(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Boletín de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelon"

.- 




BOLETÍN 



DE LA 



IUL ACADEMIA II IMS 



i 




DE 



BARCELONA 



■ jíi 



0B R_ ^^ 
JUL201961 



4> 



Julio A Septiembre de 1903 N^^s/ ry oF -fo^ ^^ 

v, 2 ' 



Año III 




Núm 11 



Año Académico CLXXV 



BARCELONA 



Tipografía de la Casa provincial de Caridad 

CALLE DE MONTKALEGUE. NÜMKHO 6 
1903 




¿67794 



i .' 



sunyEA^Rio 



P&gs, 

El castillo de Ametlla de la Segarra, por D. J. Miret y Sans. . 105 

Les aygues y banys de Barcelona, per D. F. Carreras y Candi. 115 

Páginas de mi inédita Historia de los pueblos de la Corona de 
Aragón.— La Reconquista de Zaragoza, por D. S. Sanperc 
)/ Miquel ■ 139 

Libre deis ensenyaments de bona. parlería, por D. J. Codina y 

Formosa, Pbro. 157 



A 






~ÍQ> 



Año III "T) r\ T E"TTM ' Núm. 11 



BOLETÍN 



DE LA 



Real Jlcademia de Buenas Letras 

-— — DE BA^GEDONA 



-<i 



JULIO Á SEPTIEMBRE DE 1903 



W-- 



EL CASTILLO DE AMETLLA DE LA SEGARRA 



A mediados del siglo xi estaban ya en poder de los cristianos las 
villas de Cervera y Tárrega y buena parte de la baja Segarra y Conca 
de Barbera. El Conde de Barcelona iba levantando fortalezas que eran 
nuevos mojones para la dilatación de la Marca ó frontera de Poniente 
y Mediodía, hasta llegar á las orillas del Prancoli y del Gaya y para 
situarse frente las sierras de Prades y Ciurana, principales centros en- 
tonces de la dominación árabe en Cataluña. 

La reconquista del Penedés estaba más adelantada, pues consta 
que, desde la segunda mitad del siglo x obraban en manos de los nues- 
tros los castillos de Olérdola y la Granada y los poblados de Santa Oli- 
va y deis Domenys, en las cercanías del Vendreil. Quedaban los árabes 
asimismo expulsados de las montañas de Santa Cristina y Montagut, y 
en el año 980, aparecen ya en los documentos, los castillos de Alba, 
Ceuma y Cabra, destruidos cinco años después por el formidable ejér- 
cito de Almanzor. 

Pasada aquella avalancha, prosiguió activamente el avance de la 
reconquista, sabiéndose que, en 992, existía el castillo de Montagut y 
al poco tiempo figuraban también en escrituras los de Querol y Piiia- 
na, constituyéndose por último, en 1024, el Castellvell extrem de la 
Marca con su baronía ó extensos términos y que fué en adelante el 
centinela guardador de todo el Penedés. 

La restauración de fortalezas y poblados en la baja Segarra y en la 
Conca de Barbera quedó algo retardada, sin duda por la mayor distan- 
cia del centro del gobierno y por su situación peligrosa, próxima á las 
plazas árabes de Lleyda y B .laguer y á las guaridas de estos en los 
montes de Prades y Ciurana. Pudo también influir la falta de inicia ti • 
vas y energía por parte del joven conde Ramón Berenguer I, en los 
momentos que parecían más oportunos para impulsar la repoblación de 
los referidos territorios. 

1H03.-8 



[06 |. MIREI Y SANS 

La primera medida que conocemos de dicho soberano, en tal con- 
cepto, es ta donación, otorgada en 1038, & favor de Miró Foguet, del 
lugar de Forés para levantar un castillo contra los sarracenos. En 1043, 
cedió otro terreno yermo, en <■! lugar llamado Concsa, á Bernat Sino- 
fre y á su esposa Almatrudis, con la misma condición de construir una 
Fortaleza y hacer la guerra contra, los infieles (1). En 1046, el juez 
Adalbert y Radolf sacerdote, adquirieron la fortaleza de Benviure 
(Biure?), en el condado de Manresa y cercanías de Montfalcó, que po- 
co tiempo antes los consortes Bernat y (¡nasca habían obtenido por 
aprisión En 1053, prometió dicho Conde dar en feudo á Alaman Uch 
el cas'.illü dé Santa Perpetua, situado en la orilla del Gaya, cu el des- 
filadero que comunica la baronía de Qúeralt con el campo de Tarrago- 
na, cuando pudiese ser aquél recuperado d'e los sai raernos; y a los 
pocos meses hizo otra donación feudal á favor de Aman Pere, consis- 
tente en el pui.uc de Barbera con sus pertenencias y derechos También 
concedió, en 1054, el puig de Agremunt, del término de Grañena, con 
sus tierras y bosques, á Guillem Ramón, haciéndole dependiente délos 
castillos de Cervera y Grañena (2) Encomendó el castillo de Tárrega 
& Ricart Altemir, dándole cien onzas de oro para las obras de repara- 
ción de las fortificaciones y construcción de otras nuevas, en el año 
1057- En 1066, dio á Pons de Montoliu cierta extensión de terreno en 
Puigdelfí, con el objeto de que edificase castillo y guerrease contra los 
sarracenos. En el libro mayor de los Feudos (folio 228) estaba trans- 
crita la escritura de concesión que el propio Conde otorgó, en el año 
1072, del territorio yermo de Bufalla ó Brufalla, á favor de Udalguer 
Ramón; dicho territorio estaba en el término del castillo de Montclar 
(hoy Sant Miquel), entre Santa Colonia de Queralt y Barbera y lo con- 
cedió en franco alodio, con condición de que el mencionado Udalguer 
levantase castillo en aquel punto y entregase la mitad del diezmo al 
Conde de Barcelona 3). En el mismo año 1072, celebróse el convenio 



(l) «Estautemin comitatu Barohinonensi sitie Ansononsi io loco qui uocatur Co- 
nesia... aparte orientis in termioio de ¡pao Quodot et inda uadit per terminum de ipsaa 
Pilas per ipsam serram, a parte meriilie afrontat in fierra ubi se iuDgit ipsa quadr i de 
liuislabert Cherueii et descendit super guardiam de Ertuemir et uadit usque ad serra- 
tum in ipsa serr.'i ante KoreB... sic donamus medietatem per feuum et medietatem per 
alodium sub tali conuectu ut faciatis ibi fortedam contra paganos uel alios bomines 
et donetis noble poteetatem de predicta forteda sine nostro enganno.. et non faciatis 
inde aliuní seniorem nec nos nec p^steritas uestra niBi nobis et nostris successoribus 
qoibaa lacx-uierimus ciuitatem de Barchinona testamento uel nerbis Et in uita de me 
predioto Comité similiier donetis potestatem de predicta lorteda ad aditlam meum 
enmitorem qui tenuerit predicta omnia per me et uos per illum. .» (8 idus Diciembre 
año 13 del roy Folipei. 

(¿) l'erg. 160 de Ramón ííercnguer T. Archivo de la Corona de Aragóu. 

(3i Se pacto además, que eu caso de querer vender el castillo, debía Udalguer ha- 
cerlo al Conde de Barcelona p"r el valor que lijasen hombres probos, quedando este 
obligado a pagar v\ precio dentro los treinta días, pasado cuyo plazo quedaba el vasa- 
llo en libertad de venderlo a otra cualquier persona, excepto a otro conde ó oomitor 
l7 calendas Mayo año 18 de Felipe). En dicho territorio se levantó mft3 adelante el pue- 
blo de Vallvert. hoy agregado á Montbrió do la Marca. 



EL CASTILLO DE AME1LLA DE LA SEGARRA 107 

entre el soberano y el noble Bernat Isarn, quién obligóse A ser hombre 
sólido, á hacer cavalcadas y seguimentos y á habitar el castillo de 
Grañena, «stet semper in Granana ipse cum sua uxore et cum quinqué 
obtimos cauallarios benc incaualcatos et armatos et ut faeiat ei hos- 
teni...» (1). Por último, en 1075, D. Ramón Berenguer otorgó la dona- 
ción en franco alodio á Ramón Arnau, de «ipsum castellar quod dici- 
tur Montbrio id est térra inculta» in «ipsa marcha extrema», ó sea, el 
castillo de Montbrio de la Marca, cerca de Espluga de Francolí, con 
la obligación de no reconocer otro señor, más que el Conde de Barce- 
lona, de no poder vender la fortaleza á ningún comitor y de hacer 
guerra á los sarracenos (2). 

De esta colección de notas podrá deducirse lo que hizo Ramón Be 
renguer I para restaurar y defender la baja Segarra y conca de Bar- 
bera. A tales medidas debemos sumar los esfuerzos de los barones de 
Queralt y de Cervelló quienes levantaron y mantuvieron no pocas for- 
talezas en aquellas comarcas, y asimismo los trabajos de otros señores 
de segunda fila, que igualmente contribuyeron, por diversas causas ó 
móviles, á la obra benemérita de la restauración de Cataluña. 

Entre estos últimos, fueron quizás los más notables en la Segarra, 
Uch Dalmau, tronco de la célebre familia de Cervera, de cuyo origen 
hemos tratado extensamente en nuestro estudio Los Vescomtcs de Cer- 
damja, Conflent y Bergadá (3), y Ecart Miró, fundador de la no menos 
noble familia de. Torro ja. de la que también nos hemos ocupado en el 
libro Los Vescomtes de Bas en la illa de Sardenya, 

Antes, empero, de entrar en los orígenes del Castillo de Ametlla de 
la Segarra, construido por el mencionado Ecart Miró y que forma el 
objeto especial del presente trabajo, nos será permitido dar á conocer 
dos documentos del fundador de la casa señorial de Cervera, referen- 
tes asimismo á la reconstrucción de las fortalezas y defensas en las in- 
dicadas comarcas. Es el primero, el convenio que Uch Dalmau celebró 
con Guifre Bonfill, en 1075,, al encomendarle el castillo de Guardia ala- 
da, escritura curiosa por las muchas palabras catalanas que contiene y 
que probablemente no supo el escriba latinizar: 

«llec est conueniencia que est facta Ínter Ugoni Dalmacii et coniux 
sua Adalen et Guifre boni filii et coniux sua Ricards. Comendamus 
namque uobis ipsum eastrum de Guardia lada et damus uobis ipsos 



(1) La data del documento es de 2 de las calendas de agosto del año 12 de Felipe 
Promttla el Conde dar en feudo a Bernat Isarn la parroquia de Castell tallat y de no 
poder cumplir esto «pgo dabo tibi asinos ai VI. cauallarios ad totas meas hostes aut 
tantum auere unde bene pos?is abere predictos asinos. > Y si tampoco cumpliese esta 
segunda promesa, declaraba a favor de su vasallo que en tal caso <non facías mibl 
bostes neo caual-adas uBque dum tibi faciam uel attandam presoripta connenienoia.» 

{2} Véase nuestro artículo en el Butlleti del Centre ExcurtttmiMa de Catalunt/a, any IX, 
número 49. 

(B) Memorias de la R. Academia de Buenas Letras de Barcelona, vol. VIII, fascí- 
culo II. 



108 |. MIRE r v SANS 

feuos que ad iam dicto castro pertinenl tres partes de ipsum decimum 
el de tota oninia < ¡ u> ■ inde exierinl exceptas de [psa sua dominicatufa 
en donauit Ugoni Dalmacii ad s. : ' María ipsa medietate. Et douamuí 
uobis los destrets e lestachamena el mandamentas et iouas el traginis... 
el totos ¡psos homines sicut scriptum donamus iiobis el ad uestro cast- 
laño Kaymundi Fulchoni. Et ¡11 super donamus... medietate de ipsos 
plácitos el de preséntalas et de totas rexidones e( medietate de sen- 
sos... de exidas qui ad tu V. I), ixiran in ipso de guardia uel ¡n suos 
términos per amor uel per forsa. El solidamus te Raimundi Fulchoni 
ab ¡psos feuos que tu donatlias in ipso castro et si ucnerit oastlano in 
obertura estableschel Guifredi boni filio ad laudamentum de U. 1). et 
auero qui in exira habeant per médium. Et donamus in Capstayn... a 
laboracione in tali modo quod uobis uos auingatis ab Mir Ermemir el 
ab conius sua Hengelsia ad nostrum laudamentum de nos donatores et 
admandamentum do Dalmad Isarn et de Alsoua... In tali conuentu 
uobis damus quod nos adiuuetis ipsa térra a poblar. Et pro istam do- 
nacionem conuenit G lioni filio ad U. Dalmacii que li donet potesta- 
tem de ipsum eastrum de guardia-lada quantas que uices ille deman- 
dct iratu uel pagatu otadiuuet suam honorem tenere ae defenderé... Et 
in ipsas oestes et caualcadas o G. bonitilio no sie ab Vg. Dalmacii et 
trametet illi U 08 milites et unum bonum per suum coi-pus qui bene ser- 
uiet ad V. Dalmacii et portet bona fee. Et «piando Vgoni Dalmacii 
mandauit hoste donet ad Guifredi boni-lilio donet illi asinos et areda- 
ments a 111 cauallarios. Et donamus uobis in ipso castro de guardia 
estática quod tu Guifredi boni-filio lans liures, et plácitos qui serán in 
ipso castro de guardia, pledeiglos G. bonitilio ab ipso baiuli de V. Dal 
macii (1). 

La data de este documento es del seis de las calíanlas de octubre del 
año XVI del rey Felipe y lo hemos tomado de un traslado ó testimonio 
hecho en 1287. También copiamos de un traslado efectuado en L211, la 
escritura que los citados consortes Ucta Dalmau y Adala otorgaron, en 
1082, de la donación A favor de Mir Eromir y de su esposa Engelsia, 
de la sierra de Helltall, llamada Trulloll ó Truiol, situada en término 
del Tallat de Barbera, con la condición de que «ihi Mir Erumir faciá 
üs forteda quo modo melioro potueritis faceré et nos donatores dona- 
mus ad uos ad alaudium franchum .. exceptus medietatem decimaruin 
que retinuimus ad ipsum eastrum de Taliad .. Aduenit hec omnia ad 
me Ugo Dalmad per aprisione et per acapte de meos séniores comité 
Raimund Berengarii et de Adalmus comitissa, et est hec omnia in co- 
mitatum Minorisa uel in termine de Taliad et affrontat de prima parte 
in ipsa strada que uadil ad ipsa serra de anteueia, de II. parte in ipsa 
sena de Glorieta et peruadit ab oxero, de tercia parte in ipsoquollo de 



(1) Perg. :¡.í), armario 15, de Eepluga de Francolí, Arcbivo del (irán priorato de Ca- 
taluña de la orden del Hospital de Jerusalem. 



EL CASTILLO TE AMETLLA DE LA SETARRA 



109 



part strata qui peruadit ad Comalats... facta ista donatione XVIII ka- 
lendas ianuarii anuo XXII regnante Filipi regist (1). 

Los personajes secundarios movidos pues, por el deseo do hacer 
productivas sus desiertas y extensas posesiones, procuraban con el mis- 
mo interés que el soberano, la repoblación y fortificación del país. 

D. Ramón Berenguer I murió el 27 de mayo de Í076 dejando el con- 
dado ó herencia indivisa á sus hijos mellizos, de edad de veintidós años, 
Ramón Cap d' Estopes y Berenguer el Fratricida A los pocos días de 
encargarse del gobierno se les ve ya ocupados en fomentar la restaura- 
ción de la parte extrema de sus estados en dirección de Poniente. Em- 
pezaron por las donaciones del territorio desierto de Ollers, cercano A 
la Espluga del Francolí á favor de Adalbert, esposo de Manidoda é 
hijo de Sendrós (2), y de otro yermo, llamado puig de Anguera, situa- 
do también en dicha comarca, a Bonfill Oliva, reservándose la mitad 
de sus diezmos, con la fecha de 14 de las calendas de julio del año XVI 
del rey Felipe (3). 

Después de estas dos disposiciones encaminadas á la repoblación y 
defensa del territorio de la Marca, no hemos descubierto otra de la 
misma clase de dichos co-soberanos, anterior a la concesión del casti- 
llo de Ametlla, otorgada á favor del antes citado personaje Ecart Miró 
y de su esposa Mayencia, señores de Torroja y Solsona, en el mes de 
julio de 1077. 

Este documento inédito, que hemos descubierto en el copioso archi- 
vo de la orden del Hospital de Jerusalem, tiene, pues, bastante impor- 
tancia para ser publicado íntegro. Es el primero ademas, que declara 
explícitamente que los dos condes hermanos eran gemelos, cosa creída 
y sostenida por todos los cronistas pero sin prueba documental direc- 
ta. A lo menos nosotros interpretamos así el sentido de las palabras: 
nos barchinonenses comités nec non uterini fratres Raimundus scilicet 
atque Berengarivs, porque no puede de ningún modo la palabra uteri- 
nos tener aquí el sentido de hijos de una misma madre y de diferente 
padre, que es el más general y el que tiene en el derecho civil. 

Declara asimismo el documento que D.Ramón Berenguer I había 
ya otorgado dicha donación, que sus hijos confirman y amplían con 
parte de las rentas ó diezmo en libre alodio, y que, el lugar de Amet- 
11a, estaba dentro del condado de Ausona, en el extremo de la fronte- 
ra hacia España, es decir, cerca del territorio dominado por los sarra- 
cenos. Por las afrontaciones que señala se ve que era Ametlla de la 
Segarra, pueblo colocado á unos diez kilómetros de Cervera y contiguo 



(1) Perg. 267. armario 15, ídem. 

(2) Oaasbert, hijo de Adalbert vendió la quadra de Ollers á Sinofre. hijo de Cheruz, 
en 1<i79. En la aegunda mitad del siglo XII pasó el lugar de Ollers a poder do la Orden 
del Temple. 

(S) La segunda de estas donaciones ha sido publicada por el Sr. Morera en lh 
del Arzobispado rlc Tarragona u del territorio de su provincia, vol. I. 



110 J. M1RKT Y SANS 

á Vallfogona de riu Corb, á Montolin y á Guimerá. El nombre de los 
varios pueblos que en Cataluña son llamados Ametlla era siempre lati- 
nizado por los notarios de la Filad Media y traducido por Amígdala. 
Así puede comprobarse al leer cierta carta del Concilio de Barcelona 
del año 906, por la que el arzobispo de Xarbona y otros prelados con- 
tinuaron las posesiones del monasterio dé San .Juan Bautista de Ripoll, 
citándose el pueblo de Ametlla del Valles, cercano á Granollers, tam 
bien con el vocablo Amígdala; y villa <l< j Amígdala es asimismo 
llamado otro lugar del condado de Urgell, en las vertientes del Mont- 
sech, en la escritura de dotación y restauración de la iglesia de Orga- 
ñá, en el año 1090. 

Se observa igualmente en el texto del documento en cuestión que, 
al señalar el castillo objeto de la donación, se dice castruyn nondum 
bene constructum, ó sea. que la fortaleza de Ametlla estaba en 1077 á 
medio hacer, no concluida y por dicha razón los Condes hermanos vie 
nen A dar Animo y alientos A Ecart Miró con la confirmación y con la 
adición de algún nuevo beneficio, para que la termine, causa bene 
construendi municiones contra perfidia agarenorum. He aquí el docu- 
mento: 

Vox legis libri iudicis clamat uoce patnli oris quatinus donatio si 
facta l'uerit per eartam ser i p tam litteris plenum obtineat roborem in 
diebus elernis. Ae per hoc nos barchinonenses comités nec non uterini 
tratres Raimundus scilicet atque berengarius sub sacro nomine sánete 
et indiuidue trinitatis per hanc nostre scripturam donationis donamus 
tibi hechardo mfronis coniugiqnc tuc maience unum castrum nondum 
bene constructum in nostris marchiis quod uocatur amígdala ab hom- 
nibus cunctis donamus illud uobis causa bene construendi et edifieandi 
inunitiones contra perfidia agarenorum. Eo modo sicut illud donauit 
uobis genitor nostre comes scilicet Raimundus cum terminis et affron- 
tationibus cunctis et cum ómnibus s¡l>¡ pertinentiis rebus et causis ad 
uestrum proprium alodium excepta medietate ipsius decimi quam da- 
mus uobis per feuum et aliam medietatem ad uestrum proprium alo- 
dium. Est neinpe prenominatum castrum intra ausone comitatum in 
ultimis horis nostre marchie contra hispaniam. Et aduenit nobis per 
uocem prelibati comitis Raimundi patris nostri seu per quascumque 
uoces. Terminatur autem castrum hoc a parte oricntis in termino de 
castro de gardialada scilicet in ipsa uia que uadit de capistagnoad rlu- 
men uallis alfedi. Ab australi namque clima figit limitem in nomine 
il lo quod discurrit per uallem alfedi usque ad términos de guimarans. 
Ab occidentali uero parte collatarat sibi terminum iam dicti castri de 
guimerans A septentrión is parte terminatur in termino de monte oliuo 
scilicet in ipso solano quod tenct de ipso eolio arche usque ad ipsum 
uilar qnod est ad ipsam caselam et usque ad terminum delosorel tran- 
sit per ipsum iitorel et ascendit in planum de losor e( per ipsam uallem 
usque ad rabatholam el ascendit in ipsam gárdiam que est in caput de 



FL CASTILLO DE AMETLLA DE LA SEGARRA 111 

uallo et transit per ipsuin uilarum qui diuidit cum guimeran et aseen 
dit per ipsum planum in Humen de ualdosei: Quantum iste prefate 
affrontationes includunt et uncliquc circunrleunt sic donamus uobis 
prescriptum castrara cum omni edificio quod ibi iam feeistis et cum il lo 
quod ab hac hora et deinceps uos ñeque ullus ex suceessoribus .. face- 
re potueritis Cum terminis et affrontationibus cunctis et cum ómnibus 
alodiis cultis et incultis montuosum et decliuum pronum et planum. 
Aquis aquarum petris petrarum siluis garrieis. . . uie ductibus pratis 
pascuis omnia et ómnibus quicquid dici et nominari potest quod ad 
usum hominis pertinet et cum ómnibus sibi pertinentibus causis et re- 
bus sicut superius dictum est. Excepto quod retinemus... nostrum con- 
tiuum et quod non elegatis inde ullum alium sénior est nisi nos et pos- 
teritatem nost... uos ñeque ullus ex suceessoribus iiestris. Et quod 
faeiatis inde per nos omni tempore pacem et guerram. Et sicut supra 
dictum est et per ordinem conscriptum cúnela pretexata de nostro iure 
tradimus in uestrum dominium et potestatem ad faciendum omnia que- 
cumque uolueritis sicut supra scriptum est modo et per cuneta sécula. 
Sane si nos ipsi aut ullus ex suceessoribus nostris aut aliquis homo aut 
i'emina nobilis aut uilis persone qui contra istam cartam nostre dona- 



(te;m una uf cornee 




Firma y signo del Conde Ramón Berenguer, Cap d' eslojies, en la escritura do dona- 
ción del castillo de Ametlla a Kcart Miró, 1077 (pergamino 4o^, armario ¿i, arxivo del 
Gran priorato). 



tionis uenerimus aut uencrint uel uencrit ad irrumpendum non hoc 
ualeamus aut ualeant uel ualeat uindicare quod requisieriinus aut re 
quisierint uel requisiorit sed per solo conatu componamus uobis aut 
componant uel componat in triplo cum incremento totius meliorationis. 
Ac deinceps hec carta donationis tam cliu fixa et inmobilis permaneal 
quosque finis eui ueniat. Que est acta III. Kalendas augusti anno scili- 
cet XVII. regnante rege philipo. Sigggnum ' Berengarius comes. Rei- 
mundus comes gg. Nos ambo fratris qui hane donationis cartam manda- 
uimus scribere et posquam scripta fuerit audiuimus legere et propris 
manibus flrmauimus eam nostra sponte et testibus subt, notatis prece- 
pimus firmare. 

Sigggnum Befnardi bliggarii. Sigggnuní Ugonis dalmacii. Sigggnum 
Bernardi ermengaudi. Sigggnum Bernardi guilelnii. Sigggnum Bernar 
di remon. Sigggnum Arnal trasuer. Sigggnum Vgonis. Sigggnum petro 
udalart. Sigggnum dalmaz gerouard. Sigggnum Mironi Biculfl. 



112 J. MIRET Y SANS 

Bonephilius sacerdos qui hanc cartam donationis scripsit et suo >J<( 
die et anno prcíixo (1). 

Respecto del concesionario de Ametlla, Ecarl Miró y de sus desccn- 
dientrs vamos á dar algunas noticias curiosas. Decía Llobet, en Qeriea- 
lagía de lii casa <it Cardona, quizás con algún Fundamento, que Ecart, 
lujo de Miró, pertenecía á aquella familia vizeondal. La primera vez 
que nos aparece este personaje es como testigo del convenio celebrado 
en 1C6G, entre el obispo de Urgell y el vizconde Miró de Castellbó y en 
el cuerpo de aquella escritura se hace mención precisamente de un 
hermano del vizconde de Cardona. Diez años más adelante Ecart y su 
esposa Magencia vienen á otorgar donación de tierras en Urgell á los 
consortes Kodger y Adala ó Isarn y Adalen, «donamus uobis aliquid 
de alaudes nostros que nobis aduenit de donacione de domnus Guillel • 
mus episcopus uel per alicumque uoces et sunt ipsos alaudes in comita- 
tu Orgello in partes que uocatur Maschazano siue ad Espigolelo... do- 
namus nam ipsos alaudes cuní ipso Rastro cum suis terminis .. et babel 
al'frontacioncs predictum alaudum a parte orientis in termino de alau- 
dum de Bernardo uel de Sancti Ermengaudum, de meridie in porte de 
Lérida, de occiduo in termino de Espigol gros...» Dan el alodio con la 
iglesia que contiene y mitad de los diezmos y primicias, reservándose 
la otra mitad y con la obligación de entregarles anualmente «I. porcho 
de dúos manchusos e sesters YI. de ciuada et XXI. fogaces et sesters 
III. de ui » Data del documento: pridie kalendas Julii anno XVI 
regni Filipus Rex (2). 

En 1080, año 21 del rey Felipe, Ecart y Magencia otorgaron dona- 
ción á la canónica de Urgell de un manso situado en la parroquia de 
Sant Llorens de Campoavannáli, CampdevánoL en la comarca de Ri- 
poll y condado de Bcsalú (3); y en 1090, los propios consortes hicieron 
otra donación á la iglesia di' Santa María de Solsona, consistente en 
un huerto y palomar (4). 

Ecart Miró había otorgado testamento en el año 1085, conservado 
en el archivo ducal de Cardona (armario 1.°, cajón 1.°, legajo 2 °, nú- 
mero 120, según afirmación de Mossen Costa en sus Memorias de la 
ciudad da Solsona y su Iglesia, obra escrita en 1799 y que desgracia- 
damente permanece inédita, sin que hasta el presente ni el Ayunta- 
miento, ni el obispo y cabildo, ni agrupación alguna de personas ilus 
tradas de Solsona, haya decidido su publicación, con la que tanto 
favorecerían el adelanto de los estudios históricos en Cataluña. 

En dicho testamento Ecart hace mención de cinco hijos, á saber. 
Bernat, Berenguer, Pere, Gombau y Guillem y de dos hijas, Sicarda y 



(1) Perg. 439, armari 3, de Cervera. Arxivo del Gran Priorato de Catalnña- 

(2) Perg. 289, armari 12, archivo del Gran Priorato. 

(3) Cartulario de la Catedral de Urgell, vol. I., doc. 774. 

(4) Libro primero de escritoras antiguas de la Catedral de Solsona, n. n 179. 



EL CASTILLO DE AMETLLA EN LA SIíGARRA 113 

Ermengarda. Al primogénito, Bernat Eeart, le dejó el castillo y la 
mitad de los alodios de Solsona, los castillos de la Aguda y de Calonge 
y parte de los alodios de Espina, Moratell y Torroja, así como todos 
los que poseía en Oluja. Al otro hijo, Pero, le legó las rentas de las 
iglesias de Torroja, Aguda y Solsona ó quizás alguna clase especial de 
derechos, como los de patronato y enterramiento, porqué en cuanto á 
la segunda de estas iglesias se sabe que en aquel tiempo pertenecía al 
vizconde de Ager ó del bajo Urgell. Guerau Pons de Cabrera, vizconde 
de Urgell y su esposa Gelvira dieron á la canónica de Solsona, en 
1100, la iglesia de Aguda, juntamente con las de Santa María y Sant 
Gil de Tora, con sus diezmos, primicias y oblaciones. 

No se sabe la fecha de la muerte de Ecart y en el Necrologio Solso- 
nense consta solamente la defunción de su esposa Magencia el cuatro 
de las nonas de octubre, sin expresar el año. A principios del siglo xu, 
empero, ya figura como jefe de la familia su hijo Bernat Ecart, que 
casó con Valencia. Es uno de los firmantes de la clonación del castillo 
de Vilamajor, hecha por Sicardis, que era probablemente su hermana, 
a favor de la canónica de Urgell, en el año 1103, y con el intento de 
obtener mediante el favor divino, la libertad de su hijo que oslaba en 
cautiverio. En un documento del ano 1118 figura igualmente entre los 
testigos Bernardi Ecardi de Torroja (1), lo cual nos prueba que ha- 
biendo heredado el castillo y lugar de Torroja, tomó este nombre 
como apellido propio y fué el fundador de la noble familia, a la que 
pertenecieron entre otros personajes, Arnau de Torroja, maestre de los 
Templarios en Provenza y España en los años 1 1G7 á 1180 Guillem de 
Torroja, obispo de Barcelona y arzobispo de Tarragona en 1 172, y Dona 
Agnés de Torroja, la más rica señora de su época en Cataluña, y que 
contrajo matrimonio con el primogénito del vizconde de Cardona, 
en 1217. 

Bernat Ecart de Torroja y Valencia y sus hijos Ramón, Berenguer 
y Arnau concedieron á la iglesia do Solsona un manso situado en los 
alrededores de la villa, en ocho de las calendas de Enero del año 
XXVIII del rey Luis (1136), y tres años antes había ya hecho cesión 
á dicha canónica de todos sus derechos en la propia villa de Solsona (2). 
En 7 de los idus de Marzo de 1142 otorgó Bernat Ecart su testamento, 
haciendo voto, con el consentimiento de su esposa Doña Valencia, de 
ser canónigo regular de Solsona y pasar el resto de su vida bajo la 
regla agustiniana. Dejó á su primogénito, Ramón, el castillo y lugar 
de Torroja. Este testamento, autorizado por Rodulfo, escriba, fué pu- 
blicado por Arnau, sacerdote, el 5 de los idus de Noviembre del año 



(1) Cartulario de la Catedral de Urgell, I, doc. F,'2H. 

(2) Libro 1." do esorituras antiguaa n.°183y 1(17. Archivo de la Catedral de Solsona, 
cita de Mossen Costa. 



114 J. MIRET Y SANS 

1143 (1). En el Necrologio Solsoneose se lee que el 9 de las calendas 
de Junio óbiit Bernardus Ecardi frhter noster (24 Mayo 1143), «le 
manera que murió en la fraternidad de la canónica, agustiniana. 

El citado primogénito, Ramón I, se casó, según Mossen Costa, con 
Ermesindis y fueron padres de otro Ramón y de Guillem y Pere. Este 
Ramón II heredó el castillo y lugar de Torreja y contrajo matrimonio 
con Gaia de Cervera, hija de Pons de Cervera y de Adalmuz de Bar- 
celona y nieta del conde Ramón Berenguer III. El otro hijo, Guillem, 
heredó el castillo de Solsona (2). Muerto Ramón III de Torreja, dos 
meses escasos antes que su padre Ramón II, á principios del año 1195, 
los bienes de esta ilustre casa pasaron á la citada Agnés (hija de 
Ramón III y de Doña Silvita ó Sibilia, señora de Arbeca), Domne Tu- 
rñs-rubee, según la llaman los documentes, y por ella á la casa viz- 
condal de Cardona (3). 

En cuanto al castillo de Ametlla pertenecía aún á mediados del 
siglo xii a la familia de Torreja; así lo revela el siguiente documento: 
«Ego G. de turre rúbea atque fratris mei B. Donatores sumus tibi P. de 
Tallatcllo II. migeres ordeum ad mensurara Ceruarie... ómnibus annis 
ad festum Sánete Marie de medio augusti... Et ego predictus Petrus 
conuenio tibi G... auxilium et patrocinium de plácito illo uel de pláci- 
tos quos habueris cum Poncio de torroga. Et hec predicta donación is 
sit data annualiter in chastrum de Amela». La fecha es de 7 de los 
idus de agosto de 1165 de la Encarnación (4). 

Entre este año y el de 1239 debió adquirir la orden militar del 
Hospital de Jerusalem el alto señorío feudal del castillo y lugar de 
Ametlla y bajo aquel dominio, debió á su vez adquirir la posesión y 
usufructo de sus rentas y derechos la familia de Jorba, sin que poda- 
mos precisar en qué tiempo se desprendieron los Torrejas del mencio- 
nado feudo. El 17 de las calendas de Diciembre del 1239 del Señor, 
Doña Elisendis de Jorba, hija de Guillem de Jorba, uno de los más 
poderosos señores de la Segarra, viuda de otro caballero llamado Be- 
renguer Guillem, al encomendar á los Hospitalarios de la casa de 
Cervera á su joven hijo Guillem, les cedió la posesión y demás dere- 
chos en el castillo de Ametlla hasta que llegado este á edad suficiente 
para administrar, reclamase su patrimonio. Dice así: « .. comendo et 



(1) Arohlvo ducal de Cardona, armario 1.°, cajón 1.°, legajo 2.°, n.° 143, cita de Mossen 

Costa. 

(2) Costa dice que Guillem tomó estado eclesiástico y renunció en favor de su Lor- 
mano Ramón el domiuio de Solsona. 

(8) Agnés de Torroja, esposa de Ramón Folch, vizconde de Cardona, celebró los 
capítulos matrimoniales en 1217, aportando eu dote, además de los bienes raices, dos 
mil morabatinos de oro alfonsino). En 1222 vendió á la canónica de Solsona el horno 
de la villa y por el documento vemos que Bolamente existían dos jurisdicciones en 
Solsona, la de la Canónica y la de Agnés de Torroja. Esta señora hizo testamento 
en 1241, dejando á bu hijo el vizconde Ramón, todo el patrimonio de Torroja y Solsona. 
Murió el 17 de laB calendas de Mayo del citado año. 

(i) Perg. 633, armari 3, Archivo del flran Priorato. 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 115 

trado domino Deo et domui Hospitalis Sancti Johannis Ceruarie et 
vobis fratri Hugoni de Fnllalquer magistro Emposte et uobis fratri 
Arnaldo Despaillargues preccptori domus hospitalis Sancti Johannis 
Ceruarie et fratribus ibi comemorantibus Guillelmum de Jorba filiura 
meuin et castrum de Ámenla quem pro uobis teneo cum dominicaturis, 
domibus et furno. firmamcntis, placitis, censibus, usaticis, ... que ego 
et dictus BerenguerG. maritus meus habemus etaccipimus et accipere 
debcmus in castro et in villa de Ámenla et in suis terminis Ita videli- 
cet quod dictum G. de Jorba filium meum teneatis et omnia sua neces- 
saria ei ot suo scutifero faciatis. Et quandocumque ego voluero dictum 
castrum de Ámenla et alia res... recuperare possim et faceré sine con- 
tradictio et daré filio meo G. de Jorba et tune continuo uel quando 
mandauero reddatur et deliberetur ei totum et redditus quos indo 
habuistis usque ad dictum temíais habeatis omnes per dono meo et pro 
expensis in eo et scutifero factis.» Cedió además, dicha señora, la 
mitad del trigo que percibía del diezmo de Ametlla y dispuso que si 
su hijo muriese sin descendencia legítima, todo lo que ella poseía por 
dote y esponsalicio y por razón de su marido y padre respectivamente, 
pasaría á ser de la orden del Hospital, en el establecimiento que esta 
tenía en Cervera (1). 

Durante todo el siglo xm continuó la casa de Jorba en la posesión 
de aquel lugar y en 1272 encontramos aún á Guillem de Jorba titulán- 
dose miles y castlá del castillo de Ametlla. En cuanto á la orden del 
Hospital disfrutó también del dominio eminente en Ametlla hasta la 
época de su definitiva extinción. El preceptor de Cervera tenía la ju- 
risdicción civil y criminal y nombraba el batlle en Ametlla; y en 1708, 
aun encontramos á fray Jerónimo de Boxadors titulándose comendador 
ó preceptor de Cervera, Ametlla y Sant Llorens de les Arenes. 

Joaquín Miret y Sans. 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 



Primitius potjs 



Ha estat de rabo natural en los temps antichs, que les poblacións 
se construisen á la vora deis rius, á fí de teñir á míi la necesitat mes 
imperiosa del homo, la aygua. 

No succehí lo mateix per lo que respecta á la antigua Barcelona, 
avants de que la civilisació romana hi aportas sos avéneos. Situada en 
promontori á manera de península y tenint, entre est y lo gran macis 



(1) Perg. 397, trmaii 3, idem 



116 F. CARRERAS Y CANDI 

del Montjuích, una magnífica badía, deleitosa á la vista y de proñt 
perla colonia pescadora que habitaría aquella platxa, es evident, 

que, --i no lü rajaven Fonts en < 1 ¡ i promontori, hi haurien pous de 1 3 

aygues. 

Sampere y Miquel, extreman! aquesta indubitable teoría, eren que 
la [túnica Barkino, si^a la ciutat del pou <b: la badía, que axó preten 
voler dir les paraules Bar-kino. V treyenl partil de la existencia d' al- 
guns pous, en los selles xmy xiv, en lo mitjaeval moni Taber, vá mes 
enlla, en un camí en que no aconsellariem á ningú de seguirlo. Vegis 
com s' expressa en sa comencada Historia di Barcelona, interessant 
trevall que sentím hage dexat per acabar: 

«¿En donde está el pozo? Pozos no faltaban para hacer la aguada 
en esa isla ó península, que recibió de uno de ellos el nombre de Bar- 
cino. Y si es permitido á la fantasía buscar ese pozo, diremos que éste 
no puede ser otro que el pozo que durante siglos fué visitado por 
nuestra población marinera, que gustaba de sus aguas con satisfac- 
ción y contento —como si lo hiciera por tradición,— y que hoy está 
convertido en pozo vulgar de la primera casa de la derecha de la ca- 
lle de Ludovico l'ío Este es para nosotros el Pozo <b; Son Gem. l'< ro 
sea este ó sea otro, el Pou dols de junto la puerta de San Miguel que 
resultaba estar en el Puerto y ya conocido en el siglo xni; ó el Pou 
den Estany por ejemplo, situado en la calle de este nombre que suena 
desde el siglo xiv de nuestra Era y que pudo ser antiquísimo, caso (píe- 
lo que no hemos podido averiguar el Puig de les falsies que ocupaba 
el centro de la Plaza de Palacio, lucra, tierra firme y no un depósito 
de arenas, lo dicho basta á probar que los marinos cartagineses no te 
nían necesidad de meterse tierra adentro para hacer la aguada». 

Encara en Sampere nos podía haver parlat del pou de Geribert 
situat en lo burg ó afores de Barcelona, en V any 9'J7 (1) com també 
del existent en lo mateix puig de les Falsies, (actual plassa de la Llotja) 
desaparegut en 1' any 1470 (2), que, com á inmediat á la platja, podía 
imaginarsel frequentat deis vaxells que acudien ;l nostre ciutat indí- 
gena. 

L' AqUEDUCTE Ri MÁ EN EOS CABREES DELS AllCIIS 

Mes dexáui á la Barkino ante-romana, de la que no se 'n conexen 
ni inscripcións, ni monuments y passém á temps mes historiables. 

Al difundir, Roma, sa acció civilisadora en les parts del mon hont 
domina, hi introduhí les sues costums bones y dolentes. Figurava entre 
les primeres, teñir a les ciutats ben provehides d' aygues de mina. Per 



(1) A. 997: thoitus vero <>rat in Bnreo ü» rrliiacne ad pntenm de geriberto- ( \tir. 
Eccl. Catta. vol. I fot. Iñ7, doc. 11*2, arx. Catedral de Baioelona 

(2) Rúbrica de Braniquer, vol II, o»ii i2, ff 1. 71. 



LHS AYGTJES Y BANYS DE BARCELONA 117 

lograrho degudament, may se detufaren davant de les que llavors 
semblaven difleultats invencibles. Aytals difleultats no eren meuys 
granfc á Barcelona, de lo que ho sigueren á Tarragona, á Segovia y a 
altres importants ciutats de la Hispania, hont encara hi admirám la 
magnificencia d' aquelles admirables conduccións d' aygua, destinades 
al servey urbá. 

Les autoritats do nostre Colonia Favencia, se fixaren en los abun- 
dants manantjals del Besos, com essent los mes apropiáis per aprovi- 
sionament de la Ciutat que administra ven, ja que sa calitat era exce- 
lent y son nivell mes que '1 necessari per poderse aconduhir á la part 
mes sobirana del antich mont Taber hont s' alcava la urbe romana. 
Per arrivar al cim de la montanya sense perdre altura, fou indispen- 
sable construir una gran arcada aguantant la conduceió de les aygues 
y per la que estes hi discorreguessen abundantment. 

Aquest aqueduetc, destruit en los derrers tenips de la Edat Anti- 
gua, arrivá trossejat, ais segles x y xi, únichs y fefahents testimonis 
de la sua existencia Son en gran nombre les escriptures de dita épo- 
ca, que parlen de ipsos urdios (1) sovint califieat de antichos (2) ó pris- 
cos f»), 6 bé indicant son mal estat, nomenantlos urdios turtos (4) ó bé, 
tractant d' expresar millor lo concepto, opere antico fados 5). En la 
Edat Mitjana, tingueren pié conexement de quin fou la Uur destinado 
en temps deis ronians, demostrantho fins a la evidencia, algún escrivá, 
com lo del any 1017, qui deya á tal propósit, que per dits archs vells, 



(t) Entre molts altrea documenta que poden consultarse, consignarám un del 996 
( ,i oí . 10 de Ramón Burrelli y altre del 1129 (loe 73 de Berenxuer Ramón I) del arxiu le 
la Corona d' Aragó y diíerent» esoriptures dula voluws Antiquitatis Ecclesie Calhedralis 
del arxiu de la Catedral de Barcelona. 

(i) A. 997 .kasalem nostrum proprium quod babemus in burgo oiuitatis barchiuona 
ab ipsos archas antiguos- (doo. U de Ramón B.rrell, arx. borona Aragó). 

A. 1017. Bonhom levita y jutge ven a Borrell (¡II de Mir .id sunt caías tres id est so 
l«rium uuucu oumsuo subíalo et casa una pelania cam suas foueas et dodea et alia 
joguina cumuna flgena cum foueas oum solos et stiperpo .itos oum puteo cum lect > 
turculario oum horto et alio putei cum pedjs de i¡iso sarmentario oum arboribus Vo- 
riis generis cum vitis et dúos pedes de ipsos arclios antiguo .• (doo 3 de Berongner Ram '.n I, 
arx Corona d' Aragó). 

(3) A. 1017. Donació d' Ermesindi, á son fill Sem'ofré d' unes cases <intus in ciuitate 
barebinona ius'.a ipsos archos priscos* (Aiit. Eccl. C'níft vol. I, fol. 122, doc.699). 

(4) A 1017. MoDhom levita y jutge, ven a Borrell fill de Mir .fe rragena'em menm 
proprium. «in burgo ciuitatis harchinone ubi di cunt ad ipsos Archos Torios que af f'ontat 
ipso ferragenale cum dúos domi ;ilios unum superior et alium inferior- ( loo i de Be- 
renguer Ramón I, arx. Corona d' Aragó). En estos dos domicilios hi entreveyem dos 
estatgeB del aquvdncte roma 

(5) A. 1017. Lo documeot de la nota anterior oonsigna axí mateix .Quantum istas 
afrontacioneB includunt sin vindo tibi jem dicta omnia cum ipsos archos opere, antico 

f 'actos*. 

Doonment sense data. «Et in alio loco prope barchinonaad ijisos arcos áulicos fexa I 
quam emi Eaimundus lobet et affrontat a parte orientts in alodio bernardus gauce- 
frodns. A meridiein trila Eaimundus bernardus; ab occiduo inarenno, A circi in térra 
comitale» (Ant. Eccl. Cath. vol. IV, fol. R6, doc, 162). 



11S li ARRERAS Y CANDI 

hi tiavía acostumat discorre la aygaa \in prenotatia archia priacia undt 
ni ¡1,1 agua consueuit decwreré) • 1). 

Dos deis enats documente del any 1017, donen á entendre la 

oalital de la obra de] aqueducte, lo hu al dir que 's venía doa peua deis 
antiihs archs y 1' altre aludint a dúos domicilios, <> Biga á dos esfcatges 
ó doble arcada (notes 2 y 1 de la plana 117 ) 

Lo poblé ha serval á través de tote los segles, lo tradicional recort 
del aqueducte roma, donant los noins d' Archa y d' Archa di; ./niti/un-es, 
á dos carrers de la antigua Barcelona, sitúate en lo lloch en altfe 
temps ocupat per les vellos arcades Un y altre carrer en la sua orien- 
tació son prova manifesta de que 1' aqueducte se dirigía vers lo Noit, 
ó siga vers Monteada. 

Per dessota les voltes del aqueducte roma prop de la Ciutat, tai 
passava un torrent deis mes importante del suu vol, qual nom sigue 
Merdancia {'2). Lo recordeu en temps moderns, los carrers dits del 
torrent de Junqueras y son continuador cap al mar, la riera de Bant 
Joan. En 1' any 1416, encara hi havia, en aquesta riera, lo pont de 
Santa Marta (3). 



Les termes romanes de Minicio Natal 

Una bona y recomanable costura presa pels romans deis orien- 
táis, fou la costúm de banyarse. No hi cabía una ciutat important d' 
aquell antich poblé, sense que tingues llurs correspoñents banys pú 
blichs. La existencia deis banys romans de Barcelona, vé perpetuisada 
en certa interessant inscripció lapidaria, prou coneguda deis historia- 
dora, anys lia exposada A la pública contemplació y estudi, en la can- 
tonada del carrer d' Hercules ab lo d' Arlet, ent'ront la iglesia deis 
Sants Just y Pastor. 

Per sort aquesta important inscripció romana,, la publiquen y estu 
dien Geroni Pujadas, Antoni Agustín (4) y altres, que la vegeren en 
son bon temps, puix al present está mol malmcsa y quasi be ¡Ilegible 
desde uns cent anys encá. A tal propósit, consigna Villanueva, al co- 
mencar lo segle xix, que ell la hauria copiada, á no trovarse derrotada 
y en estat de durar poch, planyentsc de que «los zapateros agujasen 
en esta piedra sus trinchetes y los muchachos hiciesen con ella su ge 
nio y lo que acostumbran» (5). 



(1) Ant. Eccl. Cath. val í, fol 122 don. B'.9. 

(2) A. 10*9. oerte» cases ab oorral y pou, ad ipsoa Archoi aTrontaven ia parteori ntia 
iü túrrente quena dieunf, Merd» aciano» (Doeument, nom. 73 de B jrengaer Ramón I , 
arx. Corona Aragó). 

(3) Llibre Vermoll vol III, fol 171, arx Municipal de Barcelona. 

ri) D'ál(i!t' > IX de tas medallna y antigüedades. 

(B) Viaje literario, vol. XVIII, plana 12S. 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 119 

Dnbareeloní do merit, Lucio Cecilio Optato, mostrá son amor á 
nostre Ciutat, establint, al morir, interessants jochs públiehs, celebra- 
dors al 10 de Juny. Durant dits jochs, devia donarse posada franca ais 
forastera y aytambé oli per untarse, á tote los qui 's volguessen banyar 
en los banys públiehs de Barcelona. Aquesta dexa respira encara 
tota la sencilleca de les patriarcals costums deis pobles primitius, in- 
comprensibles en nostres temps. 

L' historiador Fidel Fita 8. J. afirma, sigueren construídes en 1' any 
107, les magnifiques termes de Barcelona, ab sos pórtichs y aqueduc- 
tes, fetes edificar per dos filis d' esta Ciutat, generáis del imperi roma, 
eoparticipants de la amistat y munificencia del emperador Traja. Es- 
tos barcelonins ilustres eren, Lucio Minieio Natal y son lili Lucio Mi- 
nieio Natal Cuadronio Vero, tribuno del poblé (1). 

A igual que á Barcelona, existiren termes en les mes importante 
chítate de nostre regió. Sens retreure les prou conegudes de Caldes de 
Montbuy y Caldes de Malabella, per la especialitat terapéutica de 
llurs aygues minerals, podem mentar banys romans á lluro (avuy 
Mataré) de que parla una inscripció lapidaria eoneguda per Finestres 
(2) y comentada per 1' autor d' un trevall crítich sobre les fantasies 
etimológiques de n'AntoniPuigbíanch(3), sens precisar hont estigueren. 

En la monumental Tarragona, s' han pogut apreciar les ruñes d' 
uns banys en la part plebeya de la Ciutat y d' altresen lamontanya de 
damunt lo presidí (4), sense que cap d' ells tingui la riquesa de que, 
per son mosáich, fá gala la piscina barcelonesa de Minieio Natal. 

La indubitable existencia de los termes romanes de Barcelona, ha 
doriat motiu á que d' ellos se 'n ocupassen diferents historiadors. Mes 
axis com del aqueducte no rosta débil recort en lo noin de dos carrers, 
no ha succehit lo matcix ab los banys romans, enganyantse los quí, 
com Pujades t5), creuhen orientarse segúint les ihdicacións deis noms 
de nostres víes publiques, y colocantlos prop do Santa María, en lo 
lloch de molt antich, conegut per banys vells. 

Mes los qui s' han ocupat de les termes romanes son pochs, compa- 
ráis ab los molts que han escrita propósit del mosáich de Sant Miquel, 
diVagant sobre son obgecte y aplicacié. Pujades, seguint la epinió de 
Dionís Geroni de Jorba, creu que foren del temple que á Eseulapi edi- 
fica en Barcelona lo general roma. Spuri Pompón i é Spuri Pompeyá, al 



il) Recista Histórica, any III, nom. 25, pl. 182, Barcelona Maig de 1576. 

(2 1 FineatreB: Sylloge Inscriptionum Roiuavortrm, pl. 213 

(3) Pe publica com a folletl en un setmHnari de Mataró un trevall ncupantse de la 
Teoría del doctor D. Antonio l'uigtdanch sobre lluro, Barcino y antiguo» catalanes, bavent- 
noa pervingnt alguna fragmenta, sense la portada. En la plana £)? (laltaven leB pla- 
nes 91 a 96) parla d' estos banvs 

'1) Tarragona monumental ó lea Descripción histórica y artística de todas sus antigüe 
¿¡ocles it monumentos celtas y romanos, por Juan Francisco Albillana y de borras y Andrés 
de Bofarull y llroni. (Tarragona, 18í9„ pl. 140. 

(5) Crónica universal del principado de Cataluña, vol. III, pl. 72. 



120 F. CARRERAS V ( AND] 

pretendre arbitrar, per aquest mijá, la proteceió del Deu mitológich, 
de < i n i solicitava li tornes la salul perduda al esser feril en la guerra 
de Sertori. L' argumenl il«' que 's valen per tal afirmado, es, la anti- 
quísima costúm barcelonina, de teñir Uoch, junt á Sant Miquel, lo 
mercal especial d' herves, hont anyalmcnt hi anaven á provehirlos 
herbolaris. En axó hi entreveyen la tradició del temple alsát al Deu 
de la medicina. 

Altres autor s, mantenen lo criteri de que hagués sigut temple il«' 
Júpiter, ab molt poch tonament, y lo P. Florez diu, que bí 's tractés de 
temple d' algún deu gentílicn, & indicar per los atribuís, havía d 
esser de Ncptuni, deu de lesaygues. 

Per últim, no hi falta qui, en una monografía sobre la antigua 
obra mosaica, pretengui esser labor cristiana del segle xn y tal vegada 
deguda al propi arcángel Sant Miquel. Es un trevall de crítica enfar- 
fegada y erudició difusa, que escrigué, en 1765, lo lint. Francesch 
.Martí de Prat (1). 

No son de la matexa opinió los autors deis Recuerdos y bellezas de 
España, los qui, tractant del celeberrim mosáicb dihuen haver perta- 
nyut á les termes romanes (2), contrariant quantes opinions s' h avien 
sustentat precedentment. 

Verament honra á la justesa de criteri deis Srs. Parcerisa y Piferrer 
haver estat los úniebs aeertats, en tantes y tant opostes hipótesis sobre 
lo mosáich de Sant Miquel á qual present desaparició devéin dedicar 
alguns apartats. 

Malmés per los cristians al ohrir sepultares en lo pavimenl de la 
iglesia, fou, en ses venerables despulles, obgecte de venerado per los 
bnreelonins, en temps moderns, ó de major ilustració. En 1765, feya 
constar Martí de Prat, la multa gent que «viniendo de otros Países al 
¡lisiante lo quieren ver por la justa fama de antiguo, singular y miste- 
rioso que se ha merecido » 

Es vergonyós per lo progrés del segle xx, que tant preñada anti- 
guetat, trepitxada per les hosts d' Alarich y d' Alniancor, sensque la 
privasen de poder sentir lo cruximent de les ferrosos armadures de 
Jaume I y del emperador Caries V, vegent jorns de gloria que no po- 
drém ovirar en nostre existencia, examinada y estudiada moderna- 
ment per historiadors y arqueólechs, respectada per invasións y 
revolucións, es vergonyós, repetíra, que s' hagi fós com per art d' en- 
cantament en los presents temps. 

Son bon astre eomeneá, á enfosquirse en 1868, ab 1' acori y suhse 
guent derrocament del temple de Sanf Miquel, que la hostatjava. En 



(1) Dissertación sobre la antigua obra mosaica que sé admii a en el sutlo déla iglesia pa ■ 
rroquial del avrcdngel Sr.n Miguel, sita dentro la ciudad >/•: Barcelona, etc, eterita por don 
Francisco Martille Prat Sacerdote y Doctor en Sagrada Theologia 

(2) Parcerisa y Piferrer, Recuerdos y belleza» de España, vol II, pl. 50. 



LES AYGUES Y BA.WS DK BARCELONA. 121 

1877, la terminació de les obres de casa la Ciutat la tanca en pregons 
soterranis, hont podía encara examinarse ab la ajuda de llúm artili- 
cial. Allí hi permanesqüé quinze anys y en lo de 1892, qui les pre- 
sents ratlles eseriu, tingué oportunitat d' arbitrar se transportas al 
editici del Parch, per 1' Ajuntament destinat á nniseu arqueológich 
municipal La translació se feu en 1893, despenenthi Barcelona tres mil 
pessetes á i'M' assegurar la sua integritat. 

Pro no manca quí cregués que semblantsmonuments já dores ser- 
vien y donant per malgastat tot esforc y trevall, estimes mes la pro- 
pagació de la músiea en la Capital Catalana, que la divulgació de les 
belles arts y arqueología. Y axis, sots los auspicis de dos regidors 
quí, en 189(3, cuydaven dé la costosa escola municipal de música, quals 
noms no volém retreure, fou pavimentat ab fusta, lo sol hont s' havía 
colocat lo famós mosáich roma de les termes de Minicio Natal, ab molt 
greu de quans aymám la arqueología. Allí está soterrat esperant temps 
millors ó tal vegada disposantse A sorprende á generacións futures ab 
una trovada impensada, que podrá servir á algún investigador en de - 
mostració de com lo mar, en la época romana, no arrivaría á la ciu- 
tadela feta per lo primer deis BorbÓLS. 

Aquesta digresió nos ha anat allunyant de lo que atírmávem, 90 es, 
que lo paviment format de pedretes blanques y blaves, ab tritóns, ea- 
valls maríns, delfíns y altres obgcctes do mar, pertenesqué al edifici 
destinat á termes per los romans y no á cap temple. La prova la t'in- 
guerem plena, quan se procchí á la translació del mosáich, del primitiu 
lloch hont fou alcat per lo constructor roma, al en que 's trova avuy 
día. Dessota del mosáich hi aparegué un segón paviment senzill, format 
de pedretes blanques y trets abdós paviments, s' hi trovaren fragmen- 
tades les gruxudes canonades de plóm que en altre temps serviren 
per conduccións y sortides d' aygues y de les que n' encomenarem s' en 
tregües una trassa per 1' arquitecto municipal. 

Encara que no siga prova plena pot aximateix teñirse en eompte 
la circunstancia d' haverse trovat, la lápida predita del carrer d' Ar- 
let, en lo vehinatge de la antigua Iglesia de Sant Miqnel, per confir- 
mar la existencia de les termes de Minicio Natal en 1' indret de Bar 
celona ocupat per lo mosáich. 

Dugues paraules sobre quí era Minicio Natal fundador deis banys 
barcelonins y també deis iluronesos de que avants havem parlat va- 
gament y deis quals Pellicer y Pagés, ne dona, algunes noves Aquest 
autor al volguerlos situar, flxá sa atenció en la área que á Mataró vá de 
la plassa de Sant Salvador á la de la Constitució per creure que allí hi 
hagueren les termes romanes iluroneses. fundades, com dihém, per Mi- 
nicio Natal y de les que 's te sois un migrat eonexemrent, per la lápida 
fragmentada que já diguercm feu conexer Finestres (1). 



(I) Sospita Pellicer que lo duclaa que s Uegeix eu lo fragmeut d' esta lápida de Mi- 

11)03,-9 



122 F. CARRERAS Y CANDI 

Lo P. Fita diu d' ell, que en l' any 107 tou cónsul Babrogat, en II 8 
gobernador del África proconsular quina capital era Cartago; en 
tempsde Traja (98-117) y d' Adriá (117-138) fou legat imperial, pro- 
pretor de la Pannonia inferior, provincia militar que donava entrada A 
la Dacia y tenía per frontera oriental lo Danubi. A Roma se li confia 
important ofici de policía urbana, rom era la vigilancia y direcció de 
les corrents d' aygua, d' honi nedevallava la seguretat, higiene y 
comeré de la gran Ciuiat . També fou general de dugues legions ( 1 1. 

Si trovem a Minicio Natal fundant termes per nostre térra, en lo ei i 
mencament del segle II, be 'n podem coneloure que la costum de ban 
yarse hi sería exótica y que ell contribuiría poderosament en la sua en 
tronizació y propagado. 

LO RECH COMTAL Ó DE Mili 

Lo decaiment general que sufrí la civilizació romana implanta da 
á Barcelona, durant la llarga dominado visigotha, porta aytambé un 
cambi de costums, que, en general esperimentaren retrocés. Sens dubte 
llavors, 1' aqueducte y les termes, se derrocaren, obrintse per 1' us del 
püblich los innecesaris pous de la ciutat ante-romana, ó altres de nous 
hont mes hi convinguessin. 

Lo caudal d' aygues que de Monteada se llencava á la Ciutat per 
vies de la canalisació que mena al aqueducte, devia discorrer proper 
á les muralles de la urbe, al buscar son natural desayguament en 
lomar. Los Comtes de Barcelona tractarien d' aprontarlo útilment, 
no ja restablint 1' aqueducte en sa primitiva utilitat, puix tal cosa lla- 
vors no s' estilava, haventse acostumat sobradament, los barcelonins 
ais pous y A les cisternes, sino convertintlo en utilitaria cequia ó vech, 
que regás los camps y mogués les pesades moles deis molins. 

D' aquí lo rech que, desde llavors, porta lo ñora de Comtal y en lo 
segle xi aytainbé conegut per rech de Barcelona (2) Sa sortida al 
mar en lo segle ix, s' efectuaría per los volts de la capelleta de Santa 
María de les Arenes, y junt á les muralles de Llevant, de la predita 
Ciutat. 



nioio N»».bI, se referirá a's aqueductus de que s fá meueié en un esorit de principis del 
segle xviti compost per Baltasar Pi que parlava del -gran aqneducte d' aygues que te 
la suaboca a la meytat de la balxadade les Espenyes.. «En otros términos pudieron 
muy bitn los dos Nadales, aún morando en Barcelona, ceder un solar que poseyesen 
en lluro y convertirlo en público balneario» 

En 1' espay qne creu Pellicer, hi bagué les termes d lluro bi aparegueren a mcB 
del ira rment de lapida, la terminació del avans dit aqueducte subterrani y altres iro- 
portants despulles romanes (Estudios historien arqueológicos sobre lluro (Mataré 1887) pla- 
nes 233 v 272). 

II i Anuari de la ■ Associaciú d Excursión» Catalana, 7ol. I. pl. 416 Bircelona 18-.2). 

3) A. 1050: «ad ipso regó de Barchinoni propo ipsos malinos de littrris maris- 'Do- 
cument nom. 111 de Ramón Berongner 1. arx. Corona Aragó . 



LES AYGUES V BANYS DE BARCELONA 123 

' D' aqüestes muralles de Llevanl, ne conexém tres noms locáis: 
la torra Ventosa, cap á la porta del castell Vell Vescontal (en la ac- 
tualitat placa del Ángel) seguidament los tnurs coneguts per los Ala- 
dins al comensar lo segle xi (1) y la porta ó castell de les muralles dita 
del Rego-Mir (2). 

¿Podem ereure, que, á mes del reeh ó cequia Cornial, hi desaygués 
en esta part de Barcelona, altre rech nomenat d' en Mir? ¿O bé s' ha 
de suposar senzillament, que, lo Comte quí feu dit rech Cornial, sigue 
lo comte Mir? 

Contribuirá á formar exacte criteri 1' estudi general de la época. 
Per desgracia no conexém altres construccións semblants á Catalunya, 
si no es certa cequia, de que, un document del any 964, ab referencia al 
terme de Cervclló en lo baix Elobregat, nos parla ab lo nom de regó 
de miro comité (3). 

Los temps no poden estar mes d' acort uns ab altres: lo rech del 
Comte Mir, á Cervelló, en 964; lo rego-Mir de Barcelona, citat en tai ts 
documente de la segona mitat del segle x ab referencia al lloch hont 
desayguava al mar junt á les muralles, lo rech Comtal, son prova iii- 
duptable que nos presenta á la figura del comte Mir, baix lo nou y 
atractívol aspecte de protector de la agricultura, á la que dota d' ini- 
portants cequies, la millor.de les obres publiques de llavors. 

Nos estimém molt mes adoptar aquest criteri rahonable, que no 
ereure que la porta y castell del Rego-Mir de Barcelona, degueren son 
nom, á un palau del fantástica rey Gamir, al quí, historiadors incons- 
cients, posen al temps deis alarbs, com podrien colocarlo al deis ro- 
mans ó deis goths, puix no hi ha prova hont apoyar sa fabulosa exis- 
tencia. 

Que lo Regomir de Barcelona, era un rego-mir y no un rex-gamir, 
ho comprovará la existencia d' un pont en dit regó en lo burg de Bar- 
celona, ó siga extra les sues muralles. Una escriptura del any 1016 ho 
diu ab les seguents paraules: «domos quas habebat in burgo barchino- 
ne in appenditio ponte de regumiro» (4). Un document del any 1014, 
mostra al peu del Regomir, la casa d' un pescador, camps de fregenal 



(1) Vegis lo Boletín de la Real Academia de la Historia any 1903, artlcle de F Fita 

A. 1C96 «domos quas habeo infra maros ciuifcatis barohinone ad ipsos aladins» {Ant. 
Eccl. Cath. vol II, fol. US, doo 434). 

\. 1101 «domos quas ba beba*", infra maros ciuitatis barchiaone ad ipsor! aladías» 
(Ant. Eccl. Cath. vol IV, fol. 2% doc 87) 

(2| Son nombrosos los documente que 'n parlea y no crebem del cas continuarlos 
Devém fer constar, que, precodentment al any 95i, no havóm trovat consignat en lloch 
lo Regomir de Barcelona. 

(3) A. 961: «in terminio de castrum ceruilione et afroutat ipsa omnia que ibidem 
donamus de oriente in regó de miro comité» Cartoral de S. Cugat doc. 700 Es sapigut 
que lo comte Mir regná. deis ani s 951 al 9ói y per couseguent lo reah de Cervelló, datat 
en 961, s - hauría acabat molt pocb avants. 

(41 Ant. Eccl. Cath. vol I, fol. 132, doo. 339. 



L24 F. CARRERAS V CANDI 

ó ferratge y un camí que voltanl les muralles de la Ciutat (1) havia 
de donar llocb mes avant, al carrer de Basca. 

Lo gran be que feu eix rech del comte Mírala ciutat de Barcelona, 
11 i i.iiiiM perqué ponderarlo. Los molins a que donava forra, eren del 
patrimoni particular de La casa comtal, per manera que, quan Ramón 
Berenguer I\' bagué frefcura de diners per la conquesta de Tortosa, hu 
deis inijáns que emplea, fou hipotecar, en I any 1184, los molins del 
rech comtal ais burgeses de Barcelona, los quals mitjancant tan bona 
penyora V hi dexaren la suma que havía menester, sense recansa (2). 



(1) A. 1011: «meo casalicio ab aliquid do curto cum sua fustamina et buo solo et 
suas parietes suaque ejus pertinentia quod babeo in Burgo foris muro ciuitatis Bar- 
cbinonense a parte Rugumir prope ipsos Domos de lionus bomo presbiter vel de Gul- 
tredo piscator», Confrontava dita casa: «de parte clrci in ipsa Andrina que est in ter- 
mine de Gultredo; de aqullonis in ipsa vía: de Meridie in ferragenale de Begiato: de 
occiduo in istrada publica qui inde gredit per calce de ipsa mura» (Document 113 de 
Ramón Borroll, arx. Corona Aragó). 

(2) A 1184. Per lo molt interessant que resulta esser V empenyorament deis molins 
comtals y altre patrimoni de Ramón Berenguer IV, ais burgeses de Barcelona, conti- 
ii a. un tot sensor dit document: 

•Sit notam cunctia quod ego Raímundas oomes barebínonensis princeps aragonen- 
sis et marebio inpignero uobís bargensibus barebinone: magnis et pai ais qui in isto 
prestito erítis, meos mo'eudinos totos nonos et ueterPB preter ipsos de cloto mellÍB et 
omnes meos usaticos et omnes meas leudas maris et terrae tam de xpianis quam de 
sarraceDis atque iudeis et totas ipsas cbintas et tpta's meas exitas quas babeo uel ba- 
bero debeo in barchmona. exoeptis meis iusticiis et excepta ipsa moneta ao prediotis 
molinis de cloto ut teneatis postsideaús et expletetis iamdicta omnia libere et quiete ot 
sino alicuius erntrarietatis obstáculo vos et quoBcumque uolueritis per nos quousque 
totum uestrum debitum babeatis inde pleno et íntegriter reenperatum sino uestro en- 
gan. Insuper conuenio uobis in bona fide mea ut omnia supraBcripta faciam uobis fir- 
miter teneri baberi possideri et explotare et quoi ego ant aliqua porsona per me non 
faciam uel faciat uobis indo ullam inluriam uel uiolenciam aliquo modo doñee totum 
uestrum debitum habeatii inde sine ulta diminncione reeuperatum quod miebi aco- 
modatis in exercitu et in obsídione tortosae. Pracipío etiam uobis atque precipiendo 
absoluo: ut niebü de predicto pignore ab aliqua persona ímparari uiolari uel aní'erri 
sintatis. Facta ista carta I ¡I nonas docembris Anno XII Regni ledoaici iunioris. 
S*i<RaimundÍ Comes. Sig-^num Guilelmi raimundi dapiferi. Sig^pnum Petri bertrandi 
S^num Arnalli de lercio- ¡áHhnum bernardi de belog. S-f<num Raimundi arnalli de uila 
de muís S-J-num Geralli de rupiano, S^aum Guilelmi de mont oada. S^num arbert- 

S^gnum Guilelmo Ibarchinoneasis opiscopi ►£. Sig»~<num Sig-^num poncii 

scriptoris qui boc scrip3it per mandatum comitii. Juro ego Guilelmus de mont cada 
quod sicut superius scriptum est ita teneat comes barebínonensis et niobllinde disnim- 
pat uel frangat per se ue 1 1 aliquam personatn bominis uel femine. Et si aliquo euentu 
fuerit indo aliquid uiolatum uel fracturo ego lamdictus guilelmus ueniam in barobi- 
nonam ad decem dies'ex quo iam dicti. burgenses aut unu ex illis me inde comonuerlnt 
uel comonuerit. per se aut per nuncium uel per literas et... e non Iransgredíar collem 
de inliirchatus ñeque collem de Ipsa celata noque ultra, unum miliarium extra bar- 
chinonam doñee quídquid infractum uel transgressum essot restitueretur et redirin- 
getur ad integrum per deum et bec sancta III!. euangelía ad laudicnium decem uiro- 
rum quos predicti burgenses elegerint qui in boc prestito sint. Isti boc iurauerunt Goi- 
lelmus de mont cada. Petrus bertrandi de bsllog. Arnallus de lercio. R. arnalli de ailla 
de muís. Gerallus de rupiano. Vrbertus do castel uel. In hoo prestito aoomodauit ber- 
trandus marebuz mille et D. solidos. .TobanneB martinus Millo solidos. Eimericus mi 
lie solidoB. Guilelmus puna millo solidos. A. adarro cum genere suo DO. solidos. Pere 
amalrig et gener eius D. solidos. Filii arnalli potri de arebs D solidos Ermengod de 
menresa mille ce. Jobannes tota occo. solidos». 

Arxiu de la Catedral de Barcelona 



LES AYG1JES Y BANYS DE BARCELONA 125 

Molt se questioná, en 1130, entre lo Comte de Barcelona y lo senes- 
cal Guillém Ramón de Monteada, per causa de la cequia Cenital, pro- 
metent aquest al Sobirá, no empatxarli sempre y quan volgués, por- 
tar la aygua del Besos, ais molins de Barcelona: mes que axó no im- 
pedís d' altre part, la conducció de la aygua ais molins de Monteada 
propietat del Senescal (1). 

No 's separa, per co, lo rech jComtal, de la Corona, puix en 1274, 
Jaume I concedí á cens, al rector ó beneficiat del altar de Sant Joan 
construit en Santa María del Pí, certa quantitat d' aygua de la cequia 
Comtal (2). 

Lo propi Monarca, en 1279, otorga ais prohóms de Barcelona, au- 
torizació de pasar la aygua que volien conduhir á la Ciutat, per la ce- 
quia, ajudant á les despeses lo Subirá y tots aquells que s' utilisaven 
de la dita aygua, axis en los molins, com en les nortes y terres de re- 
gad i u (3). 

, En 1' any 126G, la aygua del rech Comtal sufrí notable perjudici, 
puix no arrivava ais molins vells de la ciutat. Ho motivaren les con- 
cesions fetes per lo Sobirá, de construir alguns molins co es, lo primer 
ultra collem de Finistrillis quod est Jen Peris, altre á S. Andreu de Pa- 
lomar, altres, de Benvenist, d' en Carbonell, d' en Bonet, del Bisbe y 
de Guillem de Lacera, quins particulars, fent regolfar les aygues tirant- 
les ;'i altres cequies, les distreyen de Barcelona y portaven a regadíus. 
Lo rey Jaume I determinat á posar remey radical á aquest dany, sen 
tenciá la desaparició deis molins nous, si be indemnisant degudament 
ais propietaris deis perjudicis que haguessin pogut teñir (4). 

Mes avant Jaume II, en 132ñ, anula lo privilegi alegat per alguns 
particulars de poder anar ais molins ab animáis propis llurs. 

En les males condicions en que discorrien aqüestes aygues, no es 
possible teñir conexement deis perjudicis que ocasionaren á la sariitat 
de Barcelona. Consta, empero, que, en 1' any 1378, inficiónales cases 
del portal Nou per hont passava (5); axis com que, en 26 de Setembre 
de 1499, bagué de prohibirse que 's tirasen ventres, budells y altres des- 
pulles ó carnases, en lo Rech Comtal. Tres segles no foren suflcients á 
posar remey á semblants danys; puix lo Consell de la Ciutat, en 1' any 



(1) Colección de documentos inéditos del archivo genrral de la Corona de Arajón, vol IV 
plana 4S, 

(2) Registre 19, foli 192, arx. Corona d' Aragó. 

(3) A. 1279: «placet nobis quod vniuersitas proborum hominum barchinone cum 
suis sumptibus adducant aquam ad Ciuitatem barohinone per predictam Ceqaiam et 
quod nos contribuamus in espeasis quod fient in adducendo dictatn aquam justa utili- 
tatem quam nos habemns de predicta aqua. Ita videlicet quod omnes illi qui utuntur 
dicta aqua siue in molendinis aiue in rigando vel alus con^ribuant in predictie expen 
sis justa utilitatcm quam babent de predicta aqua et satisfaciant uolnntati nostre 
super (-'intencione quod est internos et eos ratione predicteaque • Registre 42, fol 125, 
Arx. Corona AragO). 

(4) Diicrsorum secundas folia 244, 245 y 246, arx. municipal de Barcelona. 

(5) Rúbrica de Bruniquer, vol. III, cap. 61, fol. 196. 



126 >''• CARRERAS V CAtíD] 

1681 , tractáva encara d' evitar se tirassen gats y cans morts, en les 
aygues de la cequia (1). 

Tenim altres curioses noves del rech Comtal deis segles xiv al xvm, 
obrants en 1' arxiu municipal de Barcelona, referents á obres en la 
cequia, adquisicións de molins per la Ciutat, construcció de rescloses 
al Besos, aprofitamenl de la aygua de la cequia per regar les primeres 
plantacións d' arbres de la Rambla, etc., etc. Lo ferne relació deta- 
llad,!, ocuparía una extensió major de la que voléin donar al present 
árticle y com per altra part, aquell a quí convingan majors detalls, 
facilment los trovará, crehém suficient transcriure les anotacións, que 
dexá consignades en la sua Rubrica, 1' escrivá racional de la Ciutat 
n 1 Esteve Gilabert Bruniquer. 

«En T any 1336 foren edificáis los molins muís perqué los vells no 
bastaban de dar compliment y los Adnünistradors del Hospital den 
Pere Desvilar pretengueren nos podían fer per lo dany quen rebría 
son molí e per co a 15 de Janer l.'¡38 lo Procurador fiscal del Rey y 
los hereters de dits molins rious donaren una petició en Consell de cent 
demanant que lo hospital cessas dita demanda. 

«A 23 de Desembre 1377 lo Consell comete k Consellers derrocassen 
los molins den Malla, perqué la aygua eausava mala salut y també 
derrocassen lo moli de Bertrán Camuntada. 

«A 15 de Noembre 1378 lo Consell delibera comprar los molins de 
Andreu de Malla y de Guillem Camuntada per evitar la infecció y 
corrupció del Rech cubert que per dins Ciutat venía fins al Pont den 
Canderá, que eausava que aquellas partidas del Portal nou eran de- 
safiadas y donan forma com se ha de pagar sens dany déla Ciutat. 

«A 30 de Agost 1379, com la Ciutat hagues comprat los dits molins 
per derrocarlos, traetan en consell de ques fassan ais Molins de Sant 
Pere que son del I lospital den Pere Desvilar dos molas mes y de crexer 
lo Casal. 

«A 26 de Juliol 1386 albará del mestre racional en orde á la compra 
de la Ciutat deis molins reals. Diversorum 4 n9 fol. 310. 

«A 13 de Maig 1393 lo Consell de cent delibera pagar a la Abadesa 
de Sant Pere 4000 sous per las duas rodas del moli den Malla que 
foren transportadas al moli de Sant Pere. 

«A de Juliol 1395 fou feta la resclosa á Besos per pendre la aygua 
del rech reyal y las horas la Ciutat era Senyora deis Molins reyals. 

«En lany 1396 la Ciutat feu adovar y repararla Riera de Horta 
que es sobre lo rech reyal que es de la Ciutat vers la partida ó loe 
devant la torre de Ramón Botella. 

«A 12 de Setembre 1397 deliberado sobre la venda fahedora al 
Hospital demitg corta de forment quis rebía sobre certs Molins, alou 
de la Ciutat. 



(1) Rúbrica de Bruniquer, vol. III, cap. 70, fol 127. 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 127 

«A 13 de Mars 1404: Provisións de Consellers cora á Seftors deis .Mo- 
lías Reals a favor de la Abadessa y Convent de Santa Clara, sobre 
certs censos que cessaban de pagarli, ordenant que li fossen pagats. 
Diversorum 3 US foli 101 

«A 24 Febrer 1405 se delibera la despesa de la aygua de Ripollet 
per raetrela al Rech Condal, costa 300 florins y ab altra deliberació teta 
á 28 de dit, se veu que la despesa fou 400 florins. 

«A 5 de Juny 1 41 2 f oren pagades per fer una resclosa á Besos per 
dcfenca del Riu y pendre la aygua del Rech Condal 82 lliures 10 
sous. 

«A 9 de Desembre 1417 apoca del Clavari de la Ciutat a Antoni 
Cabastida alias Plostalrieh de 13 lliures 10 sous per sens del raoli nou 
que es en lo Casal nou nomenat de Soler y del Molí terral en dit Casal, 
ques teñen en alón de la Ciutat succehint al Senyor Rey. 

«A 15 de Mars 1418 Jaume Gilabert loha y aprova la servitut de 
son camp que los Consellers se havian presa de dit camp a obs del 
Rech Condal. 

«Los Molins reyals foren venuts á la Ciutat per lo Rey en Pere 
initjancant carta de gracia y foren reárate y restituyts al Batlle Gene- 
ral á 12 de Noembre 1428. Vide lo Dietari. 

«A 10 de Febrer 1440 Consell sobre la compra deis Molins Reals 
per preu de 20.000 florins. 

«A 15 de Febrer 1419 requesta de Consellers ab lletra del Rey al 
Batlle General perqué no arrende los molins reals per las vexacions 
feyan al Poblé. 

«A 25 de Febrer 1450 lo Batlle General demanava que la Ciutat 
procures que tots los molins vinguessen a una unitat y lo Consell re- 
solgué no convenía perqué lo Poblé ne sería mal servit, empero á 27 
de Noembre fou deliberat que tots los molins del Rey y de hereters 
y del Hospital den Pere Desvilar fossen mesos en un regiment. 

«A 16 de Agost 1452, los Consellers Senyors de Sabadell scriuen al 
Batlle de Sabadell fassa crida prihibint lo regar, á ti que la aygua 
puga venir á Barcelona ais Molins per la gran necessitat ni havía tam - 
be scriuen al Paborde Major de Sant Cugat de Vallers, que fassa que 
la Riera de Ripollet puga entrar en lo Rech Condal. 

«A 30 de Agost 1457, resclosa de Besos, se tracta de feria de arga- 
inassa y van á Moneada per regonexer lo loe hont se devía fer y á 1G 
de Noembre se diu que lo Batlle General ni daría 2000 florins y los 
hereters 1000 y que la Ciutat hi donas 30.000 florins. 

«A 17 de Setembre 1460, fou deliberat fer la Bassa foral Portal del 
Caruelatge vuy apellat ab aqueix nom, perqué les ñores noy havía 
portas. 

«A 26 de Juny 1473, perqué los Consellers despeinen excessiva- 
ment en las añadas que feyan cada any una jornada per visitarlo 
Pont de Senboy y altra jornada la via de Moneada per visitar lo Rech 



128 F. CARRERAS Y CANDI 

y altros aparatos de le» aygues, deliberaren no pogm-ssen despendre 
3ino flns i'ii 10 il.>rii\-~ \ alents 5 tirares lo -mis. 

«A 24 de Abril 1475, perqué la Ciutal qo rebía res de les Rendes de 
la Batllía General perqué no bastaven .'i pagar los Censáis vells y asi la 
C'iutai no podía esser satisfeta de sos censáis y Mossen Jaume Pivaller 
havía obtengut, que donant ell 300 lliures al Rey li feyc stabliments 

de certs molins y asso nos podía fer sens > sentiment de la Ciutat 

per (, - o lio proposaren n Trentenari y digueren que pujas al de Cent. 

«A 11 de Mars 1491 deliberan que lo Recta Condal que roblie lo 
Molí vage per lo loe taonl costumava passar y á Í3 de Maig deliberaren 
quel fassan girar la via del valí lora la muralla. 

«A lo de Noembre 1518 capitulació entre Concellers y Batlle Ge- 
neral sobre posar en nnital y en companyía los molins de Sant Pere y 
Reals. 

■ A I de Abril 1525 se tracta de fer companyia de tots los molins per 
temps de sineh anys. 

«A 2G de Juny 1529 per estretura de ajguas la Ciutat embiava á 
molre á Molinderey, Sabadell y altres parts y per (jo lo Batlle General 
maná tapar les fibles del Rech Condal. Vide lo Dietari. 

«A 15 de Deserabre 1530, Consell ab ques declara que la Ciutat 
licitament havía pogul fer la seurada del Rech Condal eom a creadora 
sobre los Molins Reals y perqué era interés del be públicb y que la des- 
pesa se li devía fer bona y que lo Clavari lio cobra y reba deis preus 
deis Arrendaments y fou lo gasto 3168 lliures 8 sous 10. 

«A 7 de Octubre 1535 se tracta y procura cora á cosa que conve 
1 1' isar en comunitat los molins dispensant pro hac vice la ordinació queu 
prohibeix. 

«A 9 de Abril 1578 se tracta de mudar lo Rech Condal y ferio exir 
al Portal del Carnalatge perqué quant hi ha maror, no dexa entrar la 
aygua del Rech a la mar y t'a gran dany perqué se scampa peí Pía den 
Lull y la Ribera y en lany 1606 se feu dita obra del Rech yl feren que 
isques per lo carrer de Santa Clara, empero no rehisque perqué la ay- 
gua trobá aquell pas massa alt y axí va per lo mateix álveo que 
abans. 

«A 23 de Abril 1583, regalía contra los qui impedien la aygua de 
Besos no arribas á Barcelona. 

«A 13 de Juny 1584, deliberació de reparar la resclosa. 

«A 14 de Juny 1584, Consell de Cent perqué los Canonges- de la 
Seu havien desteta la resclosa del Rech Condal perqué la aygua anés 
al seu moli de Santa Colonia de Gramanet. 

«En lany 1586 embiaren embaxada ai Rey demanantli ínter alia 
venes á la Ciutat los Molins y cops. 

«A 25 de Juny 1591 deliberació de traure lo redi de Ripollet qui 
passa á .Moneada á debit deis molins reals. 

«A 6 de Setembre 1646, en Concell de Cení se iracta de adobarla 



LES AYGUHS Y BANYS DE BARCELONA 129 

resclosa del Riu de Besos, pera evitar lo dany a la Torre del Cap del 
Riu. 

«A '24 de Noembre 1676 foren deliberadas pagar 40 lliures per lo 
preu fet de fer un rech en lo Arenal desdel Baluart de LlevantAla 
mar A efecte que per dit rech discorregues la aygua del Rech Condal 
que vA per dintre lo valí y lo mateix die foren deliberadas pagar 33 
lliures per la entrada de un establiment fet per la Batllía General A la 
present Ciutat de poder teñir lo empriu de rentar y netejar las tripas 
deis Bestiars de la Ciutat en lo dit rech, A cens de 2sous animáis, lo vn 
per lo cens y lo altre per la Amortisació y A 31 de Juliol 1682, en Con- 
cell se tracta lo mateix. 

«A 20 de Agost 1677 fou deliberat ferse vna Caseta al trastallador 
que es devant Sant Agusti, per lo qual emboca la aygua del rech á la 
Clavaguera mestre del Carrer den Gensana, fentse porta en aquella á 
ti que se puga tancar en clau. 

«A 21 de Abril 1682 en Concell de cent se tractá de fer non lo Pont 
del Rech Condal y á 4 de Juny foren deliberados pagar 86 lliures 13 
sous 3 per la primera paga, etc 

«A 2 de Juliol 1703 en Concell de Cent se tracta de fer vna tibia en 
lo Rech Condal pera conduhir la aygua pera regar los arbres de la 
Rambla y á 12 y 14 en Concell se tracta lo mateix y A 13 y 22 de Agost 
en Concell se tracta lo mateix y á 5 y 7 de Setembre en Concelf se 
tracta lo mateix y lo dit die 7 en lo Manual se troba la acta de preu 
fet de dita obra y A 12, 14 y 27 en Consell se tracta lo mateix y á 10 
de Noembre en Consell. se tracta lo mateix y A 24 en lo Manual se 
troba altre acte de preu fet y A 28 en Concell se tracta lo mateix y á 27 
de Desembre en Concell se tracta lo mateix y á 12 de Janer 1704 en 
Concell se tracta lo mateix y á 30 en lo Manual se troba lo acte de 
venda de la Caseta deis Anamorats y lo mateix dia en Concell se tracta 
lo mateix y a 22 de Setembre en Consell se tracta lo mateix y A 4, 9 y 23 
de Octubre en Concell se tracta lo mateix y á 16, 21 y 30 de Noem- 
bre en Concell se tracta lo mateix y A 10 de Desembre en Concell se 
tracta lo mateix y en aquest dia en lo Manual se troba vn acte de 
Preu fet de fabricar una Caseta prop la muralla de la torre de Sant 
Sever y fer vn lech clos desde dita Caseta fins al cantó de la Vniver- 
sitat per conduhir dita aygua y A 23 de febrer 1705 en Concell se tracta 
lo mateix y A 17 de Juliol en Consell se tracta lo mateix y A 2.') de 
Janer 1706 en Concell se tracta lo mateix y A 16 de Juny 1707 en lo M.i 
nual se troba altre acte de Preu fet y A 13 de Setembre en Concell se 
tracta lo mateix y A 26 de Noembre en Concell se tracta lo mateix y 
A 29 de Noembre 1709 en Concell se tracta lo mateix. 

«A 13 de Febrer 1712 en Concell de Cent se tracta de la venda lela 
per lo Rey á la present Ciutat deis Molins y altres cosas y A 20 en Con 
cell se tracta lo mateix y A 2 1 de Juliol en Concell se tracta lo mateix y 
A 15 y 22 de Octubre en Concell se tracta lo mateix y A 1 1 do febrer 1713 



130 F. CARRERAS V CANDI 

enConcell se tracta I" mateix y á lü de Maig en Concell se tracta lo 
mateix. 

«ATdeFebrer 1712 se troba loactede possessió deis molins reals 
donada per lo Procurador fiscal Patrimonial de la Batllía General á la 
Ciutat.» 

La cequia Comtal, tenía adscrii un empleal qui euydava de teñir 
en condret la sua boca ó sortida á mar. L' ofíci leu enveja á hu deis 
ofícials de la Ciutat, al escrivá de les obres, qui profitantse de la mort 
del qui lo serví.i, en 1494, se '1 feu adjudicar ab son acostumat sa- 
lan (1). Ab semblauts combinación* no hi solía guanyar lo servey mu- 



(!) Concell ordinari del 2M de Febrer 1494— «Ítem hi t'onch propcsat oom en puix 
de mda qui tenia carrsch per la Ciutat de teñir en condret lo rech de mar era pasaat 
((aquesta vida e per 90 couenia en lloch de aqnell es&erhi elegit altre. £ per que era 
visfc per ells dita Consellers que dit offici era mes conde^oant esser exercit per lo 
Scnva de les obres de la Ciutat per dinerses respectes que no per altres; e tenia ca- 
rrecb de coses no pertanyens a son oiitci en les quals donane bon recapte sens satis- 
fácelo alguna que no l* n 6rft feta. Per 90 proposauen en dit concell que si a aqnell 
era plasent lo prouehis del dit exercüi ab lo salan acnstumat esserli donat de V 11 iu 
res queacun any.» 

Lo Concell axis ho aprová, donant lloch á que segarament en Pnig de Roda pre- 
sentas lo seguent escrit ais Concellers. 

«Magnifichs Sors. e de molta magnificencia.— A noticia den pere escriua de les obres 
de la present Ciutat es vengut que en lo consell ordinari dererament celebrat en la 
coosellaria prtp pessade cena ell esser oyt seria stat jriiuit del offici de teñir en 
condret la bocha de mar del Rech condal lo qual ofñci es de pocha valor pero en mix 
al otñci sen hi tots los pessa's de son offici han tengnt e regit aquell Segons en los 
comptes de les obraries de X, XX, XXX any s hide tant que no es memoria en contra- 
ri se pot veure hi oom de dret BÍa que nengu no den esser priuat de sa possessió cena 
coneguda de dret e cens que no sia hoyt esta en mirar deis qui en tal han votat sino 
que creu que canssats per esser ora tant tarde per acabar dit consell hi no esser de- 
tenguts ho han portat axi hi ab pensament que los del dit consell hi los altres del 
present consell medurament miraran en esta cosa ocorra hi suplica ais dit 3 consellers 
e consell que sia plasent reuocar cassar hi anullar la deliberado feta en dit consell 
de trenta bís hi aquella hauer per nulla com se sia feta sens hoyr la part o Bens nin- 
guna iDÍormacio rebuda de la necligencia o culpa que es stade imposade al dit scriva 
de la qual culpa es molt cert dit pere maní es fora. Per 00 suplique lo dit scrina sia ma* 
nat pendre informacio si los oasatinents del pía den lull des de que lo moli armuser 
us stat enderrochat per los obres passats lo dit Rech ha rehinn&t ni ha vnplertes les 
ca<es de aygna. Com sia veritat que ans de enderocar lo dit moli sentiam aquex dan a 
cansa del dit moli e no a causa de la necligencia imposaie al dit scriua com si a can- 
sa sua aquest any hagneren vist hiaentit anug los dits casatinents a causa de les mol - 
tes aygues son estades. K lo dit Rech es vengut gros hi com los obres tinguen faoultat 
de mirar sobre los menistres de la obrería hi si necligencia posen en los dits olficis hi 
posen adespeses llure altres persones qui tan dit exercici hi seria dar causa de pri- 
uar ais dits obres de dita jurediccio. E com lo salarl de dit oíñci se pach del ordinari 
K com lo dit offici easemps ab lo del scrina sia estat donat anen ffranci vidal 
•crina de les obres per lo consell de trenta sis celebrat a XX Vil I de fabrer any Mil 
CCCCLXXXXIIII ab los matexos drets hi pertinenoies sia stat reuestits deis dits 
olficis lo dit pere marti notari vuy de dites obres en lany de la consellaria de mossen 
dionis miquell e obraría de mossen Juanot des torrent per no esser mes prolix ni dete- 
nir ais magnifichs uousellers e consell se dexa de dir lo que mes se poria. Sois suplica 
que sia prouehit per lo dit consell com de dalt es snplioat hi sera seruar la praticha e 
costum de llurs antipessats que nnnqua ais of-fioials hi menistres de dita casa han des- 
poliats de llura officis oens coneguda de dret hi ab tal confianza lo dit scrina recorra 
vis dits magnihchs consellers e consell que purgaran llure consiencies hi aproa de tanta 



LES AYGUES V P.A.VVS DE BARCELONA 131 

riicipal, com tinguerem ocasió de fer veure ab motiu d' altre fet per 1' 
istil, referit en nostre monografía sobre Lo Montjuich de Barcelona. 

La cequia Comtal sufrí les eonsequencies del ailunyament y falta 
d' aygues, en los temps en que lo caudal superficial del Besos, s' escur- 
sá fins al punt present, que, sois hi corren per darnunt aygues. en 
anys abundants de pluxes. De manera que ha sigut necessari moder- 
naraent practicar diferents trevalls de mina per alimentar, ab les so- 
terranías del riu, la antiquísima cequia barcelonina. 

Pí y Arimón en 1854 y Moner en 1903 (1), nos lian donat compted' 
aqüestes obres, copiant les inscripcións conmemoratives, posades en la 
mina en 1778, quant se construí essent intendent lo Baró de la Linde, 
y en 1822 y 1838, en que s' allargá, á causa de noves necessitats. Des- 
de llavors, una Junta mixta en la que hi teñen participado les dife- 
rents entitats interessades, cuida de la administrado de dites aygues 
y cequia. 

Lo ereximent de la moderna Barcelona ha convertit en ediricis la 
major pan deis conreus que s' extenien del pea de ses derrocades mu- 
ralles al terme de Palomar. Y en estos derrers temps, al desaparexer 
molíns y regadius sustentáis per la vella cequia Comtal, per lo regó 
Mir del segle x, al perdre aquesta, sa primitiva utilitat, s' imposa do- 
nar altre aprofitament á ses aygues. 

La futura utilitat que prestará la cequia Comtal, no pot esser altre 
que netejar y sanejar les cloaques de Barcelona, aquest padrastre de 
nostre progresiva Ciutat, que, quan se 1' hngi pogut treure de sobre, 1' 
acostará d' alguns kilometres A lo restant de la Europa civilisada, com 
ha dit molt bé lo Sr. Selles en cert trevall derrerament publicat sobre 
aquest tema (2), 



Banys públichsde la Edat Mit.tana 

Lo burg ó réval junt á Santa María d' extra muros civitatis Bar 
cMnoncjtwta litore maris, com 1' anomenava un document del any 1018 
(3) comencá á poblarse en lo segle xi, envoltant á la capella y á uns 
banys emplacats en son vehinatge, en los que, sens dubte se procurava 
utilisarse de la aygua del rech Comtal que hi passava prop. 

Aquests banys, á les derreríes de la Edat Mitjana reberen lo nom 



serueys ha í'ets a la dita Ciutat lo premi de aquells hi satisfácelo no sera Bpoliarlo de 
llur of'íici. Et licet, etc.» (Cartas Comunas Oriqinals 1440, arx. municipal de Barcelona.) 

(1) Vegis lo Marín de liare* lona del Maig de 1903, plana fi937, Apuntes histórico» sobre la 
acequia condal. 

(2) Saneamiento y mejora de Barcelona su aplicación al desvio y aprovechamiento de la 
acequia condal, per Salvador Selles y Baró: puhlicat en la ttevista de la cámara Mutua 
de la Propiedad, any I, pl. 68 (Barcelona 1903). 

(3) Document nom i de Ramón Ber^nguer T. (Arx. Corona Aragó . 



132 F. CARRERAS Y CANDI 

de vélls, per antonomasia d' altres banys eoneguts per nous y de qnal 
construccióy origen ne conexem alguna cosa. 

Migrades despulles deis banys vells de Santa María, se conservaren 
ftns á les derreríes del segle vn, segons explica Pajades 1). Lo ca- 
rrer hont estigueren sitaats, encara subsisteix, ab la recluida ampiada 
que tingué en los temps en que s' hi anava á pendre banys, co es, nou 
cents anys enrera. 

De conscmblant manera se parla encara á Barcelona del carrer <¡<ls 
banys muí*, per mes que en tal carrer sois s' hi banyin los que tingan 
banyera á casa seva y derrerament resultes sarcástich aplicar al edi- 
fici lo calificatiu de nou. En nostra Ciutal los llochs que 's diuhen 
nous, tais com la placa Nova, lo portal Nou. lo carrer Nou de Sant 
Francesch, etc , solen eomptar Margues centuries d' existencia. Y cer- 
tament ., que, si tots estos llochs nou* son prou vells, á tots los guanya- 
\ a en antiguitat, los banys nous del cali juich. 

No tant sois eren les aygues patrimoni de la Corona, en uostre Prin- 
cipat, si que també no foren los banys, existents en les principáis ciu- 
tats de Catalunya, Lndubtablement com á llegat de les costuras y civi- 
lisació sarraliina. Quan Lleyda fou conquistada ais sarrahins, hi havía 
uns banys públichs, los quals crehem subsistien en les derreríes del 
segle xv (2). Axis mateix á Balaguer, en 1' any 115fi, existía, la casa 
deis banys, en una de ses places (3). També de molt antich tenía Gero- 
na sos banys, destruits per los francesos al finar lo segle xm y donats 
per lo Rey, en 1294, á Ramón de Cayóla, á condició de reedificarlos (4). 
Aytambé á Tortosa, en lo segle xm, en lo concambi fet entre los Tem- 
plers y lo Rey d' Aragó, en 1294, foren cedits al Sobirá los banys de 
la Ciutat (5). 

Que los banys eren de la Corona ho vegém en lo regnat de Jaume I, 



(l) «Y harAcota de treinta años que en aquella calle, A mano izquierda, caminan- 
do a la dicha iglesia de Santa María, A la mitad de la calle se bailaban aún los ves 
tigios de aquellos baños». (Crónica universal del principado ih Catalufla, vol. III, pl. 72.) 

■2) Al senyalar lo curs d una processó A Lleyda, en 1' any 14S4, se din «e la profestó 
que tir per los banys al carrer den Amignet que us lo carrer hon sta Jorda». (Villa- 
nuiv», Viaje literario d las iglesias de Espalla,, vol. XVII, pl. 263.) 

3) A. lloG.— En la donació que feu Guillém de Ponts alstemplers de Gardeny de lo 
que havla rebut de son pare á Balaguer, s' hi llegeix .in ciuitate balaguerii scilicet 
platuam que est in eadem ciuitate cum omnibas sibi pertinentibus que tenet A dom' 
balneorum usque ad ortum Berengarii Geraldi». (Cartoral deis Templers de Gardeny, 
fol. 34, doo 65. Arx. de S. Joan de Jerusalem A Barcelona). 

(4) Qratiarum II, foli 99, arx. de la Batllia del Reyal Patrimoni A Barcelona 

(5) A. 1294: «ítem conuennnt quod dictu; dominus Eex in cambium balneorum 
alfand'e Dertuse det et concedat absolute im perpetuum dicth fratribusillam partem 
et totum jus et dominium et jurisdicoionPm quam et quod habet et habere debet quo 
modo in Castro et homnibus de Ollers > Lo lastell d Ollera se trovava situat en la 
ronca de BarberA. 8e torna A parlar deis banys al senyalar algunos propietats deis 
templers A Tortosa, a b estes páranles. «It»m duas domos afrontantes cum caldaria 
balneorum et in viia publicia ítem tres patis sive solar.-» domorum juxta ceniam bal • 
neorum.. (.Colección de procesos- Legajo /." anya 1291 A 1803 folis 17 y 13; y Legajo 4 o . 
Arx. Corona Aragó). 



LES AYGUES V BANYS DE BARCELONA 133 

qui concedí en l'any 1270, autorisació á un particular per construir 

uns banys dintre la sua propietat (1). Ay també lo mateix Sobirá en 
1268, feu donació deis banys de í/aragoca, á un tal Ramón Elies (2). Y 
en 1273, trovantse á Murcia, otórgalos banys d' Algeeires á Mestrc 
Joan, son cirurgiá (3). 

Sentada ja la hipótesis de la preexistencia á Barcelona deis banys de 
Santa María, passéin á tractar deis que judicám posteriors y que pel- 
eo reberen lo calificatiu de nous, deis quals n' ha pervingut la manera 
y forma com se fundaren. 

Segons está ja indicat, eren, los banys, una regalía de la Corona. 
Ramón Berenguer IV, en V any 1100, determina explotarla encom- 
panyía del alfaquí Abraliám qní sembla fou axis mateix conegut per 
Bonastruch. No rednbtá lo nostre Comte, de fer societat ab un israelita, 
per manera que, al concedirli lo solteitat permís, de construir nous 
banys á Barcelona, en lo vehinatge del cali juich ó barrí hebráich, se 
reserva dos terceres parts de les ganancies deis banys, constituint una 
verdadera societat mercantil entre ells dos. Lo contráete de societat, 
nopotesser mes interesan^ per les costums del segle xii, mostrant 
eom nostres Sobirans no desdenyaven entrar en empreses industriáis 
que pogue.-^sen aumentar son patrimoni, encara que s' haguessen d' 
associar ab una persona pertanyent á la proscrita y denigrada raga 
israelita 

Ramón Berenguer IV possehia en les afores de les muralles de Bar- 
celona, júnt al castell Nou Vescomtal, un hort que havía. adquirit d' un 
tal Pere Ricart La situació del hort semblava molt á propósit per es- 
tablir uns banys en lo burg ó ensanxe del segle xn y 1' alfaquí Abra- 
hám emprengué la sua construcció y explotació d' acort ab lo Sobirá 
y ab les condicions seguents. La tercera part de les ganancies sería 
del alfaquí y les altres dos terceres parts del Comte. La construcció 
deis banys y adquisició de banyeres, vasos, galledes y demés aparells 
á obs deis matexos, sive de ipsa cenia, se pagaríen entre ells dos á 
prorrata y en igual proporció que les ganancies. Finahnent se compro- 
mete Ramón Berenguer, á no concedir permis á ningú mes per edificar 
altres banys á Barcelona, evitant axis corapetencies y assegurant 
donchs los beneticis deis banys de junt al barrí juich. (4) 



(1) KegÍBtre 11, foli 10", Arx Corona Aragó. 

(2) HegiBtre 16, foli 163, Arx, Crrona Aragó. 

(3) Begisira 19, l'oli 96, Arx. Corona Aragó. 

(i; 8i be no es inedit, per haverlo publicat Villanueva en bou Viaje literario a las 
iglesias de E¡iiai)a (vol. XVIII, fol. 294), per eBser molt interessant y únkh en la sna 
especialitat industrial, continuém lo contráete del 1160, éntrelo Comte y 1' alt'aqui 
Abrahám. 

«In Dei nomine. Ego Eaimundus ComeB Barohinonensis, Princeps Aragonensis et 
Marohio, dono, laudo atque concedo tibí Alfachino nomine Abram, ut coDstruas et 
ediñees et plantes halnea in ipso meo orto qui mihi accidit de Potro Ricardi. Et prop- 
ter labores et mÍBsioneB, quas in ipsa plantationc et constructione balneorum ieoeris 



134 F. CARRERAS Y CANDI 

Després de morí r alfaquí Abrabám, La sua filia Druda, Aztay 
Leviatorga y Salomón Leviatorga, lilis llui's, vengueren á Guilléra 
Durfort sos drets alodials en los banys <K-I castell Nbu, per tres mil 
sous barcelonés"*. En la venta h¡ comprenien lotes les plantacions, 
trevalls, despeses, edificis y paramenta pertanyenta ais banys, que, per 
compra, obtingué pjeviament, son antecessor, del comte Ramón Be- 
renguer IV. 

Al ensemps que portava ;i efecte aquesta adquisició, Gruillém Dur- 
fort, personatgo de notoria importancia á les dcrrcries del segle xn, 
arbitró del Rey d' Aragó, no sois la confirmado de la compra, sino 
propter multa servitía guce Domino Patri ñostro illustrissimo Regí foe- 
licis memorial contulisti et mihi cotidü confers, que li í'ossen donades 
les dugues parts de dits banys y eonstruccions, que. com sabém pcr- 
tanyien á Ramón Berenguer IV y per tant herctá son net lo rey En 
Pere (1). 

D' hont era procehidora la ayguíi d' aquets banys, no hodiu cap 
deis tres documents. En lo del lili'» lii pot aludir la expressió siv rf< 
ipsa cenia. Si en realitat fós per sinia la manera com s' extreya del 
pou la aygua, com apar indubtable aludiría ais catufqls, alguna de les 
expressions cubis, vassisó galletis,<le\ propi document. La matexa si 
tuació deis banys á nivell molt mes baix que '1 plá terrér, si no prova 
gran cosa, pot continuar, que la aygua no arrivaría á gran altura y per 
tant que be podía esscr extreta de pou ab lo tmvallós aparell deis ca- 
tufols d' una sinia. 

A la breu y vulgar descripció dedits banys donada per Pujades, se- 
gons los havía víst al comencar lo scgle xvn (2), ne seguí altrc de Bo 



duno tibí et tais tertianí partein in iatn dictis balneis ot ín ómnibus que ahquo un lo 
inde exierint ad omnem volunftttem tuam exinde perticiendam per sécula cuneta. 
Cumautemiam dicta balnea fuerint ediiieata, et ad baloeandum plenissime prepa 
rata quioquid exinJe ibi fuerit opus de cubis, de vassid, de galletis, de mandilis, ele 
caldariis. de rarietibus balneorum, vel de toto edificio sive de ipsa cenia totum mitta 
tur et detur Ínter Comitezn et Alfaguimum scllcet, ut Comee mittat duas partes e t 
Alfaguimus uaam. Et sic fiat omne opus ínter eos. Insuper ego iam dictus Kaymun 
dus Comes Barchinonentia dono tibi prefato Alfaquimo ut nullus alia faciat balnea in 
Barcbinona. Facta ista carta quinto idus junii anno vicésimo tertio regni Ludovici 
Jurjioris. — S^RaymuDdi Comes — 8ig-f num Joannis Martini.— Sig~-num Bernardi Mar- 
eutii — Sig-í-num Gtuillormi Eaimundi Dapiferi — Sig-paum Raimundi de Podio alto — 
Sig-f«num Arberti de Castrovetulo. — Sig^niim Poncil scribe qui hec soripsit super po 
sitie litteris in liuea quarta die et anno quo supra. 

(1) Los dos documents del 1199, los publica a continuació del precedent, 1' autor 
del Viaje literario. A mes n' bavém vist transllats antiohs en lo Gratiantm II, foli 191, 
del arxiu de la Batllía del Reyal Patrimoni a Barcelon a, d bont crehém bo copia Vi 
llanueva. 

(2; Es remarcable en la descripció" de Pujades (Coro nica univertal del principado de 
Cataluña, vol. III, pl. 72í que precisa lo lloch hont se trovaren sitnats: «estaban en la 
calle que boy Be llama deis banys nous, cerca de la Iglesia de Duestra Señora del Pino, 
que va desde el pie de la bajada de Santa Eulalia a la Boqueria. Y allí, casi á la es- 
quina, están aún las estancias de U s baños, las pilas y otras cosas que dan señal de 
esto. Estaban mucho debajo do tierra, todos cubiertos de bóbeda gorda con diversas 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 



133 



sarte, en 1786 (1), qué ns esplica com los marbres d' eix edifioi, alia- 
ren á parar a la iglesia de Bethlem; y derrerament, en 1848, altre mes 
detallada y técnica deguda al arquitecte barceloní Antoni Rovira y 
Trias, quí, avants de desaparexer dits banys, en 1' any 1834, ne tra- 
gué un dibuix y les anotacións que condensa en los dos següents apar- 
táis (2): 

«Esta pieza era un cuadrilátero de 42 palmos de lado y en su cen- 
tro habia un pórtico, también cuadrado, de 18 palmos de lado de cen- 
tro á centro de coluna. Este pórtico constaba de 12 colunas, esto es de 
cuatro á cada lado La bóveda que circuía el pórtico era de canon se- 
guido y los cuadriláteros de los cuatro ángulos estaban cubiertos con 
bóveda váida; la del centro era un cono truncado con unas aristas que 
formaban como una estrella, de modo que la base superior de dicho 
cono estaba abierta por donde entraba la luz de esta sala y los cuatro 
ángulos venían á formar unas pechinas. Estas bóvedas estaban cons- 
truidas con una mezcla de argamasa y cantos rodados del tamaño de 
una avellana y eran tan sumamente sólidas, que cuando las derribaron 
por orden de su propietario, en el ano de 1834, al objeto de construir 
un nuevo edificio de alquiler, fué preciso ejecutarlo á golpes de mazo 
que daban varios hombres con todas sus fuerzas. 

«Las doce colunas eran de mármol blanco, y se conservaban algu- 
nos vestijios que parecían ser del pavimiento. La ventana con rejaque 
representa la lámina, daba á la calle, la cual es doce palmos más alta 
que el nivel de dicho vestíbulo, á causa, sin duda, de la superposición 
de las capas de tierra que desde aquellos tiempos se irian deponiendo, 
según se infiere de la rampa modernamente formada que sirve de ba- 
jada.» 



colunas como un claustro; el cual en lo alto remataba en figura de Bimborio, por el 
cual entraba la claridad.» 

(1) De la deeoripció de Boíarte, se valgné Pl y Arimón en 1651, al dir: «En la casa 
que forma la esquina de la oallt- de los Baños Nuevos y de la Bocarla existían unos 
Baños Anihes ó más bien de la escuela arábiga, construidos acaso en tiempo de les 
Condes de Barcelona. Otros los hacen Romanos. Bosarte. que dá una buena descrip- 
ción de ellos, tale» como se hallaban cuando los visitó (1786, , dice que ocupaban la ca- 
balleriza y parte del oorral de la referida casa. Los restos más notables consistían en 
un sudadero en figura de templo, ouya oúpula estaba oortada hacia dentro en trián- 
gulos y Bostenida por doce columnas de marmol blanco, cuyos capiteles no tenían la- 
bor alguna. La cúpula terminaba ea un agujero en forma de estrella, por el cual 
entraba la luz. A laizquierd» yendo al corral, veíase contra la pared un canalón segui 
do hecho de argamasa de cal y cbinarro por donde el agua iba al baño. Algunas oo- 
lamnas que sostenían unos arcos antes de entrar en el sudadero parecían restauradas. 
Conocíase que el resto del edificio era un claustro y uno de sus cuatro lados lo que 
entonces servia de caballeriza. Las bóvedas, paridas y la cúpuladelsudidero estaban 
enlucidas de estuco: el pavimento era todo de mármoleB, de los que se extrajeron mu- 
chos p se llevaron & la iglesia de Belén. Las puertas, aunque tapiadas, daban á enten- 
der que el ingreso principal del edifioio estaba en el lugar que actualmente ooupa la 
calle de la Bocaria» (Barcelona antigua ymoiema, vol.II.pl. 370). 
2) El museo de familias ó revista universal, vol. I, any 1848 pl. 



.95. 



136 F. CARRERAS V CANDI 

CONDTJCOIONS DE FONTS MITJAEVAL8 

Ales derreries del segle xm b' inicia traacnrrcnt de portar ayunes 
di Eonts á les ciutats. A Darcelona, los l'rarcs Prcdicadors, en 1' any 
1263, tractaren de conduirhi una mola d' aygua potable, permetentlos- 
hi, lo rey Jaume 1 passar per los paratges lioni millor los ni apare- 
gués (1). Aximatcix á Figueres, en V any 1280, hi foren transportades 
altres bones aygues de mina (2). 

La ciutat ele Barcelona en 1' any 1303, tractá de veure quines obres 
liauria de fer per conduír unes aygues que sortíen de la montanya de 
Montjuíeh (3). 

En nostre monografía Lo Montjuíeh de Barcelona (4) publicaren) un 
lian mostrant com en 1314, en lo portal de la Boqueria, mes proper á 
la montanya, hi rejaven fonts d' aygua de Montjuíeh. No seria ablui- 
dos dit caudal, puix los Concellers privaren que 'n sigues presa aygua 
per fer tinta ne altre enypriu, sino sol p< r son í>< u/re. 

Essent, dit caudal d' aygua, insuficient á les necessitats deles indus- 
tries deis barcelonins, es natural se preocupassen tot seguit de la ob- 
teneiú de manantials mes abuudants, designantse com íi mes aproposit, 
los de la montanya de Collcerola, lo Tibidabo actual. 

Diuhen los autors, que la mina de Collcerola, íou descuberta ca- 
sualment per un Fivallcr, cassant a la montanya. Qual fet s' ha preten- 
gut conmemorar en la font de la plassa de Sant Just, inaugurada en 
13G7 (5) al esculpirla un falcó en lo frontispici. 

Aprovada la eonducció de dites fonts, les obres se realisaren en los 
anys de 1351 á 1355 Deis comptes del any 1351, ne deduím, que llavors 
se trevallava en la construceió de la mina (6) y en V any 1355, já ra- 
java dita aygua en les fonts del Cali juích y de la plassa de Sant Jau- 
me (7). En f any 1350, diu Pi y Arimón que 's feu la de la plassa de 
S mía Ana, réspede á la que, en 139!), s' hi prohibí rentar en son abeu- 
rador. Altres fonts s' inauguraren despees, com se dedueix de que en 
1399, fos privat ais boters, posar cercols a remullar en la font de la 
Mar (8): que en 1434, compres la Ciutat, la casa d' en Bernat Sola, en 
lo earrer de la Avellana, per construirhi la font: que en 1681, al edifi- 
car la iglesia de Bel hlém, se cambias de lloch la que existía enfront de 



(1) Kegistre 42, foli IB, arx. Corona Aragó. 
2 Registre 18, foli 170, arx. Corona Aragó. 

(3) Delliberacwns del Concell 1301 1.10:i, foli 91, arx, Mun. Barcelona. 
(1) I/miarías de la ti Academia de lluevas Letras de Barcelona, vol VIII, pl, 217 ; 
nota ;86). 

(5) Pl y Ariinón Barcelona antigua n moderna , vol. II, pl 110. 
Si Dellibtraciont del Concell 1850-1351, 

(7) Delliberacwns del Concell I35é 1859, foli» 100 y 114. Vegis la Rubrica de Bruniqutr, 
vol. III, cap. 65, foli 00 

si Colócelo de bans de Barcelona, vol. I, foli 45. 



LES AYGUES Y BANYS DE BARCELONA 137 

la Porta-ferrica, cora diu en Pí y Arimón: que en 1402, al ferse 1' edifi- 
ca de la Llotja, s' hi posas una font, etc. 

Aquesta mina, en una de quines boques hi venera encara 1' escut 
de la Ciutat, en lo novell passeig de pujar al funicular del Tibidabo, 
ana va á Sant Gervasi, hont hi havía lo registre d' inspecció. Los pous 
d' accés á la mina, nos han dit que' eren unes 11 argües piles, que al 
present s' están colgant de térra, situades al fons del torrent vehí al 
predit passeig. Si es axis, no-comprenem perqué 1' Ajuntament de Bar- 
celona dexa que desapareguin totalment dits pous d' ingrés, que, una 
vegada colgats, será dificultes de trovarse. 

Ignorara si la aygua de Collcerola, raja ó no en les fonts publiques 
de la Ciutat, ó sí aquells robatoris de les aygues de dites fonts, á que 
's tractá de posar remey en 1' any 1651 (1), seguexen en major escala, 
en nostres dies, en que la mina de Monteada, ab son major caudal, ha 
fet perdre la importancia primordial de la de Collcerola. 

De la mina de Monteada, per devallar sa construcció del comenca- 
ment del segle xix y no oferir interés, res dihéni r atrassant á nostres 
llegidors ais qui convinga saber quelcom, ¡i lo que ja te consignat Pí y 
Arimón en sa escelent Barcelona antigua y moderna. 



Cequia dita de La Infanta 

Era molt antich lo progecte de canaliear les aygues del Llobregat 
y portarles al plá de Barcelona, puix en 1' any 1401 , se tractava de pén- 
drela del riu avants del terme de Cornelia. 

De tots los actes y acorts endre§ats á aquesta fí existents en L' 
arxíu municipal de Barcelona, n' Esteve Bruniquer, també ne te 
clonada resumida relació, com se segueix: 

«A 22 de Noembre 1401 se tracta en Concell de fer venir la aygua 
de Llobregat pera regar lo territori de Barchinona la qual prenentla 
á la resclosa poria pujar á Cornelia y á la casa que solía esser den 
Bellvis y lo Concell lio comete a Concellers presents y esdevenidors 
ho fassan. 

«A 28 de Agost 1548 vn Conceller y lo Batlle General anaren á 
Llobregat per veure sis poria portar la aygua á Barcelona. Vidc lo 
Dietari. 

«A 4 de Noembre 1551 so tracta en Concell de fer venirla aygua de 
Llobregat y metrela en lo rech monar. 

«A 27 y 29 de Agost 1568, se tracta de fer venir una sequia del Riu 
de Lobregat á Barcelona. 

«A 28 de Juliol 1627, en Dietari es un Memorial pera Sa Mag.' acer- 



(1) Bans 1047 flneixieaí, foli Í9I, arx. Mimioipal Baroelona. 

1903.— 10 



138 F. CARRERAS Y CANDI 

ca la concessió y jurisdicció de la aygua de Llobregat y seguidament 
es una carta per al Sr. Duc de Cardona y dos memorials estámpate 
acerca dit fet y á 11 de Setembre copia de una carta de Sa Mag.* al 
Sr. Virrey sobre lo mateix fet y á 14 de Agost del mateix any en re- 
gistre de cartas comunas fol. 34 es carta ab la qnal notician á Sa 
Mag.* de voler fer venir á esta Ciutat una siqua del Riu de Llobregat 
int de Martorell demanantli franquesa de drets y lo mateix dio en 
dit Uibre fol. 34 es la que se resigne al Sr, Marques de los Veles Senyor 
de Martorell pera que concedís facultat de pendrer dita aygua. 

A 8 de Juny 1633, en Concell de cent se tracta de la sequia de 
Llobregat ahont es lo nivell fet per dita sequia y á 2 de Juliol escriuen 
á Sa Mag * en orde a dita sequia com apar en lo registre de Cartas 
comunes fol 31. 

«Dilluns a 12 de Juny 1633 en Dietari se troba vna Embaxada t'eta 
al Sr. Virrey per la sequia del Ríu de Llobregat 

«A -23 de Janer 1613, los Concellers deliberaren pagar certa quanti • 
tal ab motiu de la fábrica de fer venir la siqnia de Llobregat en la 
present Ciutai» (1). 

Deis estudis fets per la Ciutat en la Edat Moderna n' es bona mostra 
un imprés sense data, ni peu d' estampa, titulat Memorial | del qve á< v 
ad- | vertirse y notar, | en ivstiflcacio de la concessió | de aygua que la 
Ciutatdemana asa Magéstat, \ oblo memorial que se li ha | presentat. 
Lo proposit d' utilisar de la major manera possible, les aygues del 
Llobregat, prengué major volada al comenear lo segle xix, com se lie- 
geix en Barcelona antigua y moderna, al referir lo progeetc del 1805, 
de construir una cequia, que, arrancant del terme de Manresa, vingués 
á desayguar en la platxa barcelonina. 

La invasió francesa desbarata aquest nou plan, que, renovat en 1815 
no s' executá fins al 1817, si bé limitan tío al plá de Llobregat y Barce- 
lona yfent sortir lo canal de Molins de Rey. 

S' acabaren les obres en 1' any 1819, en ocasió de trovarse acciden- 
talmente á Barcelona, la infanta Lluisa Carlota de Borbón, á la que, lo 
general Castanyos. mes tart nombrat Uuch de Bailen, llavors Capitá 
General de Catalunya, li representa lo desitj de posar al Canal lo nom 
de dit3 Infanta. Lo Secretan d' aquesta, al donar la sua conformitat á 
tal proposit, digué que li sería molt agradable, que en les vores de la 
cequia ni plantasen castanyers, á fi de que, corrent les aygues á la sua 
sombra, servasen d' emblema á la protecció, que, lo general Castanyos, 
presta a una obra tan gran y útil (2). Mes lo bo delSecretari no atina 
á que en la térra catalana, aquells arbres eren castanyers y que sois 
los castellans axerits veurien lo joch ó relació, entre lo nom deis arbres 
y lo del Capitá General. 



(1) Rubrica de Bruniqner, vol. III, cap. 81, fol. 1H6. 

(2) Barcelona antigua y moderna, vol. II, pl. 413. 



LA RECONQUISTA DE ZARAGOZA 139 

La obra, que dirijí 1' arquitecte Tomás Soler, avans d' arrivar á 
Barcelona, fertilisa los conreus de Molins de Rey, Santa Creu d' Olor- 
da, Sant Feliu de Llobregat, Sant Joan Des-Pí, Cornelia y Hospitalet 
ó Provcncana. 

Francesch Carreras y Candi 



PÁGINAS DE MI INÉDITA 

HISTORIA DE LOS PUEBLOS DE LA CORONA DE ARAGÓN 

La Reconquista de Zaragoza 

D. Francisco Codera y Zaidin ha sido el último en escribir sobre «la 
fecha concreta» de la toma de Zaragoza, pues «ni aun en estos últimos 
años se ha podido fijar de un modo definitivo, al menos en cuanto al 
mes, pues el año resultaba ya fijado» (1). 

Con ser todo esto cierto, aun el año rio está fijado en el ánimo de 
todos, pues todavía hay quienes continúan creyendo que no fué en 
1118, sino en 1115 cuando se reconquistó á Zaragoza, fundándose en 
documentos de nuestro Archivo nacional los cuales no son ciertamente 
ni nuevos ni desconocidos, pues son los mismos que sirvieron á Blancas 
para fundar y autorizar esa, su opinión, pues al confirmar el famo- 
so Privilegio general el rey Pedro III en las Cortes de Zaragoza del afio 
1283, al enumerar los privilegios varios que confirma, cita el de pobla- 
ción contrayóndolo al año 1115(2). Y decía Blancas: «Como apenas ha- 
bían transcurrido 170 años entre los reyes Alfonso I y Pedro III, no 
parece creíble que el segundo equivocara la fecha del privilegio, dada 
por el primero, separándolos tan corto espacio de tiempo» (3). 

El argumento de Blancas no tiene fuerza ni autoridad alguna, pues 
no con una fecha, con cien mil podríamos probar cuan olvidadizos han 
sido los pueblos así los antiguos como los modernos y no al cabo de 170 
años, de las fechas, dígalo sino la de la entrada de los árabes. 
Amen de que es muy posible que los Archiveros de Pedro se encontra 
ran con otros documentos que los citados que también den la dicha fecha 
de 1115, pues tratándose de traslados, porque los documentos origina- 
les son muy raros en los Archivos, las fechas aparecen á menudo equi- 



(1) Codera y Zaidin.— Decadencia ¡/^desaparición de los Almorávides en España. Ma- 
drid 1899, 247-48. 

(2) Archivo de la Corona de Aragón Registro 47, fol. 54, v.— «Era M. C. L. íeríí'a..— Re- 
pítese para 1286 -Reg 46, fol. 41 y 42.-«Era M. C. L. III.» 

(3) Blancas.— Comentarios de las cosas de Aragón. Trad. del P. M. Hernández, Zara- 
goza 1878, 131. 



140 S. SANPERE Y MIQUEL 

vocadas, así bien pudieron aquéllos dar la fecha del año 1115 al privi- 
legio en cuestión, pero ya probaremos que' la equivocación nacedeno 
haber sabido leer los escribientes ó notarios catalanes una fecha escri- 
ta en cifras aragonesas. 

Mas la dicha fecha tiene una importancia capitalísima para la 
cuestión cronológica, pues dado el privilegio en el raes de Enero del 
mismo año en que se tomó Zaragoza, esto no es posible sino contan- 
do años de Encarnación de 25 de Marzo, por cuanto Enero resulta ser 
su mes décimo, queda pues fijado de un modo incontestable el empleo 
dd los años de Encarnación, esto es, esta manera de contar en los días 
de la toma de Zaragoza entre los aragoneses. 

Como cuando lo dice Zurita, se dice «que bien averiguado lo ten- 
dría,» Zurita dice en los Anales— Lib. I, Cap. XLIII— que Zaragoza 
Ene t ornada en 1 1 18, pero también dice que hay documentos que la fijan 
en 1315, 1116 y 1117; ¿diremos nosotros, pues, con Espes «en lo qual 
podra cada uno, pues hay tan graves testimonios por ambas partes se- 
guir la opinión que mas verdadera le pareciere?» (1). 

Espes era de citar aquí por lo mismo que trabajó su Historia ecle- 
siástica Cesaraugustana, que es una verdadera vergüenza para Ara- 
gón que permanezca inédita, con los documentos del Archivo de la 
Seo de Zaragoza tan ponderados como invisibles, por lo cual añadire- 
mos que Espes después de citar á Blancas y decir que fué ganada Za- 
ragoza en 1115, añade que resulta por documentos concedidos á la Seo 
que lo fué en el año 1117 y después cuenta desde 1118. Y sin embargo, 
nada tan sencillo para demostrar que el privilegio de población, que 
todo lo enreda, no puede ser del año 1115 como ver que el nombre que 
sigue al del Rey es el del Obispo /'< di-,, i ledo t n Zaragoza. 

Dígase, ¿cuándo y quién consagró obispo de Zaragoza al bearnes 
Pedro Librana?— ¿No fué el Papa Gelasio II? ¿Xo trae el mismo Blan - 
cas la Bula de su consagración? ¿Inspiró, ni inspira dicha Bula a nadie 
el menor recelo sobre su autenticidad, desde que empezó á citarse hasta 
nuestros días? ¿No se tiene pues, por fiel y auténtica? ¿Y qué dice? — 
Veánioslo copiando la traducción dada en la citada obra de Blancas, 
página 132. 

«Gelasio obispo; siervo de los siervos de Dios. Al ejército cristiano, 
sitiador d, la ciudad de Zaragoza, y á todos los amantes de la fe cató- 
lica Salud y bendición apostólica. Hemos leído con atención vuestras 
devotas lebras y acogido con gusto la petición que habéis dirigido á la 
s, ,i, Apostólica ¿"o- el electo d> Zaragoza. Remitiéndoos, pues, el mis- 
mo obispo electo, ya con el favor de Dios consagrado por nuestras 
manos, como por las del bienaventurado Pedro, os damos la bendición 
de la visita Apostólica, implorando la justa misericordia del omnipo- 



(1) Espes.— Historia Eclesiástica Cesaraugustana. Libro III, 3 v. Ms. copia de Traggia, 
en la Biblioteca de la Academia de la historia. 



LA RECONQUISTA DE ZARAGOZA 



141 



tente Dios, á fin de que por los ruegos y méritos de los Santos os haga 
obrar su obra, para honra suya y acrecentamiento de su iglesia-, y por 
cuanto habéis resuelto colocar en el último trance vuestras vidas y ha- 
ciendas, si alguno de vosotros, recibida la penitencia de sus pecados, 
muriese en esta expedición, Nos, por los méritos de los Santos, y pol- 
las oraciones de toda la Iglesia católica, le absolvemos á él de los vín- 
culos de sus pecados. Además los que por el mismo servicio del Señor, 
ó trabajan, ó trabajaren, y los que alguna cosa dan, ó diesen, á la 
iglesia déla mencionada ciudad, arruinada por los sarracenos y Moa- 
bitas, para su reparación y á los clérigos, que en ella sirven á Dios, 
para su mantenimiento; según la cantidad de sus trabajos, y de les 
beneficios hechos á la Iglesia, y á voluntad de los obispos, en cuyas 
parroquias viven-, consigan remisión é indulgencia de sus penitencias. 

«Dada en Alest á 10 de Diciembre. 

»Yo Bernardo arzobispo de la Sede Toledana, esta absolución doy 
»y confirmo. 

»Yo Subosquitano Obispo, esta absolución doy y confirmo. 

»Yo Sancho Obispo de Calahorra, esta absolución doy y confirmo. 

»Yo Guíu Obispo de Lascoarre, esta absolución doy y confirmo. 

»Yo Boson, Cardenal de la Santa Iglesia Romana, esta absolución 
doy y confirmo » 

Resulta pues, que la dicha Bula se dio en 10 de Diciembre de un 
año que no se cita, en el pueblo de Alest, durante el sitio de Zaragoza, 
por el Papa Gelasio II. 

Gelasio II es el sucesor de Pascual II. Hemos dejado á Pascual II 
refugiado en el Transtibere huyendo de las revueltas de los romanos. 
Sosegado el tumulto había regresado Pascual II, cuando al saber que 
Enrique V se acercaba á la ciudad al frente de un ejército, suspendió, las 
negociaciones que con él tenía pendientes y se retiró á Beneventc, mien- 
tras su representante al lado del Emperador, Mauricio Burdin el arzo- 
bispo de Braga, le colocaba en la cabeza la corona para que asistiera á 
las fiestas de la Pascua del año anterior, 1117. Al mes siguiente, en 
Abril, Pascual II excomulgaba al arzobispo de Braga en quien precisa 
reconocer que en todas partes sabía abrir bien que mal grandes cami- 
nos á su ambición, ora al lado de Alfonso I, ora al lado del Emperador 
Enrique de Alemania. Este, antes de que llegaran los fuertes calores 
abandonó á Roma. Pascual quiso entonces recuperar la ciudad Leoni- 
na; pero bloqueado por el prefecto de Roma enfermó, muriendo poco 
después, en 21 de Enero di' 1118. 

Apenas hubo fallecido, el cardenal obispo de Porto reunió á aque- 
llos de sus colegas que estaban en Roma y eligieron por Papa á Juan, 
Cardenal de Gaeta, amigo de Pascual II, que se encontraba al ser ele- 
gido en Monte Casino. Juan tomó el nombre pontificio de Gelasio. Lle- 
gó á Roma, tomó posesión de Letran, pero no se le podía consagrar 
por lo mismo que no era sino diácono, y cuando estaba á punto de re- 



142 S. SANPERE Y MIQUEL 

cibir el prcbisterado se presentó repentinamente en Roma el Empera- 
dor, de suerte que sólo pasando por grandes y graves peligros pudo 
escapar y refugiarse en Gaeta. 

Abrió inmediatamente con él Enrique V negociaciones bajo el mis- 
mo pie de las de lili, pero Gelasio II se negó á entrar en ellas ha- 
ciendo pública su intención de convocaren Milán ó Cremona para el 
/ifó.riiiio Octitbn de este año ///Sun consilio que dirimiese el conflicto 
pendiente entre la Iglesia y el Estado. 

Enrique lleno de despecho y peor aconsejado, creó entonces un anti- 
papa, y este no fué otro que el obispo de Braga, que tomó el nombre 
de Gregorio VIII. Elegido el 9 de Marzo, era excomulgado de nuevo 
el Domingo de Ramos, 7 de Abril en Gaeta, en donde Gelasio II se 
ordenó de sacerdote siendo luego consagrado Papa. 

Favorecido por las circunstancias, pues Enriqu'e tuvo que marchar 
corriendo á Alemania en donde sus grandes enemigos aprovechaban 
la noticia de su excomunión para declararle privado de toda autoridad, 
volvió Gelasio II á Roma, pero habiendo querido nuevamente los 
Frangipani apoderarse de él el día de Santa Práxedes, 21 de Julio, 
resolvió abandonar definitivamente á Roma y retirarse á Francia (1). 

Como por estos tiempos no se prescindía por los obispos del viaje 
á Roma para agradecer al Pontífice su elección, el Obispo de Barce- 
lona pasó á dicha ciudad cuando aún estaba en la misma Gelasio II, ó 
sea á raíz de su elección como asegura Diago. Olaguer tomó partido 
por Gelasio, y con éste marchó á Gaeta en donde fué preconizado ar- 
zobispo de Tarragona. Resumió Diago la Bula de su elección en su 
Historia de los Condes d> Barcelona— página 172— y Pujades publicó- 
la en su texto latino en su Crónica página 218. Y dijo Diago, que no 
tenía año, lo que le reprende el segundo, y en efecto la fecha es, 12 de 
las Calendas de Abril, Indicción XI, — 21 de Marzo,— año de la Encar- 
nación del Señor, 1118, mort pisano como veremos en seguida ó sea 
según nuestra manera de contar los años de Encarnación, de 25 de 
Marzo. Gelasio II dice en la dicha Bula que; «habida consideración á 
los viejos documentos, y á lo que declaraban los monumentos provin- 
ciales sobre división de diócesis, por cuanto había sido Tarragona in- 
signe metrópoli y para su restauración tanto habían trabajado sus an- 
tecesores, Urbano II diera su palio á Berenguer, obispo de Ausona, en- 
tendiendo el asimismo cooperar á dicha restauración concedíale por 
mera liberalidad de la Santa Sede, á su vez el palio en la confianza de 
que se aplicaría á su restauración. Caso de que la divina clemencia 
devolviera al pueblo cristiano á Tortosa y para hasta tanto que la 
iglesia tarraconense estuviera robustecida se la concedía á Olegario 
como parroquia suburbana; y llegado su tiempo que tenga Tortosa su 



(1) Héfélé. —Wstoire dea C'oncilea d' aprfa lea documenta originauK.— Traduit de 1' alle- 
mand par 1' abbé Datare. París 1872. Tomo Vil, UBa 148. 



LA RECONQUISTA DE ZARAGOZA 143 

obispo conforme la antigua costumbre.» Confirma luego Gelasio la do- 
nación que Ramón Berenguer había hecho á Olaguer de Tarragona y 
sus términos, concediéndole todos los privilegios apostólicos. 

¿Cuando marchó Olaguer á Roma marchó acompañando ó compa- 
fiado del Cardenal Doson? Uno y otro siguieron al lado del Papa 
Gelasio hasta abandonar éste a Roma en Julio de 1118 Nada sabe- 
mos: nada nos consta pero ya- hemos visto á Boson en Alest al lado 
del Papa. El papa estaba en Genova por Octubre después de ha- 
ber pasado [algún tiempo en Pisa. En 7 de Noviembre estaba Gela- 
sio II en Pro venza en S. Gilíes, y en 30 del mismo mes expide desde 
Magalona una Bula en favor del monasterio de la Crassa, pero hay que 
observar dice Vaissete «que esta Bula aun cuando lleva la fecha del 
año 1119 indicción 12, pertenece ciertamente al año 1118, por cuanto 
este Papa, lo mismo que alguno de sus antecesores y sucesores siguió 
de ordinario el computo pisano» (1). 

Si se recuerda que S. Olaguer se hizo consagrar en Magalona, 
y nada se sabe de Olaguer por estos días, pues se ignora cuando re- 
gresó, no es posible á uno sustraerse á la idea de que Olaguer hubo de 
llevar al Papa á su querida Magalona Enfermó en esa isla Gelasio II, 
y habiendo acudido á su encuentro Pons el Abad de Cluny se lo llevó 
á la costa, á Mauregio ó Melgueil de nuestros días, de donde pasó á 
Alais sur le Gardon que está á 8 leguas de Melgueil y es aquí, en Alais 
en donde á 10 de Diciembre de 1118 consagra á Pedro de Librana el 
bearnes como Obispo de Zaragoza. (2) 

Dos días después aun estaba el papa en Alais en compañía del Ar- 
zobispo de Narbona, el Obispo Gui de Lesear, Girard de Angulema, 
Pedro de Zaragoza, el abad Pons de Cluny. Del 13 al 16 de Diciembre 
de 1118 estuvo en Aviñón; el 20 del mismo mes lo pasó en Orange, de 
donde marchó á Cluny, y en este Convento fallado del día 29 de Enero 
de 1119» (3). 

Hemos encontrado todos los datos que necesitábanlos para impo- 
nernos de la autenticidad de la Bula de consagración de Pedro de Libra- 
na en Obispo de Zaragoza por Gelasio II. Hemos visto quien era éste; 
cómo y porque se encontraba en Alais en donde hizo la dicha consa- 
gración, y hemos visto como Gelasio, cuyo pontificado había principiado 
en 21 de Enero de 1118, fallecía en Cluny en 29 de Enero del siguiente 
año 1119. 

Ahora bien, ó la Bula de Gelasio es auténtica ó apócrifa Si auténti- 
ca sabemos de ciencia cierta que en 10 de Diciembre de 1118 se creía 
en Alais que aun continuaba - como era así - sosteniendo Alfonso el 



(L) Vaissete.— HMoire general» de Languedoc—Edioion Privat. —Tolosa 1872. Tomo 
III.-636. 

(2) Vaissete— lug. cit. 637. -Marca. Hiatoire du Beam —Parla 1610.-1118. n ,J 19. 

(3) Vaissete.— Loc-laud. 



144 S. SANPERE Y MIQUUL 

sitio do Zaragoza resuelto á perecer en la demanda antes que levan- 
tarlo. Si aprócrifa, lo que aun nadie lo ha supuesto, sería preciso qui- 
se dieran las pruebas. 

Pero en iin, no sería esta en todo caso la primera bula qu< j se. in- 
tentase, y yo no se si cuantos sostienen la toma de Zaragoza en 1115 
será pomo e.star lejos de creerlo ya que es bien conocida, y cuando 
de ser auténtica no hay duda posible acerca del año y mes en que Za- 
ragoza estaba sitiada por Alfonso I. 

Veamos para convencer de equivocados á los que están por el año 
1115, lo que nos enseñan los documentos más próximos al gran suceso, 
con lo cual no entendemos levantar la menor sospecha contra la bula 
de Alasisino, apurar la temeridad de los que no quieren rendirse á su 
evidencia. 

Espes produce varios. 1.° La donación que Alfonso I hizo A S. Sal- 
vador ó á su Obispo Pedro de todas las décimas y primicias, presentes 
y futuras del Obispado de Zaragoza, su fecha es Era 1156 que co- 
rresponde al año 1118. Como en el documente no se dice: «para cuando 
Dios nos diere la Ciudad,» sino que se da sin condición, luego en 1118 
Alfonso daba como conquistador de Zaragoza lo que daba á su obispo. 
Pero ¿desde cuando la poseía?— Sigue á éste un documento fechado á 21 
de junio de la Era 1156— año pues de 1118— que es la confirmación de 
la donación de la Jafareria que había hecho Alfonso al monasterio de la 
Crassa para cuando conquistara la Ciudad, pero Espes no reparó y 
nosotros sí, en la manipulación sufrida por este documento, pues se 
pone al frente de los obispos autorizantes ó de referencia, á Arnaldus 
episcopus in Hosca et in Jaca, cuando Arnaldo no lo fué hasta el año 
1133 por muerte de Esteban que era en 11 18 el Obispo de Jaca y 
Huesca. El escribiente que tal hizo comprometió pues ia autenticidad 
del documento, primero, cambiando el nombre del Obispo de Huesca, 
segundo suprimiendo á la Era una unidad, tercero convirtiendo el mo- 
nasterio de Crason, diócesis de Carcasona, en monasterio de la Crasa, 
error éste ya corregido por Nougues Secall (1). 



(1) In nomine Sanctte et individua) Trinitatis Patria et Filii et Spiritua Sanoti; 
Ego Petras deliberano Dei Gratis CíesarauguBtane episcopos eum ómnibus tratribue 
mei eiusdem Ecclesiíe olericis laudo et confirmo illud domum in illam ooncesiontm, 
quam dominas rex Adefonsus feoit Domino Crasensí Abatí et Monacbis eiusdem loci 
de illa Jat'eria de Cxsaraugusta, in ipsa quod Jaferia ad honorem Dei, et Sanotaj 
Christianitatis ntnomen Dei, quod benedictum in sécula per nos obique dilatentur 
Ecoleshe in honorem Dei, et Sanctse Mario: et S Martin, atque Nicolai edificari pre- 
cipio isamqae Kcclesiam Parrochialem ese constituo et conoedo et dono predictse 
EclesiíB Baptisisma, et Cameterium et Nuptiaa, et omnem Christianitatem sicut Pa- 
rroquialibu8 Ecclesiis nostris, in nostro Episcopalis auoa est. Similiter dono et oonue- 
do supradicta) Ecclesia? omnea Decimas, et primitias de omni suo labore, et de oxnni 
Búa hereditate, qua modo habet et in antea Deo donante in nostro Episcopatu 
adquisierit, et hoc fatio, cum concilio et volúntate fratrum meorum nostre Ecolesix 
clericorum Galindi, sicilicet Arobidiaconi, Guillelmi Sacrista, Petri caput acholre,- 
Sanci canonici, Arsini scriptoris, Martini tersionis Preoeptoris, Guillerml Capellani 
Hugonis et ttliorum. 



LA RECONQUISTA DE ZARAGOZA 1 4 5 

Sigue Espes con una noticia de una tributación de unas casas de 
Zaragoza, cuya fecha es— secundo anno prcedicta Civitatis Captionis 
Era MCLVIII, corrige y dice año Ur9 pues partiendo de la conquista 
en 1118 el segundo fino sería 1119. Aquí lo que hay es que el copista 
se dejó una unidad en el tintero. 

Produce luego otro documento fechado en el Anno quinto a caption'e 
urbe in Pascha Domini ab Incarnatione Domini MCXXX sub Era 
MCL XI.— Aquí se contradicen el ano y la Era, pues á año 1130 corres- 
ponde Era 1168; á Era 1161 corresponde año 1123. Zaragoza cayó, 
pues, en 1118, ya que en 1123 corría el año quinto de la captura de la 
Ciudad. 

Vienen finalmente, como comprobando la reducción del anterior 
documento á año quinto dos documentos uno de 1.° de julio, otro de 4 
de marzo, entrambos de la Era 1161— año 1123 -entrambos librados in 
anno quinto fuit capta civitas Cesaraugustana (1). 

Respecto de estos documentos y de su fecha hay que notar que 
siendo la rendición de Zaragoza del 19 de diciembre del año 1118 el 
quinta aun de ella de nuestros documentos resulta contado por los años 
que siguen dando como primero, el de 1119. Pero si reduciéramos ó 
contásemos por años de Encarnación tendríamos que habiéndose ren- 
dido Zaragoza en el año 1119, el 1123 de la Encarnación es el año V 
de la rendición de Zaragoza lo cual resultaría conforme para el docu- 
mento de 4 de marzo, no para el de 1.° de julio que éste debería con- 
tarse como de x 1124, lo cual nos enseña que uno puede llevar una cuenta 
diferente del otro y como es muy difícil establecer una cuenta exenta 
de errores cuando no se pueden comprobar las fechas. Pero contando 
por arios de Natividad y no contando como año 1.° de la conquista de 
Zaragoza los pocos días del año 1118 de su reconquista, la cuenta sale 
exacta para 1123 año quinto de la misma, y asimismo si contamos por 



Hanc itaqne Ecclesiam onm omni sna libértate sicnt dictam est, dono et concedo 
Domino Deo et Sanctas Marías Crasa' et Domino Berengario eiusdem looi Abatí, et 
monacbÍB ibi dem Deo famulantibas presentibns et fntnris remendara et disponen- 
dam in perpetuurn salva tamen reverentia, etobedientia Episcopali, et Ecclesiaa nos- 
tras Siqua igitnr Eccleaia secularise Persona contra hanc nostras donationis char- 
tam venise tentaverit ad irrnmpendum iram Dei omnipotentis incurrat et anate- 
mathis vincalis innodatas a Regno Dei alienua fíat Amen. 

Facta Charta istias donationis in Cassaraugnsta in die Dominica 11 Kal. Julli sub 
Era 115e Ego Petras de Librano Dei gratia Oassaraugnstanns episcopas Cum comi- 
tis fratrum meomm nostras Eccleaias olericornm lando hoo et Confirmo. 

Ego Gallindna archidiaconus similiter ego Gaillermus Sacrista, similiter ego Pe- 
tras Capat echólas, similiter arsinns scripta Hngonis. 

Begnante Rege Ildefonso in Cassarauguata et in Hispania, Arnaldus episcupus in 
Hosca, etin Jacca, Episcopus Sancius in Pampilona, Episoopus Michael in Tairago- 
na, Episcopns Sanoiua in Najera, Gasto vicecomes. Sénior in CreaaraagaBta et in 
Hoaua, et in ano castello, Comea Petro pertizencis in Tadela, Lapo Arrez in Alagonet 
Ato Aurela in Riela et in Sos. Lab Sanz in Belgid Gascón in Sancti Petri. Vitalia de 
Zabarla Zavalmedina. Espks. Obr. cit. y lug. cit. II— SO. Nougueh Secall, Descripción 
é historia del castillo de la Aljn/'areria.— Zaragoza 1846, paga. 46, 49 y 119. 
0) Espes. — Historia eclesiástica Césarauyustayia, loe. cit., púas. 10 á 18. 



I 16 S. SANPERIi Y MIQUlil. 

.n'iis completos de reconquista. Todo esto debíamos decirlo porque 
estos documentos tienen grandísima importancia por fijar en la v histo- 
ria el desafio de Alfonso I con los Condes de Poitiers y de Barcelona, 
hecho trascendental y hasta hoy completamente ignorado. 

Véase ahora lo que sucede con el documento siguiente interesantísi- 
mo por el asunto y por las firmas. 

Gilbert ó Gilabert de Mayorehas, ¿ganaría el sobrenombre por ha- 
berse distinguido en Mallorca? vende á Kaul de Laviusuna un huerto in 
Qállico,— de modo que este documento nos enseña que aún en los 
días de la reconquista perduraban en los pueblos los nombres anti- 
guos ó á lo menos entre el elemento culto aborígena. Este huerto dice 
el documento pertenecía al moro Algas Assatella y lo vende por 30 
sueldos jacenses, huerto pues que Alfonso hubo de dar en recom- 
pensa de sus servicios á Gilabert de Mallorca. Fecha diciembre de la 
Era 1159, reinando Alfonso en Castilla, Pamplina, Aragón Sobrarte, 
Ribagorza y en Zaragoza. —Lope Garces, en Alagon. — Jimeno Sanz, en 
Kalataiub. — El vizconde Gastón, virey sub-rege, en Zaragoza.— Pedro 
Jiménez, Justicia. — Quatrat, Zalmedina. — /?! auno II o quo capta fuit 
Civitas Cesaraugusta (1). La Era 1153 nos da 'año 1121, contando 
este año como de Natividad no resultaría Zaragoza tomada ó rendida 
en 111S sino en 1119, pero contado todo como Encarnación tenemos 
que rendida Zaragoza en 1119 de esta cuenta, el año segundo de su 
captura corresponde al año 1121 de Encarnación. Es por esto que 
encontramos documentos con años de Natividad llamados de Encarna- 
ción por lo que hemos llamado desde un principio la atención sobre la 
carta puebla de Zaragoza, indiscutiblemente contada por años de En- 
carnación de 25 de marzo, y no hay más que resignarse á las dificul- 
tades que esa anarquía en el modo de contar los años produce en la 
cronología de nuestra historia. 

Por último, vamos ahora a producir íntegro, — pues Espes nota va- 
rios de los anteriores en extractos— un documento decisivo que ya he 
mos citado á otro propósito, el de la liberación de Enecho Sane de Sanes. 

Tuvo éste, que como hemos dicho cayó cautivo con toda su familia 
en poder de Abenalhach, para pagar su rescate á su fiador Fortun 
Dat que había anticipado 500 methcals de oro, que vender unas here- 
dades suyas situadas en Ayera por valor de mil sueldos de moneda 
de Jaca, cuyos bienes ofreció al Abad de S. Pons de Torneras en su 
casa de S. Pedro el viejo de Huesca. Aceptó el Convento la compra 
pero á condición de que Sane de Sanes probara que poseía aquellas 
heredades francas y libres con poder para enagenarlas, y esto motivó 
que el dicho Sane de Sanes marchara al encuentro del Bey para que 
le diera completa licencia para vender, la cual otorgó dándole 



(1) Biblioteca de la Academia de la Hittoria. Papeles de Tbaoqia, tomo VIH. Archivo 
de Hoda, Escritora, n.° 11. 



LA RECONQUISTA DE ZARAGOZA 147 

carta de ingenuidad, estando en su ejército que tenía sitiada á Zara- 
goza. Y la fecha del documento es esta: «Afio de la Encarnación del 
Señor 1118 Era 1156, año en que sitiaba Don Alfonso emperador á 
Zaragoza» (1). 

Eesulta pues de los documentos de los días de la reconquista de 
Zaragoza y de los más inmediatos á ella que tuvo lugar en el año 1118. 

Ahora, al pasar de los documentos legales á los de carácter litera- 
rio no se podrá decir que hemos dejado á un lado los documentos le- 
gales ó escriturarios de la época para atenernos á los secundarios. 

Penetrando en el examen de los documentos literarios, el pri- 
mero que nos sale al paso es la segunda parte de la Gompostelana, la 
obra de Guerard que escribe las cosas de sus días, lo que ve y lo que 
oye, y aquello de que es á la vez actor y autor. Este nos dice, pues, 
que encontrándose en buenas disposiciones el Papa Gelasio II para 
elevar la Silla de Santiago á Arzobispal, resolvió Gelmirez enviar una 
comisión para ultimar el asunto, formada por un sobrino del Obispo y 
el Tesorero de su iglesia, uno y otro se llamaban Pedro. 

Como era preciso atravesar los Estados de Aragón y las ciudades 



(1) In no nine Domini nostri Jesu Christi ego Enecho San*,- de Sanes fació hanc 
oartam Domino Abbati S. Pontii de Thomerias, Domino Petro et suis monauhis h»bi • 
tant'bus in S. Petro Antign . de Oscboa tam presontibus quam futuris. Pecati* enim 
mei» exigentibu-* fni captivatus in Ayera cum uxor j mea, et filio et ti ia, quando venit 
Abinalfag in térra de Osea in multitudint grandi, et leva\ erunt nos narraceni et mi- 
serunt in carcerem et in cathenas, et cruciaveruut nos lame et siti et multis penis, et 
post multas penas et multo» labe res VI o anno post oaptivitatem Deo miserante et 
seniore Fortun Dat adiuvantee exivi eg<> de^captione, et sénior Furtnn Dal í uit fidiator 
de quingentis methcals de auro Exerchin, et quando íui solutus non inveni comsilium, 
neo cum aliquo párente, neo cuu aliquo bomine vel femina, de ills quingentis meth- 
cals, quos fidiator aberat cartam ex par¿e regis quod mibi Hceret venderé erelitatem 
meam ex illis comparare, dederunt mlhi mile sólidos vel quod mibi plauuit pro here- 
ditate mea de Ayera. E¿o autem donavi et dono, confirmavi et confirmo totam here- 
ditatem quam babui, sicut melius habui in Ayera, in Caleüo, in domibus, in terris in 
vineis, cnltis et iucultis, in pasenie, in ervis nt habeant liberam et ingenuam ipsi et 
Buccesores eorum in perpetuum. Et boo donationum sive hanc renditirnem heredi- 
tatis mee fajio presentibas ountis parentibus meia, sive amiois, illius laudantibus et 
oonfirmantibus Fr. Sanz sanz Guarces de Ayera: Fr. S. Ene .b Giarinz de Sos et ipso 
eodem teste: Testimoni Pere Romeu: Et ego Ovia filia de Enecbo Sanz laudo et confir- 
mo ipsam cartam. Facta carta ista anno ab Incamatlone Domini MOXVIII, era 
MCLVI anno quo obsidibat Dominus Ildefonsus imperator Cesaraugustam. Ego 
Sénior Fortun Da doncet Deus deiit mihi lllum feupranominatum abbatem S. Pon- 
tii Domnum Petrum et monachos S. Petri vetnli de Osea, qui dixerunt mihi quod 
dareno mihi oro bereditate sua Dayera millo solidos jacensis múñete, vel quod in- 
de mihi placeret et debitorlbu^ meis si cartam possem habere de domino meo rogé 
Amfuso cuius licentia ego possem venderé, et ipsi postent «mere vel comprare. 
Kquit tui ¡taque et ibl ad Dominum meum regen ad Cesarangattam quam tenebat 
obsessa, et fecit mihi cartam ingenuitatis et libertatls ot venderem ad illos vel 
ad quos^umque homines vellem audietibus et videntibus. — S. Sancio Joban, et 
S. Eneoho Galir et S. Lup Lupia, et S. Enecho Fortinon et Barbatorta, et S. For- 
tunio (¿arces haisal. Veniem ergo de Domino meo rege de Cesaraugusta de ii oartam 
Domino Abbati et monachis de S. Petro; et ipsi quando vilerunt Galin Sanz confir- 
mo, filias de Sénior Sanz Garóes de Ayera. Signnm ■£■ Adefonsi. Ego Petrus monachos 
dictus de Monte Pessulo bunc cartam rogatus 9cripsi.— Biblioteca de la Academia de la 
Historia. Papeles de Auella.— Tomo XXII, B. 101, 



148 S. SANPERE Y MIQUEL 

castellanas que éste tenía, tomaron los comisionados grandes precau- 
ciones para no ser descubiertos, pero'conocidos al pasar por Oasirojeriz, 
el sobrino y Prior de Compostcla quedó detenido y preso junto con el 
Tesorero, pero á éste á los tres días le dejaron marchar, yéndose par,!, 
Zaragoza, «y era en el tiempo aquel en que el rey de los Aragoneses la 
tenía sitiada con el ejército de los francos. Después de esto la tomó 
obligando los sarracenos á rendirse por hambre.» Pero no habiendo 
obtenido la libertad del Prior, que fué á suplicarla al propio rey Alfon- 
so, «pasólos Pirineos, y como hubiese sabido que el papa Gelasio se 
encontraba en Magalona,» allá fué a contarle lo ocurrido (1). 

Guerard dando que no supiera por otro conducto el sitio y rendición 
de Zaragoza y la presencia del papa Gelasio II en Magalona, lo supo 
por boca de Pedro Diaz el Tesorero de Santiago al regresar, es decir, 
por un hombre que estuvo a la ida en el sitio de Zaragoza, y que pudo 
estar á su regreso dentro de Zaragoza recobrada. Como sabemos de 
ciencia cierta cuando estuvo Gelasio II en Magalona, luego no puede 
haber un testimonio más incontestable que el de Guerard acerca del sitio 
de Zaragoza. Y no estará de más decir que al año siguiente era el pro- 
pio Guerard quien iba de comisión al Papa. 

Este episodio que tan airado nos presenta al rey de los Aragoneses 
contra el Obispo de Compostela, pues en modo alguno quiso soltar á su 
sobrino que tuvo que pagar caro rescate el año siguiente para cobrar 
su libertad, nos lleva á examinar si Alfonso I tuvo particular motivo 
para su severidad, pues la Compostelana en el Capítulo 117 nos dice 
que Urraca y su hijo Alfonso habían salido para hacer campaña contra 
el rey de los Aragoneses habiendo puesto Gelmirez un ejército á sus 
órdenes. De esto parece que no puede dudarse escribiéndolo Guerard. 
Admitiéndolo, lo que nosotros entendemos es, que aprovechando 
Urraca y los gallegos el estar comprometido Alfonso I en el sitio de 
Zaragoza que duró siete meses, salieron no para atacar al Batallador 
sino para cobrarse las ciudades y castillos que se tenían por Alfonso 1 
en Castilla y León. Esto sabido por el rey de los Aragoneses ¿no justi- 
fica su severidad con el sobrino del Obispo que pone sus tropas en 
movimiento para que le hagan daño y cuyos caballeros jefes de la ex- 
pedición enumérala Compostelana? A tan justa correspondencia llama 
Guerard: «tiranía Aragonesa.» 

¿Pero qué fué de tales propósitos de aprovecharse de los compromi- 
sos de Alfonso? Pues, que una vez entrado el ejército en Segovia esta- 
lló en esta una conmoción popular contra la Reina y sus tropas que 



(t) — «qui veniens Caeaaraugnstam ad Begem Aragonensem, Prioris, snamque 
captionem ei nantiavit, et quid amisisBent. Eo tempore Rex i 1 le Aragonensis Caeaar 
augastam oum exercita Francoram obsederat. Post haec autem cepit eam. Sarrace- 
nia coactia fame ad deditionem. Deniqae.»—* Alpes tranBÜt, et Papam Gelasium qaeux 
.Vii;/ ilone apulisseaudierat.' Güekard Historia Compostelana. Libro II, Cap IV,págs 262. 
en Florez.— España Sagrada, Tomo XX. Madrid, 17fiB. 



LA RECONQUISTA DE ZARAGOZA 



149 



deshizo el ejército. Y esto hemos de esplicarlo diciendo que los segovia- 
nos estarían por el rey de Aragón, lo cual admitido explicará á su vez 
lo inexplicable, la visita á Segovia del rey Alfonso I hecha dos años 
después, la cual es de deducir de su presencia en Pedraza. De esta ida 
a Pedraza de cerca de Segovia no hemos de hablar ahora, pero si del 
documento que en ella firmó Alfonso ja que se trata de la Carta pue- 
bla de Belchite uno de. los documentos que se traen a colación para 
probar que Zaragoza fué reconquistada en 1115. 

Publicó dicha carta puebla Muñoz t Romero, tomándola del propio 
Archivo de Belchite, documento muy corrompido y cuya fecha es 
«día de S. Lucia del mes de Diciembre de la Era 1164 reinando Alfon- 
so en Aragón, Pamplona, Sobrarbe, Rivagorza, Castilla vieja y Estre- 
madura hasta Toledo, y por la gracia de Dios en Zaragoza y en Tude- 
la hasta Morella y en mi población llamada Soria. Obispo Esteban en 
Huesca y Jaca, obispo Guillermo en Pamplona, obispo Sancho en Na- 
gera, obispo Pedro en Zaragoza y Miguel obispo electo en Tarazo - 
na (1). 

Exacta la Era, cierto, la carta puebla de Belchite sería del año 1116 
pues á éste corresponde la Era 1154. Pero si la estregada copia de la 
dicha carta conservada en el Archivo de Belchite dice, Era 1154, en 
nuestro Archivo Nacional se conserva una limpia, hermosa y clara co- 
pia ó traslado del propio siglo xii, y en esta se lee Era 1157, (2) de 
modo que ya tenemos el documento llevado á su verdadero tiempo, al 
año 1119, al que corresponde la Era 1157. 

Ignorante el copista del documento del Archivo de Belchite de la 
paleografía aragonesa y no sabiendo por tanto que la cifra V se repre- 
sentaba á la sazón por una especie de h minúscula, puesta de arriba 
á bajo por el cai'ácter cuadrado de la escritura de la época, hizo caso 
omiso del rabo de esta letra y tomando los dos trazos de arriba por 
dos ii leyó dos, de donde qn — vn, quedo reducido á mi. 

Y este es el caso de los documentos de nuestro Archivo relativos á 
la carta puebla de Zaragoza que con el de Belchite han sido caballo de 
batalla en favor de la reconquista de Zaragoza en 1115. Pues aquellos 
documentos fechados en realidad, >-Era MCL qi» fueron leídos por no- 
tarios ignorantes de la paleografía aragonesa MCLIII, cuando la verda- 
dera lectura es MCLVI y así resultaba leyéndose Era 1153, año 1115, 
mientras leyendo rectamente tenemos, Era 1156, año 1118. 

Muñoz Romero hubiera podido ser víctima de un error del ignoran- 
te copista, pero lo fué de su desidia, porque sobre conocer la paleogra- 
fía aragonesa, en los títulos que el rey Alfonso ostenta, hay un dato 
bastante para restablecer la verdadera fecha del documento. 



(1) Muñoz Romero.— Colección de fueros municipales y cartas pueblas, etc., Tomo I. 
Madrid, 1817-414. , 

(2) Archivo de la Corona de Aragón.— Pergamino 217 del Conde liamón Berenauer III. 



1Ü0 S. SANPERE Y MlpUEL 

Alfonso dice, reino «en mi ciudad de Soria» y esto se le hace decir 
para 1116, pues bien en los Anales Compostélanos se lee, Era ll. r >7. — 
Populavit ri'x Aldefonsum Soriam (1). 

Véase cuan presto ha reaparecido la verdadera Era de la Carta 
puebla de Belchite conservada en nuestro Archivo nacional, y no se 
olvide que en Castilla era lo mismo decir año de Encarnación que de 
Natividad . 

Lo que podríamos decir respecto de la indicación de reinar en Ta- 
razona Miguel como Obispo electo nos distraería de no introducir la 
confusión en este estudio, así se verá más adelante al tratar de las re- 
conquistas de Calatayud y Daroca, entonces resultara completa la in 
congruencia de Miguel para el supuesto año 1116. 

No es pues de citar la carta puebla de Belchite con sus errores co- 
nocidos y fáciles de corregir, como ya Vicente de la Fuente los corrigió 
citando el documento de nuestro Archivo, publicado en la Coheeión de 
/>»<■)/ mentas inéditos del mismo (2). 

Veamos finalmente lo que resulta de fuentes de todos conocidas. 

Fuentes cristianas. 

I. Cronicón Malleacense. —Año 11 18. —«III idus decembris subacta» 
subyugada «est Caesaraugusta»— En Labbe Novae bibliothecae ma- 
nuscriptorum. Tomo II.— París 1657, pág. 218. 

II. Breviario de Roda. — Año 1118. — «Caesaraugusta capta est ab 
Ildephonso Rege Aragonis» — En España Sagrada, XLVI. 

III. Cronicón Dertusense II.— Año 1118. — «Capta est Caesarau- 
gusta civitas.»— En Villanueva y 

IV. Cronicón r i póllense . — Año 1118 — «Caesar Augusta capta est 
a rege Aragonense» —En ídem. Viaje literario. Tomo V. 

V. Anales complutenses.— Año 1118. — «Capta_est Civitas Caesar 
augusta ab Adifonso Rege Aragonensium mense decembris». - En Es- 
paña Sagrada, XXIÍI. 

VI. Anales Toledanos I y Anales complutenses. — Era 1157.- Año 
de la Encarnación, sería 1119, pero reducido á Encarnación lo que no 
hicieron los autores de dichos Anales, resulta año 1118, como no fuera, 
creyéndose árabe el autorde los Toledanos, que sacara la Era por el año 
árabe correspondiente á la toma de Zaragoza que es el 512. 

VII. Anales Toledanos /.—Año 1118. — «El rey de Aragón con 
ayuda de Dios y demás Christianos, en el mes de Mayo prisó Zaragoza 
de moros.» 

VIII. Anales Compostélanos. — Año 1118.— Hic (Alphonsus) in bellis 



(1) Florez España Sagrada. -Tomo XIII, II edición. Madrid, 1799. 

(2) De la Fuente.— España Sagrada.— Tomo XLIX, página 128. Madrid, 1865. 



LA RECONQUISTA DE ZARAGOZA 151 

expertus et audax in principio regni sui (?) Caesaraugustam Vil men- 
sium obsidione cinxit, in qua obsidione septies cum Moabitis dimica- 
vit et devicit: tándem ipsam urbem cum castellis et villis sibi adjacen- 
tibus cepit.» 

Fuentes Árabes. 

«Los autores arabos, que mencionan la toma de Zaragoza por los 
cristianos, todos L asignan la fecha de 512 (de 24 de Abril de 1118 á 
13 de Abril de 1119), la generalidad no fijan mes ni día; Almacari, 
Tomo II, página 767, y Abenalabar (apud Dozy y (Notices, página 225) 
señalan el miércoles 4 de Ramadán que corresponde á 19 de Diciembre 
del año 1118 (1). 

Resulta del examen y comparación de las fechas de las fuentes 
cristianas y musulmanas, y de los documentos, que Zaragoza fué 
rendida el 10 de Diciembre del año 1118, y decimos fuentes cristia- 
nas, por cuanto es para nosotros claro que en el Cronicón Malleacense 
se da el mismo día y mes de los árabes, el mes es el mismo, el día es 3 
de los idus, pero aquí hay una doble falta, la de haber leído iq = 
m, cuando leyendo como suena iq es iv y ahora diciendo «quarto dé- 
cimo» supliendo décimo, esto es xiv no de los idus sino délas Tcalendas, 
tenemos que 14 de las calendas de Diciembre es 4 de Ramadan ó sea 
19 de Diciembre. Esta corrección que podrá parecer ingeniosa no es tal, 
es la aplicación de un principio riguroso de crítica, que el error de 
buena fe tiene siempre explicación satisfactoria, por esto explicando el 
error de un cronicón coetáneo, nos ha dado lo que buscábamos, el 19 
de Diciembre de 1118 como año de la reconquista de Zaragoza. 

Otras noticias, indirectas por lo poco concretas, van á justificarnos 
dicha fecha, como la va á poner fuera de toda sospecha de duda la 
narración histórica. 

Acordado un grande y supremo esfuerzo para rescatar á Zaragoza 
hubo de enviar Alfonso á sus amigos y parientes ultra pirenaicos em- 
bajador ó embajadores suyos á solicitar su cooperación, y como por la 
carta de población sabemos que acudieron el Vizconde Gastón de 
Bearn, el Conde de Bigorra, el de (Joraingues, el de Gavarret, y el 
obispo de Lascuarre á estos debemos entender que fué á catequizar San 
Ramón Obispo de Barbastro, pero bien pudiera ser que este, logran- 
do que se juntara en Tolosa un concilio de Obispos occitanos para 
acordar la expedición á España, aquellos tomaran las armas en virtud 
de la excitación del Concilio. 

Vaissete á quien debemos el documento que nos pone al obispo de 



(1) Codeba Y Zaidín. — Decadencia y desaparición de Ins almorávides m Espaüa.— 'La,' 
ragoza, 1899—251. 

(2) Vaissete.— Historie genérale de Languedoc.—V. (46B) CCCLXXVI. 



152 S. SANPERE Y MIQUEL 

Barbastro en /'.' de Febrero del año 1118 en el castillo Rutilan del país 
de Foix en donde consagró su iglesia, entendió desde luego que su 
presencia en Occitania á raiz del Concilio de Tolosa significava que 
Ramón «había asistido á dicho Concilio» — loe. cit ''•7.;. — pero vienen 
los anotadores de la edición Privat de la gran obra de los benedictinos, 
y no sabiendo como estos que son comunes los aüos de la Encarnación 
y ib' la Natividad en Languedoc, ponen ahora el documento en el 
año 1119, por diferenciar ellos entre unos y otros años. 

Poquísima cosa sabemos del concilio de Tolosa. Ferreras fué el pri- 
mero en anunciarlo sacando á colación el Cronicón Malleacense, que 
solo dice: «Hubo concilio en Tolosa, en el cual se confirma la expedi- 
ción á España» (1 . 

No fija tiempo fuera del año 1118. 

Vaissete nos proporcionó luego otro documento no menos intere- 
sante, el testamento del vizconde Bernardo Aton de Carcasona, quien 
de propia voluntad ó requerido por Alfonso I, en virtud de sus amista- 
des, hizo testamento en 7 de Mayo del año 1118, estando por partir á 
España, loe. laúd. CCCLXXVI (462), pero que en definitiva asistiera 
el Vizconde de Carcasona al sitio de Zaragoza nada sabemos. Asimis- 
mo nada nos consta en cuanto á la presencia del Conde de Alperche, y 
sin embargo la donación de un barrio entero de Zaragoza al normando, 
barrio que aún lleva su nombre, parece probar su presencia. 

Pone igualmente presentes la dicha carta de población de Zara- 
goza, al Conde Bernardo Ramón, sin decir de donde era su Condado, 
cuando es uno de los dos condes correinantes de Pallas, hermanos del 
Conde Pedro que murió sin sucesión en 1107. 

Sucedieron á Pedro Arnaldo Ramón que también se llama de Mjr 
por haber tomado el nombre de su abuelo Mir de Tost, quien como 
señor de Boil y de Fontova siguió la corte del rey de los Arago- 
neses. El otro hermano es el Conde Bernardo Ramón, el de Zaragoza, 
y este es el que hemos citado a propósito del cautiverio de Arta! 
en 1108. 

Detrás del Conde Bernardo Ramón, viene Berenguer Gombal y 
Pedro Gazbert, pallareses, Ramón Pere de Erill pallares también por 
su apellido y Ramón Amat, así como antes aparece un Pere Petit, re- 
cuérdese el Martín Petit que firma con Ramón Berenguer III en la 
donación de Tarragona á San Olaguer, nombres también conocidos y 
que revelan la participación de los catalanes en el ejército conquis- 
tador de Zaragoza. 

«Este ejército estuvo junto, y muy en orden, mediado el mes de 
Mayo del año de nuestra redención, de 1118, en la laguna, que llaman 
de Ayerve, y de alli partieron para el lugar de Almudevar, que tenían 



ti) Anuo MCXVIII. — l'holosac fi/it Concilium in quo conflrviata est riir de Bjfcponsa, 
página 218. 



LA RECONQUISTA DE ZARAGOZA 153 

los moros muy defendido y fuerte.» «El mismo día que llegaron, po- 
niéndose la gente que dentro había en defensa, le combatieron y en- 
traron por fuerza, y fueron los moros llevados á cuchillo, por mayor 
espanto de los que no se querían dar, y confiaban en la fuerza de los 
castillos y lugares fuertes. Co-n es,ta nueva, los moros que estaban en 
aquellas comarcas que habían defendido en las guerras pasadas, en 
algunos castillos y lugares que se tenían en defensa, los desempararon, 
y entonces se ganaron Sarinon, Salcey, Robles, y otras dos poblacio- 
nes romanas, sobre las riberas del Gallego, que eran Zuera y la que 
en tiempos antiguos llamaron Foso de los galos, y después se dijo 
Gurrea. 

«Siendo ganada Almudevar, pasan los francos sin parar las riberas 
del Gallego y Ebro, y pusieron cerco por todas partes sobre Zaragoza 
y dentro de ocho días que llegaron, ganaron el Burgo, que está de la 
otra parte del rio, que llamaban Atabahas y después se llamó Altabas, 
y las aldeas que estaban en el contorno y se apoderaron de toda la 
población que había fuera de los muros de piedra» (1). 

Zurita no dejó dicho de donde había sacado la relación que acaba- 
mos de copiar sobre la concentración y avance del ejército reconquista- 
dor de Zaragoza, ¿la sacaría de unos Anales del obispo de Barcelona, 
Martín García, que cita para enterarnos de como la mezquita mayor 
fué consagrada en título de San Salvador? (2) Estos Anules que indu- 
dablemente existieron se han perdido (3). 

Quedamos pues sin saber la fuente del relato de Zurita, pero como 
no encontramos en él nada que nos parezca inadmisible, pues la con- 
centración del ejército en Ayerve en la antigua carretera de Zaragoza 
á las Galias por el Canfranc remontando el Gallego nos indica por don- 
de entraron los occitanos, y como todo lo que se dice de conquistas de. 
Almudevar, Gurrea y Zuera, todo está camino de Zaragoza, nos pone 
de evidencia lo que hubo de suceder, pues el ejército no podía cargar 
sobre la capital sin limpiar lo de este lado, para más estrecharla. 

Lo que no pasamos es lo que á continuación dice Zurita, tam- 
bién ocultándonos su fuente, que Alfonso I estaba en Castilla cuan- 
do el ejército se presentó en Mayo ante Zaragoza , pues con decir 
que ni la Compostelana, ni el Anónimo de Sahagun nos hablan para 
nada de Alfonso I en Castilla ni en León por este tiempo, queda dicho 
que no es admisible lo dicho por Zurita, esto sin perjuicio de que no lo 



(1) Zukita. Anales I, XLIII. 

(2) Idem-ldem. 

(3) «Trata también de eBta obra el Cronista Andrés en la Defens. de la Patr de 
San Lor. cap. 6-pag. 1119, cuyo Ms. dice que le comunicó el Cronista D. Francisco Xi • 
ment'z de Urrea, el cual se conservaba entre otros muchos que vio en su lamosa li- 
brería.» 

Latabsa Bibliotecas antigua ¡/ nueva de escriture» Aragoneses.— eii. de Gómez Uriel. 
—Zaragoza 1881—1. 699. 

1903.— 11 



154 S. SANPERE V MIOUEL 

hace aceptable bu inverosimilitud, pues solo podría admitirse á condi- 
ción de que fucnm los occitanus quienes .1 li> >ra. por su cuenta y riesgo 

emprendieran la reconquista de Zaragoza, pero 1 ira este supuesto 

protesta la presencia «le los caballeros pallareses 

Zurita parece como si á contar de lo dicho trabajase por si propio 
la narración de la reconquista. —Asi dice; que enterado Alfonso de lo 
que pasaba convocó inmediatamente á la gente suya para la guerra, y 
cita como acudiendo á su llamamiento á todos los caballeros que apa- 
recen en la ( 'arla de población de Zaragoza suprimiendo á los occitanos 
naturalmente, pero dejando á los pallareses. 

Dice que los franceses estaban ya cansados del sitio y querían re- 
tirarse por el mes de Junio, y que los zaragozanos perdida toda espe- 
ranza acudían al rey, — dice reyes, y se hace aquí un lío— moro, que 
este mandó á Temin, «y este juntó tan poderoso ejército, que venía con 
Animo de dar la batalla, y asentó su real en la ribera de la Guerba, á 
tres leguas déla ciudad, en un punto muy avantajado, junto al lugar 
que llamaban desde los tiempos antiguos María, que tenía un castillo 
tortísimo, y estaba en poder de los moros. Más reconociendo que el 
ejército de los cristianos era grande, y el suyo no era igukl para resis- 
tirle, pasados ;vlgunos días levantó de noche su real, y volvióse por el 
camino por donde habia venido» loe. laúd. 

Dejando á un lado lo de la reunión del ejército que ya hemos dicho 
es inadmisible, todo lo demás marcha bien, y por lo detallado parece 
que hubo de documentarlo, pero en lo que Zurita se equivocó fué cuan- 
do luego nos dice que acudió en socorro de los sitiados, ya entrado el 
invierno un sobrino de Temin á cuyo encuentro salió Alfonso derrotán- 
dole en Cutanda, pues esta célebre batalla que alejó para siempre á los 
moros de Aragón no se dio hasta tres años después di- la conquista de 
Zaragoza. 

Nosotros aceptamos la que llamaremos por la relación de Zurita ba- 
talla del Huerva. En primer lugar porque no es admisible que los al- 
morávides no acudieran en auxilio de Zaragoza en donde estaba sitia- 
do un cuñado de Ali. ¿Se podía abandonar á un tan próximo pariente 
como Abentiflluit á los cristianos? Este muere durante el sitio, si de en- 
fermedad ó de armas no se dice ¿por qué no hubo de morir en la bata 
lia del Huerva, en una salida, se entiende, para favorecer á sus salva- 
dores? 

La batalla por otra parte la tenemos no en Berganza, en donde 
la leyó el Sr. Codera y Zaidin con gran sorpresa, pues dice que la re- 
lación es «de noticias peregrinas que no encontramos en otra parte» 
(obr. cit. ¡>a<j. 252 . Berganza no hizo más que traducir el Cronicón 
Malleacense sin decirlo, es éste quien dice que el año de 1118 en 8 de 
los idus de Diciembre, que es dia 6, como puso Berganza, hubo pelea 
en España entre Ildefonso y varios reyes, y Aucaetas y contra innu- 
merables almorávides. Uno fué el rey de Marruecos, otro el de Grana- 



LA RECONQUISTA DE ZARAGOZA 155 

da, otro el rey Tamit, hermano de Ali que huyó, y todos fueron ven- 
cidos, cautivos ó muertos en la batalla (1). 

De esta relación, el Rex Tamit frater, <-el hermano del rey, Ta- 
mit»— Temin puso Berganza, por llamarse así el hermano de Ali, es 
notorio.— El Aucaetas nos atrevemos á creer que no es otro que Abu- 
ishac Ibrahim hermano de Ali, vali de Murcia. El Au de Aucaetas, 
está por Abu, y si escribimos caetas con c y convertimos, por error de 
lectura la e en c tenemos ya sac (tas) ó sea Abusac (tus). Es decir una 
esplicación suficiente para comprender, que en socorro de Zaragoza 
marcharon los valies de Granada, de Murcia (Abuishac) y de Va- 
lencia, Temin. Que estos se presentaran en Zaragoza, saliendo derro- 
tados á orillas del Iiuerva, para favorecer la entrada de un refuerzo 
ó para que escapara su gobernador Abentifiluit esto es incierto; si no 
murió en la batalla murió en Zaragoza. 

Esta batalla no solo la conocemos por el Cronicón Malleacense, que 
es grande autoridad por ser coetáneo y terminar en 1126 pues que 
hasta esta fecha va seguido y después de ella solo siguen dos efeméri- 
des, una para el año 1140 y otra detrás de ésta para el 1134 que á la 
legua se ve que son interpolaciones, es indudablemente la que refiere 
Zurita, quien posible es que la sacara de nuestra misma fuente que tu- 
vo reservada ya que en su tiempo valía lo que no vale en el nuestro 
nada, el magister dixit, pues la conocemos por una referencia dada por 
el Sr. Codera y Zaidin á quien se le olvidó al escribir la Decadencia, y 
desaparición de los Almorávides en España pues dice que; «Aben- 
alabar, en la biografía de Abualhaean Ali Abenmagud Abenisam el 
Jaulani» dice: «éste salió en compañía del predicador Abu Zaid ben 
Montiel al ser sitiada Zaragoza, presentándose al emir Abu Tahir Te- 
mim Abenyusuf Aben Texutin, á quien en presencia del Abu Almoa- 
mar Assaib Aben Garun, hablaron de parte de la gente de Zaragoza 
de los preparativos del enemigo para el combate; asustóse Temin con 
esta noticia, y se retiró con los ejércitos, siendo esto la causa del éxito 
de los cristianos, hasta que se apoderaron de la Ciudad» (2). Relación 
de la cual hemos subrayado la noticia de la fuga de Temin para que se 
vea cuan bien enterado estaba el Cronicón Malleacense, pues éste es- 
cribió Rix Tamin—qui fugit. Esta batalla, la hubiera real ó no, fuera 
mas que un simple avance para acercarse á Zaragoza, el cual no se 
continuó por no estar en fuerzas Temin, ó por la cobardía de éste que 
parece probada en Uclés, en donde se triunfó por los almorávides en 
contra de su prudencia, esplica la rendición de Zaragoza que le sigue, 
pues ahuyentado el ejército de socorro y muerto su gobernador, no les 



(1) Atino MCXVIII. — Octavo Idus Decembrís, fvit bellum in Hispania Ínter Eüdefonsum 
et Reges piares, et Aucaetas, el contra innumerabilis ,Voabitas, Rex MarrocK fvit unus: Rex 
Granada unus, Rex Tamit frater alii aui fuyit, et mimes alii metí, et capti et occisi sunt in- 
bello. 

(2) Boletín de la Academia de Historia Tomo XXXII — Madrid 1898.-101. 



156 S. SAXPERE Y MIQUEL 

quedaba más recurso que rendirse, loque hicieron trece días más tarde. 
Asi Zurita después de dar cuenta de la batalla de] Huerva, y decimos 
Huerva porque este río desemboca en Zaragoza y el Castillo di- María 
está sobrado alio en su ribera para poner á sus pió la batalla y por 
esto decimos batalla del Enerva y no de María, dice visto tan gran 
desastre entregóse la ciudad al rey Batallador 

Poca cosa encontramos en los autores árabes que podemos con- 
sultar. 

Almacari después de narrar Las anteriores campañas de Alfonso I 
dice: — «Por último, en el año 512, pensando que ya era llegado el 
tiempo de dar un golpe decisivo, mandó Alfonso al país de Francia 
amonestando á todas las naciones cristianas de la misma para que le 
asistieran en su empresa, y habiendo contestado á su llamamiento el 
pueblo de aquellos países acudió bajo su estandarte como un enjambre 
de gusanos, de langostas ú hormigas. Alfonso se encontró bien pronto á 
la cabeza de innumerables fuerzas con las que acampó delante de Zara- 
goza. Al objeto de hacer más efectivo el ataque de la ciudad vino pro- 
visto de altas torres de maderas montadas sobre ruedas por cuyo medio 
podía aproximarlas á las murallas, trayendo también truenos (1) que 
plantó contra la Ciudad así como veinte manjanik 6 catapultas. Duró 
el sitio hasta que se acabaron las provisiones, y cuando la mayor parte 
de la población había muerto de hambre, los que quedaban enviaron 
un mensaje á Alfonso, pidiéndole una tregua, y ofreciéndole que caso 
de no ser socorridos durante un cierto tiempo, le entregarían la ciu- 
dad. Alfonso (Ben Radmir) aceptó la proposición, y como el socorro 
no vino, el pueblo de Zaragoza se vio obligado, al expirar la tregua á 
abrir sus puertasy á rendir la (Mudad al enemigo. Solo algunos días, ha- 
cía quelos cristianos estaban en posesión de Zaragoza cuando un cuerpo 
de 12 mil caballos enviado por el comendador de los musulmanes, Ali 
benyusuf en socorro de la ciudad se presentó delante de sus murallas, 
pero en vista deque los infieles se habían apoderado de la misma, los 
Almorávides volvieron grupas sin intentar siquiera llegar á manos con 
ellos». (1) 

Nada dice Abencardabus en su Kitab-él iktifá sobre la materialidad 
del sitio y campaña y sin embargo á ese libro debemos el conocimiento 
de las condiciones de su rendición, que ya hemos visto por donde tam- 
bién las sabíamos, y otras cosas do no poco interés como veremos. 

Sitiada Zaragoza desde el mes de Mayo, mes dado por los Anales 



(1) Gayangos dice que traduce la palabra árabe Arrahadat por la inglesa Ttiutiflerers 
por cuanto esta palabra la emplea Abenbatcta en sus Viajes para designar la arti- 
llería, y añade que en español antiguo «trueno» es sinónimo de «oañón» y que aún 
boy día llamamos «troneras» al corte sesgado de los muros en donde se oolooan los 
cañones para el tiro.— Almakari. — The history oT the Mohammedan dynasties in Spain, 
traducida al inglés por Gayangos. —Londres 1843. — Tomo II— 513— 22. 

Pero D« zy entiende que se trata de «maquinas para tirar piedras y proyectiles in- 
cendiarios». Supplément aux dictionaires árabes. Ley de 1881, pag. 53S, col. 1.*. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 157 

Toledanos primeros y confirmado por los Compostelanos que dicen que 
el sitio duró siete meses, por donde se ve claro la equivocación del au 
tor de los Toledanos que puso se prisa en vez de sitió, so comprende 
que cuando al entrar el mes de Diciembre- los rigurosos fríos de la es- 
tación desmoralizaran un tanto el ejército libertador de sobra Eatigado 
portan largo sitio, se procurara reponer ó afianzar su disciplina en- 
viando el obispo que se había dado, compatriota de Gastón de Bearn 
A quien Alfonso dio el señorio de la Ciudad sitiada, á Pedro Librana, 
para que obtuviera de Gelasio II los beneficios de cruzada para el ejér- 
cito, que el papa como hemos visto concedió, en 10 de Diciembre. Al re- 
gresar Librana, Zaragoza se había ya rendido, y como Alfonso igno- 
raba al dar á su conquista la Carta puebla que por traer equivocada 
la fecha en los traslados ó copias que de ella han quedado han motiva- 
do este nuestro trabajo de abrir una puerta abierta, que hubiese 
sido ya consagrado por el ¡tapa, por esto figura en la misma como 
obispo electo de Zaragoza. 

S. Sakpere y Mkiuel. 



LIBRE DELS ENSEEYAMENTS DE BONA PARLERÍA 

de Mestee Brunet Latí 
«a#>;~ 

(Continuación) 

»Aquells qui han abans de mi sentencia donada, han assats bella- 
ment mostrat co que pot de mal venir per la coniuracio, crueltat de 
batalles, e (1) pendre puncellcs a forsa, tolre los infants deis brasos de 
lurs pares e de lurs mares, fer forsa e onta a les dones (2), e despullar 
temples e maysons, e ocirre, e cremar (3), e omplir la ciutat de caro- 
nyada (4) e de sanch e de plor E de acó no conue ia parlar, car plus 
ó mes (5) pot nioure lo cor la crueltat daytal fort fet que la remem- 
branza de la obra. Negu no es a qui no sie greu de son dampnatge, e 
tais ni ha qui lio porten pus greu que mester noy es, mas lexa a un co 
que no lexa pas a un altre. 



(1) El MS dice es. 

(2) As dames. 

(3) Chabaille admite la variante : despoillier temples, ocirre gens et maison" 
ardoir. 

(4) El M8. esta raspado y corregido. El original dice charongnes (Chabaille), y una 
variante eharoigne, que es el actual Charogne. Una nota marginal ha puesto bien: o de 
cobos morts. 

(5) Car plus pnet movoir. 



158 J. COPINA Y l'OKMOSA, l'URO. 

»Si io son un baix honi e menys preaua alguna cosa per ma fello- 
nía,... (1), nías tots sabero v o que un gran borne era en justicia lio en 
.lina cosa (2). Car si un baix borne era bom lo torna a ira, lo fort tel 
de un gran home hom li lio torna a ergnll» (.3). 

«Per co deuem nos gardar la nostra fama. E si dich io contra mi 
(4) que los forts' (5) deis coniurats sobre muuten tota pena Mas con 
bom turmenta algún home, si al turmenl es quaix aspre, tala bi ba 
qui ben saben blasmar 1" torment, e de la errada que han teta no par- 
len. Jo creu be que Decius Sillianus ba dil fo que ba dit per be del 
coniu, e que di noy garda ne amor ne mala volentad, tant se coue (6) 
ab ses costums, e que se atempransa ne sa sentencia no es pas cruel 
(7), car hom no poria milla crueltat fer en aytal gent, mas totes ve- 
gadas dich io que sa sentencia no es pas couinent a nostre comu. Per- 
qué Sillianus qui es fort home e noble, elet a Consol, ha los ell jutiats 
a mort (8 per pahor del mal quis poria a venir qui los lexas viure. 
Pahor no ha assi punt de loch, car Cicero, nostre consol, es tan discret 
e tan garnit darmes e de cauallers que nos no deueui res duptar. De 
la pena diré io axi con ella es. Si hom los agües morts, mort no es pas 
torment ans es fl o repos de plor (9) e captiuitat, mort consuma tota 
pena terrenal, apres la mort no haurets ira (10) ne joya. Per 90 no dix 
Sillianus, si vols, que hom los bates ais turments tot abans (11). Si al- 
guna ley deffen que hom no sostingues home jutiat a mort, algunes 
leys ay tambe dien que hom no osia pas ciutadan dampnat, ans lo 
trematria hom en exil a tots temps (12). 

«Senyors pares scrits, guardats que farets, car hom fa souen tais 
coses per be don puys ne ve mal. Con los Lacedemonienchs agren pre- 
sa Atenes, ells ordonaren XXX homens qui eran mestres del comu. 
Aquells oceyan al comensament los maluats desleyals .homens, tots 
sens jutiament. Lo poblé ne era alegre e deya que ben feyen. Apres 
cresch la custuma e la licencia poch apoeh, tant que ells auceyan los 
bons els mals a lur volentat, si quels al tres ne eren sparuerats E fo 



(1) Con razón una nota marginal que afecta á este párrafo, y seguramente á los 
dos que siguen, dice que el texto es ininteligible ,nou enten.) El original le da sentido, 
tbrminando el párrafo &sí: po le sauront. 

(2) Mais tuit sevent ce que un grans hom mesprent en justise on en autre chose. 

(3) Que quant un bas hom mesprent on le torne a iré; le forfait á un grant home 
on le torne á orgueil. 

(IV Kt si di je hien endroit de moi. 

(5) Debe decir: fort» fetí. 

(6) Tant connois je bien de sea meara. 

(7) Debe decir: E que ne se atempransa sa sentencia. El traduotor ha variado el hi- 
pérbaton del original (et que sa sentence ne s'atemprance). 

(ti) A mort falta en el original. 

(9) De plor es una variante no admitida por Chabaille. 

(10) Chab: oevre. Variantes: cure, ennui, desplaisir. 

(11) Que on les batist et tormentast tout avant- 

(12) Se aucune loi deffent que Ion ne fastast bornes jugiez á mort, aucune loi re- 
dit que l'on n'ocie pas citeien dampné, ainz le onvole on en esail k touzjors. 



UBRE DELS ENSENYAMEXTS DE BONA PARLERÍA 159 

la ciutat en tal seruitut que ben se perseberen que luí' joya tornaue 
en plor. 

»Lucius Silla fo niolt loat per co que ell degolla e ocis (1) Da- 
mecupa e altres qui eren stats contra lo comu de Roma, mas aquella 
cosa fo comensameut de gran nial. Car apres axi con cascu cobeyaue 
la mayso, la vila, lo vaxell, e la roba de laltre, ell treballaue de damp- 
nar aquell la roba del qual (2) ell volia hauer. E per 90 eren molts 
homens dampnats a mort a tort per lur hauer. Axi que aquella qui fo- 
ren alegres de la mort de Damccupa ne foren apres dolents, car aque- 
lla custume no flni (3) en aquesta manera dociure antrotant que los 
cauallers foren tots plens de hauer. 

«Empero de aytal (cosa no he jo dupta en aquest temps en .lyt.ui.t 
con Marchus Tullius Cicero es consol. Mas en tan gran ciutat ha molts 
diuersos homens e plens de engin. En lo temps daltre consol poria 
algu metre fals per ver, e si lo consol oceya la donchs per lo decret del 
Sanat home encolpat a tort, donchs a ell ne poria mal venir. 

»Aquells qui foren dabans agüeren seny e ardiment, e ergull no 
los tolch pas que ells no presessen bon eximpli de raho deis stranys, 
quant ells atrobauen nelex en los anamichs alguna tacha ells sabien 
ben metre a lur hostal obra (4), mes amauan seguir lo be que hauer 
enueia. Ells castigauen los ciutadans que fossen fets a la manera de 
Grecia (5). Con los mals comensaren a muntar, la donchs foren leys 
donades que los dampnats anassen en exil 

» Perqué pendrem nos consell nouell? E axi ho feren nostres ante- 
cessors, car gran virtut e sauiesa hac mes en ells que en nos (6), car 
ells eren poch e guanyaren ab poques de riqueses co que nos podem 
apenes teñir e gardar. 

»Que farem donchs? Lexarem aquests presoners anar per crexer la 
host de Catellina? Certs no, ans es ma sentencia que llur hauer sie pu- 
blieat e mes en aiust e quels sia tolt (7). E llurs cossos sien mesos en 
diuerses presons fora de Roma en fortaleses ben garnides E que negu 
no parla per ells al Senat ne al poblé, qui daltrament ho fasa sie mes 
en preso axi con un de aquells.» 

(§ III). — Assi diu corn Cessar parla segons aquesta art 

Sobre aqüestes sentencies podets vos entendre que lo primer par- 
lador, §0 es Decius Sillianus seu passa breument ab poques de parau- 



(1) Naturalmente debe decir: jtdia e ocia (juja el ocial Damoaippe.) 

(2) La oui chose il voloit avoir. 

;3) Esta variante [cele costume) no la admite Cliab. Dice: Car Silla ne, fina en... 

(4) Et quant il trovoient neis en lor ennemis auoune tache, il savoient bien metre 
á oevre á lor hostel. 

(5) 11 fustoient les citeiens forf« iz a guise de Grece. 

(b) Axi, es decir, según lo expuesto en el párrafo precedente. — Car gran virtut = e 
gran virtut. 

(?) La frase: Equela aia tolt no está en el original. 



lliO J. CODINA Y FORMOSA, PBRO. 

les, sens proleoh, e sena nulla cubería, per ?o car Ba materia era de 
materia honesta, axi com de liurar a mor! los traydors del comu de 
Roma. Mas Juli Cesar, c|iii ciitenia a altres coses, se gira a cubertes e 
a mots daurats, per eo car Ba materia era contraria, car ell Babie be 
quels coratges deis traydors eren mogut contra sa intcncio (1), e per 
eo li couench a conquerir lur ben volenca. E daltra parí era, sa mate- 
ria duptosa c seure |>er multes sentencies e cubertures car ell volia 
concellar (2), e sobre aro li couench a donar ais hoidors talcnt de sa- 
ber e de hoir eo que ell volia dir. Mas per co con dauradura de pá- 
ranles es quaix sospitosa, nos volch ell al comensament descubrir de 
la ben volenca conquerrer, ans toca la suma de sa intencio per donar 
voluntat al hoidors dentendre e de oír ses paraules, la non ell dix de 
IIII coses les quals bons consellers deuen guardar. E no per tant que 
sens ben volenca no fos pas son prolech. la hon ell los appella Senyors 
Pares scrits, e lia hon ell exalca sa materia, e la conferma per bellos 
rahons c per eximplis de les veles histories (3) les quals ell nomena 
axi bellament. En loch de la cosa que desplaia nomena ell coses que 
deguessen plaure, per tirar los coratges deis hoidors daco qui era leig 
a aro qui fos honcst <• rahonablé. En aquesta manera sen passa ell 
adir lo fet sobre lo qual ell volia fundar son compte, 90 es saber, del 
concell qui deu esser pres sobre lo fort fet deis coniurats, e feu semblant 
que ell no degues (4) pas deffendre lur mal, mas que ell volia gardar 
la dignitat e la honor del Sanat. 

La donchs comensa la terca partida de son compte, 90 es diuisi- 
ment, e diuisi los dits deis altres e lacrueltat de fort fet, per partides. 
E culli aquella partida qui plus aydaue contra aquells qui hauien par- 
lat, e anca les en los coratges deis hoidors aytant con ell poch. 

E con ell ach axi comptat lo fet, ell comenca la IIII partida del 
compte, 90 es a saber, confermament, lia hon ell dix que ells deuien 
gardar lur fama, e feny es de loar les sentencies deis altres, mas molt 
les blasma, e sobre a90 conferma son compte per moltes rahons qui 
donauen fe a son consell, e (la) folien a ja sentencia deis altres. 

E puys que ell ach fermat son compte per sos bons argumente, ell 
ana mantinent a la quinta partida, 90 es a dcsfermament, per afeblir 
e per destruir lo confermament deis altres qui hauien dit abans dell, 
la hon dix guardáis que fets, E mantinent dix molts eximplis e auto- 
ritats e sentencies deis sauis homens qui eren semblantsa sa materia. E 
puys sen vench vers la tí, ell conferma sos ditsper los millors arguments 
e per les pus forts rahons que ell hauer poch. 

E vench a sisena partida, 90 es a conclusir e dix sa sentencia e mes 
fi a son compte. 



(1) Debe decir: coratges deis hoidors (oianz). 

(2) Que il voloit conseillier. i 

(3) L» conforma per beles paroles et beleB ralsons et par exemples. 

(4) Que il ce volsist. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 161 

E puís que Cesar ach axi parlat, los uns deven una cosa, los altres 
deyen altra, tant que Marchus Cato se leua e parla en aquesta 
manera: 

(§ IV). — La jutiament de Cato 

«Senyors Pares Scrits, con io reguart la coniuracio e lo perill, e 
pens en mi matex la sentencia de eascu qui ha parlat, jo pens que es 
altra cosa que Cesar no ha dit ne alguns deis altres Ells han parlat tan 
solament de la pena deis coniurats qui han apparellada batalla a lur 
térra e lurs parens, a lurs temples e a lurs alberchs a destruir. Mas molt 
maior mester es de pendre concell en qual manera hom se pora guar- 
dar dells e deis per i lis, que de pendre consell en qual manera ells sien 
lliurats a penes e condempnats. Si hom vol prouehir que aquest perill 
no auenga, per no res, co (es) debades (1), ira hom al consell con lo 
perill sera esdeuengut. Si la ciutat es presa per forsa, los vencuts no 
han res de speranca. e tots serán spordits. Ara parlare a vosaltres qui 
entenets raho, e qui entenets e punyats hauer alberchs e viles insig- 
nes e taules dor e de argent (2), mes que al proflt del comu Si vos 
aquestas coses que tant amats, volets gardar e reteñir, e volets man- 
teñir vostres delits per orde e per repos despertáis vos assi e pensats 
vos del comu a guardar e storcrer (3). Si al comu parex, con scaparets 
vos de aquest fet? No es de treua ne de peatge ne de clara de compa- 
nyons (4\ ans es de nostre franquesa a detendré e de nostres cors qui 
son en perill. 

«Senyors, jo he moltes vegades parlat, e moltes complantes he fetes 
deuant vos de la auaricia e de la luxuria e de la cobesa de nostres 
ciutadans, don io he mal volenca dalguns. Car io no pardone pas 
volenters a altre la arrada lio a la fort fet (5), del qual fet io no sentia 
nulla taca en mi. Nuil fort fet io no volie perdonar a negu per hauer 
gracia (tí). Si no hauets cura daco, e vostra riquesa vos faye moltes 
coses metre a no cura, totes vegades seria lo comu en dret stament e 
pus fort que ara no es (7). Mas quant es ara no parlam nos pas de 
nostre ben viure ne. de nostre mal viure (8), ne de la senyoria deis 
Romans a crexer e exalear, ans nos coue veer si co que nos hauem 
nos pot remanir e esser nostre, ho si sera de nostres anamichs. Assi no 
deu negu parlar de cortesía ni de misericordia. Nos hauem pessa ha 



(1) Por neant lroit on á conseil. 

(2) Et quibeez a avoir yiles et maimona et enaeignea e taules... 

(3) Et penser doa comniun garantir. 

(4) En el original el párrafo empieza: Geste beaoigne n'eat paa de trehunede 
paage... 

(5) Je ne pardone paa volontiers a antrui le meffait dont... 

(6) A nuil fortfait pardoner je n' enquerroie a antrai grace avoir. 

(7) En el original falta no e». 

(8) Chab. no admite la variante: ne de nostre mal vivré. 



162 J. COPINA Y KORMOSA, PBRO. 

perduts los drots noms de pietat e de meree (1), cardonal - bensaaltruv 
es de nostra cortesía, e esser lunyats de nial a fer, aro es nostra virtut. 
Per 90 va nostrc comu axi con declin Ara podets esser donchs cortes 
e rnetre en auentura lo poblé, ara podets esser piados en aquells qui 
no nos cuyden ses laxar, c cuyden robar lo comu tresor, donats los 
nostre sanch si que tots los promens vagen a destruccio, e a 90 que 
vos duptats (2) uns pochs di- mal faytos vos destruisets una gran mul- 
litut de bonagents. 

«Cesar ha parlat bellament e descuborta de la vida e de la mort, 
con ell ne parla axi. Apres la mort no Inun its ira nejoya. Mas con ell 
ne parla axi, jo creu que ell se cuyda que sie fals 90 que liom troba 
daquells de Infera. Los maluats son departits deis bons, e entren en 
locli negre, orrible, e puent e spauentable. 

•Apres jutia ell que lur hauer fos publicat e ells fossen gardats en 
preso en diuerses fortaleses fora de Roma. Duptava ell donchs que si 
hom los guardaua a Roma, que aquells de la coniuracio hoaltrcsgents 
logades los gitassen per forca de la preson? No lia donchs mala gent 
si no en aquesta Ciutat? Per tot pot hom trobar de maluats homens. 

»De nient se dupte Cesar, que ell tem que hom nols pusque guardar 
en Roma axi ben com de fora (3). E si ell ha pahor que ells scapan de 
la preson hon ell diu que sien mesos (4), e ell sol no creu (5) pas lo 
perill del comu, jo son aquell qui he pahor de mi c de vos e deis altares. 
Per 90 deuets vos saber que 90 que vos iutiarets de aqüestes presoners, 
a90 matex deu esser jutiat de tota la Companya de Catelina. Si vos 
fets daquests aspre justicia, tots aquests de la host de Catelina ne serán 
spauentats. Si vos ho fets feblament e mala (6), vos los veurets venir 
cruels e forts contra vos (7). 

»No creats pas que nostres antecessors hagen crescuda la senyoria 
del comu tan solament per armes, car si axi fos donchs la poriam nos 
millorar (8), car hauem mes senyoria e mes companyons e maior ha- 
bundancia de caualls e de armes que ells 110 hauran james (9). 

»Mas en ells ach altres coses perqué ells foren de fama e de 
gran preu, e aqüestes coses no son gayre en nos. Car ells eren en 
lurs alberchs sauis e apercebuts, e donauen manaments dretures a 
aquells de fora, e llurs cors eren franchs e sperts (10), e deliures a 
donar concell sens subíeccio de peccat que ells creguessen ne sens 



(1) Nons avona pieca perdu les droiz nona de pitié et de merci. 

C¿) Qne vos espavgniez un po de malfaitors. 

(8) Debe decir: ti ell lem. 

(4) Debo deoir: ti ell no ha pahor. Asi decía el MS., pero borraron la negación. 
(ó) Mejor: e ell sol no tem (ne crient.) 

(6) Chab. no admite esta variante, y pone molement. 

7 iuntrenot. 

(5) Es la variante: nos enmeillurer. Cbabaille: not enmiendrir, de igual significado. 

(9) Este adverbio no esta en Chab. 

(10) Franc et apert. 



LIBRE DELS E.VSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 163 

seguir maluada voluntat. En loch daco pot hom trobar en nos lutxuria, 
auaricia, comuna pobresa e priuada riquesa. Nos loam les riqueses 
(1), nos seguim les pareses. Nos no fem nulla differeneia de bons ne 
be mals, tot es tornat a cobea. Aquest es lo loguer de virtut. E acó no 
es pas marauella, car cascu te son voler (2) e son concell per si matex. 
Vos hauets delits en vostres alberchs e entenets a seguir vostres vo- 
luntats, fofa de vostres alberchs servits a hauer aiustar, ho a gracia 
daltruy conquerer, deco sesdeue que hom guerreia lo comu, e que els 
coniurats lo volent destruir. Mas de aqüestes coses fetes en aytal ma- 
nera no diré jo ara plus. 

»Nobles ciutadans (3) han ensemps jurat que ells cremaran la vila, 
e aiustan ab ells per moure batalla la gent de ffranca qui no amen la 
senyoria ne al noni de Koma. 

»Catelina, lo duch de nostres enemichs, nos ve sobre les costers (4) 
ab tot son asfors. Guardats vos donchs e duptats que deuets fer de 
nostres enemichs, los quals vos hauets presos dins nostres murs? Ara sie 
que io jutge que vos ne haiats merce, digats que homens jouens son e 
que per follia e per maluada cobea ho han fet, e lexat los ne anar tots 
armats, mas certes io tem que aquesta pietat e aquesta dolcor nons 
torn a miseria e amargor. La cosa es aspra e perillosa, ¿non hauets vos 
temor? 

»Hoc verament. Mas la peresa e la maluestat e la flaquesa de nos- 
tres coratges fa que la un aten a laltre. Vos metets vostre nansa en 
vostres deus, e deits que els vos han guardats e deliurats de molts 
perdis. La aiuda de Deu no ve pas a la voluntat de aquells qui volen 
viure com a fembres, mas totes coses venen aquells qui volen vetlar 
(5) en fer be e en donar bon consell. Parment (6) appella Deu aquell 
quis abandona a peresa o a maluestat. 

»Mallius Torcatus, un deis nostres ancians duch o regidor (7), mana 
ociure son flll per co tan solament con ell esuehi una batalla de ffranca, 
sos enamichs, contra son manament. Per aytal fort fet morí aquell 
noble jouencell. Vos trigats a fer justicia daquets cruels patricidas qui 
volen la ciutat destruir. Lexats los vos per lur bona vida? 

»No muyre pas Lentulus per la dignitat de son linatge, si ell ama 
nuil temps castedat, si ell ama nuil temps bona fama, si ell ama don- 
ques Deu, si ell dupta anch nuil home no muyre pas (8). 



(1) Les proesoes. 

(2) Sa voie. 

(8) Plusour noble citoien. 

(4) Vos vient sor les testes. 

(5) Mais a toutes ohoaes aldent cil qui vuelent veiller. 

(6) Parment, es decir, par nieiU, como mas arriba tradujo de nient (el original: por 
neant, de neant ) 

(7) Anoiens dnz. 

(8) Se il onqueB espargna borne. 



164 J. CODINA Y FORMOSA, PBRO. 

De Cctcgus haia hom pietat de son jouent, si el] daci anant no mou 
brugit e nosa en batalla en sta térra (1). 

«Subinus (2) e Stacillus e Saparius, qui son ells? qnen deig io dir? 
Si ells aguessen en ells hauda raho ne mesura, ells no hagueren pas 
aytall coneell pres contra lo eomu. 

»A la derrera vos dich io, Senyors Pares, <iue per Deu, si per mi 
conuengues scapar (3), jo vos en lexara be conuenir, e soferira ben que 
vos ne i'oscts castigats per lur oltratge con vos no volets ereura con- 
eell, mas per 90 ho dich io car nos som enclos en grans perills de totes 
parts. 

»Catelina ao tota sa host vos es (4) ais hulls lia defora, e nos cuyda 
englutir. Los al I res son en mig aquesta Vila per tot a^o (5). Nos no 
podem res apafellar ne concellar que nostres enemichs no ho sapien, 
hon nos deuen plus cuytar. Per 50 diré io aytal sentencia. Ver es quel 
comu es en perill per lo maleyt coneell deis ciutadans scomegats e 
desleyals. Aquets han delenquit (6) e son conuensuts per lo dit deis 
missatgers de ffranga, e dien es vanen (7) que ells volien la vila 
cremar e ociure e destruir los millors de la térra (8), dones e punce- 
lles ahontar, e al tres crueltats fer (9). Per 90 don io sentencia e ju- 
tiament que hom deu fer dells, axi com de traydors e de homeys 
prouats (10).» 



§. V. — Assi diu con Cato parla segons aquest art. 

Aquest es lo compte e la sentencia de Cato. Mas per mils entendre 
son dit en qual manera ell parla segons las regles de Eethorica, nos 
coue tot primerament a guardar la materia de son dit e la natura de sa 
materia don los demes dien (11) que ella es duptosa e un poch scura, 
per 50 car sa materia es duna part honesta, e daltra part deshonesta. 
Car adir lo profit del comu e detendré lo bon stament de Roma, e des- 
truir tots los traydors, .190 es cosa honesta. E a jutiar a mort una gent 
de noble ciutat, e adir contra Cesar, qui hauia axi fermament stablit 
son jutiament per tan bonas rahons que a penes hi pogre hom contra- 



(1) Ne muiré pas Cethegus: ait l'om pitié de sa juvente, se il n' esmut onqaes noise 
ne bataille ea cest país. 

(2) Gabinius ó Gabinas. 

(3) Se mon cors en deust esohaper. 

(4) Debe decir: noe es. 

(5) Sobre la palabra acó. Es más probable leer: Per tot apo nos no... 

(6) El M.8. está corregido. Deeia derclinquit. 

(7) Esta frase no está en el original. 

(8) Et ocirre les meillors, et le país destruiré. 

(9) Et plniseurs autres ornantes faire. 

(10) De traitors homicides atainz. 

(11) L¡ plnsor dient. 



UBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 165 

dir, e quels hoidors eren quaix comoguts a creure son dit, certs cosa 
cruel semblaue a esseí - e marauellosa. E per acó li conuenia a ornar 
son proleoh en tal manera que ell acullis la ben volenca deis hoidors, 
e que les donas voluntat de saber 90 que ell volia dir per trerlos de la 
sentencia de Cesar, segons 50 quel Mestre ha dit damunt lia hon ell 
ensenya la diuersitat del prolech. E per 90 toca Cato en lo comensa- 
ment breument e apertament lo punt hon era la gran foi^a de tot lo 
fet, maiorment aquell quels hoidors hauien cregut, con ell dix que ell 
pensaue tota altre cosa que Cesar no hauia dit ne alguns deis altres. 
En axi los dona talent de saber e de hoir (1) 50 que ell diría, e feu 
semblant de concellar solament de la guarda del coniu, no pas de la 
mort deis coniurats. E mantinent se percassa de conquerer la amor e 
la ben volenca deis hoidors per apagar lurs cors e per tornar tot lo fet 
a honestat e per crexer la ben volenca que ell hauia daquella part de 
la qual la materia era honesta, segom quel bon entenedor pora saber 
e conexer si ell consira e garda diligentment los ensenyaments qui son 
sa enrera. 

Per co se calla ara lo Mestre, car ell volra dir altres doctrines e 
profitables (2). 

El grupo cuarto de capítulos está formado por los XXXV— XLII, 
terminando con la frase de costumbre: E per acó sen callara ara lo 
Mestre... El cap. XXXV podría considerarse como formando subgrupo 
por la frase final: Mas assi ara no diu pus lo compte, sinónima de la 
que ordinariamente se usa: Mas assi se calla lo compte. 

Capítulo XXXV. — Assi diu de la segona brancha del compte, 

co es lo fet 

Apres la doctrina deis prolechs ve la segona brancha del compte, 
90 es assaber lo fet, del qual diu Tullius que lo fet es con lo parlador 
diu les coses qui son stades, ho aquelles qui no son pas stades axi con 
si eren stades, §0 es a saber con ell lexa lo prolech, e ve al fet, e diu 
la propia cosa sobre la qual es la causa en la materia de tot son compte. 
E co es en tres maneres (3), un ciutada es qui diu propiament lo fet e 
la cosa de la qual es lo compte e la questio, e deueex la raho per la 
qual aquella cosa pot esser prouada, e aquesta manera se pertany a 
aquesta art, per 50 car ella ensenya a disputar la un parlador contra 
laltre segons quel libre diu damunt engir lo comensament. 

Mas assi ara no diu pus lo compte, car ell ne dirá per auant pus 



(1) Asi un códice. Otro dice: de o'ir et de savoir. 

(2) Debe decir; bones e proütables. 

\3) Et cet en IIII manieres: une citeienne, dit tout propeinent le fait...— Este cua- 
tro esta equivocado, como se ve al final del capítulo. 



166 J. CODINA Y FORMOSA, PURO. 

largament, ans vol cll seguir <!<• les dues altres maneres del fet qui no 
pertany pas aci propiament a aquesta art. 



Capítulo XXXVI. — Del compte qui passafora sa materia 

La segona manera de dir lo fet es con hoin se Iunya un petit de sa 
propia materia e traspassa altre cosa fora de la principal causa o per 
blasmar lo cors o la cosa, o per crexer lo mal o lo ben que ell diu o 
per mostrar que dues coses son ressemblants entressi, o per fer dilatar 
los hoidors dalguns gaubs qui son pertanyents a sa materia (1). E 
aquesta manera de dir lo fet usan souen los parladora per mus prouar 
co que ells volen deis cors e de la cosa. 

Capítulo XXXVII. — Del compte ijni es per ioch o per solas 

Laltra manera (2) de dir lo fet nos pertany pas a les coses o ciuils 
o ciutadanes (3), ans es per ioch o per solas. Empero es bona cosa que 
hom se acostumi a ben comptar o parlar (4), car a hom ne sdeue souent 
per be parlar caber en los grans affers (5). E per co dirá lo Mestre tota 
la natura. 

Tullius diu que 90 que hom diu en aquesta manera darrera, ho ell 
diu les propietats duna altra cosa couenli a fina forsa que son dit sie 
faula, ho istoria, ho ar'gument (ti). E per co fa bon saber que munta la 
una e laltra. 

E certes, faula es un compte que hom diu de les coses qui no son 
pas veres ne semblants de veritat, axi com la faula de la ñau qui vola 
per mig laer longament. 

Istoria es de recomptar les coses ancianes qui son stades vertade- 
rament, mas elles foren ans de nostre temps, luny de nostra memoria. 

Argument es a dir una cosa fenta que no fo pas, mas ella pot ben 
esser, e diu la hom per remembra ¡ten (7) de alguna cosa. 

E si lo parlador deueheix les propietats del cors, conue se que per 
sos dits hom conega les propietats e los nudriments del cors o del cor 
ensemps (8), so es assaber si ell es vell o ione, o si ell es cortes ho vila, 
ho daltres tais propietats. Aquesta cosa se coue hauer gran ornament 



(1) Per faire delitier les ovianz d' aucun gabois qui soit apartenans á sa matiere. 
{2) La ticrce maniere... 

(3) N' apartient pas as choses citeiennes. 

(4) A bien conter. 

(6) Oflcuro. El original: Car ou en devient mieulx parlanz as granz besoignes. 

(6) Osouro por supresión de palabra*). El original: On il devise les propietez et les 
mours dou cors, ou il devise les propietez d' une autre cuose; et b' il devise les propie- 
tez d' une autre chosp, il oonvient a fine forcé... 

(7) Debe decir: seniblanca (resemblance). 

(8) Les mours et les propietez. 



LIBRE DELS F.NSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 167 

qui sie forinat de les diuersitats de les coses e de la sernblanga deis co- 
ratges, e de ses crueltats, e de ses-boneses, e de speranca, de pahor, de 
sospitosa, de desig, de fenyiment, de error, de misericordia, de muda- 
rnent de fortuna, de perills que hom nos cuydaue, de sospitosa alegría, 
e de bona fl, segons que aquest libre dirá a auant, la hon ell ensenya- 
ra de pendre los a ornaments e la bella de les paraules (1). 

Per co non dirá ara plus que dit na, ans se retornara a la primera 
manera del fet a dir, la qual es appellada ciutadana. 

Capítulo XXXV1IL— Del compte de les coses ciutadanes 

Ara diu lo compte que la ciutada rabo (2) de dir lo fet, que deue- 
heix la causa propiement, deu hauer tres coses, co es que sie breu,, que 
sie clara, que sie semblant de veritat, e que sie dita ho comptada e en- 
tenentment (3). De totes dirá lo Mestre, e primerament de la Breutat. 

Capítulo XXXIX.— Assi mostra de comptar lo fet breument 

Diu Tullius que la donchs es lo fet comptat breument con lo parla- 
dor comensa al comensament (4) de sa materia, no pas a una longa co- 
mensalla qui no pronta a son compte, axi con feu Salustius. Con ell 
volch recomptar la istoria de Troya, ell comenca a la creacio del cell 
e de la térra, mas be li bastane a comensar a París com embla Elena. 
E axi es breu lo compte si la hon ha assat de dir la suma del fet, ell no 
deueheix per partides. Car ben li bastaue a dir axi, Aquest borne ocis 
aquell altre, no diga pas ell, Lo pres, e trasch lo coltell del foure, e feu 
axi e axi, una cosa e altra. Car moltes vegades es assats a dir co que 
es fet, no pas com e en qual manera. 

Atressi es breu si hom no diu plus de coses que mester sien de sa- 
ber, e si ell no trespassa a dir altres coses stranyes, e qui de res no 
pertanyen a sa materia, e si ell no retorna 90 que hom pot entendre pel- 
eo que hauia dit. E si tu dius(5), Ells anauen la hon podien... (6). E si 
io dich, Arislotil diu aytal cosa, nos coue pas que io digue, Ells li dix 
de sa boca, car ben ho pot cascu entendre per 90 que es dit dauant. 

Atressi es breu si ell no recompta co que li pot noure e co que no li 
pot aydar ne noure, e si ell diu cascuna cosa una vegada sens plus, e 
si ell no retorne souent a les paraules matexes que mantinent ha dites. 



(1) Lea aornaments efc la biantó des paroles. 

(2) El MS. está bien corregido: ciutadana rallo 

(3) Nótese que en vez de tres coses cita cuatro. La última no está en el original; y 
el MS. no ia explica. 

(4) Au droit commencement de sa matiere. 

(5) Mejor: Car si tu dius. Asi Chabaille, pero una variante: Et se tu dis 

1,6) Falta: II ne t' estuet (una variante: et ne convient) pas diré: il n' aloient mié la 
oú il ne pooientaler. 



168 J. CODINA Y FORMOSA, PBRO. 

E axi com lo parlador se deu gardar de multitud de mots e de páranles, 
axi se deu ell gardar que no diga trop de coses, car multes ^<-nts li¡ lia 
(|uin son enganats, e la hon ells se studien de poch parlar ells dien trop 

longa ut, per co car ells se entremeten de dir moltes coses ab poqnes 

de páranles, mas ells ñus sforsan de dir poques coses aytant con li fre- 
turen lio hi han obs (1) c no pas plus. Raho com, tu cuydaras ia breu- 
ment dir si tu dius en aytal manera, Jo hane <> vos e cridi vostn fadri, 
i i II n spos, jo <ii minie de vos, e ell dix que vos noy erets. Jatsie acó que 
tu digues breus mots, empero tu recomptes mes de coses que noy ha 
mester, car assats te basta a dir, Hom rm dix que vos no erets pas a 
casa (2). Per co deu guardar quiscu quins son los breus mots, e no diga 
tantes de coses que son compte ne sie lonch e anuios a escoltar. 

Capítulo XL. — Assi mostra decomptar /o fet clarament (3) 

Apres asso deu lo parlador stndiar que ell diga clarament 90 que 
diu, e que sos dits sien uberts e entenents. Car Tullius diu quel fet es 
comptat clarament con lo parlador el (4) dictador comenca son dit a 
acó que dabans es stat, e si ells segueix lorda de las cosas e de las 
rahons tot axi con ellas foren e con ellas poden esser (5), en tal mane- 
ra que sos dits no sien torbats ríe confusos e que no sien enbolcats sots 
stranyes paraules, e que no trespas a altres coses dessemblants e luny 
de sa materia, e que no cotin un n trop longa o longa raho comí nsantla 
(6), e que no prolonch la fi de son compte o raho tant con ell poria dir 
e que no leix res de co que fassa a comptar o dir. E en suma ell deu 
gardar tot co que el Mestre ensenya damunt sobre la breutat del fet, 
car sdeuense moltes vegades quel compte es pus confus per longament 
parlar que per la scuretat (7) de les paraules. E sobre tot acó deu usar 
lo parlador de mots prims (8), bells e acostumats, segons quel Mestre 
ha dit dessus en lo compte de Bella Parladura (9). 

Juan B. Codina y Formosa, Pbro. 
(Se continuará). 



(1) Tant comme lui besoignent. Una variante: comme il a mestier. 

(2) Todo este párrafo desde jatsie no esta en Chabaille. Lóese en tres distinto- códi- 
ces, y podría defenderse su autenticidad, pues verdaderamente el ejemplo preoedente 
no es modelo de brevedad, ya que podría decir: io hane a vos e demane de vo«, e voBtre 
fadri me dix que vos noy erets. 

(3) A partir de este capitulo, algunos títulos están equivocados en el MS En este 
cap. 40 el título en el MS. dice: Assi musirá comptar lo fet en semblant de ver, que es el 
titulo del 11. 

(4) Lo parlador el dictador, es decir, lo parlador e lo dictador. 

(5) Variantes: raison, saison, achoison. Chabaille admite la segunda. 
í6) Debe deoir: que no oomens a trop longa comensalla 

(7) Traduoción equivocada de cortesce. 

(8) Propes, biaus et acostumez. 

(9) Mejor: Bona Parladura, Bone Parleure. 



PUBLICACIONES 

DE LA 

Real Academia, de Buenas Letras de Barcelona 



MEMORIAS 

Tomo I.— Resumen histórico del origen da la Academia; observaciones sobre los princi- 
pios elementales de la Historia, por el Marques de Llió.— Precio, 10 ptas. 

Tomo II. -Observaciones sobre los principios elementales de la Historia (continuación). 
—Disertación sobre la verdadera situación del país de los Ilercavones (F. Pinos).— Fundamento 
de la opinión de que por francos, en los anales antiguos, se entienden todos los hombres del 
Imperio de Occidente (R. Ponsich).— Documentos parí la historia de Mossen Borra (J. Ripoll) — 
Situación de Cartago, Vetus, Subur, ciudades de España ;M. Mayoral.— Disertación sobre puntos 
de cronología (M. Mayora).— Inscripción del siglo x en Barcelona (J. A Llobet).— Verdadero sitio 
de la antigua Aesona (Roig y Rey).— Inscripciones romanas de lsona (J. Moner) —Festejos en 
Barcelona cuando la venida dejarlos I (M. Rofarull). -Lugar que ocupaba junto á Lérida el 

campamento de César (J. Díaz )— Origen de algunos dich >s y costumbres (Baslús) La lengua 

catalana considerada históricamente (A. Bofarull).- Juliana Morell (Roca y Cornet) — Poesias 
perdidas de Vallfogona (S. Mestres;.— Muros ciclópeos de Tarragona (Hernández Sanahuja).— 
Informe de la sociedad arqueológica de Tarragona sobre antigüedades descubiertas (Hernán- 
dez).— Raices griegas y germáu¡cas t en la lengua catalana (Bergnes de las Casas).— Apuntes para 
la historia de la moderna literatura catalana (Féu;.— Apuntes históricos sobre Olérdula (Milá) — 
Opúsculos en antigua lengua catalana (A. Bofarull) —Precio, 15 ptas. 

Tomo Ill.-Blasco de Garay (Rubio y Ors».— Apuntes históricos sobre el Hospital de Bar- 
celona (T. Si villa). — Noticia de artistas catalanes de la Edad Media y del Renacimiento (Puiggari). 
—Datos de Antonio de Campmany (Rubio y Orsi —Reseña del renacimiento de la lengua y lite- 
ratura catalanas (Rubio y Ors).— La Torre del Breny y castillo de Balsareny (Trres)— Un libro 
mas para el catálogo de los escritores CEtalaoes(Luanco).— Tabla numularia de los Comunes de- 
pósitos de Bjrcelona (Negre)— Brunequilde y la sociedad franco-galo-romana (Rubio y Ore).— 
Nrerros y Oadells (Parasols)— Olérdula (Milá).-Neorologia de D. Jaime Ripoll.— Precio ÍO ptas. 

Tomo IV.— La expedición y dominación de los catalanes en Oriente juzgadas por los 
griegos (Rubio y Lluch — La carta puebla de Agramunt (Sisear).— Otro libro catalán descono- 
cido (Luanco).— Los navarros en Grecia y el ducado catalán de Atenas (Rubio y Lluch . — El 
derecho funerario en las doce Tablas (Barallal). -Origen de la independencia del condado cata- 
lán (Rubio y Ore 1 .— Precio ÍO ptas. 

Tomo. V.— Tres Carlas de Mos«en Borra (F. Bofarull).— Sarcófagos romano cristianos en 
Cataluña (Botel).— Orígenes del pueblo de Sjn Martí de Provensals (Bofarull) — Nyerros y Oa- 
dells (B..rallat).— Recuerdos históricos de Molins de R j y (Maspons).— Predilección de Oarlos V 
por los catalanes (Bofarull).— El testamento de Ramón Lull ; Bufa ru II).— Precio 15 ptas. 

Tomo VI.— Bastero provenzalisla catalán (Bubió y Ors— Estudio de los sellos de Pedro IV 
de Aragón (Sagarra).— Intensivo* de la lengua catalana (Balari).— Shakespeare y Moralín ante la 
fosi (Barallal) —Generación de Juan I de Aragón (Bofarull).— Dominación goda en la península 
ibérica (Bomaní y Puigdengolas) —Documentos para la monografía de Montblanch (Boíjrull).— 
Precio, 15 ptas. 

Tomo VII.— Antigua marina catalana (Bofarull) —Jaime de Aragón, último conde de Urgel 

(Giménez) Un bandolero feudal (Maspons). -La heráldica en la filigrana del papel (Bofarull).— 

Precio, 15 ptas. 

Tomo VIII.— Primer fascículo: El poder judicial en la Corona de Aragón (Giménez Soler). 
—Precio, 2 5© ptas —Segundo fascículo: Los Vescorates da Cerdanya, Conflent y Bjrgadá 
(Miret y Sans).-Precio, 2'50 ptas.— Tercer fascículo: Importancia de la Sigilografía como 
cieñen auxiliar déla Historia (Sagarra).— Precio. 2 ptas. 

Discursos de recepción de los Sres. Ubach y Vinyeta, Ruhió y Lluch, Ribas Pbro., 
Broca, Sagarra, Llanas Pbro , Carreras y Candi, Turras y Bages Pbro , Vidal Valenciano, Codina, 
Presbítero, Giménez Soler, Corlejón, Pbro., Bás y Amigó, Miret y Sans, Hinojosa, Comenge. 
Hahola, Baró, Ellas de Molins y Ciisades, venden á 2 pesetas cada uno. 

I, i tiro de la Orden de Caballería de Raimundo Lrnlio, traducido en lengua cas- 
tellana, con un discurso preliminar de D. José Bamóu de Luanco.— Precio, 5 ptas. 

Curial y Guelfa, novela catalana del XVn segle, con un discurso preliminar y notas de 
D. Antonio Buhló y Lluch.— Precio, 5 ptas. 

Ortografí t de la liengua Catalana, por la Beal Academia de Buenas Letras —Precio, 
1 peseta. < 

Sesión pública del día 2 de Julio de 1812, con las composiciones premiadas en 
el certa m. n .Roudor de Llobregal, Las armas de Aragón en Oriente, Rugeio de Flor).— Precio, 
1 peseta. 

Juicio critico de las obras de 1>. Antonio de Campmany, por Guillermo For- 
teza —Precio, 2 ptas 

Breve res. ña del urinal Renacimiento de la lengua y literatura catala- 
nas, Memoria escriía por D. J, Rublo > Ors -Precio, 2 ptas. 

Noticia de la vida y escritos de I>. Francisco Permanyer y Tuyet, Mamo- 
na e.-crii» por I), Manuel Duran y Bas.— Precio, 2 ptas. 

Reynals y Rabassa, estudio biográfico y literario, por D Mjnuel Duran y 
Bás. Pr -cío, 2 ptas. 

la Tradición de los Pueblos literaria, filosónca y soclalmente consi- 
derada, di -curso de D. Ju-é L. Féu (acta de la sesión inaugural de 1868).— Precio, I peseta. 

Bolei in de la Real Academia de Uuenas Letras.— Tomo I, años 1901 y 1902.— 
Precio, H ptas. 



CONDICIONES DE LA PUBLICACIÓN 



Aparecerá en cuadernos trimestrales de 48 Paglnaf- 

po r lo m eno s 

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN 

En España y Portugal, un año Pesetas 4 

En el extranjero id » 5 

Todas las suscripciones empiezan en enero. 

No se venden números sueltos. 

La redacción en el domicilio de la Academia, Plaza del Rey, nú- 
mero 14, Barcelona. 

La administración á cargo de D. Juan Hatlle, librería «!.' Arxiu» 
Tapinería, 48.— Barcelona. 



BOLETÍN 



DE LA 



BUL Mil DI 8 



i 




IT 




DE 



BARCELONA 



Vrs.tyo^ 



Octubre A Diciembre de 1903 



Año III 




Núm. 12 



Año Académico CLXXV 



BARCELONA 



Tipografía de la Casa provincial de Caridad 

CALLE DE MOHTEALEQRE, NÚMERO 5 
1903 



sttim: atirió 



P&gs. 



Ilomer en cátala, por D. Arturo Masriera 169 

Influencia de los catalanes en el progreso de la industria pes- 
quera de Galicia, por D. Eugenio Carré Aldao 176 

Los panteones reales de Santas Cruces, por D. Andrés Giménez 

Soler 189 

Ramón de Melany embajador de Alfonso IV en la Corte de 

Francia, por D Joaquín Miret y Sans 192 

Libre deis ensenyaments de bona parlería, por D. J. Codina y 

Formosa, Pbro 203 

Noticias . 216 



Año ni DAT CTT NT NÚM ' 12 



BOLETÍN 



DE LA 



Real ficademia de Buenas Letras 

— DE BAI^CEDONA — 



— Í3 



OCTUBRE Á DICIEMBRE DE 1903 \ f>" 



HOAER EN CÁTALA 



Curiosa y llarga es 1' historia do les versions é interpretaoions del 
Pare y princep de la poesía épica, en totes les llengues vives. Pero raes 
curiosa encara (y no cal dir que está pera fer), es la de les versions 
d' Homer en les llengues neo-llatincs. 

Lo primer punt de partida ha de ser serapre fixat en lo treball se - 
lectíssira, flll del gust mes depurat y del coneixement perfet del poblé 
y de 1' época en que escribía 1' autor que volía deixar á sos conten-anís 
una epopeya propia y enmatllevada al mateix temps. Virgili, (que 
aquest es 1' autor de qui feín menció), conseguí lo que en literatura y 
en lógica sol anomenarse paradoxa: ser original imitant, y á voltes 
quasi traduhint, al pare de la poesía universal, á Homer, de quals 
poemes feu surtir la Eneida tan llatinisada y tan grega ensemps, que 
la paradoxa 's veu realisada. Expliquemse 'n les causes. 

Considerém á Virgili, en primer lloch, com á un vcritable traductor 
d' Homer que vol y pot asimilarse la manera de dir, ampie y majes- 
tuosa, propia y precisa, gráfica y pintoresca, del autor de la Iliada y 
la Odissea. L' olici de traductor era petit y desayrat per l l autor (ó 
també interpretador) de les Geórgiques, y per aró al donar 1' epopeya 
de la gent llatina, encarnada en la genealogía d' Octavi August, co- 
mensada ab Eneas cscapat de Troya, il-lustrada ab los fets de la pri- 
mitiva historia romana, ab les lluytes de Kótuls y Troyans, y acabada 
ab un hymne á les grandeses del segle d' August; Virgili no feu mes 
que seguir, imitar y raoltes traduhir á Homer, al épich verament origi- 
nal, al reconegut avuy, després de trenta ó mes segles, com á pare y 
prineepde la poesía épica di' tote los pobles. 

Virgili enclou en una les dues acciona épiques de 1' Odissea y 
1' Iliada. No intenta tant directament despertar I' esperit de patria deis 
romans, com adular al emperador Octavi, fentlo uetd' Eneasy donantli 
semi-deus per caps de brot de sa nissaga. Ab tul y aixó, la Eneida es 

1903.— ía 



170 -\. MASREERA 

un poema heroicb de veritat, interessantíssim per tota la gent llatina, 
que si no resplandeix per I' originalitat ai unitat, ha passat per 

totes les generacions, desde Augusl nns á La riostra, i L' obra mes 

selecta y plena de boniqueses de cisellador, de forma correcta, de sen- 
timent, de equilibri, d' inspirado, ti' alió que '1 gran Quintilla 'n deya: 
affectu, castigatissima forma et om i pulchritudine, ac venustate in 
rebus singularibus, excellere videtur. 

Lo segle barbre, la civilisació rudimentaria é incipienl del poblé 
grech, y lo segle arbá, pie de cultura y refinament artística del poblé 
Uatí, viulicu bellament retratats en los poemes d' Homer y de Virgili. 
Los fets deis héroes y semi-deus que Homer cantava en los hexámetros 
de 1' Riada, eran encara d' una frescor recent; tothom á Atenas, á Co- 
rintho y & Tebas sabía qui era Cadmo, qui era Peleu, y ensenyavan 
uns grechs ais altres lo lloch ahont Tethis infanta á Aquilles, y aliont 
Ulisses buydá 1' ull de Polyphemo. 

En cambi, entre 'ls romans del temps d' August, ningú creya poch 
ni niolt en Anquises ni Eneas, la l'aula del semi-deu y 1' héroe s' había 
esfumat ab lo transcurs deis selles; per acó precisament los jochs, los 
tañerais, los ritus deis Augurs, lo devallament al Infera d' Eneas y 
altres pintures sublims del poema de Virgili, no tenían ja aquella vida 
ni aquell interés que la l'e d' una societat primitiva y semi-barbre dona 
á lo sobrenatural y maravellós. L' errada capital de Virgili fou la de 
pintar en son poema héroes de mil anys enrera troyans y llatins pri- 
mitius), que li sortiren parlant, pensant y obrant com á romans áulichs 
y cultíssims de la cort d' Octavi August. Dido, Amata, Lavinia y Ju- 
turna, no son dones del temps que Virgili les pinta; son dames roma- 
nes que ploran y declaman ab les passions y reflnament que s' estilava 
entre les dames de les families Julia, Cornelia, Popea ó Sabina. 

No parlarém de lo molt que Virgili traduhí mot á mot deis poemes 
d' Homer. Ne'tenim fetunestudi, tan pacient com inútil, en nostre lli- 
bre inedit: Helenismos </*• concepto < u la < ¡"'¡" ya virgiliana. Enaqucst 
lloch dech no mes dirvos que desde 1 conegut: 

UbitOt Simois, firrtjitit svib llil/lis 

Scuta virum, (jaleas que et fortia corpora volvii 

que Homer escrigué: 

Kccí Scu-oc?, 69t r.o'/j.y. ¡Joaypia xat TpKjpaXecaÉ 
y.y.l y [vJ.zi'o/. ';i/it áv8p©V 

fins á les mes petites descripcions de casseres, de tempestats, de 1' es- 
comesa de dos héroes y de les resolucions deis deus, portém anotats tr< s 
cents cinquanta tres Uochs virgilians que son versió tant ad verbum, 
d' Homer, com aqnest que mes amunt he senyalat 



HOMER EN CÁTALA 171 

Després de Virgili, ja sabreu que en 1' Edat mitjana Homer fou poch 
estudiat é interpretat. Lo Rcnaixement fon lo qui 'ns porta 'ls Eenrieh 
Stéfanus, los Budaeus, los Scaliger, los lleyne, Dacier, Ahrens y tants 
brillantíssims comentaristes y escoliastes. Los que 'ns portaren á 
I Comer á les Uengues neo-romanes foren tan nombrosos com benemerits 
del helenismo y '1 romanisme; Ernesti, Villemain, Hermosilla, y '1 
nostre may ben plorat Montserrat y Arclis, marcan les Ates del procés 
de la interpretado homérica en les Uengues italiana, francesa, caste- 
llana y catalana. Nos referim á cixos eseriptors perqué son los que 
feren lo treball complcrt, no ais estudis parcials, per altre part molt 
apreciables, de Gail, Wolf, Montes de Oca, Menéndez y Pelayo, Eoure 
y molts mes. 

Nostre Homer en cátala es fruyt de molts anys d' entassiasme pel- 
los estudis helénichs y de molt pochs de competencia y coneixements. 
Hem traduhit sancera la litada d' Homer en cátala, després d' haber 
fet lo matcix ab lo teatre d' iEsehyl, creyent ab aixó fer bon servey A 
nostres lletres regionals, creyént que tota literatura que possehcix tra- 
duhides les obres mestres y capdalts del pensament huma, es ja litera- 
tura feta y digna del cstudi y consideració universal. Per amor a 
nostra térra y nostra llengua aixís ho hem fet, treballant en silenci, en 
una obra de tanta diflcultat y de tan poch lluhiment. Vosaltres (bene- 
merits aymadors de la historia y <?<; les bones lletres), estimaren raon 
treball que os eferesch ab 1' amor del conterrani y 1' adhesió ferma del 
consoci. En un temps en que per fer patria s' ha fet de moda cridar 
molt, jo os presento mon humil y pobre homenatge de ver amor á la 
patria, fet y concebut en lo silenci de la reflexió y del estudi. 

No he fet un treball d' erudit ni de poeta genial, que interpreta. 
No tinch pretensions d' imitar á Virgili interpretant á Tcocrit en les 
Églogas ni á Era Lluis de León, á Horaci, en lo Beátus Ule. lie fet feyna 
d' hellenista entussiasta que agafa lo text original, 1' hi dona la versió 
mes escayenta y exacta, la enmotlla dintre la caixa de la forma métri- 
ca, y, ab llealtat d' artista y d' aymador de la veritat, confessa á cada 
pas, en una nota, la diflcultat d' ensopegar una versió exacta ó de donar 
una idea fidel del pensament del original. L' estudi compara tiu deis 
ressorts y recursos valiosos d' abdues Uengues, lo trobaréu fet en les 
notes que acompanyan ma traducció. 

Judiqueula per aquest fragment adjunt que os oferesch avuy del 
epissodi del llibre ó rapsodia XVI, que tracta de 



17'J A. MASR1ERA 

LA MORT DE PATROCLE 
Versió del grech ue la «/liada» d' IIomer.— Cant XVI 

(Vhksos 751-867) 

— "Q? stTiwv, ¿r.í Kí6píovvj r'jfwt ¡üe6r)X£; 

Aixis parla Patrocle y embestía 
Al héroe Cebrión com un lleó 
Que 's tira foll á dins d' una establia 
Y, Uuytant fent carnatge, ab valentía 
Mort batallant ab lo matéis pastó. 

Héctor, per altra part, descavalcava 

Y á térra aferiná 'ls peus y, pit á pit, 
Per lo cadavre de Cebrión Uuytava, 
Com quant un isart mor, (1) al) ira brava 
Dos lleóns se '1 disputan ab dalir 

Aixi els dos mestres en la lluyta Eera, 
Patrocle y Héctor, per salvar el eos 
De Cebrión, valents, á la carrera 
Desitjavan ferirse, alsant enrera 
De mort horrible el ferro sanguinos. 

Héctor prengué pél cap al mort, depressa, 
Patrocle 1' agafava per los peus, 

Y de Troyans y Grechs la munió espessa 
Lluytavan cós á cós, ab crits y fressa 
Fent estremir d' esglay ais propis deus. 

Com el Mestral y Bóreas (2) ab gran furia 
Se barallan (3) ais monts, pera aterrar 
De faigs, freixers y alzines la boscuria 
Que espolsan ab selvática canturía 
Esqueixant rams y branques al bufar; 



(1) XXZ|l£Vy]5 £Aá'£OlO dio. l'original. La concordancia del substactiu y l'ad- 
jectiu ha de cercarse en que la forma OCO es jónica y asada sovint per Homer en 
llocb de la acabada en OU la mes ática y corrent entre 'ls prosadora. 

(2) EOpCJ tí NÓI05 trobem en l'original. 

C.3J Podra ber prosaicb lo verb baroilotoe, pero dona idea granea del £p'.05ClV£TOV 
áXXlfjAotV d Homer que vol dir lluytar mutuamml. 



HOMER EN CÁTALA 

Així els Troyans y els Grechs escpmetentse 
Ferian sens tornar enrerá raay; 
Les alades sagetes desprenentse 
Deis nervis d' arch, en torn 'navaii veyentse 
De la llansa del mort, que feyaesglay (1). 

Els rochs mes colossals capells xafavan 
Deis que pugnavan al en torn del mort 
Que sobre la pols jeya, 'hont arrivavan 
El darts y fletxes que ab delít tiravan 
Els dos pobles lluytant de fort á l'ort. 

Com mes el Sol cap al Zenit se voy a 
Les fletxes mes ferian ais soldats, 
Mes estol de guerrera arreu-ja queya; 

Y quan el Sol minvava y ja no 's vcya 
Els Grechs duyan ventatja encoratjats. 

L' héroe Cebrión d' en mitx deis darts tregueren 

Y d' en mitx deis Troyans y sobre el camp 
Les armes de 1' espatlla 1' hi prengueren, 

Y á Patrocle 'ls exércits ja vegeren 
Sobre 'ls eontraris corre com un llamp. 

Per tres colps va Patrocle á la barreja 
Mes rabent y lleuger que Mart meteix, 
Clamant esglayador (2) nou braus colpeja, 

Y al ferí al qui fa deu, d' un Deu la enveja 
La mort ab traydoría li amaneix. 

Apollus mitx cobert ab boyra espessa 
Se li posa al darrera y ell no '1 ven, 
Al clatell y á 1' espatlla (3) sense fressa 
Li venta un colp y '1 gran capell depressa 
Sota 'ls peus deis cavalls rodóla arreu. 

De sanch y pols la llarga cabellera, 
Feta ab clins de cavall, se va tacar, 
(Aixó permés entre 'ls deus bons, no ho era), 
Mes Zeus volgué per Héctor la darrera 
Victoria mes gloriosa, y l' hi va dar. 



172 



(1) L' OkoiO tpOvOlQ es mós que esglayj encloa l'idea á'e&glay mortal. La exigen- 
cia de la métrica 'm fa deixar, ab racansa, lo pensament dul original incomplert. 

(2) En aquest lloch la concisió catalana s'agermaua ab la groga. Lo G[l£pOGCA£CC 
tdtYWV pot ser mea onomatopeicb, pero no 63 menye valeut ni expresaiu. 

(8) Si Homer din [i£lá'^p£VOV y SfMtí no tenim mes remey, noaaltrea, que dir 
Clatell y espatlla. 



174 A. MASR1ERA 

La llansa Torta y llarga y ben capsada 
De bronze, (I) ja á Patrocle 1' hi caygué; 
1/ escul ab la corretja ja afluixada 
L' h¡ can, y la cuyrassa deslligada 
Apollus, lili de Zeus, l' hi va, desfé. 

D' esglay 1' héroe tremola y ja s' atura 
Quan Euphorb lo troya, qui, poch avans 
Vint grechs va destina á la sepultura, 
Que, ab la llansa y caváll, es la figura 
Mes ayrosa y gentil entre 'ls Troyans; 

Per 1' espatlla '1 fereix y torna enrcra 
Y 's barreja ab 1' estol de cornbatents; 
Patrocle, ja mitj nú, la llansa lera 
Se trau, volent fugir mort carnicera 
Cercant ais seus deprcssa y tot corrents. 

Héctor, que '1 veu ferit, va á 1' escomesa, 
Li atravessa ab sa llansa lo costal, 
Li fica tot el ferro y ab tristesa 
Tot lo poblé deis Grechs, vegé ab sorpresa 
Caure á Patrocle en rius de sanen banyat. 

Aixís cora un lleó dalt de la serra 
D' un rnont altiu, hi troba algún singla 
Que á una petita font (2) sedent s' aterra, 
Y, volent tots dos beure, (3) el lleó aterra (4) 
D' una mossada al enemich boscá; 

Héctor així ab sa llansa pren la vida 
Del héroe greoh, lo bregador mes fort, 
Y, enorgullit per la victoria, crida: 
— » ¡Patrocle! ¿Tu 't pensavas desseguida 
Tornar nostra ciutat en camp de mort? . 



(1) S'ha d'advertír que 'ls adjeotius ¡3pi0u, \i-í~¡ y ; <JTl6apÓV, X£XOpuf)[JL£V¿V 
que oonoordau ab llansa, son neutres com aqueta en groen, ja que e"(ypc,j es subs 
tantia neutre també. 

(2) Lo -'.Cy.V.O; V.\vr," ÓAÍyy¡g no es la 7ZV¡rj jiixpa 1 ae seria versió exacte 
de petita font; pero s'ha de tingre present que les dos feres que Homer, en eixa brillant 
imatge introdubeix, bebent y combatent per la possessió de l'aygua, ho fan en llocb 
aspriu y bosqueta ahont la font petita s'ha de pendre en sentit de corrent d*aygua 
natural, no de font construida per artifici huma. 

(3) L' (yJlX(£> dual te de concordar per farsa ab lo verb SüEASOl). 

'4) Lo lleó (XÉtóv) aterra (Vjí\l%0<3Z\ ab forsa (JjtYjrptv) a son enemich. En 
lo darrer mot lo SlOJ, OU, forsa, ha pres 71 y l'enclítica tVj forma molt usada en 
poesía y eBpecialmont en los poemas horaórichs. 



HOMER EN CÁTALA 

«¿Pensavas nostres dones fer esclaves 

Y durles cap á Grecia ab' vostres naus? 

¡Oh foll!... (1) ¿Deis mcus cavalls no 't recórdaves 

Y peí* rey de la llansa no 'm miraves 
Entre 'ls Troyans que 11 ¡uro de sé esclaus? 

»Aquí demá ais voltors farás ícr festa 
¡Ay las!... de res Aquiles t' ha servit, 
Ni 'ls consells que 't dona per la feresta 
Lluyta terrible, quan alsant la testa 
Va dirte ab cor de tigre ensuperbit: 

— »¡Patrocle cauallé (va sembla que 't crida,) 
No tornes A les naus sense esqueixar 
Lo perpunt roig de V Héctor homicida, (2) 
Y, arrán del cor, li obres la ferida 
Que 'l deixe sempre mes sense alennr!»— 

Mes Patrocle esllanguintse, responía: 
— ¡Ay Héctor! pots yantarte ensuperbit: 
Zeus y Apolhis t' han dat en aquest dia 
Sobre mí la victoria; que 'm prenía 
Les armes 1' un y 1' altre m' ha ferit!... 

Jo contra vint hi lluytaría ab gloria 
Que ma llansa y mos punys no volen jou, 
Mes lo fat perniciós ho vol que moria; 
De Latona ab lo flll cantáu victoria 
Euphorb y tu; ¡ma vida os costa prou! 

Escolta '1 darrer mot: (3) no vulgas creure 
Que 't reste llarga vida pera tú; 
Ben aprop de la mort t' haurás de veure, 
¡Y '1 fat per meterá que 't vinga á treure 
Aquiles d' entre 'ls vius, ab son puny crú! — 

Aixis parla; la Mort embolcallava 
Y, abandonant sos membres, 1' Esperit (4) 



175 



(1) Lo VAHE greoh propiamont es lo qui an parla; per sentit translatiu vol 
dlr foll 

(2) L' avSpO'f ÓVOtO d'Homer, o'aVYjp y CfOVOC vol dir propiament matador 
d'homee. 

(3) Lo text homérich din: "AXko SÉ 101 ¿pád), O'J S'sVÍ ypEOÍ [3áXXsO OVjOlV 
que nosaltres hem tradahit psr Escalfa 'l darrer mot! cercant aquella concisió de quo 
la llengna catalana te exemples felissoa arrivant en alguns lloclla á vencer a la 
grega que es la reyna y mare de les llengnos concisos y expresivos, 

(4) L'Esperit, que Homer anomena '\iuyy¡ aquí s presenta oom devallant al 



176 K- CARRÉ ALDA0 

Volador, cap al Orco devallava 

Plorant la seva sorl y Sector parlava 

Aixís al mort: — ¡Patrocle! ¿per qué has dit (1) 

Que una sori fcant fatal guarda ma vida? 
¿Qui s,-il) si A.quiles m' ha d' occir á mí, 
O be jo á n' ell? — Y treya desseguida 
La llansa, que clavada en la Ferida, 
Tot afermant el peu, (2) V hi \ a seguí. 

Deixaba al mort tombat boca terrosa 

Y muntava al costat d' Automedont, 
Tenía set de Uuyta mes gloriosa 

Y 'ls cavalls de Peléu, de clin hermosa, (3) 
Entre pols se '1 van dur vers 1' horizont 

Arturo Masrieea. 

Correspondiente en Lérida. 



INFLUENCIA DE LOS CATALANES 



PROGRESO DE LA INDUSTRIA PESQUERA DE GALICIA 

I 

La industria de la pesca y salazón de la sardina es, en Galicia, 
perenne fuente de riqueza y prosperidad. A ella deben su sustento mi- 
llares de almas (1) en las dilatadas costas gallegas que bañan dos ma- 



Orco ab cert mobiment de divagació conegut y expressat peí poeta ab lo verb 
7ZTSCUSV7] que hem tradubit per volador, aixís com hem adoptat lo plorant la seva 
sort en llooh del 8v "ÓTUOV yctoaa. 

(1) Patrocle fa mes que dir; profetisa la mort d' Héctor ab lo expressin 

¡iavieúeat. 

(2) Nostra versió dona una idea molt iacomplerta y confosa del enérgich Xáij 
TCOOC^ác impossible de traduhir mot a mot. 

(S) Propiament eixoa cavalls son SífXa& OWpa, donació, present espléndit 
deis deas A PeU ; u; nosaltres, estenent lo sentit de la metáfora, los anomenam de 
clin ht riñosa, perqué l* Í"¡}.XX en poesía grega significa blanch, brillant, algúns 
oolps. 

(1) Solamente en el puerto de la Cornña pasa de 60 el número de las trainera» des- 
tinadas exclusivamente a la posea de la sardina. Cada (rain* ra es tripulada por diez 
bombres. La pesca del olla-mol (besugo la bacen unos 50 vaporcitos, que se dedican 



INFLUENCIA DE LOS CATALANES EN LA IXDUSTRIA, ETC. 177 

res: el Atlántico y el Cantábrico, mares que parecen incitar á los ribe- 
reños á la explotación de los tesoros que guardan en su seno (2). 

El origen de la pesca de la sardina se picnic en el tiempo. Es de las 
más antiguas y los diversos dominios que pesaron sobre nuestra región, 
concedieron la importancia debida á este ramo de riqueza (3). 



II 

Nada nos dicen las antiguas historias, atentas solamente al relato 
de hechos guerreros y políticos, de la suerte de la industria pesquera. 
Sólo de vez en cuando, y por incidencia, tropezamos con algún dato 
aislado que nos hace comprender lo dificultoso de la vida de la gente 
de mar, que en su lucha por la existencia no sólo tenía que afrontar los 
rigores del Océano sino los no menos terribles del fisco (4). 

Alfonso el Sabio en mal hora si bien reglamentó la pesca en las 
Partidas, tuvo la desdichada ocurrencia, en sus apuros de dinero, de 
acordar el estanco de la sal (5) estancando así el progreso de la pesca 
y dando lugar á más de un pleito y á más de una cuestión, promovidos 



también á la pesca de la merluza (*¡. Si Be agreda al persona' empleado el que se 
ocupa en tierra en fábricas, acarreos, etc., dado los innumerables puertos y ensenadas 
de Galicia, no iserá exagerado ti número de 50 mil familias que se caloula viven de esta 
industria. 

(2) En los siglos XV y XVI nuestros marinos explotiban la pes"a do la ballena. 
Aoosabín al cetáceo entre los caboB Finisterre y Ortegal y procuraban dirigirlo á la 
ría del Burgo (Ooruña , donde acababan con él. Aún no hace mucho se descubrieron 
restos de esqueletos de ballena y existía una inscripción latina en el crucero déla 
iglesia parroquial de aquel lugar, relerente & esta pesca 

TELTAMAuey y Gastón (Francisco): Apuntes para la Historia Comercial de la Coruña. 
— Coruña: imprenta del Noroeste, 1900. 

(t) El nombre actual de una villa pesquera, Cedeira, proviene de Cetaria, que indi- 
ca la industria A que desde muy antiguo pe dedicaron bus habitantes. 

Nuestro distinguido amigo el cronista de la villa ortegiana Don Federico Maci- 
Seira, acaba de descubrir, no ha mucho, en el lugar de Espasante (Cedeira), restos de 
una pesquería fenicia, explotada también por Iob romanos. 

Véase Un interesante bronce por dicho señor, artículo publicado en el «Boletín déla 
Sociedad Española de Excursiones» de Madrid, julio de 190?, á propósito de un Ídolo 
encontrado en 1899 en el riachuelo O ñola, que desemboca eo Espasante, cuyo Ídolo se 
supone fenicio. 

(4) En 11C9, según acredita la ley II, título VIH, libro VII, de la Recopilación 
empezó ¿^resentirse la industria de la pesca á causa de los estatutos opresivos que 
hacían lo? pueblos y que se revocan por aquella disposición. 

(5) Alfonso XI sigue extremando el procedimiento y declara reales las salinas en 
1H86. Felipe II en 1564 les agrega las particulares existentes y en 1686 prohibe se sale 
la pesca oon agua del mar <**) Toda cuanta medida Be turnó posteriormente para 
dulaiíisar la crudeza del impuesto sobre la sal, ya facilitándola en determinadas con- 
diciones para la salazón, ya rebajando su precio con tal objeto, fueron ineficaces, has- 
ta que se llagó al deseado desestanco (Junio, 1869). 



(*} No mencionamos los faluohos y otras embarcaciones menores que se dodican 
indistintamente a toda clase de pesca. 

(**) Ya Juan II en 1409 hiciera lo mismo. 



178 E. CARRÉ ALDAO 

entre pueblos hermanos á quienes el egoísmo de la vida bacía riva- 
les (C>). 

Sólo más adelante la libertad de la pesca decretada por Carlos V (7 
permitió respirar más desahogadamente á nuestros industriales, alcan- 
zando entonces, á pesar de las trabas que la sujetaban todavía, un 
brillante período de prosperidad la industria pesquera de la que nos 
dejó noticias el licenciado Molina en su Descripción del Reino de Ga- 
licia (8). 

Vióse entonces que igual preponderancia que en las armas y las 
letras, tuvieron en España en el siglo xvi su industria y su comer- 
cio (9). ¡Cuan cierto es que las grandezas de la patria á todos benc- 
ñcian! 



(6) Tal sucedió entre la Corana y Betanzos que Be disputaban el privilegio de la 
descarga y venta de la sal. Ganó al fin la Coruña y con fecha 2 de diciembre de 125 "> 
se lo otorgó el rey Alfonso el Sabio. 

(7) El mismo monarca quiso enaltecer la industria pesquera mandando erigir Arj 
Flandes una estatua fll célebre inventor de la conservación déla sardina por medio 
de la prensa cuya industria, modesta en apariencia, valió— según dice un discreto 
economista — a Holanda ó Inglaterra mucho mas que los tesoros de América para Es- 
paña. 

(8) La primera edición de este libro es de 1550 en Mondoñedo. 

El autor, natural de Malaga, lo escribió para vindicar a Galicia del concepto en 
que la tenían (boy aún siguen teniéndola) ciertas gentes. Dice el autor en la Intro- 
ducción: 



Hablar de Galicia, y á quien la sublima 
Alia en otras partes, por burla se toma; 
No hable del Papa quien nunea fué á Roma, 
Del villanage, verdad es que hay grima, 
Pero los buenos, y gente más prima 
Pueden do quier hacer buena raya: 
¿Qué hay en España que aquí no lo haya? 
Y aun faltas hay fuera que aquí no se estima 

(9) La industria pesquera en Galicia llegó á su apogeo. Los famosos gremios d 3 
mareantes prueban el grado do riqueza que producía la pesca 

El de la Coruña. llamado Cofradía de la Vera Cruz ó de la Misericordia, traía su 
origen del siglo x; inndó el monasterio de San Francisco, el Hospital y Capilla de 1 "A 
Angeles, las capillas de Santa Marina en el mar y de la Trinidad en la ciudad vieja y 
en la Pescadería (hoy ciudad nueva) el Hospital y Capilla de San Andrés. 

Cuando el asedio de la ciudad por Drake en 15^3 constaba de 600 vecinos y P' seía 
en el arrabal (Pescadería) 600 casas *i y el Hospital de Santo Andrés, que tenia 160 ca- 
mas con todo su servicio y en él ss reoogieron mas de 400 enfermos del desastre de la 
Invencible. Para la pesca tenía 6 galeones y 100 barcos, propiedai de los cofrades En Ja 
infausta noche del 4 de mayo de 15&9 en que el arrabal cayó en poder de los Ingleses 
todo fué destruido y quemado Murieron defendiendo sus hogares 200 hombres, 50 mu- 
jeres y 20 iiiños- El resto se refugió tras los muros de la ciudad contribuyendo a la de- 
fensa. En una información hecha en 26 de septiembre de 15t9 para demestrar las pér- 
didas de los mareantes se haca oonstar lo anteriormente citado y se agrega: «Iten 
sallen que las mugeres y muchachos de dichos mareantes en el dicho ano asi mismo 



(*) Según la información que citamos «la mayor parte de Ellas muy grandes E 
buenas y muy Bien Edeficadas y con muchos Efectos E aposentos en qne vivían al- 
gunos Hidalgos y gentes oiudadanos de calidad. 



INFLUENCIA DE LOS CATALANES EN LA INDUSTRIA, ETC. I/' 1 

Época esta de poderío para España presto había de pasar. Cuanto 
más se aproxima el sol al meridiano más cerca va estando de su ocaso. 



III 

La industria de la pesca de la sardina, la más generalizada en Ga- 
licia, la que mayor número de brazos mantenía, la que demandaba 
considerables capitales, la que impulsaba y desarrollaba otras indus- 
trias, la que sostenía y daba vida al comercio marítimo, declinó como 
declinó el poderío de España y arrastró la vida miserable que informó 
todos los órdenes de la sociedad española al expirar el siglo xvn y la 
dinastía austríaca (10). 

«Disminuyó el míuiero de nuestros pescadores y se transformaron 
en los más miserables individuos de la Dación» dice Labrada (lt). Los 
reinados sucesivos querían fomentar la agricultura, industria y comer- 



sirvieron a Su Magestad travajaDdo todos los dias en térra plenar ios cubos do la di- 
cha muralla .. y todas laB veces que ahuia asalto de lis henemigos ellas acuiian 
adonde hauia mas peligro .. peleando con cantos y piedras. . y algunas con picas y 
murriores y otras armas ayudando á la defensa y eldia del asalto general fueron de 
mucha ymportancia en la batería y en la mina... y aunque los henemigos mataron en 
la dicha muralla muchas dellas .. no por eso Las dichas perdían El animo antes Se 
mostrauan mayor pasando adelante por las que veyan muertas ..» 

A. Mahtinos Salazar: El Cerco de la Poruña y Mayor Fernández lita. - Tomo núm. £0 
de la Bib. Gall. Coruña, 18t9, págs 49 y siguientes. 
. El de Pontevedra tenia más de 2,000 cofrades, y de él nos dice Molina: o'b. cit: 
Pasado Marin, allí en otra ria 
Kstá Pontevedra, gran contratación 
Y aun de vezinos de más población 
Que en todo este Rejno hallarse podría. 
Aquí se congrega la gran Cofradía 
Que carga navíjs que pasan de ciento, 
De tantos pescados, y mantenimiento 
Que inche otroB Reynos, y al Andalucía. 
Este gremio, según Molina, había año en que sólo de sardina exportaba por valor 
de80,0C0ducaios. 

El mismo con una pequeña parte de sus produstoa edificó la primorosa iglesia de 
Santa María de Pontevedra. 

Otros marineros construyeron la de Santiago de Cangas y fundaron y dotaron su 
colegiata. , 

De otros puertos nos dice Molina qae el de Carril era famoso por sus ostras: Lage 
por el congrio y el ceclol: Cayón por el aceite que extraí* de las ballenas y que en 
San Ciprian (Viocroi y Noya se construían Carabelas en el primero y Navios en el 
segundo. 

(10) En la obra inglesa Los intereses de la Inglaterra mal entendidos en lapresente une. 
rra, escrita en 1702 para que la reiua Aua desistiese do la de España Be hace constar 
que con España era la mayor parte del comercio ingles y entre él figuraba en gran 
escala la pesca. Prueba á qae había quedado reducido este ultimo en la Península. 
Trae dicha obra en Apéndice la de Labrada que citamos en nota siguiente. 

(11) José Lucas Ladrada: ¿Descripción económica del Remo de Galicia por la Junta 
de Gobierno del Keal Consulado de la Corana, su redactor D. 

Secretario del mismo cuerpo. Do orden del Rey. En Ferrol: impta. <ie Lorenzo .los.'- 
Riosgo Montero— 1804— pag. lH-i. 



180 R. CARRÉ ALDAO 

ció y deseando hermanar los intereses de la Armada y de las industrias 
de pesca, fomentando esta, establecen la matrícula de mar (1748) y al 
conceder á los en ella inscritos el monopolio de la [ndnstria pesquera, 
abrieron la puerta á problemas difíciles de resolver entre intereses 
encontrados. -A pesar de estas medidas, más ó menos previsoras del 
Gobierno, continuó la industria pesquera en Galicia en un estado de 
atonía incomprensible, hasta que mediado el siglo xvm había de sufrir 
un cambio radical ¡simo y tomar notable incremento. 

«En electo, se formó la Matrícula de mar, concediéndola el privile- 
gio exclusivo de la pesca; no se ha tenido presente que los privilegios 
sólo animan ft aquellos que son capaces de aprovecharse de ellos y esto 
no podía verificarse en una clase de Vasallos que se hallaba sumergida 
en la miseria, sin crédito, sin recursos y sin auxilio para hacer las an- 
tipaciones que se necesitaban: sujetos por Reglamento á vivir hasta los 
G0 años expuestos a dejar a cada paso su domicilio para trasladarse al 
servicio de los buques déla Armada, sólo se limitaban en lo general a 
pescar por cuenta do armadores que anticipadamente les compraban, 
salaban y vendían los frutos de su industria; vendiendo ellos única- 
mente por cuenta propia algunas partidas de pescado y sin tener otra 
ocupación ni beneficio» f 12). 

En este estado fué en 1750 cuando comenzaron á llegar a nuestras 
playas y á posesionarse de los mejores portos, los industriales catala- 
nes. No poseían mayores conocimientos que los gallegos; pero su espí- 
ritu emprendedor, genio laborioso y prácticas más adelantadas y re- 
productivas les daban insuperables ventajas sobre los naturales del 
país . 

IV 

Anteriormente, en 1746, según vemos por el libro de acuerdos del 
Ayuntamiento de la Corulla, el intendente D. José Aviles, celoso por 
la prosperidad de la provincia (13), solicitaba del Concejo municipal la 
formación de una estadística completa del vecindario y fábricas esta- 
blecidas en toda la provincia, proponiendo al mismo tiempo la creación 
de una compañía de pesca para explotar y utilizar en debida forma 



(12) Labrada: 06. cit. págs. 196 197. 

Contra el primitivo leglamento de la Matrícula de mar que más bien quo favore- 
oer como vemos, perjudicaba á la industria pesquera y aún & la misma Marina, 
olamaban los economistas gallegos Cornide, Caamaúo é Ibáñez quienes pedían la li- 
b3rtad absoluta de la pesca. No lo consiguieron pero al menos se suavizó por la Real 
Ordenanza de Matriculas de Mar de agosto de 1802. Para suplirla eBcasez de marine- 
ría para la pesca, con motivo de la guerra, se autorizó en 1806 la admisión de no ma- 
triculados. 

(13 Galicia entonces estaba dividida en las siete provincias de Mondoñedo, Be- 
tauzos. Coruña, Santiaro, Tny, Orense y Lugo. La provincia déla Corufia era la mas 
pequeña entonces. 



INFLUENCIA DE LOS CATALANES EN LA INDUSTRIA, ETC. 181 

la riqueza inagotable ofrecida por la naturaleza en los mares que bañan 
las costas gallegas. 

No dieron resultado los buenos deseos del celoso intendente entre 
los naturales del país, pues apegados a la rutina, creían más benefi- 
cioso para ellos seguir explotando como hasta el presente á los sencillos 
pescadores, sujetos cada vez más c imposibilitados para fecundas ini- 
ciativas por lo que lejos de ser beneficioso les perjudicaba: el monopolio 
de la pesca á sólo los matriculados. 

Los especuladores del interior que se veían imposibilitados de au- 
mentar ó continuar su negocio por estarles vedada la pesca, y por. la 
disminución de pescadores gallegos que eludían la matrícula por no 
verse sujetos toda la vida á la Armada, parece que determinaron traer 
catalanes para que por cuenta de los comerciantes se dedicasen á las 
industrias del mar. Bien fuera así ó bien iniciativa de los interesados, 
presto los catalanes se posesionaron de toda nuestra costa y fundaron 
entre sí asociaciones para ejercer por su sola cuenta la pesca con el 
auxilio áejavegas, artes, bou ó ron, boliche y otros aparejos usados en 
Levante haciendo competencia á los pescadores gallegos que sólo se 
valían de la rapeta, chinchorro, traíña, cedazo y jeito (14) los cuales en 
muchos casos quedaban reducidos á braceros ó jornaleros de los cata- 
lanes, según decían los competidores de estos últimos, cuando según 
nosotros juzgamos, no era sino cambio de amo y con mayores ventajas 
para los pescadores gallegos pues ahora tenían dos en que escoger, 
para irse con el que mas cuenta les tuviere: el de casa y el foraste- 
ro (15). 



Los naturales del país ó los ya establecidos en él, especialmente los 
que explotaban las necesidades de los pescadores, no pudieron, no 
supieron ó no quisieron contrarrestar la actividad y espíritu empren- 
dedor de los catalanes que venían á hacerles una concurrencia formi- 
dable, pues á la vez eran pescadores y salazoneros, y al poco tiempo 
en mano de estos últimos puede decirse que quedó teda la explotación 
pesquera. Sólo alguno que otro del país, de espíritu más abierto, imitó ó 



(11) Para la descripción délos aparejos do unes y otros pueden verse: 

Joseph CnnNIDE: Ensayo para una historia de los ¡teces y otras producciones marinas 
de la costa de Galicia... con nn tratado de diversas pescas, redes ;/ aparejos con <¡ue se 
practican. Madrid. Benito Cano, 178S. 

Aktuniu SÁÑEZ Heguart: Diccionario historien de la, pesca, i tomos. Madrid, 1761. 

ilb) listos podían sin inconveniente ejercer la pesca pues aún cuando matrioula- 
d. s-en aparienoia ó no -venían provistos do licencias temporales de su departamen- 
to, y aún cuando no las renovasen, estaban ex«eptuados dul servioio do la Armada, 
lo que constituía un privilegio y les permitía consagrarse con ahinco a labrarse una 
fortuna. A los gallegos no les era fácil, pues á lo ni-jor los sorprendía ol llamamiento 
de la marina. 



182 E. CARRÉ ALDAO 

sobrepujó aunque 6¡n mayores resultados K. á los que de lucra ve- 
nían á darles el ejemplo. 

101 progreso y la rutina n pelen: la lucha era inevitable y surgió; 
pero fuera de los perjuicios personales á un estado de cosas que existía 
creado de otras, ningún daño oeasionó al país, antes al contrarió. Al 
cambiar de mano la industria li bles ventajas para el país 

que la vio así crecer nuevamente y tomar tal incremento y desarrollo 
que echando profundas raíces, fué manantial de riqueza y bienestar é 
hizo 'Ir Galicia el primer pueblo pesquero de la península. 



VI 

Largas y porfiadas contiendas y más de un con nieto produjeron las 
discusiones entre los que con su vigoroso empuje contrarrestaban la 

rutina y pasividad de los naturales del país. 

La falta de capital en los industriosos catalanes la suplían el trabajo 
y el ingenio. Encontraron por decirlo así un país virgen del negocio y 
con unos mares que hervían en pescado y tan pronto estuvieron en 
condiciones trabajaron sólo para ellos. 

Así no es de extrañar que los nuevos explotadores, cuidando solo 
de su crédito industrial y atentos al negocio, pudiesen enriquecerse 
brevemente y aumentar y mejorar los medios de su industria, susti- 
tuyendo las primitivas tinas de madera por vastas pilas de sillería y 
haciendo de las humildes casas y fábricas formadas de tablas de pino, 
grandes y hermosas fábricas y almacenes. 

También se diferenciaban los catalanes de los pallemos tanto como 
en el modo empleado para la pesca en la forma y manera de la prepa- 
ración y salazón del pescado. 

Más que este último procedimiento que si daba mayor cantidad de 
saín grasa) hacía la pesca menos sabrosa, pues muchos preferían la 
sardina blanca ó cachada á la gallega ó la pn nsada por e] método ca- 
talán, lo que agravaba el conflicto, el verdadero caballo de batalla, era 
no sólo el arte ó red llamado bou (que se prohibió seguidamente en es- 
tas rías) sino la jabí ga red barredera que obraba á semejanza del bou y 
arrastraba y exterminaba la cría (17). 



(16) Don Jerónimo Hijosa, vecino de 1» Coruña, trató de est blecer en la ria da 
Arosa jor los años 1770 una explotación salazonera al estilo de Termnova. Hizo \ enir 
para dirigirla á un vascongado ejercitado por luengos años en aquella industria Por 
no ser época para la pesca del abadejo, se dedicó á salar merluzis. En una semana 
preparó 60 quintales y si hubiera conocido mejor los lugares de pesca, hubiera podido 
salar liHstn. 200 quintales por scinan a, por no ser inferior la ab andancia en es tas costas 
á la del bacalao en Terrauova. No dio resultado el intento por la oposición que en- 
contró. 

(17) CoRNiDEeu la M- noria que citamos más adelante trae en el Apéndice VI 11 la 
descripción de ambos métodos y un cuadro comparativo de que en 100 millares de 



INFLUENCJA LE LOS CATALANES EN LA INDUSTKLA, ETC. 183 



VIL 

Durante muchos años se sucedieron haciéndose interminables las 
cuestiones y reclamaciones contra los catalanes; pero tenaces y enér- 
gicos sostuvieron su cansa. Experimentos, informaciones y peticiones 
de nuestras ciudades y villas pesqueras y hasta del interior de la región 
y Sociedades económicas y otras análogas no producían sino encontra- 
das informaciones y disposiciones oficiales (18). 

Por fin se hicieron tan fuertes y seguidas las quejas de los ga- 
llegos que movieron al Key Carlos III á prestar atención á sus recla- 
maciones. 

En 1766 se comunicó al ministro de marina D. Francisco Javier 
García y Sarmiento, hermano del famoso escritor Fr. Martín, para que 
pusiese remedio al mal que decían los gallegos pesaba sobre el país de 
quedar aniquilado para siempre el importante ramo de la pesca (19). 

Dictóse entonces la Real Ordenanza de 1768 para la provincia de 
Pontevedra que habían de observar los marineros matriculados natu- 
rales y forasteros de otras provincias de España, en vista de los infor- 
mes dados por los subdelegados y algunos marineros ancianos prác- 
ticos é inteligentes en la pesca, pero ni aún así se apaciguaron los 
ánimos y la contienda surgió más viva. 



VIII 

Oponían como argumento los catalanes que si jábega y bou eran 
perjudiciales no menos terrible era el jeito que por dicha Ordenanza 
(9 de abril) se había declarado en su artículo 5.° «el mejor y más útil 
instrumento para pescar sardina, de cuantos hasta ahora se conocen» 



sardina cuestan ambos procedimientos habiendo un bantficio mayor en el cátala j de 
unos 250 reales. 

(18) Creemos— y nos lo prueba lo contradictorio de los informes— que en esas luchas 
hubo— como sucede hoy entre traineros y .¡fileros— la enemiga delegiUmi do aquellos 
que sin los riesgos qua da la lucha oon el mar, explotaban la ianoraucia y pobreza 
de los que arriesgaban su vida para ganar un misero sustento. No 'iay esas luchas en 
donde el interés de todos es igual y tienen idénticas ventajas los que ¡e lanzan al 
mar y los que los envían. 

(19) Siempre ha sido eBte el pretexto. Aún hoy se utiliza , Lo infaodado de él se ve 
ahora como se verá más tarde. Lejos de decrecer, aumentan lasinduat ias del productu 
del mar. Podrá ser un inconveniente la pesca en to. lo tiempo; limite a, pero cala mas. 
Cualquiera otra medida seria como si porque haya quien utilice pora la taza armas 
primitivfls 60 piivase el ubo de las modernas. 

Más que á los melios de pesca á otras causas dobe de obedecer la esisaBez de sar- 
dina que se nota de tiempo en tiempo. 



184 1¿. CARRÉ VLDAO 

aun cuando se contaba el ücui[io de su empleo de 1." de junio á fines 
de febrero (20). 

No estaba lodo el mal en los aparejos usados: otras eran las causas, 
y así lo demostraron los catalanes persistiendo en su empresa y Buje - 
tandose más ó menos á lo dispuesto. 

En electo: si se estudian con detenimiento las Ordenanzas do 1768, 
se verá que entrañan el deseo de favorecer y Comentar la industria 
salazonera, fuerte de los catalanes, dispensando protección y amparo 
á los que á ella se dedicaban; pero un historiador gallego, algo im- 
parcial, dice: «que fué falseada, y desde entonces en proporción que 
se destruía la pesca, las ayudantías de puerto y empresarios catala- 
nes se enriquecieron de un modo prodigioso, resultando los marineros 
gallegos pobres y transformados en esclavos de estos nuevos seño- 
res» (21). 

IX 

El problema económico surgía en nuestra industria pesquera entre 
unos y otros procedimientos, y á una cuestión pura y exclusiva de in 
dustria se le daba un carácter marcadamente social. 

La multitud inconsciente se movía impulsada por ajenos intereses 
contra esa innovación industrial. Formaban al lado de los desherc- 
dados de la fortuna, y eran los que más fuertemente los agitaban, 
modestos industriales y empresas más en grande de carácter colecti 
vo, que con aparejos de mayor producción obtenían mayor producto, 
sin que tuviesen los inconvenientes de la devastación atribuida á los 
otros (22). Todos formaban contra el que juzgaban enemigo común. 



(20) La razón que asistía a los catalanes la liemos visto en las reclamaciones pos 
teriores y que aun dnran hoy sobre el uso del jeito. 

(21) Bemto VictTTO: llistoria de Galicia, tomo VII, Ferrol, 187a, pSg. 2B5 

Era natural que se protegiese á la salazón, no sólo por el interés que demand i 
toda industria, sino porque al mismo tiempo que te coitaba la importación de o'traB 
nacionet, el método empleado por los catalanes oonsumia mayor cantidad de sal, lo 
que beneficiaba al Erario público. 

(22) Nos referimos al Cerco real ó Cedazo, empleado antiguamente en Pontevedra 
y en uso en la Coruña. Duraron hasta lfe9b ó 99. Tenían sus Ordenanzas especiales. La 
de Pontevedra, extractada de otra más antigua, se aprobó en 12 mayo 1750 La de la 
Coruña es de 5 junio 1769 (*) Dieron lugar á gran les cuestiones en el siglo xvu entre 
los pesoadores de la Corana y los de las rías limítrofes, la intrusión de estos últimos 
en el puerto. Verdaderas batallas se libraban entre los contendientes basta que se 
sentenció el pleito a favor de los coruñeses en 18 de marzo de 1689 

Inseito ol pleito en el Apéndice 18. Tbltamaucy y Gastón. Apunte» rara la Historia 
Comercial de la Coruña. obra ya citada, pag. 681 y siguiontes. 

Como se ve las luchas entre los pesoadores en Galicia no neoesitaron de que vi- 
niesen los catalanes a establecerse en sus costas p ira que las hubiese. Esto nos piue- 

(*) Vétse: Ordenanzas de Pesca para las provincias de Pontevedra y Coruña 
y E. D. de 15 de marzo del corriente año, sobre la pesoa de sardina en las costas de 
Galicia. Madrid: imprenta La Publicidad, 1830. 



INFLUENCIA DE LOS CATALANES EN LA INDUSTRIA, ETC. 185 

Dieron por fin nuevo resultado las reclamaciones siempre perma- 
nentes de los que lastimados en sus intereses, pretextaban el perjuicio 
para el país. El gobierno no podía permanecer indiferente á las más ó 
menos fundadas quejas de los que enconados por la pasión, más de 
una vez dieron suelta á sus ¡ras desoyendo la voz de la razón y lie 
gando hasta el crimen (23). 

Con sombríos colores descríbennos nuestros escritores á los nuevos 
tiranos, como ellos llaman á los catalanes (24) Ilácennos verlos «co- 
mo trastornadores del comercio de Galicia, á cuyos pescadores deja- 
ban en una situación precaria, abusando de su sencillez, empeñándolos 
en contratos ruinosos, y viciándolos y fomentando su ociosidad al 
adelantarles en vino y aguardiente el importe de su futuro tra- 
bajo» (25). 

Apasionadas nos parecen estas frases del ilustre economista coru- 
ñés Cornide, y creemos estas apreciaciones hijas de su buena fe, sin 
comprender que dejarse llevar de la pasión no es lo más acertado. 

Nombrado por su ciudad natal, el Sr. Cornide, para informar en la 
Junta que por R. D. de 12 de febrero de 1774 (26), se mandó constituir 
para que terminasen las diferencias entie catalanes y gallegos, escri- 
bió la Memoria cuyo es el párrafo que dejamos transcrito. 

Comienza su trabajo -que por su importancia merecía ser más co- 
nocido - diciendo que: «Hace como unos veinte años, que toda la costa 
de Galicia está en espectación de la suerte que tendrán los catalanes 
establecidos en sus Puertos, y empeñados en hacer la pesca de sardina 
con. las redes llamadas jábegas, que se empezaron á ver en nuestras 
rías desde el de 50, y á cuyo uso se opusieron desde luego los natura- 
les, notándolas por destructoras de la pesca, siendo la incertidumbre 
del éxito, remora poderosa á los progresos de la pesca». 

Sigue estudiando el asunto y haciendo atinadas consideraciones 
económicas é históricas, y concluye pidiendo que se ponga remedio al 



ba una vez más qu * las cuestiones 33 promueven, antes que por otras causas, por la 
concurrencia que se le hace al que pacificamente explota el negocio. 

{2'6) En algunos puntos asaltaron y quemaron fábrioas y destrozaron embarca- 
ciones y aparejos, malhiriendo a los dueños 

En nuestras días hemos visto entre los partidarios del jeito y de la traíña que Be 
llegó por los primorosa iguales extremos £egún nuestra humilde opiíiión la traíña 
es la libertad y el jeito la esclavitud, pues a los de ostearte les adelantan el importe 
de sus futuras ganancias; ein embargo unos y otros culpan ásus respectivas artes de 
que acaban coa la pesca. Lo que deoian antes de los catalanes. 

(24) Carta de Fray Martin Sarmiento á D. Joiómmo de Hijo: a, el vecino de la Co 
ruña que intentó la salazón del abadejo Tiene fecha ¿S de noviembre de 1770. Inserta 
la CoiiNiui-: en la Obra que cnamos en la nota siguiente. Dice Sarmiento: «Y más aho- 
ra que están padecien lo las ti.-anías de los que inun.iaron la Galicia, para arrasar las 
semillae de la pesca y lo peor es algunos galleaos espúreos be han puesto de parto de 
los tiranos». 

(.25* Joski'k Coknidk: Memoria sobrt la pesca <<< sardina - n las costas de Galicia . Ma- 
drid Joacbim Ibarra, 1774, rág 60. 

(26) Ya se constitu> ora otra on 1772, pero solo prohibiera ol bou, 

ÍUUJ —13 



136 B, CARRÉ ALDAO 

mal, que se prohiba l&jdbega (27) y que se cree un Montepío de Pesca' 
dores para proceder á La salazón en Galicia por el método empleado en 
Terranova. 

X 

Dieron al fin resultado las continuadas reclamaciones «le nuestros 
pescadores quienes por boca do Comido dicen que la escasez de sar- 
dina en 1770 en Sada se atribuye «á que los catalanes establecidos con 
sus almacenos en Fontán y Zirro, derramaban las aguas conque lava- 
ban su sardina en la Ribera, y que mezclada con las marítimas las in- 
fectaba: de modo que obligaba la sardina á que se separase de la 
costa: por cuya razón se les sujetó á formar sumideros en Fontán y á 
deshacer el Almacén do Zirro, por hallarse muy avanzado en la 

ría» (28). 

También dice que dudaba fuesen matriculados y que las licencias 
que mostraban de otros departamentos, con las que se excusaban de 
los servicios de la armada, les creía supuestas, pues de ser tales ver- 
daderos matriculados no debían desconocer las leyes de mar á que fal 
taban con frecuencia. 

Igualmente agrega que muchos catalanes después de agotada la 
sardina en algunos puntos de Galicia pasaron al Algarbe y estableció 
ron una pesquería con una poderosa compañía y desde allí seguían 
haciendo la competencia á los gallegos, pero que los portugueses pe- 
dían la sardina gallega, que no podía servírseles (29). 



XI 

Pudieron al iin respirar los gallegos, pues vieron logrados sus de- 
seos. En 29 de julio de 17S7 el Inspector General de Matricula U. Luís 
Muñoz de Guzmán, prohibió el uso de la tan debatida jábega porque 
«arruina toda otra Pesca y sólo aprovecha á los pocos armadores que 
las usan para beneficio de los extraños y no de la Provincia, que con 
pocos pescados está servida, y por tanto es contra ellos» (30), y aun 



C¿¡) Fr. Martín Sarmiento y Cornide eran enemigos declarados del empleo (lela 
,i/ ../ 1. En cambio Iañez Reguart la consideraba inestimable. 

(28) Nota de la pag 2S de Ib citada Men oria Esta nos parare la queja mas funda 
da. La Comisión de dipútalos a Cortes nombrada por R O. de 13 mayo ISIS, parain- 
í'ormpr fcobre las causas de Asombrosa escasez de sardina, experimentada de¿de años 
atrás, también se atribuj e una de ellas a las fábricas de las costas. Kner de 1850. 

(2M) Véame dos Carta? que trae en 1 >8 Apéndices de la misma obra 

[90) He abi el nal i de la cuestión. Convenía pesoar poco para .|ue los precios fue- 
sen subidos y baoer su negocio los especulad >res. Lo importante erau ellos; el que el 
publico tuviese que pazar caro bí quería eomur pescado les tenía sin cuidado. No que 
rían Be dieBe otra vtz el caso de que <el Administrador de la Alcabala de Vigo prohi 



INFLUENCIA DE LOS CATALANES EN LA INDUSTRIA, ETC. 187 

cuando se reconoce que él jeito «estropea la sardina que se recoge con 
él enmallándola y así la lastima y no sirve para el comercio-, y que 
aballando ó alborotando el mar a golpes se ausenta el pez y asustado 
no repite la venida» se autoriza su empleo limitándolo a 150 mallas y 
recomendando que no se valce ni golpee en manera alguna el mar. 

Los sencillos pescadores gallegos no comprendían más y se dieron 
por satisfechos con la resolución; pero el negocio siguió en manos ca- 
talanas y no echaban de ver que estas diferencias de unos y otros re- 
dundaban siempre en su perjuicio, pues aislados, sin asociarse entre 
sí como hicieron más adelante, entre dos fuerzas que los solicitaban, 
lejos de permanecer neutrales ó inclinarse al lado más conveniente 
para ellos, hacían causa común con sus explotadores de antiguo (31) 

XII 

Equivocáronse los que creían que prohibida la jábega, la concu- 
rrencia de los catalanes desaparecería. Estos siguieron y lograron uti- 
lizando las artes permitidas conservar su hegemonía en la industria 
pesquera, quede día en día progresaba. 

Los nobles y patrióticos deseos de Cornide hacia los humildes se 
vieron realizados, y en 6 de noviembre de 1775 se aprobó el estableci- 



biese ó coartase la pesca porque envi'ecido por la desmedí la abundancia el valor, se 
resentía la renta de su cargo>, según vemos en Cornide. Obra citada, página* 
50 á 52 

Igualmente vemos abora que a los vapores extranjeros que hacen la pesca fuera 
de aguas jurisdiccionales se les hace cruda guerra, pues su modo de pescar abarata el 
producto. Merluza que dan ellos por una peseta, cuesta generalmente cuatro pesetas 

CSl, A redimirlos tendía con su proyecto de Montepío^ Cornide. Como veremos su • 
generosos osíuerzos nada pudieruu contra la general apatía* 

Mientras los humildes permanezcan sin solidaridad entre t í, fácilmente serán ex • 
plotados A los industriales establecidos en Galicia no les convenía que viniesen 
otros, no sólo á. hacerles la concurrencia; sino a enseñar a los pobres, que uniéndose 
podrían mejorar su suerte El caso de los catalanes que llegaban sin capit «les y por 
la ulíó.i entre si, presto se enriquecían; les hacía ver que su reinado pronto con- 
cluiría si tenían imitadores ei el país. Les convenía ser ellos boIos, adelantarles a 
los iufelioes pescaderos cantidades, convenir con ellos un precio dado de antemano y 
que después la pesca fu-ra escala. Ellos hacían su necocio *tsí ganando por el subido 
valor de la pesca que tenían ellos comprado abajos precioB. En sus quejas achaca- 
ban a los forasteros, lo que ellos hacían. Olvidaban— y esto hay que tenerlo presen- 
te— que los catalanes eran a la vez pescadores y salazoneros, y que a quienes princi- 
palmente tenía cuenta que los pescadores tuesen sólo pescadores era á quienes 
sólo se dedicaba i a la salazón. 

Los salazoneros que por su cuenta costeaban embarcaciones, aparejos y gente 
para la pesca no obtenían resultado y so arruinaban muchas veces Conveníales más 
que les viniesen a ofrecer la mercancía y auu había alguno poco escrupuloso que la 
tomaba de lo* que hací*n la pesca por cuenta ajena La impía frase bicnex del cata- 
/(inexpresiva de toda propiedad irrespetable j que puedo defi audarse á mansalva, 
podía aplicarse frecuentemente en muchos casos, pues algunos industriales cata- 
lanes se dedicaban solamente á la salazón y teaían agentes asalariados para la 
pesca. 



188 lí. CARRÉ .U.i'AO 

miento en Santiago del Montt pío para Pescadores, liara conseguir cuín' 
otros, el que en Galicia se ejerciera In salazón según el método practi- 
cado en Tcrranova. 

Comenzó á. funcionar el Montepío, so hicieron venir pescadores 
vascos do reconocida competencia, se facilitaron fondos, pero ni el 
Montepío ni el establecimiento de la lieal Compañía Marítima, creada 
por Real Cédula de 19 de septiembre de L789 para fomentar la pesca 
en las costas de España y América, dieron resultado por »la nula ad- 
hesión <lo los nuestros .i sus antiguas prácticas, que hizo vanos los es 
fuerzos que hicieron los vascos para instruirlos) (32). 



Xlli 

Desdi' el arribo ,í nuestras cosías de la colunia, catalana, lia. pasado 
ya suficiente tiempo Ahora, desprovistos do tuda pasión, podemos 
juzgar con más acierto y con la frialdad del raciocinio apreciar las 
ventajas inmensas que para Galicia tuvo la. que podemos llamar coló 
nización catalana 

Si los que en (¡alicia vivían de los productos del litoral, hicieron 
cruda guerra á los innovadores forasteros que venían á hacerles ruda 
competencia, lo cierto es que éstos se ingeniaron y la suerte les fué 
tan propicia que poco á poco se fueron haciendo dueños, para bien del 
país, de su industria pesquera é hicieron entrar por el nuevo carril de 
la explotación de la pesca á todos aquellos que de bueno ó mal grado 
no se sujetaban A los fomentadores catalanes. Así toda producción fué 
absorbida y cayó cu mano del comanditario Fomento, dándole un 
vuelo y proporción que el esfuerzo aislado no hubiera podido con- 
seguir. 

Si en sus comienzos los nuevos procedimientos de les industriosos 
catalanes obligaron á que algunos gallegos tuvieran que expatriarse 
para ganar el sustento (:i.'i) no debemos extrañarlo. No por el interés 
particular ó personal debe detenerse el progreso del mundo, y si así 
no fuese no hubiéramos llegado al grado de adelanto actual. 

Frente á los medios limitados se presentó el poderoso espíritu de 



(32) Ladrada: Obra citada, pág. 167. 

También otro economista, coetáneo de la fundación del Montepío nos dice: •. . la 
utilidad de la pesca redunda en beneficio de la industria catalana, y aunque nuestro 
monarca por nn efecto de su paternal amor tiene mandado qne Be de para toda cuanta 
sal se pida, justificando ser para la salazón, y dando los bonos correspondientes con 
la gracia especial de pagarlo después ocho reales menos, en fanega,. . con todo oso 
esas miserables gentes nuaua llegaron a aprovecharse de este Montepío, porgue sacri- 
ficando inmediatamo.ite aquello pono que han ganado por haber de mantener des- 
pués a sus familias, se ven obligados A pedir prestado a los oabalanes». 

Laiuukia: Memorias Politicaty Económica» de Esparta, Tomo 43 -Madrid, 1795. 

(33) Oornioe. Obra citad», pág. 57. 



LOS PANTEONES REALES DE SANTAS CRUCES 1S Q 

asociación que empleando los brazos antes aislados, en el provecho 
común á todos, dio gran impulso ;Vla industria pesquera. 



XIV 

Volvieron otra vez, gracias á los que Comido llama los Holandeses 
del Mediodía, los buenos tiempos (34) y nuestras fábricas de salazón, 
desterraron de España los productos similares que importaba de In- 
glaterra, y abrió para su mercado los puertos de Italia, Francia y 
otros países llegando hasta introducir su sasis en el Reino Unido (35). 

Y todo fué debido al emprendedor y activo genio catalán (3G). Ojalá 
por todos y en todas las esferas de la producción, tuviese dignos imita- 
dores esa raza trabajado a Otra sería la suerte de España, cuya gran 
parte de población parece molestarse al ver el deseo de progreso y 
ansia de trabajo de la otra parte, que contrasta con la pereza musul- 
mana cu que tan á gusto parecen encontrarse muchos 

Ecgenio Cauré Aldao 

Correspondiente en Corana 



LOS PANTEONES REALES DE SANTAS CRUCES 



Después de la Monografía de Don Teodoro Creus y la Iconografía 
de Carderera no puede decirse gran cosa nueva respecto k los suntuo- 
sos y magníficos sepulcros de Pedro III y Jaime II y de los artísticos 
templetes que los cobijan. 

Pero aunque no sean siempre datos completamente nuevos los que 
se ofrezcan á los historiadores del arte en España, los que, como yo, no 
somos conocedores de la materia, debemos ponerles á la vista lo que la 
buena suerte nos depare, á fin de que puedan en su día aprovecharse 
de lo que otros hallaron y no supieron utilizar. 

Por esto publico los tres documentos que vienen á continuación: 
el I además de confirmar al pintor Andrés de Torre como autor del po- 



(84) En 1774 ya figuran en el Censo, 12.298 entre marineros y percadores en 
Galicia. 

(35) Véase: Joaquín Díaz de Eab GO: La industria de la pesca en (latiría: estudio 
sociológico. Santiago, 1885. 

(■■16) Es grandH en Galicia el número de apellido-) catalanes Vemoi boy figurar los 
de los descendientes de aquellos emprendedores in lustriales en opulentas familias 
gallegas y ocupando distinguidos pn asto t en la industria, las ciencias y las artes. 

Entre los apellidos que recordamos citaremos los de l'ampdesuner — (¡arriba — Ba- 
tista -Sastre -Ka bregas — Do meneen — Pulí — Oarró — M añadí — Puig — H ñingas— Dalmau 
— \adal — Baldriob -Borrell — Maristany — Llorons — Matóns y otros. 



190 A. IjIMIÍXKZ soi.kk 

licromado del templete del mausoleo de Pedro III, consigna que en 
aquel tiempo se construía el refectorio de dicho Monasterio; es intere- 
sante también por otros conceptos, como '•! de] juicio que al abad me 
recia el decorado «satis laudabile» y su en encia de no ser muy dura- 
dejo «dum modo durabile sit» enfrente de la enérgica afirmación del 
artista «perpetuo duraturum >. Parece deducirse de este documento que 
el policromado se daba por segunda vez: «magister asserit perpetuo 
duraturum quasi nullum opus prius erat secundum quod postea apare- 
hit», ¿tic haría esto por haberse horrado el primero ó por hacer ahora 
el mismo Andrés de Torres el policromado de los dos templetes? 

Los dos documentos puestos en II lugar guardan relación con (-1 
publicado por Carderera y lo completan. 

El número III aunque el más corto es el más interesante y lo creo 
completamente inédito: en el se halla consignado el nombre del escultor 
que trabajó la tumba de Jaime II y por consiguiente el autor de las 
estatuas yacentes de Jaime II y de su esposa Doña Blanca; pagáronle 
por este trabajo ocho mil sueldos, unas seis mil pesetas de nuestra mo- 
neda, que cobró en tandas de ciento treinta y cien sueldos. 

A. G. S. 

I 

Illustrissimo ac magnifico dañino et potenti citra Deum super om- 
nia metueñdo Domino 'Jacobo Dei gratia Aragonum el Valencie Regi 
Comitique Rarchinonc ac sánete Romane Ecclcsie vexillario admiro ■ 
et capitaneo generali. Suus humilis famulus indignusque Capel lanus 
Erater Bernardus Abbas de Sanctis Crueibus semetipsum ad pedum 
suorum oscula inclinatum. Significo domine vestre regie Maiestati ma- 
gistrum Andream de Turri pictorem civem ilerdensem in opere picture 
quod per eum fieri mandastis super sepulcro excelentissime recorda- 
tiouis domini regís vestri strenuissimi genitoris egregie incepisse. Ita 
quod quasdam ex illis crueibus que suut ipsius tumuli testitudiui su- 
perstantes tam auro subtili ingenio superposito quam alus diversis co- 
loribus ad hoc pertinentibus insertis artmcialitet et impresia aparencia 
satis lauda bilí decoravit; et videtur quod si modo simili continuare et 
perficere poterit ipsum opus dum modo durabile sid quod ipse magister 
asserit perpetuo duraturum quasi nullum opus prius erat secundum 
quod postea aparebil el cuilibet intuenti manifesté videbitur quantum 
perpendi potest nobilissima sepultura Set quia monasterium in suis 
angustiis et necessitatibus non habel ad cuius misericordiam nisi Dei 
et veslram recurren- valeat eonfidenter. Idcirco vestre regie providen- 
cia celsitudo non ignorat ipsum monasterium propter sterilitatem anno- 
rum proxime preteritorum el propter multas expensas extraordinarias 
quas faceré ipsum oportuit multis est debitis obligatam sic quod nedum 



LOS PANTEONES REALES DE SANTAS CRUCES 191 

salaria ñeque etiam victualia artiflcibus vel alus neeessariis operariis 
pro operibus antedictís et alus que in monasterio fleri mandastis valet 
eoraode ministrare nec in expensis ordinariis singulis annis faeiendis 
potest sufieere sibi ipsi; assignare igitur dignetuí' vestra piissime cle- 
mencie altitudo ad laudem et honorem Dei et ad salutem anime vestre 
et prefati vestri inclitissimi genitoris in aliquo loco idóneo unde secure 
haberi possint redditus aliquos annuales in ea que vobis placuerit quan- 
titate ex quibus tam opus picture predicte quam refectorii quod nos 
incipere precepistis perftci valeat et laudabiliter consuman Meminisse 
potest vestra regia excellencia quando incipi mandavit refectorium 
antedictum promissis mille morabatinis ad ipsum incoandum et vestri 
gratia jam solutis et in eodem opere et non in aliquo alio per nos ex- 
pensiis quod aliquam assignationem ex cuius auxilio consumaretur 
vestra regalis largifluencia faceré ordinaret quod fiet quando vestri 
fucrit beneplacitum et voluntas. Exaltet vos altissimus regnorum con- 
tinuis incrementis cura vite prospere longitudine ad sui servicium et 
honorem. 

(Cartas reales, número 1381). 

II 

Jacobus etc. Venerabili ac religioso viro fratri Petro Abbati Monas- 
terii Sanctarum Crucium etc. Noveritis nos vidisse quandam litteram 
per vos missam monachis et fratribus vestri Monasterii existentibus in 
domo nostra et attentis verbis de quibus eis scripsistis signifleamus 
vobis quod super assignatione de qua eis scripsistis ut facerent verbum 
nobis taliter ondinabimus cum fuerimus in partibus Catalonic ad quas 
in brevi iré proponimus Deo dante quod de assignatione ipsa plene 
providebitur monasterio supradicto. Super eo vero quod scripsistis eis 
quod similiter verbum facerent nobis si provideretur in Monasterio 
vestro Petro de Pcnnafracta lapicide Ilerde qui ibi vencrat pro sepul- 
turis faeiendis signitteamus vobis quod intentioni nostre est quod dicte 
sepulture fiant ab apposito sepulture illustrissimi dominí Regis Petri 
inclite recordationis patris nostri videlicet in alio latere ecclesie et 
quod fiant intus unum tabernaculum et quod ipsum tabernaculum fíat 
ad modum et formam et ad easdem mensuras quibus tabernaculum 
sepulture dicti domini Regis Petri patris nostri fuit et est constructum. 
Sicque vos ipsos sepulturas fieri ac construí faciatis. Et dicto Petro de 
Penafracta et operariis qui ibi cum eo fuerint ex hac causa provideatis 
et faciatis provideri in victualibus in vestro Monasterio quia nos de 
eorum salario eis satisfieri faciemus. Data Calatayubii XVII K. febroa- 
rii anno Domini MCCCXII. 

Jacobus etc. fideli suo Petro de Pennafracta civi Ilerde etc. Signifl- 
eamus vobis quod per litteram missam per vencrabilem et religiosuin 
abbatem Monasterii Sanctorum Crucium monachis et fratribus ipsius 



192 |. MIRET y SAXS 

monasterii existentibu9 in domo nostra inteleximus quod nos yeneratis 
.•ni ipsum monasterium pro construcndis tumulis ibidem quos manda- 
veramus constrai ¡n eodern el ¡nquirebatis -i provideretur vobis d ope- 
raras qui ibi... 

... vid ii;il imii . Sieque nos scribimus . ¡n dicto Manastcrio in neces- 
sariis vestris. Quare volumus ac vobis dicimus el mandamus quatenus 
incontinenti eatis ad dictum monasterium cuín nperariis necessariis ad 
dictes túmulos construendos et ad construccionem... intendatis eosque 
faciatis et conetruatis prout dictus abbas qui informationem habet a 
nobis vos .. informandum. Ipse cnim abbas providebit vobis et opera- 
ras qui vobiscum ibi fucrint in victualibus et nos tam vobis quam ip- 
suin... niandaliiiims satislicii de salario cmnpetenti. Et missimus jam 
procolumpnis .. Gerumdam (pías opportunis temporibus habere pote- 
tertis ad constractionem tumulorum predictorum et esl Lntentioni nostre 
quod fiant sub uno tabernáculo quod construí volumus ad modum et 
fonnam et ad eosdem mensuras quibus constructum esl tabernaculum 
scpuliuri' illusii'issimi domini Regís Petri Ínclito recordationi patria 
nostri prout dictus abbas vos do his duxerit informandum. Datum Ca- 
latayubii \*1I K. febroerii auno Domini MCCCXII. 

(R. 240 f. 133). 

III 

Solvistis... magistro Petro de Bonhuyl in solutum illorum octo mil- 
lium sol. Barch. que nos sibi dan promiseramus ratione tumbe sive se- 
pulturo quam debet lacere ad opus nostri in Monasterio Sanctarnm 
Orucium centum trigintusol. 

(R. 299 f. 28). 

En el mismo Reg. f. 40 hay otra nota de cien sueldos «pro salario 
suo sepulcrorum quefacit .. ad opus nostri et .. domine Regine». 



RAAÓN DE AELANY 

Embajador de Alfonso rv en la Corte de Francia 



Entre los asuntos de orden exterior que dejó pendientes el rey Jai- 
me II de Aragón, al morir, en noviembre de 1327, se contaba la recla- 
mación formulada por unos mercaderes franceses y apoyada por su 
soberano Carlos el Hermosa, por haber sido conliscadas ó expropiadas 
sus mercancías por el almirante de la armada catalano aragonesa en 
Cerdefia. «En lo temps quel noble en Francesch CarroQ lauors (año 



RAMÓN DE ME LAN Y 193 

1323) nlmirall del senyor Rey tenía asegat lo castell de Caller, com el 
comu de Pisa agües tremesa gran orinada de gens ab viandes et ab 
altres coses, les quals volien metre en lo dit L'astell, et lo dit almirall 
volent acó contrestar et no agües moneda en aquella sao ab quel se 
pogues aparellar no contrestar a la armada de sus dita deis enemichs 
nostres, conyenchli que per gran ñeceísitat et restauraeió de la dita 
ylla, com de nuil altra part non pogues auer, hac a pendre de les 
mercaderies et coses qui eren en una cocha (buque di- mucha cabida) 
deis sotsmesos del dit Senyor Rey de Franca, la qual munta a certa 
quantitat ab totes les mesions et despeses fetes per los dits mercaders, 
segons que apar per cartes daquen fets entre lo dit Senyor Rey en 
Jacme de bona memoria et els mercaders et procuradors deis altres 
mercaders de qui eren les dites coses et mercaderies... (1).» Jaime II 
dejó de satisfacer las indemnizaciones convenidas porque dichos mer- 
caderes no cumplían varios pactos; pero, su hijo y sucesor Alfonso IV 
ya cuidó á los pocos días de ceñir la corona, de enviar un embajador 
al rey de Francia para solucionar este y otros más importantes asun- 
tos, temeroso de no romper las buenas relaciones con aquella corte. 
Este enviado especial fué Ramón de Melany, caballero oriundo del 
condado de Besalú y consejero muy apreciado del rey Alfonso. 

El asunto más urgente y peligroso que motivaba el viaje do Ramón 
de Melany era la invasión del condado de Pallara por gentes gasconas 
á sueldo de Roger de Comenge, quien continuaba sosteniendo antiguas 
pretensiones de su familia á la posesión del referido condado. Alfon- 
so IV deseaba una orden del rey Carlos á los senescales de Tolosa y 
Carcasona para que no permitiesen que aventureros del Lenguadoc y 
Gascuña entrasen á combatir en el norte de Cataluña. 

Según Zurita, tenía encargo igualmente el citado enviado de tratar 
con el rey de Bohemia de la proyectada expedición contra los moros 
de Granada, para la cual habíase ofrecido con sus caballeros este 
príncipe, hijo del Emperador de Alemania. Debía enterarle de la in- 
oportunidad en aquellos momentos (1328) de comenzar la guerra con- 
tra los infieles, mientras el rey de Castilla estaba enemistado con 
Juan Manuel y éste tenía alianza con el rey de Granada. Más al que- 
dar restablecida la armonía entre el monarca castellano y Juan Manuel 
y al ser advertido el rey de Bohemia por Ramón de Melany, de que 
podía hacerse la expedición militar referida, excusóse de tomar parte 
por estar en cuestiones serias con los duques de Brabante y Lorena. 

Al poco tiempo, otra contrariedad venía á aplazar de nuevo la 
guerra contra Granada y era la rebelión en la isla de Cerdefia. El rey 
de Francia Carlos IV moría por aquellos días y su sucesor Felipe de 
Valois, inaugurando una nueva dinastía, inauguró también otra polí- 



(1) Instrucciones dadas por el rey de Aragón a sn delegado Burnat C'ervia, en 1329, 
registro fi2¿, fol. 184, arch. de C de A. 



t'U J. MIRET Y SANS 

tica, de suerte que el embajador de Aragón debió quedar durante un 
cierto tiempo desorientado y forzosamente inactivo. Felipe VI mostró- 
se encariñado con la idea de proteger la expedición contra <■ ranada, y 
creen muchos historiadore qn< era pura comedia, para no tener que 
camplir su prometida expedición militar íi Palestina. 

Por último, encontrándose aún en la corte de Francia, presentóse 
al estudio y negociación de Ramón de Melany otra cuestión de recla- 
maciones de mercaderes. Dos buques franceses de Bernat de Maillach 
naufragaron en la costa noroeste de Cerdcña y los ribereños, según 
costumbre de la época, se apoderaron de lo que pudieron. «Els dits dos 
uxers vengren en Cerdenya et ronperen per fortuna en la Galura prop 
lo castell de la Faua en tal loch que segons quels officials del dit se- 
nyor rey Darago dicn et afermen et son appcllats de seruar que en 
nulla manera los dits n uxers ne les coses qui en quells eren nos po- 
gren restaurar salvant les besties que per forca domens ne trasquerer. 
vives... et tot co ques pot trobar feu retra el restituyr á sotsmeses del 
rey Kobert qui lio demanaren per co car tota la maior quantitat de co 
que era els dits uxers (buques de mucha carga) era domens fora la se- 
nyoría del rey de Fran9a et molt petita quantitat se trobara que va- 
llen les coses deis sotsmeses del dit senyor rey de Franca hi hauicn 
per que la marca (1) atorgada per lo dit Senyor rey de Franca fo enr 
petrada callada veritat et contra dret et iusticia et raho ("2).» 

El rey Alfonso se sentía molestado por el acto poco justificable del 
rey de Francia y reiteraba las órdenes a Ramón de Melany para que 
le hiciese ver á éste la improcedencia de las represalias otorgadas á 
Bernat de Mallach. Hemos encontrado una carta de Alfonso á su em- 
bajador, acompañando otra para el monarca francés, expedidas am- 
bas en Valencia en 8 de las calendas de octubre de 1329; y a los pocos 
días dirigió nuestro rey una segunda misiva al de Francia, quejándose 
también de la manera como éste había concedido las citadas represa- 
lías contra los vasallos de la Corona de Aragón (31. 

K anión de Melany dio cuenta de sus gestiones en larga carta de 13 
de octubre de 1329, en la que se lamentaba de su forzosa y prolongada 
estancia en aquella corte y expresaba el invencible deseo de regresar 
á su patria. Daba en este documento tan curiosos detalles no sola- 
mente de los indicados negocios que se discutían, sino de las costum- 
bres de entonces, que creemos oportuna su publicación Dice así: 

Al molt alt molt poderos e molt excellent senyor Namf os per la 
gracia de Deu rey Darago e de Valencia e de Serdeyna e de Corsegua 
e comte de Barsalona. 



(I) .Varea, era el derecho ó facultad concedida por el rey al subdito perjudicado 
p«r extranjeros, para apoderarse de los bienes ó mercancías de cualquier compatri- 
cio del agresor. 

(¿) Instrucciones del rey a Barnat Cervia, reg b¡2. 
t¡ Reg. Mü, f< 1. lTi'.. 



RAMÓN DE MELANY 193 

Molt alt e molt poderos senyor raeu. A la uostra beneuenturosa 
magnificencia molt humilment besan la térra dauant uostres peus, me 
coman en uostra gracia i'een saber que dimeeres VIH jorns anats del 
mes de setembre Heebi vostra letra la dada de la cal fo en la ciutat de 
Valencia XV dies anatz del mes dagost la cal ma portaren en Guille- 
met e Alfonselo correus uostres, la tenor de la cal senyor be entesa e 
diligentment regardada ab la diligencia ques pertayn vos respong, 
Prumerament que encontinent lo scgon jorn passat apres de les reebu- 
des dites letres yo senyor trameti un correu al senyor rey de Boemia 
la tenor de la cal es aquesta qucs segueys: Molt alt e molt poderos e 
molt excellent princep. A la vostra molt alta senyoría tas saber que 
de puys que yo partí de vos a bouchet prop danjous e esperat dues co- 
ses, la primera lestament e la fi del debat e del contrast que es entre 
vos el duc de Brebant a aquela ft que vos pensatz e sabetz. La segona 
cosa es car yo e esperada la i-esposta de mon senyor lo rey Daragon, 
a la cal yo envié com partí de vos un missagger per enformar e certi- 
ficar de la bona entencio e de la bona volentat complida que vos 
auetz en los ncgossis que son entre vos e el e Deus migancer sobre tot, 
de les cals totes coses mon car senyor yo e aguda final resposta. E 
ayxi meteys yo lienviat per escrit los tres capitols que vos me donas 
em manas que fossen ajustatz am los altres capitols sagelatz, de los 
cals senyor yo e aguda final resposta e entrega, e com mon car senyor 
sobre les respostes e les altres coses que toquen al negossi yo vos e 
a parlar primerament de boca car per letra yo no vos o podría fer 
assaber, e ia mon senyor yo ia fora anat a vos tantost com reebi les 
letres del dit mon senyor lo rey Darago mas hom ma comtat e dit 
que vos vos endcveu anar en la pregona Alamayna. E si asso Senyor 
es veritat vos sabeu be que mon anar a vos nom valría res, car Se- 
nyor vos sabeu be que no va segurament per Alamayna quis vol per 
que molt car Senyor placía a la vostra alta senyoría que vos me fassau 
assaber per vostres letres en cal loe vos trebare. car tan tost molt alt 
Senyor que yo aure reebuda vostra resposta yo men iré envés vos. Em 
vuylau perdonar molt car Senyor car yo deman la hon vos deure, car 
asso es tan solament per dupte que si vos vos en ereu entrat en la pre- 
gona Alamayna yo noy podría anar bonament ni mon trebay noy po- 
dría res profitar, car yo noy podría segur anar. 

Apres molt alt senyor meu de la dada de les letres desurs dites per 
mi trameses al dit senyor rey de Bohemia recobre la resposta al XI 
día la tenor de la cal es aquesta ques segueys: Car amic nos vos fem 
assaber que nos auem reebudes uostres letres de les cals som estatz 
molt pagatz especiahnent del bon estament e de la bona entencio del 
molt alt rey Daragon frare e amic especial nostre. Es eers com nos 
fetz assaber que auets entes que nos deuem entrar en la pregona Ala- 
manya vos responem que quant aades noy auem res a ffer e si be o 
auiem no es nostre enteniment que andes i anem ni entrem. En apres 



L% I MIt ET V SANS 

com nos fetz assaber en cal loe nos poretz atrobar per parlar ab nos 
vos responera que quanl aades bonamenl aoua en poriem certificar per 
alcana oceupacio que nos auom dalcans negocis deque dos sorn en 
present ocupatz, mas empero de la dada de les presentz á VIII dies 
tos trobaretz nostre cert ardit a París cd nostre ostal. Dada en la vi la 
Daulo en lo comtat de Luconbort dimenge apres Bent Matheu. 

Apres senyor la recbuda daquesta resposta segons la, manera que 
pot coneyxer do son portament conic que el venria personalmente 
ayxi fo quel día per el a mi assignat fo a Taris e yo senyor tantost 
l'uy ab el asson hosdal e com fuy aqui trobe que sera gitat a dormir 
per leñarse a miga nit e caualcar en ves lo senyor rey de Fransa qui 
era a. noslra dona de Chartres e yo pensam senyor que si les esperaua 
tro que el leuas de dormir ab los altres laguis qui iauenen en grana 
al'fers no espere ques leuas de dormir ans men torne a mon alberc 
caqui endresse en tal manera que yo exi de l'aris en ans que el e es- 
meril a vn loe qui sapela lo borede la regina e daquen parten mcselem 
ab el el cami comensan mes raons c mes páranles segons que vos se- 
nyor per vostra letra mauctz manat E ayxi senyor sabetz que conuc- 
nia affer per so com senyor vos sabs>tz que el es estat eomensament 
deis affers. E encara dasso que sap la vostra senyoria que vos senyor 
per mes letres sotz enformat de la vista de la justainent de les pressones 
que vos sabetz e sapia senyor la vostra senyoria que feta a el relacio de 
les coses de que el resposta devia auer de vos per mi meseys ayxi com 
se! qui de vos non sab res comense mes raons e mes paraules segons que 
per vos mes manat mostranli que molt mera semblanl que fos contra 
rao que per les coses per el mogudes tos vista ni aiustament de reys ni 
de princeps ni de notables persones e que el personalment noy pogues 
esser qui era eomensament de totes les faenes ans presentment lo con- 
uenia retomar en lo comtat de Lucenbort per la guerra del duc de Bre- 
ban c encara per celes de lo due de Lorene e del comte de Bar, los cals 
li son vengudés totes enseras que nom era semblant que fos a ssa honor 
per quera scmblaua que el degues descordar les dites vistes. E encara 
que el sabia benque en vistes de reys e dautentiques presónos conuenia 
affer grans messions e que el sabia be que tantos nauia Tetes enguayn 
que entre aqueles que l'etes auia en aquest an e que auria a fer en les 
dites vistes que seria auentura que aqueles que auria affer el viage de 
Granada si encor lavia affer non valguessen meyns si encara batia 
mes moneda daur ni dargent que nobat, finalment senyor que aquest 
punt sabi yo tant gint leuar de carrera ayxi com per mi inetex segons 
eom damont es dit que es Eet propriament ayxi com vos senyor per 
vos letres mauetz manal e fet assaber. E el dit senyor rey de Boemia 
dien c acordan am mi (?) que so que yo di ia era gran rao c gran seyn 
e respos ques tenria a aquel conseyl car scmblaua que de Deufos ven- 
gut. Apres senyor deis tres capitols que demanaua part aquels que 
vos senyor per mi li traraetetz sagelatz se teñí molt per paguat de la 



RAMÓN DE MELANY 197 

resposta que vos senyor auetz ara feta a mi per uostrcs letres la cal 
senyor de vostra párt yo lie feta. Ayxi del primer qui toca el priuile- 
gis del senyor rey de Castela, com del segon qui toca a la confedera- 
ció de vos e del, com del ters de no moka eompanya a menar, tots 
tres lo? ha tengutz pus sans e pus raonables que no so que debans pel- 
el era estat request. E encara senyor que deis balestes e deis arques 
sacorda senyor de fer ;iyxi com vos demanatz o d< pres quant al capí- 
tol de la partida deis catius e deis bens mobles quant a les sues gens 
senté senyor molt per pagat c alegre asso senyor es la resposta de la 
primera letra vostra de la dada damont dita. 

Apres senyor la resposta de la segona letra seguent que fou dada 
en la ciutat de Valencia matex a XXVIII dies anatz del mes dagost e 
reebuda per mi en la ciutat de Chartres en les corts deis nobles se- 
nyors reys de Fransa e de Bohemia a lili dies anatz del mes duytu- 
bre, es aquesta ques segueys: que primerament senyor auia releuada 
c enpatxada la marca qui era dada an Bernat de Maylr.c, la cal li era 
estada altr'eiada per la cort maior del senyor rey de Fransa e per sen- 
tencia jugiada per rao deis dos vxers qui foren preses en Serdenya 
segons que vos senyor sabetz no contrastan senyor que per mi 
no sia estat posat danant lo senyor rey de Franus de vostre dret 
segon raoii sen sens altro acort ni conscyl que yo assi no auia. 
Empero senyor yo yposc tant allegant vostres dretz de naufrag 
los cals vos auetz en la y la de Cerdenya. E allcgam que les cita- 
cions al senyor vostre pare de bona memoria et a vos fetas per aquela 
rao no eren fetos legitament ni deguda. Allegan encara quel dit pro- 
cos ab veritat auia gran error e or lo dit Bernat auia dit e posat molt 
' maior quantitat que no era la perdoa que el auia feta. E encara dites 
moltes de paraules dauant lo senyor rey de Fransa e daumt sa cort 
les cals no estauen en veritat salua reuerencia vostra senyor per que 
per los dretz senyor de la vostra part allegatz e encara per la dita 
error per lo dit Bernat Maylac proposada e mesa en lo dit proces la 
dita sentencia per rao de la marca donada auer valor ni esser ferina 
ni estable per que requeria al dit senyor rey de Fransa que les appe- 
llacions fetes al senyor rey vostre pare c a vos e encara lo procos per 
aquela rao fet e encara la sentencia per aqueles raons donada aggues- 
sen reparado tant la vna daquelcs com totes enseras. E sobro asso 
senyor yo obtengui la releuaeio de la dita marca. Requis encara se- 
nyor que a vostres gens fos assiguat dia de proua com yo e les vostres 
gens som apparaylatz a prouar e a metre en veritat les coses demon 
dites en so qui assi sauia ni deuia auer no preiudicant en les altres 
res que tocas a vos ni a vostre dret ni a vostra honor. E ayxi senyor 
obtiugui ayxi metex lo jorn de la citacio de vostres gens per lespay 
de dos meses e XVII joms comtatz de la dada de la letra de la dita 
citacio segons la forma dessui dita entro a XV'jorns de sent Kcmig, lo 



198 |. MIRET Y SANS 

cal jorn senyor passara dimenge primer viaenl qui es dauanl la l'csta 
de SiMii Luc euangelista. 

B yo senyor speran e continúan loa altres afCers per que vos 

mauetz iraníes en estes ierres speraua si auria resposta de les 

coses damont ditos tocant a la marca, per so com pus que auia a e 

peral- respo3ta deis altres affers pus principáis que tes en aquestz 

so que pogues de be e quey procos so que comensal y auia, asso 

seynor es cant a la sentencia que toca lo dit Bernat Maylac Vil 

milia florins de Florensa, els tria milia senyor qui toquen al senyor 

rey de Fransa per rao de les coses deis vxes qui eren seus fo posat per 

mi en capitols dcuant lo dit senyor rey de Fransa en manera que com 

vos e uostre conseyl los ueuretz, ueuretz senyor que es reseruada vos- 

tra honor. E conuenc senyor que pus lo senyor rey de Fransa dema- 

naua que so que yo demanaua per vos li fos dat en capitols, que en 

capitols respongues. Si que senyor al capítol deis dits tria milia florins 

apartenens al senyor rey de Fransa per rao deis dits vxes qui eren 

seus fo offert per mi que com la (cosa?) fos jugjada ligitament e deguda 

que era apparaylat que si lo senyor rey de Fransa volia lesmena que 

yo la fes en diners, c encara que si lo senyor rey de Fransa volia vn o 

dos vxes o tres o quatre en esmena (o en) prest o en do de vos senyor 

qucls podía auerde vos e que vos o farietz volent. E que la deu merec 

quels auietz ay tambe aparalatz com guayre de i-eys ni de princeps qui 

fossen en crestians. Si que senyor con lo senyor dit rey de Fransa mag 

respos a tots los capitols du en vn respos a aquest dien que pus yo o diia 

anaquela manera que hoin que sa vengues ab lo mercader o per drel o 

per composicio com li semblaua que fos rao e ques degues. E fer que 

deis tria milia florins qui deuien esser seus que pus que yo o deya tan 

bastantment que ias fes so yo ni altre per rao de vos senyor no demanas 

lexa ni remissio deis ditz diners ans los oft'ria yo de paguar el de sa pro- 

pria actoritat los remetía els relaxaua a vos ayxi com a aquel a qui el 

auia maior cor e maior volentat de fer hono e plaser que a pressona 

del mon sal a mon senyor de Lanso son Erare, veus senyor so que yo 

e fet per rao de la marca deis X milia florins. Apres senyor son ara 

vengutz los mercades de Motitpesler e de Narbona per rao de la ñau 

de la cal demanen XXXII milia florins e sous e daltres entre esses per 

aquela rao fetz quen sera ni que no senyor bonament nous oporia fer 

assaber, mas com assi no aia hom qui raon ni defendes les coses ni 

qui si prepar a raonar so que mester y seria, creu que auran lur ente- 

niment de so que demanen, car ab grans complantes c ab <í"'ans com- 

passions que molt hom a deis, los veg seguir la cort e yo senyor qui 

men agües volgut ereure auia trobada manera que les coses Eorcn ado- 

bades a honor de vos ea profil des postres mercades e de vostres gens 

que en esta térra an acríar, ara senyor es mon entenirnení que ayxi 

com vos me manam anda la resposta deis senyors aqui vos mauetz 

trames que yo que mea vaia per que dasso senyor vos veetz que yo 



RAMÓN DE MELANY 199 

no mcn pug entrametre tant es breú lo temps de la mia partensa e de 
retornar en ves la vostra senyoria ab la aiuda de Den qui sab be que 
asso es la cosa que al mon yo pus desir ab proflt c honor vostre. 

Quant a la treua del rey de Granada e yo senyor les vostres letres 
al senyor rey de Boeniia presentades els altres enformatz en tal mane 
ra que es senyor vostra honor e que els noy dupten pas, ans creen be 
que ayxi sía com vos senyor los auetz escrit per vostres letres. Quant 
a ami senyor yo nuyl temps noy agui altra creensa ni aure que daquest 
fet ni daltre feessetz si no so que fos vostra honor. Quant al fet senyor 
del comte de Enaur (Ilainaut?) e de madona la comtessa vos fas assa- 
ber que e trames vn correu les vostres letres ais ditz senyors comte e 
madona la comtessa, lo cal correu encara no es tornat perqué senyor 
nous en pug fer altra resposta quant al present. 

Quant a les indulgencies senyor del nostre senyor lo Papa quem 
fetz assaber que duptatz quel Sant Pare lo Papa nous fassa sino ayxi 
com auia atorguat al senyor vostre pare de bona memoria, asso meteys 
senyor me cuydaua yo que com aquo aguesset que assatz vos cuydas 
auer feyt quant a la indulgencia sal enpero si de totes les gens de 
vostra seynoría les vos volía donar ayxi en absencia com en presencia. 
E si asso senyor vos taya tfatassetz e fessetz tractar ab el de les altres 
aiudes, car de les indulgencies deis altres senyors de laltra gent cas- 
cun deis nobles sen procurara segons son poder, car ia lo senyor rey 
de Boemia, el senyor de Creon, pusque yo lus agui feta la enformacio 
de part vostra senyor sen son entrameses essen entrameten; si que ia 
cascu deis ma dit que els noy dupten que encontinent no la aien. 
Quant a la resposta senyor deis senyors de Creon e de Lebret vos fas 
assaber senyor quel senyor de Creon la ma monstrada etessen molt 
per pagat, e semblam senyor en veritat quey aiatz agut bon conseyl e 
sonne molt pagat com aytal laliauetz feta. 

(¿uant ais quatre capítols senyor quel senyor lo rey de Boemia vos 
trames endoses en ses letres e vos per les altres primores letres e per 
aqüestes men fetz mencio senyor vos respon quey c proueit ayxi de la 
segona letra com per la primera segons que desús se conté so es assa- 
ber quant a la multitut de les gens a anienar per tenensa de caristia. 
Quant ais homens a caual e ab balestes, quant a la partida deis catius 
e deis bens mobles c de les letres del guiagge e de la confederacio. 

Ara senyor vos e respos a totes les letres que vos senyor mauetz 
trameses perqué apres vos vuyl certificar de ma condicio segons lesta- 
ment deis afers qui es que ayxi senyor com ia per altres letres e en- 
fonnada la vostra senyoria e volgut continuar per menar los afers a 
perfeccio per que vos senyor mauetz trames en aqüestes partidos pen- 
S'¿n senyor que a mi sia tan gran mester esser euros daquestes faeenes 
e quey trebayl anagunaltra pressona quey poguessetz auer trames 
segons ma condicio per les raons senyor ques segueyssen: Primera- 
ment senyor car asso es obra de Deu per que cascu crestia y deu vo- 



L'IKI I MIEET Y SANS 

lenter trebaylar. Apres scnyor com me pens que si los obres venien a 
acabament son cerf quen Earía plaser a Deu e a la vostra alta senyoría. 
Aprcs scnyor com me pens que sia vostra honor so per que yo trebayl 
car semblant mes scnyor que si seis qui son envés orient els altres 
envés tremontana vos an requesl e proferí dañar contra los cncinics 
de la IV catholica ab yus ensems e vos scnyor ¡ib letres e ab cartea :il> 
sagels pendentz per vostra bonesa e per affeccio daquclcs obres los 
auetz atorguat tot so c pus que demanat vos auien, no resmeys senyor 
que pus laugerament es amaguada ana letra e vn sagel que no es la 
presencia duu hom tais e daltres quil primer comensament de la pri- 
mera requisio a uos per els feta saberan la dita requisicío per auentura 
latorgament desús dit per vos a els fet no sabrien com be sabelz vos 
scnyor que fet de letra pus legida es apart Testa, mas la presencia del 
hom scnyor continuament obra c mou e per asso senyor e yo volgut 
en vostre seruici continuar en tal manera senyor e gardant vostra 
honor que nom pens que nega daquels qui requesl vos an ni negu de 
totz los altres daquestes partz se t'assa vn guayn prohom ni bo sobre 
vos. Si dones volentat noy a dañar car semblant mes senyor que vos 
qui sotz en la frontera deis dits enamics de la fe, els vostres antecessos 
de bona memoria qui son daquest tegle passatz auetz perseguitz c 
toltes terres, viles, ciutatz e regnes ais dilz enamics <jui cels qui son 
tan luyn e per auentura noy an volentat dañar, si daquctz afes vos 
cuydauen posar en tort nols en deu esser da1 leer maiorment senyor 
l>us la vostra voluntat es tant sancta e tan bona c la resposta que Fe tais 
auctz es tan complida c tan bastan, en mi scnyor no par que deia esser 
trobada tanta de ignorancia que la non les letres c les respostes que 
■ vos Scnyor lus auctz trameses no fossen legides ni declarados ans 
fossen absegnades que ma presencia nos dega esser preparada en lo 
loe c en los loes que per mi sia manifestat e declarat entréis nobles, ?o 
qui per alcuns per auentura seria calal en esguardant de vostra honor. 
Aprcs senyor e volgut continuar per so com be sap la vostra senyoría 
que a requesta del scnyor rey de Boemia c deis nioltz nobles daquestes 
partz yo fuy promovedor daquetz afes c pot esser que per aquesta 
promouecio yo sia esta! cosa duna partida da soque enantatses. Dones 
senyor c yo materia, que per les raous desús dites e encara senyor en 
esguart de ma pressona per so que dit nc p< ria esser per moltz qui 
juguen ans volentat que dret, a honor de Ueu e vostre yo no deg 
playner trebayl de ma pressona en aquetz afes ni despesses dargent 
perqué senyor si tels qui foren comensados daquetz afes volen anar 
ayxi com an promes ni comensat en scruir de Deu c vostre ma conti- 
nuacio par que sera be cmpleguada e si no si per alcun accidento 
Fortuna les coses refredauen o passauen sens peiTcccio al meys scnyor 
segons que es desús dit els no porian vos carreguar de res e yo auria 
complit mon deute segons mon poder. 

Veus senyor les raons per que yo e tant continua! e conti nu encara 






RAMÓN DE MELANV 201 

que la jornada senyor qui fou dada a Orlents a santa Maria de setiem- 
bre ayxi senyor com jous fi per letres assaber, fo continuada en la 
ciutat de Chartres per rao del maridagge del duc de Bretauya e de la 
fila del comte de Sauoya que es neboda de la regina de Fransa fila de 
sa sor (1). E ayxi senyor entrel dit maridagge e un gagge de batayla 
qui si feu de dos fils de caualers la vn a caual e laltre a peu que aquel 
senyor quis combate a peu era tan pobre que nos podia arear ni auía 
quil áreas e entra a peu en lo dit camp e feren quatre requestons e a 
la quarta requesto lo senyor rey de Fransa demana a totz els qui erem 
al cadafalc ab el quens en paria e cascu senyor deis nobles qui eren 
ab el dix son vijares e entréis minués senyor el demana a mi que men 
paria e yo senyor resposli que mera semblant que pus los auia fetz 
arditz que faria merce sils feya proomes e entre aqüestes paraules e 
altres que si digueren lo senyor pres lo gagge en sa ma e no volt que 
pus se combatessen. En ayxi senyor que aquí per les raons (lites no 
pot entendre en neguns afes del mon, mas lo senyor rey de Fransa 
senyor sen ana ves Orleans a teñir la jornada de la quinsena de sent 
liemig per inoltz dates e yo senyor tornimen ab lo rey de Bocmia e 
oni ab el tro a Puxi, lo cal senyor de dia en dia assigiíant ma retengut 
multes de veguades em rete encara entro al dia de omnia Sentorum, 
segons que vos senyor poretz veer en les letres que el vos tramet de 
resposta E encara senyor de enformacio, e el dia senyor de sus dit de 
amnia Sentorum yo deg del e de totz los altres certa e ferina resposta 
a París, placía a Deu senyor que sia bona, e tantost senyor aguda la 
dita resposta yo men iré ves la vostra seynoría, veus senyor les raons 
per que yo seynor e tant estat ni estag' encara que no seynor per grans 
dons ni per grans secors que hom mig fassa a les messions que yoigue 
a fer, mas vos senyor si a Deus plan 1110 s'aordonaretz tot. Molt humil- 
ment seynor besan la. térra dauant vostres peus me coman en la vostra 
gracia pregüan Deu queus don boña vida e longua, amen. Dada a 
París diuenres a XIII jorns anatz del mes Duytubre. 

Apres senyor la dada daquestes letres vos fas saber que tant al 
senyor rey de Boemia e del senyor de Creou me semilla auer fermetat 
si altra fortuna noy ve, deis altres senyor no ferm lie e yo qui nols ne 
requir guayre per so cor mes semblant que si aquele van ayxi com 
dicii que assatz basta. E encara senyor cor vos menauetz feyt mana- 
ment que nols ne require, vuyl obeir al vostres ínaiiaments e en tutes 
altres coses. 

R. de Melaii huniil caualer vostre. 

Aun cuando esta carta no pone año, lo he averiguado fácilmente 
pur las noticias que contiene de los varios asuntos del embajador y por 



(1) Juan III, du^ue de llrbtaña, habla contraído matrimonio, en 1296, con Isabel 
de Valois, y en segundas nupcias, en 1310, con Isabel de Castilla; por ün, eu terceras 
enlazó con Juana, bija de Eduardo, conde de Saboya, en 1329. A pesar de tantos ma- 
trimonios, murió el duque Juan sin hijos legítimos. 

1903.— 11 



202 J- MIRET V SANS 

e] hecho de haberla escrito á los pocos días de haber asistido en Char- 
tres á las fiestas del casamiento del duque de Bretaña con la princesa 
de Saboya, que es bien sabido tuvo lugar en el año 1329. 

A pesar de los vivos deseos, expresados en esta carta, de regresar 
,.„ breve á Cataluña, no pudo Ramón deMélany satisfacerlos. El miér- 
coles después de la fiesta de la Candelaria aun se encontraba en París, 
pues con esta data escribía otra carta al rey Alfonso participando que 
,■1 conde de Jules (?), de Alemania, le había enviado unos caballeros 

con ana carta suya para el citado i arca y que estos le dijeron que 

,.] conde tenía vivos deseos de concurrir á la expedición contra l» 
moros do Granada, acompañado <!<• cien elms, que eran 300 armados, 
y que se reuniría dentro doce «lías con el rey de Francia (1). 

El rey Felipe 'lo Valois aparentaba entonces estar do acuerdo con 
l,,s reyes do Inglaterra y de Bohemia para coadyuvar en grande esca- 
la á la guerra do Granada, y en 1331, aun insistía y enviaba cartas 
v embajadores á Alfonso do Aragón, hasta hacerle convocar cortes en 
Tortosa para tratar de esto asunto que no tuvo consecuencias. 

De todas maneras ol rey Alfonso temía que Ramón di' Melany, sin 
tiendo la nostalgia do la tierra catalana y fatigado de tantas dilacio- 
nes y do la. farsa que descubría cu aquella corte, abandonase súbita- 
mente su puesto; y por esta razón envió .í últimos del citado año 1329 
á París, otro embajador-, dándole instrucciones especiales que empeza- 
ban así: «Aqüestes son les coses les quals en Bernat Cerviá deu dir de 
part del senyor rey Darago al senyor rey de Franca ab lo noble en 
Ramón de Melan sihies et sino sens ell » Encargó muy particular- 
mente Alfonso IV A Pernal Cerviá que hiciese presente al rey de 
Francia su profundo agradecimiento por haber perdonado el pago de 
la indemnización que exigía por los dos buques naufragados en la 
costa de Cerdeña y saqueados por los del país y las autoridades: !¡ 
la moltes -racaes com ha entes per letra del dit en R. de Melan que ell 
graciosament li ha relaxat 90 que demanava per los II. vxers quen 
B. Mailaeh manaua seus » 

Joaquín Miret y Sans 



(1) Cartus reales sin clasilioar. Archivo de la C. de A. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTá DE BONA PARLERÍA -03 

LIBRE DELS ENSEKYAMENTS DE BONA PARLERÍA 

de Mestre Brunet Latí 



(Continuación) 
(Cap. XLI) — Assi mostró, comptar lo fet un semblant de ver (1) 

Apres acó deu lo parlador comptar lo fet en tal manera que sic 
semblant de veritat, 90 es a dir que ell diga tais coses quels hoidors 
pusquen creure que ell diga veritat. Tullius diu que a acó fer li coue 
a dir les propietats del cors, si ell es vell o joue, ho peresos, ho iros, 
ho cassador (2), ho daltres semblants propietats que fassen testimoni 
a son fet. 

Apres li coue mostrar la ocasio del fet, 90 es a dir la ocasio que o 
con hom ho podia e deuia fer, e que ell hac, e podía, c hauia leer de 
§0 fer (3j, e que ell hac temps couinent a fer 90, e que hac assats de 
temps e de raho a fer acó (4), e quel loch fo bo e sufficient a fer §0 
quel parlador diu auant. 

Apres acó deu ell mostrar que el home e la cosa de que parla son 
de tal manera que ell poria e sabría ben fer 90 de que la fama e la veu 
del poblé es sobre ell, e que el ha tal fe e tal creenca e tal opinio que 
faria be una aytal cosa. 

(Cap. XLII). —Apres parla deis vicis del dit e del fet. (5) 

Ara hauets hoít con lo parlador deu dir lo fet en tal manera que ell 
sie breu, ciar, e ver semblant, car aqüestes tres coses son molt necessa- 
ríes a ben parlar. 

E axi con lo parlador deu seguir les virtuts quis pertanyen a ben 
parlar, tot atressi se deu guardar deis vicis qui empatxen e ahonten 
son parlament. E son quatre, la un es con ell compte lo fet a son 
dampnatge, lo segon es com no lj pronta res a dir, lo tere, con lo fet 
no es coinptat en aquella manera que deu, lo quart es con ell no diu 
en aquella partida del compte 90 que mester hi es. 

Sapiats donchs que la donchs es dampnatge del parlador a dir lo 



(1) El MS. titula: Apres parla deis vicia del dit c del fet: que ea titulo del cap. 42. 

(2) Se il est viels ou jounes, ou oourroucables ou pereueus, ou ireus ou tacieres. 
Có) Kt que il ot et pooir et loisir de ce uro. 

(4) Esta frase no está en la edioióa de Chabailles 

(6) Kl titulo MS. dice así: De la tercera branca del compte, <;o es del deuehimeiit de. si uta- 
eix; que es el título del cap. 43. 



204 J. CODINA Y FOKMOSA, PliUO. 

ful segons que cll es stat, con aquella cosa desplau ais lioidors, e quen 
sien contra cll inoguts a ira e a mal volenea, si cll no los adoleeix per 
bons arguments qui confermen sa causa. E con acó se sdeue, tu no 
deus pas comptar lo fet mot a mot en semps axi eom fo, ans lot coue 
adeudar per parts, e dir una brancha sa, e altra la. E mantinent 
junyer la raho de cascuna part en son loch en tal manera que ton colp 
haia tantost sa medicina e la bona defensio, e adolsir la ira déla 
lioidors. 

Atressi sapies be que no pronta res a comptar lo fet, con ton ad- 
uersari lio un altre qui ha parlat ans de tu ha dita tota la cosa en tal 
manera que a tu no es menester que la retorns ne en una manera ne 
en altre que cll hadit, ho con aquells a qui tu parles saben la cosa en 
tal manera que a tu no es pas niester a dir que ella sie dáltra guisa. 
E con aqüestes coses se sdeuenen, Tullius mana que tu deges callar, 
e que tu no dignes pas lo fet. 

Lo tere vici es con lo fet no es pas comptat en aquel 1 manera que 
deu, co es assaber con 90 que deu aprontar a ton aduersari... tu mateix 
ho dios torbat e perasosament (1). Diu Tullius que per squiuar aquests 
vieis, tu deus molt sauiament tornar totes les coses a profit de ta causa 
e raho, e callar lo contrari aytant con tu poras. E si te coue res a du- 
de co quis pertany a laltra part, tu ten pesaras leugerament, e totes 
vegades di ta partida o raho diligentment e aptament e fermament. 

Lo quart vici es cou lo fet no es pas dit en aquella partida del 
compte que mester es, e aquesta es de les coses que pertany en a horda. 

E per ago sen callara ara lo Mestre tro la non ell tractara del Hor- 
da, con hom deu ordonar som compte e ses partides. 

El grupo quinto de capítulos está formado por los XLIII-L, y está 
dividido en dos subgrupos (XLIII-XLVI, XLVII-L) que terminan res- 
pectivamente: Mas assi se calíalo compte... Mas de aytals arguments 
se calla ara lo Mestre... 

(Cap. XL11I).— (Pertenece aquí el título: De la terca branca del com¡>ii , 
co es del Deuehiment; y termina la equivocación en los títulos) 

Apres la doctrina del fet ve la terca brancha del compte, 90 es assa- 
ber Deuehiment, del qual diu Tullius que deuehiment es con lo parla- 
dor lo deui segons son dret, e certes tot lo compte nes rich e bell e pus 
entenent (2) E iatsie acó que aqüestes dues branques, co es lo fet e lo 
deuehiment, sien per dir la cosa, empero diferencia ha entre ells, car 



(1) El MS. ha suprimido palabras. El original dice: Ce est h diré quant ce qui dol- 
proíitier ;'i ton aversaire, tu meismes le devises bien et bel, ou quant ce qui duit profis 
tier ;i toi, tu le diz troblement et pereoensement. 

(2) Si parieres le dit selono son sens (un códice: droit) bien et oleremeut, certes 
trestouz li oontas en est plus riches... 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 205 

deuehiment diu certament lo punt en lo qual Lo parlador se ferina c lo 
qual vol prouar, mas lo fet no no - diu pas axi. 

Les parts de la diuisio son dnes, la una es qui deueheix 90 quel 
aduersari regoneix e co que nega, en tal manera que casen pot ben 
entendre lo punt quel parlador vol prouar, Piltre es con lo parlador 
deueheix por parts breument tots los punta que ell volra prouar, si que 
lo hoidor ho percep en son coratge, e enten ben que ell ha dita tota la 
t'orsa de sa sentencia. E per co vol lo Mestre diuisir lo ensenyament 
del un e del altre, e en qual manera lo parlador los deu usar en son 
compte. 

(§ I. Del primer deuehiment) (1) 

E la primera diuisio qui recompte co quel aduersari regoneix e co 
que nega, es quel parlador deu tot primerament tornar aquella regó- 
nexenca ab proflt de sa cosa, axi com feu lo aduersari dorestes (2). 
Ell no dix pas que Horestes regonegues ho otorgas (3) que hagucs 
mort Cletimnesten, ans dix altres paraules qui plus affermauen sa co- 
sa contra Horestes. Regonegut, dix ell, es be que la mare fo mortaper 
les mans de son fill. Car dir quel fil ocie sa mare es pus cruel cosa que 
dir lo nom de un e del altre. Atressi feu Cato en sa sentencia, ell no 
dix pas que ells haguessen atorgada la conjurado solament. Car mol- 
tes de gents deyen que aquells no ho hauien pas fet contra lo comu de 
Roma, mas per ben, contra (4) alguns qui malament gouernauen lo 
comu. Per co torna Cato la lur regonexenea al proflt de sa cosa, e dix 
contra los uns grans marauelles. que ells volien la vila cremar, e ociu- 
re los millors (5), e la térra destruir, e ahontar dones e donzelles 

E acó veus tu que la un el altre dix co que ere regonegut, mas ca- 
seu ho torna a son demils. E con tu hauras acó matex fet en ton cor 
(6), tu deas dir co que ton aduersare nega, e hordonar la questio sots 
jutiament, per saber ne la dreta. Raho com, Horestes otorga regone- 
xia lo homey (7), mas ell negaue que ell no ho feu pas a tort, mas a 
dret. E aquesta es la questio qui romau sots jutiament, per saber si 
ell ho feu a tort o a dret. 

(§. II. Del segon deuehiment) (8) 

E la segona diuisio qui nombre per parts los punts que ell volra 
prouar, deus tu gardar que sie breu, e deliure e curt. Breutat es que 



(1) El MS. no señala esta subdivisión. 

(2) Es decir de Horestes. 

(3) Recnneust que il eusfc tue Clitemestren. 

(4) El MS. dice equivocadamente: comptar. 

(5) Les meillors don país 
16) En ton conté. 

(7) Horestes re^onoissoit le murtre 

(3) El MS. no señala esta subdivisión. 



206 |. CODINA Y FORMOSA, PBKO. 

tu no dignes mot ocios, sino tais que sien uceessaris a ta cosa, car tu 
qo deus la donchs treballar lo cor deis oidors per páranles e per mara- 
ucllos arguments (1), con tu deneheixes ton fot e ses partides. 

Deliurament es con iu dius generalinenl i"i co qui compren totes 
les coses de que tu vols parlar. E sobre acó te eonue ho fermamenl 
guardar que tu no leix a recomptar aulla cosa qnet sie aprofitable, e 
que tu no li ajuts aytaut com sia ops di' muí deuehimeut (2), car acó 
es mal dit e vicios. 

Curt es la diuisio la kou tu dius lo general aiot de la cosa, tu uo la 
retornes ab los specials aiots qui soa compresos sots los generáis mots 
que tu hauies ja dits. E sapies que general mol es aquel! qui compren 
inoltes coses sots son noni o I. nom, car aquest mot Animal conrpreu 
homens e besties, aucells e pexs. Special mot (3) es aquell qui es com- 
pres sots un altre, car aquest mot Pere, lio Johan, lio Jacme es be 
compres sots aquell general mot, co es a saber Home. .Alas mots hi lia 
qui son generáis a una cosa, e son specials sobre altre. Car aquest mot 
Home es special sots aquest mot Animal, mas es general (4) sobre 
aquest mot Pere ho Johan. 

Aquesta ensenyaments del general e del special lo Mestre diu, qnél 
(ó) parlador se guart que en son general deuehiment no meta la spe- 
cial partida, car aquell qui deueheix son fet en aquesta manera diu 
axi, ./<> mostrare, diu ell, que per I" cobesa, e j>< r la lutxuria, e per la 
aüaricia dt ilustres enemichs, tots mal* son auenguts a nostre comu 
Ell no entes pas ben que en sa diuisio ell mes lo special mot ab son 
general (6), car sens falla cobesa es lo general mot de tots desigs, e 
lutxuria e aüaricia son partida de aqueíl. Guarda donchs que con tu 
hauras dit lo general, tu no toras ses parts, axi com si ereu les altres 
coses stranyes. Mas ea la altra braucha qui ve apres, 90 es en lo des- 
fermament (7), poras tu be metro les special parts del geueral dauaot 
dit per mil affermar toa dret e toa deuehimeat. Rano com, tu vols pro- 
uar que Horestes feu homey, di doachs, apres lo deuehiment, //un * 
tes ocis Clitemnesta, donchs feu ell homey. Apres guarda ea toa de- 
uehimeat que tu uo deuehesques mes partides que uo ha mester a ta 
cosa. Car si tu deueheix en tal maaera, Jo mostrari a que mon aduer- 
sari hauia be poder <i, go a fer, e que ¡II ho volia, e que ell ho feu, certos 



(1) Chab : Par merveillous aornement. Una variante: argumens ou par mer- 
veilleus. 

(2) Nula general chose qui te soit profítable, et qae tu ue la dies a tart, oe est he rs 
de ton devisement. 

(3) El MS. dice: Spalment es aquell .. 
(1| MS. diee: mas en general 

(6) Quel es igual á per que. 

(6) El MS dice: ab seg^n general. 

(7) Ge est au confermement. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 207 

aytal deuehiment (1) es... (2), car hi ha trop de coses, car assats baste 
a dir io mostraría que ell lio feu. 

Atressi guarda que la hon la cosa es simple e de una cosa sens plus, 
nos conue a deuehir sino poch, car assat es a dir lo punt de la questio 
(3) Empero sdeuehse souent que una cosa pot esser prouada per mol: 
tes rahons. E con acó es, lo deuekidoi' o parlador (4) deu hauer (5) 
-diuerses proues en aquesta manera, Jo te mostrare quetufahists aytals 
cosa per aytals ráhons, e per caries i per testimonis. 

Sobre aquesta brancha dia Tullius que ell troba en philosofia molts 
ensenyaments, mes ell lexa aquells qui no eren tan necessaris a ben 
parlar con aquells qui assi son. 

Encara nos mana ell una altra cosa, que no deu pas oblidar res en 
son compte, mas con ell haura flnat son deuehiment, e ell comenca 
laltra brancha, 90 es lo conformament, per prouar co que ell ha dit, 
souengali que tot axi conferm abans co que abans ha dit, e puys lal- 
tre, cascu en son loch (6,, en tal manera que con ell volra finar son 
compte, no haia oblidat res de sos conformaments, car acó seria leia 
cosa ara comensar un altre plet apres la fl de son parlament. 

(Cap. XLIV).— De la quarta brancha, co es del confermament 

Apres la doctrina de la diuisio ve la quarta brancha del compte, co 
es Conformament, del qual diu Tullius que conformament es appellat 
con lo parlador diu sos bons argumenls qui crexen sa auctoritat e fer- 
men sa raho. 

E per co car a deuehir rahons o coses se couen diuerses conforma- 
ments (7), volra lo Mestre primerament mostrar los lochs (8) deis quals 
los parladors poden trer lurs arguments, e puys, quant sera en loch e 
temps, ell dirá en qual manera hom deu fermar son conformament so- 
bre cascuna manera de rahons. 

E sapiats que nuiles sciencias del mon no ensenyen loch de prouar 
sos dits sino Dialeticha e Rethorica, mas gran differencia ha entre la un 
e laltre. Car Rethorica ensenya ho consira (9) specials coses segons lo 



(1) En vez de certa el Mí. dioe Car. 

(á) El MS. está raspado y corregido de un modo ininteligihle que parece dioe gene- 
ral. Uhabaille dice grevables Una variante: generáis. El MS parene decía: agene- 
rabie. 

(3) Le point et la question. 

(4) Li parieres una variante: li deviseros. 

(6) üoit deviser ses pr jeves en ceste maniere. 

6) Encor nos co-r mande il une autre chose que 1' om ne doit pas oblier on son 
oonte: mais quant il aura define son devisement, il commencera 1' antro bixache, ce 
est le conformement, por prover ce que il a dit. Soveigne li que tout antressi il oonfer- 
me deuant ce que il devisa devant, e puis l l autre, chascun en son leu. 

(7) El porce que a diverses causes convient divera conferme-nent. 

(8) MonBtrer et aprendre 1' s leas. 

(9) Rectorique considera ospeciaus choses. 



208 [. CODINA V FORMOSA, l'l'.HO. 

seny del nom (1) e segons la veu solament, mas Dialetica consira les 

generáis coses si'^ons la sirrn¡lican§a del nom e la ven. E iatsie acó que 
aquella qui i aben ley e diuinital ho les altres arta Tan prouehiment per 
lochs, jo ili'li que acó Ean ho per Dialeticha lio per Rethorica. 

(Cap. SLV).— Argumenta per ¡imitar co que lo parlador Mu 

Tota cosa es conformada per argumenta qui son treta <lo les propie- 
tats de la cosa por la qual neix lo dit ho al fet de la questio. E sapies 
que Tullius appella cors aquell per lo qual lo dit o aquell fet de que 
neix la questio, mas diu que ell appella cosa aquell fet del qual la 
questio naix (2). 

Do lurs propietats dirá lo Mestre tota lura ensenyaments, e prime- 
rauíent del cors. 

(Caí*. XLVI). — De les propietats del <-"is qui dora n arguments deprouar 

Lea propietats del cora son aytals que per elles pot lo parlador dir 
e prouar que aquel! cors ea apparellal a alguna cosa a fer lio no fer. 
Tullius din que ses propietats son XI, lo nom, la natura, \<> nodriment, 
la fortuna, lo ábit, la voVentat, \<> studi, lo coneéll, la obra, lo dit e lo 
cas. 

Nom es una propia cosa e certa veu (3) la 'pial es mesa a cascuna 
cosa en qual manera sie appellada, don los uns son noms, los altrea 
solire nonis, e deis uns e deis altres poi lo parlador fermar son argu- 
ment (4). Raho com, jo dieh «pie aquest lunar deu esser fer, car ell ha 
nom Leonet. Atressi diu la Scriptura, Jo dich co, dix langell, que ell 
haura nom Jhesus, per co car di sainara h> poblé. 

X, ilurn es nioit, greu cosa a scriure son esser. Car los uns .lien que 
natura es lo comensarnenl de totes coses, los altres dien que no es, caí- 
si ho los, donchs agre Deua comensarnenl depart de natura. Mas Plato 
diu que natura, es la volunta) de Den. E per aro apar que Den e natu- 
ra son ensemps, mas natura es doble, 90 es una qui la nexer, e una de 

CO qui es nal. E de les coses qui son nades, les unes son dillinals. les 

altres son mundanals. E de les coses mundanals les unes pertanyen 
ais homens, les altres pertanyen a les besties. De aquelles qui per- 
tanyen ais homens per natura son VI. lochs deis quals lo parlador pot 
pendre sos arguments. 



(1) Selono le eens dou nom. 

(2) Ininteligible E original: Toute chose est confermóe par argnmenz qui sont 
retraiz des propietez dou cors ou des propietez de la chose. Et sao.hiez que Tulles ape- 
le cors oelui por le cui dit ou por le cui fait naist la question; ma¡B chose apele il celui 
dit 011 oelui fait de quoi la question naist. 

(3) Sobra la palabra rosa. 

(4) Fermar es una variante. Chabaille admito otra: former. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 209 

Lo primer es si ell es másele hb fembra. Rabo com, Vos no deuets 
pas a-cure que madona faes la batalla, car acó no es obra de fembras. 

La segon loch es sa térra. Rabo cuín, Nos ib non creure que aquest 
lióme sie bo ne saui, car ell es grech (1). 

Lo tere, es vila, Ralio rían, Nos deuem (2) ben creure que aquest 
borne sie bon draper, per co car ell es de Pruvins (3). 

Lo quart es de son linatge. Raho com, Ben deu esser charles leyal, 
car ell fo fill del Rey de ffranca. 

Lo V. es sa edát. Raho com, No es pas marauella si aquest borne es 
lauger e moible, car ell es regreament joue. 

Lo VI. 6 es los bens els mal que hom ha per natura en sor cors lio 
en son coratge. El cors es si ell es sa ho malalt, o si ell es gran o petit, 
bell o Leig, ysmcl o tardivol (4). El coratge es si ell ha dur enginy lio 
soptil, si ell es ben remonbrant lio no, ho dplg lio aspre, ho suau lio 
iros. E en suma que totes les coses que hom ha per natura o en lo cors 
o en lo coratge son eomptades sots lo loch de natura. Mas aquella que 
hom conquer per ensenyament son contenguts sots lo loch dabit, axi 
com lo Mestre dirá apres assi. 

Nodriment demostra com e engir qual gent e per quin home es stat 
nodrit o ensenyat, 50 os a dir qui foren sos mestres (5), e qui foren sos 
amichs e sos companyons, qual art ell ha, e do que se entreinet, e en 
qual manera ell .n'ouerna ses coses (6) e sa companya, e de. sos amichs, 
e com mena sa vida. Aqüestes e altres coses semblants propietats (7) 
se pertanyen a nodriment, e de totes pot hom cullir sos arguments. 
Raho com, Alexandre deuia esser dit ben saui, per co car Aristotil fo 
son mestre (8). E, Aquest preuere no deu esser bisbe, per co car mena 
sa vida en lutxuria. 

Fortuna compren co qui ve a lióme de be o de mal, co es a saber, 
si aquest home es franch o catiu, rich o pobre, oficial o sen offici, <• si 
ell ha aquest ofiei a tort o ha dret, (9) o si ell es benuirat ho de bona 
fama ho no, e quals filis ha e qual muller. Mas si tu parles de home 
mort, consira ses propietats, 90 es saber, quin home fou e com mori, 
car de totes aqüestes coses pots tu pendre tos arguments per lo loch de 
fortuna Axi com diu Juvenal, No ha co, din, al mon tan greu cosa 
comuna richa fembra. 

ílabit es un compliment de virtut que es una cosa perdurable en 



(1) Nos debons Mea croire que obt hom soit sages, car il est Orezoiz. 

(2) El MS. dioe oos deuem. 

(3) Chab.: Provine. 

(4) Isnels un lena. 

(f>) El MS. dioe equivocadamente: que foren sots mestres. 

(6) El MS. dice: ses cases. 

(7) Sobra la palabra coses, ó la palabra propietats. 

(5) Alixandres devoit Men estre sages. 

(9) E si ell ha aquest ofici a tort o ha dret; se lee en algunos códices. Chab no lo 
admite. 



210 J. CODINA Y FORMOSA, PBRO. 

son cor e en son cors (1). El cor es lo compliment de les - virtuts qui 
son dites en los altres libres e al compliment de los arts e de los scien- 
eies que hom sap e apren en son cor. En lo cors son los compliments 
que lioni guanya no pas per natura, mas per son studi ho per ensenya- 
nioiii, axi con os de ben < 1 1 >.i 1 1« -, de ben luytar, lio de ben caualcar. 

Volentai (5¡) es nn leugei mouimenl qui alguna vegada se esdeue al 
cors o al cor per alguna ocasio, axi con es alegría, cobeiansa, pahor, 
fellonia, malalties, febleses e altres semblants coses (•'!). 

Estudi os un continual empreuimenl que lo cor fa ab gran volun- 
tat, axi com os studiar sobre philosofia e en clerecie. De co pot lo par- 
lador formar sos arguments en aquesta manera, Aquest lióme sera bon 
auocat, car ell studia regreament en leys. 

Concelles una sentencia longamenl pensada sobre fer alguna cosa 
ho no fer. Mas differencia ha entre concell e pensament, car pensa- 
menl es a consirar la una partida e laltre, mas concell os la sentencia 
(4i quant hom pren la una daquellas dúos parts E \»-v co couen a tol 
concell que la materia e lo concellador e lo temps sien semblants acó 
que ell vol prouar. Car si jo deye, Aquest homt ha ben anfalsit (5) son 
cauall, per co con sen concella ab son pretiere, certes lo concellador no 
es pas conuinent. Mas si io dich, Aquest lióme es ben repenedi id, pergo 
car longament ses aconcéllat ab son pn itere, certes es bon argumenl e 

creador. 

Obre en aquest compte no os pas la propia cosa sobre la qual hom 
parle, ans os lusatge que un hom sol hauer de fer ho de no fer alguna 
eosa _ g de co pol pendre lo parlador son argument a mostrar daquell 
homo, si ell feu aquella cosa, lio si la feu mantinent, ho si la tara. Axi 
,on un deis cauallers de Catelina dix, Jo creu be, dix ell, que Catelina 
fura la coniuracio en contra Vos, car ell raes acostumat (6). 

Dit es lusatge que hom pot hauer duna cosa a dir o de no dir, e 
segueix del tot la natura qui es dita de la obra damunt. Largument fa 
hom en aquesta manera, Jo no creu pas que aquest home diga mal de 
mi, pt r co con ell no sab dir vilania de negun. 

Estanca (7) es de los coses qui son per auentura, no pas pensada- 
moni, o segueix la natura de la obra e del dit. Car hom ne pot (8) dir 
son argument e de co qui es auengut, e de co qui sdeue, e de co qui 
os a auenir, en aquesta manera, Vosdeuets be creure que aquest home 



(1) Habiz est uns compliemenz que 1' om a d'aoe parmenable ohose... 

(2) Asi ee lee al principio de eBte capitulo. Aquí el MS¡. dice vatcnt. 

(8) Un epígrafe marginal aclara el sentido en que debe tomarse la palabra volentai 
según la aeünición, y pone: affcccio. 

(4) Asi Ohabaille: sentence. El Mí. dioe: Sciencia. 

(5) Ciat hom a bien bargignié son cheval Se toma en el significado de regatear. 

(6) Parece significa: un deis cauallers dix de Catelina .. 

(7) Es la palabra cheolte que al prinoipio iel capitulo se traduce por cas El epígra- 
fe marginal dice casuí. 

(9) El MS. dice: no pot dir. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 211 

ocis aquell altre, per co car ell tenia un coltell sengonent en ses mans. 
Ho en aquesta altra manera, No es pas marauella si aquest home riu, 
per co car ell ha trobat una gran multitut dor. 

Mas assi se calla lo compte de les propietats del cor per dir les pro- 
pietats de la cosa. 

(Cap. XLVII). — De les propietats de les coses 

En aquesta partida diu lo Mesa-e que les propietats de la cosa son 
tais que per elles pot lo parlador dir e prouar sa intencio. Daquella 
cosa diu Tullius que sos propietats son en lili 6 maneres, una que se te 
en tota la cosa, una altra qui es en la cosa fahent, altres qui son jun- 
tes a la cosa, una altra son entom de la cosa. 

Les propietats quis teñen en tota la cosa son en tres rnaneres, co es 
a saber la summa del fet, la occasio, e laparelament (1). 

La suma del fet es com lo parlador diu lo nmn del fet e de la cosa 
que es stada, ho que es mantinent (2), ho qui es a venir, en una suin - 
ina breument, en aquesta manera, Aquest home feu homey, aquest al- 
tre lo retench (3), laltre feu traicio. 

La occasio de la cosa es doble, una pensada, e altre no pensada. E 
la occasio qui es pensada es com un hom fa una cusa acordadamenl 
per concell, la occasio no acordada (4) es con hom corre a fer una cosa 
per al n un soptos moui'nient e sens concell. 

Laparellament es en tres maneres, una qui es abans del fet, en 
aquesta manera, Aquest home aguayte aquest altre, e lencansa longa- 
ment ab la spasa nua en sa ma. E laltre apparellament es sobre lo fet , 
en aquesta manera, E con ell lo hac aconseguit ell lo gita en térra, e 
feri lo tant que mori. Lo tere apparellament es apres lo fet en aquesta, 
manera, E con ell lo hac mort ell lo soterra en rnig del bosch. 

Aqüestes e semblants altres propietats se tenca ab totes les coses 
tan fermament que apenes pot esser una cosa feta sens elles, c per co 
be pot lo parlador stablir sos argumunts, e hordonar e prouar (5) la 
cosa be e fermament. 

Les propietats qui son en la cosa fahent son V., lo loch, lo temps, la 
manera, la saho, e lo poder. 

Lo loch es aquella part hon fo feta la cosa, e cortes ell se pertany 
molt a ben prouar son dit quel parlador sguart be totes les propietats 
del lucli, co es saber si al loch es poch o gran, ho luny o prbp, lio de- 
sert ho poblat, e de qual manera es lo loch e la térra tot entorn, 90 es 



(1) Esta palabra bb una correooión bien heoha. Sfo se sabe como decía el MS. 
{¿) El MS. dice: ho qie en mantinent. 

(3) Lo retench es trad icclóa equivocada de larrecin ó larcin. En el cap. VI tradujo 
bien por ladroaisci. 

(4) Mejor: la occasio no pensada. 
(6) F.t prouer. 



212 J. C0D1NA Y 1-OKMOSA, I'BRO. 

a saber si hi ha murs ho valla (1), ho rieres ho lluuis ho si es ens 
aygaes, ho si 1" loch es bo lio malu.it, ho si lo lo<-h es sagrat (2), ho si 
es coran ho priuat, ho si es o fo daquell qoi fon la cosa ho no. 

Temps es lespay que hom hac en lo cosa Pahent, co es a dir per 
anys ho per setmanes ho peí jorns ho per horesj ho nouellament ho en- 
tigainent, ho tari ho tost, car hom deu niolt guardar si una gran cosa 
pogra esser feta en aquell temps. E sapiats que aqüestes dues propie- 
tats, co es a saber, loch o temps, son axi profitables a prouar la cosa 
que neguejx aquel ls qui mal eren en scril les antigües istories, e aquela 
qui lan cartes o Irires, ho scriuen lo loch e al temps per mils afermar 

lo leí. 

Sáho (3) es compresa sots lo temps. Mas gran differencia ha entre 
lo un c laltre. Car temps sguarda 1" spany (4), la quantitat del temps 
passat e del present e del qui es a venir Mas la raho sguarda la ma- 
nera del temps, co es saber si es ñuyt ho jorn, ho si fa temps ciar o 
seur, ho si es temps de Testa ho de Eeynes, ho temps de venemes ho de 
messes (5), ho si ell dorm (6), ho si fa nosses, lio soterra son pan'. 
Veus donchs que una saho se pertany a tota la térra, axi con son les 
Pestes (7), una altra se pertany a tota la vila axi con son los jorns de 
lurs festes v... des (?) acostumades, (8), ho per elegir prelat ho bisbe, 
una altra se pertany a un sol hoine, 90 es saber nosces ho sepultura. 

Manera es a mostrar en qual manera ell feu aquella cosa e ab qual 
coratge, 50 es a dir si la feu a scienl ho no, ho per son grat lio ultra 
son grat. 

I'..ih /■ es en «lúes muñeres, una qui aiUda a l'er la cosa jais leugera- 
ment, e una altra sens la qual no poria esser Peta De qo pol lo parla- 
dor ordonar sos arguments en aquesta manera, No es pas marauetta 
si aque&t canalla- guanya lajuneta, per co car ell es mils en caualcar 
que laltre, o axi, Aquest home no fara la juncia per co car ell no ha 
cauall, e, Aquell no ha fet lo coltéll per qo car no ha gents de ferré. 

De les propietats qui son aiustades a la cusa ordonada, lo parlador 
sos arguments (9) en aquesta manera, con ell retrau de una altra eosa 
pus gran lio pus poca, ho semblant ho dun contrari, ho de son special, 
ho de- la fi de la cosa. E sapiats que cosa appellada pus gran o pus ¡m- 



(1) Se il i a mona ou valses. 

(2) Sacros ou non. 

(3) Obsérvese que en la enumeración de les propietats de la cosa fahenl, la saho es la 
cuarta propiedad. 

(1) Es decir: lo spay. 

(6) Tens de vendengues ou de meissons. 

(6) Algunos códices añaden: ou se il veitle. 

(7) Festes parece e}uivocació.i. El original si c >mme est meiss »ns et vendengues. 

(8) Lijor de ses festes et desesjauz acostuaiei. Un oodioe: do ses festes et ses cos- 
turo es. 

(9) Des propieter qui sont jointes 6 la oh tse establir, li parieren dit ses arguments 
en ceste maniere... 



LIBRE DELS ENSEN YAMENTS DE B0NA PAKLERÍA 213 

ca, es considerada per forsa e per lo nombre e per la figura della. Raho 
com, forsa es en du.es maneres, una qui es en lo cors, e laltrc qui es 
en la cosa. E la doncEs es la forsa en lo cors con son nom significa (les 
propietats della, car esser appellat Salomo significa seny, e saber. 
E esser appellat Ñero significa crueltat e fellonia. En la cosa es la 
torca con lo nom significa les propietats della, car dir patríenla lio 
matricida significa gran crueltat a Deu e a homens. Atressi es con- 
siderat lo nombre, con lo parlador diu I. lio II. lio III. sens (1), e si 
ell diu una lio dues ho tres coses lio moltes coses (2). Atressi fa con- 
siderar la figura del cors con honi diu que ell es gran o poch, e 
la figura de la cosa con ell ha mes de propietats, car mes es a dir, 
Aques home ocis un preuere sobre laltar al jom de Pascha, que a dir 
Ell ocis un home priuat en locli priuat. 

Semblant cosa no es pas gran marauella, car marauillosa ecsa sig- 
nifica la granesa e la mesura, mas cosa semblant no significa altra co- 
sa sino la qualitat Car semblanca es la propietat qui fa dues cuses 
diuerses esser semblants entre si. Raho com, Aauest home es aytant 
lauger com tigre, e, Aqaest preveré dea predicar al poblé axi com f'eu 
sent Pere. 

Contraríes coses son aquelles qui tot dret, front a front, son la una 
contra laltra, axi com es fret contra calt, e vida contra mort, e nial 
contra be, e vetlar contra dormir, e ergull contra huniilitat. De laqual 
cosa lo parlador pot f'ermar dos argumenta en aytal manera, Si tu 
anugnes aquell qui te ha estort de la mort, que furas tu donchs a 
aquells quit volran ociure? 

General cosa es aquella qui es dessus, co es a dir aquella qui com- 
pren moltes coses de sots si. Car virtut es general, per co car dessots 
si son justicia, tempranea e moltes altres bontats. E animal es gene- 
ral per 90 car dessots si son homens e besties. 

Especial cosa es aquella qui es dessots son general, car auaricia 
es speeial, per eo car es sots cobesa, e seny es sots virtut. 

La fi de la cosa es co que ia nos es esdeuengut, e quens sdeue, e 
quens es a venir. E de aqüestes coses trau lo parlador sos arguments 
con ell mostra co que es auengut, ho 90 que deu auenir, lio co que sol 
aucnir de les coses semblants (3), en aquesta manera, Per ergull ve ol- 
tratge lio sobergeria ho tort, e per sobergeria sdeue mal volenca (4) 

La IIII manera de la propietat de la cosa es de co que haucm engir 
la cosa, 110 pas axi de dins con les altres deuant dites, en la qual honi 
deu primerament guardar con sera appellada aquella cosa, e de qual 
nom, e quals foren los eomcnsanients de la cosa, e el trobador, e qui 



(\) Kl MS dice: ijcns. 

(2J Falta en el original: Lo tres coses 

(3) Quant il monstre ce qui est ;i avenir, ou oe qui ciuit a /oai 

(4) Par orgoil vient outrage,et par outrage baine. 



214 J. CODINA Y FORMOSA, I'BRO. 

le aiuda a fer. Apres deu ell gardar qual lig, c qual us e qual jutia- 
i,i. ni ha sobre aquella cosa, ho qual art, o qual sciencia, o qual mes- 
ter. Atressi deu ell gardar si aytal cosa solie esdeuenir souen.oper 
aatura, ho no, (ho si ella solie auenir ho per justicie ho no) 1 1), ho si 
ella solie desplaure a les gens, ho no. 

E aqüestes propietats e moltes altres qui solen auenir apres 1" tel 
mantinent, ho tari (2), ho si es honestat, ho profltable, den tots temps 
considerar lo parlador en aytal manera que de totes les propietats sa- 
pia confermar sos dits, e trer sos arguments, e prouar sa cosa. Per co 
car mal se entremel de parlar qui no proua ses páranles rahonable- 
ment, si que sie cregut de tot co que digna ho de la maior partida. 
E per co 70l I" Mestre aci strar en qual manera lo parlador den fia- 
sos arguments. 

(Cv. XLVI1I). — Assi diu de daca manera* de tots arguments. 

Tots arguments quel parlador fa per les propietats dauant (lites, 
Tullius diu que deuen esser necessaries o semblants de oerítat, car ar- 
gument es un dit trobat sobre alguna materia qui le mostra seinblant 
veré, ho qui la proua necessariament. 

(Cap. XLIX). — Deis arguments (3) 

Lo necessari argnment es aquell qui mostra la cosa en tal manera 
que de altrement no pot pas esser. Raho com, Aquesta fembrajau de 
part de infant, (lunch* ella hajagut ab home. E sapiats quel argument 
qui proua la cosa per necessitat, pot esser en tres maneres, ho per re- 
pfenimeiit, ho per nombre, ho per simple candido (4). 

Repreniment es con lo parlador (5) II ho III ho moltes parts, de les 
quals son aduersari conforma per la una (6), qual que sie, certüs ell 
sera conclus. Raho com, io dich que Tkomas ho es bo ho es maluat. Si 
tu dius que ell es bo, io diría por que lo blasmes tu donchsf E si dius 
que ell es maluat, io diría perqué conuerses tu donchs ab ell? E axi 
hauem de repreniment que qualquera part que tu prengues, jon trau- 
re mantinent mon argument quit conclueix per necessitat. 

E sapies que aquest argument es en dues maneres, una qui es pel- 
la forca de II coses contraríes les quals hom diu tot ensemps la una 
apres laltra, axi com es en lo eximpli que aci damunt es dit. Laltra 



(1. Este paréntesis do esta ea la edioión de Ubabaille. 

(2) Maintenant, ou tust, ün tart. 

(3) Debe decir: Deis arguments necessaris 
(1) Debe decir: simple 001 clasio. 

[5j Lée^e: con lo parlador dia. . 

(6) Debe decir: de les qaals si son aduersari... 



LIBRE DELS BXSENY AMENTS DE BONA PARLEKÍA 215 

manera es per la torsa de rtues coses qui son entressi contraríes per la 
forca de una negaoio en aquesta manera, io dich que aquest liorna ha 
diners, ho ell non ha nengu. Aytal argument feu sent Agusti contra 
los Juheus cant ell los dix, lo Sant deis Sants ho es vengut, lio no es 
vengut. Si es vengut, donchs perduda es vostra unció, esi no es vengut, 
la unció vostra no es perduda. E si la unció no es perduda, donchs 
hauets vosaltres Rey. E si uosaltres hauets Rey, es Jhesu Xrist hu un 
altre, mas altre Rey uosaltres no hauets gens, donchs es vostre Rey 
Jhesu Xrist. 

Nombre es con lo parlador compte en son dit'moltes coses e manti- 
nent les ne leua totes exceptat una solament, la quall ell proua per 
necessitat. Raho com, io dich axi, couensa per forsa que si aquest lió- 
me ocis aquell altre, o ell ho feu per mal volenca que era entre ells, ho 
per pahor, ho per speranga, ho per amor de algún sen amich, e si no hi 
ha alguna de aqüestes rahons, donchs nol ocis éllpas, car sens occasio 
no pot esser fet aytal malefici. Mas io dich que entre ells no hauia milla 
mal volenea, ne pahor. e que ell no hauia nulla speranga que degues 
esser son areter lio de hauer algún profit altre de sa mort, ne ell ne ne- 
gu de sos amichs, donchs dich io que ell nol ocis pas. En aquesta ma- 
nera lo argument es profttable a aquell qui defensa questio, axi con lo 
eximpli mostra aci damunt. Atressi ella es profttable a aquell qui acu- 
sa. Raho com, jo dich que mon argent o ell fo cremat, ho ell es en la 
caxa, ho tu lo has emblat. Mas ell no fo pas cremat, ne es en la caxa, 
donchs román aquesta parí, que tu lo has emblat 

Simple conclusio es com lo parlador eonclou necessariament 90 que 
ell uol prouar per la forca daleuna cosa qui es dita dabans. Raho com, 
Uos dehits que io fiu aquest homey en Agost. Mas en aquell lemps era 
jo en ultra mar, donchs appar per necessitat que io nol fiu pus. 

Ara hauets hoides les mañerea de necessaris arguments, e com lo 
parlador se deu molt regreument gardar que son argument no hage 
pas solament la color e la seniblanca de rahons necessaries, per co que 
los aduersaris no pusquen dir en contra. 

(Cap. L) — Deis vers semblants argumenta 

Los vers semblants arguments son de les coses qui han acostumat 
de uenir souent, ho de les coses que hom cuyda que sien, lio de les co- 
ses qui han alguna semhlanca que sien veres. 

De les coses qui han acostumat a venir pren lo parlador son argu- 
ment en aytal manera. Si aquesta fembra es mure, donchs ella ama 
son fill. E, Si aquest, home es auar, donchs ell dupte son. hauer. 

E de les coses que hom cuyda que sien, pren lo parlador son argu- 
ment en aquesta manera, Si aquest home es peccador ira a la perdura- 
ble mort sa anima E, Si aquest home es piritoso/', donchs no creu ell 
Deu,. 



216 NOTICIAS 

De les coses qui han alguna semblanza pren lo parlador sos argu- 
ments en 1 1 cís mañeros, lio per sos contraris, ho per ses rahons, ho per 
aquelles que son de una matexa raho. 

Juan B. Codina y Fobmosa, Pbbo. 
(Se continuará). 



NOTICIAS 



La renovación de la Junta de Gobierno de esta corporación para 
el trienio de 1903-1906, en virtud de lo dispuesto por los Estatutos, 
verificóse en la primera sesión del presente curso, que tuvo lugar el 
día 29 de octubre, resultando reelegidos por unanimidad el Excelen- 
tísimo Sr. D. Manuel Duran y Bas para el cargo de Presidente y los 
señores D. Joaquín Riera y Bertrán, D. Francisco Ubacb y Vinyeta, 
L). Andrés Giménez Soler y I). Joaquín Mirel y Sans respectivamente 
para los de Tesorero, Conservador del Museo, Bibliotecario y Secre- 
tario. 



En la propia sesión se dio cuenta del fallecimiento del académico 
numerario Dr. D. Buenaventura Ribas y Quintana, canónigo de esta 
Iglesia Catedral, acordando la Academia que conste en acta el pro- 
fundo sentimiento de esta corporación por tan irreparable pérdida. 

El Sr. Giménez Soler leyó en la sesión de 14 de noviembre un 
estudio sobre las costumbres privadas en la Edad Media; en la siguien- 
te qtfe se celebró el día 28 del mismo mes, dio lectura D. Juan Bau- 
tista Orriols á un informe de la obra del coronel D.Joaquín de La 
Llave, acerca del sitio de Barcelona en 1714; en la de 12 de diciembre 
fué asimismo leido un trabajo del socio correspondiente en Coruña, 
I). Eugenio Carré Aldao, intitulado: «Influencia de los catalanes en el 
progreso de la industria pesquera di' Galicia,» y en la sesión del día 
28 del propio mes, el correspondiente en Lérida Dr. D. Arturo Masrie- 
ra y Colomer, dio á conocer á la Academia varios fragmentos de su 
traducción de la Iliada de Homero en verso catalán. 



En la mencionada sesión del 12 de diciembre fueron nombrados 
académicos correspondientes en Madrid los señores I). Adobo ( ¡arrasco, 
D. Julián Suarez hielan y D. Joaquín de La Llave y García; en Léri- 
da, I). Magín Morera y Galicia, 1). Rafael GrasdeEsteve y I>. Agustín 
Prim y Tarrago; en Tarrasa, D. Juan Sabat Anguera; en Ñapóles, don 
Francisco Cerone; en Alguer de Cerdeña, el barón Mateo Guillot y en 
StoekolmoD. Goran Bjorcknian. 



PUBLICACIONES 

DE LA 

Real Academia de Buenas Letras de Barcelona 

MEMORIAS 

Tomo I.— Resumen histórico del origen de la Academia; observaciones sobre los princi- 
pios elementales de U Historia, por el Marqués de Llió.— Precio, 10 ptas. 

Tomo II. -Observaciones sobre los principios elementales de la Historia (continuación). 
— Disertación sobre la verdadera situación del pais de los llercavones (F. Pinos).— Fundamento 
'le la opinión de que por francos, en los anales antiguos, se entienden todos los hombres del 
Imperio de Occidente (R. Ponsich).— Documentos parí la historia de Mossen Borra (J. Rlpoll) — 
Situación de Cartago, Vetus, Subur, ciudades de España (M. Mayora).— Disertación sobre puntos 
de cronología (M. Mayora).— Inscripción del siglo x en Barcelona (J. A Llobet). — Verdadero sitio 
de la antigua Aesona (Roig y Rey).— Inscripciones romanas de Isona (J. Moner) — Festejos en 
Barcelona cuando la venida de Carlos 1 (M. Bofarull). — Lugar que ocupaba junto á Lérida el 
campamento de César (J. Díaz) — Origen de algunos dichos y costumbres (Bastús).— La lengua 
catalana considerada históricamente (A. Bofarull).— Juliana Morell 'Roca y Cornet). — Poesías 
perdidas de Vallfogona (S. Meares). — Muros ciclópeos de Tarragona (Hernández Sanahuja). — 
informe de la sociedad arqueológica de Tarragona sobre antigüedades descubiertas (Hernán- 
dez).— Raices griegas y germánicas en la lengua catalana (Bergnes de las Casas).— Apuntes para 
la historia de la moderna literatura catalana (Féu;.— Apuntes históricos sobre Olérdula (Milá). — 
Opúsculos en antigua lengua catalana (A. Bofarull) —Precio, 15 ptas. 

Tomo III. -Blasco de Garay (Rubio y Ors).— Apuntes históricos sobre el Hospital de Bar- 
celona (T. Si villa). — ¡¡¡oticia de artistas catalanes de la Edad Media y del Renacimiento (Puiggari). 
—Datos de Antonio de Campmany (Rubio y Oral.— Reseña del renacimiento de la lengua y lite- 
ratura catalanas (Rubio y Ors).— La Torre del Breny y castillo de Balsa reny (Trres)— Un libro 
más para el catálogo de los escritores cstalanes (Luanco). —Tabla numularia de los Comunes de- 
pósitos de Barcelona (Negre). — Brunequilde y la sociedad franco-galo-romana (Rublo y Ors).— 
Nyerros y Oartells (Parssolsi— Olérdula (Milá).— Necrología de D. Jaime Ripoll.— Precio ÍO ptas. 

Tomo IV. — La, expedición y dominación de los catalanes en Oriente juzgadas por los 
griegos (Rubio y Lluch —La carta puebla de Agramunt (Sisear). — Otro libro catalán descono- 
cido (Luanco).— Los navarros en Grecia y el ducado catalán de Atenas (Rubio y Lluch . — El 
derecho funerario en las doce Tablas (Barallat).— Origen de la independencia del condado cata- 
lán (Rubio y Ors\— Precio ÍO ptas. 

Tomo V.— Tres cartas de Mossen Borra (F. Bofarull).— Sarcófagos romano cristianos en 
Cataluña (Botetl.— Orígenes del pueblo de San Marti de Provensals (Bofarull) —Nyerros y Ca- 
dells (Barallat).— Recuerdos históricos de Molins de Rey (Maspons).— Predilección de Carlos V 
por los catalanes (Bofarull).— El teslamenlo de Ramón Lull (Bofarull).— Precio 15 ptas,. 

Tomo VI.— Basi-ro provenzalisla catalán (Rubio y Ors— Estudio de los sellos de Pedro IV 
de Aragón (Sagarra).— Intensivoí de la lengua catalana (Balari).— Shakespeare y Moratín ante la 
fosa (Barallat).— Generación de Juan I de Aragón (Bofarull).— Dominación goda en la península 
ibérica (Romaní y Puigdengolas) —Documentos para la monografía de Monlblanch (Bofarull).— 
Precio, 15 ptas. 

Tomo Vil.— Antgua marina catalana (Bofarull) — Jaime de Aragón, último conde de ürgel 
(Giménez) — Un bandolero feudal (Maspons).— La heráldica en ia filigrana del papel (Bofarull). — 
Precio, 15 ptas. 

Tomo VIII.— Primer fascículo: El poder judicial en la Corona de Aragón (Giménez Soler). 
—Precio, 2 50 ptas— Segundo fascículo: Los Vescomtes d« Cerdanya, Conllanl y Bergadá 
(M'ret y Sans). -Precio, 2'50 ptas.— Tercer fascículo: Importancia de la Sigilografía como 
ciencia auxiliar déla Historia (Sagarra).— Precio, 2 ptas. 

Discursos de recepción de los Síes. Ubach y Vinyeta, Rubio y Lluch, Ribas Pbro., 
Broca, Sagarra, Llanas Pbro , Carreras y Candi, Torras y Bages Pbro , Vidal Valenciano, Codína, 
Presbítero, Giménez Soler, Corlejón, Pbro., Bás y Amigó, Miret y Sans, Hinojosa, Comenge, 
Hahola, Baró, Ellas de Molins y Casades, venden á 2 pesetas cada uno. 

Libro de la Orden de Caballería de Raimundo Lull». traducido en lengua cas- 
tellana, con un discurso preliminar de D. José Ramón de Luanco. — Precio, 5 ptas. 

Curial y Guelfa, novela catalana del XVn segle, con un discurso preliminar y notas de 
D. Antonio Rublo y Lluch.— Precio, 5 ptas. 

Ortografí t déla Lengua Catalana, por la Real Academia de Buenas Letras —Precio, 
1 peseta. 

Sesión pública del día 3 de Julio de 1842, con las composiciones premiadas en 
«1 certamen (Koudor de Llobregat, Las armas de Aragón en Oriente, Rugero de Flor).— Precio, 
1 peseta. 

Juicio critico de las obras de D. Antonio de Campmany, por Guillermo For- 
teza —Precio, 2 ptas 

Breve reseña del actnai Renacimiento de la lengua y literatura catala- 
nas, Memoria escrita por D. J. Rubio y Ors —Precio, 2 ptas. 

Noticia de la vida y escritos de I>. Francisco Permanyer y Tuyet, Memo- 
ria escrita por ü. Manuel Duran y Bás.— Precio, 2 ptas. 

Reynals y Rabassa, estudio biográfico y literario, por D Manuel Duran y 
Bás.— Precio, 2 ptas. 

La Tradición de los Pueblos literaria, filosófica y soclalmente consi- 
derada, discurso de D. José L. Feu (acta de la sesión inaugural de 1863). — Precio, 1 peseta- 
Boletín de la Real Academia de Buenas Letras.— Tomo I, años 1901 y 1902.— 
Precio, 8 ptas. 



CONDICIONES DE LA PUBLICACIÓN 



Apareceré, en ouadernos trimestrales de 48 Páginae 

por lo menos 

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN 

En España y Portugal, un año • . . Pesetas 4 

En el extranjero id » 5 

Todas las suscripciones empiezan en enero. 

No se venden números sueltos. 

La redacción en el domicilio de la Academia, Plaza del Rey, nú- 
mero 14, Barcelona. 

La administración A cargo de D. Juan Batlle, librería «L' Arxiu» 
Tapinería, 48. — Barcelona. 



BOLETÍN 



DE LA 




L Mil H BUENAS 



n 

JJÜJ 




DE 



BARCELONA 



%Y 



Enero á Marzo de |904 .nnJ^ q?v' 



r *w 



Año IV 




Núm. 13 



Año Académico CLXXVI 



BARCELONA 



Tipografía de la Casa provincial de Caridad 

CALLE DE HONTEALEORE, NÚMERO 5 
1904 



P&gs. 

Enténces y Teniplers en les montanyes de Prades, per F. Carre- 
ras ¡i Candi 217 

Itinerario del rey Alfonso I de Cataluña, II en Aragón, por 

D. Joaquín Miret y Sans 257 

Libre deis ensenyaments de bona parlería, por D. J. Codina y 

Formosa, Pbro. 279 

Noticias 288 



Año IV "T> f~\ T "C T* T M NÚM - 13 



BOLETÍN 



DE LA 



Real /Icademia de Buenas Letras 

— DE BAI^CEBONA - 



— Í3 



ENERO Á MARZO DE 1904 



O— 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRÁDES 

(1279 A 1300) 



Estudi d' un procés reyal.— Possessions del Temple, al Ebre.— Los Entences á 
Aragó y á Catalunya.— Disentiments d' Entences y Templers en les comandes d' 
Aseó y Miravet (1279 á I28l).-Les montanyes de Prades juntades al vegueriu de 
Vilafranca. - Corregudes deis Entences en terres deis Templers (12S4 á 1289). — Des- 
trucció de Vinebre - Lo Rey evita la tala de Seros. - Emronisació deis Montcades en 
les riberes del Ebre. - Botí pres á Ribarroja y á Berrúc.— Pere de Monteada aliat deis 
Entences. — Vexacións á la Mata y á Aseó.— Penyoraments deis Entences ais Tem- 
plers per pretendre la percepció de monedatge. 

Les costums catalanes, consignades en los documents de cancillería, 
son molt sovint fletes. Empero en lloch se mostren ab la rudesa y sim- 
plieitat, qué en les incoacións processals. Ha resultat, per nosaltres, 
agradosa feyna, inquirir en los processaments de la Edat Mitjana, ru- 
blerts de particularitats dignes d' estima. 

Lo procés deis disentiments y bandositats d' Entences y Montcades, 
fou examinat per Qurita, qui no dexá res en vaga de lo molt que con- 
tenía en son temps, 1' arxiu reyal de Barcelona (1). Empero sois anota 
lo mes remarcable d' estes lluytes y malifetes. Un extracte general del 
procés, es lo que aném á empendre, afeginthi algunos noves per casua- 
litat pervingudes deis bandolejants. 

La familia Entenca, de molts anys enemistada ab la orde del Tem- 
ple, motiva fets, qual esfera d' acció sigue, Miravet, Aseó, Benicanel, 
Pedrer, Rasquera, Genestar, Lo Pinell, Batea, Booth, Carcia, Vinebre, 



(1) Fcrma tres pleobs diferentB, claBÍfioats per Legajo í.°, 2." y 3." de la Colección 
ile proceso» 1291 d 1303 del arxiu de la Corona d' Aragó. 

1904.-15 



218 F. CARRERAS Y CANDI 

'Vilano?a, Gorrapta, Camposins, La Fatarella y altres, llocbs no tots 
el' importancia consemblant, sino que alguns sois eren petits poblats. 
En lo procés consta, que en tots los que s' lia nombra t, h¡ dampnificaren 
los Entonces, en major 6 menor escala 

En quan ais Templers una sola vedada, en 1' any 1289, entraren les 
i. ai llírs de Mora y de Tivisa, propietat d' en Berenguer d' Entenca, en 
eompanyia deis Montcades, en circunstancies empero agravante, com A 
son temps dirém. 

Omitimalgunes cavalcadesinsignificants delsEntences, com v. g. les 
deis llochs de Booth y Pedrer, per quan se comenten inolt vagament 
en les actuacións judicial*, essent corregudes vulgar*, de breu durada 
y de les que res se 'n pot precisar ni tant sois 1' any en que ocorregue- 
ren. Prou nos lia dolgut no poder consignar la del Pedrer (batllia de 
Miravet) que ocasiona véssament de sanch, morinthi un cristiá, tres 
sarrahins y dugues sarrahines y bont se mostrá la extensió d' aytals 
corregudes, ja que los Entences, sortits de Mora, per anar á Pedrer, l'c- 
ren nit á la Cenia. 

No es del cas esplicar aquí, 1' origen deis Templers, com s' introdu- 
hiren a Catalunya, ni quanta preponderancia lograren després de la 
conquesta de Tortosa, mercés ais convenís fets ab nostres sobirans, los 
qui los hi donaren escrupulosament la part proporcional oferta en les 
noves térros toltes á la dominació sarrahina. Lo molt que junt á Les 
riberos del Ebre hi arrivaren á posseyr, s' estenía fins ;l Lleyda en pe- 
tites etapes. Be 's pot dir que les torres y torces de Tortosa, Miravet, 
Aseó, Orta, Ribarroja y Gardeny, casi be s' esguardaven les unes ab 
les altres. 

Les possessions deis Templers, s' estengueren per tot Catalunya, de 
manera que ells podien atravessar lo Principat de jornada en jornada, 
dormint sempre en cases de la Orde. 

Quan les vexacións de que eren victimes, los habitants deis llochs 
rurals, per les lluytes internes ó bandositats, entre senyors catalans, 
eren inacabables, se busca un remey que contingués la violencia del 
mal social, facilitant al débil la protecció del mes fort Indubtablement 
ningú tant poderos com lo Sobirá per amparar al desvalgut vassall y 
d' aquí la profussió de reyals salvaguardies que s' expedien en sa Cort, 
per protegir ais qui estaven en perill d' esser danipnificals. 

Mes já fós que les frequents lluytes entre senyors y sobirans dexas 
sen desamparáis ais particulars, já fós que 's desconfíes deis oficiáis 
reyals que devien dispensarlos la protecció en lo moment del perill, ja 
fós per causes desconegudes, se veu arbitrar la protecció d' altres enti- 
tats, separadament de la corona, mes que tenien valiment y forca. 
Ocupa lo primer lloch en lo segle xm, la orde del Temple. 

Sovintegen los doeuments en que, no ja mers vassalls, sino senyors 
de castells, solicita ven la protecció deis Templers, lo qual permetia á 
aquells poder ostentar al cim de llurs habitacións y pertenencies, lo 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 219 

penó blau ab la eren blanca, distintiu de la Orde. A cambi de la pro- 
teceió moral dispensada ab la senyera y de la material que, en cas de 
necessitat, aximateix devien prestarloshi, percibien un petit tribuí; ó 
cens anyal en especie, variable segons era la categoría de la familia á 
quí 's devía protegir. 

Ara 's compendrá si baix aquest altre punt de vista, los hi era de 
gran utilitat los castells y forces, que., esgrahonats per Catalunya, pó- 
senla la Orde. 

En la segona mitat del segle xm havia decaygut la consideració 
que merexé la Orde, podent assenyalar lo regnat de Jaume I lo Con- 
queridor, com al en que s' opera aquesta evolució en son prestigi. Em- 
pero, encara eren consideráis per lo poblé, al temps en que s' esdeve- 
nen los fets que relataren! en lo present estudi, segons ho indica la soi - - 
presa que ocasiona al Sobirá presenciar la sortida del estandart de 
la Orde, per Henchirlo á bandolejar contra los Entenees. 

Trovera eu coasonancia ab 1' esperit de justicia y pau de que devien 
anar rodejats los Templers, la persistencia, que mes avant mostren, en 
subgectar al conexement de la cort reyal, la resolució de tots los seus 
debats ab los Entenees. Llavors no respongueren ab mes actes de for- 
sa, á les corregudes que sos enemichs soviat l'eren en llurs terres, es- 
perantne justicia de la má del Rey. 

Donada esta breu idea del carácter deis Templers, devem presen- 
tar ais Entecces, á nostres llegidors, tota vegada que son los princi- 
páis actors d' aquesta relació. 

Foír de les families de major renom á Aragó. En 1' any 1169, acom- 
panyava á Anfós I en la Ribagorca, Berenguer d' Entenca, obtenint del 
Monarca li concedís lo lloch de Terol, al repoblarse en 1171 y esdevenir 
frontera de sarrahins. També 's trova present al acte de donar, Anfós I, 
en 1181, Tortosa, Aseó y Ribarroja, á la orde del Temple (1) Cavaller 
palatí de gran prestigi, intervingué, Berenguer d' Entenca, com á mit- 
jancer, en les discordies de Pere I y sa Mare, en 1200. 

Aquest es lo mes antich prohom del llinatge deis Entenees. Segui- 
dament juguen important paper en la historia del segle xm, havent 
emparentat ab lo gran rey Jaume I. 

En lo segle xn los Entenees comencaren á usar del nom de pila 
de Berenguer que devía quedar com tradicional en la familia. En la 
perpetuitat d' uas mateixs noms en les families catalanes, s' hi podría 
veure una continuació deis deus lares romans. Los sobirans de Barce- 
lona, fins á la unió ab Aragó, usaren lo nom Uerenguer, que sens dubte 
fon deis noms mes usats á Catalunya y Provcnca; la casa comtal d' 
Urgell, lo d' Ermengol; una branca de la casa comtal de Pallars, lo 
d' Artal; la casa veseomtal de Cardona, lo de Ramón; la vescomtal de 



(l) Cartoral deis templers de Gardeny, fól. 97, doc. 225 (arx. gran priorat a Cátala 
nya de S. Juan de Jerusalem). 



220 !•■ i ARRERAS Y CANDI 

Cai>rcnt, lo de Bernat; la casa cornial d' Empuñes, lo d' Uoh'; la casa 
senyorial de Mur, usa 1" nom d' Ecart; la deis Corbcra, del de Riam- 
l).i u; la de ('ruilles, < !■ -i de (.¡ilabert; la d' Eróles, del de Roger, etc. 

Es innegable la confusió originada per esta perpetuital d' un ma 
teix nom, ocasionan! equirocacións ais historiadors, que 's fán difícils 
de corretgir, confonentse al fill ab lo pare, quan no lii ha pro va fe- 
l'ahent del anj en que s' efectúa una succesió. 

Situantnos al regnal de Jaume I y al temps que aquesl Rey con- 
querí ;'i Valencia, hi trováni á son costal á Bernat Guillem d' Entenca 
dequi, din Don Jaume en sa Crónica aera nostre oncle de part de nos- 
tre mare» (1). En efecte, Bernat Guillém d' Entenca fou fill del senyor 
de Montpeller Guillém VIH y de sa segona muller, Atines ab quí 's 
casa sense consentiment de la Iglesia, després d' haver repudiat á 
Eudoxia, avia materna del rey Jaume 1. Era, per tant, germanastre 
de María de Montpeller mare del Conqueridor. 

tío trovém quina relació hi bagues entre aqúest Entenca y lo pre- 
cedentment referit del segle xii. 

Bernat Guillém pren part en les primeres operaeións de La conques- 
ta, de Valencia, com molt afecte á Jaume I: assisteix al siti y presa de 
Burriana en 1234, hont es ferit de sagetá en una cama y lo mateix Rey 
li feu la primera cura. En 1' any 1235, al establir Jaume I lo puig Ce- 
bollar, al enfront de Valencia, per ferio frontera de sa conquesta 
y avene, confia la custodia de lloch tan perillos al propi Entenca 
son parent. En esta ocasió paríala Crónica, d' un Berenguer d' En- 
tenca quí, ab Bernat Guillém, se trovava al puig Cebollar ó de Santa 
María. 

En les operaeións hagudes al entorn del dit puig, morí Berna i Gui- 
llém d' Entenca, de quina mort, lo Rey, se' n mostrá pesaros (2). Fóso- 



(1) Libre deis feyts esdenrnnnte en la vida del molt alt senyor Rey en Jaume- lo Conqueridor, 
apartats 206 y 232. 

(2) La Crónica de D. Jaume parla de Bernat Gaillém d' Entone» en loe aparta's 
170, 171, 172, 173, 174, 216. 207. 2i:¡, 2U, 216. 217, 219, 220, 221, 223, 225 231, 232, 231, 235 y 236 

Lo Líber fororum condigna com presenta, en corte d' Aragó. ais següents Entonces. 

A. 1236 — «B. dentienca et G. fratre eius» en la cort general de Monteó. 

A. 1247.— «G d' Entenca: ea la cort d' Osea-. 

A. 1283 — <B guillermi de antienea » 

A 1300 — «Gombaldua de entiem; v en la cort de Oaragoi.-a. 

A. 1325 — «E. de enclenca » tPoncium hugonis de entienda-» 

(Líber fororum* tnipreseum in inclyla Ciuitate Cesarauqustanaarte el industria largisque 
expensis circunspecli viri Geonjii Cocí teuthonici armo christiane ealutis millertmo quingen- 
tésimo décimo séptimo, fol. 2, 29, 38, 44, y 61.) 

Los següents Entonces assistiren a les coronaoións deis reys d' Aragó a Caragooa. 

A. 1276.- Guillém d' Entenoa. 

A. 128S,— <Don Bernardo Guillen de Enteriza.» 

A. 1291.— «Cok Bernardo Guillen de Entenza. Gombal de Entenza. Berengner de En. 
teoza.> 

Coronaciones de los serenissimos reyes de Aragón. Escritas por Gerónimo de Blancas chro 
nista del reijno. (IJaragoca 1611) pl. 18, 21 y 21. 

A. J300.— Bernat Guillém d' Entenca era senyor d' Ale, leía 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 221 

terrat en lo propi puig de Santa María tro quel poguessen leuar á So- 
gorp on ell hauía promesa sa sepultura. 

Altre variant de la Crónica, en lloch de Sogorp diu Scarp, mes evi- 
dentment fon Scarp errada de copista (1). 

Lo Rey enviá á buscar al fl.ll de Bernat Guillém noraenat Guillém, 
quí tindxía lo temps de deu a once anys, en lo de 1236, armantlo cava- 
11er e donará li tota la térra que son pare tenía per nos. Déla gent que 
comenava lo difunt y custodiava lo puig, ne leu cap á Berenguer d' 
Entenca quí era d' aquella matexa cornpanyía y conquerida que fou 
Valencia, resta en custodia del nou reyalme. Empero mes avant, te- 
meros d' esser punit per lo Rey á causa d' haverlo desol3eyt, se passá 
ais serrahíns de Xátiva, corregúent y damniflcant lo camp cristiá (2). 
D' un rich home aragonés molt t'amós, també nomenat Bernat Gui- 
llém d' Entenca, com 1' oncle del rey Jaume I, nos parla la Crónica en 
ocasió en que los senyors d' Aragó oposaren dificultáis al Rey per tra- 
metre socors á Castella, especialmeut per la imposioió del bovatge. Fou 
hu deis capitosts de la oposició aragonesa en 1264, morint k Luxen 
(Valencia) en lo desgraciat combat en que lo Mostré del Temple cay- 
gué presoner deis serrahíns, en 127G (3). 

Fineix lo preceden t y la historia nos mostra altre l'amós Bernat 
Guillém d' Entenca, quí 's trova present á la solempnial coronació d' 
Anfós II, á Qaragoca (15 abril 1286) 

Mes cal teñir compte en lo segle xin, en no eonfondre les dos i'a- 
milies d' Entenca que a un mateix temps regexen la baronía aragone- 
sa y la catalana Já Montar cuida advertir esta distinció, indicant cuín 
territori hont radicava la segona, les vores del Ebre (4) ü aquesta 
regió sería Bereuguer d' Entenca, quí, á les derreríes del segle xnr, 
se coron.'i de gloria en les guerres de Sicilia y Calabria, dirigint la 
defesa d' Otranto, sitiada per la host francesa en 1286. 



(1) Fa judicarho veure a Berenguer d' Entenca en 1279, intereBsat al> Sogorb, ab 
qain concell tenia grana controversies. (Registre 41, foli 52, arx Cor. Aragó). 

Precisament Sogorb era deis 11< ohs de Valencia que 's deví ,n j adicar per fur d' Ara- 
gó, en lo segle XIII, com ho mostra lo Rey, en 1283 (nones d' octubre) al fer jurar al nou 
justicia de Valencia, que jutjara per lo* mu d' Aragó, los llochs de Murvedre, Sogorb, 
Liria, Morella, Ondn, Caatelló, Xátiva, Algeoira, Callera, Corbera, Sumacarcel, Pego, 
Gandía, Luxen, Albayda, Cocentaina, Untinien, Bocairen, Denia, Castalia, Sexona, 
Penaguila, Alcoy, Alpuent, Castelbabidy Ademas. (Registre 43. foli 40, arx Cor. Aragó)- 

(2) Crónica, nom. 295 y 316. 

(3) Crónica, nom 380, 3S1, 391 395, 39S 400, 403, 516, 552 y 669 

(4) «Era este linaje de las Entencas muy antiguo y prin'ipal en Aragón y eran 
ricos hombres de natura y de gran solar: tuvieron señorío le honor en Zaragoza, Ca- 
latayud y Teruel y fueron muy estimados de los reyes Fué esta casa de las cnas ricas 
de la corona y hubo en este linaje muchos varones principalísimos, que tuvieron muy 
gran parte en la oonquista de los reinos de Valencia, Cerdeña y Sicilia y otros. Sus 
armas eran un escudo de oro, con la cabeza negra En Cataluña y en las orillas del 
Ebro hay otra baronía que llaman de Entenca, que fué de los duques de Cardona, 
pero es diferente de la baronía de Entenca del reino de Aragó a, que consiste en los 
pueblos que diremos después, en el capitulo siguiente.» (Tlistoria délos condes de Urgel; 
vol. II pl. 46 ) 



222 F. CARRERAS Y CANDI 

A mes de les possessións de la ribera del Ebre, tindría, Berenguer 
d' Ent i -n.-.i , lo castell de Mont-tomés, en I" Valles, segónsdiu Des-Clot 
al> referencia al any 1285. Esl castell, al poch temps lo vengué á Gui- 
lleuma de Monteada viuda del infanl Pere d' Aragó, recobrantlo en 
1293, mitjancanl la entrega de trenta mil s<>us. 

En 1286, Berenguer d' Entenca assistí á la conquesta de Menorca. 

Fou d' aquesta catalana baronía deis Entences, lo renomat héroe 
de la expedido al Orient, Berenguer d J Entenca, segons expresa lo cro- 
nista guerrer Ramón Montaner (1) 

Desde 1' any 127 ( J, se troven en desavinenca los Entences y los 
Templers. En lo terme d' Aseó era ácostumat percibir una lezda ó 
tribuí, que pagaven los transeunts per dit terme y que anaven á Mora 
sens dubte per obligarlos indirectament, á atravessar lo riu d'Ebre á 
Aseó, percibint llavors Aseó, lo que 's solía pagar per passar la barca. 
Berenguer d' Entenca, pretextant que aquest tribut li perjudicava les 
rendes de la sua barca de Mora, prohibía ais lezders la percepció d J 
aquest impost, obligant al Comanador d' Aseó, a teñir d' acudir en 
quexá al Rey (2). 

Entenca rebde Pere II una orde, en la que 1¡ probibeix oposar im- 
pediments á la lezda, del contrari encomeuará al Sobrejuntero de Ca- 
ragoca, <i Ul ' defensi al comanador y vassalls d J Aseó, de les sues ve- 
xácións (20 d' agost de 1279). 

En aquell mateix any 1279, lo Rey tenía embargats los castells de 
Mora y de Tivisa. Comunica lo Rey, á Camino de Peramola veguer de 
Tarragona y del Camp, haver guiat á Berenguer d' Entenca y á sos' 
homes y bens, com també fós perinés, á la sua muller y dones quí ab 
ella anassen, residir en lo lloch hont vulgan (3). 

Do> anys mes tart, en 1281, torném á trovar ais Entences en disen- 
timents ab los Templers de Miravet. Guillém d' Entenca y Xa Galbors 
muller d' en Berenguer d' Entenca los havíen acuyndat y los tenien en 
aguayt [acuyndastis i í h m tis in reguardo). Desde lo siti d' Albarrazín 
hont se trovava, hi proveheix lo Rey, conminant ais Entences ab pu- 
nicións si per eAs eometien algún damnatge ais Templers (4). (13 de 
juliol de 1281). 

Aqüestes cóntroversies y violencies, motivaren la intervenció del 
Rey y de la sua justicia, en 1283, en que, tant los Entences, com los 
Templers, volen posar les qüestións devallants de robaríes y bandolis- 



(11 Qaan Berenguer d' Entenca se vegé lliure de la presó en que estará a Genova 
busca, socors per bos companys que batallaven al Orient. «E axí lo rich bom sene 
secors que no poc hauer del rapa ne de la oasa de Franca tornassen en Cathaluoya e 
empenyrra e vene gran res de les sues terres e nolieja una ñau den P. Saoliuela de 
Barcelona> {l'hronik des edlen En Ramón Muntaner, (Stuttgart 18441 capítol CCXXIXl. 

(2; Registre 42, foli 129 (arx. Cor. Aragó) 

(3) Registre 42, foli 189 (arx Cor. Aragó). 

(4) Registre 48, foli 4 (arx. Cor Aragó). 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTÁNYES DE PRADES 223 

mes coraessos en les montányes de Prades, á conexement y sentencia 
del Sobirá. D' aquí un manament reyal al veguer de Vilafranca Gui- 
llém de Castellolí, per coineugar la incoado de la causa, restituint y 
deslliurant ais homes, besties y obgectes apresats per les parts contro- 
vertints. (10 d' octubre de 1283) (1). 

Certament sorpendrá, que, fets esdevínguts en lesriberes del Ebre, 
vagen á conexement del veguer del Panadés, y no del de Tarragona y 
son Camp, com sembla natural per sa posició topográfica. Mes ja en 
1279, manava lo Monarca, al llochtinent del veguer de Tarragona, no s' 
entrometes á exercir jurisdicció en dites montányes (2). Aytambé van 
eiidre§ades al mateix fi, altres dugues disposicións del 1281, (l. er de 
janer) la primera del Rey, á Camino de Peramola proliibintli in- 
tervenir en les causes deis vehins de Mora, Tivisa, Marzá y Prat- 
dip, pertanyents á Bcrenguer d' Entenca; y la segona, manant al 
veguer de Vilafranca exercir jurisdicció en los lloehs predits, axis 
com en lo de Falcet, considerantlos endosos en sa Veguería (3). 

Lo mestre del Temple Fr. Berenguer de Sant Just, firma de dret 
d' estar á resultes de lo que 's fallas en justicia, no sois davant lo Ve- 
guer, si que també davant lo Monarca (4). 

Mes á despit de tant bones disposicións, los Entences entraren dife- 
rents vegades, má armada dampnificant lo terme de Miravet, que era 
de la orde del Temple, en 1' any 1284, capturant gent y prenent bes- 
tial- (5). 

Aximateix á les derreries del Setembre de 1284, entraren en só de 
guerra los lloehs de Vinebre y Camposins de la batllía d' Aseó, come- 
tent molts dampnatges, deis que ja n' explica alguna cosa lo procés que 
estudiem. Regía la comanda d' Aseó, Fr. Francesch Ca Tallada y la de 
Gandesa Fr. Guillém de Puignaucler. 

Alguns cavallers, qui per llurs armadures de guerra dificultaven 
csser coneguts, pro que los distingien certes senyals pintades en llurs 
armes (tí), seguits de molts peons de les batllies de Mora y de Falset, 
entraren en la d' Aseó, comanats per lo jove Guillém d 1 Entenca. Figu- 



(1) Al día següent, escrivía, lo Rey, a Raouín de Toyla, anulant un deoret donat 
per lo jurisperit de Vilafranca Bernat Seguil de Jafer, en la causa vertent entre En 
tences y Templers «super terminis cnstri de Evisa et de DertUBa et quibusdam aliis,> 
la qual cauBa vol que ell termini degudament. (Registre 43, foli 42, arx. Cor. Arago). 

(2; Registre 42, folis 146 y 203 (arx. Cor Aragó). 

(3) Registre 49, foli 12 (arx. Cor. Aragó). 

(4) Registre 43, foli 33 (arx. Corona Aragó). 

(6) Lo Rey provehi en favor deis Templers y conmina ab castigar á Berenguer y 
á Guillém d' Entenca y a G-uillem d' Entenca flll, si no restituien lo que havien pros. 
(Registre 41 foli 239, arx. Corona Aragó) 

(6) <Interrogato qui milites erant oum dicto G." de entenca et dixit qaod P. carbo- 
nis et dúo milites cognominati de vernet quos cognouit in signis que portabant et en 
RiudeToix quondam et G verguentis et plores alii de quibus non cognouit signa eorum 
et cum ipsos et alios supradiotos non potuifset cognoscere facie ad faciem nisi in sig- 
nis qüod portabant.» (Declaracions del procos que estudióm ) 



224 F. CARRERAS Y CANDI 

raven entre los cavallers, en Riudefoix, en Carbons, los Vcrnct y (iui- 
llém Verguentís. 

Dirigírense al lloch de Vinebre, de la batllía d' Aseó, y V entraren. 
I'ii.i vegada dins, aquella gent s' entrega al saqaeig: bestiars, robes, 
obgeetes d' algún valor, tol era arrebassat de Unrs cases, recullint 
considerable botí. Quaranta sarrabins de Vinebre restaren catius de 
Guillém d' Entenca. 

No fou entrat, Vinebre, sense resistencia, ja que consta haver per- 
dut la vida alguns deis seus populadors, co es, dos cristiana, deu 
sarrahins y quatre ó cinefa sarrahines. 

La sortida deis Entences de Vinebre, fou indicada per la grossa fu- 
ñiera, que, de lluny cstánt, mostrava 1' incendi y total dostrucció del 
lloch. 

Mala jornada fou aquella per los vassalls del Temple, justipreuant- 
se los danys rebuts, á xexanta mil sous jaquesos 

Mentres Vinebre era saquejat, en totes les altures de la batllía d' As- 
eó se mete lo só de viafós. La gent s' aplegá lo mes prompteque pogué: 
pro quau fou ajuntada, lo dany no tenía remey. 

Habitava, llavors, lo lloch de Carcía, un cavaller, denom A d' Ar- 
tesa, qui tenia ajustades treves ab los Entences. Per esta causa, á des- 
pil de tocarse lo só en Carcía, los vassalls de 'n Artesa no volgueren 
l>endre part en 1' ajust de gents per combatrels. 

Mes per inadvertencia,, ó per altre motiu, entre les preses tetes pel- 
en Guillém d' Entenca á Vinebre, hi flguraven, un sarrahí y una sa- 
rrahina, homes propis y afocats de n' Artesa. Arrivantli a conexement 
la nova de llur captura, n' Artesa, trámete tot seguit al militar Guillém 
de Tolo vers Guillém d' Entenca, per que li exposás la injusticia d' 
aytals apresonaments. N' Entenca escolta la quexa y sense mes rahons 
dex;l en llibertat á dits sarrahins, cumplint axis ab les Ueys de la ca- 
valleria, que vedaven dampniñear á persones ó bens deis ab qui s' eS 4 - 
tava en treva. 

Los presoners de Vinebre foren transportáis a Mora, hont restaren 
encarcerats, tins y tant que aprontaren les quantitats de diner que se 
'ls hi exigí per llur redempció. Los qui no lograven redimirse ab di- 
ners, eren venuts com A esclaus. De les tres malaventurades sarrahi- 
nes capturades en dita tala, sois una pogué satisfer los tres cents sous 
demanats per dexarles lliures. Les altres dugues restaren cautives. 
Tristísima era la condició deis serrahins de Tortosa, ais qui tantes se- 
guretats donaren, Ramón Berenguer IV y Anfós I, per evitar desam- 
parassen los territoris que cultivaven al ocorre la cayguda'del regme 
mahometá del Ebre. 

Esplica en Domingo de Nabas, qui fou hit deis presoners de Vine- 
bre, que al fer entrega, al batlle de Mora, deis tres cents sous jaquesos 
exigits per obtenir sa llibertat, ho verifica en presencia de na (iaubes, 
mullcr d' en Berenguer d' Entenca y mare d' en Guillém. D' ella parla 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANTES DE PRADES 225 

on Curita, traduint son nom per Galbor. No apareix may axis nomena 
da en lo procés, liont sois se la designa per Gaubes ó per Galbes. 

Com já diguerem, Vinebre resta incendiat y destruit. Preeisava, 
donchs que lo Comanador d' Aseó no descuides la sua repoblado. Ja 
hi pensava Fr. Francesch Ca -Tallada, y en tant hi pensava, que busca 
un altre lloch de condieións mes favorables per la defesa, áfi d' edifi- 
ca rhi de planta, un nou poblé, per tant com del destruit sois ne resta- 
ren ruñes inaprofitables. Abandonat del tot 1' antich emplassament de 
Vinebre, los seus populadors Coren trasportáis á altre cantó de la batllía 
d' Aseó, que, desde llavors se nomená Vilanova. Aquesta niutació y 
despeses subseguents motivades per la destrucció de Vinebre, estima- 
ren, los Templers, representarloshi un perjudici de cinquanta mil sous 
jaquesos. 

Es de suposar, que, Vilanova, reunía niillors condieións topografi- 
ques y defensives que Vinebre. Mes no la Uñirá d' ulteriors vexacións de 
part deis Entences en les corregudes posteriorment fetes per la batllía 
d' Aseó. Ne conexém una pertanyent al any 1291, perdentM molt bes- 
tial- la gent de Vilanova. Bé es veritat, que, lo bestiar, no consta si '1 
prengueren de leseases ó del que transitava per los camps y pasturat- 
ges, falt de temps per recullirse á la vila. 

En lo eomencament del Febrer de 1285, Berenguer d' Entenca, d' 
acort ab los pahers de Lleyda y ab los lleydatans Arnau Ramón, Pere 
Pere, Ramón Pere, Ramonet Pere y Guillém Moliner, aparellaven la for- 
mado d' una host per dirigirse contra Pere de Monteada, entrant lo tenue 
ib' Seros. Lo Rey tractá d' evitarho, escrivint A tots los quí tractaven d' 
entrar en campanya, tota vegada que en Pere de Monteada volia es- 
tar á drel segons havia firmat compromís. A mes la sua intervenció la 
justifica lo Monarca, per la particularitat d' esser oxecutor testamen- 
tari deis difunts Pere de Monteada y Guillém Ramón de Monteada (1). 
La circunstancia de no parlarse mes d' estes malifetes, fa creure que 's 
podría evitar la entrada y tala de Seros, en 1285. 

En 1' any 1SJ88, novament los Entences corregueren terres deis 
Templers, co es, diferents llochs de Ribarroja, qual batllía era de la 
Orde. Devem observar ara, la cireunstaneia de veurehi complicáis, los 
Montcades, ab los Entences, essent axis que, al any seguent, aparexen 
contraris d' aquests y aliats deis Templers. 

La aparició d' aquesta familia catalana en les lluytes que 's seguexen 
en les montanyes de Prades, nos obliga átractar d' ella, d' igual manera 
que havém presentat avants ais Entences y Templers. 

Del castell de Monteada, que guardava una, de les entrados del plá 



(1) c^tetiam per eo quare aumna exequtores Teatam9iitorum nobilium Petri de 
montecatheno et Guillelmi Raimundi quondam defanotoram et nolemus istia teuipori- 
bus nostroa vasaallos guerram habere ad inuioem set ipaoB unaniniiter ad noatrum 
seruiciuin preparatos.» (Registre 43, foli 116, arx. Corona Aragó.) 



226 F, CARRERAS Y CANDI 

de Barcelona, ne prengué nom la ilustre familia que tant bon papel 
jufíá en la historia de Catalunya en la scgona mitat de la Edat Mitja 
na. 1/ cntronisaiiicnt d' una de ses branques en les riberes del Ebre 
s' atrassa al temps de la conquesta de Tortosa per Ramón Berenguer IV 
Molt de passada nos referirém á esta familia, de la que'n teñen eir 
cunstanciat conexemeni los habituáis llcjjidors del prescnt Botlletí(l) 

La importancia del socors prestat, al Comte de Barcelona, per Gui 
lh'in Ramón Dapifer, al conquerir Tortosa si no 'n tinguessem altre 
conexement, s' evidenciaría sois esguardant la eessió d' una partida 
de la Ciutat. D' aquí que estiguessen estretament relacionáis ab los 
Templers, principáis senyors de Tortosa. Com á representant de la sua 
jurisdicció, Id tenia, en Monteada, un veguer, pertanyentli la capitanía 
y guarda de la Cada cobrant deis tortosins la exi menta (leudes, quis- 
tíes y tributs sobre produccións agrícols), jutjant á sos vassalls, é in- 
tervenint en la adininistració del barrí sarrahi (2). Com lo Comte de 
Barcelona, tenía á Tortosa sos batlles y sayons, no dexaren de presen- 
tarse questions de competencia entre uns y altres 

Essent prou conegut lo testament de Guillem Ramón Dapifer y sa 
successió, nos limitarem á recordar, que, separada la branca del Ebre, 
de la que tingué les possessicns en la Catalunya vella, já no 's torna 
ren á juntar mes dites terres en un mateix possesor. 

Los contractes que van estipulantse posterierment á la conquesta 
de Tortosa, modifiquen la situació deis Montcades, sense que per co los 
hi fassi disminuir lo seu poderiu. Ramón de Monteada, en 1182, ena- 
jena son castell d' Orta j possessions á Valdesa, les que adquiriren 
los Templers (3). 

Ramón fill del precedent, junt ab Fr. Folch de Cervelló mestre 
d' Amposta, concedí en 1222, á Ulldecona, sa important carta de pobla- 
eió v 4). Succehí á Ramón de Monteada en 1229, en los dominis de Tor- 
tosa, son fill Guiilém, quí firma en 1241, la famosa concordia arbitral 
coneguda per «Sentencia de Flix», final de les questions jurisdiccionals 
deis Montcades y Templers á Tortosa (5). 

Eren cosíns germana del precedent Guiilém de Monteada, los tres 
germans Pere, Guillem y Ramón, los qui, en 1250, junt ab sa ruare 



(1) Vegis lo notable trevall La casa de Monteada en el vizcondxdc de Bcarn, por J. Mi- 
ret y Sans [nombres 2, 3, 4, 5 y 6 del preaent Boletín.) 

(2 En 1" any 1174, lo rey Anfós I y Ramón de Montoada conjunotament, garantí- 
ren a la aljama de Tortosa, la sna seguretat. axis dintre la Ciutat, com en los lloobs y 
ca»tells de Bon terme, mitjancant lo tribut de 400 mav modines 1' anr. 

(3) «Sioat terminatar a rrocha de agilent usque in termino de emposta et ab ho- 
nore bospltale naque in numen » Firmen la donació lo rey Anfós I, 1' arquebiabe Be- 
renguer y molts cavallers. l'artoral de'B Templers de Tortosa, foli t9„ 

(4) Apiini< 8 hiatói icos sebre la tilla de Ulldecona y el hermitorio dr Nuestra Señora de la 
Piedad, per Ramón O' Callaghan t Tortosa, lsOlj pl. 8 

(6) Historia del derech» en Cataluña. Valencia y Mallorca. — Código dr las costumbres de 
Tortosa, per Benvingnt Oliver. 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 227 

Constanza, vengueren la tercera part del castell y terme de Malpartit, 
á Guilléin Moliner de Lleyda, per sis 'centes rnacmodines (1). 

Alguns desacorts eu que estigueren Templers y Montcades, á cau- 
sa de la jurisdicció de Tortosa, segons apar de la obra d' en Oliver, 
no sigueren de gran trascendencia, marxant d' acort en afers tant im- 
portants com la formació del códich de les costuras de Tortosa y la 
organisació de son Munieipi durant lo segle xiii, 90 es, avants de que 
Jaume II 1' adquirís totalment en 1294. 

Pot devallar de tant estretes relacións, veure ingresar ais Montca- 
des en la orde del Temple: Pete de Monteada fou, en 1275, preceptor 
a Catalunya y Aragó; y hu deis defenedors de Miravet en 1308, era 
altre Pere de Monteada, frare jove llavors (2). 

En 1' any 1289, en que los Montcades intervenen en les lluytes d' 
Entonces y Templers, tenien establerts sos domicilis en les riberes del 
Ebre, los tres Montcades, Ramón, Pere y Guilléin. 

Ramón de Monteada residía en lo castell de Sos c Soses, que d' an- 
tich pertanyía á sa familia (3). 

Pero de Monteada habitava al castell d' Aytona, principal residen- 
cia, deis caps d' aquesta branca deis Montcades, durant los segles xiit, 
xiv y xv. Obtingueren á Aytona simultaneament ab lo castell de Sos 
en 1212. Feya poch que lo castell d' Aytona, propietat del comte Er- 
mengol VIII d' Urgell, havía passat al Rey Dit comte en 1209, lo cedí 
á sa muller Elvira: al casar Elvira, per segona vegada ab Guillem de 
Cervera, Aytona passá á e*t personatge (4) y los Montcades no '1 po- 
ssehiren flns alguns anys mes tart de la donació que feu lo rey Pere á 
Guillem Ramón. 

Guillém de Monteada tenía a Aseó sa residencia habitual. 

Poch podem relatar de les tales efectuades á Ribarroja, en los volts 
■ le Sant Joan de Juny del any 1288. Sois ne consignarém tres episodis, 
si be cap relació de continuitat guarden uns ab altres. 



(1) Perg. nom. 1552, Armari II, arx. leí Gran Priorat de S. Joan de Jerusalem á Ca- 
talunya. 

(2) B Alart. Suppressión de V orde du Temple en Roussillon, pl. 13 y 32 

(3) Al casar Gaillem Ramón de Monteada ab Conatanca d l Aragó filia del rey Pe- 
re, en 1212, obtinguó les viles de Seros, Aytona y Sos. Com Aytona, en l'J22, se trovas en 
poder dtils bereus d' Ermesendis le Castellazol, d' Ari.au de Bellvis y de Pone de Soler 
y d' altre part Ramón Alamanv ab ses gents, s' bavia apoderat de Sos, lo Rey promet 
cobrar los dits llocbs per compra ó cambi, y, entregarlos ais Montoades. En 1* entre* 
mitx los hi foren donats Camarasa Cubells, Moutgay y Vilagrasa. Sortiren liadors d 1 
aquest compromís, Nunyo Sanxec cosí del Rey, Guillém de Monteado senyor de Bearn 
tambó cosi del Rey y Guillóm de Claramunt (Carita, Anales de Aragón). 

Eu 1297, lo castell de Sos estava en maus de Pere Arnau de Cervera, qui lo tenia en 
penyora de s s cents morabatins que s' bavien d' entregar a Eximen Cornel, en virtut 
deis oontractes baguts al casar Simón de Monteada ab García Martínez, germana de 
Pedro Martínez de Luna (Colección de procesos. — Legajo I a , año» 1201 d 1303, lletra B, 
arxiuCoront Aragó). 

(4) J. Miret y Sans, Investigación histórica sobrí' el vizcondado de Custelllió, (Barcelo- 
na 1900) pl. 174 a 176. 



228 



F. CARRERAS Y CANDI 



Berengueró d* Entenca, ñll segotí de Berenguer y germá de Gui- 
llém, sigue lo capitost de la geni d' armes qtie dampniflcá dita batllía. 

Berengueró y los seus, so posaren en aguayl ;il Ebre, cu la ribera 
oposta á les cases de Ribarroja y junl á la barca del pás del riu. ha 
operació se feu amagadament. per manera que ningú se 'n entera y 
axis la sorpresa bagué tol lo bon resulta! que d' ella se 'n esperava. 
Alguns vehins de Ribarroja, desconexedors de tal perill, confiadamenl 
passaren lo riu ab la liana del pas y desembarcaren á la altre ribera. 
Quan ja eren en térra, hi sobrevingué n' Entenca y sa gent, menant- 
sels presoners, ab los bestiars que portaven. Sois dexarcn en llibertat 
á una dona y á dugues erial ures. 

Aquesta, jornada valgué á n' Entenca dos mil cent sous jaqucsos re- 
huís deis de Ribarroja en concepte de redempció deis presoners. 

Lo segon episodi que 'ns proposém referir, es, la entrada deis Enten- 
ees á áltre lloch de la batllía de Ribarroja, nomenat Berrue. Lo mateix 
Berengueró, seguit d' uns set ó vuyt cavallers y xexanta peons, se pre- 
senta á dita vila y demanant esmorcar, li donaren algunes viandes los 
humes del lloch (1). Satisfeta aquesta necessitat, los hi prengué lo bes- 
liar grós y menut trovat á Berrue, emportantsen presoners á alguns 
habitants cap á Mequinenca. Per obtenir la llibertat, hagueren de pa- 
gar cent sous jaquesos cada hn. 

Es una particularitat remarcable del precedent fet, que Berengueró 
tancas á Mequinenca ais presoners de Berrue, per quan, si be esta vila 
era tinguda per los Entences, lo castell de Mequinenca pertanyia a 
N' Elisendis, muller d' en Guillém Ramón de Monteada. Y encara que 
d' axó en sí, cap consequencia ne pugam devallar, cal tenirho en comp- 
te, puix íá costat á lo que afegirém, en mostra de la intervenció deis 
Montcades en les corregudes de la batllía de Ribarroja, en 1' any 1288. 

Retornant, Berengueró, d' una d' aqüestes expedicions, acompan- 
yat de sos cavallers y demés gent armada, entra y atravessá per lo ter- 
me de Seros, qual terme acabava d' esser obgecte de discordia entre 
Pere de Monteada y Berenguer d' Entencn. 

En lo lloch de Seros, ana á trovar á Berengueró, lo cavaller Ramón 
de Claramunt, arbitrant la restitució de tres cents caps de bestiar de 
sa propietal apresats á Ribarroja. La justicia de la quexa motiva la 
sita inmediata restitució manifestantse com lo bestial- se trova va sots 
custodia d' en Pere de Monteada. 

Ests dos derrers fets, donen motiu per creure en la intervenció deis 
Montcades, los qui, quan menys se 'ns presenten com á botiners ó guar- 
dado] s, de lo que en les expedicions se capturava. Priícisament se par- 
la de teñir lo bestiar pres á Ribarroja, en Pere de Monteada, á quí mes 
avant trovera combatent ais Entences. 



(1 «Et dixit quod uolebat ü>l mtre morral et Lomines dicti loci dederunt ei ad co - 
medendnm.» Deolaracions del procés que estudíeme 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES '229 

Al costat de les expedicións, de major ó menor importancia, adreca- 
des contra la geut del Temple, hi Agucen en lo procés, alguus actes sois 
y atrevits, executats en estos anys 1288 y 1289, per gent de Falcet y 
de Mora, que, no 's diu, si obrarien ó no, per propi impuls, já que es- 
taven excitades les enemistats entre uns y altres habitants deis termes 
hont se bandolejava 

En lo lloch de la Mata, enclós dintre la batllía de Cantavella, per- 
tanyent á la orde del Temple, tres homes de Falcet y un de Mora, 
tractaren de danipniflear. La son; los fou favorable apresonant á tres 
habitants del lloch de la Cuba, batllía de Cantavella, nomenats Domin- 
go Aguiló, Bernat Gualt y Guillem y Andreu Vilaplana (pare y fill), 
los quals retornaven de les fires de Morella. 

D' allí hont los havien capturat, tenien de menarlos A Mora, em- 
presa atrevida per lo liaren del tragecte y atravessar molt terme del 
Temple. Curios resulta 1' itinerari que emprengueren per camins fora 
de concurs: la primera nit^ dormiren en una cova del terme de Morella; 
la segona, en lo carrascal (axis diu lo document) ó garriga, nomenat 
Dabel; la tercera, al Rayguer, prop de Tortosa; y al quart dia arriva- 
ren á Mora. Sort fou no topar ab gent del Temple, puix llavors lacon- 
dició d' uns y altres hauí'ia cambiat. 

Lo precedent fet ocorregué al temps en que lo rey Anfós II celebra 
Corts generáis á Monteó, lo qual esdevindría, en 1' any 1289. 

Per obtenir llur llibertat, hagueren de pagar segons costura, fortes 
sumes de diner, obtenintles ab gran trevall, ais tres mesos d' estar de- 
tinguts á Falcet. Diferents sigueren les quanritats que se 'ls exigí, 
puix mentres que á en Vilaplana, per ell y son fill, li foren demanats 
mil sous jaquesos, á n' Aguiló sois n' hi exigireu cent noranta y á en 
Gualt cent cinquanta. 

En 1' any 1288, Berenguer d' Entenca penyorá la batllía d' Aseó y 
la tingué en reguart per questions hagudes ab los Templers, qual ori- 
gen desconexém, puix no les senyala lo procés. 

Lo Comanador d' Aseó, acudí al Rey en quexa del procehir de n' 
Enten9a, manifestantli trovarse aparellat á estar a dret del que proce- 
las en les enquestes faedores per la Cort Reyal. 

Davant d' actitut tant correcta, Anfós II, escrigué á Bernat de Mont- 
paó batlle de les montanyes de Prades, manantli fes retornar á n' En- 
tenca, tot lo per ell penyorat ais Templers y les flanees donados pel- 
la gent d' Aseó, guiant y assegurant al Comanador y á tots sos vassalls 
y bens (Lleyda 24 Maig 1288). Si acás en Berenguer d' Entenca, refu- 
sava obeliir la ordre reyal, ordenava á en Montpaó, que, congregues 
tots los exercits de la batllía y ab los homes que lo Temple tenía en la 
ribera del Ebre, procelas contra d' ell y de sos bens, viril y potentment, 
com á violador de pau y treva, segons resultas faedor per los Usatges 
de Catalunya y les cartes de pau y treva. 

¿Cumplimenta, Entenca, lo manament del Monarca? ¿Procela, Ber- 



-'•" K. CARRERAS Y CANDI 

nat de Montpaó, A congregar la hosl que devía dirigirse contra Enteri- 
za, si retasara acatarlo? ¿La ordre d' ánfós II, conminatoria y esplici- 
ta, pertany també al nombre de les moltes que dictaven los Reys d' 
Aragó, per sortirse de compromís y sense propósit de véurcles execu- 
tarse? Faltant documents aclaratoris, no 'ns os possible aventurar cap 
suposició. 

No tardaren gayre temps, los Entences, A molestar de nou ais Tem- 
plers, en lo seguent any de 1289. 

Guillém d' Entenea obtingué de Jaume II, la percepció de deu mil 
sous en lo monedatge de Mirabet, Orta y Aseó, tots tres Iludís, coman- 
des del Temple. En aquell any de 1289, los pobles de Catalunya <\*-\ ¡en 
satisfer lo dret de monedatge, ab motiu de la expedició de Castella. 
Arbitra, Entenea, deis Templers, li fossen satisfets los deu mil sous: mes 
lo Mestre, hi contrasta, que la Orde no venía obligada á dita imposició. 
D' axó nasqueren disentiments, manifestant Guillém, teñir facultat de 
penyorarlos en cAs d' oposició á pagar la suma exhigida. 

Armada la controversia, no tarda A pasarse A la violencia. Motius 
hi ha per maliciar, si tot sería nou parany que aparellaren los Enten- 
ces, per mortificar A sos vehins. Los homes del Temple foren penyo- 
rats per vies violentes. 

Altre vegada en lo castell y vila de Mura hi rctrunyi lo passatge 
de cavalgadures y gent armada, que, sots la senyera deis Entences, 
feu la vía del lloch de la Fatarella, escullit per camp de les operacións 
contra la Orde. Haguéren brega uns y altres, resultantne morts, tres 
homes de La Fatarella, molts ferits y d' altres apresonats, capturanthi 
no poch bestiar, en concepte de penyora. 

Lo propi any 1289, tal vegada en la matexa ocasió, quinze vasalls 
deis Entences, en sa majoria sarrahins, dampniticaren lo lloch de Go ■ 
rrapta, de tal manera, que 's diu si>rué totalment destiuit Un sarrahí 
de Tivisa, de nom Mahoinet Caydel, donA mort al Batlle de Gorrapta. 

Les vexacións del any 1289, motivaren de moment, una nova quexa 
del Mestre del Temple A Anfós II. Lo Rey, quí 's trovava A Monteó, es- 
crigué A Guillém d' Entenea, (26 de Juliol) mostrantse sorprés de dit 
penyorament y comunicantli com may se proposá exigir monedatge, ais 
qui no hi venien obligats A satisferlo. Per conseguent que de cap ma- 
nera volía se perjudiques ais comanadors y homes del Temple, prete- 
úentse d' ells lo que no eradegut. 

Ais tres dies il' expedida la disposició reyal, á instancies del Mes- 
tre de la Orde, anA A Tivisa Fr. Bernat Ferrer, A presentar á Guillém 
d' Entenea, la carta d' Anfós II (29 Juliol 1289). 

La contestació que de Guillém obtingué, no fou pas d' acatament A 
lo que se li manava. ObgectA, que, al reclamar dit monedatge al Mes- 
tre del Temple, lo conminava JA ab penyorarlo, si no obligava ais ho- 
mes de Miravet, Orta y Aseó, A entregarli los deu mil sous, segons 
autorisació del propi SobirA, en la carta que, ab tal obgecte, li expedí, y 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 231 

que, davant la negativa del Mestre, los havía penyorat. Mes, que si di- 
ta quantitat li era satisfeta, retornaría les penyores 

Ne resulta d' axó, un evidcnt abús perpart deis Entences, essentne 
victimes los Templers, sense que á aquests los amparas lo Rey com 
era degut. Puix si be 's veu dictarse disposicións protectores, no apar 
se cumplissen y tiranthi térra per damunt, les coses restaven com 
avants. 



II 

Campanya d' Anfós II contra lo rey Jaume de Mallorca (Agost de 1289) — Be- 
renguer d' Emenda s' aparella á acompanyar al Rey. — Treves posades per Anfós II 
ais Templers, Montcades y Entences. — Missatgeria del escrivá Sala. — Partida de la 
host de Berenguer d' Emenda i la Cerdanya.— Presa deis castells de Liga y de 
Ribes.- Retom del Rey. — Corts generáis de Monteó. 

Sobradament conegudes son les lluytes, que, los reys d' Aragó y de 
Mallorca, tingueren en les derreríes del segle xm yrenovades á mit- 
jans del xiv, flns arrivar á la extinció del segón reyalme y á sa in - 
corporació ala corona aragonesa per Perelll en 1344. Un de tants epi- 
sodis d' aqüestes guerres, deis flns ara no apareguts á la llum pública, 
ve involucrat en los acontexements que 's desenrotllcn en aquest 
prjcés que estudiém. 

Durant 1' istiu de 1' any 1289, Anfós II d' Aragó s' aparella a com- 
batre al Rey de Mallorca y á sos ausiliars los francesos. La campanya 
devia endrecarse á les regións de Cerdanya y Ripollés, hont la host 
enemiga amsna§ava la térra catalana 

Entre los cavallers qual ajuda arbitra y compromete lo Monarca, 
hi flgurava Berenguer d' Enten<;a y son flll primogenit Guillém, lo 
primer deis quí hi devía menar host propia. 

Mentres en lo castell de Mora era aparellada part de la gent que 
devía seguir al Rey sots los penons d' albergada d' en Berenguer d 
Enten^.a, en lo lloch d' Aseó y en altres indrets de les montanyes de 
Prades, Templers y Montcades hi aplegaven elements de guerra per 
combatre les pertenencies del primer, aprofltant aquest allunyament 
deis principáis cavallers de n' Entenca Axis d' una sola vegada 's 
venjaríen, los Templers, de tants agravis com teníen rebuts del senyor 
de Mora. 

Berenguer d' Entenija hagué conexement d' ajotáis maquinacións, 
al temps en que Y exércit d' Anfós II s' anava á posar en caruí desde 
Lleyda. Sens perdre temps hi trámete á Pere de Sant-Martí batlle 
de Mora, y procurador de Tivisa, qui tenía comanda d' esplicarli la 
apurada situació en que 's trovava, §o es, comanaven á esserli corre- 
gudes y saquejades les sues terres. 

Trova encara al Sobirá en la ciutat de Lleyda. Rebut en audiencia, 



232 I". CARRERAS Y CANDI 

digueli en Sant- Martí, que son Senyor no podría acudir á la guerra 
de Cerdanya, per teñir necessitai de defensarsc deis Templers y deis 
Monteados. Kespongueli Anfós II, que no creya ocorregués cap inva- 
sió á Mora, majormenl quan ell volía evitar 1" contratemps, escrivinl 
aFr. Berenguer de Sant-Just, níestre de] Temple y ais Montcades, 

Lo missatger Sant .Martí, duranl sa estada á Lleyda, vegé retornar 
al enoarregat de portar lo missatge a Fr. Sant-Just, sense haver p< 
cumplir sa eomissió, puix lo Mestre del Temple havía refusal rebre la 
carta, al que sembla, per no anar caracterisada ab lo sagell del Sobirá. 
Sutilesa endrecada á entretenir y pertant á guanyar temps per portar 
á efecte sos damnats propósits. D' aquesta manera, si Anfós II sortía 
de Lleyda y feya la vía de Puigcerdá, no era ja fácil que 's repetís son 
escrit y al menys, los actes que aparellaven, no aniñen agravats ab la 
circunstancia de desobeyr á la potostat. 

Mes com Anfós II desitjava avans que tot, desfer los destorbs que 
tiressin á perdre lo bon éxit de la campanya, son interés era evitar á 
ultranca, 1' apartament de la host de n' Entenca del exércit reyal. 
Axis es que, lo Monarca, repetí la lletra precedent, trametenla al 
Mestre del Temple degudament sagellada. Xo explica lo procés, ni com 
la rebé, ni quina resposta hi dona. En cambi detalla tot quan períoca 
al cumpliment de la matexa missió envers los Montcades, encomena- 
da per n' Anfós II, al escrivá reyal Guillém Sala, acompanyantlo 
Pere de Barcelona, escrivá del notari públich de Lleyda Guillém 
Fuster, qui devía axecar acta de les respostes que 's donaríen á la 
orde del Rey. 

De la carta, escrita ab identitat de páranles, se 'n portaren, los mis- 
satgers, sis origináis, adrecats ais cavallers Ramón de Monteada, Pere 
de Monteada, Guillém de Monteada, Berengueró d ' Entenca, Berenguer 
d' Entenca y Guillém d' Entenca. A tots, Anfós II, los hi deya lo nia- 
teix: després de saludarlos exposava, que, necessitant deis noble- v 
militara oatalans, per defensar son regne de la invasió de gents es- 
trangeres que 1' amenassaven desde les vertents de Panissars, 1<>- tu 
manava posar treves á la guerra que llavors teníen los Montcades y 
los Entences, quals treves devíen durar ñns á Tots Sants. Havent de 
donar creenca á tot quan en Guillém Sala los hi diría de viva ven, de 
part seva. Ho flrmava á Lleyda á 5 d' agost de 1289 y sagellava ab lo 
sagell reyal. (1). 



i « Alfonsus dei gratia Rex Aragonis Uaiorice et Valencie ac Comes Barchinone 
viro nobili et dilecto R c de montecatheno Salutem et dileccionem <tum uos et alios 
nobiUset milites Catalonie faabeamus neeesee ad deffenden Inm terram nostram 
contra geütes extraneas quod eunt in partibuB de I J ai issftrs quod intendunt ad inua- 
8ionem eiusdem Mandamos treuguas juxta formam vsatioorum burebinone Ínter nos 
et nobiles P de montecatheno et (i. d« montecatbeno et valito res nestros ex ?na parte 
et nobiles Berengario de entenca et G et Bng. eins filios ex altera ñeque ad iestum 
omninm sauctorum. Quare uobis dicimas et mandamus quateius dictas treugnas 
approbetis et obseruetis Credentes ex parte nostra fideli scriptori nostro 8" sala su- 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 233 

Lo dissapte 6 d' agost, arrivaren, Sala y Fuster á Sos y en lo ce- 
mentiri existent junt al oastell, Sala .parla ab Ramón de Monteada, á 
(|uí llegí la carta del Rey, entregantli seguidament la que li anava 
endrecada . 

Ramón de Monteada respongué, que no oposaría cap dificultat en 
servar les treves imposades per lo Sobirá, si en Pere de Monteada, 
qui era cap d' aquella baudositat, les volía servar. 

No satisfentli á Sala aquesta resposta, lo requerí perqué, á despit 
de la circunstancia que aduhía, guardas les treves segóns nianava 
Anfós II, tota vegada que á axó hi venía obligat per los Usatges de 
Catalunya. 

Sense perdre ternps, ja cumplimentada sa missió á Sos, partí la co- 
mitiva deis missatgers reyals, en lo mateix dissapte, dirigintse vers la 
vila d' Aytona. A la plassa de la vila hi trovaren á Pere de Monteada, 
a qui 1' escrivá Pere de Barcelona llegí y entrega la carta del Rey. 

Respongué Pere de Monteada, no trovarse aparellat á guardar 
treves si no eren posades per lo Rey flns á la festa de Nadal y sí pre- 
viament no les aprovava en Berenguer d' Entenca y sos valedors, es- 
pecialment Domingo Aragonés y Berenguer de Valencia y los hornes 
que aquests teníen á son comandament. També volía que s' cntengués 
compres en elles, lo fet de Seros y tot lo que ell posseia, de qual apro- 
bado li 'n constas per carta de Berenguer d' Entenca y flnalment, que 
les treves ftns á Nadal, les aceptas Guillém de Monteada, en la guerra 
que tenía ab n' Entenca. 

Es evident esser lo propósit do Pere de Monteada, buscar subter- 
fugis per no obeyr la disposició del Rey. Mes Guillém Sala no era horne 
de dexarse enganyar per sutileses: fldel cumplidor de les ordes d' An- 
fós II, lo requerí de part del Rey, que, á despit d' aytals observacións, 
acates les treves reyals, majorment t'entles servar lo Sobirá flns á 
Tots Sants, á Berenguer d' Entenca y á sos valedors, 

Altre vegada repetí Pere, la precedent resposta y tant ell com 
Sala, se 'n feren donar testimoni notarial per 1' escrivá Barcelona, 
qual testimoni firmaren, lo militar Romeu de Gurb, lo prebere Ra- 
món de Palau y lo texidor Nicolau d' Almenar, tots tres vehins d' 
•Aytona. 

A 1' endemá, diumenge 7 d' agost, Sala y Barcelona se presentaren 
á la vila d' Aseó, en busca de Guillém de Monteada. Lo trovaren en 
certa plassa al costat de les cases de la Abadía, y allí 1' escrivá Barce- 
lona, li llegí y entrega la carta reyal. 

Guillém, de moment, no hi volgué res contestar, dient que aquell 
mateix día, després de dormir la mitjdiada (fiost dormicionem) , erida- 



per biis qund uobis ciroa predicta duxerit reffersnda, Nos etiam easdem ^reuguas sub 
eadem forma mandamus approbari et obseruari per nobiles supradictos. Batum Ilerde 
nonas angustí anno dominl M° CC°LXXXIX°.» 

1904-16 



'JM F. CARRERAS Y CANDI 

ría á concell á sos cavallera y deliberarien si 's devien observar ó no 
les tais troves. 

Bagué d' esperarse, donclis, lo missatger Sala. Mcntrcs recorregué 
la. vila d' Aseó, observa la activilai ,i l > que 's portaven á. tenue apare 
llaments militara. Vegé oom Guillém de Monteada y altres cavallers, 
manejaren gamberes, cuxeres, perpunts, ballestea y demos armes (1). 
Era pública vcu, que tais preparatoria se Eeyen per dámpnificar á 
Berengucr d' Entérica. 

Dormida la mitjdiada, Guillém de Monteada hagué parlament ab 
sos cavallers, en presencia de Sala aplegant.se en una de les cases que 
á Aseó poseía en Pere Xenc 

Monteada, dirigintse a Guillém Sala, li pregunta si li serien entre- 
gáis diners ó pcmyores suficiente, per reapóndre deis perjudicia y danya 
que havía rebut de n' Entenca, durant altrea treves precfedentmenl ea 
tablertes per lo Rey. Rcspongueli Sala, que res d' axó s' anava á fer, 
sino que lo Sobirá, ja conexería en son degut temps y lloch, d' aquesta 
reclamado, resolent lo que 'n sigues just y equitatiu. 

Manifestá en Monteada, com promptament parlaría ab Ramón y 
Pere de Monteada y ab altres amichs, sobre si devien ó no observarse 
les presents treves, trametentli la resposta á Anfós II, per un missat- 
ger seu. 

De tant manifestá y descarada manera se discutía y desobehia la 
autoritat del Rey, per la noblesa catalana del segle xni. 

Sala, requerí á Guillém de Monteada en nom del Rey, á que apro 
vas y fes observar, sens cap empatx, les treves estatuydes, eu confor- 
mitat ais preceptos deis Usatges de Barcelona. Y hu y altre se feren 
donar testimoni de lo ocorregut en dita entrevista, presents al acte los 
militara Romeu de Frexa y Fon? de Pax, autorisantlo ab ses sig- 
natures. 

Cumplimentada la part de la sua missió en lo que pertocava ais 
tres Montcades, Sala devía pasear á fer lo propi ab los tres Entonces. 
Sempre acompanyat del escrivá Barcelona, un dimarts 9 d' agost, 
arriva á la vila d' Alcoleia, ribera del Cinca, hont estava Berengueró 
d' Entenca, lo flll segón del aenyor de Mora y Tivisa, trovantlo en les 
cases de Gil de Bielza. Forenli notiñeades les treves royáis en la ma- 
texa forma que ais Montcades y respongué aprobarles y observarles, 
segóns lio preeeptuava lo Sobirá. Li lliuraren testimoni del acte, tír- 
mantlo com á presents, Gil de Bielza y dos escuders de Berengueró 
nomenats Arnau de Bielza y Pere de Camarasa. 

Per finalisar esta missió, arrivá, Sala, á Mora, hont ja no hi trova, 
ni á Bercnguer ni á Guillém d' Entenca, per haver sortit á ajuntarse 
ab T exércit d' Anfós II. De Mora se 'n torna á Alcoleia y al día se- 
giient arrivava á Lleyda. Descansa allí uns quants dies y feu la vía de 



(1) JUanejauan Camberias et Cuxerias et Perpunti et ballitta$ et alia arma. 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANTES DE PRADES 235 

Cerdanya, hont sabía que s' hi trovaven los dos Entences, pare y fill. 
Axis fou, topantlos en lo siti de Ribes. Y quan anava á notificalshi en 
deguda forma, que lo Monarca 'ls hi havía establert treves ab los 
Montcades, li fou dit, que tal diligencia resultara inútil puix lo lloch 
de Mora acabava d' esser talat y saquejat per les hosts deis Montcades 
y deis Templers. 

A fl de seguir ab ordre y claretat la present narració examiném 
ara que feu Berenguer d' Entenca, després que s' aparellá á entrar 
en campanya ab lo Rey. 

Com ja tením dit, á Mora hi reuní alguna gent y en la primera de- 
cena d'agost, sorcí cap á Apiera, hont hi devía aplegar ab sa host, 
alguns altres cavallers. DeturA en esta vila, á fí de posarse d'acort 
y rebre ordres del Sobirá, qui ja estava en camí de la frontera. 

En sa companyía n' Entenca portava un contingent de poch mes 
de vuytanta cavallers Es sapigut que, ab cada cavailer armat, hi 
anaven los corresponents peons ó servents, que li donaren auxili en 
lo combat y remataven al enemich que queya ferit del cavall. També 
s' entrometíen en les lluytes y ab permís deis seus senyors ó cavallers, 
anaven á fer eorregudes ells tots sois. Aximateix les tales deis llochs 
enemichs, estaven especialment encomenades á los dits servents ó 
peóns. 

Durant la brea estada que feu Berenguer d' Entenca á Apiera, rebé 
una carta de sa muller Na Gaubes, qui havía quedat en lo castell de 
Mora ab alguns fldels servidora, entre los quals s' hi comptava Pere de 
Sant Martí, donantli compte com proseguíen Templers y Montcades, 
en la concentració d' elements de guerra. 

Contrariat per aquesta nova, Berenguer, encomená á son majordom 
Bernat Vidal, que posas en mans del Rey una carta acompanyatoria de 
la tramesa per Na Gaubes Vidal trova en la eiutat de Cervera al rey 
Anfós II y les hi entrega. En sa carta, Berenguer s' excusava de se- 
guir 1' exércit reyal, per acudir á la defesa de sa familia y bens, ata- 
cáis per sos enemichs. 

De cap manera convenía al Monarca se li separas la host de 'n 
Entenca y axis li feu dir que, per motiu algú no retrocedís en son camí, 
ja que no creya succehis lo que li anunciava Gaubes, per quant havía 
trames á hu de sos escrivans al Mestre del Temple y ais Montcades, á 
fl d' imposalshi treves en son noin. Feu encara mes: ordoná al Prepósit 
de Solsona que axis ho escrivís al propi Berenguer, mentres sortía un 
porter reyal en busca deis Montcades y deis Templers, per reitéralshi 
la orde de no dampnificar ais Entences ni á son territori 

Retorna, Vidal, á Apiera, portant á son Senyor la lletra del Prepó- 
sit, prometentli en nom del Sobirá, que, per cada diner de dany que 
li ocasionasen, faría lo Rey, n' hi pagassen vint. La carta portava lo 
sagell secret d' Anfós II. 

Entenca no podía res oposar y per greu que li sapigués y per ansiós 



236 F. CABRERAS Y CANDI 

que estigués de 1" que podría esdevenir á sa muller y á sos llocbs, 
sortí d' Apiera lo divendres 12 d' agost, fent nit á ííanresa, en quin 
día Anfóa II navía exit de Berga per arrivar á Puigcerda. 

Lo dissapte i:¡ (Y agost, Entenca ana de Manresa á Berga, de ma- 
nera que síi bosl portava dos jornades de retrás á la del Rey. A Berga 
]' esperava Pere Marques, Cehtli entrega, en nom d' Anfós II, de cent 
aurci.s mi |>:iií;i <lr smi salari, al) quin diner, allí mateix s' aprovisiona- 
ren de vitualles per la campanya. 

Lo diumenge 14 d' agost, [eren nit á Bagá y al següent día festivi- 
tat de la Mare de Déu,, arrivaren al campament que '1 Rey d' Aragó 
tenía posat junt á la vila de Puigcerda, quina poblaeió pertanyía al 
Rey de Mallorca. 

AqueHa campanya no tenía per objectiu ampararse de la capital 
Cerdana, ja que lo campament sigue alsat de davant sos murs, plan- 
tant les tendes a' coll de la Perxa, lo dimars 16 d' agost de 1289 (I). 
La nit del dimars, lo servey de ronda y vigilancia del campament, 
corregué á compte de Berenguer d' Entenca. 

Lo dissapte 20 d' agost, del coll de la Perxa passaren á ocupar 
cert petit castell y lloch pertanyent al Comtc de Foix y del qual cap 
testimoni ne recordava lo nom y sois un manifestá Domeñarse Liga. 
A\i> prova la poca importancia que tindría y per consegüent no es d' 
extranyar hage escapat, aquesta possessió del Senyor Pirinench, á la 
perspicacia de son historiayre Baudon de Mony, al reproduyr, en una 
curiosa planta topográfica, tot lo que tenía á Catalunya (2) 

Anfós II, sois permanasqué á Liga una jornada, presen tantse lo 
diumenge 21 d' agost, davant lo castell de Ribes, ocupat per sos ene- 
michs. La ocupació d aquest castell se veu era lo fi primordial de la 
campanya empresa en la frontera. 

En les derreríes del segle XIII, era Ribes, una de les plasses de 
mes valía deis Pirineus, per sa posició fronteriza y allunyada de po- 
blacións importants. 

Una nova per demés curiosa y contemperan ia del temps que 'ns 
ocupa, ja que pertany al any 1292, nos fa á saber en que consistien 
les fortaleses de Ribes. Es, certa informació feta per dos delegáis tra- 
mesos, per lo Rey, á la frontera catalana, á fi d' inspeccionar y ente- 
rarse del estat de nostres castells. 

Hi havía á Ribes, en 1292, ó siga tres anys mes tart deis fets que 
aquí s' están desenrotllant, lo castell. la bastida major, una torra prop 
la bastida y les coves. 

Com es posible que molts de nostres llegidors no sapiguen lo signi- 



(1) Advertim que no hi ha uniformitafc en leB declaraoióna deis testimonis res- 
pecte a aqueBt día. Pone de Kiudefoix consigna esser lo 16 d' agost mentresqueG.de 
Cegunjoles din era lo 17. Com lo piimer sembla estar de tot mes eLterat, 'i.s ateném 
a lo que ell din. 

(2) Relationi.de Foix avee la Catalogue rolum I. 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 237 

ficat de la paraula bastida nos permetém clóname alguna noció. Ades- 
pit d' existir la mateixa paraula en lá llengua castellana, son signiflcat 
era en abdues molt diferent. Mentres que, segons Covarrubies los cas- 
tellans enteníen per bastida, solsament les torres grolleres de fusta, ab 
les que 's combatíen castells y ciutats murades, á Catalunya també 
equivalía á fortalesa provisional ó feta á niitges, profitant les eondi- 
cións naturals del lloch. Tant se solía construir per la defensió d' una 
vila, corn per la sua expugnació (1). 

Com exemple iguahnent contemporani existeix la informació del 
1 292, dient que Bernat de Cabrera, Bernat la Clusa y Huguet de Perdigó, 
havíen bastida la roca Grellera del terme de Terrades y essent presa 
per Dalmau de Rocabertí volgué legalisar sa situació demanantne es- 
tabliment al Sobirá, per sa calitat de senyor y propietari de les roques 
y altures estrategiques. Llavors la bastida déla Roca-Grallera bagué 
castlá y en 1' any 1292, comptava ab deu homes d' astablida ó guar- 
nido (2). 

Les bastides han donat nom á algunes poblacicns forraades al redós 
deis cinis ó llochs hont s' alearen aytals fortaleses provisionals. En lo 
Pallars hi han La Bastida de Sort, La Bastida de Bellera, La Basti- 
dla prop de Corroncuy y la bastida de Tolo (a. 1396); altre Bastida 
está en lo Roselló, entre Arles y Prades, etc. 

Per defensar les fortaleses de Ribes se necessitaven, en 1' any 1292 
segons establiren los delegats militare del Rey, setanta hun homes 



(1) A. 1238.— Al sitiar Villena Jaume I, din la sua Crónica >E puys lo conianador 
Dalcanic ab los frares e ab almngavers faeren «na bastida a Billena.» 

En la propia conquesta de Valencia, al traotar de Bitiar Xativa Jaume I, se llegeix 
«E qnan hagnem menjat enviam per don Rodrigo Licana e dixem li: Don Rodrigo 
hoíam missa mayti, que nos hauem aesmat I. pug que creem que sera bo a bastida» 
«e Deui doLans ^na alquería al peu del pug en que bauia molt bona forea e laygua 
dun riu que li pasaaua al peu aixi con nos hauiem mester e aqni faezn nostra bastilla 
(Libres deis feyts.... d' En .Tac me lo Conqueridor, nom. 315, 321.) 

A. 1281.— La Bastida del Infern sitnada prop los castells d' Hostolea y de Cabrera 
(Registre 50, foli 149, arx. Corona Aragó.) 

A. 1283. — En nna revolta d' Aynsa mana lo Rey a Ramón de Molina «quod faciat 
destruí bastidas quod per bomines bandorum de Aynea facte sunt ibidem ita quod non 
sint u» 1 remaneant decetero stabilite et faeiatis tornari carrerias in statu in qno erant. 
primi faciendo inde barrerías remoueri» ;Regis»re 43, fol. 43, aix CoronaAragó ) 

A. 1301 —Al sitiar Aman d' Espanya lo castell de Lort (Pallars) lo sitiador construí 
una bastida prop del castell.- -{Relations de Foix avec la Catalogue, Bandon de Mony, 
vol. I, pl 318.) 

A. 1314.— Dalmau de Totzó sitia Copliure bont hi «fea aqai una bastida e esteoh so- 
bre ells» (Croniea del rey en Pere lo Cerimoniós.J 

(2) «Diluns qai fo sendema de sen Matbeu fo en Gauseran de mírales ab en Gau- 
seran de canelos per manament del eeyor Key ab en Dalmau de roca berti a lesgleya 
de terades et demanans et requests nos que li desem eitabliment a la roca grelera 
quen bernat de cabrera et en Bernat za clusa et nuget de perdigo auien bastida et en 
Dalmau auia las presa deis nos no pogem tornar al bastida a esmat et auengem nos 
ab en Dalmau de roca berti que com lo Benyor Rey iages uist quey estagesen X seruens 
encontinent fem uenir deuant nos En malgures caatela de la bastida et jura que 
tendía aquí X seruens continuament En lestablida et que non ixirien sino per seruey 
del castel» {Colección de procesos. Legajo 1 ° años /2.v/ á 1303, n.° 3. Arx. Cor. Aragó ) 



238 F. CARRERAS Y CANDI 

distribuits de la manera segiient: vhit y cincb al eastell; trenta á la 
bastida major, vuyi á. La torra de prop la bastida y vuyt á les 
eoves i 1 1. 

Arrivat, Anfós II, davant del castcll do Kibes, lii posa sitien forma, 
puix no 's presentava fácil empresa la sua oeupaeió inmediata. 

Estant en les operaeións ■ 1 < 1 siii, pervinyué al campament un vebí de 
Mora, de nom Bereuguer de Rodaren demanda del cavaller Beren- 
guer d' Entenca. Lo missatger era portador de males noves. Per ell 
rebé, lo capdfll cátala ana carta de Na Gaubes comunicantlí, com los 
Templers y los Montcades, formant gros contingent de peons y cava- 
llers, havíen entrat y talat lo lloch de Mora 

Llavors Entenca se determina á dexar la host reyal y corre á cas- 
tigar ais invasors de la sua térra. Convoca á sos cavallers, manifestant- 
es sa resolució. Ab intent de despedirse d' Autos II, entra en sa tend.i, 
pié d' ira, ab la carta de Na Gaubes á les mans. 

Enterat de son contingut, lo -Monarca, se mostré altament ofés 
de lo que havíen l'et Templers y Montcades, en tant, que digué á Be- 
renguer conceptuar dita tala é injuria, com feta á ell matéis y per 
consegüent, li faría restituir vint per hu. Mes de cap de les maneres 
consentí en que se separes de les operacións militars d' aquella 
campanya. 

Curios es consignar lo que refereix un donat del monestir d' Escarp, 
Pere Manch, quí seguía la host d' Entenca, atirmant, que, la corre- 



(I) hn 1' an> 1292, durant la guerra al> Iob reye de Mallorca y de Fram/a, Jaume II 
trámete delegats per reconexer Iob castells y forceB del Empurdá. listos declararen 
que hi devien haver per la sua establida los servents ó gnardiáns qne 's continúen: 

Sant Llurtns, 30 homes. 

Quer-roig, 70 hornos y 2 ma?tins. 

Quer-manson, 12 bornes. 

Llera, 15 bornes. 

Mont-roig, 18 bomes 

Baasa-goda, 10 hornea 

S. Llorens ca Muga (eastell), 8 bornes; (torra sobre la vila), 4 bornes; (vilai, 35 bornes 

TerradeB (bastida de roca grelera;. 10 bornes. 

Roca-bruna, 30 bornes, 

Vila-llonga atorra), 5 bornes 

Roca de Pelencba, 10 bornes. 

Camprodón .esgleya), 23 bornes 

Cavaleta eastell), 12 bornes. 

Fossa deis Camps, 20 bornes. 

Hibes (eastell), 25 homes; bastida major), 30 bornes; (torra próp la bastida), 8 homes; 
(a les coves), 8 bornes. 

CabrenyB (eastell), 38 bornes. 

Corsavl (torsa,, 25 bornes. 

Montdoys (roca), 19 h omea. 

Montalba, 15 bornes 

Falcó, 12 homes. 

Ariet, 6 bornes. 

Sala deis Orts. 

(Colección de procesos. Legajo i." años 1291 á 1303 nom. 3, arx Corona d' Aragó). 



ENTENCE5 Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 239 

guda deis Teraplers en terres de Mora, feu exclamar al Sobirá, que, 
puix lo Temple anava contra cristians, tot lo mon aniría á mal y que 
ell no regnaría, si tal excés no castigava (1). 

Per molt que li dolgués á Berenguer, no pogué acudir en socors de 
Mora Resta eu la expugnado de Ribes, empresa una mica llarga, puix 
dura de quinze dies á tres setmanes. Já rendit, lo castell á Anfós K, 
en la primera decena de ¡^etembre, conceptuant terminada aquella 
campanya, llicenciá seguidament son exercit. 

Arbert de Mediona ab molts d' a I tres cavallers, partí del campa- 
m en t reyal lo dia de la entrega del Castell, ó a mes tardar 1' endemá, 
en direcció á Barcelona. Lo Rey sois hi atura dos dies, retornant a la 
Capital ab lo fort de son exercit. 

Avants d' arrivar á Monteada, Guillém d' EntenQa, ab onze cava- 
llers, se separa de la host y feu la vía del castell de Mora. Son pare 
no 's niogué del seguici d' Anfós II . entrant ab ell á Barcelona, á recu- 
11 ir los llors que lo poblé tributa ais capdills victoriosos. 

Tot seguit lo Monarca trámete de nou al escrivá Guillém Sala, 
al Mestre del Temple, ab una carta, que 's suposá sería citació 
reyal. 

A poch de trovarse instalat, lo Rey, en son palau de Barcelona, li 
vingué un missatge de que Jaume de Mallorca y lo Comte de Foix, 
anaven á combatre lo castell de Ribes. Ánimos é infatigable Anfós II, 
sense mes esperar, se posa novament en camí de Ribes ab la host que 
tenía encare aplegada en part. Mes al passar per Vicli, hagué conexe- 
ment de que 's tractava d' una falsa alarma, retornant á Barcelona, 
sense que may, en estes contramarxes, dexás sa companyía Berenguer 
d' EntenQa. 

Tampoch se mogué, aquest, del costat del Sobirá, en los dies que s' 
estigué á Barcelona Aprés 1' acompanyá á les Corts generáis de Mont- 
só, no retornant ab sa familia flns que les Corts sigueren Anides. Les 
presents Corts foren continuació de les que 's devien teñir en juny de 
1288, prorogades dues vegades (la derrera á S. Miguel de setembre de 
1288) y que no s' arriváren á reunir. Convocades novament, al setem- 
bre de 1' any 1289, ab 1' obgecte de tractar deis auxilis necessaris ales 
guerres que lo Rey d' Aragó mantenía ab Franca y Castella, llavors 
tingueren efecte, dites corts segons ne depenja del present procés, 
corro borant lo que já diuheu les histories (2). 



(1) «Et tune respondit el dominas Rex quod ex quo Templum uadit contra xptia- 
nos ooncedebat quod totas mundus irla a mal et iixit quod nunquam regnaret nisi 
hoc castigaret». 

(2) Colección de Cortes de loa antiguos reinos de España, publicada en 1865 per la Real 
Academia de la Historia 



240 P. CARRERAS Y CANDI 



III 



Templers y Montcades ajusten llurs horts (agost de 1289).— Pobles y frares que 
hi estigueren.— Cavalcades v tales del terme de Mora — lnutils esíbrcos per entrar 
en la vila, en lo castell y en lo colomer d' en Vilabertran.- Combat del puig del Es- 
perte!.— Dampmuges .i 'I ¡vica.— Arriva á Mora Guillém d' Entérica. — Anfós II mana 
formar procés de tot, en 1289. — Mort d' Anfós II durant les actuadorjs (1291). 

Explioat tot lo referenl á la campanya de Ribes y al paper que hi 
representa Berenguer d' Entenca. tením de retrocedir alguns dies y 
trasladarnos á les montanyes de Prades honl rependrém la relaciódels 
presents fets, desde que 1' escriva reyal Guillém Sala, cumplí la co- 
manda d' Anfós II, d' Imposar troves reyals ais Montcades y ais En- 
tonces. 

Los preparatoris guerrers prosseguiren com si tal cosa, dirigitsper 
los Montcades y los Templers. Una vegada aparellats á la empresa, 
caygueren les dugues hosts expedieionaries sobre lo terme de Mora. 

La primera correguda se feu lo dijous 11 d ! agost. Fr. Berenguer 
de Sant-Just mestre del Temple, ab quaranta cavallers y tres mil peons 
armáis, entra en lo terme de Mora. Lo distintiu de la orde¡ la sua sen- 
yera vulgarment coneguda ab lo nom de lo balea, se vegé onejar en só 
de guerra. Tenia, aquesta, dos colors, blandí en uua caray blau en la 
contraria, campejant en la primera la roja creu que 'ls distingfa (1). 

Com se ven donchs, los Templers nodubtenen pendre la iniciativa, 
tal vegada obeint ais plans a(|iiells diesconcertats.en ses entrevistes ab 
los Montcades. Se sap positivament tingueren conferencies lo coma- 
nador de Miravet, ofici llavors exercit per Fr. Pere de Tous, ab Fr. G. 
de Puignaueler (qui resulta anomenat per testimonis del procés coma- 
nador d' Aseó y que segons cert inventan manuscrit 2) seria comana- 



(I, Piahen diferenta testimonis ab referencia al balea: <vexillnm vooatum balea 
quod erat ex vna parte álbum et ex altera blau> «quod qnidam signnm bal<;»num est 
ex vna parte nigrum et ex altera álbum nec recordatur tamen si erat ibi orux rúbea.» 
tvnum vexillum Templi tamen oum signo orucis rub 'e et cum campo albo.» 

(2) En un llibre del arxia del Qran Priorat de Catalunya de la orde de Sant Joan 
de Jerusalem qual litol mes modern es Inventaris ó desapropia de las casas del Temple de 
Arago y Valencia, s' bi llegeix la «eguent llist* de Comanadors, precisament pertanyent 
al nny 1989. Descrraciadament hi falta lo oomem.ament 

Fr... . lui Comanador de Gardeny. 

Fr. A. de Timor Castella de Montsó. 

Fr. P. de Vilalbi Comanador d' Osea. 

Fr. P. de Gardiola Comanador de Pina 

Fr. G. de Puignaucler Comanador de Caragoca. 

Fr. Joan d' Abella Comanador de Bo iniyonic. 

Fr. Joan de Siest Comanador d' Aviessa 

Fr. Arnau de Torroella Comanador d' Ambel. 

Fr. Bernat de Barbera Comanador de Calataynt. 

Fr. Pone de Pontons Comanador d Alfambra. 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTAXYES DE PRADES 241 

dor de Caragoca) y alguns altres de la Orde, en les viles d' Aseó y 
Ribarroja, ab los Montcades. 

No 's pot duptar, per los fets que després se desenrollaren, que fou 
oonvingut y estipulat reunir una norabrosa host á fí de caure potent- 
ment damunt deis territoris pertanyents á n 1 Entenca, cora plaga de- 
vastadora. Si la empresa no 'ls sortí del tot be, puix dintre les viles y 
castells de Mora y de Tivica, no lii pogueren entrar, segons mes avant 
dirém, fou degut & la previsió de Berenguer d' Entenca. Com los pre- 
paratoris de la ir.vasió se feren molt anticipadament y arrivaren á 
conexement de n' Entenca, era natural, que, al partir á la guerra de 
Cerdanya, dexás avituallada y municionada la sua térra. 

Lo divendres 12 d' agost de 1289, co es ais einch dies de la entre- 
vista entre Guillém Sala y Guillém de Monteada, en la qual aquest 
manifestó respondria per escrit al Sobirá en lo pertocant á les treves, 
aparegué Monteada, per lo canií que d' Aseó vá al castell de Mora, 
armat de totes armes y en só de guerra, seguit per 25 cavallers y 500 
peons Aquella host acudía á aplegarse ab la del Temple. No feu mee 
que passar de liaren per Mora ocasionanthi poch dany. 

Avans d' entrar á Benicanel, lloch designat per aplegarse les dife- 
rents hosts y hont jas' ni trovava lo Mestre del Temple, alguns cavallers 
d' esta milicia, sortiren á rebre á Guillém de Monteada. 

Ab aquest s preparatoria á la vista, no cal dir sí los de Mora 's po- 
sarien alerta, tancant llurs bestiars y obgectes de valor en llochs se- 
gurs, aparellant los utils de combat y posant jruaytes per tot arreu, que 
los avisassen al moment d' acostarse lo perill. 

Lo dissapte 13 d' agost, ó siga lo dia que Berenguer d' Entenca fe- 
ya la jornada de Manresa á Berga, aparegué Pere de Monteada á Mora 
per la vía d' Aseó, al enl'ront de la sua host composta de vint y einch 
ó trenta cavallers y uns sis cents peons armats, ab la bandera dita drls 
pans de Monteada extesa Exírenlo á rebre Guillém de Monteada y los 
Templers, en nombre de quaranta á cinquanta cavallers armats. 

Les tres hosts juntes formaren un contingent fort d' uns vuytanta 
cavallers y quatre níil peons, en lo qual s' hi veyen onejar molta va- 
rietat de banderes. 

No solsament eren, los cavallers, qui solien portar senyeres esteses 
sots les que hi aplegaven llurs hosts, sino que les poblacións feyen con- 



Fr. Jaume d' Uluga Comanador de Vilel. 

Fr. Eximen de Lienda Comanador do Cantaveila 

Fr. A. de Casteylig Comanador de Castellot. 

Fr. G de Míravet Comanador d' Orta. 

Fr lig. de Vallvert Comanador de Ribarroja. 

Fr P. de Tous Comanador de Miravet. 

Fr. Bernat de Rocamora ComaDador de Tortoea. 

Fr Bernat de Pineda Comanador de Xivert. 

Fr. U de Lison Comanador de Burriana. 

Fr. Joan Perie Comanador de Valencia. 



242 F- CARRERAS Y CANDI 

semblant, acullint a llurs habitante en cas de guerra, sots distintius 
propia de rada una ó millor dit, menant banderea ab la ensenya de la 
Localitat, les quals, en lo llenguatge de llavors, folien esser conegudes 
perpenom d' albergada. Nom que precisava la rosa d' una manera 
justa y sonora eqnivalent á penons qué álbergaven ó recullien A son 
entorn, ais d' una matexa procedencia. 

A mes deis balcáns y de les senyeres deis Monteados, lii onejaven 
nombrosos penons d' albergada de poblacións que lo Temple possehía 
en les mpntanyes de Prades y ribera del Ebre. Les declaracións del pre- 
ces mostren hi concorregné gentde Gandesa, Cortera, Aseó, Orta, Mira- 
vi t, Cantavella, Batea, Vilalba, Ribarroja y Qalfatera ó Qa Alfatare- 
¡(<i, 6 La Fatarella, com se diu vuy en dia. Tots aqnests (¡obles bavien 
rebut agravis deis Entonces, per manera que, tenint en compte I es- 
perit de la época, aprontaren ab agrat aquella ocasió que se'ls presen- 
tava de pendres la justicia per sa propia má. 

Tumbé figuraren en la host invasora, uns quinze frares del Tem- 
ple, la major part d' clls joves, los quals eren facilment reconeguts per 
les 1 llanques vestimentes de la Orde. No hi fou vist lo Mestre del Tem- 
. pie. Los noms deis frares que prengueren part en aquests acontexe- 
ments son^ Fr. Eximen de Lienda comanador de Cantavella, Fr. Ra- 
món de Bell-lloch á «|ui un testimoni suposa esser comanador de Va- 
lencia y altre comanador de Tortosa, pro que no resulta axis del In- 
ventar i de 1289, Fr. Pere de Redorta, Fr. Gueran de Cleriana, Fra 
Puignaucler comanador d' Aseó, Fr. Pere de Tous comanador de Mi- 
ravet, Fr. Albanell, Fr. Castellet, Fr. J. de Vilalba, Fr. A. de Torroe- 
11a, Fr. Dalmau de Timor, Fr. Roderieh de Licana, Fr. Simón de 
Blanes, Fr. R. Berenguer, Fr. R. Oliver, Fr. A. de Camporells, Fra 
Galeeran des Guals, Fr. Berenguer de Cardona, Fr. ... de Banyuls, 
Fr. . . de Miralles, y Fr. ... Sendaniel, comanador de Xivert qual ti- 
tol está en desacort ab lo comanador que consta esser de Xivert 
en lo predit inventari. 

Espliea, lo militar Arnan de Gurb, testimoni deis fets que aquí 's 
ressenyen, puix seguía a Pere de Monteada que lo Comanador d' Aseó 
anava armat d' una ballesta, la qual, en la gran tala y siti de Mora, 
dexava á tots los qui ab ella volien tirar dintre la vila (1). 

Lo dissapte 13 d' agost de 128'J, tingué lloch la gran invasió de 
Mora efectuada per tant potent exercit. Se posa siti á la vila y se tala 
tota la hortá del castoll. 

Lo dinmenge 14 d' agost, se prossegui expugnant la vila y talant 

lo tenue. 

Lo dilluns, diada de la Mare de Deu d' agost. si bé seguí la ex- 



(1) tKuit in dicta t» la diotas Comendator de Azchon armatna et tim balliBta quam 
portabat quamquidem ballistam t.radebat íIHb qni voiebant trahere onm Pa joxta ba- 
rrerían! ville de Mora.» 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 243 

pugnació de la vila, no 's feu tala alguna en lo terme, tal vegada en 
celebració de la festivitat de la Verge. 

Durant vuyt dies proseguiren talant Mora, essent dampniñcades 
una y altre vora del Ebre, arrivant los invasors flns á la Cenia. 

Totes les tentatives fetes per apoderarse de la vila de Mora, resul- 
taren inutils. La defesa ana ben dirigida y sos vehins no resultaren 
may sorpresos. Tampoch pogueren res ab lo castell. 

L' exercit invasor se solía recullir en lo lloch de Benicanel. Allí los 
hi eren procurades provisións tant ais habitants de les poblacións del 
Temple, quan ais qui seguien la host deis Montcades. Fr. Albanell era 
1' encarregat de fer aytals repartiments: ell los hi donava pá, vi, cara, 
diners per comprar queviures, cándeles y tot lo demés necessari <á la 
vida. Moltes de les provisións, especialmeut lo íorratge per los animáis, 
era trames de Miravet. 

Durant la primera tala de Mora, 90 es, ais quatre dies de comensa- 
da, corregué la veu en la bost invasora, de que Berenguer d' Entenca 
s' havía deturat en Panadés, ab proposit de retornar á son territori. La 
alarma fou deguda á certa carta d' un militar afecte a en Guillém de 
Monteada, nomenat Pere de Moya, lo qual trovantse en Panadés, ho 
avisava á est capdill. Ais tres ó quatre dies, rebía Monteada una sego- 
na lletra del propi Moya, avisantlo de la partida d' en Berenguer ab 
sa host vers la Cerdanya. Feren corre la veu, entre la gent del Temple 
y deis Montcades, de que, no disposant, Be enguer, de forses bastants 
per combatrels, havia mudat de proposit y determinat passar ala host 
d' Anfós II. 

S' afirma que aquesta nova feu exclamar al Comanador d' Aseó, di- 
rigintse á la sua gent, ara podets talar a vostra guisa. Los cavallers 
ja no temeren esser contradits ni atacats, per la poca gent que, tanca- 
da en los niurs de la vila de Mora ó dintre les muralies del castell, no 
havia manera de pendre la ofensiva Axis donchs, s' alleugeraren de 
les armadures, posantse sois escut, capell de ferré y espatlleres, dexant 
molts d' ells los asberchs y no armant los cavalls (1). 

Val la pena de consignar cert incident que esplica un tal A. Eseu- 
der, de Seros, quí era de la part deis Entences, per pertanyer, Seros, 
á (iaubes. Hi havia prop de la vila de Mora, en despoblat, un colomer 
qui era d' en Jaume de Vilabertran. Construits, la major part deis co- 
lomers d' aquell temps, de bon material, sense porta, y ab les demés 
condicións ab que 's solien edificar les torres de defesa, ó guaytes, en 
cas de necessitat, podien molt be utilisarse com fortaleses. Axis es que 
lo d' en Vilabertran serví per encastellarshi alguns ballesters de Mora. 
Lo colomer se vegé atacat y sos defenedors, que no tindrien mala pun- 
tería, feriren, ab trets de ballesta, á alguns deis qui los combatien. Axó 



(1) «Quando intrabant talam non portabant acberchs piares es ipeis nej armabant 
equo. .» 



244 1 ? . CABRERAS Y CANDI 

vist per Pere de Monteada, obliga ais atacants á abandonar sa empre- 
sa, dienl que dexessin en pan ais del colomer, puix no podien reportar- 
ne honor de fer mal en dit lloch 

Acabada la primera tala de Mora, passaren á damnificar lo terme 
de Tivica, pertanyenl igualmenl alsEntences Uns vuyt ó dcu dies du- 
raren les tales d' aquest lloch, y per tant &' escaygueren en la derrera 
decena del mes d' agost. 

En Sant-Marti batlle de Hora, al haverne eonexement, corregiré en 
ajada deis tivisenchs ab alguna gent d' armes. 

Coin llavors, los invasors, tenien massa lluny la població de Benica 
nel, se reculliren á Genestar. 

Se cita un episodi de les tales de Tivica, del que 'n fou actor lo 
Bort d' Urgell Comanava, lo Bort, una partida de dos cents peons, ab 
la que, per sorpresa pogué apoderarse de niolt bestiar menut, supo 
santse arrivaría á mil caps. Al enmenarsi-ls al campament, fou perse- 
guit per la gent de Tivica que, sabedora del fet, tractá de recobrar la 
presa, dirigint la acciñ lo batlle de Mora en Sant-Martí. 

Lo Bort y sa g<-nt haguerén de fugir per escapar á sos perseguidors. 
Com se vegessen apurats, se refugiaren al cim d' un puig de dit tenue, 
nomenat puig del Espeitel, hont s' hi feren forts. En sa fúgida, abando- 
naren ais tivicenchs nou bous y vint ó trenta caps de bestiar menut. 

No desistiren de son proposit de recobrar tot lo bestiar, los de Ti- 
vica, sino que, conceptuantse de major potencia, puix eren cinch cents 
peons ab cinch cavallers, envoltaren lo puig y lo combateren. 

N" Urgell creyentse perdut, tractá de treure partit de sa mala situa- 
do: y suspenent les hostilitats, comensá á pactar ab los sitiadors. Lla- 
vors, ab un vehí de Tivica de nom Borras de Pegueroles, se feren les 
negociacións. Conccrtaven aquesta ab condicións de que lo dexassen 
anar lliure y ell retornaría lo bestiar robat. 

Estant en ests parlaments, vegé venir a la carrera una colla de 
eavallers, que quan nota portaven al aire lo balgá, comprengué venien 
en sa ajuda. Efectivament, eren vint cavallers del Temple y deu de 
Miravet, Benicanel y Genestar, que caygueren damunt la gent de Ti- 
vica per desbaratarla. 

Llavors lo batlle Sant-Martí, vehent fraeasada la empresa, seretra- 
gué á Tivica, mes perseguit per los cavallers, hi fou mort un home 
nomenat Berenguer Vidal y los cavalls deis militars tivicenchs Arbert 
de Veruet, Dalmau de Vilafranca y d'en Fonollar del Llobregat, é hi 
feriren lo d' en Ayguaviva. 

Hu deis cavallers d' en Monteada, qui prengné'parl en la tala de 
Tivica y que, si no la dirigí no se 'n falta gayre, sigue Romeu de 
Gurb. Tenía, en Gurb, gran amistat ab Berna t de F mollar, quí possehía 
propietats á Tivica y m-doná ais que talaven lo terme, si' guardassen 
de tallar arbres del dit Fonollar, com axis se 'n guardaren. Mes en 
cambi, en lo lloch de Banyols del propi terme, hont no s' hi deuría tro- 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LKS MONTANYES DE PRADES 245 

var Romeu de Hurb, lo más que hi possehía en Fonollar sigue creraat, 
com igualment los d' en Oliver, d' en Berenguer d' Entenea, d' en 
R Miquel y de la sarrahina Mascuna. 

Tres cents peons y deu cavallers, portant penons d' albergada d' al- 
guns Uochs del Temple, atacaren la vila de Banyols. A despit d' ha- 
ver calat foch á un deis seus portáis, no la pogueren ocupar y en la 
brega hi moriren dos homes Tot lo tenue de Banyols sigue talat, com 
igualmcnt la valí de Ceyada á Tivica. 

Després de la tala de Mora y de Tivica, co es en la primera quin - 
zena de setembre, Guillém de Monteada, sabedor del acabament de 
la campanya de Ribes trámete quinze cavallers per guardar la sua 
frontera, en previsió á les corregudes que, en venjanea, hi pogués co- 
metre Guillém d' Entenea. 

Acabats los sis dies que dura la tala del terme de Tivica, los que hi 
prengueren part retornaren á Benicanel Desde allí prosseguiren co- 
metent lo mal que encara los hi restava á fer, entrant dil'erents vega- 
des á Mora, altres á Tivica. y un jorn passant al altre costat del Ebre 
per talar á la Cenia En determináis dies no t'eyen cap sortida Axó 
portava inquietut en les torres deis Entéricos, hont los serveys de vigi- 
lancia no 's podien descuidar un moment. 

Pere y Guillém de Monteada, estigueren en la tala los quinze pri- 
mera dies y després partiren, tramentent altre gent sua á la host de 
Benicanel. 

Arrivant al setembre y entrant al temps de les beremes, en qual tem- 
porada tenien feyna la major part de la gent d' aquells pobles, se lli- 
cenciá la host, vuyt dies avans de Sant Miquel. 

A Benicanel hi restaren en peu de guerra, vint cavallers deis Mont- 
cades y quatre del Temple, los quals entraven á correr lo terme de 
Mora quan millor los hi parexía. Lo 8 de novembre se disolguc aques- 
ta petita guarnició. 

Torncm les mirades vers Guillém d' Entenea, á qui dexárem ab 
una dotzena de militars, passant per lo Valles, hont abandona la host 
reyal per partir á Mora ab la major pressa que pogué. 

A Tivica oygueren só de vía fós y essentlos dit que era corregut lo 
lloch nomenat Alfac del terme de Mora, sens perdua de temps hi 
corregueren en sa ajuda. Efeetuaven estos dainpnatges, tres cents 
peons y trenta cavallers. Se presentaren, mentrestant, davantMora cin- 
quanta homes de cavall deis Templers y mil peons armats, los qui fe- 
ren sa via sense dampnificar gens lo lloch. 

Tot seguit pogué convencers, Guillém d' Entenea, del gran mal exe- 
cutat durant aquelles jornades TiviQa y Mora tenien llurs conreus d' 
aytal manera arrasáis, que no hi quedava arbre ó planta en peu 

Molt inferiors en nombre, la gent deis Entences, no podien com 
batre en camp obert, haventse de tancar, de moment, dintre deis murs. 
Guillém d' Entcnc;.a se recullí en lo castell de Mora, desde hont presen- 



246 F. CARRERAS Y CANDI 

ciá encara, com sos enemichs prosseguien 'corrent lo ter y damp- 

nificanl en só de burla, lo poch que Iii quedava. 

Mes la Lra se- contenia malamenl en Lo cor del fill gran de Berenguer. 
Al enfront de La geni que alli tenía, s arrisca encara á empendre una 
cavalcada y tala en terres del Temple, com á revenja ais danys 
rebuts 

Montcades y Templers, reberen aoves ordes del Key, qui tractá 
d' acabar deflnitivament semblants malifetes. Tol era an herm quan 
sigueren escoltades y acatades. Per manera que, alguns dies després, 
al entrar ;'i Mora Berenguer d' Entenca, de retorn de les Corts de 
Monteó, no s' Id vegeren mes los enemichs. 

Anlos II d' Aragó, se sentí ofés al veure que do tant pocli serviren 
sos manaments y diligencies per evitar les depredacións comeses duranl 
la campanya contra los francesos y rossellonesos Les Ueys catala- 
nes punien al cavaller qui guerrejás ó entras terres d altre cavaller 
qui estiques ab lo Rey, ó seguís la sna Cort, per virtut del usatge 
Auctoritate et rogatu Sogons est, tot hom qui va á la potesta! , ó ab rila 
está, ilcn haver pan y trova per ells y por sos homes, fins esser retor- 
nat A casa sna. Tant rigorosa ora la sancció penal imposada al con- 
tra ventor, que devía satisfer 1' undécuplo del danv y esmenar y resti- 
tuir A la potestat, lo deshonor que implicava la contravenció de la lley. 

S¡ les costums de la térra tant terminants eren y d aytal manera 
afavorien ais qui les circunstancies portaven al costal del ¡sobirA, 
aquest tenía mijAns de dexar sentir la severitat do La punició, quan 
cregués que s merexía ferho axis. 

En lo cas present, davant los rellevants serveys preMats al Rey 
en la campanya del agost, era d' esperar no 's mostraría negligent en 
exig'ir responsabilitats, per mes que los delinquents siguessen de la 
calitat deis Templers y deis Montcades, ab los quals mantenía bones 
relaciona Anfós II. 

D' aquí, qué lo Rey conferencias ab lo Mestre del Temple, durant 
les corts de Monteó, hont també hi tenía A Berenguer d.' Entenca, pro- 
vant d arreglar y finir les controversies segons justicia A les recla- 
inacions de n' Entenca, responía lo Mestre A Anfós II, inculpando de 
precedents dampnatges en torres y possessions de la Ordo 

Lo Monarca, cedint A. les instancies de Berenguer d Entenca, en 
data de 28 de novembre de 1289. maná, al jutge Ramón de Toylá y 
al conceller Bernat de Montpaó, obrissen informació en sa Cort Lo 
derrer signé autorisat pora delegar esta comissió A Oaloerán de Come- 
lats. com axis ho feu. Per consegüent, Comelats y ToylA comene:iren 
les diligencies judieials rebent deelaracions ais testimqnis. 

Los Templers no 's quedaron enderrerits, sino que reclamaren del 
Rey altre informació endrecada A provar los molts dampnatges como- 
sos per los Entences en terres de la Ordo 

En aquest entremitx morí Anfós II lo ISdejuny de 1291, sensc 









ENTENCES Y TEMPLERS E.\ LES MONTANYES DE PRADES 247 

haverhi hagut temps de cloure lo procés Sospenguérense inquisicioñs 
y trevalls indiciáis y ab esta suspensió resta igualment aturada la jus- 
ticia, y á puut d' esclatar novament la antigua enemistat deis Enton- 
ces y Teraplers. 



IV 

Dampnatges comesos per los Entences á Miravet en 1291. Ordes de Jaume II 
per pacificarlo?. - Depredac'ons á La Fatarella en 1292. — Vistes á Logronyo deis reys 
d' Aragó, Castella y Navarra. — Capitol General del Temple á Montpeller, aprovant 
lo canibi de Tortosa desiijat per Jaume II — Altres excesos deis Entences á Aseó y 
á Miravet en 129; — Desastres combat del tocal de Corbera. — Camposines es incen- 
diar. — Inutils manaments del Rey per posar en pau ais Entences. — Se dirigeix á sos 
valeJors.— Lo procés en la Cort Reyal. — Dupte de que Mora 's regís per lo dret 
cátala. —Sentencies condemnatories per tots en 1 500 y 1 501 . 

Entences y Montcades tiudrien manera d arriv;ir a concordia y pau 
tinal, puix no 's torna á trovar rastre, en lo procés, de que 's darapni- 
fiquessin durant tot lo restant del segle xiii Mes no succehí altre tant 
ab los Entences y la orde del Temple. 

Ab la mort d' Ant'ós II no seguí avant la informado y procés de que 
havien comanda en Comelats y Toylá Prompte los Entences feren 
parlar d' ells dampnifleant novament ais Templers. En cambi no 's 
trova que ni una vegada, la cavalleresca milicia, tornes á atacarlos en 
ses pertenencies. sino que busca sempre mes, ampar y protecció en la 
autoritat del Sobirá. 

Deis fets comesos per los Entences, desde V any 1290 al 1300, ne 
consten alguns episodis en io procés, la major part d' ells vagament 
referits. Uevem consignar com á incontestables noves, les ocorregudcs 
á Miravet en 1' any 1291, á La Fatarella en 1292, á Aseó y á Miravet 
en 1293 y á Algorfa en 1291. 

La primera d' estes malifetes, la dirigiren los dos germans Guillém 
y Berengueró d' Entenca, acompanyantlos diferents almogavers (et 
plures almugauers) en la Paqua de Resurrecció de 1291 y dura per 
espay de tres dies Es remarcable que s fassi constar la presencia d' 
almogavers en aquella correguda, puix no solienservirsen los bandole- 
jants Es sapigut que, ab dit nom, se conexien ais homens de guerra, de 
vida aventurera, que, sense viure del trevall, se posaven á sou de quí 
los havía menester. Eren, los almogavers en nostre térra, lo que los 
condottieri á Italia ó los tondeurs ó écorcheurs francesos del 1360. Gent 
suferta y guerrera dedicats purament á la lluyta y á la brega, re- 
sultaven enemichs terribles y no ha d' estranyar que consti en lo procés, 
lo notable dany que ocasionaven. 

A Miravet, expugnaren la torra y la horta, cremant algunes cases, 
essent deis vehíns mes perjudicáis del terme, Mahomct Ahnucaten 



248 F. CARRH.RAS Y CAND] 

Lo lloch Qomenai Algezira, que era terme de Miravet, Fon entra! y 
saquejal . 

A Benicanell, partida de la propia batllía de Miravet, calaren Foch 
ala turril del Almucaten de Miravet. 

També, Camposins, sufrí inolt perla correguda deis Entences, pre- 
uentloshi A Uurs habitants, 1,220 caps de bestiar ab dos pastors E tos 
derrers ob ti agüeren la llibertat, mitjancant cinquanta sous jaquesi 

Deis altres presoners que se "n dugueren, n 1 exigiBen diferents res- 
cats. Hu d' etls, nomenal Pelegri Capcir, morí penjat per traydor 
ais Entences. 

Era mestre del Temple Fr. Bcn nguer de Sanl Just, qui 's trovava 
seguint la Cort del Rey. Al teñir conexement d' estes aoves corregu- 
dés, ii" hagué empatx en mostrar al Monarca son esperit de pau y 
concordia, flrmantli fadiga y compromís d' estar 6 les resultes del 
procos que 's formava. 

De conseguent, Jaume II, escrigué á Berenguer d 1 Entenca y á sos 
filis, prohibintlos dampnificar á la orde del Temple sots pena d' apar- 
tarlos de pau y trova. Al mateix tí comunica al l>atlle de les montanyes 
de Prades, Bernat de Montpaó, desde Caragoca, (18 de setembre 
de 1291) ordonantli, que, si los Entences no aeataven les sues disposi- 
cións, los tractés ab rigor com a trencadors de pau y treva . 

De pasada devém relatar un fet especial de Berenguer d' Entenca. 
Se tracta d' una batalla jurada que tiagué A Barcelona ab n' Ar- 
nau d' Artesa, sense que 'n sapiguém la causa (1). 

L' esforc del Rey per pacificar les montanyes de Prades, tant per- 
turbades per la actitut agresiva deis Entences contra de la gent del 
Temple, podem dir que era com picar en ferré fret. A aqüestes dispo- 
sicions, responien ells ab nous dampnatges, com foren los del seguent 
any de 1292, essentne víctima los habitants de La Fatarella. 
. Deu cavallers deis Entences, acompanyats de cert nombre de peons 
armats, del lloch de Mora, sigueren los autors d' aquesta correguda. 
No hi ana Berenguer d' Entenca ni cap deis seus filis. En cambi, ni 
l>rengueren part los cavallers Pere de Sant-Martí, en Riudefoix, en 
Carbons y lo cavaUer salvatge (2). Molt nos ha fet pensar 1' ape- 
latiu d' aquest militar, ¿Quin es 1' equivalent donat á cavaUer salvat- 
ge? ¿Tindrá relació ab lo significat que, en laEdat Mitjana, tingué 
lo Comes hirsutus, pilosus ó silvestvr, en tudesca ranura/; wildgraf'ó 
rheingraf? Axis podría esser, si be no dexa de cridar la atenció, que, 
en lo llarch espay de temps com hi va del segle ix al xiil, 1' us de 
dita páranla, hagués dexat rastre tant insignifleant en nostrePrincipat. 



(1) «XIII Kal. Decembris anuo Domini MCCXCI fuit factum prelium Barohinone de 
Berengario de Entenas, et Arnaldo de Artesia- Ühronicon Barcinmen$6 del segle xiv 
publicat en la Marca Hispanioa.» 

(2) .Et ea Hiutefolx et P. oarbonis et miles satuatge oum alus eqnitibas qui erant 
ínter omnes usjue ad X et oum peditibus oum armis de loco de Mora.» 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 249 

Moit sufriren, d' aquella correguda, los populadors de La Fatarella 
y volentlos contrastar ab les armes, ne quedaren en la brega catorce 
de ferits. Lo botí aplegat per los valedors deis Entonces, consistí, en 
cent animáis grossos y mil vuyt cents de petits, estimantse en conjunt, 
en tres mil sous jaquesos. 

Era comanador d' Aseó Fr. Guillém de Puignaucler. 

Al arriyar á la batllía d' Aseó la nova déla corregüela deis Enten 
ees, se mete só de vía fos. Congregárense los homes del terme, retor- 
nant deis camps hont se trovaven, per esser temps de segar. Tots ells 
aplegats, perseguiren ais malfactors, que prou cuidaren recullirse á 
Mora, per tant no se 'ls pogués atrapar. Al arrivar á aquesta vila, 
sortí á rebrelos en Guillém d' Entenca ab cinch cavallers. 

Aytal malestar, tant seguides menaces contra la gent del Temple, 
la continuitat de ca val cades de menor quantía que no cal consignar, 
prolongaren la inquietut durant lo restant del any y partida del se- 
guent de 1293. 

Jaume II, desde Caragoca, recordá ais Entences, la fadiga davant 
d' ell prestada per lo Mestre del Temple, conminantlos ab punicions si 
tractaven de dampniflear les terres ó bens de la Orde (18 de juliol 1293) 

Inútil resulta la tentativa novament practicada per Jaume II, puix 
1' esperit general de desobediencia y rnenvspreu á la autoritat rey al, 
que tant caracterisá ais richs homes del segle xm, estava infiltrat en la 
sanch de la familia Entenca. Axis, á, la ordepredita, se seguiren grans 
preparatoris portats á efecte per Berengueró d' Entenca, durant la se- 
gona quinzena de juliol y lo subseguent mes d' agost de 1293, per 
atacar les possessions del Temple ab lo major esforc possible, arbi- 
trant la ajuda d' altres cavallers, segons aprés se veurá. 

De Caragoca, passá Jaume II al siti del castell d' Arcayne acom- 
panyat del mestre del Temple Fr. Berenguer de Cardona. Aquest 
tractá, durant lo siti, d' arreglar algunes diferencies y controversies 
que tenía ab n ; Artal d' Alagó. 

Al retomar d' Arcayne, estant en lo lloch d' Albalat, Fr. Cardona 
dexá la Cort Reyal, puix la Orde tenía convocat capítol generala 
Montpeller y no hi podía faltar. Precisament hu deis negocis de que 's 
tractava en dit capítol, era lo cambi de la jurisdicció que lo Temple 
possehía á Tortosa y que tractava d' adquirir nostre Sobirá. De mane 
ra que, al partir á Franca, Fr. Berenguer, en companyía d' altres 
frares de Catalunya, Jaume II, acepta y rebé sots la sua comanda y 
protecció, les propietats de dita Orde. 

Lo 29 de juliol de 1293, Jaume II arrivava a Logronyo hont tingué 
vistes ab lo Rey de Castella y ab lo rey Caries de Navarra. Les con- 
ferencies duraren alguns dies, tota vegada que lo Monarca aragonés, 
deturá en la ciutat castellana fins ai 24 d' agost. 

Finí lo capítol general que 'ls Templers tingueren á Montpeller, 
avansdequelo Rey d' Aragó se 'n anas de Logronyo. Aceptada la 

1904.-17 



250 !'• CARRERAS Y CANDI 

proposti del cambi de La cinta! de Tortosa, se confiaren les snes nego- 
ciacions al gran Mestre, 1" borgonyó Fr. Janme de Molay, qui tant 
desastrada morí rebé al extingirse la Orde, 

Com sa calital de francés vedas al Gran Mestre, d' entrar á Cata- 
lunya, sense exposarse á vexacions, per laguerra mantinguda entre 
los reys d Aragó y de Franca, Fr. Berenguer de Cardona hagué co- 
missió d arbitrarli salconduyl ó guiatge, de Jaume II 

Mes Fr. Cardona, enmalaltí á Montpeller y conferí esta gestió al 
comanador d' Aseó Fr. A. de Torreella. Posal en eami, l' acom- 
panyaren Fr Gaubert Durban y lo rector de Sant Quirsc d' Arbucies 
Mossen l'onr de Llagostera. 

Era costúm éntrelos templers, posar en les cases .lo la Orde: al 
arrivar á Lleyda, dormiren, los frares pi'edits, en lo castell de Gardeny. 
Allí s' enteraren deis preparatoris deis Entences y profitant de sa pro- 
ximitat á les montanyes de Prados, avans de seguir cap á Caragoca, 
escrigué, Fr. Torreella á Fr. Simún de Blanes son llochtinent á Aseó, 
dientli, quetractaría ab lo Rey deses disentiments ab los Entences (1). 

Fr. Torreella trova al Sobirá en sajornada de Logronyo á Tirasona 
(24 d' agost de 1293). Li referí la comissió que dnya de Fr. Molay, 
parlant tots dos á soles en un prat de junt a certa ribera Aquell niateix 
día s' expedí y signa lo salconduyt ó guiatge reyal en favor del Gran 
Mestre del Temple. 

No deturá gayre mes de cinch dies, Jaume II á Tirasona, lio siga 
del 24 al 30 d' agost de 1293 En aquesta derrera data arrivá á Cara- 
goca. Prosseguint son viatge vers Barcelona, lo 12 de setembre entra- 
va á Lleyda y posantse en eamí seguidament, arrivá á la Capital Cata- 
lana lo 19 de setembre de 1293 (2). 

Finida sa comissió, partí Fr. Torreella Mentres se deturava á Qa- 
ragoca hoygué dir, que la host de Berenguer d' Entenca anava & damp- 
nificar ses torres. 

Guarit de sa malaltía á Montpeller, lo mestre de Catalunya Fr. Be- 
renguer de Cardona, acompauyat del comauador de ('ara- ova Fr. K. 
Oliver, se dirigí al Rey ab instruecións referents al concambi de 
Tortosa. Deturaven en la casa del Temple del Uocb d'Ayguaviva, 
prop de Gerona, quan bagué esment de que los Entences entraven en 
cavaleada terres de la Orde. Mes avant, una lletra de son lloctinent 



(I) «Per douar conseyl al trebay quol Temple auia ab Berenguer de entenza » 
3) tltem ad probandum tempus in quo dominas Kex erat in Tirasona et subse- 
quenter in Cesaraugusta et deinde in Ilerda fuit sumptum ex registro domini Regis 
qaod seqnitar. 

• DominusRex fnit en Logronyn qnarto kalendas angustí anno domini M°CC XC°lll" 
et luit ibi usqne ad IX kalendas Septembris eiasdem anni qno fnit in Tirasona. 

• ítem fnit in Tirasona usque ad teroio kalendas Septembris eiusdem anni quo 
fnit Cesaraugusta. 

1 1 muí fnit in Cesaraugusta et in itinere ueniendo apud Ilerdam ad pridie Idns Sep- 
tembris eiusdem anni quo fuit ibi in Ilerda et in continenti reoessit de Ilerda et uenit 
Barcbinonam ad diotas ubi fuit XIII o kalendas Octobris eiusdem anni.» 



ENrENCES Y TkMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 251 

Fr. Bernat de Montoliu, 1' enterava de que Berengueró havía raort 
g-ent d' Aseó y de Miravet, talant lo lloch de Beni§anell. 

Prosseguí son viatge fins á Lleyda, hont hi trova encara á Jau- 
me II, puix no havía efectuat lo derrer tragecte de son viatge vers 
Barcelona. Allí li entrega algnnes robes que, coin particular obsequi 
de la Orde, havien sigut comprades á Montpeller, comunicantli al en- 
seinps, los derrers dampnatges ocasionats per los Entences. 

També havía portat, Fr Cardona, altres robes per alguns deis 
principáis oficiáis ó concellers del Rey, á fi de guanyar llnr voluntat 
al gestionar les millors compensacións á canibi de Tortosa. 

Dexém novament ais Templers, per referir en que consistiren les 
tales deis Entences de que 's quexá llavors lo Mestre al Rey. 

Com ja tením dit, Berengueró d' Entenca prepara aquest colp de 
má, durant lo juliol y agost de 1293. Pochs dies després de la festivitat 
de la Mare de Deu d' agost, Entenca. obtiugué la cooperacio de molts 
richs bornes aragonesos, saventse que se li a juntaren, Ferráu Aliones 
senyor de Les Pedreses, Pero Lope de Vallmanya senyor de Presinyena, 
Pere Eximen habitant á Sant Pere de Calanda, García Pere de Licual 
habitant & Segura, Joan Eximen habitant ;'t Sant Pere de Calanda, Pe- 
re Lope de Biel habitant á Fons, Pero Janoes habitant á Ontinyent, A. 
de Lagarre habitant á Lagarre en la Ribagorea, Joan Garcés de los Al- 
beros habitant a Murcia, Garcías de Vera habitant á Pouier, Garcías 
Pere d'Alagón, Eximen Pere d' Alagón, Garcías Pere de Licuena y 
García Poro d' Arguedas. Los catalans serien mes pochs. ja que sois 
se din havershi conegut les senyals d' en Vidal de Rovira, d' en Vernet 
y d' en Poyl de Mora, pintades en sos escuts. En quan á senyeres, 
sembla portaren solsament les deis Entences. 

Pochs dies després de la festivitat de la. Mare de Deu d' agost, ó 
siga lo divendres que 's seguí a la diada del apóstol Sant Bertomeu, 
Guillém y Berengueró d' Entenca, comanant una potent host y al erit 
de guerra Entenca, Entenga, invadiren la batllía d' Aseó. No sabem 
en quina forma la invasió se porta á terme, mes per los apresamente de 
bestiar fets á Aseó y Miravet, s' ha de suposar la efectuaría eseampant 
sa host per diferents indrets. Lo que capturaren á Vilalba y Batea 
solament, se conceptuava valer vint mil sous jaquesos. 

Se mete só de vía fós en los llochs invadits, aplegantse llurs habi- 
tants per la defesa. Los homes de Corbera, Vilalba y altres pobla- 
cións vehines, en nombre respectable, aparellats per pendre la ofen- 
siva, creyentse prou forts, esperaren ais qui portaven lo bestiar 
capturat, que pujaría á tres mil caps de petit y no gayre de grós, 
encastellantse en oert tocal del terme de Corbera. 

Forta brega s' arma al entorn del tocal, combatent uns y altres, 
esforcadament. Empero fou desastrosa la jornada per la geni del 
Temple, obligant á retraures del camp, dexanthi molta gent estesa. 
En cambi los Entences no hi perderen cap home. 



252 F. CARRERAS Y CANDI 

Los morts en 1" comba) Eoren 73 homcs, déla quals, 43 pertanyien 
á la batllía d' Aseó y 30 al lloch de Corbera de la batilía de Mirabet. 
Deis 43 d' Aseó, 33 eren vehins de Vilalba En quan ais ferits, no 's 
nombren en lo proeés baventni d' un y altre camp. A mes caygueren 
dos homes presoners deis Entences, teninl aquests dos cavalls morts 

Es digne de notar la eostúm de que ead.-i 1 1< >>- li ,-oterrá á llurs res- 
peetius vehins morts en lo eombat, sens teñir en compte que havien 
passal d' aquesta vida en terme de Corbera. 

A 1' endemá dissapte, proseguinl la cavalcada y tala, saquejaren 
los Entences, lo lloch de Camposins, matanthi al vehí Domingo Tala- 
vera y ferin) sis homes d' Aseó y dos de Camposins. En la retreta, 
cremaren la vila de Camposins. La jornada valgué ais Entences Camós 
botí de blat, estimantse en setse mil sous jaquesos lo dany total oca- 
sional ais Templers 

A Gandesa expugnaren certa torre del Temple, hont s' hi recullien 
dos ó tres homes, los quals hagueren d' entregarse, axis coni tres ó 
quatre'bous tancats dintre la torra, crehent estaricn en lloch segar. 

També cometereu molt de dany á Benicanel. 

Del más Ferrán d' Aseó, s' en portaren 110 caps de bestiar menuty 
una vaca. 

Berenguer d' Entenca, que no assisti á aquistes corregudes, que 
duraren tres dies, sortía á rebre ais expedicionaris lora de Mora. 

AI quart dia d' efectuarse les predites tales, arrivá á Vilalba Fr. To- 
rreella comanador d' Aseó, acompanyat del Kector d' Arbucies, 
venint de sa entrevista ab lo Rey. Trovaren la vila en lo major 
desconhort. Dones endolades y ploroses, moltes d' ellos ab les cares Ha 
gades y sagnantes (1), los hi mostraren lo cementiri, hont, evidents 
senyals de térra remoguda, indica va les sepultures deis trenta tres ve- 
hins morts cu lo eombat del Toeal de Corbera. D' allí estant, vegeren 
la fumera que encara s' enlayrava de les cases de Camposins. Espec- 
tacle de desolació que entristí al Comanador. 

De Vilalba. Fr. Torreclla ana a Camposins á consolar un tant ais 
seus malaventurats vehins. Se repetí 1' espectacle de la gent que plora va 
y que entre gemechs li deya que mal lur era vehgut qinn Berenguer de 
entenca et sosflls auien morts de LXX entla LXXX homens del Temple 

Presoners y botí, foren portats per los Entences a Mora, deven! 
redimirse. Alguns, que no tenien diners, permanesqueren hu y dos 
anys en eaptivitat, sabentse que foren aconduhits altres presoners, ais 
llochs de les Canes y de la Pedrosa, ja en regne d' Aragó. 

Tampoch tractaren de pendren ven janea los Templers, sino que 
aeudiren en quexa á Jaume II, qui, desde Caragoga, trámete un mis- 
satger ab lletres de creenca per Berenguer y Berengueró d' Entenca. 



(1) «Et erant induol de dol et quare etiam plures molieres habel>ant faoles tacatas 
et sanguinolentas.» 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 253 

S' encarregá de comunicar les ordes reyals un militar del vegueriu 
de Cervera, de nom Pere de Torra ,*qui tost passá a pregar á Beren- 
guer d' Entenca, en nom del Sobirá, volgués retornar A la Orde lo que 
aeabaven de péndreli sos vassalls Entenca s' excusa de t'erho. En 
Torra li maná de part de Jaumell, ho restituís, prohibintli dampnifl- 
car ais Templers "puix procelaria contra d' ell segóns los Usatges. N' 
Entenca hi respongué, que, fes de part del Rey lo que millor 1¡ sembles: 
que ja havía tingut manament del Sobirá de no dampniflcar á la Orde, 
mes, com n' havía rebata molts perjudicis, ell s' en venjava. 

No 's mostrá tant altiu y t'erm en sa resposta, Berengneró. A la con- 
minado que Mossen Pere de Torra li adrecA, en los termes que s' ha 
dit, respongué, que tot quan executava contra les ierres y bens del 
Temple, era per compte de son pare. 

Torra tingué estes entrevistes en la vila de Mora, hont encara hi es- 
tava congregada molta gent dé cavall, que havía format part de 
la host invasora. 

Lo Mestre de Catalunya y lo Comanador d' Aseó, gestionaren del 
Sobirá se procehís contra deis Entences. Hi accedí novament Jaume II 
y en conseqüeneia, desde Barcelona, escrigué ais encarregats del pro- 
cos contra los Templers per les vexacións del 1289. co es, á en Bernat 
de Montpaó y á en Ramón de Toylá, encomenantloshi indagassen 
deis danys que acabava de rebre la Orde de part deis Entences (15 oc- 
tubre 1293). 

En lo día 30 d' octubre de 1293, Montpaó comunica novament á 
Berenguer d' Entenca, la ja coneguda disposició reyal de 12 de ju- 
liol de 1293, essentli entregada per Ramón Forner, escuder del co- 
manador de la casa de Joncosa. 

Los Entences proseguiren, en aquesta tardor, talant y dampnificant 
les terres del Temple, com si tal cosa Per mes que Jaume II ame- 
nassava, may podía obtenir s' aeabessin estes malifetes. 

Picnent una vía indirecta, lo Sobirá, se dirigí ais qui prestaren 
ajuda ais Entences, manatlos cessar en semblanls mals. Sots tal esperit 
redacta diferents lletres á Barcelona, lo 13 de novembre de 1293. Una 
d' elles adrecada ais homes de les montanyes de Prades, los hi co- 
municava la rebeldía deis Entences, co es, que, á despit de la fadiga 
prestada per lo Mestre del Temple en la Cort Reyal, d' estar á dret de 
lo que aquesta resolgués, Berenguer d' Entonga dampnifleava al 
Temple. Qual procehir contrariava los estatuís y ordinacións de la Cort 
de Barcelona, al disposar que ningú, ab acuyndament ó sense acuyn- 
dameut, degués fer guerra, ni dampniflcar á altre, majorment ais 
Templers que estaven sots la especial protecció sua (1). Acabava, exi- 



(1) cQuod est contra statutam ot ordiaatione nostre curie celebria Barehinone in 
qua fuít ordinatnm quod Dallas cam acayndamento vel Bine acayndamento in (lata ■ 
lonia debeat gnerram faoere sea alicui dampnam inferre máxime quare fratres 



254 F. CARKKRAS Y CANDI 

gintlos no prestessin, á Entérica, cap auxili en aqüestes con-cgudes, 
ni li compresain bestiar ú objectea presos á [a geni del Temple. 

Altre de les Iletres signades en aytal dala, < ■ i - .- 1 per n' Alemany de 
Cen ello concebuda consemblantment á la predita. 1/ hi fa aotar, que, 
cuín á Rey, ve obligat á defensar monestirs, religións y ordes, major- 

menl quan se stren aparellats á sotsmetre llura diferencies á la de- 

cisió de la Cort Reyal. Prosegueix remarcan! quiti poch casfeu, de sea 
comunicacións y citacións, Berenguerd' Entenca ycom á conseqüencia 
li maná no dampniflqui a la gent ó vassalls del Temple 

Al cavaller aragonés a' A.rtale1 de Luna, tambéli escriu Jaume 11, 
per havcr salmt que presta socors á Berenguer d Entenca, juntament 
ab altres nobles d' Aragó. Y per les rahons exposades a en Cervelló, 
1¡ probibeix ajudarlo en avant contra los Templers. 

Los Entences no posaren termini á estos dampnatges segóns ho 
declara altre disposició reyal, adrecada á Simón de Llor, veguer de 
Lleyda (23 de janer 1294). Déyeli Jaume II, que, havent ocupat, Gui- 
Uém d' Entenca, ab la sua gent de Seros, lo lloch d' Algorfa perta- 
uyent al Temple, obligui á restituirlo á dita Orde; en cas contrari, 
vol que Guillém d' Entenca, siga gitat de pau y treva y axis se pregoni 
per tota la veguería, procehintse contra d' cll y deis seus. 

La obra deis Entences contra del Temple, prosseguí durant 1' any 
1294, puix del 27 de setembre n' es una derrera orde del Rey á 
Berenguer d' Entenca, dientli desde Tortosa, iw dampnifícás ais 
Templers, com novament bagues flrmat, lo Mestre de Catalunya, 
fadiga d estar á dret de lo que resultas de la causa menada en la 
Cort Reyal. 

Aquesta y altres fadigues prestades en termes consemblants.de- 
mostren que no s' havía dexat de ma lo procés comenQat per Anfós II 
per mes que de les sues diligencies no 'ns consti res fins á arrivar al 
derrer any del segle xin. Llavors ja era difunt Berenguer d' Entenca, 
qui morí entre los anys 1294 y 1300. 

Posteriorment á la sua mort, consta en lo procés, que, tant Guillém 
d' Entenca, com lo Mestre del Temple, instaven al Sobirá la termina- 
ció de la causa, advocant, quiscuna de les parts, perqué 's portessin 
A terme les informacións testimoniáis deis dampnatges rebuta. 

Lo juliol del 1300 menava la causa, Ramón de Sales jutge déla 
Cort Reyal. Era general lo desitj do vcure acabat lo litigi y Sales 
imprimí á toles les diligencies una actívitat may vista. Ja era hora, 
després de deu anys que feya siiavien dictat les primeres instruccións 
del procesament. 

També, Jaume II, apremiava al jutge ab noves disposicións que 
transpiraven sen interés de veure termenades definitivament les ran- 



Templi et homiaes eint sab securitate pacis et trengue ac enb speciali proteccione 
nostra.» 



ENTENCES Y TEMPLERS EN LES MONTANYES DE PRADES 255 

cunies y portar la. pan á bona -part de les montanyes de Prades. Una 
d' estes ordres datada á Lleyda al 13 de juny de 1300 y per cert cu- 
riosa, es 1' encarrech fet á Sales, d* averiguar per Informació testifical, 
si Mora se regia per los Usatges de Barcelona ó per los Furs d l Ara- 
gó que es prou sapigut que eren en esencia lo dret roma. Mostra dita 
orde la existencia d* oposades opinions, á Lleyda y á la Cort Reyal, 
degudes indubtablemcnt á la situació fronterisa de Mora y qui sap si 
á precedents d' altres pobles del Ebre. 

No volém entretenirnos en la transcripeió de les enqtiestes ó averi- 
gnacións practicades per en Sales, ni en detallar los procehiments del 
procés, molt perfectes, pro que no eonstituexen cap novitat, essent casi 
iguala ais deis segles xiv y xv. No hi figuren empero, les capciositats 
deis juristes, essent lo jutge qui presenta les proves y prepárales 
conclusións, perqué lo tribunal falles en consequencia (1) 

Mes sí fixarém un tant nostre atenció en la enquesta portada á 
terrne per saber si Mora 's regía per les lleys catalanes, ó per les ara J 



(I) Oom a lleugera indicació del procehireent seguit per Salee, afegiróm, que, des- 
préa de trasladados p ( r 1' orde ab que foren actuados, les declaracióne deis testimonia, 
deis danys fetB per los Entonces, les desfá en peces petites, distribuintlea en rubriques ó 
oapitols oom dibóm ara, segons lo que li interessava provar. A mus, ooloca sepnrada- 
ment les'rubriqneB afectants alB danys ocasionats á Aseó, deis fetB a Ribarroja y Mi- 
ravet Per moBtra copiarém los set titols asignats a les rubriques. 

«Prima Rubrica,— Quod nobilis Bn^. de entenca quondam e fc . nobilis G de en ten o a 
et Bng. onaa de entenca cum militibus et peditibus familie eorum cum nrmis et cum 
hominibus de Mora et de Falceto et de Theuiea armatis et etiam cum aliis militibua 
et peditibus deberint et iutulerint plura damna fratribus Templi et hominibus eorum 
bajulie Accbools talando comburendo homines uulnerando et interficiendo et plura 
delicta comítendo contra eosdem. 

Secunda Rubrica.— Quoi predicta dampna fuerint illata per dictus Bng de enten- 
ca et alios mi ites et pedites supradiotos magistro Templi uel fratribus Templi seu Co- 
mendatori dicte Bajulie azchonis ueuientibus ad dictum Regem uel stantibus cum 
eodem seu ab eo recedentibus. 

Terci* Rubrxca.— Qaod berengarius ds entenca quondam tempore quo dicte tale et 
alia dampnafacta fuerunt fratribus Templi et hominibus eoram dicte Bajulie Aecho* 
nis eBset in Catalonia ac etiam in loco de Mora vel de T tieuiea et sciret siue scire de- 
beret quod dicta dampna per tilios et familiam suam et homines suus et alios Bupra- 
dictos infererentur dictis fratribus Templi tt hominibus eorum et quod cum eias con- 
hmiihu uel mandato facta fuiasent. 

Quarta Rubrica — Quod loca predicta essent fratrum Templi tempore quo dicta 
dampna fuerunt iltata et antea et posr, et de Bajilia Azchonis. 

QuiEta Rubrica.— Quod post predicta dampLa illata fratribus Templi et locis et 
hominibus eorum per dictum Berengarium de entenca et filios suos seu eorum fami- 
liam seu homines eorum uel alios supradictos rediré at seu tornareut in Castris et vi- 
llis et locis Berengarii de entenca quondam. 

VI Rubrica. — Quod Berengarius de entenca quondam sciret uel scire debuerit 
quod magister Templi seu fratre Templi siue Comeniator Bajulie Acchonis irent ad 
dominum Regem uel essent cum eo uel recederent ab eo tempori quo dicta dampna 
fuerunt illata fratribus Templi seu locis siue hominibus eorum. 

VII Rubrica. — Quod loca fratrum Templi de Bajulie de Acchone regentur se- 
onndum vsaticos Barchínoue et consuetudines Ylorde et quod ibi seruentur dicti vsa- 
tici et consuetudines in causis ciuilibus et criminalibus et seruarentur tempori quo 
dicta dampna fuerunt illata et antea et post et quod consueuerint ibi fleri inquisi- 
ciones. » 



256 P. CARRERAS Y CANDI 

goneses. Ella mostra lo carácter jurídich del poblé cátala en lo segle 
xin y la importancia que, fina en poblacións allunyades deis grans cen- 
tres, se donava ais jurisconsults, qual opinió desitjaven conexer los tri- 
bunals populara 

Un deis testimonia de major entitat invócate per la aclaració d' 
aquesi punt, signé u 1 Eximen Guerra, quf portava mes de cinquanta 
anj b de residencia en lo terme de Mora, hont bi bavia exercil dngues 
vegades l' oflci de jurat. Declara Guerra que, en tañí se regien ells per 
los Usatges de Barcelona y costums de Catalunya, que, quan dubtaven 
sobre algún cap ó procehiment, trametien algú á Tarragona, Tortosa 
y (ins á. Barcelona, per consultar y conexer la opinió deis savis en 
dret, resolent y fallant d' acort ab aquesta opinió. 

Los juráis de .Mm-a., conexien en les causes civils y crimináis y tenien 
potestat de rebre inquisicións, dictant, les sentencies, ab concell deis 
prohoms. (Hierra hoygué dir á alguns de sos predecessors, que, en la 
cort de Mora se guardaven escrites les Constitucións de Catalunya, per 
aplicarlos quan convingués eu los judiéis. 

Aqüestes declaracións son continuados por molts altres testimonis. 
Un d' ells retreu lo bovatge, que diu també 's pagava á Mora, mes 
no lo quint tant peculiar deis t'urs d' Aragó. Una vegada Berenguer d' 
Entenca, lo derrerament difunt, los hi exigí lo quint indegudament, 
sense que 's registras cap mes precedent de consemlilant, injusticia, en 
mes de vuytanta anys á enea. 

Alguns vehins, en ses declaracións, relataven fets particulars com- 
probatoria d' haverse aplicat la legislado catalana. Era hu de tants, 
certa sentencia pronunciada contra Guilleuma filia de Bernat d' Equi- 
dania y la sarrabina Miriam, per haver asaessinat un fill y una filia 
que Guilleuma bagué de cert sarrahí. En cumpliment de qual senten- 
cia, abdues dones sigueren cremades en la vila Mora, durant lo juliol 
de l'any 1300. 

Resolt lo dubte de quina, legislado devía -aplicar, Jaume II pro- 
mulga la sentencia eu conformitat al dret cátala, firmantla. á. Valencia 
lo 20 d' octubre de 1300 En ella los Templers y babitants deis llocbs 
de llur pertenencia, sigueren condempnaís á pagar á n' Entenca, per 
les vexacions del any 1289, 1' undécuplo per bu deis danys, segons 
preceptuaven los Usatges. La quantitat á que axó pujava, se fixá á 
149.314 sous jaquesos y á 38.540 sous barcelonesos. 

Derém recordar que llavors no foren solsament los Templers, los 
qui dampnificaren ais Entences, sino que també hi tingué iutervenció 
Guillém de Monteada. Per tant, se li assigná partde la indemnisaeió, 
estimánlseli en 15 000 sous jaquesos, lo que degué pagar, losquals ja 
tenía entregats en la data de la sentencia. 

No diu lo procos, quan lio paga. Guillém de Monteada, mes se veu 
sería ab anterioritat á la promulgado de la sentencia. Com Monteada 
no tenía los 15.000 sous jaquesos, entrega en equivalencia, les rendes 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 257 

del seu castell de Penalba per deu anys, rendes evaluades en 1.500 
sous jaquesos 1' any. 

Altre deis caps que comprenia lo procés tramitat per lo jutge Sales, 
era lo pertinent ais dampnatges injustament coraesos per los Entences 
en ierres del Temple. Respecto á aquests, Jaunie II no 'n dicta sen- 
tencia ftns al 7 deis idus d' abril de 1' any 1301. Reconeguts y justi 
preuats los perjudicas en la condempna, se 1' obliga á entregar, en es- 
mena d' ells, la suma de 200.000 sous jaquesos. 

Aquí para lo procés que havém tingut á la vista. S' ha de suposar, 
que, sí després d' estes sentencies, dictades al cap de mes d' onze 
anys, no 's té conexement de malifetes comeses per una y altre part, hi 
hauría pau y concordia en aquells pobles de les montauyes de Prades 
y ribera del Ebre, que tant y tant patiren per les continuades lluytes 
deis Entences y Templers, y hont los succesors d' uns y altres, n' ha- 
vien de perdre tota jurisdicció y senyoriu al primer tere del segle xiv. 
Allí, los Templers, hi foren substituyts per los Hospitalaris de Sant 
Joan de Jerusalem y los Entences á causa de la donació que feu Gui 
llém d' Entenca al rey Jaume II, ho sigueren semblantment per la re- 
yal corona, com aquest mateix Sobirá ho refereix en la eseriptura d' 
erecció del comtat de Prades en favor de son flll Ramón Berenguer, en 
1324 (1) Los castells y viles que cedí lo Rey y que restaren com prin- 
cipal fonament del nou comtat cátala, sigueren Mora, Tivisa, Falcet y 

Altafalla. 

Francesch Carreras t Candi 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, 11 EN ARAGÓS 

i 

(de 1162 á 1174). 

Muy diferente es la vida sedentaria y reposada, con toda clase de 
comodidades, de los soberanos modernos, de aquel incesante movi- 
miento de los reyes de la Edad Media, no interrumpiendo el andar sino 
cuando caían enfernlos ó permanecían sitiados ó cautivos en alguna 
fortaleza. Es difícil, para las personas que no están dedicadas á inves- 



(1) Eq la eseriptura de Ereccio e donado del comtat de prades feta per lo senyor rey en 
Jaume al infant don Ramón berenguer leí any 13¿4, hi llegím: «Damus etiam et ooncedi- 
mus et ex cansa donacionis et concessionis tradimus pernos et nostros presentes et 
futuros gratis et ex certa soiencia ac spontanea volúntate pro hereditate titulo puré 
perfeote et irruuocabilis donaoiouis Ínter viuos vobis dioto intanti Raymundo berenga- 
rii preaeuti et recipienti vestrisque predictis et legittimis snccessoribus imperpetuum 
Castra et villas de altafalla de ffalceto de tiuica et de Mora prout ad nos spectant et 
spectare debent ex donacione inde nobis f »ota per nobilem Guillermum de entenca 
quoudnm pro nt in instrumento publico ex ip<>a donacione pleniuset seriosius contine- 
tur.. lOratiarum II, í'oli 31, Cía. 6 B 2 Arx. Batllia del Reyal Patrimoni á Uaroelona.) 



258 J. MIRET Y SANS 

ligaciones históricas, hacerse cargo déla vida trashumante de los prín- 
cipes de los siglos xi. xn y xm y únicamente viendo los itinerarios, 
formados ó apuntados por medio de los diplomas que tienen la tinta 
completa, es decir, el enunciado del tiempo y del lugar donde fueron 
espedidos, es como se convencerán de la peregrinación interminable, 
de la marcha sin lin que efectuaban á través de sus estados, sin echar 
anclas en parte alguna. Al revés de hoy, los periodos de descanso y de 
residencia en la capital ó en el principal palacio eran lo extraordinario, 
constituyendo los viajes y expediciones la vida normal ú ordinaria de 
la corte. 

Constantemente de camino, rodeados de los consejeros, los secreta- 
rios, los jefes militares, sufriendo la inclemencia del tiempo y las fa- 
tigas y molestias de malos alojamientos, son dignos de admiración aún 
recordando que desconocían las comodidades modernas y que una ma- 
yor robustez, física les facilitaba la vida casi nómada. 

Se lian hecho trabajos para publicar los itinerarios de célebres mo- 
narcas, como Carlomagno ó San Luis y recuerdo en este momento el 
muy detenido del rey Reiné de Anjou, debido á Mr. Lecoy de la Mar- 
che, que abraza desde 1409 hasta 1480 y que está formado con docu- 
mentos auténticos y de procedencia conocida. 

En nuestro país tengo noticia de que un paciente investigador está 
preparando el itinerario del emperador Carlos V y otro, el Sr. Chalets, 
trabaja en el de nuestro Jaime I, el rey Conquistador. De este último, 
ha insertado una parte dicho señor, en su obra Génesis del afrecho fo- 
rál de Valencia, y abraza desde el año 1238 hasta 1252. 

Si cada uno de los historiógrafos de la antigua Corona de Aragón 
se encargasen respectivamente de un reinado, podríamos poseer en bre- 
ve tiempo un caudal de datos sobre los itinerarios ó movimiento de 
nuestros soberanos, cosa de mayor utilidad de lo que á primera vista 
revela, sobre todo para precisar hechos históricos que aparecen confu- 
sos ú obscuros, para averiguar la autenticidad de muchos diplomas ó 
para adivinar la fecha de otros que carecen de ella. 

Convencido de la mencionada utilidad y de que no constituye un 
trabajo fútil ó pueril, vengo á predicar con el ejemplo y comienzo la 
publicación de la larga serie de notas de documentos que he logrado 
reunir referentes al rey Alfonso I de Cataluña y II en Aragón, llamado 
el Casto, siguiendo después el itinerario de su hijo y sucesor el rey 
Pedro el Católico. 

No fué costumbre de la cancillería de los Condes de Barcelona, in- 
dicar en la data de los documentos el punto ó lugar de su otorgación y 
firma. Son rarísimos los diplomas con semejante indicación anteriores 
al siglo xn. Aparecen algunos durante el gobierno del conde Ramón 
Berenguer til; se hacen más frecuentes en la época de su sucesor Ra- 
món Berenguer IV (1131-1162) y constituyen gran mayoría en el reina- 
do de Alfonso I, (1162-1196). 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 259 

Los hay, empero, sin señalar el punto de otorgación y en cuanto á 
las escrituras entre particulares ni en' esta última parte del siglo xn ni 
en el siglo siguiente, se generaliza dicha costumbre. Son escasísimos 
los documentos de particulares ó de las ordenes militares y monaste- 
rios que tienen data completa consignando el lugar donde fueron fir- 
mados. 

También son escasos los del rey en la primera década de su gobier- 
no, debido quizás á la confusión que debió existir en la minoría de 
Alfonso I, niño de diez años cuando murió su padre, en el año 1162 (1). 
Su doble carácter de soberano de Cataluña y de Aragón se refleja en 
las formas cancillerescas de los diplomas y especialmente en la mane- 
ra de poner la data ó fecha. Como Conde de Barcelona, siguió la tradi- 
ción de sus predecesores, empleando el calendario romano, indicando 
muy pocas veces el día de la semana y contando por años de la Encar- 
nación, salvo en algunos documentos del primer período del reinado 
en que contó por años del rey Luis de Francia. La mención en la data 
de un hecho histórico importante, como facta carta apud Tirasonam 
mense junii Era MCCXV a post habitum colloquium ínter illustrem 
iamdicttun lid. rciji m Aragonensem et F. Hispaniarum regem, escaso 
muy raro En el segundo concepto, como rey de Aragón, marcaba en 
los diplomas solamente el mes y se determinaba el año por la Era de 
España, que avanza 38 años á la cristiana, sin expresarse nunca el año 
de reinado del rey de Francia pero añadiendo siempre una mención, 
en forma ablativa del reinado del monarca: dominante me Dei grafía 
in Aragonia sitie in Barchinona et in Provincia Es, por lo tanto, fácil 
conocer por la data si un documento real hace referencia á asuntos de 
Aragón ó fué expodido en Aragón ó si fué otorgado en Cataluña, cosa 
que también se descubre viendo los testigos y cortesanos presentes, 
pues al pasar la frontera dejaba los catalanes y le acompañaban los 
aragoneses ó viceversa. 

Murió el Conde Ramón Berenguer IV, príncipe de Aragón, el día 6 
de agosto de 1162, cerca de Genova Según Zurita, el Conde de Proven- 
za, primo hermano del joven rey Alfonso, se encargó del gobierno du- 
rante la menor edad de éste (2); no obstante, hay indicios de que los 
principales directores de los asuntos públicos eran el anciano senescal 
Guillem Ramón de Monteada y Guillem de Torroja, obispo de Barcelo- 
na y después arzobispo de Tarragona, que vivieron respectivamente 
hasta 1173 y 1175, mientras que el Conde de Provenza murió en 1166. 

No es, pues, de extrañar la escasez en estos primeros años del rei- 
nado de Alfonso, de los documentos otorgados personalmente y hacien- 



(1) Altonso I, naoió el 4 de abril de 1152, en la ciudad de Baroulooa; en un principio 
se llamó Ramón, y su madre la reina Petronila, le mndó el nombre una vez muerto el 
padre. 

(2; El rey contaba diez años de edad y el Conde de Provenza, Eamón Berenguer, 
que habla nacido por los años de 113U ó 37, contaba los veinticinco. 



Ba t'celona 



260 J. MIRET V SANS 

do constar el lugar y la presencia del joven monarca El más antiguo 
que hemos hallado es de 13 de enaro de 1163, en Barcelona (1). Es el 
acta de la declaración hecha por los obispos de Barcelona y Tarrago- 
na y otros personajes sobre la renuncia 'i" 1 ' había anteriormente efec- 
tuado Roberto Bordet <lc varios de sus derechos y señorío de la ciudad 
de Tarragona. Si bien no se ve la (Irma del rey, en el cuerpo del escri- 
to dice: e¡/<> Udefonsus Dei gratia rex.. volens mihi iti futurum provi- 
dere... y la data está concebida en los siguientes términos: Facta.est 
iuramentorum éharta in ciuitate Barchinmia. in pallatio predieti líegis 
et in eius presentía et totius curie anno millessimo centessimo sexagé- 
simo secundo, idibus Pebruarii (2) 

Feliu de la Peña, indica que el niño rey á seguida de recibida la 
noticia de la muerte de su padre, marchó á Castilla y celebró una en- 
trevista y un tratado de alianza con el monarca castellano, contra Na- 
varra. Este documento publicado por Villanueva ( Viaje literario, XVII, 
apéndice 53), tiene la fecha del 5 de las calendas de octubre del año 
1200 de la Era (1162 del moderno estilo), ó sea del 27 de septiembre, 
en la villa de Agreda, cincuenta días después de la muerte del 
Conde de Barcelona, en Genova. D. Próspero de Bofarull dedujo de 
este documento que en aquellos momentos contrajo ya matrimonio don 
Alfonso de Aragón con Sancha de Castilla, pues comienza así: «Ideo 
que ego Fernandus Dei gratia Ispaniarum Rex convenio hoc scripto 
vobis consanguíneo meo Ildefonso Dei gratia Regí Aragonensi et Co- 
miti Barchinonensi, qui meam sororem ducitis in uxorem,...» Hoc pac- 
tum et hanc convenientiam sacro et stabilí juramento flrmatam feci 
vobis post obitum patris vestri in Agreda V. calendas octobris, (piando 
per manum Beraardi Terrachonensis archiepiscopi... atque baronum 
terre vestre in defensionem et tutelam vos et terram vestram suscepi... 
Actum est hoc sub Era MCC o No nos atrevemos á aceptar por perfec- 
tamente auténtico este documento ó cuando menos á no presumir al- 
guna equivocación en el año de su otorgación y por esta razón no lo 
hemos presentado como el más antiguo de los diplomas de Alfonso I, 
que consigna el lugar donde fué suscrito. No es natural que un niño 
de diez años, celebre personalmente un tratado de alianza y su propio 
casamiento, sin notarse intervención de la madre ó de los regentes del 
reino. De todas maneras, el Sr. Bofarull dice que podrá ser cierto que 
D. Alfonso no consumase su matrimonio hasta el año 1174, según afir- 
ma Zurita, pero que es igualmente exacto que, en 1171, estaba ya ca- 
sado con Sancha de Castilla y que vivían juntos, pues así lo justifica la 



(1) Mr. Delaville en bu Ccrttdaire de i' ordre del' Hópital, cita una donación otor- 
gada por el joven rey de Aragón, el 13 de diciembre de 1162, á favor de los Hospitalarios 
y consistente en un vasallo con todos sus bienes. Dice que existe en la Biblioteca de 
Carpentras, pero sin indicar si tiene el documento la data oompleta. 

(2) Villanueva, Viaje literario, XIX, apénd. 24. Sospechamos alguna interpolación 
en este documento 



(1) Culleo doo. Cor. de Aragón, VIII, doo. 8. Son testigos Guillem, obispo de Barce- 
lona y Guillem Ramón Dapifer. 

(2) Villanueva, XX, apénd. 51. Debe estar equivooada la data le esta escritura y 
por lo menos falta al milésimo del año una unidad. 

(3) Pergamino 9 de Alfonso I Archivo de la Corona de Aragón. Los años del rey 
Luis están equivocados, pnes era el 26 y no el 17. Es uno de los firmantes Gnillem 
Ramón Dapifer. 

(4,1 Perg. 15, idem. 



Huesca 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO 1 DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 261 

salvaguarda que ambos esposos concedieron á Vives (perg. 120 de Al- 
fonso, archivo de la Corona de Aragón). 

El 24 de febrero del mismo año 1163, le prestaron juramento de 
fidelidad los habitantes de Barcelona y es seguro que estaba presente Bai . celona 
al acto, según se desprende de la escritura publicada en Colección de 
documentos inéditos del Archivo de la Corona de Aragón. Además, en 
la carta de población de Muntblanch concedida á Pere Berenguer de 
Vilafranca, la data es terminante: Que facta est apud Barchinonam in 
mense febroarii anno ab incarnatione Domini MCLXII (1 163) y apare 
cen las firmas de Alfonso y de su madre la reina de Aragón (1). 

No puede descubrirse del texto del juramento de fidelidad prestado 
al rey poi los vecinos de Tortosa, en 25 abril de 1163, si estaba en di- 
cha fecha la corte en aquella ciudad. Parece poco probable, por cuan- 
to en el inmediato mes se encontraba en Huesca, según comprueba la 
escritura de donación de tierra en Scornalbou para instalar un priorato 
de canónigos de San Agustín: «Facta carta in Osea mense Madii anno 
ab Incarnatione Domini MCLXII», con firma del rey y del Conde Ar- 
nau Mir de Pallara, siendo el notario Bernat de Callidis (2). 

Parece que Alfonso y su madre habían estado ya en Huesca el 11 di ■ 
octubre del año precedente, cuando se hizj la solemne declaración sa- 
cramental del testamento del difunto Conde Ramón Berenguer IV, acto 
que ha sido calificado de Cortes por Zurita y otros autores posteriores. 

El 23 de septiembre del citado año le encontramos en Barcelona, 
otorgando la dotación del monasterio de San Vicens de Garraf: quod 
est actum X, calendas octobris Barchinone anno ab Incarnatione Do- 
mini Millesimo CLXIII anno Ledoici junioris regante XVII Firma de Barcelona 
Alfonso, titulándose rey de Aragón y conde de Barcelona (3). 

Igualmente se encontraba en Barcelona el 18 de junio de 1164, cuau- 
do su madre Petronila, por consejo de muchos proceres, hizo definitiva año mu 
donación del reino de Aragón á su favor: actum est noc in Barchinona 
XIIII calendas julii anno doininice Incarnationis MCLXIIII (4). El 11 
de noviembre siguiente firmó en Zaragoza el acta de la paz y tregua 
con muchos magnates aragoneses (3 idus Noviembie de la Era de Es- 
paña 1202), como puede verse en el texto publicado en la Colección de 
documentos del Archivo de la Corona de Aragón. 

Villanueva indica que Alfonso aprobó en 1164, encontrándose en el 
pueblo de Azcó, la donación de un molino otorgada en otro tiempo por 



Barcelona 



Zaragoza 



262 



J. MIRET Y SA.NS 



Tortosa 



Gerona 



Montpeller 



su padre á la catedral de Tortosa (1); y por su parte dice Alarl que ''" 
8 de octubre de 1165, dictó el joven monarca la sentencia de la tran- 
sacción entre el abad de San Marti de Canigó y los vecinos de Vernet, 
sobre derecho de caza y otros asuntos (2). Suponemos que se encon- 
traba en Hosselló ó en el Conflent. 

Si no está equivocado el milésimo del año, tenemos un documento 
inédito que nos acredita la presencia del Rey en Tortosa el día primero 
de agosto de 1165. «Ego Ildefonsus Dei gracia Etex Arag... consilio 
baronum curie mee dono et concedo tibi B de Copons. .. illam heredi- 
tatem quam f uit de Eombaldum Gers quam cst in parte Ianue totam 
ab integro sicut pater meus ei dedil eam... Actum est hoc ia Dertusa 
calendas angustí anno Incarnationis Domini MCLXV.» Después de la 
lirma real aparece la de Guillem, obispo de Barcelona y de Guillem 
Ramón Dapifer. 

Entre marzo y noviembre de 1166 murió el Conde de Provenza, en 
el sitio de la ciudad de Niza. El rey Alfonso recibió en Gerona según 
indica Zurita la noticia de aquel infausto suceso y creyéndose legítimo 
heredero del condado se preparó para derrotar al conde de Tolosa y 
apoderarse de la Provenza. 

Tapón dice que Alfonso entró por primera vez en Provenza á prin- 
cipios del año 1167, y al frente de sus tropas llegó á las orillas del 
Ródano, publicando una escritura de la permuta de tierras que efectuó 
nuestro rey con el arzobispo de Arles, á quien concedió facultad de 
tomar agua del río Durance, otorgada en la casa de los Templario,, 
junto á la ciudad de Montpeller, en el mes de marzo del citado aflo: 
Factum est hoc in domo militie Templi iuxta Montempessulanum..... 
anuo eiusilem Incarnationis MCLXVII, menst martii. El documento 
comienza así: Ego Ildefonsus rex Aragonensis et C. Barchinonensis et 
Marchio Provincie cum primum Provinciam intvassem, de querimonia, 
quam dilectus noster R. Arelatensis archiepiscopus de quarta parte 
castri Albaronis .. (3). 

En la misma ciudad de Montpeller seguramente fué donde Alfonso, 
en compañía de Guillem, señor de dicha población, firmaron entonces 
un debitorio á favor del banquero Guillem Leteric, paes así empieza la 
escritura: «Auno Incarnt. Dom. MCLXVII, mense martii, ego Ildef. Dei 
gratia Rex Arag. comes Barch. et marchio Provin. et ego Guillelmus, 
dominus Montis pessulani curator eius et procurator scimus et veré 
cognoscimus nos deberé tibi G. Lotérico... ■> A continuación Guillem 
Ramón Dapifer, Pelegrí de Castellazol, Pere de Sanl Vicens, Gismen 
Romeu y Dodo de Alcalá se obligaron como fiadores del débito. Son 



(lj ■ Viage literario, V. pag. 73. 

(2) Privileges et titres du comté de Houssillon, pág. 47. 

(3) Hittoire genérale de Provence, II. pag. 244, y apéndice n.° 20. Este es el primer do- 
cumento conocido, otorgado por el rey Alfonso tn la Galia meridional. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 263 

testigos Guido, hermano del señor de Montpeller y Pere Deodat y el 
escriba es Folch mandato domini Gúüldmi Montis pessulani. De ma- 
nera que, se.uún este documento, Guillém VII de Montpeller fué cura- 
dor del joven rey de Aragón, designado quizás por la reina Petronila 
y los magnates del país al morir el conde de Provenza. Quizás la 
palabra curator debe aquí entenderse por aliado, protector y superior 
consejero durante la estancia del rey de Aragón en la Galia meridio- 
nal, sin dejar de ejercer el cargo de regentes ó curadores en los asun- 
tos de la parte opuesta de los Pirineos el Senescal y el obispo de 
Barcelona. 

Añade, el citado historiador de Provenza que, el día 8 de mayo del 
mismo año, otorgó Alfonso una donación á favor del monasterio de la 
Celia, en presencia de Uch y Ramón de Baus,'de Ramón de Vilanova 
y de Isuard de Brignolles; y por otra parte, la donación del castillo de 
Millars hecha por Hualguer al rey, prueba que este estaba en la ciudad 
de Arles, el 17 de agosto de 1167: «anno ab Incarn. Domini MCLXVIP 
apud Arelatensem eivitatem VIX J calendas septernbris in presencia 
subscriptorum In Dei nomine ego Ualgerius de Milars dono tibi Ilde- 
fonso regí Arag Comiti Barchinon. et duci Provincie ipsam fortitudi • 
nem ineam de Milars» (1) 

Corresponde seguramente al segundo semestre de 1167 el convenio 
celebrado por nuestro monarca con el conde de Rodez, en la referida 
ciudad de Arles del Ródano, si bien no expresa la escritura el mes y 
día de su otorgación. Dice así su parte esencial: «In nomine. Domini 
nostri J. C. anno Incarn. eiusdem millesimo centesimo sexagésimo 
séptimo tam presentibus quam futuris pateat hominibus quod ego Ilde- 
fonsus Dei gratia rex Arag . pro cognitione Hugonis Rutenensis epis- 
copi et Guillelmi Montispessulani, de controversia que erat interine et 
Hugonem comitem Rutenensem, talem amicabilem compositionem feci 
consilio et volúntate Hugonis Tarraconensis archiepiscopi, Raimundi 
Arelatensis archiepiscopi et episcoporum Guillelmi Barchinon .. Petri 
Avinion... et Petri Cesaraugustani et militum Guillelmi Raimundi Da- 
piferi, Guillelmi de Montecatano, Geraldi de Jorba, Peregrini de Cas. 
tellazol, Ximini dartosella, Rimini (sic) Romeu, Petri de Castellazol, 
Guidonis de Seuciíac {Severacf), Berengarii Bertrandi, Hugonis de 
Baucio et Bertrandi fratris eius, atque Porcelli, Guillelmi, Raimundi, 
Gentelini et multorum aliorum procerum meorum. In primis ego Hugo 
Rutenensis Comes consilio virorum meorum... dono tibi Ildefonso pre- 
dicto regi et successoribus tuis medietatem totius Carlades, que me- 
didas contigit auo meo Ricardo in partem et me inde devestio et te 
investio et tibi et successoribus tuis eam perpetuo trado et concedo. 



Arlo 



Arlos 



(1) Varia 4 de Alfoa. I, doo. 263 Aroh C de A. Después del Rey ñrmaruu Guillem, 
ob'spo de Barcelona, Guillem de Montpeller y Arbert de CaBtellvell; el notario es 
Bernat de üaldes. 



irles 



Ai-les 



Lleyda 



L'M |. MIRET Y SANS 

Ego Ildefonsus rex .- consilio et volúntate supradiotorum meorum 
hanc partem et aliam medietatem de Carlades et castrum de Carlat, 

sicut, totum avus patris mei Gnilbertus videlicet comes habuit et te nuil 
et in partem ei advenit, tibí et suecessoribus tui.s in feudum honorabi- 
liter trado et concedo, ita ut. deinceps propter hunc Feudum mihi et 
meis lidelis pennaneas el bomiuium et sacramentum fldelitatis mihi el 

suceessoribus meis tu ct successores tui faciant ... Pacta est hec carta 
et hec amicabilis compositio in emítate Arelatensi. Signum Ildefonsi 
regis...» Entre los firmantes figuran ILuch, obispo de Tarragona, I'ere, 
obispo de Vich, Pere, obispo de Zaragoza, (¡uilh'in, obispo de líaivrln 
na, Guillem Ramón Dapifer, Guerau de Jorba, lluch de Baus y Gui- 
llen) de Monteada (1). 

En setiembre del referido año consta positivamente que se encon- 
traba en la citada ciudad de la Provenza marítima ó baja. Asi se vé 
en la concesión que hizo de la propiedad completa (dominicatura) del 
manso de Cardils, del término de Vimbodi, á favor del Boíl de Ribera: 
«In nomine domini anno eiusdem Incarnationis MCLXVII, in mense 
Septembris apud Arelatem...» (2). 

El siguiente mes de octubre continuaba aún en Arles y allí celebró 
un convenio con los comisionados ¿:enoveses: acia sunl liec in Aralate 
feliciter millesimo centesimo sexagésimo séptimo, indictione XV a , men- 
se octobris (3). Empero, debió partir en breve para su país, pues en 
noviembre le encontramos ya en Lleyda, otorgando la donación de Pi- 
luel, en las inmediaciones de Ejea, á los Hospitalarios de Jerusalem y 
titulándose marqués de Tortosa y duque de Provenza: Facía carta in 
Hiérela in mense novembris, era MCCV (1167 del moderno estilo). Es- 
tán presentes al acto Guillem Ramón Dapifer y el anticuo rebelde pro- 
venzal Uch de Baus (4). El Dapifer y el obispo Guillém de Barcelona, 
firmaron también el acta en que Alfonso, titulándose igualmente dux 
Provincie, reconoció deber mil doscientos morabatinos á los Templa- 
rios, hipotecando en garantía la mitad «le las rentas del lugar de Azcó 
y de la leuda de Lleyda, con fecha del primero de octubre del tan re- 
petido año 1167. En esta escritura original en pergamino hemos \ Lsto 
ya el signo autógrafo del rey en la misma forma que usó siempre hasta 
el fin de su vida. 

De manera qui, la primera vez que el rey Alfonso fué á Provenza, 
estuvo unos diez ú once meses ausente de sus estados peninsulares y 



(I) D' Achery, Spicileaiinn, val. III, pág. 539, edición de 1T23 

■> Códii-e del monasterio de Poblet, doc S6, citado por Morera, Historia del arzobit- 
parto de Tarragona, I, p&g. 467. Firman la escritura los prelados de Barcelona y Vich, 
Cuillem Ramón Dapifer, Arbert de Castellbell y otros magnates y G. Dodo, preceptor 
del Rey. 

(3) Perg. 47. Archivo de C. de A. 

(4) Legajo 265, pergaminos de la Capellanía de KmpoBta; Arohivo Histórico Na- 
cional. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 265 

no dos años seguidos, como parecen dar á entender algunos historia- 
dores. 

En 26 de junio de 1168 encontrábase en Barcelona y en unión de su 
madre Petronila dio al monasterio de Santas Creus, unas casas de esta a " nGS 
capital, situadas en el lugar llamado lo corral del Córate; estando pre- Barcelona 
sentes Guillem de Montpeller y Arbert de Castellvell (1). El 1.° de julio 
aún continuaba en Barcelona, según nos revela el acta de declaración 
de deuda otorgada por el rey y Guillem de Montpeller «a favor de su 
baile: actum est hoc calendas julii apud Barchinonam anuo ab Incar- 
natione domini MCLXVI1I (2). 

Luego se encaminó Alfonso hacia Tarragona y Tortosa, volviendo 
á Tarragona en seguida, donde dictóse en su presencia la sentencia en 
el litigio entre el prelado de aquella diócesis y los hijos del príncipe Tarragona 
Roberto Aguiló, por los jueces especiales que habían conocido de aquel 
delicado asunto. Dicha sentencia carece de fecha, pero es muy posible 
que fuese del propio mes de julio de 11(8, en cuya época se ven en la 
corte real precisamente á todos los indicados jueces, ó sean Arbert de 
Castellvell, G. de Montpeller y los obispos de Barcelona y Zaragoza, 
y á todos se les encuentra luego en el monasterio de Poblet con el 
Rey (3). 

Efectivamente, en 17 agosto de 1168, otorgaba Alfonso en el monas- 
terio de Poblet (á pocas horas de Tarragona) la delegación en Juan de 
Martorell, señor de Albiol y en Arbert de Castellvell para el señala- 
miento de los lindes del territorio del Puig de les Avellanes con el ci- 
tado convento (4). Firman el documento Guillem de Montpeller y los 
dos mencionados prelados. 

Hay otro documento, de 27 julio 1168, que es la carta puebla de 
Paduls, otorgado por el rey, con consejo de Guillem de Montpeller y 
otros barones de la corte, á favor de Guerau de Iíiu, de P. de Sant 
Martí y de R. de Queralt y que parece también expedido desdi- el 
campo de Tarragona ó del territorio del Ebro, entre Cataluña y el bajo 
Aragón (5). 

Zurita indica que por estos tiempos el rey volvió á Zaragoza y allí 
residió mientras duraban los tratos con el monarca castellano. Nosotros 
le hallamos primeramente en Sangüesa, celebrando una tregua con el 
rey de Navarra; «Facta carta in mense decembris XIIII calendas ianua- 
rii (19 de diciembre 1168) in ecclesia Sancti Adriani de Sangossa sub 
era MCCVI», (6). 



(1) Códice del monasterio de Santas Creus, folio 11, indicado por Morera, obra cit. 

(2) Perg. 5s, aroh. C. de A. Firma del rey. 

(3) Morera, obra cit I, pag 467. 

(4 Códice de Poblet, doo. 163 r citado por Morera, I, pag. 466. 

£f>) Perg. 59, arch. C. de A. 

(6) Perg. 64, areb. C. de A. Antonio Bofarull da equivocado el mes, pneB pone 14 ca- 
lendas diciembre. 

1904.— 18 



Poblel 



Sangüesa 



Huesca 



266 J. MIKET Y SANS 

En enero 1169 aparece en Zaragoza otorgando la concesión de dos 

— Minas de carne do carnero de la carneceria de los sarracenos de Lrtey- 

Zaragoza ¿a, á favor de Jal'ia, su baile en esta última población: «Facta carta in 

Ccsaraugusfa, mense Januarii era millesima CCVIIl" auno Domini 

MCLXV111I". (1). 

En febrero continua en dicha ciudad; así consta por el acta de la 
confirmación de los privilegios y concesiones de la iglesia catedral de 
Zaragoza, que otorgó Alfonso al obispo Pedro: o Facía carta apud Ce- 
Zaragoza saraugustam mense iebruarii anno ab Incarnatione Domini MCLXVIIII 
regnante ni; rege et dominante in Aragón c et in Barchinona ac in Pro- 
vincia-) (2). 

El 29 septiembre del citado año 1169 encontrándose en Huesca, 
confirmó los privilegios ó inmunidades que sus antepasados habían 
c> ncedido á la orden del Hospital de Jerusalem: oFacta carta in II"-- 
cha die Sancti Michaelis mense septembris era MCCVII. Entre los mag- 
nates que asisten al acto se contaban Arnau Mir, conde de Palláis y 
Guillem, obispo de Barcelona (3). 

El 12 de noviembre del propio año estaba en Jaca y prometió cu 
dicho día á los Templarios darles mil morabetinos anuales, de los tri- 
butos que le pagaba el rey moro Lobo, la data expresa que está otor- 
gado en Jaca en el mes de noviembre, día de Sant Martí, de la era 
1207, año de la Encarnación 1169 (4). 

En el mismo mes de noviembre otorgó, también en Jaca, la dona- 
ción ya conocida á los Templarios, de los castillos de Chivert y Orope- 
sa: o Facta carta in Jaca mense november Era MCCVII anno ab incar- 
natione Domini MCLXIX» (5). 

Zurita afirma que en 1170 hubo Alfonso de acudir á los montes de 
Prades y Ciurana, desde Aragón, para sofocar la insurrección de los 
sarracenos, expedición y suceso que pone en duda Morera en su His- 
toria del Arzobispado de Tarragona. 

Los documentos que tenemos referentes al año 1170 son los siguien- 
tes: Concesión otorgada por el Rey á los Hospitalarios y á sus hombres 
de franquicia de peage y confirmación de los bienes que les legó el hijo 
de Pons Estere; «facta carta in cesaraugusta, mense ianuarii Era 
MCCVIII» (6). 

Publicación ó declaración de la sentencia disponiendo el rey dar 
plena posesión al obispo de Pamplona, de la iglesia de Santa María de 
Un-Castillo, como la tuvo hasta que el propio monarca la dio al obispo 



.!.ir;t 



Za i':i goza 



(1) Perg. 75, idem. No coincide la era con los años de la Encarnación; debs ser 
Era 1207. 

(2) Perg. 307 y Varia 2, de Alfonso I, fol. 72. Arch. C. de A. 

(3) Cartoral magno de la Oastellanía de Emposta, vol. II. Archivo Hist Naoional 

(4) Cartoral de los Templa'ios de Uardeny, llihre vert de lo armari 10. 
(6) Perg 72. de Alfonso I. Aroh. C. de A. 

(6) Cartoral magno de Emposta, vol. VI. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 267 

de Zaragoza; fechada en Almenar, en el mes de marzo del año 1170, en 
presencia de Hucli, arzobispo de Tarragona y legado, Guillem, obispo 
de Barcelona, Pedro, obispo de Zaragoza, Pons, obispo de Tortosa, 
Arnau Mir, conde de Pallara y Arbert de Castellvell (1). 

Concesión de Alfonso á favor del monasterio de Santas Creus, del 
derecho de pasto en los montes de Anuria y en sus cercanías: «actum 
est hoc apud Aierb (Ayerbc), mense aprilis, anuo ab Incarnatione Do- 
mini MCLXX (2). 

El último díadel citado mes de abril estaba ya en Jaca, pues allí se 
celebró el famoso convenio entre María, vizcondesa de Bearn y el rey de 
Aragón, colocando la primera sus estados ultra pirenaicos bajo la pro- 
tección y señorío del segundo: «faeta carta Jacha mense aprilis, ulti- 
ma scilicet die, Era MCC octava» (3). 

En mayo estuvo en el monasterio de Poblet (Tarragona), según 
Morera y otorgó una ratificación de algunos privilegios concedidos por 
su padre al mencionado cenobio, con fecha del 10 de las calendas de 
junio (23 mayo) de 1170 de la Encarnación (4). 

Hay otro documento que parece indicar la estancia del rey en Ca- 
taluña, en el mes de mayo citado, aún cuando no tiene consignado el 
lugar donde fué expedido. Es La concesión que de común acuerdo hicie- 
ron el Rey y el Conde de Urgell á favor de la orden del Hospital de Je- 
rusalem, de un judío y un sarraceno con todos sus bienes sitos en la ciu- 
dad de Lleyda y sin retención alguna: «f acta carta ista donationis in 
mense Madii XII calendas anno MC.°LXX ° Como se ve entre los firman- 
tes á los bailes del rey y del conde en Lleyda y á varios señores catala- 
nes, entre ellos Guerau de Jorba y Guillem de Cervera y uno solo arago- 
nés, es muy probable que dicha escritura fué otorgada en la referida 
ciudad de las orillas del Segre. Además el notario fué el catalán Pere 
de Ortoneda. 

El 4 de junio se encontraba ya de nuevo fuera de Cataluña, en el 
lugar de Sahagun, San Facundo, donde celebróse el convenio entre 
nuestro monarca y el de Castilla, tratándose de los tributos que debía 
pagar el rey moro Lobo: ofacta carta in Sancto Facundo, II nonas Ju- 
nii Era MCCVIII (5). 

En julio estaban dichos reyes en Zaragoza y celebraron un segundo 
convenio ya conocido de todos los historiadores: afacta carta in Cesa- 
raugusta, mense julii Era MCCVIII anno ab Incarnatione Domini 
MCLXX» (6). 



Almenar 



Ayerbe 



Jaca 



Poblet 



Salía -un 



Zaragoza 



(1) Perg. dol Archivo de la Catedral de Pamplona; veáse Moret: Anales del reino de 
Navarra, II, pág. 498. 

(2) Códice del monasterio de Santas Oreas, fol. 133, oitado por Morera. 

(3) Perg 81 de Alfonso I. Archivo de la Corona de Aragón. 

(4) Códice del Poblet, doo. 32. Véase Morera, obra oit. pág. 469, I. 

(5) Perg. 85, Arch. C. de A. 

(6) Perg. 88, ídem. 



Ta razona 



Praga 



268 J. MIRET Y SANS 

Según Zurita, el mes de agosio lo pasó t .- ■ 1 1 1 1 > i <'• 1 1 Alfonso en la capi- 
tal de Aragón, en compañía del castellano y luego pasó á Tarazona 
para asistir al casamiento de este último con la princesa inglesa. Asi 
consta por la escritura de donación propter nupcias que otorgó el rey 
de Casulla, en la que se manifiesta que para mayor-eeguridad y for 
maliilad se verificaba en presencia del rey de Aragón, que firmó el 
acia: "lacia carta inTirasona mense september Era MCCVIII anno ab 
incamatione Domini MCLXX (1). 

No tengo documento que acredite Lo afirmado por Zurita, de que 
después del referido casamiento, partió el rey de Aragón de Tarazona 
para, ir á atacar á los sarracenos de las cuencas del Guadalaviar 
v del Alhambra y en cuyas operaciones estuvo 15 meses. Sin embar- 
go, el 10 de noviembre del tantas veces citado año 1170, le encuentro 
efectivamente en el bajo Aragón, otorgando un reconocimiento de deu- 
da de cien mora batinos á favor de Guerau de Marimon «Faeta caria 
¡n Fraga IIII idus novembris anno Domini Millesimo CLXX (2). 

Con todo, no pudo nuestro soberano estar en las operaciones mili- 
tares mencionadas los quince meses que indica el cronista, ni mucho 
menos, por cuanto, si no está equivocada la fecha de la escritura de 
donación que hizo A los Templarios, de varias casas que tenía en Pra- 
tella, en presencia del comendador del establecimiento templario de 
Zaragoza, Alfonso se encontraba en la capital de Aragón en diciem- 
bre de 1170: «facta carta in Cesaraugusta, mense decembris Era 
MCCVIII» (3). 

El 27 de diciembre estaba Alfonso en Ribagorza y en documento 
otorgado en Roda hizo constar que el día de Navidad se había presen- 
tado en la iglesia de San Vicente de dicha villa acompañado de Gui- 
llém, obispo de Barcelona, Pedro, obispo de Zaragoza, Arnau Mir, con- 
de de Pallars y su hijo Ramón de Pallars, Berenguer de Entenza y 
Ramón de Erill, y había pedido al obispo de Lleyda-Roda y A su ca- 
bildo la cabeza de San Valerio para trasladarla á Zaragoza: Facta car- 
ta mense decembris intus in Roda VI. calendas januarii die dominica 
festiutatis Sancti Joannis apostoli et evangeliste Era MCCVIII." anno 
[ncarnationis Domini MCLXX regnante nos Dei gratia in Aragone, in 
Barchinona et in Prouincia». Esta escritura ha sido publicada en Es- 
paña Sagrada (vol. 30). 

Estaba en Zaragoza, en marzo de 1171, cuando Guillem de Mont- 
ano 1171 ° 
cada, casado ya con la vizcondesa de Bearn hizo homenage A nues- 

znnif.-i.za tro re y p 0r ¡ os estados ultra pirenaicos: «Actum est hoc in Sarago- 

ssa, mense Marcii ab incamatione Domini MCLXXI.» El documento, 

que aparece Armado por el Rey, es considerado por Marca como perte- 



Zaragoza 



Roda 



(1) Perg. 92, Aren. C. de A. 

(2) Perg. 91, idem. 

(3) Cartoral magno de Emposta, vol. V. 



(1) Marca, Ilistoire de Bearn, pag. 483. 

(2) Perg. 102 de Alfonso I. Aroh. C. de A. 

(3) Perg. 121, ídem. 

(4) Perg. 605 del armario de Gardeny. Este documento aun aparece firmado por 
Guillem, obispo de Barcelona, consejero principal ó carador del rey; también firmaron 
ütuillem y Ramón de Monteada y Arbert de Castellvell. 

(6) Perg. 101 de Alfonso I. Arch. O. de A. 
(6) Perg. 106, Ídem. 



GrauS 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 269 

neciente al año 1172; empero, opinamos que aquel importante acto 
feudal y político tuvo lugar en el anterior (1). En efecto, es más racio 
nal que no :>ntes, sino después del solemne homenage y reconocimien- 
to del alto señorío, fuese cuando el rey concediera á G. de Monteada los 
bienes que la difunta vizcondesa de Bearn, Talesía, poseyó en el reino 
de Aragón, y esta concesión tiene la siguiente fecha: (.Facta carta apud 
Sarragozam VI calendas aprilis anuo Domini Millesimo CLXXI,» (2). 
Es además, muy probable que ambos actos referentes á la casa de 
Bearn se otorgaran simultáneamente, aún cuando el uno no hace cons- 
tar sino el mes y el segundo, señala el día 27 de marzo de 1171; el pri- 
mero pertenece también á este año y no al siguiente, pues bien puede 
admitirse que fuese otorgado entre el 26 y el 31 del propio mes de marzo. 

Hay otro documento del año 1171, que no hace constar el día ni el 
mes, pero si el punto de su expedición, en Graus, que creemos es la 
población de este nombre del condado de Ribagorza. El rey concedió á 
la iglesia de Santa Fe y á su prior una extensión de tierra á conse- 
cuencia del litigio que dicho priorato había sostenido con los vecinos 
de Almerge: <• Facta carta in Gradibus sub Era millesima CCVIIII reg 
nante me rege et dominante in Aragone et in Barchinona et in Pro- 
vincia» (3). 

A los pocos días de encontrarle en Zaragoza, nos aparece ya el rey 
en Gerona, donde debió residir algún tiempo. He aquí los documentos 
fechados en dicha ciudad y año: Donación á los Hospitalarios del lugar 
de Ratera y de la Rábida, junto á Emposta y dúo castella in Hispania 

., , . , • s-< -i ■ , Gerona 

(piando ea Deus dedent in manibus xphristtanorum vervariam sciacet 
et Culleriam... Facta carta Gerunde mense aprilis anno ab Incamatio- 
ne Domini MCLXXI (4). Acta de reconocimiento de la deuda de 2,400 
morabatinos por el rey á los Hospitalarios, prometiendo devolvérselos 
de ipsn paria quam de Ispania accipio; su data es también de abril 
de 1171, sin expresar el día. Concesión á la iglesia de San Pere de 
Besalú y á su abad Pere para construir tabulas et pedrons et opera- 
torios en el cementerio de San Pere, llamado Prat, lindante con el 
torrente de Ganganell (actum est hoc in Gerunda, mense aprilis 
anuo I. Domini MCLXXI) con signo autógrafo del rey (5). 

El día 4 de mayo del mismo año continuaba en Gerona, pues cele- 
bro la computación de créditos con Guillem de Montpeller, (actum est Gerona 
hoc IIII nonas madii apud Gerundam .. anno Incarut. Dom. millesimo 
CLXXI), también con el signo característico de Alfonso (6). 



270 



J. MIRET Y SANS 



(Icrona 



l'i I | • i 1 1 : '■ 



Tarragona 



Lleyda 



Fraga 



El acta recibiendo bajo su alta protección los bienes de San BeneJ 
de Castres y San Vicens, de la parroquia de San Félix de Buada, está 
también (echada en Gerona, cu mayo, sin expresar el día, deleitado 
año(l). 

101 12 de junio se encontraba ya en Perpiñá, concediendo en enco- 
mienda á Arsenda indos los bienes que pertenecieron á mi marido 
Pere Galter: «Actu,in est hoc apud Perpinianura II idus Junii anno 
MCLXXI», siendo testigos Guillém Ramón Dapifer y Arbcrt de Cas- 
tellvell (2). 

El 17 de abril de 1171 fué asesinado el arzobispo de Tarragona y 
sin duda por razón de tan grave acontecimiento encaminóse el rey á 
dicha ciudad desde Perpiñá, puesto que le encontramos ya el día 2 de 
julio concediendo en encomienda al obispo de Urgell, la roca y castillo 
de Castelló del Baridá, en el pueblo de MontellA: «actum est hoc apud 
Terrachonam VI nonas julii anuo Domini Millesimo CLXXI» (3). K-- 
uno de los presentes y firmantes Guillem Ramón Dapifer. 

Allí acordó Alfonso el destierro y confiscación de bienes de los ase- 
sinos'y para deslindar bien los derechos de la mitra y de la corona en 
la ciudad y campo, celebró en la misma Tarragona, el día 14 de octu- 
bre del citado 1171, una información, que justificó el derecho señorial 
de la Iglesia tarraconense: «facta est carta testificacionis huius II idus 
octobris anno Dominice Inc. MCLXXI» (4). El obispo de Barcelona 
Guillem de Torroja, se encontraba también con el rey en Tarragona. 

Estuvo pocos dias ya en aquella capital nuestro monarca, pues el 
día 22 del mismo octubre aparece en Lleyda, según comprueba la es- 
critura de la concesión hecha á favor de Ramón de Centelles de las 
casas y demás bienes sitos en Tortosa, que habían pertenecido á 
Guerau Pescador: «Actum est hoc XI calendas november apud pala- 
cium Ilerde iuxta Sumen Segre in eodem mense quando fuit destruc- 
tionem castrum de Rupian anuo ab Incarnt. Domini MCLXXI». De 
manera que por aquellos días tuvo efecto la destrucción del castillo 
de Rupia, sin saber si era el que existe en la provincia de Gerona. 

El siguiente diciembre lo encontramos en Fraga, disponiendo la 
fundación y construcción de un hospital para pobres y viajeros y con- 
cediendo á los hombres y bienes de dicho establecimiento benéfico 
completa franquicia 6 exención: «actum est hoc, mense Decembris 
apud Fragam anno Incarnt Domini MCLXXI ego Rex laudo et con- 
cedo tibi B. de Barbastro et P. de Lobera ut teneatis et gubernetis 
predictum hospitalera ..» 

El día primero de febrero de 1172 hizo el rey la donación, en re- 



(1) P rg. 106, de Alfonso I. Aroh. O. de A. 
;2i Perg. 107 y Varia 2. de Alfonso I. fól. 19 

<3) Perg. 110, ídem. También son testigos Arbet de Castellvell, Gaeran de Jorba y 
Arnau Mir, c( nde de Pallara El notario es Bernat de Caldos. 
(4; Publicado por Morera, obra cit. Apénd 27. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 271 

medio del alma de su padre el Conde de Barcelona, del castillo de Bera, 

con toda la villa y sus términos, á favor del monasterio de Berola (hoy — 

Beruela, diminutivo de Bera : «Signum lldef. regís Arag. Comitis Bar- Zaragoza 
chinonensis et Marchionis Provincie. Facta carta in Cesaraugusta 
calendas februarii Era millesima ducentésima decima, regnante me 
Rege et dominante in Arag... Epíscopo Petro in Cesarauguste, Beren- 
gario fratre domini Regis abbate in monte Aragonis et electo in Ti- 
rassona comité Arnaldo Mironis Paleprensi stante seniore in Riela.» 
El notario es Bernat de Caldes (1). 

En marzo de 1172 estaba todavía en Zaragoza, donde otorgó la 
confirmación á Pedro Martínez de Xhodas (Rodas?), en premio de ser- 
vicios, de illa hereditate de illis niulieribus de vestris sarracenia xa- 
richs de Aranda de nomine de Mahomat et de Motara f... «facta carta 
mense marcii apud Cesaraugusta era MCCX. a » (2). 

m 

sicniu del rey Alfonso I, el (1) en un documento del año 1168 y el (2) en otro pergamino 
del año 1170, del archivo del Gran Priorato de Cataluña de la orden del Hospital. 

Firma de Gu llém de Torreja, obispo de Barcelona y uno de los tutores ó regentes en 
la minoría de Alc'onso I, en un documento del año 1163, (pergamino 11-60 del arma- 
rio II, archivo del Gran Priorato de Cataluñt). 



El 8 de junio siguiente se encontraba en Vich, según se vé en el 
reconocimiento de la deuda de treinta y tres marcas de plata y cien 
morabatinos aiadinos, á favor de la iglesia de Sant Pere de Vich y de 
su canónica: «actum est hoc apud Vicum VI idus junii anno ab Incarn. 
Domini Millesimo CLXXII,» signado por el ray (3). 

El día 27 del mismo mes estaba en Barcelona y otorgó la donación 
de la domenjadura ó pleno dominio del lugar de Avimbodi al monas- 
terio de Poblet: «Facta carta V. calendas julii apud Barchinonam Barcelona 




Vich 



(1) Varia 2 de Alfonso I. fól. 170, Aroh. C. de A. 

(2) Varia 2 de Alfonso I, fól. 21, 

(8) Perg. 126, idem. Son testigos, Guillem de Torroja, arzobispo de Tarragona y el 
vizconde de Cardona. 



272 J. MIRET Y SANS 

MCLXXII», estando presentes Guillem Ramón Dapifer, Gneran de 
Jorba, Ramón de Monteada, Arberi de Castellvell y Guillem de Torre- 
ja, obispo de Barcelona anteriormentey ahora arzobispo de Tarragona 
y Legado pontificio (1). 

El 17 de julio, siempre del año 1172 lo remos ya enPerpiflá, según 
refiere Alar! (2), tomando posesión del condado de Rosselló, en virtud 
de la disposición testamentaria del último conde de dicho país, Girart, 
otorgada el día á del mismo mes, quien debió morir inmediatamente 

Perpiñá después. En efecto, el acta de confirmación de las costumbres y usages 
de la villa de Perpiñá por Alfonso I que se titula regís Aragonum, co- 
mitis Barchinone et marchionis Provincie et comitis Rossilionis, tiene 
la fecha: «actum est hoc XVI calendas augusti (17 julio) anno Incar- 
nationis Domini MCLXXII u regnante Ludovico rege » Son firmantes, 
Berenguer de Guardia, veguer de Perpiñá, Berenguer de Orla, Ramón 
de San Llorens, fray R. Cátala religioso hospitalario de la casa de Ba- 
jóles, R de Canet religioso de la casa del Temple del Masdeu y otros 
personajes rosselloneses, lo que indica que la citada escritura fué otor- 
gada en el Rosselló (3). 

Pero, tenemos un tercer documento y este no puede ser más explí- 
cito; es del mes de julio de 1172 eu Perpiñá, y consiste en el sacra- 
mento y homenaje prestado al rey de Aragón por los hombres de dicha 

Perpiñá villa, después de la muerte del conde de Rosselló: «Notum sit... qnam 
ego Udefon. Dei gratia rex Arag.. post obitum Girardi comes Rossilio- 
nense veni apud Pirpinianum emparare villam et comitatum et homi- 
nes Perpiniani fecerunt mihi hominium et sacramentum ut essent 
semper mei fideles corporis mei ... et tocius honoiis et averis mei et 
omnium juriuin meorum. Juro ego Martinus Jacobi vobis Ildefon... 
domino meo ut ero semper vobis fidele de corpore vestro et de membris 
vestris et de honore vestro et de ómnibus directis vestris per Deum et 
Sancta Quatuor euangelia. P. Sifret juro similiter. G. Bernardo juro 
similiter.. . Era MCCX* anno Dominice Incarnationis MCLXX"II° 
mense julio apud Pirpinianum» (4). 

El día 21 de julio, debía también estar en el Rosselló, cuando dictó 
el decreto tomando bajo su protección la abadía de Eontfreda, situada 
en las cercanías de Narbona, en cuyo documento figuran los mismos 
testigos que en el anterior: «actum est hoc XII calendas augusti anno 
Incarn. Dom. MCLXXII" regnante Lodovico rege in Francia » En 
aquel viaje político, que iba á unir un nuevo estado ;'i la Corona de 



(1) Publicado prr Finestres, Historia ríe Poblet, II apénd.4. El escriba es Sans de 
Perarrua. 

(2) Alart, Privileges tt litro municipaux de Roussillon et de Oerdagne, pág. 49 

(3) Publicada por Maseot Reynier, Leí cotillones de l'crpiynan, pág. 4 i Aquel mismo 
d(a recibió Alfonso el juramento de fidelidad del oastlá de Salsea y de varios señores 
del pais, según dice Alart por documentos del archivo de Perpiñá. 

(4) Vwria4dftAlfonsoI.doc 26.2, Archivo de f). de 4 . 



Zaragoza 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 273 

Aragón, se conoce que los hombres de confianza y de prudencia que 
puso la Corte de Barcelona al lado de Alfonso fueron el vizconde de 
Cardona, Guiliern de Castellvel I y Berenguer, abad de San Feliu de 
Gerona (1). En la escritura de referencia tomó también nuestro rey el 
título de conde de Rosselló. 

En el índice de documentos del Archivo departamental de Perpiñá, 
encuentro la confirmación de la donación que había hecho el Conde de 
Barcelona, de los castillos de Montzó, Barbera, y otros, á favor de los 
Templarios otorgada por su hijo el rey Alfonso I, en el mes de agosto 
de la Era 1210 (1172). en la ciudad de Zaragoza. Esta confirmación la 
suscribió también D. Ramón Berengaer, hermano del rey, que Alart, 
autor del propio índice, dice que era conde de Provenza, pero que sos- 
pecho equivocó la calificación y á menos de titularse así en dicha subs- 
crición el propio infante debemos suponer que era el hijo bastardo del 
Conde de Barcelona que fué abad del monasterio de Monte-aragón. 
Alfonso I tuvo dos hermanos del mismo nombre de Ramón Berenguer, 
uno hijo legítimo del Conde de Barcelona y de la reina Petronila y que 
fué según muchas probabilidades, conde feudatario de Provenza, des- 
de 1168 á 1181, y otro, hijo ilegítimo del citado Conde de Barcelona y 
que después de haber sido abad de Monte-aragón, fué nombrado, en 
1177, obispo de Lleyda. 

En setiembre de 1172 otorgó Alfonso en Lleyda la concesión á los 
Hospitalarios de Jerusalem de apacentar sus rebaños en los pastos de 
verano del puerto de Venasque, en los Pirineos: «facta carta mense sep- 
tembris apud Ilerdam era millesima CCX a » (2). Entre los firmantes fi- 
gura el vizconde de Cardona. 

En igual mes y punto otorgó la franquicia ó facultad á su panadero 
Ponzer, para adquirir casas en Lleyda: «Actum est hoc apud Ilerdam 
mense septembris anuo ab Incarnt Dom. MCLXXIL (3). 

Seria entonces también, cuando confirmó á Ramón de Monteada la 
propiedad de varias casas de Tortosa, en el barrio ó parte de los geno 
veses, lindantes con el camino que est versus illa porta de Hingo: «Ac- 
tum est hoc apud Ilerdam anuo Incarn. Dom. MCLXXII» (4). 

Consta asimismo que el 27 del citado setiembre concedió, estando 
en Lleyda, a Jafia hijo de David de Montzó un obrador y una casa 
juxta meum palaeium Ilerde, situados inipsa intradaquaiñtraturad 
cellarium sen ipsum palaeium, y lindante por mediodía in illa carrera Lleyda 
siue placa ante ipsum palaeium: <■ actum est hoc apud Ilerdam mense 
septembris in VI calendas octobri anno ab Incarnat. Dom. millesinio 
C'LXXII»; debiendo observarse que en estas escrituras ya no usaba el 



LW'Viln 



(1) Publicado en U'stoire gene-ale de Languedoc, Vaissett.e; edit. Priva*, VIII 

2) Publicado por Delaville le Roulx, Cartulaire tic ¿' ordre tle ¡' Hópital, vol. I. 

(3) Códice del monasterio de Santas Creus. ful. 1<>9, citado por Morera. 

'4> Pere. 132 de Alfonso I. Arch. C de A. 



Ri be saltes 



274 |. MIRET Y SANS 

título de Conde de Roselló, que poco antes había empleado en otras 
otorgadas en la villa de Perpiñá, al tomar posesión del condado rosse- 
llonés(i). 

Debemos hacer notar igualmente que loa documentos que acabamos 
de aducir destruyen la suposición hecha por Balaguer en mi Historia 
de Cataluña (libro V, cap. IV), de que el Rey Alfonso permaneció en 
Rosselló todo el tiempo que medió entre la toma de posesión del conda- 
do, á raíz de la muerte del conde Girart y los comienzos del año 1174, 
e> decir un año y medio seguidos. Vemos por el contrario, que en julio 
de 1172 estaba en el Rosselló y en setiembre siguiente estaba en el in- 
terior de Cataluña, en Lleyda, y ahora por otro documento vamos á 
verle de nuevo en el Rosselló á últimos de octubre del mismo afio 1172. 
En efecto, en 23 del citado octubre, estando en el pueblo de Ribesaltes, 
á dos horas de Perpiflá, concedió la autorización al abad del monasterio 
de la Grassa y á los vecinos ó habitantes del mencionado pueblo para 
construir allí una fortaleza: uActum est hoc X o calendas nouembris 
apud Ripas altas anno ab Inc. Dom. MCLXXIIV Entre los firmantes 
se cuentan R. de Monteada, Arnau de Vilademuls y Dodon de Alcalá 
(2). El notario es Bernat de Caldes. 

Es igualmente necesario advertir que no hemos visto documentos 
que acrediten lo aseverado por Zurita, de haber el rey Alfonso, en ma- 
yo de este año 1172, sitiado la ciudad de Valencia y llegado hasta 
Játiva, donde recibió noticias de que el rey de Navarra había invadi- 
do el territorio aragonés, faltando á los tratados firmados, y en su vis- 
ta marchó en seguida á perseguir á los navarros. No atinamos en que 
parte del año citado tuvo Alfonso tiempo suficiente para efectuar lo 
dicho por- el insigne cronista, como no sea en los meses de enero y fe- 
brero ó en abril y mayo, disponiendo en cada caso de sólo dos meses 
para realizar tantos hechos. 

liemos visto que el 23 de octubre estaba el rey en Ribesaltes; en di- 
ciembre, aún se le encuentra en la Galia meridional, pues el convenio 
referente al condado de Melgor, con Bertrán, conde, empieza: «Anno 
M """""''' Dominice Incarnationis MCLXXII mense decembris . y acaba: «acta 
sunt hec apud Montempesso lanum in domo Magistri Maurini ..» (3). 

El 6 de marzo de 1173 dictó el rey el señalamiento de los términos 
de Ciurana para evitar cuestiones en lo futuro, y aún cuando la escri- 
tura no hace constar el lugar de su otorgación, parece muy probable 
Prades fué el castillo de Ciurana ó la villa cercana de Prades (4). 

Debió el rey partir inmediatamente para el Lenguadoc por cuanto 



afín 1113 



(1) Perg. 180, Ídem. El esoriba ó notario es Bernat de Caldes y entre los testigos 
figura el vizcoode R. Foloh de Cardona. 

(2) Publicado por Mahul, Cartulaire líes commune» de l arrondissement de Careatton- 

ne, II. 

(3) Marca Hispánica, apénd. 462. 

(4) Perg. 122 de Alfonso, aroh. C. de A. El esoriba es Pere, capellán de Oiarana. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 275 

al cabo de doce días, le vemos en Millau, villa situada entre Montpe- 
11er y el condado de Rodez. Allí otorgó donación á favor de Pons de 
Tolosa y de su hermano Guillem, de las casas que fueron de Uch Martí 
que sunt iuxta meum palacium... habeatis illas casas liberas et fran- 
cas secundum consuetudinem et usaticum de Amiliavo et sitis inde sta- 
dors vos et vestri... Actum est hoc in Amiliavo XV calendas aprilis 
anuo Doraini Millesimo CLXXII», (1). Están presentes Guillém Ramón 
Dapifer, Arbert de Castellvell, Guido de Severac, Bernat de Auriac y 
Berenguer Bertrán, siendo el escribano Bernat de Caldes. 

El 12 de mayo de 1173 concedió, encontrándose en Perpiñá, el de- 
recho de fortificar la villa de Baso al abad del monasterio de Cuxá: 
«Actum est hoc apud Perpinianum quarto idus madii auno ab lucarna- Perpiñ* 
tione Dom. MCLXX1II,» (2). El mismo día otorgó un privilegio á los 
habitantes de Perpiñá de que por ningún motivo pudiesen verse en lo 
sucesivo obligados por el rey á hacerle préstamos ó empréstitos En 
este documento toma Alfonso los títulos de Conde de Barcelona, mar- 
qués de Provcnza y conde de Kosselló y los testigos son todos señores 
rosselloneses (3). 

El día 14 del mismo mes firmó también en Perpiñá el privilegio á 
favor de los habitantes de dicha ciudad de poder poner en garantía ó 
hipoteca y en venta todos los bienes de los deudores, excepto los bue- 
yes de labranza, bovem ariegum, y también se tituló Rdefonsus gracia 
Dei rex Aragonum et Comes Barchinone et marchio Frovincie et Comes p eEpíñá 
líossilionis Estaban con el rey y firmaron el documento Arbert de 
Castellvell, Ramón Folch de Cardona y Berenguer, abad de Sant Feliu 
de Gerona; los dos últimos ya habían acompañado el año anterior al 
rey en su primer viaje á Perpiñá, cuando fué á tomar posesión del con- 
dado de Rosselló (4). 

Morera, en Historia del Arzobispado de Tarragona (pág. 480, I), 
indica un documento otorgado por Alfonso, el día 2 del mencionado 
mes de mayo, también en Perpiñá, concediendo varios privilegios al 
monasterio de Santas Creus: «Actum est hoc apud Pirpiuianum VI no- 
nas madii anno Domini MCLXXIII», empero, dicho autor supone equi- 
vocadamente que en esta ocasión el rey estaba en el Rosselló para to- 
mar posesión del condado, por reciente muerte del conde Girart sin 
hijos ni otra descendencia; ya hemos explicado que este conde murió 
en la primera quincena de julio de 1172 y el rey estaba en Perpiñá el 
17 del mismo mes; ahora era un segundo viaje de Alfonso á dicha ciu- 
dad (5,. 



(1) Perg. 123, ídem. Reducimos la fecha al año 1173 porque creo se trata de años de 
la Encarnación, y aisi para los otorgantes aún faltaban siete días para concluir el 
año 1172. 

(2) Marca Hispánica, apénd. 463, 

(3) Les coutumes de Perpignan, MaBsot, pág. 44. 

(4) ídem, pag. 43 

(5) Códice de Santas Creus, fol. 146, citado por Morera, 



Tarragona 



L'7d .!• MIRET Y SANS 

El mes siguiente estaba ya de regreso en Cataluña y el día 26 (de 
junio 1 ) dictó la sentencia pública en las cuestiones sobre el castillo de 
Lauret, habidas mire el obispo de Gerona y el heredero de Bernat de 
K:i "' l "" ; ' Palafolls, ante la curie en Hareelona: «Latum est lioc judiciuin VII ca- 
lendas julii auno MCLXXII1 ab Encara. Dom in eiuitateBarchinona.» 
Firmaron el documento los tantas veces citados Guillem de Torroja, 
arzobispo de Tarragona y Legado apostólico y Arbert de Castellvell (l ). 

/ I pai'ecer también estaba en Hareelona cuando otorgó la cesión de 
la capilla de Santa María, in meo palacio ciuitatis Barchinone cum 
omni honore suo, á favor de la iglesia ó priorato y cofradía de Santa 
Eulalia del Campo; solo tiene expresado el mes y año, junio de 1 173 y 
figuran también entre los firmantes el arzobispo de Tarragona y Ar- 
bert de Castellvell (2). 

El siguiente mes, en julio, aparece el rey en Tarragona, pues si 
bien el documento no expresa el punto de su otorgación, todo indica 
que fué en aquella ciudad. El día 7 firmó la concordia con el prelado 
de la propia diócesis, sobre los respectivos derechos señoriales y que 
fué la base de la forma de gobierno ó administración de Tarragona y 
su campo durante siglos. o actum est hoc nonas julii anno Dominice 
Incarnationis millesimo CLXXIII;» Arbert de Castellvell y Guerau de 
Jorba firmaron también y aconsejaron la concordia Ramón Folch de 
Cardona y Bercnguer, abad de San Feliu de Gerona, entre otros varios 
magnates presentes (3). 

Al cabo de diez días estaba ya en Anglesola (entre Cervera y Lley- 
da), donde otorgó la restitución del término de Tarragona hasta el rio 
Gaya y los montes de Carbonera, á. favor del arzobispo y de la iglesia 
de Santa Tecla: «Actum est hoc apud Anglesolam XV calendas augus- 
ti anno Domini MCLXXIII;» los firmantes son Guerau de Jorba y otros 
señores de la Segarra y bajo Urgell (4). 

El día siguiente (lü de julio 1173) estaba en Cervera (entre Man re ■ 
sa y Lleyda), y allí firmó la donación de un molino á favor de Arnau 
de Monseren y de su mujer Ermesenda: «Actum est hoc in Cervaria 
XII1I calendas augusti anno Domini millesimo CLXXIII»; figurando 
entre los presentes Guerau de Jorba y Berenguer, abad de Monte Ara- 
gón, hermano del rey (5). 

De Cervera debió dirigirse á Cerdaña, pues el día 3 de agosto le en- 
contramos en el pueblo de Ix donde suscribió la permuta de un campo 
que tenía, cercano A dicha villa, por varios mansos en Sahorra, Por- 
cinyans y Juncet, propios del monasterio de San Marti de Canigó (6). 



Anglesola 



Cervera 



1.x 



(1) Villanneva, Viajé literario, XIII, apénd. 42. 

(2) Perg. 13ó de Alfonso, areb. C. de A. 

(3) Villanueva, XIX, apénd. 84. 

(4) Villanneva, XIX, apénd 36. La redicoión de la fecha es 18 jnlio 1173. 
(6) Perg. 186 de Alfonso, aroh C. de A. el notario es Bernat de Caldee. 
(6) Alart, CovimuneB du Rousaillon, II, pAg. 111. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 277 

Y de Cerdaña se trasladó al Rosselló, de suerte que otorgó en Per- 
pifia, el día 12 de las calendas de octubre (1173), que corresponde al 
21 de setiembre, ia cesión en feudo á favor de Bernat de Gall y de sus 
compañeros ó asociados, una porción de tierra en el citado lugar de 
Ix, que había adquirido del abad de Canigó (1). 

En 3 de octubre aparece en Lleyda concediendo á los pobladores 
de Torre-Miró la franquicia de usatges y censos; la data es del 5 délas 
nonas de octubre anno Domini 1173 y consta hecha en dicha ciudad, 
siendo testigos el obispo de aquella diócesis y Jatía, baile de la po- 
blación. 

El mismo mes concedía, á ruegos de la vizcondesa de Bearn, la fa- 
cultad de sacar de hipoteca ó prenda los bienes que tenía en Aragón el 
difunto vizconde bearnés, á favor del monasterio de Bolvestre de la 
orden de Fontebrault: «actum est hoc mense octobris apud Ilerdam 
Era MCCXI*» (1173 de nuestro estilo); entre los presentes al acto ve- 
mos á Guillem de Torroja, arzobispo de Tarragona , á los prelados de 
Vich y Lleyda, al conde de Urgell, Arbert de Castellvell Guerau de 
Jorba y Ximen de Artusella, mayordomo del rey, y el notario es Sans 
de Perarrua (2). 

El día 31 de octubre aún continuaba en Lleyda, pues otorgó dona- 
ción á Guillem Adalger del cunnum in quo scüicet denarii sunt mone ■ 
tandi de tota ipsa maneta comitatus Provincie. . «actum est hoc pridie 
calendas november anno Dominice Incarnationis MCLXXIII apud 
Ilerdam,» (3) También continuaba detenido en Lleyda el 6 de noviem 
bre, al confirmar á favor de la iglesia de Santa Tecla de Tarragona, 
los territorios que su abuelo había donado, hacia el Engolador de Ca- 
bra y los montes de Carbonera: «Actum est hoc apud Ilerdam VIII, 
idus nouembris anno ab Incarn. Dom MCLXXIII» (4). 

Ahora bien; nos consta positivamente por los citados documentos 
la tranquila estancia del rey Alfonso en Lleyda, durante todo el mes 
de octubre y parte de noviembre de 1173, y sin embargo, según Zurita, 
su madre, la reina Petronila, murió en Barcelona el día 13 del mismo 
mes de octubre A ser exacta la afirmación del eximio cronista, es poco 
excusable la indiferencia del hijo, que no se molestó en acudir á la 
capital en tan duro trance Próspero de Bcfarull pone la muerte de 
doria Petronila en 13 de octubre de 1174, también en Barcelona, pues 
reduce al año 74 de nuestro moderno estilo, el año 37 del reinado de 
Luis, el Joven, de Francia, que es el que consta en el segundo testa- 
mento de la reina, otorgado el tres de los idus de octubre, ó sea el 
mismo día de su muerte y elevado á sacramental el día 24 del propio 



(1) Alart, Commimes thi Roussillón, II, pág. 111, 

(2) Perg 138. A'oh. O. de A. publicado por Marca, Eiltoire ¡le Bearn, pag áS3. 

(3) Perg. 139, Ídem. 

(4) Publioado por Morera, obra oit. apénd. 33. 



Perpiñá 



Lleyda 



Lleyda 



Lleyda 



Zaragoza 



278 J. MIRET Y SANS 

octubre. Antonio de Bofartül, afirma por el contrario, Bigaiendo á Zu- 
rita, que la reina murió en octubre de 1173. Todo está, pues, en la 
exacta reducción de los años del reinado de Luis VII, según la manera 
de contar de los notarios catalanes de aquella época 

También es difícil determinar en que mes del año 1173 pudo el rey 
reunir á sus magnates en Font de Aldara y dictar las constituciones 
de paz y tregua, porqué en el documento publicado en Marca Hispá- 
nica (apénd. 466) sólo se expresó el año 73 de la Encarnación. 

Los directores de la colección de Cortes de Cataluña, que publica 
la Real Academia de la Historia, indican que las coitos de Font de 
Aldara pudieron tener lugar en el mes de julio, porqué si bien es toda- 
vía incierta la reducción geográfica de este pueblo, es probable sea 
Foudarella, cerca de Anglesola, donde cabalmente hallábase don Al- 
fonso el día 18 de julio del repetido año (1173), firmando un auto cum 
consilio Baronum curie, en favor del arzobispo de Tarragona, docu- 
mento que ya hemos apuntado en su sitio oportuno. 

Al comenzar el año 1174, el rey de Aragón marchó á Zaragoza, 
donde el día 18 de enero contrajo matrimonio con la princesa doña 
Sancha, hija de Alfonso VII, rey de Castilla, según comprueba la es- 
critura de donación propter nupcias que el joven monarca hizo á la 
esposa, de las villas de Tamarit, Barbastro, Pomar y otras: «actum est 
hoc apud Cesaraugusta anno ab Incarn. Dom. millesimo CLXX1II, 
Era millesima CCXII, XV calendas februarii» (1). Alfonso I, contaba 
á la sazón veintidós años de edad. 

Su matrimonio, la muerte de su madre, la reina Petronila, casi si- 
multánea de la del anciano senescal Guillem Ramón de Monteada y la 
próxima (á principios de 1175) de Guillem de Torroja, arzobispo de 
Tarragona y que había sido uno de los principales regentes ó curado- 
res del rey, durante su menor edad, señalan en la vida de Alfonso I, 
el fin de un período. En el próximo artículo continuaremos el itinerario 
del rey en el segundo período que se inicia con nuevas orientaciones y 
complicaciones en la política exterior ó internacional de la Confede- 
ración. 

Joaquín Miret y Sans 

(Continuará.) 



'• — *n£(itiz^~* 



(1) Perg. 116 de Alfonso, Aroh. O. de A. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 279 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 

de Mestke Brunet Latí 

— ~-<3#>S 

(Continuación) 

Per sos contraris fa honi (sos arguments en aquesta manera, Si los 
pecadors van en) Infern, donchs los religiosos van en Paradis. Per les 
paraules o rahons son axi, Com lo locli sens port no es segur a nos, tot 
axi lo coratge sens fe no es ferm ais amichs, carloch sens port e cor 
sens fe son semblants en mudament, (1) son semblants en securetat. 

Per les coses que son de una matexa raho p'ren lo parlador sos vers 
semblants argumentó en aquesta manera, Si no es lega cosa a cauallt r 
de donar ses vestidures, donchs no es lega cosa ais ministres si ells les 
vesten. 

Ara sapiats que aquests argumens e los altres semblants son neces- 
saries en aquesta manera, Si ell ha plaga, donchs ell es nafrat Mas lo 
ver semblant es en axi, Si ell ha moltepols sobre ses cabates, donchs ha 
ell anat tonga vía. E aytal argument es prouable, mas no es pas neces- 
sari, car liom poria be hauer pols sobre ses cabates sens hauer anat ne 
poch ne molt, mas plaga no poria hauer negu sans naframent. Perqué 
io dich que tot argument ver semblant ho ell es senyal, lio ell es creí- 
ble, ho ell es stablit ho ordonat ('2), ho es semblant. Senyal e signe 
(3) es una demostranca que dona la presumpcio que la cosa fo ho sera 
segons la significanca daquell sigue, mas ell no ha pas certa proua, 
per co requer encara maior confermament. E aquests signes son se- 
gons los V. senys del cors, co es del veer, del hoir, del hodorar, del 
asaborir o gustar (4) e del tocar. Car si io dich, Aquest entorn ha caro- 
nyada, per co con hi ha gran pudor, certes aquest es un gran senyal, 
mas no es pas cert que no si couengua encara maior proua (5). 

Creíble es co qui sens algún testimoni dona fe e creeure (6), en 
aquesta manera, No es nuil hom qui no desig que sos filis sien suuis e 
benauenturats. 

Establit es en III. maneres, ho per lig, ho per comu usatge, ho per 
stabliment ho ordonament domens (7). Per lig es stablida la pena deis 



(1) Falta: e looh ab port e cor ab fe (et nés á port et cuers en foi). 

(¿I Ou il est establiz. 

(31 E signe est une demostrante... 

(4) Dou aavorer. 

(5) Es decir no es pas tant oert .. 

(6) Dona loi et creance. 

(7) Par 1' establissement des hornea. 



280 J. CODINA V FORMOSA, PBRO. 

ladres e deis homeyers. Per comu nsatge es stablit que t<>i hom f¡iss¡i 
honor ais vells e ais maiors de si. Per stabliment déla bomens es con 
ells ordonen per ells matex sobre ana cosa duptosa quen deu esser. 
Raho com Graci (1) con ell ton senador (2) de Roma no fou res del 
mon sens lo seny de son companyo. Acó li tornauen los ans a seny, 
los altres a folie, mas la comunitat del poblé stabli que ell Eos cónsul 
lany apres, e axi to ell Eermat que hauia haut fet molt gran seny (3). 

Semblant es que demostra alguna semblant raho de dues coses di- 
uerses. E a<;o es per tres diuerses coses e per [II. maneres (4), co es 
ho per imatge, ho per comparacio, ho per eximpli. 

Imatge es qo que diu que dues o moltes coses han alguna semblanca 
entre ellos segons les propietats del cors e de la natura, en aquesta ma- 
nera, Aquest homo, es pus ardit que leo, aqusü altre es coárt con a conitt. 

Comparacio es que mostra quealgunes cuses diuerses hagen entres- 
si ressemblanca segons les propietats del coratge, en aquesta manera, 
Aquest home es tan enginyos axi com Aristotü, e aqueU altre es tan 
grosser con un ase. 

Eximpli es aquell argument qui mostra alguna semblant cusa pel- 
los dits c per los manaments que hom troba en los libres deis sauís, e 
per acó que es auengut a alguns homens, ho a coses qui foren de aque- 
lla semblanca. 

Mas de aytals argumenta se calla ara lo Mestre, car ell volra tornar 
a altia cosa la qual pertany a confermament. 

El grupo sexto (cap. LI, Lili) es complemento del tratado del < '«/<- 
fermament, y está dividido en dos subgrupos. Eü él 1.° (LI, LII) se 
trata del argument qui es pres de luny; en el 2.° (Lili) del argunu ni 
qui es ¡iras de prop, para entrar en la sinquena broncha del compte, ge- 
es a saber lo deffi rmament. Por razón de ese carácter complementario, 
no es de extrañar que las frases finales de los subgrupos se aparten de 
la regla general. 

(Cap. LI).— Assi parla de tots arguments en dues maneres, co es de 

luny e de prop 

Apres co quel Mestre a ensenyat, co es lo loch e les propietats e les 
ranons de les quals e en qual manera lo parlador pot pendre argu- 
ments de prouar sa materia e son dit.aell fo vivares que sos argu- 
mens diuisis per parts, car la raho ne seria pus bolla o pus entenenl 
maiorment, per co car acó es una sciencia la qual pochs parladors sa- 
ben, car ella es greu c difícil (5) a sabor e a mostrar. 



(1) Oraches. Variantes: Graces, Qraciens, etc. 

(2) Chah. admite la variante censor, no senator. 

(3) Que il avoit fait grandisme 8ens. 

(4) Ce est par III. diverses manieres. 
(&; Est griez a savoir. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 2SI 

E per co diu ell en aquesta partida que totes maueres deis argu- 
mens de qualsquer propietats ho de'qualsquer rahons ell sien, certes 
couen se que ell sie pres ho de luny ho de prop, car alguna vegada es 
tal la materia del parlador que ell no la poria prouar si ell nol feye de 
luny. E per acó ha ell dret a dir los ensenyaments del un e del altre. 

(Cap. LII). — Del argument qui es empres de luny 

De luny es pres aquell argument lo qual per semblant de les certes 
coses, de luny amena son aduersari a consentir e a conexer aquella 
cosa la qual lo parlador vol mostrar. Rano com, io dich a al debarant 
(1), que ell no amaue pas sa muller, ne ella el, en aquesta manera, Di- 
gatsme, el debarant, si vostre vehin hauia mellor cauall que vos, qual 
amariets vos mes hauer, ho lo seu cauall ho lo vostre? Lo seu cauall, 
diuel. E si ell hauia pus bella mayso que vos, qual volriets vos hauer, 
la sua ho lavostra? La sua, diuel. E si ell ha millor muller que vos, 
qual volriets uos hauer, la sua ho la vostra? En aquest mot ell calla e 
no diu la una cosa ne laltre. Mantinent io men ane a sa muller, e en- 
quis la en aytal manera. Si vostra vehina hauia millor tresor que vos, 
qual volriets vos, ho lo seu ho lo vostre? Lo seu, diu ella. E si ella ha- 
uia mellor s draps e pus richs ames que vos, qual volriets uos, lo seu ho 
lo vostre? Lo seu, dix ella. (E si ella auia melor marit que uos, qual 
volriets vos, o lo seu ho lo vostre?) De aquesta. paraule hac ella vergo- 
nya, que ella no dix res. E con io fuy a acó vengut, mantinent io los 
dix, Per co car negu de vosaltres no respon a acó que volia io hoir,jo 
diré, go que cascan pensa. Vos volriets hauer molt bona muller, e uos 
molt bon marit. Per co uos dich io que si vosaltres no feits tant que. cas- 
cun de vosaltres sie lo millor, vos no finareis james de cercar go que a 
vostra ben semblanca seria vist esser millor. Donchs uos coue a pensar 
que tu síes molt bon marit, e tu molt bona muller. 

Garda donchs que per la semblanca de certa cosa de luny io los 
amane a consentir co que io volia, car si io demanas tot simplament, 
si ell volia millor muller, ho ella millor marit, certes ells no hagueren 
pas consentit a ma demanda. 

Aytals arguments usa molt Sócrates en sos dits. E totes vegades 
con ell volia res prouar, metia ell priinerament tais rahons que no les 
podia hom negar, e la donchs fayell sa conclusio de co que era en 
son proposament. Mas en aquest argument deu gardar lo parlador tres 
coses, priinerament que aquella cosa que ell compren de lluny (2) per 
semblanca de sa cosa (3), sie certana e sens dupte, car cosa duptosa 
deu esser prouada per certa raho. 



(1) Je parole á Odebrant. Variantes: Andebrant. Audebranc, eto. 
(2; Asi chabaille: Comprent de loing. Otros colioes: prent. 
(3) Equivocadamente dioe: per semblaba que sía oosa. 

1901.-19 



282 J. C0D1NA Y FORMOSA, PBRO. 

Apres deu ell guardar que aquella cosa sie del tot semblant a acó 
que ell uol prouar, car si ella era del tot stranya no dessemblant, ell 
no poria pus fermar sa proua. 

Apres drii ell gardar que lo hoidor no sapie pas a que enten lo par- 
lador ne perqué olí li fa ses demandes (1), car si ell sen apercibía, ho 
ell se callaría, ho ell negaría, lio ell respondria per contrari. 

E con tu hauras a acó amenat ton aduersari, conenca a fina forga 
que ell faga una de aqüestes tres coses, ho que ell se cali, ho que ell 
nech, ho que ell conferm ta proua. E si tant ses que ell la nech, tu la 
reproua per la semblanca de co que tu hauies dit dabans, lio daltres 
semblantes coses que tu redigues mantinent. Mas si ell se calla o con - 
ferina ton dit, mantinent deus concloure la questio e posar li a ton dit, 
car Tullius diu que aquell quis calle es semblant a aquell qui con- 
ferma. 

Per aquests ensenyaments podets vos entendre que en aquest argu 
ment de luny couen hauer tres coses, la primera son les Bemblanses 
quel parlador diu tot primerament, la segona es aquella propia cosa 
la qual ell vol prouar, la tercera es la conclusio la qual mostra 90 ques 
segueix de sos arguments, e conferma sa proua. 

Mas per co con hi ha moltes gents de tan dur seny que per los en- 
senyaments qui son donats sobre alguna sciencia, no la porien pas en- 
tendre, si ells no la veyen per eximpli, vol encara lo Mestre scriure I. 
exinipli dun plet qui dura longament entréis Grechs, entréis quals 
hauia sa enrera una ley qui deya que si lo vell conestable no enuiaua 
o tramatia tots los cauallers (2) al nouell conestable, que ell degues 
perdre la testa. Ara deuench so que nom propy Epeniaus (3) no tra- 
mes sos cauallers al conestable la hora que li deuia trametre, ans sen 
ana ab tota sa host contra los Lacedemonienchs, e vence los per forca 
darmes. E con ell ne fo acusat, ell deya que aquell qui feu la ley ente- 
nia qui si lo vell conestable retenia los cauallers per profit del comu, 
que ell no fos dampnat a perdre la testa. Mas son aduersari faye sos 
arguments contra ell en aquesta manera, «Senyors Jutges, co que 
Epeniaus diu e que ell vol junyir a la ley ultra co que nos hi trobam 
scrit, soferrets ho vos? Certes, no. E si tant seré que vos ho sofrissets 
per la victoria que ell lio hauda, acó seria contra la vostra molt gran 
dignitat e contra vostre hourament, mas cuydats vos que el poblé deis 
grechs ho sofira? Certes no. E acó es de tot en tot aiustarse a la ley. E 
cuydats voí que sie dret a ferho (4). Certes io conech tant lo seny e lo 



(1) Aprésdoitil garder que á li oieres ne sache pas á quoi il li fait de teU deman- 
des; car se il... 

(2) N' envoia pas ses chevaliers. 

(3) Espamitaas. Otras versiones: Epaminunda. Nótese la onriosa observación nom 
propy, que se ha visto otras veceB. 

(1) Chab. junta este párrafo oon el anterior asi: Et se oe est tort joindre a la loi> 
cuidiee vos que il soit droit a faire le? 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE B0NA PARLERÍA 283 

saber qui es en vos, que ia nous no sembleria be. Per que ious dich 
que si la ley no pot esser smanada he per uos ne per altre, donchs 
non podets uos mudar un sol mot (1)». 

Mas assi se calla lo Mestre a parlar deis arguments de luny deis 
quals elf ha dit assats, e tornara son compte ais arguments de prop. 

(Cap. Lili).— Del argument qui es empres de prop. 

De prop es pres aquell argument qui per alguna de les propietats 
del cors o de la cosa mostré que son dit sie semblant de ver, e confer- 
malo per forsa e per rahons sens nulls arguments de luny. De aquests 
argument diu Aristotil e Theofastes (2) que hi ha per V. partides, de 
les quals la primera es proposament, co es a dir con tu propones breu- 
ment la suma del argument. Raho com, tu dius que totes coses son mils 
gouernades per consell que sens consell. Aquest es ton proposament, e 
es la primera part de ton argument. 

Ara te coue anar a la segona, co es a confermarla per moltes 
rahons, en aquesta manera, La casa qui es ordonada per vahé es mils 
garnida de totes les coses que aquella que es gouernada follament La 
host qui ha bon capita e bon senyor es menada pus sauiament que 
aquella que ha foll senyor e nesci. (La ñau fa aytambe son cors conela 
ha saui senyor e gouernador). 

Ara es complida la segona part deis arguments, co es 10 conferma- 
ment del primer proposament, e axi conue te anar a la terca partida, 
co es a pendre co que tu vols prouar per lo primer proposament, en 
aquesta manera, Mas nidia res es tan ben gouernada per consell con es 
tot lo mon. 

E mantinent te coue passara la quarta parts deis arguments, 90 es 
a confermar co que has empres per moltes rahons, en aquesta manera, 
Que nos veem quel cors deis signes e de les planetes e de totes les steles 
es stablit en son orde. Los mouiments del temps son, cascu per necessi- 
tat e per proflt de totes les cosses terrenals, ne lordonament deis joms 
e de les nuyts no es pas per dampnatge de negu. Totes aqüestes coses 
son senyals que lo mon no es pas gouernat sens molt gran consell. 

Ara es complida la quarta part deis arguments, qo es saber lo confer- 
mament c la empresa. E axi couen se mantinent anar a la sinquena 
part del argument, co es a la conclusio, la qual pot esser dita en dues 
mañeros, o sens retornar res del primer proposament ne de la empresa, 
en aquesta manera, Donch dich io quel mon es gouernat per consell. o 
en retornant lo primer proposament e la empresa, en aquesta manera, 
Car si totes coses son mils gouernades per consell, e nulla cosa no es 



(1) Donques ne poez vos retornar sentence de oe que vos ne poez muer un seul 
mot. 

(2) Teofrasto, discípulo predilecto de Aristóteles. 



284 J. CODINA Y FORMOSA, PBRO, 

tnii hi' (jinii rnnd'i ¡"'i- oiiisr/l con es tot lo mon, donchs dich io quel mon 
es gouernat per consí il. 

E aquestes son Les V. parís deis arguments de pres (1), qo es a 
saber, lo proposament e son conforniament, la empresa e son confer- 
niament, e la conclusio. Mas moltes gents hi ha qui dien que aquest 
argumcnt no ha pas sino tres parts sens plus. Car ells cuyden quell 
proposamenf e son confermament no sien mas una inatexa cosa, e lo 
empreniment e son cont'ermament una cosa, e la conclusio sia una altra 
cosa. Mas ells son trop malament decebuts. Ara hoits rahons perqué. 
Acuella cosa sens la qual una cosa pot esser, no pas daquella cosa, 
ans es de una altra cosa tota altre per si, e axi son dúos coses e no pas 
una (2) Raho com, Si io puch esser lióme sens saber letra, donchs son 
io una cosa, e la letra es tina altra cosa. Atressi es dun proposament 
qui pot esser ferm e stable sens nuil confermament, en aquesta mane- 
ra. Si lojorn que aquest homey fo fet a Roma, io era a París, donchs 
no fiu io j)as aquest homey. Assi no ha pas mester algún confermament, 
mas mantinent taras ton empreniment, e dirás en aquesta manera, 
Mas a París era io sois falla. E con tu hauras complit ton dit, tu ho 
deus confermar e prouar, e puys fer tu conclusio e dir, Donchs no fuy 
io pas a aquest homey. 

Tot atressi es duna empresa qui pot esser forma e stable sens nuil 
confermament, en aquesta manera, Si home rol esser saui, ell se deu 
studiar en philosofia. Aquest es lo primor proposament lo qual requer 
esser confermat, per co car moltes g'ents cuyden que lo studi de philo- 
sofia sie maluat. E con tu hauras confermat per bones rahons, tu faras 
ta empresa en aquesta manera, Mas tots homens desigen esser sauis. 
Aquesta empresa es tan certa que no le coue confermar, mas tot man- 
tinent fa ta conclusio en aquesta manera, Donchs cascu se deu studiar 
en philosofia. 

Per aquestes rahons e per aquests eximplis pots tu be conexer que 
hi ha de tais proposaments e de tais empreses que requeren esser con- 
fermats, e de tais que no ho requeren. E per eo sa corda be Tullius a 
la sentencia de Aristotil, e diu que en aquest argnment ha V. parts, e 
que aquells son en error qui cuyden que no hage mas tres parts sola- 
ment. Empero ell pot ben esser que alguna vegada largument es de 
tal natura que ell noy ha sino les IIII. o les III. parts sens plus. E en 
veritat uos dich (3) que largument ha totes les V parts con ell diu lo 
proposament e la conclusio (4). Mas com lo proposament ho la empresa 
es tan ferina que lo un dells no ha mester nuil confermament, la 
donchs im ha largument mas IIII. parts. E si el proposament e la em- 



(1) Es decir: argumenta de prop, como dice el titulo del oapitulo. 

(2) Léase: aquella oosa sens la qual una cosa pot esser, no e» pas daquella cosa... 

(3) Et a la verité dir. 

(4) Debe deoir: quant il dit le proposament et son oonfermement, et la prise et son 
confermement, et la conclusión. 



LIBRE DELS F.NSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 285 

presa son tais que la un ne laltre no pertany a confermament, la 
donchs no ha largume.nt mas III. párts (1) co es a saber lo proposa- 
ment e la empresa e la conclusio. Mas ha hi moltes genis qui dien que 
aquest argument pot esser en dues parts ho de una solament. Car si lo 
proposament e la empresa son tan ferms que la conclusio neix tota 
clara, si que no la couen a dir, la donchs no ha mas dues parts, axi en 
aquesta manera, Aquesta fembrajau denfant, donchs ha conegut ella 
home carnalment. E si lo proposament es tan forts e tan ferm que hom 
enten he la conclusio sens dir la, la donchs no ha ell mas una partida, 
car si tu dius aquesta fembra es grossa, cascu eoneix be que ella ha co- 
negut másele, axi que no ho couen a dir. 

Sobre aquesta part diu Tullius que ell nos cuyda pas que dret ar- 
gument puscha esser fet segons aquesta art ab menys de tres parts. 
Car ja sie acó que diuerses sciencies hagen diuerses ensenyaments, 
empero la sciencia de Rethorica requer arguments clars e certs quis 
fassen creure ais hoidors. 

Per go ha lo Mestre dinisides diligentment totes les maneres de pro- 
uar co que hom vol dir, e de confermar sos dits segons co quis pertany 
a la quarta brancha del coinpte o raho, co es a saber al confermament. 
E axi tornara lo Mestre a sa materia per la sinquena brancha del 
compte, qo es a saber lo defermament. 

El grupo séptimo de capítulos está formado por los LIV-LIX, sin 
ninguna subdivisión y termina: Mas assi se calla lo Mestre... 

(Cap. LIV).— De la V. n brancha del Compte, co es desfermament. 

Apres la doctrina del confermament ve la V. brancha del compte, 
§o es lo defermament, del qual diu Tullius que defermament es appe- 
llat con lo parlador acordadament destroeix los arguments de son 
aduersari del tot o de la maior partida. 

E sapiats que defermament hix daquella matexa font de la qual hix 
lo confermament, car axi com una cosa pot esser confermada per les 
propietats del cors e de la cosa, tot atressi pot ella esser desfermada. 
E per co deus tu liendre lo ensenyament mateix quel Mestre ha donat 
en lo capitol del confermament. Empero ell ne dirá alcuna cosa per 
mils mostrar la forsa e la natura del confermament, e cascu ho pora 
entendre pus leugerament, com lo un contrari en apres laltre (2). 

Tots arguments son desfermats en IIII maneres, primerament si tu 
negues la presa de ton aduersari, co matox que ell vol prouar, apres 
si tu confermes la presa mas tu negues la conclusio, apres si tu dius 
que son argument sie vicios, apres si contra son argument tu ne dius 
un altre aytant ferm o pus ferm. 



(1) El MS. dice equivocadamente: roas IIII parta 

(2) Quant li un contrnires est mis apres 1' autre. 



286 J. CODINA Y FORMOSA, PBRO. 

Per co vol donar lo Mostré los ensenyaments qui 's conuenen a 
cascuna de aqüestes lili mañerea. 

(Cap. LV). — Del deaferriuiim ni i¡ni neij/i los vers semblants 
arguments (1). 

Al primer defermamcnt es a negar co que ton aduersari pren per 
arguments necessaris ho per arguments semblants vers. 

E si co que ell diu es argument semblant ver, tu lo poras negar 
en IIII. e mañeros, don la primera es con ell (2) ha dit duna cosa que 
ella es semblant de veritat, e tu dius que no es, per yo con son dit os 
tot clarament fals, en aquesta manera, ton adversan diu que no es 
algún hom que no sie pus caberos de diners que de seny. Cortes de 90 
no diu ell pas ver, car molts ni ha qui amen mes seny que riquesa ne 
castells (3). Ho si son dit os tal que son cohtrari sie axi creíble con son 
dit, en aquesta manera, ton aduersari diu que no es algún hom qui no 
sie pus coberos de senyoria que de diners. Certes axi fermamcnt pots tu 
dir son contrari, co es que no es nengu que no cobeig mes diners que 
senyoria. O si son dit no es creíble; en aquesta manera, un hom qui es 
molt auar diu que per un petit servey de son amich ha lexat un molt 
gran profit seu, O si co que sol aucnir auegades ton aduersari diu que 
tots temps se sdeue acustumadament, en aquesta manera, ell diu que 
tots los pobres cobegen mes diners que senyoria. Certes ben se sdeue 
auegades que un pobre cobege mes diners que senyoria (mas daltres 
ne son qui amen mes la senyoria), tot axi con en un loch desert sol 
hom fer homeys, mas no pas en tots lochs deserts. O si co que sdeue 
alguna vegada, ton aduersari diu que nossedeue en nulla manera del 
mon, en aquesta manera, ell diu que nuil hom no pot esser pres damor 
de fembres per un sol sguart, car acó es una cosa que pot auenir que 
per una sola vista hom ama per amors. 

La segona manera de negar lo dit de son aduersari es con ell diu 
lo senyal duna cosa, e tu la desfermes o negues per aquella matexa 
via per la qual ell lo conferma. Car en tots signes se coue a mostrar 
dúos coses, una que aquell signe sie ver, laltre que sie propi signe de 
la cosa que ell vol prouar. Axi con sanch qui es sijí'ne (de meslea ho 
de baralla, e axi com earonyada es signe de cors mort) (4). E puys 
couen se a mostrar co quis couenia fer o que no sia co qui nos conuenia 



(1) A partir Je este capitulo, algunos tttuloB están de nuevo equlvooados en el MS. 
En este cap. 55 et título en elMS dice: Del desfermamenl quinegalo» ntcetsari» argument»; 
que es el titulo del 56. 

(2) El MS, dice: la primera co con ell. 

(3) Qui miex aiment sens qne chatel 

(1) El MS. decía solamente: oon sanch qui es signe de pudor. En su forma aotnal 
está conforme con la edición franiesa, en cnanto al primer signe (oomme sane qui est 
signe de meslóe), pero el segando Bigne es diferente (et charbon sont signe de feu). El 
OOrreotor del MS. dejó sin borrar la palabra pudor, que qaeda sin sentido. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 287 

fer (1), e quel home del qual los parladors parlen dege saber la ley e 
la costuma de la cosa. Car totes aqüestes coses se pertanyeu al signe 
e al semblaut. E per co con tu vols defermar les signes de ton aduer- 
sari, tu deus sguardar en qual manera ell ho diu, car si ell diu que acó 
sie senyal daquella cosa tu digues que no es, en aquesta manera, ell 
diu que la cota sangonosa que li aportests es senyal que tu est stat a la 
mésela ho a la batalla, e tu dius que no est (2), e tu dius que aquest es 
lauger senyal, car la cota sangonosa pot esser senyal que tu sies sag- 
nat. O tu dius que aquella cosa se pertany mes a tu que a ell, (car si 
ell) diu que aquest fet que no si couen (3), en aquesta manera, tu en- 
rogist ta cara per co car tu liauies colpa en aquest mal fet, tu dius que 
no ho fists pas per mal mas per honestat e per dret. O tu dius que aquell 
senyal sie del tot fals, car si ell diu que tu tcnies lo coltell sangonos,. 
tu digues quel coltell no era pas sangonos mas era rouellat O tu dius 
que aquell se pertany a altre sospita que ton aduersari no diu, car si 
ell diu que acó no sie pas fet quis coue, en aquesta manera, tu ten 
anest sens pendre comiat, e acó es semblan ga de ladronisci, e tu dius 
que acó no fist per mal, mas per co car tu no volies despertar lo senyor 
de les gents (4). 

Juan B. Codina y Fokmosa, Pbro. 
(Se continuará). 



(1) Osouro. Chabaille. Et puis convieat á monBtrer que fait soit ce qui ne cmivient 
pas, ou que ce ne Boit pas fait qui convenoit. 

(2) 11 dit que la cote sanglante que tu portes. 

(3) Car Be il di . que fait soit ce qui Le couvient pas .. 

(4) Asi una variante. Otra dice: le seigneur de 1' OBtel. Chabaille: le seignor de 
laiens. 



<a§e~- 



288 NOTICIAS 



NOTICIAS 



En sesión del día 30 de enero ha sido nombrado por unanimidad 
académico de número, el laureado poeta D Francisco Matheu y For- 
nells, pai - a la vacante por defunción del Dr. D. Buenaventura Ribas. 



Asimismo han sido nombrados académicos correspondientes, en se- 
sión del 27 de febrero, D. Antonio Pikhart, en Praga (Bohemia); 
D. Félix Camathias, en Brigels (Suiza); D. Joaquín González, en 
Buenos Aires; y D Pascual Garofalo, Duque de Bonito, en Ñapóles. 
Y en la del día 23 de abril, Don Pedro Torres Lanzas, en Sevilla; 
D Francisco de Paula Más y Oliver, en Matará; D. Zacarías Martínez 
y D. Conrado Muiños, religiosos agustinos, en el Escorial. 



El día 6 de marzo tuvo lugar en el salón del Consejo de la Univer- 
sidad, la sesión extraordinaria y pública de recepción del académico 
electo D. Juan Rubio de la Serna, leyendo el discurso reglamentario 
sobre el tema: Los primeros habitantes de España según la Historia 
y según la Arqueología, contestando, en nombre de la Academia, don 
Francisco Carreras y Candi. 



Los trabajos leídos en las sesiones ordinarias del primer trimestre 
del año actual son los siguientes: en la celebrada el día 9 de enero 
presentó D. Joaquín Miret y Sans el informe y exposición del nuevo 
libro del historiógrafo italiano D. Francisco Cerone: La política orién- 
tale di Alfonso di Aragona; en la del 30 del propio mes, leyeron 
D. Clemente Cortejón el informe de la obra del Sr. Monner Sans: No- 
tas al castellano en la Argentina, y D. Juan B. Codina y Formosa, el 
estudio crítico del libro sobre la fonética semítico catalana del se- 
ñor Grandía; en la celebrada el día 13 de febrero, D Pelegrín Ca- 
sades y Gramatxes dio el informe y exposición de los nuevos descu- 
brimientos y estudios arqueológicos, efectuados en Portugal por los 
Sres. Fontes, Severo y Brenna; y por último, en la del 21 de marzo, 
dio á conocer D. Antonio Elias de Molíns varios fragmentos de su 
inédito Ensayo de un diccionario biográfico y bibliográfico de escritores 
catalanes del siglo XVIII. 

El día 31 de diciembre próximo pasado, finió el plazo fijado para la 
presentación de los trabajos en el concurso público, convocado por 
esta Academia en 1902, sobre el tema: Historia del gobierno municipal 
de Barcelona desde el reinado de Jaime I hasta el de Felipe Y; no ha- 
biéndose recibido trabajo alguno, quedó sin aplicación el premio con- 
cedido por el Excmo. Ayuntamiento Constitucional de esta ciudad. 



PUBLICACIONES 

DE LA 

Real Academia de Buenas ' Letras de Barcelona 

MEMORIAS 

Tomo I.— Resumen histórico del origen de la Academia; observaciones sobre los princi- 
pios elementales de la Historia, por el Marques de Llió.— Precio, lo ptas 

Tomo ll.-Observaciones sobre los principios elementales de la Historia (continuación) 
—Disertación sobre la verdadera situación del pais de los llercavones (F. Pinos).— Fundamento 
de la opinión de que por trancos, en los anales antiguos, se entienden lodos los hombres del 
Imperio de Occidente (R. Ponsich).— Documentos para la historia de Mossen Borra (J. Ripoll) — 
Situación de Cartago, Vetus, Subur, ciudades de España (M. Mayora).— Disertación sobre puntos 
de cronología (M. Mayora).— Inscripción del siglo x en Barcelona (J. A. Llobet).— Verdadero sitio 
de la antigua Aesona (Roig y Rey).— Inscripciones romanas de lsona (J. Moner). -Festejos en 
Barcelona cuando lo venida de Carlos 1 (M. Boforull). -Lugar que ocupaba junto á Lérida el 
campamento de César (J. Díaz)— Origen de algunos dichos y costumbres (Bastús).— La lengua 
catalana considerada históricamente (A. Bofarull). -Juliana Moren 'Roca y Cornet) —Poesías 

perdidas de Valllbgona (S. Mestres;.— Muros ciclópeos de Tarragona '(Hernández Sanahuja) 

Informe de la sociedad arqueológica de Tarragona sobre antigüedades descubiertas (Hernán- 
dez).— Raices griegas y germánicas en la lengua catalana (Bergnes de las Casas).— Apuntes para 
la historia de la moderna literatura catalana (Féu¿.— Apuntes históricos sobre Olérdula (Milá) — 
Opúsculos en antigua lengua catalana (A. Bofarull).— Precio, 15 ptas. 

, Tomo . ■"—Blasco de Garay (Rubio y Ors).— Apuntes históricos sobre el Hospital de Bar- 
celona (T. Sivilla).— Noticia de artistas catalanes de la Edad Media y del Renacimiento (Pui»garí) 
—Datos de Antonio de Campmany (Rubio y Ors).— Reseña del renacimiento de la lengua ^lite- 
ratura catalanas (Rubio y Ors).— La Torre del Breny y castillo de Balsareny (T..rres)-Un libro 
mas para el catalogo de los escritores ct-ialanes(Luanco).— Tabla numularia de los Comunes de- 
pósitos de Barcelona (Negre).— Brunequilde y la sociedad franeo-galo-romana (Rubio y Ors).— 
Nyerros y Oadells (Parasols)-Olérdula (Milá).-Necrologia de D. Jaime Ripoll.-Precio lOptas. 

Tomo IV.— La expedición y dominación de los catalanes en Oriente juzgadas por los 
griegos Rubio y Lluch -La carta puebla de Agramunt (Sisear).— Otro libro catalán descono- 
cido (Luanco).— Los navarros en Grecia y el ducado catalán de Atenas (Rubio y Lluch —El 
derecho funerario en las doce Tablas (Barallat).-Origen de la independencia del condado cata- 
lán (Rubio y Ors!.— Precio ÍO ptas. 

„ ? on, °, V.-Tres cartas de Mossen Borra (F. Bofarull).— Sarcófagos romano cristianos en 
Cataluña (Rotel).— Orígenes del pueblo de San Marti de Provensals (Bofarull).— Nyerros y f!a- 
dells (B.rallat).— Recuerdos históricos de Molins de Rey (Maspons).— Predilección de Carlos V 
por los catalanes (Bofarull).— El testamento de Ramón Lull (Bofarull) Precio 15 ptas 

Tomo VI. -Bastero provenzalisla catalán (Rubio y Ors— Estudio de los sellos de Pedro IV 
de Aragón (Sagarra).-Inlensivos de la lengua catalana (Balari).-Shakespeare y Moratín ante la 
fosa (Barallat).-Generación de Juan 1 de Aragón (Bofarull).-Üominación goda en la península 
ibérica (Romaní y Puigdengolas) —Documentos para la monografía de Montblanch (Bofarull).— 
Precio, 15 ptas. v ; 

,„. Tomo VII.— Antigua marina catalana (Bofarull) — Jiime de Aragón, ultimo conde de Urgel 
(Giménezl.-l n bandolero feudal (Maspons).-La heráldica en la filigrana del papel (Bofarull).— 

Tomo VlII.-Primer fascículo: El poder judicial en la Corona de Aragón (Giménez Soler). 
-Precio, 2 ..O ptas -Segundo fascículo: Los Ves. mtes de Cerdanya, Conllent y Bergadá 
(Miret y Bansi.-Precio, 2'SO ptas.-Tercer fascículo: Importancia de la Sigilografía como 
ciencia auxiliar déla Historia (Sagarra).-Precio, 2 ptas.-Cuarto fascículo: Lo Montjulch de 
Barcelona (Carreras Candí).— Precio, 3 ptas. 




tellana, con un discurso preliminar de ü. José Ramón de Luanco.— Precio, 5 ptas. 

Curial y «¿uelfa, novela catalana del XVn segle, con un discurso preliminar y notas de 
D. Antonio Rublo y Lluch.— Precio, 5 ptas. 

Ortografía, de la Lengua Catalana, por la Real Academia de Buenas Letras —Precio 

Sesión pública del día 2 de Julio de 1842, con las composiciones premiadas en 
el certamen tUoudor de Llobregal, Las armas de Aragón en Oriente, Rugero de Flor).— Precio 

Juicio critico de las obras de D. Antonio de Campmany, por Guillermo For- 
teza —Precio, 2 ptas 

Breve reseña del actual Renacimiento de la lengua y literatura catala- 
nas, Memoria escrita por D. J. Rublo y Ors —Precio, 2 ptas. 

,;„ Ko * icia de , la vida ^ escritos de D. Francisco Permanyer y Tuyet, Memo- 
ria escrita por ü. Manuel Duran y Bas.— Precio, 2 ptas. 

da Re , ynal8 y Rabassa, estudio biográfico y literario, por D Manuel Duran v 
Bas.— Precio, 2 ptas. ' 

rt^Ü T ' ad,cl,Sn de los Pueblos literaria, filosófica y socialmente consi- 
derada, djscurso de p. José L. béu (acta de la sesión inaugural del868).-Precio, 1 peseta 
DrJ " ¿ 5 * Keal Academia de Buenas tetras.— Tomo I, años 1901 y 1902.- 



CONDICIONES DE LA PUBLICACIÓN 



Aparecerá en cuadernos trimestrales de 48 Páginas 

p o r lo meno s 

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN 

En España y Portugal, un año Pesetas 4 

En el extranjero id » 5 

Todas las suscripciones empiezan en enero. 

No se venden números sueltos. 

La redacción en el domicilio de la Academia, Plaza del Rey, nú- 
mero 14, Barcelona. 

La administración A cargo de D. Juan Batlle, librería «L' Arxiu» 
Tapinería, 48. — Barcelona. 



BOLETÍN 



DE LA 



IUL Mil K I 





DE 



BARCELONA 



Abril á Junio de 1904 



Año IV 




Núm. U 



ASo Académico CLXXVI 



BARCELONA 



Tipografía de la Casa provincial de Caridad 

CALLE DE MOKTEALEQBE, NÚMEBO 5 
1904 



Expedición de Jaime II á la ciudad de Almería, por A. Gimé- 
nez Soler 290 

Per 1' anniversari de la mort de Mossen Jacinto Verdaguer, per 

Miquel Costa, Pfrre 336 

Los catalans del Alguer en Cerdenya ais ilustres academichs de 

Bones Lletres de Barcelona, per Antoni Adami 333 

Visites de nostres reys á Montserrat, per F. Carreras y Candi. . 339 




k 



Año IV 



* -¿QR C^ fe 



^ 




BOLETÍN 



F;= ^ 



Núm. 14 



DE LA 



Rea! Academia de Buenas Letras 

— DE BA^CEDONA — 



--Í3 



ABRIL A JUNIO DE 1904 



E3-- 



i 



r 

1L 



[^A ACADEMIA DE BUENAS LETRAS DE 
BARCELONA, que desde 1751 por merced de S. M. 
ostenta el título de REAL, acordó al tener noticia 
de la venida de nuestro Augusto Monarca á esta Ciu- 
dad, rendirle homenaje en la única forma que sus Es- 
tatutos le permiten, celebrando una sesión bajo Su 

íSí Como dificultades de tiempo principalmente impi- 
dieron la realización de aquel propósito, la Academia 
creyó conveniente dar á luz en su Boletín los trabajos 

destinados á ser leídos en dicha sesión y en virtud de 

• 

este acuerdo se publica el presente número dedicado 
á S. M. el Rey de España. ís>^sxsxs-ks>s 



b 

83 

P 



N 



^ 




^ 



^-^eao^ 



^ 




290 A. GIMÉNEZ SOLER 



EXPEDICIÓN DE JAIME II A U flUDAD DE ALMERÍA 



Con San Fernando y Jaime el Conquistador termina el período de 
la Reconquista, en el que sin grandes batallas se adquieren grandes 

territorios: aquellos soberanos recogieron los frutos de la victoria de 
las Navas y desaparición subsiguiente dé los almohades y dieron un 
supremo empuje á la empresa iniciada en las montañas del Norte de 
nuestra península, arrancando del poder musulmán ciudades de ilus- 
tre abolengo en las épocas romana y goda, como Sevilla, y de pavoroso 
renombre en la sarracena, como Córdoba. Quedó la obra de expulsión 
de los moros asegurada, la restauración del poderío cristiano como un 
hecho de realización más ó menos lejana pero cierta y los musulmanes 
relegados á las asperezas de las sierras del sud-este de España, espe- 
rando la aparición de un nuevo Fernando, que uniera á sus dominios 
el último reino salido de las reliquias de aquel poderoso califato de 
occidente. 

Más esa misma seguridad de no ver ya nunca más en peligro la su- 
premacía cristiana dentro de España, la persuasión de que alcanzar el 
fin de la obra empezada cinco siglos antes era cosa de querer solamen- 
te, el convencimiento de que no se renovarían los desastres de Uclés, 
Zalaca ó Alarcos y de que Almanzor no resucitaría, entibió el ardor 
primero y debilitó el entusiasmo, siendo causa de que viviera dos si - 
glos el reino de Granada como prolongación en nuestro suelo del con- 
tinente africano, como son hoy Ceuta y Melilla prolongaciones de Es- 
paña en tierra de África. 

Nunca como en sus principios se vio tan comprometida la existen- 
cia de ese reino: Mohamed ben Alhamar ben Nasar, su fundador, ape 
ñas si vio firme la corona en su cabeza y si los descendientes del rey 
Santo y los del Conquistador hubieran seguido sus huellas, no habrían 
gozado los nasaries las delicias del reinar más allá de dos genera- 
ciones. 

Pero tras el entibiarse el entusiasmo vino la falta de ideal y con 
ella la inercia: Granada no presentaba á los ojos de los cristianos la 
deslumbrante grandeza histórica de otras ciudades de España; sin tra- 
dición ni romana ni goda ni sarracena, se había poblado con los fugi- 
tivos de Valencia y Murcia, de Sevilla, Jaén y Córdoba, á su vez fugi- 
tivos de Toledo, Zaragoza y de toda la península y esta numerosa y 
rica población acorralada en un terreno áspero, de acceso difícil y de 
conquista más difícil, debía luchar con ardor y desesperación para no 
ser absorbida y el enemigo no tenia el mismo ardor para el acometer, 
ni la misma desesperación para el embestir. Y faltos de ideal malgas- 
taron sus fuerzas los cristianos en empresas heroicas pero estériles, 



EXPEDICIÓN TE JAIME II Á ALMERÍA 291 

como la expedición de catalanes y aragoneses á Oriente, ó meramente 
estériles, como la anexión de Córcega' y Cerdefla á los dominios de la 
corona aragonesa, ó en luchas intestinas, como las cuestiones dinásti- 
cas de los infante? de la Cerda, ó en guerras civiles, como las de los 
dos Pedros. Y dejaron en paz Granada y no sólo en paz, sino que La 
mimaron y le dieron categoría é importancia de potencia española, lla- 
mándola á intervenir en los asunlos internos de Castilla y Aragón, no 
obstante considerar su existencia como un oprobio y ser su vida origen 
de males materiales y morales para los mismos que la dejaban vivir y 
le infundían alientos. 

Para Castilla Granada era una esperanza: era de su conquista y 
sus relaciones con ella se amoldaban á esta idea: para los aragoneses, 
el concepto de aquel reino variaba según las circunstancias, no sólo 
en los diversos reinados sino dentro de uno mismo, en armonía con el 
interés del momento, único principio fijo de su política internacional. 

Modelo de esta política es Jaime II. Su abuelo, primero de su nom- 
bre, no reconoció nuuca como independientes á los Alahmarcs; su pa- 
dre, el tercero de los Pedros, no se mostró tan esquivo: todavía infante 
sintió el poder de los granadinos en la rebelión de los moriscos valen- 
cianos; ya rey para tener amigos en España, cuando tantos y tan po- 
derosos enemigos tenía fuera, se asoció á su sobrino Sancho, y por éste 
á Mohamed II; Alfonso III, su hermano y antecesor salió fiador de Los 
infantes de la Cerda ante el rey de Granada, y cuando Jaime II tomó 
tierra en Mallorca, al venir desde Sicilia á ocupar el trono de Aragón, 
encontró enviados de Granada, que iban a conocer su opinión ó indu- 
cirle á continuar la política de su padre y hermano. 

Según todos los indicios, el nuevo monarca no tenía planes acerca 
de su política internacional: quiso primero conservar Sicilia como par- 
te de la Corona de Aragón y viendo que no era posible desheredar á su 
hermano Fadrique, renunció á poseer aquella isla, y hasta la dejó 
en manos de sus enemigos y de la casa de Aragón, deshaciendo y 
arruinando la obra de las Vísperas Sicilianas; y en cambio de un reino, 
que por gratitud y conveniencia nunca le habría dejado, aceptó otro, 
cuya conquista no era segura ni con mucho, según él mismo compren- 
día Al propio tiempo que así rectificaba la política de su padre, recti 
Acaba la de su abuelo, no resignándose á dar como definitivo el límite 
puesto por el Conquistador á la expansión de sus Estados por la parte 
de Murcia y aceptando de los de la Cerda este reino, ganado por las ar- 
mas aragonesas y puesto bajo el cetro de Castilla. Pero sino tuvo ideas 
lijasen sus relaciones con los cristianos, no sucedió lo mismo cuando 
trató con los musulmanes. Ningún soberano de su tiempo tuvo tan 
altas miras, ni trabajó con tanto entusiasmo, ni vio tan claro como él 
el problema de la lucha religiosa. Con todos los príncipes partidarios 
del Islam desde los Soldanes hasta los emperadores marroquíes y reyes 
de Granada, mantuvo relaciones de amistad y cortesía; relaciones que 



292 A. GIMÉNEZ SOLEK 

por razones geográficas fueron más frecuentes con Granada y con Ar- 
gelia y Túnez, que con los demás países mahometanos; el Oriente esta- 
lla demasiado lejos y Marruecos por su vecindad á Castilla, sus plazas 
en Andalucía y el estado de -nena en que por lo común se hallaba 
con esta potencia, vivía en perpetuo contacto con ella; por esto al re- 
partirse Berbería Sancho IV y Jaime II en 1291, se adjudicaron respec- 
tivamente el primero toda la tierra situada al oeste del río Muluya 
(Marruecos), y el secundóla situada al este (Argelia y Túnez), por 
más que mientras pactaban esto, Abenjucef, uno délos futuros conquis- 
tados, talaba Andalucía, país de su conquistador, y Sancho IV debía 
correr á echar de su tierra á quien él pretendía tomar su imperio (1). 

Aunque no por otras causas, ese tratado no hubiera tonido realiza- 
ción, mientras Granada hubiera existido como reino independiente: 
se odiaban marroquíes y andaluces, pero el instinto de conservación 
habría llevado á éstos en ayuda de aquéllos, como venían los africanos 
por lo mismo en auxilio de los españoles, aumentando los muchos nia- 
les que la existencia de Granada procuraba á España con el constante 
peligro de invasiones marroquíes. 

Su desaparición como tal, no obstante ser de la conquista de Casti- 
lla, era obra nacional y debía ser efecto de la acción mancomunada «le 
los dos grandes Estados españoles; desgraciadamente en los dos siglos 
y medio que vivió sólo una vez se unieron. Fué esto en 1309, cuando 
aliados Jaime II y Fernando IV de Castilla plantaron sus reales delante 
de Almería y de Algeciras respectivamente, para desde allí entrarse 
por el corazón de Granada hasta llegar á su capital, y es de notar que 
ningún historiador general ni particular de los por mí vistos, explica 
las causas verdaderas de esta alianza y de aquellos sitios, limitándose 
todos desde Mariana á dar la misma reseña de los sucesos, atribuyen - 
dolos al fervor religioso que impulsaba á los españoles á luchar contra 
los enemigos de su fe. Y si es verdad que el pueblo se movía por ese 
sentimiento, las clases que hoy con nuestro vocabulario hubieran lla- 
mado directoras, se movían por otros impulsos menos nobles y más 
egoístas. Fué Ceuta, en todo tiempo semi-independiente de Marruecos, 
la que lanzó al campo de batalla á los musulmanes de una y otra par- 
te del Estrecho, mezclándose en su contienda los cristianos parte de su 
voluntad y parte llamados por los beligerantes. Ya en 1274 el sultán 
Jacob Abenjucef había pedido á Jaime el Conquistador una escuadra 
catalana para sitiar aquella plaza por mar, mientras él la sitiaba por 
tierra; era entonces independiente de Marruecos y dominaban en ella 
los azafies, señores también de Tánger, que. aunque con yerro eviden- 
te, dice Benjaldun siguió siempre la suerte de su vecina: el sitio de 
Tánger había durado tres meses y desesperaba ya Abenjucef de to- 
marla y tenía determinado levantar el cerco, cuando al anochecer de 



Este tratado fué publicado en el Memorial histórico Español, tomo III. ¡>ág .156. 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 293 

la víspera del día en que pensaba hacerlo se promovió un motín entre 
los defensores, de los cuales algunos llamaron a los benimerines, lu- 
ciéndolos entrar en la alcazaba y ciudad murada. Previendo que Ceuta 
costaría más aún, pidió aquél socorro al rey de Aragón, más como el 
azafi ofreciera reconocer la soberanía del sultán si se le dejaba Ceuta 
á modo de feudo, fué aceptado esto por el hijo del sultán, que man- 
daba las tropas sitiadoras. Abenjacob escribió en 1295 á Jaime II 
pidiéndole galeras, cuyo objeto no determinaba, por quererlas para 
estrechar el cerco de Tarifa, que defendía Guzmán el Bueno, más por 
esto mismo se le negaron muy diplomáticamente, alegando que so acer- 
caba el invierno y serían de poca utilidad en dicha estación. 

Los años siguientes fueron sumamente agitados y calamitosos en 
España y en Marruecos: en Castilla la muerte de Sancho el Bravo ha- 
bía resucitado la cuestión dinástica de los infantes de la Cerda y de 
aquí la guerra civil y la guerra con Granada y Aragón en Aragón 
además de la guerra con Castilla, la cuestión de Italia había obligado 
al rey á ir una vez á Roma y otra á combatir á su hermano D. Fadri 
que y tan apurada era la situación monetaria, que dos coronas de oro, 
una de Pedro el Grande y otra del propio Jaime II, habían ido prime - 
ro á Granada, y después á Fez, á que sobre ellas se prestasen cincuen- 
ta mil doblas de oro; el sultán en cambio pedía en cinco de febrero de 
1302, doscientos ó trescientos caballeros y cuatro galeras, que no se le 
Iludieron enviar. 

En 1303, calmados algo los vientos de guerra que habían agitado la 
península en los años anteriores, envió una embajada á Marruecos el 
rey de Castilla para ajustar un tratado de paz, ofreciendo un cuerpo 
de caballeros castellanos mandados por el propio infante D Pedio; 
pero la influencia de Bernardo Seguí, que mandaba otro cuerpo de ca- 
balleros catalanes y aragoneses, triunfó en el ánimo del emperador y 
de su parte vinieron á Cataluña aquel caid y un moro intérprete á pe- 
dir lo que en Castilla se les ofrecía: diez días después de recibidas las 
cartas credenciales de Seguí y Mohamed Aljayat partía para Marrue- 
cos Arnau, hermano del primero, y el 3 de febrero del año siguiente, 
Francisco -Despí con los caballeros que debían servir al sultán en el 
sitio de Tremecen. 

Y volvió Ceuta á entrar en acción: durante las conferencias de Cala- 
tayud y Guadalajara Mohamed II de Granada había insistido grande- 
mente cerca de los reyes cristianos en que depusieran sus diferencias, 
ofreciéndose él mismo como arbitro; esto, en pugna al parecer con el 
interés del granadino, se explica perfectamente por los sucesos posterio 
res: en efecto la tutela marroquí pesaba sobre los andaluces, que hubie- 
ran preferido alternar con los reyes de España como uno de tantos, á 
vivir á merced de los semi-bárbaros, fanáticos y rudos habitante .l< I 
otro lado del Estrecho. Mohamed I había recomendado á su hijo, que 
se apoyara en los benimerines contra los cristianos, pero el segundo de 



"i I A. GIMÉNEZ SOLER 

loa alahmares, á quién los árabes llaman el jurisconsulto, el sabio (el 
alfaqui), quizá por serlo, se desentendió del consejo de su padre, fiado 
cu los agasajos * i « - Sancho IV y Jaime II y se unió á éstos, en el mo- 
inciiio en que Abenjueef corría Andalucía y sitiaba Béjer, y formó pla- 
nes encaminados & echar para siempre de España á los benimerines; 
secretamente se convino con Sancho IV en que éste sitiaría Tarifa, 
agregada al imperio marroquí y considerada entonces como llave del 
Estrecho, la cual una vez ganada se uniría a los dominios de Mohamed 
á camino de seis fortalezas; con arreglo á este pacto la sitió Sancho I Y 
y la tomó por capitulación en 21 de septiembre según su crónica, y en 
14 de octubre según los anales de Genova y los autores /trabes. 

Pero al querer realizar la segunda parte de lo convenido surgieron 
diferencias entre los aliados; el rey de Castilla, no muy dispuesto á des- 
prenderse de su nueva é importante adquisición, iba demorando el en- 
tregarla, el rey de (¡ranada previendo ser burlado volvía sus ojos al 
África y entraba en negociaciones con Marruecos, sin romperlas con 
Castilla, para ir contra uno ó contra otro, según los sucesos se desarro- 
llaran. A implorar el perdón de Abenjacob por lo de Tarifa envió a su 
primo el hijo del arráez de Málaga, Abu Said ben Farach ben Ismail y 
á su aluacir Abu Sultán Ilaziz el de Denia, y no satisfecho, él mismo 
en persona fué á dar sus excusas; el sultán, halagado por este acto y 
seducido por los cuantiosos regalos que se le ofrecieron, olvidó todo, 
cedió al granadino AlgeciraSj Ronda y otros castillos, en los cuales 
ondeaba el pendón marroquí, y le dio un ejército mandado por su alua- 
cir Ornar ben Asud ben Jarbax el Hoxmi, el cual sitió en Tarifa á Guz- 
máu el Bueno, mientras Mohamed corría la frontera. Como pretexto 
para las hostilidades tomó el que un enviado de Castilla no se había 
presentado en la Alhambra al tiempo convenido. El rey de Aragón se 
mezcló en el asunto, reprendiendo al de (¡ranada por haber obrado 
tan de ligero y ofreciéndose á zanjar aquellas diferencias, pero antes 
de llegar á un acuerdo murió Sancho el Bravo y cambió radicalmente 
la política de Jaime II. Declarado por los de la Cerda y el infante don 
Juan, y con el propósito de anexionar Murcia á sus Estados y dividir 
( 'astilla, entró en alianzas con los moros, que pusieron todo su empeño 
en recobrar Tarifa. 

Por lograrlo no aprovecharon una gran victoria obtenida junto á, 
Sevilla, en donde mataron seiscientos caballeros y tres mil peones y 
entre otros prelados el arzobispo de Sevilla, el obispo de Jaén y los 
arcedianos de Toledo, Valladolid y Burgos, volviendo A sitiar por se 
gunda vez á Cuzmán el Bueno; en sus pactos con Aragón consignaron 
la devolución de Tarifa y Tarifa exigieron á D. Alfonso de la Cerda 
en cambio de ayudarle á ocupar el trono de San Fernando; querían que 
no dispusiera del Estrecho nadie sino ellos y como la paz se hizo con 
Castilla y con Aragón sin haberlo conseguido, pusieron sus ojos en Ceu- 
ta y la ocuparon, al decir de les autores por un acto de verdadera pi- 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 295 

ratería, por sorpresa preparada con el mayor sigilo en el puerto de 
Málaga por el arráez de esta ciudad, 'Abu Said ben Farach y sin em- 
bargo puede caber alguna rectificación. 

Todo el reinado de Abenjacob (21 de febrero de 1285 — 10 de mayo 
de 1307) fué una constante guerra contra los benizayen de Tremecen, 
amenizada con revueltas de menos importancia en otros puntos del im- 
perio. La impotencia del benimerin, puesta de manifiesto aquí mismo 
eu España, cuando la fortaleza de Beger lo detuvo tres meses sin ren- 
dirla en 1291, era un incentivo para sacudir la soberanía imperial y los 
azafies de Ceuta vieron una ocasión de volver al estado de independen- 
cia, que perdieron en 1274, reinando el sultán anterior, y se negaron 
á pagar cien mil dineros de oro de parias atrasadas. El sultán no te- 
niendo marina que coadyuvase al sitio, la pidió al rey de Aragón (5 de 
junio de 1304), proponiéndole partir con él los cien mil dineros si se 
entraba Ceuta por combate ó darle sólo treinta mil si se avenían los 
ceptis á entregar buenamente aquella cantidad. Además de esto conce- 
díale todos los bienes muebles de la ciudad, quedando ésta y sus ha- 
bitantes para el sultán. Es pues probable que los granadinos conoce- 
dores de la situación, por iniciativa propia ó en connivencia con algu- 
no de los sublevados entraran en Ceuta como auxiliares y acabaran 
por ser los dueños; para debilitar más al sultán echaron en tierra un 
individuo de la familia imperial marroquí, Otsmen ben Abilolá, que se 
declaró candidato al trono, ganando algunas batallas al presunto here- 
dero, que fué por esto desheredado. El emperador no hizo más tenta- 
tivas para recobrar lo perdido: en su carta á Jaime II le pedía que 
las galeras estuviesen delante de Ceuta antes del invierno para que 
obraran en combinación con el ejército, cuyo jefe mi declara, pero 
roto éste y no habiendo llegado las galeras y en cambio sobrevenid* i 
el mal tiempo, renunció al parecer al rescate de Ceuta y continuó de- 
lante de Tremecen, mientras la escuadra granadina se apoderaba de 
otras poblaciones de la costa. 

El rey de Granada se apresuró á comunicar los sucesos á Jaime II 
«porque tenemos que vos deve plaser de todo mal de nuestro enemigo 
e plaser del bien nuestro e de nuestros amigos;» le rogaba que manda- 
se á los mercaderes de sus dominios «que no fuesen a tierra del rey 
Abenjacob tanto quanto nos guerra oviessemos con él, porque no toma- 
ssen algún yerro en la su tierra» y terminaba la nota diplomática con 
lo más interesante: Otrossi nos an fecho entender que vos enviaba de- 
mandar el rey Abiacob ajuda de armada e si el supiere que eran pos- 
turas e buena verdat, lo que no ha en él, no vos la embiaría demandar 
sabiendo la paz e el buen amor que a entre vi s e nos. Porque vos ro- 
gamos que nos embiedes desir algunas cosas de las sus profertas délas 
que embía desir». La respuesta del rey de Aragón fué seca y fria: á lo 
de Ceuta «vos respondemos que oviemos e auremos plaser de toda 
vuestra honra así como de buen amigo»; á lo de los mercaderes que no 



296 A. GIMÉNEZ SOLER 

podía complacerle «que así es acostumpnadn < ■ ti las pactes todas del 
mundo que si algunos de nuestros amigos han guerra entre si non tinca 
por ende que los mercaderes de nuestra tierra con sus mercaderías do 
entren en las tierras daquellos, catándose empero que no les fagan 
danyO ni mal ni deservicio,» documento muy notable para la historia 
del derecho internacional. Más árida y fría fué la contestación al pun 
to capital de la nota: «tal somos, decía el rey de Aragón, que no faria- 
nios ninguna cosa que cuentra la paz fuera que con vos avenios.» (1 
En Granada comenzaron inmediatamente preparativos militares por la 
frontera de .Murcia y .Jaime II pensó seriamente en la guerra de Gra- 
nada, pero conocedor de los peligros á que se exponía, aventurándose 
él sólo en la empresa se limitó á prevenirse contra posibles algaradas 
de ios zenetes, dando con su pasividad motivo á que los andaluces to 
masen más bríos y se mostrasen más arrogantes. 

No se llegó á estado de guerra, pero se acumularon recelos y des 
confianzas; asesinado Aben Jacob en 10 de mayo de 1307 corrió el rumor 
de que su nieto y sucesor Abutebit había pactado con Tremecen y Ceu 
ta y que los zenetes regresaban á España. Díjose que Zaen venía á 
Vera con cuatrocientos de á caballo y que se ponía guarnición en los 
dos Yelez: que Abulolá regresaba de Ceuta con toda la caballería, y si 
bien los propios moros decían en público que tantos preparativos no 
eran para ofender, sino para defenderse del rey de Aragón, cuando 
más gente habían puesto en Vera, nunca habían sido más de ciento 
cincuenta. Todos los informes concordaban en la vuelta de Otsmen 
I, en Abiiolá á instancia del rey de Granada, cuando su regreso lo im- 
ponían las continuas derrotas de este pretendiente por el sultán legí- 
timo Abutebit y por política pregonaban en Granada los propósitos 
belicosos del rey de Aragón para retirarse de África con un pretexto 
que no dañara su prestigio militar; ya en España Abulolá y Abu Said 
se aseguró como cierto habérseles ordenado regresar al África á tratar 
de cualquier modo la paz con el sultán, aunque siempre afirmando que 
atemperarían su conducta á la del aragonés. Hubo quien dijo haber oí- 
do decir al zalmedina de Vera, recién llegado de Granada, que su rey 
esperaba que el de Aragón le pidiera dinero para enviárselo á Valen 
cia en la punta de las azagayas; otros más prudentes decían que 
dado el secreto con que llevaban los moros sus negocios, era imposible 
saber nada con certeza. Todos los preparativos de Jaime II se dirigían 
á prevenirse contra los aprestos guerreros de Mohamed III, que apa- 
rentaba ser el agresor, cuando vino á complicar el asunto y á dar pá- 
bulo á sospechas un traidor llamado Bartolomé de Bieisa, que se pre- 
sentó al ualí de Almería, el Rendasi, diciendo que tenía que revelar 
grandes secretos, cuya verdad garantía con su cabeza y que conducido 
á (¡ranada dijo que Jaime II y los otros reyes de España se disponían 



1 K >36 |i ' 19, 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 2*17 

á ir sobre aquel reino; el rey de Aragón, á quién contrarió mucho esta 
declaración, que no creo fuese por entonces cierta, pidió le fuese en- 
tregado el delator y se maravilló de que le hubiesen dado crédito, res- 
pondiéndole el de Granada que no le estaría bien hacer mal a quien 
hubiese buscado asilo en su país, pero que le había hecho salir de sus 
dominios y explicó el aumento en las guarniciones por la necesidad de 
alojar á los que regresaban de África y no por creer las palabras de 
un traidor. 

La guerra era sin embargo inevitable y á ella iban directamente 
moros y cristianos: en febrero de 1308 el rey de Granada preguntaba 
al de Aragón el destino de la escuadra que equipaba en sus puertos y 
en marzo suplicaba Jaime II á Diego Garces, almirante del rey de 
Castilla, que sobreseyera en la construcción de buques hasta después 
de la entrevista que debían tener él y Fernando IV porqué continuarla 
sería dar recelo á los moros «que se cuydarian que por ellos se feciese 
como quier que por esto el dito rey no lo faga» (1); igualmente hizo 
hablar al rey de Mallorca en el verano de 1308 «sobre la conquesta de 
Granada,» procurando aunar voluntades y allegar las más de las fuer- 
zas de la península. 

Como esto no podía hacerse con tanto sigilo que no llegara á noti- 
cia de los moros, andaban estos soliviantados: los morabitos, «eo es 
aquells qui prehiquen,» se reunían con frecuencia, veíanse con Alabes, 
jefe de los zenetes, los moriscos vendían sus-Üeredádes y se ausenta- 
ban, síntomas todos de un próximo alzamiento; los africanos al servi- 
cio de Aragón lo abandonaron para no ir contra sus correligionarios y 
los al servicio de Granada hicieron una entrada por Murcia, obligando 
a Jaime II á desistir de su proyectado viaje á Ñapóles. 

Bernardo Seguí, á instigación quizá del aragonés, habló al sultán 
Aburrabe de los tratos que habían mediado entre sus dos antecesores 
y Jaime II acerca de Ceuta y mostrándose propicio el marroquí á 
continuarlos recibió carta del de Aragón, en la cual le suplicaba que 
permitiese venir á España á ese alcaide para conferenciar con él; vino 
en efecto acompañado de Abulabas ben Carnet, y si bien sus peticio- 
nes no fueron aceptadas claramente, pues en la paz del Campillo entre 
Aragón y Castilla se incluyó el granadino á instancias de Fernando IV, 
se dejó entrever á los embajadores enviados que no faltaría el socorro 
de galeras y de gentes, que solicitaban contra el rey de Granada, y 
que no obstante la paz antedicha se llegaría á un acuerdo en las ne- 
gociaciones emprendidas, como se hubiera llegado con cualquiera de 
los dos sultanes anteriores Abenjacob y Abutebit (2). 

Cuando vino respuesta de Aburrabe completamente satisfactoria en 
•25 de septiembre de 1308, el de Aragón solicitó con instancia verse 



li R. 23Í i. 24. 
2 R. 335 f. 331. 



J'iS A. GIMÉNEZ SOLER 

con el de Castilla para el arreglo definitivo del negocio; celebráronse 
las vistas en Santa María de Huerta en diciembre de aquel mismo año 
y otorgaron poderes para «tractar, ordenar, abenir, íazer e firmar 
amor, posturas e convenencias con el rey de Marruecos (,'ulema Abu- 
rrabe contra el rey de Granada su tierra e sus gentes e sus valedores», 
bajo los siguientes pactos: obligarse el marroquí á dar ayuda á los 
cristianos contra todos los reyes moros del mundo — pagar quinientas 
doblas por galera cada mes y comprometerse por cuatro meses — pa- 
sado este tiempo doscientas cincuenta doblas por mes y galera — dar 
sueldo á mil caballeros hasta que Ceuta se hubiese rendido— entregar 
Melilla en rehenes y asegurar páralos cristianos los bienes mueble- de 
la ciudad que se pretendía tomar. 

Después de esto se confederaron ambos reyes en Alcalá de Henares 
en 20 de diciembre del mismo 1308 obligándose á hostilizar el reino de 
Granada desde el día de San Juan del año siguiente: á no ajustar paz 
ni armisticio sin consentimiento el uno del otro y á poner en el mar 
el de Castilla diez galeras y tres leños y el de Aragón igual número de 
galeras y cinco lefios; se declaraba ser Granada de la conquista 
de Castilla pero en pago de su ayuda se daría al aragonés el reino de 
Almería á cuenta de la sexta parte de la extensión total de Granada, 
quitando ó añadiendo según fuese mayor ó menor que 1 \ sexta parte á 
juicio del Arzobispo de Toledo y del obispo de Valencia. 

En marzo de 1309 se despacharon á Marruecos comí) embajadores 
Artal de Azlor y Pedro Desledo, recomendados á Bernardo Seguí y 
(ronzalbo Sánchez, alcaides respectivamente de los aragoneses y cas- 
tellanos al servicio del sultán, y con dos credenciales, una de Jaime II 
y otra de Fernando IV, las dos de la misma fecha 22 de marzo d=J 1309 
y las dos con la misma cláusula: «fazer e firmar amor, posturas e con- 
vinencias con el muy alto, muy noble e muy poderoso Miramamolin 
Aborrabe, rey de Marruecos, contra el rey de Granada e su tierra e 
sus gentes e sus valedores» añadiendo Jaime II «e contra todos los 
otros moros»; el 28 de abril había salido ya parte de la escuadra en- 
cargada de bloquear Ceuta. 

Pero estos embajadores no llegaron á Fez: por temor á una escua- 
dra de moros que vieron entre Cullera y Guardamar y por vientos 
contrarios arribaron á Cartagena con el fin de tomar lenguas y esperar 
viento favorable; allí supieron por boca del patrón de una barca recién 
llegado de Marruecos que el Sultán había cerrado los pueitos de sus 
dominios á los cristianos de todas las naciones y que á los residentes 
en su imperio les había prohibido también embarcarse para su patria; 
el patrón de la barca sorprendido por esta orden en Fez se había libra- 
do del cautiverio merced á una propina dada al almojarife de Alcudia 
y á una borrachera que le hizo tomar.) Ante estas nuevas Azlor y Des- 
ledo resolvieron consultar el caso con Bernardo Seguí, pues se decía 
que de la orden de no permitir desembarcar cristiano alguno en las 






EXPEDICIÓN DE JAIME II A ALMERÍA 2?9 

playas niagrebies se exceptuaron, cuando se dio, los embajadores ara- 
goneses; hecho esto se comprobó la certeza de lo último; pero se 
supo también que una escuadra granadina cruzaba por las costas del 
cabo de Gata hasta el Estrecho, esperando las galeras de Aragón y Jai 
me II prohibió á sus representantes continuar el viaje y confirió pode- 
res á Jazberto de Castellnou, almirante de su escuadra. 

En tanto en Castilla se había pueíto el negocio en trance de muerte: 
á las Cortes de Madrid convocadas para pedirles subsidio hubo de des- 
cubrir Fernando IV los tratos de Alcalá y Santa María de Huerta para 
inducirlas á que le sirvieran mas liberalmente y se hizo á la empresa 
extremada oposición, alegando que el plazo era tan corto que no era 
posible hacer los preparativos necesarios, que únicamente el rey de 
Aragón salía ganancioso y que Diego G'arces, principal agente del tra- 
tado, habia hecho Castilla tributaria de Jaime II al darle participa- 
ción en la conquista de Granada, por lo cual quisieron condenarle á 
muerte nada menos, pero otorgaron al cabo á Fernando IV cinco 
servicios y prometieron darle tres cada uno de los tres años suce- 
sivos; inmediatamente se abrió la guerra por la frontera de Castilla, 
sin esperar el mes de junio, ;'i fin de impedir que los granadinos se 
apercibiesen; opinaban algunos que preferible era entrar por la vega 
de Granada y hacer daño á sitiar plazas, pero los reyes, que indu- 
dablemente habrían tratado en Santa María de Huerta de lo más con- 
veniente al caso, habían desechado este plan; y sin embargo hubiera 
sido de resultados más prácticos y positivos, no limitándolo á entrar 
por sorpresa y á una mera cabalgada, sino haciendo una tala en regla 
como las que precedieron á las conquistas de Toledo y Valencia y á to- 
das las de San Fernando, mientras las escuadras cruzaban el Estrecho 
tanto para vigilar Marruecos como para causarle daño y entretener sus 
fuerzas, si abandonando á sus aliados tomaba parte por el de Granada; 
Jaime II reconoció más tarde que este plan era mejor, pero vino tarde 
el reconocerlo. 

Y aunque las cruzadas no se sentían, estaba vivo su recuerdo en el 
pueblo y toda empresa calificada de tal llevaba mucho ganado así en 
recursos materiales como en prestigio; por esto se enviaron á la Corte 
pontificia como embajadores el obispo de Lérida y Bernardo de Fono- 
llar á pedir indulgencias para los alistados y los diezmos para subvenir 
á las necesidades de la guerra. 

El espíritu de los que debían hacer estas concesiones era hostil á 
las mismas: los cardenales creían casi todos que el propósito de los 
reyes cristianos era únicamente intimidar al rey de Granada y ha- 
cerle dar dinero; el Papa tenía también intención de confiar á la Orden 
del Hospital el rescate de los Santos Lugares y no pensaba en distraer 
en otra cruzada los medios que para esto quería ni en dividir las fuer- 
zas de la cristiandad; los embajadores para no suscitar tanta oposi- 
ción, relacionaron los propósitos de Jaime II con los de Clemente V y 



300 \- GIMÉNEZ SOLER 

presentaron el negocio no como en realidad era, sino como de pura y 
exclusiva iniciativa de los reyes de España, sin nombrar al sultán de 
Marruecos como aliado y sólo para ponderar su poder y su enemiga 
contra los cristianos. 

Debían decir que al anuncio de convocarse concilio general para 
publicar una cruzada se habían soliviantado los sarracenos de España 
y que los monarcas cristianos de la península, siempre amenazados pol- 
los musulmanes de Granada y en constante peligro de ser conquistados 
por los sultanes de Marruecos, se habían visto en Santa María de Huerta 
para firmar un tratado de alianza y defensa mutua; que el marroquí 
era tan poderoso como el Soldán: que últimamente había recibido em- 
bajadores de Granada y que ante ellos había mostrado una inmensa 
multitud de caballeros y no hacia un cuarto de sifílo que había pasado 
á España con veinticinco mil ginetes; que con su auxilio los musulma- 
nes españoles invadieron el reino de Valencia en tiempo de Jaime 1 
ocupando sesenta plazas, que recuperó á costa de mucha sangre el 
infante Don Pedro; dos veces en el reinado de Alfonso III y otra en el 
de Jaime II, en la cual quemaron Cocentayna y tuvieron tres días 
sitiado á Roger de Launa: que Granada era país áspero, muy po- 
blado, lleno de ciudades muy bien fortificadas, separado de Marruecos 
por un brazo de mar tan estrecho como el faro de Mesina, de modo 
que en un día podía pasarse y repasarse cuatro ó cinco veces: que sus 
algaradas y sus correrías eran de mucho daño moral y material á los 
cristianos porque empobrecían la tierra, mantenían perpetuamente la 
alarma, impedían que la población se fijase y lo que era peor hacían 
en sus invasiones intinidad de cautivos y á los hombres les obligaban 
á dejar la religión de Cristo por la de Mahoma y á las mujeres las 
tomaban por concubinas, procreando de ellas hijos, que luego instruían 
en su secta: debían afirmar que en opinión de personas fidedignas 
apenas la décima parte de la población granadina era sarracena de 
origen, siendo los demás ó descendientes de españoles del tiempo déla 
invasión ó hijos ó nietos de cristianos y que de los doscientos mil ha- 
bitantes de la ciudad de Granada no se hallarían quinientos que tra- 
jeran su origen de árabes verdaderos, siendo el resto renegados ó des- 
cendientes de cristianos á lo más en tercera generación; que esto sólo 
mostraba la necesidad urgente de acabar con ese reino y la mayor im- 
portancia que para la religión de Cristo tenía la cruzada de occidente 
sobre la de oriente; alegaba también Jaime II en pro de su causa consi- 
deraciones estratégicas: el teatro de la guerra estaba cerca de la base 
de operaciones y el país invadido tenía recursos con que mantener á 
los invasores: Oriente en cambio esta lia muy lejos de Europa y en 
él abundaban los desiertos; Granada se podría conquistar en tres 
años y en uno si se impedía á los moros, después de vencidos en batalla 
campal, acogerse á la montaña y sólo en preparativos exigía más 
tiempo el rescate de Jerusalem: poblar Granada con cristianos no 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 301 

aventureros era muchísimo más fácil que poblar Siria y Palestina por 
,a mayor comodidad del pasage y su vecindad á países cristianos, con 
lo cual se obtenía que no mermaran los contingentes armados. Era cosa 
facilísima trasladarse á Marruecos desde Granada y al dirigirse lucia 
Oriente por Berbería las islas del Mediterráneo aseguraban la comu- 
nicación de Europa con las tropas cristianas. 

Clemente V consultó á Jaime II antes de ordenar la cruzada de la 
Orden del Hospital y el rey de Aragón, asesorado primero de merca- 
deres barceloneses que habían hecho la carrera de Alejandría, se 
mostró resueltamente contrario á la misma y anunció su fracaso, más 
que por nada por no tener la Orden las aptitudes navales necesarias 
para llevar á cabo el plan de campaña, que debía seguirse, el cual, en 
su opinión, debía consistir en molestar al Soldán y entretener sus fuer- 
zas, impidiéndole atacar Chipre y Armenia, estorbarle todo socorro 
y talar la costa sin meterse tierra adentro más allá de veinte millas 
ni detenerse á sitiar plaza alguna. Creía, y dio muestras de conocer 
los hombres, que los hospitalarios convertirían en interés propio el de 
la cristiandad procurando con empeño apoderarse de lo que en 
Rodas tenían los turcos y de las demás islas de Romanía, de que el 
Papa les había hecho donación y luego defenderlas de ulteriores 
acometidas turcas sin cuidarse de cumplir su promesa de conquistar 
en diez años Antioquia y Jerusalem; afirmaba, con soberbia al pare- 
cer, que harían más daño á los musulmanes veinte galeras y mil 
peones con trescientos ginetes de la Corona de Aragón bien mandados, 
que toda la Orden del Hospital reunida y la expedición de catalanes y 
aragoneses realizada por este mismo tiempo prueba que no era sober- 
bia sino conocimiento del valer de sus subditos lo que hacía decir esto 
al rey de Aragón. Sin embargo de la fuerza de estas razones los hos- 
pitalarios tuvieron los beneficios de cruzada y á los reyes de Aragón y 
de Castilla se les dieron indulgencias pero no los recursos del diezmo á 
pesar de la actividad de Fonollar, que fué visitando uno á uno á todos 
los cardenales para atraerlos á su causa . 

La noticia del convenio entre los dos reyes, seguida de la declara- 
ción de guerra del de Castilla, produjo en Granada extraordinario 
pavor y en Marruecos un recrudecimiento del fanatismo religioso. Los 
granadinos empezaron sus preparativos de defensa fortificando los 
lugares habitados, abandonando el llano y buscando refugio en lugares 
inaccesibles; pero en la capital la situación era más precaria que en 
los distritos: Mouamed II, temeroso siempre de las talas de la vega 
por las tropas cristianas, tenía los almacenes repletos de víveres: su 
hijo y sucesor los había vaciado y al llegar el peligro no contaban 
con elemento tan esencial para resistir; las guerras de África habían 
consumido lo mejor de las tropas y las discordias alejado de su patria 
muchos moros pi incipales y como el rey se hallaba impedido estalló 
una revolución, que asesinó al aluacir Abu Abdala ben Abdelaquem y 



A. GIMÉNEZ SOLER 

proclamó rey al principe Nasar, hijo de madre cristiana. Al nuevo 
soberano se le impuso por los conspiradores la paz con Aburrabe y Be 
le exigió que él en persona fuese con una soga en el cuello á pedir li 
perdón; no se llegó á tanto, pero si á enviar embajadores, los cuale i 
marcharon en efecto con encargo de atraerse al sultán y de hacerlo 
amigo, entregándole como regalo Ronda y Algeclras para obligarle á 
venir á España á defender lo suyo; con esto y con la devolución di 
Ceuta, que aunque no se consigna en ningún documento árabe ni cris 
tiano debió hacerse, Aburrabe se dio por satisfecho, otorgó cuanto quiso 
Abulchoyux ben Nasar, con cuya hermana casó, y envió un cuerpo de 
tropas marroquíes mandadas por Otsmen ben Hiyas el Yarinani. 

Antes del 5 de abril habían ido ¡il Sultán estos embajadores y ya 
se sabia en España el arreglo convenido; por su parte Nasar, libre de 
defender Algeciras, trató de sacar al de Castilla de la alianza de Ara- 
gón ofreciéndole compensaciones, pero Fernando IV defendió con el 
mismo ahinco ó mayor que los suyos los derechos de su aliarlo y no 
hubo avenencia, por más que propósito era del hijo de Doña Alalia de 
Molina hacer en todo caso guerra al de Marruecos «porqué mentió a 
nos e ell rey darago» y cercar Algeciras, aún á trueque de romper 
también las hostilidades con Granada. 

Estas noticias tan poco tranquilizadoras contribuyeron á que Jai- 
me II retirase los poderes á sus embajadores Artal Dezlor y Pedro Des- 
ledo y los confiriese á Castellnou, almirante de la escuadra que debía 
operar contra Ceuta, quien llevaba por esto mismo medios de imponer- 
se y de hacer respetar los tratados. Sus instrucciones contenían frases 
sumamente despreciativas para el rey de Granada, dichas por los re- 
presentantes de Aburrabe y consignadas ahora como recordatorio por 
los rumores acerca de próximos acuerdos. Su marcha á los mares del 
Estrecho era también necesaria para impedir que benimerines pasaran 
á España en socorro de los musulmanes, pues desde el anuncio de 1 i 
guerra se había establecido una corriente, que amenazaba vaciaren 
Granada todo el imperio marroquí, y el plan de campaña consistía 
precisamente en situar ante Ceuta una poderosa escuadra, que al pro- 
pio tiempo que coadyuvase al sitio que las tropas del Sultán le ponían 
por tierra, vigilase para que nadie viniera á perturbar las operaciones 
que los reyes de Aragón y de Castilla emprendieren directamente 
contra Granada. 

Castellnou recordó al emperador aquellas sus frases de que primero 
haría paz con judíos, que Dios confunda, que con los andaluces, y que 
le causaba gran vergüenza que hombre tan vil como el de Granada 
fuera su vecino y le detentara tierra, y ajustó un tratado en el cual 
además de las cláusulas referentes á Ceuta y á la guerra se permitía á 
los subditos de Aragón comerciar en Marruecos y sacar granos y otras 
mercancías dando al rey de Aragón un tercio del impuesto que los ex- 
tranjeros satisfacían, que las galeras catalanas pudieran refrescar 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 303 

en puertos marroquíes, y que se diesen gratuitamente al aragonés mil 
acales de trigo y dos mil de cebada. ' 

Los historiadores árabes ponen los tratos entre Aburrabe y Nasar 
como consecuencia de la toma de Ceuta por el primero y del miedo que 
su impotencia inspiraba al segundo, llegando á decir que si el marro- 
quí hubiera pasado á Granada cuando los cristianos iban también 
sobre ella no quedaba más remedio á Nasar que la expatriación; pero 
deben en esto andar equivocados por su imperfecto conocimiento de 
los sucesos: no se comprende que en 5 de abril Algeciras hubiera pa- 
sado al dominio marroquí, siendo de Granada, lo cual implicaba ya un 
arreglo amistoso, y que la potencia donante conservara la plaza, que 
había originado todas las cuestiones y producido todas las guerras: y 
sin embargo dicen todos ellos que fué tomada por asalto el lunes diez 
de safar del año 709, de la hegira correspondiente al 20 de julio 
de 1309 de los años de la natividad; y tampoco explican bien como 
se hizo la reconquista: afirman que los habitantes, viendo con disgusto 
1.a dominación andaluza y sabedores del regreso á España de Otsmen 
ben Abilolá para luchar contra los cristianos, se volvieron contra la 
guarnición y la expulsaron, y que Aburrabe enterado de ello envió un 
grueso ejército al mando de Taxitin ben Jacub el Uatasi, que asaltó la 
ciudad en la fecha indicada, haciendo prisioneros á Abu Zaoaria 
Yahya ben Malila, alcaide de la alcazaba, Abulhasan ben Comexa 
almirante y Ornar ben Roho ben Abdelhac, defensor de la plaza. No se 
compagina que se expulsara los andaluces y los benimerinés debieron 
entrar por fuerza. 

En setiembre estaba ya Castellnou en aguas de Algeciras á coope- 
rar al sitio de la misma y Aburrabe se quejaba de este proceder á 
Jaime II, porque habiéndosele presentado para servirle con sus galeras, 
había ido en socorro del rey de Castilla al sitio de Algeciras, que era 
suya y había sido de su bisabuelo, que allí murió y allí fué enterrado, 
y al propio tiempo le participaba que había hecho paces con el rey de 
Granada por mediación de hombres buenos y morabitos, cosa natural 
y que no debía producirle pesar alguno, como tan poco á él le causaría 
pena que Jaime II en guerra con otro príncipe cristiano hiciera paces 
á instancia de frailes ó personas de religión; diplomacia sutilísima y 
modo maravilloso de no decir mentiras y tampoco verdades. 

Sin embargo el almirante despachó á Fez á exigir de Aburrabe el 
cumplimiento de lo prometido, como lo había cumplido Jaime II, á 
Romeo de Marimón y Pedro de Cornelia, los cuales volvieron con nn 
reconocimiento explícito de todos los compromisos, excepto el referen- 
te á los bienes muebles de Ceuta, sobre lo cual nada pudieron obtener; 
lo demás, es decir, el donativo de cereales y el tercio del impuesto so- 
bre el comercio, estaba ya en los puertos y á punto de embarcarlo. En 
consecuencia Jaime II envió á Guillem Palacín, quien se hizo cargo del 
triso y del dinero, trayendo también la carta en la que se lamentaba 



304 A. GIMÉNEZ SOLER 

Aburrabe de la conducta de Castellnou y anunciaba la paz con 
Granada. 

Desde este momento en rigor había cesado todo motivo de gue 
rra: 1" S cristianos habían entrado en ella no como agresores ni como 
parte directa mente interesada, sino como auxiliares del marroquí y 
por tanto al desistir éste con mayor razón ellos, cuyo propósito pa- 
recía ser no luchar á la vez contra los musulmanes d>- acá y los de 
allá y apoyarse en Marruecos y se encontraban, precisamente en el 
instante de emprender las operaciones, con los enemigos converti- 
dos en amigos y aliados y cada uno de ellos con un enemigo enfrente, 
pues cedida por el granadino Algeciras al marroquí con éste debía en 
tendérselas Fernando IV y con Masar Jaime II al ponerse delante de 
Almería . 

No podían con todo sin grave riesgo de desacreditarse ante Euro- 
pa dejar la empresa comenzada sin salvar al menos el honor de bus 
banderas y así persistieron en ella, marchando sobre las plazas desig- 
nadas. Militarmente al menos era más dificil la toma de Almería que la 
de Algeciras: Fernando IV tenía sus Estados fronteros á la ciudad si- 
tiada: no corrían peligro sus comunicaciones, el abastecimiento y la 
llegada de refuerzos eran seguros y la retirada en caso de ser necesa- 
ria podía hacerse por tierra en menos de un día. Jaime II en cambio 
tenia entre sus Estados y la" plaza sitiada el reino de Murcia y gran 
parte del de Granada, éste notoriamente adverso, aquél por las condi- 
ciones de la guerra de entonces y manera de ser de los ejércitos, no 
muy de fiar; las comunicaciones debían ser necesariamente marítimas, 
siempre inciertas é inseguras por esta vía, mucho más entonce- y 
por aquellas costas; en caso de retirada por tierra un desastre, por 
mar casi un imposible y tanto el abastecimiento como la llegada de 
refuerzos largos, costosos y dificilísimos; era indudablemente un mal 
negocio para él, más comprometido á llevarlo á cabo no retrocedió ante 
los obstáculos. Preparados un ejército y una escuadra en Valencia y 
concentrados en el cabo de Aljub marcharon por sus respectivos ele 
mentos el uno y la otra; los doscientos sesenta y siete kilómetros que 
>eparan Alicante de Almería los recorrió el ejército en diez jornadas, á 
partir de Orihuela, entrando en los dominios de Granada por Vera 
hasta el río Aguas y corriente arriba á Mojacar, desde donde á Sorbas, 
Tabernas y Almería. No parece haber sufrido el ejército fracaso ni de- 
tención alguna en este recorrido; todas las fuerzas aragonesas se ha- 
llaban ya reunidas delante de Almería .i mediados de agosto. Ocho 
días después, 23 de este mes, se presentalla el rey de Granada con 
su ejército y acometía á los sitiadores en combinación con los cer- 
cados, dándose la única batalla campal que se dio en los cuatro meses 
y tres semanas que duró el sitio, que fué seguida también del único 
asalto y ataque serio dado á la plaza. En la primera vencieron los 
aragoneses, pero en el segundo fueron rechazados empezando enton- 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 305 

ees las larguísimas operaciones de un sitio de la Edad Media con la 
construcción de minas para hundir los muros, de máquinas con que ba- 
tirlos, de zanjas y tapias con que evitar sorpresas, etc., etc., medidas 
todas en uso en todos los países de Europa, menos en Castilla, y á las 
cuales debieron la salvación Jaime II y los suyos. 

Pero el peligro más grande de la expedición estaba en Algeciras, en 
el campo castellano, no en el rey, que compitió con Jaime II en leal- 
tad desinterés y abnegación, sino en los nobles, principalmente el in- 
fante D. Juan, siempre innoble y nunca desinteresado. Ello fue que 
adherido de mala gana á la expedición anduvo buscando pretextos 
para desertar desde el momento mismo de dar vista á las torres de Al- 
geciras, que apenas pisó la playa de Almería Jaime II supo ya las 
intenciones del infante, perdiéndose al fln por su culpa las dos pía 
zas, pues su deserción obligó al castellano á retirarse, aceptando lo 
que quiso dar el granadino y por esta causa hubo de retirarse tam- 
bién el aragonés. 

Las negociaciones de paz se llevaron por de pronto en los dos cam- 
pos cristianos: en el de Almería se pactó un armisticio del cual se ex- 
cluyeron los almogávares, los cuales quedaron en libertad de correr la 
tierra y hacer presas, y los moros en libertad de defenderse. Las ve- 
ces del rey de Granada en sus tratos con Jaime II las llevó Otsmen ben 
Abilolá, el mismo que intentó destronar al sultán Aben Jacob cuando 
Abu Said se apoderó de Ceuta, y en nombre del rey de Aragón Pedro 
de Boyl. El representante aragonés se avistó con Abilolá en la rambla 
de Almería y marchó después á Granada y al real de Algeciras Hasta 
la capital fueron juntos Abilolá, Boyl y el arráez de Baza y juntos en- 
traron en la Alhambra y presentaron á Nasar los capítulos de la paz 
que fueron aceptados por el marroquí Otsmen; marchó después Boyl 
á Málaga y no pudiendo continuar su viaje por tierra hasta Al- 
geciras por la crudeza del tiempo y las dificultades que oponía el 
paso de los ríos, sin puentes ni barcas por causa de la guerra, se em- 
barcó en la nave fletada en Málaga para llevar ante Fernando IV al 
arráez de Andarax, que ostentaba la representación del de Granada. 

Fueron algo enojosas las negociaciones de Algeciras: no se avinie 
ron inmediatamente el arráez y el rey de Castilla, ni daba éste por de- 
finitivo el levantamiento del sitio; notóse además desacuerdo entre lo 
que había dicho á Jaime II Ruy Pérez de Soto de parte de Fernan- 
do IV y lo que dijo en el consejo del rey de Castilla haberle dicho, por 
lo cual fué necesario un careo; los rehenes que los moros daban exigió 
Boyl que se tuvieran también poi el rey de Aragón, y asi al cabo de 
quince días pudo embarcarse el representante aragonés con rumbo á 
Málaga, en donde halló á Otsmen con quien partió para Granada. Nue- 
vamente confirmó Nasar todo lo acordado y marcharon en dirección al 
campamento de Jaime II con poderes de firmar las paces convenidas 
Boyl, Abilolá y Mahomed, consejero y aluacir mayor del rey de Gra- 

1904,-21 



30h A. GIMÉNEZ SOLRR 

nada, pero en Guadix Bupieron que Jaime II se había embarcado con 
rumbo al puerto de Alicante y que había destacado de su escuadra una 
galera que en Vera recogiese á Boyl y los moros no tuvieron ya tanta 
prisa en firmar el tratado ni se atuvieron 6 1" convenido, antes pidie 
ron salvoconducto para venir ante el rey de Aragón á tratar nue 
va y directamente con él, sin que el echarles en cara Boyl la falta de 
seriedad que esto implicaba, ni el mostrarles Los poderes que ya se ha- 
bían leído y 'laclo por buenos ante \'a-ar, les hiciera entrar en razón. 

El ruinoso negocio en que se habí) tido Jaime M tuvo aquí su fin 

material: en la paz, cuyo texto no he podido leer, y que proba Mcinen 
te se incluyó en la de Castilla, se le dieron sesenta mil doblas como 
indemnización de guerra y se le prometieron tres mil anuales de pa- 
rias; quien salió ganancioso fué indudablemente Fernando IV que so- 
bre ganar (iibraltar, que bien valía una campaña, recobró todos los 
castillos perdidos durante la regencia, que eran de diez y siete á vein- 
te, las parias que eran de doce mil doblas anuales aumentaron á quin- 
ce mil y se le hizo por el rey de Granada nueva declaración de vasa • 
llaje. 

La repatriación del ejército aragonés acampado delante de Almería 
fué un desastre: embarcóse parte en la escuadra y parte quedó en el 
campamento esperando el regreso de los barcos: los que permanecie- 
ron quemáronlo todo, incluso un palacio del rey de Granada sito en 
las afueras de Almería y que Jaime II había hecho vivienda suya du- 
rante el sitio; talaron árboles y cuanto pudo ser talado y como la es- 
cuadra retrasase su venida muchos se aventuraron á regresar por tie- 
rra y perecieron; los que no hicieron esto no murieron de hambre por 
misericordia del de Granada. 

El desastre moral fué tan grande como el material; inmediatamen- 
te marchó á la corte de Avifión Vidal de Vilanova á dar excusas y ex- 
plicar los sucesos, y esta vez no se torcieron ni se amagaron las cau- 
sas. Debía decir Vilanova como vinieron de parte de Aburrabe un ca- 
ballero cristiano y ctro moro á pedir ayuda á Jaime II contra el rey 
de Granada, que le tenía ocupada Ceuta; cuan grande era la enemis- 
tad al parecer entre los dos, la cuantía del socorro pedido y el precio 
á que lo pagaba; las constantes violaciones del granadino de la paz en 
(pie vivía con el aragonés y como por ser el entonces rey de Granada 
«muy vil y desapoderado del cuerpo» tuvieron él y Fernando IV como 
obligación de conciencia emprender aquel negocio, que en tan favora- 
bles circunstancias se presentaba; pero que falto el rey de Castilla delapo 
yo de muchos de sus ricos hombres hubo de levantar el sitio de Algeci- 
rasy en consecuencia Jaime II el de Almería, pues habiendo faltado á lo 
prometido el sultán Aburrabe y libre Nasar del castellano, era su po- 
sición insostenible, hallándose á merced del mar sus comunicaciones 
con Valencia y Cataluña, lo cual había puesto muchas veces sus hues 
tes á punto de perecer. 



EXPEDICIÓN DE JAIME !I Á ALMERÍA 3^7 

El Papa excusó á Jaime por el mal éxito de la empresa, que no era 
el primer rey desgraciado en la guaira y había dado pruebas de valor 
y talento en muchas y graves empresas, pero le reprendió por haber 
dado crédito á las palabras del Sultán, y no haber previsto que 
no consentiría, logrado su propósito de recobrar Ceuta que Granada 
cayera en poder de cristianos, como no hubieran consentido éstos que 
un estado católico cayera en poder de musulmanes; tres razones tenía 
Clemente V para deplorar el desastroso fin de la expedición, la primo • 
ra que de allí en adelanto vivirían los moros más prevenidos; la segun- 
da que habían aprendido la táctica y modo de pelear de los cristianos 
y la tercera que los de Oriente no temerían tanto á los cruzados al sa- 
ber que no habían conseguido vencer á sus enemigos de Occidente; las 
tres se reducían en rigor á una; á la pérdida del prestigio de los cris- 
tianos y á la ganancia do fuerza moral de los musulmanes. Y esto era 
cierto: en vano procuró Vilanova deshacer esas objeciones diciendo 
que para evitar lo primero tenía Jaime II el propósito de situar en el 
Estrecho una escuadra para impedir el paso á los africanos; á lo se- 
gundo que, si era verdad que habían aprendido la táctica y modo 
de pelear de los cristianos, también la experiencia les había ense- 
ñado que eran estos superiores en campo raso; á la tercera no res 
poudía, y sólo por decir algo afirmaba su propósito de talar la 
costa barberisca para que el Soldán no pudiera recibir socorros por 
esta parte. El Papa no convencido se hizo sordo á todas las peti- 
ciones de subsidio para continuar la guerra, encastillándose en el mal 
fin de la anterior y en el hecho innegable de no ser la primera vez que 
los españoles habían ido contra los moros sin ayuda de la Iglesia. 

Jaime II quedó anonadado: todas sus empresas en España habían 
resultado mal, pero esta más que ninguna, y aunque le había llevado 
buen fin á ella y todo el mundo reconocía sus buenas intenciones, hizo 
más en favor de los moros que si se hubiera mostrado ajeno á una que 
relia, como era ya la reconquista, del todo fuera do su interés y de la 
incumbencia entera de Castilla; la restauración del poder cristiano en 
la península sufrió un gran retraso porqué la Corona de Aragón nunca 
más quiso coadyuvar á esa obra, que era ciertamente de toda la nación 
y no sólo de Castilla. 

Andrés Giménez Soler. 



NOTAS 

Jaime I el Conquistador no tuvo tratos directos con los reyes de Grana- 
da: desde la fundación de este reino por la segunda mitad del siglo xm 
hasta su muerte, unos veinticinco años, solo dos veces consta en los docu 
mentos de su tiempo haber tenido tratos con los Alahmares; fué una de ellas 
conceder represalias al ciudadano de Tairagona, Bernardo de Llorach, á 
quien los moros granadinos habían dampnificado y las concedió Don Jaime 



308 A. GIMÉNEZ SOLER 

porque ni el moro ni el cristiano, Alfonso el Sabio, habían satisfecl - 

reclamaciones (R. 9. f. 15 v ) Lfl segunda ocurrió en 1268: en este año con- 
cedió treguas ni rey de Granada y al azafi de Ceuta también á instancia del 

rey de Castilla y por el tiempo que á bien este tuviera. (R. 15 f. 130). Dice 
asi el documento: 

Don Jaymes por la gracia de dioc Rey daragon de Malorchas e de 
Valencia Compte de Barcelona e durgtll e senyor de Montpeller. Al 
noble Rey de Granada. Saludes e amor fem vos saber quel noble Rey 
de Castela nos rogo que vos dessemos tregua que negu mal no vos 
lexassemos fer á nostres homens. On nos per amor del dits Rey damos 
vos la dita tregua mentre que el toviere por bien así que nos ne nues- 
tros omnes no taremos mal a ren del vostre Data VIH idus januani 
anno Domini MCCLXV1II. 

Don Jaymes por la gracia de Dios Rey de Aragón, etc. A voc Al- 
faqui Abu alcacim ibnabubacr Alacafi senyor de Cepta saludes e amor 
temos vos saber que el noble, etc. (ut supra). 

La tregua que firmó Pedro III con los moriscos de Valencia rebelados 
se sometió á la aprobación del rey de Granada según se expresa en el texto 
de la misma (29 de agosto de 1276. R. S8 f. 27). Antes de las Vísperas Sici- 
lianas no se vislumbra si existían ya pactos entre Aragón y los musulmanes 
pero debían existir por cuanto al regresar de Burdeos escribió apresurada- 
mente á Mohamad II excusando á Don Sancho, más tarde el IV de Castilla, 
por no haberse presentado en la Alhambra, siendo quizá este documento el 
único de la cancillería en que se menciona el desafio de los dos rivales. 
(R 47 f. 119). En otro documento de 1283 ó 1284 (no tiene fecha) se dirige á 
Mohamad reclamando contra unos piratas y habla de nuestras paces, lo 
que ha de entenderse por alianzas, pues el estado normal entre moros y 
cristianos era la guerra. (R 47 f . 122). Quizá por estas paces se dejó á su 
voluntad cumplir la cláusula del tratado que firmó en Campillo con Alfonso 
el Sabio, en la que se obligaba á dar ayuda al rey de Castilla contra los 
musulmanes. (R 47 f. 105) El documento en que Alfonso III sale fiador de 
los infantes de la Cerda ante el rey de Granada está inserto en el R. 77 f 9. 

La carta en que comunica Jaime II al Rey de Granada sus propósitos, 
está publicada en el tomo III del Memorial Histórico Español. 

Historiadores.— Es extraño que Conde y Mariana concuerden tan 
exactamente habiendo sacado sus noticias de fuentes tan distintas: entiendo 
que Conde no tradujo en esta parte autor árabe alguno, ni siquiera Benal 
jatib en Casiri y que al notar el desacuerdo entre los dichos del granadino 
y de Mañanase inclinó al parecer del último, poniendo en lenguaje bárbaro 
lo que el historiador jesuíta dijo en buena prosa, Mariana dice en sustancia 
que ila causa del alborotarse (los grauadinos) fué que el rey era. . ciego... 
que «su cunado el señor de Málaga era el que lo mandaba todo-' y «parecía- 
les pesado tener dos reyes en lugar de uno» que aseria mucho mejor nom 
brar otro Rey ■ y que al vulgo lo atizaban los principales, mayormente 
Aborrabes, un caballero que venia de los reyes de Marruecos; con su gente 
se apoderó de la ciudad de Almería y se intituló Rey della. La mayor parte 
del pueblo se inclinaba á favorecer á Mahomad Azar hermano que era menor 
del rey ciego... Fué Ahórrales echado por el bando contrario de Almería: él 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 309 

con deseo de apoderarse de Ceuta, ciudad que los granadinos tenían eu la 
frontera de África, intentó ayudarse de los cristianos». (Mariana tomo IX, 
página 68. 1833). Conde afirma que «Zuleyman Aben Rabie que tenia el go- 
bierno de la ciudad de Almería quiso alzarse con titulo de rey en ella y se 
entendió que andaba en secreta inteligencia con el señor de Denia el Bar- 
celonés Aben Gaymis. . Zuleyman Aben Rabie ausiliado de los cristianos 
pasó a África y levantó gente y fué contra Cebta que era del rey de Granada 
y la cercó por mar y por tierra... (Conde III, 281. 1844). Es imposible que 
Conde hubiese leido esto en autores árabes. Ben Aljatib en Casiri no habla 
nada de Suleiman Abu Rebia en los reinados de MohamedlII ni de Nasar, 
pero en cambio lo consigna como Sultán de Marruecos y como rei vindicador 
de Ceuta para el imperio marroquí en perjuicio del reino de Granada; tam- 
poco la Crónica de Fernando IV dice nada, de modo que no queda sino Ma- 
riana ó el autor de donde él tomó la noticia Don Modesto Lafuente siguió á 
Conde aunque con mucha discreción;' no asi Don Antonio de Bofarull en su 
historia política, civil, eclesiástica, etc., etc , de Cataluña, en donde toman- 
do como base los dichos de Conde fantasea según su costumbre, haciendo 
imposible comprender su pensamiento. Lafuente Alcántara en su Historia 
de Granada, siguió paso á paso á Conde y á Ben Aljatib y á Zurita y á las 
Crónicas, pero dando la preferencia al primero contra toda justicia. El 
historiador Jerónimo Zurita, á quien todavía no se ha levantado el monu 
mentó literario que merece, dijo la verdad poiqué sus Anales se fundan en 
documentos y no en dichos ágenos inspirados por la imaginación; más 
como chocaban sus afirmaciones con las de Conde y este gozó y sigue go- 
zando á pesar de Dozy y Codera de prestigio y fama, no se le hizo caso y se 
ha ido perpetuando el error: me atrevo á decir que Conde en este capitulo 
se valió de Mariana, de la Crónica de Fernando IV y de la traducción de 
Ben Aljatib en Casiri y nada más. 

Tratado de alianza entre Jaime I y el Sultán de Marruecos para 
la toma de Ceuta.— Manifesta cosa sia a totz qomo nos aben juceff mi- 
ramomelli senyor de Marrochs e de fez suyalmoza e de sus salmensa 
e senyor deis Benimarins fem pau e amor perdurable per totz temps 
ab vos noble en Jacme per la gracia de deu Rey darago e de Mallor- 
ques e de Valencia compte de Barcelona e durgeyll e senyor de Mont- 
peler nos ab vos e vos ab nos e puis que romanga aquella pau entréis 
nostres filis e les vostres en tal manera que vos nos facatz ajuda a pen- 
dre cepta e que nos envietz X naus armades e IX galees e entre altres 
lenys e Barques que sien a suma de L e que nos envietz D entre cavalers 
e homens de linyatge. E nos prometem vos queus enviarem. C. mille. 
bz. ceptins bons per aquest navili é C mille besants altres pera guisar 
larmada deis cauallers e si mes dun an estaven los cavallers en pen- 
dre cepta vos darem tant quant la quantitat del an sera que estien en 
pendre cepta e si tots lan hi estaven queus darem los C mille bz. axi 
qomo dit es e Cepta presa prometemos queus darem L mille bz. a vos e 
ais vostres per cascun an. E encara que darem ais senyors deis cava- 
llers que vos hi enviaretz C. bz. per cada día e cavayls a el e ais altres 
qui vendrán en ajuda nostra e a cada cavaller sengles camells si avien 
en negun lloch anar ab nos. E al rich home quey enviaretz darem azem- 



310 A. GIMÉNEZ SOLER 

bles suficients aquelles que a el mester serán per al viatge que faran ab 
nos e prometem que al cap del an quen lexarem venir el rich home ea 
aquels cavallers ab tot co que guanyat h¡ auran ab que vos nos refras- 
quets atrestants cavallers que sien ab nos tro ajam presa Cepta e en- 
cara quey ajen sglesia e oratori aquells cavallers segons ques usa pel- 
los xpians. Encara que claren al cavaller cada día II bz per cascun mes 
pagat axi com la lura pareszia. E aqüestes coses co es assaber la 
amor e la promesio del aver prometem a vos en fe de deus e en la 
nostra a bona fe e sen engan atendré e complir. E nos en Jacme per la 
gracia de Deu Rey daragon de Mallorques de Valencia conde de Bar- 
celona e durgell e senyor de Montpeller prometem a vos Aben jucef 
miramamolli senyor de Marroch e de fez e de salyalmeca e de sas 
pertinencias e senyor deis benimarins en la fe que deus nos ha dada e 
en la nostre datcnder e de complir a vos los D cavallers e homens de 
linatge queu dejen esser e les X naus e X galees entre lenys e baiques 
tro a suma de L. e daco enviam vosen nostra carta ab nostra bolla 
segellada e vos enviatz nosen vostra carta segellada e fermada axi 
quom ousa entre nos Data Barchine XIIII k. decembris anno domini 
M°CC°LXX" quarto. (R. 19 f. 6). 

Zurita habla del anterior tratado en sus Anales lib. III, cap 84, dan 
dolo por efectuado, mientras que en el 98 atribuye la petición del 
marroquí a grande astucia y por disimular la guerra que quería hacer 
contra los reinos de Castilla en favor del rey de Granada. 

Toma de Tánger y Ceuta por Abenjucef. — De autores árabes he 
podido consultar Almacavi, Ben Jaldnn (traducción de Slane y de Mr. Gau- 
defroy Demombynes en el Journal Asiatique 2 ° semestre de 1898). Ben Alja 
tib en Casiri y el historiador marroquí contemporáneo Ahmed ben Jalid el 
Naciri: ni que decir tiene que admiro más que reconozco el sobresaliente 
mérito del Barón de Slane pero creo que el texto de que se valió estaba 
bastante corrompido: este sitio de Ceuta y otros pasajes son prueba plena: 
no se explica bien como los benimerines entraron en Tánger en el texto 
traducido, que dice asi: 

Mais au moment ou il allait plier ses tentes la population de la 
ville fut saisie d' une terreur panique et pendant le desordre une partie 
des archers qui garnissaient les remparts se mit á pousser le cri de 
guerre employé par les merinides. Rncouragés par cette demostration, 
les plus actifs parmi les assiegeants se elancerent en avant et parvin- 
rent a escalader les murailles (Histoire des Berberes, IV, 66). 

La traducción literal de este pasaje en Ben Jalid el Naciri es como 
sigue: 

Tenía el propósito de abandonar el sitio, cuando al anochecer del 
día anterior al en que pensaba ausentarse de aquellos lugares los ar- 
queros que defendían la alcazaba levantaron bandera blanca y dieron 
los gritos acostumbrados entre los Benimerines por discordias que 
ocurrieron entre ellos (Ben Jalid: Quitab al Ictisa, II, 17). 

Se explica bien la traición de parte de los defensores por efecto de un 
motín más no por un terror pánico, cuya causa no 69 fácil prever; se com- 
prende igualmente que Abenjucef quisiera levantar el asedio cuando ya 



EXPEDICIÓN DE JAIME II A ALMERÍA 311 

llevaba cerca de tres meses delante de Tánger como dice Benjalid v no al 
cabo de algunos días como en el texto que tradujo Slane se afirma. 

Carta de Jaime II al Emperador de Marruecos excusándose de 
enviarle las galeras que pedía . — Illustii Regí Abenjacob. la. etc. Gra- 
tanterrecepimuslitteras vestras quas fidelis noster Franciscus de ele- 
rico nobis pro parte vestra presentavit ad quarum significata et ex- 
pósita per dictum Franciscum sic vobis per presentes duximus respon- 
dendum quod nos petitas per vos galeas vobis ad presens fore non 
providimus destinandas eo videlicet quia tractata Ínter nos et vos super 
amicitia et pace ínter nos ad invicem habenda nondum complecta fue- 
rant et firmata et quia si nos galeas ipsas vobis destinare providessemus 
ad presens nullum vobis vel modicum faceré servicium potuissent prop- 
ter estivum tempusquod jam quasi in fine erat et tempus yemale apro- 
pinquans. Set nos in brevi ad presenciam vestram nostros sollempnes 
nuncios mittere disponimus qui tractatam Ínter nos et vos pacem et ami- 
citiam .... complebunt et cum pax et amicitia firmata fuerit nos petitas 
per vos galeas... tempore congruo quo vobis plene serviré possent illico 
transmittemus, vos tamen interim in vestro bono proposito nobis per 
dictas vestras litteras intimato super habenda pace et amicitia insista- 
tis... rescribentes nobis per fidelem nostrum P. Baiuli latorem presen- 
tium quem ad vos destinamus ad presens vestri beneplaciti voluntatem. 
Data \ r alencie VII idus julii anno Domini M"CC"XC°V". 

Petición de socorros en garantía de uñas coronas.— «ítem que 
como el senyor Rey en aquesti verano avenidor entienda a parar 
gran armada por mar e embiar aquella en los reynos de Cerdenya 
e de Córcega los qual el padre santo apostoligo le a dados e a fa- 
zer otras cosas muy grandes messiones quel senyor Rey priega al 
dicho Rey de Granada quel prieste vint millia doblas doro. Et el senyor 
Rey metra li en penyora por seguredat de las ditas doblas una rica 
corona que fue del muyt alto senyor Rey Don Pedro e otra suya e liu- 
rar las ha a aquel mandadero que el y embiara e assegurar la en todas 
otras maneras que el quiera de pagar las ditas doblas a un término 
convinent.» Contestó el de Granada que no podía prestar nada sin vel- 
los obgetos y Jaime II, arrepentido quiza, le dijo que ya no necesitaba 
dinero. En términos parecidos está redactada la oferta al Sultán de 
Marruecos. (R. 334 f. 64 y R. 2 r ->2 p. 2)6 y 224). 

Batalla de Sevilla.— La noticia de una batalla tan desastrosa para los 
cristianos creo que no la da ningún historiador ai cronista ni consta en los 
episcopologios de Sevilla y Córdoba. Sin embargo Bernardo de Sarria, muy 
enterado de los sucesos de aquellos tiempos, la comunicó al rey y si bien no 
consignó dato alguno que permitiera fijar la fecha, las noticias que da de 
personajes hace que no pueda menos de referirse á esta época: 

Al... Rey darago. . Bernat de Sarria... fas saber a la vostra altea 
que gran batayla ha estat entre los sarrayns los quals eran passats de 
ben jacob en Casteyla prop sibilia si que foren vencuts los castellans e 
tots aquels qui la tenien frontera e son hi morts be DC cavallers e 



112 A. GIMÉNHZ SOLER 

be III mille homens tlr peude ¡canse entréis altres es ni mort larca- 
bisbe de sibilia e el bisbe de Córdoba e els artiaquens de Toledol e de 
valí a dolit e de Burgos ab mols altres prelats qui eren be anats per 
teñir frontera e tantost com aquesta batayla e victoria ageren auda 
los dits sarrayns de mantinent anarensen a setjar Nalfonso PeriQ de 
Gocmán a Tarif c el rey de Granada trames ni Caen ab V mille 
cavallers los quals stan al dit setje e an hia statbc II meses e mig. 
E la rcyna de Castella veen acó e quel castell es fort apremiat a trac- 
lada composicio ab lo rey de Granada e ab ben Jacob en aquesta 
manera que eila qucls retra tarit e els que sen preñen ab eila contra 
vos. E davo se deven donar castels en revenes los uns ais altres. Con 
aqüestes letres se feeren avia I mes quen Anrich axi com a tudor e el 
mestre dueles axi com a procurador eren venguts en Sibilia per fer- 
mar la dita pau e per retre tarif al rey de Granada e per absoldre lo 
dit Nalfonso Peric de goeman e per pendre les revenes e que tots sian 
contra vos e vostra térra. E sen yor a vos pot memorar quants castellets 
equanla tena perderen lo senyor Rey en Jacme e el rey en Pete el 
regne de Valencia per sol. D. genets quey entraren... donchs aestmar 
vos podets ara quels dits Rey de Granada e aben Jacob e tota Cas- 
teyla vos son contra... quants castellets e quants se perdran... espe- 
eialment com tots los sarrayns salvaran de mantinent cor lo rey de 
Granada a ja trameses XXX morabites per preyear a los moros e si la 
térra salva ne vos la perdets no la cobrareis axi leugeramen... Scri- 
ta VIII dias anas del mes dagost. 

Embajada de Francisco Despí — No se conocen los originales árabes do 
las credenciales de Bernardo Seguí y Malmmad Aljayal, pero consta su exis- 
tencia por la contestación que llevó á Marruecos Arnau Seguí, hermano de 
Bernardo, y sobretodo por la credencial é instrucciones de Francisco Despi. 
La credencial es de 2 de febrero de 1301 y las instrucciones dicen asi: 

Aqüestes son les coses quel honrat en Bernat Segui alcayt e Maho- 
mat Aljayat turciman e missatgers del molt alt Rey Abenjacob per 
part sua digueren al rey darago. E a las quals coses respon lo Rey 
darago axi com en la fi de cascu capítol es contengut 

Primerament los dits missatgers dixeren al Rey darago que al dit 
molt alt Rey Abenjacob plahia de aver amor e amistat ferma e ver- 
dadera ab lo dit Rey darago. En axi que cascu sia amich del altre e 
amich de lurs amichs e enamich de lurs enamichs. 

A aquest capítol respon lo Rey de Arago e diu que li plau molt e 
atorga esguardant e saben la fe e la veritat e la altea e noblea que es 
en lo Rey Abenjacob. 

ítem, los dits missatgers de part del dit molt alt Rey Abenjacob 
pregaren e demanaren al dit Rey darago que tramases a el de sos na- 
turáis. CCC. no CCCC. homens a caval ab sa senyera e ab son cap- 
deyl. En axi que quant aquels serien en lo port de hone lo dit molt alt 
Rey Abenjacob donaría al missatge quel Rey darago h¡ trametria. X 
millia dobles dor. 

A aquest capítol respon lo Rey darago e diu que el per honor e per 
amor del dit molt alt Rey Abenjacob li tramet de vassals e naturals 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 



31; 



seus. CCCC homes a cavayl ab sa senyera. E encara que per honor 
dell e per lo servey que Bn. Segui lí a feit lo ha feit cap e alcayt deis 
dits homens a caval e per hal com sab les condicions daquelles parti- 
des e que sen complescha mils lo servey del dit Rey Abenjacob E com 
se pensa lo dit Rey darago que al dit Rey Abenjacob placía mes del 
dit Bn. Segui que daltre. 

ítem, los dits missafgers pregaren lo Rey de Arago de part del 
dit molt alt Rey Abenjacob que degues aver. I. moro ab sa mará e 
ab. I. fill seu qui son catius a Malorcha e quels li degues trametre. 
Rospondió Jaime II que estos cautivos eran de Guzman el Bueno y de 
uu judio do Fernando IV, pero que ¡i instancia de él los había decomisado el 
Rey de Mallorca y que no los dejaría salir de la isla; que procurarla que este 
se los enviase para repatriarlos. 

ítem, lo Rey darago prega al dit molt alt Rey Abenjacob que per 
sa bonea e per amor-e per honor deyl deja absoure tots los catalans e 
aragoneses que son en la sua térra. E asso li gráhira molt e lio tendrá 
en gran amor. (R. 334, f. 174.) 

Del resultado de su embajada, de la disposición de ánimo del Sultán y 
del recibimiento que se le hizo dio cuenta el embajador Francisco Despi en 
la siguiente carta 

Al molt alt e molt noble e molt poderos senyor en Jacme per la 
gracia de Deu rey darago de valencia e comte de Barcelona e de la 
sancta Romana esglesia senyaler et almirayl et capitán general yo 
francesch despi humil servu e escriva besan vostres mans e vostres 
peus me coman en la vostra gracia Sapia la vostra altea senyor que yo 
som vengut del Bey Abenjacob e som girat a Murcia per veuremi ab 
Nalabbec per donar recapte a co que vos me tramesses a dir per vos- 
tra carta la qual reebi al cap del aljub e tantost que ab el me sia vist 
men vaig a vos on que siaz per certificarvos largament deis feyts del 
Bey Abenjacob e de co per que vos me trameses a el Empero senyor 
daco vos pux ades certificar que anc nengun Bey no poch fer maior 
honrament ates com el feu a la vostra senyera e a la companya que li 
tramesats com los isque a reebre e entre les altres coses que feu anar 
ha vostra senyera devant totes les sues ordenant totes les sues osts 
del loch on la vench reebre tro a la ost de Trimicen e alguns de sos 
richs homens Ion volgren rependre e el dixlos que la vostra senyera 
merexia dañar denant totes quantes senyeres de Reys avia el mon per 
la fe e per la lealtat que era en vos e en la casa darago e per la bona- 
ventura e tota la companya deis cavallers que foren armatz e foren 
entro armatz e alforrats de XXX homens a cavayl lo goig e lo plaer 
que ac quant los vee lo molt gran e dix a mi que li anava de prop que 
la sua persona e lo seu aver e les sues terres eren axi a vostre plaer e 
vostre servir com les vostres em dix e promes tant a vos que ab la X 
part nauriem assats jatsia que segons que quaria ab bon cor e ab gran 
pagament que avia o dehia. Depuis senyor ac moltesparaules entre el 
e mi les quals a mi no es vijares senyor que us deja trametre a man • 
dar per scrit per tal cor si a deu plau yo seré en breu a vos e recom- 
tarles vos he largament. Exceptat queus certifich senyor ades daco que 
el ha trames un cavaler al Rey de Granada que sino vol fer pau e 



314 A. GIMÉNEZ SOLER 

amor ab vos ques appareil de aver la guerra ab el e axi majut deus 
senyor no creu que anc nuil hom prcas tan poch nenguna vil cosa com 
el prca lo dit Rey de Granada e sos feyts e leu be appures en co que 
dix a son missatge denant mi segons senyor que us comptare En- 
caraus fac saber senyor quel rey Abenjacob me leu donar les. X. mi 
lie dobles dor queus promes e son cert quem naguera mes donades 
segons que entes per alguns de casa sua ab daltres coses sino per car- 
tes que li vengueren de Casteylla e de Granada en que li trameseren 
a dir que vos avietz feyta pau ab lo rey de Casteylla et non ac paga 
ment segons co que yo trobe en el depues quem feu venir denant el 
per algunes paraules quem dix. E tramet vos senyor I cavaler ab mi 
ensemps per misatge e es mon enteniment queu laca mes per saber 
los feyts de Castella com son ab vos que per ais. E per tal senyor cor 
yo he entes que vos devets aver vista ara ab lo Rey de Casteylla so- 
bre tractaments de pau per <,o que en aquells tractaments vos adrec 
deus mils a vostra honor e a vostre profit certifich vos de I páranla 
quem dix lo rey Abenjacob queus degues dir de part sua quant yo li 
dix que lo Rey de Franca si vos o volietz vos ajudaria contra lo Rey 
de Castella que no volia que demanassetz ajuda de negun Rey contra 
lo Rey de Castella sino la seua. Deus per sa merce vos don gracia 
quen trietz e nacabetz co que maior honor e maior profit vos en sia 
tetes foren en Murcia dimars VII dies del mes dabril. 

El mismo Despi trajo al rey de Aragón una carta de Abenjacob llena de 
frases pomposas conforme al hinchado estilo de la cancillería marroquí: no 
contiene nada que no contenga la narración del embajador. Aunque es in- 
dudable que el enviado del rey de Aragón se llamaba Francisco, en la carta 
de Abenjacob se transcribe ese nombre asi: ¿y^^ ^ j "'t" 3 j* lo cual dice 
también indudablemente (Garces Lespin) como escribió en su Catálogo 
de los documentos árabes de este Archivo mi querido maestro de esta len- 
gua don Julián Ribera. 

Toma de Ceuta por los granadinos. El asunto de la toma de Ceuta 
por los granadinos lo exponen Conde y Lafuente Alcántara con su habi- 
tual confusión e inexactitud; ningún cronista cristiano, que yo sepa, ha 
tratado ese punto y de los musulmanes he podido consultar el Cartas, 
Benjaldun y el Naciri La relación de este último es como sigue: 

«A Mahomed ben Alhamar el Alfaqui, muerto en 1302, había suce- 
dido su hijo Mahomed el Destronado, en cuyo nombre gobernó su se- 
cretario Abu Abdala Mahomed ben Alhaquem el Rondeño, el cual se 
propuso hacer amigos á su rey y al sultán Yusuf Abenjacob; con este 
propósito fueron enviados el aluacir del rey anterior, Abu Sultán Abde- 
tazis ben Sultán el de Denia, y el citado Ben Alhaquem, los cuales se 
presentaron al emperador en el campamento delante de Tremecen, 
siendo acogidos muy cordialmente y renovada con ellos la paz y amis- 
tad; el sultán les pidió socorro de soldados andaluces y arqueros prác- 
ticos en sitios y en guerra de frontera y prometieron enviarlos; pero 
los celos hicieron violar lo tratado á Ben Alhamar, volviendo á la po- 
lítica de su padre de amistad y alianza con los cristianos contra los 
musulmanes de África, concluyendo un tratado con Fernando hijo de 




EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 315 

Sancho, de la familia de los Alíonsos, reyes de Castilla. Inmediata- 
mente ordenó á su primo el arráez de Málaga Abu Said Farach ben 
Ismael preparar fuerzas en combinación con el pueblo de Ceuta y con 
la cooperación de algunos oficiales de los azafies se lanzó contra dicha 
ciudad al frente de ejércitos de mar y tierra y se apoderó de ella por 
sorpresa, cautivando á los azafies y su corte y enviándolos á Gra- 
nada... Hotsmen ben Abilola ben Idrisben Abdala ben Abdelhac de la 
familia real benimerin que lo había acompañado en su empresa su 
blevó luego á. su favor el país de Gomera. (El Nasiri II, 40). 

El Cartas pone este suceso en el 27 de Xanal del año 705 (12 do mayo de 
1306). Igual fecha trae Ben jaldun. Este último consigna más detalles pero 
ninguno tan importante que altere la esencia de lo dicho por el Naciri. 

El Cartas es más breve pero indica que las relaciones entre la gente de 
Ceuta y el Sultán «etaicntdevenues tres mauvaises» (pág 548 de la traduc- 
ción de A. Beaumier). 

En que consistían esas malas relaciones lo explica este párrafo de la 
carta que Abeujacob escribió á Jaime II pidiéndole ayuda: 

Os hacemos saber que Alhabnec señor de Ceuta tenía asignados 
cien mil dineros de oro en estos años pasados, que eran deuda que 
pesaba sobre él según costumbre y cuando le reclamé el pago fué dila- 
tando hacerlo dando excusas inadmisibles, propias de su necedad 
y jactancia. 

Según el mismo documento, de fecha 5 de julio de 1301 (último día de 
Dulcada del año 703/ Abenjacob tenia confianza de conquistar Ceuta en 
el invierno siguiente, pues advirtió á Jaime II que no entendía comprome- 
terse para el año venidero y que si en el verano del 1305 las tropas marro- 
quíes no habían entrado todavía en Ceuta, sería entonces ocasión de tratar 
nuevamente: 

á^a.yj íybls Ui J-o¿)\ >jl bis jS.^\ fki-o _, J-»a¿J\ >j*o> \ J-S Yls*" 

,_J\ .>-o J.¿.*'-> , kx^w cu^Jó ) _-_ J \ kj,xl\ \ jj* L¿o\ 

Ya dijimos al caid honrado Bernardo Segui y al servidor Alabas... 
Camed, Dios lo honre, lo que os comunicarán acerca del fin y conclu- 



i Hay aquí uua palabra que nu lie podido leer. 



316 A. GIMÉNEZ SOLER 

sión de este negocio, que enviéis vuestras naves prontamente, antes 
que sobrevenga el invierno y el mal tiempo para la navegación, pues 
cuando el tiempo refresque no habrá tanta necesidad de naves (á la 
letra: no forzado el envío de naves) pues el ejército la tomará por 
tierra y así decidid el asunto y enviad los barcos mientras es tiempo 
de navegar (ala letra: mientras es tiempo de «andar»? por mar) que 
una vez fuera la estación calurosa no nos exijáis el cumplimiento de lo 
que os referimos en nuestra carta y cuando entréis en acción en la 
primavera renovaremos también con vos esta unión, si Ceuta no ha 
sido tomada por tierra. 

Los historiadores moros convienen en que Abenjacob envió á sitiar 
Ceuta después de ocuparla el arráez de Málaga ;'t su hijo Abu Salem Ibra- 
him con las tribus de Taza y el Rif, que fué derrotado cayendo por esta 
causa en desgracia del Sultán su padre. El rey de Granada escribió lo mismo 
al de Aragón. 

■■Otrosí vos facemos saber que vino el fijo de Abiacob con muy gran 
gente sobre Cepta e la nuestra embataronse con el e matáronle muchos 
de los mejores caballeros que el avia en guisa que no ossan fincar y 
tiendas.» (2 de agosto de 1306). 

La siguiente carta de Bernardo Segui, uno de los embajadores da noti- 
cias que inducen á creer que la cuestión de Ceuta fué más grave de lo que 
el propio sultán confesaba, y aún hace pensar que el miedo al castigo fué 
lo que hizo que los de Ceuta se echaran en brazos de los granadinos. 

Al molt alt e molt poderos senyor don Jayme por la gracia de del. 
Rey darago e de Valencia e de Murcia e de cerdenya e de corcega e 
comte de barcelona Bn. segui omyll servidor voslre besan vostres 
mans me coman en vostra gracia axi com a senyor de qui esper be e 
merce Sapia la vostre alta senyoria que Cepta ses aleada contra al 
noble Rey Abengacop e an corregut e feyt mal en sa térra el senyor 
Rey a estat dacoort despagat e encara abans que acó los companya 
quel senyor de Cepta avie enviada a Terimca en servir del Rey aben- 
gacop avien traides II portes de Tirimce lo nou el rey sabes e teulos 
escapear e foren cent balesters e axi es fort despayat del senyor de 
Cepta e vol venir sobrel e sobraco envié a vos Narnau Segui mon 
frare per missatge ab I sarray de sa casa hon vos clam merce senyor 
que en aquest feit vullats veer diligentment de gisa que sia profit e be e 
que abengacop entena que li avets en voluntat de fer plaer que segons 
que queel voso envia a dir parquens sia onor e profit e daco vos cer- 
tificaran a los missatgers e coman me senyor en la \ ostra gracia e en 
la vostra merce si les coses damont dites ara nos podien comolir feyets 
saber al Rey Abengacop per vostres cartes que a la primavera queo 
compliriets que segons les paraules quel nadites a mi aytant li compli- 
rie. data en terymee dimarz VIII dies de juliol (el 8 de julio de 1304 fué 
martes i 

Asesinato de Abenjacob. —Benjaldun atribuye el asesinato de Aben- 
jacob á un eunuco estúpido, que se propuso únicamente matar por matar 
(Slane IV, 169). El Nagiri que como ya ha dicho se valió de un texto menos 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 317 

corrompido que el que sirvió á Slane lo explica del modo siguiente más ra- 
cional y humano: 

El sultán Abenjacob tenía preferencias por uno de sus eunucos de 
nombre Seada, que había sido de Aben Alí el Miliani, en la época en 
que era éste cobrador de impuestos en Marruecos. Al principiar su 
reinado mezcló Abenjacob sus eunucos con su familia de él, sin ocul- 
tarles su harem ni sus mujeres; después que por sospechas metió en la 
cárcel á varios de ellos, entre otros al jefe Anbarquivir, los demás an- 
duvieron recelosos y con intenciones maleantes. A este Seada se le 
ocurrió la idea satánica de asesinarlo y fué en su busca á una de las 
habitaciones de palacio, en la cual entró después de obtenido permiso 
de Abenjacob, hallólo tendido de espaldas en el lecho, tiñéndose la 
barba de rojo con hena y así le acometió destrozándole el vientre «i 
puñaladas. Salió huyendo pero la gente despachada tras él lo capturó 
aquella misma noche en las cercanías de Tésala y conducido al pala- 
cio fué muerto por los criados y eunucos; el sultán murió al día si- 
guiente miércoles 10 de mayo de 1307. 

Esta fecha traen el Cartas, Benjaldun y el Naejri. Slane fija la corres- 
pondencia del 7 de Dulcada de 706 en el 13 de mayo de 1307, pero según las 
Tablas de reducción de D. Eduardo Jusué corresponde al 10 y no al 13, de- 
mostrando estar en lo cierto este último señor que el 13 no fué miércoles 
sino sábado (Hist. de Berb. IV, pág 169). Benaljatib en Casiii adelanta 
cuatro días el suceso poniéndolo el 3 en vez del 7. 

En España corrió, sin embargo, otra versión, relacionada también con el 
harem, pero más dramática y sensacional que la de Benjaldun y más aco- 
modada al modo de ser de la sociedad musulmana: según ésta el sultán en 
contró á su mujer en estado interesante sin intervención suya: pidió expli- 
caciones del hecho al eunuco y éste descargó la responsabilidad sobre un 
privado; llamóse á éste y Ben Jacob furioso tiró de espada para matar á los 
dos; pero ellos a su vez se defendieron y mataron á quien pretendía matar 
los Después del asesinato, según esa misma versión, las cosas no pasaron 
como dicen los autores moros, sino que dejaron el muerto y en su nombre 
hicieron sonar trompetas y tambores como anuncio de un lomeo y marcha- 
ron á Tremecen á ofrecer la corona á un hermano de Abenjacob, quien no 
aceptó y en defecto de éste á un nieto, que fué el sultán Abutebit, el cual 
hizo paces con Yagmorasen, con cuya hija casó. El documento en que se 
dan estas noticias dice asi: 

Al... Rey darago .. yo en Bernat de Sarria... Ya senyor vos avia 
saber la mort de Ben Jacop per altres letres. El es mort en aquesta 
manera que yous tramet a dir que troba la muller prenyada e demana 
a I negre que era son privat quiu havia fet e el dix que nos sabia que 
nul hom noyera entrat sino- 1 seu privat de Ben Jacop e axi feuee 
venir aquels e com foren ensems el trasch lespae quels volc tolre el 
cap a amdosos e els e els levaren se correr a el e aucierenlo e com ho 
agren fet tencharen la porta e feren pichar (?) les trompes e les tabals 
edigueren quel Rey Abenjacop avia manat torneig e vengueren sen al 
Rey de Trimce e troba un frare de Ben Jacob e dixli que sen tornas 
que son frare trobaria mort axi fo abet que son net de Ben Jacop tos 
Rey per co com son frare nou volgue esser e fo feta pau entrel net de 



518 A. GIMÉNEZ SOLkK 

Ben Jacop e el rey de Trimce a pres sa filia per muler e a li desempa 
rada la térra e son net de Ben Jacop vasen a Fes ab totes ses gens. En- 
cara dien que son frare de Ben Jacop que se nes anat ab totes ses gens 
a Cepta per levar tots los setjes e quels jenets que sen pacen en Gra- 
nada per fer mal ais crestians eels mercaders de Barcha. han hi en- 
viades II barques armades en la térra que fo de Ben Jacop e yo tra 
met en cascuna I espia per saber si els jenets pacen per eo que vos ho 
pugats sopte saber perqué senyor si vos ho teniets per be fariets fort 
be si tremetrets en Granada espíes e si era cert quels jenets paeacen 
que manassets cuytar les hobres que fets fer al regne de Valencia e 
que tots els casteyls fossen establits ans que altre dampnatge se po 
gues fer... Divendres II dies en juny (1307). 

La versión del Cartas, según la cual, Abenjacob fué asesinado mientra* 
dormía y que el asesino «avait eté gagne par Abou Alí el Milvanv» parece 
inadmisible, si es que la traducción de A. Beaumier es exacta (Cart , pági- 
na 548). 

Negociaciones entre el rey le Aragón y el Sultán Aburrabe 
He aquí el párrafo más sustancial de la credencial de Bernardo Segui y 
Alabas ben Camed: (fecha 20 de dulcada del 707-31 de mayo de 1 108). 

< _- J \ p.^Xia Jv«aa-Í íU.Xj«JL> íLJoU * JI^-jUlj »LL<JLl..Xs i i- '' - £ — LOl*3« áóls 




Nos llegó vuestra carta, que entendimos perfectamente y recibimos- 
la con alegría en la cual pedíais que os enviáramos el caid ilustre Ber 
nardo Segui... y nos lo rogabais con encarecimiento para veros con él 
(á la letra: para realizar vuestra unión con éli á fin de establecer co 
rrespondencia entre nosotros (á la letra: á fin de abrir entre nos y vos 
las puertas de las embajadas y afirmar los motivos de nuestra unión 
Enviárnoslo como pedís y lo hemos hecho embajador cerca de vos se- 
gún vuestra voluntad, habiéndole dado por compañero nuestro fiel el 
jeque Abul abas ben alcamed, intérprete, creedlos en lo que os digan 
de parte nuestra acerca de la armada. 

A esta carta contestó Jaime 11 con la siguiente, que explica la embajada 
que traían Bernardo Segui y Abulabas ben Alcamed. 

Al muy alto e muy noble e muy poderoso Amir amiramuclemin ... 

Abenjucel benabdulhac de nos don Jayme Rey facemos vos saber 

que viemos vuestros mandaderos. . el onrrado cavallero nuestro Ber 
nat Segui alcayt por nos de las gentes nuestras que son en vuestro ser- 
vicio con su compañero el viello bolaabec, filio del saamet turgaman 
qui nos trayeron vuestra carta de creyenea. . E lo que ellos nos dixie 
ron fueron dos cosas la una porque sabedes el buen deudo de amictat e 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 319 

de amor que fueron entre nos e vuestro tio el Rey Abeyacop vos plazia 
también con nos aver amor e buena amistat. .. E assi plaze a nos tam- 
bién.. .; la otra cosa fue que nos dixieron los mandaderos que vos nos 
rogavades que hoviessedes ayuda de la nuestra tierra de galeas e de 
gentes contra el Rey de Granada con qui havets guerra, E a esto Rey 
vos respondemos que nos en esto e en al fariamos por vos como por 
amigo. Mas fazemos vos saber que en las posturas de la pac; que fue 
fecha entre el Rey de Castiela e nos nos rogo el Rey de Castiela muy 
afincadamente que como el Rey de Granada fuesse un vassallo que lo 

entendiessemos enlapat; nuestra e suya e nos otorgamos gelo Dada 

en la ciutat nuestra de Valencia dos dias andados de agosto en el anyo 
de nuestro senyor de Mil ccc e ocho (R. 335 f. 331 v.). 

(Abulabas fué asesinado en la playa de Valencia: el asesino, que al pa- 
recer se refugió en Granada, no fué habido, aunque se dijo al Sultán que se 
había ahorcaco al matador y á un cómplice) 

A fines de aquel año ó principios del siguiente vino nueva carta de 
Aburrabe, cuyo original Árabe no se conserva, pero A la cual contestó el 
aragonés con la que sigue, más expresiva que la transcrita anteriormente 
y llena de noticias de tiempos pasados y A la vez sirvió de credencial al 
Artal Deslor y Pedro Deslcdo. 

Al muy alto e muy noble e muy poderoso Rey Aborrabe Mirama- 
muli de Marrochos Don Jayme por la gracia de Dios Rey daragon de 
Valencia de serdenya de Corsega Cuende de Barcalona e de la santa 
esglesia de Roma senyalero almirante e capitán general Saludes mu- 
chas como a Rey que muyto amamos de coracon e cubdiciamos que 
dios de muyta de honra e de buenaventura e de victoria contra todos 
sus enemigos, e quel lexe complir todo el su deseyo e el su placel - . Rey 
noble bien pensamos que sabedes en como entre el vuestro avuelo el 
Rey Abeacob e nos ovo buenos deudos de firma amor e damistat asi 
que el uno fue leal e verdadero amigo del otro tanto quanto vivió el 
dito Rey vuestro avuelo. También depus su muerte lo rey Abotebet 
vuestro hermano catando a los buenos deudos e a la buena amor que 
fuera entre el dito Rey Abeacob vuestro avuelo e nos queriendo como 
era guisado semellar a los suyos e tener su carrera nos enbio sus man- 
daderos es a saber el amado cavallero nuestro Bn Seguin Alcayt per 
nos de las gentes nuestras qui son en vuestro servicio con su compa- 
nyero el viello bulaabee filio de Caamet trugiman qui nos traxeron su 
carta de crencia e nos dixieron de su part entre otras cosas en como 
sabia el buen deudo de amistat e damor que fueron entre su avuelo e 
vuestro el Rey Abeacob e nos e quel plasia e quería también con nos 
aver buen amor e buen amistat. E nos con nuestra carta e con los di- 
chos mandaderos respondemos de como era verdat del buen deudo e 
del buen amor que ovo entre nos e su avuelo e vuestro qui fue Rey en 
qui nos siempre fallamos verdat e fe e ell en nos como es guisado e 
siempre fue en la casa suya e nuestra c assi plasia a nos también de 
aver con ell amor e amistat e seer como era buen amigo También nos 
dixieron los ditos mandaderos de su part e nos rogaron e requireron 
que aviesse ayuda de la nuestra tierra de galeas e de gente contra el 
Rey de Granada con quin havia guerra e nos respondemos los que 



320 A. GIMÉNEZ SOLER 

nos en esto e en al fariamos por ell como por amigo. Mas que en las 
posturas de la pa<; que fue fecha entre el Rey de Castiélla e nos nos 
rogo el Rey de Castiélla muy afincadamente que como el Rey de Gra- 
nada fuesse un vassallo que lo entendessemos en la pa? nuestra e suya 
e nos otorgamos gelo e axi segund las puesturas de la dicha pa<; nos 
no podíamos ne deviamos dar ajuda contra ell a ninguno a la sason. 
Mas fallíamos con los ditos mandaderos que lo dito Rey de Castilla 
devia aver vistas con nos e que fariamos de manera en como podie- 
ssemos fazer lo que nos rogavan e nos requerien los ditos mandade- 
ros por vuestro ermano. ti sobre esto fueron ordenadas algunas cosas 
entre nos c los ditos mandaderos de vuestro hermano que Asesemos 
nos a ell e ell a nos. Después avino que vuestro hermano fino e se- 
gund que Bn. Seguin nos fizo saber por su mandadero Pero Martin 
duerta el favlo con vos de los fetxos e que vos plazieron mucho e ad 
hu que disciestes que todo aquello que era tractado entre nos c vues- 
tro ermano e adhu mas faziades e firmariades con nos. E sobresto nos 
endressamos con el Rey de Castiélla en como podemos a vos fer aqm 
lio que tractado es e fiziemos lo saber con nuestro mandadero Agus- 
tín al dicho Bn. Seguin e segundo quel nuestro mandadero qui torno 
a nos nos ha dicho a vos plaze mucho mas que queredes que vos en 
viassemos nuestras cartas e nuestios mandaderos con pleno poder 
E assi Rey como nos por complir e firmar estos fetchos segund trac- 
tado son fiando de la verdat e leatat e fe que nos e los nuestros siem- 
pre havemos fallados en la vuestra casa e los vuestros en la nuestra 
enviamos vos los hondrados amados e familiares nuestros don Artal 
dazlor consellero nuestro e Pere des ledo notario nuestro e de consello 
nuestro los quales havemos enfermados de toda nuestra voluntad e 
enviamos los vos con complido poder como a aquellos en que nos mu- 
cho fiamos; hon vos rogamos que los creades de todo aquello que vos 
dirán de nuestra part asi como fariades a nuestra persona misma. 1 lat 
en Bar<,alona veinte dias andados del mes de marc en el anyo de 
nuestro senyor mil e tresientos e otcho. 

Envió además cartas de recomendación en pro de estos embajadores 
al noble e hondrado e savio Roffol alguatcir e conseyero mayor del 
muy alto e muy noble e muy poderoso Rey Aborrabe»; «Abdella 
Abenmodir familiar del dit Rey; Abrafim Benifa alguatcir del dit Rey: 
Alcayt dali familiar del dit Rey; halifa benterafa» y «an Goncalbo 
sanxez alcayt de los castellans qui son en servey del dit Rey. » Otra 
más expresiva fué enviada ;'i Bernat Segui, 

Bernardo Seguui era intermediario entre el Rey de Marruecos y estos 
embajadores, y como corrieran voces de que éste, había cerradp los puertos 
de sus dominios y prohibido llegar á Fez, Bernardo Segui tranquilizó á los 
embajadores diciéndoles que «lo Rey mana que en continent quels missat- 
ges del senyor Rey darago fossen al port fossent ben venguts e ben 
acuylits. E si altre y tarie lo Moxarif part acó pesarie al Rey e fer Hoye 
apares»; dijose también que enviados de Granada habían devuelto Ceuta al 
de Marruecos, pero Segui afirmó que esto no era cierto y menos que bubiesén 
tirmado paz entre ellos ('21 abril 1309). 



EXPEDICIÓN DE JAIME II A ALMERÍA 



321 



Alianza entre Aragón, Castilla y Marruecos y entre Aragón y 
Castilla. -En Calatayud á 9 de dieiembie le 1308 dio Jaime II poderes á 
Bernardo de Sarria y Gonzalbo García para «tractar fazer e ordenar pos- 
turas e convinencias en nonme nuestro e per nos con el muy noble don 
Ferrando Rey de Castella, etc., para fazer guerra contra el Rey de 
Granada e su tierra» (R 335 f 211). Y en Huesca á 1G de enero del mismo 
año (pero 1309; fué investido de poder el mismo Gonzalbo García para que 
en nombre de los reyes de Aragón y Castillas pudiese «tractar ordenar 
abenir fazer e firmar amor posturas e convinencias con el Rey de Ma- 
rruecos Qulerna Aburrabe contra el Rey de Granada e su tierra e sus 
gentes e sus valederos ó con Bn. Segui mandadero del dito Rey de Ma 
rruecos (ib. f. 250. v.) Otro poder idéntico á este iiltimo pero solo en nom- 
bre del Rey de Aragón se le otorgó en la misma fecha y civ.dad (ib. f. 2 51). 

Las cláusulas que debía contener el tratado entre Marruecos 
y Aragón, eran:— Tractado es que los Reyes sean amigo de amigo e 
enemiga de enemigo contra todos los reyes del mundo de moros. 

ítem el Rey Aburrabe dará per cascuna galea con todo su cumpli 
miento e armada para quatro meses dos mil dobles. 

ítem pasados aquestos lili, meses primeros dará mil dobles por 
galea de IIII en MI meses mientras menester las haura. 

ítem el dito Rey Aburrabe dará sueldo para mil caballeros por 
mantener la guerra entro a tanto que haya acabado su entendimiento 
de Cepta. 

ítem prometra e jurara en su ley que no haura pac ni tregua nunca 
con el Rey de Granada sin voluntad del Rey e porque este sea mas 
firme dará en rahenas Miliella. 

ítem quando sea presa Cepta todo el mueble sea del Rey e las per- 
sonas e el lugar del Rey Aburrabe (ib f. 249). 

El tratado entre Jaime II y Fernando IV contra Granada se ajustó en 
Alcalá de Henares en 20 de diciembre de la era 1316 (1308). 

Noticias de Castilla, Granada y Marruecos.— Aunque en el Catá- 
logo de Cortes de la R Academia de la Historia se citan las de. Madrid de 
1308, en la impresión de las mismas no se las menciona por desconocerse 
seguramente el asunto de que trataron; creo pues, interesante, publicar es- 
tas dos cartas de un agente de Jaime II en la Corte castellana que arrojan 
alguna luz sobre ese punto. 

Los detalles que contienen acerca de Granada, destronamiento de Moha- 
med III y origen de Nasar, que confirma lo que acerca de la población gra- 
nadina dijo al Papa el rey de Aragón, las hace dignas de ser publicadas; 
por ellas se viene también en conocimiento de qué la empresa nacía muerta 
por faltar apoyo á Fernando IV en la obra que comenzaba. 

Sennor yo el sacristán de Taracona... fago vos saber que trobe al 
Rey de Castilla en Madrit. . e fable con el .. e dixome que por fuerzo 
ovo a descobrir el fecho de Granada a sus gentes por endocirlos meior 
en la cort que lo sirviesen e que luego mando facer guerra e que ia 
avie ovido ardit de la frontera en como las suas gentes avian corrido 
a los moros e que les avian feyto muy gran damno e que el luego se 



322 A. GIMÉNEZ SOLER 

yva de camino por verse con el rey de Portugal e di adelant a la fron- 
tera e que vos veredes que por aquello quel ovies de fazer no fincada 
quel fecho no ovies todo cumplimiento e contome de como muchos se 
entremetieron de poner estorvo en el fecho en muchas e en diversas 
maneras lo que yo sennor non vos puedo embiar dezir por carta, et 
dixome que vos embias dezir que fixiessedes poner agucia en las ga- 
leas como entrasen en mar antes que pudiessedes que el pornia re- 
cabdo como las suyas fuessen luego en mar. Et yo senyor calonyel 
mucho el publicar del fecho e mas el comentar de la guerra porque se 
fizo ante del tiempo que era puesto e sin que vos no lo supiestes e di- 
xome muchas cosas cerca esto e que por al non pudo passar. Alio de 
sus galeas sennor como quiera que el lo diga segunt otros me dixeron 
no podran seer guisadas pora entrar en el mar al tiempo que fué pues- 
to e assi enbian Diego García por exas. V. galeas que alia se fazen 
porque se componua con exas e con las vuestras quanto a agora. 
E que como quiere que V servicios le an dado por agora e layan pro- 
metido dar tres cadanno por estos tres annos muyt gran pobrea es la 
data e faulan muchos los homnes según yo trobe e cuytamiento del 
tiempo sobresto a ovido muy grandes bregas entre ellos. El Rey conta 
de levar ocho mil caballeros mas segunt me dixo qui sabia lur po- 
ridad non levara mas de lili mil e encara man dios que tantos seyan 
que segunt yo trobo por verdat tantos e tales son los estorbadores 
contra aquellos que saben la facienda del Rey e tienen que a grant 
ventura sua que la yda se pueda facer con recabdo 

E segunt a mi an enbiado mandado a Granada en como el 

rey avia movido aquesta guerra a gran profazo de sus gentes quel fa- 
zian por razón de los castillos quel tenian los moros et esto enbian de- 
zir por razón de recelo que han quel Rey de Granada faga adobo con 
el Rey de Marruecos e también por el poco recabdo que an. El infante 
don Johan segunt me dixieron sannudo de la cort por razón quel rey 
no le dava Puent ferrada. Otrossi me ficieron entender sennor por 
cierto que avian ávido conseio de no cercar a Aljazira sino tan sola- 
ment talar la vega de Granada et tornarse luego e assi veyet como 
podedes vos cercar a Almaria. A Diego García cuydaron sennor ado 
zir a muert en la Cort diziendole quel abia fecho Castiella tributaria 
de vos en aver parte en la conquista lur e en poner al rey en este mal 
de aver tan poco plazo. De estas cosas sennor al mi pobre entendi- 
miento devedes ende tomar esto si vuestra merce es que pues la gue- 
rra comenzada es que vos apparelledes por catarvos de damno mas 
que non vos pongades mucho adelant fasta que de los fechos mas cer- 
tenidat ayades, que yo sennor entro a Toledo con el Rey e cuydo fau- 
lar con el e con la reyna su madre e con dona vacaca e tener manera 
de como seades desengannado que acá todos los grandes homnes en- 
tiende e asi se razona que vos avedes puesto al Rey de Castiella en 
est mal por fazer vuestro pro no catando lo suyo e en este entendi- 
miento encara an puesto a la Reyna su madre. Et esto sennor cuydo 
yo purgar con la verdat bien é cumplidament a vuestro servicio. Dios 
vos mantenga por muchos tiempos a su servicio. Scripta en May- 
drit XVII dias andados del mes de mar^o. 






EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 323 

Al... Rey de Arago... yo Domingo García de Echauri sacristán de 
Taracona... fago vos saber sennor que luego que Miguel portero vues- 
tro llego a mi en Toledo con la vuestra carta fable con el Rey de Cas- 
tiella en ra<;on del rae? de Handarax que havie allí venido según 
dizian por andar adobo e pleyto entre el Rey de Castiella e el Rey 
de Granada e porque muchas cosas rabiaban los homnes en esto di- 
ziendo algunos que yvan con pleyto cierto e otros diziendo que el Rey 
lo fazia por tenerlos en sospecha del pleyto fasta que las galeas fue- 
ssen al.'estrecho de Marruecos quis e punne quanto yo pud de saber del 
mismo que fecho era aqueste e en que estava. Et el Rey respusome 
que verdaderamente aqueste moro era mas emparentado hombre e de 
la meior sangre de Granada e que era saludo dende por ra?on que el 
alguazil el qual agora mataron lo avia mesclado con el Rey a el e a 
sus hermanos et que se eran venidos a Jahen el e su madre e sus her- 
manos e su mujer e sus fijos et que el Rey de Castiella que avia en- 
biado por el este otro dia quando tenia sus cortes en Maidrit et quel 
avia mandado fazer guerra a los de Granada assi como a los otros de 
la frontera et que havia fecho entradas e dannos a los de Granada et 
que el hermano del rey de Granada el fijo de la cristiana que avia 
muerto al dicho alguazil e encerrado al Rey e alejado se Rey e que 
havia dado el alguacilado a un su primo cormano deste arraec et to- 
dos los oficios de la tierra a sus parientes et que avia enbiado por este 
que se fues para el pues su enemigo era muerto prometiéndole muy 
grandes bienes quel faria e el dicho arahec con esta carta del Rey de 
Granada que se era venido para el Rey de Castiella e que le avia di- 
cho que pues el le havia escorrido el cuerpo que nunca se partria del 
su servicio sin la su voluntat et que el rompió la carta del Rey de 
Granada delant et verdaderament que el fablo que se entremetria en 
algunos pleytos si el quissiesse e el que non gelo estranno por tener 
los de Granada en sospecha que non fiziessen pleito con el Rey de Ma- 
rruecos e que entretanto fuessen las galeas en el estrecho e que todo 
home podía entender que el non faria ningún pleyto sin vos como no 
lo podie fazer. E encara que me dizia mas del su secreto que avia 
ovido la noche antes que tregua de hun mes le era seydo demandada 
e que avian requerido las posturas que eran entre vos e el e que avian 
trobado que no podia dar tregua ni tazer pleyto sin vos. Et que el 
martes o miércoles mediant abril partiría de Toledo e se yria a Villa- 
feal su camino la frontera et que ya avia enbiado por los cava- 

lleros e por los maestres... e que cueyda fazer la entrada a la fin del 
mes de mayo et que por pocos que sean con el a la entrada que 

serán VII mil homnes de cavallo. Et dixome que avia muy gran cares- 
tía de pan en Granada é muy gran abastanza en la su frontera. Et 
segunt sennor yo puedo entender e he sabido por la Reyna su madre 
e dona Vacaba e el Arcevispo e muchos otros el muestra que a muy 
gran volentat en este fecho que dixome .. que tenia que en este fecho 
le yva toda su facienda e todo su estado mas fiava por la ayuda de 
Dios e la vuestra que los fechos aurian buen acabamiento en térra... 
La pobrera es tanta daca que no la pueden con servicios ni con des- 
tragamiento de la tierra tirar dessi de manera que los faze descorazo- 



324 A GIMÉNEZ SOLER 

nar mas yo fio por Dios de qui aquestos lechos son e por la vuestra 
buena ventura que vos hi serviredes a Dios end saldredes mucho 
ondrado que según comunalment se dize de todos fecho es que si las 
galeas fuesen en m:ir era muy bien parado que si el passo les tienen 
dizen que los de la frontera de los cristianos se trevian dar muy buen 
cabo a ello.. Scrita en Toledo XIII1 días andados del mes de abril. 

Convienen los historiadores árabes en que Mahomed III estaba imposi- 
bilitado, achacándole ser ciego, si bien hay quien dice que el ciego era su 
ministro Alhaquem. ártaldeAzlor desde Cartagena comunicó al rey de 
Aragón las noticias que por allá corrían de lo que pasaba en Granada, y 
entre otros detalles dice que el rey estaba afollat, palabra que tanto pue- 
de tomarse en el sentido de paralitico, que es á lo que me inclino, como en 
el de loco Las otras noticias, que tienen todo el aire de ser verdaderas y 
algunas, como el envió de embajadores, esta confirmada por los mismos 
moros, son muy interesantes; las de Marruecos explican bien la conducía 
del Sultán y prueban como la opinión pública influye hasta en los gobiernos 
despóticos. 

Los ardits de la térra deca en Cartagenia e en Lorca son aquestos 
que la guerra es mesclada e an ja preses mes de CC moros e compta 
sic per veritat que las gens de Granada son pus espaordides que hane 
no foren e que sencastellen esmuren e desemparen los plans tots axi 
que dien per tota Granada que vos senyor e el rey de Castella el rey 
de Portugal ab gran croada de crestians los venis damunt e axi la 
gent de tota la térra de Granada an feyt renunciar al Rey per co 
cor es afollat e nos pot valer e an elet per rey un seu frare en axi que 
an acordat que ab una sogua el coyl ques meta en poder del Rey de 
Marrochs e que li clam merce e que be veen que sino han aiuda dell 
que perduts son que ells han dos detalliments que no sab hom que de 
memoria domens Granada ne fos tan minua. Primerament lo rey de 
Granada part dells tenia almetzems de blat e de viandes de vint e de 
trenta anys e aquest los ha tots despeses e destrenyats axi que son 
talats ells se teñen per perduts laltra que tota quanta cavalleria ell 
pot haver entre mals e bons no ha pus de tria millia homens a cavayl 
que lo fill de Rays dandarax e un a qui dien elmaex qui es hom fort 
assenyalat e honrat entre ells sen son passats al Rey de Castella e fan 
ja la guerra e donen gran dan A tota Granada si que trents (trescientos) 
moros a cavall en que eran aquells dos ne mataren daquests dias ben. 
D. e an ja cobrat e tolt ais moros en la frontera de la Elcapdet. 

.. e dix que... tota la térra (en Marruecos) era fort sollevada e que 
per tots los moros de déla era gran fama que croada de crestians 
venia en la térra sancta de Granada e que desplahia a tots; que missat 
gers del Rey de Granada eren anats al rey de ¡Marrochs e que eren 
estats molt be reebuts e quey eren encara si que oits aquells mis- 
satgers era veu quel rey partiría de Fez e que sacostaria a Septa... a 
tots los alphaigs e moros de Marrochs desplau molt quel Rey de Gra- 
nada fos destroit e encara a tot lo consell del rey de Marrochs creen 
que si ell cobre Cepta que serien be e . son passats en Granada tro a 
D. cavallers perqué tot lo feyt va que les galees sien al estret sino 
siats segur senyor quells passaran tots dies. (10 de abril). 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 325 

Población granadina. — Seguramente que los cálculos de Jaime II 
acerca de la población granadina serán - exagerados; en exagerar tenía in- 
terés y la diplomacia no ha tenido nunca grandes escrúpulos; pero que reba- 
jando lo que prudentemente se deba rebajar, el hecho por él denunciado es 
de suma importancia y explica la historia de aquel reino es indudable: sólo 
la falta de homogeneidad en la población y la carencia de ideales y por con- 
siguiente de energías, dan las causas del predominio de las tribus africanas, 
de las revoluciones sin número, que precisamente estallaban en los momen- 
tos de peligro, y de la falta de patriotismo que en todos tiempos se notó. 
El texto referente á la población de Granada es el siguiente: 
Fertur a fidedignis quod in civitate Granate ubi morantur fere du- 
centa millia personarum non invenirentur quingenti qui sint sarraceni 
de natura quin aut ipsi fuerunt xpiani vel habuerunt patrem aut ma- 
trem aut avum vel aviam vel proavum vel proaviam xpianum vel 
xpianam. Et sunt in regno Granate bene quincuagenta millia qui fidem 
catholicam negaverunt et sectam mahometicam assumpserun (R. 356 
f. 67 y sig.) 

Este que sigue habla de la población del reino entero: 
Pater sanctissime Predicti reges domini nostri Advertentes quod 
vestra sanctitas disposuerat convocare pro passagio generali in terram 
sanctam contra inimicos fidei genérale concilium propter cuius dispo- 
sicionem sarraceni in partibus yspanie et Barbarie existentes, mur- 
murantes contra hoc aliquos conatus et apparatus guerre et discordie 
conmoverunt... consideraverunt quot status regnorum suorum dubius 
et non totaliter pacificus existebat propterea quod est adhuc in partibus 
yspanie citra mare regnum Granade... in quo regno est sarracenorum 
infinita multitudo equitum et peditum ad arma et civitates et castra 
et loca fortissima... ultra illud mare, quod est ibi est Rex Marrochi qui 
est potentissimus nam ut comuniter fertur tantum potest dictus rex 
quantum Soldanus Babilonie .. et... sepius in invasionibus et alus quas 
in yspaniam fecerunt homines et mulieres infinitos ceperunt et captos 
secum duxerunt compellentes tam mares quam feminas relinquare le- 
gem nostram et suam sectam recipere et mulieres pro concubinis ha- 
bere et filios ex eisdem procreare et ut comuniter fertur vix decima 
pars sarracenorum in regno Granate conmorantium sarraceni natura- 
les existunt quia vel fuerunt ipsi xpiani vel filii ant nepotes xpiano- 
rum (R 335 f. 258). 

Tratado definitivo con Marruecos. — El tratado que celebró el viz- 
conde de Castellnou con el sultán no se conserva en forma cancilleresca ni 
en árabe ni en ninguna de las lenguas usadas por los reyes de Aragón; se 
registró únicamente una carta de Jaime II acusando recibo del tratado y en 
esa carta, que tiene todo el aire de haberse redactado en árabe y traducido 
después para su registro, se extracta el tratado en estos párrafos. 

Viemos al noble e amado consellero nuestro don Jasperto viscuende 
de Castellnou el qual largament e complida nos recontó todas las co- 
sas porque nos lo aviamos enviado a vos. E dionos las cartas que vos 
nos enviastes en razón de la pac e de la amigaba que puso con vos de 
part nuestra por las quales entendiemos la buena amor e la buena vo- 



326 A. GIMÉNEZ SOLER 

luntad que vos nos avedes e como queredes que nos e vos e los vuestros 
regnos e los nuestros e las gentes nuestras e vuestras sean en una vo 
luntad e en coracon'de buena amor e de ayuda cada que menester 
fuere que no aya hi departimiento salvo en la ley. Otrosí entendiemos 
por vuestra carta las cosas que el dicho mandadero vos demando pora 
nos en las quales aviades cumplido su demanda. E quel aviades otor- 
gado por a nuestros mercaderes el cargar de todas vuestras villas. E 
quels fuere suelto el tercio del drecho que vos deven pagar también en 
el grano como en las mercaderías quende respondiesen a nos e que lo 
cotgessen aquellos que nos y porniamos. E ahun que nos aviades otor- 
gado el grano por a nos tres mil anafes un tercio de trigo e los otros 
tercios de cevada. Et que las nuestras galeas oviessen refrescamiento 
en todos vuestros lugares e en la vuestra tierra. Otrossi... que quando 
Dios quissiesse que podiessedes ganar Cepta e sende compliesse vos- 
tre voluntat todo el mueble de toda la villa e el aver e el bestiar me- 
nudo e granado fuesse nuestro e la villa fincasse a vos con las perso- 
nas (17 set. 1309. R. 335 f. 293). 

Mas como tomada Ceuta convenia llevar á la práctica lo acordado y 
Castellnou nombrado almirante de Fernando IV coadyuvaba al sitio de Al- 
geeiras y no podía abandonar su puesto envió á. Romeu de M alimón y 
Pedro de Cornelia A pedir el cumplimiento del tratado, los cuales volvieron 
con respuesta satisfactoria en todos los capítulos menos el relativo á los 
bienes muebles de Ceuta: asi lo comunicó el propio Castellnou á su so- 
berano. 

Al... Rey darago Yo en Jacpert de Castellnou... sapia senyor la 
vostra senyoria que en Romeu de marimon e en Pere de Cornellan son 
venguts del Rey Aborrabe e segons que man comptat lo Rey Abo- 
rrabe los ha otorgat que totes aquelles covinenses e promissions que 
feu a mi per vos senyor son veres mas per lo moble de Cepta no han 
res pogut aver neus tramet res a ara lo rey ahorraba. Empero respos 
e dix ais dits missatges quell entenía trametre a vos en breu en Bn. Se- 
guí e que faria de guisa que vos senyor vos tendriets per pagat dell de 
co queus ha promes perqué jo veent que la mía añada noy es mester 
pus los tractaments damuntdits regoneixen esser vertaders son romas 
e endres que en G. Palesi vaia tantost al dit Rey segons que vos sen- 
yor lo trameses.ínformat e encara jo en co quey veja que mester hi sia 
li diré mon enteniment e endressament deis fets e especialment li he 
dit que diga al Rey Aborrabe que segons ell sap vos senyor li avets 
complit co que per vos li fo promés e que aquets fets en que sots avets 
preses per ell e en valenea sua e axi queus haiut eus trameta aiuda de 
moneda del blat non pusch res trobar que no trop bonament qui se 
vulla fiar per co cor les gents dupten si sera pau o guerra de vos 
senyor e del Rey Aborrabe. Mas empero e entes per en Romeu de Ma- 
rimon que del vostre dret del ters ha fet manament lo dit Rey fort es- 
pres per tots los loes de la sua marítima queus sia donat e diu lo dit 
en Romeu quey plegades del dit tere per vos senyor mes de dúo mille 
dobles entréis loes de les playes e alalcudia. E nos per eo que vos sen- 
yor vos en pugats haiudar trániet tantost mon missatge a aquells qUiu 
teñen per vos que mo trameten e creu queu aure en breu E com par- 



EXPEDICIÓN DE JAIME II A ALMERÍA 327 

tesca del vostre estol lexare endressat que les dobles vos sien porta- 
des tantost com les haien haudes e jo aturar me assi per complir la 
paga de II meses a les galeas segons que vos senyor manats e enten 
dins tres dies haver espeegat co per que hic atur e en continent 
¡remen a vos. Senyor com sabi que vos haviets tramesa la ñau a Mo- 
tzema per levar lo vostre gra tantost envíe a aquellas partides en P. 
Erau ab lo seu leny e tramis en Jacme Caltzet e an Ferrando de Cor- 
colla la carta del atorgament del dit gra e creu que breument serán 
espeegatz que segons quels dits missatgers man comptat los alguazir.s 
del rey Aborrabe les dixeren ques maravelíaven con nengú no era 
vengut per levar lo dit gra e que no romanía per ells e que era apa- 
rellat tota hora que hom hi trameses. 

Fué necesaria pues una nueva embajada, que se confió á Guillermo 
Palazín el cual trajo respuesta de Aburrabe, no tan satisfactoria para el 
aragonés como la que trajeron el Marimón y el Cornelia. Dolíase el Sultán 
de que el almirante hubiese ampleado su escuadra, que se había armado 
para bloquear Ceuta y nada más, en sitiar Algeciras que también era suya 
y en esto decía verdad pues se la habia dado momentos antes, como quien 
dice, el Rey de Granada y hasta corroboraba su dicho afirmando que habia 
sido de su abuelo Abenjucef, que en ella había muerto y en ella tenia su 
sepulcro, pero no decia que en el lapso de tiempo que mediaba entre la do- 
nación de Abenjacob á Mohamad, y la de Nasar á él (Aburrabe) habia sido 
de Granada y que por serlo la sitiaban los cristianos: 

JJ^j. *^> U.k>, Lis=» « "^Vfr?" í^~°) ^^-Jl Ji-^i o^ = ^ cM i*^ 9 t* j 

cr < U^> >. 5 «2.1 U^ s s\ 1 j£Jl¡ \ U.jJÍ _, ¿k>^ v--<5«~> Lo Jí ^3^=3J.\ 

t) j}\ Iksl J> y >UJ\ CJ - LO Lo *^.=~ ^í ^.^L*^ J^JJiW ¿¿ ¿y» >\j\ U JS 
S^Ü ^Y\ «ü. Uj-5 _J U^A. U^ ^SjJ Aj _j£=»JJ.l 

Os hacemos saber que llegó vuestro embajador Jazperto... con el 
cual pactamos cuanto quiso... y creíamos que las galeras con que llegó 
ds vuestra tierra eran para nuestro servicio únicamente y no haría si- 
no lo que conviniera á nuestros fines, según él mismo refirió y por esto 
le otorgamos cuanto quiso acerca de la renuncia del tercio de vuestros 
mercaderes en todo lo que nos deben dar y del donativo de los cerea- 
les que nos pidió... cuando he aqui que se hizo á la mar y se puso de- 
lante de Algeciras... y aunque le mandamos que se retirase de alli no 
nos guardó el respeto que en justicia y por necesidad nos debía (á la 
letra: no cumplió á nos el respeto de la rectitud y de la necesidad), 
sabiendo que en Algeciras murió nuestro abuelo y en ella está hasta 
hoy enterrado. 

Y continúa: 



328 A. GIMÉNEZ SOLER 

SílaJ \ Cjj¿*- W£=» « ¡o-^-o-U L«.£=» ^^-^ j-v-:*^ ¿jj\ '¿¿-^J j L>-^o , _v<~J ^K J¿> ¡ 

Había reyertas entre nos y Ben-Alhamar, como sabéis, y como suele 
acontecer entre vos y otros cristianos, cuando él nos envió gentes de 
paz y morabitos y personas de religión para concordarnos... como si 
ocurrieran entre vos y otros cristianos y se interpusiera quien alejara 
aquellas cuestiones para que cesara la enemiga y concédanosle todo 
sin que por eso nos apartemos de vos ni os rechacemos. 

Toma de Ceuta por los marroquíes. Moros y cristianos están de 
acuerdo en que Ceuta fué entrada por fuerza de armas en que hubo emha 
jada granadina si bien difieren en ponerla los cristianos antes de rendirse 
Ceuta y los musulmanes después de rendida No sé quien tiene la razón, pero 
me inclino a favor de los nuestros por parererme más verosímil que 
los de Granada amenazados por dos potencias cristianas imploraran el 
auxilio de sus correligionarios al ser inminente el peligro. Lo más probable, 
aunque no deje de ser una hipótesis, es que el ataque y asalto de Ceuta fué 
un puro simulacro para engañar á los aliados de Aburrabe. Africanos y es- 
pañoles convienen en que la defensa fué flojísima: el rey de Castilla trata 
de embustero al sultán y sólo pudo ser por hacerse amigo de Nasar; el de 
Aragón dijo al Papa á propósito de este asunto: 

E trames les galeas al pas et en ajuda del dit rey de Marrochs per 
destrenyer Cepta per speranca daver <;o qui promes li era per lo rey 
de Marrochs. E los de Cepta veen se assetjats per les nostres galees ab 
fort poca batayla reterense al Rey de Marrochs el qual asci com hom 
sens fe pus ach acabat son enteniment no ates res al rey darago de co 
que promes li havia ans li fo contrari en co que poch están lo Rey en 
lo setge Dalmeria. (R. 335 f. 335). 

La narración del historiador El Ñachi hasta es incongruente; hela aqui: 

Sabedor el sultán Aburrabe del disgusto con que Ceuta sobrelle- 
vaba la dominación de Ben Alahmar, sobre todo después del regreso 
de Abilola á España para luchar contra los cristianos y deseoso de 
aprovechar esta coyuntura envió un gran ejército benimerin al mando 
de Taxefin ben Yacub el Uatasi, hermano del aluacir ben Yacub, quien 
á marchas forzadas se dirigió á dicha ciudad. Al enterarse sus 
habitantes de su próxima llegada deliberaron y decidieron ponerse 
á su lado, alzándose contra la guarnición granadina que fué expul 
sada entrando Taxefin por asalto el 20 de julio de 1309 y haciendo 
prisioneros al jefe de la alcazaba Zacaría Yahya ben Malila, al 
almirante Abulhasan ben Comexa y al general Ornar ben Roho ben 
Abdala ben Abdelhac. 



EXPEDICIÓN DE JAIME II A ALMERÍA 329 

La incongruencia salta á la vista: deliberar, decidir someterse, echar á 
la guarnición y después de. todo ser necesario un asalto; ¿quién se oponía 
pues á los benimerines? 

El resto del relato presenta sumamente bonachón al sultán Aburrabe: 
Ben Alhamar, cuyo poder era muy Maco temió la venganza de los 
ejércitos mogrebies y así concibió el proyecto de arrimarse al sultán 
y tratar la paz con él por el peligro en que se encontraba su reino, en 
tonces que los cristianos se ensañaban contra su tierra, sino les obligaba 
á retirarse una expedición de Benimerines y apresuradamente le 
envió una embajada á pedirle la paz y asociarle al mando, cediéndole 
Ronda y Algeciras con sus castillos y animándole á la guerra santa. 
Aceptadas estas proposiciones casó Aburrabe con una hermana de 
Nasar y envió á su cuñado auxilies de hombres y dinero con Otsmen 
ben Hiyas el Yarinani, que gobernó juntamente con el Rey de Gra- 
nada. (H, 48). 

Al traducir el párrafo anterior en la voz ^*- he notado en el Supplé- 
ment aux Dictionnaires Árabes del insigne Dozy una interpretación que no 
me parece muy justa, no por culpa del ilustrisimo arabista, líbreme Dios 
de pensar tal cosa, sino del Diccionario de la Lengua castellana En este 
falta en la voz atajo la acepción de reunión, conjunto, en que se usa cuan- 
do se dice, por ejemplo de un Ay uní amiento que es un atajo de ladrones y 
el P. Alcalá empleó esa voz en este sentido desconocido para el autor de les 
«Recherches» al cual puso por esto en g'rave conflicto, pues no pudiendo apli- 
car ninguna de las acepciones oficiales hubo de recurrir ;V la interpretación, 
casi siempre fatal, y traducir por una perífrasis lo que es una sola palabra. 

El articulo de Do/.y dice: 

r^*** Pl- rV*^"' troupe, nombre plus ou-moins considerable de gens 
assemblés ou de antmaux .. Ale. (escuadra, batalla; il a aussi ce terme 
sous: «atajo de enemigos,» et peut-etre faut il entendre sous ees mots 
espagnols: un detachement ennemi qui coupe le chemin). 

Claro se ve que correspondiendo las voces españolas escuadra, batalla 
y atajo á una misma árabe, aquellas tres deben ser sinónimas y que sobra 
el «qui coupe le chemin» que por atenerse al significado académico de 
atajo puso el más ilustre de los arabistas que han tratado de cosas arábigo- 
españolas y á mayor abundamiento de prueba viene el resto del artículo, 
traduciendo la misma palabra t-'-^ por: manada, hato y rebaño, nombres 
colectivos como escaadra i batalla y por necesidad lógica atajo. 

Sino de Almería — Jaime II permaneció delante de Almería por lo 
menos desde el 15 de agosto de 1309 hasta el 26 de enero de 1310. Esas dos 
fechas son las extremas de los documentos firmados in obsidione civitatis 
Almarie. 

En esos cinco meses y once dias no se dio más batalla que la del dia de 
San Bartolomé y únicamente un asalto inmediatamente de llegar; no he visto 
más documentos que hablen de operaciones que el siguiente, dirigido al Papa 
y como Jaime II en todo caso hubiera convertido en batalla una escaramuza 
para contarlo al Pontífice, creo que nada ocurrió digno de mencionarse: 

Veniens igitur cum stolio suo marino et exercitibus suis equestribus 
et pedestribus per terram venientibus obsedit et obsessam tenet viri- 



330 A. GIMÉNEZ SOLER 

liter et potcnter civitatem Almarie in cuins obsidione gens et potencia 
quasi tota regis Granate veniens aciebus paratis ad invadendum castra 
dicti regis Aragonum et ad amovendum eundem ab obsidione predicta 
fuit per cum in campo devincta et fugata. Post hec idem rex temptavit 
expugnare civitatem predictam per partes diversas que cum sit fortis- 
sima et munita primo insultu nequivit invadí sed conceden-e domino 
per minas seu caveas subterráneas et machinas ac alias expugnationes 
oportunas intendit civitatem ipsam habere (í Beptiembre). 

Parte ael ejército fué pbr mar con el rey, parte marchó por tierra; el 
itinerario de este, que neo curioso (• interesante, fué el siguiente: 

Senyor vos me manas que yous fes a saber per qual part poriets 
passar a Almería ni en quants dies ni en qual manera ni si hi poriets 
per loch que no fessets dan al Rey de Casttella ni a don Johan. 

Senyor es me semblant que vos deguessets anar per térra e partir 
de Oriola podets llevar taleques a sis dies e la primera jornada sería 
a Sangonera et seria aytant com de Valencia a Morvedre e porets 
passar per loch que no farets dan a nengun et avets aygua assats e es 
en terme de Murcia. 

La segona jornada seria al Riu de Sangonera endret a llibrella e a 
Uibrella et ay aygua assats e son tro a IIII legues e podets anar tota 
vegada per erm que no farets dan a rres del Rey ni de Don Johan. 

La tercera jornada ses a Totana et ay tro a quatre llegues et ay 
aj'gua assats e es en terme de Lorca et noy ha rres poblat ni farets dan 
a nengun. 

La quarta jornada si es al forcayo endret de Lorca et ay tro a IIII 
llegues et ay aygua assats et non trobarets poblat nengun ans llexarets 
Lorcha a man dreta tres llegues. 

La quinta jornada sería a la font de la figuera e a la font de Polpic 
e son tro a V llegues et ay aygua assats en qualque loch daquests et 
serets en terme de Vera quatre llegues prop et alli podets ordenat la 
nit corredors e partirán aquí de vos a correrán tot lo Riu dalmacora e 
lendema serán ab vos a Vera ab co que Deus los do. 

La VI jornada irets vosen a Vera e al Almoraic qui es prop de mar 
e trobarets aquí lestol en la playa e talareis aqui tot aquell dia e lle- 
vareis del estol taleques pera cinch dies e lestol partirá daqui e irassen 
a Almería e lia esperarvos ha. 

It. la Vil jornada partin de Vera o del Almorair; podets anar al Riu 
daygues e aquell día per lo riu a amunt pujar vos nets tro a quatre 
llegues e talarets tot lo riu e jaurets allí on vos vullats e farets gran 
tala e gran dan ais moros per lo riu a en sus e trobarets a una llegua 
del Almoraic Moxaquer e a altra llegua de Moxaquer trobarets Ca- 
brera et a altra llegua Teresa et a altra llegua aygues e quant a les 
ortes de aquests llochs no foren talades gran temps ha salvant Moxa- 
quer que fo talat enguany quant nosaltres entram e tot acó es dins 
les quatre llegues e tot en cami. 

It. la VIII jornada partin del Riu irets a Sorbes e farets aqui gran 
tala et jaurets aqui et ay molta aygua e son tres llegues que no podets 
pus a avant anar aquell dia que no trobariets aygua on poguessets 
jaure ni lloch poblat que en cami vos fos. 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 331 

La IX jornada partin de Sorbes podets anar a Tavernes et ay tro a 
sis llegues et non podets anar menys que no trobariets poblat ne 
aygua per a les besties tro a Tavernes e axi seria cosa forcada dañar 
iaure lia e no es gran jornada et serets en lo riu dalmeria et farets 
aquí gran tala. 

La X jornada partin de Tavernes avets a anar a Almena et ay tro 
a sis llegues e si no volrets fer tan gran jornada podets jaure en lo Riu 
que molta aygua hi trobarets en qual loch vos vullats e daqui a avant 
farets co que a Deu plaura e a vos tot lals es viene que mes de mal 
aurets feyt ans que siats a Almería que no val Vera. 

Jotre Gilabert de Cruylles. 

De los excesos de los sitiadores, desastre de la repatriación y noble con- 
ducta del rey de Granada habla el siguiente documento: 

Al molt alt e poderos don Jac. per la gracia de deus Rey daragon e 
de valencia e de corcega e de serdenya e comte de Barsalona e capitán 
general de la santa esglea de Roma. De nos don Naser per aquela 
matexa gracia Rey de Granada e de malicha e dalsígira e de goadix e 
dalmeria e miral moslemin saluts com a Rey en que yo molt fiu e per 
aquí quería molta honra e bona ventura vim vostra carta la coal nos 
trametets per 1 cavaler saray del arays de Crivilent en quens fes saber 
del feyt daquela gent que vos lexas en la sercha dalmeria e aytambe 
ae la fusta e deis engins quey lexas. e sempre vista la carta demanam 
déla sobredita cosa e trobam que a la fusta que y era que la vostra 
gent matexa y dona foch e crema la meylor e la mes que vera aytambe 
cremaren les mis cases en que vos estavets e talaren tots los arbres 
que yeren. aytambe demanam per la gent quey romas al fyl de taifa e 
lo fyl de taifa respos que don Bn. de Saria almirayl vostre lexa la gent 

a plaso de VIII di tardaren aquels VIII dies e entretant no vingue 

negu per els e de.... ques n .. . sen volria e que romangues qui roraa- 
nir volria e deis anaren sen e si reeberen dan axí com a vos an feyt 
entenent sab deus que nos noy merim mal e com sabem quey prenien 
mal fem los reteñir en Almería e meteren los en I casa e fem los dar 
menjar de so del nostre que deis havia que morien de fam e aso fem 
nos per honor vostra e sempre que nos sabem que vos y aviets trames 
leny vostre fem manament quen continent vos fossen deliurats e en 
aso e en totes altres coses queus pogesen fer plaer ne som aparaylats 
e aytambe sabrem per tots los notres si nia negu retengut e si negu 
podem trobar tots los vos trametrem sempre e si altres coses volets 
que íasam per vos fet noso saber e deus vos do vida e salut bona 
amen. 

Dada en Granada lunes IX dias ants de marc. 

Excusas de Jaime II por el desastre.— Si el desastre material fué 
grande el moral no fué menor: á la empresa le había dado gran resonancia 
el prestigio de Aragón, enorme desde Jaime I y más aún desde Pedro III, 
y que Jaime II parecía sostener y aun elevar; pero ese prestigio sufrió un 
golpe de muerte en Europa y el de la cristiandad ante el mundo mahome- 
tano. 

El Papa llevó á mal el desastroso fin de la guerra por tres razones: 



332 A. GIMÉNEZ SOLER 

«la una per... quels moros daqui enant senfortirien es guarnirien dar 
mes e de viandes que no aurien pahor deis xpians daquiavant, laltra 
quels moros avien vista e coneguda la manera e lacondicio deis xpians 
perqué daquiavant nols tembrien tant, laltra que era gran dampnatge 
al passatge (cruzada) e quels sarrayns doltramar pendrien gran enach 
e porien dir: a r.os venen assi los xpians per conquerir la térra e no 
poden conquerir la térra ne los moros qui della son entre ells » A la 
primera respondió Jaime II «que per asso... hac son conseyl darmar ga- 
lees e trametre al pas... perqué ne sarrayns ne armes ne viandes de 
barbería no pusquen passar dessa ne dar nulla ajuda» á la segunda 
«que a ell plau... per co com an conegutz e vists de fet los sarrayns e 
dien encara que ells no son homens de combatres en camp en batayla 
ab xpians. E aro par per co cor tot lo poder del Rey de Granada qui 
eren de V. a VI millo homens a cavall foren vencuts en camp . per 
gens que no eren la meytat dells»; ¡l la tercera un respondía pero indica- 
ba que seria conveniente que el Tapa a\ miase al aragonés á sostener cier- 
to número de galeras armadas para vigilar las cosías de Berbería é impedir 
la salida de socorros á oriente, opinando que faen lus guerra garrejada e 
talan lur se destruyeran abans que no f'arien per setges.» 

Decia Jaime II que consintió en hacer la paz «per salvament de les 
sues gens per co que poguessen partir ab menor dampnatge que fer se 
pogues cor per mar no sen podien totes venir que noy bastaben vexells 
ne per térra perqué avien anar be V o VI jornades per host per la 
térra deis moros.» iR. 335 último folio, marzo 1309, 1310 ) 

Dichas respuestas no eran ni con mucho satisfactorias ni menos suficien- 
tes para evitar la murmuración; Jaime II habló entonces claro y expuso al 
Papa el origen de la guerra y su fin por medio de su embajador Vidal de 
Vilanova. 

Pare sant yo son vengut ais peus de la vostra sanctitat per mostrar 
a vos les rahons que mogren mon senyor lo Rey a partirse del setge 
dalmaria. Pero car alguns an repres sens raho lo primer comencament 
de la guerra contra lo Rey de Granada por co com fo axi sobtos conve 
que vos sapiats les rahons que enduyren mon senyor lo Rey a empen- 
dre los dits fets car tais eren que no ha princep al mon e feel xpia 
que nol deguessen moure. Atresi la condicio del negoci requería ques 
comencas soptosament e secreta. 

Lo fet comenca axi quel Rey de Marrochs qui era ladonchs en fort gran 
enemistanca ab lo Rey de Granada per raho de Cepta que li tenia forcada 
e acuylia tots sos contraris els defenia en sa térra trames sos missatges 
dos molt solempnes un cavaller xpia e natural de mon senyor lo Rey e 
dos sarrayns a mon senyor lo Rey convidanlo e preganlo que degues 
moure guerra e ajudar li contra el Rey de Granada quel tenia deseretat 
e que li daría LX mille dobles dor per armar XXX galeras e encara sou 
pera M. cavallers per mantenir la guerra e encara que li daría molt 
gran quantitat de viandes sens preu. E mon senyor lo Rey veen que 
Ta enamistanca que era entre los dits Reys era molt regra e per mani- 
festas rahons e que asso paria obra de Deu que tan gran discordia 
agües mesa entre ells E quel Rey de Marrochs qui tots temps defes lo 
Resine de Granada li fos en contra e promeses encara de donar ayuda 



EXPEriCIÓX DE JAIME II Á ALMERÍA 333 

de diners a xpians per destruuir lo dit Rey veen encara mon senyor 
que en la pau que avia ab lo Rey de Granada per rano del Rey de 
Castella de qui sapellava vassaüo no tenia neguna fermetat abans 
cascu an avia a esser tot lo Regne de Valencia en reguart e en somo- 
viment. E altressi quel regne de Granada estava en fort avolesta- 
ment per eo cor lo Rey qui ladonchs era, era fort vil e despoderat del 
cors e la térra molt minuada de viand.es, ach son acort ques vees ab 
lo Rey de Castella cor menys de son consentiment no podia respondre 
ne satisfer al dit Rey de Marrochs ne fer mal al Rey de Granada. E 
axi Pare sant veerense los dits Reys darago e de Castella sobre asso. . 
e acordarense del fet de la guerra que feya a moure en totes guises. 
E que pus deus tal temps e tal avinentea lus dava que ais no devien 
laguiar lo fet que si ho feesen tots temps ne devien aver consciencia e 
lus endevia doler el cor. E axi empreseren lo fet... E fo empres e axis 
convenia a fer que galees fossen tantost armades per teñir lo pas e 
quel fet fos molt secret per tal quel Rey de Granada e el Rey de Ma- 
rrochs nos pcguessen avenir si sabessen lo dit empreniment ne pogues 
lo Rey de Granada bastir sos lochs de fortalees e de viandes. Cor 
cert es que sil fet nos fos axi cuytat lo Rey de Granada retera Cepta 
al dit Rey de Marrochs e encara li donara altres lochs dessa ans que 
no volguera estar al perill de la guerra delsdics Reys. E fera passar 
tants de sarrayns dessa que fora en molt gran perill espanya com ja 
ha estat daltres vegades. 

El Rey de Castella qui tra e qui tenia asetjada la ciutat daljecira se- 
gons que el senyor Papa sab la qual cosa era gran ajuda e gran favor 
del dit Rey darago lo cual Rey de Castella pot en veritat lo Rey darago 
loar en sa persona quey feu tot quant poch de be Mas defallens li deis 
majors del seu regne e gran partida deis altres lo dit Rey de Castella 
no podia ais fer ans pesant li molt se ach a levar del dit setge e a lexar 
los affers e a fer pau ab lo Rey de Granada. Si que sobre asso ach 
acort lo Rey darago ab sos richs homens e ab partida de sos cavallers 
si ell per asso avia a lexar los affers o sils podia mantenir. E fo vist. . 
quels fets en neguna manera per lo senyor Rey nos podien soferir 
pensades les mesions fetes ja e quis convenien a fer de necesitat e pel- 
la gran contrarietat del ivern e deis vents contraris que vedaven que 
viandes ni negu socorro no podia venir a la host per la qual contrarie- 
tat vench la ost moltes vegades a punt de perdicio de fam E axi lo 
Rey darago... hach a consentir ala pau quel Rey de Castella volch 
fer ab lo Rey de Granada e esser en aquella pau ab les pus honrades 
condicions que poch... la qual es quel Rey de Granada deu fer de 
trahut cada any al Rey darago cascun Sant Johan III mille dobles dor. 
E encara ses reemut a ell que li ha promes de dar LX mille dobles dor 
en ajuda de les messions íR. 335 f. 335)> Les condisions de les paus del 
Rey de Castella .. son aqüestes: quel Rey de Granada ve vassall del 
Rey de Castella e que li fa XV millic dobles de paries cascun an e da- 
bans lín feya XII mille. E retli tot co quell pres depuis quel Rey Don 
Sanxo mori qui fos del regne de Castella que son de XVII a XX castells 
(R 3331". 355 v.). 

La respuesta del Pontífice fué sumamente benévola para el Rey de 



334 A. GIMÉNEZ SOLER 

Aragón, pero denotaba la falta de confianza en nuevas empresas gra 
nadinas. 

En Vidal lo Rey darago hom es no podia devinar ne saber de cert 
aquets fets quels comensa a que avian a venir mas axi com a persona 
devota e volenterosa a Deu servir e la sua esglesia empres la guerra 
sobre lo Rey de Granada e si per aventura non ha acabat son enteni- 
ment no es lo primer Rey ne altre qui ses trobat menys en so que creya 
acabar Beus dic que no pux estar de rependre en II coses en co que 
vos mavets tocat quel fet no tos empres cuytat laltre quel Rey Darago 
se fiava en re quel rey de Marochs 1¡ promeses si donchs bona se- 
guretat no tengues que bes podia pensar lo rey darago que per 
grans ofensions quel Rey de Granada hagues feytes al rey de Ma- 
rochs lo rey de Marochs no degra voler quel regne de Granada tornas 
en mans de xpians e asso poden presumir deis per nos mateys. Enca- 
ra us dic que be es estat dit a mi per moltes persones quel rey darago 
pogra mes aturar el setje dalmeria que no leu e dir vos en fe de Papa 
que negun temps yo non crehie paraula que men fos dita ney pose fe 
ans ho he rahonat e dit a molts he creu ho aver dit ab vera consiensia 
e bona quel Rey darago ha auts a lexar los fets de necessitat e nols ha 
lexat de volentat; no se yo en Vidal lo Rey darago qui es Rey es pro- 
vat e no es novissi en grans affers que tot son jovent ha mes en molts 
afers e en grans. Lo Rey darago nons escusetsen re que nolnes poriets 
tambe escusar com nos lo tenim per escusat 

Jaime II se empeñó en recobrar lo perdido atacando nuevamente á los 
moros y solicitó recursos de la Santa Sede y no los obtuvo, como era natu 
ral que no los obtuviera después de la catástrofe. 

El infante Don Juan y los ricos hombres de Castilla infundían miedo y no 
se veia medio de allanarlos ni de hacerlos perseverar en el deber. Soltá- 
ronse en la curia romana ideas peregrinas, como la de conquistar el impe- 
rio griego en provecho de la Iglesia y poner allí la base de operaciones 
contra los musulmanes, aprovechando el valor de los catalanes y aragone- 
ses que por entonces amedrentaban va á griegos y turcos pero nada se 
realizó. He aquí la prueba de lo asentado: 

Al... Rey Darago etc. En P«re de Queralt en P. Boyl en G. Olo- 
mar... Per les letres senyor queus havem trameses podets esser certí- 
ficat largament deis iets per los quals nos som en lo Concili general 
per vos . depuys pensam e acordam que per co cor haviem trobat lo 
senyor Papa denteniment que en lo fet de Granada venia ell tirant mas 
per paor que li fahia quels castellans e senyaladament linfant don 
Johan embargassen tota hora aquell fet parlassem ab Namaneu de Le 
bret per co cor es cavaller e entendria mils aquests fets quel senyor 
Papa ni els Cardenals e que tractassem ab ell en qual manera se poria 
hom assegurar quels richs homens de Castella no embargassen aquest 
fet... fo axi acordat entre nos quejo en Pere de Queralt parlas ab lo 
dit Namaneu mas per co cor ell no era sa nom poch respondre compli- 
dament... Apres... parle ab lo vicecanceller del Papa... cell dix nos 
que aytant com el conexia tenia per imposible e per sobre difficil pa- 
ssatje quis faes en la térra santa per mar. Mas be vehia que si Granada 
era levada que leu seria hom en la Berberia e puys per térra fer- 



EXPEDICIÓN DE JAIME II Á ALMERÍA 335 

ma sen poria hom anar déla e que aquesta era la conquesta rahonable 
e possibla e quant a acó de Granada -quels richs homens de Castella 
non embargassen vehia ell aquesta via que alcuna persona sollemp- 
nial fos tramesa per lo senyor papa en Espanya qui tractas per part 
del senyor Papa ab vos senyor e ab lo senyor Rey de Castella e ab los 
richs homens vostres e de Castella en qual manera se faes la con- 
questa e que ab consell vostre e deis presessen aquelles vies e aque- 
lles seguretats del infant don Johan e deis richs homens altres de Cas 
tella que bastassen a acó que ell no ho poguessen empatxar e puys 
segons aquella via que fos acordada que la Esgleya hi faes e vos se- 
nyor els altres desusdits co que bonament poguessen en guissa quel 
fet vengues a acabament e que el demig a ades per co com acó no se- 
ria tantost fet se tengues lestret e que tro a. D. cavallers donassensou 
aquell que poguessen al regne de Castella per les fronteres axi que 
con la conquesta se degues fer aquets haguessen apareyllat lo fet ay- 
tan com poguessen. Dix encara lo vicecanciller quey vehia altra via a 
aqo que xpianisme vengues a son enteniment deis sarrayns qo es que 
passas hom en Grecia e subiugas los Grechs a la Esgleya Catholica e 
puys per Ermenia per térra fcrma poria hom anar ais sarrayns qui 
son della e que a acó poriets mes fervos senyor e el rey Frederich que 
nenguns altres per les vostres gens cathalans e aragoneses qui son ja 
en Romanía qui han subiugades moltes terres los quals serien ab vos 
en totes coses ab qo que han subiugat e los quals han axi esglayats los 
Grechs que segons que dix lo dit vicecanceller ni franceses ni altres 
gens del mon no temen sino les vostres. =Encara senyor parlam... ab 
lo cardenal Narnau de Pelagrua qui es lo maior de la Cort e parlamli 
del fet de Granada en la forma quen haviem parlat al vicecanceller e 
respos nos que ara tractava lo Papa dalgun passat»e ques faes contra 
sarrayns e pensas ques faria per dues parts o per una e que noy seria 
pas oblidada Granada e volc saber ab nos quantes galeas serian mes- 
ter a teñir lestret e que costarien e dixemli que seria mester XX galeas 
e que costaría la galea pagada a lili meses XXX milia sol. e el dix que 
no era sobre. Dix nos encara que ells tractaven ara den traursen ?o 
quey faria mester perqué ell nons consellava que res encara parla- 
ssem,.. Puys senyor fomnos tots tres enssemps ab lo bisbe de Valen- 
cia e dixemli totes les rahons dessus dits e ell dix nos que lo cardenal 
en del Garn qui es nebot den Pelagrua... ha via parlat ab ell 

e que tenia aquella carrera quel vicecanceller nos havia tocada quel 
senyor Papa trameses en Espanya per acó si que segons quel bisbe de 
Valencia presumí lo dit cardenal del Garn volria esser aquel qui anas 
en Espanya e assats el bisbe de Valencia aquesta carrera que 

aquella de Grecia no la tenia a res que mes se fahia per que el Prin 
cep conseguís la térra que enten haver en Romanía que per altra 
raho. Perqué conseyla lo bisbe que parlassem ab Namaneu .. e quel 
enformassem de fer la conquesta desta part per Espanya... Scrita en 
lo priorat de Modios del bisbat de Viana undécimo k. decembris, (sin 
año) 



336 M COSTA, PBKE. 

PER L' ANN1VERSARI 

DE LA MORT DE 

MOSSEN JACINTO VERDAGUER 



(Inórate l altillano poeta 
Dan i i 



<fm veu de massa prop 1' altíssim Canigó, 
d' entre 'ls meteixos plechs qu' estén peí Roselló 
com ampie rossegall de regia vestidura, 
no 's forma carreen bé del front y 1' estatura 
ah que ho domina tot aquell excels gegant. 
Mes quant un home surt del róssech onejant 
de valls y de turons, y arriba ja a la plana, 
llavors bé descubreix la testa sobirana, 
1' espatlla, pit y eos del Canigó sublini. 
Llavors veu acalarse entorn tot altre cim; 
y allá, dins 1' esplendor blavic del hemisferi, 
contempla '1 puig suprem, nevat radios, eteii, 
com si a la llum de Deu se tos transfigurat 
Tal brilla '1 Canigó vist en sa majestat! 
Tal passa a son poeta Atlant de Catalunya- 
com ab lo pás del temps un mes y mes s' allunya 
del róssech alteros de cambis y accidents 
ab que se tapa '1 geni aprop entre les gents, 
mes alt, mes únich brilla irradiantde gloria 
aquest cim ideal d' un poblé dins 1' historia. 

De cada gran poeta aquesta n' es la sort: 
dominador del sigle alearse de la mort 
mes alt del horizó dins la serena ampiaría. 
Cad' un d' eixos gegants es pedra mil-liaría 
qu' en lo camí del temps per sempre senyará 
1' altura ahont sa raca un día s' en puja. 
Tot passa y dei'alleix, tot mort y se trasmuda... 
La ciencia gran ahir demá es cosa retuda, 
y les teoríes van per generacions 
mudant com tulles d' arbre en les estacions... 
Mes, contra aquesta lley del temps inexorable, 
sois en lo huma '1 poeta excels es inmutable. 
Eli viu en la seva obra, en tant que viva 's sent 



PER L'ANNIVERSARI DE LA MORT DE MOSSEN J. VERDAGUER 337 

la llengua o la nació d' hont es cironament. 

Verb expressiu d' un poblé, ell u' es la consistencia, 

que de tota altra gent ne treu la diferencia; 

j axí afirmant deis seus la personalitat, 

coni Amfió ab la lira axeca sa ciutat! 

Sí: un geni sobirá fa patria. ¿Qué sería 

tal volta Portugal, si Cámoens no tenía? 

Germania prepotent ¿no es feta deis cantors? 

¡Ah! 'ls genis d'una raca en son mantenedora! 

Donchs venturos un poblé non surt un gran poeta: 
ja tú bateig august y oracle de profeta, 
ja té divisa y noni d' esser reconegut. 
Podrá per teinps decaurc estéril y abatut; 
Mes ell posseyrá, mentres sa vida duri, 
penyora de retorn, un inmortal auguri: 
será com Israel d' esclavitut tornat 
qui dins el f anch d' un pou trobá son f och sagrat . 
Es mes: anci que a ftnir arribi aquella raca 
son pensament viurá, que '1 geni jamay passa; 
influirá en lo curs de tota nova gent 
y a la major rnudanca assistirá present, 
com sobre '1 món qui roda aguayten e intiuexen 
les constelacions que may se desvanexen. 
Mirau: 1' estre sublím del Orient remot 
no sois dura ab lo salm etern del sacerdot, 
sino que '1 geni grech encara avuy domina, 
encara regna avuy la magestat llatina, 
y encara 's fan surgir del Ganges o 1' Irán 
cantors de segles morts que 'ls vius admirarán. 
Axí per 1' ideal es que 's fa etern un poblé! 
Donchs, vella Catalunya, axeca ton cor noble: 
ja tens títol y nom per sempre durader, 
ja no 's confon la raca d' hon surt un Verdaguer! 
Per ell tu cenyirás 1' espléndida corona 
que cap poder del món la lleva ni la dona, 
per ell tu serás tu devant les nacions! 
Y encara que demá cayguésses en el fons 
de negra mort, per ell encare en sortiríes 
en visió de llum y rastre el' harmoníes, 
per flotar en lo cel del Art... ¡Ah! vessa flors 
y llágrimes y prechs y cántichs y recorts 
sobre '1 penyal hont tens del geni les despulles, 
y 1' eura que s' hi enfila ab renovades fulles 
sía 1' emblema viu de ta adhesió coral. 

1904 • -23 



338 LOS CATALANS DEL ALGUEK EN CERDENYA 

Eleva ton poeta alt épich pedestal 
que '1 puga saludar la multitut inmensa... 
Ensenyal a tos lilis; y mentare 'ktemps avenca 
no dexis may de veurc al) renovat esment 
1' obra del Mestre, qn' es son propi monument! 
Vers aqueix puig supreta endreca la volada 
deis esperits alats que trega ta filiada: 
águila o rossinyol, bó pot triarshi niu 
en regalat boscatge o penyalar aspriu... 
Alia hi ha cims suaus de neu, timbes forestes, 
cstanys de blau de cel y mágiques norestes, 
idilis de pastors y plantes de virtut, 
ab 1' ayre montanyá qui dona la salut, 
cabanes y castells, ermites y asceteris, 
ruines y cancons y coves de misteris, 
y fonts de ríus naixents y fonts de tradició... 
¡Alio es nostre ideal, poetich Canigó! 

Miquel Costa, Pbre. 



LOS CATALANS DEL ALGUER EN CERDENYA 

ALS ILUSTRES ACADEMICHS DE BONES LLETRES DE BARCELONA 



Encara que molt lluny, y monts, valls y marina 
Separin les dues terres que Higa afecte antich, 
Com filis d' una matexa tendrá mare llatina 
Son nostros los grans homens del vostra cel tan rich 

Haguerem volgut esser presents a la gran festa 
que Barcelona ilustre consagra a Verdaguer. . 

Y ofrir en sua memoria una, si bé modesta 
' Ab nostres mans tixida corona de llorer. 

Ma si en tal festa hi falta nostre pobre persona 

De cert el vot no hi manca del nostre cor gorma; 

Y '1 pensament que corri tot dret a Barcelona 
En aquell día nostre salut vos portera. 

¡Ditxosa Catalunya que entre tos filis gloriosos 
Lo gran poeta vantas Jacinto Verdaguer! 
De'l sol de Vallvidrera ais resplandors hermosos 
També 'n gaudeix ta filia la catalana Alguer. 

Aktoni Adami 
Alguer Qovcnibre 1903. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á .MONTSERRAT 339 



VISITES DE NOSTRES REYS A MONTSERRAT 



¿Pajaren a Montserrat Caries Magne, Jaaiue I 
y Uaifré 1? 

La poesía ha enjoyat lo Montserrat d ! atractívols simbolismes, en 
forma de rondalles, trameses cá la vivificadora sombra del Catolicisme. 
L' estimbament de penyals al morir lo Redentor, la mará vellosa tro- 
valla de la Imatge, sa inmóvil itat sobrenatural, Joan Garí, Riquildis, 
son planes de sentiment interposades en lo gran llibre de la historia de 
la montanya, y que, si per intrusió hi han prés carta de naturalesa, hi 
encaxen tan bé, que dol no véureles ajustades á la veritat histórica, 
ni justificades per la crítica. 

Ab gran recansa tením de passarles per alt per no contrariar nos- 
tre conciencia d' historiador. ¿Quantcs vegades al seguir lo camí que 
porta a la veritat. havém de malmetre, en camps florits, hermoses pon- 
celles, que, de no volerles trepitxar, nos farían torcer per enganyosa 
vía? Be deya, I' erudit é innovador P. Feijoó (1), que la veritat es tan 
hermosa y la mentida tan lletja, que aquell qué disfruta de penetrant 
vista intelectual, que descubreix ab tota claretat la bellesa de la una 
y la lletgesa de la altre, per mes que s' hi esforsi, no podrá lograr gi- 
rarse d' espatlles á la primera per pendi'e la segona. Y axó es lo que 
ara ns está succehint. 

Pretenen, historiadors de Montserrat, que lo gran emperador deis 
franchs, Caries Magne, lo primer sobirá cristiá de nostra térra en la 
Edát Mitjana, vence ais alarbs á Montserrat. Mes diuen encara, puix hi 
arrivan á assenyalar lo lloch, dia, mes y any de la tal victoria, á la 
que pretenen seguirse la fuudació d' un temple, lo de Santa Cecilia (2). 



(1) Fr. Benet Gcroui Feijoó y Montenegro. Cartas eruditas y curiosas, En que, por la 
mayor parte, te continua el designio deltheatro critico universal, Impugnando, ó reduciendo á 
dudosas, varias opiniones comunes. (Madrid 1774) vol. IV, carta XVIII, § 2, pl. 215. 

(2) Vegiscom la dan-era de les histories de Montserrat, explica la presencia de Caries 
Magno en la montanya: «Por aquí por lo mismo empezó Cario Magno sus operaciones pala 
dejar libre del todo el Montserrat, i l'-spu.'-s de haber humillado en los llanos la media luna, 
ya que aqui se había retirado y atrincherado el grueso y lo más florido de los restos de los 
ejércitos vencido.-. Con -u táctica militar llama á los enemigos fuera de mis murallas y en el 
sitio en que hoy está la iglesia, se trabó el combate, siendo tanto el valor con que los cristia- 
nos pelearon, i|ue no solo vencieron á aquellos, sino que desalojaron á los del castillo Marro, 
quedan lo libre toda la montaña y país adyacente. Era el día 22 de Noviembre de 7'.i7: y al dar 
Cario Magno, gracia- á !>i<»s por tan insigne victoria, hizo voto de levantar en el mismo si- 
tio de la batalla, un templo á Santa Cecilia á cuyo culto la iglesia tiene dedicado aquel día, 
y sobre el mismo campo hizo donación del territorio y futuro templo a Rodutfo, uno de b>> 
valientes capitanes que más se distinguid, en premio de sus hazañas.» {Historia de Montse- 
rrat por el abad Ü. Miguel Muntadas continuad i por un monge drl mismo monasterio. Da rec- 
loua 1894, plana 69.) 



340 F. CARRERAS Y CANDI 

Res mos lluny de la veritat, que axó, y tol quan Eá referencia á vingu- 
des del emperador Caries á nostra Marca Hispánica, non no s' ha com- 
provat que hi poses may los peus. 

Grcu sal) no consignar en la present relació de les visites de nos- 
tres sobirans á Montserrat, la del comte pilos Guifré I, visita tant lluny 
d' esser comprovada, que no la justifica cap document ni escrit. Riquil- 
dis no l'ou (illa del Comte de Barcelona, ni es precisjá conceptuarla 
com un personatje historien: nomenemla en avant, segons ha'fct Marina 
Andró (1), la fada del Montserrat. 

Quatre cents anys de domini condal, havem donchs de dexar enlay- 
rc, flxantnos en lo segle en que lo Principat era regit per los monar- 
ques de la confederado catalano-aragonesa. 

En los capitols del faraós Llibre deis feyts esdevenguts en la vida 
del molt alt senyor Rey en Jacme lo Conqueridor, no s' hi consigna 
ascensió alguna del Monarca al Montserrat Si 's te en compte la fa- 
ma, que, en lo segle xin, comencava á teñir lo portentos Santuari y la 
llarga vida d' aquell insigne Rey d'Aragó, es de creure que hi deguc 
anar. 

Mes no es histórica, sino pura fantasía, la tant hermosa relació de 
Mossen Verdaguer, glosant la presencia de la figura del Monarca, en 
lo cím mes alt de la gegantina montanya, consignada en la delicada 
poesía Don Jaume en Sant Geroni, hout diu: 

«Per vcure bé Catalunya 
Jaume primer d' Aragó 
puja al cím de Sant Geroni, 
á 1' hora en que hi surt lo sol: 
¡quin pedestal per 1' estatual 
¡pe'l gegant quin mirador! 



— A rescatar les catives, 
María, guiaume vos, 
á mon pit donáu coratge, 
á mon brac forca y brahó, 
y si al pujar á la serra 
vuy me deyan rey hermós, 
quan tornaré á visitarvos 
me dirán Conqueridor!»— (2) 

¡Llástima que tantcs relacions historiques de Montserrat, sigan un 
desastre historich! 



(1) Marius Andiv.— ilontterrat román fierique Parla 1896 pl. 188. 

2 Vatria, potsiet de Moflen Jacinto Verdaguer (Barcelona, 1888), plana 181- 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 341 

Lo rey en Fere «Lo <;ran á Montserrat 

Continuador de les glorioses gestes de Jaume I fou son fill y suc- 
cesor Pere lo Gran, ó de Sicilia, ó deis francesos, que ab aytals apela- 
tius es conegut. Lo cronista Clot ó Des Clot, descrigué sa añada a Mont- 
serrat á invocarhi la protecció divinal, en lo major deis perills en que 
es trova durant son agitadíssim regnat. 

Excomunicat per lo Sant Pare á causa de la conquesta de Sicilia, 
possats sos regnes en 1' interdicte de la Iglesia, que conmina ais seus 
subdits <i negarli tota obediencia, després de restarli tot prestigi moral, 
la creuada pontificia y lo poderiu francés devien encarregarse de tól- 
reli lo poder material. 

Mils de guerrers aplegáis sots los dos estandarts junts, lo de la 
Santa Creu, enlairat per lo Llegat Pontifici, y lo de les tres flors de 
lliri, sostingut per lo propi rey de Franca, Felip l' Átrevit, passaren 
la frontera catalana per eníronisar com á Monarca, en los reyalmes de 
Aragó, al infant francés Caries de Valois. 

Alguns prelats y religiosos de nostra térra, obehint la veu de la 
Iglesia, secundaren ais creuats en son primer avene dintre Cata- 
lunya. 

Los murs de Geroua foren la primera oposició forta ab que topa 
aquell gran exércit conqueridor. En mala hora prengué acort de detu- 
rarse á sitiarlos. 

Desde Barcelona, intentó, Pere lo Gran, son derrer esforc, reunint 
alguna gent de guerra sots lo reyal penó de les barres rojes. 

Tristísima situació havien portat á Catalunya, les lluytes de la po 
litica italiana. ¡La creu de Roma contra la creu de Sant Jordi! 

¿Quina protecció sobirana podía salvarnos del estranger? Pere lo 
Gran, en sa conspicua mirada, vegé que sois la trovaría en la Reyna 
deis cels, corrent á invocarla en son predilecto Santuari de Mont- 
serrat 

Toreent de camí, seguit de pochs guerrers, puja ansies la montanya, 
per restar de vetlla tota la nit devant la Moreneta... 

Quanta acumulado de sentiments, progectes, ofertes, intencións, 
pregaries, resolucions y esperances, brollaríen confusament, los uns 
derrera los alti'es, durant aquella solempnial vetlla, fins á venir á sen- 
tar la calma del esperit, que, si es sempre necessaria, esdevé indispen- 
sable en les situacions extremes. 

Si la Verge Santísima escolta ó no al rey en Pere, nos ho dirán los 
fets subsegüents. Mes, avants, dexém que 1' historiador Des Clot nos 
dongui compte d' esta añada á Montserrat, ab son precís llenguatge y 
puritat de dicció. (1) 



Crónica del rey en Pere e. déte teu% antecenors pa.sta.ti, per Bernat Desclot.— Cap. CLIX. 



342 F. CARRERAS Y CANDI 

o El rey quant hac trames per aquesta ralló sos missatgers per Ca- 
talunya e per tot lo Comdat de Barcelona, iraníes N'Anfóa lili seu 
major, en Aragó ab lletres c ab pregaries de aquélla raho mateixa a 
tots los Aragonesos. E ell apres partia de la ciutat de Barcelona e 
vench s'en a un monastir de mongea negrea qui es en Catalunya, e es 
lloch de gran devocio lion Dcus ha fet a tot hom multes miracles e ver- 
tuts; e el lloch aquell es apellat Santa María de Montserrat. E es lloch 
molt salvatge e agrest e entre grana montanyéa e teres assetiat. E aqui 
lo rey estich e vella tota huna nit devant Faltar de madona santa Ma- 
ría; e prégala de bon cor e de bona volentat molt homilment que li 
acabas merce ab lo seu fill Jcsu Crist, que ell li fes ajuda e valenca, 
en tal manera que sos enemichs portassen la penitencia de les sobres 
que tetes li havien: 50 es assaber, car li eren entrats en sa térra no 
degudament... 

»E quant lo rey hac vetllat tota huna nit, lo bon mata, oyda la 
missa, oferí ses presentalles a madona Santa María. E puix partís de 
aquell lloch ab tota sa companya, e vench se damunt per lo camí de 
les montanyes, entro que fonch vengut á Estalrich». 

La costura de passar la nit en vetlla, fou molt general á Montserrat, 
perpetuantse flus á temps moderns. Subsistía encara en lo segle xvi, 
cora apar de la Historia y milagros de Nuestra Señora de Montserrat 
(Barcelona Claudius Bornatius 155G) hont se parla deis cants deis pe- 
legrina que tota la nit acostumen entonar estant en vetlla en 1' interior 
de la capella (1). 

Un miracle esdevíngué á Gerona, hont tant fort exercit, cora era lo 
d' aquells creuats, devia quedar desfet per lo poder divinal. La crudel 
peste y les terribles mosqucs de Sant Narcís, acabaren ab la major part 
deis invasors, figurant entre les victimes de la calamitosa malaltia, lo 
propi rey Felip, qui fou restituyt mort a Franca. 

La orgullosa vila de París, vegé devallar, desflorides, deis altivols 
Pirineus, ses estimades flors del lliri, com ha dit simbólicament l'in- 
mortal Dante, referintse á aquesta expedició contra Catalunya. 

Pere III «!o Ceriuioniós» á Montserrat 

No havém de dir qui era Pere III lo Cerimoniós, conegut aximateix 
ab lo nom del Punyalet: n' hi ha prou ab noraenarlo porque al Ilegidor 
tot seguit li vinga al pensament quelcom de sa llarga vida e insidioses 
gestes. Digne de parangonarse ab l'altrc Pere de Castella, son contrin- 



(1) '(¡110 si queremos comeucar ¡1 contar desde la> doze horas de la media noche, bailare- 
mos que huno aquella hora los padres monges comiencan :i entender en las alabanzas divi- 
nas, diziendo sus maytines con muy gran devoción y con muy gran quietud y recogimiento; 
poaque hazen cessar todos I"- cantos de 1"? peregrinos que suelen cantar velando en la 
iglesia.» 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 343 

cant, apodat lo Crudel, fou, com ell, fratricida y cora cll, presenta una 
historia, rublerta de traicións y crinas. 

De la primera añada de Pere III á Montserrat, diu Serra y Postius, 
que, en 1343, avants de sa campanya de Mallorca, passá á valdres del 
poderos áuxili de Nostra Dona de Montserrat y per portar son patroci- 
ni inseparablernent ab ell, prengué y 's posa un deis anells que porta- 
va la santa imatge. 

Ja havía conquerit lo reyalme de Mallorca á son cunyat Jaume, y 
aparellava la host que devía tólreli lo Rosselló y Cerdanya, quan, 
avants de passar á dits comtats, volgué aytanibé implorar la protec- 
ció de la Mare de Deu de Montserrat. 

En la relacíó d' aquesta añada, que 's consigna en la Crónica, que 
suposen esser de sa propia ma, conipta, com feu nit á Collbató, hont hi 
existía famós castell, lo major y mes rich de la montanya, pertanyent 
á la poderosa familia barcelonina deis Durfort. 

A 1' endemá al matí (29 abril 1344) enviant directament los cavalls 
á Monistrol, apar com si no 's volgués substreure á la piadosa costúm, 
llavors y per cents d'anys subsistent, d'empendre á peu la pujada del 
Santuari. A la revolta de la capella de Sant Miquel, ahont lo viandant 
se sobtava de trovarse al enfront del monastir, era costúm general de- 
turarshi y resar devotament la salve. 

La Crónica reyal, Higa, los preparatoris de la empresa contra Jau- 
me de Mallorca, ab la pujada y breu estada del Cerimoniós a Mont- 
serrat, d' esta manera: 

«E aqui les companyes axi de cavall com de peu acordades e gran 
partida de aquellos ja a Gerona añades som de proposit, que ans 
que dret cami faessem la entrada de Rosselló, anassem a fer reveren- 
cia a nostra dona de Montserrat. E aqui dimecres mati a vint y vuyt 
de abril, partim de la dita ciutat ab fort poca companyia, e anamnos 
a diñar a Martorell e sopar a Collbató. E aqui donaren de consell que 
trametessem letres nostres de precaries a tots los archabisbes, bisbes e 
a totes les ordens, dins nostra senyoria situats, com per tal com per 
rabo de execucio de justicia, nos convengues a enantar a oceupacio 
real contra lo dit Jaume de Mallorques e les terres e bens seus los 
quals encara senyorejava de fet, faessen special oracio a Deu per Nos 
e per les nostres companyies. Nos acceptam lo dit consell, manam que 
ell tos menat a execucio e acó fet, reposara aqui la nit. Dijous mati 
a XXIX de abril partim daqui cavalcant, anam entro al peu de la 
costa de Montserrat, e aqui descavalcam, e manam que les besties 
anassen per lo cami pía a Monistrol, e que aqui esperassen; e nos ab 
nostres companyies muntam la dita costa a peu, e aquella pujada fo- 
ssem a una esglessia appellada sant Michael. En vista del monastir de 
Montserrat isque a Nos a carrera lo abbat de Montserrat e rebens re- 
verentment e convidans aquell dia; e ensemps anam a fer reverencia 
a nostra dona sancta María; e teta aquella entram a diñar, e apres 



344 F. CARRERAS Y CANDI 

monjar ab lo abbat ensemps anam presentara la dita verge una galera 
ab totes ses exarcies dargcnt en reverencia de la victoria quens dona lo 
día que prenguem térra a Mallcrques, la qual h¡ haviem teta portar ans 
de dos dies que Nos y fossem. E presentada la dita galera i'aemnos 
venir los hermitans de Montserrat (los quals deis seus hermitatges ha- 
via fet al monastir devallar lo dit abbat) ais quals diguem e pregam 
que per ells fos constituyda special oracio, la qual diguessen a certes 
hores de dia e de nit per Nos e per les dites nostres companyies, per la 
rabo que dessus havem dit. E apres partim de aqui e avallara les sélla- 
les de Montserrat e anam sopar e jaure a Monistrol, non dit abbat axi- 
mateix nos havia convidáis» (1). 

Baxá á Monistrol per les escalas, camí dret y que devía ferse á peu, 
lo que 'ns esplicaría tal vegada, que lo Rey y sa comitiva, avants de 
pujar á Sant Miquel, enviessin lo bestiar á Monistrol. 

Poch dura la estada de Pcre lo Cerimoniós á Montserrat, puix arri- 
vat al matí, al vespre ja era á dormir á Monistrol, per partirne al dia 
següent á Tarrassa fent la vía de Gerona, hont l'esperava la host que 
devía invadir y guanyar lo reyalme de son malaventurat eunyat. 

Aquest aete del Rey, disposat á sacrificar á sos mes propinques pa- 
rents, ¡l sa ambició, nos recorda al lladre andalús ensenent un ciri a 
María Santíssima quan havia d' enipendre un acte atrevit de sa cri- 
minal carrera. 

Y per la torca del contrast, aquell mateix any al perdre tot lo que 
li quedava en Rosselló y Cerdanya, lo venQut rey Jaume de Mallor- 
ca (15 juliol 1341) passá á invocar á la Verge de Montserrat hont s'hi 
trovava lo dia de la festa de Nostra Dona Santa Maria (dimecres 8 Se- 
tembre 1344). Diu Bofarull á dit propósit, que induptablement solicita- 
ría de la Verge, lo eontrari de lo que quatre mesos avants li demaná 
son eunyat. 

Y lo piados romeu, al veurel devallar despagat y trist, del miracu- 
lós Santuari, havent perdut injustament sos dominis, murmuraría en- 
tre dents les dues paraules clásiques de la catalana térra: 

— No convenia 



Joan I o Ay mador «le la gentilesa» á Montserrat 

Lo rey Pere III, que no desmentí en sa vida lo dictat de Cerimo- 
niós ab que '1 coneix la historia, decora ab lo titol de Duch de Gerona, 
a son fill primogénit 1' infant Joan. Aquest casa ab Matta d' Arma- 
nyach en 1372, enviudant en 1378. Del temps en que dura aytal ma- 
trimoni, n' havém de consignar una interessant mostra de la devoció 
professada a la Verge de Montserrat, devoció, que, seguint les preocu- 



(1) Crónica del re.ij d'Aragi en Fcre IV lo Cerimoniot ó del puni/alet. Aquest Roy fon 
iruarl en la cronología arag 30 y tercer en la. catalana. 



VISITES DE NOSTRES EEYS A MONTSERRAT 



345 



pacións del segle xiv, la trovém vinculada ab un procehiment caba- 
lístich ó geomántich. No altre nom mcreix la preocupado de la 
corda, que, havia de teñir, sis vegadas la llargada, y set la gruxaria, 
de la imatge de Montserrat, y tenía d' esser possada dessota 1' altar 
hont se resaven les misses per arbitrar sa divinal protecció. 

Deya, la carta escrita per lo proto-notari de la Duquesa de Gerona, 
á Fra Arnau de Ca Plana, predicador de Montserrat: 

«La Duquesa -FraArnau: Pregam vos que encontinent prengats 
per VII vegades ab una corda lo grux de la yraaga de madona santa 
Maria de Montserrat et per altres VI vegades la longuea et apres po- 
sats la corda dessus laltar et fets nos dir VII misses a honor de la dita 
verge maria. E com les misses sien dites trametets nos la corda. E 
acous pregam no hala falla car molt uos ho grahirem. Dada en Gerona 
lo primer dia de mar? lany MCCCLXXV1I— Berengarius Prothonota- 
riuse (1) 

Poch temps després, en 1380 (2 de febrer), casava lo Duch de Ge- 
rona ab Violant de Bar. Dintre lo mateix any, tenint en compte lo 
vulgar de la térra, «no es bon casat qui no porta la dona á Montse- 
rrat» apar Joan y sa muller Violant. residint quatre dies al Monestir, 
50 es, del 7 al 10 de setembre de 1380. 

Llarch temps passa, en que, lo Duch de Gerona, enemistat ab son 
pare, allunyat de la cort y víctima de les intrigues deis Fortiás, fá vida 
retreta. A les derreries del any 1386, residint á Gerona, enmalaltí de 
mala manera, heretant la corona, á la primaria del any 1387, mentres 
s' havia posat en camí, á despit de la malaltía, per estar present á Bar- 
celona, ais derrers moments de Pere lo Cerimoniós. 

Lo restabliment, del egregi malalt, vingué ab 1' istiu del any 1387. 
No cal dubtar, que invocaría á la Verge de Montserrat, puix tractá de 
posar en bones condicións, 1' estatge deis sobirans en lo Monestir, 
mananthi construir dugues bones xemeneyes que no fessin fura, en lo 
mes d' agost, la una en lo palau y la segona en la cambra. 

La crudel peste ó glánola que llavors comencá á aparexer per Bar- 
celona, lo farien partir vers Tortosa sens deturar á Montserrat, á les 
derreries d' octubre. La promesa fou empero cumplimentada per sa 
muller Violant de Bar, qui passá á Molins de Rey la nit del 17 d' octu- 
bre de 1387 y á Collbató la del 18, pujant al dia següent, dissapte, á 
peu descale, la pesada costa que enmena al Santuari. 

De les diferents lletres que figuren en lo Registre 2053, escrites 
desde Montserrat per la reyna Violant, ne trameterém tres adrecades 
á son marit, donantli compte d' haver entregat les joyes á la Verge 
en conformitat á lo que ell li encomená, com també d' estar en vetlla 
lo dia 19, etc. (2). 



(1) Registre 1812, foli 88 (v ) arxiu Coroua d' Aragó. 

(2) Registre 2053, foli 34 y arxiu Corona <!' Ai-aRú. 



346 F. CARRERAS Y CANDI 

«La Reyna — Sabents que de nostre bon estament haurets axi com 
deucts plaer vos notifican) com vuy vers hora de completa som arri- 
bada a coll bato on entenem a jaure et dema per lo mati nosen ente- 
ncm a pujar deu volcnt a peu dezcaus a madona sancta María. E nía- 
ravellants nos com del estament <lel senyor Rey et daltres coses 
despuys que partim daqui nons hauets certificada Pregam vos affee- 
tuosamcnt e volem que daquell quiscun jorn haiam vostra plenaria 
certificaeió. E car semblantment estam ab ancia del estament del 
Delfi de Gerona et de les infantes filis nostres molt casa uos pregam que 
continuau en que esta lestament del dit senyor nos continuéis lesta- 
ment deis dits Delfi et infantes e encara de la ciutat com esta de lea 
ypidemiea que ara nouellamcnt y son comencades E comanats nos en 
gracia del senyor Rey. Dada en Coll bato sots lo segoll de nostre anell 
diuendres a hora de prima son a XVIII dics doctubre del any 
MCCCLXXXVII. 

»Fuit directa Carmarlengis et G.° coltcllerii físico domini Regis.» 

«Molt alt molt excellent et molt poderos priheep et senyor marit et 
senyor mea molt car. Sus ara he reebuda de la vostra senyoria vna le- 
tra yo senyor estant en la vetla de Madona sancta Maria de Montse- 
rrat tocant alscuns afers ais quals senyor per raho de la dita vetla nous 
pusch respondre. Mas supplic vos senyor molt alt sia vostra merce so- 
breseure en los dits afers tro yo sia aqui car yo senyor partiré daci 
deu volent dilluns per lo mati et no cessare mon cami tro sia a la vos- 
tra gran senyoria la qual nostre senyor deus vulla conseruar per molts 
anys et prosperar segons senyor que vos et yo desijam — Dada en lo 
Monastir de Montserrat sots lo segell de mon anell dissabte a hora del 
Seny del ladre a XIX dies doctubre del any MCCCLXXXVII. 

«Senyor 

«Vostra humil companyona, la Reyna.» 

o Molt alt molt excellent et molt poderos princep et senyor marit et 
senyor raeu molt car De la vostra gran senyoria he reebuda vna letra 
molt graciosa de la qual senyor he reebut plaer et recreacio molt gran 
maiorment com per aquella he sabut vostre bon estament a mi singo. - 
larment molt car Part acó mosenyor notific a la vostra molt gran 
senyoria com anit hora de completa arribe a coll bato et vuy mal ¡ 
partent daqui som arribada a madona sancta Maria de Montserrat on 
senyor me son trobada sana et en fort bona disposicio de ma persona 
gracies a nostre senyor et a la qual denota ab humil reuerencia he 
presentades senyor les joyes que la vostra senyoria sab en la presen- 
tado de les quals he feta leuar carta publica segons senyor que la 
vostra gran senyoria me mana. Yo molt alt senyor enten a partir daci 
Üiluns et anarmen deu volent per Monistrol jaure a Terraca et des- 
puixs continúan lo cami a la vostra gran senyoria la qual nostre senyor 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 347 

deus conserue per molts anys ab creximent de salut et ab exalcament 
de la sua Reyal corona E sia guarda vostra senyor la sancta diuini- 
tat queus faca prosperar longament segons que vos senyor et yo desi- 
jaru. Dada en lo Monastir de Montserrat sots lo segell de raon anell 
dissapte a hora de les luras enceses a XIX dies doctubre del any 
MCCCLXXXVII. 

«Senyor: vostra humil companyona— La Reyna. 

cDomino Regi» 

Ais dos dies sortia, la Reyna, del Santuari, dormint, lo dilluns, 21 
d' octubre, á Monistrol y lo 22 á Tarraga. 

De les succesives estades de Joan I y Violant, á Montserrat, ben 
poca cosa nos en pervé. Lo 2 d' agost de 1393, acabava d' arrivar al 
Monestir, la piadosa Reyna, havent fet á peu la penosa pujada (1). 

Evidencia la devoció de tota sa vida á Montserrat, Joan I, al veu- 
re, que, es 1' unich rey d' Aragó, que desitjá fes, son cors, la postuma 
ascensió al cenobi benedictí. Axis ho tramet Serra y Postíus, co- 
piantho de Sayol en las Grandezas de Poblet, hont se diu, que, eix 
Sobirá, «había ofrecidoenterrarse en el Monasterio de Nuestra Señora 
de Montserrate, si la Virgen le guardava de no se qué peligro, por lo 
qual estuvo depositado en la Cathedral de Barcelona. El Rey D. Mar- 
tín su hermano y sucesor en la Corona, pidió al Papa, que absolviese 
al rey difunto de la promesa que avia hecho de enterrarse en Montse- 
rrate, porque pertenecía á Poblet, alegando los de este Monasterio sus 
razones, á lo que condescendió su Santidad; pero hallando dificultades 
la referida Cathedral para entregar el Real Cadáver, fué proferida 
sentencia declarando, que pertenecía á Poblet, el qual se le llevó de 
Barcelona, año mil quinientos y uno.¡> 

Impenetrables disposicións del Altissim. Elles no han permés, que, 
1' estimat Santuari de Catalunya, pogués hostatjar les cendres de sos 
sobirans. 

Ferran I al' Anteqnera» a Montserrat 

Al morir Joan I, en 1396, llarchs anys se passaren sense que la porta 
del amurallat recinte de Montserrat s'obrís perdonar passatge á algún 
deis sobirans catalans. Lo succesor del Rey galant, lo bondadós Martí, 
seguint la devoció heretada de sos passats, dona mostres d' haver 
invocat a la Verge de Montserrat en 1' acte de major importancia de 



(i) I8:i3 i: d' agost)— Desde Tortosa respon, Joan I. á la carta de Violant, datada :i Mont- 
serrat lo 2 d" agost, y al ensemps que li demana l<>s dies que pensa residir á Montserrat, ei 
crivia: tE caí- nos sots ben trobada en lo camí o en lo pujar de la costa en que pero nos tenim 
perdit que haurets passaf assats ti-eball e affany pus a peu la auets pujada» Hecisla histó- 
rica de Barcelona, any III, nom. 25, pl. H8) 



348 F. CARRERAS Y CANDI 

la sua vida. Nos referim A la rcnomada expedido a Sicilia, quan sois 
era Duch de Montblancli. Entre les diferents presentallas conserva- 
des en lo Santuari montscrrati, lii cridava la atenció, al comencar lo 
segle xix, lo gran retaule pintat al oli, clavat en los ííúticbs claustres, 
hont se conmemorava dita expedició guerrera, estanthi fidelment repre- 
séntate, Martí I, son lili Martí rey de Sicilia, Felip Daloiau vescomte de 
Rocabertí. 1' almirall Bernat de Cabrera, Ramón de Perellos vescom- 
te de Roda, Pere de Queralt, Bernat de Pinos, Lluis Cornel, Berenguer 
de Vilaragut, Ramón de Monteada, Ramón de Bages, Ferrer d' Abe- 
11a, Guerau de Cervelló y Pere de Fonollet vescomte d' Ylla (1 ). Impor- 
tantísima pintura histórica, digna de figurar en primer lloch entre 
los majors recorts arqueológicas del segle xiv, si la incendiayre teya 
del exercit invasor no la hagues feta desaparecer per sempre mes, en 
les guerras napoleóniques. 

Mes lo rey Martí I, al ocupar lo reyal soli de sos passats, per sa 
malaltissa naturalesa y crasa complexió, se vegé condempnat al repós, 
no sempre voluntan. Per tant, no cal estranyar dexém de veure 'I tra- 
muntant la fadigosa costa de Collbató, quan, tant poch se mogué de 
les capitals, obligat per sa salut á una vida altament sedentaria. 

Lo monestir de Montserrat havia pujat A la categoría d' afoadía, per 
decret de Benet XIII (1410), quan lo succesor del rey Martí y cap de 
la nova dinastía castellana, lii puja a invocar A la Verge, A les derreries 
de juliol de 1' any 1413. Lo rey Ferran anava A Balaguer A fí de dirigir 
en persona les operacións contra lo Comte d' Urgell, quí s' había, ton- 
tament engaviat dintre les muralles de dita polilació. 

La estada del nou Rey en lo monestir, sigue breu, expedint segui- 
dament orde d' entregarli cent tíorins d' or, trovantseeu lo camp sitia- 
dor de Balaguer, A 24 de setembre d' aquell mateix any Í2). 

Ab esta añada de Ferran d' Antequera A Montserrat, se repeteix lo 
fet, d' invocar A la Verge, nostres reys, avans d' entrar en campanya. 
Axis ho vegerem, ab Pere II, ab Pere III ab Martí, Duch de Mont- 
blanch y ara, per quarta vegada, ab Ferran I, segons ho consigna 
Carita ab la sua característica concissió d' istil (3). 

Lo cronista montserrati, Argaiz, diu, que Ferran I, s' inscrigué com 
A confrare en la confraría de Montserrat de la que s' en declara espe- 



I Zurita Anule* de Aragón, llibre 10, cap . r i0 

(á) eFerdinandus ote fideli consiliario ri tliosaururin nostro Johannide plano legutn doc- 
torí salntem et graciam: vobis dicimus et mandamus uuatenus de peceunie curio nostre que 
penes vos suni vel erunt detis el soluatis Abbati ac monasterio sánete marie de Monserrato 
Centum llórenos auri * i*- Aragonis quosipsius Virginia conteinplacione graciose ducimus 
concedendos Et in solucione recuperetis presentcm vna cum apocha de soluto Datumin 
obsidione balagarii sub nostro sigillo minori XXIIII día mensis Septembria Anno a nati- 
uitate l >< i 1 1 1 ¡ ti i M" CCCC XIII o — Rex Ferdinandns— Doriiinus Rex mandauit mibi Paulo 
Nicliolai» (Registre 2422, foii 31, arx Corona d J Aragó 

(3) Anules de Aragón vol. III, llibre XII. pl, 89. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 349 

cial protector (10 juny 1415). De tant insigne contraria, Cristofol de 
Virués, en lo poema escrit sobre Montserrat, ne canta: 

«La cual ha de tener por sus cofrades 
todos los potentados que en la tierra 
seguirán las dulcísimas verdades 
del que en el suelo el cielo abre y cierra.» 



Aillo». IV -lo Magnánimo y sa muller y llochtincnt 
liaría de Castella, á Montserrat 

Es un regnat especialíssim lo d' Anfós IV Lo Sobirá, allunyat quasi 
sempre de son reyalme, pretenía per co dirigirlo desde Italia hont era 
consultat prou sovint per sa muller y llochtinent María de Castella, á 
quí ha-vía dexat la regencia de la corona d' Aragó. 

Procehint de Lleyda y Balaguer, María de Castella, en 1419, diri 
gintse a Barcelona, deturá á Montserrat, hont hi estava lo 16 de jancr. 
Tres jorns després, prosseguía son interromput itinerari vers la Capi 
tal, per lo camí usualment seguit de Molins de Rey (19 de janer de 
1419) (1). 

Com si Anfós IV estigués destinat ó disposat, a mancar sempre per 
víes diferents de sa muller, axis com ésta, al comengar 1' any 1419 
ana á Montserrat, lo Rey s' hi trova aximateix á les derreríes del pro- 
pi any. Axó apar en la confirmació que hi feu deis privilegis concedits 
ais pelegríns de Montserrat, datat en aquest propi lloch, lo 4 de desem- 
brede 1419 (2). 

Y tot seguit, ais primers mesos del any 1420, vehem continuar son 
afecte, en les concessions que otorga al Monestir, desde Tortosa (3 de 
abril) y desde Vinaroz (12 d' abril). Ab elles, y especialment ab la 
darrera, tractá d' arbitrar la assistencia y protecció de María San- 
tíssima per les sues empreses de Cerdenya y Sicilia (3). 

En ia setmana de la Mare deDeude setembre del any 1421. la pia- 
dosa reyna María torna á Montserrat, pervenintnos de sa visita, de- 
talls interessants per lo conexement de les costúms. D' una part, se veu 
ais pobres acudint al Monestir á implorar la caritat de la Reyna, quí 
los socorregué tant de sa propia má, com per víes del seu almoyner 
Mossen Pere Eres. D' altre part, vehem que lo Monestir aplegava les 
aluioynes deis fidels, en una caxa, en la iglesia, essent per tant, do- 
nada la almoyna, sense ostentado. Y per últim, que eren venuts en lo 
recinte de Montserrat fils de pater nostres de boix, axis com medalles 



i Registre 3109, foli 9 (arx. Coroua Aragó. 

■i HiUoria de Xueitra Seüora de Momtrrate, por Serra y Postius, plaua 264. 

:> ddeircum ad Monasteriuin et deuotam intacte virginis Marle Montis serrati ingeu- 

luiii el singularem devocionem habentes ac i n remissii m pecaininum aostri ei predecesso- 

rum nostruma Registre 2693, foli 54, arx. Coroua Aragó). 



350 F. CARRERAS Y CANDI 

(senyals d' estany eplom) ab la imatge de le Verge, les quals coses so- 
líen portarse en demostrado de venguda de romiatge. De tot nc tracta 
1' adjunt document reyal (1): 

«María, etc. Al íeel conseller e Tresorer nostre micer Johan de 
masguillem Salut e gracia. Vist hauem un albara de Soriua de racio 
de casa nostra ab son sagell sagellat del tenor seguent:— Al honrat en 
berthomeu gras Tresorer de la senyora Reyna de part den Rapliael de 
vlzinellcs scriua de racio de casa de la dita senyora fas vos asaber que 
a n pere eres capella e almoyner de la senyora Reyna son degudes les 
i|uantitats deius scrites les quals de manament de la dita senyora dis- 
tribuí en lo monastir de Montserrat aon la dita Senyora partint de 
Barehinona era añada en la setmána de sancta María de Setembrc del 
any deius scrit segons que distinctament se segueix: Primerament li 
son deguts los quals foren dats per amor de Deu a diuerses pobres axi 
per rnans de la dita senyora a la qual lo dit pere eres de manament 
seu li hauia donats com per mans del dit pere Cent trenta hun sous. 
ítem li son deguts los quals per vigor del dit manament foren mesos 
per ell present Maiordom e mi en la eaxa de la almoyna de la sglesia 
del dit Monastir Cent Sexanta cinch sois. E mes li son deguts per vint 
e huyt flls de pater nostres de boix que compra qui a raho de dotze di 
ners lo fil tan ab sis sois huyt diners que li costaren Quarante senyals 
destany e plom ab la emprenta de Sancta Maria en cascu de aquclls a 
rabo de dos diners la peca los quals pater nostres e senyals la dita 
senyora decontinent dona e compartí entre les sues companyes per co 
que aquells aportassen en demostrado de venguda de Romiatge Tienta 
quatre sois huyt diners, e axi muntcn en suma totes les dites quanti- 
tats al dit pere eres degudes per les dites rahons segons que de tot per 
menut appar per vna cédula de paper scrita per sa ma que he enfilada 
en lo fil primer comu de mon offici ab la qual largament son stat cer- 
tificat Trescents Trenta sois huyt diners barchinoneses. Scrit en Bar- 
ehinona a XX dies del mes de Setembre anno a natiuitate domini Mi- 
llesinio CCCCXVI — Jatsia segons tenor del dit albara la quantitat 
en aquell contenguda se mostra esser deguda an pere eres almoyner 
nostre. Empero a nos es cert e sta en veritat que lo feel Comprador de 
casa nostre en Guillem de linya ha pagada e bestreta de sos propris 
diners o peceunia la dita quantitat en lo dit albera contenguda. Per e.o 
per reinoure tot dubte a vos dehim e manam de certa sciencia que de 
les peecunies de nostra cort que vers vos son o serán donets o paguets 
al dit comprador nostre los dits Tresccns Trenta sois huyt diners bur- 
chinoneses en lo dit albara contenguts. E en la paga de aquells co- 
bráis dell lalbara dessus inserí ensemps ab la present. Dada en bar- 
ehinona sots nostre sagell secret a X dies dabril En lany de la natiuitat 
de nostre senyor Mil CCCCXXII— La Reyna.» 



i Registre 3110, f"li 61 wjc. Corona A ragú . 



VISITES DE N0STRES REYS Á MONTSERRAT 351 

Retornant al rey Anfós, quí, per ses emprcses, afleions y educació, 
esdevinguó mes italiá que espanyol,-en 1' any 1440, dexá sentada la 
senyal d' exes inclinacions forasteros ultramarines, en Montserrat. Vo- 
lent reformar lo monestir, lo Rey de Napols y d' Aragó, hi introdueix 
la regla del de Montecasino, que liavía gran renom llavors. De Mon- 
tecasino passaren á Montserrat k introduhir la reforma establerta, 1' 
abat Fra Antoni Avinyó y sis monjos mes. 

No estigué acertat. lo Rey d' Aragó, en aytal reforma, anant lo 
monestir en notable decadencia durant la segona mitat del seglc xv. 
Mes no 's veu que los frares italians hi supcditessin ais catalana y quan 
la ccasió ho exigi, lo convent se presenta esencialment cátala, en 1462, 
desenrotllant, 1' abat Ferrer, la política de la térra. 

Joan II á Montserrat 

Plana de tristor per la historia de Catalunya es la que omplena ab 
son regnat, Joan II. En la sua primera mitat, ni cix antipatich Sobira, 
ni sa astuta y terrible muller, la castellana Joana Enríquez, aparexen 
visitant lo Santuari, que com havém dit avants, tremola ab fermesa, en 
1462, 1' estandart de la térra figurant en primera fila del mohiment 
insurreccional que inicia Barcelona. 

Lo malaventurat Princep de Viana, ab <¡ui 's personifica 1' esperit de 
la térra menyspreuada per lo cesarisme del Monarca, acut en moments 
d' angustia á invocar á la Verge de Montserrat. 

En agost de 1460, assentats en apariencia, los preliminars de re- 
conciliació entre pare y fill, mentres lo primer anava á presidir les 
corts de Fraga, lo segón se dirigía á Montserrat com diu en Bofarull 
«con la idea tal vez de preparar mejor su espíritu, á que tantj ayuda 
en aquella región el venerado santuario en su interior, y la naturaleza 
por fuera.» «Al saber en Montserrat, el Príncipe, el mal resultado de 
las cortes de Aragón para sus esperanzas, regresó entristecido á Bar- 
celona, y allí volvió á hacerse la ilusión de que en las cortes catalanas 
se vería satisfecho» (1). 

Lo Princep aborrit del Pare, passá d' aquesta vida víctima de les 
metzines abocades de molt alt. 

Y al veure á la reyna Joana, princesa de molta astucia y gran arti- 
fici, com la nomena Curita, que, tot yenint a excrcir la llochtinencia de 
Catalunya ab son fill Ferran, puja al Santuari de Montserrat, (al passar 
de Lleyda á Barcelona en novembre de 1461) la pensar, al conexedor de 
la sua vida, que aytal visita era dictada, mes que per lo cor, per lo cap. 

No cal retreure, com á mostres d' afecte de Joan II al monestir de 
Montserrat, cortes concessions honoríriques, moltes vegades fetcs á. 



i) Historia critica civil y ecletiáítica de Cataluña, vol, VI, pl. :!'•'. 



352 P- CARRERAS Y CANDI 

causa de gestiona deis propis interessats, y que á nostre vijarés poca 
cosa proven (1). 

Serra y Postius dona compte de les añades d' aquest Monarca a 
Montserrat, la primera en 1135, quan encara no era rey, y la segona 
en 1475, després d' ncabada la famosa guerra de Catalunya, en quin 
any, diu trovarse al Santuari en los díes 18 y 19 d' octubre. Evident 
errada del eseriptor barceloni, puix deis arxius ne resulta que son lo 8 
y 9 d' octubre los díes de sa permanencia en lo monestir de Montse- 
rrat (2). 

Estavaen los setanta set anys, edat niolt aventada, porque poguós 
repetir semblant devoció. No creyém que hi tornes mes. 

En 1479, morí extremadament xacrós lo rey Joan II, que, si fou 
perdonat por los catalans, son nom, no podrá, ocupar may un bon lloeh 
ni en son cor, ni en se shistories. 

Ferian II alo Católicho, a Montserrat 

Já, en 1161, trovárem, al flll de Joan II y de Joana Eoriquez, 
anant en companyía de sa Mare, á Montserrat. 

Comcncá son regnat, en 1479, y com se passesin lo primer y lo se- 
gon any, sense visitar lo Santuari de Montserrat, comentaren á ges- 
tionar, los monjos, la desitjada visita, utilisant de la influencia, que, 
en la persona del Rey Católich, hi exercía Frá Boyl. 

Del setembre de 1481 es la correspondencia deis monjos y Fo- 
rran II, instant la visita al monestir. Responia, lo Rey, mostrant vo- 
luntat de visitar aquell lloch de veneració. 

«Lo Rey— Religiosos amats nostres. Ab Fr. Boill havem rebut vos- 
tra lletra, ab creencia ab la persona la qual vista ates lo que aquell 
per vostre part nos ha volgut explicar: vos responem es nostra volun- 



i Alndim á lo que cita Serra y Postius del tito! de bibliotecari inajor eonferit al Abal 
.1.- Montserrat <-n 1458, com del prh ilegi '1' excrcir jurisdiccio en les causes de sos vassalls de 
Barcelona, en 1 159 (Historia de -V. S. de Montserrat, pl. 271 

_• Lo Dietari del Concell barceloni, en jornada de ■'> d' octubre de 1 17:.. consigna la sor- 

tida del rey Joan de Barcelona per anar a Lleyda hon( havii ivocat la cort perloide 

novembre. 

Lo Registre S466, del arxiu de la Corona d'Aragó, compté docnuients fírmate por l" Rey 
A Barcelona, m les dates de :•. 7. 11, n. 16 y 17 d' octubre de 1475. 

Lo Registre 33:12 (tolis 61 y 62 , constata la tirina de dos documenta á Montserrat lo « y :i 
d' octubre de 1175. Lo primer ya endrecat ais almoynersde Montserrat, ais qui permet l'usde 
tota Uey d' armes, fins de les prohibides, los exbimeix de la obligaciódc servir l"- oficia pu- 
blicas en les universitats.y 1"- enfranqneix.axls com llure cquipatges obesties,dels drets de 
pontatxes y barcatxes. També declara que no poguessin esser molestats per lacomissió de de 
lietes 'i reclamaciú de deutes, dexant »(' estar subgectes á la jurisdií cid ordinaria, á excepció 
deis crims <le lesa magestat cprodicione heresi et sodomita ac fractlone Itinerum et viarum.> 
Lo segon decret del :i d' octubre es una confirmado de la exempcio de cena que concedí al 
vasa ll> ríe Montserrat lo rey Anfós desde Xortosa, 1" :t d' abril de 1420. 

Aquesta dos privilegls declara bayerlos vlst Serra y Postius, en l'arxiu de Montserrat 
(cax. 3,leg. 2, /"oí. 3) y u' equivoca les dates, suposantlos del 18 y 19 d' octubre. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 353 

tat ser vcrs aqueixa Casa scgons la devocio hi tenim e com ofcrt e mes 
Ilarejament lio havem dit al dit Fr. Boill, he com ho entenem metro 
per obra, plahent a Nostre Senyor, antes de nostra partida de assi. 
Nos remeterá a la relació al qual sobre acó deveu fe e creenca com a 
nostra propria persona. Dada en Barchinona a XXIV de setembre de 
MCCCCLXXXI» (1). 

Empero partí de Barcelona y no consta que deturés á Montserrat. 
Seguí ses eomunieacions ab lo monestir, mostrant sempre son aléete, 
Ferran II, al P. Boyl, en los anys de 1481 y 1482. En lo de 1486, lo 
Rey Católich, concedí privilegi al Monestir, enfranquint d' host, caval- 
cada y algunes coutribucions, ais Uoehs de sa pertenencia (2). 

A aquesta petita mostra d' afecte á Montserrat, per part del Rey 
d'Aragó, podém agregarhi la mes explícita d'haver comencat á terraple- 
nar un tros de montauya á ses despeses, per construir la nova iglesia. 

Pervulgué 1' any 1492, justament calificat de notable per Schwartz 
á causa d' efectuarshi en ell, £ets de tanta entitat en la Península Ibé- 
rica, com la presa de Granada, la expulsió deis jueus y lo descubri- 
ment del uou mon (3). 

En 1492 fineix una época, per iniciarsen altre prou oposta, que ca- 
racterisa, en ses formes plástica y Iliteraria, lo nou istil del renaxe- 
meiit. Si 1' historiador italiá Guicciardini, no dubta en comencar lo 
segle xvi, en 1' any 1492, ¿qué no hauríem de fer los historiadors es- 
panyols y ainericans? 

La decadencia interior de Catalunya, empero se manifesta já en lo 
segle xv, al que podriera, titular, segle de la entrada deis castellana. 
S' inicia aquesta entrada y subsegüent inmiscuido en nostres afers, en 
1412, ab l'acompanyament del RegentdcCastella,quan vingué A regnar 
á Aragó. S' hauría detingut en temps d' Anfós IV, per virtut de sa po- 
lítica italiana, sino hagués neutralisat la influencia ultramarina, altres 
aveneosde la castellana, deguts á la reyna llochtinent María, primpeesa 
de la casa reyal de Castella. Regná Joan II y sa muller, la tilla del 
gran almirall de Castella Enriquez, sintetisá la continuació de la polí- 
tica é influencia forasteros. Y per últim, fineix lo segle xv ab 1' adve- 
niment del rey Ferrán II, lo Católich, qual cort, composta de mes cas- 
tellans que catalans, devía influir en aumentar 1' estiangerisme á 
Catalunya. 

A Montserrat li toca sufrir les consequencies de semblant cstat de 
coses, aparellantli gravísimos perturbacións, cora may les hagués pre- 



1 Serra y Poatiua llitt. de N. S. de Monta, pl. 278, 
(2) Son dr <l¡t:i concessiú lea seguents pa raules: 

■Quare cum cenotiium dirce Virginia Marie deMontesaerrato quod in totoorbe quottidia- 
nis fere ^¡_-iiis et miraculia clare! celeberrimumque habetur magia helemosiuis sustente tur 
quam redditibua quippe qui et si tcuuissiuii aunt eos tanien et omina alia qüacnnque sunt et 
ipaas i i ''in helemosinaa ¡n peregrinoa ac pauperea ebriati alendoa distribuil atque dispensati 
Salamanca 24 de deaembre i 186. Registre 3650 foli ■•, arx. Corona d' áxagó, 
;; iís2 historia de un año célebre por Federico Sehtoartz Barcelona 1892). 

1904.— 24 



3Ó4 F. CARRERAS Y CANDI 

scnciades en los segles de la major corruptela monacal. Certament que 
lo convent s' haví.i inficiona) de relaxaeió é ni precisara una reforma 
radical, que '1 posas en bon estament Anís s' havía agitat la idea d' in- 

fcroduirhi frares geronims en llocb deis rjos negres, com foren coue- 

guts vulgarment los bi nedictins en la Edal Mitjana 

IIu deis arguments aduhits al dexar establerta lareforma á Mont- 
serrat, fou l' abus deis abats de residir llargues temporades fora < leí 
monestir. Es cert que I" Abal de Montserrat figura en lloch primordial 
entre los personajes polítichs de Catalunya; mes axó no era cas ayslat, 
ni peculiar del Abat de Montserrat, ni tant sois característich «le Cata- 
lunya. A Portugal, á Castella-yá Franca, per tot, los bisbes y los 
abats, jugaven en política lo primer paper. 

Quan la calamitosa guerra civil catalana de Joan II, Fr. Pere An- 
loni Ferrer, abat de Montserrat, era term partidari de la causa de Bar- 
celona y per tañí contrari del monarca aragonés, dirigint lomohiment 
polítich en la Ciutat. Ferrán lo Católich, debuta, en 1' exercici de 
armes, durant la guerra, qual recort degué servar tota sa \ ida no 
oblidant la intervenció del abat Ferrer. Apuntem lo Eet, puix á vega- 
des petits acontexements, n' originen altres de major trascendencia. 
Qní sab si, quan tractá de solucionarlo decaiment monástich de Mont- 
serrat, fou un acte, tant polítich com eclesiástich, subjcetarlo al castcllá 
de Valladolid? 

Desde llavors, passaren á Castella, les quantioses rentes y dona- 
tius, que, la pietat catalana acumulava ais peus dq sa devota y esti- 
mada Verge. 

Causa penosa impresio la falta de crítica y fins de patriotismo, que 
s' observa en molts autors catalans de Montserrat, al donar compte 
d' aquesta reforma. IIu d' ells Serra y Postius, no sois 1' anomena santa 
y gloriosa, sino que la justifica, no já per la relaxaeió monástica tant 
general én lo segle xv, sino per capritxosa voluntat deis líeys Cató- 
üclis, dient que los sembla oportú «que no fuesse abadía, ni claustral, 
sino que se incorpjrasse con las demás congregaciones que en Cata- 
luña y Galicia se habían juntado» com si hagués dexat d' existir la 
congregado benedictina tarraconense, que may s' ajuntá ab la simi- 
lar castellana. 

Aquell any célebre del segle xv, lo remarcable 1492, fou lo en que 's 
porta á terme la unió de la perla deis santuaris benedictins de Cata- 
lunya, al de Valladolid, unió de funestíssims efectos segons tindrém 
ocasió d' exposar. A despit de la butlla pontificia, tarda en efectuarse. 
Fou en octubre de 1492, quan Ferrán II emprengué la sua reyal visita 
al monestir, anunciada en 1481 y dilatada fins al temps en que s' acá • 
liava de preceptuar lo cambi de personal en lo convent. 

Enaltits de la gloria, que, en ses persones irradiara la conquesta de 
Granada se dirigien á Harcelona, los Reys Católichs, desviantse del 
cami recte, per pujar á agenollarse ais peus de la Verge de Montserrat. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 355 

Los aeompanyaven, 1' infant primogénit Joan y sos altres tllls. Esde- 
vingué aquesta visita a rnitjans d' octubre y no cal dubtar que, durant 
la matexa, se tractaría tot lo referent al non estament d' aquell san- 
tuari. 

Falten los documents y sobren les presumpcións. Procuraren! fu- 
gir de les que assalten nostre pensa, per no apartarnos de la recta 
conciencia d' historiador. 

Diu la historia del abat Muntades, que flns al 2 de juny de 1493 
no prengué possésió de Montserrat lo general de la congregado de Va- 
lladolid, que 1' abat Peralta renuncia expontdneament «para no crear 
obstáculos á la grande obra de los Reyes Católicos y de Alejandro VI: 
mereciendo por este importante servicio y desinterés ser promovido á 
la silla episcopal de Vich» (1). 

Simultánoament ab la presa de possésió del Monestir per los i'rares 
castellans, corre parelles altre l'et consig-nat per ios historiadors mont- 
serratins, «jo es, que Fr. Bernat Boyl y dotze monjos eatalans de la 
orde benedictina, en 1493, passaren á evan^elisar ais infels de les ¡li- 
dies Occidcntals, que acabava de descubrir Cristófol Colón, confe- 
rintse al primer la dignitat de Patriarca de les Indies (2). 

¿Foren originaris de Montserrat, los dotze companys benedictins 
del P. Boyl? Fet importantíssim d' averiguar, per quan indicaría 
1' apartament total del element cátala del Monestir al entrar, sots 
lo nou domini de la congregació de Valladolid. 

A mes, de que fora gloria del monestir, reivindicar per sos f raros, 
1' honor de llencarse, á la mes fexuga y perillosa de les tasques evan- 
géliques, al dexar lo lloch de repós y quietut, en mans d' una comuni- 
tat forastera. 

Y lo católich rey d' Aragó, que s' allunyá de Montserrat quan en- 
cara los filis de la térra, hi servien lo camaril de la Verge, no hi devía 
posar mes los peus, com si no s' atrevís á gosarse en la contemplado de 
sa obra, que si esdevingué meritoria per lo restabliment de bones prác- 
li'iues de pietat, resulta impolítica y contrapioduhent á la pau in- 
terna. Desayrat, Ferrán II, al exercir la governació de Castella quan 
enviuda d' Isabel, apartat del reyalme de sa muller y desitjós de faci- 
litar, ab un nou maridatge, la separaeió d' Aragó de Castella ¿li en- 
trañen remordiments, en los derrers anys de sa vida, per haver entre- 
gat ais castellans, que tan lo disgustaren, lo mes preuat deis santuaris 
de Catalunya? (3) 



■(1) Historia de Montserrat por el abad, D. Miguel Muntaitas continuada por un mutige 
del mismo monasterio 'Barcelona 1894) plana 133 

í-'; Epitome histórico del portentoso santuario y real monasterio de Nuestra Señora de 
Wohterrate, per Pere Serra y Postius Barcelona 1747) plana 215. 

(3) Pocfriein entretenirnos en referir donatins y privilegia de Ferrán II ;¡ Montserrat, 
poateriors al 1492, que alguna n' hi ha de consignats en la obra d' en' Serra y Postius.Mes 
res nos diuhen, á excepciá de la significativa franquesa y llibertat d' atravessar los passosde 
Castella, que otorga, >'n íñio, essent conseqüencia del castellanis introduhit i Montserral 



356 F. CARRERAS Y CANDI 

Illúltiplea visitas «le Carlos 1 á Montserrat (1) 

El gran rey Carlos I emperador de Alemania, merece colocarse 
entre los principales bienhechores del monasterio y devotos de su San- 
tísima Virgen, Fué Innata su inclinación á nuestro .santuario, pues no 
hallamos que pudiera recibirla de las enseñanzas de sus sabios ins- 
tructores, el Obispo de Besancon y Adriano de Utrcclit. 

Es, Carlos I, el rey que mayor número de veces fué á Montserrat . 
Con creces le indemnizó de su afición, esta excelsa Señora, al con- 
templar acumulados, tantos gloriosos sucesos en su felicísimo rei- 
nado. 

El obispo de Pamplona Fr. Prudencio de Sandoval refiere oque to- 
das las veces que se le ofrecía ir por allí, lo hacía con gran gusto por 
llevar consigo la bendición de la santa imagen de la madre de Dios. 
Y solía decir á sus privados: (2) 

« - Las paredes de este santuario están ahumadas y siento de ellas 
tanta devoción y una cierta deidad que no sé significar. 

»Y mostrábalo bien S. M., pues gustaba comer con los monjes en 
refltorio y mandaba sentar al prelado al cabo de la mesa mayor con- 
sigo. Y en ausencia del aliad comió con el emperador fray García Pas- 
cual Prior, en Pascua de resurrección, comiendo el emperador carne 
y los monjes pescado (porque en refltorio nunca se come en esta santa 
casa), le dijo el Prior dadas las gracias: 

o-Aende señor, que nos habéis corrompido el refltorio. 

«Era aragonés este padre y llevó con mucha gracia el emperador 
lo que le dijo, porque conoció en él la virtud que este monje tenía.» 

Seguidamente, consigna el Obispo autor de la historia de Carlos i, 
algunos favores otorgados por el Monarca al Monasterio y entre ellos, 
que «cuando las iglesias do esta corona daban socorro & S. M. para sus 
guerras y lo daba esta caga, se lo mandaba volver, y una vez que se 
fué á defender á Salses y esta casa le envió treinta hombres de armas, 
no quiso que el monasterio los pagase mas de que para aparejarse se 
les dio doscientos ducados, año 1524. 

«Todo el tiempo que S M. vivió, pidió se le dijese una misa coti- 
diana en el altar de nuestra señora por su intención y se hizo y mandó 
dar limosna, año 1523. 

» Nueve veces se halla por los libros que S. M. visitó esta santa 



i Teninl en compte lo carácter y dimensions del prc -< nt i jtudi historien, havien estíl 
escullits dos apart&ts, per Uegirse en lo solenipnial se ¡ó académica dedicada &S.M. lo Roj 
i i panya.ensa estada á Barcelona: lo primer deis cscuUHs, era lo de Perc doGran j lo 
segon l'..ii 1" present de Caries I, aquesl en llengna castellana, en ateució á n.ue S M. n" co- 
,hi\ la catalana. 

Historia del Emperador Carlos V rey de España, por Fr. Prudencio de Sandoval, 
obispo de Pamplona». Madrid I8H , tomo ix, p. 32fi 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 357 

casa y debieron de ser más, pues venía desde Barcelona estando allí á 
ñestas que se celebraban en este monasterio; muchas limosnas dio y 
cada vez que venía la mandaba dar: no quería que se supiese lo que 
mandaba dar, parece cantidad de veinte mil ducados por los libros: 
en una partida se hallan mil ducados, que mandó librar en Zaragoza, 
año de 1524.» 

Durante el reinado de Carlos I fué regido, el monasterio de Mont- 
serrat, por abades forasteros de Catalunya: Pr. Pedro de Burgos, caste- 
llano viejo; Fr. Miguel Podroche, andaluz; Fr. Miguel Ferrer, valencia- 
no; Fr. Alonso Toro, vallisoletano; Fr. Diego de Luna, castellano 
viejo y Fr. Diego de Tocco, napolitano, en cuyo período abadial falleció 
el Emperador. 

De las nueve veces que estuvo en Montserrat Carlos I, según el 
obispo Sandoval, sólo cinco han sido aducidas por los historiadores de 
Montserrat. La primera fué en 1520. Acababan de terminar las cortos 
catalanas de 1519, en las que ciñió la tradicional guirnalda de Conde 
de Barcelor.a, y después de permanecer once meses y ocho días en 
nuestra Capital, ascendió por vez primera á las peñas de Montserrat, 
á estas conchas gigantillas, que, avaras guardan en su seno la Perla 
de Cataluña. 

Es curioso consignar, que, en aquella ocasión y en Barcelona, 
nuestros reyes cambiaron el dictado de Alteza , que hasta entonces se 
les dio, por el de Majestad. 

El 23 de enero de 1520, partía de Barcelona hacia Montserrat, Car- 
los I, en la peor de las temporadas del año, cuando la cuotidiana ne- 
blina aumenta en aquellos riscos, la melancolía invernal, predispo- 
niendo el ánimo á la contemplación cenobítica. 

Castilla, que le había visto partir el año antes, con la corona real, 
le veía de retorno ciñiendo sus sienes la corona imperial. 

En cambio en 1533, visitó, Carlos I, á Montserrat, de regreso de 
Barcelona, en la mejor de las épocas del año, en la vigilia de la festivi- 
dad de Corpus (11 de junio), asistiendo el día siguiente á la procesión 
del Santísimo Sacramento. De Montserrat pasó á Monzón para presidir 
cortes generales á los tres reinos de la corona de Aragón. 

Dos veces estuvo en Montserrat durante el año 1535 Carlos I: la 
primera viene consignada así en los dietarios: 

o Jueves, 1.° de abril.— Recibióse en este día la noticia de que el 
emperador y rey nuestro señor, viniendo de Montserrat, había ido á 
dormir en Molins de Rey» (1). 

De la segunda, en 28 de mayo se lee en Sorra y Postíus que apassó 
á la posta á Monserrate donde oyó missa, confessó, comulgó é im- 



(1) ¿os diHarina de la Generalidad de Cataluña, por Joni Condeu. (Barcelona, 1883 
pág.264. 



358 F. CARRERAS Y CANDI 

ploró el Patrocinio de María Santissima y el mismo día bol vio á Bar- 
celona» (p. 299). 

Disponía entonces la expedición á Túnez y para tener feliz éxito 
en su campana, arbitraba la divina protección do María. Una ilustrada 
poetisa castellana glosó esta visita del Emperador y subsiguiente 
victoria africana, según expresa la estrofa siguiente (1): 

o(¿uc nunca el César arribó á Barcino 
sin que con viva devoción corriera 
a contemplar el busto peregrino 
de la que amparo de su pueblo era: 
y hora que del indómito Haradino 
corre ufano á humillar la audacia fiera, 
¿cómo no fervoroso pediría 
la protección sagrada de María?» 

En 153G, procedente de Genova, el Emperador estuvo de paso en 
Barcelona, y al partir á Castilla subió al monasterio de Montserrat, 
durante el diciembre, «á dar gracias á su protectora de averie li- 
brado de los peligros del mar» como escribe el antedicho historiador 
Serra y l'ostius. 

Regresó de Italia á Barcelona en 1538 (20 de julio) y saliendo á 
los pocos días para Castilla, tampoco olvidó, Carlos I, su afectuosa vi- 
sita al Santuario catalán. 

El 21 de noviembre de 1542, el Emperador asistió á la toma de há- 
bito en Montserrat, de su protegido el napolitano Benito de Tocco, de 
sangre ilustre, pues por parto de madre era nieto del último Empera- 
dor de Constantinopla y sucesor de Jorge Castrioto rey de Albania. 

Dos noticias importantes referentes á las permanencias del Empe- 
rador en Montserrat vemos cansignadas en una relación de Bernabé 
Espeso (2), las que citaremos sin comentar, por no haberlas compro- 
bado. Son ellas, que «allí recibió á la embajada que en nombre de los 
electores de la Alemania le ofrecía la Corona de Carlo-Magno; en él 
el propio Monarca recibía la noticia del descubrimiento de Nueva Es 
paña por Hernán Cortés.» 

Compañeros inseparables del gran Monarca fueron un Santo Cruci- 
fijo y la bendita vela de Montserrat que no olvidaba llevar consigo en 
sus frecuentes viajes, para tenerlos á mano si llegaba su hora postrera. 

Cuando, en Yuste, sintió sobrevenirle la muerte, dijo á los que le 
rodeaban: 

—Ya es tiempo, dad acá aquella vela y aquel Crucifijo. 



i Varia en Montserrat. Pee ■ a por Dona Antonia Díaz <1c Lamatque entre los drcadei 
de Roma Enfrosina Elísea. Publicado por la Academia bibliográfica Mariana de Lleyda en el 
Certamen poético celebrado, etc . en 1864. Lleyda, 186J ,pág¡ :"'-' 

2 Diario de Barcelona del i octubre 1860, pag. 9092. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 359 

Y añade Martínez de la Puente en su historia de Carlos I, que «te 
niendo en la una mano la vela de la Santísima Virgen de Monserratc y 
eu la otra el Santo Crucifixo, tuvo un poco flxo los ojos en él y luego 
dio una voz tan grande, que se pudo oir en los otros aposentos, di- 
ziendo:— Ay Jesús!» 

Fueron estas sus postreras palabras (21 de septiembre de 1558). 

La edificante y tranquila muerte del primer Rey de España, es otro 
síntoma de cómo la bondadosa Nostra Dona catalana, se acordó de su 
costante servidor en el momento supremo. 

El Crucifijo y la vela de Montserrat que Carlos I tuvo en sus manos 
al expirar, fueron conservados por su hijo Felipe el Grande, como la 
más estimada herencia paterna. Ellos debieron, asimismo acompañarle 
en su tránsito á la presencia de Dios, como diremos luego. 

Les visites <!e Felip I lo Giran» (II en Castclla) 
á Montserrat (1) 

La tradicional devoció deis reys d' Aragó & Montserrat, lluny de 
disminuir, aumenta, durant los regnats deis dos primers sobirans de la 
casa d' Austria. Lo fill primogenit del Emperador, quan sois era Prin- 
cep, per dugues vegades diferents havia pujat al fainos Santuari. Fon 
la primera, ab sa Mare, á la edat de sis anys, en 1533, segmis relato 
Serra y Postius, sense dóname cap comentari ni incident. 

En 1' any 1548, venía de Valladolid lo princep Felip y anava á Bar 
celona, á embarcarse per Italia: en aytal viatje, deturá á Montserrat, 
hont hi entra va lo 10 d' octubre després de diñar, essent rebut prQces 
sonalmcnt, per 1' Abat y monjos, á la porta del Santuari. Lo día 
vinent hi combregá, visita les ermites y dormiría també en lo mones- 
tir, posantse en cami lo 12 ó tal vegada lo 13 d' octubre, en qual jor- 
nada consta en los Dietaris, que arrivá al enfosquir á Barcelona, per la 
posta y ab gran precipitado. 

Llavors ja havíen ocorregut en lo monestir, fets de trascendencia, 
que motivaren la intervenció del Princep. Com d' ells no 'n tracten los 
historiadors de Montserrat, nos crehem obligats á donarne alguns an- 
tecedernos, per ma'jor inteligencia del llegidor encara que 'ns apartem 
una mica del obgecte primordial d' esta relació. 

Keferint los fets del Rey Catolich, tenim dit que, frares castellans 
entraren á Montserrat, com á consecuencia de la sua unió ab Sant Be- 
net de Valladolid, decretada en 1492 y realisada en 1493, tan lleugc- 
rament calificada de santa y gloriosa per alguns autors. 

Al poch temps, comenta á desenrollarse en lo monestir, un dualismo 



(i) Deu teñir <- en conipte que la cronología catalana, en I < f.~ rey ■ de nom FeU p. ea dife- 

rent de la castellana, puix que aquí no- regníi lo bral tí Felip i 1 1 ■ i - 1 1 ■ - ■ .Tninl>¿ 1 - en I"- 

iU- nom FerrAn y Aniv.s. 



360 F. CABRERAS Y CAXDI 

entre írares catalans y castcllans, á despit del que, Iluny deminvar la 
importancia del Santnari de María, an.í aquista crexent, colocantse en 
la primera fila deis d' Espanya y estenentse sa devoció- á regions ultra- 
marines (1). Exemplc raanifest de com les passions humanes son la 
boyra baxa que sol arrossegarse per los repeus del Montserrat, inen- 
tres intactos, en regions mes serenes, sos enesprats cimals, s'enlayren 
inmaculats vers lo cel. 

U antagonisme de races, perturba la tranquilitat del claustre, pu- 
jant, 1' alé de la discordia, fins á les soletats de les crmites. Pesada 
sería la relacio deis disentiments entre catalans y castellaas, bastant 
que diguem íViu sa existencia anterior á 1625 Yint anys després, ó 
siga en 1545, lo princep Felip intervé en aquelles discordies interiors 
La disposició que dona desde Valladolid, era en favor deis monjos ca- 
talans. Aparexentli «cosa grave, aver de sacar y hechar los hijos na- 
turales de la tierra de sus propias naturalezas y Casa» «encargamos y 
mandamos, que, para quitar todo escándalo, hagays bolver todos los 
mongos y Religiosos que de aquellos Reynos estavan en la dicha casa 
y sacar de allí los extrangeros (2) » Axis h<> encarregava al Genera] 
de la orde benedictina, protegint ais cxpulsats monjos catalans (3). 



i . x.ll Arcbivio della Cbiesadi Kapoll rilevasi da documenti, che nel peri 

amii dodici dal 1580 ai 1592 turoi rette ¡n -im 'morí- trenta caiipellc in circa per ['ordinario 

entro le Chiese parroechiali: le forano eonsacrati altar!, e su di questi fu innalzata una [m- 
magine della Vergine, perché fosse esposta alia venerazione dei popoll Le cittá ed i pacsi 
del nostro regno, che addimostrarono un cnlto speciale alia Madonna de Monserrato, Enroño 
Pozznoli ¡n provincia • l i Napoli; S. Ágata dei Cotí. Formicola e Palma in Terra il¡ Lavoro: 

Avelli Montefusco, Mirabella, Montefredane, Gesualdo, Vallata, Castelbaronia, Carita < 

Trevico In provincia del Princípatc u'íeriore; Eboli e Tramonti nel Principato citerior! Sa 
porana in Basilicata; S Giovanningaldo in Molise; Celenzia e Valfortore in Capitanata; Lcc- 
ce e Celenza in Apruzzo citeriore ed alti'i. In talnni di questi lnoghi gli abitanti serbano 
tuttora fervente la devozione alia Vergine di Monserrato . (Cenni atorici della taumaturgo 
efftgie di Santa Harta ái Monserrato, i c , per Raimundo Gwiinc Sar. ifap Napoli is;:. 
plana 36). 

■i L\ musa latina en Montserrat. Antología d< ¡tóelas latinos de los siglos xvi ¡/ xvn que 
da a luz por rez primera con un estudio bibliográfico Don Jaime Collelt, canónigo de la cate- 
dral de Vich Barcelona 1893 . plana XI. IX. 

(3) s.-n>r precisar V any en que esdevingué, en Joseph Coroleu, en los Dotariosdela 
Generalidad d' t ataluña plana ;'.:'.l' dona compte d' apartameni de frares catalans y de la Co- 
rona d' Aragó, del monestir de Montserrat: En tiempo del emperador Carlos V, un abad, 

que ¡i pe.-ar de no ser catalán había sido contra fu- r urado, tuvo la mana de ir alejando 

del monasterio á los hijos del Principad" y aun á I"* naturales de las demás regiones de la 
Corona de Aragón, sustituyéndoles por monjes castellanos. Esta innovación fué muy perju- 
dicial al santuario porque disminuyeron mucho la- \ isitas j peregrinaciones, y con ellas los 
legados y limosnas V ann no fué esto todo sino que las rentas del moi empleaban 

, ,i ,, i i otros edificios de la orden fuera de Cataluña, j súpose con indignación un. lo 

monjes repelían del < fesionario con malos modos á los pobres rústicos que les lia Ida Kan 

catalán i«ir mi conocer otra im-ua. cual -í allí «tuviesen en su casa. Acudió la generali- 
dad al Emperador exponiéndole estos abusos, y el principe primogénito— más tarde Feli- 
pe II — á la sazón lugarteniente de su padre en estos reinos, puso coto á estos escándalos, en- 
viando al general de la ordin de san Benito una severa reprimenda en la cual le decía entre 
otras cosas: «j por las contradicciones que suele aver en Cortes, las cuales tenemos por 
cierto qne no -■ podrían i scusar j es de temer que nos darían á nosotros trabajo y á vosotros 
algún ■ l • - - 1 1 1 - 1 1 . - j escándalos llegando la cosa tan adelante...) 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 361 

Al teinps en que prosseguía perturbada la pan del gran monestir 
benedicti de Catalunya, a les derreries del janer de 1564, Felip I de 
termina passar la festa de la Candelera en son devot Montserrat, en 
ocasió de dirigirse á Barcelona. Lo Rey assistí á la processó, axis 
com lo Princep de Parma, y principáis personatges de sa eort, y altres 
de Barcelona, d' hont hi comparegué molta gent notable, no repa- 
rant en lo poeh agrados que sol esser pujar a Montserrat al mitx del 
hivern, corn es en lo mes de febrer. 

Per presenciar la solemnísima processó d' aquell any, s' hi aple- 
garen allí tots los vehins de les poblacions del entorn, en tant, que no '3 
podía transitar. Al arrivar, lo Rey, al enfront d' una escala que con- 
duhía á les habitacions de la hostatgería, s' apiloná, á dalt y á sota, 
tant poblé per veure la processó, que, poch resistent la barana, per 
contenir la empe ita de la gent, se 'n ana dalt á baix cayguent ab 
ella molts deis qui s' hi apoyaven. L' avalot fou gran: tothom s' assustá 
deis érits que feren al venir los uns damunt deis altres. 

— «Bendita sea la Madre de Dios» exclama senyantse lo rey Felip. 

Y hont hi tenía d' haver grana desgracies, tothom ne sortí sense 
novitat, prosseguint avant la processó, ab major alegría, donchs lo 
Sobirá tingué oportunitat de presenciar un favor de la Vérge, en son 
estimat Santuari. 

Argaiz, que es 1' autor á qui devém lo eonexement d' aquest episodi, 
refereix, que, lo mateix día, cert hom qui venía en un cavall sart, arri- 
vat á la plassa de la font del Miraele, los demés cavalls de la escolta 
reyal se li abrahonaren en gran manera, fent que, cscapántseli lo ca- 
vall, se Heneas ab lo cavaller dintrc lo barranch de Santa María (al 
present tapat y eonvertit en estació del camí de Ierre) sense que re- 
bessin lo menor dany (l). 

Lo dijous 3 de febrer de 1564, seguí, lo Monarca y sa comitiva, les 
sanies ermites, segons se solía fer, conversant ab tots los ermitans. 

Consta, en 1' arxíu municipal de Barcelona, lo que 's continua, de 
la present añada del Rey d' Espanya á Montserrat. 

«E venint lo dit Señor de la vila de Moneo dret camí lins á Igualada 
prengue lo camí per nostra Sora. de montserrat. E per co a III del mes 
de febrer dit any sabent los dits honorables Consellers que dit Señor 
eraenditmonastirdenra.Sora.de Montserrat inseguint la loable c 
antiga costuma desta Ciutat Elegiren dos notables e insignes personas 
per embaixadors co es 111" Jonot Calba militar y mossen Joan luis 
lull ciuteda per fer gracias per part de la ciutat a sa Mag 1 del treball 
per sa Mag< pres en venir a visitar esta Ciutat y per a concertar o sa- 
ber lo dia seria seruit venir a valldonzella hont es acostumat posar 
los Reys ans de entrar en la present Ciutat, los quals embaixadors, per 



(1) La Perla de Catalunya, historia de Xuwlra Señora de MonserrJte Madrid 1677 
plana 197). 



362 F. CARRERAS Y CANDI 

sabor que sa Mag 1 partía lo dia present de montserrat anaren a La 
posta apportant sen lo cnrreu de dita Ciutat ab ells» (1). 

Segurament lo 4 de l'ebrer dexá lo rnonestir lo Key, puix arrivá á 
Barcelona lo día 5. En aquesta permanencia, nomena bisbe de Vich, 
al aliat Fr. Benet de Tocco, á qui conservava 1' afecte que ja li bavía 
profesat son pare 1' Emperador. 

En lo tomps subsegüent, aumentaren los dissenciments entre cata- 
lans y castellans. En 1' any 1570, lo convent passá un gran perill, a 
causa de les conspiracioos deis hugonauts y protestants. En lo mes de 
mar c se descubrí, que, s' aparéllava la crema de les Dressanes é Igle- 
sies de Barcelona, axis com la del santuari de Montserrat, tenim de 
donar la senyal d' aquesta devastaoió, una partida d' hugonauts, que 
devía venir de Franca, disfrasats de pelegrins 

Arrivant, al any 1582, foren tantes y de tal magnitut, les discordies 
deis frares, ([ue, les autoritats de Barcelona, per solucionarles trame- 
teren continuats memorials y missatgeries al rey Felip. No podem dir, 
si la intervenció seglar feu crexer la discordia, ó si era impotent per 
remediarla y res podía obt'enir. Una mida de bon govern se prengué, 
empero, trametentun bon visitador á Montserrat; mes la mort li priva 
de portar á terme la sua difícil tasca y la desavenencia cresqué de 
día en día. 

Y perqué 's noti que, es un esperit general d' época, mes que local 
de Montserrat, 1' antagonisme de catalans y castellans en algunes de 
nostres comunitats religioses, observaren!, com de consemblant ma- 
nera y per la matexa causa, se trovaven perturbades y agitades: la 
important comunitat de la Mercé de Barcelona,' los frares del convent 
de Poblet, los servites d' Ampuries y tal vegada alguns altres que 
ignorem, D'axó n' esdevenien relacións en general poch amigables, 
entre catalans y castellans, que, infiltrantse y trascendint á altres 
clases soeials, contribuía a sembrar la mala llevor, qual fruyt inevita- 
ble, se reculli cinquanta cinch anys mes tart, ab la enconada revolta 
dita deis segadora. 

Comptant, los frares catalans, ab la protecció y ampar de les auto- 
ritats de Barcelona, aqüestes gestionaven la sua causa ab lo Virrey y 
Rey. Naturalment que los castellans prou vigilaven á Montserrat, teme- 
rosos de que esclatés á Barcelona la efervescencia y mohiment contrari 
que cada día era mós manifest, dientse en la documentació, que molts 
teníen en llura habitácións, pedrenyals carregats. Era motiu de quexa, 
«lo mal tráete que de algún temps ensa se fá ais peregrins y altres 
qué visiten á nostra Sra. escorcollantlos si aporten pa y altres coses 
perqué es cert que per rabo de dit maltracte se disminueix la devoció 
y molts dexan de fer las caritats que acostumen». 



i Ce emomal de Cosas Antiguas Memorables, 15S4 < ; ¡648, foll -. 



VISITES DE NOSTRES RRYS Á MONTSERRAT 363 

Derreramcnt s' ha publicat, en una de les interessants coleccions 
históriques catalanes, la molt valiosa exposició, adreijada per los frares 
de Montserrat, no castellans, hont s' indicava la manera de remediar 
estes grans perturbacions d' aquella santa casa (4 de noveinbre de 
1584) (1). 

A instancies del rey Felip, lo Sant Pare ordoná, á les derreries de 
1584, que lo bisbe de Vich, Fra Benet de Tocco, abat que fou de Mont- 
serrat, passés allí cora á visitador apostólich, á remediar la perturbaeió 
interna. Mestrestant. aeabava, lo 6 de novembre de 1584 lo temps de 
son govern, 1' abat Fra Andreu d' Intriago, quedant la abadía per 
provenir y regint la comunitat lo Bisbe en qualitat de president. 

Semblava que la intervenció de Fra Tocco posaría la pau en aquell 
sant llocli: quan moví inesperadament lo 31 de janer de 1585. Los 
disentiments de catalans y castellans foren majors si 's vol, flns al ex- 
trem de que, frares y ermitans catalans, adoptaren la resolució extrema 
d' abandonar Montserrat y anarsen tots á Barcelona, recullintse en lo 
convent do Sant Pan del Camp, que era de la matexa orde, si be per 
tanyía á la congregació benedictina tarraconense. 

No havém de ponderar si mouría burgit en la capital catalana, la 
sortida deis frares de la térra. Tementse raals majors, les autoritats 
barcelonines trameteren, al Monestir, A Micer Guardiola, mentres cla> 
maven remey á Felii» I, qui 's trovava á Caragoca á causa del casa- 
mi'iit de sa filia Catarina ab lo Duch de Savoya. 

Lo día 1G de niarc de 1585, estava a punt de finar y la nit embolca- 
llava ab son foseh mantcll les altes singleres montserratines. Entre onze 
y dotze hores, una partida de gent armada arrivá á la porta de la ma- 
jordomía, apostantse calladament junt á ses parets. Soná ab forsa lo pi- 
caport y demanant ab cautela, lo porter, quí era que a tant avan- 
zada hora perturbava la quietut de la montan ya, li fou respost que, un 
traginer solicitava aculliment. 

Se corregué lo forrellat, se separaren les baríes y franquejada la 
hospitalaria porta, entra lo traginer y derrera tota la partida, la que, 
sense entrabanch, s' ensenyorí del Monestir. Seguint celda per celda, 
no movent gens de soroll, feren llevar ais frares castellans buscanthi 
entre ells al prior Fra Forner. Empresa inútil puix no aparegué en 
lloch ó no '1 sapiguei - en trobar. 

Menats á Santa Cecilia, los vint y dos monjos y donats castellans, 
lii trovaren aparellades mules per trasportarlos enllá de la serra, ame 
nacantlos granment si s' atrevíen á tornar després a Montserrat. Ningú 
los maltractá, entregántloshi algún diner per lo viatge. 

Lo delegat barceloní Micer Guardiola, no s' entera de la requisa 
de castellans teta dintre lo monestir, fins á 1' endentó en que fou llevat. 
Tan quietament se porta á terme. 



i Manual denovell» arditt vulgo dietari del antiíhcuncellbarctloni, volúni V plana 520 



364 F. CARRERAS Y CANDI 

La Generalitat de Catalunya y la ciutat de Barcelona, conexedo 
res, del succehit, esquivaren responsabilitats, majorment aparellantse, 
Felip 1, á passar á Catalunya Afanyarensedonchs, en trametre lletres 
y embaxades & Caragoca excuaantse de no haverhi intervingut per res. 

L' endemá conversaren Ilargament del fet de la nit, Frá Guillem 
y Micer Guardiola. Lo segOn ab l iones rahons, don&á entendre á aquell, 
deposás sa actitut y puix lo Prior restava encara en lo Monestir, 1¡ fes 
acatament, arbitrant son perdó y la benedicció y llicencia per auar- 
sen. Tais rahonaments emplea Micer Gurdiola, que, convencut 1' ayrat 
monjo cátala, deposant son sentiment d' ergull per la humilitat cris 
tiana, seguí lo consell del jurista barceloní y arbitra lo perdó del 
Prior, partint ab sa gentdel Monestir, dexanthi com ácaps : á Prá For- 
ner y á Micer Guardiola. 

Estos dos, de comú acort, tement que ab altres novitats se compli- 
cas tanta perturbado, estimaren necessari no dexar desamparat lo 
Monestir, enviant a cercar gent deMonistrol y altres llochs del Aba- 
diat, perqué lo custodiassen. 

Mes axó no fou del agrat de Frá Guilleraal conexementde qui arrivá 
tot seguit tal nova. Perqué, recelantse d' ells, cambia sobtadament 
d' actitut. Deposada la promesa de dexar en pau al Santuari, capitane- 
xant de nou á la sua gent armada, resolgué treuren á tothom, y rete- 
nirne olí la custodia. 

A despit d' esser la jornada pluxosa y emborrada, Frá Guillem, 
entra en lo convent, adrecantse á la habitado del jurista Guardiola. 
Apunyant un pedrenyal y ab ayre descompost entra á dins: 

— ¿Altre vegada per aquí, Frá Guillém?— diría 1' advocat. 

— Foraü -li contesta imperativament. 

— Mes vejau que... 

—Foraü — repetí ab mes forsa lo frare cátala, encarantli lo pe- 
drenyal.— Foraü— afegí ab major resolució per tercera vegada. 

Micer Guardiola perdé la serenitat y á peu, ab la pluxa á la esque- 
na, sense ni pendre les botes altes, se 'n baxá á Monistrol. 

Frá Guillem, passant á la celda del Prior, també lo tragué del mo- 
nestir sense altre cerimonia. Llavors posa guardes per tot y retingué 
Montserrat en son poder. 

Barcelona reiterava les embaxades y excuses al rey Felip y per 
demostrar sa neutralitat, era trames al Monestir lo Conseller tere 
acompanyal de dugues persones de quiscun estament, hu deis ad- 
vocats assessors y cert nombre de gent armada (21 de maro de losó). 

Instalat, lo conceller PauFluvia, á Montserrat y ab cll los frares 
no casteílans, per orde del Virrey los castellans, se reculliren en una 
masía del monestir. 

Lo 29 de marc Mossen Fluviá rebia una carta deis Concellers de 
Barcelona ordonantli «que tota la gent armada, salvo la que per orde 
de Sa Exa. te lo veguer de Manresa, se 'n vagen d' aqueixa casa y 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 365 

montanya axí que ni en la porta ni en altra part de la casa aparega 
gent alguna ab armes y també fase Eer diligencies perqué no stiga en 
la montanya gent armada com es dit. Y per an axó se podrá també 
V. M. valer del Veguer de Manresa segons sa Exa. ha dit te orde en 
aquest particular seguir lo parer de V. M. y dit veguer ab sa gent 
podrá regonexer la dita montanya affi de que ell puga de per si seria- 
re y fer relació á Sa Exa. coin realment y de t'et stá la dita casa neta 
de tota manera de gent que tinga ni aporte armes.» 

Aytambé manifestava digués ais monjos catalans, «que si acó no 
procuren y ab efecte fan de manera que dita casa reste sens ninguna 
gent qui aporte armes, entenentho tant de la gent ques pogues dir de 
mala vida, com deis altres que son vassalls y habitants deis lloehs 
circunvehins, V. M. los dexará la casa y sen vindrá, perqué no es 
rahó que stiga aquí gent ab armes tant en prejudici de la honra de 
aquesta ciutat que abasta pera teñir la casa segura ser V. M. aquí ab 
la companyía de aquexos Senyors: perqué es molt eert que stant Sa 
Ex. a de per mitx com sta ninguna persona gozará atrevir de entrar 
en aqueix monastir pera fer prejudici en aquexos pares qui aquí son, 
ni moure lo stat en que stá aqueixa casa. Y perqué dits pares stiguen 
certifleats mes desta voluntat de Sa Exa. y nostra los amostra aquesta 
y junctanient los dirá que convé que frá Guillém no aparega, sino 
que stiga retret en alguna part fins que altre apuntament se prenga. « 

Dexém de flxar nostre atenció á Montserrat, ocupat per los frares 
catalans, mentres los monjos castellans proseguien en la finca del Mo- 
nestir, per ocuparnos ara del rey Felip I «lo Gran.» 

Com ja tenim indicat, en 1' any 1585, s' havía asscnyalat per Cara- 
goca, lo casament de sa filia Catarina ab lo Duch de Savoya Tot 
anant á Aragó, lo Rey, deturá á Logronyo. Allí ordena á Joan Ruiz 
de Velasco, son secretan particular, que obrís una capseta del eseri- 
tori que s' emportava en lo viatge. Oberta, hi aparegué un petit cruci- 
tix y uns cirisde la Mare de Deu de Montserrat. A la vista d' aquells 
obgcetes piadosos, li digué lo Sobirá, que se 'n récordes be, per quan 
ho demanés y ho necesitas: que, aytals ciris y crucifix, foren de son 
pare 1' Emperador, qui morí ab aquest á la niá com aytambé ell hi 
volía morir (1). Episodi que 'ns demostra quan present tenía aquell 
Rey la idea de la mort, encara que no hagués format part del cere- 
monial de son coronamet, la típica presentació del vas pié de ten a y 
de la calavera, com se sol fer en la coronacíó deis cismatichs empera- 
dors d' Alúsinia. 

Dcsprés del casament de la Infanta, Felip I prosseguí lo viatge á 
Barcelona. Enrich Cock nos guiará per seguirlo en sa visita á Mont - 



(1) Historia del emperador Carlos V rey de España, escrita por el Maestro D. Fray Pru- 
dencio de Sandoval, obispa de Pamplona. (Madrid 1847), v<il VIH, pl. 323. Diu Sandoval, 
que 1" propi secreta?] Ruiz de Velasco 1¡ Uavia esplicat eíx fet 



:;<il. F. CARRERAS Y CANDI 

serrat (1). Lo 24 d' abril arrivava á Igualada, acompanyat del Piíncep, 
[tifantsy Dudí de Savoya, deturanshi tot lo 25. Allí hi llicenciá la guar- 
da d' arquers, trametentla dreta vía á Montserrat, mentres les altres 
guardes se dirigien 6 Saúl Andreu de la Barca, á esperar noves ordes 

Lodivendres 26 d' abril, puja, lo Rey, ab tota sa familia á Mont- 
serrat, paranthi quatre dios ó siga ftns al 30. Inseguint la costum en 
us dura ni Los segles x\ i y xvr, tota la familia reyal recorrégué les 
erraites, per conexer ais ermitans y admirar los seus punts de vista, la 
bial mansuetut deis aucclls y demés curiositats. 

Cock es 1' autor del segle xvi qui mes nos detalla com se feya esta 
visita á les ermites. Per cent sis graons oberts en les roques, s' em- 
prenía, del Monestir estant, la pujada ;'i la ermita de Sant Dimes: 
d' ella 's passava á la de Santa Creu ó Santa Helena, Sant Benet, San- 
tissima Trinitat y Sant Salvador, les quals no estaven gayre lluny mus 
d' altres Dexant estes á la espatlla se pujava, á les de Sant Antoni y 
Sant Geroni; al cim mes alt de la darrera, lloch esferehidor, hi havía 
una creu de fusta, fins ahont poca gent s' hi enfilava. 

De Sant Geroni, passant al oposat embrancament de la sorra, eren 
visitados cinch ermites mes: Santa Madalena, Sant Onofre y Sant Joan 
Bautista, Santa Catarina, de hont per unes escales de fusta s'enfilaven 
á la de Sant Jaume, que dominavala valí de Santa María y lo Mones- 
tir, retornant per Santa Ana, la mes baxa de totes. 

Esplica Cock, algunes costuras deis ermitans, dient, que, al morir, 
lo raes antich podia domanar la ermita vacant, raes dexant en la seva 
tot lo que hi tingues y heredant lo del difunt. QuanCock puja á les er- 
mites, raolts deis ermitans li oferiren colació de pá, bon vi, l'ormat- 
ge, rayms y fruyta. Li eridá la atenció la mansuetut deis aucells ; que 
prenien pinyons y molletes de pá de la má y boca deis ermitans, tal y 
comho dcscrigué en vers lo P. Eura (2), consignant á dit propósit lo 
curios arquer, «por lo cual bien se puede decir dellos: Del St ñor está 
hecho esto, y es maravilloso en nuestros ojos* 

També fa constar, lo soldat escriptor, que 's construía la nova 
iglesia, en la conforraitat que ho relata va en son poema lo predit 
Fr. Agustí Eura bisbe d' Orense: 

«A expenses é hidalguía 
del gran Felip Segon, rey potentísim 
se edifica á Maria 
lo nou temple real y sumptuosisim 
regí alcázar alc,at en la montanya 
presidí de la fe de tota Espanya». 






(i) Relación del viaje hecho por Felipe II en ÍSSB Madrid 1876 

2 Iiescripció ile la montanya y tantuari de Uontttrrat. I'octi i catalana del siíjlo A Vil I 
publicada enteramente conforme r,.n .1 manuterito original, por D, Florencio Jaher ¡Ma- 
drid 1859 plana 5, 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 367 

Lo rey Felip ab sos filis, visita dcu ermites. «La señora doña Isa 
bel infanta de España, cobró una enfermedad del viento, de que es- 
tuvo indispuesta algunos días, porque, como la sierra siempre cuasi 
está llena de nublados y combatida de todos los aires, muy fácilmente 
se puede cobrar un frío habiendo sudado con el subir, mayormente 
doncellas regaladas y no acostumbradas á trabajo (1).» 

Lo retorn de Montserrat, se feu per Collbató, ab cadires de mans, 
portades per forcats á galeres. Axó ocasiona molta ansia á. Barcelona, 
per por de que nocometessin alguna ventanea, aquells penats, al atra- 
vessar los mals passos existents en dita costa. Seguint nostra costúm, 
dexarcm que la relació siga donada per lo mateix escrit contempora 
ni (2): «y sa magestat resta en monserrat ahont se enten fonch molt 
festejat per los pares religiosos que alli eren tots catalans per no hauc- 
rhi alesores frares ó monjos castellans per lo que en lo dietari se 
conté eren estats expellits y sa mag.' ables dites Ser. m princep é in- 
fantes pujaren a visitar moltes ermites ahont los fonch fet molt regó 
cijo segons per certa relacio ais mag chs concellers feta se ha entes y 
havent cstat dies sa mag 1 partí de Monserrat ab lo dit Ser 1 " 

princep é infantes baxant la costa ab unes cadires aci en Barcelona 
seren fetas ab los pilars y cortines per sa mag* y los dits Ser™ prin 
cep e infantes y les dames que per totes eren XXIII les tres eren 
cubertes ab cortines de domas carmesí y XIIII de drap vert y sis de 
drap negre ab sos passamans y tlocadures de seda molt gentils les 
quals aportavent forsats moros de les gales (galei\ s) del princep Doria 
vestits axi lie de les tres colors co es vermells verts y negros, encara 
que a moltes persones desta ciutat aparexia se devia suplicar a sa ma- 
gestat no confias sa persona y de dits Ser™ princep e infantes en mans 
de moros en lochs tant perillosos com es la costa de montserrat sino 
que anassen persones honrados y de ses cases desta ciutat qui ab gran 
voluntat per seruey de son rey y senyor si offericn; totavia anasen 
dits forsats moros anant ab ells molts soldats y fonch nostre S 01 ' seruit 
que abaxai-en sans y saluos y sa mag' se aposenta a sant feliu de 
lobregat a effecte de que apres entras en barcelona a hora acomo- 
dada». 

Já á Barcelona, Felip I, no resolgué lo conflicte en que cstaven los 
frares de Montserrat. Al instarli, los Concellers, la conveniencia de 
posarhi pau avants de sa partida de Catalunya, los hi contesta, que, 
á Monteo ho veuria tot (3). 

Confirmant lo proverbi provencal de que lo propi diable aporta la 
sua pedra al edifici de Deu, ara vehém, com, al mitx de tanta perlur- 



i Ccick. obra citada. 

•J Qunt libre decerimonies déla ciutat ti. Barce'ona, foli ;i arc. municipal de Bar ' 
celoua . 

?.. Ceremonial d. cus a antiguas ¡561 d ¡t;¡:¡, foli I;;, rux licipal de Barcelona . 



368 F. CARRERAS Y CANDI 

batió y discordia, fou alcat en la montanya de Mari a y en honor seu, 
lo magnífico temple que encara avuy admiram Aquest testimoni de la 
devoció y munificencia de Felip «1" Gran» se comencá en 1500 y ter 
meriá en 1592. 

Adelantaren les obres del nou temple y les relackms <nti;e lo Rey 
y l'Abat de Montserrat, devém dir que eren continuades, com se pot 
colegir de la historia de] Monestir del any 1605 (l) hont ni venen co- 
piados algunes lletres, de les que, en síntesis, ne depeujam lo seguent: 

24 de decembre de 1591: lletra de Rey al Abat «sobre lo que toca á 
la mudanza de la santa Imagen de nuestra Señora á la Iglesia nueva» 
que fou la constant preocupació de llavors com anirém vehent. 

31 de decembre de 1591: lletra del Abat al Rey, comunicanlli ha- 
ver convidat per assistir al acte de consagrado de la nova iglesia, que 
s 1 aparellava, al Llochtinent General, al Arquebisbe de Tarragona y á 
tots los prelats aplegats ab ocasió del concili provincial que llavors se 
celebrava. Feya algunes indicacions pertocans á la conveniencia de la 
translació de la Santa Imatge. 

22 de jauer de 1592: lletra del Rey al Abat, aprobantli la invitació 
ais Prelats «y en lo que a respeto a la mudanca de la santa Imagen, 
son muchas las consideraciones que obligan a que no se haga, como vos 
muy bien las apuntastes quando l'uistes de este mismo parecer. Pero 
para que mejor se acierte he querido pedir a cada uno de los Perlados 
en particular: y también al dicho Lugartiniente general su parecer y 
escrivirles sobre ello, las cartas que aquí van con las copias dellas, vos 
se las dareys a cada vno de por sí, y como de vuestro les podreys duzir 
lo que a este proposito vieredes que conuenga. Y cobradas todas las 
respuestas me las embiareys; y si algo tuuieredes que dezir de nuevo 
sobre esta materia, de mas de lo que aora me aueys escrito, me lo po- 
dreys aduertir aparte, para que visto lo vno y lo otro, se pueda tomar 
la resolución que más conuenga al seruicio de nuestro Señor y su ben- 
ditissima madre y al decoro y reputación de esse santuario» Acabava 
la carta sobre la manera com se haurien de celebrar los divináis oficis 
en avant, quan hi hauria les dugues iglesies. 

Les lletres que lo propi dia cscrigué lo Rey ais prelats y al Llochü- 
nent, versaven sobre la translació de la Imatge y eren totes similars (2). 



i Libro de la hietoria y milagros, keelios d invocación de mustra Señora de Mou8> reate 
Aora de nueuo muy añadido y grandemente mejorado, en estilo y lenguage Castellano Barce- 
lona, Sriüisiii'i de Cormcllas 1605). Se diu en la advertencia de ln plana 16, que sale todo 
ni n \ amplificado, hánesc en ella relación de la fundación y consagración déla iglesia inicua, 
translación de la santa Imagen y de otras cosas dignas de memoria que con el fauordela 
Rey na del cielo van aumentadas en >■ te volumen » 

■2 Deya I" Rey al Marques de Navarres primo nuestra Lugartiniente ¡¡ Capitán general . 

ii al^i ■ son de opinión que conuendría mudar la -ama Imagen .i rila, pero porque 

muchas las consideraciones} que obligan .i que no se haga, y para que jor * acierte, en 

ca so que tanto importa, me lia parecido saber de vos en secreto I" que acerca de esto <>- ocu- 
rre; seré muy sernido que pues os hallareys en la dicha santa casa j podreys de mas cerca 



VISITES DE NOSTRES EEYS Á MONTSERRAT 369 

A quina consulta respongueren tots los Prelats «lo mucho que conue- 
nía que la Santa Imagen se trasladarse ;l la Iglesia nueua.» 

Feta la benedicció é inaugurado del nou temple en la diada de la 
Candelera del any 1592, la correspondencia entre lo Rey y 1' Abat, 
versa sobre la obra que liavors s' imposava, 50 es, sobre construir un 
altre altar major. 

14 d' agost de 1592: lletra del Abat al Rey hont á mes de tractar deis 
afers del monestir, li deya que en ell se pregava al Senyor, per la salut 
del Sobirá y de sos filis. 

17 d' octubre de 1592: lletra del Rey desde lo monestir de Nostra 
Senyora de la Estrella, al Abat, en resposta de la precedent: «y porque 
con el amor y deuoción que tengo a essa santa casa, desseo que el re- 
tablo que se ha de hazer cu la Iglesia nueua y las demás obras sean 
acertadas y con el cumplimiento que se requiere: me ha parecido para 
mayor gusto mió y bien dello, embiar ay a Esteuan Jordán pintor 
para que trayga la traca de todo.» . 

Jordán passá quinze dies á Montserrat, hont li ompliricn lo cap, los 
contraria á la translació de la Imatge, apoyats en los miracles que 
obra en la iglesia vella, com també, en lo fet d' haverse prohibit apos- 
tólicament la translació, en anys passats 

Jordán, empero, feu dugues trasses, una destinada á contcnir la 
imatge de María y la altra no. Mes, d'acort ab los bisbes catalans y ab 
la majoría deis monjos, se resolgué construir lo retaule apropiat pel- 
la devota Imatge en lo temple gran. 

A Valladolid se finí lo retaule, trasladantlo d' allí al Monestir; y lo 
Rey lo feu dorar y pintar á ses despeses. Quedava á punt d' inaugurarse, 
en setembre de 1598, quan, lo día tretzen d' aytal mes, moría Felip I. 

Copiantho deis autors Porrenyo y Niereraberg, explica Serra y 
Postíus, que lo Rey, quatre dies avants de morir, digué á Ferrán de 
Toledo, ahont trovaría los ciris de Montserrat, y que u' hi aparellés un 
davant seu, afegint, que lo ciri y locrucifix consabuts, los hi portes al 
degut temps. 

«Y pidiendo su Magestad el Crucifijo, á las tres de la mañana del 
día que murió (escriu Porrenyo), alzando los ojos á Don Fernando de 
Toledo le miró riendo, y le tomó la Vela diziendo: Dad acá, que ya es 
tiempo. Cosa rara y maravillosa que dos horas antes que espirasse este 
Gran Monarca se rió y mostró la paz y alegría que tenia dentro su co- 
razón». Afegint lo P. Nicremberg (1): «Tuvo en su muerte la Vela de 
Nuestra Señora de Monserrate en la mano, tan firme, que aún des- 
pués de muerto, apenas se la podían quitar». 



entender y considerar las razones y fundamentos que empro y contra de ella, ae ofrecen y 
oyendo primero al Abad de rila por cuya mano reeibireys esta, en todo lo que á este propó- 
sito os quisiere dezir, me auisareys con toda breuedad y secreto > (Libro de la hittnria y mi- 
laqrot, ote, edició de 1605, foli 26). 

i Serra y Postíus ho tren de la Virtud Coronada, ilel P. Nicremberg, cap. i. 

1904.— 25 



370 F. CAKRERAS Y CANDI 

Y al clourc lo present regnat, observarém, quan admirable resalta 
que, en la Edat Moderna, aparegui la devoció ¿i la Patrona de Catalu- 
nya, correal parelles ab 1" poderiu deis Sobirans d' Espanya. 

Felip 11(111 cu Cabella) á, Moníserrat (1) 

Al pujar al trono Felip II (1598), lo pintor Francisco López, aca- 
bava dé comprometí-es á daurar lo non reíanle de la Mare de Dea, en lo 
tennini de dos anys. De manera que, quan en 1&'J9, lo Sobirá vingué á 
Catalunya ¿presidir les coris, estaven assentades y termenades les 
duques terceres parís del retaule. Axó permetia podeihi já trasladar la 
Santa. Imatgc ab alguna decencia, en cas de que axis convingués. 

Lo Rey mostrá son dcsitj d' anar á Montserrat per conduir la 
Iinatge al nou altar. Subsistía encara la diñeultat de les censures ecle- 
siástiijucs, posades por lo bisbc de Vich, Cardona, al temps d' anar 
;i Montserrat com á visitador apostólich Argaiz exposa les rahons 
que tingué dit Prelat, al mostraise tan contrari, les quals foren: «la 
diulumidad que auia estado la Imagen en aquella l^lesi.-i donde 
auia obrado tantos prodigios. El ver que allí auia hecho el primer mi- 
lagro de no poderla llevar el obispo Gottomaro á Manrcsa quando la 
sacaron de la cueva. El ver también que en ella esta va sepultada mu- 
cha nobleza de Cataluña como parecía por las Armas y Escudos abicr 
tos en la sepultura de cada uno. Que allí tuviera principio y eficacia 
los deseos de los Fundadores de la Merced y la Compañía, San Pedro 
Nolasco y San Ignacio de Loyola, y que siendo como nobleza solariega 
la de esta Iglesia Vieja, no convenía dexarla sola quitándole esta joya.» 

Los partidaris de la translació de la Imatge entre los quí s' hi comp- 
taven los Keys (2), deven de son costat «que para la innumerable gente 
que acude á Monserrate en las grandes festividades era muy estre- 
cha y como ardían en ella tantas lámparas de ordinario esta va llena 



(i) No hi ha perqué referir d' aquesl M irea la añada que Feu a Montserrat, en 1585. 

éssentprincep,de sel anys, en companyía de son pare, puix havém tractat detingudamenl 
il' ella en la rclacio preceden! 

í2) Que" preocupa molt la translaciode la Imatge y que Fellp I procehí ah gran mesura 
avans d' acordar fer lo retaule que devia contenirla, no confirma 1' autor montserrati Frá 
Lluis Montagut, de. qui es lo f ragment que continuam: ele Viceroy les Eveques et 1 \\>hé 
qui étoit .- < 1 « > i - ^ I><>n Placide de Salinas recurenl des letres ilu Roy Philippes II. par lesquclles 
•1 Ieur commandoit d' examiner 8' il étoit a propos ou i«a¡ de transporter la sainte Fmage <u 
la nouvelle Eglise, Ieur ordonanl cxprésscmenl de demander lú dessus l'avis de chaqué Re- 
ligieux, en les faisán! appeller l'un apr6s l'antre; ce qui marquoil la grande estime que ce 

Monarque avoit pour les Religieux de cette Lbbaye Aprés qu' :v¡\ examiné les raisons 

de part et d'autre, ct qu'on eut repondu aux difficulte/. de ceux qui n'étoient pas d'avisdc 

transterer l'image, un til repouse á -n Magesté qu' apres avolr urement deliberé, ils ju- 

geoient plus A propos 'I'- la transporter dans I'Eglise ncuve • {/¡■stoim de Notre Dame du 
Moni. Ser ral, nouville édit'on Rerüe, corriqfe et augmeulée de nouvelle* Reflfions avecla 
Aetcrlption de l Abluye, de la Montagne et dei Bermitages Par le li. I'. Dom Loüil Montn- 
g,,i. Feliii'vx >ie l'Ahbaye de Xotre-Dame du Moni-Serrat París it:¡;í . pl 31 i. Aquesta relacié 
sembla copia de la . - 1 1 i o i < '• del 1605 del Ub'O de la IHitoria y Milagro», citada j:i avants. 



VISITE DE POSTRES REYS Á MONTSERRAT 371 

de humo y con los muchos Peregrinos se sentía vn mal olor, que era de 
algún inconveniente para estar allí mucho tiempo. El Coro de los Mon- 
ges estaba muy ahogado y muy cerca de donde hazian ruido las perso- 
nas que allí venían en Romería y la grita, mal olor y humo, les hazia 
mala vezindad para assistir tantas horas en Coro tan largo y prolixo 
como el de aquella Casa.» 

Al examinar les opinions en contra de la translació, hi figura com 
primordial, la suposada inmovilitat de la Imatge, creguda á ulls 
cluchs com 1' Evangeli y que avuy, ab los generáis conexements ar- 
queológicas, sois se necesita veure la devota escultura, perentendre, 
que no s'hi postraren ais seus peus, los contemporanis de nostres 
Comtes Sobirans y tot lo mes los del grau conqueridor Jaume I. 

Feiip II, demaná al Nunci Pontifici, dones Uiceneia per la transla- 
ció, com tot seguit la concedí lo Patriarca d' Alexandría, ab decret da- 
tat á Barcelona lo 7 de juuy de 1599. 

Al día següent, dijous, 8 de juny, sortí de Barcelona lo Rey, ab lo 
decret a la butxaca, pernoctant á Martorell, d' hont partía, lo diven- 
dres matí, per esser já á les deu á Montserrat. 

Rebut per tot lo convent acudinthi en processó ab creu aleada, 
1' Abat revestit de pontifical, presentAli á besar la preciosa creu d' or, 
ofrena de la sua avia la emperatriu Isabel. Cantant lo Te Deum los 
monjos, lo Rey passá á la Iglesia vella á pregar davant la imatge de 
la Verge, avants d' esser trasladada. A la tarde, després de les ves- 
pres y completes, baxa, lo Rey, a la cova hón fou trovada, segons tra- 
dieió, la Santa Imatge. 

Donades les disposicións ]iertocants a la translació, per la que 
s' assenyalá lo vinent diumenge dia 11 de juny de 1599, lo Monarca, 
aprofitá lo dissapte, per pujar aytambé á visitar les ermites distribuy- 
des per la montanya. Menjá en la ermita de Sant Joan y era mes de les 
nou del vespre, quan retorna al Monestir. 

Tots los monjos. ermitans y llechs, dejunaren aquell dissapte, de- 
manant á la Verge Santísima que disposés, per al endemá, lo mes 
convenient al servey de Deu Indubtablement s' havia infiltrat en 1' es- 
perit de la majoría d' ells, la por d' un tracas y la temenca de que 's 
repetís sa creguda inmovilitat del segle ix. 

Vingué lo diumenge y lo Rey després d' ha ver oyt missa á la capclla 
vella y publicament combregat (essent la primera vegada que com- 
brega en publich, segons manifestació del seuconfés) se celebráofici de 
pontifical, acabat lo que, y nientres descansava, fou baxada la Santa 
Imatge, del Tabernacle, hont sigue posada en 1537, colocantla damunt 
1' altar vestida de ses millors robes. Lo mantell que duya, li havia estat 
donat per la Duquesa de Brunswick; les manegues, ho foren per la in- 
fanta Isabel d' Austria, governadora y comtesa de Plandes, estimantse 
en 1800 ducats, etc. 

Acabades les vespres, cantades ab assistencia del Rey, los monjos, 



372 F- CARRERAS Y CANDI 

ermitans y llechs, pasearen processonalment á trasladar la Imatge, 
y derrera hi anava 1' Abat de pontifical, prccehint al Sobirá, qni duya 
una atxa blanca teninthi pintados les armes rey ais. Tancaven la 
comitiva los principáis cavallers de la cort, quals noms anomena cir- 
cunstanciadament lo continuador del Libro de la historia y milagros, et- 
cétera, (edició del any 1605) yd'ell lio copia alguns anys mes tart 
Argaiz (pl. 221). 

La translació se feu sense publicitat, al obgecte d' evitar aglome- 
rarlo de publich, aglomeració llavors temuda, per la peste, que apa- 
rexia en alguns indrets dé Catalunya. 

La processó voltá per los claustres grahs, deturantse ab llar-a 
pausa davant del altar del ermita Gari, torna á entrar á la iglesia ve- 
11a y per un passatge que s' hi havia overt, ingressá en lo pati de la 
nova iglesia, allí hi deturá llarga estona, y fent son ingrés, tot rau- 
ta nt lo Te Deum, se deposita en 1' altar. Dos monjos la pujaren davant 
del Rey, al lloch que li estava destinat. Quin desencant per los qni 
temien un tracas en la celebrado d' aquest acte. 

Lo Rey reposa una estona: mes poch avants de les sis de la tarde, 
sortía vers Collbató, dormint aquella nit á Martorell. 

Algunos damos de la cort reyal, com les marqueses de Denia, del 
Valle y de Sarria y la muller de Joan de Tasis, correu major, sabedo- 
res del fet, passaren á Montserrat ab molta reserva, lo diumenge al 
matí, trovantse presents á tan sensacional aconteximent. 

No torna, aquest Rey, á Montserrat, morint jove, de sois quaranta 
tres anys, en 1621. Compta son cronista Gil González Dávila (1), que, 
estant agenollat y prop do la capsaleradel Hit hont espirava, Fr. Fran- 
cesch de Jesús, li posa lo crucifix á la má, aguan tantli ab la seva y 
dientli lo vers «In manus tuas Domine», etc. y «María mater gratiao 
etcétera, que 'ls pronuncia difleultosament. Lo Duch d' Uceda 1' hi posa 
en la altra má un ciri de la Mare dcDcu de Montserrat, ossent sos dc- 
rrcras paraules «In manus tuas Domine.» 

Lo ciri de Montserrat ¿fou lo mat'cix que havia tingut son avi 1' Em- 
perador y son Pare á la hora de la mort? 

Aquest vcll ciri montserratí, gastantse y consumintse, sembla sim- 
bolisar la grandesa de la Espanya del segle xvi. Já no passá á les mans 
de son fill, lo derrer deis Felips de la casa d' Austria, com si la tradi- 
cional devoció á Montserrat s' hagués d' apagar ab V esplendor d' aques- 
ta monarquía. 

Felip III (IV en Cnstella) n Montserrat 

Fá molta pena haver d» ocuparse del rey Felip III, del sobirá com- 
pletament cntregat á la perniciosa direcció d' un home sense condi- 



1) Grandeza$ de, Etpatia, fol 134, obr» citails per Berra y Poetius. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 373 

cions suficients per endrecar lo complicat timó del estat espanyol, com 
era lo Comte-Duch d' Olivares. 

Quan Felip III entra á governar, era massa viu lo recort de la de- 
voció de sos passats á la Verge de Montserrat, perqué se 'n substra- 
gués, en los primers anysde comandament, ó siga avants del nefast 1640. 

Corría 1' any 1626. Lo Rey ana á Barcelona acompanyat de sos dos 
germans los infants D. Caries y D. Ferrán (26 de mar?). Allí, sa poca 
experiencia y los consells del Comte-Duch d' Olivares, provocaren lo 
primer conüicte ab los catalans, en les corts de Barcelona. Sobtada- 
ment sortí de nostra Capital, lo 4 de maig com ho diu lo següent text: 
«Dilluns a IIII del dit: en aquest die a les sinch horas de dematí se 
partí Sa Mag* de aquesta ciutat encara que molt desgustat per rano de 
les corts que may se acabaven y axi dexa dites corts sense cloureo (1). 

Felip III, acompanyat de sos dos germans, puja á visitar la Verge 
de Montserrat á son cauri de retorn á Castella. Allí portaren á terme 
la acostumada y encisadora excursió á les emites, y, per feria esde 
venir mes agradosa al Monarca, se disposá lo diñar en una d' elles. 

Felip III, dexá en ofrena á la Verge Maria, una preciosa joya de 
diamanta de que li 'n havia fet present la ciutat de Barcelona. 

Vint anys després, 90 es en 1632, torna á visitar Montserrat, al re- 
torn d' altre viatje á Catalunya. Lo dimecres 19 de maig, avants de la 
matinada, lo Rey sortí de Barcelona, sense que casi ningú s' en ente- 
ras. L' acompanyaven sos dos germans (2), anantsen dreta via a Mont- 
serrat. Dormiren en lo monestir y al dia següent, 20 de maig, refereix 
un panegirista de la Reyal familia, Diego d' Aedo y Gallart (3), que 
«aviendo cumplido con sus devociones, y visitado muchas Hennitas, 
se despidieron los tres Hermanos y amigos, esperanzas deste siglo, con 
la ternura y sentimiento que se puede considerar tendrían los que con 
tan grande amor y conformidad se avian criado juntos, desde que vi- 
nieron a este mundo; fué la despedida donde se divide el camino de 
Madrid del de Monserrate Su Mag' 1 y el Infante D. Carlos tomaron el 
de Madrid, donde llegaron con entera salud; y su Alteza tomó el de 
Barcelona, donde llegó aquella noche bien solo, sin la amable y acos- 
tumbrada compaftia de sus hermanos». 

L' Infant retorna á Barcelona entre les nou y deu hores del vespre 
«ab son cotxe que venia de Montserrat ahont havia acompanyat lo 
Rey nostre senyor y lo Serenissim Infant don Caries son germá» (4). 

En quan al rey Felip, partí vers Madrid, tan despagat deis cata- 



(1) Ceremonial de Cosas Antiguas Memorables, 1564 á ÍS4S, toli 125 (arx Municipal de 
Barcelona. 

(2) Memorial histórico español (Madrid, 1888), volúm XX. pl ;«J 

(3) Viaje del Infante Cardenal Don Fernando de Austria, per Dioso d' Aedo y Ga- 
llart (Amberes, 16S5), plana 7. 

(1) Ceremonials de Coses Antiguas Memorables, 15S4 d 1643, foli 166 arx. Municipal 
de Barcelona). 



374 F. CARRERAS Y CANDI 

lans (en lo que hi atiaven foch molts personatges de la cort), que, un 
compatrici nostre residcnt á la Capital d' Espanya, per respondre á 
calumnies y deturar malevolcnses, feu imprimir una Crónica d' aquest 
reyal viatjc, restablint la veritat deis fets. Sentím no haver tingut 
ocasió de fullejarla (1). 

No consta d' a<iuest Rey cap mes acte de devoció á Montserrat, ni 
que al morir fes encendre lo ciri beneyt de nostra Patrona. ¿Hi con- 
tri buíren l»s lluy tes conejiudes per guerra deis segadora, á apagar la 
vella devoció, ó be es que ab ell se perderen já, les tradicions de pie- 
tat y grandesa de sos progenitors? 

L.o rey Felip IV de Itoi-hón (V en («Mella) 
á. Montserrat 

Acalláis los primers motius de discordia entre Catalunya y lo nou 
rey Felip IV, uet del rey Lluis XIV de Franca, ab la estada que feu a 
Barcelona per convocar les corts, que funcionaren del 12 d' octubre 
de 1701, al 14 de janer de 1702, seguidament s' embarca per Italia (8 
de abril), mentres sa muller, fent la via de Madi id, deturava k Mont- 
serrat (12 d' abril de 1702), Jo dimecres Sant, quedantshi fins :i 
Pasqua. 

Lo dissapte Sant, tingué devoció de voler vestir ella sola la imatge 
■ le María Santíssima, no admetenthi á altre persona en lo camaril, que 
al sacrista major Fr. Joan García. Y després, portantsen la clau de la 
porta del camaril, se constituí en cambrera de la Verge. Al arrivar 
la Reyna á Madrid, trámete á Montserrat una rosa d' or ab diamants, 
evaluada en vuyt centes dobles. 

Felip IV retorna de la guerra, á Barcelona, lo 20 de decembre 
de 1702, sortintne lo 23 del propi mes y any, vers Madrid, si bé 's des- 
via un tant per visitar A Montserrat, hont hi arrivava á les quatre de 
la tarde del 24 de decembre. A les dotze de la nit d' aquella matexa 
jornada, passá al camaril ab son confés, combregá en una de les du- 
gues misses que ohí y al comencar la tercera, se retragué á descansar. 
Empero á les deu del matí ja era al ofici altra vegada. 

Lo dia de Nadal, lo Rey menjá en públich: assistí á les vespres 
cantades á les tres de la tarde, besa la ma á la Mare de Deu, y visita lo 
tresor en sa sacristía, axis com la iglesia vella. 



i 8c parla d' esta publicacióeu les Cartea Comunes Original!, 11532 y 1B33 carta del 
18 íle juny de 16S2 . y en les Letra cióse», 1630-IBSÍ, fol. 179, del arxiu municipal de Barce- 
lona Son, los incidents de 1632, pvemiaes de la fon a questió político catalana, que devía es 
datar al> vuj 1 any-. facilitan! la independencia de Portugal y la perdua del comptat de Ri>- 

sselló y de bona part del de Ccrdanya. Tot plegat, consequencia del gn rro de Felip « lo 

Grana de no baver fet capital de >"8 estáte á Lisboa, en lloch de Madrid, cintat, esta derrera, 

allunyada de totes les influencies y < tacte y que cap c lició ha reunit may, ni reunirá 

tampoch, *í n<< <-s la d 1 un perjudicial aislament. 



VISITES DE MOSTRÉ. REYS Á MONTSERRAT 375 

Deturat devant certa antigua pintura deis claustres, ahont s'hi re- 
produhía la narració de Fr. Joan Garí, estigué bona estona escoltantla 
de boca del Duch de Benavente, qui, segons Serra y Postíus, (de quin 
autor extrayém la present referencia), fou previngut avants «con la 
individualidad que requería la tan rara, como cierta noticia» 

Ocupa lo matí del dia següent 26 de Deserabre, en ses particulars 
devocions, partint á les nou á cavall y dexanthi dugues centes dobles 
d' or d' almoyna. 

Y no torna mes a Montserrat en tot lo restant de sa vida. 

La guerra de Successió s' encengué seguidament en nostre Princi- 
pat y la adversa fortuna que en un principi sufrí 1' exercit franch- 
espanyol, porta á regnar á Catalunya al arxiduch Caries d' Austria, lo 
contrincant del rey Felip, de qui havém. d' ocuparnos per ses dugues 
añades á Montserrat, 

Visites Á Montserrat de Caries, arxidncli d' Austria, 
reg-nant á fatal o nj a 

Essent, la historia, narració verídica deis fets y considerant com á 
fet indiscutible lo de que 1' arxiduch Caries d' Austria, durant la gue- 
rra de Successió, regná en nostre Principat, no seriem iinparcials si 
borressiui de les reyals visites, les dugues que feu com á Monarca, en 
lo monestir de Montserrat, lo qui mes tart fou Emperador de Ger- 
mán ia. 

Existeix estampada, una curiosa relació de la visita del 1706, que, 
malgrat nostre desitj no havém pogut examinar (1). Empero com fou 
vista y aprontada per nostre parent Joseph Rafel Carreras, al fer sa 
interesant ressenya de la estada del Arxiduch á Catalunya, transcriu- 
rém aquí lo que breument ni relata A tal proposit (2). 

«En sa primera visita & la Moreneta de la Serra (en 25 de juny 
de 1706), en la missa resada que hi bague avants del ofici solemne, 
Caries d' Austria, al arribar al ofertori, isqué de sota '1 dosser y, 
acompanyat del religiós princep Antón Plorian von Luchtenstein y 
del comte Uhlefeld, s' agcnollA en la grahonada del altar Major, de 
hont s' ak'á, y després d' una humil y pregona reverencia que feu á 
la Sobirana Verge, gitá en fora la espasa qual mánech era d' or guar- 
nit ab setanta nou diamants, y 1' oferí, colocantla damunt la taula del 
altar. Feta la ofrena, s' en torna cap al sitial, preparantse pera rebre 



i Aquest interessanf imprés lo possehíáD Manuel Valls, de mans do qui passá & les 
de D. Jaume Andreii En Uoch d 1 adquirirlo lo conegut bibliofil qui compra la sua colecció 
el- impressos, passá á mana d' altre añcional de Tarragona, y no 'na ha sigut poasible te- 
ñirlo a 1:» vista, 

(2) Joneph Rafel Carreras y Bidbena. Carlea d' Austria y Etiiubelh de Bruntwich 
Wólffenbültel a Barcelona y Gitana. — Karl von Oetterreich und Elitabeth von Braimswcig 
Wotffenbüttel in Barcelona und Girona (Barcelona L902), plana 443.) 



376 F. CARRERAS Y CANDI 

la Sagrada Comunió. Lo mateix dia, a les quatre, visita ab molta de- 
voció les ermites. Estiguó a Montserrat molt devotament, sempre ad- 
mirant y celebrant les grandeses d' aquest santuari, fins lo dia 27. Al 
pendre comiat de la Verge, 1' esmentat dia 27 de juny, dexá escrit un 
paper en lo camaril, ab la seva reyal signatura. Deya , aquest paper, 
traduhit del llalí: 

«Al Altar de la Verge 

»A la que en les sagrades lletres es anomenada Negre, encar que 
formosa, Mare d' Aquell per quí los Reysregnen, liuinilinent agenoll.it 
a ses plantes, en perpetua memoria de la devoció austríaca, ab devot 
anim consagro y deposito la Espasa del meu costat treta, a fí de que 
estant jo axí desarmat, lluyte lo ccl en ma favor ab ses fortes armes, 
sota lo patrocini d' aquesta graciosa Reyna deis cels, la qual elitx y 
constitucsch en la guerra Capitana del Exércit, en la pau Centinella 
deis Regnes, y axí mateix ma advocada prop del Senyor, essent jo lo 
major deis pecadors». 

«Lo 20 d' octubre de 1708, visitó novament la Verge de Montserrat, 
Caries, acompanyat de sa muller Elisabeth. En 1' ofertori de la Missa, 
oferí Caries á la Sobirana de Cels y Terra, un cálzer ab vuyt grossos 
diamants. Avants de pendre comiat de Maria Santissima, s' inscrigué 
en sa Confraría, possant en lo llibre les següents paraules: Patrum vir- 
tuti humilis cliens Carolus. Sempre pie de devoció per la Verge que 
tant ayma Catalunya, en 7 d' avril de 1709 trámete, Caries, a Mont- 
serrat, un rich tern ab tres capes. 

«La devoció á la Verge de Montserrat va romandre fermament gra- 
vada en lo cor del Emperador Caries VI fins lo derrer moment de sa 
vida. Eli fou lo restaurador y enriquidor del Monestir de Montserrat a 
Viena. En aquest Monestir .se celebraren grandioses festes, sóts los 
auspicis del emperador Caries VI; pro cap tan espléndida com la que 
se celebra en 1725, quan tots los catalans residents á Viena cregueren 
haver recobrat los drets y privilegis de sa térra, baix lo pactat en lo 
tractat de pau ab Espanya, firmat per los plenipotenciaris imperials y 
per lo Baró de Riperdá, plenipotenciari del rey Felip y degudament 
ratifloat per los respectius monarques.» 

Mes llavors, com tantes vegades, s' esvahiren, per los catalans, 
totes les promeses, y sense esperanza sobrevingué lo novell regnat. 

Añada <l© Caries IV a Montserrat 

S'acabá la guerra de Successió. y la casa d' Austria sortí definitiva 
ment d' Espanya, qual nació fou governada sempre mes per la casa 
francesa de Borbón. Empero ni lo rey Felip, torna ja mes á Montse- 
rrat, en lo restant de la sua vida, ni tampoch son fill Lluís I durant 1' 



VISITES DE N0STRRS REYS Á MONTSERRAT 377 

any en que regná,ni son segon flll Ferran III, en lo major temps que 
regí la monarquía. 

En lo regnat de Ferran III, fou general lo desitj de la nació 
catalana, de veurc al Rey en lo Principat, postrantse ais peus de la sua 
estimada Verge y Patrona, desitj que '1 conexém, per quan ha pervin- 
gut consignat en escrits (1). 

Mes res hi valia. L' allunyament deis reys, de Montserrat, anava 
esdevenint sistemátich. En tanta manera, que, quan Caries III, vingué 
d' Italia á pendre possessió de la corona d' Espanya, desembarcant a 
Barcelona, atravessá Catalunya, rebent mostres d' una adulació casi 
servil, y dexá de banda en son viatge á Montserrat, de qual Santuari 
prescindeix per complert. 

Altre Caries, fill del precedent, lo substitueix al morir y passá lo 
segle y reyals plantes, no tornaren á trepitxar la catalana mon- 
tanya de Maria. Sense exageració podém dir que lo segle xvni, es lo 
segle del complert divorci entre nostres sobirans y lo Santuari de 
Montserrat. 

Al iniciarse la vinent centuria, restablí, Caries IV, la antiga de- 
voció, no per inclinació natural, sino com á conseqüencia de les cir- 
cunstancies. 

Ilaventse fixat la ciutat de Barcelona, per tenirhi lloch importants 
actes de familia, lo Rey se dirigí á ella, en lo comencament de setem- 
bre del any 1^02. Sigueren ests actes, los desposoris del Princep 
d' Asturies ab la princesa de Napols Maria Antonia, y los de la 
infanta d' Espanya 1 Maria Isabel, ab lo princep de Napols Francisco 
Genaro, venint ab tal rnotiu los Reys d' Etruria, en tant, que á 
Barcelona, á aquesta Reyna li nasqué un fill. Era natural, que, tots 
plegats, després de tant de goig, se 'ls ocorregués donar mercés al cel, 
y puix que en la Capital Catalana havien esdevingut, les sues mira- 
des se fixaren en la Madona predilecta del Principat. Axis, d' una 
manera casual, se restaura la antiga devoció deis nostres Sobirans, 
abandonada per la casa de Borbó, desde una centuria justa. 

Que tots plegats passaren á Montserrat á postrarse davant de la 
venerada Imatge, lio indica un imprés coctani (2): «El dia 8 de no- 



(1 ' «Y srtlo pudieron suavizarles esta pena ciertas esperancas que se han traslucido, de 
que el religioso y devotíssimo heredado afecto que con tan especiales demostraciones han 
manifestado sus IIjsv.uIi'- al portentoso Santuario de nuestra Señora de Monserrate, pue- 
da proporcionar ¡V esta Provincia la apetecida ocasión. .» etc. (Relación descriptiva de lo» 
obsequio» conque la Ciudad de Barcelona en los dia» .9, 10 y 11 de Setiembre de 1746, etc ; 
(Barcelona, Joseph Texidú , plana 2s) 

(2 1 Relación de las diversión*», festejo» públicos y otros acaecimiento» que han ocurrido 
en la ciudad de Barcelona desde el 11 de setiembre hasta principios de noviembre de 1802, con 
motivo de la llegada de SS. MM y AA. á dicha Ciudad y del viaje en la Vilbi de FigueraM, 
Barcelona, Jordi Roca y Gaspar) Les relacions estampades del \ iat^e ih- Caries IV ;i Cata- 
lunya, omitexen tota descripció de lo que ocorregué ú Montserrat Igualment desconexe 
dors de detalla se 'n mostren los historiadora montserratins del segle xix. 



378 F. CARRERAS Y CANDI 

viembre á la una de la tarde partieron de Barcelona para Valencia los 
Reyes NN. SS. Serenísimos Señores Príncipes de Asturias, Señores In- 
fantes y Señores Reyes de Etruria, Príncipe é Infante, pasando pri 
meramente á visitar Nuestra Señora de Monserrate». 

Lo viatge ja 's feu mes comodament que en les precedents añades 
deis altres sobirans, puix ara, les reyals families, s' aprontaren de la 
carretera, que, donant volta A la montanya, pujava per Collbató y lo 
Bruch, a can Massana y á Santa Cecilia Axis donchs, sortits ab los 
carruatges á la una de la tarde, al vespre eren tots comodament allot- 
jatsen lo monestir. 

Los penyals del vell camí de Collbató, que ressonaren á les veus de 
Pere lo Gran y del cesari emperador Caries I, no devien escoltar ja mes 
les deis sobirans del scgle xix. 

l'erran IV (Vil en l'astella) visita á Montserrat 

¡(guantes calamitats plogueren damunt Montserrat en los anys sub- 
seguents al de 1802! No hi ha dubte que aquell sant lloch, esdevé mi 
rail tidel deis fets que 's desenrotllaren en la nostra patria. 

Una guerra nacional y santa, comete lo desacert de convertir en 
fortificado lo Monestir. Les consequencies sigueren fatals: 1' incendi 
del 1811 y la voladura del 1812, derrocaren la iglesia y demés edifleis. 

La feyna de referho tot la emprenien los monjos, ab gian fervor, 
quan acontoximents de política interior, tornaren ;'i dexar abandonat 
lo monestir en 1822 y portada la Santa Imatge a Barcelona, estantslii 
fins al 14 de juny de 1824, en que sigue restituyda á son magestuós 
trono d' acinglerades roques, y servida per los filis de Sant Benet (1). 

Poch a poch avansava la restaurado del temple y demés edilicis 
monacals. Altres necessitats politiques, portaren al rey Ferran IV á 
venir a Catalunya, acompanyat de sa muller la reyna Amalia, en lo 



i Manuel 'I' 1 Lasarte nos ha dexat una hermosa comparocid de com estava 1" temple 

de Montserrat al eomenear lo segle xix,á< tuedá després deis incendis deis francesos: 

• Los que han visto el templo de Montserrat confori ¡stá hoy por hoy, no pueden for- 
marse una idea de la magnificencia que tenía en 1808. Las proporciones eran las de ahora. 
Pero en el día (any 1860 es un santuario <|ii" carece de adornos; y entonces era riquísimo y 
esplendente Su vasta nave presentaba una colosal superficie completamente dorada Ki 
viajero que penetraba en aquel recinto desde luego se sentía poseído de un profundo res 
petó Había in él diez y nueve capillas, eineo bajas á cada lado, cinco alta- á mano derecha 
v cuati" altas á mano izquierda y en medio de estas cuatro el órga baluarte musical es- 
pacioso, compuesto de más dé mil y cien flautas El coro correspondía entonces a la gran- 
deza del santuario Noventa y una preciosas sillas cu do- hileras, alta y Laja, formaban en 
él un conjunto sorprendente En las sillas bajas estaba representada enrelieve la pasión j 

en cada una de las alta- resaltaba la estatua de un -auto de cuerpo ente]!., y cu relieve al 
pie. un paso de su villa, todo labrado de un pri mor a din ira lile.. (/■;/ Mansueta a las Cuevit de 
¡ion'serrat leyenda hittórica escrita por D. M. de /.. bajn la dirección del inolvidable O. de 
la Y. ó tea historia y descripción de la mas admirable de nuestras m oatailas.de sui i"oíí«í- 
maB entra/la» ó cueras tan maravillosas como poco conocidas, y de la Perla de los santua- 
rios etc. Barcelona, 1860, plana 10 : 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 379 

any 1827. Llavors feya just un quart de Begle que ell mateix essent 
sois Princep d' Asturies, havia visitat Montserrat, y ara, avantsde de- 
xar nostra regió, volgué repetir la visita d' altre temps. 

Per lo mateix camí y ab earruatge igual al de vint y cinch anys 
enrera, lo 12 d' abril de 1828, arrivava á Montserrat lo Rey, per la já 
histórica vía de can Massana. Y no es que en aquell quart de segle, 
no s' bagues avansat en les víes del progrés, puix los camíns de ferré 
comensaven á implantarse y los automovils de vapor á ensajarse (1), 
en nacions que 'ns han portat gran devantera. 

Arrivats al Monestir á les nou del matí, hi entraren per 1' hort deis 
monjos, no fentho per la porta principal, á fí d' evitar lo perill que 
ofería passar per sota de les primparades parets del monestir vell y 
claustres nous, que, arrunades, amenacaven eaurc, inclinantse en totes 
direccions. 

La modestísima cerimoniade la recepció feta al rey Ferrán, la des- 
críu 1' abat Muntades (2): «Colocada por todo adorno una corona de 
boix encima de la puerta y un soneto alusivo bajo de ella, el alcalde 
del Monasterio hizo la entrega de sus llaves j SS. MM. sin más discur 
sos que una felicitación la más sencilla hecha por el M. Iltre. Sr. Abat, 
se entraron en casa y se dirigieron á la habitación que se les había 
preparado en la que era del abad, sin más tapices ni más damascos, 
que los del mismo Abad, que ninguno tenía». 

Després de reposar, lo rey Ferrán passá á la iglesia. Al mitg de 
la ñau estava arreglat provisionalment lo senzill altar de la Verge, 
esperant que dies millors, treguessin al Santuari del estatde desolació 
en que 's trovava. Després deis divináis oflcis y del cant de la salve, 
los reys, pujaren á besar la má de la Mare de Deu ; entregant á la 
porta, 1' Abat, una clau de plata á la reyna, quí acepta ab gran ale- 
gría esser cambrera major de la Verge 

Lo rey Ferrán, que trova tant cambiat lo temple y monestir, de 
com 1' havía vist en 18/2, mentres contemplava la restaurado que s' 
havia fet en 1' altar major, rairantho desde la barana del cor, digué al 
Abat, si n' hi hauria prou ab mitj millo de rals per portar á terme los 
progectes que 's tenicn. Qual quantitat fou tramesa mes tart, axis 
que arrivá á Madrid y permetc donar gran impuls á les obres. 



I -Se ha construido y probado cu Londres un nuevo carruaje movido por el vapor: no 

,-. . I niisi le que otras veces han hecho mención los periódicos, sino otro inventado por 

Guerney, que no necesita de roil-roads mortajas ó carriles de hierro sino que anda por los 
caminos comunes. Si- lia vencido la dificultad de las cuestas arriba y ya se lia hecho la 
pruebo en un monte, siendo su velocidad media la de tres millas por hora; pero en camino 
llano es de 7 millas> {Diario 'de Barcelona del 13 d' octubre de 1826). Mes lins al 1892 no hi 
hagué a Barcelona lo primer automóvil, que fou lo del fabrican! Joseph Bonet (Laveu de 
Catalunya del l'7 de jiiny de l'.iui Quant lian tarclat ¡i implantarse los automovils! 

i 2 1 Montserrat. Su pasado, su presrn'e y su porvenir ó lu que fué hasta su destrucción 
del año 1811, lo que es desle su destrucción y lo que será en adelante, per I 1 aba! 1) Miquel 
Mutiladas Manresa, isi;t 



380 F. CARRERAS Y CANDI 

Despi és de diñar, & les quatrc de la tarde, los Reys partiren de 
aquell lloch de dcsolació, hont, cumplerta la devoeió que 'ls hi havia 
portat, cap alicient tenia per ningú. 

La reyna Uonya Isabel paja a Montserrat 

Al morir Ferrán IV, la guerra civil que ensagná á Catalunya, com 
á moltes altres regions d' Espanya, motiva altre tancament del mones 
tir é iglesia de Montserrat, essent la Santa Imatge, treta y amagada a 
can Jorba, en la propia montanya, (29 de juliol de 1835) y retornada 
en lo seu secular Santuari, axis que flniren tan anormals circunstan 
cies (7 de setemhre de 1844). 

Algún temps després, la reyna Isabel dona la primera mostra de sa 
devoció á Montserrat, trametenthi egregies presentalles. Aqüestes con- 
sistiréis en un vestit de vellut blanch, ricament brodat d' or, donatiu 
de la Reyna, una englantina d' or esmaltada ab puntes de diamants, 
ofrena del rey Franeisch, y una águila de perles, que ho fou de la in- 
fanta Isabel. Ab la major solempnitat les autoritats de Catalunya se 
complasqueren en acompanyar al Monestir, los importantsdonatius(31 
de maig de 1857). 

Com Donya Isabel volques honrarse, en 1857, ab lo titol de cam- 
brera major de la Vergc de Montserrat, li fou tramesa per 1' Abat la 
clau d' or d' obrir lo camaril. 

La restaurado de Montserrat prenia major impuls de dia en día. 
Empero les noves costuras religioses y socials, no cregueren necessari 
se restaures allí la vida eremítica, que tan renom dona á. la montanya, 
en los segles que van del xv al xix. 

Tres anys raes tart, la reyna Isabel ab son marit lo rey Francescq 
y sos filis, vingueren á conexer Catalunya, posantse tot seguit en pro- 
grama la sua visita á Montserrat. Una de les mes grans millores del 
Monestir, era, induptablement la via ferrada que comunica á Tarrasa 
ab Manresa, inaugurada en 1859, y que estava ajuntada ab lo Mones- 
tir per nova carretera, construyda per la societat del forre-carril de 
Caragoca. Per tan, esdevenia inútil y d' una importancia secundaria, 
la histórica carretera del Bruch á Can Massana. 

La concurrencia aumenta de tal manera, que en 1859, fou indispen- 
sable restablir la costúm de no permetre la estada en lo Santuari, mes 
que los tres dies reglamentaris, coneguts antigament per deis Ve- 
litres. 

La major comoditat en la ascenció, porta á Montserrat nombrós 
contingent d' excursionistes, alternant ab lo cada dia major deis ro- 
meus. Un novell atractiu oferia la montanya, en les famosos coves, aca- 
bades d' explorar (any 1852), puix lo seglo xix havia perdnt noció de sa 
existencia. Que foren visitades prou sovint en segles passats, s' ha 
coraprovat, no sois per les inscripcions aparescudes en ses parets, 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 381 

portant les dates de 1511, 1551, 1583, etc., (1), si que també ab lo 
poema de Cristot'ol de Virués, hont s'. hi consignen las oscuras caoer 
ñas temerosas (2). 

A Catalunya en 1860, s' aculli ab grans mostres d' afecte á la fami- 
lia reyal d' Espanya, sapiguent, Isabel J, excitar 1' entusiasme patrio 
tich y tradicional de la térra catalana, presentantse á Barcelona, 
cenyint so'n front la garlanda comtal, en lloch de la corona reyal. 

Mes feu encara: fixada la data de la visita á Montserrat, al 30 de 
setembre de 1860, la Reyna, al comparexerá la estació del Nort (onze 
y quart del mati) s' hi presenta ab son flll (lo qui mes avant fou nostre 
rey Anfós V), vestint lo típich t- ajo cátala: gech y calses de vellut 
blau, faja y barretina vermelles y los peus calcáis ab espardenyes y 
botins de cuyr (3). Aximatcix la infanta Isabel portava un vcstit de 
pagesa del plá d' Urgell, ab roba de tapicería de color fosch, á les 
espatlles io mocador de grana brodat d' or y al cap mocador de mu- 
selina blanch, ab caputxa de cristall. Aquests vestits catalans los h¡ 
havien sigut rcgalats per 1' Instituí Agrícola de Barcelona. La Reyna 
duya un vestit de xiné ciar y mantellina negre y son maritanava de 
paysá. 

La arrivada de la Reyna á Montserrat, promogué molt entusiasme, 
majorment al veure la gran multitut allí aplegada, que sos filis vestien 
á la catalana. ¡Llástima que, al homenatje prestíit á les costums de la 
térra, no s' hi ajuntés altre tributat al idioma! 

Com la excursió á Montserrat fou un acte de galantería de la Dipu- 
tació Provincial de Barcelona, volgué aquesta, que allí s' hi trovas la 
mes gcnuina representado de la térra catalana, procurant la honra- 
sen ab sa presencia tots los bisbes del Principat, presidits per 1' Ar- 
quebisbe de Tarragona, com també los arcaldes de la provincia, 
portant, los de les poblacions caps de partit, banderes ab escuta 
representatius de les diferentes regions 

A les dugucs de la tarde les campanos del Monestir saludaven la 
arrivada deis Reys, que, rebuts per los Bisbes y la petita comunitat 
benedictina de Montserrat (4), entraren primer que tot á la Iglesia. 
Estava aquesta, esplendidament iluminada, penjant de la ñau tres 
grans estandarts: lo del mitj ab lo nom de María y los altres dos, lo 
hu ab la creu de Sant Jordi, distintiu de la Generalitat de Catalunya 
y 1' altre ab les quatre barres rojes, emblema de la casa reyal d' Ara- 
gó. La venerada linaje de María duya 1' hermós vestit que li regala 



(1) Viclor llalaguer. — Laa cuevas de Montserrat — (Barcelona., Salvador Mañero 

(2) El Mon-errate, del capitán Cristóbal de Virués Barcelona, 1844), canl V, pl 77. 

:i Sc.conscrva un graliat del que [lavors era Princep d' Asturies y mes avanl fou Rey de 
Espanya, vestit tal com anava en la excursió á Montserrat, qual gravat ocupa lloch promi- 
nent en lo nostre preciar arxiu genera] de la Corona d 1 ¿rago 

(4) En 1 any 1859, la comunitat benedictina de Montserrat estava formada de sis inonjos 
solament i El Telégrafo diari de Barcelona, >.'l' de Juliol de 1859 



382 F. CA'ÁRERAS Y CANDI 

la licyna en 1857 y al que, Isabel I, hi afegí, quan puja á besarli la 
má, una hermosa águila de brillants y ainatistes, que ella matex.t 
volgué colocarli per primera vegada, actuant de cambrera de la ce- 
lestial Senyora 

Després de rebre á les autoritats en les sues habitacions, la Reyna 
baxA á peu á la cova de la Verge (á les cinch de la tarde), acompa ■ 
nyada de son marit, no volguent utilisar mes que pochs minuts, la ca- 
dira de mans que li havien aparellat. La acompanyava gran gentada 
ab atxes y fanalets, victorejantla al passar, los qui 's trovaven aeam 
pats en les recolcades d' aquell tros de montanya. 

Després d' un diñar verament reyal, á les deu se dispararen los 
fochs artificiáis, mentres en tots los turons vehins eren euceses grans 
fogates en senyal de festa. Acaba la jornada á les onze, ab un concert, 
alternant la orquesta ab la societat coral que dirigía en Clavé. Com á 
novetat en la lluminació del Monestir, aquella nit, hi aparellá una her- 
mosa llum eléctrica. 

A les vuyt del matí del endemá, dilluns primer d' octubre de 1860, 
los Reys oyren lo solemnial oflci, cssent celebrant lo Bisbe de Vicli y 
predicant lo Rvt. Ermcnjíol Coll de Valdemia. Al oflci, se seguí besa- 
mans dedicat ais arcaldes de la Provincia, mentres á fura so ballaven 
sardanes y ball plá ab acompanyament de nostres típiques tenores, 
quals dances contemplaren los Reys avants de tornar á Barcelona 
Aquest retor'n s' havia tractat d' efectuarlo per Can Massana, lo Bruch 
y Martorell, pro á la fí tingué lloch per Monistrol, ahont hi arriyava 
la reyal familia á les cinch de la tarde, ja que lo tren deturá á 
Tarrassa, en son passatje. 

La Reyna dona mostres d' haverli complascut la excursió, que, en 
ses circunstancies y detalls, ofereix lo major contrast ab la de son 
pare Ferrán IV. 

l/ii reyna KegeiU Donya Muría Cristina 
ú Montserrat 

La restaurado de Montserrat se porta á terme ab la major persc 
veranda durant lo segle xix, arrivant á un estat de magnificencia may 
vist no sois lo temple, sino també la capacitat deis edificis ausiliars. 
La direcció facultativa la tingué 1' arquitecto Sr. Villar y Lozano 
passant á la sua mort, á son fill Sr. Villar y Carmona. De caritats se 
feyen les obres: estes mostrarán donchs, la magnanimitat deis devots 
del Santuari durant lo sejde passat. Y en 1' any 18*0 fon patent I' en 
tusiasme de tot Catalunya per la Verge de Montserrat ab les grandio- 
sos festes que 's feren á pretext de cumplirse la data de mil anys de 
la trovalla de la Imatge. ,Benehida errada histórica, que motivare.-» 
consequencies tan importants, com, lo decret de coronado de la Santa 
Imatge, la concesió de reso propi, lo titol de basílica per lo Santuari y 



VISITES DE N0STRES REYS Á MONTSERRAT 383 

la declarado de Patrona de Catalunya, inercés otorgádes totes elles, 
per S.S. Lleó XIII en 1881! 

Ab la prosperitat material coincidí la perdua d' un privilegi: lo de 
csser Montserrat nullius Dioecesis, obtingut per mercé de Benet XIII 
y llovat per decret de Lleó XIII en 1874. Los bisbats de Vich y de 
Barcelona, competiren per adjudicarse lo territori de Montserrat: lo de 
Vich ó Ausona, fonamentava sa pretensió, en que, de remots segles, lo 
torrent de Santa María fou son lirait: lo de Barcelona, adunia la faci- 
litat de comunicacións ab la capital diocesana. Barcelona guanya la 
agregado de la montanya, á causa de sa major propinquitat, 

Axis pervingué la primavera del any 1888, y la Capital catalana s' 
engalana, invitant á totes ¡es nacións á una festa de pau y progrés. 
La Exposició Universal, convertí, per breus dies, al empori del co- 
mer? espanyol, en cort reyal y capital de la Nació. 

Un hermós dia primaveral, fou, lo dilluns 29 de malg de 1888. AI 
matí los carrers de Barcelona eren atravessats per un lando á la gran 
D' Aumont, que portava á nostre virtuosa Reyna Regent, acompanya- 
da del rey Osear II de vSuecia y Noruega, anant á revistar alguns re- 
giments de soldats. Y després de diñar, mentres lo Sobirá del Nort 
retornava á la sua térra, D.° María Cristina, obsequiada per la Dipu- 
tado Provincial, emprenia la via de Montserrat, ab idéntich itinerari 
y locomoció que Isabel I vint y vuy t anys avants havia fet. Sos augusts 
lilis restaren á Barcelona. 

Lo Moncstir fou decorat ab lo boix de ses boscuries, arreglat for- 
mant arcados y altresiornaments, y entre mitx s' hi destacaven roses 
salvatges, davells, englantines y flors del camp. 

S. M. que sortí á les tres de la estació, dexava lo carruatxe, A la 
plassa de Monserrat, A tres quarts de sis, al só de la marxa reyal to- 
cada per la banda del Ajuntament de Barcelona, de les campanes 
brandant á. festa y deis entusiastes visques del poblé que tot ho om- 
plenava. S' organisaren procesonalment, la comunitat benedictina 
del Monestir, los canonges de Vich y Barcelona, los bisbes de Lleyda, 
Vich, Seu d' Urgell, Astorga, Sant Lluís de Fotosí y Abat mitrat de 
Montserrat, portant á la Reyna Begcnt sots pali, á la Iglesia. Finit lo 
Te Deum de rúbrica y la Salve niontserratina, la Reyna puja al ca- 
maril (editici ostrenat en lo precedent any de 1887) á besar la má á 
María Santísima y á dexarli sa ofrena. 

De poesía y encant ana sadollada esta visita de la excelsa Dama 
que tant saviament dirigí la ingovernable ñau del estat espanyol. La 
naturalcsa Huya arreu sos galans colors en flors y fullatge. Empero la 
flor mes preuada del verger de Catalunya, la portava desde Barcelona 
D. a María Cristina, per depositarla al peus de la Patrona del Princi- 
pat: era la disputada flor natural deis Jochs Floráis, de la que, pochs 
jorns avants, ue fou guanyador lo canonge Collell, diguantse aceptarla 



384 P. CARRERAS Y CANDI 

la Keyna d' Espanya y presidir nostre tradicional festa de la poesía. 
Per propi impuls, destina esta flor, la Keyna, á la Mare de Deu. 

Quan lo diñar hagué finit, les societats coráis y la banda municipal 
ni -anisaren un concert, acabant ab fantastiques lluminaries de la 
montanya, hont s' encengueren roges llums de bengala, en los mes 
apropiáis turons y valls. 

Esplendidament s' alca altre vegada lo sol, en lo vinent dia 30 de 
Maig. La Reyna Regent assistí ais divináis oficis, escoltant conmoguda 
lo notabilíssim sermó del Dr, Celestí Ribera, Tan la coinplagué, que al 
presentarli, lo canonge Robert, lo ciri, durant lo Sanctus, demaná si 
podría possehir dita oració sagrada. Já pochs moments avants, los di- 
putats provincials, que ocupaven lo presbiteri, acordaren imprimirla 
á despeses de la Corporació. Lo Dr. Ribera, felicitat verbalment per la 
Reyna, sigue invitat á esmorear á la sua taula. 

Després del ofici, s' organisá la visita á la cova de la Verge. En la 
plaga del Monestir hi estaven aparellats, á disposició de S. M., un bon 
ase y una cadira de mans. La Reyna preferí utilizar lo primer. Alegre 
excursió en la hora millor del dia, que cuydá aumentar ab sa nota 
joyosa, la orquesta barcelonina y les societats coráis. 

A dos quarts de tres de la tarde partía la Reyna Regent del Mo- 
nestir, y á les cinch já era ¿t Barcelona (1)._ 

D. a María Cristina retorna de Montserrat fondament impresionada 
del hermós Santuari apresonat per fantastichs penyals, que prou cali- 
ficaría, lo poblé baix, de mansió de fades, si no li 'n vedas la venerado 
subsegüent á esser hostatje de la Reyna de cels y térra, Originalísima 
formació geológica la d' aquella serra, que, si no marxa unida ab la 
mort del Redemptor de la humanitat, com han pretés persones mes 
piadoses que de ciencia, en cambi ho está ab la formació del territori 
del Principat Axis ho mostren científteament nostres primers geolechs 
consignant, hu d' ells (2), que, tant en le concepte geognostich, com en 
lo geográfich, en 1' historien y en lo religiós, dir Montserrat equival á 
dir Catalunya, dir Montserrat es tan com dir Patria. 

¡Cóni, donchs, no ha d' esclatar 1' entusiasme deis catalans, en 
quantcs ocasións aquesta sagrada llar de la térra, hi reb la visita de 
nostres raonarques! 



i Recorte personáis, unitsa esta Reyal visita, oos venen are ;il pensament, tense que 
pugam substraurens ,-il desitj fie consignarne un tan sois. Dos sentiments, lodeamorála 
excelsa Patrona del Principal y d' afecte á la Monarquía Espanyola, resonaven encara, en 
tot bon cor cátala, al comensar 1* any 1889 any en que entraren) en lo mon de les Hctrcs, 
ab V ensaig critich histórieh Lot CaatelU de Monigcrrat. ¿Era atreviment de jovenesa, de- 
dicar es( primer trnyt Uiterari que fon acuUit bcnevolment per los Joch8 Floráis que '] 
premiaren , A la Agusta ScrCirana que pochs meses enrera trepitjava les montanyes que per 
primera vegada preteniem historial-? Al corno se '1 governa: son impuls nos ^r ■ ■ ¡ ¡i y axis 
lio ferem, sens mes pretensíó que donar satisfácelo á un intim sentimenl heretal de nostres 
passats 

(2) Silvi Thó? y Codina — MonUerrat.-Doceto geoijnóttico . 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 385 



Visita del rey I*. Anfós VI (XIII en Castella) 
á Montserrat 

Finía aquí cst trevall, quan, lo retrae en la sua estampado, percnet 
continuarla la visita primera de nostre actual sobirá D. Anfós VI, 
á la Patrona de Catalunya, dexant axis complerta la relació de les 
reyals excursions á Montserrat. 

La Diputado de Barcelona, no dubtá gens d' escullir com obsequi 
tradicional (que já conienca á formar estat) organisar la excursió al 
predilecte Santuari. Y axis com en 1' any 1860, hi aplegá á tots los 
arcaldes de la Provincia, en lo present any 1904, se posa d' acort ab 
la comissió directiva deis sometents, per procurarhi una manifestado 
de les dugues entitats juntes, que resultes lo mes genuinament cata- 
lana possible. Precisament los sometents devien celebrar á Montse- 
rrat, la festa de la proclamado d' aquesta Mare de Deu, com á Patrona 
especial sua, que, si bé axis s' establí per R. O. de 24 de janer 
de 1898, empero causes diverses allargaren solempnisar dit patro- 
nat ab un acte religiós en lo mateix Santuari efectuat per les delega- 
cions de tot Catalunya (1). 

Lo goig, ara, com may, hauría reguat en la egregia excursió mont- 
serratina, per la oportunitat de trovarse lo Monarca en la primavera 
de sa vida, juntament ab la primavera del any, que tant esplendida- 
ment engalana los serrats de Nostra Dona. Empero un dol de la vigi- 
lia, la mort de la reyna Isabel, enterbolint la nota joyosa de la excur- 
sió, feu que la glassa negra hi campejés. Lo 10 d' abril, data de la 
visita de D Anfós, á les set en punt del matí, arrencava de la estació 
del Nort lo tren reyal passant per Sabadell, Tarrassa y Monistrol, com 
en 1860 y 1888. Empero de Monistrol al Monestir, la novitat de la via 
ferrada dita de cremallera, inaugurada en 1892, hi aconduhí mes rápi- 
dament á S. M. D. Anfós VI, del que hi havien pujat ab carruatge, 
en anys precedents, les sues insignes avia y mare les reynes D. a Isa- 
bel y D a Maria Cristina. 

Breus serón; en la consignació d' aquesta reyal visita, puix sobren 
en nostres dies, fonts de pública informació.y lo senzill recort del fet 
pot consignarse en pochs apartáis. 

A les deu baxava del cremallera S. M. Los sometents, en nombre 
de setse mil homes, no dexaven un palm de térra vuyda. Los conti- 
nuáis visques, dominats per les vint y una salves que ab oportunitat 
dispara un cañó granífuch, retrunyien grandiosament per les afraus 
montserratines. 



(lj Per mes detalls vegis la revista Pal ;/ tregua, boletín oficial del cuerpo de iom.ate.nei 
armados de ''atalufía, y 1' imprés lie quatre fulls en foli titnlat: Comandancia general de los 
somatenes armado* de Cataluña. — Proclamación del Patronato de Xtra. Sra, de Montserrat. 



iiiiii.—% 



:¡Nli F. CAKRERAS Y CANDI 

A Montserrat s' hi trovaren aparellats per donar la benvinguda al 
Monarca 1' Arqucbisbe de Tarragona, lo Cardenal bisbe de Barcelona, 
al> son bisbe ausiliar. titular d Eudoxia, y los de Vich, Lleyda, Seu 
d' Urgell, Tortosa y Solsona, ab los P. P. AK.it y Visitador, que també 
son mitrats. 

Los soinetents, ordenáis per districtes, desplega nt llurs estandarts 
al enfronl de quiscun, s' estengueren en dugues compactes fileres, ocu- 
pant V espay que va de la estado á la Iglesia. Quan S. M. passá en- 
front de la histórica bandera morada del Sant Christ d' Igualada, que 
actuá de senyera en les jornades deis sometents al Bruch, volgué, 
I). Anfós, que P anes precehint, entrant á la Iglesia ab ell. 

També 's trova á Montserrat, si be retreta de la festa, la ensenya 
del 16 regiment imperial francés d' infantería, que resta abatuda per 
los sometents en la segona jornada del Bruch (14 de juny de 1808). 
Després de la batalla, lo trofeu fou dividit y la águila se disgrega del 
drap tricolor en les vessants de can Massana. Ara, al cap de 96 anys, 
s 1 han rejuntat á Montserrat, ahont hi quedará eomplerta per sempre 
mes, junt á la excelsa Patrona de Catalunya (1). 

S. M. entra sots pali á la Iglesia, que lluhía la nova fatxada pa- 
gada per les germanes Llagostera, é inaugurada en P.tOl. Cantat 
lo Te Deum, al adorar ala Verge María, S. M. hi dexá en penyora 
d' afecte, son rich bastó de comandament. Després d' un petit 
refresca comensá 1' ofici confiantse la oració sagrada al bisbe de Sol- 
sona Dr. Benlloch quí hi estigué admirable. Seguidament lo Sobirá posa 
dugues primeres pedrés: la una, era la del monument que los sometents 
volen alear davant los claustres góticas, en conmemoració de la batalla 
del Bruch; y la segona, pertanyía al monument que les assoeia- 
cions de Filies de María de tota Espanya, pretenen construir, en la 
plassa inmediata, remembrant la declarado del dogma de la Inmacu- 
lada Concepeió. 

Com á altre deis recorts reyals d' aquesta solempnial jornada, fou 
entregada al jove Monarca, la pluma d' or ab que acabava de firmar 
la acta del monument al Bruch, pluma que ostentava la inscripció cas- 
tellana Monasterio de Montserrat — 10 abril 1904 — Somatenes. 

Acabat lo diñar, S. M firma lo Decret, ereant una medalla con- 
memorativa, del Patronat que venía de realisarse, y consistint en la 
Santa Imatge de Montserrat y la efigie del Sobirá, ab les paraules 



(1) En un curios nrticle que publica Paz y tregua (abril (le 1904) titulat El Águila impe- 
rial del Regimiento de linea n.° ie del Ejército de Xapoleén, en Macari Golfericbs y Losada 
nos explica la sua historia y dona un facsímil de la bandera, que fou trovada després de la 
acetó, entre los morts ocasionáis per la batería de cinch canons dirigida per Joan Baget, 
de Lleyda. De La senyera francesa, I' águila passá á Barcelona y lo drap queda á La Guardia. 
Aquest porta la inscripció i empereur | des franrait | au IV. me regiment i d' infanterie | de 
¡igne y en la cara oposta, les acciona á que assisti dit regiment: valeur | Ulm, Autterlitz | Jena, 
Eglau. 



VISITES DE NOSTRES REYS Á MONTSERRAT 387 

Patrono, de los somatenes de Cataluña gravades en la primera y Al- 
fonso XIII — 10 abril 1904 en la segona (1). ¡Llástima que les inscrip- 
cións se fessin excluintne del tot la llengua catalana! 

Lo Rey prengué una d' aqüestes medalles y de ses propies mans la 
posa al Cardenal Casanyas á quí tenía á son costat. A dos quarts de 
tres la campana de Montserrat toca lo só (so-metent), y á tan coneguda 
senyal, los diferente sometens aplegant les armes, se congregaren pel- 
la revista ab la matexa lleugeresa y activitat que si 's tractás de 
prestar sos serveys benemerits, omplintse en breus minute, la via del 
portal y les dugues plasses del Monestir. 

A les tres s' organisá la revista deis setze mil homes del sometent 
aplegats á Montserrat, acte que tot y esser fet després de diñar, no 
dona lloch al mes petit desordre, á despit deis molts motius de des- 
content personal que hi bagué, deis uns per no entrar á la Iglesia, deis 
altres per menjar malament, etc. Tant d' ordre en tants mils homes 
y sense que no s' en vegés ni un de begut, admira ais forasters, que, 
poch acostumats a nostre institució, ó millor dit al carácter cátala, no 
s' ho esplicaven. Hu de tais íou lo Marqués de Valdeiglesias, propie- 
tari de La Época de Madrid, quí no 's recaptá pas de dir, que havia 
d' esser un poblé molt bó, ó tenirshi ab ell gran confianca, per po 
der fer sense perill, semblante apleohs de gent armada ab tant exce- 
lent resultat. 

Los sometens absorviren totalment lo temps y la atenció de D An- 
fós en les hores de la tarde que hauría pogut utilisar arrivant fins á la 
cova de la Verge y contemplant la novitat artística y valiosa, deis mis- 
teris que 's construexen á les vores del camí que condueix á dit lloch 
de devoció. Axó y la reconstrucció de les ermites (haventhi de nou al- 
cades en la montanya, les de Sant Geroni, Sant Joan y Sant Dimes) 
son les dugues memorables obres á que deurá donar acabament ab 
preferencia, a Montserrat, lo primer tere del segle XX. 

La revista esdevingué admirable, sentint no poderla descríure ab 
la amplitut que 's mereix. Aquell paysanatge armat. sortit del coi- 
de Catalunya (puix flns de la ultrapirenenca valí d' Aran baxaren 
sometents), los uns ab senyeres blanques, altres morades, estes velles 
y aquellos noves, aytals marxant ais aeorts de les trompetes, altres al 
deis timbáis (Agramunt y Hospitalet), y ab un armament tant variat 



(i) Una altre acunyació conmemorativa de la testa deis sometents se posa en circu- 
lado, deguda á la comisió deis matexos. Es de coure, de la mida aproximada d' una pessa de 
deu céntima, contenint, en la una cara la Imatge de la Maro de Den ab la inscripció l.os so- 
matenes armados de Catalunya —Paz y Tregua.— 1904, y en la contraria, les montanyes y lo 
escut cátala, entre branques de Uor, dient: Proclamación del patronazgo de Nuestra Señora 
de Montserrat.— Presidencia de S M. el Rey. Elogiariom esta medalla, si, al tractar de per 
petuar un fet deis nostres sometents no 8' hagués menyspreuat la llengua de la térra. No 
euteuém quina móvils poden portar á despullar de vestidura catalana ais nostres sometents, 
per part deis qui mes empenyats s' hi haurien de mostrar en conserva rl i tot lo que té sabor 
regional 



IISS F. CAKREKAS Y CANDI 

com la sua indumentaria, imposava respecte en sa matexa senzilla es- 
pontaneytat, majorment no tenint costum de veure en nostres temps, 
mes multituts armades, que les del uniformisme militar, si no es en 
circunstancies de llu} tes ó fi'uerres estraordinaries, de que, per for- 
tuna, estém allunyats. 

Al Rey li compla^ué tan 1' espectacle, com la concurrencia, conver- 
sant ab los sometents, lo mes familiarment possible. 

A dos quarts de cinch de la tarde, haventse ja complert tot lo pro- 
grame, S M. dexá la carretera y vols del Monestir, per baxar un tros 
del camí de lacova, mentres esperava la hora de la sortida del tren, vol 
tat deis sometents. 

Entre los episodis interessants que han anat referintse de boca en 
boca, com ocorreguts durant aquesta mitja hora d' expansió regia, hi 
ftgura lo que 'ns permetrem continuar. 

Un home vellet d' un deis sometents del Empurdá, al veure á Don 
Anfós que se li dirigía cap ab ell, se lleva la barretina saludantlo en 
la única forma respectuosa que ell conexía: 

— Deu lo guart, Senyor Rey. 

S. M. li prega se possés la barretina perqué era vell y podría ferirlo 
l - ayre del vespre. Y trayentse la petaca, D. Anfós, li dona un ciga 
rrillo. 

Lo bon home agrahí tant aquest obsequi, que al pendrel donantli 
grans mercés, se cregué obligat á correspondrehi, oferint de sa ne- 
grenca petaca un cigarrillo al Monarca, quí 1' acepta, riatller, celebrant 
est incident de montanyesa familiaritat. 

A les cinch y cinch minuta de la tarde, sortía del Monestir lo tren 
reyal, que, avants de les vuyt del vespre, ja 's trovava de retorn á 
Barcelona. 

Vulla Deu no s fassen esperar noves visites á Montserrat de 
S. M. Don Anfós VI, ab alegría major y sense entreveurehi les glasses 
negres del 1904: vulla Deu que en elles hi pugam á mes. contemplar, 
nostre inolvidable y estimada garlanda comtal, junt á la realesa es- 
panyola, que tan be s' hi escauen juntes al cor de Catalunya: vulla 
Deu que lo segle XX que s' inaugura, esdevingui, per la devoció deis 
Sobirans á Montserrat y per la grandesa d' Espanya, lo que havém 
vist fou per una y altre, lo segle xvi. 

Francesch Carreras y Candi 



PUBLICACIONES 

DE LA 

Real Academia de Buenas Letras de Barcelona 

MEMORIAS 

Tomo I.— Resumen histórico del origen de la Academia; observaciones sobre los princi- 
pios elementales de la Historia, por el Marques de Llió.— Precio, ÍO ptas. 

Tomo II. -Observaciones sobre los principios elementales de la Historia (continuación). 
— Disertación sobre la verdadera situación del país de los llercavones (F. Pinos).— Fundamento 
de la opinión de que por francos, en los anales antiguos, se entienden todos los hombres del 
Imperio de Occidente (R. Ponsich).— Documentos parí la historia de Mossen Borra (J. RIpoll) — 
Situación de Cartago, Vetus, Subur, ciudades de España (M. Mayora).— Disertación sobre puntos 
de cronología (M. Mayora).— Inscripción del siglo x en Barcelona (J. A. Llobet).— Verdadero sitio 
de la antigua Aesona (Roig y Rey).— Inscripciones romanas de lsona (J. Moner).— Festejos en 
Barcelona cuando la venida de uarlos 1 (M. Bofarull). -Lugar que ocupaba junto á Lérida el 
campamento de César (J. Díaz)— Origen de algunos dichos y costumbres (Bastús).— La lengua 
catalana considerada históricamente (A. Bofarull). --Juliana Morell ;Roca y Cornet) —Poesías 
perdidas de Vallfogona (S. Mestres;.— Muros ciclópeos de Tarragona (Hernández Sanahuja).— 
Informe de la sociedad arqueológica de Tarragona sobre antigüedades descubiertas (Hernán- 
dez).— Raices griegas y germánicas en la lengua catalana (Bergnes de las Casas).— Apuntes para 
la historia de la moderna literatura catalana (Féuj.— Apuntes históricos sobre Olérdula (Milá). — 
Opúsculos en antigua lengua catalana (A. Borarull) — Precio, 15 ptas. , 

'Tomo III. -Blasco de Garay (Rubio y Ors) Apuntes históricos sobre el Hospital de Bar- 
celona (T.Sivilla).— Noticia de artistas catalanes de la Edad Media y del Renacimiento (Puiggarí). 
—Datos de Antonio de Campmany (Rubio y OrsV— Reseña del renacimiento de la lengua y lite- 
ratura catalanas (Rubio y Ors).— La Torre del Breny y castillo de Bal8areny(T rres)— Un libro 
más para el catalogo de los escritores catalanes (Luanco).— Tabla numularia de los Comunes de- 
pósitos de Barcelona (Negre).— Brunequtlde y la sociedad franco-galo-romana (Rubio y Ors).— 
Njerros y Uadells (Parasols)— Olérdula (Milá). -Necrología de D. Jaime Ripoll.— Precio ÍO ptas. 

Tomo IV.— La expedición y dominación de los catalanes en Oriente juzgadas por los 
griegos (Rubio y-LItich-La carta puebla de Agramunt (Sisear).— Otro libro catalán descono- 
cido (Lúa neo).— Los navarros en Grecia y el ducado catalán de Atenas (Rubio y Lluch .—El 
derecho fun-rario en las doce Tablas (Barallat).-Origen de la independencia del condado cata- 
lán (Rubio y Ors).— Precio ÍO ptas. . , 

Tomo V.— Tres cartas de Mus«en Borra (F. Bofarull).— Sarcófagos romano cristianos en 
Cataluña (Botet).— Orígenes del pueblo de San Martí de Provensals (Bofarull) — Nyerros y üa- 
dells (B rallat). — Kecuerdo's históricos de Molins de R--y (Maspons).— Predilección de Carlos V 
por- los catalanes (Bofarull).— El teslamenlo de Ramón LulI Bofarull).— Precio 15 ptas. 

Tomo VI.-Basi-ro provenzalisla catalán (Rubio y Ors —Estudio de los sellos de Pedro IV 
de Aragón (Sagarra).— Intensivos de la lengua catalana (Balari).— Shakespeare y Moratin ante a 
fosa (Barailat). -Generación de Juan 1 de Aragón (Bofarull).— Dominación goda en la península 
ibénca (Romani y Puigdeogolasi —Documentos para la monografía de Montblanch (Bolarull).— 
Precio, 15 ptas. ... , „ . 

Tomo Vil.— Antigua marina catalana (Bofarull) —Jaime de Aragón, ultimo conde de Urgel 
(Giroéiiezi.-Un bandolero feudal (Maspons).-La heráldica en la filigrana del papel (Bofarull).— 
Precio, 15 ptas. , ,_. , „ , , 

Tomo VIH.— Primer fascículo: El poder judicial en la Corona de Aragón (Giménez Soler). 
—Precio, 2 50 ptas— Segundo fascículo: Los Vescomtes de Cerdanya, Conllent y Bargadá 
(M reí y 8aus).-Precto, 25© ptas.-Tercer fascículo: Importancia de la Sigilografía como 
cencía auxiliar déla Historia (Sagarra).— Precio, 2 ptas. -Cuarto fascículo: Lo Montjuich de 
Barceion (Carretas Candi) -Precio, 3 ptas. .- , „.. _. 

Discursos de recepción de los Síes. Ubach y Vinyeta, Rubio y Lluch, Ribas I bro., 
Broca, Sagarra, Llanas Pbro .Carreras y Candi, Torras y Bages Pbro , \ idal Valenciano, üodina, 
Presbítero, Giménez Soler. Cortejen, Pbro., Bás y Amigó, Miret y Sans, Hinojosa, Comenge, 
Rahola, Baró, Ellas de Molins Casades y Rubio de la Sern», venden á 2 pesetas cada uno. 

Libro de la Orden de Caballería de Raimundo Lrnllo. traducido en lengua cas- 
tellana, con un discurso preliminar de ü. José Ramón de Luanco.— Precio, 5 ptas. 

Curial y Gueira, novela catalana del XVn segle, con un discurso preliminar y notas de 
D. Antonio Rubio y Lluch.— Precio, 5 ptas. . '■ .„„ D .««:« 

Ortografía de la Lengua Catalana, por la Real Academia de Buenas Letras -Precio, 

* P »es t lón pública del día 2 de Julio de 1842, con las composiciones premiadas en 
el cerlam. n (Roudor de Llobregat, Las armas de Aragón en Oriente, Rugero de Flor).-Precio, 

P Ju'icto critico de las obras de D. Antonio de Campmany, por Guillermo For- 

eZa ¿reve res P ña 8 del actual Renacimiento de la lengua y literatura catala- 
nas, Memoria escrita por D. J. Rublo y Ors -Precio, 2 ptas. *.„„„* M jmn 

Noticia de la vida y escritos de D. Francisco Permanyer y Tuyet, Memo- 
ria escrita por U. Manuel Duran y Bás.— Precio, 2 ptas. «,„„„i n,,rin « 

Reynals y Rabassa, estudio biográfico y literario, por D Manuel Duran y 

""í» T C r.«?eí*-'«e los Pueblos literaria, filosófica y , socialmente .consi- 
derada, discurso de D. José L. Féu (acta de la sesión inaugural de ^-- pr / ñ c '°\L p * 8 ?£V_ 
Boletín de la Real Academia de Ruenas tetras.-Tomo I, anos 1901 y 1902.- 
Precio, h ptas. 



CONDICIONES DE LA PUBLICACIÓN 



Apareceré, en ou&derrios trimestrales de 48 Páginas 

por lo menos 

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN 

En España y Portugal, un año Pesetas 4 

En el extranjero id » 5 

Todas las suscripciones empiezan en enero. 

No se venden números sueltos. 

La redacción en el domicilio de la Academia, Plaza del Rey, nú- 
mero 14, Barcelona. 

La administración á cargo de D. Juan Batlle, librería «L' Arxiu» 
Tapinería, 48. — Barcelona. 



<P^ A R Y k 



\ 



boletín :Z^ 



DE LA 



REAL MMUfli N BUENAS L 




DE 



BARCELONA 



Julio á Septiembre de 1904 



Año IV 




Núm. 15 



Año Académico CLXXVI 



BARCELONA 



Tipografía de la Casa provincial de Caridad 

CALLE DE MOHTEALEOBE, NÚMERO 5 
1904 



P&g8. 

Itinerario del rey Alfonso I de Cataluña, II en Aragón, por 

ü. Joaquín Miret y Sans 389 

El Monestir de Santa María de Gcrvia, por J. D. Torroella. . . 423 

Libre deis ensenyaraents de bona parlería, por ü. J. Coñina y 

Formosa, Pbro 427 

Noticias 436 

/ 



Año IV r> AT r? T r T IV T Núm. 15 



BOLETÍN 



DE LA. 



Real flcademia de Buenas Letras 

— DE BAB.CEBONA — 



-- S3 



JULIO Á SEPTIEMBRE DE 1904 



ES- 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 

ii 

(De 1174 á 1185) 

En 1174 el monarca intervino en múltiples y graves asuntos po- 
líticos, que se complicaron en los años sucesivos y fueron causa de su 
incesante viajar en todas direcciones. Su intervención en la política 
europea era inevitable y acentuóse cada día su influencia. Estaba 
seriamente amenazada la preponderancia de la casa de Barcelona en 
Provenza y era preciso contrarrestar la oposición del emperador Fe- 
derico II y en mayor grado aun la del conde de Tolosa, que sostenía 
negociaciones con Genova, para una alianza ofensiva contra el Rey 
de los catalanes y aragoneses. Existía el cisma en la Iglesia, prote- 
giendo el Emperador al antipapa y motivando una mayor intimidad 
de Alfonso con el Pontífice legítimo. Este fuó, pues, el período crítico 
de la política catalana ultra pirenaica durante aquel reinado. 

El rey Alfonso desde Zaragoza, donde había contraído matrimonio 
el día 18 de enero de 1174, pasó á Almenara, porqué, entiendo que 
debe reducirse al día primero de febrero de ese año, la fecha de la escri- Zaragoza 
tura de concesión á favor de los habitantes de Alguadera, para el 
señalamiento de los términos de la villa: «Pacta carta calendas fe- 
bruarii apud Almanaram anuo Domini MCLXXIII Era MCCXII" rei- 
nante me Dei gratia in Aragone et in Barciuona et in Provincia» (1). 

De Almenara pasó en breve á Calatayud, por cuanto la escritura 
de donación del castillo de Alcalá con sus pertenencias á favor del 
monasterio de la tíelvamajor y del prior de Ejea, para defenderse de 
los sarracenos, tiene esta fecha: «Facta carta in Chalatau mense fe- 
broarii Era MCCXIP regnante me Rege et dominante in Arag.» (2). 



(1) Colección de documt. inéditos del Arcli. de la Corona de Aragón, vol. VIII, n.° i!>, 

(2) Perg. 172 de Alfouso I. Aren, de la Corona de Aragón. 

1901.— 27 



Almenara 



Calatayud 



;•!„ 



J. MIRET Y SANS 



Tarrs 



Tarragona 



.T:ica 



/.i ragoza 



Milagro 



Entre los señores aragoneses que menciona establecidos en represen- 
tación del rey, figura Raimundo comité ¡u Palaris et sénior in luda. 

El mes siguiente, en marzo, aparece Alfonso en Tarragona, otor- 
gando en dicha cindad la donación del Castillo de Torrente con sus 
dependencias, á favor de los Eospitalarios de Jerusalcm, en manos 
del comendador Ayman de Roeafort: » f acta carta apud Terracho- 
nain, mense marcii Era ÍÍCCXII*». Entre los magnates nombrados 
en la escritura como coetáneos, figuran Ruimundn 1'altarenni comité 
sénior in Riela y Ramón de Monteada (1). 

Conocemos otro documento del rey fechado igualmente en Tarra- 
gona, en marzo, pen i que ofrece dudas para su reducción al año 1 174 de 
nuestro estilo; es una donación de un judío con todos sus bienes al mo- 
nasterio de Poblet: «actum est hoc in Tarrachona mense martii anno ab 
Incarnat. Dom. MCLXX qúarto, Era MCCXIII, regnante me rege...» 
Entre los magnates citados al pie de la escritura hay el conde Ramón de 
Pallars señor en Riela y Ramón de Monteada, que también existen en 
la precedente escritura otorgada igualmente en Tarragona, en 117-1. En 
ésta, el año de la Era no concuerda exactamente con el de la Encar- 
nación, pues aquel debería ser Era 1212 y no 1'213. Pudo el escriba 
poner inadvertidamente un trazo más y en este concepto entende- 
mos que el documento corresponde al mes de marzo de 1174(2). 

En abril de este año, encontrábase Alfonso en Jaca, si no está equi- 
vocado el año también; es la concesión de una pensión anual de 
treinta morabatines, sobre las rentas de Jaca y Montzón, al monaste- 
rio de .San Juan de la Peña: facía carta mense aprilis apud Jacham 
Er.. MCCXIP» (3). 

El día 10 de mayo estaba en Zaragoza y allí Arnau Gauzbert le 
cedió el dominio de su alodio que poseía infra portáis d<- Elna, para 
tenerlo en adelante en feudo del rey, mientras que éste le recibía bajo 
su protección y guarda: «actum est hoc VI. Idus maii auno Domini 
MCLXX «HIT; apud Cesaraugustam» (4). 

Renovadas las hostilidades entre aragoneses y navarros, vemos á 
Alfonso en el ataque y toma del castillo del Milagro (entre Calahorra 
y Alfaro), según consta en la escritura de la donación del lugar de Al- 
fa mbra con sus términos al conde Rodrigo para sostener la guerra 
contra los sarracenos: «Facta carta in Navarra apud ipsuní Miracle in 
illa die quando iam dictus Dominus Ildefonsus rex aragonensis ipsum 
castrum et villam de Miracle cepit et destruxit mense julii Era MCCXIP 
regnante et dominante eodem Domino lid. rege in Arag.» (5) Reduci 



i Publicado ]ior Delaville, Cartvlairt del'ordrt de VHopitál d> JerusaU m, vol. I. 
2 Morera, Historia del arzobispado de Tarragona. I. apénd. 29. 

\ aria 2, de Alfonso, I. tol. 21 y perg. 151, aren. C. <ie. A. 
1 Varia 1 de Alfonso 1. doe. 264, el notario es Berna! de Caldea. 

Perg. 151 y varia 2, <le Alfon ídem. El escribano de este documento es 

Bernat de Caldes. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 391 

mos esta fecha al año 1174 del moderno sistema; empero Zurita indica 
que el castillo del Milagro fué tomado y destruido en 1173 y no obs- 
tante ya hemos apuntado eu su correspondiente orden los varios docu- 
mentos que demuestran que el rey, pasó en Cataluña el mes de junio 
y casi todo el julio de 1173, pues el día 19 aun consta su estancia. 

Debe, con todo, observarse que entre los magnates establecidos por 
el rey en los lugares aragoneses y citados según costumbre de la can- 
cillería real al final de las escrituras ó diplomas, figura entre los de la 
presente, del año 1174, hecha en el Milagro, el conde Arnau Mir de 
Pallara, sénior in Riela, y parece que hacía algunos meses había ya 
muerto, figurando desde marzo su hijo el conde Ramón, también sé- 
nior in Riela. 

En agosto, del repetido 1174, aparece el rey en Tauste, otorgando 
la donación á los Templarios de un hombre ó vasallo con sus bienes; 
la fecha es Taust, agosto de la Era MCCXII (1). El mismo mes y año Tauste 
está en Graus, de Ribagorza, para informarse de los daños causados Graus 
por el castellano de la fortaleza de dicha población; fechado el docu- 
mento apud Gradum, mense augusti, Era MCCXII (2). 

Nada sabemos del rey durante los meses de septiembre y octubre; 
en 28 noviembre lo encontramos en Perpiñá firmando una escritura 
obligándose á no conceder permisos para establecer mesas, ni obrado- 
res, ni puestos en el mercadal de dicha población y en perjuicio de PerpiBá 
este: «actum est hoc apud Perpinianum IIII calendas decembris anno 
ab Incarnat. Dom. MCLXXIIII Signum II del', regis Arag. comitis 
Barchinone et marchionis Provincie atque comitis Rossilionis.» Son 
testigos Berenguer, abad de San Felíu de Gerona (elegido arzobispo 
de Tarragona cuatro meses después, en marzo de 1175), Ramón de 
Monteada, Berenguer de Guardia, veguer de Perpiñá y otros señore; 
del Rosselló (3) 

También en el mes de noviembre y en Perpiñá, firmó el rey la 
concesión á favor del priorato de Santa María de Cassiá ó Cassá (Be- 
ziers), del hospital de Larsac, eu el vizcondado de Millau (Roergue): 
«Actum est hoc apud Perpinianum, mense novembris auno Dominice 
Incarnationis MCLXXIIII. cum scilicet dominus rcx, veniens de par- perpi 
tibus Aragonie, ad colloquium comitis Raimundi tendebat (4) o. De 
este curioso final del documento deducen los benedictinos en la His- 
toire de Langueduc (libro 19) que el rey de Aragón celebró una entre- 
vista y un convenio con el conde de Tolosa en el lugar de Medidlo, 
que identifican con Meuillón, en el Delfinado, cerca del monte Ventoso; 



(1) Cartoral magno de la Castellanía de Emposta, vol. V., Aren Histórico Nacional. 

(2) Manuscritos de Traggia, vol. XII, Biblio.t. delaB.Acad.de la Historia. 

(3) Massot Reynier publicó este documento: Les coutumes de Perpignan, pAg. -i i. 

(4) Vaissette, Histoire genérale de Languedoc, eilit. Privat, VIH. col. 286. Entre los ftr- 

maiiii's df t'>t:i escritura lniy Ramón de Monteada, Berenguer de Cardona, (iiierau de ,Iurl>a 
y Guillem, señor de Montpeller. El notario es Guillem de Bassia, 



392 J. MIRET Y SANS 

pero que, según el anotador de esa obra, Mr. Molinier, debe ser el 
lugar de Mezouls (Montpeller), llamado en los documentos antiguos 
Mezol, Medol, Medullum. No se sabe el motivo de la conferencia á la 
que se dirigía Alfonso desde Aragón, pasando por Perpiñá, ni el punto 
exacto donde tuvo efecto, y los benedictinos únicamente han probado 
que en diciembre de 1174 el conde de Tolosa se vio con el señor de 
Montpeller en Mezouls. Como el señor de Montpeller estaba con el rey 
de Aragón en Perpiñá, en los últimos días del anterior noviembre, es 
conjetura muy aceptable la de que ambos se encaminaron juntos al 
encuentro del Conde de Tolosa en Mezouls. 

Lo cierto es que Alfonso aparece también en Perpiñá, en diciembre 
del referido año 74, quizás ya de regreso de la entrevista con el conde 
Perpiñá de Tolosa. La licencia que concedió á Pere de Zirac para contraer ma- 
trimonio con li hijadeP.de Vilaí ranea, percibir la dote y aceptar 
hipotecas en todo el territorio de Cataluña, tiene la siguiente fecha: 
«actum est hoc apud Perpinianum menso decembris anuo Dominice 
Incarnationis MCLXXIIII », y figura entre ios presentes el mismo 
Guerau de Jorba y el mismo notario G. de Bassia del precedente do ■ 
cumento, fechado en noviembre (1). 

A los pocos días, ó sea en el mes siguiente, enero de 1175, encon- 
año íw:, trábase ya Alfonso I en Castelldasens (cerca de Lleyda), donde otorgó 
una, (lunación á favor de Espaniol de Prades, de la torre de Albozalag, 
cercana k Aichon ó Arrechon (Azcó?), ultra flamen lberi: «actum est 
hoc mense januarii apud Castrum de Asinis auno Incarn. Domini 
MCLXXpIIII? ». Después del rey firmaron Ramón de Monteada, Gue- 
rau de Jorba y Guillem de Castellvell; el escriba, Sans de Perarrua (2). 

En febrero estaba en el norte de Aragón, en Tarazona, en cuyo 
punto firmó la donación de las fuentes de Alfambra al conde Rodrigo 
y á los cofrades de la orden: «facta carta inTirassona mense februarü 
era Millesima CC*XIII, regnante me Dei gratia rege in Aragone et in 
Tarazona Barchinona et in Provincia». Entre los señores aragoneses citados al 
final del documento, según la costumbre ya indicada, de la cancillería 
de la casa real de Aragón, ó sea, la enumeración en forma ablativa, 
de los principales dignatarios laicos y eclesiásticos, en desempeño de 
cargos en el reino, figuran lierenguer, abad del monasterio de Monte 
Aragón (hermano del rey), Ximen de Artusella, mayordomo del rey, 
y Ramón, conde de Pallars, sénior en Riela; siendo el notario autori- 
zante Bernat de Caldes (3). 

El ¿'2 de marzo del propio año 1175, encontrándose en Tarragona, 
otorgó la conocida donación de la quinta parte de las rentas que el rey 
tenía en la ciudad de Tortosa, á favor de los Templarios: o actum est 



Castelldasens 



i Perg. 161, de Alfonso, arch. C. de A. 
Per| 166, Ídem. 
Pi i i ■ ídem. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 3^3 

hoc Tarracone, teste rege, XI. calendas aprilis anuo Dominico Incar- 
nationis millesimo CLXXIIII», notándose entre los firmantes al antes 
mencionado abad de Montearagón, Berenguer, abad de San Felíu de 
Gerona, electo arzobispo de Tarragona; Pere, obispo de Ausona, Gui- 
llem de Castellvell, Ramón de Monteada, Pere de Berga y Sanxo, 
conde de Cerdaña y hermano del rey (1). 

El último jueves de mayo, anno Domini 1175, ajmd BeUchit in Ara- 
goiie, nuestro monarca confirmó á los Hospitalarios de San Juan de 
Jerusalem, representados por Alfonso, maestre de la casa de Emposta, 



Tarragona 



Belchite 




Retrato del Rey Alfonso I el Casto 

Miniatura policromada en la primera hoja del Libro grande de los Feudos [últimos del 
siglo xii á principios del xm), reducida ¡5 mitad del original (Archivo ilc la Corona 
de Aragón) 



la posesión de un hospital en Litera, que su padre, el Conde de Barce- 
lona, había cedido á Guerau de Morlans, con sus términos y en franco 
alodio. 

El día 24 de julio consta la presencia del rey en Huesca, donde dio 
á la iglesia de San Salvador de Zaragoza, la peña de Aznar Lagaña 
con sus términos. La data de la escritura es de la vigilia de la fiesta 
de Santiago del mes de julio y del año 1213 de la Era de España ó 
sea 1175 de nuestro moderno modo de contar. 



Hueseo 



(1) Perg. 173, ídem; publicado por Oliver: Códifio de las costumbres de Tortosa, I. 



394 



J. MIRET Y SAKS 



Sai es 



Limos 



Tarragona 



Nada sabemos del rey en losmcsesde junio, agosto y septiembre 
de 1175 y quizas en esto periodo tuvo lunar [o indicado por Zurita, de 
la acentuación de las hostilidades de castellanos y aragoneses contra 
los navarros, entrando nuestro rey y el de Casulla, con sus soldados, 
«que llamaron fonsados, (.-ciño en seguimiento de guerra guerreada, y 
tomaron un castillo muy fuerte que llamaban Leguín». 

Conocemos, empero, un documento del mes de agosto en el que 
si bien no se consigna el punto de su otorgación, sospechamos que lo 
fué in la villa de Prades. Es la concesión por Don Alfonso I á los Tem- 
plarios i|o un hombre de su jurisdicción ó vasallaje, llamado Ramón 
Bovino, con todos sus bienes en la indicada villa; y ron fecha del 7 de 
las calendas de septiembre (26 de agosto) de 1175 de la Encarnación (1). 

En octubre de 1175 le encontramos en el lugarejo de Saves, en la 
■ ira vertiente pirenaica, ó sea en Gascuña, cerca de Gavarret y Sal- 
vaterra (vizcondado de Bearn\ otorgando - la cesión del valle de Aran 
y del señorío que tenía en Borderas salva mía /itl/litafi-, á Céntulo. 
conde de Bigorra y á la esposa de este Matélla, con la condición de que 
éstos y sus sucesores sean propter illam meifidelissimi nts*<i!li: ifacta 
carta apud Saues in podio quod est inter Gavarretum et Salvaterra 
et Spaon et Martisserra, mense octobris Era millesima CCXIII» (2). 

En diciembre aparece en Limos (?), que creemos es lugar de 
Aragón, por cuanto no puede presumirse que sea la villa de Limoux 
del vizcondado de Carcassona, en el Lenguadoc, que en la Edad Me- 
dia era llamada Limos, á menos de que el documento deba reda 
eirse al año 1174- y no al 1175, en cuyo caso, pudo el rey de Aragón, 
pasar por Limoux, al dirigirse á la entrevista de Mezouls, con el conde 
de Tolosa. En nuestra opinión, este documento de la donación de la 
heredad que fué de Axamón de Ribes, á favor de Diego de Gallar: 
«facta carta in Limos calendas decembris Era MCCXIII? , regnante 
me Dei gratia Rege et dominante in Aragoneo corresponde al año 1175 
del moderno sistema y fué extendido ó firmado dentro de Aragón, 
pues tiene la forma cancilleresca peculiar de las escrituras hechas en 
dicho país, presentando después de la firma del rey, la acostumbrada 
enumeración en ablativo de los dignatarios que desempeñaban car. 
gos en el reino, entre ellos los prelados de Zaragoza, Huesea y Tara 
zona y Pedro de Castellazol in Calatajub, siendo Bernat de Caldes el 
notario (3). 

El primer punto del itinerario real en el año 1176 del moderno es- 
tilo, es la ciudad de Tarragona En ella celebróse la concordia entre 
Don Alfonso y el arzobispo Berenguer, acerca los derechos de compras 
y ventas que se efectuaran dentro el término del señorío en condomi- 



1 /.libreros del armario 10, archivo del Gran Priorato. 

2 Publicado por Marca, Bistoirede Bearn, pag. B21. 
Perg. 187, de Alf. I. Arch. C. de \. 



fl) Villanuera Viaje literario, XIX, apénd. 36. IOJ notario es Bernat ele Caldes. 

(2) Publicado poi'F. de Bofarull: Monografía de la villa de Montblancli , pero con la 
fecha equivocada, por haberlo copiado del Registro 13, y no del original pergamino 192, de 
Alfonso I; en el registro es el fi de los idus febrero y el año de la Encarnación es el 1176. 

(3) Morera: Historia del arzobispado de Tarragona, I. apénd 30. 

(4) Morera, idem, apénd. 31. Códice de Poblet, doc. u y 24. 

5 I'erg. 217 de Alfonso I, publicado en la Coll. de documentos del archivo de la Corona 
de Aragón, vol. 8. 



Anglesola 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 395 

nio de aquella ciudad: «actum est hoc apud Terrachon. mense fe- 
bruari auno ab Incarn. Domini MCL.XXV? •>. Después del rey arma- 
ron la reina Doña Sancha, Ramón de Monteada y Guerau de Jorba fl). 

También fué firmada en Tarragona, el 10 de febrero, la donación 
del Rey, á favor de su fiel consejero y constante compañero de viaje, 
Guerau de Jorba y del hijo de éste, Guillem de Alcaraz, de los cas- 
tillos de Montblanch y la Riba, en la cuenca del Francolí, perpetua- Tal . ragona 
mente en feudo de la corona: -actum est hoc apud Tcrrachonam I III 
idus februarii anno ab Incarn. Domini millesimo CLXXV». Después 
del rey firmó la reina y el arzobispo electo de Tarragona (2). El no- 
tario es B. de Caldes. 

Dentro del misino mes le encontramos en Anglesola, entre Ccrvera 
y Lleyda. Allí otorgó la donación del Puig de Santa María, llamado 
Cepolla, in regione Hispaniarum, villam quandam que nuncupatur 
Cepolla, sitam prope satis Valentie emítate, quippe cuín eam nos di- 
vina gratia adquirere voluerit et obtinere; es decir, cuando ganaría 
dicho lugar á los moros lo daría al monasterio de. Poblet: cequod est 
actum mense februarii, anno Domini MCLXXV, apud Anglesolam» 
firmándola además del rey, su hermano Berenguer, abad de Montea- 
ragón, Galcerán de Pinos, Bertrán de Castellet y otros caballeros (3). 
En igual lugar y fecha (febrero, de 1176 de nuestro estilo) otorgó el 
rey de Aragón la promesa de enterrarse en el monasterio de Poblet ó 
en el que haría construir en el Puig de Santa María, en el citado lugar 
de Cepolla si puede ganar aquel territorio á los sarracenos, «Ha tamen 
quod si Valentiam capere possem et de meo propio faceré monasterium 
in loco qui vocatur Cepolla.... retineo me ibi posse sepelliri, si ve- 
llera.. .ti (4). 

Parece que también debe reducirse á febrero de 117G, la escritura 
de la donación hecha por los vecinos del lugar de üncastillo (Norte 
de Aragón) á Don Blasco Romeu, de la propiedad de una heredad, per- 
petuamente: «Signum Ildefonsi regís... qui hoc supradictum donativum 
laudo atque confirmo tibí B Romeu et filiis tuis... Facta carta et do- 
nativum in Uno-castello ante Sancto Andrea denante toto concilio de 
Uno Castello dominica prima februarii Era MCCXIIII regnante per 
Dei graciam Ildefonso rege in Aragone... et per manum eius B. Romeo 
in Cesaraugusta et in predicto Uno-castello» (5): De este texto no se 
desprende, empero, precisamente que el rey se encontrase en el lugar 



3% J. MIRET Y BANS 

de Uncastillo. 1' ao es posible que estuviese el 10 de febrero en Tarra- 
gona, luego en inglesóla; dé allí á Uncastillo, en La frontera de Na- 
varra, para pasar á Tortosa, A principios de marzo, y de Tórtosa á 
Perpiñá, donde consta su presencia el día 17 del propio mes. 

En marzo aparece efectivamente en Tortosa, si la reducción del 
año de la escritura debe hacerse al 1176, hipotecando el castillo de 
Ribarrojay el de Castelló, con sus términos, en garantía de quinientos 
morabatinos que debía á los Templarios: oactum est lioc apud Torto- 
sam mense marcii anno Domini millesimo CLXXV?, cuya escritura, 
autorizada por el notario Ouillém de Bassa, fué firmada también por 
Guillém de Castellvell y Ramón de Monteada (1). 

El día 17 de marzo de 1176 estaba Don Alfonso en Perpiñá, donde 
otorgó varios privilegios á los habitantes de la misma y especialmente 
la promesa de no disponer el cambio de emplazamiento de la villa, 

'"'""" dejándola en el mismo sitio en que se encontraba fundada y con los 
mismos derechos y usos del tiempo de sus condes particulares: «aetum 
est hoc XVI calendas aprilis auno Incarnationis domini Mf.'LXXY:' »; 
firma, el rey con l.s títulos de can!.' de Barcelona, marqués de Pro- 
venza y conde de Rosselló y después de él, su hermano, el citado abad 
de Montearagón, Ramón de Monteada, Guillém de Alcaraz y Arnau y 
Ramón de Vilademuls (2) El notario es el mismo Guillém Pelegrí del 
documento otorgado en noviembre de 1174, en la misma villa. 

También fué otorgada en Perpiñá, en marzo del 1176, la donación 
á Profet, de un campo en el Llobregat, en la parroquia de Pelegan: 
«quod est actum mense martii anno Domini MCLXXV, apud Perpi- 

Perpiná nianum». En esta escritura no usa Alfonso el título de Conde del 
Rosselló, á pesar de haberla suscrito en dicho país. Entre los testigos 
que firmaron figuran Bsrenguer, abad de Montearagón y Sancho, her- 
manos del rey, Guerau de Jorba y Ramón de Monteada (3). 

Nuestro monarca encaminábase á Provenza por razón de sus desa- 
venencias con el Conde de Tolosa, que pretendía apoderarse de aquella 
región inmediata al Ródano, y el día 18 de abril (U76) tuvo la entre- 
vista con Ramón V en la isla de Gernica, entre Tarascó y Bellcaire, 
que no es la isla que aún subsiste en dicho río, como creyeron los 

Tarascón Benedictinos de la Histoire de Languedoc, sino que Gernica es la par- 
te baja de la misma villa de Tarascó, que ha conservado su antiguo 
nombre en forma afrancesada Gemegue, según indican Papón y 
Astruc. Celebraron ambos príncipes un convenio de acuerdo con el 
parecer de siete arbitros, uno de ellos Ramón de Monteada, cediendo 
el Conde de Tolosa al rey de Aragón, por 3100 mareos de plata, todos 



i Perg. 200de Ufonso ] irchivodelaC.de V. Quizás este documento debería en 
gor reducirse al año 1175 3 no al 1176 de nuestro estilo. 

2 Mi. -ni Reynier, Lea coutumea de Perpignan,ioc.l. 

Peí . 199 de Alfonso I. El notario autorizante es Guillém de Bassa. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 397 

los derechos que pretendía sobre el condado de Arles ó la Provenza 
marítima y sobre los vizcondados de Millau, Gabaldá y Carlat y per- 
donándose mutuamente todos los daños que se habían hecho durante 
la guerra: «Facta et confirmata fuerunt supradicta omnia va ínsula de 
Gernica ínter Tarasconem et Bellicadrura XIV calendas Madii (anno 
ab Incarnatione Domini MCLXXVI» (1). 

Al cabo de diez días, ó sea el 27 de abril estaba el rey en Arles y 
allí dio y encomendó en feudo á Maifredo, marqués de Busca, el 
lugar de Drola con sus términos, et de Drola in sursum sicut diuidit 
cuín, Lombardia videlicet quantum infra hoc habet et habere debet, 
Quia Maiafredus facit domino Regi inde hominium et recipit eum per Arlen 
suum seniorem iurans ei membra et uitam eorporis sui sicut homo do- 
mino suo... Iurat et. predictus Maiafredus marchisius films domine 
Mobilie comitisse de Busca predicto Domino Regi in presencia subs- 
criptum ei bona fide et sine omni malo ingenio se attendere et complere... 




Monedas del condado de Provenza con el busto del bey Alfonso i el Casto 
Reproducción de grabados publicados por Papón y Poey d'Avant 

Quod est actum apud Arelatem anno quo supra (anno ab Incarnatione 
Domini MCLXX° VI o ) et VI ° calendas madii. Sunt testes auditores 
et visores Raimundus de monte catano, Blanchaz, Arnaldus de Pala 
ciólo, Raimundus de Tedzon. Bernardus de Fuxano, Petrus de Besora, 
Hugo de Samor, Ascher de Vinol, Guillehnus de Falchon, Ascher de 
Cauuon et Arundetus.» 

Dice Papón, en su Histoire genérale de Provence (2), que Alfonso I, 
se dirigió entonces á Niza, para tomar venganza de los habitantes, 
que habían dado muerte á su primo Ramón Berenguer, Conde de Pro- 
venza, diez años antes, en 1166; pero que, intimados estos y deseando 
evitar los perjuicios de un asedio, se humillaron y celebraron con el 
rey de Aragón, marqués de Provenza, una concordia en junio del re- 
petido año 1176, en pleno campo, cerca del río Var 

En virtud del convenio, Alfonso, con el consentimiento de sus 



i Marca Hispánica, apéndice 168. 
(2) Vol. II, pag 252. (París, 1778). 



•,'IS J. MIRET Y SANS 

hermanos Sancho y Ramón Berenguer, (1), perdonó los agravios reci- 
bidos de los nicenses, confirmó sus privilegios, especialmente el de 
elegir sus cónsules, y por otra parte ellos obligáronse á darle 25000 
sueldos melgorenses y &0 hombres para las cavalcadas hasta el Róda- 
no. El rey y sus citados hermanos confirmaron el convenio por jura- 
mento y por el beso que dieron á Pedro Riquer y á Bernat Badat, 
cónsules de Niza: «Actum est hoe anuo ab Inearnat. Domini nostri 
J. C. millesimo CLXXVI, mense junii, in plano juxta Varum. et 
quod hec omnia serventur, dominus Res verbo suo promisit et eam- 
dem promissionem ósculo suo roboravit, osculando scilicet inde Cón- 
sules Xicie.. » Estaban con el rey, Arnau de Vilademuls, (i. de Alca- 
raz, Pons de Mataplana, Arnau de Palol, Hugo Gaut'ret, maestre de 
los Templarios y otros pe -sonajes (2). 

Algún historiador indica que una vez arreglada la cuestión de Niza, 
regresó el rey á Cataluña Hemos visto un documento suscrito por 
Alfonso en Tarragona el día 22 de abril de 1176; pero forzosamente 
tiene equivocado el mes ó quizás el año, por cuanto sabemos positiva - 
mente que estaba en Tarascó, con el Conde de Tolosa. el día 18 de! 
citado mes, y en cuatro días no era posible que se trasladara desde 
las orillas del Ródano á las del Prancolí. Es la donación de la alhóndi- 
ga de Tortosa y otras tincas pertenecientes á los moros de dicha ciu 
dad, en favor del monasterio de Poblet, ipsum alfondt Ig quod est apud 
Tortosam, ante domos de Tarree: «actum est hoc apud Tarraconam 
XI calendas madii anuo ab Incarn. Domini MCLXXVI,» figurando 
entre los testigos Ramón de Monteada y Arnau de Palol (3). No es de 
entrañar la equivocación probable de la fecha, procediendo este texto 
de la copia incluida en un cartulario del siglo XHI ó xiv. 

Creemos por el contrario, que el rey Don Alfonso I, continuó en 
Provenza después del convenio con la ciudad de Niza, por cuanto en 



(l) Papón dice que este Ramón Berenguer había Bido algunos años antea investido 
por su hermano, el rey D. Alfonso, del condado de Provenza, para poseerlo bajo su señorío 
j superior autoridad. Vaissette en Bittoire de Lanquedtc, sostiene qii.' este Ramón Beren- 
guer, a quien el rey encomendó la Provenza, en 1168 y que murió en nsi. era el mismo 
Pedro, hijo de Ramón Berenguer, Conde de Barcelona y de Petronila, que Zurita cree 
muerto en la niñez Por nuestra parte, y Binnegarque el rey Alfonso tenía nn hermano legi- 
timo de nombre de Ramón Berenguer hijo de Petronila) y que obtuvo el condado de Pro 
venza, en 1168, liemos de manifestar que no era el que ftguró en el convenio celebrado, 
enll76, conloa hai.itani.--dr triza. El Ramón Berenguer, que, ¡unto con Sancho, acompa- 
ñan al común hermano Alfonso l á Niza, en s el hijo bastardo del Conde de Barcelona, 

no habido en D." Petronila, ó sea el abad de Montearagón que hemos encontrado también 
acompañando al rey en el mismo año 1176, en inglesóla y en Perpiñá. Y laa escrituras otor- 
gadas en Perpiñá dicen claramente. Signum Berengarii abhatis tecles:? Monti» Aragonum 
y Signum Sancii fratrit domini Rtgit; siendo de notar que del Roselló en marzo.se dirigió 
el rej directamente á Provenza y á Niza, donde estaba en abril y junto siguientes. 

2 Varia I. de Alfonso I. Feudorum, fol. 87 Archivo de C de A publicado por Pa- 
pón, obra citada, II apénd. tí, tomándolo del pergal leí archivo francés de la Tour du 

Treior. 

(3) Morera, obra citada, apend. 15, letra O, tomado del códice de Poblet. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 399 

octubre de aquel mismo año (1176) lo encontramos en la parte noreste 
de dicha región, en la villa de Digne, suscribiendo la ratificación de 
la donación hecha á los Hospitalarios de San Juan de Jerusalém, de D¡ g ne 
una tierra en Vaumeilh, que había sido de Gaudemar de Vaumell, 
salvo omnijure meo quod habeo in térra predicti militis et in homini- 
bus eius. «Actum est hoc apud urbem Dignam, anno Domini 
MCLXXVI, menseoctobris». Después del rey, firmaron en calidad de 
testigos, el obispo Bernat de Barcelona, Galcerán de Salas, Hugo de 
Bás y Arnau de Palol. El notario fué Guillem de Bassa (1) 

En el propio mes de octubre estuvo Don Alfonso en Celano, que 
debe ser alguna población cercana á Digne, en la alta Provenza. Allí 
otorgó donación perpetua a la iglesia de Digna y á su obispo B., para 
remedio de su alma y de la de sus padres, de la explotación de las 
salinas en toda aquella diócesis, con prohibición absoluta de que na- 
die más pudiese vender sal dentro aquella circunscripción y retenién- 
dose, empero, el dominio de la mitad de las salinas expresadas y 
prometiendo al mismo tiempo no establecer nunca mal uso alguno en 
los bienes de la citada iglesia diocesana; «Actum est hoc apud Cela- 
num anno Domini MCLXXVI. mense october». Firmaron el rey y 
Ka nión Berensuer, Conde de Provenza y fueron testigos el obispo de 
Barcelona, P. de Cardona, Huch de Bas, Ramón de Viiademuls, Ber- 
nat de Auriac, el deán, decanus, de Arles y Gaufredo de Marsella. 

Quadrado indica en el tomo Aragón de los Recuerdos y Bellezas de 
España, que los Anales de Teruel consignan que el rey Alfonso estuvo 
en noviembre de 1176 en el lugar de Santa María de Villavieja, donde 
más adelante fué edificada la ciudad de Terol ó Teruel. Creemos 
inexacto este dato ó á lo menos equivocado el año, que bien pudo ser 
el 1175 ó 1177, pero no el 1176. 

Si no equivocamos la reducción de los dos siguientes documentos, 
el rey continuó en Provenza hasta marzo del 1177. El memorial de los a _ o ] 
convenios anteriormente ajustados y de los nuevos pactos añadidos 
entre Alfonso I y los cónsules de Pisa, tiene esta fecha: «Actum est 
hoc apud Terrasconam mense januario anno Domini Millesimo CLXX 
sexto». Y deducimos que el lugar citado era Tarascó del Ródano, 
al ver entre los testigos del acto varios señores provenzales, Bernat de 
Auriac y Aimerich de Narbona, además de otros catalanes como Ar- 
nau de Viiademuls y Galcerán de Sales. La ■ suscrición del notario lo 
indica también: Ego ligo domini Excellentissimi Romanorum Impera- 
toris et triumfatoris semperque augusti (Federico Barbaroja, empera- 
dor de Alemania y como rey de Borgoña era considerado soberano 
de la Provenza) publicus tabellio predictis ómnibus interfui, ac pre- 
dicta Domini Sereníssimi Aragonis Regis et -domini Ildebrandini Pisa- 
norum consulis mandato atque rogatu scripsi atque firman! et compleui 



Tarascó 



(1) Archivo depart. «le Marsella, 1 la Malte II. U3¡ prfblicado por Delaville, obra cit. 



400 



|. MIRET Y SANS 



Montpeller 



qui Ugo olim fui filius Bernardi Marignani». (1). Y la donación que ej 
propio monarca de Aragón otorgó á favor de los Templarios, de tie - 
rras y estanys en La pedrera de Emposta, la suscribió en Montpcller. 
en presencia de Arnau de Torreja, maestre de aquella milicia en las 
partes de España: «Actum est hoc apud Bfontem pessulanum in mani- 
bus A. de Turre rúbea militie magistri, mense Marcii, auno ab Incar, 
Domini MCLXXVI, (2). 

V -in embargo, existe otro documento c|ue, en opinión de los histo- 
riógrafos 1). Bienvenido Oliver (3) y D. Emilio Morera (4) y. de los 
directores de la colección de Cortes de Cataluña, que publica la Real 
Academia de la Historia, corresponde al mes de febrero del año 1177 
y prueba que en aquella fecha estaba el rey D. Alfonso en Tarragona. 
Dice Morera que el rey tenía convocadas cortes á los catalanes, al 
objeto de resolver sobre el levantamiento del destierro á la familia de 
Tarragona Aguiló y tentar una tregua con el régulo moro de las Baleares, y 
aprovechando la coyuntura de residir en Mallorca Roberto y Beren- 
guer de Aguiló, propuso á las Cortes reunidas en Tarragona un conve- 
nio con los desterrados: «Convenit Robertus domino Regí et Terracho- 
ne electo quod usque in pasca vel pentecostem veniet in terram Rcgis... 
Similiter convenit domino Eegi et Terrachone electo quod dabit 
operam per bonam fidem quo modo accipiat treguas ínter domnum 
Ildefonsum regem et regem Maioricarum .. Et propterea dominus Rex 
et Terrachone electus (el arzobispo Berenguer electo) assecuraverunt 
Robertum et nomines suos ut teneant salvi et securi in terram suam... 
Actum est hoc apud Terrachonam, mense februarii, anno Domini 
Millesimo CLXXV1. in plena curia,» (5). Dichos autores reducen esta 
fecha al febrero de 1177 y creen que el rey estaba presente en aquella 
asamblea reunida en Tarragona, sin conocerse otro documento que 
aclare este asunto. A ser exacto pues, el rey estuvo en enero, en Pro. 
venza, en febrero, en Tarragona y en marzo, en Montpeller y en 
Zaragoza. 

No tenemos seguridad en la acertada reducción de estas fechas, ni 
de las que siguen, porqué dentro de los meses de marzo y de abril 
resulta el rey en Provenza, en Zaragoza, en Cuenca y en seguida, en 
mayo, otra vez en Provenza. 

La confirmación que hizo Alfonso á Pedro Martínez de Rhodas 
(Xodas?),de cierta heredad en Aranda.que fuéde ittis mulieribus di m s- 
tris sarracenis xarichs de Aranda, está fechada en Zaragoza, en marzo 
1177: «Facta carta mense marcii apud Cesaraugustam Era M. a CCXV. a 



Zaragoza 



(ii Perg. 211, de Alfonso I Aren, de O. de A. 

Cartoraldel Temple de Gardeny; véase li ticia publicada por el antor, en 1901. 

(3) Boletín de la II. Academia de la Historia, tomo 28. 

(4) Historia del arzobispado de Tarragona, I. pág. 189. 
Perg. 218 de Alfonso, Aren. ('. de A. no tiene firmas. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 401 

regnante me Dei gratía in Aragone» (1). Y en el siguiente mes de 
abril, estaba ya el rey de Aragón, con" sus tropas, en auxilio del mo- 
narca castellano, en el cerco de Cuenca, según queda justificado por la 
donación que Diego Giménez hizo a Santa María de Fitero, en cuya 
escritura se declara que fué otorgada en el mes de abril de la Era 
1215, reinando el rey Don Alfonso que al tiempo estaba en el sitio sobre 
Cuenca (2). Algunos autores afirman que Alfonso I estaba todavía en 
el referido cerco en el mes de agosto, pues la ciudad no fué tomada 
hasta el día de San Mateo, dentro del septiembre. Zurita dice que en 



Cuenca 




JnftrwnmriT cyuo Aaria fe 
arnmíw uixteomirví» aecc 
tnr titr-iñm -tt«<jím/ftá:Sr 
tuTfiíi qTjifcdviTTfciriio.Tm 
■ffíisCclxmía.:-! í«c avñljótu 



Prestación de homenaje al hky Alfonso i pqr Masía, 
Vizcondesa de Beabn, en uto. 

Miniatura policromada del Libro grande < 1 »• l"s Feudos (siglo xn-xui): reducción 
á mitad del original (Archivo Corona de Aragón). 



agosto y frente á Cuenca, los monarcas aragonés y castellano confir- 
maron la concordia que tenían ya concertada, para ayudarse contra 
moros y cristianos, quedando libre el reino de Aragón del reconoci- 
miento y feudo que el Conde de Barcelona, esposo de la reina Petro- 
nila,, había otorgado al rey Sancho de Castilla; y añade que, una vez 
tomada Cuenca, el rey de Aragón con sus gentes, pasó adelante ha- 
ciendo guerra á los sarracenos, hasta llegar A Lorca, porque el rey 



i Perg. 2S5, ídem. 

■2 Moni: Anales de Navarra, edición de 1766, vol. II. pAg. 515. 



402 1. MIRET Y SA.NS 

moro de Murcia, que era su vasallo, le asegurase el triliuto de su 
conquista, y dirigiéndose desde allí á Teruel por el mes de octubre. 

Los documentos que he recogido destruyen los asertos del cronista 
aragonés. La caria del rey de Aragón, informando A los señores de 
Marsella Provenza de que había autorizado al monasterio de San Víctor de 
Marsella para construir fortificaciones en todos sus dominios y para 
fundar poblaciones, está lechada en dicha ciudad de Marsella en el 
mes de mayo de 1177 (1) La escritura de venta de los derechos seño- 
riales que Arnau Bertrán poseía sobre el antiguo vizcondado di' Joch, 
á favor del rey, que estaba presente y acepta, tiene la fecha del u de 
IIix junio de 1177, actum apud Ix En este mismo lugar de Cerdaña ven 
el propio mes y año, Don Alfonso i otorgó la donación de sus derechos 
sobre un manso de Porcinyáns, á favor del abad del monasterio de San 
Martí de Canigó (2). 

La declaración de Berenguer de Montanyana y de su esposa Feli- 
cia, de que el rey le había hecho recobrar el castillo de Lomberre 
(Lumbier?), reconociendo tenerlo en feudo, según costumbre de Bar- 
íiiitsca celona, reconocimiento que el monarca acepta y se constituye su pro 
tector, tiene la siguiente fecha: «Facta carta mense junii apud Oscham 
Era MGJ. a XV. :i (1177 del moderno estilo)», con las tirinas del rey, de 
Berenguer y Felicia y de Pedro y Pelegrin de Castellazol (3). 

La confirmación y donación por el rey, á favor del monasterio de 
Santa María de Berola (hoy Beruela) y de su aliad Guillermo Ramón, 
de los lugares de Berola, donde está edificado el convento y de Moni 
fort, quid olim dict batur Vrahit, con los valles de Morcha y Cesoron y 
además Figuerola con sus términos y confirmación también de la do 
nación de Ferrera, (/¡tam fecit rex Sanciusct Comes pati r meus vobis (el 
abad) et ecclesie Ste. Mane di' Berola, está asimismo fechada en el alto 
Aragón: «Facta carta apud Tirasonam mense junii Era millesimaCCXV 
(1177), post habitum colloquium Ínter illustrem iamdictum Ildefonsum 
Tarazona regem Aragonensem et fcrlaude (4) Hispaniarum Regem et Aldeí'onsum 
regem Castellanum, regnante me supradicto rege Ildefonso in Arago- 
nia, in Barcinona et in Provincia», (5). De manera que, el rey de 
Aragón se encontraba en junio, en Tarazona, á poco de haber celebra- 
do una entrevista con los reyes de Castilla (Alfonso VIII I y de León 
(Fernando II), si es que la palabra ferlaude debe entenderse por Fer- 
nando, equivocación muy probable tratándose de una copia de los 
documentos originales del rey Alfonso I, de Aragón, hecha en el siglo 






(1) Cartulario de San Víctor, citado por Alart: Pritiileges du Ramillón, pág. .". ::. 

(2) Alíii't: Kotica historiq ues sur les cotnrnunes d<i llouirtlon, II. pag. 111. 
:i Perg 821 y varia 2, fol 32, de Alfonso, Arch. O de A. 

i Esta palabra Cné seguramente mal escrita por el amanuense o copista Puede sea 
Fernando II. rey de León. 

Varia 2, de Alfonso I. fol. 166, Arch. t'. de A. El notario autorizante fué Beren- 
guer deParets. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 403 

Xiv, en forma de registro ó cartulario. Por la misma razón puede este 
documento tener equivocado el año y. corresponder al 1216 de la Era ó 
sea 1178 de nuestro sistema, porqué, según indicaremos luego, está 
comprobada la presencia del rey en dicha villa de Tarazona en el mes 
de junio de este último año. Lo que no adivino, por no haber visto 
referencia alguna en los historiadores de Castilla y de Aragón, es la 
causa y lugar de la referida entrevista de los monarcas. 

El día 30 de junio del citado año (1177). encontrándose en Lleyda, 
dio D. Alfonso perpetuamente á los Templarios el castillo de Orta, 
con sus términos: dado en Lleyda el 2 de las calendas de julio del Lleyda 
año 1177 de la Encarnación, figurando entre los testigos Guillem 
de Cervera, Bernat de Anglerola, Ramón de Torro ja, PonsdeMata- 
plana, Pons de Guardia y Galcerán de Pinos (1). 

Quizás fué en julio, que estando por breve temporada en Cataluña, 
otorgó el rey en el monasterio de religiosas cistercienses de Santa 
María de Vallbona el convenio con los caballeros ó militares del cas- 
tillo de Mor, Arnau Surd, B. de Viver, Bernat de Albespi, Berenguer 
de Vergós, G. de Tárrega, B. de Taltahull y otros, jurándole fidelidad Vallbona 
y obediencia y recibiéndoles en cambio, bajo su protección. Este do- 
cumento tiene la data incompleta y falta el mes: «Actum est hoc apud 
Sanctam Mariain de Vallibona auno Domini MCLXXVII», figurando 
después de la firma del rey las de Berenguer de Cardona y de Uch 
de Mataplana (2). 

Es empero, algo aventurada nuestra suposición, por cuanto, en el 
mismo mes de julio, encontramos otra vez al rey en Zaragoza. Allí 
celebró una concordia con Ximen de Artusella sobre el señorío del 
castillo de Tubo (?): «facta carta apud Cesaraugusta in domo domne Z:lla e° z » 
Blasquite, mense julii, Era MCC a XV. a ». Esta señora, en cuya casa 
estuvo el monarca era la esposa de su consejero Guillem de Castell- 
vell (3¡. 

Desde el mes de julio en que hemos encontrado al rey en Lleyda y 
Zaragoza, hasta el de octubre, del citado año 1177, que reaparece en 
Terol (hoy Teruel), nada sabemos de su itinerario y es de presumir 
que en este intermedio fué cuando D. Alfonso I estuvo en el cerco de 
Cuenca y en el reino moro de Murcia, cuya expedición viene indicada 
por Zurita, pero sin documentos justificativos 

Existe, es verdad, la donación que D. Alfonso hizo de la iglesia 
de San Vicente de Valencia á favor del monasterio de San Juan de 
la Peña y á su abad Uodo pro servüio quod mihi fecisti in il/tt 
hoste de Valencia, cuya data es expresiva: «Pacta carta apud Therol 
mense octobris in redditu de Lorca Era MCCXV." regnante me Dei- 



Teruel 



íl) Cartoral del Temple de Gardeny, <loc. 20. 
2 Perg. 281 y Varia -'. de Alfonso I. fol. S9, aren, de C. de A. 

v¡; Varia 2 de Alfonso, ardí. C. (le A. fol. 31, 



Fraga 



404 I- MIRET Y SAXS 

gratia rege in Aragone...» Es decir, que otorgó la concesión al volver 
de ¡a jornada de Loroa, en el año 1177. Este documento lo publ 
Briz Martínez en su Historia di San Juan déla Peña, lihro primero, 
capitulo 57. 

(forera lia visto en un códice del monasterio de Santas Creus, una 
donación hecha al convento por nuestro monarca en diciembre de 1177, 
hallándose á la sazón en la villa de Fraga y consistente en un moro 
llamado Ahmet Aben Ahozza, libre de todo gravamen (1). Por otra 
parte, Mr. Delaville ha publicado la donación hecha en el mismo 
mes y año, en Calatayud, á favor de los Hospitalarios de San Juan, 
del castillo de Grisen ó Grisenich, para establecer un convento de re- 
ligiosas de la citada orden, et faciatis ibi mansionem dominarum ad 
Calatayud honorem Dei, ín qua semper permaneant ómnibus diebus rite sue do- 
mina major cum suis sociabus, quas ego recipio in mea protectione. 
«facta carta apud Calataiub meuse Decembris, Era millesima CCXV. a », 
con las firmas ó signos del rey y de la reina ( - 2). 

En un índice antiguo del Archivo de la Corona de Aragón viene 
inserta la nota de la sentencia aprobada por el Rey, encontrándose en 
año 1178 Barcelona, en febrero de 1177 del Señor, que debe reducirse al propio 
mes de 1178, en el litigio promovido por las pretensiones de Bernat 
de Rocafort sobre el castillo de Ciará y la villa de Moya. 
• El 16 de marzo del citado año 78 estaba en la ciudad de Lleyda, 
donde otorgó la concesión á favor del obispo é iglesia de Urge) I, de un 
solar para edificar un templo y casas eu la nueva población de Puig- 
eerdá, recientemente fuudada por el propio rey: «Actum est hoc XVII 
calendas aprilis apud Illerdam anno Domini M.° C.° LXXVII."», sus- 
crito el documento por D. Alfonso, la reina Sancha su esposa, y Be- 
reuguer, abad de Montearagón, su hermano, que acababa de ser 
elegido obispo de la citada ciudad de Lleyda (3). 

Por estos tiempos proyectaba el rey de Aragón una expedición 
contra los moros de las Baleares y para ello buscó el auxilio del rey 
de Sicilia; al efecto, estando en Zaragoza, en junio del mismo año 
1178, suscribió la concesión á un conde llamado Andefonso ó Alonso, 
de la mitad de .Mallorca cuando fuese conquistada, si vos stolium 
Regis Siculorum, sicut piomisistis, adducere poteritis cum quo terram 
illam de manibus paganorum liberare possimus: «facta carta apud 
Cesaraugustam mense junii Era M.'CC a XVl\» Este proyecto de con- 
quista no tuvo realización (4). 

También está fechada en Zaragoza y en el propio mes de junio, 
la donación y confirmación á favor de Ennego de Cortada, de una 



Barcelona 



I.Vvihi 



Zaragoza 



(i Códice de Santas Creus, fol. 136 

(2) Cartulaire -le l-ordre de l'Húpitál de Jerusnlem, por Delaville, I. 

Villanueva, Viaje literario, IX, reproducido por Alart, Privilegia ¡le Routtillon et 
de CerJugne. pág.62, El notario autorizante es Bereuguerde Pan 

(4) Varia 2 de Alfonso 1, IV.I. 66. 



(1) Perg. 242 de Alfonso I. 

(2) Cartoral magno de Emposta, II, fó|. 121. 

(3) Perg. 243 de Alfonso I, arch. O. de A. 

(4) Perg. 245, ¡dein, y Varia 2, MI. 11. 

(5) Perg. 246, ídem. 

1904.— 2H 



Novellas 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DÉ CATALUÑA, II EN ARAGÓH 405 

heredad en Matamata: «Facta carta apud Cesaraugustam mense junü 
Era MCCXVI, regnante me Dei gratia Rege in Aragone...» (1). 

Dice Zurita que el rey partió de Zaragoza á gran prisa para Cata- 
luña por haber muerto el conde del Rosselló y heredar aquel estado. 
Aquí comete el cronista dos equivocaciones; el coude G-irart de Rosse- 
lló no murió en 1178, sino en 1172, conforme hemos ya demostrado con 
documentos auténticos; y por otra parte, el rey no se dirigió entonces 
á Cataluña, sino que continuó en Aragón, encontrándole aun en junio 
en Novellas y en Tarazona, en julio en Huesca y en agosto en Bar- 
bastro. Balaguer en su Historia de Cataluña, ya corrigió á Zurita y 
puso la unión del condado del Rosselló á la corona de Aragón, en el 
año 1172, y no comprendemos como posteriormente Antonio de Bofa- 
rull, en la Historia critica, ha reproducido el error del cronista ara- 
gonés. 

La concesión de franquicia ó exención de impuestos de lesda y 
peage y otros derechos, hecha por nuestro rey á favor de los hombres 
vasallos de la orden militar del Hospital de Jerusalem, está fechada 
en el pueblo de Novellas, cerca de Borja y del río Ebro; «facta carta 
apud Novellas Era MCCXVI a , mense junü,» que es junio de 1178 (2). 
Y el arreglo ó concordia que dictó D. Alfonso en las cuestiones entre 
los hombres de Tarazona y los de Malón, á consecuencia del uso y 
distribución de las aguas, está fechada también en junio, en la villa Tarazona 
de Tarazona: «facta carta apud Tirassonam mense junü Era millé- 
sima CCXVI a , sunt testes auditores domnus B. Terrachonensis archie- 
piscopus, P Cesaraugustanus cpiscopus...» (3). 

La confirmación real, á favor de los Templarios de la casa de Hues- 
ca, del señorío y del derecho del quinto de una heredad que tenían 
en Orrios y que había sido de Bernat de Tolosa, fué otorgada en dicha Huesca 
ciudad de Huesca, en julio del repetido año 1178: «facta carta apud 
Oscham, mense julii Era millesima CCXVI/ regnante me Dei gratia 
in Ararone . » (4). 

El mes siguiente, encontrándose en Barbaste), hizo donación á los 
Hospitalarios, del castillo de Ulldecona, con sus términos y pertenen- 
cias, en manos del Gran Prior de Sant-Gilles de Provenzaydel co- 
mendador ó maestre de la casa que tenía dicha orden en Emposta: 
«facta carta apud Barbastrum, mense augusti Era MCCXVI. a » Después 
del signo del rey, aparecen los de su esposa Sancha y de Berenguer, 
arzobispo de Tarragona (5). 

En septiembre, todavía estaba en Aragón, pues la concesión de 
agua del Ebro que hizo á los habitantes del lugar de Pina, está fecha- 



Barliastro 



Montearagóc 



[ileyda 



PerpiñA 



Tortosa 



Tarragona 



406 J. M1RET Y SANS 

da en el monasterio de Monte-Aragón, en el indicado mes de la Era 
1216 (1178). Este curioso documento obra en el Cartoral magno de 
Emposta, volumen segundo. 

Seguramente dirigióse desde Monte- Aragón á Lleyda, por cuanto, 
dentro del mismo septiembre y en dicha ciudad celebró la permuta 
con el arzobispo de Tarragona, del derecho que la mitra poseía sobre 
la carnicería mora de Lleyda, consistente en dos libras de carne dia- 
rias y del dominio directo del edificio, por la jurisdicción y aguas so- 
bre Vilavert y una. suma en dinero (1) 

Y á últimos de septiembre ó á principios de octubre se dirigió al 
KnsM'lli'i y así lo demuestra la concordia que celebró en PerpiñA 
con Bernat Sans. renunciando mutuamente las quejas y perjuicios 
por las cuestiones habidas entre dicho Bernat y Guillem de Malicias: 
«Actum est hoc in Perpinianum mense octobris anuo Domini millesi- 
moCLXXVIII.-) (2) 

Dice Villanueva, en su Viaje literario, que el rey Alfonso y su 
esposa Doña Sancha asistieron el día 28 de noviembre de 1178 al so- 
lemne acto de la consagración de la Catedral de Tortosa, viniendo 
publicada en la España Sagrada, la dotación que otorgaron: «in pre- 
sencia omnium istorum dedicata est Dcrtusensis ecclesia a predicto 
Tarraconensi archiepiscopo in honorem Domine nostre Sánete Dei 
genitricis Marie virginis, auno millesimo centesimo septuagésimo oc- 
tavo Domiuicae Tncarnationis, indictione undécima, quarto calendas 
decembris, lldefonsus vero rex gloriosus et Sancia illustrissima regina 
et principes qui predicte donatione interfuerunt .» (3). 

De suerte que la permanencia del rey en el Rosselló fué en dicho 
año, muy breve. A la ida ó al regreso de Perpiñá, es probable que 
pasó por Gerona, pues el señor Girbal, cronista de esta última ciudad, 
en un corto articulo, intitulado Entradas de personas reales y de indi- 
ri<l a os de sus familias en Gerona (A), pone los años de 1166, 1171, 
1178, 1190 y 1194, sin precisar los meses, como visitas del rey Don 
Alfonso I. 

De manera que, de Perpiñá marchó á Gerona; de Gerona á Tortosa 
y de Tortosa á Tarragona, donde le encuentro en el mes de diciembre, 
otorgando un convenio con Pere de Besora, sobre el castillo de Velo- 
scll y sus rentas; este castillo con término, estaba situado cerca de 
Servóles, Validara y del coll de Lena: «Actum est hoc in Tarrachona, 
mense Decembris anuo Domini MCLXXVIII. »; después del rey firma- 
ron su hermano Ramón Berenguer, conde de Provenza, su esposa la 
reina Sancha, Berenguer, arzobispo de Tarragona, Guillem y Ramón 



1) Arcliit'iii-ooiiologio tarraconense, de Blanch, cap. 20, citado por Morera. 

i Perg -'•'•:!. archivo Cele A. 

:;) España Sagrada, vól. 42, apén. 5. 

4) liceísta de Gerona, vól 12, pág. 111. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, 11 UN ARAGÓN 



407 



de Cerveray Guillem júnior de Cervera (1). En aquellos mismos días 
y también en Tarragona, celebró otro convenio con Berenguer de 
Fluviá, sobre los derechos de la carlania del castillo deForés (2). 

El día 6 del mismo diciembre pasó por Miravet, pues la donación 
de la heredad que había sido de Ali Albocacer, situada en Benialet, á 
favor del arzobispo de Tarragona, tiene la data en dicho lugar de 
Miravet el día de San Nicolás, del mes de diciembre y año 1178 del 
Señor. 

Según indica Morera en su Historia del arzobispado de Tarragona, 
el día 30 de diciembre (3 de las calendas de enero) 1178, permanecía 
Don Alfonso en dicha ciudad, donde subscribió la concesión al monas- 
terio de Santas Creus de un habitante de Lleyda para vasallo del 
monasterio, á elección de los monjes, excepto los treinta mejores ha- 
bitantes, prometiendo en cambio el abad de Poblet no reclamar cierta 
cantidad que el rey debía (3) . 

Probablemente estará equivocada la fecha de este documento, 
puesto que era difícil que el rey estuviese ya el día siguiente en Lley- 
da, según consta por la escritura de convenio que celebró con Ramón 
de Cervera, al encargarle el castillo de Conesa, mediante reconoci- 
miento de la potestad: «facta carta apud Illerdam mense decembris 
auno Domini MCLXXVTIL» (4). Entendemos que este documento fué 
otorgado á últimos de diciembre (ó sea el día 31, porque el día 30 
aun permanecía en Tarragona) y no en sus comienzos, por ser racio- 
nal presumir que de Tortosa, donde estaba en los últimos días de 
noviembre, pasó el rey directamente á Tarragona, y luego se encami- 
nó hacia Lleyda, para no tener que deshacer camino y volver por muy 
poco tiempo á Tarragona, pues los primeros lugares en que lo veremos 
en el inmediato enero son poco apartados de la capital del Segre, es 
decir en Tárrega y en Montzón. 

La escritura en que Don Alfonso colocó á los habitantes del castillo 
de Mor bajo su protección, obligándose éstos á entregarle anualmente 
treinta mijeras de trigo y otras tantas de cebada, está fechada así: 
«Actum est hoc in Tárrega, mense januarii anno Domini MCLXXVIII, » 
y esta fecha la reducimos al mes de enero de 1179 del moderno siste- 
ma (5). Y la concordia entre el rey y Bertrán de San Esteve, al enco- 
mendarle el castillo y podio de Carboneres, cercano á Montzón, quod 
est in ipsis vicinioribus partibus de Montssón , videlicet ad consueta - 
dinem et fuerum Barchinone, estableciendo su potestad y alto señorío 
tiene esta fecha: oFacta carta mense januarii apud Montsón Era mille- 



Mirabet 



Tarragona 



Lleyda 



Tárrega 



Montzúu 



(1) Perg 367 de Alfonso I, publicado en Colección de documento! inéditos del archivo de 
la Corona de Aragón, vol. 8 

(2; Cartoral de Santas Crens, XIII, fól. 281. 

(3) Códice ilc Santas Creus, fól. 136. 

(4) Perg. 258 de Alfonso I, areh, C. de A. 
(o) Varia 2, de Alfonso, fól. 43. 



Ar¡/,i 



408 J. MIRET Y SANS 

sima CCXVII, anno Doraini MCLXXVIII, regnante me rege et domi- 
nante in Aragone...» (1). La Era 1217 corresponde al año 117!) del 
moderno estilo. 

Dice Zorita que el rey entró á principios de 1179 con su ejército 
por el reino de Valencia y se encaminó hacia Andalucía, encontrán- 
dose el día 20 de marzo con el rey de Castilla, en el lugar de Cazóla ó 
Uazorla. Esto no es rigurosamente exacto; desde Montzón, donde es- 
taba en enero, marchó al norte de Aragón y seguramente era en los 
comienzos del mes de marzo cuando, situado en Ariza, otorgó la do- 
nación á la orden de Calatrava, del castillo y villa de Alcañiz, pues 
tiene dicha escritura la siguiente fecha: «facta carta huius donationis 
apud Ferizam mense martii Era MCCXVII in manu Magistrí Martini 
Pedriz tune temporis de Calatrava...» (2). Si es cieito que los a ñus 
contados por la Era de España comenzaban en primero de enero y no 
en veinticinco de marzo, como en los años al estilo de la Anunciación 
ó Encarnación, este último documento corresponde al mes de marzo 
de 1179, y por lo tanto el rey D. Alfonso estaba aún en el interior del 
alto Aragón. Y sin embargo, el convenio celebrado en la entrevista 
Cazóla con el monarca castellano, tiene la fecha del 20 de marzo y hecho en 
el lugar de Cazóla, que no sabemos si estaba en Andalucía ó en Casti- 
lla. Dicho convenio destinado á fijar la división de los territorios de 
conquista entre Aragón y Castilla está fechado así: «facta carta apud 
Cazolam cum ibi habuerent colloquium predicti reges anno Domini 
MCLXXVIII, Era MCCXVII, XIII calendas aprilis,» (3). 

En abril, vuelve nuestro rey á encontrarse en el alto Aragón, en 
Huesca; de suerte que debió ser muy rápida su expedición á Valencia 
y Andalucía, de que nos habla Zurita. El P. Mariana, en su Historia 
general de España dice equivocadamente que el rey de Aragón partió, 
en marzo, de Perpifiá y se dirigió á la entrevista mencionada, en Ca- 
zóla; pues, según hemos demostrado por medio de documentos, fué en 
el mes de noviembre anterior que D. Alfonso había partido del Roselló 
para Cataluña y Aragón. 

La donación otorgada por este á su fiel Berenguer de Coll y consis- 
tente en un manso en la comarca de Ausona, tiene la fecha de abril 
en Huesca; «Actum est hoc apud Oscham mense aprilis anno Domini 
MCLXXVIII I» (4). 

Quizás los historiadores han agrupado y unido dos hechos distintos 
y separados, la entrevista de Cazóla y la expedición al reino de Va- 
lencia; la primera sabemos se efectuó el día 20 de marzo, pero ningún 
documento anterior á dicha fecha acusaba la presencia del rey Alfonso 



Huesca 



0) Perg. 261 y Varia 2, tv.l. to, ie Alfonso I. 

i Perg 2S8, idem. 

:; Perg. 268, ídem. 

i Perg. 27i, ídem. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 409 

en el reino de Valencia. Creemos que la expedición referida y la es- 
tancia del rey en Murviedro fué en julio y no en marzo, es decir pos- 
terior y no anterior á la entrevista' de Cazóla. Cierta donación de 
vasallos sarracenos á la orden del Temple, tiene la fecha así: «facta 
carta apud Murum-vetus, in partibus Ispaniarum, mense julii, Era 
MCCXVII» (1). Este documento tiene, pues, mucha importancia para 
el itinerario del rey. 

En el siguiente mes de agosto, vuelve D. Alfonso á presentarse en 
Huesca, donde otorgó la concesión al Temple de los derechos que le 
correspondían en la almunia llamada Almuzara. sita entre Alcarraz 
y Sos, confirmando al propio tiempo la donación que Ramón de Mul- 
nells había hecho á la propia orden: «facta carta apud Oscham, mense 
augustí auno Domini MCLXXVTIII ,» y siendo testigos Berenguer, 
arzobispo de Tarragona Sancho de Orta, mayordomo del Rey, Artal 
de Alagón y Guillem y Ramón de Timor (2). 

En virtud de estos documentos tenemos muy modificado el itinera- 
rio del rey Alfonso I, según lo había explicado Zurita y todos los 
historiógrafos posteriores qne han copiado sus datos sin hacer in- 
vestigaciones nuevas y especiales. El camino del rey en el primer 
semestre de 1179 resulta, por lo tanto, de Tárrega á Montzón Ariza, 
Cazóla, Huesca, Murviedro y otra vez á Huesca. 

Es probable que de Huesca pasara á Osó, porqué si bien la escritu- 
ra otorgada en dicho lugar no menciona día ni mes, figuran en ella 
los mismos testigos ó acompañantes del rey, el arzobispo de Tarrago- 
na, Sancho de Orta, Sancho, hermano del monarca y otros. Nos refe- 
rimos á la concordia que celebró con Sancho de Gabarda y García de 
Coscollano, acerca el señorío y potestad del castillo de Gabarda, en la 
que después de las firmas de D. Alfonso y de los testigos citados se lee: 
«hi siquidem fuerunt visores et auditores intus in ecclesia de Oson et 
quam plures alii curie sub era MCCXVII» (3). 

A pesar de que los benedictinos autores de la Histoire de Languedoc, 
corrigieron ya á Zurita en lo de poner dentro el año J 180 la expedición 
del rey Alfonso al Mediodía de Francia, para castigar la rebeldía del 
vizconde de Nimes, un siglo después de la corrección, aún persisten los 
historiógrafos catalanes y aragoneses en colocar el suceso en 1 180 en 
vez del año 1179, que es cuando tuvo realmente efecto Además, no 
iba D. Alfonso á exigir el homenaje y fidelidad á dicho vizconde, que 
nunca hasta entonces había sido vasallo suyo, sino que iba á celebrar 
una alianza ofensiva, contra el Conde de Tolosa y en premio de la 
protección del ley, el vizconde de Nimes se sometió voluntariamente 



(1) Cartoral niaguode laCastellauia de Emposta, II, doc. 194. 

(2) Perg. 1859, del armario 11. Arch. G. Priorato de Cataluña, y Cartoral de Gardeny 
doc. 178. 

(3) Perg. 289, de Alfonso, Arch. C. de A. 



Murviedro 



Huesca 



Osó 



410 J. M1RET Y SANS 

al alto señorío de I). Alfonso y de su hermano el Conde de Pro- 
renza. 

En virtud de este convenio, del mes de octubre de 1179, celebrado 
en la ciudad de Beziers, el vi/onde cedió al rey la ciudad de Nimes, 
con su- fortalezas, la Torre grossa y los castillos de Margarit, Candiac, 
Aimargues y otros, para tenerlos en feudo del propio monarca de 
Aragón y obligándose á servirle contra cualquier enemigo y hacerle ju- 
Beziers rar fidelidad por los habitantes de Nimes: «Acttim est hoc apud Biterras 
presentibus domno Berengario venerabili Terraehonensi archiepisco- 
po, Arnald'i et R de Villamulorum, Mirone judice de Palacio, A. de 
Eril; B. de Oerdania, Poncio de Mataplana, Guido de Severac. . et 
quaru pluribus baronibus curie, auno Domini millesimo centesimo sep- 
tuagésimo nono, mense octobris,» (IV 

De Beziers dirigióse Alfonso I á la ciudad de Carcassona. celebran- 
do en ella, en el mes de noviembre un convenio con el vizconde Roger, 
en el que este último reconoció que, mal aconsejado, se había decl ira 
do vasallo del Conde de Tolosa por el estado vizcondal de Carcass ma, 
que debía tener, al igual que sus predecesores,, por el rey de Aragón, 
como Conde de Barcelona; y en vista de la sumisión incondicional, 
Eué perdonado por D. Alfonso: «Actuní est hoc apud Carcassonam, 
anno Domini MCLXXIX, mense novembris» (2) En la misma pobla- 
ción y quizás el mismo día, el vizconde cedió al rey Alfonso, en fran - 
co alodio, el castillo y villa de Minerva y se comprometieron mutua- 
mente á auxiliarse en la guerra que ambos sostenían contra el Conde 
de Tolosa. Esta guerra continuó en 1180. 

De Carcassona encaminóse nuestro monarca hacia Perpiñá, y allí 
concedió, en el mismo mes de noviembre citado, la carta de salva- 
guardia y protección al monasterio de la Grassa reconociéndole facul- 
tad de levantar fortificaciones: «Actum est hoc mense novembris anno 
Domini MCLXXVIIII, apud Perpinianum» '3). 

Poco tiempo pudo estar en el Rosselló, pues en el inmediato di- 
ciembre aparece ya en Barcelona La escritura de concesión de pro- 
tección real á dos particulares con sus cosas, llamados Durand de 
Drojes y Pere Borrell, donde se encuentren, tanto en tierra como en el 
mar y mediante la entrega anual al monarca, de una emina de cebada 
y un puerco, está fechada así: «Facta carta apud Barchinonam, mense 
decembris, anno Domini MCLXXVIIII,» (4). 

En el mes de enero del año inmediato, 1 180, debió encaminarse 
D. Alfonso á Zaragoza, donde se le encuentra otorgando carta de 
franquicia á favor de Benvist, hijo de Alfaquin Avubrahim Avenbcn- 



Carcassona 



Perpiñá 



Barcelona 



i D'Achery, Spicilegíum lll. pag. 548. 

i Muren Hispánica, apénd. 472, y varia 2, de Alfonso, fol. 42, Aren. C de A. 

9 MkIhiI. Cari "luiré de Carcassonne, rol. [I, copiado de collection Doat,vol. 66. 

i Perg. 878 de Alfonso; Aren. C. de \. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 41 1 

vinist y hermano de Prefecto meo alfachino, el día primero de febrero: 
«Facta carta in Cesaraugusta calendas februarii Era MCCXV1II, reg- 
nante me Dei gratia rege in Aragone et in Barchinona et in Pro- 
vincia...» (1). 

El día 20 del propio febrero, continuaba en la capital de Aragón y 
presidió el acto de dictar el obispo de ella, Pedro de Tarroja, la sen- 
tencia arbitral en la cuestión existente entre los Hospitalarios y Jimé- 
nez de Urrea, sobre unas tierras que Sancho Ennegon suegro de Urrea, 
había legado á aquellos, asi como sobre unas cabanas legadas por Don 
Caxal: « Factum est hoc sub Era M a CC a XVllP in mense februarii, X o 
calendas marcii in Cesaraugusta, in presentía Ildefonsi regis Arago- 
nensis. .. (2). 

En mayo, estaba también en Zaragoza, y lo prueba la escritura de 
convenio que celebró con Español de Castellot, acerca del castillo de 
Castellot, para hacerse reconocer el señorío y fidelidad: «Facta carta 
apud Cesaraugustam, mense madii Era MCCXVIIP... sunt testes viso- 
res et auditores domnus Blaxo Romeu, Sancius de Orta maiordomus.» 
Después de la firma del rey se vé la de Berenguer, arzobispo de 
Tarragona (3). 

Hay otra escritura que probaría la estancia de D. Alfonso en Mont- 
zón el día 21 de mayo, si tuviésemos la certeza de que el San Ilario, 
cuya fiesta se da como día de la fecha del documento era el San Ilario, 
obispo de Tolosa, y no otros Santos de igual nombre como el Ilario, 
obispo de Carcassona, cuya fiesta se hacía el día 3 de junio, ó Ilario, 
obispo de Arles, que la tenía el 5 de mayo. Se trata del computo ó 
arreglo de cuentas entre el monarca y sus bailes ó administradores 
de Lleyda, llamados Vida y Azmel: «Hoc autem computum computa- 
tum fuit et factum sub era MCCXVIII* die sabbato festivitate Sancti 
Ilarii coram domino B Terraehonensi archiepisc. . et Poncip de Mata- 
plana et Dominico scriptore qui hanc albara precepto Domini Regis 
scripsit apud Montzon» (4). 

Según afirma el Sr. Morera, encontrábase el rey en Gerona, el 
día 10 de junio, del repetido año 1180, donde concedió al monasterio 
de Santas Creus un vasallo, llamado Arnau de Madras, firmando tam- 
bién la escritura el arzobispo de Tarragona (5). Y añade dicho autor 
que, en julio siguiente estaba ya en Huesca, según consta de otra 
concesión análoga, siendo el vasallo, Bernat Roger de Puigcerdá (6). 

Nosotros le hallamos en julio también en Tarazona, según acredita 



año USO 



Z.-iniynzii 



Zaragoza 



Zaragoza 



Moutzón 



Gerona 



lili'-'':' 



(1) Perg. 281 de Alfonso. 

(2) Publicado por Delaville le Roulx, Cartulaire de l'ordre de l'Sópital, I. 

(3) Perg. 294 y varía 2 de Alfonso I, fol. 73. Aren. C. de A. 
(i) Perg. 310, idem. 

(5) Historia del arzobispado de Tarragona, I, pág. 495; sacado del códice de Santas 
Creus, doc. 132. 

(6) ídem, doc. 62. 



412 J- MIRET Y SANS 

la carta de concesión que D. Alfonso hizo al monasterio de Orta, en 
vista de los perjuicios sufridos durante la guerra de Aragón con Cas- 
tilla y consistente en el derecho de apacentarlos ganados del convento 
libremente y sin tributo alguno en todas las tierras de) Rey y en la 
exención del portatico que deberían pagar por sus cosas en todo el 
Tarazona territorio del reino. He aquí la cabecera y data de esta escritura: 
«Ego Ildefonsus rex veniens ad monasterium de Horta ab abbate 
Martino et cundís (ratribus ... Pacta carta apud Tarassonam mense 
iulii sub Era MCCXVIII, regnante eodem Ildefon ... rege in Aragone 
et in Cathalonia, episcopo Petro in Cesaraugusta, episcopo Joane in 
Tirassona, episcopo Berengario in Ilcrda et in Roda.. » El rey pedía 
entrar en la fraternidad de los religiosos de dicho convento y formar 
en .su capítulo (1). 

Sabemos por tres documentos que, en agosto, pasó por Barbastro. 
Es el primero una donación á la orden del Hospital, de una máquina 
de agua en Zaragoza, imam de ipsi* meis gutís quas habeo in Cesarau- 
gusta, otorgada á ruegos de su esposa la reina D. a Sancha: «Pacta 
carta, apud Barbastrum, mense angustí Era MCCXVIII* regnante ipso 
rege in Aragone et in Catalonia et in Provincia...» (2.) Igual fecha 
tienen las donaciones que el propio monarca hizo á los hospitalarios, 
en manos de Ermengol de Aps, maestre del establecimiento que la 
orden tenía en Emposta, de la almunia de Cabanas, cedida anterior 
mente á esta orden por Blasco Blasquez y del castillo de Olocau, 
cercano á Morella, con sus habitantes, aguas y demás pertenen- 
cias (3). 

Aún cuando la carta de población de Montroig, otorgada por el 
rey, por el arzobispo de Tarragona y por Bertrán de Castellet en 
los idus de agosto del 1180 de la Encarnación, no expresa el lugar 
donde fué suscrita ú otorgada, es de presumir fué en uno de los que 
forman el campo de Tarragona. Además indica que el 13 de agosto el 
rey estaba ya en esta región de Cataluña, ver que los acompañantes y 
los testigos de dicha escritura son todos catalanes y también verle en 
el siguiente mes en Tortosa. De suerte que lo más probable es que á 
primeros de agosto pasó D. Alfonso por Barbastro, de donde dirigióse 
al campo de Tarragona y luego á Tortosa. 

Hay un documento de 9 de septiembre, que no expresa el punto de 
otorgacióu, pero que, según Morera, debió ser la ciudad de Tarrago- 
na, por autorizarlo un notario de esta. Es la concesión al monasterio 
de Santas Creus de todos los peces que le correspondan al rey en toda 



Barbastro 



Tarragona 



i' Oistersiensium Beu verius ecclesiasticorum ¡mnalium, de An^el Manrique Lug 
ilillii. 1612 . \<<\ III. ]i;"ik '." ; . 

Cartoral magno de la Castellania de Emposta, [I, doe. 195. 

:; Publicados por Delaville, obra cit. En el catálogo de los documentos de uu cartoral 
del archivo Histórico Nacional, publicado por Magallón Boletín E. Acad. de la Historia . 
hay una donación de Alfonso l 6 l"- Hospitalarios, de la \ illa de Ulldccona. 



Tarragona 



Tortosa 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 413 

la Cerdaña (omnes truitas recentes et salsas que mihi exeunt et perve- 
nmntper totam Cerrítaniam), siendo firmada por el monarca y por 
los prelados de Tarragona y Barcelona y por D. Sancho, hermano del 
primero (1). Y añade dicho autor, que existe otra escritura del mismo 
día, en la que consta la cesión al citado monasterio de franquicia por 
sus fincas situadas en Tortosa (2). 

Este último documento á nuestro entender, bien pudo ser suscrito 
por D. Alfonso en la propia ciudad de Tortosa, en la que indudable- 
mente estuvo durante el mes de septiembre; en efecto, la disposición 
que dictó en favor de los sarracenos tortosines, reprimiendo los vejá- 
menes y extralimitaciones de los oficiales reales, tiene esta fecha: 
cActuin est hoc apud Dertosam mense septembris anuo Domini 
M°C°LXXX°» (3). 

Consta igualmente que el 25 de octubre se encontraba en Tarrago • 
na, donde dictó ó aprobó la sentencia en la causa contra Pere de 
Llusá, declarando en ella que los castillos de Llusá y Merles eran Tarragona 
alodios propios del Rey y por los que el citado Pere debía dar la 
potestad La data de la sentencia es del ocho de las calendas de no- 
viembre de 1180 del Señor (4) 

Vaissette, en Histoire genérale de Languedoc, dice que la guerra 
del rey de Aragón y sus aliados los vizcondes de Nimes y de Carcas ■ 
sona y el Conde Ramón Berenguer de Provenza, de una parte, y el 
Conde Ramón de Tolosa de la otra, continuó durante el año 1180, en 
cuyo tiempo dicho monarca y su hermano, el Conde de Provenza, es 
muy probable que colocaron el teatro de la lucha en el Rouergue Si 
nuestro rey pasó en el citado año los Pirineos, debió ser por breve • 
tiempo, en los meses de octubre y noviembre, por cuanto en diciem- 
bre le encontramos de nuevo en Cataluña. 

No hemos podido encontrar documento alguno del rey correspon- 
diente al mes de noviembre de 1180, que consigne el lugar de su 
otorgación, y esto sería quizás indicio en favor de su viaje al Lengua- 
doc y Provenza. 

El día 16 de diciembre, estaba D. Alfonso en Lleyda, donde dictó 
sentencia en el litigio existente entre Bernat de Anglerola y Guillem 
de Anglerola, adjudicando al primero el castillo de Corbins: «Lata est Lley da 
hec sententia a domino Rege in sua curia apud Illerdam XV calendas 
ianuarii anno dominice Incarnationis MCLXXX ». Después del rey, 
firmó Berenguer, arzobispo de Tarragona (5). 

En aquellos mismos días otorgó la concesión de tierras para poblar 



(1) Códice de Santas Creiis, cloc. l.'li;. 

(2) ídem, doc. 144. 

(3) Cartoral de los Templarios de Tortosa, doc. 276, 

4 Libro primero de los Feudo.-, fol 217; citado por un Índice antiguo del Archivo 
de A. 
(5) Perg. 306 de Alfonso I. Areh. C. de A. 



414 J. MIRBT Y SANS 

en el valle de Porrera, á favor de Pere de Deu: cFacta carta apud 
Illerdam, incuso decembris <anno Domini MCLXXX » (1). 

No podemos decir si permaneció en Lleyda D. Alfonso durante el 
mes de enero del año siguiente, 1181 del moderno estilo; pero es lo 
iño ii8i cierto que en febrero se encontraba también en dicha ciudad, donde 
en dos distintas escrituras hizo vasallos del monasterio de Santas 
Licyda Creus ¿ Pons panicerio y a Pere Borrell, para <|ue no reconocieran á 
otro señor que á su abad: «Actum est hoc apud Ilerdam anno millesi 
mo CLXXX, mense februari» (2) 

Algún autor ha indicado que el rey estuvo en Huesca en el mes de 
marzo y que allí otorgó a los Templarios la cesión de toda la ciudad 
de Tortosa y el castillo de la Zuda; pero la data del documento nos 
inclina á creer que debe reducirse al año 1182 

En marzo de 1181 donde realmente estuvo fué en Perpiñá, pues en 
dicha villa está fechada la licencia que otorgó el Rey al abad de San 
Miguel de Cuxá y sus monjes para fortificar sus lugares, quod faciatis 
fortias in honoribus Sancti Michael terreas et lapídeas vibicumque 
uobis placuerit... salua scilicet semper mea fldélitate eo etiam exceptü 
Perpiñá utiam dictas forcias nidlus abbas uel monachus iam dicti monasterii 
possit alicui müiti daré uel infeudare... actum est hoc V o Kalendas 
aprilis apud Pirpinianum anno Dominice Incarnationis MCLXXXP? 
firmaron como testigos Galcérán de Salas, Arnau y Ramón de Vilade- 
muls, Gausbert de Castellnouy Guillem Bernat de Paracolls, siendo 
el notario Bernat de Caldes (3). 

Nada sabemos con precisión acerca el paradero del rey, desde úl- 
timos de marzo hasta julio; y solamente aceptando lo consignado *en 
Gesta comitum Barcinonensium y la Ilistoire genérale de Languedoc, 
sin documentos justificativos, se puede decir que D. Alfonso quiso 
tomar venganza de la muerte trágica de su hermano Ramón Beren- 
guer, Conde de Provenza, muerto en las cercanías de Montpeller por 
Ademar de Murviel y otros partidarios del Conde de Tolosa, y al efec- 
to salió de dicha ciudad de Montpeller, acompañado del otro hermano, 
Sancho en junio, para ir á sitiar el castillo de Murviel, que destruyó 
y arrasó. De allí se dirigió á las orillas del Garona, presentándose 
frente la misma ciudad de Tolosa y apoderándose de algunos castillos 
y trasladándose, por último, á Aquitania, llegando hasta Burdeos, 
según Zurita, donde celebró una entrevista con el rey de In- 
glaterra. 

Nos parece poco verosímil esta expedición á Tolosa y Burdeos, 
dentro el mes de junio, y mediando acciones de guerra durante ella, 



Montpeller 



E úrdeos 



(1) Perg. 30», de Allonso I. Arch. C. de A. 

(2) Morera, obra cit. pág. 4!)7; sacado del Códice de S:uitas Crens, fol. 131 y 111. 

(3) Liber feudorum forma minoría, llamado Cartera] de r erdaña, doc. 102, archivo. 
O. de A. 



(1) Cartoral del Temple de Gardeuy, fol. 89. 

(2) Perg. 320 de Alfons I. Archivo C de A Eu la copia que hay eu Varia 2, de fol. 45, 
la fecha es del tres de las calendas. 

(3) Varia 2 de Alfonso I, fol. 46 y perg 321, arch. de C. de A. 

(4) Alart, Privilege» et titres, pág. 66. 

(5) Perg. 324 y Varia 2, de Alfonso, Arch. C. de A. 



Lleyda 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 415 

porqué es lo cierto que, en julio, aparece ya nuestro monarca en el 
castillo de Gardeny, junto á Lleyda. Allí otorgó, el día 18 de julio 
de 1181, la donación perpetua del castillo de Montornés á los Tem- 
plarios: «Facta fuit hec donatio apud Gardenum in manibus magis- 
tri Berengarii de Avinio, Raimundi de Cubellis comendatori de 
Montson, Bernardi de A lbespi comendatori de Gardeno... XV calendas 
augusti anno Domini MCLXXXI » (1) 

Tampoco hemos podido encontrar documentos que acrediten el iti- 
nerario real en los meses de agosto y septiembre. El día 25 de octubre 
estaba en Lleyda Don Alfonso, y allí otorgó la carta de población de L i e y da 
Riu de Algars y de Batea, según fuero de Zaragoza: <¡ Facta carta 
apud Ilerdam VIII calendas novembris anno Domini Millessimo 
CLXXXI» (2). 

El día 30 del mismo octubre, el rey concedió perpetuamente á Ber- 
nat Granell y á los suyos el castillo de Riu de Algars con sus términos 
hasta Nonasp y el de Batea: «facta carta apud Ilerdam III calendas 
novembris anno Domini MCLXXXI» (3). No guarda mucha armonía 
esta concesión con la antes citada carta de población. 

El día 31, también de octubre otorgó el privilegio de exención de 
todo impuesto y servicio á favor de los pobladores de Puigcerdá: «Fac- Lleyda 
ta carta apud Illerdam secundo calendas novembris anno Domini 
MCLXXX." primo» (4). 

Según indica Morera en la citada obra, también otorgó en Lley 
da Don Alfonso (dia 30 de octubre), donación de ciento cuarenta mo - 
rabatines al cenobio de Santas Creus, á percibir anualmente sobre las 
rentas reales del castillo de Seros, documento que fué suscrito por los 
prelados de Tarragona, Zaragoza, Vich y Huesca. 

Añade dicho autor que el rey desde Lleyda dirigióse inmediata- 
mente á Tortosa, donde se hallaba en febrero del siguiente año. Nos- 
otros le encontramos en noviembre en Tárrega, celebrando un conve- 
nio con Bernat Busquet y su esposa y Martín y Guillém Fels, que le 
ceden una pieza de tierra que poseían en San Pere de Cruijada, me 
diante quedar colocados bajo la protección real: «facta carta apud 
Tarregam mense novembris anno Domini MCLXXXI. » (5). 

Si no está equivocada la fecha del documento publicado por More- 
ra cosa frecuente en los cartularios, y éste está sacado de un códice 
de Poblet, el rey estuvo efectivamente en Tortosa, en febrero del 
año 1182. Es la donación á favor del expresado monasterio de Poblet, 
de un moro llamado Azmet Airauhul con todos sus bienes muebles é 



Tárrega 



Tortosa 






416 



T. MIRET Y SANS 



lliirM-,'1 



Huesca 



Barba-ti" 



Lleyda 



inmuebles: «faeta carta apud Dertusam, mense febraarii, anuo Domi- 
ni MCLXXXl. (1). 

De Tortosa debió encaminarse Don Alfonso hacia Aragón, por 
cuanto el siguiente mes estaba ya en Huesca, donde hizo la concesión 
a los Templarios de toda la ciudad de Tortosa, con el rastillo de la Zuda 
y sus términos, tierras y habitantes, con los mismos derechos domini 
cales que á la corona pertenecían: «actum est hoc apud Oscam mense 
marcii anuo ab Incarnatione Domini MCLXXXl , in presentía tratris 
Berengarii de Avinione magistri militie Templi in Provincia et partí- 
bus Ilispanie. .» En el Código de las Costumbres de Tortosa ha publi- 
cado Oliver este documento como del año 1181 del moderno estilo (-2); 
pero, entendemos debe reducirse al año 1182, porque conocemos otros 
documentos otorgados también entonces en Huesca, con la otra orden 
militar, ó sea con los Hospitalarios y que son del año 1220 de la Era 
de España, teniendo también señalado el año de la Encarnación 1 181 , 
que no coincide con la Era; el notario aragonés es de presumir que 
conociese mejor el año por la cuenta usada en Aragón, que, por la 
usada en Cataluña, del mismo modo que sería más racional presumir 
en un documento otorgado dentro de Cataluña y que tuviese señalado 
el año por ambos sistemas, si estos no coincidiesen, que el error ha 
recaído en la cuenta desusada en este país. La permuta entre el rey 
y los Hospitalarios, representados por el Castellan de Emposta, de los 
castillos y villas de Cetina y Caspe, por los bienes que la orden poseía 
en Vilella, Saviñan, Tivisa y Grisenioh, tiene la fecha en esta forma: 
«facta carta apud Oscham, mense marcii Era MCCXX, anno Domini 
MCLXXXl ». La Era 1223 es el año 1182 y no el 1181 do la Encarna- 
ción y como el sistema de la Era era el usado en Aragón y en Aragón 
fué escrito y firmado el documento, creemos que la equivocación está 
en el milésimo del año de la Encarnación, ó sea en el estilo que no 
era el común y conocido en aquel país (3). 

En un inventario de documentos de la Castellanía de Emposta vie- 
ne continuado un documento de donación del castillo y villa de Orrios, 
cerca del río Alfambra, por el rey Alfonso á favor de los Hospitala- 
rios, otorgado en Barbastro, en el mismo mes de marzo de 1182. 

En junio ó julio estuvo en Lleyda, sin poderlo precisar, pues, 
mientras una de las copias del documento deque vamos á hablar pone 
el primero, la copia existente en Perpiñá trae el segundo de dichos 
meses. Es la concesión de especiales privilegios á los habitantes de 
Puigcerdá, entre ellos la liberación de exorquia y de intestia y esta- 
blecimiento de un mercado: «facta carta apud Ilerdam mense junii 
anno Domini MCLXXX. secundo». Entre los testigos figura Pons de 



(1) Morera, obra cit. apénd. 15, códice de Poblet, doc. 177 

(2) Oliver, I, apénd. II; perg. 326 de Alfonso, arch. C. de A. 

:: Registro 1.. fol. 13. arch. de C. de A. publicado por DelaviUe 



farcasona 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 417 

Llivia, baile de Cerdafia y otros hombres de aquel país, que segura- 
mente se dirigieron al encuentro del monarca para impetrar la conce- 
sión referida, necesaria para aumentar la nueva población de Puig- 
cerdá (1;. 

En septiembre le encontramos en Perpiflá, concediendo privilegios 
v exenciones á su baile Bernat Sans, quien acreditaba del rey cinco ... 

J ^ Perpina 

mil y pico de sueldos: o actum est hoc apud Pirpinianum mense sep- 
tembris anno Domini MCLXXXII. in presencia Terrachone archi 
episcopi et R de Villamulorum. .» (2). 

Seguramente Don Alfonso estaba en el Rosselló de paso para Lan- 
guedoc y Proveuza, por cuestión de la guerra con el coude de Tolosa 
y la instalación del nuevo coude de Provenza, que era su hermano 
Sancho, á quien concedió aquel condado después de la trágica muerte 
del otro hermano, Ramón Berenguer, ocurrida el año anterior. 

La donación que hizo el rey, del lugar de Cañáis, en las inmedia- 
ciones de Fraga, á los Hospitalarios, representados por el Prior de la 
casa de Saint Gilíes (Provenza), está fechada en Carcassona y aun 
cuando no consigna ni el día ni el mes, creo que fué en septiembre ú 
octubre de 1182, al salir de Perpiflá: ofacta carta apud Carcassonam, 
Era MCCXX. a » (3). 

Es de creer también que de las pintorescas orillas del Aude se diri- 
gió á Provenza, pues tenemos documento justificativo de su estancia 
en la ciudad de Aix el día 9 de diciembre del citado afio, acompañado 
de su hermano, el conde D. Sancho Es la escritura de concesión á la Aix 
orden del Hospital, en todo el territorio de la Provenza, de la exen- 
ción de lezda, peaje y otros impuestos y de la facultad de apacentar 
ganados, que está fechada así: «Datuin Aquis idus decembris, auno 
Domini MCLXXXII °» (4). 

Aunque tiene destruida la parte, del año. hay otro documento dic- 
tado por nuestro rey en Aix de Provenza, el mismo diciembre Como 
que en él figura Sancho, siendo Conde de Provenza, debe ser posterior 
á 1181 y anterior á 1186, y muy probablemente pues, debió ser fir- 
mado en 1182, en cuyo mes de diciembre nos consta por el otro docu- A ¡ x 
mentó aducido, la estancia de Alfonso I en dicha ciudad. Trátase de 
la donación á los Hospitalarios, de un vasallo real, llamado Barto- 
meu, con todos sus bienes: «actum est hoc apud Aquis, anno Domini 
MCL.. I, idus decembris» (5). 

En Histoire genérale de Languedoc, se menciona una confirmación 
hecha por Don Alfonso en el mismo mes de diciembre y en la propia 
ciudad- de Aix, de las donaciones de los molinos de Paulhan que ha- 



(1) Publicado por Alart, Privilegei et titrea, pag. 68. 

(2) Perg 331 y 332 de Alfonso, arch. de C. de A. 

(3) Publicado por Dclaville, obra cit. 

(4) Arles, archivo comunal, (_í(í, y Bocas del Ródano, II, 50; publicado por Dclaville 

(5) Arles, arch ídem, publicado por Dclaville. 



418 



J. MIRtiT Y SANS 



año 11k:i 



Periguenx 



Limones 



Beziers 



Prades 



Vicli 



Man anteriormente otorgado a la abadía de Valmanya, Guy Gerrejat 
y Burgundion, de Montpeller. De cuyo acto deduce Vaissette con so- 
brado atrevimiento, que el rey de Aragón se consideraba entonces 
como alto señor ó domino eminente en las diócesis de Beziers y Ande, 
en perjuicio del conde de Tolosa. 

A principios del año 1183, Don Alfonso prometió auxilio al rey de 
Inglaterra, contra el hijo de éste, rebelde y apoyado á su vez por el 
Conde de Tolosa La Histoire de. Languedoc cuenta que Don Alfonso 
encaminóse á Aquitania con sus tropas y se reunió con el monarca in- 
glés en Perigueux, añadiendo que, á mediados del año, ambos reyes 
sitiaron el castillo de Sant Front, inmediato á dicha población y que 
Alfonso asistió asimismo al sitio del castillo de Limoges, que se rindió 
el día 24 de junio y al del castillo de Hautefort, que capituló el 1 .° de 
julio, después de cuya operación militar regresó a sus Estados. No he- 
mos encontrado ningún documento justificativo de esta expedición del 
rey de Aragón en el Sudoeste de la Galia; únicamente tenemos uno 
que acredita su presencia en Beziers, ?n abril. Es la licencia concedida 
por Don Alfonso á Bernat Sans, para extraer, por mar ó por tierra, 
hasta trescientas cincuenta eminas de cebada: actum est hoe apud 
Beterris mense aprilis anno Domini MCLXXXIII. » (1). 

Pudo muy bien ser, por lo tanto, que nuestro monarca permane- 
ciese en la Galia meridional desde diciembre que le vimos en Aix 
hasta abril por lo menos, que nos aparece en Beziers. Y por otro do- 
cumento puede presumirse con razón que, en octubre, estaba en el 
Rosselló ó mejor dicho en el Conflent, pues está fechado en Prades, 
que creemos es la villa de este nombre situada en Conflent, por tratarse 
de cosas situadas en dicha comarca y por ser testigos de la escritura 
Bernat de Sa Portella, Ramón de Serrallonga y Ramón de Ribes, todos 
señores de los valles pirenaicos. Es la concesión de las fraguas y bal- 
dios que la corona poseía en el lugar de Pí del Conflent, con su dere- 
cho de empriu ó de hacer leña en todo el territorio hasta la fuente del 
río Tech: «Actum est hoc apud Prades mense octobris anno Domini 
M. C.°LXXX.° tercio» (2). 

En diciembre estaba el rey en Vic, que creemos ser la capital de 
la comarca ausetana y no otras poblaciones de este nombre en la Ga- 
lia meridional. Allí otorgó la concesión á Pons de Lillet para construir 
fortaleza en Arro, para tenerla bajo fidelidad del monarca: «Actum 
est hoc apud Vicum, mense decembris, anno Domini MCLXXXIH , 
(3). También otorgó en Vic á Guillem de Santa Coloma y á sus hijos, 
el beneficio de su alta protección, prestándole éstos fidelidad y con- 



(1) Perg. 340, arch. C. de A Véanse sin embargo, para comprobar loa hechos de Al- 
fonso I en Aquitania, las biografías; composiciones del trovador Bertrán de Born. 

(2) Alart: Pricíleges et titres de lloussillon et Cerdagne, pag. 69. 

(3) Libro de los Feudos, fol. i¡9, arch. C. de A. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 419 

cediéndole unum porchum comitalem de precio trium solidorum in 
nostro propino alodio... singulis annis in Natali Domini: «Actum est 
hoc apud Vicum pridie nonas decem'bris (4 diciembre) anno Domini 
millessimo CLXXXIII. » (1). 

En la propia ciudad de Ausona signó la concesión que hizo á Gal- 
ceránde Urg para construir la fortaleza de Anauga; concedo tibi Oau- 
cerando de Urgs quod facías forciam in Anauga terream uel lapideam 
qualecumque faceré uolueris, con obligación de darle la potestad: «Ac- vich 
tumest hoc apud Vicum mense december anno Domini MCLXXXIII °»; 
después de Don Alfonso firmaron G. de Urg, Pons de Cervera, Gui- 
llem de Timor y Guillem de Son. El notario autorizante fué Bernat de 
Caldes (2). 

Durante el año 1183. sin poder precisarse el mes, estuvo Don Al- 
fonso en Barbastro, donde concedió al monasterio de Poblet el privi- 
legio de poseer en franco alodio todos los bienes adquiridos ó que Barbastro 
adquiriría posteriormente dentro de los estados de la corona de Ara- 
gón: «Facta carta apud Barbastrum anno et mense quo supra»; a 
pesar de ello al principio del documento se consigna el año 1183 de 
la Encarnación pero no el día ni el mes (3). 

El primer punto en que aparece Don Alfonso, en 1184 es en Tor- 
tosa; allí celebró un convenio referente á los derechos y señorío en el 
término de aquella ciudad con los Templarios: «Facta carta apud 
Dertusam mense januarii anno MCLXXXIII. °» (4). Por la orden .del 
Temple firmó Bezón, comendador de la casa de aquel punto; también 
firmaron el arzobispo de Tarragona, Eamón de Monteada, Garau Ala- 
mán, Eamón de Centelles, Gibert Homodei y B. de Caldes y B. de Pa- 
réis, escribas del Rey. 

Existe algún indicio de que no tardó en dirigirse otra vez al Len- 
guadocy Provenza y que allí fué donde, en marzo, otorgó á favor de 
su hermano Sancho, la concesión de los condados de Rodez, Gabaldá 
y Carlat (5); y donde celebró también un convenio con Roger, vizcon- 
de de Beziers, en abril (6). 

De todas maneras, consta que estuvo, en mayo, en Fraga, por la 
escritura de las franquicias concedidas á Pere Porta y á los demás Fraga 
pobladores de Velosell: «Actum est hoc apud Fragam mense madii 
anno Domini MCLXXXIIII. » (7). 

En mayo, seguramente, dictó el Rey la prohibición a los hombres 



año 1181 



Tortosa 



(i, Perg. 3f>7, ídem. 

(2) Líber feudorum forma mmoris, llamado Cartoral do Cerdaña, doc. 99, y Líber feu- 
dorum forma maíoris, fol. 69, archivo C. de A. 

(3) Finestrea, obra citada, apénd. V. 

(4) Perg. 862 de Alfonso, y Varia 2, fol. 14 y 52 y perg. 277 de Pedro I, arcli C. de A 

(5) Perg 364, ídem 

(6) Perg. 366. 

(7) Perg. 3i>7, ídem. 



Perpiñá 



420 J. MIRET Y SANS 

de Prades y Montblanch de cansar daños en el bosque del monasterio 
de Poblet, pues aunque el documento publicado por Finestres tiene la 
data incompleta (facta carta apud Fragam), dedujo este autor que 
correspondo al año 1184 (1). 

Quizás fué entonces que pasó por Novellas, según indica la fecha 
puesta en el acta de la donación por el rey de una acequia á los Tem- 
plarios, en la que se consigna el punto de otorgación, Novellas, y el 
año 1222 de la Era, pero no el mes ni el día (2). 

Nada más hemos sabido hasta septiembre. En este mes, de La Era 
1222 (1184 de' nuevo estiloj, encontrándose Don Alfonso en el lugar de 
Porteiia Portella, qu ¡ presumimos era el lugar de este nombre en Aragón, sus- 
cribió un decreto por el que recibía bajo su protección la casa de los 
Templarios de Boquinyen (3). 

En noviembre estuvo seguramente en Perpiñá y allí el caballero 
Arnau de Benviure, nieto de Oliver Bernat, señor de Benviure, Piles 
y Montclar, constituyóse en presencia del rey Alfonso, in capella sai 
palacii oppidi Perpiniani coram infrascriptis testibus (que fueron Fe- 
derico de Monteada, Joan de Palol y Pere de Omsl y prestó homenaje 
y fidelidad, entregando la potestad de los tres mencionados castillos de 
Benviure, Piles y Montclar: «que fuerunt acta apud oppidum Perpinia- 
ni in capella regia XX die mensis novembris anuo MCLXXXIIII. » (i). 

El siguiente mes, en las postrimerías del año, estaba ya en Lley- 

da, . según comprueba la escritura de concesión perpetua de la 

Lieyda acequia desde Torres de Segre hasta Gebut, á favor de Ramón 

de Cervera: «Facta carta apud llerdam mense decembris anuo Domini 

MCLXXXIIII. » (5). 

En enero de 1185 continuaba en Lleyda, donde está fechada la con- 
a '"'° n85 cesión de construir fortificación en el lugar de Cambrils á favor de 
Lleyda Berenguer de Cambrils: «Quod est actum mense januarii auno Domini 
MCLXXXIIII apud llerdam» (6). 

Dice Zurita que, en febrero de 1185, nuestro rey hizo la paz con el 
Conde de Tolosa, ratificando el íintiguo convenio; en Marca Hispánica, 
se publica el documento, eon fecha del mes de febrero del año 84 de la 
Encarnación, pero no consigna el punto donde fué firmado; y en His- 
toire generala de Languedoc se afirma que Alfonso y el Conde Ramón 
celebraron la entrevista y convenio en las orillas del Ródano y proba- 
blemente entre Bellcaire y Tarascó, en la isla de Gernica, en presen- 
cia del arzobispo de Tarragona, de Galcerán de Pinos y del obispo 
Bernat de Barcelona. Antonio de Bofarull sostiene que este convenio 



(1 : Finestres, Historia de Poblet, apúud. VI, vol. II. 

21 Oartoral magno de la Castellanía de Emposta, II. 

3 ídem 

(4) Perg 377 de Alfonso, archivo C. de A. 

(5 Perg. 18, armario 19. 

(6) Varia 2 de Alfonso I. fol. 116. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 421 



debe reducirse al año 1184 y no al 1185; y de igual opinión es Mr. Mo- 
linier, anotador de la Histoire de Languedoc de los benedictinos, en la 
edición Privat. 

En esa obra se dice también que el rey de Aragón permaneció aún 
en las orillas del Ródano en marzo del 1185, y que encontrándose en 
el castillo de Albaró, en la isla de la Cainargue, hizo donación de 
dos piezas de tierra en el lugar de Selva-real á la a badía de Santa 
María de Francavall (diócesis de Nimes) pro dampno quodpassi sunt 
iidem fratres in Argentia cum obsidione obsedimus et circumdedimus 
Furcas... Hoc donuin t'actum est ad Albarum... anno Domini Incarna- 
tionis MCLXXXIV, in mense marcio...» 

Según refiere Bouche en su Histoire de Provence, Alfonso estuvo 
en el propio mes de marzo en Aix, donde reunió á los señores del país y 
otorgó una concesión á la Catedral, en cuya escritura la fecha está así: 
«Dada en Aix cuando hemos recobrado la Provenza de manos de San- 
cho, nuestro hermano, en presencia del Conde de Foix, que hemos 
establecido entonces baile, de Provenza.» 

En abril estaba en todo caso, otra vez en Lleyda, que era por lo 
visto su residencia favorita, equidistante de Aragón y de Cataluña, en 
el centro de sus Estados. La carta de población ó de franquicias y li- 
bertades á favor de los nuevos pobladores del lugar de Vilagrassa, dice: 
«Facta carta apud Ilerdam, mense aprili anni Domini M°C LXXX V°» 
y aparece firmada también por el arzobispo de Tarragona (1). 

El convenio entre el rey y Ramón de Monteada por el cual el pri- 
mero cedía al segundo y al castlá de este, Ramón de Calers, la mitad 
de la mena de sal (sal gema), meneria salis que nuper exiit in castro 
de Sorisa in Bagiis, tiene también la siguiente fecha: «Facta carta 
apud Illerdam mense aprilis anno Domini MCLXXXV » (2). 

Creemos que desde Lleyda dirigióse á Barcelona y luego al Em- 
parda para entrar en Lenguadoc por el Rosselló. En efecto, tenemos el 
acta de reconocimiento de la deuda de sesenta morabatinos de oro 
firmada por el rey A favor de Guillem de Vilagranada: «Data apud 
Barchinonam teste archiepiscopo in mense aprilis anno Domini 
MCLXXXV » (3); y el acta de recepción del alodio situado en la pa- 
rroquia de Sant Genis de Vilella, otorgada por Elisenda de Vilade- 
many á interés del rey: «Facta carta apud Sanctum Martinum de Riuo 
de Arenis (condado de Gerona), mense aprilis anno MCLXXXV »; 
firmada por dicha señora y por el monarca (4). 



Alhavó 



Aix 



Llcvda 



Lleyda 



Barcelona 



Riudarenae 



(1) Publicada en Coll. de doc. inédito» del A. déla Corona de Aragón, VIII 25. 

(2) Perg. 386 do Alfonso 

(3) Perg. 389, ídem. También tiene la fecha de mes de abril de 1185, en Barcelona, la 
donación que hizo el rey al monasterio de Sant Pere de les Puelles, de una cantidad de agua 
para uso de la comunidad de religiosas. Consta en el pleito que sobre esta concesión tuvie- 
ron los monasterios de Junqueras y de Sant Pero, 

i) Perg. 388, Ídem- 

190f— 2f) 



422 ' J. MIRET Y SANS 

Debió Alfonso marchar precipitadamente al norte del Lenguadoo, 
pues aparece dentro el mismo mes de abril, en Xajac, lugar y castillo 
situado en los desfiladeros del Aveyron, donde celebró una alianza 
NaiM con el hijo del rey de Inglaterra, contra el Conde de Tolosa empezan- 
do asila escritura: «Anuo MCLXXXV, mense aprílis dominica... apud 
Naiache... ego Ildefonsus dei gracia Rex... (1). 

Si bien no consta el lagar donde fué firmado el convenio entre el 
rey de Aragón y el vizconde de Beziers, en junio de 1185, es de supo- 
ner que fué en el Lenguadoc ó todo lo más en el Rosselló, y por lo 
tanto en dicho mes aún no había Alfonso atravesado los Pirineos de 
regreso á su país. El vizconde Roger reconoce que sin el auxilio del 
rey Alfonso habría sido despojado de sus estados por sus enemigos y 
como no tiene descendencia, adopta al hijo segundo génito de nuestro 
monarca, llamado también Alfonso y le instituye heredero de los 
vizcondados de Beziers y Carcassona y demás territorios de su patri- 
monio, mientras que el rey su padre le hace donación de la Provenza 
y Milhau y de las tierras del Gabaldá (Gévaudan) y Roergue. La 
Histoire de Languedoc dice que fué celebrado en la villa de Beziers, 
pero no lo consigna el documento (2). 

Fué quizás al regreso de Lenguadoc cuando se detuvo en Gerona y 
otorgó la concesión al Prior de Santa María de Besalú y á sus suceso- 
res, para sacar piedra para construcciones en todo el término de Besa- 
lú: «Data apud Gerundam anno MCLXXXV» (3). 

De Cataluña debió dirigirse á Aragón y, en agosto, le vemos en 
Daroca, concediendo al clérigo Bartolomé, de Calatayud en remune- 
ración de servicios, el castillo de Piedra, con obligación de dar la 
potestad: «Facta carta apud Darocham mense augusti Era MCCXXIII*, 
regnante me Rege in Aragone, in Barchinona et in Provincia...» (4) 
Por cierto que al citar los señores aragoneses al final, dice este docu- 
mento comité Pallariensi in Darocha, cuando hasta ahora habíamos 
visto á este personaje establecido por el rey en Riela. 

Ningún otro dato del año 1185 hemos podido encontrar. Creemos 
que aquí puede cerrarse el segundo período del reinado de Alfonso I, 
que abarca desde el año 1174. Durante el mismo período ha trabajado 
incesantemente para establecer y fortalecer su influencia y dominación 
en Lenguadoc y Provenza, y aunque no llega á obtener la completa 
hegemonía de la casa de Barcelona en la Galía meridional, deja pre- 
parada esta preponderancia para su hijo y sucesor Pedro el Católico. 
Al comenzar el año 1186 el rey Alfonso es ya el eje de la política en 
aquellos pueblos; domina en Provenza y el Rosselló, su influencia es 



l.rfMli.-l 



Daroca 



(1) Perg. 387 de Alfonso. 

(2) Edición Privat, VIII, apénd. 39. 

(5) Montsalvatge, Colección diplomática, II. 

(4) Perg. 394 de Alfonso, Are». C. de A. 



EL MONESTIR DE SANTA MARÍA DE CERVIÁ 423 

decisiva en Bearn, en Foix, en Carcassona y Montpeller, y sn hábil 
alianza con el rey de Inglaterra viene á quitar la última fuerza que en 
momento oportuno hubiese podido dar la superioridad á su irreconci- 
liable enemigo, el Conde Ramón de Tolosa. 

Por otra parte, cuando Federico Barbarroja se hizo coronar rey de 
Borgoña y Provenza en Arles (en 1178), donde recibió el homenage de 
varios señores provenzales, partidarios de los antiguos derechos del 
Imperio en el mediodía de la Galia y entre ellos el Conde de Tolosa, 
que veía en el Emperador un poderoso auxiliar coutra la casa de Bar- 
celona, el rey Alfonso ni siquiera se molestó en hacerse representar en 
el acto de la coronación, actitud desdeñosa que indica la confianza 
en su fuerza y en la repugnancia ó cuando menos indiferencia de los 
pueblos de la Provenza marítima para aquel poder tradicional que in- 
tentaba restablecer su alta soberanía en la cuenca del Ródano y su 
supremacía sobre los poderes constituidos* en las distintas regiones del 
sudeste. 

La supremacía efectiva, la que reconocían aquellos pueblos, prin- 
cipalmente en la parte baja ó del litoral y en la parte cercana á la 
cordillera pirenaica, es la del Conde de Barcelona, rey de Aragón, 
que acababa de triunfar de la tenaz rivalidad del Conde de Tolosa. En 
adelante los incidentes de la lucha no podrán ya afectar seriamente 
á la obra de Alfonso I. 



Joaquín Miret y Sans. 



(Continuará.) 



EL MONESTIR DE SANTA MARÍA DE CERVIÁ 



Es un deis menys eoneguts del Bisbat de Girona. Sense ésser en 
la historia, tan famós com els cenobis de Bcsalú, Sant Pere de Roda y 
altres de la propia Diócesis, no caresqué d' importancia, arrivant á 
teñir en plena Etat mítjana extenses possessións y dominis en diver- 
sos tcrritoris y poblacións, no sois vchins, sino bíistant llunyans. 

Encare les construccións del Monestir, cridan 1' esguart del via- 
nant, quedant en peu, ademes de la iglesia (1), part del claustre ro- 
mánich de senzilles proporcións y part de les dependencies que avuy 
ocupen los arrendataris d' una bona masovería. Sembla que 'ls ves- 
tigis de son poder, relligantlos ab el passat, nos vulgan recordar com 



(1) Esde planta de creu llatina, reduhida desde que v a renovarse, segonsiuscripció que 
hí liáal deforaen la paret lateral. Entrant avans del primer altar de la esquerra lii há dos 
urnes del segle xiv ab els escuts de la familia de Cenia, pertanyents segons llegeuda ü En 
Galceran de Cerviá y A sa esposa Beatriu. Dessota d' ells s'hi ven un sepiliere de eos enter 
sense cap inscripció ni eseut sostingut, per elegantseolunmes surmontades per lioniehs capi- 
tells. 



424 J. B. TORROFXLA 

petja d'una altre civilisació, la memoria y les tradicións de la secular 
població romana que tingué sos reyals ü entorn de Cerviá. 

Assentada prop deis enderrochs de la antiga vila romana, la vetus- 
ta Cinniana que depengue d' Empuries, qual nom se conserva tras- 
més en el rierol <iue discorra junt al poblé, anomcnantse Cinjann, y 
vora de la vía militar ibérica, quines llosscs, de tant en taut, donant 
fé de llur existencia aparexen fragmentades esbossinantse en el te- 
rrer dels.camps, sigue Cerviá, una poblado de certa importancia, per 
sa topografía y situació limítrofe entre 'ls Comtats de Gerona y Empu- 
ries. Axis s' explica lacilment que los punt de bona planta pera eri- 
girs-hi un monestir. 

No data el que s' hi funda de la época de la reconquesta ni de mes 
remotes edats com altres cases monacals, quin origen se pert en els 
primers segles de les rasses gótiques, pero, per axó, no dexa d' acu- 
sar una respectable antiquitat. Sa instaurado se dona com á certa en 
el ses'le XI. lio constata la documentado d' aquella época. 

Son origen se deu á la explendidesa d' un noble. En el any 1053, 
lo senyor de Cerviá Silvi Llobet, funda el Monestir quines ruñes se 
conserven encare actualment, ampliat mes tart, com es natural, ab 
posteriors construccións y á mida de les necessitats deis temps, y al 
que feu una bona dotalía, otorgantli espléndides donacións juntament 
ab sa esposa Adalais en 1055. Continua afavorintlo ab sa generositat 
fins que acaesqué sa mort, que fou eu abril de 1059, al cap de sis anya 
de sa fundació, finant en son castell de Cerviá (1). Disposá Llobet en 
son testament que '1 Cenobi fos posat al ampar, defesa y batllia de 
Ramón Berenguer, comte de Barcelona, Senyor seu. 

Després de son fundador, ana crexent en prosperitat y domini te - 
rritorial, ab continúes donacións de nobles y vassalls, y fins ab la pro- 
tecció de privilegis de la reyal munificencia. En 1141, Guillém-Gauz 
fret, restituid al Monestir, tots els alous que Silvi Llobet li dona radi- 
cats á Celrá (2). 

Es de creure que '1 eenobí cervianench fou subordinat, mes ó 
menys directament, de la Casa de la Clusa. A n' aquest, pro'pósit es 
de senyalar que, eu el any 1188, se feu una concordia entre Arnal de 
Palou y 1' Abat y monjos de Clusa sobre él dunini de varíes finques: 
algunes d' elles pertanyíen á Cerviá (3). 

En el any 1228 adquirí per compra la batllia del castell de Ullas- 
tret. Mes endavant, en 1246, el Rey D. Jaume per privilegi, confirma 
al Monestir, la donació que en son testament 1' hi havía fet el noble 
Arnal de Llers, deis drets que tenía en la vila de Raset (4). 



(1) Avuy aterrat. Sois resta anapetíta torra 'jiic donaá la Plassa. 

(2) Document solt en pergamí. — Arxiu de la Corona d' Aragó, Sala de Monacales. Fon- 
dos de Cerviá. 

(3) ídem; ¡(1. id. 

(4) IWdem; consta eu un trasllat fet l'anj següent per Guillém de Guixer.» 



EL MONESTIR DE SANTA MARÍA DE CERVIÁ 425 

Malgrat tot axó, també passá infortunades dissorts, jornades tristes 
y de dol. En agost de 1321 el noble Iluguet de Cerviá, ab Pere de Vi- 
lafresser y mol ts altres, ab gran tropell y oseando! assaltaren al Mo- 
nestir, intentant son saqueig y destrueció, atacant <á llurs m orado rs 
al crits é iraprecaeións de tmuyran a foch y pedrades». Altres vicisi- 
tuts passá en temps posteriora; sufrint igualment depredacións en les 
lluytes deis remenses, principalment quan el Duch de Calabria en 
Abril de 1467, posa son camp sobre Cerviá. 

Cap noticia deis Priors, coni tampoch del Monestir, donen els au- 
tors de la España Sagrada y el Padre Villanueva; nosaltres inés scr- 
tosos, podrém darne algunes d' inéditos que 'ns permeterán seguir, 
casi tots els que governaren la casa flns ais comensos de la centuria 
xiv; lo que devém agrahirá la amabilitat de D. Francisco de Bofarull, 
digne arxiver del Reyal Arxiu de la Corona d' Aragó, qui 'ns ha facili- 
tat datos y 'ns ha permés investigar dit riquisim arsenal diplomátich, 
com també devém cooperado á nostre bon amich 1' erudit historiayre 
senyor Monsalvatje que 'n posséheix d' igual procedencia. 

D' aquéts datos condensáis y de la documentació conservada en la 
Sala de Monacals del indieat Arxiu, que ja tenim citada per nota, s' en 
desprenen la existencia deis que mencionaren!, concretantnos á men- 
tar generalment, un fet de cada un d' ells, per comprovar llur exis- 
tencia y son regiment en el Cenobi de sa governació. 

Trovém en la centuria XI. a un Gauzbert, que en I' any 1096 acepta 
una donado de Gaufrct Bastons y de sa esposa Adalgurdís, segons un 
document del Arxiu d' Hisenda de Gerona extractat per lo Sr. Monsal- 
vatje. (1) 

Del segle xn Elies que en 1121 reb del Monestir de Sant Pere de 
Galligans á Berenguer y á sa descendencia com á home propi de son 
cenobi. Joan estableix un cens anyal, á set idus desembre de 1128, y 
en el 1132 firma una donado feta al Monestir per Balví, preveré, en 
primer d' octubre. Arnal, firma en 31 juliol de 1141 el testament de 
Berenguer en quefa deixes á la casa. Urbá en 1164 firma el testameut 
d' Arnal Guillém de data 30 juliol, en el que es nomenat marmessor 
y 's fan llegats al Monestir. Pere en 13 maig de 1178 es nomenat mar- 
messor en el testament d' Arnal, clergue, de Cerviá. Altre Pere que, 
no sabém si es el mateix que 1' anterior, compra varíes oliveros á Ar- 
nal de Frau y altres, en set calendes janer de 1185. Elíes, en 1188, 
firma una concordia entre Arnal de Palou y el Abat y monjos de Clusa, 
y Pere en 26 juny de 1 199 f á una donado al canonge Cerviá de Gerona. 

En el xm cn segle son d' esmentar: Girbert que en 2 juliol de 1216 
firma cessió de drets sobre unes cases, mitjansant un cens anyal. 
Castelló, en 1220 firma la venda d' una vinya y pessa de térra feta al 
Monestir per Ruirans en 20 febrer. Umbaudo ais 7 febrer de 1230, 



(1) Noticias históricas, tom. 11, pAg. 359, 



426 J. B. TORROELLA 

aprova una venda feta entre particulars per ralló de tenirhi senyoria 
el Cenobi. Guido en 1249 aprova una venda entre particulars en el 
mes d' octubre. Bernat Audegario en 4 febrer de 1256, ell y son con 
vent, establexen una casa. Egidi estableix en 7 inars de 1263 una 
condamina errua á Berenguer Arnal. Bernat de Monrodó en 1270 con- 
firma la possessió d' una finca á R. Bastón de Kaset, ab data 1 d' oc- 
tubre. Ramón Arnal en 25 abril de 1273 firma una venda privada. 
Ferrario estableix cinch pesse.s de térra en el mes de novembre de 
1275. Ramón Amalen 18 febrer de 1295 acensa á Ramón Ferrer una 
pessa de. térra, Pons firma y lloha una venda ais 3 febrer de 1299 

Y en la XIV" centuria, sois havém trobat memoria d' un Joan 
quí, en 13 janer de 1305 firma la venda d' una vinya, y en el any 1308 
reduheix son cens á Guillém Galí, de Cerviá, ab data del 4 d' abril. 

Resumiut la materia apuntada ó inclohenthi elsuoms deis dos priors 
únichs coneguts fins are, (1) pot formarse la Uista deis priors cervia- 
nenchs, fins ais comeusos del XIV eu segle, del modo com segueix: 

PRIOROLOGI DEL MONESTIR DE SANTA MARÍA DE CERVIA 

Noms E-vistian. 

Gauzbert 1096 

Elíes 1121 

Joan 1128-32 

Arnal 1141 

Urbá 116* 

Pere 1178-85 

Elíes 1188 

Pere U99 

Guillém 1210 

Girbert. . 1216 

Castelló 1220 

Umbau 1230 

Guiu 1249 

Bernat Auger 1256-57 

Egidi 1263 

Bernat de Montrcdó 1270 

Ramón Arnal 1273 

Ferrer 1275 

Ramón Arnal 1295 

Pons 1299 

Joan 1305-08 

Mars ele 1901. JOAN B. TORROELL\ 



(1) Sogons documenta citats per los scnyors Pella y Forgas y Monsalvatje. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE B0NA PARLERÍA 427 

LIBRE DELS ENSEKYAMENTS DE BONA PARLERÍA 

de Mestre Brunet Latí 
■ — <3#> 

(Continuación) 

La tercera manera de negar lo dit de ton aduersari es con ell fa en 
son dit una comparado entre dues coses, e tu dius que aquella cosa no 
es pas semblant a aquella altre, per qo con son de diuerses maneres. 
Car si ell diu que tu volries hauer míllor candil que ton vehi, donchs 
volries tu hauer millor muller, e tu negues son dit per qo car muller es 
daltra manera que eauall. O per qo ear elles son de diuerses natu- 
res (1), car si ell diu que hom se deu enfellonir axi con leo, e tu negues 
son dit per qo car home es daltra natura que leo. Ho per qo car elles 
son de diuerses forces, car si ell diu que Pirrus den esser condempnat 
a mort -per la muller de Horestes (?) la qual ell embla, tot axi com París 
quiembla Elena e tu negas son dit per qo car la fortfet de Paris fo pus 
fort que aquell de Pirrus. Ho per qo car no son de un gran, e lo fet no 
es axi greu com laltre (2), car si ell diu Aquest home qui ha un home 
mort deu esser jutiat a mort, axi com aquell altre quin ha mort dos, tu 
negues son dit per qo car ell no ha fet tant mal com aquell altre. 
Atressi dich io en suma de la diuersitat del temps, del loch, del cors e 
de la oppinio, e de totes les diuersitats que son en los homens e en les 
coses, car de totes pot lo bon parlador rependre son aduersari e defer- 
mar son confermament. 

La quarta manera de negar lo dit de ton aduersari es con ell re- 
compte algún jutiament de sauis homens, car aquell argument pot ell 
confermar en III1 maneres, ho per lengua de aquells qui lo jutiament 
donaren, axi com Juli Cesar dix que los ancians sauis de Poma per 
lur gran seny hauien perdonat aquells de Cartayna. Ho ell lo pot con- 
fermar per la semblanQa que aquell jutiament ha ab la cosa de la qual 
ell parle, axi como feu un pretor de Roma com ell dix, Axi com nos- 
tres antecessors perdonaren a aquells de Cartayna tot axi deuem nos 
perdonar a aquells de Grecia. Atressi lo pot ell confermar per qo que 
ell dix qo es que lo jutiaren que so que ell recomptaue fo confermat 
per tots los homens (3), ho per tots aquells quil hoiren ho qui confer- 
mar ho deuien. Atressi lo pot ell confermar per qo car aquell jutiamen t 



II) Así por el contexto. El ejemplo está, mal traducido.— Ohnl). dice. On le doit redouter 
comme lion. 

(2) El francés dice solamente. On porce que il ne sont d'un grant. 

(3) Autrcssi le puet il confermé porce que il dist que le jtigement que ¡1 ramentut fu 
Confermé par trestouz hornea. 



428 J. CODINA Y FORMOSA, PBKO. 

fou maior e pus greu que la cosa de que ell parla, ;i\i com ten Cato 
com ell dix que Mállius Torgúatut jutia son flll per ce tan solament con 
ell suehi lus Wranchs ultra son manament. 

Aqüestes son les IIII. maneres per eonf'erniar lo jutiameiit. E tu si 
es mantineut apparellat a defermar co que ell ha dit per lo contrari de 
sos confermaments, si tu pots 90 es a saber que si ell lo loa, tu lo blas- 
me, e si ell diu que lo jutiainent fo confermat, e tu. digucs que no fo. 
Atressi fe de totes les rahons contraríes que fell diu sobre lo jutiament, 
90 es que digues les rahons contraríes. 

Mas per 90 car los ensenyaments del parlar deuen esser comuns en- 
tre lo un parlador e laltre, diu lo Mestre quel parlador qui recompte 
lo jutiament deu molt regardar que lo jutiament no sie dessemblant 
daquella cosa de la qual ell parla, per 90 com son aduersari lo poria 
leugerameut reprende. 

Apres se deu gardar lo parlador quo ell no recompte tal jutiament 
que sic stat contra los hoidors, per 90 car ells creurien mantinent e 
dirien que a90 es contra dret e que lo jutje ne degre esser condempnat. 

Apres a9o deu ell gardar que tant com el puxe se guart que re- 
compta de molts bons argumeuts loats e sabuts, e ell non digue neguns 
stranys e desconeguts (1), car 890 es una cosa de que son aduersari lo 
pot leugerament rependre e defermar son dit. 

Ara hauets hoit (2) en qual manera hom pot defermar tots vers sem- 
blants arguments, e axi fa vuymes bon dir (3) del defermament deis 
necessaris. 

(Cap. LVI)— Del desfermament quinega los necessaris 
arguments (4). 

E si ton aduersari fa sobre son dit arguments necessaris, tu deus 
mantinent considerar si lo argument es necessari, ho si ell porta sem- 
blaba de necessitat. Car si ell es dretament necessari, tu no has pas 
poder de contradir. Mas si ell porta la semblaba e ell no sie neces- 
sari, la donchs los poras tu defermar per aquelles vies matexes qui 
foren dites damunt en lo capítol de necessaris arguments, 90 es saber 
per repreniment, ho per nombre, ho per simple conclusio. 

Repreniment es com lo parlador diu dues ho tres ho moltes parts, 
deles quals si tune confermes una, qualque sie, certes tantost élite 
conclou.si ella es vera. Mas si es falsa, tu la pots deffermar en dues ma- 
neres, co es o en deffermament de totes ses parts, ho en deffennament 



(1) El Ms. tiene raspaduras. El original dice: Apres ce doit il garder que quant il puet 
ramenteroir mains bons jugeniens loez el seurs, qu'il n'en die un estrange et mesconneu. 

(2) Assez avez oi 

(3) Si fait huimaia bou á diré. Vuy significa avuy, ara. 

(1) Continúa la equivocación en los títulos. El de este capitulo dice en el MS: Del del- 
fermament qui nrga la conclusio; que debe ser el título del cap, 57. 



LIBRE DBLS ENSENYAMENTS DE B0NA PARLERÍA 429 

de la una sens plus. Rabo com, ton aduersari vol concluir que tu no 
deus pas castigar ton amicb, e depertex son dit en dues parts en 
aquesta manera, O ell tem onta o vergonya (1), o no la tem pas. Si ell 
la tem, nol ne castichs i^as, car ell es bon. Si no la tem, nol ne castichs 
2)as, car ell ha per no res ton castigament. Aquest argument no es pas 
necessari, mas sembla ho. E tu deus mantinent defermar ab dues les 
parts en aquesta manera, Certes io lo deig castigar. Car si ell tem ver- 
gonya, ell no mens presara (2) mes páranles. E si ell no tem vergonya, 
de aytant lo deig io plus castigar, per co car ell no es saui. E si tu vols 
desfermar la una de aqüestes parts, sens plus, tu dirás en axi, Certes 
si ell tem vergonya, verament io lo deig castigar, car ell se millorara 
e se smenara (3) per mos dits, e lexara sa error. 

Nombre es com lo parlador compta en 90 que diu moltes coses per 
la una proua, segons (jo quel compte diu en lo capítol deis necessaris 
arguments. La donchs mantinent te coue defermar son nombre, car 
ell pot hauer tres vicis don lo primer si es si ell no nombra aquella 
part que tu vols afermar, en aquesta manera (4), ton aduersari diu 
axi, Ho tu has comprat aquest cauall, ho ell te fo donat, ho ell fo no- 
drit en ton alberch, ho te sdeuench per heredetat, ho si acó no es, donchs 
lo has tu emblat. Mas io se be que tu nol has comprat, net fo pas donat, 
net vench per heretat, ne nasch en ton alberch, donchs lo has tu emblat 
sens falla. E con ell ha axi conclos, tu deus mantinent dir la part que 
ell lexa en son nombre, e digues que tu lo has guanyat al torneig, car 
son argument hi es tot defermat, si acó es ver que ell non haia pas 
comptat. 

Lo segon vici es con ell nombre una cosa la cual tu li pots contra 
dir. Car si ell diu que aquest cauall no te euench pas per heretat, e tu 
pots dir que si feu, certes son argument es tot trencat. 

Lo tere vici es com una de les coses que ell nombra, tu les pots be 
regonexer o affermar sens la jura (5), en aquesta manera, ton aduersari 
diu axi, O tu stas aquí per lutxuria, ho per aguayt, ho per profit de ton 
amich (Certes tu li pots afermar que tu hi est per profit.) 

Simple conclusio es com lo parlador conclou co que vol per la íorca 
duna cosa que ia es dita dabans. Mas acó es en dues maneres, ho ell 
ho proua per necessitat, ho per semblanca de necessitat. (E si es per 
necessitat), tu no li pots pas contradir. Car si ell diu Aquesta fembra 
es prenys, donchs ha ella conegut home, e, Si aquest home spira, do7ichs 
ell es viu, certes tu noy pots res dir en contrari. Mas si es per sem- 
blanca de necessitat, en aquesta manera, Si ella es mare, donchs ama 



(1) Ou il crient honte, ou il no la Orlent pas. 

(2) II ne despitera mes diz. 

(3) Literal: se millorara es smenara. Asi el MS. 

(4) Itaisou comment. 

(5) Sanz laidure (fr. mod. laideur). La jura es pues Uetgesa, 



430 J. CODINA Y FORMOSA, PRRO. 

i lia son fill, certes tu li poras rcspondre e mostrar que acó no es pas 
per necessitat, ans poria esser daltrament, (jo es que nol amaria (1). 

(Cap. LVII. — Del desfermament qui nega la conclusio (2). 

Le segon defermament es com tu regoneixs que lo proposament ho 
la empresa de ton aduersari es vertadera, mas tu riegues sa conclusio, 
per 90 car ella no neix de co que tu hauies reconegut o proposat (3), 
ans conclou altre cosa que no deu ne pot esser, en aquesta manera (4), 
les gents de sta vila anaren a la host, e sdeuench se que com tu hi ana- 
ues una mal al tí a te pres en la carrera qui no te lexa pas anar tro a la 
host, de que ton aduersari ten acusa e conclou en aquesta manera, Si 
vos fossets vengut a la host, vostres conestables vos agren vist, mas 
nous veeren, donchs no hi volgues vos venir. Ara te guarda que en 
aquest argument tu affermes be lo proposament de ton aduersari, (;o 
es que si tu fosses stat a la host los conestables te agren vist, e afferma 
ta presa, co es que eils not vaeren pas. Mas sa conclusio no hix pas de 
acó, car la hon ell diu que tu noy volguists anar, ell no diu pas veri- 
tat, per 90 com tu hi volies be anar mas no poguists. Aquest eximpli 
es tan ciar e tan ubert que leugera cosa es aconexer son vici. E per co 
vol lo Mestre mostrar un altre eximpli pus scur a entendre (5) per mils 
ensenyar co ques pertany a bon parlador. Car la hon lo (vici es) scur 
a entendre, ell pot ben esser prouat atressi com si fos vertader. E acó 
pot esser en dues maneres, co es o per 90 car ell cuyda que tu afferms 
certament una cosa duptosa. (Falta: ou por ce que il cuide que il 
ne te sovieigne pas de ce que tu as affermé et reconeu; et se c'est qui il 
cuide que tu aies affermé á certes une chose doutouse) , perqué ton 
aduersari te conclou, la donchs mantenent te couen a mostrar len- 
teniment lo cual tu hauies con tu affermests aquella cosa, e a dir que 
ell ha reprenat son argument a altra cosa, en aquesta manera (6), ton 
aduersari diu axi, Vos haues mester argent, e tu affermes be son dit e 
segons aquella intencio, 90 es a dir que tu ne volries hauer maior 
summa que non has. Mas ton aduersari pensa a altre cosa e diu, Mas 
vos haues mester argent, car si acó no era vos no fariets mercadería, 
donchs sots vos pobre. Garda donchs que ell te conclou per altre in- 
tencio, e per 90 pots tu desfermar son argument en lo qual ell preña e 
muda co que tu entenies. Mas si ell cuyda que tu haies oblidat §0 que 
tu has regonegut e con, ell fara una maluada conclusio contra tu en 



(l) Esta última (rase aclaratoria «o está 011 el original. 

1 a 1 El título del MS. es: As»i mostró, en quina manera hom deu desfermar lo argument 
qui es vicios; que es el titulo del cap. 58. 

(3) Ojie tu avoiee reconeu. 

(4) Raison comment. 

(5) El MS. dic« equivocadamente: pus ciar. 

(6) Eaisou comment. 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 431 

aquesta manera, Si la heretat del mort se pertany a tu, cascun deu 
creure que tu lo occist, E sobre aquest mort (1) diu ton aduersari mol- 
tes paraules e assigne moltes rahons a prouar sa cosa. E con ell ha fet 
acó, ell pren son argument e diu, Sens falla la heretat se pertany a 
tu, donchs lo has ocis. Garda donchs que aquesta conclusio nos segueix 
pas de acó que la heretat pertany a tu. E per 90 couense diligentment 
regardarla forsa de son argument, don ell lo trau, en qual manera lo 
conienca (2). 

(Cap. LVIII). Assi mostra en quina manera hom deu dcsfermar lo 
argument qui es vicios. (3) 

Lo tere desfermament es com tu dius que lo argument de ton ad- 
uersari es vicios, e acó pot esser en dues man eres, ho per co com lo 
vici es lo argument mateix, ho per (jo car nos pertany a acó quel par- 
lador proposa. 

E sapies que. vicios es lo argument con ell es del tot fals, o si 
ell es comu, ho si es universal, ho lleuger, ho lunyada de la ma 
teria de que parla (4), ho mal appropiat, ho duptos, ho cert, ho no 
afermat, ho leig, ho enuios, ho contrari, ho mudable, ho aduersari. 

Ffals es aquell quis pertany de monsoneguers, en aquesta manera, 
Negu no poria esser dit saui qui despen sos diners, mas Sócrates des- 
pes tots sos diners, donch ell no fou pas saui. 

Comu es aquell qui no se pertany a tu mes que a ton aduersari. 
Car si tu dius en axi, Jo diré breument, per co com io he bon dret, 
atressi be ho pot dir ton aduersari con tu. 

Universal es aquell qui pot esser retret sobre una altra cosa qui no 
es vertadera, en aquesta manera, Senyors jutges, jo nom fora mes so- 
bre vosaltres, si io nom cuydas quel dret fos tots temps deuers mi. 

Lauger es en dues maneres. Una qui es a dir á tort, axí com lo 
vila diu, Si io sabes que emblas mos bous, io agre tencada me stable. 
Laltra manera es a cobrir una lega cosa de leig cobertor, axi con feu 
lo caualler qui desempara son Rey con ell era en sa bona senyoría, e 
punys que son Rey fo exellat, (5) son caualler lo encontra un jorn et 
dixli, Senyor, vos me deuets perdonar, car ious lexe sol a vostre socors (6). 

Lunyaderat argument es aquell qui es pres de trop luny, segons 
que feu la sirventa o cambrera de Medea que dix, Deus volgues que 
hom no hagues talláis los cabirons de que foren fetes les naus. 



(1) Et sor ce mot: e sobre aquet mot 

(2) Dont U le trait, et comment. 

(3) Los títulos continúan equivocados. El del MS. dice: Del desfermament qui diu azi 
ferma raho com son adversan; que es el título del cap. .v.i 

(4) El original dice sencillamente: ou lontains. 

(5) Exellat, es decir desterrado: essillier. 

(6) Porce que je me appareilloie a aler tout seul a vostre secours. 



432 J. C0D1NA Y FORMOSA, PBRO. 

Mal appropiat es en tres maneres. Una es qui diu les propietats 
qui atressi son comunes axi a una cosa coin a altra. Car si tu me de- 
in.i nos les propietats del lióme qui es desacordable, ío diría que 
desacordable (l)es aquellqui es maluat < enugios entréis homem. Cer- 
tes aytals propietats no son plus deis descordables, que deis orgullosos, 
que deis folls ; ne que de un altre maluat lióme. La segona manera diu 
les propietats que no son pas veres, mas falses. Car si tu demanaues 
de les propietats de sauiesa, e io deia que sauiesa no es altra cosa mas 
guanyar diners, eertes io diria que falsa es aquesta propietat (2). La 
tercera manera diu algunes propietats, mas no ]ias totes. Car 
si tu me demanaues de les propietats de la folia, e io deia que folia es 
de cobéiar alta nomenada, eertes jatsie acó sia follia de alguna part, 
si no deye io pas totes les propietats de ffollia (3). 

Duplos es aquell argument qui per duptoses coses vol prouar una 
cosa duptosa, en aquesta manera, Senyors rrinceps de l<t térra, vos 
no deuetspas haver guerra la un contra lalbre; per co con lo Den qui 
gouerne lo mouiment del cel no sentrecombate de co pas (4). 

Certan es con lo parlador conclou 90 matex que son aduersari con- 
ferma e lexa 90 que deuría prouar, axi com feu lo aduersari dorestes 
(de Horestes) com ell deuia mostrar que Horestes hauia mort a sa mare 
a tort, ell mostra que le hauia morta a dret, acó no hi era necessari 
pas per co car ell no ho denegaue ans deya que le hauia morta 
a dret (5). 

No affermat es com lo parlador diu moltes de paraules e de con- 
fermaments sobre una cosa que son aduersari nega tot plenament, en 
aquesta manera (6). Ulixes fo acusat que ell hauia mort nom propi(l) 
Jacen, mas deya ell que no hauia, e totes vegades son aduersari deya 
grans manasses e grans paraules, que acó era molt lege cosa que un 
vila hage mort un tan noble caualler, , 

Leig argument es aquell qui es deshonest per raho del loch, co es 
saber, a dir lege paraule dauant laltar, ho per raho daquell quil diu, 
axi com si un bisbe parlaue de fembres o de lutxuria, e per raho del 
temps, co es si al jorn de Pascha hom deya que Deus no ressucita pas, 
o per raho deis hoidors, co es si dauant los religiosos hom parlaue de 



(1) El fraucés: descordable, adjetivo verbal de déaaccorder. 

(2) Léase: io diria falses propietats: je diroie f;nis.-rs propicien. 

(3) Léase: io no digui pas...: je lie di mié... 

(.1) El MS. ha sustituido la alusión pagana del original: li dieu qui gouernent les mo- 
vemenz dou ciel, ne s' cntrceomliateiit mié. Traduciendo por singular, resulta ridiculo el 
combatir entre si.— TJua nota marginal dice inocentemente: Nospot dir que Deushaia ¡ni, 
daso com en Deus li- 1 haia [ra, 

(5) 11 devoit monstrer que 11. avoit tue sa mare, il monstrn que ¡1 l'avoit oeisé, et ce 
ne besoignoit pas porce que il ne Ir denioit mié, ainz disoit ijue il Vtn oit a droit ocise. 

(6) Eaison commeut. 

(7) Recuérdese que esta advertencia (nom propi) delante de Ayax la hemos encontrado 
otras veces, 



LIBRE DELS ENSENYAMENTS DE BOMA PARLERÍA 433 

vanitats e deis clelits del segle, ho per raho de la cosa, 50 es a dir que 
qui parla de Santa Creu no deu pas dir que sien forques. 

Anuios es aquell qui anuia a la voluntatdels hoidors. Car si dauant 
los prestadora io loaue la ley que danrpna la usura, mon parlar anuia- 
ria ais hoidors. 

Contrari argument es com lo parlador diu contra co matex quels 
hoidors han fet, en aquesta manera, jo vaig dauant Alexandre e acu- 
sare algún home de 50 que ell hauia destruida una ciutat a forsa de 
armes, e diré que no ha al mon tan cruell cosa com pendre ciutats e 
destruir les. Certes aytal argument es ben contrari, per co com lo oidor, 
co es Alexandre, destroui moltes viles e ciutats. 

Mudable es con un parlador diu (de) una matexa cosa dues diuersi- 
tats que son la una contra laltra, segons co que un hom diu que ha con- 
questes virtuts algunes non ha opa altres a ben viure (1), e puys apres 
diu ell matex que negu no pot be viure sens sanitat. E un altre, con 
ell hac dit dix (2) que ell hauia seruit son amich per amor, puys apres 
ell dix que ell entenia dell gran seruey (3). 

Aduersari argument es aquell qui mes fa contra lo parlador que 
per sa part. Car si io volia conortar lo eaualler a la batalla, e io deia 
que nostres anamichs son grans, forts e bonauenturats, certes acó seria 
mes contra mi que per mi. ■ 

Ara couen a dir de la altra manera del argument qui es vicios, co 
es con ell nos pertany a acó quel parlador proposa. E acó pot esser en 
moltes mañeros, co es si lo parlador promet que ell dirá moltes coses, 
e de puys non diu mas una. Ho si ell ho deu mostrar tot e non mostra 
mas una partida, 90 es saber si lo parlador vol mostrar que totes les 
remores son auares, e ell no ho mostra mas de una o de dues Ho si ell 
nos deten de co don es blasmat, segons qo que feu Paquui (4) cora 
ell volch deffendre música qui es blasmada per molts, ell no la deffes 
pas, mas ell loa molt sapiencia. Atressi feu aquell qui era blasmat 
de vana gloria (5), car ell nos defes pas, ans clix que ell era molt 
fort e ardit en les armes. O si la cosa es blasmada per lo vici del 
home, axi com fan aquells qui dien mal de la Santa Sgleya (6) pel- 
la maluestat deis Prelats. O si io volie loar un home, io diría que 
ell es molt rich e ben struch, mas io no dich pas que ell hage 
alguna virtut. O si io fas comparacio entre dos liomens ho entre 
dues coses en tal manera que ell nos cuyda que io no pusque loar 
la una sens blasmar la altra, o si ell loa la una solament e ell no 



(1) Arréglese según el original: Uns hom dit: Quiconques a leí vertua, il n'a mié mes- 
tier d'antrea a bien vivre. 

(2) Sobra dix. 

(3) II atendoit de lui grant servise. Una variante: grana guerredons. 

(4) El MS. ha sido retocado y dice Paquiui. 

(5) El MS. dice: una gloria. El original: vaine glorio. 

(6) El MS. dice: senyors de la Sgleya. El original: qn¡ dient mal de Sainte Egljse. 



434 J. CODINA Y FORMOSA, PBRO. 

fa nulla mencio déla altra Axi com si nos erem a consell per ordo 
nar qual val mes ho la pau lio la guerra, jo no finaría de loar la 
pan, mas de la guerra no diría io res del un ne del altre (1). O si 
io demanaue de una certa cosa e tu me responies de una general, car 
si io te demanaue si lo ors corre, e tu dius <|ue un home e un animal 
corre. O si la ralio la qual lo parlador ret es falsa, car si ell din que 
dinersson bons per co car donen ais homens pus bennyrada vida que 
res del mon, certes la rabo es falsa, per co con diñen donen al home 
molt gran treball e mala uausa, segons Deu e segons !o segle. O si lo 
parlador ret feble raho de son dit, segons co que feu Plautus dix (2J, 
qui digue que no es massa bona cosa que hom castich sos anamichs 
dauant tots de sos deffalliments per co io no vull castigar mos amichs 
dellurs amichs de llurs mals fets (3). O si lo parlador ret tal raho de 
son dit que acó es alio matex que ia ha dit, car si ell diu que auaricía 
es trop mala cosa per co car cobea de argent ha fets molts mals e grans 
dampnatges a moltes gents, certes auarieia e cobea son una matexa 
cosa O si lo parlador ret una petita raho lia on ell la poria retragran, 
car si ell diu que bona cosa es amistat per so con hom na molts delits, 
certes ell pot dir mellor raho quey ha molt proflt e honestat e virtut. 

(Cap. LIX). — Del desfermament qui diu axi ferma raho com 
son aduersari (4). 

Lo quart desfermament es con ton aduersari ha dit son argument e 
tuns dius al encontré un altre atressi fort o plus. E aytal argument se 
pertany plus a la contesa qui es sobre lo consell a pendre que altra 
cosa. E sapiats que aquest deffermament pot csser fet en dues ma- 
neres. 

La primera es com mon aduersari diu una cosa que io consent, e 
axi es ferma, mas tot mantinent io dich al encontré un altra pus ferina 
raho qui es formada per necessaris arguments. 

Car la on Cesar deya nos deuen perdonar ais conjuráis per co com 
son nostres ciutadans. ver es, dix Cato. que. ells son nostres ciutadans, 
vías si ells no son condempnats a mort conue se a ferma forra que Bo- 
ma sie destruida per ells. 

La segona manera es com mon aduersari parla de una cosa que 
ella es profitable, e io dic que ver es, mas io mostrare tot mantinent 
que co que io dich es honesta cosa, car sens falla honestat es pus fer- 
ma cosa que profit (5) o aytant matex. 



(1) Ne diroie je ne ce ne quor. 

(2) Selonc ce que Platons dit. Variantcr: Plautus, Plauciui. 

(3) Sobra: de llurs amicha. 

14) El título del MS es; De U VI." parí del eomple; que es el título flel cap. Cu 

(5) El MS. lia sido retocado asi: honestat es pus tirina cusa que no profit osa. 



LIBRE DBLS ENSENYAMENTS DE BONA PARLERÍA 435 

Mas assi se calla lo Mestre de la sinquena brancha del compte, co 
es del desfermarnent a parlar, del qual ell ha dit 90 que ell dir ne sa- 
bia De aqui cuant dirá de la sisena brancha co es de la conclusio. 

El grupo octavo de capítulos lo formau los LX LXIV, sin ninguna 
subdivisión, y termina: Mas assi se calla lo Mestre. 

(Cap. LX.)-i»tí la VI." part del compte (1). 

Apres la doctrina del desfermarnent e de totes les V. primeres 
branques del compte, ve la derrera brancha, co es la conclusio, la non 
lo parlador conclou ses rahons e posa fi a son dit 

Empero nos trobam que Hermogores diu en sos libres que dauant 
la conclusio deu esser mes lo trespas, e axi feye VIL branches al 
compte. Mas lo molt saui Tullius Cicero qui de bona parlaría passa 
tots hornens, blasma trop la sentencia de Hermogores (2). E uos ha- 
uets be hoit sa enrera que trespas os com lo parlador dix un poch de 
sa propia materia e trespassa a un altra per occasio de loar si e la sua 
partida, e de blasmar son aduersari e sa partida, o per occasio de con- 
formar o de fermar no pas per arguments (3), mas per crexer sa cosa, 
segons co quel Mestre ha dit sa enrera en lo capítol Con hom pot cre- 
xer sa materia e moltes altres (4). E de aquest trespas Tullius diu que 
no es ne deu esser tot per la brancha del compte, ans es sotsmes a la 
brancha del compte (5). E per co se calla ab aytant lo Mestre (6), e 
diu que conclusio es la exida e la fi del compte, mas es sotmesa ais 
arguments de les branques del compte. E sapias que la conclusio ha 
tres partides, co es saber recompte, desdeny e pietat. E vos hoirets de 
cascuna partida per si diligentment e primerament de recompte. 

Juan B. Codina y Formosa, Pbro. 
(Se continuará). 



(1) Continúa la confusión en los títulos del MS. El de este cap. es Del reiompte. que 
pertenece al cap. 61. En el original si' lee: De la siseime branche (un códice partie) dou conté, 
ce est de la conclusión, qui est la derruirte. 

(2i Al transcribir el capítulo 2 ° dije que Erinágoras es problablcmcnte Ermógenes de 
Tarso contemporáneo del M Aurelio), retórico de la época greco-romaua. La frase del 
MS : Tullius Cicero .. blasma trop la sentencia de Hermogores, no se opone á esta opinión, 
pues dicha frase puede referirse á la doctrina, y no á la persona. 

(3) Ou por achoison deconformer non mié por argument 

(4) Comment on puet croistre sa cause ou sa matiere, et en mains autres leus. 

(5) Dit Tulles de cestui trespas, que il n'est ne doít estre tout part lui branche don 
conté; y faltan en el original las restantes palabras del MS. 

(6; La frase se calla lo Mestre es aquí irregular. 



436 NOTICIAS 



NOTICIAS 



En la sesión de 23 de abril fueron nombrados por unanimidad aca- 
démicos correspondientes los señores D. Francisco de Paula Más, pres- 
bítero, en Mataró, D. Pedro Torres Lanzas, en Sevilla, D. Conrado 
M niños y D. Zacarías Martínez, religiosos agustinos del Real Monas- 
terio del Escorial. 



En la propia sesión y en vista de no haber sido posible por dificul- 
tades de tiempo principalmente, la celebración de la solemne sesión 
dedicada á S. M. el Eey de España, se acordó la publicación en el 
Boletín de esta Corporación de los trabajos que se habían destinado á 
dicho acto. 



En la ordinaria celebrada el día 14 de mayo leyó el socio de nú- 
mero D Federico Rahola el prólogo que ha puesto á la obra del señor 
Ventalló sobre la Historia de la industria lanera en Cataluña, 



En la sesión del 13 de junio se acordó que conste en actas la satis • 
facción de la Academia por haber recaído en dos de sus individuos de 
número y en un electo de esta clase, los señores Rubio Lluch, Carreras 
Candi y Trias Giró, los nombramientos de profesores de las nuevas 
cátedras de Literatura, Historia y Derecho civil de Cataluña, creadas 
por la Asociación de los Estudis universitaria catalans. 



En la sesión del 18 del propio mes de junio, última del curso, fué 
leída por D. Francisco de Bofarull la Memoria documentada sobre el 
origen y vicisitudes del Palacio del Lugarteniente, donde se halla ins- 
talado el Archivo de la Corona de Aragón desde 1853 La Academia 
acordó su publicación y la presentación juntamente con una instancia 
al Excmo. Sr. Ministro de Hacienda, solicitando se dignase tener en 
cuenta las consideraciones y pruebas aducidas en dicha Memoria an- 
tes de dictar resolución en la reclamación que del mencionado edificio 
formuló la Congregación benedictina como representante del Monaste- 
rio de religiosas de San Antón y Santa Clara de esta ciudad. 



•~-~íyV(«yí^"~» 



PUBLICACIONES 

DE LA 

leal Academia de Buenas Letras de lareelona 

MEMORIAS 

Tomo I.— Resumen histórico del origen de la Academia; Observaciones sobre los princi- 
pios elementales de la Historia, por el Marques de Ltió.— Precio, lo ptas 

Tomo 1 1. — Observaciones sobre los principios elementales de la Historia (continuación). 
—Disertación sobre la verdadera situación del país de los Hercavones (F. Pinos).— Fundamento 
de la opinión de que por francos, en los anales antiguos, se entienden todos los hombres del 
Imperio de Occidente (R. Ponslch).— Documentos para la historia de Mossen Borra (J. Ripoll) — 
Situación de Cartago Veius, Subur, ciudades de España (M. MayornV— Disertación sobre puntos 
de cronolopi ■ (M. Mayort).— Inscripción del siglo x en Barcelona (J A Llobet).— Verdadero sitio 
déla anligu . Aesona (Roí» y Rey).— Inscripciones ro nanas de ls. na (J. Moner).— Festejos en 
Barcelona cuando la venida de Carlos 1 (M. Bofarull).— Lugar quo ocupaba junto á Lérida e] 
campamento de César (J. Díaz)— Origen de algunos dichos y costumbres (Bastos).— La lengua 
catalana considerada históricamente (A. Bofarull). —Juliana Morell ¡Roca y Cornet) — Poeaias 
perdidas de Vallfogona (S. Mestres.;.— Muros ciclópeos de Tarragona (Hernández Sanahuja). — 
Informe de la sociedad arqueológica de Tarragona sobre antigüedades descubiertas (Hernán- 
dez).— Raices griegas y germánicas en la lengua catalana (Bergnes de las Casas).— Apuntes para 
la historia de la moderna literatura catalana (Féuj.— Apuntes históricos sobre Olérdula (Milá).— 
Opúsculos en antigua lengua catalana (A. Bofarull) —Precio, 15 ptas. 

Tomo III. -Blasco de Garay (Rubio y Ors).— Apuntes históricos sobre el Hospital de Bar- 
celona (T. Sivilla).— Noticia de artlstís catalanes do la Edad Media y del Renacimiento (Puiggari). 
—Dalos de Antonio de Campmany (Rubio y Ors) — Reseña del renacimiento de la lengua y lite- 
ratura catalanas (Rubio y Ors).— La Torre del Breny y castillo de Balsa reny (Trres)— Un libro 
más para el catálogo de los escritores ce lalanes(Luanco).— Tabla numularla de los Comunes de- 
pósitos de Barcelona (Negre). — Brunequilde y la sociedad franco-galo-romana (Rubio y Ors). — 
Njerros y (Jartells (Parasols)— Olérdula (Mllá).— Necrología de D. Jaime Ripoll.— Precio ÍO ptas. 

Tomo IV. — La expedición y dominación de los catalanes en Oriente juzgadas por los 
griegos (Rubio y Lluch —La carta puebla de Agramunt (Sisear).— Otro libro catalán descono- 
cido i.Luanco).— Los navarros en Grecia y el ducado catalán de Atenas (Rubio y Lluch .—El 
derecho funerario en las doce Tablas (Barallat).- Origen de la independencia del condado cata- 
lán (Rubio y Orsl.— Precio 10 ptas. 

Tomo V.— Tres cartas de Mos«en Rorra (F. Bofarull).— Sarcófagos romano cristianos en 
Cataluña (Rolet).— Orígenes del pueblo de San Martí de Provensals (Bofarull)— Nyerros y r>a- 
dells (B.rallal).— Recuerdos históricos de Molins de Rey tMaspons).— Predilección de Carlos V 
por los catalnnes (Bofarull).— El testamento de Ramón Lull ;Bofarulí).— Precio 15 ptas. 

Tomo VI.— Basfro provenzalista catalán (Rubio y Ors — Estudio de los sellos de Pedro IV 
de Aragón (Sagarra).— Intensivos de la lengua catalana (Balari).— Shakespeare y Moratín ante la 
fosa (Barallat).— Generación de Juan 1 de Aragón (Bofarull).— Dominación goda en la península 
ibérica (Romaní y Puigdengolasl —Documentos para la monografía de Montblanch (Botarull).— 
Precio, 15 ptas. 

Tomo VII.— Antigua marina catalana (Bofarull) — Jaime de Aragón, último comle de Urgel 
(Giménez!. -Un bandolero feudal (Mispons).-La heráldica en la filigrana del papel (Bofarull).— 
Precio, 15 ptas. 

Tomo VIII.— Primer fascículo: El poder judicial en la Corona de Aragón (Giménez Soler). 
—Precio, 2 SO ptas —Segundo fascículo: Los Vescomtes de Cerdanya, Conílenl y Bergadá 
(iliret y Sans).— Precio, 2'50 ptas.— Tercer fascículo: Importancia de la Sigilografía como 
ciencra'auxiliar déla Historia (Sagarra).— Precio, 2 ptas.- Cuarto fascículo: Lo Montjuich de 
Barcelona (Carreras y Candi).— Precio. 3 ptas. Quinto fascículo Algunas noticias acerca de 
las antigu h comunid ides de pescadores en el c«ho de Crem (F. Kahol»).— Precio, 2 ptas. 

Discursos do recepción de los Sres. Ubach y Vínyeta, Rubio y Lluch, Ribas Pbro., 
Broca, Sagarr», Llanas Pbro , Carreras y Candí, Torras y Bages Pbro , Vidal Valenciano, Codina, 
Presbítero, Giménez Soler, Cortejen, Pbro., Bás y Amigó, Miret y Sans, Hinojosa, Comenge, 
Rahola, Baró, Ellas de Molins, Casadesy Rubio do la Sern», venden á 2 pesetas cada uno. 

Libro de la Orden de Caballería de Raimundo liUllo, traducido en lengua cas- 
tellana, con un discurso preliminar de D. José Ramón de Luanco.— Precio, 5 ptas. 

Curial y Guelfa, novela catalana del XVn segle, con un discurso preliminar y notas de 
D. Antonio Rublo y Lluch.— Precio, 5 ptas. 

Ortografía de la Lengua Catalana, por la Real Academia de Buenas Letras —Precio, 
1 peseta. 

Sesión pública del día 2 de Jnlio de 1842, con las composiciones premiadas en 
elcertannn iRoudor de Llobregat, Las armas de Aragón en Oriente, Rugero de Flor).— Precio, 
1 peseta. 

Juicio critico de las obras de D. Antonio de Campmany, por Guillermo For- 
leza — Precio, 2 ptas- 

Breve reseña del actual Renacimiento de la lengua y literatura catala- 
nas, Memoria escrita por D. J. Rubio y Ors —Precio, 2 ptas. 

Noticia de la vida y escritos de D. Francisco Permanyer y Tuyet, Memo- 
ria escrita por D. Manuel Duran y Bás.— Precio, 2 ptas. 

Reynals y Rabassa, estudio biográfico y literario, por D Manuel Duran y 
Bás.- Precio, 2 ptas. 

La Tradición de los Pueblos literaria, filosófica y socialmente consi- 
derada, discurso de D. José L. Féu (acta de la sesión inaugural de 1868).— Precio, 1 peseta- 
Boletín de la Real Academia de Ruenas Cetras.— Tomo I, años 1901 y 1902.— 
Precio, 8 ptas. 



CONDICIONES DE LA PUBLICACIÓN 



Apareceré, en cuadernos trimestrales de 48 Paginas 

por lo menos 

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN 

En España y Portugal, un año Pesetas 4 

En el extranjero id » 5 

Todas las suscripciones empiezan en enero. 

No se venden números sueltos. 

La redacción en el domicilio de la Academia, Plaza del Rey, nú- 
mero 14, Barcelona. 

La administración á cargo de D. Juan Batlle, librería *V Arxiu» 
Tapinería, 48. — Barcelona. 




I 



<w 



BOLETÍN 



-0^Y 



DE LA 




MIU H MllfÜÍ 



DE 



BARCELONA 



Octubre A Diciembre de 1904 



Año IV 




Núm. 16 



Aito Académico CLXXVI 



BARCELONA 



Tipografía de la Casa provincial de Caridad 

CALLE DE MONTEALEQBE, NÚMEBO 5 
1904 



stt:m: ario 



Pies. 



Itinerario del rey Alfonso I de Cataluña, II en Aragón, por 

D. •Joaquín Miret y Sans. . . .- . ....... 437 

Libre deis ensenyaraents de bona parlería, por D. J. Codina y 

Formosa, Poro 475 

Noticias 48o 

Lista de señores académicos 484 

índice 488 



BOLETÍN 



Año IV D /^~\ T T7 HT T "R.T Núm. 16 



DE LA 



Real flcademia de Buenas Letras 

— DE BA£(CEDONA 



-- Í3 



OCTUBRE Á DICIEMBRE DE 1904 



ES — 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO i DE CATAtUR II EN ARAGÓN 

ni 

(de 1186 á 1196) 

El tercero y último período en que dividimos el reinado de Don Al- 
fonso, el Casto, es principalmente la época de preferencia de la política 
peninsular. Conquistada y asegurada la supremacía del Conde de Bar- 
celona, rey de Aragón, en toda la Provenza marítima y en el bajo 
Lenguadoc y en parte de la antigua Vasconia, principalmente en 
Bearn y Bigorra, vé llegada la oportunidad de dedicarse con mayor 
atención que lo había hasta entonces hecho, á los asuntos de sus esta- 
dos hereditarios y á dar mejor dirección á sus relaciones políticas con 
los vecinos reinos de Navarra y Castilla. 

Más de medio siglo que Navarra estaba en frecuentes conflictos y 
enemistad con Aragón y de esta situación anómala había sacado no 
escaso provecho Castilla. Cuando Don Alfonso observó claramente esto 
y comprendió que nada útil podía esperar de su alianza con el monar- 
ca castellano, resolvió mudar de política y trabó amistad estrecha con 
el rey Sancho de Navarra. Pero este cambio no fué inmediato En 1 186, año ns 
aun mantenía buenas relaciones nuestro soberano con el de Castilla, A „ reda 
pues ambos celebraron una entrevista y firmaron un convenio en la 
villa de Agreda el 21 de enero del año 1186 del moderno estilo, para 
poner coto á las demasías é independencia de Don Pedro Ruiz de 
Azagra, señor de Albarracín: «Facta carta apud Agredam. Era 
M. a CC. a XXIIII.*, XII calendas februarii» (1). Como de costumbre, 
cada rey puso su notario en la autorizaeión del acta, siendo Pere de 
Blandes por el de Aragón y Maestre Mica por el castellano. 



(1) Pergamino 403 de Alfonso I, archivo de la Corona do Aragón. 

1904.— 30 



438 



J. MIRET Y SANS 



A vi fió 

de 

Provcnza 



Conesa 



(¡erona 



No parece probable que estando en Agreda el 21 de enero, pudiese 
encontrarse al cabo de doce días en el Lenguadoc, trabando combate 
con las tropas del conde de Tolosa, y obligándole á levantar el sitio de 
la villa de Carcassona. Y sin embargo, refiere Bessc en su Histoire des 
/>ncs de Narboiine, apoyándose en antiguos martirilogios de la cate- 
dral de Carcassona, que Ramón de Tolosa, enemigo del vizconde Ro- 
ger de dicha ciudad, sitió ésta á principios del año 1186', pero corrió 
en socorro del vizconde el rey de Aragón, quien derrotó á los tolosa- 
nos sitiadores el día 2 de febrero. 

Sabemos, empero, que Alfonso, estuvo en la ciudad de Aviñón el 
día 23 de febrero del año 1186, pues así reducimos la data de la escri- 
tura que publicaron Martene y Durand y que por sei poco conocida 
reproducimos en su parte esencial: «Quod ego Ildefonsus dei gratia 
rcx Arag. Comes Barchin. et Dux Provincie, sicut olim recognovi con- 
cessi et laudaui Gaufredo pie recordaciouis Auenionensi episcopo, ita 
mine recognosco, concedo atque confirmo tibi Rostagno Auenionensi 
episcopo et successoribus... pignus de Albergo de Novas, quos avus 
metts Raymundus Berengarii et uxor eius Dulcía avia mea supposue- 
runt Laugerio Auenionensis ceelesie episcopo et canonicis pro mille so- 
lidis et... alios mille solidos de denariis nouis, quos avunculus meus 
Berengarius Raymundi a prenominato Laugerio episcopo in eodem 
pignore accepit... Et si moneta mutata fuerit, debeo reddere ego vcl 
succesores mei tibi et ecclesie vel canonicis si sine episcopo fuerit, cen- 
tum marchas puri et boni argenti. Recognosco etiam quod pater meus 
pro seruitio magno quod sibi et fratri suo Gaufredus sepedictus epis- 
copus (de Aviñón) in multis fecit et exhibuit, concessit et dedit ei 
perpetuo et successoribus suis et ecclesia Auenionensi albergara et do- 
minium et quidquid ad eum pertinebat vel pertinere debebat in villa 
de Verqueriis . . Actum est hoc apud Aucnionem XIIII calendas mar- 
cii auno dominice Incarnacionis MCLXXXV. Signum Ildef. regís 
Arag. Huius autem recognitionis et contirmationis sunt testes R. de 
Agout, G. de Sabrano, Brocardus, Elisárdus, R. de Auenione, Petrus 
Bremundi, Mataronus, G. Raiambaldi, G. de Monticiis, prior de Cor- 
thesone» (1). 

En marzo estaba en Cataluña nuestro monarca, y en el pueblo de 
Conesa, que está en los confines de la Sagarra y de la conca de Barbe- 
ra, celebró una concordia con Guerau de Eiguerola y Bcrenguer de 
Montpaó sobre la propiedad y diezmo de algunas tierras: «Facta carta 
apud Chonesa, mense marcii, anno MCLXXXVI» (2). 

El mes siguiente le hallamos en Gerona, otorgando un privilegio 
por el que coloca bajo su protección los bienes que Arnau de Massanet 
tenía por el monasterio de Camprodón, en la villa de Massanet: «Da- 



(1) Veterum escriptorum et monumentorum amplisehna collectio, I, col. 9liG (París, 1 7-' i . 

(2) Perg. 444. Archivo C. de A. 



ITINERARIO DEL REY ALFONSO I DE CATALUÑA, II EN ARAGÓN 430 



tam apud Girundam mense aprilis, per manurn Johannis de Beraxe 
anno Domini MCLXXXVI."» (1). 

Dentro del propio abril aparece también en Lleyda, donde celebró 
un convenio con Pons de Cabrera, referente á haber sido librado del cau- 
tiverio en que le había tenido el rey de Castilla: «Fuerunt acta apud 
Ilerdam in camera regia mense aprilis anno Domini MCLXXXVI. » (2). 

Podría ser que Don Alfonso estuviese presente en Vilafranca del 
Conflent el último día del citado mes de abril, cuando el abad de San 
Martí de Canigó constituyó al rey Alfonso I partícipe en los beneficios 
y oraciones, en la iglesia de dicho monasterio: «Data apud Villam 
francam anno MCLXXXVI, ultima die lune aprilis» (3). 

Nada sabemos del rey durante los meses de mayo y junio, hasta 
que se piesenta, en julio, en el norte de Aragón, en el pueblo de Un- 
castillo, confirmando la posesión libre de la Torre de Laiana, en el 
término de dicha población, a favor de S. de Biota: «Signum P. de 
Blandís literatoris domini regis qui hoc scripsit anno MCLXXXVI, 
mense iulii, apud Unum Castellum» (4). 

Tampoco tenemos dato alguno perteneciente al mes de agosto y en 
el siguiente septiembre volvió á Cataluña, pues está fechada en 
Montblanch la concesión y aprobación otorgada por Don Alfonso á 
Geralda, esposa de Pere de Puigvert, de todos los feudos y alodios que 
legaron á dicha señora, Guerau de Jorba y Saurina, situados en Vi- 
naixa, Albió, Validara y las Piles: «Actum est hoc mense septembris 
apud Monte álbum anno MCLXXXVI.% (5). 

El día 5 de octubre, siempre del año 1186 del estilo moderno, se 
encontraba nuestro monarca en Castro Verdejo, donde se avistó con el 
rey de Castilla y celebraron ambos un convenio y pacificación, dirigi- 
dos principalmente á la propiedad de los castillos de Albarracín y 
Verdejo: « Facta carta apud Castrum Verdeio, Era M. a CC. a XIIII. a , 
anno Incarnationis MCLXXXV. , III. nonas octobri. Et ego I. rex 
Castelle et Toleti hanc cartam propria manu roboro... ego similiter 
I. rex Arag.., hanc cartam propria manu roboro... et signo proprio et 
sigillo munio» (6). 

Dentro del mismo mes de octubre estuvo en Calatayud y allí firmó 
el convenio con los genoveses Guillem de Caffaro y Arnau de Burdin, 



Lleyíla 



Vilafranca 

de 

Conflent 



Uncastillo 



Montblanch 



Castro 
Verdejo 



(1) Arxivo de la Delegación de Hacienda de Gerona; citado por Montsalvatge en la 
Colección diplomática del Condado de Besalú; debiendo advertirse que Don Enrique Claudio 
Girbal, en su artículo Entradas depersonas reales y de individuos de sus familias en Gerona 
(Revista de Gerona, vol. XII), omitió esta visita ó estancia de Alfonso I en aquella ciudad, 
en el año 1186, como ignoró también ó dejó de recordar igualmente las que dicho monarca 
hizo en 1187, 1188. 

(2) Perg. 412, de Alfonso, aren. C. de A. 
1 3) Perg. 411, idem. 

(4) Perg. 426, ídem, y Varia 2 de Alfonso, fol. 56 

(5) Varia 2 de Alfonso, fol. 64, archivo C. de A. 

(6) Perg. 431, ídem y varia 2, fol. 59. 



Culnta yml 



440 J. MIRET Y SANS 

prometiéndole éstos sor lióles vasallos: «Actum esl lioc apud Cala- 
taiub, menso octobris, auno Domini Millesimo CLXXXVI. » (1). Estu- 
vieron presentes los prelados do Tarragona y Lleyda, Pons Uch, conde 
de Empuñes, Pons do Cerrera, vizconde de Bás, y el notario fue 
Bernat de Caldes. 

En noviembre tuvo el rey que dirigirse á Roda, lugar fortificado 
de Ribagorza, para sitiar aquella fortaleza, sin duda por rebelión de 
algún señor. Allí otorgó cuatro documentos curiosos con la misma 
data: La donación al monasterio de Poblet del castillo de Piedra, en 
Roila Aragón, con sus términos y otras tierras, para que sus monjes cons- 
truyeran allí un nuevo monasterio cisterciense: «Actum apud Ro 
dam in obsessione ipsius castri, anno MCLXXXVI, Era Millesima 
CCXXIIII. 8 , mense nouembris.» Son testigos Pelegrí de Castellazol, 
Artal de Alagon dominus Tarinus ál/eriz, Dot do Alcalá y García Or- 
tiz y el notario es Pere de Blandos (2) 

Orden del Rey á los justicias y bailes de Tamarit, Lleyda, Cervera. 
Tarrega, Tarragona y otros puntos para que cumplan exactamente el 
privilegio pontificio de exención de diezmos y primicias de las tierras 
del monasterio de Poblet: «Datum apud castruin Rodé, cum dominus 
illud teneret firmiter obsessum, mense nouembris per mauum Joannis 
de Beraxe, Era millesima CC. a XXIIII. a , anno ab Incarnato domino 
MCLXXXVI» (3). 

La permuta celebrada entre el rey y la orden del Hospital do Jeru- 
salem, cediendo el primero todas sus posesiones en Alguayre, cerca de 
Lleyda, y en Torre Blanca, no lejos do Fraga, y recibiendo el castillo 
y villa de Cetina: «Factura est hoc anno MCLXXXVI. , Era 
MCCXXIIII.'S iliense nouembris apud obsessionem Rodé» (4). 

Y por último, la promesa que Don Alfonso hizo á los Genoveses el 
día 30 del indicado mes de noviembre, durando todavía el asedio de 
Roda, de que combatiría á los Písanos ó á otros enemigos de aquellos 
en los asuntos del principado de Arbórea de Cerdefla exceptuados el 
Emperador y su hijo, confirmando enteramente el compromiso que el 
8 de octubre anterior había contraído con la Señoría de Genova el 
Conde de Foix, procurador del propio rey de Aragón: o Actum in obse- 
ssione Rodé, presentibus B. Ilerdensi episcopo, G. de Anglerola, P. de 



Roda 



(1) Perg. 133, itlem. 

(2) Finestres ha publicado este documento en Historia de Poblet, II, apéndices." 

(3) Filustre- , ídem, apéndice 7.°. 

(4) Perjí. i:;i y Varia 2 de Alfonso, fol. ó», Archivo C. de A. Publicado por Delaville le 
Roulx, en su Cartitlaire general de l'ordredc l'Hopital, y reproducido en mi monografía Soli- 
da histórica del monestir d'Alguayre. D. Emilio Morera ha publicado en Historia del ar:obi»- 
pado de Tarragona, los dos primeros de estos documentos otorgados durante el siti,, de 
Roda, tomándolos de un códice de Poblet existente en Tarragona, y dice equivocadamente 
que no se sabe que ningún autor mencione el hecho que d ir lias escrituras revelan, del sitio 
de Roda por el Rey Alfouso. Finestres y Delaville, según decimos, habían con mucha ante 
rioridad á la publicación de la obra del Señor Morera, dado a conocer este suceso por las 
datas de las mencionadas cartas reales. 



ITINERARIO DEL REY¡ALFONSO I DÉ CATALUÑA, II EÑ ARAGÓN 44t 

Blandís qui hec scripsit precepto clomini Regís, anno MCLXXXVI. , 
ultima die mensis nouernbris» (1). 

Transcurren dos meses en que no se encuentra rastro del paso del 
rey, y en febrero de 1187 aparece en Huesca, celebrando un convenio 
con Miguel de Xavierre, quien otorga al soberano la facultad de entrar 
en el castillo de Xavierre, tanto de día como de noche: «Facta carta 
apud Oschaiu, mense februarii Era MCCXXV. a » (2). En el propio mes y 
también en Huesca recibió Don Alfonso I el homenaje y reconocimien- 
to del alto señorío de los estados de la casa vizcondal de Bearn, pres- 
tado por Gastón de Monteada, vizconde de Bearn: «Datum apud 
Oscam, Era MCCXX V. a , tercio die iouis februarii anno ab Incarnatio- 
ne Domini MCLXXXVI. » (3). Estos dos documentos, otorgados en el 
mismo punto y tiempo, fueron autorizados por dos distintos notarios 



Huesca 



^vgwsr 




^rJUg^ 




3? #$*>€' £Z g&r ttf9^ 



,5^1^ r¿ v*(% 



Signos del rey Alfonso, de su esposa Doña Sancha y de su hijo Pedro 
en un pe