Skip to main content

Full text of "Boletín"

See other formats


I 111 

lll.liAÜV 



Digitized by the Internet Archive 

in 2008 with funding from 

Microsoft Corporation 



http://www.archive.org/details/boletn06acaduoft 






BOLETÍN 



DE LA 



REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 



AÑO VI. - TOMO VI 







u'V 






MADRID 

TIP. DE LA «REV. DE ARCH., BIBL. Y MUSEOS» 

Olóiaga, i. — Teléfono S. 1.385 
1919 



AS 



BOLETÍN 

DE LA 

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Año VI. Tomo VI.— Febrero de 1919.— Cuaderno XXVI 



¿Conocemos el texto verdadero de las comedías de Calderón? 



VI 

COMEDIAS SUELTAS DE CALDERÓN CONSERVADAS EN LA BIBLIOTECA 
NACIONAL DE PARÍS 

Yg. 352. 

Tomo de sueltas, en 4. , forrado de pergamino ; lleva en el 
lomo el siguiente rótulo manuscrito: Comedias 7'arias escogidas. 

Contiene este tomo: 

El Animal Profeta, de Lope de Vega. 

El Hercules de O caña, de Juan Bautista Diamante. 

El Divino Portugués, San Antonio de Padua, de Juan Pé- 
rez de Montalván. 

No hay ser Padre siendo Rey, de Francisco de Rojas. 

No hay vida como la honra, de Juan Pérez de Montalván. 

No hay Cosa buena por fuerza, de un ingenio de esta corte. 

La Aurora del Sol divino, de Francisco Jiménez Sedeño. 

El Príncipe de los Montes, de Juan Pérez de Montalván. 

La Piedra filosofal, de Francisco Bances Candamo. 

De Calderón de la Barca hay en este tomo las siguientes 
comedias sin fecha ni pie de imprenta : 

Núm. 312 I COMEDIA FAMOSA ¡ DAR TIEMPO | AL 
TIEMPO, j Fiesta que se representó á sus Magestades en el 
Salón de su Real Palacio. | DE DON PEDRO- CALDERÓN 
DE LA BARCA. 

Consta.de 20 folios numerados; el fol. 20 lleva por equivo- 



4 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

cación el núm. 12, y el fol. 7 lleva como titulillo, en vez del 
nombre de Calderón de la Barca, el de Juan de Matos Fragoso. 

Los folios 17 vto., 18, 18 vto., 19, 19 vto., 20, son de letra 
más pequeña que los demás. 

El fol. 1 acaba en el verso: 

las tiene como en el arca 
y el fol. 20 vto. empieza con : 

Don Diego que estoy aquí. 

Se notan algunas variantes con la edición de Rivadeneyra. 

En la escena I : 

Chacón. Qué harías saliendo hoy de casa (R.). 
Que harías saliendo de casa. 

Esté tan fina en ausencia (R.). 
Este tan fina en tu ausencia. 

Caer si el unto no me engaña (R.). 
Caer si el uso no me engaña. 

COMEDIA FAMOSA | EL PVRGATORIO | DE SAN 
PATRICIO I DE DON PEDRO CALDERÓN DE LA 
BARCA. 

Consta de 18 folios numerados a mano. 

Está impresa con los mismos tipos que la de El Hercules 
de O caña, de Diamante, la cual lleva como pie de imprenta: 

"tiallaráse en Madrid en la Imprenta de Francisco Sanz 
en la calle de la Paz." 

El fol. 1 acaba : 

es para mi la voz de la Sirena. 

El fol. 18 vto. empieza por: 

las puertas eran de oro. 

Se observan algunas variantes con la edición de Rivadeney- 
ra. Trátase de una edición generalmente incorrecta. 

En la escena I : 

Rey. Y a las dos os tocaba (R.). 

Y a los dos. 

Lesbia- Del sueño que introduce esas quimeras (R.). 

estas quimeras. 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN ■> 

Leogapio. Sal Señor a la orilla (R.). 
Sal señora... 

Lesbia. Cuando corre veloz, sulca ligera (R.)- 

surca. 

Núm. 89. COMEDIA | FAMOSA | LA CRUZ EN LA 
SEPULTURA I DE DQN PEDRO CALDERÓN. 

Consta de 16 fols. sin numerar. 

Esta comedia es la misma que La Devoción de la Cruz. 

En el tomo IV de las Obras de Calderón, de la Biblioteca 
de Rivadeneyra, hay una nota, en la pág. 701, referente a la 
Devoción de la Cruz, que dice: "En la Parte veinte y ocho de 
comedias de varios autores (Huesca 1634), donde se halla ésta 
con el título de La Cruz en la Sefultura, y como obra de Lope 
de Vega, se notan muchas variantes... y una escena que falta 
en el tomo I de Calderón y que corresponde a la tercera del 
acto tercero." 

La edición que estudio presenta algunas variantes respecto 
de la de Huesca, de que copia Hartzenbusch la escena aludida. 

A Florencia paso, y es (R.)- 
Passo a Florencia, y es... 

Si en ti perfección tan bella (R.). 
Si en tu perfección tan bella. 

Dadle paleta y colores (R-)- 
Dadle puntas y colores. 

El fol. 1 de la edición de la Biblioteca Nacional de París 
concluye en : 

ya que no de puerta en puerta. 

El fol. 16 vto. principia por : 

llamando vn Clérigo á vozes. 

Obsérvanse además numerosas variantes, no siempre malas, 
con el texto de Rivadeneyra. 
En la escena I : 

Menga ¡Verá por do va la burra! (R.). 
Mera por do. 

Gil. Jo dimuño; jo mohína (R.). 

Jó dimuña, jó malina. 



o boletín de la real academia española 

Arre acá. 

El diabro te aburra. 
Xo hay quien una cola tenga. 
Pudiendo tenella mil? (R.). 

Arre acá, el diabro me aburra. 
Gil. No a} - quien de la cola tenga 

Pudiendo tenerla mil. 

Que en el hoyo se metiera (R.). 
Que en el lodo se cayera, 

Al oído la dijiste (R.). 
Al oído le dixiste. 

Núm. 18 | COMEDIA FAMOSA | LA VIDA ES SVE- 
ÑO ! DE DON PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA. 

Consta de 1 8 folios, numerados a mano. 

Está impresa con los mismos tipos que El Purgatorio de 
San Patricio y El Hércules de Ocaña, y proviene quizás de la 
imprenta madrileña de Francisco Sanz. 

El fol. i acaba : 

con tan rudo artificio. 
El fol. 18 vto. empieza: 

quien le previene que aunque. 
Esta edición reproduce sin gran diferencia el texto corrien- 
te de Joseph Calderón, Vera Tassis, Hartzenbusch. 

Yg. 1454 a 1467. 

Tomo de sueltas, en 4. , forrado de pergamino. 

Contiene este tomo : 

El Guante de Doña Blanca, de Lope de Vega. 

El Cerco de V lana, por Carlos Qvinlo (sic), de Lope de Vega. 

El Defensor de la fe, de Agustín Moreto. 

El Licenciado Vidriera, de Agustín Moreto. 

El Mariscal de Virón, de Tuan Pérez de Montalván. 

El Zeloso estremeño, de Juan Pérez de Montalván. 

De Calderón de la Barca trae este tomo las siguientes co- 
medias sin pie de imprenta: 

DE VNA CAVSA DOS EFETOS | COMEDIA FAMO- 
SA I DE DON PEDRO CALDERÓN. 






LAS COMEDIAS DE CALDERÓN J 

Consta de 1 8 folios paginados a mano. 
El fol. i concluye: 

A Mantua de estraño humor. 
El fol. 1 8 vto. empieza : 

que el defecto pudo ser. 
Algunas diferencias con la edición de Rivadeneyra: 
Escena III : 

Cualquiera entrada. 
Fed. ¡Ah! ¿Sí? (R.). 

Entrada qualquiera. 
Duq. Assí. 

LAS MANOS BLANCAS NO OFENDEN | COMEDIA 
FAMOSA 1 DE DON PEDRO CALDERÓN. 
Consta de 22 folios paginados a mano. 

El fol. 1 acaba : 

que está de puntillas puesto. 
El fol. 22 vto. principia: 

ha dicho bien que no pueden. 

En la lista de personajes que hablan en la obra faltan dos 
que figuran en la edición de Rivadeneyra : Enrique, viejo, y Flo- 
ra, criada. 

Algunas variantes con la edición de Rivadeneyra : 
En la escena I : 

Patacón. Dentro de un hora se irá (R.). 
Dentro de una hora- 

o por temer de manera (R.). 
o temer de manera- 

Cuando aquesa blanca mano (R.). 
Quando aqui tu blanca mano. 

EL ALCAYDE DE SI MISMO | COMEDIA FAMOSA ; 
DE DON PEDRO CALDERÓN. 

Consta de 16 folios, numerados a mano. 
El fol. 1 acaba: 

Rob. Todo lo considero. 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

El fot. 1 6 vto. empieza: 

Ben. Ya está bastado; hanle visto? 
Falta en la lista de personajes el Infante de Sicilia que ira-.' 
!a edición de Rivadeneyra. 

Hay variantes con dicha edición. 
En la escena I : 

Dejado a una lanzada (R.). 
Dexado por mi espada- 

O ya que aqui llegase (R.). 
O ya que alli llegase. 

Que con mi padre tiene; que esta ha sido (R.)- 
Con mi padre que ha sido- 

COMEDIA FAMOSA | AGRADECER Y NO AMAR j 
DE DON PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA. 
Consta de 20 folios numerados. 

El fol. 1 acaba: 

que de passadas traiciones. 
El fol. 20 vto. empieza: 

la venganga por mi misma. 

Nótanse las siguientes variantes con Rivadeneyra en la es 

cena I : 

Fler. Tente que aunque recatarme (R.)« 
rescatarme. 
Quédate en aquese paso (R-)« 

aqueste. 
Tan descuidada en la selva (R-). 
las selvas. 

COMEDIA FAMOSA ¡ MEJOR ESTA QVE ESTAYA 
DE DON PEDRO CALDERÓN. 

Consta de 18 folios, con numeración impresa. 

El fol. 1 acaba: 

Abriles, fingiendo vna. 
El fol. 18 vto. empieza: 

a mi me toca, porque. 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 9 

Algunas variantes con la edición de Rivadeneyra. 
En la escena I : 

Mira en decirlo que haré (R.)- 
Ved 

De V'iena se mostró (R.). 
De Bohemia 

Después del verso: 

De ser un torneo de agua 

faltan en la edición Yg. 1454 cuatro versos saltados. 
I 01 siguientes, de la escena I, están mal cortados: 

Silv. La ropa esta aqui. 

Flor. Aun no sé si estoy segura. 

Silv. Señora. 

COMEDIA FAMOSA ¡ LA VIDA ES SUEÑO | DE DON 
PEDRO CALDERÓN. 

Consta de 18 folios con numeración impresa. Tipos y nu- 
meración idénticos a los de Agradecer y no amar, del mismo 
tomo. 

Daremos la descripción de esta edición al tratar de las va- 
riantes de La Vida es Sueño. 

LA BANDA Y LA FLOR. 

La comedia contenida en este tomo carece del primer pliego. 
El segundo tiene un titulillo, en versalita, que reza: De Don 
Pedro Calderón (sic). 

La comedia constaría de 18 folios, de los que quedan 14 no 

numerados. 

El fol. 5 empieza : 

tu quexa señor, es vana 
Y acaba: 

qual esta venda me dio? 
El fol. 18 vto. empieza : 

arrojareme tras ti 



10 boletín de la real academia española 

Yg. 358. 

Tomo de sueltas, forrado de pergamino. En la primera hoja 
irae el sello del Seminario de Misiones extranjeras. 
Contiene este tomo: 

El Príncipe de los Montes, de Juan Pérez de Montalván. 
La Más Constante Mujer, de Juan Pérez de Montalván. 
Lo que son Mujeres, de Francisco de Rojas. 
La Corona del agravio, de Alvaro Cubillo de Aragón. 
El Animal profeta, de Lope de Vega. 
Bernardo del Carpió en Francia, de Lope Liaño. 
Las Mocedades del duque de Osuna, de Cristóbal de Monroy. 

De Calderón de la Barca hay sólo en este tomo : 

LA VIDA ES SUEÑO | COMEDIA FAMOSA | DE DON 
PEDRO CALDERÓN. 

Consta de 16 folios. 

Acerca de las características de est^ edición, véase lo que 
decimos más adelante al tratar de las variantes de La Vida es 
sueño. 

Yg. 343. 

Volumen en pergamino, que contiene doce comedias. 
El Principe perseguido, de tres ingenios. 
Travesuras son valor, de tfes ingenios. 
El Renegado Zanaga, de Bernardino Rodríguez. 
Todo es industria el amor, de Cristóbal de Monroy. 
Las necedades de Bernardo del Carpió, de Lope de Vega. 
La Carbonera, de Lope de Vega. 
A un tiempo rey y vasallo, de tres ingenios. 
Reynar después de morir, de Luis Vélez de Guevara. 
De Calderón tenemos en este tomo, las siguientes comedias, 
sin lugar ni fecha de impresión : 

COMEDIA FAMOSA j EL PRINCIPE CONSTANTE | 
DE DON PEDRO CALDERÓN. 

El f ol. i acaba : 

labren estatuas de rosa. 
El fol. 1 6 empieza : 

turbe la esfera dei ayre a tus ojos. 






LAS COMEDIAS DE CALDERÓN I i 

Obsérvanse algunas variantes con la edición de Rivadeneyra. 
En la escena tercera : 

Pues no pueden divertir 
Tu tristeza estos jardines, 
Que a la primavera hermosa 
Labran estatuas de rosa. (R.). 

Pues prueuente diuertir 
tu tristeza estos jardines 
qual la Primauera hermosa 
labren estatuas de rosa. 

Encuéntranse a menudo versos mal cortados, como los si- 
guientes de la escena III : 

quando el mar triste de ver • 

la natural compostura del jardín 
también procura adornar y componer 

En la escena XIV del tercer acto : 

Vuestro infante ved, llevadle (R.). 
ved vuestro Santo y lleuadle. 

Pidiendo perdón humilde 
Aquí de sus yerros grandes, 
El lusitano Fernando, (R.). 

pidiendo perdón aqui 

de yerros que son tan grandes 

el católico Fernando 

LA VANDA Y LA FLOR | COMEDIA FAMOSA | DE 
DON PEDRO CALDERÓN. 

Es la misma que describimos al estudiar el tomo Yg. 1454- 
1467'; pero aquí está completa. 
El f ol. 1 acaba : 

bueluo a mi discurso pues. 
el fol. 18 vto. empieza.: 

arroj áreme tras ti 

Obsérvanse variantes interesantes con el texto de Rivade- 
neyra. 

En la escena I : 

Porque no pudiendo ser 
Con una dama grosero 
Que se declaró primero (R.). 
que ser de Clori primero. 



12 BOLETÍN de la real academia española 

Mi esperanza; de cortés 
O cobarde, detenido (R.). 
o de cobrar de viuido. 

COMEDIA FAMOSA | AGRADECER Y NO AMAR | 
DE DON PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA. 

Es la misma edición que la descrita al hablar de la colección 
Yg. 1454 a 1467- 

LAS MANOS BLANCAS NO OFENDEN | COMEDIA 
FAMOSA I DE DON PEDRO CALDERÓN. 
Consta de 18 folios sin num. 

El fol. 1 acaba : 

* 

Lis. Porque? 
Pat. Porque en esta parte 

El fol. 18 vto. empieza: 

las deidades engañarse. 

Algunas variantes con Rivadeneyra: 

Dentro de un hora se irá (R.). 
dentro de vn hora será. 

Cuando aquesa blanca mano (R.). 
quando aqui tu blanca mano. 

Pera reloj era bueno (R.). 
para pelo será bueno. 

Si algún alivio me deja 
A vista de olvido tanto (R.). 
si algún aliuio me dá 
a vista de dolor tanto. 

Miguel de Toro y Gisrert. 
(Continuará.) 



hl americanismo en los vocabularios español y portugués 



El movimiento evolutivo de las lenguas española y portu- 
guesa en América parece estar expuesto a una anormal pre- 
ponderancia de elementos exóticos en su vocabulario y morfo- 
logía y en su propia sintaxis, no tanto por la copiosa afluencia 
y diversidad de inmigrantes, como por la superioridad literaria 
y científica de naciones extrañas. Toda lengua viva se desen-' 
vuelve al compás de la renovación individual y colectiva que ex- 
perimentan las ideas, costumbres, industria e instituciones. Pero 
el movimiento evolutivo de una lengua constituida y que ha 
fijado sus condiciones morfológicas y sintácticas y el valor fó- 
nico de los vocablos, ha dejado de ser un fenómeno meramen- 
te orgánico y psíquico, sin otra guía que la espontaneidad de 
la acción ; porque de entonces más la actividad intelectual dis- 
pone de medios de expresión ciertos que facilitan y desemba- 
razan su ejercicio, mediante reglas canonizadas por el uso. El 
arte de pensar y de escribir con rectitud y perspicuidad es in- 
separable del apropiado uso de una lengua bien formada (Con- 
dillac). La exactitud, precisión y claridad de un razonamiento 
científico guarda conformidad con la mayor o menor perfec- 
ción del instrumento de las ideas. Por eso no es posible, sin 
perjudicar hondamente a la facultad de pensar y a la recta ex- 
presión de las ideas, entregar el lenguaje al desordenado vai- 
vén de factores exóticos en su vocabulario, morfología y sin- 
taxis. Sin embargo se ha pretendido legitimar una anarquía 
semejante, y aun se pretende hoy día. Hase supuesto que la 
lengua castellana está destinada en América a sufrir una des- 
composición inevitable, que dará de sí idiomas diferentes, se- 
gún las condiciones de vida interiores y exteriores de cada una 



14 boletín de la real academia española 

de las regiones en que se habla. La condición de las coló- 
nias, al quedar separadas de la metrópoli, difiere esencialmen- 
te de la situación en que se hallaron las provincias del im- 
perio romano al tiempo de su disolución en el occidente de 
Europa. A favor de un movimiento evolutivo sin tutela, el la- 
tín preponderante, que no había llegado a extinguir del todo 
los idiomas locales, dio de sí tantas lenguas diferentes entre sí 
como lo eran las disgregadas fracciones. Las colonias de Amé- 
rica, cuyo lenguaje no había de echar raíces sobre ninguna len- 
gua indígena, continuaron en su vida política independiente una 
existencia derivada del ciclo metropolitano, cuyo sello étnico 
ha llevado impreso en todas las manifestaciones -de su activi- 
dad civil y social ; porque los vínculos creados por la natura- 
leza y la historia no se rompen con la voluntad ni con el pensa- 
miento. Las nacionalidades recién salidas del seno de la madre 
patria, fijando la atención en el porvenir, que es tendencia in- 
herente a las sociedades democráticas (Focqueville), hacen poco 
o ningún caso de la tradición, que les incomoda. Pero si han de 
adquirir personalidad que las distinga, necesitan fundir los ele- 
mentos adventicios en el núcleo originario de la vida nacional, 
que se manifiesta espontáneamente en las obras literarias. Las 
naciones de origen ibérico disponen, para ese fin primordial, 
del poderoso recurso de lenguas que han informado una litera- 
tura en cuyos gloriosos anales figuran Os Lusíadas, el primero 
dé los poemas heroicos de la edad moderna, y la novela satírico- 
caballeresca del cautivo de Argel, que el mundo entero celebra. 
La posibilidad de que el lenguaje castellano entrase en un 
período de descomposición en la América emancipada; la con- 
cibieron también, entre ios españoles Sicilia y Puigblanch, y 
entre los americanos Lello y Cuervo. Pero así éstos como Salva 
se consagraron a prevenir él daño que amenazaba, publicando 
tratados gramaticales que han sido y continuarán siendo por 
largos años firme sustento del habla castellana en uno y otro 
hemisferio. La institución de Academias Americanas Corres- 
pondientes de la Española prometía, por su índole, el más sa- 
tisfactorio resultado. Pero algunos países, entonces, opusieron 
resistencia y hasta hostilidad, y la mayor parte de las Academias 
i lindadas, languidecieron por falta de estímulo adecuado al pen- 
samiento de los- americanos. Los individuos correspondientes 
tampoco hallaron facilitados los medios de prestar su concurso, 
y el actual director de la Academia Argentina doctor don Er- 




EL AMERICANISMO EN EL ESPAÑOL Y PORTUGUÉS í 5 

tiesto Quesada, en muy discretas páginas, puso de manifiesto 
que se encontraban sin norte (i). Nuestro juicio es muy humil- 
de y desautorizado ; pero nos parece, respecto de las Academias 
Americanas, que la lexicografía hispano-indígena debe ser el pri- 
mordial objeto de su instituto, mediante una labor concertada 
entre -todas ellas y convergente, para darle unidad, en la Aca- 
demia Matriz. La composición de un Diccionario General de 
Americanismos, importantísima en muchos conceptos, no poco 
habría de contribuir a conservar la uniformidad del castellano. 
Esta especial labor traería consigo otro beneficio inestimable, en 
orden a las relaciones literarias y afectivas de las estirpes es- 
pañola y portuguesa en el nuevo y viejo mundo ; porque en lo 
tocante al vocabulario indígena de la América Meridional, si 
no ha de ser descabalado y deficiente, ha menester el valiosísi- 
mo concurso del Brasil. El vocabulario indígena al oriente de 
los Andes es común a brasileños e hispano-americanos. El Bra- 
sil abarca próximamente la mitad de la América Meridional, lin- 
dando, como es sabido, de sur a norte, con el Uruguay, la Ar- 
gentina, por Corrientes y Misiones, el Paraguay, Bolivia, el Perú, 
el Ecuador, Colombia y Venezuela. Eos productos naturales de 
esa dilatada zona fronteriza son idénticos, por lo regular, y muy 
semejantes entre sí los usos y costumbres de sus moradores, 
en razón del trato y comunicación recíprocos a que los conduce 
el alejamiento de los respectivos centros de vida industrial y 
ciudadana. El contacto con las generaciones indígenas, muchas 
de ellas selváticas, con quienes comercian y a quienes ocupan 
en sus obrajes, les hace familiar su lengua, de la que pasan a 
la castellana y portuguesa los nombres indígenas de animales 
y plantas y demás cosas de. la tierra, no pocos de los cuales se 
hallan más o menos bien entendidos y declarados en las rela- 
ciones y cartas de conquistadores y misioneros, en los informes 
oficiales y en las crónicas e historias primitivas de Indias. El 
Brasil cuenta con obras sabias, algunas de ellas verdaderamen- 
te monumentales, sobre la flora de sus inmensas y variadas 
regiones. En ellas no escasean los nombres indígenas, que con 
mayor facilidad que los técnicos pasan al habla vulgar. Y no 
debe echarse en olvido que aun en los tratados exclusivamente 
científicos, cuando los animales y plantas no han recibido de 
antemano una denominación arbitraria, deben ser inventariadas 



(i) El Problema del Idioma. 



1 6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

con los nombres aborígenes, con la sola modificación de una 
desinencia latina, según así se acordó y declaró en los Congre- 
sos internacionales de París (1889) y Moscou (1892). 

El lenguaje castellano empezó a asimilarse multitud de vo- 
cablos de las lenguas indígenas de América desde el punto y 
hora en que los españoles pusieron el pie en las Antillas, por 
la necesidad que tenían de averiguar las cosas de la tierra, mu- 
chas de las cuales no podían ser designadas sino con los mis- 
mos nombres que les daban los indios, como los animales y plan- 
tas que no tenían semejanza con las de España, los nombres 
geográficos y todo cuanto la naturaleza ofrecía por primera vez 
a los ojos del soldado o del misionero, del poblador o colo- 
no. Así, las voces de más firme y extendido arraigo en el ha- 
bla castellana de América y aun de la Península, como sabana, 
canoa, bejuco, iguana, baqueano, yuca, maíz, jején, bohío, ca- 
zabe, nigua, maguey, ají, son aquellas que los primeros descu- 
bridores y conquistadores tomaron de boca de los indios de 
Haití, en Santo Domingo, en la Española que dijo Colón. Esos 
y otros muchos vocablos indígenas pasaron de las islas de Bar- 
lovento a la tierra firme : primero en Castilla del Oro, luego en 
Méjico, y, finalmente, desde Panamá, a la parte meridional del 
continente. Las ferias de Portobelo y de Acapulco fueron asi- 
mismo puntos de difusión de vocablos indígenas de América y 
de Filipinas : con el trato de los mercaderes y con las mercan- 
cías se transmitían recíprocamente los nombres de las cosas y 
productos de las diversas y más apartadas regiones. Larga co- 
pia de voces indígenas significativas de objetos desconocidos y 
de cosas de la naturaleza y de la vida, hasta entonces no soña- 
das por la asombrada Europa, atesoraron los historiadores pri- 
mitivos de Indias, vistiendo de peregrinas galas una lengua que 
a la sazón fijaba sus caracteres distintivos entre sus hermanas 
neolatinas y ostentando una personalidad en cuyos blasones lle- 
vaba estampadas las huellas de haber dado la vuelta al mundo.. 
La ilustre gente lusitana, al mismo tiempo que sembraba de 
acciones heroicas los mares y tierras de la India, disputaba a 
los españoles, con su acostumbrada perseverancia y altivez, la 
posesión de las tierras orientales de la América del Sur fronte- 
ras al África, acabando por reanudar en el Nuevo Mundo la 
unidad geográfico-histórica de ambas estirpes en la Península. 
Los españoles, dejando a sus espaldas las playas brasílicas y 
surcando las aguas del Plata, subieron el Paraná y Paraguay 






EL AMERICANISMO EN EL ESPAÑOL Y PORTUGUÉS I J 

y atravesaron el montuoso Chaco, y casi al mismo tiempo el in- 
trépido Orellana parte de las altiplanicies de Quito, en busca del 
Dorado, del país de la canela y del lago de oro de Parima. Baja 
el Ñapo y da con el Marañón, en cuyas vertientes le salen al 
encuentro valerosas mujeres, a quienes toma por casta de aque- 
llas heroínas que soñó la antigüedad, quedando bautizadas las 
aguas que navega con el título de río de las Amazonas, y luego 
sale triunfalmente al Atlántico en medio de las atronadoras sal- 
vas del pororoca. Un español, nacido en Tenerife, el padre je- 
suíta José de Anchieta, taumaturgo, santo, "personaje histó- 
rico legendario, casi bíblico" (Feixeira de Mello), fué el após- 
tol del Brasil. Sin él y los suyos, que irradiaron desde Pira- 
tininga su acción civilizadora en los seríaos brasileños, "puede 
decirse que la lengua portuguesa apenas se hubiera hablado en 
una estrecha faja costanera del Atlántico" (don Eduardo Pra- 
do). En suma, descubridores, conquistadores, misioneros de di- 
versas órdenes, y, en especial, los jesuítas, que se distinguieron 
entre todas por su alentado espíritu, moralidad y sabia organi- 
zación piadosa de sus reducciones, penetrando por el Atlántico 
o por el Perú o extendiéndose desde el Paraguay, han dejado 
huellas luminosas en el Brasil. A la voz del bardo brasileño, 
cien voces de héroes responderán en lengua castellana. 

La conquista espiritual ejercida por los misioneros, facilitó 
poderosamente la supervivencia de las lenguas indígenas. El 
soldado las aprendía en cuanto bastaban a transmitirle noticias 
de la tierra. El misionero, necesitado de penetrar en el alma 
del indio para infundirle la fe cristiana, las estudiaba en su es- 
tructura y las reconstituía gramaticalmente. Escribió en la len- 
gua de los indios oraciones y catecismos y compuso gramáti- 
cas y vocabularios, de los cuales ha inventariado prolija y lar- 
ga copia el Conde de la Vinaza en su Bibliografía de Lenguas 
Indígenas de América. Una obra tan vasta como Lo tempo- 
ral y lo eterno, del padre Nieremberg, fué vertida al guaraní. 
En las ciudades principales e indispensablemente en las cabe- 
ceras de Virreinato y asiento de Cnancillerías y Audiencias, en 
virtud de Reales cédulas en los reinados de Felipe II e inmedia- 
tos sucesores, estableciéronse cátedras en que se leían y ense- 
ñaban las lenguas usadas en las provincias y territorios com- 
prendidos en la jurisdicción respectiva. La gente campesina del 
Paraguay y Corrientes habla el guaraní, la de Santiago del Es- 
tero y Jujuy, el quichua; la de Bolivia, así como la del Perú, el 



10 boletín de la real academia española 

quichua y el aimará; en parte de Méjico, el zapoteca, y asi en 
otros lugares de todo el continente. 

Puntos dudosos o conjeturales de la gramática histórica pue- 
den ser esclarecidos o corroborados mediante el estudio de las 
lenguas indígenas, en su relación con la castellana y la portu- 
guesa, al comunicarse entre sí, en cuanto al valor de las vocales 
y el juego de las consonantes extrañas a la fonética de las len- 
guas ibéricas en el siglo de la conquista. Los españoles convir- 
tieron en ce fuerte la aspiración fricativa del quichua equiva- 
lente a la jota actual : cámac, cápac, Rimac, por cama], ccápaj, 
Rima]. Hoy los portugueses, los campesinos de Cataluña, Va- 
lencia y las Baleares, que hablan habitualmente el lemosín, los 
italianos, los franceses y otros pueblos, cuya fonética desconoce 
la articulación de la jota, que desde el decimoséptimo siglo in- 
tegra el lenguaje castellano, hacen lo mismo, cuando intentan 
pronunciarla, que hacían los españoles de la décimasexta centu- 
ria al querer trasladar a su lengua la recia aspiración de los pe- 
ruanos. Los portugueses y los mismos españoles, y hoy sus res- 
pectivos descendientes, hicieron y hacen i una vocal o semivocal 
equivalente, pero sui generis del guaraní, aspirada y nasal, sua- 
ve y quejumbrosa y de una particular melodía en boca de los 
niños y de las mujeres correntinas del alto Uruguay. El cam- 
bio de la i guaraní en i española o portuguesa, hace ininteligible 
el nombre más vulgar y conocido a los oídos de un indio o de 
un mestizo habituado a la lengua aborigen. Estas y otras parti- 
cularidades análogas no han obstado, con todo, a que las len- 
guas indígenas se hayan acomodado a la española y portuguesa 
sin dificultad insanable en su morfología y fonética, dando ori- 
gen a un copioso caudal de americanismos en los países del Nue- 
vo Mundo poblados de gente ibérica. A mediados del siglo de- 
cimoctavo calculaba fray Martín Sarmiento que una décima 
parte de los vocablos de la lengua castellana procedía de las In- 
dias Orientales y Occidentales. (Mem.) Las voces que, sin haber 
entrado a constituir el patrimonio de la lengua, usaba el vulgo 
diseminado en las diversas regiones de las colonias, no podían 
entrar en ese cálculo del erudito benedictino. Innumerables son 
las que no han tenido oportuna cabida en los centros de cul- 
tura social ; pero útiles, necesarias, inseparables de la vida ame- 
ricana. Todas piden lugar en un Diccionario General de Ame- 
ricanismos, tamiz por donde han de pasar purificadas al inven- 
tario común de la lengua, en beneficio de la geografía y de la 






EL AMERICANISMO EN EL ESPAÑOL Y PORTUGUÉS 1 9 

historia, de la ciencia y de la industria, y para la debida inteli- 
gencia de las relaciones y cartas, crónicas, papeles y documen- 
tos en que aparecen usadas sin una explicación suficiente y a 
veces sin ninguna o mal escritas. Cumple seguir en su composi- 
ción el método aconsejado por García Icazbalceta y preconiza- 
do por Groussac, director de la Biblioteca Nacional de Buenos 
Aires (An. de la Bibl. y Viaj. Intelec), según el cual una co- 
lección de provincialismos, apartándose de la forma seca y des- 
carnada de un léxico, debe reunir cuantas noticias puedan ser 
útiles para ilustrar y dar interés a las definiciones. Los lugares 
geográficos, la fauna y flora, las tradiciones, instituciones y ri- 
tos, usos, costumbres y concepciones míticas que se conozcan 
con nombres que las distingan, son fuentes utilizables al inten- 
to. Multitud de trabajos se han publicado en la América Espa- 
ñola y en el Brasil, aunque pocos son los que reúnen las condi- 
ciones indicadas. 

A los americanismos de origen indígena hay que añadir los 
que, usados de antiguo y que no han tenido uso en España o lo 
han perdido, proceden, sin embargo, del castellano o del portu- 
gués y de otras lenguas. Las condiciones geográficas y de la vida 
en el Nuevo Mundo han originado muchas voces nacidas de la 
misma lengua castellana y conservado otras que, muertas en 
la Península, allí han sobrevivido por causas análogas. En caso 
muy distinto se halla el neologismo, que así puede ser legítimo 
como un vicio de elocución dañoso al habla y al pensamiento. 
Las ciencias tributan incesantemente al lenguaje común en pro- 
vecho del mejoramiento social; porque la distancia entre la le- 
xicografía exclusivamente técnica y la lexicografía técnica vul- 
garizada se acorta, tendiendo a desaparecer, a medida que se 
eleva el nivel intelectual del pueblo mediante la difusión de los 
conocimientos científicos. "De las nomenclaturas de las ciencias 
puras y aplicadas procede el principal contingente de palabras 
nuevas con que hoy se aumenta el caudal de las lenguas vivas. " 
(Don Daniel de Cortázar, Disc. Acad.) En la sesión del Congre- 
so Internacional Americano celebrada en Buenos Aires el 15 
de julio de 1910, por iniciativa de don Leonardo Torres Que- 
vedo, don Luis A. Huergo y don Santiago E. Barabino, se acor- 
dó constituir una Unión Internacional Hispanoamericana de 
Bibliografía y Tecnología Científicas, entre cuyas primordia- 
les tareas figura la publicación de un Diccionario Tecnológico 
de la Lengua Castellana, compuesto, en lo posible, de voces 



20 BOLETÍN de la real academia española 

castizas, y, cuando no, de neologismos necesarios o útiles y aco- 
modados a los cánones de nuestro idioma. Una iniciativa tan 
honrosa y de tamaña importancia, calurosamente acogida por 
todos los representantes de los países hispanoamericanos, ha que- 
dado empantanada entre las indestructibles remoras de nuestro 
clásico expedienteo, a pesar de los patrióticos esfuerzos del se- 
ñor Torres Quevedo, a quien de nada le han valido su glorioso 
prestigio y autoridad en el mundo científico. 

La Argentina, el Brasil y Chile, en 1898, acordaron consti- 
tuir un Congreso Científico Latino- Americano, que debía re- 
unirse cada cinco años por orden sucesivo en las capitales de 
las repúblicas hispano-americanas y el Brasil, como así se ha 
venido efectuando, desde entonces, en Buenos Aires, Montevi- 
deo, Río Janeiro y Santiago de Chile. El concierto político- 
internacional simbolizado en la actualidad en las iniciales ABC, 
en previsión de peligros exteriores eventuales, se hallaba vir- 
tualmente entendido en el designio del Congreso Científico, que 
tendía a estrechar íntimamente, mediante una intensa comuni- 
cación intelectual en el orden literario y científico, los víncu- 
los tradicionales de la América Española y Portuguesa. El Uru- 
guay ha dado recientemente un ejemplo digno de ser imitado 
en todos los países americanos, incluyendo el estudio del idioma 
portugués en los facultativos del bachillerato. El Gobierno del 
Brasil promovió en seguida la creación de una cátedra de es- 
pañol en el renombrado colegio fluminense de Pedro II. Está 
decretada en España la fundación de una cátedra de lengua y 
literatura gallego-portuguesa. Todos estos hechos patentizan la 
favorable disposición en que se hallan los pueblos ibéricos para 
una labor común en el orden literario, y ninguna que más re- 
quiera el concurso de las repúblicas hispanoamericanas y del 
Brasil, de Portugal y de España, que la formación de un Dic- 
cionario General de Americanismos. Las colecciones de provin- 
cialismos de América, publicadas hasta el día, son numerosas, 
y a ellas une su modesto contingente el presente Vocabulario 
Paranaense. Las vertientes del alto Paraná, del Paraguay y 
del alto Uruguay fueron antigua morada de selváticas gene- 
raciones guaraníes, reducidas a la vida civil por la constancia 
heroica del jesuíta. Multitud de vocablos guaraníes, en boca de 
los españoles, siguiendo el curso de los ríos, han bajado hasta 
las márgenes del Plata. No poco .del quichua y del araucano se 
ha incorporado al lenguaje castellano en las provincias contra- 



EL AMERICANISMO EN EL ESPAÑOL Y PORTUGUÉS 2 I 

andinas, a consecuencia de los restos que la dominación incásica 
dejó en parte de ellas y de las parcialidades indígenas de proce- 
dencia chilena que en diversas épocas del último período colo- 
nial pasaron la cordillera. Empero una denominación geográfica 
que abarque el conjunto de la vida que se desenvuelve en las 
dilatadas vertientes que desde las lindes brasileñas se extienden 
hasta las cuchillas uruguayas y las pampas argentinas, solamen- 
te el gigantesco Paraná la ofrece con la debida amplitud. A él 
tributa con aguas profundas el Paraguay y en la desembocadu- 
ra recibe las caudalosas del Uruguay, acabando por formar un 
inmenso estuario, el mar dulce de Solís, frecuentemente inva- 
dido por el Atlántico. 

Daniel Granada. 




EL TEATRO EN VALLADOLID 



24 abril 1632. 
Previa carta del Almirante, fecha en Madrid a 12 de abril,. 
la cofradía puso a su disposición el aposento; "y que en quan- 
to al aposento baxo... los señores mayordomos luego dispongan 
el dicho apossento con sus ataxos y en la forma que solía estar 
antes que entrase en él el señor almirante para que se alquile 
como los demás, y en quanto el aposento baxo, por agora se 
cierre para que nadie entre en él. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 266 vto.) 

31 mayo 1632. 
"Este día Tomás Payan y Juan garcía pierredonda dixe- 
ron que por no auer autor ni compañía en castilla la Vieja para 
representar auían ydo a la villa de Rioseco y trataron con 
Alonso de olmedo biniese con su compañía a representar a esta 
ciudad, y por auer resciuido de Rioseco quatro mili Reales, 
porque le dexasen salir el -dicho tomas payan se los auía pres- 
tado y quedado de traer la compañía a costa de la cofradía, de- 
más de lo qual se les deuía pagar la costa que hizieron de la yda, 
estada y buelta, pues todo se higo por el beneficio, vtil y apro- 
vechamiento de la cofradía, y que aunque en otra junta auían 
dado quenta dello y se auía acordado fuese todo por quenta de 
la cofradía, no se auía scripto, y ansí pedían "se escriuiese, y 
se acordó todo ello sea por quenta de la cofradía." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 267.) 

31 diciembre 1632. 
"El dicho señor Thomás Payan, alcalde, propuso que bien? 
sabían como el cabildo de la catredal de esta ciudad abía gana- 






EL TEATRO EN VALLADOLID 2 3 

do probisión por la qual su magestad la agía merced de que 
pudiese cobrar de cada persona que entrare a ver la comedia 
un quarto más de lo que asta aora se abía cobrado, y abían en- 
pegado a vsar de la dicha provisión, a cuya causa no acudía 
jente a ber la comedia, como se abía bisto aquellos días, que se 
abía ydo granados, autor de comedias, por no aber jente que 
le oyese, con lo qual vendría a pereger la obra pía de criar los 
niños y faltaría la limosna a los demás ospitales, que sería rra- 
gon tratarse de rremedio. — Y abiendo conferido entre sí lo que 
se debía hager, se acordó que los ss. s Juan bautista de párraga 
y diego de bera, mayordomos de la dicha confradía, acudiesen 
a los señores del cabildo de la catredal desta ciudad y de parte 
de la dicha confradía se les rrepresentase el ynconbiniente y 
suplicase probisión de rremedio." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit, fol. 267 vto.) 

12 febrero 1633. 

"..el s. r gerónimo Rniz, alcalde, propuso questá en esta 
ciudad joseph de salagar, autor, de comedias, que quiere acer 
nueba compañía y que pide se le aga emprestido de dos mili 
rreales luego para socorrerse luego... y que dará prendas de 
la cantidad y se obligará él y la compañía a la paga sin salir 
desta ciudad, y que trairá comedias nuebas y compañeros de 
satisfación y que de medrada quaresma ara a la cofradía una 
comedia dando muestra a la cofradía." — Se le concedió lo que 
demandaba. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 268 vto.) 

9 marzo 1633. 

Después de hablar con los señores del cabildo catedral, no 
se había encontrado medio para sustituir el impuesto del cuar- 
to ; y acordaron que "baia persona en nombre de la cofradía a 
la villa de madrid y pida a su magestad remedie el grande in- 
conbeniente que de cobrarse el quarto para el cauildo y se pro- 
cure el rremedio — y para este efecto se nombró a el s. r Die- 
go de Vera para que baia teniendo licencia de la ciudad y su 
ayuntamiento, y no pudiendo, baia el s. r thomas paian y cual- 
quiera de los dos que baia no a de llebar salario sino sólo lo 
que hubiese menester para su sustento y no más." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 269 vto.) 



24 boletín de la real academia española 

3 julio 1633. 

Jerónimo Ruiz, alcalde, dijo que, al hacerse cargo de su 
aposento el Conde de Osorno, "por descuido que hubo de los 
mayordomos que entonces heran se dejó de cerrar vna puerta 
que sale del patio, y que por ella salen muchas personas que en- 
tran por el aposento del conde de osorno sin pagar a los re- 
presentantes y tal vez se salen por la puerta donde se cobra y 
piden les den el dinero que pagaron, suponiendo que an entra- 
do por la misma parte, y... se acordó que por la parte del ca- 
llejón se pusiera vn paredón que impida la entrada al dicho 
callejón y patio de la comedia". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit, fol. 269 vto.) 

10 septiembre 1633. 

El señor Jerónimo Ruiz, alcalde, dijo que, en virtud de los 
inconvenientes en el acuerdo anterior expresados, y otros "que 
no se pueden poner por escrito por su indecencia", se había le- 
vantado el paredón o tabique referido, y que el Conde de Osor- 
no le había derribado. Se acordó hablar del asunto al Conde ; 
éste concedió que por fuera del patio "se pusiese vn cerrojo 
grueso en la dicha puerta con llaue, la qual tengan los mayor- 
domos", y que, después de él muerto, se levantara el tabique. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fols. 270 vto. y 271 vto.) 

5 febrero 1634. 
Se acordó "que fuesen los ss. s Thomás paián y Juan garcía 
pierredonda a la villa de madrid, corte de su magestad, a traer 
compañía, y lo dispusiesen de manera que no faltase comedia 
para el primero día de pasqua". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 274.) 

27 julio 1634. 

Bautizado Juan Antonio, hijo de Antonio de Prado, autor de 
comedias, y de Mariana de Morales, su mujer. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2. 
de Bautizados, fol. 279.) 

28 agosto 1634. 
Muere Juan Vizcaíno, comediante. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i. 
de Difuntos, fol. 245 vto.) 



EL TEATRO EN VALLADOLID 25 

30 noviembre 1634. 
El señor Tomás Payan, alcalde de la cofradía, hizo saber que 
"el s. r presidente auía dado orden a el s. or D. Enrrique de Sa- 
linas, alcalde del crimen desta coste (sic) para que diese y re- 
partiese los aposentos de la comedia, que siempre auía estado 
por quenta de los mayordomos de la dicha cofradía". Se acor- 
dó reclamar, y parece que con buen resultado. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 274 vto.) 

21 diciembre 1634. 
"El señor tomas payan, alcalde, propuso que bien sabían 
que rroque de figueroa, autor de comedias, estaba en esta ciu- 
dad rrepresentando, y al tiempo que entró en ella se abía echo 
concierto con él de que yciese treynta rrepresentaciones, y que 
se le ayudaría con sesenta reales cada día de los treinta que así 
abía de rrepresentar, y que la dicha cantidad se le abía pagado 
de contado, y que avnque cada día acia comedia nueba no abía 
xente que le biniese a oyr, de manera que él se perdía y la co- 
fradía no ynteresaba nada, y se quería yr este día, y debiendo 
boluer de lo rrecebido la cantidad que se montaba, decía no te- 
nía con qué lo poder azer, y que rrespecto de que abía de hacer 
las fiestas del corpus que aria obligación de pagar la dicha can- 
tidad para el dicho tiempo... y por la mayor parte se acordó 
yziese el dicho rroque de figueroa la dicha obligación a vn bre- 
be plazo y se cometió al dicho señor tomas paián, lo qual acor- 
daron en consideración de que biéndo y sabiendo los demás au- 
tores la comodidad y buen posaxe que se age a los autores de 
'comedias, bengan con buen gusto a esta ciudad". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 277 vto.) 

9 marzo 1635. 

Bautizado Pedro, hijo de Pedro de la Rosa y de Catalina 
Niculás, su mujer, representantes, moradores en la calle de 
las Comedias. Padrinos, Antonio de Vitoria y Jusepa Román, 
representantes. Testigos, Cosme Pérez y Antonio Ramos, tam- 
bién representantes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2. 
-de Bautizados, fol. 285 vto.) 

9 marzo 1635. 
Ignorándose si Tomás Fernández había salido de Madrid. 



20 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

se acordó que fuera en su busca el mayordomo Bartolomé Gon- 
zález, y que de paso cobrara la deuda de Roque de Figueroa. 
(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 281 vto.) 

24 marzo 1635. 
"El dicho s. r joseph de león propuso que el s. r conde de be- 
navente quería tomar para sí y para su hijo el s. r conde de luna 
y mayorga el aposento segundo baxo para ombres desde luego 
asta el día de Pasqua de flores del año primero venidero de 
mili y seiscientos y treinta y seis para ver del dicho aposento 
todas las comedias, fiestas y rregocixos que se hiciesen en la 
casa y ospital de las comedias, nuebas y biexas, a voluntad del 
dicho s. r conde y su ixo, y que pagaría a la dicha cofradía... 
la cantidad de reales en que se conzertase... y para ello se nom- 
bró al s. r Joan garcía pierredonda para que en nombre desta 
cofradía bisitase a dicho s. r conde de benabente y tratase del 
dicho arrendamiento." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 279 vto.) 

29 marzo 1635. 

Juan García Pierredonda dijo que había visitado al Conde 
de Benavente, el cual se quedaba con el aposento segundo bajo, 
"con calidad y no sin ella que hiñiendo a esta ciudad el s. r al- 
mirante de Castilla y queriendo el dicho aposento como siem- 
pre le a tenido con los demás que a ocupado o sin ellos a su 
voluntad, el dicho señor conde de benabente le avia de dexar 
para el dicho efecto y no para otro". El conde de Benavente 
pagaría 800 reales. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 280 vto.) 

9 abril 1635. 
"El dicho señor jusepe de león propuso que en la villa de 
madrid estaba el señor joan de camora cabreros, alcalde desta 
cofradía, y abía trazado con tomas fernández, autor de come- 
dias, que estaba en la dicha villa, biniese a esta ciudad con su 
conpañía después del día de pasqua de flores deste año a rre- 
presentar asta las fiestas del corpus, y que el dicho tomas fer- 
nández estaba ya de acuerdo de benir, y. que el dicho s. r joan 
de gamora por acer bien a esta cofradía le abía prestado seis 
mili reales con calidad que los abía de pagar el dicho tomas 
fernández en esta ciudad del primer dinero que cobrase en esta 






EL TEATRO EN VALLADOLID 27 

ciudad de lo que se le diese por las fiestas del corpus — y que 
aora el dicho s. r joan de camora abía escrito que el dicho to- 
mas fernández tenía necesidad para efecto de benir a esta ciu- 
dad de que se le diesen otros dos mili reales con la dicha cali- 
dad." Se le concedieron. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 278 vto.) 

11 abril 1635. 
En la misma forma comunicaba Juan de Zamora Cabreros 
que Tomás Fernández pedía otros mil reales. Se le concedieron. 
(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 279.) 

30 noviembre 1635. 
Se trata de cobrar lo que Gregorio de Bernuí había deja- 
do debiendo por resto del arriendo del patio, procediendo con- 
tra Catalina García, viuda de aquél, y contra Andrés de la 
Vega, autor de comedias, y María de Córdoba, su mujer. An- 
drés de la Vega vino a Valladolid, parece que a representar, y 
acaso también con aquel motivo. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fols. 286, 288 vto., 
2yi vto.) 

23 febrero 1636. 
"Como la condesa de osorno no auía r respondido a un rre- 

caudo que se le auía dado de parte de la cofradía", se acordó 
visitarla para que dijera "si como eredera del conde de osorno 
su marido difunto, quería passar por la escritura que el dicho 
conde tenía otorgada en rragon al aposento que tiene en la casa 
de las comedias desta ciudad según y como en ella se contiene, 
que es pagando de rrenta en cada un año treinta mili marave- 
dís de rrenta y docientos ducados por una vez cada nuevo po- 
seedor". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 291.) 

24 febrero 1637. 
"...el dicho antolín de quadrillos propuso cómo alonsso de 

olmedo, autor de comedias, estaua en la uilla de madrid, y que 
le auía escrito tenía mui buena conpañía y tal qual convenía a 
esta ciudad, y que decía tenía en ella mui buenas personas de 
damas y galanes, con mui buena música, y que esto hera noto- 
rio, pero que estava enpeñado y no podía salir de madrid sin 
que se le socorriese, que la cofradía determinasse lo que le pa- 



28 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

recia, y abiéndose conferido en rragón de ello, se acordó fuese 
a la uilla de madrid el dicho rromán de los rríos y se le diessen 
quatro mili rreales por vna vez para despachar la dicha con- 
pañía, y pareciéndole al dicho Román de los rríos ser cosa tal 
para traer a esta dicha ciudad, entregasse los dichos quatro mili 
rreales al dicho alonso de olmedo." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit, fol. 301 vto.) 

15 abril 1637. 

Fernando de Carrión, alcalde de la cofradía, propuso los 
servicios prestados a la misma por Juan de Zamora Cabreros, 
"que abía prestado a esta cofradía mili ducados con que se abía 
socorrido, y dado palabra que aguardaría para que se lo pagas- 
sen vn año, y... se tenía por cierto no los pediría en dos años... 
y que respecto que esta cofradía tiene vn aposento baxo en la 
cassa de comedias desta ciudad, que está deuaxo de los apo- 
sentos ordinarios, que es el questa cofradía higo abrir para que 
se sirbiesse el s. r almirante de Castilla con los demás aposen- 
tos altos que esta cofradía abía dado conforme a la escritura 
que se abía otorgado — y que supuesto que el señor almirante 
de Castilla a muchos días falta su excelencia desta ciudad y los 
tres apossentos altos que se abían dado para su serbicio de que 
abía echo vno y con su avsencia se abían buelto a poner en tres 
como antes estaban, y el apossento baxo estauan clauadas las 
puertas del, de manera que no se tenía aprovechamiento, y que 
el dicho Joan de gamora como cofrade y bienechor desta co- 
fradía quería que se le diesse el dicho apossento baxo por dos 
años para serbirse del en todas las repressentaciones que se hi- 
ciessen en el patio desta cassa, y que daría de renta y limosna 
a esta cofradía por los dichos dos años sessenta ducados... se 
acordó atento las causas referidas se le diese el dicho aposento 
en arrendamiento al dicho Joan de camora... con particular con- 
dición y no sin ella que siempre y cada y quando biniere a esta 
ciudad durante los dichos dos años el s. r almirante de Castilla o 
el s. r conde de melgar su hixo, y si se quissieren serbir del di- 
cho apossento, luego yncontinenti y sin esperar plago ni térmi- 
no a de tener obligación el dicho Joan de Camora a dexar libre 
y desenbaragado el dicho apossento". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 310.) 



EL TEATRO EN VALLADOLID 29 

Junio 1637. 

Alonso de Olmedo Tofiño, autor de comedias, vino de Río 
seco a Valladolid para representar los autos del Corpus. El di; 
de aquella festividad, 12 de junio, llovió de tal manera que fué 
necesario suspender las fiestas, y la ciudad acordó "se detuvie- 
sen las danzas y comediantes" hasta el domingo siguiente. Y 
como aquéllos reclamasen por los daños que se les irrogaban, 
el Municipio decidió "que a las dangas se pague de cada per- 
sona a tres reales cada día, dos días y medio, ombres y niños, y 
en quanto al autor, se llame para el lunes". 

Olmedo exigió judicialmente una indemnización. En su de- 
manda hacía constar que su permanencia en Valladolid hasta 
el domingo le acarreaba gravísimo perjuicio, "por tener con- 
zertadas muchas otavas y reciuido dineros para ellas y por 
auer de pagar nuevamente la conpañía por auer cunplido los 
conpañeros con auer asistido asta mañana sáuado, y asimismo 
por auer traydo alquilados los uestidos necesarios de la Villa 
de madrid con la obligación de ponerlos para la otava en la 
dicha villa o pagar quatrocientos ducados que es el doble de lo 
en [que] vinieron concertados para la fiesta, y ansimismo pier- 
de el no alcanc,ar las fiestas de s. Juan y s. Pedro en Venauen- 
te". Suplicaba, pues, se le permitiera ausentarse para cumplir 
con las Octavas, o. en otro caso, que se le diera provisión man- 
dando aplazar las funciones de Benavente, Alaejos y otras que 
tenía comprometidas, abonándole, además, la ciudad 100 duca- 
dos por día. 

La sentencia fué favorable a Olmedo. Por ella había de pa- 
gar la ciudad 21.000 reales al autor, dándose a éste, además, la 
provisión solicitada. Interpuso recurso el Municipio ; pero sin 
duda hubo avenencia, porque el pleito quedó olvidado. 

(Archivo de Cnancillería: Zarandona y Vals, Olvidados, leg. 468.) 

io- septiembre 1637. 

Alonso de Olmedo pedía que de los 900 reales que debía a 
la cofradía, resto de lo que le había prestado para venir a Va- 
lladolid, le perdonara la mitad. Acordaron perdonarle 250 reales. 
(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 312.) 

30 noviembre 1639. 
"Tratóse del negocio del señor conde duque de benabente en 
rracón del aposento que su egelencia tiene de la cofradía, y para 



3o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA ,] 

cobrar lo que se está debiendo y ager las escrituras y demás pa- 
peles que son necesarios para la perpetuydad y seguridad de 
la cofradía." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 324.) 

27 febrero 1640. 
Casados Antonio de Sampayo y Alfonsa de Riaza, represen- 
tantes de la compañía de Juan Baptista Mayóla, autor de co- 
medias. Testigos, don Pedro Sarmiento de Acuña, caballero del 
hábito de Calatrava, Pedro de Urbina y Sebastián Casado. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° de 
"Desposados y velados, fol. 231.) 

6 marzo 1640, 
"Tratóse qué autor sería vien que biniese para entre pas- 
qua y pasqua, el señor antolín de quadrillos dio quenta como 
abía escrito a madrid y que tenía rrespuesta abía muy pocas 
conpañías, que aun las dos que abían de quedar en madrid no 
estaban echas, que se bolbería a escribir y se daría quenta de 
todo." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 326.) 

11 agosto 1640. 

"...el señor Juan bautista martínez de párraga como alcal- 
de más antiguo propuso como el señor Juan de gamora cabre- 
ros, correjidor de la villa de medina del canpo, cofrade desta 
cofradía, deseaba se le yciese onrra de que el aposento va jo que 
ygo el señor almirante y él avía tenido a voluntad desta cofra- 
día, se le diesse en arrendamiento por todos los días de su vida, 
y que después dellos daría quatrocientos ducados, obligando sus 
bienes a la satisfación dello, que ese día cesase para que la co- 
fradía ygiese del a su voluntad." Así se acordó, con la condi- 
ción de que si volvía el Almirante de Castilla o su hijo el Con- 
de de Melgar, cesaría el arrendamiento. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 327 vto.) 

4 noviembre 1641. 

Muere Jerónimo de Ayala, representante cobrador de la 
compañía de Pedro de la Rosa. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° de 
Difuntos, fol. 266 vto.) 



EL TEATRO EN VALLADOLID 3 I 

14 abril 1642. 
Se concede al Marqués de Astorga "el aposento tercero y se- 
gundo del patio de la comedia según y de la forma que le tenía 
el señor almirante, en el ynterin que su excellencia u el conde 
de melgar su yjo no viniesen a esta ciudad". Había de abonar 
250 ducados al año, y era con condición que "para la entrada 
dellos su ecelencia se sirbiese de la puerta principal de la cas- 
sa quel dicho señor almirante abía echo en el tienpo que estu- 
vo en esta ciudad y sala della los días que ubiese representación 
en el patio u otro cualquier rregocijo, por ser fuerga la cofra- 
día en las pagas particulares y jenerales que ace de los niños 
que se crían, serbirse della y de un aposento que sirbe de archibo". 
(Archivo fiel Hospicio. Libro de Cabildos cit., fols. 340 y 341.) 

5 mayo 1642. 
Casados Francisco García y doña Jacinta Deyus, represen- 
tantes. Padrinos, Esteban Núñez y Jusepa de Salazar, repre- 
sentantes. Testigos, Iñigo de Loaysa, Juan de León, Juan Mar- 
tínez de Prado, representantes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Desposados y velados, fol. 236 vto.) 

5 febrero 1643. 
Casados Mateo de Oviedo y María de Escobedo, represen- 
tantes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
•de Desposados y velados, fol. 238 vto.) 

13 mayo 1643. 
Casado Raimundo López, comediante, con Juana Martínez. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Desposados y velados, fol. 239 vto.) 

S octubre 1643. 
Casados Pedro Aznar de Cardona y Catalina Fernández de 
Zúñiga. Testigos, Francisco Cogollos y Francisco Pérez, "to- 
dos representantes". 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Desposados y velados, fol. 240 vto.) 

25 agosto 1644. 
Bautizado Manuel José, hijo de Diego Pavía y de Juana Va- 
lle]" o, representantes. Padrinos, Francisco de Guzmán, autor de 



32 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

la compañía y Manuela Tremiño. Testigos, Juan Faxardo, Fran- 
cisco López y Antonio de Silva, todos representantes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2.*" 
de Bautizados, fol. 322 vto.) 

28 agosto 1644. 
Casados D. Juan de Briones y Angela Rosales y Robles. 
Testigos, Francisco de Guzmán y Morales, autor de comedias, 
Antonio López y Jerónimo de Avila, "todos representantes de 
la dicha compañía". 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i." 
de Desposados y velados, fol. 244 vto.) 

23 noviembre 1644. 

Casados Antonio de Monroy y doña Jerónima Muñoz, re- 
presentantes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Desposados y velados, fol. 245.) 

30 noviembre 1644. 
"Propúsose que se auía acordado por los señores oficiales 
desta cofradía se remitiessen a pedro de la rossa, autor de co- 
medias, que está en la ciudad de salamanca, seis mil reales de 
vellón de enpréstido para que viniesse a esta ciudad a rrepre- 
sentar." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos, fol. 351.) 

29 diciembre 1644. 
"En 29 de diciembre de 1644 años murió Arroyo, autor de 
comedias, de vna desgracia, que le tiraron en la calle de la 
sierpe, perrochia de s. salbador." 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Difuntos, fol. 277.) 

# 

7 junio 1645. 
Casados Jacinto Riquelme y Francisca Verdugo, represen- 
tantes. Padrinos, Bartolomé Romero, autor de comedias, y An- 
tonia Manuela, su mujer. Testigos, Juan Núñez, comediante, 
y otros. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 1. 
de Desposados y velados, fol. 246 vto.) 



EL TEATRO EN VALLADOLID 33 

7 junio 1645. 

Casados Jerónimo de Avila y Gregoria Delgado de la Cruz, 

representantes. Padrinos, Bartolomé Romero, autor, y Antonia 

Manuela, su mujer. Testigos, Juan Núñez, comediante, y otros. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
ele Desposados y velados, fol. 247.) 

2 octubre 1645. 

Bautizado Mateo, hijo de Juan Carmona y Francisca Al- 
varez, representantes en la compañía de Antonio de Prado. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2. , 
de Bautizados, fol. 328.) 

3 julio 1646. 

Bautizado Juan, hijo de Diego de Pavía y de Juana de Va- 
llejo, representantes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2° 
de Bautizados, fol. 332 vto.) 

19 abril 1647. 
Murió Catalina de Zúñiga, comedianta. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Difuntos, fol. 281.) 

20 agosto 1647. 

Bautizado Bernardo, hijo de Diego de Pavía y de Juana de 
Vallejo, representantes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Bautizados, fol. 338.) 

21 septiembre 1648. 
Murió un hijo de Raimundo, comediante. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Difuntos, fol. 286 vto.) 

21 septiembre 1649. 
Murió Francisco Gálvez, comediante, en la calle de las Co- 
medias. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Difuntos, fol. 288.) 



34 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

13 mayo 1650. 
Murió Pedro de Saura, comediante. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Difuntos, fol. 290.) 

8 julio 1650. 
El Marqués de Camarasa pide "dos aposentos de onbres, 
que heran el quarto y quinto, para acerle uno". Se acuerda dár- 
selos, "pagando en cada un año ducientos ducados... con ca- 
lidad de que la entrada a de ser por la puerta de los onbres por 
no se poder dar por otra parte". Los tomó por dos años. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit, fol. 361 vto. y 363.) 

25 octubre 1650. 

Bautizada María Jusepa, hija de Tomás de San Juan y de 
Isabel Diez. Padrinos, Gabriel Cidrón y María Jusepa Nieto, 
representantes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro t.° 
de Bautizados, fol. 350.) 

30 noviembre 1650. 

"Dióse quenta como el s. r conde de benabente estaba de- 
biendo muchas cantidades de maravedís del aposento que su es- 
celencia tiene de la cofradía, acordóse se vean las escrituras 
que ay y la obligación que tiene el dicho señor conde de bena- 
bente y se aga la diligencia para que se cobre lo que estubiese 
debiendo, y ansimismo se propuso como al señor marqués de 
astorga se le abían dado dos aposentos de la comedia, que es el 
primero y [un blanco] en ciento y sesenta ducados de rrenta en 
cada un año por el tienpo que su ecelencia quisiere y asta aora 
no a echo arrendamiento, acordóse que se aga deligencia para 
que se otorgue y se cobre lo que estubiere debiendo." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos cit., fol. 365 vto.) 

No será necesario detallar los muchos acuerdos que la co- 
fradía tomó respecto a la cobranza de estos aposentos. Andando 
el tiempo, tuvo que mostrarse parte en el concurso de acreedo- 
res del conde de Benavente, don Juan Francisco Pimentel. El 
hijo y sucesor de éste saldó las cuentas, según parece, y tomó 
el aposento en la misma forma que su padre; pero en 171 3 y 



EL TEATRO EN VALLADOLID 35 

1723 se trataba nuevamente de las deudas que el conde de Be- 
navente tenía por los aposentos. 

Én 28 de febrero de 1709 se trató de que "el señor Mar- 
qués de Aguilafuente, que sea en gloria, abía quedado debiendo 
según constaua por los libros seis mili ducientos y nobenta y 
seis reales de aposentos de comedias que procedían de más de 
quarenta años a esta parte". 

(Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 25 vto.) 

9 enero 1651. 

Casados Juan Rodríguez, natural de Granada, y Beatriz 
Barba, natural de Ríoseco, de la compañía de Carlos de Tapia, 
autor de comedias. Padrinos, Maximiliano Morales y María de 
Borja, representantes de dicha compañía. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Desposados y velados, fol. 260.) 

23 septiembre 1652. 

Bautizado Agustín Miguel, hijo de Matías de Castro y Ma- 
ría de la Cruz, representantes. Vivían en la calle de Come'dias, 
en el mesón de los Reyes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro :'.' 
de Bautizados, fol. 356 vto.) 

16 marzo 1653. 

Casados Diego Prudencio de Florencia y Carrillo, represen- 
tante, natural de Viana de Navarra, y María de Santa Cruz, 
^'representanta". 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Desposados y velados, fol. 264 vto.) 

4 octubre 1653. 

Muere Magdalena de Salinas, comedianta. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro í. 
de Difuntos, fol. 299.) 

8 octubre 1653. . 
"...el señor blas de rribera, mayordomo, propuso cómo el 
año pasado se abía echo escritura con diego osorio, autor de co- 
medias, de que abía de benir a esta ciudad con su conpañía accr 
-algunas representaciones y no abía cunplido con su tenor, y que 



36 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

aora abía acetado en las vacaciones de Salamanca y tenía noti- 
cia yba después dellas a la ciudad de Segouia y que yba con áni- 
mo de volverse a madrid, que viesen si sería bien el que se usase 
de la escritura y se sacase probisión para traer la conpañía a 
esta ciudad, que avía de ser de mucha utilidad por no auer es- 
tado nunca en esta ciudad y traer muchas comedias." Así se 
acordó. 

(Archivo del Hospicio : Libro de los cabildos de la cofradía y cofra- 
des del señor san Josef y niños expósitos [comienza en noviembre de 
1651], fol. 9-) 

21 octubre 1653. 

El señor don Gaspar de Cantabrana, alcalde de la cofradía, 
y un alguacil de corte, habían ido a Salamanca para prender a 
Diego Osorio ; mas encontraron que "estaba un alguacil de cassa 
y corte con probisión para llevaf* la dicha conpañía a la villa de 
madrid a pedimento de los arrendadores de los patios". Se acor- 
dó hacer nuevas diligencias para que Osorio viniese a Valla- 
dolid. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 10.) 

17 abril 1655. 

Muere Juliana Fernández, mujer de Pedro de la Mota. La 
defunción de éste acaece poco después. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.°" 
de Difuntos, fol. 302 vto.) 

25 abril 1655. 

Velados Gaspar Diago y Catalina Sánchez, comediantes, "y 
el dicho gaspar diago es natural de la ciudad de balencia y la 
dicha catalina sánchez natural de la villa de Jaca en el reyno 
de aragón". Padrinos, Manuel Rodríguez de Escobar, escriba- 
no del rey, y Antonia Bernarda, comedianta. Testigos, Pedro 
de la Rosa, autor de comedias, Juan de Arfe, escribano de Su 
Majestad, y el licenciado Diego Martínez. Habían sido despo- 
sados en Sevilla, en la iglesia de San Pedro. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i. 0- 
de Desposados y velados, fol. 270.) 






EL TEATRO EN VALLADOLID 37 

13 mayo 1655. 

Muere Pedro de la Mota, "criado que fué del autor Pedro 

-de la Rosa". 

(Archivo parroquial de Xuestra Señora de San Lorenzo. Libro :.° 
<le Difuntos, fol. 303.) 

19 mayo 1656. 
Muere Valerio San Miguel, natural de Toledo, apuntador 
de la compañía de Francisco Gutiérrez, comediante. 

(Archivo parroquial de Xuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Difuntos, fol. 305 vto.) 

11 junio 1656. 
Teniendo en cuenta que por "hauer crecido el número de 
rexidores están desacomodados y no se pueden ber las comedias 
dezentemente y con la autoridad que es justo tenga la ciudad", 
la cofradía acordó dar a ésta," el aposento 19 inmediato a los 
. que la dicha ziudad al presente ocupa, que está sobre el tabla- 
do... y que ha de ser por el tiempo que fuere su voluntad, sin 
que la propiedad pueda pasar a la ziudad, más que tan sola- 
mente el uso del... y corriendo por quenta de la ciudad los re- 
paros y nueva obra que en el dicho aposento se hiziere". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 35.) 

7 marzo 1657. 

"Este día el s. r Gerónimo Ruiz propuso a la cofradía y leyó 
vna carta de francisco García, autor de comedias, que está en 
la villa de Madrid y dice bendrá con su compañía a representar 
<i esta ziudad prestándole la cofradía 1.800 reales que se le ha 
de remitir para pagar algunas deudas y el carruaxe de toda la 
compañía, y por las notizias que se tiene de quán gran compañía 
es la referida y muchas comedias nuebas que puede representar... 
se acordó y botó: se haga el dicho empréstito." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 39 vto.) 

7 marzo 1657. 

"Este día se acordó el arrendamiento del aposento de la co- 
media questá hecho de Don Francisco de Cárdenas, vezino des- 
ta ziudad, para ver. las representaciones de comedias, no corra 
más que por este año, por algunos inconuenientes que se han 
reconozido, y se desauzie." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 40.) 



38 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

5 junio 1657. 

Se acreditan a don Simón de Rojas y Contreras los gastos 
hechos en su viaje a Madrid (diez y ocho días), "a traer la 
compañía de Francisco García". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 41 vto.) 

15 junio 1657. 

"Este día el s. r Gerónimo Ruiz propuso a la cofradía Fran- 
cisco Osorio, autor de comedias, ha escripto ofreziendo bendrá 
a esta ziudad a hacer quarenta representaziones en el mes de 
Julio y agosto, piden se le den seis ducados de cada representa- 
ción que hiciere. — Y por las buenas notizias que se tiene des- 
ta compañía y mucha cantidad de comedias y hauer mui dilata- 
do tiempo no entra en esta ziudad, se acordó... que la cofradía 
le ofreze y dará para ayuda de costas 60 reales de todas las co- 
medias que se representen el primer día, y por la segunda, ter- 
cera, quarta o demás vezes que representare la que vna vez se. 
hiciese, se le darán treinta reales cada día." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 42 vto.) 

24 agosto 1657. 

Casados Diego Osorio, autor de comedias, y Micaela de An- 

drade. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.* 
de Desposados y velados, fo!. 278.) 

20 marzo 1659. 

"El s. r Joseph Ruiz, alcalde, dio quenta cómo Francisco Gu- 
tiérrez, autor de comedias, le auía escrito ofreziendo venir con 
su compañía para empezar el año en esta ciudad, para lo qual 
embiaría lista de las personas que se componía, y que abría me- 
nester que la cofradía le prestase algún dinero considerable para 
salir de madrid — ya que así mismo se decía que la compañía 
de Prado no se quedaría en dicha villa, que podría ser con di- 
ligencia viniese a esta ciudad, que daua quenta a la cofradía 
para que acordarse lo que más bien estubiese." Se acordó que 
fuera a Madrid don Simón de Contreras y Rojas, habida cuen- 
ta que "en este tiempo acuden a madrid de todas las ciudades 
grandes para estar a la mira qué compañías de representantes 
quedan para acomodar las que sobran para sus lugares". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 165 1, fol. 53-) 



EL TEATRO EX VALLADOLID 3g 

I junio 1659. 

Se acordó que Fernando de la Vera pagase "los ochenta du- 
cados del aposento del conde de peñaflor, que quedó por fiador". 

Se da el aposento 13 de hombres en arrendamiento a los se- 
cretarios de la Inquisición, en 50 ducados por un año, "con ca- 
lidad de que no an de tener llabe y que pondrán taburetes y que 
se les da sólo para primeras representaciones, y que para las 
fiestas del corpus le an de dar a la cofradía". 

"Este día se dio quenta cómo el señor don matheo de liaño, 
protector de los comediantes, pretendía se le debía de dar após- 
tente fixo todas las comedias nuebas, diciendo le tocaba por su 
oficio — y mediante que la cofradía es dueño de la cassa de las 
comedias y quel oficio de protetor sólo toca para con los come- 
diantes, y que no tiene que ber con la cofradía, se acordó que 
los señores don simón de contreras y antolín de quadrillos ablen 
a dicho señor don matheo y se lo den a entender, adbirtiéndole 
que si no es que sea por arrendamiento y pagando lo que se 
concertare, no se da apossento fixo ninguno". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 165 1, fol. 54.) 

2 octubre 1659. 

"Este día se dio quenta cómo abía benido a esta ciudad la 
conpañía de ossorio para rrepresentar y que era necessario dos 
mili trecientos reales para el carruaje, y se acordó que el señor 
don Simón de Contreras, depositario, los pague por quenta de 
la cofradía." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 54 vto.) 

4 octubre 1659. 

El señor Mateo de Eiaño, protector de los comediantes, se 
había "alborotado" porque no se le daba aposento fijo, "como 
se abía echo con sus antecessores", y decía que "le tocaba el 
dar los apossentos y bancos y todo el gobierno de la cassa, y que 
por no darle el apossento que pedía la cofradía daría lugar a 
que lo executase..." Se acordó responder que "la cofradía tie- 
ne rrepartidos los aposentos por quadrillas a los caballeros del 
lugar para las primeras comedias", y que si le quería para las 
segundas, pagando limosna, se le daría. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 55.) 



40 UOLETIN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

1 8 enero 1660. 
"Este día se propuso por el señor Joseph Luis, Alcalde, 
cómo por muerte del ex. mo s. r marqués de astorga auía zesado 
el arrendamiento de los aposentos que tenía en el patio de las 
comedias, que eran los del señor Almirante, y que dellos que- 
rían tomar en arrendamiento el primero el marqués de lorenza- 
na y el segundo los s. res don Sancho de torres y don Gerónimo 
de Prado, oydores desta real audiencia para sus mujeres am- 
bos, con entrada por enfrente de la cárzel." Se negó, por ma- 
yoría de votos, por "los ynconbinientes que pueden resultar de 
dar dichos aposentos con entrada diferente". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 59.) 

14 febrero 1660. 
En vista de que los dos oidores citados ofrecían "la canti- 
dad que la cofradía gustase", ésta volvió de su acuerdo y les 
dio el aposento segundo de hombres, "con la entrada por don- 
de la tenía el s. r Marqués de astorga, por un año, con calidad 
de que an de pagar la costa de componer y zerrar el aposento, 
y auiendo acauado el arrendamiento hacerle poner dividido como 
aora está". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 60.) 

13 marzo 1660. 

"Este día se vio una carta del s. r don Alonso Neli de Riuá- 
deneira escrita a la ciudad en que da auiso como para las fies- 
tas del corpus está señalada para que venga a representar a esta 
ciudad la compañía de Rosa o escamilla, que es toda una, pero 
que no podrá enpegar aquí el año por auer de ir a la ciudad de 
Burgos y de allí a la de Vitoria... y asimismo se vio otra carta 
del s. r Blas de Riuera en que dice que para procurar que la com- 
pañía venga a enpeqar aquí el año es necessario baya perssona 
con dinero efectivo, y se procurará negociar el que venga, es- 
cribiendo la cofradía al marqués de liche y a don Alonso de 
Riuadeneira." Así se acordó. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 60 vto.) 

23 marzo 1660. 

"Este día se vieron dos cartas del sS Blas de Riuera que en 

la una enbía lista de las personas de la compañía de escamilla y 

de las comedias que tiene puestas para representar, y dice pide 

para salir de madrid doce mili reales y quatro en Yalladolid 



EL TEATRO EN VALLADOLID 4 I 

para el carruaje, y que para la seguridad ypotecará el autor una 
casa que tiene en madrid suya propia y libre y darán prendas 
de vestidos, ypotecará lo que se diere de las fiestas del corpus 
y otauas, y que dejando cada día a la compañía veinte ducados 
entregará lo demás que saliere — y la otra en que dice que si 
no se embía resolución y dinero, la compañía va a otra parte, y 
que no a de esperar más que asta oy martes, y que el que se de- 
tenga le questa mucho trauajo... y atendiendo a que el s. r de- 
positario no se alia con dinero de pronto y que lo que se a de yn- 
biar a de ser muy efetiuo, se acordó que la cofradía tome a daño 
mili ducados de vellón que la cofradía de las ánimas tiene en 
ser y pague por el tiempo que lo tomaren los réditos e ynte- 
reses que la dicha cofradía de las ánimas paga por ellos y 
el s. r don Simón de contreras como depositario aga zedil- 
la o escritura en fauor de la dicha confradía y se busque 
letra dellos para Madrid a pagar a la vista y asegurada, y se 
pague lo que se concertare por ella, por el mucho riesgo que 
puede auer en el camino en la conducción remitiéndolo en do- 
blones y la pérdida en el trueque dellos, y mediante lo que insta 
la brebedad porque no aya diferente dispusición se remita la 
dicha con un propio a toda delixencia de a veinte leguas cada 
día." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 165 1, fol. 61 vto.) 

31 marzo 1660. 
"Este día entró en el cauildo femando rodríguez de Vera, 
scriuano mayor de ayuntamiento, y notificó un auto del s. r don 
Matheo de liaño, del consejo de su magestad y su alcalde de 
ios hixosdalgo y desta Real cnancillería, protetor de los Come- 
diantes en esta ciudad, por sudelegación del s. r [en blanco] que 
lo es en la uilla de madrid, por el qual dice le toca el dar los 
aposentos, vancos y toda la demás dispusición y gouierno de lo 
tocante a las representaciones de las Comedias en la casa, y que 
asi no se arriende ningún aposento ni se admita a ningún autor 
de comedias que represente sin licencia suya dada por escrito, 
y que se le dé lista y memoria de todos los aposentos que están 
arrendados y a qué personas, y que para el biernes- dos de abril 
estén los alcaldes y demás oficiales de la cofradía en el patio de 
la comedia para hazerle mostración a dicho s. r de la casa y en- 
tradas deila públicas y secretas para que reconocido todo se dis- 
ponga lo que conbenga a la mayor seguridad del patio y desta 
obra pía — y auiéndose visto dicho auto y tratado y conferido 



42 boletín de la real academia española 

largamente sobre él, se acordó que los señores don francisco de 
ángulo y Diego de vera bean y vesiten de parte de la cofradía 
al s. r don Matheo de Liaño y le representen que la cofradía a 
su costa higo y fabricó la casa de la comedia y tubo negocia- 
ción para que en ella se ubiese de representar forzosamente y 
el útil que se tiene de las comedias se gasta y destribuye en la 
crianza y alimento de más de quatrocientas criaturas que cría 
cada año, y entre sus cofrades, lleuados sólo desta obra pía sin 
ningún ynterés, prestan quando falta muchas sumas de dinero 
y en particular para traer las compañías de los representantes 
que no binieran de otra forma, y que esta confradía siempre a 
tenido el gouierno así en dar los aposentos y bancos como en 
lo demás y la toca como hacienda suya propia y que la sudele- 
gación que el s. r don Mateo dize tiene sólo es y se deue enten- 
der en quanto a los comediantes, y que no puede tener paridad 
con los patios de madrid por estar a orden y dispusición del 
consejo, y en esta consequencia ninguno de los s. es protetores 
se a intrometido en cosa que toque al gouierno de la dicha con- 
fradía, por cuyas razones se le pida a su merced no pase ade- 
lante en la dicha dispusizión mandando recoxer dicho auto — y 
que si enterado el dicho s. or don Matheo de lo referido, no se 
aquietare, se defienda este negocio en justicia en madrid y en 
otro qualquier tribunal que combenga, declinando la xuridición 
y pidiendo por petición ponga un tanto de su comisión y rrepon- 
ga el dicho auto por contrario ynperio." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 165 1, fol. 62 vto.) 

30 noviembre 1662. 
Se hizo saber cómo "don francisco ele salacar tenía pues- 
to pleyto a esta cofradía... sobre decir que para la fábrica del 
aposento que fué de don rrodrigo calderón, que oy tiene el se- 
ñor conde de benabente, se abía tomado la mayor parte de sitio 
quera de una cassa de su mayorazgo que lindaba con la puerta 
principal del patio que está antes de subir al aposento de las 
comedias que goca su excelencia el dicho señor conde de be- 
nabente, y que tenía pedido se le abía de rrestituyr con frutos 
y rrentas". Se acordó buscar "todos los papeles que fueren ne- 
cesarios para la defensa del dicho pleyto". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1561, fol. 69.) 

Narciso Aloxso Cortés. 
, (Continuará.) 



Los manuscritos rabínicos de la Biblioteca Nacional 



(Continuación. ) 

Mucho hubo de contribuir, sin duda, al magno éxito popular 
alcanzado por la obra de Bachja, su propia materia, al ser tra- 
tada por un pensador original, tan familiarizado con la literatu- 
ra arábigo-filosófica como con los escritos rabínicos, dotado de 
penetrante inteligencia y viva imaginación poética, con podero- 
sa elocuencia y bella y clara dicción, cualidades fundidas en su 
espíritu, lleno de piadosa unción, de tierna humildad y suave 
tolerancia, que le lleva hasta citar frecuentemente las obras de 
filósofos extraños a la inora! judaica. 

La obra de Bachja comprende, en efecto, un tratado de mo- 
ral religiosa en su más amplio sentido, teniendo por fundamento 
el dogma de la unicidad de Dios, cuya evidencia debe ser reco- 
nocida y confesada no sólo por el dictado de la inteligencia, sino 
también por el impulso noble del corazón. 

El Chobot halebabot se compone, y así aparece en nuestro ma- 
nuscrito, del prólogo puesto por el traductor Ben Tibbon, de 
la larga introducción del autor, en que expone, entre otras cosas, 
el propósito que perseguía al escribir su obra, la índole cientí- 
fica de su materia a tratar y la división en diez tratados o puer- 
tas [D'Hyt?, xo'artm], que se subdividen en capítulos o peraquim 
[D^piñ] y cuyos títulos hebraicos, tal como aparecen en nuestro 
manuscrito, expuse antes, y dicen, trasladados al castellano: 
Puerta I: de la exposición de las razones del deber de afirmar 
con corazón sano la unicidad de Dios; II, exposición de las ra- 
zones del deber de considerar las criaturas y la magna bondad 



44 boletín de la real academia española 

de Dios para con ellas; III, exposición de las razones que piden 
de suyo el deber de imponernos el servicio de Dios; IV, exposi- 
ción de las razones del deber de confiar solamente en Dios; V, 
exposición de las razones del deber de que todas nuestras obras 
sean aplicadas a la gloria de Dios y a guardarnos de la hipo- 
cresía; VI, exposición de las razones del deber de la humilla- 
ción y del abatimiento ante Aquél; VII, exposición de las razo- 
nes del deber de la penitencia y de las cosas a ella concomitan- 
tes; VIII, exposición de las razones del deber de afirmar la ven- 
taja que con su alma tiene el hombre para [percibir] a Dios; IX, 
exposición de las razones del deber de la abstinencia y lo que 
de ella nos conviene; X, exposición de las razones que exigen el 
amor a Dios y las ventajas de él. 

Un examen detenido de la doctrina de cada uno de esos tra- 
tados, así como también la indicación de los contactos de Bachja 
con otros filósofos y escuelas y la influencia que él, a su vez, 
pudo ejercer en la posteridad, hallará el lector en las recientes 
obras, The Jewtsh Encyclopedia, II, 447 y siguientes, y la men- 
cionada del Sr. Bonilla San Martín, en las cuales aparecen re- 
sumidas las últimas afirmaciones emitidas por los autores mo- 
dernos, Munk, Dukes, Geiger, Kaufmann, Rosin, Brüll y otros, 
en sus trabajos propios de esa materia, indicados más abajo. 

En cuanto a las composiciones rítmicas, que contiene nues- 
tro manuscrito al fin, son, sin duda alguna, del número de poemas 
litúrgicos, llenos de unción y fervor religioso, parte de los cuales, 
como el que comienza Bareki nafxí [WM V\Z), Bendice alma 
mía, aparecen impresos en el Machsor [*)ltnt2], o ritual romano, 
en tanto que otros permanecen todavía inéditos en la Biblioteca 
Bodleyana de Oxford. £1 mencionado Bareki, que es tenido por 
el mejor de todos ellos, ha sido traducido al italiano, Venecia, 
1601, por Debora Ascarrelli, y parafraseado en el mismo lugar, 
1628, con la glosa de R. Nathan Jedidiah, por Johanan Alatri- 
ni; en alemán, por Michael Sachs en su Die r eligióse Poesie der 
Juden iu Spanien, y en inglés, por M. Jastrow, en su Ritual. 

La primera edición del Chobot halebabot apareció en Ñapó- 
les, 1489-90, 4.°, edit. por Jos. Aschkenassi y corregida por 
Salomo ben Pérez . A esta edición siguieron: «), de Venecia, 
1 548, 4.°, con título falseado, caracteres cuadrados y texto inco- 






MANUSCRITOS RABÍNICOS 45 

rrecto, por Corn. Adelkind Halevi; b), de Constantinopla, 1550, 
4.°, impresa juntamente con el [í^SjH D110 }1ptt], Tikkun middot 
hannefesh , Corrección de las costumbres del alma, de Ben Gabi- 
rol, por Mos. Pamas (91 hoj.); d), con registros descuidados e 
indicaciones, Mantua, 1559, 4.°; e), Venecia, 1589, 4.°, por Dan. 
Bomberg (88 hoj.); 0, Krakaw, 1593, 4.°, por Is. ben Ah. 
Prossnitz (102 hoj.). 

Ediciones con comentarios y glosas: a) Manoach halebabot 
[rn^aSn mjli'], por Manoach Handel ben Schemarja, comentario 
sobre el libro Chobot halebabot, con el texto impreso, Sulzbach, 
1691, 4.°, juntamente con los [D^py "^] 13 artículos de la fe, 
de Moseh ben Maimün (Maimonides); impreso con el comenta- 
rio mencionado, por diligencia de Is. ben Mos. Israel, Amster- 
dam, 1716, 12.°, en casa de Jos. Proops (238 hoj.); ibid., 
1736, 16.°; Jesnitz, 1744, 8.°; Amsterdam, 1768, 16.°; ibid., 
1778; Dyrhenfurt, 17.., 16.°; Viena, 1797, 16.°; Brünn, 1797, 
8.°; Fürth, 18.., 8.°; juntamente con el comentario Í^£j7 NñlB, 
Francfort auf Oder, 17.., 8.°; b), Raf. Jampele (ben Secharja- 
Mendel, juez del tribunal rabínico en Ff . a/Ó) y corrector Salo- 
mo ben Pérez, B>SJ7 Nñlfi, comentario sobre el libro de costum- 
bres Chobot con el texto impreso y juntamente el comentario 
Manoach halebabot, Ff. a/Ó , 17.., 8.°; Olexnitz, 1774, 8.°; 
Zolkiéw, 17.., 8.°; Lemberg, 1.840, 8.°, Lobel Balaban; c), 
Isr. Samóse (ben Mos. Halevi), \\i¡hr\ 3tiB, comentario sobre 
el libro de moral Chobot, con el texto impreso, Viena, 1809, 
8.°; en dos tomos, Warschau, 1835, 8.°; Lemberg, 1840, 8.°; 
d), Mose ben Reüben, juez en Jurburg, BHj?!l intti, comentario 
del Chobot, con texto impreso, Grodno, 1790, 4.°; e), Chajim 
Abrah. ben A. Low colicn, D¡"l7 DS, comentario del Chobot, con 
el título general ttb rmwfr, Sklow, 1803, 4.°;/), Raf. J. Fürs- 
tenthal, TiN D^í^S, comentario del Chobot, juntamente con tra- 
ducción alemana, Breslau, 1836, 8.°; g), Zad. Wahl ben Ascher 
"YIK3 ny n\Z2hn nuin, Sulzbach, 1691, 4.°; h), Is. Benjacob (de 
Wilna), nvp "s ny niübn nuin nnin "D, el libro Chobot, con 
un breve prólogo y expresión de los comentarios aclaratorios, 
cotejado con ocho ediciones del mismo con o sin comentario. 
Comprende, además, una introducción y comunicación del frag- 
mento de la versión de Jos. Kimchí por Ad. lellinek, que con- 



46 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

tiene: 1.°, una observación preliminar; 2.°, Bachja y su tiempo; 
3.°, la literatura ética de Bachja; 4.°, la obra de Bachja; 5.°, la 
versión hebraica de esta obra; 6.°, el fragmento de la versión de 
Jos. Kimchí; 7.°, la antigua edición de Venecia; 8.°, el prólogo 
de Benjacob, con una adición bibliográfica de las ediciones, com- 
pendios, comentarios y glosas, y finalmente buenos índices, 
Leipzig, 1846, 12.° 

Traducciones del Cliobot, publicadas: 1. a , judeo-portuguesa, 
por Samuel Abbas ben Isaac, de Hamburgo, ObrigciQam dos 
Corafoens, livro moral... composto na lingua arábica pello 
devoto Rabbenu Bahía o Daían filio de R. Joseph, dos famosos 
Sabios de Espanha traduzido na lingua Santa pelo insigne R. 
Juda Aben Tibon, E agora novamente tirado da Hebraica a 
Lingua Portuguezza, para útil dos de nossa Nacam con estilo 
fácil et intelligivel...», Amsterdam, 1670, 4.°, Dav. de Castro 
Tartas (438 págs.); 2. a , judeo-española: «Livro moral, íTOin, 
íTCDtTI traduzido na lengua España...» Como autor original es 
citado en ella «Rabenu Moseh de Aegipto», con referencia a 
Maimónides, sin lugar, 1610, 4.°;- la misma, reimpresa, aunque 
mejorada, por Mos. ben Sal. Aschkenasi, Venecia, 1703, 4.°, 
Bragadini (160 hoj.); el español en caracteres hebraicos, Saló- 
nica, sin año, 4.°; por Isr. Bellagrado, U*UÓ "bz 'FfíZSbn DUin, 
este libro moral, de nuevo traducido del hebraico, Viena, 1822, 
8.°; 3. a , italiana, 1847; 4. a , judeo-alemana: por Is. Tobios ben 
Mosche, -"ÍÓ2 ÍTDSbn HUin, el libro Cliobot con versión judeo- 
alemana, Amsterdam, 1716, 4.°, Sal. Proops (162 hoj.); Wil- 
mersdorf, 1726, 4.°; Fürth, 1775, 4.°; por Sam. Posner, fí\SM\ 
übü Htaabn, el libro Chobot con versión judeo-alemana, Ams- 
terdam, 1717, 4.°; ibid., 1768, 8.°; por Mos. Steinhart, 
xbz misbn íTOin, el libro Chobot con una traducción judeo- 
alemana ya conocida, adjunta al fin una nueva versión de la 
primera puerta o tratado sobre la unicidad de Dios, con notas 
filosóficas, físicas y teológicas, Fürth, 1765, 4.°; impreso so- 
lamente el trabajo de Steinhart, Fürth, 1765, 4.°; por Mendel 
Baumgarten, con prólogo de Geiger, Viena, 1854; por Mendel 
E. Stern, Viena, 1856. Traducción en alto alemán por Raf. 
Jak. Fürstenthal (en Breslau), ib DUim 11 JO Dy DIMITÍ nmn, 
el libro Chobot halebabot, con un comentario hebraico titulado 



MANUSCRITOS RABINICOS 47 

D^ti'^ TlK, y versión alemana, en doble texto, la versión con 
letras hebraicas y alemanas, en cinco cuadernos, Breslau, 
1836, 8.° 

Puertas o tratados del Chobot, impresos separadamente con 
o sin comentario: 1. a , "Pirn IJflP, el primer tratado que trata de 
la unicidad de Dios, con el comentario fYD37n ni:¡2. Juntamente 
lleva los dos comentarios: «), ü'ipn "p~i, por Chaj. Chaika ben 
Ah. de Samóse; b), pnif "l!"¡Y, por Is. Chaika, hermano del ante- 
rior. Ambos trabajos comprendidos bajo el título común: mT?Vl 
pTW, Francfort auf Oder, 1774, 4.°; 2. a , PUTOT1 1JW, segundo 
tratado del Chobot, impreso en DMMP HIDJfl ^K FM ñbfin, pági- 
nas 138 b -142 b , de Jak. Isr. Emden. 3. a , pinaaíl 1JW, el tratado 
cuarto, ibid., págs. 150- 170; 4. a , TWtfDR TIT iptP,el tratado quin- 
to, ibid. , págs. 266-277; 5. a , WHn iptP, el tratado sexto, ibid., 
págs. 319-326; 6. a , PAffl pW "IJW, el tratado octavo, ibid., pá- 
ginas 239-255; 7. a , mrP nAIK "W, el tratado décimo, ibid., pá- 
ginas 133-120. 

Compendios del Chobot son citados: 1.°, por Jak. Zahalon 
ben Is. de Roma ( 1630-93), m31tt nrfyHQ "D, compendio del libro 
moral Chobot, dividido en 30 lecciones correspondientes al 
mismo número de días del mes. Contiene, además, muchas fór- 
mulas de oraciones, acomodadas a las aplicaciones particulares, 
como la oración de los predicadores, de los médicos, de los pa- 
dres por sus niños, etc. Al fin lleva los mandamientos positivos 
y negativos. También es importante una introducción, en él 
comprendida, de Joab de Piatelli ben Baruch, en la cual son 
mencionadas cuatro obras de Zahalon: 2p$i rhnp "D, comentario 
de los libros D s :t2I y JH15 mriK-, de Maimónides; 3pjp mjTHPi "D, 
comentario de Isaías; 3pJ7V> DñN {fifi, interpretaciones del Penta- 
teuco; SpjT 7!p "D, índices sobre el Jalkut, Venecia, 1665, 8.-°J 
el mismo editado por Dav. Sangers con adición de otras ora- 
ciones, Amsterdam, 1701, 8.°; Francfort auf Maine, 1708, S.°; 
2.°, atribuido a un nieto de Mexullam ben Jacob de Lunel 'si- 
glo xni) y reeditado después por lak. Fano ha-Kohen: man 11Vp 
m^nSn, compendio del Chobot, Venecia, 1655, 16.°; Praga, sin 
fecha, 16.°; Berlín, 1751, 12.°; Warschau, 1841, 12.°; 3.°, por 
Menachem ben Serach, con el título del anterior, en diez capí- 
tulos correspondientes a los diez días de penitencia, incluidos en 



48 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

su obra religiosa Nmxb pin "p"lb nVtf, Ferrara, 4.°, Abra. 
Usque; Sabionetta, sin fecha, 4.°, Vincento Conti; 4.°, por Raf. 
Jampele ben Sech. Mendel: niT2tn "D, compendio del Chobot, 
basado en los versículos de la Biblia, en que se halla la palabra 
"112?, acordarse, Zolkiew, 1764, 8.°; el mismo con un comenta- 
rio de Lewi-Jizchak, Wilna-Grodno, 1838, 8.° 

En tanto que la versión tibboniana de la obra de Bachja 
merecía la atención preferente de los escritores de literatura 
rabínica, según dejamos expuesto, su texto árabe original ve- 
nía permaneciendo olvidado. De él se citan dos manuscritos, 
existentes uno en la Biblioteca Nacional de París, y otro en la 
Bodleian Library de Oxford. 

En opinión de Steinschneider, el manuscrito de París difiere 
notablemente del texto traducido por Ben Tibbon. En la The Je- 
zvish Encyclopedia se lee que Jacob Román de Constantinopla in- 
tentó publicar el texto árabe con versión latina en 1643. Una 
comparación de las versiones hebraicas con el original arábigo, 
según un manuscrito del Cairo, fué comenzada por Jehiel Judah 
ben Josef Moses Lewensohon en un libreto, titulado [ÍTD37 "n] t 
Hay ye lebabot, Viena, 1872, y New York, 1885. En 1906, A. 
S. Yahuda publicó sus Prolegomena su einer erstmaligen He- 
rausgabe des Kitab al-Hidája ila fára'id alqulüb-von Bachja 
ibn Josef ibn Paküda aus den Andalus, Darmstadt; el mismo 
autor, en los años de 1907 a 1912, reeditaba en Leyden sus pro- 
legómenos juntamente con la edición del texto arábigo anuncia- 
da según los manuscritos de Oxford y París y fragmentos de 
San Petersburgo. 

Confr. Wolf, Bibliot. Hebr., I, 235-8; Rodríguez de Cas- 
tro (Joseph), Bibliot. Esp., I, 75-9, De Rossi, Dision. storico 
degli aut. ebrei, I, 63; Fürts, Bibliot. Judaica, I, 76-9; 
Steinschneider, Catat. Bodl., págs. 780 y sigts.; id., Hebraisch. 
Uebers, §§ 214-7; id., Jew Quart. Reiv., XIII, 452; Kayser- 
ling, Bibliot. Espa ñola -portuguesa- judaica, 15-6; Dukes, Zur 
Kenntniss der Neuhebriiischen Religiósen Poesie, 85 y sigts.; 
Geiger, Die Ethische Grundlage des Buch. üb. d. Hersensp- 
flichten, en edic. Baumgarten, xiii-xxii; Brüll, Jahrbucher r 
v, vi, 71 y sigts.; fylunk, Melanges, 482; ídem, Notice sur R. 
Saadia Gaon, 4-5 y 45; Karpeles, Gesch. der Judisch, Litera- 






MANUSCRITOS RABÍNICOS 49 

tur, I, 483-68; Michael, Or ha-Hayyim, núm. 563; Graetz r 
Les Juifs d'Espagne, versión franc. de Stenne, págs. 156 y si- 
guientes; Kaufmann, Die Theol. des Bahya ibn Pakuda, en 
Sitzungsberichte des Philosophisch - Historischen Classe der 
Kais. Acad. der Wisenschaften in Wien, lxxvii; Rosin, Die 
Ethik des Maimonides, 13; Eisler, Vorlesungen üb . d. Jildisch. 
Phüosophie des Mittelatters, I, 43-57; J. Reifmann, en "1¥1K 
miSDn de Graeber, II; J. Gutmann, Monatsschrift , XLI, 241- 
56; Kahlberg, Die Ethik des Bachja ibn Pakuda; The Jew. 
Encyclopedia, II, 447 y sigts.; Bonilla San Martín, Historia de 
la Filosofía Española, LVII de la Bibliot. de Derecho y cieñe, 
sociales, págs. 215-25. 



III 

5456 = Antig. Ll. — 16 
[Biblia: Pentateuco y parte de los Salmos.] 

Pap.jcaja 0,150 por 0,88; 254 fols. con numeración moder- 
na; 22 lín., 21 en los últimos fols.; escrit. cuadr., con puntos de 
mano posterior, en tinta negra e igualdad de caracteres; si- 
glo xiv; con reclamos; al principio y al fin, varias hojas en blanco, 
del tiempo de su encuademación, muy posterior, en piel con 
dorados. Al dorso del vol. Biblia Pentatheucus Hebraice Cum 
Puntis; falto de principio; división bíblica por parachas, indi- 
cado su comienzo por un espacio vacío en la línea correspon- 
diente y puestas al margen la palabra hebr. BHfl, metida algu- 
na vez en el seno de un tosco dibujo que forma una doble 
cruz adornada, o por la numeración romana. También han sido 
anotadas al margen la división en capítulos con números co- 
rrientes, algunas palabras hebraicas de adición o corrección y 
otras castellanas de traducción de ciertos vocablos del texto. 

Empieza: "jim DDK *lfD*l nbs* Sa fW )b np^i : bnjn *rini, últimas 
palabras del v. 9, y primeras del v. 10, cap. XV del Génesis. 
Pasados ocho fols., dos hojas en blanco como para llenar la falta 
de los perdidos en el ms., que comprenderían desde una parte 
del v. 16, cap. XXIII, hasta parte del v. 7, capítulo XXV 
del Genes., en que sigue el texto del ms. 

Tras de seis fols. más del ms., otras dos hojas en blanco, 
sustituyendo otros fols. perdidos del ms., que comprenderían 
desde la segunda palabra del v. 24, cap. XXIX hasta parte 
del v. 15, cap. XXX del Génesis. 



5o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Roto el fol. 43, en cuyo verso empieza: [Liber Exodus].. 

Fol. 95: ...h\Wü bü Nlp 1 »! y encima incipit Leviticum. 

Fol. 135: ...ntWO bü ¡TirP "DT1 y encima incipit liber itumeri. 

Fol. 185: ...D"H3"in rivN y encima deuteronomium. 

Fol. 230: ...Listas de voces hebraicas con el significado 
castellano sobrepuesto, y un fragmento bíblico, transcrito en 
caracteres latinos. 

Fol. 236 v.: Copia de los salmos desde su comienzo:... 
... D^tn nsjtt ^n t6 ~\VX EWn **im hasta el nb [35] v. 22 in- 
completo en que acaba: tPlíin ?N "»i TT'NI : WJiy nflN-1. Siguen 
dos fols. últimos, que contienen una lista de voces latinas que 
comienzan por las letras aje, explicadas por otras sinónimas 
de la propia lengua. 



IV 
5457 = P. 100 (tachado) = P. 132 (tachado). 

[Comentarios bíblicos: D^nn by ¡WJ), comentario a los 

Salmos.] 

Autor: David ben Josef Kimchí. 

Pap.; caja 0,160 por 0,96; 333 fols., más tres de guarda al 
principio y otros tres al fin en blanco; 25 lín.; sin numeración; 
con reclamos; escrit. rabínica, mayor tamaño en las letras del 
principio de cada palabra o frase a comentar, tinta negra; el 
orden de los Salmos va indicado por letras hebreas, según su 
valor numérico, puestas al margen lat. exterior; falto de algu- 
nos fols. al fin; bien conservado, salvo en tres fols. hacia el 
medio, rotos por un extremo hasta parte de su primera línea; 
siglo xiv; encuad. posterior en pasta de cartón. 

Empieza: mi 5? IJtfTDI 11DN «TlMTl ^nop í]D"P p "!H ^EK 

pnv obo ptwnn din p ib«i mpy D^:pí h 1 » by n» iisd ana "jben 

... ]o^n epN orna»* 

Fol. 2 r.: "^tPN, primera palabra del salmo I, en que comien- 
za el comentario. 

Acaba: 

[Abrev. de rhvxi nwa] ^33 "tsx ann i*» mrpb nw ¡r ibbn 
nbxn d*w« •n oa 1 ? rrm kw "Diba eñn *w mmb 11»» ton# 
bnpa vftwi oa 1 ? npyp nixbsin by to ib it¡nnn dj-in kSn D^nan 

CTDn, que es el comienzo del comentario al Salmo CXLIX. 
La última palabra D'TDn, está en reclamo del folio siguiente, 
primero de los que faltan en el ms. 






MANUSCRITOS RABÍNICOS 5 1 

Conocido es que R. David ben Josef Kimchí escribió co- 
mentarios al Gen., Pro/., Salm. y Libros de las Crón., y aún 
le atribuyen algunos igual género de trabajos sobre los restan- 
tes libros de la Biblia. También escribió una exposición filosófi- 
ca de la Cosmogonía de Moisés y de la Visión del profeta Eze- 
quiel. En su introducción al Comentario de los Profetas aboga 
por la obligación de exponer la Biblia en un sentido eminente- 
mente religioso. En todos sus comentarios, por regla general, 
se atiene a la interpretación literal del texto. A veces, sin em- 
bargo, recurre a la filosofía en sus explicaciones y considera 
como visiones, siguiendo a Maimónides, algunos de los recita- 
dos bíblicos. 

El manuscrito de que hago referencia aquí, contiene, según 
revelé en su enunciado, el Comentario de los Salmos, especial- 
mente anotado entre los autores, como el de los Profetas poste- 
riores, por los ataques y controversias contra la Cristiandad, que 
no descuidó insertar en los lugares oportunos. Desde su aparición 
en la Edad Media, los comentarios de los Salmos de Kimchí, 
como sus trabajos restantes de igual índole, fueron tenidos en 
alta reputación lo mismo por cristianos que por judíos. De ellos 
se han venido haciendo luego repetidas ediciones y traducciones 
-latinas. 

La primera edición del Libro de los Salmos, de 1447, 4.°, sin 
lugar de impresión, según unos, o de Bologna, como otros ano- 
tan, extremadamente rara, comprendió ya el comentario de 
Kimchí al referido libro, como las posteriores; de Ñapóles, 
1487, 4.°; Venecia, 1518, 4.°; Isny, 1541, 4.°; Amsterdam, 
1765, 4.°, las cuales son también rarísimas y tienen, sobre las 
otras ediciones de otras partes o posteriores, la ventaja de ser 
en ellas más completo el comentario y de conservar muchos lu- 
gares truncados luego por el celo religioso; de suerte que en 
las segundas aparece el mencionado comentario como falto y 
en compendio. Así en las de Cremona, 1561, 4.°; Salónica, 
1522, '4.°; Venecia, 1566, 8.°, edit. por Giov. di Gara; ibidem, 
1596, 8.°, por el mismo; ibid., 1606, 12.°; Amsterdam, 1681, 
4.°, por Dav. ben Uri Phobos; por Dav. Grünhut, con intro- 
ducción de Schudt: Francfort auf Maine, 1712, 8.°, Mt. Andra; 
impreso conjuntamente con el mWl miD : Amsterdam, 1681, 



52 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

4.°; Dyrhenfurt, 1714-40, Sabbatai; Zolkiew, 1696, 4.° En las- 
Bibelwerken rabbinischen, Venecia, 1518, fol.; ibid. , 1548, 
fol.; ibid., 1568, fol., y así en las restantes. Una edición crítica 
del comentario al primer libro de los Salmos ha visto la luz 
en Cambridge, 1883, por M. S. Schiller Szinessy. 

Traducciones latinas del Comentario a los salmos de Kim- 
chí con texto o sin él: P. Fagius, «Comment. Kimchii in X 
priores Psalmos», lat., Constanza, 1544, fol.; la misma con el 
título «Comment. hebraic., R. David Kimchii in decen primos 
Psalmos Davidis, cum versione latina e regione, pro exercita- 
mento ómnibus hebraicce linguee studiosis, quibus ad legenda 
Hebrseorum commentaria animus est», edit. en Constanza* 
1544, fol. Esta traducción es acogida por el monje Ambrosio 
Janvier en su «Dav. Kimchii Comm. in Psalmos cum. vers. 
lat.», París, 1666, 4.°; y más tarde por Adrián Roland en sus 
Analecta rábbinica, Utrecht, 1702, 8.°; Jean Bourdelet traduce 
al latín el coment. de Kimchí al salmo IV con texto y targum, 
París, 1619, 4.°; Sim. de Muis dio una traducción del comen- 
tario al salmo XIX, juntamente con los comentarios de Raxí y 
de Ben Ezra al mismo salmo, París, 1620, 4.°; el mismo Sim. 
de Muis dio la trad. del com. al salmo LXII, París, 1620, 4.° 

Las polémicas de Kimchí contra la Cristiandad, omitidas 
por la censura en las ediciones más modernas de sus comenta- 
rios, han visto la luz separadamente bajo el título de Teshubot 
la-Noserim. Su Wiknah contra la Cristiandad está contenida 
en su Milchémet Chobah, Constantinopla, 1790. 

Confr. Wolf , Bibliotheca Hebrea, I, págs. 299 y sigts.; Ro- 
dríguez de Castro, Bibliot. Española, I, 85 y sigts.; De Rossi, 
Disionario . . , I, 188 y sigts.; Fürst, Bibliotheca Judaica, II, 
184; Graetz, Les Juifs d'Espagne, 311; The Jewish Encyclo- 
pedia, VII, 494. V. también ms. I de esta exposición. 

V 

5458 — Ll 31. 

[Talmud babilónico: glosas, n^Ü fDDB, Tratado del sábado.] 

Pap.; caja, 0,150 por 0,105; 168 hoj. escrit., más tres en. 
blanco al principio y dos al fin y las de guarda de la encuader- 



MANUSCRITOS RABÍNICOS í>3 

nación; 25 lín.; escrit. rabínica, de mayor tamaño y cuadr. en 
las primeras palabras de cada orden o subdivisión del tratado, 
con las cuales éstos son titulados; sin numeración, reclamos; 
siglo xiv; encuademación posterior, oriental, tafilete, con broche 
y dorados; maltratado por la humedad y la polilla. 

En la hoja en blanco que sirvió de guarda al ms., de mano 
posterior, r. en rab. n¿B> 'Win; en ant. cast.: ydusin de 
snbat. 

En la misma hoj., al v., una antigua nota latina: Glosa sup. 
Maschet sabath; en letra más moderna: Glosa super Mascheth 
sabath. Tratado del sábado. Otras breves anotaciones rabíni- 
cas borrosas y tachadas de muy difícil lectura, sin interés. 

Sin portada, ni título; algunas correcciones marginales. 

Empieza con las primeras palabras de la glosa al cap. I del 
Tratado del sábado: ttí» ITIIPIM '":DE: 

Fol. 20 v., pp^i» ñas pUD; 37 v., ¡TV3 pin; 57 v., pim pin 
piDlíS; 75 v., blU bhl pifi; 87, WWXSft pifi; 92, '^py 1 '»« pin; 
103 v., jp»DTi pin; 110 v., piitn p-iS; 116 v., rwan pin; 119, 
jnwn pifi; 124, d^vip n:»» pifi; 129, ont^p ^ki pie; 131, 

W13 bs pin; 136, D^3i1 ba pifi; 141 v., pfiB pin; 143 v., 
n^cn pin; 152 v., pbvi pin, 155 v., bv\: pifi; 157, n\an pifi; 
160 v., ^nip pía; 164, ywm» '•O pifi. 

Acaba, fol. 168 v., & W13DO típ^D. 

Confr. sobre el Talmud, y su literatura: Wolf, Biblioth. he- 
.-braia, II, 658 y siguientes; The Jeivish Encyclopedia, vol. XII, 
págs. 1-39. 

M. Gaspar Remiro. 

(Continuará.) 



NUEVOS DATOS 

PARA LAS BIOGRAFÍAS DE ALGUNOS ESCRITORES 
ESPAÑOLES DE LOS SIGLOS XVI Y XVII 

(Continuación.) 

GUTIERRE DE CETINA 

Los Angeles y Méjico, 1554-1572. 

Folio i.°: 

"En la ciudad de los angeles de nueva españa, en primero > 
dia del mes de abril, año del nascimiento de nuestro saluador 
jhu xpo de mili e quinientos e cinquenta y quatro años, se- 
ría a la hora de entre las diez y honze horas de la noche, poco 
más o menos", Pedro Moreno, alcalde ordinario por Su Ma- 
jestad, en presencia de Andrés de Herrera, escribano público, 
dijo: "que agora en este ynstante a [su] (destruido) noticia a 
benido que está herido en la cafra] e cabega gutierre de ge [tina] 
en esta dicha ciudad... e que a la execucion de la... ver. al 
dicho gutierre de cetina... tiene, e quién se las dio... pasa lo 
suso dicho porque di... doctor de la torre, le dier... heridas e 
que iba con él... francisco de peralta, estante en esta..., por lo 
que luego el dicho señor... fue a la morada del dicho gu- 
tierre..., que es en casa de andres de molina..., estante en 
«aueriguamien-esta dicha ciudad e por an[te mí] el dicho andres de herrera, 
que tenia geti-escriuano, entró [en] dicha casa y en vna cámara de [ella] estaua 
" echado en vna cama... gutierre de qetina, el qual [tenía] vna he- 
rida como cochillada en el lado yzquierdo, que le llegaba 
junto al ojo e le baxaba vn poco hazia la sien, de la qual 
herida le salia mucha sangre, e tenía cortado cuero e car- 
ne della, de lo qual yo el dicho andres de herrera, escriuano,. 
doy fee que el dicho gutierre de cetina tenia la dicha herida 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 55 

como dicho es, y el dicho señor alcalde mandó asi se asiente 
e firmólo de su nombre. Testigos que vieron la dicha herida 
el doctor pedro de la torre, medico, e anton martin vreña e 
lázaro de la Roca..," 
Folio 2 : 

«ynformacion "...el dicho señor alcalde, en presen... de mí el dicho an- 
d a^ca'ide.»" e dres de herrera... e Recibió juramento en forma... del dicho 

*t¡n l a e » re de ?e ~ gutierre de cetina... [di] os e por santa maria e por la [se- 
ñal] de la cruz, do puso su mano [derecha], so virtud del qual 
prometió de [dezir] verdad, e siéndole preguntado que decla- 
re [quién] le hirió e como, díxo ques verdad [que yendo] el 
dicho gutierrre de cetina juntamente con el dicho francisco de 
peralta tañendo con una vihuela, salvos e seguros, por la ca- 
lle del dotor de la torre, a la esquina de la man derecha salie- 
ron dos o tres que no sabe quién eran ni quántos heran, y 
le hirieron y echaron en el suelo del primer golpe, e le die- 
ron la herida que tiene en la cara; e que no sabe quién son 
ni tiene sospecha de persona alguna que lo hiciese, ni tiene 
odio ni enemistad con persona ninguna, ni cae ni tiene sospe- 
cha quién lo hiciese, e que ansi es la verdad para el juramento 
que hizo, e no pudo firmar, según dixo, por la enfermedad de 
la herida : firmólo el dicho señor alcalde. — p.° moreno. — andres 
de herrera, scriuano." 
Folio 3 : 

«testigo don Estante en Los Ángeles, de veintidós años. Declaró "que 

geronimo de . , ". , 

venabides.» estando este testigo acostado en su cama, entro francisco de 
peralta llamando a gran priesa, diziendo: "herrera, herrera, ¡ah 
"herrera!", y este testigo se levantó a ver qué hera, porque 
el dicho herrera posa en la posada deste testigo, que es en 
casa de andres de molina; y como este testigo se levantó, ha- 
lló en vna cámara de la dicha casa, sentado encima de la cama, 
al dicho gutierre de cetina, con vna herida en la cara, que le 
llegava a la sien, desde el ojo hasta la oreja; e como este tes- 
tigo entró, pidió el dicho getina "confision, que me an muer- 
"to" ; y ansi mismo esta va con el dicho gutierre de cetina el 
dicho francisco de peralta, el qual dicho peralta dixo que avia 
sido venturoso que no le avian muerto, porque le avian dado 
vna estocada en la rrodilla e otro golpe en vn costado ; e que 
no dixeron quién avia hecho lo suso dicho, más que el dicho 
francisco de peralta dixo que heran dos hombres armados 
con cotas, el vno espada e rrodela, y el otro con vn montan- 



36 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

te; e... cree que el que hizo lo suso dicho e dio la dicha herida 
al dicho gutierre de getina sería hernando de nava e otro, e 
esto cree por lo que a oydo dezir al dicho peralta." 

Folio 3 vto. : 

Bartolomé, negro, esclavo de Andrés de Molina, declaró que 
al entrar en la casa Peralta y Cetina, herido éste, aquél dijo que 
los agresores eran Hernando de Nava y su hermano. Lo pro- 
pio manifestó (fol. 4) Dominga, negra, esclava de Lázaro de 
la Roca. 

Folio 4 vto. : 

Francisco de Peralta se niega a declarar, "porque está con 
alteración", y tras algunos requerimientos, se deja prender por 
su insistencia y le llevan a la cárcel. 

Folio 5 vto. : 

Como a la una de la madrugada, el alcalde y el escribano 
fueron a la casa de Juan Sarmiento, cuñado de Nava, y subiendo 
a una cámara, hallaron a éste, que se levantaba de la cama "con 
vna turca, en camisa..., el qual parescio que estaba sosegado". 
No se halló en la cama ni en la habitación cosa que infundiese 
sospecha. Tenía a la cabecera una rodela y una espada ; el alcal - 
de mandó sacar ésta de la vaina, "y se sacó y parescjo en ella 
estar limpia, sin sangre ni golpe alguno". 

Folio 6: 

Confesión de Nava, negativa. Dijo en ella ser mayor de vein- 
ticinco años ; "que dende prima noche a la oración de la ave 
maria estava recogido en su posada", y que había cenado con 
Juan Sarmiento, marido de su hermana, "estando el señor obis- 
po desta cjbdad, a la mesa de su señoría" ; que no tiene cota ni 
montante, sino una espada y una rodela, que son las que están 
a su cabecera. 

Folio 6 vto. : 

Juan Sarmiento declara lo mismo que su cuñado. 

Folio 9: 

Manda el Alcalde que Nava tenga la casa por cárcel y no 
salga, pena de quinientos pesos. 

Folio 9 vto. : 
«Confesión de "...e siéndole preguntado sobre lo susodicho, dixo que lo 

F*r sin cisco de • 

Peralta.» que dello sabe es ques verdad que anoche, que se contaron pri- 
mero dia deste presente mes de abril deste dicho año, este 
testigo, estando en casa de andres de molina, mercader, estante 
en esta gibdad, estava en compañía deste testigo el dicho gu- 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 57 

tierre de getina, y que era a ora de las diez de la noche, poco 
más o menos, que se querían acostar, e dixeron: "tomemos 
"vna vihuela, ques temprano para acostar, y sentémonos a la 
''puerta a tañer vn rrato"; y ansi este testigo y el dicho gutie- 
rre de getina lo hizieron e salieron a la puerta del dicho an- 
dres de molina, e se asentaron a tañer desnudos en caigas y 
en jubón e con sus espadas, y que anbos a dos, este testigo y 
el dicho getina, dixeron: "vamonos por esta buelta desta ca- 
"lle", que es por la calle del doctor de la torre e buelve por 
casa de cabrera, "y bol veremos por estotra buelta a nuestra 
"posada a acostar," y que ansi fueron este testigo tañendo con 
vna vihuela y muy seguramente cantando baxo fueron por la 
dicha calle este testigo y el dicho cetina ; y el dicho getina 
yva vn poquito delante, e llegando que llegaron cerca de 
la esquina enfrente de la esquina de la casa del doctor de la 
torre, como yvan por la calle a man derecha, este testigo y el 
dicho getina vieron dos o tres bultos de honbres y el dicho 
cetina bolvio la cabega a este testigo e le dixo : "esquina ay" ; 
e acabándole de dezir esto, luego en el ynstante el vno de los 
bultos de onbre que vido este testigo, con vn montante des- 
embaynado dio vna gran cuchillada al dicho gutierre de ce- 
tina, ques la herida que tiene enel rrostro e cabega, de la 
qual luego cayo enel .suelo a los pies deste testigo, y des- 
cubrieron la esquina los dichos honbres que estavan en ella, 
porque parege que estavan en agechanga ; y que después de 
herido al dicho getina, vio este testigo que heran dos los que 
estavan en conpañía, los quales venían en cuerpo, el vno con 
vn montante y el otro con espada e rrodela, y anbos a dos 
trayan sus cotas armados, porque como hazía vn poquito claro, 
lo vio este testigo ; e ansimismo trayan garaguelles de ma- 
lla, y ansi lo vido, e que como el dicho getina cayo, los dichos 
dos honbres buelven sobre este testigo, dándole muchas cu- 
chilladas y estocadas, que le dieron tres o quatro golpes, de 
que fue dios servido que no le hiriesen más de que le cor- 
taron las caigas en los muslos de vna cuchillada, y en la rro- 
dilla otra, y en la cabega otro golpe, y enel costado otro, e 
questos golpes todos los más le dio e tiró el que traya el mon- 
tante ; y este testigo se rreparó mucho con su espada, y a la 
sazón se le quebró vna cinta de delante con que estava ata- 
cado sus caigas, e como se le quebró se le cayeron las cal- 
gas abaxo e cayo enel suelo, y estando caydo le tornaron a 



58 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

dar muchas cuchilladas, y este testigo se rreparó de todas r 
y creyendo los dichos honbres que dexavan muerto a este tes- 
tigo y al dicho getina, se fueron huyendo y este testigo fue a 
ver al dicho getina, que lo avia dexado caydo, y no le halló, 
que paregio que se avia ydo, y este testigo fue a la dicha po- 
sada del dicho andres de molina y no halló al dicho cetina, e 
luego vino el dicho getina dando vozes preguntando por este 
testigo, el qual el dicho getina traya la dicha herida enel rros- 
tro muy mala.=Fuele preguntado a este testigo que. decla- 
re si conoció los dichos dos onbres e quién son e sobre quién 
tiene sospecha que -hizo lo susodicho. Dixo que es verdad 
que los dichos dos onbres que hizieron e cometieron el dicho 
delito e hirieron al dicho getina e le dieron las cuchilladas que 
dicho es a este testigo heran mangebos altos de cuerpo, ' los 
«confiesa que es quales no conogio, por ser como hera noche, y no los cono- 
nabTei que le ció distintamente ; y que este testigo tenía sospecha que her- 
na°das S por C í'a nando de nava, estante en esta cibdad, le tenia e tiene mala 
q"ue a tendeo n voluntad sin causa alguna, e que por esta causa sospecha e 

el sob r e vna cre ] ie q Ue e ¡ ¿[q^q hernando de nava sería el vno de los di- 
mu g e r que * 

servia.» c h os d os honbres que cometieron el dicho delito, porque an- 

tes de agora lo tenía entendido del que le tenía mala volun- 
tad, sobre sospecha de vna muger, creyendo el dicho her- 
nando de nava que este testigo servia a la tal muger, con 
quien el dicho hernando de nava dize en esta gibdad que tiene 
comunicagion, e que por esta causa entendía este testigo que le 
tenía mala voluntad el dicho hernando de nava..." 
Folio 12: 
«más ynforma- "Testigo. E después de lo susodicho, en este dicho dia 

cion a pedro ° * . . , ..„.*.. 

flores teniente mes e año susodicho, dos de abril deste dicho año, el dicho 
mayor.» ' ' señor alcalde en presengia de mí el dicho andres de herrera, 
«testigo de bis- escribano, para ynformacion de lo susodicho, hizo parecer ante 
sy a Pedro Flores, alguazil, theniente del alguazil mayor des- 
ta gibdad, del qual fue tomado e recibido juramento en forma 
devida de derecho por dios e por santa maria e por la señaf 
de la cruz, do puso su mano derecha, so virtud del qual pro- 
metió de dezir verdad, e syendole preguntado sobre rrazon de 
lo susodicho, este testigo dixo: que anoche, que se contaron' 
primero dia deste presente mes de abril deste dicho año, este 
testigo salió a rrondar como tal alguazil, que sería a ora de 
las nueve de la noche, poco más o menos, y este testigo, yendo 
por la calle del doctor de la torre, halló arrimado a la puerta: 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 59 

del dicho doctor de la torre al dicho hernando de nava, y la 
dicha puerta del dicho doctor estava gerrada, y el dicho her- 
nando de nava estava arrimado a la dicha puerta, el qual di- 
cho hernando de nava estava armado con vna cota e garague- 
lles de malla e vn montante en las manos, y este testigo se 
llego a él para le conoger, y el dicho hernando de nava dixo: 
"anda con dios, que yo soy", e por yr este testigo solo con vn 
yndio no le osó cometer a quitar las armas; y que a esta sa- 
zón este testigo syntio questava enel esquina de la dicha ca- 
lle, arriba hazia santo domingo, gente, e como vieron a este 
testigo echaron a huyr los questavan en la dicha esquina ; e 
que después dende vn ora e media o dos oras, poco más o 
menos, oyó dezir este testigo que el dicho gutierre de cetina 
estava herido, y que entonces luego creyó este testigo e sos- 
pechó quel dicho hernando de nava lo hizo y ansí lo crehe 
este testigo porque, como dicho es, le halló a la dicha puerta, 
como dicho tiene..." 

Folio 13 : 

Prisión de Nava. Sigue negando y dice que conoce a Cetina 
y a Peralta "de treynta dias a esta parte, poco más o menos, 
que los a visto en esta gibdad...", y que los tiene por amigos, 
'"por ser honradas personas". 

Folio 14 vto. : 

En 3 de abril se huye Nava de la cárcel, auxiliado por algu- 
nos sujetos. Le sacaron con unas sogas. Hay larga información 
sobre esto. 

Folio 21 : 

En 4 de abril, con noticia de que Nava estaba retraído en 
el monasterio de Santo Domingo, el Alcalde requirió a fray Pe- 
dro del Castillo para que le dejara tomar la confesión. Llama- 
do Nava, pues estaba en la torre, dijo desde la azotea "que es- 
tava retraydo y que no podia ni quería jurar ni declarar". El 
Alcalde, "por evitar escándalo", dijo que no provee por ahora, 
pero que lo hará. 

Folio 23 : 
«gaspar Rodri- "Testigo. E después de lo susodicho, enel dicho dia nueve 

guez, $uruja- . 

no.» de abril del dicho año, el dicho señor alcalde pedro moreno, 

en presengia de mí el dicho andres de herrera, escribano, hizo 
pareger ante sí a gaspar Rodríguez, gurú j ano que se díxo 
ser, del qual fue tomado e rregibido juramento..., so virtud 
del qual prometió de dezir verdad, e le fue preguntado que- 



6o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

declare si a curado e cura al dicho gutierre de cetina e si 
tiene peligro la herida que tiene e lo que dello syente. Dixo: 
ques verdad que este testigo como tal gurú j ano a curado e 
cura al dicho gutierre de getina, e que ansimismo se cura con 
el ensalmo, que le cura diego cortés, e que le parege a este 
testigo que syendo curada la dicha herida no tendrá peligro, 
y que crehe este testigo que sy prosigue en curarse con el en- 
salmo, que yrá falsa la cura; e que le parege que la herida 
no es peligrosa de muerte, porque no llega a la syen ni tiene 
peligro ninguno la dicha herida quel dicho getina tiene ; e 
questo es verdad e lo que sabe deste caso para el juramento 
que hizo, e firmólo de su nombre..." 

Folio 24: 

En 9 de abril manda el Teniente de Corregidor que se tome 
más información para enviarla al virrey don Luis de Velasco, 
quien le había mandado "por carta misiva que, como justicia 
mayor en esta dicha cibdad, vea este dicho pleyto e" causa to- 
cante a las heridas que se dieron al dicho gutierre de cetina". 
«Confesión, de "E después de lo susodicho, en la dicha gibdad, en el di- 
cetina , heri - cho dia nueve de abril del dicho año, el dicho señor martin de 
calahorra, theniente de corregidor desta dicha cibdad, en pre- 
sencia de mí el dicho andres de herrera, escribano, fue a ver 
e visitar al dicho gutierre de getina, el qual estava en vna cama 
y el dicho señor teniente tomó e rregibio juramento en forma 
de derecho del dicho gutierre de getina por dios e por santa 
maria e por la señal de la cruz, do puso su mano derecha, so 
virtud del qual prometió de dezir verdad, e le fue preguntado 
lo siguiente, e a la confusyon e absolugion del dicho juramento 
dixo questá presto de declarar todo lo que se le preguntare, 
con tal que no perjudique a su honrra, porque en tal caso, de 
lo que tocare a su onrra no aclarará lo gierto (1) ; y el señor 
teniente le mandó que, sin enbargo de lo que dize, que so 
cargo del dicho juramento aclare todo lo que agerca de lo 
susodicho se le preguntare. Fuele preguntado que declare 
quién fue la persona o personas que le hirieron; dixo que no 
lo sabe, porque este que declara fue salteado tan arrebatada- 



(1) Se tenía por poco honroso decir el ofendido a la justicia 
el nombre del ofensor, y estimábase preferible esperar a poder 
vengar por la mano propia, y no por la de jueces y ministros, la 
ofensa recibida. De aquí la salvedad que hace Gutierre de Cetina 
y su constante afirmación de no haber conocido a sus agresores. 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 6í 

mente e tan de ynproviso, e la noche hera tan escura, que no 
los pudo ver, más que solamente vido dos bultos de honbres 
juntos consigo, que el vno le dio vn golpe con que lo derribó, 
del qual golpe té hirió e derribó, e que no sabe si fue con es- 
pada o montante. — Preguntado que declare sobre qué persona 
o personas a tenido sospecha o la tiene que le hirieron, o si 
tenía alguna enemistad con alguna persona o ocasión de enojo 
con alguna persona para que le tuviese enemistad, dixo : que 
para el juramento que tiene hecho que ni en esta cjbdad ni 
en toda la nueva españa sabe que tenga enojado ninguna per- 
sona, ni a dado ocasyon para ello, ni sabía ni sabe ninguna 
rrazon por que se deviese guardar de persona alguna, e que 
por esto no sospecha sobre ninguna persona particular.^ 
Preguntado que declare sy las dos personas que ansi le hi- 
rieron sy heran mancebos o viejos, altos o bajos, dixo que so 
cargo del juramento que tiene hecho ques verdad que los dos 
onbres que ansi le hirieron, heran, al parecer deste que de- 
clara, e a lo que en breve pudo ver, ser dos onbres altos de 
cuerpo, delgados e bien dispuestos, e que esto que dicho tie- 
ne es la verdad para el juramento que. hizo, e firmólo de su 
nonbre con el señor teniente calahorra." 

Folio 30: 

La Audiencia de Méjico, en 11 de abril, nombra juez pes- 
quisidor al bachiller Alonso Martínez, con treinta días y dos 
pesos de oro de minas de salario, a costa de los culpados. 

Folio 32 vto. : 

Salen de Méjico por la Calzada Nueva el Juez pesquisidor 
y su alguacil el día 16 de abril, y el 19 se presentan en las casas 
del cabildo de Los Ángeles, donde, mostrada y hecha leer la pro- 
visión, cada uno de los presentes la tomó, la besó y la puso so- 
bre su cabeza y dijeron que la obedecían. 

Folio 33 vto. : 
«testigo. Con- "E n la Qibdad de los angeles desta nueva españa, diez e 
tkrre 1 de c 8 "- nueve dias del mes de abril de mili e quinientos e ginquenta e 
tfna , herido, quatro años..., estando en las casas donde posa el dicho gutie- 

que le tomo el 1 ' . 

juez pesquisí- rre de cetina echado en vna cama, del qual el dicho señor ba- 

dor.» . .... . 

chillcr martinez, juez pesquisidor, rresgibio de su ofigio jura- 
mento por dios e por santa maria..., le fueron hechas las 
preguntas siguientes.=Fue preguntado que cómo se llama e 
qué tanto tiempo a que vino a esta gibdad de los angeles. 
Dixo que se llama gutierre de getina e que puede aver vn 



02 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

T-.es. poco más o menos, que vino a esta gibdad de los. ange- 
les con gongalo lopez su tio, que yvan a la qibdad de la ve- 
racruz a embarcar cierta plata para embiar a castilla, y este 
que declara se quedó en esta gibdad de los afigeles a curarse 
de giertas calenturas e mala dispusygion que tenía. = Fue 
preguntado que quién hirió a este declarante de las heridas 
que tiene en la cabeca e rrostro, e quántos heran, e qué per- 
sonas se hallaron presentes, y en qué parte e lugar hera, y a 
qué ora e cómo e de qué manera pasó lo susodicho. Dixo que 
lo que pasa es que estando este declarante el domingo de casy- 
modo próximo pasado, que fue a primero dia del mes de abril, 
a la puerta de su posada, ques en las casas de andres de mo- 
lina, y estava con este declarante francisco de peralta, que po- 
sava en la misma casa, y estavan desnudos para acostarse, que 
podría ser entre las diez oras y onze de la noche, caydas las 
caigas entrambos a dos, con solas sus espadas, syn otras ar- 
mas ofensivas ni defensivas, y el dicho francisco de peralta 
tañia en vna vihuela, el qual dixo a este declarante: "demos 
''vna buelta a esta ysla para hazer ora de dormir", y la ysla 
hera la dicha su posada con otras dos o tres casas que se pe- 
gan con ella, vna de las quales dichas casas es la en que biue 
el doctor de la torre ; y este declarante se fue con el dicho 
francisco de peralta paseando a la rredonda de la dicha ysla, 
y hazía tan gran escuridad, que -de muy gerca no se podia di- 
visar vn onbre, y este declarante y el dicho francisco de pe- 
ralta yendo por la dicha calle, aviendo pasado la casa donde 
bive el dicho doctor de la torre, yva este declarante delante y 
el dicho peralta yva tañendo vn poco atrás, y este declarante 
vio, llegando a syete o ocho pasos de la encrucijada de la ca- 
lle de santo domingo, dos bultos que le paregian ser de on- 
bres, que estavan muy pegados a la esquina de vn corral que 
allí estava, donde suelen engerrar harrias, e pareciendole a 
este declarante que heran onbres, se volvió al dicho francisco 
de. peralta, que venía atrás tañendo, e le dixo : "pareceme que 
"ay esquina" ; e acabado de dezir esto, tornando a bolver el 
rrostro para justificarse mejor, le dieron a este declarante vna 
herida enel rrostro y en la sien, e luego cayo en vn lodo e 
arroyo que pasa por la calle, e queriéndose levantar este de- 
clarante para echar mano a su espada e defenderse, antes que 
se levantase llegó otro honbre e le dio otra cuchillada en la 
cabega, de que este declarante tornó a caer tendido en el suelo 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 63 

€ perdió el sentido ; e para el juramento que tiene hecho no 
solamente no conoció a los que le hirieron de las dichas he- 
ridas, ni vio quántos heran, pero que apenas pudo ver dos 
bultos de onbres, que cargaron sobre este declarante e le die- 
ron las dichas heridas, con tanta presteza, que no vio qué ar- 
mas trayan ni con qué le hirieron, ni pudo ver los otros on- 
bres que dizen que venían con ellos, porque lo tomaron tan 
de presto, que, llevando la espada sobre el honbro y en la 
mano derecha, no tubo tiempo para ponella por delante para 
rrepararse, ni vio más de lo que pasó, hasta que de ay a vn 
rrato, tornando en su sentido, le pareció, e con efeto oyó, que 
martiliavan sobre el dicho peralta dándole grandes cuchilla- 
das enel otro cabo de la calle, hazia su posada, y que en esto, 
provo este declarante a levantarse, e tornó a caer de hogicos, 
e tornó a esforzarse para levantarse, e se levantó, e no vio 
ni oyó en la calle ninguna persona, e ansy se vino a su posada, 
donde, aviendo caydo otra vez enel camino, halló al dicho pe- 
ralta y le pregunto si estava herido, e le dixo que no, y otro 
dia vio este declarante muchos golpes en la guarnición de la 
espada y en la mesma espada del dicho peralta e vio vna man- 
cha muy grande que tenía al trasvés de la gintura, enel cos- 
tado derecho, que paregia ser golpe de montante dado de 
llano, e otro golpe que tenía en la cabesa, que no le cortó, y 
otra cuchillada enel muslo derecho, que le cortava las caigas 
e los aforros dellas syn sacalle sangre, y otra estocada en la 
garganta de vn pie, hazia la espinilla, que sin cortalle la caiga 
le desollo vn poquito y le hizo mal en la carne ; y después 
de llegado este declarante a su posada pidió que le truxesen 
vn confesor e le traxeron vn frayle de san agustin, con quien 
se confeso, e traxeron al doctor de la torre e a vn viejo que 
se llama anton martin, gurú j ano, para que le curasen, los qua- 
les, vistas las heridas e la calidad dellas, dixeron a muchas 
personas de los que alli estavan, donde este declarante lo pudo 
oyr e lo ovo, que no podía bivir hasta el dia; e ansi, como a 
onbre muerto, no le curaron las heridas ni se las cosyeron, 
más de solamente ponelle estopas y huevos e atárselas con 
paños; e otro dia siguiente, visto el mal aparejo que avia de 
zurujanos para curarse, embio a rrogar a vn fulano cortés, ve- 
zino desta gibdad, que le curase con el ensalmo, e ansy el 
dicho cortés truxo consigo vn mangebo gurú j ano que le cosió 
la mitad de la herida del rrostro e le sacó dos o tres huesos 



64 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

pequeños della que estavan cortados, e no cosió lo demás por 
causa de vn hueso questava cortado e atravesado junto al ojo 
yzquierdo de manera que no podia salir, e ansi se a curado 
y cura cada dia con el ensalmo, y está y a estado todo este 
dicho tienpo en la cama, de las dichas heridas, e que, como 
dicho tiene, no sabe quién le hirió, ni quién ni quántos rie- 
ran, ni tiene sospecha de nadie, ni causa para sospechar, por- 
que a ningún onbre en esta dicha qibdad ni en toda esta nueva 
españa tiene enojado ; y esto sabe deste caso y es la verdad 
para el juramento que hizo, e no sabe otra cosa.=Fuele leydo 
e rretificose en ello e firmólo de su nonbre, e que este decla- 
rante es de hedad de más de treynta e ginco años. E des- 
pués de lo suso dicho, en esta dicha gibdad de los angeles, 
«luego el juez, en este dicho dia diez e nueve dias del mes de abril de mili e 

tomada la con- . . . „ , 4 

fesion, m i r quinientos e cmquenta e quatro anos, el dicho señor bachiller 

1 3 s hcriciíis 

quitados íosñiartinez, juez pesquisidor, hizo quitar los paños que tenía 
puestos el dicho gutierre de getina en el rrostro y en la ca- 
bega, para ver las heridas que tenía, los quales dichos paños 
le fueron quitados, e yo el escribano doy fe que tenía el di- 
cho gutierre de getina vna cuchillada e herida en la cara que 
le tomava desde la punta de la oreja yzquierda de lo alto della 
hasta la ternilla de la nariz por debaxo del ojo, que pare- 
cía estar de rrazonable dispusieron, e ansi lo dixeron el doc- 
tor gutierrez e diego cortés, persona que lo curava con el en- 
salmo, e ansimismo tenía el dicho gutierre de cetina vna se- 
ñal de herida en- la cabega sobre la comisura del lado yz- 
quierdo, que estava ya cerrada e pareció estar sana, e lo fir- 
maron de sus nonbres los dichos doctor gutierrez e diego cor- 
tes y el dicho señor juez pesquisidor. .. "=En el propio día 19 dé 
abril "el dicho señor bachiller martinez, juez pesquisidor, pre- 
guntó al dicho gutierre de cetina sy quería querellar de al- 
guna persona que tenga sospecha que le dio las dichas heri- 
das, o pedir su justicia sobre el caso; el qual dicho gutierre 
de getina dixo que, como dicho tiene enel dicho que sobre este 
caso le a sydo tomado, no sabe qué personas le dieron las di- 
chas heridas, ni tiene sospecha de nadie, y que avnque lo su- 
piera gierto, no querellara ni quiere querellar de nadie ni pe- 
dir justigia sobre este caso, e lo firmó de su nonbre y el dicho se- 
ñor juez..." 



(1) Por el motivo indicado en la nota anterior. 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 63 

Folio 42 : 
«confesión de • "E después de lo susodicho, en esta dicha gibdad de los 

francisco de x ■ ^ 

peralta, com- angeles, veynte días del dicho mes de abril..., estando en el mo- 

pañero Je gu , . 

tierrefie ceii- nesteno de señor sant agustm, donde estava el dicho francisco 
en'ci moneste- de peralta rretraydo, el dicho señor bachiller martinez rre- 
sánt alusf/n^U'ibio del juramento..., e siendo preguntado por el tenor de lo 
contenido en la dicha provisyon, dixo e depuso lo siguiente : 
que lo que sabe es que el domingo en la noche de casymodo, 
que fue primero dia deste presente mes de abril, estando este 
testigo e gutierre de cetina a las puertas de su posada, ques 
en casa de andres de molina, en esta gibdad de los angeles, en 
caigas y en camisa e los jubones sueltos de las caigas, para 
se yr acostar, paregiendoles que hera tenprano para acostarse, 
pidieron a vn negro vna vihuela y este testigo tañó enella y 
acordaron de dar vna buelta con ella por su propio barrio, e 
yendo la buelta de la calle, sobre mano yzquierda, para dar- 
la buelta rredonda por la ysla que hazen las casas del dicho an- 
dres de molina e otras tres o quatro questán junto a ellas, en 
la vna de las quales bive o bivia a la sazón el doctor de la 
torre, para se venir a su posada acostar, syn tener sospecha, 
ni causa della, de que ninguna persona les pudiese ofender ni 
hazer daño, pasando quatro pasos adelante, poco más o menos, 
de la casa del dicho doctor de la torre, de vna esquina que se 
haze a la mano derecha como van para santo domingo, sú- 
pitamente salieron dos onbres de la dicha esquina, e bolviendo 
la cabeca el dicho gutierre de getina, que yva dos pasos más 
adelante deste testigo, a dezirle a este testigo "esquina ay", y 
mirando este testigo enello y el dicho gutierre de cetina vol- 
viendo la cabega de dezirle esto, súpitamente le dieron dos 
cuchilladas al dicho gutierre de getina, de que luego sin sen- 
tido cayo en el suelo como onbre muerto ; e viendo este tes- 
tigo caydo al dicho getina dixo "o traydores, ¿porqué aveys 
muerto este onbre? e arronjó la vihuela que traya en la mano, 
e sacó vnos guantes que traya metidos en la guarnición de la 
espada y echó mano a su espada y saltó con ellos, y el vno de- 
llos traya vn montante, desnudo e syn capa, con las armas 
descubiertas, que heran vna cota, mangas e garaguelles, y el 
otro le paregio a este testigo que traya vna espada y vna 
rrodela, y ellos se fueron para este testigo dándole muy gran 
priesa de cuchilladas, y este testigo rretrayendose dellos, como 
yva destocado; después de avelle dado muchas cuchilladas, se 

5 



66 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

le cayeron las caigas sobre los pies, e andando como con gri- 
llos, de dos cuchilladas que le tiraron juntas a vn tiempo, fue 
dando de ojos e cayo enel suelo, e caydo, el.de el montante 
saltó con este testigo e le tiró determinadamente muchas cu- 
chilladas y estocadas, de las quales, caydo como estava, se de- 
fendió e rreparó que ninguna le hiriese, salvo las señales que 
le quedaron en la espada y en la rropa e caigas y vna esto- 
cadilla pequeña en vna espinilla, que fue poca cosa; y estando 
caydo este testigo, el que le paregio que traya la espada e la 
rrodela, paregiendole que dexavan muerto a este testigo, travo 
al del montante con la mano para que se fuesen, y ansi este 
testigo lo vido yr y se fueron, y este testigo se levantó luego 
e fue a buscar al dicho gutierre de getina donde avia caydo, 
e no lo hallando, este testigo se fue en su busca a la posa- 
da, e llegaron casi a vn tiempo, porque andando este testigo 
con los susodichos a las cuchilladas, el dicho gutierre de ge- 
tina se devio de levantar e viéndose herido mortalmente se 
fue poco a poco, rrodeando la otra calle, hazia la posada ; e 
después de aver entrado enella vio este testigo como el dicho 
gutierre de getina traya dos cuchilladas, la vna en el rrostro, 
muy grande, e la otra en la cabega, pequeña, de las quales ie 
salia mucha sangre, y este testigo fue luego a llamar al dotor 
de la torre e anton martin, gurú j ano, los quales después de 
aver venido e visto las dichas heridas ser muy grandes e pe- 
ligrosas, dixeron que tenian temor que moriría, y el dicho 
anton martin le tomó la sangre e curó como pudo, e después 
acá le an curado con el ensalmo e le an sacado del rrostro cier- 
tos huesos pequeños, e a visto este testigo questan ya mejo- 
res las dichas heridas, avnquel dicho gutierre de getina a es- 
tado y está en cama dellas y a padecido muy gran trabajo, y 
este testigo lo a visto, porque a estado syempre con él curan- 
dole.=Fue preguntado si conogio este testigo a las personas 
que dize que dieron al dicho getina e a este testigo las dichas 
heridas, o tiene sospecha alguna, o a oydo dezir quién fuese 
e quántas personas e quién les dio favor e ayuda para ello. 
Dixo que lo que pasa es que este testigo no conogio distinta- 
mente quién fuesen las personas que dieron las dichas cu- 
chilladas al dicho getina e a este testigo, porque hazia muy 
escuro, que podría ser las diez oras de la noche, poco más o 
menos, mas de que vio a los dichos dos onbres que tiene di- 
<-.ho, y andando con ellos vio otro que quedava a vna esquina 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 67 

apartado de los que hera de la esquina donde ellos avian sa- 
lido (sic), e después acá a oydo dezir a giertas personas, que al 
presente de sus nonbres no se acuerda más de al doctor gutie- 
rrez e a garcía de aguilar e a don felipe de arel laño, que her- 
nando de nava, hijo de la rrascona, vezina desta gibdad, les 
avia dicho e contado cómo pasó el negocio, dando a enten- 
der ser él el delinquente e averse loado dello. = Fue pregun- 
tado que diga e declare sy este testigo o el dicho gutierre 
de getina tenían algún enojo con el dicho hernando de nava, 
o él con ellos, por donde se pueda presumir aver sydo él el de- 
linquente. Dixo que en toda su vida habló a este testigo el 
dicho hernando de nava, ni este testigo a él, por sí ni por ter- 
cera persona, ni sabe ni entiende que entrellos aya ávido enojo 
ninguno ni ocasión para aver sugedido el dicho delito, y sabe 
este testigo que el dicho gutierre de getina hera su amigo del 
dicho hernando de nava, porque avia estado el dicho cetina en 
casa de su madre del dicho hernando de nava e se avian pa- 
seado juntos por el pueblo como tales amigos vn dia de pas- 
cua antes que oviese las dichas cuchilladas.^Fue pregunta- 
do que por qué causa e rrazon pedro moreno, alcalde hordi- 
nario desta cibdad, prendió a este testigo e le tuvo preso en la 
cárcel pública desta cibdad la noche que sucedió el dicho de- 
lito. Dixo que porque queriendo el dicho pedro moreno to- 
mar a este testigo su confysyon sobre el caso, este testigo no 
la quiso dezir ni declarar luego por estar, como estava, muy 
alterado y enojado e paregerle que no se podia rreportar para 
dezir cosa concertada conforme a lo que avia pasado, e por- 
que via quel dicho gutierre de cetina se le yva todavía san- 
gre e andava hordenando como fuese bien curado, y a esta 
causa pidió que le diesen lugar hasta otro dia de mañana que 
se rreportase e pudiese declarar lo que sabía, como después lo 
hizo ; e no queriendo el alcalde darle este término, se dexó 
llevar preso antes que dezir cosa desconcertada, e ansy lo es- 
tuvo hasta otro dia, que yendole a tomar el dicho pedro mo- 
reno a este testigo su confysyon e aviendo dicho enella la ver- 
dad de lo que sabía, le mandó soltar; e después que pasó lo 
susodicho supo este testigo por público e notorio quel dicho 
hernando de nava estuvo preso en la cargel pública desta cib- 
dad, sobre el caso, por mandato del dicho pedro moreno, al- 
calde, de donde asimismo oyó dezir este testigo que se avia 
salido por un terrado, porque dezian que quatro onbres avian 



68 BOLETÍN DE. LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

escalado la cargel e le avian ayudado a subir con vna cuer- 
da por vn terrado de la dicha cárcel e lo avian llevado al mo- 
nesterio de santo domingo desta cibdad, adonde después acá este 
testigo le a visto estar rretraydo en la torre y terrado del di- 
cho monesterio, e que no sabe las personas que fueron en ayu- 
dar a sacar al dicho nava de la cárcel, ni lo a oydo dezir ; e que 
en quanto a lo que le a sydo preguntado sy tenía el dicho 
hernando de nava alguna rrazon o ocasión de tener enemis- 
tad con este testigo, o con el dicho getina, o ellos con él, dixo 
que este testigo, en la confysyon que le fue tomada sobre este 
caso por ante andres de herrera, escribano, e por mandado del 
dicho alcalde pedro moreno, dixo la verdad de lo que sabía 
e sospechava; e porque al presente no se acuerda bien de lo 
que enella dixo, dize que aquello es la verdad de la dicha sos- 
pecha, e' a ello se refyere, e si es necesario lo torna a dezir 
agora de nuevo, e lo demás que en la dicha su confysyon dixo 
e confesó; e si en alguna cosa este dicho discrepa de lo en ella 
contenido, que no le pare a este testigo perjuyzió, porque su 
yntencjon es de dezir verdad en todo, y este dicho y la dicha 
su confysyon se entienda ser todo vno ; y esto sabe deste caso 
y es la verdad para el juramento que hizo, e fuele tornado a 
leer e rretifycose en él e firmólo de su nonbre, e que este tes- 
tigo es de hedad de mas de veynte e ginco años. = E que, 
demás de lo que dicho e declarado tiene, este testigo tiene 
sospecha que se halló con el dicho hernando de nava e con los 
que acuchillaron a este testigo e al dicho getina vn hijo de 
alonso galeote que se llama gongalo galeote, vezino desta cíb- 
dad, porque el dicho goncalo galeote a dicho a este testigo des- 
pués de aver acontecido este delito que se dezia por esta cib- 
dad quél avia sydo en dar a este testigo e al dicho gutierre 
de cetina las dichas cuchilladas, e que hera muy grande false- 
dad, e sobre esto le dio muchas vezes a este testigo de pa- 
labra e por cartas muchas satisfacciones, porque heran amigos 
antes este testigo y él y se tratavan como tales, y después el 
dicho góncalo galeote se apartó de la conversación deste tes- 
tigo, e le pareqe a este testigo quel dicho galeote anda rreca- 
tado con este testigo e no le muestra el amistad que solía ni 
se visitan, y sabe este testigo que syenpre está acompañando al 
dicho hernando de nava enel dicho monesterio ; e ansimismo 
este testigo a oydo dezir a muchas personas en esta cibdad, de 
cuyos nonbres no se acuerda, quel dicho galeote fue vno de 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 69 

los que cometieron el dicho delito, e por esta causa tiene este 
testigo la sospecha que declarado tiene, especialmente avien- 
dole muchas vezes este testigo asegurado al dicho gonealo ga- 
leote de que estava syn sospecha de averse hallado en vna cosa 
tan mal hecha, e que esta es la verdad, según dicho tiene, para 
el juramento que hizo, e firmólo de su nombre..." 

Folio 53 vto. : 

El Juez pesquisidor da mandamiento para prender a Nava 
y a Galeote, retraídos en el monasterio de Santo Domingo. 

Folio 55 vto. : 

Martín de Calahorra, teniente de alcalde mayor, dice que 
al principio "se publicó que la dicha herida era peligrosa e que 
no escaparia el dicho cetina, e luego, ynformandose este testi- 
go de los que le curavan..., le dixeron que la herida era fyera, 
mas que no era peligrosa ni della sospechavan que moriría, an- 
tes a visto que siempre a ydo mejorando, e todos afirman que 
si se oviera consentido sacar vn hueso que tiene movido en el 
carrillo, que ya estuviera sano..." 

Folio 77 : • 

"Testigo. — E después de lo suso dicho, en esta dicha ciu- 
dad de los angeles, veynte e vn dias del mes de abril del 
dicho año, el dicho señor juez vino a esta casa del doctor de 
la torre e rrecibio juramento de leonor dosma, muger del di- 
cho doctor de la torre..., so cargo del qual prometió de de- 
zir verdad ; e syendo preguntada por el tenor de lo contenido 
en la dicha provysion, dixo que lo que sabe es que puede aver 
veynte dias, poco más o menos, questando esta testigo e su 
marido el doctor de la torre en la su casa vna noche después 
de la queda y estando en su cama durmiendo, ovo esta testi- 
go gritos en la calle, e pensando que heran algunos yndios o 
negros los que davan aquellos gritos, no se levantó ni rrecordo 
al doctor de la torre su marido, que estava durmiendo, y desde 
a poco de rrato llamaron a la puerta desta testigo, y abrieron, 
e subió arriba francisco de peralta e dixo al dicho doctor de 
la torre su marido que por amor de dios fuese a ver a cetina, 
que le avian herido, y le preguntó el doctor que quién le avia 
herido y el dicho peralta le rrespondio que, pasando por esta 
calle él y el dicho qetina avian salido dos onbres a ellos de 
la calle de santo domingo y que el vno avia dado al dicho ce- 
tina vna cuchillada e le avia derribado en tierra y que a él le 
avian dado muchas cuchilladas y no le avian herido ; y ansí, 



70 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

el dicho su marido se fue con el dicho peralta a curar al di- 
cho getina, e quando bolvio le dixo questava el dicho cetina 
mal herido enel rrostro, y después acá este testigo a oydo de- 
zir a personas que an venido a hablar al dicho su marido, e 
hablando sobre este negocio dezian que hernando de nava le 
avia dado las dichas cuchilladas al dicho getina, e no se acuer- 
da a qué personas lo a oydo dezir, más de que se dize publi- 
camente entre todos en esta gibdad, y no sabe esta testigo ni 
a oydo dezir qué personas fuesen con el dicho hernando de 
nava en la dicha quistion, e que esta es la verdad e lo que sabe 
deste caso para el juramento que hizo, e fuele leydo e rreti- 
ficóse en él, e firmólo de su nonbre, e que esta testigo es de 
hedad de veinte e dos años e no es pariente ni enemiga de nin- 
guna de las partes, e que dios ayude a la verdad..." 
Folio 79 vto. : 
«Confesión de "Testigo. — E después de lo susodicho, en esta dicha gib- 
codor neero t e ( ' vac ^ ^e * os an g e l es > veynte e vn dias del dicho mes de abril 
de mili e quinientos e ginquenta e quatro años, el dicho señor 
bachiller martinez, juez pesquisidor, hizo parecer ante sí para 
ynformacion de lo susodicho a francisco, de color negro, cria- 
do que dixo ser de hernando de nava, y de edad que ansi- 
mismo dixo ser de doze años, e por su aspeto parege ser de la 
dicha hedad, e ques hijo de vna negra que se dize barbóla, es- 
clava de catalina velez Rascona, madre del dicho hernando de 
nava, e dixo ser persona libre, porque francisco de orduña, 
marido que fue de la dicha catalina velez, quando. murió dexó 
a este testigo libre, porque su madre le avia criado vn hijo, 
el mayor; del qual fue rrescibido juramento... ^Fue pre- 
guntado si sabe qué persona o personas dieron de cuchilla- 
das a gutierre de getina vn domingo en la noche, puede aver 
veynte e vn dias, poco más o menos. Dixo que lo que sabe 
es que algunos dias antes que diesen las dichas cuchilladas al 
dicho gutierre de getina, martin de mafra, hijo de alonso ga- 
leote, dixo a su amo deste testigo hernando de nava, delante 
deste testigo y delante de pedro paez, que el dicho gutierre 
de getina e otro su compañero le corrieron por la calle de san- 
to domingo, questá junto a la casa del doctor de la torre, y 
el dicho hernando de nava dixo: "calla, dejaldos: vamos cada 
"noche a ver quién son" ; e ansi este testigo vio que cada 
noche después de anochegido el dicho hernando de nava y el di- 
cho martin de mafra e gongalo galeote e pedro paez salían de 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 7 I 

su casa, e no sabe este testigo dónde yvan : y puede aver veynte 
dias, poco más o menos, que hera vn domingo en la noche, 
queste testigo vyo que el dicho hernando de nava su amo sa- 
lió de su casa, que hera en casa de juan sarmiento, después 
que avian tañido las avemarias e desde a vn rrato bolvio a su 
casa e cenó con el obispo desta cibdad, el qual cenó aquella 
noche en casa de la hermana del dicho hernando de nava, 
muger de juan sarmiento, e después de buelto se vistió vna 
cota de hernando de villanueva, de malla, e se puso vn casco 
en la cabeca e vnos guantes de malla, e vn montante en las 
manos, e se vistió vn capote de sayal de dos haldas, deste tes- 
tigo, e se le giño con vn talavarte de cuero blanco, e se puso 
vna daga, e se salió de su casa, e dixo a este testigo que le 
aguardase allí e que no saliese de casa, y este testigo asy lo 
hizo, y desde a dos o tres oras quel dicho hernando de nava 
salió, este testigo se puso a la ventana, porque llamavan a la 
puerta de casa, para ver quién hera, e vio que hera el dicho 
hernando de nava e venía con él goncalo de galeote e pedro 
paez, porque este testigo les conocjo muy bien, y el dicho 
podro paez se fue hazia la casa de galeote, e los dichos her- 
nando de nava e goncalo galeote se entraron en casa de la 
dicha ysabel velez, muger del dicho juan sarmiento, y este 
testigo vio que les abrió la puerta vn negro, esclabo de juan 
sarmiento, que se dize anton josefe, e después de aver en- 
trado en la dicha casa se anduvieron paseando por la sala e 
hablando el vno con el otro, y el dicho hernando de nava dio 
a este testigo el montante que traya y le mandó que lo lin- 
piase, y este testigo tomó el dicho montante, que venia tuerto e 
muy mellado y lleno de sangre hazia la punta y en el medio, 
y este testigo lo linpió con el pie, e martin oseguera, sobrino 
de juan sarmiento, questava allí, tomó el dicho montante a este 
testigo e ansimismo lo linpió y enderezó, y este testigo vio 
quel dicho galeote llevava otro montante en las manos y vn 
sonbrero de terciopelo pespuntado, y que este montante que 
llevava el dicho galeote lo tiene el dicho hernando de nava 
en santo domingo, y el que llevava hernando de nava, que 
aqueste testigo linpió, está en casa de san juan de cuñiga; e 
después de se aver paseado el dicho galeote, se fue e queda- 
ron juntos el dicho martin oseguera e hernando de nava, e se 
acostaron en vna cama; e aquella noche fue la justicia, que 
hera pedro moreno, alcalde, y andres de herrera, a casa del 



72 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

dicho hernando de nava e dieron golpes a la puerta, e como 
el dicho nava sintió que hera la justicja, se levantó de la 
cama e tomó el dicho montante mellado e lo arronjó en vn 
agotea de la dicha casa, e las demás armas que tenia, e lue- 
abrieron a la justicia y entró dentro y tomaron el dicho al 
dicho anton, negro, e anduvieron buscando armas, e no las ha- 
llaron, e se tornaron a salir; e por la mañana, después de ser 
de dia, goncalo diaz de vargas, alguazil mayor, e flores su the- 
niente fueron a casa del dicho juan sarmiento e truxeron preso 
al dicho hernando de nava a la cargel pública desta cjbdad, y 
este testigo le traxo a la dicha cárcel vnas botas blancas pi- 
cadas, sobre que le pusieron vnos grillos, y estuvo preso aquel 
dia e otro siguiente, el qual después que anochegio le fueron 
a ver hernando de villanueva y el dicho martin oseguera y ta- 
rifa, e todos cenaron con él aquella noche, y después de aver 
genado, se quisieron yr e salirse de la carqel los susodichos, 
e dixeron al dicho flores, allcayde, que les abriese, el qual 
les vino [a] abrir e les abrió dos puertas, y estando abriendo 
la postrera, vino vn yndio a dezir al dicho flores como el di- 
cho hernando de nava se yva, y en esto miró este testigo arriba 
a las acoteas e vio ciertos bultos de onbres questavan tirando 
por vna soga donde su amo estava asydo e tiraron della hasta 
que lo subieron, y este testigo se salió luego fuera e se fue 
a la callejeta corriendo, e vio que y van muchos onbres juntos 
por ella corriendo, que llevavan al dicho hernando de nava 
hazia el monesterio de santo domingo, y este testigo conoció 
que heran goncalo galeote e martin de mafra su hermano y 
otros onbres queste testigo no conoció, y dava el dicho all- 
cayde muchas bozes diziendo que se le yvan los presos, y este 
testigo los dexó e se fue en casa de juan sarmiento, y esto 
es lo que sabe y no otra cosa y es la verdad para el juramento 
que hizo..." 

Folio 91 : 

El bachiller Alonso Martínez, juez pesquisidor, dictó, en 23 
del dicho mes de abril, un auto en que, por cuanto Nava y Ga- 
leote estaban retraídos en el monasterio de Santo Domingo, man- 
daba que nadie fuese osado "a rrecebtar ni rrecibir en sus ca- 
v sas ni fuera dellas" a los dichos sujetos, "ni les den ni lleven 
ni hagan dar ni llevar de comer ni bever al dicho monesterio ni 
a otra parte alguna donde estuvieren, ni entren en el dicho mo- 
nesterio a hablar con ellos, ni les den ni lleven... armas ofensi- 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 73 

vas ni defensivas..., ni les hablen pública ni secretamente, so 
pena que el que lo hiziere o en qualquier manera fuere o vinie- 
re contra lo contenido en este avto e mandado, sy fuere persona 
lega, yncúrra en pena de muerte natural y en perdimiento de 
todos sus bienes para la cámara e fisco de su magestad, e si 
fuere persona eclesiástica o de horden y rreligion, yncurra en 
pena de perdimiento de las tenporalidades, demás de que será 
ávido e se avrá, e desde agora los declarava e declaró, por age- 
nos y extraños de todos los rreygnos e señoríos de sus mages- 
tades, en las quales dichas penas desde agora para entonqes los 
declarava e declaró aver yncurrido yendo o viniendo contra 
lo susodicho, y les condenava e condenó a los vnos e a los 
otros en las penas de suso contenidas ; e porque venga a noti- 
cia de todos, mandó que se apregone en la plaga pública desta 
cibdad publicamente e junto al monesterio susodicho, e ansy 
<lixo que lo mandava e mandó, e lo firmó de su nonbre..." 

Folio 95 vto. : 

Auto requiriendo al Prior y frailes para que abriesen el mo- 
nasterio. Niégase a hacerlo el Prior. Pídele el Juez pesquisidor 
de parte de Su Majestad que eche fuera a los retraídos, pues 
el monasterio tiene cédula real para que no albergasen en él 
más de tres días a ningún retraído por delito, y además, que, 
pues los retraídos tenían armas no pudiendo tenerlas, abriese 
para entrar a tomárselas, o las diese el Prior. Éste niega lo to- 
cante a tal cédula, y afirma que los retraídos pueden tener ar- 
mas. Segundo y tercer requerimientos para que abra y deje 
hacer ciertos autos, y acuerdo de que "se notifique a cetina 
si quiere querellar y pedir su justicia" contra Nava y Ga- 
leote. 

Folio 98 : 

Notificado Cetina a 23 de abril, dice de nuevo que no sabe 
quién le hirió "y que quando lo supiese y le constase claro, no 
avia de querellar ni quiere querellar de ninguna cosa contra nin- 
guna persona". 

Folio 115 : 

Andrés de Herrera, como curador ad liiem de Galeote, pre- 
senta escrito en que manifiesta que si éste se retrajo, fué por 
deudas, y no por otro motivo. 

Folio 115 vto. : 

"En la cibdad de los angeles desta nueva españa, podría ser 
entre la vna e las dos oras de la noche, poco más o menos, al 



74 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

pareger de mí el escribano, tres dias del mes de mayo de mili e 
quinientos e ginquenta e quatro años, el magnifico señor bachi- 
ller martinez, juez pesquisidor por su magestad, dixo: que a su 
notigia hera venido que agora poco a, estando rretraydos enel 
monesterio de señor santo domingo hernando de nava e gonga- 
lo galeote, por las cuchilladas que dieron a gutierre de getina, 
avian salido del dicho monesterio e avian ydo a casa del doc- 
tor de la torre e avian entrado por los corrales e se avian ydo 
a la casa e aposento donde dormia el doctor de la torree leonor 
de osma su muger e avia llamado quedo, e rrespondido la dicha 
leonor de osma, la qual se levantó e le avia ydo a hablar por 
vna ventana, e le avian dado e dieron los dichos hernando de 
nava e gongalo galeote vna cuchillada por la cara o por la na- 
riz, de que le avia cortado cuero e carne e le avia corrido mucha 
sangre, e que a esto se avia levantado el doctor de la torre e 
que por defender a la dicha su muger lo avian querido matar 
y lo amenazaron y le dixeron palabras feas e ynjuriosas, y el di- 
cho doctor avia dado bozes a los negros e negras e gente de su 
casa e avian acudido a ellos, e a vn negro que se dize juan ga- 
lán le dieron vna cuchillada en vn brago derecho, muy mala, e 
ansymesmo dieron vna cuchillada a vna negra, que se dize gi- 
gilia, del dicho doctor, e hizieron otros delitos y egesos ; que 
para saber e averiguar la verdad e hazer enel caso justicia, man- 
dava e mandó se haga ynformagion sobrello, e que lo que en 
este caso se hiziere se ponga todo enel progeso de las cuchilla- 
das que dieron a gutierre de getina, para que junto e acomulado, 
por él visto, eYiel caso provea e mande lo que sea justigia; e asi 
dixo que lo mandava e mandó, e lo firmó de su nonbre..." 
Folio 117 vto. : 
«Confesión de "E luego yncontinente el dicho señor juez, para ynforma- 
ma, n muge e r del gion de lo susodicho, hizo pareger ante sí a leonor dosma, mu- 
torr?.» de '* g er del doctor de la torre, de la qual fue rregibido juramento..., 
e siendo preguntada por el tenor de lo susodicho, dixo que lo 
que sabe e pasa es que puede aver vna ora, poco más o menos, y 
'hera quando tañían a maytines, que estando esta declarante en 
su casa echada con el doctor de la torre su marido en su cama, 
oyó esta testigo, porque estava despierta, menear el aldava de 
vna puerta de vna ventana que sale a vn corredor del patio de 
la casa y llamavan quedito diziendo : "señora, señora", y esta 
testigo se levantó sin despertar al dicho doctor de la torre, y se 
fue hazia la dicha puerta de la dicha ventana, en la qual está 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 75 

vna rreja de hierro, e como esta testigo llegó, dixo : "¿quién está 
"ay?", e asomó el rrostro, e luego le dieron con vn cuchillo o 
daga vna cuchillada a esta declarante por la nariz, y en dándose- 
la dixo el que se la dio : "acordaros eys de mí, y llama acá a 
"vuestro marido, que lo tengo de matar" ; y esta testigo lo miró 
muy bien e lo conogio, que hera hernando de nava, hijo de ca- 
talina velez Rascón, el qual venia en cuerpo e armado con vna 
espada en la mano e con vna cota puesta e vna rrodela e vna- 
celada en la cabega; y esta testigo como se sintió herida se 
bolvio para la cama donde el dicho su marido avia quedado y 
lo despertó y le dixo: "señor, aquí esta hernando de nava, y 
'me a herido en el rostro", y el dicho doctor se levantó en cami- 
sa y pidió su espada, e no la halló, e tomó vna langa e salió fue- 
ra al corredor y esta declarante tras del, y estando en el dicho 
corredor el dicho doctor de la torre, le dixo al dicho hernando 
de nava, llamándolo por su nonbre, que hera vn vellaco traydor r 
y esta declarante vio questava entonges el dicho hernando de 
nava en el azotea pequeña de vn corredorcillo baxo y quería su- 
bir al agotea de la casa para salir, y el dicho doctor llamava a 
sus negros, diziendo : "asid a ese traydor" ; y a estas bozes e 
palabras que dezia salió vn negrillo del dicho doctor que se lla- 
ma juan galán, con la espada del doctor, e se fue para el dicho 
nava, que queria subir por el agotea, y le ynpidio que no subie- 
se, y entonces vio esta declarante quel dicho hernando de nava 
se bolvio al dicho juan galán y le tiró de cuchilladas e le dio vna 
muy grande enel brago derecho, de que le corría mucha sangre, 
e a la dicha sazón vio esta declarante que venía con hernan- 
do de nava gongalo galeote, hijo de alonso galeote, el qual 
esta declarante vio e conogio muy bien, e venía armado como 
el dicho hernando de nava ; y en esto el dicho doctor y esta de- 
clarante davan bozes, e no acudió nayde, e dixeron a yseo, ne- 
gra, su esclava, que abriese la puerta de la calle quedito e que 
llamase gente, y la dicha negra tomó las dichas llaves y se fue 
a la dicha puerta de la calle y la abrió e dio bozes en la calle, y 
entonges, como los dichos hernando de nava e gongalo galeote 
vieron que la puerta de la calle estava abierta, se salieron, y des- 
pués vio esta declarante que subió arriba otra negra su escla- 
va que se llama gigilia, e traya vna estocada en el muslo dere- 
cho, de que le salía mucha sangre, y luego esta declarante abrió 
vna ventana que sale a la calle para ver sy venía gente, e vio 
que dezian los dichos gongalo galeote e hernando de nava des- 



76 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

de la calle: "yo juro a dios que si baxarades acá, que os avia- 
"mos de matar", e ansi esta declarante se bolvio a meter dentro 
e dixo al dicho doctor que ya heran ydos e salidos de casa, y 
esto es lo que pasa y es lo que sabe deste caso para el juramen- 
to que hizo..." 

Folio 123 vto. : 

Otro requerimiento a los frailes de Santo Domingo, en ra- 
zón del nuevo delito. Dicen los frailes que quieren ver la nue- 
va información, y que entren solos el Juez y el Escribano ; en- 
tran por el postigo de la portería, y el Escribano lee, "y están - 
dosela leyendo, el dicho prior se santiguava e dezia : "Jesú, 
"Jesú", y dixo que se espantava de aquello, e tornó a dezir que 
entrase ñora ñora buena (sic) el dicho señor juez e quien él qui- 
siese, a hablar e sacar a los dichos..." Entran muchas perso- 
nas, suben a los corredores, y hallan cerrada la puerta de la 
torre. Al llamar a los retraídos, éstos responden que no quie- 
ren abrir, ni aun diciendo el Juez que sólo pretendía tomarles sus 
declaraciones; insisten en la negativa y tiran*piedras; pone el 
«visto lo que y uez guardas. . .="E después de lo susodicho, en esta dicha cib- 

rrespon dian J ° * 

los dichos dad de los angeles, tres dias del mes de mayo e del dicho año de 

frayles, mandó . . . _ 

dar fuego al mili e quinientos e qmquenta e quatro anos, estando enel dicho 
terio.» monesterio el dicho señor juez con mucha gente, hizo derribar las 

puertas de la torre, e se derribaron, e luego mandó poner fuego a 
la torre e se metió por la puerta cjerta cantidad de paja seca 
y el fuego ardía e hazia humo, el qual salia por lo alto de la to- 
rre y la llama del fuego salia fuera e llegava a las tablas e vi- 
gas del dicho monesterio ; e visto por el dicho señor juez, man- 
do que cesase el dicho fuego porque no prendiese en las tablas 
e vigas e porque no se quemase el dicho monesterio, y por rre- 
verencja del santissimo sacramento questava en la yglesia del 
dicho monesterio, e mandó que se tapase e gerrase a piedra e 
lodo la dicha puerta, lo qual se hizo asy que se apagó el dicho 
fuego, e se cerró la puerta a piedra e lodo, como el dicho señor 
mandó, e puso gente de guarda enel dicho monesterio y en la 
dicha puerta de la dicha torre y en otras partes donde al di- 
cho señor juez le pareqio que convenia..." 
Folio 127: 

Por auto del mismo día 3 el dicho juez pesquisidor mandó que 
todos los vecinos y moradores acudiesen con sus armas a dar fa- 
vor a la justicia para sacar a Nava y Galeote del monasterio de 
Santo Domingo, so pena de perdimiento de bienes para la Cá- 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 77 

niara de Su Majestad, auto que se pregonó en la plaza pública 
y delante del dicho monasterio; después de lo cual, "estando el 
dicho señor bachiller martinez, juez pesquisidor, en este rao- 
nesterio de señor santo domingo, con cjerta gente, que quería 
sacar a los dichos hernando de nava e gongalo galeote, llegó don 
juan de velasco, provisor desta gibdad de los angeles y dixo al 
dicho señor juez que qué hazía en la yglesia de dios ; que se sa- 
liese fuera della luego ; y el dicho señor juez dixo que no hazía 
ofensa ninguna a la yglesia ni yva contra la ymunidad della, y 
que quería sacar del monesterio e torre donde estavan a her- 
nando de nava e goncalo galeote, porque estando rretraydos en 
este monesterio por las cuchilladas que dieron a gutierre de 
cetina, avian salido del esta noche e avian ydo a casa del doc- 
tor de la torre e saltado las paredes de la dicha casa a media no- 
che e avian entrado dentro e avian querido matar al dicho doc- 
tor, e a leonor dosma su muger le avian dado vna cuchillada por 
las narices, e a vn negro que se dize juan galán avian dado otra 
cuchillada en vn braco junto a la muñeca, que casy se lo avian 
cortado, e a vna negra del dicho doctor avian dado vna estoca- 
da por el muslo e estavan a punto de muerte, e avian amenaza- 
do al dicho doctor que lo matarían, de lo qual avia hecho cjerta 
ynf ormagion ; que la viese, e constandole de como hera verdad 
lo susodicho, que le rrequeria vna e dos e tres vezes e las que 
de derecho hera obligado que le dexase hazer su oficjo y sacar 
a los dichos hernando de nava e gongalo galeote, y mandó a mí 
el dicho escribano que le mostrase la dicha ynformacion, y el 
dicho provisor dixo que ponía pena de descomunión mayor ; que 
se saliesen de la yglesia luego e que pornía entredicho y dende 
luego lo avia por puesto, e lo pidió por testimonio a vn clérigo 
que consygo traya, e que lo asentase asy ; y el dicho señor juez 
le rrequirio que viese la dicha ynformaqion para que le consta- 
se como avian salido de la yglesia a hazer el dicho delito e que 
si por la dicha descomunión e por poner el dicho entredicho o 
por alguna cosa de las que el dicho provisor dezia, en qualquier 
manera o cavsa, dellas algún daño o. muerte o escándalo o per- 
juyzio viniese, asy a la rrepublica desta qibdad de los angeles 
como contra la yglesia e ymunidad della, como contra los rreli- 
giosos de los monesterios e clérigos desta cjbdad, que sea e se 
entienda ser a su culpa e cargo del dicho provisor, por mandar 
lo susodicho, y no al del dicho señor juez ni de los que favore- 
cían a la justicia Real; e mandó que ansy lo escriviese; y el 



78 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

-dicho provisor tornó a dezir, hablando con el dicho clérigo su 
notario, que mandava lo mandado, e que asi lo asentase y es- 
criviese, y el dicho notario rrespondio que asi lo hazia ; y luego 
el dicho señor juez dixo que mandava e mandó al dicho provi- 
sor que so pena de las tenporalidades e de destierro de todos lo"s 
rreynos e señorios de sus magestades, que alge la dicha desco- 
munión que tiene puesta y no ponga el dicho entredicho por nin- 
guna via, porque lo que haze es syn rrazon ni causa que pueda 
tener para ello, e que le muestren lo que tiene mandado, porque 
quiere rresponder a ello ; e luego el dicho provisor dixo que que- 
ria ver la dicha ynformaqion, e yo el escribano se la mostré e 
se la ley de berbo ad berbun como enella se contiene, y desque 
la ovo visto e leydo tornó a dezir al dicho su notario que man- 
dava lo mandado, syn enbargo de la dicha ynformacion, e que 
lo escriuiese asi, e que no le mostrase lo que avia escrito ; y el 
dicho señor juez tornó a mandar al dicho provisor en nonbre de 
su majestad que alease la dicha descomunión y entredicho sy 
lo tenia puesto, so pena de perdimiento de las tenporalidades e 
de que se avra, e desde agora le a, por ageno y estraño de to- 
dos los rreynos e señorios de su magestad, atento a que los di- 
chos hernando de nava e gongalo galeote no los puede defen- 
der ni defiende la yglesia de dios, por aver salido della a cometer 
el dicho delito e ser tan grave e atroz como consta por la dicha 
ynformacjon, e que protesta lo que protestado tiene, e que no 
le pare perjuyzio a él ni a ninguna otra persona la dicha desco- 
munión, ni les ligue, atento lo susodicho e a que no a querido ni 
quiere mostrar lo que tiene escrito sobrello, porque no tienen 
ninguna cosa escrito; y debaxo de las dichas protestaqiones e 
rrequirimientos, salvo el derecho de la nulidad por él e por to- 
dos los demás que están en favor de la justigia Real, dixo que 
apelava e apeló de la dicha descomunyon y entredicho para ante 
quien e con derecho deva, e pidiólo por testimonio; a lo qual 
el dicho provisor dixo que mandava lo mandado e no quiso mos- 
trar lo que tenia escrito, y ansimismo el dicho señor juez dixo 
al dicho provisor quél y la gente que con él estava avian en- 
trado en este monesterio con ligengia y espreso consentimiento 
del prior, frayles e convento deste monesterio, porque vieron la 
ynformacion e les constó del delito que los susodichos avian 
cometido, e asy, ninguna fuerga se a hecho a la yglesia ni mo- 
nesterio ni contra la ymunidad della, porque conforme a dere- 
cho en este caso no les puede valer ni anparar la yglesia, e lo 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 79 

pidió por testimonio a mí el escribano, y el dicho provisor se 
fue, no queriendo oyr lo susodicho, syendo presentes por testi- 
gos a todo lo que dicho es andres beltran e goncalo diaz..." 
Folio 133 vto. : 

ez°pesqu¡sf- "En la gibdad de los angeles, quatro de mayo de mili e qui- 
ones tejólos n ' entos e ginquenta e quatro años, estando enel monesterio de 
'provisor" v senor san to domingo desta gibdad, en presencia de mí andres 
frayies ied e herrera, escribano público e del congejo della, el dicho se- 
ñor juez pesquisydor, pidió e rrequirio a mí el dicho escribano 
que le diese por fee e testimonio como después de aver manda- 
do en nonbre de su magestad al dicho don juan de velasco, pro- 
visor, que, so pena de las tenporalidades y de ser ageno y estra- 
ño de los Reygnos y señoríos de sus magestades, no viniese a 
este dicho monesterio a ynpedir la execugion de la justigia Real 
ni a otra cosa alguna, el qual oy dicho día vino al dicho mones- 
terio con frayles de la dicha horden e del monesterio de san 
agustin e quebrantó vna puerta del dicho monesterio para en- 
trar, y entró con alboroto y escándalo enel dicho monesterio, e 
habló e dixo palabras afeando el querer sacar del dicho mones- 
terio los dichos delinquentes, por lo qual yo el dicho andres de 
herrera doy fe ques verdad que vide oy dicho dia entrar enel 
dicho monesterio el dicho provisor con algunos frayles del di- 
cho monesterio de santo domingo e santo agustin, e todos die- 
ron bozes e a rrenpu jones abrieron vna puerta pequeña que sale 
a la yglesia del dicho monesterio y entraron dentro del ; e para 
que dello conste, por mandado del dicho señor pesquisydor le 
doy fee e lo asenté según dicho es, e lo firmó de su nonbre el 
dicho señor pesquisydor..." 

En el mismo día 4. hallándose en el dicho monasterio el Juez 
pesquisidor con el Escribano y testigos, "y estando presen- 
tes los rreverendos padres fray tomas de san juan, prior 
del dicho monesterio, e , fray tomas de la corte, suprior del 
dicho monesterio, e fray juan de vega e fray juan de santa raa- 
ria e otros frayles de la dicha horden de santo domingo, e fray- 
les agustinos, e don juan de velasco, provisor desta gibdad de 
los angeles, e don francisco de león, argediano, e otros frayles 
e clérigos, el dicho señor juez pesquisydor dixo que a él le avia 
sydo notifycado por parte deste dicho monesterio que se sa- 
liese del con toda la gente que tenía, e que si guardas quería po- 
ner, las pusyese fuera del dicho monesterio, e no dentro, e que 
dexasen el dicho monesterio libre e que no pudiese entrar nayde 






8o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

enél ; donde no, que se yrian y dexarian el dicho monesterio, 
Levando del al santissimo sacramento ; por lo qual el dicho se- 
ñor juez pesquisydor dixo, rrespondiendo a lo susodicho, quél 
avia entrado enel dicho monesterio con pareger e ligengia e con- 
sentimiento del dicho prior e frayles de dicho monesterio para 
efeto que se sacase del a los dichos neniando de nava e gonga- 
lo galeote, delinquentes questán enél rretraydos en la torre, e 
que por ver que convenya al servigio de dios e de su magestad 
mandó poner e puso dentro e fuera del dicho monesterio algu- 
na gente de guarda, e que sobre lo que pasava avia escrito e dado 
notigia al yllustrissimo señor visorrey desta nueva españa, y 
que la rrespuesta del lo vernia oy viernes o mañana sábado ; e 
quél avia consultado e comunicado lo que convenia hazerse con 
algunas personas que con él estavan y que, entendido lo que con- 
venía, le avia paregido e paregia e dava por su rrespuesta quél 
avia por bien de que se le pongan guardas a los dichos rretray- 
dos, moderadas, syn copia de gente, más de la que fuese negé- 
sario, y questas guardas se pornian dentro enel monesterio con 
toda la moderagion que fuese posible ; e que para quel dicho se- 
ñor juez pudiese entrar a ver las guardas y el rrecaudo que en- 
ello avia con dos personas, tuviesen las puertas del dicho mo- 
nesterio abiertas y que de parte del dicho monesterio se tuviese 
rrecogimiento de estarse en sus celdas, de no dalles de comer 
ni otro aviso alguno, porque hera ynformado que oy dicho dia 
les avian echado giertas cartas, y que en todo haria aquello que 
fuese justo e posible para que se guardase el honor e rreveren- 
gia que se devia tener al dicho monesterio, por lo qual les pe- 
dia e rrequeria vna e dos e tres vezes e las que de derecho hera 
obligado que no sacasen el santissimo sacramento de la yglesya 
ni desmanparasen el dicho monesterio ni se saliesen del, por- 
que hera gran escándalo del pueblo ; e ansy pasado lo susodi- 
cho e pedido e rrequerido, el dicho prior e suprior e frayles no 
rrespondieron cosa alguna y el dicho señor juez pesquisydor lo 
mandó a mí el dicho escribano escrivir e asentar, e lo pidió por 
testimonio, syendo presentes a todo lo susodicho por testigos. . 

"E luego yncontinente los dichos prior e suprior e frayles 
del dicho monesterio con otros frayles de la horden de san fran- 
cisco e san agustin y el arcediano e provisor e otros clérigos 
sagerdotes se fueron al altar mayor del dicho monesterio con 
vna cruz cubierta de luto negro, sacaron del sagrario vna cus- 
todia cubierta con vn velo, en que dezian los frayles estava. 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 8 I 

< 

el santissimo sacramento, y el dicho prior llevó la dicha custo- 
dia en sus manos y con él yvan todos los demás religiosos que 
dicho es cantando y la cruz de delante cubierta con vn velo ne- 
gro y cantando el salmo de yu cxitu isrrael de egito, y desta ma- 
nera se salieron de la dicha yglesya e monesterio de entre toda 
la gente que enél estava, e no consyntieron que persona alguna 
fuese aconpañando el santissimo sacramento, diziendo estar 
todos descomulgados, y el dicho señor juez se quedó con toda 
la gente que con él estava en el dicho monesterio ; testigos. . . 
«conbate para "E luego el dicho señor juez, después que pasó lo ISusodi- 

sacarlosdelin- , , * «.«,., 

quemes y el cno, mando que subiese mucha gente a las azoteas del dicho mo- 
testimonio deiiesterio, rrodeleros e arcabuzeros e vallesteros, e mandó subir 
o que vi o.» g¿ ertas esca i as p ara poner al pie de la torre, por donde subiese 
gente a lo alto de la torre a tomar la torre por lo alto della, e 
mandó a los arcabuzeros e vallesteros que en asomando los di- 
chos gongalo galeote e hernando de nava a hazer daño a los 
que ponían las escaleras e subiesen por ellas, que les tirasen cojj 
los dichos arcabuzes e vallestas, e ansimismo mandó a la gen- 
te que con el dicho señor juez estava a la puerta de la dicha 
torre que la abriesen e que echasen fuego por la dicha puerta 
con paja e chile para hazer humo en la dicha torre, e ansy fue 
hecho ; e yo el dicho escribano vide que queriendo llegarse a 
la dicha torre las personas que yvan a ponerle escala, los di- 
chos goncalo galeote e hernando de nava desde lo alto de la 
dicha torre tiraron piedras a la dicha gente, defendiendo que no 
se pusiesen las dichas escalas, e las dichas piedras davan en las 
rrodelas e adargas, algunas dellas, de las personas que querían 
J legar a la dicha torre, e vide truenos e rrespuestas de arcabu- 
zes e "ansimismo vide el humo que salía por lo alto de la torre 
e vi pegar el fuego a la puerta de la dicha torre e que se echava 
paja seca, e le vide arder e hazer el dicho humo, e vi que se 
quemavan e quemaron con el dicho fuego las puertas de la di- 
cha torre, y vi que de dentro de la dicha torre por la dicha puer- 
ta salía vn langon desviando e apartando la dicha paja e fue- 
go, lo qual que dicho es turaría, a mi parecer, media ora, poco 
más o menos... 

"E luego yncontinente, visto lo susodicho por el dicho se- 
ñor juez e que a su notiqia vino que de las dichas piedras que 
tiravan de la - torre los dichos goncalo galeote e hernando de 
nava avian derribado enel suelo a vn español que se dezia mo- 
rales el boticario e abian descalabrado a vn negro esclavo de 

6 



82 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

francisco muñoz con otra piedra que tiraron por la puerta de 
la dicha torre los que enella estavan, e ansymismo que avian 
dado otra pedrada a vn yndio en vn braqo, de que le lastimaron, 
que le salió mucha sangre, e por evitar muertes e otros daños 
que de necesidad avian de suceder procediendo a sacar de la 
dicha torre a los dichos hernando de nava e gongalo galeote de 
la manera que dicha es, por ser la torre muy fuerte y estar los 
que estavan enella rretraydos bastecidos de armas ofensyvas e 
defensyvas e tener mucha cantidad de piedra, e por el poco ca- 
lor e ayuda que dixo aver visto en los vezinos e otras personas 
que estavan enel dicho monesterio desta cibdad, que mandaba 
e mandó gesase el dicho fuego e se apagase e que se rretirasen 
afuera los que llevavan las escalas a la dicha torre e los demás 
que yvan en su conpañia, rreservando en sí de castigar a los 
que an sido negligentes e rremisos en f avoresger e dar favor e ayu- 
da a la rreal justicia ; e luego gesó el dicho conbate y se rretruxe- 
ron afuera las personas susodichas..." 
Folio 142: 

«de consentí- £ n e ] m ¡ smo día 4 de mayo, estando en el dicho monas- 
miento de los ^ J ' 
fr avies y el terio el Juez pesquisidor, presentes fray Tomás de San Juan, 

ron en u torre prior, y otros frailes, "el dicho señor juez con el dicho prior, 

los grillos a los*. ,' 7 , ,„•..« • . 

delinquen tes y frayles e conbento del dicho monesterio se concertaron de con- 

les cerraron la ... , . . . . . ., 

puerta de pie- íormidad, por evitar los ynconvmientes que podrían rresultar 
y impusieron sobre hernando de nava e gongalo galeote questan rretray- 
guardas.» ^ os ene j dicho monesterio, sobre querellos sacar del, que 
a los susodichos hernando de nava e gongalo galeote les sean 
echados dentro en la torre donde están a cada vno vn par 
. de grillos chaveteados por ante escribano y dos testigos Reli- 
giosos, e ansi echados, se gierre a piedra e lodo la puerta de la 
dicha torre, y esto hecho, el dicho señor juez a de poner e pon- 
ga quatro personas armados con armas ofensyvas e defensyvas a 
la puerta de la dicha torre, questen de noche e de dia, e que estas 
quatro personas el señor juez las pueda mudar poniendo otras 
quatro, y para ello e lo que! señor juez le pareciere pueda entrar 
enel dicho monesterio con su escribano las vezes que le paregiere, 
e que ante todas cosas el dicho prior e frayles juren en forma de 
derecho que no les darán favor e ayuda a los dichos her- 
nando de nava e gongalo galeote para que se vayan del dicho 
monesterio. e demás desto el dicho señor juez, si quisiere, 
fuera del dicho monesterio ponga las guardas que quisiere a 
los dichos rretraydos, e que no aya otra gente enel dicho mo- 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 83 

nesterio, lo qual sea e se entienda hasta tanto que por el yllus- 
trisimo señor visorrey desta nueva españa o la rreal avdien- 
cia della otra cosa manden y provean; y ansi el dicho prior e 
frayles del dicho monesterio lo acetaron, e juraron poniendo 
las manos en los pechos e por las hordenes que rregibieron y 
■tn fee de sacerdotes, que asi lo cumplirán, e ío firmaron de sus 
nombres, siendo presentes por testigos... 

"E después de lo susodicho, luego enel dicho dia, por man- 
dado del dicho señor juez pesquisidor, yo andres de herre- 
j-a, escribano público e del concejo desta dicha gibdad de los 
angeles, entré en la dicha torre del dicho monesterio de se- 
ñor santo domingo desta dicha cibdad juntamente con fray 
tomas de la corte, suprior del dicho monesterio, e fray luis 
de san miguel, frayle de la horden de señor san agustin, e 
fray diego ximenez, frayle de la horden de señor san fran- 
cisco, y en presencia de los dichos tres Religiosos yo el di- 
cho escribano eché a los pies a los dichos hernando de nava 
e gongalo galeote a cada vno vnos grillos chaveteados con 
sus chavetas e rremachados, conforme al dicho aucto, e subi 
a lo alto de la dicha torre y enella miré si avia otra alguna 
persona enella, e yo el dicho escribano no la vide, e an i lo 
juro a dios e a santa maria... e que no vide estar más en 
la dicha torre de los dichos hernando de nava e gongalo galeo- 
te, demás de los dichos tres Religiosos que enella entraron 
para ser testigos de como le eché los dichos grillos, e ansi 
salieron de la dicha torre los dichos tres rreligiosos e se ce- 
rró a piedra e barro la puerta de la dicha torre que sale al di- 
cho monesterio; testigos los dichos tres frayles Religiosos... 

"E después de lo susodicho..., cinco dias del dicho mes de 
mayo..., seria bien de mañana a ora de las ginco, poco más o 
menos, el dicho señor juez pesquisidor, por ante mí andres 
de herrera, escribano público e del congejo desta dicha gibdad, 
vio questavan colgados vnos cordeles que salian de la dicha 
.torre por vna ventana de las baxas della que cayan afuera 
de la dicha torre a la parte de la calle, los quales cordeles 
tenyan vnos ñudos dados, e algunas personas de la dicha 
rronda dezian que paregia que por los dichos cordeles se avian 
salido de la dicha torre los dichos hernando de nava e gon- 
galo galeote, por lo qual luego el dicho señor pesquisidor fue 
y entró luego dentro enel dicho monesterio e se yn formó de 
las guardas que en él avia puestas sy avian sentido alguna 



84 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

cosa de averse ydo los dichos rretraydos, e dixeron que no; e 
las dichas guardas heran diego de baega e diego perez de 
los rrios, vezinos desta dicha cjbdad. 

"E luego dende vn poco, estando enel dicho monesterio, 
paregio enél frey luis de san miguel, frayle presbítero de la 
borden de señor san agustin, desta dicha cibdad, e antel di- 
cho señor juez pesquisydor y en presencja de mí el dicho an- 
dres de herrera, escribano, el dicho fray luys dixo que los 
dichos hernando de nava e gongalo galeote esta noche pasada 
antes de media noche se salieron del dicho monesterio por 
los dichos cordeles que salen de la dicha torre, e ansi hizo 
juramento como sacerdote que hera verdad, por lo qual el 
dicho señor juez pesquisydor dixo que quería mandar abrir 
la puerta de la dicha torre, que estava perrada a piedra e ba- 
rro, e a la sazón llegó frey tomas de san juan, prior del di- 
cho monesterio, e dixo que dava gracias a nuestro señor en 
que los dichos rretraydos fuesen ydos del dicho monesterio, 
e quél dava e dio licencia para quel dicho señor pesquisidor 
abra la dicha torre, la puerta questá tapada enella, e busquen 
si son ydos, e ansi el dicho señor pesquisydor lo mandó asen- 
tar e firmólo de su nombre... 

"E luego el dicho señor juez pesquisydor, enel dicho dia 
cinco de mayo del dicho año, por ante mí el dicho andres de 
herrera, escribano, mandó abrir e se abrió la puerta de pie- 
dra e barro questava tapada de la dicha torre, y entró enella, 
e se miró e buscó lo alto e bajo de la dicha torre, e no pa- 
reció estar enella ninguno de los dichos rretraydos ni otra 
persona o cosa alguna, ni bienes ningunos, a lo qual fueron 
presentes por testigos..." 

Folio 147: 

Auto, a 5 de mayo, para que nadie, bajo pena de muerte,, 
acoja a los retraídos fugados. 

Folio 147 bis : 

Información sobre averiguar si el doctor de la Torre se 
había concertado con Catalina Vélez Rascón, madre de Nava, 
para que le vendiese el negro herido, como se lo vendió, en ciento 
setenta y cinco pesos de oro. Así lo declara Alvaro de Cáceres, 
a quien la Rascona rogó que hablase al Doctor, "que no oviese 
cosa ninguna ni querellase ni hiziese contra su hijo nada" ; que, 
en su virtud, Cáceres y otro rogaron al Doctor "que no tu- 
viese enojo ni pasión contra la Rascona ni contra su hijo ; que 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 85 

■ellos le pagarían el daño que en aquello se avia fecho, y el di- 
cho dotor de la torre dixo quél no avia dado quexa del, ni tal 
pensava dar; que le pagasen su negro, pues que aquel daño se 
avia fecho". 

Folio 148 vto. : 

El Virrey y la Audiencia de Méjico, con noticia de hallarse 
retraídos en un monasterio los sobredichos delincuentes y de 
que, "añadiendo delito a delito, con poco temor de dios e 
menosprecio de nuestra justicia", habían salido del dicho mo- 
nasterio y escalado la casa del doctor de la Torre, ejecutando 
en ella nuevas fechorías, "y, porque el delito es feo y grave y 
conviene que vna persona de calidad vaya a entender en ello", 
dan comisión al doctor Antonio Mexía, oidor de la Audiencia 
y Cnancillería real para que vaya a Los Ángeles a conocer de 
•este asunto. 

Fol. 155: 

Llega el doctor Mexía a Los Ángeles el sábado 5 de mayo, 
va al monasterio de Santo Domingo, y los frailes sólo consin- 
tieron que entrasen él y su escribano. Aquéllos afirman que los 
retraídos "ya eran ydos e huyelos". Propone Mexía que se le 
deje buscarlos, y al cabo "vinieron a partido que su merced con 
doce personas solas, juntamente con los frailes", registraría la 
casa. No se halló a nadie. Pénense guardas fuera, "indios y es- 
pañoles de pie e de a cavallo..., y se fue su merced a <;enar". 
informado en su posada de que sin duda los delincuentes estaban 
en el monasterio, poco después llega a ella una de las guardas, 
diciendo a voces que los retraídos se salían de allí, "e que avia 
conocido a hernando de nava salir en abito de fraile agustino". 
Deja la cena el Oidor y en seguida, con muchas hachas y mu- 
cha gente consigo, hizo llamar a la portería, y dijo a los frai- 
les que acudieron a la puerta, sin abrirla, que le constaba que 
Nava se había querido huir, intentando salir con un fraile agus- 
tino, y que ya salido fuera de la portería, desde el cementerio se 
había vuelto a entrar. Niéganse a abrir los frailes ; atrancan las 
puertas y las fortalecen "con maderos por de dentro" ; se 
les requiere por la ventanilla de la puerta, hablando unos y 
otros, y al cabo el Oidor manda traer una viga para derribarla ; 
efectuado el postrer requerimiento, los frailes requieren a su 
vez y amenazan con la excomunión,, por virtud de una bula de 
Alejandro V; responde el Oidor que no quiere "hacer daño ni 
.sacar el preso, sino ponelle guardas". A los tres golpes con la 



86 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

■viga, se abre el postigo fácilmente, y se ven un banco y unos 
maderos puestos por los frailes; manda el Oidor a la gente 
que no se haga mal ninguno, sino que sólo quedasen guardas 
en esta puerta y en la de la torre, para que si allí estaban los 
retraídos, no saliesen, y otros, mientras, guardan en la huerta 
y otras partes. Vuelve el Oidor al monasterio por la mañana 
y manda llamar gente para buscar a los culpados ; registran sin 
hacer mal y llevando frailes consigo, y estando en los dormito- 
rios mirando las celdas, el Oidor oyó voces hacia las necesarias ; 
acudió con gente, y supo que el alguacil Flores había visto a 
Navas encima de aquéllas, sobre una tabla que estaba atravesa- 
da, "e su merced llegó al dicho nava, e le asió, e mirándole, le 
halló armado con vna cota e zaragüelles de malla, y como el 
lugar era y estava de mal olor e la gente que acudió mucha y 
el calor grande, su merged mandó a la gente que todos se sa- 
liesen fuera de aquella pieca, e salidos, los frailes e clérigos car- 
garon del dicho señor oydor, y estando con su merged dándole 
vozes y rrempujones, e su merged rogándoles que le oyesen, en 
el dormitorio del dicho monesterio, el bachiller martinez, juez 
de comisión, se salió con el preso, ques el dicho hernando de 
nava, e lo llevó a la cárcel". Entre tanto, los frailes, para noti- 
ficar al Oidor ciertas excomuniones, no le dejaban salir : sen- 
tóse en un poyo, dispuesto a oír lo que quisiesen, "y allí le fue- 
ron leydas en vn papel ciertas cosas que su merged dixo no en- 
tender, por la mucha gente e alboroto que allí avia, e pidió co- 
pia e traslado dello". 

Folio 159: 

Confiesa Nava, estando preso en la cárcel. Era hijo de Bar- 
tolomé Hernández de Nava, difunto, y dijo tener veintitrés años, 
y que si en otra confesión dijo ser mayor de veinticinco, fue 
por consejo del primer escribano, para evitar prolijidad. Le dan 
por curador a Juan de Villafranca, y después, a petición del pre- 
so, a Hernando Veedor. 

"Fue preguntado sy conoge a gutierre de getina e fran- 
cisco de peralta. Dixo que los conoge de dos meses e medio a 
esta parte, poco más o menos, que a que vinieron a esta gib- 
dad, según lo tiene dicho e declarado antes de agora en las 
confysyones que sobresté caso le fueron tomadas antes..., las 
quales le fueron leydas de berbo ad berbun como enellas y 
en cada vna dellas se contiene, e por el dicho hernando de nava 
vistas, dixo, presente su curador, que todo lo enellas contenido-. 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS o 7 

es la verdad e lo que sabe e pasó, e no otra cosa, salvo que, como 
dicho tiene, en lo de la hedad es de veynte e tres años e no más. 

"Fue tornado a preguntar si sabe o tiene noticia o sospecha 
qué personas ayan ávido pasión y enojo con el dicho cetina e le 
ayan dado aquellas heridas. Dixo que no sabe quién le diese 
las dichas heridas, ni tiene sospecha quién se las diese, ni sa- 
lió de su casa aquella noche que se dixo avelle herido, ni tiene 
noticia de personas que oviesen rreñido con el dicho cetina. 

"Fue preguntado si a tenido algún enojo e rrencor con el di- 
cho cetina por sospecha o saber del que tratase con alguna mu- 
ger queste confesante tuviese, o de francisco de peralta. Dixo 
que no a tenido ni tiene enojo ni sospecha que ninguno de los 
susodichos tratase con muger que este confesante tuviese. 

"Fue preguntado diga e declare qué personas salieron con 
este confesante el dia de casimodo pasado primero dia del 
mes de abril pasado, quando pasó la quistion del dicho cetina e 
quando le hirieron. Dixo que dize lo que dicho tiene e que no 
salió de su casa aquella noche, porque no saliendo no vbo para 
qué nadie fuese con él, ni sabe ni sospecha quién dieron las cu- 
chilladas al dicho cetina, e queste confesante estava en su casa 
aquella noche quando llegó el alcalde pedro moreno e le encar- 
celó enella hasta otro dia que le hizo traer a la cárcel. 

"Fue preguntado si otro dia después de traydo a la dicha 
carqel y estando enella con prisiones se salió della e quién le 
dio favor e ayuda para ello. Dixo que dize lo que dicho tiene 
en sus confysiones e a ello se rremite e rrefiere. 

"Fue preguntado sy es verdad que desde la carqel donde 
estava, quando se salió della, si se fue derecho a santo do- 
mingo o a otra parte alguna. Dixo que confyesa que luego que 
se salió de la dicha cargel, derechamente della se fue al mo- 
nesterio de señor santo domingo donde al presente se halló. 

"fue preguntado, quando se fue de la cargel qué armas lle- 
vava. Dixo que no llevava ningunas. 

"Fue preguntado que la cota e qaraguelles de malla con que oy 
.se halló e tenía puesto, que quando se le llevó al dicho moneste- 
rio, e cuyo es, e quién se lo llevó. Dixo que las dichas armas 
cota e Qaraguelles es suyo porque lo ovo e conpró por sus di- 
neros; la cota puede aver que la conpró dos meses, de juan 
brizeño, e los carahuelles los tenía de antes de mucho tiempo, 
e que otro dia de como se fue desta cargel e rretraxo a santo 
domingo embió a vn criado suyo que se dize juan, yndio la- 



88 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 



diño, del dicho monesterio a su casa deste declarante, para 
que le traxese las dichas armas e otras, e ansi, le llevó la di- 
cha cota e caraguelles e vn montante e vn casco e vna espada 
e vna rrodela, e que se lo llevó de dia. 

"Fue preguntado que dónde están las demás armas demás 
de la cota e caraguelles que se le halló. Dixo que en el mones- 
terio las dexó. 

"Fue preguntado sy el miércoles en la noche, que pasó, que 
fue la bispera de la asencion, salieron de. santo domingo este 
confesante e goncalo galeote e' fueron de noche a casa del 
doctor de la torre y entraron por casa de catalina espejo, 
muger que fue de pedro de montilla, difunto, por vna ven- 
tana de la dicha casa que sale a la calle y se fueron a casa 
del doctor de la torre, e digendieron por vna escalera e su- 
bieron por otra hasta llegar a vn corredor de la dicha casa, 
donde eslava vna rreja de vna ventana de la cámara donde 
dormía la muger del dicho doctor de la torre, y llegando a 
ella, este confesante llamó quedito, e vino la muger del di- 
cho doctor, e habló con este confesante : que diga e declare 
la verdad de todo lo que pasa. Dixo questando este confe- 
sante rretraydo y encerrado enel dicho monesterio, cómo avia 
de salir a hazer lo que les preguntado, lo qual niega. 

"Fue preguntado sy es verdad que llegado que llegó leo- 
nor dosma, muger del dicho doctor de la torre, a hablar con 
este confesante por la dicha rreja, este confesante metió la 
mano por entre la rreja e con vn cuchillo o daga que en la 
mano llevava le dio a la dicha leonor dosma vna cuchillada 
por la nariz, de que le cortó cuero e carne e ¿alio sangre, 
esto, porque no le quiso consentir en lo que este confesante le 
pedia e quería. Dixo que lo niega e que dize lo que dicho tiene. 

"Fue preguntado que sy después que pasó lo susodicho la 
dicha leonor dosma se fue a quexar al dicho doctor de la to- 
rre deste confesante, el qual dicho doctor se levantó e con 
vna lanca, dando bozes, salió al dicho corredor, diziendo : "ne- 
"gros, tómame a ese traydor", y entonces este confesante se 
desqendio abajo juntamente con el dicho gongalo galeote que 
yva con él, e queriendo subir por vna pared pequeña a las 
agoteas, vn negro que se dize juan galán, del dicho doctor de 
la torre, con vna espada, no consintió que subiese, e luego 
salió vna negra que se dize cjcilia a favorescer al dicho negro 
juan galán, y este declarante y el dicho gongalo galeote dexa- 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 89 

ron de subir e dieron de cuchilladas al dicho negro e a la di- 
cha negra, e al dicho negro le dieron vna cuchillada en vn 
braco junto a la muñeca, de que le cortaron cuero e carne e 
le salió mucha sangre, e a la dicha negra vna estocada en vn 
muslo, de que asymismo le corrió sangre, e luego abrió yseo, 
negra, la puerta de la calle para llamar gente, y abierta, se 
salieron por ella, e yvan diziendo por la calle: "si abajara acá 
"ese docto rgillo, le hizieramos que no se supiera rrodear", e que 
diga e declare la verdad de lo que sabe e sospecha. Dixo que 
lo niega, porque no pasa ni hizo tal cosa, porque estando enel 
dicho monesterio y encerrado, no podían salir avnque quisieran. 

"Fue preguntado si es verdad que quando el dicho doctor de 
la torre salió al corredor con la langa diciendo: "negros, to- 
"máme ay a esos traydores", si entonges el dicho gongalo galeo- 
te dixo: "señor doctor, bien sabe que yo no tengo la culpa", 
y el dicho doctor le rrespondio que se fuese para vellaco. Dixo 
que no pasa tal, e lo niega, por lo que dicho tiene. 

"Fue preguntado qué personas demás del dicho galeote fueron 
con él aquella noche a hazer lo que les preguntado. Dixo que no 
fue a hazer cosa ninguna, ni no saliendo del dicho monesterio, no 
pudo yr nadie con él, e lo niega todo. 

"Fue preguntado qué personas estavan rretraydos e hechos 
fuertes con este confesante en la torre de señor santo domingo 
donde este confesante estava rretraydo. Dixo que no estava 
con este confesante más del dicho galeote, e no otra persona 
ninguna. 

"Fue preguntado sy es verdad que yendo la justicia al 
dicho monesterio a tomar su confysyon a este confesante so- 
bre lo que les preguntado, sy este confesante y el dicho gon- 
galo galeote e otras personas que con ellos estavan se hizieron 
fuertes en la dicha torre con armas ofensyvas e defensyvas, e 
tiraron muchas piedras asy a la justigia como a los demás que 
yvan en su favor, conogiendo ser la justigia, llevando vara de 
justigia en las manos, e se defendieron e rresistieron a la jus- 
tigia. Dixo ques verdad que el dicho señor juez pesquisydor 
fue como tal juez con vara de justigia al dicho monesterio 
e llevó consygo asy a los alcaldes e theniente de corregidor 
como alguaziles e otras personas que llevava en su favor, e 
mandó a este confesante e al dicho galeote que le diesen las 
armas que tenian, porque les queria tomar sus confysyones, 
<e que se saliesen de alli e que no se hiziesen fuertes contra la 



go 



boletín de la real academia española 



justicia, y este declarante dixo al dicho señor juez con el otro- 
su conpañero quellos estavan alli rretraydos e que no avian 
hecho cosa que no deviesen; e que si su merced les quería 
tomar sus confysyones, que se entrase con su escribano en vna 
celda e quellos se entrarían alli con él ; donde no, que no se 
avian de dexar sacar, e ansi se defendieron e tiraron piedras 
e botes con hincones e hazian todo lo que podían para rresys- 
tir a todos los que les querían entrar, e no tiene noticia si obo 
alguno herido de los botes e piedras que tiraron, y ques ver- 
dad que estuvieron en la dicha torre hechos fuertes e rresys- 
tiendo a los que les querían entrar hasta antier a las diez de 
la noche que salieron por vna ventana, echándose por vna soga 
a la huerta de las higueras, questá enel dicho monesterio, e 
luego se salió el dicho galeote por la puerta de la yglesya, y 
este declarante no le a visto más ni sabe donde está, e no se 
salió este declarante porque le pareció no aver buena coyun- 
tura para ello, e se a estado enel dicho monesterio hasta oy 
domingo a ora de las ocho de la mañana, que fue hallado en- 
cima de las necesarias, vestido con la cota e caraguelles, como 
su merced le halló, e qué la barva rrayda que tiene y vn abito 
que se avia vestido fue solamente para salir, como salió ano- 
che desimulado, hecho frayle con abitos vestido, fuera del 
monesterio, y que ansi salieron vn frayle y este declarante he- 
cho frayle por la portería hasta cerca de la puerta del cimen- 
terio, e como este declarante vio que andavan por alli gentes 
que le podían conozer, se bolvio al dicho monesterio ; e que- 
no se vistió los abitos ni rrayó la barba sy no para esto, e no ay 
otra cosa enello. 

"Fue preguntado que estando rretraydo en este tiempo, qué 
personas le dieron favor e ayuda e provysion e armas e aviso. 
Dixo que no ningunas, sino solo los frayles. 

"Fue preguntado que ayer, quando el señor oydor le an- 
duvo a buscar por el monesterio, que dónde estava, o se que- 
dó escondido. Dixo que enel mismo lugar donde se halló oy 
estuvo ayer e alli durmió esta noche y estuvo hasta que le ha- 
llaron. 

"Fue preguntado qué bienes e .hazienda tiene. Dixo que 
vn pueblo que se llama estaca mastitlan, e por otro nonbre cas- 
til blanco, e que le puede rrentar seysaentos pesos, e que le 
está hecha encomienda por el señor visorrey don antonio de 
mendoga, e que la executoria tiene su señora y madre, e que 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 9 1 

no tiene otros bienes algunos sino lo que tiene vestido, por- 
que lo demás, sy algo tiene, su señora y madre se lo da y es 
della. 

"Fueronle hechas otras preguntas al caso pertenecientes e 
dixo que dize lo que dicho tiene, ques la verdad, e no sabe 
ni pasa otra cosa por el juramento que hizo e afirmóse enello 
e firmólo de su nonbre, e su defensor, antel qual le fue leyda 
esta confision de berbo ad berbun como enella se contiene e 
dixo que enella se rretifycava e rretificó e afirmava e afirmó e 
lo firmaron los dichos señores juezes. — el doctor mexia. — el 
bachiller martinez. — hernando de nava. — juan de villaf ranea..." 

Folio 179 vto. : 
Confesión de "En la qibdad de los angeles, ocho días del mes de mayo 

doña leonor _ ,°. . , J 

de Osma.» del dicho ano de muí e quinientos e ginquenta e quatro anos, 
el dicho señor oydor, para más averiguación del delito, fue 
a la posada del doctor de la torre, con mucha gente que le 
acompañó. E entrado en la dicha casa, halló en vna cama echa- 
da a leonor dosma, muger del dicho doctor de la torre, y es- 
tando presente el dicho doctor de la torre, el dicho señor le 
mandó descubrir la herida que tenía rrebogada en la cara con 
vn paño y la dicha leonor dosma algo el paño que tenía enel 
rrostro e descubrió vna herida que tenía en la nariz, algo baxo 
de las cejas, que le atravesava la nariz e baxava por el lado 
yzquierdo hasta dar en la ventana de la nariz, e luego su 
merced rrecibio juramento de la dicha leonor dosma... 

"Fue preguntada cómo se llama e cuya muger es e qué he- 
dad tiene. Dixo que se llama leonor de osma e ques muger del 
doctor de la torre e ques de hedad de veynte e dos años, poco 
más o menos. 

"Fue preguntada qués lo que pasó acerca de la dicha herida. 
Dixo ... {Lo que en su declaración del fol. nj vto., antes co- 
piada, añadiendo) : "e que no sabe la causa quel dicho nava e 
los demás tuvieron para hazer lo que hizieron, más de que 
vn lázaro de la Roca, vecino de esta cjbdad, que bive cerca 
de la casa desta declarante, después de aver pasado las cu- 
chilladas de cetina, estando rretraydo el dicho hernando de 
nava en santo domingo, dixo al dicho rroca : "la cuchillada 
"que yo di a cetina la mereciades vos, que no él, y mejor en- 
''pleada [estaría] en vos que no enél, porque soys tan gran 
"vellaco, e me pesa porque se la di a él y no os la di a vos"; 
y el dicho rroca después desto lo dixo al dotor de la torre. 



92 boletín de la real academia español \ 

marido desta declarante, diziendole que él dicho nava hera vn 
gran vellaco; e quel jueves santo pasado el dicho nava, porque 
yva su muger del dicho rroca y esta declarante y otra muger 
por la placa de esta cibdad juntas, que el dicho nava avia 
dicho a esta declarante: "mejor estuvierades en vuestra casa 
''que no yr con estas vellacas : bolveos a vuestra casa"; e dixo 
el dicho rroca tanbien al dicho doctor quel dicho nava hera 
hijo de vn jorge marinero y de rruyn casta, y esto sabe esta 
declarante que dixo el dicho rroca al dicho doctor porque lue- 
go el dicho doctor vino a esta declarante e se lo dixo, e como 
el dicho rroca se lo avia dicho, e sobrello el dicho doctor. rriño 
mucho con esta declarante e puso las manos enella e pasaron 
muchas quistiones sobrello, y esto pasó el lunes, ayer hizo 
ocho dias, y esta declarante enbio a dezir a la rrascona, ma- 
dre del dicho nava, con vna negra, lo que pasava y que em- 
biase a llamar a rroca y le rrogase que no la malmetiese con 
su marido, porque sy el dicho rroca no hera onbre para bolver 
por sy, no se vengase en esta declarante ; e después desto la 
dicha rrascona llamó al dicho rroca e le rriñó sobrello, y el 
dicho rroca, por congraciarse con ella, le dixo que el doctor 
de la torre e su muger, ques esta declarante, tenían concer- 
tado de embiar a llamar disimuladamente al dicho nava a 
santo domingo en nombre desta declarante para que viniese a 
hablar con ella disimuladamente, e tener alli al bachiller mar- 
tinez, juez pesquysydor, y le prendiesen, y que la dicha rras- 
cona fue luego a santo domingo y habló con el dicho nava su 
hijo y le dixo que en ninguna manera viniese aunque le lla- 
masen, contándole lo que estava concertado de prenderle el 
dicho doctor y pesquisidor ; e que ansimismo ysabel velez, 
hermana del dicho nava, fue el dia de san felipe y santiago 
en la tarde a santo domingo y estuvo con su hermano y le 
avisó de lo mismo, lo qual todo sabe e cree e tiene por cjerto 
esta declarante que pasó asi porque la dicha rrascona se lo 
embio a dezir con vn vazquez, capatero en esta gibdad, e por 
otras señales e yndiqios que para ello a tomado, e que no sabe 
la ocasyon que tuvo el dicho rroca para dezir a la rrasco- 
na lo que dixo questá conqertado, no syendo asy, más de 
quel dicho doctor dixo al dicho rroca quando le dixo lo que 
dicho es: "¿por qué no me lo dixistes el dia que pasó lo del 
"jueves santo?, que yo. lo llevara a mi casa e me satisfiziera 
"del..."; y de aqui crehe esta declarante arguyra el dicho 






m;kyos datos biográficos q3 

rroca 1© que dixo a la rrascona, y esta ocasyon crehe que 
tuvo el dicho nava para venirse a vengarse desta declarante 
de la traygion que pensó que le estava hurdida, y para llamar 
al dicho doctor su marido y dezir que le quería matar ; y que 
el otro que dezia el galeote que les quedava de matar hera el 
pesquisydor, que tanbien entrava en la traygion, que hera el 
que les quedava de matar, e que no sabe quel dicho nava tu- 
viese enojo con el dicho peralta ni getina, ni si rrondase la 
casa desta declarante ni tuviese otro enojo alguno con esta 
declarante, y esta es la verdad e lo que sabe para el juramento 
que hizo...". 

Folio 185 : 

El doctor de la Torre y su mujer dicen que no quieren que- 
rellar de Nava, y que, en cuanto a los demás, pedirán lo que 
les convenga. 

Folio 189 vto. : 

"i — primeramente quel domingo de casvmodo en la noche, 

¡Cargos a her- r 1 o -' 

nando de na-q Ue f lle primero dia del mes de abril próximo pasado, el dicho 

Hernando de nava, sobre asechanzas y hecho pensado, e ar- 
mado con diversas armas ofensyvas e defensyvas, llevando con- 
sigo otras personas que para ello le diesen, como le dieron, 
favor e ayuda e aviendo andado asechando e aguardando vno 
e dos e quatro dias antes a gutierre de getina e a francisco 
de peralta, no syendo sus enemigos, antes eran sus amigos, 
e sin que ellos le oviesen fecho ni dicho cosa por donde mal 
ni daño oviesen de rregibir, sin avisarles e sobre seguro, a 
traycion e alevosamente, yendo la dicha noche los dichos gu- 
tierre de getina e francisco de peralta salvos e seguros pasan- 
do por vna calle desta cibdad, donde bive el doctor de la to- 
rre, sin armas e descuydados e pagificos, el dicho hernando de 
nava, por detras e a traycion e sin que le syntiesen, se en- 
tró por vn arroyo de agua e lodo que allí estava por ser me- 
nos sentido, e con vn montante que llevava tiró vna cuchi- 
llada al dicho gutierre de getina, que yva delante, e le dio enel 
rrostro, desde la oreja yzquierda hasta la nariz, por baxo del 
ojo yzqúierdo, de que el dicho gutierre de getina cayó enel 
suelo desatinado e medio muerto y del todo desmayado ; e 
no contento con aver hecho esto el dicho hernando de nava, 
estando medio muerto el dicho gutierre de getina, como di- 
cho es, le tornó a dar e dio vna cuchillada con el dicho mon- 
tante en la cabega, de las quales e de cada vna dellas a estado 



94 



boletín de la real academia española 



a punto de muerte e avn no está fuera de peligro ;• e caso 
que sanase dellas, quedará disformemente señalado. 

"2 — I ten se le haze cargo que, aviendole encarcelado so- 
bresto el alcalde pedro moreno, en casa de Juan sarmiento 
su cuñado aquella noche, e yendo le a prender otro día si- 
guiente, no se dexó prender, y echó a huyr, hasta que por buena 
diligencia por los ministros de la justicia fue preso y puesto 
en la carqel pública desta gibdad; y estando enella con vnos 
grillos a los pies e otro dia de como fue preso, que fue mar- 
tes en la noche, a tres dias de abril, quebrantó las prisyo 
nes e cárcel donde estava, con favor e ayuda de otras per- 
sonas, e se fue de la dicha cargel e huyó della por las pare- 
des e acoteas de la dicha carqel, descolgándose por sogas, e 
se fue e rretraxo al monesterio de señor santo domingo desta 
cibdad, donde el bachiller martinez, juez pesquisydor por su 
magestad especialmente para esta causa, le fue a hablar e a 
tomar su dicho diversas vezes, e se le puso en rresistencja con 
palabras e obras, no queriendo, como no quiso, salir de alli 
e haziendose por ello hechor del delito de que contra él se 
procedió. 

"3 — Iten se le haze cargo al dicho hernando de nava que, 
añidiendo delito a delito, el miércoles en la noche pasado 
que se contaron dos dias deste presente mes, a la media no- 
che, poco más o menos, estando rretraydo enel dicho mones- 
terio, salió del armado e acompañado de personas que para 
lo que hizo le dieron favor e ayuda, e con ánimo diabólico 
e sobre hecho pensado e sobre asechanqas e aviendo dicho 
-e publicado que avia de matar al doctor de la torre e a su 
inuger, fue a casa del dicho dotor de la torre e le escaló su 
casa e subió por vnas paredes e agoteas y entró dentro en la 
dicha su casa e llamó a vna ventana baxa donde dormia leo- 
nor dosma, muger del dicho doctor de la torre, e la llamó e 
hizo llegar a la dicha rreja, e sin la avisar ni hablar ni ave- 
lie fecho ni dicho ella cosa por que mal ni daño oviese de 
rrescibir. metió paso el braco por la rrexa e le dio vna cu- 
chillada por la cara, atravesando la nariz por baxo de las ce- 
jas, defendiendo la cuchillada por el lado yzquierdo hasta la 
ventana de la nariz, de que le cortó cuero e carne y le co- 
rrió mucha sangre, y está mala della e quedará muy señalada ; 
e no contento con esto, baxando al patio de la dicha casa, 
•encontró con vn negro que se dize juan galán e le dio vna 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS g3 

cuchillada en el brago derecho, atrogisima, de que le corto 
cuero e carne e canilla e casy quedó la mano en solo el cuero, 
y está al presente a punto de muerte; e ansimismo, no con- 
tento con aver fecho todo lo que dicho es, encontró con vna 
negra que se dize gigiiia enel patio de la mesma casa, la qual 
avia salido a las bozes del dicho negro herido, e le dio vna 
estocada por el muslo derecho, de que le cortó cuero e carne 
e le corrió sangre e hizo notable daño; e sobre todo lo que 
dicho es, aviendoie abierto la puerta de la calle e saliendo por 
-ella él e los que con él estavan, e aviendo en la dicha casa 
e fuera della dicho muchas palabras feas, entre otras dixo 
contra la dicha leonor dosma, muger del dicho doctor de la 
torre, quando la hirió en la cara, "toma, por que os acordeys 
"de mi", e ansimismo le dixo: "llámame acá a vuestro ma- 
nido, que no me tengo de yr de aqui hasta que lo mate", e 
después desde a vn rrato dixo al dicho doctor de la torre: 
"juro a dios que sy acá abaxays, que os tengo de matar", y 
después de salido a la calle dixo a la dicha leonor dosma, ques- 
tava a la ventana de su casa: ''dezi a vuestro marido que baxe 
"acá, que juro a dios que lo tengo de matar", e con estas e 
otras muchas palabras feas e ynjuriosas que le dixo, le an- 
duvo rrondando la dicha puerta e calle aguardando más de 
vna ora, e visto que no tenía aparejo para matalle, se tornó 
desde alli al monesterio de santo domingo, ques alli junto 
c no ay más de la calle enmedio, de donde avia salido e sa- 
lió a hazer el dicho delito juntamente con las otras personas 
que le avian aconpañado e favoresgido, donde se acoxio e for- 
taleció con las dichas personas. 

"4 — Iten se le haze cargo que el dia siguiente jueves por 
la mañana, tres deste mes de mayo, yendo el dicho juez de 
comisyon a le tomar su dicho e a ynformarse del de lo que 
avia pasado, se defendió e rresystio del dicho juez con pala- 
bras e obras, e se subió a la torre del dicho monesterio e se 
hizo fuerte enella, e desde alli tiró muchos botes e golpes con 
langas y espadas per la puerta de la dicha torre, rresystiendo 
la entrada contra el dicho juez e sus alguaziles e ministros de 
la justigia, e tiró vna piedra grande por vn agujero questá 
junto a la puerta de la dicha torre e pasó por entre el di- 
cho juez y escrivano, que fue milagro no les matar; e de- 
mas desto, el dicho jueves y viernes syguiente, en muchas e 
diversas vezes, tiró piedras grandes de la dicha torre con- 



9*3 BOLETÍN DE LA REAL ACADFMIA ESPAÑOLA 

tra el dicho juez e alguaziles e otras personas que por man- 
dado del dicho juez alli estavan, de que hirió a muchos de- 
llos e hiriera a otras personas si dios milagrosamente no los- 
guardara. 

"5 — Iten se le haze cargo de averse perjurado en sus con- 
fisyones e contradichose con juramento, diziendo cosas con- 
trarias vnas de otras, especialmente en lo que toca a su he- 
dad e armas. 

"6 — Iten se le haze cargo de aver sydo onbre criminoso 
e acostunbrado a hazer delitos e perjudicial a la rrepublica, 
e de todo lo demás que de todo lo procesado rresulta, de lo 
qual todo se an seguido grandes alborotos y escándalos, da- 
ños e ynconvinientes, e se le manda hazer cargo e notificar 
que rresponda e se descargue de lo susodicho dentro de tres 
oras primeras siguientes, con apercibimiento que pasado el 
dicho término avra la causa por conclusa e procederá enella 
conforrhe a justicia y executará en su persona e bienes las 
penas en que por lo que dicho es e por cada vna cosa e parte 
dello hallare aver yncurrido, y en todo hará justicia ; e ansi 
dixo que lo mandava e mandó, e lo firmó de su nombre. — el 
doctor mexia. 

"7 — Iten asimismo se le haze cargo, demás e aliende de 
lo que dicho es, de no aver parecido a los términos e prego- 
nes e rrebeldias que se le an dado e penas en que por ello a 
yncurrido, de lo qual asymismo le manda que se descargue, 
juntamente con lo que dicho es, dentro del dicho término, con 
el mesmo apercibimiento; e firmólo de su nombre. — el doctor 
mexia. Ante mi pedro de muxica, escribano de su magestad." 

Folio 208: 

En 10 de mayo, con noticia de que "gongalo galeote va por 
el camino de azumba hacia yucatan escondidamente", el Oidor 
manda gente a prenderle, asi como para buscar a Pedro Páez y 
Martin de Mafra. Despáchanse edictos para todo ello. 

Folio 215: 

Responde Nava a los cargos, negando ser autor de las heri- 
das de Cetina y Leonor de Osma. Dice, entre otras cosas, que 
se acogió al monasterio porque entendió que se le quería pren- 
der por deudas, "e porque su voluntad hera de ser frayle", y 
añade que es fraile novicio "y ordenado de primera tonsura". 

Folio 227 : 

Información a propuesta del curador de Nava, acerca de ser 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 97 

éste hijo de regidor que murió en el uso de su oficio. Testimonio 
de un acta capitular de Los Ángeles (10 de octubre de 1537), en 
que consta que se dio cuenta de una real provisión de 3 de fe- 
brero anterior, por la cual Bartolomé Hernández de Nava fué 
nombrado regidor de la dicha ciudad. 
Folio 238 vto. : 
«el doctor de u "jr después de lo susodicho, en esta dicha cibdad de los 

torre: su con- _ L 

fesion.» angeles, jueves diez dias del mes de mayo de mili e quinien- 

tos e cjnquenta e cuatro años, el dicho señor doctor mexia 
hizo pareger ante sy al doctor de la torre, vezino desta gib- 
dad, del qual rrescjbio juramento..., e syendo preguntado por 
el thenor de lo susodicho, Dixo que lo que sabe es quel do- 
mingo de casymodo en la noche, primero dia del mes de abril 
próximo pasado, estando este testigo en su cama y en su casa 
acostado, oyó que llamavan e davan golpes a su puerta, e 
como este testigo despertó e lo oyó, se levantó luego e se puso 
a la ventana a ver quién era, e vio que el que llamava hera 
francisco de peralta, el qual dixo a este testigo: "vaya vues- 
"tra merced luego a casa de andres de molina, que an muerto 
"a cetina" ; e luego este testigo se vistió e fue con el dicho 
peralta a casa del dicho andres de molina, e halló quel dicho 
gutierre de cetina tenia vna cuchillada muy grande en la cara, 
que le tomava desde el canto de la oreja por lo alto della hasta 
la nariz por debaxo del ojo, e ansimismo tenia otra cuchillada 
en la cabeca, de las quales le corría mucha cantidad de san- 
gre; e luego este testigo con anton martin, curujano, lo cu- 
raron e después de curado preguntó este testigo al dicho gu- 
tierre de qetina que quién lo avia herido, e le rrespondio que 
no le preguntase cosa ninguna ; y en esto llegó alli gonqalo 
galeote con vn montante en la mano e vn capotillo de damas- 
co negro e le preguntó a este testigo que si hera la herida 
de muerte, y este testigo le rrespondio que para qué lo quería 
saber, y el dicho gongalo galeote le dixo que porque le yn- 
portava mucho, y este testigo le dixo: "juro a dios que vos 
"lo aveys hecho, pues que me preguntays esto", e asy se fue- 
ron todos aquella noche y este testigo se fue a su casa, de- 
xando al dicho gutierre de getina más por muerto que por 
bivo, porque heran las heridas mortales ; e otro dia, lunes si- 
guiente, oyó este testigo dezir publicamente asi a catalina ve- 
lez Rascón, madre del dicho hernando de nava, como a ana 
dé nava su hija, -muger de san juan de guñiga, e a diego de 



9 8 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

víllantíeva e a hernando de villanueva e al dicho san Juan de 
cufliga, como a otras personas que de sus nonbres al presente 
no se acuerda, que se pusiese rremedio luego en hernando de 
ava en que se pusiese en cobro, porquellos teman por c.erto 
ouel dicho hernando de nava avia dado las d.chas cuclnlladas, 
e luego aquel dia pedro moreno, alcalde, prendió al dicho Iter- 
ando de nava e le puso en la cárcel pública desta ctbdad y 
Zella noche fue público e notorio que. d.cho hernando de 
nava se salió de la cárcel, e que le ayudaron a sabr no sabe 
esté testigo quién ni qué personas le ayudaron n. como se 
Jió e yendo este testigo otro dia por la mañana después 
de herido el dicho cetina a visitar a ysabel yelez su hermana 
questava enferma, le halló en camisa al d.cho hernando de 
, ava con .vna turca de tafetán morado puesta, y est testigo 
dixo a la dicha ysabel velez: "¿no sabeys como se d,ze po 
"esta cibdad publicamente que vuestro hermano hernando de 
"nava dio la cuchillada a gutierre de cetina, e que galeotil o 
"eslava con él?" y el dicho hernando de nava d,xo a este 
testigo luego: "el que le hirió, espantarlo quena; l»"l ue .f>. « 
"quisiera matar, bien pudiera"; y este testigo le dixo. bien 
-creo que devevs de ser vos el que lo hizo, pues eso deas 
e o le respondió más, y este testigo se salió e no se hablo 
ras enello v después que vino el dicho señor juez pesqtt - 
icicr a está cibda C ,. el dicho gon ? alo galeote fue ^a ca» des e 
testigo y le dixo: "señor doctor, por amor de dios que sepa 
"f av martiu contra mi (sic), porque yo me temo que an de pren- 
"der porque yo fuy el que di la cuchi lada en la cabera al 
"ír eL .tengo su sonbrero en mi pode r" ; e aquel „ - 
m o dia que pasó esto el dicho señor juez le como hasta me 
lio en "a yglesia de santo domingo; y este testigo tiene po, 
c rto que los dichos hernando de nava e goncalo galeote fue- 
o„ en dar las cuchilladas al dicho gutierre de cetina e al dr- 
eno perata, porquel dicho galeote se lo dixo a este testigo 
que le avian dado siete o ocho heridas al dtcho peralta e 
o e no sabía cómo no le. avian herido, y esto sabe quanto a 
¿T uch Hadas del dicho cetina; y cu lo demás d,xo que lo 
ne sabe es que el miércoles próximo pasado ispera d Ja 
asencion en la noche, seria entre la vna e las dos o as 
de la noche, estando este testigo durmiendo en su cama 
en su rnuger, le vino a dezir leonor dosrna su nrug 
dando gritos como hernando de nava estava alh, y que 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 99 

avia. dado vna cuchillada en la cara; y este testigo luego se 
levanto e dio gritos diziendo : ''negros, negros", y abrió la 
puerta de la sala e tomó vna langa y al tiempo que la abrió 
vio quel dicho nava se baxava por el escalera abaxo, y este 
testigo vio que a las bozes que dava salió vn negro suyo que 
se dize juan galán y subió corriendo por la escalera arriba 
donde este testigo estava e fue a la cabegera de su cama e 
tomó vna espada deste testigo e se descendió abaxo, y a los 
gritos queste testigo dava diziendo: "a estos traydores", el 
dicho nava-subia por vnas paredejas a las acoteas e vio quel 
dicho negro juan galán le tiró de los pies e no le dexó subir, 
y luego el dicho nava se fue para el dicho negro con la es- 
pada en la mano e le tiró muchas cuchilladas ; y estando en 
esto, llegó el dicho goncalo galeote en su favor, questava 
abajo enel patio, e vio este testigo que dio vna cuchillada por 
■detrás el dicho gonqalo galeote al dicho juan galán, negro, 
enel braco, muy grande, de la qual este testigo vio quel dicho 
negro soltó e se le cayo la espada e se fue luego corriendo 
a la escalera donde este testigo estava, y en esto salió vna ne- 
gra que se dize cicilia, e vio quel dicho neniando de nava le 
dio vna estocada en vn muslo, e como se vido herida se vino 
donde este testigo estava; e luego estando de la manera su- 
sodicha vio este testigo que vna negra suya que se dize yseo 
defendió abaxo con las llaves de la puerta, la qual sintió este 
testigo abrir, e comenco a dar muy grandes bozes e gritos 
en la calle llamando a los vezinos, y este testigo vio que los 
dichos hernando de nava e gongalo galeote como oyeron abrir 
la puerta se yvan hazia ella, y en esto vio este testigo que 
luego entró por la dicha puerta vn onbre mancebo, que le 
pareqio a este testigo que hera martin de mafra, hermano de 
gonqalo galeote, e los llamó a bozes que se saliesen, que la 
puerta estaba abierta ; e luego los dichos hernando de nava 
e gonqalo galeote se salieron fuera a la calle, e como este tes- 
tigo los vio fuera baxó detras dellos e vio que yvan amena- 
zando a este testigo, diziendo todos tres que si salia a la ca- 
lle, que lo avian de matar y otras amenazas e palabras feas, e 
vio que se yvan hazia el monesterio de santo domingo, e ovo 
luego llamar muy apriesa a la campanilla de la portería; e 
como este testigo vio que ya se avian ydo, se fue a casa del 
señor juez pesquisydor e lo llamó e vinieron él y su escribano 
e alguazil e hallaron al dicho negro e negra e a su muger 



100 boletín de la real academia española 

leonor dosma con sendas cuchilladas en las partes e lugares 
que dicho tiene, y después de aver hecho ynformacjon se 
fue a santo domingo, y después de la aver visto los frayles 
abrieron las puertas y entró el dicho señor juez e mucha gen- 
te, e se fue a la torre, donde halló fortalecidos a los dichos 
neniando de nava e goncalo galeote ; y a este testigo le pa- 
rece quel dicho mafra estava con ellos y no sabe este testigo 
qué otras personas estuviesen en la dicha torre ni que ovie- 
sen ydo a casa deste testigo con los dichos neniando de nava 
e gongalo galeote e martin de mafra a cometer los dichos 
delitos ; y este testigo sabe e vio quel dicho dia miércoles en 
la tarde, bispera de la asencion, a boca de noche e muy tarde,. 
los dichos neniando de nava e goncalo galeote estavan en el 
monesterio de santo domingo rretraydos, porque este testigo 
los vio e sabe que avian estado alli ciertos dias avia rretray- 
dos por las cuchilladas del dicho getina ; y esto es lo que 
sabe deste caso y es la verdad ¡ara el juramento que hizo e 
íuele leydo e rretifycose enél e firmólo de su nonbre, e que 
este testigo es de hedad de mas de quarenta años ; e que avn- 
que a este testigo le toca, por eso no a dexado de dezir ver- 
dad, a la qual ayude dios e al que tuviere justicia..." 

Folio 262 : 

Confesión de Lázaro de la Roca. 

"...preguntado qués lo que sabe en rrazon de las heridas 
que se dieron a la muger del dicho doctor de la torre, dixo 
que no sabe nada más de que yendo el provisor y este testigo 
al monesterio de santo domingo, donde estava rretraydo el 
dicho nava por las cuchilladas de getina, este testigo vido e 
oyó como el provisor dixo al nava : "¿ para qué le deziades a 
"don felipe si hezistes o no hezistes?", dando a entender por 
lo de cetina; y entonges el dicho neniando de nava rrespon- 
dio: "asi es verdad, señor", él lo borró todo (sic) ; e demás desto 
sabe quel dicho nava fue el jueves santo en la noche a casa 
deste testigo, este primero que agora pasó, con vn montante 
al honbro e preguntó por leonor dosma, muger, del doctor de 
la torre, algo alborotado e sobervio preguntando por ella, y 
entonces este testigo le dixo: "¿que necesidad teneys de ve- 
"nir a mi casa a preguntar por semejantes cosas?", y el di- 
cho nava le dixo enojado que jurava a dios que la dicha leo- 
nor dosma estava alia en su casa, y este testigo le dixo que 
no estava, y entonces el dicho nava dixo: "esta gente me trae 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS MI 

"loco; que me dixeron que estava aquí"; e asi se salió, e poco 
antes avia salido de casa deste testigo el doctor de la torre; 
y que el mismo dia jueves santo, después de comer, según 
que su muger deste testigo le dixo, yendo su muger deste tes- 
tigo e ynes de buytraygo y la dicha leonor dosma por la pla- 
ca desta cjbdad por debaxo de los portales, llego el dicho 
nava a la dicha leonor dosma y le avia dicho: "¿por qué no 
"os vays a vuestra casa ? que bastan las estaciones que aveys 
'andado"; e que demás desto, el domingo pasado hizo quinze 
días que, estando rretraydo el dicho nava en santo domingo 
soore las heridas de getina, yendo este testigo con el provi- 
sor a dar vnas cartas al prior del dicho monesteric, el dicho 
nava se levantó de detras de los órganos donde estava asen- 
tado e se fue a sentar donde este testigo estava e le dixo a 
este testigo: "dizen por ay que vuestra merced merecía la cu- 
chillada que qetina tiene", y entonces rrespondio este tes- 
tigo: "esto merezco yo por aver hecho la buena obra que e 
"hecho a cetina", e se salió este testigo enojado e dio parte 
destas palabras a gonzalo galeote, que le halló a la otra puerta 
de la tribuna, y el dicho gonqalo galeote le dixo a este tes- 
tigo quél se lo diria e rreñiria al dicho hernando de nava, e 
asy, se vino este testigo a su casa ; e luego, lunes siguiente, 
yva la madre del dicho hernando de nava a santo domingo 
a le visytar y entonces este testigo se le quexó de lo que di- 
cho es, y entonces le rrespondio la dicha su madre: "mejor 
"está donde está" ; y este dicho dia lunes la dicha madre del 
dicho nava dixo a este testigo que dixese al dicho doctor d; 
la torre que si tomase al dicho hernando de nava en su casn, 
que lo matase, e que no dixese mal de sus padres del dicho 
nava ; e que demás desto, este testigo oyó dezir quel dicho nava 
avia arrancado de vna daga contra la dicha leonor dosma para 
cruzalle la cara, de celos que tenía della, e no se acuerda a 
quién, e que este testigo por esto e otras cosas que avia oydo 
dezir del dicho nava e leonor dosma fue a la dicha leonor 
dosma e le dixo lo que avia oydo, e que por qué no lo rre- 
mediava e dezia a su marido, e la dicha leonor dosma le dixo 
que la mataría ; e demás desto, este testigo oyó al doctor de 
la torre hablando en estas cosas que si a él se lo avisaran, 
quél diera horden como el dicho nava viniera a su casa, e le 
cortara lo suyo. Fue preguntado si este testigo dixo a la 
rrascona o a otra persona quel dicho dotor tenía concertado 



1Q2 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

que su muger llamase al dicho nava e que estaría escondido 
enella el juez pesquisydor e lo prenderia. Dixo que nunca 
tal dixo, ni supo que tal cosa pasase, e que no sabe otra 
cosa deste caso, e que lo que dicho tiene es lo que sabe y es 
la verdad para el juramento que hizo e afirmóse enello..." 

Folio 271 : 

Declaración de Juan Vázquez, zapatero, a 10 del dicho mes 
de mayo: "...dixo: que este testigo conoce al dicho hernando 
de nava e gongalo galeote y a la justicia que al presente proce- 
de contra ellos, y es mayor de veynte e cinco años, e que no le 
tocan ni enpegen ninguna de las generales, e que dios declare 
la verdad, e que en lo demás que les preguntado lo que sabe es 
que puede aver diez o doze dias, poco más o menos, que cata- 
lina velez Rascón, madre de hernando de nava, llamó a este 
testigo e le dixo que por que tenía entendido que este testigo 
sabía todos los negocios del doctor de la torre, fuese a hablar a 
leonor dosma, muger del dicho doctor, de parte de la dicha 
Rascona, e le dixese como le avian dicho e certificado que en- 
tre el dicho doctor de la torre e su muger e maria de balbuena 
tenían concertado de tener al juez pesquisydor dentro en casa 
de la dicha balbuena, y enbiar una carta falsa en nonbre de la 
dicha leonor dosma al dicho hernando de nava para que vinie- 
se alli, e que venido allí, le prenderían todos ; e sobresto dixo 
la dicha rrascona a este testigo que le rrogase a la dicha leonor 
dosma que no hiziese tal cosa, syno que antes enbiase a avisar 
a su hijo a santo domingo para que no saliese, porque tenía en- 
tendido que sy ella se lo enbiava a dezir, que no haría otra 
cosa; y este testigo fue con esto a la dicha leonor dosma & 
se lo dixo, la qual dixo que no lo podia creer qtfe tal dixese la 
rrascona, syno que este testigo lo ponía de su casa ; y después 
desto la dicha Rascona dixo a este testigo que fuese a la dicha 
balbuena e le dixese que no entendiese en esto e que fuesen bue- 
nas amigas, y este testigo fue e se lo dixo, la qual le rrespondio 
que se lo levantavan, como a santa susana ; e después desto 
la dicha leonor dosma llamó a este testigo y le dixo como lá- 
zaro de la rroca lo avia rrebuelto todo y avia dicho el dicho 
rroca a la Rascona quel dicho doctor y ella y el pesquisidor 
tenían esto hordenado de llamar al dicho nava e prendello como 
dicho es,« y si no, llamarlo a su casa e tener dentro a peralta e 
a otros amigos suyos para que alli la vengasen de su hijo, e 
ansymismo dixo estas palabras a esta testigo la dicha Rasco- 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS ICO 

na ; e demás desto la dicha leonor dosma dixo a este testigo 
como lázaro de la rroca se lo avia dicho a su marido e que 
ansimismo le avia dicho el dicho rroca al dicho doctor lo que avia 
pasado el jueves santo, que fue que yendo la dicha leonor dosma 
con la de rroca e con ynes de buytraygo por la placa y de- 
bajo de los portales, llegó el dicho nava a ellas y le dixo ; 
"mejor le sería a vuestra merced estarse en su casa que no 
"yr con estas vellacas", y "bolveos", y quella se bolvio, di- 
ziendo que más valia que lo supiesen dos que no veynte, c 
que también le avia dicho el dicho rroca lo que avia pasado el 
domingo en san agustin el dicho nava con la dicha leonor dos- 
ma, que fue, porque este testigo lo vio, que saliendo la dicha 
leonor dosma de san agustin e trayendola este testigo de la 
mano, el dicho nava llegó y le dixo a la dicha osma que se 
quedase e no fuese con aquellas mugeres, y este testigo le dixo 
a ella que saliese e no tuviese temor, y asy salieron e se fue- 
ron por otra calle y el dicho nava tras dellas, e desque éste 
vio que yva tras ellas, le dixo al dicho nava que se bolviese ; 
que syendo este testigo casado y la dicha leonor dosma casada 
e llevándola este testigo, no hera justo que 1 dicho nava fuese 
tras dellas, que no hera bien hecho ; y entonces se tornó el di- 
cho nava a llegar a ella: "ya os tengo dicho muchas vezes que 
no vays a casa del dicho rroca", y dicho esto, se volvió; y esto 
fue el tercero dia de pascua de rresurrecjon próxima pasada ; 
e que después de aver pasado esto, el dicho nava, al paresqer 
deste testigo, quisyera entrar en casa de la dicha leonor dosma 
a poner las manos enella, porque tornó' a pasar por aquella ca- 
lle e por la puerta della quatro o cinco vezes calle arriba e ca- 
He abaxo, y como este testigo estava dentro, no entró y este tes- 
tigo se estuvo alia de rruego de la dicha leonor dosma, que le 
dixo que hasta quel doctor viniese no se fuese, porque tenía te- 
mor del dicho nava ; e que demás desto sabe que la dicha leonor 
dosma enbio a santo domingo vna negra suya que se llama yseo 
o maria a que hablase con el dicho nava, e no sabe lo que le 
enbió a dezir, e que este testigo la vio yr e que ansimismo la 
dicha leonor dosma embio otra negra a casa de la rrascona, e 
no sabe a qué, y esto fue dos o tres dias antes que le diesen la 
cuchillada por la cara ; e que la dicha negra, la noche que die- 
ron a la dicha leonor dosma la cuchillada por la cara, fue a me- 
dia noche, poco más o menos, a llamar a este testigo a su casa 
diziendo que se levantase y fuese a casa de la dicha leonor dos- 



104 boletín de la real academia española 

ma, porque hernando de nava avia dado vna cuchillada a la di- 
cha leonor dosma e matado a Juan galán, e al tiempo que este 
testigo se levantó para yr alia, oyó tañer vna canpañilla en san- 
to domingo, que le parecjo ser de la porteria, y este testigo fue 
luego a ver a la dicha leonor dosma e la vio herida en la cara 
y la dicha leonor dosma le dixo : "hermano, bien me lo de- 
"ziades vos; que hernando de nava me a herido en la cara"; y 
el día antes que la hiriesen, este testigo oyó a la dicha leonor 
dosma hablando ella y este testigo de como hernando de nava 
estava rretraydo en la torre de santo domingo por las cuchilla- 
das de qetina, preguntando ella a este testigo que qué se rre- 
tratava, e diziendo este testigo que tratavan de sacalle, dixo 
ella : "pues por dar vna cuchillada a vn onbre como ese lo 
"an de sacar", y rretrayendole este testigo esto e otras co- 
sas, dixo la dicha leonor dosma que si ella pudiera sacar de 
la dicha torre donde estava el dicho nava e ponelle entre los an- 
geles al dicho nava, lo haria ; e que ansimismo el domingo en la 
noche pasada, que fue la primera noche después que sacaron 
de santo domingo al dicho nava, este testigo fue puesto por 
guarda de la carmel dentro con el dicho nava en su aposento, y 
el dicho nava le preguntó: "¿qués lo que dize esa buena mu- 
"ger?", por la dicha leonor dosma, y este testigo le rrespondio: 
'dize que vos le distes", y el dicho nava dixo: "miente la su- 
J zia, e ay vereys vos, vazquez, quién son mugeres ; porque 
'si ella me quisyera bien, avnque fuera yo, como ella dize, no 
avia de dezir ella que hera yo", y este testigo dixo: "pues 
'vos dizen que soys", y entonces dixo el dicho nava: "mas ¿de 
qué manera tendrá la cuchillada?" y este testigo se la señaló 
atravesada en la nariz, y dixo el dicho nava: "¿tan poco? que 
"devia tener el que se la dio la mano metida en la rreja" ; y 
este testigo le dixo: "eso no lo sé yo", e dixo el dicho nava: 
"digolo porque no pudo rronper ; porque teniendo la mano 
"en la rrexa, no pudo abaxar", y este testigo le dixo: "mas 
'7 qué fuera sy le rrasgara toda la cara hasta abajo?", y en- 
tonces se holgó el dicho nava e dixo: "y es seguro quel que le 
"dio, que le quería dar de buena voluntad" ; e después desto, 
tratando el dicho nava qué se haria del, dixo el dicho nava que 
tomaria de partido que le echasen en españa; e asymismo este 
testigo oyó dezir a san juan de cuñiga, cuñado del dicho nava, 
estando hablando con la dicha rrascona, quel dicho nava le 
avia dicho, aviendolo ydo a ver a la cargel quando estuvo pre- 



NTKVOS DATOS BIOGRÁFICOS Io3 

so por la cuchillada de getina, quel dicho nava dezia que no 
pensó dalle, syno asonbralle, e ansimismo el dicho domingo en 
la noche que agora pasó el dicho nava dixo a este testigo: "bien 
'tengo creydo que no tengo de morir ; que al fin dineros e fa- 
"vor lo an de hazer, y madre tengo que tiene ginquenta mili 
''ducados, e favor tanto quanto ay en las yndias", e quél hera 
onbre para sufrir los tormentos del mundo; e que esto es lo 
que sabe y es la verdad para el juramento que hizo e afirmóse 
enello e syendole leydo se rretificó enello e firmólo de su non- 
bre..." 

Folio 285 : 

Declaración de Francisco, negro de Nava. 

"...E luego yncontinente el dicho señor oydor dixo : que aten- 
to la calidad del caso, e quéste es esclavo y doméstico del di- 
cho hernando de nava, que para mejor saber la verdad le man- 
<lava poner a quistion de tormento ; e luego fue puesto enel 
burro el dicho francisco e atadas las manos e puestos qiertos 
cordeles a los pies e bracos e puestos garrotes en los cordeles 
para dar buelta, e le fue encargado que diga la verdad. Dixo 
que lo quiten de alli, quél dirá la verdad de lo que pasa; e 
luego el dicho señor oydor tornó a dezir al dicho francisco 
que enel dicho burro diga la verdad de lo que sabe, e sy no, que 
alli a de estar, e le fueron dadas dos bueltas a los garrotes e 
apretar los braqos, y el dicho francisco dixo que, so cargo del 
juramento que tiene hecho, él dirá la verdad de todo lo que enel 
caso pasa ; y estando enel burro de la manera susodicha, dixo : 
que so cargo del dicho juramento, que lo que pasa e sabe des- 
tos casos es quel domingo en la noche quando hirieron al di- 
cho cetina, que avra casy mes e medio, el dicho hernando 
de nava e goncalo galeote e pedro paez se juntaron en la 
calle y estuvieron hablando para que fuesen a matar al di- 
cho gutierre de cetina e francisco de peralta, porque pasa- 
van por la calle del doctor de la torre, y señaladamente el 
dicho martin de mafra, que tanbien se avia juntado e tratado 
esto con ellos, dixo : " juro a dios que los tengo de matar, pues 
"que me an corrido tres o quatro noches", y esto este testigo 
lo sabe e vio porque se halló presente, porquel dicho hernan- 
do de nava le llevava consigo para que mirase la gente e fuese 
espia, y este testigo llevava vna rrodela y vn casco, la rrodela 
para el dicho pedro paez y el casco para hernando de nava ; y 
el dicho hernando de nava yva armado con vna cota e vnos 



IOÓ BOLETÍN DE LA REAL ACADEMiA ESPAÑOLA 

garaguelles, e vn montante, e casco que después le tomó a este 
testigo, y llevava vnas caigas blancas y vn jubón blanco y el 
capote deste testigo, e después de lo aver todos ellos concerta- 
do buen rrato junto al corral de hernando de villanueva, ques 
qerca de la casa del doctor de la torre, el dicho pedro paez 
tomó la rrodela a este testigo y el dicho nava el casco, y este 
testigo y va junto con ellos, e le dixeron que mirase si venía 
alguien, e se adelantó este testigo e vio venir al dicho ge- 
tina e paralta, e los conogio, que venian tañendo, e dio avi- 
so a los dichos nava e sus conpañeros, los quales se pu- 
sieron alli a la esquina del dicho corral, ques casy fronte- 
ro de la casa del dicho doctor de la torre, a aguardarlos, e 
como llegaron el dicho getina e peralta, el dicho nava dixo: 
"no venga vuestra merced, espéreme, que yo me quiero ade- 
lantar e dalles", e asy se adelantó e dio el dicho nava al dicho 
getina vna cuchillada por la cara que lo derribó enel suelo, con 
el dicho montante, e después de caydo, el dicho galeote con el 
montante dio al dicho getina vna cuchillada en la cabega, y este 
testigo lo vio e se halló presente ; e después desto, dexaron al 
dicho getina caydo e se fueron tras del dicho peralta, el qual 
yva huyendo, e le alcancaron e le dieron muchos golpes enel 
suelo, porque avia caydo, e ponia la espada delante, y davan 
enella, y entonges dixo el dicho hernando de nava: ''sy yo qui- 
siese mataros, bien podría"; e después desto se fueron hazia 
santo domingo e bolvieron a casa de juan sarmiento todos ; y 
esto pasó después de aver genado el obispo, con el qual avia 
genado el dicho nava en casa de juan sarmiento, e antes de 
genar avia salido otra vez de casa el dicho nava e avia buelto, 
y después de aver dado las dichas cuchilladas, mandaron a este 
testigo que se adelantase e que mirase, no paregiese alguien, e 
venian hablando cosas que este testigo no entendió, e al tiempo 
de las cuchilladas de peralta, el dicho martin de mafra y el di- 
cho galeote juntamente con el dicho nava, todos davan enel 
dicho peralta de cuchilladas; y después que llegaron a casa del 
dicho juan sarmiento, se fueron el dicho pedro paez y el di- 
cho martin de mafra e se quedó con el dicho nava el dicho gon~ 
galo galeote e martin de oseguera, que no avia salido de casa, y 
mandó el dicho nava a este testigo que le hiziese la cama, y el 
dicho nava delante deste testigo dixo al dicho gongalo galeote : 
"vaya vuestra merced e mire como está getina", e asi, el dicho 
galeote fue e bolvio, diziendo que ya avian ydo a llamar quien 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS IO7 

le curase.=Fue preguntado cómo tiene dicho enel dicho su dicho 
antes déste que no salió de casa, porquel dicho nava se lo avia 
mandado, y le avia aguardado hasta que bolviese. Dixo que la 
verdad es lo que agora tiene dicho e dize, e la causa porque en- 
tonges dixo no aver salido de casa fue porque juan sarmiento 
e san juan de guñiga le dixeron a este testigo que no lo dixese, 
e para ello le hizieron muchas amenazas, diziendo que lo avian 
de pringar e matar, y ansimismo el dicho hernando de nava 
amenazó a este testigo asymismo sobrello e le dio muchos mo- 
xicones e golpes y le pringó e quemó todo el cuerpo, especial- 
mente las nalgas, que tiene muy quemadas, e que por miedo que 
de los susodichos tenía no osó dezir entonces todo lo que sabía, 
e que agora a dicho e dize e dirá la verdad de todo ; e que quan- 
do los dichos hernando de nava e gonzalo galeote e los demás 
venían la dicha noche de dar las cuchilladas a gutierre de geti- 
na e peralta, que venía este testigo con ellos, como dicho tiene, 
el dicho negro anton, esclavo de juan sarmiento, les abrió la 
puerta y entonces subieron los que dicho tiene, y después des- 
to. estando el dicho hernando de nava en la cargel preso sobre 
las dichas cuchilladas, el segundo dia que entró en la cargel por 
la noche, se salió de la cargel, e la manera que tuvieron para 
ello fue ésta : que hernando de villanueva yva y venía en casa 
de juan sarmiento, y allí hablavan él y el dicho juan sarmien- 
to e san juan de cuñiga e martin de oseguera sobre el sacar de 
la cargel al dicho hernando de nava, e tanbien yvan alia sobrcs- 
to diego de hojeda e francisco de rreynoso e diego de villanue- 
va e juan de cisneros, mestizo, e que concertaron en diversas ve- 
zes de le sacar de la cargel al dicho nava, e ansymismo fue en- 
ello carvallar, que por otro nonbre se llama mansilla, e concer- 
tóse tanbien quel martin de oceguera traxese los mecates, y he- 
cho este concierto, aquella noche vino hernando de villanueva 
a la cárcel e dixo al dicho nava : "mira no nos engañeys, que 
"esta noche os hemos de sacar", a lo qual todo que dicho es este 
testigo se halló presente ; e antes desto el san juan de guñiga 
avia dicho: "hartos somos para sacarlo de la cárcel"; e poco 
antes que lo sacasen, por la callejuela por detras de la cárcel su- 
bieron por las acoteas della en lo alto cara vallar mancanilla (sic). 
e juan de cisneros, mestizo, e goncalo galeote, e quedaron abaxo 
aguardando martin de mafra e francisco de Reynoso e diego de 
hojeda e san juan de guñiga, e juan sarmiento se quedó en casa, 
y en esto entraron en la cárcel hernando de villanueva primero 



108 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

y después martin de ogeguera a cenar con el dicho hernando de 
nava, y el dicho ogeguera geno con el, y el hernando de villa- 
nueva no comió mas de vn bocado, y el dicho villanueva y el 
dicho ogeguera hablavan con el nava congertando con sacallo de 
la cargel, y en esto entró flores, alguazil e alcayde de la dicha 
cargel, con el qual habló el dicho nava aparte, e no sabe este 
testigo lo que hablaron, porque no lo entendió, e luego se salió 
el dicho ogeguera de la cárcel e se fue a juntar con los otros que 
dicho tiene, questavan aguardando a la callejuela detras de la 
cargel, e desde a vn poco salió hernando de villanueva hablando 
con el dicho flores hazia la puerta de la dicha cargel, e dexó las 
puertas donde el dicho nava estava abiertas, y en esto el dicho 
nava se quitó los grillos e tomó el hierro grande en la mano de 
los dichos grillos, e dixo que si alguien venía para él, que le avia 
de dar con él, e quitóselos fácilmente porque la primera noche 
que estuvo en la cargel se quitó la chaveta de hierro e se puso 
vna de gera delante deste testigo ; y hecho esto, mientras el di- 
cho flores, alcayde, abria la puerta de la calle al dicho hernando 
de villanueva, el dicho nava se salió al patio de la cargel, donde 
los que dicho tiene, questavan en el agotea, le echaron vna soga 
e le subieron a lo alto, y este testigo lo vio e se halló presente a 
todo ello; y en esto los yndios questavan enel patio dieron bo- 
zes al alcayde que se yva nava, e luego a las dichas bozes salió 
este testigo a la calle,' porque la puerta della estava abierta, como 
el dicho flores dava bozes, e se fue derecho a la callejeta donde 
sabía questavan aguardando, y este testigo vio como el dicho 
nava e los demás que estavan en lo alto baxaron de priesa por 
el mecate e los que dicho tiene los rrecogieron e se fueron hu- 
yendo a santo domingo ; e que la otra vez que dixo su dicho no 
osó dezir quién heran los susodichos, ni lo que aqui a dicho, por 
los golpes que le avian dado e miedo que tenía, como dicho tie- 
ne ; e después desto, estando el dicho nava e galeote e maf ra rre- 
traydos en santo domingo, el miércoles bispera de la asengion, 
como este testigo yva y venia a santo domingo y llevava de co- 
mer al dicho nava, este testigo vio que los dichos hernando de 
nava e gongalo galeote e mafra congertaron de salir aquella no- 
che e acuchillar a la muger del doctor de la torre, y este testigo 
lo via y entendia, y le mandaron que saliese con ellos por espia 
para la gente que pasase e vio como salieron por vna pared del 
corral del dicho monesterio, y este testigo con ellos, e fueron ha- 
zia casa del doctor de la torre, e vn onbre venía por la calle 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS IO9 

y el dicho nava se abaxó para que no le conoqiese, e asy pasó el 
dicho onbre, e desde allí se fueron a casa del dicho doctor e 
subieron por detras, por junto dondestá vna ventana de vna rre- 
xa, y el dicho mafra se quedó aguardando a la esquina, y el di- 
cho hernando de nava subió primero, e luego galeote, e luego 
subieron ellos dos a este testigo, y le mandaron que entrase den- 
tro con ellos para que mirase, no anduviesen por alli algunos 
negros, y esto sería a la media noche, poco más o menos, e me- 
tieron a este testigo delante y luego entraron ellos y el dicho 
nava subió arriba por la escalera a vna ventana que tiene vna 
rrexa baxa, y este testigo subió delante para ver si estava el 
doctor o alguien, e como no vio a ninguna persona, dixo a su 
amo que subiese, e luego subió el dicho nava e halló la venta- 
na cerrada, y el dicho nava llamó con la mano, e luego salió la 
muger del dicho doctor e abrió media ventana e dixo: "¿quién 
"está ay?" y el dicho nava luego le dio vna cuchillada por la 
cara con vna daga que llevava en la mano, por entre la dicha 
rrexa, e luego la dicha leonor dosma dio bozes e salió el dicho 
doctor de la torre e vn negro, el doctor con vn langon en la mano, 
y el negro con vna espada, y el dicho galeote estava abaxo, que 
se avia quedado abaxo mientras el dicho nava avia subido, y el 
dicho negro tiró qiertos golpes con la espada hazia donde es- 
tava el dicho nava, el qual con vn montante dio al dicho negro, 
que se llama juan galán, vna gran cuchillada enel braco dere- 
cho, e a vna negra que se llama cicilia dio vna estocada por el 
muslo, e luego vna negra que se llama yseo abrió la puerta de 
1?. calle y salieron el dicho nava y el dicho galeote y este testigo 
a la calle, e se fueron e se anduvieron paseando vn rrato e tor- 
naron a bolver por alli, e luego se fueron a la portería de san- 
to domingo y llamaron, e les abrió vn frayle, y entraron dentro, 
e se acostaron, y este testigo con ellos ; e demás desto este tes- 
tigo sabe que a muchos dias que yseo, negra esclava de la dicha 
leonor dosma yva e venía con cartas al dicho nava, y cree este 
testigo que lo que a hecho el dicho nava a sido de celos ; y estan- 
do rretraydo el dicho nava en santo domingo, la dicha yseo ne- 
gra yva e venía a le hablar al dicho nava por la puerta de la ca- 
rretería questá detras del monestério ; e que aquella noche que 
concertaron e salieron del monestério a dar la cuchillada a la di- 
cha leonor dosma, el dicho nava dezia asiéndose de las barbas : 
"¡Aquella puta, que no a de aprovechar nada con ella, que se a 
"de echar con todos! Ella me lo pagará: dexáme"; y esto dezia 



110 



KOLETIN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 



delante del dicho gonqalo galeote, e luego salieron a dar las di- 
chas cuchilladas, como dicho tiene; e que esta es la verdad, so 
cargo de juramento que tiene fecho, e no firmó porque dixo que 
no sabía escrevir, e lo firmó el dicho señor oydor, e queste testi- 
go es de hedad de doze años, poco más o menos ; y luego por el 
dicho señor oydor fue mandado quitar del burro y desatar los 
pies y manos, y el dicho francisco negro tornó a dezir questo que 
aqui tiene dicho es la verdad, e ansimismo todo lo que antes de 
agora tiene declarado es la verdad e'lo que pasa en quanto lo que 
no es en contrario desto ; e f uele tornado a leer e declarar todo 
lo susodicho y el dicho dicho, e dixo que aquello es la verdad 
para el juramento quél tiene hecho; e para que conste como 
fue agotado e pringado por lo que dicho tiene, mostró el cuerpo 
e nalgas e parecieron enél muchas llagas, señales e agotes e que- 
maduras, e otros muchos labores..." 

Folio 293 vto. : 

Declaraciones de las negras Iseo y María. 

"E luego yncontinente fue trayda la dicha y seo. negra, e 
conforme al dicho avto, estando en la dicha cárcel, fue atada 
con cordeles los brazos e pies e puesta enel burro y estando de 
la manera susodicha le fue tomado juramento en forma... 

"Dixo que para el juramento que hecho tiene lo que tiene 
dicho en el dicho su dicho es la verdad; e le fue mandado apre- 
tar los cordeles e se dieron qiertas bueltas, e dadas, la dicha 
yseo dixo quella dirá verdad ; e syendole preguntado dixo : que 
todo lo que dicho tiene es verdad e que demás desto esta testi- 
go sabe e a visto quel dicho hernando de nava a ydo muchas 
vezes de dia e de noche a su casa de su ama desta declarante e 
a hablado con ella, y entre otras cosas le a rreñido muchas ve- 
zes porque a ydo e va en casa de lázaro de la rroca, ques junto 
a vna casa adonde bivia vn peralta, teniendo celos del dicho pe- 
ralta, e aliende desto la mandava que no saliese de su casa ni 
fuese a ningún cabo sin ligencja del, e que esta testigo via que 
avnque el dicho doctor mandava a la dicha su muger que se fue- 
se a holgar a alguna parte, ella no osava, por temor que tenía 
de) dicho hernando de nava; e que esta testigo nunca llevó car- 
tas al dicho hernando de nava de su ama ni del para ella, avn- 
que por mandado de la dicha su ama lo fue a visitar algunas 
vezes a santo domingo, por vna puerta trasera; e que demás 
desto sabe questando rretraydo el dicho nava en santo domin- 
go por las cuchilladas de cetina, la dicha su ama y él se hazian 












NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS MI 

señas, ella desde su ventana y él desde la torre, e no sabe lo que 
se dezian ; e que la causa porquel dicho nava hirió a la dicha su 
ama esta testigo no lo sabe, más de que después de herida, la 
dicha leonor dosma dixo a esta testigo como el dicho nava avia 
venido a hablar con ella el miércoles en la noche, bispera de la 
-acension, e que después de aver hablado vn rrato por la ventana 
<le la rrexa, ella estava algo apartada por de dentro y él la tenía 
por las manos por de fuera, e quella le contava como su marido 
nenia con ella, y él le rrogava que se llegase más a la rrexa, e se 
-•quitó el dicho nava las armas que llevava e casco e guantes e lo 
puso engima de vn poyo o aparador, e como ella se llegase luego 
a la rrexa, el dicho nava le avia dado luego la dicha cuchillada, 
e que se la dio según dicho tiene, e que esta es la verdad para el 
juramento que hizo... 

"E luego yncontinente el dicho señor oydor mandó traer ante 
sy a la dicha maria, negra esclava del dicho doctor de la torre, 
de la qual rresgibio juramento..., so cargo del qual le fue encar- 
gado que diga la verdad, e para ello el dicho señor oydor 
mandó que se pusiese enel burro donde se suele dar tormento, 
e se mandó atar e ató de pies e manos, e ligados los bracos e 
pies al burro, le fueron dadas ciertas bueltas a los cordeles con 
garrotes, e fuele mandado so cargo del juramento que diga la 
verdad, e la dicha maria dice que es verdad lo que tiene dicho 
e jurado, lo qual le fue leydo y enello dixo que se rretiheava e 
rretificó, e demás desto dixo : que esta testigo vio al dicho her- 
nando de nava después de las cuchilladas de cetina e antes al- 
gunas vezes en.su casa de su ama desta declarante hablando con 
ella, y esta testigo le yva a ver algunas vezes por mandado de 
su ama, pero que nunca le llevo al dicho nava cartas ningunas, 
e que a santo domingo le fue a ver por mandado de la dicha su 
ama, e que después de pasadas las heridas del dicho cetina, el 
dicho nava vino a ver vna vez a la dicha leonor dosma e le dixo 
que las cuchilladas, quél las avia dado a getina, e que no se las 
avia querido dar a aquel cavallero, porque no se las meresgia, 
syno al dicho peralta, que le tenía mala voluntad por qelos que 
del tenía para con ella ; e ansimismo le dio vna vez el dicho her- 
nando de nava a la dicha leonor dosma de golpes porque yva 
a casa de rroca, ques junto donde bivia el dicho peralta, e ques- 
ta es la verdad para el juramento que hizo..." 

Folio 326 vto. : 

Sentencia. 



I 1 2 BOLETÍN L-E LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

«Sentencia del "Visto este proceso entre partes, de la vna, la justigia Real,. 

*sion.» e comi " ( í e ofigio, e de la otra, hernando de nava, e hernando vehedor 
en su nombre, 

"fallo que por la culpa que deste proceso rresulta con- 
tra el dicho hernando de nava le devo de condenar e con- 
deno a que de la cargel do está sea sacado en bestia de albar- 
da con vna soga a la garganta e atados pies e manos, e con 
boz de pregonero que manifieste su delito, y sea traydo por 
las calles públicas y acostumbradas y por la calle do al pre- 
sente bive el doctor de la torre, y alli le sea cortada la mano de- 
recha e puesta en vn palo, y sea traydo a la plaga pública desta 
gibdad, do sea degollado hasta que naturalmente muera ; e de- 
mas desto le condeno en las armas con que fue tomado, las qua- 
les aplico a quien conforme a derecho pertenecen, y en todos- 
Ios salarios e costas que se an hecho sobresté negocio y hizie- 
ren durante mi comisyon, la tasagion de todo lo qual en mí rre- 
servo, e por esta mi sentengia difynitiva juzgando, asy lo pro- 
imngio e mando. — el doctor mexia. 

«pronuncióse la "La qual dicha sentencia se dio e pronuncio por el dicho 
señor oydor doctor antonio mexia oy sábado en la tarde, a 
más de las ginco oras de la tarde, poco más o menos, doze dias 
deste presente mes de mayo del dicho año de mili e quinientos 
e ginquenta e quatro años, estando en la cargel pública desta 
gibdad, en presencia del dicho hernando de nava, preso enella, 
y de hernando vehedor su defensor, a los quales e a cada vno 
del los, después de dada e proilungiada por su merced del dicho 
señor oydor, se la notifiqué en sus personas ; testigos, martin 
de calahorra, teniente de corregidor, e gongalo diaz de vargas, 
alguazil mayor, e diego de hojeda, e andres de herrera, escri- 
bano público, e otros muchos. Pasó ante mí pedro de muxica, 
escribano." 

Folio 327 vto. : 

Hernando de Nava apela para ante la Audiencia de Méjico 
de la sentencia dictada por el doctor Mexia. 
Folio 345 : 

En 19 de mayo, "queriendo partir para la ciudad de Mé- 
xico" el oidor Mexia, hizo traer ante sí a Nava, "el qual, con 
vnos grillos bien chaveteados e vna cadena gorda con su can- 
dado", fué entregado a tres alguaciles para que le condujesen 
a Méjico. 
Folio 374: 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 1 1 J 

Petición del Fiscal de la Audiencia. 

"Muy poderosos señores: el licenciado maldonado, vuestro 
riscal, enel pleyto e causa criminal que trato con hernando de 
nava, preso en la cargel Real desta corte, sobre los delitos de 
ques acusado, digo que, visto por vuestra alteza el proceso del 
dicho pleyto, hallará que la sentencia que enél dio el doctor 
antonio mexia, vuestro oydor, es justa e a derecho conforme, 
e la apelación ynterpuesta por parte del dicho hernando de 
nava, no aver ávido lugar. A vuestra alteza pido e suplico, 
atento la gravedad de los dichos delitos y el desacato de 
vuestra justicia Real, mande confirmar la dicha sentencia y 
executarla en su persona, sobre que pido justigia, y en lo 
necesario el ofigio Real de vuestra alteza ynploro e concluyo. — 
el licenciado maldonado." 
Folio 375: 
deíaavdien^a "^ n I a QÍbdad de mexico, siete dias del mes de jullio de 
de mexico.» m ju e quinientos e ginquenta y quatro años, los señores pre- 
sidente y oydores del avdiengia Real de esta nueva españa, 
abiendo visto el proceso que de ofigio se hizo contra hernando 
de nava, preso en la cargel Real de esta corte, sobre los de- 
litos que cometió en la gibdad de los angeles contra gutierre 
de getina y el dotor de la torre e su muger y esclauos, dixe- 
ron : que mandauan e mandaron que en quanto el señor dotor 
mexia, oydor de esta Real abdengia e juez de comisión en 
las dichas causas, condenó al dicho hernando de nava a que 
le fuese cortada la mano derecha, se execute luego, sin en- 
bargo de -qualquier suplicagion que por su parte se aya yn- 
terpuesto o ynterpusiere, con declaragion que la execugion dé- 
lo susodicho se haga en esta corte, en la parte y lugar que para 
ello se señalare, y en quanto algo el enbargo e secresto de 
los yndios quel dicho hernando de naba tiene en encomien- 
da, mandaron que los tributos de los dichos yndios se secres- 
ten e pongan en la caxa de las tres llaves de svi magestad por el 
tiempo que fuere la voluntad de esta Real avdiengia, e para 
ello se dé provisión en forma ; y en lo demás en que el dicho 
hernando de naba está condenado, que se dé el proceso al fis- 
cal para que siga el derecho del fisco e lo que conbenga a la 
más puntual execugion de la justigia, e asi lo pronunciaron e 
mandaron con costas. — don luys. — el dotor santillan. — el dotor 
quesada. — el dotor herrera. — el dotor montealegre. — pasó ante 
mí antonio de turcios." 



114 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

"En la gibdad de mexico de esta nueva españa, siete dias 
del mes de jullio de mili e quinientos e ginquenta y quatro 
años, gongalo zerezo, alguazil mayor de esta corte, executó el 
avto de esta otra parte contenido, conforme al mandamiento 
que para ello le. fue dado, en la plaga mayor de esta gibdad, 
en la persona de el dicho hernando de nava, e se le cortó la 
mano derecha por el doctor torres, medico e gurú j ano, junto 
a las cadenas de la avdiengia de la justigia hordinaria, e cor- 
tada la dicha mano derecha, se puso y enclavó donde se sue- 
len poner semejantes execuciones, e se dio pregón que so pena 
cíe muerte ninguna persona fuese osada de la quitar de allí. 
Testigos que fueron presentes antonio de la cadena, alcalde, 
•e baltasar garcía, alguazil- desta gibdad, e diego descobedo e 
francisco de pedrosa, alguaziles de corte, e otras muchas per- 
sonas ; y el dicho alguazil mayor lo pidió por testimonio, e lo 
oolvio a la cargel, e primero que se executase lo susodicho, con 
boz de pregonero se truxo por las calles desta gibdad engima 
de vna bestia de albarda, en execugion de la justigia que se 
manda va hazer. Pasó ante mí antonio de turcios." 

Así terminó esta causa, notable por más de un concepto. 

Al fin de un testimonio de las dos resoluciones y ejecución 
de la última, dado en noviembre de 1544, se añade: "Y el di- 
cho hernando de nava, por se auer salido de la yglesia en la 
dicha ciudad de los angeles y proceder por la justigia eclesiás- 
tica contra los señores presidente e oydores por censuras sobre 
ello, fue remitido a la dicha yglesia, como todo ello más larga- 
mente consta..." 

Al folio 387 del testimonio que he extractado está el de un 
escrito de Gonzalo Galeote. Este criminal, digno compañero de 
Nava, había andado huyendo de la justicia, y aún escondido y 
eñ rebeldía pidió por escrito, en 1557, no ser molestado en el 
proceso que contra él se había seguido "en rrazon que en la 
cibdad de los angeles se procedió contra hernando de nava, 
diziendo aver cometido cierto delito contra la muger del doc- 
tor de la torre e gutierre de getina, difunto, en el qual yo no 
soy en culpa." Dada cuenta de esta petición, la Audiencia de 
Méjico, a 5 de junio del dicho año, mandó que "ante todas co- 
sas sea preso el dicho gongalo galeote", y para ello se dio man- 
damiento. Por este escrito se sabe que el admirable poeta Cetina, 
autor del famosísimo madrigal de los ojos claros, serenos, murió, 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 1 1 5 

probablemente a consecuencia de sus heridas, antes, y quizá mu- 
cho antes, de mediar el año 1557. 

¿Qué fué de Hernando de Nava? Por una información que 
en enero de 1558 hizo su cuñado San Juan de Zúñiga (Archivo 
General de Indias, 58, 6, 10), deudo en segundo grado de don 
Fray Martín de Hojacastro, obispo de Tlaxcala, se sabe qué 
Nava se había casado. Y al folio 385 del testimonio de la causa 
que acabo de extractar resulta que cerca de catorce años después 
de haberse ejecutado en él lo dispuesto por la Audiencia de Méji- 
co pidió ante ella un traslado del proceso, y dada cuenta de su 
petición (8 de marzo de 1568), se mandó que se le diera. El 
expedido entonces es el mismo extractado por mí, pues cons- 
ta que fué librado en la capital de la Nueva España por el 
escribano de cámara Sancho López de Agurto a 9 del dicho 
mes y año. O estaba sacado, aunque sin autorizar, al pedirlo, o, 
lo que creo más probable, se le puso fecha del día siguiente al 
•del acuerdo, aunque se tardara días y aun semanas en hacer la 
copia. 

Puede conjeturarse con visos de acierto que el tal traslado 
se pidió para documentar una solicitud de rehabilitación, no 
presentada, empero, al Real Consejo de Indias hasta el año 
de 157 2 » o sea cuatro después de obtenido el testimonio. Dice 
así este pedimento, que, suelto y con visos de original, está dentro 
del traslado : 

"Muy poderoso señor: 

"Hernando de nava, vezino de la ciudad de los Angeles de 
la nueva Spaña, dize que aviendo sugedido en la dicha ciu- 
dad cjerta quistion sobre ciertas cuchiladas (He), procedió 
contra él el doctor mexia, oydor que fue de la audiencia real 
de la ciudad de mexico, y por sentencia que contra él dio le 
condenó a que le cortasen la mano derecha, la qual dicha sen- 
tencia se executó..." ; y suplica a su Alteza que, "atento que 
ha diez y ocho años que pasó, lo susodicho, y la poca culpa 
que tubo...", le mande volver en su honra y buena fama y ha- 
bilitarle para que pueda tener y ser admitido "a qualesquier 
oficios reales y concejiles de que fuere proveído..." 

Archivo General de Indias. — Audiencias de Méjico. — Cartas y 
•expedientes de personas seculares vistos en el Consejo, 58, 6, 9.) 

(Continuará.) 

Francisco Rodríguez Marín. 



DE LA DERIVACIÓN Y 

DE LAS 

PALABRAS EN LA LENGUA CASTELLANA 



(Continuación.) 

Sufijos átonos en voces esdrújulos. 

En la lista anterior hemos tratado ya de acó, eco, ico e 
ido, que como allí decimos son todos de origen erudito y 
no se hallan más que en vocablos de esta procedencia. 
Los que exponemos a continuación son vulgares, y con- 
vienen casi todos en hallarse formados por las consonan- 
tes suaves d, g, las líquidas /, r, o la nasal n, precedidas 
casi siempre de la vocal a y seguidas de las vocales ge- 
néricas a, o. Menos frecuentes son las vocales e, o, i, 
ante la consonante del sufijo (i). 

ado, eda. Hállase el sufijo ado, en lobado (2), tumor, del 
latín lupus ; nuégado, de nuez, y párpado del lat. pal- 
pebra por cambio de sufijo ; así como eda, en búsqueda 
y el ant. cómpreda, de buscar y comprar. 

ago, aga. Tenemos esta terminación en los substantivos espárra- 
go y piélago, que proceden de los grecolatinos asparágus 



(1) Véase el notable estudio de don R. Men. Pidal, titulado Sufijos 
átonos en español y publicado en el homenaje a Mussafia. (Festgabe für 

A. Mussafia. Halle, 1905.) 

(2) En el Diccionario de la Academia, como ya nota M. Pidal en su. 
citado estudio, lobado desde la 1. a ed. basta la 6. a ; lobado desde la 7.* 
hasta la 12, y lobado en las dos últimas. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS I 17 

y pelágus, gr. ofororpafos y irtXcrp* y también en márfaga, 
al lado de márfega, del ár. &¿y¡, mirfaca. 

Como sufijo se halla en ciénaga y ant. ciénago, cuér- 
nago, luciérnaga, muérdago, ráfaga, rázaga y relámpa- 
go, que derivan de cieno, cuerno, lucerna, morder, rafa, 
raza y el ant. relampo. 

Bálago y en Asturias bálamo, quizá del lat. palea, paja; 
el ant. buétago === bofes, de bufete (bofete) = fuelle; 
vastago, del got. vahstus, crecimiento ; galápago y tárta- 
go, de origen incierto. 

Murciélago, metátesis de murciégalo. (Véase alo.) 
alo, ala. Como terminación se halla en voces latinas, como bú- 
falo, de bufálus, y grecolatinas, como escándalo, de scan- 
dálum, gr. axdvíoXov : tésalo, lat. thessalus, gr. 6s3aa\ó<;; como 
sufijo se ve en contadas palabras, como en bonitalo y 
pezpítalo, equivalentes en significación a sus primitivos 
bonito (pez) y pezpita (ave). También en la onomato- 
péyica trápala, ruido, y en trápala, embuste, del mismo 
origen que trampa ; y además, -en arre pápalo, de papar, 
y murciégalo, del ant. murciego, que se ve en P. Alex, 
c. 213, del cual por metátesis procede el moderno mur- 
ciélago. En cernícalo, de cerner (1), se halla combinado 
con el suf. ico. En Don Juan Manuel se ven las varian- 
tes cernícolos y cemícoles. Mizcalo, de almizcle ; gámbalo, 
de origen no averiguado. 

A semejanza de las anteriores hemos dado la termina- 
ción alo a vocablos árabes en al, como sábalo y sándalo, 
de J.jL¿, xábal, y Jjju*?, sándal 
ano, ana. En voces grecolatinas, como huérfano, orégano, rá- 
bano, sábana y témpano, al lado de tímpano, que proce- 
den de las griegas opepavo?, opífovoí, ócepavoc. acftefcvrt y tóhtcccvov, 
por medio de las latinas orphánus, origánus, raphánus, 
sabánum y tympánum; todas esdrújulas en latín y tam- 
bién en griego, excepto la primera, que en esta lengua 
es oxítona. A imitación de las anteriores, se metatizó 
en castellano el acento de pelicanus, tabanus y el vulgar 
subtanus (cop sotana), que de graves que eran en latín, 
se hicieron esdrújulos, y así decimos pelícano, tábano y 



(1) Véase Men. Pid., ob. cit., donde, por comparación con el port. 
peneireiro y el ast. peñerín, prueba la verdad de aquella etimología. 



n8 



BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 



sótano. Y por influencia de las mismas, cambió en a, en-, 
otras voces, la vocal de penúltima silaba ; y asi, de los 
grecolatinos abrotonum, y cophtnus (gr. <z6pó-:ovov y x&pivoc) 
como del latino pampinus, decimos abrótano, cuévano y 
pámpano al lado de pámpana. También tomó a la termi- 
nación almádena, del ár. Oui*J!, almádan, junto a la for- 
ma grave almádana, según Cuervo, Apunt., § 67, a. For- 
madas con este sufijo tenemos en castellano : búzano, 
carámbano, légano, al lado de légamo, médano, plébano 
y tángano, de buzo, carambo (1), de la raíz céltica lig — 
limo, meda, plebe y tango ; y también el parasintético 
retruécano, de re y trocar. 

El ant. búfano, de búfalo ; pífano, del ant. pif aro ; tá- 
pana, en Murcia, de tápara; trápana, voz de germanía, 
de trápala. Zángano, es lo mismo en portugués. 

Combinado con ego se halla en burdégano, de borde ; 
y con eto, en piruétano, al lado de peruétano, del lat. pi- 
ras, peral. 
aro, fem. ara. Vemos esta terminación en los substantivos bú- 
caro y fárfara (planta), del b. lat. Duccárum, de bucea = 
boca, y el lat. farfárus. Asimismo en ásaro, cámara, cá- 
maro y gámbaro, cántaro y tártaro, que proceden de los 
grecolatinos asárum, cámara, cammárus, canthárus y 
Tártaras, en gr. á'aotpov, xajirfpa, XC^tpapoc, xáv8apoc; y Tápzapoc; 
y también en ángaro, del gr. ó'rfapov izop y en alcándara, 
del ár. s.juXJl, alcándara. 

A semejanza de los anteriores, tomaron esta terminación, 
lámpara, que procede del ant. lámpada ; pájaro, del lat. pas- 
sérem ; pifar o, del al. pfeif er ; tápara, del lat. cappáris, grie- 
go x<7icr<zpi<;; y también fárfara = telilla, que derivan del' 
ár. J~$l£, halhal ; jenízaro, del turco ^ys»- ~ü, yeni ghera, 
mueva malicia; máscara, del ár. j^L^u*./*, mas jara; ñá- 
cara, del ár. S.Uii, naquera; támaras = dátiles, del ár. 
^¿•j tamr, y tártaro = natural de Tartaria, del turco 
jl±i, tatar. 

Hállase el sufijo en alicántara, cascara, gállara (en 
Berceo, S. Lor., 22), guácharo = polluelo, y támaras = 
leña muy delgada, que derivan de alicante, casca, galla 






(1) Que en Ast. occidental significa hielo. V. Men. Pidal, ob. cit. 






DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS t ig 

= agalla, guacho — pollo del gorrión, y tamo : también 
en páparo y picaro, de papar y picar; en gárgara, que, 
como gargarizar, procede de la raíz onomatopéyica garg, y 
en tártaro = tartrato, del persa ¿o, dord, en b. lat. tar- 
tárum. 

Jácara y jácaro, de origen no averiguado ; jíbaro, voz 
americana. 

Menos usadas son las terminaciones siguientes, en las 
cuales las consonantes c o g, l, n o r, se hallan precedi- 
das de c, o, i. Así : 

ega: jábega = jábeca, red, del ár. sXkjfe, xabeca; jábega = ja- 
beque : alhámega = alhármaga, de alharma, planta ; már- 
fega, de márfaga. Véase el siguiente. 

IGO: ñañigo, voz cubana; téntigo, voz extremeña (i); vástiga 
junto a vastago; zámbigo = zambo, y rechónchigo = 
rechoncho, que trae M. Pidal en su citado estudio. En 
rapónchigo, del lat. rapum, se halla combinado con el su- 
fijo oncho. Además, almáciga y almástiga, del ár. IáL^JI, 
almáztique ; almártiga = almártega = almártaga, del ára- 
be j&fJ\¡ almártaa; alfóncigo y ant. alfócigo, del ára- 
be (jpu*AJ|. alfostac ; alhóndiga y ant. alfóndega y alf an- 
diga, del ár. i^JjuJL'l, alf ondee. 

ila: jámila, del ár. jt >¿ t -^ jámila. 

ola : gárgola = canal, del mismo origen que gárgara ; gárgo- 
la = baya, del lat. valvólus, y oropéndola, de aeri pén- 
dula. Sólo en pescóla, de pescar, usado por Trueba, se- 
gún M. Pidal, vemos este sufijo. 

olí : córcholis, por el eufemismo corcho, de concho. 

ena: jácena, del ár. e ,|jx^-, jezena. 

r.i'.E : títere, y lo mismo en portugués, de origen no averiguado. 

ora: sófora, del ár. <\_r&t¿> sofera. 

Hállase la m en jáquima, del ár. k.*saA..¿x xaquima. 

DERIVACIÓN VERBAL 

La derivación verbal puede ser, como la nominal, inmediata 
o primaria y mediata o secundaria. En la primera, las desinen- 
cias o sufijos de flexión se unen inmediatamente a la radical del 



(i) Véase torruo IV, pág. 105 de este Boletín. 



120 



BOLETÍN de la real academia española 



vocablo primitivo, como se ve en alegrAR, alegRO, alegrABA, de 
alcgr(e). En la segunda se unen las desinencias al radical, me- 
diante otro elemento fónico, que suele ser uno de los sufijos de 
la derivación nominal, como vemos en patullar, patULLA, pa- 
iüLLaba, de pat(a). En ésta, el vocablo primitivo puede ser ver- 
bo, como besucar, besuco, besucaba, de besar. 

Los verbos de derivación inmediata son casi todos de la pri- 
mera conjugación: hay muy pocos de la tercera. Los de deri- 
vación mediata son de la primera o de la segunda en ecer (i). 



DERIVACIÓN INMEDIATA 

A). Verbos en ar. Proceden de los latinos en áRE, o sea de los 
de la primera conjugación; como se ve en amar, cenar, 
curar, nombrar, reinar, etc., de amare, cenare, curare, 
nominare, regnare, etc. 

Además de los muchísimos verbos latinos que, como 
los anteriores, tenemos en castellano, hemos formado 
. otros en gran número, derivándolos de substantivos, ad- 
jetivos, participios y adverbios. 
i.° De substantivos. Como el latín derivó cenare de cena, y 
regnare de regnum, hemos derivado nosotros accionar, 
aceitar, aduanar, almacenar, arañar, archivar, azafranar, 
azoar, azogar, brillar, etc., de acción, aceite, aduana, al- 
macén, araña, archivo, azafrán, ázoe, azogue, brillo, etc. 

Como se ve por los ejemplos, los nombres en vocal 
pierden ésta ante el sufijo, lo mismo que en la derivación 
nominal. También los en dad y tad pierden la final ad ; 
y así, hemos formado facultar y libertar, de facultad y li- 
bertad, como se formaron los ants. hermandarse y ve- 
cindar, de hermandad y vecindad, y el lat. difficultare, 
dificultar, de difficultas, atis. 

De brindis, hemos derivado brindar. Alquilar, no de 
alquirer, sino, como éste, del ár. lyül, alquiré. 






(i) El romance castellano redujo a tres formas las cuatro que te- 
nía el infinitivo latino, por haber asimilado a la segunda conjugación 
los infinitivos de la tercera; y así, de Ugere dijo leer, como de deberé 
decía deber. También redujo a dos los modelos de la conjugación; pues, 
exceptuando la terminación del infinitivo (temEr, partir), las personas 
primera y segunda de plural del presente de indicativo {temamos, par- 
timos} temfcis, partís) y la segunda plural del imperativo (tentEd, partid), 
en todo lo demás son iguales la segunda y la tercera conjugación. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRA? 121 

Mención aparte merecen los verbos en uar, de los cua- 
les tenemos unos que, como acentuar, continuar, habituar 
e insinuar, proceden de los latinos accentuare, continua- 
re, habituare e insinuare; y otros que, como actuar, cen- 
suar, conceptuar, efectuar, graduar, preceptuar, puntuar, 
redituar y situar, hemos formado a semejanza de aqué- 
llos, derivándolos no de acto, etc., sino de los substanti- 
vos latinos actus, census, conceptus, effectus, gradus, prae- 
ceptus, junctus, reditus y situs, todos de la cuarta decli- 
nación, lo mismo que los temas de que derivan los verbos 
latinos en uare. Valuar = valorar, y evaluar, en fr. éva- 
luer. 

' Estos verbos resultan transitivos o intransitivos se- 
gún la idea que preside a su formación, o sea, según la 
función que se asigne al nombre primitivo, o tema ver- 
bal, en el concepto complejo que venimos a designar con 
el verbo derivado. Si dicho nombre desempeña la función 
de complemento circunstancial, el verbo es transitivo y 
su significación recae en un objeto distinto del significado 
por el nombre primitivo. Así, aceitar = dar, untar o ba- 
ñar con aceite alguna cosa ; almacenar = poner o guar- 
dar alguna cosa en almacén; azoar = impregnar de ázoe, 
alguna cosa. 

Si el nombre primitivo desempeña la función de com- 
plemento directo, o sea, si el efecto de la significación del 
verbo derivado viene designado por el nombre primitivo 
(que en tal caso no se expresa en la oración por hallarse 
implícito en el concepto verbal), el verbo es intransitivo ; 
como accionar = hacer movimiento y gestos (p sea ac- 
ciones) ; brillar = resplandecer, producir rayos de luz 
(brillo) ; brotar = echar brotes. Pero aun en este caso, la 
significación compleja del verbo puede hacerse recaer en 
un objeto que la reciba en función de dativo, convirtién- 
dose entonces el verbo en transitivo y el dativo en acu- 
sativo. Así, albergar = tomar uno albergue, es intran- 
sitivo; pero albergar = dar albergue a uno, es transiti- 
vo. Del mismo modo : alentar = tomar uno aliento, in- 
transitivo ; alentar = dar o infundir aliento a uno, tran- 
sitivo. También resulta transitivo el verbo cuando- el 
nombre primitivo designa un concepto general que luego 
se especifica o determina por otro nombre que precisa la 



122 



BOLETÍN de la real academia española 



significación de aquél. Así, bailar, intransitivo; pero bai- 
lar un vals, transitivo; brotar, intransitivo; pero brotar 
sangre, brotar flores, etc., transitivo (i). 

El verbo resulta también intransitivo cuando el nom- 
bre primitivo desempeña la función de predicado, como 
en obispar = llegar uno a ser obispo; pontificar = lle- 
gar uno a ser pontífice. 

De adjetivos. Como el latín derivó liberare y sanare de 
los adjetivos liber y sanas, hemos formado nosotros 
agriar, alegrar, contentar, doblar, gravar, humanar, lim- 
piar, llenar, etc., de agrio, alegre, contento, doble, grave, 
humano, limpio, lleno, etc. 

Estos derivados son transitivos si en el concepto com- 
plejo que denotan, el adjetivo o tema verbal viene a ser 
predicado del nombre sobre el que hacemos recaer la sig- 
nificación del verbo, o sea del complemento directo. Así, 
agriar = poner agria alguna cosa ; alegrar = poner 
alegre a uno; pero si dicho predicado lo es del sujeto, 
resultan intransitivos : así, sanar = poner a uno sano', 
transitivo ; pero en la acepción de recobrar la salud, o 
sea ponerse uno sano, intransitivo. Esta acepción neutra 
se expresa en la mayoría de estos verbos por ía forma re- 
flexiva, así : a gritarse, alegrarse, etc. (2). 

De participios, a) El latín formó verbos de significación 
frecuentativa o intensiva, derivados de los participios 
de pretérito o pasivos, como pulsare, de pulsus ; p. p. de 
pellere, y adjutare de adjutus, p. p. de adjuvare. 

Nuestra lengua desechó este procedimiento, pues los 
poquísimos verbos que tenemos formados a este tenor 
derivan todos de participios latinos, y no creo que pue- 
da citarse ninguno derivado de participios en ado e ido. 






(1) "Aún brota sangre la reciente herida." (M. de la Rosa.)— "Que 
apenas apareces, I la morada de Ceres brota flores." (Lista.) 

(2) Obsérvese que en el proceso lógico en virtud del cual forma- 
mos estos derivados, presuponemos la significación de uno de los ver- 
bos dar, tomar, poner, etc.; o sea de los que la lengua emplea mucho en 
locuciones que vienen a equivaler en significación a un verbo simple. 
Así, dar de barniz = barnizar; dar un abraso = abrazar; dar mordis- 
cos' = mordiscar; tomar frío = enfriarse; tomar aborrecimiento = 
aborrecer; poner en duda = dudar; poner en disputa = disputar; po- 
nerse pálido = palidecer. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 123 

Así: 

aquistar. ... de acquisitus. . . p. p. de acquirére = aquistar ; 

conquistar, de conquisitus, p. p. de conquirére = conquistar ; . 

olvidar de oblitus p. p. de obliviscére = olvidar ; 

osar de ausus p. p. de audere = osar ; 

pintar de pinctus p. p. de pingére = pintar ; 

untar de unctus p. p. de ungére = untar ; 

usar de usus p. p. de uti = usar ; 

visar de visus p. p. de videre = ver. 

Como se ve, estos derivados han perdido el valor de 
frecuentativos o intensivos, y la significación que tienen 
en castellano viene a ser la misma que la del verbo pri- 
mitivo latino. 

Lo mismo puede decirse de completar, concretar, etc., 
de completo, concreto, etc. 
b) Pero si nuestro romance desechó el procedimiento de de- 
rivar verbos de participios pasivos, los derivó, en cam- 
bio, de los participios de presente, formación desconocida 
en el latín clásico (i), y formó verbos en antar o entar, 
según que el participio sea de la primera o segunda conju- 
gación. Así resulta que tenemos dos verbos de una mis- 
ma raíz, o sea : el primitivo latino, que por regla general 
es intransitivo, como hervir, de fervere, y el derivado cas- 
tellano, transitivo con significación causativa, como her- 
ventar, de fervens, entis, herviente. De modo que estos 
derivados pueden definirse por el verbo hacer -f- el pri- 
mitivo, así: 

Calentar, de caliente = hacer caler, en la significación 
de caleré ; crecentar, ant. de creciente = hacer crecer, y 
de este modo, acrecentar = hacer acrecer; herventar = 
hacer hervir ; levantar = hacer levar, etc. 

Algunos de estos verbos toman al prefijo a (lat. ad.) que 
no tiene el primitivo, así : amamantar y mamar; ahuyen- 
tar y huir. 
4° De adverbios. Entre éstos citaremos adelantar, arredrar r 
atrasar y travesar, de adelante, arredro, ant. atrás y través. 

Ensimismarse, de la locución en sí mismo. 



(i) Se hallan ejemplos en el lat. de la decadencia; como pracsentc- 
re, de praesens, part. de praesum. 



124 



B0LETII„ DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 



IB). Verbos en ir. Estos verbos proceden casi todos de los la- 
tinos en íre, como blandir, bullir, latir, servir, vestir, de 
blandiri, bulliré, glatire, serviré, vestiré ; y algunos de los 
en ere, como restituir, de restituére ; escupir, de ex -f- cons- 
puére. 

Tenemos algunos, anticuados casi todos, derivados de 
radicales germánicos : como blandir, del germ. brand ; bru- 
ñir, »del germ. brun; ant. fornir, del germ. frumjan; esgri- 
mir, del ant. alto al. skirmian; garantir, del ant. alto al. 
wárento, rostir y rustir, del germ. raustjan. 

Los derivados castellanos propios con este sufijo son 
poquísimos : colorir, de color ; embutir, del lat. imbutum ; 
los parasintéticos adulcir, de a y dulce ; despavorir, de des 
y pavor ; engullir, de en y gula, y sarpullir y tupir, de ori- 
gen obscuro. 

Esta derivación puede decirse que está muerta en el 
castellano actual. 






DERIVACIÓN MEDIATA O SECUNDARIA 

Tenemos en ella formaciones latinas y castellanas, siendo a 
veces difícil distinguir en estas últimas si la derivación es inme- 
diata o mediata. Así, lamiscar, deriva, sin duda, de lamer, con el 
sufijo isco -f- ar; pero neviscar lo mismo puede proceder de ne- 
visca, con sólo añadir las desinencias verbales, que de nevar, con 
aquel mismo sufijo. 

Para la más fácil exposición de estos derivados los enume- 
raremos en el siguiente orden: i.°, verbos en ar, precedida esta 
terminación de consonante; 2.', verbos en ear; 3. , verbos en 

ECER. 

A). Verbos en ar. Los sufijos que vemos en estos derivados, 
son: 

acar (acó -\- ar), poco frecuente : machacar, de machar. 

achar, y su variante azar (acho, azo -\- ar) ; aguachar, y su com- 
puesto enaguachar, y aguazar, de agua; estirazar, de es- 
tirar. El mismo sufijo se halla en embarazar, parasinté- 
tico de en y barra o vara, y en desguazar y farachar, 
de origen no averiguado. 

ajar (ajo -f- ar) : estirajar = estirazar, de estirar ; sobajar, de 
sobar; y combinado con arro en pintarrajar == pintarra- 
jear = pintorrear, de pintar. 



I 



DRR1VACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 125 

arnar (arro -f- ino -j- o/rf) : aguacharnar, de aguachar. 

arrar {arro -j- ar) : despatarrar, de des y pata ; chicharrar j ■ 

achicharrar ; pero jaharrar, del ár. ^.L^-, havara. 

astar, estar: alebrastarse y alebrestarse, de alebrarse, aunque 
mejor de a y el ant. lebrasto = lebrato. 

ecar (Veo -(- ar) : embelecar. 

e^ar. Del mismo origen que ear, o sea del latín idiare (i), como 
se ve comparando los verbos castellanos que tienen aquel 
sufijo con sus correspondientes catalanes y valencianos, 
los cuales terminan en ejar (con la ; palatal) ; así, ba- 
tear, del lat. baptidiare, en cat. batejar; blanquear, cat. 
blanquejar, etc. También tenemos el ant. manear = ac- 
tual manejar. 

Este sufijo es poco frecuente en castellano, que pre- 
fiere ear ; pero se halla en bosquejar, cortejar, cotejar, 
festejar, forcejar, gracejar, manejar, velejar, voltejar, 
y algún otro, que derivan de los substantivos bosque, 
corte, cota, fiesta, fuerza, gracia, mano, vela y vuelta. El 
ant. consejar = mod. aconsejar, del lat. consiliari. 

ellar (ello -\- ar): dentellar y el parasintético adentellar, de- 
diente. 

esar : embelesar, en port. embellezar. 

picar y mejor ificar. De adjetivos en ficus, como pacificus y 
sanctificus, formó el latín de la decadencia verbos en -ifi- 
care, como pacificare y santificare, de donde nuestros 
pacificar y santificar, formas cultas, en vez de las vul- 
gares apaciguar y santiguar. La lengua literaria tomó 
como sufijo aquella terminación, y formó verbos causa- 
tivos en ificar, derivándolos de substantivos y de adje- 
tivos. Así, estratificar, osificar, plantificar y ramificar, 
de los substantivos estrato, hueso (lat. os, ossis), planta y 
rama ; como bonificar, calificar, dulcificar y verificar, 
de los adjetivos bueno (lat. bonus), cual (lat. qualis), dul- 
ce y vero, ant. (lat. verus). 

Los en io, ia, ie, pierden el diptongo ante el sufijo : 
momificar, de momia ; amplificar, de amplio ; especifi- 
car, de especie. 



(i) Como ejemplo castellano de la conversión del grupo di seguido 
de vocal, en j, podemos citar el verbo rajar, que lo mismo que rayar, 
procede del latín radiare. 



126 



boletín de la real academia española 



Del lat. codex, icis, hemos formado codificar y no 
codicificar; y del pronombre idem formó el lat. esco- 
lástico identificare, identificar. 

El Diccionario ha admitido algunos derivados de es- 
tos verbos, como carnificación; pero no carnifircarse, tan 
usado como aquél en Medicina. 

gar. Véase icar (i). 

icar (i). De los latinos claudicare, communicare y vindicare 
proceden los castellanos claudicar, comunicar y vindicar, 
verbos eruditos, a cuya semejanza hemos formado sofis- 
ticar, de sofista. También el bajo latin formó fabricare, 
intoxicare y otros, de donde nuestros fabricar, intoxi- 
car, etc. 

La lengua vulgar desechó este sufijo, que, siguiendo 
las leyes de derivación cambió en gar, como vemos en 
juzgar, de judicare ; comulgar y vengar, de communi- 
care y vindicare, lo mismo que los cultos comunicar y 
vindicar. 

A este mismo sufijo hemos de acudir para explicar- 
nos el origen de algunos verbos en gar, como sosegar, 
tragar, estragar, que suponen en el latín vulgar los in- 
finitivos subsedicare, trahicare y extrahicare, derivados 
de subsedare, trahere y extrahere. Análogo origen reco- 
noce cabalgar, de caballo (b. lat. caballicare) ; apesgar, 
de a -f- peso; sabor gar, en Berceo, de sabor; salgar, de 
sal; madrugar (por madurgar), del lat. maturas; aun- 
gar, de a -|- uno, y embargar, derivado del mismo pri- 
mitivo que embarazar, que sin duda lo es envarar, y 
otros. 

El mismo origen tienen cascar, de un vulgar quasica- 
re ; mascar, al lado de masticar, de masticare ; volcar 
por volvicar, de volver; trincar por trinicar, etc., en los 
cuales la c no llegó a cambiarse en g. 

iicar (2) (ico -)- ar). Con este sufijo tenemos el verbo enamori- 
carse, de enamorar ; hocicar, de hozar ; y tal vez aricar. 
También trompicar = trompillar. 

igar. Tenemos con esta terminación verbos cultos, como cas- 
tigar y hostigar, de castigare y fustigare, y otros, muy 
pocos, formados en castellano ; como repantigarse, de re 
y el lat. pantex, icis ; y repanchigarse, de re y pancho. 

iguar. Proceden de latinos en ificare, como santiguar, de san- 






DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS I 27 

ctificare ; amortiguar, b. lat. admortificare, etc. También 
los ants. muchiguar y amuchiguar, de multiplicare. 

ijar: despancijar, de des -f- panza; regocijar, de re -(- gozo; re- 
tortijar, del lat. retortus ; pero embotijar, de en y boti- 
jo; envalijar, de en y valija. 

illar. Derivan de diminutivos en illo ; como frenillar, garbi- 
llar, ovillar, rastrillar, de frenillo, garbillo, ovillo y ras- 
trillo. También, quizá, trompillar .= trompicar. Acribi- 
llar, tal vez de acribar. 

inar (¡110 -)- ar). Los tenemos latinos, como alucinar, de allu- 
cinari ; pero calcinar, del lat. calx, calcis ; hacinar, al 
lado de hacina, de haz ; barcinar, al lado de barcina, y 
aguachinar, de aguachar. 

iscar, izcar, uscar {isco, izco, usco -f- ar). Forma verbos de 
significación diminutiva o frecuentativa, como el ant. co- 
miscar, lamiscar, mordiscar y oliscar, de comer, lamer, 
morder y oler; además, neviscar, trociscar y ventiscar, 
de nevar, trozar y ventar, o de nevisca, trocisco y ven- 
tisca. Denominativos son mariscar, de marisco, y pelliz- 
car, de piel, lat. pellis. 

Variante de iscar es uscar, que vemos en chamus- 
car, quizá del lat. flamma, llama, y zurruscarse; de zu- 
rrarse. 

itar. Tenemos verbos en itar, como agitar, dormitar, palpitar 
y debilitar, que proceden de los latinos agitare, dormita- 
re, palpitare y debilitare ; los tres primeros frecuentati- 
vos de ágere, dormiré y palpare; el último denominativo 
de debilis (i); y a semejanza de ellos hemos derivado 
balitar, de balar ; desgañifarse, de desgañirse ; desgaritar- 
se (comp. el f r. s'egargr) ; gravitar, de gravar, y mar- 
chitar, del lat. marcere. Encabritarse, de en y cabrito. 

izar. De los verbos griegos en C&iv formó el latín erudito de 
la decadencia los en izare; como baptizare, barbarizare, 
scandalizare ; y, a imitación de éstos, creó otros, como 
auctorizare, pulverizare, etc., de donde nuestros bauti- 
zar, barbarizar, escandalizar, autorizar, pulverizar, etc. 
Esta formación se ha propagado mucho en nuestra len- 



(1) En la derivación vulgar dieron estos verbos otras, terminacio- 
nes ; así, cuidar, de cogitare; faltar, de un vulgar fallitare, de fallere; 
tastar, del vulgar taxitare, de taxare ; etc. 



128 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

gua, formando verbos derivados de substantivos y de- 
adjetivos, con las siguientes significaciones: 

i.° La idea del nombre primitivo, substantivo o adjetivo, se- 
atribuye como predicado al complemento directo del ver- 
bo, así : 

carbonizar = reducir un cuerpo al estado de carbón; 
cristalizar = hacer tomar a ciertas substancias la for- 
ma de cristal; esclavizar = hacer a uno esclavo; tran- 
quilizar = poner a uno tranquilo, y así : centralizar, 
fecundizar, familiarizar, patentizar, suavizar, utilizar, etc.,. 
de central, fecundo, familiar, patente, suave, útil, etc. 

2.° La idea del nombre primitivo se atribuye como predicado- 
ai sujeto del verbo derivado, así : 

economizar — ahorrar como ahorra un ecónomo; 
fraternizar (de fraterno) = tratar como trata un her- 
mano; tiranizar = tratar como trata un tirano; crista- 
lizar (neutro) = tomar una substancia la apariencia de 
cristal. 

3. En algunos de estos derivados, desempeña el nombre pri- 
mitivo la función de complemento circunstancial ; v. gr. : 
artizar = hacer con arte alguna cosa; otros significan lo 
mismo que el derivado inmediato, como dial o g izar = dia- 
logar, de diálogo. 

Algunos derivan de la forma del nombre latino, como' 
sistematizar, de systema, atis = sistema ; temporizar, 
de tempus, oris = tiempo. 

iznar, znar, uznar. Tenemos verbos en cinar, como racioci- 
nar y vaticinar, de los latinos ratiocinari y vaticinan, que 
por síncopa de la i de la sílaba ci, nos explican los sufijos 
iznar y znar (ic(i)nar = iznar; c(i)nar = znar) que ve- 
mos en lloviznar y su variante molliznar, de llover ; maz- 
nar, quizá de la raíz de macerar; graznar, tiene la mis- 
ma raíz que su equivalente latino crocitare, y voznar = 
graznar, de origen no averiguado. Tiznar, por tizonar,. 
de tizón. 

Variante despectiva de iznar parece ser uznar, que 
vemos en despeluznar y espeluznar = despeluzar y es- 
peluzar, de des o es y pelo. 

ochar (ocho -f- a>r) '• carochar y carrochar, de origen dudoso, al 
lado de carocha y carrocha. 

ojar (ojo ■-{- ar) : batojar, de batir (comp. cat.' bat ollar). 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 12^ 

oñar : carroñar = causar roña o llenar de ella al ganado lanar, 
quizá de roña, con el prefijo ca. 

otar (ote -\- ar). Escamotar, de escamar; barbotar, quizá de la 
raíz barb, como barbullar; borbotar, del mismo origen 
que borbollar; balotar, de balota. 

ucar (uco ~\- ar) : besucar y machucar, de besar y machar. 
También zambucar, que debe derivar de zampar, y batu- 
car, que se halla en la primera edición del Dice, de Au- 
toridades y que debe ser vulgar, porque en Colombia, 
según Cuervo, Ap., 286, se usa la variante batuquear, 
de batir. 

Educar, manducar, etc., son latinos ; caducar, de ca- 
duco. 

ujar (ujo -f- ar) : variante de ullar ; vemos este sufijo en apre- 
tujar, mamujar y mamullar, mascujar y mascullar, de 
apretar, mamar y mascar. Tapujarse, al lado de tapujo, 
de taparse; y de este mismo, combinado aquel sufijo con 
ero, iro, tenemos taperujarse y tapirujarse, de tapar, al 
lado de taperujo y tapirujo. Empapujar, de en y papo. 

ular. Los verbos que tenemos con esta terminación, como emu- 
lar, gesticular, modular, pulular, son latinos (aemulare, 
gesticulare, modulare, pululare), o» derivados de nom- 
bres en ido, ida, como capitular y clausular, de capítulo 
y cláusula. 

ullar (ullo -J- ar). Despectivo, como ujar, en los deverbativos 
mamullar y mascullar, de mamar y mascar, y en los de- 
nominativos patullar y patrullar, de pata. También en 
apabullar y en los onomatopéyicos barbullar y farfullar, 
y quizá en borbollar, aunque en éste parece verse la re- 
duplicación de la raíz bul, lat. bulare. 

Magullar, variante de magular, lat. maculare ; aturu- 
llar y aturrullar, quizá de a -f- turullo. 

uñar. Rascuñar y rasguñar, al lado de rasguño, de rascar y 
rasgar. Enfurruñarse, engurruñarse y el onomatopéyico 
refunfuñar. El murciano es car cuñar = escudriñar, pa- 
rece variante de éste: embarduñar = embadurnar, de 
origen no averiguado. 

urrar (urro -f- ar). Despanzurrar, de des y panza ; despachu- 
rrar, que parece variante del anterior, y chapurrar. Su- 
surrar, del lat. susurrare. 






1 3o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

usar. Quizá variante de usar, lo vemos en encantusar y enga- 
tusar, de encantar y engatar. 

Acusar, del lat. accusare; rehusar, del b. lat. ref usare. 

uscar {usco -f- ar) : apañuscar, de apañar ; zurruscarse, de zu- 
rrarse, y chamuscar, derivado tal vez del lat. flamma = 
llama. 

uzar {itso -j- ar). Carduzar, de cardar ; escaramuzar al lado de 
escaramuza, del ant. alto al. skérman ; despelusar = es- 
pelusar, de des o es y pelo. Pero no creo se halle este su- 
fijo en chapuzar y sus variantes sapusar y zampuzar, si 
derivan de caput; tampoco en desmenuzar. Véase el su- 
fijo siguiente. 

zar. Con esta terminación tenemos algunos verbos, como agu- 
zar, alzar, cazar, escorzar, fresar, desmenuzar, trazar, etc., 
que ni pueden explicarse por la derivación castellana, ni 
tienen tampoco en el latin clásico verbos de los que se 
hayan formado ; y es porque proceden del latín vulgar, 
que formó derivados de adjetivos y participios en tus con 
el sufijo iare, así : de acutus, acuñare, aguzar ; de altus, 
altiare, alzar; de captus, captiare, cazar, etc. 

B). Verbos en ear. Es la forma vulgar correspondiente a la 
erudita izar. Los escritores latinos de la época de la 
decadencia transcribieron los verbos griegos en i'íoj, t'Cetv 
(originariamente í&uo, (íistv ) por izo, izare, mientras que 
el vulgo pronunciaría idio, idiarc ; así que de íencxíCstv sa- 
lieron en latín los infinitivos baptizare y baptidiare, 
• que respectivamente dieron en romance bautizar y ba- 
tear. 

Adoptado por la lengua el sufijo ear, lo empleó mucho 
más que izar para formar verbos derivados de substanti- 
vos y de adjetivos, y hasta de pronombres y onomatopé- 
yicos. 

La procedencia vulgar de este sufijo y su arraigo en 
la lengua se ve en el hecho de tener muchos verbos con 
esta terminación al lado de los derivados inmediatos en 
ar, y con la misma significación que éstos. Así, agujerear 
= agujerar; baldonear = baldonar; centellear = cen- 
tellar ; romancear = romanzar ; regentear ¿=t regentar ; res- 
ponsear ' = responsar ; valorear = valorar, etc. Otras 
veces el significado es distinto, como plantar y plantear; 
pasar y pasear; o el derivado en ar es transitivo y el en 




DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS I 3 I 

ear intransitivo, como azular y azulear; colorar y colo- 
rear (1). 

La preferencia que la lengua dio a este sufijo, según 
notamos en el párrafo anterior, hizo también que toma- 
ran esta terminación verbos que por su origen no debie- 
ran tenerla. Así, del lat. litigare tenemos litigar y lidiar; 
pero de fumigare, fumigar y humear, y no humiar, como 
pide su etimología; lo mismo sucede en canturrear = 
canturriar; chapurrear = chapurrar, y canjear, delinear, 
emplear, etc. 

Lo mismo que los en ar, estos verbos son transitivos o 
intransitivos, según la función que al formarlos se asig- 
ne al nombre primitivo ; así, 

aletear = mover las alas; basquear = tener bascas; 
bracear = mover los brazos; guerrear = hacer guerra, 
son intransitivos ; pero arquear = dar figura de arco; 
baldear = regar con baldes, y bastonear = dar golpes 
con bastón, son transitivos. 

Un mismo verbo puede tener las dos acepciones, según 
como se considere la función del nombre primitivo ; así, 
vocear — dar voces, es neutro ; pero vocear = llamar 
a uno a voces, transitivo. 

Los derivados de adjetivos son, como los en izar, in- 
transitivos o transitivos. Así, azulear, cojear, lozanear y 
tontear, intransitivos; pero falsear y baratear, activos. 

Del pronombre til hemos derivado tutear; y de los 
sonidos c, chich y s, los onomatopéyicos cecear, cuchi- 
chear y sisear; en todos los cuales, como se ve, se halla 
reduplicado el elemento raíz. 

Otra prueba del arraigo de estos verbos la tenemos 
en los derivados que forma con los sufijos que hemos 
visto en la derivación nominal. Así: 
ADEAR: panadear, si se le supone derivado de pan; pero mejor 
es- derivarlo de panadero, como carpintear, de carpinte- 
ro, con pérdida del sufijo ero. 
ajear : tartajear, onomatopéyico. 

ALACHEAR. Véase ALEAR. 

alear: patalear, de pata, y los onomat. chapalear = chapotear, 



(1) "En Colombia, según Cuervo, Ap., 286, el pueblo tiende a dar 
terminación ear a los verbos en ar, cuando quiere denotar significación 
frecuentativa, y así dicen apalabrear, apuñalear, trotear, etc. 






1 32 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

tartalear: también bambolear, de significación análoga 
a la del gr. pajiíaXtCto o úCeu = temblar de frío, castañe- 
tear; y combinado con acho, en cambalachear, quizá de 
cambiar. 

AQUEAR. Pallaquear, en Perú y Chile, de pallar; y bellaquear, 
de bellaco. 

arrear : zangarrear, y lo mismo en portugués. 

ejear: forcejear = forcejar; voltejear = voltejar. 

eguear: verdeguear, de verdear. 

equear: temblequear, de temblar, y rio de tembleque, que de- 
riva de aquél. 

etear. Con este sufijo se forman bastantes verbos de significa- 
ción diminutiva o frecuentativa. Así barretear, clavetear, 
cosetear, ant, juguetear, repiquetear, sopetear, traque- 
tear y tembletear, de barrear, clavar, coso, jugar, repi- 
car, sopear, traquear y temblar. Además, castañetear, de 
castañeta, y herretear, de herrete. 

iquear: lloriquear, de llorar. 

olear : chicolear, de chico o chicuelo ; bambolear = bambalear i 
véase alear. 

onear : bambonear = bambolear. 

orrear : pintorrear, de pintar, pitorrearse, y con la o debilitada 
en u, canturrear = canturriar, de cantar. 

csear : manosear, de mano ; babosear, de baba ; ventosear, de 
viento. 

otear. Tienen significación despectiva o frecuentativa, y son en 
bastante número, como los en etear. Así : bailotear, la- 
votear, palmotear, parlotear, picotear, pisotear, revolotear 
y tirotear, de bailar, lavar, palmear, parlar, picar, pisar, 
re -f" volar y tirar. También manotear y rabotear, de 
mano y rabo. 

Combinado con olo, se halla este sufijo en chacolotear 
y zangolotear, y con orro, en beborrotear y chisporro- 
tear, de beber y chispear. 

ujear: murmujear = murmurar. 

uquear: besuquear = besucar, de besar. 

Con el infijo ru tenemos el ant. churrupear, si deriva 
de chupar. 

C). Verbos en ecer. Los verbos castellanos en ecer proceden de 
los latinos en escere, como acrecer y verdecer, de aceses- 
cere y viridescere. 






DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS l33 

Nuestro romance tuvo cierta predilección por este su- 
fijo, hasta el punto de que si el latín tenía el verbo de- 
rivado en esc ere al lado del primitivo sin este sufijo, 
como carescere y carere, clarescere y clarere, floresce- 
re y flor ere, adoptó el primero y desechó el segundo; y 
así tenemos carecer, clarecer y florecer, y no carir, clarir 
ni florir. Dio, además, la forma en ecer a verbos que en 
latín no la tenían, formando merecer, parecer, perecer, 
permanecer y pertenecer, de merere, parere, perire, per- 
manere y pertinere; y muchos que de éstos pasaron al 
castellano antiguo, como fallir, finir y establir, de falle- 
re, finiré y stabilire, los dejó como anticuados y substi- 
tuyó por fallecer, fenecer y establecer. 

A veces, no obstante, subsisten las dos formas, por lo 
general con significación distinta, como tullecer y tullir, 
de tollere. 

Además de los verbos dichos, derivó nuestra lengua 
muchos de substantivos y de adjetivos, así: favorecer, 
mohecer, pimpollecer y tallecer, de favor, moho, pimpo- 
llo y tallo ; como blanquecer, humedecer, obscurecer y ro- 
bustecer, de blanco, húmedo, obscuro y robusto. Fos- 
forescer, con la í del sufijo latino, de fósforo, por in- 
fluencia de los cultismos fosforescencia y fosforescen- 
te; y fortalecer, de fuerte, por el influjo de fortaleza. 

También los tenemos de raíces germánicas, como gua- 
recer y escarnecer, que han substituido a los anticuados 
guarir y escarnir, del germ. warjan el primero, y del 
ant. alto al. skernon, el segundo, así como guarnecer al 
lado de guarnir, del ant. alto al. warnon. 

Respecto de la índole de estos verbos diremos que los 
simples son, como en latín, en su mayoría intransitivos, 
y viceversa los compuestos. Así : amarillecer, canecer, 
carecer, fallecer, fenecer, florecer, negrecer, padecer, pa- 
recer, podrecer, verdecer, etc., son intransitivos : blan- 
quecer, guarecer y guarnecer, transitivos ; merecer tie- 
ne las dos acepciones. En cambio, emblandecer, emblan- 
quecer, embobecer, embravecer, embrutecer, cumohecer, 
enriquecer, enrojecer, enronquecer, enaltecer y endurecer, 
son transitivos de significación causativa, y por eso la 
forma reflexiva de los mismos viene a ser equivalente a 
la neutra de los simples : así, embobecer = volver bobo 



134 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

a uno; embobecerse = volverse bobo a sí mismo. Algu- 
nos, como enloquecer y entontecer, tienen la acepción tran- 
sitiva, y además la neutra,' con significación igual a la re- 
flexiva que acabamos de ver: otros, como encarnecer, 
sólo la neutra. 



DERIVACIÓN INVERSA O RETRÓGRADA 

Esta derivación procede al revés de la propia, y con- 
siste en sacar de un vocablo derivado o compuesto el vo- 
cablo primitivo o el simple de que aquél podría proceder 
en la derivación o composición ordinaria. 

No es muy frecuente este procedimiento ; pero se ha- 
llan ejemplos, y más, en nombres que en verbos. Así, le- 
gislar deriva de legislador, el cual procede del latín legis- 
latorem ; colar un grado, en b. lat. collare, del subst. colla- 
tionem, colación, y prostrar = postrar, en el latín de San 
Isidoro, prostrare, de prostratus, p. p. de proternare. 

En nombres tenemos : asco, de asqueroso, el cual pro- 
cede del gr. lat. es chara, escara; burro, del lat. burrí- 
chus, de donde borrico; carbunco, de carbúnculo y éste 
del lat. carbuncülus ; cuerdo y manso, del lat. cordatus, 
y mansuetus, respectivamente ; mango, del lat. mani cu- 
la; preñez, de preñado; disfraz y perdón de los verbos 
disfrazar y perdonar: el adj. humilde, mejor que de hu- 
mílem que habría dado hit mil, de humildad. 

De nombres compuestos tenemos : dermis, de epider- 
mis , parasintético griego, formado de £m', sobre, y Sspjjia, 
piel; romero, del lat. rosmarinus ; el ant. cnconía, de 
malenconía, variante de malencolía, como ésta lo es 
de melancolía, la cual procede, mediante el latino me- 
lancholía, del gr. \p.¿kcqx°'Ma c iue significa lo mismo que 
atrabilis, negra bilis. Pero en castellano se tomó la si- 
laba inicial de malenconía, por el adverbio mal, y se for- 
mó el nombre simple del que en tal supuesto podría pro- 
ceder, o sea enconía, del cual después se formó encono 
y el verbo enconar. 

Como pertenecientes a esta derivación, podrían consi- 
derarse los pots verbales formados con los sufijos a, e y 
o, y entre ellos tembleque, de temblequear. 

(Continuará.) José Alemany. 



A 



CUERDOS Y NOTICIAS 



Premio Chirel. 

A fin de evitar la confusión y dificultades consiguientes a la aglo- 
meración de trabajos de índole diversa que solían presentarse al certa- 
men establecido por la excelentísima señora Baronesa del Castillo de 
Chirel, en Junta ordinaria del jueves 2 de enero acordó la Academia 
Española que el anuncio de dicho concurso para el bienio próximo se 
limitase a los Artículos de costumbres. Así se anunciará en la Gaceta 
de Madrid para conocimiento de los interesados. 

Académico correspondiente extranjero. 

En la sesión académica del 2 de enero fué elegido individuo corres- 
pondiente extranjero el señor don Arturo Farinelli, catedrático de la 
Universidad de Turín e ilustre hispanista. Hace ya más de veinte años 
que el señor Farinelli comenzó a escribir eruditos artículos y obras 
relativas a España, siendo uno de sus primeros trabajos el titulado 
Grillparzer und Lope de Vega, interesante estudio sobre lo que el gran 
poeta alemán debia y confesaba deber al Fénix de los Ingenios. Pu- 
blicó luego, además de innumerables artículos de revista sobre la in- 
fluencia de la literatura italiana en la española y viceversa, curiosos 
y originales ensayos críticos sobre el tipo de Don Juan Tenorio fuera 
de España, y, últimamente, ha dado a luz dos gruesos tomos acerca de 
la comedia La Vida es sueño, de don Pedro Calderón de la Barca, obra 
de maravillosa erudición, en la que se investiga el origen filosófico y 
las .fuentes históricas del trascendental asunto desarrollado por el 
célebre dramático español. 

Academias americanas. 

Se acordó en la misma Junta del 2 de enero enviar el pésame a Id 
Academia Venezolana por el fallecimiento del académico numerario 
electo don Elias Toro, en vista de la comunicación recibida de la Se- 
cretaría de aquella Academia. 

En la Junta siguiente de 9 de enero se dio cuenta de lo que sigue : 
Ha vuelto a encargarse de la Secretaría de la Academia Mejicana 
el señor don Enrique Fernández Granados, que ya la había desempe- 
ñado con acierto y diligencia hace algún tiempo. 



3 36 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Se ha recibido atenta comunicación del señor don Pedro Manuel 
Arcaya dando gracias por haberle expedido el título de su correspon- 
diente en Venezuela la Real Academia Española. 

También se tuvo noticia de haber fallecido recientemente en Co- 
lombia el individuo de número de aquella Academia correspondiente e 
ilustre literato, don Lorenzo Marroquín. Se acordó enviar el debido 
pésame a dicha Academia. 

El Secretario actual de la Academia Venezolana comunicó haber sido 
elegido su individuo de número para cubrir la vacante por muerte del 
benemérito don Julio Calcaño al escritor don José Austria. Se acordó 
ratificar esta elección en los términos de costumbre. 

Premio "Fastenrath". 

En la referida Junta de 9 de enero se dio cuenta de haberse pre-. 
sentado al concurso anual de la fundación "Fastenrath" las obras 
siguientes : 

El Madrid de Alfonso XIII, por don Antonio Velasco Zazo. 

El sobre en blanco, por don Guillermo Díaz Caneja. 

Memorias de un setentón sevillano y Memorias de un viejo, por don 
Jenaro Cavestany. 

La Musiquea, por don Vicente Escohotado. 

La metamorfosis de un erudito, por don Ángel Ruiz Pablo. 

La Cadena, por don José Toral. 

El más grande amor, por don Rafael López de Haro. 

La vos de las ideas, por el padre Bruno Ibeas. 

Romancero de Carlos V , por don Luis Barreda. 

Visión de lo alto, por don Luis Cánovas. 

Las cartas de Pepe Albocácer, por don Luis Araujo. 

Viajes y recuerdos, por don Vicente Vera. 

El año artístico, por don José Francés. 

Verba, por clon Gabriel Alomar. 

El incendio del principal, por don Rafael Soriano. 

Académico correspondiente español fallecido. 

En la mencionada Junta de 9 de enero se dio cuenta de haber fa- t 
llecido en Castellón de la Plana el catedrático de aquel Instituto y co- 
rrespondiente de la Academia Española en el antiguo reino de Valen- 
cia don Germán Salinas. La Academia oyó con pena la noticia y acordó 
se enviase a la familia el más sentido pésame. Entre las obras del señor 
Salinas figura un erudito estudio de crítica acerca de Los satíricos 
latinos, en dos volúmenes, impresos en Valencia hace algunos años, 
pero que quedó muy incompleto, pues sólo trata en ellos de los poetas 
Lucilio, Horacio, Persio y Juvenal, aunque con gran sentido crítico y 
profundo conocimiento de la materia. 

Nuevo Secretario de la Academia Venezolana. 

En Junta de 16 de enero se comunicó el oficio del señor don Juan 
E. Arcia, en fecha 6 de diciembre último, participando haber sido ele- 



ACUERDOS V .NOTICIAS I 37 

gido Secretario perpetuo de la Academia Venezolana. Creemos que no 
pudo estar más acertado este Cuerpo al dar digno sucesor al inolvidable 
don Julio Calcaño, y así nos lo confirma nuestro ilustre compañero, 
individuo de número de aquella Academia, don Pedro Emilio Coll, que 
actualmente desempeña el alto puesto de Ministro de la República de 
Venezuela en España, quien, en grata comunicación del 5 del actual, se 
sirve decirnos: "Entre los académicos jóvenes de mi país no recuerdo 
otro que pudiera ocuparse con mayor interés de las relaciones entre la 
Academia Venezolana y la Real Española. Por otra parte, como usted 
sabe, es don Juan Arcia uno de los poetas norteamericanos que me- 
jor han sabido mantener las tradiciones literarias de la Madre Patria." 

Sesión extraordinaria dv¡ la Academia. — Recepción del se* 
ñor Asín Palacios. 

Celebróse este acto solemne y grato para todos los admiradores y 
amigos del señor Asín el domingo 26 de enero en el salón que para 
tales ceremonias tiene diputado la Academia Española. 

A las cuatro de la tarde ocupó el sillón presidencial el excelentísimo 
señor don Antonio Maura, Director de este Cuerpo literario, teniendo a 
su derecha al eminentísimo señor Cardenal Arzobispo de Toledo, al 
excelentísimo señor Arzobispo de Valencia, al ilustrísimo señor Obispo 
de San Luis de Potosí, académico correspondiente mejicano, y al Se- 
cretario de la Academia, y a su izquierda a los excelentísimos señores 
Nuncio de Su Santidad, Obispo de la diócesis, Obispo de Sión y don 
Francisco Commelerán, censor de la Academia. 

Los escaños del estrado presidencial los ocupaban personajes de gran 
distinción en la política, las ciencias y las artes ; individuos numerarios 
de otras Academias, correspondientes de la Española, conspicuos lite- 
ratos y selecto y numeroso público en lo demás de la sala. 

Conducido por los académicos de número don Javier Ugarte y Mar- 
qués de Figueroa ocupó su tribuna el entrante, y obtenida la venia del 
presidente comenzó el señor Asín la lectura de su interesante discurso 
acerca de las verdaderas fuentes de algunos episodios y más circuns- 
tancias formales, así como de otras de mayor trascendencia y hasta 
del mismo fin alegórico-moral que entran en la composición de la Divina 
Comedia de Dante Alighieri. Al decir que el nuevo académico dio lec- 
tura a su discurso ha habido error de cantidad : solamente leyó las 
conclusiones o resumen del másmo, que forma una obra extensa, como 
la Academia ha podido apreciar con suspensión de espíritu y gratitud 
de corazón al ver que el señor Asín le ha consagrado y ofrecido tan 
gigantesco trabajo. Y aunque la materia no verse directamente sobre 
filología o historia literaria propiamente españolas o castellanas, es de 
tal y tanta importada el tema del discurso, son tantas y tan sorpren- 
dentes las novedades que encierra, que, más que disculpa, gracias 
efusivas deben tributarse a su autor por haber elegido la Academia 
Española para campo y ocasión de dar al mundo literario el resultado 
de sus felices hallazgos, que dentro de poco darán margen, de fijo, a 
nuevos y grandes estudios acerca de la obra capital del insigne flo- 
rentino. 



1 38 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Según el señor Asín ya no tendrán, en lo sucesivo, los comentaris 
tas más sagaces y profundos del Alighieri que declararse vencidos ante 
el impenetrable secreto que guardan miuchas páginas del inmortal poema 
o bien salirse por línea tangente diciendo que son invenciones debidas 
a su genio. Ex Oriente lux. En la literatura árabe está la clave del se- 
creto. 

La supuesta ascensión de Mahoma al Cielo, apenas anunciada en 
un versículo del Alcorán, produjo una serie de comentaristas, tradi- 
cionistas y amplificadores del suceso, entre los siglos vm y xiii, que 
lo han ido adornando, extendiendo y llenando de episodios, cuya se- 
mejanza y a veces identidad con otros correlativos de la Divina Co- 
media han llenado de asombro al señor Asín y le han movido a re- 
cogerlos y exponerlos en su obra. Mahoma, antes de llegar al Paraíso 
celeste, pasa por el Infierno y otro lugar intermedio que responde fiel- 
mente al Purgatorio cristiano. La estructura y disposición de estos 
lugares, con sus círculos concéntricos que se van estrechando según se 
avanza hacia el final del viaje, son las mismas en el poema italiano y 
en los más completos glosadores del viaje milagroso del Profeta. Sobre 
todo en la descripción de las penas y castigos que sufren los condena- 
dos al Infierno, así como en la enumeración de sus delitos, hay tan 
exacto paralelismo que es imposible sustraerse a la convicción de que 
entre ambas doctrinas media una relación de dependencia, que no por 
insospechada es menos clara y evidente. Y como los textos árabes son, 
en su mayoría, anteriores en varios siglos a Dante y hasta el último y 
más completo expositor de aquellas doctrinas, el murciano Aben Ara- 
bi, le precedió cerca de ochenta años, es indudable que el poeta cris- 
tiano es el imitador y divulgador de ellas. 

Pero ¿cómo Dante, que no consta supiese árabe, pudo recibir tales 
enseñanzas, que tampoco se difundieron gran cosa por el resto de 
Europa, puesto que secretas y ocultas estaban hasta que ahora salen a 
la luz pública? 

Este problema de la transmisión, el más difícil de la materia, es el 
que el señor Asín trata con más cuidado. No obtiene una prueba ma- 
terial y patente de que Dante haya copiado este o el otro expositor 
árabe; pero sus razonamientos y deducciones son de tal índole que 
alejan toda idea de temeridad en el hedho de hacerlos valer como 
buenos. 

Cierto que en la literatura cristiana de la Edad Media hay ejemplos 
de narraciones de viajes de ultratumba, algunas muy antiguas, como la 
de San Macario, que será del siglo viii o ix, es decir, casi tanto como 
las primitivas árabes ; la de Tundal, que será del siglo xi y el famoso 
y conocido Purgatorio de San Patricio. Pero estas relaciones son tan di- 
minutas, que no han podido hasta ahora considerarse como fuentes ver- 
daderas y únicas de la inspiración dantesca. Y lo más extraordinario 
es que también en ellos encuentra el señor Asín elementos y huellas de 
la influencia musulmana. 

Esta nueva y extraordinaria coincidencia sugiere en el acto la iderj 
de si ambas tradiciones y leyendas, la árabe y la cristiana, no tendrán 
un precedente común anteislámico y antecristiano. Tema es éste que no 
ofrece ya interés aplicable al pinito concreto de la transmisión dantes- 



ACUERDOS Y NOTICIAS 1 39 

ca. Si hubo tal precedente, se ha perdido o, a lo menos, no pudo sumi- 
nistrar al vate florentino los documentos y enseñanzas particulares que 
se hallan en su libro. La cuestión queda, pues, reducida a los términos 
propuestos al principio. ¿ Por dónde pudo Dante conocer casi todos los 
elementos de la leyenda ascensional de Mahoma, que cu el español 
Abenarabi se convierte ya en un viaje, no del Profeta, sino de un hom- 
bre común, como el Alighieri, con sus acompañantes, muy parecidos a 
Virgilio y a la divina Beatriz? 

La erudición vasta y compleja del señor Asín le suministra explica- 
ciones y datos que él va escalonando hábilmente, en términos que casi 
convencen y obligan al lector a participar de su»creencia. La transmi- 
ción de las ideas era en la Edad Media, si no tan rápida y completa 
como hoy, mucho más intensa de lo que pudiera creerse, supuestos los 
escasos y lentos ■ medios de la escritura manuscrita, porque la suplía 
una viva y poderosa corriente oral, que era la que principalmente sa- 
ciaba la eterna curiosidad humana, según se comprueba al hallar es- 
parcidas por los lugares más contrapuestos y alejados entre sí unas 
mismas tradiciones, consejas y hasta graciosos cuentos populares, nunca, 
escritos antes de los tiempos modernos. Al derramarse las huestes 
musulmanas por el límite occidental del Mediterráneo traían ya un 
sinnúmero de elementos de cultura, o no conocidos en Europa, o ya 
olvidados a causa de la invasión germánica, pero que ellos habían re- 
cibido de Persia, de las más ilustres comarcas de Siria, del viejo y sabio 
Egipto. Establecidos en las costas noroeste del África, en España y en 
parte de Sicilia, mantuvieron con el resto de la Europa meridional un 
trato y comunicación bastante vivo y pacífico, como resulta de muchos 
documentos mercantiles de todo género que aún hoy existen. El centro 
español fué continuamente visitado desde los grandes días del califato 
cordobés por sabios, guerreros y curiosos italianos, franceses, alemanes 
e ingleses, que algo llevarían que contar al volver a sus tierras, cada 
uno según sus inclinaciones y gustos. En tiempo de San Fernando ei 
Arzobispo de Toledo escribió su Historia arabuin, que no será muy 
aventurado afirmar que Dante pudo haber conocido. En ella se narra, 
cierto que no con todos los pormenores, la ascensión celeste de Ma- 
homa. Consta en la Crónica general, compilada por orden del Rey Sa- 
bio, que también habrá visto el poeta florentino. Su gran sed de saber 
le habrá movido a profundizar en el estudio de esta materia, tan rela- 
cionada con la católica, que él conocía bien; y ahí estaba el libro re- 
ciente del murcianoo Abenrabí, que le colmaría las medidas. Tal es, si 
no nos engañamos, la demostración del señor Asín, presentada ahora 
como en cifra. No hay la prueba material ; pero es fuerza contestar a 
la pregunta de cómo pudo Dante saber lo que dijo el moro español. 
Los doctos responderán. 

A contestar, a dar la bienvenida, en nombre de la Academia, a su 
antiguo y querido discípulo, se revantó nuestro ilustre compañero don 
Julián Ribera. Breve, pero substanciosa, fué su oración, toda ella de- 
dicada a reseñar los mér'tos del que ya es uno de los más eminentes 
arabistas y filósofos de Europa. ¡ Qué bien expuso el señor Ribera la 
formación literaria y filosófica del señor Asín y su natural y casi 
forzosa aplicación a los estudios arábigos en busca de nuevos raudales 



140 boletín de la real academia española 

de saber que satisficiesen la sed científica que desde sus primeros años 
sentía su alma ! Vemos de qué manera sabia, gradual, va el nuevo 
profesor elevándose en el conocimiento de aquellos inexplorados auto- 
res. Cómo penetra cada, vez más hondamente en los secretos de la sa- 
biduría musulmana, desde los escritores teológicos como Algaccl, que 
fué uno de sus primeros trabajos, pasando por los más famosos todavía 
Averroes y Avenpace, reúne y condensa las doctrinas filosóficas del 
cordobés Ab enmasar r a, esparcidas en los libros de sus discípulos, y 
entra en la región sublime de la mística islámica, estudiada en el espa- 
ñol Mohidín Abenarabí. Y no se limita al estudio de estos autores y 
de sus doctrinas, sino* que, como a la vez es el señor Asín un sabio 
filósofo y teólogo cristiano y católico, compara doctrinas con doctrinas, 
opiniones con opiniones, método que, en medio de la sorpresa general, 
le permite establecer aproximaciones como las de Santo Tomás con 
Averroes, de Raimundo Lulio con Abenarabi, y ahora la de Dante y los 
biógrafos del Profeta y comentaristas de sus hechos. 

Todo esto y más dijo el señor Ribera, cuya modestia es tal, que ni 
siquiera una vez se nombra maestro del señor Asín, aunque es un 
hecho cierto y notorio, porque en su cátedra de Zaragoza recibió el 
señor Asín la enseñanza del árabe y bajo la dirección del señor Ribera 
dio los primeros pasos en su ya gloriosa carrera. Tal vez huía el señor 
Ribera de que se dijese, no por vía de comparación, pues, como dice 
muy bien él mismo, en la escuela del inmortal Codera, maestro de to- 
dos, no hay más ni menos sino hermanos, que se dijese, repetimos, 
que cuando tal es el discípulo no será malo el maestro. 

Así uno como otro recibieron del ilustrado público que acudió a 
oírlos palmas y plácemes por sus discursos. El señor Director impuso 
al entrante la medalla académica y entregó el diploma de honor que 
le acredita como tal, y fué el señor Asín recibiendo los afectuosos abra- 
zos de sus nuevos compañeros. 

Obras de Lope de Vega. 

En la junta de 30 de enero se hizo presentación del tomo V de las 
Obras de Lope de Vega, que publica la Real Academia. Comprende 
las siguientes comedias, todas ellas de gran rareza por no haber sido 
reimpresas desde el siglo xvn, y alguna inédita : 

Donde no está su dueño está su duelo, Ello dirá, Los Embustes de 
Fabia, El Enemigo engañado, Los Enemigos en casa, Engañar a quien 
engaña, El Engaño en la verdad, En los indicios la culpa, Enmendar 
un daño a otro, El Esclavo de Venecia, El Esclavo fingido, Los Es- 
clavos libres, La Escolástica celosa, El Favor agradecido, La Felisar- 
da, La Fe rompida, Las Ferias de Madrid, La Firmeza en la desdicha 
y La Francesilla. 

Forma un volumen en 4. mayor de xxxn-702 páginas, y se halla 
yn a disposición de! público. 

Premie "Cervantes" del Duque de Alba. 

Por no haberse presentado ninguna memoria a este certamen, anun- 
ciado el 14 de diciembre de 1915 con este tema: "Vocabulario de las 



ACUERDOS Y NOTICIAS I4I 

obras impresas del rey don Alfonso el Sabio", se acordó en junta de 
6 de febrero declarar vacante o desierto el concurso y que la Comisión 
de Premios proponga a la Academia lo que corresponda, de confor- 
midad con lo dispuesto en la escritura de fundación del premio. Opor- 
tunamente se publicará el anuncio de nueva convocatoria. 

Más del premio "Fastenrath". 

Dudosa la Academia si cumpliría con exactitud la voluntad det 
fundador de este premio interpretando literalmente la cláusula en que 
se determinan en globo las clases de obras que han de optar a él anual- 
mente, o si sería mejor adjudicarlo en cada año a la mejor obra de 
cada género literario entre las que se presentasen en un período de 
cinco, que son los grupos que especifica dicha cláusula, y después de 
madura deliberación para el mayor acierto, acordó lo siguiente en 
junta de 6 de febrero : 

En primer lugar, suplicar a S. M. el Rey, como Patrono que es de 
la fundación, tuviese a bien conceder a la Academia la facultad de que, 
sin alterar las bases de la fundación del premio, pueda anunciar los- 
sucesivos certámenes limitando el de cada año a una sola clase de pro- 
ducciones ; pero de suerte que dentro de los cinco años establecidos en 
la Base 9. a para que pueda ser premiado un mismo autor, se recorran 
todos los géneros literarios referidos en la Base 3. a de la fundación 
del premio. 

De esta manera se evitarán las dudas que alguna vez han preocu- 
pado a la Academia al hallarse ante dos obras de naturaleza distinta, 
como son, por ejemplo, una novela y un tomo de versos, y que cada 
una de ellas pueda dignamente aspirar al premio. La dificultad de juz- 
gar rectamente y resolver en justicia puede llegar a ser en tales casos 
insoluble o poco menos. Se pueden comparar dos novelas, aunque sean 
buenas ambas; pero no se pueden justipreciar comparativamente un 
drama y un trabajo histórico, cuando no hay más que un premio, indi- 
visible, para ambos. 

La Academia Española tuvo la honra de recibir en 18 del presente 
mes una comunicación de la Intendencia General de la Real Casa par- 
ticipándole que S. M. el Rey, hecho cargo de las observaciones expues- 
tas, venía en concederle la facultad pedida y en los mismos términos 
que proponía. 

Y para darle cumplimiento se acordó que, a partir del presente 
año, se anuncien los temas del concurso "Fastenrath" por este orden: 

i.° Poesía y obras de amena literatura no comprendidas en al- 
guno de los grupos siguientes : 

2. Crítica e historia literarias. 

3. Obras dramáticas. 

4. Novelas y cuentos. 

5.° Historia, con exclusión de la historia literaria. 

Así, pues, en el mes de febrero de 1920 se propondrá a Su Majes- 
tad el premio de una obra de las comprendidas en el primer grupo, 
publicada en 1919. Pero no quedarán excluidas las que se publiquen en 
el año y correspondan a cualquiera de los otros cuatro grupos, sino que 



142 boletín de la real academia española 

irán entrando sucesivamente en concurso con las demás de su género 
durante un período de cinco años, que es, a la vez, el tiempo mínimo 
que la fundación señala para que un mismo autor pueda ser premiado 
dos veces. 

El año quinto, es decir, en 1924, se premiará el mejor libro de his- 
toria que se haya publicado, no sólo en 1923, sino desde 1919 inclu- 
sive. El año sexto, esto es, en 1925, le volverá a tocar el premio al 
grupo i.°; podrá obtenerlo el mismo autor que lo haya conseguido en 
1920 y entrarán en concurso todas las obras de su clase que se hayan 
publicado desde este último año inclusive. La rotación seguirá mien- 
tras el Real Patrono no modifique las condiciones del concurso en uso 
de las facultades que tiene para ello. Estos acuerdos se tomaron en la 
junta de 20 de febrero. 

Nuevo Académico correspondiente español. 

Para cubrir la vacante que produjo la muerte del correspondiente 
por el antiguo reino de Valencia don Germán Salinas fué elegido en !a 
sesión del 13 de febrero el señor don Bernardo Morales San Martín, 
escritor distinguido como novelista crítico y autor dramático. 



Fallecimiento del señor don Julio Burell. 

Con el dolor que es de suponer dio cuenta el señor Maura en la 
sesión del 27 del actual de haber fallecido el académico de número 
electo, excelentísimo señor don Julio Burell, ocurrido en esta corte el 
día 21, cuando, algo descansado de trabajos y ocupaciones más urgen- 
tes, se ocupaba en ultimar el discurso de ingreso en la Academia, que 
se proponía leer antes de acabarse^ el invierno. 

Hizo el Director de la Española, con su habitual elocuencia y sabia 
discreción, análisis de las eminentes cualidades que adornaban al señor 
Burell, de su mérito como escritor elegante y vigoroso, y de que, aun- 
que no dentro de la Academia, trabajó desdejo exterior y en diversos 
campos cuanto pudo en su mayor honra y bienestar; a tal punto, que 
al perder ahora al señor Burell perdía un verdadero, un entrañable 
hermano y compañero, tan digno de ser llorado como si llevase largos 
años en su seno. 

Con muestras de completo asentimiento oyeron los académicos las 
palabras del señor Maura, quien puso luego término a la junta en señal 
de justo duelo. 



B 



IBLIOGRAFiA 



LIBROS 

Alvarez Quintero (Serafín y Joaquín). Cuatro palabras. Carta 
a Juan Soldado. Apropósitos. Madrid, Impr. Clásica Española, 1918. 
— En 8.", 129 págs. 

— Don Juan, buena persona. Comedia en tres actos. Estrenada 
en el teatro de la Comedia el 30 de octubre de 1918. Madrid, Im- 
prenta Clásica Española, 1918. — En 8.°, 107 págs. 

— La cuerda sensible. Paso de comedia. Estrenado en el Odeón 
de Madrid el 22 de abril de 1918. Madrid, Impr. Clásica Española, 
1918. — En 8.°, 23 págs. 

— Los marchosos. Saínete. Estrenado en el teatro de la Infanta 
Isabel el 3 de mayo de 1918, Madrid, Impr. Clásica Española, 1018. — 
En 8.°, 46 págs. 

— Pedro López. Episodio dramático. Estrenado en el teatro del 
Centro el 21 de noviembre de 1918, en función organizada para 
contribuir a los gastos de la estatua de Pérez Galdós en Madrid. 
Madrid, Impr. Clásica Española, 1918. — En 8.", 30 págs. 

— Secretico de confesión. Entremés. Estrenado en el teatro de 
la Comedia el 15 de junio de 1918. Madrid, Impr. Clásica Española, 
1918. — En 8.", 18 págs. 

Araujo=Costa (Luis). Las cartas de Pepe Albocácer (ensayos de 
crítica social). Madrid, Impr. Española, 1918. — En 8.°, 343 págs. 

Asín Palacios (Miguel). Real Academia Española. La escato- 
logía musulmana en la "Divina Comedia". Discurso leído en el acto 
de su recepción y contestación de don Julián Ribera Tarrago el 
día 26 de enero de 1919. Madrid, Impr. de Estanislao Maestre, 1919. 
En 4. , 403 págs. 

Barreda (Luis). Romancero de Carlos Quinto. Madrid, Impr. Hi- 
jos de G. Fuentenebro, 1918. — En 8.°, 194 págs. 

Beruete y Moret (A. de). Rogelio de Egusquiza, pintor y graba- 
dor. Madrid, Impr. de Blass y C. a , 1918— En 4. , 45 págs. y 18 láminas. 



144 boletín de la real academia española 

Burgos y Mazo (Manuel de). El ciclo de las sociedades poli- 
ticas: formación, conservación y disolución. Discurso leído en el 
acto de su recepción en la Real Academia de Ciencias Morales y 
Políticas y contestación del ilustrísimo señor don Adolfo Bonilla 
y San Martín el día 22 de diciembre de 1918. Madrid, Impr. de "Al- 
rededor del Mundo", 1918. — En 4. , 234 págs. 

Cabo Pastor (F.). Versos gallegos (Cantigas e cousas da nosa 
térra). Libriño, 1, Ferrol, Impr. "El Correo Gallego", S. a. — En 12. , 
64 págs. 

Cánovas (Luis). Visión de lo alto. Barcelona, S. impr. Eduardo 
Domenech, editor, S. a. (1918). — En 8.°, 259 págs. 

Carranza (Adolfo S.). El ilustre Monteagudo. (De la "Revista 
Argentina de Ciencias Políticas", año IX, tomo XVII, págs. 203 y 
siguientes). Buenos Aires, Impr. de José Tragant, 1918. — En 4. , 19 
páginas. 

Cavestany (Jenaro). Memorias de un viejo. Tomo I. Almería, 
Imp. Sempere, 1918. — En 8.°. 239 págs. 

— Memorias de un setentón sevillano. Tomo II y último. Sevi- 
lla, Tip. Girones, 1918. — En 8.°, 264 págs. 

Cien (Las) mejores poesías (líricas) de la lengua portuguesa. 
Traducidas directamente en verso por Fernando Maristany. Pró- 
logo de I. Ribera-Rovira. Valencia, Editorial Cervantes, 1918. — En 
8.°, 208 págs. 

Costa Martínez (Tomás). Apuntes para la historia jurídica del 
cultivo de la ganadería en España. Memoria premiada por la Real 
Academia de Ciencias Morales y Políticas en el decimonono con- 
curso especial sobre Derecho consuetudinario y Economía popu- 
lar (año 1916). Madrid, Est. tip. de Jaime Ratés, 1918.— En 4.°, 336 
págs. y 22 láminas. 

Díaz=Caneja (Guillermo). El sobre en blanco: novela. Prologada 
por el excelentísimo e ilustrísimo señor don José R. Carracido. Ma- 
drid, Impr. de Julio Cosano, 1918. — En 8.°, 294 págs. 

Díaz Garcés (Joaquín). Academia chilena correspondiente de 
la Real Española. Discurso leído en su recepción pública el día 25 
de agosto de 1918, y contestación de don Julio Vicuña Cifuentes. 
Santiago de Chile, Impr. Universitaria, 1918— En 8.°, 45 págs. 

Dirección general del Instituto Geográfico y Estadístico. Anua- 
rio del Observatorio de Madrid para 1919. Madrid, Impr. de la Casa 
Editorial de Bailly-Bailliére, 1918— En 8.", 741 págs. 

Ercilla y Zúñiga (Alfonso de). La Araucana. Edición del cente- 
nario, ilustrada con grabados, documentos, notas históricas y bi- 
bliográficas y una biografía del autor: la publica José Toribio Me- 
dina. Ilustraciones. II. Santiago de Chile, Impr. Elzeviriana, 1918. 
— En folio, 560 págs. y una lámina. 



BIBLIOGRAFÍA 1^5 

Escohoíado (Vicente). La Musiquea, poema cómico. Prólogo deí 
padre Luis Villalba. Madrid, Impr. editorial José Poveda Ramírez, 
S. a. (1918).— En 8.°, 255 págs. 

Fernández Granados (Enrique). Odas, madrigales y sonetos. 
Nueva selección. Prólogo de Ipandro Acaico. México, Impr. de José 
Ballescá, 1918. — En 12", IX-90 págs. 

Flores (Carlos Alberto). El concepto de la vida. Conferencia 
pronunciada en la velada con que la Asociación de Empleados ce- 
lebró el XIII aniversario de su fundación. Guayaquil, Impr. de "El 
Independiente", 1918. — En 8.°, 15 págs. 

Francés (José). El año artístico 1917. Madrid, Impr. de Juan Pue- 
yo, 1918. — En 4. , 424 págs. con grabados intercalados en el texto. 

Fueros castellanos de Soria y Alcalá de Henares. Edición y es- 
tudio de Galo Sánchez. Madrid, Impr. Sucesores de Hernando, 1919. 
— En 4.", XVI-327 págs. 

Gallego y Eurín (Antonio). Echegaray, su obra dramática. Con- 
ferencia dada en el Centro Artístico de Granada en la noche del 
3 de diciembre de 1916. Granada, Tip. Paulino V. Traveset, 1917. — ■ 
En 8.°, 23 págs. 

— Los periódicos granadinos en la guerra de la Independencia 
(1808-1814). Granada, Tip. Comercial, 1918. — En 8.°, 33 págs. 

García de Diego (Vicente). Ejercicios de Gramática castellana y 
trozos .de autores clásicos. Zaragoza, Tip. La Academia, 1918. — En 
8.°, 176 págs. 

— Manual de gramática castellana, Madrid. Tip. de la "Revis- 
ta de Archivos, Bibliotecas y Museos", 191 7.— En 8.°, 200 págs. 

Gaspar Remiro (Mariano). Fernando II de Aragón y V de Cas- 
tilla en la reconquista del reino moro de Granada. Conferencia 
inaugural del curso de 1918-19 en el Ateneo de Zaragoza. Zarago- 
za, talleres editoriales del "Heraldo de Aragón", 1918. — En 8." ma- 
yor, 39 págs. 

Gómez de Avellaneda (Gertrudis). Obras. Edición nacional del 
centenario. Tomo III. Obras dramáticas. (Contiene: La hija de 
las flores o todos están locos, La aventurera, Oráculos de Taba o 
los duendes en Palacio, La hija del rey Rene, El millonario y la 
maleta, La verdad vence apariencias, Tres amores, Leoncia.) Ha- 
bana, Impr. de Aurelio Miranda, 1914. — En 4. mayor, 707 págs. 

— Tomo IV. Novelas y leyendas. (Contiene: El artista banquero 
o Los cuatro cinco de junio, Espatolino, Dolores, Sab.) Habana, 
Impr. de Aurelio Miranda, 1914. — En 4° mayor, 543 págs. 

González Falencia (Ángel). índice de la España Sagrada. Ma- 
drid, Impr. de Fortanet, 1918. — En 4. , VIII -361 págs. 

10 



I46 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Hazañas y La Rúa (Joaquín). Vázquez de Leca, 1573-1649. Se- 
villa, Impr. de Sobrinos de Izquierdo, 1918. — En 4°, XYI-533 págs. 
y una lámina. 

Ibeas (Bruno). La voz de las ideas (diálogos). Madrid, Impr. del 
Asilo de Huérfanos del Sagrado Corazón de Jesús, 1918. — En 8.°, 
VIII-335 págs. 

Iglesia (E. Alfredo de la). Gramática de la lengua española. 
Segunda edición corregida y notablemente aumentada. Ferrol, Im- 
prenta "El Correo Gallego", 1918. — En 8.° mayor, 270-XXI págs. 

Jiménez y García (Ramón). Discurso leído en la solemne sesión 
inaugural del año 1919 celebrada el 26 de enero de dicho año en la 
Real Academia Nacional de Medicina. Madrid, Est. tip. de los Hi- 
jos de Tello, 1919. — En 4.", 117 págs. Tema: "El estado actual de 
la cirugía operatoria del cáncer del estómago." 

López de Haro (Rafael). El más grande amor: novela. Madrid, 
Impr. José Poveda, 1918. — En 8.°, 352 págs. 

Luzuriaga (Lorenzo). Museo pedagógico nacional. La prepara- 
ción de los maestros. Madrid, Impr. J. Cosano, 1918. — En 8.° mayor, 
148 págs. 

Menéndez Pidal (Ramón). Crónicas generales de España. Ter- 
cera edición con notables enmiendas, adiciones y mejoras. Madrid, 
Talleres de Blass y Compañía, 1918. — En 4°, 240 págs., con numero- 
sos facsímiles. 

Navarro Tomás (T.). Manual de pronunciación española. Ma- 
drid, Impr. de los Sucesores de Hernando, 1918. — En 8.°, 239 págs. 
con dibujos en el texto. 

Poyatos y Atance (Victoriano). Resumen de historia literaria. 
Cuarta edición. Bilbao, Impr. del Centro Tipográfico, 1917; — En 8.° 
mayor, 406 págs. 

Redondo y Carranceja (Arturo de). Universidad Central. Discur- 
so leído en la solemne inauguración del curso académico de 1918 
a 1919. Madrid, Impr. Colonial, 1918. — En 4. , 174 págs. Tema: "De 
la degeneración y de la regeneración de nuestra raza." 

Redonet y López Dóriga (Luis). El trabajo manual en las re- 
glas monásticas. Discurso leído en el acto de su recepción en la 
Real Academia de Ciencias Morales y Políticas el día 19 de enero 
de 1919. Contestación del ilustrísimo señor don Adolfo Bonilla y 
San Martín. Madrid, Est. tip. de Fortanet, 1919. — En 4.", 199 págs. 

Rendón (Víctor M.). La columna a los proceres del 9 de octu- 
bre de 1820. Madrid, Impr. de la Viuda de A. Alvarez, 1918. — En 8.", 
50 págs., con láminas. 

Rodríguez Jurado (Adolfo). Homenaje rendido a la memoria 
<del excelentísimo señor don José Gestoso y Pérez. Discurso necro- 
lógico escrito en virtud de acuerdos de las Reales Academias de 
Bellas Letras y de Bellas Artes de Sevilla; leído en sesión pública 



bibliografía 147 

.y solemne celebrada el día i." de diciembre de 1918. Sevilla, Talle- 
res tipográficos Girones, 1918. — En 4. , 65 págs. 

Román (Manuel Antonio). Diccionario de chilenismos y de otras 
locuciones viciosas. Tomos IV y V. N-Z y suplemento a estas letras. 
Santiago de Chile, Impr. de San José, 1913-18.— En 4. , dos tomos, 
x-595 y xii-708 págs. 

Salcedo Ruíz (Ángel). La literatura española; resumen de his- 
toria crítica. Segunda edición refundida y muy aumentada. Ilustra- 
da con profusión de retratos y de reproducciones de documentos, 
monumentos, etc., etc. Tomo IV (y último). Nuestros días. Madrid, 
Tip. Artística, 1917. — En 4°, 652 págs. 

Soriano Cañas (Rafael). El incendio del principal. Diálogo ori- 
ginal. (Representación y reproducción gratuitas.) Madrid, R. Ve- 
lasco, impr., 1918. — En 8.°, 12 págs. 

Tormo y Monzó (Elias). Los Jerónimos. Discursos leídos ante 
la Real Academia de la Historia en la recepción el día 18 de enero 
de 1919; contestación del excelentísimo señor don Gabriel Maura 
y Gamazo, conde de la Mortera. Madrid, Imprenta de San Francis- 
co de Sales, 1919. En 4. , 119 págs., un plano y una lámina. 

Vega (Lope de). Obras. Publicadas por la Real Academia Espa- 
ñola. (Nueva edición.) Obras dramáticas. Tomo V. Madrid. Tipo- 
grafía de la "Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos", 1918. En 
4. mayor. XXXIII-702 págs. 

Vega Inclán (Marqués de la). La casa de Cervantes. Valladolid, 
Casa de Cervantes, 1918. — En 8.° menor, 27 págs. y 23 láms. 

REVISTAS 

A Aguia. Orgao da renascenga portuguesa. Vol. XIV. Números 
82 a 84. Octubro a dezembro de 1918. 

Alhambra (La). Año XXI. Núms. 498 y 499. Año XXII. Números 
500 y 501. 

Archivium Romanicum. Nuova rivista di filología romanza. Vo- 
lúmenes I y II (1917-1918). 

Archivo Ibero=Americano. Estudios- históricos .sobre la Orden 
franciscana en España y sus misiones. Año V. Núms. XXVIII a 
XXX. Julio a diciembre de 1918. 

Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción pública y Bellas 

Artes. Año X. Núms. 1 a 15. 

Boletín de la Real Academia de la Historia. Tomo LXXIII. Cua- 
derno IV. Diciembre 1918. Tomo LXXIV. Cuadernos I y II. Enero y 
febrero de 1918. 

Boletín de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. Año II. 

Tomo II. Cuaderno VIII. Diciembre de 1918. 

Boletín de la Real Sociedad Geográfica. Tomo LX. Cuarto tri- 
mestre de 1918. 



1 4° boletín de la real academia española 

Ciencia Tomista (La). Año XI. Núm. 55. Enero-febrero, 1919. 

Ciudad de Dios (La). Año XXXIX. Vol. CXVI. Núm. 1095. Gon- 
zález (R.). El teatro religioso en la Edad Media. 

— 'Núm. 1096. 

— Núms. 1097 y 1098. Miguélez (P.). Sobre el verdadero autor 
del "Diálogo de la lengua". 

Cuba contemporánea. Año VII. Tomo XXIX. Núm. 73. 
Cultura Hispanoamericana. Año VI. Núms. 73 a 75. 

Estudios Franciscanos. Año XII. Tomo XXI. Núm. 139. 
Helios. (Buenos Aires). Año I. Tomo I. Núm. 5. 
Ibérica. El progreso de las ciencias y de sus aplicaciones. Año V. 
Núms. 258-261 -262-264-a 267. 

Monasterio (El) de Guadalupe. Año III. Núms. 63 a 65. 

Razón y Fe. Año XVIII. Núm. 209. Tomo Lili. Fase. 1 y 2. 

Revista Calasancia. Segunda época. Núms. 70 a 72. 

Revista Católica (La). Núms. 415 a 417. Apuntes sobre chilenis- 
mos y otros vocablos. 

Revista de Ciencias Jurídicas y Sociales. Director, Rafael de 
Ureña. Año I. Núm. 4. 

Revista de WFacultad de Letras y Ciencias. Universidad de la 
Habana. Vol. XXII. Núms. 1 y 2. Lecerft (Enrique A.). El castellano 
como lengua universal. Ensayo de una lexicología castellana. 

Revista de Filología Española. Tomo V. Cuaderno 4. Octubre- 
diciembre 1918. Michaélis de Vasconcellos (Carolina). Nótulas sobre 
cantares e vilhancicos peninsulares a e respeito de Juan del Enzina. — 
— Navarro Tomas (T.). Diferencias de duración entre las consonantes 
españolas. — Miscelánea. — Notas bibliográficas. — Bibliografía. 

Revista de Geografía colonial y mercantil, publicada por la sec- 
ción de Geografía mercantil de la Real Sociedad Geográfica. Tomo 
XV. Núm. 12. 

Revista de Historia y de Genealogía española. Año VIII. Núm. 1. 

Revista Lusitana. Volume. XX. 1917. 

Revista de Morón y Bético=Extremeña. Año V. Núm. 61. 

Revista de la Universidad Nacional de Córdoba. Año V. Núme- 
ros 4 y 5. Octubre y noviembre de 1918. 

Revista Universitaria. Órgano de la Universidad de San Marcos 
(Lima). Año XIII. Vol. I. Tercer trimestre, 1918. 

Romanic Review (The). Vol. IX. Núm. 3. July-septembre, 1918. 
Tuttle (E. H.).- Hispanic notes: Camisa; Cereza. 

Unión lbero=Americana. Año XXXII. Núm. VII. 



~r 



BOLETÍN 



DE LA 



REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 



Año VI. Tomo VI. — Abril de 1919. — Cuaderno XXVII 



Dramáticos españoles del siglo XVII 



LOS HERMANOS FIGUEROA Y CÓRDOBA 



Don Diego y don Joslé de Figueroa y Córdoba fueron 
dos hermanos poetas de la segunda miltad del siglo xvn, que 
compusieron diversas comedias, algunas muy estimables, es- 
cribiendo juntos o cada uno de por si, aunque don Diego, 
que era mayor diez años que don José, fué más poeta y como 
maestro de su hermano segundo. 

Daremos varias curiosas noticias biográficas que no ha 
recogido hasta hoy ningún historiador de nuestro teatro del 
siglo de oro. 

De la ilustre familia de los Lasso de la Vega, enaltecida 
por el gran poeta lírico del tiempo de Carlos V fué una raima 
que a principios del siglo xvi residía en Málaga y estaba 
representada por el señor de Puertollano, don Gutierre Las- 
so de la Vega, quien se casó en Córdoba con una señora lla- 
mada doña Ana de Figueroa, hija de dicha ciudad y de la 
noble casa de los Condes y luego Duques de Feria. 

De este enlace procedieron varios hijos, entre ellos don 
Luis Lasso de la Vega, que fué el mayor, caballero de la 
Orden de Santiago, gentilhombre de la Cámara del archi- 
duque Alberto, cuñado de Felipe III y después del infante 
cardenal don Fernando, hermano de Felipe IV; este Rey le 
creó en 1633 vizconde y luego Conde de Puertollano. Fué 



1 5o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

el segundo don Pedro Lasso de la Vega y Córdoba, que per- 
maneció en Málaga y gozó desde 1621 el hábito de Alcánta- 
ra. Tuvieron, además, un don Juan de Córdoba, caballero de 
Santiago en 16 16; pero el que a nosotros nos interesa es otro 
hijo llamado don Gómez de Figueroa y Lasso de la Vega 
Córdoba y Mejía, que nació en Málaga y obtuvo en 1609 e - 
hábito de Calaitrava. La razón de cambiar el orden de sus 
apellidos pudo haber sido que, como segundón de su casa, 
habrá heredado bienes de su madre doña Ana y con ellos 
algún mayorazgo que exigiese la conservación del apellido 
Figueroa en primer término o, quizá sin esto, mero capri- 
cho, admitido y usual en las costumbres de aquel tiempo. 

Y ningún testigo mejor, en prueba de ello, que los mis- 
mos Figueroa y Córdoba, los cuales, en su comedia Mentir 
y mudarse a un tiempo, dicen (Jorn. II) : 

También se llama Guzmán ; 
porque su abuelo materno 
don Antonio de Guzmán, 
por quien tiene de derecho 
el mayorazgo, dejó 
cláusula en su testamento 
de que se llame Guzmán 
quien lo posea; y por esto 
doña Luisa, mi mujer, 
como lo está poseyendo, 
es Mendoza por su padre, 
pero Guzmán por su abuelo. 

Este caballero don Górmez se casó en Sevilla con una doña 
Ana de Francia, hija de cierto Pablo Martínez de Francia, 
rico indiano, natural de la villa de Paredes de Nava, en Fa- 
lencia, y de doña Beatriz de Almonte, que lo era de Se- 
villa (1). 



(i) Arch. de las Ord. milit., expedientes núms. 542 de Alcántara y 
2.008 de Calatrava. En ellos constan los pormenores expuestos arriba. Véa- 
se también Berní y Cátala : Creación y antigüedad de .los títulos de Cas- 
tilla, fol. 317; Salazar y Castro (Casa de Lar a, II, 729) y López de Haro 
(Nobil., I, 336), que amplían algo esta ascendencia. L. de Haro, que la 
remonta hasta el siglo XIV, mezclando los apellidos Moscoso, Figueroa y 
otros, supone que el primero de esta familia que hizo asiento en A 7 ! álaga 
fué un Gómez Suárez de Figueroa, que se casó con una hija de Gutierre 
Lasso de la Vega Fuensalida, comendador de los Bastimentos. Que de 
ambos procedió Gutierre Lasso de la Vega, caballero de Santiago, casado 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIOLO XVII 151 

Y en esta ciudad hubo de nacer, por los años de 1619, 
nuestro don Diego de Figueroa y Córdoba, como demues- 

con doña Guiomar Manrique, hija de don Iñigo, primer alcaide de Mála- 
ga, en cuya conquista tomó parte ; quienes, a su vez, procrearon a don Luis 
Lasso de la Vega, caballero de Santiago, marido de doña Francisca de 
Córdoba, hija de don Luis de Guzmán, marqués de Árdales. 

De este don Luis y su mujer nació el abuelo de nuestros poetas que, 
según Haro, casó, no en Córdoba, como expresan las Pruebas, sino en 
Ecija, con doña Ana de Figueroa, "hermana de don Luis Gómez de Fi- 
gueroa, el de Córdoba". Y, al decir de este genealogista, de ellos fueron 
hijos don Luis Lasso, caballero de Santiago; don Gómez de Figueroa, 
caballero de Calatrava; don Juan de Córdoba "y otros hermanos". 

Pero Salazar y Castro completa esta genealogía diciendo : que del don 
Gutierre Lasso y doña Guiomar Manrique nacieron : i.°, "Don Luis Lasso 
de la Vega, señor de Puertollano, progenitor de los Condes de este título ; 
-j°, don Gómez de Figueroa, que fué arcediano de Antequera en Málaga, 
y yace en la antesacristía del monasterio de Nuestra Señora de la Victo- 
ria, de Málaga, cuyo patronato dejó a la casa de su padre; 3. , don Iñigo 
Manrique ; 4. , don Gutierre Lasso ; 5. , don Bernardino de Figueroa ; 
6.°, don Pedro Lasso de la Vega, todos religiosos ; 7. , doña Isabel Ca- 
rrillo, señora de Miranda de Anta, y 8.", doña Ana Manrique, señora del 
Colmenar." 

Don Luis, señor de Puertollano, casó con doña Francisca de Córdo- 
ba, su tía; y fué su hijo, entre otros, don Gutierre Lasso de la Vega, 
casado con doña Ana de Figueroa, hija de don Gómez de Figueroa, se- 
ñor del Encinar, y de doña Lucrecia Mesía, de Granada. 

Hijos de ambos fueron: i.°, don Luis Lasso de la Vega, primer conde 
de Puertollano ; 2. , 3. y 4. , doña Lucrecia, doña Catalina y doña Ma- 
ría, las tres monjas en la Paz, de Málaga; 5. , don Pedro Lasso de la 
Vega, caballero de Alcántara (1621), que se casó con doña Elena Lasso, 
su sobrina, hija del Conde, su hermano; 6.°, doña Ana de Figueroa, ca- 
sada en Almería con don Jerónimo Briceño de la Cueva ; 7. , don Gó- 
mez de Figueroa, casado con doña Ana de Francia; 8.°, don Juan de 
Córdoba, caballero de Santiago (1616), que se casó primero con doña 
Luisa de Francia y Medina (hermana de la madre de nuestros dos poe- 
tas) y segunda vez con doña Juana Enríquez ; o.°, doña Francisca de 
Córdoba, que se casó primera vez con don García Méndez de Sotoma- 
yor y en segundas nupcias con don Diego Leonardo de Argote, señor 
de Cabriñana y Villarrubia. 

El Conde de Puertollano tuvo mucha descendencia y recogió también 
el Marquesado de Miranda de Anta. Una hija del 5. , don Pedro, llama- 
da doña María Antonia Lasso, casó con don Gómez de Figueroa, mar- 
qués de Vegaflorida, sobrino carnal de nuestros don Diego y don José 
de Figueroa. 

Este conjunto de nombres, que nada dicen a la memoria ni al enten- 
dimiento, muestran, sin embargo, mejor que una disertación el ambien- 
te social y de familia en que nacieron y vivieron los poetas cuya bio- 
grafía trazamos. 



l52 



boletín de la real academia española 



tra la siguiente partida de Bautismo : " En lunes, veinte y 
dos días del mes de abril de mil seiscientos diez y nueve 
años, bapticé yo, Bartolomé Cancino y cura en esta iglesia 
de San Lorenzo, a Diego Fernando, hijo de don Gómez de 
Figueroa, caballero del hábito de Calatrava, y de doña Ana 
de Francia, su legítima mujer. Fué su padrino don Fernan- 
do de Córdoba Moscoso. Apercibiósele el parentesco espi- 
ritual que contrajo, y por verdad lo firmé. Bartolomé Can- 
cino (Cansino)." (i) 

Como vemos, a imitación de su padre, alteró don Diego 
sus verdaderos apellidos, que ya serían Figueroa y Martí- 
nez de Francia, tomando un Córdoba, que era el de su bis- 
abuela paterna (2). 

Dejando la gran ciudad del Betis hubieron de trasladar- 
se a esta corte don Gómez de Figueroa y su mujer doña 
Ana de Francia y aquí nació en 1629 el otro hijo don José 
de Figueroa y Córdoba (3). 



(1) Libro de Bautismos de la parroquia de San Lorenzo de Sevilla, 
correspondiente a dicho año, folio 250. 

(2) Véase la anterior genealogía. 

(3) No fueron los únicos. Salazar y Castro (Casa de Lara, II, 734) 
les atribuye otros dos: i.°, don Pablo de Figueroa, caballero de Cala- 
trava (1633), que se casó con doña Constanza do Lara y Biedma, y de 
ambos fué hijo don Gómez de Figueroa, marqués de Vegaflorida, ca- 
ballero de Santiago (1648), residente en Sevilla, que se casó con su tía 
y prima a la vez doña María Antonia Lasso, como queda dicho, y 2. , 
doña Beatriz de Figueroa, de quien no hay noticias. Del matrimonio del 
Marqués de Vegaflorida con doña María Antonia, nació un don Pedro 
Lasso de la Vega. Pero se equivoca Salazar en cuanto al orden de na- 
cimiento, que pone así : don Pablo, don José, don Diego y doña Beatriz. 

En las pruebas del hábito de don José de Figueroa y Córdoba (Ca : 
latrava, 12968) se citan, además, un don Pedro Lasso, con su hijo don 
Antonio José Lasso de la Vega, al* cual llama el poeta sobrino suyo, y 
a un don Gutierre Lasso de la Vega, que también hallamos recordado en las 
pruebas de Santiago de su otro sobrino, el don Gómez, hijo del don Pablo 
que sigue. De ninguno de ellos tenemos noticias. Don Pablo, que era el ma- 
yor, nació en Sevilla, hacia 1615; vivió en esta ciudad; se casó donde y 
como dice Salazar, siendo la doña Constanza hija de don Cristóbal de Bied- 
ma, familiar del Santo Oficio y de doña Gregoria de Lara, los dos sevilla- 
nos. Hijo de ambos fué el citado don Gómez de Figueroa Lasso de 
la Vega, que nació en Sevilla y fué bautizado en la parroquia de la 
Magdalena el 5 de septiembre de 1635. Su padre, que había obtenido, 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVII I 53 

Nada sabemos de los estudios de uno y otro, que los ha- 
brán tenido, supuesto el rumbo que dieron a su vida y poi 
ser ambos segundones de su casa. 

De algunos pasajes de sus comedias Todo es enredos 
amor (i), La Hija del mesonero (2) y A cada paso un peli- 
gro, que se desarrollan en Salamanca, pudiera creerse que 



siendo de diez y ocho o de veinte años, el hábito de Calatrava, en 1633 
(expediente núm. 12.970), sacó para su hijo en 1648 el de Santiago (ex- 
pediente núm. 3073). De modo que fueron, entre todos, seis los herma- 
nos de nuestros poetas. 

(1) La acción de esta comedia pasa en Salamanca, de cuya ciudad 
se citan lugares poco notables, como la mesa de trucos de la calle del 
Lobo y personas de entonces, según se ve en este pasaje del final, en que 
recuerda un popular dentista llamado el Rubio de la Plaza. 

La mención de tal personaje sólo puede ocurrirse al que lo haya visto. 
En otro lugar, al principio, se alude también a cosas universitarias. 
Dice Juana : 

Transformándonos el traje 
y sexo, nos dejó hechas: 
a usté un pulido estudiante 
de alcorza, de nieve y perlas, 
y a mí un gorrón, parecido 
al capón de las comedias. 
Sin decirnos dónde vamos, 
sale de aquesta manera 
a pasear de Salamanca 
las calles, sin ver que arriesga, 
en las barbas y el andar, 
que nos conozcan por hembras, 
y que quizá el Juez de Estudio 
dé con las dos en ¡a trena, 
por embaidoras de leyes 
y adúlteras de la Escuela. 

(2) En La Hija del mesonero, cuyas primeras escenas se desarrollan 
también en Salamanca, dice don Juan (acto I) : 

Un mes habrá que llegamos 
de Burgos a esta ciudad, 
insigne Universidad 
donde ya de asiento estamos. 
Apenas hemos tenido 
tiempo de ver sus grandezas, 
y ya enojado tropiezas 
en que no hemos aprendido 
todo el Derecho civil... 




154 boletín de LA real academia española 

estudiaron en aquella Universidad (i) y de otros, no menos 
expresivos, de la titulada La Dama capitán (2) que don Die- 
go asistió en 1638 al socorro de Fuenterrabía, donde se re- 
unieron casi todos los caballeros mozos que había en la Cor- 



(1) En A cada paso un peligro, que toda ella sucede en Salamanca, 
dice don Gaspar (pág. 7) : 

Pero antes que la justicia 
venga a examinar cruel 
los vecinos de este barrio, 
vamonos a la Merced, 
pues está cerca de aquí. 

Que esta comedia es obra de la juventud de don Diego lo demuestra 
el pasaje (pág. 18) en que dice Inés: 

Esta dama 
fué hija de don García, 
aquel capitán de fama 
que murió en Fuenterrabía. 

Recordar este suceso muestra que era reciente cuando el poeta escribía, 
porque no mucho después ocurrieron otros importantes, como la batalla 
de Rocroy (1643), a que referirse con aquel objeto, pues en ella mu- 
rieron muchos buenos españoles y alguno, como veremos, pariente del 
mismo don Diego. 

(2) En esta comedia, en que también una mujer se disfraza de hom- 
bre, aquí de soldado, supone el poeta que trata de embarcarse en San 
Sebastián para Flandes con el Conde de Fuentes, en 1595, y va descri- 
biendo el país por donde pasan la heroína y su criada: 

Lope. Aguarda 

que al monte llegado habernos 
de nuestra villa... 



Lope. Desde aquí 

cinco leguas está el puerto 
de San Sebastián, adonde, 
Martín, nos embarcaremos 
con el gran Conde de Fuentes. 

Martín. Tolosa ha de estar en medio 
del camino : allí podrás 
descansar... 

Lope. Esta es la playa 

de San Sebastián ; en ella 
hablaré al Conde de Fuentes... 

Juana. i Qué hermoso está el mar! 

Lope. Parece 

que las olas lisonjean 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVII l 55 

te (i). Bien es verdad que pudo haber visto detenidamente 
la provincia de Guipúzcoa en otra época, así como sólo ele 
oídas conocer el país flamenco, a pesar de lo minucioso que 
se muestra en el panegírico ardiente que en la comedia Men- 
tir y mudarse a un tiempo (2), se hace de la defensa y so- 
corro de Valenci enfries, acometida en 1656 por los marisca- 
les franceses Turenne y La Ferté, que hubieron de retirarse 
con pérdida de 7.000 hombres muertos y 4.000 prisioneros, 
entre ellos el segundo de aquellos mariscales. El valiente 
Marqués de Caracena fué el que asaltó y tomó las trincheras 
enemigas. 

Dice don Diego, personaje de la comedia en la escena se- 
gunda : 

Surqué del mar los cristales generoso, aquel prodigio 

y llegué a Flandes a tiempo de la guerra, cuyo esfuerzo 
que el Rey de Francia en persona, en inmortales archivos 

abrasando y destruyendo vincula la fama al tiempo ; 

el fértil país de Henao, el señor don Juan, en fin... 

con un campo en que se vieron viendo que aquella provincia 

llenos de plumas y galas se aventuraba, perdiendo 

treinta mil soldados viejos, la plaza, juntó sus tropas, 

puso sitio a Valencienas... y ya arrestado al empeño 

Llegó la nueva a Bruselas de socorrerla en persona, 

del sitio, y aquel mancebo haciendo lisonja el riesgo, 



al viento, pues blandamente 
se mecen a sus mareas. 
Martín. ¡ Dios me libre del ! 
Juana. ¿Por qué? 

Martín. Porque no tiene más vueltas, 
■ un cochero, si se enoja. 

Habla de la costumbre que tenían los mozos y mozas de formar gru- 
pos de baile en la playa y hasta imita un romancillo de cantar : 

La niña de plata 
por la playa vuela 
y con dos jazmines 
florece la arena. 
De bailar se cansa, 
y el aura halagüeña 
a soplos le enjuga 
lo que suda en perlas. 

Nada de esto se recuerda sin haberlo visto. 

(1) Así lo afirma Calderón en su comedia No hay •osa como callar, 

(2) Jorn. I. 



I56 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

salió a campaña y fiando dos generales, entradas 

de aquella facción el peso sus trincheras y, en efecto, 

al de Conde y Caracena... ganada su artillería, 

Formó el campo en militares tiendas, bagaje y pertrechos 

escuadrones, dividiendo de guerra, quedó la plaza 

el ejército en tres trozos, socorrida, y en eternos 

y encargó el uno... Mas esto bronces el nombre esculpido 

ya os lo habrá dicho la fama... de los tres, pues los tres fueron 

Basta saber que el contrario los primeros al peligro : 

campo, derrotado al fiero dígalo el humor sangriento 

choque de nuestros leones, que vertieron sus heridas, 

sus escuadrones deshechos, purpúreo, heroico trofeo 

retirado el Rey de Francia que rubricó sus victorias 

de su gente, prisioneros en los anales del tiempo. 

Parece estarse oyendo a un testigo presencial. Uno de lo- 
mas notables aspectos de nuestro teatro nacional era el de 
que también hacía el oficio que hoy los periódicos. En lindos 
versos, como los que anteceden, se comunicaban al pueblo las 
gacetas, avisos o relaciones de los múltiples sucesos de que 
era teatro la dilatada Monarquía española. Muchos centena- 
res de comedias, o tenían por causa de su existencia un suce- 
so importante, o el poeta hallaba medio de ingerir la narra- 
ción del mismo en la pieza más ajena a cosas de guerra o de 
política. El que haya leído las 'más conocidas obras de nues- 
tros grandes dramáticos, recordará sin esfuerzo gran número 
de esta clase de descripciones. Pero entonces había cosas, ya 
felices o ya desgraciadas, aunque siempre gloriosas, que contar. 

Fuese por el mérito contraído por nuestro don Diego o 
sólo por consideración a su. sangre, cuando apenas contaba 
veintiún años, le concedió el rey don Felipe IV, por Real cé- 
dula de 17 de febrero de 1640, el hábito de Alcántara, que se 
puso al pecho después que fueron aprobadas las pruebas de 
rito en tales casos (1). 

Aunque no haya motivos para dudar de la temprana vo- 
cación literaria de don Diego de Figueroa, es lo cierto que 
no se hizo pública en la imprenta hasta 1654. Quizá con an- 
terioridad se habrán representado comedias suyas, como las 
ya citadas A cada paso un peligro, Todo es enredos amor y 
La Hija del mesonero. Pero antes de seguir en esta vía de- 



(1) Ordenes militares. Expediente núm. 542 de Alcántara en el Archi- 
vo Histórico Nacional. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGILO XVII 



ij> 7 



beremos tocar, aunque sea ligeramente, algo de la vida pri- 
vada del poeta. 

Por los textos y documentos que hemos exhumado, cons- 
ta que don Diego fué casado dos veces y ambas con señora 
ya viuda. Celebró su primer matrimonio por los años de 1644, 
o poco después, con la condesa de Villalba, doña Luisa Oso- 
rio, que era parienta suya. Había estado casada esta señora 
con su primo carnal don Bernardino de Ayala, heroico y jo- 
ven caballero (1) que murió, siendo maestre de campo, en la 
batalla de Rocroy (19 de mayo de 1643). Era también primo 
segundo de nuestro don Diego, como demuestra el siguiente 
esquema genealógico : 



Don Luis Lasso de la Vega 
señor de Puertollano. Casó con 
su tía doña Francisca de Cór- 
doba. 



Don Gutiérrez Lasso de la 
Vega, señor de Puertollano, 
con doña Ana de Figueroa. 



Doña Catalina Lasso, con 
don Diego Osorio, señor de 
Abarca y Villarramiro. 



Don Gómez de Figue- 
roa, con doña Ana de 
Francia. 



Don Diego de Figueroa 
y Córdoba , con doña 
Luisa Osorio, V señora 
de Abarca, su prima se- 
gunda. 



Don García Osorio, 
comendador de las 
Casas de Toledo, en 
la Orden de Calatra- 
va. 



Doña Francisca de Córdo- 
ba, con don Bernardino de 
Ayala, 1 Conde de Villalba, 
mayordomo de la Reina. 



Doña Luisa Osorio, 
V señora de Abarca 
y Villarramiro. 



Don Bernardino de Ayala, 
II Conde de Villalba, con su 
prima hermana doña Luisa 
Osorio, V señora de Abarca 
y Villarramiro. 



(i) Don Bernardino debía de ser muy joven cuando murió. En 1638 
sucedió a su padre. Por alguna travesura juvenil había estada desterra- 
do de la Corte en 1636. Era gran justador de cañas y toreador, como 
entonces se decía a los que hoy toreros. Uno de los Avisos (17 de mayo 
de 1639) de Pellicer, dice : " Para mañana están publicados los toros de 
San Isidro anuales. Falta hará el rejón del nuevo Conde de Villalba, que 
está malo de no sé qué accidente." Dio luego curso más serio y más útil 
a su vida. Como soldado asistió en septiembre de 1638 al célebre socorro 
de Fuenterrabía, en que fué destrozado y casi copado el ejército sitia- 



158 BOLETÍN DE LA &JEAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

No consta cuánto tiempo duró el matrimonio de nuestro 
poeta con la Condesa de Villalba, pero sí que no tuvo hijos 
en ella (1). Y según cálculo, que sólo damos como aproxima- 
do, volvióse a casar don Diego, hacia 1655, con doña Agus- 
tina de Aponte y Mendoza, natural de Cuenca (2) y señora 
de los Salmeroncillos (3), hija mayor y heredera de don Pe- 
dro de Aponte, natural de Uclés, y de doña Francisca Basi- 
lia Pareja, que lo era de Cuenca (4). 



dor mandado por el Príncipe de Conde. En 'marzo de 1640 salió don Ber- 
nardino para Flandes con mando, probablemente, de capitán o sargento 
mayor. En junio de 1642 ascendió a Maestre de campo y al frente de su 
tercio se distinguió por su temeridad en la sagrienta batalla de La Basée. 
En la de Rocroy mandaba una parte de la vanguardia y cayó muerto de 
un arcabuzazo, antes de ver el fin del combate. 

uel matrimonio con su prima doña Luisa dejó dos bijas: i. u , doña 
Lui.-.a Üsorio, que casó con don Gaspar de Teves, marqués de la Fuen- 
te, gran privado y, según algunos, hijo del Conde Duque de Olivares, 
sin descendencia; 2.% doña francisca de Ayala y Osono, tercera Con- 
desa de Villalba, que se casó con don Manuel de Zúñiga y Enríquez, 
quinto marqués de Aguilafuente. 

(l> Así lo afirman los testigos de las pruebas del hábito de Calatra- 
va de don Juan de Figueroa Lasso de la Vega. (Expediente núm. 12.971.) 

(2) La partida de bautismo, inclusa en las pruebas del hábito de su 
hijo, dice: "En Cuenca, a seis días del mes de septiembre de 1609 años, 
yo Luis Rivilla... bapticé una hija de don Pedro de Aponte y de doña 
Francisca Pareja. Púsele por nombre Agustina; fué su compadre de 
pila Julián Navajo, tendero y comadre Ana Martínez, la de la Cade- 
na..." Tenía, pues, doña Agustina cuando dio a luz su último hijo 
cuarenta y nueve años cumplidos. Y en vista de esto, pudiera creerse equi- 
vocada en diez años la partida, si no hubiera otra que fija el ma- 
trimonio de don Pedro y doña Francisca, padres de la Agustina, en el 
26 de mayo de 1601 y otra de bautismo, de esta doña Francisca (hija 
del señor Alonso Pareja y de la señora doña Luciana Muñoz, su mu- 
jer) en 22 de junio de 1585, en Cuenca. 

(3) Son dos lugares llamados Salmeroncillos de Abajo y Salme- 
roncillos de Arriba y distan tres leguas de Priego. Forman unidos un 
Ayuntamiento, que reside en el primero de dichos pueblos. Tienen aún 
hoy escaso vecindario y el terreno, aunque no malo, no es muy rico. 

(4) Don Pedro de Aponte era señor de los Salmeroncillos. Una 
hermana suya, doña Mariana de Mlendoza, se había casado con don 
Pedro de Navarra y fueron padres de otro don Pedro, marqués de 
Cabrera. Don Pedro de Aponte había ya fallecido cuando doña Agus- 
tina se casó con don Diego de Figueroa, pero no su mujer. El Men- 
doza correspondía a la madre de don Pedro de Aponte, parienta de los 
Marqueses de Cañete. Por eso lo llevó también doña Agustina. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL Sh'I.O XVIÍ I 5g 

Era doña Agustina viuda de don Gonzalo de Hoces, qui- 
zá pariente de los célebres marinos de este apellido, y tenía 
de él una hija llamada doña Miaría Francisca de Hoces. Del 
matrimonio con don Diego tuvo otra niña, llamada Ana Fran- 
cisca de Córdoba, y un hijo, don Juan de Figueroa y Lasso de 
la Vega, nacido en Madrid el 14 de noviembre de 1658 (1), 
que después fué señor de los Salmeroncillos, lugares, como 
hemos dicho, de la provincia de Cuenca. 

Tampoco fué muy duradero el segundo matrimonio de 
nuestro poeta, porque doña Agustina falleció antes de agos- 
to de 1 66 1 (2), dejando a su marido el cuidado de los dos tier- 
nos infantes, aunque por lo que se ve no escasos de bienes 
de fortuna. En 1670 obtuvo para su hijo, que no tenía más 
que once años, el hábito de Calatrava. El mismo don Die- 
go presentó escrita de su mano la genealogía y la petición so- 
bre el modo de hacer las pruebas, que giraron bajo sus inspec- 
ción e iniciativas (3). 

Como de su hermano don José de Figueroa no tenemos 
más noticias privadas que la de haber logrado, en 4 de diciem- 



(1) Su partida de bautismo dice: "En la villa de Madrid a once 
del mes de enero de 1659, yo el licenciado Pedro de Camargo puse 
chrisma y unjí con el Santo Oleo... a un niño que se le puso por nom- 
bre Juan Francisco, hijo de don Diego de Figueroa y Córdoba, caba- 
llero de Alcántara y de doña Agustina de Mendoza y Haro, su mujer, 
señora de las villas de los Salmeroncillos. Nació a 14 de noviembre pa- 
sado de 1658: fué su padrino el doctor Juan Ambrosio de Noriega, 
comisario del Santo Oficio... Consta haberlo bautizado en casa por ne- 
cesidad ; viven sus padres calle de Santiago, casas de la Hoz. — Licen- 
ciado P. de Camargo." (Arch. parroquial de Santiago; libro de dicho año, 
fol. 278.) 

(2) En Madrid, a 8 de agosto de 1661, hizo su testamento doña 
Francisca Basilia Pareja, suegra de don Diego de Figueroa. Por este 
documento sabemos que la hija de don Diego, Ana Francisca, era muy 
niña y se estaba criando al lado de su media hermana, que ya era ma- 
yor, doña María Francisca de Hoces, nieta también de la testadora. 
Entre ambas reparte ésta sus bienes, pues los Salmeroncillos eran para 
el hijo varón como mayorazgo. Declara doña Francisca que su hija 
doña Agustina era ya difunta. 

(3) Ordenes militares. Expediente núm. 12971 de Calatrava. Pre- 
sentó la genealogía "como padre del pretendiente, don Diego de Figue- 
roa, en Madrid, a 29 de abril de 1670 años." Del mismo día es la orden 
real mandando hacer las pruebas, que empezaron el 28 de mayo y fue- 



1 6o BOLETÍN D*. LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

bre de 1649, e -l hábito de Calatrava (1), bosquejaremos ya la 
vida literaria de ambos hermanos, según los pocos datos que 
poseemos, antes de entrar en el análisis de sus obras. 

El segundo de ellos aparece colaborando en 1652 con una 
poesía en la corona fúnebre que a la prematura y gloriosa 
muerte de don Martín Suárez de (Alarcon, hijo primogénito 
del Marqués de Trocifal, ordenaron sus parientes (2). Esta 
colección, notable por el gran número de poetas que escribie- 
ron al objeto indicado, contiene versos de levantado espíritu, 
eco sincero del entusiasmo que produjo el hecho del joven ofi- 
cial que en el último sitio de Barcelona asalta el primero une 
de los fortines, mata al Gobernador francés que le defendía y 
cae acribillado de heridas causadas por numerosos enemigos ; 
pero los soldados leales se apoderan del fuerte. 

En el folio 115 vuelto se halla el soneto que don José de 
Figueroa y Córdoba, otro mancebo de veintitrés años, dedicó 
al heroico guerrero: 

Subiste ¡oh, joven! a inmortal asiento 
donde la envidia te persigue en vano; 
mueres a impulso de enemiga mano 
dejándole al temor un escarmiento. 



ron aprobadas el 6 de junio del mismo año y eso que los caballeros in- 
formantes estuvieron en Uclés y en Cuenca. Consta por estas pruebas 
que en 1670 vivían el hermano mayor de don Diego, don Pablo, en Se- 
villa y el menor, don José, en Madrid. 

(1) Expediente núm. 12.968. En la nota que presentó él mismo de 
su genealogía dice que "nació en Madrid y fué bautizado en la parro- 
quia de San Martín". Como todos los testigos de las pruebas afirman 
que tiene veinte años de edad, busqué su partida de bautismo en di- 
cha parroquia, pero no he podido dar con ella, ni con otra noticia de 
interés acerca de su persona. 

(2) Corona sepulcral, Elogio en la mverte de Don Martín Suarez 
de Alarcon, hijo primogénito del Ex.™°Sr. Marques de Trocifal, Con- 
de de Torresvedras. Escritos por diferentes plumas. Sacados a luz Por- 
Don Alonso de Alarcon, Canónigo de la Santa Iglesia de Ciudad Ro- 
drigo y Secretario del III .' n0 Señor D. Franco de Alarcon, Obispo de 
Pamplona. Consagrados al Ex.mo Sr. D. Ivan Svarez de Alarcon, Mar- 
ques de Trocifal... Matriti, 1652. Esta portada grabada por Pedro de 
Villafranca. 

4.0; 177 hojas. Son, en todo, 102 poetas los que escribieron estos 
elogios, entre ellos Calderón, Diamante, Zabaleta, Avellaneda, Bocán- 
gel, Ulloa, Cuéllar y otros de menos fama. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVII l6l 

Tu espíritu se rinde con intento 
de trocar lo divino por lo humano, 
que sólo tu pudiste, soberano, 
tanta gloria adquir por fin violento. 

Huyó la vida a tu enemigo fiero, 
muriendo del amago por no verte 
lograr en ella aciertos de la huida. 

Pero animoso, tu valiente acero, 
como muerto le halló mató a la Muerte; 
que es poco triunfo para ti una vida, (i) 

Vivía por entonces en. la corte cierto caballero portugués, 
llamado don Melchor de Fonseca y Almeida, bien emparen- 
tado en Castilla, por lo cual habrá quizá dejado su patria, 
Coimbra (2), cuando Portugal se rebeló y separó definitiva- 
mente de España. Aquí publicó algunos trabajos de no gran 
valor (3) y un larguísimo romance satírico de la política de 
su tiempo desde la caída del Conde-Duque de Olivares has- 
ta la muerte del ministro sustituto don Luis Méndez de 
Haro (4). A la vez reunía en su casa una de las usuales aca- 
demias poéticas en que varios poetas amigos leían versos y 
prosas ya improvisados o bien con asunto señalado de ante- 
mano. A instancia de uno de estos amigos, llamado don Die- 
go de Sotomayor, dio a la estampa Fonseca un extracto de 



(1) Este soneto se halla al folio 115 vuelto, y lleva el encabezado 
que dice : " A la muerte de don Martín Suárez de Alarcón, matando 
al Gobernador francés que se le opuso en el ataque del fortín de San 
Juan de los Reyes. De D. Ioseph de Cordova y Figueroa, cavallero del 
abito de Calatrava. Soneto." 

(2) Así lo asegura don Domingo García Peres en su Catálogo ra- 
zonado de los autores portugueses que escribieron en castellano (Ma- 
drid, 1890; pág. 230). 

(3) Es el principal : Epitalamio en las felices bodas de los ilustres 
Señores.,. D. Fernando Ruis de Contrcras... con la Sra. Doña María 
Felipa de Fonseca, Marquesa de Lapilla. Madrid, 1654, 4. ; 14 hojas. 

(4) Sueño político que salió después de la caída del Conde Duque 
y muerte de don Luis Méndez de Haro, ambos validos del Rey Don 
Fhelipe quarto. Este romance, que consta de unos 1.856 versos, se im- 
primió, sin lugar ni año, en el siglo xvín (V. el Catál. de Salva); pero 
lo más común es hallarlo manuscrito en las colecciones de versos sa- 
tíricopolíticos del siglo xvn. Yo tengo un buen ejemplar que pertene- 
ció al académico de la Española y consejero de Castilla don Lorenzo 
Folch de Cardona y contiene, además, otros versos inéditos del mis- 
mo Fonseca. 



IÓ2 



BOLETÍN de la real academia española 



sus Academias, con el título de Jardín de Apolo, en un to- 
mito en octavo de detestable impresión y gusto, estampado 
en 1654 o en 1655 C 1 )- 

Por él vemos que así don Diego de Figueroa como su 
hermano don José solían concurrir a dichas juntas y cola- 
borar en ellas. Al folio primero de la segunda numeración del 
tomo hay "de don José de Córdoba y Figueroa, caballero 
del hábito de Calatrava" unas cedulillas, como las que se es- 
cribían al frente de los certámenes poéticos en conmemora- 
ción de algún suceso u otra solemnidad pública o privada. 
Están en prosa, según costumbre, y termina cada cual con 
una copla, resumen del asunto y juicio de la cédula. Son de 
varia materia y todas oastante triviales. Es la primera de 
un sastre muy embustero a quien quería una vieja rica; y 
habiéndole ésta prestado un jaez de precio, labrado de plata, 
el sastre optó por quedarse con él y no devolverlo a su due- 
ña. La vieja pregunta a la Academia lo que deberá hacer y 
se le contesta en la copla que guarde silencio, pues no le con- 
viene hablar "en cosas de tal jaez". En otra, pregunta un 
poeta autor de dos comedias, ambas silbadas, si hará otra 
más. Se le contesta que puede hacerlo, porque "a las tres va 



(1) Don Nicolás Antonio le da la primera fecha, sin otras señas 
de impresión y García Peres la de 1655, también sin especificar otra 
circunstancia. No parece sino que ambos han tenido a la vista el mis- 
mo ejemplar que nosotros, pues carece de portada y consta de ocho 
hojas preliminares, con más 33 de foliación seguida y otras 76 con 
nueva numeración. Es un octavo de mala impresión y fea estructura. 
Comienza por una aprobación de don Agustín de Carvajal, fechada en 
Madrid a 16 de marzo de 1654: la licencia del Ordinario, de igual fe- 
cha; un Prólogo de don Diego de Sotomayor, en que dice que a ruegos 
suyos sacó Fonseca a luz su Jardín de Apolo, y la Tassa con fecha 7 de 
diciembre, con lo que parece seguro que el tomo no saldría al público 
hasta el año siguiente de 1655. 

El texto empieza con un soneto de don Jerónimo de Cuéllar. Abun- 
dan los versos jocosos. Unas quintillas de don Francisco de Bustos van 
dirigidas "A un hombre que siendo quebrado pretendió una tesorería". 
Otra poesía de don Juan Vélez de Guevara, el Sevillano, quizá para 
distinguirle del madrileño, hijo del autor del Diablo Cojuelo, se apli- 
ca "A un sordo que se enamoró de una ciega", tema parecido a otro 
de don José de Figueroa y Córdoba. También se menciona "A don 
Jaime Estevan, Orfeo español, que adornó las academias con su canto". 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIOXQ XVI] 1 63 

la vencida". En otra, el tema es de un capitán que ha mu- 
cho tiempo que vive en Madrid con una pierna desconcerta- 
da y se queja de que nadie le llama "el Capitán" sino "el 
Cojo". 

El mismo don José, ahora con sus apellidos bien orde- 
nados de Figueroa y Córdoba, tiene otro escrito, en cuyo en- 
cabezado se dice "que además de las cédulas se le repartió 
este assumpto: A un albañil que se enamoró de una ciega". 
Está en coplas de pie quebrado y no tienen mucha agudeza. 
La mejor es la segunda, que dice : 

Una ciega viste ayer 
y quedaste tan perdido 
que la ruegas ; 

con que eres, Fabio, a mi ver, 
el primero que ha podido 
ver a ciegas. 

Algo más adelante (fol. 27) hay unas décimas "de don 
Diego de Córdoba y Figueroa y cavallero del abito de Al- 
cántara" : 

A un jilguero que cantaba 
luego que el alba salía, 
y cuando Leonor entraba 
a un jardín donde asistía, 
su dulce canto dejaba. 

El resumen de la poesía es que, sorprendido el paj arillo 
de la hermosura de la dama, la admiración recibida le obliga 
a enmudecer. 

Don Diego debía de ser menos inclinado que su herma- 
no a componer versos de circunstancias, porque le hallamos 
con menos frecuencia citado en las juntas y certámenes de 
la época. Por ejemplo, en 1658, entre la multitud de fiestas 
que en toda España se celebraron con ocasión del nacimiento 
del príncipe Felipe Próspero, en 28 de noviembre anterior, 
fué una de ellas la justa poética que dispuso la Universidad 
de Alcalá de Henares, muy favorecida, poetas casi todos me- 
diocres. A ella concurrió don José de Figueroa con unas en- 




164 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

debles quintillas, glosa de una perversa redondilla dada corno 
pie forzado para todos (1). 

En el mismo año parece que se estrenó ante los Reyes 
la hermosa comedia en que pusieron mano amibos hermanos, 
titulada Mentir y mudarse a un tiempo (2), bien que su com- 
posición verdadera ha de corresponder al año anterior según 
demuestra lo que va dicho antes y se deduce del contexto de 
la obra. 

Todavía concurrieron a otro certamen poético convoca- 
do por el convento de la Victoria de Madrid para festejar 



(1) Aclamación de las Musas al nacimiento del Príncipe de las Es- 
pañas, nuestro señor. A la vuelta de esta anteportada, impresa en grue- 
sos caracteres, hay un soneto "del maestro don Manuel de León Mer- 
chante" y en la hoja segunda la portada grabada que dice: Ivsta poéti- 
ca zelebrada por la Vniversidad de Alcalá, Colegio Mayor de S. Ile- 
fonso: (sic) en el nacimiento del Príncipe de las Españas. Consagrada 
al Rey nuestro señor. (Escudo real.) Publícala el Dotor Francisco Ig- 
nacio de Porres, Catredatico (sic) de Griego en las Escuelas Con = Plu- 
tenses I Canónigo en la S. Iglesia Magistral de S. Insto y Pastor. Con 
Priuilcgio Imprsa (sic) en Alcalá por María Fernandez Inpresora de la 
Vniversidad. Año de 1658. — 4. ; 8 hoj. prels. y 484 págs. Dedicatoria al 
Rey por el Retor de Alcalá; Censuras (4 y 20 de marzo de 1658); De- 
dicatoria a la Universidad por el colector Porres; Privilegio: 19 abril 
1658; Tasa y Lie. sin fecha y erratas: 16 julio 1658. 

Fué secretario de esta junta el doctor don Juan Lozano, después cura 
de San Nicolás de Madrid y amigo de Calderón, pero entonces cate- 
drático de la Universidad, y además del certamen hubo máscara, fue- 
gos y toros. A todos los concurrentes al tema de don José de Figueroa 
se les dio para glosar esta lastimosa redondilla: 

Porque estar festivo pueda 
(siendo leal) nuestro amor 
nace un príncipe, señor, 
hecho rey sin que os suceda. 

(2) Según una certificación expedida por el escribano de comedias 
del Ayuntamiento de Madrid, la compañía de Francisco García (el Pu- 
pilo) que, en 28 de febrero de 1658, había de representar al público la 
comedia La Adúltera penitente, no pudo hacerlo porque, de orden de 
Su Majestad, hubo de ir al Retiro a ensayar la titulada Afectos de 
odio y amor que había de ejecutarse a los Reyes el martes de Carnes- 
tolendas. "Y asimismo (añade) llevaron para ensayar otra comedia a 
Su Majestad a Isabel de Gálvez y a María y a Manuela de Escamilla; 
y que la comedia a que las llevaron a las susodichas se intitula El Em- 
bustero, que es de los Córdobas." (Arch. mun. de Madrid, 2-198-15.) 
Por lo visto hasta última hora no se fijó el verdadero título de la co- 
media Mentir y mudarse a un tiempo. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVII 1 65 

la colocación de la famosa imagen de la Virgen de la Sole- 
dad, obra de Gaspar Becerra, en la nueva capilla que se le 
construyó en 1660. Celebróse el certamen el 19 de septiem- 
bre con gran concurso de gente, leyéndose muchas poesías, 
pues había once asuntos o temas de ellos y varios premios a 
cada uno. 

Fueron los jueces los Duques de Osuna y de Lenma, el 
Marqués de Astorga, el Duque de Veragua y el padre fray 
Pedro Mejía, vicario general de los Mínimos; secretarios, 
don Tomás de Oña, abogado y literato, y el poeta don Se- 
bastián de Villaviciosa, y fiscal, el autor dramático don Fran- 
cisco de Avellaneda (2). 

Entre el copioso número de vates concurrentes figura 
don Diego de Figueroa, que disputó y obtuvo el primer pre- 
mio (2) en el asunto octavo, que era una glosa, en ocho quin- 
tillas, de esta copla, alusiva a la nueva capilla en que se colocó 
la insigne imagen : 

Templo, la contrariedad 
reduces a simpatía; 
pues es en ti compañía 
lo que es en ti soledad. 



(i) Fénix de los ingenios, qve renace de las plavsibles cenizas del 
certamen, qve se dedicó a la venerabilissima uirgen de N. S. de la So- 
ledad. En la célebre translación a sv svmptvosa capilla, con vn epitome 
de sv sagrada historia. Bvela en alas de la fama, a diligencias del Li- 
cenciado Don Tomas de Oña... Con privilegio. En Madrid, Por Diego 
Díaz de la Carrera, Año 1664. 

4. ; 6 hojas prels. y una lám. : 175 foliadas y una más para colo- 
fón. Dedicatoria del colector al Duque de Alburquerque. Parecer del 
padre fray Miguel de Cárdenas (16 noviembre 1662). Licencia del Or- 
dinario (22 nov. ídem). Censura del doctor don Lorenzo Matheu (Ma- 
drid, 30 nov. id.). Suma del Privilegio (Madrid, 30 de diciembre de 
1662). Erratas: 30 marzo 1664. Tasa: i.° abril 1664. "A quien leyere." 

Texto: Los primeros 43 folios ocupan la historia y milagros de la 
imagen de la Soledad ; el resto, hasta el folio 151, el certamen, que es 
un copioso cancionero, y lo demás la comedia de Matos y Avellaneda 
El Divino calabrés. San Francñsco de Paula. 

(2) Al folio 112 vuelto se halla la poesía, con este encabezado: "As- 
sumpto octavo. De Don Diego de Córdoba y Figueroa, cavallero del 
Orden de Alcántara." Al que obtuviese el primer premio de este asunto 
se le daría "una lámina rica de Nuestra Señora de la Soledad; al segun- 
do, un pomo de plata de seis ducados de peso; al tercero, cuatro tene- 
dores de plata," 

13 



1 66 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Dice el encabezado: "Die Don Diego de Córdoba y Fi- 
guerea, Cavallero de la Orden de Alcántara." (Fol. 112 vto.) 

La glosa de don Diego es, no de ocho quintillas, sino de 
cuatro décimas espinelas, ingeniosas y fáciles, pero de tan 
poco valor que no hallamos una siquiera digna de ofrecerse 
como modelo. 

El vejamen que Avellaneda le dio, y se imprime al final 
del tomo, dice : " Don Diego de Córdoba que por el hábito 
de sus gracias y la salsa de sus donaires es perejil de Heli- 
cona, poeta de tantas esperanzas, que su musa, siendo de Al- 
cántara, es de Santiago el Verde, y con gran propiedad se lo 
aseguran sus habilidades, pues son todas de Sotillo. Pide li- 
gero, porque tiene pie de pluma, un premio de carrera." 
Fray Urbán (el depositario de los premios) le arrojó todas 
las barandillas de una azotea, voceando : 

Barandillas por favor 
lleve un joven tan ligero, 
porque viene a ser primor 
en un galán caballero 
profesar de corredor (2). 

Que su hermano don José entró también en este con- 
curso es indudable ; pero no se publicaron sus versos ni cons- 
.ta que ganase ningún premio. Incluyóle, sin embargo, Ave- 
llaneda en su Vejamen, diciéndole: "Don José de Figueroa 
es el más florido ingenio de España. Su musa, la celebrada 
de Manzanares por florida. Llálmanle sus dueñas el Divino. 
Mas a José ¿quién le puede negar la gracia de las flores? 
Sus sainetes son de Santa Cruz (2) y sus comedias de Aran- 
juez, por ser todas de placer." Viene a gastar su hipocondría 
al claustro de la Victoria, cantando por la mano : 

Que es bien, muestra mi musa 
en cuanto escribe, 
para todos alegre, 
para mí triste (3). 

Poco interesantes son, a la verdad, estas noticias biográ- 
ficas ; pero no tenemos otras, bien porque la vida de nuestros 



(1) Folio 148 vuelto. 

(2) Plaza donde vendían las flores entonces. 

(3) Folio 148. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIOLO XVII 167 

dos poetas se haya deslizado en la tranquilidad de su plácida 
medianía social o porque sus hechos menos vulgares no ha- 
yan salido a la superficie y no hayan tenido, por tanto, cro- 
nista llamado a recogerlas. 

A don Diego, como Mecenas, dedicó en 1661 y 1664 el 
editor Domingo de Palacio y Villegas las dos partes de su 
colección de entremeses titulada Rasgos del ocio, equivocan- 
do, por cierto, el orden de los apellidos de su patrono (1) y 
sin añadir circunstancia biográfica a las que ya conoce- 
mos (2). Tampoco en estos libros se contienen obras de los 
hermanos Figueroa, si se exceptúa una Loa de don Diego 
que se halla en la primera parte (3). 

Don José solo, que por lo visto era más aficionado que 
su hetímano a esta clase de lides del entendimlíento, concu- 



(1) Rasgos del ocio, en diferentes bayles, entremeses y loas. De di- 
versos avtores. Dedicados a Don Diego de Cordoua y Figueroa Caua- 
llero del Abito de Alcántara, y Señor de las Villas de los Salmeronci- 
llos. Con privilegio. En Madrid, Por Ioseph Fernandez de Buendia. 
Año de 1661. Acosta de Domingo de Palacio y Villegas. Véndese en su 
casa frontero 'del Colegio de Atocha. 

8.° ; 4 hojas prels. y 263 págs. Contiene 27 piezas. 

Rasgos del ocio... (como el anterior, añadiendo "Segunda parte"). 
En Madrid, Por Domingo García Morras. Año 1664. A costa... (como 
el anterior). 

8.°; 4 hoj. prels. y 254 págs. Contiene 25 piezas. Al final, en hoja 
perdida, repite las señas de la impresión. 

(2) En ambos tomos o partes la dedicatoria es igual y dice: "A 
don Diego de Cordova y Figueroa, Cauallero del Abito de Alcántara, 
y Señor de las Villas de los Salmeroncillos. Las obras del ingenio a 
nadie como a v. m. deben dedicarse, pues sabe honrar tanto estos es- 
tudios con su pluma, que no debe menos al cielo por el ingenio de que 
le ha dotado que por la ilustre sangre que le ha concedido, con que a 
todas luces he logrado el acierto de mi colección en el amparo que so- 
licito. V. m. reciba en la pequenez de este volumen un dilatado rendi- 
miento, tanto por ofrenda de mi memoria como por desempeño de 
mi obligación, que espero pagar con ofrecerle más heroicos asuntos. 
Qrya vida guarde el cielo largos años. Madrid, y setiembre 26 de i66t. 
— Mayor servidor de V. m. Q. S. M. B. — Domingo de Palacio y Vi- 
llegas." 

La dedicatoria de la segunda parte lleva la fecha "diciembre 20 de 
1664". En lo demás son iguales. 

(3) En las págs. 246 y siguientes. No tiene título y se recitó en el 
Buen Retiro en una de las funciones reales por la compañía de Anto 
nio de Escamilla. Es muy corta y no de gran interés. 



1 68 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

rrió también al famoso certamen poético que el Colegio Im- 
perial de la Compañía de Jesús de Madrid publicó en 1672 
con motivo de la canonización de su célebre hijo San Fran- 
cisco de Borja, duque de Gandía y uno de los primeros ge- 
nerales que tuvo la milicia de San Ignacio. 

Celebráronse estas fiestas a partir del 25 de julio del re- 
ferido año de 1672 y fué cronista de ellas el capitán don 
Ambrosio de Fomperosa y Quintana, hermano del padre Pe- 
dro de iguales apellidos, prepósito y otras dignidades de la 
Compañía y personaje de mucha cuenta en ella (1). 

Al folio 205 del libro de Fomjperosa se hallan unas quin- 
tillas "de don José de Figueroa y Córdoba, caballero de la 
Orden de Alcántara" (sic), que fueron premiadas "super- 
numerariamente". Respondían al asunto X, que era dar, en 
estilo jocoso, un vejamen a un lacayo llamado Sansón que, 
en ocasión de haber nacido un nieto a San Francisco y lle- 
vándole la noticia en espera de buenas albricias, el Santo le 
malogró el recado, preguntándole antes de nada por la sa- 
lud del niño y dándole por albricias el rezar dos Avemarias. 

El estilo es verdaderamente jocoso y aun familiar, como 
se ve por estas dos quintillas : 

Para contar el trabajo 
que a un lacayo le importuna 
en el Parnaso me encajo, 
por si me influyere alguna 
musa de escalera abajo. 



(1) Días sagrados, y geniales celebrados en la canonización de San 
Francisco de Borja. Por el Colegio Imperial de la Compañía de Iesvs 
de Madrid. Y la Academia de los más célebres .ingenios de España... 
(Va dedicado al cardenal don Pascual de Aragón.) Por Don Ambrosio 
de Fomperosa y Quintana, Capitán de vna de las Compañías de dicho 
Regimiento (de la Guardia de S. M.). Con privilegio. En Madrid, por 
Francisco Nieto. Año de 1672. 

4. ; 10 hoj. prels. y 232 + 30 foliadas. Dedicatoria. Aprobaciones y li- 
cencias de agosto de 1672. Privilegio. Madrid, 2 septiembre. Tasa: 19 
octubre. Erratas (la misma fecha). Prólogo. Tabla. 

Texto. Empieza con la historia de la canonización; publicación del 
certamen; adornos del templo para las fiestas, que empezaron el 25 de 
julio y fueron religiosas, escolares y justa poética. El primer premio 
del primer asunto (canciones) se otorgó a don Pedro Calderón de la 
Barca, de quien es igualmente un soneto que se halla al folio 194. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGILO XVII 1 69 

De un nieto la nueva fiel 
llevó al Santo su desvelo, 
y al darle noticia de él 
quedó el pobre como aquel 
que se lo cuenta a su abuelo. 

Del mismo corte y aun míenos elevadas son las otras quin- 
tillas, por las que se ve cómo iba decayendo la poesía lírica 
aun en este género festivo y ligero, al compararla con las 
obras que en circunstancias semejantes habían escrito Lope, 
Benavente, Tirso y otros autores de la primera mitad del si- 
glo. No era toda la culpa de los poetas sino del gusto general 
del público, menos culto y exigente y al cual podía conten- 
tarse con vulgares retruécanos y alusiones de índole plebe- 
ya, que era de lo que más se pagaba. Y aún había de descen- 
der más en la pendiente de lo prosaico y chocarrero, hasta 
llegar en los versos de Montoro y Benegasi a la negación de 
todo espíritu poético. 

Afortunadamente estos poetas de tan poco estro lírico 
tienen en lo dramático méritos muy superiores, que son los 
que vamos a exponer, pues de su vida ya nada más tenemos 
que decir, sino que de un modo tan poco ruidoso se habrá 
extinguido con el siglo que les vio nacer. 

Nlo publicaron en colección sus obras dramáticas; pero 
se incluyeron en las generales del tiempo y alguna que otra 
comedia se imprimió suelta. De todo ello dará exacta noticia 
la siguiente Bibliografía. 



II 



1. A cada paso un peligro. E}sta comedia se cree obra 
de los dos hermanos. No conocemos más edición que la suel- 
ta con el siguiente encabezado: "N, 206. j Comedia famo- 
sa. ¡ A cada passo | un peligro. | De un ingenio. " Al final : 
Valencia, José y Tomás de Orga, 1776, 4. ; 36 págs. Pero 
hay otra edición anterior y atribuida a "los Figueroas", pues 
ya se halla mencionada en el índice de los herederos de Me- 
del del Castillo; Madrid, 1735, pág. 3. 



170 boletín de la real academia española 

Es pieza de enredo al estilo de las de Calderón, como Casa 
con dos puertas mala es de guardar. También se parece a la 
de Tirso de Miolina En Madrid y en una casa, porque la tra- 
ma se urde en una parte desocupada de la vivienda conti- 
gua a la que habitan la protagonista y una prima suya. En 
ella introducen a sus galanes, sin advertido una a otra, y 
la confusión y celos entre amibos que surgen al encontrarse 
varias veces en circunstancias que el autor hace favorables 
a su propósito, mantienen el interés, acrecentado más y más 
por los peligros que corren las damas cuando don Lope, padre 
de una de ellas, descubre el secreto de la habitación desalqui- 
lada, sin lograr conocer a los que en ella entran y salen, has- 
ta el final de la obra. 

A pesar de lo que dice Medel, parece obra de un solo 
autor por la unidad de estilo, clase y versificación, que es 
romance en su mayoría. Debe de ser, pues, de don Die- 
go y obra de su juventud, porque alude como cosa reciente 
al socorro de Fuenterrabía, suceso ocurrido en septiembre 
de 1638, en que don José de Figueroa tenía solos nueve 
años. 

Suponemos también que debe de ser obra de la mocedad 
de don Diego porque, al doble enredo ya indicado, mezcla 
todavía otro que por sí solo hubiera dado margen a otra co- 
media y de hecho lo dio en la de Rojas, El Amo criado. 
Consiste en disfrazarse el criado del galán de amo y ridícu- 
lo pretendiente de la primera dama y sostener este papel 
usurpando a la vez el nombre y persona de otro caballero 
destinado a marido de dicha señora. Todo esto revela inexpe- 
riencia y juvenil atropellamjento en planear y conducir el 
asunto. 

La fecha quizá corresponda a 1640 o a 1641, en que an- 
daba aún viva la disputa sobre el culteranismo. Véase el diá- 
logo que sostienen el falso galán Panlagua y doña Ana, en 
el acto III, pág. 28 : 

Paniagua. La majestad 

... de su deifica belleza 

crepúsculos de deidad 
tiene, angeleando los rayos 
de vuestra eclíptica faz, 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVII \Jl 

cuyos preludios de fuego 

llevan candor inmortal. 
María. ¡ Ay, prima, que me habla culto ! 
Aw. Respondo sin claridad. 

Mi prima y yo nos cedemos 

en entes de potestad, 

las que en centellas de amor 

en un título cendal, 

destilan sin alambique 

la brasa canicular. 
Paniagua. ¿El consorte os ha agradado? 

¿Vendrá Fliminio? (sic) ¿Vendrá? 
Ana. Los futuros contingentes 

son entes de eternidad. 
Paniagua. ¿Acaso rindió mi aspecto 

esencias de voluntad? 
Ana. Hasta ahora no palpita 

organizado cital. 
Paniagua. ¿No hay crepúsculo de esposo? 

¿no hay matrimonio oriental? 
Ana. Xo hay maridaje diuturno, 

sino acaso funeral. 

Y siguen todavía ensartando disparates uno y otra. 

Como ya se ha dicho, el argumento de esta comedia se 
desarrolla en la ciudad de Salamanca y el autor muestra te- 
ner conocimiento minucioso de ella y de sus costumbres. 

2. La Dama capitán. Se imprimió en la Parte XXIV 
de la colección de Escogidas (Madrid, Mateo Fernández Es- 
pinosa, 1666, 4. ; la cuarta en el orden de las piezas del 
tomo), a nombre de los dos hermanos Figueroas. 

Se ha reimpreso suelta varias veces. Conocemos las si- 
guientes ediciones: 

"Núim. 205. Comedia famosa. La dama capitán. De don 
Diego y don Joseph de Figueroa y Cordova." Sin lugar 
ni año, 17 hojas en 4. , sin numerar, signaturas A-E. Pa- 
rece de principios del siglo xviii. 

"Comedia famosa, La dama capitán, de don Diego y don 
Joseph de Figueroa y Cordova." Sin 1. ni a., 18 hojas en 4. 
sin numerar, signaturas A-E. Edición algo posterior a la 
antecedente. 

Madrid, Antonio Sanz, 1740 y 1748, 4/; 32 págs. 

No obstante lo que expresan los encabezados, pudiera 



í?2 feOLETIN DÉ LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

creerse obra de uno solo de los dos hermanos, pues dice al 
final : 

Y aquí el Capitán mujer, 
senado, para serviros, 
da fin ; si os agrada dadle 
a su autor, en premio, un vítor. 

Se estrenó esta comedia en el Real Palacio el 20 de sep- 
tiembre de 1 66 1, a los años de la infanta María Teresa, hija 
de Felipe IV y ya reina de Francia, por la compañía de Aln- 
tonio de Escatmilla, haciendo el principal papel su hija Ma- 
nuela, que estaba muy bien vestida de homibre y solía hacer 
esta clase de papeles (1). 

Los desgarros y valentías de la protagonista recuerdan 
los de La Monja alférez, de Montalbán ; pero hay mucha di- 
ferencia entre una y otra comedia. Doña Elvira de Vergara 
no es monja, aunque su tía la tenía destinada a serlo, ni se 
escapa de un convento sino de su casa. El autor pretendió 
mantener el interés colocando a su heroína en continuo pe- 
ligro de morir a manos de su propio hermano, con quien 
com¡pite en todo, hasta en sus fingidos amores con madama 
Blanca y haciéndola salir siempre bien y airosamente. Al 
fin, descubierto su disfraz, cede a su hermano el hábito de 
Santiago a ella concedido y le casa con la dama flamenca a 
quien fingía amar. Es comedia bien escrita y bien versifica- 
da y llena, además, de sano gracejo. Se representaba mucho 
aún en el siglo xviii y hoy mismo quizá no pareciese mal. 
El autor y actor francés Montfleury hizo una imitación de 
esta obra con el título de La filie capitaine. 

3. La Hija del mesonero. — Sólo de don Diego. 

Se imjprimió en el Pensil de Apolo, en doze Comedias 
de los meiores ingenios de España. Parte catorze (de Esco- 
gidas). Madrid, Domingo García Morras, 1661, 4. La co- 



(1) Archivo municipal de Madrid, leg. 2-468-29. En cierto pasaje, fin- 
giendo la varonil doña Elvira olvidarse de su papel, exclama : 

Por la fe de caballero 
que voy alegre y ufano : 
tal compañía no pienso 
dejar por la de Escamilla. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVII 1 73 

media es la novena del tomo y lleva este encabezado: "Co* 
media famosa, La hija del mesonero; ñesta que se represen- 
tó a sus Magestades en Palacio, Por D. Diego de Figueroa 
y Cordoua. " 

Hay, además, una impresión suelta de Madrid, Antonio 
Sanz, 1746, 4. , a nombre de don Diego. 

El asunto está tomado de la novela cervantina La Ilus- 
tre fregona; pero se aparta de ella en los incidentes y epi- 
sodios. 

Tuvo además D. Diego a la vista la comedia de L. de Vega 
La Ilustre fregona (i) que, tan maltratada por los refundi- 
dores, se imprimió .postuma en la Parte XXIV (Zaragoza, 
1641) de este autor. En ambas, a diferencia de la novela pri- 
mitiva, es doble la acción; pues así comió Avendaño trata 
sus amores con la mesonerilla, así don Diego, que no piensa 
en subir agua del Tajo, los mantiene con doña Leonor de 
Ayala, y unos y otros llegan a su feliz término. Las esce- 
nas del reconocimiento de la doncella son muy semejantes 
entre las dos comedias y también a las de la novela. 

Pero además hay en la obra de don Diego de Figueroa 
otros episodios suyos muy bien introducidos, como son la 
linda escena de la víspera de San Juan y el duelo interrum- 
pido entre don Juan de Alvendaño y el hijo del Corregidor. 



(1) Hay versos, aunque no muchos, comunes. Por ejemplo, en la 
comedia de Lope dice Constanza al hijo del Corregidor (pág. 93) : 

Para igualar nuestro amor 
habernos de ser primero 
hijo tú de un mesonero 
y 3'0 de un corregidor. 

Y repite don Diego de Figueroa (pág. 165) : 

Mas ha de ser advirtiendo 
que reservo este favor 
hasta que disponga amor 
que seamos los dos primero 
vos hijo de un mesonero 
y yo de un corregidor. 

Cañizares hizo esto efectivo en su comedia de igual título, donde, al 
final resulta que el hijo del Corregidor lo era, en realidad, del Sevillano 
y la supuesta hija Constanza del Corregidor, por haber sido trocados en 
la cuna. 



174 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Esta comedia tiene más regularidad, salvo el innecesario 
salto de Salamanca a Toledo, en el primer acto, que la de 
Lope y no le cede en la belleza del estilo y bondad de la ver- 
sificación y lenguaje. 

Es curioso observar cómo el autor se plagia a si mismo 
en la escena de la llegada al mesón del Sevillano, igual a la 
que pone en La Dama capitán, cuando Elvira entra con los 
arrieros en la venta de Guipúzcoa. 

Frisón. Esperad, que el mesonero 
sale hablando de lo caro 
y bostezando sin sueño 
a Polán, a San Martín 
Coca, Esquivias y Alaejos, etc. 

Cañizares compuso también una comedia titulada La más 
ilustre fregona; y aunque al principio imita a Lope, plagian- 
do, según costumbre, sus versos, luego cambia por completo 
el giro y carácter de la pieza, que es burlesca en los dos pri- 
meros actos, por lo grotesco del tipo de don Policarpo y no 
menos el de su hermana doña Clara, la cual habla, con po- 
quísima gracia, una jerga culterana ya entonces sin objeto, 
por no haber culteranismo, así como su hermano peca, por 
el contrario, en chocarrero y zafio en sus palabras. Véase 
cómo doña Clara explica a su amante don Diego los temores 
y peligros de salir a la reja para hablarle : 

No sabréis a cuan funestos 
familiares sustos traigo 
mi amante conato expuesto 
el rato que al insensible 
paréntesis de estos hierros 
me constituyo. 

El acto tercero adquiere aires de drama, pues Constanza 
se fuga a Córdoba con su amante; y como los padres de 
Avendaño no aprueban el casamiento, la mesonera, que por 
breve tiempo se ve forzada a separarse de él y lee las cartas 
del padre, cree que su raptor va a abandonarle y se lanza, 
disfrazada de hombre, en persecución suya. Hállale y, antes 
de oír sus explicaciones le dispara un tiro, hiriéndole de gra- 
vedad. Al fin todo se arregla en bien, al descubrirse que la 
fregona es hija del Corregidor de Toledo y a la sazón de Cór- 
doba. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVII Ijb 

4. La Lealtad en las injurias. Sólo de don Diego. 

Se imprimió en la Parte XIX de la colección de Escogi- 
das (Madrid, Pablo de Val, 1663, 4. ). La novena del tomo 
con este encabezado: "Comedia famosa. La lealtad en las 
inivrias. De Don Diego de Figueroa y Cordoua. " 

Intervienen don Diego; Clarete, su criado; don Carlos; 
Federico, duque de Florencia; don Pedro, viejo; Lisardo; 
Blanca, dama; Celia, dama; Inés, criada; Elena, criada, y 
Fabio, criado. 

Don Diego ama a Blanca, pero se le interpone el Duque 
con el mismo afecto y una noche que se hallan ambos en el 
jardin efe la dama luchan sin conocerse hasta que don Die- 
go se retira. Complicase el enredo con los amores de Celia y 
Carlos, hermano de Blanca ; y como las casas están contiguas 
hay muchas entradas y salidas a lo Calderón, tapadas que 
se confunden mutuamente y celos generales. 

Al fin el Duque se resigna y se hacen las dos bodas. Aun- 
que poco o nada original esta comedia, es muy regular en su 
plan y desarrollo y está versificada con abundancia poética, lo 
cual hace que se lea con gusto. 

Hay ciertas reminiscencias de la de Mentir y mudarse 
a un tiempo, como en el pasaje que dice : 

Llamando al uso la moda, 
monsiures los caballeros, 
a la manteca butiro, 
patrones a los flamencos. 
A la taberna hostería, 
país los campos amenos, 
la caballeriza estala 
y otros disparates destos 
me verán en cuatro días 
soldado hecho y derecho. 

5. Leoncio y Montano. De los dos hermanos. 

Se imprimió primero en la ya citada Parte XIV de Es- 
cogidas (Madrid, 1661, 4. ). La segunda del tomo con el 
título de : " Comedia famosa de Leoncio y Montano. De don 
Diego, y don Joseph de Figueroa y Cordoua." En 1704, en 
el tomo facticio titulado Jardín ameno, que se supone impre- 
so en Madrid y dicho año. 



I76 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Suelta se halla como "De dos ingenios de esta corte", sin 
lugar ni año de impresión a principios del siglo xviii. Algo 
posterior es la edición de Sevilla, José Padrino, 28 págs. en 
4. En 1746 la reimprimió en Madrid Antonio Sanz, 16 ho- 
jas en 4. , sin numerar y en Salamanca, sin año, la imprenta 
de la Santa Cruz, a mediados del mismo siglo xviii. 

Es comedia interesante y novelesca, imitada de la de 
Lope titulada La Corona de Hungría y aun pudiera creerse 
refundición de otra perdida, pues en ésta hallamos un Be- 
lardo, labrador viejo, como Lope solía introducirse a sí mis- 
mo en sus obras. Por esta razón daremos un extracto de su 
argumento. 

A Margarita, duquesa de Albania, por no querer consen- 
tir en los amores del conde Ricardo, calumnia éste, y el ma- 
rido de la dama, guiado por falsos indicios, ordena a su ge- 
neral Laurencio que la dé muerte. Sabiendo que era inocen- 
te, en lugar de cumplir el cruel mandato, le salva la vida y 
la dama, en un monte, da a luz dos gemelos, uno que recoge 
en su aldea el anciano Belardo, constituido en protector de 
Margarita, y otro que al nacer arrebata una leona (como al 
Lijo de San Eustaquio en la comedia de este santo escrita por 
Lope) y cría la misma fiera y luego educa Laurencio, que vi- 
vía retirado de la corte y logra hallarlo. 

En tanto, disfrazada de labradora, vive Margarita al lado 
de Belardo y cría a su hijo como aldeano. Ya mozos los hi- 
jos, se encuentran la primera vez y luchan por amores de 
Clávela, hija de Belardo. Pero en vez de odio surge gran 
simpatía entre ambos rivales. Una partida de caza del Duque 
por aquellos montes pone frente a frente a todos los perso- 
najes. El Duque, que no podía olvidar a su esposa, al ver a 
Silvia (nombre falso de Margarita) recibe gran impresión 
ante la semejanza física de ambas. El conde Ricardo siente 
igualmente renacer su amor; pero le acecha la venganza de 
los dos hermanos: uno por revelación de su propia madre 
y el salvaje por un sueño. Habiendo penetrado Ricardo una 
noche hasta la cámara de Silvia cae herido por los puñales 
de los mancebos; y como el Duque también acude allí en es- 
pera de hablar a la supuesta labradora, recibe la postrera con- 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SICLO XVII 177 

fusión del traidor Ricardo. Llega Laurencio, que; declara el ori- 
gen de Leoncio, y todos se reconocen. 

En medio de un asunto tan lleno de emociones fuertes 
los lügueroas han introducido el elemento cómico en dos al- 
deanos jóvenes, marido y mujer, que no pueden verse, aun- 
que se celan mutuamente. Dice Gilote a su mujer (jorn. I) : 

Esos enfados 
nacen para darme enojos 
de que eres alegre de ojos, 
y en nuestro puebro hay soldados 
desde anoche y no querría 
que en tu persona tuviera 
el alférez la bandera, 
y el capitán compañía. 

Es también curiosa la pintura del soldado, y parece indi- 
car, como se ha dicho, que los autores o alguno de ellos co- 
nocía la milicia por experiencia : 

> Oye, que decirte intento 

Pascuala, sin darte enfados, 
lo que pasa a los soldados 
que van a su alojamiento. 
Llegan, cuanto a lo primero, 
al huésped y, fanfarrones, 
a las primeras razones 
le pescudan si hay dinero. 
Visitan luego encreyentes 
los corrales y cocinas 
y hacen pascua de gallinas 
como Herodes de inocentes, 
sin que se reserve, en suma, 
sola un ave de sus manos, 
porque, sin ser escribanos, 
se sustentan de la pluma. 
Requiebran a todo ruedo, 
y de su manif atura 
no hay labradora segura ; 
comen y beben sin miedo, 
con que al partirse sin pena 
suelen dejar sus desvíos 
los huéspedes muy vacíos 
y las huéspedas muy llenas. 

6. Mentir y mudarse a un tiempo. — De ambos herma- 
nos. De esta célebre comedia hay los textos siguientes : 

i.° Manuscrito núm. 149 14 de la Biblioteca Nacional. 
Consta de 64 hojas en 4. , en lo principal de dos letras : qui- 




178 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

zá sea autógrafo, como presumió don Agustín Duran, a quien 
perteneció, si bien tiene muchas planas plegadas y enmien- 
das diversas. 

Empieza así: "Jesús M." Josef, mentir i mudarse' a un 
tiempo." Al final dice: "Vista y aprobada en M. d a 12 de 
junio de 1685. D. Fermín de Sarassa." Y a continuación: 
"Vea esta comedia el Sr. Juan Navarro y dé su parecer. En 
M.d a 28 de abril de 1658 — Sr. esta comedia es de la fiesta 
que el Sr. Marqués de Liche íqo las carnestolendas (3 mar- 
zo) a sus magestades que Dios guarde tubo muchos aplausos 
en el Buen Retiro : pareceme que con grande aprobación VS. 
puede dar licencia para que se repita en los teatros de esta cor- 
te. Madrid abril a 31 de 1656. (Es errata: debe decir 1658) 
fiscal Juan Navarro despinosa. " (Rúbr.) Sigue esta otra cen- 
sura: "Mad.d 3 de junio de 1685. Véala el censor y fiscal y 
traygase. — Sr. hebisto esta comedia por mandado de VS. I. y 
no hallo cosa en que se oponga a no merecer que VS. I. dé li- 
cencia para que se represente. Madrid 12 de junio de 1685. — 
D. Pedro Francisco Lanine Sagredo." (Rúbr.) 

2. Manuscrito núm. 173 12 de la misma Biblioteca, de 
45 hojas en 4. , dos letras y ambas del siglo xvit. Empieza : 
"Mentir y mudarse a un tiempo. i. a jornada." Parece copia 
del anterior. 

3. Texto impreso. En la Parte XIV de la colección de 
Escogidas ya citada. Es la cuarta comedia del tomo y lleva 
el encabezado : " Famosa comedia Mentir, y mvdarse a vn 
tiempo. Fiesta que se representó a sus Magestades en el Buen 
Retiro. De Don Diego, y Don Ioseph de Figueroa y Cordoua " 

4. Suelta. Sevilla, Viuda de Francisco Leefdael, im- 
prenta del Correo Viejo : sin año, 4. 

5. Suelta. Sin lugar ni año, 20 hojas sin numerar : sig- 
natura A-E. 

6.° "Comedia famosa. Mentir y mudarse a un tiempo. 
el mentiroso en la corte. De don Diego, y don Joseph de Fi- 
gueroa y Córdoba." Madrid, Antonio Sanz, 1746, 4. ; 36 págs. 

7. Biblioteca de Rivadeneyra, tomo 47, pág. 403. 

Es comedia de carácter y utilizaron los autores, aunque 
muy libremente, la de Alarcón titulada La Verdad sospecho- 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO X\T1 1 79 

sa. El desenlace es también diferente. En Alarcón se castiga 
al mentiroso : en Figueroa se casa con su dama. Las menti- 
ras de don Diego son ligeras y sin consecuencias; en lo de- 
más es buen caballero. El disfraz de la dama y sus encubier- 
tos amores es recurso empleado por Tirso en La Celosa de 
sí misma y por Calderón en Mañanas de abril y mayo, con 
la cual tiene también algún parecido la linda comedia de los 
Figueroas. 

y. Muchos aciertos de un yerro. De don José. 

Se imprimió primero en la Parte XXII de la colección 
de Comedias escogidas (Madrid, Andrés García de la Igle- 
sia, 1665, 4. ), la penúltima del tomo, a nombre de don José 
de Figueroa y Córdoba, y suelta, sin lugar ni año (principios 
del siglo xviii) con este título: "Mvchos aciertos de un ye- 
rro. Comedia famosa. De Don Ioseph de Figveroa. " 4. , 
43 págs. 

Es comedia de mucho enredo, pero no por eso más origi- 
nal ni de acción más movida. Recuerda bastante otras del 
mismo autor o de su hermano como La Lealtad en las inju- 
rias. Aquí también un Conde de Barcelona se interpone en- 
tre los amores de Leonor y Ricardo y con su tiranía ocasiona 
la desgracia de los amantes y de otra dama y otro galán, has- 
ta que, viendo son inútiles sus esfuerzos por vencer la casti- 
dad de la joven y que ya su padre y parientes toman cartas 
en el negocio, "se vence a sí mismo", como solían decir nues- 
tros dramáticos, y autoriza el doble matrimonio. El desarrollo 
del asunto está medianamente conducido; abundan los mo- 
nólogos y relaciones difusas; hay situaciones dramáticas, 
pero mal preparadas y mal resueltas. Sin embargo el lengua- 
je y estilo son buenos ; la versificación es poco esmerada. 

8. Pobreza, amor y fortuna. De los dos hermanos. 

Se imprimió primero en la Parte XIII de la colección de 
Escogidas que lleva el título de De los mejores el mejor, libro 
nvevo de comedias varias, nvnca impresas... Madrid, por 
Mateo Fernández. 1660, 4. Es la primera del tomo y lleva 
el encabezado así: "La gran comedia Pobreza, amor y for- 
tvna. De D. Diego, y D. Ioseph de Figueroa y Cordoua." 



1 8o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Después se estampó suelta varias veces : 

" Pobreza, amor, y f ortvna, comedia famosa. De Don Die- 
go, y Don Joseph de Figueroa y Cordova. " Sin lug. ni año; 16 
hojas sin numerar ; signaturas A-D 2 . Parece de principios del 
siglo XVIII. 

"Pobreza, amor y fortuna, Comedia famosa, De D. Die- 
go y D. Ioseph de Figueroa y Córdoba." Sevilla, Francisco 
Leefdael, Impr. del Real, sin año, 32 págs. 

"Núm. 195. Comedia famosa. Pobreza, amor y fortuna. 
De D. Diego y D. Ioseph de Figueroa y Córdoba." Sevilla, 
José Padrino, sin año, 28 págs. 

"Núm. 262. Pobreza... Valencia, José y Tomás de Orga, 
1782", 4. ; 34 págs. — Se reimprimió en las colecciones de 
Rivadeneira t Ochoa. 

Es comedia de caracteres ; su enredo algo inverosímil está 
bien llevado y el desenlace es bueno y bien traído. Parece 
que han tenido presente los autores la linda comedia de Lope 
Las Flores de don Juan y también (en caso que no sea poste- 
rior) El Señor de Noches buenas, de Alvaro Cubillo. En los 
caracteres sobresale el de don Diego. No es malo el de Leo- 
narda, aunque menos real, y bien tratado el de Enrique, cuyo 
rápido cambio de fortuna está poco razonado, pues los ma- 
yorazgos vinculares no se arruinaban tan aprisa. El gra- 
cioso es frío ; pero tampoco es mejor el de Mentir y mudar- 
se a un tiempo, que parecen hermanos. En lo demás la come- 
dia está bien escrita y versificada y merece los honores que le 
concedieron Ochoa y Mesonero Romanos al incluirla en sus 
respectivas colecciones, por lo cual es una de las más cono- 
cidas de nuestros poetas. 

9. Rendirse a la obligación. De los dos hermanos. 

Imprimióse la primera vez esta comedia en la Parte trein- 
ta y qvatro de la colección de Escogidas (Madrid, José Fer- 
nández de Buendía, 1670, 4. ), la segunda en el orden del 
tomo y el encabezado: "La gran comedia, Rendirse a la obli- 
gación. De don Diego y don Iosep de Cordoua y Figueroa, 
Caualleros de la Orden de Alcántara y Calatrava. " 

Las ediciones posteriores son todas sueltas por este or- 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL. SIGLO XVII l8l 

den : "La gran comedia Rendirse a la obligación. De D. Die- 
go, y D. Joseph de Cordova y Figueroa, Cavalleros de la Or- 
den de Alcántara y Calatrava.'' Al fin: ''Véndese en casa de 
Juan Piferrer, á la Placa del Ángel, Año 1716." — Sevilla, 
sin año (Catál. de Ticknor). — Madrid, Antonio Sanz, 1737. 
— Madrid, Antonio Sanz, 1743. — Salamanca, Impr. de la 
Santa Cruz, sin año (hacia 1760). — Madrid, A. Sanz, 1760. 
— Barcelona, sin a., 36 págs. — Barcelona, Suriá y Burgada, 
sin a., 18 hojas sin numerar. — Madrid, Librería de Quiroga, 

1795; 36 págs. 

Esta comedia tiene mucha semejanza con la de Lope El 
Favor agradecido. También recuerda dos, que quizá sean pos- 
teriores, de Diamante, tituladas La Dicha por el agravio, en 
que la hermana del Duque de Florencia se enamora de su 
jardinero (que era un príncipe disfrazado) y No aspirar a 
merecer, en que se repite la escena del rapto de la Duquesa; 
pero éstas, como decimos, deben de ser posteriores a la de 
los Figueroas. De todos modos, son prueba de lo agotados 
que estaban los asuntos, aun los más novelescos, después del 
enorme consumo que se venía haciendo de ellos en los sesen- 
ta años corridos del siglo XVII. 

Federico, príncipe de Calabria, el día mismo de la boda 
de la Duquesa de Bretaña con hermano del Rey de Francia, 
mata impunemente al novio. Disfrazado de jardinero ena- 
mora, más con sus hechos que con sus palabras, a la Du- 
quesa, que, retirada en una casa de campo, llora su prematu- 
ra viudez y había declarado no salir de allí hasta casarse con 
el vengador de su esposo. Pero el Duque de Borgoña, des- 
airado como amante, le hace guerra y pone en tanto estrecho 
que debe su salvación a una armada que el Rey de Ñapóles, 
padre del Príncipe, le envía oportunamente. Reconocida a su 
obligación la Duquesa, da su mano precisamente, no al ven- 
gador, sino al matador de su marido. 

Tiene esta comedia trozos de linda poesía lírica que hay 
que atribuir a don Diego, así como a su hermano la parte có- 
mica, que era en lo que sobresalía. 

10. La Sirena de Tinacria. De don Diego. 

i3 



102 BOLETÍN de la real academia española 

Fué impresa la primera vez en Parte qvarenta y qvatro 
de comedias Escogidas (Madrid, Roque Rico de Miranda, 
1678, 4. ), la décima en el orden del tomo y a nombre de 
''Don Diego de Córdoba y Figueroa". Se reimprimió suelta 
varias veces. 

"Núm. 146. La Sirena de Tinacria. Comedia famosa. 
De Don Diego de Cordova y Figueroa, Cavallero del Abito 
de Alcántara." Sevilla, Francisco de Leefdael, 4."; 32 págs. 
— "La Sirena de Tinacria..." Sin lugar ni año, 1.8 hojas sin 
numerar; signat. A~D. — Madrid, Antonio San¿:, 1737. — Bar- 
celona, Suriá y Burgada, 1771 ; 18 hojas sin numerar — Va- 
lencia, José y Tomás de Orga, 1781, 36 págs. 

Trinacria y no Tinacria, es la isla de Sicilia y en ella y 
las cercanías de su capital, Palermo, se desarrolla la acción 
de esta especie de zarzuela y comedia palaciega, cuyo asunto 
es frecuente en nuestro teatro, salvo el carácter de la prota- 
gonista. Es Ismenia, hija del Duque de Tinacria, que de niña 
fué desposeída de la herencia paterna y condenada a muerte 
por su tío, usurpador del cetro. Criada por un servidor adic- 
to en una isla desierta y montuosa y abandonada a su liber- 
tad casi salvaje, es devuelta a su patria por unos marinos 
sicilianos cuando, muerto ya el tirano, reina su hija Matilde. 

El asombro de Ismenia al verse en la Corte y su rebeldía 
en admitir los trajes y usos de la gente palaciega, recuerdan 
al Segismundo de La Vida es sueño, en el acto segundo y 
hasta algunas frases son casi iguales. Por ejemplo, cuando 
Flora, su aya, que la educa por encargo de la duquesa Ma- 
tilde, luchando con la rebelde y bravia doncella, que rechaza 
toda corrección, le dice : 

Flora. ¿A su aya (tiemblo el decillo) 

responde así? 
Ism. ¡ Esto ha de ser ! 

Flora. ¿Y para ello es menester 

hablar con tal rabanillo? 

Mas yo la daré un jubón 

por que haga menos figuras. 
Ism. ¡ Vive Dios, que si me apuras, 

que te eche por un balcón ! 
Flora. ¿Ella había de emprender 

locura tan singular? 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGILO XVII l83 

Ism. ¡ Por Dios, que lo he de probar, 

por ver si lo puedo hacer ! (Da tras ella.) 

La negativa de Matilde a casarse con el Duque de Cala- 
bria y guerra que éste promueve, apresuran el reconocimien- 
to de la verdadera Duquesa, preparado por algunos cortesa- 
nos fieles a la memoria de su padre y proclaman a Ismenia, 
resignándose Matilde a continuar como simple princesa o in- 
fanta de Sicilia. Ismenia se casa con Federico, hijo del Con- 
de de Barcelona, que fué el primer hombre distinto de su vie- 
jo ayo Arnesto que vio en su isla salvaje, cuando un naufra- 
gio arrojó a su playa al español, de igual manera que Segis- 
mundo se enamora de la primera mujer que ven sus ojos al 
salir de la cueva. 

Salvo esta circunstancia del carácter de Ismenia, lo de- 
más de la obra no ofrece cosa digna de atención especial. 
Está escrita con el buen estilo y elegancia propios del autor, 
^excepto algún pasaje gongorino, muy del gusto de la gente cor- 
tesana que había de oírla. Los fragmentos musicales se re- 
ducen a varias canciones de Ismenia y coplas y romances del 
coro. Es probable que el autor aprovechase la habilidad mú- 
sica de actriz determinada como Luisa Romero, Mariana de 
Borja u otra de las muchas que en aquel tiempo poseían ex- 
celentes voces. El título mismo de la comedia alude a la So- 
bresaliente manera de cantar de la heroína, al compararla con 
una Sirena. 

ii. Todo es enredos amor. De don Diego. 

Tal embrollo han hecho algunos bibliógrafos con lo re- 
lativo a esta famosa comedia, que se hace necesario proceder 
con cierto cuidado al ordenar los datos que tenemos sobre 
ella y su autor verdadero. Se imprimió la primera vez en la 
Parte XXXVII de la colección de Escogidas (Madrid, Mel- 
chor Alegre, 1671, 4. ), la séptima del volumen (págs. 246 
y,;SJgs.) y este encabezado: "Comedia famosa. Todo es en- 
redos amor. De D. Diego de Córdova y Figveroa, Cauallero 
de la Orden de Alcántara." 

Fué colector de esta Parte no menos que el célebre au- 
tor dramático don Juan de Matos Fragoso, que escribió en 



184 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

su dedicatoria : " Estas doce comedias, donde hay algunas 
mías y otras de los mayores ingenios de España, nunca bus- 
caron dueño, pues desde el punto que las recogí tenían legi- 
timada su memoria en la protección de v. m." Es de supo- 
ner, pues, que supiese quiénes fuesen sus autores y más cuan- 
do adelante añade que consultó con ellos el punto de la de- 
dicatoria y la aprobaron. 

No se volvió a imprimir durante el siglo xvn ; pero, en- 
trado ya el xviii se estampó suelta, sin lugar ni año, con iS 
hojas numeradas, dos tipos de letra y este encabezado: "Nú- 
mero 332. I Comedia famosa, | Todo es enredos | amor, | De 
Don Agustín Moreto." 

Atribuida también a Moreto se publicó en Sevilla dos ve- 
ces a principios del mismo siglo, una por la viuda de Leefdael 
y otra por José Padrino (1). 

Por el mismo tiempo se publicó en Madrid, 1741, por 
Antonio Sanz, la comedia de este título: "Núm. 5. | Comedia 
famosa. | Diablos son | las mugeres. | De Don Juan de Fi- 
gueroa", en 4."; 16 hojas sin numerar; signaturas A-D 2 . Esta 
comedia, aunque con muchas supresiones, es la misma que 
la de Todo es enredos amor, y así lo hubo de comprender 
el editor, que diez años después repitió la edición en esta 
forma: "*Núm. 262. | Todo es enredos | amor, | y diablos son 
las mugeres. | De Don Diego de Cordova y Figueroa." Ma- 
drid, Antonio Sanz, 1751* ; 18 hojas sin foliar; signaturas 
A-E. 

Unos veinte años más tarde se reimprimió en Barcelona, 
por Francisco Suriá y Burgada, sin año y este título : " Nú- 
mero 233. I Comedia famosa. | Todo es enredos amor, | y 
diablos son las mugeres. | De Don Agustín Moreto" ; 16 ho- 
jas sin numerar ; signat. A-D 2 . 

Por el mismo tiempo se le ocurrió a un librero madrile- 
ño falsificar o simular una nueva edición de las tres partes 
de las comedias de Moreto. Hizo imprimir unas portadas, 



(1) Comedias escogidas de Moreto, en la Biblioteca de Autores Es- 
pañoles, pág. xlii. Así lo deja entender el colector don Luis Fernán- 
dez Guerra, aunque no declara expresamente que vayan a nombre de 
Moreto. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVII 1 85 

-copiando la que lleva la edición auténtica de la Segunda par- 
te, que es de Valencia, 1676, por Benito Macé y a costa de 
Francisco Duarte ; repitió la aprobación de Tomás López de 
los Ríos y las licencias (1) y formó los tomos con los ejem- 
plares de impresiones sueltas que tenía en su tienda. En el 
primer tomo incluyó casi las mismas comedias, pero por otro 
•orden que llevan en la edición auténtica ; en el segundo, la imi- 
tación es más fiel, pues hasta el orden es el mismo. Pero así 
en uno como en otro se conoce la falsedad; primero porque 
los tomos no llevan paginación seguida y luego porque todas 
las comedias son, no de 1676, sino de mediados del siglo xvin. 
En algunos ejemplares, pues también son diferentes unos de 
•otros, casi todas las comedias ostentan las fechas de 1746. 
1747 y 175 1 ; otras carecen de fecha, pero son aún posterio- 
res, pues llevan el pie de imprenta de la Santa Cruz de Sa- 
lamanca, que trabajaba hacia 1770. Y aunque los tomos figu- 
ran impresos en Valencia, las comedias tiene cada cual sus 
"señas: la mayor parte son Madrid, "Herederos de Gabriel 
de León" y Antonio Sanz; pero también las hay de Sevi- 
lla por la viuda de Leefdael y por José Padrino y muchas de 
la mencionada imprenta de Salamanca. 

En cuanto al tomo III procedió de otra suerte. Como 
no tenía ejemplares sueltos de las comedias de la Tercera 
parte auténtica, que son las más raras de Moreto, incluyó 
otras diferentes y bautizó el tomo con el título de Verdade- 
ra I tercera parte \ de las \ comedias | de Don Agvstin | Mo- 
reto. I Año 16/6. I Con licencia. I En Valencia, en la Impren- 
ta de Beni- '| to Macé, junto al Colegio del | Señor Patriar- 
ca. I Acosta de Francisco Duarte, \ Mercader de Libros. Vén- 
dese I en su casa. Siguen la Aprobación de Ríos y las licen- 
cias de la Segunda parte legítima, un índice y las 12 come- 
dias que forman el tomo, siendo cada cual hija de su pa- 
dre. Las hay sin señal de imprenta, cuatro; una de Antonio 
Sanz de 1751 y otra de 1754; una de Sevilla, de José Pa- 
drino; otra de Valencia, viuda de Orga, de 1763; otra de 



(1) En algunos ejemplares faltan, conteniendo sólo la portada y el 
índice. 



1 86 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Valladolid, de Alonso del Riego, que es de la misma época, y 
dos de la ya mencionada imprenta de la Santa Cruz de Sa- 
lamanca. Entre éstas, pues incluyó la de Todo es enredos 
amor, que hemos descrito con el núm. 332 más atrás (1). Y 
como ni Fernández Guerra, ni Salva, ni Barrera pararon 
mientes en esta grosera superchería, dieron por hecho que 
la primera edición de esta comedia era de Valencia, 1676, y 
de Moreto, cosa que, como acabamos de ver, no tiene fun- 
damento. 

Hay, además, otras razones que prueban no ser de Mo- 
reto esta comedia y una de ellas es que, desarrollándose la 
acción en Salamanca, donde nunca estuvo aquel poeta, mues- 
tra el autor un conocimiento tan completo y minucioso de 
ella que sólo el que la habitó pudo adquirir. Hasta se regis- 
tran pormenores y hechos del momento que ni aun a los mis- 
mos naturales de la ciudad podían interesar más que poce* 
tiempo. Así al final de la obra dice el gracioso : 

¡ Vive Dios ! Y si no es cierto 
todo lo que he referido, 
desde luego me condeno 
a que el Rabio de la Plaza, 
con el gatillo tremendo, 
por testigo falso y por 
orate, por embustero 
y enredador, de la boca 
me desempiedre los huesos. 

Traer a cuento, en tales circunstancias, a dicho sujeta 
indica que la obra se componía en Salamanca y para salman- 
tinos. Y aunque no consta por documento indubitado que 
don Diego de Figueroa estudiase en sus aulas, consta por 



(1) He visto varios ejemplares de esta Verdadera tercera parte.. 
Uno que yo tengo es igual al de la Biblioteca Nacional, que lleva la 
signatura Ti-108. En la misma Biblioteca hay otros dos ejemplares 
en que algunas de las comedias, siempre las mismas, llevan otro pie 
de imprenta, también del siglo xvm; pero en unas y otras la de Todo 
es enredos amor es la edición ya mencionada, prueba de que el librero no 
tenía otra con el nombre de Moreto. Quizás este mismo editor sea el 
que años antes falsificó las nueve partes de la edición de Calderón he- 
cha por Vera Tassis a fines del siglo XVII, poniendo en algunos tomos- 
fecha anterior, lo que fué causa de los errores en que cayeron varios- 
calderonistas extranjeros y los nuestros Hartzenbusch, Barrera, etc. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO' XVII • I 87 

otras comedias auténticas que conocía la ciudad y en ellos 
puso la acción de más de una. 

Y vienen a aumentar la certidumbre otros datos. El la- 
cayo de la comedia se llama Tronera, lo mismo que el de La 
Hija del mesonero. En esta comedia el hijo del Corregidor 
se nombra don Lope de Mendoza y este seudónimo toma 
doña Elena en Todo es enredos amor, al disfrazarse de es- 
tudiante. La frase "como perro con vejigas" que hallamos 
en esta pieza (pág. 449 de las Com. de Mor. en Rivad.) la 
hallamos también en Mentir y mudarse a un tiempo (pági- 
na 440 de la edición de Mesonero en Rivad.). En la pági- 
na 451 de Todo es enredos, hay la frase "Loca está, pues 
tira piedras", y en la titulada Pobreza, amor y fortuna (pá- 
gina 427 de la edic. Rivad.) se dice: "Dar en loca y tirar 
piedras." Por último, el verso que falta en el acto primero 
de las ediciones utilizadas por Fernández Guerra (pág. 443 
de la de Rivad.) y fué suplido por este editor, consta en las 
impresiones que llevan el nombre de Figueroa y Córdoba. 

Como es sabido, esta comedia, que es una de las más fres- 
cas y lozanas del viejo teatro español, aparte de su invero- 
similitud, fué imitada por Lesage en su Gil Blas de San ti- 
llaría (libro IV), episodio de los amores de doña Aurora de 
Guzmán con don Luis Pacheco. También han creído algunos 
que pinta un hecho real cual es el de haberse disfrazado de 
varón la famosa poetisa sevillana doña Feliciana Enríquez 
de Guzmán, por seguir a un amante y haberse matriculado 
con él y cursado en la escuela salmantina. Pero el disfraz 
masculino de la dama de comedia es bastante común en las 
nuestras. Solamente Tirso de Molina lo utiliza en las titu- 
ladas El Amor médico, Desde Toledo a Madrid, En Ma- 
drid y en una casa, Don Gil de las calzas verdes y alguna 
otra. Lope de Vega en mayor número aún y los misinos Fi- 
gueroa y Córdoba en su Dama capitán. 

12. Vencerse es mayor valor. De los dos hermanos (?). 

En la Biblioteca Nacional hay un manuscrito de esta co- 
media (núm. 15674, 64 hojas en 4. ) de tres letras diferen- 
tes, pero todas de fines del siglo xvn, con el título de: "Cor 



I 88 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

media famosa venzerse es mayor balor" y encima, de letra 
muy moderna, "De Calderón". 

Se imprimió en la Oncena Parte de Comedias Escogidas 
(Madrid, 1659, 4. ), la séptima en el orden del tomo, con el 
encabezado: "Comedia famosa. Vencerse es mayor valor. De 
don Pedro Calderón" ; pero en la tabla, puesta más tarde, se 
deshizo el error (pues de Calderón no es) diciendo: "Es de 
los Figueroas." 

Se reimprimió suelta con este título : " Núm. 297. La gran 
comedia, Vencerse es mayor valor. De vn ingenio de esta 
corte." Sin lugar ni año, 19 hojas en 4. ; signat. A-E 2 . 

Es comedia palaciega sin originalidad, aunque bien dis- 
puesta, escrita y versificada. Carlos y Blanca, jóvenes seño- 
res de Calabria, iban a casarse cuando, hallándose en una al- 
dea a orillas del mar, les prende Ludovico, general de las ga- 
leras del Duque del Florencia, entonces en guerra con el de 
Calabria. Conducidos a Florencia, el Duque se enamora de 
Blanca, así como el joven general, cuya hermana Laura lo 
estaba ya de Carlos, a quien había conocido antes en la cor- 
te de Calabria yendo su padre de Embajador por el Duque 
de Florencia. Los celos y recursos de los cinco personajes por 
lograr cada cual sus fines forman la trama de la obra. Al 
final, el Duque, que había enviado a Carlos a su tierra para 
verse libre de él, le sorprende en el acto de intentar llevarse 
consigo a Blanca ; pero como poco antes Carlos mismo le ha- 
bía salvado la vida, los perdona, pues, como él dice, "vencer- 
se es el mayor valor. " 

13. Comedia no conocida. La compañía cómica de José 
Carrillo estrenó en Palacio el jueves 16 de febrero de 1662 
una comedia (no dice el título) "de los caballeros Figue- 
roas". Así lo declara una certificación que acerca de las fun- 
ciones reales extendió el escribano de teatros del Ayunta- 
to por aquellos días. (Ardí. mun. de Madr., leg. 2-468-29.) 

Comedia dudosa. En la Parte XXXIII de la colección 
de Escogidas (Madrid, José Fernández de Buendía, 1670. 
4. ) se halla en último lugar la titulada " La más heroica fine- 
za y fortunas de Isabela. De Don Iva» de Matos Fragoso y 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SIGLO XVII l S9 

don Diego y don Ioseph de Córdoba y Figueroa. " Pero en 
la Biblioteca Nacional existe el manuscrito original (signa- 
tura I-R-48) autógrafo y firmado al final de cada uno de 
los tres actos por "Don Juan de Mattos Fragoso." Y como, 
además, la comedia acaba de este modo : 

Mart. Y aquí 

le dan fin a la comedia 

las Fortunas de Isabel : . . 
dalde un vítor al poeta, 

sin decir que sean tres los autores, parece indudable que a 
sólo Matos pertenece. 

Ni los Figueroas pierden gran cosa ni el dramático bis- 
panoportugués se enriquece mucho con esta obra, comedia in- 
verosímil y desordenada, en que una dama se vende por es- 
clava para rescatar a su galán cautivo en Argel y un amante 
desairado, pero rico, que es el comprador, se embarca con 
ella para lograr la redención del afortunado caballero. 

ENTREMESES 

Escribieron también los dos hermanos algunas piececi- 
llas intermedias de las cuales han llegado a nosotros las dos 
siguientes : 

1. La Presumida. Entremés de don Diego (1). 

De este entremés hay dos manuscritos en la Biblioteca 
Nacional (núms. 16913 y 14089), ambos del siglo xvn y 
el primero, según dice, "copia hecha en Madrid a 16 de oc- 
tubre de 1 66 1 por Sebastián de Alarcón, del original que 
tiene Antonio de Escamilla para el señor don Juan de Gón- 



(1) Barrera y los demás bibliógrafos citan como de don José de Fi- 
gueroa los entremeses intitulados El Día de compadres y La Hija del doc- 
tor, que se le atribuyen en la colección titulada Floresta de entremeses 
(Madrid, 1691), sin reparar en que mucho antes se habían ya impreso en 
los Rasgos del ocio, segunda parte (Madrid, 1664), a nombre de sus verda- 
deros autores, que lo fueron : del primero, el maestro León Marchante, y 
del segundo, don Francisco de Avellaneda. Como dicho tomito fué dedi- 
cado precisamente a don Diego de Figueroa. no es de suponer que el co- 
lector se equivocase en contra del hermano de su Mecenas. El Día de 
compadres figura también en las Obras poéticas de don Manuel de León 
Marchante. (Madrid, 1722, tomo I, págs. 412 y sigs.) 






1 90 boletín de la real academia española 

gora". El segundo, quizá copia del anterior, lleva también la 
misma fecha. 

Este entrames es el mismo que luego se imprimió suelto 
y anónimo con el titulo de Doña Rodríguez y se representó 
mucho en el siglo xviii. Quizás el cambio de titulo fuese he- 
cho para darle novedad porque la tal doña Rodríguez es 
una dueña que apenas dice dos palabras en la pieza. Pinta 
el carácter de una dama en extremo vanidosa y presumida, a 
quien engaña un soldado, fingiéndose rico indiano y que, a 
su vez, resulta engañado, pues todo el aparato de doña Al- 
donza es falso y postizo y hasta sus muebles alquilados. 

2. La tranca. Entremés de don José. 

Se imprimió en la mencionada Floresta de entremeses 
(Madrid, 1691) y existen en la Biblioteca Nacional tres ma- 
nuscritos más modernos de esta pieza, que tiene poco valor, 
así por su originalidad como por su desarrollo. Imita el en- 
tremés de Los Muertos vivos, de Quiñones de Benavente ; otro- 
titulado El Muerto, de Bernardo de Quirós, y hasta uno anó- 
nimo que se nombra El Tronera. Se reduce el asunto a que 
un galán se finja muerto en una riña con un amigo para que 
le lleven a casa de su amada, muy guardada por un hermano 
algo bobo, pero que accede a la boda de los dos amantes cuan- 
do ve al muerto levantarse muy vivo y alegre. 

Por lo que llevamos dicho en los análisis parciales que 
anteceden, el principal defecto de los hermanos Figueroa y 
Córdoba es la falta de originalidad en los planes de sus obras. 
No copian servilmente, como a veces hicieron Matos Frago- 
so, Diamante y aun Moreto ; pero los argumentos de sus co- 
medias casi siempre recuerdan otros anteriores. Usaron tam- 
bién del procedimiento llamado entre los latinos contamina- 
ción; esto es, utilizar dos o más piezas anteriores y tomando 
aígo de cada una formar el asunto de la propia. Este método 
se observa principalmente en las obras de su juventud. Pero 
fuera de eso, sólo elogios merecen en cuanto a la regularidad 
y acierto en disponer la trama y conducirla lógicamente a su 
fin; en lo oportuno de los episodios y lo rápido y feliz de los 
desenlaces. 



DRAMÁTICOS ESPAÑOLES DEL SI(lLO XVII 191 

Tienen, además, una cualidad que pocos de los autores de 
su tiempo, si se exceptúa Moreto, poseen en grado tan emi- 
nente, y es un buen humor sano, una alegría discreta y lina 
que subyugan dulcemente el ánimo del lector, obligándole a 
dejar con pena la compañía de tan simpáticos autores al aca- 
barse la obra. 

El lenguaje y estilo son buenos, aunque no muy refinados, 
sobre todo en las obras en que interviene o escribe sólo el her- 
mano menor, que también lo es en inspiración y talento. La 
versificación es poco variada y escogida: abunda el romance 
octosílabo, síntoma de decadencia visible, cuando se compara 
con la riqueza métrica de que hicieron uso Lope, Tirso, Aíar- 
cón, Jiménez Enciso y aun, en época algo posterior, Calderón 
y hasta ciertos poetas de segundo orden. Si este primor hubiera 
adornado las obras de los Figueroas, en especial las de don 
Diego, hubieran sido mincho más celebradas. Así y todo tie- 
nen cuatro o cinco comedias que no estarán mal en cualquie- 
ra antología dramfática selecta que haya de formarse. 

Emilio Cotarelo. 




CRONICÓN VILLARENSE 

(LÍBER REGUM) 

PRIMEROS AÑOS DEL SIGLO XIII 
LA OBRA HISTÓRICA MÁS ANTIGUA EN IDIOMA ESPAÑOL 

El Cronicón citado generalmente por los historiadores con 
el título de Líber Regnm ha llegado a nosotros en varios ma- 
nuscritos. El más antiguo es el contenido en un códice que se 
conserva en la Biblioteca Universitaria de Zaragoza, llamado 
Villarense por haber pertenecido al jurisconsulto aragonés don 
Miguel Martínez del Villar, que nació en el año 1560; llegó en 
1617 a Regente del Consejo Supremo de Aragón; fué autor 
de varios libros ; lo mismo que otros eruditos de aquel tiempo, 
cayó en el engaño de los falsos cronicones, y escribió unos co- 
mentarios al de Lucio Dextro (1). 

El códice Villarense es un conjunto facticio de varios opúscu- 
los de Derecho foral navarro-aragonés, de Retórica y de Derecho 
canónico, con los que se halla el Liber Regum; unos fueron copia- 
dos en el primer tercio, y otros en el segundo del siglo xiii. Los 
más, escritos en pergamino : otros (folios 14 a 21 y 36 a 42), en pa- 
pel. El tamaño de estos opúsculos, que es en general el de 4. , varía 
(desde noX 195 a 155 X 218 mm.) El número total de folios es 
de 84. No lleva más numeración que una de ahora, hecha con 
lápiz. La encuademación es del siglo xvn, en pergamino, y 



(1) Véase la Biblioteca nueva de Latassa, t. II, pág. 224. Sus co- 
mentarios a Dextro se hallan manuscritos en la Biblioteca universitaria 
de Zaragoza. 



CRONICÓN VILLARENSE ig3 

Ueva en su tejuelo el rótulo de: Succesiones Regum Hispania- 
rum. En la primera hoja de guardas escribió Martínez del Vi- 
llar: Libro de las antigüedades de España y de los Reyes della. 
Ex Biblioteca Doctoris Villar. 

Los folios i y 2 contienen dos Reales cartas de Jaime II, 
acerca de las usuras de los judíos, dadas en Gerona el 23 y 
el 24 de febrero de 1241, y una fórmula del juramento de aqué- 
llos. 

Sigue una colección de Fueros navarro-aragoneses anteriores a 
la Compilación de Huesca, que se interrumpen al folio 13 con un 
cuaderno en papel, también de Fueros navarro-aragoneses, y aca- 
ban en el folio 2 (1). Algunos elementos de estos Fueros, como 
la fazaña del hombre que litigó con una serpiente, entraron en 
la recopilación que mandó hacer Teobaldo I de Navarra, y otros 
en la que ordenó don Vidal de Canellas. En los folios 21 y 22 hay 
unas Constitutiones domini Ildefonsi Regis Aragonis, Comitis 
Barchinono... sub auno Incarnationis Domini M.° C.° LXXX.° 
VIL Incompletas. En el 22 v. comienzan los Indicia veteris legis 
data Moysi; en el 25 v., unos Christiane legis precepto. En el fo- 
lio 26 v. empieza el Cronicón que publicamos, y llega hasta el 
35 v., que está en blanco casi todo ; consta de dos cuadernos ; 
uno de ocho folios y otro de tres, que antes era de cuatro, pero 
fué arrancado el último, que, probablemente, estaba en blanco. 
Siguen unos elementos de Retórica ; una copia de cartas referen- 
tes a cosas de Francia, y unos apuntes de Derecho canónico mo- 
nástico. El tamaño de los folios del Cronicón es de 155 X 3i8. 
El de la caja varía entre 110X ii2anoX 140, pues hay página 
que lleva 33 líneas, otra 28, etc. 

La letra del Cronicón es de comienzos del siglo xiii, modelo 
de la francesa, tal como se usaba por entonces en Aragón, Nava- 
rra y países vecinos ; es trabajo de buen pendolista. La s es siem- 
pre alargada, lo cual prueba que el amanuense desconocía los mis- 
terios filológicos de la s corriente y de la s en forma de sigma. Las 
iniciales, en rojo; quedaron en blanco las del folio 35. Lleva 
algunas adiciones y notas marginales de letra diferente, pero 
casi coetánea. 

Reproduzco el texto del Liber Regum sin otras modifica- 



(1) Prepara una edición de estos Fueros don José María Ramos 
y Loscertales, uno de los jóvenes de mayores talento y cultura que han 
salido en estos años de la facultad de Filosofía y Letras. 



194 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA £ 

ciones que poner mayúsculas y minúsculas, según es debido; 
no ceñirme a la puntuación del original, caprichosa con fre- 
.cuencia, y separar algunas palabras que hay juntas. 

Al deshacer las abreviaturas que pudieran resolverse de 
varios modos, he puesto con bastardilla las letras suplidas; no 
en los demás casos. 

Comienzo publicando el texto, y después irá el estudio bi- 
bliográfico de este cronicón, el de cuándo fué escrito, sus fuen- 
tes, su relación con otras obras históricas, y las observaciones 
filológicas más indispensables. 

Le he dado el título de Cronicón Villorense porque en este 
códice no lleva el de Liber Regum, con que generalmente se le 
cita. 

[Líber Regum.] 
Hec est generatio Adc nel ab Addan usque ad Xpiiin. 

Esta es la generación de Adam troa Ihu Crist como uinie 
dretamente de padre en filio. 

Adam ouo dos fillos, Kaym z Abel. Mato Kaym ad Abel. 
E pues ouo Adam otro filio, qui ouo nomne Seth. Visco Adam 
DCCCC.XXX annos e murie. Visco Seth, so filio, DCCCC.XII 
annos z ouo filio ad Enos. Visco Enos DCCCC.V annos z ouo 
filio a Caynan. Visco Caynan DCCCC.X annos z ouo filio a 
Malaleel. Visco Malaleel DCCC.XCV annos z ouo filio a Jaa- 
reth. Visco Jaareth DCCCC.LX.II annos z ouo filio ad Enoch. 
Visco Enoch en aquest sieglo CCC.LXX annos z ouo filio a 
Matusalem. Et el fo send con Deus nuestro señor en cuerpo z 
en alma et es uiuo adu con Helias, so co7wpañero. Visco Matu- 
salem DCCCC.LX.IX annos z ouo filio a Lamech (1). Visco 
Lamech DCC.LXX.VII annos z ouo filio a Noe. Tro aqui a 
una edat z X generaciones. 

Noe qnando ouo D annos ouo tres fillos : Sem, Cham et 
Japheth. E qf<antí*o ouo Noe DC annos fo el diluuio e fiso 1 
archa por mandamiento del Criador z estido hi XI meses. Des- 
pués quel diluuio fo passado uisco Noe CCC.L annos. Fo toda 
su uida de Noe DCCC.L annos e murie. Visco Sem, so filio 



(1) Al margen, de letra distinta: "Est Lamec mato a Kain qui era 
desfillado z andaua íugendo." 



CRONICÓN VILLARENSE I 95 

<ie Noe, DCC annos z ouo filio ad Arfaxath. Visco Arfaxath 
CCC.XXX.VIII annos z ouo filio a Sale. Visco Sale 
CCCC.XXX annos z ouo filio ad Eber. Visco Eber 
CCCC.LX.III annos z ouo filio a Salee. Visco Salee 
CC.XXX.VIII annos z ouo filio a Rau. Visco Rau CC.XXX.IX 
annos z ouo filio a Saruc. Visco Saruc CC.XXX annos z ouo filio 
a Nachor. Visco Nachor C.XL.IX annos z ouo filio a Thare. Esc 
ío el padre de Abraam e fo ydolatre que fazia las ydolas. Visco 
Thare LXX annos z ouo tres fillos : Abraam, Nachor et Aran. 
Tro aqui son las dos edades del sieglo. 

Quando ouo Abraam LXXX.VII annos ouo filio ad Ismael 
de Agar, so manceba. E quando ouo Abraam XC.IX annos 
estonez se circuncidie e circuncidie ad Ismael so filio, e tot fo 
casado. 

E quando ouo Abraam C annos priso muller a Sarra. z ella 
auia LXXX. annos et ouo filio et ouo filio della (sic) ad Ysaac. 
Visco Sarra CXX annos e murie en Quiria Turba en Ebron 
e soterróla Abraam en la cueua doblada que dizen spelunca 
duplici, que compro de Effron eteu por CCCC marcos de plata. 
E por esta razón compran los iudios las f uessas en que se sotie- 
rran. Visco Abraam C.LXX.V annos e murie e soterroronlo en 
Ebron con Sarra, so muller, en la cueua. 

Romaso Isaach z era de edath de XL. a annos quando priso 
Rebecca so muller, la filia [F. 27 r.] de Batuel. ermana de 
Laban. Et al dia que nascieron Esau z Jacob auia Isaach LX 
annos. Visco Isaach C.LXXX annos e murie en Ebron. Alli lo 
soterroron amos sos fillos Esau z Iacob. Quando fusco Iacob ad 
Aran a la tierra de Mesopotamia por miedo de Esau so erma- 
no, por la bendiccion quel auia furtada, adonc auia Iacob 
LXX. VII annos. Et estido en Aran con Laban, so tio z so sue- 
gro, e siruielo XX. I anno por so filia. 

Pues torno Iacob a tierra de Canaam ad Ebron z estido hi 
XVII annos tro que fo uendido Iosep. logo Iosep II annos en 
la cárcel. E pues passaron VII aftnos de fartura z VII de fam- 
ne. Estonz uino Iacob con LXX omnes z estido en la tierra de 
Gessen XVII annos. Entre dodo (sic) uisco Iacob CXL.VII annos 
c murie en Egipto, e Iosep con sos ermanos leváronlo a sote- 
rrar a tierra de Canaam ad Ebron con sos parientes. 

Tornóse Ioseph con sos ermanos en Egipto z ouo en poder 
la tierra del rei Pharaon. Visco Iosep C.X annos e murie en 
Egipto e pusiéronlo en una tauth de fierro, et estido hi tro que 



Í96 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 






exieron los fillos de Israel de Egipto y leuoronlo e soterroronlo 
en Sichem, assi como el les auia pagado. Desque murie Iosep 
romasieron los fillos de Israel en catiuo z en seruitut, et eli- 
dieron en Egipto CC.X annos tro que los entrasco Moysen por 
uoluntat del Criador nostro sennor por mano de Moysen (1). 

Quando murie lacob en Egipto lexo XII fillos. Destos 
XII fillos exieron los XII tribus de Israel. Iacob ouo filio a 
luda. Est fo maior en la generación, que del uinieron los reies. 
Judas ouo dos fillos de Thamar, so nuera : Phares z Haram, 
de Thamar. Phares ouo filio ad Esrom. Esrom ouo filio ad 
Aram. Aram ouo filio ad Aminadab. Est Aminadab fo uno de 
los cabdiellos de los fillos d Israel quando exieron de tierra de 
Egipto z andauan en el desert. Aminadab ouo filio a Naason. 
Est Naason fo cabdiello en el desert de toda la albergada de 
tribu Juda. Naason ouo filio a Salmón. Est Salmón priso muller 
Raab, la de Iherico, z ouieron filio a Booz, on dize en 1 auan- 
gelio: Booz de Raab. Quando entraron los fillos d Israel en 
tierra de promission (2) estonz priso muller Booz a Ruth, la 
pagana, qui era nuera de Noemi, la fermosa, ond dizen pulcra 
Noemi, et ouo filio della ad Obeth ex Ruth. Obeth priso muller 
de tribu luda z ouo filio a Ihesse, el padre del rei David. Ihesse 
ouo filio a Dauid z untólo Samuel el propheta por rei en Beth- 
leem z en Iudea z en Israel, e fo buen rei e buen propheta e 
fizo los salmos e la lienda. En aquel tiempo prophetizaua Sa- 
muel z Giad z Nathan estos tres prophetas (3). [Fol. 2J v.] 
Regno el rei Dauid XL. a annos z ouo filio a Salomón de la 
muller d Urias de Bí?rsabe. Entre todo visco el rei David LXXX 
annos e murie e soterroronlo en Iherusalem, so cidath. 

Apres la muert del rei Dauid regno so filio el rei Salamon 
en Iherusalem z en Israel e fizo el temple de Deu (4) en Iheru- 
salem z acabólo todo en VII (5) annos. 

Regno el rei Salamon XL a V. c annos e murie e soterroronlo 
en Iherusalem con el rei David, so padre, en monte Syon. Apres 
la muert del rei Salamon regno so filio Roboam, e por so tor- 
pedat e por mal consello que credie, iperdie del reismo d Israel 



(1) Las palabras que van en cursiva son añadidas de distinta letra. 

(2) Al margen, de distinta letra: "Est Booz era muit buen orm¡e z 
muit rico omne." 

(3) Hay una nota marginal, casi borrada del todo por una mancha. 

(4) Añadido encima : del Criador. 

(5) Puesto encima: XL. a 



CRONICÓN VILLARENSE 1 97 

los X tribus z ouo los Iheroboam el filio de Naboth, so ene- 
migo. A Iheroboam dio Deus el reismo que lo siruiesse con el 
e lo touiesse por sennor, z el nolon (sic) creder, e fizo dos be- 
zerros d oro e puso 1 uno en Dan z el otro en Bethel e fizólos 
adorar a los X tribus d Israel. Por esto que fizo Iheroboam 
priso mala carrera el e todo so casado comol menazo el Criador. 

Regno Roboam, el filio del rei Salamon, en Iherusalem 1 
tribu sola. Esto le dexo el Criador por amor de Dauid, so aúne- 
lo. Quando compezo Roboam a rregnar auia XL. a z I anno z regno 
XVII annos. Visco entre todo LVIII annos e murie e soterro- 
ronlo en Iherusalem con sos parientes e regno so filio Abia en 
so logar. Regno Abia en luda z andido en los peccados de so 
padre z en las aulezas e non timie al Criador, e non regno mas 
de tres annos, e murie e soterroronlo en Iherusalem con sos 
parientes, e rregno so filio Asa. 

Regno Asa en Iudea XL. a I anno e fo buen rei e dreiturero 
e crebanto las ydolas que trobo en toda so tierra, e fizo militas 
batallas con sos enemigos e cobro toda la tierra que auia per- 
dida so auuelo Roboam, el filio del rei Salamon. 

Mas a la finada murie de mal que ouo en los piedes e so- 
terroronlo en Iherusalem con sos parientes, e rregno so filio 
Josapha. 

Regno Iosapha en Iudea XXV annos. Entre todo uisco 
LXIII annos e murie e soterroronlo en ual de Iosapha e rregno 
so filio Ioram en so logar. Estonz era Helias propheta en Israel 
z en Iudea. 

Regno Ioram en Judea z en Israel z en Iherusalem VII an- 
nos e fo mal omne e mato todos sos ermanos e muitos de los 
principes de la tierra, e priso muller filia de Acab. 

Murie Joram e los omnes de la tierra no lo ploraron como 
rei, ni no lo soterraron (i) con los reies, e rregno so filio Oeco- 
zias. 

Regno Occozias 1 anno solo en Iherusalem e murie. So 
madre ouo nomne Atallia [Fol. 28 r.], e fizo matar todos los 
omuís qui eran del lignage del rei. El rei Occozias ouo I filio 
qui ouo nomne loas e criólo Joiade a furto. E pues por consello 
de Joiade murie Atallia, aquella mala reina, e rregno est so 
criado Joas. E pues fizo matar Joas a so filio de Joiade. Est 



(1) Al margen: "en el sepulcre de los reies. Quando fo muerto 
Joran regno so filio Ocozias en so logar. " 

14 



Iy8 BOLETÍX DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

fo Zacharias, el filio de Barachias, el que mataron ínter tem- 
plum z altare, hi lo apedrioron. 

Regno Joas en Iherusalem XL. a annos e regno so filio Ama- 
sias XXIX annos en Iherusalem, e fo buen rei e dreiturero. 
Murie Amasias e rregno so filio Ozias en Iudea LII annos e 
fo lebroso tro al dia qui murie. 

Murie Ozias e rregno so filio Joathan en Iherusalem XVI 
annos e fo buen rei. Murie Joathan e soterroronlo en Iheru- 
salem con sos parientes e rregno so filio Achaz en so logar. En 
aquel tiempo prophetizaua Isaías el propheta z Osee z Ammos 
en Iudea z en Iherusalem. 

Regno Achaz en Iudea XVI annos e fo mal omne. En aquel 
tiempo uinieron sobre Iherusalem Rasin, el rei de Siria, z Faze, 
filio de Romelia, rei d Israel, por cowibaterla e por prenderla. 
e non podieron. Que embio nuestro Señor Deus a dezir ad 
Achaz que non temiesse nada daquellos dos reies, e diol sennal 
e dixo : Ecce uirgo concipiet z pariet filium. Murie Achaz e so- 
terroronlo en Iherusalem con sos parientes, e rregno so filio 
Ezechias en Iudea z en Iherusalem. -Adonc uino Salmanasar. 
el rei de Siria, sobre Osee, el rei d Israel, e deuino Osee so uas- 
sallo e diol paria. 

E pues uino Senacherib, so filio de Salmanasar, el rei de 
Siria, e priso Samaría, e leuo todos los omnes de la tierra ca- 
tiuos a Siria. Esto les auino a los fillos d Israel por los peccados 
que fazian, que adorauan las ydolas e non seruian al Criador 
ellos ni los reies d Israel. E por qo los desemparo Deus e los 
liuro en poder de lures enemigos. 

Quando ouo regnado Ezechias XIIII annos uino Senache- 
rib, el rei de Siria, sobre tierra de Iudea, e cerco una cidath 
que dizian Lais. Et embio a Rabcesse con so message e con sos 
menacas al rei Ezechias quel diesse la tierra de Iherusalem. Et 
el rei Ezechias demando consello ad Isaías el propheta e 
pregaron al Criador e cadie mortaldat en la huest de Senache- 
rib (i) e murieron en una nuit C.LXXX.V milia omnes. E Se- 
nacherib torno send desbaratado a Siria en Niniue z alli lo ma- 
taron amos sos fillos Adrameleche z Sarasar (2). Est rei de 



(1) Añadido al margen, de letra distinta: "g el nuestro Scnnot 
dictóle la oración que fizieron g embio tal mortandat." 

(2) Adición marginal, de distinta letra: "en el temple de so ydola." 



CRONICÓN VILLARENSE 1 99 

Iudea Ezechias enfermo z uino ad ora de muert z enadiol Deus 
en so uida XV annos por la pregaría de Isaías el propheta. 

Regno Ezechias en Iudea z en Iherusalem XX.IX annos, 
€ fo buen reí e dreiturero [Fol. 28 v.] e crebanto todas las 
ydolas. Est crebanto la serpiente d aramne que fizo Moysen 
en el desert, que encara la tienen los fillos d Israel a grant 
honor. 

Murie el rei Ezechias e soterroronlo en Iherusalem con sos 
parientes, e rregno so filio Manasses en so logar. E si el padre 
fo muit bueno el filio fo muit malo. E regno LV annos en Ihe- 
rusalem e fo mal rei e desleial z adoro las ydolas e fizo muitas 
aulezas e fizo matar amitos omwes a gran tuerto, ond se clamo 
Deus muito del. Tot el mal que so padre desfizo en Iherusalem 
refizolo el com de cabo. E tot el bien que so padre fizo desfi- 
zolo el. Murie Manasses e soterroronlo en so huerto, no lo so- 
terraron con los reies, que no lo meresce, e rregno so filio 
Amon en so logar. 

De XX.II annos era Amon quando compezo a rregnar, e 
rregno II annos en Iherusalem, e fo mal rei z andido en las 
uias malas de Manasse so padre z adoro las ydolas. E por las 
aulezas que fazia iuroronse los orrmes de la tierra contra el e 
matáronlo, e regno so filio Iosias en so logar. 

Regno Iosias en Iherusalem XXX. I anno e fo buen reí e 
leial e temie a Deus. E todas las ouedcrgas que trobo en el 
temple todas las en tollie e crebanto todas las ydolas (1). En 
aquellos dias uino Pharaon, el rei de Egipto, contral rei de 
Siria al flum de Eufrates z exiel Iosias a la carrera z murie 
en el campo de Magedon et aduxieronlo sos uassallos a Ihe- 
rusalem z alli lo soterraron, e rregno so filio Ioaz en so logar. 
En aquel tiempo propheúzaua Sophonias el propheta (2). 

De XX annos era Ioaz quando cowpezo a rregnar, e rregno 
III meses solos en Iherusalem, e fizo tot el mal que pudo fer 
e perdie el reisme por so auleza. Quando (3) uino el rei Pha- 
raon despuso ad aquest (4) e leuanto rei al otro ermano Tíe- 
liachim, el filio de Iosias. en logar de so padre, e pusol nomwe 
loachim. E priso a Ioaz e leuolo catiuo en Egipto. 



(1) Al margen: "5 fizo lo que plogo al Criador z fo oírme que 
lenieu a Deus muyto." 

(2) De distinta letra lo que va en bastardilla. 

(3) Adición marginal lo que va en bastardilla. ¿** 

(4) De distinta letra lo subrayado. 



200 BOLETÍN de la real academia española 

De XX annos era Ioachim quando compelo a rregnar, e 
rregno XI annos en Iherusalem, e fo mal reí z aleuoso. En 
aquellos dias uino Nabuchodonosor, el rei de Babilonia, a tie- 
rra de Iherusalem, e fizóse so uassallo Ioachim e pues alqosle 
con la tierra. Murie aquel Ioachiw e rregno en so logar so filio 
qui ouo nomne otrosí Joachim. 

De XVIII annos era est Ioachim quando compeco a rregnar 
e rregno III meses solos en Iherusalem. Estonz uino Nabu- 
chodonosor a tierra de Iherusalem z exie ad el Ioachim e so- 
madre, e prisolo el rei Nabuchodonosor e desbarato tota la 
cidath e destruida, et abatie toda la huebra que fizo el rei Sa- 
lamon en el temple e leuo end todo lo quel plogo [Fol. 29 r.], 
e leuo catiuo a Ioachim a Babilonia z a so madre z a sos mu- 
lleres z a todos sos priuados. 

En aquel catiuero leuo a Iheremias el propheta et Ezechiel 
et Daniel e Sidrac e Misac et Abdenago, los que miso en la 
fornaz. E leuanto rei en Iherusalem por so mano a Mathania 
socio (sic) de Ioachim e pusol nomne Sedechias. 

Regno Sedechias en Iherusalem XI annos, e fo mal rei e 
desleial. Después uino Nabuchodonosor otra ueg sobre Iheru- 
salem z erasle aleado Sedechias con la tierra, e cerco la cidath 
Nabuchodonosor e fo hi grant la famne, e fusco send Sede- 
chias de nueit, e sobólo Nabuchodonosor e fol detrás e conse- 
guidlo en los planos de Iherico e prisolo e leuolo a Rrebletazo r 
en Antyocha, e fizólo iudgar en so cort. E dos fillos que auia 
fizólos degollar delant el, z a el sacco los huellos e cególo. 

Iheconias, el filio de Iosias, e sos ermanos e tot so paren- 
tesco foron leuados in catiuo de Babilonia, ond dize en 1 Auan- 
gelio : in transmigratione Babilonis. En esta catibdat estidieron 
los fillos d Israel LXX annos, entro que aspiro Deus nuestro 
señor a Cirus, el rei de Persia, e los soltó que fuessen fraugar 
el temple de Iherusalem, qui era destruito. E dize en el libro 
de los Reies que del dia que murie el rei Salamon tro al día 
que fo destruito el temple ouo CCCC z XI annos z VI meses 
c X dias. Et ouo del dia que exieron los fillos d Israel de ca- 
tiuo de tierra de Egipto tro al otro catiuero que fizo Nabucho- 
donosor quando los leuo a Babilonia, DCCCC.XL. a annos. 

Et al tornar que fizieron quando exieron de catiuo de Ba- 
bilonia, Iheconias ouo filio a Salathiel. Salathiel ouo filio a 
Zorobabel. Est Zorobabel fo princeb de los fillos d Israel 
quando tornoron de Babilonia, el z Ezdras el propheta quando 



CRONICÓN VILLARENSE 201 

uinieron a la frauga del temple. Daqui adelant los fillos d Israel 
non ouieron rei ni princeb de lor lignage tro a la uenida de Ihu 
Crist. Zorobabel ouo filio ad Abiuth. Abiuth ouo filio ad He- 
liachim. En esta sazón uino el rei Antiocus sobre Iherusalem 
e quisola prender e non pudo. Estonz lidio con el ludas Ma- 
chabeus e sos ermanos e fizieron muitas batallas e desbarato- 
ron muitos dellos. Heliachim ouo filio ad Azor. Azor ouo filio 
a Sadoch. Sadoch ouo filio ad Achim. En esta sazón era ia 
Iherusalem tornada en poder de los reies de Roma. Achim ouo 
filio ad Heliud. Heliud ouo filio ad Eleazar. Eleazar ouo filio 
a Mathan, Mathan ouo filio a Iacob. Iacob ouo filio a Iosep. 
Est Iosep uiene dreita mentre del lignage de Sancta. María, z 
era so cormano. Mas por go que las mulleres non eran comtadas 
[Fol 29 v.] en la lei ni en la generación, aduzela por la genera- 
ción de los barones entro a Iacob, el padre de Iosep. E tro a Iosep 
qui era so cormano e fo esposo de sancta. María madre de 
Deus (1), de la qual sancta. María fo nado Ihesus el qui es cla- 
mado Xps. 

En esta sazón era la tierra de Iudea e de Iherusalem en 
poder de Cesar, el emperador de Roma. E del día que uino el 
rei Nabucodonosor en Iherusalem e fizo la segunda destruction 
c los leuo catiuos a Babilonia, di adelant non ouo rei ni prin- 
ceb de lor lignage en Iherusalem, que di adelant a los caldeos 
.siruieron. 

Quando murie Nabucho regno so filio Balthasar e fizo las 
cosas que pesoron al Criador, que beuie con sos mulleres en 
los basos que so padre Nabuchodonosor aduxo de la santidat 
-del temple de Iherusalem. E por est peccado que fizo lo ma- 
taron exa nuit los omwes de Persia e los medos. En esta sazón 
prophetizaua Daniel en Caldea. 

Apres de Balthasar regno Euilmerodac en Caldea. Est rei 
Euilmerodac sacco de la cárcel a loachim, el rei de Iudea, que 
XVII annos hi auia estado. 

Apres de Euilmerodac regno en Caldea el rei Astiages. 
[E]n esta sazón fo Daniel metido en el pozo de los leones. 

Apres del rei Astiages regno Cirus, el rei de Persia. Est 
rei Cirus soltó los fillos d'Israel de catiuo e uinieron fraugar 
el temple de Iherusalem qui era destruito. Entre tanto regno 
Alexandre en Grecia e lidio con el rei Daires e uenciolo e ma- 



(1) Adición de distinta letra. 






202 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 



tolo. E dize en la estoria que desque fo criado el cielo e la 
tierra tro que regno Cirus, el rei de Persia, ouo mil z CCC z 
XCI anno. Et ouo de Cirus tro que regno Cesar Augustus ond 
nos comíamos la era, CCC.XXXI anno. En aquella sazón fo 
nado Ihu Crist en Bethleem en tierra de Iudea. Et a calx de 
XL. a III annos de la passion de Ihu Crist uinieron dos reies 
de Roma sobre Iherusalem e destruieronla e no i lexaron piedra 
sobre piedra z encalgoron todos los iudios. 

Pues hi uino Domicianus, qui encalgo a Sant Iohan euan- 
gelista e pobló Iherusalem o agora es poblada. Que dantes en 
monte Syon era poblada z poblóla cerca de moiit Caluaria (i). 
Tro aqui faulamos del lignage de Ihu Crist de Adán en acá, 
e de los reies de Iherusalem cascuno de qual üida fo e quanto 
uisco [Fol. 30 r.]. Agora faularemos de los reies paganos qui 
foron sennores de Persia, e de los reies e de los emperadores 
qui foron sennores de Roma tro al tiempo de Ihesu Crist. E 
pues faularemos de los godos como uinieron en Espanna e como 
la conquirieron, e del rei Bamba e del rey Rodrigo e del comte 
don Julián, e como se perdie la tierra, e pues como se recobro. 
E pues faularemos de los reies e de los sennores qui foron en 
Castiella tro al Emperador e tro al rei don Alfonso. E pues 
faularemos de los reies de Nauarra e del rei Sancho Auarca 
tro al rei don Sancho. E pues diremos de los reies de Aragón, 
del rei don Remiro, que matoron en Grados, tro al rei don Pe- 
dro, el sobrino del Emperador. 

Tornaremos agora a suso por mellor uenir a la razón, como 
darnos cabo ad esto ond uos queremos dezir. 

Desque regno el rei Dauid en Iherusalem z en Judea z en 
Israel non fallie mas rei de so lignage tro que uino el rei Na- 
buchodonosor de Babilonia e destruie Iherusalem e los leuo 
catiuos a Babilonia. Pero antes que esto fuesse les uino muitos 
males z muitas contrarias assi com odredes comtar. Que en 
el tiempo del rei Ezechias uino Salmanasar, el rei de Siria, 
sobre tierra d Israel e fizo grant mal e leuo muitos catiuos a 
Siria, e leuo catiuo a Tobías, qui era omwe bueno de Deus. E 
pues uino otra uegada Senacherib, so filio de Salmanasar, e 
cerco Samaría e prisola e leuo todos los omnes catiuos a Siria. 
E pues se torno otra uegada est Senacherib en tierra de Iudea 



(1) Adición de distinta letra. 



CRONICÓN VILLAREXSE 203 

e cerco una cibdath quel dizian Lais, e cadie mortaldat en so 
huest e torno send desbaratado. 

Adonc regnaua Arphaxath, el rei de los medos, et era rei 
sobre C.XX prouincias. Et auia un rei en Siria qui auia nomne 
Nabuchodonosor, non el de Babilonia, mas otro era est. Et era 
rei de Siria e de Niniue, e lidio con Arfaxath e uencielo e 
collie le tot ei reismo. Estonz fo est Nabuchodonosor, rei de 
Siria e de (^iopia troa en India. Et embio ad Olofernus est Na- 
buchodonosor, qui era so uassallo, por conquerir la tierra de 
Iherusalem, e cerco Bethulia. Estonz exie ad el Judith. una 
muller muit fermosa qui era biuda, e matólo ad Olofernus, qui 
era beudo e cuidaua iazer con ella, e foron todos los de la huest 
desbaratados. En esta sazón auia ia cónsules en Roma. Et en 
aquella sazón predicaua Joñas el propheta en Niniue, et era 
propheta Isaías en Judra. Et adonc fo Pitagoras el philosofo. 

Murie Nabuchodonosor, el rei de Siria e de Niniue, e 
rregno Assuerus en so logar, e fo rei sobre C.XX prouincias. 
Est Assuerus fo pagano e priso muller ebrea de las filias de 
Israel, qui ouo nomne Ester. Al tiempo que regnaua el rei Na- 
buchodonosor en Siria [Fol. 30 v.] z en Niniue regnaua lotro 
rei Nabuchodonosor en Calcea (sic, por Caldea) z en Babilo- 
nia. Est Nabuchodonosor fo mal rei e crudel e uino con grant 
huest sobre Iherusalem e cercóla e prisola e destruie toda la 
cidath e cremosa. E tot el guarniment qui era en el temple, que 
i auia metudo el rei Salamo, todo lo leuo a Babilonia. E leuo 
catiuo a Ioachim, el rei de Iherusalem. 

Murie Nabuchodonosor, e rregno so filio Balthasar en so 
logar, e por 1 auleza que fizo, que biuie con sos mulleres en los 
basos que so padre aduxo de la santidat del templum Domini, 
e lo mataron exe nueit los medos e los de Persia. Estonz pro- 
phetizaua Daniel en Caldea. 

Quando murie Balthasar regno Euilmerodac en Caldea ; la 
done fo treito de la cárcel Ioachim el reí de Iherusalem, que 
XVII annos hi auia estado. 

Murie Euilmerodac e rregno en so logar el rei Astriages (sic) 
En aquel tiempo fo Hipocras el buen mege, e Sócrates e Dio- 
genes, Democrite. En aquel tiempo regnaua Atarserses en Per- 
sia. Murie Astiages e rregno el rei Cirus en so logar e fo muit 
buen rei. Est embio todos los iudios qui eran catiuos en toda 
so tierra que uiniessen fraugar el temple de Deus a Iherusa- 
lem. Et estonz hi uinieron grandes gentes con Salathiel, el pa- 



204 boletín de la real academia española 

dre de Zorobabel. Estonz prophetizaua en Caldea Ageus z Za- 
charias, estas dos prophetas. Et en eix tiempo fo Platón el 
\ú\ilosoío, e Demostenes el buen parlero. 

El rei Assuerus, qui regno en Persia z en Qiopia troa en 
India, ouo filio a Daires, de Ester so muller. Est Daires embio 
los indios que no quisieron (i) exir por mandamiento de Cirus 
a tierra de Iherusalem, e uinieron a la frauga del temple. Estonz 
renouo la lei Ezdras el propheta. Et en aquel tiempo fo Aristo- 
tus z estonz murie Platón. Ad est Daires fo mesturado Daniel 
e fo metudo en el pozo de los leones e plogo a Deus que noi 
ouo nengun mal. 

Regno Daires XXX. III annos e lidio con Alexandre, qui 
era rei de Grecia, e fo uencido Daires z alli murie. 

Regno Alexandre en Grecia XII annos e pues conquerie 
Babilonia e tot el regne de los caldeus et el regne de Persia e 
toda Eciopia troa en India, e priso Iherusalem z entro en el 
temple e sacrifico i sos deus. E pues conquerie muita tierra. 
Mas a la finada enpozonoronlo sos uassallos e murie assi como 
1 auia dito Aristotus so maiestro. 

Apres la muert del rei Alexandre regnoron sos uassallos 
en la tierra. Tholomeo fo rei de Egipto. Antyochus pobló Re- 
pleta e pusol so nomne z ouo nomne Antiochia. 

Mouiese el rei Antiochus de Antiochia e uino e cerco Ihe- 
rusalem e fizo muitas batallas [Fol. 31 r.] con Indas Macha- 
beus e con sos enríanos e priso Iherusalem et entro en el tem- 
ple con grant superbia e con grant orguello, e priso todos los 
iudios que trobo en la tierra de Iherusalem e leuolos catinos 
en tierra de Egipto, e lidio con Tholomeo, qui era rei de Egip- 
to, e uencielo. Torno send Antiochus en so tierra e dalli delant 
todos los reis de Egipto ouieron nomne Tholomeus. El tercer 
rei de Egipto, de los Tholomeus, soltó todos los iudios qui eran 
catiuos en Egipto z embiolos a Iherusalem, e torno los basos 
qui fueron del templum Domini e dielos ad Eleazar el sacer- 
doth. Est Tholomeo ouo LXX.II interpretatores e torno 1 
ebreu en grec. 

L otro Tholomeo Uergetes regno XVII annos. 

En aquel tiempo fo Ihesu fili Sirach z escriuie so libro. Et 
en aquel tiempo fo Marcel el cónsul de Roma e priso Sezilia. 



(1) El copista puso exieron; tachó las letras exi y añadió encima 
quisi. 



CRONICÓN VILLARENSE 205 

L otro Tholomeo regno XX annos. Estonz priso Affrica 
Cipio, el cónsul de Roma. Et estonz conquerieron España los 
romanos. 

L otro Tholomeo regno X annos. Estonz fo Siria en poder 
de los romanos e uino Pompei en Iherusalem e leuo los iudios 
por patria a Roma. Et estonz fo Chatón el sage. Et adonc na- 
xieron Virgili z Oraci. E regnaua Leopatras en Egipto. Et 
estonz fo Iulius Cesar emperador de Roma de so cabal, que 
dantes los cónsules eran señores. Est Iulius Cesar mato so 
suegro a Pompeus porque no lo quiso collir en la cibdath. Est 
Iulius Cesar conquerie la maior partida de tod el mundo. E 
depues mas todos los emperadores de Roma ouieron sobre 
nomne Cesar por el en suso. 

Apres de Iulius Cesar regno en Roma Octouianus Augus- 
to. Est fo Cesaraugustus, e regno LV annos. Ladonc naxie 
nuestro sennor Ihu Crist e fino la quinta edath del segle, se- 
gund lo que dize Sant Isidre, mas no lo atorgan los iudios. 

A cabo de XL. a annos que regnaua Cesar Augustus fo la 
incarnacion de Ihu Crist, Era XXXVII. 

Murie Cesar Augustus e regno Tiberius Cesar en Roma. 
En so tiempo priso Ihu Crist passion, et era rei en Iherusalem 
Herodes, qui era pagano z era uassallo de Tiberius Cesar. 
Desque empezó el sieglo tro que Xps priso passion ouo V milia 
z, CC z XL. a IIII annos. 

Apres de Tiberius Cesar regno en Roma Cesar, qui ouo 
sobre nomne Gaius Callicola. Aquest se fazia tener por Deus 
a sos omnes e puso la imagen de so ydola en el temple de Ihe- 
rusalem. Estonz escriuie Sant Matheu 1 auangelio en Iudea. 

Apres daquel rei Cesar regno Claudius en Roma XIIII an- 
nos. En aquel tiempo fo Sant Per a Roma e Sant Marcho es- 
criuie so euangelio en Alexandria. 

[Fol. 31 v.] Apres de Claudius regno en Roma Ñero el fal- 
so, el qui mato so madre e la fizo aprir. 

En so tiempo era Simón Magus 1 encantador en Roma. 
Est Ñero fizo meter en cruc, a Sant Per e fizo degollar a Sant 
Paul, e fizo matar a Senecha, so maiestro, qui era muit sage. 
Regno Ñero (1) XIIII annos e murie. Et adonc murie Luchan. 

Apres la muert de Ñero regno en Roma Uespesianus V an- 
nos. Et al segund anno qui el comenzó a rregnar priso Titus, 



(1) Al margen: "en Roma." 



20Ó BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

so filo, Iherusalem, e destruida e priso todos los indios cati- 
uos, e los qui eran de XI annos en suso matólos todos, e los 
qui eran de XI annos en iuso leuolos todos catiuos a Roma 
por mostrar so uictoria, e foron estos catiuos DCCCC milia. 
Esto fo acabo de XL.II annos de la passion de Ihu Crist, assi 
com auia prophetizado Heliseus el propheta. Murie Uespe- 
sianus el rei de Roma, e rregno Titus, so filio, en so logar. Et 
apres de Titus regno so ermano Domicianus, qui fizo la se- 
gunda persecución de los cristianos apres de Ñero. Est Domi- 
cianus encalco todos los iudios de so tierra e los embio por 
mar. Estonz se esparzieron por las tierras del mundo. E priso 
los qui eran del lignage del rei Dauid e fizo los todos degollar. 

Est Domicianus mato muitos sieruos del Criador, xianos 
qui son mártires, e fizo penar a Sant Iohan euangelista en una 
tina plena de olio feruient, e no i ouo negun mal, e pues lo 
encalco de toda so tierra, e fos end Sant Iohan a las islas de 
Pathmos. 

Est Domicianus ouo sobre nomne Helius Adrianus e des- 
truie Iherusalem e destadizola toda de so logar e poblóla redor 
monte Caluarie o agora es poblada, e pusol nomne z ouo nom- 
ne Heliam. One dantes Iherusalem redor monte Sion era po- 
blada. 

Murie Domicianus z apres del regno Troianus en Roma, 
qui ouo muit buena (i) uoluntat áe encalcar e de marturiar 
todos aquellos qui credian en Xps. 

Murie Troianus e rregno Adrianus ; si el uno f o malo, el 
otro fo peior. Est tormento todos quantos anc ne pudo conse- 
guir de los qui credian en Xps, e fizólos morir a mala muert. 

Regno Adrianus XX.II annos, e murie ; mal sieglo aia. E 
pues regno Antonius en Roma en so logar XX. I III annos, mas 
no fo tan malo com est. En aquel tiempo fo Galienus el buen 
mege. 

Murie Antonius e rregno Cómoda dos annos. En aquel 
tie/npo fo Origenus. 

Apres de Cómoda regno Philipus, qui ouo tempranea en la 
fe de Xps. 

Apres de Philipus regno Constantin de Roma, el filio de 
Costant e de la reina Elena, filia del rei Iohel, d Anglaterra. 

[Fol. 32 r.] Ad est emperador de Roma Costantin plogo a 



(1) Escrito antes bona; tachó la o, y puso encima ne. 



CRONICÓN VILLARENSE 207 

Deus e conuertielo Sant Siluestre z babtizolo e fo xiano. En 
esta sazón foron ia los godos entrados en España. 

Regno Costantin XXX annos. E pues regno en Roma so 
filio Costant XXIIII annos, e fo mal rei z erege, que todos los 
xianos que trobo en so reismo todos los tormentó. 

Apres de Costant regno en Roma Julianus apostota. Est fo 
malo e traidor e desleial e partiese de la fe de Xps z adoro las 
ydolas. E fizo traer de la fuessa el cuerpo de Sant Iohan Bap- 
tista e fizólo cremar. 

Apres de Julianus regno Justinianus. Et apres de Justinia- 
nus regno Foca Cesar. En aquel tiempo fo Sant Bonifaci apos- 
toli de Roma z establie la fiesta de Omnium Sanctorum. 

Apres de Foca Cesar regno Eraclius en Roma e passo mar 
e fo lidiar (i) con Cosdroe, qui era rei de Persia. Aquest rei 
Cosdroe se fazia a sos omwes tener por Deus, e tenia la uera 
cruc delant si, et auia feito fer cielo d aramne e sol e luna z 
estellas, e fazia plouer por encantament. Lidio Eraclius con el 
z con so filio, e matólos ad amos z aduxo la uera cruc, a Ihe- 
rusalem. En esta sazón que regnaua Eraclius en Roma era 
Sant Isidre arcebispe en Seuilia, qui escriuie estas estorias z 
otras militas. Et en esta sazón andauan los godos en España. 
Estos godos foron de lignage de Gog e Magog e foron paga- 
nos. E mouieronse doltras flum de Danubium e passoron mar 
e uinieron gastando por tierra de Roma. Et era apostoli en 
Roma el Papa Alebrando. Et uinieron estos godos en España 
b estidieron hi CCC.LXXX.III annos, e muitos dellos torno- 
ronse a la fe de Xps. 

Al tiempo que los godos passoron mar estonz se mouie 
Mahomath de Meca e fo predicant en Arabia e conuertie grant 
gent en so lei. Era dc.LX.II. 

Del dia que Xps priso passion tro al dia que Mahomat se 
mouie de Meca ouo DC menos VIII annos. E Mahomath auia 
a la ora XL. a annos. 

Quando foron los godos entrados en España leuantaron rei 
de lor lignage, et est rei ouo nomne el rei Cindus, e fo xiano, 
e quando murie el rei Cindus non lexo filio nenguno e rremaso 
la tierra sines rei, e non s acordoron las hientes de la tierra 
por auer rei e guerrioron se todos unos con otros grandes 



(1) Tachado: en. 



208 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

tiempos, e pues accordoronse e fizieron rei por elección al reí 
Bamba, e fo muit buen rei. Era DCC.X. 

Est rei Bamba establie los arcebispados e los bispados de 
España dond ad ond fossen. Regno el rei Bamba XII annos, e 
pues empozonolo Eurigius, el nieto del rei Cindus, qm era godo, 
e murie assi e soterroronlo en Bragana. 

[Fol. 32 v.] Quando fo muerto el rei Bamba regno Egica, 
so filio de Eurigius, daquest qui auia empozonado al rei Bam- 
ba, et no regno mas de dos annos. 

Murie Egica, e rregno el rei Vatizanus, qui fo del lignage 
de los godos. 

Murie Vatizanus, e rregno el rei Rodrigo en toda España, 
e fo buen rei e conquirie muito. E pues, por el consellc de los 
fillos de Vatizanus e de so nieto del rei Rodrigo el comte don 
Iulian, entroron los moros en España. Era DCC.LII. 

A la sazón que regnaua el rei Rodrigo en Espanna uinieron 
d Afinca el rei Aboali z Abogubra. Et era rei en Marruecos 
el rei Amiramozlemin, z estonz uino Taric en España z arribo 
a Gibaltarjc. Est rei Abocubra z Aboali z Amiramozlemin, con 
otros Reies muitos e con grandes poderes de moroi uinieron 
al rei Rodrigo a la batalla z lidioron con el en el campo de Sag- 
nera. En la primera fazienda foron mal treitos los moros. Mas 
pues cobroron z foron raneados los xianos. En aquella batalla 
fo perdido el rei Rodrigo, e no lo troboron ni muerto ni biuo. 
Mas pues, a luengos tiempos, en Uiseu, en Portogal, troboron 
un sepulcre que dizian las letras qui desuso eran escritas que 
alli iazia el rei Rodrigo, el qui fo perdido en la batalla en el 
tiempo de los godos. 

Quando fo perdido el rei Rodrigo conquerieron moros toda 
la tierra troa en Portogal z en Gallicia fueras de las monta- 
ñas d' Asturias. En aquellas montañas s' acuellieron todas las 
hientes de la tierra los qui escaporon de la batalla. E fizieron 
rei por election al rei don Pelaio, qui estaua en una cueva en 
Asseua. 

Est rei don Pelaio fo muit buen rei e leial. E todos los 
xianos qui eran en las montannas acullieron se todos ad el e, 
guerreioron a moros e fizieron muitas batallas e uencieronlas. 

Murie el rei don Pelaio. Deus aia so alma, e rregno so 
filio el rei don Fafila, e fo auol oírme, e matólo un onso. 

El rei don Pelaio ouo una filia e dieronla por muller a don 
Alfonso, al filio del sennor don Pedro de Cantabria, e leuan- 



CRONICÓN VILLAREXSE 20;) 

toronlo rei e guerrioron a moros e fizieron muitas batallas e 
uenejeronlos. 

Est rei don Alfonso conqu/rie Jougo de moros, e Tub e Por- 
tugal e Bragana e Viseu, Flauia, e Delesma e Salamancha, c 
(^amora e Astorga e Leiion e Siethmancas e Saldanna e Sogo- 
uia e Sepulbega e Maia. Todas estas priso de moros e pobló 
las de xianos. 

[Fol. 33 r.] Gallicia et Asturias et Alaua e Bizcaia et Ur- 
douna e Dearri e Beruega, tot siempre foron de xpianos que 
nunqwa no las perdieron. Murie el rei don Alfonso e rregno 
so filio el rei don Fruella, e fo auol omne e mato a so ermano, 
e por la auileza que fizo matoronlo sos omnes, que muitos dellos 
auia feitos cornudos. 

Quando fo muerto el rei don Fruella regno el rei don Al- 
fonso el Casto, el qui pobló Ouiedo, e fizo la eglesia en honor 
de Sant Saluador e fizo hi XII altares en honor de los XII apos- 
tóles. E quando murie el rei don Alfonso alli lo soterroron sos 
omnes, z alli iaze. 

Est rei don Alfonso non lexo filio ninguno, ni non remaso 
omne de so lignage qui mantouiesse el reismo, z estido la tie- 
rra assi luengos tiempos. E pues acordoronse z eslieron dos 
iudices porqués cabdellassen destos dos iudices : el uno ouo 
nomne Nunno Rasuera z el otro ouo nomne Lain Calbo. De 
el lignage de Nunno Rasuera uino 1' emperador de Castiella. 
E del lignage de Lain Calbo uino mió Cith el campiador. 

Nunno Belchidez ouo filio a Ñuño Rasuera. Nunno Ra- 
suera ouo filio a Gongalbo Nunnez. Gongalbo Nünez ouo filio 
al comte Fernand Gongalbez. Et el comte Fernand Gongalbez 
ouo filio al comte García Fernandez. Et el comte García Fer- 
nandez ouo filio al comte don Sancho, el qui dio los buenos 
fueros. Et el comte don Sancho ouo filio al ifant Garcia, el 
que mato ron en León, et una filia qui ouo nomne la ifant dona 
Albira. Esta ifant dona Albira casoron la con el rei don San- 
cho el maior, qui fo rei de Nauarra e d' Aragón, e fo sennor 
tro en Portogal. E pues uos diremos dest rei don Sancho cui 
filio fo. 

Est rei don Sancho el maior ouo tres f illos : los dos desta 
muller z el tercero dotra. L'uno ouo nomne el rei don Ferran- 
do. El otro el rei don Garcia de Nauarra. El tercero fo el reí 
don Remiro d' Aragón, el que matoron en Grados. 

Lidioron el rei don Ferrando z el rei don Garcia, amos er- 



210 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

manos, en Atapuerca, e mato el rei don Ferrando al rei don 
García. Est rei don Garcia ouo tres fillos. El rei don Alfonso 
et el rei don Sancho et el rei don Garcia, el que dixieron de 
las particiones. Et ouo dos filias: la ifant dona Urracha e la 
ifant dona Albira. Combatieron se el rei don Sancho z el rei 
don Garcia, amos ermanos, en Sant Aren, en Portogal, e priso 
el rei don Sancho al rei don Garcia e misólo en Luna en la 
preson z alli lo fizo morir en los fierros, e con los fierros lo 
soterraron en Sant Isidre de León. 

E pues se combatie est rei don Sancho con Y otro so er- 
mano el rei don Alfonso en Golpillera, prueb de Carrion, e 
prisolo el rei don Sancho al rei don Alfonso, e pues soltólo 
ques [Fol. 33 v.] exiesse de la tierra, z assi lo fizo. Et fues 
pora Toledo, qui era de moros. 

E pues est rei don Sancho cerco a so ermana la ifant dona 
Urracha en Zamora et ella fatuo con un so cauero e fizo lo 
matar a so ermano el rei don Sancho, e matólo Bellit Adolfez 
a traición. Quando fo muerto el rei don Sancho en Zamora 
torno en la tierra el rei don Alfonso, qui era en Toledo, e fo 
rei de Castiella. E pues conquerie Toledo de moros. 

Est rei don Alfonso priso muller la Caida, qui era sobrina 
d' Auenalfage, e baptizóla e fo xpiana et touo en ella filio a! 
ifant don Sancho, al que dixieron Sanch Alfons. Pues lo ma- 
toron moros en la batalla d' Ucles. 

E pues ouo el rei don Alfonso otra muller, qui ouo nomne 
Xemena Munnioz, et ouo en ella dos filias. La ifant dona Al- 
bira e la ifant dona Taresa. Caso la ifant dona Taresa con el 
comte Henrric z ouieron filio al rei don Alfonso de Portogal. 

Caso la otra filia, la ifant dona Albira, con el comte Ramón 
de Sant Gili, el qui fo a la preson de Iherusalem z ouieron filio 
al comte n' Alfons, al que dixieron Alfons Iordan, qui fo pa- 
dre del otro comte Ramón. Est rei don Alfonso priso pues adu 
otra muller, la reina dona Costanga, et ouo en ella una filia, 
la reina dona Urracha. Esta reina dona Urraoha casoronla con 
el comte Ramón, z ouieron filio al emperador de Castiella. Et 
una filia, la ifant dona Sancha. E pues la reina dona Urracha, 
la madre del Emperador, casóse con el rei don Alfonso d' Ara- 
gón, el qui priso Qaragoca de moros, e non ouieron nenguri 
filio. 

El Emperador priso muller la ermana del comte de Barce- 
lona, et ouo en ella dos fillos: al rei don Sancho de Castiella 



CRONICÓN VILLARENSE 211 

et al rei don Fernando de Gallicia, e la reina de Nauarra e la 
reina de Franga. Pues priso 1' Emperador otra muller, sobrina 
del Emperador d' Alamanna, et ouo en ella una filia, la reina 
dona Sancha, e casoronla con el rei don Alfonso d' Aragón, 
el filio del comte de Barcelona, et ouieron filio al rei don 
Pedro. 

El rei don Sancho de Castiella, el filio del Emperador, 
priso muller la reina dona Blanca, la filia del rei don Gracia 
de Nauarra, z ouo en ella filio al rei don Alfonso de Castiella. 
El rei don Alfonso de Castiella priso muller la filia del rei d' 
Anglaterra, donna Alienor, z ouo en ella filio al ifant don 
Ferrando. 

Tro aquí auemos comtado de los reies de Castiella de] tiem- 
po del rei Rodrigo e del comte don Iulian et enaca tro al rei 
don Alfonso. 

Agora comtaremos de los reies de Nauarra e del rei Saa- 
ch Auarcha e del rei don Sancho el maior, ond uos dixiemos, 
e de todos los otros. 

El rei Ennech Ariesta ouo filio al rei don García, al qne 
dixieron García Ennequez. Est [Fol. 34 r.] rei García Enne- 
quez priso muller la reina dona Urracha, e oueron un filio, 
qui ouo nomne Sancho Garceg, e pues ouo nomne el rei Sanch 
Auarca, e diré uos como. Matoron moros al rei García Enne- 
quez e rremaso so muller prennada la reina dona Urracha. E 
pues a La Cumberri, prueb de Pamplona, firienronla d' una 
langa, e murie la madre e naxie el filio biuo por la plaga de la 
langada. Est filio prisolo un ríe onwe de la montaña e criólo 
al mellor que pudo e pusol nomne Sancho Garcez. E quando 
est ninno fo grande fo omne muit esforzado e muit frano z 
acullie a ssi todos los fillos dalgo que trobo en las montanas 
e daua les quanto que podía auer. E sos omnes quando Hedie- 
ron quel era omne esforzado e de grant trauallo, pusieron le 
nomne Sanch Auarcha. E plegoronse todos los ricos onwes de 
la tierra, e por la bondat e por 1 esfuergo que uedieron en el 
leuantoronlo rei. 

Est rei Sanch Auarcha miso se en Cantabria e guerrio a 
moros e conquerie de Cantabria troa Nagera e troa Monte 
Doca e troa Tudela e conquerie toda la plana de Pamplona e 
grant partida de las montañas, e pues conquerie tod Aragón 
e fizo muitos castiellos por la tierra por guerriar a mo v os, e 



212 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

íizo militas batallas con ellos e rrancolas. Fo leial rei e 
grant iusticia (i). 

Est rei Sanch Auarcha priso muller la reina dona Toda z 
ouo en ella un filio e quatro filias. El filio ouo nomne el rei 
don Garcia el Tembloso. E de las filias la una ouo nomne dona 
Urraca. La otra dona Sancha. La otra dona Maria. La otrs 
dona Blasquita. 

Caso la una filia dona Urraca con el rei don Alfonso de 
León z ouieron un filio, 1' ifant don Ordonno, el que matoron 
en Cordoua. Caso la otra filia dona Maria con el rei don Or- 
donno. Caso la tercera, dona Sancha, con el rei don Remiro. 
Caso la otra, dona Blasquita, con el comte don Monnio de 
Bizcaia. Regno el rei Sanch Auarcha XX annos e murie Era 
dcccc xl ni. 

Quando fo muerto el rei Sane. Auarcha regno so filio el 
rei don Garcia en so logar, e fo muit buen rei e mu t tran ■ e 
muit esforcado, e fizo muitas batallas con moros e uencielas. 
Mas qwando uinie a grant cueita tremblaua todo, e quando 
odia algunas grandes nueuas. E por esto le dixieron el rei don 
Garcia el Trembloso. Regno est rei don Garcia XXV annes 
e murie. 

Quando fo muerto est rei don Garcia regno so filio el rei 
don Sancho el Maior en so logar e priso muller la filia del 
comte don Sancho de Castiella, que dio los buenos fueros, 
dona Albira, la ermana del ifant Garcia, et ouo en ella dos 
fillos, el rei don Ferrando z el rei don Garcia de Nagera. T.i- 
dioron amos en Atapuerca e murie hi el rei don Garcia. 

Est rei don Garcia ouo dos f illos : el rei don Sancho, que 
matoron en Penna Len. El ifant don Sancho. Est ifant don 
Sancho ouo filio al ifant don Remiro, al que dixieron Remir 
Sánchez. 

[Fol. 34 v.] Est Remir Sánchez priso muller la filia del 
mió Cith el Campiador, z ouo filio en ella al reí don Garcia de 
Nauarra, al que dixieron Garcia Remirez. 

Est rei don Garcia priso muller la reina dona Magrelina, 
sobrina del comte d' Alperches, z ouo filio en ella al rei don 
Sancho de Nauarra, e la reina de Sezilia, e la reina dona Blan- 
ca, la muller del rei don Sancho de Castiella. 



(i) De distinta letra lo subrayado. 



CRONICÓN VILLARENSE 2l3 

El rei don Sancho de Nauarra priso muller la filia del Em- 
perador de Castiella, z ouo della fillos el rei don Sancho, el 
, ifant don Ferrando e la reina d' Anglaterra, e la comtessa de 
Campanna, e la ifant dona Costanga, que minie en Daroca. 

Tro aqui dixiemos del lignage de los reies de Nauarra. Et 
•< gora diremos, si uos plaz, de los reies d' Aragón. 

El rei don Sancho el Maior fo filio del rei don Garcia el 
Trembloso, sobrino del rei Sanch Auarca. 

Est rei don Sancho ouo un filio dotra muller, qui ouo 
nomne 1' ifant don Remiro, e fo muit bueno e muit sforgado, 
e por el saluamento que fizo a so madrastra, la reina dona 
Albira, la muller del rei don Sancho, padre, diol ella sos arras 
et el rei atorgo las z ouo el reismo d' Aragón e fo rei. 

Est rei don Remiro fo muit bueno z ouo muitas faziendas 
con moros e lidio muitas uezes con ellos e uencielos. Et a pos- 
tremas uino sobrell el rei don Sancho de Castiella, qui era so 
tio, ermano de so padre, con grant poder de moros e con tod 
el poder de (Taragoza, qui era de moros. Vinieron ad el a So- 
brarbe e gastoronle toda la tierra, et el uino ad ellos a batalla e 
lidio con ellos e matoron lo i en Grados, Era M. C. I. 

Est rei don Remiro ouo filio al rei don Sancho d' Aragón, 
qui fo muit bueno z muit leal z ouo mutas faziendas con mo- 
ros e uenciolas, e pues cerco Vesca, que era de moros, e fe- 
rieronlo i de una saieta, e fizo iurar todos los ricos 'mines z a 
so filio Pedro Sánchez, e fiso ad el iurar que non descenca- 
se lo uilla tro a qui la prisiessen o que lo enleuantassen por 
fuerza. 

Murie el rei don Sancho, z soterráronlo en meit Arixon ; 
pues leuaronlo a Sant Joan de la Peña, por miedo de moros. 
El rei don Pedro tono Uesca ce [r] cada, e uinieron ad el a 
la batalla grandes poderes de moros, z el compte don barcia 
de Naxera con ellos. El rei don Pedro lidio con ellos en Alcho- 
raq, delant Uesca z uencio la batalla e mato muitos dellos z 
priso al comte don Garcia z touollo en so preson e priso Ues- 
cha. Murió el rei don Pedro e rregno so ermano, el rei don 
Alfonso ; f o muit buenament leal e muit esforgado e fizo mui- 
tas batallas con moros e uenciollas, e conquirio Zaragoza de 
moros, e Darocha z Calatayut e rio de Tarazona z rio de 
Borga z Tudela, con otras muitas. 

Murió est rei don Alfonso e non laxo filio nenguno, e 

i5 



214 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

ssacharon a so ermano don Remiro de la mungia e fizieronlo 
rey e dierenli muller a la nieta del... (i). 

[Fol. 35 r.] [E]st es el lignage de los reies de Franca. Vi 
fueron antes de Charle Mayne ; pues de Charle Mayne tro 
agora. [U]n reí ouo en Franga antes que fuesse de xianos, qui 
ouo nomne Moroueus ; f o del lignage del rei Pnang de Troia. 
[E]st Moroueus ouo filio al rei Cilderich. L rei Cilderich ouo 
filio al rei Clodoueo. [A]d est rei Clodoueo baptizólo Sant 
Remigii e fo xiano. Allí en acha fo Franga en poder de xianos. 
[E]l rei Clodoueo ouo filio al rei Clotario. [E]l rei Clotario 
ouo filio al rei Cilperich, [E]l rei Cilperich ouo filio a Clotario 
el segundo. [E]st rei Clotario ouo filio a Dagobert. [E]l rei 
Dagobert ouo filio a Clodoueo el segundo. [E]st rei Clodoueo 
ouo tres fillos de sancta Baltilde la reina. [E]l uno ouo nomne 
Clotario el iouen. [E]l otro, Cilderich. [E]l tercero, Terrin. 
[E]st rei Terrin ouo filio a Cildeberth. [E]l rei Cildeberth 
ouo filio a Dagoberth el iouen. [E]l rei Dagoberth ouo filio a 
Terrin el iouen, [E]l rei Terrin ouo filio a Clotario el quarto. 
Pues que traspasso esta generación de Clotario el quarto, fe]l 
rei Cildeberth ouo filio ad Arnoldum. [E]st rei Arnoldum ouo 
filio a Sant Arnolf z otro filio Mencensem episcopum. [S]ant 
Arnolf ouo filio ad Anchises. [E]st rei Anchises ouo filio a 
Pepin el maior. [E]l rei Pepin el maior ouo filio a Charle 
Marthel. [E]l rei Charle Martel ouo filio a Pepin lo Petit. 
[E]st rei Pepin lo petit priso muller la reina Bertha con los 
grandes pedes, qui fo filia de Floris e de Blancha Flor [e]t 
ouo en ella filio a Charle Magne, 1 emperador de Franga. 
[C]harle Magne ouo dos fillos: [e]l rei Lodois [e]t el otro 
Lois, qui fo emperador de Roma. [E]l rei Lodois ouo filio a 
Cario Caluo. [E]l rei Charlo Caluo ouo filio a Lodois el se- 
gundo. [E]st rei Lodois ouo filio a Charle el Simple. [E]l rei 
Charle el Simíple ouo filio a Lodois el tercero. [E]st rei Lodois 
ouo filio a Clotario. [Eli rei Clotario ouo filio a Lodois el 
quarto. 

Murie est rei Lodois, e non lexo filio nenguno. Los france- 



(i) Desde el comienzo del párrafo: Est rei don Remiro, hasta aquí, 
de letra distinta, igual a la de las adiciones marginales. Queda inte- 
rrumpida la narración ; pero no se notan en el códice señales de faltar 
una o más hojas. Probablemente, ya le faltaban dos cuando lo adquirió 
Martínez del Villar. 

El autor pensaba, como indicó, llegar hasta el reinado de Pedro II 






CRONICÓN VILLARENSE 21 5 

ses leuantaron rei ad Ugon el duc, qui fo filio de Ugon el grant 
duc. Qui sestallo la generación de Charles. [E]st rei Ugon que 
leuantoron ouo filio al rei Roberth. [E]l rei Roberth ouo tres 
fillos. [E]l uno fo el rei Ugon, qui fo muit dolc. z muit ama- 
do. [E]l otro, el rei Henrrich. [E]l otro, el duc de Borgoña. 
[E]l rei Henrrich ouo filio al rei Philip. [E]l rei Philip ouo 
filio a Lodois. [E]st rei Lodois ouo V fillos de la filia de sire 
Albert, que aduxo doltras los mong. [E]l uno ouo nomne Phi- 
lip. [E]l otro ouo nomne Lodois. [E]l tercero, Henrrich. [E]l 
quarto, Roberth. [E]l quinto, Philip otrosí. [P]hilip el maior, 
qui era ia rei coronado, morie por occasion en [Fol. 36 v.] 
uida de so padre. Regno Lodois, so ermano; coronólo 1 apos- 
toli Innocencio en la cibdad de Rems. [E]st rei Lodois ouo 
filio al reí Philip, qui agora es rei de Franca. 



BIBLIOGRAFÍA DEL CRONICÓN VILLARENSE 

("LÍBER REGUM") 

La mención más antigua que conocemos del Liber Regum 
se debió a las polémicas suscitadas entre portugueses y caste- 
llanos acerca de si doña Teresa, mujer de Enrique de Borgo- 
ña, había sido, o no, hija legítima de Alfonso VI. Los cronis- 
tas medievales, como el obispo don Pelayo (i) y don Rodrigo 
Jiménez de Rada (2), afirmaban que doña Jimena Muñoz, ma- 
dre de doña Teresa, no había sido más que una de las concu- 
binas de Alfonso VI. Tal aserción era piedra de escándalo 
para los portugueses, tan empeñados en defender la legitimi- 
dad de doña Teresa, como los aragoneses lo han estado has- 



(1) Habuit etiam duas concubinas, tamen nobilissimas, priorem Xe- 
menam Munionis, ex qua genuit... Tarasiam uxorem Henrici Comi- 
tis. (líspaña Sagrada, t. XIV, pág. 475.) 

(2) Habuit etiam duas nobiles concubinas, una dicebatur Semena 
Munionis, ex qua genuit Geloiram, quae fuit uxor Raimundi Comitis 

Tolosani, et ex illo Comité genuit Aldephonsum Iordanis, ct 

eadem Semena Munionis genuit aliam filiam, quae Tharasia dicta fuit 
quam duxit Comes Enricus ex partibus Bisontinis, congermanus Rai- 
mundi comitis patris Imperatoris, ex qua suscepit idem Enricus Alde- 
phonsum, qui fuit postea Rex Portugalliae. (Reverendissimi ac illustris- 
simi Do miii i Domiiii h'oderici Tolctanac Diocccsis Archiepiscopi rerum 
iñ Híspanla gcstarum Chronicon... Apud Granatam Atino M.D-X-L.V. 
Lib. VI, cap. XXI.) 



2l6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

ta nuestros días en negar que Ramiro I, el hijo de Sancho el 
Mayor, fuese de origen bastardo. Por fin llegó a manos de An- 
drés Resende un manuscrito del Liber Regum, y con legítima 
satisfacción escribió que la legitimidad de doña Teresa consta- 
ba en un cronicón que él poseía, el cual era setenta años más 
antiguo que la Historia del arzobispo don Rodrigo (i). Un si- 
glo después, Antonio Brandao, queriendo robustecer lo que afir- 
maba Resende, copió del Liber Regum los párrafos que tratan 
de las esposas legítimas de Alfonso VI, entre las que dicho cro- 
nicón incluye a doña Jimena Muñoz (2). Pocos años más tarde, 
en el de 1686, se publicó una edición de los Fueros del Reyno 
de Navarra, y en ella fué incluida una gran parte del Liber Re- 
gum, con enorme copia de yerros, en parte debidos a lo incorrec- 
to del manuscrito que sirvió de original, y en parte a la incuria 
y el desaliño con que fué impreso (3). 



(1) Libri Quatuor de antiquilatibus Lusitanice a Lucio Andrea Re- 
sendio olini inchoati, et a Jacobo Menoctio Vasconcello recogniti, atquc 
absoluti. — Bborae, 1593. 

En la pág. 209 escribe: "Verum apud me chronicon Hispánica vetus- 
ta lingua habeo, factum totos septuaginta annos ante Rodericum, in quo 
eadem Simena minime concubina, sed iustra (sic, por iusta) uxor et Re- 
gina diserte peribetur. De qua re ad Ioannem Barrum scripsi et quidem 
prolixe. " 

(2) Terceira parte da Monarchia Lusytana. Que contení a Historia 
de Portugal, desde o Conde Dom Henriquc. ate todo o Reynado d'el 
Rey Dom Afonso Henriques. Pelo Doutor Frey Antonio Brandad. — Lis- 
boa. Anno 1690. 

En el libro VIII, cap. XII, En que se trata da qualidade da Rainha 
Dona Tare ja, copió Brandao los párrafos que empiezan: "Quando fue 
muerto el Rey Don Sancho en Camora... Murió Ximena Muñoz y des- 
pués el Rey Don Alfonso tomó otra muger la Reyna Doña Costanqa... 
Después que fino la Reyna Doña Ximena Muñoz." El texto difiere muy 
poco del impreso luego por Flórez. 

Catalogo chronologico Histórico. Genealógico e Critico das Rainhas 
de Portugal, e seus fillws, ordenado por D. José Barbosa, clérigo regu- 
lar.— Lisboa Occidental. 3V1.DCC.XXVII. 

En las págs. 7 a 9 repite las afirmaciones de Andrés Resende y de 
Brandao, a quienes cita. 

(3) Fueros del Reyno de Navarra, desde su creación hasta su feliz 
unión con el de Castilla, y Recopilación de las Leyes promulgadas desde 
dicha unión hasta el año de 1685. Recopiladas... por el Licenciado D. An- 
tonio Chavier.— Pamplona, Año MDC.LXXXVI. 

Pág. 148: "Agora vos contaremos el Linage de los Reyes de Espa- 
nia, & Rey D. Sancho el Mayor, el Padre del Rey D. Fernando de León, 
& del Rey D. García de Nagera qui fo Rey de Navarra, hobo un fixo de 



CRONICÓN VILLARENSE 11 J 

Con ser tan mala esta edición y tan incompleta, no se hizo 
otra mejor hasta que el padre Flórez, al publicar en el año 1761 
sus Memorias de las reinas católicas, a impulsos del honradísi- 
mo criterio que hay en todas sus obras, incluyó en dicha obra el 
Líber Regum, prescindiendo de la parte antigua, que juzgó de 
ningún interés (1). 

El padre Flórez, en un brevísimo estudio que hizo de dicha 
Crónica, reseñó los manuscritos de que se había valido para edi- 
tarla y procuró averiguar el tiempo en que fué escrita: 

"Dárnosla al fin de este libro conforme se halla en un Ms. de 
S. Martin de Madrid, de letra de Juan Vázquez del Marmol, 
y en otros de Toledo, y de la Real Bibliotheca de esta Corte, 
aunque en estos no tan completa. Intitulase Líber Regum, y 
empieza por Adán. Lo propio de nuestro asunto es desde el rey 
D. Rodrigo hasta S. Fernando, en cuyo Reynado dice el Au- 
tor que escribía: pero antes del 1234 en que murió el Rey Don 
Sancho de Navarra, que dice vivia en aquel tiempo. Es la pie- 
za más antigua que conocemos escrita en lengua vulgar... Si 
se escribió reynando S. Fernando (como dice su Autor) cons- 



otra muger, el fixo hobo nonbre l'ifant D. Remiro & fo muy bono & muy 
esforzado, & pues por el sabimiento que fizo a su madrastra la Reyna 
lona Albira, la muger del Rey D. Sancho, dioli eilla sus arras." 

Acaba con las palabras : " una fixa que cassaron en Ungria ; daqui 
euant sera lo que Dios querrá." 

Sigue : " Est es el linage de Rodiaz el Campeador, como veni dreita- 
ment del linage de Layn Calvo, que fue compainero de Mieno Rasuera." 
Acabada la genealogía del Cid, retrocede el Cronicón a la Historia anti- 
gua : " scondida la hera del tiempo de Cessar Augustus, quando mandó 
prender las parias por todo el mundo, & quando prisso Christus carne 
en Santa Maria. " Trata después brevemente de las predicaciones de 
Mahoma; de la venida de los godos a España; del rey Sisebuto, y aca- 
ba con la rota de Alfonso VIII en Alarcos y la muerte de Alfonso II 
de Aragón. 

Reimprimióse este fragmento del Líber Regutn\, con todos los errores 
de la primera edición, en los Fueros del Reyno de Navarra desde su 
creación, hasta su feliz unión con el de Castilla. — Pamplona, 1815, pá- 
ginas 196 a 201. 

(1) Memorias de las Reynas Catholicas, t. I,, págs. 4&1 a 494. El frag- 
mento publicado por el padre Flórez comienza con la conquista musul- 
mana: "En la sazón que reyno el Rey Rodrigo en España, vinieron de 
África el Rey Haboali, et Abozubra". La serie de los reyes de Aragón 
llega hasta Jaime I. Después del Linage de los Reyes de Franza, siguen 
la genealogía y la historia del Cid. 



210 BOLETÍN DÉ LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

ta no ser más antigua que el Arzobispo D. Rodrigo, el qual tra- 
tó a S. Fernando, y a otros Reyes antecedentes." (i) 

El texto publicado por el padre Flórez reunia dos circuns- 
tancias : la de no ser el primitivo en romance navarro, sino una 
verdadera traducción al castellano, como veremos después, y 
la de contener adiciones tocantes al Cid y a sucesos y reyes 
posteriores a la muerte de Alfonso VIII de Castilla; todo lo cual 
falta en el códice villarense, al que, entre otras cosas, añadían los 
manuscritos que vio el padre Flórez estas noticias posteriores al 
rey Alfonso VIII : 

"Murió el Rey D. Alfonso, et reynó su filio D. Enric. Mas 
trebelló con sus mozos, et ferierenlo con una piedra en la ca- 
beza, et murió (2), et regnó su ermana Doña Berenguela, et dio 
el Regno a su filio D. Ferrando, et reyno D. Ferrando. Da aqui 
adelant sera lo que Dios quissiere." 

FECHA EN QUE FUE ESCRITO EL "LÍBER REGUM" 

Dos opiniones opuestas, y ambas inexactas, hay acerca de 
la época en que fué redactado el Cronicón que estudiamos. 

Andrés Resende, afanoso de dar autoridad al Líber Regum, 
afirmó que éste era setenta años más antiguo que la Historia 
del arzobispo don Rodrigo. En el extremo opuesto cayó el pa- 
dre Flórez, cuya equivocación es en harto grado disculpable a 
causa de no haber conocido más que un texto añadido; viendo 
que en éste se hablaba de Enrique I de Castilla y de su sucesor, 
imaginó que el Cronicón había sido compuesto en tiempo de San 
Fernando, aunque antes del año 1234, en que murió Sancho el 
Fuerte, de Navarra. 






(1) idemorias de las Reynas Catholicas, t. I, pág. 188. 

En la Biblioteca Nacional de Madrid (Mss., núm. 1376) hay uno del 
siglo xvii, en folio, que contiene parte del Liber Regum. Comienza al 
fol. 386 con el linaje de los reyes de Navarra; en el 388 está la sucesión 
de los Reyes de Francia y la genealogía del Cid; añade luego un conjun- 
to desordenadísimo de noticias en que se trata de Darius, rey de Roma ; 
de Santo Domingo de Silos ; de los Cardenales que vinieron en tiempo 
de Sancho Ramírez ; de Herodes y del nacimiento de Cristo. La primera 
parte coincide con el texto del padre Flórez, salvo ligeras variantes. 

(2) "El Rey D. Enric trevellaba con sus mozos, e firiolo un mozo con 
una piedra en la cabeza, non por su grado, e murió ende vi dias de Ju- 
nio en dia de Martes, Era MCCLV. " {Anales Toledanos, I. — España Sa- 
grada, t. XXIII, pág. .399.) 



CRONICÓN VILLARÉNSÉ II9 

El texto del códice Villarense nos permite fijar con aproxi- 
mación la verdadera fecha en que apareció el Líber Rcyiim. 
Desde luego, no puede ser posterior al año 1223, pues nos dice 
cue reinaba en Francia Felipe Augusto, fallecido en julio de di- 
cho año. Tampoco anterior al año 1191, porque llama reina de 
Inglaterra a doña Berenguela, infanta de Navarra, casada en 
aquel año con Ricardo Corazón de León (1). 

El último Rey que menciona de Navarra es Sancho el Fuerte, 
que sucedió a su padre Sancho el Sabio en el año 1 194 (2). 

Aún se puede ¡puntualizar mucho más. El Cronicón Villa- 
rense hace mención de don Fernando, hijo de Alfonso VIII y 
de doña Leonor, como de persona que vivía entonces. 

Según documentos alegados por el padre Flórez en sus Rei- 
nas Católicas, Alfonso VIII y doña Leonor tuvieron cuatro hi- 
jos que llevaron el nombre de Fernando: el primero es men- 
cionado en un diploma expedido a 28 de junio de 1173 y murió 
antes del año 1180. Los dos que siguieron a éste vivieron poco 
tiempo (3) ; el cuarto nació a 29 de noviembre de 1 189 (4). 

Si, pues, el Cronicón Villarense no fué escrito antes del año 
1 194, el infante Fernando mencionado en aquél, ha de ser el 
último de los cuatro de igual nombre, o sea el que falleció en 



(1) "Dexó al Rey D. Sancho seis hijos, tres varones, Don Sancho 
el Fuerte, que le sucedió, Don Fernando, que murió mozo ; Don Ramiro, 
que fue Obispo de Pamplona, y tres hijas, Doña Berenguela, que casó 
con Ricardo, Rey de Inglaterra; Doña Constancia, que murió antes de 
casarse, y Doña Blanca, que casó con Teobaldo, Conde Palatino de Cam- 
paña y Bria." "Este mismo año de 91 se concertó y efectuó el matri- 
monio de la Infanta Doña Berenguela, hija del Rey Don Sancho, con 
Ricardo, Rey de Inglaterra." Moret, Anuales del Reyno de Navarra, 
t. II, pág. 525 y 540. 

Yanguas y Miranda, Historia compendiosa del reino de Navarra (San 
Sebastián, 1832), afirma también (pág. 111) que el matrimonio de doña 
Berenguela con Ricardo I de Inglaterra se verificó en el año 1191. 

(2) "Murió el Rey D. Sancho de Navarra, Era MCCXXXII." (Ana- 
les Toledanos, I. — España Sagrada, t. XXIII, pág. 393.) 

El padre Moret, Investigaciones históricas de las antigüedades del 
Reyno de Navarra, pág. 714, dice que Sancho VI murió a 27 de junio 
de 1 194. 

(3) "Murió el Rey D. Ferrando, filio del Emperador, Era 
MCCXXVI." (Anales Toledanos, I.— España Sagrada, t. XXIII, pág. 392.) 

(4) "Nascio el Infant D. Ferrando en Miércoles dia de S. Saturnin, 
Era MCCXXVII. (Op. cit., pág. 393.) 



420 ftOLETÍN DÉ LA &ÉAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Madrid a 14 de octubre de 121 1, y cuya muerte fué considerada 
como una desgracia nacional (1). 

Por estas razones, no juzgamos aventurado suponer que el 
Cronicón Villarense fué escrito en los primeros años del si- 
glo xiii, anteriormente a los Anales Toledanos primeros, que lle- 
gan hasta el año 12 19 (1), y, por tanto, la obra histórica más anti- 
gua que se conoce en nuestro idioma. 

M. Serrano y Sanz. 

(Se concluirá.) 



(1) "Murió el Infant D. Ferrando dia Viernes en la noche, en 
xiv dias d'October, Era MCCIL. " (Anales Toledanos, I. — España Sa- 
grada, t. XXIII, pág. 395.) 

"Post hoc elapsis vix xv im diebus predictus Ferrandus filiua regis, 
ríos iuvenum, decus regni, patris dextera, vite sue correptus acuta fe- 
bre in Madrit terminum dedit... Nobilissima regina Alienor audita 
morte filii mori cum eo voluit et intravit lectum in quo iacebat filius, el 
supponens os ori et manus manibus complicans nitebatur vel eum vi- 
vificare, vel eum eo mori. Sicut asserunt qui viderunt nunquam dolor 
illi similis visus fuit." (Chronique latine des rois de C astille jusq'en 
1236, par Georges Cirot. — Bordeaux, 1913. pág. 58.) 

(2) Acaban con estas palabras: "tornáronse el dia de S. Martin, 
Era MCCLVII." (España Sagrada, t. XXIII, pág. 400.) 



Los manuscritos rabínicos de la Biblioteca Nacional 



(Continuación.) 

5459 = Ll— 17 [tachado.] 

[Filosofía moral: Ethicas de Aristóteles, versión hebrea] 

Autor: R. Meir El-Guadixí, generalmente llamado 

D. Meir Alguadez o Alvarez. 

templa nma \wbz ínpan ieod^inS mxn ju"una míen nao 

tkb irm íamo p*J "Man nbun »k*ii Tunas awim ípviyn 

inb mpji nui bit wtku^k 

El libro de Aristóteles acerca de las buenas costumbres del 
hombre en la manera de conducirse, el titulado Ethicas en len- 
gua cristiana, que trasladó y amplió con comentario y prólogo 
el ilustrador, el iluminador de la tierra, nuestro doctor, aquel 
gran sabio, nuestro R. Meir El-Guadixí — sea alabado, ensalza- 
do y engrandecido — . 

Pap.; caja 0,116 por 0,80, 129 hoj., más dos de guarda al 
principio y al fin, del tiempo de su encuademación posterior, 
oriental en pasta tafilete mudejar; 20 lín.; siglo xv-xvi; fal- 
to de algunas hoj. al fin; en buen est. de conservación; foliación 
hebr. de la época por tratados y paginación moderna de lápiz: 
mayor tamaño en las letras del título y al principio de cada tra- 
tado y capítulo; al margen van anotados por numeración co- 
rriente o hebraica los párrafos comprendidos en cada capítulo; 
sobre el título la siguiente anotación en antigua letra castellana: 
«Ethicas del Aristotel.» 

Empieza (fol. 1 v., bajo el título): imj/JB jn DIKn'aS 1JP "»3 

*wp mnyn ití>2:S rnyn man nwnn bivi Sa, que es el principio de 



222 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

la exposición previa del traductor Meir, la cual termina incom- 
pleta en el fol. 6, quedando en blanco el resto de ese fol. y el 
7r. 

(Fol. 7 v.). piejn ir ]wbi orneo -nan jv ^wn " pTiyon ibk, 

que es el comienzo del breve prólogo del traductor. 

(Fol. 8). 721 n^o Sa dj , ne^ toi roióe by> ptMnn ipwan 

31B3 151 niND 1 ? «in 13 ¡1NT . rhTD, con que empieza el texto de 
la obra aristotélica. 

Acaba incompleto (fol. 129 v.). D1K 31BNT DJBN s y3P pin 

7-jnña en D"rin ^^m / nvnS iwi) 73n *3 p^ D^uynn iinjt San »a 
Svn p^Dion im W nn^ *)MÍ onnai onan by« 7j^ nnx bai no 
73 pi Dwpn o^a-n injn c^ naiana mu djoki • D^iyn mVipn 
roen* itw D^nn p 0:1 pi mbiysn d^b^ Jryn djbn DnKtwno nriK 

rw Nin *nn p dk Sun 

La materia de este manuscrito es, como arriba dejo enunciado, 
una buena copia de la versión hebrea de la Ethica de Aristóte- 
les, atribuida al médico de la Corte castellana y gran rabino 
don Meir (ben Salomón) Alguadez, que floreció en el siglo xv. 
Los autores andan inciertos en la fijación del apodo gentilicio 
con que es designado entre otros de su nombre. Unos le llaman, 
en efecto, Alguadez o Alguades [t^INU^K, B^TItI*], otros han 
leído Alvarez o Alvares [tP'HN'übK]. En nuestro ms., bajo el tí- 
tulo, se lee claramente Alguadixí [''P'HN'obN], que se conforma 
justamente con la transcripción del gentilicio arábigo que se 
aplica a los originarios de Guadix, en el reino moro de Grana- 
da. Es de presumir que el referido don Meir, fuese de la misma 
familia del don David Alguadez, cuñado del tesorero de Portu- 
gal don Juda, del Salomón Alguadez que vivía en Peralta (Na- 
varra) en el año 1414, y del Abraham Alguadez que tuvo su 
residencia en Vitoria por el año 1461. 

Don Meir, llámese Alguadez oEl-Guadixí, estudió el Talmud 
en Toledo con el famoso R. Axer, y también se consagró allí 
con empeño al estudio de la Medicina que luego ejercitó como 
profesión. Aunque anduvo de una parte a otra, discurriendo de 
región en región, él tuvo la residencia habitual en Toledo. Por 
su talento médico y por la fama de las felices curas que supo 
practicar, el monarca castellano le confió el cuidado de su salud. 
Meir llegó a alcanzar tanto favor al lado del rey Enrique IJI, 



MANUSCRITOS RAMNICOS 22^ 

que obtuvo de él la presidencia de todas las comunidades judías 
de Castilla. 

Salomón ha-Levi de Burgos que, como Pablo de Santa Ma- 
ría o de Burgos, vino a parar en obispo de Cartagena hacia 
1393, lanzó contra Meir una sátira en hebreo, con ocasión de la 
festividad del Purim, y recibió, en réplica, la carta igualmente 
satírica que lleva el título ¿'pfVDNO Tin bü [no seas tú como 
tus padres] y fué redactada por Profiat Duran, el que, forza- 
do a sufrir el bautismo en 1391, pronto se tornó públicamen- 
te a la comunión judaica. 

Don Meir estuvo siempre alerta para defender el judaismo y 
a sus hermanos de religión. Fué tan estimado por las comuni- 
dades judías de Castilla que, a su muerte, aquéllas eximieron 
de toda contribución comunal a su viuda Bathxeba y a su hija 
Luna, casada con don Meir ben Alfakar de Toledo. 

Aunque vivió muy ocupado en otros negocios, pudo Meir 
Alguadez dedicar algún tiempo a la labor literaria. A instancia 
de su protector, Benveniste ben Labí de Zaragoza, tradujo la 
Ethica de Aristóteles del latín de Boecio al hebreo, no sin tener 
a la vista otras versiones arábigas, en 1405. De igual manera 
intentó hacer la traducción de la ALcunómica del mismo autor. 
Hacia 1400 escribió cierto número de prescripciones médicas 
para varias enfermedades, a las que su pupilo Josef añadió otras, 
y todas ellas fueron traducidas del español al hebreo por el his- 
toriador Josef ha-Cohen (Genova, 1546) bajo el título pp^fi 
COTlj; pero no han sido publicadas. 

Permanecen desconocidos los últimos años de don Meir Al- 
guadez. Las acusaciones lanzadas contra él de haber empon- 
zoñado al doliente Enrique III o de haber profanado su tumba 
por sugestión de Pablo de Burgos, siendo sometido al tormento 
hasta que confesó su bárbara acción y fué ejecutado atrozmen- 
te, han sido, largo tiempo ha, reputadas como meras fábulas por 
los mismos historiadores españoles. Don Meir, es lo más proba- 
ble que falleció antes del 1413, fecha de la controversia célebre 
de Tortosa, a la cual seguramente hubiese asistido, en caso de 
vivir todavía. 

La traducción hebrea de la Ethica de Aristóteles, contenido 
de este ms., enriquecida con un comentario Dy l!2D"ixb ni"IDn 'D 



224 BOLETÍN DÉ LA REAL ACADEMTA ESPAÑOLA 

Pllñ, fué dada a la estampa por Isaak Satanow, 2 vol. Ber- 
lín, 1790. 

Confr.: Wolfius, Bibliotheca hebrea, I, 744; DeRossi, Dizio- 
nario stor. degli. aut. ebrei, I, 46; Kayserling, Das Castüianis- 
che Gemeinde-Slatut, in Jahrb. für d. Gesch. d. Juden und 
d. Judeníhums, IV, 281 y sig.; Steinschneider, Hebr. Ueber- 
setsungen, págs. 210 y sigs., 775; The Jewish Enciclop., I, 
pág. 387. 

5460 

[Gramática: colección de varios tratados, D^lp^] 

[Autores: Joña ben Gannach, Mosé ben Josef Kimchí y Abraham 

ben Meir ben 'Ezra.j 

Ms. en vit.; caj. 0,151 por 0,88; 195 hoj., más tres de guar- 
da, una de pap., al principio y una sola hoj. al fin; 20 lín.; nu- 
mer. post. corriente; encuad. post. elegante, pasta con dorados 
y broche; en el tejuelo T rQTÜ D^lpb, Libri Grama t. He- 
braic.\ escrit. rabínica; mayor tamaño de las letras en tít. y 
cap.; borrosos algunos fols., agujereados otros, falto de buen 
número de ellos al principio; con reclamos, correcciones y adi- 
ciones de mano diferente en las márgenes y al fin y comienzo 
de alguno de los tratados; siglo xiv; al fin del ms. Gramática 
Ebrea, con una rúbr. y el nombre Jio Antonio Constanzi; en la 
hoj. de guarda del final la signatura de su anterior pertenencia 
«Cajón 99, núm. 43. Zelada.» En la última de las cuatro hoj. de 
guarda del princip.: «19 Hebr. 3 Mar. 1768. Libri gramaticales 
lili descripti ante annos 500 a Salomone bar Joseph ben Job 
Hispano e provincia Badrit, artno 5024 a creatione, idest, anno 
Christi 1264. Nota bene: in Prefatione deest aliquid. Sequun- 
tur Grammaticse: 1 Sepher Sechel Tob, cujus auctor es R. Mo- 
ses Kinchí, qui floruit anno m. 4952, Christi 1192. Intellectus 
bonus. 2 Sepher Hazzacuth, liber puritatis, auctore R. Mosé 
bar Nachman, qui natus est A. m. 4954, C. 1194. 3 Sepher 
Mozenaim, Liber Bilancis, auctore R. Abrahamo ben Meir Aben 
Ezrse Hispano, qui obiit A. m. 4954, C. 1194. 4 Sepher jether, 
Labium excellentiae, auctore eodem R. Abrahamo ben Meir 
Aben Ezras.» 

En la 3. a hoja de las cuatro susodichas de guarda del prin- 
cipio la siguiente nota descriptiva del ms. que, aunque no libre 
de errores de importancia, mejora a la anterior: «Codex anti- 
quus in 8, membraneus fol. 195 charactere rabbinico exaratus, 
quo continetur: 

1. Grammaticae fragmentum. Pág. 7 haec leguntur: Vlpnyn 



MANUSCRITOS RAB1NICOS 



225 



n:ym isd tnpjn v:zb it¡w isd oy (1) Dm^nn ^sd Nipjn mn "iñDn 
neran n:e> (3) i^ia n:nw mson aro* p f» «pv *d nob^ "on (2) 

HTr 1 ? Dntí>J/1 jnns'l Difluí*. Hic liber arabice inscribitur Haasuhá, 
una cum Libro Mimaanne, sive responsionibus in hebraicam 
linguam translatus est a me Salomone fil. Job Hispanem. Civi- 
tatis Batrish anno mundi5024. Christi 1264. 

2. ^nap n»D ino 31B brtP IñD. R. Moses Kimchi Sepher 
Scicel Tov, id est, Intellectus bonus. Est Grammatica. 

3. N*i?y pM nV*B p 6TTÚM no mn*n IflD. R. Abraam Aben 
Ezrá Sepher Hatzachith, sive Liber Puritatis. Est Grammati- 
tica. Fol. 119 haec leguntur: JWfl Dj; lebtW "E> n:B> 0K1 nETO 
D^sbs njD^lNI niND Dixi, Librum istum absolutum esse mense 
Tesri [Septembris] anno mundi 4900, Christi vero 1140. Errat 
autem auctor Indicis, initio hujus codicis appositi, dum aperit 
lucubratum esse anno mundi 4954, Christi 1194. 

4. N ,ta ity pM "1C D^mO nSD Sepher Mozenaim, Liber Bilan- 
cis. Eodem auctore. 

5. ¡TTn3 Dñ2> "iñD Sephat Jeter, E. e. Labium excellentise. 
Titulo desumpto ex Proverb. XVI, ver. 7. Est Grammatica.» 

La descripción que aquí acaba, va suscrita con letra dife- 
rente por Joa. Antonius Constantius.» 

Sobre el fol. Ir., de mano diferente: pnpin "D. Sef. had- 
diqduq. 

Octavio de Toledo (don José M. a ), anota el manuscrito en 
cuestión con el núm. CCXLIV— 99, 43 de su Catál. de la li- 
brería del Cabildo toledano, Madrid, 1903 — aprovechando bre- 
vemente las anteriores notas descriptivas, que llevan sus hojas 
de guarda. 

Ern. Renán en Les Rabbins francais, Histoire littéraire de 
la France, XXVII, 591, y J. y H. Derenbourgen Opusculeset 
traites d'Abou'l- Walid, etc., CXXII, se hacen eco de la indica- 
ción errónea de que «le manuscrit deToléde, 99, 43, commence 
par un feuillet transposé, oü on lit: Moi, Salomón ben Joseph 
ben Ayyoub-Hassefardi, j'ai traduit le Kitáb et-tanblh et le 
Kitab et-taswiya d'lbn Djanáh á Béziers en l'année 5014 (1254). » 

Nuestro manuscrito, como arriba dejo expresado, contiene 
los siguientes opúsculos gramaticales: 

1.° nN"iií>nn "D, Sefér hehaxuah. Falto de princip., un lar- 



(i) En el ms. se lee más bien nxiíi>nn. 

(2) En el ms. claramente se lee myn¡"!. 

(3) En el ms. se lee bien {jrnj, 



*2Ó BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

go fragmento, aproximadamente la mitad segunda de la versión 
hebrea hecha con el referido título, según se anota en el expli- 
cit, por Salomón bar Josef ben Ayyub Hassefardi [c\QV 13 nfib^ 
>YlBDn 3W* p] del original árabe rflDn^N 3NVD = ^j^xS) v Li: - r , 
Kitab ét-tasguiya, Libro del acomodamiento, debido al brillante 
gramático, a quien sus correligionarios llamaron R. Jonah ben 
Gannach [nMJ p niV '1] o R. Marinus [DW18 "1] y los musul- 
manes de su época Abulgualid Meruan ben Channaj, el Cordo- 
bés [^yhjti] ^U^ ^ c ,| jy e Jyjyi ^a|], 

Empieza (fol. 1): ^idn ^so namn iow ""ñ by f]Ni n:ytsn 
ni3 Dan» wnn m&ki nnsn oip» lanKna ^ivntt> 

Acaba (fol. 7v.): blb 1J»n 1331 11K3 D^DIK bm&b iflW dni 
ibiki itj/n Pp3N bxn&i ruyo itti b^bi ibkb DipD 

wSjno inon *?k pío nan 

(ut supra) etc.. ÍW1 1£D1 Vlpnyn 
R. Jonah ben Gannach, el lingüista hebreo de la E. M., a 
quien el famoso Abraham ben 'Ezra, en el prólogo de su Mose- 
naim llama artífice sapientísimo de la lengua santa y maestro 
de toda ingeniosa excogitación, y a quien su sucesor en el prin- 
cipado de la filología hebraica, el notable R. David Kimchí tri- 
buta parecidos elogios, que luego hacen suyos todos los gramá- 
ticos y lexicógrafos posteriores, vivió en Córdoba, su suelo na- 
tal, entre los años 985 y 990 y falleció en Zaragoza en la se- 
gunda centuria del siglo ti. Fué contemporáneo y paisano de su 
disputador en materia de gramática, R. Samuel ha-Leví ben 
Nagdela, el apodado En-Naguid, el que luego alcanzó a ser pri- 
mer ministro en la Corte de los reyes ziritas de Granada, Hab- 
bus y Badis. No consta, sin embargo, que aquellos dos escu- 
chasen a los mismos maestros. Ben Nagdela permaneció en Cór- 
doba; mientras que de Ben Gannach todo induce a creer que 
pasó fuera de dicha capital bastantes años de su adolescencia, 
los más de ellos en Lucena, entonces habitada casi exclusiva- 
mente por judíos y centro floreciente de su cultura. 

En Lucena de Córdoba hubo de frecuentar Ben Gannach 
los círculos de enseñanza y el trato personal de los maestros 
ejercitados que en ella resplandecían, por aquel tiempo, en el 



¡ 



MANUSCRITOS RABÍNICOS 32-» 

cultivo de las ciencias y disciplinas judaicas. Allá escuchó, sin 
duda, las lecciones de Abulgualid ben Chasdái, de Abusolairnan 
ben Raxila, de Abuibrahim ben Barun, de Ben Abuyacgua El- 
Motanebbí y de algunos otros; pero más que todos los nombra- 
dos, fueron sus maestos predilectos R. Isaac ben Guikatilla y 
R. Isaac ben Saúl, aquellos notables lingüistas de los que 
Ben 'Ezra dice «eran los dos corceles rivales de Lucena; aun- 
que, en verdad, era Ben Guikatilla el primero en ganar la 
meta». (1) Ben Gannach estudió especialmente la poética bajo 
la dirección de Ben Saúl. El mismo nos dice que, siendo joven, 
se ensayó en cultivarla, pero pronto reconoció que le había sido 
negada la inspiración suficiente. Fué Ben Guikatilla, doctor per- 
fectamente enterado de la lengua y literatura arábigas, el que 
hubo de ejercer más poderosa influencia sobre Ben Gannach, 
familiarizándole con aquella lengua de los dominadores musul- 
manes, en la que luego escribió sus trabajos con estilo fácil y 
gracioso. También Ben Gannach en muchos pasajes de sus es- 
critos habla con respeto y admiración del gramático R. Jehu- 
dah ben David Chayyug, el de Fez, y aun le considera como 
su maestro más notable en el campo de la Filología; aunque di- 
fícilmente pudo tener comunicación personal con él, por cuanto 
que Chayyug era ya difunto cuando Ben Gannach hizo su re- 
torno a Córdoba. 

Es de creer que Ben Gannach estudiaría, además, en Lucena 
con algunos maestros talmudistas, a juzgar por las numerosas ci- 
tas que de la Mixnah y del Talmud aporta en sus obras; pero él 
mismo confiesa que en esa materia no puede pretender grande 
autoridad. 

La Filosofía y la Medicina , como afirma monsieur Deren- 
bourg (2), eran, en la España musulmana, el complemento de 
todo hombre sabio, y Ben Gannach extendió su actividad a esas 
ramas del saber humano. Efodeo le llama médico, y el mismo 
Ben Gannach se aplica ese calificativo profesional con alguna fre- 
cuencia. Ben Abiosaibia, el conocido autor de la Historia de los 
médicos árabes, atribuye a Ben Gannach un reputado manual 
sobre medicamentos simples, titulado Kitab et-talkis [3Mfp 

(i) En sy¿Lsn.J| yblTj ms. de Oxford. Hunt. 599; Neubauer, 1794. 
(2) Obr. cit., introd., p. xlv. 



128 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

pD7fi7N]. De todas suertes, parece ser que Ben Gannach tuvo la 
Medicina únicamente como profesión con que ganarse el susten- 
to de la vida, y en este terreno llegó a ser un médico experto. 
En cuanto a la Filosofía^, estudió Lógica con especial interés, y 
aun se le atribuye un ilttbip* no *S nSDX7ñ7« >by nn?N SNf)2 
D7N'y7N ülp |D, escrito contra los filósofos que sostienen la eter- 
nidad de la materia. 

Toda la afición, sin embargo, y todo el esfuerzo de Ben 
Gannach tendían hacia el estudio de las Sagradas Escrituras y 
necesariamente al de la lengua en que se hallan escritas y cuyo 
cultivo él mismo encarece como un alto e imperativo deber para 
los hombres religiosos. 

De Lucena, como antes indiqué, se tornó Ben Gannach a 
Córdoba, en donde fijó su residencia y pasó algunos años, hasta 
el de 1012-3, en que formó parte de la masa de hombres doc- 
tos, musulmanes y judíos, forzados a abandonar la corte cordo- 
besa durante el período revolucionario que siguió a la caída del 
partido de los hijos de Abuámir Almanzor, y especialmente en 
el año referido, en que la mencionada capital se veía amenaza- 
da de terrible asalto por las bandas berberiscas que apoyaban 
al pretendiente al califato, Solaiman ben Alhákem. Los judíos 
cordobeses que con todo fundamento temían ser las primeras 
víctimas de aquellas bandas indisciplinadas, se trasladaron fa- 
tigosamente unos a Zaragoza y otros a Málaga, Toledo u otras 
poblaciones que les pudiesen brindar alguna seguridad. 

Ben Gannach, después de un tiempo de vida errante, no 
exenta de inquietudes y penalidades, vino a establecerse en Za- 
ragoza, en donde pronto pudo hacerse el eje de un círculo ocu- 
pado en trabajos científicos, y tuvo a su lado jóvenes escolares 
en cuyo beneficio escribió algunas de sus obras. Pero también 
allí, su vida retirada de hombre modesto y dado en cuerpo y 
alma a sus estudios favoritos, se vio conturbada por las disputas 
que sus primeros escritos le suscitaron entre varios doctos de 
las dos religiones, judíos y musulmanes, de aquella capital. De 
tales disputas, fué la más acre y renombrada la que sostuvo con 
ventaja contra algunos discípulos del llamado padre de los gra- 
máticos, el notable Chayyug, antes citado, a quienes inspiraba 
y alentaba, según se cree, el ministro de la Corte de Granada, 






MANUSCRITOS RABÍNICOS 220 

Samuel ben Nagdela. Sabios en la materia, como Münk, De- 
renbourg y otros, cuyos magistrales trabajos anoto en la biblio- 
grafía, han agotado, verdaderamente, los detalles de esa inte- 
resante disputa, ' que yo no hago más que indicar aquí en bien de 
la brevedad. 

Las obras y escritos de Gramática y Lexicografía recono- 
cidos como de Ben Gannach, dados a luz todos ellos en Zara- 
goza y que le han valido el justo renombre de eximio filolo- 
gista entre los doctos de las diferentes comuniones, son los si- 
guientes: 

a) pn^nccbN J3N'fO = (jjsxJbwwwi^JI í-jU'/., Kitab el-mostal- 
c/iac, hebr. nJtPnn IñD, Sefer ha hassagah, también dicho enplur. 
Hahassagot o su equivalente Toscfot, Libro del suplemento. 
Como revela el título, consiste su materia en apéndices y correc- 
ciones a los escritos del maestro Chayyug sobre los verbos de do- 
ble consonante débil. Figura como el primero de los escritos de 
Ben Gannach, que lo comenzó en Córdoba y le puso fin en Zara- 
goza. «Mi atención, dice el propio Ben Gannach en el prólogo de 
ese opúsculo, ha sido distraída de este trabajo por el destierro 
que las circunstancias me han impuesto, y por las continuas co- 
rrerías a que me he visto obligado.» Afirma, sin embargo, en 
el mismo lugar, que ha releído ocho veces las Sagradas Escri- 
turas, recogiendo materiales para esa obra. «Mis esfuerzos, aña- 
de, han sido proporcionados a mis recursos, a mi estado actual 
de preocupación y de abatimiento. Quizás yo mismo he pasado 
por alto en ella alguna cosa por lo que te refiero de mis triste- 
zas, de mis sombrías preocupaciones y de mis continuos viajes,, 
forzados los más de ellos.» 

La publicación del Kitab el-mostalc/iac, levantó en Zarago- 
za contra Ben Gannach a sus primeros enemigos, los cuales,, 
llevados de un mal entendido celo por las doctrinas del maes- 
tro Chayyug, lanzaron en su defensa un folleto, el titulado 
KfiTIDíÓK "D2 — ft Ua*,^| vbfjr Kitab el-istifá, Libro de la 

reivindicación, al que contestó Ben Gannach con el siguiente 
opúsculo: 

b) ¡"P^n^N n^NDI = naaAxJI ¡dLvj Risála et-tanbiya, en 
hebr. mynn "D, Sefer heha'arali, Tratado de la advertencia. 
Está redactado en forma de carta, dirigida a un amigo suyo de 

16 



2 30 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Córdoba, y en ella discute, al fin, sobre algunas cuestiones pura- 
mente gramaticales. 

c ) bntsrhm anpnbx »rn = >m~¿Ij ~^l ^ *' ía& * r " 

fe*ft giHMMWI, en hebreo W o l*V"fl *ipn -D, S*/*r fta*- 
9 , m6 «Aay-.yte«r o KJ^O^r^ ¿#" ¿ a ™ jetear y facüttar . 

Forma un opúsculo en cuatro partes, que tiene por objeto acla- 
rar alounos principios asentados por Chayyug en las introduc- 
ciones^ sus tratados. Comprende anotaciones sobre los signos 
vocales formas de raíces imperfectas y raras y la réplica a 
nuevos folletos de controversia lanzados por sus enemigos. 

d) rttDTr™ *M = Uy^ vl*T, Kitab et-tasguiya, en hebr. 
mWin "D Sefer hahaxuah, Libro de la rectificación. Escrito 
en forma de carta o risala, es la información de una dispu- 
ta habida en casa de un amigo del autor, Abusolaiman ben 
Taraca, con un granadino, emisario, al parecer, del minis- 
tro Ben Nagdela, a cuyo círculo pertenecía. En la disputa el 
granadino expuso un avance de los ataques, en curso de prepa- 
ración contra El-Mostalchac de Ben Gannach. Este enuncia la 
crítica' avanzada por el advenedizo granadino y seguidamente 
procede a refutarla. Con el escrito de referencia quedaba ple- 
namente inaugurada la seria controversia indicada entre nues- 
tro Ben Gannach y el ministro Ben Nagdela que, aunque gra- 
mático de consideración no despreciable, resultó en ese campo 
inferior al infatigable e ingenioso Ben Gannach. Sin embargo, 
contra éste fueron lanzados varios escritos anónimos, que llevan 
el título dep^K^I = -A^fl >iU; «*** er - rofac (1) ' 
Cartas de los compañeros, compuestas por los amigos de Ben 
Nagdela, o más bien por este mismo, contra las reglai gramati- 
cales de Ben Gannach y contra algunas de sus interpretaciones 
de pasajes bíblicos. A los nuevos ataques respondió Ben Gan- 
nach con el opúsculo siguiente: 

e) W^TO.-j^lv^ Küab <*- tax * utr > en hC " 
breo ntfonn *, Sefer hahaclamah, Librodel convencimiento, di- 
rigido especialmente contra Ben Nagdela. También es designa- 
do con el título hebr. de nn3in "D, Sefer tocachot. 

De los cinco opúsculos de Ben Gannach, hasta aqm.enume- 
"T^vT^relos escritos de Ben Nagdela, S. Poznanski, utinfra. 



MANUSCRITOS RARÍXICOS ?3[ 

rados, los cuatro primeros han sido editados en texto árabe, con 
traducción francesa e introducción muy útil y sabia por J. y H. 
Derenbourg en sus citados Opuscules, etc., París, 1880. Del 
quinto opúsculo, o sea del Kitab et-tasguir, y de las Risáil 
er-roffac, atribuidas a Ben Nagdela, solamente se conoce unos 
fragmentos dados a luz, también en texto árabe y con traducción, 
francesa, por los mismos Mr. Derenbourg en la introducción de 
su mencionada obra, págs. xxxvi-lxxiii. 

Se cree con bantante fundamento, a juzgar por los títulos 
hebraicos con que también son designados, que todos los cinco 
opúsculos expuestos de Ben Gannach, alcanzaron el honor de 
ser traducidos del árabe al hebreo. En el explicit, arriba copia- 
do, del primer contenido del ms. en cuestión, se atribuye la ver- 
sión hebraica de dos de aquéllos, de los titulados Et- Tanbiya = 
Heha'ardh y Et-Tasguiya = Hahaxudh, el médico español Sa- 
lomón bar Josef ben Ayyub, natural de Granada, que residía en 
Beziers a mediados del siglo xm y se distinguió como fecundo 
traductor de obras arábigas al hebreo, El tradujo, a petición de 
algunos notables de la expresada población francesa, las si- 
guientes obras: el Sefer ha-mitsvot , Libro de los mandamien- 
tos, del famoso Maimónides en 1240 (confr. Neubauer, Cat.; 
Bodl., Hebr. Mss., núm. 859); el comentario medio de Averroes 
al tratado De ccelo de Aristóteles, en 1259 (ibid., núms. 381-3); 
el tratado médico Sefer ha urgusuh de Avicena, en 1262 (Cat. 
de Viena, ms. núm. 146). El mismo Salomón daba fin a un tra- 
tado suyo original sobre las hemorroides, Sefer bathechorim, en 
mayo de 1265 (París, Bibl. Nat., mss. núms. 1120-2). 

Es de creer igualmente, que nuestro ms. contuviese en los 
fols. de que se halla falto al principio, la otra mitad, la prime- 
ra del Séfer hahaxuah y todo el Séfer haha'arah, que Salomón 
bar Jofef ben Ayyub asegura, en el explicit antes copiado, ha- 
ber traducido en Beziers en el año del mundo 5024 = 1264, no 
en el 5014 = 1254, como leyó equivocadamente el autor de las 
anteriores líneas, estampadas en Les Rabbins francais de la 
Hist. litt. de la Frunce, pág. 592, que reproducen los mencio- 
nados Derenbourg en sus cit. Opuscules, pág. cxxn, nota. 

f) rppjn 1 ?» 'TD = ^saü^aÍI ^jUf Kitab et-tunquich, Libro 
de lu revisión minuciosu, en hebr. pnpin "D, Sefer huddiqduq. 



232 boletín de la real academia española 

Es la obra monumental de Ben Gannach y la réplica más con- 
tundente a los escritos de Ben Nagdela y otros. Consagrada al 
estudio de la Biblia y su lenguaje, forma la primera exposición 
completa de gramática y léxico hebraicos. Consta, por tanto, 
de dos partes perfectamente separadas, llevando cada una de 
ellas su título particular: la 1. a , llamada yt277N "D3 = %JU! \ v )\xf r 
Kitab el-lumá, en hebr. HCpin "D, Séfer ha ricmah, Libro 
de los jardines floridos, es la parte de gramática, que va pre- 
cedida de una extensa y muy instructiva introducción a toda la 
obra; la 2. a , bvtvh* "HD = ¿ye?$\ yjütf Kitab el-osul, en he- 
breo D^EHtPn "D, 5. hax-xoraxim o mbcn "Hpj; "D, 5. 'ikre ham- 
millot o "p"iy, 5. 'ame, Libro de las raices, es la parte lexico- 
gráfica o diccionario y lleva una introducción especial. Las ver- 
siones hebraicas de ambas partes, gramática y diccionario, son 
debidas al famoso médico y traductor de otras obras importan- 
tísimas de la literatura judeo-árabe, Yehuda ben Tibbon o Tabón, 
de quien habrá de hacerse mención repetida en el curso de este 
trabajo. 

Según se afirma en la Jewish Encyclopedia, El Kitab et-tan- 
quich de Ben Gannach, es una rica mina de información sobre 
sintaxis, retórica y hermenéutica bíblicas. Su valor científico se 
halla diluido en múltiples trabajos de exégesis, diccionario y 
gramática hebrea. 

La parte gramatical, Kitab el-lumá, ha sido publicado en 
texto árabe por J. Derenbourg y W. Bacher: Le livre des Par- 
terres jleuris. Grammaire hebraique en árabe D'Abou'l- Wa- 
lid Merwan ibn Djanah de Cordove, París, 1886. Su ver- 
sión hebrea, Sefer ha-riemah, fué editada por B. Goldberg y 
R. Kirchheim, Frankfort sur Maine, 1855. Una traducción fran- 
cesa, en fin, del Kitab el-lumá por Metzger Le livre des Par- 
terres Jleuris vio la luz en París, 1889. 

El original arábigo de la segunda parte o Kitab el-osul ha 
sido editado por Neubauer, Oxford, 1875. De su traducción he- 
brea o Sefer hax-xoraxim: !W "ib DWwn "DO n^pb jDp, 
ciento veintitrés fragmentos del libro de las raíces de R. Jonah 
ben Gannach, encontrados en el margen de un ms. que contie- 
ne el com. al Pentateuco de ben 'Ezra y de Levi ben Gerson 
(León de Bañólas), escrito por R. Daniel Rofe y publicado por 









MANUSCRITOS RABÍNICOS 23 3 

S. D. Luzzato: Kerem Chemed, V, 34-47; Praga, 1841, 8.°; 
todo el Sefer hax-xoraxim, publicado por W. Bacher, Berlín, 
1897; ensayos de traducción al alemán de escritos de Ben Gan- 
nach, con noticias hist. -literarias por H. Ewald en Ueber die 
arabischen gerschrieben Werke jüdischer Sprachlehren u. s. 
W. y Stuttgart, 1844, 8.°, págs. 126-150. 

Tales fueron los escritos lingüísticos de Ben Gannach, que 
le exigieron, sin duda alguna, incesante aplicación y muchas 
vigilias, como él mismo declara, cuando picado en su amor pro- 
pio por las injustas críticas de sus enemigos, llega a decir "■ 
«Esta explicación pertenece a la suma de mis extraordinarios 
pensamientos y de mis notables opiniones, que ningún otro an- 
tes había notificado. Yo la debo a la gracia y bondad divina, al 
mismo tiempo que al trabajo sostenido y a la aplicación cons- 
tante que he debido poner día y noche en mis investigaciones y 
•estudios, en tal forma, que yo he debido gastar en aceite el 
doble que otro alguno en vino.» A Ben Gannach, como dice 
Abraham ben David en su Seder hac-cabbalah, cupo el honor 
de completar la obra comenzada por Chayyug, al cual llama 
aquél su maestro, le respeta y tributa repetidas frases de gra- 
titud, aun en los momentos de mayor agitación de su espíritu 
por los prejuicios de sus críticos enemigos, que se erigen en de- 
fensores del maestro común. «Si yo puedo criticarle — dice el 
mismo Ben Gannach en la introducción de su primera obra — ; 
yo debo mi habilidad a sus enseñanzas y al bien que tengo reci- 
bido de sus escritos.» 

Los escritos de Ben Gannach quedaron, al fin, relativamen- 
te oscurecidos, al ceder su puesto a los del gran David Kinchí; 
pero han vuelto a ser tenidos en cuenta durante el pasado siglo 
3' de nuevo sirven de fuente de inspiración y sugestión, según 
revela su abundante bibliografía moderna. 

Confr.: Wolf, Bibl. Hebr., I, 486; De Rossi, Di^ionario, 
I, 316-6; S. Münk, Notice sur Abou l-Walid Merwan, París, 
1851; J. y H. Derenbourg, Opuscules, etc., introd., París, 
1880; W. Bacher, Leben und Werke des Abulwalid Merwan 
ibn Ganáh und die Quellen seinen Schrifterklcirung, Leipzig, 
1885; el mismo, Aus des Schrifterklarüng des Abulwalid... 
ibid. , 1889; el mismo, en la introducción a la edic. del Sefer hax- 



234 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

xoraxim, Berlín, 1897; el mismo, enDie Hebrahche-Arabische 
Sprachver gleichung des Abulwalid..., Viena, 1884; el mismo, 
en Die Hebriiische-Neubriiische und Hebraische- Aramaische 
Sprachver gleichung des Abulwalid, ibid., 1885; Winter and 
Wünsche, Die Jüdische Literatur, II, 170-180, 259 y sigs.; 
Poznanski, Les ouvrages linguistiques de Samuel Hanna- 
guid, en Rev. des Etud. Juives, abril y octubre de 1909; y 
The Jew. Encyclopedia, VI, 534. 

Sobre el traductor Salomón bar Josef ben Ayyub, confr.: 
Steinschneider, Hebr. Uebers., 928; Renán, Les Rabbins fran- 
jáis, Hist. litter. de la France, XXVII, 591-2, Paris, 1877; 
Gross, Gallia Judaica, 100; y The Jew. LncycL, XI, 453. 






NUEVOS DATOS 

FARA LAS BIOGRAFÍAS DE ALGUNOS ESCRITORES 
ESPAÑOLES DE LOS SIGLOS XVI Y XVII 



(Continuación.) 

GUTIERRE DE CETINA 

I 

Sevilla, 31 de enero de 1545. 

En este día Beltrán de Cetina, padre del poeta, hizo por me- 
dio del escribano García de León el siguiente requerimiento : 

"Señor gongalo de la fuente, jurado e vecino desta cibdad de 
seuilla, hijo ligitimo e vni versal heredero del jurado juan de la 
fuente, difunto, que dios aya, albagea executor testamentario 
que fue del señor dotor pero gongalez de alcoger, de buena me- 
moria, canónigo de la santa yglesia desta cibdad de seuilla, di- 
funto, que santa gloría aya, que quedastes nonbrado en el tes- 
tamento del dicho jurado juan de la fuente vuestro padre por 
administrador de los diez mili maravedís de tributo que dexó 
el dicho señor dotor señalados para casamientos de donzellas 
de su linaje: beltran de getina, como padre y ligitimo adminis- 
trador de la persona de mengia de alcocer, mi hija e de fran- 
cisca del castillo mi muger, vezinos desta cibdad de seuilla, pa- 
resco ante V. m. y digo que yo soy hijo de mengia de alcocer, 
muger que fue de gutierre de getina, vezinos de la villa de al- 
calá de henares, la qual dicha mengia de alcoger fue hermana 
del dicho dotor pero gongalez de alcoger, y que la dicha mi hija 
es donzella, de hedad de más de beinte y cinco años y en ella 
concurren todas las calidades contenidas ert la dicha clavsula 



236 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

del testamento del dicho señor dotor que mandó que tuviesen 
las donzellas a quien se oviese de aplicar esta manda, por ques 
su debdo gercano, e de la hedad que tengo dicho, e yo no ten- 
go bienes ningunos con que dotarla, e por falta de dote no hallo 
con quien la casar. Os pido, señor, e Requiero, que todos I05 
maravedís que están en vuestro poder de la dicha manda hasta 
oy e otros tres o quatro años adelante venideros los apliqueys 
a la dicha mi hija para que con este dote yo la pueda casar ; 
que ansi, hasta lo corrido hasta oy como a lo venidero, yo me 
opongo conforme a la clausula del dicho testamento, en lo qual, 
señor, V. m. hará bien e derecho y lo que deve y es obligado y 
conplira la voluntad del dicho señor dotor y lo que qerca desto 
os dexó encomendado el dicho señor jurado juan de la fuente 
vuestro padre, e yo Rescjbire de vuestra merced buen debdo y 
buena obra, y esto y su Repuesta pido al presente escrivano me 
lo dé por testimonio. — beltrá de cetyna." 

Requerido al efecto el dicho jurado, estuvo conforme, y por 
constarle ser verdad lo alegado por Beltrán de Cetina, dijo no 
ser menester información. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, García de León, libro i.° de 1545, 
fol. 361 vto.) 

II 

Sevilla, 3 de abril de 1548. 

Beltrán de Cetina, padre del poeta, vecino de la collación 
de Santa María la Blanca, da poder a García del Castillo, su 
hijo, para cobrar a sus deudores de la villa de Chipiona. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, García de León, libro 2. de 1548, 
fol. 1966.) 

III 

Sevilla, o de mayo de 1548. 
"Testamento." "En el nonbre de dios, amén. Sepan quantos 
esta carta de testamento vieren como yo bel- 
trán de cetina, marido de francisca del castillo, vezino desta cjb- 
dad de Sevilla, en la collación de santa maria la blanca, estando 
enfermo del cuerpo e sano de la voluntad y en mi seso e acuerdo y 
entendimiento y en mi cunplida e buena memoria, tal qual dios 1 
nuestro señor quiso e tobo por bien de me querer dar, e creyendo 









NUEVOS DATOS 23/ 

fiel e verdaderamente en la santissima trenydad, padre e fijo y es- 
píritu santo, tres .personas e vn solo dios berdadero, y en todo lo 
que cree la santa madre yglesia de Roma, como buen cristia- 
no lo debe creer e cree, e yo asi lo tengo e creo, e cudiando po- 
ner mi ánima en carrera de salvacjon, otorgo e conozco que 
fago este mi testamento, que ordeno, asi en fecho de mi cuer- 
po como de mi ányma por mi ayuda e salvación, e mis herederos, 
en paz e concordia dellos, en la manera siguiente. 

"Primeramente mando mi ányma a dios [nuestro señor que 
la crió e redimyo e a su bendita madre e a [los] santos e san- 
tas de la corte del cielo, que sean R[oga] dores por ella a mí 
señor Jesucristo e quando fuere servido de me llebar a él, man- 
do que mi cuerpo sea sepultado en el monesterio de madre de 
dios desta cibdad de seuilla, en el lugar donde la dicha mi mu- 
jer se suele sentar o donde a ella le parescjere e bien visto le 
fuere, e que mi cuerpo lo Ueben quatro pobres de los que piden 
limosna e lleben diez hachas encendidas ; e mando que se den 
de limosna a los que me llebaren a cada vno un Real de plata 
e a los demás lo que es costunbre o como a mis albaqeas les pa- 
resc,iere. 

"Iten mando que el dia de my enterramiento, mi cuerpo pre- 
sente, e sy no otro dia siguiente, me digan vna misa de requyen 
cantada e diez mysas rezadas, ofrendadas con su pan e bino 
e cera, como a mis albaqeas les paresqiere, e que se dé por las 
dezir lo ques costunbre. 

"Iten mando que se digan seys misas rezadas por las ány- 
mas de mis difuntos e por las ánymas de purgatorio e que se 
dé por las dichas misas lo ques costunbre dar, o lo que a mis 
albaqeas les parescjere. 

"Iten mando que para el dia de mi enterramiento se conbi- 
den doze clérigos syn el cura de la perrochia para que acom- 
pañen mi cuerpo, e se les dé por ello lo ques costunbre. 

"Yten mando a la obra de la dicha yglesia de santa maria 
la blanca dos rreales e a la cera con que se acompaña el san- 
tissimo sacramento de la dicha yglesia otros dos rreales. 

"Iten mando las mandas acostunbradas, que son a las hor- 
denes de la santissima trynidad e santa maria de la merqed 
para ayudar a la rredencion de los fieles xpianos questan capti- 
vos en tierra de moros e a la casa y enfermos de señor san lá- 
zaro, extramuros desta dicha qibdad, e a san Sebastian del can- 
po e a los niños e niñas de la doctrina cristiana, a cada vna hor- 



238 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

<.len medio real de plata, e a santa maria de la sede de Sevilla 
vn real de plata, por ganar los perdones que en ella son. 

"Iten digo que por quanto yo he tenido a cargo la recebgion 
del almoxarifazgo mayor desta cjbdad de Sevilla desde fecha 
de doze años a esta parte, de que yo he dado mis quentas com- 
probantes de todo ello fasta dos dias del mes de junyo en quer- 
íamos de la fecha desta carta, como paresge por los pliegos de 
quenta firmados de alonso de yllescas, las que yo tengo en un 
libro de pliegos, e porque después acá yo, como persona que 
asy mismo ha estado y está a mi cargo la dicha recebqion, he 
recebido algunas contias de maravedís en dineros por mi libro 
e por el de mis compañeros questá en la tabla del aduana des- 
ta dicha gibdad, mando que se bean los dichos libros e se abe- 
riguen e liquiden las quentas dellos e de lo que asy he recibi- 
do e cobrado después del dicho dia dos deste mes de junyo, 
porque fasta allá yo tengo dada la dicha quenta e pagado el 
alcance que dello se me hizo, los quales dineros que paresciere 
que yo he recebido e cobrado e entregado e pagado les pido por 
merced a los dichos señores almoxarifes de la dicha aduana 
que tengan respeto al mucho trabajo e ocupación de mi perso- 
na que he tenido en el dicho ofigio e lo que siempre he mirado 
en su pro e utilidad e de lo que asi he recebido e cobrado por 
ellos y el menoscabo de la moneda que abrá abido en tantos 
años y en tanta cantidad, ayan por bien de me fazer merced e 
gracia de lo que yo restare debiendo e fuere alcancado en la 
dicha quenta, porque tenyendo respeto a lo susodicho por la 
gran confianza que siempre he tenido e tengo e porque yo no 
he tenido ni tengo posibilidad para pagar el dicho alcance que 
se me fiziere [e] a mis herederos, e si por caso del dicho alcance 
que me fizieren no fuera librado de me hazer la dicha suelta 
e gracia, sea de aquella parte que ellos fueren servidos ; e asy- 
mismo les ruego e pido por dios que porque en eí dicho tiempo 
que yo asi he tenido cargo de la dicha regebzion no mé acuer- 
do si en alguna cosa me he aprovechado o podré serles en car- 
go de lo que asy he recebido e cobrado, les pido por merced 
que, teniendo respeto a los dichos servicios que asy les he fe- 
cho, me fagan gracia e suelta de todo aquello que yo me pudie- 
ra aber aprobechado, porque yo en mi conciencia no me acuer- 
do de lo que les podría ser en cargo ny de tener este escrúpulo 
en mi conciencia. 

"Iten declaro que yo obe fecho contratación con antonio de 



NUEVOS DATOS 239 

eleaños, fijo de francisco de xerez, que bibe en la pajeria, so- 
bre razón de cierta cargazón de mercaderías que enbiamos a 
tierra firme, como paresge por vna gedula firmada de nuestros 
nombres, e después la aprobó e aseguró el dicbo francisco de 
xerez su padre, e porque después de cierto tiempo venimos a 
feneger e averiguar la quenta de todo ello de la dicha carta e par- 
lygion entre mi el dicho beltran de cetina y el dicho francisco 
de xerez, por la qual yo alcangé al dicho francisco de xerez en 
giento e tres mili e quatrocientos e cinquenta reales, los quales 
hasta agora no melos ha pagado, yo digo e declaro questos di- 
chos reales son pertenescientes a la dicha francisca del casti- 
llo mi muger, por quanto los quatro cientos ducados que se 
pusieron en la dicha conpañia, aunque están a mi nombre, fue- 
ron e son de la dicha mi muger, porque la dicha mi muger los 
heredó con otros bienes de alonso del castillo su hermano, du- 
rante nuestro matrimonio. 

"Iten declaro que al tiempo que yo casé con la dicha fran- 
cisca del castillo mi muger obe e resgibi con ella en dote e ca- 
samiento ciento e cinquenta mili reales, e después he rescebido 
por bienes de la dicha mi muger dozientos castellanos de oro 
que enbió gongalo lopez, de la manda que dellos le obo fecho 
andrea del castillo, su hermana de la dicha mi muger, que aya 
gloria; e asymismo confieso que rescebi por bienes de la dicha 
mi muger, como heredera del dicho alonso del castillo su her- 
mano, que le dio y entregó el dicho gongalo lopez, e baltasar 
de almarga, veyntiquatro desta gibdad, en su nonbre, mili duca- 
dos de oro, cinquenta más o menos, e que al dicho tiempo que 
yo casé con la dicha mi muger yo tenia por bienes mios pro- 
pios una heredad de casas e binas e tierra de pan llebar, sita en 
la villa de alanis, que valdría docientos ducados, poco más o 
menos, e no otros bienes algunos. 

"Iten declaro que gutierre de getina mi hijo me lleba enbia- 
do quatro piegas desclavos de tierra firme, de los quales son 
bibos los dos dellos, que se llaman juan y francisco, que son 
de la dicha francisca del castillo mi muger, porque el dicho 
gutierre de getina los enbió todos para ella. 

"Iten mando que Rodrigo mi esclavo, de color negro, sir- 
ba a la dicha francisca del castillo mi muger desde el dia de mi 
fallesgimiento en adelante fasta tres años cunplidos primeros 
siguientes, e cunplidos los dichos tres años, quede horro e libre 
e quito de cabtiverio, e por tal lo dejo pasados los dichos tres 



240 boletín de la real academia española 

años ; e yo la dicha francisca del castillo estando presente, ace- 
to esta manda e la he por bien e lo doy por libre para después 
de los dichos tres años. 

"E pagado este mi testamento de mis bienes, todo lo que de- 
llos quedare e remanesciere, asi de muebles como de rayzes e 
semovientes, debdas e derechos e abciones, mando que los ayan 
e los hereden todos gutierre de cetina e garcia del castillo e 
beltran de getina e gregorio de getina e mengia de santo do- 
mingo de alcocer e leonor de getina e maria del castillo e ana 
andrea mis hijos legítimos, los quales yo dexo e nonbro por 
mis legítimos e unybersales herederos en el remanyente de los 
dichos mis bienes, tanto el vno como el otro yguales. 

"Y dexo por albaceas para que cumplan este mi testamento 
e lo en él contenido a la dicha francisca del castillo mi muger 
e a femando de almarga e a gutierre de getina mi hijo, a los 
quales doy poder ynsolidun para que de mis bienes lo paguen 
e cumplan, e lo que ellos fizieren por mi ányma, que después 
Dios quiera lo fagan por las suyas. 

"E reboco qualesquier testamentos que aya fecho e otras 
ultimas dispusigiones desde los tiempos pasados hasta el día, 
los quales quiero que no balan, syno éste, que se cumpla como en 
él se contiene. 

"En testimonio de lo qual otorgué esta carta de mi testamen- 
to en la manera que dicha es ante el escriuano público e tes- 
tigos yuso escriptos, ques fecha en sevilla, estando en las ca- 
sas de su morada, sábado nueve dias de mayo de mili e qui- 
nientos e quarenta y ocho años, e lo firmó de su nombre... 

"Testamento que hago en que dejo a mis hijos por herede- 
ros. — beltrá de cetyna. — ju.° de barba, escribano de sevilla, soy 
testigo. — alonso galindo, escribano de sevilla, soy testigo. — Gar- 
cia de león, escribano público de sevilla." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, García de León, libro 3. de 1548, 
fol. 2447.) 

IV 

Sevilla, i.° de febrero de 1549. 
Beltrán de Cetina, el padre del poeta, da poder a Gregorio 
de Cetina, su hijo, para ciertos cobros en la villa de Carmona. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, Garcia de León, libro 14 de 1549, 
fol. 580.) 



NUEVOS DATOS 24 1 

V 

Sevilla, 2.2 de marzo de 1549. 

En este día, estando en el oficio de García del Castillo "el 
honrrado señor pedro de la torre, alcalde ordinario", pareció 
Beltrán de Cetina (collación de Santa María la Blanca) y presen- 
tó al dicho alcalde dos escrituras, la una de un conocimiento y la 
otra de una carta misiva, firmadas de Gonzalo de Ribera. 

Por la primera, Gonzalo de Ribera dice haber recibido "de 
vos Alonso del Castillo las mercaderías e cosas en la escritura 
contenidas, para las vender y beneficiar, a los precios señalados, 

"15600 clavos de flandes de medio tillado, a 2 reales de plata 
el 100. 

"14000 clavos de flandes de tillado, a tres reales de plata 
el 100. * 

a • * • * 

"Fecha en Santiago de cuba, a 28 de febrero de 1544." 

La carta dice así : 
"Muy noble señor : 

"Por el mes de abril deste año resebi vna carta de vuestra 
merced y otra del señor gongalo lopez y con ellas un poder de 
de la señora francisca del castillo, y párese que a muncho tien- 
po que son fechas, porque fueron a la nueva españa y de allá 
bolbieron a la ysla y vynieron aqui por la vía de la habana ; ya 
por las cartas del señor gongalo lopez e sido avisado antes de 
la muerte de alonso del castillo, que sea en gloria, y él me en- 
bió el testamento que hizo en la bera cruz para que yo en esta 
cjbdad conpliese lo quel defunto mandó en él, y ansimysmo es- 
cribió rogándome questa hazienda quen my poder avia quedado 
yo la vendiese y no la mal varatase e yo ansi lo he procurado 
hasta agora; e como alonso del castillo, sea en gloria : era limi- 
tado en sus costas, al tienpo que se fue me dexó vna memoria 
de las cosas que me dexaba y a los precios que las avia de ven- 
der, porque tenya pensamiento de volver a esta ysla, y puso 
los precios tan caros, que no se vendió cosa algnua, hasta quel 
señor goncalo lopez mescribio, y entonces como mescribio que 
yo lo vendiese lo mejor que yo pudiese, encargándome la con- 
ciencia, yo he procurado de vender alguna cosa a los precjos 
que a mí me paresgia que heran justos y an sido tan pocos lo 
que ñasta agora se a hendido que avn no a ávido para pagar 
lo que acá se debía, queran cjen pesos de oro a vn espital desta 



242 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

ciudad y noventa pesos de oro quél a my me debía; páreseme 
que V. m. dize en su carta que lo uenda en almoneda por fe 
de escriuano; certifico a vra. md. que si ansi se a de vender 
como V. m. dezis, no se saque la tercia parte de lo que vale, 
per que al presente lo questá por vender es clavazones para na- 
bios y hierro viejo y mucha cantidad de tablas, que son todas 
las que dize por su memoria que dexó y dulas viejas para na- 
vios y vn silo con cantidad de topey, que brean los nabios con 
ello a falta de pes : todas estas cosas valen poco dinero si no 
acierta aver nesecjdad dello; vnas botijas vazias y vn poco de 
vinagre y azeyte que dexó, aquello se a vendido : las deudas que 
dexó, aqui están las escrituras, que los deudores no an paresci- 
do: las casas en que vuestra merced tiene ojo valen tan poco 
en esta tierra, que no he hallado por ellas más de cien pesos y 
están por vender, porque le costaron* hazer al difunto más de 
quinientos pesos : no an rentado hasta agora cosa alguna, por 
que dentro de las dichas casas e tenydo y tengo toda la hazien- 
da que vuestra merced alia a visto por la memoria que me dexó 
castillo quando se fue : antes yo he tenydo en las casas vn hon- 
bre casero que guardase la dicha hazienda y las tuviese linpias, 
porque en esta tierra la casa que no tiene morador luego se 
pierde, como son de palos y de tabla ; ansi que aquy le doy 
q Lienta a vra. md. de la hazienda que aqui está. Yo, señor, pro- 
curaré en lo que toca a la clavazón e hierro viejo de venderlo 
con toda la brevedad que pudiere, sin que lo saque al almo- 
neda, a los mejores preejos que me pareciere ; y si esto le páre- 
se a vra. md. ques muncho espacio, escríbame vra. md. y déme 
comysion que lo venda en el almoneda espesificadamente, que 
yo lo venderé con brevedad y la carta que mescribiere dé a 
Ruy baes, maestre, vecino de Sevilla, en cal de catalanes, quél 
me la enviará, por que si la envia por via de la nueva españa, 
pasará un año que no venga acá ; y en lo que toca a lo de las 
casas tanbien me avise vra. md. en qué preejo quiere que las 
dé, porque yo no hallo por ellas más de gien pesos, y esto lo 
causa que la tierra se va perdiendo si Dios no lo remedia, que 
se torne a poblar, y poblándose valdrán dinero las casas. Otra 
cosa no se of resé de presente : nuestro señor la muy noble per 
sona .de vra. md. guarde como deseo. De santiago de cuba a 
primero de julio de myll e quinientos e quarenta y seys años. 
— Al señor gonqalo lopez no escribo porque dizen questá ya en 
la nueva españa ; si por caso estuviere ay, le diga beso los pies 



NUEVOS DATOS 24O 

y manos de su md. y que aya esta por suya. A servicio de 
vra. md. — goncalo de Ribera.=Y en el sobrescrito de la dicha 
carta estaba escrito lo siguiente : Al muy noble señor Beltran de 
settina, en Sevilla &. a " 

Y Beltrán de Cetina, porque le convenía "enbiar las dichas 
escrituras a algunas partes y lugares..., e porque se teme e rese- 
la que llevándolas o enviandolas originalmente se le podrían per- 
der por furto, o robo, o agua, o otro caso fortuyto que podría 
acaeser, de que su derecho pereseria", pidió al dicho alcalde uno 
o más traslados, admitiéndosele información de testigos, los cua- 
les afirmaron ser la letra y firma de Gonzalo de Ribera, a quien 
conocían. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19. García de León, libro 
2. de 1549, fol. 1381.) 

VI 

Sevilla, 11 de abril de 1549. 
Beltrán de Cetina, padre del poeta, vende a Juan Márquez 
y a Jerónimo su hijo "una esclava de color lora, que a nonbre 
juana, de treinta años", en precio de treinta y cuatro ducados 
de oro. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, García de León, libro 2" de 1549. 
fol. 1619.) 

VII 

Sevilla, 6 de mayo de 1549. 
Beltrán de Cetina, padre del poeta, otorga poder a García del 
Castillo su hijo, general para pleitos y especial para cobrar deu- 
das, etc. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, García de León, libro 2° de 1549, 
fol. 1849.) 

VIII 

Sevilla, abril de 1550. 
Gonzalo López, procurador general de la Nueva España, re- 
sidente accidentalrnente en Sevilla, hizo presente al Tribunal de 
la Contratación que enviaba allá a beneficiar sus haciendas, mien- 
tras él iba, "a. pedro lopez, de diez y siete años, mi sobrino, con 
vn hermano suyo muchacho de cinco años, e a gregorio de ge- 



244 boletín de la real academia española 

tina, todos los qnales son mangebos solteros", y ofreció infor- 
mación. 

Declaran en ella, entre otros, acerca de Pedro López y su 
hermano, García del Castillo, vecino de Sevilla, a San Llórente, 
y "Gregorio de getina, vezino de sevilla, en la collación de san- 
ta maria la blanca". 

Y acerca de este último dice Gregorio López "que conoce al 
dicho grigorio de getina, que será de hedad de veynte e dos años 
y es alto de cuerpo e tiene engima de la frente en el nagimiento 
del cabello vna señal de herida..., y conoge a su padre e madre, 
que se llaman beltran de getina, e la madre francisca del casti- 
llo..." Otro tanto declaran Pero López y Diego López. 

En 15 de abril de 1550 se obligaron los presuntos pasajeros a 
ir a la Nueva España, "sopeña de cada gincuenta mili marave- 
dís para la cámara de su magestad". 

Y, en fin, Juan Rodríguez, maestre de la nao Salvadora, da 
fe de que los tres están fletados en la dicha nao. 

(Archivo general de Indias, Licencias de pasajeros, 43, 2, 1/5, nú- 
mero 9 del cuaderno 6.°) 

IX 

Sevilla, 29 de noviembre de 1552. 
Beltrán de Cetina, hijo de Beltrán de Cetina y de Francisca 
del Castillo su mujer, difunta, y marido de doña Isabel de Ve- 
lasco, hija legítima del doctor Marcos de Luzio y de doña Isa- 
bel de Velasco, le da en arras y donación propter nuptias, ella 
ausente, doscientos ducados de oro. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, Gaspar de León, libro 4. de 1552, 
fol. 921.) 

X 

Sevilla, 29 de noviembre de 1552. 
"Testamento." "En el nombre de la santisyma trinidad, padre 
y hijo y espíritu sancto, tres personas e vn solo 
dios verdadero, amén. Sepan quantos esta carta de testamento 
vieren como yo beltran de setina, hijo lijitimo de beltran de 
setina y de francisca del castillo su muger, difunta la dicha mi 
madre, vezinos desta giudad de sevilla, en la collación de san- 
ta maria la blanca, esposo y marido que soy de doña ysabel 
de velasco, hija ligitima de el dotor marcos de luzio e de doña 



NUEVOS DATOS 245 

ysabel de velasco su muger, vezino que soy desta gibdad de se- 
mita, en la dicha collación de santa maria la blanca, estando 'en- 
fermo del cuerpo y sano de la voluntad y en mi buen juicio 5 
cumplida y buena memoria qual dios tubo por bien de me que- 
rer dar..., e cobdiciando poner mi ánima en carrera de salva- 
ción, otorgo y conosco que fago e otorgo este mi testamento en 
la manera siguiente. 

"yten confieso y declaro que yo deuo al señor mi herma- 
no garcia del castillo setenta rreales de plata, de rresto de cient 
Reales que yo le deuia, que me los prestó, de que los otros treyn- 
ta yo se los di e pagué en dineros contados en casa de rrodrigc 
de xerez, correo mayor desta ciudad : mando que se le paguen 
de mis bienes. 

"yten declaro que yo di a hernando de almansa ciento e treyn- 
ta Reales de plata para que me enbiase dos caizes de trigo 
a mi casa a seys Reales e medio la hanega, de los quales me en- 
bió diez e siete hanegas, e no he rrescjbido yo más, de que rres- 
tan otras siete hanegas : mando que el dicho hernando de al- 
mansa se haga pagado de las dichas diez e siete hanegas de tri- 
go a seis Reales e medio cada hanega, de los dichos ciento e 
treynta rreales que yo le tengo dados, y más se haga pagado de 
otros diez rreales que me prestó, y con la Resta acuda a mi 
heredero, e sy no acudiere con ello en dineros, déselo en trigo. 

"yten declaro que el dicho hernando de almansa me dio 
vna poma de oro, la qual yo vendí de su consentimiento en se- 
senta rreales de plata, a lo que me acuerdo, de manera que de los 
dichos sesenta Reales di a la señora doña leonor mi hermana 
los cjnquenta y cinco Reales dellos por el dicho hernando de al- 
mansa, que se los deuia de vna bolsa de grana y oro que le dio, 
de que restavan cinco rreales de los sesenta que valió la dicha 
poma : mando que sy los pidiere se le paguen de mis bienes. 

''yten confieso y declaro que deuo a diego lopez, terciope- 
lero, en la alcayceria, trezientos y quarenta y cinco Reales, de 
terciopelo y quenta que con él he tenido hasta oy : mando que 
ante todas cosas se le den e paguen de mis bienes. 

"yten confieso y declaro que yo deuo a hojeda, que trata 
en perlas, trezientos e treinta Reales de plata por los quales me 
tiene mió en prendas dos garbillos de oro y doze botones de a 
tres perlas cada vno y más tres ojales grandes de capilla de a 
tres perlas e vn veril engastado e una sortija a manera de es- 

'7 



246 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

fera y vn bragalete de oro y vna coluna de oro de rreliquias y 
vna ymajen de la concepción de oro esmaltada, todo lo qual man- 
do que se cobre del e se le paguen los dichos trezientos e treyn- 
ta rreales de mis bienes. 

"y ten declaro que deuo al dicho dotor marcos de luzio my 
suegro quarenta e quatro Reales que me prestó: mando que se 
le paguen de mis bienes. 

"yten declaro que el dicho garcía del castillo my hermano 
me deue trezientos e treynta rreales que yo le presté y jjara en 
quenta destos me dio vna haca y vn espada : pidole por merced 
que vea lo vno y lo otro y sy algo me deviere o yo le deviere, se 
cobre para my heredero, o se le pague de mis bienes. 

"yten declaro que doña mencja my hermana me tiene en su 
poder vna medalla de oro que yo le dexé en guarda : mando 
que se cobre della. 

"yten declaro que me deue melchor de palma y Rodrigo 
de quesada porcel, que biue el dicho rrodrigo de quesada a san 
esteuan, setenta y seys escudos de oro : mando que se cobren 
dellos. 

"yten confieso y declaro que no se me acuerda deberme ni 
yo deber a nadie más de lo questá dicho. 

"Estas son las mandas que yo mando : primeramente mi ani- 
ma a dios nuestro señor..., e sy él fuere seruido de me lleuar 
desta presente vida, mando que mi cuerpo sea sepultado en el 
monesterio de nuestra señora madre de dios desta ciudad, en la 
sepoltura donde está sepultada la dicha mi madre, y quel dia de 
my enterramiento me digan, el cuerpo presente, vna misa de 
rrequien cantada e doze misas Rezadas ofrendadas con su pan 
e vino e cera, como a mis albaqeas paresqiere, y que me sepul- 
ten en el abito de señor san francisco, el qual pido y quiero fa- 
Jlescer en él y que por él, y por las dichas mysas se dé la limosna 
que es costunbre." 

(Siguen otras mandas piadosas.) 

"yten, por quanto por leyes e prematicas destos rreynos 
cualquier hijo o hija puede perjudicar a sus herederos aten- 
dientes en el tergio de sus bienes y mandallos a quien fuere su 
voluntad, por tanto, por esta presente carta, conformándome con 
las dichas leyes e prematicas destos rreynos que sobre lo suso- 
dicho hablan y vsando dellas, dexo e mando a la dicha doña ysa- 
bel de velasco mi muger la tercja parte de todos mys bienes, de- 
rechos y abejones, la qual dicha tereja parte quiero que la di- 



NUEVOS DATOS 247 

■cha my muger lo aya en lo mejor parado de todos mis bienes y 
abejones, lo qual le mando como dicho es en aquella mejor ma- 
nera, via e forma que de derecho aya lugar. 

"yten confieso y declaro que quando yo casé con la dicha 
mi muger no rrescibi con ella en dote cosa ninguna, ni se me a 
-dado. 

"yten dexo y nombro por mis albaceas para que paguen 
y cunplan este my 'testamento y las mandas e clausolas en él 
contenidas de mis bienes, sin daño alguno dellos ni de los suyos, 
h el dicho garcía del castillo mi hermano y a el dicho dotor mar- 
cos de luzio mi suegro e a doña meneja de alcocer mi hermana, 
a los quales todos tres juntamente e a cada vno dellos in soli- 
dun doy poder cunplido para que vendan tantos de mis bienes 
quantos cunplan y basten para lo pagar y cunplir, y qual ellos 
hizieren por mi ánima, atal depare Dios a quien lo faga por las 
suyas quando lo semejante acaesca. 

"E pagado e cunplido este dicho mi testamento y las man- 
das y clausolas en él contenidas de mis bienes, según dicho es, 
iodo lo que dellos quedare e fincare e Remaneciere ansy de 
muebles como de rrayzes e semovientes, deudas e derechos e 
abejones e otras cosas quales quiera, en esta ciudad de seuilla 
como en otras partes quales quiera, mando que todos los haya 
el hijo o hija postumo o postuma de que la dicha doña ysabel 
<le velasco my muger se encuentra preñada, saliendo a luz y bi- 
uiendo el término del derecho, e si no saliere a luz ni biuiere el 
término del derecho, dexo e nombro por tal mi heredero en el 
rremaniente de los dichos mis bienes a el dicho beltran de se- 
tina mi padre ; e si el dicho beltran de setina my padre los vi- 
niere a heredar los dichos mys bienes, en tal caso hago e dexo 
la dicha manda del dicho terqio de mys bienes a la dicha my 
muger, según dicho es; y sy el dicho my hijo o hija que ansy 
nagiere de la dicha my muger saliere a luz y biviere veynte e 
quatro oras, ques el dicho término del derecho, en tal caso man- 
do a la dicha doña ysabel la quinta parte de todos los dichos 
mys bienes, derechos y abejones, en la manera questá dicho e 
declarado, la qual le mando a la dicha my muger en aquella me- 
jor manera, via e forma que puedo e deuo y de derecho a lugar. . . " 

Sigue la cláusula revocatoria, etc. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, Gaspar de León, libro 4. de 1552, 
fol. 822.) 



248 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

XI 

Sevilla, 9 de enero de 1553. 
Beltrán de Cetina, padre del poeta, otorga poder al adelan- 
tado don Francisco de Morquecho y otro, residentes en corte, 
sobre que en su nombre parezcan ante S. M. y ante el Consejo 
de Indias, "para sacar y ganar la vez e despachar qualesquieT 
cartas y provisiones". 

(Archivo de protocolos de Sevilla, Gaspar de León, libro i.° de 1553^ 
fol. 114.) 

XII 

Sevilla, 23 de noviembre de 1553. 
Beltrán de Cetina, hijo de Beltrán de Cetina, collación de 
Santa María la Blanca, otorga que debe dar y pagar al jurado 
Francisco de Acosta 44.000 maravedís, de los cuales sale como 
deudor y principal pagador por Juan de Esquivel, hijo de doña 
Beatriz de Herrera, mujer del adelantado don Francisco de Mor- 
quecho, que haya gloria... "al qual yo soy deudor dellos, de 
préstamo que me prestó en dineros...", y se obliga a pagarlos 
dentro del plazo de diez meses en la ciudad de la Veracruz de 
la Nueva España..., "para do agora voy, en esta flota que agora 
está presta en sant lucar para yr a las dichas yndias..." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, libro* 
2." de 1553, fol. 1 1 16.) 

XIII 

Sevilla, 14 de noviembre de 1561. 
"Fletamento." Juan Vanegas, vecino de Sevilla, "en la co- 
llación de san bernardo e barrio nuevo de san 
agustin, capitán de la nao, que dios salve, nombrada nuestra se- 
ñora de la conqecjon..., presta para seguir su viaje con la bue- , 
na ventura para el puerto de san juan de luz de la Nueva Es- 
paña, otorgo e conozco que fleto a vos garcía del castillo, ve- 
cino desta dicha gibdad de sevilla, en la collación de santa ma- 
ria la blanca, questades presente, la dicha nao, en tal manera, 
que yo sea obligado e me obligo de vos llevar en ella a vos el 
dicho garcía del castillo y vuestra muger y tres hijos e dos mu- 
geres vuestras criadas e vn criado y ocho o nueve negros, y que 
os tengo de llevar en la dicha nao e dar agua e leña e sal, según 



NUEVOS DATOS 249 

<jue es costumbre, desde el puerto de la villa de san lucar de ba- 
rrameda hasta el dicho puerto de san juan de luz... ; e ansi mis- 
mo me obligo de vos dar en la dicha nao vna cámara de la ban- 
da de babor, al luengo del mástil, que oy está fecha e señalada, 
la qual tiene nueve varas de largo, y tres caxas de vuestro ma- 
talotaje, de a siete palmos cada vna..." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro 3. 
•de 1561, fol. 418.) 

XIV 

Sevilla, 7 de marzo de 1562. 
Francisca del Castillo, collación de Santa María la Blanca, se 
concierta y conviene con García del Castillo, vecino de la mis- 
ma collación para embarcarse e ir con él a la ciudad de México, 
-de la Nueva España, y servirle allí dos años, contados desde que 
desembarquen en el puerto de la ciudad de la Vera Cruz. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro I." 
de 1562, fol. 885.) 

XV 

Méjico, 23 de octubre de 1575. 

Por escritura otorgada en Méjico en este día, mes y año, 
ante el escribano Hernando de Paz, don Manuel y don Alonso 
de Lujan, hermanos, hijos de don Alonso de Lujan y doña Ma- 
ría de Luna su mujer, difuntos, vecinos que fueron de Sevilla, 
y residentes los dichos hermanos en la ciudad de Méjico, como 
dos de los cuatro hijos que quedaron del referido matrimonio, 
otorgan a doña Mencía de Cetina, vecina de Sevilla, en la colla- 
ción de San Nicolás, que por cuanto Alonso de Moran, vecino 
de la misma ciudad de Sevilla, en nombre de los otorgantes, y 
Gonzalo Vázquez, en nombre de don Enrique de Lujan, her- 
mano menor, y como tutor suyo, habían vendido a la doña Men- 
cía 13.333 maravedís de juro en cada un año, a razón de 14.000 
el millar, en que quedaron reducidos los 18.750 de juro en cada 
un año a razón de 10.000 el millar que el don Alonso tenía d-2 
juro en cada un año por privilegio de S. M., situados en las al- 
cabalas de la villa de Aracena..., por tanto..., ratifican y aprue- 
ban aquella escritura de venta. 

(Archivo del Convento de Madre de Dios, Sevilla.) 



25o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

XVI 

Sevilla, 2 de enero de 1598. 

Doña Leonor de Cetina, doncella, vecina de Sevilla, en la. 
collación de Santa María la Blanca, otorgó su testamento a 2 
de enero de 1598, ante el escribano Francisco Díaz de Vergara,. 
y dispuso : 

Que la entierren con hábito trinitario. 

Que la sepulten en el monasterio de Madre de Dios, en la 
sepultura y entierro que allí tenía, que fué de sus padres. 

Ciertas misas y limosnas. 

Declaró los bienes siguientes : 

35.259 maravedís de renta en cada un año que tenía dere- 
cho de gozar por los días de su vida y un año después, de los 
105.766 de juro en cada un año que doña Antonia del Castillo 
su tía, tenía y dejó situados sobre el almoxarifazgo de Indias 
de Sevilla. 

1 1. 718 y?, maravedís de juro en cada un año por su vida y 
un año más, como heredera usufructuaria de doña Mencía de 
Cetina su hermana, situados sobre las alcabalas de Aracena, en 
cabeza de la doña Mencía, herencia que constaba por su testa- 
mento, que pasó a 28 de marzo de 1595, ante Francisco Díaz 
de Vergara. 

Y otros diversos tributos. 

Nombró por albaceas a su prima doña Isabel del Castillo y 
a doña Ana de Velasco, y por heredera, a su ánima, en el rema- 
nente de sus bienes. 

(Archivo del convento de Madre de Dios, Sevilla.) 



JUAN SÁEZ, O SÁNCHEZ, DE ZUMETA 



Sevilla, 24 de abril de 1512. 

Juan Sánchez de Zumeta, veinticuatro de Sevilla, (collación 
de San Esteban), en nombre de doña Sancha de Zumeta, Alon- 
so Sánchez de Zumeta y Pedro Sánchez de Zumeta, menores 
hijos de Sancho de Zumeta, contador de la Iglesia de Sevilla, 
y de Isabel de Porras, difuntos, en virtud de la tutela que de 



NUEVOS DATOS 2DI 

sus personas y bienes tiene discernida, da poder a Alonso de 
Ureña para asuntos de los dichos menores. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 4, Manuel Segura, libro 
2. de 1512, sin foliar.) 

II 

Sevilla, 13 de junio de 1542. 

Doña Mayor de Esquivel, viuda de Juan Sánchez de Zu- 
meta, veinticuatro de Sevilla, collación de San Andrés, estan- 
do sana, otorga su testamento. 

Heredero único, su nieto Juan Sánchez de Zumeta, hijo 
legítimo de Martín Fernández de Zumeta y de doña Leonor 
de Jarada su mujer, difuntos. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio i.°, Alonso de la Barrera, 
libro 2.° de 1542, fol. 1160.) 

III 

Sevilla, 29 de mayo de 1553. 
Hernán Pérez de la Fuente y doña María de Rivadeneyra 
su mujer (collación de San Miguel) otorgan a Juan Sánchez 
de Zumeta, hijo legítimo de los señores Martín Hernández de 
Zumeta y doña Leonor de Jarada, difuntos..., "que por quan- 
to está acordado y concertado casamiento de doña María de 
Rivadeneyra nuestra hija con vos...", le prometen como dote 
6.000 ducados de oro, 5.200 de ellos en dineros y los 800 restantes 
en ajuar, ropas y joyas. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, ii- 
bro i.° de 1553, fol. 1253.) 

IV 

Sevilla, 29 de mayo de 1553. 

Juan Sánchez de Zumeta (collación de San Esteban) da en 

arras a su prometida 1.500 ducados de oro. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, li- 
bro 1.° de 1553, fol. 1254.) 

V 

Sevilla, 7 de noviembre de 1561. 
Juan Sánchez Zumeta declara como testigo en una infor- 
mación propuesta por doña Isabel Alemán. Vivía en la colla- 



252 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

ción de San Vicente y manifiesta "que es de hedad de veynte 
e ocho años, poco más o menos". 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro 
3. de 1561, fol. 409.) 

VI 

Sevilla, 30 de abril de 1565. 
"Juan sánchez de gumeta" (collación de San Miguel) da 
carta de pago al señor Francisco de Mayorga, contino de la 




' Sa¿J a¿¿#*n&6- 



casa de S. M., residente en Sevilla, administrador de la renta 
del almojarifazgo y alcabala de las Indias, por las rentas de 
cierto tributo. 

Firma: "Ju.° saez de gumeta." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, li- 
bro i.° de 1565, fol. 561.) 

VII 

Sevilla, 17 de noviembre de 1569. 
"Juan sánchez gumeta", collación de San Miguel, da carta 
de pago a Gaspar de Astudillo (collación de San Nicolás) de 
262 reales y 14 maravedís que recibe en cédula de Pedro de 
la Helguerra, contra el banco de Pedro de Morga, por lo co- 
rrido de cierto tributo. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, Andrés de Herrera, Retazos de 
su registro de escrituras.) 

VIII 

Sevilla, mayo de 1576. 
Juan Sáez de Zumeta intervino, presentando pedimentos al 
cabildo de la ciudad, en el asunto de la ruidosa quiebra del ban- 



NUEVOS DATOS 253 

co de Pedro de Morga. Recusó al asistente Conde de Barajas 
y a sus tenientes. 

(Archivo Municipal de Sevilla, Actas capitulares de 1576, cabildos 
de 4 de mayo y otros.) 

IX 

Sevilla, 20 de febrero de 1577. 
Juan Sáez de Zumeta, con el licenciado Antonio del Corro, 
canónigo de Sevilla, y Juan Sánchez de Andrada y doña Cata- 
lina de Guzmán, mujer del veinticuatro Antonio de Soria, di- 
funto y don Pedro de Villasís, veinticuatro, dan poder a Pedro 
García Tortolero, procurador de causas en la Audiencia Real 
de Sevilla, para que comparezca ante el ilustre señor Alvar 
García de Toledo, alcalde de casa y corte y juez de comisión 
venido a la quiebra de Pedro de Morga y su banco, para hacer 
valer su derecho como acreedores privilegiados y no sujetos 
a la quiebra. El escribano, a la primeria, entendió que había de 
otorgar no Sáez de Zumeta, sino su mujer doña María de Riva- 
deneyra, y la puso, y la borró luego, entrerrenglonando al marido. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 13, Benito Luis, libro i.° 
de 1577, ilegible el folio.) 

X 

Sevilla, 14 de diciembre de 1593. 

Juan Sáez de Zumeta declaró en el expediente para licenciado 
en Cánones del bachiller Enrique Duarte, y dijo vivir en la co- 
ilación de San Esteban y ser de más de sesenta años. 

Firma: "Ju.° saez de gumeta." 

(Archivo universitario de Sevilla. Informaciones de legitimidad y 
iimpieza, libro 2°, fol. 575.) 

XI 

Sevilla, 5 de agosto de 1597. 
"Martes 5 de agosto de 97 murió en esta perochia y ente- 
rróse en santo agustin doña marina (sic) de Ribadeneyra, muger 
de Ju.° sanchez gumeta : higo testamento ante francisco diaz de 
vergara, escriuano público de seuilla; dexó por su alvazea y 
eredero al dicho Juan sanchez gumeta : dixo vna missa cantada 
y las missas de la luz treze." 



254 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

V enumera estotras en varios días : 
"Este día. La cantada. 

15 noviembre. De la luz. 

16 ídem. De los Reyes. 

21 ídem. De la Natividad de Cristo. 

22 ídem. De la Setuagesima. 

23 ídem. De la Dominica in Ramos. 

24 ídem. De la Cruz. 

25 ídem- De la Resurrección. 

26 ídem. De la Asencion. 

27 ídem. Del Espíritu Santo. 

28 ídem. De la Trinidad. 

29 ídem. De la Anunciación. 

30 ídem. De los Apostóles. 

2 diciembre. De los Angeles." 

(Archivo parroquial de San Esteban, libro i.° de Entierros, 1587- 
1619.) 

XII 

Sevilla, 10 de febrero de 1599. 
Juan Sáez de Zumeta, collación de San Esteban, da carta 
de pago a Diego Ramírez de Madrid, receptor de las rentas de 
los almojarifazgos de esta ciudad, de 35.390 maravedís, por lo 
corrido de los dos últimos tercios de 1598 de los 52.935 mara- 
vedís de juro que le quedaban de parte en los 102.385 de juro 
y renta situados sobre las del Almojarifazgo de las Indias. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Juan de Tordesillas, 
libro i.° de 1599, fol. 422.) 

XIII 

Sevilla, 9 de octubre de 1602. 
"Juan sánchez de gumeta y esquivel" (collación de San Es- 
teban), "por quanto yo tengo muncho amor y buena voluntad 
a el señor ligengiado don pedro de monsalbe mi primo herma- 
no, por munchas y muy buenas obras que del e recebido y 
espero recebir..., e porque yo tengo vnas casas principales en 
la dicha collación de san esteuan en que yo al presente vivo.... 
con otras dos casas pequeñas acesorias a ellas y otras casas 
junto a ellas..., que martin fernandez qumeta mi padre hubo e 
compró del hospital de los veinteneros desta ciudad..., y las 



NUEVOS DATOS 255 

dichas casas principales y las dos acesorias a ellas las hube y 
heredé de juan sanchez gumeta mi abuelo, difunto, y las dexo 
vinculadas para mí y mis defendientes... y lindan las dichas 
casas principales y las dos agesorias con las dichas casas que 
el dicho mi padre compró..., e con casas del jurado Rodrigo 
suarez, e porque avnque las dichas casas quedaron vinculadas 
y las dexó el dicho mi abuelo no hay sucesor que después de 
mí pueda sugeder en ellas, por no tener, como no tengo, hijos 
ni degendientes ligitimos para que conforme a la ynstitucion del 
dicho vínculo pueda sugeder en ellas, sino el dicho don pedro 
de monsalbe mi Primo Hermano...", le hace donación inter vi- 
vos de los cuatro pares de casas, para sí y sus herederos y des- 
cendientes, "llamándose los que sugedieren en ellas gumetas e 
teniendo sus armas por la horden y forma que el dicho mi 
abuelo las dexó vinculadas [sigue lo formulario...], y es de- 
claragion que durante mi vida e de auer e gozar todas las di- 
chas quatro pares de casas y de sus frutos e Rentas..." Sigue 
la aceptación de Monsalve. 

• (Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 20, Rodrigo Fernández. 1 ¡- 
bro 3. de 1602, fol. 889.) 

XIV 

Sevilla, 14 de marzo de 1605. 

"En lunes 14 de margo de 1605 años murió en esta colla- 
gion de san Esteuan Juan sanchez zumeta, vezino della, y se 
enterro en sant agustin : hizo testamento ante francisco diaz de 
uergara; dejó por albagea a don pedro de monsalue su primo; 
digeronsele vna missa cantada y doce Regadas." 

Y se enumeran a continuación. 

(Archivo de la parroquia de San Esteban, hoy reunida con la de San 
Bartolomé, libro i.° de Entierros, 1587-1619.) 



FERNANDO DE CANGAS 

I 

Sevilla, 24 de octubre de 1561. 
"Hernando de gangas" (sic), vecino de Sevilla en la co- 
llación de San Miguel, "como heredero de juana de gangas, 
muger de pedro fernandez, correo, vecina que fue desta dicha 



¡56 



boletín de la real academia española 



ciudad, difunta, nombrado por una clausula de su testamento, 
que pasó ante andres de toledo, escribano público que fue de 
sevilla, en diez y nueve de noviembre de mil quinientos sesen- 
ta", vende cierto tributo a Diego de Herrera. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro 
3. de 1561, fol. 267.) 

II 

Sevilla, 29 de enero de 1564. 
María de la Plata, mujer de Gregorio de Mecjna, ausente, 
otorga haber recibido "de vos hernando de cangas, vezino des- 
ta ciudad de seuilla en la collación de san martin, questays pre- 




sente, como heredero de juana de cangas vuestra tia, difun- 
ta...", treinta ducados de oro que ésta le había dejado en su tes- 
tamento. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 21, Juan Gutiérrez, libro 
i.° de 1564, fol. 283 vto.) 



III 

Sevilla, 30 de diciembre de 1568. 
Diego de Vera de Mendoza, da poder a Fernando de Cangas 
para ciertos cobros'. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio i.°, Diego de la Barrera, 
libro i.° de 1569, fol. 24.) 



NUEVOS DATOS 2 57 

IV 

Sevilla, 19 de enero de 1569. 

Fernando de Cangas, collación de San Juan, como cesiona- 
rio de Diego de Vera de Mendoza y de doña Aldonza de Agua- 
yo su mujer, da poder a Juan Martin Gil para cobrar de doña 
Francisca y doña Juana de Aguayo, vecinas de Córdoba, cien- 
to cincuenta y siete ducados. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio i.°, Diego de la Barrera, 
libro i.° de 1569, fol. 244.) 

JERÓNIMO DE PORRAS 



Antequera, 26 de noviembre de 1573. 

"En 26 dias de noviembre de 1573 baptizó yo Juan de Agui- 
lar a maría, hija de xpoual mendez, escribano público, y de su 
muger leonor lopez : fue su padrino goncalo de león, escribano, 
y su muger ynes perez. — Ju.° de Aguilar." 

(Archivo parroquial de San Sebastián, libro 3. de Bautismos, fol. 76.) 

II 

Antequera, 7 de junio de 1592. 
"En 7 de junio de 1592 Juan Caballero, presbitero, de li- 
cencia de mi el bachiller Pedro de Segura..., desposó por pa- 
labras de presente a Bartolomé de Porras, hijo de Pedro gon- 
cales conejo y de elvira ruiz de Porras, y en su nombre y por 
el poder especial que tuvo del dicho Bartolomé de porras, a 
Gonzalo de León, escribano, con doña maria mendez, hija de 
Christobal mendez y de doña leonor su muger." Testigos, el ba- 
chiller Francisco Núñez, cura, el maestro Juan Ruiz y Diego 
de Vilches, escribano. 

(Archivo parroquial de San Sebastián, libro 2. de Matrimonios, fo- 
lio 58.) 

III 

Antequera, 21 de septiembre de 1592. 
En 21 de septiembre de 1592, Pedro de Aguilar, cura de la 
parroquia de San Juan, de licencia, dio las bendiciones nupcia- 



258 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

les a los contenidos en la partida de la vuelta. Testigos, Juan 
Caballero y Juan de León, clérigos. 

(Archivo parroquial de San Sebastián, libro 2° de Matrimonios, fo- 
lio 58 vto.) 

IV 

Antequera, 28 de julio de 1603. 
"En beynte y ocho dias del mes de julio de mil y seyscien- 
tos y tres años yo el bachiller Juan de la llana, cura desta ygle- 
sia del señor San Sebastian desta ciudad de antequera bapticé 
a hieronimo, hijo de bartolome de porras y doña maria de men- 
des su muger: fue su padrino el licenciado don Luis de figue- 
roa, presbitero, y doña maria de figueroa su madre : adbirtio- 
sele el parentesco spiritual y la obligación de enseñarle la doc- 
trina cristiana, y en fe dello lo firmé. — El Br. Ju.° de la llana." 
(Archivo parroquial de San Sebastián, libro 7. de Bautismos, fol. 142.^ 

V 

Antequera, 23 de diciembre de 1643. 
"Tn Dey nomine amen. Sepan quantos esta escriptura de 
testamento y ultima voluntad vieren como yo el Licenciado 
Gerónimo de Porras, presbitero, hijo legítimo y natural de Bar- 
tolomé Gon<;ales de Porras y de doña Maria Méndez, su mu- 
ger y mis padres... 

"Declaro que de la pensión que en cada un año me paga el 
señor don francisco de Monsalve, deán de la Santa Iglesia de la 
ciudad de Sevilla, me debe un año... 

"Declaro que soy deudor de cierta cantidad a una persona 
oue sabe quién es la dicha doña Maria Méndez mi madre y doña 
Ana Matías de Porras mi hermana : pido y suplico a la dicha 
¿mi madre y ruego y encargo a la dicha mi hermana por amor 
de Dios le paguen con toda breuedad, que asi es mi voluntad, 
sin que tengan obligación a mostrar la carta de pago de como 
se ha pagado la dicha deuda. 

"Dejo e instituyo por mis lixitimos y universales herede- 
ros a la dicha doña Maria Méndez mi señora y madre y a doña 



NUEVOS DATOS 259 

Ana Matías de Porras y a doña Francisca y doña Isabel de 
Porras mis hermanas, .las quales los hayan y hereden, atento a 
<jue no tengo otro heredero ascendiente ni descendiente..." 

(Archivo de protocolos de Antequera, Francisco de Alcántara, regis- 
tro de 1643, fol. 679.) 

VI 

Antequera, 30 de diciembre de ro43- 
Este día murió don Jerónimo de Porras y fué enterrado en 
el convento de San Agustín. 

(Archivo parroquial de San Sebastián, libro 5. de Defunciones, fo- 
lio III vto.) 

ELIO ANTONIO DE NEBRIJA 
I 

Lebrija, 5 de marzo de 1584. 
"Posesión de las casas "En la villa de lebrija, en sinco 

del Maestro Antonio de días del mes de marzo de mili y qui- 
Lebrixa." nientos y ochenta y quatro años, 

ante el señor juan uidal del ojo, al- 
calde hordinario desta uilla, paresio martin de cala, vecino de la 
dicha villa, y ipresentó el escrito del tenor siguiente. 

"Martin de cala de hinojosa, vecino desta villa, como me- 
jor en derecho lugar aya, parezco ante Y. m. e digo: que Juana 
Rodríguez monja, mi madre, muger que fue de alonso marti- 
nez de cala, en vn testamento que higo, el qual pasó ante bar- 
tolomé gargia gancarron, escriuano público desta villa, me man- 
dó el terzio de las casas que yo tengo en esta villa en la calle 
<|ue dizen de alonso de cala, que alindan con casas de miguel 
martin Echa fuego y con casas de bartolome monje su herma- 
no, el qual tercio de casas me mandó como suyo que era el di- 
cho tercio, como costará a V. m. por vna clausula del testamen- 
to que la dicha mi madre higo, del qual hago presentación ante 
V. m." 

1 Y pide la posesión del dicho tercio de casas y de cierto tri- 
buto. 

El testamento aludido había sido otorgado el miércoles 23 de 
febrero de 1583. La posesión solicitada se dio el mismo día 5 de 
marzo del dicho año. 

("Manuscrito original en folio. Biblioteca sevillana del Duque de 
T'Serclaes.) 



2Ó0 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

TI 

Lebrija, i.° de enero de 1739. 
Este día, don Pedro Martín del Castillo Cala y Elio, fami- 
liar del Santo Oficio, vecino de la dicha villa, habiendo sido 
elegido alcalde ordinario por el estado llano, pareció a protes- 
tar ante el escribano público Andrés Ceballos, por sentirse per- 
judicado en su estado y calidad de hombre noble, hijo, nieto 
y descendiente de tales por su varonía, "por descendir [sic] 
de la casa solariega de los Calas de esta villa, de que también 
lo fue el maestro Elio Antonio de Lebrixa y sus hijos Marcelo 
de Lebrixa, comendador de la orden de Alcántara, y Alonso 
de Lebrixa, del hábito de Santiago, y ser el dicho maestro her- 
mano entero de Martin de Cala, quinto abuelo del otorgante, 
y ser todos decendientes de Juan Martínez Romero de Cala, 
poblador de esta villa". 

(Manuscrito original en folio. Biblioteca sevillana del Duque de 
T'Serclaes.) 

Francisco Rodríguez Marín. 

(Continuará.) 



. DE LA DERIVACIÓN Y 

DE LAS 

PALABRAS EN LA LENGUA CASTELLANA 



(Continuación.) 

LA COMPOSICIÓN Y LA PARASÍNTESIS 

Además de la derivación, posee nuestra lengua otros dos 
procedimientos para enriquecer su caudal lingüístico, que son : 
el de la composición y el de la parasíntesis. La derivación 
consiste, como sabemos, en formar palabras nuevas por medio 
de sufijos que se añaden al radical de un vocablo que tiene exis 7 
tencia independiente en la lengua, como fabulista, de fábula. La 
composición reúne dos o más palabras en una sola, como casa- 
tienda, de casa -\- tienda; quitasol, de quitar -)- sol. La para- 
síntesis funde en uno ambos procedimientos, formando deri- 
vados y compuestos a la vez, como picapedrero, de picar -\- pie- 
dra -f- ero; endulzar, de en -f- dulce -(- ar. 

Los parasintéticos deben distinguirse de los derivados de 
compuestos; así, antepechado es derivado de antepecho, com- 
puesto a su vez de ante, -f- pecho; pero desalmado es parasin- 
tético, porque no tenemos el vocablo desalma, ni tampoco (ti- 
mado, que hubieran podido formar aquél; el primero, con el 
sufijo ado; y el segundo, con el prefijo des. 

Dos condiciones se requieren para la formación del voca- 
blo compuesto, una lógica y otra gráfica. En virtud de la pri- 
mera se funden en la mente dos ideas, para designar una nue- 
va; y en virtud de la, segunda, se juntan en la escritura las vo- 

«8 



2Ó2 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

ees que designan dichas ideas. Así, noroeste no designa el nor- 
te y el oeste, sino un punto intermedio entre aquellos dos, y 
que por no tener vocablo propio con que expresarlo, nos va- 
lemos de la fusión en una de las voces que sirven para la deno- 
minación de aquéllos. 

Los compuestos pueden estudiarse atendiendo: i.° A la ín- 
dole de los elementos componentes. 2.° A la relación sintáctica 
en que aquéllos se unen. 3." Al orden de colocación del elemento 
determinante. 4. A la significación del compuesto en relación 
con la de los componentes. 5. A la forma que toma el primer 
elemento. 6.° Al grado de unión de los componentes. 7. A la 
índole del compuesto. 8.° A la formación del plural. 9." Al acento. 
i." Atendiendo a la índole de los elementos componentes, pue- 
den distinguirse las siguientes clases de compuestos; i.°, 
de dos adjetivos, como agridulce, claroscuro; 2", de dos 
substantivos, como carricoche, casatienda ; 3.", de adje- 
tivo y substantivo o viceversa, como mediodía, salvo- 
conducto; vinagfe, hilván; 4. , de dos verbos, como ga- 
napierde, vaivén: 5. . de verbo y otra parte de la oración 
que puede ser: a), substantivo, como hincavit, ESCAmon- 
dar; b), pronombre, como ciiM.aitiera ; r), adverbio o 
adjetivo en función adverbial, como y(A\xasar, vana- 
gloriarsc ; d), en vez del verbo puede hallarse el tema 
verbal, que recibe un sufijo y forma parasintéticos, como 
sonámbulo, manicura. También los hay de adverbio y 
substantivo de significación verbal, o adjetivo, como 
bienandanza, malcontento ; 6.°, de una oración, como bien- 
mesabe, o de una frase latina, como coranvobisr; y.°, de 
prefijo y adjetivo, verbo o substantivo, como inexpresi= 
vo, equidistar, archicofrade. Hay también compuestos de 
conjunción y verbo, como siquiera, o de preposición \ 
relativo, como porque, conque, o de preposiciones, como 
desde, y de interjección y pronombre, como oxte. 

En los casos anteriores, exceptuando los de los núme- 
ros 4. y 6.°, se pueden formar también parasintéticos, así : 
i.°, de dos adjetivos: sólo siendo éstos numerales, trein- 
taidoseno; 2°, de dos substantivos, cachicuerno, machi- 
hembrar; 3.°, de substantivo y adjetivo, ropavejero, o 
viceversa, sietemesino ; 5. , de substantivo y verbo, misa- 
cantano, o viceversa, picapedrero ; j.°, de prefijo y adje- 
tivo o nombre, endulzar, aprisionar, etc. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 2Ó3 

2.° Las partes de la oración que forman el compuesto se unen 
en éste según los distintos modos como se relacionan en 
la sintaxis. Así, en el compuesto camposanto, el adjeti- 
vo se une al substantivo por concordancia ; en casatienda, 
se unen los dos substantivos como en la aposición; en 
agridulce y ajoqueso, se unen los elementos componentes 
como si los enlazara la conjunción y, que parece hallarse 
expresa en el primero, como lo está en coliflor. En toca- 
calle, el segundo elemento determina al primero como si 
se hallara en genitivo, boca de la calle; así como en apa- 
gavelas determina también el segundo al primero, como 
el acusativo, complemento directo, determina al verbo. A 
los primeros les llamaremos compuestos de coordinación, 
y a los segundos, de subordinación. 

3.° En los compuestos de subordinación deben distinguirse dos 
clases, según el orden de colocación de los elementos com- 
ponentes. En los formados, según la índole de la sintaxis 
latina, el elemento determinante precede al determinado, 
como pesuña = uña del pie, pedis -f- ungulam ; y vice- 
versa en los castellanos, como maestrescuela = maestro 
de escuela ; cañamiel = caña de miel. 

4* Atendiendo a la significación de los compuestos hemos de 
distinguir: a) Compuestos en cuya estructura se hallan 
los vocablos expresivos de las ideas que han contribuido 
a su formación, y sólo se omite la expresión de la rela- 
ción sintáctica, relación que es menester suplir para com- 
prender el significado. Así, lo mismo en casatienda que 
en bocacalle se unen dos substantivos, pero en distinta re- 
lación, porque el primero equivale a casa que a la vez 
es tienda; y el segundo, a boca (o entrada) de la calle, b) 
Compuestos que no denotan el objeto significado por los 
elementos componente^, sino otro al que conviene, como 
complemento, la frase formada por ellos ; es decir, que 
designamos con estos compuestos un objeto particular en- 
• tre los muchos a que pudiera aplicarse la frase comple- 
mentaria que ha venido a formar el compuesto. Así, <tr- 
tea jo = lente para ante el ojo ; cortaplumas = instru- 
mento que sirve para cortar plumas de ave para escribir. 
r) En los compuestos cuyo primer elemento es una pre- 
posición, hemos de distinguir, además de los del tipo an = 
tcojo, otras dos especies: unos en que el objeto designa- 



264 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

do por el segundo elemento se contrapone a otro de igual 
especie o clase, como anteiglesia — iglesia parroquial ; 
antenombre, nombre que se pone antes del nombre pro- 
pio; y otros en que una parte del objeto designado por 
el segundo elemento se contrapone al todo, como ante- 
brazo = parte del brazo desde el codo hasta la muñeca ; 
anteiglesia = atrio, pórtico o lonja delante de la iglesia, 
o sea parte del mismo templo o iglesia, d) Adjetivos com- 
puestos que atribuyen al substantivo a que califican la 
posesión de lo que ellos significan, y que llamaremos atri- 
butivos. Así, ojinegro no significa ojo negro, sino que 
tiene los ojos negros. 
■" Atendiendo a la forma que en el compuesto toma el pri- 
mer elemento cuando el segundo empieza por consonan- 
te, hemos de distinguir los compuestos del tipo griego, 
en los cuales termina aquél en o, sea cual fuere su vocal 
final, como filósofo, gr. cp-Xóaoceoc, de los del tipo latino, en 
los que termina en i, como novilunio, lat. novilunium. 
La forma griega la tenemos a veces en compuestos, for- 
mados d" elementos latinos, como primogénito, en la 
vulgata primogenitus ; o latino uno y griego otro, como 
sociólogo, del lat. socius, socio, y el griego Ufio» tratar. 
Y las dos formas en pluviómetro y pluvímetro, del lat. 
pluvia, lluvia, y el gr. [lixpov, medida. 

Cuando la segunda parte del compuesto empieza por 
vocal y la primera termina también en vocal, se nota gran 
variedad, según el grado de formación del compuesto y 
según la clase de éste. Los del tipo latino terminan la pri- 
mera parte en i, como en el caso anterior ; v. gr. boquian- 
cbo, de boca -f- ancho ; cuellierguido, de cuello + ergui- 
do: los demás suelen perder la final del primer elemen- 
to. Así vemos cuatralbo, de cuatro -)- albo; abrojo, de 
abre + ojo; aguardiente, de agua -f- ardiente, etc.; pero 
venngain juñas. Hay muchos que la conservan inalterable, 
caso en que se pronuncian los dos elementos con distin- 
ción como si no hubiera compuesto, v. gr., puercoespín, 
malaentrada, mondaoídos, tapaagujeros. Distinción que se 
nota también aun en el caso en que las vocales puedan 
contraerse en diptongo, como en vengainjurias. 
>.° Hay compuestos cuyos elementos se han fundido de mane- 
ra que aquéllos se nos ofrecen a primera vista como vo- 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 



l65 



cabios simples, como centolla, que procede del lat. cen- 
tocula, parasintético, de ccntum, ciento y oculus, ojo; za- 
herir, que a través de las formas anticuadas facerir y 
fazferir, procede del latín faciem ferire; hidalgo, de hijo 
de algo. En otros se nos presentan unidos los elementos 
sin sufrir modificación ninguna, como mediodía, milen- 
rama; o bien alterando sólo la terminación del primer 
elemento, como mineromedicinal, de mineral -f- medici- 
nal ; patituerto, de pata -)- tuerto. Los hay también im- 
perfectos, o sea que siéndolo ideológicamente, escribi- 
mos y pronunciamos distintamente los elementos que los 
forman sin llegar a unirlos en la escritura, como ojo de 
buey, pata de gallo, nombres de plantas. Los franceses 
en este caso emplean el guión para indicar el compuesto 
y expresar, a la vez, que las palabras que lo forman no 
han de tomarse en su acepción recta. 

A los compuestos imperfectos pertenecen también los 
que como ricahembra, ricadueña, etc., escribimos en una 
sola palabra, pero admiten la forma plural en sus dos 
elementos — ricashembras, ricasdueñas — , señal de que no 
han llegado a fundirse enteramente en uno. 

7." El vocablo compuesto puede ser substantivo, como boca- 
calle; adjetivo, como verdinegro; pronombre, como cual- 
quiera; verbo, como contramandar; adverbio, como an- 
teayer; preposición, como desde; conjunción, como si- 
quiera, e interjección, como oxte. Los parasintéticos sólo 
pueden ser substantivos, como ropavejero; adjetivos, 
como aguagriero, o verbos, como, machihembrar. 

8.° Respecto a la formación del plural de estas voces, diremos 
que los compuestos perfectos sólo admiten la forma de 
plural en su segundo elemento, y así decimos ferrocarri- 
les, portafusiles, agridulces, patitiesos, de ferrocarril, 
portafusil, agridulce y patitieso. Los compuestos imper- 
fectos como ojo de pollo, ojo de buey, etc., si se usan en 
plural sólo admiten la forma de éste, en su primer subs- 
tantivo, como ojos de pollo. Los demás compuestos de 
esta clase admiten forma plural sólo en uno o en los 
dos elementos componentes, según éstos hayan llega- 
do o no a fundirse enteramente en uno. Asi segui- 
mos diciendo ricashembras y ricasdueñas, pero no mon- 
tespíos, sordosmudos, bocasmangas, bocascalles y salvos- 



M 



boletín de la real academia española 



conductos, a pesar de hallarse estos plurales en buenos 
autores (i), sino montepíos, bocamangas, etc. 

Los compuestos de pronombre y verbo, como cualquie- 
ra y quienquiera, son también imperfectos, y forman el 
plural en su primer elemento: cualesquiera, quienesquie- 
ra; también hijosdalgo, de hijodalgo; pero hidalgos, de 
hidalgo. 

Carecen de forma propia para expresar este número 
los compuestos cuyo segundo elemento entra en la com- 
posición en forma plural, como mondadientes, apagave- 
las, etc. Tampoco admiten plural los compuestos de una 
oración, como correvedile y hazmerreír, ni en general 
los formados por verbos, como quitalpón; pero decimos 
vaivenes, de vaivén. 
9-° En latín el acento podía cargar en la primera parte del 
compuesto, como en cuadrupedus, centimánus, de donde 
cuadrúpedo y centimano. En castellano prevalece siem- 
pre el acento del segundo elemento en los compuestos y 
parasintéticos vulgares, como en dosalbo, patitieso, qui- 
taipón, aguamanos, hidalgo, binomio; pero en los erudi- 
tos, formados de vocablos griegos o latinos, se sigue la 
regla del latín, o sea: se acentúa la primera parte si la 
segunda es bisílaba y tiene breve la vocal de su primera 
sílaba, como bímano, cuadrúmano, de mánus ; centíme- 
tro, milímetro, del gr ^¿xpo v , telégrafo, de Kpcícfw; , mas 
si la dicha vocal es larga, en ella recae el acento, como 
decigramo, miligramo, telegrama, del gr. ^á^a., bifloro, 
de fias, flóris. En los compuestos de litro, gr. Xt'xpo, se 
consideró larga la cantidad de la i. 

En los compuestos imperfectos conservan ambos ele- 
mentos su acento propio: decimoséptimo, decimonono ; 
ricahembra, etc. 

A continuación estudiamos los compuestos según el or- 
den expuesto en el número primero, o sea atendiendo a 
la índole de los elementos componentes. 

i.° COMPUESTOS FORMADOS POR DOS ADJETIVOS 

A). Dos adjetivos calificativos que denoten cualidades contra- 
rias forman un compuesto adjetivo que expresa una cu.\- 



(i) Menéndez Pidal, Manual de Gramática histórica española, § 87. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 2 ^7 

lidad intermedia entre las indicadas por los componen- 
tes; como agridulce = que tiene mezcla de agrio y dui- 
ce ; verdiseco = medio seco ; y asi, cultipicaño de culto 
-J- picaño; jocoserio, de jocoso -f- serio. También si de- 
notan colores: como verdinegro, de verde + negro; ver- 
descuro, de verde + escuro, ant. = oscuro ; rubicán, de 
rubio -j- cano. En otro caso reúne el compuesto la signi- 
ficación de los componentes, como tontivano = tonto va- 
nidoso, o sea, tonto y vano ; y asi, sordomudo, de sordo -j- 
mudo ; mineromedicinal, de mineral -j- medicinal; ver- 
degay, de verde -J- gayo. 

Rcsumbruno, de roso -f- la locución en bruno. 

B). Si el primer adjetivo es numeral cardinal y el segundo 
calificativo, el compuesto incluye en si la significación de 
un substantivo que denota una parte o miembro del ser 
al que se atribuye la significación total del adjeti 'O 
compuesto : como dosalbo = yuE tiene dos pies albos ; 
y asi trcsalbo y cuatralbo. Obsérvese que el primer ele- 
mento determina, y el segundo califica al substantivo im- 
plícito en el compuesto. 

('). Si los dos adjetivos son numerales cardinales y el que 
expresa número menor precede al que lo denota ma- 
yor, queda éste multiplicado por aquél, y el compuesto 
toma la forma plural, como cuatrocientos = cuatro ve- 
ces ciento; seiscientos = seis veces ciento (i). En otro 
caso se suman los valores de ambos; así, veintiuno, vein- 
tidós, etc., hasta veintinueve, de veinte y uno, veinte ) 
dos, etc. 

Obsérvese que precediendo el numeral que indica nú- 
mero menor, sólo hemos formado los compuestos con 
ciento; pues escribimos dos mil, tres mil, y no dosmiles, 
tresmiles, como hacemos con las centenas (2), y prece- 
diendo el que lo indica mayor, los compuestos con vein- 
te, veintidós, etc. ; pero diez y seis, treinta y dos, y no die- 
ciséis. En cambio, unimos^ estos numerales con la con- 
junción que los enlaza en los parasintéticos en avo y evo, 



(1) O bien, tomamos el numeral ciento como substantivo con el va- 
lor de centena, caso en que el compuesto lo es de adjetivo más subs- 
tantivo. 

(2) Sin duda porque tomamos el mil como substantivo en la acepción 
de millar. 



268 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

y escribimos dieciseisavo, treintaidosavo, treintaidose- 
no, etc. También en los fraccionarios escribimos diezmi- 
léshno, diezmillonésimo, cienmilésimo y cienmillonési- 
mo, etc., aunque decimos diez mil, cien mil, etc. 

D). Siendo los. dos adjetivos numerales ordinales, sólo hemos 
formado los compuestos desde el decimotercio o décimo- 
tercero, hasta el decimonono o decimonoveno, pues un- 
décimo y duodécimo son ya latinos. En los demás, y aun 
en los mismos compuestos, usamos también las expresio- 
nes analíticas; así, vigésimo primero, etc.; décimo tercio 
y décimo tercia; pero no decimotercia, como equivocada- 
mente se ha escrito (i). 

Todopoderoso es traducción del latín omnipotens; pri- 
mogénito, de primogenitus ; y a semejanza de él hemos 
formado segundogénito, de segundo y el lat. genitus. 
Tresdoble = triple, como si el doble castellano fuera equi- 
valente al sufijo plex, del lat. triplex = triple. 

Son raros los substantivos compuestos de dos adje- 
tivos, como altibajo y claroscuro. 

E). Fuera de los numerales como dieciseisavo, treintaid o se- 
no, no creo haya parasintéticos formados de adjetivos. 

2.° COMPUESTOS FORMADOS POR DOS SUBS- 
TANTIVOS 

Dos substantivos pueden unirse formando substanti- 
> vos compuestos, y adjetivos o verbos parasintéticos. 
Primero : Substantivos compuestos de substantivos. — Al 
unirse dos substantivos para formar un compuesto, pue- 
den ocurrir los tres casos siguientes : a), se unen los dos 
como si los enlazara la copulativa y : ajoqueso, cerapez; 
b), uno de los substantivos determina o explica al 
otro, como sucede en la aposición: casatienda, musara- 
ña; c), uno de los substantivos determina al otro a la 
manera del genitivo : bocacalle, telaraña, casapuerta. A 
los primeros les llamaremos compuestos copulativos ; a 
los segundos, apositivos, y a los terceros, subordinativos. 



(i) Es decir, que en el compuesto la primera parte del mismo ter- 
mina en o. El género se indica entonces sólo por la vocal final del se- 
gundo elemento, como en primogénito, a, y no primogénita. 



DERIVACIÓN V COMPOSICIÓN DE EAS PALABRAS 269 

a). Compuestos copulativos. — Denotan un objeto cuyo concep- 
to resulta de la suma de la significación de cada uno de 
los vocablos componentes, v. gr. : ajoqueso = guisado 
en que entran el ajo y el queso ; cerapez = mezcla de 
pez y cera; salpimienta = mezcla de sal y pimienta; 
calofrío, indisposición del cuerpo, en que alternativamen- 
te se siente calor y frío. En algunos de estos compuestos, 
como en coliflor, se halla la copulativa y, ante la cual 
desaparece la vocal final del primer elemento, como ajia- 
ceite, arquibanco, arquimesa, carricoche, catricofre, cla- 
viórgano. 

A esta clase pertenecen los nombres de los puntos as- 
tronómicos situados entre los cuatro cardinales, como 
nordeste, de norte -f- este; pero noroeste y norueste (no 
nordoeste) ; sudeste y sudoeste; y los intermedios entre 
éstos, como nomordeste, nornoroeste ; sudsudeste, sudsud- 
oeste ; oesnorueste, oessudueste, en los cuales un com- 
puesto entra como elemento en la formación de otro com- 
puesto. 

b). Compuestos apositivos. En éstos, el segundo substantivo 
determina o especifica al primero como lo haría un nom- 
bre en aposición ; v. gr. : casatienda = casa que a la vez 
es tienda; musaraña = mus que se alimenta de insectos 
como la araña (comp. el lat. musaraneus) ; zapapico = 
zapa que a la vez es o sirve de pico. A veces, según se 
concibe el compuesto, parece que el primer substantivo 
determina al segundo, como varapalo = palo largo a 
modo de vara; pejemuller = mamífero (mujer), que en 
su forma se parece a un pez. 

Esta clase de compuestos es poco numerosa ; pero, ade- 
más de los mencionados, pueden citarse artimaña, arte -(- 
maña; marimacho, pejerrey, pejesapo, puercoespín, tripi- 
callos, y los compuestos imperfectos, como pez mujer = 
pejemuller, buquehospital, casacuna, falda pantalón, etc. 
• Tenemos algunos latinos, como malvavisco, de malva- 
viscus ; y otros en los cuales hemos añadido al substan- 
tivo latino otro substantivo castellano que no añade nada 
a la significación de aquél. Así, salmuera, de sal y ei 
lat. muría = salmuera; picobarreno, del lat. picus — pi- 
cobarreno -f- barreno. 

c). Compuestos SUBORDINATivos. — En éstos un substantivo de- 



27O BOLETÍX DE I .A REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

termina al otro como si se hallara en genitivo. En los 
compuestos latinos, como agricultura, y en los que a 
imitación de ellos hemos formado, es el primer elemen- 
to el determinante, como maniobra = obra de mano; y 
viceversa en los castellanos, como bocacalle = boca de 
la calle. 

Los compuestos del tipo latino son en número muy 
reducido, y algunos deben su origen al hecho de haber 
juntado en una palabra las dos latinas que servían para 
expresar el objeto: como jusbarba, de Jovis barbam = 
barba de Júpiter ; pesuña, de pedis ungülam = uña del 
pie. De éstos, los hay cuyos componentes se unieron ya 
en latín, o al menos se hallan así escritos en los códices 
latinos, como ierraemotus y terrae motus, de donde de- 
cimos terremoto, conservando en la pronunciación el ge- 
nitivo latino; mientras que en otros, como aguaducho y 
cabrahigo, de aquaeductus y caprificus, nos hemos des- 
entendido del genitivo, y los pronunciamos como si fue- 
ran compuestos castellanos. Aguamanil, de aquamanilc 
o aquaemauile, que de los dos modos se decía ya en la- 
tín. Formados a este tenor tenemos ajicola, gallocresta, 
y quizá gallipuente, zarzamora, zarzarrosa (1), etc., y el 
parasintético terromontero, de tierra y monte. 

Con el nombre que hace de genitivo en segundo lugar, 
tenemos condestable, del b. lat. comitem stabuli = conde 
o jefe del establo o de las caballerizas; aguamiel, agua- 
viento, bocacalle, bocamanga, cañamiel, colapez, madre- 
perla, madreselva, maestresala, maestrescuela, etc., etc., 
y los nombres propios de poblaciones, como Ciudad Ro- 
drigo, Fuentidueña, Villadiego, etc. En algún compuesto 
parece que el segundo substantivo desempeña las funcio- 
nes de dativo, como aguamanos = agua (que sirve para 
lavar las) manos. 

El compuesto viene a ser un complemento especifica- 



(1) Según la definición que de estos dos últimos da el Diccionario, 
o sea, "el fruto de la zarza" y "la flor de la zarza"; pero si, como ob- 
serva García de Diego en sus Elementos de Gramática Histórica, § 211, 
nota, el uso común de Castilla emplea dichos compuestos en la acep- 
ción de "zarza de moras" y "zarza de rosas", pertenecen a los compues- 
tos que llevan en genitivo el segundo elemento. 



derivación y Composición dé las palabras 271 

tivo del nombre que con él se designa, en puntapié — 
golpe dado con la punta del pie. 

La preposición de se expresa a veces en el compuesto, 
como en hideperro, hideputa (hijo de) ; hijodalgo, hi- 
dalgo, pundonor (= punto de honor), Valdepeñas, etc. 
Pero por lo general domina la índole analítica de la len- 
gua y escribimos separadamente los tres vocablos, o los 
dos que forman el compuesto, y decimos agua de llu- 
via y agua lluvia; aguanafa y agua nafa; hoja- de lata y 
hojalata; madre de clavo y niadreclavo; y convendría 
uniformar en el Diccionario académico la grafía de es- 
tos compuestos escribiendo agualluvia, aguasol, etc., 
como escribimos aguanafa y cañamiel; o adoptar el guión 
como los franceses, para aquellos compuestos que re- 
sultarían demasiado largos, escribiendo pata-de-gallo, 
pie-de-cabra, etc., y también en otra clase de compues- 
tos, como franco-español, hispano-americano, etc. 

Son bastantes los objetos que designamos con estas 
denominaciones. Así, madre de niños, nombre de una 
enfermedad; pata de gallo, nombre de una planta; pie 
de cabra = percebe ; pie de león, nombre de una plan- 
ta. Ojos de gato = persona que los tiene azules o va- 
rios en el color ; ojos de sapo = persona que los tiene 
muy hinchados. Tenemos la preposición ante en tram- 
pantojo, de "trampa ante ojo". 

Compuestos extranjeros de esta clase son : testaferro, 
del ital. testa-ferro ; oriflama, del f r. oriflamme ; paque- 
bote, del inglés packet-boat, etc. 
Segundo: Adjetivos parasintéticos formados de dos subs- 
tantivos. — Los substantivos que entran en la formación 
de estos parasintéticos se unen en relación subordinati- 
va o copulativa, pero reciben además un sufijo que los 
convierte en adjetivos que atribuyen al substantivo a que 
se refieren la posesión de lo significado por el compues- 
to. En castellano son en poco número, y menos los co- 
pulativos que los subordinativos. Así, a semejanza del 
lat. caniformis, hemos hecho vermiforme = que tiene 
forma de gusano, de verme, lat. vermis -f- forma; cunei- 
forme = que tiene forma de cuña, del lat. cuneas, 
cuña -f- forma; cachicuerno = que tiene las cachas de 
cuerno. 



272 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Algunos de estos parasintéticos parecen confundirse 
a primera vista con los compuestos de substantivo y ad- 
jetivo de que tratamos más adelante. Asi, anquí almen- 
drado, anquiboyuno, cariaco pado, boquiconejuno y ca- 
riampollar, podrian explicarse como formados por los 
substantivos anca, casco, boca y cara -j- los adjetivos 
almendrado, boyuno, etc. ; pero no casquimuleño, ni ca- 
riampollado, por lo que deben considerarse todos como 
paransintéticos. 

Como formados de compuestos copulativos pueden ci- 
tarse paniaguado, de pan y agua ; capigorrón, de capa y 
gorra, y quizá algún otro. 
Tercero: Verbos parasintéticos formados de substantivos. 
— Son muy pocos, y en ellos se hallan los substantivos 
en relación copulativa; como en machihembrar, de ma- 
cho y hembra; mancornar, de mano y cuerno. Nordoves- 
tear =s noruestear, parece derivado de norueste. Fini- 
quitar, de fin y quito. 

3. COMPUESTOS FORMADOS POR UN SUBSTANTIVO 
Y UN ADJETIVO 

El compuesto resultante de la unión de un substantivo 
y un adjetivo puede ser substantivo o adjetivo, tanto si 
en aquél se halla el substantivo delante del adjetivo, como 
si se halla detrás, por lo que distinguiremos : 
A). Substantivos compuestos de substantivo -f- adjetivo. — 
En ellos el adjetivo concierta con el substantivo, como en 
el latín r espublica, a semejanza del cual hemos formado 
avetarda y su variante avutarda (1), de ave -f- tarda : 
aguardiente, de agua -)- ardiente; hierbabuena, noche- 
buena, de hierba o noche -(- buena ; melcocha, de miel -f- 
cocha; pimpollo, de pino 4- pollo; vinagre, de vino -f- 
agre ; hilván, de hilo -f- vano ; el ant. manderecha, de 
mano -f- derecha, etc., etc., y los nombres propios Fon- 
seca, de f ont (fuente) -f- seca ; Valverde, de valle + ver- 
de; Villaverde, Aldeanueva, etc. 

Tenemos algunos formados de voces latinas, como tur- 
bamulta; o tomados de otras lenguas, como bancarrota. 



(1) Ant. autarda y con 11 propagada, avutarda. 



DERIVACIÓN- Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS ^7^ 

del ital. bancarotta ; y también híbridos, como lapislázu- 
li, del lat. lapis, piedra, y el ár. Jtypí, lazurd, azul. 

A esta clase pertenecen camposanto, guardiacivil, etc., 
que el Diccionario escribe aún separando los elementos 
componentes. 

En estos compuestos, como se ve, el adjetivo especifi- 
ca al substantivo, de manera que juntos vienen a designar 
un objeto especial entre los comprendidos en la significa- 
ción del substantivo, y distinto de los significados por les 
dos elementos del compuesto tomados en su acepción pro- 
pia. Así, hierbabuena no designa una hierba cualquiera 
que sea buena, sino sólo una entre todas las especies bue- 
nas. Si el adjetivo es determinativo, la significación es 
distinta, como en mandoble = cuchillada o golpe quj se 
da esgrimiendo el arma con ambas manos. 

Por sinécdoque tenemos también substantivos de esta 
clase, como Barbarroja, rabopelado = zarigüeya, y los 
vulgares caraancha, carasucia, etc., en los cuales el adjeti- 
vo concierta, no con el género real del ser designado por 
el compuesto, sino con el del substantivo a que se une. 

Los parasintéticos de esta clase son raros : como ropa- 
vejero, de ropa -j- vieja, adjetivo en su origen, usado 
ya como substantivo. El substantivo nochebueno , deriva 
de nochebuena, con sólo el cambio de la vocal indicadora 
del género. 
B). Substantivos compuestos de adjetivo -f- substantivo. — 
Como en la clase anterior, el adjetivo concierta con el 
substantivo y, si es calificativo, lo especifica. Así : buena- 
ventura, buenandanza, gentilhombre, malandanza, ant 
malaentrada, malaventura, ricadueña, ricahembra, rico- 
hombre, vanagloria, y los nombres propios Santander, 
de santo -f- Emeterio; S antillana, de santa -f- Juliana; y 
con los elementos repara Jos Buenos Aires, et<\ 

En altiplanicie el adjetivo ha tomado la i de los com- 
puestos latinos. 

El substantivo sanjuanada debe considerarse como de- 
rivado de San Juan. 

El Diccionario nota como compuestos a verdemar, ver* 
demontaña y verdevejiga ; pero también escribe separa- 
damente verde mar, verde oliva y verde botella, para de- 
signar el color verde semejante al de estos substantivos ; 



274 BOLETÍN' DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

bien que en estas denominaciones el adjetivo verde está 
tomado como substantivo. 

Distinta es la significación de los compuestos con ad- 
jetivos de significación relativa, como medio, alto, bajo, 
primero, etc. ; pues en unos se contrapone una parte del 
objeto designado por el substantivo al todo, como en me- 
diodía = ''el punto medio del día", significación distin- 
ta de la de medio día y también de la de día medio. Per 
esto debemos escribir medianoche cuando queremos de- 
signar "el punto medio de la noche", aunque no lo con- 
signe así el Diccionario. El mismo adjetivo medio da dis- 
tinta significación a los compuestos mediacaña y medio- 
paño. En el primero designa por metáfora un objeto que 
en la forma se parece al designado por el compuesto en 
su acepción propia, y en el segundo equivale a casi, o a 
los compuestos que forma la preposición entre, lo mismo 
que en las expresiones medio hermano y medio luto. 

Escribimos bajamar, para designar el fin o término de 
la menguante del mar ; pero separamos los elementos com- 
ponentes en alta mar. como en mar alta y mar ancha. 

El latín ver. veris, significa primavera; pero como nos- 
otros designamos el estío, con aquella palabra y el su- 
fijo ano, ver -f- ano, hemos formado el compuesto pri- 
mazfera, para denotar la primera de las dos estaciones 
que de¡ iríamos con aquella voz, como decimos primera 
noche a "las primeras horas de la noche" sin distinguir 
por la grafía las dos acepciones en que pueda tomarse la 
frase formada por esas dos palabras (t). 

Si el adjetivo es numeral cardinal, el compuesto denota 
por metáfora y sinécdoque un objeto distinto del signi- 
ficado por. los componentes, como milpiés, milhojas, ciem- 
piés y cientopies. Estos substantivos se han formado al 
modo de los adjetivos atributivos de que hablamos en D). 

De notar son los ■ compuestos elípticos milenrama = 



(i) Lo mismo sucede fuera de la composición con los adjetivos me- 
ridional, central, etc. Así, al decir. Europa central y España meridional, 
denotamos la parte central de Europa y la meridional de España. Tam- 
bién en latín, griego y sánscrito ocurre lo mismo con estos adjetivos 
cuya significación varía según el modo como se construyan respecto del 
substantivo. Así media ubs = el centro de la ciudad : nrhs media = la 
ciudad del medio, aunque en esta lengua no siempre se observa la regla. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 275 

milhojas, sieteenrama y cincocnrama, en los cuales se su- 
ple el substantivo hojas después del numeral ; así llama- 
mos sieteenrama a la tormentila, porque sus hojas están 
compuestas de siete hojuelas, esto es : siete hojas en rama. 

El numeral tres equivale a tres veces en tresabueío y 
tresnieto; compárese trescientos. 

Compuestos con adjetivos determinativos son también 
los vocablos usía, usiría, useñoría y vueseñoría, de vue- 
sa -)- señoría ; usted, y el ant. vusted, de vuestra + mer- 
ced; nuestramo, de nuestro + amo; y el vocablo mial- 
mas, usado en la expresión "como unas mialmas". 

Compuestos extranjeros de esta clase tenemos los fran- 
ceses peticanon y peticano, de petit-canon ; petimetre, de 
petit-maítre, etc. 
O. Adjetivos compuestos de substantivo -{- adjetivo. — Ex- 
ceptuando algún parasintético, como aguagriero, que se 
dice en la Mancha de las personas que van a tomar las 
aguas acídulas (o sea agrias) de Puertollano, en los de- 
más, compuestos todos, el substantivo cambia su vocal 
final en i, como en los del tipo latino. Así, ojinegro, de 
ojo -f- negro. Equivalen a una oración de relativo en la 
cual el substantivo es complemento directo del verbo te- 
ner y el adjetivo un predicado de dicho complemento ; 
asi, ojinegro = que tiene los ojos negros; rabicorto = 
que tiene el rabo corto. Pero pueden explicarse mejor 
como equivalentes a un complemento del substantivo con 
la preposición de y en el caso en que, por sinécdoque, 
atribuímos al substantivo la cualidad que sólo conviene 
a una de sus partes ; así, moza de cara ancha = moza 
ancha de cara = moza cariancha (1). 

Estos compuestos, aunque cultos, son bastante numero- 
sos, y se han formado según la sintaxis de las lenguas 
romances, pues el latín construía e\ adjetivo en primer 
lugar, formando parasintéticos, como se ve en flavico* 
mus, de flavus -(- coma; langimanus, de longus -\- ma- 
nus, etc. Eos pocos ejemplos latino? en que el adjetivo 
se halla en segundo lugar, como oridurius (== boquidu- 



(1) La misma significación tienen en latín y griego las locuciones 
formadas por el acusativo libre de relación construido con un adjetivo. 
Así feminae nudae brachia = mujeres desnudas de brazos. 



276 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

ro), parasintético de os, oris = boca -f- durus = duro ; 
oriputidus, nariputens y barbirasus, son sin duda debi- 
dos al latin vulgar y en tiempo en que dominaba ya la 
sintaxis descendente. 

En la mayoría de estos compuestos, el substantivo de- 
signa parte del cuerpo de un animal, así ' 

con ala: alicaído, alirrojo. 

con anca: anquiderribado, -rredondo, -seco. 

con barba: barbiblanco, -cano, -espeso, -hecho, -lampiño, -lindo, 
-lucio, -negro, -rubio, -recio, -taheño. 

con boca: boquiancho, -angosto, -blando, -duro, -fresco, -frun- 
cido, -hendido, -hundido, -muelle, -natural, -negro, -ras- 
gado, -roto, -rubio, -seco, -sumido, -torcido, -tuerto. 

con cara: cariacontenido, -aguileno, -ancho, -fruncido, -gordo, 
-harto, -largo, -lucio, -lleno, -negro, -redondo. 

con cuello : cuellicorto, -degollado, -erguido, -largo. 

con ojo : ojialegre, -enjuto, -moreno, -negro, -tuerto. Y así pue- 
den verse en el Diccionario los compuestos con ceja, 
mano, pata, pelo, rabo, sanca, etc. 

En algunos compuestos sufre apócope el substantivo ; 
así, de arista, tenemos Arisblanco, ARisnegro, ARisprie- 
to; de cabeza, CABizbajo; de casco, cascokvo y también 
CAZcorvo, con z por í, debido a la influencia de las for- 
mas nazco, nazca, de los verbos en ecer. 

En vez del adjetivo puede hallarse un participio, como 
en patiabierto, carirraído, caridoliente, etc. Pero si el par- 
ticipio conserva su valor de verbo, los compuestos per- 
tenecen a la clase de los formados por un substantivo y 
un verbo, como cuentadante, mampuesto, etc. 

Algunos adjetivos de esta clase se usan salo como 
substantivos ; así, papialbillo = patialbillo = jineta; pe- 
tirrojo, nombre de un pájaro ; rabihorcado, nombre de 
una palmípeda. 

Según Menéndez Pidal (1). la forma actual de estos com- 
puestos prevaleció en el siglo xv ; pues hasta él, aunque 
se decía rabilargo y cabezcorvo, se prefería acaso para 
mantener la integridad de los dos términos, bocarrasga- 
do, bocaabierto, y así se decía águilas que llaman cuello 
albas, cigüeña picoabierta, Expresiones que pueden ex- 



(1) Manual, § 88, 2. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 277 

plicarse como formadas por el adjetivo o participio y el 
substantivo en acusativo libre, lo mismo que la frase de 
Góngora "desnuda el pecho anda ella" (i), y "Audaz mi 
pensamiento | El cénit escaló plumas vestido" (2). 
D). Adjetivos compuestos de adjetivo -{- substantivo. — 
Son en corto número ; todos parasintéticos y de la clase 
de los atributivos, tanto los latinos, como grandevo, mag~ 
nánimo, unánime y centimano , de grandaevus, magna- 
nímus, unanímus y centimánus, como los castellanos, que 
formamos especialmente con numerales, así: cincomesi- 
no, sietemesino , de cinco o siete -\- mes ; tresmesino y 
tremesino (de tres -\- mes) = tremés, del lat. trimensis ; 
dosañal, y el ant. cincitentañal, de dos o cincuenta -)- 
año. 

También son de esta clase sanmigueleño, san juanero, 
etcétera, de San Miguel y San Juan, aunque la significa- 
ción es distinta de la de los anteriores. 

Cadañero, ra, es elíptico, si se dice de la hembra que 
pare todos los años ; pero no en las otras acepciones, como 
el ant. cadañal. 

4.° COMPUESTOS DE DOS O MAS VERBOS 

En estos compuestos se unen los verbos por la con- 
junción copulativa y, como en vaivén, que puede omitirse, 
como en tiramira. Un mismo compuesto se nos ofrece con 
y sin la conjunción, como quitalpón y quitapón, corre- 
veidile y correvedile. Pueden formarse también por la re- 
petición de un mismo verbo, como bullebulle, y uno de 
los verbos puede llevar complemento, como correvedile. 

El compuesto resulta siempre substantivo y denota a), 
el ser al que como sujeto conviene la significación com- 
pleja del predicado verbal formado por los elementos 
componentes, como en bullebulle = persona inquieta, en- 
tremetida y de viveza extraordinaria; b), el objeto que 
como complemento directo completa la significación del 
compuesto, como quitapón = adorno que suele ponerse 
(o sea que se pone y se quita) en las testeras de las cabeza- 
das mular y de carga ; c), la acción conjuntiva de ios verbos 



(1) En el romance a Los Amores de Angélica y Mcdoro. 

(2) Soledad segunda, versos 137 y 138. 



19 



278 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

componentes, como en ciaboga = maniobra de dar vuel- 
ta en redondo a una embarcación, haciéndola avanzar 
(bogar) por un lado, y retroceder (ciar) por el otro. 

Estos compuestos son en poco número ; pero, además 
de los Mencionados, podemos citar: duermevela, gana- 
pierde, tiramira, correverás, pasapasa, y algunos otros. 
También lo son, aunque el Diccionario no los considere 
tales, tejemaneje, cochitehervite, tira y afloja, etc. 

Entre los pocos verbos compuestos de otros dos, cita- 
remos tir amollar, de tirar -)- amollar. 

5.° COMPUESTOS FORMADOS POR UN VERBO CON 
OTRA PARTE DE LA ORACIÓN 

El verbo puede unirse en composición con un substan- 
tivo, como en hincapié, o con un adverbio, como en mal- 
casar; en vez del adverbio puede haber un adjetivo en 
función adverbial, como en cultiparlar. Cuando se une 
con un substantivo, puede éste formar la segunda parte 
del compuesto, como en hincapié, o la primera, como en 
escamondar. En este último caso puede hallarse, en vez 
del verbo, el tema verbal, como en sonámbulo, y tam- 
bién un pronombre en lugar del substantivo, como en 
cualquiera. Con otras partes de la oración es más raro 
que se junte el verbo; pero tenemos el compuesto siquie- 
ra, formado por la conjunción si, y chiticallando, con la 
interjección chito. El compuesto puede resultar, según 
los casos, substantivo, como paraguas; adjetivo, como 
carnívoro; pronombre, como quienquiera; verbo, como 
bienquerer ; conjunción, como siquiera, o adverbio, como 
chiticallando ; por lo que distinguiremos los casos si- 
guientes : 
A). Substantivos compuestos de verbo -j- substantivo. — 
Por su estructura pertenecen estos compuestos a la sin- 
taxis descendente. Son raros en latin y poéticos casi to- 
dos en griego (1), pero bastante numerosos en las len- 
guas romances. El compuesto resulta substantivo por ca- 



(1) El latín nos ofrece ejemplos como verticordia (de verteré = 
volver + cor, coráis, corazón), epíteto de Venus. En griego abundan 
más, como iju.30füV7]<; = que odia a las mujeres, de |U3<Uo, odiar + ípvrj , 
mujer. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 279 

liarse el nombre al que se refiere el predicado represen- 
tado por el tema verbal, que es propiamente el que entra 
en esta composición, tomando la forma de la tercera 
persona de singular, o sea en a, si el verbo es de la pri- 
mera conjugación, como en agu Afiestas; y en e, si de la 
segunda o tercera, como rompeoIos, cxjbb.ec o r sé, aunque 
en algunos de esta última termine en í, como BATihoja. 

El* substantivo en estos compuestos completa la sig- 
nificación del verbo, ya como complemento directo, ya 
como complemento circunstancial. Los primeros son en 
mayor número, y en ellos el substantivo toma la forma 
de plural, denotando con ello que estas denominaciones' 
suponen en el sujeto a que se aplican la reiteración del 
acto designado por el verbo sobre el objeto en singular. 
Así: 
a), siendo el substantivo COMPLEMENTO directo: aguafiestas, 
alborotapueblos, arrebatacapas, atapiernas, azotacalles, 
buscarruidos, cascaciruelas, catacaldos, cortaplumas, cuel- 
gacapas, chotacabras, desuellacaras, espantanublados, guar- 
daaguas, guardaagujas, hincapié, mondadientes, monda- 
oídos, pararrayos, tapaagujeros, vengainjurias, etc., to- 
dos de verbos de la primera conjugación, como lamepla- 
tos, metemuertos y rompeolas, de verbos de la segunda, y 
abrepuño, abrojo, batihoja, batifulla y cubrecorsé, de ver- 
bos de la tercera. 

Con el substantivo en singular, además de los citado? 
últimamente en el párrafo anterior, se ven también otros, 
como cagaaceite, quiebrahacha, portaalmizcle, portaban- 
dera, portacarabina, tapaboca, tapaculo, etc. 

Compárense paraguas y abrojo, donde ante la vocal 
inicial del substantivo ha desaparecido la final del ver- 
bo, con guardaagujas, tapaagujeros, etc., en que persis- 
ten las dos. 

Tirabuzón, del fr., tire-bouchon, en castellano saca- 
corchos ; paspié, de passe^pied, etc. 

Los parasintéticos, como picapedrero, son raros. 
2>), siendo el substantivo complemento CIRCUNSTANCIAL,: — 
Son en poco número, y a veces se expresa la preposición 
que indica la especie del complemento: como saltaem- 
banco = saltaembancos = saltabanco = al italianismo 
saltimbanco y a su imitación saltimbanqui ; y sin la pre- 



280 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

posición, andarríos, girasol, tornasol, tornaboda, trota- 
conventos, cortafrío, tornaviaje, etc. 

B). Compuestos de substantivo + verbo. — También en esta 
clase el substantivo puede desempeñar, en el concepto que 
designa el compuesto, la función de complemento direc- 
to o circunstancial ; pero estas formaciones son raras, 
por no ser propias de la índole de nuestra sintaxis. El 
compuesto resulta verbo en la mayoría de los casos, y 
en algunos substantivo. Así, en los verbos fasferir ant.. 
(del cual facerir y zaherir), escamondar y pelechar, los 
1 substantivos fas, esca y pelo, son complemento directo- 
de fefir, mondar y echar (i) ; como en mamparar, mam* 
presar, mantornar, mantener, manutener y manuscribir, 
el substantivo mano, lat. manus, es complemento circuns- 
tancial de los verbos parar, lat. pressare, tornar, tener r 
y lat. scribere ; como lo es el substantivo sal, en salpicar 
y salpresar, de picar y el lat. pressare. 

Compuesto de esta clase es también el verbo reivindi- 
car, que procediendo del latín rem vindicare, o sea, vin- 
dicar la cosa, debía ser en buena derivación renvindicar. 
En Jovellanos, Lista, Llórente y Pastor Díaz, según nota 
Cuervo (2), se halla revindicar, quizá por haber tomado 
el substantivo rem por el prefijo re o bien por imitación 
del francés revendiquer. La Academia ha uniformado la 
grafía de este verbo con la del nombre reivindicación, 
donde el rei es etimológico porque procede del lat. reí 
vindicationem = vindicación de la cosa. 

Como substantivos compuestos de nombre y verbo, pue- 
den citarse el cultismo sanguisorba, del lat. sanguis, san- 
gre, y sorberé, absorber; el elíptico sietelevar (por sie- 
te puntos levar) ; el parasintético misacantano, de misa -f- 
cantar, en todos los cuales el substantivo es complemen- 
to directo, y mampuesto, en que lo es circunstancial. Cul- 
talatiniparla, de culto -f- latín -j- parlar; pediluvio, del 
lat. pes, pedis y luere, lavar. 

C). Compuestos de pronombre y verbo. — Tenemos los subs- 



(1) Aunque de análoga significación, reconocen otro origen alicor- 
tar, aliquebrar, perniquebrar y maniatar, que por derivación regres : va- 
proceden de adjetivo, como maniatado, perniquebrado, etc. 

(2) Apuntaciones, § 911. 






DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS ?8l 

tantivos oíslo y quehacer, y los pronombres cualquiera y 
quienquiera. También, a semejanza de homicida y homi- 
cidio, hemos formado suicida y suicidio, del lat. sui = de 
si, y el verbo caedere, matar. Con el pronombre detrás 
y el adjetivo todo, tenemos el subst. sanalotodo. 

D). Compuestos de substantivos -f- RA í z verbal. — Tenemos 
algunos latinos : ya adjetivos, como alígero, belígero, fruc- 
tífero y carnívoro, de aligerum, beligerum, fructiferum y 
carnivorum, en los cuales el substantivo es complemento 
directo, así como en terrígeno y undívago, de terrigenus 
y undivagus, lo es circunstancial ; ya substantivos, como 
sanguja y noctiluca, de sanguisuga y noctiluca ; y los que 
hemos formado a imitación de éstos, cultos todos, como 
, somnámbulo y sonámbulo, de somnum -f- ambulare ; som- 
nílocuo, de somnum -f- loqui ; plantígrado, de planta + 
gradíri ; vermífugo, de vermis -\- f ugere ; manicuro, de 
mano -\- curar; manifacero, de mano -f- facer, etc. 

E). Compuestos de verbo y adverbio o adjetivo en función 
adverbial. — Si el adverbio o adjetivo se hallan delante, 
el compuesto resulta verbo ; si no, substantivo. Así : 

Verbos : bienquerer, malbaratar, malcasar, maldecir, 
malograr (por mal-lograr), malparar, malversar, menos- 
preciar, etc. Menoscabar, quizá parasintético de menos y 
cabo. Y con adjetivos, equiparar, del lat. aequiparare; 
rarefacer, de rarefacere, y cultiparlar, de culto -|- hablar. 
Substantivos. — Bogavante, de bogar y avante; cátale* 
jo y también catalejos, de catar -f- lejos ; pasavante, de 
pasar -\- avante ; tornatrás, de tornar -\- atrás, y cena- 
aoscuras, de cenar -f- la locución a oscuras. También los 
hay con el adverbio delante, como bienestar, malestar; 
el inf. substantivado bienquerer, y los nombres de acción 
bienandanza, malquerencia, etc. ; menoscuenta y algu- 
nos más. 

José Alemany. 

(Continuará.) 



c 



URIOSIDADES FILOLÓGICAS 



¿Avapiés o Lavapiés? 

Con sólo poner al lado uno de otro ambos vocablos, parece 
resuelta, a lo menos en teoría, la duda de cómo deberá escribirse 
el nombre que designa el más famoso de los barrios, cuarteles y 
calles (pues todo ello es o ha sido) de la villa y corte. 

La primera forma "Avapiés" no significa absolutamente 
nada, sino es que, alterando su escritura y poniendo letras, le 
busquemos un origen más o menos ingenioso, pero improbado. 
En cambio, la segunda se compone de dos voces que tienen claro 
sentido aisladamente, y aunque no lo sea tanto reunidas, no ca- 
rece el hecho de precedentes o de semejanzas en cuanto a la 
manera de formarse los nombres de las vías madrileñas. 

Y en prueba de ello bastará recordar los de las antiguas ca- 
lles de Quebrantapiernas (desaparecida a principios del siglo xix 
con los rellenos de la plaza de Isabel II) (i), Tentetieso (hoy 
costanilla de San Justo (2) y las vigentes de Miralrío y Rom- 
pelanzas. 

Origen humorístico y algo satírico (3) como el de las ante- 
riores habrá tenido el nombre de Lavapiés, ya que por su declive 
daría lugar a que las aguas de lo alto de la calle de Atocha baja- 
sen, en días de lluvia, con ímpetu y abundancia en tiempos en que 
no se conocían las alcantarillas (4). 



(1) Todavía se cita en los Planos de Madrid de La Torre y Asen- 
sio de 1800 (pág. 75), pero falta ya en la Guía de 1815. 

(2) Se cita aún en las Guías y Callejeros de 1840. 

(3) Quebrantapiernas, porque era un verdadero barranco ; Tente- 
tieso, por ser muy pendiente, y Rompelansas, porque se rompían las de 
los coches que querían doblar por ella. Hoy está vedado el paso salvo 
a la gente de a pie. 

(4) No hago caso de la pueril y gratuita etimología de Capmany, 
según el cual era una alameda cuyos árboles recibían al pie el lavato- 
rio de un arroyo que pasaba por allí. ¿Adonde se habrá ido el tal arroyo?" 



CURIOSIDADES FILOLÓGICAS 283 

Pero no tanto nos interesa averiguar el origen, siempre obs- 
curo, del nombre, como resolver cuál deba ser su verdadera es- 
critura, ya que aun hoy parece ser cosa dudosa ; y, como cues- 
tión de hecho, sólo los hechos han de darnos la solución al pro- 
blema. 

La primera vez que aparece citado, en lo que hoy sabemos, 
este barrio o plazuela, pues calle aún no la había, es el año de 
1547, en que la villa de Madrid cambia o permuta un terreno 
suyo cercano de la iglesia de San Sebastián por otro que en "el 
Lavapiés" tenía un Fernando de Somonte para construir la 
fuente que después se llamó de la "Plazuela de Lavapiés" (1). 
La calle es algo posterior, y, para evitar la confusión con el 
barrio, se denominó "Calle Real de Lavapiés", de igual modo 
que la del Barquillo se llamó muchísimos años "Calle Real del 
Barquillo", para no confundirla con el barrio del mismo nombre. 
Pero en 1587 existía ya y estaba bien poblada, como nos de- 
muestra una repetida mención que se hace en cierto proceso ins- 
truido contra Lope de Vega por sátiras contra unos cómicos (2). 
En él hallamos, además de otras, estas citas : 

"Que trataba de la calle de Lavapiés." (Pág. 14.) 
"Doña Juana de Ribera, que vive al Lavapiés." (Pág. 20.) 
"Que viven al Lavapiés, todas en una calle." (ídem.) 
Se recuerda también una de las sátiras que principia así (pá- 
gina 2y) : 

Los que algún tiempo tuvisteis 
noticias del Lavapiés. 



y acaba 



Estas son las tres 

que ensucian el barrio de Lavapiés (3) 



"Suele... pasear de ordinario por los barrios de Lavapiés." 
(Pág. 48.) 

Es, por tanto, evidente que en 1587 existían el barrio y la 
calle de "Lavapiés", y que la palabra se escribía en esta forma. 

En. 1623 publicó el Maestro Gil González Dávila su Teatro 



(i) Cambronero: Las calles de Madrid (Madrid, 1889), pág. 290. 
Dice que la escritura de la palabra es como va puesta. 

(2) Tomillo y Pérez Pastor: Proceso de Lope de Vega (Madrid, 
1901). La palabra va escrita como se indica. 

(3) El texto dice "barro" y no "barrio"; pero lo creemos errata. 



284 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

de las grandezas de la villa d e Madrid (por Tomás Junti), y en 
la página 8 cita "la fuente de la plaza de Lauapies". 

En 1638 se imprimió el hoy raro folleto titulado: El orden 
qve se ha de tener en la disposición de los seys quar teles en que 
está repartida la villa de Madrid, para su buen gobierno; y en el 
folio 7 vuelto se dice: "Hasta salir a Labapies derecho sin que 
entre en esta dicha calle." 

En 1656 se estampó en Amberes el célebre Plano topográfico 
de Madrid de Pedro Texeira. El grabador flamenco, como ex- 
tranjero, no entendió bien o equivocó el texto de Texeira, así que 
incurrió en muchos errores al citar calles y edificios. Pero en el 
caso actual se adivina sin dificultad lo que el autor español dijo. 
Menciona en su lugar la "fuente de lana piez"; pero, al desig- 
nar la calle, escribe bien "de laua pies", según la variable orto- 
grafía de la época. 

En 1727 imprimió en esta corte Juan Claudio Aznar de Po- 
lanco su Arithmetica inferior... origen de los nacimientos de 
las aguas dulces y gordas de esta coronada villa de Madrid; sus 
viages subterráneos con la noticia de las fuentes publicas y se- 
cretas. . . En diversos lugares de este libro cita el Lavapiés, como 
se ve por estos ejemplos, entre otros: 

"A la que baja al Lavapiés." (Pág. 293.) 

"La arca cambija veinte y una está en la calle del Ave Ma- 
ría, junto a la Plazuela del Labapies." (Pág. 299.) 

"A la fuente pública del Lavapiés, dos reales." (Pág. 301.) 

"Las casas de Pueyo, que están en la calle del Lavapiés, a 
mano izquierda." (Pág. 311.) 

Y otras varias veces siempre en esta última forma. 

Don Ramón de la Cruz, a quien no puede negarse conoci- 
miento de cómo debería escribirse la palabreja, la emplea siem- 
pre en sus autógrafos e impresos en la forma que venimos se- 
ñalando, si bien los editores modernos alguna vez alteraron esta 
escritura. En 1763 se imprimió su intermedio titulado Las Ma- 
jas de Lavapiés (1). Después es frecuentísima la mención en sus 
obras de la calle y del barrio dichos. En el saínete El Deseo de 
seguidillas, que es de 1769, se dice al principio: 

Merino. Con que ello ¿hasta el Lavapiés 
no hemos de parar, don Pedro? 



(1) Madrid, por Antonio Muñoz del Valle, 4. ; 215 + 67 págs. 



CURIOSIDADES FILOLÓGICAS 285 

Es sabido que la "tragedia ridicula" El Manolo pasa "en 
medio de la calle ancha del Lavapies, para que la vea todo el 
mundo", como dice la acotación (i), y a los comienzos hay es- 
tos versos, que nos indican, sin la menor duda, cómo don Ra- 
món pronunciaba el vocablo : 

Porque la fama que hasta aquí habrá roto 
más de catorce pares de trompetas 
por ese Lavapies, preconizando 
mis medidas, mi vino y mi conciencia. 

En este último año se estampó en Madrid el gran plano to- 
pográfico de don Antonio Espinosa de los Monteros, y en él se 
lee repetidamente el nombre de plaza y calle "de Lavapies" (2). 

En el siguiente de 1770 imprimió don Juan Francisco Gon- 
zález su curioso librito Madrid dividido en ocho quar teles (3). 
y así en el texto como en los pianitos escribe siempre "Quartel 
de Labapies" (pág. 95 y pág. 13 de la segunda numeración), y "C. 
Ancha d. Labapies" y "Pl. d. Labapies" (láms. 50 y 51). Pero 
el mismo González, al repetir en 1775 la impresión de su 
obra (4), quizá por errata se puso en la página 95 : "Quartel del 
Abapies". Y la suponemos errata, porque en la página 98, sin 
duda para evitar que la hubiese, escribió "a la Plazuela de Lava- 
Pies", y en la 100: "Por la calle Real de Lava-Pies", conservan- 
do en las láminas la ya citada forma de "Labapies", como 
en 1770. 

Ya no siguió este ejemplo don Ángel Valero Chicarro. que 
dio a luz en 1792 un tomito de Noticias varias y curiosas de Ma- 
drid (5), y en las páginas 13, 19 y 160 escribe sucesivamente 
"plazuela del Avapies" ; "vive ancha del Avapies, ,casa sin n.". 
y "Quartel del Avapies". 

Esta nueva forma, quizá por creerla más culta, se puso de 
moda, y así la hallamos en 1800, en el Plano de la Villa y corte 
de Madrid, por don Fausto Martínez de la Torre, láminas de 
don José Asensio (6), donde la lista de los cuarteles dice (pá- 



(1) Imprimió este saínete el mismo don Ramón de la Cruz en el 
tomo IV de sus Obras, pág. 381. 

(2) Madrid, 1709; 9 hojas dobles en gran folio. 

(3) En la Oficina de Miguel Escribano. 8.°, 126 + 13 págs. y 64 láms. 

(4) Madrid dividido... En la oficina de Joseph Doblado, 1775; 8.°; 
126 págs. 

(5) En la Imprenta de Manuel Gomales, 1792, 8.°; 195 págs. 

(6) Madrid. En la Impr. de D. Joseph Doblado, 1800, 8.°; 115 pági- 



286 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

ginas 32 y 34): "Quartel del Avapies" y "Plazuela" y "Calle 
del Avapies" ; en el catálogo de las calles (pág. 42) se pone la 
"Calle del Avapies". Pero en las láminas 51 y 52 se escribe como 
de antiguo "Calle ancha de Labapies" y "Plazuela de Laba- 
pies", y en la "56, "Barranco de Labapies". 

En el curioso librito anónimo que tanto utilizó Mesonero Ro- 
manos, titulado Paseo por Madrid o Guía del forastero en la 
corte (4), hay al final un callejero, donde a la página 117 se re- 
gistra la calle "Real del Avapies" y se localiza, diciendo que está 
"baxando por la calle de Relatores, al fin de ésta, la primera 
que es la de la Madalena, e inmediatamente la primera a la de- 
recha". En la página 139 se conserva la referencia "Real de La- 
vapies. Véase Calle del Avapies en la A". En la 152 se repite: 
"Real del Avapies. Véase en la A." Y en la lista de las plazas 
y plazuelas (pág. 163) también: "Del Avapies. Al fin de la calle 
del Avapies." 

Publicó en 1831 don Ramón de Mesonero Romanos la pri- 
mera edición de su Manual de Madrid, en que siguió el ejemplo 
del anterior libro, dando por forma más correcta la de "Ava- 
pies" ; pero manteniendo la referencia en "Lavapies" (págs. 328 
y 00). Hubo de conocer pronto su error ; porque en la segunda 
impresión de su Manual (Madrid, 1833) excluyó radicalmente 
la forma Avapies, conservando sólo la segunda (pág. 373), y 
así la mantuvo en las sucesivas ediciones de 1844 y 1854. Pero 
siete años más tarde, al publicar su Madrid antiguo, dijo en el 
párrafo xiii (pág 188) : "Entramos en pleno distrito de Lavapies 
o del Avapies, como antiguamente solía escribirse, sin que acer- 
temos a explicar la etimología de este nombre." Habrá querido 
referirse a Valero Chicarro, a la Torre o al anónimo autor del 
Paseo por Madrid, de 181 5, porque de otros antiguos difícil le 
sería presentar ejemplos autorizados. El, sin embargo, mantu- 
vo en el encabezado la verdadera forma. 

La misma se estampa en la reputada Guía de Madrid (1876) 
de don Ángel Fernández de los Ríos (págs. 100, 418 y 769). Y, 
por último, en 1889, publicó don Carlos Cambronera su erudito 
libro de Las Calles de Madrid, rechazando, como hemos dicho, 
la forma equívoca de Avapies. De entonces acá no creemos que 



ñas, 64 láminas y una grande plegada con un " Plano geométrico " que 
es el general de Madrid. 

(1) Madrid, Imprenta de Repullés. Enero de 1815, 8.° alargado, xxiv 
+ 172 págs. y una lámina que representa la Puerta de Alcalá. 



CURIOSIDADES FILOLÓGICAS 287 

se haya hecho ningún descubrimiento en la materia que autorice 
el cambio de forma en palabra tan clara y tan propia. 

Pudo quizás haber, aparte del alarde de finura, algún pre- 
texto para que personas poco instruidas creyesen deber, prefe- 
rirse la forma Avapiés. En documentos del siglo xvni, o acaso 
del anterior, rudos amanuenses, viendo que el lugar general- 
mente se citaba con el articulo el, refiriéndose, claro es, al ba- 
rrio, a fin de evitar el encuentro de las dos eles, que darían el 
sonido elle (dada la descuidada manera de dividir las palabras), 
en lugar de escribir ellabapies, escribirían elabapies, y esto bas- 
taría para suponer origen recóndito a tan vulgar vocablo. Pero 
los Chicarros de entonces y de hoy, para ser consecuentes, de- 
berían conservar la forma Abapiés y buscar una acepción transi- 
tiva del verbo reflexivo Abarse, que les diera una etimología muy 
original, sobre todo si le acompañaba su correspondiente histo- 
rieta morisca. 

E. C. 




A 



CUERDOS Y NOTICIAS 



Academias americanas. 

En Junta de 6 de marzo actual se dio cuenta a la Academia Espa- 
ñola de haber sido elegido individuo de número de la Correspondiente 
venezolana el señor don José Ramón de Ayala. Luego que haya leído 
su discurso de entrada se le expedirá por la Española el título. 

Tenemos el gusto de anunciar que actualmente se hallan funcio- 
nando todas las Academias americanas, con su personal casi completo 
y con el lucimiento y actividad de que dan idea las noticias que cada 
dos meses publicamos en esta sección. 

La Academia Española está en frecuente y no interrumpida comu- 
nicación con ellas ; les envía sus obras y recibe las americanas ; con- 
testa a todas las preguntas y observaciones que tienen a bien dirigirle 
y las excita a que envíen toda clase de noticias útiles para los trabajos 
contraes a unas y a otras Academias, en especial las conducentes a en- 
riquecer el Diccionario. Los señores académicos americanos, que hoy 
trabajan más y mejor que nunca, contribuyen a la gran obra con sus 
noticias particulares y con las obras impresas de que damos noticia en 
la Sección bibliográfica de este Boletín. Y así unos y otros contribu- 
yen a estrechar los lazos de unión y amistad entre todos los que ha- 
blan la hermosa lengua castellana. 

Premio Chirel. 

En la sesión del 2 de abril se hizo relación a la Academia de los 
trabajos presentados para este certamen por los señores don Juan Dan- 
tín Cereceda, don Wenceslao Fernández Flórez, don Manuel Aranaz 
Castellanos, don Cipriano Aguilar, don Alejandro Bher, don Emilia- 
no Ramírez Ángel, don Antonio Martínez del Campo, don Gregorio 
García Arista y don Rafael Comenge. El fallo se dará y publicará en 
el próximo mes de mayo. 

/ Academia correspondiente en Filipinas. 

En la Junta del mismo día el académico de número don Manuel de 
Saralegui, encargado de dirigir la constitución y organización de dicha 
Academia en Manila, dio cuenta de haber fallecido el señor don Tirso 
de Irureta Goyena, uno de los más conspicuos individuos de la nacien- 



ACUERDOS Y NOTICIAS 289 

te sociedad, y propuso que para reemplazarle se designase otro u otros 
dos, pues aún no estaba completo el número de los individuos de que 
había de componerse. Y habiendo la Academia delegado en el señor Sara- 
legui la nominación de aquellos señores, propuso, en unión de otros 
dos académicos de número, a don Claro Recto y a don Manuel María 
Rincón, literatos entrambos de gran reputación en Filipinas, amigos 
de España y pertenecientes a la raza indígena. La Academia aceptó 
dicha propuesta y agradeciendo a su ilustre compañero don Manuel 
de Saralegui sus útiles y felices gestiones en pro de tan patriótica em- 
presa y le rogó prosiguiese en ellas hasta dejar por completo instalada 
y funcionando la repetida Academia Correspondiente Filipina. 

Presentación de discurso. 

Se hizo en la sesión del 8 de abril del que. escribió para su ingreso en 
la Academia el señor don Serafín Alvarez Quintero. El señor Director 
nombró para contestar al académico electo al numerario don Ricardo 
León, quien aceptó el honroso y noble encargo. 

Nuevo Académico. 

En la Junta ordinaria celebrada el 23 de abril fué elegido, por voto 
de todos los académicos presentes, individuo de número el excelentísi- 
mo señor don Gabriel Maura y Gamazo, conde de la Mortera, bien co- 
nocido como historiador ya ilustre y literato de grandes esperanzas. 
De suponer es que el señor Conde de la Mortera no dilate muchos meses 
su ingreso en la Academia Española. 

Función en el Convento de las Monjas Trinitarias. 

Su Majestad el Rey se dignó señalar el día 29 de abril para asistir 
a la Misa de Réquiem, que anualmente celebra la Academia Española, 
en sufragio por el alma de Miguel de Cervantes Saavedra, el día 23 
de abril (aniversario de su muerte), en el convento de las Trinitarias, 
cuya iglesia recogió los restos mortales del gran escritor. No pudo ce- 
lebrarse este año la función en el día propio por caer el 23 de abril den- 
tro de la octava de Pascua de Resurrección y hubo que diferirlo hasta 
el 29. Cantaron la Misa, por cierto muy bien, las monjas del Convento 
con acompañamiento de órgano y algunos padres Trinitarios. Asistie- 
ron, además, los señores Obispo de la Diócesis y Obispo de San Luis 
de Potosí, académico correspondiente en Méjico, el director de la Aca- 
demia señor Maura, el señor ministro de Instrucción pública, digna re- 
presentación del Ayuntamiento de Madrid, individuos de ilustres Cuer- 
pos literarios y casi todos los académicos de número y correspondien- 
tes que se hallan actualmente en esta corte. Cuatro académicos re- 
cibieron a Su Majestad bajo palio y le acompañaron también a su 
salida. 

Como era la primera vez que el' rey don Alfonso asistía a este 
acto (que también honró alguna vez su inolvidable padre) y los mo- 
narcas españoles gozan el privilegio de ser recibidos dentro del claus- 
tro del convento, Su Majestad, acompañado de muchos ''e los concu- 
rrentes a la función, visitó detenidamente las habitaciones de la plan- 
ta baja del edficio, casi todas destinadas a los actos oficiales de la Co- 



290 boletín de la real academia española 

munidad y, por tanto, llenas de cuadros, esculturas, camarines y mue- 
bles artísticos de no poca antigüedad y gusto. 

El Rey y los acompañantes conversaron libremente cerca de una 
hora con las reverendas Madres, que agradecieron la visita regia y 
amablemente contestaban a las infinitas preguntas y observaciones de 
los visitantes. Para todos fué, acaso, suceso único en su vida. 

También los académicos tuvieron el gusto de hablar más detenida- 
mente con algunas ancianas Madres que gozan de justa reputación por 
su cultura y buenas letras. Conservan aún viva la memoria de aquella 
gran poetisa, su compañera, sor Marcela de San Félix, hija nada me- 
nos que del Monstruo de la naturaleza : Lope de Vega. ¡ Qué dos nom- 
bres se oyeron allí repetidamente ! ¡ Cervantes ! ¡ Lope de Vega ! No en 
vano se consideran dichosas las dulces hermanas trinitarias de la an- 
tigua calle de Cantarranas de mantener incólumes después de tres siglos 
tan insignes recuerdos. 



B 



IBL10GRAFIA 



LIBROS 



Abad y Ortiz (Benigno L.). Canto a Argentina. Buenos Aires, 
Imprenta López, 1918. — En 8." menor, 23 págs. 

— Ramillete de pensamientos. Buenos x\ires, Lit. Ortelli Hermanos, 
5. a. — En 8.° menor, 7 págs. 

Aguado (Pedro de). Historia de Venezuela : con prólogo, notas y 
apéndices por Jerónimo Bécker. i'omo II. Madrid, Est. tip. de Jaime 
Ratés, 1919. — En 4°, 619 págs. 

Albarellos (Juan). Efemérides burgalesas (apuntes históricos). Pró- 
logo de Eloy García de Quevedo. Burgos, Impr. del "Diario de Bur- 
gos", 1919. — En 4. , xvn-284 págs. 

Anuario estadístico de la República oriental del Uruguay. 

Año 1916. Libro XXVI del "Anuario" y XLI de las publicaciones de 
la Dirección General de Estadística. Director general de Estadística, 
Julio M. Llamas. Montevideo, Impr. Artística de Juan J. Dornaleche, 
1918. — En fol., xv-624 págs. 

Anuario militar de España. Año 1919. Mandado publicar al De- 
pósito de la Guerra por Real orden de 14 de noviembre de 1918. Ma- 
drid, Talleres del Depósito de la Guerra, 1919. — En 4. , 823 págs. y dos 
retratos. Tela. 

Bergé=Soler (Eduardo) and Hatheway (Joel). Elementary spanish- 
american reader. Chicago, Benj. H. Sanborn & Co., 1918. — En 8.°, xiv- 
46b págs. 

Blanco y Sánchez (Rufino). Lengua castellana. Arte de la lectura. 
Séptima edición. Madrid, Tip. de la "Rev. de Arch., Bibl. y Museos", 
1918. — En 8.° mayor, vm-271 págs. 

Cavestany (Jenaro). Memorias de un viejo. Tomo II y último. Se- 
a illa, Impr. de F. Díaz, 1919. — En 8.°, 226 págs. 



292 boletín de la real academia española 

Cabeza León (Salvador). La Universidad de Santiago y don Ra- 
món de la Sagra: notas históricas. Santiago, Impr. de José M. Pare- 
des, 1 9 19. — En 8.°, 15 págs. 

Correspondencia de la ciudad de Buenos Aires con los reyes de 
España. Documentos del Archivo de Indias. Cartas del Cabildo : Me- 
moriales presentados en la Corte por los procuradores, apoderados y 
enviados especiales de la ciudad. Publicación dirigida por don Roberto 
Levillier. Tomo II, Prólogo de don Rafael Altamira, 1615-1635. Ma- 
drid, S. impr., 1918. En 4. , xxvi-379 págs.- [Colección de publicaciones 
históricas de la Biblioteca del Congreso Argentino.) 

Espinosa (Aurelio M.). Elementary spanish reader with practical 
exercices for conversation. Chicago, Benj. H. Sanborn & Co., 1918. 
En 8.°, ix-208 págs. 

Fernández Valbuena (Ramiro). La religión a través de los siglos : 
estudio histórico comparativo de las religiones de la humanidad. To- 
mo II. S. 1. (Santiago), Tip. de "El Eco de Santiago*', 1919., — En 4. , 
xni-467 págs. 

Figueiredo (Fidelino de). Como dirigí a Bibliotheca Nacional. (Fe- 
vereiro de 1918 a fevereiro de 1919). Lisboa, Tip. da Emp. Litter. e 
Typographica, 1919. — En 8.° may., 127 págs. 

Guía Oficial de España, 1919. Madrid, Est. tip. "Sucesores de Ri- 
vadeneyra", 1919. — En 8.°, 1.113 págs. y dos retratos. Tela. 

Herrero Segarra (Zacarías). Curso práctico de lengua inglesa : 
' fonología, vocabulario, ejercicios idiomáticos, temas y apéndice gra- 
matical. Zaragoza, talleres gráficos de "La Crónica de Aragón", 1918. — 
En 8.° may., 176 págs. 

Icaza (Francisco A. de). Sucesos reales que parecen imaginados 
de Gutierre de Cetina, Juan de la Cueva y Mateo Alemán. Madrid, Im- 
prenta de Fortanet, 1919. — En 8. c , 267 págs. 

L6pez=PortiIlo y Rojas (José). Historias, historietas y cuentecillos, 
México, Impr. Francesa, 1918. — En 8.°, 448 págs. 

López Tomás (José). Lengua española universal : etetudio-pro- 
yecto para adaptar al uso de la ciencia, el comercio, la industria, el 
turismo y, en general, de todas las; relaciones entre los países civilizados 
del mundo, el idioma oficial de España, la Argentina, Bolivia, Colombia, 
Costa Rica, Cuba, Chile, Dominicana, Ecuador, Guatemala, Honduras, 
■ Méjico, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Salvador, Uruguay y 
Venezuela. Valladolid, Impr. Castellana, 191&— En 8.°, 72 págs. 

Marichalar y Monreal (Luis), Vizconde de Eza. La organización 
económica nacional. Discurso leído, en el acto de su recepción, en la 



bibliografía 293 

Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, y contestación del ex- 
celentísimo señor don Eduardo Sanz y Escartín, conde de Lizárraga, 
el día 13 de abril de 1910. Madrid, Impr. de Bernardo Rodríguez, 1919. — 
En 4. may., 1 13 págs. 

Maura y Montaner (Antonio). Sociedad de naciones y fuerzas 
militares. Conferencia pronunciada en el Centro del Ejército y de la 
Armada en la noche del sábado 15 de febrero de 1919. Madrid, Im 
prenta Editorial Ibérica, 1919. — En 8.°, 19 págs. 

Méndez Bejarano (Mario). El rey Sisebuto astrónomo. Madrid, 
Impr. del Patronato de Huérfanos de Intendencia e Intervención Mi- 
litares, 1919. — En 8.° may., 19 págs. (Publicaciones del "Boletín" de la 
Real Sociedad Geográfica.) 

Mezzera (Rodolfo). Memoria del Ministerio de Instrucción Pú- 
blica, correspondiente al período noviembre 1916 a febrero 1918. Pre- 
sentada a la Asamblea general. Montevideo, Impr. Nacional, 1918. — 
En 8.° may., xxvn-878 págs. 

Mongelos y Gómez (Javier). Elementos de Gramática francesa. 
Primer curso: Fonética y morfología. Segundo curso: Sintaxis y or- 
tografía. Vitoria, Impr. del Montepío Diocesano, 1917-18. — En 8.°,' 189- 
149 págs. 

Monner Sans (R.). El doctor Thebussem (D. Mariano Pardo de 
Pigueroa). Notas biográficas y apuntes críticos. Publicado en la Revista 
"Nosotros". Año XII, núms. 113 y 115. Buenos Aires, Impr. Mercan- 
til, 1918. — En 8.°, 34 págs. 

Montero y Brown (Ramón). Del terruño. Homenaje al colegio 
"San Miguel" en el año 25 de su fundación, 1892-1917. (Mercedes, 
República del Uruguay.) Montevideo, Talleres de la Buena Prensa, 1918. — 
En 8.°, 223 págs., con grabados intercalados en el texto. 

Moreno=LacaIle (Julián). Elementos de español : An elementary 
spanish grammar for schools and colleges. Chicago, Benj. H. San- 
born & Co., 1918. — En 8.°, LXVi-476 págs. 

Pardo Suárez (Vicente). Ladrones de tierras. Habana, Impr. de 
Rambla, Bouza y C. a , 1918. — En 8.°, 324 págs., con grabados. 

Pérez de Guzmán y Gallo (Juan). Memoria histórica de la Real 
Academia de la Historia desde 16 de abril de 1918 hasta 15 del mismo 
mes de 1919, redactada por acuerdo y mandato de la misma, y leída en 
la sesión pública del 20 de fabril de 1919, para conmemorar el CLXXXI 
aniversario de su creación y distribuir los ipremios anuales a la virtud 
y el talento de la fundación de don Fermín Caballero, el del Duque 
de Loubat y el del Marqués de la Vega de Armijo. Madrid, Est. tip. de 
Fortanet, 1919. — En 8.° may., 91 págs. 

20 



^94 boletín de la real academia española 

Pilares (Marqués de). Conferencia en el Círculo Católico Obrero 
• de San José. Madrid, Impr. de González y Giménez, 1919. — En 8.°, 24 
paga. 

— -La rendición de Ja armada alemana a los aliados. Conferencia 
pronunciada el sábado 22 de marzo de 1919 en el Centro del Ejército y 
de la Armada. Madrid, R. Velasco, impr., 191 9. — En 8.f, 36 págs. y 
tres láminas. 

Ruiz Orsatti (Ricardo). La enseñanza en Marruecos. Tetuán, Tip. La 
Papelera africana, 1918. — En 8.° inay., 285 págs. 

Saralegui y Medina (Manuel de). Menudencias históricas. II i. 
Don Manuel Montes de Oca y los piratas de El defensor de Pedro. 
Barcelona, Talleres gráficos Rieusset, 1919. — En 8.°, 86 págs. 

Wilkins (Lawrence A.). Elementary spanish prose book. Second 
edition revied. Chicago, Benj. J. Sanborn & Co., 1918. — En 8.°, xiv- 
482 págs. 

— Spanish in the high schools a yandnook of methode witih special 
reference to the júnior hugh schools. Chicago, Benj. H. Sanborn & Co., 
En 8.°, x-265 págs. 

— Unit passages íor translation to accompany elementary spanish 
prose book. Chicago, Benj. Hl Sanborn & Coi, 1918I. ■ — 'En 8.'°, 
vi-26 págs. 



REVISTAS 

Alhambra (La). Año XXII. Núms. 502 a 505. 

Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas 
Artes. Año X. Núms. 16 a 33. 

Boletín de la Real Academia de la Historia. Tomo LXXIV. 
Cuadernos III y IV. Marzo y abril de 1919. 

Boletín de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. 

Año III. Cuaderno IX. Marzo de 1919. 

Boletín de la Real Sociedad Geográfica. Tomo LXI. Primer 
trimestre de 1919. 

Bolleti del Diccionari de la lengua Catalana. Tomo X. Nú- 
meros 8 y 9. 

Bulletin Hispanique. Tome XX. N. 4. Ootobre-décembre 1918. 
Menéndez Pidal (R.) : Algunos caracteres primordiales de la literatura 
española. — Daumet (G.) : Inventaire de la collection Tiran (suite). — Lan- 



BIBLIOGRAFÍA 2gb 

tier (R.) : Chronique ibéro-romaine (III-1917). — Varietés. — Universités 
et enseignement. — Tables. 

Ciencia Tomista (La). Año XI. Xúm. 56. Marzo-abril. 

Ciudad de Dios (La). Año XXXIX. Vol. CAVÍ. Núm. 1099. Mi- 
guéhz (P.). Sobre el verdadero autor del "Diálogo de la lengua". 
Contestación al académico señor Cotarelo (continuación). 

-•-Núm. 1 100. 

Cuba Contemporánea. Año VIL Tomo XXIX. Núm. 74. Acevedo 
(Luciano de). Los poetas de Cuba juzgados por un norteamericano. 

Cultura Hispanoamericana. Año VIII. Núms. 76 y 77. 

Ibérica. El progreso de las ciencias y de sus aplicaciones. Tomo VI. 
Núms. 269 a 275. 

Monasterio de Guadalupe (El). Año IV. Núms. 66 a 68. 

Razón y Fe. Año XVIII. Núm,. 211. Tomb 53. Fase. 3 y 4. 

Revista Calasancia. Segunda época. Núms. 74 y 75. 

Revista Castellana. Año V. Núms. 28 y 29. Enero y Tebrero. Eloy 
Díaz-Jiménez Molleda: Don Lucas de Túy. — José ZuriL Nieto: Laa 
coplas de nueve versos en la poesía castellana del siglo x" -Fernando 
Alié: Evocación de otoño. — Luis G. Maneget : Encare t. — Narciso 
Díaz de Escovar : Anales de la escena española. — Narciso Alonso Cor- 
tés: Manuel del Palacio. — Cristóbal Espejo: Rentas de la agüela y ha- 
bices de Granada. — H. García Luengo : Corazonada. — Domingo Ergue- 
ta : Folk-lore burgalés. — Gerardo Diego : Vocación. — Vicente García de 
Diego: Notas etimológicas. — Goethe: Mesa parada, trad. de J. L. Es- 
telrich. — Eduardo Julia Martínez: Una nota sobre la úhiiografía de 
Quevedo. — Juan Agapito y Rcvilla : Extractos de los iarios de los 
Verdesotos de Valladolid. — Libros recibidos. — Registro bibliográfico. 

— Núm. 30. Marzo. Juan Agapito y Revilla : Extractos, de los diarios 
de los Verdesotos de Valladolid. — Cristóbal Espejo: Rentas de la agüe- 
la y habices de Granada. — J. L. Estelrich : A Cádiz histórico. El soneto 
castellano. — Domingo Hergueta : Folk-lore burgalés. — Aurelio Báig 
Paños: Sobre el " Persiles y Sigismunda". — Eloy Díaz Jiménez y Mo- 
heda : Papeleta para la bibliografía española. — César Moreno García : 
Divulgaciones literarias. La novela de Amadís. — Registro bibliográfi- 
co. — Notas y comentos. — Libros recibidos. 

Revista Católica (La). Núms. 418 a 421. Apuntes sobre chilenis- 
mos y otros vocablos. 

— Núms. 422 y 423. 



296 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Revista de Ciencias Jurídicas y Sociales. Director: Rafael de 
Ureña. Año I. Núm. 5. 

Revista Contemporánea. Cartagena (Colombia). Tomo IV. Nú- 
mero 19. Enero de 1919. Porras Troconis (Gabriel) : El castellano an- 
tiguo conservado en tierras de América. 

Revista de Geografía colonial y mercantil, publicada por la 
sección de Geografía mercantil de la Real Sociedad Geográfica. To- 
mo XVI. Núms. 1 y 2. 

Revista de Historia y de Genealogía española. Año VIII. Nú- 
meros 2 y 3. 

Revista de Morón y Bético=Extremeña. Año VI. Núm. 62. 

Revista de la Universidad Nacional de Córdoba. Año V. Nú- 
mero 6. Diciembre 1918. 

Romanic Review (The). Vol. IX. Núm. 4. October december 1918. 
Perrier (Joseph Louis). Don García de Mendoza in Ercillá's Araucana. 

— Vol. X. Núm. 1. January-march, 1919. Medina (J. T.). El Lauso 
de Galatea de Cervantes es Ercilla. 



(^ 



M 




DOX EDUARDO DE HINOJOSA V RAYEROS 



BOLETÍN 



0*1 



DE LA 



REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Año VI. Tomo VI. — Junio de 1919. — Cuaderno XXVIII 



Don Eduardo de Hinojosa y Naveros 



Harto saben todos los señores académicos que 
otra vez estamos de luto. Años ha que los achaques 
le impidieron a nuestro carísimo compañero don 
Eduardo de Hinojosa perseverar en su inestimable 
colaboración; ahora la muerte nos le arrebata y las- 
tima el afecto sincero y cordial que a todos nosotros 
con él nos unía. 

Nació Hinojosa en Granada el año 1852; en aque- 
lla Universidad cursó y obtuvo las licenciaturas de 
Derecho y de Filosofía y Letras; vino a Madrid en 
el año 1876 para cursar el doctorado, y figuró entre 
los jóvenes convencidos y entusiastas que por enton- 
ces peleaban apiñados en torno del que fué presti- 
gioso predecesor mío en este sillón, don Alejandro 
Pidal. No se podrían contar los escritos de Hinojosa 
durante aquel período de su laboriosa vida, dedica- 
dos a revistas, a periódicos, a conferencias. Según 
ha solido acontecerles a cuantos labraron una propia 
personalidad científica o literaria, desplegó entonces 
la pujanza y lozanía de su espíritu, extremando sus 
alientos y superando en ocasiones la talla normal y 
definitiva del propio valer, hasta posesionarse de la 
plenitud del entendimiento y de las primicias de la 
cultura predilecta. Mas aquellos diseminados esfuer- 
zos, todavía no encauzados por la definitiva voca- 

31 



298 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

■ción, principalmente aprovechan para completar la 
formación del sujeto, y en ello consiste su mejor es- 
timación : vuelos de aguilucho con que a un tiempo 
se tantean y se acrecen el brío de las alas y la pene- 
tración de la mirada. En el hombre maduro que si- 
guió después el derrotero de su vida, mejor que en 
la valía intrínseca de los ensayos, hallaremos sazo- 
nado el fruto de aquella actividad emprendedora y 
juvenil. 

Cuando don Santos de Isasa fué nombrado Pre- 
sidente del Tribunal Supremo, dejó vacante en la 
Escuela Superior de Diplomática la cátedra de Ins- 
tituciones Españolas de la Edad Media, y la ganó 
Hinojosa por oposición. La conservó, incorporada a 
la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad 
Central, con otra cátedra agregada, hasta el fin de 
sus días. 

Siendo don Alejandro Pidal ministro de Fomen- 
to, Hinojosa sucedió a don Aureliano Fernández Gue- 
rra en la Dirección general de Instrucción pública. 
Después fué Gobernador de Barcelona y de Valencia. 
Fué durante muchos años Consejero de Instrucción 
pública, y todos sabemos, porque lo' presenciábamos, 
y también porque somos conocedores de su concien- 
cia delicada y firme, el extremado desvelo con que 
cumplió las obligaciones anejas a tan arduos y tan 
elevados oficios públicos. Pero, por grandes que fue- 
sen su diligencia y su aptitud, no busquemos en este 
período de la vida de Hinojosa obras positivas y pe- 
rennes. Es una de las desgracias nacionales, uno de 
los azotes de España remudarse sin tregua los servi- 
dores de las princi ales magistraturas ; de puro ha- 
cerse fugaz el contacto personal con ellas, apenas po- 
drá quedar algún buen recuerdo, nunca frutos sazo- 
nados. Sirven no más esos contactos, como los del 
metal y la piedra de toque, para contraste de las cali- 
dades y prendas mismas que con la acelerada suce- 
sión se esterilizan. 






DON EDUARDO DE HINOJOSA Y NAVEROS 299 

Con efecto, una vez y otra, y siempre mostró y 
dejó acreditados el señor Hinojosa los subidos quila- 
tes de su valer intelectual y moral. En cada prueba 
aumentó su reputación, porque dio ejemplo intacha- 
ble con su limpia austeridad, con su rectitud inflexi- 
ble, con su celo escrupuloso. 

Más a plomo cae sobre el asiento de su vocación 
la carrera de Hinojosa dentro de las Reales Acade- 
mias: en la de la Historia, donde ingresó en el año 
1889, y era a ^ moi "i r Secretario perpetuo; en la de 
Ciencias Morales y Políticas, que le eligió el año 1896, 
aunque se demoró la entrada hasta 1907, siendo al 
morir su Bibliotecario perpetuo, y en la nuestra, 
cuyo sillón vino a ocupar el 6 de marzo de 1904. 
Por lo que aquí le visteis trabajar, mientras Dios le 
conservó sano, podéis medir su labor dentro de las 
corporaciones hermanas nuestras. Recontar las apor- 
taciones de que las tres son deudoras al finado com- 
pañero resultaría muy prolijo; además, no se aven- 
dría bien con el singular carácter de trabajos tales 
ni con el ánimo del académico al emprenderlos. Por- 
que estas participaciones en la labor corporativa, al 
contrario del común de las obras individuales, que 
suelen ser otras tantas afirmaciones, deliberadas o 
no, de la singular personalidad, se consagran, como 
ofrendas que obtiene la Academia, a incorporarlas al 
acervo, borrándose casi siempre la marca personal. 
Ellas han labrado, y mantienen, y habrán de perpe- 
tuar, el prestigio del Instituto ; aún podría decir que 
no en otra substancia consiste la Academia misma, 
ente abstracto que jamás operaría en cosa ninguna 
si a las obras suyas no contribuyesen, abnegadamente, 
los individuos. A nosotros nos arrastra, como aristas 
livianas, el curso del tiempo; lo que perdura es la cor- 
poración, en cuya perpetuidad se compendian, se guar- 
dan y, además, se ennoblecen, los afanes casi anóni- 
mos de sucesivos, renombrados y diligentes trabaja- 
dores. 



300 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑ6LA 

No es esto privativo de tales institutos: tampoco 
existirían familias sin una incesante prestación ab- 
negada entre deudos ; ni el grupo comunal donde na- 
cemos se perpetuaría, con vida real de entidad ama- 
dísima, si los convecinos tan solamente se sintiesen 
ligados entre sí a semejanza de un rebaño; ni aun 
tendría significado positivo el santo nombre de Pa- 
tria, la cual, si bien lo miramos, tan sólo existe a 
causa de una renunciación constante, tributada por 
las generaciones que le ofrendan sus amores, sus 
haciendas, y, llegado el trance, también sus vidas. 
Digamos, por tanto, que en las tres Academias Hi- 
nojosa fué diligente y acaudalado partícipe ; con sólo 
reconocerle este título haremos de una vez estima- 
ción insuperable de cuantos trabajos dedicó a cada 
cual de ellas. 

Donde se individualiza y se destaca la figura de 
nuestro compañero es en los escritos que nos deja. 
Su primer libro, en dos volúmenes, data del año 1880 
y se intitula: Historia del Derecho romano según las 
más recientes investigaciones. Merecidamente asentó 
el cimiento de la reputación de Hinojosa, porque en- 
tre nosotros sacó del plano tradicional los estudios 
de materia tan interesante, donde venían atenidos a 
una exégesis de la Instituía o de las Pandectas. Ini- 
ció a nuestra juventud en el conocimiento de aquella 
germinación admirable, sin segundo en la vida de la 
Humanidad, que fué compañera de la formación, deí 
apogeo y de la decadencia del pueblo romano, desde 
las Doce Tablas hasta las remotas y ya complejas 
derivaciones de la época justinianea. No consistió la 
obra de Hinojosa, ni pudiera la de hombre alguno 
consistir, en una investigación original. Estaba ya 
cumplida, y había consumido gloriosamente las exis- 
tencias de escritores insignes en Alemania. Lo que 
hizo Hinojosa fué acudir directamente a aquellas 
obras maestras y de su mole ingente sacar la linfa 
apropiada para inocularla, corrigiendo, ensanchan- 



DON EDUARDO DE HINOJOSA Y NAVEROS 3d 

do, alumbrando el estudio de esta disciplina, que será 
fundamental siempre para la Jurisprudencia. 

En 1887 vemos a Hinojosa acometer otro empeño 
en el cual la originalidad resultó, no sólo mayor, sino 
demasiada, y lo digo en son de honrarla y enaltecer- 
la. La Historia del Derecho español era obra capital, 
cuyo aprovechamiento no estaba reservado a la sola 
grev de los jurisperitos. ¿Por qué, habiendo conserva- 
do todavía Hinojosa durante muchos años su aptitud 
excepcional y su ardorosa vocación a estos estudios, 
quedó cortado el libro en su primer volumen, sin avan- 
zar más acá del período visigótico? Sin titubeo he de 
atribuirlo a que era irrealizable el designio, y todavía 
hoy lo sería para quien segundare el conato. El Derecho 
español podrá ser historiado luego que se completen 
los estudios analíticos, monográficos, preliminares. Po- 
seíamos de antes no escasas obras clásicas, de las cua- 
les bien puede ufanarse nuestra literatura jurídica; 
alamedas magníficas de opulentas frondas y robustos 
troncos; por ellas estaba expedito el discurso, mientras 
no se tratare sino de nuestros Cuerpos legales y hasta de 
nuestros fueros municipales; -pero permanecía, y en 
gran parte sigue, sin sacar a luz el copioso y vitalísimo 
caudal de costumbres, prácticas y ordenanzas locales, 
donde fué el pueblo mismo y no los Sabios antiguos, ni 
tampoco tal cual cortesano erudito oficial, quien amol- 
dó las normas jurídicas a su genio castizo, y a las in- 
teresantísimas y escabrosas peripecias de una larga con- 
vivencia entre gentes troqueladas por diversidades de 
religión, de raza o de estado social. Todavía hoy, aun- 
que no poco se haya adelantado en los últimos treinta 
años, el polvo cubre legajos o archivos enteros, adonde 
no llegó la diligencia escrutadora. Está por alumbrar 
este venero fertilizador, trátese de las Castillas, de Ara- 
gón, de Cataluña. Tan sólo cuando numerosísimos y pa- 
cientes estudios singulares, yendo a campo través ha- 
cia las canteras y preocupándose poco del inmediato 
provecho de cada jornada, hayan acopiado y labrado 



302 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

los sillares, será hacedera aquella fábrica, cuya traza 
magnífica sedujo la noble aspiración de Hinojosa y 
para cuyo comienzo se sintió alentada su loable devo- 
ción. 

Muestra inequívoca de lo que estoy diciendo son 
los ulteriores escritos del mismo Hinojosa. Le acon- 
teció que, echando de menos para la obra sintética los 
estudios analíticos, en algunos de éstos fué empeñán- 
dose, uno tras otro. Así nos dejó una preciosa colec- 
ción de monografías, entre otras que estaban por hacer. 
Reconoceréis este carácter por los títulos: El Derecho 
en el poema del Cid; La privación de sepultura a los 
deudores (cuadro luminoso, ensimismador, del estado 
social a que hace referencia); La payesia de remensa 
en Cataluña; Origen del régimen municipal en León y 
Castilla; El régimen señorial y la cuestión agraria en 
Cataluña durante la Edad Media. No de otra índole 
fueron también los discursos de Hinojosa al ingresar 
en las tres Academias. La primera vez, estando como 
estaba enfrascado en un estudio acerca de la Influen- 
cia que tuvieron en el derecho público de su patria los 
filósofos y teólogos españoles anteriores a nuestro si- 
glo, trabajo que la Academia de Ciencias Morales y 
Políticas vino luego a premiar, disertó en la de la His- 
toria a propósito de El dominico' fray Francisco de Vi- 
toria, predecesor insigne de Grotio, que tuvo la gloria 
de asentar los fundamentos científicos, primeros en 
el mundo, del derecho de gentes; mérito que le fué 
reconocido por el mismo célebre jurisconsulto holan- 
dés. Cuando Hinojosa ingresó en la Academia de Cien- 
cias Morales y Políticas trató de la Condición civil de 
la mujer en el Derecho español, antiguo y moderno; y, 
finalmente, cuando vino al sillón que aquí le dedicas- 
teis trató de las Relaciones entre la Poesía y el Dere- 
cho. 

Permaneció, como veis, fidelísimo a su vocación, 
e hizo por sí propio la experiencia de lo que faltaba 
hasta poderse acometer el definitivo empeño de escri- 



DON EDUARDO DE HINOJOSA Y NAVEROS 303 

bir una verdadera Historia del Derecho español. La 
falta de sazón en manera ninguna puede serle a él acha- 
cada; en cambio le enaltecen, tanto el haber aspirado 
a una tal madurez de la ciencia patria, cuanto el no ha- 
berle arredrado la magnitud ni la aspereza del empeño 
que acometió. 

Mas en ocasiones como la presente solemos hacer 
estas recapitulaciones evocadoras, no tanto para hon- 
rar la memoria del compañero que perdemos, cuanto 
para aliviar la ausencia con el recuento amoroso de 
sus obras, que son lo que de él logramos retener y es- 
trechar sobre nuestro corazón. 

Esta herencia hemos de estimarla en su justo va- 
lor, sin demasía panegírica, a fin de que sea digno de 
él nuestro homenaje. Aunque viviese entre nosotros, 
Hinojosa no era hombre para preferir flores ingenio- 
samente contrahechas, pero faltas de perfume, a la 
fragancia de la verdad, amada sempiterna de las al- 
mas escogidas, tal cual era la suya. Y todavía menos 
podemos tratar sino verdades a la hora tremenda en 
que el noble espíritu de nuestro compañero se redime 
de las cataratas y falacias del conocimiento humano 
y se sumerge en las claridades inefables de la Verdad 
Eterna. Sería hoy sacrilego suplantar con lisonjas el 
dictado de la justicia. 

No acertaríamos tampoco a pensar ni decir cosa 
que, para su enaltecimiento, aventajase a la verdad. 
Cuando pudiésemos afirmar que el Cielo había puesto 
sobre la frente de Hinojosa la estrella del genio, de- 
jaríamos en incierto si, acaso, como a tantos hombres 
geniales y extraordinarios les ocurrió, había f laqueado 
aquella otra parte de la vida que no obtenemos de na- 
tiva gracia, sino por esfuerzo de la propia voluntad. 
Mientras que ahora puedo aseverar, segurísimo de 
que todos asentís en lo íntimo, que Hinojosa no necesi- 
ta, ni aun podría aprovecharse, del jubileo de benigni- 
dad que suele deparar la muerte a tantos otros. En la 
vida de Hinojosa, austera, laboriosa, acendrada, ejem- 



3°4 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

plarísima, nada hay que deba esquivar la luz; ésta, 
cuanto más se difunda, mejor le sirve de galardón 
cuando para tantos resultaría indiscreta o depresiva. 

Al contemplar amorosamente la semblanza del com- 
pañero ausente, la nota más característica es su modes- 
tia. Hinojosa era modesto, no sólo en su trato y en su 
porte personal, sino también en su ánimo y en el em- 
pleo que siempre hizo de sus facultades. No pertenecía, 
no, al número de esos regocijados cultivadores del es- 
tudio o de las letras, que cruzan todos los campos del 
saber, pandereta en mano, brincando sobre los arca- 
nos, sabedores de todo en todo, juzgadores de todos, 
sentenciadores dotados de portentosa agilidad, verdade- 
ros danzantes espirituales; Hinojosa mostró siempre 
aquella desconfianza del propio juicio, que acompaña 
y preserva a la verdadera sabiduría. Por esto era pre- 
miosa su producción; no se cansaba de revisar, acriso- 
lar, contrastar, madurar sus trabajos; se obstinaba, 
hasta el ensañamiento, en la persistencia de la crítica 
intransitiva ; quizás por ello aplicó a sus obras esfuer- 
zo que parecerá desproporcionado; quizás este derro- 
che de esfuerzo acabó a destiempo con su aptitud fí- 
sica para proseguirlo, hasta abreviarle la vida. 

Aminorada por este motivo la cantidad de sus 
obras, en cambio ¡qué seguridad en sus asertos, qué 
verdad en sus juicios, qué firmeza en sus conclusiones ! 
Se ven el repujado, y la lima, y el cincel, todo primor y 
todo acabamiento. Su autoridad doctrinal será per- 
durable. 

Otra fase de la modestia que estoy señalando en él 
aparece en la dirección que eligió para todos sus tra- 
bajos. Vemos que los dedicó siempre a la Jurispruden- 
cia, y sabemos que su área dilatada comprende aplica- 
ciones muy lucrativas y no más fatigosas que las pre- 
dilectas de Hinojosa. Advertid, sin embargo, que pare- 
ce haber esquivado estos filones auríferos, optando 
siempre por estudios en los cuales el desinterés se ex- 
trema hasta renunciar; no tan sólo al material prove- 



DON EDUARDO DE HINOJOSA Y NAVEROS 3o5 

cho, sino también a la gloria de presente. A ninguno 
de los vulgos suelen ellos interesar; y entre los que la- 
borean la antedicha vena metalífera tampoco abundan 
quienes ensanchen así los horizontes de su ejercicio 
profesional. Tengo singular obligación de ensalzar el 
mérito que estoy señalando, por lo mismo que, con mi 
propia conducta de muchos años, mostré cuan honroso 
reputo este ejercicio; pero conozco que no es desinte- 
resado. Cuando muera yo, no se podrá alabar en mí lo 
que manda la justicia que enaltezcamos en Hinojosa. 

Ni brillo ni boga le podían deparar sus obras; de- 
dicólas en todo tiempo a nutrir el espíritu de los dis- 
persos amantes, como lo era él, del saber, por la pura 
complacencia de buscarlo y alcanzarlo ; semejan sus es- 
critos a la potencia vivificadora subterránea e invisi- 
ble, que causa año tras año espléndidas floraciones sin 
contemplarlas siquiera, y pingües fructificaciones en 
cuyo goce no participa. 

Por ser así, latente, callada, como subterránea, la 
obra docente de Hinojosa, se comprende mejor que ha- 
ya tenido afloramientos remotos ; más estimación fuera 
que dentro de España ; más entre los extraños que entre 
aquellos con quienes se codeaba en las aceras o en los 
templos ; y nada aventuramos asegurando que la poste- 
ridad ha de enaltecerle con más largueza, completán- 
dole la justicia. Era Hinojosa doctor honoris causa por 
la Universidad de Friburgo, miembro correspondien- 
te del Instituto de Francia, miembro honorario de la 
Sociedad jurídica de Berlín. No sé de cuántas más cor- 
poraciones extranjeras había recibido análogos testi- 
monios. 

Muy atinadamente decía Pidal, al acogerle en esta 
Academia el día del ingreso, que los métodos de inda- 
gación y de exposición, característicos en la labor de 
Hinojosa, habrían inducido a tenerle por nacido en 
otro país ; tan sólo tenía de granadino el semblante cor- 
poral, que en los juveniles años hacía echar de menos 
el jaique. Sus hábitos científicos de paciencia, de cau- 



3o6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

tela, de reserva y de sobriedad, y la circunspección que 
solía extremar, no obstaron, sin embargo, para mostrar- 
se en su trato social afectuoso, sincero; fué, sobre to- 
do, lealísimo y agradecido. Tuvo las cualidades que en 
el comercio espiritual de los hombres hallan indefecti- 
ble reciprocidad; por esto queda de él en nosotros un 
afecto imperecedero; y como lo que aquellas prendas 
transparentaban eran virtudes, sabemos que habrá al- 
canzado la bendición divina. 

(Extracto del acta de la junta académica del 22 de 
mayo.) 



¿Conocemos el texto verdadero de las comedias de Calderón? 

VI 
[Continuación.) 
4.° Yg. 21. 

Colección de sueltas, en varios tomos, encuademación mo- 
derna, con portada manuscrita, procedentes de la colección Ris- 
telhueber. 

Contiene, principalmente, comedias con pie de imprenta de 
Barcelona (Suriá y Burgada o Juan Serra), y de Sevilla (Joseph 
Padrino). 

Hay, sin embargo, en la colección tres sueltas sin pie de im- 
prenta ni fecha de impresión. Son las siguientes : 

Núm. 5 de la colección : 

Núm. 6 | COMEDIA FAMOSA | LA PUENTE DE MAN- 
TIBLE. 
' Consta de 1 6 folios. 

El fol. i acaba: 

que en la Redonda Mesa. 

El fol. 1 6 vto. empieza : 

que guerra al Cielo pregonan 

Hay algunas diferencias con la edición de Rivadeneyra. 

Conocerame al ver que cruza y sella (R.). 
Conoceremosle al ver... 

Flor. ¡ No le mates ! 

Fier. Tu talle y tu valor, joven valiente, (R.). 



3o8 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

En la edición Yg. 21 ambos versos aparecen en boca de Fie- 
rabrás. 

Núm. 109 de la colección : 

Comedia famosa | EL SITIO DE BREDA | DE DON PE- 
DRO CALDERÓN DE LA BARCA. 
Consta de 24 folios sin numerar. 
El f ol. 1 acaba : 

de Exercitos del Rey solo son treinta, 
y el f ol. 24 vto. empieza : 

que a cada passo parece. 
Hay diferencias de texto con la edición de Rivadeneyra. En 
la escena I : 

Tornante espera tanta bizarría (R.). 
donde te espera tante (sic) bizarria. 

Núm. 110 de la colección : 

LA GRAN COMEDIA | HADO Y DIVISA DE LEO- 
NIDO Y DE MARFISA. | Fiesta que se representó a sus Ma- 
gestades en el Coliseo de Buen Retiro ] de Don Pedro Calde- 
rón de la Barca. 

Consta de 64 páginas numeradas. 

La pág. 1 acaba: 

vsando, veloz se ausenta, 

y la pág. 64 empieza : 

trayéndome á mi poder. 

Falta en esta edición la Loa que hay en la de Rivadeneyra, 
pero en la comparación que he hecho de las primeras escenas 
no presenta gran diferencia con aquélla. 

Núm. 79 de la colección: 

Núm. 91 I COMEDIA FAMOSA | LA VANDA, Y LA 
FLOR. I De Don Pedro Calderón de la Barca. 

Está incompleta, pues falta el último pliego, quedando sólo 
12 folios sin numerar. 

El fol. 1 acaba: 

a una busco y a otra espera. 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 3c>9 

Parece edición del siglo xvín, probablemente de Suri'á, de 
Barcelona, pues los tipos son análogos a los de la comedia que 
precede a ésta en el tomo, Los tres afectos de amor, publicada 
por dicho Suriá. 

4.° Yg. 30. 

Volumen en pergamino, en 4. , formado de las comedias si- 
guientes : 

Los Juegos olímpicos, de Agustín de Salazar. 

El Valiente Campuzano, de Fernando de Zarate. 

Abre el ojo, de Francisco de Rojas. 

El Amor en vizcaíno, los celos en francés y Torneos de Na- 
varra, de Luis Vélez de Guevara. 

Auto sacramental del Divino Narciso, de la Madre Juana 
Inés de la Cruz. 

Auto sacramental de Los Arboles, de don Francisco de Rojas. 

Auto al Nacimiento de el Hijo de Dios, intitulado La No- 
che día, por Antonio Cordido y Montenegro. 

Entremés del Cochino de San Antón, por el mismo. 

Sainete del Amor tinoso, por el mismo. 

Loa de los Títulos de las comedias sacramentales de Lope 
de Vega. 

De Calderón hay en este volumen, sin lugar ni fecha de im- 
presión, las obras siguientes : 

Núm. 246. I COMEDIA FAMOSA | EL HOMBRE PO- 
BRE I TODO ES TRAZAS | DE DON PEDRO CALDE- 
RÓN. 

Consta de 20 folios sin numerar. 

El fol. 1 acaba: 

aunque aquesto de doncella, 
El fol. 20 empieza: 

yo don Félix he de ser 

Núm. 103 I LOS CABELLOS | DE ABSALÓN | DE 
DON PEDRO CALDERÓN. 

Consta de 20 folios sin numerar. 



3 10 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

El fol. i acaba: 

Joab general mió. 
El fol. 20 vto. empieza : 

Abs. Ay cielos. 
COMEDIA FAMOSA | LA SEÑORA Y LA CRIADA ¡ 
DE DON PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA. 
Consta de 20 folios nums. 

El fol. 1 acaba: 

vete presto, porque no 

El fol. 20 vto. empieza : 

a Parma, súpolo el Duque. 
COMEDIA FAMOSA | ANTES QVE TODO [ E$ MI 
DAMA I DE DON PEDRO CALDERÓN DE LA BARCA. 
Consta de 20 folios. 

Falta la esquina del folio i.° La primera columna acaba: 
Hern. No fuera dificultoso. 

El fol. 20 vto. empieza : 

en este trance empeñada 

Yg. 346. 

Tomo de sueltas, que contiene : 

El Licenciado Vidriera, de Moreto. 

La Fuerza de la Ley, de Moreto. 

Cada qual a su negocio, de Jerónimo de Cuéllar. 

El más impropio verdugo por la más justa venganza, de 
Luiz Vélez, Antonio Coello y Francisco de Rojas. 

A un tiempo rey y vasallo, de tres ingenios, seguido de Pin- 
tura a una dama, por Jerónimo Cáncer. 

Reynar después de morir, por Luis Vélez de Guevara. 

Chico Baturi, de Antonio de Huerta, Jerónimo Cáncer y 
don Pedro Roseta. 

El Cavallcro de Olmedo, comedia burlesca. 

Reinar por obedecer, de Diamante, Villaviciosa y Juan de 
Matos. 

La Venganza en los agravios, de tres ingenios. 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 3 1 I 

La Mujer contra el concejo, de Juan de Matos, Antonio 
Martínez y Juan de Zabaleta. 

De Calderón hay en este tomo la siguiente comedia, atribui- 
da a tres ingenios. 

EL MEJOR AMIGO EL MUERTO | COMEDIA FA- 
MOSA | DE TRES INGENIOS. | La primera jornada de 
Luis de Velmonte. La segunda de don Francisco de Rojas. La 
tercera de don Pedro Calderón. 

Consta de 1 6 folios sin numerar y sin pie de imprenta. 

El fol. i acaba: 

te he dado quando la pierdo. 
El fol. 1 6 empieza : 

pero ya que en esta ocasión (sic). 
En Rivadeneyra el verso es : 

Para que en esta ocasión. 

En la escena I se observan las siguientes variantes con el 
texto de Hartzenbusch : 

El furioso huracán, falta el aliento (R.). 
el furioso vracan tan sin aliento. 

Ya quebrado el bauprés, rota la quilla (R.). 
que roto del bauprés hasta la aquilla (sic). 

Suerte infeliz! La resaca (R.). 
6uerte infeliz, la red saca. 

Dará a Inglaterra en lutos (R.). 
dará Ingalaterra en lutos. 

Como se ve. se trata de una edición bastante mala. 
Yg. 151. 

Volumen colecticio, de encuademación moderna, que con- 
tiene varias obras de Calderón, casi todas con pie de imprenta, 
de Barcelona, de Salamanca, de Córdoba o de Madrid. Encie- 
rra las siguientes obras : 

El Secreto a voces. 

Cada uno para sí. 

Los Empeños de un acaso. 

El Escondido y la tapada. 



312 boletín pe la real academia española 

Mañana será otro día. 

También hay duelo en las damas. 

Sin lugar de impresión hay las tres obras siguientes : 
Núm. 12 | COMEDIA FAMOSA" | DAR TIEMPO AL 
TIEMPO | Fiesta que se representó a sus Magestades en el 
Salón | de su Real Palacio I De Don Pedro Calderón de la 
Barca. 

Consta de 44 páginas numeradas. 

La pág. 1 acaba: 

que no hallo nombre qtie ciarla, 
y la pág. 44 empieza : 

está en mi caso, y en ella. 

Hay algunas variantes con Rivadeneyra. En la escena I : 

Que harías saliendo hoy de casa (R.). 
Que harias saliendo de casa. 

Caer si el unto no me engaña (R.). 
Caer si el uso no me engaña. 

En estos cambios coincide con la edición citada al describir 
el tomo Yg. 352. 

Núm. 17 I COMEDIA FAMOSA | NO SIEMPRE | LO 
PEOR ES CIERTO I Fiesta que se representó a sus Magesta- 
des en el Salón de Su Real Palacio | De Don Pedro Calderón 
de la Barca. 

Consta de 20 folios sin numerar. 

El fol. 1 acaba: 

hermosa Leonor, viniera 
Y el fol. 20 acaba: 

para que de vn golpe os mate. 
En las dos escenas primeras se observan las siguientes va- 
riantes con Rivadeneyra: 

Con que a asegurar me atrevo (R.). 
con que assegurar me atrevo. 

Cual debe 

De andar mi amor acá dentro (R.). 
de andar mi honor acá dentro. 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 3 1 3 

Estrella, fortuna y tiempo (R.). 
estrella, forma y tiempo. 

Juntaste los dos extremos (R.). 
Juntamente los dos extremos. 

Núm. 139 I COMEDIA FAMOSA | MAÑANAS | DE 
ABRIL, Y MAYO \ DE DON PEDRO CALDERÓN j De la 
Barca. 

Consta de 20 folios sin numerar. 

El fol. 1 acaba: 

y que tenéis mil respetos. 
El fol. 20 empieza : 

lo que proseguirá el mesmo. 
No aparecen variaciones con Rivadeneyra en las dos prime- 
ras escenas. 

Núm. 277 I COMEDIA FAMOSA | NO AY COSA j 
COMO CALLAR | De Don Pedro Calderón de la Barca. 
Consta de 20 folios sin numerar. 

El fol. 1 acaba : 

logrado todo el concepto. 
Y el fol. 20 empieza: 

Diego. Señor don Pedro que sea. 
Parece el texto idéntico al de Rivadeneyra. 



Yg. 297. 

Tomo colecticio, forrado en pergamino, con portada manus- 
crita antigua que dice : Comedias de tres ingenios y de Lope de 
Vega. 

Contiene las siguientes obras : 

Perico el de los palotes (falto de folio I). En el último folio 
hay el principio de La Señora y la Criada. 

El Catalán Serralonga, de Antonio Coello, Francisco de Ro- 
jas y Luis Vélez de Guevara. 

La Mujer contra el consejo, de tres ingenios. 

Solo el piadoso es mi hijo, de Matos, Villaviciosa y Avella- 
neda. 

22 



314 boletín de la real academia española 

I 

La Boba para los otros y discreta para sí, de Lope de Vega. 
La Boba discreta, de Lope de Vega. 
La Dama melindrosa, de Lope de Vega. 
Dineros son calidad, de Lope de Vega. 
El Desconfiado, de Lope de Vega. 
La Esclava de su galán, de Lope de Vega. 
De Calderón hay la siguiente obra, sin lugar ni fecha de im- 
presión : 

Núm. 326 I EL MEJOR AMIGO | EL MVERTO | De 
Tres Ingenios. La primera jornada de Luis de Velmonte. La 
segunda de D. Francisco de Roxas. La tercera de D. Pedro 
Calderón. 

Consta de 16 folios sin numerar. 

El fol. 1 acaba: 

Lid. Principe pues que la vida. 

El fol. 16 empieza: 

Arn. Yo también pero señor. 

Hay algunas diferencias con la edición de Rivadeneyra. Los 

versos están cortados del modo siguiente : 

Cielos piedad 
que la borrasca crece, 
rompió el timón 
la nave que parece. 

He aquí algunas variantes en la escena I : 

El furioso huracán, falta el aliento (R.). 
el furioso vracan tan sin aliento. 

Ya quebrado el bauprés, rota la quilla (R.). 
que roto del bauprés hasta la quilla. 

Ya están de horrores cubiertos (R.). 
ya están todos descubiertos. 

Las dos primeras variantes se hallan casi lo mismo en la 
edición citada al describir el tomo Yg. 346. 

Yg. 150. 

Tomo colecticio, con encuademación igual a la de Yg. 151, 
que contiene varias obras de Calderón, con pie de imprenta de 
Madrid, Barcelona, Sevilla, y que son: 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 3 I 5 

La Desdicha de la vos. 

Con quien vengo vengo. 

Mejor está que estaba. 

Peor esta que estaba. 

Fuego ce Dios en el querer bien. 

Antes que todo es mi dama. 

Casa con dos puertas. 

El Maestro de danzar. 

Sin lugar ni fecha de impresión hay en este tomo : 

Núm. 13 I COMEDIA FAMOSA | LA DAMA | DUEN- 
DE I De Don Pedro Calderón de la Barca. 
Consta de 44 páginas numeradas. 

La pág. 1 acaba : 

sacó mas de alguna vez. 

Y la pág. 44 empieza : 

Pónese D. Angela detrás de D. Manuel, abre la puerta... 

No se observan variantes con Rivadeneyra en toda la prime- 
ra página. 

Núm. 102. LA GRAN COMEDIA | BIEN VENGAS MAL ¡ 
De Don Pedro Calderón. 

Consta de 20 folios sin numerar. 

El f ol. 1 acaba : 

a estas horas en mi casa? 
El fol. 20 empieza: 

rondé la calle mil veces. 

Hay algunas diferencias con la edición de Rivadeneyra: 
En la escena I : 

Caballeros por si acaso (R.). 
por cavalleros, si acaso. 

En prendas de un hombre muerto (R.). 
en poder de vn hombre muerto. 

EL HOMBRE POBRE | TODO ES TRAZAS | COME- 
DÍA FAMOSA I De Don Pedro Calderón de la Barca. 
Consta de $2 págs. numeradas ; falta el último pliego. 




3 1 6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

La pág. i acaba: 

Tu amante filoteria (sic). 
La pág. 32 acaba : 

Assi es verdad, ya de otra suerte. 

Hay algunas variantes con el texto de Rivadeneyra en las 

primeras escenas. 

Tu amante filatería (R.). 
tu amante filoteria. 

Y en sus nobles cortesanos (R.). 
de sus nobles cortesanos. 

Qué cielo era el que incluía (R.). 
que el cielo era el que asistía. 

En los campos del abril (R.). 
en los bragos del abril. 



VII 



EDICIONES DE CALDERÓN EN LA BILIOTECA MAZARINA 

He encontrado igualmente algunas obras de Calderón, sin lu- 
gar ni fecha de impresión, en la Biblioteca Mazarina de Paris. 
Están contenidas en los siguientes volúmenes. 

1 1069 L. 

Volumen colecticio, forrado de pergamino, en 4. ; contiene 
seis comedias, numeradas unas y otras no, que son : 

La Mujer que manda en casa, de Tirso de Molina. 
El Juramento ante Dios y lealtad contra el amor, de Jacinto 
Cordero. 

Remedio, industria y valor, de Juan Pérez de Montalván. 
Lo que es un coche en Madrid, de Lope de Vega. 
Las Burlas veras, de Lope de Vega. 

De Calderón hay la siguiente : 

EL PRINCIPE CONSTANTE | COMEDIA FAMOSA ¡ 
De Don Pedro Calderón. 

Está incompleta y consta sólo de 12 folios sin numerar. 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 3 17 

El fol. i acaba: 

lo que se sentir no se. 

El fol. 12 vuelto empieza: 

para que su muerte siga, 
y acaba: 

esmeraldas y los pierda. 
11069 M. 

Volumen colecticio en pergamino, que contiene las siguien- 
tes obras: 

Los Siete infantes de Lara, sin nombre de autor. 

El Caballero de Olmedo, sin nombre de autor. 

La Boba para los otros y discreta para sí, de Lope de Vega. 

El Licenciado Vidriera, de Agustín Moreto. 

El Celoso extremeño, de Pérez de Montalván. 

Las Mocedades de Bernardo del Carpió, de Lope de Vega. 

La Carbonera, de Lope de Vega. 

El Capitán Belisario, de Lope de Vega. 

El Médico del tabaco, entremés famoso. 

El Hijo de los leones, de Lope de Vega. 

Comedia famosa de Pico y Canente, sin nombre de autor. 

El Burlador de Sevilla, de Tirso de Molina. 

De Calderón hay, sin lugar ni fecha de impresión : 

EL ALCAYDE DE SI MISMO | COMEDIA FAMOSA | 
De Don Pedro Calderón. Es la misma edición que la que figura 
en la Biblioteca Nacional de París con el núm. Yg. 1454 a 1467. 

11069 N. 

Volumen colecticio forrado en pergamino, que contiene las 
siguientes comedias : 

Donde hay valor hay honor, de Diego de Rosas. 

Amor es naturaleza, de Juan Pérez de Montalván. 

Obrar bien, que Dios es Dios, de Juan Pérez de Montalván. 

La Venganza en los agravios, de tres ingenios. 

El Hijo de los leones, de Lope de Vega. 

Envidias vencen fortunas, de Cristóbal de Monroy. 



3l8 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

De Calderón hay las obras siguientes: 

Fol. i. | A SECRETO AGRAVIO, SECRETA VENGAN- 
ZA | COMEDIA FAMOSA | De Don Pedro Calderón de la 
Barca. 

Consta de 1 6 folios numerados. 

El fol. i acaba : 

alas de viento nauega. 

Y el fol. 16 vuelto empieza: 

Man. Echando chispas. 

DE VNA CAVSA DOS EFETOS | COMEDIA FAMO- 
SA | De Don Pedro Calderón. 

Edición idéntica a la descrita en el tomo Yg. 1454 a 1467 de 
la Biblioteca Nacional de París. 

Las Vísperas sicilianas, que no describo por tratarse de una 
obra apócrifa. 

VIII 

EDICIONES DE CALDERÓN EN LA BIBLIOTECA DEL ARSENAL 

Encuéntrase en la Biblioteca del Arsenal una colección de 
obras atribuidas a Calderón. Forman un tomo colecticio de en- 
cuademación bastante antigua, catalogado con el número 

12297, B. L. 

Comprende este libro las siguientes obras, que figuran todas 
entre las falsamente atribuidas al poeta : 

Del Rey abajo ninguno, y el Castañar de Toledo. 

Las Amazonas. 

La Cruz en la sepultura. 

El Garrote más bien dado. 

Los Triunfos de José. 

Enseñarse a ser buen rey. 

El Mayor rey de los reyes. 

El Conde Don Sancho Niño. 

El Tejedor de Segovia. 

Celos no ofenden al sol. 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 3 19 

Describiremos sólo la siguiente, por ser la misma que La De- 
voción de la Cruz. 

LA CRVZ EN LA SEPVLTURA | COMEDIA | FAMO- 
SA | DE DON PEDRO CALDERÓN | Representóla Auen- 
daño. 

Consta de 1 6 folios sin numerar. 

El fol. i acaba: 

En un arroyo atascado 

El fol. 16 vto. empieza : 

llaman do (sic) un clérigo a vozes; 

Obsérvanse variantes con la edición de Hartzenbusch, aná- 
logas a las que observamos en la comedia incluida en Yg. 352 
de la Biblioteca Nacional de París. 

Menga. ¡Verá por do va la burra! (R.). 
Men. Mera por do va la burra. 
Gil. Jo di muño : jo mohína (R.). 
Gil. lo dimuño, jo malina. 

Arre acá. 
Gil. El diabro te aburra. 

No hay quien una cola tenga 
Pudiendo tenella mil? (R.). 

arre acá. el diabro me aburra. 
Gil. No ay quien de la cola tenga 
pudiendo tenerla mil? 

Que en el hoyo se metiera 
Al oído la dijiste (R.). 
que en el lodo se cayera 
al oydo le dixiste. 

Difiere también la escena del tercer acto de la que copia 
Hartzenbusch de la Parte veintiocho, de Huesca: 

A Florencia paso, y es (R.). 
passo a Florencia, y es 

Si en ti perfección tan bella (R.). 
Sí en ti perfecion (sic) tan bella 

- Dr.dle paleta y colores (R.J. 
dalde puntas, y colores. 




320 boletín de la real academia española 

el texto verdadero de la vida es sueño 

El texto corriente de La Vida es sueño, el que traen la 
Colección de Rivadeneyra, la de la Real Academia Española 
y las de otros compi. adores españoles y extranjeros es, con 
poquísimas variantes, el mismo que figura en la Primera Par- 
te de Comedias de Calderón, publicada primero por Joseph 
Calderón y reproducida ulteriormente por Vera Tassis y Juan 
Fernández de Apontes. 

Dicho texto adolece de tales obscuridades y contiene tan 
evidentes erratas que es difícil achacarlas a un escritor del va- 
lor de Calderón. Tanto más cuanto que este último no ha de- 
jado de censurar amargamente las libertades que con sus obras 
se habían tomado los impresores contemporáneos y que, por lo 
que indicamos al tratar de las ediciones de Calderón, poca au- 
toridad puede concederse al trabajo de su "amigo" Vera Tassis. 

Hubiera sido posible, sin embargo, desde hace dos siglos 
y medio, intentar una reconstrucción de la obra maestra de 
nuestro gran dramático. 

En las notas del tomo cuarto de las obras de Calderón, pu- 
iblicadas en la Biblioteca de Rivadeneyra, indica Hartzenbusch 
que encontró en la Parte treinta de comedias famosas de Va- 
rios autores, publicada en Zaragoza en 1636, una versión de 
La Vida es sueño con variantes tan singulares que le hicieron 
sospechar se hubiese hecho aquella edición por un manuscrito 
más antiguo que el utilizado por Joseph Calderón. 

No he podido por mi parte encontrar en París ejemplar de 
dicha Parte treinta; pero el señor Buchanan (Vida es sueño, 
t. I, pág. 102) dice que se ha valido, para su comparación con 
la edición príncipe, de un ejemplar de dicha obra, que perte- 
neció a Ticknor, pero que carece de portada. 

A decir verdad, las diferencias que se observan entre esta 
edición y la de Joseph Calderón son demasiado importantes 
para que la consideremos, como lo hace el señor Buchanan, como 
una edición fraudulenta (pirática! edition). 

En mi edición de La Vida es sueño, primer tomo de una 
colección titulada La Lectura de los Clásicos (París, 1914), in- 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 



32! 



dique algunas de estas variantes, de suma importancia. He aquí 
las principales. 

En la escena IV del acto I, los versos 369 a 388 se encuen- 
tran cambiados por los siguientes: 



por el dueño que algún dia (369 R.). 
la ciño. 

Crotaldo . 

Ya son mas graues 
mis penas y confusiones, 
mis desdichas, y mis males : 
válgame el cielo ! que miro, 
que aun no sé determinarme, 
si tantos sucesos son, 
ilusiones, o verdades: 
quien eres ? 

Rosaura. 

Vn estrangero. 

Crotaldo . 

Bien se ve, pues ignoraste 
esta ley. 

Rosaura. 
Aunque supiera 
su rigor, no fuera parte 
de dexarla de quebrar: 
porque un cauallo arrogante 
que entre la tierta (sic), y el viento 
juró de bruto, y de aue, 
me arrastró hasta aqui, que el hado 
no ay infeliz, que no arrastre. 

Crotaldo. 
De donde eres? 

Rosaura. 

De Moscobia. 

Crotaldo. 

Tengo obligaciones graneles 
a íu nación. 



Crotaldo . 
De que sabes 
que ay secreto en esta espada? 

Rosaura. 
Quien me la dio. dixo, parte 
a Polonia y solicita 
cuydadoso y vigilante... (388 R.). 

Dichos versos no desdicen de los demás del poeta y aclaran 
considerablemente este pasaje. En la edición usual hay una in- 
dicación escénica, después del verso 377: en tomando Clotaldo 
la espada, túrbase, que resulta incomprensible para el especta- 
dor. Y en cuanto a los versos 384 y 388 : 



Rosaura, (sic) 
Y a que vienes. 
Voy a Polonia a vengarme 
de vn agrauio. 

Crotaldo . 
Santos cielos ! 
cada punto, cada instante 
van creciendo mis desdichas. 

Rosaura. 
Por esta causa, que guardes 
esta espada te suplico ; 
porque si el hado inconstante 
admite la apelación 
desta sentencia, ha de darme 
ella el honor, que aunque yo 
no se que secreto alcance, 
se que alcanca algún secreto. 
Bien puede ser que me engañe, 
y la estime por ser solo 
patrimonio de mi padre. 

Crotaldo . 
Quien fue tu padre? 

Rosaura. 

Jama* 
le conoci. 



322 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 



De qué 

infieres ahora, o sabes, 
con ingenio, estudio o arte, 



son verdaderos ripios. 



En la jornada tercera, escena I, el final del monólogo de 
Clarín: 



Si llaman santo al callar, 
como en calendario nuevo, 



san secreto es para mí, 

pues le ayuno y no le huelgo, 



es obscurísimo, pero se aclara considerablemente si adoptamos 
el texto de la edición zaragozana: 



mas guardado que vn Domingo 

en esta cárcel me veo, 
y mas aziago que vn Marte, 
donde ni como, ni beuo, 
porque aqui todos los dias 
al Filosofo parezco 
Nicomedes, y de noche 
soy el Concilio Niseno. 



Clarin de Noruega soy, 
si llaman santo al secreto, 
y santo que es de guardar, 
como en Calendario nueuo. 
Tan (sic) secreto para mi, 
quando guardarle professo 
se haze dia de trabajo, 
pues le ayuno, y no le huelgo. 



En la escena IV, los versos 224 a 232, bastante medianos, 
están sustituidos por los siguientes: 

Segismundo. 



Villano, ingrato, inhumano 
suframos el sentimiento, 
que aunque la muerte le diera 
mi colera, considero, 
que es leal, y no merece 
morir vn hombre, por serlo. 
O quantas iras me ataja 
esta rienda, o este freno, m 
de ver que é de despertar, 
y hallarme sin todo esto. 

Soldado 2. 

Essas finezas, Crotaldo, 
mas son barbaros desprecios 
del bien común ; los leales, 
somos los que pretendemos, 
que nos gouierne quien es 
natural Principe nuestro. 

Crotaldo . 
Aquessa lealtad viniera 
muy bien después del Rey muerto, 



mas viuiendo el Rey, el Rey 
es solo absoluto dueño. 
Y no ay disculpa de auer 
tomado centra su imperio 
sus armas vassallos suyos. 

Soldado i.° 

Presto, Crotaldo veremos 
a quien vale essa lealtad. 

Crotaldo . 
Tenerla es el mayor premio. 

Segismundo. 
Ya basta. 

Crotaldo. 
Señor. ' 

Segismundo. 

Crotaldo, 
si os parece esto lo cierto, 
ydos a seruir al Rey 
vos leal, prudente y cuerdo. 




LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 



323 



Pero no arguyays a nadie 
si es bien hecho, o mal hecho, 
que todos tienen honor. 

Crotaldo . 
Humilde tus plantas beso. 



Segismundo. 
Vosotros, tocad al arma, 
y marchad en buen concierto, 
caminad ázia el palacio. 

Todos . 
Viva el gran Principe nuestro. 



Algunos de estos versos, como las bellísimas respuestas de 
Clotaldo son incontestablemente de Calderón. 

Corrige la edición zaragozana otras numerosas lecciones obs- 
curas de la versión corriente, y habrá de tenérsela seriamente 
en cuenta al hacer una publicación definitiva de La Vida es 
sueño. 

Pero lo más curioso es que, mientras todas las ediciones 
que siguieron como original la de Joseph Calderón son casi 
idénticas, fuera de algunas erratas de imprenta, versos olvida- 
dos aquí y allá, etc., abundan las variantes en las ediciones he- 
chas sobre originales de la misma serie que el que sirvió para 
la Parte treinta de Comedias publicada en Zaragoza, como si 
dichas ediciones se hubiesen hecho ignorándose unos editores 
a otros y con arreglo a diversos manuscritos de cómicos. 

Apunta el señor Buchanan en su Vida es sueño, t. I, pági- 
nas 102-103, que en el British Museum existen sueltas (él pone 
la palabra con ?) de mediados del sig'o xvn, que reproducen 
la edición zaragozana. Descríbenos tres, sin atribuirles, sin em- 
bargo, gran importancia. 

Ahora bien, en la Biblioteca Nacional de París he encon- 
trado yo otras dos ediciones sueltas de La Vida es sueño, que 
repiten, con más o menos fidelidad, las variantes de la edi- 
ción zaragozana. 

La edición contenida en el tomo Yg. 358, está descrita en la 
pág. 10. 

El fol. 1 acaba: 

está y como se esconde. 
El fol. 16 vto. empieza: 

se arroja obstinado y saca 
¿Acaso sea la segunda de las ediciones del British Museum 



324 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

citadas por Buchanan? Este sólo da el título de ella y la pri- 
mera indicación escénica: «sale Rosaura", etc., que es idéntica, 
salvo variantes de ortografía. 

La edición contenida en el tomo Yg. i 4 54 está descrita en la 

pág. 9. 

El fol. 1 acaba: 

Clar. Vamonos acercando- 
El fol. 18 vto. empieza: 

te ha de consumir, que medio 

Parece ser la que describe el señor Buchanan en primer 
lu-ar entre las tres que reproducen la edición zaragozana, en 
el British Museum. Forma aquélla parte de un volumen de 
sueltas, titulado en la cubierta: Comedias nuevas, P. ix, y el 
catálogo le atribuye como fecha 1650 y Madrid como lugar de 
impresión No insiste el señor Buchanan, sin embargo, en la 
circunstancia de hallarse extrañamente cortados los versos en 

esta edición. , 

De todos modos hallamos ya, entre la Nacional de París y 
el British Museum de Londres, por lo menos cuatro vanantes 
de la edición zaragozana. Y ya he dicho que las vanantes en- 
tre esta serie de textos eran mucho mayores que las que existen 
entre los que reproducen la edición de Joseph Calderón. Aque- 
llas parecen hechas con arreglo a copias confiadas por actores 
diferentes y éstas son meras reimpresiones de un texto vulga- 
rizado por la circunstancia de figurar en la primera colección 
especial de obras de Calderón. Buscando entre las sueltas de 
las bibliotecas españolas habrán de encontrarse seguramente 
algunas otras variantes de este grupo tan importante. 

COMPARACIÓN ENTRE DIFERENTES EDICIONES DE "LA VIDA 

ES SUEÑO" 

He tenido la curiosidad de comparar la edición príncipe de 
La Vida es sueño (valiéndome del ejemplar conservado en la 
Biblioteca Nacional de París) con tres versiones del tipo zara- 
gozano, que llamaré del modo siguiente: 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 325 

B, edición de la Parte treinta de Comedias, editada en Za- 
ragoza, que sigo en la edición de Buchanan, quien se ha servi- 
do de un ejemp-ar, falto de portada, que perteneció a Ticknor y 
que acaso sea en realidad distinto del de dicha Parte treinta. 

C, edición suelta, contenida en el tomo Yg. 358 de la Bi- 
blioteca Nacional. Dicha edición présenla bastantes diferencias 
de menuda importancia con la de Zaragoza. 

D, edición suelta, contenida en el tomo Yg. 1454 de la Bi- 
blioteca Nacional de París. En dicha edición están los versos 
cortados de modo distinto, teniéndose generalmente en cuenta 
las rimas, en vez de la medida de los versos. Véanse los ver- 
sos 17, 18, 47, 48, 50, 33, o los siguientes: 

Yo no tengo 

de divertir con música los pesares. 
Los instrumentos militares 
solo me agrada de oir. 

Acto II, v. 270. 
Con la grande confusión 
que el nuevo estado da mil dudas 
padeciera el discurso o la razón. 

Acto II, v. 283. 

He agregado asimismo algunas variantes sacadas de las edi- 
ciones siguientes : 

E, edición suelta, probablemente de fines del siglo xvn, que 
figura en el tomo de sueltas de la Biblioteca Nacional de París, 
Yg. 352, descrito en la pág. 67. 

F, Edición de Vera Tassis. 

De intentar una edición definitiva de La Vida es sueño, cla- 
ro está que sería menester hacer esta comparación con todas las 
ediciones sueltas conocidas, tanto del tipo Joseph Calderón como 
del zaragozano. Y creo que dichas ediciones han de ser nume- 
rosas. 



326 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

EDICIÓN PRINCIPE. 
1. Hipogrifo violento 

4. pájaro sin matiz, pez sin ascama 
y bruto sin instinto 
natural, al confuso laberinto 
de sus desnudas peñas, 
te desbocas, te arrastras y despeñas; 
quédate en este monte 

11. que yo sin mas cariño 

que el que me dan las leyes del destino, 



13. ciega y desesperada, 

baxaré la cabega enmarañada. 

16. que abrasa al Sol el ceño de la frente. 
Mal Polonia recibes 
a un estrangero, pues con sangre escribes 



19. su entrada en sus arenas. 

y a penas llega cuando llega apenas; 

22. mas donde hallo piedad un infelize? 

26. dos los que entre desdichas y locuras 
aqui avernos llegado, 
y dos los que del monte hemos rodado. 

_32. meterme en el pesar y no en la cuenta. 
No quise darte parte 
en mis quexas. Clarín, por no quitarte 



36. el derecho que tienes al consuelo. 

40. avían las desdichas de buscarse. 

quexarase después de muy bien dadas 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 32 7 

EDICIONES B, C, D, E, F. 

1. Ypogrifo (O); Hipogrifo (D.). 

4. páxaro sin metiz [sicl (C). 
sin distinto (C). 

al fragoso, al desierto laberinto (B., C-, D.). 
de essas (B., D.); de estas (C); destas (E., F.). 
te arrastras, precipitas y despeñas (B., C, D). 
esse (B., C, D-)- 



fi. 



las, omitido (B.); el destino (C)- 

En la edición D están los versos cortados de la manera si- 
guiente : 

que yo sin mas camino que el que 
me dan las leyes del destino 

13. sola y desesperada (B., C, D.). 

esperanza (B.); aspereza (C, D., E., F.)- 

16. arruga el (B., C, D., E.) ; arruga al (F.); de su frente (C, E., F.). 
a, suprimido (B. , C., D.). 

En D se encuentran los versos 17 y 18 cortados del modo si- 
guiente : 

Mal Polonia recibes un estranjero 
pues con sangre escrives 

19. en tus (B., E., F.). 
y apenas (C. D.). 

22. infilize (B.). 

26. los dos que entre (C). 
aqui hemos llegado (D.).. 
y en efeto los dos que emos rodado (B., C, D.). 

32. pelar [sicl (C). 

No te quiero dar parte (F.)- 
en mis penas (B., C). 

En D se hallan los versos 33 y 34 cortados de la manera si- 
guiente : • 

No quise darte parte de mis penas 
Claiin, por no quitarte. 

36. tienes tu al (B., E.). 

40. pudieran las desdichas procurarse (B., C, D.). 
y vierale quexar después de dadas (B., C, D..). 




328 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

47. en un desierto monte, 

quando se parte el sol a otro Orizonte. 
Quien ha visto sucesos tan estraños? 
Mas si la vista no padece engaños, 



52. a la medrosa luz que aun tiene el día. 

55» o termino las señas 

Rústico nace entre elevadas peñas 

un Palacio tan breve 

que el Sol apenas a mirar se atreve. 



62. de tantas rocas y de peñas tantas, 
que al sol toca la cumbre. 

66. que este es mucho mirar, señora, quando 
es mejor que la gente 
que habita en ella, generosamente 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 329 

47. en tan desierto monte quando (D.). 
se parte el Sol a otro Orizonte (D.). 
estaños (sic) (B.). 
parece engaños (E.). 

En las ediciones B, C, D, están los versos 49 y 50 sustitui- 
dos por los siguientes : 

Qué puedo responderte, 

Clarín, si compañera de tu suerte, 

es fuerga que lo sea de tus dudas también. 
Cla- Aura quien crea sucessos tan extraños? 
Ros. Si allí la vista no padece engaños. 

En D estos mismos versos están cortados del modo si- 
guiente : 

Clarín si compañera de tu suerte es fuerza que lo sea 
de tus dudas también. 
Cla. Avrá quien crea 

sucessos tan estraños? 

52. a la dudosa luz que obserua el dia (B., C, D.).. 

55. o descubro las señas (C). 

rústica (C); yace entre eleuadas peñas (B.., D.). 
una torre tan breve (B., C, D.). 

que lince el Sol a verla no se atreue (B., C., D..); que al Sol 
apenas (F.). 

62. Verso omitido por (B., C, D.). 

que el Sol hiere (B.); qua al sol tocan (F.); que el Sol hiere en la 
cumbre (C); en la lumbre [sic] (D.). 

66. esso es (B., D.).. 
que a gente (C). 

Los versos 67 y 68 presentan en la edición D el siguiente 
corte : 

es mejor que la gente que habita 
en ella generosamente nos admita. 

Obsérvese de paso que, en el verso 68, el pronombre "ella" 
no puede referirse sino a la torre, de las ediciones B, C, D, y 
no al palacio de la edición príncipe. 



?3 



33o BOLETÍN DE "LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

CONCLUSIÓN 

Hubiera podido alargar considerablemente este artículo 
haciendo la descripción de las diferentes ediciones de obras 
de Calderón contenidas en las numerosas Partes de come- 
dias conservadas en París. Convendría también tener en cuen- 
ta las obras falsamente atribuidas a Calderón. Vera Tasis 
y Hartzenbusch citan un gran número de ellas, pero existen 
otras muchas en las numerosas colecciones que he tenido en- 
tre manos. Sería necesario asimismo hacer un examen dete- 
nido de varias obras publicadas sin nombre de autor o falsa- 
mente atribuidas a diversos ingenios de aquella época y que 
son de Calderón. También habría que cotejar con las edic : o- 
nes conocidas la docena de obras manuscritas de Calderón que 
se guardan en París. 

Y esto mismo habría que repetirlo en varias grandes biblio- 
tecas de Europa, especialmente en Madrid, en Londres, en Roma 
y en Berlín. 

Hecho este trabajo preliminar podría procederse a una edi- 
ción de las obras de Calderón que sería ya bastante exacta. 
Habrá de ser de gran utilidad para la comprensión de los pa- 
sajes obscuros del texto corriente la conifrontación de las di- 
versas ediciones conocidas y el cotejo con diversas traduccio- 
nes contemporáneas francesas, inglesas, italianas y hasta holan- 
desas. 

Por ahora urge continuar esta descripción de las ediciones 
de Calderón, dejando a un lado las que, por constar de lugar 
y fecha de impresión sean fáciles de identificar. En este gru- 
po entran evidentemente las guardadas en las numerosas Por- 
tes de comedias, de las que sólo conviene indicar el paradero y 
el contenido cuando no figuren en la obra de Breymann o en la 
de La Barrera. 

Será bueno igualmente indicar en las bibliografías especia- 
les de las diferentes bibliotecas los manuscritos y las traduc- 
ciones del siglo xvii. 

Dentro de algún tiempo pienso hacer el examen de las obras 
falsamente atribuidas a Calderón y existentes en las Bibliote- 
cas parisienses. Dicho trabajo es importantísimo, puesto que 



LAS COMEDIAS DE CALDERÓN 33 1 

muchas veces se trata de comedias que son realmente de Cal- 
derón, pero que figuran con título cambiado. 

De todos modos este rápido estudio no habrá sido del todo 
inútil, ya que me ha permitido confirmar la existencia de la 
Primera parte de 1636, descubrir la coexistencia de dos Se- 
gundas partes, de 1637 ambas ; establecer, gracias al amable con- 
curso del señor Cotarelo, que existen en Madrid dos ejemplares 
de la Cuarta parte de 1672 y reconstituir en particular toda una 
escena del Mayor encanto amor, el final del Purgatorio de San 
Patricio y páginas enteras de La Vida es sueño. Y si agrego 
que, fuera de estas dos últimas obras, no he hecho sino confron- 
tar las dos o tres escenas primeras de las comedias que descri- 
bo, se comprenderá lo urgente que es proceder a un inventario 
formal de las obras de nuestro gran dramático y a una edición 
digna de él y de nosotros. No esperemos, pues, a que nos la 
hagan los extranjeros. 

Miguel de Toro y Gisbert. 




CURSUS TAURORUM 



ADVERTENCIA PRELIMINAR 

Por los años de 1907 mi buen amigo el padre Jerónimo Cór- 
doba, docto profesor del Colegio de Escolapios de Sevilla, com- 
puso un lindo carmen intitulado Cursus taurorum, en cerca de 
trescientos hexámetros pulidos y rotundos que, por su gentileza y 
vigor, y hasta por tal cual reminiscencia y tal cual giro, hasta re- 
cordar hermosos pasajes virgilianos, especialmente de la Eneida. 
"Leyendo estos hexámetros — escribí en aquella sazón a don 
Mariano de Cavia — no se sabe que admirar más : si la rara 
soltura y singular maestría con que el padre Córdoba mane- 
ja, como idioma suyo habitual, el de los clásicos de la antigua 
Roma, o la viveza y admirable colorido de las descripciones, o, 
en resolución, la fina sal irónica, netamente andaluza, con que 
está sazonado, desde el primero hasta el último de sus versos, 
todo el deleitable poemita". 

Hoy sale a luz, para que los curiosos admiren sus bellezas y 
vean, al par, cómo aún la pericia tauromáquica y el saber huma- 
nístico suelen comer a una mesa, lo mismo que en el primer ter- 
cio del siglo xviii. Entonces don Juan de Iriarte, con su Tauri- 
machia Matritensis, sive Taurorum ludi, dio el primer eslabón 
para una cadena que continuaron Sánchez Barbero, con su maca- 
rrónica Pepinada, inserta por Paz y Melia en la sabrosa co- 
lección de Sales Españolas, un anónimo, autor de cierta Tau- 
r imachia Hispalensis, que nunca he visto, y don Miguel de 
Robles Alabern, quien, después de publicar en su libro de Poesías 




CURSUS TAURORUM 333 

latinas y Tecnicismo prosódico (Madrid, 1893) una poesía en 
hexámetros intitulada In taurorum cursos, fué premiado por 
su poema Hispaniorum Circenses en un certamen internacio- 
nal de Lengua Latina que se celebró en Amsterdam el año de i8pp. 
A tal cadena añade un preciado eslabón el padre Jerónimo Cór- 
aoba con su Cursus taurorum. 

La descripción latina, en versos virgilianos, de una corrida 
de toros en que no falta ni el Don Tancredo que aguarde inerme 
a la fiera, deja en el paladar del entendimiento, como dije en 
otra ocasión, cierto saborcillo raro y agradable, que más fácil-, 
mente se percibe que se explica. Hay en lo anacrónico un como 
candor infantil, que por ingenuo deleita. Tal como sucede cuan- 
do en la hermosa iglesia catedral de Sevilla contemplamos aquel 
hermoso cuadro del Crucificado, donde, al pie de la Cruz, unos 
soldados hercúleos, vestidos a la flamenca, juegan las sacras 
vestiduras con naipes franceses. 

El Cursus taurorum que hoy deja de estar inédito, y aun 
sale a ver mundo traducido por su mismo autor en un suelto 
romance, hecho sin pretensiones, fué juzgado muy favorablemen- 
te por don Marcelino Meriendes y Pelayo, a quien desde Se- 
villa mandé una copia, dedicada por su autor: "He leído con de- 
lectación — me decía en carta de 15 de mayo de 1917 — el poemi- 
ta latino Cursus taurorum, con cuya dedicatoria me ha honrado 
su amigo de usted el padre Jerónimo Córdoba, de las Escuelas 
Pías. No sólo es un excelente trozo de versificación latina, de 
los que ya apenas se hacen en España, sino también una sátiras 
enérgica y, sobre todo, una bella muestra de poesía- descriptiva, 
en que el autor vence extraordinarias dificultades para expre- 
sar con pura dicción latina y elegante estilo todos los pormenores 
de nuestra fiesta nacional, que tanto parece que se rebelan a 
entrar en este molde. Conocía yo de otros tiempos la Tauri- 
machia Matritensis, de don Juan de Iriarte, y la Hispalensis, 
de un anónimo; pero no creo que esta nueva les vaya en zaga, 
sino todo lo contrario. Mi enhorabuena al autor." 
Y reciba una vez más la mía. 

Francisco Rodríguez Marín, 



CIRCUS TAURORUM HISPALENSIS 



MAGNUS TAURORUM CURSUS 

QUI CUM SUPREMI PROVINCIAE MODERATORIS 

PERMISSU ET APPROBATIONE AC HUJUS 

URBIS AUCTORITATE PRAESIDE, 

DOMINICA DIE QUINTA AUGUSTI, HORAE QUARTAE ICTU 

VESPERTINAE, TEMPORE NON IMPEDIENTE. 

EST EVENTURUS 



SEX PULCHERRIMI FORMA TAURI EXPROBATISSIMIS ARMENTIS 
EXCMI. D. D. EDÜARDI MIURA 

PUGNABUNTUR 

a solertissimis ANTONIO MONTES et a JOANNE BACO 
(a) CUSTRA, ab uniuscujusque turma constipatis. 



TURMA MONTÍS 

Primus athleta Montes. 

Primus lanceolator....*. Mus. 
Secundus lanceolator. . Niger. 

Mortifer spiculator Butyrum. 

Primus eques hasta- 

tus Lepus . 

Secundus Rex. 

Donnus. Tancredos PuUus. 



• TURMA CUSTRAE 

Primus athleta Custra. 

Primus lanceolator Ursus. 

Secundus lanceolator... Scintilla. 

Mortifer spiculator Miles. 

Primus eques hasta- 

tus Vulpes. 

Secundus Simia. 

Donna Tancreda Virgo Gallina. 



PLAZA DE TOROS DE SEVILLA 



GRAN CORRIDA DE TOROS 

QUE CON PERMISO DEL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA 

SE HA DE CELEBRAR EL DOMINGO 5 DE AGOSTO 

SI EL TIEMPO NO LO IMPIDE 

A LAS CUATRO EN PUNTO DE LA TARDE 

LA QUE PRESIDIRÁ EL SEÑOR ALCALDE DE LA CIUDAD 



SE LIDIARAN SEIS HERMOSOS TOROS DE LA 

ACREDITADA GANADERÍA DEL 

EXCMO. SR. D. EDUARDO MIÚRA 

POR LOS DIESTROS 

ANTONIO MONTES Y JUAN BAGO (a) COSTRA 

CON SUS RESPECTIVAS CUADRILLAS 




CUADRILLA DE MONTES 

Primer Espada Montes. 

Primer Banderillero.. Ratón. 

Segundo ídem El Negro. 

Puntillero. .' Manteca. 

Primer Picador Liebre. 

Segundo ídem Rey. 

Don Tancredo Polla. 



CUADRILLA DE COSTRA 

Primer Espada Costra. 

Primer Banderillero.. Oso. 

Segundo ídem Chispa. 

Puntillero Soldado. 

Primer Picador Zorra. 

Segundo ídem El Mono. 

Doña Tancreda Srta. Gallina. 



CURSUS TAURORUM ¡ 335 

PRETIUM INGRESSUS 

In umbra 10 argéntea denaria. 

Sub solis radiis 6 idem id. 

Porticibus altis ioo idem id. 

Porticibus demissis 8o idem id. 

Corta-repagulum 8 idem id. 

Militibus absque gradu et pueris, médium pretii. 
Signum movile erit emptoris obligatio. 

X. B. — 1.° Die praecedenti, sex tauri oascentur tertio ab Urbe 
lapide, ad ripam Boetis sinistram, ubi commode conspici possint. 

2.° Taurorum Inclusio ictu fulgentis aurorae praedicti diei quin- 
ti, notum sit ómnibus volentibus huic comi ac venusto sipectaculo 
interesse. 

3. Post Cursus initium, si quavis de causa finiendus sit cursus, 
Societas pretium ingressus minime reddere tenetur. 

4. \Si quispiam taurorum sex ad pugnam inutilis íiat, quod fortu- 
na avertat, vice ejus publicus alium exigere nequit. 

5. Nenio spectantium. pugna durante, ad Circi annulum se aut 
quidquam rerum projicere audeat usque ad raptationem novissimi 
taurorum. 

6.° Tribus horis ante Cursus initium omnes Circi fores ampie 
erunt apertae. 

Haec ad effectus subsecuturos notantur. 



PRECIOS DE ENTRADA 

Sombra 10 pesetas. 

Sol 6 ídem. 

Palcos altos 100 idem. 

Palcos bajos 80 ídem. 

Contrabarrera 8 ídem. 

Soldados sin graduación y niños, mitad de precio. 
El sello móvil a cuenta del comprador. 

Advertencias. — i.a El día anterior los seis toros pastarán en Tablada, 
a la orilla izquierda del Guadalquivir, donde los aficionados podrán apre- 
ciar su hermosa lámina. 

2.» El Encierro tendrá lugar al amanecer del dicho día cinco. Lo que 
se advierte para los que quieran asistir a este emocionante y culto espec- 
táculo. 

3.a Si empezada la Corrida, por cualquier causa se hubiera de suspen- 
der, la Empresa no queda obligada a devolver el precio de las entradas. 

4." Si, lo que la fortuna no permita, algún toro se hiciere inútil para 
la lidia, el público no podrá exigir otro. 

5.* Queda prohibido arrojar objetos y saltar al ruedo de la Plaza hasta 
el arrastre del último toro. 

6. a Tres horas antes de empezar la Corrida todas las puertas de la 
Plaza estarán abiertas de par en par. 

Se advierte esto para los efectos consiguientes. 



33Ó BOLETÍN DÉ LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

CURSUS TAURORUM 

CARMEN 

"Panera et circenses". 

(Vox populi.) 

Taurorum ad cursum densae concurrite turbae!... 
Cunctos exagitet vox haec diffusa per auras, 
Cunctorum haec faciat vox intus fervere corda 
Et genus evertat certe miserabile poenae. 
5 Oh nimium jucunda dies!... quo lumine fulget!... 
Roscida quám curru victrix aurora rubescit!... 
Quám decus aetheribus... quám mollia rura nitescunt, 
Flosculus et crines lauro praecingere certat!... 
Innumeris avibus resonant virgulta canoris; 
10 Quam nunc flammigero Phoebusque temone coruscat, 
Purior illimis scatet heu de fontibus unda!... 
Quám silet omnis ager... quám surgit frondibus arbos, 
Vultusque exhilarat taurini Martis arena!... 
Compellat cunctos et opum furiosa cupido. 



CORRIDA DE TOROS 

CANTO 

"Pan y toros'. 

(La voz del pueblo.) 

"¡A los toros...! ¡A los toros...!" 
¿A quién no alegra esta frase? 
De gozo el corazón brinca 

Y se quitan los pesares. 

¡ Cuan bello amanece el día ; 
La aurora, cuan rutilante ! 
¡ Cómo en la umbrosa floresta, 
Cómo en los montes y valles 
Muestra la flor su corola 
De perlas, con sus brillantes, 

Y con sus arpadas lenguas 
Lanzan sus trinos las aves ! 

¡ Hasta el sol luce más bello 
En su carrera triunfante, 

Y la fuente se desliza 

Más pura en su limpio cauce ! 
¡ Qué hermoso y azul el cielo, 
Cuánta rosa en los rosales, 
Cuánta hermosura en la tierra, 
Qué alegría en los semblantes...! 
Sólo hace falta dinero, 



CURSUS TAURORUM 



^37 



15 Heu!... nimis infelix, quem in rebus vexat egestas. 
Magnificae pugnae tantummodo sufficit aurum, 
Lucrum nunc veniat, quamvis res foenore crescant. 
(Immensum debentüm grex reperitur ubique.) 
Nunquid dirá fames hispanos opprimet?... absit, 

20 Circi nam tantum conspectu pascitur alvus. 

Hoc gens cuneta sciat certe, hoc non ambigit ullus, 
Splendida ista vocantur Pugnae exordia Circi... 



Nunc hüc, nunc illüc ferventes undique gentes 
Quadrijuges versant céleres in pulvere currus 

25 Hinc inde currentes praecipitesque bicycli, 

Undique dum reboat properum auton-movile bombo, 
Portantes opibus magnos auroque potentes; 
Hüc juvenes, illuc longaevi hilaresque puellae 
Gaudentes animis fundunt e gutture cantus, 

30 Millia vivat!... io ! euge ! et io!... ore triumphe canentum. 
Aethera pulsantur tanto discrimine vocum; 
Insequitur sonitus plebis clangorque rotarum ; 



Y preciso es encontrarle : 
¡ Desgraciado el que no tenga, 
Aunque tenga que empeñarse! 
{Ingleses, del mismo Londres, 
Se encuentran en todas partes.) 
No hay miedo que asedie nunca 
A las familias el hambre, 
Pues ver la Plaza alimenta, 
Como todo el mundo sabe. 
Estos se llaman preludios, 
Magníficos y elegantes. 




¡ Qué animación ! ¡ Qué gentío ! 
Van y vienen carruajes, 
Bicicletas, automóviles 
Veloces y amenazantes. 
Atestados de la crema, 
Que es amiga del gran arte. 
Unos cantan, otros ríen ; 
Gritan y atruenan los aires 
Cascabeles, campanillos, 
Relinchos, "¡oles!" y "¡arres!", 
Con " ¡ vivas ! " y clamoreos, 



338 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Voci lascivae miscentur verba triumphi, 

Dum acribus implet equus magnas hinnitibus auras. 

35 Tendit turba puellarum, quas foeneris ornen 
Opprimit ornataeque almis monilibus auri ; 
Impavidi ecce viri alterius propriumque terentes. 
An nonnullus erit tanta dulcedine egenus?... 
Oh procul hoc facinus praemagnum tempus in omne. 

40 An labor opprimit?... híc veniant poenaeque laborque ; 
Estne opus ingressús ad ludos aera furandi?... 
Quis dubitet?... licuit, quadrat, semperque licebit, 
Fallere mille modis cunctasque inducere fraudes 
Expedit..., et medio turbarum adstare theatrum, 

45 Atque videri ut pervigilans ad limina custos. 

Carceris horrendum quamvis nos clauderet antruni. 
Immensi Circi quos nullaque protegat umbra 
Ignivomi splendentes flammae solis adurent, 
Dumque fluent roris salsae de corpore guttae 

50 Exhilarent ánimos liquoris pocula Bacchi, 
Spes etiam solatur dein frigescere membra. 



Con requiebros y donaires, 
Chasquidos y latigazos 
A los pobres animales- 
Mujeres elegantísimas 
Lucen fiados sus trajes, 

Y hombres rompíos, que lo suyo, 

Y aun lo ajeno, gastar saben. 
No gustar de esto es un crimen 
Que no lo perdona nadie. 

; Que es menester sacrificios? 
; Pues sacrificios se hacen ! 
¿Hay que robar? ¡Pues se roba! 
¿Hay que engañar? ¡Que se engañe 
¡ Y escurrirse entre la gente. 
Para en la Plaza colarse, 

Y aun vestirse de guindilla, 
Aunque lleven a la cárcel! 
Quien comprar no pueda sombra. 
Compre sol, aunque se ase : 
Cuestión de sudar un poco ; 
Tiempo habrá de refrescarse, 

Y a tragos de manzanilla 
No se pasa mala tarde. 



CURSUS TAURORUM 



33 9 



PRIMUS TAURUS 

Benefactor. 

En venit optatus pugnandi temporis ictus. 

Ecce patent duplices peditumque equitumque phalanges. 

Undique magnifici Circi patet área gressu, 
55 Nunc videas equitem praecedere carpere clavem, 

Quamque galero colligit, hác volitante, trifulco 

Cornigerum cryptam claudentem, Praeside dante ; 

Usus sic praeest priscus deductus ab aevo. 

Ecce dari videas feralia classica signa, 
6o Buccinae en exoritur strepitusque clangorque tubarum, 

Et viva amphitheatri Urbis compagine moles 

Quam Iridis exornant vexilla coloribus almis. 



PRIMER TORO 



Generoso. 



Llega el momento anhelado, 
Que es el tiempo del combate. 
Doble cuadrilla de a pie 

Y otra de a caballo salen, 
Peí alguacil precedidas 
Para recoger la llave ; 

Que es costumbre inveterada 
Que el Presidente la lance, 

Y en su tricornio la coge 
Cuando viene por los aires. 
Con paso marcial, la Plaza 
Despejan ambas falanges: 
Lanzan al viento sus sones 
Los clarines y timbales, 

Y la ingente muchedumbre 
Se agita convulsa ; laten 
Los corazones de gozo ; 
De gozo inconmensurable. 
La Plaza se ve adornada 
Con cien banderas, que al aire 
S>.- despliegan y que lucen 

Los colores nacionales, 

Y en belleza y colorido 
Al Iris son semejantes. 




34o boletín de la real academia española 

Voce manuque premit turbarum murmura Praeses. 

E crypta rápido médium irruit impete taurus..., 
65 Ipsum oculis sequitur turba adstans ore silenti. 
Corpore versicolor minitans est cornibus ingerís, 
Saevit in aethra ferox et flat de nassibus ignem, 
Cui noraen "Benefactor", pro herbis ruminat iras, 
Stat Pugilis tauro obvius en generosus arena, 
70 Robore cor vestit, dum corpus múrice et auro, 
Palliolum dextra carpens, Circi artibus apta, 
Cornigeri pulsuque pedum tremit excita tellus; 
Impetit... obtutu torvo, ardens fulminis instar, 
Quem solers inopino flexu fallere curat. 
75 Milia "io!"... resonant et concutit aethera plausus. 
Prosiliunt equites, generosa hispana propago, 



Se apacigua el alboroto 
Hor convenidas señales, 

Y el pueblo su vista clava 
En el toril, que se abre. 
Con ímpetu indescriptible 
El toro furioso sale. 

Es corniabierto, y bragao, 

Y berrendo, y con quintales, 
i 1 asta su sombra le estorba; 
Fuego respira por aire; 

Y no con hierba, con ira 
Debieron de alimentarle. 
Es su nombre Gkneroso, 
Por que nada le faltase. 
Ante su vista un torero 
Se presenta, con donaire, 

I levando el trapo en la mano, 
Diestra en tan difícil arte. 
La arena con sus pezuñas 
Escarba el toro indomable ; 
Arráncase con denuedo, 
Siendo a un rayo semejante, 

Y el torero, con destreza, 
Del toro logra burlarse 

Y un cambio maravilloso, 
Al llegar el toro, hace. 
Aplausos mil de la plebe 
Resuenan por todas partes. 



CURSUS TAURORUM 34 1 

Dextra portantes praeacutae cuspidis hastas; 
Circum lustrat equus, luscus velamine factus, 
Praeceps fertur in illum taurus fronte minaci, 

8o Armigerum immiti cervicem tundere ferro 

Inspice...; dum mixtum spumis vomit ille cruorem, 
Ellicit et pecudis per terram viscera taurus, 
Sanguis purpureo indicat ampios tramite sulcos. 
Alter et alter inofensi jugulantur equorum. 

85 En pugilis coram taurinis cornibus audax 
Lanceólos geminos figit cervicibus altis, 
Queis mortem aufugiens exornat témpora tauri. 
Intrepidus Pugilis sic cernitur alter et alter; 
Transvehit audaci alter tauri cornua saltu 

90 Funeris absque timore ingenti stipite nixus. 

Jamque tubae sonitus mortis luctamina monstrat; 
Mox Pugilum cicumlustrans plebs cernitur omnis. 
Incedit "Pugilis Primus" generosus arenam 



Un picador a caballo 
Se acerca al bicho arrogante, 
Armado de aguda lanza 
Para el lomo atravesarle ; 
Lo consigue y un murmullo 
Se gana, y un " ¡ ole ! " grande, 

Y otro el toro, y el caballo 
Queda herido y vacilante 

Y moribundo en el Circo ; 
Cae, al fin, el miserable, 

Y entre horribles convulsiones 
Muere en la arena humeante. 
A otro caballo y a otros 

La misma suerte les cabe. 
S'J oye el toque a banderillas, 

Y audaz un atleta sale, 

Y entre las astas del toro 
Clava un par incomparable, 

Y otro clava otro torero, 

Y otros a cuál más audaces, 

Y otro salta con garrocha, 
Que es la habilidad que sabe. 

Llega el momento supremo: 
La muerte al toro hay que darle 




342 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

(Nomine cui "Montes", natalis origO, Tríana), 
95 In térra genibus procumbit Praeside coram 

Versibus arte politis toto corde salutat. 

En tanti exemplar praeclarum carminis hujus: 
"Tibi salutem deprecor, 
"Cunctisque circumstantibus 
100 "Taurum necare si haud queam 

"Caudam comae praeciderem." 

Laeva palliolum fert, ensem et dexterá acutum; 

Nunc videas!... summo strepitu omnis murmure Circus, 

Hinc inde et ludens cervicem subjicit atram 
105 Tauri, pallioli motibus... mirabile visu!... 

Plebs súbito surgit pugnam visura ferocem, 

Incitat assiduis taurinam motibus iram ; 

Infremit et pedibus circensem spargit arenam 

Impetit immitis praeclarum cornibus hostem, 



Lúgubre un toque resuena. 
Que aumenta las ansiedades. 
Montes se adelanta ufano: 
Montes, sí, de noble sangre 
(Pues fué nacido en Triana), 

Y a quien no superó nadie. 
Brinda el toro al Presidente 
De rodillas y con arte, 
.vlirad este hermoso brindis, 
Que dice con voz vibrante : 
"Brindo por vuestra mercé, 

Y por los que le rodean : 

Y si no mato este toro, 
Me cortaré la coleta." 
Vase intrépido hacia el bicho 

Y con la muleta hace 
Prodigios de valentía, . 
Qwe todo un imperio valen, 
bis digna de verse entonces 
La inmensa turba inconstante 
• Qué expectación se despierta ! 
De murmullos, ¡qué oleaies! 
Se alza, como por resorte, 
Por no perder un detalle, 

Y a la fiera el gran Atleta 
Hace que al punto se cuadre. 
La incita con el percal, 
Viene, le da varios pases 



CURSUS TAURORUM 



3 4 3 



i io Circumit en variisque modis et motibus Artis 
Et sol ut videat medio se sistere cursu 
Optat, perlunstrans majori lumine Olympum, 
Athere praefulget súbito nunc mortifer ensis 
Irruit... et tauri gladium totum pulmone recondit!... 

115 Exanimem prosterni taurum cernite et ipsum 

íactantem ore cruorem Athletae lingere plantas. 
(Mortiferum haud opus ést ejus nunc muñere fungi.) 
Nunc tollit ferventes plebs ad sidera cantus 

120 Et plausu plebis commotae personat aether, 
Eduntur magnaeque hilari de pectore voces, 
Jubila cunctorum miscentur musicae honori ; 
Magnus repletur Circus denso agmine turbae 
Nunc videas ! Pugilem juvenum stipante caterva 

125 Portantes humeris praemagnum in pignus honori s, 



De pecho, de molinete, 

En redondo y colosales 

Verónicas y faroles 

De todas marcas, que hacen 

Que hasta el sol en el Olimpo 

Quiera en su curso pararse 

Y ver, parado, un derroche 
De filigranas del arte. 

Se cuadra otra vez el bicho, 
Le incita..., y al arrojarse, 
Híasta la bola el estoque 
Le introduce. ¡ Qué admirable 
Ver al toro caer redondo 

Y bañado con su sangre 
Ante el valeroso Atleta, 
Cuya planta, al morir, lame, 
Sin que el puntillero haga 
Su oficio de rematarle ! 
Hasta las estrellas llegan 
Los aplausos, las señales 
De regocijo infinitas 

Y los "¡oles!" incontables. 
Los acordes de la música 
Van con ellos a mezclarse, 

Y la plebe entusiasmada 

Al momento el ruedo invade, 

Y levantan al Atleta 

En hombros, mientras le aplauden. 




344 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Auriculam concedí tune clamoribus instant 
Athletae meritis quae victor tulerat ipse 
(Chara Virüm sobóles, Artis magnae Incrementum) 
Quemque decorat magno gratus numere Praeses, 
130 Laudes nam Pugilis tam magni plura merentur. 
Quadijuges mularum tinnitu aera pulsant 
Exanimumque cadáver, queis raptatur arena 
Signans purpureo taurinus tramite sulcos. 

TAURUS SECUNDUS 
Lactus. 
Terrificis exit taurus mugitibus alter, 
135 Sextus cui jam per vestigia solvitur annus. 

Quo viso, singultum cujusquam eripit omnem; 
Cornibus insignis vario splendore colorum, 



Todos "¡Que le den la oreja!" 
Gritan como delirantes, 
Que es honor que galardona 
Las suertes más admirables. 
El Presidente que el brindis 
Recibiera un poco antes, 
Un don de grande valor 
Le arroja, para premiarle, 
Bien que nunca el don es mucho 
Para lo que un brindis vale. 
Al fin, llegan las mulillas, 
Enjaezadas con arte; 
Cascabeles, campanillos 
Van resonando a millares. 
Del toro, ya inanimado, 
Es arrastrado el cadáver, 

Y un surco sanguinolento 
Deja en la arena el arrastre. 

SEGUNDO TORO 
Alegre 
Entre terribles mugidos, 

Y al toque, otro toro sale; 
Es astiagudo y braga o, 
Negro como el azabache • 

Y colosal: es seguro 

Que a cualquiera el hipo calme. 
Es de casta miureña; 
Seis hierbas y mil quilates. 



CURSUS TAURORUM 34^ 

Quem "Laetum" cuncti voce una nomine dicunt; 

Viribus atque ingens tinctus calígine nigro. 
140 Veré laetificans cunctos dulcedine replens. 

En turbam Pugilum magnus tremor occupat omnem, 

Quosdam percutit hüc... quosdam illüc ccnterit humi, 

(Vixque superstes sistit sospes et integer ullus). 

Hujus erat facies, parvo discrimine tauri, 
145 Qui Pugilis "Tati" olim crus contrivit inique, 

Consimilis tauro qui "Fabrilo" iré sub umbras 

Fecit, et incidit sub acerbo vulnere vitam; 

"Perdigoni" acqualis, qui olim perdidit Arti 

"Esparterum", cujus fama ad sidera crevit. 
150 Ecce eques hastatus magnos ambire triumphos 

Audax exit equum saevis calcaribus urgens, 

Obvius est tauro crudelis cuspidis hasta 

"Laeti" ardet lacerare et ferro verbere terga. 

Quó fera caeca ruit?... quo?... formidabile visu!... 
155 Temporis ictu ambos saevo mucrone trucidat. 



Se llama Alegre, y alegra 
Con su presencia el semblante. 
Entra el pánico en la arena 

Y el terror en las falanges. 

A unos hiere, a otros destroza, 

Y a todos algún percance 
Les sucede ; todos huyen. 
Es un toro formidable, 
Como el que rompió la pierna 
Al Talo, diestro cual nadie, 

Y es tan fiero como el otro 
Que con Fabrilo dio al traste; 
Cual Perdigón, que a Espartero 
Arrancó del noble arte, 

Gran torero, cuya fama 
En todo el mundo no cabe. 
Ya el animal está en suerte, 

Y pónesele delante, 
Bien empuñada la vara, 
Un picador, para darle 
Un rejonazo que al bicho 
El morrillo le taladre. 

Y al arrancarse, sucede 

Que al diestro y su Rocinante 
Contra las tablas el toro 




2.J 



3^6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Certatim ingenti celebrat plebecula plausu 
(Máxima equo tribuens haec premia laborum). 
Dum Pugilum invalidis membris dat cura quietem 
Splendida turbant amphitheatri scandala plebis. 

160 Sic magnatorum series, ejus honoris oblita, 

Nimpbarumque chori, ut delapsae ex aethere divae. 
Raucarum vocum omnes murmure talia fantur: 
"Nunc veniant púgiles surgant equitumque phalanges, 
"En taurus tanti mensuram nominis implens, 

.165 "Cui nullus feret ipsorum certamina pugnae, 
"Exeat hic Moderator ludorumque Magister 
"Ambo munus equi fungantur, supplice plebe, 
"Imbelles Púgiles... ob gens inimica la.boris!... 
"Artis taurinae; foex plebis, nescit honorem 



Los magulle y los aplaste : 

Y el público inteligente 

La suerte del bicho aplaude 
Que al jamelgo deja muerto 

Y revolcado en su sangre 

(■ Honra con que el pueblo premia 
A tan nobles animales !). 
Mientras en la enfermería 
Se cura el diestro en el Arte, 
Todos, con voz descompuesta, 
I obres, ricos y magnates, 
Olvidados de su honor, 
Todos..., pequeños y grandes, 

Y aun damas de sangre azul, 

Y doncellas, semejantes 

A las Ninfas del Olimpo 

I-'or sus inocentes trajes, 

" ¡ Caballos ! ¡ Caballos ! — gritan — , 

Y ¡ caballeros andantes ! " 
'¡Valiente toro!... ¡Buen toro, 
Que con todo ha dado al traste, 

Y llena la enfermería 

De maletas despreciables ! " 

Y el público, hidalgamente, 
Sigue gritando: "¡Que saquen 
Al Empresario, y que haga 

De caballo!" "¡Que no paguen 
A la Cuadrilla, gandules 
Que ganar el pan no saben 
Con desensia y cortesía!" 



CURSUS TAURORUM 347 

170 "Sunt simul ignari cuncti atque decore carentes, 

"Et mulierculae honores vana laude merentur. 

"Audebuntque laboris lucrum quaerere?... certe, 

"Tantane vos generis tenuit fidutia vestri?... 

"Heu timidü!... quos taurus daré et terga coégit..., 
175 "Heu timidi, quorum pedibus timor addidit alas, 

"Quis dubitet?... Praeses fuit omnis causa malorum, 

"Cur Púgiles cunctos damnari posse negabat?... 

"Cur equites cunctos non hausit carceris antrum? 

"Omnes en símiles saltantibus arte choréis, 
180 "Nec limacum audet nemo se credere pugnae!... 

"Excordes Púgiles!... nequam natique parentum!... 

"Si nunc gens pugilum prisca intumulata sepulcro 

"Surgeret !... heu!... certé rursus moritura rubore. 

Postremo "Laetus" praeceps obstacula rumpens 
185 Aufugit é Circo laetus Urbemque reliquit, 

Montibus errare ipsumque herbas pascere cernes. 



" ¡ No tienen torera sangre, 
I\"| vergüenza y din ida 
Pa en la Plaza presentarse!" 
" ¡ Que les den una muñeca 

Y un dedal y un meriñaque!" 
"Y ¿cobran sin trabajar? 

¿Y huyen el cuerpo? ¡Cobardes!' 

''¡De todo tiene la culpa 

El Presidente mal-auge, 

Que no ha dado ya con todos 

En lo jondo de la cárcel!" 

"¡Qué modo de torear!... 

¡ Si eso es bailar...- ! ¡ Si no valen 

Pa torear caracoles ! 

I Mar dita sea su tnaret" 

"Si Frascuelo y Lagartijo, 

Pcpc=Hiüo y Costillares, 

Del sepulcro donde están 

La cabeza levantasen, 

Pus otra vez se morían, 

Del rubor que les causase." 

Alegre, entonces, con furia, 

Y sin atender a nadie, 
Kompiendo cuarto halla al paso, 
De la plaza al campo sale, 

Y quizá podremos verle 
Pacer por el monte, errante. 




348 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

TAURUS TERTIUS 
Agniculus. 
"Tertius en veniat taurus"!... Plebs vocibus urget, 
"Et Dominus "Tancredus", gratus somnifer adsit"!... 

ITic sonitus vocis turbarum murmura sedit, 
Et novus exit inoffensus Pugilator arena, 

i£0 (Artis Phidiacae simulata é marmore imago), 

Quem splendens niveus vestit sine labe et amictus; 
Est medio Circi florentibus ara coronis. 
Nunc videas Tancredum immotum sistere supra. 
Plebs silet extempló voce arescente palato, 

195 Tune aperit custos cryptae ejus limina ahena; 

Prosilitque "Agniculus" densa in caligine pulvis, 
(Cujus stips vetera est taurorum Armenta Miurae), 
Perlustrans Circum furit intró, iráque retenta, 
Sistit taurus... imaginis astum percipit ipse, 

200 Exardet... terram pede concutit... infremit irá, 
Ac veluti saxum turris de culmine praeceps 
Fertur in illum..., omnem Circum mugitibus implens. 
"Roboris et Regem" cornu transverberat ictu!... 



TERCER TORO 

Corderito. 

"¡Pues que salga Don Tancredo!' 
Claman voces delirantes, 

Y al punto, cual por ensalmo, 
Vióse al público calmarse. 
Don Tancredo, nuevo Atleta, 
De blanco, muy elegante, 

En pedestal adornado 
Con flores y con follaje, 
iVIarmórea estatua se finge, 
Cual si Fidias la formase. 
Del ganado de Miúra 
Un buen Corderito sale, 
Y, parándose, le mira..., 

Y el bicho, que husmea carne,. 
E.r.tre aplausos, le voltea 

Y tres costillas le parte. 



CURSUS TAURORUM 3^ 

(Nec visum!... criptam, nullis cogentibus intrat.) 

.205 Circum omnes incedere en una voce precantur 
"Roboris et Reginam"... tanto muñere fungi 
Primi ut Somnifer partes implere conetur. 
Donna en "Tancreda" illibata et virgo púdica 
In médium Amphitbeatri sese laeta ferebat 

210 Alternis vicibus cunctis dans verba salutis, 
Fert splendentes auri vestes múrice tinctas 
Atque modis taurinis, queis non ditior alter, 
Cernitur ecce puella Aram consistere supra, 
Conticuere omnes turbarumque ora quierunt, 

215 Nec pené accipiunt adstantes naribus auram 

Turbaque ad Aram oculis semper vigilantibus haeret; 
Taurus lustrat Circum implens mugitibus aether 
Nec tantae Statuae summum decus aspicit... ecce 
Irruit... atque puellam cornu verbere tundit, 

220 Proh dolor!... intemeratus sanguis tingit arenam!... 



Y después (cosa no vista) 
De esta suerte emocionante, 
Se le ocurre a Corderito 
Otra vez erchiriuerarse, 

Y el público pidió a voces, 
Para que rada faltase, 
Que la Reina del Valor 
Tenga por bien presentarse 

Y sustituya en la suerte 
A! primer hipnotizante- 
La pudorosa doncella 

Doña Tancreda... ¡qué amable! 
Gustosa accede, y sin miedo 
Iv'esuelve al ruedo lanzarse, 

Y con técnicos saludos, 
C on esbeltez y donaire, 
Con vestidura de luces 
V. toreros ademanes, 

A! pedestal se encarama 

Y por su alegre semblante, 

Y su escultural belleza 

Y aposturas virginales, 

f el público, ya impaciente 
Legra la bondad captarse. 
Reina un profundo silencio; 




35o BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Nnnc Pugilator déficit hüc cui nomine Custra 
"Mus" illúc lacrymas verba inter singula fundit; 
"Currus" et "Ursus", quos premit ardor visque doloris 
In mortem pro "Tancreda" se ardore parabant 

225 Ore vocant lacrymisque ipsam quam laeserat hostis. 
Magna fervescit turbaeque cupidine pectus 
Et veluti abruptis fremit Euro fluctibus aequor 
"Roboris hanc Reginam" omnesque videre feruntur. 
Agniculique ingens celebrat plebecula factum, 

230 Tune plebis reboat Circus clamoribus omnis 
Et rauco populi verbo Urbis personat aether; 
Aere saxorum tempestat pervolat atra. 
Urceus hüc, paterae illüc cistaque turbinis instar, 
Innumeri baculi jactantur, framina testae. 

235 Cunctae turbantur magnis clamoribus aures 

Verborumque luto imber rumpit fraena puderis 



Casi no respira nadie, 
Ni aun siquiera pestañea, 
Por no perder un detalle; 
Y, corriéndose la puerta, 
Cordero de nuevo sale. 
Es negro con pintas blancas, 
Con astas descomunales 

Y ojos de fuego, y bramando 
Se presenta con coraje. 

Y, sin mirar la belleza 
De aquella estatua admirable, 
La hace rodar por el suelo, 
Vertiendo a chorros su sangre. 
.Ayes profundos se oyen, 
Palidecen los semblantes, 

Y casi todos del bicho 

La sin par bravura aplauden. 
Ratoncito se desmaya; 
Curro en llanto se deshace ; 
Oso y Zorra se lamentan 
De no estar al quite antes, 

Y un turbión la enfermería 
De admiradores invade. 
Armase la gorda entonces : 
Otra bronca formidable, 

Y bastones y botellas 
Vense volar por los aires. 
Cense contusos que huyen, 






CURSUS TAURORUM 



35* 



Et Púgiles plebecula scurra voce lacessat. 
Faemina languescit súbito húc vexata dolore 
Alterius lacrymis oculi rorantur obortis. 

240 Laesos antri umbrae púgiles equitesque latescunt. 
Custodes vigiles et viribus ensis adacti 
Ex humeris capita auferre alta, voce minantur 
Dicere taurum adjungi armentis quilibet audet 
Tradi etiam morti, alter clamans, ictibus ignis. 

245 Qui pretium ingressus Circi daré posse negabant 
Plenis hi bucéis sua jure aera petebant : 
"Audeat heu!... nemo nunc pauperis aera furandi." 
"Exeat hic Praeses", praefantur murmure multi, 
''Agniculum" occidat, validus sit,... tollat et ensem." 

250 Vocibus en clamat festaeque quietis amator: 

"Gratus erit cunctis dominico tempore Cursus" 
"Si celebraretur cunctarum est óptima rerum" 
"Sanctius hoc numquid (subditque) videbimus umquam? 
"Sint Púgiles horrendi funeris absque timore 



Y toreros refugiándose, 

Y guindillas que manejan 
Con habilidad sus sables; 
Mujeres que se desmayan, 
O lloran inconsolables, 

Y clamar contra esta broma 
A las gentes más formales, 

Y pedir que a Cordcrito 
Del redondel pronto saquen. 
Otros gritan que es muy justo 
Que a trabucazos le maten. 
"¡Que degüellan el dinero!" 

Y "¡Que no engnñen a naide!". 
Son voces aguardentosas 

De gente que entró de balde. 
"¡Que lo mate el Presidente!" 
"¡Qué la corrida se aplace 
Para el próximo domingo 
— Dice una voz, anhelante 
Del dominical descanso, 
Que se observa cual se sabe — , 
Pues el domingo debemos 
En santas obras gastarle ! " 
'" ¡ Sí, sí, el domingo que viene 
Otra cuadrilla contraten, 




352 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

255 "Nobili et Arte calentes... summum gaudium Iberorum. 

"Altera conveniat turma et felicior ulla. 

"Tres reliquos fulme coeleste interimat... ; Hercle ! 

"Nox ruit et terram namquc amplexabitur umbra; 

"Dicere "ave" libeatque ad riostra rediré coacti..., 
260 "Sed prius et copae pergemus visere tecta 

Atque sitim generoso extinguere nectare vitis 

Vidimus haec taurini Martis magna trophoea!... 



Grandior esse cupit si certé Hispánica Tellus, 
Témpora dum renovent secla omni ex parte beata, 
265 Tellus cui vultum servet fortuna benignum; 
Attonitis pareant terris spectacula Circi 
Purpureus sanguis vané fundatur arena, 



Que cumpla su compromiso, 
Con valor propio del Arte!" 
M ;Oue un mal rayo de lo alto 
Caiga a los toros restantes!" 
"Ya la noche se aproxima, 

Y vamonos ya, que es tarde." 

'" Conste siempre, que esta fiesta 
De España es lo que más vale; 

Y ya que hemos celebrado 
Los nobles triunfos de Marte, 
Vamonos de Caco al templo, 
Un recuerdo a tributarle." 



Ptspués de todo, es muy cierto 
Que para llegar a grande 
Y ser feüz nuestra España, 
Logrando regenerarse, 
No hay sino pedir que abunden 
Estos tan cultos solaces. 
Multipliqúense los Circos 
])o la sangre se derrame; 
No al sabio, sino al torero 
Se aplauda por todas partes, 



CIRCUS TAURORUM HISPALENSIS 353 

Sint pluris Pugilum, et parvi portenta sophorum. 
Solvatur Populi magni tam dirá cupido: 
270 "Panem et Circenses ardenter quaerimus omnes 
Comentumque Scholarum dissolvatur inane!... 

Hieronymus Córdoba, 

Schol. Piarum. 
Hispali. 



Sevilla. 



Y del Pueblo soberano 
Pcspétese la gran frase : 
—¡ Pan y toros ! ¡ Plazas, Plazas, 
En vez de Universidades ! 

Jerónimo Córdoba, 
de las Escuelas Pías. 







Los manuscritos rabínicos de la Biblioteca Nacional 



(Continuación.) 



2.° aiB b2V iñD, Sefer xekel thob, Intellectus bonus. 
Autor: Moséh ben Josef Kimchí [Vis? epv ]2 ¡WD]. 
Empieza (fol. 8, bajo el titulo): 

jrxn onay nstí» jh*Vi |pnS 

aiorrS mvy s vy jnj yjjn wn 

piwn pnpri n:n }i»bn njnb 

íid bap nsoa pt^x npsi ntn 

pií^pn maibyn a*a mwS orna pa» 

¡wki ja*ipa aipn nbrtn pw vbx 

ntpob ioti in — ^ *wn 'Wfi 1 nai 

^a nana pni rwni naab wp nps enpn pa^ nxxi.n njnb psnn 

anainon onanni nwnM pvwi on&y by nnoins nnayn ne» 

owm ¡w'wb i\n Drpby ano-pon 

Acaba (fol. 35 v.): 

Tnwi m\n b*w ipny \yrh pan "" 
aiD ^Dty neo abv: 

La materia del segundo de los tratados contenidos en el ma- 
nuscrito que estoy analizando aquí, forma, sin duda alguna, el 
libro que, con el título arriba expresado, venía siendo atribuido 
al hermano mayor del famoso David Kimchí por casi todos los- 



MANUSCRITOS RABÍNICOS 355 

bibliógrafos, fiados en la autoridad de Abraham Balmes y de 
algún otro escritor. Moséh Kimchí, según se cree, vivió en 
Narbona, en compañía de su padre Josef y de su citado herma- 
no David, y hubo de morir hacia el año 1 190. 

Por perdido para la ciencia se tuvo ya el pequeño tratado 
Xekel thob, hasta que fué interpretado por tal el contenido de un 
manuscrito legado por Reuchlin a la Biblioteca de Durlach, de 
la cual pasó luego a la de Carlsruhe. Partiendo de esa inter- 
pretación errónea, sabios hebraizantes, como L. Dulces (en su 
Qontris hammasóvet, 66) y Geiger (en su Osar Neclimad, II, 
19 y sigs.), llegaron a afirmar, por deducciones que hubiesen sido 
concluyentes, a no estar basadas en aquel falso supuesto, que 
el tratado Xekel thob no era obra de M. Kimchí. Fürst (obra ci- 
tada, II, 189) d: el ira paladinamente que el trabajo en cuestión, 
atribuido a M. Kimchí, era debido más bien al llamado Moséh 
Tsayyag [JíOV]. 

Un manuscrito descubierto posteriormente en la Biblioteca 
Medicea-Laurenzana de Florencia, que contenía, entre otros 
trabajos, un tratado gramatical con el referido título Xekel thob, 
ha servido plenamente a Mr. David Castelli para desvanecer 
aquel error, muy disculpable, en negar la paternidad del ex- 
presado trabajo a Moséh Kimchí. Castelli estudió y cotejó am- 
bos escritos, el de Carlsruhe y el de Florencia, y sacó en con- 
secuencia, que el primero es una suma o colección de fragmen- 
tos gramaticales de varios y que el auténtico texto original del 
perdido Xekel thob, fruto legítimo del talento de M. Kimchí, es 
el contenido en el ms. de Florencia. Por fin, el mismo Castelli 
ha editado el texto del tratado según el citado ms. de Floren- 
cia con las enmiendas que su saber le ha sugerido: «Le Se/er 
xekel thob. Abrégé de Grammaire hébraiquede Moíse Quimchí», 
en Rev. des Eludes Juivcs, t. XXVIII, 212 27 y XXIX, 
100-10, año 1894. De sentir es que el docto hebraizante no 
hubiese tenido, al editar el texto, previo conocimiento de este 
nuevo ejemplar del tratado contenido en el ms. de nuestra Bi- 
blioteca Nacional. Por lo demás, el Xekel thob no tiene hoy un 
alto valor científico. Contiene los principios erróneos comunes 
a los gramáticos de la E. M., a los que sería injusto exigir la 
precisión de la lingüística moderna. Tampoco forma un tratado 



356 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

completo de gramática hebrea Se da en él por conocido todo 
lo referente a las letras, los signos vocales y los acentos. Se 
limita al estudio de las palabras ya formadas, nombres, par- 
tículas y verbos, que son la materia respectiva de las tres par- 
tes capitales en que el autor divide su trabaj>>. El carácter de 
éste, limitado a las partes principales de la gramática, y el no- 
table desarrollo con que es tratada la materia en él compren- 
dida, han heeho pensar á los doctos hebraizantes citados que 
M. Kimchí redactó su Xefcel ihob como para servir de enseñanza 
complementaria o superior de su otro tratado más completo, 
pero más elemental, el titulado: 

njníl ^Jt? "[^¡"IC, Mahalak xvbile had-dáhat, también llamado 
EHpn pBH Wt, Darque laxon hac-códex y pnpl 'O, Sefer dic- 
duc. Es la primera obra de gramática hebrea concisa y metódi- 
ca. Obtuvo su mayor importancia en la primera centuria del si- 
glo xvi, cuando vino a ser el texto elemental y más usado por 
los no judíos. Alcanzó mucha mayor fortuna que el Xehcl íhob, al 
ser editada repetidas veces y traducida al latín por Sebastián 
Münster. 

Los bibliógrafos anotan las siguientes ediciones de la Ma- 
halac: con netas de Elias Levita y de Salm. Posener, en el 5.° 
arto de Julius II, Pésaro, 1503, 4.°, Gers. Soncini; ibid., sin fe- 
cha, 4.°, Gers. Sonc; en el 2.° año de Carlos de Castilla, el ce- 
sar Carlos V, Ortona, 151^, 4.°, Gers. Sjnc; en caracteres 
cuadrados y texto vocalizado. Hagenau, 1)1), 4.°, Tom. An- 
selm; revisado y con notas por el obispo nubiense Aug. Justi- 
niano, el texto de Kimchí vocalizado, algo incompleto, París, 
1520, 4.°; bajo el título Rudiineiiia hebraica Mosche Kimchí e 
Joh. Bóschenstein di/igeaii studio revisa, Ausburg, 1520, 4.°, 
Sig. Grymm; bajo el título D^pnpi, juntamente con otros tres 
tratados gramaticales, mn¥ "D, Sefer tsachut, *H2T ilDS, Petach 
debarat, y D^TXB "D; Sefer Mosenain, Venecia, 1j46, 8 o , Dan. 
Bombergo; Amsterdam, 1657, 8.°, con las glosas de Elias Le- 
vita, una introducción de Benjamín ben Jehuda y notas de Cons- 
tantino L'Empereur, pero algo defectuoso, Leyden, 1631, 8.°, 
Elzevire (edición elegante); simples ediciones: Mantua, 1566, 
8.°; Venecia, 1624, 8.°; Cracovia, sin año, 16.°, con glosas de 
Sabbatai Sofer, Lublín, lo22, 8.°; con glosas de Jak. El Cha- 



MANUSCRITOS RABÍNICOS 3^7 

nam ben Ts. de Cracovia, Hamburgo, 1783. 8.°, Lesser Sofer 
y Nat. Mai; por un erudito cristiano, bajo el título pi~l?~l "D, Ba- 
gitea, 1531, íS.°; ibiJ., l">3o. 8.°. Con traducción latina: Sebast. 
Miinster. pnpl "D, su Ru iiment.i lingual santa M>*. Kimchí, 
Basilea, 153 í, 8.°, Andr. Kratander; ibid., 153 j, 8.°, llur. 
Peter. 

Aún son atribuidos a M Kimchí otros dos opúsculos hasta- 
hoy perdidos: el titulado n&ttTVl "D, Sefer techbóxet, probable- 
mente sobre form;is gramaticales anómalas; y el Ü2i J3#fi, Ta'a- 
nug nófex, Delicias del alma. 

De M. Kimchí, como comentarista, han sido preservados 
los siguientes escritos: 'OWÜ "D t?ns, comentario a los Prever- 
bios de Salomón, falsamente atribuido a B*'n 'Ezra e impreso 
ea mbim niKlpa; Venecia, 15 6, 13H, l~>)3, [A7, fol., B isi- 
lea, 16 1 ( ), fol.; en la n*á rfal?, Kehillal ifjséh, A nsierdam, 
1724- 27, fol. — IVtírw K"W "V "2, comentario sobre Esdras y 
Nehemlas, también atribuido falsamente a B^n 'Ezra e impreso 
en las citad is Dibni »0, Venecia, 1519, 1513, tól7. fol.; Basi- 
len, lol819, fol.— 3l*K by "3, comentario al libro </e Job, pu- 
blicado por Sjhvvirf en su Tikivit Eu>h, Bjrlín, 13)3. 

Bibliografía sobre M. Kimchí: VVolf., Bib. rl'br ., I. 812; Ds 
Rossi, Dision., I, 1^0; A. Geiger, in Osar Alechm id, 11. 17 24, 
Steinschneider, Catal., B)dl., col. 1833; Lebrecht and Riesen- 
thal, D. Kimh's Líber radicum, col. xxxvin, B icher, en /?. £. 
/., XXI, 281; XXIX, 292; el mismo, en Winter and Wiins- 
che, Juiische Literatur, II, 193, 30o, Dukes, en Osar N ch- 
inad, II, lol. 182; Orient Lit. y VIH, 23; IX, 11; Epstein, en 
R. E J., XX, 138; Lipmann, en Z/o«, II, 1U-17, 1_'9 33 
155-57, 171 74, 185 88, Francfort anf Main, 1342; Reif 
mann. en Orient. Lit., II, 750; Fürts, Bibl. Jul., II, 187-83 
Ha-Hoker, I, 43; Berliner, en Kobak's Jeschurum, VI, Hebr 
parts., ps. 102 04; el mismo en M.igasin, I, 7b; IX, 1^9 
Osar tob, 35; D. Castelli, en R. E. J , XXVIII, 212 27, y 
XXIX, 100-10; en The Jew. Encycl., VII, 497. 

3.° mníH "D, Sefer ha-tsachut, Libro de la pureza. 
Autor: R. Abraham ben Meir ben 'Ezra, [p TNO p nnn^K 



358 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Empieza con los siguientes versos introductorios: 
(Fol. 36 v.): 

|Y»jn ba nnnxi pjn Sa rwwro 
nimín titk p^by *?k yvDM 

nae *n ••by non nen nwi 

mmoa rioam «oao ns^ han 

Dibjyo ntí^b . a^apo pam 

mrra ^a a^on 1 ? d^d *na nanb 

Ipo mu rpya )pr arnatn 

nvn*? by i«3i ¡pn jmpí nia , « 

ay ^avD ba^ ay;n limanoi 

mru D3 nfyaS dj?í3 aio orma 

nutaru oys^ miro niniM -na^ 

mninai mmep rw«a an pidVi 

royo nSnw bab n:n Tobn anp 

nimps "jaab 0">y n:«nm 

bpt*o nynbi Spia mix nrw 

mn» nsa mp bpi« naa bab 

(Fol. 37): nirren nsn 

nam *ppye bx nwye *ot d ,1 ?« abya anxn now nxnajt? maya 

doyi »b» by niyonn ba nía 

Acaba (fol. 115): mnafnm b«b nibnn rhmm nsa cbs^a 

o^ñisa en D^aino c^aynbi pwnt nyn maa d^d nnp 

D^fiow ansaa aba n«i amia an onfioa o^oyo 

auita nyaiKi nwo ywi ay TíaSíi»^ &>a> roa» t?x: nena 

4.° BOíxa "a, Sefer Mozenaim, Zi&z'o ¿fe /<? Balanza. 

Autor: el mismo R. Abraham ben Meir ben 'Ezra. 
Empieza (de mano diferente, fol. 115 v.): aanb DJ1 DOTXO 1SD 

xnry ¡as ama* n 
ooybi am jVj* ivnx^s iba^i "pipp ibrr b« D»a 

dodo ptnS nen bx ropí íins wbo níi^K nay annaxi 

auax by nt?x moao rma n*w ib xai xnp: xnry pi 

DOW nnai nean Sx irán no&* irmnai nen bx xa ny 

no»i antyyb nvnixb mxbi iwfitoi b-uca nvnb naa nan 
dotkd ixnp poyri nr by\ poa ^a bppo 1 ? pn nvv mm 
(Fol. 116): nvvn nrw nnn ni-noa» ti>-tp hmk n>a mima n-nax 



MANUSCRITOS RABÍNICOS 35o, 

Acaba (fol. 170 v.): 

"iüü yiiva rom pp *nun hbsn Ssb *fnVBfi ibkv 
: o^pn stbxb nbnn irotMDn isd d^cu 

5.° *lfP *i£ti> "D, Sefer xefat jéter, Libro del labio de la ex- 
celencia. 

Autor: el mismo, R. Abraham ben 'Ezra. 

Empieza (fol. 171): Tivn tyZ 

ina io3 sb o»' 1 nsc iha im jnipi moa isd 
■vid "oí ib nb:n nao o^n íoa Tnbn D»a iso 
nrp nst? ínmp ^sd "vko lia brtwb isd 
nsü> bn Mtúa rAnm sb rotara bs riwma 

Acaba (fol. 195, fin del ms.): ipaifri» nbo íhpDn b3fl ptrUTH 

D^bpsna ¡ttPMb oyan nrc 

Los tres tratados que preceden, forman la porción más in- 
teresante de la labor gramatical de Abraham ben 'Ezra, inge- 
nio peregrino y felicísimo y escritor muy distinguido entre los 
que componen el siglo de oro del judaismo español. Hebreos y 
cristianos han rendido homenaje a la extraordinaria cultura de 
Ben 'Ezra y elogian con entusiasmo la vasta extensión de luz 
que se admira en toda su ciencia, comprensiva de las varias ra- 
mas del saber cultivadas en su tiempo. El fué gramático, filó- 
logo, poeta, intérprete brillante de las Sagradas Escrituras, 
teólogo, filósofo, médico, matemático y astrónomo. Sus contem- 
poráneos le llamaron, por antonomasia, el Sabio. Sus conoci- 
mientos en las materias expresadas fueron, realmente, profun- 
dos; de todas ellas dejó a la posteridad escritos magistrales o 
muy preciados, especialmente en el campo de la exégesis bíbli- 
ca, en que alcanzó a brillar como astro de primer orden. 

De Ben 'Ezra, sin embargo, como de otros célebres varones 
de los siglos pretéritos, no han sido precisados todavía de un 
modo completo e indubitable el tiempo y otros particulares de 
su vida. Los bibliógrafos más modernos, atenidos a la aplica- 
ción que del v. 4, cap. XII del Génesis — «y era Abraham de 
setenta y cinco años cuando salió del ardor de la ira del mun- 
do» — se hace asimismo, con ligera variante, el propio Ben 'Ez- 
ra, y fundados a la vez en la fecha de su última obra escrita, han 



360 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOE.A 

concluido en poner su nacimiento en 1092 3 y su muerte en 1 167, 
desechando otras fechas dadas sin apoyo más serio por otros es- 
critores precedentes. La familia de Ben 'Ezra era, según se 
cree como más probable, una rama de la granadina del mismo 
apellido, a que también pertenecía el llamado Moséh ben 'Ezra. 
Abraham. como su amigo y próximo pariente JehuJah Haleví, 
nació en Toledo, y en el transcurso del tiempo pasó a estable- 
cerse en Córdoba, que él mismo considera como su segundo so- 
lar nativo. No fué rico; la fortuna le negó sus dones materia- 
les. «Si yo vendiese cirios — nos dice él mismo — , el sol no se 
pondría jamás. Si comerciase en sudarios, los hombres cesarían 
de morirse.» 

En el notable artículo que The Jewish Eticyclopedia dedi- 
ca a Ben 'Ezra, es considerada la vida de este escritor en dos 
períodos distintos, a base de la emigración de España. En el 
primero y más largo de dichos períodos, el de su estancia en el 
país nativo (Toledo-Córdoba), q le se extiende hasta el año 
1140, se ganó ya por sí mismo un nombre preclaro como poeta 
y pensador. El mencionado Moséh ben 'Ezra, su amigo ínti- 
mo, le ensalza como teólogo y hombre de extraordinaria elo- 
cuencia. Un contemporáneo suyo, más joven, Abraham ben 
Daud, al fin de su Sefer ha cabbalah (1), le llama el último de 
los grandes hombres que forman el orgullo del judaismo español 
y alentaron a los varones de Israel con cánticos y expresiones 
de confortamiento espiritual. Los escolares más eminentes entre 
los judíos de España fueron amigos personales de Ben 'Ezra. 
En Córdoba, donde tuvo su residencia más continua de España, 
fueron sus íntimos Josef ben Saddic y Jehudach Haleví (2). Es 
sabido por varios pasajes de sus comentarios bíblicos que en di- 
cha capital pudo informarse plenamente de las doctrinas del 
Caraísmo, y tener familiaridad, y discutir con los representantes 
de aquella escuela. De todas suertes, parece ser que la activi- 
dad creadora de Ben 'Ezra, en el primer período de su vida, es- 
tuvo principalmente consagrada al cultivo de la poesía. El mismo 
se llama poeta en el prólogo de su comentario al Pentateuco, y 



(i) Edic. Neubauer, pág. 8i. 

(2) Bacher, Die Bibel-Exegese der Jüdischen Religion-Philosophi- 
schen, págs. 132 y sigts. 



MANUSCRITOS RABÍNICOS 36 1 

padre de poemas al fin de las regulaciones del calendario ver- 
sificado. También en un largo poema elegiaco dice de sí mismo: 
«Únicamente en mi juventud tuve costumbre de componer him- 
nos, con que decoraba a los escolares hebreos, como con un co- 
llar» (l). Se considera como más probable que Ben 'Ezra pro- 
dujo el mayor número de sus poemas durante este primer perío- 
do de su vida. 

En ninguna parte de sus numerosos escritos anota Ben 'Ezra 
relaciones de su familia; pero de un apunte de su largo comen- 
tario al Éxodo (cap. II, v. 2) se puede inferir que su matrimo- 
nio fué bendecido con cinco hijos. Estos, sin embargo fallecie- 
ron en edad temprana probablemente, excepto el nombrado 
Isaac, que abandonó España al mismo tiempo que su padre, y 
en 1143 componía en Bagdad algunos cánticos en honor de Hi- 
batalah (Nathanael). En opinión de Albrecht, no obstante, Ben 
'Ezra dejó España, después de su mencionado hijo, principal- 
mente movido a ello por la conversión de este último al islamis- 
mo. La apostasía de Isaac fué, en efecto, para su padre, un se- 
vero., golpe, del cual se lamentó en dos patéticos poemas (2). 
Añade Albrecht que Ben 'Ezra salió de España en 1137, e in- 
capaz de retornar a su hijo al judaismo, se presentó en Roma 
en 1140, hallando en ella, tras de algunas tribulaciones, un pe- 
ríodo de relativa tranquilidad para su ánimo. 

El referido año 1140 es señalado como fecha definitiva en 
que comienza el segundo período de la vida de Ben 'Ezra. E 
el de las grandes producciones de su fecundo y poderoso inge- 
nio, en ] as que se echa de ver que su autor hubo de proseguir,' 
durante su permanencia en España, muy serios estudios en to- 
das las ramas del saber de su época. En este último período de 
su vida se conduce nuestro autor como un solitario vagamundo, 
desligado de toda relación familiar. Se detiene, no obstante, 
breves períodos de años en algunas de las capitales por él re- 
corridas, en las que siempre se llama español y se considera 
como un desterrado de su patria, a la cual dirige fervientes ex- 
presiones de amor, especialmente en su elegía sobre la perse- 



(i) Rosin, Reime und Gcschichte der Abrah. ibn Ezra, pág. 28. 
(2) Núms. 203, 205 del Dkvan de I. Egers; v. también Rosin, obra 
citada, págs. 84 y sigts. 

25 



36 2 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

cución de los Almohades, que tuvo su comienzo en 1142. En 
esa elegía enumera las ciudades de España y del Norte de Áfri- 
ca, en que las comunidades judías fueron víctimas de la fanática 
intolerancia religiosa de los Almohades (1). 

Se ha supuesto con bastante fundamento que Ben 'Ezra efec- 
tuó algunas de sus jornadas por el Norte de África y el Egip- 
to entre el tiempo de su partida de España y el de su arribo a 
Roma, sin que puedan llegar a desvirtuar tal suposición aque- 
llas palabras puestas por el propio Ben 'Ezra en el prólogo de 
su comentario al Cohélet (Eclesiaslés), en que dice simplemente: 
«Partió de España, su patria nativa, y vino a Roma.» Está 
por de más comprobado que Ben 'Ezra estuvo en África al 
mismo tiempo que Jehuda Haleví. Su travesía al Oriente, que 
le llevó, como algunos piensan, a Palestina y Bagdad y aun 
hasta la India, según una tradición, se cree como más proba- 
ble que pudo efectuarla en una interrupción de su estancia en 
Italia o en el tiempo medio entre su permanencia en dicha na- 
ción y su morada posterior en la Pro venza. 

Lo cierto es que Ben 'Ezra, en el indicado año 1140, com- 
ponía en Roma algunos de sus escritos. Una serie completa de 
trabajos gramaticales y exegéticos son el preciado fruto de los 
años de su vida en Italia. Se sabe con toda seguridad que estu- 
vo en las siguientes ciudades italianas: Roma (1140), Lucca 
(1145), Mantua (1145-6), Verona (1146-7). Apareció en Pro- 
venza antes del 1 155, e hizo alto en la ciudad de Beziers, en don- 
de escribió su libro sobre los nombres de Dios, dedicado a sus 
escolares Chaj jim e Isaac, hijos de Jehudah. Jedajah el deBeziers, 
más de ciento cincuenta años después, habla con entusiasmo de 
la estancia de Ben 'Ezra en la Provenza (2). Jehudah ben Tibbon 
de Lunel, contemporáneo de Ben 'Ezra, escribe de la importan- 
cia decisiva, de época, que tuvo la estancia posterior del famoso 
escritor judeoespañol en el Mediodía de Francia (3). Ben 'Ezra 
estuvo en Narbona en 1157 y allí respondió a ciertas cuestio- 
nes propuestas por Dav. ben losef. Luego pasó algún tiempo 
en la ciudad de Dreux (depart. de Eure), en hebraico D1Y7, que 



(i) Dizvan, cit., núm. 169. 

(2) Sal. ben Adret, Responsa, núm. 418. 

(3) Prefacio a Ricmah. 



i MANUSCRITOS RABÍNICOS 363 

por haber sido leído erróneamente DlYi, Rodos, dada la pequeña 
diferencia que distingue las grafías de las primeras letras de 
ambos vocablos, se pensó y escribió largo tiempo que Ben 
'Ezra había estado en la isla de Rodas y compuesto allí parte 
de sus obras. Posteriormente, el referido vocablo geográfico ha 
sido identificado con Rhodez y se ha venido creyendo que Ben 
'Ezra escribió las obras indicadas en la ciudad de ese nombre, 
del Mediodía de Francia (1). Nuestro autor terminó en Dreux 
algunos de sus trabajos de exégesis bíblica y, después de re- 
ponerse de una enfermedad, comenzó un nuevo comentario al 
Pentateuco (2). En 1 158 estaba en Londres, donde escribió su 
libro «Jésod mora», Fundamento del temor, en provecho de su 
pupilo Josef ben Jacob, y su Epístola sobre el Sábado Iggueret 
xabbat. En el Norte de Francia tuvo trato personal con R. Jacob 
Tam, el celebrado nieto de Raxí, y como escrito allí por él se 
ha preservado un poema en alabanza de su hermano R. Samuel 
ben Meir (3). En 1160 estuvo de nuevo en la Pro venza y en 
Narbona tradujo del arábigo una obra astronómica. 

Si la fecha puesta en una poesía, con que acaba su comen- 
tario al Pentateuco, fuese correcta (4), la vida de Ben 'Ezra se 
extingue en Roma, donde dio los últimos toques a su referido 
comentario y probablemente comenzó su última obra gramati- 
cal «Xafah berurah», Labio puro. En los versos introductorios 
de ese tratado, que está incompleto, y escribió en provecho de 
su pupilo Salomón, expresa la confianza en que venga a ser un 
legado de Abraham, el hijo de Meir, cuya memoria quede pre- 
servada, siendo transmitida degeneración a generación. Son las 
palabras del generoso escritor que, sintiendo próximo el térmi- 
no de su vida, confia en que las gentes venideras guarden su 
buena fama. 

Si la noticia, todavía no comprobada, de Abraham Zacu- 
to (5) fuese cierta, resultaría que Ben 'Ezra vino a morir en 
Calahorra, hecho bien posible, supuesto que un deseo vehemen, 



(i) Gractz, R. E. /., XVII, pág. 301, y Monatsscrift, XLII, pág. 22. 

(2) Monatsschrift, XLII, pág. 23. 

(3) Rosin, ob. cit., pág. 225. 

(4) Rosin, ob. cit., pág. 81. 

(5) Juchasin, edic. Londres, pág. 218. 



364 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

te de ver su antigua patria, España, le moviese a abandonar 
Roma y le sorprendiese la muerte en el tránsito del suelo his- 
pano. 

La vida errante, que llevó en el segundo período de su acti- 
vidad, principalmente por seguir a su hijo descarriado, como> 
quiere Albrecht, o cediendo a la costumbre muy seguida por 
los doctos de las diferentes comuniones de aquellos tiempos, dio 
a nuestro autor la oportunidad de realizar una misión importan- 
tísima y gloriosa: la de ser un brillante propagador entre sus 
hermanos judíos de la Europa cristiana, no familiarizados con 
las letras arábigas, de la ciencia del judaismo, fundado y des- 
arrollado tiempo antes en España en el lenguaje arábigo, como 
medio de su expresión. Ben 'Ezra estaba preparado, como nin- 
gún otro, para el cumplimiento de esa importantísima misión, 
por la agilidad y vigor de su inteligencia y por su estilo hebreo 
claro y elegante, circunstancia esta última que le ha valido el 
ser considerado como el verdadero creador de la prosa hebrea. 
El fué, en efecto, el primero que en dicción puramente hebraica 
llevó los conocimientos gramaticales, desarrollados y perfec- 
cionados en España en lenguaje arábigo, a las otras partes de 
la Europa cristiana por él recorridas: Italia, Sur y Norte de 
Francia e Inglaterra. Al feliz éxito de su misión contribuyeron, 
no solamente sus obras de exégesis bíblica, en las que el comento 
gramatical viene a ser a veces, todo lo tratado, sino también las 
traducciones que hizo de los escritos puramente gramaticales 
del antiguo maestro judeoárabe Chajjug, y sus propios traba- 
jos originales de igual materia, contenidos los más importantes 
de ellos en nuestro ms. de referencia. 

Obras gramaticales: a) mn¥ "D, «Séfer tsachut», Libro 
de la pureza. Es el mejor trabajo gramatical de Ben 'Ezra. 
Investigaciones críticas sobre el objeto de la gramática hebrea. 
Va dividido en varios capítulos, que tratan de las letras, de las 
partes de la gramática y de las delicadezas del estilo. Graetz, 
sin embargo, encuentra esta obra desordenada y falta de ver- 
dadero método. Fué terminada por su autor en Mantua (sep- 
tiembre de 1145). Edit.: en Venecia, 1546, 8.°, juntamente con 
otros tratados gramaticales, por Elias Levita; ibid., 1570, 8.°, 
la misma edie. (según el catálogo de Oppenheimer); en Berh'n r 



MANUSCRITOS RABÍNICOS 365 

1769, 8.°; finalmente, en Fürth, 1827, 8.°, por Gabr. Hirch 
Lippmam, con unos difusos comentarios en hebreo. 

b) D^fNG "D, «Séfer mozenajim», Libro de la balanza, tam- 
bién llamado W\pT\ |?Bf"? WRD, Balanza de la lengua santa. Va 
incluido, tras del anterior, en nuestro ms. Fué compuesto en 
Roma (1140). Está dividido en 58 artículos, de que son materia 
los temas preferidos de la enseñanza de las formas gramatica- 
les. Va precedido de una introducción histórica sobre los tra- 
bajos de los gramáticos anteriores, d^sde Saadia hasta Ben Al- 
tabben. Para la crítica moderna es la parte más interesante de 
ese trabajo. En 1 I4s fué incluido por Jehudah Hadassi en su 
120n 732W, Exkol hakófer, sin hacer mención de su autor, Ben 
^Ezra. Ha sido impreso: en Augsburg, 1521, 8.°, juntamente 
con los pequeños tratados de igual materia *|7nD, Mahalak de 
M. Kimchí y "H31 nnfi, Pétach debarai, anónimo; en Venecia, 
1546, 8.°, por Elias Levita, juntamente con los trataditos cita- 
dos, el Tsachut, del mismo Ben 'Ezra, y otros análogos; en 
Amsterdam, 1675, 8.°; en Altona, 1770, por Benjamín R. de 
Jerusalem y con recomendación de David Berlín; en Offenbach, 
1794, por Wolf Heidenheim, 8.° 

c) "W nsíí> "D, «Séfer xefat jeter», Libro del labio excelen- 
te. Una explicación de vocablos más difíciles de la Biblia, en de- 
fensa de Saadia contra Adonin Halevi, nombrado Dunax ben 
Librat. Impreso por primera vez según un raro ms., con prólogo 
de M. Letteris, en Pressburg, 1833, 8.° En esta edición son da- 
das 160 anotaciones de palabras difíciles, pero el ms., con al- 
guna frecuencia y al fin, estaba falto y la edición resulta incom 
pleta. Bajo el título «Xefat jéter», Libio excelente, críticamen 
te examinado, con un comentario titulado 71J?j 7J, «Gall na 'ul>> 
con introd. de G. H. Lippmann y prólogo de J. M. Jost, im- 
preso en Francfort auf Main, 1843, 8.° Lleva al fin. como 
apéndice, dos breves poesías de Ben 'Ezra con ilustraciones de 
Leop. Dukes y del editor. 

d) mili ns&' "D «Séfer xafah berurah», Libro del labio 
puro. Un tratado gramatical sobre diferentes temas de ense" 
ñanza del hebreo. Compuesto en Roma y acabado en 1167. Im- 
preso en Constantinopla, i530, 8.°, en casa de Estrok de Tou- 
lón, a cargo de Salqm. Almolí; en Fürth, 1539, 8.°, con un 



366 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

difuso comentario hebreo, flfit? fOD, Mebin xafah, por G. £L 
Lippmann, llevando juntamente impreso, con explicación y 
análisis, el siguiente opúsculo. 

e) '•iriN ÍTP/TIN by PITR, Chida 'al hotijjot hehewi, enigma 
poético sobre las letras quiescibles o semivocales del hebreo. 
Impreso también en Leyden, 1658, 8.°; bajo el título TH n^l,. 
Dibre David, con una versión latina e ilustraciones, por Da- 
vid Cohén de Lara, Leyden, 165\ 4.°; con un comentario he- 
braico por Na ftalí Hirch, Lublín, 1681, 4.°; por delante del 
coment. al Pentateuco del propio Ben 'Ezra, en las grandes bi- 
blias de D. Bomberg, de Buxtorf y otras; en la obra ¿"PiDCn by "£¡, 
Perux 'al hamasóret, al fin, Amsterdam, 1703, 8 °; también se 
halla, con una ilustración, al fin de la obra bwctP tPYiO, Midrax 
Xemuel, por Dav. Grunbuth, Cracovia, 1594, 4.°; Venecia, 
1579, 4.°; Francfort auf M., 1713, fol. ; también impreso en 
7V¡5n ¿"11 JK, Higguéret halJiijul, con un comentario, Offenbach, 
1717, 8.° 

f) |"D niTllN' by DTn, Chida 'al hotíjot memy tiun. Enigma 
gramatical en prosa sobre las dos letras líquidas expresadas en 
el título. Impreso en fflínn mtfbflJ, Niflaot chadaxot, y de esta 
obra en los escritos E>K fiDin, Chomat hex, por Els. ben Salomón 
Lisser, Breslau, 1799, 8.°; últimamente, por G. H. Lippmann, 
en la referida ed\c. del Xafah berurah, con un coment., ¡"ITn ]"O0, 
Mebin chidah, Fürth, 1839, 8.° 

g) Traducción al hebreo, de escritos gramaticales, en ará- 
bigo, de Jeh. Chajjug, bajo los títulos: 1.°, ^Vnm nun niVIK "D, 
Séfer hotijot hanuach vehamexek, tratado de las letras quiesci- 
bles y dilatables, edit. por Dukes, Francfort auf M., 1844, 8.°; 
2.°, b%27\ *by£¡ "D, Séfer po 'ole hakéfel, editado con el anterior y 
traducido por el mismo Dulces;- 3.°, TlpJn "D, Séfer hanicud , edi- 
tado y traducido por el mismo Dukes; 4.°, TiDVl "D o p^pl T)D\ 
Séfer hajesod o Jesod dicduc, compuesto por su autor en 1 1 45; 
permanece inédito. Además, como obras en parte gramaticales 
y en parte exegéticas, son atribuidas a Ben 'Ezra las siguientes: 

a) Ot^n "D o DJ^n "I1D, Séfer haxem o Sod haxem, una diser- 
tación sobre el nombre tetragramático de Dios, editada con co- 
mentario hebraico, ru: "VIH. Hor nagah,y una difusa introducción 
alemana, por G. H. Lippmann, Fürth, 1834, 4.° 



MANUSCRITOS RABÍNICOS 367 

b) nSDDH "D o 1£D» T1D\ Séfer hamispar o Jesod mispar, 
un corto tratado sobre los numerales, editado por Pinsker, 18t>3, 
al fin de su obra sobre el sistema de puntuación babilónico-hebreo. 

c) ¡"Díí>n niJlN, Igguáret haxabbat, una epístola o respuesta 
de 1158 sobre el comienzo de los días, meses y años, después 
de unas consideraciones astronómicas, dividida en tres capítu- 
los con una difusa introducción en forma histórica, impr. en Li- 
vorno, 1840, 8.°, con un discurso, DnONOn imo, Mibchar ha- 
maamarim, de Natán ben Samuel de Pizarro; reimpresa luego 
en Kerem Chemed, IV, 15^ y sig., por Luzzato. 

Obras poéticas. — De Ben 'Ezra, como poeta, dice El Cha- 
ritsí (1): «Los poemas de Ben 'Ezra prestan socorro en días de 
pobreza y producen refrigerante lluvia en el tiempo seco. Toda 
su poesía es sublime y admirable en sus motivos.» Zunz (2), es- 
cribe sobre el mismo particular: «Por su medio quedó clara- 
mente descubierto el portillo entre la poética sinagogal [pijjuth] 
y la del estilo clásico. Sin embargo, la poesía no fué el campo 
especial de la actividad creadora de Ben 'Ezra. Números, metros 
y llamaradas del pensamiento enérgico de sus dicciones ruedan 
en sus versos, mas no las pinturas de la imaginación.» En opi- 
nión de Graetz (3), de conformidad con Sach (4), Ben 'Ezra, que 
manejaba con facilidad las más diversas formas de la prosodia 
árabe y neohebraica, no era, con todo, un verdadero poeta. Sus 
versos son fríos, sabios; carecen de naturalidad y de sentimiento. 
Sus poesías litúrgicas respiran la misma frialdad; son meros pen- 
samientos, reglas, exhortaciones en verso; en ellas no hay nada 
que evoque la efusión de un alma ferviente, el entusiasmo de las 
sublimes inspiraciones de la fe, que se desborda en los himnos 
de un Gabirol y de un Jehudah Haleví. Sin embargo, Ben 'Ezra 
ha quedado como inimitable en sus poesías satíricas, sus epigra- 
mas, sus enigmas y otros pequeños poemas del mismo género.» 

Muchas de las composiciones poéticas de Ben 'Ezra han sido 
editadas por I. Egers en Abrah. ibn Esra: Dhvan mit seiner 
Allegorie Hai ben Mekis. Z. ersten Male aus der einigen Hand- 



(i) Tachkcmoni, IV. 

(2) Literaturgcschichte, pág. 207. 

(3) Les Juifs d'Espagne, trad. de L. Allemand par Stenne, pág. 269. 

(4) Poesías religieuses des Juifs d'Espagne, págs. 312 y sigts. 



368 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

schrift mit Anmerkungen und theilu\ deutscher Vebersets von 
D. Kaufmann, Berlín, 1886. Según indica el título, va incluido 
en esa colección el poema filosófico-religioso ppB p TI, Chai ben 
Mequits, impreso ya anteriormente (Confr. Fürst, Bibl. Jud., 
I, 254) y escrito por su autor en prosa rimada, como trasunto de 
una obra arábiga de igual forma literaria, debida a Ben Sina 
(Avicena). Rosin ha publicado con buena crítica y traducción un 
número considerable de los poemas de Ben 'Ezra, religiosos y 
profanos, en varias relaciones anuales del Seminario de Bres- 
lau, 1835 94. Por fin, han sido editados, juntamente con una 
introducción y notas, por David Kahana, 2 vols., Varsovia, 1894. 

Obras de exégesis bíblica. — Son los más preciados pro- 
ductos de la extraordinaria mentalidad de Ben 'Ezra; el fruto 
más sazonado y el reflejo más brillante de la edad de oro del 
judaismo español en el campo de la interpretación del Libro 
Sagrado, no sólo por estar en ellas consignadas las expresiones 
de muchos de los representantes de ese ciclo, sino también por- 
que su espíritu y todo su valor son resultado de la instrucción 
cumplida y de los profundos conocimientos, que su autor se 
llevó consigo al abandonar su tierra hispana. Ellas también 
forman los escritos que más contribuyeron a elevar la reputación 
de Ben 'Ezra y a extender su fama, verdaderamente mundial; 
porque, al dejar su patria y recorrer los diferentes países antes 
mencionados, «escribiendo libros, como él mismo nos dice, y re- 
velando los secretos de la ciencia», fué el primero en diseminar 
por las regiones de dominación cristiana toda la doctrina bíblica, 
que se había desarrollado con tanto florecimiento, después de 
Saadia, y permanecido confinada a los círculos regionales de. 
cultura islámica. 

Es bien cierto que Ben 'Ezra, en sus comentarios bíblicos, 
revela de un moio principal toda la originalidad de su ingenio 
y su singular maestría en la materia. Ellos son en extremo 
atrayentes, no sólo por su forma, en que se combinan lá claridad 
y la viveza del estilo con la profundidad del concepto, sino tam- 
bién por la consumada-habilidad del autor en el manejo de la 
lengua hebraica, demostrada en sus poemas clásicos (1). 



(1) Confr. The Jew. Encycl., III, pág. 169. 



manuscritos rabínicos 36o, 

Entre los comentarios bíblicos de Ben 'Ezra, figura como 
monumental, el titulado "I2>\~l "a, Séfev hafaxar, y mis ordina- 
riamente, rmnn by "B, Perus 'al hatorah. Es su comentario al 
Pentateuco, tenido por el más científico de los de su género, es- 
critos en la E. M.; el que ha compartido con el de Raxí la ma- 
yor popularidad en la literatura exégeto-judaica, y ambos, a su 
vez, han servido de patrón a múltiples supercomentarios y se 
hallan en numerosos mss. y ediciones impresas. Ben 'Ezra co- 
mienza su gran comentario de referencia con una interesante in- 
troducción sobre la historia de la exégesi^ bíblica y de su corres- 
pondiente hermenéutica. Según un apunte, al fin del libro del 
Éxodo, Ben 'Ezra se puso a componer este comentario en 1153 
y lo terminó en 1167, poco antes de su muerte. Revisado por 
Moseh ben Xem Thob ben Chabib de Lisboa, apareció impreso, 
por primera vez, en Ñapóles, 1433, lolio. Una relación de las 
repetidas ediciones que posteriormente se han hecho, de todo o 
de partes de él, por separado o conjunto con otras obras de su 
género, especialmente en las grandes Biblias (mb'.lJ ffltnpD), 
puede ver el lector en la B'bl. Ju i. de Fürst. Es de advertir, 
con Thi Lewish Encyclop., VI, 522, que el comentario al Éxodo, 
impreso en las ediciones referidas, es obra aparte, que el autor 
terminó en 1 153, en el Sur de Francia. Un breve comentario 
del mismo libro, más adecuado y parejo a los de otros libros 
del Pentateuco, fué publicado primeramente en 1340, en Praga, 
edic. I. Reggio. Una combinación de ambos comentarios del 
Éxodo se encuentra en un antiguo e importante ms. de Cam- 
bridge (l). VI. Friedlánder, ha dado a la estampa el prólogo de 
un segundo comentario del Génesis (2). 

En las grandes ediciones rabínicas de la Biblia aparecen 
igualmente impresos repetidas veces los siguientes comentarios 
de Ben 'Ezra sobre otros libros bíblicos, que el lector podrá leer 
detalladamente en Furst, obr. y lug. cits. y que indico ligera- 
mente: del libro de Job (1874), edicción separada con traduc- 
ción inglesa por M. Friedlánder; de los 12 profetas menores, de 
los Salmos, de Job, de los Meguillot, de Daniel. 



(i) V. Bacher Varianten zu Abrah. ibn Ezra's Pentateuchcommen- 
tar. aus den Cod, in Cambridge, núm. 46, Strasburg, 1894-. 
(2) Essays, 1877. 



370 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Los comentarios de Proverbios y Esdras con Nehemias, que 
han sido editados con el nombre de Ben 'Ezra, son más bien 
obra de M. Kimchí. Otro comentario de los Proverbios, publi- 
cado en 1881 por Driver y en 1884 por Horowitz, es atribuido 
también erróneamente a Ben 'Ezra. 

Existen, por fin, comentarios adicionales por Ben 'Ezra a 
los libros siguientes: Cantar de los cantares (edic. Mathews, 
1874); Ester (edic. Zedner, 1850); Daniel (edic. Matews, 1877). 
Se tiene por probable que aún escribiese Ben 'Ezra comenta- 
rios a otros libros restantes de la Biblia, como puede inferirse 
de sus propias referencias ( 1 ) . 

Obras filosófico rreligiosas: min Ti Di NTE TD\ «Jesod 
mora vesod torah», Fundamento del temor y misterio de la ley. 
Compuesta en 1158. Trata de la tradición, de los preceptos bí- 
blicos y sus razones, en 12 capítulos. Edit.: en Constantinopla, 
1530, 8.°, por Sal. Almoli; en Venecia, 1566, 12.°; en Altona, 
1770, 8.°, por Benjamín ben Chajjim, el editor del Mosenajim\ 
en Praga, 1793, 8.°, por Is. Landau; ibid. con un difuso co- 
ment. hebraico, por Salm. Gottlieb Stern de Rechnitz, 1833, 
8.°; finalmente, por el doctor M. Creizenath, bajo el título Jesod 
Mora: Grundlage der Gottesverehrung oder Untersnchungen 
ueber das mosaische Gesets und die Grundprin.zipien der israe- 
litischen Religión, con una traducción perifrástica alemana, 
Francfort auf Main, 1840. 

ncren DTlSl HEDnn rülT#, 'Arugat hachokmah upardes ha- 
mesimmah. Una disertación escrita en prosa rimada. Edit. por 
Nachman Krochmal, según dos mss., en Kerem Chemed, JV, 
con una interesante observación preliminar, Praga, 1839, 8. a 
Su autenticidad es mantenida por Schreiner en Der Kalam in 
der Jüdischcn Litteratur, pág. 35. 

Obras de Matemáticas, Astronomía y AsTROLOgíA: "D 
inN'n, «Séfer ha-hechad», Libro de la unidad, dividido en siete 
capítulos, en que trata de las particularidades de los números l-9 r 
edit. por Pinsker y Goldhardt, Odesa, 1867; "ISDEH "D, Séfer ha- 
mispar, aritmética, cuyo contenido describe Steinschneider en 



(1) V. Ludwig Levy, Rcconstruction des Commentars Ibn Esra's cu 
den Hrsten Propheten, Berlín, 1903. 



MANUSCRITOS RABÍNICOS 3jl 

Abrah. ibn Ezra, págs. 103-118, en Zeitschrift für Mathematik 
und Physik, XXV, Sup., 28, 59; mmS, Luchot, tablas astro- 
nómicas; "113JH "D, Séfer ha- 'ibbur, sobre el calendario, edic. 
Halberstam, 1874; ntí>n:n "h^ "Q Séfer keli ha-nechóxet, sobre el 
astrolabio, edic. Edelmann, 1845; m7Ntí> t!>7Íi>, Xalox xehelot, 
réplica a tres cuestiones astrológicas propuestas por David bar 
Josef Narboni, edic. Steinschneider, 1847; traducción de dos 
obras del astrólogo Maxallah, Xehelot y Cadrut, en Hebr. 
bebers., de Steinschneider; el segundo trabajo ha sido edit. por 
M. Grossberg, en apénd. alcoment. year/n*, deDunaxbenTamim, 
Londres, 1902. Para otros varios escritos astrológicos atribuí- 
dos a Ben 'Ezra, confr. Fürst, obra y lug. cits., y especial- 
mente Steinschneider, Abrh. ibn Ezra, 126 y sigs. y Catál. 
Bodl., col. 687. 

Finalmente, sobre las obras pseudoepigráficas o falsamente 
atribuidas a Ben 'Ezra, confr. al mismo Steinschneider Abrah. 
ibn Ezra, págs. 71-5, y Die Arabische Litteratur der Juden, 
156, y The Jew. Encyclopedia , VI, 522-4. 

Bibliografía: Wolf. Bibliotheca hebrea, I, 71 y sigs.; 
Rodríguez de Castro, Bibliot. Española, I, 21; De Rossi, Di- 
zionario degli autori ebrei, I, 7 y sigs.; Fürst, Bibl. Judaica, 
I, 251 y sigs.; Graetz, Gesclúchte, VI, especialmente nota 8; 
Steinschneider, Catal, Bodl., cois. 680-89; el mismo, Abrah. ibn 
Ezra, en Zeitschrift für Mathematik und Phisik, XXV, Suppl., 
págs. 2S, 59; D. Rosin, Reime und Geschichte des Abrah. ibn 
Ezra, Breslau, 1885 94; el mismo en Monatsschrift, XLII, 18- 
26; M. Frielánder, Essays on the Writings of Ibn Ezra, Lon- 
don, 1877; W. Bacher, Abrah. ibn Ezras Einleitung zu Seinem 
Pentateuchcom- neniar, Vicnna, 1876; el mismo, Abrah, ibn 
Ezra ais graminatiker, Strasburg, 1882; el mismo, en Win- 
ter and Wünsche, Die Jüdische Literatur, II, 1N5-190, 289- 
306; Albrecht, Studien zu den Dichtungen Abrahams ben 
Ezra, en Z. D. M. G., LVII, 421 y sigs.; The Jew. Encyclo- 
pedia, VI, 520 y sigs. y 70, y III, 169; Bonilla San Martín, 
Hist. de la Filosofía Española, II, ludios, 262 y sigs. 

Mariano Gaspar Remiro. 
¡(Continuará.) 



EL TEATRO EN VALLADOLID 



5 julio 1663 
Murió un niño de Francisco de Ponce, "representante de 
comedias en la compañía de Juan de Castro". 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro l.° 
de Difuntos, fol. 332.) 

3 enero 1664. 
Melchor Martinez, que venía en la compañía de Escamilla, 
'"murió en casa de Juan Fernández de Pedrosso, mesonero en 
la calle de las Comedias". 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro i.° 
de Difuntos, fol. 334.) 

15 febrero 1664. 
''...el señor Cristóbal rredondo, alcalde, propuso cómo abía 
venido a esta ciudad feliz pasqual, autor de comedias por su 
magestad, y tenía pretensión se le diese el patio desde primer 
día de pasqua de rresurreción asta el día del corpus que viene 
deste presente año, y que conviniéndose con la cofradía trayría 
su conpañía a esta ciudad para la segunda semana desta qua- 
resma de la de toledo donde estaba, quera de las hechas que 
abía y tenía licencia del señor protector de la villa de madrid 
para poder yr con la dicha conpañía donde le paresciese con 
seguro de que no se le quitaría ninguno de los personajes que 
tenía así de onbres como de mugeres... y conferido sobre ello 
se dio orden para que el dicho autor entrase en el cabildo para 
que manifestase los personajes que traya en su conpañía así 
de onbres como de mugeres y ber si eran conocidos para po- 
der tratar de la materia, y abiendo entrado y manifestádole lo 
que el cabildo deseaba saber, y los fué nonbrando en esta ma- 



EL TEATRO EN VALLADOLID 3y3 

ñera — dama primera, mañuela de bustamante — segunda, ju- 
sepa medina — tercera, mariana de borja — quarta, maría de 
salinas — - quinta, su yja — y otra muger de por medio — gala- 
nes, Juan alonso heredia — segundos, tomas de san juan — ter- 
ceros, melchor de las cassas — gracioso, manuel de vallejo — 
varbas, carrión — segundas barbas, francisco de medina — 
segundos graciosos, melocotón — músicos, un arpista, otro gui- 
tarrista — quartos galanes, el dicho feliz pasqual y otro onbre 
de por medio, que es el marido de salinas — y aviendo echo 
rrelación de la dicha su conpañía en la conformidad rreferida, 
paresciendo al cabildo, por conocer la mayor parte de los perso- 
najes, convendría tener la dicha conpañía para enpegar, se le 
dijo qué dinero abría menester en enpréstido para traer la di- 
cha conpañía, rrespondió que diez y ocho mili rreales puestos 
en la villa de madrid, que la tendría en esta ciudad para segunda 
semana de quaresma como está rreferido, y que entregaría en 
rresguardo joyas de oro y diamantes a la persona que la cofra- 
día ordenase en dicha villa de madrid al tiempo del entrego del 
dinero, de más valor. — con lo qual se dio orden para que se 
saliese, que la cofradía lo trataría... y rreconociendo el útil tan 
grande que venía ser a la cofradía de admitir la dicha conpa- 
ñía por ser tan buena como está manifestado, por entrar luego 
rrepresentando, y no aguardar a que se agan otras conpañías 
aunque fueran mejores, por ser fuerca no tener estudiadas co- 
medias, todos de un aquerdo sin contradición alguna vinieron 
en que se admitiese y se la diese el patio y los diez y ocho mili 
rreales." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 73.) 

5 marzo 1664. 
Dióse cuenta de que a Félix Pascual " se le abían dado en 
enpréstido diez y ocho mili rreales en la conformidad que de- 
clara el aquerdo antecedente, y no deviendo dar más cantidad, 
binieron algunos de su conpañía, y de las muías y otros gastos 
montaba mili y trescientos rreales, y por otra parte de los por- 
tes de las arcas de los vestidos otros mili y ducientos rreales, 
y decían que todo lo avía de sastifacer la cofradía, porque de 
la detención era fuerqa a la conpañía se le causaren muchas cos- 
tas, porque el autor aún debía dar satisfazión de más de los diez 
y ocho mili rreales". Se acordó abonar aquellas dos partidas, 
"tomando luego las arcas de su rropa y entregándolas en po- 



374 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

der del mayordomo de la cofradía para que las tenga de mani- 
fiesto sin las entregar a persona alguna asta que el dicho autor 
dé entera satisfación de todo lo que se le ubiere dado". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 74 vto.) 

7 abril 1664. 
"Acordaron se diesse el aposento diez y ocho de hombres a 
el s. r don gaspar de Billazís, señor de Villagarzía, por tres años, 
pagando vn año adelantado y dando ñangas a satisfación de los 
señores alcaldes desta confradía, y a de pagar dichos ochocien- 
tos reales aunque aya representaciones de comedias como no 
sea por muerte de Rey o Reina." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 76 vto.) 

23 abril 1665. 
"Propuso el s. r don Simón de Roxas, alcalde, que francis- 
co de Medina, auctor de comedias, que estaba en la villa de Ta- 
ragona, auía escrito a la confradía se aliaba en dicha billa con 
su conpañía de que enbió la lista, y que tenía quarenta come- 
dias puestas para poder acer quarenta representaciones, que en- 
biándole mil reales de plata u dos mil de bellón, bendria su con- 
pañía a serbir esta ciudad." Se acordó enviárselos. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651. fol. 84 vto.) 

13 mayo 1665. 
"Propuso el s. r D. Simón de Rojas y contreras, alcalde an- 
tiguo, que los portes de la conpañía de francisco de medina que 
a benido de tarazona del Reyno de Nabarra, ymiportan ocho 
mili reales, que el autor pide a la cofradía preste, porque no tie- 
ne de qué pagarlos, y están en esta ciudad detenidos los arrie- 
ros y cabalgaduras que an traydo todo el ato, aciendo mucha 
costa." Se acordó dar esta cantidad, prestada en su mayor par^ 
te por varios cofrades. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 85.) 

18 marzo 1666. 

El señor Francisco de Palacios, alcalde, expuso la situación 
un tanto apurada de la cofradía, "mayormente con la falta de 
comedias y la poca esperanca que se tenía de que las obiesse en 
este presente año". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 87 vto.) 



EL TEATRO EN VALLADOLID 3jb 

26 febrero 1668. 
"Este día el s. r don Simón de Contreras y Rojas dio quenta 
abía benido a esta ciudad fulgencio López, autor de comedias, 
con otros dos conpañeros, con desseo de si la Confradía les so- 
corriese venir a comengar el año a esta ciudad, y le abía dado 
vna memoria de las personas de que se conponía la dicha con- 
pañía y de las comedias que tenían que acer, que por aber mu- 
cho tiempo que estaua fuera de los Reynos eran muchas, y que 
podría acer todos los días comedia nueua, que era lo más ne- 
cesario para asegurar las buenas entradas, y que de las perso- 
nas que se contenían en la memoria conocía algunas que eran 
muy buenas, y que aunque pedían al pricipio cantidades muy 
considerables, ya se abían reducido a que se les diere treinta 
mili reales de vellón... se acordó entrase fulgencio López y sus 
dos compañeros, los quales entraron y dieron quenta de la di- 
cha conpañía y comedias en la misma forma que se avía referi- 
do por dicho s. r don Simón, y que necesitauan de los dichos 
treinta mili reales, los quatro mili en la villa de madrid para 
traer dos papeles para aumentar la dicha compañía, dos mili 
reales en esta ciudad, y los veinte y quatro mili reales restantes 
■que se auían de reducjr a plata, para encaminar a Zaragoza, 
que son los mismos en que están enpeñados en dicha ciudad." Se 
acordó dar los 30.000 reales, buscándolos, pues la cofradía no 
los tenía (1). 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651. fol. 99.) 

13 junio 1672. 
Murió "Luis de mírales, comediante de la compañía de Phe- 
lis pascual, autor por su mag. d natural de la ziudad de Valen- 
cia". Testó ante Manuel de Elorriaga. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2." 
•de Difuntos, fol. 4.) 

19 abril 1673. 
"El dicho s. r manuel álbarez propuso como abiendo benido 
a esta ciudad a representar en ella la conpañía de Joseph gar- 
cía, autor de comedias, para que comenzasse desde la pasqua 
<le resurezión passada asta el corpus, traya de enpeño dicho au- 
tor y su conpañía treynta y un mili ciento y nobenta y dos rea- 



(1) A partir de esta fecha, las actas de los Cabildos de la Cofra- 
día son muy escasas. De algunos años no hay ninguna. 



376 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

les, y que por quenta desta cantidad se le abían prestado y an- 
tizipado por el s. r don Simón de Contreras y Rojas diez y siete 
mili y cien reales... se acordó que el dicho s. r don Simón de con- 
treras y Rojas, como tal depositario, por quenta de la dicha co- 
fradía pague lo que así se estubiere debiendo." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos desde 1651, fol. 105.) 

19 marzo 1674. 
Casado Pedro Quirante, natural de Madrid, hijo de Pedro 
Quirante y de Angela de la Vella, residentes en Madrid, con 
María de Salazar, natural de Madrid, hija de Jacinto de Sala- 
zar y María Bonita, comediantes ambos. Testigos, Juan Balles- 
teros y Diego Martínez de Salazar. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2.°" 
de Desposados y Velados, fol. 10.) 

20 diciembre 1676. 
Murió "Cristóbal de Medina, comediante, hijo de francisco 
de Medina y María de Medina y marido de María Antonia de 
Seuillano". Testó ante Francisco Martínez. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2.* 
de Difuntos, fol. n.) 

1 1 mayo 1679. 
Murió Jerónima Chirinos, "farsanta de la compañía de Juan 
Antonio Caravajal". Testó ante Bernardo Gómez. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2.* 
de Difuntos, fol. 21.) 

19 junio 1683. 
Murió "María Martínez, muger de Thomás de San Juan, 
comediante". 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2. a 
de Difuntos, fol. 31 vto.) 

10 enero 1684. 
Murió Pedro Fornias, "comediante en la compañía de An- 
gela Barba". 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2.°" 

;'.;• DitUntOS, fol. 33.) 

7 mayo 1690. 
"En el día siete de Mayo, y quinto de fiestas [por las vela- 
ciones de Carlos II y María Ana de Neuburg], se divertieron 



EL TEATRO EN VALLADOLID 377 

los Reyes por la tarde en ver la Comedia de la Ruy na de Fae- 
tón, que compuso el Príncipe de lo Cómico don Pedro Calderón 
de la Barca y se executó en el Real Salón de Palacio, aquella 
insigne y Real maravilla que tantos Reyes se gloriaron de te- 
nerle por tal, por su vistoso y costosso adorno, dilatado espacio, 
agradable vista, capacidad grande, que dio lugar a que la Come- 
dia se lograse con maior lucimiento y que la admiración hallase 
en sitio de tantas circunstancias, grande en todo, su propia es- 
fera, y a sus Magestades dio notable gusto, y los cortesano :> 
mucho para la diversión." (i) 

(Archivo de la Diputación de Vizcaya. Historia de l'alladolid, por 
don Manuel Canesi, ms. vol. 6-°, fol. 306 vto.) 

22 marzo 1705. 
"Se propuso por el señor don Carlos de Yalmaseda cómo la 
Conpañía de Miguel de salas que venía a esta ciudad para en- 
pegar a representar para pascua de resuresción deste presente 
año yba llegando la jente, y que era preciso además de cuatro 
mili reales que se les avía ofrecido de enpréstido para pagar ca- 
rruajes y portes darles más cantidad por cuanto algunas de las 
partes venían de Valencia, Madrid y otras diferentes partes que 
tenía mucha costa los viajes, para lo cual era oreciso que entre 
los señores cofrades fuesen ofreciendo para ayuda del enprésti- 
do." Así se hizo. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de la Cofradía de San 
José y Niños Expósitos, años de 1692 a 1758, fol. 14.) 

9 marzo 1707. 
Se acuerda ejecutar obras en el patio de las comedias con- 
forme a la traza propuesta por los maestros de obras Manuel 
de Izquierdo, Pablos Mínguez y Bernardo Jiménez. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 18 vto.) 

10 agosto 1708. 
Se trata del mal estado de la cofradía, "a causa de aber tres 
años que no auía auido comedias". Había representado la com- 
pañía de Agustín Pardo, "la qual abía echo veinte representa- 
ciones asta que como era notorio abía venido horden de su ex- 



(1) Fué representada la comedia por la compañía de María Alva- 
rez y Gregorio Antonio. 



26 



378 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

celencia el s.° r Presidente de castilla para que zesasen en dicho 
festexo". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 22.) 

13 noviembre 1708. 
Se trata de cobrar de los bienes de don Antonio Rodríguez 
de Vera, regidor perpetuo de la ciudad y mayordomo que había 
sido de la cofradía, 3.206 reales que había recibido de Lucas de 
de San Juan, autor de comedias, y de varios aposentos. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758. fol. 23 vto.) 

9 agosto 1709. 
Se acordó enviar a Madrid una persona en solicitud de que 
se diese licencia para tener comedias, pues en otro caso "era 
inposible mantener la gran porción de criaturas con que al pre- 
sente se alia". Había más de 180 criaturas, y la cofradía nece- 
sitaba al año para sus gastos unos 40.000 reales. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 26 vto.) 

20 enero 1713. 
Murió en la calle de las Comedias Vicente Miralles, come- 
diante. "Dio poder para testar a su mujer ana maría ante tilo- 
mas de s. n juan." 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2. 
de Difuntos, fol. 110 vto.) 

30 noviembre 1713. 
Seguía la situación difícil de la cofradía, "por aber zinco 
años que no se rrepresentaba". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 33.) 

13 marzo 1716. 

Murió en la calle de las Comedias María García, viuda de 
Vicente Miralles. Acaso no fuera ya cómica, pues no fué ente- 
rrada en la sepultura de los comediantes. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2° 
de Difuntos, fol. 118.) 

24 marzo 1726. 
Don Juan Antonio Arenzana, alcalde antiguo, dijo que "que- 
riendo tener y disponer el festexo de comedias que a tantos años 
no había en esta ciudad... a estado con dicho señor francisco 
Santos, autor de comedias, ofreciendo traer una compañía de 
rrepresentantes... para comenzar a rrepresentar en ella desde 






EL TEATRO EN VALLADOLID 379 

2..° o 3. día de Pasqua de resureción deste año, dándole para 
dicha formación y trayda y poder socorrer a los sujetos que la 
compongan asta en cantidad de seis mili reales, haciendo la co- 
fradía la rremuneración y agasajo que a echo en otras ocasio- 
nes a los demás representantes". Así se acordó. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 55.) 

14 enero 1727. 

Francisco Santos, que había representado el año anterior, 
se ofrece a hacerlo en éste. Se acepta, encargando al deposita- 
rio que vaya a Madrid con él para formar la compañía. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 58.) 

29 mayo 1728. 

"Y en quanto a Comedias, de la compañía que está en to- 
ledo, su autor francisco Santos, se acordó que vengan a hacer 
las rrepresentaciones que tienen ofrecidas." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 66 vto.) 

25 abril 1729. 

Don Pedro Ventura Salinas, encargado de buscar compa- 
ñía, dijo que "no avía podido conseguir el logro de ellas, como 
constaua por muchas cartas que presentó en dicho cavildo de 
-diferentes representantes". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 69.) 

8 octubre 1729. 

Real Provisión de Su Majestad y Señores del Consejo por la 
.que se conceden a los Hospitales de San Juan de Dios y la Resu- 
rrección cuatro maravedís en cada entrada de las personas que 
vayan a ver las Comedias, cuyo privilegio está concedido a la 
Cofradía de San José y niños Expósitos, su fecha 8 de octubre 
de 1729. 

Por cédula fecha en el Pardo a 28 de enero de 1608, Feli- 
pe III concedió al convento y casa pía de Santa María Magda- 
lena de la Aprobación (Arrepentidas), cuatro maravedís por 
<:ada persona que entrase en las comedias. 

En 1636 el Ayuntamiento dio cédula para que el convento 
sólo cobrase dos maravedís, y los otros dos se repartieran en- 
tre los dos hospitales, el de San Juan de Dios y el de la Resu- 
rrección y Desamparados (General). 

En 1654 el convento se quejó a Su Majestad, y Felipe IV, 
por real provisión de i.° de julio de aquel año, mandó informar 
al Presidente de la Cnancillería en el término de seis días ; pero, 



380 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

por no haber seguido las comedias en varios años, quedaron 
las cosas en este estado. Al reanudarse las comedias, los dos- 
hospitales siguieron participando de los cuatro maravedís. 

En 1673 se dio real provisión para que el convento de la- 
Aprobación cobrase cuatro maravedís por cuatro años. 

En 1728, por demanda puesta a 9 de agosto, se entabló plei- 
to. Como resultado del mismo, a 11 de marzo de 1729 el licen- 
ciado don José Villarreal, abogado de los Reales Consejos, te- 
niente de Corregidor, dio auto con fuerza de determinación 
definitiva, resolviendo que correspondía "a dicho convento y 
casa pía de la Aprobación la percepción de dichos quatro ma- 
n. vedis en todas las ocasiones que concurriesen a esta ciudad 
farsas, bolatines u otros públicos festejos que se celebraren en 
dicho patio de Comedias, sin que dichos Hospitales puedan te- 
ner a ellos derecho alguno por aora e ynterin que por Su Ma- 
jestad no se les conceda y prorrogue el priuilegio que moti- 
uó el de perciuir los dichos dos maravedís que asta aquí an co- 
brado, cuio perciuo por hauer procedido de buena fe se decla- 
re también no hauer lugar a su restitución". 

Esta sentencia, de que apelaron los hospitales, fué confir- 
mada por el Presidente y Oidores de la Cnancillería ; pero en el 
ínterin, con fecha 17 de marzo, el Fiscal del Consejo dio otro 
auto concediendo "lizencia y facultad a los Hermanos del Hos- 
pital de s. n Juan de Dios y de el de la Resurezión y Desampa- 
rados de dicha ziudad de Valladolid, para que por tiempo de seis 
años pudiese perziuir de cada persona que entrase a beer las 
Comedias en los corrales de dicha ziudad, ocho maravedís de 
vellón, los quatro que ha de cobrar el cómbente y casa pía de 
sancta María Magdalena de la Aprobación, y los otros quatro 
por mitad los rreferidos dos Hospitales". 

El convento suplicó que se recogiese esta facultad, y con fe- 
cha 8 de octubre se dictó la provisión o carta declarando no ha- 
ber lugar y confirmando aquel derecho a favor de los hospita- 
les. 

(Archivo de la Real Chancillería : Alonso Rodrigues, fenecidos, le- 
gajo 585. — Archivo del Hospicio, leg. 43.) 

10 enero 1731. 
Se da cuenta de haber escrito desde Valencia Pablo Gutié- 
rrez de la Torre y Rosas ofreciendo formar compañía para ve- 
nir a Valladolid. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 77 vto.)- 



EL TEATRO EN VALLADOLID 38 1 

30 enero 1731. 
Se dio cuenta de que don José Díaz Hidalgo, vecino de Ma- 
drid, avisaba "cómo le tenían ablado para si abía lugar para 
benir a rrepresentar a esta ciudad vna decente compañía". Se 
-acordó enviarle 7.000 reales. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 78-) 

1 junio 1731. 

"Joseph Antonio Martínez, Autor de la Compañía que bino 
de Madrid ajustada por D. n Joseph Ydalgo... devía nuebe mili 
quinientos y zinco reales de vellón... el qual ofrezió pagar de 
contado seis mili treszientos y cinquenta reales según estaba 
obligado, y que en el ínterin que aprontaba el resto quedaría en 
poder de la cofradía los bales que le tenían echo los demás re- 
presentantes". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 80 vto.) 

8 junio 1731. 

"Este día propuso al cavildo el señor don Pedro de Salinas 
■cómo abía faltado Joseph Martínez a lo que avía ofrecido, por 
lo que estava preso en la Carzel desta Ciudad, y que haviendo 
pasado a su casa para enbargarle los trastos, hallaron sólo vnos 
bestidos mui hiejos y unos trapos, por lo que determinase la 
cofradía lo que fuere servida, y bisto que esta deuda estaba 
imposibilitada de cobrar por no hauer de qué, y detenerle preso 
era peor, se acordó se le echase fuera de la carzel para ber si 
saliendo por esos lugares a rrepresentar se podía cobrar algu- 
na cosa por quenta de la deuda." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 80 vto.) 

6 marzo 1732. 

María Bernarda Portillo, autora de comedias, pide 6.000 
reales para venir a representar. Se acuerda no darlos hasta que 
no estuviera en Valladolid con su compañía, "por la que se 
auía de azer una o dos pruebas". 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 81 vto.) 

22 marzo 1732. 

Algunas personas de las que habían tenido aposentos en la 
temporada del año anterior, pedían se les rebajara la tercera 
parte, "respecto de auer sido de tan mala auilidad". No se ac- 
cedió. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 82.) 



382 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

21 julio 1732. 

"Este día propuso el señor D. n Pedro de Salinas que ha- 
viendo sido el enpréstido que por la cofradía se havía echo a 
María Bernarda Portillo, Autora de la Compañía que estava 
11 epresentando en esta Ciudad, nuebe mili reales de vellón, y 
que aunque havían echo sesenta y zinco Comedias no procura- 
ban desenpeñarse, antes bien havían dejado de rrepresentar por 
las quimeras que unos con otros abían tenido, y que havonán- 
dola la ayuda de costa y lo demás que tenía entregado, restaba 
debiendo dicha Autora quatro mili setezientos y treinta y nue- 
be reales de vellón, por cuia cantidad se auía pedido ejecución 
ante el Juez Protector de farsas como diferentes enbargos, y 
despachadas rrequisitorias a la ciudad de Toledo y Villa de 
Aréualo, donde tenía enbargadas diferentes ala jas, para que 
éstas se condujeran a esta ciudad... para que en bista de ello 
determinase la cofradía lo mejor." Se acordó esperar a que 
viniesen las alhajas de Arévalo y razón de las de Toledo. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 82 vto.) 

29 noviembre 1732. 
"...Dio quenta el señor don Pedro Bentura de Salinas. Al- 
calde Antiguo de dicha Cofradía, que como a tal Alcalde le auía 
dado notizia Gregorio Velasco, escribano del número de esta 
Ciudad, cómo por el señor don Joseph Ezpeleta, Alcalde del 
Crimen de esta Corte, se hauía dado un auto en el pleito que 
litiga esta Cofradía con los ospitales General y San Juan de 
Dios de esta Ciudad sobre la paga de la tercera parte que se da 
por la cofradía a las conpañías que bienen a rrepresentar a esta- 
dicha ciudad a que siempre an concurrido dichos ospitales con 
la tercera parte por rrazón del cuarto que cobran de cada una 
de las personas que entran a ver las comedias y que por dicho 
auto se manda que dentro de segundo dia ponga la cofradía de 
raanifieseto los libros de quenta y rrazón del producto que an 
balido las rrepresentaciones así de aposentos como de los de- 
más emolumentos en dicha temporada, lo que es graue perjui- 
zio de la cofradía mayormente no siendo Juez el señor Alcalde 
para poderlo mandar no poderse intrometer con la dicha Casa 
por ser propio de los niños expósitos y gozar y tener el fuero 
eclesiástico: y auiéndose bisto y tratado y conferido... acorda- 
ron se acuda luego ante el Ill. mo señor obispo de esta Ciudad y 
su provisor." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 83 vto.) 



EL TEATRO EN VALLADOLID 383 

23 mayo 1734. 

En vista de ''el grande abuso que se a experimentado de que 
ios aposentos de onbres los ocupen las señoras mugeres", se 
acordó acudir al Obispo para que el Provisor librara despacho 
poniendo remedio. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 84 vto.) 

18 julio 1734. 
En el pleito que la Cofradía sostenía con el Hospital Gene- 
ral y el de San Juan de Dios, llegan a un acuerdo, conviniendo 
en que cada uno pagase lo que le correspondiere, y entrando 
también en el ajuste el convento de la Aprobación. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 89.) 

7 abril 1735. 

Muere Clara Meléndez, mujer de Francisco de la Fuente, 

farsante. 

(Archivo parroquial de Nuestra Señora de San Lorenzo. Libro 2. 
de Difuntos, fol. 168.) 

12 abril 1738. 
Se lee una carta de Baltasar García, con lista de compañía, 
ofreciéndose a representar, previos 1.500 reales. No se acepta, 
a no ser reformando la lista, porque unos comediantes no eran 
conocidos, y otros, como el 2." galán y la 3. a dama, habían es- 
tado en Valladolid y no habían gustado. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 96 vto.) 

12 abril 1758. 
"En este mismo día se hizo presente a la cofradía el Auto 
dado por el señor Prouisor a pedimento de esta cofadría en 
quanto a que se separasen los onbres de las mugeres en los 
aposentos y que los onbres sólo puedan entrar en los aposentos 
primeros sin que en ellos se pueda mezclar muger alguna y que 
por la puerta y escalera señalada para mugeres no puedan en- 
trar los onbres, y abiéndose mandado por dicho señor Provi- 
sor con pena de excomunión mayor late sentencie ypso facto 
yncurrenda se guardase lo pedido por dicha cofradía añadien- 
do bajo de las mismas penas y apercivimientos que en los apo- 
sentos bajos de los portales no puedan tampoco incluirse mu- 
jer alguna ; abiéndose rreconocido algunos inconbenientes gra- 
ves que de poner en práctica dicho Auto se pueden originar 
en perjuicio de esta ospitalidad, los que no tubo presentes esta 



284 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

cofadría quando acordó se pidiese lo mandado, pues su fin sólo 
fué mirar el que se arrendasen los aposentos de mugeres, pues 
éstos lo más de la temporada que duran las comedias se que- 
dan de bazio, nombraron dichos señores al señor Joseph de 
Santiesteban para que en compañía del señor don francisco de 
torrecilla, también cofrade, pasasen a visitar al señor Provisor 
y ponerle presente los .graves inconbenientes que se of rezen en 
Ye. plantificación de dicho Auto para que su merced le rreforme 
o a lo menos le despache de ofizio sin que en él suene sea a pe- 
dimento de la cofradía:" 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 96 vto.) 

20 abril 1738. 

Se da cuenta de que venía a representar Baltasar Garcia, sin 
que le hubiera sido posible variar la compañía. Se acuerda ofre- 
cer al Presidente de la Audiencia "el aposento que los señores 
Presidentes que an gustado de berlas, o sus familias, an teni- 
do", y recordarle, si había ocasión, que debía 774 reales de las 
dos temporadas anteriores. 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 98.) 

21 abril 1738. 

Se da cuenta de que el Presidente de la Audiencia, 110 sólo 
no había pagado lo que adeudaba, sino que les reconvino "con 
que el aposento era pequeño y que era preziso hazer de dos 
uno", añadiendo "con desagrado" que "no habría comedias". 
Se acordó "se insistiese en la cobranza de dichos aposentos, y 
que en quanto a la estensión del aposento rrespecto de la her- 
mosura del patio por su simetría e ygualdad de todos y ser el 
mismo que an tenido otros señores Presidentes, no se permi- 
tiese por dicha cofradía semejante estensión." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildo» de 1692 a 1758, fol. 99.) 

2 mayo 1738. 
En cabildo celebrado por la mañana, "propuso el señor don 
Juan Antonio de Arenzana cómo haviendo llegado la noche del 
día antezedente la compañía que tenía tratado con la cofradía 
para la presente rrepresentación, por la tarde de él se havía no- 
tificado a Juan Manuel Ángel, primer Galán, y Joseph García, 
Barba de dicha Compañía, vn auto probidencial del señor Pre- 
sidente de esta chanzillería en que les mandava saliesen de esta 
ciudad dentro de beintiquatro oras, pena de prisión y enbargo 



EL TEATRO EN VALLADOLID 385 

<!e bienes." Se acordó acudir a don Juan Antonio Osorio, pro- 
tector de la compañía, "para que por dicho señor Presidente ni 
otro Juez alguno enbarazase dicha rrepresentación". 

En la tarde del mismo día 2 se reunió nuevo cabildo y se 
trató lo siguiente: "Por los dichos señores D. n franzisco de 
Torrezilla y D. n Pedro del Castillo se dio quenta cómo havien- 
do pasado el señor osorio a estar con el señor Presidente sobre 
que no impidiese el que la compañía rrepresentase por no ha- 
ver motivo alguno y tocarle privativamente el dar dicha lizenzia 
y conserbar las rregalías del señor Protector General, havía rres- 
pondido que aunque fuese así, tocaba lo governativo, y aliándo- 
se la ciudad más en términos de hazer rogativa por el mal ten- 
poral, como lo pedía la ciudad, pues le havían dado parte de 
tener determinado lleuar a Nuestra Señora de San Lorenzo a 
la Iglesia Cathedral en rrogativa, que para festejos, por lo que 
hasta que se feneciese dicha rrogativa era impracticable dicha 
rrepresentación". Se acordó rogar al señor Osorio que viera de 
nuevo al Presidente y le comunicara que la función se suspen- 
dería el domingo, por ser la rogativa, "pero que a el día siguien- 
te lunes se les havía de permitir se enpezase dicha rrepresenta- 
ción", y que, en caso necesario, la cofradía "ocurriría ante di- 
cho señor Protector judicialmente y ante los demás Tribunales 
competentes". 

Se acuerda igualmente dar al autor de la compañía 18 do- 
blones "para acabar de despachar el carruaje y socorrerse" 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 99 v to.) 

13 mayo 1738. 

Se acuerda avisar a los mayordomos de "la zensura puesta 

por el s. r provisor de este obispado para que no puedan entrar 

en los aposentos de primera linia de ombres, señoras mugeres." 

(Archivo del Hospicio. Libro de Cabildos de 1692 a 1758, fol. 101 vto.) 

(Continuará.) 

Narciso Alonso Cortés. 



NUEVOS DATOS 

PARA LAS BIOGRAFÍAS DE ALGUNOS ESCRITORES 
ESPAÑOLES DE LOS SIGLOS XVI Y XVII 



(Continuación.) 

JUAN LÓPEZ DEL VALLE 
I 

Sevilla, 26 de junio de 1597. 

Miguel de Cabiedes y Juan López del Valle su yerno (co- 
llación de Santa María) se obligan a pagar a Gonzalo Carrillo 
(collación de la Magdalena) 352.172 maravedís, importe de un 
cofre de ruán fino con 826 varas, a 425 maravedís la vara, y 
los treinta y tres reales restantes, por el cofre. 

Cabiedes dijo que sabía escribir, "y por estar enfermo de 
mal de perlesía no podía firmar". 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 24, Diego de Vera, libro 2. a 
de 1597-) 

II 

Sevilla, 14 de mayo de 1599- 
Viviendo en la collación de San Miguel, y en nombre de su 
suegro Miguel de Cabiedes, mercader de paños, López del Valle 
da carta de pago a Manuel Rodríguez, por 330 reales, de cierta 
obligación. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 21, Juan de Espinosa, li- 
bro 2. de 1599, fol. 1 109.) 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOf 387 

III 

Sevilla, 17 de' mayo de 1599. 

En nombre de su suegro Miguel de Cabiedes, arrienda a 
Francisco Hernández, batihoja (collación de Santa María), las 
casas en que éste vivía, calle de Linos. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 21, Juan de Espinosa, li- 
bro 2. de 1599, fol. 850.) 

IV 

Sevilla, 17 de junio de 1599. 
Juan López del Valle (collación de San Miguel), en nombre 
de su suegro Miguel de Cabiedes, mercader de paños, vecino 
de Sevilla, por virtud de un poder que pasó ante Juan Bernal 
de Heredia en 15 de abril de 1594, da carta de lasto y poder al 
capitán Juan Beltrán del Puerto para que pida y cobre de Pe- 
dro de Iturriza, maestre de la nao nombrada San Francisco, 
500 pesos de a ocho reales de principal y 426 maravedís de 
costas, aquéllos, por otros tantos que Iturriza debía "de resto 
de una partida de 3.000 pesos que truxo registrados el año no- 
venta y siete en la dicha nao, de la Nueva España". 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio ai, Juan de Espinosa, li- 
bro 3. de 1599, fol. 214.) 

V 

Sevilla, 18 de agosto de 1599. 
López del Valle (collación de San Román) da carta de pago 
al señor César Baroncini, vecino de Sevilla, por 850 reales con- 
tenidos en una libranza de doña Eugenia de Sigura, mandados 
pagar al otorgante por don Pedro Barba, en su testamento y 
codicilo. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 21, Juan de Espinosa, li- 
bro 3. de 1599, fol. 1041.) 

VI 

Sevilla, 3 de enero de 1600. 

Juan López del Valle, collación de San Miguel, en nombre 

de Miguel de Cabiedes, su suegro, por virtud de poder ante 

Juan Bernal de Heredia, por cuanto doña Juana de Mendoza 

(collación de San Marcos), como principal, y el licenciado Sil- 



388 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

vestre Guerrero de la Cerda, como fiador, se obligaron en di- 
ciembre de 1599 a pagar a Cabiedes 34.000 maravedís, por razón 
de cierta ropa en bayetas de colores, declara que la dicha obli- 
gación no tuvo efecto. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 21, Juan de Espinosa, li- 
bro i.° de 1600, fol. 112.) 



VII 

Sevilla, 24 de enero de 1600. 
López del Valle (collación de San Miguel), en nombre de 
doña María de Medina, viuda, su madre, mujer que fué de Juan 
López del Valle, difunto, vecina de Morón de la Frontera, y 
por virtud del poder que de ella tenía, que pasó ante Luis de 
Madrid, escribano público de la dicha villa, declara haber re- 
cibido del Marqués de Villanueva del Río, por mano del alcai- 
de Matías Ordóñez de Lara, 6.696 maravedís que monta lo co- 
rrido de la mitad de un año (1599) de los 13.392 de tributo en 
cada uno que el dicho Marqués pagaba a la dicha su madre y a 
doña María Bautista, tía del otorgante. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 21, Juan de Espinosa, li- 
bro i." de 1600, fol. 350.) 

VIII 

Sevilla, 26 de octubre de 1600. 
En este día López del Valle, para cumplir la pragmática de 
Su Majestad, registró los bienes, vestidos y joyas de oro y pla- 
ta que tenía, como marido de doña María de Cabiedes. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 21, Juan de Espinosa, li- 
bro 5. de 1600, fol. 806.) 

IX 

Sevilla, 9 de enero de 1601. 
Juan López del Valle (collación de Santa María) da poder 
a Jerónimo Ruiz de la Fuente para que compre en Toledo y 
en otras partes "todas las gerguillas, estameñas, picotes y pa- 
ños y otras mercaderías que le embiare a pedir por mis cartas". 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 21, Juan de Espinosa, li- 
bro i.° de 1601, fol. 85.) 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 389 

X 

Sevilla, 19 de febrero de 1601. 
López del Valle da poder al doctor Diego Tamayo, Pedro de 
Espinosa Vergara y Pablo Minucho, vecinos de Panamá, para 
que cobren de Juan Martínez de Escobar 440 reales de cierta 
obligación. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio ai, Juan de Espinosa, li- 
bro i.° de 1601, fol. 750.) 

XI 

Sevilla, 24 de marzo de 1601. 

Don Juan de Villagómez (collación de San Bartolomé) se 
obliga a pagar a Juan López del Valle y Compañía 650 reales 
de plata de a treinta y cuatro maravedís, por razón de treinta y 
una varas de raja parda y motilla de Ávila a veinte y un rea- 
les la vara. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro 2. 
de 1601, fol. 1209.) 

FRANCISCO DE PAMONES 
í 

Sevilla, 27 de junio de 1597. 
Francisco de Pamones (collación de Santa María) da car- 
ta de pago a Diego Ramírez de 6.303 maravedís del tercio 
segundo de este presente año de 1597, de los 18.930 marave- 
dís de juro y renta que en las de los almojarifazgos Mayor 
y de Indias están situados, por privilegio de Su Majestad, en 
cabeza de doña Catalina de Pamones. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 8.°, Alonso de la Becerra, 
libro 2. de 1597, fol. 304.) 

II 

Sevilla, 26 de octubre de 1509- 
Francisco de Pamones, vecino de esta ciudad, collación 
de Santa María, otorga poder a Juan de Basurto, collación de 
Santa Cruz, para que pueda pedir, demandar y cobrar del 



390 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Almojarifazgo Mayor de Indias 6.310 maravedís, "los quales 
se me an de pagar del tercio primero del año venidero de 
1600, que se cumplirá en fin del mes de abril, del de los 18.930 
maravedís que tenga de parte en los 26786 de juro e rrenta 




en cada vn año que en las rrentas del dicho almoxarifazgo 
de yndias desta dicha ciudad están situados, por privilegio de 
su magestad, y cortapisa puesta a el pie del, en cabeza de 
doña catalina de pamones, y por su fallescimiento susedió 
en el dicho juro doña ysauel de pamones su hermana, como 
su herededera, e yo stisedí en los dichos 18.930 como su herma- 
no, porque los 7.835 maravedís restantes, cumplimiento de la 
contia del dicho juro, pertenesqe a los pobres presos de la cár- 
cel Real desta ciudad..." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 8, Alonso de Cevico, li- 
bro 3. de 1599, última hoja del cuaderno 9. ) 

III 

Sevilla, 5 de enero de 1606. 

Francisco de Pamones (collación de Santa María) da po- 
der a Francisco Álvarez de Almarza, mercader de paños (co- 
llación de Santiago el Viejo), para demandar, recibir, etc., de 
los administradores de 'las relntajs de los almojarifazgos» 
Mayor y de Indias 12.500 maravedís del tercio postrero del 
presente año de 1606, que se cumplirá en fin de diciembre, de 
los 37.500 maravedís de juro en los 56.250... 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 8, Alonso de Cevico, li- 
bro i.° de 1606, fol. 191.) 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 3g I 

NICOLÁS GUTIÉRREZ DE ÁNGULO 



Antequera, 18 de febrero de 1624. 
"En Antequera, en diez y ocho dias de febrero de mil y 
seiscientos y veinte y quatro años, yo bartolomé muños de 
león, cura de la yglesia de señor Sant Sebastian, desposé por 
palabras de presente que hicieron verdadero matrimonio 
(aviendo precedido las moniciones, según derecho, y no a re- 
sultado impedimento) al licenciado nicolas gutierrez, hijo de 
el doctor Juan gutierrez y de doña maria de Ángulo su 11111- 
ger, con doña maria de Castilla, hija de bartolomé sanchez 
de Castilla y de doña ysabel perez de medina. Supieron los 
contrahientes la doctrina christiana y fueron testigos Se- 
bastian de molina, diego de león y el doctor Luis de la To- 
rre: en fe de ello lo firmé. — El br. Bar.' muños." 

(Archivo parroquial de San Sebastián, libro 3. de Bautismos, fo- 
lio 398.) 

II 

Antequera, 8 de julio de 1629. 
"En antequera, en ocho dias del mes de Julio de 1629 
años yo el bachiller bartolomé muñoz... baptizé a petronila, 
hija del licenciado niculas gutierrez y de doña maria de Cas- 
tilla su mujer: fue su padrino el dotor alonso sanchez £ar- 
<;osa, canónigo de la colegial desta ciudad..." 

(Archivo parroquial de San Sebastián, libro 10 de Bautismos, fo- 
lio 357 vto.) 

III 

Antequera, 25 de febrero de 1635. 
"Sepan quantos... como yo e8 Doctor Niculas Gutierrez 
•de Ángulo, vecino que soy en esta ciudad de Antequera..., doy 
en arrendamiento a Pedro Sanchez de Orbaneja unas casas 
■que tengo en esta ciudad, en la calle de la Compañía de Je- 
sús, linde con casas de doña Isabel..." 

(Archivo de protocolos de Antequera, Diego de Rojas, 1635, fo- 
lio 279.) 



392 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

IV 

Antequera, 1635. 
"El Doctor Nicolás Gutiérrez, médico, casado, 40 años. 
Calle de Comedias. Sin armas." 

(Archivo municipal de Antequera, Padrones.) 

V 

Antequera, 27 de mayo de 1637. 

En cabildo de este día el doctor Nicolás Gutiérrez de 
Ángulo dio cuenta de la comisión con que había ido a la ciu- 
dad de Málaga, sobre la enfermedad pestilente llamada lan- 
dres. 

(Archivo municipal de Antequera, Actas capitulares.) 

VI 

Antequera, 4 de marzo de 1647. 
"En la ciudad de Antequera, en 4 dias del mes de Margo 
de 1647 años, yo el licenciado don Cristóbal de Amaya y Hino- 
josa, beneficiado de la parroquial de señor San Sebastian y 
administrador del hospital general y vicario de la dicha ciu- 
dad, por permisión de los curas de la dicha paroquia y ha- 
biendo precedido una monición, porque en las dos dispensó el 
señor Provisor de la ciudad de Málaga, como consta del man- 
damiento de su merced..., desposé por palabras de presen- 
te... a don Juan Rebollo, Regidor desta ciudad, viudo de doña 
Ana de Borja, con doña Pretonila (sic) de Andrada y Castilla, 
hija legitima de el doctor Niculas Gutiérrez de Andrada y de 
doña Maria Castilla su muger, feligreses de esta Parroquia. 
Testigos el licenciado Francisco Rubio Rezio y el licenciado 
Juan Pérez Moreno y don Alonso de Rojas, Caballero de San- 
tiago. — D. Christoval de Amaya hinojossa." 

(Archivo parroquial de San Sehastián, libro 4. de Matrimonios, fo- 
lio 185 vto.) 

VII 

Antequera, 5 de agosto de 1647. 
Este día se velaron los desposados de la partida anterior. 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 3q3 

siendo padrinos don Alonso de Rojas, caballero del hábito de 
Santiago y doña María de Padilla su mujer. 

(Archivo parroquial de San Sebastián, libro 4. de Matrimonios, fo- 
lio 185 vto.) 

DON ALVARO DE PORTUGAL, CONDE DE GELVES 

I 

Madrid, 20 de diciembre de 1502. 
Don Alvaro de Portugal y doña Felipa de Meló su mujer 
dicen que, no teniendo más que dos hijos varones, don Rodri- 
go, que es el mayor, y don Jorge, que es menor, y pues don 
Rodrigo había de heredar "los mayorazgos e bienes de la co- 
rona rreal que nos abemos e tenemos en los Reynos de por- 
togal, con los quales podra sostener su estado"..., y tenían 
además cuatro hijas : la Condesa de Benalcázar doña Isabel de 
Castro, y la Duquesa de Coimbra, casadas, y doña Juana y 
doña María, y el don Jorge estaba por casar..., fundan ma- 
yorazgo para él. 

(Escritura transcrita en el testamento de don Jorge de Portugal, 
número IV de esta serie de documentos.) 

II 

Burgos, 7 de noviembre de 1526. 

Doña Guiomar de Atayd se obliga a favor de don Jorge 
de Portugal su marido, por ante el escribano Jerónimo 4el 
Río, declarando que, por cuanto don Jorge le había otorga- 
do carta de dote, en la cual figuraba entre otras cosas, como 
recibido, "vn quento de maravedís de que la xpianissyma se- 
ñora rreyna de francja me hizo merced para el dicho mi ca- 
samiento, de que os otorgastes por contento..., e por que el 
dicho vn quento de maravedís asta agora no le aveis rregibido, 
saluo que su alteza le tiene librado sobre sus thesoreros, e vos 
theneys en vuestro poder la libranqa aqetada, para le pagar a vos 
el dicho señor don Jorge de portugal- ••", otorga que si no se 
cobra en todo o en parte, lo que de ello no se cobrare, hechas las 
diligencias necesarias para lograrlo, se deduzca de la dote a la 
hora de restituir ésta. 

Al margen ; "E dize asymismo por quanto me aveis f fecho 
carta de dote de lo quel serenisymo señor rrey de portugal me 

27 



3g4 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOL/ 

fiziere merced para dicho mi dote e casamiento e yo devo asta 
la suma de dozientos e treynta ducados poco más o menos, los 
quales se an de pagar de lo que asi cobraredes de lo que diere 
el dicho señor rrey de portugal, por ende yo me obligo asimis- 
mo de os lo rrecjbir en quenta al tiempo de la rrestitucjon." 

(Papeles que fueron del Conde del Águila, y después, de don Ma- 
nuel Rus, vecino de Sevilla.) 

III 

Burgos, 7 de noviembre de 1526. 

"En el nonbre de dios amen. Sepan quantos esta carta vie- 
ren como yo don Jorge de Portugal, camarero de su mages- 
tad, alcayde de los alcafares de la cjbdad de sevilla, digo que 
por quanto al tiempo que se asentó e congertó e capituló con.li- 
qencja de su magestad desposorio y casamiento entre mí el di- 
cho don Jorge de portugal e vos la señora doña guiomar de 
atayd, dama de la xpianisima rreyna de frangia, e por nuestros 
procuradores en nuestro nonbre, por mi parte fueron prome- 
tidos en arras a vos la dicha señora doña guiomar de atayd vn 
quento de mará vedis...", los manda a su dicha esposa, por ante 
el escribano Jerónimo de Burgos, ratificando lo capitulado, pues 
caben muy bien en la décima parte de los bienes partibles del 
otorgante. 

Tal capitulación se había hecho en Toledo, a 31 de enero 
del propio año de 1526, por el comendador Juan Rodríguez, en 
nombre de don Jorge, Antonio de Azevedo, embajador del Rey 
de Portugal, en nombre de doña Guiomar, y Francisco de los 
Cobos, secretario de Su Majestad... 

(Papeles que fueron del Conde del Águila, y después, de don Manuel 
Rus, vecino de Sevilla.) 

IV 

Sevilla, 16 de octubre de 1539. 

Testamento de don Jorge de Portugal, conde de Gelves, se- 
ñor de Villanueva del Aliscar (sic) y alcaide mayor de los Rea- 
les Alcázares de Sevilla. Testó estando sano, y fundó por su 
testamento el mayorazgo a que se refieren los documentos I 
y V de esta serie. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio i.°, Alonso de la Barrera, 
libro 2.° de 1539, fol. 1940 vto.) 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 3^5 

V 

Sevilla, 16 de octubre de 1539. 
El emperador don Carlos V había dado facultad a don Jor- 
ge de Portugal, conde de Gelves, y a doña Isabel Colón su mu- 
jer, para fundar mayorazgo (Falencia, 8 de agosto de 1534)., y 
así, lo fundaron ante el escribano Alonso de la Barrera a 16 de 
octubre de 1539, siendo don Jorge conde de Gelves, señor de 
Yillanueva de Aliscar y alcaide mayor de los alcázares y 
atarazanas reales de Sevilla, y declara don Jorge: "Que por 
quanto don Alvaro de Portugal, presidente que fué del Con- 
sejo Real de los católicos reyes don Fernando y doña Isabel, y 
doña Felipa de Meló su mujer, padres del otorgante, le hicie- 
ron donación del tercio y quinto de sus bienes, para que con 
ello y la legítima hiciese título de mayorazgo, todo lo qual cons- 
ta por la escritura de donación, que pasó ante Juan Ramírez, 
escribano de sus Altezas y secretario de su Consejo, en Ma- 
drid a 20 de diciembre de 1502" (la cual se inserta), aprueba 
el dicho vínculo de su padre y por haber vendido algunos bie- 
nes de él, hace entrar en el mayorazgo el heredamiento de la 
Merlina, "ques junto a los términos de la dicha villa de Gelves". 

(Papeles que fueron del Conde del Águila, y después, de don Ma- 
nuel Rus, vecino de Sevilla.) 

VI 

Sevilla, 23 de septiembre de 1543. 
Don Jorge de Portugal, conde de Gelves, señor de Villa- 
nueva de Aliscal y alcaide mayor de los alcázares y atarazanas 
reales de Sevilla, ratifica el testamento que había otorgado ante 
Alonso de la Barrera a 16 de octubre de 1539, y otorga codicilo. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio i.°, Alonso de la Barrera, 
libro 2° de 1543, fol- 701.) 

VII 

Sevilla, 3 de octubre de 1543. 
En miércoles 3 de octubre de 1543, estando en los alcáza- 
res reales, ante Gonzalo de Porras, alcalde ordinario, y en pre- 
sencia, del escribano público Alonso de la Barrera, pareció la 
muy ilustre señora doña Isabel Colón, condesa de Gelves, mu- 



396 boletín de la real academia española 

jer del difunto conde don Jorge de Portugal, y presentó un es- 
crito de pedimento, del cual entresaco las siguientes noticias : 

De su matrimonio habían quedado ocho hijos : don Alvaro, 
conde de Gelves, don Antonio, don Jorge, don Diego, don Luis, 
doña María, doña Felipa y doña Isabel. 

Habían pasado unos doce días desde el fallecimiento del 
Conde don Jorge. 

Don Alvaro tenía once años en 1543, según la pregunta cuar- 
ta del interrogatorio presentado por su madre. Y, en fin, recibida 
información testificial, en ir del propio mes se discernieron a 
la viuda los cargos de gobernadora de los estados de don Alvaro 
y tutora de éste y de sus hermanos. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio i.° En un cuaderno suelto 
de tutelas que está en el libro 2° del didho año.) 

VIII 

Sevilla, 25 de mayo de 1548. 

Rodrigo de Santillana, en el pleito que trataba con la Con- 
desa de Gelves y sus hijos en razón del depósito de 6.000 du- 
cados de que se había constituido por depositario el conde don 
Jorge de Portugal, "que aya gloria", da poder a Juan de Jerez, 
procurador de causas, para que lo inste y prosiga. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, García de León, libro 2. 
de 1548, fol. 2252.) 

IX 

Sevilla, 22 de agosto de 1549. 
Este día, estando en los Alcázares, ante el honrado Fran- 
cisco Hernández, alcalde ordinario, y en presencia del escriba- 
no Alonso de Cazalla, parecieron los señores don Antonio de 
Portugal, de catorce años ; don Jorge de Portugal, de trece ; don 
Diego de Portugal, de once, y doña María y doña Felipa de 
Meló, de quince y diez años respectivamente, todos hermanos, 
hijos legítimos de don Jorge de Portugal, conde de Gelves, y 
de la condesa doña Isabel Colón, y estando presente la condesa 
su madre, dijeron: que por cuanto su padre, al fallecer, los dejó, 
juntamente con don Luis, menor de siete años, y con doña Isa- 
bel, de diez, que está ausente, por sus herederos en el rema- 
nente de sus bienes, y entienden haber algunas acciones y deman- 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 397 

das contra algunas personas..., piden que se les nombre por 
curador al jurado Alonso Porras. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, li- 
bro 2. de 1540. fol. 484.) 

X 

Sevilla, 30 de enero de 1550. 
Doña Isabel Colón, condesa de Gelves, en nombre de don 
Alvaro de Portugal, conde de Gelves y señor de Villanueva del 
Ariscal, su hijo mayor e hijo del difunto conde don Jorge, como 
su curadora, ''según pasó ante Andrés de Toledo, escribano pú- 
blico de Sevilla, en julio de mil quinientos quarenta y nueve", 
da poder a Diego de Hojeda, vecino de Carmona, para ciertos 
cobros, etc. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, li- 
bro i.° de 1550, fol. 243.) 

XI 

Augusta, 30 de septiembre de 1550. 
Escritura otorgada ante Cristóbal de Moxica por don Al- 
varo de Portugal, conde de Gelves, ''residente en la corte de 
su alteza del príncipe despaña, nuestro señor", apoderando a su 
madre para la imposición de cierto tributo. Era el Conde a la 
sazón "mayor de diez y ocho años y menor de veynte y ginco". 
(Testimoniado en el documento siguiente.) 

XII 

Sevilla, 23 de junio de 15511. 

Doña Isabel Colón, condesa viuda de Gelves, con el poder 
antes mencionado, otorgó escritura de imposición de un tributo 
de 160.750 maravedís anuales, a favor de Gaspar de Torres, 
sobre ciertos bienes, entre ellos, "una suerte de mimbral que 
tiene a tributo hernan haro, cestero, que es en la ysla de mer- 
lina, que es y linda con suerte que fue de juan vazquez e aora 
es del conde, e con suerte de francisco garnica, e con el caño 
de buena via ; y sobre otra suerte de mimbral e playa que tiene 
a tributo hernan sanchez de luna, gestero, que es en la dicha 
ysla de merlina..." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, li- 
bro 2." de 1551, fol. 733-) 



398 ÉOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

XIII 

Sevilla, 16 de agosto-20 de septiembre de 1551. 

En Sevilla, a 16 de agosto de 1551, doña Isabel Colón, con- 
desa viuda de Gelves, redactó su testamento, que entregó al es- 
cribano Diego de la Barrera, para poner el acta de cierre en 
la cubierta, a"20 del siguiente mes. Fallecida la otorgante, pre- 
sentó el dicho documento para su apertura el padre dominico 
fray Agustín de Esbarroya. He aquí las principales disposicio- 
nes de la Condesa: 

Se manda sepultar "en la iglesia de la villa de jelves, donde 
está enterrado el cuerpo del conde mi señor". 

Instituye por herederos en todo lo no vinculado de sus bie- 
nes' a sus hijos don Jorge, don Diego, don Luis, doña María y 
doña Felipa, y a don Alvaro en todo lo correspondiente al 
mayorazgo, "y no en más" ; y a fray Antonio de Portugal, 
profeso en la orden de Santo Domingo, y a doña Isabel, mon- 
ja del monasterio de la Madre de Dios, asimismo sus hijos, no 
los instituye porque tienen renunciadas sus legítimas. 

Nombra por tutor de todos sus hijos al alcaide Antonio de 
Cárdenas, veinticuatro de Sevilla. 

Y albaceas, a fray Agustín de Esbarroya, al licenciado Ga- 
llegos y al dicho alcaide Cárdenas. 

(Papeles que fueron del Conde del Águila, y después, de don Ma- 
nuel Rus.) 

XIV 

Sevilla, 11 de agosto de 1552. 
Don Alvaro de Portugal, conde de Gelves, pagaba de tri- 
buto en cada un año a Rodrigo de Illescas 72.934 maravedís 
"sobre su heredamiento de merlina, que tiene sus casas prin- 
cipales y molinos de moler azeituna y olivares y tierras de pan, 
y sobre todo lo demás anexo y perteneciente, que es en término 
de palomares, deslindado so ciertos linderos..." 

' (Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, li- 
bro 2. No anoté el folio.) 

XV 

Valladolid, 31 de agosto de 1553. 
"Don Carlos y doña Juana..., por quanto por parte de vos don 
al varo de portogal, conde de gelves, gentil hombre de la boca 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 3 99 

» 

del serenísimo princjpe don felipe, nuestro muy caro e muy 
amado nieto e hijo..., nos ha sido echa rrelagion que vos fuystes 
en servicjo del dicho serenísimo princjpe en la jornada quel año 
pasado de mil y quinientos cuarenta y ocho hizo a ytalia, alema- 
nya y flandes, donde estu vistes hasta su vuelta a estos rreynos, 
que fue el año pasado de mil quinientos cincuenta y uno, e que 
para los gastos que en la dicha jornada hezistes tomastes a cam- 
bio seis mil ducados...", se le permite, dicho en resumen, que 
para aprobar ciertas escrituras, a fin de pagar a Gaspar de To- 
rres dos cuentos y 250.500 maravedís, pueda imponerlos a censo. 
(Testimoniado en la escritura siguiente.) 

XVI 

Sevilla, 2 de noviembre ae 1553. 
En este día don Alvaro de Portugal, conde de Gelves, en 
virtud de la licencia y facultad reales a que se refiere el docu- 
mento anterior, impone a censo los dos cuentos y 2150.500 ma- 
ravedís allí mencionados. Declara ser mayor de veinte y me- 
nor de veinticinco años. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, li- 
bro 2° de 1553, fol. 968.) 

XVII 

Valladolid y Sevilla, 9 y 16 de octubre de 1555. 

"Antonio de ayala, vezino de la cjbdad de Seuilla : dad y pa- 
gad a juan flemigo, de la conpañia de los eschates, andante en 
esta corte, o a quien su poder ouiere, mili e cinquenta ducados, 
que montan trezientas e noventa e tres mili e setecjentós cin- 
cuenta maravedís, que son por otros tantos que por nos hazer 
plazer nos ha prestado en esta corte, los quales dichos mili e 
cinquenta ducados le pagad en esa cjbdad de seuilla dentro de 
quatro meses que corren e se cuentan desde oy... Fecha en va- 
lladolid, a nueve días del mes de otubre de mili quinientos cin- 
quenta -e cinco años. — El conde don Al.° de portugal. — La con- 
áesa doña leonor de milan. — Pasó ante mí f ranc. co cerón." 

En 16 del mismo octubre fué presentada esta libranza en 
Sevilla, y la aceptó Antonio de Ayala. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 15, Alonso de Cazalla, li- 
bro 2. de 1555, fol. 1060 vto.) 



4Ó0 BOLETÍN DÉ LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

* 

XVIII 

Sevilla, S de octubre de 1556 
Don Alvaro de Portugal, conde de Gelves, y la condesa doña 
Leonor de Milán, pagaban de tributo en cada un año a Rodrigo 
Eazo, mercader, 300 ducados de oro, "sobre unas casas princi- 
pales... a la borzeguineria..., y sobre todo el heredamiento de 
Merlina", por escritura otorgada ante Pedro Gutiérrez de Padi- 
lla, escribano de Sevilla. 

(Papeles que fueron del Conde del Águila, y después, de don Ma- 
nuel Rus.) 

XIX 

Valladolid, 21 de mayo de 1557. 
Don Alvaro de Portugal, conde de Gelves, y la condesa doña 
Leonor de Milán, su mujer, estantes en Valladolid, vecinos de 
Sevilla, otorgan poder, ante el escribano Ambrosio Núñez, a don 
Jorge de Portugal, hermano del primero, para vender a Juan 
Núñez de Jerez o a otra persona 37.500 maravedís de tributo, 
y para arrendarle el heredamiento "que yo el dicho Conde tengo 
en merlina, según que yo el dicho conde se lo tengo arrendado 
por escritura que pasó ante alonso de cagalla, escribano público 
de Sevilla, el qual dicho heredamiento de merlina pueda arrendar 
e arriende al dicho juan nuñez de xeres dende cunplido el tienpo 
que yo se lo tengo arrendado en adelante fasta ocho años pri- 
meros siguientes...; e porque somos mayores de veynte años e 
menores de veynte e cinco e porque yo la dicha condesa doña leo- 
nor de milan soy muger casada... [siguen los juramentos propios 
del caso], nos obligamos de cunplir lo otorgado y no ir contra 
ello ni parte de ello..., ni contradecirlo por menoría de hedad..." 

(Papeles que fueron del Conde del Águila, y después, de don Ma- 
nuel Rus.) 

XX 

Sevilla, 5 de junio de 1557. 

Usando del poder antedicho, don Jorge de Portugal, ante el 

escribano Pedro Gutiérrez de Padilla, da en arrendamiento a 

Juan Núñez de Jerez, desde i.° de enero de 1555 hasta ocho 

años después, "el heredamiento que el dicho conde don aluaro 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 4-Ot 

de portugal tiene en merlina e palomares de laxarafe de la ciu- 
dad de seuilla, en que ay dozientas e sesenta e seys arangadas 
de olibar, con más las casas principales del dicho heredamien- 
to de merlina e casa de cojederas e la guerta de arboles fruta- 
les, e con dos molinos de moler azeytuna questan dentro de- 
11a, e con su palomar, e con todas las aguas corrientes, ma- 
nantes e estantes, e con vn cercado con muchos almendros, e 
con veynte fanegas de tierra para pan sembrar- •, e con los pa- 
tios e corrales e cortinales e almazen de sal e todo lo demás 
al dicho heredamiento anexo e perteneciente..." 

(Papeles que fueron del Conde del Águila, y después, de don Ma- 
nuel Rus.) 

XXI 

Sevilla, 16 de septiembre de 1557. 

Don Alvaro de Portugal, conde de Gelves, se obliga a pa- 
gar "a Jaymes de artiaga, boticario, estante en la villa de va- 
iladolid, setenta ducados, los quales son que yo vos deuo de 
ciertas mediginas que aveis dado de vuestra botica para mi casa 
e de mis hermanos y criados suyos y mios en la dicha villa 
de valladolid, y estava obligado a pagar los dichos setenta du- 
cados alonso de Castellanos mi criado, por los quales lo te- 
neys preso en la cárcel de la dicha villa y lo soltays con esta 
obligación que yo vos fago..."; y, en efecto, se obliga a pagarle 
los dichos ducados en Valladolid, en fin de octubre del mismo 
año. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio i.°, Diego de la Barrera, 
libro 2. de 1557, fol. 693.) 

XXII 

Gelves, 19 de marzo de 1558. 
En escritura otorgada ante Juan Quijano el conde don Al- 
varo se obliga a pagar a don Diego de Portugal su hermano 
150.000 maravedís de tributo por 6.000 ducados de principal, 
declarando "quel dia de oy soy mayor de veinte y cjnco años". 
Y al fin se obliga a obtener dentro de seis meses facultad real 
para imponer el dicho tributo, "y haré que doña leonor de mi- 
lan condesa mi muger apruebe e Ratifique y consienta esta 
dicha escriptura y jure lo en ella contenido, y que expresa- 



402 boletín de la real academia española 

mente renuncie que por Razón de su dote e arras e bienes para- 
fernales no irá ni vendrá contra ella ni parte della". 

(Papeles que fueron del Conde del Águila, y después, de don Ma- 
nuel Rus.) 

XXIII 

Sevilla, 24 de julio 1559. 
"Sepan quantos esta carta vieren como yo doña leonor de 
milan, condesa de gelbes, hija ligitima de los muy yllustres se- 
ñores don alvaro de cordova, caballerizo mayor que fue de su 
magestad, difunto, y doña maria de aragon mi señora, su 
muger (1), y muger que soy del muy yllustre señor don alvaro de 
portogal, conde de gelbes, mi señor, con ligengia e otorgamien- 
to y plazer e consentimiento del dicho mi señor, questá pre- 
sente, la qual dicha ligengia yo le pido y demando y él me 
da e congede para fazer e otorgar e jurar lo que de yuso en 
esta carta será contenido: y como vna de los herederos que 
del dicho mi padre quedaron, cuya herencia yo tengo ace- 
tada e si necesario es agora la aceto, con beneficio de yn- 
ventario, Digo que por quanto la dicha doña maria de aragon 
su muger, mi señora madre, a tenido el administración y tute- 
la de mi persona y bienes y los a Rejido e administrado, e agora, 
por algunas justas causas que a ello le mueven, se quiere esone- 
rar del dicho cargo y que se le tome quenta de los dichos bienes 
y procedido dellos de la herencia que me pertenece del dicho mi 
padre, por ende, por aquella vía que mejor puedo e de derecho 
deue valer, otorgo e conozco que doy todo mi poder cumplido, 
según que lo yo he y tengo y en tal caso se rrequiere, a femando 
de Ribadeneyra, vezino de la villa de madrid, questá avsente, es- 
tegialmente para que por mí y en mi nombre pueda hazer la par- 
tición de los bienes del dicho mi padre con la dicha mi señora doña 
maria y con los herederos del dicho mi padre que del quedaron, y 
nombrar contador o contadores y partidores... ; y para más fir- 
meza e validación de lo contenido en este poder y de todo lo que 
por virtud del se hiziere e autuare y cobrare y otorgare, por ser 



(1) Por este documento y por algunos otros de esta colección se 
echa de ver patentamente cuan equivocado anduvo el ilustre hispanis- 
ta señor Morel-Fatio cuando dijo (Bidletin Hispanique, de Burdeos, 
tomo VI (1904), pág. 167): "II faut écrire Milá, et non Milán, le nom 
de la Luz de Herrera, qui était filie du comte d'Albayda, D. Jaime de 
Milá." ' • 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 



40 3 



mayor de beynte años y menor de veynte e ^inco y muger casa- 
da, juro por dios y por santa maria y por las palabras de los san- 
tos evangelios e por la señal de la cruz + de tener y guardar e 
cumplir e aber por firme todo lo que por virtud deste poder se hi- 
ziere... ; e yo el dicho conde don alvaro de portugal, que presente 




soy, otorgo y conozco que me plaze e consiento en todo quanto 
ia dicha doña leonor de milan mi muger en esta escritura a fe- 
cho e otorgado... Fecha la carta en sevilla, estando en las ca- 
sas de la morada de los dichos señores conde y condesa, lunes 
veynte e quatro dias del mes de jullio de mili e quinientos y 
cjnquenta e nueve años... 

L El q. e don aluaro A la q.* doña leonor 

de portugal. de mjlan." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, Gaspar de León, libro i.° de 1559, 
fol. 974-) 

XXIV 

Sevilla, 24 de enero de 1560. 
Don Alvaro de Portugal, conde de Gelves, da poder a Alon- 
so Gómez, platero de oro, para cobrar las rentas "de unas casas 
arrendadas, como van al atanbor". 

(Archivo de protocolos, de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, li- 
bro i.° de 1560, fol. 200.J 

XXV 

Sevilla, 11 de octubre de 1563. 
Juan Díaz, platero, fía al Conde de Gelves en una ejecución, 
en cuanto al saneamiento de ciertos bienes que le habían embar- 
gado. — Ejecutábale Juan de Cuéllar. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro 3. 
de 1563, fol. 15.) 



4O4 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

XXVI 

Sevilla, 19 de junio de 1564. 
Don Alvaro de Portugal, conde de Gelves, señor de Villa- 
nueva de Ariscal, gentilhombre de la cámara del Príncipe nues- 
tro señor y vecino de Sevilla, en la collación de Santa María, 
da poder para pleitos a su criado Bartolomé Xuárez. Con este 
poder, otorgado ante Juan de la Coba, Xuárez responde a un re- 
querimiento hecho por Alvaro Hernández en nombre de Fran- 
cisco de la Cueva, mercader, vecino de Valladolid, negando la res- 
ponsabilidad que se exigía al Conde por ciertas fianzas. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro 4° 
de 1564, fol. 254.) 

XXVII 

Sevilla, 11 de septiembre de 1566. 
" Jorje. En miércoles onze dias del mes de setienbre de mili 
y quinientos y sesenta y seis años yo juan perez sanctaella, cura 
del sagrario de esta santa yglesia de seuilla, baptizé a jorje, hijo 
de los señores yllustrisimos don aluaro de portugal, Conde de 
jelves, y de doña leonor de milan su muger. Fue su padrino el 
licenciado diego martinez, clérigo presbítero, vezino de esta co- 
llación. — J. p. sanctaella." 

(Archivo parroquial del Sagrario, libro 8.° de Bautismos, fol. 20.) 

XXVIII 

Gelves y Sevilla, 3 y 8 de enero de 1574. 
''Don Alvaro de Portugal, conde de Gelves y señor de Vi- 
lianueva de ariscar, vecino de Sevilla (collación de la Iglesia 
Mayor), estante al presente en esta mi villa de Gelves", da li- 
cencia, autoridad y poder, ante Juan Quijano, "a la ilustrísima 
señora doña leonor de milan, condesa de gelues y señora de vi- 
llanueva de ariscar, mi muger, questá absenté", para que apode- 
re a la persona o personas que tuviere por bien para pedir que 
don Diego de Loaysa, prior de San Salvador de Granada, "decla- 
re lo que sabe e le paresca en lo tocante a la clausula del testa- 
mento que fizo el muy illustre e reverendo señor don pero pon- 
ge de león, obispo que fue de plasencja, que sea en gloria, so- 
bre la manda que fizo a la dicha señora condesa mi muger para 
su casamiento..., por quanto por causa justa no puedo al pre- 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 405 

senté entrar en la cjbdad de Sevilla (i), donde está la dicha señora 
condesa mi muger, a le dar esta dicha licencia... Fecha la car- 
ta en esta dicha villa de gelves, estando en las casas de la mora- 
da de la señora doña juana de toledo, que son en ella, domingo 
tres dias del mes de henero de mili e quinientos e setenta y qua - 
tro años.*.." 

Usando este poder, apodera la Condesa "a los muy illustres 
señores don felipe de aragon y don juan de córdoba mis herma- 
nos" y a Diego Sánchez, procurador en los consejos reales, para 
pedir lo que se dice en la licencia, y generalmente para pleitos, 
causas, etc. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 3. , Baltasar de Godoy, li- 
bro i.° de 1574, fol. 77.) 

XXIX 

Sevilla, 8 de enero de 1574. 
Otro poder de la condesa doña Leonor de Milán al licencia- 
do Juan Rodríguez de Acuña, abogado en la real cnancillería 
de Granada, y a Pedro de Palomares y Cristóbal de Heredia, 
procuradores en ella, para lo mismo a que se refiere la licencia 
marital, y general para pleitos. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 3. , Baltasar de Godoy, li- 
bro I o de 1574, fol. 78.) 

XXX 

Sevilla, 23 de agosto de 1575. 
Por escritura de este día el conde don Alvaro de Portugal 
y la condesa doña Leonor de Milán se obligaron a pagar, en 
ciertos plazos, a Juan Pablo Citadino 2.437.500 maravedís. 

(Archivo de la Casa de Alba. Condado de Gelves. Reparos a las cuen- 
tas que rindió Baltasar del Alcázar en 1589, como administrador de la 
hacienda de los condes don Jorge Alberto y doña Brígida Corzo, su mujer.) 



(1) Tal imposibilidad estaría relacionada, probablemente, con la si- 
guiente noticia, que entresaco de una Relación de las cosas en que el 
conde del villar, Asistente que fue de Seuilla, siruio a su magestad de 
cinco años o casi que tubo el oficio (Biblioteca Nacional, Ms. 9372, fo- 
lio 161): "En el negocio tan pesado que se ofreció entre el Duque de 
medina y conde de Gelves, que se remedió tan bien y se excusaron gran- 
des inconuenientes,.," 



4°6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

XXXI 

Sevilla, 7 de enero de 1577. 
Doña Leonor de Milán, condesa de Gelves (collación de la 
Magdalena), en nombre del Conde "mi señor marido", y en vir- 
tud de poder que pasó ante Juan Quijano, escribano público de 
la dicha villa, en 15 de octubre de 1572, sustituye tal poder al 
licenciado Pedro de Xerez y al licenciado Alonso Núñez, cléri- 
gos presbíteros, vecinos de Granada, para cobrar del alcalde de 
la justicia de aquella ciudad "vna olla de plata, y más seis du- 
cados, y más todo lo que pareqiere que mase Juan mi cozinero 
mandó que se restituyese a el dicho conde mi señor e a mí... 
Fecha la carta en seuilla, estando en las casas de la morada de 
la dicha señora Condesa..." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio II, Cristóbal de Soto, li- 
bro i.° de 1577, fol. 79.) 

XXXII 

Sevilla, 16 de marzo de 1577. 
"Sepan quantos esta carta vieren como yo doña leonor de 
milan, condesa de gelues e muger de mi señor don albaro de 
portugal, conde de la villa de gelves, en nombre y en voz del 
dicho señor conde y por virtud del poder que del tengo, que pasó 
ante Juan quijano, escribano público de la dicha villa de Jelves, 
en quinze dias del mes de otubre del año pasado de mili y qui- 
nientos y setenta y dos años, a que me Refiero, otorgo y conos- 
co en el dicho nombre a vos pedro de medina, procurador, vezi- 
110 desta cjudad, en la collacjon de la madalena, questays pre- 
sente, e digo que por quanto por mi mandado, borden y comi- 
sión francisco sanches mi guarda Ropa os empeñó vn caracol 
de lacre guarnesido con plata dorada, que pesa dos marcos y 
quatro honsas y siete ochavas, y otra salvilla de plata dorada, 
que pesa dos marcos y dos hondas y seys ochavas, y otra salvi- 
lla de plata blanca que dis que pesa tres marcos y vna honsa y 
seys ochavas, y vn tapadero de casoleta de perfumar, que pesa 
vn marco y sinco honsas y ochava y media, y vn baso de plata 
sobredorado, con su sobrecopa, que pesa tres marcos y dos hon- 
das y cuatro ochavas y media, y vn candelero de plata que pesa 
vn marco y siete ñongas y sinco ochavas, vn pomo a manera de 
barrilete de plata, que pesa vn marco y vna honqa y vna ochava. 







NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 4°7 

y vn anillo de horo con vn diamante con tres esquinas, y vn ser- 
co de pie de horo puesto en vn pie de taca de cristal, que párese 
que se a quebrado, todas las quales dichas piesas el dicho fran- 
cisco sanches os las empeñó por el dicho mi mandado, horden y 




comisión en cien ducados en rreales, los quales el dicho fran- 
cisco sanches me dio y entregó-", da carta de pago a Medina de 
las dichas piezas, y le entrega los cien ducados, de que éste la 
da igualmente. El empeño se había hecho a 24 de diciembre de 
1576. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio n, Cristóbal de Soto, li- 
bro i.° de 1577, fol. 677.) 

XXXIII 

Sevilla, 9 de agosto de 1577. 
Doña Leonor de Milán, "condesa de la villa de gelves e. se- 
ñora de la villa de villanueva de ariscal", con licencia de su ma- 
rido, da poder a Juan Bautista de Gatica, procurador en la au- 
diencia real, general para pleitos...; "e luego la dicha señora 
condesa dixo que no podia firmar por estar falta de salud...", y 
firmó el conde don Alvaro. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 11, Cristóbal de Soto, li- 
bro 2. de 1577, fol. 221.) 

XXXIV 

Sevilla, 14 de agosto de 1577. 
Don Alvaro de Portugal, conde de Gelves, señor de Villa- 
nueva de Ariscal, el Almuédano y Torrequemada (collación de 
la Magdalena), da poder a Martín Remellado, vecino de Car- 
mona, "residente en mi casa", para que reciba cuenta y razón 
con pago a Diego de Sigura y Alonso López, vecinos de Sevi- 



408 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

lia, de las rentas suyas cobradas en Carmona y otras partes, 
desde diez y siete años hasta entonces, para con ello pagar a 
Pedro de Morga, Luis Sánchez D'Albo y el comendador Her- 
nando de Torres los maravedís que les debía de ciertos tributos. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio II, Cristóbal de Soto, li- 
bro 2.° de 1577, fol. 212.) 

XXXV 

Sevilla, 22 de agosto de 1577. 
Doña Leonor de Milán, "condesa de la villa de gelves, seño- 
ra de villanueua de ariscal, el almuédano y torre quemada, etc.", 
con licencia del Conde su marido, por sí propia y como hija le- 
gítima y heredera de don Alvaro de Córdoba su padre, cuyos 
bienes tenía aceptados con beneficio de inventario, da poder al 
dicho su marido "para pedir, cobrar y recibir cualesquier bie- 
nes de los que por muerte de aquél quedaron y se le están debien- 
do... Y la dicha señora condesa dixo que sabia escreuir y que 
por estar yndispuesta y desbilitada de su enfermedad no podia 
escreuir..." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 11, Cristóbal de Soto, li- 
bro 2. de 1577, fol. 288.) 

XXXVI 

Sevilla, 23 de agosto de 1577. 

Don Alvaro, conde de Gelves, da poder al licenciado Die- 
go de Marín (collación de Santa María) para que conozca "de 
todas las causas, casos y negocios y otras cosas tocantes a mis 
basallos y que bienen y suelen benir a probeerse a mí, de que yo 
tengo e puedo tener conoscimiento, o sea en primera o segunda 
ynstancia, en grado de apelación, o en otra qualquier manera, 
judicjal y extrajudicjalmente, quier sean pleitos entre los di- 
chos mis basallos o quellos los traten y sigan con otras perso- 
nas... ; e otrosy para que pueda por mí y en mi nonbre en qua- 
lesquier mis negocios que yo tengo e tubiere en esta dicha gibdad 
de seuilla, asi de pleitos criminales como civiles y otros quales- 
quier, y en otras cosas y casos estrajudiciales Regirlas y gouer- 
narlas e hazer e disponer en ellas..." ; y también para pagar, apre- 
miar a sus mayordomos, nombrar procuradores, revocar pode- 
res, etc. : una autorización amplísima. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 11, Cristóbal de Soto, li- 
bro 2. de 1577, fol. 291.) 




NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 409 

XXXVII 

Sevilla, 24 de agosto de 1577. 
Doña Leonor de Milán, con licencia de su marido, ratifica 
el poder que otorgó dos días antes y autoriza a aquél para sus- 
tituirlo, y para que "lo pueda vsar e vse asy durante los dias 
de mi vida como después dellos, avnque no aya vsado del, todo 
lo qual valga y tenga tanta fuerca y efecto como de derecho 
oviere lugar; y esta dicha declaración y Ratificación quiero y 
es mi voluntad que se guarde e cunpla como dicho es en la más 
bastante forma que de derecho lugar aya, por quanto esta es 
mi vltima voluntad, la qual prometo e me obligo de aver por 
firme, con espresa obligación que para ello fago de mi (tacha- 
do, persona), e bienes ávidos e por auer ; e juro por dios e por 
santa maria e por la señal de la cruz * que fago con los de- 
dos de mis manos en presencia del escribano público e testigos 
desta carta de aver por firme esta dicha rratificagion, que la 
fago de mi grado e buena voluntad, sin premia ni fuerca del di- 
cho mi marido; antes declaro que la fago de mi voluntad como 
dicho es, e declaro que no tengo fecho otro juramento ni rre- 
clamacion en contrario deste por donde este nó valga, y si lo 
tal pareciere, lo doy por ninguno... Fecha la carta en seuilla, 
sábado veynte e quatro dias del mes de agosto de mili e quinier- 
tos e setenta e siete años, y el dicho señor conde lo firmó de su 
nonbre en este rregistro, e por quanto la dicha señora condesa no 
pudo firmar por la graveza de su enfermedad (i), a su rruego 
firmaron por ella los testigos desta carta..." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio II, Cristóbal de Soto, li- 
bro 2. de 1577, fol 293.) 

XXXVIII 

Sevilla, 24 de noviembre de 1578. 
Don Alvaro Colón y de Portugal, almirante de las Indias, 
marqués de Jamaica (2), conde de Gelves..., da poder al licencia- 



(1) Para la cabal inteligencia de los documentos que otorgó doña 
Leonor durante esta enfermedad, v de la muy curiosa escritura que 
insertaré entre los de Fernando de Herrera, puede verse mi conferencia 
acerca de El "divino" Herrera y la Condesa de Gelves (Madrid, 1911). 

(2) El Conde de Gelves se nombró e hizo nombrar por estos títulos, 
y por el de Duque de Veragua, aun antes de oponerse, en 10 de diciem- 
bre de 1578, al pleito en que se litigaba la propiedad de tales almiran- 
tazgo y ducado. Don Alvaro de Portugal era biznieto, por la línea ma- 



4«0 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

do Hernando Ribero, abogado en la Real Audiencia de Sevilla, 
para que vaya a la corte a pedir que se le mande dar posesión y 
tenuta del dicho estado de almirante de las Indias. Es, además, 
poder general para pleitos. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro 7. 
de 1578, fol. 464.) 



XXXIX 

Sevilla, 4 de enero de 1579. 
Don Alvaro Colón y de Portugal, duque de Veragua, marqués 
de Jamaica, almirante de las Indias, conde de Gelves, da poder 







a Pedro Farfán y a Juan de Abao, vecinos de Gelves, general 
para pleitos. Firma: — "El alm. c de la indias y duq don Aluaro." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro i.° 
de 1579, fol. 324.) 



terna, de Cristóbal Colón. Respondióle en el dicho pleito don Cristóbal 
de Cardona, Almirante de Aragón, y don Alvaro replicó en 3 de febre- 
ro de 1579. Por muerte de don Alvaro, opúsose al pleito, en 20 de junio 
de 1584, su hijo y sucesor don Jorge Alberto, y cuando éste falleció 
(1589), su hermano don Ñuño Colón y de Portugal, "al qual mandamos 
■ — dice la sentencia de revista, dictada en i.° de abril de 1605 — se le dé la 
tenuta y posession de los dichos estados sobre que ha sido y es este 
pleito, con los frutos y rentas dellos desde la muerte del dicho Conde de 
Gelves su hermano". (Biblioteca de la Real Academia de la Historia, 
Colección Salazar.) 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 4 11 

XL 

Sevilla, 29 de enero de 1579- 
Don Alvaro Colombo y de Portugal, conde de la villa de Gel- 
ves, vecino de Sevilla, otorga a Juan Díaz, su alcalde mayor de la 
dicha villa, vecino de esta ciudad, que por cuanto le había vendido 
59.303 y medio maravedís de tributo en cada un año, al quitar, 
que impuso y situó sobre un cuento de maravedís de tributo en 
cada un año que por diez y ocho cuentos de maravedís de princi- 
pal "me paga don luis colon, duque de veragua...", y Juan Díaz 
le había puesto pleito porque el dicho tributo había venido a 
menos, siendo condenado el Conde a dar bienes libres sobre que 
el tal tributo se situase, cumpliéndolo así, los señala en varias 
huertas de Gelves. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro 
i.° de 1579, fol. 1144.) 

Sevilla, 2 de mayo de 1580. 

"Sepan quantos... como yo don alvaro colombo de portu- 
gal, almirante de las yndias, duque de veragua y conde de gel- 
ves..." Se obliga a favor del deán y cabildo catedral por 320.000 
maravedís, por otros tantos que había cobrado y montaron los 
diezmos de pan y otras cosas del donadío del Almuédano, pro- 
pio del Conde, de los tres años de 1576-1578, "los quales cobré 
y soy obligado a los volver, y sobrello yo y mis fiadores y de- 
positarios estamos executados y escomulgados (1) ; y mediante 
que yo y el dicho juan antonio corqo vinsentelo nos obligamos a la 
paga de los dichos maravedís al plazo de yuso declarado, los 
dichos señores deán y cabildo an por bien y consienten que yo 
el dicho don aluaro colonbo sea absuelto remotamente de la 
dicha escomunion en questoy..." La paga había de efectuarse 
para fin de octubre, o antes, si antes viniera la flota de que fué 
por general don Diego Maldonado. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, libro 3. 
de 1580, fol. 762.) 



(1) Esta ejecución y excomunión constan, además, en un Memorial 
■de los procesos del officio de la orden de santiago que se licuaron al 
crchibo de la dicha orden... desde primero de mayo de 1582 años (Biblio- 
teca Nacional, Ms. 9916, fol. 29) : " El deán y cabildo de seuilla con 
don aluaro de portugal, conde de gelbes, sobre los diezmos del donadío 
del almuédano." 



412 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

XLII 

Sevilla, 5 de enero de 1581. 
Martín Ruiz, alquilador de muías, como tutor y curador de 
unos sus sobrinos, recibe de Cristóbal Ruiz, mercader de acei- 
te, "cien reales de plata de a treinta y cuatro maravedís que le 
paga por el ilustrísimo señor don aluaro colombo, conde de gel- 
ves, resto de trescientos de alquilees (sic) de muías", cantidad 
debida al padre de tales menores, muerto en 1580. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 19, Gaspar de León, li- 
bro i.° de 1581, fol- 41.) 

XLIII 

Sevilla, 2 de septiembre de 1581. 
Juan Antonio Coreo Vicentelo y doña Brígida Corgo su 
mujer, señores de Cantillana, Brenes y Villa verde, otorgaron 
este dia, por ante el escribano Benito Luis, carta de dote e ins- 
titución de mayorazgo a su bija doña Bernardina Vicentelo y 
al ilustrísimo señor don Jorge Alberto de Portugal su esposo, 
conde de Gelves, "hijo ligitimo y sucesor en la casa y estado de 
los muy excelentes señores don alvaro colon y de portugal, 
almirante de las yndias, duque de Veragua e conde de Gelves, 
y de la duquesa doña leonor de milan su lijitima muger, difun- 
ta, que sea en gloria". — Tenían asentado y capitulado casa- 
miento entre don Jorge y doña Bernardina, y los padres de 
esta se obligan a darle en dote 240.000 ducados, que valen no- 
venta cuentos de maravedís. 

(Archivo municipal de Sevilla. Carpetas de Privilegios, carp. 146, 
mim. 194.) 

XLIV 

Sevilla, 21 de septiembre de 1581. 
Don Jorge Alberto de Portugal, conde de Gelves, "hijo le- 
gitimo de mis señores don ailuaro de portugal, almirante de las 
yndias y duque de ueragua, marques de jamayea, conde de gel- 
ves, y de doña leonor de milan su muger, difunta, que dios tie- 
ne, como persona emancipada que soy por el dicho don aluaro 
de portugal mi señor padre, por uirtud de la emancipación que 
sobre ello pasó ante benito luis, escriuano público de seuilla, en 
dos dias del mes de setienbre en questamos de la fecha desta 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 41 



carta, a que me rrefiero", otorga a su padre, que está presente, 
que por cuanto por muerte de la dicha su madre ha de haber 
su legítima, bienes y herencia como su único y universal here- 
dero que es, con beneficio de inventario, cuya herencia y bienes 
tiene aceptados con tal beneficio, los dona a su padre, por serle 
en mucho cargo y obligación... Era mayor de diez y seis años. 
Sigue la aceptación por don Alvaro, "estando en las cassas de 
palacio de mí el otorgante en la uilla de gelues", ante Alonso 
de Herrera, escribano público de la villa. 

(Papeles que fueron del Conde del Águila, y después, de den Ma- 
nuel Rus.) 

XLV 

Gelves, 22 de septiembre de 1581. 

Este día, estando enfermo, otorgó testamento cerrado, ho- 
lógrafo, el Conde de Gelves, por ante el escribano Alonso de 
Herrera. Extracto sus disposiciones de más interés : 

Recomienda a su hijo y sucesor don Jorge el licenciado 
Gonzalo Hernández Villegas, "por la autoridad de su persona, 
vida y letras", para que le honre y le tenga en lugar de padre. 

Manda que doña Juana Colón y Toledo, su prima, ''que re- 
side en esta mi villa de Gelves, tenga, como agora tiene en su po- 
der y guarda al dicho don Ñuño Aluarez mi hijo el tiempo que 
ella quisiere". 

Manda que a la dicha doña Juana se le den cada año cuatro- 
cientos ducados, "que esto y mucho más se le deue respec- 
to del beneficio que han rescebido y resciben mis hijos en la 
crianga que en ellos haze y ha hecho". 

Se manda enterrar en la iglesia de Gelves, "más atrás de 
mis padres, junto a la condesa doña leonor mi muger". 

Manda al licenciado Villegas "dozientos ducados de con- 
tado y un vestido de raja". 

(Archivo de la Casa de Alba. Condado de Gelves) 

XLVI 

Gelves, 26 de septiembre de 1581. 

En este día redactó el Conde dos codicilos, el uno hológra- 
fo, cerrado, y abierto el otro, ambos por ante Alonso de He- 
rrera; ofrecen poco interés. En el primero, no otorgado hasta 



4 i4 boletín de la real academia española 

el día 28, se refiere a ciertas cuentas con doña María Mos- 
quera. 

(Archivo de la Casa de Alba. Condado de Gelves.) 

XLVII 

Gelves, 29 de septiembre de 15S1. 
Este día, acabado de morir el Conde de Gelves, su hijo y 
sucesor don Jorge Alberto de Portugal, por ante el escribano 
Alonso de Herrera, pidió la apertura del testamento y codicilo 
cerrados, previa la información testifical correspondiente. 
(Archivo de la Casa de Alba. Condado de Gelves.) 

XLVIII 

Gelves, 5 de octubre de 1581. 
En el inventario de los bienes que quedaron por muerte del 
conde don Alvaro figura la partida siguiente : 

"y ten vn Retrato de mi señora la Condesa, que sea en glo- 
ria." (1) 

(Archivo de la Casa de Alba. Condado de Gelves.) 






(1) No se conserva, que yo sepa, este retrato ni otro ninguno de la 
Eliodora del gran poeta hispalense, y es lástima. De la notable belleza 
de esta señora escribió don Luis Zapata, en su pésima versificación, un 
extremado encarecimiento (canto XXXVI de su Cario famoso, Valen- 
cia, loan Mey, M. D. LXVI, fol. 199), al enumerar las damas de la cor- 
te de la Emperatriz : 

"Y también se uia estar doña Maria 
De Aragón, no entre todas la postrera, 
Que ygual en ser hermosa más de un dia 
En todo el uniuerso no tuuiera, 
Si para escurecer su gallardía 
La Condesa de Gelues no nasciera, 
Con que quedó ella al fin tan atrás della 
Como otras competir podían con ella." 

En el inventario que ha dado ocasión para esta nota no se catalo- 
gan los libros que poseía don Alvaro; pero en otro, hecho a 24 de ju- 
lio de 1589, de los bienes de la recámara de su hijo y sucesor don Jor- 
ge Alberto, se mencionan, como existentes en la hacienda de Merlina, 
" Seiscientos e doze libros chicos y grandes e medianos de latin y al- 
gunos de rromance, en los quales ay dozientos y sesenta e nuebe libros 
grandes e enquadernados en tablas y pergamino y ciento y cinco libros 
medianos y dozientos e treinta e ocho libros chicos en la misma en- 
quadernacion, y otros veinte questan en poder del licenciado Villegas, 
grandes, medianos y chicos". 






NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 4'^ 

FERNANDO DE HERRERA 



Sevilla, 7 de julio de 1554. 

Fernando de Herrera, candelero, en la collación de San Isi- 
dro (probablemente el padre del poeta), da poder a Juan Bau- 
tista, menestril, para cobrar deudas, etc., y general para pleitos. 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 20, Hernán Pérez, libro 3 
de 1 554, fol. 770.) 

II 

Sevilla, 14 de noviembre de 1575. 
"lten debe por el dicho tres mili y quinientos y nobenta ma- 
ravedís que son e se libraron a hernando de herrera, beneficia- 








do, de la ynpusicion de la carne, de 9 años que se cunplieron 
en fin de 74 años. Es beneficiado de San andres..." 

(Archivo municipal de Sevilla, libro de Caja de I574-I577-) 

III 

Sevilla, 24 de agosto de 1577. 
"En la cjbdad de Sevilla, veynte e quatro dias del mes de 
agosto, año del señor de mili e quinientos e setenta e syete años, 
en presencia de mí baltasar de godoy, escribano de su majestad 
público y del número desta cjbdad de sevilla, parescjo feman- 
do de herrera (beneficiado de san andres, y dixo: que la muy 
ylustre señora doña leonor de milan, condesa de gelves, le dio 
y entregó vna escriptura para que la tuviese en su poder en 
guarda, y le dixo que lo que dentro estaba escripto hera su testa- 
mento y prostimera (sic) voluntad ; por tanto, que agora en mi 



4i6 



boletín dé la real .academia española 



presencia daba y entregaba esta escriptura, cerrada y sellada 
como a él se le dio, al muy ylustre señor don alvaro de portugal. 




.r ^ < >n OoXaX cc^vrt\ I rt ^ "* Y/^lf 






^ 



? n_tAAC(y 



y/ 



vtfs 












.,.-. ,'; 




conde de gelves, para que la tenga en su poder en guarda, como a 
él se le dio ; y estando presente su señoria del señor conde, tomó 
e Recibió en su poder esta escriptura, del qual entrego yo el 



NUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 4*7 

presente escribano doy fee, y el dicho otorgante lo firmó de su 
nombre, siendo testigos agnstín de castro y juan yañez, escri- 
banos de Sevilla. |¡ La qual dicha escriptura de testamento pa- 
resge estar otorgada [y] serrada por ante xpoval de soto, es- 
cribano público de sevilla, en treze de diziembre de mili e qui- 
nientos e setenta e cjnco años, como por él paresce, a que me 
Refiero. 

"El q. e don Aluaro de portugal. — juan iañez, escribano de 
sevilla. — agustin de castro, escribano de sevilla. — baltasar de go- 
doy, escribano público de sevilla. — sin derechos." 

(Archivo de protocolos de Sevilla, oficio 3. , Baltasar de Godoy, li- 
bro 2. de 1577, fol. 851.) 



JOSÉ ALDERETE PASADAS 



Osuna, 26 de noviembre de 1577. 

"En veinte y seis de Nouiembre de se- 
"Josepe Alderete. tenta y siete añQS j osepe adérete passa- 

das, natural de málaga, matriculado en cañones, prouo que den- 
de quince de septiembre del año de setenta e seis hasta mediado 
margo deste año presente de setenta e siete a cursado vn curso 
de decretales, y presentó por testigos a hernan gonqalez bastardo 
y a pedro de auila, sus condiscípulos, que lo juraron en forma 
de derecho y lo firmaron. — Hernán g. bastardo. — pedro de auila." 
(Signo del secretario Martín de Morales.) 

(Archivo universitario de Osuna, Pruebas de cursos y lecciones, fo- 
lio 44 del cuaderno de 1577.) 

II 

Osuna, 8-12 de agosto de 1583. 

u _ T "En la uniuersidad de ossuna, en 

El licenciado Tosefe , ,. , , , , ... 

. J „ ocho días del mes de agosto de mili y 

Alderete PASSADAS. • • , / 

quinientos y ochenta y tres anos, ante 

el Illustre señor doctor don diego de uillauicencio, Rector del 
dicho collegio y uniuersidad y la facultad de cañones y en pre- 
sencia de mí el infrascripto notario y secretario della, pareció 
presente el bachiller Josepho alderete passadas, natural de Ma- 



41 8 BOLETÍN DE LA REAL ACADFMIA ESPAÑOLA 

laga, y auiendo repetido conforme a las constituciones, como pa- 
rece por el Registro de los actos deste año a que me Remito, se 
presentó para licenciado en cañones y pidió al dicho señor Rec- 
tor y la dicha facultad le admita al dicho grado. E luego fue ad- 
mitido por todos y el señor Rector mandó hazer la publicacicn 
con el término de los tres dias, y quedó admitido. 

v "Este dicho dia mes y año yo el secretario 
hize la publicagion por cédula, la qual fixé en 
un póstel (sic) del patio destas escuelas, de que doy fe." 

Pidió puntos para la lición secreta, en 10 del propio mes, y 
siendo dicha la misa de Espíritu Santo, fué abierto el Decreto 
por persona ajena de la facultad por tres partes y Alderete eli- 
gió una de ellas, de la. cual señalósele el capítulo si quis laicus; 
"y assi mesmo fueron abiertas las decretales por estas tres par- 
tes: de statu monachorum \ de apelationibus | de iure patrona- 
tus | y el dicho passadas eligió de apelationibus; señalósele el 
capítulo primero, siendo testigos bernardo alderete passadas y 
el doctor benito de santandres, y notificosele que a de leer ma- 
ñana en la noche. 

,. "En onze dias del dicho mes de agosto, juebes 
en la noche, entraron en examen secreto el dicho 
bachiller Josepho alderete passadas y los illustres señores doc- 
tor don diego de uillauicencio, Rector, y doctor francisco xime- 
nez de benjumea, chanciller, y doctor pedro de la parra, deán 
de la dicha facultad de cañones, y los señores doctores francis- 
co ximenez, bartolomé de lences, francisco fernandez montero, 
hernando de ouiedo, bernardino de lieuana, pedro Romero;, chrisV 
toual de la cámara, Miguel martin hurtado, Miguel de saldaña 
y diego Fernandez porcel, los quales examinaron para licen- 
ciado en cañones al dicho bachiller passadas, y acabado el exa- 
men, yo el dicho secretario di a' cada uno una A y una R con 
que aprobasen o Reprobassen al dicho bachiller, y auiendo he- 
cho primero juramento de votar secreto y con justicia vota- 
ron todos y el dicho señor Rector y el señor chanciller Regu- 
laron en mi presencia los votos y de doze uotantes parecieron 
doze letras como estas :AAAAAAAAAAAA, con las 
quales, sin discrepar alguno, fue aprobado para licenciado en 
cañones. 

"En doze del dicho mes y año el dicho Josepho 

ARADOS. alderete passadas pidió el grado de licenciado en 

cañones al dicho señor chanciller, el qual auiendo primero Reci- 



HUEVOS DATOS BIOGRÁFICOS 4«9 

bido el juramento del dicho passadas, el qual hizo conforme a 
las constituciones, le dio el grado de licenciado en cañones, para 
que quando quisiere pueda libremente Recebir el de doctor; 
siendo presentes por testigos el doctor hernando de ouiedo y el 
doctor diego fernandez porcel y los bedelles Juan muñoz y Alon- 
so de barahona, y yo, que dello doy fe, y fírmelo — f ran. co D 
morales ceruellon, Not.°" 

(Archivo universitario de Osuna, Registro i.° de Grados, fol. ig del 
cuaderno de 1583-) 



III 

Osuna, 12-17 de agosto de 1583. 
"En la uniuersidad de Ossuna, en doze 
' El doctor Jo sepho dias del mes de agosto de mili y quinien- 

ALDERETE PASSADAS." ^ y Qchenta y tres años> ante d Illus . 

tre señor doctor don diego de uillauicencio, Rector del dicho 
collegio y uniuersidad y todo el claustro pleno, pareció presen- 
te Josepho alderete passadas, natural de málaga, graduado li- 
cenciado en cañones por esta uniuersidad, el qual se presentó 
para doctor en cañones y pidió al dicho señor Rector y todo el 
claustro pleno le admitan al dicho grado, y el dicho señor Rec- 
tor y todo el claustro pleno le admitieron al dicho grado de 
doctor en cañones y le señalaron para su grado el día de sant 
Roque, que se contarán diez y siete deste dicho mes de agosto, 
para que Reciba la borla el dicho Josepho alderete passadas, y 
assi quedó admitido, y el bedell alonso de barahona se consti- 
tuió por depositario de las expensas deste grado. 

"Este dicho dia, mes y año yo el infrascripto 
publicación notar j hize l a publicación por cédula, confor- 
me a las constituciones, y la fixé en un póstel (sic) de las es- 
cuelas desta uniuersidad, de que doy fe. 

ff "En diez y siete dias del mes de agosto de mili 
y quinientos y ochenta y tres años, después de oyda 
la missa de spiritu sancto conforme las constituciones, ante el 
dicho señor Rector y doctor francisco ximenez de benjumea, 
chanciller, el dicho passadas pidió el grado de doctor en caño- 
nes al dicho señor chanciller y hizo el juramento de las cons- 
tituciones, el qual Recibió el dicho señor chanciller, y este se- 
ñor y el señor doctor pedro de la parra, deán de la dicha facul- 



4^0 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

tad, le dieron las insignias de doctor en cañones, las quales y 
el dicho grado Recibió el dicho passadas, y lo pidió por testi- 
monio, siendo presentes por testigos los señores doctores pe- 
dro Romero y diego fernandez porcel y los bedelles Juan mu- 
ñoz y alonso de barahona, y yo, que de lo suso dicho doy fe, y 
fírmelo."— tran. c0 D morales ceruellon, Not.°" 

(Archivo universitario de Osuna, Registro i.° de Grados, fol. 20 
del cuaderno de 1583.) 

Francisco Rodríguez Marín. 
[Continuará.) 




DE LA DERIVACIÓN Y 



DE LAS 

PALABRAS EN LA LENGUA CASTELLANA 



(Continuación.) 
ó.° SUBSTANTIVOS COMPUESTOS DE UNA ORACIÓN 

Algunas oraciones, especialmente exhortativas, han ve- 
nido a designar el objeto con ocasión del cual se enun- 
cian reiteradamente, como andaniño, hazmerreír, dimes 
y diretes, nomeolvides, sanalotodo, tenteempié, tenteen- 
elaire, tentemozo : bienmesabe, bienteveo, etc., y el fami- 
liar penseque, de la frase pensé que... También imitan- 
do el canto del ave se ha dado el nombre de Diostedé a 
una trepadora de la América meridional. 

Finalmente de algunas frases latinas hemos hecho tam- 
bién substantivos, como coranvobis. cumquibus, vade- 
mécum, etc. 

7.° COMPUESTOS FORMADOS CON PREFIJOS 

Damos el nombre de prefijo a las preposiciones, y 
también a los vocablos o partículas que no teniendo exis- 
tencia independiente en la lengua, se emplean antepues- 
tos a un substantivo, adjetivo o verbo, para formar, ya 
compuestos puros, ya parasintéticos. Los que usamos en 
castellano son los iguientes : 
.a, ál. Procede del artículo árabe al que ante ciertas letras sue- 
na a por asimilarse la / a la consonante siguiente. Lo te- 



42 2 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

nemos en nombres árabes, como alcalde, alcantarilla, al- 
quería, adarga, etc. ; en nombres latinos o griegos que 
vinieron a nuestra lengua por intermedio del árabe, como 
alcázar (lat. castra), azúcar (lat. saccharum), adarme (grie- 
go opcr/urí ), altramuz (gr. Qipwz ), y en nombres roman- 
ces que lo tomaron por influencia del árabe, como a ci- 
prés = ciprés, ayunque = yunque, alatón = latón. Hoy 
no tiene significación especial ninguna, ni se emplea como 
elemento de composición. 
\ y an. Este prefijo no es más que la partícula negativa griega 
cív ante vocal y « ante consonante, que tenemos en cas- 
tellano en voces tomadas del griego, como amorfo, ateo 
y anarquía, de eíjiopooc. ¿0?o; y ávo¡»7_to, y en compues- 
tos y parasintéticos, formados, en general, de voces grie- 
gas. Con adjetivos forma compuestos, como apirctico, 
de -ups-.'.xó;; anepigráfico, de epigráfico. Con substan- 
tivos origina parasintéticos que pueden ser, ya adjetivos 
atributivos, como acotiledóneo, de xoroXr r í(úv; ya adjeti- 
vos substantivados, como anaerobio, de á>*p. aire, -{- § ; o;, 
vida; ya substantivos, como asistolia, de aoz-okr¡, contrac- 
ción, anuria, de ofyov, orina, etc. 

Con voces no griegas es raro; pero se halla en algu- 
nas, como anormal, y también se dice ya amoral, como 
adjetivo de significación intermedia entre moral y su 
opuesto inmoral. 
a. Preposición y prefijo, procedente del lat. ad, como se ve en 
acorrer, aducir, afectar y afeitar, afliair, apretar y atraer, 
de acurrére, adducére, affectare. affligére, adpectorare y 
attrahére. 

En latín denotaba esta partícula la idea de aproxi- 
mación en el espacio y en el tiempo; y, por tanto, direc- 
ción o tendencia hacia un punto en sentido recto o figu- 
rado; en el lenguaje popular, como ya nota Cuervo (i), 
vino a ser puramente intensiva, por lo que muchos com- 
puestos se hicieron sinónimos de los simples ; y así te- 
nemos en castellano arrebañar = rebañar, arredondear 
= redondear, asentar = sentar, asosegar = sosegar, 
aplanchar = planchar, afincar = fincar, etc. 

Algunos de estos compuestos han quedado anticuados ; 






(i) Apuntaciones, § 903. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 42} 

como amatar, arremedar, arrempujar, arrascar, etc., en 
vez de los cuales usamos los simples matar, remedar, etc. 
Otros, por el contrario, los empleamos en vez de los sim- 
ples, como abastecer, agradecer, por bastecer y grade- 
cer; o en acepciones en que el simple ha quedado an- 
ticuado, como acometer = ant. cometer; y otros, por 
fin, han sido substituidos por compuestos con en, como 
el ant. acomendar, por encomendar; amarañar, por en- 
marañar, etc. 

Forma verbos y adjetivos parasintéticos. Los prime- 
ros derivan de substantivos, adjetivos y adverbios : los 
segundos, de substantivos. Así: 
i ." Verbos, a) De substantivos : alancear, alanzar, amoldar, 
amanerarse , amojonar, amolar, apedrear, apesadumbrar, 
aprisionar, atenacear y atenazar, de lanza, molde, mane- 
ra, mojón, muela, piedra, pesadumbre, prisión y tenaza. 
Los en dad pierden el sonido final ad, como en la deri- 
vación : apiadar y avecindar, de piedad y vecindad. 

En estos parasintéticos, el substantivo primitivo en- 
tra en el concepto verbal, a veces como acusativo inter- 
no ; v. gr. : apiadar = causar piedad ; pero más común- 
mente como complemento circunstancial, como aprisio- 
nar = poner en prisión. 

b) De adjetivos: adulzar = endulzar, alelar, agrandar, aman' 

sar, avasallar, avecinar, avivar, de dulce, lelo, grande, 
manso, vasallo, vecino y vivo. Amamantar, del participio 
mamante. En ellos, como se ve, el adjetivo viene a ser 
predicado del complemento directo: así. amansar = ha- 
cer manso a un animal. 

c) De adverbios : amanecer, del lat. mane ; alejar, de lejos ; 

anochecer, de noche. 

2. Adjetivos. Con el sufijo ado forma adjetivos derivados 
de substantivos, y que denotan semejanza : como acon- 
chado, abrasilado, abrutado, adamado, achulado, ana- 
ranjado, adamascado, apezonado, etc., de concha, bra- 
sil, bruto, dama, chulo, naranja, damasco, etc. Algunos 
son equivalentes a los derivados en udo, como abigota- 
do = bigotudo: a los en oso, como agarbado = garbo- 
so: a los en uno, como ahombrado = hombruno. 

\b. Preposición latina que denota "punto de partida u origen 
en el tiempo y en el espacio" y que empleada como pre- 



424 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

fijo tomaba la forma abs ante c, q y t, y perdía la b, 
ante m, s y v (i), por lo que se nos ofrece en castellano 
con las formas ab, au, abs, es y a en los vocablos proce- 
dentes del latín, como Abjurar, Ausentarse, Abstraer, es- 
conder y Amover, de ABj'urare, ABsentare. ABStrahére, abs- 
condére y Amoveré. 
1 Como prefijo castellano es muy poco usada: sólo se 
halla en voces técnicas y con significación no muy preci- 
sa. De éstas vemos dos en el Diccionario académico, que 
son : abomaso, del lat. omasum, panza, y abintestato, de 
la frase latina ab intestato. En otros se ven ABartrosis (2), 
del gr. á'p6p<o3tc;, articulación; ABanti 'dilación, Abirritar, 
etcétera. Combinada con ante (latín abante) la tenemos 
en AVAMbraso, AVAMpiés, AVAtidicho, y en los ants. avan- 
guarda y AVA^guardia. También la usamos en las frases 
latinas ab ir ato, ab initw, etc. 

abs. Véase ab. 

ad. Sólo tenemos este prefijo en compuestos latinos, como ad- 
mirar, adjunto, adyacente, adunar, advertir, etc., de ad- 
miran, adjunctum, adjacentem, adunare, advertére, etc. 
En algunos anticuados, como adar mentó = armenio, y 
en el substantivo adefesio, de la frase latina ad Ephesios. 
La d final de este prefijo se asimilaba en latín a la inicial 
del vocablo a que se unía, si ésta era c, g, f ó p, como 
Accederé, Accurrcre, AGglomerare, AYJligere, Avponere; po- 
día asimilarse ante l, r. n ó s. como kiJo cutio y adIocU- 
tio, ARrogare y ADrogare; ADnexus y A^nexus, ABsiste' 
re y Assistere ; y podía perderse ante scr, sp y st, como 
Avscribere y Ascribere; ABspectus y Aspectus, ABstrin- 
gere y Astringere. El castellano, en estos casos, conserva 
la d sólo ante scr y st, en poquísimos vocablos eruditos, 
como adscribir, adscripción, adstringir, adstricción, y la 
rechaza en los demás, como acorrer, aglomerar, alocu- 
ción, arrogar, anejo y asistir. Únicamente ante c, cuando 
ésta tomó sonido silbante, o sea ante e, i, conserva la c 



(1) También ante / cambiaba en an, como en anferre; pero ninguna 
de las voces en que sufrió este cambio ha pasado al castellano. 

(2) Palabra híbrida, pues las significaciones con que la usan los mé- 
dicos, o sea "encaje de un íhueso de modo que permita el movimiento" 
y "articulación movible" no creo que autorice a derivarle del griego 
¿xcrpOptoaiQ, que significa "desarticulación". 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 4»5 

latina representante de la d : como en Acceder, Accesión, 
Accidente, etc. 

ambi. Del lat. ambo, ambos, del mismo origen que el griego «jicpi 
(véase anfi). Tenemos este prefijo en compuestos y deri- 
vados latinos, como ambidextro, de ambidextrum, am- 
biguo, de ambiguus ; y en voces técnicas, parasintéticas, 
como ambiparo, del lat. parére, parir; ambíope, del grie- 
go o<l>, oiróc, ojo ; ambígeno, de la raíz fsv, del gr. fqvojjiai, ve- 
nir a ser, nacer. 

En latín se convierte en algunos casos en am, como 
en AUpatare, amputar; y en an, como en ANfractuosus, 
anfractuoso. Pero con estas formas no se emplea en for- 
maciones castellanas. 

ana. Tenemos esta preposición griega, como prefijo, en vocablos 
griegos o grecolatinos, y con las significaciones de de 
nuevo, como en anabaptismo; contra, como en anacro- 
nismo; encima o sobre, como en anatema. Fuera de los 
vocablos griegos, sólo se usa en voces técnicas, como 
anáclasis, de /Xósa, romper ; anadipsia, de Si'^a, sed; anáfi- 
sis, de cpróic naturaleza, y otras, en las cuales no se si- 
guen muy escrupulosamente las leyes de la derivación y 
de la parasíntesis. 

anfi. Este prefijo es la preposición griega d¡A<pt (i), que sig- 
nifica "de una y otra >parte" y que lo mismo que ana, 
sólo tenemos en voces griegas, como anfiteatro, gr. lat. 
amphitheatrum, y en formaciones técnicas, como anfiás- 
ter, del gr! cbtyíp, estrella ; anfigastro, del gr. fc/ax^p, vien- 
tre ; anfición, de xúcuv, perro, etc. 

ante, preposición. Procede de la latina ante, denota como ésta, 
anterioridad de tiempo o de lugar, y se junta en nuestra 
lengua con verbos, adverbios, adjetivos y substantivos. 
Así: 

a) Con verbos: a semejanza de los latinos antecederé y ante- 
ponére, de donde anteceder y anteponer, hemos forma- 
do Avnv.coger r= coger a una persona o cosa llevándola 
por delante ; ANiEpagar = pagar con anticipación ; y los 
ants. ANTEmostrar = pronosticar, y ANTEnotar = inti- 
tular. 



(i) Por exigencia de la fonética castellana cambió la m en n. 

29 



426 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

b) Con advervios : sólo con los de tiempo, como ANTEayer, an- 

TEanoche y ANTEantaño; ANTEanteayer y A^STEanteanoche. 

c) Con adjetivos: tenemos antemeridiano y antenado (subs- 

tantivo éste) de los latinos antemeridianus y antenatus ; y 
formados en castellano, ASTEJiistórico, KHTEdiluvtano , AN- 
TEpcnúHimo y AissTEpasado, pues antepechado, debe de- 
rivar de antepecho. Con el substantivo latino ostium, for- 
mó en lo antiguo el parasintético antuzano, modelo que 
no ha sido imitado. 

d) Con substantivos: mas usado que con las otras clases de 

palabras, aunque no mucho, forma tres clases de com- 
puestos, si atendemos a la significación de éstos, a) Res- 
tringe la significación del simple, denotando una parte 
del mismo como contrapuesta al todo: así, A^TEbrazo =* 
parte del brazo desde el codo a la muñeca, b) Contra- 
pone el objeto designado por el simple a otros de su 
misma especie, como en \HTEiglesia = iglesia parro- 
quial, c) Designa un objeto al que sirve de complemen- 
to la frase formada por la preposición y el substantivo 
simple, así: ANTEOJO = (lente para) ante (el) ojo. Véan- 
se los siguientes ejemplos : 

de o), ÁNTEtemplo, anteco pilla. AHTEiglésia = pórtico, etc. 

de b). ANTEcámara, ANTEsala, A^iEfiombrc. 

de r). ANTEcama, ASTEpecho, A\\v:rispera, AÑTEpuerto, etc. 

Con los substantivos año. día y noche, forma los ad- 
verbios antaño, antedía y antenoche ; y con mano y de, 
el m. adv. de antemano. 

Cambiada en anti la vemos en anticipar, del lat. an- 
ticipare, por antecipare ; en antifaz — antefaz, en an~ 
upara, de ante y parar, y en otras voces vulgares. Véa- 
se anti, al final. 

anti, prefijo, que procede de la preposición griega áv-l- igual 
en su origen a la latina ante, y que significa en frente 
de, contra, en vez de. Lo tenemos en substantivos y ad- 
jetivos, procedentes del latín y griego, y en otros for- 
mados en castellano. Así : 

a) Substantivos: anticristo, antídoto, de los grecolatinos an- 
tichristus y antidotus ; pero ASTlcríHco, A^ripapa, an- 
rípoca (de apoca), XNYipontificado, y el ant. anti/^- 
pazgo. 

b^ adjetivos: antilógico y antitético, de los griegos'avT'Xo'ftxó; 






DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 427 

y (zvxiGs-ixoc;; pero ANTiEmctico, Antiescorbútico, Awries- 
pasmódico, ANTipiítrido, ANTitrinitario, ANTirreumático, 
etcétera. 

c) También en compuestos parasintéticos, formados de voces 

griegas, como antisepsia (dea/j'V-;), antiflogístico (<p?.ofiaT<í<; 

y antipirético (icups-c¿?). *» 

Cambiando en ante, lo vemos en antecristo = anticristo. 

Véase ante al final. 

apo, prefijo. Procede de la prep. griega ek¿, igual en su origen 
a la latina ak, y que en composición significa origen, 
separación, cesación y privación. Lo tenemos en substan- 
tivos grecolatinos, como apocalypsis, apócope, apócrifo, 
apogeo, etc. (apocalypsis, apócope, apocryphus, apogéus) 
y en vocablos técnicos, compuestos y parasintéticos, casi 
todos de voces griegas : así, ap amor fina, de morfina ; apo- 
crénico, de ypr¡-,r¡. fuente ; apodacrítico, de Sáxpúi lágrima ; 
apofonía, de (pu>vi$i sonido ; apogamia, de -p'uo;. casamien- 
to, etc. 

archi, arc, arce, aro, arz, formas con que tenemos el prefijo 
latino archi, en los substantivos que de dicho idioma han 
pasado al nuestro, como se ve en archidiácono, de archi- 
diacónus ; arcángel, de archangélus ; arcediano, de archi- 
diacónus ; arcipreste, de archipresbyter, y arzobispo, de 
archiepiscópus. El prefijo latino procede del griego, y de- 
nota en los compuestos preeminencia o superioridad. 

En los compuestos formados en castellano, sólo han 
sobrevivido las formas archi y arqui, como se ve en ar- 
cnicofrade, archico/ radía ; ARCiuduque, ARCiuducado, 
ARcnilaúd y en el irónico ARCntpátnpano : ARQuidióce- 
sis, arqui episcopal y arqui trabe. Arquivolta al lado de 
ARCHivolta, del ital. archivolto. 

AVAN. Apócope del adv. ant. avante, formado de las preposicio- 
nes latinas ab -f- ante. Lo tenemos en los compuestos 
AVAMbrazo, y en los ants. avam pies, a van guardia, avan- 
guarda y AVANdicho = sobredicho o antedicho. Avan- 
trén del fr. avan-train. Pierde la a inicial por aféresis en 
vanguardia y el ant. vanguarda. 

bene. Tenemos este adverbio latino que significa bien, en ver- 
bos, en adjetivos y en substantivos abstractos, ya latinos, 
como bendecir, beneficio, benevolencia, etc., de benedi- 
cére, beneficium, benevolentia, etc. ; ya castellanos, como 



428 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

BENEwm/o y BENEplácito, adjetivo el primero y subs- 
tantivo el segundo, de los latinos meritus y placítum. Con 
la forma bien, se halla también en BiE*sandantc, BiExrr- 
nida, BiE^querer, BiEsvivir, que pertenecen a los com- 
puestos formados con adverbios. 
bis, prefijo latino, que significa dos veces, y que como en latín 
conserva unas veces la .?. según vemos en Bisabuelo, BIS" 
agrá. Bisanua, bisojo, Bistorta, y otras no, como en bi- 
corne, de bicornis. La cambia en ,:: en ¡uzcocho y Biznieto 
al lado de Bisnieto. 

Lo general es que pierda la s; como se ve en los com- 
puestos latinos bíceps, bicornis, biformis, bipédus. bire- 
mis, bisextus. etc. ; de donde los castellanos bíceps, bicor- 
ne, biforme, bípedo, birreme. bisiesto, etc. 

Significando dos se une con substantivos y forma ad- 
jetivos atributivos parasintéticos, como bifloro, bilítero, 
bímano, bisílabo, bivalvo, etc., de flor, lat. littéra, mano, 
sílaba y valva. También bisagra, del b. lat. acra, extre- 
midad, biciclo, bicicleta y binomio, del gr. vójioc, parte, 
porción, usados como substantivos. 

Con la misma significación lo emplean los químicos en 
los compuestos Bicarbonato, Bióxido, Bisulfuro, etc., usa- 
dos como substantivos. 

Del tipo dosalbo son los adjetivos bicóncavo y bicon- 
vexo = que tiene dos superficies cóncavas, o convexas. 

Con su significación propia, o sea la de dos veces, se 
halla en los substantivos, msabuelo. Bisnieto o biznieto y 
Bizcocho. También en los adjetivos como bífero, del lat. 
biférus: bisunto, del lat. unctus, etc. 

De notar son los verbos bifurcarse y bilocarse, y los 
substantivos bisección y bisector. 

En billón por bimillón, denota que el substantivo sim- 
ple se toma dos veces por factor ; así 1. 000.000 X 1 .000.000 
= 1. 000.000.000.000. 
cata. Del griego xerctf, que en composición significa hacia abajo, 
según, completamente, tenemos esta preposición como 
prefijo en compuestos griegos o grecolatinos, substan- 
tivos o adjetivos, como catálisis, cataplasma, catarro, ca- 
tástrofe, católico, catóptrico, etc., de -/ocxa'Xuatc, xaxdppooc, 
etcétera (véanse las etimologías en el Diccionario), y 






DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 429 

en voces técnicas, como QATAgénesis, catácroto, del grie- 
go xpóxoí, ruido; catacústica, de acústica, etc. 

centi. Del latin ccntum, ciento, lo usamos como prefijo en la 
nomenclatura del sistema métrico decimal, con la signi- 
ficación de centésima parte, como CENTiór#a, CENTÍgra- 
do, CKNTigramo, CENTilitro, CEXTÍmctro, y lo tenemos 
con su propia significación de ciento, en parasintéticos 
latinos, como centímano, centinodia, de centimánus, cen- 
tinodia, y en voces técnicas, como centípedo, de pes, pe- 
dís, pie, todos adjetivos atributivos que pueden usarse 
como substantivos. También en el compuesto centipli- 
cado, de plicare, plegar, con la significación de cien veces. 

(.IRCUM. Esta preposición latina conserva su significación pro- 
pia de "alrededor", "en torno", en los poquísimos com- 
puestos que forma en castellano: como los adjetivos cir- 
cxjupolar y ciRCVNvecino, y el substantivo circvnvoIu- 
ción, del lat. volutionem. 

Circunnavegación es derivado de circunnavegar, y éste 
y otros, como circundar, circunferencia y circuir, proce- 
den de los latinos circumdare, circumferencia y circuiré, 
por circumire. Como se ve por los ejemplos, conserva la 
m final ante p, y la cambia en n ante otra consonante cual- 
quiera. 

cis. Sólo tenemos este prefijo en cisalpino, cispadano y cismon- 
tano, procedentes de los parasintéticos latinos cisalpinus, 
cispadanus y cismontanus, formados con aquella prepo- 
sición que significa del lado de acá, y los substantivos 
Alpes, Padus y mons, montis. 

Citra. Con esta preposición latina, que no es más que la forma 
comparativa de la anterior, sólo hemos formado el pa- 
rasintético citramontano = cismontano. 

co, prefijo; con, preposición y prefijo. Proceden del latín cum, 
preposición que, como prefijo, cambiaba la u en o, como 
se ve en comparare, de cum + parare, y sufría además 
las siguientes modificaciones : 

a) Ante las consonantes c, q, d, t, n, s, j, v y g seguida de vocal, 
cambiaba la M en K ; como se ve en concipere, conquirere, 
condoleré, contemplare, connumerare, consilium, conju- 
rare, convenire y congelare, de donde proceden conce- 
bir, ant. conquerir, condoler, contemplar, connumerar, 
consejo, conjurar, convenir y congelar, casos en que 



430 ÉÓLETIN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

conserva el castellano la N, tanto en los vocablos latim» 
como en los de nueva formación; como cunen nado, con- 
dominio, contertulio, y hasta la doble n, como en conno- 
tar y connovicio. No se sigue la regla en el cultismo cum- 
quibus. 

b) Ante las consonantes / y r, cambiaba la m en n o la asimi- 

laba a dichas letras ; como cowligére y colligére ; con- 
rigére y corrigére. La misma vacilación ocurre en cas- 
tellano ante r, como vemos en conrear, conreinar y co- 
rreinado, correinante, corredentor ; correlato y correli- 
gionario; pero conservamos la n ante l y ll, como en 
el ant. conloar y el moderno conllevar. 

c) Ante B ; py ai, conservaba la m en latín, como se ve en com- 

binare, comparare y commutare. El castellano conserva 
la m en los compuestos, tanto latinos como castellanos 
ante B y p: combinar, comparar, compaternidad; pero 
no ante m, caso en que la cambiamos en n en los com- 
puestos latinos, como conmutar, o mejor la dejamos per- 
der, como en comandar y comadreja, de commandare y 
commatercülain. La misma vacilación vemos en los com- 
puestos castellanos ; pues al lado de conmensal, tenemos 
comensal, de con -\- el lat. mensa = mesa; aunque la 
tendencia es a perderla, como en comedio de con -)- me- 
dio. También la perdemos ante p en copartícipe y copar" 
ticipación. 

d). Ante voces que comienzan por vocal y también por gn, des- 
aparecía la ;//, como se ve en coacervare, coaetaneus, 
coepiscopus, coinquinare y cognoscére. Lo mismo sucede 
en castellano, tanto en los compuestos latinos, como co- 
acervar, coetáneo, coepíscopo, coinquinar y conocer, como 
en los castellanos; v. gr. : coadministrador, coadyuvar (del 
lat. adjuvare), coautor, coeficiente, coexistir, cointeresa- 
do, etc. En cambio decimos comenzar de cum -j- initiare, 
como también se dijo en latín comtium, de donde co- 
mido. 

Forma verbos y substantivos compuestos ; y, unida con 
substantivos, verbos, substantivos y adjetivos parasinté- 
ticos. Así : 

i.° Verbos compuestos. En éstos denota: a) Que la acción del 
simple se ejecuta por dos o más personas, ya al mismo 
tiempo, como en conllevar, conreinar, compadecer, con- 






DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 431 

tratar, ya en el mismo lugar, como en convivir, ya con 
igualdad de efecto, como coRResponder. b) Que la acción 
del simple recae sobre dos o más objetos, ya directos, 
como en coordinar, ya uno directo y otro no, como en 
coNfiar. La forma reflexiva de algunos es exclusivamen- 
te recíproca, como en compenetrarse, coRResponderse. A 
veces el compuesto es sinónimo del simple como con 
temporizar. 

2." Substantivos compuestos. En ellos denota que el objeto 
designado por el compuesto es de la misma clase que el 
denotado por el nombre simple y que se halla con el en re- 
lación de igualdad, como se ve en concanónigo, con- 
ciudadano, concolega, concofrade, concuñado, condueño, 
connovicio, etc. También con nombres abstractos, como 
concausa, condominio, concatedralidad, coupatemidad, 
coRRelación, coRReinado, y en ios latinos condiscípulo, 
con juez, consocio, etc., de condiscipulus, conjudícem, con- 
socius, etc. 

Significación distinta tiene en compuerta. Es expletiva en 
concambio y equivale a ínter en comedio. Contorno y co- 
marca con postverbales. 

3." Parasintéticos: a), Verbos: concentrar, confrontar, con 
geniar, congraciar, de los substantivos centro, lat. frons, 
frontis, genio, gracia: y el ant. confraternar, del adj. fra- 
terno; b), substantivos: comensal, compaño, compana- 
je (i), contertuliano, contrincante, correligionario, de los 
nombres lat. mensa, pan, tertulia, trinca y religión ; c), ad- 
jetivos : son muy pocos : concorpóreo y conteste, del lat. 
corpus, oris, cuerpo, y testis, testigo. 

Combinada con so, forma el vocablo consííhc; (con 
+ so -f- uno). 

contra, preposición y adverbio latino y castellano, que tenemos 
en compuestos recibidos del latín, como contraponer, con- 
trastar, contradictor, de contraponére, contrastare, con- 
tradictorem, y en compuestos castellanos, con la significa- 
ción de enfrente de, en contra. 

i.° Con la significación de en contra se une a verbos y nombre- 
de acción, denotando acción contraria u opuesta en algu- 
na manera a la designada por el vocablo simple, como se ve 



(i) Mejor que companage. 
4 



4^2 BOLETÍN DE LA kEAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

en coxTRAf aliar, CONTRAindicaf, coTRAmandar, contra- 
marchar, etc. ; coNTRAinarcha. 

2. Con la misma significación se une a otra clase de nombres 
para denotar un objeto cuyos efectos son contrarios a 
los del objeto designado por el simple; como coxtra/w?- 
ro, CQHTRAveiteno, cqntrav entana. 

3. Con la significación de enfrente de, denota un objeto de la 
misma especie que el designado por el nombre simple, y 
que generalmente se halla inmediato a éste, para resguar- 
darlo o asegurarlo; como, ccmTRAbarrera, coNTRAdiquc, 
coxTRAhilera, coNTRAquilla, coNTRAvidricra; también con- 
TRAcosta, coNTRAbatería, etc. 

4. Como consecuencia de la anterior, denota persona o cosa 
que en categoría, grado u otra calidad ocupa lugar se- 
cundario respecto del simple, como coNTRAalmirante y 
contralmirante, coNTRAmaestre , coNTRAataguía, contra- 
canal, coNTRAcebadera, contraí/ uía, contraIío, contra- 
mesa, etc. 

Forma algunos adjetivos parasintéticos, como contra- 
natural, contrafajado, contraflorado, contrapalado, de 
natura, faja, flor y palo, y el compuesto coNTRApelo, usa- 
do en la locución adverbial a contrapelo. 

de. Como preposición y como prefijo procede del latin de, se- 
gún vemos en degenerar, degradar, degollar, de degene- 
rare, degradare, decollare. En nuestra lengua forma ver- 
bos, substantivos, adverbios y preposiciones compuestos 
y también verbos parasintéticos. Así : 
i.° Se junta con verbos simples, añadiendo a la significa- 
ción de éistos la idea de separación o alejamiento, y 
la de privación. Así : marcar una cosa es poner una mar- 
ca en ella; 'Demarcarla es separarla o distinguirla de 
las demás por medio de una marca. Caer = venirse aba- 
jo; DEca^r = venirse abajo desde el punto o límite a que 
se había llegado. De esta significación, que es la funda- 
mental, procede la de privación : v. gr. : raigar es echar 
raíces, prender o agarrarse con ellas en tierra ; derraigar, 
ant, no es no echar raíces, sino desprender del suelo lo 
que ya había arraigado en él. En esta acepción privativa es 
más común el prefijo des; y así tenemos de/ alear y des- 
falcar. 

Si el verbo simple tiene significación negativa, refuer- 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 433 

za la idea del mismo. Asi DEmacrarsé, del lat. macrare = 
enflaquecer; o mejor, denota la prosecución de la acción 
del verbo simple, considerada desde el momento en qu'e 
se inició, como Denegrecer y Denegrir (éste del lat. ni- 
grére) ===== ennegrecer. Nótese que estos dos verbos signi- 
fican lo mismo ; pero en denegrecer se toma la acción 
desde su origen, y en ennegrecer se la considera yendo 
hacia su realización. 

De la idea de origen pasó a significar la de causa. Asi 
batir = golpear una cosa con ímpetu y violencia ; debatir 
===== contender, disputar acerca de una cosa, por ella, o por 
causa de ella. 

2.° Con substantivos tiene significación negativa ; v. gr. : de- 
mérito = falta de mérito ; el ant. de/ lanza == desconfian- 
za; pero es privativa en DEfoliación. 

3. Forma también adverbios compuestos, todos de lugar, como 
dentro (del lat. intro); DEbajo, DEfuera (del lat. f oras) : 
y obsérvese que estos adverbios exigen en su comple- 
mento la misma preposición; así: debajo de techado, 
dentro de casa. 

4. u Júntase con substantivos formando verbos parasintéticos, 
en cuya significación el substantivo primitivo entra como 
complemento circunstancial con la misma preposición. 
Así, derrocar = precipitar desdo, una roca; decantar = 
poner una vasija de canto; deletrear — pronunciar 
las letras de una sílaba o palabra, separadamente cada 
una de las demás. Con el adv. lezne forma deleznarse. 
Es privativa en dcjcmplar (de ejemplo en su 4." acepc). 

5. Por analogía de significación con el prefijo ex o es, se jun- 
ta con algunos verbos compuestos con este último; en 
un principio quizá para reforzar la significación de los 
mismos, aunque ahora sean sinónimos; como descomul- 
gar = excomulgar, desperezarse = esperezarse, desper- 
tar = ant. espertar, despedir = ant. espedir, etc. (Véase 
es.) También se junta con es procedente de ¿ inicial la- 
tina, en despejar == espejar, y ant. desparcir == esparcir. 

6.° Con la preposición latina ese y la misma de, ha formado la 
compuesta desde == de + ex -j- de. 

deca. Es el numeral griego oí-/.a, diez, que tenemos en los pa- 
rasintéticos grecolatinos, decagonus, decasyllábus. deca- 
lógus, de donde los nuestros decágono, decasílabo y de- 



434 BOLETÍN* DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

cálogo, y en los castellanos decayraino, decalitro y decá- 
metro, todos adjetivos atributivos usados como substan- 
tivos. También en las voces técnicas decácero, del gr. xspac, 
cuerno; decadáciilo, etc., decandrb, etc. 

DECi, apócope de décimo, lo tenemos en decigramo, decilitro \ 
decímetro, con la significación de décima parte. 

DENTRO. Como prefijo lo tenemos sólo en el ant. dextroí raer — 
meter, introducir. 

des. Es la forma vulgar del prefijo dis, muy usada en nuestra 
lengua para la formación de compuestos y -parasintéticos. 
La significación primitiva de este prefijo, o sea la de 
desunión y separación, la vemos en los verbos parasintéti- 
cos que forma con substantivos que denotan parte, como 
destrozar, destrizar, despedazar, desmigar, desfilar, des- 
hilar, etc., de trozo, triza, pedazo, miga, fila, hilo, etc. ; 
y de ella derivan las demás, que son : 

a) La negativa que vemos en BEsestimar, Desacertar, DEspla- 

cer, DEsdeñar, BEsadvertir, etc., verbos que pueden de- 
finirse por la negación no y el verbo simple. 

b) La privativa que tienen BEsarmar, BEsatollar, BE&consolar, 

DEsembolsar, BEsabollar, BEsoifrcuar, etc., que se dife- 
rencian de los anteriores en que desarmar, por ejemplo, 
no es no armar, sino quitar a uno las armas que tiene, como 
desatollar = "sacar del atolladero al que está atollado. 

c) Denota también acción inversa a la del verbo simple. Así : 

desagradar, no es "privar a uno del agrado", ni tampo- 
co "no agradar", sino disgustar, fastidiar, causar des- 
agrado. 

d) También denota cesación, como BESamar — dejar de amar ; 

DEScreer = dejar de creer, etc. 
c) Con verbos de significación privativa o negativa, es inten- 
siva, o sea refuerza la significación de los mismos, en 
conformidad con la suya propia ; como TtEsmenguar, des- 
gastar, BESpartir, BEsnegar. 

Las mismas significaciones tiene en los verbos para- 
sintéticos que forma con substantivos que no denotan 
parte, como puede verse en desabejar, desbocar, desalar 
(por dessalar), desainar, desamorar, despampanar, de 
abeja, boca, sal, saín, amor, pámpano, en todos los cuales 
es privativa ; en despavorir, de pavor, es intensiva pol- 
la idea negativa que envuelve el simple pavor. 




DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS pALAB&AS 435 

Forma substantivos compuestos de nombres abstractos , 
con significación ya negativa, ya primitiva, como BEsabor 
(por dessabor), DEsamQr, DEsaire, desús imilación, des- 
aparición, DEsaplicación, DEsalumbramiento, DEsgracia, 
BEsorden, etc. : y adjetivos, como BEsamable, besú paci- 
ble, DEsapercibidOj BEsaplicado, BEsalumbrado, besIcúI. 
etcétera. Parasintéticos son desalmado y desasado, de 
alma y asa. 

Por analogía de significación con de ha substituido a 
este prefijo en algunos verbos latinos. Así: BEsarmar = 
lat. DEarmare ; desh ndar = lat. DEnudare, y tiene la mis- 
ma significación que éste, en DEsformar = BEjormar; 
DEScrecer = BEcrecer; BESpeñar = BErrocar; pero no 
en BESnegar y BEnegar. 

También equivale a iu privativo, en BEseomodidad = 
incomodidad, y a ex = in, en los ants. BEsa mistad = 
Enemistad, VEsamigo = Enemigo (lat. inimicus). 

Para DES.de de -f- ES > véanse de y es, al final de sus 
artículos respectivos. 

di. del mismo origen que dis, lo tenemos en compuestos lati- 
nos como difamar, digerir, dilatar, diminuir, disentir, 
divertir, etc., que proceden de diffamare, digerére, di- 
latare, diminuére, dissentire, divertére, etc. 

Sólo en difracción, del lat. fractio, onis, y en el ant. di- 
fiuciar, de fiucia, y quizá en algún otro compuesto, es 
prefijo castellano. 

di, del giiegobú, que significa ios veces y que tiene el mismo 
origen que el dis latino. Tenemos este prefijo en com- 
puestos eruditos griegos, como díptero, de oi-xzprj-, di- 
sílabo, de 5ioóXXaflo<; y en compuestos técnicos, forma- 
dos casi todos de voces griegas, de los cuales unos son 
adjetivas parasintéticos, atributivos, como didelfo (de 
ostaó;, útero) ; díptero (de zzzpóv, ala) ; otros, substantivos, 
ya parasintéticos como digenia (de ^ev-, de fsvváo», engen- 
drar), ya sólo compuestos, como Digénesis. 

día. Preposición griega, del mismo origen que la latina dis 
(véase dis), y que como prefijo significa, separación, a 
través, mediante, con. La tenemos en vocablos griegos, ya 
compuestos como diámetro, diástilo, gr. o-ajis-po;, oiáa-olo^, 
ya derivados, como diátesis, diacrítico, diatónico, etc., 
gr. lat. diathésis, gr. oiczxpi-ixó;, gr. lat. diatonícus. 



4^6 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Forma compuestos y parasintéticos, especialmente con 
voces griegas; como diapente, de icivse, cinco ; BiAcentro, 
otacústica; diatermano, de G¿pur¡. calor; diágrafo, de 7pcífa», 
escribir; y especialmente en nombres de ungüentos o em- 
plastos, denotando la materia que entra como principal 
ingrediente en la confección de éstos ; como diascor- 
dio, de axópfaov, escordio; diacadmia, de xct&jxsíct, calami- 
na, etc. Estos nombres iproceden en su origen de las 
frases formadas por esta preposición con el genitivo 
del nombre del ingrediente, así diabótano. del lat. dia- 
botandn y éste del gr. 1<A 6o-«véüv, que significa mediante 
o con hierbas, supliendo el nombre genérico emplasto, 
ungüento, etc. Aunque ya en griego aparecen formados 
estos nombres, como diarrodón, gr. Wppo&o;. 
dis. Es el mismo prefijo latino dis, de igual origen que bis, o 
sea del mismo que originó el numeral dúo, dos, y que 
denota idea de desunión, de división o separación de 
(partes, como se ve en disponerc = poner o colocar se- 
paradamente ; disunire = desunir lo que está unido. 

En latín clásico conservaba este prefijo por lo gene- 
ral la ^ ante palabras que empezaban por las consonan- 
tes c, j, p, s, t, como vemos en discerniré, discernir; dis- 
junctivus, disyuntivo; disparare, disparar; dissonare, 
disonar; distare, distar; y la asimilaba ante f, como 
diffamarc, difamar. Ante otras consonantes perdía la 
s, y tomaba la forma di, como se ve en digressioncm, 
digresión; dilucidare, dilucidar; dimitiere, dimitir; di- 
rigere, dirigir; diverter e, divertir. Ante vocal o h cam- 
biaba la j en r, como en dirimiré (i), dirimir. Pero el 
latín vulgar conservó la .? por regla general, y cambió 
además la i en c, dando lugar al prefijo des. 

Resulta de lo dicho en el párrafo anterior que sólo 
tenemos el prefijo dis en compuestos eruditos, ya lati- 
nos, como los citados anteriormente, ya castellanos. Es- 
tos son en ipoco número, como dislocar y disculpar, pa- 
rasintéticos del lat. locus, lugar, y de culpa; Disgustar, 
y disminuir, lat. diminuére. Algunos tienen su forma pa- 
ralela en des-, como disc- y desconvenir, disc- y des- 



(i) Con la forma dir, sólo tenemos este prefijo en nuestra lengua, 
en dirimir y sus derivados dirimente y dirimible. 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 437 

continuar, disp- y desplacer, disf- y desfrutar. También 
en de-, como disformar = deformar ; y en di-, com di- 
famar. 

Está por des, de de -f- es, en dispertar = despertar, y 
también quizá en disfrutar = ant. desfrutar: y por es 
en disfumar = esfumar, del i tal. sf timare. 

Tenemos también los adjetivos compuestos discom- 
forme y Discontinuo, al lado de las formas con des-; 
disforme = deforme, lat. deformis ; ant. disgcriblc — 
digerible; y los substantivos disconveniencia = dcsc- ; 
disformidad = deformidad, y Disparidad. 

Resulta también de lo dicho, que no tenemos en cas- 
tellano voces latinas ni romances que empiecen por disb, 
disd, disn. 
dis, del prefijo gr. íoc, que equivale a nuestros adjetivos malo 
o difícil, como se ve en tmznJbh. = mala digestión, dis- 
pepsia, y ouctoxící, parto laborioso o difícil, distocia, subs- 
tantivos derivados de los adjetivos fcáararroc y ióatoxoc, 
que a su vez son compuestos parasintéticos derivados 
del radical de los verbos ksicxcü, cocer, y t/x-wu» parir. 

La lengua técnica lo emplea para formar compuestos, 
especialmente de voces griegas, como se ve en Disartri- 
tis, Disartrosis (del gr. áo6pTxi<:, fyQpoidic); y parasintéti- 
cos, como disfagia, dislalia, dislcxia (de (pcqojiat; comer ; 
Xa>i(.j_ hablar ; Ai£i;," dicción). Dismenorrea, de ju}v, mens- 
truo, y ¡Sso), fluir. 
EN (i). Como preposición y como prefijo procede del latín in, 
como se ve en enardecer, encarnar y entender, de inar- 
descére, incarnare e intendére ; y como /// cambia la n 
en m ante r> y P (Embeber, Emparrar), pero no ante l y r 
(Enlaciar, Enrubiar). Es raro que se junte con verbos 
simples modificando la significación de éstos, como en 
Encoger y Emprender; pero se usa bastante en la forma- 
ción de verbos y adjetivos parasintéticos, derivados, los 
primeros, de substantivos o de adjetivos, como embocar 
y endulzar, de boca y dulce ; y los segundos, de substan- 
tivos, como encapado, de capa. 

En los verbos derivados de substantivos, el nombre 
primitivo desempeña la función de acusativo ti objeto in- 
terno (véase Gramát. Acad., § 274, b) como en embo- 
lar = poner bolas en las puntas de los cuernos a los toros, 



438 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

o la de complemento circunstancial, como en embodegar 
= poner una cosa en la bodega. En ambos casos el verbo 
resulta transitivo, si su significación recae en un objeto 
externo, como embolar toros, emboscar gente; e intran- 
sitivo o reflexivo si la significación se cumple en el su- 
jeto del verbo, como en empelar = echar o criar pelo; 
empopar = calar mucho de popa un buque ; emboscarse 
la tropa ; todo lo cual puede comprobarse con los siguien- 
tes ejemplos: embalsamar, embojar, embotarse, engra- 
sar, embarcar, embocar, empalizar, emborrar y embotar, 
de los substantivos bálsamo, boj a, bota, grasa, barca, 
boca, palo, borra y bote: y también en empelotarse, em- 
perrarse, encenagarse y ensimismarse, de pelota, perro, 
cieno y sí mismo. 

En los derivados de adjetivos, desempeñan éstos la fun- 
ción de predicado del complemento directo (véase Gra- 
mática, § 203) ; como en embellecer = poner bella a una 
persona o cosa; embobar = poner a uno como bobo; y 
así, empequeñecer, embotar, endulzar, engrosar y engrue- 
sar, enrubiar, etc.. de pequeño, boto, dulce, grueso, ru- 
bio, etc. 

En estos parasintéticos es frecuente el sufijo ecer, como 
se ve en emblandecer, emblanquecer, embravecer, em- 
brutecer, enriquecer, enrojecer, enronquecer, enaltecer, 
encarecer, etc., de blando, blanco, bravo, bruto, rico, rojo, 
ronco, alto, caro, etc. 

Algunos de estos parasintéticos han substituido a los 
correspondientes verbos simples, como ennoblecer, por 
el ant. noblecer, de noble; encanecer, de cana — ant. ca- 
necer, del lat. canescére. Otros tienen acepción transiti- 
va como ennegrecer, de negro, que no la tiene el simple 
negrecer, del lat. nigrescere. 

Los hay equivalentes a los simples derivados ; como 
embarnizar = barnizar; emperdigar = perdigar, y así 
Eterizar, ex jabonar, Enlardar, etc. ; pero no siempre, como 
encaminar y caminar. Otros, como encortar, enchicar, 
endeliñar, cnlisar, han quedado anticuados, y los han 
substituido sus homónimos con el prefijo a : acortar, achi- 
car, adelinar, alisar. En cambio tenemos en por A en em- 
bovedar = abovedar, de bóveda. 

Los adjetivos parasintéticos formados con este prefijo 



DERIVACIÓN Y COMPOSICIÓN DE LAS PALABRAS 4^9 

terminan casi todos en ado, y pueden definirse por una 
oración de relativo con el verbo llevar, cuyo complemen- 
to directo es el substantivo primitivo ; v. gr. : encapado = 
que lleva capa; y así, enflechado, engolillado, encapa- 
cetado, encapirotado y enjoyelado, de flecha, golilla, ca- 
pacete, capirote y joyal: o en sentido pasivo, como en- 
cureñado, enchapinado y enlanado. de cureña, chapa y 
lana. Algunos como encebollado, ensaimada y ensalada, 
de cebolla, saín y sal, se usan ya como substantivos. 

Endevotado, de devoto; endeble, de deble; enclenque, 
del lat. clinícus. 

Forma también los substantivos enseres, de ser, y em- 
peine, del lat. pectén, inis ; los adverbios Encima, En- 
horamala, Enhorabuena ; los ants. Endemás, Enante, En- 
denantes, Entonce = mod. entonces, y la conjunción 
EMpero. 

Fn algunos derivados del latín tenemos en o cus por ex ; 
como enjambre, del lat. examínem ; ensanchar, de exam- 
pliare. Asimismo en castellano ensalzar y exalzar, de ex 
y alzar. 

en (2). Del gr. iv, del mismo origen que la preposición latina 
in, véase en (i), tenemos este prefijo en parasintéticos 
griegos, como encéfalo, endemia, de IpticpaXoc ivByjji'a, y en 
algunas voces técnicas formadas de elementos griegos. 
como empiosis, de icóov, pus ; encroita, de -/(><>«, color, tin- 
te; enantema, de ¿Mfytw. eflorescencia, etc. 

BN privativo. Véase in (2). 

endo. Del gr. ivoov, dentro. Forma como en substantivos pa- 
rasintéticos, de voces griegas, como endocardio, de y.apv.a, 
corazón, endocarpio, de v.aprAz. fruto ; endodermo, de tápjict, 
piel, y algún adjetivo como endotérmico, de Oápu.v¡. calor. 

ento. Del gr. ivió:, dentro. Forma compuestos, substantivos, 
como entozoario, de Cuwpiov, animalito; entozoo, de 'Q~>m, 
animal; entotorrea, de otorrea ; y adjetivos parasintéticos, 
como enfático, de ou;, ¿«cm;, oreja, etc. 

¡:xtre. Procede esta preposición de la latina intkr (véase ín- 
ter), y la tenemos en nuestra lengua en compuestos la- 
tinos, como entrelucir, entredicho, cnirelunio, de inter- 
lucere, interdictum e interlunium, y en compuestos cas- 
tellanos, adjetivos, verbos y substantivos 



44° boletín de la real academia española 

i.° Con adjetivos denota que el substantivo a quien califica el 
adjetivo compuesto no posee la cualidad del simple sino 
a medias, o sea, que tiene la cualidad intermedia entre 
la denotada por el adjetivo simple y la contraria ; como 
entreancho = que ni es ancho ni angosto; entredoble = 
que ni es doble ni sencillo, y así, entrecano, entrec/o- 
ro, entre/wo, etc. 

2.° Con verbos denota : 

o) Lo mismo que con los adjetivos, o sea. que la significación 
del verbo simple se verifica a medias entre la idea que 
éste designa y la opuesta; como entrecortar = cortar 
una cosa dejando algo sin cortar; entreoír = oír una 
cosa sin oírla del todo; y así; ENTREtallar, ENTREmezclar, 

ENTREtcncr, ENTBEPUllSGr, ENTREcaiW. 

b) Que el complemento directo del verbo simple sufre la ac- 
ción de éste a la vez que otro que lleva la preposición 
con: v. gr. : entrejuntar = juntar los entrénanos... cotí 
los travesanos; y así. v.sTREtcicr, v.sTRElazar. 

l ) Que la significación del verbo simple se verifica entre varios 
objetos que son complemento circunstancial con la mis- 
ma preposición : como entremeter = meter una cosa 
entre otras, y así : ENTREJacar, EíNTREcnarsv?. 

Y lo mismo en los pocos compuestos parasintéticos que 
forma, como entreverarse y entretelar, de vena y pelo. 

i." Con substantivos denota : 

a) Un objeto que se halla entre dos iguales al designado por 

el nombre simple, tomado éste en sentido recto o figura- 
do, como: entreacto = baile, o espacio de tiempo entre 
dos actos, y así: entre/tTío, ENTREcátte, E^TREcanal, en- 
TREcerca, ESTREpanes, ESTRRsurco, etc. En entredós, se 
calla el nombre de los objetos. 

b) Un objeto que se baila entre el designado por el nombre 

simple y otro que natural o artificialmente le sigue o su- 
cede, como entrecoro = espacio... desde el coro a la ca- 
pilla mayor, y así : E^TREpechuga, ENTREsnelo, entre- 
corteza, etc. 

El uso de esta preposición con dos o más sujetos uni- 
dos por la conjunción y (véase Gram. Ac, § 319) ha origi- 
nado el compuesto entrambos ; y la locución entre tanto, 
el adv. compuesto entretanto. 




CATÁLOGO 

DE AUTOS SACRAMENTALES, HISTORIALES Y ALEGÓRICOS 
por D. Jenaro Alenda 



(Continuación.) 

Melquisedec (Égloga sobre la figura de). — Anónimo. 

"Égloga al Santísimo Sacramento sobre la figura de Mel- 
quisedec, cuando ofreció a Abraham pan y vino, viniendo 
victorioso; que está Gen., c. 14." 

"Personas: Abraham. — Carian, soldado cobarde. — Damasco y Elie- 
cer, criados de Abraham. — Juan, muchacho. — Otro Eliecer, soldado. 
— Aner, Ecol, Mambré y Lucas Zandei, negro, soldados. — Melquise- 
dec. — El rey Abimesel. — Lot y sus dos hijas. 

Comienza cuando recibe Abraham aviso de haber sido 
hecho prisionero su cuñado Lot, y concluye cantando todos 
alabanzas al pan y vino presentados por Melquisidec a 
Abraham, después de su victoria. 

Cuaderno ms. del siglo xvi que contiene tres églogas 
eucarísticas, perteneciente al señor Sancho Rayón. 

IvIenor (La) edad del hombre. — Zamora. 

''Acordóse (a 20 de abril de 1687) se haga consulta a 
Su Majestad para que se sirva de elegir los autos que se 
han de representar este presente año, proponiendo en ella... 
el de La Menor edad del Hombre, de don Antonio de Za- 
mora." Expediente del Archivo de Madrid (2. a , 199, 3). 
No fué elegido por el Rey este auto. 

Mesa de ingenio, el Convidado de piedra. — Don Luis Bo- 
tello Froes de Figuereido Manuel Brochero y Añaya. 

Al final de esta obra aparece el Santísimo Sacramento 

3q 



44 2 boletín de la real academia española 

en una mesa, y volando alrededor la Fe, la Esperanza y la 
Candad, representadas por un Águila, una Paloma y un 
Pelícano. A lo cual se llama mesa de ingenio y convidado 
de piedra por las razones siguientes : 

Los convidados a la mesa de Cristo deben ser fuertes, 
mortificados y devotos. Deben ser, por tanto, convidados de 
piedra. 

Son fuertes, porque a las piedras 
llamó la antigüedad huesos 
de la tierra, y por pesadas 
mortifican con exceso, 
que son dos efectos ya : 
y porque saque el tercero, 
que es la devoción, Bercorio, 
penetrando con su ingenio 
la misma tierra, la hallé 
de la Iglesia en los cimientos. 

Esto por lo que respecta a los convidados. En cuanto a la 
alegoría de las aves y la mesa de ingenio, 

Fingió la antigüedad 
la traza de una mesa, 
con que todas las aves 
quería hacer discretas. 
De todo el alfabeto 
le hizo grabar las letras 
y cubiertas de granos 
por plato las presenta. 
Comíanse las mieses, 
y viendo manifiestas 
las letras, por el uso 
querían conocerlas. 
No vio la antigüedad 
que se logró su idea, 
porque quedó la traza 
para segunda mesa. 

Esta, según el autor, es la mesa eucarística, donde 

todos los justos se cuentan' 
como las aves, y ufanos, 
siendo los misterios granos, - 
de imisterios se alimentan. 

El señor Botello Froes de Figuereido Manuel Brochero 




CATÁLOGO DE AUTOS SACRAMENTALES 44^ 

y Añaya comete en su obra varios galicismos y otros des- 
manes contra la gramática. 

Impresión suelta del siglo xvín, sin lugar ni año. 

Mesa (La) redonda y el Divino Carlomagno. — Auto famo- 
so de Luis Vele a de Guevara. 

"Personas que hablan en él: Cario Magno, es Cristo. — Flor de 
Lis, es la Iglesia. — Roldan, es San Pedro. — Durandarte, es San Juan 
Evangelista. — Montesinos, es San Juan Bautista. — Galalón, es Ju- 
das. — 'La Sinagoga, hebrea. — El Jordán, Viejo. — La Muerte." 

E. Sinag- — Dónde con plumas veloces. 

A. la mesa redonda así 

y el divino Carlomagno. 

Tiene este auto, como otros de su especie, el enorme de- 
fecto de falsear a un tiempo mismo la historia sagrada y la 
profana, atribuyendo a cada una de ellas nombres y suce- 
sos pertenecientes a la otra y produciendo con tal cambio 
una confusión de pésimo efecto. Reducido su asunto a po- 
cas palabras, es el siguiente: Carlomagno marcha con sus 
doce pares hasta el Jordán, para conquistar el reino de Sión ; 
véndele Galalón por 30 dineros, y al fin muere crucificado. 
No se presenta, pues, al grande Emperador obrando como 
tal, sino que se le despoja de su historia y carácter propios 
para atribuirle los del Salvador del mundo, con tanta falta 
de verdad como de conveniencia. Como muestra del estilo 
de Vélez en los autos pueden servir los siguientes versos, en 
que se describe la conmoción universal ocurrida al morir 
Carlomagno. 

Ya se estremece la tierra; 
ya el sol de sombras se cubre, 
y de esperanzas de rayos 
la luna se destituye... 
Ya se encuentran unas piedras 
con otras, y de las cumbres 
que en los aires centellean, 
crinitos monstruos producen. 
Ya de arriba abajo el velo 
del templo se rompe, y huye 
la luz a rasgar las nemas 
de las urnas y ataúdes. 
Muerta baja de las aves 
la confusa muchedumbre, 
primero que el sentimiento 



444 boletín de la real academia española 

por ingratas las acuse. 

A falta ya de los hambres. 

porque a su clamor retumben 

los ecos, funeral le hacen, 

primero que le sepulten, 

las fieras ; y a los pies puestas 

de los túmulos lúgubres 

de tanta cumbre enlutada, 

balan, gimen, braman, rugen. 

Ya los elementos cuatro 

que en nuevo caos se confunden, 

piensan que se descuaderna 

todo el humano volumen. 

Ya los ejes en que estriban 

los once cristales, crujen, 

como que se desencajan 

los celestes balaustres. 

Las cervices de los montes 

parece que se desuncen, 

y se anega el mar en otro 

de verdinegro betumen, etc. 

B. N-, Mss., 17.402. 

Representóse en Madrid este auto, y se halla inserto en 
la colección : Navidad y Corpus Christi, etc. Madrid, 1664. 

Mesas (Las) de la Fortuna. — Auto sacramental alegórico de 
don Francisco Bances Candamo. 

"Personas : Oráculo de Jove. — Imperio romano. — Pueblo hebreo. 
— Melchisedech. — La Sabiduría- — La Idolatría. — La Fortuna. — La 
Hermosura. — La Noticia. — Amor propio. — Adán. — Abel. — Noé. — 
Isach. — El Rey. — El Rico. — El Pebre. — El Sabio. — El Labrador. — 
Músicos." 

E. Mus. — Escuchad el pregón de las mesas 

A. para ser sustento de tanto. 

Poesías Cómicas. Madrid, 1722. 

Atribuido malamente por algunos a Calderón, antes de 
1718. (Fajardo, Disertación mss.) 

¡B. N., Mss., 14.840, fol. 31. 

Mesías (El) verdadero. — Juan de Anson y Maicas. 

"Auto del nacimiento de Cristo, Señor nuestro, intitula- 
do El Mesías verdadero, compuesto por el licenciado Juan 
de Anson y Maicas, natural de Azuara." 

Impresión suelta, en Madrid, casa de Juan Sanz, en la 
plazuela de la calle de la Paz, siglo xviii. 



CATÁLOGO DE AUTOS SACRAMENTALES 445 

Con este mismo título cita un auto anónimo La Barrera 
en su catálogo. 

Milagrosos (Los) sucesos del Almirante de Aragón. — Auto 
sacramental de don Francisco de Medina para la Concep- 
ción o fiestas del Rosario. 

"Personas: Melampo, pastor. — Zelio, pastor. — Almirante de Ara- 
gón. — Grillejas, lacayo. — Mahomad, moro. — Rey de Granada, moro. 
— iHamete, morisco. — Arlaja. mora. — Jarifa, mora. — 'Don Isidro, cris- 
tiano. — Rey de Aragón. — Duque. — La Virgen. — Arcángel Miguel. — 
Un Demonio. — Uno o dos criados- — La música." 

"Hácese entre ocho hombres y dos mujeres. Puede ha- 
cerse con muchos menos sin que se note." 

E. Melampo. — Deja, Celio, la cabana. 

A. tan divino sol. 

Autógrafo y firmado. 

B. N., Mss., 14.880. 

La Barrera le incluye entre las comedias. 

Misacantano (El). — Lope de Vega. 

En el libro: Fiestas al Santísimo Sacramento, etc. Za- 
ragoza, 1644. 

Misterios (Los) de la Misa. — Auto sacramental de Calderón. 

E. Ignor. — Todo el año voy a misa 

A. ya perdonado el error. 

B. N-, Mss., 16.279 3 . 

Colecciones de Pando y Mier y de Apontes. 

Mística Israel. — Calderón. 
Catálogo de Huerta. 
Será Mística y real Babilonia. 

Mística (La) monarquía y las bodas del Cordero. — Auto 
sacramental de don Antonio de Zamora. 

"Personas: El Género humano. — El Poder divino. — La Ciencia di- 
vina.— El Furor.— El Deseo— El Cuidado.— El Celo.— El Albedrío — 
El Entendimiento. — La Ley de Gracia. — La Providencia divina. — La 
Fe. — La Justicia. — La Esperanza. — La Fortaleza. — La Veneración. — 
La Templanza. — La Caridad. — La Prudencia. — El Regocijo. — La En- 
vidia." 



44^ BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

E. Gener- — Vasallos y amigos míos. 

A. vivan, triunfen, reinen felices siglos. 

Escrito para el año de 1690, con ocasión de las segundas 
nupcias de Carlos II. 

Una nota al final del auto dice : ' ' Consta en el libro de 
fiestas del Corpus, de la Contaduria de la razón, año de 1690. 
ser de este autor, y no de Candamo, como se quiere decir." 

(Se raspó el nombre de Bances Candamo para escribir 
encima el de Zamora.) 

Fajardo en su Disertación ms„ le atribuye a Calderón. 

B. N., Mss., 14765, fol. 10. 

Mística y Real Babilonia. 

Véase: Homo (El) de Babilonia. 

2vÍofina Mendes (Auto da). — Gil l ícente. 
Obras... Lisboa, 1562. 
(Adiciones mss. de La Barrera.) 

Monarquía del alma y guerra de los sentidos. 

Autos sacramentales, primera y segunda parte. Dedíca- 
los a don Juan de Victoria y Castro, Veintiquatro de Grana- 
da y Comisario de las fiestas del Corpus este año de 1661, 
don Fruncisco Zapata Pimentel de Herrera. 

Con licencia. En Granada, en la Imprenta Real, por Fran- 
cisco Sánchez, enfrente del Hospital del Corpus Christi. 
Año de 1 661, 4. — Dedicatoria en una Décima. — -Aprobación 
de Vander-Hamen, 29 junio 1661. — Licencia de Granada, 
30 ídem id. — 'Letra que se ha de cantar..., etc. — Texto. 

Al fin de cada parte va el colofón. 

(Adiciones mss. de La Barrera.) 

Moneda (Farsa sacramental de la). — Anónimo. 

"Figuras: Cristo. — Bautismo. — Sacerdocio. — El Concilio- — La Igle- 
sia. — La Ley vieja. — La Justicia. — Un Luterano." 

Viendo Cristo que hay mucho monedero falso, determi- 
na hacer moneda nueva, reformando su ley; a cuyo efecto 
nombra tesorera a la Iglesia, fundidor al Bautismo, acuña- 
dor al Sacerdocio, y al Concilio ensayador, y da, como me- 
tal, su propio cuerpo. Cógese preso a un luterano y se le con- 




CATÁLOGO DE AUTOS SACRAMENTALES 447 

dena como falsificador. La Ley Vieja (Bobo), a quien sor- 
prende mucho que ya no pase su dinero, acaba por redu- 
cirse a la obediencia de la Iglesia. 

Esta publica la reforma. 

Merece notarse que, así en esta farsa como en la de los 
Lenguajes, se hace hablar al personaje protestante en ita- 
liano chapurrado. 

Dice el Concilio : 

Yo, el Concilio ensayador, 
a tu Sacra bondad pido 
conservación y valor, 
para ser obedescido 
en virtud de tu favor. 

A 21 de julio de 1564 apareció la Real cédula para que 
en toda esta católica Monarquía se guardase el Sagrado Cop- 
cilio Tridentino. Dos años después, por pragmáticas expe- 
didas* en septiembre y noviembre se cambió el valor de los 
* escudos, y se mandó labrar moneda nueva. 

Por entonces se escribiría la presente farsa. 

Tiene loa en quintillas. 

B. N., 14.71 1, núm. 84. 

(Publicado por Rouanet en la colección de Autos, far- 
sas, etc.) 

Monstruo (El) de la sierra y Pastor ángel. — Auto del 
Nacimiento de Cristo, por el licenciado don Juan González 
de Villacastín, vecino ce San Esteban. 

''Personas: San Joseph.— Nuestra Señora. — Lauro, que es San Mi- 
guel. — Dos Angeles. — El Demonio. — Fileno, pastor. gMán. — Cardenio 
pastor, galán. — Lucinda, pastora. — Bato, villano. — Músicos." 

E. Bato. — ¡ Pastores, al monte, al monte ! 

A. y el autor va satisfecho. 

Figura como anónimo en el catálogo de La Barrera. 

Hay una impresión suelta de Madrid, por Juan Sanz, si- 
glo, xvni y otra de la imprenta de Santa Cruz, calle de la 
Rúa, del mismo tiempo. 

B. N., Mss., 16.590. 

Montañesa (La). — Anónimo. 

Tenido infundadamente, a principios del siglo xvni, por 
auto de Calderón. 



44^ BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Fajardo, Disertación que precede a la Parte séptima, ma- 
nuscrita, de autos sacramentales de don Pedro Calderón de 
la Barca. La poseía el señor Sancho Rayón. 

Monte (El) de la piedad. — Auto sacramental del doctor Mira 
de Mescua. 

"Figuras: La Herejía. — La Gentilidad. — La secta de Mahoma. — 
Isaías. — David. — Salomón. — La Justicia. — La Piedad. — La Nobleeza. — 
La Simplicidad. — Josef . — Matías. — Músicos. " 

E. Herej. — ¿No te rindes? 

Geni. — ¡ No podré ! 

A. que perdonéis al autor. 

B. N-, Mss., 15.490. 

Impreso suelto? 

Catálogos de Huerta y otros. 

Moselina (Farsa del Sacramento de). — Anónimo. 

Parece una de las farsas sacramentales más antiguas que 
se conocen ; y el estribillo 

Quien dijere Moselina 
échale fuego y arda aína, 

debe ser contemporáneo de la expulsión de los judíos y el 
establecimiento de la Inquisición por los Reyes Católicos. 

E. Cuéntame, Avelino, hermano. 

A. échale fuego y arda aína. 

B. N-, Mss., 1471 1, pág. 361. 

Inserto en la colección de González Pedroso, pág. II. 

Muerte (Coloquio de la), con todas las edades y estados. — Licen- 
ciado Sebastián de Horozco. 

Inserto en el Cancionero del licenciado Horozco, fecha 
en Toledo, 1580, que existe ms. en la Biblioteca Colombi- 
na, según el señor La Barrera. 

Muerte de Adonias (Auto de la). — Anónimo. 

"Figuras: Adonias.— Sadoch.— El Rey Salomón.— Bersabé.— Joab. 
— Abiatán. — Adoc. — Y otros criados del Rey." 

Conspira Adonias contra su hermano Salomón, y al pro- 
pio tiempo le pide, por conducto de Bersabé, licencia para 
unirse con Abisag. En respuesta, ordena el Rey que se le 



CATALOGO DE AUTOS SACRAMENTALES 449 

quite la vida. Al final, los ejecutores de esta sentencia "'en- 
tran cantando con la cabeza de Adonías cortada". Precede 
un breve argumento en prosa. 

E- Generoso auditorio 

A. ha de andar siempre encelada. 

B. X., Mss., 1471 1. núm. 36. 

(Publicado por Rouanet en la colección de Autos, far- 
sas, etc.) 

Muerte (La) de Frislán. — Auto sacramental de don Alvaro 
Cubillo de Aragón. 

" Personas : Cristo, que es el Rey de Hungría. — El Demonio, que 
es el Duque de Frislán. — El Duque de Sajonia, que es la Herejía. — La 
Iglesia, que es la Reina de Hungría. — La Alegría. — El Pesar. — Coro- 
nel, que es el hombre." 

E. Frisl. — ¡ Aguarda, tente, cobarde ! 

A. quien serviros solicita. 

B. N., Mss., 15.142. 

Catálogo de Huerta. 

Con el título Vida de Frislán se atribuye una comedia a 
don Juan de Matos. 

Muerte v entierro de Cristo y soledad de María. — Rojas 
Zorrilla. 

La obra de este ingenio: El más bueno y el más malo 
(cuyo ms. autógrafo poseía el señor Duran), "consta de tres 
jornadas, de las cuales cada una constituye, con título apar- 
te, un auto sacramental... Tercera: Muerte y entierro de 
Cristo..., etc." 

La Barrera, catálogo. No debe ser sacramental más que 
el primero de estos tres autos, intitulado: La Cena de Cristo. 

Muito dolorosa morte e paixao de X. S. Jesús Oí kisto. — 
(Obra novamente feita da...) Francisco Vaé. 
Lisboa, 1559. 
Evora, 1593, etc. 
Adiciones mss. de La Barrera. 

Muros (Los) de Jericó. — Calderón. 

"Memoria de los títulos de los autos" de Calderón, for- 
mada por él mismo, dirigida al Duque de Veragua y publi- 
cada en el Obelisco fúnebre, de Lara. T684. 

3i 



43 o boletín de la real academia española 

También le cita Vera Tasis en su "tabla" que salió a luz 
al año siguiente. 

No hay otras noticias de esta obra. Con igual título hay 
una comedia de Sebastián de Olivares Vadillo. 

Música enseña el amor.- — Don Manuel Vidal Salvador. 

Auto sacramental annalógico. precedido de loa, que se ha 
de representar en la villa de Madrid en la fiesta del Corpus 
deste año de 1693, sobre la salud del Rey nuestro señor. 
Para la compañía de Agustín Manuel. 

"Personas: El Verbo divino. — La Naturaleza humana. — El Prín- 
cipe de las tinieblas. — La Envidia. — La Memoria. — El Deseo- — La 
Gracia. — Mundo, gracioso. — Hierusalén. — Daniel. — Jonás. — Sidrach. — 
Misach. — Aldenago. — Pastores. — Músicos." 

E. Música enseña el amor. 

A. la música guarda que enseña el amor. 

"Se acordó se haga consulta a S. M. proponiendo cuatro 
autos de don Pedro Calderón... y cuatro nuevos: los dos 
de don Manuel Vidal, que se intitulan: .17 úsica enseña el 
amor, analógico, y Contra el encanto el escudo, alegórico." 

(Archivo Municipal de Madrid. Expediente de las fies- 
tas del Corpus de 1693. 2. a , 200, 3.) 

Eligió el Rey estos dos autos de Vidal; y, en efecto, fue- 
ron representados aquel año por las compañías de Damián 
Polope y Agustín Manuel. 

B. N., Mss., 14.689. 



N 

Nacimiento (Auto del). — Anónimo. 

" Introdúceme las personas siguientes: Contento. — Un doctor, que 
es el Demonio. — La Justicia. — Y Defensor. — Y el Alma." 

Después de haber procurado inútilmente el doctor Re- 
voltoso desanimar al Contento cuando celebra la venida de 
Cristo, pretende hacerse dueño del Alma, pero ella se resis- 
te enérgicamente. Acuden la Justicia y el Defensor: alega 
-el Demonio sus derechos : invócase en contrario la Encar- 
nación del Hijo de Dios; y expuestas otras varias razones, 



CATALOGO DE AUTOS SACRAMENTALES 45! 

falla la Justicia que el Hombre sea ayudado por los méri- 
tos de Cristo ; que el Demonio padezca en fuego sempiter- 
no, y que el Alma logre el premio de su fortaleza. Conclu- 
ye dando todos los personajes una vaya al doctor Revoltoso. 
En el encabezamiento se lee: "Hecho en año de 72." 
Obra que ocupa el cuarto lugar entre las comprendidas 
en un códice del siglo xvi, perteneciente al señor Sancho 
Rayón, y cuya portada dice: "Este cartapacio fué de fray 
Bernabé de Padilla, fraile menor." &. a "Licenciado Fran- 
cisco de Porras de la Cámara." 

Nacimiento (Auto del). — Veles de Guevara. 
Empieza : 

A maitines tocan las campanillas, 
como nace a maitines el sol del día. 

"Autos sacramentales, con cuatro comedias nuevas, &.*" 

Madrid, 1655. 

Nacimiento (Comedia del). — Bartolomé del Castillo. Anterior 
a 1540. 

En coplas. 

E. — O cuantos nescios están 
alrededor, si miráis. 

(Citada entre los Autos por La Barrera en sus Adicio- 
nes mss. con referencia al prólogo de don Manuel Cañete a 
las Farsas de Lucas Fernández.) 

Nacimiento (El). — Auto sacramental compuesto por Andrés 
Domingo. 

"Personas: San José. — La Virgen. — Belardo, pastor. — Finco, pas- 
tor. — Dos hombres. — Un Mesonero. — Rufino, pastor. — Edio, pastor. 
— Un Ángel. — Seis gitanas." 

E. Virg. — Esposo del alma mía 

A. del auto del Nacimiento. 

B. N., Mss., 3.918, fol. 262. 

Nacimiento (El). — Segundo auto de Gaspar de Mesa. 

" Personas : Jesús. — María. — Joseph. — Ana. " 
E. Mesón. — Aún no es de noche, despierta 
A. De nuestro gran Redentor. 



45 2 boletín de la real academia española 

Autógrafo y firmado en Madrid a 14 de diciembre de 
1607 y con censuras del mismo año de Gracián Dantisco y 
y de otros. En una de ellas se determina que haga la figura 
de María, Josepha, mujer de Juan de Morales, autor de co- 
medias en Madrid. 

B. N., Mss., 14.783. 

Nacimiento (El). — Auto pastoril. 

"Personas : Pascual. — Antón. — Gil. — Blas. — Ángel primero. — Ángel 
segundo. " 

E. en los valles de Belén 

A. a verle. Luego volvemos. 

(En un tomo de poesías y cantares sagrados de don José- 
Flores.) (La Barrera.) 

B. N., Mss., 785, fol. 50. 

Nacimiento (Farsa del). — Diego ? de Herrera. Anterior a 154°- 
E. O Dios que heciste los rudos pastores. 

(Citada por La Barrera en sus Adiciones mss., con refe- 
rencia al prólogo de Cañete a las farsas de Lucas Fer- 
nández.) 

Nacimiento (Farsa del). — ¡Fernando Vázquez. Anterior a 1540. 
En coplas. 

E. Veo el tiempo andar revuelto. 

(Citada por La Barrera en sus Adiciones mss. con re- 
ferencia al prólogo de Cañete a las Farsas de Lucas Fer- 
nández.) 

Nacimiento (Zarzuela al santo). — Anónimo. 
Catálogo de Huerta. 

¿Será el Nacimiento de Cristo, de Diamante? (Véase 
este artículo.) 

Nacimiento de Cristo (Auto al). — Véase Pastores de Belén 
(coloquio primero). 

Nacimiento de Cristo (Auto del). — Doctor Felipe Gódincz. 

Autos de los mayores ingenios de España. Madrid, 1675. 
Es el coloquio segundo de los Pastores de Belén. (Véase 
este artículo.) 



CATÁLOGO DE AUTOS SACRAMENTALES 453 

Nacimiento de Cristo (Comedia del). — Lope de Vega. 

Aunque lleva nombre de Comedia es en realidad una co- 
lección de tres autos, cada uno de los cuales va encabezado 
con la lista de sus personajes respectivos, y tiene acción di- 
ferente. El primero es de Adán y Eva; el segundo, de la Lle- 
gada a Belén y aparición del Ángel a los pastores; el tercero, 
de la Adoración, inclusa la de los Reyes Magos. 

"Veinticuatro parte perfeta de las comedias del Fénix de 
España, etc., 1641. Zaragoza, por Pedro Verges. 

Nacimiento de Cristo (Farsa del). — Gonsalo Carvajal. Ante- 
rior a 1540. 

E. Qué os parece, qué tempero- 

(Citada por La Barrera en sus Adiciones mss. con refe- 
rencia al prólogo de Cañete a las Farsas de Lucas Fernán- 
dez.) 

Nacimiento (El) de Cristo. 

La Anunciación del Ángel y Adoración de los Reyes. 
Auto sacramental (de Diamante?) 

" Personas : María. — Jbseph. — •Isabel. — Zacaríasl — Gabriel. — Zabu- 
lón. — Lía. — El Error. — Melchor. — Gaspar. — Baltasar. — Dos ángeles — 
La Envidia. — Pastores. — Pastoras. — Músicos." 

E. Albricias, hombres, albricia. 

A. que procede dellos. 

B. N., Mss-, 16.612. 

La Barrera y Fajardo citan una zarzuela de Diamante con 
el mismo título. 

Nacimiento (El) de Cristo nuestro bien. — Mira de Mescua. 

"Auto famoso del nacimiento de Cristo nuestro bien y sol 
a media noche." 

Inserto en la colección titulada : Navidad y Corpus Chris- 
ti, etc. Madrid, 1664. 

Nacimiento (El) de Cristo, nuestro Señor. — Félix Persio 
Bertiso. 

"Auto del nacimiento de Cristo nuestro Señor, y restau- 
ración del género humano." 

"Personas: Bertiso, pastor. — Ardenio, filósofo, pastor. — Felinardo, 
pastor. — Los tres Reyes Magos. — Un Ángel." 



454 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Bajo el nombre de Félix Persio Bertiso se encubrió al- 
guna vez don Francisco de Quevedo, según lo ha averiguado 
el señor Fernández Guerra. 

Impresión suelta, sin lugar ni año, siglo xvir, cit. por La 
Barrera. 

Nacimiento (El) de Cristo nuestro Señor. — Juan Pastor. 

"Auto nuevo del Santo Nacimiento de Cristo Nuestro Se- 
ñor, compuesto por Juan Pastor. Son interlocutores de la obra 
el emperador Octaviano, un secretario suyo, un pregonero, 
un viejo, llamado Blas Pozuelo ; un bobo, su hijo, llamado 
Perico ; San José, Santa María, pastores, Miguel Recalcado, 
Antón Morcilla, Juan Relleno, un ángel. Impreso en Sevi- 
lla, año de 1528." 

Moratín, al citar esta obra en sus Orígenes, dice que está 
"escrita con poco ingenio y absoluta ignorancia del arte." 

Nacimiento de Cristo y edicto del emperador Augusto Cé- 
sar (Auto del). — Francisco Rodríguez Lobo. 

Impreso en Lisboa, por Domingo Carneiro, 1676, en 4. 
Rodríguez Lobo floreció en el primer tercio del siglo XVII. 
Catálogo de La Barrera. 

Nacimiento (El) de la mejor. La madre de la mejor. — Val- 
(ik'iclso. 

Así en el catálogo de Mesonero. 

De Valdivielso hay una comedia divina con el primer 
título, y de Lope otra con el segundo. 

Nacimiento de la Virgen (Encomios al). — Padre Juan de Ci- 
gorondo. 

Obra del siglo XVI, el autor fué "de la compañía de Je- 
sús, en un colegio del Perú, donde escribió por los años de 
1580 varias piezas dramáticas para fiestas de su instituto. 
Poseía una colección de estas piezas, inéditas, el bibliófilo 
don José de Gámez, en códice antiguo que tuvo presente el 
señor Duran al formar su catálogo". 
Citado por La Barrera. 

(Continuará.) 



A 



CUERDOS Y NOTICIAS 



La Semana española de París.— En junta del 8 de mayo del 
presente año acordó la Academia Española adherirse a las resolu- 
ciones que en pro de nuestra Patria se tomasen en la capital francesa, 
designando al ilustre académico don Carlos María Cortezo para qm 
llevase la voz y representación de este cuerpo literario en todos los 
actos y momentos en que fuese necesario. 

El sepulcro de Cervantes. — Para honrar dignamente y conse- 
guir que en lo sucesivo sea respetado el lugar en que reposan los mor- 
tales restos del autor del Quijote, que es en la iglesia del convento de 
Monjas Trinitarias de la calle de Lope de Vega, la Academia Española 
acordó, en junta de T4 de mayo, solicitar del Gobierno de S. M. que, 
previos los informes legales, se declare monumento nacional dicha igle- 
sia y el convento que atiende a su conservación y mantenimiento, al cual 
ayudará la Academia en la forma más eficaz que sea compatible con sus 
Estatutos y con la Regla que gobierna la comunidad de las Trinitarias. 

Premio Chirel. — Se ha otorgado por la Academia, en junta de 
28 de mayo, al tomo de artículos periodísticos relativos a costumbres 
que compuso y publicó don Wenceslao Fernández Flórez, titulado Las 
gafas del Diablo. 

Premio del Duque de Alba. — Por no haberse presentado me- 
moria alguna a este premio, según la convocatoria anunciada en la 
Caceta del 14 de diciembre de 1915, la Academia, en sesión de 12 de 
junio, resolvió que se volviese a anunciar reduciendo algo los térmi- 
nos y contenido del tema, que será: Vocabulario completo de la Cró- 
nica general de don Alfonso el Sabio, con el análisis de los casos de 
construcción y régimen (¡ite en ella se ofrezcan-. El término para pre- 
sentar los trabajos que aspiren a dicho premio será el de dos años y 
medio, a contar desde el día 27 de junio del presente y concluirá el 
día 31 de enero de 1 (>_>_> 

Las demás condiciones, que son las mismas de los anteriores con- 
cursos, se especifican en el anuncio de convocatoria, inserto en la 
Gaceta del referido 27 de junio. 

Premio ordinario de la Academia. — Se anunció en la Gacela 
del 26 de junio de este año el correspondiente al bienio de 1919 a 192 1, 
que concluirá el día 20 de junio de 1921. 



456 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOL.' 

El tema es : Vocabulario de las obras de don Juan Manuel; y las 
condiciones se hallan expuestas en la Gaceta de dicho día. Son las 
mismas del anterior certamen. 

Academias americanas. — El 22 de abril último tomó posesión 
de su plaza de individuo numerario de la Mejicana el señor don Ma- 
nuel de Terreros y Vinent, marqués de San Francisco, leyendo un ' 
interesante discurso acerca de El estilo epistolar en la Nueva España, 
comenzando por las famosas cartas-relaciones de Hernán Cortés, su 
primer conquistador, hasta expirar el dominio español en Aléjico. Ofre- 
ce modelos de cartas inéditas de todas clases, incluso algunas familia- 
res, escritas con gran primor literario por ilustres personas, pero que 
no hacían estudio de componer y afeitar las razones de sus epístolas, 
enviadas a los más íntimos amigos y parientes. 

En la junta del 26 del presente mes de junio se dio cuenta en la 
Vcademia de un oficio del Secretario de la Correspondiente Colombia- 
na en que participa haber tomado posesión de su plaza de número, el 
día 4 de mayo, el señor don Guillermo Camacho Carrizosa, ministro 
que ha sido de aquella República ante la Corte de España y la Repú- 
blica francesa, crítico de literatura dramática y periodista de fama. 
Viene a suceder al eximio don José Manuel Marroquín, de venerada 
memoria, de cuyos 'méritos hizo recuerdo el nuevo académico en los co- 
mienzos de su Discurso, que versó sobre la prensa periódica. Dióle elocuen- 
te bienvenida, en nombre de la Academia, el director de la misma, 
don Rafael María Carrasquilla. 

Senador por la Academia. — Ha sido elegido en las últimas elec- 
ciones el excelentísimo señor don Francisco Commelerán, que ya venía 
representando a la Española y es el número uno en cuanto a las asisten- 
cias a la Academia. 

Academia Filipina. — Apenas iniciada la formación cié esta Aca- 
demia, Correspondiente de la Española y en vías de feliz camino, ha 
sufrido el contratiempo de perder a dos de sus más fervientes crea- 
dores y conspicuos miembros de ella: los señores don Macario Adriá- 
tico y don Tirso de Irureta Goyena. Pero esto no impedirá la pro- 
secución de aquel patriótico empeño, y !a Academia Filipina quedara 
constituida y funcionando a la mayor brevedad posible. 

Centenario de Quadrado. — El 22 del actual celebró la Sociedad 
Española de Excursiones, en el salón de actos públicos de la Aca- 
demia Española, una gran sesión para conmemorar el primer cen- 
tenario del nacimiento del insigne arqueólogo y viajero don José Ma- 
ría Quadrado, hijo de la isla de Menorca. Dispusieron y condujeron 
esta solemnidad con el acierto que era de esperar el excelentísimo señor 
Conde de Cedillo, presidente de la Sociedad, en unión de los señores 
don Joaquín de Ciria y Vinent y Conde de Polentinos, conspicuos indi- 
viduos de la Junta Directiva de la misma. 

Presidió el acto S. M. el Rey, que tenía a su lado al excelentísimo se- 
ñor don Antonio Maiira, presidente del Consejo de Ministros, director 
de la Real Academia Española y paisano del ilustre festejado, y al 
excelentísimo señor capitán general don Valeriano Weyler, también paisa- 






ACUERDOS Y NOTICIAS 457 

no de Quadrado. Pronunciáronse y leyéronse breves pero substanciosos 
discursos en elogio del gran balear, sobresaliendo, entre ellos, los del 
Presidente de la Sociedad de Excursiones, del señor Ciria, del aca- 
démico electo de la Española señor Conde de la Moriera, del acadé- 
mico de número señor Marqués de Eigueroa y el discurso resumen de 
don Antonio Maura, que cerró digna y elocuentemente tan grandioso 
acto. 



Tenemos que concluir esta reseña con las ideas tristes de muerte 
con que se abre el número del Boletín. A la muerte del señor Hinojo- 
sa, llorada por el director, don A. Maura, en los sentidos párrafos que 
se transcriben al principio, tiene la Academia Española que añadir la 
inesperada y dolorosa pérdida del excelentísimo señor don Augusto Gon- 
zález Besada. Estando ya tirados casi todos los pliegos del presente 
número, no pueden tener cabida ni el retrato ni el elogio fúnebre que 
en la sesión del dia 5 del actual le dedicó el señor Director de la 
Academia. En el próximo número irán uno y otro. En tanto, quede aquí 
consignado el pesar que los académico? han experimentado por la falta 
de tan ilustre compañero. 




B 



IBL10GRAF1A 



LIBROS 



Alcalá Zamora (Niceto). La crisis de las ideas en los fundamen- 
tos del ejército. Conferencia pronunciada el día 13 de abril de 1010 en 
el Centro del Ejército y de la Armada. Madrid, Impr. Gráfica 
celsior, 1919. — En 8.°, 24 págs. 

Arco (Ricardo del). Los amigos de Lastauosa : Cartas interesantes 
de varios eruditos del siglo xvn. Valladolid. Revista Histórica, 191S. 
— En 8." mayor. 35 págs. 

Alomar (Gabriel). Verba, prólogo de Azorín. Madrid, Impr. de 
Juan Pueyo, S. a. (1918). — En 8.°, 275 págs. 

Alonso Cortés (Narciso). Zorrilla, su vida y sus obras. Obra pu- 
blicada por el excelentísimo Ayuntamiento de Valladolid. Tomo II. Va- 
lladolid, Impr. Castellana, [918-1919. — En 8." mayor, 466 págs. con 

grabados intercalados en el texto. 

Antolín Becerro (Manuel). Centro del Ejército y de la Armada. 
Memoria correspondiente al año 1918, redactada por el Bibliotecario y 
suplemento al Catálogo general de 1917. Madrid, Talleres tip. de "El 
Imparcial". 1919. — En 4. menor, VI-51 págs. 

Berwick y de Alba (Duque de). Contribución al estudio de la 
persona del III Duque de Alba. Discursos leídos ante la Real Acade 
mia de la Historia en la recepción pública del día 18 de mayo de 1919. 
Madrid, Impr. de Blass y Cía., 1919. — En 4.", 194 págs. y 10 láminas 
Contestación del excelentísimo señor Marqués de Lema. 

Canella y Secades (Fermín). XII centenario de Covadonga. Dis- 
curso leído en la excelentísima Diputación provincial de Oviedo ante 
sus majestades los reyes de España don Alfonso XIII y doña Vic- 
toria Eugenia el día 9 de septiembre de 1918. Edición popular del 
señor Marqués de Villaviciosa de Asturias. Madrid, Impr. de Ra- 
mona Velasco, 1919. — En 12. , 21 págs. 



BIBLIOGRAFÍA 459 

Carreño (Alberto María). Clearco Meonio. Breves noticias acerca 
del ilustrísimo señor don Joaquín Arcadio Pegaza, obispo de Vera- 
cruz. Méjico, Impr. "Victoria", 1919.— En 4. , 37 págs. y un retrato. 

Casanova (Sofía). Impresiones de una mujer en el frente Orien- 
tal de la guerra europea. Conferencia leída el 25 de abril de 1919 en 
el Centro del Ejército y de la Armada. Madrid, Impr. Gráfica Excel- 
sior, 1919. — En 8.°, 15 págs. 

Cejador y Frauca (Julio). Historia de la lengua y literatura cas- 
tellana comprendidos los autores hispanoamericanos. (Época regional 
y modernista: 1888-1907.) (Primera parte.) Tomo X. Madrid. Tip. de 
la "Rev. de Arch., Bibl. y Museos", 1919. — En 4.". iv-341 págs. v 
15 láminas. 

Comercio exterior de la República Oriental del Paraguay. (Co 
mercio especial.) --\ño 1916. Oficina de estadística comercial. Director: 
Julio Martínez Lamas. Montevideo, Impr. Nacional, 1918. — En folio, 
xvi-211 págs. 

Correspondencia de la ciudad de Buenos Aires con los Reyes de 
España, Documentos del Archivo de Indias. Cartas del Cabildo: Me- 
moriales presentados en la Corte por los procuradores, apoderados y 
enviados especiales dt la ciudad. Publicación dirigida por don Ro 
berto Levillier. Tomo 3. Prólogo de don Pedro Torres Lanzas (1660- 
1700), Madrid, S. impr.. 1918. — En 4. , xvi-540 págs. (Colección de pu- 
blicaciones históricas de la Biblioteca del Congreso Argentino.) 

Cotarelo y Valledor (Armando). Los cristianos españoles ante 
la invasión musulmana (711-716). Santiago, Tip. de "El Eco Fran- 
ciscano", mu). — En 12.", 40 págs. 

Diccionario gallego-castellano, por la Real Academia Gal] 
Coruña, Impr. Roel, 1915-1919. En folio. Cuadernos 1 a II. 

Enciclopedia Universal Ilustrada. Barcelona, luios de J. Espe- 
sa, editores, 1919.— En 4." Cuadernos 683 a 723. 

Enriques (Umberto). Someros rreparos a las diez rrazones de 
una nota akadémica sobre ortografía. Balparaíso. Erancisco Enrríque , 
1919. — En 8." menor, 53 págs. 

Fernández Flórez (W.). Las gafas del diablo. Cartagena-Madrid. 
S. L. de Artes Gráficas, S. a. — En 8.°, 254 págs. 

García Mercadal (].). España vista por los extranjeros. I. Re- 
laciones de viajeros desde la edad más remota hasta el siglo xvi. TI. 
Relaciones de viajeros y embajadores (siglo xvi). Cartagena-Madrid 
Impr. S. L. de Artes Gráficas, S. a. (igig). — En 8.°, dos tomos. 



4^0 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

(iuía=d¡rectorio de Madrid y su provincia (Bailly-Bailliére-Riera). 
Comercio, industria, agricultura, ganadería, minería, propiedad, pro- 
fesiones y elemento oficial. Reseña geográfica, histórica y estadística 
de cada entidad de población, ferrocarriles, correos, telégrafos, teléfo- 
nos, manantiales y establecimientos de aguas minerales, servicios de 
carruajes y automóviles y demás datos de interés general. Ilustrada con 
un mapa general de la provincia y diez planos en color de los distritos 
de Madrid. 2. a época. — Año, 8.". joiq. — S. 1., S. impr. — En folio, 
963 págs. 

Gutiérrez de Quintanilla (Emilio). Meditaciones sobre la amada 
costilla. I. El mal hado de la mujer i sus tratos con la Serpiente. II. 
Bien haya en el Perú el movimiento feminista. III. Mi opinión sobre 
nuestro feminismo. Pajinas escritas durante 52 domingos i 18 dias fe- 
riados. Lima, Impr. Peruana de E. Z. Casanova, 1918. — En 4. , xn- 
264 págs. y xix fotograbados. 

Junta de Iconografía Nacional. Retratos de personajes ilustres: 
índice ilustrado. Cuaderno quinto. Madrid, Imprenta Clásica Espa- 
ñola, 1918. — En folio, 8 hojas y cuatro láminas. 

Lemus y Rubio (Pedro). Gramática castellana. (Apuntes según c¡ 
estado actual de estos conocimientos.) Nueva edición. Murcia, Im- 
prenta de José A. Jiménez, 1919. — rm 8.°, iv-246 págs. 

Madariaga (Federico). Las instituciones militares en la Edad 
presente. Conferencia pronunciada en el Centro del Ejército y de la 
Armada el día 19 de abril de 1919. Madrid, Impr. Gráfica Excelsior, 
1919. — En 8.°, 39 págs. 

Marvá y Mayer (José). El Ejército y la Armada y la cultura na- 
cional. Conferencia pronunciada el sábado 22 de febrero de 1919 en el 
Centro del Ejército y de la Armada. Madrid, impr. Editorial Iberio. 
1919.— (En 8.°, 23 págs. 

Mazorriaga (Emeterio). Platón el divino. Estudio preliminar a la 
traducción directa de sus "Diálogos". Tomo I. Prólogo. Madrid, 
Impr. de los Sucesores de Hernando, 1918. — En 8.°, CDXLVIll págs. 
(Biblioteca Clásica, tomo CCXLII.) 

Ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes. .Dirección ge- 
neral del Instituto Geográfico y Estadistico. Anuario estadístico d? 
España. Año IV. 1917. Madrid, Impr. de la Viuda de Prudencio Pérez 
de Velasco, 1918. — En 4. , xn-656 págs. 

Ministerio de Fomento. Dirección general de Obras públicsa. Es- 
tadística de las obras públicas de España. Carreteras y caminos ve- 
cinales. Situación en I." de enero de 1917 y datos y gastos de explo- 
tación correspondientes a 1913, 1914, 1915 y 1916. Madrid, Tip. Mo- 
derna, 1919. — En folio, xi-7196 págs. 



BIBLIOGRAFÍA 461 

Os miracles de Santiago. Versión gallega del códice latino del si- 
glo xii, atribuido al Papa Calixto II. Edición y estudio crítico de 
Eugenio López-Aydillo. Valladolid, Impr. Castellana, 1918. — En 8.". 
257 págs. 

Pedregal (José Manuel). La prerrogativa regia y la reforma cons- 
titucional. Discurso leído en la Real Academia de Ciencias Morales v 
Políticas y contestación del excelentísimo señor don Amos Salvador 
el día 4 de mayo de 1019. Madrid, Impr. Clásica Española, 1919. — 
En 4.", 87 págs. 

Primo de Rivera (Miguel). Conferencia pronunciada el sábado 8 
de marzo de 19 19 en el Centro del Ejército y de la Armada. (Sistema 
mixto de reclutamiento.) Madrid, Impr. R. Yelasco, 1919. — En 8.", 
23 págs. 

Puyol y Alonso (Julio). Proceso del sindicalismo revolucionario. 
Discurso leído en el acto de su recepción en la Real Academia de 
Ciencias Morales y Políticas y contestación de don Adolfo Bonilla 3' 
San Martín el día 11 de mayo, de 1919. Madrid, Impr. Sobrinos de la 
Sucesora de M. Minuesa de los Ríos, 1919. — En 4. , 79 págs. 

Quijano (José D. de). Caminos de la montaña... (novela en boce- 
tos). Barcelona, Compañía Española de Artes Gráficas, 1919. — En 8.°, 
92 págs. 

Ramírez de Arellano (Rafael). El mesón del Sevillano. Toledc, 
Impr. del Palacio Provincial, a cargo de don Sebastián Rodríguez, 
1919.— *En &* 28 págs. 

Rodríguez Carracido (José). Las enseñanzas técnicas en el Ejér- 
cito. Conferencia pronunciada el sábado 22 de marzo de 1919 en el 
Centro del Ejército y de la Armada. .Madrid. Tmpr. R; Velasco, 1910. 
— En 8.°, 16 págs. 

Romero de Terreros y Vinent (Manuel). El estilo epistolar ei 
la Nueva España. Discurso leído por su autor, Marqués de San Fran- 
cisco, en su recepción de individuo de número de la Academia Mejica- 
na, correspondiente de la Real Española, el 22 de abril de 1919. Mé- 
jico, Tip. J. Muñoz, S. a. — En 8.° mayor, 18 págs. 

Royo Villanova (Antonio). La misión educativa del Ejército. 
Conferencia pronunciada el día 26 de abril de 1919 en el Centro del 
Ejército y de la Armada. Madrid, Impr. Gráfica Excelsior, 1919. — En 
8.°, 36 págs. 

Sánchez de Fuentes y Peláez (Eugenio). Cuba monumental, es- 
tatuaria y epigráfica; comprende la historia verídica y completa, por 
orden cronológico, de los monumentos, esculturas y lápidas que exis- 
tieron y existen en todo el territorio nacional, dividida en las épocas 



462 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

procolombiana, colonial, interventora y republicana. Obra editada por 
la Academia Nacional de Bellas Artes y Letras de la Habana, con un 
prólogo del director del propio Instituto, doctor Rafael Montero,— 
Tomo I. Habana, Impr. Solana y Cía., 1916-1917. — En folio, xxv-671 
págs. con profusión de grabados intercalados en el texto. 

Saralegui y Medina (Manuel de). Menudencias bistóricas. IV. Do- 
incidentes de la batalla de Pavía. Madrid, Impr. de los Hijos de M. !.. 
Hernández, 1919. — En 8.°, 100 págs. y una lámina. 

Sesión solemne celebrada por el excelentísimo Ayuntamiento de 
la M N. y M. H. villa de Madrid, bajo la presidencia del excelentí- 
simo señor Gobernador civil de la provincia, con asistencia de los 
señores representantes, diplomáticos y consulares de las naciones bis 
panoamericanas y otras diversas representaciones oficiales, el día 12 de 
octubre de 1918 para conmemorar la Fiesta de la Raza. Trabajos pre- 
miados en el concurso para los Juegos Florales. Madrid, Impr. Mu 
nicipal, 1919. — En 4." mayor, 265 págs. 

Sevilla (Alberto). Vocabulario murciano, precedida de una in 
troducción. Murcia, Impr. Sucesores de Nogués, 1919. — En 8.°, 207 
páginas. 

Smithsonian Institution : United States National Museum. Report 
011 the progress and condition of the United States National Museum 
for the year ending june 30, 1918. Washington, Government printing 
office, 1919. — En 4. , 175 págs., una lámina y tres planos. 

Tassara y González (José María). Apuntes para la historia de la 
revolución de septiembre del año de 1868 en la ciudad de Sevilla. Noti- 
cia de los templos y monumentos derribados y de las iglesias clausn 
radas de orden de la Junta revolucionaria, durante el mandado del 
Ayuntamiento popular interino. Sevilla, en la oficina tipográfica Gi- 
rones, 1919. — En 8.°, 151 págs. y seis láminas. 

Urien (Carlos M.). Mitre. Contribución al estudio de la vida pú- 
blica del teniente general Bartolomé Mitre. Buenos Aires, Talleres ti- 
pográficos de A. Molinari, 1919. — En 8.°, dos tomos. 



REVISTAS 

A. Aguia. Orgao da renascenga portuguesa. Vol. XV. Núms. 85, 
86 y 87. 2 serie. (Janiero a junho de 1919O 

Alhambra (La). Año XXII. Núms. 504 a 509. 

Archivo lbero=Americano. Estudios históricos sobre la Orden 
franciscana en España y sus Misiones. Año V. Núms. XXVIII a XXX. 
—Año VI. Núm. XXXI. 



ACUERDOS Y NOTICIAS 4Ó3 

Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo. Enero-febrero 1910. 
C. de Echegaray : A nuestros lectores. — E. Menéndez y Pelayo : 
Remotos orígenes de la Biblioteca Menéndez y Pelayo. — L. de Esca 
lante : Un prólogo inédito de don Amos de Escalante a las Memoria- 
del Obispado de Santander, de Martínez Mazas (1731-1705). — J. del 
Río : Evocaciones santanderinas : Las Atarazanas. — E. Ortiz de la To- 
rre : Un retrato de Fernando VII por Goya. — M. Artigas: Un nuevo 
poema por la cuaderna vía. — Concurso. — Bibliografía. — Noticias.— 
Apéndice. 

Boletín Oficial del Ministerio de Instrucción Pública y Be= 
Has Artes. Año X, núms. 34 a 51. 

Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San f ernan= 

do. Tercera época. Núms. 47 y 48. 30 de septiembre y 31 de diciembre 
de 1918. 

Boletín de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias 
Históricas de Toledo. Año I. Núm. I. El castañar de Cisneros, por 

el Conde de Casal. — Cisneros, por don Manuel de Saldoval Cuto! i. 

Boletín de la Real Academia de la Historia. Tomo LXXIV 
Cuadernos V y VI. Mayo y junio 1919. 

Bolleti del Diccionari de la Lengua Catalana. Tomo X. Núm. 10. 

Ciencia Tomista (La). Año XI. Núm. 57. Mayo-junio. 

Ciudad de Dios (La). Año XXXIX. Vol. CXVI1. Núm. 1101. Mi* 
guiélez (P.) : Sobre el verdadero autor del "Diálogo de la lengua". 
(Contestación al académico -señor Cotarelo.) (Continuación.) 

— Núm. 1102. González (R.) : El teatro religioso en la Edad 
M(edia (continuación). 

— Núm. 1103. Miguélez (P.) : Sobre el verdadero autor del 
* Diálogo de la lengua". (Contestación al académico señor Cota- 
relo.) (Continuación.) 

— Núm. 1 104. 

— Núm. 1105. Menéndez (V.) : El centenario de Quadrado. — Re- 
villa (M.) : El códice Ovetense de los Evangelios y la Biblia de 
Valvanera. 

Cuba Contemporánea. Tomo XIX. Núms. 75 a 77. 

Cultura Hispanoamericana. Año VIII. Núms. 78 y 79. 

Estudios Franciscanos. Año XIII. Tomo XXII. Núms. 141 a 144 

Ibérica. El progreso de las ciencias y de sus aplicaciones. 
Tomo Vi. Núms. 276 a 283. 

Monasterio de Guadalupe (El). Año IV. Núms. 69 a 72. 

Monumenta Histórica Societatis Jesu. Annus 25. Fasciculus 297. 
Septembre. Monumenta Ignatiana. Series quarta. Tomus II. Fas- 
ciculus VII. 



464 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

— Fasciculus 298 a 300. Octobri. novetnbri et decembri. Monn- 
menta Ignatiana. Series secunda. Exercitia spiritualia sancti Ig- 
natii de Lojola et eorum directoría. Tomus unicus. Fasciculus I 
a III. 

Razón y Fe. Año 18. Xúms. 213 y 214. Tomo 54. Fase. 1 y 2. 
Revista Calasancia. Segunda época. Núms. 76 y 77. 

Revista Castellana. Año V. Xúm. 31. Narciso Alonso Cortés : 
Manuel del Falacio. — Eduardo Julia Martínez: La patria. El amor. 
La madre (sonetos). — Domingo Hergneta: Folk-lore burgalés. — 
Juan Agapito y Revilla: Extractos de los diarios de los Verde- 
sotos de Valladolid.— Alejandro Andrade Coello : Alumnos y maes- 
tros. — C. Rodríguez Díaz: De tierras zamoranas. Refranes y co- 
plas. — José A. Yaque: La falsa batalla de Torrejón de Ardo?.. 
Episodio de 1842. 

Xúm. 32. Juan Agapito y Revilla: Extractos de los diarios 
de los Verdesotos de Valladolid. — Lope Alateo y Martín: Golon- 
drinas. — Narciso Alonso Cortés: Manuel del Palacio. — Eloy Díaz- 
Jiménez y Molleda : Escritores leoneses: Sampiro. — Goethe: El 
oficial orfebre (trad. de J. B. Estelrich). — Félix G. Olmedo: Mi 
Horacio. Traducción de la epístola IV del libro 1. — -Cristóbal Es- 
pejo: Rentas de la agüela y habices de Granada. — Registro biblio- 
gráfico. — Notas y comentos.— Libros recibidos. 

Revista Católica (La). Año 19. Xúms. 424 y 425. 

— Xúm. 420. Lingüística del Archipiélago de Chiloé, por Fran- 
cisco Cavada. 

Revista de la Facultad de Letras y Ciencias. Universidad de la 
Habana. Vol. XXVTT. Xúm. 3. Dihigo (Juan M.) : Brenes Mesen 
y su gramática. 

Revista de Filología Española, lomo VI. Cuaderno 1. Enero- 
marzo 1919. Pío Rajna: Discussioni etimologiche. — 'Rafael Mitja- 
na : Comentarios y apostillas al "Cancionero poético y musical 
del siglo xvn". — Miscelánea. — Notas bibliográficas. — Bibliografía. — 
Noticias. 

Revista de Geografía colonial y mercantil, publicada por la 
sección de Geografía mercantil de la Real Sociedad Geográfica. 
Tomo XVI. Núms. 3 a 5. 

Revista de la Universidad Nacional de Córdoba. Año VI. Nú- 

mero 1. Marzo 1919. 

Revista Universitaria. Órgano de la Universidad Mayor de 
San Marcos (Lima). Año XIII. Vol. II. Cuatro trimestres 1918. 

Unión Ibero Americana. Marzo y abril de 1919. 
— Mayo de 1919. Fiesta de la Raza. 




DON AUGUSTO GONZÁLEZ BESADA 



BOLETÍN vty 

DE LA 

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

Año VIII. Tomo VI.— Octubre de 1919. — Cuaderno XXIX 



DON AUGUST O GON ZÁLEZ BESADA 

En la sesión necrológica que la Academia Española -dedicó 
a su ilustre individuo de número, don Augusto González Besa- 
da, el día 5'de junio último, el señor -Director hizo - el. elogio fú- 
nebre del señor Besada, en. los términos .que. siguen y se copian 
del acta de dicha, Junta. - ...,...-. 

Desdichadamente, citando todavía no hemos remo- 
vido' los crespones en el sillón que dejó :vaeío el inolvi- 
dable señor Hinojosa,*ya venimos- dé -acompañar al se- 
pulcro el cadáver de nuestro también querido 'compa- 
ñero' don Augusto González Besada; Esta vez la pér- 
dida ha sido impensada 'y súbita: asistió el pasado jue- 
ves a nuestra última junta y' durante cuatro días más 
prosiguió su vida acostumbrada;- es de los' ejemplares 
luctuosos en que el dolor 'de lá despedida se junta con 
ja severidad de la advertencia,- expresada con el én- 
fasis "brutal 'de los hechos aleccionadores. ¡ Pensemos 
resignados que quizás ha -menester de esta triaca nues- 
tro natural instinto, que suele obstinarse en traducir 
por lejanía la incertidumbre del coto, donde a cada 
uno de nosotros nos aguarda el tránsito a la otra vida t 

Tres cortos años, no más, hizo mansión en esta 
Casa el señor González Besada. Verdad es que fué muy 
asiduo en las asistencias ; no se las estorbaron las ne- 
vadísimas magistraturas políticas que ejerció entre 



466 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

íanto; pero el tiempo no bastó para que acabase de 
desplegar la colaboración que sus dotes y su buena 
voluntad nos prometían. Bastó, sí, para captarse el 
afecto de los académicos que no hubieran hallado an- 
tes ocasión para tratarle ; que no era el caso mío, por- 
que habiéndole tenido por compañero de gobierno en 
distintos Ministerios, estaba en cabal conocimiento de 
su inteligencia luminosa y expedita y de su carácter 
afable, sereno, bondadoso. Si en virtudes cupiere de- 
masía, dijera de González Besada que tocaba en ex- 
ceso su blandura, la cual más de una vez me hizo pen- 
sar en la de las perspectivas y panoramas de su ama- 
dísima tierra, en los confines suaves, las ondulaciones 
inciertas y las brumas difusas. No tan solamente su 
ir ato, sino también su modo de discurrir y de juzgar, 
mostraban una benignidad congénita, que hacía de él, 
más que un hombre cortés, una personificación de la 
cortesía. Habréis observado que solemos topar por esos 
mundos con dos muy diversos linajes de cortesía: tal 
vez entre zalamerías, deferencias y afabilidades ex- 
quisitas, lisonjeras acaso, se disimula y medio escon- 
de la púa hostil, que puede llegar hasta ser ponzoño- 
sa bajo la envoltura del agasajo y del melindre; otra 
es aquella íntima circunspección del pensar, del sentir 
y del juzgar, que atestigua en todo el ánimo un nativo 
respeto y una inclinación obsequiosa, no deliberada. 
Tal la hallé siempre en el finado compañero. No pren- 
dió en él la levadura contenciosa con que los lances de 
la lucha política tuercen el carácter de no pocos. 

La ecuanimidad que conservó siempre fué tanto 
más meritoria cuanto que sentía insegura la salud cor- 
poral; en nuestra intimidad me habló varias veces de 
inminencias capitales mal definidas, causa habitual de 






DON AUGUSTO GONZÁLEZ BESADA 467 

■desigualárseles a muchos y agriárseles el humor. An- 
taño, en la noche del 21 de marzo, fué uno de los re- 
quisados para formar Gobierno; estaba en la cama 
cuando por teléfono se le invitó desde el Real Palacio, 
y durante los primeros meses de su ejercicio de Mi- 
nistro de Hacienda le oí repetidas veces que se sentia 
tan enfermo que salía de su casa con incertidumbre de 
regresar a ella, lo cual no obstó para que acudiese al 
llamamiento del deber y conllevase perseverante el fa- 
tigoso cargo, a tal punto que no fué por él interrum- 
pirse la existencia de aquel Gabinete. 

Juntábanse en su persona un discurso aplomado, 
propenso a penetrar hasta el fondo esencial de los 
asuntos que trataba y a buscar asiento firme para 
cuanto decía o ejecutaba, con una condición afectiva, 
.merced a la cual se congraciaba fácilmente con las 
personas y mostraba sensibilidad exquisita para aco- 
ger y celebrar los primores literarios o artísticos. La 
muestra más compendiosa y <$ecisiva de su valer, de 
la plenitud y la ponderación de sus facultades, nos la 
da la carrera de su vida; notadlo: nace en Pontevedra 
el año 1865; cursa la facultad de Derecho en Santiago 
hasta 1887; en 1899, habiendo sido ya Gobernador de 
provincia, es elegido por primera vez Diputado a Cor- 
tes, y a los cuatro años jura el cargo de Ministro de la 
'Corona. 

Os señalo esta ascensión, excepcionalmente rápida, 
no para hacer consistir en ella la muestra de que os 
hablaba, no. Harto conozco otros ejemplares de cele- 
ridad que frustrarían este significado ; mas cuando ella 
no se corresponde con el valer del sujeto que de im- 
proviso se encumbra le acontece de manera indefecti- 
-ble lo que a algunos artificios de pirotecnia, que en lie- 



468 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

izando al cénit de su carrera, centellean un instante y 
acreditan su fatua vacuidad deshaciéndose en pave- 
sas. Llegar pronto a encumbramiento inmerecido no 
es sino apresurar el contraste con la piedra de toque; 
y lo que ocurrió con González Besada fué que, en lle- 
gando a la cima, también hubo alcanzado reputación 
tan firme que, a una voz, todos le proclamaban can- 
didato para volver a asentarse y a morar en ella, como 
no accediese a otra superior, según le avino' de segui 1 
da; y en la presidencia del Congreso se renovó aque- 
lla ratificación, por virtud de las obras, que da el tes- 
timonio más inequívoco del merecimiento. Poco le ha- 
bría de haber durado la vida para que no le viésemos 
pronto presidir un Gobierno. 

Todo ello habría sido imposible si no poseyera ca T 
lidades proporcionadas; que no se cumplió por merced 
ajena, sino por la dinámica colectiva de las asambleas 
políticas, donde nunca escasearon ni escasearán los 
émulos y competidores; donde, aunque suelen verse 
ejemplos de elevación injustificada, sobreviene pronto 
el descrédito, mientras que la reputación y la autori- 
dad de González Besada crecieron acompasadamente,, 
reconocidas por todos. 

Aquí, ciertamente, nos interesa de modo principal 
la fase literaria de su vida. Al terminar los estudios 
universitarios, a los veintidós años de edad, publicó, en 
dos breves volúmenes, una Historia crítica de la Lite- 
ratura gallega, brote juvenil de una vocación a cuyo 
seguimiento se oponían solicitaciones de otra índole, 
entonces imperativas para él; obra, además, para la 
cual faltaban todavía los materiales que luego se hi- 
cieron obvios, con los estudios y los descubrimientos de 
otros que derramaron nueva luz sobre tales materias- 



DON AUGUSTO GONZÁLEZ BESADA 469 

González Besada necesitaba, ante todo, labrar su 
posición social, establecer los asientos de su venidera 
existencia, de su hogar y de su personalidad; y, al 
igual de tantos otros, fué atraído y arrastrado hacia 
las lides forenses y políticas; es decir, los más absor- 
bentes y los más extenuadores ejercicios a que pudiera 
haber aplicado su voluntad laboriosa, su cultura y su 
aventajado entendimiento. Señalé antes las privilegia- 
das aptitudes que desplegó y el éxito felicísimo que 
obtuvo por estos derroteros. Cuando en el año 191 3 se 
posesionó del sillón de académico de Ciencias Morales 
y Políticas, su discurso acerca de los Deberes de ciu- 
dadanía olvidados o mal cumplidos por las generado* 
nes actuales, acreditó la buena compañía que al fon- 
do doctrinal deparaban los aciertos literarios; y tres 
años después, cuando vino a esta Casa, su disertación, 
dedicada a enaltecer la persona y las obras de Rosalía 
de Castro, nos pareció tan bien escrita como sentida; 
relevantes pruebas de la germinación que había prose- 
guido en el espíritu de nuestro compañero, aun estan- 
do desde la adolescencia apartado del cultivo de la 
amena literatura. 

Mas a fe que no hicimos su elección como profesio- 
nal de ella, ni como dramaturgo, ni como lírico, ni co- 
mo crítico, ni como novelista; al sillón que ahora está 
vacante le trajimos como orador, título con que, en to- 
das las épocas, vinieron a esta Academia numerosos e 
insignes predecesores, a causa de que la oratoria tam- 
bién es un género literario, no ciertamente el menos 
arduo ni el menos importante entre todos. Hablemos, 
pues, de la oratoria de Besada, ya que principalmente 
consiste en ella la fase literaria de su persona. 

Advirtamos que ejercitándola fué como anduvo 



470 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

aquella carrera forense y política, en la cual puse an- 
tes la atención ; quienes no le oyeran nunca podrán in- 
ferir de este solo dato cuan eficaz instrumento le de- 
paró en todas sus empresas. Mas yo, que le escuché 
casi siempre, y que con él departí en el Foro y en el 
Congreso, puedo dar cumplida razón de aquellos re- 
sultados. 

La oratoria de Besada tuvo la cualidad que siem- 
pre me parece a mí primordial: la de ser adecuada. 
Cuando los modos oratorios no corresponden al asunto,. 
a las circunstancias o al auditorio, el fracaso resulta 
indefectible, sean cuales sean el mérito intrínseco de lo 
que se dice y el acicalamiento literario de la expre- 
sión, porque falta la compenetración espiritual entre 
el que habla y los que escuchan. Aun cuando éstos sigan- 
entretenidos con el desfile de ideas, o de imágenes, o de 
frases bien cortadas y sonoras, la arenga quedará em- 
paredada entre témpanos glaciales; no influirá en Ios- 
entendimientos para la convicción, ni en los corazones 
para el afecto, ni en las voluntades para persuadirlas. 
Ninguna pieza oratoria se podrá estimar, para alabar- 
la justamente, si tan sólo se consideran sus propios 
términos, con abstracción del caso y del auditorio. 
¿Quién no ha oído, por ejemplo, trozos de sermón que 
serían admirables si no se pronunciasen desde el pulpi- 
to ni se dirigiesen al auditorio que lo rodea? ¿Quién 
no recuerda reputaciones clamorosas de elocuencia; 
que se desvanecieron en las Cortes, por no ser ésta allí 
la adecuada? 

El carácter personal de González Besada le pre- 
servó de mezclarse en las refriegas apasionadas que* 
con frecuencia ocurren en las asambleas políticas ; en- 
cuentros donde centellean las iras, y suelen olvidarse,. 



DON AUGUSTO GONZÁLEZ BESADA 47 1 

o trastrocarse, o sacarse de quicio las realidades; aque- 
llas mismas que en ambiente menos turbio podrían 
dar asuntos para provechosa deliberación. Asistía a 
tales chubascos impasible y silencioso, como quien se 
guarece bajo un árbol. Su hablar era siempre reposado, 
y la trama de sus oraciones consistía en una armazón 
dialéctica. No pertenecía al número de los oradores que 
actúan sobre el auditorio de modo externo, función 
de óptica recreativa que entretiene o deslumhra al au- 
ditorio con la serie de perspectivas, de imágenes y de 
episodios; hay que contarle entre los que buscan con 
el raciocinio un contacto mental, sugiriendo al que oye 
ideas que se enlazan y tejen con las suyas propias, hasta 
acompañarse y hermanarse con él, en un solo y común 
proceso lógico, y conseguir que aquel a quien no lo- 
gran convencer, disidente irreductible, quede, por lo 
menos, preocupado, atento a la deliberación interna, en 
pugna con lo escuchado el propio pensar. 

Esto no se consigue con sólo poseer la doctrina y 
la potencia mental; es obra de arte literario y no de las 
menos arduas. Hombres hay, de saber extenso y pro- 
fundo, que no aciertan a comunicarlo, no ya a los audi- 
torios numerosos, pero ni siquiera al interlocutor in- 
dividual; son, sin duda, pozos <le ciencia, pero sin bro- 
cal y sin cubo. Otros hay que son diestros en la expo- 
sición escrita, metódica, clara, convincente; pero in- 
hábiles para conseguir de viva voz resultado análogo. 
La ordenación de las ideas en el discurso oral es un 
arte singular ; no basta la facilidad y la galanura de la 
elocución; requiérese que aquéllas resulten claras, sin 
fatigosa insistencia, y que se agrupen y concertada- 
mente se muevan formando haces y falanges, para 
salvar primero las distancias del desconocimiento; para 



47 2 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

rendir luego los parapetos de la duda, hasta asentar 
una convicción; para concitar, en fin, los afectos, has- 
ta mover el corazón, trayéndole a poner su sello sobre 
los dictados de la lógica. Los asuntos que Besada solía 
tratar en sus oraciones no admiten sino este trata- 
miento, y mostraba en él consumada maestría. 

Acontece ser transitorio el atractivo circunstan- 
cia] de las materias, y renovarse éstas sin tregua, así 
en el Foro como en el Parlamento; por ello quedan 
pronto postergadas, olvidadas y como perdidas piezas 
oratorias que, una por una, encierran relevante méri- 
to; pero de todas ellas retiene el orador en su persona 
un acrecentamiento de autoridad prestigiosa, porque 
aun los que olvidan el discurso, guardan memoria del 
acierto que advirtieron o admiraron. De este modo vi- 
mos formarse rápidamente la personalidad de nuestro 
compañero, es decir, con el ejercicio del género litera- 
rio que le había tocado en suerte al trazar el derrote- 
ro de 'su vida. 

Si ésta no quedara truncada tan tempranamente* 
habríale llegado pronto alguna mayor ocasión para ha- 
llar descanso y amenidad ctin el cultivo de otros géne- 
ros menos desabridos, para los cuales tenía él acredita-, 
das de antiguo su aptitud y su afición. No le otorgó 
el Cielo tal merced; pero deja entre nosotros, en esta 
Academia, una memoria ungida con el afecto cordial 
de todos; y en mi propio corazón deja sangrando la he-r 
rida de una amistad que las peripecias políticas jamás 
turbaron; sólo la muerte podía añascarla, aunque no 
quebrantarla. 






CUESTIÓN LITERARIA 

¿QUIÉN FUÉ EL AUTOR DEL "DIÁLOGO DE LA LENGUA"? 



I 

Opiniones varias. 

La importancia y el interés nunca menguados del tema 
nos inducen a exponer con orden varios datos, notas y ob- 
servaciones que puedan servir al esclarecimeinto y resolu- 
ción de esta incógnita literaria : esto es, afirmar con seguridad 
de acierto quién haya sido el autor del célebre opúsculo titu- 
lado Diálogo de la Lengua. 

Y parece ser hoy más oportuna esta indagación cuando 
vemos que, dando por falsa la atribución ya añeja en pro 
del famoso erasmista conquense Juan de Valdés, se busca al 
libro un nuevo y flamante padre. 

El lector que recuerde lo que escribimos en el núme- 
ro XXII de este Boletín, recordará también que el ilustre 
agustino padre L. Miguélez es quien sostuvo: i.°, que el 
Diálogo fué escrito, no en la tercera decena del siglo xvi, 
como se venía creyendo, sino unos cuarenta años más tarde; 
y 2. , que su autor fué el cosmógrafo de Felipe II Juan Ló- 
pez de. Velasco (i). 

En la reseña que del trabajo del padre Miguélez hice en- 
tonces formulé algunos reparos y dudas contra ambos su- 
puestos. Pero no le convencieron, y de nuevo escribe sobre 



(i) Artículo publicado en La Ciudad de Dios, y luego en folleto 
aparte. Madrid, 1918, 4. ; 24 pógs. y varios facsímiles. 



474 BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

la materia, no sólo para invalidar o satisfacer mis razones y 
dudas, sino .para aducir nuevos argumentos, ahora también 
encaminados a demostrar, por la comparación de estilos, que 
Juan de Valdés no pudo escribir el mencionado Diálogo (i). 

Y como el autor me honra, entre otras cosas, con hacer- 
me varias preguntas a que fuera desatención no contestar, 
estas respuestas me servirán, a la vez, de precedentes y de 
base, siempre necesarios en toda tesis como la actual, en que 
deben quedar establecidos puntos como los de la época y lugar 
de la composición del libro; objeto y fines que se haya pro- 
puesto el autor y ambiente o medio social y literario que le 
rodeaba. 

Dedicaré, pues, la primera parte de mi trabajo a exami- 
nar los rruevos argumentos que en apoyo de sus dos ante- 
riores afirmaciones propone el sabio agustinoi, y a defen- 
derme de las impugnaciones y cargos, no merecidos, según 
creo, pues todo viene mezclado con elogios que le agradezco y 
me obligan a extremar la consideración que a su persona y 
estudios profeso siempre. 

Me censura lo primero el haber dicho que las opiniones 
de los eruditos y críticos que con ahinco se dedicaron a bus- 
car autor al Diálogo de la Lengua, se habían ido condensan- 
do "con abrumadora unanimidad en el famoso Juan de Val- 
dés, hermano de Alfonso, secretario del emperador Car- 
los V" (2) ; por cuanto "es el caso — dice el padre Miguélez — 
que no ha habido tal unanimidad, y menos abrumadora. Casi 
me atrevo a decir que ni siquiera ha habido mayoría" (3). 

Mi respuesta es sencilla. Empleé la frase "abrumadora 
unanimidad" y no las de "absoluta" o "completa", precisa- 
mente para dejar a salvo la opinión del padre Miguélez, que 
es el único que niega que Valdés sea autor del Diálogo y 
le señala otro. 

Como el reproche y afirmación vienen después de haber 



(1) Artículos de la misma revista, núms. 1.097, 1.008, 1.099, 1.101,. 
1. 103, 1. 106, 1. 107, 1. 108 y 1. 109. 

(2) Una opinión nueva acerca del autor del "Diálogo de la lengut* ; 
Madrid, 1918, pág. 3. 

(3) La Ciudad de Dios, núm. 1.097, pág. 197. 



CUESTIÓN LITERARIA 4/3 

manifestado el padre Miguélez que mi tesis había ido acom- 
pañada de "una larga" nota de autores, parecía natural opo- 
nerle otra lista más larga para que hubiese mayoría; pero 
sólo cita tres nombres nuevos y descuenta otros tres de la 
que yo aduje. Son los primeros don Juan Iriarte, don Juan 
Eugenio Hartzenbusch y monsieur Paul Groussac. Todo ello 
con el escaso fundamento que vamos a ver. 

Iriarte, en una aprobación de pura fórmula, extendida 
de orden del Consejo de Castilla para la obra compleja de 
los Orígenes de Mayans, en que por primera vez se impri- 
mió, en 1737, el Diálogo de la Lengua, no investiga quién; 
fuese su autor. Ni afirma ni niega; anónimo le dieron el li- 
bro y anónimo lo recibe; por eso le llama al autor "nuestro 
erudito anónimo", porque él no sabía quién fuese. Es, por con- 
siguiente, Iriarte, en esta cuenta, un perfecto cero a la iz- 
quierda. 

Hartzenbusch, que puso un ligero prólogo a la reimpre- 
sión total de los Orígenes de Mayans, hecha en 1873, tam- 
poco se cuidó de estudiar la paternidad del Diálogo, ni si- 
quiera de pronunciarse en pro o en contra de la opinión, ya 
entonces común, de que fuese obra de Valdés. Con la indi- 
ferencia del que no le importa ni sabe gran cosa de la materia 
sobre que tiene que decir algo, al designar al autor sólo añade 
"sea quien fuere". No tiene, pues, Hartzenbusch personali- 
dad en este pleito, porque no dice nada. El padre Miguélez 
"no se explica que el señor Cotarelo omitiese esa opinión an- 
tes de escribir sobre la "abrumadora unanimidad". Pero ¿que- 
ría el padre Miguélez que citase a todos los escritores, desde 
Mayans acá, que no saben una palabra acerca de quién fuese el 
autor del Diálogo de la Lengua? (1) 

El bibliotecario argentino monsieur Groussac dice, según 
el padre Miguélez, que la "atribución del Diálogo a Valdés 



. (1) Al año siguiente (1874) la Academia Española formó el Catá- 
logo de los escritores que pueden servir de autoridad, y entre ellos in- 
cluyó a Juan de Valdés como autor del Diálogo de la Lengua. Hartzen- 
busch, miembro de los más conspicuos de la Academia, no s« opuso a 
tal atribución: pero no podemos juzgar si fué por convencimiento o> 
por indiferencia. 



47^ BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA 

es arbitraria y necesita una nueva revisión". Creemos que lo 
arbitrario es decir tal cosa, pues los escritores que trataron 
del asunto no procedieron arbitrariamente; todos dieron sus 
razones, buenas o malas. En cuanto a que el hecho necesite 
revisión, puede que sea verdad y a ella tienden estos modes- 
tos apuntes. Pero lo que también resulta cierto es que mon- 
sieur Groussac no niega que Valdés sea autor del Diálogo 
ni le señala padre literario. Es, por tanto, otro cero a la iz- 
quierda, por ahora y mientras no diga cosa nueva, lo cual 
creemos ya algo difícil (1). 

De los tres autores que, aunque no con igual motivo, ha- 
bía yo mencionado en mi larga lista, es el primero que el sa- 
bio agustino excluye don Gregorio Mayans, primer editor del 
Diálogo. Excluido estaba por mí de antemano, pues sólo dije 
de él: "Mayans quizá sospechó ya que pudiera ser obra de 
alguno de los dos Valdeses", fundado en el mismo texto que 
alega el padre Miguélez y dice : " Siento mucho no poder de- 
cir con certeza quién fué el autor de un Diálogo tan docto y 
discreto; porque aunque los interlocutores dan algunas señas 
de las personas de Valdés y Torres, de las cuales aquél hace 
papel de maestro y éste de oyente y de uno y otro pudiéra- 
mos proponer algunas conjeturas que parecieran verisími- 
les, siempre quedaría incierto si alguno de ellos o otro es- 
cribió el Diálogo... Sólo puedo decir que el que compuso ésta 
(conversación) vivió en tiempo de Carlos V." (2) Dema- 
siado sabía Mayans que el Torres (en la primera redacción 
Pacheco) del Diálogo era difícil de identificar; pero no le 
-convino aclararse más respecto del Valdés. De todos modos 



(1) Monsieur Groussac ha muerto no hace mucho. Pudo haber de- 
jado escrito algo sobre la materia; por eso empleamos la forma dubita- 
tiva en el texto. 

(2) ' Orígenes de la lengua española, por Mayans ; 187,3. pág. 448. 
Debo, antes de pasar adelante, rectificar lo que el padre Miguélez me 
atribuye en la nota de la pág. 203, suponiendo ser la edición del Diá- 
logo que más me agrada !a de Mayans. No dije sino que citaba por la 
edición de Mayans (1873), "por ser la más corriente y fácil de consul- 
tar" (pág. 11 de mi artículo). Tan mala me parece como la de Usoz. 

No reconozco valor crítico más que al manuscrito de la Biblioteca Na- 
■ cional en donde haya divergencias; en lo demás poco importa citar uno 
u otro texto. 



CUESTIÓN LITERARIA 477 

es evidente y obvio que Mayans ''quizá sospechó" que fuese 
el autor uno de los dos hermanos Valdés (i). 

Tampoco cité a Pellicer (Histrionismo, 1804; I, 14) más 
que por la razón de ser el primero que dio el nombre de un 
Valdés como autor del Diálogo, aunque fuese el de Alfonso 
y. no Juan. Era dato necesario para seguir la historia de esta 
paternidad. En cambio el padre Miguélez añade un autor que 
yo voluntariamente omiti : el de "el falsario Llórente — dice 
el padre Miguélez — , en su Historia de la Inquisición, el cual, 
para no acertar en nada, hasta en eso se equivocó, haciendo de 
los dos hermanos un solo personaje". Y no le cité, aunque le 
recuerda don Fermín Caballero (pág. 23), porque dicho au- 
tor merece efectivamente muy poca fe, por su espíritu sec- 
tario y por escribir sin documentos a la vista, fuera de Es- 
paña y muchos años después de haber cesado de ser secre- 
tario de la Inquisición. Pero conste que si algo valiese su 



(1) Al describir en mi anterior trabajo (pág. 10) el manuscrito de 
la Nacional que contiene el Diálogo de la Lengua, apunté que en la pri- 
mera hoja había una nota que dice: "No parece toca el expurga.to 
Nouiss. del año de 1640 a este quaderno. — Fray Pedro de Caruajal, 
Pred. or general" (Rtíbrica) ; y añadí: "¿Sospecharía el que puso esta nota 
que pudiera ser Valdés el autor?" A esto respondió el padre Miguélez: 

"Esa nota es una de tantas que solían poner los inquisidores encar- 
gados de revisar las librerías del Reino, como se ve en multitud de li- 
bros y Códices del Escorial. Y al no condenar ese cuaderno el revisor, 
es buen indicio de que nada halló en él que se opusiera a las leyes del 
Expurgatorio de 1640, sospechase o no el censor que el manuscrito fue- 
se de Valdés. Por