que se prevenía para oponerse 
á Aben lacob , se trató de* emplearlo en alguna empresa, 
y se 'revivió: la/ de Tofifii ; aühque scüainagó á la de Al-* 
gecira , contra - que . se^ jpuÜkó/'Jb. iiu&ccha ;l , axs/é 



^90 ANALBS ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

duró seis meses ^ porfíalo ea combates y peleas , y al 
fin fue expugnada por fuerza á 20 de Setiembre , víspera 
de San Mateo ^ con tanto trabado personal del Rey , que 
enfermó luego del accidente que. le acabó la vida , cuya 
;allardia de ánimo en todo se empeñaba el primero. lia- 
da pareceres de desmantelarla , pero ofrecióse á tenerla uti 
año el Maestre de Calatrava Don Rut Pérez Ponce de 
León , hermano de Don Fernán Pérez Ponce , y quedó 
con ella con dos cuentos de acostamiento , bendiciendo jus 
Mezquitas el Arzobispo Don Garcia que se lialló presen- 
te como de su Diócesis : hablan acudido á esta guerra 
muchos Prelados de las Iglesias 5 vino entre ellos Don Fr. 
Rodrigo^ Arzobispo de Santiago, á tiempo que el nues- 
tro estaba aisente , y movióse sobre la cruz alta que 
traia delante de sí la qüestion va otras ycccs referida , opo- 
niéndose el Dean y Cabildo^y los Provisores del Prela- 
do, y terminóse al fin ei autentica declaración , que otor- 
gó el de Santiago de* no haber sido ni ser su intención 
perjudicar los derechos de nuestra Iglesia , y en que inser- 
tó á la letra ( uno y otro en lengua, latina ) el instrumen- 
to semejante , que en eLaño 1260 queda referido de Don 
Juan Arias , Arzobispo de Santiago , con quien hubo la 
misma contienda. Este se otorgó en Sevilla á 23 de Julio^ 
y está original en el archivo de la Catedral. 

4 Volvió el Rey con el excrdto vencedor á Sevilla , y 
estaba aquí á 21 de Noviembre , que confirmó el privile- 
gio de su padre para la población de la Puebla de Co* 
ria , entre ■ cuyos confirmadores están nuestro Arzobispo 
Don Garcia , Don Fr. Gregorio , Obispo de Marruecos^ 
Don Alonso Pérez de Guzman , y falta esta vez la pri- 
mera el nombre de Don Fernán Pérez Ponce de León, 
cuya muerte me persuado que fué durando el cerco de 
Tarifa, en que qo es incompatible haber sido en. la ciu- 
dad de Xeicz y y hallarse el Rey á su muerte , cotoo se 
escribe , y que en su entierro en la Colcg^ial de Síin Sal-* 
Vador de Xerez se hizo el mismo R^ orador dé las 
alabanzas de tan gran va^a> ^ d qual coa su mugí^ I>ana 
Uaaca Gutiérrez; xk Méneses *yxc cw el -Monasterio de 



DB LA CIUDAD DE SEVILLA. J-IB* líT. 39 1 

Motérucla, Cistcrcicnsc : sus hijos fueron muchos; de ellos, 
Don Fernán Pérez Poncc de León pertenece á su casa 
de Andalucía , y Don Pedro Poncc de León fue Ade- 
lantado mayor , y quedó con los Estados del Reyno de 
León ; y en la crianza del Rey le sucedió el Maestre de 
Calatrava Don Ruy Pérez Ponce su hermano , que^ aun 
no tenia el Maestrazgo* 

5: A 25 de Noviembre en Sevilla confirmó el Rey 
€;'. á los Jurados de ella todos sus privilegios y concedióles 
otros y y recibióles en su guarda- El privilegio que habla 
con el Cabildo de la ciudad , dice : Sepades y que todos lot 
Jurados de Sevilla me dixérm , que sirvieron al Rey nuestro 
padre y que Dios perdone , en todas las cosechas de coger de 
la cibdad de Sevilla y é en guardar la villa con sus cuerpos y 
é en poner vetas en los Moros , i en las puertas y i en ron^ 
dar de noche tas collaciones y con consejo de los Alcaldes , é 
el Alguacil , é de los Ornes buenos de la villa : otrosi , enf^ 
cer paMmes de los que han de ir en hueste , i de los que han 
fincar^ en guarda de la villa y i ansimesmo , en ayudar al 
acorrimiento de tos castillos y é de enviar ornes de i pie y i de 
Á caballo y c^v. Tanta y tan importante era su ocupación^ 
digna de premio y estima,. 

6 A 25 de Diciembre otorgó aquí el Rey privilegio 
de revocación del mayorazgo referido de D* Juan Mathej 
dexándole solo válido en ciertos bienes que tenia en los 
Rey nos de Toledo y Jaén ; y su casa ya se refirió haber 
sido falta de consentimiento de Dona Estefanía Rodríguez 
de Cevalíos su muger : ambos otorgaron el mayorazgo á 
1 2 de Abril de este año y y lo revocaron en virtud de 
este nuevo privilegio á 28 de Diciembre : luego pasó el 
Rey á Córdtoba de transitó para Castilla y y estaba en ella 
á 29 de este mes ^ en que hizo merced á los Capellanes déla 
Capilla Real de Sevilla del peso de las mercadurías de la 
Aduana de ella ^jpqr loque se pagaba cierto derecho, y su 
producto cada año se repartía en raciones c»nre ellos y 
los guardas y dos de á dos mil maravedís y las deriias de á 
menos y y nombra á Domingo Mirtín y D. Bereguel y que 
parece eran los principales , Fernán Ruiz. , Pera Márquez^ 



392 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULARES 

^ero Juan Rui Martínez , Jayme Pérez , que paícce eran 
los guardas : este es el mas antiguo privilegio que se lla- 
lla en el archivo de la Real Capilla , y la mas antigua do- 
tacion que se le conoce. El siguiente dia 30 de Diciem- 
bre , en Córdoba , asimismo que en Sevilla , mandó el 
Rey no se diese algún Alcalde de los particulares que 
pedian diferentes personas y gremios , en perjuicio de las 
justicias propias , esta entre otras respuestas á peticiones 
que se le hablan presentado 5 y á esta sepades ( respondió) ^ 
qtu vi vuestras peticiones que me fieistis en Sevilla , en que 
me pedistis por merced , que babia ornes que ganaban mis car- 
tas , en que les manda dar Alcaldes delegados , que librasen 
aquellos pleytos &c. Y quejándose de esto Sevilla , resol- 
vió que á ninguno se diesen , y que los pleytos todos de 
sus vecinos se siguiesen ante los Alcaldes mayores y or- 
dinarios de la ciudad , sin multiplicar mas juzgados , cau- 
sa de confusión y molestias. 

7 El Convento de San Agustín de Sevilla estaba ya 
este año en el sitio que hoy ocupa , fuera de la puerta 
de Carmona , trasladado del que tuvo antes ^ que se ig- 
nora qual fuese ; si este solo dio Arias Yañez de Carran- 
ca, como se lee en aleunos papeles antiguos , no sabré de-r 
cirlo h en ellos se renere que habla aquí un recogimien- 
to de mugeres virtuosas , que se aplicaban i doctrinar 
niñas \ que no pudiéndose mantener vendicfron su casa á 
Arias Yañez , que la dio á los Religiosos' de San Agus- 
tín y cuya Rjeligion este año presentó en el Cabildo de la 
Catedral una Bula de Urbano IV , dada en Viterbo á 9 de 
Junio del año 1262 , en que le concedió muchas gracias 
entre ellas , que pudiesen dar sepultura en sus Iglesias á 
qualesquier personas , que fue la causa porque la presen- 
taron y porque se les impedia $ cuyo traslado autorizado 
tiene en su archivo el Convento , sacado Sábado antes de 
la Dominica de Ramos de este, año , con autoridad de 
Juan Rodríguez ^ Arcediano , Jayme , Chantre , Aparicio 
Sánchez, Tesorero, Arnaldo , Canónigo , y Juan GU, Ra-*. 
cionero , Provisores del Arzobispo Don García. 
,: 8 Hallo también memorias en este año del Convento 



DE LA CIUDAD DE SEVÍLLA. LIB. ÜT. ^p^ 

de Santa María de las Dueñas , que ya estaba en la Par- 
roquia de San Juan de la Palma , en una casa que para 
su habitación dio Don Juan Mathc de Luna á las funda- 
doras Doña María y Dona Leonor de Aragón sus her- 
manas : su Abadesa , dice su protocolo , que se llamaba 
por este tiempo Doña María de Argumedo : en c'l se 
nombraban Dueñas las Religiosas de todos los Conven- 
tos j Dueñas de San Clemente , Dueñas de Santa Clara, 
Dueñas de San Leandro 5 pero solo en este dura el esti- 
lo , mudado de Dudias de Santa María , en Santa Ma- 
ría de las Dueñas* Refiérese en el citado protocolo , que 
sus Abadesas eran exentas de todo Prelado , inmediatas 
al Papa : la dificultad que esto tiene , no puede salvarse 
sino con los privilegios en que se fundaba si se viesen. 

% El Rey Don Sancho , aunque no tuvo como su pa- 
dre el nombre de Sabio , consta que tuvo muy prudente 
sabiduría de un libro que para su hijo el Infente Don 
Fernando escribía este año , intitulado los Castigos , 6 
Documentos , lleno de moral , doctrina á todos estados : Or- 
dené , éfice ( dice) este libro para mi fijo ^ i dende parx to^ 
ios aquellos^ que de él algún bien quisieren tomar , é aprender 
Á servicio de Dios ^ i de la gloriosa Santa Maria , i por bien 
de las almas , é consolación , í alegría de los cuerpos , é ficelo 
enel a¡Ho^ que con ayuda de Dios gañí í Tarifa de los Moros ^ 
Vi un exemplar de este libro en la grande y curiosísima 
librería del Marques de Montealegre , Conde de Villahum- 
brosa , en Madrid , de mucha antígueflad , que acaso ñi¿ 
su original primero. Lo mas de este año estuvo el Rey. 
en Sevilla , y en el libro hay indicios de haberlo escrita 
en ella. % 

BRA 1331 9 AÑO I393« 

.. I Varías ¡nquletiides corregía el Rey en Castilla este 
año , que las mas fomentaba la ambición del Infante Don 
Juan , en quien duraban los pensamientos de reynar en 
Andalucía.', y estaba en Valladolid á 4 de Junio , que lle-^ 
gároni á< sa Coitc mandaiferos de Sevilla : así llamaban á 
I0& Brocoradores .Martüi' López y Guillen López , Caba- 
TOMo I. Ddd 



394 ANALES ECLESIÁSTICOS Y SECULA&BS 

lleros Regidores ^ á quien este dia dio grata respuesta, 
siendo lo principal que mandase á sus Ministros sobreseer, 
en el rigor con que próccdian contra los que poseían tier- 
ras de merced del Rey Don Alonso , que se habian man- 
dado volver á la Corona 5 esto es , de las mercedes in- 
moderadas que hizo en lo último de su vida^ de las quales 
se debían exceptuar las que dio antes de las alteraciones, 
publicas , quando D. Sancho tomó la voz en su contra 5 y 
los Ministros no atendían á esta excepción j sino queriaa 
generalizar la confiscación en ofensa de muchos ciuda- 
danos en Sevilla , cuyo amparo tomó á su cargo su Re- 
gimiento. Pidieron asimismo licencia para fabricar forta-^ 
lezas en diversas partes de la frontera y que concedió , y. 
lo acrecentó después por un albalá dado en Toro á 4 de. 
Noviembre 3 así fabricó la ciudad este ano , y en los si- 
guientes castillos en Cumbres ^ .Santa Olalla > Lebrioa^. 
Yillanueva del Camino , hoy del Rio y Aroche , Frece- 
nal , y otros ^ de cuyas Alcaydías también el Rey le hi- 
zo merced y para que las tuviesen por la Ciudad caballeros. 
Regidores y sin nuevo título Real. Mandólos que acudie- 
sen á mantener á TzTifk y de que se encargó Don Alonsa 
Ferez de Guzman. Acabado el ano j porque se obligó á 
guardarla el Maestre de Alcántara y todos estos albataes^ 
y otros muchos de estos años están firmados de Don Juan 
Mathe y como Camarero , á aiyo cargo era el ordinario 
expediente de los negocios y y era eraDde la cabida que 
con el Rey tenia y que le hizo este ano su Armero mayor, 
y le dio en señorío vitalicio la villa de Güelva» 

2 Muchos privilegios confirmó ^ste año el Arzobís» 
po Don Garcia , á 10 de Mayo , de franqueza á la. vilJa 
de Pancorvo : á z: de » Mayo fnro Igwl a la ciudad de 
Toro y dado en Valíadolid > y en la misma , á 22 del otro 
i Caríion. Vino eLRby;á^& villa /y verifícase que estaba 
aquí á 2 1 de Novieiftbre de fecha de privilegio y en que 
revalidó á Don Alonso y Obispo de Zamora y todos los de 
su Obispado y Dignidad , y se halio í<2^ en la fiesta. cTe 
l^an Clemente > en que sacó en Japrocesloa en; sus manos 
h espada de San Fernanda ^vcAmo. pftteocpcu: ios pápdes 



T>B LA CIUDAD DE SEVILLA. LIB. Í\U ^95 

antiguos de la Capilla Real , que siempre lo hicieron los 
Reyes quando aquí se hallaban. Sirvióle el Arzobispo c 
Iglesia con una gran requa de pan para Tarifa , que le 
presentó en su nombre el Arcediano Don Jayme. 

BRA 1332 , Aflo 1294. 

I 

I De los sucesos pasados resultó huir á Portugal ef 
In&nte Don Juan , donde no hallando acogida , navegan- 
do á Francia , los vientos contrarios lo llevaron á África, 
donde Aben-Jacob lo acogió y traxo regiamente , y le 
propuso que con su exc'rcito viniese á recuperarle á Ta- 
rifa , juntándose al deseo que tenia de vengarse de Don 
Alonso Pérez de Guzman que la defendía , el de hacerla 
suya. Aceptó el Infante ; sitióla , pero experimentó tal re- 
sistencia , que sin esperanza de conseguirla por mtáxo de 
los combates , buscó otro que le pareció mas adeqiíado; 
Tenia consigo á Don Pedro Alonso , primogénito de Don 
Alonso Pérez , que su madre se lo habia dado (dicen) pa^ 
Ta que lo llevase á Portugal á que se criase en aquella 
Corte:: yo creo por algunas conjeturas que no , sino he- 
cho prisionero en el mismo cerco : juzgó que á una ri- 
gurosa prisión cederla el amor paterno 5 y tomando el ni- 
áio consigo , hizo llamada á la muralla , salió á oirle Don 
Alonso , y propúsole el Infante , que ó le entregase á Ta- 
rifa , ó allí daria muerte á su hijo :^ oyólo intrépido , y 
excediendo su bizarría todos los cariños de padre , respon- 
:dió que no habia respeto humano que lo pudiese inducir 
Á negarse á lo que debia á su Rey , y al homenage que 
-por aquella plaza le Jiabia hecho ; y que por c'l no solo 
-aquel hijo , mas otros muchos que tuviera , dexaria en- 
ctrcgar á la. muerte 5 y que si se la quería dar , c'l mismo 
;le daria instrumento con que la executase ; y arrojándo- 
le su puñal , se retiró sin alguna muestra de alteración, 
íá comer con su muger , de cuya mesa se habia levantado 
•quando Ip llamaron ; y el Infante snsaáada ( como dice la 
Crónica ) hizo degollar el niño con el puñal de su pa- 
ídre : cruddad indigna aun del mas bárbaro infiel ^ y dé la 

Dddi 



39tf ANALES Ei^lLESlASTlCOS Y SECXTLAUBS 

que le resultó tanta infamia , como gloria á Don Alonso, 
que lleno de dolor prosiguió la defensa con mayores 
bríos. 

2 £ntre tanto el Rey en Castilla , ya gravemente en- 
fermo , envió á Sevilla á disponer el socorro de Tarifa á 
Don Juan Mathe , su Camarero mayor , y á Fernán Pérez 
Maimón, su Chanciller del Sello de la puridad, por la mar 
con una buena armada , siguiéndoles por tierra golpe de 
gente de Sevilla , de la qual era Caudillo Nicolás Pérez de 
Villafranca , Escribano mayor de su Cabildo , y Secretario 
del Rey , lo socorrieron y descercaron , retirándose el In- 
fante con afrenta y perdida : así lo refiere el Rey en una 
merced que hizo al mismo Don Juan Mathe , de tres mil 
maravedís por una vez en su AlmoJariEu^go de la villa 
de Güelva y fecha en Madrid á 19 de Marzo del ano si- 
guiente ^ y en otra en que á Nicolás Pérez de Villafran- 
ca dio ciertas casas y hornos en Sevilla, asimismo en Ma^ 
drid á 17 de Marzo de 1294 , en que dice : Par los mwH 
chas servicios que nos fizjo , y nos face , y setialadamenie por^ 
que fué en la nuestra Flota a descercar a Tarifa con Juam 
Mathe , nuestro Camarero y é con Fernán Pérez y nuestra 
Chanciller del Sello de la puridad y quando estaba cercada por 
mar y tierra ó'e. Uno y otro instrumento están origina-* 
les en el archivo . de las Monjas de Santa Clara , y quan 
valerosomente se portó Don Juan Mathe en esta oca- 
sión , tiene testimonio en el epitafio de su sepulcro : Qm 

fui muy bueno en descercar a Tarifa. Y en la misma em- 
presa sirvieron Pedro Fernandez de Marmolejo y Ibaiíez 
de Montemolin , Diego Ortiz, Alfonso Ortiz Oüderon^ 
Mathos Sánchez y Ibañez de Melgar , como parece par 
una provisión del Regimiento de Sevilla de 15 de Mar- 
,zo de 1 295 y en que mandó que se pagase á cada uno 
quatrocíentos maravedís de la moneda guerra y que les 
habla librado en Martin Martínez su Mayordomo ^ quan- 
do se armaron para ir á descercar á Tarifa y con Juan 
Mathe , Camareta del Rey , y Nicolás Pérez , su Escri- 
bano mayor. 

3 Quanto con este suceso creciese la fdOñZ de Don 



DE LA CIUDAD DB SEVILLA. LIB. III. gpy 

Alonso Pérez, diralo mejor Cronista del mismo Rey, y en 
el año próximo ; y refiere el de su casa Barrantes Maldona- 
do , que el cadáver del niño Don Pedro Alonso fué re- 
tirado á Tarifa , y que después lo llevó su padre ár su 
templo de San Isidro del Campo , y que en lugar de su 
muerte quedó por los de la tierra venerado como teatro 
de martirio, sobre el qual muchos años después el Marques 
de Tarife Don Fadrique hizo fabricar un humilladero 
para mas decente memoria. 

4 Cesa este año en las confirmaciones de privilegios 
la memoria del Arzobispo de Sevilla Don García , y en 
el siguiente se lee ya electo el sucesor , que murió en Sch 
villa , debe entenderse ; y aunque de su sepultura no hay^ 
cosa cierta , parece que fué en la capilla de San Clemenr- 
te y en que lo menciona el libro blanca de las Dotado^ 
nes de la Santa Iglesia y que le cumple memorias y anir 
versarlos , que le dmáron el Arzobispo Don Fernando Gu** 
tierrez Tello , su sobrino , y Don Martin Bono , Canó- 
nigo y Tesorero , hechura suya, en 19 de Octubre de 
1306 , que se cumplen en el mes de Octubre y que acaso 
fué el de su fallecimiento : el sucesor inmediato fue Don 
Sancho González , que se referirá en el año siguiente, 
aunque Don Pabla de Espinosa interpone otros dos Pre^ 
lados y Don Juan , que dice que fué antes Obispo de Cór- 
doba , y Don Jayme ; y de ambos se refiere á la tabla de 
los aniversarios : engañóse con el Arzobispo Don Juan 
Posterior , y con Don Jayme , Arcediano de Sevilla y cuya 
abreviatura ^Arcediano y entendió (sin duda) por Arzo- 
bispo : error que se dimanó á los que lo siguen y del Cs^ 
tálogo de ios Arzobispos del Canónigo Francisco Pache-* 
co y que lo escribió primero , y que para convencerlo bas^ 
ta la incertidumlxe de sus citas , porque tales Arzobispos^ 
ni se hallan en instrumentos , ni privilegio alguno y ni ei^ 
la tabla de los aniversarios^ siendo la que para su com.^ 
probación alegan*. 



•1 



^9% ANALES ' ECUSTASTREDS Y SECÜlARCf 

IBRA 1333 , AÑfO lapg. 

1 Habiendo Don Alonso Pérez de Guzman dado tan 
buena cuenta de la defensa de Tarifa y pasó á buscar at 
Rey á Castilla 5 pero antes recibió carta suya llena de ho* 
ñores, en que entre otras ponderaciones le dice : ^* Supimos, 
jiy en mucho tuvimos dar la vuestra sangre , y ofrecer el 
«vuestro primogénito hijo por el nuestro servido , y el 
>ide Dios delante , y por la vuestra honra, en lo qual imi-- 
^^tastis al padre Abrahan , que por servir á Dios le daba 
•♦^1 su hijo en sacrificio , y en lo al quisístes su semejante 
tú la buena sangre , onde venistis , por lo qual merecistis 
>«er llamado el Bueno , y así os lo yo Mamo , y os llama- 
•9>redes de aquí adelante , e á justo es ^ que el que &ce 
•«^bondad , que tenga nombre de Bueno , &c. Su fecha de 
••^Alcalá de Henares á 2 de Enero de este año." 

2 A 18 del mismo mes estaba el Rey ya muy agrá* 
vado de su enfermedad en Atienza , donde dio un hono*- 
TÍfíco privilegio á los Capellanes de su KeaA Opilla de 
¿cvilla\ en que dice como estaban enterrados el Rey Don 
Alonso su padre , y los Reyes Don Fernamdo y Dona Bea- 
•triz sus abuelos , fraiiqaesmdo los Capellanes de todos pe* 
chos , y llamándolos Abades : permanece original en pcr- 
'gamino en su archivo , aunque muy gastado y mal legi- 
ble.; en el lamenta el Rey el desamparo en qoe estaban 
todas, las Iglesias y Capillas de su patronato por, las inqui&- 

-tud^s pasadas , y dice lo que dqseaba reformarlas y. aya^ 
<lá^lás para su mayor lustre. 

- 3 En Toledo se hallaba ya á 4 de Abril , en que hizo 
merced á Don Alonso Pérez .deXjúzmande toda Ja tierra 
,que costea la. And^ucía , desde donde Guadalquivir des- 
emboca en ¿i Océano , hasta donde Guadaiete le i tributa 
-sus aguas ^ en .que están las quat» poblaciones de S. Lücar 
de Barrameda , Rota , Chipiona, y el Puerto, decanta 
Maria 5 dióle también las Almadrabas , pesca de los atu- 
nes , desde Guadiana hasta la costa del Reyno de Grana- 
da, cuyos privilegios expresan sus crecidos méritos. Des^ 



DE LA CIUDAD DB SEVILtA* L!B. lU. ^99 

pues pobló Don Alonso los lugares referidos y porque en 
San Lucar solo habla un castillo llamado Solucar^con sie- 
te torres , y adquirió el Puerto de Santa María por ven- 
ta ó empeño del Almirante Mícer Benedicto Zacarías , á 
quien el Rey lo habla dado. Ganóles muchos privilegios 
y franquezas , con que crecieron en vecindad , y enten- 
día el Rey hacerle mayores mercedes , que atajó su breve! 

fallecimiento. . ' 

4 Murió este bravo Príncipe en la ciudad de Toledo 
Lunes 25 de Abril , con menos de 37 años de vida y y 
1 1 de reynado. Breve periodo á Príncipe de tan gran mac- 
nanunidad é ínclito valor y que fabricó su fortuna pren- 
ric'ndosc á sus sobrinos > cuya dificultad necesitó» de todo 
su ardimiento 5; y obligándole: á veces i rigor y al pare- 
cer desmedido y le dio el renombre de Bravo •; mancillóse 
en parre de su fama coa la desobediencia á su padre , y 
calamidades que ocasionó , aunque no le faltan disculpas 
en la facilidad del Rey Don Afondo ,, que ío quiso privar 
del lugar de heredera^ en que la constituyó él mismo , y 
de que no bastó á excluirla quando lo solicitó. £l.(año y 
dia de su nacimiento no se lee en nuestras Historias , pe- 
ro queda averiguada haber sido á ix de Mayo de 1x58, 
pera no el lugar en que nació ^ cooK>' de ninguno de los. 
hijos, del Rey Dou Alonso el Sabio :^. aunque no sin- mu^ 
cha probabilidad fMidiéramos entetator que^ todos nacic-- 
roa en Sevilla ^ donde tuvo mas* dcj- asiento- su Corte los: 

, primeros anos de su reynado , y que las ReynaS' no- taa 
£icilmente peregrinaban por las Coronas : asi proseguida: 
sola en privilegio su memoria , y en la Crónica át su par^ 
dre y quando de c'l solo ^ y no de su hermana quiso ser ar^ 
inado* caballero. Salo al' teatro de Ja £uiia en el aña 1 275^ 
en qtiecoh la muerte del Infante Dort Fern^dó ^ su her* 
inano mayor , comenzaron sus pretensiones y sus proe- 
zas* Fue enterrada en la Santa Iglesia de Tokdo ^ y de* 
xó de la Reyna Doña María hijos , á Don Fernando , que 
sucedió en la Corona , á íos ínfentcis Don "Pedra , Donr 
Felipe, Dona Isabel^ Doña Beatriz , y otros nó legítimos de 
otras mugeres , de que luego haré especial memoria de ca?* 



400 ANALES ECLESTASTICOS Y SECULARES 

da uno. Encargó á la Reyna el gobierno , cuya pruden- 
cia y talento conocía , y que la habia de necesitar bien en 
las grandes diñcultades que se brujuleaban , con las quales 
muchos habían de querer impedir la legítima sucesión de 
su hijo , á quien pregonaban ilegítimo ' , ademas de la 
fuerte pretensión de los Cerdas , apoyada del poder de 
Francia, A Don Alonso Pérez de Guzman encargo la guar- 
da y defensa de Andalucía : Partid vos luego. a ella (dice 
un memorial de su casa que le díxo) é mirad por Sevilla^ 
é que en ella se guarde servicio a mió fijo ^ é mantenelde por 
él ^ é a de vos fio que » lo faredes , como bueno que sedes ^ í 
yo. os lo be llamado. 
<5 Don Fernando, hijo del Rey , sucedió en la Corona. 

T>on Alonso y Don Hcnrique acabaron de poca edad. 
Dura la memoria de Don Henrique hasta el aoo de 1 299 
en las confirmaciones de privilegios. 

Don Pedro lo veremos tutor del Rey Don Alonso 
su sobrino , y muy dueño de las cosas de Sevilla , y mu- 
rió infelizmente en la vega de Granada: el año die 13 19 
casó con Doña María , hija del Rey Don Jayme el II de 
Aragón. 

Don Felipe naciáen Sevilla el año de 1292 ; fue Se- 
^or de Cabrera y Ribera 5 en Galicia Pertiguero mayor 
de íSantiago i tutor de su sobrino el Rey Don Alonso , y; 
por esto muy íntrod^ícído ( como veretivos ) en las cosas de 
Sevilla : consta de confirmaciones de privilegios que ví^ 
via el año de 1325 , y dicen que yace en las Huelgas de 
Burgos y no habiendo dexado sucesión de su muger Doña 
Margarita , de quien no vea aclarado el linage y apellí-4 



- « 



, ~i Ademas de haber ¿ombnulo < • „pi vck 4 ^le pui» tefyj tan mal JS^ 

el Rey por tutorg i la Reyna del ' „datu:e d& esta dolencia , cojno yo« 

In&nte , le hizo particular encargo i ,,vec[es, que sí yo muriere , qué nua- 

Don Juan Nuñez por estas palabras „ca vos desamparedes al Infante Don 

qile dice la Crónica : ,>Ydíxoie, Don »,Fernando mi hijo hasta que haya 

,)J(utn Nuñez, bien sabedes, como „barbas."'Lo que prometió esteCa-^ 

Jlegast^ i Olí mozo sin barbas > é bullero , aunque después no se -hallao, 

„hice^ vos mucha merced , lo unq en en la vida del Príncipe acciones que 

«'^casamiento qne os di bueno , y lo lo demuestren. 
••«tro en tierra y en quaatia ; y me- 



DE I A CIUDAD DB SEVILLA. LIB. III. 40I 

do. Esta Señora tenia heredades propias en tierra de Se- 
villa , y. casas en ella , que el año de 1 310 á 3 de Febrero 
dio al Monasterio de Santa Clara , y consta que vivia el 
año de 1330 en Sevilla , donde hizo donación de otras ca- 
sas á Teresa Gómez , y á Maria Fernandez su hija ; cuya 
escritura está en el archivo de Santa Inés de esta ciudad;, 
y noto en ella que no se llama viuda , sino muger del In-' 
fante Don Felipe , que debia de vivir. 

Doña Isabel desposóla su padre el año 1291 con Don 
Jayme II , Rey de Aragón 5 y notólo por coja singular 
en los privilegios de este año , y que la boda se celebró 
en Soria , aunque era tierna la edad de la Infanta , que 
nació en Toro el año de 1 28 3 ; desoí vióse después por 
defecto de dispensación Pontincia del deudo , y casó se« 
gunda vez la In&nta el año de 131Q con Juan, Duque 
de Bretaña. 

Doña Beatriz casó con Don Alonso el IV , Rey de Por- 
tugal. 

6 Fuera de matrimonio tuvo el Rey Don Sancho á 
Don Alonso Sánchez , á Doña Teresa Sánchez , muger de 
Don Juan Alonso de Meneses , Conde de Bercelos 5 y an- 
tes á Doña Violante Sánchez , Señora de Ucedo, que ha-^ 
bida natural en Doña Maria de Ucedo , la sacó de pila 
Doña Maria , entonces Señora de Molina , que después 
casó con el Rey , y una de las nulidades que se referían de 
su matrimonio y era este parentesco espiritual. Casó Doña 
Violante con D. Fernán Pérez de Castro ^ Señor de Mon^ 
forte de Lemos, padres del famoso Don Pedro Fernandez 
de Castro el de la guerra ; cuya hija fiíe Doña Juana de 
Castro , á quien el Rey Don Pedro puso en presunción 
fies de Reyna de Castilla. 



• * ^ V 



TOMO u £ee 



402 



/ 



ADICIONES A LAS NOTAS. 



xXunqufe se han advertido en varias notas algunas co- 
sas y según lo que se halla escrito en nuestros Historiado- 
res y quedan otras de las quales no se ha tratado , las que 
se han reservado para este lugar. También se vuelven á 
tocar algunos puntos , de los que ya se han tratado aun- 
que ligeramente. Nuestro ánimo es manifestar 1q que se 
encuentra eii los autores con solo el objeto de perfeccio- 
nar y aclarar los hechos de que habla nuestro autor : no 
se extrañe que este errase ( aunque tan instruido ) porque 
en su tiempo no estaban tan aclarados los particulares de 
que suele hablar ( en especial de la historia) como hoy lo 
están : estos Anales siempre han tenido un mérito gran- 
de , sin que estos leves defectos le obsten para conser- 
varlo. Se dexan algunas cosas que por pequeñas se ad- 
vertirán en el índice. El orden que llevaremos será el mis- 
mo con que los reñere el autor. 

ePág. 27. JRfy de Niebla Aben Amafm. 

Varias veces se halla así nmnbrado en estos Anales el 
Rey de Niebla 2 en el privilegio que el Rey Don Alon- 
so"" dio en favor de Sevilla en la Era lípi , ano de 1253 
que se encuentía en la pág. 202*, se ve su firma éntrelos 
confirmadores y la que dice Aben Mahfot y vasallo del Rgy, 
Lo mismo se lee en otros privilegios , uno de 28 de Di- 
ciembre cn.Burgos ,Era de 1292 , y otro de 13, de Se-» 
tiembre en Segovia , Era de i%$6: en todos se halla así 
nombrado , de lo que se infiere se llamaba Aben Mahfot^ 
como se ha dicho. 

Pág. 47. El Rey de los Reyes entrara : todo el mundo lo verd. 

El autor añadió lo que dice Argote de Molina , y pu- 
so en el Apéndice , que nosotros colocamos en este lugar^ 



A LAS NOTAS, 4^3 

que ¿s donde le corresponde. Esta interpretación que le 
dio el Doctor Diego de Palma no es la verdadera > la que 
se halla- en la pág. 45 es la cierta , y lo que significan 
los caracteres Árabes , según la opinión de Don Juan Jo- 
seph Heydeck, Profesor de lenguas orientales. 

Pág, 4^. Vor ti electo Arzobispo de Toledo. 

En este lugar vuelve á repetir la duda que tiene con 
Don Gutierre , Obispo de Córdoba , y electo Arzobispo 
de Toledo; lo mismo en la pág. 51 : esta duda queda acla- 
rada con lo que se ha dicho en la nota de la pág. 40. 

Pág. y 3 . Que dexó por primer Obispo Metropolitano & S. Pió. 

Aquí se dixo como San Pió no fué primer Obispo de 
la Santa Iglesia de Sevilla ; ahora se añaden algunas cosas 
para hacer ver la falsedad de esto. Allí se ha dicho que es- 
ta opinión la hablan tomado los autores que escribieron de 
Sevilla de los falsos Cronicones : lo despreciable que son se^ 
mejantes Historias es muy sabido 5 pero si alguno lo igno^ 
rare , lea la Censura de D. Nicolás Antonio de las Historias 
fabulosas ^xAMczázs por Mayans, y al Marques de Monde- 
jar la de Disertaciones Eclesiásticas por el honor de los antiguos 
tutelares contra las ficciones modernas , en donde hallará su 
desengaño : fuera de estas Historias no se encuentra au- 
tor que señale quien fue el primer Obispo que tuvo I^ 
Santa Iglesia de Sevilla , y quando se estableció. 

No es fácil señalar el tiempo ó año en el qual sé fun- 
dó esta Santa Iglesia ^ ni quien fuese su primer Obispo^ 
porque no. se encuentra en nuestras Historias la noticia 
que se desea para poderlo afirnriar con la verdad que es- 
tos puntos requieren ! en ésta duda solo diremos lo que 
se halla apoyado por los autores que de ellas han es- 
crito , sin ser de aquellos que se mezclaron con las ficcio- 
nes modernas. 

Bien conoció esta dificultad el sabio. Marqués de Mon- 
de jar ^ que 1q manifiesta por estas palabras : íh bof cosa 

Eeea 



^04 ADICIONES 

. mas difícil en la Historia Eclesiástica de todas las provincias ^ 
que el eximen de la fundación y origen de sus Iglesias , y el 
seguro conocimiento de sus primeros Prelados y Maestros : cs-s 
^a opinión añanza lo que hemos propuesto ; con cuya 
advertencia pasamos á referir lo que se lee en las Hís*>. 
torias. 

El primer Obispo de que se tiene noticia de la Santa 
Iglesia de Sevilla , secun el Catálogo del Códice Emilia-^ 
ncnse MS. Gótico del Escorial , al que siguen Don Juan 
3autista Pérez , Mayans , Florez , y todos los sabios que de 
¿\ tienen conocimiento, es Marcelo , y después Sabino. Este 
Sabino se halló en el Concilio Ileberitano , el quai obtuvo 
el segundo lugar por el orden que entonces se observaba 
en los Concilios : prueba que era de los mas antiguos* 
Este Concilio se celebró según unos el año de 287, o co- 
mo quieren otros á fines del siglo III ó principios del IV, 
\ délo que se infiere que por este tiempo habla muchos 
i años que tenia Obispo la Santa Iglesia de Sevilla. 

Alonso Morgado , escritor de esta dicha ciudad (que 
.no tomó de los Cronicones del Padre Higuera y demás 
continuadores ) pone un Catálogo de Obispos de esta San- 
ta Iglesia , y el primero que señala es Marcialo , y des*» 
pues Sabino : es digno de aprecio este Catálogo , porque 
no habiendo visto Morgado el Emilianense , se halJa con- 
forme con corta diferencia á este á quien siguen los au- 
tores : Morgado formó el suyo por los Concilios y de- 
tnas documentos que halló en el archivo de Sevilla ; y no 
liabiendo visto el Códice del Escorial , es una confirma- 
írion que nos demuestra la certeza del uno y de otros 
y esto mismo nos prueba que Marcelo fué de los prime- 
ros Obispos de la Santa Iglesia de Sevilla , de que se tiene 
¡noticia. 

Quándo estaba establecida esta Santa Iglesia , y en 
qu¿ año tenia Obispo , no se halla 5 y lo que se puede 
decir con autoridad del Martirologio Romano es , que 
San Geroncio ó Geruncio , Obispo de Itálica , ciudad an- 
tigua á una legua de Sevilla , hoy Santiponce , extendió y 
propagó la fe de Jcsu-Christo en esta provincia > y que 



A LAS NOTAS. 405 

iste Santo ÓBispo fue dd tiempo de los Apóstoles : Itor- 
licd in Htspania S. Germtiis Episcopi , qui tempore Aposta^ 
lorum Evangilium in ea provincia pfégdicans , post multos la-- 
bares in c are ere quievii *. Con lo que se puede asegurar (sin 
otras pruebas que se hallan en el Rezo Muzárabe , y se 
encuentran en el M. Plorez * ) que desde el tiempo de 
los Apóstoles estaba establecida nuestra santa fe en esta 

provincia. 

Omito el decir en orden á la venida del Apóstol Santia- 
go á España , por ser punto muy disputado , como asimis-' 
mo que estuvo poco tiempo en estas provincias , habiendo 
diferencia entre los autores que número de discípulos le si- 
guió 5 siendo constante su corta residencia en España , fue 
u causa , dicen los Historiadores , de no haberse extendió 
do el Evangelio hasta la venida de los demás Discípulos 
mandados por San Pedro y San Pablo. 

No hubo en los primeros siglos la Dignidad de Me- 
tropolitano , y tal Dignidad no se estableció hasta des- 
pués que se celebró el Concilio Niccno , como quiere Mon- 
dejar , ó á mediados del siglo V , según otros , entre ellos 
el M. Florez : fiiese al principio del siglo IV ó á media* 
dos del V y no habiendo tal Dignidad en el primer siglo, 
00 la tuvieron las Iglesias y y es cosa tan sabida que no 
necesita de pruebas. 

Que invocación tuviese en los primeros siglos esta 
Santa Iglesia , es cosa que no está averiguada } de lo que 
se ha hablado en las notas de las pág. 56 y 25 1 , en ellas 
se ha demostrado la opinión del M. Florez. Las Historias 
fabulosas aseguraron el que se llamó Santa Maria , y que 
fue el segundo templo que tuvo dedicado á la Santísima 
Virgen^ Dexara de ser Sevillano si no fuese afectísimo á 
esta Señora , y quisiera hallar pruebas que nos confirma-- 
sen esto mismo ^ nuestro sentimiento es , que fuera de los 
falsos Cronicones no se encuentra autor que lo diga. Los 
autores de Sevilla que lo expresan lo tomaron de estas fá^ 

* I Martkol. Romano día 25 efe 150 eñ ef ApencL n« 6, cbm. 4,- 

Agosto. P»g-*SS7«*8* 

^ Florez » Esp. Sag.tom. 3 , pág. 



40^ ADTCtOKES 

bulas inventadas por el Padre Higuera y dcmaí contínuí-' 
dores , cuyas autoridades solo sirven de borrones ó man-^ 
chas en sus obras , con las quales se hacen despreciables, 
Morgado , autor que no conoció los Cronicones , por^ 
que quando escribía era el ano de 1585 , en cuya época 
no hablan salido á luz semejantes Historias , hablando 
<lel sitio que tuvo la Catedral en tiempo de los Godos, 
y de la imagen de la Antigua , dice : Como quiera que 
esto haya sido , si ello fué , parece qué prueba haber los Go^ 
dos tenido en este lugar y sitio su Catedral Iglesia , sin que 
de tal sitio se tenga en Sevilla alguna certidumbre ni clari^ 
dad j ni tampoco de su invocación '• Esta es la opinión de 
un autor que trabajó por descubrir la verdad , y que fué 
el primero que escribió Historia de Sevilla ( hablo de las 
impresas ) , de la qüal todos han tomado. El Dr. Rodrigo 
Caro I p. Pablo Espinosa, y el P. Quintana Dueñas solo lo 
fundan con la autoridad de los Cronicones del P. Higuera* 
¿Si esto es una invención fabulosa , que crédito se les ha 
de dar á estos autores ? Ello es que no hay pruebas ni 
autores que nos aclaren la duda de quál fue la invoca- 
ción que tuvo la Santa Iglesia de Sevilla en tiempo de los 
Godos , cuyos puntos se pueden ver en el M. Florez •. 

Por lo que hace á la Primacía nos abstenemos de pro^ 
ferir cosa alguna : este punto se ha tratado con solidez y 
erudición en un memorial presentado al Señor Don Ec- 
Upe V en el año de 1723 por la Iglesia de Sevilla. Res- 
pondió la de Toledo el año de 1726, cuyas obras ( que se 
hallan impresas ) podrá ver el curioso. 

Pág. 2l. A Per de la Cita ^ y Don Alemán. 

Consta por varios privilegios concedidos á estos caba- 
lleros el cómo se llamaban. Este de 25 de Enero dícer 
El Santo Rey Don Femando dio i Don Alemán ^é ívos Don 
Per de la Cisa una tienda en Sevilla en la plaza de Sancfa 
MarJa^ & tiítfese con la puerta que dicen en tiempo de Mo- 

I Morgado , lib. 4 > págw i ij. 2 Esp. Sagr. tom. 3 , píg. r8o jr 
bwlxz. sfg. tom. II. píg. 100 f 8ig. ' 



A LAS NOTAS. 407 

ros Mear , que va contra el barrio de Francos : por carta 
con Sello de plomo pendiente , fecha apud Sivillam Regís 
cxpensis XXV. die Januarii Sanctius scjripsit , Era M. CC 

LXXX. nona. 

Otro privilegio del Santo Rey Don Fernando dice dio 
a Don Per de la Ciza aquella algorfa que esta cerca la tien- 
da que vos yo di sobre la puerta de la Cal y que va de la 
plaza de Sancta Marta a barrio de Trancos contra las casas 
de Üjemon Bonifaz: : : facta carta apud Siyillaín Regís ex- 
pensis XIIII. die Junii J. pet. Segoviensis scripsit >.Era M. 
CC LXXX. nona. • 

Del Rey Don Alonso, el Sabio se hallan otros dos pri- 
vilegios de otras donaciones ^ ambos dados en Sevilla, sus 
fechas 25 de Diciembre de la Era de 1291 , en los qüales 
se* nombra i Per de la Sisa : todos se hallan en el archivo 
de la Santa Iglesia de Sevilla. 

Pág, 85. Que se guarda original en el archivo de la Catedral. 

* 

En la nota de esta página se promtetíó el poner en este 
higar el privilegio que el autor cstractó de el lo que le 

. pareció : es el siguiente. 

* . • ■ * 

Privilegia que el Señor Rey Don Femando III comedió í la 
ScMa Iglesia de Sevilla en la Era de 1 2po« 

Connpscida*cdsa sea á quantos esta Carta vieren , cch 
mo Yo Don Fernando , por la gracia de Dios , Rey de 
Castilla , de Toledo , de León ^ de Galicia , de Sevilla , de 
Córdoba , de Murcia / et 4c Jahen., en uno con la Rey- 
na Doña Johana mi mugier y et con míos fijos Don Al*- 
fonso , Don fredric , et Don Enrric , á onor de Jesu 
Xpti. que es verdadero Dios qui me guió y et me ayudó 
en míos: fechos y et mayormiente en Ja conquista de ScvL^ 
lia y do y et otorgo á fa Eglesia de Sevilla pora siempre 
el diezmo del mío almojarifadgo de Sevilla Üe quantas 
cosas hi acaecieren por tierra et i por mar^, de qué Ybde^ 
bo aber mios derechos. Et^/do^jotrosiíá la JEglesia dé/Sá«' 



i 



4o8 ADICIONES 

villa el diezmo de todos los otros almo)ari&dgos que son 
en las conquistas que Yo , et los que recriaren después 
de mí en Castilla , et en León , en el Arzobispado de Se- 
villa. Et si por aventura la Reyna Doña Johana , ó Don 
Enrié mostraren Cartas del Apostoligo con razón , et con 
derecho , et tales que deban valer por excusarles del diez- 
mo y que les vala so derecho. Et el Arzobispo entiendo 
Yo en esta manera : que non se entiendan hí los Obis- 
pos de la provincia de Sevilla , nin las cosas que los 
pertenecen ; pero quiero que si alguna villa de la provin- 
cia de Sevilla fue Obispado antiguamlcnte en tiempo de 
Christianos , et algunas otras villas fueron desse Obispa- 
do y et agora non son conquistas , que quando las Yo 
consiguiere , ó aquel que regnare en Castilla ^ et León 
después de mí , qut el Eglesia de Sevilla aya el diezmo 
de lo que Yo , ó aquel que regnare en Castilla , et en 
León después de mí obieremos en aquellos logares fata 
que aya Obispo en el logar. Et quando obiere Obispo en 
el logar , torne el diezmo de lo que hi obiere en aquellos 
logares Yo ó el que regnare después de mí en Castilla, 
et en León al Obispo, et al Eglesia dessa villa. misma, ct 
quítese dello el Arzobispo , et el Eglesia de Sevilla. Et do^ 
otros! á la Eglesia de Sevilla Cantiñana por juro de he* 
redat pora siempre , con sus entradas , et con sus salidas, 
et con sus montes , et con sus fuentes , et con sus asuas, 
et con sus pastos , et con todas sus pertenencias , asi co- 
mo mejor las obo en tiempo de Moros. Pero quiero ' que 
aquellos donadlos que Yo hi di por mis Cartas que valan, ct 
que fagan aquel fuero á la Eglesia de Sevilla que ficieren los 
otros vecinos de Cantiñana. Et do otrosí á la Eglesia de Se- 
villa aquello que Yo he en .Chilon por dos mil et quinientos 
maravedís de renta cada año , en tal manera que si Yo á 
aquel que regnare después de mí en Castilla eten León iqui- 
sieremos dar á la Eglesia de Sevilla dos mil et quinientx» 
maravedís de renta en cada año en heredamiento en otra 
pacte c^ue el Eglesia sea tenida de dexar lo deChilon. Etdo^ 
otrosí a la Eglesia de Sevilla en heredamiento mil márave*^ 
dts de icata en termino dc^zn^lcazar |Ct mil maravedís de 



A LAS NOTAS. 40P 

«nta en cl termino de Solucar. Et mil maravedís de renri 
ía en cl termino de Tejada,. que los aya siempre perju- 
ro de heredar. Et pongo á la Eglesia de Sevilla mil ma- 
xavcd¡5 pora cada año en el Rey de Granada fata quel de 
Yo , ó aquel que regnare después de mí en Castilla , et 
en León á !a Eglesia de Sevilla mil maravedís de renta 
en heredamiento en otra parte. Et mando et defiendo fir- 
memiente que ninguno non sea osado de venir contra esta 
mi Catta , ni de crcbantarla , nin Üe menguarla en nen- 
guna cosa y ca qua quiere que lo ficiese , abrie mi ira ^ et 
pecharriiíe en coto mil maravedís á mi ó á quien rcgnasc 
despii^ de mí en Castilla , et en Leen ^ et i la Eglesia 
ó á quien, su vot tovicse . todo el daño düpplado ; facta 
Carta Sivlllam Kegis expensis ' XX die Maütii , Era M» 
ce. nonagésima ,* anno quarto obHlo quo idem vietoríosi- 
simns Rex Fernandus cepit Hispalim nobilissimam CivI- 
tatem et cam restitúit cuitui Christiano. := Et Yo sobre 
dicho Rey Don Ferríando regnant ea Castilla , en Tole-t 
Jcdo y en León , ca Galicia ^ en Sevilla , en Córdoba , en 
«Murcia , en Jahen , en Badállot ^ et ca Baeza aquesto tor 
do que sobredicho es ^ dó et otorgo á la Eglesia de Sevi« 
Ha , ct con mi nuno propria robro esta C>rta et confir- 
oíola. =: Iníans Sanciiis Procurator Ecclesias Tolctanar^ 
confirmaL =: Infahs Phllippus Procurator Ecclesíaü Hís*- 
palensis , confírmat. :::jQhns<Compostellán^ Sedis Archer 
piscopus, confirman =iInfansDoni[m. Alfonsus fratcr Dñi; 
Jkcgis , confinúat. ¿I Apparitius Burgpnsis Eplscop. con^ 
ürmat ^ Rodcricus Palcntinus Episcop. conf. = Raymun* 
dus Se^oviensis Episcop. coñfícmat..z3Petrus Segontimis 
'J^iscop. conf. =: iE^dius Oxomcosis • Episcop. confirmajD^ 
;B.Maíliaeüs Cónbh¿nsis' Episcop. confirmac. izBcnedictlis 
lAbufensts^ Episcop. copfiíimai!. ±A¿narhis Calagüricaniá 
«Episcop. conC = Pascasius Guicnensis Episcop. confirmaü. 
:=Adam Plácentlnus. £pi$cop« con£ =: Eccicsia C&rdubci> 
6is vacar. = Alfonsus !Luppi con£ := Alfirasus T.&Uii .con£ 
cJS^unius Gonssalvi con^.r: Simón Rodeiúcl.coAfLisJoei 

f Alguaot nitores bui punto cegüaiite Christo , lo que no se debe decir. 
TOMO I. Ff 



410 ADICIONES 

hanes Garsic conf. r;Rodcricus Gonssalvi conf. =:Go- 
mccius R/dcricrconfirmat. ziNuño Legioríensis Episcop; 
conf.ízPetrusOvetensis Episcop. conf. =: Petrus Gamoren* 
sis Episcop. con£ = Petrus Salamantinus Episcop. conf; 
z:Petrus Astorccnsis Episcop. conf. = Leonardus Civita- 
tcnsis Episcop. conf. = Michael Lucensis Episcop. conC 
r: Johanes Auriensis Episcop. conf. =: iEgidius Tudensis 
Episcop^ conf. = Johanes Mindoniensis Episcop. confirman 
=: Sancius Cauriensis Episcop. conf. = Rodericus Gómez 
conf. = Rodericus Flolaz conf. ziGonzalvo Ramírez con- 
firmar. =; Johanes Petrí conf. =Fernandus Johanais conf. 
=: Redericus Rodeilci conf. ;i; Ramirus Roderici con£ 
= Alfonsus Didaci conf. =: Pelagius PetrJ conf. =: Fernatí- 
dus Gonssalvi 9 Maior merinus in Casrilla , confirmar. 
=: Per rus Giirerri, Maior merinus in Legione, conf. = Mu- 
ñio Fernandez , Maior merinus in Gallecia , conf. =: San* 
cius Segoviensis , scripsit de mandato magistri Raknun* 
di Segoviensis Episcopi et Dñi. Regis norarii. 

£1 sello se halla en medio de las dos columnas de los 
confirmantes : tiene por un lado la Castilla , y por el otro 
un león : en donde está la Castilla esta letra ^ S : F£RA- 
DI. regís : GÁSTELE. 7. TOLTI 5 por donde está cl 
Jeon * : LEGIONIS : 7. G ALLECIE. El siete sirve co- 
mo de conjunción. En t'edondo del selló se lee Didacus 
Luppi de Faro' , Alferíz Dómini Regís ^ confirmóte Rodee 
ricus Gonzalv i , maiordomus Curie Reg^ :, confirmar. 

En el Padre Esteban Terreros y Pando en su Pale<>- 
grafía Española , en las escrituras del siglo XII y XIII pág. 
Só se halla un sello dei^an Femando ^ que es igual al que 
tiene este privilegio /con sola la diferencia de ^enM- este 
«1 aumento de los nombres de las ciudades de 'Toledo^ 
3Leon , Galicia , Sevilla , Córdoba , Murcia yi Joen : y ea 
lugar de Didacus Luppi , se lee en el del Padre Terreros 
Jjippus Diiaci i y lo mismo GahzaJus Roderici ^ en lugar 
de Rodericus GonzalvL: lo^ue puede ver el curioso para 
5u inteligenda.' i • 



A LAS NOTAS. 4II 

Pág, 91. Con su nacimienta el aüo de 4. ípS, 

Eti esta página se dixo que se debía la primera notí* 
da del descubrimiento del lugar donde nació San Feman- 
do á Don Diego Alexandro de Calvez , Prebendado de la 
Santa Iglesia de Sevilla , y del modo que la adquirió: 

- ahora añadimos que todos quantos lo han escrito postc- 

-tiormente lo han tomado dd Señor Calvez , ya del MS. 

t que mandó al Señor Santander , ya de varias copias que 

•del todo de su viage se haa sacado , ó ya del papel pla- 
giario que salió" en la Corte. 

El M. Florez es uno de los que me persuado con so- 
brado motivo que la recogió y publicó en el primer tomo 
de las Rey ñas Católicas * : este Padre nos dice con la au- 

itbrijdad de varios historiadores , que del lugar donde na-* 
ció San 'Fernando no se tenia otra notida que hab^r na- 

,cido en un monte entre Zamora y Salamanca. Des- 
pués de advertir esto manifiesta el sitio en donde na- 
ció San Fernando , qae es lo mismo que hemos dicho en 
la .nota de la pág« pi ^ sin decir de donde adquirió la 
noticia y ni menos en que autor lo> halló > pero cita para 
aprobarlo una Real Cédula de San Fernando , dada en 
Avila en 2 de Noviembre de la Era de 1270 , año de 
1232, para que los Monees trasladasen el Monasterio de 
Valparaiscr al sitio que. hoy ocupa. En esta Real Ce'dula 
expresa los motivos ^ en virtud de los quales concedió el 
Santo á los dichos Mongcs las facultades de mudar el Mo- 
nasterio $ pero no se habla en ella nada de su nacimien- 
to y como se puede ver en la citada Real Ccdula que en- 

. tera se halla en la Crónica de San Benito del P. Fr. Anto- 
nio Ycpes ^ tom. 7 de su Apéndice , escritura 10 : y sí 

-en este documento ^ que es el que pone para probar to- 
do quanto ha dicho del sitio en que nació San Fernan- 
do , nada se encuentra de esto ; ¿ por q lé no he de presu- 
mir que ha sido tomado de lo que el Señor Calvez ad- 



I Rtjmat Citol. toou I « pig. 346 y aig. 

Fff2 



412 ADICIONE» 

quirió én su víage aunque no lo diga ? mayormente quan- 
do se sabe que esto no lo había dicho otro algún au« 
tor , como lo afirma el mismo M. Florez. Este Padre pu- 
•blicó su obra de las Reynas Católicas en el año de 1761, 
y quiere decir después de haberse divu^ado el descu- 
brimiento hecho por el Señor Calvez ; por lo qual y por 
las razones expresadas se puede decir que el M. Florez 
tomó esta noticia de lo que habia adquirido el dicho Se- 
ñor. Concluyo con lo que tengo manifibstado , que la pri-' 
mera noticia del lu^r donde nació San Fernando se le 
debe á este sabio Prebendado y ' cosa que no se decia por 
los autores , y que fue ignorado hasta el año de 1755* 

• Pág. 104. Sucedió: : : aquel prodigioso caso. 

Este descubrimiento que hizo el Judío de Toledo del 

libro que el mismo había escondido en este sitio , aiyo 

•suceso expresan Alcocer y Pisa ^historiadores de Toledo, 

diciendo que esta maravilla se hallaba esctítsí, en Forta- 

Jitium fídei, es todo una invencionrd^l Judío, para ganar 

dineros con el engaño: estoes desprecisd>le , y. no necesl- 

rta de pruebas por ser notoriamente una. fábula quanto se 

¿dice de semejante hallazgo. Véase á MasdeU) t6m. p, 

pág. 432. 

Pág. III. Santa Iglesia de Toledo::: á i^ de Agesto de este 

alio di 1 226^ . . ' . 

El editor del Padre Mariana quando habla este Padre 
'de la nueva fábrica de la Santa Iglesia de Toledo, dice: 
En Jos Anales Toledanos IJI ^se atribuye al año de 1216 t a 
fábrica de la Iglesia de Toledo por. estas palabras : B^a 
•MCCLXIIII. el Rey Don Femando y el Arzobispo Don lU- 
-drigo pusieron las primeras piedrasi.en el fundamento de ia 
Iglesia- de Toledo : por algunas memorias se nota que fue 
por Marzo '. 

X Mariana , impteBÍon de Val. toflo. 4 , {»%. {gi. 



A LAS NOTAS. 



413 



Pág. 1 19. Hijos que tuvo el Rey Don Alonso. 



£1 M. Florez tom. i de las Reynas Católicas habla 
largamente de los hijos que tuvo el Rey Don Alonso IX 
de León desde la pág. 327 ha$ta la 383 : hay bastante di- 
ferencia á lo que dice nuestro autora ello es muy dilatado, 
resultando de su relación que este Rey dcxó diez y ocho 
hijos , los quales son los siguientes : 

HIJOS DEL UST PON ALONSO XX DI UOK. 



En la Ripsa Santa Teresa 


En DoHa Inés HUgttez 


. 


de Mendoza 


Sancha. 




Fernando. 


Urraca. 


Dulce. 




En la Reyna Doña Berengsula 


En Doña Aldouza Martínez 
de Silva 


San Femando. 




Alfonso. 


Rodrigo. 


Leonor. 


Aldonza. 


Constanza. 


Teresa. 


Berenguela. 




En Doña Teresa Gil 

w 

% 


En Doña Maura 


Martin. 


Fernando. 


Maria. 


Pedro y Maestre de Santiago, 


Ven-Sancha. 


que no se dice quien fue 


Urraca. 


su madre. 



De cada uno de estos hace memoria en particular, ma- 
nifestando en ella los enlaces que tienen varias casas ilus- 
tres de España con estos hijos , con otras particularida- 
des que se pueden ver en el lugar citado. 

En esta pág. se lee Don Diego Ramírez Fiolaz $ en el 
Padre Florez y en otros sitios el autor le nombre Florazj 
lo que seria yerro de la imprenta. 



414 ADICIONBS 

Pág, 141. Epitafios de San Fernando. 

Aquí se habló del día en que murió San Fernando: 
ahora se añaden los epitafios : estos se encuentran en varios 
autores. El que pon^ nuestro autor en castellano es igual 
al que trae el Dr. Caro. En Masdeu se hallan el castellano 
y el latino en el tom, g , pág. 133 , en Morgado pág. 69: 
todos estos no están conforme a su original 5 porque auni- 
que lo estén en el sentido , no lo están en el modo y pun- 
tuación de como se hallan escritos. El M. Florez en el 
papel de Elogios de San Fernando , pág. y y 7 , los dio á 
luz y copiados ( según dice ) á su vista , y da las senas del 
como están escritos : es cierto que son los que se en* 
cuentran mas iguales con el original, como puede ver 
el que haga su cotejo con estos que aquí se ponen. Estos 
epitafios han sido en estos últimos tiempos el objeto 
de muchos curiosos , por lo que se da una copia exac- 
ta : y para poderla dar me valí del Señor Gatvez , el que 
me remitió las copias que se leen en tsxt sitio. Es muy 
n 3toria la inteligencia e instrucción de dicho Señor , cu- 
yo dictamen ha sido para ios sabios de la mayor fe y 
autoridad ; pues este me dice $on sacados por el Archi- 
vista de la Santa Iglesia de orden de la Coree , y que di- 
chas copias están idénticas con sus originales. Todo lo qual 
se ha manifestado para que se tengan por los mas exac- 
tos de los que hasta aquí se han publicado. 



ALASNOTAS. 4I5 

AQUÍ: lACE: EL: REY; MUY: ONDEADO: DON- F 
ERRANDO*: SEÑOR: DE.: CASTIELLA: £: DE: TOL 
EDO : DE LEÓN i DE ; 6ALLIZIA : DE SEVILLA : DE : C 
ORDOVA: DE- MURCIA: ET: DEIAHEN: EL: QUE: CON 
QUISO: TODA: ESPAÑA: EL: MAS LEAL: ¿: EL: MAS: 
VERDADERO: EEL: MAS^. FRANC: ki ELI MAS: ESFO 
RCADO: k: ELs MAS: APUESTO: EEL: MAS: GRANA 
DO: E: EL! MAS: SOFRIDO: EEL: MAS: OMILDQSO 
TE EL: QUEMAS: TEMIE: ADIÓSE* EL QUE: MAS: LE: FAZ 



lA : SERVICIO : EELQUE : QUEBRANTÓ : k DESTRUYO : Á : TO 

DOS : SUS ENEMIGOS : E : EL : QUE : ALCO : E ONDRO 

A TODOS: SUS: AMIGOS: k CONQUISO: LA CIED 

AT: DE: SEVILLA QUE: ES: CABECA: DE: TODA: ES 

PAÑA: Ei PASSOS: HI: ENEL': POSTREMERO*: DÍA DE: M 

AYO: EN: LA: ERA: DE: MIL: ET; CC : ET: NOVAENTA: ANIOS 



» 






41 tf AürCIONBS 

HIC • lACET ; ÍLLÜSTRISSIMüS í REX • FER- 
RANDUS- CASTELLE: ET TOLETI i LEGIÓN 
IS : GALLIZIE f SlBILUE : CCMRBUBE : Jif URCIE : ET : 
lAENI: QUITOTAM: HISPANIAM; CONQUISIVIT: 
FIDELISSIMUS : VERACiSSIMüS : CONSTANTI: 
SSIMUS: lüSTISSIMUS: STRENÜISSlMtJS • DETEN 
TISIMUS : LIBERALISSIMVS : PACIENTISSIMUS : PH 
SIMUS : HUMILLIMUS : IN : TIMORE : ET : SERVICIO : D 
' El : EFFICACISSIMUS : • QÜI : CONTRIVIT • ET • EXTERMIN 
* NAVIT : PENITUS • HOSTIÜM \ SUORUM • PROTERV- 
lAM ; QUI : SUBLIMAVIT : ET EXALTAVIT : OBINES : 
AMICOS; SUOS: : QÜI: CIVITATE: HÍSPALE: QUE • C 
APUD : EST : ET : METRÓPOLIS ': TOCIUfS : tUSPANIE ; 
DE : MANIBUS : ERIPUIT : PA6AN0RUM ; ET : CUL 
TÜI : RESTITUrr : CHRISTIANO ; UBI ; SOLVENS NAT 
URE: DEBITUM: AD; DOMINUM: TRANSMI6RAVIT: V 
LTIMA : DIE : MAII *: ANNO : AB : INCARNACIONE ; DO ~ 
MINI: MILLESSIMO: DUCENTESSIMO : QUINQUAGESSOftO : Ui 

Pág. 154, Lunes 2 de Junia fui aclamado en Sevilla. 

El Marques de Mondejar extraña el que nuestro autor 
omitiese el decir que el Rey Don Alonso se había corona- 
do en Sevilla, lo que afirma con la autoridad de Zurita;csto 
fue con grandeza , y según se acostumbraba en aquel tiem- 
po 5 explica del modo que se hacia con otras particularidad 
des que se pueden ver desde la pág. 61 y siguientes. Moa* 
dejar , Memorias del Rey D. Alonso en el lugar citado. 



I 



A LAS NOTAS. 417 

Pág. lyj. Vivía querelloso de no tener sucesión. 

Todo lo que nuestro autor nos dice en este párrafo de 
haber querido repudiar el Rey Don Alonso á la Reyna 
Doña Violante por estéril , lo tomó de la Crónica , que así 
lo refiere en el ano de 1253 ; aunque en ella no se lee que 
la Princesa Christina era hija del Rey de Dinamarca , que 
es lo que quiere clecir la palabra Dinamarcb con que Zú- 
ñiga la nombra , sino hijíi del Rey de Nuruega. Si helnos 
de dar asenso al Marques de Mondejar , ho intentó el Rey 
dexar á la Reyna $ manifiesta que mandó sus Embaxado- 
res al Rey de Noruega Haquino para que hiciesen liga ó 
alianza con el > y para mas asegurarla , le pedia su hija 
Christina para casarla con uno de sus hermanos , con la 
condición de que la Princesa eligiese el que fuera de su 
agrado. Convenido el Rey de Noruega Haquino , nombró 
para conducir la Princesa á Pedro Obispo Hammerense^ 
Ibaro Anglo , Turlao Bosio , Lodvino Leppero , y Aman- 
do Haralckonio : habiendo llegado la Princesa á España, 
escogió al Infante Don FcGpe : confirma todo esto , y lo- 
demos que refiere de este particular , que es muy dilata- 
do , con varias autoridades que cita. 

El M. Florez sigue á la Crónica en un todo. Perreras 
dice , que no ha podido averiguar como se trató el casa- 
miento del Infante Don Felipe electo de Sevilla con la 
Princesa Christina , hija del Rey Aquino de Norbegia y por 
cuyo medio se ligó con el Rey Don Alfonso por la pre« 
tensión del Imperio. 

Esto es lo que se encuentra en las Historias , en cuya 
variedad de dictámenes queda la duda si vino á España la 
Princesa Christina para casarse con el Rey Don Alonso, 
y si este quiso aparurse de la Reyna Dona Violante , ó 
si se trató el que habia de casar la Princesa con el Prín- 
cipe que fuera de su agrado , porque para uno y otro se 
hallan opiniones en los autores. Lo que no tiene duda es 
que era hija de Haquino , Rey de Noruega , y no de Dina- 
marca , porque estos dos Reynos no se unieron hasta el 

TOMO !• Ggg 



41 8 ADICIONES 

año de 1484 que recayeron en Christlano I : lo demás se 
puede ver en los autores que cito , no determinándome á 
decidir en favor de unos ni de otros. Mondejar, Memo- 
rias del Rey Don Alonso, en sus observaciones , pág. 589: 
Florez , Rey ñas Cat. tom. a , pág. 501. Perreras , pan. 5, 
pág. 237. Crónica , cap« 2 , pág. 2. 

Pág. 1^6. Lapida de las AtarizanaSé 

En esta página aseguramos que la lápida de las Ktz* 
razanas que mandó hacer el Rey Don Alonso se halla- 
ba en la fachada del Hospital de la Santa Caridad , como 
lo dice Pons , tom. 9 , pág. 151: ahora advertimos que te- 
nemos duda de que exista en este sitio : mas adelante se 
habla de lo que se ha obrado en este lugar , y entonces 
se manifestará lo cierto. 

Pag. 1 52. En este sitio se halla una nota , que por 
haberla cortado está imperfecta 3 debe decir ; De estas ca-> 
síis no ha quedado mas que la memoria de los parages 
donde estuvieron : conservan el nombre las quatro esquí*- 
ñas de los baños que están próximos al Convento de Mon<« 
jas del Nombre de Jesús en la Parroquia de S. Vicente. 

Pág. i5j. Di él trata el P. M. Fr. Gregario de Argaez. 

Nuestro autor se vale de la autoridad del Padre Ar^ 
gaez para lo perteneciente á la Orden de San Benito y 
para otras cosas : el dictamen y autoridad del Padre Ar- 
gaez se debe mirar con cuidado ; no se le puede dar 
mucho crcídito á sus noticias, por ser de aquellos que 
siguieron las HistoHas fabulosas , y el que publicó las In- 
venciones de Don Antonio Lupian Zapata , de quien Zúf 
ñiga dice que era famosa que suplia las Historias. 



A LAS NOTAS, 4T9 

Pág. 2 1 8* 'Para la principal de su día y qne hace el Cablldj 

al Convento de su advocación. 

Es cierto que el Cabildo en el dia de San Leandro 
iba al Convento de Monjas que tiene por titular á es- 
te Santo Prelado , y llevaba su reliquia : pero habien- 
do hecho reforma este Uustrísimo Cabildo en virtud de 
facultad PontlAcia, en varias cosas fue una de ellas la 
procesión de San Leandro , por cuya causa ya no se hace; 
aunque la hay por dentro de la misma Santa Iglesia pof 
las últimas naves con la reliquia del Santo: mas adelan^ 
te se dirá quando (ue esta reforma , y lo que se reformó. 

Pág. ayy. Jmtinilla/ Rt^nilla. 

En este luear se prometió una Disertación de Don 
Dieco Alexandro de Calvez en orden á los milagros que 
se dicen de Santa Justa y Rufina. Deseamos hallar do- 
cumentos con los quales podamos aclarar las dudas que 
hay en este punto , como también los que dexamos referid 
dos de quando se fundó la Santa Iglesia de Sevilla , y qual 
fue su invocación , lo que manifestaremos ai público siem- 
pre que se descubran : los estímulos de afecto que profe- 
samos á nuestra patria son muy grandes , y quisiéramos 
poder sostener las opiniones de los autores que han es- 
crito de ello. El Padre Sola tuvo la comisión por el Ilus- 
trístmo Ayuntamiento de la Ciudad de Sevilla para es- 
cribir las vidas de Santa Justa y Rufina , en cuyo borra- 
dor y los documentos que recogió p^ra formarla no se 
encuentran pruetxis que nos descubran la Verdad que tan- 
to se apetece. La Disertación es esta« ''' 



I ' 



Ggg* 



420 ADICIONEN 

DISERTACIÓN 

Sobre si se pueda sostener la tradición de que Santa 
Justa y Rufina defendieron la torre de la Santa 
Iglesia de Sevilla para que fio cayese en el gran 
terremoto de ^ de Abril de 1504 ; leida en 21 de 
Mayo de 1^21 en la Real Academia de Buenas Le^ 
tras de la misma ciudad de Sevilla por Don Diego 
Ale X andró de Calvez \f Académico Numerario , i5/- 
bliotecario mayor , y Prebendado de la Santa 
Patriarcal Iglesia de esta ciudad. 

1 JL or incidencia en dos ocasiones se ha tocado 
en esta Real Academia este asunto : la phmera por el 
Señor Don Marcos Keatin en su disertación Ensayos 
para la Historia y en la que rechazó esta tradición , co- 
mo una mal fundada vulgaridad : la segunda ahora úl- 
timamente por el Señor Don Femando Narbona , que- 
riendo sostenerla como verídica y bien fundada; pare- 
ciendole se le hace agravio á Sevilla intentar despojarla 
de una gloria tan singular. Quando dicho Señor Nar- 
bona leyó la censura en que defendió esta tradición, sig*- 
nifiquc á V. S. las razones que comprehendia contrarias 
á ella h citando al mismo tiempo do$ partas que dirigí- 
al SeñoL Conde de Mejorada , Procurador mayar de la 
Ciudad , encargado por su nobilísimo Senado en facilitar 
al Padre Gaspar de Sola todas las noticias conducentes 
para formar la Historia de las Santas Vírgenes, man- 
dada trabajar .por U Qudad ; en las que preguntando el 
citado Padre que caso fuese -este , deseando saberlo á fon- 
do , por no exponer la obra á la rigurosa censura de los 
doctos : en dichas cartas expuse con sinceridad y ver- 
dad quanto comprehendia , después del serio registro y 
examen de quantos documentos producen los manuscri- 
tos , autos capitulares , y papeles antiguos de nuestra Santa 
Iglesia. En el mismo dia fue Y. S. servido mandar y 



A LAS NOTAS. 42 1 

permitir se traxescn á la Academia dichas cartas , res- 
pecto de examinarse en ellas á fondo esta aprendida 
tradición ; lo que practico hoy , agregando dé nuevo un 
documento de tanta autoridad , que me parece el mas 
decisivo y terminante en el propuesto asunto. Tan lejos 
me parece está de agravio á Sevilla ^ y á sus nobilísimos 
moradores , que antes lo creo obsequio , pues lo es de la 
verdad. Esta Real Academia es justicia contribuya con 
sus individuos á los verdaderos honores y gloria de su 
pueblo 5 mas no les es correspondiente querer sostener 
una tradición , cuyos débiles fimdamentos suministran 
armas para conven<:er su debilidad , y acusarnos de su- 
persticiosos y vulgares. Estas son las cartas , cuyas fc^ 
chas son de ii de Abril y 25 de Octubre de 1765 '. 



Señor Conde de Mejorada^ 

nMuy Señor mk) y de mí mayor aprecio : la con- 
»)tinuada residencia al coro en estos dias no me han 
'^permitido satisfacer á V. S* en razón de la pregunta 
9)que le hace el P. Gaspar de Sola , quien desea saber á 
^ifondo ei milagro de las Santas Vírgenes Jmta y Rufina en 
^^sl atio del célebre uracan y. quando se dice que se oyó la voz 
Vfque decía se derribase la torre -y y se le respondió ^ que na 
jypodia ser ^ porque. Justa y Rsfina la tenian. Ahora cesando 
>9tanto trabajo y residencia ^ y dedicado á la indagación 
Mde este caso , diré á Y. S. lo que han producido las di-i^ 
nlígencias que he practicado en mi Santa Iglesia , reco^*^ 
hiendo y examinando todos los documentos que juzgue 
>9podian darme • alguna luz. Aunque no tengo el desva- 
i^ecimlento de numerarme entre los hijos de esta ciu- 
9Klad, laft)ntinua residencia en ella por tiempo de 33 anos 
nhz sido suíicieme para que el afecto y pasión en mí por* 
99Sevilla exceda al de muchos de sus naturales : esto sü- 

I Tengo en mi poder estas car- mente el original que escribió esto 
tas según se las remitieron al Padre mismo Padre Sda de las vidas de ím 
SoJb y con otros documentos ; í Igual- Santas*. 



42 2 ADTCÍONES 

fjpuesto , puede V. S. discurrir si deseare' mantener á lo 
>>Sevillanos en una tradición tan útil como honrosa , y 
Men ia que interviniendo las poderosas manos de las San* 
ntas Vírgenes , libran sus seguridades en tiempo de ad- 
diversidades y aflicciones. 

2 99Del expresado caso y tradición nada encuentro 
yytn el archivo de mi Sanra Iglesia , ni he visto escrito 
>9mas que lo que insertó en los Anales de Sevilla (año 
>íde i25i , num. 12) el Señor Don Diego Ortiz de Zú- 
wñiga , tio de V. S* : haciendo juicio se oyeron las rc- 
wferidas voces en el gran terremoto que padeció Scviüz 
»en el año de i ^96 5 de cuyo caso y tradición infiere 
99ha prevalecido el pintarse á estas Santas teniendo ea 
»»medío la torre. En tres ocasiones pudo haberse expe- 
nrimentado en Sevilla este prodigio : en el expresado de 
»>i396 , en el grande uracan del año de 14^4 , ó en ei 
^terremoto del de 1504. ín el primero no hay seguridad 
y^ic que sucediese , siendo solo conjetura del Señor Ana- 
«lista hubiese sido en tal ocasión. En el grande uracan 
wó torbellino no podemos afirmar sucediese ; pues quan* 
^ydo el Coronista Diego Henriquez del Castillo en el 
jicap. LVI de la Historia del Señor Rey Don Henri- 
«que IV ( que manuscrita conserva la Biblioteca de núes- 
»9tra Santa Iglesia) con grande individualidad expresa los 
wgrandes estragos y ruinas que causó en Sevilla , de esto 
»no habló palabra ; y parece debió expresarlo , si así su-' 
)!9cedíó , quando dice : Afirman algunas personas de buena 
fwida y é niños i inocentes que vieron venir en el ayre^ 
ftgentes armadas peleando unos con otros con estruepdo muy 
iygrandi. Del tercer caso ó terremoto del año de 1504 
wnos hizo puntual relación el Cura de los Palacios Ber- 
>*naldez (que tengo manuscrita ) ^ y nada apunta de vi- 
jisible protección de las Santas , ni de otros Patronos. 
»>Esto producen testigos coetáneos' 4 los sucesos : en vistai 
>^ tan profundo silencio , ¿ á que hemos de apelar para 
lísostener la pia tradición? 

5 Mpascmos ahora á formar otras conjeturas , que a 
t)mi ver destruyen á esta llamada tradición. Que las San- 



A LAS KOTA9. 423 

Mtas Vírgenes deban reputarse por Patronas de Sevilla es 
mnncgablc ^ teniendo un testimonio muy autentico , y 
íique tira gages de divino , qual es la Aparición de San 
^Isidoro á San Albitó, Obispo de León, quando este 
jíSanto traxo la comisión de trasportar de Sevilla á aque- 
líUa ciudad el cuerpo de Santa Justa : consta de las Ac- 
unas de la traslación de San Isidoro , que el Santo Doc- 
íitor le habló así á San Albito \ Novi quidem tecum so- 
9^iís tuis ad bcc venisse , ut Corpus beatissimd Virginis 
^'f Justa bine transferentes , deferatis : et licet non sit di-- 
jwinéi voluntatis , ut bdc chitas abscessu desoletur Vir- 
9^g¡nis s tomen ó'c. : y mas adelante : Divino enim nutu 
y^probibenmr membra beata , ac Deo dicata Virginis Jus- 
^^ta bine obstrabere y &c. En este concepto nuestra Igle- 
>ísia las 'reconoció siempre por sus Patronas , pues quan- 
»klo en el Estatuto (pág* 165) aprobado por la Santidad 
9ide León X en el año de 1 5 24 ^ ordena los dias en que 
99se deben hacer las procesiones con capas ^ entre ellos 
Impone : E de Santa Justa y Rufina , nuestras Patronas : 
9H:uya expresión omitieron en San Leandro y San Isidoro, 
wy San Clemente , conocidos Patronos de Sevilla. Baxo 
MeX título de Patronas generales de toda la ciudad se re- 
9>conocen nuestras Santas en los expresados lugares en los 
»9himnos y oficios Eclesiásticos antiguos y modernos 5 y 
yí(\o es dudable que si fuese autentica la tradición en 
t^alguna parte del Oficio , la hubieran indicado , como 
»K]ue realzaba la especial protección hacia el Cabildo y 
»i5u Iglesia , principales interesados en la conservación 
»)de su gran torre. 

4 t^No estoy de acuerdo con el Señor Analista de 
9ique prevaleció de esta tradición el pintar á las Santas 
>Kon la torre en medio \ pues he observado en las pin- 
99turas mas antiguas de las Santas , que no sola la torre, 
9)Sino el diseño de toda la ciudad es la que pintaban en- 
í^tre sus manos. De esta observación , y general Patro- 
99nato de Sevilla produciré otro testimonio , el qual será 
9)la antigua pintura que en nuestra Santa Iglesia se con- 
tiserva en su altar , dotado en la capilla de Santiago por 



424 ADfCIONfiS 

íícl Señor Gonzalo Sánchez de Córdoba , Arcediano de 
>iXcrez , y Canónigo en ella , y Capiscol en la de To- 
>>Icdo , cuyo fallecimiento fué en el año de 1473 , y por 
9Konsiguiente anterior á este ano la fíxacion de la pin- 
Mtura de las Santas , que se veia teniendo entre sus ma- 
yóos la ciudad de Sevilla con estos dísticos expresivos 
»>de su protección hacia esta gran ciudad. 

« 

Justa , ttut Virgo futrid miserata pericia; 
Oramus , longe pelitre cuneta velis. 
Tu Bjufina , sóror Batrim , compesce fureniem^ 
Ne pereant undis Maenia nostra suis. 

9>Esto$ versos se trasladaron ai nuevo retablo , que ha 
f^poco sabe V» S. mandó hacer el Cabildo. ¿ En que' oca* 
r)sion mas oportuna se podia haber hecho mención de tan 
»»prodigioso suceso , que al tiempo de colocar los dísticos 
jiexpresivos de la protección de las Santas ; y mas dispo- 
uniéndose y colocándose en la misma Iglesia en que se 
»había experimentado tan favorable protección ? 

y nEn vista de todo lo dicho conocerá V. S. , y el 

wPadre Sola , que á excepción de lo escrito por el Señor 

^Analista (á lo que alcanzo), no hay positivo y sólido 

•♦fundamento que nos defienda y apoye esta tradición; 

ny que no he omitido diligencia alguna para servir á V. S. ^ 

>»y satisfacer el encargo que le hace el R,everendísimo Pa- 

>idre Sola.'' Hasta aquí la primera cattacon fecha de ix 

de Abril. Ahora daremos la segunda de 25 de Octubre. 

6 >»Muy Señor mió y de mi mayor aprecio : en pa— 

f^pel de II de Abril pasado procure satisfacer á V. S. 

>»en razón de la pregunta que le hizo el Reverendísimo 

«Padre Sola. Dixe entonces lo que me produxcron las 

imoticias historiales que pude haber sobre el asunto , es- 

wperando en lo sucesivo adelantar algo con el examen de 

MOtros documentos de Sevilla. En efecto , recurriendo á la 

>iHistoria manuscrita del Bachiller Peraza, que me fran-« 

>>queó el Señor Conde del Águila, en el lib. (í , §. 7, se 

wefiere el milagro que dio motivo á la tradición , no su- 



A lAS NOTAS, 



42 y 



«cedido en el celebre uracan , sino en el terremoto del 
«Viernes Santo 5 de Abril de 1504 , cuyo suceso mandó 
♦rescribir Don Pedro de Mendoza, Chantre y Canónigo 
>Kle esta Santa Iglesia , al principio ó cabo de la regla 
«vieja del coro (que sabe V. S. no existe , y las diligen- 
iKias que se han practicado para encontrarla). Las pa- 
«labras de Peraza son las siguientes : ] O sacratísimas y 
>ibienaventu radas Vírgenes Justa y Rufina , que á esta 
«hora fuisteis vistas (según pót testimonio de machos 
yysc mostró) tener ambas , una dt una parte , y otra de 
>iotra abrazadas la torre para que no pudiese caer! Y he- 
«cha muy grande súplica ^ cesó aquella tempestad , ha- 
^^biendo la torre tres veces amenazado caida.*^ Hasta aquí ■ 
Peraza : y cortando la copia de la segunda carta ^ añado 
ahora : " 

7 Así respondí entonces ; pero la casualidad me de-* 
paró en el archivo de nuestra Santa Iglesia la expre- 
sada regla vieja 5 no el original ' , sino una copia 
bien antigua de quanto comprehcnde en los 187 folios 
de que consta : al fin de la qual está la elegante rela-^ 
cion latina de quanto sucedió en el expresado terremoto 
de y de Abril d« 15045 y siendo ci relato á que se re- 
fiere el Bachiller Peraza , la copiare á la letra para que 
la Academia en su vista haga juicio , y quede convenci- 
da , que el Bachiller Peraza ó no la vio , la suplantó , ó 
se fió de alguna vulgar relación. £s así el escrito * : 

En Sevilla en el año del Señor de 1 504 , Indicción VII, 
Viernes Santo , dia 5 de Abril , como á la hora de Tercia, 
quando el relox señalaba las 9 , siendo Sumo Pontífice 
Julio II , y Arzobispo de Sevilla Don Ju^ de Zúñiga, 



\ 



1 Túvose por perdido el Auto- 
grapho de la regla yi^a , sin embargo 
de ser un códice gruesísíino ; pero 
en el reconocimiento del archivo se 
lialló íntegra* 

2 Siendo tan principal j largo 
eote documento ha parecido conve- 
niente traducirle para que se ente- 
ren en su contenido los que ao sa* 

TOMO U 



ben la lengoa latina : para los que 
la entienden se pone en su original. 
Anno Dommi M.D.IV. Indic- 
tíone séptima , HispaH , Fer. VL 
in Parasceve , qtfmta mensis Aprilis* 
hora ab hortu solis qaasi terfía ,<irca 
horologti vero nomen , sédente ín 
throno Petrí JuKo II. in Sede Hm* 
ftkoú Joanne I Zuíisga , oUm Mu* 

Hhh 



42(5 ADICIONES 

antes Gran Maestre de Alcántara , ahorA Presbítero , Car- 
denal , con el título de Santa Anastasia 5 y reynando en 
Aragón , Castilla ^ Sicilia y Cerdeña los Christianísímos 
Reyes Don Fernando , y Doña Isabel ; mientras el Clero 
y pueblo estaba Junto en tsta y otras Iglesias y Monas- 
terios de esta ciudad para celebrar los Divinos Oficios 3 
' estando el cielo sereno^ un repentino terremoto estreme- 
ció con horrible y cruel estruendo todas las Iglesias » Mo- 
nasterios y edificios y Y otras casas públicas y privadas: 
de manera que todos se velan como pendientes , y que 
amenazaban a caer. Todos los hombres y niños de am- 
bos sexos daban tan erandes voces como si hubieran per- 
dido el Juicio i c hiriéndose el pecho temerosos de la ira 
de Dios , y de la muerte que los amenazaba con su pre- 
sencia , invocaban á Dios y a la Beatísima Virgen im- 
plorando su fovor y su auxilio ^ sin que ya se atreviesen 
á pedir otra cosa que misericordia para sus almas. Los 
caballos ,. los jumentos y los bueyes y los perros aterra- 
ban á los hombres con sus desacordadas voces y sus 
ahullidos.. Las lechuzas y otras aves nocturnas desampa- 
rando Ios\ agujeros que les servían de nido ^ volaban en 
medio det día contra lo natural. Las bóvedas de los tem^ 
píos y los techos de Jas casas , y los encalados de las pa- 
redes ,. principalmente en este magnífico y suntuoso templo^ 
y en otros edificios sagrados se caían a pedazos , y por 



gFstfo MIütraB de Alcántara , nunc 
titulo S,. Anastasúe ,. Prcsly tero Car- 
dinafi , regnantlbiis per Híspanlam. 
Qterrorem et ulteriorem , ac Sicilia 
et-Sardinia Chrístianissimis Ferdinan- 
do Kege ,. et BliaaSetb Regina t<lum 
Clerus et populus á Divina in ista 
t¡^ d^m Eoolesiis ac Monaster iis ! dic^t 
tae urbÜB conveaíret, codto aereno, ccce 
9ubitu8 cum horribili ac diro fragore 
terraemotus omnea Ecclesias , Monas- 
tería ^acdificia ,. acdesque alias publicas 
et prfvataaadeo concussít , ut omnía. 
péndula ác nutantía víderentur; Ita". 
que omnes , utriisque sexus homincs 
ctpuerí quasi amentes , fiK>rte ante 



0CUÍ08 ímminente .divino tremore 
perculsi , pcctora pulsantes mapnis 
vocibus ejularent Deum ac Beatissi- 
mam Virginem invocantes , eorum- 
que opem et auxOlum implorantes: 
ianijamque solum animabus miseri* 
cordíam deposcentes. Equi , asini, bo- 
ves et canes vocibus disonis , et ulu- 
latibus homines deterrebant. NoC' 
tuae , et alÚB nocturnas aves , desertis 
íbraminibus ,. contra suam natiaxam 
m die obvolabant» Testudihes i^em* 
plonan , tecta domorum parietum 
inscrutationiB ^ praRertim ht^us nuig- 
níficL ac suniptuosí tempfi , et ali»- 
nim sacmumxdiumfiustratiixi cor- 



A LAS NOTA^. 



427 



SUS ruinas fueron muertos algunos hombres y mugeres, 
y heridos otros. El rio Guadalquivir elevando sus aguas 
por tres ó quatro veces con sus naves , sus lanchas , y 
toda la esquadra horrorizó de tal manera á las eentcs, 
que todos á un tiempo creían haber llegado el día del 
Juicio. Nadaban los peces sobre las aguas ^ porque el rio 
sobremanera alterado , desde lo hondo subían varias olas. 
Entre tanto la torre de la Iglesia se movió tan fuer- 
temente , de un lado á otro , que las campanas se toca- 
ron por sí mismas hasta cinco veces 6 mas : y abriéndose 
por los quatro ángulos , dicen algunos , que se vU que un 
Ángel lazaba la torre para que no cayese. 

Ademas de esto los que se hallaban en los campos 
aseguraron haber observado muchos otros prodigios , prin- 
cipalmente que llovían granizos , que se obscureció el 
sol , que la tierra se estremecía con grandes movimien- 
tos , y que creyeron que toda la ciudad de Sevilla se 
había derrocado desde sus cimientos : que habiéndose 
abierto nuevos pozos por todo el campo , arrojaban abun- 
dantemente agua por grandes bocas , y que al Instante 
se cerraron y secaron : que las peñas y los montes abier- 
tos por medio exhalaban vientos mezclados de cenizas, 
y que el terreno se hundió con sus árboles ^ y fue cu- 
bierto por las aguas. En los pueblos de Carmona ^ Can- 
tiHana , Villanueva , Lora y en otros las Iglesias ^ las 



TOebant qutrum rumts aliqui honii- 
nes et muHeres nediti, alü vulneríbus 
sunt efecti. Flumen Bethís ¡n subli- 
me tcr , quaterve cum 8ui8 naviglis, 
Itntribus , et classe curvatim eieva- 
tus , adeo gentes perterruit , ut 
ctíem judien onuies símul credere 
esse prxsentem. Pistes super aquas 
iluitabant , flumine ab imo variís 
flutibus nihilominus deturbatoT ín- 
ter hcc turris Ecclesiae in tantum 
hinc inde ñuta vi t , ut campanas quin- 
qules aut plus sese sponte pulsa* 
rent , ipsa litbilominus per quatuor 
ángulos fatíscente , fertar \ qutbus- 
daní Angelum Tkum esse , turrii% 



ne cadcrct » amplexantem. Practer- 
ea , qui ín agrts erant multa alia aje- 
bant signa vldisse , prasertím gran- 
dinem pluere , ^em obscuratum» 
terramque maxlmis mbtlbus esse con- 
cussam , urbem Hispaltm fiíndítus 
eversam credídísse. Cactcrum in agro 
Htspalenst 'puteos,iioviter'sua sponte 
magno hiatu apertos , aquam evo- 
misse ; ac stattm reflexísse, et exsic'* 
catos íutsse : rupes et montes per 
médium scisos , a^rcm cineribus 
nifixtus erhalasse , ac terram ciim ar- 
boribus disiinsse , et aquis coopertaní 
fiítsse. Tn oppidís Carmana , Cantilla- 
na 9 Villanueva , Lora , et aiiis £c* 

Hhh2 



4^^ ADICIONES 

casas y ías murallas y otros edificios se cayeron y opri- 
miendo con sus ruinas á muchos hombres y mugcres, 
de los quales unos murieron , y otros quedaron h«idos: 
de manera y que abandonando todos sus casas , su di* 
ñero y sus muebles huian desordenadamente á los cam- 
pos. Hay también algunos y que afirman que vieron fuen- 
tes , cuyas aguas eran de color de sangre y principal- 
mente en los pueblos del Almadén , Cazalla, y otros que 
fiíe'ron casi enteramente destruidos. 

Después de esto el dia 21 del mes de Junio y que 
era también Viernes y como á las once de la noche vol- 
vió á temblar la tierra sacudiéndose tres ó quatro veces 
hacía arriba : y aunque este movimiento no arruinó los 
edificios como el pasado y asustadas las gentes con la me- 
moria de aquel , se amedrentaron con el presente peli- 
gro , y volvieron á implorar el auxilio Divino : inmedia-* 
tamente acudieron todos á las Iglesias pidiendo á Dios 
misericordia ,. y determinaron hacer procesión general del 
Clero y del pueblo h y acudiendo gran mukitud de gen- 
tes invocando el auxilio de Dios ^ de la bienaventurada 
yirgen , y de todos los Santos , dieron vuelta al rededor 
de la Iglesia mayor y, precediendo las cruces y las reli- 
quias de San Servando y Germano ^ y con esperanza de 
misericordia y perdón se restituyó cada uno á su casa. 



cTesúe , domus moenía oppídonim et 
alia acdífícia. coinienint , ac homínes 
et 'mulieres quamplurimos oppresse- 
runt ,. quonim partún exanimeg in- 
Urierunt , partlm vulneríbus affectí 
cvasenmt ; Itaque domlbus , auro , et 
supellectibus desertis , ad agros pro- 
miscué luebant. Sirnt praeterea qui' 
fontium aquas saoguinei colorís a£nr- 
maflt se vldlsse; pracsertun ínoppido 
del Almadén , Cazalla , et alus qiu» 
qmsi fiituÜtus eversa íiiece. 

Sequenti deínde Feria etiam sexta, 
vicésima prima mensis Jimli circa 
horam noctls undécima ; iterum térra 
tremuit , ac sursum ter quaterve con- 



cutítur , et 81 non adea ut prírniM 
aBdifícia quassavit , tamen praeterito 
malo gentes perculsz ^pracsenti etiauxm 
periculo exaltes &ctai ad Divinum. 
auxilium sese converterunt. Statitn. 
itaque adEcclesIa» concurrerunt, pr 
ees Deo ingentes efKidemnt , ac 
rum per Clerum et populum sujp-- 
plicatlones decretas , máxima populi 
írequtntia , Dei ^ et Beat» Virginia 
ac omnium Sanctorum aimliuBi ín-. 
vocantes , majorem Ecdesiam cnioi- 
bus , ac Sanctorum Servandi et G-^r'- 
maní reliquüs pranriis , gyro volaxxt 
8ub spe miserlcordiae , et veníx _ 
quis ad sua remcavit. Sunt quaaLpI«^« 



A LAS KOTAS. 429 

Hay muchos que afirman haber sentido temblar la tierr* 
en el tiempa intermedio y y aun después 5 pero lo qu5 
todos vimios y sentimos es lo que llevamos contado. 
. 8 Entremos al examen de lo qlie dice el Bachiller Pe- 
raza , como que vio y leyó hi precedente relación. Dice 
en primer li^ar ^ que el Chantre Don Pedro de Men- 
doza mandó escribirla : lo que no lo podria probar Pe-í 
raza si viviese hoy. Que no la mandó escribir se con- 
vence de las razones siguientes. £s indubitable se escri- 
vio en el mismo aíio ae 1504 , acabado de suceder el 
estrago : en la relación se denoca ser Arzobispo el Carde- 
nal Don Juan de Zúñiga 5 y que este era Prelado quanda 
se escribía , lo convence fa expresión : Ahora Presbítero Car- 
denal con titulo de Santa Anastasia : el murió en este nris- 
moaño de 1^04 á 26 de Julio , de que resulta haber- 
se escrito la reladbn después del dia 21 de Junio , que 
fue el segundo terremoto , y antes del fallecimiento del 
Cardenal y pues era vivo al tiempa de escribirse. Esta 
:supuesto como' innegable j resulta que Don Pedro de* 
Mendoza: no la pudo mandar escribir : constando de tos 
libros capitulares, que este año ác i'yó¿^ era Chantre 
Don Juan de Vergara ^ á quien en 28 de Setiembre 
heredó ef Cabildo ,. por . haber . muerto ab intestata. En 
esta Dignidad y Canongía sucedió el Obispo de Ciudad-* 
Rodr^o ^ á quien el mismo Cabildo nombró su Dipni* 
tado en la Corte , como consta del Auta Capitular det 
mes de Dicien^re 5 y entre Don Juan . de Vergara , y; 
el Obispo hubo otro Chantte , que fue el Cardenal de 
Satfta Práxedis -.: sucedió al Obispo en la Chantría Don 
Juan Tabera j. á quien se dio posesión en 7 de Maya 
de 1505. Don. Pedro de Mendoza parece le sucedió; y 
la primera vez qve le hallamos en libros Capitulares 
es en 30 de Diciembre de 1 5xx$ , en que se , le dio el 
Canonicato 5 y después la primera vez que suena Chan- 
tre es el de 150$. Resulta de esto , que Don Pedro na 

rlmi , qui , medio interjectb ttm- omnes víclíinus , senslmus , hatc iuol; 
]K>re , et post sxpíos terraemotum* qiue superius enarianttin 
affirmant persessisse. Tamea quae 



43 o :^t>1CTONeS ' 

fue el que mando escribir la relación ; y que quien la 
mandó escribir fue' Don Juan de Vcrgara : si algún 
Chantre la mandó escribir , que eso no consta , ni hay 
el menor motivo en toda li leladon para presumirlo. 
Pero pasemos á examinar de- dónde le vino á Peraza, ó 
quieri le informó , que Don Pedro de Mendoza man- 
dó escribir la expresada relación. De una equivocación,- 
ó su poca reflexión en lo que leyó le hizo caer en tan 
enorme equivocación : en mi concepto Peraza no leyó; 
si hubiese leido el escrito ^ hubiera visto que la rela- 
ción estaba al fin de la regla , y no hubiera escrito que 
estaba al principio ó cabo de ella : prueba de que 
no la vio. Al fol. 171 de la citada regla vieja hay un 
quaderno eon 18 capítulos tocantes á las obligaciones 
y gobierno de los Clc'rigos de la Veintena , á cuyo fin 
se lee : Istud catemum scribi mandavit Dominus Petrus 
de Mendoza , legum Doctor ^ Archidiaconus de Tras- 
tamar ^ Cantor , et Canonlcus Ecclesiac Hispalensis , pro 
conservatlone sux canturis , ut melius corriperet suos 
Clericos de la Veintena , et alumnos 5 et alios chori Cle- 
ricos. Leyc'ron esto^ y sin reparar que solo estos 18 ca- 
pítulos ó quaderno eran de Don Pedro ^ creyeron que 
fué el autor de todo el libro , y por consiguiente de la 
relación que está á su fin. Esto se entiende concediendo 
de gracia que el expresado Don Pedro sea el referido - 
y sobrino del Don Diego Hurtado de Mendoza , pues 
en el anterior siglo hubo otro Don Pedro de Mendoza 
Chantre y Canónigo, y asimismo 'Arcediano de Tras- 
tamara , hermano dé Don Lope de Mendoza , Arzobispo 
de Santiago y el quai era ya Canónigo el año de 1408, 
y llega su vida al de 1 469 ^ según los libros del Co- 
munal ; y siendo Iguales en nombres , apellidos y dig- 
nidades , puede entenderse de qualesquiera de los dos; 
pues careciendo de fecha el quaderno es aplicable á uno 
y otro. 

9 ><!)ontinúa Peraza (sigo la carta) diciendo , que el 
>íCabildó de esta Santa Iglesia , pasado este erah terre- 
»moto y queriendo dar gracias á las Santas Vírgenes en- 



A LAS KOTAS. 431 

íítrc Otras cosas ordenó ,. que la solemnicla<l de allí ade- 
>>lantó se celebrase de primera dignidad , pues antes era 
nlc segunda : que en su dia , antes de la Misa , se hi- 
ncicse procesión con capas dentra de la Iglesia. Asimis*- 
>imo , que do quiera que las mande pintar la Santa. Igle- 
»sia , tengan abrazada la torre:::: asi están en el gran re- 
Mtablo del altar mayor , &c. Ya dixe á VS. en mi an- 
í>tccedente , y repito aquí quánto descaía mantener á los 
f ^Sevillanos ea una tradición tan útil como honrosa 5 pero 
99al mismo tiempo es precisa la puntualidad y fidelidad 
9^n las noticias ,. para que en vista de ellas se pueda fbr- 
>ímar juicio , ponicndose á cubierto de los insultos de la 
íMrrítica rigorosa que reyna en nuestros- escritores. No qui- 
'>?siera ser autor de estas reflexiones $ pues como la ma- 
»>yor parte sea el vulgo indocto,, apenas capaz.de discer- 
>>nir estos asuntos , no me será agradable aprendan soy 
Mpoco afecto á las glorias de esta gran ciudad. Esto su- 
fipuesto ,. debo decir se me ofrecen los reparos siguiientes,. 
nno sobre los Acuerdos del Cabildo referidos.- Contra to- 
sidos, tengo el profundo sifencio en Tos. Autos Capitulares 
>idel expresado año de 1504 ^ y siguientes : siendo de 
í^notar ,, que con ocasión del expresado terremoto hay va- 
»rios autos mandando acciones de gracias ,. procesiones, 
•i&c ; pero sobre lo que dice Feraza ni una letra hay." 

10 ^»Asi dixe. entonces al Señor Conde de Mejo- 
nradaj porque fa relación latina nadie sabia fo que con- 
genia , por suponerse perdida 5: petó leída y examinada 
jíhoy , ella misma convence ,. no sofo de que Feraza no 
fila vio, sino que leida simplemente destruye quanto este 
^^Historiador escribió en el lugar arriba citado de su His- 
9>toria manuscrita , y confirma lo que acabo de leer , y 
>>escribí entonces- def profundo silencia de los Autos Ca- 
>9pítularcs. Consta de la citada y copiada relación , que 
>ialgunos díxe'ron haber visto un Angef abrazando la 
>»torre para que* no cayese : Dicen algunos ,. que se vio 
Tfque un Angtt abrazaba la torre para que no cayese. Aquí 
M vemos, que lo que decían y no vio el autor de la re- 
nlacion , no fue que las Santas Justa y> Rufina , sino un 



43 2 AMCfONBS 

f^Angel sostenía la torre. Que ea este conflicto nada vT- 
mible se experimentase de la protección ?de las Santas , lo 
99hace persuadir la misma relación : refiere esta , que en 
9iel segundo terremoto de 21 de Junio siguiente , que en 
99las preces y suplicaciones que el Qero y pud>lo acor« 
99dáron , se invoco al Señor y á su bendita Madre , y no 
nse singulariza otro Santo que los dos hermanos Servan* 
fido y Germano , cuyas reliquias conduxcron en las pro« 
9H:esione$ ; y es de creer , que si en el primer terremoto 
9KÍe 5 de Abril alguna cosa visible hubieran experimen-- 
f 9tado de la protección de las Santas Vírgenes , en este 
9)5eguado era muy propio y regular hacer recurso á ellas; 
99pues la misma experiencia ios impelía á clamar á unas 
^^Protectoras conockLas ^ y no á otros Santos distintos^ 
fique no habían conocido como Protectores visibles en 
99tiempo de la mayor angustia* 

1 1 nPor lo que respecta á la elevación del rito de 
99segunda dignidad (sigue la carta ) ai de primera , en la 
9>Biblioteca tenemos Misal Hispalense , impreso en vitela 
fien el año de 1 507 , ^i el que se nota en el dia de 
99las Santas , tanto en el Kalendario , como en el cuerpo 
fvdel Misal , ser fiesta de segunda dignidad : de que se 
ynnñeie no hubo tal acuerdo $ pues si lo hubiese , siendo 
fiel año de 1507 tan inmediato al de 1504, no hubíe« 
uran omitido el notar el Rito ya que. tan recientemente 
use había mandado elevar , como dice Peraza. Lo mí^ 
»9mo observa en los Misales impresos en los años de 1 5 34 
>íy I J37 de orden del Cardenal Manrique. Ni vale de- 
»H:ir que la elevación al Rito de primera dignidad seria 
fosólo para el Coro de la Catedral , y no extensivo á toda 
»»la Diócesi ; pues en el libro de Estatutos de dicha Santa 
«^Iglesia se leen dos ; el uno en que declara quáles sean 
Mías fiestas de primera dignidad ^ y en las que no se de- 
nben usar de capas negras ó mantos Capitulares i y no 
)icomprehende la fiesta de las Santas , y sí las numera 
9ien otro Estatuto que menciona las fiesta de segunda dig- 
»9nidad , cuyos estatutos son posteriores al año 1504* La 
nprimera vez que se lee como de primei^a dignidad la