(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural"

BOLETIUST 



DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



DE HISTORIA NATURAL 



TOMO V— 1905 



MADRID 

ESTABLECIMIENTO TIPOGRÁFICO DE FORTANET 

IMPRESOR DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA 

Calle de la Libertad, núm. 29. 
1905 



Socios fundadores. 



D. José Argumosa, f 

D. Ignacio Bolívar y ürrutia. 

Excma. Sra. D.^ Cristina Brunetti 

de Lasala, Duquesa de Mandas. 
D. Francisco Cala, f 
Excma. S.aD.a Amalia de Heredia, 

Marquesa Viuda de Casa Loring. 
Excmo. Sr. D. Miguel Colmeiro. f 
D. Antonio Cipriano Costa, f 
Excmo. Sr. D. Cesáreo Fernández 

Losada. 
D. Saturnino Fernández de Salas, f 
D. Manuel María José de Galdo. f 
D. Joaquín González Hidalgo. 
D. Pedro González de Velasco. f 



D. Ángel Guirao y Navarro, f 

D. Joaquín Hysern. f 

D. Marcos Jiménez de la Espada, f 

D. Rafael Martínez Molina, f 

ü. Francisco de Paula Martínez y 

Sáez. 
D. Manuel Mir y Navarro. 
D. Patricio María Paz y Membiela. f 
Excma. Sra. Condesa de Oñate. f 
D. Sandalio Pereda y Martínez, f 
D. Laureano Pérez Arcas, f 
D. José María Solano y Eulate. 
D. Serafín de Uhagón. f 
D. Juan Vilano va y Piera. f 
D. Bernardo Zapater y Marconell. 



Presidentes que ha tenido esta Sociedad desde su fundación 
en 8 de Febrero de 1871. 



1871- 


-72. Excmo. Sr. D, Miguel Col- 


1888. 


Excmo. Sr. D. Manuel M. J. 




meiro. t 




de Galdo. f 


1873. 


D. Laureano Pérez Arcas, f 


1889. 


D. Ignacio F. de Henestrosa, 


1874. 


limo. Sr. D. Ramón Llórente 




Conde de Moriana. f 




y Lázaro, f 


1890. 


D. Francisco de P. Martínez 


1876. 


limo. Sr. D.Manuel Abeleira.f 




y Sáez. 


1876. 


Excmo. Sr. Marqués de la Ri- 


1891. 


D. Carlos de Mazarredo. 




vera, f 


1892. 


D. Laureano Pérez Arcas, f 


1877. 


limo. Sr. D. Sandalio Pereda 


1893. 


Excmo. Sr. D. Máximo La- 




y Martínez, f 




guna, t 


1878. 


D. Juan Vilano va y Piera. f 


1894. 


Excmo. Sr. D. Daniel de Cor- 


1879. 


Excmo. Sr. D. Federico de 




tázar. 




Botella y de Hornos, f 


1895. 


D. Marcos Jiménez de la Es- 


1880. 


D. José Macpherson. f 




pada, t 


1881. 


D. Ángel Guirao y Navarro, f 


1896. 


D. José Solano y Eulate, Mar- 


1882. 


Excmo. Sr. D. Máximo La- 




qués del Socorro. 




guna. t 


1897. 


D. Santiago Ramón y Cajal. 


1883. 


Excmo. Sr. D. Manuel Fer- 


1898. 


D. Manuel Antón y Ferrándiz. 




nández de Castro, f 


1899. 


D. Primitivo Artigas. 


1884. 


D. Pedro Sáinz Gutiérrez, f 


1900. 


D Gabriel Puig y Larraz. 


1886. 


D. Serafín de Uhagón. f 


1901. 


D. Blas Lázaro é Ibiza. 


1886. 


D. Antonio Machado y Núñezf 


1902. 


D. Federico Oloriz y Aguilera. 


1887. 


limo. Sr. D. Carlos Castel y 


1903. 


Excmo. Sr. D. Zoilo Espejo, f 




Clemente. -J- 


1904. 


D. José Rodríguez Mourelo. 



XjISTJ^ X3E SOCIOS 

de \di Real Española de Historia natural 

EN 11 DE ENERO DE 1905. 



Socios protectores. 

EN ESPAÑA. 

S. M. el Rey D. Alfonso XIII. 
S. A. el Archiduque Luís Salvador. 

Exc.mo. Sr, D. Manuel AUendesalazar, ex-Ministro de Instruc- 
ción Pública y Bellas Artes. 

EN EL EXTRANJERO. 

S. M. F. el Rey D. Garlos de Portugal. 
S. A. S. el Príncipe Alberto de Monaco. 

Socios honorarios. 

Brunner von Wattenwyl (Cari), Consejero áulico. ^Lerchenfel- 

derstrasse, 28, Viena. 
Engler (Dr. Adolf), Geheimer Regierungsrath, Professor der 

Botanik, Director des Kgl.-botanischen Gartens und Mu- 

seuras. — Motzstrasse, 89, Berlin W. 
Gaudry (Albert), Professear de Paléontologie au Museum d'His- 

toire naturelle. — 7 bis, rué des Saints- Peres, Paris. 
Geikie (Sir Archibald), Director of Geological Survey of England 

and Wales. — 28, Fermyn Street, S. W., Londres. 
LuBBOCK (Sir John), Lord Abevury. — Bart. M. D. Saint James, 2, 

London, S. W.; también en Down (Kent), High Elms 

(Inglaterra). 
Ramón y Gajal (D. Santiago), de las Reales Academias de Medi- 
cina y Giencias, Catedrático en la Facultad de Medicina, 

Consejero de Instrucción pública. — Calle]de Atocha, 125, 

Madrid. 



6 LISTA DE SOCIOS 

Saussure (Henri de). — Tertasse, 2, Ginebra. 

ScuDDER (Samuel Hubbard). — 156, Brattle Street, Cambridge (Es- 
tados-Unidos de la América del Norte). 

Tschermack (Prof, G.) — Viena, 

Van Thiegen (Ph.), Professeur administrateur au Museum d'His- 
toire naturelle.— 22, rué Vauquelin, Paris. 

Socios Correspondientes extranjeros (1). 

MM. Acloque (Alexandre).~-69, Avenue de Segur, Paris.— f/íis- 
toria natural general.) 

André (Ernest), Notario honorario; de la Sociedad ento- 
mológica de Francia. — 17, rué des Promenades, Gray 
(Haute-Saóne, Francia). — (Himenópteros, especialmente 
Formícidos y Mutilidos.) 

Arnold (Dr. J.)— Munich. " ' 

Balsamo (Francesco).— Via Salvator Rosa, 290, Ñapóles.— 
(Botánica y principalmente algas.) 

Bedel (Louis), de la Sociedad entomológica de Francia.— 
20, rué de l'Odéon, I'divis.— (Coleópteros paleárticos.) 

Blanchard (Dr. Raphaél), Profesor en la Facultad de Me- 
dicina, Director de los Archives de Parasitologie.— 
226, Boulevard Saint-Germain, Paris.— (Entomología 
general, Hirudineos.) 

Bois (D.), Asistant au Muséum.— 15, rué Faidherbe á Saint- 
Mandé (Seine), Francia. — (Botánica.) 

Brancsik (Dr. Cari).— Trencsen [Hungría].— (E^itomología.) 

Brizi (Ugo). — Museo Agrario, Via Santa Susana, Roma. - 
(Botánica y principalmente flora de Italia.) 

BucKiNG(Dr. H.), Profesor en la Universidad. — Estrasburgo 
(Alemania). 

Gamerano (Lorenzo), Profesor de Anatomía comparada y 
Director del Museo zoológico de la Universidad. — Palazzo 
Garignano, Turin (Italia). — (Anatomía comparada, 
Gordiidos.) 

Gannaviello (Prof. Eurico). — Villa Bruno, Porlici (Ñapóles). 



1) Con el objeto de fomentar las relaciones científicas entre los socios, se indica 
entre paréntesis y con letra bastardilla, después de las señas de su domicilio, si el 
ocio cultiva en la actualidad más especialmente algún ramo de la Historia natural. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 7 

MM. Ghevreux (Edouard).— Route du Cap, Bóne (Gonstanlina) 
Argelia. — (Crustáceos anfipodos.) 

Cohén, Profesor en la Universidad. — Greifswald (Alema- 
nia). — (Mineralogía.) 

CoiNCY (Auguste de).— Cháteau de Courtoiseau par Trigué- 

• res (Loirel), Francia. 

Delacroix (Dr. G.), Agregado al Instituto nacional agronó- 
mico y Director de la Estación de Patología vegetal. — 
11 bis, rué d'Alésia, Paris. 

Dervieux (Ermanno). — Via Massena. 34. — Turin (Italia). 

De Toni (Pr. Dr. Joannes Baptista), Director del Jardín 
Botánico de la Universidad de Módena (Italia). 

DisTANT (W. L.)— Steine Haus Selhurst Road, South Nor- 
wood (Inglaterra) . — (Hemípteros.) 

DoLLFus (Adrien), Director de La Feuille des Jeunes 7iatu- 
ralistes.—Rue Pierre Charron, 35, Paris. 

FiNOT (P. Adrien Prosper), Capitán de Estado Mayor, reti- 
rado.— 27, rueSaint-Honoré, Fontainebleau (Francia). — 
(Ortópteros.) 

FouMOUZE (Armand), Doctor en Medicina.— 78, Faubourg 
Saint-Denis, PaiVÍs.-( Entomología médico- farmacéutica.) 

Gestro (RaíFaello), Doctor, Vicedirector del Museo cívico de 
Historia natural. — Villeta Dinegro, Genova (Italia). — 
(Coleópteros.) 

GiARD (Alfred), Profesor de Zoología en la Facultad de Cien- 
cias, Director del Laboratorio de Wimereux y del Biille- 
tin Scientifique de la France et de la Belgíqiie. — 14, rué 
Stanislas, Paris. — (Evolución, Parasitismo, Crustáceos.) 

GiRARD (Alberl Alexandre), Secretario científico de S. M. — 
Lisboa (Portugal). — (Ictiología y Malacología.) 

Griffini (Dr. Achule). — limiy^.— (Entomología.) 

HeCkel (Edouard), Profesor en la Facultad de Ciencias. — 
31, Cours Lieutaud, Marsella (Francia). — (Botánica.) 

HoRvÁTH (Géza) , Doctor en Medicina, Director del Museo 
nacional de Hungría. — Museumring, 12, Budapest 
(Austria-Hungría). — (Hemípteros.) 

Janet (Charles).— 71, Rué de Paris, Voisinlieu pres Beau- 
vais (Oise), Francia. — (Costumbres y anatomía de las 
hormigas.) 

KoNOw iFriedrich Wilhelm). — Teschendorf, Grossherz. 



8 LISTA DE SOCIOS 

Meklenburg (Alemania). — ( Himenópteros y especial- 
mente Tentredinidos, Chalastogastra.J 
MM. Kraatz (Gustav), Doctor en Filosofía, Redactor de la 
Deutsche Eníomologische Zeitschrift. — W, 9, Linkstras- 
se, 28, Berlín. — (Coleópteros.) 

Lo BiANco (D. Salvador), Comendador. — Estación Zoológi- 
ca, Ñapóles (Italia). 

Meünier (Stanislas), Profesor de Geología del Museo de 
Historia natural. — 3, Quai Voltaire. Paris. — (LitologiaJ 

MoNTANDON (Arnald L.) — Filarete, Strada Viilor, Bukarest 
(Rumania). — (Hemípteros, principalmente heter ápteros.) 

Nery Delgado (J. F.), Geólogo. — Rúa de D. Carlos I, 35, 
Lisboa. — (Geología.) 

Olivier (Henry). — Baroches-au-Houlme (Orne), Francia. 

Pérez (Dr. J.) — Rué Saubat, 26, Burdeos. — (Himenópteros). 

PicciOLi (Comm. Francesco), Director del Instituto fores- 
tal. — Vallombrosa (Italia) . — (Botánica.) 

PiCGiOLi (Lodovico), Sub-Inspector forestal.— Siena (Italia). 
(Botánica.) 

Porter (Garlos E.), Director general del Museo y de la 
Revista Chilena de Historia natural. — Casilla, 1108, Val- 
paraíso, Chile. — (Histología. Crustáceos decápodos y 
hemípteros.) 

Preudhomme de Borre (Alfred), Individuo de varias Socie- 
dades científicas. — Villa la Fauvette, Petit Saconnex, 
Ginebra (Suiza). — (Entomología general., geografía ento- 
mológica, coleópteros y principalmente heterómeros é 
hidr o cántaros.) 

Reitter (Edmond). — Paskau (Austria). — (Coleópteros de 
Europa). 

Richard (Jules), Doctor en Ciencias, Director del Museo 
oceanógrafico. — Monaco. — (Crustáceos inferiores.) 

Salomón (Dr. W.) — Instituto Mineralógico de la Universi- 
dad. — Heidelberg (Alemania). 

ScHOUTEDEN (H.) — 12, Chausséc d'Ixelles, Bruselas. (He- 
mípteros.) 

SoDiRO (R. P. J.)— Quito (Ecuador). 

TuRNEz (W. Henri), de la Comisión Geológica.— Washing- 
ton (Estados-Unidos) DC— (Geología.) 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 



Socios numerarios (1). 

1901. Agell y Agell (D. José), Alumno de Farmacia. — Bar- 

celona. 
1903, Aguilar y Carmena (D. Fernando), Farmacéutico. — Galle 
de Jorge Juan, 17, Madrid. — (Botánica.) 

1896. Aguilar y Cuadrado (D. Miguel), C. del Pacífico, 24, 

2.°, Madrid. 

1902. Alabern (D. Enrique), Doctor en Medicina. — Port-Bou 

(Gerona). — (Citología general é Histología humana.) 

1897. Alaejos y Sanz (D. Luís), Doctoren Ciencias naturales, 

Ayudante de la Estación de Biología marina. — San- 
tander. 

1898. Alloza Blasco (D. Leandro), Ingeniero de Caminos. — 

Castellón. — (Geología.) 

1901. Almera (D. Jaime), Canónigo de la Catedral. — Sagris- 

tans, 1, 3.°, Barcelona. — (Geología y Paleontología.) 

1902. «Alrededor del Mundo.» — Progreso, 1, Madrid. 

1896. Alorda y Sampol (D. Jaime), Licenciado en Ciencias, 
Ayudante en el Listiluto, Mahón [Bdlca-ves].— (Lepidóp- 
teros y moluscos.) 

1894. Álvarez Sereix ( E.\cmo. Sr. D. Rafael), Ingeniero de 
Montes, ex-Gobernador civil de las Baleares. — Paseo 
de Trajineros, 30, Madrid. 

1875. Antón y Ferrándiz (D. Manuel), Catedrático en la Facul- 
tad de Ciencias, Jefe de la Sección de Antropología y 
Secretario del Museo de Ciencias naturales.— C. de Oló- 
zaga, 5 y 7, Madrid. — (Antropología.) 

1894. Aragón y Escagena (D. Federico), Doctor en Ciencias 
naturales, Catedrático en el Instituto. — Palencia. 

1898. Aramburu y Altuna (D. Pedro), Doctor en Medicina, Ca- 
tedrático en la Escuela de Veterinaria. — San Felipe, 4, 
Zaragoza. 

1885. Aranzadi y Unamuno (D. Telesforo), Doctor en Farmacia 
y en Ciencias naturales, Catedrático en la Facultad de 



(1) El nombre de los socios numerarios va precedido de !a cifra que indica el año 
de su admisión en la Sociedad y el de los socios fundadores de la abreviatura S. F. 



10 LISTA DE SOCIOS 

Farmacia déla Universidad.— Barcelona.— ^ylníropoío- 
gia y Botánica J 
1904. Arellano (D. Tomás). — Arenal, 18, Bilbao. 

1903. Areses (D. Rafael), Ingeniero de Montes.— Tuy (Ponte- 

vedra). 
1902. Arévalo (D. Celso), Doctor en Ciencias naturales.— Calle 
de San Juan, 1, QegoviR.— (Geología.) 

1904. Arias Encobet (D. José), Alumno de la Facultad de Cien- 

cias y de Farmacia.— Calle de Niíñez de Balboa, Asilo 
de las Mercedes, UAdriá.~(D¿pterosJ. 

1896. Arráez y Carriás (D. José), Abogado. — C. de Caste- 
lar, 14, Sevilla. — (Antropología criminal.) 

1887. Artigas (D. Primitivo), Ingeniero Jefe de Montes. — 
Calle del Reloj, 9, principal izquierda, Madrid. — (Silvi- 
cultura.) 

1889. AuLET Y Soler (D. Eugenio), Presbítero, Doctor en Cien- 
cias físico-químicas y Licenciado en naturales, Catedrá- 
tico en el Instituto de Tarragona.— Olol (Gerona). 

1900. AzAM (D.José), Arquitecto.— 14, rué de Trans, Dragui- 

gnan (Var), Francia.— (^Oríópíeros ?/ Hemipteros.) 
1897. AzPEiTiA Y Moros (D. Florentino), Profesor en la Escuela 

de Minas. — Glorieta del Cisne, 3, hotel, Madrid. — 

fMalacologia.) 
1902. Bago y Rubio (D. Miguel), Comandante de Ingenieros. — 

C. de Trajano, 15 y 17, Sevilla. 
1904. Bahía y Urrutia (D. Luís), Abogado, Diputado á Cortes. 

Hilario Peñasco, 2, Madrid. — (Agricultura.) 

1901. Ballestero Pardo (D. Mariano), Doctor en Ciencias.— 

Qalatayud (Zaragoza). 

1872. Barboza du Bocage (Excmo. Sr. D. José Vicente), Direc- 
tor del Museo de Historia natural. — Lisboa.— ("Afamí/e- 
ros, aves y reptiles.) 

1891. Barras de Aragón (D. Francisco de las), Doctor en Cien- 
cias naturales, Catedrático en el Instituto. — Huelva. — 
(Entomología y Botánica.) 

1901. Barreiro Martínez (R. P. Agustín).— Convento de Padres 
Agustinos, Uclés (Cuenca).— ^j5oíán/ca y Lepidópteros.) 

1895. Bartolomé del Cerro (D. Abelardo), Doctor en Ciencias 
naturales. Auxiliar de la Universidad.— C. de Daoíz, 
5, Madrid. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 11 

1889. Becerra y Fernández (D. Antonio), Doctor en Ciencias 

naturales, Catedrático en el Instituto. — Almería. — 

(Entomología agrícola y dibujo científico,) 
1894. Benedicto Latorre (D. Juan), Farmacéutico. — Monreal 

del Campo (Teruel). —(Botánica y moluscos terrestres.) 
1901. Benet Andreu (D. José), Catedrático en el Instituto. — 

Teruel. 
1898. Benjumea y Pareja (D. José). — Santa Ana, 51, Sevilla. 

1903. Bescansa Casares (D. Fermín), Catedrático de Historia 

natural en el Instituto. — Orense. — (Botánica.) 

1901. Biblioteca de Administración Militar. — Madrid. 

1872. Biblioteca del Ateneo científico y literario. — C. del Prado, 
21, Madrid. 

1872. Biblioteca de la Escuela de Ingenieros de Caminos , Cana- 
les y Puertos. — C. de Alfonso XII, Madrid. 

1872. Biblioteca de la Escuela de Ingenieros de Montes. — El 
Escorial (Madrid). 

1878. Biblioteca de la Facultad de Ciencias de la Universidad. — 
Valencia. 

1904. Biblioteca García Barbón. — Vigo (Pontevedra). 

1872. Biblioteca del Instituto general y técnico de San Isidro. — 
Madrid. 

1901. Biblioteca del Instituto general y técnico.— Almena. 

1901, Biblioteca del Instituto general y técnico. — Soria. 

1872. Biblioteca del Jardín Botánico. — Madrid. 

1872. Biblioteca del Museo de Ciencias naturales. — Paseo de 
Recoletos, 20, bajo. — Madrid. 

1894. Biblioteca del Museo Pedagógico. — Calle de Daoiz, 3, 
Madrid. 

1872. Biblioteca del Observatorio Astronómico. — Madrid. 

1872. Biblioteca de la Real Academia de Ciencias exactas, físi- 
cas y naturales. — C. de Valverde, 26, Madrid. 

1872. Biblioteca del Senado.— Madrid. 

1904. Biblioteca universitaria.— Granada. 

1890. Blanco del Valle (D. Eloy), Catedrático de Historia na- 

tural en el Instituto. — León. 

1892. Blanco y Juste (D. Rafael), Doctor en Ciencias natura- 
les, Catedrático en el Instituto. — Ciudad Real. 

1898. Blas y Manada (D. Macario), Doctor en Farmacia. — 
C. del Pez, 1, Madrid. 



12 LISTA DE SOCIOS 

1901. BoFiLL (D. José María), Doctor en Medicina. — G. Aragón, 
281, Barcelona. 

s. F. Bolívar y Urrutia (D. Ignacio), Catedrático en la Facul- 
tad de Ciencias, Jefe de la Sección de Entomología en el 
Museo. — Jorge Juan, 17, Madrid. — (Ortópteros, Hemt'p- 
teros y Arquipteros.) 

1872. Bolívar y Urrutia (D. José María), Jefe facultativo de la 
Casa de Socorro de Chamberí. — C. dePrim, 15, Madrid. 

1882. Bolos (D. Ramón), Farmacéutico, Naturalista. — G. de 

San Rafael, Olot (Gerona). — (Botánica. J 
1893. BoROBio (D. Patricio), Catedrático en la Facultad de Me- 
dicina. — Coso, 100, Zaragoza. — [Pediatría. J 
1872. BoscÁ Y Casanoves (D. Eduardo), Licenciado en Medici- 
na, Catedrático de Historia natural en la Universidad. 
Paseo del Grao, YAencia.—f Reptiles de Europa.) 

1900. BoscÁ Y Seytre (ü. A n timo), Doctor en Ciencias natura- 

les, Catedrático en el Instituto. — Teruel. 
1877. Breñosa (D. Flafael), Ingeniero de Montes de la Real 
Casa. — San Ildefonso (Segovia). — (Cristalografía.) 

1901. Brugiiés y Escuder (D. Casimiro), Doctor en Farmacia y 

en Ciencias. — G. del Bruch, 66, Barcelona. — (Histología 
vegetal.) 

1883. Buen y del Cos (D. Odón), Catedrático de Historia natu- 

ral en la Universidad. — Barcelona. — (Botánica.) 
1897. BuRR (D. Malcolm).— 23, Blomfield Court, Maida Vale 
W. Londres. — (Ortópteros y Dermápteros.J 

1901. Caballero (D. Arturo), Licenciado en Ciencias. — G. del 

Infante, 3, Madrid. 
1892. Caballero (D. Ernesto) , Catedrático de Física en el Ins- 
tituto. — Pontevedra. — (Diatomeas.) 

1902. Cabrera y Díaz (D. Agustín), Alumno de la Facultad de 

Ciencias.--G. de las Infantas, 13, Madrid. 
1891. Cabrera Y Díaz (D. Anatael) , Médico cirujano. — Laguna 
de Tenerife (Islas Canarias). — (Himenópteros.) 

1896. Cabrera y Latorre (D. Ángel), Agregado al Museo de 

Ciencias naturales, Caballero de la orden civil de Al- 
fonso XIL— C. de la Beneficencia, 18, Madrid.— (^J/amí- 
feros y Dibujo científico.) 

1897. Gágeres y González (D. Juan).— C. del Duque, 8, Carta- 

gena. — (Entomología.) 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. Vd 

1904. Cadevall y Diars (D. Juan), Director del Real Colegio. — 
Tarrasa. 

1892. Calandre y Lizana (D. Luís). — Pasaje de Conesa, Car- 
tagena. 

187"2. Calderón y Arana (D. Salvador), Catedrático de Minera- 
logía y Botánica en la Facultad de Ciencias, Jefe de la 
Sección de Mineralogía en el Museo. — C. del Pez, 17 du- 
plicado, Madrid. — (Geología y Petrología.) 

1901. Calleja y Borja-Tarrius (D. Carlos), Catedrático en la 

Facultad de Medicina. — Cortes, 248, pral., Barcelona. — 
(Histología.) 

1902. Calvo y Antón (D. José).— C. de Gerona, 111, Bar- 

celona. 

1889. Camps (Sr. Marqués de). — Canuda, 16, principal, Bar- 
celona. 

1894. Carbó y Domenech (D, Manuel), Catedrático en el Insti- 
tuto.— Reus. 

1904. Carretero (D. Luís), Ingeniero industrial. — Segovia. 
1877. Carvalho Monteiro (Excmo. Sr. D. Antonio Augusto de), 

Doctor en Derecho y en Ciencias naturales por la Uni- 
versidad de Coimbra, y miembro de la Sociedad de Acli- 
matación de Río Janeiro. — Rúa do Alecrim, 70, Lisboa 
(Portugal). — (Lepidópteros.) 
1901. Casamada Mauri (D. Ramón). — Pelayo, 17, 2.°, Bar- 
celona. 

1900. Casares Besgansa (D. Román), Farmacéutico. — aLa Tri- 

nidad», fábrica de productos químicos, Málaga. 

1901. Casares Gil (D. Antonio), Médico militar. — Rambla de 

Cataluña, 29, Barcelona. — (Hepáticas y Musgos.) 
1901. Casares Gil (D. José), Decano de la Facultad de Farma- 
cia en la Universidad. — Rambla de Cataluña, 29, Bar- 
celona. — f Análisis químico mineral.) 
1901, Casino de Zaragoza. 

1876. Castellar ÑAU y de Lleopart (D. Joaquín María de). In- 
geniero Jefe de Montes. — Segovia. — (Micrografia.) 

1905. Castro y Pascual (D. Francisco), Doctor en Farmacia. — 

Madrid. 

1903. Castro y Valero (D. Juan), Catedrático en la Escuela 

de Veterinaria. — C. del Conde de Aranda, 18, Madrid. 



14 LISTA DE SOCIOS 

1901. Cátedra de Historia natural de la Universidad de Bar- 
celona. 

1901. Cátedra de Historia natural de la Universidad de San- 

tiago. 
1884. Cazurro y Ruíz (D. Manuel), Doctor en Derecho y en 
Ciencias naturales, Catedrático en el Instituto. — Gerona. 
(Ortópteros y dípteros de Europa, Micrografia.) 

1891. Chaves y Pérez del Pulgar (D. Federico), Doctoren Cien- 

cias físico-químicas.— C. de Jesús, 17, Sevilla. — (Mine- 
ralogía y, Cristalografía.) 

1873. CoDORNiu (D. Ricardo), Ingeniero de Montes.— Murcia. 

1904. Colegio de Santo Domingo. — Orihuela. 

1898. CoLOMiNA Y Carolo (D. Alejandro de), Doctor en Ciencias 
naturales, Catedrático en el Instituto. — Pontevedra. 

1878. CoMERMA (D. Andrés A.), Ingeniero de la Armada. — 
El Ferrol. 

1902. Compañía de Tabacos de Filipinas. — Barcelona. 

1903. Consejo general de Agricultura, Industria y Comercio de 

Valencia. 

1892. Corrales Hernández (ü. Ángel), Licenciado en Ciencias 

naturales, Profesor auxiliar en el Instituto. — Merced 
baja, 15, Jaén. 

1901. Correa de Barros (D. José Maximiano). — S. Martinho 
d'Anta, Sabroza (Portugal). 

1872. Cortázar (Excmo. Sr. D. Daniel de), Ingeniero Jefe de 
Minas, de las Reales Academias de la Lengua y de Cien- 
cias exactas, físicas y naturales. Consejero de Instruc- 
ción pública. — C. de Velázquez, 32, hotel, Madrid. 

1901. Coscollano y Durillo (D. José), Profesor auxiliar en el 

Instituto. — G. de la Concepción, 29, Córdoba. 
1903. Cotrina y Ferrer (D. Modesto). — Barcelona. — ^Histología.) 

1902. Cru y Marqués ( D. Enrique), Naturalista disecador. — 

Reyes Católicos, 7 y 9, '^QviWa..— (Entomología y Orni- 
tología.) 

1903. Cruz (D. Emiliano de la), Miembro del Instituto de Inge- 

nieros de Minas de la Gran Bretaña, del Instituto de 
Minas y Metalurgia de Londres, del Instituto del Norte 
de Inglaterra (Newcastle) , de la Sociedad geológica de 
Francia, de la de Bélgica, etc. — C. de Malasaña, 3, Ma- 
drid. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTOMA NATURAL. 15 

1902. Cruz Nathan (D. Ángel B. de la), Profesor en el Institu- 
to.— G. de D. Juan de Villarrasa, 12, Valencia. 

1889. Dargent (D. Florismundo), Ingeniero. — Moralejo, 5, 

Aguilar (Córdoba). 

1902. Deulofeu (D. José), Catedrático de Química inorgánica 

en la Facultad de Farmacia, — Santiago. 

1899. Díaz (R. P. Filiberlo), Doctor en Ciencias, Conservador 
por oposición en el Museo de Ciencias naturales. — G. de 
San Miguel, 21 duplicado, Madrid. 

1898. Díaz de Argaya (D. Manuel), Doctor en Ciencias, Direc- 
tor y Catedrático de Historia natural en el Instituto. — 
G. de la Independencia, 7, Zaragoza. 

1890. Díaz del Villar (D. Juan Manuel), Licenciado en Medi- 

cina, Catedrático en la Escuela de Veterinaria.— G. de 
Atocha, 127 duplicado, Ma.áriá.— [Epizoarios y Entomo- 
zoarios.) 
1894. DiEz SoLORZANO (D. Manuel). — G. de Blanca, Santander. 

1901. Diez Tortosa (D. Juan Luís), Doctor en Farmacia. — Re- 

yes Católicos, 47, Granada. 

1898. DoMENECH (R. P. Estanislao), Profesor de Historia natu- 

ral en el Colegio del Sagrado Corazón. — C. de Lauria, 13, 
Barcelona. (Apartado 143). 

1899. Domínguez (D. Antonio A.)— Laguna de Tenerife.— f Co- 

leópteros de Canarias.) 
1898. DossET (D. José Antonio), Doctor en Farmacia. — Plaza 
de Sas, 2, Zaragoza. — (Diatomeas.) 

1903. DuLAU (M.), Sobo Square, 37, Londres. 

1902. Duran Desumvila (D. Narciso), Licenciado en Farmacia, 

Título de honor de los Ilustres Colegios provinciales de 
Barcelona, Lérida y Navarra, Director de la Revista 
científica profesional. — Canet de Mar (Barcelona). 

1890. DusMET Y Alonso (D. José M.), Naturalista agregado al 
Museo de Ciencias naturales. Doctoren Ciencias. — Plaza 
de Santa Cruz, 7, Madrid.— ('//¿me/jó/ííeros.j 

1898. Eleicegui (D. Antonio), Catedrático en la Facultad de Far- 
macia. — Plaza de la Universidad, 5, 3.°, Santiago. 

1888. Elizalde y Eslava (D. Joaquín), Catedrático de Historia 
natural en el Instituto. — Logroño. 

1894. Engibo y Mena (D. Juan), Licenciado en Derecho. — 
Huercal-Overa (Almería). — (Entomología.) 



16 LISTA DE SOCIOS 

1902. Escribano (D. Cayetano), Licenciado en Ciencias natura- 
les, Conservador interino del Jardín Botánico. — G. de 
Hortaleza, 76, Madrid. 

1894. Escuela de Veterinaria de Madrid. 

1875. EsPLUGA Y Sancho (D. Faustino), Catedrático de Historia 
natural en el Instituto.— Trinidad, 3, Toledo. 

1902. EsPLUGUEs y Abmengol (D. Julio), Profesor auxiliar del 
Instituto y Jardinero 2." del Botánico. — Valencia. 

1902. Esteva (D. José), Presbítero. — Bellmirall, 5, Colegio de 
Caridad, Gerona. — (Botánica general y Criptogamia.J 

1902. Facultad de Ciencias de la Universidad de Oviedo. 

1901. Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona. 

1874. Fernández de Castro (D. Ángel), Ingeniero de Montes. — 

C. de Fabiola, 3, Sevilla. 

1900. Fernández de Gatta y Galaghe (D. Manuel), Doctor en 
Farmacia. — Vilvestre (Salamanca). 

1904. Fernández Galiano (D. Emilio), Alumno de la Facultad 
de Ciencias. — C. de San Marcos, 26 duplicado, Madrid. 

1890. Fernández Navarro (D. Lucas), Catedrático de Cristalo- 
grafía en la Facultad de Ciencias. — Cuesta de Santo Do- 
mingo, 18, Madrid. 

1875. Ferrand y Couchoud (D. Julio), Ingeniero Jefe de la pri- 

mera sección de vía y obras de los Ferrocarriles Anda- 
luces. — C. de Feria, 100, Sevilla. 

1900. Ferrando y Más (D. Pedro), Catedrático de Mineralogía 

y Botánica en la Universidad. — Zaragoza. 
1885. Ferrer (D. Carlos), Doctor en Medicina y Bachiller en 
Ciencias. — Ronda de la Universidad, 16, 1.°, Barcelona. 

1902. Ferrer Dalmau (D. Engenio), Profesor de la Escuela de 

Industrias. — C. de Santo Domingo, 20, Tarrasa. 

1901. Ferrer y Hernández (D. Jaime) — Montaner, 66, Barce- 

lona. — (Mineralogía.) 
1901. FiNESTREs Y FocH (D. Eduardo). — Ager (Lérida).— p/ine- 

ralogia.J 
1879. Flórez y González (D. Roberto). — Cangas de Tineo 

(Oviedo). — (Entomologia.) 
1901. FoLCH Y Andreu ( D. Rafael), Doctor en Farmacia. — 

Vendrell (Tarragona) . — (Botánica.) 
1901. FoNT Sagué (D. Norberto), Presbítero.— C. de Foníane- 

11a, 15, 3.", Barcelona. — (Geología.) 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HLSTORL\ NATURAL. 17 

1902. FoRTEZA Rey y Forteza (D. José).— Culón, 23, P¿xlma de 
Mallorca (Baleares). 

1902. Fhancois (Ph.). Jefe de trab¿ijos prácticos en la Sorbona.— 

Rué des Fossés S'^-Jacques, 20, Paris. 

1888. Fuente (D. José María de la), Presbítero. — Pozuelo de 
Galatrava (Ciudad-Real). — (Entomología, Coleópteros de 
Europa, Admite cambios de estos insectos.) 

1890. FusET Y TuBiÁ (D. José), Doctor en Ciencias naturales, 
Catedrático en el Instituto de Palma. — Mallorca. — 
(Gusanos y Dibujo cientifico.) 

1904. Galán (D. Alfonso), Alumno de las Facultades de Cien- 
cias y Farmacia. — Madrid. — (Himenópteros.) 

1899. Gallegos y Sardina (D. Ventura), de las Sociedades 
entomológicas de Bélgica y Stettin, de la de Higiene de 
París, de la Central de Apicultura é Insectología de 
Francia. — Mendoza (República Argentina). 

1903. García Callejo (D. José María). — Nüñez de Balboa, 17. — 

(Naturalista preparador.) 
1872. García y Arenal (D. Fernando), Ingeniero del puerto. — 
Vigo (Pontevedra). 

1901. García Fraguas (D. José Esteban), Doctor en Medicina, 

Catedrático en el Instituto. — Coso, 120, Zaragoza. 
1894. García y García (D. Antonio), Profesor auxiliar en el 

Instituto. — Huelva. 
1877. García y Mercet (D. Ricardo), Naturalista agregado al 

Museo de Ciencias naturales, Farmacéutico de Sanidad 

militar. — Goya, 1 , Madrid. — (Himenópteros de Europa.) 

1904. García Mon é Ibáñez (I). Francisco), \lumno déla Facul- 

tad de Ciencias. — C. de la Luna, 26, Madrid. 

1899. García Várela (D. Antonio), Doctoren Ciencias natura- 

les. Conservador por oposición en el Museo. — C. de Re- 
latores, 24, Madrid. (Hemípteros.J 

1902. Garriga y Barrerán (D. Gerardo), Alumno de la Facultad 

de Farmacia. — Barcelona. 
1904. Gascón (D. Antonio), Director del Boletín Minero y Comer- 
cial. — Madrid. 

1900. Gelabert Rincón (Rvdo. D. José).— Llagostera, Gerona. 

(Mineralogía y Geología.) 
1884. GiLA Y FiDALGO (D. Félix), Catedrático excedente de la Fa- 
cultad de Ciencias.— Segovia. — (Botánica y Geología.) 
Tomo v.— Enero, 1905. ü 



18 LISTA DE SOCIOS 

1877, GoGORZA Y González (D.José), Caledrático de Anatomía 
y Fisiología animal en la Universidad Central. — G. de 
San Andrés, 19, Madrid. 

1890, GoiTiA (D, Alejandro), Licenciado en Ciencias,— G. de 
Alcalá, 4, Madrid. 

1894. GÓMEZ OcAÑA (D, José), de las Reales Academias de 
Medicina y Ciencias, Caledrático de Fisiología en la 
Facnltad de Medicina.— C. de Atocha, 127 dup.", Ma- 
drid, 

s. F. González Hidalgo (D. Joaquín), de la Real Academia de 
Ciencias, Catedrático de Malacología y animales infe- 
riores en la Facultad do Ciencias, Jefe de la Sección de 
Malacología del Museo. — C, de Alcalá, 36, Madrid, 

1900. Gota y Gasas (D. Antonio), Doctor en Medicina. — C, del 

Pilar, 16, Zaragoza. 

1903, Gragián y Lavedán (D. Antonio). — C. del Padre Mar- 
chena, 13, Sevilla. 

1899. Graiño y Caubet (D. Celestino), Doctor en Farmacia,- pre- 
miado en varias Exposiciones, — Aviles (Asturias). — (Or- 
nitología. Admite cambios.) 

1882. Gredilla y Gauna (D, Apolinar Federico), Catedrático de 
la Facultad de Ciencias, Director del Jardín Botánico, 
Jefe de la Sección de cultivos.— C, déla Estrella, 7, prin- 
cipal, Madrid. — (Geología y Botánica.) 

1898. Gregorio y Rocasolano (D, Antonio), Catedrático de Quí- 
mica en la Facultad de Ciencias. — Temple, 20, Zaragoza. 
(Gramíneas.) 

1893. Guillen (D. Vicente), Médico-cirujano, Jardinero mayor 
del Botánico. — Valencia. 

1901. Gutiérrez Martin (D. Daniel), Doctor en Farmacia. — 

C. de Valverde, 19, Madrid, y en el verano en Olmedo 
(Valladolid). — (Botánica y, Entomología de la Provincia.) 

1902. Gutiérrez Sobral (D. José), Capitán de Navio de 1,' cla- 

se. — C. de la Palma, 40, Madrid. — (Hidrografia.) 
1898. Halcón (D, Fernando), Marqués de San Gil.— C. de Al- 
fonso XII, 50, Sevilla. — (Patología vegetal. J 
1890. Hernández y Álvarez (D. José), Licenciado en Ciencias 
naturales, Catedrático de Agricultura en el Listituto, — 
Badajoz. — (Botánica.) 
1893. Hernández Pacheco y Esteban (D. Eduardo), Doctor en 



DE LA REAL ESPA^■OLA DE HISTOMA ISIATUEAL. 19 

Ciencias naturales, Catedrático en el Instituto. — Córdo- 
ba. — (Geología.) 

1904. Hernando y Monge (D. Benito), Naturalista agregado al 
Museo de Ciencias Naturales. — G. de Atocha, 96, Madrid. 

1875. Heyden (D. Lucas von), Mayor en reserva, Doctor en 
Filosofía, honoris cansa, individuo de las Sociedades 
Entomológicas de Alemania, Francia, San Petersburgo, 
Suiza, Italia, etc., Caballero de las Ordenes del Águila 
Roja prusiana, de la Cruz de Hierro y de San Juan. — 
Schlosstrasse, 54, Bockenheim, Frankfurt am Main (Ale- 
mania). — (Coleópteros. J 

1898. Hierro (D. Fibicio), Farmacéutico, Comendador de la Or- 

den civil de Alfonso XII, Corresponsal del Colegio Far- 
macéutico de Madrid. — Osorno (Falencia). — (Botánica.) 
1888. Hoyos (D. Luís), Doctor en Ciencias naturales y en Dere- 
cho, Catedrático de Agricultura en el Instituto. — Toledo. 
( Antropología.) 

1901. Hueso (D. José), Doctoren Ciencias, Profesor numerario 

de la Escuela Normal. — Valencia. 
1895. Huidobro Y Hernández (D. José), Doctor en Ciencias, Con- 
servador interino en el Museo de Ciencias naturales. — 
C. de San Bernardo, 52, Madrid. 

1899. Ibáñez Díaz (D. Francisco Antonio), Duque, 9, Cartagena. 

(Botánica.) 
1895. Ibarlucea (D. Casto), Catedrático de x\gricultura en el 
Instituto. — Moreras, 6, 2.°, Cáceres. 

1902. Imprenta de Fortanet.— C. de la Libertad, 29, Madrid. 
1904. imprenta y Librería de los Sucesores de Hernando, Are- 
nal, 11, Madrid. 

1901. Instituto general y técnico de Avila. 

1903. Instituto general y técnico de Barcelona. 

1901. Instituto general y técnico de Burgos. 

1902. Instituto general y técnico de Cáceres. 
1872. Instituto general y técnico de Córdoba. 
1901. Instituto general y técnico de Guadalajara. 

1903. Instituto general y técnico de Huelva. 

1904. Instituto general y técnico de Orense. 
1904. Instituto general y técnico de Falencia. 

1901. Instituto general y técnico de Falma de Mallorca. 
1904. Instituto general y técnico de Pontevedra. 



26 LISTA DE SOCIOS 

1903. Instituto general y técnico de San Sebastián (Guipúzcoa). 
1901, Instituto general y técnico de Santiago. 

1880. Instituto general y técnico de Valencia. 

1901. Instituto general y técnico de Vitoria. 

1901. Instituto general y técnico de Zaragoza. 

1873. IÑABRA Y Echevarría (D. Fermín), Catedrático en el Ins- 
tituto general y técnico de Guipúzcoa. — Urbieta, 13, en- 
tresuelo, San Sebastián. 

1904. Iradier (D. Cesáreo), Arquitecto.-Fernando VI, 11, Madrid. 
1901. IsABAL (D. Marceliano), Doctoren Derecho civil, Diputado 

á Cortes. — Coso, 102, Zaragoza. 
1904. Jacobs (Dr. H.) — Luxemburgplatz, 3, Wiesbaden (Ale- 
mania.) 

1896. Jiménez Cano (D. Juan), Licenciado en Ciencias natura- 

les. Casa Blanca. — Cuenca. — (Lepidópteros.) 

1884. Jiménez de Gisneros (D. Daniel), Catedrático de Historia 
natural en el Instituto. — G. de Medina, 38, Alicante. 

1899. Jiménez Munuera (D. Francisco de P.) — Alto, 9, Carta- 
gena. — (Botánica.) 

1898. Jimeno (D. Hilarión), Doctor en Ciencias, Director del 
Laboratorio químico municipal. — Coso, 127, Zaragoza. 

1901. Jimeno Egurbide (D. Florentino), Doctoren Farmacia. — 
Plaza Real, 1, Barcelona. 

1895. Rheil (D. Napoleón M.), Profesor en la Escuela de Co- 
mercio, Socio del Club de Historia natural de Praga y de 
las Sociedades Entomológicas de Berlín, Stettin y Dres- 
de. — Ferdinandstrasse, 38, Praga (Bohemia). 

1884. Lauffer (D. Jorge), Agregado al Museo de Ciencias natu- 
rales. Caballero de la orden civil de Alfonso Xll. — Calle 
de Juan de Mena, .5, Madrid. — (Coleópteros de Europa.) 

1901. Laza (D. Enrique), Director propietario del Laboratorio 
químico. — C. del Duque de la Victoria, 6, Málaga. 

1880. Lázaro é Ibiza (D. Blas), de la Real Academia de Cien- 
cias, Doctor en Farmacia y en Ciencias, Catedrático 
de la Facultad de Farmacia. — C. de Palafox, 19, Hotel, 
Madrid. — (Botánica.) 

1897. Llanas (D. José María), Farmacéutico militar. — Alberto 

Bosch, 12, Madrid. 
1901. Llenas y Fernández (D. Manuel).— C. del Carmen, 44, 2.**,. 
1.', Barcelona. — (Botánica.) 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORLA NATURAL. 21 

190-2, Llobet y Pastors (D. Luís). — Tallers, 48 bis, Barcelona. 
190-2. Llord y Gamboa (D. Ramón), Doctor en Ciencias y Medi- 
cina. — Jorge Juan, 13, Madrid. — (Química geológica.) 

1900. LÓPEZ García y Mir (D. Julián), Farmacéutico.— San Gi- 

prián, Vivero (Lugo). 
1889. LÓPEZ DE Zuazo (D. José), Doctor en Ciencias naturales, 
Catedrático en el Instituto. — Burgos. 

1901. LÓPEZ Mendigutia (D. Fernando), Licenciado en Ciencias. 

C. de Crimpoamor, 12, Madrid. 

1897. Maciñeira y Pardo (D. Federico G.), Cronista oficial de 
Ortigueira (Goruña). — (Prehistoria.) 

1878. Mag-Lennan (D. José), Ingeniero.— Portugalete (Bilbao). 

1887, Madrid Moreno (D. José), Doctor en Ciencias, Profesor 
Sub-Jefe encargado de la Sección de bacteriología del 
Laboratorio municipal, Catedrático de Técnica micro - 
gráfica é Histología vegetal y animal en la Facultad de 
Ciencias, Consejero de Sanidad. — C. de Serrano, 40, 
Madrid. — (Micrografia.) 

1904. Malaguilla (D. Eduardo), Licenciado en Ciencias natu- 
rales.— C. de Toledo, 29, Ciudad-Real. 

1903. Maluquer y Nigolau (D. José). — Jaime I, 14. — Barce- 

lona. — (Malacologia.) 

1904. Maluquer y Nicolau (D. Salvador). — Jaime I, 14, Barce- 

lona. — (Lepidópteros.) 

1873. Marín y Sancho (D. Francisco), Licenciado en Farmacia. 

G. de Silva, 49, 2." derecha, Madrid. 

1878. Martí y Lleopart (D. Francisco María de), Licenciado 
en Derecho civil y canónico. — G. de Santa Ana, 8, prin- 
cipal, Tarragona. 

1899. Martín Ayuso (D. Dionisio), Ingeniero agrónomo, Direc- 
tor y Catedrático del Instituto. — Oviedo. 

1901. Martínez (D. Cesáreo), Catedrático en el Instituto. — Fi- 
gueras. 

1903. Martínez Girón (D. Paulino). — Corral del Rey, 11, 
Sevilla. 

1893. Martínez Núñez (R. P. Zacarías), Agustino, Licenciado 
en Ciencias naturales. Director del Real Colegio de Al- 
fonso XII.— El Escorial (Madrid). 

1874. Martínez y Ángel (D. Antonio), Doctor en Medicina. — 

C. del Almirante, 23, Madrid. 



22 LISTA DE SOCIOS 

1889. Martínez DE LA Escalera (D. Manuel).— G. de Núñez de 
Balboa, 17, Madrid. — ('Coleópteros de Europa.) 

1892. Martínez Fernández (D. Antonio), Doctor en Ciencias 
naturales, Profesor auxiliar en la Universidad. — Ovie- 
do. — (Entomología é Histología.) 

1897. Martínez Gámez (R. P. Vicente), Profesor de Ciencias 

naturales en el Colegio Calasancio. — C. de Jesús, 25, 
Sevilla. — (Ornitología de España.) 

1889. Martínez Pacheco (D. José), Doctor en Farmacia. — G. de 
San Miguel, 21 duplicado, principal, Madrid. 

s. F. Martínez y Sáez (D. Francisco de Paula), Catedrático en 
la Facultad de Ciencias, Jefe de la Sección de Üsteozoolo- 
gía en el Museo. — C. de San Quintín, 6, principal, Ma- 
drid. — (Coleópteros de Europa.) 

1898. Más y Guindal (D. Joaquín), Oficial 2.° de Sanidad mili- 

tar. — G. del Conde Duque, 40, pral. dra., Madrid. 

1898. Mateos Pérez (D, Félix), Profesor en la Escuela de Vete- 
rinaria. — C. de la Montera, 8, Zaragoza. 

1882. Mazarredo (D. Garlos), Ingeniero de Montes. — G. de Clau- 
dio Coello, 24, Madrid. — (Neurópteros y Arácnidos.) 

1897. Mazo y Franza (D. Julio del), Abogado. — Arguijo, 5, Se- 
villa. — ( Ornitología. J 

1884. Mederos y Manzanos (D. Pedro), Licenciado en Ciencias 
naturales. — San Lorenzo (Gran Canaria). 

1888. Medina Ramos (D. Manuel), Doctor en Medicina, Cate- 
drático de Anatomía en la Escuela de Medicina. — C. de 
San Vicente, 8, Sevilla. — (Himenópteros.) 

1892. Mendoza (D. Antonio), Jefe del Laboratorio provincial en 
el Hospital de San Juan de Dios. — G. de Santa Isabel, 
34', Madrid. 

1879. Mercado y González (D. Matías), Médico cirujano titular. 
Nava del Rey (Valladolid). — (Entomología.) 

1897. Merino (R. P. Baltasar), S. J., Profesor de Física y Química 
en el Colegio de La Guardia (Pontevedra). — (Botánica.) 

1894. MiQUEL É Irizar (D. Manuel de), Teniente Coronel Jefe 
del 2.° batallón del S.-"" regimiento de Zapadores mina- 
dores de Ingenieros. — Madrid. 

s. F. MiR y Navarro (D. Manuel), Director y Catedrático de 
Historia natural del Instituto.— JViseo de Gracia, 43, 2.°, 
1.*. Barcelona. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTOPJA NATURAL. 23 

187G. MiRALLEs DE IMPERIAL ^D. Clemente) .^Rambla de Esta- 
dios, 1, 2.°, 1/, Barcelona. 

1902. Moles Ormella (D. Enrique). — Balmes, 19, Barcelona. 
1894. Mora y Vizgayno (D. Manuel de), Licenciado en Ciencias 

naturales. — Valverde del Camino (Huelva). 

1903, Moran Bayo (D. Juan), Catedrático de Agricultura en el 

Instituto de Córdoba; durante el verano en Medina de 
las Torres (Badajoz). 

1900. MoRODER Y Sala (D. Federico). — Alboraya, 8, Chalet, 

Valencia. 

1898. MoYANO Y Moyano (D. Pedro), Catedrático en la Escuela 
de Veterinaria. — Azogue, 96 y 98, Zaragoza. — (Etnolo- 
gía zootécnica.) 

1898. Muñoz Ramos (D. Eugenio), Doctor en Farmacia, Licen- 
ciado en Ciencias físico-químicas, Director del Laborato- 
rio municipal y provincial. — Valladolid. — (Micrografia.J 

1902. Muñoz Cobo (D. Luís), Licenciado en Ciencias. — Carrera 

de San Jerónimo, 15, Madrid. 

1903. MuRiLLO (D. Mariano).— G. de Alcalá, 7, Madrid. 

1889. Muso Y Moreno (D. José), Ingeniero de Montes.— C. del 
Amor de Dios, 1, Madrid. 

1901. Nagente y González (D. Moisés), Catedrático en la Fa- 

cultad de Ciencias. — C. de la Diputación, 415, Bar- 
celona. 

1889. Nagher y ViLAR (D. Pascual), Catedrático en la Facultad 
de Ciencias. — Granada. 

1903. Navarro (D. Leandro), Profesor de Patología vegetal en 
el Instituto Agrícola de Alfonso XII. — Madrid. 

1896. Navas (R. P. Longinos), S. J. , Licenciado en Ciencias 
naturales, Profesor del Colegio del Salvador. — Zarago- 
za. — (Neurópteros.) 

1902. Novella (D. Joaquín), Licenciado en Ciencias naturales 

y Abogado.— C. de Mariano Padilla, 29, Murcia. 

1898. NovoA Y Alvarez (D. Francisco), Vice-cónsul de Portu- 
gal en Goyán, Socio correspondiente de la Arqueológica 
de Pontevedra y de la Española de Higiene, Comenda- 
dor de las Ordenes de Cristo y de la Concepción de Villa- 
viciosa de Portugal, Médico municipal de Tomiño. — (Por 
Tuy), Goyán. 

1872. Oberthür (D. Carlos), de la Sociedad Entomológica de 



■24 LISTA DE SOCIOS 

Francia.— Faubourg de Paiis, 20, Rennes (Ile-et-Vilai- 

ne), Francia. — (Lepidópteros.) 
1872. Oberthür (D. Renato),' de la Sociedad Entomológica de 

Francia. — Faubourg de Paris, 20, Rennes (Ile-et-Vilai- 

ne), FvuncisL.— (Coleópteros.) 
1897. Olavarría y Gutiérrez (D. Marcial de), Ingeniero de 

Minas. — G. de las Huertas, 82, pral., Madrid. 

1901. Oliver Rodés (D. Benito). — Rambla de San José, 23, 

BaiYce\ona..— (Análisis de química mineral.) 

1896. Olóriz (D. Federico), de la Real Academia de Medicina, 

Gatedrático eñ -la Facultad de Medicina. — G. de Atocha, 
96, Madi'id. — (Antropología.) 

1887. UNÍS (D. Mauricio Garlos de), Licenciado en Giencias, 
Conservador interino en el Museo de Giencias Natura- 
les. — G. de Santa Engracia, 23, principal, Madrid. 

1899. Gramas y González (D. Pablo). — La Ovoláxa..— (Coleópte- 
ros y Ornitología de Canarias.) 

1890. Ortega y Mayor (D. Enrique). — G. de Garrelas, 14, Labo- 
ratorio químico, Madrid. 

1897. Orueta (D. Domingo de), Ingeniero de Minas.— Gijón. — 

(Fauna inferior marina del Cantábrico.) 
1899. Otero (D. Julio), Ingeniero agrónomo y Director de la 
Granja agrícola de la Moncloa. — G. del Florín, 2, Madrid. 

1902. Pacault (M. Edgard). — Buenos-Aires. — (Ictiología y Fau- 

na de la Mesopotamia argentina y de la Argelia.) 
1894. Palacios (D. Pedro), de la Real Academia de Giencias, In- 
geniero Jefe del Guerpo de Minas. — G. de Gedaceros, 8, 
Madrid. 

1898. Palomar de la Torre (D. Alejandro), Médico de la Ar- 

niada. — G. de las Danzas, 5 y 7, pral., Zaragoza. 

.'903. Pallas y Vals (D. Pedro).— G. de Cervantes, 7, Barce- 
lona. — (Zoología.) 

1881. Pantel (R. P. José), S. J. — Gastel Gemert por Helmond. 
Holanda (Bravante septentrional). — fAnato^nia deins., 
Ortópteros.) 

1898. Pardo y Sastrón (D. José), Licenciado en Farmacia.— 
Valdealgorfa, por Zaragoza y Alcañiz (Teruel). — (Bo- 
tánica.) 

1890. Pau (D. Garlos), Farmacéutico.— Segorbe (Gastellón). — 
(Botánica.) 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 25 

1882, Paúl y Arozahena (D. Manuel José de). — Plaza chica de 
San Vicente, 1, Sevilla. — (Patología vegetal.) 

1903. Pazos Caballero (D. J. H.), Médico-cirujano. — Martí, 46, 

San Antonio de los Baños (Cüha.).— (Dípteros parásitos.) 
1898. Pella y Forgas (D. Pedro), Ingeniero industrial, químico 
y mecánico. Socio de mérito de las Económicas Arago- 
nesa y Gerundense de Amigos del í^aís y del Ateneo de 
Teruel, Ingeniero Jefe de la explotación del Ferrocarril 
de Cariñena á Zaragoza. — Zaragoza. — (Geología.) 

1904. Peña Martí (D. Alfredo), Capitán Cajero de la Coman- 

dancia de la Guardia civil. — Consejo de Ciento, 320, 3.°, 
Barcelona, — (Aves insectívoras. J 
1881. Pérez Lara (D. José María). — Jerez de la Frontera (Cá- 
diz) . — (Botánica.) 

1873. Pérez Ortego (D. Enrique), Doctor en Ciencias. — Pro- 

fesor auxiliar en el Instituto del Cardenal Cisneros. — 
C. de San Bernardino, 7, Madrid. 

1894. Pérez Zúñiga (D. Enrique), Profesor auxiliar en la Facul- 

tad de Medicina,— C, del Fúcar, 19 y 21, Madrid. 

1902. Pi Y Suñer (D. Augusto), Profesor auxiliar en la Facul- 

tad de Medicina. — Ansias March, 21, Barcelona. 
1901. Pie (D. Mauricio), de la Sociedad entomológica de Fran- 
cia. — Digoin (Saóne-et-Loire), Francia. — (Ent. general 
de Argelia. Col. é Himenopt. palearct. Meliridos, Ptini- 
dos, Anticidos, Pedllidos, Brúquidos y Nanophyes de 
todo el mundo.) 

1903. PiTTALLGA ( D. Gustavo), Doctor en Medicina.— C. del 

Marqués del Duero, 10, 1.°, Madrid. — (Investigaciones 
micrográficas aplicadas á la clínica.) 

1903. Planellas (D. Juan), Farmacéutico. — Cayey (Puerto Rico). 

■1887. Prado y Sáinz (D. Salvador), Doctor en Ciencias natu- 
rales, Catedrático y Director del Instituto. — Guadalajara. 

1874. PuiG Y Larraz (D. Gabriel), Ingeniero de Minas. — C. de 

Fomento, 1 duplicado, í.° derecha, Madrid. 

1895. Ramón y Cajal (D. Pedro), Catedrático en la Facultad de 

Medicina. — Sitios, 6, Zaragoza. — (Histologia.) 
1903. Ramos de Molins (D. Federico). — Ronda de San Pedro, 33, 

Barcelona. — (Histologia.) 
1903. Raspail (D. Javier). — Goubieux (Oise) Francia. — (Orni- 

tologia.) 



26 LISTA DE SOCIOS 

1901. Real Biblioteca de Berlín (Kónigliche Bibliolhek).— Beh- 
rensfrasse, 40, Berlín W. 64. 

1883. Reyes y Prosper (D. Eduardo), Catedrático de Fitografía 

en la P'acultad de Ciencias, Jefe de la Sección de herba- 
rios en el Jardín Botánico. — G. de la Palma Alta, 30, 
Madrid. — (Anatomía microscópica vegetal, Criptógamas 
y Orquídeas de España.) 

1872. Ribera (limo. Sr. D. Emilio), Doctor en Ciencias natura- 
les; Conservador mayor, Jefe administrativo del Museo 
de Ciencias naturales. — C. de Prim, 15, Madrid. 

1886. Rio (D. José), Ingeniero de Montes. — C. de Fernando el 
Santo, 7, Madrid. 

1901. Río (D. Carlos del), Naturalista agregado al Museo de 

Ciencias.— Redacción de El Liberal, Barcelona. 
1886. RiojA Y Martín (D. José), Doctor en Ciencias naturales. 
Director de la Estación de biología marina. — G. de Cas- 
telar, Puerto chico (Santander). — (Anatomia de anima- 
les inferiores.) 

1902. RivA (D. Maximino de la), Profesor auxiliar en la Facul- 

tad de Farmacia.— Santiago. 

1901. RiVAS Mateos (D. Aurelio), Licenciado en Farmacia. — 

Serradilla (Cáceres). 
1896. RivAs Mateos (D. Marcelo), Catedrático en la Facultad de 
Farmacia de la Universidad. — C. de Sagasta, 10, Madrid. 
(Botánica.) 

1902. Rivera y Ruíz (D. Miguel), Catedrático en el Instituto. — 

Murcia. 

1903. Rivera Vidal (D. Pedro). — Barcelona. — (Botánica.) 
1901. RivES Mampoey (D. José). — Diputación, 441, Barcelona. — 

(Botánica.) 
1903. Robles (Ilrao. Sr. D. José), Secretario general del Con- 
sejo Superior de Agricultura, Jefe de la Sección Central 
del Ministerio. — G. de la Academia, 10, Madrid. 

1884. Rodríguez Aguado (D. Enrique), Doctor en Ciencias y 

Medicina, Profesor auxiliar de la Facultad de Ciencias. 

C. de Silva, 2, 1.°, Madrid. 
1872. Rodríguez Y Femenías (D. Juan .).)— G. de la Libertad, 48, 

Mahón (Menorca). — (Botánica.) 
1903. Rodríguez y López Neira (D. Manuel), Farmacéutico.— 

C. de Malasaña, 9, Madrid. 



DE LA REAL ESPAÑOLA TJE HISTOmA NATURAL. 27 

1880. Rodríguez Mourelo (D, José), Académico de la Real 
de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Profesor de 
Química industrial orgánica en la Escuela Superior de 
Artes é Industrias. — G. del Piamonte, 14, Madrid. — 
(Mineralogía.) 

1902. RoF Y CoDiNA (D. Juan), Veterinario Militar. — Plaza de la 

Feria, 19, Lugo. 

190:). Romero Masó (D. Jesús). — Barcelona. 

1887. Ruiz Arana (D. Segundo S.), Licenciado en Farmacia. — 
Gaparroso (Navarra). 

1905, Ruiz Llazer (D. Antonio).— G. Mayor, 158, Gastellón. 

1873. Saavedra (Excmo. Sr. D. Eduardo), Ingeniero de Cami- 
nos, Individuo de las Reales Academias de la Lengua, 
de Ciencias y de la Historia, Consejero de Instrucción 
púlDÜca. — C. de Fuencarral, 74 y 76, principal, Madrid. 

1890. Sáenz y López (D. Juan), Licenciado en Ciencias natura- 

les, Director del Colegio de Sania Ana. — Mérida (Badajoz). 

1903. Saforcada Adema (D. Manuel). — Barcelona. 

1901. Sánchez Bruil (D. Mariano), Catedrático en el Instituto 
general y técnico. — C. de Alfonso I, 28, Zaragoza. 

1891. Sánchez Navarro y Neumann (D. Emilio), Doctor en Cien- 

cias naturales, Profesor auxiliar en el Instituto. — C. de 
Santa Inés, 14, CAáh.— (Entomología.) 

1885. Sánchez y Sánchez (D. Domingo), Doctor eu Ciencias na- 
turales y en Medicina, Conservador por oposición en el 
Museo. — C. de Atocha, 96, Madrid. — (^ylnafowia com- 
parada.) 

1899. Sanchíz PerteCtas (Excmo. Sr. D. José).— G. de San Vicen- 
te, 151, Valencia. 

1901. San Román Elena (D. Manuel), Doctor en Teología, Licen- 

ciado en Derecho, Canónigo Doctoral de la S. I. G. de 
Calahorra (Logroño). 

1902. San Salafranca (D. Francisco). — Condal, 9, Barcelona. 

1895. Santo Domingo y López (D. Agustín), Licenciado en Cien- 
cias naturales. Profesor auxiliar en el Instituto. — C. de 
San Segundo, 16 y 18, Ávila. 

1898. Santos y -Abreu (D. ?]lías) , Licenciado en Medicina y Ci- 
rugía y Director del Museo de Historia natural y Etno- 
gráfico. — Santa Cruz de La Palma (Canarias). — (Ento- 
mología y Botánica.) 



58 LISTA DE SOCIOS 

1879. Sanz de, Diego (D. Maximino), Disecador 1.° por oposi- 

ción del Museo de Ciencias naturales. — G. de San Ber- 
nardo, 94, 1.°, Madrid. — { Comerciante en objetos y libros 
de HistotHa natural y en utensilios para la recolección, 
preparación y conservación de las colecciones; cambio y 
venta de las mismas en todos los ramos.) 

1900. Saulcy (Feliciano Gaignart de).— 3, rué Ghátillon , Metz 

(Lorraine). — (Coleópteros y Ortópteros de Europa.) 
1902. Sghramm (D. Jorge). — Sociedad Ahlemeyer, Plaza de 
San Francisco, Gartagena.— CCoZeópíe?'os Cerambícidos.) 
1886. Seebold (D. Teodoro), Ingeniero civil, de la Sociedad de 
Ingenieros civiles de París, Gomendador de la Orden de 
Garlos III, Caballero de varias órdenes extranjeras. — 
Square du Roule, 2, París. — (Lepidópteros.) 

1898. Segovia y Corrales (D. Alberto), Catedrático de Zoología 

general en la Facultad de Ciencias. — G. de Leganitos, 

47, Madrid. 
1902. Seminario conciliar de Orihuela. 
1897. Seras y González (D. Antonio). — Monsalves, 12, Sevilla. 

(Histologia.) 

1899. Silva Tavares (Excmo. Sr. D. Joaquín de), de la Pieal Aca- 

demia de Ciencias de Lisboa, de la Sociedad entomoló- 
gica de Francia, Profesor en el Colegio de San Fiel, 
Portugal. — (Zoocecidias.) 

1889. Simarro (D. Luís), Doctor en Medicina, Catedrático de 

Psicología experimental en la Facultad de Ciencias. — 
C. del Conde de Aranda, 1, Madrid. — (Histologia.) 

1880. Simón (D. Eugenio).— Villa Said, 16, P.ivis.— (Arácnidos.) 

1890. Siret(D. Luís), Ingeniero. — Cuevas de Vera (Almería). 

(Geología y Antropología.) 

1901. Sobrado Maestro (D. César), Catedrático en la Facultad 

de Farmacia. — Santiago. 

1902. Sola y Bosch (D. Francisco de A.), Farmacéutico. — Ga- 

rrer Nou, 33, San Pol de Mar (Barcelona). 

s. F. Solano y Eulate (D. José María), Marqués del Socorro, 
Catedrático en la Facultad de Ciencias, Jefe de la Sec- 
ción de Geología en el Museo. — G. de Jacometrezo, 41, 
Madrid. — (Mineralogía y Geología.) 

1901. Soler y Batlle (D. Enrique), Farmacéutico militar. — 
C. de Cortes, 372, Barcelona. — (Botánica). 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 2» 

1H98. Soler y Garceller (D. .Juan Pablo), Doctor en Ciencias, 
Catedrático de Agricultura en el Inslitulo general y téc- 
nico. — Plaza del Vergel, 2, 2.°, Soria. — (Microquimica.) 

1904. Spoerri (D. Eurico).—Librajo.— Pisa (Italia). 

1903. SuEiRAS Olane (D. José). — Hospital Militar, Santa Cruz 
de Tenerife (Canarias). 

1903. Taboada Tundidor (D. José), Alumno de Ciencias. — 
C. de Moratín,56, Madrid. — f Entomología.) 

1899. Tarazona y Blanch (D. Ignacio), Catedrático en la Facul- 
tad de Ciencias.— C. de la Universidad, 1, praj. Bar- 
celona. 

1899. Tarín y Juaneda (D. Rafael), Doctor en Ciencias natura- 

les, Profesor auxiliar de la Universidad. — Torno de San 
Cristóbal, 9, Valencia. 

1902. Tejeiro y Moreno (D. Germán), Profesor auxiliar en la 
Escuela de Veterinaria.— G. de Bailen, 39, Madrid. 

1901. Tió Y Salvador (D. José).— C. de Balmes, 7, 3.° — Barce- 
lona. — f Histología vegetal.) 

1901. TOiMÁs Y GÓMEZ (D. C.ilixto), Catedrático de Anatomía en 
la Escuela de Veterinaria. — Córdoba. — (Anatoyyiia com- 
parada.) 

1901. Tomás y Radó (D. Juan).— G. de Fortuny, 4, entr.», Bar- 

celona. — (Mineralogía.) 

1900. ToRREMOCHA Tellez (D. Lorenzo), Médico militar del Re- 

gimiento de Infantería de Burgos. — León. 

1882. Torrepando (Sr. Conde de), Ingeniero de Montes. — G. de 
Ferraz, 48, hotel, Madrid. 

1893. Traizet (D. Emilio).— 61, Faubourg-Saint-Denis, Paris.— 
(Coleópteros de Europa.) 

1893. Truán (D. Luís), Director facultativo en la Sección Vi- 
driera de la Sociedad anónima «Gijón industrial». — Gi- 
jón (Asturias). — (Coleópteros.) 

1902. Turró (D. Ramón).— Notariado, 10, Barcelona.— fBacte- 

ríologia.) 

1896, Tutor (D. Vicente), Doctor en Medicina.— Calahorra (Lo- 

groño) . — (Coleópteros.) 

1903. Universidad de Santo Tomás. — Manila. 

1900. Urdaniz (D. Julián José).— San Ciprián, Vivero (Lugo). 

1897. Urquía y Martín (D. Ildefonso).— Almirante Hoyos, 7 

y 9, SeviUa. 



30 LISTA DE SOCIOS 

1904, Uruñuela (D. Julio), Licenciado eu Ciencias naturales, 
Conservador interino en el Jardín Botánico.— G. de la 
Montera, 39, Madrid. 

1895. Val y Julián (D. Vicente de), Licenciado en Farmacia, 

Subdelegado de Farmacia del partido de Borja, Presiden- 
te de la Junta de Gobierno del Colegio provincial de far- 
macéuticos de Zaragoza, Socio corresponsal de los Ilus- 
tres Colegios de Farmacia de Madrid y Barcelona, de la 
Sociedad española de Higiene, Corresponsal de la Médico- 
Quirúrgica española y de otras v¿irias Corporaciones, 
premiado en varias Exposiciones. — Boquiñeni y Luceni 
(Zaragoza). — (Botánica.) 

19U0. Vales Failde (D. Javier), Presbítero y Abogado. — C. de 
la Colegiala, 20, Madrid. 

1902. Vallespinosa Ruiz (D. Florencio). — Consejo de Ciento, 
247, Barcelona. 

1887. Vázquez Figueroa y Canales (D. Aurelio), Inspector Jefe 
de Telégrafos, jubilado. — C. de Mendizábal, 39, 3.% Ma- 
drid. — (Lepidópteros de Europa.) 

1902. Vázquez Figueroa y Mohedano (D. Antonio), Arquitecto. 
C. de Mendizábal, 39, Madrid. — (Coleópteros de Europa.) 

1902. Vicente (D. Melchor), Maestro normal. — Ortigosa de Ca- 
meros (Logroño). — (Geología.) 

1899. Vidal y Compaire (D. Pío), Doctor en Ciencias naturales, 
Conservador por oposición en el Museo. — Travesía de 
la Parada, 8, Madrid. 

1893. ViLA Y Nadal (D. Antonio), Catedrático en la Facultad de 
Ciencias. — Salamanca. 

1896. ViÑALs Y Torrero (D. Francisco), Doctor en Medicina. — 

C. de la Espada, 4, principal, Madrid. 
1904. Williams and Norgate, Libreros editores. — 14, Henrietta 
Street. — Covenl Garden (Londres), W. C. 

1897. Zamora y Garrido (D. Justo), Licenciado eu Farmacia, 

Director del Colegio de segunda enseñanza de San Agus- 
tín. — Siles (Jaén), por Valdepeñas é Infantes. — [En- 
tomología^ especialmente de la Sierra de Segura.) 

s. F. Zapater y Margonell (D. Bernardo), Presbítero. — Alba- 
rracín (Teruel).— CBoídnica.^ 

1901. Zorrilla y Arroyo íD. Francisco), Abogado. — Sepiílveda 
(Segovia.) 



DE LA REAL ESPAÍ^OLA DE HISTORL\ NATURAL. gl 

Socios agregados. 

1897. Ángulo y Tamayo (D. Francisco), Doctoren Medicina. — 

Carretas, 39, Madrid. 
1904. Aterido (D. Luís), Jardinero Mayor del Botcánico. — Ma- 
drid. 

1898. CoscoLLA DíEz (D. Eineterio). — Galatayiid (Zaragoza), 

1899. Escribano y Ramón de Moncada (D. Francisco), Licen- 

ciado en Medicina. — Argamasilla de Alba (Ciudad-Real). 

1890. Fernández y Cavada (D. Pedro L.), Oficial de la sección 
de Fomento en la Excma. Diputación provincial. — C. del 
Cubo, 8, Santander. — (Entomología; insectos.) 

1898. Izquierdo (D. Juan Antonio), Catedrático de Ampliación 
de Física en la Universidad. — Zaragoza. 

1903. Orensanz (D. José), Profesor auxiliar interino en la Es- 
cuela de Veterinaria. — Zaragoza. 

1897. Relimpio y Ortega (D. Federico), Catedrático en la Facul- 
tad de Ciencias. — C. de Cervantes, 16, Sevilla. 

1901. Sánchez Pérez (D. José Augusto). — Alfonso 1, 28, Za- 
ragoza. 

RESUMEN. 

Socios protectores 5 

— honorarios 10 

— correspondientes 47 

— numerarios 378 

— ag-regados 9 

Total 449 



Socios que han fallecido en 1904. 

numerarios 

1893. AntÍga (D. Pedro). 

1900. Cágeres Gómez (D. Mariano). 

1872. Cánovas (D. Francisco). 

1895. Cerezo (D. Germán). 

1874. Couder (D. Gerardo). 

1875. Espejo (Excmo. Sr. D. Zoilo). 
1890. Fereal (D. César). 



32 LISTA DE SOCIOS 

1872. González Linares (D. Augusto). 

1873. Martínez Vigil (limo. Sr. D. Ramón). 
1873. Palou (D. Eduardo). 

s. F. Uhagón (D. Serafín de). 



Madrid, 11 de Enero de 1^05. 
El Secretario, 

José M. Dusmet y x\lonso. 



ÍNDICE GEOGRÁFICO DE LOS SOCIOS <'' 



ESI=^3Sr7v^ 



Ager (Lérida) 


Brugués. 


Finestres. 


Buen. 


Aguilar (Córdoba) 


Calvo. 
Calleja. 


Dargent. 


Camps. 


Alharracin (Teruel) 
Zapater. 


Casamada. 
Casares (A.) 
Casares (J.) 


Alicante 


Cátedra de Historia natural 


Jiménez de Cisneros. 


Compañía de Tabacos. 


Almería 
Becerra. 
Biblioteca del Instituto. 


Cotrina. 
Domenech. 
Facultad de Farmacia. 
Ferrer (0.) 


Argamasilla de Alba (C. Real) 


Ferrer y Hernández (J.) 


((A) Escribano. 


Font. 


Avila 
Instituto. 
Santo Domingo. 


Garriga. 


Instituto. 
Jimeno Egurbide. 
Llenas. 


Aviles (Oviedo) 


Llobet. 


Graiño. 


Maluquer (J.) 


Badajoz 


Maluquer (S.) 
Mir. 


Hernández Alvarez. 


Miralles. 


Barcelona 


Moles. 


Agell. 


Nacente. 


Almera. 


Oliver. 


Aranzadi. 


Pallas. 


Bofill. 


Peña. 



(*) No figuran los residentes en Madrid. Las inicíale 
apellido, indican que se trata, respectivamente, de un 
diente ó agregado. 

Tomo v.— Enero, 1905. 



H, C ó A, precedieuilo á un 
Focio honorario, corréspon- 



34 índice geográfico DE LOS SOCIOS 


Pí. 


Cartagena (Murcia) 


Ramos. 


Cáceres. 


Rivera Vidal. 


Calandre. 


Rives. 


Ibáñez. 


Romero. 


Jiménez Munuera. 


Saforcada. 


Schramm. 


San Salafranca. 




Soler (E.) 


Castellón 


Tarazona. 


Alloza. 


Tió. 


Ruíz Llacer (A.) 


Tomás y Radó. 


Ciudad Real 


Turró, 






Blanco y Juste. 


Vallespinosa. 






Malaguilla. 


Bilbao 






Córdoba 


Arellano. 






Coscollano. 


Boquiñeni (Zaragoza) 


Hernández Pacheco. 


Val y Julián. 


Instituto. 




Moran. 


Burgos 


Tomás (C.) 


Instituto. 




López de Zuazo. 


Cuenca 


Cácei'es 


Jiménez Cano. 


Ibarlucea. 


Cuevas de Vera (Almería) 


Instituto. 


Siret. 


Cádiz 


Ferrol (Cortina) 


Sánchez Navarro. 


Comerma. 


Calahorra (Logroño) 


Gerona 


San Román Elena. 


Cazurro. 


Tutor.' 


Esteva. 


Calatayud (Zaragoza) 


Gijón (Oviedo) 


Ballestero. 


Orueta. 


(A) Coscolla. 


Truán. 


Canet de Mar (Barcelona) 


Goyán (Pontevedra) 


Duran. 


Novoa. 


Cangas de Tineo (Oviedo) 


Granada 


Flórez. 


Biblioteca universitaria. 


Catarroso (Navarra) 


Diez Tortosa. 


Ruiz Casaviella. 


Nacher. 



DE LA REAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 



Guadalajara 


Monreal del Campo (Teruel) 


Instituto. 


Benedicto. 


Prado, 


Murcia 


Huelí'a 
Barras, 

García y García. 
Instituto. 

Huércal-Overa (Almería) 


Codorníu. 
Novella. 
Rivera (M.) 

Nava del Rey ( ValladoUd) 
Mercado. 


Enciso. 

Jaén 
Corrales. 


Olot (Gerona) 
Aulet. 
Bolos. 


Jerez i Cádiz) 


Orense 


Pérez Lara. 


Bescansa. 


Za Guardia (Pontevedra) 
Merino. 


Instituto. 

Orihuela (Alicante) 


aguna de Tetierife (Canarias) 


Colegio de Santo Domingo. 
Seminario. 


Cabrera (A.) 
Domínguez. 

La Orotava (Canarias) 
Gramas. 

León 
Blanco del Valle. 
Torremocha. 


Ortigosa (Logroño) 
Vicente. 

Ortigueira (Coruña) 
Maciñeira. 

Osorno (Falencia) 
Hierro, 


Logroño 
Elizalde. 


Oviedo 
Facultad de Ciencias. 


Llagostera (Gerona) 
Gelabert. 


Martín Ayuso. 
Martínez Fernández, 

Falencia 


Mahón (Baleares) 


Aragón. 


Alorda. 


Instituto, 


Rodríguez Femenías. 


Fahna de Mallorca (Baleares) 


Málaga 


Forteza Rey. 


Casares Bescansa. 


Fuset. 


Laza. 


Instituto. 


Mérida (Badajoz) 


Fontevedra 


Sáenz López. 


Caballero (E.) , 



ÍNDICE GEOGRÁFICO DE LOS SOCIOS 



Coloinina. 
Instituto. 



Port-Bou (Gerona) 


Deulofeu. 




Eleicegui. 


Alabern. 






Instituto. 


Portngalete ( Vizcaya) 


Riva. 




Sobrado. 


Mac-Lennan. 






Segorbe (Castellón) 


Pozuelo de Calatrava (C. Real) 


Pau. 


La Fuente. 






Segovia 


Reus (Tarragona) 


Carretero. 


Carbó. 


Castellarnau. 




Gila. 


Salamanca 




Vila Nadal. 


Sepúlveda (Segovia) 




Zorrilla. 


San Ildefonso (Segovla) 






Serradilla (Cáceres) 


Breñosa. 


Rivas Mateos. 


San Lorenzo (Canarias) 


Sevilla. 


Mederos. 


Arráez. 


. 


Bago. 


San Lorenzo del Escorial (Madrid) 


Benjumea. 


Biblioteca de Montes. 


Chaves. 


Martínez- Núñez. 


Crú. 




Fernández de Castro. 


San Pol de Mar (Barcelona) 


Ferrand. 


Sola y Bosch. 


Gracián. 




Halcón. 


San Sebastián 


Martínez Gámez. 


Instituto. 


Martínez Girón. 


Iñarra. 


Mazo. 




Medina. 


Sta. Cruz de la Palma (Canarias) 


Paúl. 


Santos Abreu. 






(A) Relimpio. 


Sta. Cruz de Tenerife (Canarias) 


Seras. 


Sueiras. 


Urquía. 




Siles (Jaén) 


Santander 






Zamora. 


Alaejos. 




Diez Solorzano. 


Soria. 


A) Fernández Cavada. 


Biblioteca del Instituto 


Eioja. 


Soler (J. P.) 



Santiago (Cortina) 
Cátedra de la Universidad. 



DE LA REAL ESPAÑOLA 


ÜE 


HISTORIA NATURAL. 


Tarragona 




Vendrell ( Tarragona) 


Martí. 




Folch. 


Tarrasa (Barcelona) 




Vigo (Pontevedra) 


Cadevall. 




Biblioteca G.^ Barbón. 


Ferrer Dalmau. 




García Arenal. 


Teruel 




Vilvestre (Salamanca) 


Benet. 




Fernández Gatta. 


Boscá (A.) 






Toledo 




Vitoria 


Espluga. 




Instituto. 


Hoyos. 




Vivero (Lugo) 


Tuy (Pontevedra) 




López García. 


Areses. 




Úrdanla. 


TJclés (Cuenca) 




Zaragoza 


Barreiro. 




Aramburu. 
Borobio. 


Valdealgorfa (Teruel) 




Casino. 


Pardo. 




Díaz Arcaya. 


Valencia 




Dosset. 
Ferrando. 


Biblioteca de la Universidad. 




García Fraguas. 


Boscá (E.) 




Gotz. 


Consejo de Agricultura. 




Gregorio. 


Cruz Nathan. 




Instituto. 


Esplugues. 




Isabal. 


Guillen. 
Hueso. 


(A) 


Izquierdo. 




Jimeno (H.) 


Instituto. 




Mateos. 


Moroder. 




Moyano. 


Sanchíz. 




Navas. 


Tarín. 








(A) 


Orensanz. 


Valladolid 




Palomar. 


Muñoz Ramos. 




Pella. 

Ramón y Cajal (P.) 


Yalverde del Camino (Hitelva) 




Sánchez Bruil. 


Mora. 


(A) 


Sánchez Pérez. 



índice geográfico de los socios 



S^^TI^^nSTCTEI^O 



Alemania 
(C) Arnold. — Munich. 
(C) Bucking. — Estrasburgo. 
(C) Cohén.— Greifswald. 
(H) Engler. — Berlin. 

Heyden. — Frankfurt am Main. 

Jacobs.— Wiesbaden. 
(C) Konow. —Teschendo7-f. 
(C) Kraatz. — Berlin. 

Keal Biblioteca..— Berlin. 
(C) Salomón. — Heidelberg. 

Saulcy.— ^ieí^. 

Austria-Hungría 
(C) Brancsik. — Trencsen. 
(H) Brunner. — Viena. 
(C) Horvath. — Budapest. 

Kheil. — Praga. 
(C) Reitter.- Pashau. 
(H) Tschermack.— Viena. 

Bélgica 

(C) Schouteden.— JS?-¿<seZas. 

Chile 
(C) Porter. — Valparaíso. 

Cuba 
Pazos. — San Antonio, 

Ecuador 
(C,! Sodiro. — Quito. 

Estados Unidos 
Planellas.— Pwerío Rico. 
(H) ^cnááev.— Cambridge. 
(C) Turnez. — Washington. 

Francia 

(C) Acloque.— Pans. 
(C) A.náré.—Gray. 



Azam. — Draguignan. 
(C) Bedel.— Pans. 
(C) Blanchard.— P«ns. 
(O) Boia.—SaÍ7it-Mandé. 
(C) Chevienx.—Bóne. 
(C) Coincy. — Courtoiseau. 
(C) Delacroix. — Paris. 
(C) DoUtus.— Pans. 
(C) Yinoi.— Fontainebleau. 
(C) Foumouze. — Paris. 

Franjéis. — Paris. 
(H) Gaudry.— París. 
CC) Giard. -Pans. 
(C) Heckel— Marsella. 
[ C) Janet. — Voisinlieu. 
(C) Meunier. — Paris. 
(C) Olivier. — Baroches. 
(O) Bérez.— Burdeos. 

Fie— Digoin. 

Kaspail. — Goubieux. 

Seehold.— Paris. 

Simón. — Paris. 

Traizet. — París. 
(H) Van Tieghem. — Paris. 

Filipinas 

Universidad. — Manila. 

Holanda 
Pantel.— CasíeZ Gemert. 

Inglaterra 

Bnrx.— Londres. 
(C) Distant. — South Norwood., 

Dulau. — Londres. 
(H) Geikie.— iondres. 
(H) Lubbock. — Londres. 

Williams.— ZowíZres. 

Italia 

(C) Balsamo. — Ñapóles. 
(O) Brizi. —i?o?«a. 



DE LA RIÍAL ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL. 



(C) Camerano.— Tiínw. 

(C) Cannaviello. — Portici. 

(C) Dervienx. — Turin. 

(C) De Toni.—Módena. 

(C) Gestro. — Genova. 

(C) Griñinl— Turin. 

(C) Lo Bianco. — Ñapóles. 

(C) Piccioli (Fr.) — Yallomhrosa. 

(C) Piccioli {!..)— Siena. 
Spoerri. — Pisa. 

Monaco 

'O) Richard.— ilíd?mco. 

Portugal 
Barboza.— L/s&ocf. 



Carvalho. — Lisboa. 
Correa. — Sabroza. 
(O) Girará.— Lisboa. 

Silva Tavares. — San Fiel. 

República Ai^gentina 
Gallegos. — Mendoza. 
Pacault. 

Rumania 
(C) Montandon. — Bukarest. 

Suiza 

(C) Preudhomme.— G¿ne&?*a. 
(H) Saussure. — Ginebra. 



RELACIONES 
del esíado de la Sociedad y de su Biblioíecct 

LEÍDAS EN LA SESIüN DE DICIEMBRE DE 1904 

rOR EL SECRETARIO 

D. JOSÉ MAftÍA DUSMET Y ALONSO 

Y EL BIBLIOTECARIO 

D. ÁNGEL CABRERA LATORRE 



Memoria de Secretaría. 

Designado por la Real Sociedad española de Historia na- 
tural para reemplazar en el carg'o de Secretario á D. Salvador 
Calderón y Arana, me corresponde una difícil empresa, pues, 
aunque mi buena voluntad me ayude para el mejor cumpli- 
miento de mi misión, no he de conseg-uir igualar á quien, por 
sus vastos conocimientos y su conocida actividad, ha ocupado 
la Secretaría durante seis años de la manera tan acertada que 
todos habéis podido apreciar. 

Al tener que hacer ahora el reglamentario resumen de la vida 
de esta Sociedad durante el año de 1904, trigésimo cuarto de su 
existencia, hemos de congratularnos al ver que después de una 
vida larga y llena ya de servicios á la Ciencia, realizada sin 
auxilio ninguno oficial, ha llegado á un período en que, gra- 
cias á la protección moral y material de que disfruta, puede 
ampliar su esfera de acción, y no por aumentar el entusiasmo 
que siempre como ahora animó á sus miembros, sino por la 
mayor facilidad para el desenvolvimiento de sus planes y para 
el estudio de las producciones naturales de España, objeto 
que naturalmente ha de ser una de sus miras fundamentales, 
inaugura brillantemente dicha extensión de sus investigacio- 
nes con la excursión realizada á la región volcánica de Olot. 
Trabajos semejantes á este han de verificarse en otros puntos de 
la Península, con lo cual, y con el creciente aumento de las pu- 
blicaciones de la Sociedad, demostrará ésta cumplidamente el 
buen empleo de los auxilios que recibe del Estado, el cual con- 



í-2 RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

tribuye muy acertadamente de esta manera á que no quede re- 
zag-ada nuestra patria, dentro del círculo de la Historia natu- 
ral, en el rápido prog-reso científico que actualmente se realiza 
en todas las naciones. 

La Sociedad cumplió g-ustosa con un deber de cortesía y 
ag-radeciraiento enviando una Comisión presidida por el Exce- 
lentísimo Sr. D. Zoilo Espejo para entreg-ar á S. M. el Rey el 
diploma de socio protector, teniendo con tal motivo la satisfac- 
ción de apreciar el interés que el Monarca y su aug-usta Madre 
demuestran por nuestra Corporación y por las Ciencias natu- 
rales. 

Después otra Comisión cumplió el encarg-o de entreg-ar 
al Excmo. Sr. D. Manuel AUendesalazar el título de socio pro- 
tector, que le fué concedido el año anterior en atención á los 
importantes servicios que prestó á nuestra Sociedad siendo Mi- 
nistro de Instrucción pública. 

Nunca hemos sido indiferentes á lo que puede contribuir al 
más amplio conocimiento de la Historia natural en España, y 
por esto admiramos con g-ran satisfacción dos importantes co- 
lecciones que fueron donadas por dos de nuestros consocios al 
Museo de Historia natural de Madrid, una por D. Teodoro See- 
bold, que abarca todos los órdenes de insectos, siendo extraor- 
dinariamente rica en microlepidópteros; la otra por D. Jorg-e 
Lauffer, comprendiendo numerosas especies de lepidópteros 
paleárticos perfectamente preparados y acompañados de sus 
orug-as sobre las plantas que las nutren. La Sociedad se diri- 
g-ió al Ministro de Instrucción pública para g-estionar fuese re- 
compensado el desinterés de tan g-enerosos donantes, secun - 
dando la petición que con ig-ual objeto había hecho la Junta 
directiva del Museo de Ciencias naturales. 

Discutido y estudiado el año anterior el proyecto de excur- 
siones para el estudio intensivo de las producciones naturales 
de la Península, emitido dictamen por la Comisión nombrada 
al efecto y abierta una suscripción para alleg-ar fondos con di- 
cho objeto (cuyo resultado se inserta á continuación de esta 
Memoria), acordóse que la primera de dichas excursiones se 
dirigiese á la notable reg-ión volcánica de Olot (Gerona). Tal 
proyecto realizóse con el mayor éxito en el mes de Julio, sien- 
do los expedicionarios desig-nados los Sres. D. Salvador Calde- 
rón y D. Lucas Fernández Navarro, Catedráticos de la Univer- 



DE HltíTüRIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA. 43 

sidad Central; D. Manuel Cazurro, que lo es del Instituto de 
Gerona, y D. Eug-enio Aulet, del de Tarr^g-ona. Teniendo en 
cuenta lo interesante de la reg'ión explorada y los vastos 
conocimientos de los disting-uidos socios excursionistas, es se- 
guro que el resultado de sus trabajos ha de ser de gran pro- 
vecho para la Ciencia. 

Ya han aparecido las conclusiones provisionales formuladas 
en un artículo del Boletín por el Sr. Calderón, mientras el 
estudio, necesariamente lento, de los materiales reunidos, per- 
mite redactar el trabajo definitivo. 

Son varios los socios que han verificado por su propia inicia- 
tiva excursiones de menor duración, pero en las cuales se han 
conseg-uido también útiles resultados. Aunque no sea conve- 
niente llenar el Boletín con larg-as listas de las especies reco- 
lectadas, acaso sería oportuno en lo sucesivo dar cuenta de 
ciertas expediciones que, por referirse á localidades nuevas ó 
por los hallazg-os verificados, merezcan ser conocidas. 

Las publicaciones hechas durante el año 1904 por esta Real 
Sociedad tienen g-ran importancia, tanto por el número de 
los trabajos como por la calidad de los mismos. Corresponden 
á tres g-rupos. El tomo i de las Memorias, dedicado exclusiva- 
mente á los resultados de la exploración realizada en la Gui- 
nea española, ha de tardar en terminarse, por estar encomen- 
dada su redacción á numerosos especialistas, muchos de ellos 
extranjeros, á quienes sus ocupaciones no permiten verificar 
sus trabajos con prontitud. De él ha visto la luz este año un 
notable estudio sobre los Pentatómidos de la citada reg'ión, 
debido á nuestro consocio H. Schouteden, de Bruselas, con des- 
cripción de dos g'éneros, ocho especies y una variedad nuevas. 

Se ha terminado el tomo ii de las Memorias, con los trabajos 
sig-uientes: «Ensayo monog-ráfico sobre los Quirópteros de Es- 
paña», por D. Ang-el Cabrera Latorre, con cinco especies y tres 
subespecies nuevas; «Flora Albarracinense», por D. Bernardo 
Zapater; «Notas micológ-icas», 1." serie, por D.. Blas Lázaro; 
«Ensayo sobre los Zalrus de España y Portug-al», por D. Sera- 
fín de Uhag'ón, con dos especies nuevas; «Noticia necrológ-ica 
de D. Aug-usto G. de Linares», por D. Salvador Calderón, y 
«Contribución á la flora de Galicia», Suplemento 4.°, por el 
R. P. Baltasar Merino, con descripción de seis especies nue- 
vas y unas veinte variedades. 



41 RIÍLACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

El Boletín del año 1904 comprende variados trabajos so- 
bre las diversas ramas de la Historia natural, que, aunque de 
extensión menor que los publicados en las Memorias, son 
también de indiscutible utilidad é interés. Una prueba de ello 
son las numerosas especies nuevas en ellos descritas, pertene- 
cientes unas á nuestra Península y otras exóticas. Creemos 
oportuno indicar los artículos aparecidos en el Boletín, para 
conocimiento de los naturalistas á quienes puedan interesar. 

Mamíferos: «Las especies españolas del g-énero Elyomis» 
(con una especie nueva), por el Sr. Cabrera (D. Ang-el); «Con- 
tribución al estudio de la estructura de las cápsulas suprarrena- 
les», por los Sres. Rivas Mateos, Calleja y Folch; «Los osos de 
Asturias», por el Sr. Graiño (D. Celestino); «Sobre el cruza- 
miento de razas en los mamíferos», y «Sobre el orig-en de las 
razas bovinas españolas», por el Sr. Cabrera, quien publicó 
también traducción de descripciones recientemente hechas por 
naturalistas extranjeros, de varios vertebrados de Río de Oro. 
Aves: «Sobre una momia de ave Huanae», por D. Emilio' Ribe- 
ra; «El capirote de Canarias», por el Sr. Gramas; «Una varie- 
dad de Alcedo ispiday}, por el Sr. Graiño, y «El pájaro misterio- 
so», por el Sr. Crú. — Peces: «Observaciones sobre la educación 
de que son susceptibles y sobre su oído», por el Sr. Ribera (Don 
Emilio). 

La Entomolog'ía sig-ue siendo objeto de numerosos estu- 
dios, refiriéndose áloshimenópteros los del Sr. García Mercet; 
«Especies nuevas de crisídidos» (cuatro especies y tres varie- 
dades); «Especies españolas del génevo Bedi/c/iridñtm» (una es- 
pecie y una variedad nuevas); «Las Bemhex de España» (con 
tres especies nuevas), y «Un nuevo Nysson de España»; el del 
Abbé G. V. Berthoumieu; «Un nuevo Icneumónido de España», 
y otro del que escribe esta Memoria, «Euménidos de España», 
primer suplemento (con una especie nueva). De Hemípteros, 
«Super Reduviidis nonnullis Camerunensibus», por E. Ber- 
g-roth (dos g-éneros y tres especies nuevas), y «Redúvidos nue- 
vos», por el Sr. García Várela (tres especies). Respecto á ortóp- 
teros, «Notas sobre los Pirg-omórñdos», por el Sr. Bolívar, con 
seis g-éneros, 43 especies y cuatro variedades nuevas. De Co- 
leópteros, «Buprestides», por Mr. Abeille de Perrin (18 espe- 
cies y 14 variedades nuevas); «Dos especies de Bupréstidos pa- 
leárticos», por el Sr. Martínez Escalera; «Neue Arten des Co- 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA. 45 

leopt. Gemís Athous aus Spanien», por E. Reitter (cinco espe- 
cies y una variedad nuevas); una nueva variedad de Lepiura, 
descripta por el Sr. Lauífer, y otra de Coptocephala, por D. An- 
tonio Vázquez, y «Datos para la fauna de Ciudad Real», por el 
Sr. La Fuente, que se refieren principalmente á Coleópteros. 

De Malacología tan solo han aparecido los sig-uientes traba- 
jos: «Excursión malacológ-ica á Ripoll», por D. J. Maluquer, y 
«Casos de defensa realizada por la Osírea edulis», por el señor 
Ribera. 

Por último, un estudio sobre «Alg'unos animales marinos 
existentes en el Instituto de Jovellanos», por el Sr. Jiménez 
de Cisneros; unas «Instrucciones para recog-er y enviar las 
zoocecidias», por el Sr. Silva Tavares (J.), y «Contribución al 
estudio de los aparatos tubulares endocelulares de los inverte- 
brados», por el Sr. Sánchez. 

De Botánica solamente podemos citar «Los Cladoniáceos de 
España», por el R. P. Navas. 

Mineralogía: «Localidades españolas de minerales, nuevas ó 
poco conocidas», por el Sr. Fernández Navarro, y «Mag-netitas 
españolas y portug-uesas», por el Sr. Calderón. 

Geología : «La existencia del infracretáceo en Busot (Ali- 
cante»), y «Datos para el estudio del liásico de Asturias», por 
el Sr. Jiménez de Cisneros; «Sobre el nummulítico del Guadal- 
quivir», por el Sr. Calderón, y «Sobre el terciario de los alre- 
dedores de Madrid», por el Sr. Fernández Navarro. 

Prehistoria: «Restos encontrados en la aldea de Archivel», 
por el Sr. Jiménez de Cisneros. 

Cristalog-rafía: «Estudios sobre desarrollos de maclas», por 
D. Benito Hernando, y «Ensayo de una clasificación y nomen- 
clatura cristalóg-ráficas», por D. Celso Arévalo. 

Hidrolog-ía: «Análisis de las ag-uas de Fuencaliente», por el 
Sr. Llord y Gamboa; «Las ag-uas subterráneas de Valencia», 
por el Sr. Ribera, y «Análisis de las ag-uas de Tamarite», por 
el Sr. Casares (J.). 

Han dado noticias sobre terremotos: el Sr. Ribera, de uno de 
Valencia; los Sres. Calderón y Taboada, de otros ocurridos en 
Galicia, y el mismo Sr. Calderón, de otro que se sintió en 
Vélez Rubio (Almería). 

Con objeto de que los Sres. Socios puedan tener noticia 
de las numerosas publicaciones recibidas en nuestra Bibliote- 



4G RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

na, aparece en el Boletín una detallada lista de las obras y 
los sumarios de las revistas recibidas. Además, bastantes traba- 
jos que, por su importancia excepcional, ó por referirse á Espa- 
ña y no fig'urar en nuestra Biblioteca, merecen ser conocidos, 
han sido objeto de notas bibliog-ráficas escritas por los señores 
Calderón, Fernández Navarro y el autor de esta Memoria. 

Las Secciones de Barcelona, Sevilla y Zarag-oza, han con- 
tinuado celebrando sesión, la última con reg-ularidad, y menos 
frecuentemente las dos primeras. En ellas se han presentado 
diversos trabajos interesantes que han visto la luz en el Bole- 
tín, y se han hecho varias comunicaciones verbales. 

El año 1904 ha de fig-urar entre los más funestos que reg-is- 
tre la historia de esta Sociedad respecto á socios fallecidos, 
puesto que ha experimentado muchas y muy dolorosas pérdi- 
das. Hemos de citar especialmente al Excmo. Sr. D. Zoilo Es- 
pejo, nuestro Presidente del año anterior, á cuya valiosa in- 
fluencia y extraordinario interés por el más próspero des- 
envolvimiento de esta Corporación fueron debidas en buena 
parte las distinciones alcanzadas por nuestra Sociedad en aquel 
año, en que fué honrada con el título de Real y favorecida con 
la concesión de una subvención anual por el Ministerio de Ins- 
trucción pública; al notable entomólog-o D. Serafín de Uhag-ón, 
Socio fundador, del cual se publicó una noticia necrológñca en 
el Boletín, redactada por el Sr. Martínez Escalera; á los seño- 
res González de Linares, Director de la Estación de biolog"ía 
marina de Santander, y Cánovas (D. Francisco), de los que 
también aparecieron necrologías hechas por los Sres. Calderón 
y Jiménez de Cisneros. Han muerto, además, el limo. Sr. Don 
Ramón, Martínez Vigil, obispo de Oviedo, autor de varias obras 
importantes; D. Pedro Antig-a, que había formado una colec- 
ción de himenópteros de Cataluña, notable por lo rica y bien 
preparada; D. Germán Cerezo, Catedrático en la Facultad de 
Farmacia, que formó parte alg-unos años de nuestra Comisión 
de publicación; D. Gerardo Couder, Ing-eniero de Montes 
D. César Fereal y D. Mariano Cáceres Gómez, éste último Doc- 
tor en Ciencias físico-químicas, y últimamente el Hmo. Sr. don 
Eduardo Palou, Catedrático de la Facultad de Derecho en la 
Universidad Central, que fig-uraba en la lista de socios desde 
la fundación de la Sociedad, á pesar de que sus estudios oñ- 
ciales no tenían relación con los de ésta. . 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA. 47 

A estas once sensibles bajas han de añadirse otras veinte 
correspondientes á personas á quienes diferentes ocupaciones 
impiden seg'uir formando parte de nuestra Sociedad, que 
son los Sres. Marqués de la Frontera, Passapera y Pérez Cano, 
de Madrid; Mascareñas y Fontseré, de Barcelona; Galán (Don 
Demetrio), Eodríg-uez Ayuso y Salvador, de Zarag-oza; Aguilar 
(D. Cipriano) y Vicioso, de Calatayud; Corral y Lastra, de 
Santander; Crespí, de Pontevedra; Escribano (D. Víctor!, de 
Granada; Morag-ues (D. Fernando), de Palma de Mallorca; Mu- 
g-uruza, de Elg-oibar, y Velaz de Medrano, de Soria, todos ellos 
Socios numerarios, y los ag-reg-ados Sres. Criado, de Madrid,. 
Llórente, de Valverde (Seg-ovia), y Urzola, de Zarag-oza. 

Después de consig'nar con sentimiento los nombres de los 
que han dejado de estar entre nosotros, hemos de tener la sa- 
tisfacción de indicar que han sido nombrados Socios corres- 
pondientes extranjeros, como recompensa á las numerosas é 
importantes obras con que han favorecido nuestra Biblioteca,, 
el profesor J. Pérez, de Burdeos; Mr. H. de Saussure, de Gi- 
nebra; el Dr. C. Brancsik, de Trencsen (Hung-ría); el Dr. Achi- 
Ue Griffini, de Turín, y E. Reitter, de Paskau (Austria). Han 
ing-resado además en nuestras filas, para traernos la ayuda 
de sus conocimientos y su entusiasmo por la Ciencia, 24 nue- 
vos Socios numerarios y un ag-reg'ado. 

Por todo lo expuesto puede juzg-arse que nuestra Sociedad 
sig"ue cumpliendo como buena su misión de contribuir al ade- 
lanto de las Ciencias naturales, y de desarrollar el amor á tan 
ag-radable estudio en España. Su marcha es cada vez más 
próspera, alcanza un número respetable de socios, sus publi- 
caciones son bien conocidas y apreciadas en el extranjero, su 
Biblioteca es ya de verdadera importancia y ha de serlo más. 
en lo sucesivo, pudiendo aumentar los cambios y comprar 
obras ó revistas de g-ran utilidad. De esperar es que en los 
años venideros^ cada vez más entusiastas los Socios por el tra- 
bajo y por la Ciencia, lleg-uen á hacer de nuestra Sociedad 
una de las más importantes de su clase, aspirando á que 
nuestra patria ocupe un lug-ar de los más disting'uidos en los 
estudios de Historia natural. 

El Secretario^ 

José María Dusmet y Alonso. 

Madrid, 1." de Diciembre de 190Í. 



LISTA de suscriptores para la expedición científica 
á la provincia de Gerona. 



Alaejos (D. Luís) 7 

Aragón (D. Federico) 10 

Allué (D. Feniau(lo) 5 

Arévalo (D. Celso) 10 

Adalid y Giménez Garrido 

'^María de) 5 

Barras de Aragón (D. Fran- 
cisco de las) 5 

Bartolomé del Cerro (don 

Abelardo) 5 

Bartolomé y Mingo (D. Eu- 
genio) 5 

Bolívar (D. Ignacio) 15 

Boscá (D. Eduardo) 5 

Cabrera Latorre (D. Ángel). 10 

Calderón (D. Salvador) .... 15 

Carbó (D. Manuel) 5 

Cortina (D. Enrique) 5 

Camposanz (D. Baltasar).. . 5 

Cazurro (D. Manuel) 25 

Cruz (D. Ángel B. de la) ... 2,50 
Consejo provincial de Agri- 
cultura de Valencia 5 

Cosío (D. Manuel B.) 5 

Díaz Tosaos (D. Filiberto).. 5 
Díaz del Villar (D. Juan Ma- 
nuel) 10 

Dusmet (D. José M.a) 10 

Escribano (D. Cayetano)... 5 

Espejo (D.Zoilo) 15 

Esplugues (D. Julio) 2,50 

Fernández Navarro (D. L.). 15 

Font Sagué (D. Noberto ). . . 10 
García Mercet (D Kicardo). 5 
García Várela (D. Antonio). 7 
González Garrido de Rodrí- 
guez Mourelo (D.^ Fauny) ó 

Cogorza (D. José) 5 

Gelabert (D. José) (anual). . 5 
Giner de los Ríos (D. Fran- 
cisco) 10 



Pesetas. 

Gredilla (D. A. Federico). . . 5 

Hauser y Menet (anual). .. 25 

Hernández (D. José) 5 

Hoyos y Sáinz (D. Luís de). 5 

Huidobro (D. José) 5 

Hernando y Monge (D. Be- 
nito) 5 

Instituto de Córdoba (Cá- 
tedra de Hist. nat.) 10 

Instituto de Valencia 5 

Jiménez de Cisneros (Don 

Daniel) 10 

Lauífer (D. Jorge) 15 

López Meudigutía (D. Fer- 
nando) 5 

Martínez (D. Antonio) 5 

Mazarredo (D. Carlos de) . . 25 
Martínez (D.Francisco de P.) 5 
Martínez Pacheco (D. José). 5 

Miquel (D. Manuel) 25 

Moroder (D. Federico) 2 

Oliva (Excma. Sra. Marque- 
sa de) 60 

Onís (D. Mauricio de) 5 

Pieltain (D. Antonio) 10 

Pieltain de Bolívar (Doña 

Fermina) 10 

Ribera (limo . Sr. D. Emilio). 6 

Rodríguez Mourelo (D.José). 15 

Ruíz (D. José) 5 

Sanmartín (Excmo. Sr. Don 

Alejandro) 50 

Sánchez (D. Domingo) 5 

Sauz de Diego (D. Maximino) 5 

Siman o (D. Luís) 25 

Solano y Enlate (D. José M.') 15 

Taboada (D. José) 10 

Uruñuela (D. Julio) 6 

Vázquez Figueroa (D. Au- 
relio) 6 

Vidal y Compayré (D. Pío). 5 



Estado de la Biblioteca. 

Un año, días más o menos, ha transcurrido desde que la Real 
Sociedad española de Historia natural tuvo á bien honrar- 
me confiándome el carg-o de bibliotecario, que previamente 
ocupé durante nueve meses en concepto de interino, y conse- 
cuencia de aquel nombramiento es el tener yo hoy la alta sa- 
tisfacción de daros cuenta del estado, en extremo floreciente, 
en que nuestra Biblioteca se halla. 

No voy ahora á extenderme en consideraciones sobre la im- 
portancia y valor de la misma, pues, en mi opinión, desperdi- 
ciar el tiempo sería el emplearlo en convencerá mis estimados 
consocios de una cosa de que todos están tan convencidos como 
yo. Me concretaré tan solo á hablar de sus progresos, y aun 
eso con brevedad, pues por muy importantes que éstos sean, 
están dados á conocer en pocas palabras, y no es cosa de em- 
plear muchas sin ser necesario, como mercachifle callejero que 
alaba su mercancía. 

Lo más interesante que en la vida de nuestra Biblioteca ha 
ocurrido este año, y probablemente lo más nuevo para alg-unos 
de los miembros de esta Sociedad, es el haber ésta invertido, 
por primera vez desde su fundación, una suma importante en 
la adquisición de libros. Me refiero á la reciente compra de la 
biblioteca de que fué propietario nuestro llorado consocio don 
Serafín Uhag-ón, compra con la cual hemos conseg-uido tres 
cosas, de las cuales no me atrevo á decir cuál es más impor- 
tante: que entren á formar parte de nuestra Biblioteca un g-ran 
número de obras y publicaciones que en ella faltaban; que los 
libros en que basó sus estudios el malog-rado entomólog'o pue. 
dan ser fácilmente consultados por los que se propong-an se- 
guir sus pasos, y sobre todo, que no salga de España la biblio- 
teca de un sabio español; porque picaba ya en historia y resul- 
taba triste y bochornoso eso de que librerías científicas tan im- 
portantes como las de Pérez Arcas, Graells y otros, en las que 
figuraban obras que solo estos naturalistas poseían en nuestro 
país, fuesen á parar siempre al extranjero, perdiéndose así para 
nosotros, no solo libros de gran valor, sino aveces también 
apuntes originales é inéditos. 

Tomo v.— Enero, 1905. 4 



50 RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

No necesito hablar de lo que la biblioteca ühag-ón vale, pues 
fácilmente lo comprende cualquiera con leer la lista ó catálo- 
g-o de ella que doy al fin de esta relación; pero sí diré, para los 
que no teng-an suficiente paciencia ó interés para leer toda la 
enumeración, que en colección tan valiosa de libros no solo 
figuran, como cualquiera creería dadas las aficiones del que fué 
su propietario, obras entomológicas, si que también muchas 
•de zoología general, y entre ellas algunas que por su rareza ó 
antigüedad difícilmente podríamos habernos procurado de otra 
manera. 

Espero y celebraré que en lo futuro no tengamos que com- 
prar muchas bibliotecas que hayan quedado sin dueño por fa- 
llecimiento del mismo; mas no por esto cesará la nuestra en la 
compra de libros, antes bien, hoy que puede hacerlo, la Socie- 
dad procurará dedicar anualmente una cantidad elevada á es- 
tas adquisiciones, que unidas á los importantes cambios que 
venimos sosteniendo han de aumentar considerablemente, y 
en muy pocos años, la importancia de la Biblioteca que duran- 
te este año he tenido á mi cargo. 

Hablé de cambios, y es oportuno hacer constar que los que 
hoy sostenemos son, además de los del pasado año, quince 
nuevos. Entre las publicaciones más importantes que de este 
modo recibimos están las del Museo Zoológico de Berlín; la 
revista ií^í^M, de Florencia; los dos periódicos entomológicos 
de Berlín, Berliner y Deustche; las de los Institutos de Brookiyn, 
Físico-geográfico de Costa Rica y Zoológico de la Universidad 
de Montpellier; las de los laboratorios de investigaciones de la 
universidad de Madrid y de Histología de la Facultad de Me- 
dicina de Montpellier; Oficina meteorológica y forestal de Fili- 
pinas y de las Sociedades de Ciencias naturales de Cherburgo 
y del Cantón de Vaud. 

En cuanto á obras recibidas como donativo de sus autores, 
las que este año han ingresado en nuestra Biblioteca pasan de 
300, habiendo entre ellas muchos folletos y trabajos breves 
que, como procedentes de tiradas aparte, serían difícilmente 
a,dquiridos de no recibirlos directamente de sus autores. Por la 
cantidad é importancia de sus donativos, se han hecho espe- 
cialmente acreedores ala gratitud de la Sociedad, S. A. el Prín- 
cipe de Monaco y los Sres. Reitter, de Paskau; Pérez, de Bur- 
deos; Saussure, de Ginebra; Sodiro, del Ecuador; Brancsik, de 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA. 51 

Trencsen; Bedel, Delacroix y de Bois, de París; Dervieux, de Tii- 
rín; Schouteden, de Bruselas; Pazos y Caballero, de la Isla de 
Cuba; Nery Delgado y Choífat, de Portug-al; Alfaro, de Costa 
Rica; Brezina, de Viena; Greger, de los Estados Unidos; Salo- 
món, de Heidelberg-, y de los socios numerarios Sres. Llord y 
Gamboa; Miquel, Peña y Martín, y Eleizegui. A ellos, y á cuan- 
tos en la misma forma han contribuido al prog-reso de nuestra 
colección de obras científicas, sírvanles las presentes lineas 
como un testimonio sincero de la gratitud de los naturalistas 
españoles. 

El Bibliotecario, 

ÁNGEL Cabrera Latorre. 

Madrid, 1." de Diciembre de 1901. 



^ 1=^ E isr ID I o E 



lista de las Sociedades y publicaciones coa las que cambia 
la Real Española de Historia natural. 

Academia nacional de Ciencias, Córdoba (República Argentina). 

Academia Real das Sciencias de Lisboa. 

Académie des Sciences de Cracovie. 

Académie des Sciences de París. 

Académie Internationale de Géographie botanique, Le Mans. 

Academy of Natural Sciences of Philadelphia. 

Academy of Sciences, Chicago. 

Academy of Sciences, lowa. 

Academy of Science, St. Louis, Mo. (E.-U.) 

Allgemeine Zeitschrift für Entomologie, Neudamm (Alemania). 

American Association for the Advancement of Sciences, Cincinnati (E.-U). 

American Museum of Natural History, Nueva York. 

A nnaes de Sciencias Naturaes, Foz do Douro (Porto). 

Association fran9aise de Botanique, Le Mans, Francia. 

Australian Museum, Sydney (Australia). 

Berliner entomologischer Verein. 

Broteria. Lisboa. 

Brooklyn Institute of Arts and Sciences. 

Buffalo SQciety of Natural Sciences. 

BuUetin of the Lloyd Library. 

BuUetin seieutiflque de la France et de la Belgique, sous la direction de 

MM. Alíred Giard et Jules de Guerne. Paris. 
Comisión del Mapa geológico de España, Madrid. 
Comissao dos trabalhos geológicos de Portugal, Lisboa. 
Davenport Academy of Natural Sciences, Scott Co., lowa (E.-L^.) 
Deutsche entomologische Gesellschaft, Berlin. 
Entomological Society, Chicago. 
Entomological Society, Toronto (Ontario). 
Entomologische Nachrichten, Berlin. 
Entomologischer Verein, Stettin. 
Entomologische Zeitung, Wien. 



ESTADO DE LA SOCIEDAD Y DE SU BIBLIOTECA. 53 

Entomologiska Foreninguen, Stockolm. 

Essex Instituto, Salem, Mass. (E.-U.) 

Faculté des Sciences de Marseille. 

Feuille des jeunes naturalistes, Paris. 

Field Columbian Museum, Chicago (E.-U.) 

Fondation de P. Teyler van der Hulst, Haarlem (Holanda) 

Institució catalana d' Historia natural, Barcelona. 

Instituto físico-geográfico de Costa Rica. 

Instituí de Zoologie de TUniversité de Montpellier. 

Instituto geológico de México. 

Instituto Médico Farmacéutico, Barcelona. 

Jardín botánico de Tiflis. 

Kgi. Museum für Naturkunde, Berlín. 

K. K. Naturhistorisches Hofmuseum, Wien. 

K. K. Zoologisch-Botanischen Gesellschaft, Wien. 

Laboratoire d'Histologie de la Faculté de Medicine de Montpellier. 

Laboratorio ed Orto Botánico della R. Universitá di Siena, Itali.H. 

Laboratorio de investigaciones de la Universidad de Madrid. 

Meriden Scientifique Association. 

Missouri Botanical Garden, St.-Louis (E.-U.) 

Musée océanographique de Monaco. 

Musée zoologique de l'Académie impériale des Sciences de St. Pétersbourg. 

Musei di Zoología ed Anatomía comp. della Keale Universitá di Toríno. 

Museo Cívico di Storia naturale di Genova. 

Museo de Historia natural, Valparaíso. 

Museo de La Plata, Buenos-Aires. 

Museo nacional de Buenos-Aires. 

Museo nacional de Ciencias naturales, Montevideo. 

Museo nacional de Costa-Rica. 

Museu Paraense, Para (Brazil). 

Museu Paulista, San Paulo (Brazil). 

Museum d'Histoire Naturelle, París. 

Museum national Hongrois, Budapest. 

Museum of Comparativo Zoology at Harvard CoUege. Cambridge (E.-U). 

Nalurae Novitates, Berlín. 

Natural History Society of Glasgow. 

Naturforschende Gesellschaft in Basel, Suiza. 

Naturhistorische Gesellschaft, Nürnberg. 

New-York State Museum University of the State of New- York. 

Nuova Notarisia (La), Modena. 

Oberlín CoUege, Ohío. 

Peabody Museum of American Archa^logy and Ethnology, Cambridge. 

Phílippíne Weather Bureau, Manila. 

Philíppine Forestry Bureau, Manila. 



54 RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Physikalisch-Medicinische Gesellschaft, Würzburg. 

Portugalia, Porto. 

Eedia, Florencia. 

Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. 

Real Sociedad Geográfica de Madrid. 

Reale Academia dei Lincei, Roma. 

Royal Microscopical Society, London. 

Royal Physical Society, Edinburgh (Inglaterra). 

Smithsouian Institution, Washington. 

Sociedad científica «Antonio Álzate», México. 

Sociedad científica Argentina, Buenos-Aires. 

Sociedad entomológica de Ontario. 

Sociedad Mexicana de Historia natural, México. 

Sociedade Broteriana, Coimbra. 

Societá di Naturalisti, Napoli. 

Societá di Scienze naturali ed economiche di Palermo. 

Societá entomológica italiana, Firenze. 

Societá italiana di Scienze Naturali é Museo Cívico di Storia naturale^ 

Milano. 
Societá romana per gli studi zoologici, Roma. 
Societá toscana di Scienze naturali. Pisa. 
Societas entomológica Rossica, St. Pétersbourg. 
Société botanique de Copenhague. 
Société botanique de France, Paria. 
Société botanique de Lyon. 

Société des Sciences naturelles de l'Ouest de la France, Nantes. 
Société d'Histoire naturelle de Toulouse. 
Société entomologique de Belgique, Bruxelles. 
Société entomologique de France, Paris. 
Société entomologique de St. Pétersbourg. 
Société entomologique Suisse, Schaffhausen, Suiza. 
Société francjaise de Botanique, Toulouse. 
Société géologique de France, París. 
Société hollandaise des Sciences, Harlem (Holanda). 
Société impériale des naturalistes de Moscou. 
Société Linnéenne de Bordeaux. 
Société Linnéenne de Normandie, Caen. 
Société Linnéenne du Nord de la France, Amiens. 

Société national des Sciences naturelles et Mathématiques de Cherbourg. 
Société ouralienne d'Amateurs des Sciences nat., Ekathérinenburg (Rusia). 
Société Royale malacologique de Belgique, Bruxelles. 
Société scientiflque du Chili, Santiago. 
Société zoologique de France, Paris. 
Société zoologique suisse et Musée d'Histoire naturelle de Genéve. 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA. 55 

Société V^audoise des Sciences naturelles, Lausanne. 

South African Museum, Capetown. 

Station zoologique de Cette. 

The American Naturahst, Boston. 

The Canadian Entomologist, London-Ontario. 

Unión escolar Madrid. 

United States Department of Agricultura, Washington. 

United States Geological Survey, Washington. 

United States National Museum, Washington. 

Universidad de Sassari (Italia). 

Universitas Regia Fredericiana, Cristiania. 

Universitó de Toulouse. 

üuiversité Royale d'Upsala. 

University of Colorado. 

Verein für naturwissenchaftliche Unterhaltung zu Hamburg (Alemania). 

Wilson Bulletin, Oberlin, Ohio (E.-U.) 

Wisconsin Academy of Sciences Madison (E.-U.) 

Wisconsin Geological and Natural History Survey, Madison (E.-U.) 

Zoologischer Anzeiger, Leipzig. 

Zoologist (The), London. 



II 

Usía, de las obras que cofflpDoen la Biblioteca de Q. S. de Uhagón. 

Abeille DE Perrin (É.)— Études sur les Coléoptéres cavernico- 
les, suivies de la descr. de 27 Coléopt. nouv. fraileáis. — 
Marseille, 1872. 

— Essai uionog-raphique sur les Cisides européeus & circamé- 

diterranéens.— Marseille, 1874. 

— Notes sur les Leptodirites.— Toulouse, 1878. 

— Malachides d'Europe et pays voisius. — Paris, 1891, 

— Discours de réception á l'Académie des Sciences de Mar- 

seille.~1894. 

— Notes sur les Buprestides paléarctiques. 1896. 

— Nouvelles espéces de Coléoptéres francais. — Moulins, 1901. 
Absolon (K.) — Weitere Nachricht über europáische Holilencol- 

lembolen und über die Gatung- «Aphorura». 1901. 
Allard (E.) — Revisión des Curculionides Byrsopsides. — Ber- 
lín , 1869. 

— Revisión des Helopides.— Scliaffouse, 1877. 



5G RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIKDAD E'íPANOLA 

Allard (E.) — Description de six nouvelles espéces de Coléop- 
téres Hétéroméres. 1886. 

— Classification des Adesmideset des Még-ag-énides (Lacord.) 

Paris, 1885. 

— Mélang-es Entomolog-iques. Étude sur le g-roupe des Bru- 

chites de Europe et du bassin de la Méditerranée.— Bru- 
xelles, 1867. 

Almagro (M.) — Breve descripción de los viajes hechos en Amé- 
rica por la Comisión del Pacífico.— Madrid, 1866. 

Antón y Ferrándiz (A.) — Razas y naciones de Europa (Dis- 
curso leído en la Universidad Central). — Madrid, 1896. 

Arrillaga (F. de P.) — Discurso de recepción en la R. Academia 
de Ciencias.— Madrid, 1890. 

AuBÉ (C.)— Monog-raphia Pselaphiorum. — Paris, 1834. 

Barceló y Combis (F.) —Apuntes para la fauna Balear. — Ma- 
drid, 1875. 

Baudi (F.) é Truqui (E.)— Studi Entomolog-ici. Tomo 1.°— To- 
rino, 1848. 

Baudi (F.)— Note sul g-enere «Reicheia» Saulcy. — Palermo, 
1891. 

— Studi sulle specie italiano di «Scotodipnus». 

— Osservazioni suU' g-enere «Limnebius» Leacli. 

— Viag-g-io del Dr. E. Festa in Palestina nel Líbano e reg-ioni 

vicine, VIH Coleotteri. — Torino, 1894. 

— Note Entomologiche «Polyarthron afrum».— Torino, 1889. 

— Catalogo dei Coleotteri del Piamonte.— Torino, 1889. 

-^ Di un Bembidide cieco del g". «Dichropterus» Ehlers.— To- 
rino, 1891. 

Bedel (L.) et Simón (F.) — Liste g-énérale des articules Caver- 
nieoles de TEurope — París, 1875. 

Bedel (L.) — Faune des Coleópteros du bassin de la Seine. T. i 
y VI.— Paris, 1881 y 1888. 

— (Varias descripciones de insectos nuevos. 1878, 1879, 1881, 

1884). 

— Relevé d'observations étholog-iques faites sur les«Miarus» 

et les «Mecinus» ou «Gymnetron».— Paris, 1884. 

— Recherches sur les Coléoptéres du nord de TAfrique. 1885. 

— Catalog-ue raisonne des Coléoptéres du Nord de l'Afrique. 

— Description de deux Coléoptéres hétéroméres du nord de 

l'Afrique.— Genova, 1891, 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA. 57 

Bedel (L.)— Synopsisdug-enre«LÍGSoma» Steph.— Caen, 1884. 

— Coléoptei-es du nord de l'Afriqíie. 1889. 

— Excursions dans l'aiTondissement d'Avallon.— París, 1891. 

— Revisión des scarabaeus paléarctiques. 

— Synopsis des grands Hydrophiles. (Genre «Stethoxus» So- 

lier).— Caen, 1892. 

— Coléoptéres tronvés dans la forét de Compiég-ne en Juin 

et en Juillet.— Paris, 1898. 

— Diag-noses de deux g-enres nouveaux de Carabiques du 

Sahara septentrional. — Paris, 1898. 

— Sur une variété nouvelle de «Cicindela Lyoni» Vig-. — Pa- 

ris, 1898. 
Belon (Fr. M. J.)— Hist. Nat. des Coléopt. de France. Lathri- 

diens. — Lyon, 1881. 
Berliner Entomolog*. Zeitschrift. — Colección completa desde 

1857 (Berliner). Desde 1875 sig-ue el «Deutsche Entorao- 

log-. Zeitschrift», 1904 (Heft. 1). 

— Erstes Heft. 1881 (Berliner). 

Bernhauer (Dr. Max).— Zwülfte Folg-e neuer Staphyliniden der 
palaarktischen Fauna. — Wien, 1903. 

— Die Staphyliniden der palaarktischen Fauna. I. Tribus: 

Aleocharini. (II. Theil.)— Wien, 1902. 
BoiTARD (M.)— Nouveau Manuel coraplet d'Entomologie. 3 to- 
mos y atlas. — Paris, 1843. 

— Nouveau Manuel complet du Naturaliste préparateur.— 

Paris, 1859. 
BoisDuvAL.— Essai sur TEntomolog-ie hortícola.— Paris, 1867. 
Bolívar (I.) — Ortópteros de España (nuevos ó poco conocidos). 

Madrid, 1873. 

— Apuntes acerca de la caza y conservación de los insectos. 

Madrid, 1876. 

— Orthoptéres recueillis en Portug-al et en Afrique, par 

M. C. Van Volxem.— Bruxelles, 1878. 

— Analecta Orthopterolog-ica.— Madrid, 1878. 

— Sinopsis de los Ortópteros de España y Portugal. — Madrid, 

1870. 

— Catalog-us Orthopterorum Europae et confinium. 1878. 

— Études sur les insectes d'Ang-ola qui se trouvent au Mu- 

seum National de Lisbonne. Ord. Orthoptéres. 1881. 

— Notas entomológ-icas. — Madrid, 1881. 



53 RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Bolívar (I.) — Essai sur les Acridiens de la Tribu des Tettig-i- 
dffi.— Gand, 1887. 

— Énumération des Orthoptéres de Tile de Cuba.— París, 

1888. 
Bolívar (I.) y Chicote (C.) — Enumeración de los liemípteros 

observados en España y Portug-al. — Madrid, 1879. 
BoNvouLOíR (H.) — Essai monog-rapliique sur la famille des 

«Throscides».— París, 1859. 
BouRGEOis (J.)— Diag-noses de Lycides nouveaux ou peu con- 

nus.— París, 1885 y 1889. 

— Synopsis du g-enre «Henicopus» Stepli. — París, 1888. 

— Lycides. Voyag-e de M. Ch. Alluaud dans le territoire d'As- 

sínie, 1886. 

— Lycides nouveaux ou peu connus du Musée Civique de 

Genes. 1889. 

— Lycides nouveaux ou peu connus. — París, 1886. 

— Études sur la distribution g-éog-raphique des Malacoder- 

mes. — París, 1891. 

— Note sur quelques espéces nouvelles ou peu connues de 

coléoptéres de l'Inde et de la Birmanie. — París, 1896. 

— Descríption de Malacodermes nouveaux recueíllis en Océa- 

nie, par M. le Dr. Ph.Francois.— París, 1897. 

— Notes sur quelques Malacodermes appartenant au g-enre 

«Lycus». — Descriptions de deux espéces nouvelles de Ly- 
cides.— París, 1898. 

— Observatíons sur quelques Lycides du Brésil. 

Brehm (A. E.), traducción de (Künckel d'Hercülais).— Les in- 
sectos, Myriopodes, Arachnides et Crustáceos. — París, 
1882. 

Bréme (Mis de).— Essai monog-rapliique et iconograpliique de 
la tribu des Cossyphides, 2 partes. 1846. 

BuFFON (CoMTE de).— CEuvres completes, 9 tomos. — Paris, 
1844. 

BuYSSON (H. du).— Descríption d'une espéce nouvelle d'Élaté- 
ride.— Genova, 1893. 

— Descríption de Chrysidides nouvelles. 

Candéze (M. E.)—Élatérides nouveaux.— Bruxelles, 1864. 

— Monog-raphie des Élatérídes, 4 tomos.— Liég-e, 1857-63. 

— Revisión de la Monog-raphie des Élatérídes. Premier fas- 

cícule. 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA. 59 

Candéze (M. E.)— Liste des Élatérides descritspostérieurement 
au Catalog-ue de Munich.— Bruxelles, 1880. 

Cardona y Orfila (F,)— Catálog-o metódico de los Coleópteros 
de Menorca. 1872. 

— Doscientos Coleópteros de Menorca, 1875. 
Carpenter (W, B.)— The Microscope.— London, 1881. 
Casino (S. E.)— The International Scientist's Directory. — Bos- 
ton, 1883. 

Castellarnau (J. M. de). — Estudio microg-ráfico del tallo del 

Pinsapo «Abies Pinsapo» Boiss. — Madrid, 1881. 
Champenois (A.) — Synopsis des espécespaléarctiques du g-enre 

«Clerus» Muller («Trichodes» Herbst).— Paris, 1900. 
Champion (G. Ch.) et Sharp (D.) — «Cathormiocerus socius>> 

and «raaritimus». An entomolog-ical comedy of errors, 

1888. 
Champion (G, Ch.) — XIV. A list of the Heteromerous Coleóptera 

coUected by Mr. J. J. Walker, R. U., F. L. S., in the re- 

g-ion of the Straits ot Gibraltar; with descriptions of 

four new species. 1891. 

— A list of the Cicindelidse, Carabidag and Staphylinidse col- 

lected by M. Walker in the reg-ion of the Straits of Gi- 
braltar. — Londres, 1898. 
Sexual dimorphism in ^<Buprestis sang-uinea». -Londres, 
1901. 

— An entomolog-ical Excursión to Central Spain.— London, 

1902. 
Chapuis (F.)— Synopsis des Scolytides (Prodrome d'un travail 

monog-raphique). — Liég-e, 1869. 
Chaudoir (Barón M. de). — Essai monog-raphique sur le g-roupe 

des Pog-onides. — Bruxelles, 1871. 

— Monog-raphie des Lebiides. 

— Monog-raphie des Chleniens.— Genova, 1876. 

— Monog-raphie des Scaritides.— Bruxelles, 1880. 

— Monog-raphie des Siag-onides. — Moscou, 1876. 

Chenu (Dr.)— Encyclopédie d'Histoire Naturelle: Annelés, 1 vo- 
lumen; Lepidópteros, 2 vol.; Coléoptéres, 3 vol. — Paris, 
1859. 

Che-vrolat (A.) — Mémorie sur les Cleonides. 

Chicote (C.)— Datos sobre alg-unos heraípteros de España. — 
Madrid. 



60 RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Chicots (E.) — Adiciones ú la enumeración de los Hemípt. ob- 
servados en España y Portug-al. — Madrid, 1880. 

Cisternas (R.) — Descripción del --(Ammodytes Terebrans». — 
Madrid, 1875. 

CoLMEiRO (M.) — La Botánica y los botánicos de la Península 
hispano-lusitana. — Madrid, 1858. 

— Ensayo histórico sobre los prog-resos de la Botánica.— Bar- 

celona, 1842. 

— Apuntes sobre la Flora de las dos Castillas.— Madrid, 1849. 

— Discurso leído en la Academia de Ciencias. — Madrid, 1860. 

— Examen histórico-crítico de los trabajos concernientes ala 

Flora hispano-lusitana. — Madrid, 1870. 

— Rosáceas de España y Portug-al.— Madrid, 1873. 

— Importancia del Jardín Botánico de Madrid. 1869. 

— Discurso leído ante el Cong-reso de Americanistas el día 

26 de Septiembre de 1881.— Madrid, 1881. 

— Plantas crasas de España y Portugal. — Madrid. 

Cortés y Morales (B.)— Observaciones sobre la lang-osta de la 
provincia de Madrid.— Madrid, 1879. 

— Ultimas observaciones sobre la lang-osta de la provincia 

de Madrid.— Madrid, 1879. 

Crónica científica. Revista internacional de Ciencias, núme- 
ro 317.— Barcelona, 1891. 

Crotch (G. R.) — Synopsis Coleopterorum Europae et conñ- 
nium. — London, 1871. 

CuNÍ Y Martorell (M.)— Excursión entomológica á la provin- 
cia de Gerona. — Madrid, 1885. 

Das Museum Ludwig Sálvator in Ober-Blasewitz bei Dresden. 

Dejean (Comte). — Species genérale des Coléoptéres de la coll. 
de Mr. le Comte Dejean. 6 tomos.— Paris, 1825-1838. 

— Catalogue des Coléoptéres de la collection de Mr. le Comte 

Dejean. Troisiéme édition. — Paris, 1837. 
Desbkochers des Loges (.1.) — Opúsculos Entomologiques (Co- 
léoptéres). — Gannat, 1874-75. 

— Description de quelques Tychiides nouveaux. — Bruxelles, 

1873. 

— Insectos coléoptéres du Nordde l'Afrique nouveaux ou peu 

connus. 1^ y 2^ Mémoire. — Bone, 1881-84. 

— Description d'Apionides et de quelques autres espéces de 

curculiónidos nouveaux. 



DE HISTOEIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA. 61 

Desbrochers des Loges (J.) — Description de curculiouides et 
de Brenthides inédits, etc.— Calcutta, 1890. 

Deutsche Entomolog-ische Zeitschrift.—Neunzelmter Jahrgang- 
(1875). Siebentes Heft. 

— Zwanzig-ster Jahrg-ang- (187(3). Dpittes Heft. 

— Vierundzwanzig-ster Jahrg-ang- (1880). Drittes Heft. 
Deyrolle (A.) — Note pour servir á l'Hist. des Cárabes d'Es- 

pag-ne et dii Portug-al. — Paris, 1852. 

Dieck (J.) — Diag-nosen neuer blinder Kafer aus Süd-Europa 
und von der Nordküste Maroccos. — Merseburg, 1869. 

Diego y Capdevila (A.) — Resumen de los trabajos en que se 
ha ocupado el «Ateneo Propag-ador».— Madrid, 1874. 

Doelter (Dr. C.) — Determinación de los principales minera- 
les petrográficos con el auxilio del microscopio. Tra- 
ducción del alemán por D. José M. Solano y Enlate. — 
Madrid, 1881. 

DoNCKiER DE DoNGEL (H.)— Listc des Sag-rides, Criocérides, Cly- 
trides, Még-alopides, etc., décrits postérieureraent au 
Catalog*ue de MM. Gemming-er et von Harold.— Bruxe- 
lles, 1885. 

Egozcue y Cía (J.) — Discurso de recepción en la R. Academia 
de Ciencias. — Madrid, 1893. 

EiCHHOFF (AV.)— Die Europáischen Borkenkáfer.— Berlin, 1881. 

Erichson (W. F.)— Entomog-raphien, Erstes Heft.— Berlin, 
1840. 

— Naturg-eschichte der Insecten Deutschlands.— Berlin. 

Erste Abtheilung-. — Tomo l — (Coleóptera). Erste und 
7Aveite Halft. 

Tomo II.— 1858. 

Tomo III.— 1848. 

Tomo IV.— 1863. 

Tomo III. — Zweite Abtheilung-, erste Lieferung- (1882), 
zweite Lieferung- (1885). 

Tomo V. — Erste Lieferung- (1877). 

Tomo VI.— Erste Lieferung- (1882), zweite Liefer. (1882). 

— Genera et Species Staphylinorum.— Berlin, (1840). 
Fairmaire, Bourgeois et Fauyel. — «Pseudadrus» nouveau 

g-enre d'Opatrides. 

— Sur quelques Malthinides Alg-ériens. 

— Description d'un «Rhyncochilus» nouveau. 



62 RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Fairmaire (L.) et Laboulbéne (A.)— Fauíie entomolog-ique fran- 

caise. Coléoptéres. Tomo i. — París, 1854. 
Faust (J.) — Die Europáischen und Asiatischen Arten der Gat- 

tung-en «Erirhinus, Notaris, Icaris, Dorytomus». — Mos- 
cou, 1883. 
Fauvel (A.)— Fauno Gallo-Rhénane. Coléoptéres. 
Tome premier.— Años 1868 y 1868-1869. 
Tome second. — Hasta la pág\ 196. 
Tome troisiéme.— Años 1872-1873 y P^' supplément aux 

staphylinides. — 1874 y 2« supplément aux staphylinides. 

1875 y catalogue systématique des staphylinides de la 

faune Gallo-Rhénane. 
Tome quatriéme.— Hasta la pág-. 132. 
Ferté (F. de la). — Monographie des « Anthicus » et genres 

voisins. — Paris, 1848. 
FiNOT (A.)— Les Orthoptéres de la France.— Paris, 1883. 
FouDRAS (C. DE la).— Altisides.— Paris, 1859. 
Gallois (J.)— Mélanges Entomologiques.— Ang-ers, 1876. ' 
Gautier des Cottes (Le barón).— ixex« recueil «Omaseus».— 

Paris, 1869. 

— Monog-raphie du g-enre «Calathusv. — Paris, 1867. 

GÉH1N (J. B )— Lettres pour servir á l'histoire des Carábidos.— 

Nancy, 1875. 
Gemminger et B. de Harold. — Catalogus Coleopterorum. 

12 tomos.-Monachi (1868-1876). 
Germar (E. Fr.) — Zeitschrift für die Entomologie.— Leipzig. 

5 tomos (1839-1841, 1843-1844). 
Gestro (R.)— Sul genere «Arctolamia».— Genova, 1890. 

— Note^Entomologiche.— Genova, 1885. 

— Due Nuovi Anoftalm i. —Genova, 1898. 

— Un Nuovo genere de Rhysopaussidae.— Genova, 1900. 

— Catalogo sistemático dei Paussidi. — Genova, 1901. 
GiRARD (M.)— Métamorphoses des Insectos.— Paris, 1866. 
Gozís (M. des).— Recherche de l'espéce typique.— Montlucon, 

1886. 
Grenier (A.) -Catalogue des Coléoptéres de France. — Paris, 

1863. 
Gliérin (F. E.)— Dictionnaire pittoresque d'Histoire Naturelle. 

9 tomos. -Paris, 1833-39. 



DE HISTORIA NATURAL Y DE SU BIBLIOTECA. 63 

Harold (Barón E. von). — Monographie du g-enre <Glaphyrus» 

Latreille. 1870. 
Heyden (Dr. L. von) et Allard (E.) — Entomolog-ische Reise 

nach Spaniel!. Revisión der «Hymenoplia». — Berlín, 

1870. 

— Kurze Antwort auf Hern Fauvel's «Rectifications» zun 

«Catalog'us Coleop. Europ. et Caucasi».— Wien* 1885. 
Heyden (Dr. L. von).— Verzeichniss der von Herrn Dr. raed. 

W. Kobeit in Nord-Afrika und Spanien g-esammelten 

Coieopteren. 
Heyden (Dr. L. von), Reitter (E.) et Weise (J.)— Catalog-us 

Coleopterorum Europse et Caucasi. 1883. 
HuMBOLDT (A.)— «Cosmos». 5 vol. (1855-1859). 
II Naturalista Siciliano (n.° 2).— Palermo, 1881. 
Jaquelin du A^al (C.)— De Bembidiis europaiis. 1851. 

— Genera des Coléoptéres. 4 vol. — Paris, 1857-1868. 

— Glanures entomolog-iques (cahier, 2).— Paris, 1860). 
Jekel (H.) — Fabricia entomolúg-ica.— Paris, 1854, 56, 59. 
Kraatz (G.)— Revisión der Tenebrioniden der Alten Welt. — 

Berlin, 1865. 
Küster (H. C.) und Kraatz (G.)— Die Káfer Europa's. Tomos 

1-35 y 37. 
L'Abeille. — Journal d'Entomolog-ie. 29 tomos (1864-1900). 

Tomo 30 (10 n."S hasta 1904). 
Lacordaire (Th.) — Introduction á l'entomolog-ie. 2 tomos. — 

Paris, 18.34. 

— Genera des Coléoptéres. A^ol. i-xii y atlas en color (1854- 

1876). 

— Monographie des coléoptéres sub-pentaméres phytopha- 

g-es. 2 tomos.— Paris, 1845-1848. 

Lameere (A.)— Liste des Cerambycides décrits postérieurement 
au Catalog-ue de Munich.— Bruxelles, 1883. 

Landerer (J.)— El piso tenéncico ó urg-o-ápíico y su fauna. 
1874. 

Lansberge (G. van).— Synopsis des «Chironitis, Onitis et Bu- 
bas» de la rég-ion raéditerranéenne. 

Le Frélon, n° 9.— Chateauroux, 1891. 

Le Naturaliste. Premiére serie, 1879-86. Deuxiéme serie, 1887- 
1904 (N°- 404-405; 406-408; 410-423; 425). • 



64 KELACIOÍJES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Lesson (R. P.) — Manuel de Ornitolog-ie. 2 voL— Paris, 1828. 
Lewis (G.) — On new Species oí" Formicarious HisteridEe, and 

Notes on others. — London, 1888. 
LiEGEL (E.)— Verzeichnis der in den Jahren 1881-1885 bei Feld- 

kirchen und Gnesau beobachteten Coleopteren. — Kla- 

g-enfurt, 1886. 
LÓPEZ Seoane'(V.)— Reptiles y anfibios de Galicia. 1877. 

— Identidad de «Lacerta Schreiberi» (Bedriag-a) y «Lacerta 

viridis»; var. «Gaddoii» (Bouleng-er). — La Coruña, 1884. 

— Nouvelle espéce de Batracien Anoure des iles Philippines. 

Paris, 1890. 

— Examen crítico de las perdices de Europa. — La Coruña, 

1891. 
L'Orza (P.)— Les Lépidoptéres Japonais á l'exposition de 1867, 

Rennes, 1869. 
LuCAiMTE (A.)— Essai g'éog-raphique sur les cavernes de la 

France et de l'étrang-er.— Ang-ers, 1880-1882. 2 vol. 
Lucas (H.)— Exploration scientifique de l'Alg-érie pendant les 

années 1840-42. 1 tomo (el iv) coléoptéres. — Paris, 1849. 
Macpherson (J.)— Los terremotos de Andalucía.— Madrid, 1885, 
Marseül (S. a.)— Catalog-ae des Coléoptéres d'Europe. — Paris, 

1863. 

— Catalog"as Coleopterorum Europíe et confinium. 1866. 
Martínez Saez (F.)— Descripciones de Coleópteros de España. 

Madrid, 1873, 

— Alg-imos coleópteros de los alrededores de Cuenca. 1873. 

— Nota sobre Mamíferos americanos. — Madrid, 1873. 

— Distribución metódica de los vertebrados. — Madrid, 1879. 
Martorei^l, — Datos para una ñora de los insectos de Cataluña, 
Matthews (Rev. a.)— Trichopteryg'ia íUustrata et descripta. — 

London, 1872. 

— An Essay on the Genus «Hydroscapha». — London, 1876. 
Memorias de la Comisión del Mapa g-eológ-ico.— Madrid, 1855. 

(Sección zoológ-ica, Graells.) 

Merino (P.j^Alg-unas plantas raras de la Guardia (Ponteve- 
dra).— Tay, 1895. 

Miró y Salgado (J.)— Observaciones sobre los medios de impe- 
dir ó aminorarlos estrag-os de la filoxera. — Jerez, 1878. 

Mulsant (E.) — Monographie des Coccinellides. 1*^^^ partie. 
Coccinelliens. — Paris, 1866. 



DK HISTORIA NATURAL Y UE SU BIBLIOTECA. 65 

MuLSANT (E.)— Species des Coléoptéres. Trimeres sécuripalpes. 
2 voL— Paris, 1851. 

— Hist. Nat. des Coléopt. de France. 1 vol. Lamellicornes.— 

Paris, 1842. 

— Palpicornes. 1 vol. — Paris, 1844. 

— Sulcicolles, Sécuripalpes.— Paris, 1846. 

— Barbipalpes, 1856; Long-ipédes, 1856; Latipennes, 1856; 

Vexicantes, 1857; Ang-ustipennes.— Paris, 1858. 

— Latig"éne?, 1854; Pectinipédes, 1856; Rostriferés. — Paris, 

1859. 

— Térédiles.— Paris, 1864. 

— Fossipédes, Brevicolles, 1865; CoUigéres.^Paris, 1866. 

— Vesiculiféres. — Paris, 1867. 

— Floricoles.— Paris, 1868. 

— Scuticolles, 1867; Piluliformes ,1869; Improsternés, Uncifé- 

res, Diversicornes, Spinipédes. — Paris, 1872. 

— Ang-usticolles, 1863; Diversipalpes, 1864; Gibbicolles.— 

Paris, 1863. 

— Long-icornes.— Paris, 1862-63. 

— MoUipennes.— Paris, 1862. 

— Lamellicornes, Pectinicornes, 2*^ édition.— Paris, 1871. 

— Opuscules entomolog-iques. 16 tomos. Paris (todo lo publi- 

cado). 
MuLSA^'T (E.) et Rey (CL.) — Aléochariens.— Paris, 1871-1875 
(4 tomos). 
- — Myrmedoniaires, V'^'^ et 2-^ parties.— Paris, 1875. 

— — Brévipennes, Xantholiuiens, 1877; Pederiens, 1878; 

Evesthétieus.— Paris, 1878. 

— — Staphyliniens.— Paris, 1877. 

MuRRAY (A.)— Monog-raph of tlie Genus <Catops».~London^ 
1856. 

— Monog-raph of the Family of Nitidularise. — London, 1863. 
Oberthür (R.)— Notes sur quelques Coléoptéres récoltés aux 

lies Saug-hir par les chasseurs de M. A. A. Bruyn et des- 
cription de trois espéces nouvelles. 

— Note sur la vie et les travaux de Constant Bar. 1887. 
Oliveira (P.)— Catalogue des insectes du Portug-al.— Coléopté- 
res. — Coimbra , 1876. 

Olmedilla y Puig (J.)— Elog-io histórico de D. Fernando Amor 
y Mayor.— Madrid, 1872. 

Tomo v.— Enero. 19(1". 5 



en RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Pagenstecher (A.) — Lepidoptera Rhopalocera, fam. Libj'thei- 
dse.— Bruxelles, 1901. 

Pantel (R. P.) — Catalog-ue des Coléoptéres carnassiers terres- 
tres des environs d'Uclés. — Madrid, 1888. 

— Notes Ortiioptérolog-iques.— Madrid, 1890. 

PÉREZ Arcas (L.) — Discurso leído en la Real Academia de 
Ciencias.— Madrid, 1868. 

— Revista crítica de las especies españolas del g-én, ^<Perciis» 

(Bon).— Madrid, 1869. 

— Especies nuevas ó críticas de la Fauna española. — Madrid, 

1874. 

— Elementos de Zoolog-ía, 5." edición.— Madrid, 1883. 
Perris (E. )— Nouvelles excursions dans les Grandes Laudes. 

Lyon, 1857. 
Petites nouvelles entomologiques. Premier volume, de 1869- 

1875. Deuxiéme volume, de 1876-1879. 
Pie (M.) — Mceurs des «Antliicus», note rectificative et observa- 

tions.— París, 1897. 

— Note sur ^( Otiocephala opaca» Rosh, et ses varietés.— 

París, 1897. 

— Notes sur les «Bythinus» Leach, de Tunisie, et descrip- 

tion d'une espéce nouvelle.— Synonymies de quelques 
espéces et varietés de «Dorcadion». — Paris, 1900. 

— Note complémentaire sur (Malthínus maritiraus» Pie— 

Paris, 1900. 

— Note sur «Strang-alia emmipoda>> Muís, et espéces voisi- 

nes. — Paris, 1901. 

— Examen des Antliicides de la CoUection Reitter.— Paris. 

— Sur le Groupe Podistrina. Col. Malacodermes.— Paris, 1901. 

— Diag-noses de coléoptéres Malacodermes et Notes diversos. 

Paris, 1898. 

— Préliminaires d'une étude synoptique sur le g-enre ^<Pti- 

nus» L.— Paris, 1896. 

— Contribution á l'étude du g-enre ^<Chrysantliía» Schm.— 

Paris, 1899. 

— A propos de «Coryna Bleusei». 1898. 

— Renseig-nements sur les Coléoptéres Anthicida? de la col- 

lection L. Dufour.— Paris, 1900, 

— Diag-noses de coléoptéres Malacodermes et Phytopliag-es. 

— Quelques mots sur les lois de priorité. — Paris, 1899. 



DE HISTORIA NATUK \L Y DE SU BIBLIOTECA. 6" 

Pie (M.)— Coléoptéres nouveaux de la faune paléarctique. — 
París, 1900. 

— Sur les «Danacaea» Laporte. 1896. 
PiRAzzoLi (O.)— Coleotteri italiani. — Iraola, 1882. 

PuiG Y Larraz (G,)— Notas bibliog-ráficas (1893-94).— Madrid, 

1896. 
PuTZEYS (J.) — Monog-rapliie des Calathides. — Bruxelles. 

— Monog'rapliie des «Clivina>; et g-enres voisins. — Liég-e, 

1846. 

— Revisión g-énérale des <<Clivinides>..— Bruxelles, 1867. 

— Description de deux eSpéces nouvelles de Carabiques. — 

Bruxelles, 1872. 

— Monog-raphie des «Amara». — Paris, 1870. 

— Description de Carabiques nouveaux ou peu connus, — 

Bruxelles, 1875. 
Ragusa (E.)- Calendario Coleotterolog'ico per Palermo e din- 
torni. 

— Sulla sinonimia dell' <<Omoplilus fallaciosus» Rottenberg e 

deír «Haplocnemus Koziorowiczi» Desbrochers. 

— Gita entomolog-ica all' Isola di Pantelleria. 

Ratzel (Dott. F.)— Le razze umane. (Fascículos i-x, xii á 21). 
Redtenbacher.— Fauna austríaca. Die Kafer.— Viena, 1858. 
Reiche, — Catalog-ue des Coléoptéres de l'Alg'érie et contraes 

voisines — Caen, 1872. 
Reitteu (Ed.)— Bestimmung-s-Tabellen der Europnischen Co- 

leopteren (serie completa) N°^ 1-52. 

— Zur Pselaphiden und Scydmaeniden fauna Syriens. 

— Die Europaisclien Nitidularien. 1873. 

— Revisión der Europáisclien<:<EpureíB-Arten». — Brünn, 1872. 

— Die Europaischen Nitidularien. Revisión der europaisclien 

Cryptophagiden. (Suplemento al tomo 19 del «Deutsche 
Entomolog-. Zeitschr.». (187.5). 

— Revisión der Gattung" «Trog-osita^^ 01. 

— Darstellung- der mit «Epuraea» verwandten Gattung-en. 
•— Die süd-und mittelamerikanischen Arten der Gattung- 

'^Tenebrioides».— Brün und Berlín, 1875. 

— Coleopterologisclie Ergebnisse einer Reise nach Südun- 

garn und die Transsylvanisclien Alpen. — Brünn, 1877. 

— Revisión der Europaischen «Amblystomus» Arten. — Wien, 

1883. 



68 RHLACIONES DEL ESTADO DE LA UEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Reitter (Ed.) — Der Europaischen <-< Acupalpus >> Arten.— 
Wieu, 1884. 

— Der mit « Tachys >/ verwandten Coleopteren . — Wien, 

1884. 

— Dr. Clemens Hampe. Ein Nachruf. — Wien, 1885, 

— Tableaiix analytiques pour détermiuer les coléoptéres 

européens, P'' cahier. — Yienne, 1879. (Ti-aduction de 
(luillebeau, 1885.) 

— Uebersicht der mir bekannten Arten der Coleopteren-Ga- 

tung" <^Dromius» Bon. aus Europa. — Wien, 1887. 

— Coleopterolog-iche Notizen.— Wien, 1887-1889. 

— Systematische Eintheilung* der Nitidularien . — Brünn , 

1873. 

— Uebersicht der mir bekannten Arten der Coleopteren Ga- 

tung- ^<Triodonta» Muís.— Wien, 1889. 

— Drei neue Silphiden aus Italien. — Genova, 1889. 

— Uebersicht der bekannten ^<Hymenoplia>; Arten.— Wien, 

1890. 

— Zwei neue Trog'ositiden aus Japan. — Wien, 1889. 

— Insecta, A. Cl. G. N. Potanin in China et in Mong-olia no- 

vissime lecta ix. 
Résolutions votées par le Cong-rés g'éolog'ique International. 

2" Sesión.— Bolog-ne, 1881. 
Résultats des campag-nes scientifiquesduyacht lV<Hirondelle>>. 

1889. 
llevue d'Entomolog'ie, publiée par la Société Francaise d'Ento- 

molog-ie. 5 tomos (1882-1886).— Caen. 
Rey (Cl.) — Hist. Nat. des Coléoptéres de France. Palpicornes. 

2e édition. — Beanne, 1885. 
Rodríguez Femenías (J. J.)— Suplemento al Catálog'o de las 

plantas vasculares de Menorca.— Madrid, 1874. 

— Catálog'O de los Musg-os de las Baleares.— Madrid, 1875. 
RosENHAUER (W. G.)— Dic Thiere Andalusiens. — Erlang-en, 

1856. 
RossLER (A.)— Verzeichniss ura Bilbao g-efundener Schmetter- 

ling-e. 
Salvañá Comas (J. M.)— x\puntes para la fauna entomológica 

de Mataró.— Madrid, 1870. 
SÁNCHEZ Y SÁNCHEZ (D.)— Mcmoria sobre un insecto enemig'o 

de los Cafetos.— Manila, 1890. 



DE HISTORIA NATUKAL Y DE SU BIBLIOTECA. 69 

.Saulcy (F. de). — Species des Paussides, Clavig-érides, Pséla- 

phides, <fc Scydménides. — Metz, 1874. 
ScHAUFuss (L. W.) — Nunquam otiosus. — Uresden, 1870-1871. 

— Dictator Scliaum. Ein oífner Brief an alie Entomolog-en. 

— Monog-raphische Bearbeitung- der Sphodrini in naturg-e- 

inásser AuíFassung-.— Dresden, 1865. 

Schiodte (J. C.) — Bidrag til den uiideijordiske Fauna. 
^ Notice sur la vie et les travaux. 1885. 

ScHOENHEiiR (C. F.) — Genera et species Curculionidum. 16 vo- 
lúmenes, con suplementos. Mantissa secunda Familise 
Curculionidum. — Holmia^, 1833-1847. 

Seidlitz (G.) — Die Otiorhynchiden s. str. — Berlin, 1868. 

— Fauna Báltica. — Koenigsberg", 1891. 

Senac (H.)— Essai monograpliique sur le genre «Pimelia». — 
Paris, 1884. 

Sharp (D.) — Descripciones de alg-unas especies nuevas de Co- 
leópteros. 

— VIL On some proposed transfers of ñames of g-enera. — 

London, 1886. 

— Descriptions of two new genera and some new species of 

Pselaphidíie. 

— List of Aquatic coleóptera collected by M. Camille van 

Yolxem in Portugal & Marocco. 

— 11. The Pselapliidíe and Scydmcenidae of Japan. — London, 

1874. 

— One new Family of European Aquatic coleóptera. 1874. 

— Observations on the Respiratory Action of tlie Carnivorous 

Water-Beetles (Dytiscidae). 
Silva Tavares (J. da). — As Zoocecidias Portuguezas.— Porto, 

1902. 
Sociedad española de Historia natural. — Serie completa. 
Anales, tomos i-xxx. 
Boletín, tomos i-iv. 
Memorias, tomo i (todo lo publicado), 
ídem, tomo ii. 
Société Entomologique de France. — Series completas (1832 á 
1903). (1904 Bol. 1-14.) 

— Tables genérales, 1832-1860. 

— ídem id., 1861-1880. 

— ídem id., 1881-1890. 



•70 RELACIONES DEL ESTADO DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Société Entomolog-ique de France.— MonogTaphie des Eucné- 
mides, par M. H. de Bonvouloir. 1870. 

Solano y Eulate (J.) — Discurso leído en la Universidad Cen- 
tral.— Madrid, 1880. 

Spangberg (J.)— Lepidopterolog-iska Anteckning-ar. I. <^<Arg-yn- 
nis». ^(Brenthis». — Upsala, 1876. 

— Homoptera nova vel minus cog-nita.— Stockolm, 1877. 

— Ofversig"t af Sverig-es och Finlands Psociner. — Stockolm, 

1878. 

Stein (J. P. E. FR.)-Catalog-us Coleopterorum Europae.— Be- 
rolini, 1868. 

Stephens (.1. Ff,)— lllustrations of British Entomolog-y. Man- 
dibulata. Vol. i-v; 1828-1832. 

Stierlin (G.)— Revisión der Europaischen «Otiorhynchus» Ar- 
ten.— Berlin, 1861. 

Stussiner (J.)— «Leptomastax Simonis» n. sp. — Wien, 1880. 

SuFFRiAN (M). (trad. de Fairmaire).— Monog-raphie des Chry- 
soméles d'Europe.— Paris, 1852. 

Tournier (H )— Description des Dascillides dii Bassin du Le- 
man.— Bale, 1868. 

— Étude des espéces Européennes et circumeuropéennes 

du g-enre «Cneorhinus». 

— Descriptions de quelques nouvelles espéces de «Phyllo- 

bius» Germ. (Coléoptéres). 
ToussENEL (A.)— L'Esprit des betes.— Paris. 
Trüqui (E.)— Anthicini insulte Cypri et Syrise.-Taurini, 1855. 
Vían.— Causeries Ornitholog-iques. Revue de Zoolog-ie. 
ViLANOVA (J.)— Discurso de recepción en la Real Academia de 

Ciencias.— Madrid, 1889. 

— Lección inaug-ural de Paleontolog-ía.— Madrid, 1878. 
Wencker (J.) et SiLBERMANN (G.)— Catalogue des Coléoptéres 

de l'Alsace et des Vosg-es.— Strasbourg-, 1866. 
Weise (J.)— Nouvelle répartition des tribus et des g-enres de 

Coccinellides Paléarctiques. 1893. 
WüLP (F. M. VAN DER).— Dr. H. Weyenberg-h. Ein Nachruf.— 
Wien, 1885. 



boletín 



REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL 



Sesión extraordinaria de 11 de Enero de 1905. 

PRESIDENCIA. DEL SR. D. JOSÉ RODRÍGUEZ MOURELO. 

El Presidente indicó que esta sesión había sido convocada, 
seg'ún previene el Regiamento, para acordar respecto á la pro- 
puesta de la Junta directiva del nombramiento de socios ho- 
norarios á favor de los eminentes naturalistas H. de Saussure, 
de Ginebra, y G. Tschermak, de Viena. 

La Sociedad acordó por unanimidad, atendiendo al gran re- 
nombre científico de los citados señores, aprobar la mencio- 
nada propuesta. 

Sesión del 11 de Enero de 1905. 

PRESIDENCIA DEL SR. D. SALVADOR CALDERÓN. 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

El Sr. Rodríg-uez Mourelo, que abrió la sesión, pronunció 
alg-unas sentidas frases para manifestar á la Sociedad la satis- 
facción y el honor que había tenido en presidirla el año ante- 
rior y para hacer notar los méritos del nuevo Presidente, invi- 
tándole á tomar posesión de su carg-o. 

Así lo hizo el Sr. Calderón, quien dio elocuentemente las 
g-racias á la Sociedad por haberle honrado con semejante dis- 
tinción, y ofreció trabajar para que continúe por el próspero 
camino emprendido. 

El Sr. Azpeitia dio también las g-racias por haber sido eleg-ido 
Ticepresidente. 

El Sr. Vázquez, haciéndose eco de los unánimes sentimien- 



•,2 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAMOLA 

tos de los socios, tributó merecidos elog-ios á los señores ante- 
riormente nombrados. 

Aprobación de cuentas.— Se dio lectura al siguiente informe 
de la Comisión nombrada en la sesión anterior para el examen 
de las cuentas: 

«Los que suscriben, individuos de la Real Sociedad espa- 
ñola DE Historia natural, nombrados para el examen y com- 
probación de las cuentas presentadas por el Sr. Tesorero de la 
misma, tienen el honor de comunicar á sus consocios que des- 
pués de un detenido estudio comprobatorio han visto consuma 
satisfacción que las partidas consig-nadas en las referidas cuen- 
tas concuerdan exactamente con los justificantes puestos á 
nuestra disposición, arrojando un saldo á favor de la Sociedad 
de 1.162,28 pesetas por ingresos ordinarios, y existiendo crédi- 
tos por 2.175,45, que en gran parte es de esperar, habrán de 
hacerse efectivos. Dispone, además, la Sociedad, con aplica- 
ción exclusiva á la publicación del tomo i, dedicado á la «Fauna 
de la Guinea española», de 2.440,34 pesetas que restan de las 
4.000 concedidas por el Ministerio de Estado á la Comisión de 
estudios de las Colecciones del Muni para auxiliar la publica- 
ción del tomo referido, habiéndose empleado las 1.559,60 res- 
tantes en la forma que se detalla en el Boletín de Diciembre 
del año próximo pasado, y de conformidad con el objeto de la 
concesión. 

En vista de lo expuesto, los que suscriben proponen la apro- 
bación del balance de que se ha dado cuenta en el referido 
Boletín, y en vista del brillante estado económico de la Socie- 
dad, debido al celo de los socios encargados de la Tesorería, 
solicitan un voto de gracias para dichos señores como recom- 
pensa á su actividad. 

Asimismo creen un deber hacer extensivo este voto de gra- 
cias á los Sres. D. Emilio Ribera, de Valencia; D. Ignacio Ta- 
razona, de Barcelona; D. Antonio Eleicegui, de Santiago; Don 
Pedro Moyano, de Zaragoza; D. Enrique Crú, de Sevilla, y Don 
Pedro Fernández Cavada, de Santander, que en las respectivas 
localidades desempeñan las funciones de Tesorería y han con- 
tribuido á tan brillante esultado, 

Madrid, 27 de Diciembre de 1904:.— Juan M. Díaz del Villar, 
llamón Llord y Gamhoa. Marcelo Ritas Mateos » 



DE HISTORIA NATURAL. 73 

Admisiones.— Quedaron admitidos como socios numerarios 
los Sres. D. Francisco de Castro, doctor en Farmacia, y D. An- 
tonio Ruíz Llazer, residente en Castellón, propuestos en la se- 
sión anterior })or D. Blas Lázaro y D. Florentino Azpeitia, 
respectivamente. 

Se hicieron dos nuevas propuestas de socios. 

Correspondencia. — El Secretario mostró las publicaciones re- 
cibidas á cambio ó por donativo, siendo de notar una edición 
de la «Geog-rafía física y esférica del Parag-uay», por D. Félix 
de Azara, publicada por el Museo Nacional de Montevideo; 
Aquila, Revista ornitológica de Budapest, con hermosas lámi- 
nas; un importante trabajo de G. G. Gemmellaro «I Cefalopodi 
del Trias superiore della regñone occidentale della Sicilia», 
publicado por la Societá di Scienze naturali ed economiche di 
Palermo, y una obra de nuestro consocio D. José Gelabert 
«Los volcanes exting-uidos de la provincia de Gerona». 

Se acordó el cambio con la Société Vaudoise des Sciences 
jSiaturelles. 

Coinnnicaciones verbales. — El Sr. Calderón presentó un trabajo 
de D. Celso Arévalo, «Noticia sobre una cuña neolítica de ja- 
deita», añadiendo sobre ello breves palabras. 

El Sr. Vázquez (D. Aurelio) presentó unas descripciones de 
«Nuevas especies de Lepidópteros de España»y, con motivo de 
una observación del Sr. Calderón , hizo alg-unas indicaciones 
sobre lo interesante de la localidad Montarco (cerca de Ribas) 
en los alrededores de Madrid, en donde el Sr. Bolívar había 
hallado tantos notables ortópteros, y que también para los le- 
pidópteros ha proporcionado valiosas especies, Análog-a obser- 
vación hizo el Sr. Dusmet respecto á los himenópteros encon- 
trados en tal localidad. 

El Sr. Calderón dijo lo sig-uiente: 

A las cinco de la madrug-ada del día 7 último se ha sentido 
<3n San Roque, Alg-eciras, Gibraltar y la Línea, un fuerte tem- 
blor de tierra, que dicen ha durado seis seg-undos. Las oscila- 
ciones han sido de Norte á Sur. Alarmado el vecindario salió á 
las calles presa de g'ran pánico. Muchas casas de San Roque 
han sufrido deterioros, viéndose en los muros bastantes g*rietas, 
y habiéndose hundido un edificio ruinoso. El fenómeno sísmi- 



■?i boletín de la real sociedad española 

co se reprodujo veinte minutos después., al menos en San Ro- 
que, aunque con menor intensidad. 

También parece se ha hecho sensible en Almendralejo y su 
comarca, si bien no he podido comprobar si ocurrió á la mis- 
ma hora; de suerte que se trata de un movimiento que ha al- 
canzado una extensión bastante considerable. 

El Sr. Aterido leyó un trabajo, «Plantas crasas cultivadas en 
el Jardín Botánico de Madrid», que se acordó pasara á la Comi- 
sión de publicación. 

Notas bibliográficas.— El Sr. Calderón dijo que á los trabajos 
extranjeros referentes á los Pirineos y que interesan directa- 
mente á la g-eología de nuestro suelo, de que en otras sesiones 
había dado noticia, tenía que ag-regar dos que acaban de 
aparecer. 

Uno es del Sr. L. Carez, Géologie des Pi/rénéés fmnmises, fas- 
cículo II, que trata de las hojas de Tarbes y Luz. La estructura 
del terreno está representada por ocho cortes g-enerales, trans- 
versales á la cadena, que se extienden desde la planicie mio- 
cénica francesa á la de igual edad del Ebro. 

El otro trabajo es una nota del Sr. L. Bertrand leída en la 
última sesión de la Sociedad g-eológ-ica de Francia, exponiendo- 
alg-unos de los hechos que ha observado el pasado año en una 
correría por los Pirineos centrales españoles. Es imposible dar 
cuenta de esta interesante nota sin reproducirla casi ínteg-ra; 
pero á mi propósito basta decir que con el criterio de la orog-e- 
nia contemporánea, aporta valiosos puntos de vista para el 
esclarecimiento de intrincados problemas de la estructura de 
aquella r.eg-ión tan difícil de resolver. Las personas que se in- 
teresan por estos estudios verán con sumo provecho esta nota 
y desearán seguramente, como nosotros, que la amplíe el emi- 
nente g-eólogo. 

K. Sapper. Die caiaJonischen Viilkane. Zeitsch. d. Deutsch. 
geol. Gessellschaft, 56, 1904, pág-s. 240-248. Con un mapita de 
los alrededores de Olot. 

Aunque en la Memoria que prepara la Comisión nombrada 
por esta Sociedad para estudiar los volcanes de la provincia 
de Gerona se ha de dar noticia de este breve trabajo del pro- 
fesor de Tubinga, hemos creído deber anticiparla, siquiera sea 
extractadamente, por tratarse de una región reconocida aquí 



DE HISTORIA NATURAL. ^5 

con justicia como de excepcional interés. En realidad la nota 
en cuestión, fruto de una correría de tres días por el término 
de Olot, no corresponde á lo que podría esperarse de su título, 
pues se circunscribe á tratar de los cráteres ya conocidos de 
dicha localidad. 

Hay en este pequeño trabajo, sin embarg'o, alg-unas conside- 
raciones nuevas y transcendentales relativas al proceso de la 
formación de los cráteres olotenses, de las que oportunamente 
tratará la Comisión de que formo parte en la Memoria que 
preparamos; consideraciones sumarias, pero en las que se re- 
vela la pericia de un g-eólog-o consumado. Fuera de esto, ni en 
punto á datos locales, ni por lo que se refiere al mapita que 
acompaña á la nota, que no es en realidad más que un trazado 
del itinerario seg-uido por el autor en su breve excursión, he- 
mos hallado materiales que añadirá los por nosotros reunidos, 
de propia observación ó mediante la recopilación de los datos 
suministrados por los demás g-eólog-os y g-eógrafos que se han 
ocupado en el estudio de la región. 

Secciones. — La de Sevilla celebró sesión el 13 de Diciembre 
bajo la presidencia de D. Antonio Seras. 

El Sr. Crú dio cuenta de las siguientes especies de aves ca- 
zadas en los meses últimos de Octubre y Noviembre: 

Cypsehis melba 111. Q.—Picus Sharpei Saund. rf y 9.—Riibecu- 
la cyanecula Meyer Q. — RiUMciUa foeiúciira Bon. a'y<^.— Mota- 
cilla hoarula Gm. (f.—Larus tridactylus L. 

Respecto á esta última especie dijo que el ejemplar cazado 
y que mostraba á la Sociedad era un cf adulto, todo por entero 
de un blanco puro, con la espalda y las alas de un ceniciento 
azulado, un poco más obscuro que el de la g-aviota cenicienta; 
escapulares y remiges secundarias terminadas por blanco; la 
primera remera bordeada de negro en su cara externa y ter- 
minada por una g-ran mancha de este color; las tres sig-uientes 
terminadas también por neg-ro, teniendo en su extremidad una 
pequeña mancha blanca, y la quinta terminada por blanco y 
con una faja neg-ra irreg-ular en su extremidad. 

Pico de un amarillo verdoso; patas de un neg-ro plomizo; en 
vez de pulgar un muñón desprovisto de uña. Talla de 38 á 
40 cm. 

Aunque en las g-aviotas la primera remera es la más larga, 



76 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

en este ejemplar no se puede apreciar este carácter por tener- 
las todavía en cañón. Ha sido cazado en la Isla menor, en la 
provincia de Cádiz, el 10 del corriente. 

La Sección de Zaragoza celebró sesión el día 28 de Diciem- 
bre último, bajo la presidencia de D. Pedro Aramburu, el cual 
hizo la presentación de los señores de la nueva Junta direc- 
tiva, invitándoles á que ocupasen sus carg-os, como lo veri- 
ficaron. 

El Vicepresidente, D. Pedro Ferrando, en ausencia del Pre- 
sidente D. Mariano Sánchez Bruil, ocupó la mesa, empezando 
por manifestar su g-ratitud por el carg-o que se le había con- 
fiado, y también en nombre de los demás señores. 

A continuación el mismo Sr. Ferrando enseñó un ejemplar de 
cuarzo cog-ido en Sallen por un discípulo del P. Navas, y que 
presenta la particularidad de contener g-ranitos de oro, los 
cuales, aunque muy pequeños y en escaso número, se obser- 
van á simple vista como puntos brillantes, y con el auxilio de 
la lente apreciase perfectamente su forma redondeada. Solo 
están colocados sobre las depresiones y rug'osidades de la por- 
ción cristalina del mineral, careciendo, en cambio, de oro la 
parte cristalizada que está formada por dos hermosos prismas 
exag-onales, ambos terminados por sus correspondientes pirá- 
mides exaedras. Sin embarg-o de no haberlo podido reconocer 
químicamente, á causa de la insig-nificante cantidad en que 
se encuentra y la dificultad de recog-erlo, su aspecto, asocia- 
ción y yacimiento, dan completa seg-uridad respecto á su na- 
turaleza. 

' Notas y comunicaciones. 



Plantas crasas cultivadas en el Jardín Botánico de Madrid 

POB 

D. LUÍS ATERIDO Y RAMOS. 

Las plantas crasas en g-eneral se han cultivado con predilec- 
ción desde muy antig-uo, y hoy día se presta atención á ellas 
no solamente por los jardineros, cuya misión es oblig-atoria, 



DE HISTORIA NATURAL, 77 

sino también por personas aficionadas á este g-rupo de veg*e- 
tales que, deseosas de tener coleccionados el mayor número 
de los mismos, no omiten gasto ni sacrificio para conseg-uirlas, 
valiéndose para ello de cambios con particulares dedicados á 
su cultivo, y adquiriendo otros ejemplares de los estableci- 
mientos de venta de plantas, y en particular del g-rupo de las 
crasas. 

Son objeto de especial cultivo y existen numerosas coleccio- 
nes que poseen varios jardines botánicos y particulares intere- 
sados en conservarlas y multiplicarlas, tanto por los medios 
naturales y que las mismas plantas han enseñado al que ha 
seg-uido de cerca su vida y desarrollo como por los procedi- 
mientos artificiales empleados por los jardineros para su 
propagación. 

Entre los diversos jardines botánicos, el de Palermo tiene 
una buena colección de plantas crasas, y el de Bruselas es 
quizá el que mayor número de ellas cultiva, procedentes 
de la colección que poseía Mr. Demoulin , compuesta de más 
de ochocientas especies y variedades, y que fué regalada á di- 
cho establecimiento hace algunos años; colección, sin duda, la 
más importante de Europa por el número y tamaño de sus 
ejemplares. 

Entre los trabajos de naturalistas y aficionados que se han 
dedicado al estudio de dichos vegetales, figuran publicaciones 
importantes, tales como la «Monografía de los géneros Aloe y 
Mesembr7/a7iíkemíimy>, de J. Salm Dyck; CactceinHorto Dyckensi 
cidtce, del mismo autor; la «Monografía del género Stapelia», 
de AV. J. Jacquin; la «Iconografía descriptiva de las Cdcteasy>, 
de C. Lemaire; Haworth, Pfeiffer, Labouret, Schumann, etc., 
en sus diversas obras, todas consultadas no solo por los natu- 
ralistas, sino por los aficionados y horticultores que se dedican 
á su cultivo, y sobre todo para el conocimiento de su nomen- 
clatura. 

En el grupo de las plantas crasas las hay de diferentes fami- 
lias, y entre ellas merece especial mención la de las Cácteas, 
por ser la más numerosa en especies y por las diversas formas 
que presentan, teniendo unas la geométrica regular, como 
algunos Cereus y Mamillaria; otras Ueg-an á tomar diferentes 
aspectos y tienen parecido con animales y hasta con minera- 
les (Cereus, Mesemhryanthemum). Muchas están protegidas por 



•78 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

espinas y ag-uijones terribles (Cereus, Opmitia, Bwphorhia, 
Echinopsis), alg-iinas veces ornadas de una cabellera sedosa y^ 
blanca, lanosa ó erizada (Cereus, Pilocereus), que las hace más 
agradable á la vista y de más mérito y valor para el coleccio- 
nista que llega á pag-arias á muy altos precios. 

Generalmente son plantas herbáceas ó alg-o leñosas, habi- 
tando en climas muy diversos, pero principalmente en los 
países templados; abundan en mucha parte del Cabo de Buena 
Esperanza, algunas en Asia y África y otras en la región me- 
diterránea de Europa, donde hay exploradores dedicados á la 
recolección de estos vegetales que envían casas particulares y 
que explotan las mismas con el cultivo y la venta de dichas 
plantas. La casa Frantz, de Laetz en Contich, cerca de Ambe- 
res, es una de las primeras que se dedica con especialidad al 
cultivo de las plantas crasas, teniendo una numerosa colec- 
ción repartida en cinco estufas de 25 m. de largo cada una, 
destinadas para la conservación y propagación de las mismas. 
También la casa Garde, hijos, horticultores en CoUonges, cerca 
de Lyon, se dedica coa especialidad al cultivo de las Cácteas y 
plantas crasas en general, como igualmente otras varias de 
más ó menos importancia. El Dr. Mr. C. A. Purpus, renombra- 
do explorador alemán, recorre Méjico y los Estados Sudoeste 
de la América del Norte, California, etc., y Mr. Vojtech Fríe, 
de Praga, recorre el Brasil, Bolivia, Paraguay, República Ar- 
gentina, Chile y Perú, recolectando plantas para la casa 
Frantz, de Laetz, antes citada. 

En las Cácteas las flores son solitarias, variando en tamaño 
y hermosura, siendo algunas duraderas y otras efímeras, como 
igualmepte las hay nocturnas y diurnas. 

Las plantas crasas en general pertenecen á familias muy 
diferentes, citándose en primer término la de las Cácteas por 
la hermosura y variedad de sus flores, como se indica: las 
Crasuláceas , Liliáceas, Ficoideas, Ámarilideas, euforbiáceas, 
Asclepiádeas, Compuestas, Portulacáceas , Piperáceas, etc., que 
dan un número considerable de especies y variedades, á las 
cuales prestan los especialistas mayor atención. No son de 
muy difícil cultivo; deben resguardarse en estufas ó in- 
vernaderos, durante la estación fría, cuidando de no regarlas 
con exceso, y en el verano sacarlas al aire libre para que se 
endurezcan, en sitio ventilado y preservadas de los rayos sola- 



DE HISTORIA NATURAL. "7!) 

res. Les conviene una temperatura poco variable, para lo cual 
deben reunirse en estufas especiales, secas y ventiladas, donde 
puedan atenderse con el esmero que requieren plantas de tanta 
importancia como las crasas en g-eneral. 

El Jardín Botánico de Madrid, sin tener estufas en buenas 
condiciones para el cultivo de dichas plantas; no deja de reunir 
una colección que, si no es en verdad tan numerosa como las 
de otros establecimientos citados de la misma índole, no care- 
ce de importancia, tanto por el número de ejemplares como 
por el tamaño de alg-unos que lleg-an á medir hasta 4 y 5 m. 
de altura, encontrándose en este caso varios Cereits y Euphor- 
Mas. Esta colección, que se va reuniendo por cambios y por 
las siembras anuales, es visitada exclusivamente y consultada 
su nomenclatura por las personas aficionadas al grupo de 
plantas de que tratamos. 

Como el objeto de este catálog-o no es otro que el de enume- 
rar las especies que posee el Jardín Botánico de Madrid, no 
hay para qué indicar sus patrias respectivas, ni tratar del cul- 
tivo especial que alg-unas requieren para su mejor desarrollo 
y lleg-ar á la floración, que en otro caso no se verifica en varios 
años, y no permite g-ozar por tanto á los aficionados de la her- 
mosura y variedad de sus flores. 

La colección que hoy se cultiva en el Jardín Botánico está 
representada por las familias, g-éneros y especies que se indi- 
can á continuación: 

Las Cácteas dan un conting-ente de 10 g-éneros con 84 espe- 
cies, en el orden sig-uiente: 



Cereus 

Echinocactus. 
Echinopsis.. . 
Epiphyllum. . 
Mamillaria. . . 



Opuntia 

Pereskia 

Phyllocactus . 
Pilocereus . . . 
Rhipsalis. . . . 



Las Ficoideas, cuatro g-éneros y 38 especies: 



Aizoon 

Mesembryanthemum, 



Sesuvium.. 
Tetragonia. 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAKOLA 

Las Liliáceas, nueve g-éneros y 51 especies: 



Aloe 16 

Apicra 2 

Dracoena ' . 2 

Gasteria 8 

Haworthia 11 



Las Crasnláceas, 10 g-éneros 3^ 64 especies: 



Lomatopliyllum . 
Rhipidodendron . 

Sanseviera 

Yucca 



Anacampseros 1 

Bryophyllum 1 

Cotyledon 1 

Crassula 5 

Echeveria 9 



Kalanchoe 2 

Rochea 2 

Sednm 22 

Sempervivum 10 

Umbilicus 2 



Las Amarilideas, cinco g-éneros y 36 especies: 



Agave 22 

Beschorneria 4 

Bonapartea 1 



Fourcroya 7 

Pincenectia 1 



Las Asclepiddeas, tres g-éneros y 10 especies: 

Boucerosia 1 j Stapelia 

Hoya 1 I 

Las Comimestas, dos g-éneros y seis especies: 
Kleinia 4 ] Othonna 



Las EuforMficeas, un g-énero y ocho especies. 
Euphorbia 



Las Portuláceas, un g-énero y una especie: 
Portulacaria 



Las Piperáceas, un g-énero y dos especies: 
Peperomia 

Que hacen un total de 46 g-éneros y 300 especies. 



Fara. Cacteae DC 

Cereus acutang-ulus Pfr. {imdulatus H. Dresd.) — Bonplan- 
di i^^rm. — columna Trajani Kara). ( Pilocerens Columna 
Lem.)— flag-elliformis Mili. (Cactus L.)— grandiflorus Mili. 
( Cactus l..)—\\&^d.go\m?>Haw. (Cactus L.)— Jamacaru Salm. 



DE HISTORIA NATURAL. 81 

Mai-tianus Zit ce. —ISlartini ZrifJ. — iiycticalus Lm/¿ (I^revispi- 
mihis Salm.)— peruvianas Tahern. — peruvianiis p monstro- 
sus DC. — quadraiig-ularis Haio. (caripe^isis DC.) — Quisco 
C. Gay — rostratas Lem. (hamatus Scheichv). — serpenti- 
nus Lag. — speciosissimus DC. (Cactus Desf.) — triang-ularis 
Baw. {amssogomis H. Ang-l.) — Tweediei Hooli. 

Echinocactus deniidatus Linli. et Otto. — miniisculus Wel)!).— 
Ottonis Lehni. (Oimniia Otionis G. Don.)— pectiniferus Lem. 
Williamsi Lem. 

Echinopsis raultiplex Zuce. — multiplex p cristata Salm.—Vew- 
tlandi Sahn. — valida Monv. (Forhesi H. Ang-l.). 

Epipliylkim alatum Haw. ( RMpsaJis imcliyptera Pfr.)— specio- 
sum Haic. (Cerens 2:)hyUcmt]ioídes DC.) — truncatum Haw. 
(Cactus Link.). 

Mamillaria ceutricirrha Lem. (versicolor Sch.)— g-racilis L^fr. — 
long'imamma i?(7. — multiceps 8alm. (caspititia DC.)— pu- 
silla DC. — rliodantha Link. et Otto. (crassispina Pfr.) — 
stella aurata Mart. (temiis DC.) 

Opuntia albicans Salm. — Amyclea Ten. — brasiliensis LLaic. 
(Cactus W.) — coccinellifera AíiU. (Cactus L.) — corrug-a- 
ta Gilí. — crasa Haw. (parviiJa Salm.)— cylindrica DC. (Cac- 
tus Lam.) — decipiens DC. — dejecta Salm. — Dillenii DC. 
(Cactus Ker.)— exuviata Z>C.— ferox LLaw. (cruciata Hort.) — 
Ficus indica Mili. i^C^^cíf??^ L.)— flavicans Z^w^.— g'lauces- 
cens Salm. — g-laucophylla Wendl. — g-racilis LL. Monac. — 
Hanburyana Webl) .—Yiovñás, Salm. — humilis LLaw. — hj'p- 
tiacantha Lehin. — imbricata DC. (Cactus Haw.)— Laboure- 
tiana Cw^/.— lanceolata LLaxc. (Cactus Haw.) — macrophylla 
LLort. — microdasys Lehm. {pulmnata DC.) — monacantha 
Baw. {Cactus W.)— nig-ricans LLaio. — orbiculata Salm. — 
Piccolominiana Hort. — polyantha LLaw. (Cactus Haw.) — 
rhodantha Schum. — Schumanni JVehl). — spinosissima Mili. 
(Cactuslj?Lm.)—?>^h\\\\iÍQr2iiSal'm. (Olygacantha H. Vind.)— 
spirocentra Engelm. — stricta LLaw. (inermis DC.)— tuber- 
culata LLaio. (Cactus W.) — tunicata Link et Otto. — vestita 
S. Z>yc/^. — vulg-aris Mili. (Cactus L.) 

Pereskia aculeata Mili. (Cactus Pereskia L.) 

Phyllocactus crenatus Salm. (Cerens crenatus Lindl.) 

Pilocereus sublanatus ^S'. Dyck. 

Rhipsalis sag-lionis 0/^.— salicornioides LLaw. (LLariota DC.) 

T. v.-Enero, 19C5. 6 



boletín de la real sociedad española 



Fam. Ficoidese Mss. 

AizGon canariense Z.— g'linoides Z. fil. 

Mesembryanthemum acinaciforme Z.— aequilaterale Haic. — 
Aitonis Jacq. — aug'ustum Baw. — barbatum L. {síelUgerum 
Haw.)— blandura Haw. — coccineum ZT^vr.— cordifolium Z. 
creniflorum Thunh. — crystallinum Z. — cuneifolium Jacq.— 
curvifolium Hatc. (ceratophyllmn W.) — deltoides MUl.— 
densum ZTrt/r. — dig-itiforme Tliiinl). (cUgitatum Ait.)— ele- 
g-ans Jacq. {retroflexmn Haw.)— heteropetalum Haw. — lin- 
guseforme Haw. (oljUqumn Pers.) — long-um ZTtíiíí^.— médium 
Haw. — mutabile ^«/r.— pinnatifidum Z. ;?/.— pustulatum 
Haw. — pyropseum Haic {tricolor W.) — rhomboideum Noh. 
rig-idum Haw.—'^^\\\\\\ /Zí?/r,— serrulatum Zr«?¿5. —tigrinum 
Haw. — truncatellum Ha¡n. — variabile Haw. 

Sesuvium Portulacastrum Z. — revolutifolium G. Orteg. 

Tetrag-onia crystalliua Z'^¿?r?7.— echinata ^¿V,— expansa^?7. 

Fam. Liliaceae LhuU. 

Aloe abyssinica Lain. — arborescens Mili, (perfoliata Ait.)— ci- 
liaris Haw. — distans Haw. — frutescens S. Dyck.— 'ñaiTí- 
buryana Naud. — humilis Lam. — latifolia Haw. — mitrsefor- 
mis W.— obscura Mili, {pida Thunb.)— prolifera Haw. — 
Saponaria Haw. {umhellata DC.)— sinuata W. (■pnrpurascens 
Haw.)— soccotrina Lam. (vera Mili.)— varieg*ata Z. (pmicta- 
ta Haw.) — vulg-aris Lam. {harljadensis Mili.) 

Apicra imbricata W. — spiralis W. 

Dracoena Draco Z. — Rumphii Hori. 

Gasteria excavata Haw. (Aloe \V.)~maculata Thunh. (oMiqua 
Haw.)— nitida Haw. {Aloe S. Dyck.)— subnig-ricans Haic 
(Aloe Spr.)— sulcata Haw. (Aloe S. Dyck.) — tuberculata 
Haw. — venusta Haw. (Aloe Scbult.) — verrucosa Baic. 
(Aloe Ait.) 

Haworthia altilinea Haw. {Aloe Scbult.) — atrovirens Haw. 
(AloeT>C] — attenuataZTí/íc. (Aloe Haw )— cymbiformisZT^íü. 
(Aloe cymMfolia Schrad.)— fasciata Salm. (Aloe S. Dyck.)— 
marg-aritifera Haw. (A loe Ait.)— Radula Haw. (A loe Jacq.) — 
recurva Haw. (Aloe Haw.) — Reinwardtii Haw. (Aloe 



DE HISTORIA NATURAL. 83 

S. Dyck )— tessellata Hav. (Aloe Schult.)— viscosa Hatr. 
(AIoeL.) 
Loraatophyllum macrum Salm. (Aloe macra Haw.) 
líhipidodendron disticlium W. (Aloe plicalilís Mili.) 
Sanseviera g'uineensis JF. var. zebrina. — javanica Blum. — 

zeylanica W. 
Yucca aloifolia Z. — aloifolia varieg-ata.— Draconis L. — fila- 
mentosa L. — ñaccida i7(?zr.— g-loriosa Z. — péndula Sieh. 

Fam. Crassulacese DC. 

Anacampseros filamentosa Sims. 

Bryophyllnm crenatam Baker. 

Cotyledon orbiculata Z. 

Crassula arborescens W. — láctea .4f¿.— perfossa Lam. — portu- 
lacea Lam. (ohliqua Ait.) — spathulata ThiinT). {Incida Lam.) 

Eclievéria coccínea DC (Cotyledon Cav.)— Dedeinei Hort.— 
Desmetiana ZToí'^. —g-lauca ZiíZíf.— metallica Baker.— Mo- 
rrenianaZToí'í'.— pachyphytoides Hort. — pulverulenta Nutt. 
retusa Lindl. var. floribunda. 

Kalanclioe crenata ZTí^/r. —flammea Slapf. 

Rochea falcata DC. (Crassula fálcala W.) — perfoliata DC. 
{Crassula ¡perfoliata L.) 

Sedum acre Z.— álbum Z. (espontáneo.)— altissimum Poir. — 
dendroideum /S'(?^^¿— Fabaria Koch. — Forsterianum Smith.— 
laxiñorum DC. — máximum ^^M.— oppositifolium Sims. 
(Crassula crenata Desf.)— pulchellum Michx. — purpurascens 
Zbc/^.— reflexum Z. — Ehodiola DC. (Rhodiola rosea L.) — 
roseum Stev. — rupestre Z. — sarmentosúm Bung-e (variega- 
/í?/w¿Hort.)— sempervivoidesi^'/^c/^.— SieboldiiyiS'í^ee^.— Stalüii 
Solsm. — Telephium Z.— ternatum McAa;.— virescens W. 

Sempervivum arachnoideum Z. — arboreum Z.— Brauni Koch. 
canariense Z. — fimbriatum SchmitJi. — g-randiflorum Haw. 
(gloUferum L.)— Heuífelii >S'í^7¿o¿'¿í.— Mog-riddg-ei Z^or^.— pili- 
ferum Jord. — Pitonii /SW^o/^.— Reg-inse Amalias Heldr. — 
robustum //of¿í.— soboliferum 8ims. — tabulíeforme Eair.— 
tectorum Z. — tortuosum ^¿/. — triste ZTí/m;;^. — urbicum 
Lindl. — Wulfeni Hoppe. 

Umbilicus erectus DC. (espontáneo.)— spinosusi>C. (Sempervi- 
viim spinosissimus Hort.) 



BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Fam. Amaryllidege Endl. 

Ag-ave americana Z.— americana varieg-ata.— atrovirens K.— 
candelabrum Toí^.— chloracantha Sahn. (Celsiana Hook.)— 
coccínea .^0^2;/.— crassicaulis Tof/.— dasylirioides JacoJ).— 
densiflora i7oo/¿. — excelsa Jacol).—fevox C. Koch. — filifera 
8. DycJi. — g-randidentata Zrtí'w.— lieteracantha Zuce. — ma- 
crantha :Z'o¿¿.— mexicana Lam. — mitis Mart. — rig-ida Mili. 
{FourcToya ñgida Haw.)— Salraiana 0¿;¿;o.— Saundersii Tra- 
'»e//.— spicata C'ízí?.— xylonacantha 8. Dijck. 

Beschorneria bracteata Jacq. — mnltiflora Kmitli. — superija 
^Z'or^.— tubiflora Kuníh. 

Bonapartea júncea R. el Paz. 

Fourcroya altissima Tof/.— cubensis //«?¿\— eleg-ans Tod.— 
g-ig-antea r^;¿¿',~Lindeni ./r/co^».— long-aeva Affívr.— tube- 
rosa Ait. 

Pincenectia tuberculata Lem. (Beaucarnea recurmta Lem.) 



Fam. Asclepiadess DC. 

Boucerosia Gussoniana Hook. 

Hoya carnosa R. Br. fAsclepias cantosa L.) 

Stapelia ang-ulata T^oí^. — atropurpúrea S. Dyck.—huíoma 

/«c^.— conspurcata ÍT.— g-ig-antea .Y. F. 5r.— g-randifl 

i1/«5^.— trisulca ./«¿■i^.— varieg-ata Z. 



.ora 



Fam. Compositee BC. 

KÍeiniaAnteuphorbium BC (CacalíaL.)—3iYÜcu\at'dH'aiv. (Ca- 
ra/íVí /rtdm«¿« Jacq.)— ficoides Haic. (Cacalia L.)— neriifo- 
lia Haw. (Cacalia Kleinia L.) 

Othonna carnosa Zí55.— cheirifolia L. 

Fam. Euphorbiacese Endl. 

Euphorbia antiquorum Z. — canariensis Z. — g'lobosa Sims. 
(Bactylanthes glolo&a Haw.)— g-randidens Haw. (arhores- 
cens H. Ang-1.)— nereifolia Z.— piscatoria If^.— reg-is-jubse 
JF6'^5.— splendens Bojer. 



1)K IIISTOUIA NATURAL 

Fain. Portulacese DC 

Püi-tulacaria afra Jacq. 



Fam. Piperaceae L. 

Peperoinia ina^Cjualifolia R. ct Pm. ( P'iper aromaticnm W-)- 
mao-nolisefolia Dleir. 



Boletín bibliográfico. 

Enero. 

Acadétnie des Sciences. Paris. (Comptes rendusj. 1904, no;^ 23-26. =1905, n° 1. 

Académie Internationale de Géographie Botanique. Le Maas. (Balletin). 
N° ISO''^ — C. Thomas: Végétatiou épiphyte des Saúles tétards.— 
.T. Poiraült: Liste des champignons snpérieurs de la Vienne.— 
V. Ducomet: Un coin des Laudes. —J. Carbonel: Liste des noms 
patois de plantes. 

Allgemeine Zeitschrift Jür Entomologie. Neudamm. 9 Band. N^^'s 21-22. — 
J. Dewitz: Fang von Schmetterlingen mittels Acetylenlampen. — 
H. Friese: Über Hummelleben in arktischen Gebiete. — L. Weber: 
Zur Kenntuis der Caraftiís Larven. — A. Thienemaxn: Ptilocolepus ¡jra- 
nulatus, eine Übergangs foim yon den Rhyacophiliden zu den Hy- 
droptiliden. 

American Naturalist (The), N° 454. — D. P. Penhali.ow: The anatomy of 
the Coniferales.— B. M. Davis: Studies of the Plant cell, iv. — D. H. 
Campbell: The affinities of the Ophioglossacae and Marsihaceíje. 

Anaaes de Sciencias Naturaes. Porto. Vol. vm. 

Aquila. Zeitschrift für Ornithologie. Budapest. T. xi, fase. i-iv. 

Archives Néerlandaises des Sciences exactes et naturelles. La Haye. Serie ii, 
t. IX, 4''-5'' livraisoDS. 

Botanisk Tidsslcrift. Copenhague. 26 B., 2 Hefte.— F. Borgesen og O. Jek- 
sen: Utoft Hedeplantage. — C. Ranxkleb: Et ruíerkeligt Bygningsfor- 
hold hos Milla biflora. — C. H. Ostenfeld: Studies on Phytoplanlcton. 
E. A. Wain^io: Lichenes ab Ove Paulsen praecipue ia provincia Fer- 
ghana et a Boris Fedtschenko in Tjanschan.— O. Paulsen: Plants 
collected in Asia Media and Persia. — O. Chbi.stensen: On the Ameri- 
can species of Lepiochilus Sect. Bolbitis; A new Elaphoglossum from 
BraziL— M. V^ahl: Notes on the snmtner-fall of the leraf on the Cíiní^- 
ry-Islands. 



SG boletín de la real sociedad española 

Broteria. S. Fiel. Vol. iii, fase. iv. — C. Mekdes: Lepidópteros de S. Fiel; 
Revista de Lepidopterología.— J. Rick; Fungos do Brazil.— J. Tavares- 
Descrip9aü de tres Cecidomyias hespauholas novas; Descrip^a^ de 
un Cynipide novo, Arvores gigantescas da Beira. 
Canadian Entomologist (The). London (Ontario). Vol. xxxvi, n" 12. — Wal- 
ker: Notes on Locustidae of Ontario.— Wolley Dou: List of Macro- 
Lepidoptera of Alberta.— Wickham: The Systematic position of the 
.Egialitidfe. - Cockerell: The Bee-genus J.j;is¿a.— Pópense: Pogono- 
myrmex occidentalis. 
Commission du Service Géologique du Portugal.— G. F. Dollfos, J. C. B. 
Cotter: et J. P. Gomes: Planches de Céphalopodes, Gastéropodes et 
Pélécypodes tertiaires laissées par F. A. Pereira da Costa, avec une 
explication sommaire et une esquisse géologique. 
Giornale di Scienze naturali ed economiche. Palermo. Vol. xxiv. Anno 1904. 
G. G. Gemmelaro: I Cefalopodi del Trias superiore della regione occi- 
dentale della Sicilia. 
Institució Catalana d'Historia natural ]>areelona. (Butlleii). Números 8-9. 
J. Cadevall: Una excursió á Nuria.— F. Ferrer: Alguns microcoleóp- 
ters de Catalunya. — A. de Zulueta: Moluschs de Montserrat.— 
D. Ventalló: Neurópters de Tarrasa. — Ll. Garcías y Font: Una ex- 
cursió d'Artá á les Coves. 
Instituto físico geográfico de Costa Rica. 1904. N" 36. 
Instituto geológico de México. (Parergones). Tomo i, números 3-5. 
K.K.Zoologischhotanischen Gesellschaft. Wien. (VerJiandlungen). LivBand, 
10 Heft.— V. Brehm und E. Zederbauer: Beitr, zur Planktonunter- 
suchung alpiner Seen. — J. Ronbal: Über einige für Bóhmen neue 
Kafer.— L. Ganglbaüer: Verzeichnis des auf der dalmatiuischen Insel 
Meleda vorkommenden Koleopteren nacb den Sammelergebnissen 
des Herrn Forstrates Al. Gobanz. 
Musée Océanographique de Monaco. (Bulletin). N" 21. — J. Thoulet: Carte 
bathymétrique genérale de rOcéan.=N° 22. — L. G. Sabrou: Rapport 
sur la reunión des assistants hydrographes a Copenhague et sur les 
méthodes d'aoalyse en usage dans les laboratoires du Conseil Inter- 
national permanente pour la expluration de la Mer. 
Musée Zoologique de St. Péíersbourg. (Annuaire). T. ix, n° 3.— Ch. G. Scha- 
poscHNiKow: Macrolépidoptéres de la partie céntrale du Caucase sep- 
tentrio-occidental.— O. Herz: Beitrag zur Kenntuiss der Lepidopte- 
ren-Fauna des russischen Nordens; Lepidoptera von Korea. 
Museum of comparative Zoólogy at Harvard College. Cambridge, U. S. 

(Annual Report ofthe Keeper). Report for 1903-1904. 
- (Bulletin). Vol. xlvi, n" 2.-G. H. Parker; Maldive Cephalochordates. 

N° 3. — Th. Barbour: Batrachia and Reptilia from the Bahamas. 
Eeal Academia de Ciencias. Madrid. (Revista). T. i, núm. 6.— J. González 
Hidalgo; Catálogo de los moluscos testáceos de las Islas Filipinas, 



DE HISTORIA NATURAL 87 

Joló y Marianas. — J. Muñoz dei. Castillo: Minerales radio-activos 
españoles; Emanación de los minerales uraníferos de Colmenar Viejo. 

Real Academia de Ciencias y Artes. Barcelona. (Memorias). Vol. iv, n" 40; 
vol. V, n° 1. 

Revista chilena de Historia natural. Valparaíso. Año viii, números 4-5.— 
J. D. Alfken: Notas himenopterológicas. — E. C. Reed: Sobre el género 
Chiasognathus. — F. W. Neger: Los hongos chilenos de la fam. Peris- 
poriáceas.— C. E. Purter: Lista de los Véspidos de Chile. 

Royal Microscopical Society. London. (Journal). N° 163.— F. W. Míllett: 
Recent Foraminifera of the Malay Archipiélago. 

Sociedad geográfica de Lima. (Boletín). Año xiv, tomo xv; primer trimes- 
tre. (Enero-Marzo de 1904). 

Société Botanique de Frunce. (Bulletin). Tome lt, n° 8. — Finet et Gagne- 
pain: Contributions á la flore de l'Asie oriéntale. — P. Dop: Contrib. á 
l'étude des mouvements provoques chez les végétaux.— Coste et Soc- 
LiÉ: Sambitcus Ebuhis, var. laciniata. — Fr. Senxen: Sur le Cirsium cor- 
bariense, le Conyza Naudini et sur qiielques hy brides. 

Société Entomologique de Belgique. Bruxelles. (Anuales). Tome xlviii, 
n° xli.— F. J. M. Heylaerts: Description d'une nouvelle espéce de 
Psychides, Chalía Lamlnati. — A. Forel: Dimorphisme du mále chez 
les fourmis. 

Universidad de La Plata. — Dr. F. Ameghino: Paleontología argentina. 

Zoologischer Anzeiger. Leipzig, xxviii Band, n° 11. — Pochg: Einziehung 
eines Gattungsnames unter den Colubriden. — BourqüIn: Contribut. a 
l'étude des Cestodes de Mammiféres: le genre Bertia. 

Zoologist, the. London. N° 762. — A. H. Patterson: Some Fish-notes from 
Great Yarmouth for 1904.— W. Gyngell: Te singing haunts and habits 
of some British Birds. — G. Dalgliesh: Notes on tlie Indian Anátidas. 



Bedel (M. L.) — Synonymies de coléoptéres paléarctiques. (L'Abeille , 
tome sxx). 

— Sur les deux Acinopus du sous-genre (Edematicus. (Bull. Soc. Entomol. 

deFrance, 1904). 
Bergroth (E.) — Super Reduviidis nonnuUis Camerunensibus. (Rol. Real 

Soc. esp. Hist. nat., 1904). 
Bolívar (D. Ignacio).— Notas sobre los Pirgomórfidos (Bol. R. Soc. esp, 

Hist. nat., 1904). 
BücKiNG (Dr. H.) — Beitnige zur Geologie von Célebes. (Samml. Geol. 

Reichs-Mus. Leiden, 1904). 

— Zur Geologie des Nordostlichen Indischen Archipels. (Samml. Geol. 

Reichs-Mus. Leiden, 1804). 

— Zur Geologie von Nord-und Ost-Siimatra. (Snmml. Geol. Reichs-Mus, 

Leiden, 1904). 



88 boletín de la REA.L SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Calderón (D. Salvador).— Trabajos de la Comisión encargada del estudio 

de los volcanes de la provincia de Gerona. (Bol. R. Soc. esp. Hist. 

nat., 1904). 
FRAN501S (M. Ph.)— Sur divers geotrupes du sons-genre Thorectes. (Bull. 

Soc. Entomol. de France, 1904). 
García Mercet (D. Ricardo).— Las Bemhe.r en España. (Bol. R. Soc, esp. 

Hist. nat., 1904). 
Gelabert (D. José).— Los volcanes extinguidos déla provincia de Gerona. 

San Feliú de Guixols, 1904. 
Pliilippine Weaiher Burean. Bulletin of the Manila Central Übservatory, 

for June, 1904. 
Revista de medicina tropical. Habana. Tomo v, núm. 8. 
SÁNCHEZ (D. Domingo).— Contribución al estudio de los aparatos tubulares 

endocelulares de los invertebrados. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat., 1904). 



Sesión del 1." de Febrero de 1905. 

PRESIDENCIA DEL SR. D. SALVADOR CALDERÓN. 

El Secretario leyó el acta de las sesiones extraordinaria y 
ordinaria del 11 de Enero, las cuales fueron aprobadas. 

Asisten los Sres. Maluquer (D. Salvador) y Llenas, de Barce- 
lona, y el Sr. Alaejos, de Santander. 

Admisiones. — Quedaron admitidos como socios numerarios 
D. Juan Barcia Trelles y T>. Antonio Alcaraz, ing'enieros ag'ró- 
nomos, y D. Fernando de Campo, propuestos en la sesión an- 
terior por D. Antonio García Várela, D. Manuel Carbó y Don 
Ig-nacio Bolívar respectivamente. 

Se hicieron otras tres propuestas de socios. 

Correspondsncia.— El Secretario presentó una tarjeta postal 
de la Dirección de Correos de Méjico, felicitando á nuestra 
Sociedad por el nuevo año; leyó una carta de D, Eduardo Na- 
varro dando las g-racias como representante de la Biblioteca- 
Museo Balag'uer, de Villanueva y Geltrú, por el donativo que 
se le hizo del Boletín de 1904, y presentó las publicaciones 
recibidas á cambio ó como donativo, fig-urando entre las últi- 
mas el volumen xxviii de las publicaciones de S. A. el Príncipe 
de Monaco; numerosos tomos de la Academia das Sciencias de 
Lisboa, algunos antig-uos y otros recientes; varios folletos re- 
g-alados por Mr. Rene Nicklés, de Nancy, y por G. Serg-i, de 
Roma; la revista de Medicina Tropical, de la Habana, y una 
colección completa del Boletín de la Insiitiició Catalana de 
Hisioria natural, que esta Sociedad ofrece á la nuestra para 
completar la que poseíamos. Se acordó dar la g'racias á los 
donantes. 

Comunicaciones verbales. — El Sr. Calderón dio lectura á un 
frag-mento de una carta particular recibida hacía alg-unos 
años del eminente y ya fallecido g-eólogo y Presidente que fué 
de esta Sociedad, D. José Macpherson, en la que se trata de 
un fenómeno fisiog-ráfico muy curioso y no examinado hasta 
ahora: el sing-ular torno ó arco que describe el río Tajo alre- 
dor de la ciudad de Toledo. 

Tomo v.- Febrero, 1905. 1 



90 boletín de la real sociedad española 

Se acordó que dicho frag-mento, en forma de nota, apareciese 
en el Boletín. 

Agreg'ó el Sr. Calderón que habiendo mantenido durante su 
estancia en Sevilla una activa correspondencia con el emi- 
nente sabio en época en que éste publicaba muy pocos traba- 
jos, sin interrumpir por eso sus estudios, podría entresacar 
quizás otras notables observaciones sobre la g-eologla de la 
Península que no han visto la luz pública, ó que el autor ha 
bosquejado tan lig-eramente en alg-uno de sus escritos, que es 
difícil puedan ser bien comprendidos por las personas que no 
estén muy enteradas de los precedentes de tales cuestiones. 

— El Sr. Martínez Escalera presentó un trabajo sobre «Ág-ui- 
las cazadas en los alrededores de Madrid», y el Sr. Dusmet 
otro sobre «Los Ápidos de España, g-éneros Melecta, Crocisa y 
Epeol'us.» 

— El Sr. Bolívar leyó la siguiente nota : Es tan frecuente oir 
preguntar qué debe entenderse por Cigarra, que me parece 
oportuno decir alg-o sobre esto en la Sociedad, para que entre 
todos tratemos de contestar aquella preg-unta. 

Hay quien opina que este nombre debe aplicarse á las 
especies del g-énero Cicada; quién sostiene que éstas son CM- 
cJiarras, y que por Cigarra debe entenderse los ortópteros 
cantores, como son las EpMppigera, Decticus, Locusta y otros 
análog-os; y no falta tampoco quien aplique indiferentemente 
ambos nombres á todos esos insectos sin entrar á disting-uir á 
qué órdenes pertenezcan. 

Tratándose de nombres vulg-ares, parece que es al vulgo al 
que debe acudirse para su interpretación , pues que de obser- 
var la que les da, se trata, no de dictar aplicaciones, que 
cuanto ihás científicas habrán de ser menos vulgares y esta- 
rán más lejos de la verdad; pero el vulgo es tan poco observa- 
dor en nuestro país, que con frecuencia le vemos confundir 
animales muy diversos y aplicarles el mismo nombre tan solo 
porque tengan algún parecido, siquiera sea tan remoto como 
el que existe entre el alacrán y el grillo-talpa ó alacrán cebo- 
llero, que como ejemplo basta para demostrar este aserto, y en 
el caso presente hay que confesar que en muchas regiones de 
España tampoco distingue el vulgo entre los animales prime- 
ramente citados, sin duda porque todos ellos cantan de una 
manera parecida. 



DE HISTORIA NATURAL. 91 

No sucede así, sin embarg"o, en todas partes, pues en Cata- 
luña, seg-ún me lia referido nuestro consocio D. Salvador 
Maluquer, no solo aplican el nombre de cig-arra á las especies 
del g-énero Cicada, sino que hasta disting-uen tres de ellas con 
ios nombres de Cigala, Cir/aJot y Cigala, que parecen referirse 
respectivamente á la Tettigia ovni, la Cicada piel aja y la Ci- 
cadetta argentata. Nuestro intelig-ente consocio ha encontrado 
además una cita muy curiosa en un antig-uo manuscrito de la 
Biblioteca Nacional, que está consultando con otro objeto (1), 
en el que se afirma que en Cataluña se conocen tres cig-arras 
diferentes: dos grandes, una de las cuales canta y lleva dos 
círculos bajo el pecho, otra que no canta y sin señas particu- 
lares, y por fin, otra pequeña por naturaleza. Bien se com- 
prende por lo dicho que el autor desconocido del manuscrito 
de referencia tuvo á la vista varias cig-arras y que no hablaba 
de oídas, puesto que se apercibió de las diferencias que seña- 
la, lo que, si por una parte le acredita de observador, por otra 
dice poco en favor de su perspicacia, pues no se le ocurrió que 
las diferencias que reseña entre las dos cig-arras g-randes eran 
puramente sexuales, y que ambas á dos no eran otra cosa que 
los dos sexos de una misma especie. Mas intelig-entes los g-rie- 
g"os y los latinos, no solo habían apreciado esas diferencias, 
sino que sabían que los individuos provistos de esas placas, 
que no son sino los opérenlos protectores del órg-ano musical, 
eran los machos, y los que carecen de estos aparatos, no siendo 
por lo tanto cantores, las hembras; así pudo decir Juvenal 
refiriéndose á estos animales: «Dichosos los pueblos cuyas 
hembras son mudas.» Esto no sería aplicable á las efipíg-e- 
ras, pues en éstas las hembras son tan alborotadoras como los 
machos. 

La definición de la cigarra del Diccionario de la Academia 
deja bastante que desear; porque, si bien dice que viene el 
nombre del latín cicada, y que es un insecto de cuatro alas, 
añade que es «parecido á la langosta, comunmente verdoso 
amarillento, las antenas un poco más larg-as que la cabeza, el 
abdomen cónico, abultado y con dos placas que tapan el órg-a- 
no por donde canta, en tiempo de mucho calor, encima de las 



(I) Singularidades de la Historia natural del Principado de Cataluña (sin autor), 
número 87, E. e. 



9-2 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

retamas y otras plantas», de donde, aparte del parecido con la 
lang-osta, que solo podrá encontrarle quien desconozca ambos 
insectos, se deduce que las hembras no son cigarras, puesto 
que no tienen esas placas ni cantan; pero prescindiendo de 
esto resulta que la Academia no nos saca del apuro en cuanto 
á distinguir las palabas cigarra y chicharra, porque para ella 
son sinónimas; así emplea las locuciones: «hablar como una 
chicharra, por ser muy hablador, y cantar la chicharra, por 
hacer g-ran calor», y por cierto que es bien curioso y motivo 
para muchos de extrañeza, que la palabra cig'arro venga de 
cigarra, como afirma la Academia por comparación con el 
cuerpo de este insecto, y que en cambio cigarral teng'a por 
orig-en una voz árabe xachrá, que quiere decir arboleda, pues 
en Toledo abundan estos insectos en los cigarrales, y cual- 
quiera hubiera creído que esta palabra sig-nificaba sitio donde 
abundan las cigarras, siendo verdaderamente raro, de ser aquel 
el origen de la palabra, que en otras partes de la Península, 
donde la denominación árabe duró más tiempo que en Toledo, 
no se llamen cigarrales las huertas con arbolado. 

De mis observaciones personales resulta que, si bien en algu- 
nos casos confunde el vulgo los nombres cigarra y chicharra, 
es más general distinguirlos aplicando el primero á la Cicada 
y el segundo á los locústidos de los géneros Ephippigera, Dec- 
ticus, Locusta y sus afines, siquiera á las EpMppigera se las dé 
también especialmente en algunas localidades otros nombres 
particulares, como son los de papahigos en Castilla, canturiñas 
en Galicia y pojiitiganas en el Norte de Aragón y Cataluña; 
nombre este último que está indicado en el manuscrito á que 
he hecho referencia, aunque cambiado en palangana para los 
mismos insectos que allí se definen diciendo «una especie de 
langosta sin alas». 

El nombre cigarrón se aplica en Andalucía para estos mis- 
mos insectos, así como para los saltamontes. 

Teniendo en cuenta lo expuesto, creo que la definición vul- 
gar de cig'arra podía hacerse así: 

Cigarra (del latín cicada), insecto con pico articulado que 
pasa la mayor parte de su vida enterrado, chupando los jugos 
de las raíces de las plantas, y cuando adulto está provisto de 
cuatro alas y vive sobre arbustos y árboles en las épocas de 
mayor calor, cantando los machos por medio de unos aparatos 



DE HISTORIA NATURAL. 93 

que tienen en la base del abdomen y que están cubiertos por 
unos g-randes opérenlos redondeados de que carecen las hem- 
bras. (Los naturalistas los colocan entre los hemípteros ho- 
mópteros. y forman con ellos la familia de los cicádidos.) 

Chicharra (por onomatopeya de su canto), voz que se aplica 
por alg-unos á las cig'arras, y con más frecuencia á insectos 
masticadores con robustas mandíbulas, saltadores, que pasan 
toda su vida sobre los arbustos y otras plantas pequeñas y 
cantan haciendo frotar la base de un élitro con la del opuesto. 
Unos tienen los élitros y alas bien desarrollados y otros solo 
tienen élitros, pero reducidos á escamas convexas que consti- 
tuyen los órg-anos del canto. (Coresponden á los g-éneros Lo- 
custa, Ephippigera y sus afines, y son para los naturalistas, 
ortópteros saltadores de la familia de los locústidos.) 

Los Sres. Ribera, Dusmet, Castro y Valero y otros socios, 
usaron de la palabra para confirmar lo dicho por el Sr. Bolívar 
respecto á que los nombres de cig-arra y chicharra se aplican 
casi siempre para desig-nar animales diver.sos, siquie^'a se con- 
fundan en su aplicación por alg-unos, como afirma el Sr. Dus- 
met haberlo observado en Valladolid. 

— El Sr. Secretario presentó un estudio sobre alg-unos redú- 
vidos nuevos de África, remitido desde París por el Sr. García 
Várela. 

— El Sr. Llenas entreg-ó un trabajo, «Enumeración y distri- 
bución g-eog-ráfica de los Peltig-eráceos en Cataluña», y el señor 
Sánchez recomendó la conveniencia de que el Laboratorio de 
Santander remitiera animales marinos para hacer observacio- 
nes sobre ellos y estudiarlos, dándoles la preparación conve- 
niente, que solo teniéndolos vivos podía en muchos casos con- 
seg-uirse, y añadió que de los que había traído últimamente el 
Sr. Rioja había log-rado preparaciones muy interesantes. El 
Sr. Alaejos, como ayudante del referido Establecimiento ofre- 
ció, en nombre del Sr. Rioja, complacer al Sr. Sánchez. 

— El Sr. Ribera (D. Emilio) manifestó que creía provechoso 
dar cuenta á la Sociedad de las principales y más notables 
adquisiciones que hiciera el Museo de Ciencias naturales, 
aparte de que así se hacían públicos los donativos valiosos que 
con frecuencia recibe y que en su mayoría proceden de conso- 
cios nuestros. Dijo que últimamente se había adquirido un 
ejelnplar de orang-után y otro de castor del Ródano; que Don 



94' boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Antimo Boscá había reg-alado un molar de mastodoiite encon- 
trado por él en Teruel, y el naturalista de Marsella, Sr. Siepi, 
una interesante serie de quirópteros del Mediodía de Francia 
que, por proceder de persona que se ha ocupado en el estudio 
de estos animales, tiene particular interés. 

También se han recibido dos buenos ejemplares de cuervos 
vasxuio&,Phalacrocorax, especie no frecuente en Valencia y que 
han sido donados por el Sr. Duque de Bivona; además han 
ingTesado varios objetos de antropología; y por fin dijo que de 
otros donativos podrían dar cuenta los Sres. Bolívar y Vidal, 
que estaban presentes. 

El Sr. Bolívar¡manifestó que, en efecto, podía ser útil para 
los socios el tener conocimiento de las nuevas adquisiciones 
del Museo, siempre que lo merecieran por su importancia, 
para que pudieran ser estudiadas por ellos, y en este concepto 
y por saber la satisfacción que la Sociedad recibe con las do- 
naciones que se hacían á aquel establecimiento por nuestros 
consocios, daba cuenta del donativo hecho por D. Carlos Maza- 
rredu al Laboratorio de Entomología del Museo de su colección 
de Arácnidos, la cual es muy notable por el número de especies 
y por sus procedencias, pues en su mayoría son de España y 
de Filipinas, donde el Sr. Mazarredo permaneció muchos años. 

Juntamente con la colección nuestro consocio ha hecho do- 
nación de todos los libros que poseía relativos á Arácnidos y á 
Himenópteros, que forman una serie bastante numerosa y es- 
cogida, y por último, ha enviado también los Neurópteros, 
que ambos comenzaron á reunir hace algunos años y que 
constituyen un aumento importante para las colecciones del 
Laboratonio de Entomología. 

Añadió que de las notas manuscritas del Sr. Mazarredo po- 
drían sacarse muchos datos para el conocimiento de los Arác- 
nidos de España, lo que era fácil de realizar, si alguno de los 
socios se ofrecía á emprender este trabajo, que podría publi- 
carse en el Boletín, y como se brindase el Sr. Fernández Ga- 
liano á formar esas listas, quedó así convenido. 

El Sr. Vidal (D. Pío) comunicó que se habían adquirido al- 
gunos meteoritos para el mencionado Museo, que con los ya 
existentes componían una serie muy respetable, que el señor 
Marqués del Socorro se proponía dar á conocer por medio de 
un catálogo. 



DE HISTORIA NATURAL. 95 

Notas bibliográficas. — El Sr. Dusmet leyó las sig-uientes: 

1.^ «Excursions botaniques dans le massif de la Sag-ra et k 
Vélez-Rubio (Espag-iie) de 1899 á 1903, par El. Reverchon.» 
(Bull, de l'Académie iutern. de Géog-r. botanique. Le Mans, 
núm. 184.) 

Creo deber señalar este trabajo que puede interesar á nues- 
tros botánicos. Después de una larg-a lista de las especies re- 
colectadas, se ocupa de varias de ellas, nuevas ó interesantes. 

No termina en este cuaderno el estudio. 

2.^ «Observaciones g'eológ-icas realizadas en la excursión 
de la Sociedad Arag-onesa de Ciencias naturales á la sierra de 
Guara en 1903, por D. Melchor Vicente.» (Bol. Soc. Arag-. Cien- 
cias nat., t. iii, núm. 9.) 

Refiere nuestro consocio la citada excursión, dando diversos 
detalles sobre la g-eolog-ía de la reg-ión recorrida, é incluyendo 
en su trabajo una nota del Sr. Dosset (D. José Antonio) relati- 
va á la ulmina recog-ida por los expedicionarios. 

3." «Descripción de tres Cecidomyias españolas nuevas, por 
J. S. Tavares.» (Bol. Soc. Arag-. Ciencias nat., t. iii, núm. 10.) 
Les ha dado el autor los nombres de Slefaniella salsola, Rho- 
palomyia hispánica, y Rh. Navasi, y fueron las tres encontra- 
das en los alrededores de Zarag-oza por el R. P. Navas. 

4." «Plantas de la sierra de Altana (Alicante), por D. Carlos 
Pau.» (Bol. Soc. Arag". Ciencias nat., t. iii, núm 10.) 

Relata la excursión que verificó desde 28 de Junio á 1.° de 
Julio, citando las especies recogidas. En un apéndice describe 
varias nuevas formas españolas de plantas, que proceden de 
Olmedo (Gutiérrez Martín), de xUmorchón (Jiménez), de Avila 
(Barras), de Almería (Fernández Navarro), de Cartag-ena (Ji- 
ménez) y del Cerro Neg-ro (Madrid) (Isern). 

Secciones.— La de Barcelona celebró sesión el 25 de Enero 
de 1905, bajo la presidencia de D. Carlos Calleja. 

Fué leída y aprobada el acta de la sesión anterior. 

El Sr. Tesorero dio cuenta de cómo se ha invertido el presu- 
puesto del año 1904, y propuso que rigiese el mismo para el 
presente año. Quedó aprobado. 

El Presidente propuso que se solicitara de la Sociedad que 
remita las obras duplicadas de su Biblioteca para formar una 
especial para esta Sección , lo que contribuirá al aumento de 



96 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

comunicaciones, ya que la escasez de éstas se debe en gran 
parte á la falta de obras de consulta. Después de breve discu- 
sión quedó aprobado. 

Se procedió á la elección de Junta directiva para el año 1905, 
resultando elegida la sig'uiente: 

Presidente: D. Telesforo Aranzadi Unamuno. 

Vicepresidente: D. Ramón Turró. 

Tesorero: D. Ig-nacio Tarazona. 

Secretario: D. Jaime Ferrer y Hernández. 

Acto seguido ocupó la presidencia el Sr. Aranzadi, quien 
ag-radeció á los señores socios la distinción de que había sido 
objeto, é hizo votos para que la Sección tenga una próspera 
vida como hasta el presente. 

La de Zaragoza celebró sesión el día 30 de Diciembre últi- 
mo, bajo la presidencia de D. Pedro Ferrando. 

El Sr. Moyano manifestó que el socio Dr. García Fraguas 
había obtenido en brillantes oposiciones una de las plazas de 
Inspectores provinciales de Sanidad, y que proponía fuese feli- 
citado. 

Hecha la preg-unta por el Sr. Presidente, se acordó que así 
se hiciese y que constara en acta. 

Seg-uidamente el mismo Sr. Moyano enseñó tejidos infesta- 
dos de cisticerciis y de triquinas en preparaciones macro y mi- 
croscópicas. 

La de Sevilla celebró sesión el día 28 de Diciembre de 1904, 
bajo la presidencia de D. Antonio de Seras. 

El Sr. Secretario leyó el sig-uiente frag-mento de una carta 
enviada de Granada por el Sr. Gómez Moreno: 

«Por si interesase á los señores socios, puedo comunicarles 
que en la masa del túmulo que cubría un dolmen descubierto 
junto á la cueva de Mug-a, en Antequera, se han hallado mu- 
chas muelas de rumiante, gran parte de un maxilar inferior y 
trozos de huesos larg-os bastante rotos, todo lo cual conservan 
en Antequera los descubridores de dicha cueva. Una de las 
muelas ha sido examinada por D. Manuel de Miquel, el cual 
cree sea con toda probabilidad de uro {Bos primigenius Boj.) 

^.También les comunicaré que en Villalpando (Zamora) he 
visto en poder de un farmacéutico dos trozos de hueso de 



DE HISTORIA NATURAL. 97 

animal g-ig-antesco descubiertos allí cerca. El uno parece tibia 
ó cosa así, aplastado por un lado y rotas sus extremidades. El 
otro es una cabeza de hueso larg-o esferoidal. Hice dibujos de 
ellos, los cuales, así como las medidas, puedo comunicar á 
quien le interesen. 

»En el Museo de Granada hay vaciados de otros huesos se- 
mejantes, hallados en la sierra de Guadix.» 



Notas y comunicaciones. 



Redúvidos nuevos ó poco conocidos de la región etiópica 
(Guinea) 

POR 

D. A. G. VÁRELA. 

Harpactor (Harpiscus) Dusmeti sp. nov. 

Testaceo-flavescens; caput supra nig-rum; antennis, articulis 
secundo et tertio rostri, fuscis. Ang-ulo apicali corii, membra- 
na, maculis duabus femorum omnium, fasciis latís undulatis 
seg-mentorum ventris quarto, quinto et sexto, maculisque me- 
dia et lateralis seg-mento tertio nig-ris. Tibiis rufescentibus, 
tarsis fulvis. 

Caput thoraci long-itudine vixsequale. Capite et thoracis mi- 
nute puberulis. Rostri articulo primo secundo breviore. An- 
tennis articulo primo duobus sequentibus long-itudine subae- 
quanti. Thoracis lobo antico long'itrorsum distincte impresso; 
lobo postico Isevi, impressione media long-itudinali, retror- 
sum evanescente, instructo. Hemelytra abdomine nonnihil 
long-iora. 

Long". 21 mm. Kamerun (Mus. Madrid). 

Próxima á las especies zonogaster de Carlini (1) y tropiais 
H. Sch. Se diferencia de la primera no solamente por su ma- 



(1) Annalidel Museo Cívico di Storia Naturaledi Genova, serie 2.», vol. xv, p. 116 
{\éfdf)).—Explnrazione del Giuba édel suoi affluenü com-pixUa dal Cap. V. Botego durante 
gli anni 1892-90. 



98 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

yor tamaño, sino por otros caracteres estructurales y de colo- 
ración: por ejemplo, el ápice del escudete no es ag-udo, sino 
redondeado; el abdomen apenas se dilata en el medio, y los 
hemélitros sobresalen mucho por encima de él. No existe la 
faja neg-ra en el tercer anillo del abdomen, ni los anillos del 
mismo color en los fémures anteriores y medios. Los fémures 
posteriores y las tibias son amarillo-rojizas como el resto del 
cuerpo. 

La especie H. zonogaster fué descrita como Syliedanolestes- 
por de Carlini; pero ya el Dr. Berg-rotli (Ann. Société Entomo- 
logique de Belg-ique. Bruxelles, tomo xlvii (1903), p. ¡297), la 
incluye en el g-énero Harjjactor, subg-én. Harpiscus. 

La especie anteriormente descrita se disting-ue también fá- 
cilmente del H. tropiciis H. Sch., porque no tiene la faja neg-ra 
en todos los anillos del abdomen, y además por la coloración 
del lóbulo anterior del pronoto, de los fémures y de las 
tibias. 

En el Museo de París (Coll. Fallou) he visto varios ejempla- 
res del //. trojñciis de Sierra Leona y del Gabón , y creo que 
merece mencionarse la diferente coloración de la coria, seg-ún 
que procedan de una ú otra localidad. En los de Sierra Leona 
es de un color pajizo, lo mismo que el lóbulo posterior del 
pronoto, mientras que en los del Gabón es rojiza más ó menos 
intensa. 

Breddinia lobata sp. nov. 

Corpus eloug-atum, flavescens. Antennarum articulo primo 
annulis duobus pallidis [ornato. Capite, articulo primo rostri 
linea media prostethii, macula laterali lobi antici pronoti, 
spina iaterali, margine, fascia arcuata disci lobi postici macu- 
lisque prope coxis posticis, nig-ris. Ventris carina subtili me- 
dia et lateralis fulvis; ang'ulis basalibus seg-mentorum 4, 5 
et 6 nig-ris. Conexivum seg-mentorum .5 et 6 distincte triang-u- 
lariter dilatatum. Hemelytra abdomine paullo breviora. Corpus 
subtus et pedes parce villosi. 

Long-. 20 mm. 9- Kamerun. (Mus. Madrid.) 

Parecida á la especie Ms^ñnosa de Carlini. (Ann. Museo Civ. 
Stor. Nat. Genova (1895), p. 115), descrita de Bardera (Somali). 
M. Berg-roth ha formado con esta especie el g-énero Breddinia, 
que se colocará, seg-ún dicho entomólog-o, entre los g-éneros 



DE HISTORIA NATURAL. 99 

Aiithenta Berg-. {Archilochus Stál) y Laplujctes Stal. (Ann. Soc. 
Ent. Belg-ique. Bruxelles, 1903, p. 292.) 

Bredclinia? gracilis sp. nov. 

Gríseo -flavescens; corpus nonniliil elong'atum, capite (eolio 
excepto), antennarum articulo primo basiii versus, nig-ris; 
parte postoculari anteoculari multo long-iore; capite pone ba- 
sin antennarum spina longa acuta, armato. Rostri articulo 
primo secundo longútudine subsequalibus. Pronoto g-ranuloso. 
Femoribus posticis apicem abdominis haud atting-entibus. 
Hemelytra abdomine paullo bi'jeviora. Corpore subtus pal- 
lidiore. 

Long'. 15 mm.; lat. raax. abdom. 2V2 mni- d"- 

Kanierun. (Mus. Madrid.) 

Esta especie ofrece también caracteres comunes de EndocJms 
y Nagusta, pero creo que debe incluirse en el g-énero Breddi- 
nia Berg"., entre otras razones, por no presentar vestigios de 
tubérculos en el disco del lóbulo posterior del pronoto, por 
tener los élitros de menor long-itud que el abdomen y por 
presentar además un pequeño tubérculo en el mesosternón en 
contacto con la marg-en posterior del prosternen. 

La diferencia más importante entre esta especie y las ante- 
riormente descritas, prescindiendo de la coloración, es el mayor 
desarrollo de las espinas posantenales y su menor tamaño. 

Munia g-en. nov. 

Corpus oblong-um. Capite supra et lobo antico pronoti tuber- 
culis minutis instructis; capite pone antennas spina armato. 
Rostri articulo primo secundo distincte breviore. Antennarum 
articulo primo secundo long"iore, long'itudine capite subsequa- 
le. Pronotü lobo antico medio long-itrorsum impresso ; lobo 
postico rug'oso-punctato, ang-ulis lateralibus spinula parva 
armatis; ang"ulis posterioribus paullo prominentibus. Meses- 
terno utrinque tuberculato. Abdomine medio dilatato, rhomhi- 
formi , spinula utrinque armato. Femoribus anticis valde 
incrassatis, nodosis, supra tuberculatis et prope apicem spina 
única, subtus serie duplici spinularum armatis; femoribus 
posticis nodosis. Tibiis anticis curvatis, subtus ante médium 
spinis duabus long-is, instructis. Tibiis posticis inermibus. He- 
melytris abdomine subaiquilong'is. 



100 boletín de la real sociedad española 

Este g-énero debe colocarse entre Irantha Stal y Sinea Amyot 
et Serville. 



Munia Schoutedeni sp. nov. 

Fusco-testacea. Antennarum articulo primo versus apicem 
nec non secundo fuscis; parte postoculari anteoculari long-iore. 
Abdomine utrinque (in femina saltem) ang-uiato-ampliato, he- 
melytris latiere supra fusco. Conexivo maculis fulvo-flavescen- 
tibus ornato. Femorum anticorum parte laterale et serie exter- 
nas pinuUarura, nig-ris. Tibiis anticis infuscatis, posticis flavis. 

Long-. 10 V2; lat. max. abdoqi. 4 mm. 

Muni, Kamerun. (Mus. Madrid.) 

Dedico esta especie al entomólog-o belg-a M. Schouteden. 



El torno del Tajo en Toledo (i) 

POR 

D. JOSÉ MACPHERSON. 

Es bien sabido que el empinado monte de g-neis y g-ranito 
que sustenta la famosa ciudad de Toledo se halla ceñido por 
el Tajo, el cual describe al pie de ella un arco ó herradura que 
la circunda, excepto por el Norte. En los extremos de esta he- 
rradura están los mag-níficos puentes de Alcántara y San Mar- 
tín. Encajonan en tal trayecto al río escarpes verticales de 
grande elevación, y le obstruyen enormes bloques de roca 
desprendidos de aquellos muros. La corriente lame después el 
pie de la torre de la Cava, y sig-ue al W, en terreno blando por 
la base de una loma de rocas en que se asientan los pintores- 
cos cigarrales, hasta recibir por la orilla derecha las ag-uas del 
Guadarrama. 

El g-neis de Toledo es en un todo semejante al de la vecina 
cordillera Carpetana, y como él se halla orientado de E. 
á W. , y atravesado por g-randes afloramientos de g-ranito. 
Al N. de dichas masas g-raníticas y g-neísicas muere el manto 
terciario y diluvial de Castilla la Nueva, mientras que al Me- 



(1) Fragmento de una carta inédita. fN. de la Com. depuM.j. 



DE HISTORIA NATURAL. 101 

diodía sale á luz el silúrico, constituido por filadios y cuarcitas 
arrumbados de WNW. á ESE. 

La localidad es muy interesante g-eológ-ica y petrog-ráfica- 
mente considerada; pero me voy á concretar al asunto de la 
sing'ularísima curva que. como queda dicho, describe el Tajo 
en las inmediaciones de Toledo, la cual llamó mi atención 
desde la primera vez que fui por alli de excursión, y en la 
que he vuelto á pensar hoy que teng"o mayores orientaciones 
sobre las vicisitudes orog'énicas de la Península. 

Llega el rio á la histórica ciudad por ancho y dilatado valle, 
caminando con relativa mansedumbre. El terreno terciario en 
ésta, como en el resto de su trayecto por la meseta, está cons- 
tituido por rocas de fácil erosión, por lo cual lógicamente de- 
biera continuar entre ellas su camino; pues bien, lejos de 
hacerlo asi, cambia en Toledo de curso rápidamente, y á tra- 
vés de los materiales cristalinos más duros se entromete por 
el ag-rio, profundo y escabroso valle que ciñe la ciudad, para 
reg'resar al valle terciario y continuar su marcha como antes 
de describir tan singular torno. 

Varias circunstancias sorprenden desde lueg-o al observador 
un poco atento en este anómalo accidente tisiog-ráfico: el cam- 
bio de dirección del curso del rio, completamente injustifica- 
do, la preferencia de las rocas duras á las blandas para abrirse 
su paso, y el que haya podido frag-uarse un canal tan extraor- 
dinario en aquel sitio, nada propicio para ello, cuando no lo 
ha hecho en ninguno de los otros que recorre entre rocas 
blandas y fácilmente erosionables. 

A mi juicio todas estas particularidades solo se explican de 
una manera : considerando el trayecto del torno en Toledo 
como el resto de un antig-uo cauce en época en que las condi- 
ciones topográficas del país eran muy diversas de las actuales. 
Más tarde quedó rellena la vieja excavación de depósitos ter- 
ciarios, y protegida así de la descomposición que la hubiera 
ido borrando. Al producirse las condiciones del relieve actual, 
el Tajo no ha tenido que hacer, por consig"uiente, para apro- 
vechar semejante cauce, más que limpiarle de los sedimentos 
blandos que le llenaban, y de esta suerte utilizar un trabajo 
previo que él seria hoy impotente para llevar á cabo. 



]02 boletín de la real sociedad española 



Noticia sobre una cuña neolítica de jadeita procedente de la estación 
prehistórica de Argecilla (Guadalajara) 



don CELSO AREVALO 

En una de mis excursiones alcarreñas he tenido la suerte 
de adquirir una cuña pulimentada que fué hallada en Arg-e- 
cilla, pueblo de la provincia de Guadalajara y partido de Bri- 
hueg-a, localidad ya citada por Vilauova y de la que mencionó 
interesantes descubrimientos. 

El ejemplar prehistórico á que me refiero es de una forma 
ovoidea aplastada, convexa por las dos caras, bastante afilada 
por su extremo ancho y truncada por el opuesto; la observa- 
ción de éste demuestra que ha sido g-olpeada y define su uso, 
que indudablemente no era el de un hacha, dada su forma 
pocoá propósito para ser retenida con fuerza, sino el de una 
verdadera cuña que era apoyada por el extremo afilado en el 
objeto destinado á hendirse y g-olpeada por el opuesto. Pre- 
senta cerca del extremo golpeado un orificio acodado de reg-u- 
lar calibre que perfora la cuña, incompletamente acabado en 
su centro y sin duda alg-una hecho perforando por las dos 
caras. Este orificio, indudablemente de fabricación más mo- 
derna que la cuña, demuestra que ha servido de amuleto des- 
pués de su fabricación. Su conservación es muy perfecta, 
estando pulimentada hasta el punto de que su superficie es 
casi especular. Presenta un color verdoso alg-o azulado, con 
escamitas débilmente blanquecinas y vetas irreg-ulares alg-o 
más azuladas. En g-eneral su color corresponde al 16, p de la 
escala cromática internacional de Radde (1). Es trasluciente en 
su borde afilado y raya al vidrio. Su long-itud es de 0,116 m. 

Los caracteres asig-nados hacen comprender que se trata de 
uno de los que se llamaban antig-uamente instrumentos de 



(1) Otto Radde, del Establecimiento estenográflco de Hamburgo, publicó en 18" 
una escala internacional cromática con 4"2 gamas y cerca de 900 tonos de color, que 
es hoy día muy usada en Alemania para dar una idea precisa del color de los mine- 
rales. La que posee nuestro distinguido consocio el Sr. Breñosa, de Segovia, es la que 
me ha servido para fijar el color del instrumento de que se trata. 



DE HISTORIA NATURAL. 



Dureza. 


Densidad. 


5,5 - 6 


2,90 — 3,00 


6,5 — 7 


3,30 — 3,60 


6 -7 


3,40 — 3,65 


6 —7 


3,17 — 3,24 



jade; pero bajo este nombre se incluían minerales tan dife- 
rentes como los que á continuación presentamos: 



Nefrita 

Jadeita 

Cloromelanita. . 

Fibrolita 

Jade oceánico 5,5 — 6,6 5,5 — 6,5 

A. éstos pudieran agreg-arse otros minerales más raros, como 
la smtsnrita, y los incluidos bajo el nombre de falsas nefriias. 

Para saber á cuáf de dichas especies corresponde el objeto 
que describimos no hemos podido acudir á los caracteres quí- 
micos y microscópicos, que serían los decisivos, sino á aque- 
llos que pueden utilizarse sin destrozar el ejemplar, como son 
la dureza y la densidad. Estos dos caracteres han venido á co- 
rroborar nuestra sospecha de que se trataba de un instumento 
de jadeita. 

Hallada la dureza con la escala de Mohs, resultó igual á 9. 

La determinación de la densidad, tratándose de objetos de 
gran tamaño como el presente, que pesa cerca de 200 g-ramos, 
se dificulta algo y hace inaplicables muchos procedimientos; 
aun así hemos empleado tres, y operando con toda escrupulo- 
sidad, hemos obtenido los siguientes resultados: 

Por la balaTiza hidrostática 3,333 

Por el método de Boudreaux 3,338 

Por medios volumétricos 3,332 

Densidad media 3,334 

Tanto la dureza como las densidades obtenidas responden 
perfectamente á las de la jadeita. 

También creo pueden referirse á jadeita dos hachas exis- 
tentes en las colecciones de la Academia de Artillería, que me 
fueron galantemente cedidas para que las estudiase. Su gran 
tamaño me ha impedido hallar su densidad con una aproxi- 
mación que alcanzara á la segunda y tercera cifra decimal, 
pero su dureza y sus caracteres exteriores parecen confir- 
marlo. Su localidad se ignora. 

Los instrumentos de jadeita son muy raros en España. El 



101 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Sr. Quirog-a (1) cita solamente tres, de los que halló la densi- 
dad, encontrando los valores 3,32, 3,36, 3,30. El Sr. Calderón 
me comunica que, en el Museo Arqueológ-ico de Gerona, y pro- 
cedente de la misma provincia, existe otro que parece de la 
misma substancia. 

La jadeita solo se encuentra en puntos muy determinados. 
Su localidad clásica es el centro de Asia, y seg-ún datos chinos 
recogidos por Damour y citados por Fischer (2), se halla es- 
pecialmente en el monte Yu-Sin (montaña de Jade), provincia 
de Tsche-Kiang, aunque también alg'unos creen hay jadeita 
en Méjico, fundándose en el hecho de haber venido en estos 
últimos años fig-uritas, amuletos y alg-unos instrumentos de 
dicho país. El hecho de ser tan limitadas las localidades de 
la jadeita es de g-ran importancia en la prehistoria para cono- 
cer las emig-raciones de los pueblos primitivos, y constituye un 
arg'umento más en favor de la opinión de que el continente 
asiático fué la cuna de la especie humana. Sorprende, por otra 
otra parte, el que aquellos pueblos, no conociendo los metales, 
utilizaran para sus instrumentos dedicados á la percusión so- 
lamente aquellas piedras que más se asemejan á ellas por sus 
propiedades mecánicas, como lo son todas estas especies in- 
cluidas bajo el nombre genérico dejado. A este propósito cita- 
ré un hacha de fibrolita que posee el Sr. Breñosa, que tiene la 
huella de la cabeza del martillo con que la g-olpeó al tratar de 
partirla, y es que estas piedras, como consecuencia de su tex- 
tura, fácilmente demostrable por la observación microscópica, 
poseen una tenacidad solo comparable á la de los metales. 
Nada de extraño tiene, pues, que el jade de los pueblos neolí- 
ticos sustituyera al pedernal de los paleolíticos, pues si bien 
la talla de éste era más fácil, en cambio su frag-ilidad le hacía 
menos adecuado á la percusión. 

La rareza y transcendencia científica que tiene el hallazgo 
y estudio de los instrumentos prehistóricos de jadeita, y las 
excitaciones de mi maestro el Sr. Calderón , me han inducido 
á dar á la Sociedad la presente nota sobre este instrumento 
que pongo gustoso á la disposición de cuantos de esta clase de 
estudios se preocupan. 

(1) «Sobre el Jade y las hachas que llevan este nombre eu España.» An. de la Soc. 
ESP. i)E HiBT. NAT., X, 5 (Memorias), 1881. 

(2) Nephrit und /aáíí7.— Stuttgart, 1880. 



DE HISTORIA NATURAL. 



Notas sobre los Pirgomórfidos (PyrgomorpUda) 

POR 

DON IGNACIO BOLÍVAR. 

VIII. Subfam. Desmopterinae. 

Forman esta tribu los g-éneros Slenoxyphus Blandí, y Des- 
mojiiera Bol. y el nuevo g-énero Arhnscula Bol. que constituye 
una excepción dentro de ella por la absoluta carencia de 
alas. 

Stenoxyplius Blandí. 
Comprende dos especies: 

1. St. variegatiis Blandí. 

He examinado los tipos que se conservan en el Museo de 
París y que llevan la etiqueta sig-uiente: «Baie Tritón, Jacqui- 
not, 1904, Nouvelle Guiñee», circunstancia que me permite 
rehacer la descripción de esta especie mal conocida hasta 
ahora. 

Cinereus, rufo testaceo varieg-atus. Capite pronoto nec non 
pedibus g-ranulis fuscis irreg^ulariter conspersis. Fastig'ium 
long-itudine oculorum haud long'ius, antice rotundatum late- 
ribus sinuatis. Frons valde obliqua, sinuata pallida, medio et 
ínter antennas fusca. Ocello medio' subindistincto, sed utrin- 
que tubérculo instructo. Costa frontalis parum expressa sul- 
cata ínter antennas corapressiuscula, sulco brevíter ínterrup- 
to, utrinque costa long-itudinali apposita. Antennse marg-inem 
posticum pronotí Q haud atting-entes, pallidse fusco-variíe; arti- 
culis 10 et 14 extus angulatim productis. Pronotum ante mé- 
dium coarctatum, carinis, lateralibus in prozona valde infle- 
xís, carina media pone sulcum typícum explícata; marg-ine 
postico rectang-ulo; lobis deflexis costa obliqua prope marg-i- 
nem antícum in lobum triang-ularera pallidum producta, mar- 
g-ine inferíore antice brevíter sinuato, versus marg-inem posti- 
cum extrorsum reflexo in dentem termínato, pone angu- 
lum sinuato, marg-ine postico superne sinuato et prope an- 

T. V.- Febrero, 1905. 8 



106 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

g-uluin inferiorem sensim rotundato. Elytra ang-usta, lobo 
mediastino tantum fusco-testaceo subnitido; ante apicem 
subcoarctata, ápice antice posticeque rotundato, medio acu- 
tiuscule producto. Alie, dilute rósese; campo antico ang-usto 
ápice ang-ulato subinfuscato; margine postico toto suaviter 
infuscato. 

Long". corporis q' 23; pron. 4,5; elytr. 24; fem. post. 12,5 mili. 
» » 9 39; » 7,5; » 35; » 28 » 

Los ejemplares típicos de Blanchard son tres: dos of y una 
Q, y se distinguen, desde luego, del St. aurantiacus Karsch, 
por su menor tamaño y por la coloración de las alas que son 
rosadas, pero obscurecidas hacia el borde y en el extremo del 
campo anterior, distinguiéndose claramente que este color 
obscuro está dispuesto, no de una manera uniforme, sino como 
formando bandas ó fajas que dejan otras claras entre ellas. 
Los artejos 10 y 14 de las antenas, ó 7 y 11 si se cuentan como 
un solo artejo los tres que, confundidos, constituyen el 3.°, son 
angulosos exteriormente, mientras que en el aiirantidcus el 
borde anterior es redondeado, aunque saliente. El surco de la 
quilla frontal se prolonga por delante más que en esta última 
especie, y me parece interrumpido en un breve espacio entre 
las antenas, lo que, sin embargo, no puedo asegurar sea así 
por el estado de los ejemplares. Es también característico el 
lóbulo triangular deprimido en que termina la quilla oblicua 
que atraviesa los lóbulos laterales del pronotó, bien distinto 
del tubérculo en que acaba dicha quilla en St. anrantiacus 
Karsch. 

2. St. aurantiacus Karsch. 

Pyrgomorpha auraniiaca Karsch, Entom. Naclir, Berlín, 
Jahg. xxii (1896), p. 345. 

Stenoxi/p/ius aurantiacus Brsiucsik, Soc. Trenczén, vol, 19-20, 
tab. III, f. 16, a-c. (Déc, 1897), Friedrich Wilhelms-hafen. 

Esta especie ha sido descrita independientemente por los dos 
autores citados que por casualidad han coincido en el nombre 
específico que le han dado y que alude á la coloración ana- 
ranjada de las alas posteriores. En mi colección hay ejempla- 
res délas localidades: Moroca, 1.300 m. Sattelberg, Huon Golf; 
Erima, Astrolabe bai. 



DE HISTORIA NATURAL. 107 

Desmoptera Bol. 

Este g'énero, que en la Monografía solo contaba dos espe- 
cies, encierra hoy un número considerable, y es de suponer 
existan otras muchas aún no conocidas, tanto en Nueva Gui- 
nea, que es principalmente la patria de estos insectos, como 
en las islas próximas y en las Molucas. 

Las especies que conozco pueden distribuirse de este modo: 

1. Área antica alarum nec non elytra ápice príecipue in rf an- 

g-ulata. Alee rubig-inosae vel vinosae. 

2, Área antica alarum in ang-ulum acutum terminata. Alse 

rubig-inosEe 1. Noxxb QuinecB Haan. 

2. Área antica alarum in ang-ulum obtusum terminata. Alee 

dilute infumatfp campo antico vinoso 

2. mohicensis sp. n. 
1. Área antica alarum nec non elytra 0^9 ápice rotundata vel 
obtusissime ang-ulata, haud producta. 

3. Alse piceo inflatse. Pronotum rug-osum ... 3. judicala Bol. 

3. Alae hyalinse vel indistincte infumata?. Pronotum haud vel 

levissime rug-osum. 

4. Sulco typico pronoti medio vel ante médium sito; metazona 

postice in ang-ulo recto vel subacuto terminata, marg-ini- 
bus plus minusve sinuatis. 

5. Elytra femora postica valde superantia (1). Capite superne 

distincte carinato. 
(). Elytra ang-ustiora. Alae área antica ápice rotundata sinu 
secundo perfecte explicato 4. degenerata Brunn. 

6. Elytra latiora. Alae área antica oblique rotundato-truncata 

sinu secundo obtusissimo, subindistincto. 5. Haani Bol. 
5. Elytra femora postica parum superantia. Pronotum haud 

rug-oso-g-ranosum. Capite superne haud carinulato 

6. marginata Bol. 
4. Sulco typico pronoti pone médium sito marg-ine postico 

dorsali obtuse ang"ulato. 

7. Pronotum carina media in metazona compressiuscula, sinu 

humerali ang-ulato. Alae subcoerulescentes venis viridi- 
bus 7. yrasma sp. n. 



(1) La parte del élitro que pasa del ápice del fémur, en este grupo, es tan larga 
como el mismo fémur, midiendo de 11-15 mili, en la Q^ mientras que en el segundo no 
pasa de 10 mili, y es más corta evidentemente que el fémur. 



108 boletín de la real sociedad española 

7. Pronotum carina media in metazona vix explicata, sinu 

humerali rotundato. Alse leviter infuraatíe venis fuscis. 

8. Elytra ang-ustiora. Alse apicem versus sensim ang'ustatse 

área antica ápice ang-uste rotundata 8. Biroi sp. n. 

8. Elytra latiera. Alse apicem versus liaud ang-ustatse área an- 
tica ápice rotundata 9. explicata Karsch. 

10. media Bol. 

1. D. Novae Guinese, De Haan. 

He visto los tipos de Haan en el Museo de Leyden , y con- 
vienen exactamente con la figura de la lámina; proceden de 
Martapoera. Bajo el mismo nombre hay en la colección indi- 
cada otros ejemplares que pertenecen indudablemente á otra 
especie. Las dimensiones de la D. Novm Gídnea De Haan son: 

Long'. corp. 9 40; pron. 8; elytr. 40,5; fem. post. 19 mili. 

2. D. molucensis sp. nov. 

Pallide testacea fusco varieg-ata vel tota paluda vel fusca, 
valde compressa. Caput breviter productum fastig'io a latere 
viso oculorum dimidia longitudine haud excedente. Antennse. 
fusco annulatse. Pronotum dorso ang'usto, carinis lateralibus 
tumidis rug-osis ante sulcum coarctatis, prozona rug-ulosa^ me- 
tazona rug-uloso-punctata antice concaviuscula, sulco postico 
pone médium sito, marg-ine postico rectang-ulo; lobis deñexis 
marg-ine inferiere obliquo ang-ulo postico trúncate ssepe tes- 
taceo. Elytra latiuscula versus apicem subampliata, lobo 
mediastino fusco nitido: ápice marg-ine antice retúndate, 
postico leviter cúrvate subtruncato pestice obtusang-ulato. Alse 
dilute fpscse campo antice vinaceo ápice retundato-truncato 
subindistincte a" vei Q distincte ang-ulato. Pedes fusco va- 
ri eg-ati. 

9 Minus rug'osa, lobis deflexis prenoti prepe ang-ulum posti- 
cum concaviusculis, marg-ine inferiere pone médium subsi- 
nuate sulco typico dorsi proneti fere medio sito; elytra venis 
punctis nodosis fuscis, lobo mediastino concolori: variat cari- 
nis .lateralibus proneti indistinctis. 

Long-. corp. cf 2o; pron. 5; elytr. 24; lat. elytr. ante apicem 
4,2 mili. 

Long-. corp. 9 40; pron. 8; elytr. 39; lat. elytr. ante apicem 
7 mili. 



DE HISTORIA NATURAL. 109 

rf long". fem. post. 12. 
Q » » >. 18. 

Loe. Obi major (J. Waterstradt), Molucas, 1902. 

3. D. judicata Bol. 
Citada de Halmaera por el Dr. Karsch. 

7. D. prasina sp. nov. 

Viridis, compressiuscula, elong-ata. Caput supra subcarina- 
tum, fastig-io fere transverso, trig-ono, marg-inibus convexis; 
frons sinuata; g-ense rug-ulosfe. Antennse viride anniüatae. Pro- 
notum obtusissime rug-osum carina media explicatapone mé- 
dium compressiuscula, sulcis valde impressis, sulco typico me- 
dio sito, metazona impresso punctata postice rectang-ulata at- 
que marg'inibus utrinque sinuatis; lobis deflexis antice erosulis 
margine inferiore antice obliquo supra coxas subang-ulato an- 
g'uste marginato et reflexo, pone sulcum typicum crebrepunc- 
tatis, ang-iilo humerali perfecte explicato. Elytra olivácea pone 
médium dilutiora venis punctis raris fuscis, pictis; ápice dis- 
tincte ang-ulata. Alte hyalinaí base dilutissime ccerulea, venis 
virescentibus campo antico ápice obtusangulato-rotundato, 
sinu secundo obtusissimo. Pedes olivacei. Abdomen subtus 
fusco varieg"atum Q. 

Long*. corp. Q 30; antenn. 8; pron. 6; elytr. 30; fem. post. 
13 mili. 

Loe. Bismarck Arch. Biró, 1900. 

La anchura del élitro es ig-ual que en I). Biroi Bol. (5 mili.), 
especie muy próxima á ésta por su tamaño, pero distinta por 
su coloración, por la situación del surco típico del pronoto que 
está colocado un poco por detrás de la mitad, porque la meta- 
zona está lig-eramente aquillada, por el seno humeral que es 
redondeado, y por las alas lig-eramente nebulosas con las ve- 
nas obscuras, caracteres todos de la D. Biroi que no se obser- 
van en ésta, seg-ún puede verse comparando ambas descrip- 
ciones. 

8. D. Biroi sp. nov. 

Pallide olivácea vel g-risescens, compressiuscula elong-ata. 
Caput rug-ulosum supra obtuse carinulatum. Frons arcuato 
sinuata. Fastig-ium verticis jeque long'um ac latum antice 



HO boletín de la real sociedad española 

obtusang-ulatum. Antenutie pone médium albo fuscoque macu- 
latse, Pronotum rug-ulosum g-ranulis minutis nig-ris sparsis, 
antice rotundatum subemarg-inatum postice obtusang-ulatum 
ang-ulo immo rotundato, sulco typico vix pone médium sito. 
carinis lateralibus antice subindicatis postice nullis; lobis de- 
flexis g-ranulis nig-ris adspersis, ang-ulo postico acutiusculo; 
margine inferiore supra coxas obtusissime producto. Elytra 
ang-usta, apicem femorum long-e superantia fusco-noduloso- 
adspersa, ápice antice rotundata postice subrcctang-ulata. Alie 
suavissime g-riseo-viridescentes, apicem versus sensim ang-us- 
tatse, área antica ang-usta ápice oblique rotundata, sinu se- 
cundo obtusissimo. Pedes fusco-varieg-ati g-riseo-villosi. 

Long". corp. $ 32; pron. 5,5; elytr. 27; fem. post, 12,5; lat. 
elytr. medio 4 mili. 

Loe. Nouvelle Guiñee, Friedrich Willielm-hafen, Biró., Mu- 
seo de Budapest; MoUuques, Gilolo, Raífray etMaindron, 1878, 
Museo de Paris; N. Guinea, Nyman, Museo de Estocolmo. 

9. D. explicata Karsch. Ent. Nadir., 1888, p. 341. 

El Dr. Karsch ha descrito esta especie como Pyrgomorpha, 
pero desde lueg-o se comprende por la descripción que es una 
Desmoptera, de lo que además me he convencido al ver el 
ejemplar típico en el Museo de Berlín. Queda destruida su 
afirmación de que el g-énero Pyrgomorpha se extiende hasta 
Nueva Guinea. El rápido examen que he hecho del referido 
tipo no me permite señalar las diferencias entre esa especie 
y D. media Bol. 

Arbuscula g-en. nov. 

Corpus fusiforme, apterum. Fastig-ium ante oculos valde pro- 
ductum. Antennfe ad ocellos distantes. Frons ante ocellum si- 
nuata; costa frontali sulcata inter antennascompressoelevata. 
Pronotum dorso antice posticeque truncato, medio et lateribus 
carinato, lobis deflexis carina obliqua versus ang-ulum anti- 
cum ducta atque breviter producta. Tibiae posticae canthis ob- 
tusis, spina apicali,externa nulla. Prosternum tubérculo trans- 
verso. Intervallum mesosterni 9 subtransversum. Abdomen 
medio carinatum, seg-mentis dente medio armatis. Lamina su- 
pra analis breviter trig-ona. Cerci conici. Válvulas ovipositoris 
brevissimte Q. 



DE HISTORIA NATURAL. 111 

A. cambodjiana sp. nov. 

Obscure rufo testacea fusco varieg'ata. Fastig-io oculo lon- 
g-iore, carinulato, marg-inibusparallelis ápice obtuse ang-ulato- 
rotundato. Antennae ad ocellos spatio latitudine articuli primi 
antennarum sejunctae. Capite pone oculos prope marginem 
pronoti plica breve instructo. Frons fusca. Pronotum carinis 
prozonae medio inflexis, carinis mesozonse parallelis antrorsum 
diverg-entes. Lobis deflexis marg-ine inferiere antice sinuato 
.supra coxas denticulato, ang-ulo postico retrorsum producto, 
marg-ine postico semicirculariter sinuato. Femoribus posticis 
subtus apiceque tibiarum posticarum fuscis Q. 

Long-. corp. Q 25; pron. 4; fem. post. 9 mili. 

Loe. Cambodg-e (Pavie), 1886. Musée de Paris. 



IX. Subfam. Tagastinae. 

Propong-o la sustitución del nombre Mestra, empleado con 
anterioridad para un g'énero de lepidópteros por Hübner, por 
el de Tagasta, que da nombre á la tribu, y la división de las 
especies en dos g-éneros, Annandalea y Tagasta. 

Annandalea g'en. nov. 

Antenna3 atrse Ínter ocellos insertae marg-inem posticum pro- 
noti valde superantes, articulis multo long-ioribus quam latio- 
ribus compositse. Caput pone oculos rug-a flava vel laeve. Ely- 
tra apicem versus haud ang-ustata ápice late rotundata. Fe- 
raora postica extus in área externa rug-a long-itudinali ins- 
tructa. 

Comprende este g'énero dos especies, de las cuales una es la 
antig-ua Mestra hmnatoptera, y otra una nueva especie que des- 
cribo á continuación. ^ 

1. A. RoMnsoni sp. nov. 

Obscure olivácea. Caput superne coeruleum virescenti linea- 
tum subtus flavum maculis coeruleis seriatis transverso dispo- 
sitis. Frons a latere visa suaviter sinuata. Antennae nig-ro coe- 
ruleae. Fastig-ium ante oculos parum productum oculo haud 
long-ius, Ocelli subindistincti. Pronotum dorso carinis tribus 
callosis subparallelis virescentibus ornato , prozona rug-u- 



iv¿ boletín de la real sociedad española 

losa, metazona crebre punctato-impressa, lobis deflexis subtus 
late vitellino fasciatis maculis duabus mag-nis nec non ad ca- 
rinas obscure coeruleis. Elytra cf apicem femorum posticorum 
subatting-entia, olivácea, versus marg-inem externum dilute 
rufa. Alse g-riseo flavescentes. Pedes coerulei. Femora postica 
flavo-strig-ata. Tibise posticse coerulea? spinis ñavis ápice nig-ro 
armatse. Pectore abdomineque subtus flavescentibus, nigro 
cceruleo varieg-atis c- 

Long-. corp. (f 35; antenn. 21; pron. 7,5; elytr. 23; fem. post. 
18 mili. 

Loe. Península malaya. Descubierta por los Sres. Annan- 
dale y Robinson. 

Tagasta Bol. nom. nov. 

Las especies de este g-énero pueden distribuirse del modo 
sig-uiente, si bien debo advertir que no he lleg-ado á ver todas 
ellas, y que pudiera existir alg-ún error en la apreciación de 
sus caracteres, especialmente por lo que respecta á M. conco- 
lor Karsch. que me parece poco distinta de M. marginella Th. 

1. Alae mag-nse cycloidefe. 

2. Prosterno dente brevi. 

3. Elytra abdominis apicem atting*entia 2 vel superantia (/.. 

1. hoplosterna Stál. 

3. Elytra abdominis apicem c' baud atting-entia 

2. ceWbesica Karsch. 

2. Prosterno inermi 3. anoplosierna Stál. 

1. Alse ang'ustse vel abbreviatae. 

4. Elytra basi prseter maculam atram macula aurantiaca no- 

tata. Statura máxima 4. notata Brunner. 

4. Elytra haud aurantiaco maculata. 

5. Elytra ápice subrotundata 5. concolor Karsch. 

5. Elyjtra ápice subacuminata. 

6. Pronoto lobis deflexis marg-ine inferiere ang-ustissime 

flavo marg"inato. 

7. Fastig-ium verticis lanceolatum sesqui long'ius quam a basi 

latius 6. marginella Th. 

7. Fastig-ium verticis triang-ulare subsequilaterum. 

8. Alie elytris distincte breviores. Tibiae posticse olivaceae. 

Antennse concolores 7. indica Bol. 

8. Alsp elytris vix breviores. Tibia; posticse obscure coeruleae. 



DE HISTORIA NATÜEAL. Ui 

Antenníe obscure virescentes nitidíe articulis valde elon- 

gatis var. TonJüneusis Bol. 

6. Pronoto lobis deflexis late albido calloso llmbatis 

8. insularis Bol. 

1. T. hoplosterna Stál. 

El Dr. Karsch ha visto un ejemplar Q, procedente de Luzón, 
con las alas posteriores de color rojo de cinabrio, el fastig-io 
del vértice atenuado hacia delante y el tubérculo prosternal 
bien desarrollado, pero con las rodillas posteriores de color 
homogéneo con el de los fémures. Su tamaño no excedía de 
33 mili. (Ent. Nadir., 1888, p. 334.) 

2. T. celehesica Karsch. 

Especie descrita por un solo ¿, en el que los élitros no alcan- 
zan, ni con mucho, la extremidad del abdomen, lo que le 
separa, según el Dr. Karsch, de la T. anoplosterna Stál, cuyo (f 
es desconocido y de cuya especie se distinguiría también ésta 
por el color de las alas y la forma del tubérculo prosternal 
(1. c.,p. 335). 

6. T. marginella Th. 

Es la especie más común en las colecciones y se caracteriza 
principalmente por la forma lanceolada del fastigio del vértex, 
que es vez y media tan largo como ancho en la base. La lon- 
gitud de los élitros parece variar, por lo que el carácter más 
constante creo sea el que dejo indicado. 

7. T. indica Bol. 

Olivácea suavissime ruguloso punctata. Fastigium verticis 
triangulare subsequilaterum , ante apicem lateribus subsi- 
nuatis a latere visum oculo haud longius. Antennte prope- 
ocellos inserta?, articulis elongatis punctatis compossitíie. Ge- 
nse pone oculos granulis magnis flavis uniseratis. Prouotum 
dorso antice rotundato, postice obtusangulato, carina me- 
dia subobsoleta, carinis lateralibus nuUis; lobis deflexis mar- 
gine inferiore angustissime ñavo, supra coxas levissime pro- 
ducto. Elytra femorum ápice subattingentia, apicem versus 
sensim attenuata ápice acuminato-obtusata, olivácea basi 
puncto fusco. Alse elytris quinta parte breviores intense rósese, 



]14 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

campo antico subhyalino. Prosternum striimosiim obtuse an- 
g-ulatum brevissime productura. Tibiíie posticse obscure vi- 
rescentes ^ 9. 

Long\ corp. ^f 23; antenn. 13; pron. 5; elytr. 15; fem. post. 
12 mili. 

Long-. corp. Q 27; antenn. 12; pron. 7; elytr. 19; fem. post. 
15 mili. 

Loe. Maria Bastí. Mi colección, reg-alo del Sr. R. Oberthür. 

var. Tonkinensis Bol. 

Olivácea suavissime impresso-punctata. Fastig-ium verticis 
triang-ulare subaequilaterum, ante apicem lateribus subsinua- 
tis, a latere visum oculo sublong-ius. Antennse prope ocellos in- 
sertas filiformes, haud depressae, ccerulese nitidiusculse, articu- 
lis valde elong-atis compositae. Genae pone oculos g-ranulis li- 
neis duabus formantibus. Pronotum dorso antice rotundato- 
subsinuato, postice obtusang-ulato, carina media subobsoleta, 
lateralibus antice tantum tenuiter indicatis; lobis deflexis mar- 
g"ine inferiore ang-ustissirae flavo, supra coxas distincte pro- 
ducto. Elytra femorum ápice atting-entia 9 vel subatting-entia 
c/ apicem versus sensira attenuata ápice acuminato-obtusata 
olivácea, basi puncto fusco. Alse elytris vix breviores Isevissime 
roseae. Prosternum strumosum. Tibiae posticae coeruleae rf Q. 

Long-. corp. cf 27; antenn. ; pron. 6; elytr. 19; fem. post. 
14 mili. 

Long-. corp. Q 35; antenn. 13; pron. 7,8; elytr. 21,5; fem. post. 
17 mili. 

Loe. Tonkin central, Chiem Hoa, Agosto -Sept. (Fruhstor- 
fer). Col. Brunner. 

8. T. insularis sp. nov. 

Olivácea. Capite pronotoque dense punctatis. Occiput medio 
subtiliter carinatum, fastig-ium antrorsum sensim ang-usta- 
tum, fusco punctatum, marg-inibus ang'ustissime rufis. Anten 
nis filiformibus capite et pronoto unitis haud long-ioribus, arti- 
culis dense punctatis cylindricis, duabus basalibus exceptis 
viridi rufescentibus, frons inter oculos leviter long-itudinaliter 
rug-ulosa, g-enae pone oculos tuberculis flavidis, et antice fas- 
cia viridi-fusca. Pronotum antice rotundatum et medio brevi- 
ter excisum, postice obtusissime ang-ulatum, supra cylindri- 



Bol. R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo V, LÁm. I. 



iÁfVy¿^' 



Fig. 



Fig. 



t.^^^ 



Fig. 4 o 




\y^^^ 



Fig. la. 



^. '""■•■ 4^ 



•^^*í- 



•^¿^^ 



Fig. 2" 



G.-A. Poiijade pinx. 



Ed. Biy, Imp. á F°", á Paris 



A. Milloi sculpsit 



í-ui. h' Hclwphobus Mntritensis Vazq. - Fig. 2". Boannia Fortimaria Vazq. - F¡g. 5a. 
Enconista OberthiiriW a'/xi - Fig. 4». Cybolomia Rivasalis Vazq. - Fig, 5a. Anchoscelis 
Lunosa Hav. ab. Olivácea Vazq — Fig. 6". Ibd. ab. Rubra Vazq. 



DE HISTORIA NATURAL. 115 

cum, dense fusco punctatum et confuse rug-ulosum, carina 
media distincta, carinis lateralibns nullis, sulco postico pone 
médium sito; lobis deflexis subtus late pallidis , marg-ine 
infero medio sinuato, ang"uIo postico obtusato. Elytra apicem 
abdominis haud atting-entia, ante médium latiora, deinde 
sensim attenuata, unicoloria viridia basi tantum plag-a fusca. 
x\l8e roseae apicem versus dilutiores. Pedes viridi flavi. Tibise 
posticse pone médium subviolacea^, spinis pallidis ápice nigri. 
Abdomen leve seg-mento ultimo dorsali medio breviter exciso, 
lamina supraanalis trig-ona vix long-iora quam latiora. 

Long". o^ 25; antenn. 9,5; pron, 5,8; elytr. 10,8; fem. post. 13. 

Loe. Islas de la Sonda, Lombok. 4, 1896. Col. Finot y Brun- 
ner, Sapit 2.000. Mai-Juni 1896 (H. Fruhstorfer). 



Nuevas especies de Lepidópteros de España. 

POR 

DON AURELIO VÁZQUEZ FIGUEROA. 
(Lámina I). 

Heliopliobus Matritensis nov. sp. (fig-, 1.") 

El color g-eneral de las alas anteriores es de un gTJs obscu- 
ro. El borde anterior está lig-eramente encorvado hacia dentro 
en los (/(/, y en las QQ es casi recto ó lig-eramente encorvado 
hacia fuera. En contacto con este borde hay varias pequeñas 
manchas claras y obscuras. Entre la seg-unda y tercera nervia- 
ción, y á unos 4 mm. del nacimiento del ala, se destaca sobre 
fondo obscuro una pequeña mancha ocelar muy clara con un 
punto negro en el centro, y más cerca del borde exterior, cuan- 
do se ensancha el área, una mancha obscura de forma irre- 
g-ular, aproximándose á la forma de un cuadrilátero de lados 
curvos. 

Más abajo, y separada de las anteriores por una línea casi 
blanca, hay otra mancha muy obscura que ocupa una longitud 
casi ig-ual á las dos anteriores: sig-ue otra línea clara, y por úl- 
timo, una pequeña mancha obscura que está ya en contacto 
con el borde posterior del ala. En los bordes exteriores existe 



116 boletín de la real sociedad española 

una franja g-ris separada por una línea clara , muy fina, de ana 
faja muy obscura, que está á su vez separada del fondo obscu- 
ro del ala, ya descrita, por una línea clara en zig'-zag-, que tie- 
ne cuatro picos más salientes que los demás: uno en la parte 
superior, dos hacia el centro y otro hacia la parte inferior. 

Las alas posteriores son de un g-ris claro con una franja del 
mismo color (más clara que la de las superiores), separada del 
resto por una línea obscura, y al lado de ella el color del ala es 
también obscuro y va desvaneciéndose hacia su unión con el 
cuerpo. Hacia el centro del ala se ve un punto obscuro bien 
marcado en la parte inferior, pero que por la superior aparece 
como una pequeña línea curva. El borde anal de estas alas 
está revestido de un flequito muy fino. La cara inferior de las 
alas anteriores es de un g-ris pardo, más obscuro hacia los bor- 
des exteriores y muy brillante: se transparenta alg-una de las 
manchas más obscuras de la cara superior. 

La cara inferior de las alas posteriores es también g-ris, un 
poco más claro y uniforme, brillante y con el punto neg-ro ci- 
tado. 

La cabeza y el tórax son de un color g'ris, correspondiente al 
fondo g-eneral de las alas anteriores; el tórax está recubierto de 
pelos bastante larg-os. 

El abdomen es de un g-ris claro, salpicado de infinidad de 
finísimos puntos neg-ros. 

Los ^¿ tienen los palpos muy desarrollados y las antenas 
fuertemente pectinadas y de color pardo claro rojizo. Las Q9 
no tienen los palpos tan desarrollados y las antenas son fili- 
formes. 

Enverg-adura de 28 á 29 mm. 

La orug-a es muy parecida á la del Bel. Hisjñdiis, tanto que 
los pocos ejemplares que he obtenido han salido de orug-as que 
yo creía de esta última especie, sin duda por haberlas exami- 
nado superficialmente: color g-ris claro con una línea de pun- 
tos neg-ros en el dorso, y otras dos laterales en que los puntos 
son mayores y están distribuidos en grupos de dos. 

Se encuentra en las inmediaciones de Rivas, provincia de 
Madrid. La mariposa en Septiembre. 

Boarmia Fortunarla nov. sp. (fig-. 2.'*) 

Las alas anteriores tienen el fondo de un color pardo blan- 



DE HISTORIA NATURAL. 117 

CUZCO. El borde anterior es pardo obscuro, pero no forma una 
línea continua, sino interrumpida por pequeñas manchas cla- 
ras; debajo de esta línea hay otra paralela á ella del color del 
fondo, más ancha y que no lleg-a al ápice. En el borde exterior 
hay una franja clara con siete manchas obscuras separadas del 
resto del área por una línea neg-ra festoneada que forma siete 
seg-mentos curvilíneos, correspondiendo un pico á cada man- 
cha. Esta es ia única línea que Ueg-a sin interrupción hasta el 
borde anterior del ala. Sig-ue después una faja de color pardo 
limitada en la parte interior por una línea blanca ondulada, 
próximamente paralela á la neg-ra; el ancho de esta faja viene 
á ser de 1 mm. 

Lindando con ella hay otra faja del mismo color, pero más 
obscura por sus dos lados, alg'o más ancha que la anterior, un 
poco más ancha por la parte inferior que por la superior, y li- 
mitada por la parte interior por una línea fina neg-ra que se 
desvanece sin terminar en el borde anterior. A continuación 
liay otra faja clara del color del fondo, más ancha que la an- 
terior; está atravesada casi diag-onalmente por una línea par- 
da, alg-o rojiza y no muy obscura, y desvanecida por ambos 
lados. 

Esta faja está separada del resto del área por una línea ne- 
g-ra que tiene á continuación, y paralelamente á ella, otra mu- 
cho más g-ruesa, interrumpida y desvanecida. 

La seg-unda y tercera nerviación se destacan perfectamente 
por su color obscuro sobre el fondo claro del ala. La cara infe- 
rior es del mismo color, pero mucho más uniforme, destacán- 
dose perfectamente todas las nerviaciones y alg-unas de las lí- 
neas más obscuras de la cara superior. Hacia la mitad de la 
tercera nerviación existe un punto neg-ro mucho más visible 
por la parte inferior que por la superior. 

Las alas posteriores son del mismo color que las anteriores, 
pero parecen más claras por no estar tan ag'lomeradas las man- 
chas y las líneas obscuras. La franja y la primera faja tienen 
los mismos caracteres que las de las alas anteriores. La seg-un- 
da faja tiene el mismo ancho en toda su extensión y está limi- 
tada por una línea neg-ra festoneada que, partiendo del borde 
posterior del ala, sig-ue paralela al borde exterior y se desva- 
nece antes de lleg-ar al borde anterior. Esta línea es visible en 
la cara inferior. Lo mismo sucede con otra línea más corta. 



118 boletín de la real sociedad española 

más indecisa y más desvanecida, que divide en dos partes el 
resto de la superficie del ala. 

La cara inferior es del mismo color que las anteriores: tiene 
un punto neg'ro que es apenas visible en la cara superior. Las 
alas en sus dos caras están salpicadas de infinidad de puntos 
de color pardo obscuro, más visibles en las alas posteriores que 
en las anteriores, y en las caras inferiores que en las supe- 
riores. 

El tórax está separado de la cabeza por una línea neg-ra; es 
del mismo color que las alas; tiene dos manchas negras en su 
parte anterior; una línea parda transversal hacia la parte me- 
dia, y otra más ancha en su unión con el abdomen. El primer 
anillo de éste es de color muy claro, casi blanco, con una línea 
obscura muy desvanecida; los demás son más obscuros, y cada 
uno tiene una mancha neg-ra á cada lado de la línea media. 

Las antenas son del mismo color que el fondo de las alas. 
Enverg-adura 32 mm. Un solo ejemplar cogido en Fortuna 
(Murcia) en el mes de Abril. 

Seg-ún Mr. Ch. Oberthür, que ha visto el ejemplar que poseo, 
esta especie tiene mucha semejanza con B. Bastelicaria'^QX.: 
pero como yo no poseo ejemplares de esta especie, y los únicos 
que existen de Bastelicaria están en la colección. Obth., éste se- 
ñor se ha brindado á escribirla descripción comparativa de es- 
tas especies que se inserta á continuación, y por cuya amabi- 
lidad le doy las más expresivas g-racias. 

«Les dessins des ailes sont assez analog-ues chez 4 espéces de 
geometridae: Occitanaria, Bastelicaria, Erelaria et la nouvelle 
Fortunaria. 

Mais Fortunaria posséde un caractére (jénériqíie dont jouit 
ég-alement Bastelicaria: la conformation de ses palpes; etce ca- 
ractére la separe nettement ^' Occitanaria et á.' Ereharia dont elle 
différe d'ailleurs par certains détails importants de la direction 
des dessins qu'on remarque sur ses ailes. 

J'ai sous les yeux 2(f ^ etlQ Bastelicaria et une Q Fortu- 
naria: je comparerai entre elles ees deux g*éometres. 

Fortunaria a les ailes plus allong-ées, la teinte g-énérale plus 
bruñe et moins grise. Les deux lig-nes paralléles, extrabasilai- 
res, sont plus droites et moins arquees chez Fortunaria qne chez 
Bastelicaria; la lig-ne coudée mediano est moins courbe chez 
Fortunaria, plus séparée ;> son point de contact avec le bord 



DE HISTORIA NATURAL. 119 

inféi'ieur, des deux lignes paralléles subterminales; celles-ci 
sont plus arquees chez Basíelicaria que chez Fortunaría. 

En g'énéral les lig'iies qui traversent les ailes supérieures 
chez Foriunaria, sont, coraparativement á Bastelicaria, moins 
courbes, g-énéralement plus droites, plus éloig-nées les unes des 
autres, plus espacées et non contig-ües. 

Les ailes inférieures et le dessous, aussi bien que le corps, 
sont assez semblables. 

Staudiug-er ne possédait pas Bastelicaria dans sa collection: 
sur sa demande, je lui ai communiqué cette espéce, avec bien 
d'autres, pour Tétablissement du «Catalog*. de Mai 1901». 

J'ai tout lieu de croire que Stauding-er avait vu la nouvelle 
Fortunaría, lorsque (p. 339, n. 3866) il inscrivait á l'article: 
Bastelicaria «¿Andal. v.?, sp. div.?» 

Sans doute il possédait cette espéce on peut-étre variété g-éo- 
graphique espag-nole déla Bastelicaria que Bellier avait dé - 
couverte en Corsé et que nul encoré n'y a, je crois bien, retrou- 
vée, et en présence de l'insuíñsance de ses documents, il n'osait 
pas disting-uer la Fortwnaria de la Bastelicaria. 

Les dessins des ailes sont tres analog-ues; mais l'aspect g'é- 
néral et la forme sont tres diíférents.» 

Enconista Obertliüri nov. sp. (fig-. 3.') 

Alas anteriores, de un color g-ris tirando lig-eramente á ama- 
rillo rojizo. El borde anterior tiene alternativamente manchas 
claras y neg-ras, correspondientes á las lineas y fajas en que 
está distribuida el área. El borde exterior tiene una franja gris 
con manchas "alternadas, claras y obscuras, que continúa por 
el borde posterior, de un color uniforme bastante más claro; 
está separada del resto del ala por una línea neg-ra muy fina, 
casi invisible. A continuación hay una faja clara de unos 3 mm. 
de ancho, que tiene por la parte que linda con la cenefa una 
mancha bastante obscura que se extiende desde el borde an- 
terior al posterior, invadiendo en esta parte casi todo el ancho 
de la faja. Esta está limitada por una línea neg-ra ondulada, 
muy marcada y desvanecida hacia la parte interior; aquí hay 
una seg-unda faja más ancha que la anterior, más obscura, li- 
mitada por otra línea neg-ra ondulada, pero no tan limpia y 
definida como la anterior, sino más desvanecida. Hacia el na- 
cimiento de la tercera nervadura en la célula hay una mancha 



1-20 boletín de la real sociedad española 

negra bien marcada, aunque sus contornos están desvane- 
cidos. 

La parte del ala que está unida al tórax forma una faja del 
mismo color, pero bastante más clara en la parte que está en 
contacto con la línea neg-ra que la separa de la anterior. Toda 
la superficie del ala está salpicada de puntos negaros que son 
más. visibles en la parte más clara de la primera faja. 

La cara inferior es de un g-ris claro uniforme, en que se mar- 
can claramente las nerviaciones y débilmente alg-unas de las 
manchas más obscuras de la cara superior. 

Las alas posteriores son de color g-ris claro, con su franja co- 
rrespondiente en el borde externo, con manchas claras y obs- 
curas, aunque no tan marcadas como en las anteriores. 

La parte que está en contacto con esta franja es más obscu- 
ra y va desvaneciéndose hacia el orig'en, marcándose con muy 
poca fuerza dos líneas curvas muy desvanecidas, paralelas al 
borde externo. Hay también un punto obscuro poco visible en 
el centro. En el borde anal, la franja continúa en forma de un 
flequito de color g-ris claro uniforme. Toda la superficie está 
finamente punteada, aunque no son tan neg-ros los puntos ni 
tan abundantes como en las anteriores. 

La cara inferior es del mismo color que las anteriores, pero 
más claro y más uniforme. 

El tórax es g-ris obscuro, con pelos bastante larg-os en las 
escápulas; el abdomen es g-ris más claro, y ambos están sal- 
picados de puntos neg-ros. Las antenas son plumosas. Enver- 
g-adura 32 mm. Un solo ejemplar c/ cog-ido en Madrid en la 
Casa de Campo en el mes de Septiembre. 

Cybolomia Rivasalis nov. sp. (fig-. 4.') 

El color del fondo de las alas anteriores es blanco, si bien ap- 
rece como pardo por efecto de las rayas y manchas que se ob- 
servan en su cara superior. En el borde anterior, cerca del ápi- 
ce, se observan dos manchas neg-ras, siendo también neg-ro, 
aunque no muy intenso, el resto del borde inmediato al ápice. 
El borde exterior tiene una franja con ocho ó nueve manchas 
neg-ras, siendo más estrechas y más próximas entre sí las que 
están más cerca del borde posterior. Esta franja está separada 
del resto del área por una línea neg-ra muy fina que lleva pa- 
ralelamente y muy cerca otra línea de puntos sobre fondo par- 



DE HISTORIA NATURAL. 121 

do que forma una faja terminada hacia el centro por una. lista 
blanca, sinuosa, por la cual, y próximamente paralela á las otras 
líneas mencionadas, corre otra línea neg-ra fina y sinuosa que 
termina por la parte anterior en una de las manchas, y por la 
posterior se encorva lig-eramente hacia la parte interior unién- 
dose al borde posterior; en alg-unos ejemplares termina en di- 
cho borde sin encorvarse. Cerca de la unión de este borde con 
el exterior queda una mancha blanca prolong-ada paralelamen- 
te á este borde. Partiendo de la seg-unda mancha del borde ante- 
rior, y sobre el fondo blanco, hay dos manchas negaras. Más cer- 
ca del origen del ala, como á la mitad de la distancia entre 
la línea mencionada y dicho origen, siendo el color g-eneral de 
dicha parte del área pardo, hay otra pequeña faja blanca inde- 
cisa, de contornos poco marcados, por la que corre otra línea 
neg-ra sinuosa é interrumpida. Todos estos dibujos varían lig-e- 
ramente en los diversos ejemplares. 

Las alas posteriores son también blancas. El borde exterior 
está adornado de una franja de color blanco uniforme, más an- 
cha que la de las alas anteriores, y que al pasar al borde anal 
se convierte en un flequito de pelos bastante larg-os. La franja 
está separada del resto del área por una línea neg-ra, y el fon- 
do, á partir de ella, es pardo obscuro, más pronunciado hacia el 
ángulo externo y desvanecido hacia el interior. El color de la 
cara inferior de las alas es uniforme, pero se marcan perfecta- 
mente las manchas de las caras superiores. 

La cabeza es de color g-ris, separada por una línea casi ne - 
g-ra del tórax, que es del mismo color, pero más obscuro, te- 
niendo las hombreras de un color bastante más claro. El abdo- 
men también es de color gris claro salpicado de puntos neg-ros. 

Envergadura de 13 á 14 mm. En Rivas, en Marzo. 

He cog-ido además un ejemplar en Junio y otro en Septiem- 
bre que, por no estar frescos, no puedo asegurar si son varie- 
dades de esta especie, aunque es probable que sean debidas á 
las g-eneraciones de estío y de otoño; será necesario procurarse 
mayor número de ejemplares y en mejor estado. 

Anchoscelis Lunosa H\v. ab. Olivácea nova ab. (fig-. 5.") 

Al citar los Sres. Stauding-er y Rebel esta especie en su ca- 
tálog-o de 1901, ponen la nota: «Sp. valde aberrans». Existen, 
en efecto, varios tonos de color en los diversos ejemplares exa- 

T. V.— Febrero, 1905 O 



122 boletín de la BEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

minados; pero hay dos aberraciones bastante diferentes del 
tipo, y que por su constancia merecen describirse. Una de ellas 
es la Olivácea. Se diferencia del tipo en el color de las alas an- 
teriores, que es color de aceituna g-ris amarillento, casi unifor- 
me. Las dos manchas neg-ras rodeadas de una finísima línea 
blanca que existen en el tipo están muy poco marcadas en la 
aberración, y en alg-unos ejemplares solo existe una y en otros 
ning-una. Las líneas claras muy marcadas correspondientes á 
las nervaduras que hay en el tipo desaparecen completamen- 
te en la aberración, así como las franjas y líneas claras para- 
lelas á los bordes exteriores. Las alas posteriores se diferen- 
cian poco de las del tipo. El tórax y el abdomen son del mis- 
mo color de las alas anteriores. Las antenas son más claras 
que en el tipo y casi del color de las alas. 

Anclioscelis Limosa Hw. ab. Rubra nova ab. (fig-. 6.') 

Esta aberración presenta los mismos caracteres y diferencias 
respecto al tipo que la anterior, pero el color predominante es 
de un ocre rojizo muy marcado. Las antenas son también alg"0 
rojizas. Es mucho más rara que la anterior. Estas dos aberra- 
ciones se encuentran con el tipo en Madrid y en las localida- 
des próximas. 



Algunos datos para el conocimiento de las águilas que vuelan 
en la provincia de Madrid 

POR 

D. MANUEL MARTÍNEZ DE LA ESCALERA. 

La dificultad de obtener pieles de ág-uila en número sufi- 
ciente para formar colecciones, y el escasísimo número de 
ellas que existen, por tanto, en el Museo y en los Gabinetes de 
los Institutos, hacen difícil la determinación de las especies 
por falta de tipos de comparación, y á ello se une la falta de 
tratados y de noticias tomadas directamente, y el mal etique - 
taje ó carencia de él en las colecciones; todo ello me anima á 
dar estas notas, que no son más que la traducción de los cua- 
dros del «Catal. of Birds» del Museo Británico, y los datos de 
captura y localidad de las 16 pieles de mi colección obtenidas 
en el presente invierno. El Sr. Cabrera Latorre me ha pres- 



DE HISTORIA NATURAL. 123 

fado ayuda eficacísima, pues él ha hecho la traducción de los 
cuadros, y entre los dos la clasificación de las pieles, de suerte 
que yo tan solo he puesto los materiales de estudio. 

Pero creo conveniente, para facilitar ulteriores trabajos, 
la publicación de estas notas, que serán ampliadas en lo su- 
cesivo. 

1 (2) Culmen desde la cara más larg-o que el dedo interno 
desde las plumas del tarso al nacimiento de la uña.. . 

Gen. Aquüa Bris. 




. 1.»— Cabeza y garra de Aquila.—A, culmen; B, dedo interno. 



2 (1) Culmen ig-ual al dedo interno, medidos ambos del mis- 
mo modo Gen. Nisaetus Hodg-s. 



Gen. Aquila Bris. 

1 (2) Rabadilla y extremo del dorso blancos 

A . Verreauxi Less. 



124 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIlíDAD ESPAÑOLA 

2 (1) Rabadilla y extremo del dorso leonados ó pardo obs- 

curos. 

3 (8) Con plumas escapulares blancas. 

4 (7) Base de la cola ceniza con fajas neg-ras. 

5 (6) Plumas cárpales neg-ruzcas como el resto de las cober- 

toras de las alas A. heliaca Sav. adta. 

G (5) Plumas cárpales blancas como las escapulares 

A. Adalberti^vQ\\m.2i(il^. 

7 (4) Base de la cola blanca A. dirysaUíis L. joven. 

{BartheJemyi). 

8 (3) Plumas escapulares pardas, claras ú obscuras, unifor- 

mes con el resto del dorso. 
9 (33) Vientre uniforme (unicoloured). 

10 (11) Mitad basilar de la cola blanca por encima 

A. chrysaetíis L. joven. 

11 (10) Mitad basilar de la cola parda por encima. 

12 (22) Cola uniforme por debajo. 

13 (16) Vientre negruzco ó de color de chocolate obscuro. 

14 (15) Mayor: ala en el c/ ^^3 mm. y en la Q 520 mm 

A. dcmga Pll. adta. 

15 (14) Menor: ala en el ^ 477 mm. y en la 9 495 mm 

A. maaiJata Gm. adta. 

16 (13) Vientre leonado claro ó pardo ceniza. 

17 (18, 19) Mayor: ala en el cf 642 mm. y en la Q 668 mm. .. 

A. Verreauxi Less. joven. 

18 (17, 19) Pequeña: ala en el c/ 584 mm. y en la 2 622 mm. 

A. Adalherti Brehm. joven. 

19 (17, 18) Menor: ala en el ^ 508 mm.y en la 9 571 mm. 

20 (21) Vientre leonado A. mpax Tem. adta. 

21 (20) Vientre pardo ceniciento A. ra/pax Tem. joven. 

22 (12j Cola con fajas por debajo. 

23 (26; Muy g-randes: ala 558 á 685 mm. 

24 (25) Cobertoras primarias unitormes 

A. chrysaetus L. adta. 

25 (24) Cobertoras primarias con las puntas leonado claras. . . 

A. mogilnik Gm. adta. 

26 (23) Más pequeñas: ala no pasando de 558 mm., y las co- 

berteras primarias con una pequeña punta clara. 

27 (28, 29, 32) Vientre color de cuero 

.1. V'indMana Frank. adta. 



DE HISTORIA NATUKAL. 120 

28 (27, 29, 32) Vientre pardo ceniciento 

A. Vindh'iana Frank. joven. 

29 (27, 28, 32) Vientre pardo obscuro. 

30 (31) Cobertoras pequeñas de las alas con una mancha blan- 

ca en la punta; fosas nasales redondas 

A . hastata Less. adta. 

31 (30) Cobertoras pequeñas de las alas uniformes ó á lo sumo 

con un borde estrecho blanco; fosas nasales ova- 
ladas A. Walilbergi Sund. adta. 

32 (27, 28, 29) Vientre blanco con fajas obscuras 

A. Wahlhergi Sund. joven. 

33 (9) Vientre jaspeado ó moteado (particoloured). 

34 (41) Cola con fajas por debajo. 

35 (40) Con las fajas lleg-ando hasta la base. 

36 (37, 38, 39) Muslos pardo obscuro uniformes 

A. cJirysaHus adta. 

37 (30, 38, 39) Muslos leonado uniforme ó con jaspeado obs- 

curo como el vientre . A . JieUaca Sav. joven. 

38 (36, 37, 39) Muslos color de cuero obscuro ó leonado ceni- 

ciento claro, con vetas pardas más obscuras. 
A. rapax Tem. joven. 

39 (36, 37, 38) Muslos blancos con alg-unas fajas pardas 

A. Wahlbergi Sund. joven. 

40 (35) Cola uniforme en la base sin que las fajas lleg-uen 

hasta ella A. maculata Gm. joven. 

41 (34) Cola sin fajas por debajo. 

42 (47) Mejillas leonadas. 

43 (44) Todo el vientre veteado A. heliaca Sav. joven. 

44 (43) Solo el pecho veteado. 

45 (46) Pecho leonado claro y alg-unas plumas bordeadas de 

obscuro A. AdalJjerti Brehm. joven. 

46 (45) Pecho neg-ruzco con vetas pardo amarillentas 

A. rajjax Tem. 

47 (42) Mejillas pardo obscuras ó neg-ruzcas. 

48 (51) Pecho pardo obscuro uniforme. 

49 (50) Mayor: ala en el ¡y" 508 mm. y en la 9 591 mm 

.4. rapax Tem. 

50 (49) Menor: ala en el rf 482 á 508 mm. y en la 9 533 á 558 

milímetros A. Vindhiana Frank. 

51 (48) Pecho pardo obscuro con vetas pardo claras. 



126 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

52 (55) Coberteras de las alas con grandes manchas ovales 

blancas en las puntas. 

53 ,54) Mayor: ala en el d" 525 mm. y en la Q 546 mm 

A. clanga Pall. joven. 

54 (53) Menor: ala en el c 482 mm. y en la 9 495 mm 

A. maculata Gm. joven. 

55 (52) Cobertoras de las alas sin manchas blancas.. 

A. rcqmx Tem. 




Fig. 2/>— Dispersión geográfica del gen Aqmla Briss. 



Habitat. 
A. Verreaiixi Less.— S. y NE. x\frica. 
A . chrysa'étus L.— Europa, N. Asia y N. América. 
A. heliaca Sav.— SE. Europa y N. Asia. 
A. Adalberti Brehm.— España y NO. África. 
A . mogilnik Gm. — SE. Europa y Asia. 
A. rapax Tem. — África, India, S. España. 
A. Vindkia?ia Fvauk. — India. 
A. Wahlhergi Sund.— África, India. 
A. maculata Gm. — Europa central, África. 
A. maculata sp. hastata Less.— India. 
A. maculata sp. clanga Pall. — SE. Europa y O. Asia. 



Gen. Nisaétus llodgs. 

1 (4, 11) Pecho blanco veteado de negro. 

2 (3) Primarias con fajas por debajo; |la serie mayor de 

cobertoras inferiores de las alas, negruzca 

N. fasciatus Vieill. adto. 



ÜE HISTORIA NATURAL. 127 

3 (2) Primarias sin fajas por debajo; la serie mayor de 

cobertoras inferiores de las alas, blanca 

N. spilog áster Bp. adto. 

4 (1, 11) Pecho blanco amarillento ó rojizo claro, veteado de 

pardo neg-ruzco. 

5 (8) Primarias con fajas por debajo. 

6 (7) Mayor: ala en el cf 495 mm. y en la Q 533 mm 

N.fasdatus Vieill. joven. 

7 (6) Menor: ala en el cf 381 mm 

N. morphonoides Gould. adto. 

8 (5) Primarias sin fajas por debajo. 

9 (10) Ala en el cf 444 mm. y en la Q 469 mm 

N. spilog áster Bp. joven. 

10 (9) Ala en el d" 347 mm. y en la 9 419 mm 

N.pennatiis Gm. adto. 

11 (1, 4) Pecho pardo con vetas negras estrechas 

N. iKnnatus Gm. joven. 
Habitat. 
N.fasciatíis Vieill.— S. Europa, N. África, India. 
N. spilogaster Bp.— E. y NE. África. 
N. pennatus Gm.— S. Europa, África, India. 
N. morphonoides Gould. — Australia. 



Especies recogidas en el Pardo (Madrid) con las fechas 
de su captura. 

Águila chrysaétus L. 
El Pardo 28, 11. 1904. Escalera! 

— 7, 12. 1904. — 

— 21, 12. 1904. — 

— 9, 1. 1905. — 
9, 1. 1905. — 

— 26, 1. 1905. — 

Aquila Adalherti Brehm. joven. 
El Pardo 7, 12. 1904. Escalera! 

— 11, 12. 1904. — 

— 17, 1. 1905. — 



V2fi bolp:tin de la rkal sociedad española 

Nisaétus fasciatus Vieill. 

El Pardo 10, 11. 1904. Escalera! 

Nisaétus pennatus Gm . 

El Pardo 11, 11. 1904. Escalera! 

— 11, 11. 1904. — 

— 14, 11. 1904. — 

— 19, 11. 1904. — 

— 9, 1. 1905. — 

— 21. 1. 1905. — 



Anomalías de algunas hojas 



D. FRANCISCO DE LAS BARRAS DE ARAGÓN. 

Aunque se trata de hechos bastante frecuentes, no dejan de 
tener interés los casos de anomalías en las hojas de ciertas 
plantas, las cuales son objeto de distintas notas aparecidas en 
la «Feuille des Jeunes Xaturálistes», años 29 y 30, correspon- 
dientes á 1898-:99 y 99-900, y también en el que está en pu- 
blicación, acompañadas todas de fig'uras, y cuyos autores 
son: Mr. Fierre Marty, Dr. Luciano Gabelly, el Abate H. Breuil, 
el Dr. Etienne Rabaud y Mr. A. Friren. Se hace en ellas un 
estudio bastante detenido de la bifurcación de las hojas, y se 
citan anomalías de esta clase en las plantas sig-uientes: Hede- 
rá heli^ L. , Nerium Oleander L. , Evonymus ewrojmvs L. , La- 
Cerassus avium Mcench., Fragaria resca L., PotentiUa, 
hijmlina L. , Trifolinm incarnatmn L. , Trifolmm re- 
l^ens L., Ubmis campes tris Sm., Uríica urens L., Quercus II ex L., 
y Acer Pseiido-philaíms L. 

Estos precedentes me han determinado á dar cuenta á la- 
SociEDAD de un caso de anomalía encontrado en el pag-o 
de la Baltrota, en Constantina (Sevilla), el verano anterior. 
Se trata de una hoja de olivo, fig". A bifurcada, en que la bifur- 
cación se inicia cerca del nacimiento de la nerviación central, 
resultando el parenquima dividido en dos en su último tercio, 
yendo á parar precisamente al punto de bifurcación del dicho 



DE HISTORIA r+ATURAL. 



129 




130 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

parenquima una de las ramificaciones de la nerviación de- 
recha. 

También en la misma excursión á Constantina recogí, en la 
carretera que va del pueblo á la estación del Pedroso, unas 
hojas de zarzamora {Ruhis discolor L.), en las que, en una 
misma rama, se encontraban todas las transiciones entre los 
tres y los cinco foliólos. Sabido es que las hojas de la zarza- 
mora pueden tener tres ó cinco foliólos, y que los turbiones 
siempre presentan cinco. La fig-ura a es de una hoja de tres 
foliólos de forma normal, siendo el mayor el del centro. La 
fíg-ura b presenta otra hoja en que los foliólos laterales em- 
piezan á desdoblarse; en la c y la í¿ están completamente se- 
parados los de la derecha, y solo en su mitad los de la izquier- 
da, que presentan una disposición exactamente ig-ual á la de 
una hoja sencilla que se hubiera bifurcado, y por último, 
la fig-ura e corresponde á una hoja normal de cinco foliólos. 

En las hojas c y ¿¿ es de notar que se presenta el mismo caso 
que en las del olivo, en que una nerviación secundaria proce- 
dente de una de las nerviaciones principales, va á terminar 
en el punto preciso de la bifurcación del parenquima. 

Esto parece indicar que en el caso de la hoja de olivo se 
trata de una bifurcación por hipertrofia lateral, y en el de la 
zarzamora el proceso es idéntico, aun cuando en esta planta 
sea cosa normal el que lleg-ue el desdoblamiento á producir la 
separación completa de los foliólos. 



Boletín bibliográfico. 



Académie des Sciences. París. (Comptes rendusj. Tome cxl, nos 2-4. Tablesdu 

torce cxxxviii, premier semestre 1904. 
Académie Internationale de Géographie Botanique. Le Mans. (Bulletin). 

N° 184.— M. Maraxne: Sur VAcliillea Millefolium.—B.. Léveillé: 

Contrib. á la flore de la Mayenne.— J. Hebvier: Excursions botani- 

ques de M. Reverchon dans le massif de La Sagra et á Velez-Rubio, 

Espagne. 
Academy of Science. St. Louis. (TransacíionsJ. Vol. xii, nos 9.1O; xiii, 

nos 1-9; XIV, nos I-6. 
American Naturalist (The). Nos 455-456.— W. A. R[ley: The embryolo- 

gical development of the skeleton of the head of Blatta.— W. D. Mat- 



DE HISTORIA NATURAL. 131. 

THEW; The arboreal ancestry of the Mammalia. — J. A. Cushman: Loca- 
lized stages in common roadside Plante.— R. W. Shuffeldt: An arran- 
gement of the families and the higher group of Birds.— Annie H. Prit- 
chett: On hearing and smell in Spiders. — H. L. Osborn: Amitosis in 
the embryo of Fasciolaria.— D. L. Jordán: The transplanting of 
Trout in the streams of the Sierra Nevada. — A. S. Pearse: A new spe- 
cies of Diaptomus from México. — W. T. Davis: Hyla Andersonü and 
Rana virgatipes at Lakeurst. 

Canadian Entomologist (The ). London {Ontario). Vol. xxxvii, n° 1.— Fi- 
sher: The Pear-tree Fsylla and how to deal with it. — Ashmbad: New 
Hymenoptera from the Philippine Islands. — Kearfott: New Tortri- 
cids. — Bueno: Notes on Hydrometra Martíni. — Keaefott: A new Ge- 
lechid from Ontario. — Fernald: A new species of N.-American Pro- 
teoteras. 

Faculté des Sciences de Marseille. (Aúnales). Tome xiv, 1904. 

Musée Teyleí: Haarlem. (Archives). Vol. i, 1904, i et ii parties. 

Physikalisch-Med'cinischen Gesellschaft. Würzburg. (Sitzungs-Berichte). 
1904, nos 4-8. 

— Yerhandlungen. Band. xxxvii, n° 3. 

Real Academia de Ciencias. Madrid. (Revista). Tomo i, números 7-8. 

Real Sociedad Geográfica. Madrid. (Boletín). Tomo xlvi, tercer trimestre 
de 1904. 

Royal Physical Society. Edinburgh. (Proceedings). Vol. xvj, n° 1.— 
G. Leighton: Morphological variations in Vípera berus. — O. Ch. Brad- 
leí: On the trapezium of the Horse. — J. A. Thomson: On the gonos- 
tyles of two Antarctic Siphonophora.— W. Evans: On Limax tenellus. 

Sociedad científica t Antonio Álzate*. Méjico. (Memorias y Revista). Tomo 
XIX, nos 8-10. — A. J. Carbajal: Le Cholera des poules; sa comproba- 
tion bactériologique au Mexique.— J. D. Villarello: Etude chimique 
de Tamalgaraatiou mexicaine. Tomo xx, nos 5.10. — C. Oonzatti: Essai 
d'application á la flore mexicaine de la nouvelle nomenclature bota- 
nique du Prof. Herrera. 

Societas Entomológica Rossica. San Petersburgo. (Horce). T. xxxvii.nos 1-2. 
P. Bachmetjew: Zur Frage über die Parthenogenese der miinnlichen 
Exemplare des Schmetterlings Epinephele jurtina.—~N. J. Kusnezow: 
Beitr. zur Kenntniss der Grosschmetterlinge des Gouvern. Pskov.— 
G. Lüze: Beitr. zurStaphyliniden-Fauna von Russisch Centralasien.— 
N. Adelung: Eine nene Ectobia, E. Diiskei n. sp., vom Bogdo.— 
B. E. Jakobleff: Étude sm- les espéces du genre Sphenopíera.—A. Se- 
MENov: Synopsis príiecursoria generum et specierum subtribum Stomi- 
ni Tschitsch. efficientium. 

United States Geological Survey. Washington. (Bidletin). Nos 226-232. 

— Professional Papers, nos 22, 23 y 28. 

— Water-Supply and Irrigation Papers. Nos 93 y 95. 



]32 BOLETÍN ÜE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

United States National Museum. (Smithsonian Institution). Proceedings. 
Vol. XXVII, 1904. 

— Special Bulletin. — Cn. Cleveland Notting: American Hidroids, n- 
The Sertularidce. 

Wiener Entomologische Zeitung. xxiu Jahrg., x Heft. — P. Leander Czerny: 
Revisión der Helomyziden. 

Wilson Bulletin. (The). OberLin, Ohio, n° 49.— H. E. Portee: Kearsarge 
Birds. — Esther Craigmile: A summer porch list at Hinsdale.— W. F. 
Henninger: Sonie observations on a captiva Red-tailed Hawk (Buten 
borealisj. 

Zoclogischen Museum. Beriin. (Mitteilungen). ii Band, 4 Heft.— J. Thieí.e: 
Beitrage zur Morphologie der Arguliden. 

Zoologischer Anzeiger. Leipzig, xxviii Band, n° 12.— C. van Douwe: Neue 
Süsswasser-Harpacticideu Deutschlands.— Minchin: A Speculation on 
the Phylogeny of the Hexactinellid- Sponges.— Lónnberg: Rudimen- 
tare obere Eckziihne bei einem Elch.— Enderlein: Die Braconiden. 
Subfamilie Mimagathidina;. — Coe: Sexual phases in Geonemertes. — 
Ludwig: Em wiedergefundenes Tier: Rhabdomolgxis rufecr.— Sieben- 
rock: Chelonologische Notizen.— Schouteden: Langsteilung bei Opali- 
na ranarum. 

Zoologist. (The). London. N" 763.— MacIntosh: OnBudding in Animáis.— 
Th. Southwell: Notes on the Seal and Whale fishery in 1904. 



Albbrt I^'^, Prince de Monaco.— Résnltats de campagnes scientifiques 
accomplies sur son yacht: xxvni, Méduses provenant des campagnes 
des yachts Hirondelle et Princesse-Alice, par O. Maas. Monaco, 1904. 

Fernández Navarro (D. Lucas).— Sobre el reconocimiento del hierro me- 
tálico en los basaltos. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat., 1904). 

NicKLÉs (M. Rene).— Feuille de StAffrique. (BuU. Serv. Carte géolog. do 
la France, 1902.) 

— Bassin du Rhone; Feuille du Vigau. (Bull. Serv. Carte géolog. de la 

France, 1903.) 

— Sur l'existence de phénomcnes de Charriage en Espagne, dans la zone 

subbetique. (Bull. Soc. Géol. de France, 1904.) 

— Sur quelques modifications k la reproduction des cloisons des Ammo- 

nites par la photographie. (Bull. Soc. des Scienc. de Nancy, 1904.) 
Philippine Burean of Agriculture, Manila. Farmers' Bulletin, n° 12. 
Philippin& Weather Burean. Manila. Bulletin of the Central Observatory 

for July, 1904. 
Revista de medicina tropical. Habana. Tomo v, núm. 10. 
Sergi (G.)— Die Variationen des menschlichen Schjidels und die Klassifi- 

kation der Rassen. (Arch. für Anthropol., Brauns chweig, 1904.) 



Sesión del 1." de Marzo de 1905. 

PRESIDENCIA DEL SR. D. SALVADOR CALDERÓN. 

— El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

Se dio cuenta de varios acuerdos tomados por la Junta di- 
rectiva en sesión de 17 de Febrero último, que fueron apro- 
bados. Aparte de los de carácter administrativo, que constan 
en el acta de la expresada Junta, conviene sean publicados 
los sig-uientes: 

1." Proponer para Socios correspondientes extranjeros á 
los eminentes naturalistas G. A. Bouleng-er, , de Londres, y 
H. D'Orbig-ny, de París. 

2.° Remitir al Sr. Ministro de Instrucción pública un ejem- 
plar del tomo ii de las Memorias y otro del iv del Boletín. 

3.° Cambiar nuestras publicaciones con las de la Univer- 
sidad de La Plata, el Broohhjn InstUutey la revista Acpiila de 
Budapest. 

La Sociedad confirmó los acuerdos de la Junta Directiva. 

Admisiones. — Quedaron admitidos como Socios numerarios 
el Instituto g-eneral y técnico de Badajoz, y D. Orestes Cendre- 
ro, alumno de la Facultad de Ciencias, propuestos en la sesión 
anterior por D José Hernández Alvarez y D. Emilio Fernán- 
dez Galiano. 

Se hizo otra propuesta de socio. 

Correspondencia. — El Secretario leyó una carta del Sr. Minis- 
tro de Instrucción pública dando g-racias por las Memorias y 
Boletín que se le remitieron ; un oficio de la Sociedad Mala- 
g-ueña de Ciencias físicas y naturales, comunicando la lista de 
su nueva Junta directiva y saludando á nuestra Sociedad, y 
otro de la Biblioteca-Museo Balag-uer, de Villanueva y Gel- 
trú, dando g-racias por el tomo iv del Boletín. 

Estaban sobre la mesa las publicaciones recibidas á cambio 

Tomo v.— Marzo, 1905. 10 



I3i boletín de la real sociedad española 

ó por reg-alo, de las que se da cuenta en el Boletín biblio- 
gráfico, acordándose un voto de g-racias á los donantes. 

Comunicaciones. — El Sr. Lauífer presentó un trabajo en ale- 
mán d'el P. G, Strobl sobre dípteros de España, que contiene 
numerosas descripciones de especies nuevas y encierra el es- 
pecial interés de referirse á un orden de insectos casi sin estu- 
diar en España. 

— El Sr. Gutiérrez Martín entregó una nota sobre «Algunos 
ortópteros de Olmedo»; el Sr. Hernando (D. Benito) un estudio 
intitulado «Desarrollo de maclas», y el Sr. Calderón otro sobre 
«Sillimanita de Toledo». 

— El Secretario presentó una interesante comunicación del 
Sr. Eamón y Cajal «Tipos celulares de los ganglios raquídeos 
del hombre y mamíferos», y una nota del Sr. Graiño «Noticias 
referentes á algunos monstruos recientemente observados». 

— El Sr. Pérez Zúñiga anunció que tiene en preparación un 
trabajo sobre féculas de diferentes vegetales. 

— El Sr. Llord y Gamboa disertó sobre el análisis de la brau- 
nita de los Pirineos de Huesca, entregando un trabajo que ha 
hecho sobre dicha materia, y sobre el que el Sr. Calderón hizo 
algunas observaciones. 

— El Sr. Bolívar indicó la conveniencia de ir proyectando la 
excursión anual de la Sociedad. El Sr. Llord propuso se verifi- 
case á la sierra de Gredos, y el Sr. Martínez Escalera, sin com- 
batir la idea anterior, manifestó podría ser muy oportuno reali- 
zar alguna á Marruecos. Después de intervenir en la discusión 
los Sres. Rodríguez Mourelo y Calderón, se aceptó desde luego, 
como más realizable, la de Gredos, y reconociendo el gran in- 
terés de la de Marruecos, que había de necesitar recursos de 
cierta importancia y la cooperación de varias personas decidi- 
das á hacerla, se nombró una Comisión compuesta de los se- 
ñores Bolívar, Calderón y Lázaro, para que estudiase y propu- 
siese el modo de realizarla y cuanto con este proyecto se rela- 
cionara. 

Noticias bibliográficas.— El Sr. Dusmet presentó las siguientes: 

I."" «Hieracium nouveaux pour la France ou pour TEspa- 

gne», par ArvetTouvet et Gautier (Bull. Soc. Bot. de France, 

tomo Li). Es la segunda parte de un extenso trabajo en el cual 



DE HISTORIA NATURAL. 135 

son citadas numerosas especies de los Pirineos españoles y 
franceses, con descripción de muchas de ellas, unas nuevas 
para la región y varias que lo son para la ciencia. Es, por lo 
tanto, de gran interés para los botánicos españoles. 

2.* «Description of a new species of the g-enus GloMceps 
(Capsidse), from Spain» by Prof. O. M. Reuter (The Entomolo- 
g'ist's Monthly Mag-az. March, 1904). Con el nombre de Gl. par- 
mUíis describe su autor esta especie sobre una Q cazada en So- 
ria por el Sr. Champion, señalando las diferencias con las es- 
pecies afines Gl. Picteti Mey. et Fieb. y GL sordidiis Reitt. 

Z.^ «Aculeata Hymenoptera coUected in Tenerife by the 
Rev. A. E. Eaton in the spring- of 1904», by E. Saunders. (The 
Entom. Month. Mag-az. September-October, 1904.) Se citan 
31 especies, con datos sobre su situación. De ellas son nuevas 
el Pompihis gidmareiLsis, Soleriella canariensis , Dioclontns gra- 
cilipes, Odynenis Eatoni, Golletes Moricei, Halictns duMus, Dio- 
xys atlántica y Podalirius orotava. 

4." «Neue palaarktische Chalastog-astra», von Fr. W. Konow. 
(Zeitschr. für Hymen. und Dipt., Sept., 1904.) Entre otras espe- 
cies, describe el Emphylus didymus KL, var. niger, sobre ejem- 
plares cog'idos en Madrid y Aranjuez por el Sr. García Mercet, 
y la Macrophya Mspana, procedente de Madrid. 

5.' «Neurópteros de Monserrat», por el R. P. Long-inos Na- 
vas (ButU. Inst. Cat. d'Hist. Nat., any 2, núm. 1). Comprende 
la reseña de la excursión é indicación de los cazaderos, una 
lista de las 32 especies ó variedades encontradas y la descrip- 
ción de las nuevas, que son Ckrysopa mdgaris Schn., var. rn- 
iricata; Chr. vulgaris, var. (squata; Chr. mañana y MacMlis 
eremita. 

Q.^ «Hymenoptera aculeata from Majorca and Spain», by 
Edw. Saunders, with Introduction, Notes and Appendix, by 
Prof. Edw. B. Poulton. (Trans. Entom. Soc. of London, Septem- 
ber, 1904.) Es una enumeración de las importantes cazas rea- 
lizadas por los Sres. Poulton, Holland y Hamm en Palma, So- 
11er y Pollensa (Mallorca), enPort-Bou, Barcelona y Monserrat, 
en 1901, y por el Sr. Poulton en Seg-ovia, San Ildefonso y Esco- 
rial, en 1902. 

Después de breves reseñas de las excursiones, se citan hasta 
unas 140 especies de Mallorca y unas 210 de la Península, pre- 
cisando minuciosamente las localidades y el número de ejem- 



136 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

piares. Las especies nuevas que se describen son Pompiliis 
Poultoni, cazada en SoUer; Mimesa pallidiiarsis, Halictus Ho- 
llandi y H. Hammi, también de Mallorca, y Halictus duMtahilis 
de Mallorca y Monserrat. Termina este trabajo, de gran inte- 
rés para los hiinenopterólog"os españoles, con una interesante 
nota de Poulton sobre el mimetismo de alg-unos Asílidos y Vo- 
lucellas con varios Himenópteros. 

Secciones. — La de Barcelona celebró sesión el 22 de Febrero, 
bajo la presidencia del Sr. Aranzadi. 

— El Sr. Casares (D. Antonio) leyó un estudio titulado «No- 
tas alg'ológ-icas». 

La de Sevilla celebró sesión el 25 de Febrero último, bajo la 
presidencia de D. Julio Ferrand. 

— El Sr. Medina propuso ala Sección, y así se acordó, un voto 
de g-racias al Sr. Seras por su g-alantería al haber cedido el local 
del Instituto de Hig-iene para la celebración de sus sesiones, 
que en lo sucesivo tendrán lug-ar en el domicilio y estableci- 
miento del Sr. Crú, calle de los Reyes Católicos, 7, en donde se 
han reunido en esta sesión los señores socios. 

El mismo Sr. Medina dio noticia de varias especies de Esfé- 
g-idos que existen en su colección y que son los sig-uientes: 

Bemhex rostrata 1.. ícf- Cádiz, Mayo (Sánchez-Navarro!). — 
B. Mediterránea Handlirsch. Q-f . Chiclana [Cádiz] (López 
Cepero!); Cádiz, Junio (Sánchez-Navarro!), Sevilla, Junio!. — 
B. hidentata Van der Linden. 9. Chiclana (López Cepero!). 
B. Gculata Latr. Q. Chiclana (López Cepero!), Cádiz, Junio 
(Sánchez-Navarro!). — B. :onata Klug-. Q. Chiclana (López Ce- 
pero!). — B. simiata Latr. Q. Pozuelo de Calatrava [Ciudad- 
Real] (La Fuente!). 

— El Sr. Miquel presentó un molar de Equus fossilis encon- 
trado en una excavación de la cantera de b alastro del Empal- 
me (Sevilla), dando alg-unas noticias sobre este hallazgo y su 
sig-nificación. 

— El Sr. Crú mostró un ejemplar de Curthia familiaris, caza- 
do en BolluUos de la Mitación (Sevilla). 



DE HISTORIA NATUKAL. 



Notas y coraunicacioues. 



Sillimanita de Toledo 



DON SALVADOR CALDERÓN. 



En una muestra de un g-ranito alterado de los alrededores 
de Toledo, que con otras ha sido remitida por nuestro con- 
socio D. Faustino Esplug-a y Sandio, Catedrático de aquel 
instituto, he reconocido el mineral de que se trata y su ya- 
riedad bucholzita, que no ha sido citada todavía de España. 

Constituye prismas alarg-ados, brillantes y translúcidos, en 
los que aparecen más limpios, los cuales ofrecen color amari- 
llento; otros son más obscuros y opacos, merced á la interposi- 
ción de abundantes laminillas de mica neg-ra. Los prismas 
se hallan encorvados por presión y adosados, simulando ag-re- 
g-ados bacilares, pero con ayuda de la lente se percibe que son 
verdaderos cristales independientes, muy alarg-ados, y que 
aún lo serían más si no estuviesen cortados por un crucero 
macrodiag"onal muy perfecto. 

Estos cristales existen implantados en la masa del granito, 
si bien los mejores están en la superficie de las diaclasas, con 
aspecto todos ellos de ser productos evolutivos de la mica ne- 
g-ra. No forman, en realidad, más que un ejemplar determi- 
nable, aunque pequeño y no muy bello; pero por referirse á 
un hallazg-o nuevo, hasta ahora en la Península, se ha incor- 
porado á las colecciones españolas del Museo de Ciencias na- 
turales. Todavía no ha podido examinarse óptica ni química- 
mente por falta de material, aunque esperamos de la dilig-en- 
cia de nuestro mencionado consocio que obteng-a mayor nú- 
mero de muestras con que completar el estudio. 

El ejemplar es enteramente parecido á las bucholzitas pro- 
cedentes de Nueva York y Chester (Estados Unidos) que fig-u- 
ran en las colecciones de dicho Museo, alg-unas enviadas por 
Mr. Shepard, y también es análog-a la roca en que yacen, si 
bien la de Toledo está muy alterada, cosa que no sucede á 
las norteamericanas de nuestra colección. 



138 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Decimos que el hallazg-o es nuevo para nuestro país, consi- 
derando la bucholzita como una variedad distinta de la fibro- 
lita, seg'ún admite Groth; pues en cuanto á esta seg-unda, es 
sabido se halla en varias localidades españolas, particular- 
mente de la sierra de Guadarrama, cuidadosamente estudia- 
das por el malog-rado Quirog-a con ocasión de los instrumentos 
neolíticos fabricados con dicha substancia. La g-eneralidad de 
los mineralog-istas dan como sinónimas fibrolita y bucholzita; 
pero es manifiesta en los ejemplares españoles la diferencia 
entre la primera, constituida por masas en agregados fibro- 
sos, á veces muy considerables, armando en rocas gneísicas, y 
la segunda, la del ejemplar de que se trata, en forma de cris- 
tales adosados, pero no fibras entrecruzadas, solo en pequeñas 
masas y engastadas en una roca granítica. 



Tipos celulares de los ganglios raquídeos del hombre 
y mamíferos 

POR 

D. SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL. 

Aplicando el método del nitrato de plata reducido (fijación 
en el alcohol solo por veinticuatro horas), hemos hallado en 
el ganglio plexiforme del vago y focos raquídeos del hombre 
y mamíferos domésticos (perro, asno, caballo, etc.), los si- 
guientes tipos celulares , además del corpúsculo monopolar 
glomerulado bien conocido por las investigaciones de Dogiel, 
las nuestras y de Oloriz: 

1. Corpúsculos multipolares que recuerdan los descritos por 
Disse, Spirlas, Lenhossek y nosotros, es decir, provistos de 
dendritas cortas, recias, ensanchadas en su punta y acabadas 
por debajo de la cápsula. Poseen, además, un axon glomeru- 
lado común. 

2. Corpúsculo multipolar provisto de finísimas dendritas 
nacidas ya del contorno del soma, ya de la porción inicial del 
axon, y las cuales, espesándose sucesivamente, acaban á favor 
de colosales esferas rodeadas de un sistema concéntrico de 
cápsulas nucleadas. A veces dichos apéndices se bifurcan ge- 
nerando dos ó más globos finales, y no es raro ver fibras ter- 



DE HISTORIA NATURAL. 139 

minadas en un rosario de esferas ó abultamientos sumamente 
próximos. 

Entre las variedades de este sing-ular tipo celular, que re- 
<íuerda alg-o el descrito hace varios años por Huber en una 
rana americana, se cuentan estas dos: célula cuyas esfe- 
ras terminales residen y se terminan por debajo de la cáp- 
sula del corpúsculo de orig-en, conexionándose con los nidos 
nerviosos pericelulares de Cajal y Dog'iel; y célula cuyas finí- 
simas dendritas (nacidas ya en la célula, ya en el axon) envían 
sus g'lobos finales á los espacios intercelulares, en ocasiones 
á g-ran distancia del corpúsculo orig-inario. Tan sing-ulares 
elementos son comunes en el hombre, asno y caballo, menos 
frecuentes en el perro y g-ato. 

3. Células fenestradas ó sea perforadas en la reg-ión de ori- 
g-en del axon por dos , tres ó más ventanas, que rellenan ele- 
mentos neuróg-licos intracapsulares. En ocasiones, los cordones 
de neurofibrillas separatorias de dichos huecos describen asas 
complicadas y redes laberínticas. El axon, á menudo más del- 
o-ado que cualquiera de estos cordones, procede de un tra- 
béculo de la red. 

Las referidas células fenestradas, halladas por nosotros en 
el perro rábico y en animales envenenados por el arsénico 
(1904), representan, contra lo que pensábamos al principio, una 
disposición normal de los g'ang'lios. Escasas en el hombre de 
veinticinco años, se encuentran en los viejos de sesenta en 
adelante. 

4. En el hombre senil hállanse, además de dichos corpús- 
culos fenestrados, otros llenos de fosetas y erizados de apéndi- 
ces ramificados, moniliformes, que no traspasan el límite in- 
terno de la cápsula. En los amplios huecos circunscritos por 
semejantes apéndices aparecen abundantes elementos neuró- 
g-licos subcapsulares, cuya multiplicación parece haber provo' 
cado, por una suerte de irritación, la proyección al exterior 
de los referidos cordones neurofibrillares. Añadamos aún la 
existencia de multitud de células nerviosas caducas, repletas 
de pig-mento, cuyas neurofibrillas no atraen el reactivo ar- 
g-éntico. 

El estudio circunstanciado de estos hechos, así como su fisio- 
lóg-ica interpretación , formará la materia de un extenso tra- 
bajo, acompañado de grabados, que estamos redactando. 



140 boletín de la real sociedad española 



Algunos ((Ortópteros» de Olmedo (Valladolid) 

POR 

D. DANIEL GUTIÉRREZ MARTIN. 

Mi decidida afición al estudio de las Ciencias naturales me 
ha llevado á recog-er con el mismo interés cuantos minerales, 
insectos y plantas he visto en el partido judicial de Olmedo 
(Valladolid), en que resido. 

Publicado en su mayor parte el Catálog-o de plantas, y en él 
hecha mención de los minerales que poseo, quisiera hacer co- 
nocer los insectos que allí viven, y al efecto doy á continua- 
ción la lista de alg-unos Ortópteros y en notas sucesivas lo haré 
de los de otros órdenes. 

A. excepción del Gryllodes Escaler m Bol., ya citado por el se- 
ñor Rioja en Valladolid, y del Platystolus Martinezi Bol., que 
se extiende hasta Valladolid, según el Sr. Bolívar, ning-una de 
las demás especies se había indicado en localidad precisa de 
la provincia, ni aun de Castilla la Vieja, por lo que creo con- 
veniente citarlas, aunque se trate de especies comunes. 

Forficülidos. 

Forficula auricularia Z.— Corta picos, tijereta. Comunísima entre 
las cortezas, debajo de las piedras y sobre alg-unas plantas 
Umbelíferas. (Olmedo) Marzo y Septiembre. 

Mántidos. 

Geomantis larvoides Pí^í^^eZ.— Especie que fué citada por pri- 
mera vez de Cuenca (Uclés y el Sitio), y cuyo descubri- 
miento se debe al R. P. Pantel. La descripción y dibujos 
de este bonito mántido pueden verse en la p. 63, t. xxv, 
(1896) de nuestros Anales. He recog-ido abundantes ejem- 
plares de esta rara especie en los pinares próximos al arro- 
yo Torcas, en los de la Navilla y Sang-ujero (Olmedo), pi- 
nares y tierras incultas de Valviadero, Pedrajas, Iscar y 
otros varios pueblos. De Julio á Septiembre se la ve co- 



DE HISTORIA NATURAL. 141 

rrer adulta con la g-raciosa ag-ilidad á ella peculiar. A pro- 
pósito diré que en un campo próximo al Instituto del doc- 
tor Rubio, en Madrid, encontré á principios de Octubre de 
1903 una larva y dos adultos de esta especie de que me 
ocupo. 
Empiisa egena C/¿arp .—Tíimpoco tenemos noticia que se haya 
citado este insecto en esta localidad; he cazado bastantes 
ejemplares en la Cuesta del Alto sobre Ephedra scoparia y 
Salsola vermiciilata, en prados de la Cerrajera sobre varias 
plantas, cuyo color es muy parecido al suyo; asi consig-uen 
ocultarse más fácilmente á la vista del cazador y apode- 
rarse mejor de sus víctimas. En Olmedo. Adulta de Junio á 
Septiembre. 

Acrídidos. 

Paracinema tricolor (Thiinl). )~Gomm\ á orillas de las ag-uas, 

Olmedo. Agosto á Octubre. 
Stenobotlirus festivus 5o/.— Frecuente en Olmedo. Verano. 

— grammiciis Ca:. — En la dehesa de Olmedo. Verano. 

— Mnotatus (Charp.) — Abunda en varios pueblos del 

partido de Olmedo. Verano. 

— apicalis {Herr. Sch.)—\ji\ solo ejemplar hemos ca- 

zado de esta especie en un prado de la carretera 
de Matapozuelos (Olmedo). Junio. 

— vagans (i^ieí».)— Comunísima dondequiera (Ol- 

medo). 

— tricolor {Charp j — Común en los terrenos secos de 

Olmedo, Bocig-as, Celabasas, etc. Verano. 

— jucundus Fischer.—k.h\xná^nie en los sitios herbo- 

sos húmedos de Olmedo. A^erano. 

— pulvinatus {Fisch W.) — Frecuente en las praderas 

de Olmedo. Verano. 
Staurouotus Maroccanus (T/mnl).) — Esta especie, que abunda en 
todo el partido (de preferencia en los sitios secos), 
en el pasado año llegó á constituir plag-a en la 
dehesa boyal de Ag-ueral y Llano de Olmedo. 
Verano. 

— brevicollis {Eversm.) var. Hisimnicus Bol.— El señor 

Bolívar, en su Catálog'o sinóptico de los Or- 
tópteros de la Fauna Ibérica, pág-. 67, dice ha- 



142 boletín de la. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

berla recog-ido en los alrededores de Madrid y San 
Martín de Valdeig-lesias; aumenta el área de dis- 
persión de esta variedad, puesto que yo la he 
hallado (aunque no abundante) en las cuestas del 
Telég*rafo y Alto (Olmedo) y en un cerrillo del tér- 
mino de Fuente Olmedo. Junio y Julio. 
Stauronotus Genei (Osck.)— Muy frecuente en las dehesas de Ol- 
medo, Ag-uazal y Doña María fPedrajas). Verano. 
Epacromia thalassina (Fad. )—Alouuáa.nte cerca de los charcos 
(Olmedo). Verano. 
— strepens (Lalr.) —En ig-uales sitios que la preceden- 

te (Olmedo). Verano. 
Pacliytylus Danicus (Z.)— Vulg-ar en sitios húmedos (Olmedo). 

Septiembre. 
CEdaleus nigrofasciatus (De Geer.)— Especie muy variable en ta- 
maño y coloración; es la que con más abundancia se en- 
cuentra en el partido de Olmedo. Verano. 
CEdipoda Charpentieri F/ei.—En los cerros áridos y pedreg-osos 

de los retamares (Olmedo). Verano. 
Acrotylus Insubricus (>S'coj!?.)— Vulg-arísima en Olmedo. Verano. 
Sphingonotus azurescens f^c/«¿^.)— Común en terrenos arenosos 

(Olmedo). Verano. 
Cuculligera flexuosa (iServ.)—Ls. he recog-ido entre la Cuesta del 

Alto y el Sang-ujero (Olmedo). Julio y Septiembre. 
Caloptenus italíciis (Z. y*— Abundantísimo en Olmedo. La varia- 
ción C. margineUus Serv. y la var. Watteniüyliana Pantel 
se hallan mezcladas con el tipo. Verano. 
Paratettix meridionalis (Ramh.)—^Q encuentra en los sitios ba- 
jos (Olmedo). Ag-osto y Septiembre. 



Gruidos. 

Gryllotalpa viügaris Z«/r.— Perrilla. Es frecuente en las huer- 
tas. El vulg-o la cree venenosa. 

Gryllodes Escalerae Bol.—Ke recog-ido alg-unos ejemplares en 
Olmedo; con ello no hago más que confirmar la cita del 
Sr. Rioja en Valladolid. Verano. 



DE HISTORIA NATURAL. 143 



Locüstidos. 

Platystolns Martinezi ^o/.— Chicharra. Sobre plantas espino- 
sas (Olmedo). Verano. 

XipMdium fuscmn (Fal/r.)— 'Muy común en el partido de Olme- 
do. Verano. 

Locusta viridissima (L.) — Siempre la he observado sobre el Cir- 
sium ¡(mceoJatum. (Olmedo). Verano. 

Gampsocleis glabra {I¿erdsí).—Iíe cazado alg-unos individuos en 
los prados del Cuadrón (Llano de Olmedo). Verano. 

Platycleis tesellata (C/iarp.)— Muy frecuente sobre plantas secas 
(Olmedo). Ag-osto y Octubre. 
— affinis /^Vdí».— Chicharra. Entre hierbas altas (Olme- 
do). Verano. 

Decticus albifrons {Fahr.) Cinco ejemplares poseo de esta especie, 
recog'idos en distintos puntos sobre la Artemisia glutino- 
sa (Olmedo). Septiembre. 



Noticias referentes á algunos monstruos recientemente 
recogidos ^^^ 



DON CELESTINO GRAINÜ CAUBET. 

Monstruos simples ó unitarios. 

4.° Gallo doméstico.— Y)Q la raza llamada española; muy des- 
arrollado y calzado. 

En la parte posterior debajo de la cola, y en el sitio que 
ocupa ordinariamente el ano, nace una tercera pata tan fuerte 
y robusta como las otras dos, y como ellas, calzada, pero con 
las plumas mucho más larg*as, debido á la falta de roce, pues 
el animal no podía moverla voluntariamente, llevándola como 
colgada á modo de péndulo con movimiento para todos lados. 

No arrastraba la pata porque el tarso está doblado á la iz- 
quierda formando un áng'ulo recto; los dedos fuertes y robus- 

(1) Véase pág. 329 del Boletín de Octubre de 1903. 



144 boletín de la, REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

tos; los dos del medio son los únicos que tienen uñas muy ■ 
grandes, de 2 cm. de larg-o; los otros las tienen rudimentarias. 
p]l espolón normal, como los de las otras patas. 

El ano está desviado hacia la derecha, pero casi encima de 
la pata anormal, por cuya razón maté al animal para colocarlo 
en la colección, por lo muy sucio que siempre estaba. 

Al disecarlo vi que la pata no estaba articulada con el es- 
queleto, que era completamente normal, circunstancia que 
explicaba la falta de movimientos voluntarios, terminando 
el fémur en forma esférica, pero sin articulación de ningún 
g"énero. 

5.° Gaviota plateada.— Hennoso macho de la especie Lariis 
argentatus; le falta la mitad del tarso derecho. 

Este ejemplar, cazado en la ría de Aviles, ha sido objeto de 
bastante discusión entre alg'unos médicos y personas que lo 
han visto, pues mientras unos afirman que se trata de un sen- 
cillo caso de amputación producido casi seg-uramente por un 
tiro, otros suponen, y yo entre ellos, que se trata de un defec- 
to de nacimiento, fundándose en la existencia y disposición 
del pulg-ar. 

Aparece el tarso cortado por algo más arriba de la mitad, 
2 cm. próximamente del nacimiento de los dedos, y habría 
que suponer una casualidad muy g-rande para que un perdi- 
gón ó bala le cortase el tarso por completo y le dejase precisa- 
mente el pulg-ar, y aun así hay que suponer retracción ex- 
traordinaria en los tejidos para que el pulg-ar fuese á ocupar 
la posición que tiene á unos milímetros por encima del mu- 
ñón, y en la posición relativa que precisamente ocuparía si 
hubiera los demás dedos, de los cuales no existen vestigios. 

6." Perro acéfalo.— Yeto bien desarrollado; le falta la parte 
superior de la cabeza, que parece como cortada transversal- 
mente por encima de los ojos. Faltan los párpados, estando el 
g-lobo del ojo al descubierto; el labio superior partido por su 
mitad, el cuerpo deforme y giboso, y una parte torcida é incli- 
nada en arco hacia dentro. Nació muerto. 

Conservado en alcohol. No hice ning-una observación ana- 
tómica. 

7." Huevo de (/allina.— Be tam?LÍio corriente, presenta en su 
parte más estrecha una prolong-ación de un parecido exacto 
al pezón de la mama de un mamífero. 



DE HISTORIA NATURAL. 



Coiitrii}ución al estudio del género «Margasus» Stál 

POR 

D. ANTONIO G. VÁRELA. 

Este g-énero está determinado, seg'ún Stál (1), por los sig-uien- 
tes caracteres: «Corpus oblong-um vel elong-atum. Caput elon- 
g-atum, antice pone antennas atrinque tubérculo parvo ins- 
tructum, parte anteoculari parte postoculari breviore. Rostrum 
articulo primo apicalibus duobus ad unum long-itudine íequa- 
li vel vix breviore. Thorax lobis ambobus posterius bitubercu- 
latis vel bispinosis. Scutellum triang-ulare, disco levissime tu- 
berculatum. Mesostethium lateribus antice tubérculo instruc- 
tis. Abdomen nonnihil dilatatum. Pedes long-ivel long-iusculi. 
femoribus anticis nonnihil incrasatis.» 

Las especies de este género pertenecen á la reg-ión etiópica: 
tres se encuentran en el continente, las restantes enMadag-as- 
car é islas próximas. En las mag-níficas colecciones que existen 
en el Museo de París, procedentes de Madag-ascar, he encon- 
trado alg'unas formas nuevas que describo á continuación: 

Margasus ornatus sp. nov. 

Parce pilosulus, flavus. Antennarum articulis primo et se- 
cundo (annulo flavo post médium et ápice articuli primi excep- 
tis) nig-ris; articulis terminalibus fulvis. Fascia Ínter oculos 
pcellos includente et articulo tertio rostri nig-ris. Pronotum 
obscure testaceum, marg-ine antica et postica fuscis. Corium 
flavum; fascia lata, ante médium fulva. Membrana fusco-tes- 
tacea, área basali nig-ro ornata. Ventre ñavo, macula laterali 
seg-mentorum omnium, nig-ra. Pedes flavi. 

Caput pronotum aequilong-um, antennis corpore longioribus; 
pronotum ang-ulis posticis haud prominulis. Abdomen hemely- 
tris latius, sed lateribus haud dilatatum. 

Long-. 17 mm. 

Baie d'Antong-il (Madag-ascar). 

Próxima á la especie M. conifer Berg-., pero se distingue fá- 



(1) (Efv. Vel. Ak. Forh., 1858, p. 445; Hem. Afric. III, p 54. 



146 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Gilmente por su coloración y por no tener el ápice del escudete 
tan elevado. En la colección Noualhier [Mus. de París) hay va- 
rios ejemplares determinados específicamente (in litt.), como 
Margasus corallifer, M. lunatus y M. lunaius var., los cuales, á 
mi juicio, no son más que variaciones ligeras de M. conifer 
Berg-. 

Margasus Martini sp. nov. 

Testaceus, parce pilosulus. Antennis (ápice articulo primo 
excepto) et articulo tertio rostri nig-ris. Pronotum nig-rum, 
ang'ulis lateralibus in spinam long-iusculam obtusam eminu- 
lis, disco lobi antici posteriusspinis duabus long-is validis, dis- 
co lobi postici tuberculis duobus altis, conicis armato. Ang-ulo 
apicali corii et fascia lata sub-basali, nig-ris. Abdomen heme- 
lytris distincte latius, lateribus paullo dilatatum. Venter ru- 
brum, spiracula liorum segnnentorum a marg-ine apicali lon- 
g-ius distantia quam a marg-ine laterali [cf], in Q subseque lon- 
g-e distantia. Femoribus anterioribus supra, post médium, ma- 
cula nig-ra ornatis. Femoribus intermediis et posterioribus 
(ápice excepto) nig-ris. Tarsis fulvis. 

Long-. cf 23 mm.; Q 25-26 mm. 

Bezanozano; Vallée d'Ambolo (Madag-ascar). 

Dedico esta especie á mi coleg-a el naturalista del Museo de 
París, M. Martín, tan ventajosamente conocidopor sus estudios 
sobre este orden de insectos. 

En alg-unos ejemplares existe un anillo rojo hacia el medio 
del primer artejo de las antenas, y en otros una banda inter- 
ocular neg-ra. 

Yar. a. — Se diferencia fácilmente porque el vientre es neg-ro 
mate, lo mismo que las caderas, la base de los fémures inter- 
medios y posteriores y un anillo más ó menos completo cerca 
del ápice, las tibias (excepto la base) y los dos últimos artejos 
del rostro. 

Long". 25 mm. Q. Tamatave (Madag-ascar). 

Var. b. — Se caracteriza porque carece de punto neg-ro sobre 
los fémures anteriores, el pronoto es de un color castaño-obs- 
curo, y la mancha neg-ra situada entre los ojos se extiende por 
encima del cuello formando una faja long-itudinal. La banda 
transversa de la coria, amarilla clara, pajiza, y la membrana 
neg-ro-azulada en su base. 



DE HISTORIA NATURAL. 147 

Dieg-o Suárez (Madag-ascar). 

Es probable que esta variedad sea más bien una especie dis- 
tinta. 

Margasus nitidus sp. nov. 

Nig-er, nitidus, subg-labro. Capite, articulis primo et secun- 
do rostri, femoribus anterioribus, tibiisque, testaceis. Antennis 
(exceptis annulis duobus testaceis articuli primi et medio ar- 
ticuli secundi) nig-ris. Corium flavo-testaceum, nitidum, ang-u- 
lo apicali fusco. Abdomen liemelytris latius, seg-mentis tribus 
basalibus macula inarg-inali flava ornatis. Femoribus inter- 
mediis et posterioribus (ápice excepto) nig-ris. 

Antennis articulo primo capite et pronoto unitis long-itudine 
subfequali. Pronotum nig-rum, nitidum, disco lobi antici pos- 
terius spinis duabus long-is validis, disco lobi postici tubercu- 
lis duobus conicis armato. Abdomen hemelytris paullo bre- 
vius. 

Long-. 19 ram. 9. 

Islas Comeres. 

Margasus elegans sp. nov. 

Capite, rostro, pedibus (femoribus intermediis exceptis) co- 
rioque testaceis. Antennis nig-ris, tuberculis antenniferis api- 
ceque articuli primi rubris. Pronotum nig-rum, disco lobi an- 
tici posterius spiniis duabus divaricatis , disco lobi postici 
tuberculis duobus conicis armato. Hemelytra abdomine lon- 
g'iora ang-ulo apicali corii nig-ro; membrana fusco-olivacea 
versus apicem flavescente. Venter fusco-nig-rum , disco seg'- 
menti primi testaceo; et maculis conexivi seg-mentorum se- 
cundi et tertii flavis. Femoribus intermediis (ápice excepto) 
nig-ris. Tarsis fuscis. 

Long-. 24 mm. (y). 

Madag-ascar. 

Margasus femoralis Sig-noret (1). 

Esta especie es muy variable en su coloración; en algunos 
ejemplares la coria es amarilla casi en su totalidad, lo mismo 
que las patas, y sin punto, neg-ro sobre los fémures; en otros 

(1) Ann, Soc. Ent. Fr. 1860, p. 960 (Tetroxia). 



148 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

es iiegTuzca, picea, las patas amarillo-rojizas, con un punto 
neg-ro sobre los fémures anteriores é intermedios. Los cf cr" 
tienen, generalmente, el disco del vientre (excepto el último 
anillo) de un color amarillento sucio. 

Bezanozano, Baie d'Antong-il, Antanambé, Dieg-o Suarez. 

Var. minuhis nov. — Pequeño tamaño, 14 mm. f/; 15-16 Q; 
cabeza, rostro y patas rojas; el resto del cuerpo completamen- 
te neg"ro, lo mismo los of of que las Q Q. 

Margasus impiger Berg-roth (1). 

Long-. cr* 22 mm.; Q 25 mm. 

Var. a. — Fémures anteriores é intermedios neg-ros, con un 
anillo amarillo cerca del ápice; los posteriores tienen además 
la mitad basilar amarilla; tibias de color castaño. 

Var. í.— Patas de color castaño, con las coxas y la extremi- 
dad de los fémures neg-ruzcos. 

Las fajas neg'ras del vientre se ensanchan tanto en algunos 
ejemplares (Q) que casi ocupan toda la superficie. 

Los estigmas (spiracula) situados en los segmentos ventra- 
les están en las Q9 próximamente á igual distancia del borde 
apical que del lateral. Los segmentos abdominales cuarto y 
quinto no están dilatados lateralmente como en el AI. AJzeli 
Stál. 

Kamerun, Río Benito (Gabón), Togo (Guinea). 

A pesar de la extraordinaria variación del color en las es- 
pecies de este género, creo que se pueden separar, en parte, 
por este carácter, por su constancia en determinados órg'anos, 
como la cabeza, antenas y pico. En la coloración se funda, 
principalmente, el siguiente ensayo de clave dicotómica para 
la separación de las especies de este género. 

A. Cabeza negra ó pardusca. 

a. Antenas negras M. impiger Berg. 

b. Antenas amarillo-rojizas ó castañas. 

a'. Fémures anteriores é intermedios ver- 
des M. opulentus Dist. (2). 

b'. Fémures negros ó amarillentos M. Afzeli Stal. (3). 



(1) BuU. Soc. Ent. Fr. 1896, p. 3S5. 

(2) Ann. South. Afric. Mus., vol. ni, part. n, p. 56, 1903. 
C3) OEfv. Vet. Ak. Forh., p. 115, 1858. 



DE HISTORIA NATURAL. ]49 

B. Cabeza roja ó amarilla. 

a. Fémures de un solo color, á lo más un 

punto negro sobre los anteriores é 
intermedios. 
a'. Coria amarilla con una banda trans- 
versal, subbasal, negruzca M. ornatus G. Var. 

h' . Coria sin banda transversa. 

a" . Escudete con un tubérculo muy ele- 
vado; coria castaño-clara M. eonifer Berg. (1). 

h". Coria amarilla ó negruzca; tubérculo ( M. femoralis Sign. 
del escudete poco elevado i M. luridus Dist. (2). 

b. Fémures intermedios y posteriores, ó al 

menos los primeros, con la base negra. 
h' . Solamente los intermedios con la base 

negra M. elegans G. Var. 

■c'. Intermedios y posteriores con la base, 
al menos, negra. 
h" . Lóbulo anterior del pronoto rugoso 

con cuatro tubérculos espinosos. M. Maurus Dist. (3). 
c'' . Lóbulo anterior del pronoto liso con 
dos espinas sobre el disco. ' 
h'" . Coria rojiza con una ancha ban- 
da transversal y el ángulo 

apical negruzcos M. Martini G. Var. 

c'". Coria sin faja transversa M. nitidus G. Var. 



Los «Ápidos» de España 

POR 

JOSÉ MARÍA DUSMET Y ALONSO 

I 

Géneros Melecta, Crocisa y Epeolus. 

Al empezar á publicar mis estudios sobre los ápidos de Es- 
paña, he de repetir una observación que ya hice en ocasiones 
análog-as. Muy poco cazados y casi nada estudiados los hime- 



(1) Revue d'Ent., xiv, p. 146, 1895. 

(2) Anu. and Mag. of. Nat. Hist., p. 361, 1903. 
<3) Ann. South. Afric. Mus., vol. iii, part. ii, p. 

T V.- Marzo, 19C5. 



150 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

nópteros de nuestra Península hasta estos últimos años, los. 
trabajos que sobre ellos se presenten han de quedar sometidos, 
á numerosas é importantes ampliaciones. Es útil, sin embarg-o, 
que vayan apareciendo, porque así llaman la atención de nues- 
tros consocios y les animan, sea á hacer rectificaciones, sea á 
recolectar con preferencia los g-rupos sobre los cuales hay alg'O 
escrito. Así lo he podido comprobar con estudios anteriores, y 
espero que ocurra lo mismo con el presente. 

Para el estudio de los ápidos hay una guía importante con 
la notable obra (aún en publicación) Die Bienen Europa's, em- 
pezada por el Dr. O. Schmiedeknechty continuada por H. Frie- 
se. El plan g-eneral de ella y las líneas principales de sus cua- 
dros de clasificación, modificados cuando sea oportuno, serán 
la base para los estudios sobre los diversos g-éneros de dicha 
familia que intento publicar. Además de la obra citada, han 
sido vistas muchas otras de diversos autores, debiendo citar 
especialmente las numerosas descripciones hechas por nuestro 
consocio Dr. J. Pérez, de Burdeos, á quien he consultado alg-unos 
ejemplares dudosos, que ha tenido la amabilidad de clasificar. 

La familia de los ápidos está ya en los autores antig-uos bien 
definida y limitada. Se caracterizan por su raetatarso posterior 
larg-o y ancho, alg'o aplastado y velloso por su lado interno. La 
mayor parte de los géneros tienen un aspecto bastante marca- 
do, que hace que, aun los principiantes, conozcan pronto los 
insectos pertenecientes á esta familia. 

Divídense los ápidos en tres grupos naturales: los ápidos so- 
ciadles, que tienen machos, hembras fecundas y hembras es- 
tériles ú obreras, las cuales verifican todos los trabajos de la 
sociedad que forman; los ápidos solitarios, con solo ^jrf y 9?, 
recogiendo éstas, como las obreras del otro grupo, el polen y 
néctar de las flores para alimento de su cría; por último, los 
ápidos parásitos, que viven también solitarios, pero depositaur 
do las hembras sus huevos en los nidos de un ápido de los otroa 
grupos, á expensas de cuyas provisiones vive la larva del pa- 
rásito. En los últimos, de acuerdo con sus costumbres, carecen 
las hembras de la escobilla recolectora del polen, que en las. 
patas ó vientre tienen las de los dos grupos anteriores. 

A estas abejas parásitas (SchmaroizerUenen de los autores, 
alemanes) pertenecen los tres géneros de que ahora vamos á 
ocuparnos. 



DE HISTORIA NATURAL. 151 

Además de los ejemplares que he cazado y de los existentes 
en el Museo de Madrid, he podido estudiar los que me han fa- 
cilitado mis amig"os los Sres. García Mercet, Fernández Nava- 
rro y Gutiérrez Martín, de Madrid; BofiU, de Barcelona; R. P. 
Navas, de Zarag-oza; Cáceres y Schramm, de Cartag-ena; Fló- 
rez, de Cang-as de Tineo; Boscá, de Valencia, y López Zuazo, de 
Burg-os. A todos ellos doy aquí las más expresivas g-racias. 



Gen. Melecta Latr. 

Alas anteriores con una celdilla radial, elíptica, con el ex- 
tremo alg-o separado del borde del ala; con tres celdillas cubi- 
tales, la primera alarg-ada, la seg-unda mucho menor, la terce- 
ra casi del tamaño déla primera, tan ancha arriba como abajo, 
pero más en el centro. Ojos sencillos casi en línea recta. Escu- 
dete abovedado, bidentado, cubierto por pelo. 

9. Antenas de 12 artejos, abdomen con 6 segmentos, el últi- 
mo triang-ular, lampiño. (/. Antenas de 13 artejos, abdomen con 
7 seg-mentos, el último estrecho, truncado en su extremo. 

Insectos g-ruesos, neg-ros, con el tórax cubierto de abundan- 
tes y larg'os pelos g-rises ó pardos y el abdomen casi siempre 
con manchas laterales formadas por pelos aplastados de un 
blanco nieve. Apenas pueden confundirse más que con el g"é- 
nero Crocisa, el cual tiene el escudete plano, lampiño, escota- 
do en el borde y con un pincel de pelos blancos bajo la esco - 
tadura. 

Las especies de este g'énero son parásitas de las Megilla 
(= ÁntJwphora) y de alg-unos Megachile. 

Se encuentran principalmente en primavera, pero también 
lleg-an al verano. En España se han cazado desde Marzo á 
Ag-osto. Se hallan durante las horas de calor especialmente en 
los taludes donde abundan los agujeros de nidos de Megilla. 

Comprende este g-énero bastantes especies (37 seg'ún Dalla 
Torre), repartidas en el antig-uo continente y en América. De 
ellas cinco se han hallado en España, siendo posible se encuen- 
tren además otras dos ó tres de la fauna mediterránea. 

1. Artejo seg-undo del funículo marcadamente más corto que 

el tercero. Patas con pelos negros 

5. M. funeraria Smith. 



152 boletín de la EEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

— Artejo seg-undo del funículo igual o más larg'o que el ter- 

cero 2. 

2. Insecto negTO por completo 3. M. nir/ra Spin. 

— Tórax, abdomen y patas con pelos blancos 3. 

3. Seg'mentos seg^undo y tercero del abdomen con dos man • 

chas blancas á cada lado á. M. plurinotata BruUé. 

— Seg'inentos seg'undo y tercero con una sola mancha á cada 

lado 4. 

4. Metatarso posterior curvo en Q y cf j placa anal de éste obs- 

cura, ancha, truncada ó muy poco escotada 

1. M. armata Panz. 

— Metatarso posterior Q recto, en elo^ lig^eramente arqueado; 

válvula anal de éste estrecha, profundamente escotada, 

á veces con el extremo de color más claro 

2. M. luctuosa Scop. 

1. M. armata Panz.— Sinonimia, AiJis imnctata Kirby (nec Oliv. 
et Panz). — M electa ¡mnctata Nyl. (nec Latr., Fabr. et Lep.) 

Especie abundante y extendida por España, aunque no tanto 
como la M. luctuosa, á la cual es probable que se refieran bas- 
tantes de las citas que se han hecho de la armata. 

Madrid! Chinchón! (en Madrid); Vizcaya (Schramm!). 

Hay ejemplares que pueden dar lug'ar á dudas respecto á si 
pertenecen á una ú otra de dichas especies. La M. armata tiene 
los metatarsos posteriores encorvados en ambos sexos, fuerte- 
mente en el a', bastante menos, pero siempre de un modo 
marcado, en la 9; ésta tiene la placa anal estrecha, el abdo- 
men con puntuación bastante espesa; en el cf la placa anal es 
ancha, truncada y apenas escotada; el segundo artejo del fu- 
nículo no llega á ser vez y media tan largo como el tercero. 
La pilosidad de la cabeza y tórax es, g-eneralinente, de un tono 
gris con tendencia á amarillo ó pardo. Pero debemos repetir 
que, así como muchos ejemplares se colocan bien en una ú 
otra especie, hay algunos que solo pueden determinarse con 
dificultad, pues los caracteres diferenciales no están bien mar- 
cados. Las manchas abdominales que, según los autores, son 
de color gris ó amarillento, en la mayor parte de los ejempla- 
res que he visto son de un blanco casi tan puro como en la luc- 
tuosa. 

Longitud observada, 11 á 16 mm. De Marzo á Agosto. 



DE HISTORIA NATURAL. U3 

Una Q de Lemona (en Vizcaya) (Schramm!) carece de man- 
chas laterales en los seg-mentos tercero y cuarto. 

2. M. luctuosa Scop. — Sinonimia. Apis piinctata Oliv. (nec Kir- 

by et Panz.). — M. imnctata Latr. (nec Nyl.). 

Es la más abundante de nuestras Melecta. Madrid! Aranjuez 
(en Madrid) (G. Mercet!); Cartag-ena (J. Cáceres!); Vizcaya 
(Schramm!); Burg-os (Lop. Zuazol); Sierra de Albarracín! Valen- 
cia (Mus. de Madrid). 

Longitud, 11 á 19 mm. De Marzo á Julio. 

Véase en la M. armata lo que indicamos sobre la posibilidad 
de confundir alg-unos ejemplares con la luctuosa. En ésta las Q 
tienen el metatarso posterior recto, la placa anal más ancha que 
en aquella especie, con sus quillas laterales arqueadas y no 
rectas, el abdomen con puntuación más esparcida; los g tie- 
nen el metatarso posterior lig-eramente encorvado, la placa 
anal estrecha y alg-o escotada en el extremo, el artejo seg'undo 
del funículo vez y media tan larg-o como el tercero. La pilo- 
sidad de la cabeza y tórax es verdaderamente g'ris, sin ten- 
dencia á amarillo, las manchas abdominales de un blanco puro 
de nieve. He observado alg-unas Q con puntos blancos latera- 
les en el quinto seg-mento. 

La variedad alho varia. Er. f= granáis auct.) se disting-ue 
por su g-ran tamaño (19 mm.), pilosidad del tórax más blanca 
y las antenas del cf muy g-ruesas. Es un bonito insecto. 

9 y c/ Cartag-ena (J. Cáceres). (Mi col.). 

3. M. nigra Spin. Un cf Las Arenas (en Vizcaya) (Schramm). 
(Mi col.). 

Long'. 11 mm. Julio. 

Por ser interesante este hallazg-o, copio la descripción orig-i- 
nal tomada de Insectorum Ligurice species nova aut rariores. 
Genua?, 1808. 

«Tota nig'ra. Caput cum thorace pilis concoloribus hirtuin. 
Abdomen subnudum, basi villosa, margñnibus nig-ro ciliatis. 
Antennse, pedesque nig-ri, tarsis satúrate ferrug'ineis. Alie lon- 
g"itudine corporis, hyalinae, ápice fuscescentes.» 

Considera Spínola que puede ser una variedad de la M. pune- 
tata. Como hemos indicado en la sinonimia de las especies 
precedentes, á una y otra, seg-ún los autores, se refiere la 



154 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

M. functata, quedando por esta parte en duda. Friese no ha 
visto esta especie, pero la cree variedad de la armata. El ejem- 
plar que tenemos conviene perfectamente á la descripción co- 
piada, y es, casi seg'uramente, la M. nigra Spin. Ahora bien, 
falta resolver si ha de conservarse como especie. La forma del 
metatarso la llevará bien á la armata, pero por la placa anal 
se parece más á la hicluosa. Esto y la coloración tan marcada, 
á la cual, al menos por ahora, no he visto ejemplares que se 
aproximen, induce á creer que sea realmente una buena es- 
pecie. 

4. M. plurinotata Brullé.— Sinon. M. Jakowlevii Rad. 

Una 2 Cartag-ena (J. Cáceres). (Mi col.).— Un (/ Tudela (en 
Navarra) (P. Navas.)— Una Q Cartag-ena (Sánchez Gómez) (Mus. 
de Madrid). 

Long-. 14 mm. 

Especie bien fácil de disting-uir por tener, en vez de una, 
dos manchas laterales á cada lado de los seg-mentos seg-undo 
y tercero. Además lleva una mancha en el cuarto y quinto (Q), 
y en el cuarto, quinto y sexto {^). Las del último en cada 
sexo son casi tan grandes como las anteriores, á diferencia 
de la variedad de luctuosa en que, si existen, son tan solo 
pequeños puntos. Los caracteres de forma aproximan esta es- 
pecie á la armata, según Friese; sin embargo, el segundo ar- 
tejo del funículo del cf es bien una y media vez como el ter- 
cero. Ha sido encontrada por Friese en Elche (Alicante), en 
Mallorca é Ibiza. Algunas citas de otros autores quizás sean 
inexactas, como he podido comprobar en algunos casos. Debe 
ser bastante escasa en España. 

5. M. funeraria Smith. — Sin. M. itálica Radosk. 
Una Q Vallecas! (en Madrid). 

Long. 15 mm. En Junio. 

Especie bien caracterizada por tener las antenas largas y 
delgadas, con el segundo artejo del funículo más corto que el 
tercero, al contrario de las otras Melecta. Las patas cubiertas de 
pelos negros; en la cabeza y tórax hay pilosidad negra y blan- 
ca como en luctuosa: el abdomen con manchas laterales en los 
cuatro primeros segmentos. El c/ (que no conozco) tiene las 
tibias y metatarsos posteriores muy ensanchados. Esta bonita 



DE HISTORIA NATURAL. 155 

especie no ha sido hasta ahora citada de España, y debe ser 
muy escasa. 

Entre las especies poco deñuidas y conocidas solamente por 
alg-una antig-ua descripción, fig'ura la M. rugosa Dours, del 
archipiélag-o grieg-o y Arg-el, la cual tiene como carácter más 
marcado las arrug-as longitudinales, sinuosas y muy unidas, 
de todos los segnnentos abdominales. Pérez la considera como 
una variedad de la M. funeraria (según Friese). Si así fuera, 
acaso á ella se pudiese referir el antes citado ejemplar, que 
presenta indicado dicho carácter y tiene la placa anal de un 
ferruginoso muy obscuro, como también ocurre en la M. rugo- 
sa Dours. 

Gen. Crocisa Jur. 

Los mismos caracteres que el género Melecta, pero con el es- 
cudete plano y lampiño ó con escasos pelos aislados, escotado 
posteriormente, y dejando ver bajo la escotadura un mechón 
de pelos blancos. 

Son insectos parecidos en su aspecto á las Melecta, pero más 
lampiños, no solamente en el escudete, sino en el tórax y pri- 
mer segmento abdominal. Algunos ejemplares pequeños de la 
Cr. r«mM« pudieran tomarse por grandes EiKoliis , pero tan 
solo á primera vista, puesto que los caracteres científicos indi- 
cados los diferencian fácilmente. 

Han sido señalados como parásitos de especies del género 
Megüla ( = Anthophora). 

Viven durante el centro del verano, según los autores. Los 
datos que tenemos comprenden en España los meses de Junio 
á Octubre. 

Cincuenta y siete especies de este género figuran en el Ca- 
tálogo de Dalla Torre, propias del antiguo continente, de 
América y de Oceanía. De ellas hay ocho paleárticas, seis de 
las cuales se han hallado en España 

Q 
1. Manchas blancas laterales del primer segmento abdomi- 
nal con pequeña prolongación hacia delante; sexto seg- 
mento negro 2. 



156 boletín de la KEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

— Manchas del primer seg-mento con g-ran prolong-ación ha- 

cia delante, la cual vuelve á entrar marcadamente hacia 
el centro, ó bien con una mancha en la base y otra en 
el borde á cada lado 3. 

2. Manchas del tercer seg-mento pequeñas y teniendo á su 

lado exteriormente un punto blanco bien separado. . . , . 

1. Cr. orliata Lep. 

— Manchas del tercer seg-mento mayores, sin punto libre la- 

teral exterior 2. Cr. scutellaris Fabr. 

3. Escudete con un mechón de pelos blancos en el centro 

cerca del borde posterior. Dos manchas á cada lado del 

primer segnnento, una anterior y otra posterior 

3. Cr. affinls Mor. 

— Escudete sin pelos blancos por encima. Las manchas á 

cada lado están unidas 4. 

4. Escudete escotado, sin muesca triang-ular en el centro. 5. 

— Escudete escotado, con los e.x^tremos bastante agudos, y 

en el centro del borde posterior una pequeña, pero bien 
marcada, muesca triang-ular 4. Cr. major Mor. 

5. Escudete ang-ulosamente escotado. Placa anal no aquilla- 

da, groseramente punteada. Sexto segmento con man- 
chas 5. Cr. ramosa Lep . 

— Escudete ligeramente arqueado ó aun enteramente trun- 

cado. Placa anal aquillada antes del ápice, tan solo en 
la base algo punteada 6. Cr. truncata Per. 



1. Segmento anal truncado 2. 

— Segmento anal escotado 4. 

2. Manchas laterales con prolongación pequeña hacia de- 

lante 3. 

— Manchas laterales con prolongación anterior grande y re- 

entrante hacia el centro 6. Cr. truncata Per. 

3. Tercer segmento con una mancha y un punto exterior á 

ella á cada lado 1. Cr. orbata Lep. 

— Tercer segmento sin tal punto separado de la mancha 

2. Cr. scutellaris Fabr. 

4. Escudete con un mechón de pelos blancos en el centro 

cerca del borde posterior. A cada lado del primer seg- 



DE HISTORIA NATURAL. 157 

mentó una mancha en la base y otra en el borde poste- 
rior 3. Cr. afiíús Mor, 

— Escudete sin pelos blancos por encima. Las manchas an- 

terior y posterior están unidas en el borde lateral. . 5. 
5. Seg-mento anal con dos ángulos salientes. Escudete esco- 
tado angnilosamente. 5. Cr. ramosa Lep. 

— Seg*mento anal con tres pequeños tubérculos. Escudete 

escotado, con el borde algo ondulado, y en su centro 
una muesca triang-ular bien marcada. 4. Cr. major Mor. 

1. Cr. orhata Lep. 

Dos 9 Ormáizteg-ui! (Guipúzcoa); una 9 Soria (Fernández 
Navarro!); dos 9 Las Arenas (en Vizcaya) (Schramm!); un c/ 
Cangas de Tineo (Florez!). 

Long-. 10 á 12 mm. Julio y Agosto. 

No admite Friese esta especie, que considera un sinónimo de 
Cr. smttenaris Fahr., sin expresar las razones en que se funda. 
Pérez conserva separadas las dos especies. Los ejemplares que 
cito se acomodan perfectamente á la descripción de Lepelle- 
tier (1), siendo en todos bien marcados los puntos del tercer 
segmento. En el primero las manchas emiten prolongaciones 
perpendiculares á ellas hacia adelante; pero esas prolongacio- 
nes, mucho menores que las manchas, no vuelven hacia el 
centro del segmento. 

2. Cr. scutellaris Fabr. 

ün (^. Madrid. (Mus. Madrid). 

Long-. 11 mm. 

No conozco ning-ún ejemplar que se acomode á la descrip- 
ción que de esta especie hace Friese, pues el q^ que cito, deter- 
minado por él mismo, tiene el primer segmento con manchas 
laterales tan extendidas hacia delante y entrantes como ocu- 
rre en las Cr. major ó ramosa, de manera que lo indico única- 
mente por la autoridad de quien lo clasificó, pues como no co- 
nozco otros tipos ni ejemplares, no puedo afirmar que no sea 
scuteUaris, aunque sí que no conviene con los caracteres. 



U) Hist. naturelle des insectes hyménoptéres. Paris , 1811, tomo i, p. 452. 



153 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

3. Cr. affinis Mor. 

Una Q y un r/- Vilatorta (en Barcelona) (Colección BofiU.) 
Bonita especie, de la que no he encontrado más representan- 
tes. Se disting-ue bien por el pequeño pincel blanco en el escu- 
dete y por las manchas laterales del primer seg-mento, que se 
dividen en una anterior y otra posterior. El seg-mento anal 
del cT está escotado en áng-ulo muy ag-udo. Otros varios carac- 
teres menos importantes concuerdan ig-ualmente con la minu- 
ciosa descripción, que copia Friese. 

4. Cr. major Mor. 

Abundante en España. Madrid!; Cercedilla! (en Madrid); 
Escorial! (en Madrid); Montarco! (en Madrid); Cataluña (Antig-a 
y BofiU!); Cartag-ena (J. Cáceres!); Las Arenas (en Vizcaya) 
(Schramm!); Sierra de Albarracín!; Valencia (Boscá!); Olmedo 
(en Valladolid) (Gutiérrez Martín!); Bilbao (Seebold!). 

Long-. 11 á 17 mm. Junio á Octubre. 

La forma del escudete, con su pequeña escotadura profunda 
y triang-ular en el centro de la g-ran escotadura g-eneral que 
termina á los lados en áng'ulos bastante salientes, es lo que 
más disting-ue esta especie. Los c/ se diferencian bien de los 
de Cr. ramosa por terminar el seg-mento anal en tres pequeños 
tubérculos que, aunque suelen ser mayores los laterales, no 
dejan lug-ar á confusión con el seg-mento anal bien escotado 
de la Cr. ramosa. No hay tanta seg-uridad en las 2, pues la 
forma del borde posterior del escudete es alg-o variable, seg-ún 
los ejemplares, y la placa anal punteada solo en la base y con 
una quilla hacia el vértice, no siempre se observa bien en los 
ejemplares antig-uos. 

o. Cr. ramosa Lep. 

Abundante. Madrid!; Chinchón! (en Madrid); Escorial! (en 
Madrid): Ambel! (en Zarag-oza); Ciudad Rodrig-o (en Salaman- 
ca (Sanz!); Cartag-ena (Sánchez Gómez!); Valimón! fen Valla- 
dolid); Sierra de Albarracín!; Alicante (García Mercet!); Cata- 
luña (Antig-a y BofiU!). 

Long". 8 á 12 mm. Junio á Septiembre. 

El escudete en esta especie tiene una escotadura grande 
ang-ulosa, sin que en el centro de ella se observe la muesca 
ó pequeña escotadura triang-ular característica de la Cr. ina- 



DE HISTORIA NATURAL. 159 

jor. El segmento anal del v- está escotado bien marcadamente 
sin huella de tubérculo central. La placa anal de la Q no tiene 
quilla marcada y está toda por ig-ual punteada. Al tratar de la 
Cr. major ya dijimos que las $ de ambas especies pueden ser 
difíciles de disting-uir. 

6. Cr. truncata Per. 

Citada de España por Friese, quien cree que es solamente 
una variedad de Cr. major por haber visto transición entre am- 
bas formas. No he estudiado ningún ejemplar que correspon- 
da, sin duda, á la truncata. Algunos que envié en consulta al 
autor, fueron determinados como major. Otro de Cataluña (Bo- 
fill) pudiera ser truncata. 



Un (f de la colección García Mercet, que envié en consulta 
á Mr. J. Pérez, de Burdeos, fué clasificado como Crocisa Ms- 
immca Pérez, especie inédita que fundó su autor sobre otro 
ejemplar de Cataluña. Con gran amabilidad me invitó nuestro 
ilustre consocio á hacer la descripción, cediendo su derecho de 
prioridad. Sin embarg'o, tratándose de un género en que las es- 
pecies son muy próximas, y no habiendo yo visto más que un 
ejemplar, no creo oportuno describirle, esperando que pueda 
hacerse con seguridad cuando se recojan más individuos. 



Gen. Epeolus Latr. 

Alas anteriores con la celdilla radial elíptica y su extremo 
separado del borde del ala; tres celdillas cubitales: la primera 
grande, la segunda casi triangular, la tercera tan ancha arri- 
ba como abajo, mucho menor que la primera, tan grande como 
la segunda. Labro casi cuadrado ó algo más corto que ancho, 
con dos pequeños tubérculos en el centro ó hacia la parte an- 
terior. Escudete dentado á ambos lados. 

2. Antenas de doce artejos; seis segmentos dorsales, de los 
cuales el sexto es triangular; cinco segmentos ventrales, el 
quinto grande, ocultando el sexto, del que se perciben á veces 
unos pequeños apéndices que en algunas especies están digi- 
tados. 

of' Antenas de trece artejos; siete segmentos abdominales, 



i60 boletín de la real sociedad española 

el séptimo pequeño, redondeado; los seg-mentos cuarto y 
quinto ventrales con una fila de pestañas en el borde. 

Insectos de pequeño tamaño, sin el aspecto g-eneral de ápi- 
dos, por lo cual es frecuente que no estén entre ellos en las 
colecciones poco estudiadas. Poco pelosos, de color neg-ro ó 
manchados de rojo, especialmente las patas; los segmentos ab- 
dominales adornados con manchas laterales de tomento blanco 
ó amarillento muy aplastado. A primera vista solo pudieran 
confundirse con alg-unos AmmoMtes ó Pasites, ó con ejempla- 
res muy pequeños de Crocisa, pero los caracteres señalados los 
diferencian en seg-uida. 

Han sido señalados como parásitos de especies de los «'ene- 
ros Colletes, Osmia y MegilJa. 

Se cazan en el verano, habiéndose hallado en España desde 
Junio á Ag-osto. 

Sesenta y ocho especies fig-uran en el Catálog'o de Dalla 
Torre, la mayor parte de América, unas quince paleárticas, y 
de ellas cinco halladas hasta ahora en España, pero seg-ura- 
mente serán más por haber sido muy poco cazadas y encon- 
trarse otras varias en Francia, Italia y Arg-elia, las cuales in- 
cluiremos también en los cuadros sig-uientes. 



1. Cuerpo y patas casi enteramente negros 2. 

— Cuerpo y patas manchados de rojo 4. 

2. Labro con borde bidentado E. ¿ristis Sm. 

— Labro con borde redondeado 3. 

3. Primer segrnento abdominal con una banda junto al borde. 

E. prmístus Per. 

— Primer seg-mento con dos bandas 1. E.faUax Mor. 

4. Labro bidentado, con los tubérculos en el centro -5. 

Labro redondeado, con los tubérculos más abajo del cen- 
tro 6. 

5. Base de las antenas y pecho rojos. 4. E. MUiani Per. 

— Antenas y pecho neg-ros 3. ^. p7'odnctus Thoms. 

6. Primer seg-mento con una sola banda. . . E. ^^^(Bustiis Per. 

— Primer seg-mento con dos bandas 7. 

7. Ferruginoso con las manchas tomentosas amarillo-dora- 

das ó. E. áureo Testitus Dours. 



DE HISTORIA NATURAL. 161 

— Neg'i'o más ó menos manchado de rojo, pero siempre con la 

cabeza y el meso- y metatúrax neg-ros. 2. E. variegattis L. 

cr" 

1. Sin pestañas ventrales E. tarsalis Mor. 

— Segmentos cuarto y quinto ventrales con pestañas 2. 

2. Pestañas rectas 4:. E. JuUiani Per. 

— Pestañas encorvadas hacia atrás y arriba 3. 

3. Labro bidentado en el borde 4. 

— Labro de borde redondeado 5. 

4. NegTO por completo, excepto el tomento. . . E. iristis Sm. 

— Patas rojas 3. ^. iwoductiis Thoms. 

5. Patas obscuras. Pestañas larg-as, estrechas y apenas en- 

gruesadas en el ápice \. E. fallax Mor. 

— Patas rojizas. Pestañas cortas, engruesadas en su extremo. 

2. E. vaTiegatns L. 

L E. fallax Mor. 
Dos Q y un (/. Madrid (García Mercet!). (En Junio.) 
Pertenece esta especie al grupo de las obscuras, pues es de 
color negro, salvo, si acaso, la extremidad de los tarsos. De 
las restantes de España se distingue por tal carácter, pues las 
otras tienen patas rojizas. El (f, además, no tiene las" pestañas 
ventrales engruesadas en su extremo. 

Próximo á esta especie es el E. iristis Sm., de Alemania y 
Austria, cuyo labro es bidentado en el borde. También el 
E. tarsalis Mor. es del grupo de especies obscuras, pero el rf, 
único conocido, no tiene pestañas ventrales. 

2. E. variegatus L.— Sinonimia. E. rufi'pes Thoms. 

El más abundante en España. Madrid!; Escorial!; Los Moli- 
nos (García Mercet!); Ormáiztegui! (en Guipúzcoa); Bilbao 
(Seeboldl). De Junio á Agosto. 

Long. 6 á 9 mm. Además ha sido citado de otros puntos de 
España. 

Es de coloración muy variable. Las patas son siempre más 
ó menos rojizas, pero el cuerpo es, ya neg'ro por completo en 
los cf, ó con solo el escudete rojo en las 9, ya rojo ó ferrugino- 
so todo él, exceptuando tan solamente la parte superior de la 
cabeza, el mesotóraxy metatórax. Entre estos dos límites exis- 



162 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ten todas las transiciones intermedias, y claro está que en nin- 
g-ún caso nos referimos al tomento planchado blanco ó amari- 
llento que forma dibujos y manchas en la cabeza, tórax y 
abdomen. Se confunde fácilmente con el E. prodnclíis Thoma., 
pues el único carácter científico ó esencial que los separa es el 
labro bidentado en el borde y con los tubérculos situados en 
el medio en q\ jjrodiictus , mientras que el variegaUís tiene el 
labro redondeado en el extremo y con los tubérculos más abajo 
del centro. Como se comprende, siendo muy pequeño el labro 
y difícil de observar en los ejemplares ya antig-uos, resulta 
bastante problemática la determinación en alg-unos casos. Bien 
es verdad que el p'odiictns suele ser más obscuro y la válvula 
anal del of es más ancha y neg-ra que en el variegatus, por lo 
cual con alg-o de práctica y con tipos de comparación se re- 
suelve bien la dificultad. Pero debemos señalar la posibilidad 
de confundir ambas especies, si bien por su mayor abundan- 
cia se trata casi siempre del E. variegatus. 

3. E. productus Thoms. 

Una Q. Calatayud! (en Zarag-oza); una Q. Chamartín (en Ma- 
drid) (P. Navas!); un c" Sierra de Guadarrama (Lauffer!); un f/ 
Los Molinos (en Madrid) (García Mercet!). 

Long". 8 á 10 mm. Ag*osto. 

Muy fácil de confundir con alg-unas formas del E. variega- 
tus; no he de repetir lo que en aquél he indicado, y á lo que 
me remito, respecto á sus caracteres diferenciales. 

4. E. Julllani Pérez. 

Un (/, Madrid (García Mercet!). En Julio. 

Long'. 8 mm. 

Difiere esta especie de las demás por las pestañas rectas, no 
encorvadas, de los seg-mentos ventrales del cf, las cuales son 
amarillas por completo y no obscurecidas en el extremo, como 
ocurre en el E. intermedms Per., otra especie próxima encon- 
trada en Marsella y Montpellier. 

El ejemplar único que conozco ha sido determinado por el 
autor de la especie, el ilustre entomólogo de Burdeos. 

5. E. áureo vestitus Dours. 

Una Q. Madrid (García Mercet!). En Julio. 



DE HISTORIA NATURAL. 163 

Long'. 8 mm. 

También este ejemplar ha sido visto por Mr. Pérez, quien 
cree se le debe referir á dicha especie, que no había vuelto á, 
ser citada desde que su autor la describió. (Rev. Mag. zool. Y), 
procedente de Arg-el. Friese la incluye en su obra, sin hacerlo 
en los cuadros dicotómicos. Realmente conviene la descripción 
orig'inal con el ejemplar en cuestión. Falta saber si, dada la 
g-ran variabilidad del E. variegatus, podría ser solamente una 
forma extrema por su coloración clara. Esta 9 tiene neg-ra la 
reg-ión occipital, una banda longitudinal en el centro del me- 
sonoto, la cual es más ancha por detrás que por delante y la 
porción central del metatórax. En la descripción de Dours so- 
lamente son neg-ros «les deux tieís supérieurs de la face et le 
bout des mandibules». Si se admite el áureo vesiiius , allí debie- 
ra incluirse la 9 de la colección Mercet. En caso contrario cons- 
tituiría una forma extrema y muy curiosa del E. variegatus L. 



En un interesante trabajo de J. D. Alfken (1), que su autor, 
el disting-uido entomólog-o de Bremeii, acaba de tener la bon- 
dad de remitirme, se hacen minuciosas consideraciones sobre 
el E. variegatus L., el E. notatus Christ {=productus Thoms.) 
y el E. cruciger Panz {^-ruftpes Thoms.), que Friese considera 
sinónimo del variegatus, lo cual cree infundado Alfken. En 
detallados cuadros de determinación separa su autor las tres 
especies, pero los caracteres que señala están, á veces, en des- 
acuerdo con Friese. No teng-o autoridad bastante, ni datos 
suficientes para decidir cuál teng-a más razón, y ante la nece- 
sidad de adoptar una de las dos opiniones, sig'o la marcha de 
Friese, fundándome en ser obra más g-en'eral, pero con la in- 
tención de estudiar detenidamente este g'énero, procurando 
fijar las especies de ápidos de que es parásita cada una de las 
de Epeolus, aspecto importante del problema en el cual se 
apoya también Alfken para sus aserciones. 

(l) Ueber einige Bienen-Arten Thcmson's. (Abh. Nat. Ver. Brem.; Bd. xviii. H. 1.) 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



La breimerita del barranco de la Murria (Huesca) 

POR 

D. RAMÓN LLORD Y GAMBOA. 
(Con un plano. Lámina ii). 

En el mes de Mayo de 1888 descubrió M. Gourdon el yaci- 
miento de un mineral, nuevo al parecer, escribiendo con tal 
motivo la nota sig'uiente, que copio del tomo xv del «Boletín de 
la Comisión del Mapa g-eológ-ico de España», y del año citado. 
Completamos la mencionada nota con el plano de aquella 
reg-ión, hecho por mi disting-uido amigo D, Francisco Ma- 
g-allón, cuyo importante trabajo es el más completo de cuanto 
hasta hoy se ha publicado, hallándose casi en blanco en los 
mapas, cartas, etc., conocidos, toda la comarca tan cuidadosa- 
mente recorrida y estudiada por el citado Sr. Mag-allóñ. Dice 
así la nota de referencia : 

«Si del pico de Turbón (1), en la provincia de Huesca, se 
marcha con rumbo N. hacia el puerto de la Murria por la loma 
de San Adrián, se baja desde lueg-o por un sendei-o practicado 
en las calizas cretáceas grises, cubiertas en parte de bosque, 
cerca del barranco por donde de SE. á NO. corre el río de la 
Murria ó de Gabás, se observa, un poco antes de lleg-ar á éste, 
que á las calizas dichas sustituye un yeso rojo, violado ó g'ris, 
los cuales colores ya pasan uno á otro, ya destacan aislados. 
Este yeso forma las dos márg-enes del barranco citado, tanto 
ag-uas arriba como ag-uas abajo del vado á que conduce el sen- 
dero seg-uido, y como se extiende por levante hasta cerca de 
Alins, es muy fácil que ocupe todo el territorio intermedio y 
posible asimismo que se halle en alg-una distancia en dirección 
al pueblo de Gabás; pero no tuve tiempo de comprobar si se 
realizan ó no e.stas sospechas. 

Pues bien; precisamente junto al vado dicho, que es preciso 
pasar para subir á San Feliú (situado en suelo calizo á las in- 
mediaciones de un mog-ote ofítico), llamaron mi atención en 
el yeso ciertas venas ó filoncillos que contenían una curiosa 

(1) Este pico es un vértice geodésico importante. 



Bol. de la Soc. Esp. dh Hist. Nat. 



TOM. V, LÁM. II 



Urmella 




Tt/>oZ¿í?.i» 



DE HISTORIA NATURAL. 165 

substancia en cristales, laminares unos y prismáticos otros, de 
la cual recog-í varios ejemplares. 

Remití uno de los mejores, con cristales laminares, á M. Des- 
Cloizeaux para la colección del Museo de París, y el eminente 
profesor, después de estudiarlo, me escribió, con fecha 7 de 
Ag'osto último, lo sig-uiente: 

«El ejemplar que me remitisteis á fines de la primavera me 
pareció, al primer golpe de vista, de una dolomía neg-ruzca, 
idéntica á la que se halla en el yeso de Teruel; pero observan- 
do alg-unas diferencias en la manera de actuar los ácidos sobre 
su masa, pensé que debía examinarse con más atención, y en- 
comendé su análisis á M. Jannetaz. 

La materia de que se trata no da en frío efervescencia con 
los ácidos. Sus cruceros forman un ángulo apenas diferente 
del de la giobertita; pero como es difícil obtener esos cruceros 
perfectamente unidos, la medida de su ángulo es también muy 
difícil. 

La composición de esta substancia es muy semejante á la de 
la pistomesita de Breithaupt, que es uno de los carbonatos de 
la fórmula: Mg O, COa+Fe O, CO2. Su análisis ha dado á M. Jan- 
netaz: 

Carbonato de hierro 50,77 

— de magnesia 36,91 

Yeso en mezcla 11,4 

Suma 99,08 



Descartando el yeso mezclado, que, por otra parte, es casi 
imposible separar completamente de los cristales negruzcos, 
resultan números casi idénticos á los que exige la fórmula: 

Fe O, CO2 67,90 

MgO, CO, 42,10 

100,00 



Como la pistomesita puede decirse que no se conoce más que 
en Salzbourg, y la del barranco de la Murria se halla perfecta- 
mente cristalizada y ofrece una composición bien definida, se- 
ría interesante darla á conocer y repartirla en las colecciones.» 

Tal es la nota de M. Gourdon, perfectamente lógica como se 
ve. Conocedor de ella y teniendo el mineral á la vista, decidí 

T. v.-Marzo, 1905. 12 



166 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

comprobar la composición centesimal de este curioso cuerpo, 
para saber en definitiva si se trataba de la verdadera ¡ñstome- 
sita ó de otra mezcla isomorfa de los mismos carbonatos, pro- 
cediendo de la sig-uiente manera: 

Separados y bien limpios los cristales del mineral de la corta 
porción de yeso que les acompaña, se reunieron y pulveriza- 
ron los más homog-éneos, y de este polvo se tomó cierta ' por- 
ción para los primeros ensayos cualitativos reseñados á conti- 
tinuación: 

1.° El mineral pulverizado no da efervescencia con los áci- 
dos á la temperatura ordinaria. 

2.° Vertiendo ácido clorhídrico, que es el ácido preferible 
en este caso, y calentando gradualmente, hasta casi ebullición, 
el mineral se disuelve muy lentamente con efervescencia de 
ácido carbónico, cesando la efervescencia en cuanto el líquido 
se enfría y acentuándose este fenómeno al final de la disolu- 
ción. Esta va tomando poco á poco un color amarillento, de- 
jando en el fondo del tubo un lig-erísimo residuo insoluble ape- 
nas visible . 

3.° Tratada una pequeña porción de disolución clorhídrica 
del mineral, reciente y rápidamente obtenida, por el ferricia- 
nuro potásico, se obtiene un gran precipitado azul de Tiirn- 
bull, demostrativo del estado ferroso del hierro en el líquido 
ensayado. 

4." También da la disolución clorhídrica azul de Prusia, 
aunque en corta cantidad, con el ferrocianuro potásico, y colo- 
ración roja con el sulfocianato potásico, lo cual prueba que alg-o 
del hierro existente ha ido oxidándose al máximum en el trans- 
curso dei tiempo y en contacto del oxíg-eno húmedo de la at- 
mósfera. 

5.° Filtrada la disolución clorhídrica del mineral y neutra- 
lizada en lig-ero exceso por el amoníaco, se precipitó todo el 
hierro. Se calentó y dejó reposar; se filtró, se añadió á lo filtra- 
do un poco de cloruro amónico y se vertió fosfato disódico, ob- 
teniéndose un g-ran precipitado , característico de la magnesia. 

6.** El líquido filtrado de las separaciones anteriores, después 
de concentrado y acidificado por clorhídrico, se examinó al 
espectroscopio, no observándose (aparte el sodio del reactivo) 
más que lig-erísimos indicios de calcio, cuyo metal fué buscado 
inútilmente en anteriores ensayos. 



DE HISTORIA NATURAL. 167 

7.° El polvo del mineral, que ofrece color g-ris (siendo los 
cristales pardo-neg'ros), es infusible al soplete y sobre el car- 
bón, haciéndose más obscuro y alg'o mag-nético. 

8." El hierro del mineral, precipitado por el amoniaco , y 
ensayado en la cuchara de platino con el carbonato sódico y 
nitrato sódico, dio muy visible la reacción característica del 
manganeso. 

Para comprobar la existencia de este metal se disolvió me- 
dio gramo del polvo del mineral en el clorhídrico; se hizo la 
separación del hierro y mang-aneso por medio del acetato amó- 
nico y en el líquido filtrado, conteniendo los cloruros mag-né- 
sico y manganoso, se precipitó todo el manganeso en estado 
de bióxido por medio del agua de bromo, obteniéndose un 
corto precipitado neg-ro, pulverulento, que dividido en partes 
pequeñísimas permitió, no obstante, realizar todas las reaccio- 
nes características de aquel metal. 

El polvo del mineral no da la reacción del manganeso en la 
cuchara de platino. 

Dados los caracteres anteriores, procedí á la dosificación de 
los dos metales, hierro y magnesio, mas el residuo pequeñísi- 
mo insoluble ya mencionado. 

Se pesaron para esto 200 miligramos del polvo desecado del 
mineral, procediendo en la marcha analítica cuantitativa de 
un modo sensiblemente ig-ual al seg-uido en la cualitativa, 
aunque con todo el rigor operatorio y exactitud posibles en 
este g'énero de trabajos, hasta el punto de obtener en los dos 
análisis paralelos efectuados una diferencia de 0,0006 diezmi- 
ligTamos, máximo límite del error operatorio obtenido. El re- 
sultado numérico fué el siguiente: 

Carbonato magnésico 86,5036) ,. , , , ,,. . 

\ Media de los dos análisis, 
ídem ferroso 11,9625 S 

ídem manganoso > 

Materia extraña (yeso, etc.). 1, 5000;,, , ,, 

ídem de ídem. 
Pérdida media 1,0339 ) 

Total 100,0000 



Dada esta composición, resulta evidente que los cristales 
romboédricos del cuerpo estudiado representan una mezcla iso- 
morfa de los carbonates magnésico, ferroso y manganoso, mas 



168 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

la cortísima proporción de calcio solo apreciable al espectros- 
copio; uno de los muchos términos medios situados por la Na- 
turaleza entre los extremos marcados por la gioieriita de un 
lado y la siderosa de otro, extremos rara vez ó nunca efectivos 
en la realidad, ya que también dejan descubrir en su seno 
cortas cantidades de otros carbonatos isomorfos. 

Trabajo complementario muy interesante para el conoci- 
miento de estas como de otras muchas mezclas isomorfas, 
será indudablemente el que nos dé á conocer los respectivos 
valores ang'ulares de la serie romboédrica isomorfa, mejor de- 
nominada homeomorfa, dada la falta de identidad matemática 
en los valores romboédricos de aquella serie. Entre la g-iober- 
tita y la siderosa hay muchos intermedios que parece lógico 
ofrezcan una relación sencilla entre su composición química 
y sus valores ang-ulares, necesitándose para esto de muchos 
análisis muy rig-urosos y de medidas cristalográficas lo más 
exactas posibles; solo así se conseg-uiría quizás el ir estable- 
ciendo aquella relación. En el caso particular objeto de esta 
nota, vemos que se trata de una ireunerita y no de \apisiome- 
sita, como parecía deducirse de la nota de M. Gourdon, siendo 
en mi concepto la pistomesita un caso particular también del 
gTupo genérico de las Irewitritas, opinando así M. Groth, Nau- 
mann y otros varios mineralog-istas, pareciéndome más con- 
forme esta manera de ver, con lo que á g-randes rasg-os he in- 
dicado acerca de las mezclas homeomorfas y de la necesidad 
de ir fijando la relación posible entre las cantidades variables 
de sus componentes y las variaciones de sus áng-ulos, y por 
tanto de sus relaciones axiales. 



Enumeración y distribución geográfica de los «Peltigeráceos» 
en Cataluña 

POR 

D. MANUEL LLENAS Y FERNÁNDEZ. 

, Al intentar hacer la enumeración y distribución g-eog-ráfica 
de las especies de la familia Peltigeráceos que hemos observa- 
do en Cataluña, no tuvimos en cuenta las citas más ó menos 
antig-uas hechas en esta reg-ión por los distintos botánicos que 



DE HISTORIA NATURAL. 169 

accidentalmente se han ocupado de esta rama criptog'ámica: 
nosotros nos valimos solo de los ejemplares contenidos en 
nuestro herbario, de las observaciones hechas en nuestras ex- 
cursiones y de los existentes en las colecciones que de plantas 
catalanas se han formado, cu^-a clasificación hemos tenido oca- 
sión de ver y comprobar. 



Fam. Peltigeráceos. 

La familia de los Peltigeráceos es una de las mejor limitadas, 
y se caracteriza por su talo foliáceo, g-eneralmente bien desen- 
vuelto, con capa cortical celulosa, perfectamente definida, que 
suele faltar en la superficie inferior, surcada de ordinario por 
venas más ó menos salientes y provistas de ricinas, formadas 
por fascículos de hifas, apotecios peltiformes, casi siempre 
margñnales, ocho esporos en cada teca y los parafisos libres y 
articulados. 

Comprende los sig-uientes g'éneros: 

i Capa g-onidial formada por g-onimios 2 

( Capa g-onidial formada por g-onidios 3 

/ Apotecios marg-inales que arrancan de la superficie inferior 

^ \ del talo Nephroviium Nyl. 

^ ¡ Apotecios marg-inales que arrancan de la superficie su- 

\ perior P elíi ger a Yío^m. 

( Apotecios marg-inales Peludea Ach. 

( Apotecios excavados en la superficie del talo. Solorina Ach. 



Gen. Nephromium Nyl. 

Talo insensible á la potasa N. IcBvigatum Ach. 

Con la potasa toma su médula color purpúreo 

N. lusitanicum Nyl. 

i. N. Isevigatum Ach., Peliigera resupinata De, NepJiroma Icevi- 
gata Ach., Nephroma resupinatiim, var. Icemgatiim Scheer. 

NSiV.2MTile Nyl., Lidien pañlis Ach. 

Talo provisto de numerosos soredios, especialmente en los 
-bordes. 



no boletín de la real sociedad española 

Var. 'pai^yraceiim NyL, Peliigera ya'pyfacea Hoífm. 

Talo sin soredios más delg-ado y menos desenvuelto que eí 
anterior. 

El tipo es muy común en toda Cataluña en los troncos y 
ramas de los árboles y en las rocas musg-osas. Cercanías de 
Barcelona, Gavá, Moneada, Papiol, Esparrag-uera, San Feliú 
de Codinas, Gualba, Arbucias, Santa Fé, Viladrau, Celrá, Ca- 
daqués, Ripoll, Olot, Amer, alrededores de Gerona, Berg-a, 
Alcover, bosques del Monasterio de Poblet, etc., etc. 

La variedad ^«?'i/e la hemos visto en los bosques del Monas- 
terio de Poblet y \?i luifijracmm en los alrededores de Santa Fé 
y en Nuria. 

En el herbario del Sr. Puig-g-ari íig-ura esta especie recog-ida 
en Vallvidrera (cercanías de Barcelona). 

2. N. lusitanicum Nyl., Nephroma hisitanicmn Schser., JVep/iro- 
ma lamgatum, var. lusitanicum Oliv. 

Aunque menos común que la especie anterior, vive en los 
mismos lugares. Montseny, Montserrat, San Llorens, Cada- 
qués, Alcover, Espluga de Francolí, Berga, Ribas, Campro- 
dón, etc., etc. 

Creemos esta especie nueva para Cataluña. 

Gen. Peltigera Hoffm. 

\ Apotecios horizontales. P. horizontaUs Hoffm. 

i Apotecios más ó menos ascendentes 2 

^ Talo desprovisto de soredios . . • 3 

{ Talo con soredios 7 

( Talo mate ó poco brillante 4 

\ Talo muy brillante P. polydactyla Hoífm . 

l' Superficie inferior del talo con venas conñuentes formando 

\ un tomento negro en el centro y pálido en los bordes 

, P. malacea Fr. 



Con las venas no confluentes 5 

í Talo muy desenvuelto 6^ 

( Talo poco desenvuelto : P. spuria De. 

' Talo de un color obscuro y generalmente con pruína blan- 
quecina P- rufescens HofiFm. 



/ Color del talo de ordinario más claro y sin pruína 



P. canina Hoífm. 



DE HISTORIA. NATURAL. ni 

( Soredios marginales P. limhata Del. 

'^ ( Soredios dispersos P. spuria De. 

var. erumpens Tayl. 

1. P. malacea Fr., Petildea malacea Ach. 

Solo una vez hemos tenido el placer de encontrar esta espe- 
cie en los bosques del Monasterio de Poblet, sin que haya lle- 
g-ado á nosotros la noticia de que alguien la haya citado antes 
en lugar alguno de Cataluña. Crece sobre la tierra, general- 
mente entre los musgos. 

2. P. canina Hoífra., Lichen caninus L., Peludea canina Ach. 

Var. ¡eucorrhiza Flk., Peludea leiicorrhiza Flk., Peliigera ca- 
nina, var. membranácea Ach. 
Talo delgado flexible con lóbulos redondeados, venas y rici- 
nas blancas. 

Form. suinitens Harm. 
Talo algo brillante. 

Yar. ulorrhiza Schger., Peludea nlorrhiza Flk. 
Talo grueso y venas obscuras. 

Var. tectornm Del. 

Talo con los bordes muy crispados. 

A la var. leucorrhiza se la puede considerar como tipo. 

Tanto esta variedad como las demás son muy comunes en 
toda Cataluña, habitando los bosques y lugares húmedos de 
nuestras montañas sobre la tierra, en la base de los árboles, 
•entre los musgos y aun sobre las rocas. 

Las variedades ulorrkiza y tectorum son las que con mayor 
profusión se encuentran, habiéndolas en Vallvidrera, Monea- 
da, Molins de Rey, Papiol, Olesa, Collbató, Moya, Gualba, Ar- 
bucias, en el Montseny, Montserrat y San Llorens, en Celrá, 
€adaqués, RipoU, Ribas, Campeyas, Olot, en los bosques del 
Monasterio de Poblet y en otros muchos puntos. 

La var. leucorrhiza y su form. siíhnitens se encuentran con 
menos frecuencia, habiéndolas recogido en Gualba, Ribas, Vi- 
ladrau, en los bosques del Monasterio de Poblet, en los alrede- 
dores de Gerona, etc. 



172 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Fig-ura esta especie en casi todos los herbarios existentes en 
Cataluña. 

El del Dr. Costa contiene dos ejemplares, uno recog-ido por 
él en el Valle de Aran y otro por el Sr. Bolos en Olot. 

En el del Sr. Bolos también existe, de Olot recog-ido por él; 
mismo, de Vich por el Sr. Masferrer y de Vallvidrera por el 
Sr. Puig-g-arí. 

En el del Dr. Trémols lo hay también de Cadaqués, y en el 
del Sr. Vayreda de Nuria. 

3. P. rufescens Hoffm., Lidien nifescens Neck., PeUigera cani- 

na, var. cris])ata Ach., PeJtidea rufescens Ach. 

Var. inflexa Ach. 

Talo sin soredios, lóbulos fértiles muy cortos, apotecios pe- 
queños. 

El tipo crece en el Montserrat, de donde lo tenemos, habién- 
dolo también en el Montseny y en las cercanías de Manresa. 

La var. injlexa hemos tenido ocasión de recog-erla en Monis- 
trol y en Ribas. 

4. P. spuria De, Lidien spurius Ach., PeUigera canina, var. ^jw- 

silla Fr., PeUigera pusiUa Krlg-., PeUigera canina, var. spíi- 
ria Schser. 

Var. erumpens Tayl. 

Talo con los lóbulos redondeados y cubiertos de abundantes- 
soredios azulados. 

El tipo no lo hemos visto aún en Cataluña, habiendo encon- 
trado solamente unos ejemplares de la var. erumpens en el 
Montseny, al lado del camino de Arbucias á Santa Fé. En la 
tierra. 

Ig-noramos que hasta el presente se haya citado esta especie 
en Cataluña. 

5. P. polydactyla Hoífm , Lidien pohjdactijliis Neck., Pellidea 

polydactyla Ach. 
Crece muy abundante en los alrededores de Barcelona, ha- 
biéndola también en el Montseny, Montserrat, Olot, Esplug-a 
de Francolí, en el Cabo de Creus, etc. 



DE HISTORIA NATURAL. 173 

Con frecuencia se la encuentra estéril. Prefiere lug-ares no 
muy húmedos. 

En el herbario del Sr. Bolos existe un ejemplar, recog'ido 
por el Sr. Masferrer en San Julia de Vilatorta. 

6. P. limbata Del., Peltigera pohjdact¡/la, var. scutata Fr., Pel- 

tigera scutata Ach . 

Muy común en los troncos de los árboles y en las rocas raus- 
g"osas de las montañas de toda Cataluña. Montseny, Montserrat, 
San Llorens, Ribas, Camprodón, Olot, bosques del Monasterio 
de Poblet, etc. 

Tampoco conocemos de esta especie noticia alg-una de que 
haya sido citada en esta región. 

7. P. liorizontalis Hotfm., Licheii horizontaUsl.., Peltidea Jiori- 

zontalis Ach. 

No muy común. La hemos recog-ido en el Montseny, en el 
Cabo de Creus y en los bosques del Monasterio de Poblet. 

En el herbario del Sr. Costa existe un ejemplar recog-ido en 
el Valle de Aran. 

Gen. Peltidea Ach. 

Talo muy poco desenvuelto (cuando más 3 cm.). P. venosa Ach. 
Talo bien desenvuelto P. aphtosa Ach. 

1. P. venosa Ach., Lidien venosios L., Peltigera venosa Hoffm. 
Muy común sobre la tierra en las regiones altas. 

La hemos recog-ido en el Montseny, Ribas, Nuria, Campro- 
dón, Berg-a, en los bosques del Monasterio de Poblet, etc. 

El herbario del Dr. Costa tiene unos ejemplares recog-idos 
por él mismo en el Valle de Aran, y en el del Sr. Bolos otros 
hallados en Nuria. 

2. P. aphtosa kcXv., Lidien aphtosus L., Peltigera aphtosa Hoífm. 
Crece muy abundante en el suelo de los bosques musg-osos 

de casi todos los montes. Montserrat, Moya, Arbucias, Vila- 
drau, Santa Fé, Celrá, Cadaqués, Ribas, Nuria, Campeyas, 
Berg-a, Olot, bosques del Monasterio de Poblet, etc. 
Existe en casi todos los herbarios catalanes. El Dr. Costa la 



174 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

recogió en el Valle de Aran; el Sr. Texidor, en Cadaqués; el 
Dr. Trémols, en Montserrat, y el Sr. Bolos, en Darnius. 



Gen. Solorina Ach. 

Envés del talo blanquecino, apotecios hundidos. S. saccata Ach. 

Envés del talo azafranado, apotecios planos ó hinchados 

■ S. crocea Ach. 

1. S. saccata Ach., Lidien saccatiis L., PeUigera saccata De. 
Vive sobre la tierra y en las grietas de las rocas. 

Crece abundantísima en Montserrat, habiéndola también en 
Moya, Montseuy, San Llorens, Ribas, en los bosques del Mo- 
nasterio de Poblet, etc. 

El herbario del Sr. Vayreda contiene esta especie, recogida 
en Nuria. 

2. S. crocea Ach., Liclim croceus L., PeUigera crocea Hoffm. 
No hemos visto esta especie más que en los Pirineos á altu- 
ras superiores á 2.000 m. Bosque de la Virgen (Nuria). 

Los ejemplares que hay en el herbario del Dr. Costa son del 
Valle de Aran, y el que existe en el del Sr. Vayreda de Nuria. 



Los herbarios cuyas especies nos han merecido ser citadas 
en la presente enumeración son los de Costa, Trémols, Texi - 
dor, Vayreda, Bolos y Puiggarí. 

El del Dr. Costa, que es propiedad hoy de la Ptcal Academia 
de Ciencias de Barcelona, contiene unos treinta liqúenes muy 
bien conservados, algunos de ellos bastante raros, como la 
Thamnolia m^^micularis Swarz., Solorina crocea Ach., etc., y 
tanto más importantes cuanto que casi todos ellos fueron reco- 
lectados en las altas regiones de los Pirineos. 

El del Dr. Texidor fué regalado al Ayuntamiento de Manresa, 
y no ofrece especial interés bajo el punto de vista liquénico, 
pues contiene solo una Peludea, una Ramalina y dos Cladonia. 

El del Dr. Trémols, que continúa aún en poder de su familia, 
contiene, entre otros extranjeros y del resto de España, cinco 
catalanes, el Platysma ciiciülatum Hoffm. entre ellos, recog-ido 
en Nuria y completamente nuevo para la Flora española. 



DE HISTORIA NATURAL. 175 

El del Sr. Vayreda, también propiedad de su familia, es inte- 
resantísimo en especies pirenaicas. 

El Sr. Puig-g-arí bien puede decirse que dedicó todas sus ac- 
tividades botánicas al estudio de las criptóg-amas, lleg-ando á 
reunir una colección importantísima de especies catalanas, 
particularmente de liqúenes y muscíneas que, al partir para 
el Brasil, repartió entre sus contemporáneos, dejando los liqúe- 
nes al Sr. Bolos que, con los suyos y los recibidos de D. Jaime 
Pujol, también de Olot, y los de D. Ramón Masferrer, de Vich, 
formó un herbario numerosísimo de muy distintas localidades 
de Cataluña, que conserva su actual poseedor, el laborioso far- 
macéutico de aquella localidad D. Ramón Bolos. 

Las obras consultadas en esta enumeración son las si- 
g'uientes: 

Amo y Mora (M.) — Flora crrpiogámica de Esjjaña y Portugal. — 
Granada, 1870. 

Colmeiro (M.) — Enumeración de las criptógamas de España y 
Portugal.— Vi^^^id., 1867. 

Lázaro é Ibiza (D. B.)— Compendio de la Flora española.— 
Madrid, 1896. 

Boistel (A.) — Nouvelle Flore des Lichens, 2« partie. — París. 

Brisson (T. P.) — Lichens du département de la Mame. — Cha- 
lons-sur-Marne, 1875. 

Harmand {3.)— Catalogue descriptif des Lichens odservés dans 
la Lorraine. — Nancy, 1894. 

Lamy de la Chapelle. — Exposition systématique des Lichens 
de Cauterets, de Lourdes et de leurs envirous. —F-dñs, 1884. 

Olivier (E.)— Exposé systématique et description des Lichens 
de l'Ouest et du Nord-Ouest de la France.—Pañs, 1897. 

Y los herbarios anteriormente citados. 



Nota briológlca 



D. ANTONIO CASARES GIL. 

Tenía pensado hace tiempo presentar á la Sociedad un tra- 
bajo sobre los musg-os de mi herbario, que no se han citado 
hasta ahora en España ó que solo se habían encontrado en 
puntos distantes de los sitios de donde los poseo; pero esto últi- 



Í76 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

rao es tarea muy pesada y alg-unas veces imposible por lo vag-o 
de las indicaciones que se encuentran respecto al habitat de al- 
g-unas especies ó variedades raras, que necesitan muy especia- 
les condiciones de medio para su desarrollo. Tampoco es tarea 
fácil revisar todo lo que en estos últimos años se ha publicado 
sobre musg-os nuevos en España, estando tan esparcido en li- 
bros, folletos, catálog'os y revistas, y por eso no puedo aseg-u- 
rar que las especies que menciono sean todas la primera vez 
que se citan en España. 

Hecha esta salvedad, no veo inconveniente en presentar 
la lista de musg-os y hepáticas españoles que sig'ue, tanto 
más, cuanto que ciertas especies mencionadas en alg'iinos 
trabajos como creciendo en nuestro suelo, necesitan con- 
firmación; no la mía, que no teng-o autoridad para ello, sino 
la de los sabios extranjeros que revisan mis observaciones. 
Hay en nuestro país pocas colecciones de musg-os y las biblio- 
tecas carecen, la mayor parte, de obras de Briolog-ía, así que, 
salvo naturalmente alg-unas excepciones, apenas se puede fiar 
más que de los trabajos que sabios extranjeros como Schimper, 
Geheeb, Heg-chnaier, etc., llevaron acabo en España, ó de aque- 
llos que, como Lóseos, Puig-g-arí, Lacoizqueta y alg'unos otros, 
hacían revisar sus determinaciones por Rabenhorst, Boulay, 
Geheeb. etc., autoridades de indiscutible competencia en la ma- 
teria; y aun en alg-uno de los herbarios de estos briológ-os espa- 
ñoles he visto, al lado de musg-os clasificados por Geheeb, otros 
de la misma ó distinta localidad con el mismo nombre, como 
si fuesen ig-uales, y siendo, en realidad, de distinta especie. 

La mayor parte de las especies que sig-uen, y que, repito, 
creo que no habían sido notadas en España, se han citado ya 
en Portug-al. 

Hepáticas. 

Alicularia ininoriVe(?5.— Z(?¿^¿¿en Moneada A. Casares Gil, det. 
F. Stephani SoiUhbija top/iacea Spviice. Esta especie la mencio- 
né ya en un trabajo que presenté á esta Sociedad sobre las 
muscíneas de los alrededores de Barcelona; pero no habiéndola 
visto citada en España (en Portug-al sí), debo decir ahora que 
fué encontrada en el año 1876 casi simultáneamente por Puig-- 
gari en San Mig-ael del Fay (Barcelona), y por J. Rodríg-uez Fe- 
menías en el barranco de Alg-endar (Menorca) y clasificada por 



DE HISTORIA NATURAL. 177 

Gottsclie, seg-ún ejemplares que fig-araii en los herbarios de 
estos dos botánicos. 

Gongylantlius ericetorura Nees. — Legit F. Descansa en las cer- 
canías de Orense, cht. F. Stepliani. 

Plagiochila spinulosa Duní —Legit. A. Casares Gil en la ro- 
bleda de Castro-loureiro (Pontevedra) y en Montserrat (Barce- 
lona), clet. el mismo. 

Scapania íequiloba Dum.— Legit A. Casares Gil en Montserrat 
(Barcelona) y Castro-loureiro (Pontevedra), det. F. Stepliani. 

Jiingermannia Wilsoni Taylor (forma g-ig-antea). — Legit M. 
Llenas, entre el Philonotis fontana en el Montseny (Gerona), 
det. F. Stephani. 

Jungermannia Miielleri Nees.— Legit y det. A. Casares Gil. En 
Montserrat (Barcelona.) 

Jungermannia connivens Dicks. — Legit F. Bescansa en la Pue- 
bla de San Julián (Lug-o), det. A. Casares Gil. 

Jungermannia dentata Raddi. — Legit A. Casares Gil en Cas- 
tro-loureiro (Pontevedra), det. F. Stephani. 

Calypogeia arguta Montagne.— Legit en Castro-loureiro (Pon- 
tevedra), A. Casares Gil y F. Bescansa en los alrededores de la 
Coruña, det. k. Cas tres Gil. 

Madotheca Thuja Diim.— Legit en Montserrat (Barcelona) 
A. Casares Gil, det. F. Stephani. 

Madotlieca platyphylloidea Dmi.— Legit A. Casares Gil en la 
Estrada (Pontevedra) y M. Llenas en el Montseny (Gerona), det. 
A. Casares Gil. 

Lejeunia inconspicua De Notar. — Entre la FruUania dilatada 
en Santa Cruz (Coruña;; legit F. Bescansa, det. A. Casares Gil, 
con frut.! 

Aneura multifida Diini. — Legit en el Montseny (Gerona) M. Lle- 
nas, det. F. Stephani. 

Metzgeria pubescens Raddi.— Legit M. Llenas, en muy hermo- 
sos ejemplares, en los montes de Nuria (Gerona), det. A. Casa- 
res Gil. 

Anthoceros multilobus Lindb. — Legit en los alrededores de 
Santiag-o (Coruña) A. Casares Gil, det. F. Stephani. 

Riccia glauca L.~Legit F. Bescansa en los alrededores de 
Orense, det. F. Stephani. 



boletín de L/V real sociedad española 



Musgos frondosos. 

Physcomitrella patens Schmp.—Kw las orillas del pantano de 
Vallvidrera iBarcelona). Leglt y det. A. Casares Gil. 

Dicranum flagellare Hedm.—kl pie de los robles en Castro - 
loureiro (Pontevedra). Legit y det. A. Casares Gil. 

Dicranum spadiceum Zett. — Legü M. Llenas en los montes de 
Nuria (Gerona), det. V. F. Brotlierus. 

Gampylopus atrovirens J)e Natar (CampyJ. JongipUiis Schmp., 
■non Dicr. ¡ongipilumO. MüUer). — Legit^V. Llenas en los montes 
de Nuria (Gerona), det. A. Casares Gil. 

Pottia asperiila Mitt. — Legit en Menorca, hacia la Mezquita, 
J J. Rodríg-uez Femenías, det. Heg-elraaier. Cito aquí esta es- 
pecie, que fig'ura en un hermoso herbario de musg-os que me 
reg-aló nuestro sabio consocio Sr. Rodríg-uez Femenías, porque 
no la cita él en su «Catálog-o de los musg-os de las Baleares», 
á causa de haberla hallado un mes después de su publi- 
cación. 

Pottia viridifolia Mitt —Legü en San Antonio (Menorca) oj. J. 
Rodríg-uez Femenías, det. Heg-elmaier. La cito también por las 
mismas razones que la anterior. 

Araphoridium Mongeotii ScMip. — Legit M. Llenas en el Mont- 
seny (Gerona), det. V. F. Brotherus. 

Ulota crispula Brid. — Legit A. Casares Gil en los alrededores 
de Santiago (Coruña), det. V. F. Brotherus. 

Orthotrichum speciosum Nees.— Legit M. Llenas en los montes 
de Nuria iGeronaj, det. A. Casares Gil. 

Orthotrichum neglectum Schmp.— Legit M. Vicente en Ortig-o- 
sa (Logroño], det. A. Casares Gil. 

Bryum juliforme Schmp.— Legit F. Bescansa en los alrededo- 
res de Orense, det. V. F. Brotherus. 

Philonotis seriata Mitt.— Legit M. Llenas en los montes de Nu- 
ria (Gerona), det. Y. F. Brotherus. 

Atrichum angustatum Br. et Sch.— Legit A. Casares Gil en 
Castro -loureiro (Pontevedra) y M. Llenas en el Montseny (Ge- 
rona), det. A. Casares Gil. 

Neckera pumila Eed)D.—'M\iy abundante sobre los árboles 
en Castro -loureiro (Pontevedra). La variedad PMlippeana en 



DE HISTORIA NATURAL. 1-9 

los alrededores de Santiag-o (Coruñai. Legit j det. A. Casa- 
res Gil. 

Myurella julacea Br. et aS'c/^.— Alo-unos tilamentos entre la Bar- 
tramia (Ederi f?) de Ortigosa (Log-roñoi, ¡egit M. Vicente. Más 
abundante entre el Distichium capiUaceum de los montes de 
Nuria [Gevon^i], legit M. Llenas; det. A. Casares Gil. (T. Husnot 
cita esta especie en los Pirineos franceses y precisamente entre 
el Distichium capiUaceum]. 

Eurliynchium crassinervium S'ckmp.— En el herbario de mus- 
g-os de J. M. Lacoizqueta, que yo poseo, hay un bello ejemplar 
de esta especie encontrado por este botánico en el Valle de A^er- 
tizarana (Navarra) y clasificado porGeheeb. Nofig-ura, sin em- 
barg'o, este musg-o en el «Catálogo de las plantas del Valle de 
Vertizarana» por haberla encontrado su autor después de pu- 
blicado. Otros dos ejemplares de esta especie me fueron reg-a- 
lados por nuestros consocios Sres. J. J. Rodríguez Femenías y 
M. Llenas, encontrados en Panticosa (Huesca) y en los montes 
de Nuria (Gerona). Ambos ejemplares (clasificados por V. F. 
Brotherus) son de ramos muy delgados, curvos y con hojas im- 
bricadas. 

Plagiothecium elegans Sc/mi^j.—En el borde de los senderos de 
los bosques de Castro-loureiro y de Rebau (Pontevedra). Zegii 
y de/. A. Casares Gil. 

Plagiotliecium sylvaticiim Br. el Sck. —Ests, especie, que pa- 
rece ser abundante en el Norte de la Península, se confunde 
casi siempre con elPlag. denticulatum. ün ejemplar del herba- 
rio de Lóseos, que tenía el nombre de Eypnum denticulatum L. 
es de Plag. sylvaticmn Br. et Sch.; los dos ejemplares del her- 
bario de Lacoizqueta que tienen el nombre de Hijpnum sijha - 
ticum L. (nombre con que aparecen en el «Catálog'O de plantas 
del Valle de Vertizarana»), son en efecto de Hijimum (Plagio- 
iJieciumJ sylvaticmn, y ha sido una equivocación de Colmeiro 
confundirlo con el Hijpnum (Plagiotecium) denticulatum. He re- 
cogido el Plag. sylvaticum en varios puntos de Galicia, y poseo 
también esta especie de otros puntos del Norte de Cataluña. 

Amblystegium irrignum Schmp. — Legit A. Casares Gil cerca de 
Moneada (Barcelona), det. V. F. Brotherus. 

Amblystegium Vallis-Clausse Brid. — Legit M. Vicente en Orti- 
gosa (Logroño) y M. Llenas en el bosque de Poblet (Tarrago- 
na), det. A. Casares Gil. 



J80 . boletín de la real sociedad española 

Amblystegiiim Valli-Gratiae "Í—Legülsl. Llenas en Esplug-a de 
Francolí (Tarrag-ona), det. V. F. Brotherus. 

Amtjlystegiiim fallax {Eypmm fallax Bñá.).—Ze(/ií A. Casa- 
res Gil en las orillas del acueducto de Moneada, no lejos de 
Barcelona, det. \. F. Brotlierus. 



Nueva especie de « Xlphidium » de las Azores 



DON IGNACIO BOLÍVAR. 

Xipliidiim Chavesi sp. nov. 

Flmescens, vivo viridisf Frons fusco -Ustñg ata. Fastiginm 
veriicis al) mítico visum, marginihus lateraliMis valde divergenti- 
hiis, Síipra vitta lata fusca usque apicem ahdominis ducta. Pro- 
notum postice late rotundatum, lohis deflexis rotimdato insertis, 
medio fusco vittaiis; margine ¡mstico suhcurvato sinuato, callo 
convexo 2) arvo ovaliparum distincto. Elytra lanceolata a^ñce sub- 
acuminata in utroque sexu pronoti phis duplo longiora alis dis- 
iincte longiora. Prostermim Mspiuosum. Femora adsperse Jíisco 
punctata, postica geniculis coucoloribus , tantmn aptice supra 
anguste fusco margínala, suUus medio uni-raro-hispinosa; loM 
geniculari utrusque lispinosi sed spina inferiore minutissima; 
tiUm anticm Uspinosm. Cprci d" crassi apicem versus extrorsum 
curvati et sulattenuaü ante apicem transversim depressi, ante 
médium intus gihlosi et spina acuta armati. Lamina infrageni- 
talis ¿ Muncata , medio subtiliter carinata. Lamina infrageni- 
talis Q postice rotundata medio breviter et subindistincte simoata. 
Ovipositor subrectus. 

Long. corp. a' 13,5; í^roíi. 3 ; elytr. 10;/m. post. 15. 

» » 9 14 ; » 3,1; » 10; » 15; ovip. 9. 

Loe. Ponta Delg-ada (Islas Azores). 

Esta especie es otro descubrimiento del sabio Director del 
Observatorio meteorológ-ico de las Azores, al que ya se deben 
otros muchos, hasta en ramas de la ciencia tan diferentes de 
sus estudios como lo es la Entomolog-ía. Lomas interesante de 
este descubrimiento consiste en que la especie no pertenece al 
grupo de las europeas ni al de las africanas, sino ai de las es- 



DE HISTORIA NATUlíAL. 181 

pecies americanas, pues es del tipo del A'. ireTípoine y del 
ickim Scudd. de los Estados Unidos, Antillas y México, de los 
que se disting-ue por la forma de los órg-anos terminales del 
abdomen, que á pesar de estar conformados de un modo ana- 
log-o á como lo están en aquéllos, bien distinto del de las espe- 
cies paleárcticas y africanas, difieren como se ha expresado en 
la descripción. Es curiosa también la forma de los cercos en 
los individuos jóvenes, porque parece irse aproximando á la 
definitiva g-radualmente, seg-ún permiten observar los varios 
ejemplares en estados diversos de desarrollo que me ha comu- 
nicado el Sr. A. Chaves, á quien me complazco en dedicar la 
especie. 



Boletín bibliográfico. 



Acadéniie des Sciences. Paris. (Comiites rendus). N" 5.— H. Moissan; Sur 
quelques expér. nouv. relatives álapréparationdu cliamant,=:N° 8. — 
A. DE Lapparent: Sur ¡'extensión des mers crétacées en Afrique.= 
íí° 7.- J. Boussinesq: Sur l'existence d'un ellipsoíde d'absorption dans 
tout cristal tranelucide.— H. Moissan: Étude du siliciure de carbone 
de la météorite du Canon Diablo. — A. Lacroix: Les roches éruptives 
. basiques de la Guiñee fran^aise.^rN" 8. — E.-L. Bouv.ieu: Sur les Pali- 
nurides et les Éryonides recueillies dans l'Atlantique orieat. par les 
expéditions fran^aises et monégasques. 

Allgemeine Zeifschrift für Entomologie. Neudamni. 9 Band. N^s 23-24. — 
A. TniENEMANN: Ftilocolepus granulatus, eine Übergangsfoi'm ven den 
Rhyacophiliden zu den Hydroptiliden.— E. Krodel: Erehia Glacialis 
Esper. — M. Hagctorx: Steinnussbohrer.— H. Auel: Messungen an 
Lepidopteren. 

Australian Museum. Sydney. (Records). Vol. v, n" 5. — R. Etheridge: Eth- 
nological notes made at Copmanhurst, Clarence River.— E. R. Wai- 
te: a Review of the Eleotrids of New South Wales.— R. Etheridge: 
Pisocrhms in the upper Silurian Rocks of the Yass District.— E. R. 
Waite: The Breeding habits of Betta pugnax. — C. Anderson: Minera- 
lógica! Notes: Topaz, Beryl, Vesuvianite, Tourmaline and Wolframi- 
te.— W. J. Rainbow: On the architecture, nestiug habits and Ufe his- 
tories of AustraHan Araneidee. 

Canadian Entomologist (The). London. Ontario. Vol. xxxvii, n° 2.— Saun- 
der: Entomology in schools.— Walker: On the Locustidse of Ontario. 



182 boletín de la EEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

LovELL: Four new species of Halictus from Maine.— Kearfott: Assi- 
niboia Micro-Lepidoptera. — Smith: New Noctuidse for 1905. 

Entomoloriist Tidskrift. Stockholm. Arg. 25, Haft. 1.— Ch. Aurivillius- 
Diagnosen neuer Lepidopteren aus Afrika. — W. M. Axelson: Ver- 
zeichniss einiger bei Golaa in stidósttichen Norwegen eingesammelten 
Colleinbolen.=2-3.— Adlerz: Utvecklingen af ett PoZísícs-samhüUe. 
Ch. AuRiviLLiüs: Cerambyciden aus Bolivien und Argentina. — K. M. 
Heller: Eüsselkafer aus Kamerun gesammelt von Prof. Sjostedt. — 
J. J. KiEFFER: Beschreib. einer neuen Cynipide aus Kamerun. — 
E. Mjoberg: Eine neue Forñculide. — A. Eoman: Sibirische Ichneumo- 
nen im schwedischen Reichsmuseum.— J. Tragardh: Drei neue Aca- 
riden aus Kamerun. = 4.— Ch. Aurivillius: Svensk Insektfauna. — 
B. Varenius: En for Skandinavien ny skalbagge, Lepiura lívida. 

fnstitució catalana d' Historia natural. Barcelona. (Butlletí), N.os 1-2. — 
L. Soler: Dos cassos d'albinisme.— L. Navas: Neurópteros de Mont- 
serrat. — 8. Mai.uqüer: Guía per la cassera, preparació y conservado 
deis lepidópters. 

K. K. Zoologischiotanischen Gesellschaft. Wien. [Verliandlungen ) . lv Band, 
1-2 Heft. — W. T. Kowatscheff: Beitr. zur Kenntnisder Reptilien-und 
Amphibienfauna Bulgariens. — G. Luze: Eevision der paliiarktischen 
Arten der Staphyliniden-Gattung Olophrum. — V. Brehm und E. Ze- 
derbauer: Das September-Plankton desSkutarisees.— G. Luze. Revis. 

» der palaarktiscben Arten der Staphyliniden-Gattung Lathrimceum; 
Revis. der pal. Arten der Gattung Addota. — Fr. Spaeth: Beschreib. 
neuer Cassididen nebst synonymischen Bemerkungen.— G. Paga- 
netti-Hümmler: Beitr. zur luvertebratenfauna von Korfu. 

Miiseu Goeldi. Para. (Boletim). Vol. iv, n° 1. - E. A. Gceldi e G. Hagmann: 
Catalogo de Mammiferos no Museu do Pará.=Nos 2 e 3. — E. A. Gcel- 
di: Os mosquitos no Para.— H. Hagjiann: Aves brasilicas, mencionadas 
e descriptas ñas obras de Spix, de Wied, etc. — E. A. Gceldi: Grandio- 
sas migra(;oes de borboletas no valle amazónico. — A. Dccke: Sobre as 
Vespidas sociaes do Para.— J. Huber: Notas sobre a patria e a distri- 
bu(;ao geographica das Arvores fructiferas do Para. — 1. Huber e 
P. Hennings: Fungi paraenses.— V. Chermont de Miranda: Molestias 
que affectam os animaes domésticos mérmente o gado na Ilha de 
Marajó. 

Naturforschenden Gesellsdiaft. Basel. (Verhandlungen). Band xv, Heft 3. 
R. Bdrckhardt: Das koische Tiersystem, eine Vorstufe der zoolog. 
Systematik des Aristóteles.— J. Roux: Reptilieu und Amphibien aus 
Célebes.— C. Schmidt: Notiz über dasgeolog. Profil durch die Óefelder 
bei Boryslaw in Gahzien. 

Naturhistorischen Gesellschaft. Nürnberg. (AbJiandhmgen). xv Band, ii Heft. 
L. Lindinger: Verzeichnis der in und um Erlangen beobachteten 
MoUusken. — E. Hintz: Chemische Untersuchung der Stahlquelle des 



DE HISTORIA NATURAL. 183 

Hóllensprudels zu Hollé bel Bad Steben.— Ihne: Phiinologische Mit- 
teilungen.— J. Gengler: Fremdünge aus der Vogewelt. — L. Günther: 
Über das farbenempfindliche Chlorsilber und Bromsilber. 

Nuova Notarisia (La). Modena. Gennaio, 1905. — A. Forti: Appunti algo- 
logici per l'Anatolia. — A. Mazza: Noticine algologiche. — A. Borzi: 
Generi nuovi di Croococcacee. 

Royal Microscopical Society. liondon. (Journal). N" 164.— J. W. Gordon: 
The theory of highly magnified images, 

Societá Italiana di Scieze natiirali. Milano. (Atti). Vol. XLiii, fase. 4.°, 
fogli 9.— G. De Stefano: Fossili cretacei del Bartoniano di Plati. — 
A. PoRTis: Studi e rilievi geologici del suolo di Eoma ad illustrazione 
specialmente del Foro Eomano. — E. Eepossl: Su alcuni minerali della 
Gaeta. 

Société Botanique de France. Paris. (Bulletin). T. li. — Gatin: Sur l'albumen 
de Pkytelephas macrocarpa.—E. Bornet: Deux Chantransia corymhi- 
fera; Acrochcetium et Chantransia. — Arvet-Touvet et G. Gaotier: 
Hieracium nouveaux pour la France ou pour l'Espagne. — Gillot: Par- 
titions normales d'Asplenium Trichomanes. — Molliard: Structure de 
quelques Tylenchocécidies foliaires. 

Société Entomologique de Belgique. Bruxelles. (Annales). T. xlviiIj n° xiii. 

Zoologischer Anzeiger. Leipzig. N° 13.— Enderlein: Über die Klassifikation 
der Stephaniden.— Nordenskiold: Zur Anatomie und Histologie von 
Ixodes reduvius. — Sabüssow: Zur Kenntnis der Turbellarienfauna des 
Golfes von Villefranche. — Minckert; Das Genus Pro7nachrimus, zu- 
gleich ein Beitrag zur Faunistik der Antarktis. — Müller: Ein neuer 
Fumdort der Lacerta serpa.=Nos 14-15. — Thor: Eine interessante 
nene Milbengattung aus der schweizerischen Sammlung des Herrn 
Dr. Volz.— Carlgren: Kurze Mitteilungen über Anthozoen. — Galli- 
Valerio: Einige Parasiten von Arvicola tiivalis.—T>K Bussy: Die ersten 
Entwicklungsstadien des Blegalohatrachus waxmíís.— Wolterstorpf: 
Zur Biologie der Rana temporaria. — Toldt: Über die Differenzierun- 
gen in der Cutícula von Ascaris megalocephala. 
Zoologist (The). London. N° 764.— O. V. Aplin: Winter Notes from Lleyn. 
T. A. Coward: On some habits of Natterer's Bat. — F. O. R. Jourdain: 
Rough Notes on Derbyshire Ornithology. 



Aterido y Ramos (D. Luis),— Plantas crasas cultivadas en el Jardín Bo- 
tánico de Madrid. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat., 1905). 

Füset (D. J.) — Manual de anatomía y fisiología animal. Palma de Mallor- 
ca, 1905. 

Gaudrt (Albert). — Fossiles de Patagonie. Dentition de quelques Mammi- 
féres. (Mémoire de la Soc. Géolog. de France, 1904). 



181 boletín de la real sociedad española 

GüLiK (D. van).— Nieuwere Inzichten omtrent de Wijze van Beveiligen der 

gebouwen Tegen Bliksemschade. (Natuurk. Verhandel. HoUands. 

Maatschap. der Wetensch., Haarlem, 1905). 
Hervier (L'Abbé Joseph).— Excursions botaniques de M. Reverchon dans 

le massif de La Sagra et á Velez-Rubio, Espagne. (Bull. Académ. In- 

ternat. Géogr. Botan. Le Mans, 1905), 
Hernando t Espinosa (D. Benito).— De la lepra en Granada. Granada, 1 881 . 
Revista científica profesional. Barcelona. Año viii, núm. 10. 
Revista de medicina tropical. Habana. Tomo v, núm. 11. 
Vilmorin (M. L. de) et Bois (D.)— Fruticetum Vilmorinianum: Catalogus 

primarias. París, 1904. 



Sesión del día 5 de Abril de 1905. 

PRESIDENCIA DEL SR. D. SALVADOR CALDERÓN. 

El Secretario leyó el acta de la sesión anterior, que fué 
aprobada. 

Asisten los Sres. D. Ernesto Caballero, de Pontevedra, y 
D. José Maluquer, de Barcelona, así como también el Sr. Ame- 
zúa, presentado por el Sr. Lauífer. 

Admisiones. — Quedó admitida como socio numerario la Socie- 
dad «Liceo Recreo Orensano>>, propuesta en la sesión anterior 
por D. José Tabeada. 

Se hicieron otras propuestas de socios. 

Correspondencia. — El Secretario dio cuenta del fallecimiento 
del socio numerario D. Moisés Nacente, Catedrático que era por 
oposición de la Universidad de Barcelona, y del de nuestros 
ilustres consocios Sres. Henry de Saussure y Preudliomme de 
Borre, leyendo una carta en que la familia de Mr. de Saussure 
da las g-racias por el nombramiento de Socio honorario que 
acababa de otorgarle nuestra Sociedad, y del que no Ueg'ó á 
tener conocimiento aquel eminente sabio. 

El Sr. Lauffer pronunció sentidas frases en elogio del señor 
Preudhomme de Borre, y el'Sr. Bolívar ofreció una nota ne- 
crológ-ica referente al Sr. de Saussure. 

La Sociedad acordó constase en acta su sentimiento por tan 
sensibles pérdidas. 

— Se leyeron cartas de los Sres. G. Tschermak, de Viena, 
Edm. Reitter, de Paskau y de D. Fernando do Campo, de la 
Coruña, dando g-racias por su nombramiento de socios. 

— El Presidente dio cuenta del merecido premio que había re- 
cibido nuestro consocio D. Santiag-o Ramón y Cajal, á quien se 
había concedido la medalla de Helmholtz, manifestando que 
esta distinción honraba á todos los naturalistas españoles, y es- 
pecialmente á la Sociedad, que tiene la satisfacción de contar 
entre sus socios honorarios al Sr. Ramón y Cajal, y propuso se 
le felicitase portan excepcional cuanto merecida recompensa, 

T. v.-Abril, 1905. 13 



186 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

proposición que fué calurosamente acog-ida por todos los so- 
cios presentes. 

—El Sr. Bolívar dio cuenta de los acuerdos tomados por la 
Comisión nombrada en la sesión anterior para org-anizar la 
exploración científica de Marruecos , y que son los siguientes: 
1.° Que todo lo relativo á la exploración referida se orga- 
nice y dispong-a con entera independencia de la g-estión ordi- 
naria de la Sociedad, y muy principalmente lo relativo á la 
recaudación de los recursos que á ella se destinen y á la in- 
versión de los mismos, á fin de no perturbar la marcha de 
aquélla ni comprometer en esta empresa otros fondos que los 
que la Sociedad quiera destinar á dicha exploración. 

2." Como ésta ha de exig-ir larg-o tiempo y una serie de ex- 
pediciones realizadas por diferentes personas, la Comisión de- 
sig-nará oportunamente los socios que hayan de realizarlas, 
combinando las expediciones de acuerdo con las mismas, sin 
que se entienda que se han de llevar á cabo mancomunada- 
mente, sino en la forma y tiempo que más convenga, para lo 
que los expedicionarios someterán oportunamente sus planes 
y proyectos á la Comisión. 

3.° La misma recibirá las colecciones que se recojan y 
cuidará de que se las dé la preparación debida, facilitándolas 
después á los socios especialistas que hayan de estudiarlas. 

4." Cuidará también de insertar inmediatamente en el Bo- 
letín las descripciones de especies nuevas, las notas de viaje 
y cuantas observaciones dignas de publicidad hicieren los ex- 
pedicionarios, sin perjuicio de qu"e sean publicadas ordenada- 
mente, constituyendo trabajos de conjunto cuando la impor- 
tancia de los datos reunidos lo permita. 

5.° Para la organización de las exploraciones, recaudación 
é inversión de los fondos que á ellas se destinen y representar 
á la Sociedad oficialmente en cuanto se relacione con este pro- 
yecto, se constituirá una Junta ó Comisión permanente bajo 
la presidencia del Socio protector Excmo. Sr. D. Manuel Allen- 
de Salazar, quien designará las personas que hayan de consti- 
tuirla; dicha Junta estará revestida de amplias facultades para 
resolver sobre cuanto se relacione con la exploración del No- 
roeste de África. 

La Comisión no se ha limitado á la redacción de las bases 
propuestas, sino que, entendiendo que su misión era más am- 



DE HISTORIA NATURAL. 187 

plia, y en consideración á la urg-encia que reclama la explo- 
ración proyectada, ha solicitado y obtenido el consentimiento 
del Sr, Allende Salazar y ha g-estionado que una Comisión de 
la Sociedad, presidida por dicho señor, visite á S. M. el Rey 
como primer Socio protector para interesarle en el proyecto, 
lo que se ha realizado, habiendo merecido una favorable aco- 
gida de S. M. y el ofrecimiento del apoyo más decidido para 
que la Sociedad realice los fines científicos á la par que pa- 
trióticos que se propone. Además ha procurado indag-ar las 
disposiciones de algunos socios respecto á hallarse propicios 
para emprender inmediatamente las exploraciones, propo- 
niendo en su consecuencia á los Sres. D. Lucas Fernández Na- 
varro, D. César Sobrado Maestro y D. Manuel Martínez de la 
Escalera para comenzarlas. 

La Sociedad aprobó por unanimidad todos los acuerdos to- 
mados por la Comisión, y acordó constase en el acta la satisfac- 
ción con que había visto el interés y actividad con que había 
realizado su cometido. 

—El Secretario leyó una comunicación del Comité de org-ani- 
zación del II CongTeso internacional de Botánica que se cele- 
brará en Viena del 11 al 18 de Junio del año corriente, y una 
circular de la Sociedad Arag-onesa de Ciencias naturales, de 
Zarag'oza, haciendo notar que en el referido Cong-reso sola- 
mente son reconocidas como oficiales las leng-uas latina, in- 
g-lesa, francesa, alemana é italiana y no la española, á'pesar de 
ser una de las más extendidas en Europa y América. La Socie- 
dad Arag-onesa va á solicitar sea también nuestro idioma reco- 
nocido como oficial en dicho Cong-reso, é invita á las Socieda- 
des, Academias y naturalistas á que dirijan análog-a petición, 
bien directamente, ó bien adhiriéndose á la petición hecha 
por la Sociedad Arag'onesa. También dio cuenta del programa 
para el IV Cong-reso internacional de Ornitolog-ía que se cele- 
brará en Londres del 12 al 18 de Junio próximo, acordándose 
dar publicidad á estos prog-ramas para que lleg'uen á conoci- 
miento de los Socios. 

—Los Sres. Pittalug-a, Bolívar, Calderón, Vázquez-Fig-ueroa, 
Artig-as y otros, intervinieron en el debate á que dio lug-ar la 
primera de dichas comunicaciones, conviniendo todos en el 
fundamento de la pretensión déla Sociedad Arag-onesa, y acor- 
dándose que la Junta Directiva, en una ú otra forma, realice 



188 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

g-estiones con objeto de que nuestro idioma sea admitido en lo 
sucesivo en todos los Congresos científicos. 

—El Sr. Presidente leyó una carta del Sr. Aranzadi, de Bar- 
celona, rog-ando que se envíen á aquella Sección las obras du- 
plicadas existentes en nuestra Biblioteca y una colección com- 
pleta de nuestras publicaciones, y se acordó que resolviese la 
Junta Directiva. 

— El Sr. Bolívar manifestó que se había repartido el primer 
cuaderno del tomo iii de las Memorias, que contiene dos de és- 
tas: la primera, que es la del Sr. Alaejos sobre «Polinoinos» 
de Santander, va acompañada de 12 láminas dibujadas por el 
Sr. Alaejos, y la seg-unda, del Sr. Madrid Moreno, sobre las 
«Bacterias de las ag-uas potables de Madrid»; añadió que estaba 
en prensa otro cuaderno que contendría una Memoria de Don 
Pedro Ramón y Cajal sobre el «Cerebro de los Batracios, y otra 
de D. Benito Hernando sobre «Desarrollo de maclas», ambas 
con numerosas láminas; dijo también que se están imprimien- 
do varios trabajos destinados al tomo i de Memorias, como son 
uno de M. Lesne, de París, sobre los «Bostríquidos»; otro de 
M. Maurice Pie «Hylophilides nouveaux de la Guiñee espa- 
g-nole»; otro de M. Bourg-eois, de Sainte Marie auxNimes (Alsa- 
cia), sobre los «Lícidos», estando ya impresos los de Mr. Bou- 
leng-er sobre los «Reptiles y Peces», y el del Sr. Kheil sobre 
«Lepidópteros». 

— El Sr. Graiño, de Aviles, remite una nota intitulada «Datos 
para la fauna de la provincia de Oviedo». 

— El Sr. Caballero (D. Ernesto) presenta diez fotog-rafías de 
numerosas Diatomeas, que son tan admiradas por la Sociedad, 
como ya lo fueron otras semejantes en sesiones pasadas, ofre- 
ciéndose á estudiar las que pudieren recog-erse en Marruecos. 

— El Sr. Calderón entreg-a un trabajo inédito de nuestro di- 
funto consocio D. José Macpherson, «Observaciones sobre las 
rocas epidotíferas de Andalucía», y otro del Sr. Hernández Pa- 
checo, «Las cuarcitas bismutíferas de Conquista (Córdoba)», 
motivando este último una indicación del Sr. Rodríg-uez Mou- 
relo sobre las posibles propiedades radioactivas de dichos 
minerales, de los cuales sería conveniente que se remitiesen 
muestras al Sr. Muñoz del Castillo. 

—El Sr. Lauífer comunicó á la Sociedad que, g-racias á la 
iniciativa de los Sres. Marqués de Yillaviciosa, de Asturias, y 



DE HISTORIA NATURAL. 189 

Amezúa, va á acotarse un trozo de la Sierra de Gredos, con ob- 
jeto de evitar la extinción de la cabra montes, especie intere- 
sante y próxima á desaparecer. Manifestó la conveniencia de 
que alg-una medida análoga protegiese en Sierra Nevada y la 
cordillera Cantábrica á otra especie notable de cabra y una de 
gamuza que en dichas montañas se encuentran. 

— El Sr. Cabrera Latorre participó que tiene en preparación 
un trabajo sobre las ginetas de España y otro sobre las ardi- 
llas, dando importantes noticias sobre las especies existentes 
y mostrando varios ejemplares. 

— El Sr. Jiménez de Cisneros remite una pequeña fotografía 
de una pieza esquelética que supone del peto de una tortuga 
marina encontrada en la cantera de Alicante, abierta en el 
mioceno superior, con objeto de que sea presentada ala sesión 
por si algún señor socio tuviera que hacer alguna observación, 
que le serviría para las notas que prepara sobre la formación 
en que se ha hallado dicho resto. 

Se indicó la conveniencia de aconsejar al Sr. Jiménez de 
Cisneros consulte su fotografía, y á ser posible el ejemplar, con 
el profesor G. De Stefano, de Palermo, que tan notables traba- 
jos ha publicado recientemente sobre las tortugas terciarias. 

— El Sr. Pittaluga (D. Gustavo) hizo un interesante resumen 
de dos trabajos que entrega: «Notas sobre el Cysticevcíis fasáo- 
laris y la Tmnia crassicollis» y «Sobre las afinidades zoológicas 
y evolución de los Trypanosomay> . 

—El Sr. Llord y Gamboa entregó un estudio, «Algunas ob- 
servaciones sobre los yesos de Orejo (Santander)». 

— El Sr. Maluquer (D. José) participó que en una excursión 
á Canarias, de que ahora regresa, había encontrado un cráneo 
y otros huesos, pertenecientes á la raza Huanche,é invitó álos 
socios á quienes pudiese interesar á que viesen dichos restos. 

Notas biMiográficas.— El Sr. Calderón presentó un ejemplar 
de la obra «Caracterización cerebral de la mujer», que su autor, 
nuestro distinguido consocio D. Eduardo Malaguilla, de Ciu- 
dad-Real, envía para la biblioteca de la Sociedad. Es una mo- 
nografía muy interesante, en la cual se resumen los datos 
mejor averiguados de la Antropología moderna sobre las dife- 
rencias orgánicas generales de los sexos humanos, y muy es- 
pecialmente las que se refieren al cráneo y al cerebro. 



190 boletín de la real sociedad española 

Secciones. — La de Sevilla celebró sesión el día 28 de Marzo 
de 1905, bajo la presidencia de D. Antonio Seras. 

— líl Sr. Secretario dio cuenta de haberse recibido del Museo 
de Ciencias naturales para la Sección varios trabajos breves 
destinados á repartirse profusamente, á fin de que todos pue- 
dan cooperar á la importante obra de recog-er materiales para 
el conocimiento de las producciones de nuestro país. Las hojas 
recibidas, á las cuales seg'uirán otras referentes á los diversos 
ramos de la Historia natural en la misma forma elemental, 
sencilla y práctica, están redactadas por los Sres. Jefes de las 
Secciones de dicho Museo, y son las siguientes: 

Instrucciones g'enerales para la recolección en España de 
objetos con destino al Museo de Ciencias naturales, por D. Emi- 
lio Ribera. 

Instrucciones para la recolección de minerales, por D. Sal- 
vador Calderón. 

Indicaciones sobre la manera de hacer colecciones g'eológ-i- 
cas, por D. José María Solano y Eulate. 

Instrucciones para la recolección de crustáceos, arácnidos y 
miriápodos, por D. Ignacio Bolívar. 

Instrucciones para la recolección de reptiles, batracios y pe- 
ces, por D. Francisco de P. Martínez y Sáez. 

— Se leyó á continuación una «Breve noticia de una excur- 
sión á Ayamonte y Castro Marín», enviada de Huelva por 
D. Francisco de las Barras de Arag-ón. 

La Sección de Zaragoza celebró sesión el día 27 de Febrero, 
bajo la presidencia de D. Pedro Ferrando. 

— El Sr. Rocasolano comunicó las noticias particulares que 
tiene de la próxima lleg-ada á Zarag-oza de numerosos excur- 
sionistas franceses, pertenecientes á la Sociedad de Ciencias na- 
turales de Beziers, y el deseo que le han manifestado de po- 
nerse en relación con las demás Sociedades de Historia natu- 
ral de la localidad. Se acuerda que una Comisión les salude 
en nombre de la Sociedad y se ponga á su disposición durante 
el tiempo que permanezcan en esta población. 

— El Sr. Ferrando presentó unas hojas y ramas de naranjo 
atacado por el parásito diáspido (Cóccido), conocido vulgar- 
mente en Valencia con el nombre de serpeta (Mytilaspis fia- 
vescens), que tenían adheridas á su superficie unas costritas 



DE HISTORIA NATURAL. 191 

semicilíndricas y alarg-adas de aspecto quitinoso. Al despren- 
derlas se observaba en su base una membrana amarillenta que 
limitaba la cavidad de la costra, y en el interior de la cual es- 
taban contenidas unas larvas que, vistas en el microscopio, 
aparecían con seg-mentación del cuerpo muy manifiesta y pro- 
vistas de pelos. Con este motivo los Sres. Dosset y Aramburu 
manifestaron sus observaciones sobre la neg-rilla del olivo y 
el pulg-ón de los veg-etales. 



Notas y ^comunicaciones. 



Nota sobre el «Cysticercus fasciolaris» y la aTaenia crassicoUis» 

POR 

D. ftUSTAVO PITTALUGA. 

En el híg-ado de cuatro ejemplares de ratón (Mus decmnamis) 
que he examinado con el Sr. Mombiedro, durante una serie de 
investig-aciones acerca del Trypanosoma lewisi, he encontrado 
varios quistes de Cysticercus fasciolaris^ entre ellos uno de di- 
mensiones bastante notables, y que contenía un deutoscolex 
muy desarrollado, acompañado de más de 200 prog'lótides de 
80 mm. de larg-o todas juntas; ejemplar que presento á la So- 
ciedad por conceptuar el hallazg-o interesante, aunque alg-u- 
nos autores hayan descrito esta especie con su escolex armado 
de g-anchos, ya acompañado de un cierto número de anillos. 

El Cysticercus fasciolaris del híg-ado del Mus decímianus y 
M. musculus representa la fase intermedia de la Taenia crassi- 
coUis, que vive en el intestino del g*ato (Felis catus). Leukart, 
Raillet (1), Davaine (2) y Perroncito (3), han averig-uado suce- 
sivamente las relaciones existentes entre el cisticerco del hí- 
g-ado del ratón y la Taenia crassicoUis, descrita por primera vez 
por Rudolph en 1810; parásito habitual del intestino delg-ado 
del g-ato, en el cual se encuentra de los 100 casos en 80. 



(1) Traite de Zoologie. Paris, 1885. 

(2) Traite des entozoaires et des maladies vermineuses de l'homme ct des animatix do- 
mestiques. Paris, 1880, •¿." edic. 

(3) Iparassiti deW Uomo e degli animali utlK. Milano, Vallardi, edit., 1901), pág. 260. 



192 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Trátase de un cisticerco provisto de un deutoscolex armada 
de 35 g-anchos dispuestos en dos series y de cuatro ventosas 
laterales. 

La Taenia crassicoUis lleg"a á las dimensiones de 150 á 600 mi- 
límetros; la ca%eza (deutoscolex del cisticerco) va seguida de 
un cuello muy corto y g-rueso, carácter que dio el nombre á la 
especie; las prog-lótides son más anchas que larg-as, siendo so- 
bre todo muy cortas las primeras, que no están maduras. Los 
huevos, de forma esférica, lig-eramente ovoidea, miden 35 pi 
por término medio. 

La infección del Mus decumanus y de los ratones de las casas 
se realiza por la ing-estión de los huevos sembrados en las de- 
yecciones, merced á la ruptura de las prog-lótides maduras. 
Los cisticercos parecen localizarse en el hígado. 

A su vez, la infección del gato y el desarrollo de la Taenia 
adulta se operan cuando el gato introduce en su intestino los 
isticercos que alberga el hígado del ratón. 



Sohre las afinidades zoológicas y evolución de los «Trypanosoma» 

POR 

D. GUSTAVO PITTALUGA. 

Aunque proponiéndome comunicar en breve, en más extensa 
Memoria, los resultados de mis estudios sobre los Trypanoso- 
ma y sus afinidades zoológicas, me ha parecido conveniente 
adelantar algunas conclusiones y fijar someramente ciertas 
ideas que juzgo de extraordinario interés en este momento, en 
que las relaciones filogenéticas de estas formas y sus procesos 
evolutivos están sometiéndose por todas partes á las más dete- 
nidas investigaciones experimentales. 

Sugiere fundamento importante para las modificaciones que 
tendremos que introducir forzosamente en las opiniones admi- 
tidas sobre los caracteres biológicos de tan interesantes pará- 
sitos, la comunicación de Schaudinn sobre el cambio de hués- 
ped y la generación alternante en los géneros Trypanosoma y 
Spirochaete (1). 

(1) Fritz Schaudinn (Rovigno): Generatioiis und Wirtsmechs bei Trypanosoma tmd 
Spirochaete. CArbeiten aus dem Kaiserl. Oertmdheitsamte, t. xx, 1904, p. 387.) 



DE HISTORIA NATURAL. 193 

En efecto, Schaadinn probó que los g-éneros Ilalleridium y 
Ilaemmnaeba, parásitos de la sang-re de At/iene noctua (sinóni- 
mo de Carine noctua), se desarrollan sexualmente en el mos- 
quito del g-énero Culex [C. ¡ñpiens), dando lug-ar por la fecun- 
dación del g-ameto femenino por el microg-ameto, á un anfionte 
(ooquineto) que produce un cierto número de microorg-anis- 
mos con todos los caracteres de los Tryjmnosoma. Estos ori- 
g-inan á, su vez, por división long-itudinal ó Mpartición múlti- 
lüe, una serie de microorg-anismos delg-ados, que pueden con- 
siderarse como verdaderos Spirochaete, correspondiendo á la 
forma y estructura típica de los descritos como microorg-anis- 
mos bactéricos bajo el nombre de Spirochaete Obermeieri, en la 
fiebre remitente del hombre, y Sp. anserina, en los patos. 

Estas últimas formas, así como alg-unas que se encuentran 
en período de Trypanosoma, pueden ser transmitidas por el 
mosquito al vertebrado (mochuelo), y en la sang-re de este úl- 
timo permanecen, ya bajo la forma Trypanosoma ó Spirochaete, 
ya como parásitos endog-lobulares. 

Después de un determinado período de desarrollo endog-lo- 
bular, las indicad-as formas lleg-an á hacerse libres otra vez en 
la sang-re del vertebrado, con aspecto de Trypamsoma adulto, 
exceptuando las que pierden los caracteres morfológicos co- 
munes para adoptar los de formas sexuadas, macrog-ametos y 
microg-ametoblastos fó microg-ametocitos). 

Resulta, por tanto, que formas endogloliulares, con desarrollo 
en los hematíes de vertebrados, representan un momento de- 
terminado del ciclo evolutivo de otras formas con todos los ca- 
racteres de los Trypanosoma. 

Las especies parásitas comprendidas hasta ahora en el or- 
den (xymnosporidia Labbé, Halteridiim Danileuskyi (H. noc- 
tiiae) y Haemamaeba Ziemanni, consideradas como esporozoos 
endo(jJohidar€s, deben hoy día completarse con las formas que 
afectan durante su evolución en el huésped invertebrado, y 
que tienen todo el aspecto de flag-elados del g-énero Trypa- 
nosoma. 

Mas la importancia de las conclusiones de Schaudinn aumen- 
tan considerablemente cuando se considera que del mismo 
modo que estas especies de esporozoos endog-lobulares re- 
corren una fase Trypanosoma, la cual constituye un enlace 
entre las dos clases Sporozoa y Flagellata; asimismo las espe- 



194 boletín de la. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

€ies de Trypanosoma conocidas, parásitas de la sang-re de ver- 
tebrados (peces, batracios, aves y mamíferos), probablemente 
atraviesan una fase intrag'lobular sin flag-elo ni membrana 
ondulante, parecida á la característica de los hematozoos com- 
prendidos en los órdenes Haemosporidia y G-ymywsporidia. 

Hay más todavía; podemos sospechar que alg'unas, ó quizá 
la mayoría de las formas endog-lobulares, clasificadas como 
bonae species, encontradas y descritas en la sang-re de animales 
que hospedan á la vez formas de Trypanosoma, solo represen- 
ten en realidad una fase transitoria y evolutiva, un estadio de 
desarrollo del parásito, único en sus caracteres específicos 
constantes, entre la forma eudog'lobular y la de ñag-elado libre 
en el plasma. 

Y realmente es así. Moore (1), que ha estudiado reciente- 
mente una tñimnosomiasis de los bueyes en Nigeria, Ueg-a á 
las conclusiones sig-uientes: «Se encuentran periódicamente en 
el plasma de los animales infectados pequeños cuerpos esféri- 
cos en cantidad extraordinaria, los cuales invaden por fin los 
hematíes y penetran en ellos, tomando forma de asas y aumen- 
tando así en sus dimensiones, siempre con un desarrollo intra- 
g'lobular; por fin lleg-an á dimensiones más notables y vuelven 
libres en el plasma con todos los caracteres de Trypa%osoma.>^ 

En los tripanosomas de ciertos murciélag-os { Trypanoso7tia 
Tespertilioiús , parásito de Vesperiigo nociula), han sido observa- 
das formas endog-lobulares evidentes (2), asi como en el mismo 
Trypanosoma lewisi, en los primeros días de desarrollo de estas 
especies en un huésped nuevo, inoculado experimentalmente. 

Más interesantes aún son las observaciones de Billet, Brumpt, 
Lég-er y otros. Billet (3j ha visto penetrar en los hematíes, des- 
pués de haber perdido el fiag-elo, al Trypcmosoma inoiñnatum 
Serg-ent, de la sangre de las ranas, y ha descrito otras formas 
evolutivas de este mismo parásito, idénticas á las que se inter- 
pretaban hasta ahora como pertenecientes á los géneros Hae- 
mogregarina y Lankesterella (Drepanidium), que casi siempre 
todos los observadores han visto coexistir en el individuo cuya 
sang-re contuviera formas de tripanosoma. Por otra parte, el 



(1) E. Y. Moore: Some observations pointing to an intracorpuscular stage of develop- 
mentin the Trgpanosome. (The Lancet, 1 Oct. 190J, p. 950.) 

(2) Battaglia: Aiinali di Medicina Navale, Roma, Noviembre 1901. 

(**; BiLLET;fC. .S. Soc. Biol.,-2'¿i\x\vo, )901;y C. R. Acad. Sciences, 10 Octubre, 1901.) 



DE HISTORIA NATURAL. 195 

mismo Billet ha notado que este Tnjpiuiosoma de las ranas 
alcanza su desarrollo en el tubo dig'estivo de sang^uijuelas 
{HeloJjdella algira), ectoparásitos comunes de las ranas, y allí 
se encuentra siempre, aunque el invertebrado haya introdu- 
cido en su intestino sang-re de ranas que no presentasen más 
que una aparente infección por hemog-reg-arinas, y ning-una 
forma de Trypanosoma en el examen preventivo de la sang-re. 

Brumpt (1) ha observado ig'ualmente en el tubo dig-estivo de 
ütra sang'uijuela, \^ Placobdella caienigera, formas de Trypano- 
soma que pertenecen muy probablemente al ciclo evolutivo de 
una Haemogregñrina de g-alápago, Emys africana (E. leprosa). 

Por otra parte, Rog-ers (2), Chatterje (3) y otros autores han 
demostrado que una forma de parásito endog'lobu.lar {¡oiroplas- 
ma) del hombre, encontrada en varios casos de una enferme- 
dad no bien definida (¿Kala Azar?), puede adquirir el aspecto 
y estructura característicos de un Trypanosoma. 

Todos estos hechos nos indican que las afinidades zoológi- 
cas de los Trypanosoma son por extremo difíciles de establecer. 
Parecíanos muy verosímil la interpretación de Lég-ér (4) sobre 
la filogenia de tales parásitos, desde la forma de Trypanoplas- 
w.a [Trypanoplasma horreli, cyprini, etc.), y sus probables rela- 
ciones con el género Trichomonas, considerando el Trypano- 
plasma provisto de dos flagelos, como un Trichomonas que haya 
perdido dos de los anteriores, y el Trypanosoma como un Trypa- 
noplasma que haya perdido su último flagelo anterior (sensi- 
tivo). Las relaciones morfológicas y biológicas de estas formas 
con los géneros Herpetomonas, estudiado por Prowazeck (5), 
por el mismo Légér (6) y otros, y Crithiclia (7), parecían com- 
probar la exactitud de esta opinión; pero las investigaciones 
citológicas de Schaudinn, que han determinado el modo de 
constituirse el flagelo y de la membrana ondulante, su origen 



(I) Contribulion a Vétude des Haemogregarines et des Tri/panosomes. (C. I¿. Soc. Biol., 
23 Julio, 1901, pág. 1G5 ) 

('2) L. RüGERS: Preliminary note on the development of Trypanosoma iti cultures of 
Cumingham-Leishman-Donovan bodies of cachexial fever and Kala-Axar. (The Lanceta 
•23 Julio, 1904.1 

(3) The Lancet, 1 Enero, 1P05. 

(4) Légér: C. R. Acad. Sciences, 5 Abril, 1904. 

(5) Die Entwickelung von Herpetomonas. íArb. a. dem Kaiserl. Gerundheitsamte, t. xx, 
f. 8, 1904.) 

(6) C. R. Soc. Biol., 24 Dic, 1904. 

(7) C. R. Soc. Biol., 1902, y Archiv. filr Proíisteukiinde, t. ii, 1903, p. 180. 



196 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

y SU formación en los productos anfiónticos de la fecundación 
de formas primitivamente endog-lobulares, sug-ieren hondas 
dudas acerca de la sig-nificación de estos parásitos y de su ver- 
dadero lug-ar en la filog-enia de los protozoos plasmodromos. 



Notas sobre los Pirgomórfidos ( Pyrgomoriihklm) 

POR 

DON IGNACIO BOLÍVAR. 

X. Subfara. Atractomorphinae. 

Atractomorplia Saussure. 

Este g-énero encierra mayor número de especies que el que 
se suponía, y aun alg-unas de las que propong-o como varieda- 
des, posible es que se confirmen como especies cuando sean 
mejor conocidas; pero presenta verdadera dificultad para su 
estudio, por lo que he procurado valerme de caracteres cons- 
tantes para la distinción de las especies siempre que he logra- 
do tener á la vista suficiente número de ejemplares. 

A este g-énero se refiere el nombre Perena del «Catalog-ue of 
the Orthopt. of the British Museum» y de la colección del 
mismo Museo, así como alg-una especie que se da en el refe- 
rido Catálogo como Pyrgomor-pha. 

He de advertir que el cuadro que doy á continuación está 
hecho teniendo en cuenta principalmente las 9. 

Imposible es referir con exactitud los nombres antiguos á 
las especies de hoy por la confusión que de ellas se ha hecho; 
el mismo Stál confunde en una varias especies, como puede 
verse en «Recens. Orthopt.» 

1. Alee sensim latieres. Lobi mesosternales intervallo dis- 

tincte transverso sejuncti. Antennse juxta ocellos in- 
sertse. Fastigium a latere visum oculo haud vel vix 
longius. 

2. Alse cinnabariníe. Pronoti dorso nec non elytris punctis 

rufis adspersis, raro impunctatis. Antenníe juxta oculos 
insertse. 

3. Intervallum loborum mesosternalium fortiter transversum 

subrectangulare retrorsum leviter angustatum. Pronotum 



DE HISTORIA NATURAL. 1^ 

lobis lateralibus marg-ine iiiferiore crasse granulato 

1. rufopunctata Bol. 
et var. AsJiantica nov. 

3. Intervallum loborum mesosternalium minus transversum, 

trapezoidale, retrorsum sensim ang-ustatum. Pronotum 
lobis lateralibus marg-ine inferiere subobsolete granulato. 

2. aherrans Karsch. 
2. Alee dilute roseae vel subfumosae. Corpus haud rufopuncta- 
tum. Anteimse ad ocellos leviter distantes. 

4. AntennsB ad ocellos latitudine articuli primi spatio minore 

sejunctfp. Intervallum loborum mesosternalium sensim 
transversum. Fastig-ium a latere oculo haudlong-ius, raro 
sublongius. 

5. Lobi laterales pronoti altiores. Elytra acuminata sed haud 

long-e producta. Fastig-ium oculo brevius (except. A. Hi- 
malayica). 

6. Marg-o posticus loborum lateralium pronoti profunde ar- 

cuato-emarg'inatus, marg-ine inferiore subarcuato. Fasti- 
g-ium verticis oculo haud long-ius. Statura minore. 

7. Elytra breviora apicem femorum posticorum quarta parte 

superantia. Corpore minus g-racile. 

8. Costa frontalis sulcata vel inter antennas breviter com- 

pressa et subcoarctata. 

9. Prosternum tubérculo ápice truncato vel rotundato. Sta- 

tura minore. 

10. Pronotum dorso carinis expressis ante sulcum typicum 

distincte coarctatis; marg-ine postico rectang-ulato. 

11. Alie ápice hy alinee 3. cremdaia Fabr. 

11. Alse ápice infumatte., . , var. fumosa nov. 

10. Pronotum dorso carinis subindistinctis fere rectis, marg-ine 

postico obtusissimo var. prasina nov. 

9. Prosternum tubérculo lato, ápice emarg-inato, marg-ine pos- 
tico dorsali pronoti rectang-ulo, utrinque sensim sinuato. 

Statura majore 4. sinuata sp. n. 

5. lanceo! ata sp. n. 

8. Costa frontalis inter antennas sulco destituía prope apicem 
fastig-ii brevissime sulcata 6. Bíirri sp. n. 

7. Elytra long-iora apicem femorum posticorum tertia parte 
superantia. Corpore g-raciliore. . . . 7. consohrina ? Sauss. 

6. Marg-o posticus loborum lateralium pronoti obtuse angu- 



198 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

latiis, ang-ulo postico haud retroproducto. Fastig-ium ver- 

ticis oculo sublong-ius. Statura majore 

8. Himalayica sp. n. 

5. Lobi laterales pronoti minus alti, sensim elong-ati. Elytra 

acuininata long-e prodiicta. Fastig-ium oculo subloug-ius. 

12. Lobi laterales mesosterni spatio valde transverso sejuncti. 

13. Antennse brevissimfe, articulis plurimis subquadratis 

9. sinensis sp. n. 

13. Antenufe long'iusculse; articulis distincte elong-atis com- 

positse 10. Blanchardi sp. n. 

12. Lobi laterales mesosterai spatio leviter transverso se- 
juncti. 

14 AlcB hyaliníe disco roseo 11. augusta 1 Karsch. 

14. Alfe infumata? 12. infumata s-p. n. 

4. Intervallum loborum mesosternalium leviter transversum 

vel haud transversum sed alfe amplge. Antennas ad oce- 
llos sensim distantes sed ante médium fastig-ii insertse, 
ad eos latitudine articuli primi spatio haud latiore se- 
junctís. Fastig-io a latere viso oculo distincte long-iore. 

15. Intervallum loborum mesost. distincte transversum. Fas- 

tig'ium verticis lanceolatum vel long-e parabolicum, dis- 
tincte elong-atum. 

16. Elytra breviter acuminata apicem femorum posticorum 

qüarta parte superantia 13. G-erstaeckeri Bol. 

16. Elytra long'é acuminata apicem femorum tertia parte su- 

perantia. 

17. Fastig-ium ang-ustiusculum antice ang-uste rotundatum. 

Alfe latiores campo antico acutiusculo 

14. AurMUü Bol. 

17. Fastig-ium latiusculum antice parabolicum. Alae ahg-ustio- 

res ápice campo antico acute producto. 15, hova Sauss. 

15. Intervallum loborum mesost. haud transversum. Fastig-io 

verticis latiusculo haud vel sesquilong-iore quam latiore. 

16. amMgiia sp. n. 

1. Alie ang-ustse elytra haud plus quam triplo latiores. Lobi 

mesosternales intervallo haud transverso rarissime sub- 

transverso {A, Australiana) sejuncti, plerumque trape- 

zoidale. Antennse ad ocellos distantes. 

18. Lobi mesosternales intervallo leviter transverso sejuncti. 

17. Australiana sp. n. 



DE HISTORIA NATURAL. 19» 

18. Lobi mesosternale intervallo liaud transverso postice 

valde ang-ustato, trapezoidal!, sejuncti. 

19. Costa frontalis ad antennas súbito sinuata atque dentata 

Ínter antennas compressa et sulco destituta 

18. dentifrons sp. n. 

19. Costa frontalis reg-ulariter sulcatavel inter antennas raro 

et breviter compressa, haud dentata. 

20. Alse elytra valde breviores 19. rJtodojitera Hag-. 

20. Alfe elytra parum breviores. 

21. Caput pronoto distincte brevius. Antennse ad ocellos quam 
■ ad apicem fastig-ii minus distantes, spatio inter basiii 

et ocellum long-itudine articuli primi haud latiore. Cor- 
pore minus g-racile; elytris acutis sed haud long-e pro- 
ductis. 

22. Alee proportionaliter latiuscuhíe, in Q elytra sub triplo. 

latieres. 

23. Lobi raesosternales ang-ulo postico late rotundato, inter- 

vallo retrorsuní leviter ang-ustato sejuncti. Pronotum 

dorso postice fere rectang-ulo. Statura minore 

20. crenaticejjs Bln. 

23. Lobi mesosternales ang-ulo postico ang-uste rotundato, in- 

tervallo retrorsum valde ang-ustato sejuncti. Pronotum 
dorso postice obtusissime ang-ulato. Statura majore 

21. similis Bol. 
22. Alee ang-ustiores elytra vix duplo latiores, hyalina 

22. Bedeli^oX. 
21. Caput pronoto haud brevius. Antennse ad médium mar- 

g'inis fastig-ii positse ad ocellos quam ad apicem fas- 
tig-ii mag-is distantes; spatio inter basin et ocellum lon- 
g-itudine articuli primi haud breviore. Corpore g-ra- 
ciliore elong-ato; elytris acutissime productis apicem 
femorum tertia parte superantibus. 

24. Al?e marg-ine antico ante apicem stig-ma fusco elong-ato 

instructfe 23. iMlipimia sp. n. 

24. Alfie antice haud infuscatfe tantum ang-uste pallide notatse. 

25. Fastigium a latere visum oculo haud sesquilong-ius. Fe- 

mora postica breviora et graciliora. Statura minore. . . . 

24. Dohrni sp. n. 

25. Fastig-ium oculo subduplo longius. Femora postica lon- 

g-iora robustiora. Statura majore. 25. psittacina de Haan. 



200 boletín de la real sociedad española 

1. A. rufopunctata Bol. 

Es la especie de cuerpo más ancho y menos esbelto; las alas 
exceden muy poco del ápice de los fémures posteriores; las 
antenas están insertas inmediatamente por delante de los este- 
mas, y en este carácter, así como en la coloración verde acei- 
tunada del cuerpo, salpicada de puntitos rojizos, y en la roja 
de cinabrio de las alas se asemeja á la sig-uiente, de la que se 
disting-ue, no obstante, por la anchura del espacio interlobular 
del mesosternón, que casi es doble que la de uno de los lóbu- 
los, y por los g-ruesos tubérculos de la línea lateral de la cabeza 
y del borde inferior de los lóbulos laterales del protórax. Ade- 
más, el áng-ulo posterior de dichos lóbulos es ag'udo, mientras 
que en la especie sig-uiente es más ó menos redondeado y los 
élitros son más anchos, pues en la 9 miden 5 mm. al nivel del 
ensanchamiento del área mediastina. 

var. Ashantica, 

Difert: statura minore; corpore haud rufo-punctato, pronoto 
sulco typico in medio haud ang-ulato, margñne postico utrin- 
que distincte sinuato, spatio interlobulare mesosterni antror- 
sum haud ampliato, lobis subrectang'ularibus ang-ulo sinuoso 
leviter rotundato. 

Long-. c/^8; cap. supra 3,5; pron. 4; elytr. 16; fem. post. 
10 mili. 

Long-. Q 25; cap. supra 3,5; pron. 6,5; elytr. 21,5; fem. post. 
14 mili. 

Zoc. País de los Ashantes, mi colección (ejemplares desco- 
lorados). 

El tipo de esta especie procede de Tog-oland; en la col. del 
Sr. Finot existe un ejemplar del Cong-o. 

2. A. aberrans Karsch. 

Poseo ejemplares de esta especie que me han sido enviados 
por el autor y que llevan la etiqueta de Kamerun, Barombi- 
Station. (Preuss.) Es una especie intermedia entre la anterior y 
A. Gersiaec/ieri Bol., disting-uiéndose de aquélla por la forma 
del espacio Interlobular mesosternal, que es trapezoidal, nota- 
blemente estrechado hacia atrás, y por la menor elevación de 
los tuberculillos ó g-ranos blancos que forman la línea lateral 
de la cabeza y cubren el marg-en lateral inferior del pronoto. 



DE HISTORIA NATURAL. 201 

que en rufopunctata son gTuesos y elevados á modo de peque- 
ños callos, y aquí son apenas perceptibles; el áng-ulo posterior 
de estos lóbulos, aunque avanzado, es redondeado. 

De A. Gerstaeckeri Bol. se disting'ue porque en A. aberraM 
las antenas están insertas inmediatamente junto al estemma 
y también por la coloración roja de las alas y la presencia de 
puntos ferrug-inosos sobre el protórax y los élitros. 

No se ha encontrado fuera de Camerún. 

3. A. crenulata Fabr. 

p]s la especie más repartida y que mayor número de formas 
diversas presenta, siendo difícil juzg-ar de la importancia de 
alg-unas de ellas, que no sé si deben ser consideradas como es- 
pecies distintas ó como variedades de ujia misma. Entre las 
referidas formas se cuentan: 

var. fumosa mihi. 

Fusco-testacea. Elytra ante apicem marg-ine antico sensim 
arcuato, ápice peracuta, marg"ine postico ang'uste rufescente. 
Alee disco interno roseo marg-ine externo Iseviter infumato, 
elytra vix breviores. 

Long'. corp. 9 16; elytr. 15; alarum 13; fem. post. 9 mili. 

Loe. Java. 

var. prasina nov. 

Parva, ang-usta, colore flavo-olivaceo, vel subroseo. Capite 
utrinque linea ang-ustissima rufa ab apicem fastig-ii usque ad 
médium femorum intermediorum ducta. Antenme intus coeru- 
lese extus rufescentes prope ocellos insertes. Fastig-ium oculo 
haud long-ius, a supero visum antrorsum sensim ang-ustatum, 
sublanceolatum. Pronotum subcompressum sed carinis et sul- 
cis subobsoletis, marg-ine postico obtusissime ang-ulato; lobis 
deflexis marg-ine inferiore leeviter arcuato, marg-ine postico late 
rotundato sinuato, ang-ulo postico retrorsum subproducto. 
Prosternum tubérculo apicem versus sensim ang-ustato ápice 
subrotundato. Elytra apicem femorum parum superantia. 

Long-. corp. (^ 16; antenn. 5,5; pron. 4; elytr. 15; fem. post. 
9 mili. 

Long-. corp. Q25; antenn. 5; pron. 5,5; eiytr. 19; fem. post. 
11 mili. 

Tomo v.-Abril, 1905. 14 



20-2 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Loe. India oriental. Es la forma citada en mi trabajo sobre 
los ortópteros de Trichinópolis. 

4. A. sinuata Bol. 

Refiero á esta especie alg-unos ejemplares que creo proce- 
dentes de Java y que se disting-uen por los caracteres si- 
g-uientes: 

Statura majore. Corpore latiore, colore oliváceo. Caput utrin- 
que linea granulosa irreg'ulari albido rufesceuti instructum. 
Fastigium parabolicum a latere visum oculo haud vel vixlon- 
g-ius. Antennse concolores, tantum subtus prope basin coeru- 
lescentes. Pronotum dorso carinis subparallelis, postice rec- 
tang-ulariter producto, et marg-ine utrinque subsinuato; lobis 
deflexis marg-ine inferiore tuberculis crassis rufescentibus or- 
nato, marg-ine postico late arcuato sinuato, aug'ulo postico 
acuto sed haud retrorsum producto, Elytra apicem femorum 
quarta parte superantia, acuta. Prosternum tubérculo lato, 
transverso, subemarg-inato. Intervallum mesosternale ántror- 
sum sensim ampliatum lobis mesosternalibus sesqui latius. 
Pedes postici parum elongati. 

Long-. corp. of 17; ant. ; pron. 3,8; elytr. 15; fem. post. 
8 mili. 

Long. corp. Q 24; ant. 6,2; pron. 6,5; elytr. 22; fem. post. 12,5; 
tib. post. 7,5 mili. 

Loe. Java? 

Es una forma más robusta que A. crenulata y muy caracte- 
rística. 

5. k. lanceolata sp. nov. 

Statura majore. Corpore latiore. Colore oliváceo. Caput utrin- 
que linea subrosea g-ranosa reg-ulari instructum. Fastig-ium 
lanceolatum, a latere visum oculo sublong-ius. Antennae ab ocu- 
los latitudine articuli primi haud distantes. Pronotum dorso 
carinis ante sulcum primum distincte coarctatis, deplanato, 
postice ang-ulato obtuso, lobis deflexis margine inferiore 
linea subrosea tuberculis albidis rotundatis marginalibus li- 
mitatis, marg-ine postico leviter arcuato, ángulo postico acuto 
haud retrorsum producto. Elytra apicem femorum parum su- 
perantia. Prosternum tubérculo lato, transverso, ápice subsi- 
nuato. Intervallum mesosternale fortiter transversum antror- 



DE HISTORIA NATURAL. 203 

sum parum ainpliatum 9 lobis mesosternalibus liaiid sesqui 
latius. Pedes postici eloug-ati. 

Long-. corp. Q 29; cap. supra 5; ant. 6; pron. 7; elytr. 23; 
fem. post. 14,5; tib. post. 12 mili. 

Loe. Padang-, Desg'odins. 

Debo el conocimiento de esta especie al Sr. R. Oberthür, así 
€omo el de otros muchos insectos de mi colección. 

Se disting-ue esta especie de A . sinuata, con la que á primera 
vista puede confundirse, por muchos caracteres que radican 
en diferentes órg-anos. El fastig-io es más larg-o (2 mm.) y 
lanceolado, esto es, sus bordes se aproximan más rápida- 
mente que en A. sinuata, en la que es más ancho en el 
extremo; el intervalo mesosternal es menos ancho que en 
aquélla, en la que seg-uramente lo es vez y media tanto 
como uno de los lóbulos, y los fémures posteriores son más 
larg-os que en la referida especie, así como las tibias, por lo 
que los élitros, que tienen la misma loug-itud que en aquella 
variedad y aun pudiera decirse que son alg-o más larg-os que 
en ella, sobresalen menos por detrás de las rodillas poste- 
riores. 

6. A. BiuTí sp. nov. 

Pallide ferrug-inea; crassiuscula. Fastig-ium subtriaug-ulare, 
antice ang-ulato-rotundatum, marg-inibus in Q crenulatis, a 
latere visum oculo haud long-ius vel sublong'ius Q. Antennsead 
ocellos spatio latitudine articuli primi subang-ustiore, breves 
basi leviter subdepressse, articulo tertio articulo primo haud 
latiore. Frons valde reclinata, carinis distincte g"ranosis, api- 
cem versus inter carinas albido quadrituberculata, costa de- 
planata subelevata inter ocellos et apicem fastigñi compres- 
siuscula, marg-inibus connatis, sulco destituta, immo ápice bre- 
vissime sulcata. Pronotum dorso subdeplanato antice subsi- 
nuatoposticerectang-ulato velobtusang-ulo, carinis lateralibus 
antice coarctatis, g-ranulis indicatis, lobis deflexis g-ranulis al- 
bidis raris sparsis, marg-ine inferiere haud sinuato crasse cre- 
nulato, marg-ine postico fortiter sinuato, ang-ulo postico acuto 
ápice hebetato. Prosternum tubérculo transverso ápice sub- 
tridentato Q. Intervallum mesosternale transversum antror- 
sum sensim ampliatum. Elytra apicem femorum quarta parte 
superantia ápice acuta, anguste rufo marginata. Alse hyalinse 



204 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

disco roseo elytra parum breviores. Femora postica carina 
inferiore obtuse crenulata. 

Long-. corp. (/ 17; antenn. 7; pron. 4; elytr. 15; alar, 12,8; 
fem. post. 8 mili. 

Long-. corp. Q 25; antenn. 6,5; pron. 7,5; elytr. 25; alar. ; 
fem. post. 13 mili. 

Loe. Chenapung-i, Khasia Hills, Assam. 

Dos ejemplares c/" •? que debo á la amabilidad del conocido 
y sabio entomóiog-o Sr. Malcolm Burr, nuestro consocio, á 
quien me complazco en dedicarla. 

7. A. consobrina? Sauss. 

Por la procedencia y por convenirles la breve descripción 
que de esta especie ha dado Mr. de Saussure , llevo á esta es- 
pecie los ejemplares de mi colección recog-idos por Mr. Green, 
y que este disting-uido naturalista ha tenido la atención de en- 
viarme. También la he recibido del Sr. Stauding-er como pro- 
cedente de Sumatra. 

Loe. Punduloya, June, 1897. (Ceylán); Sumatra. 

Es una forma más esbelta que A. erenulata F. y de élitros 
más larg-os; por su forma se aproxima ya esta especie á la 
A. augusta Karsch y Blanchardi Bol. 

8. A. Himalayica sp. nov. 

Statura mag-na, robusta. Colore oliváceo. Fastig-ium latum 
antrorsum sensim ang-ustatum, antice rotundato-subang-ula- 
tum a latere visum oculo distincte long'ius. Antennse conco- 
lores, breves 9 apicem labri haud atting-entes, ad ocellos la- 
titudine antennarum spatio minore sejunctse. Capite lateri- 
bus g-ranulis rufis seriatis. Pronotum dorso antice subsinuato 
postice obtusang-ulato, carinis lateralibus ante sulcum typi- 
cum explicatis medio subcoarctatis, disco obtusissime tecti- 
formi, lobis deflexis postice distincte altioribus, marg-ine in- 
feriore subarcuato, albido rufescente, incrassato et g-ranulato, 
marg-ine postico obtusang-ulato sinuato, parte inferiore verti- 
cali, ang-ulo postico acuto haud retro producto. Elytra latius- 
cula acuta apicem femorum quarta parte superantia. Proster- 
num tubérculo lato transverso ápice truncato, subarcuato; in- 
tervallum mesosternalium transversum sesqui latius quam 
long-ius antrorsum distincte ampliatum. 



DE HISTORIA NATURAL. 205 

Long'. corp. Q 34; cap. 8; ant. 8; prou. 8,2; elytr. 28,30; fem. 
post. 15,16 mili. 

Loe. Kurseong-, en el Himalaya. 

Es una especie notable por su robustez, y la mayor bajo este 
respecto de todas las del género. Supong-o sea ésta la que 
el P. Navas ha dado como A. Aícrivilln de la misma loca- 
lidad (Kurseong-). Yo la he recibido del P. Pantel con el nú- 
mero 525. 

9. A. sinensis sp. nov, 

Prasina. Statura mag-na, elong-ata. Fastigium latum trig-o- 
num antice rotundatum haud sesqui long-ius quam latius, a 
latere oculo sublong-ius. Antennse brevissimíe, articulis sub- 
quadratis, capite concolores basi intus ccerulese, extus flaves- 
centes ad ocellos haud distantes. Oculi ruñ, elong-ati, marg-ini- 
bus subparallelis, postice truncati. Frons subsinuata; costa 
sulco percurrenti. Geníe linea rufa g-ranulis pallidis unise- 
riatis. Pronotum dorso postice depresso, antice subtruncato 
postice obtusang'ulo, prozona iiidistincte granosa, metazona 
rug-uloso-punctata, carinis et sulcis subindistinctis. Lobis de- 
ñexis postice distincte ampliatis, marg-ine inferiore g-ranulis 
pallidis in linea rufescente seriatis; margine postico late si- 
nuato sed pars inferiore perpendiculariter ducta; ángulo pos- 
tico haud retroproducto; pone sulcum typicum spatio medio 
levi micante. Elytra longa, falcata, femoribus posticis tertia 
parte superantia, ápice acute producto. Alee elytra parum bre- 
viores hyalinse disco interno roseo. Pedes gráciles. Femora 
postica carina infero-externa anguste paluda. Prosternum tu- 
bérculo transverso ápice truncato-rotundato. Lobi mesoster- 
nales spatio valde transverso, trapezoidale, antrorsum distincte 
ampliato sejuncti. Abdomen pallidum, dorso rufo Q. 

Long. corp. Q 32; dorso cap. 6; ant. 6,5; pron. 7,5, elytr. 28; 
fem. post. 14,5. Lat. max. alar. 10 mili. 

Loe. China (Tannant). Museo de París. 

Especie parecida por su aspecto á A. AurimlUi Bol., ala 
que podrán referirse, sin duda algunas de las citas de aqué- 
lla, que me parece reducirse por su habitat á las regiones 
ecuatoriales y tropicales de África, y distinta de ella por 
la forma ancha y corta del fastigio del vértex, brevedad de 
las antenas, forma de los ojos, que en la Aurivilln Bol. son 



206 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

más cortos y gruesos, y notablemente más cortos que el fasti- 
gio; por la mayor anchura del espacio interlobular del mesos- 
ternón, como también por sus alas menos anchas y sus fému- 
res más cortos. 

De las dos especies sig-uientes se disting-ue por los caracte- 
res que se exponen en el cuadro y se ampliarán al tratar de 
ellas. 

10. A. Blanchardi sp. nov. 

Elong-ata, olivácea. Fastig-ium trig-onum antice ang-'uste ro- 
tundatum, subfissum, haud sesqui longius quam latius a late- 
re oculo sublong-ius. Antennge longiusculfe, articulis elongatis 
compositae, articulis primis pallidis, basi intus coeruleae extus 
rufescentes. Oculi haud duplo long-iores quam latiores, mar- 
g-inibus curvatis, postice truncati. Frons indistincte sinuata, 
reg-ulariter granosa, costa sulco percurrenti. Gense g-ranulis 
minutis pallidis irreg-ulariter dispositis lineam flavam ocupan- 
tibus. Pronotum dorso pallide g-ranoso, in metazona impresso- 
punctato, antice subsinuato, postice obtuse ang-ulato, ángulo 
rotundato et breviter exciso, carinulis a granulis indicatis; 
sulcis distinctis: lo bis deflexis postice parum ampliatis, mar- 
gine inferiore subsinuato minute granulato, margine postico 
late exciso sed ángulo postico haud retroproducto; pone sul- 
cum typicum spatio nitido perfecte explicato. Elytra longe 
acuminata femoribus posticis tertia parte superantia. Alae ely- 
tra parum breviores hyalinse disco interno roseo. Pedes gráci- 
les. Femora postica carina infero-externa pallida. Prosternum 
tubérculo leviter transverso ápice emargúnato. Lobi mesoster- 
nales spatio distincte transverso subrectangulari sejuncti Q. 

Long. corp. 34; dorso cap. 5,5; antenn. 7; pron. 6,5; elytr. 29; 
fem. post. 14 mili. 

Loe. Sind, Kurrachée (M. Maindron). Musée de París. 

Especie parecida á A. si7iensis Bol., pero de cuerpo más es- 
trecho y alargado y con las antenas más delgadas y prolon- 
gadas; todos sus artejos, fuera de los cuatro ó cinco de la base, 
son distintamente más largos que anchos, lo que en aquella 
especie no sucede, pues solo hay uno, que es el séptimo, que 
tenga esas proporciones, siendo los otros casi cuadrados. El 
espacio mesosternal es distintamente transverso y rectangular, 
apenas ensanchado por delante, carácter que distingue esta 



DE HISTORIA NATURAL. 207 

especie de las dos entre las que está colocada , pues en la 
A. sinensis Bol. es aún más ancho, pero trapezoidal, y en la 
A . angusta Karsch es menos ancho y también trapezoidal. 

11. A. angusta Karsch sp. n. 

Minor; elong-ata; olivácea. Fastig-ium modice latum sesqui 
haud vel vix latius quam long-ius, antrorsum sensim ang-usta- 
tum antice parabolicum, a latere oculo sublong-ius. Antennie 
parum elong-atas, articulis leviter elong-atis; capite concolores 
basi intus breviter coerulefe, extus ante médium fastig-ii, prope 
ocellos sitEe. Oculi breviter oblong-i marg-inibus curvatis, pos- 
tice truncati. Frons subsinuata costa sulco percurrenti. Geníe 
g-ranulis minutis linea pallida formantibus. Pronotum dorso 
fere Isevi g-ranulis minutis concoloribus sparsis; antice sub- 
emarg-inato, postice obtuse ang-ulato, carinis et sulcis subin- 
distinctis. Lobis deflexis postice parum ampliatis marg-ine in- 
feriore ang-uste pallide rufescente g-ranulis parvis elong-atis; 
marg-ine postico obtuse ang-ulato sinuato, parte inferiore per- 
pendiculariter ducto, ang-ulo postico haud retro producto, ro- 
tundato: pone sulcum typicum spatio nitido Ieeví parvo. Elytra 
long-e acuminata femoribus posticis tertia parte superantia 
ápice acuto. Alee elytra parum breviores hyalinfe disco inter- 
no roseo. Pedes g-raciles. Femora postica carina infero externa 
pallida. Prosternum tubérculo lato, trúncalo. Lobi mesosterna- 
les spatio vix transverso Q trapezoidali. Abdomen dorso ru- 
fescenti. 

Loe. Kiang'-Si, Mou Pin, China. (A. David), 1869. Museo de 
París (subnom. indica Bl.) 

El Dr. Krauss ha citado esta especie de Bintang-. Los ejem- 
plares que he descrito me parece pueden referirse á ella. 

Sus dimensiones son las dadas por el Dr. Karsch. 

12. A. infumata Bol. 

Esta especie es muy afin á A. Blanchardi Bol. y angnstata 
Karsch, aunque desde lueg-o se disting-ue de ellas por la colo- 
ración. 

Los ejemplares típicos proceden de Sumatra y pertenecen al 
Museo de Genova; también en mi colección. 



208 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

13. A. Gerstaeckeri Bol. 

A las localidades de la Monografía hay que agreg-ar las de 
Wang-a, Sansibar, Promont. bou. spei, Chiuchoxo, St. Salva- 
dor y Barombi Stadoii y Kribi, que cita el Dr. Karsch. No creo 
deban admitirse sin nuevo examen las de Amboina, China, 
Pekin, del mismo autpr, que pudieran referirse á alg-una de 
las nuevas especies, asi como el :f procedente de Madag-ascar, 
de la colección Rutenberg-, del Museo de Brema, que también 
cita Karsch, y que acaso. sea la A. hova Sauss. 

Lo mismo puede decirse del ejemplar de Calcuta de la colec- 
ción del Sr. Scudder que he citado en la Monog-rafia. 

14. A. Aurivillii Bol. 

Citada de Nossibé (Brancsik); Dabuli, Gallaland (Rehn); 
Transvaal, Nyasaland (Kirby); Umberto I, Gubala Ginda (So- 
malia) Schulthess, así como de Cafrería y de la isla Formosa, 
localidad esta última que me parece incierta. En el Museo de 
París figura con el nombre inédito de Lecontei BL, procedente 
del Cong'O. 

La sinonimia de Tr. acníipennis Guér. es dudosa. Los seño- 
res Bianchi y Jonston han correg-ido el nombre de esta especie 
cambiándole en Aurivilliusi , pero para mí es dudoso que los 
nombres ya anteriores á los acuerdos de los Congresos Zooló- 
gicos sobre nomenclatura deban cambiarse para ajustarlos á 
dichos acuerdos, porque de hacerse así habría que cambiar 
gran número de ellos. ^ 

Las citas de localidades de Asia presumo se refieran á la 
A. ambigua Bol. que describo á continuación y que tiene gran 
semejanza con ésta. 

Las alas posteriores son anchas en esta especie y tienen tres 
veces la anchura de los élitros, ó sean 12 mili, en la Q, mien- 
tras que en la especie siguiente solo miden 10 mili., esto es, 
dos veces y media la anchura de los élitros. 

15. A. hova Sauss. 

Mr. de Saussure ha dicho de esta especie «Dem .4. Aurivillii 
Bol., sehr nahe stehend, aber mit mehr verlángerten Hinter- 
stuck des Pronotums». Me parece más importante para la dis- 
tinción de estas especies la de ser los élitros y las alas más 
puntiagudos en la A. kova, diferencia que se aprecia mejor en 



DE HISTORIA NATURAL. 209 

las alas, las cuales, como se ha dicho, son también más estre- 
chas, aproximándose á las del seg-undo tipo de este g-énero. 

Especie de Madag-ascar, mi col. SaiuteMarie. Enviada por 
Sikora. En el Museo de Londres con el nombre de A. acuti- 
2Jenms, y en el de París con el de P. Madaffascariensis Bl. 

16. A. ambigua sp. nov. 

Magna ang"usta elong;ata, prasina. Fastig-ium verticis latum 
haud sesqui long-ius quam latius, antrorsum parum ang-usta- 
tum, á latere oculo parum longius. AntenníB articulis longitu- 
dine valde diversa parum elong'atis, ab ocellos latitudine arti- 
culi primi haud mag-is distantes. Frons indistincte sinuata, 
sparse g-ranosa; costa sulcata ante ocellum evanescens. Genae 
g-rosse tuberculatse. Pronotum dorso antice subsinuatum pos- 
tice fere rectang-ulum, carinis et sulcis parum distinctis. Lobis 
deflexis retrorsum parum ampliatis marg'ine inferiore ang-uste 
aurantio g-ranulis pallidis parvis, marg-ine postico valde arcua- 
to sinuato, ang-ulo postico retroproducto subacuto: pone sulcum 
typicum spatio Isevinitido explicato. Elytra longe subfalcata 
acuta, apicem femorum long-e superantia. Alae elytra parum 
breviores hyalin;ie disco interno roseo. Pedes long-iusculi. Fe- 
mora postica carina infero- externa pallida. Lobis mesosterni 
spatio haud transverso trapezoidali sejunctis. Abdomen subtus 
pallidum superno rufum. 2. 

Long-. corp. 34'; dorso cap. 6; antenn. 8; pron. 7,2; elytr. 34: 
alar. 28; feín. post. L5,5. Lat. max. alar. 12 mili. 

Loe. Chang"-Hai (de Montig-ny), 9-54, Museo de París. 

Probablemente se refieren á esta especie las citas de A. Auri- 
mllii asiáticas, pues tiene sumo parecido con dicha especie. Sin 
embarg-o, la forma del fastig-io del vértex es distinta, porque 
no es tan estrecho y ag-uzado como en A. Aurivillii; el espacio 
interlobular del mesosternón es más estrecho, no pudiéndose 
ya decir que sea transverso, disposición que aún conserva en 
la especie citada. También se disting-ue por las antenas más 
cortas y anchas y por no tener estrechada la quilla frontal al 
nivel de las antenas, pues en AiirivilUi llega á faltar el surco 
en este punto. 

17. A. Australiana sp. nov. 

A. siiiiUe valde próxima sed diífert: statura minore; lobis 



210 boletín de la real sociedad española 

mesosternalibus spatio subtransverso sejunctis, femora pos- 
tica minus robusta. 

Prasina. Fastig-ium sesqui long-ius quam latius, trig-onum 
antice rotundatum lateribus subsinuatis, á latere oculo vix 

long-ius. Anteniiffi ab ocellos spatio long-itudine articuli 

primi haud long-iore sejunctre. Ocuii parum elong-ati sesqui ion- 
giores quam latiores postice truncati. Frons indistincte sinua- 
ta. Costa frontalis sulcatse, marg-inibus obtuse crenulatis inter 
antennas breviter coarctatis sulco fere nullo. Geníe linea a gra- 
nulis pallidis irreg-ulariter dispositis composita. Pronotum dis- 
tincte compressum; dorso antice subtruncato postice valde ob- 
tuse ang-ulato, carinis lateralibus in prozona distinctis, coarc- 
tatis; lobis deflexis postice parum altioribus margúne inferiore 
g-rosse g-ranulato-crenulato, marg-ine postico fortiter arcuato- 
sinuato, ang'ulo postico retroproducto, subacuto, pone sulcum 
typicum spatio lasvi nitido nullo. Elytra valde acuminata femo- 
ribus posticis quarta parte superantia. Alae elytris distincte bre- 
viores hyalinse disco dilute roseo. Prosternum tubérculo haud 
transverso ápice rotundato. Lobis mesosterni spatio subtrans- 
verso sejunctis Q. 

Long". corp. $ 35; dorso cap. 6,5; pron. 7,2; elytr. 28; alar. 23; 
fem. post. 14; tib. post. 12. Lat. max. alar. 9 mili. 

Loe. Rockhampton, Australia. Museo de Estocolmo. 

Recuerda esta especie por su conjunto la angusta Karsch y 
la Blanchardi Bol., pareciéndose además á esta última especie 
por el espacio mesosternal, que es lig-eramente transverso; pero 
por el desarrollo de las alas posteriores es del g-rupo de \asÍ7}ii- 
lis Bol., de la que se disting-ue por el menor desarrollo de las 
alas, que solo tienen dos veces y medíala anchura máxima de 
los élitros. 

18. A. dentifrons sp. nov. 

Yiridis, elong-ata, compressiuscula. Antenníe ad ocellos spatio 
latitudine articuli primi sejunctse, articulo secundo intus coe- 
ruleo. Costa frontalis inter antennas súbito depressa in dentem 
producta breviter compressa et sulco destituta, ad fastig-ium 
sulcata. Fastig-ium oblong-um a latere visum oculo distincte 
long-ius. Pronotum postice obtusang-ulatum, carinis lateralibus 
leviter explicatis; lobis deflexis postice fortiter sinuatis, ang-ulo 
postico acute retroproducto. Elytra elong-ata apicem fem. post. 



DE HISTORIA NATURAL. 211 

tertia parte superantia. Alse hyalinae disco interno roseo. Tu- 
berculum prosternale truncatum. Lamina sternalis antice gra- 
nulata, intervallo mesosterni subquadrato antrorsum ampliato. 

Long-. corp. 9 25; antenn. 8; pron. 7,5; clytr. 33; fem. post. 
16,5 mili. 

Loe. Ceram Waroe (Jacouinot), 1841. Musée de Paris. 

19. A. rhodoptera (Hag-.) Karsch. 

Esta especie procede de Java y se disting-ue por tener las 
alas mucho más cortas que los élitros. 

20. A. crenaticeps Bl. 

Es muy afin á A . similis Bol., pero es una forma menos ro- 
busta y más esbelta, disting-uiéndose por la forma del fastig-io 
del vértex, que es más estrecho en el ápice, más rápidamente 
estrechado; por la quilla frontal, cuyas márg-enesno se aproxi- 
man entre las antenas interrumpiendo el surco que la recorre; 
por el pronoto, que termina por detrás en áng'ulo recto, siquiera 
esté redondeando el vértice; por los lóbulos mesosternales más 
estrechos, de modo que el espacio que los separa es evidente- 
mente más ancho que uno de ellos, siendo ala vez más rectan- 
g'ular que en A. similis, y el áng-ulo posterior de cada lóbulo 
más anchamente redondeado que en aquella especie; por los 
lóbulos laterales del pronoto, cuyo borde inferior es recto y no 
arqueado, como se ve en similis, en cuya especie presenta una 
lig-era curva sobre las coxas anteriores, y cuyo áng-ulo poste- 
rior no se prolong-a como en aquella especie, por lo que resulta 
menos curva la escotadura del borde posterior. 

El Dr. Karsch ha citado esta especie de Gayndah y Nueva 
Britania, encontrándola en el Museo Godeffroy con el nombre 
de A. crenulata F. También he visto un ejemplar de Gayndah 
en la col. del Museo de Estocolmo. 

Se encuentra, por tanto, esta especie en Nueva Guinea y 
Noroeste de Australia. 

21. A. similis Bol. 

Mr. de Saussure pone esta especie entre la sinonimia de 
A. psittaci7ia Haan, quizás por no conocer los tipos de A . simi- 
lis, pues son dos especies que no pueden confundirse; no suce- 
de lo mismo con la especie anterior, pues con ella tiene g-rande 



212 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

vsemejanza, como queda ya expuesto al tratar de aquella es- 
pecie. 

A.similis Bol. es una especie muy repartida en Oceanía, 
siquiera no lo sea tanto como se supone por haber sido con- 
tundidas bajo este nombre varias especies. 

La teng'o de las islas Aru y Key, así como de Nueva Guinea; 
citada de las Molucas, Amboina, India neerlandesa y Anda- 
man, pero he de advertir que esta última localidad merecería 
confirmarse. 

De la sinonimia de esta especie que di en la Monog-rafía hay 
que suprimir la relativa á la obra de Haan, que debe pasar á 
\a A. psilíacinalíadiU. 

22. A. Bedel! Bol. 

Es la especie que tiene más estrechas las alas posteriores, de 
modo que la dificultad que pudiera presentar para disting-uirla 
de A. similis Bol. por otros caracteres, desaparece cuando se 
comparan ejemplares con las alas extendidas; en esta especie 
apenas lleg-an á tener doble anchura que los élitros. 

Loe. Jokohama. El Dr. Karsch la ha citado del Japón y de 
Pekin. 

23. A. philippina sp. nov. 

A . psUtacina valde próxima sed diftert: Capite valde g-ranoso, 
superne carinato antennis brevioribus atque sublatioribus, 
costa frontalis sulco percurrenti; lobis deflexis pronoti aug-ulo 
postico haud retroproducto; alis margñne antico ante apicem 
stig-ma fusco, elongato ornatis, subnebulosis. (f. 

Long-. corp. of 21; dorso cap. 5; antenn. 6; pron. 4; elytr. 19; 
fem. post. 9 mili. 

Loe. Filipinas, Dolores (Mazarredo). 

La coloración en el tipo es pardo neg-ruzca, pero sabido es 
que en muchas especies se presentan individuos con colo- 
ración análoga al lado de otros en los que domina la oli- 
vácea. 

24. A. Dohrni sp. nov. 

A. psiUacina primo intuito simillima sed fastigio verticis 
breviore oculo parum longiore, intervallo mesosternali retror- 
sum minus angustato, femoribus posticis brevioribus differt. 



DE HISTORIA NATURAL. 213 

Long-. corp. cf 23; dorso cap. 5,5; antenn. 7; pron. 4,5; elytr. 
23; fem. post. 10 mili. 

Long-. corp. 9 33; dorso cap. 6,5; antenn. 6,5; pron. 6,2; elytr. 
38; íem. post. 14 mili. 

Loe. Nord Borneo (Waterstradt.) 

Eíta especie rae ha sido enviada por el Sr. Dotirn, de Stettin, 
con otros muchos insectos interesantes de ig-ual procedencia; 
á él se debe el conocimiento de numerosas especies de esa re- 
gión de Borneo, por lo que me complazco en dedicarle esta 
Atractomorpha. 

25. A. psittacina de Haan. 

Mr. de Saussure ha puesto en claro la sinonimia de esta es- 
pecie, véase «Abhandl. der Senckenb. naturforsch. Gesellsch. 
Bd. XXI, Heft. IV, p. 639, nota. 

Karsch cita esta especie de Bintang-, Borneo, Mandhor, Siam 
y Manila, pero es posible que alg-una de estas localidades se 
refiera más bien á las formas afines. En el Museo británico 
fignira un ejemplar de Filipinas con el nombre de contracta. 

Algete g-en. nov. 

Corpus elong-atum apterum costulatum. Caput pronoto lon- 
g-ius. Fastig-ium mag-num. Frons subhorizontalis costa sulca- 
ta, Ínter antennas compressa et sulco destituta. Antennse tri- 
quetrge ang-uste ensiformes acute marg-inat» prope apicem 
fastig-ii insertfe ab oculos long-e distantes. Ocelli parum dis- 
tincti. Oculi parvi oblong-i. Pronotum antice truncatum 
postice emarg-inatum, dimidio antico tri-dimidio postico quin- 
que-carinatum; metazona brevissima; lobis deflexis elon- 
g-atis marg-ine interiore subsinuato. Pedes breves costulati. 
Femora postica brevia, área infero externa ang-usta carina su- 
periori serrulata a basi compresso-lobata. Tibiae posticse g-ra- 
ciles canthi obtusi spina apicali externa instructfe. Tarsi bre- 
ves, articulus primus articulo tertio subbrevior. Prosternum 
antice strumoso-erosum. Lobis mesosternalibus postice am- 
pliatis, subelong-atis, ang-ulo interno breviter rotundato spatio 
latiore sejunctis. Foveolis metasternalibus parvis inter se dis- 
tantibus. Abdomen pluri-carinulatum, costa dorsali denticu- 
lata. Valvulse ovipositoris breves sinuatse Q. 

A primera vista el insecto recuerda el g'énero Ormira Walk. 



214 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

(Protomachus Stal), pero los fémures posteriores son semejan- 
tes á los de unñ. Atractomorpha, por el escaso desarrollo del 
área infero-externa. que casi es normal; se disting-ue además 
de este g-énero porque la quilla frontal es comprimida entre 
las antenas y desprovista en este trayecto de surco long-itudi 
nal, y el abdomen está provisto de dientecitos á lo larg-o de la 
quilla media en la terminación de cada seg*mento, hallándose 
éstos además recorridos por quillas longitudinales. 

1. A. Brunneri sp. nov. 

Sicco pallide testaceus. Caput superne usque ad apicem fas 
tig-ii carinatum, occipite subcostulatum. Frons g-ranulis ni- 
g-ris adspersa, Pronotum inter carinas subcostulatum; lobis 
deflexis marg*ine postico sinuato, ang-ulo postico acuto fere 
retro-producto. Femora postica |area externo media costulis 
rug-atis valde obliquis sub long-itudinalibus instructa. Struma 
prosterni crenulata, medio emarg-inata. Seg-mentum anale $ 
área media trig-ona acute delinéala. Lamina supraanalis 
triang-ularis brevis, medio sulcata 9. 

Long-. corp. 36; cap. 8; antenn. 8; pron. 5,5; fem. post, 11. 

Loe. Pernambuco (Weilenmann). Un solo ejemplar 9 de la 
colección del Sr. Brunner von Wattenwyl (Museo de Viena). 

Uhagonia g-en. nov. 

Fastig-ium long-um triang-ulare. Frons valde obliqua costa 
oblitterata sulcata, tantum inter antennas elevata, ante apicem 
fastig-ii abrupte terminata. Antennae brevissimse, crassiusculse, 
vix ante ocellos insertae. Pronotum superne teres obtusissime 
tectiforme sulco typico pone médium sito, lobis deflexis tra- 
pezoid'alibus marg-ine inferiore obliquo haud sinuato, ángulo 
postico acuto. Elytra squamseformia, brevissima. Alse nullse. 
Femora postica triedrica acute carinata área inferiore minus 
quam externo-media dilatata. Tibiee posticse marg-inibus obtu- 
sis extus príeter spinam apicalem 10, intus 12 spinosae. Pros- 
ternum tuberculatum. Intervallum mesosternale transver- 
sum, latius quam lobis mesosternaiibus. Valvulíe bvipositoris 
mag-nae, elongatse, superiores subsinuata? inferiores ante api- 
cem sinuataB 9. 

Género afín al Atractomorpha, al que se aproxima por la 
posición de las antenas, distinguiéndose en esto de los g-éne- 



DE HISTORIA NATURAL. 215 

ros americanos, así como del SchuJthessia del mismo Mada- 
gascar. 

Lo dedico á la memoria de nuestro colega D. Serafín Uha- 
o-ón, cuya labor ha sido tan útil para la entomología de la 
Península en el orden de los coleópteros objeto de sus largos 
estudios. 



1. Uli. sphenarioides sp. nov. 

Fallida vel flavescens ruguloso-punctata. Fastigium oculo 
fere duplo longius, marginibus crenulatis. Costa frontalis inter 
antennas marginibus sensim incrassato-ampliatis, crenulata 
in dentem productam. Antennse fuscse, crassiusculse; brevis- 
simse in Q apicem frontis liaud attingentes. Pronotum dorso 
antice subemarginato postice obtusissime rotundato-truncato; 
lobis deflexis margine inferiore calloso-cicatricoso , margine 
postico, subsinuato. Elytra brevissima, lanceolato-cordiformia 
sulcato impressa ápice excepto fusco -n igra. Lamina supra- 
analis acute trígona Q. 

Long-. corp. 42; cap. 7; antenn. 7; pron. 7,8; elytr. 1,8; íem. 
post. 18 mili. 

Loe. Madagascar. 

Omura Walker. 

Este nombre propuesto por Walker en 1870 debe sustituir al 
de Protomachus Stál publicado en 1876. 

La especie Omura congrua Walker = Protomac/ms depressus 
Stál se halla citada de Para, región del Amazonas; Archido- 
na (Walker); Perú (Stál, Karsch); Alto Amazonas (Bolívar). 

Minorissa Walker. 

Este es otro de los géneros de Walker que he podido descu- 
brir en el Museo Británico; corresponde al que yo había lla- 
mado Phymaptera. La Minorissa 'pustiüata Walker parece ser 
la Phymaptera jiicunda Bol. 

Walker solo conoció el 0% el cual, lo mismo que la Q, está 
provisto de alas, siquiera sean muy cortas. 

El Dr. Karsch dice (Ent. Nachr. 1888, p. 331) que duda si 
puede referirse á esta especie un q^ que posee el Museo de Ber- 
lín proporcionalmente más pequeño (17 á 18 mm.), con élitros 
que no alcanzan al extremo del abdomen y desprovistos de 



216 boletín de la. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

tubérculos negros; en cambio el descrito por Walker tendría 
no solo puntos, sino hasta una pequeña línea longitudinal ne- 
g-ra sobre los élitros; ambas cosas faltan en mi ejemplar que 
refiero á esta especie y que procede de Venezuela, y en otro 
de ig-ual procedencia de la col. Finot. Como el d" solo ha sido 
descrito por Walker conviene describirlo de nuevo. 

Corpore ang-usto. Capite pronoto distincte long-iore. Anten- 
niií long-iuscúlis, ñliformibus. Pronoto dorso carinis leviter ex- 
plicatis. Elytris apicem abdominis haud vel vix superantibus 
punctis nig-ris plerumque nullis. Seg-mento anali brevi, ob- 
tuso cT- 

Long-. corp. ^ 22; cap. 5,5; antenn. 9,5; pron. 3,5; elytr. 9,5; 
fem. post. 10,5 mili. 

Citada de Colombia y Venezuela, por todos los autores. 

Deraspiella Bol. nom. nov. 

Propong'o este nombre para sustituir al de Deraspis emplea- 
do con anterioridad para un g-énero de Coleópteros por Blan- 
chard. 

La especie no ha vuelto á ser observada. 

Buyssoniella g-en. nov. 

Caput conicum pronoto brevius. Costa frontalis inter an- 
tennas compressa et sulco destituta denique sulcata. An- 
tennse teretes basi obtusi triquetríe, breves ante ocellos in- 
sertse. Genre crenulatte. Pronotum postice obtusang'ulatum, 
carinis subindistinctis, sulco typico pone médium sito, marg-i- 
ne inferiore crenulato ang'ulo postico retro producto. Elytra 
lanceolata. Prosternum tuberculatum. Femora postica trique- 
tra, área infero-externa lata. Tarsi long-iusculi, articulus se- 
cundus articulo primo dimidio brevior. 

1. B. madecassa sp. nov. 

Viridis. Caput rug'ulosum. Fastig-ium oculo haud long-ius. 
Frons a latere visa haud sinuata. Genfe strig-osse. Pronotum 
dorso subdeplanato postice obtusang-ulato producto, rug-ulo- 
so, carina media subindistincta, carinis lateralibus a g-ranu- 
lis indicatis, sulco postico parum pone médium sito. Elytra 
campo mediastino dilatato, campo discoidali basi puncto nigro 
ornato. Ake elytris breviores ápice truncatse. Femora postica 



DE HISTORIA. NATURAL. 217 

canthis acutis carina superiore crenulata. Prosternum tubér- 
culo antice concavo ápice rotundato. Intervallo mesosterni 
transverso postice ang-ustiore. Valvulse ovipositoris compressa^, 
superiores minute serrulatíe. Cerci breves depressi. Lamina 
supra analis trig-ona 9- 

Long-. corp. 9 30; pron. 8; elytr. 17,5; fem. post. 17 mili. 

Loe. Nossibe (Humbert), 1616. Museo de París. 

Schultliessia gen. nov. 

Fastigium elongatum. Antennas Q triquetrge angustse, cf vsub- 
filiformes, ^^9 articulo tertiointus callo nig-ro instructo. Geiise 
crenulata;. Pronotum postice obtuse ang-ulato, carinis latera- 
libus nuUis; lobis deflexis prgecipuse in Q postice valde altiori- 
bus margine postico recto , marg-ine inferiore crenulato, an- 
g'ulo postico haud retro-producto. Elytra lanceolata acuta. Abie 
perfecto explicatfe. Prosternum tuberculatum. Tarsi postici 
insigniter elongati articulus secundus articulo primo vix 
brevior. 

1. Sch. biplagiata sp. nov. 

Viridis. Caput depressiusculum ; fastigium elongatum an- 
trorsum sensim ang-ustatum. Frons valde obliqua, long-itudi- 
naliter rug'ulosa. Antennse ,¿ filiformes fusco zonatse, subtus 
fusciores; Q breviores; anguste ensiformes; articulo tertio Intus 
callo nigro distinctissimo. Pronotum long-itudinaliter strigo- 
sum callis rufis raris sparsis, prozona postice callisnigrisduo- 
bus príedita. Elytra prasina basi puncto fusco, venis punctis 
sanguineis signatis. Alee dilute coccinese, in 9 ápice ipso hya- 
lino. Pedes viridi. Abdomen dorso sanguíneo. 

Long. corp. ^ Q 21-.34: antenn. 8-6,5; pron. 4,5-9; elytr. 18-28; 
fem. post. 1116; tars. post. 5-7 mili. 

Loe. Bale d'Antongil (Madagascar); Sainte Marie (Mada- 
gascar). 

Esta especie, que he visto primero en la col. del Dr. Schul- 
thess, á quien me complazco en dedicar el género, y más tarde 
en la del Sr. Finot, existe también en la mía, gracias á la 
complacencia de este ilustre colega. 



T. v.-Abril, 1905. 



boletín de la real sociedad española 



Las cuarcitas bismutíferas de Conquista (Córdoba) 

POR 

D. EDUARDO HERNÁNDEZ-PACHECO. 



I. 

La escasez de minerales de bismuto en España presta cierta 
importancia el descubrimiento de los yacimientos de este 
metal señalados en el rincón NE. de la provincia de Córdoba, 
uno en término de Conquista, próximo al pueblo, y otro cerca 
de la aldea de Ventas de Azuel, distantes entre si unas tres le- 
g-uas próximamente. Contribuye á aumentar el interés de estas 
menas la forma especial como se presentan, constituyendo una 
formación en cierto modo diferente de las típicas y comunes 
en otras regiones, y también el ser el mineral dominante 
nuevo, seg'ún creemos, en la g-ea española. 

Los yacimientos bismutíferos que nos ocupan fueron denun- 
ciados hace muy pocos años por los Sres. D. Blas Martinho, 
metalúrg-ico italiano, y Mr. Paul Linares, ingeniero de Minas, 
francés; habiendo presentado el primero en la Exposición In- 
dustrial y Agrícola de Córdoba de 1903 y en la Exposición Re- 
gional Andaluza, verificada en la misma población, durante 
la primavera de 1904, interesantes ejemplares, que en nuestra 
calidad de Jurado calificador tuvimos la ocasión de examinar 
juntamente con muestras de bismuto metálico obtenido por el 
expositor, que con justicia fué recompensado con uno de los 
premios que se otorgaron en el certamen. 

Para apreciar los caracteres que diferencian los yacimientos 
de Conquista de los de otras reg-iones, creo oportuno hacer una 
lig-era reseña de los más típicos y característicos actualmente 
en explotación, é indicar después los datos que tenemos de los 
de la provincia de Córdoba. 

Es sabido que como caracteres generales de los yacimientos 
de bismuto se señalan: 1." El presentarse exclusivamente en 
las rocas de formación antig'ua, g-ranitos, g-neis, pizarras cris- 
talinas, pizarras paleozoicas, etc. 2.° Estar asociado el mineral 
á otros varios, por lo común en g-ran número, siendo los más 



DE HISTORIA NATURAL. 219 

frecuentes los de níquel, cobalto, arsénico, hierro, cobre, 
plata, plomo, oro y también estaño, tung-steno y molibdeno, 
■obteniéndose en la mayor parte de los casos el bismuto como 
producto accesorio en las explotaciones de otros metales. 
Y 3.° Ofrecerse el mineral en forma de filones de fractura ó en 
masas de contacto. 

Los más importantes yacimientos son los explotados en Bo- 
livia, considerados por Fusch como los más productivos del 
mundo. Las principales minas por su riqueza son las de los 
alrededores de Sorata, sobre todo las de Chorulco y Tazna, si- 
tuadas en las cumbres de los Andes á 5.603 y 5.105 metros de 
altitud. El terreno de estas localidades, seg-ún Forbes, es devó- 
nico, constituido predominantemente por g-rauwakas y piza- 
rras, atravesadas por erupciones de pórfidos verdosos. Los filo- 
nes, algunos de un metro de potencia, arman en las rocas 
•eruptivas y en las pizarras, abundando más en los contactos de 
unas y otras; la g'ang-a es cuarzo acompañado á veces de bari- 
tina y siderosa. El mineral de bismuto consiste en una mezcla 
de muchas especies: nativo, sulfuros del mismo metal y pro- 
ductos de alteración, constituyendo á veces especies raras, 
acompañando á los minerales bismutíferos, sulfuros, como cal- 
-copirita, blenda, galena y tetraedritas, compuestos de estaño, 
oro y plata. 

Los yacimientos de Norte América y de Australia concuerdan 
con los anteriores en presentarse el bismuto como mezcla acce- 
soria de especies de diversos metales; así en Méjico, en las 
minas de Guauajuato, acompaña á los minerales de plata. En 
varias localidades de los Estados Unidos está asociado al oro y 
teluro, como en las minas de Yirg'inia y Monroe y Tellurium 
de Georg-ia y Carolina septentrional; en otras, unido al tung-s- 
teno, señaladamente en la mina Lañe del Connecticut, mien- 
tras que en el distrito de Casterfield (Carolina meridional) 
aparece al estado nativo ó sulfurado, y en las minas del Colo- 
rado, Utah y Montana, es frecuente, constituyendo especies 
raras. 

En Tenterfielcl, condado de Clive, Australia, se mezcla con 
el oro y el molibdeno el metal de que tratamos en estado na- 
tivo, de carbonato y otros compuestos, cuyas minas alcanzan 
la riqueza del 60 por 100, y con el cobre en Cobar (condado de 
Eobinson). Otras minas ricas son las del monte Ramsay, en 



220 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Tasmania, donde los potentes filones de estañó contienen el 
bismuto acompañando al wolfram. 

Esta asociación de minerales es también corriente en Europa. 
En los yacimientos alemanes de Sajonia y la Selva Negra, que 
como en todos los casos radican en rocas antig-uas, acompañan 
al bismuto nativo, bismutina y bismutita, minerales de plata, 
cobalto y urano, ó como en Schneeberg-, donde el bismuto se 
encuentra én filones cobaltíferos. En los austro-húng-aros del 
Erzeg-ebirg-e existe el metal que nos ocupa en filones argentí- 
feros ó en yacimientos estanníferos; y en las minas de oro y 
plata de Rezbanya (Transilvania) acompañando, al estado de 
telururo, á los metales preciosos. 

Caracteres análogos muestran los yacimientos ingleses, 
donde el bismuto juega un papel accesorio en minas de estaño 
ó cobre. 

El yacimiento de Meymac, en el granito porfiroide de Co- 
rréze, Francia, consiste en un filón de cuarzo que contiene en 
los afloramientos wolfram, mispikel y minerales arseniatados 
y fosfatados, y en la profundidad se carga de bismuto al es- 
tado nativo, de sulfuro é liidrocarbonato; pero siempre acom- 
pañado de compuestos de arsénico, antimonio, plomo, cobre. 
hierro, etc., siendo á su vez bismutíferos estos minerales, sobre 
todo el mispikel, que abunda allí bastante. 

En España el bismuto se ha señalado al estado nativo aso- 
piado á la blenda en escasa cantidad en la roca plutónica que 
atraviesa el gneis de Guinarel (1), en la provincia de Gerona, 
cerca de la frontera francesa, del cual hay ejemplar en el Mu- 
seo de Ciencias naturales. También lo cita vagamente y con 
duda el Sr. Naranjo de los Pirineos de Arag'ón. La wittichenita 
ha sido mencionada por el tír. Fernández Navarro en mezcla 
con calcopirita y malaquita cerca de San Esteban de los Patos, 
¡)rovincia de Avila, según un ejemplar existente en el mencio- 
nado Museo (2). 



(1) Me comunica el Sr. Calderón que el nombre de Espimbel con que flg-uraba en 
las colecciones del Museo de Ciencias naturales de Madrid, estaba evidentemente 
equivocado; error debido al estado borroso de la antigua etiqueta manuscrita que 
acompañaba al ejemplar. Nuestro distinguido consocio, el P. Font, que ha visitado 
aquella localidad detenidamente, lo ha comprobado sin ningún género de duda, 
además de que con dicho nombre no existe ningún pueblo ni término conocido. 

(2) An. Soc. esp. de Hist nat., t. xxiv. Actas, píg. 91. 



DE HISTORIA NATURAL. 



II. 



Los yacimientos recientemente descubiertos en el NE. 
de la provincia de Córdoba, tanto el próximo al pueblecillo de 
Ventas de Azuel como el situado en Conquista, distantes entre 
sí unos quince kilómetros, se hallan hacia el orig-en de los ríos 
Yeg-uas y Guadalmar, cerca de ia vertiente S. de la sierra 
Madrona y situados en la estrecha faja cámbrica que de NO. 
á SE. pasa por entre la zona g-ranítica de los Pedroches, de la 
que distan muy poco, y la g-ran mancha silúrica de la provin- 
cia de Ciudad Real, que corre al N. 

Seg'ún los datos que me han suministrado los Sres. Martinho 
y Linares, el mineral se presenta entre las pizarras cámbricas, 
¡Dero con caracteres distintos en el N'acimiento de Ventas de 
Azuel que en el de Conquista. 

El primero parece consistir en varios filoncillos cuarzosos 
dirig-idos en términos g-enerales de ONO. á ESE., los cuales 
se cruzan y enlazan entre sí guardando en su conjunto la di- 
rección dicha. Unos contienen carbonato de cobre con pintas 
de calcopirita; otros, arseniuros de cobalto con eritrina, como 
he podido comprobar en alg-unos ejemplares, y en otros do- 
mina el mineral de bismuto acompañado también de produc- 
tos arsenicales, pues alg-unos ejemplares, cuando se les ensaya 
en la oquedad del carbón, producen, además de la aureola ca- 
racterística del bismuto, otra más alejada del color blanco 
azulado, percibiéndose, aunque con poca intensidad, el olor 
propio de los vapores del arsénico; aseg-urando, por otra parte, 
el propietario de las minas, Sr. Martinho, que al tostar los mi- 
nerales para la obtención del bismuto metálico, desprendíanse 
en abundancia los mencionados vapores. 

Como se ve, el yacimiento de Ventas de Azuel concuerda, 
por lo tocante á los minerales que se presentan asociados al 
bismuto, con otras minas que hemos mencionado antes; pero 
los yacimientos de Conquista parecen diferir de éstos; no se 
reconoce en éstos, seg'ún el relato del ingeniero Mr. Paul Li- 
nares, verdadero filón claro y patente, sino que se presenta el 
mineral impregmando á una roca que por su aspecto juzgó á 
primera vista como pórfido cuarcífero descompuesto y frag- 



222 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

mentado. Esta roca, que, como veremos después, no es sino una 
cuarcita bismutífera, constituye islotes entre las pizarras cám- 
bricas, los cuales están en conjunto orientados hacia el ONO., 
no percibiéndose, como en los filones de Ventas de Azuel, rela- 
ciones con minerales de cobre, ni cobalto ó arsénico; única- 
mente á unos 500 metros de los afloramientos existe un filon- 
cillo de g'alena, cuya dirección es tal que su prolong-ación pa- 
sará por los manchoncillos bismutíferos. 

Tanto uno como otro yacimiento han sido objeto de explota- 
ción, aunque no en g-ran escala. En Azuel, y también en Con- 
quista, se recog'ió bastante cantidad de mineral en cantos 
sueltos, sobre el terreno, procedentes de la alteración y destruc- 
ción natural de los crestones; las labores en el primero de los 
citados sitios fueron muy reducidas, pues á los pocos metros, en 
un pozo que se hizo, encontróse demasiada cantidad de agua 
para los escasos medios de desagüe con que se contaba, y sus- 
pendiéronse los trabajos. La mina de Conquista está en mar- 
cha, si bien se carece de datos exactos respecto á la cantidad 
de mineral que produce. 



III. 



Lo característico de los yacimientos bismutíferos cordobeses 
es que, aparte de los filoncillos de Ventas de Azuel, donde se 
han recog^ido ejemplares de mineral nativo de un espesor de 
un par de centímetros, consiste la roca que contiene la mena 
en una cuarcita que lleva como minerales accesorios del 
cuarzo .tan g-ran cantidad de gTanillos microscópicos de bismuto 
nativo y al estado de hidrocarbonato, que algunos ejemplares 
alcanzan una riqueza de 40 por 100. 

Estas cuarcitas son unas de color blanco azulado, distin- 
g-uiéndose en ellas á simple vista los granos de cuarzo que las 
constituyen, y entre ellos los de bismuto nativo, alg-unos de un 
tamaño de seis á ocho milímetros, pero más frecuentemente al 
estado de partículas solo distinguibles con auxilio de la lente. 
Otros ejemplares, los más ricos, tienen el aspecto de areniscas 
grisáceo-amarillentas con alguna que otra pequeñísima pinta 
de bismuto. 

Tanto unos como otros son muy pesados, carácter por el 



DE HISTORIA NATURAL. 223 

cual diferéncianse en seg-aida de las cuarcitas y areniscas co- 
munes. 

Para estudiar la constitución íntima de estas rocas es prefe- 
rible á los ensayos químicos examinarlas en secciones delgfa- 
das al microscopio. Reducida la roca á polvo se reconoce, por 
elementales ensayos por vía seca y húmeda, la abundancia 
del bismuto; siendo de notar que cuando se la calcina en tubo 
cerrado por un extremo, desprende abundante vapor de ag-ua, 
indicio de la presencia en su composición de un mineral hidra- 
tado; carácter que, unido á otros que revela la inspección mi" 
croscópica, nos ha hecho suponer que éste sea el hidrocarbo- 
nato de bismuto ó MsimUita. 

Las secciones delg-adas de la roca muestran estar constituida 
por un agTeg-ado granudo-cristalino de cuarzo y bismuto, y 




Cuarcita bismiUífera de Conqaiüa.—l, bismuto; 2, bisnmtita; 3, cuarzo. 

una materia de color amarillo transluciente y amorfa, pro- 
ducto de alteración del seg-undo, la bismutita, que, insinuán- 
dose por entre los otros minerales, rellena todos los intersticios, 
y en forma de inclusiones pulverulentas enturbia los cristales 
de cuarzo, como se observa en el adjunto dibujo esquemático 
de una preparación vista á luz natural. 
Los caracteres que presentan las preparaciones de los varios 



¿24 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ejemplares de la roca bisrnutífera son los mismos en cuanto 
al aspecto de los tres minerales que la constituyen, consis- 
tiendo las variaciones en que mientras en las cuarcitas azula- 
das y ricas á simple vista en bismuto, los g'ranos de este mi- 
neral son de g-ran tamaño y el producto de alteración escaso, 
en las de color amarillento los g-ranitos de bismuto son mucho 
más pequeños, se presentan rodeados por completo del mineral 
orig"inado por su alteración, y éste en mucha mayor cantidad, 
Ueg-ando en los ejemplares de aspecto terroso, que por lo g-e- 
neral son los más ricos, á quedar reducido el bismuto á peque- 
ños núcleos en el seno de la bismutita que invade y envuelve 
por completo á los cuarzos. 

El mejor medio para observar este carácter es emplear ex- 
clusivamente luz reflejada, obturando la abertura del dia- 
frag-ma iris con el accesorio destinado á este efecto: entonces 
los cuarzos aparecen negTos, las partículas opacas de bismuto 
se destacan por su brillante color blanco metálico y superñcie 
g-ranujienta, señalándose claramente la bismutita, que es 
amari'Ua, formando á modo de red de gruesos nudos é irreg"u- 
lares mallas que se extiende por todo el campo de la prepa- 
ración. 

Los cuarzos ofrecen contornos irregulares y con más fre- 
cuencia exag-onales, de lados próximamente del mismo ta- 
maño correspondientes á secciones normales al eje principal, 
ó en forma de exág-onos alarg-ados que pertenecen á secciones 
peralelas ú oblicuas al eje. Es muy general que los cristales 
presenten abundantes grietas por las que se ha insinuado la 
bismutita y repartido en inclusiones pulverulentas en el centro 
del cristal. El empleo de la luz polarizada pone en evidencia 
que muclios están maclados y que han sufrido una recristali- 
zación acusada por un núcleo exagonal concéntrico con el 
contorno exterior. 

Los granillos de bismuto se hallan en unas preparaciones en 
contacto directo con los cuarzos, y en otras, como se ha dicho, 
ocupando el centro de las partículas de bismutita. Esta es de 
color amarillo y casi opaca, pues únicamente en las secciones 
bastante delg-adas, ó en los bordes muy ñnos, estransluciente, 
sin acción á la luz polarizada, y, como ya se ha dicho, aparece 
como un producto de alteración del bismuto á quien envuelve, 
insinuándose por entre los cristales de cuarzo, dentro de los 



DE HISTORIA NATURAL. iio 

que penetra por las grietas, llenando de inclusiones pulveru- 
lentas el centro de los mismos. 

Tales son los datos que he podido reunir respecto á los yaci- 
mientos y minerales de bismuto de Córdoba, ün estudio dete- 
nido sobre el terreno sería muy conveniente para el completo 
conocimiento de esta interesante localidad; pero conviene 
aplazar la visita para cuando los trabajos mineros estén más 
adelantados. 

Las ardillas de España 



A. CABRERA LATORRE. 

Aunque todos los autores que de mamíferos españoles se han 
ocupado están conformes en considerar como Sciurus viilgcms 
todas las ardillas de nuestra Península, es lo cierto que en ésta 
existen varias formas de Sciurus perfectamente distintas entre 
sí, y á la vez diferentes de la ardilla de Escandinavia, que 
en rigor es la desigmada por Linneo con aquel nombre. En pri- 
mer lug-ar, tenemos en los Pirineos orientales una especie con 
pelaje obscuro y cola neg*ra, ya descrita por Federico Cuvier, 
que la llamó S. alpimis. Una segunda forma, con el pelo del 
lomo muy obscuro y la cola roja, vive en las provincias centra- 
les, siendo muy posible, aunque no seg'uro, que se extienda 
hacia las del noroeste. En la cuenca del Guadalquivir he ha- 
llado otra ardilla, notable sobre todo por su reducido tamaño, 
y cuyo pelaje es en el dorso y la cola de un rojo obscuro uni- 
forme. Finalmente, la ardilla de Francia y del centro de Euro- 
pa, que con frecuencia se confunde con el S. vulfjaris, aun 
cuando ya Kerr (1) la separó bajo el nombre de S. rufas, pa- 
rece existir también en España, si bien en el rincón nordeste 
solamente, ó sea en Cataluña y tal vez en Aragón. 

La especie últimamente mencionada distingüese fácilmente 
de todas las demás por su pelaje rojo amarillento claro, con la 
garganta, el pecho y el vientre blancos, y con la cola del mismo 
color que el dorso, pero presentando en su cara inferior cinco 



¡) Animal KiHgdodi, l~[»2, p. 2"5. 



225 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

líneas blanquecinas y mal definidas, que alternan con otras. 
pardas, coloración debida á que los pelos, en aquella parte,, 
están anillados de ambos colores en g-ran parte de su long-itud. 
Este tipo de Scinrus, que es la ardilla vulg-ar de casi todos los 
autores franceses y alemanes, se halla distribuido por Francia, 
Suiza, los Países Bajos y Alemania. De procedencia española 
no he visto ning-ún ejemplar idéntico á los que vienen de estos 
países; pero á pesar de eso, creo indudable que el S. rufus existe 
en las partes bajas de Cataluña, pues todos los datos que acerca 




Distribución probable de los Sciiims en España. 



de la ardilla de esta reg-ión he podido obtener, se refieren á un 
animal de color claro, con la cola vag-amente listada de blanco- 
sucio por debajo, y aun me parece verosímil que se extienda 
hacia el sudoeste hasta la cuenca del Ebro. 

La ardilla del centro de España y la de Andalucía no han 
sido descritas hasta ahora, y por lo tanto las presentaré como 
especies nuevas. Para alg-unos acaso no pasen de la categ-oría 
de subespecies ó razas g-eog-ráficas, pero el nombre es aquí lo 
de menos: el hecho es que todas estas formas se disting-uen 
perfectamente unas de otras; que sus diferencias son tan cons- 
tantes como marcadas, y que no hay, 6 por lo menos yo no h& 
podido encontrar, ejemplares con caracteres de transición. 



DE HISTORIA NATURAL. 227 

Sciurus infuscatus sp. n. 

Parecido al S. riifus, pero un poco mayor, con colores mucho 
más obscuros y con una sola raya blanca por debajo da la cola. 

Color castaño intenso, muy obscuro en el lomo y parte su- 
perior de la cabeza, donde en la mayor parte de los ejemplares 
lleg-a á ser casi neg-ro. Lados de la cara de un g-ris rojizo claro; 
labios, g-arg-anta, pecho y vientre, blancos, lo mismo que la 
parte interna de los miembros hasta junto al pie; también hay 
blanco, aunque menos puro, en los bordes de los dedos. Los 
pinceles de las orejas son de un castaño sucio, que hacia la 
punta pasa gradualmente á neg-ro. Cola de color castaño vivo,, 
con alg'uno que otro pelo blanco por encima en alg-unos ejem- 
plares; por debajo, estos pelos blancos ocupan toda la linea 
media y forman una banda central blanca de anchura varia- 
ble, pero siempre bien marcada. Todos los pelos castaños de la 
cola tienen la mitad basilar, que permanece oculta, de un g-ris 
de acero obscuro, y presentan en la raíz una pequeñísima por- 
ción blanca. Sobre el lomo, los pelos lanosos son g-rises en la 
base y rojos en la punta, mientras el pelo sedoso, que es muy 
abundante, es enteramente neg-ro ó castaño obscuro y muy 
lustroso. 

No he hallado diferencias de coloración entre el pelaje de in- 
vierno, que es el que presenta el tipo, y el de verano; en todos 
los meses del año se encuentran ejemplares neg-ruzcos y otros 
más rojos; pero de todos modos, el color del dorso es muy obs- 
curo y no puede confundirse con el del S. rufiis. Tampoco cabe 
confusión entre el >S'. infuscatus y el >S'. Jeuciirus Kerr, de Ing-la- 
terra; este último tiene en el invierno los costados g-rises, y la 
cola, que por encima es del mismo color del dorso, en los lados 
y por debajo es blanca durante g-ran parte del año. Además, 
es de notar que en el S. infuscatus los pelos de la cola no son 
tan francamente dísticos como en las demás formas europeas. 

Dimensiones del tipo: cabeza y cuerpo, 280 mm.; cola, sin 
los pelos, 230; oreja, 33; pie posterior, sin uñas, 6.5. 

Cráneo: long-itud occipitonasal, 59 mm.; long-itud basi- 
lar, 50; ancho en los zig-omáticos, 36; long-itud de los nasales,, 
19; ancho máximo de los mismos, 9; ancho interorbitario, de- 
trás de las apófisis, 17; ancho de la caja cerebral, detrás del 
arranque de los zig-omáticos, 24; diastema, 14; serie de mola- 
res superiores, 10,5. 



-228 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

El cráneo es mu}' parecido al del S. rufas, pero más g-rande 
y con las series de molares más convexas. 

HaJ). — España central, en todos los sitios montañosos y espe- 
cialmente en los bosques de pinos. Los ejemplares que yo he 
estudiado proceden de las provincias de Madrid, Soria y Avila. 
Debe encontrarse también la misma especie en Salamanca, 
pues lie oído decir á personas que han cazado en esta región 
■que las ardillas tienen una banda blanca debajo de la cola, y 
■es muy posible que llef,'-ue hasta el extremo noroeste de la Pe- 
nínsula. Seoane (1), después de decir que la ardilla g-alleg-a es 
de color «rojo obscuro en su parte superior y blanquecino por 
«1 vientre», menciona un ejemplar más claro que los de otras 
partes de España; pero como añade que era también más pá- 
lido que las demás ardillas de Europa, fácil es que se tratase 
■de un individuo con tendencia al albinismo. 

TÍ2)o.—\]i\ macho adulto de las IN'avas del Marqués. (provin- 
cia de Avila, á 241 metros de altura), existente en mi colección 
particular; obtenido el 26 de Octubre de 1904 por D. Manuel 
Martínez de la Escalera, que ha tenido la amabilidad de reg-a- 
iármelo. 

Sciurus beeticiis sp. n. 

Es probablemente la más pequeña de todas las formas euro- 
peas del yénero Sciurns, disting^aiéndose además por tener la 
cola de un solo color, ig-ual al del lomo. 

Pelaje castaño rojo intenso en las partes superiores, blanco 
-en las inferiores. El blanco no se halla tan extendido como en 
■el S. infascatus, ni aun como en oiS. riifus, quedando limitado 
á la parte media de la superficie ventral. Lados de la cara, en 
torno de los ojos, de un color mucho más pálido que el resto 
de la cabeza, tirando á amarillento sucio. Cola del mismo co- 
lor que el lomo, uniforme, sin fajas blancas en su cara infe- 
rior. 

Dimensiones: cabeza y cuerpo, 200 mm.; cola, 160; pie pos- 
terior, sin uñas, 50. 

Estas medidas no son sino muy aproximadas, por estar to- 
madas en ejemplares disecados. El no poder disponer de nin- 



(1) Fauna mastoU'jica de Galicia. 1861, p. i'yi. 



DE HISTORIA NATURAL. 229 

gún ejemplar en piel ó en carne me ha impedido también 
examinar el cráneo. 

Halj. — Andalucía; en Sierra Morena, ó por lo menos en la 
parte occidental de la misma. Parece ser especie muy rara; 
muchas personas que conocen la fauna andaluza me han ase- 
«'urado no haber oído jamás hablar de ardillas; pero es evi- 
dente su existencia en la parte montañosa del norte de la pro- 
vincia de Sevilla, y Martínez Reg-uera (1) las menciona en el 
término de Montoro. 

Sería interesante comparar con estas ardillas andaluzas otras 
también muy pequeñas, que parecen encontrarse en la Sierra 
de Seg-ura, pues es muy probable que pertenezcan á la misma 
especie, en cuyo caso habrá que dar por patria al 6'. Ixeticiis 
toda la Sierra Morena. 

Tipo. — Un ejemplar montado que hay en el Museo de la Uni- 
versidad de Sevilla, procedente de Alanis. en la misma pro- 
vincia. Está con pelaje de verano, y por consiguiente carece 
de pinceles en las orejas. 

Después de describir estas dos formas nuevas, no me parece 
fuera de lugar dar también una descripción detallada del 
^S'. alpinus de los Pirineos. Barrett Hamilton considera esta es- 
pecie como un simple caso de melanismo (2); pero después de 
haberla comparado con las demás formas europeas, me veo 
precisado á disentir de esta opinión. No niego que, dada la fre- 
cuencia con que el melanismo se presenta en el género í^chi- 
nis, pueden encontrarse en las formas de pelo rojo ejemplares 
más ó menos parecidos á la ardilla de los Pirineos; pero creo 
evidente que esta última, presentando caracteres constantes, 
así en la coloración como en las particularidades del cráneo, 
debe ser separada bajo el nombre con que Federico Cuvier la 
designó. Mi descripción está hecha sobre dos mag-níficos ejem- 
plares, macho y hembra, que proceden de Espot, en el distrito 
de Sort (Lérida), donde fueron cazados por el Sr. Conde de San 
Juan á fines del año pasado, formando hoy parte de mi colección. 



(I Fauna de Sierra Morena, 1881, p. 159. Las dimensiones que este autoi" da á la ar- 
dilla <uu pie de longitud para el cuerpo y otro tanto para la cola) no convienen á mi 
SIciurus bffíticus. No doy, sin embargo, importancia á esta diferencia, pues la forma vaga 
en que Martínez Reguera descríbelas especies, y los infinitos errores científicos que 
en su libro se encuentran, obligan á desconfiar de casi todos sus datos. 

(2) Proc. Zool So;, of London, 1893, p. 5. 



230 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Sciurus alpinus F. Cuv., Rist. Nal. des Mammiféres, 1821, lámi- 
na 237. 

Pelaje del lomo compuesto de pelos lanosos, de color de ce- 
niza obscuro con la puntita rojiza, y otros sedosos, más larg-o& 
y más abundantes, neg-ros, con un ancho anillo blanco hacia 
la mitad y otro anillo mucho más estrecho, blanco ó rojo, cerca 
de la punta. El color g-eneral que de aquí resulta es una mez- 
clilla finísima de pardo obscuro y blanco, en la que domina el 
primer matiz. Las partes inferiores son de un blanco más ó rae- 
nos puro, que en la parte interna de los brazos lleg-a hasta cerca 
del codo. Los pies posteriores de un rojo de herrumbre, pasan- 
do á neg-ro en el borde externo; los delanteros también negaros, 
y este color se extiende por toda la cara interna del antebrazo 
y por delante del brazo, los lados del pecho, la parte inferior 
de las mejillas, los labios y los lados del hocico, donde va pa- 
lideciendo hasta ser de un delicado color de carne. Las orejas 
como el dorso, con los pinceles neg-ros. Cola neg-ra de azaba- 
che, con lig-eros matices parduscos en la raíz y en el centro de 
su parte inferior. Todos sus pelos son neg-ros, con dos ó tres 
anillos blanquecinos en la mitad basilar, y alg-unos presentan 
un ancho anillo rojo á continuación del último blanco. 

Dimensiones del macho: cabeza y cuerpo, 240 mm.; cola, sin 
los pelos, 205; oreja, 22; pie posterior, sin uñas, 58. 

Cráneo: long-itud occipitonasal, 53 mm.; long-itud basilar, 
45; ancho en los zig-omáticos, 32; long-itud de los nasales, 15; 
ancho máximo de los mismos, 9; ancho interorbitario, 18; an- 
cho de la caja cerebral, 24; diastema, 12; serie de molares su- 
periores, 10. 

Como se ve, comparando las dimensiones, el cráneo del 8. al- 
jñnus es tan ancho como el del 8. infuscatus, pero mucho más 
corto. Además, los nasales son relativamente más anchos en la 
forma de los Pirineos que en la del centro de España y que en 
el S. rufíis. En éste y en el S. infitscatus, la anchura máxima 
de ambos nasales es inferior á la mitad de su long-itud, mientras 
en el S. alpinus el ancho casi equivale á dos tercios del larg-o. 

Hal). — Pirineos orientales, extendiéndose hacia el nordeste, 
ya fuera de España, por los Alpes del Delfinado, seg-ún Boi- 
tard (1). 

(I) Le Jardin des Plantes, 1815, p. 307. 



DE HISTORIA NATURAL. " 231 

Ig-noro hasta dónde Ueg-ará esta forma por el oeste, y si se 
encontrará en la cordillera Cantábrica. El Sr. Graiño, de Avi- 
les, me comunica que las ardillas de Asturias son de un color 
castaño obscuro, con la cola casi negra y sin rayas blancas por 
debajo, y no creo imposible que representen una especie nueva, 
propia de aquella regñón, cuyos mamíferos nos son tan poco 
conocidos. 

La siguiente clave puede ser de utilidad para distinguir á 
primera vista las ardillas españolas ya descritas: 

a. Cola roja, 

a' . Tamaño grande; cola listada de blanco por debajo. 
a" . Cola de un rojo igual al del dorso, y con varias líneas 

blanquecinas por debajo rufus. 

b" . Cola más clara que el dorso, y con una sola banda 

blanca por debajo infuscatiis. 

1)' . Tamaño pequeño; cola uniforme, sin listas blancas 

hmticus. 

b. Cola negra aljñmis. 

La distribución geográfica de estas cuatro formas, así como 
la de la especie hasta ahora dudosa de la cordillera Cantábri- 
ca, he tratado de representarla gráficamente en el mapa que 
acompaña á este trabajo. Como puede verse en él, hasta ahora 
no ha sido encontrado el género Scmnis en la región valen- 
ciana ni en las Baleares. 



Breve noticia de una excursión á Ayamonte y Castro Marín 

POR 

D. FRANCISCO DE LAS BARRAS DE ARAGÓN. 

Con el propósito de ir conociendo la provincia de Huelva y 
recoger ejemplares para el Gabinete de Historia natural del 
Instituto, verifiqué durante los días 18, 19 y 20 de Febrero pa- 
sado una excursión á la parte más occidental de la región y 
frontera portugalesa. 

Salí de Huelva el primero de los días citados^ por la línea de 
Zafra, y dejando el tren en Gibraleón, tomé asiento en uno de 



232 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

los coches que hacen servicio reg-ular entre aquella estación y 
Ayaraonte, pasando por Cartaya y Lepe, entre cuyos dos pue- 
blos se cruza el río Piedra. 

Después de pernoctar en Ayamonte, pasé á la mañana si- 
g'uiente el Guadiana para desembarcar en Villarreal (Portu- 
gal), emprendiendo á pie la marcha hasta Castro Marín. Tuve 
ocasión de visitar las dunas que existen próximas á la salida 
de aquél y recorrer en los alrededores de éste las formaciones 
que allí se encuentran en contacto del infraliásico, triásico y 
carbónico inferior, que al ir desde Villarreal se van encon- 
trando en este mismo orden, y que aparecen de nuevo pasando 
el último de dichos pueblos. De todos estos terrenos, sobre los 
que tan notables estudios ha hecho el disting'uido g-eólog-o Paul 
Choffat, recogí ejemplares, dedicándome al regreso á herbori- 
zar y buscar, aunque sin éxito, insectos que, por lo atrasado 
de la estación, no pude encontrar. 

De reg-reso á Ayamonte al medio día, dediqué la tarde á her- 
borizar también y á recolecciones entomológicas por los alrede- 
dores, visitando la formación triásica y la infraliásica de la ori- 
lla española del Guadiana, asunto este muy interesante y que 
vale la pena de exploración más detenida. 

A la mañana siguiente salí para la isla Cristina (La Higue- 
rita), cuyos alrededores recorrí, recogiendo alg-unas conghasy 
bastantes algas, para regresar por la tarde á Gibraleón y vol- 
ver á Huelva en el tren que llega á las nueve y media de la 
noche. 

Aunque los ejemplares, sobretodo de botánica, han sido nu- 
merosos, en realidad la premura con que tuve que realizar la 
expedición impidió que pudiera visitar muchos sitios del tra- 
yecto que prometen abundantes recolecciones; tal sucede, ]3or 
ejemplo, con los grandes pinares de las cercanías de Ayamonte. 
Tampoco la época era muy favorable para mi propósito. 

Oportunamente comunicaré á la Comisión de Catálogos las 
especies recogidas que pueda determinar, limitándome aquíá 
dar esta ligera noticia de una excursión que solo considero 
como preliminar de otras posteriores más detenidas; especie de 
tanteo ligero, del que no estoy sin embargo descontento,- como 
promesa de un buen campo y poco conocido de exploración. 



DE HISTORIA NATURAL. 



Boletín bibliográfico. 



Académie des Sciences. Paris. (Comptes rendus). Tome cxl, uo 9-13. 

Académie des Sciences. Cracovie (Bidletin international). N" 8. — H. Zapa- 
Lowicz: Eevue critique de la flore de Galicie.=^]S;'' 0.— J. Nt:sbau.m: Re- 
cherches sur la régénération de quelques Polychétes.— L. Byko.wski et 
J. Nüsbaum: Contribut. á la morphologie du Fierasfer.—W. Gadzjkie- 
wicz: Sur la structure hist'ologique du cceur chez les Crustacés déca- 
podes. — Vl. Kui.czynski: Fragmenta arachuologica. — M. Zsymaxski: 
Contrib. á Thelmintologie. 

American Naturalist (The). ^° 457.— J. L. Hamock: The habits of (Ecan- 
tJms fasciatiis.—H. h. Lyox: The embryo of the Angiospermus.—U. E. 
ExDKRs: 0]i the commensals found in the tubes of Chcetopíerus per- 
yamentaceus. — J. Stafforu: On the larva and spat of the Canadiau 
Oyster.— T. B. A. Cockerell: A table to facilítate the determination of 
the Mexican Aspidotus. = '!s° 458. — J. S. Kingsley: The bones of the 
reptilian lower jaw. — A. Petrukkévitch: Natural and artificial parthe- 
nogenesis. — Julia A. Haynes: The angle of deviation fromthe normal 
ve-'tical position at which stems show the strongest geotropic respon- 
se.— R. Pearl: On the variation in the ray flowers of Rudheckia. 

Australiam Museiim. Sydney. Report for the year 1903-904. 

Canadian Entomologist (The). London. Ontario. Vol. xxxvn, n" 3. — Sei- 
fert: Contrib. to the knowledge of N. American Arctiadse. — Fletcher: 
How do Insects pass the winter? — Buexo: The tonal apparatus of 
Ranatra quadridentata. — Kearfott: Assiniboia Micro-Lepidoptera. — 
Exgel: Collecting Moths in the autumn and winter. 

Instituto Geológico. México. (Parergones). Tomo i, n.° 6. — J. D. Villare- 
i.LO: Estudio de la hidrología interna de los alrededores de Caderyla 
Méndez. 

Jornal de Sciencias matUematicas, p)lujsicas e naturues. Lisboa. T. vii, n.° 26. 
J. V. Barboza du Bocage: Contribut. á la faune des quatre iles du 
Golfe de Guiñee. — B. Osorio: Breve noticia acerca de alguns peixes- 
e crustáceos colhidos ñas poesessoes portuguezas da África occiden- 
tal.— A. F. de Seabra: Mamíferos e aves da explora(,^áo de F. Newton 
em Angola. — J. Bethencourt Ferreira; Reptis e amphibios de Angola 
da regiáo ao norte do Quanza. — A. F. dk Seabra: Aves de Angola da 
explora(,ao de F. Newton. 

Musée Océanograpliique de Monaco. (Bidletin). N° 24. — Ed. Chevreux: 
Description d'un amphipode (Cyphocharis Richardi nov. sp.) prove- 
uant de la derniére campagne du yacht Princesse Alice. = 'S'' 25. — 



Í34 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

S. A. S. LE Prince Albert: L'outillage modenie de rocéanographie.= 
No 20.— G. O. Sars: Liste préliminaire des Calanoidés recueillis pen- 
dant les campagnes de S. A. S. le Prince Albert de Monaco {V^ partie). 
=N'' 27. — Ed. Chevreüx: Cyphockaris Alicei, nouvelle espéce d'am- 
phipode. 

Novitates Zoológica}. Trin^. Vol. xii, n° 1. — H. Schwakn: A list of the 
Mammals coUected by the Hon. N. C. Rothschild in Egypt and the 
Sondan.— W. Warren: New species of Thyridüdce, Uraniidce and Geo- 
metridce from the Oriental región.— W. R. Bdtterfield: Remarks upon 
some theories in regard to the migration of Birds. — W. Warren and 
N. C. Rothschild: Lepidoptera from the Sudan. — W. Warren: New 
species of Geomeirid ce from the ^thiopian región; New Thyridüdce, 
Uraniidce and Geometridce from South and Central America.— G. A. 
Boülenger: An account of the Reptiles and Batrachians collected by 
Mr. F. W. Riggenbach in the Atlas of Morocco.— W. Rothschild: Some 
undescribed Lepidoptera.— E. Hartert and W. R. Ogilvie-Grakt: On 
the Birds of the Azores.— M. Bartel: Nene Aethiopische Rhopalo- 
cera des Kgl. Museums für Naturkunde in Berlin.— N. C. Rothschild: 
On N. American Ceratophyllus, a Genus of Siphonaptera.— W. Roths- 
child and K. Jordán: Lepidoptera collected by O. Neumann in North- 
East África.— N. C. Rothschild: Some further notes on Pulex canis and 
F.felis.—'E. Hartert: List of Birds collected in N. W. Australia and 
Arnhemland by J. T. Tunney.— C. Tate Regan: Description of a new 
Loricariid Fish of the Genus Xenocara. 

Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales. Madrid. (Revista). 
T. II, núm. 1.— J. González Hidalgo: Catálogo de los moluscos testá- 
ceos de las islas Filipinas, Joló y Marianas. — J. Muñoz del Castillo: 
Producción artificial de la radioactividad; Confrontación de puntos de 
vista en materia dn radioactividad. 

Real Academia de Ciencias y Artes. Barcelona. (Memorias).yo\.\, núm. 2. 
J. de Bor.ta y Goyeneche: La evolución ¿es un hecho en Zoología?— 
=iN° 3.— J. Comas Sola: Notas astronómicas. 

Real Sociedad Geográfica. Madrid. {Boletín}. T. xlvi, 4.° trimestre de 1904. 

Societas Entomológica Bohemia. (Acta). Año i (1904), nos 1-4; n (1905), n" 1. 

Société Botanique de France. (Bulletin). T. lii, n° L— Molliard: Deux cas 
de duplicature florale provoques par une nutrition défectueuse. — 
B. DE Lesdain: Liste des Lichens recueillis á Spa.— F. Guéguem: Sur 
la structure et le mode de formation des monstruosités dites « figues 
doubles>.=N° 2.— R. Zeiller: Sur la découverte de stations nouvelles 
du Trichomanes radicans dans les Basses-Pyrénées. — Ch. Gdffroy: 
Les Aspidinm aculeatum et A. Lonchitis constituent-ils deux espéces 
distintes?— F. Hy: Sur le Nitella confervacea.—L. I^otz: Nouv. obser- 
vations relatives a l'emploi de la leucine et de la tyrosine comme 
sources d'azote pcur les végétaux.— G. Chamveaud: Sur les mouve- 



DE HISTORIA NATURAL. 235 

ments provoques des étamines de Sparmannia et des stigniates de 
Mimulus. 

Société Entomologique de Belgique. Bruxelles. (AnnalesJ. T. xlix, n° 1.— 
H. Schoüteden: Hemiptera (Escursione del dott. Tellini nell'Eritrea); 
Mémipíeres-héíéropteres de Abysinie et du pays des Somalis. — G. Ul- 
mer: Neue und wenig bekannte Trichopteren der Museen zu Brüssel 
undParis. — R. Braem: Descriptiond'un Goliathide nouveau.=N° 2. — 
J. BoüRGEois: Description de quatre espéces nouvelles de Lyiúdes du 
Bengale. — H. Schoüteden: Note sur le genre Garsauria. 

Société Impériale des Natnralistes. Moscou. (Bulletin). Année 1904, nos 2-3. 

South Africayí Museum. Cape Town. (Annals). Vol. iii. Part. vi. — L. Périn- 
guey: Sixth Contribution to the S. African Coleopterous Fauna. 

University of Colorado. Boulder. (Studies). Vol. ii, n" 3. — T. D. A. Cocke- 
rell: Tables for the Identification of Rocky Mountain Coccidoe. 

Wiener Entomologische Zeitung. xxiv Jahrgang, i uud ii Heft. — H. Friese: 
Die Keulhornbienen Afrikas. — F. Foerster: Libellen von Tonkin. — 
L. V. Heyden: IJber Parmenabalteus. — G. Breddin: Über Bolbocoris? 
reticulatus.—J. Müller: Vier neue Hohlenküfer aus dem osterr. Lito- 
rale.— K. Petri: Bestimmungstabelle der mir bekannt gewordenen 
Arten der Gattung Lixus aus Europa und den angrenzenden Gebie- 
ten — A. Fi,eischer: Berichtigungen zu meinen Bestimmungstabellen 
der D y schiriiis- Arten. — H. Schoüteden: Neue Pentatomiden aus 
Afrika und Madagascar. 

Zeitschrift für Wissenschaftliche Insektenhiologie. Husum. Band i, Heft 3. 
Flogel: Monographie der Johannisberen-Blattlaus, Aphis rihis.— 
J. Dewitz : Über Fangversuche angestellt mittelst Acetylenlampen an 
den Schmetterlingen von Tortrix pilleriana.—l^ . Cholodkovsky: Neue 
Versuche über küustliche Variationen von Vanessa urticce. — G. Ul- 
mer: Über die geographische Verbreitung der Trichopteren. 

Zoologischer Anzelger. Leipzig, xxviii Band, nos 19-20. — Esderlein: Laus- 
estudien III. — Silvestri: Über die Projapygiden und einige Japyx- 
Arten.— Chon: Über eine unbekannt gebliebenen Flimmertrichter bei 
Cephalopoden. — Meisenheimer: Die Organisation und Fortpflanzung 
von Halopsyche Gaudichaudi.—lLi.iG: Das Leuchten der Gnathophau- 
sien; Eine neue Art der Gattung Thysanopoda. — Handlirsch: Phylo- 
genetisches über Insekten. — Sixta: Über den Ufsprung der Sauge- 
tiere. 

Zoologist (The). London. N° 765.— R. Lydekkbr: The Gorals of India and 
Burma. — J. H. Gornet: Ornithological motes from Norfolk. — O. V. 
Aplin: Winter motes from Lleyn. 



^36 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Malagdilla (D. Eduardo). — Caracterización cerebral de la mujer. — Ciu- 
dad Real, 1905. 

Olobiz y Ortega (D. Federico). — Investigaciones radiográficas sobre el 
desarrollo del esqueleto de la mano.— Madrid, 1903. 

Philippine Weather Burean. Manila. Bulletin of the Central Observatoi y, 
for September, 1904. 

Revista científica profesional. Barcelona. Año viu, núm. 75. 

Revista de Medicina tropical. Habana. Tomo v, núm. 12, y tomo vi, núm. 1. 



Sesión del día 3 de Mayo de 1905. 

PRESIDKNCIA DE DON SALVADOR CALDERÓN. 

— El Secretario accidental D. Lucas Fernández Navarro leyó 
■el acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Asiste el Sr. Aranda, presentado por D. Orestes Cendrero. 

Admisiones. — Quedaron admitidos como socios numerarios: 
D. Rafael de Mazarredo, D. Francisco Bernard y D. José del 
Eusto, presentados en la sesión anterior por D. Carlos Maza- 
rredo; D. Jesús María Carballo y D. Enrique Pons, que lo fue- 
ron por D. José Rioja; D. Nicolás Pérez y Jiménez, por D. Ra- 
món Llord y Gamboa, y la Escuela Normal de Maestros de 
Granada, por el Sr. Bolívar. 

Se hicieron otras propuestas de socios. 

—El Sr. Presidente participó el fallecimiento del reputado 
químico, catedrático de la Universidad de Oviedo, D. José Ra- 
món de Luanco, del cual publicaron nuestros Anales, t. iii, un 
trabajo notable referente á la «Descripción y análisis de los 
aerolitos que cayeron en Cang-as de Onís (Asturias)». 

Dio cuenta á continuación del homenaje rendido en Alcañiz 
el día 23 del pasado mes á nuestro sabio consocio D. José 
Pardo y Sastrón, botánico ilustre, cuya larg^a vida se ha con- 
sagrado al cultivo de la ciencia y á los deberes profesionales 
de la farmacia que ejerce en Valdealg-orfa (provincia de Zara- 
g-oza). Es autor, entre otras, de la obra «Serie incompleta de 
plantas aragonesas», en que menciona 2.460 especies y se 
dan á conocer 26 nuevas, obra que patrocinó el g-ran Will- 
komm, consolidando así su reputación. Después trabajó con 
Lóseos y sig'uió publicando estudios de notable mérito. Al fes- 
tejarle el Coleg-io central de Farmacéuticos, con otros centros 
académicos, Ayuntamientos y particulares, entreg-ándole las 
insig-nias de la Orden de Alfonso XII, con que fué condecorado 
recientemente, ha rendido un justo homenaje al héroe obs- 
curo del trabajo y del talento. La Real Sociedad española de 
Hlstoria natural ha de sentirse org-ullosa por contar á varón 
-tan esclarecido en el número de sus socios. 

Tomo v.-Mayo, 1905. 10 



238 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Por unanimidad se acordó que constara en acta el senti- 
miento de la Sociedad por el fallecimiento del Sr. Luanco, así 
como oficiar al Sr. Pardo y Sastrón haciéndole saber que nues- 
tra Sociedad se adhiere al justo homenaje que se le ha tribu- 
tado, y siente no haber tenido noticia antes para haberlo hecho 
en aquella ocasión. 

— El Sr. Presidente ofreció á los socios presentes unas pape- 
letas que la «Real Sociedad Geog-ráfica de Madrid» había remi- 
tido, invitando á la conferencia de D. Antonio Blázquez acerca 
de «La Mancha en tiempo de Cervantes». 

Dio también cuenta de haberse recibido varias publicacio- 
nes que los Sres. Cadevall, de Tarrasa; Rojas Acosta, de Bue- 
nos Aires; G. Henricksen, de Cristianía; Dr. Griffini, de Turín;. 
Schulthess, de Zurich; Pérez Jiménez, Muñoz del Castillo y Con- 
treras, reg-alan á la Sociedad. Se acordó que constara el agra- 
decimiento á los g-enerosos donantes. 

Se presentó á continuación el primer número del «Boletín de 
la Academia scientifica Veneto-Trentino-Istriana», que soli- 
cita el cambio con nuestras publicaciones. Pasó el asunto á la 
Comisión de publicación. 

CoiTespondencia.— El Sr. Presidente dio cuenta de una carta 
que le dirig-e el profesor Jiménez de Cisneros, de Alicante, re- 
mitiéndole un huevo de paloma que, como otros puestos por el 
mismo animal, carece de yema; particularidad que cree podría 
atribuirse á que no coincidiese en el animal el período del celo 
acompañado del desprendimiento de albúmina con la madura- 
ción del óvulo. 

— El Sr. Bolívar hizo saber á la Sociedad que el Dr. Blan- 
chard, de París, nuestro ilustre consocio, á quien se aludió en 
la sesión pasada con motivo de la comunicación de la «Socie- 
dad Arag-onesa de Ciencias» sobre petición de que el idioma 
español sea admitido en los Cong-resos de Historia natural, 1& 
había escrito relativamente á dicho asunto. En la carta á que 
hacía referencia, nuestro consocio declara que no solo no ha 
de poner dificultad para que esto se consig-a, sino que él por 
su parte acepta el español como una de las seis leng'uas admi- 
tidas para la colaboración en su Revista de parasitología. Hace,, 
sin embarg-o, la salvedad de que se halla imposibilitado de 
proponer esta admisión espontáneamente por el hecho de ser 



DE HISTORIA NATURAL. ' 239 

Secretario del Comité permanente de los Cong-resos zoológicos, 
encontrándose en tal concepto oblig-ado por el acuerdo del 
Cong-reso de Moscou de que el idioma francés fuese el solo 
oficial para estas reuniones; pero, como á pesar de este acuer- 
do, en el de Cambridg-e se habló y publicó en ingiés, y en los 
de Berlín y Berna en alemán, y probablemente en el próximo 
de Boston volverá á hacerse uso del ing-lés, lo que no puede 
evitarse si se pretende que los Cong-resos verifiquen cada se- 
sión en una nación distinta, podrá proponerse dicha amplia- 
ción en el primero que se celebre, que será el de Boston, para 
lo que se dirig-irá al Sr. Blanchard una petición oficial de la 
Sociedad, siendo conveniente, puesto que hay tiempo sobrado 
para ello, que se pong-an de acuerdo las Sociedades de España 
y América interesadas en que el español sea aceptado como 
leng-ua oficial, al ig-ual que las hoy en uso. 

La Sociedad ag-radeció al profesor Blanchard sus buenas 
disposiciones respecto á este asunto, y encomendó á la Junta 
Directiva cuestión tan importante para los naturalistas que 
hablan el castellano. 

El mismo Sr, Bolívar llamó la atención de la Sociedad res- 
pecto á que habiendo de asistir al Congreso de Botánica de 
Viena como deleg-ado español el profesor Reyes, podría enco- 
mendársele g-estionara la admisión del español en el referido 
Cong-reso, para lo cual debería la Sociedad confiarle su repre- 
sentación, si, como era de esperar, la aceptaba nuestro esti- 
mado consocio, acordándose así por la Junta. 

Comunicaciones verbales.— El Sr. Ribera dio noticia de un sis- 
mo que ha ocurrido en Gandía el pasado mes, y á rueg-o de los 
socios ofreció adquirir noticias más detalladas del mismo, para 
con ellas redactar una nota. 

— El Sr. Llord presentó un trabajo titulado «Examen quími- 
co de la cuarcita bismutífera del término de Conquista (Cór- 
doba)». 

— El Sr. Rioja remite una «Xota acerca de diversos yacimien- 
tos y variaciones de color de la Adamsia RondeletüT). Ch. é in- 
dicación de la nueva variedad var. liberay>, Al trabajo acom- 
pañan siete preciosas acuarelas, alg-una de las cuales habrá de 
ser publicada con la nota. 

— El Sr. Fernández Navarro leyó una nota titulada «Noti- 



240 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cias mineralóg-icas», continuación de otras publicadas con el 
mismo título. 

— El Sr. Bolívar presentó un trabajo sobre «Hemípteros de 
España» del Dr. G. Horváth, de Budapest, y otro suyo sobre los 
«Acridioideos del Muni para el tomo i de nuestras Memorias. 

Noticias bibliográficas.— El Sr. Dusmet envia las sig-uientes: 

1/ «Acht neue Coleopteren der palaarktisclien Fauna», por 
Edm. Reitter (Wiener Entom. Zeitung"., xxiv Jahrg-, iii u. iv 
Heft). De estos ocho nuevos coleópteros corresponden dos á 
España, á saber: Ablattaria suhtriangula, especie próxima 
kA. Imügata F., encontrada por nuestro consocio D. Jorg-e 
Schramm en Mayo de 1904 en la sierra de Guadalupe (Cáceres), 
y Trichohjrrhulus Chamjñoni, descubierto por Mr. Champion 
en la Granja de San Ildefonso y en el Moncayo. 

2." ^(On some northern Spanish Geometrides», by Louis B. 
Prout (The Entornólo gisi's Record, vol. xvi, núin. 11). 

Es una enumeración, acompañada de abundantes observa- 
ciones, de 47 especies de dicho g-rupo, recogidas por el Dr. Chap- 
man en Canales de la Sierra (Burgos), en el Moncayo y alg-u- 
nas otras localidades, durante el verano de 1903. 

3.^ «Notes (chiefly on lepidoptera) of a trip to the Sierra de 
la Demanda and Moncayo, Spain», by T. A. Chapman (The 
Entomol. Record, vol. xvi, números 4-6). Reseña de una exten- 
sa é interesante excursión verificada en el verano de 1903 por 
los Sres. Chapman y Champion, con una lista de las especies 
recogidas. 

4.* «Excursions botaniques de M. Elisée Reverchon dans le 
massif de La Sag-ra et a Yelez Rubio (Espag-ne)-», par M. l'abbé 
Jh. Hervier. 

Este trabajo viene publicándose en q\ BiiUetin de VAcadémie 
internationale de Géographie hotanique. Le Mans, 1905. 

— El Sr. Calderón comunicó las siguientes noticias: 

1.^ El Sr. de Angelis d'Ossat ha publicado en las Memorias 
de la R. Academia de Ciencias y Artes de Barcelona (ser. iii, 
t. V, pág-. 67, 1905) una nota intitulada «Fauna coralina del piso 
aptense de Cataluña». 

2.^ Nery Delgado (J. F.) «Contribucoes para o estudo dos 
terrenos paleozoicos» (Comwnicacocs do Servico geológico de Por- 
tugal, t. VI. Lisboa, 1905). 



DE HISTORIA NATURAL. 311 

En este notable trabajo su eminente autor resume, amplia 
y rectifica el fruto de sus anteriores estudios sobre los terrenos 
arcaico y cámbrico de Portug-al. La parte mas interesante para 
nosotros de la Memoria se refiere á la comparación de dichos 
terrenos con su continuación en España, para la cual toma por 
base las publicaciones de nuestro inolvidable Macpherson re- 
lativas principalmente á los territorios de Andalucía y Ga- 
licia, 

Secciones.— La de Sevilla celebró sesión el 27 de Abril próxi- 
mo pasado bajo la presidencia de D. Antonio Seras. 

— Se presentó un estudio sobre «Distribución de la Wolfra- 
mita en España/>, del profesor D. Eduardo Hernández Pacheco, 
de Córdoba. 

— El Sr. Barras, de Huelva, remite una ^(Noticia de alg-unos 
monstruos existentes en el Gabinete de Historia natural de 
Huelva», acompañados de cuatro dibujos. 

— El Sr. Presidente dio cuenta de varios trabajos recientes 
del Sr. Ramón y Cajal sobre los tipos celulares de los g-ang-lios 
sensitivos del hombre y los mamíferos, cuyos adelantos son de- 
bidos á la aplicación del nuevo proceder del nitrato de plata 
reducido, de que es autor el eminente sabio, y de cuyo medio 
han empezado á obtenerse grandes resultados y los promete 
aún no menores. 

La Sección de Zaragoza celebró sesión el día 27 de Marzo 
último bajo la presidencia de D. Pedro Ferrando. 

El Sr. Presidente hizo la presentación del socio Sr. de Val y 
Julián (D. Vicente), que por primera concurría á la sesión, y 
el Sr. Moyano hizo saber que su compañero y consocio D. Félix 
Mateos había sido propuesto catedrático de Física, Química é 
Historia natural de la Escuela de Veterinaria de Santiag-o, y 
se acordó hacer constar en acta la satisfacción de los socios 
por la citada propuesta. 

— El Sr. Ferrando presentó la nota sig-uiente: 

«Revisando una de las colecciones mineralóg'icas existentes 
en el Museo de esta Facultad, llamáronme la atención unos 
cristales de teruelita y otros clasificados como de martita, que 
observados detenidamente me han sug-erido la idea de la pre- 
sente nota. El asunto de ella es el de consig-nar que la combi- 



242 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

nación del romboedro con el pinacoide exag-onal puede dar 
lug-ar á formas combinadas de apariencia enteramente octaé- 
drica; y que seg-ún sea el valor del diedro de las aristas culmi- 
nantes y el mayor ó menor desarrollo de la cara pinacoidal, 
el pseudoüctaedro parece pertenecer al sistema reg-ular, al mo- 
nosimétrico ó á otro sistema. Así, por ejemplo, los cristales de 
teruelita á que me refiero, no me extraña que hayan sido de- 
terminados por la entidad científica que formó la colección 
como octaedros monoclínicos, porque realmente, sin medir los 
áng-ulos, la impresión que producen es la del octaedro consti- 
tuido por la combinación del clinodomo (okl) con los dos lie- 
miortodomos (hol) positivo y neg-ativo. 

En el ejemplar de dicho mineral que teng-o á la vista, las dos 
caras del pinacoide básico truncan los vértices culminantes 
del romboedro precisamente al nivel de los vértices laterales, 
cuya coincidencia contribuye en g-ran modo á la confusión. 
De esta manera, de las seis caras en triáng'ulos isósceles per- 
tenecientes al romboedro, parecen cuatro de ellas formar el 
clinodomo, y las dos restantes el hemiortodomo neg-ativo, sien- 
do las del pinacoide las correspondientes al positivo. Estas úl- 
timas se presentan, como he observado siempre en los cristales 
de teruelita, mates y hasta g-ranulosas, siendo las demás com- 
pletamente brillantes; lo cual en este caso no facilita la deter- 
minación del sistema, porque tratándose de dos formas simples 
distintas, como lo son los dos hemiortodomos, pueden muy 
bien ofrecer sus caras distinto brillo. Cuando los diedros cul- 
minantes del romboedro tienen un valor próximo al de 70° 32', 
la apariencia es en un todo de octaedro reg-ular, porque las 
aristas- laterales se aproximan entonces á los 109° 28' de las 
aristas octaédricas. Esto tiene aplicación al tratar de disting-uir 
por la forma los cristales romboédricos de oligisto de los octaé- 
dricos de martita, en cuyo caso solo una delicada medición 
g-oniométrica puede determinar la simetría del cristal.» 



DE HISTORIA NATURAL. 243 



Notas y comunicaciones. 



Examen químico de la cuarcita bismutífera 
del término de Conquista (Córdoba) 

POR 

D. RAMÓN LLORD Y GAMBOA. 

La roca metalífera objeto de esta nota me fué conocida hace 
€asi dos años hallándome en Fuencaliente (Ciudad Real), á 
muy poco tiempo de descubrirse el yacimiento de bismuto. 
A simple vista se disting'uen en la roca múltiples puntos bri- 
llantes, blancos, de aspecto metálico, y otros alg-o amarillentos, 
también con brillo metálico. 

El bismuto aparece en impreg'naciones sutiles , como si una 
lluvia finísima, procedente de la condensación de vapor metá- 
lico, hubiera penetrado la cuarcita, alg-o arenosa que forma su 
g-ang-a ó matriz. En la mano se aprecia ya muy bien su peso 
relativo, más elevado del que corresponde á una roca silícea. 
Su peso específico ha sido tomado con cuidado, por el procedi- 
miento del frasco, habiendo dado los números: 4,98 y 5,01, pu- 
diéndose admitir en las muestras que poseo la cifra 5 con muy 
I)equeno error. Seg-uramente habrá otras más ricas en metal, 
y por tanto de más elevada densidad. 

Los ensayos cualitativos verificados en mi laboratorio han 
sido los sig-uientes: 

1." Pulverizado el mineral y tratada cierta porción de su 
polvo por ácido nítrico, á un suave calor, se disolvió la parte 
metálica, con desprendimiento de vapores rutilantes de N O, 
quedando la disolución incolora. 

2.° Separada la disolución nítrica, diluida muy poco á poco, 
teniendo cuidado de conservarla transparente al añadir el ag-ua 
ó de verter más ácido nítrico si se enturbia, se la dividió en 
varias porciones para su estudio. 

En la primera porción se vertió un poco de cloruro amónico y 
después ag-ua, precipitándose en seguida el oxicloruro bismúti- 
co, blanco, pulverulento, pesado, depositándose pronto en el 
fondo del tubo. 



244 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

En la seg-unda porción se vertió mucha ag-iia, enturbiándose 
el líquido por la formación de nitrato básico de bismuto. 

En la tercera se añadieron unas g-otas de ácido sulfúrico, sin 
que se observara variación alguna de la disolución, lo cual de- 
mostró la ausencia del plomo. Hecha positiva esta reacción, in- 
troduciendo en el liquido una mínima cantidad de nitrato plúm- 
bico, apareció fuerte enturbiamiento y depósito rápido del 
sulfato plúmbico formado. 

En la cuarta se vertió con precajLición ioduro potásico, pre- 
cipitándose el ioduro bismútico, pardo-obscuro, soluble en un 
exceso de reactivo, dando una disolución rojo-anaranjada. 

En la quinta porción, tratada por el bicromato potásico, se ob- 
tuvo un precipitado amarillo de cromato bismútico soluble en 
el ácido nítrico concentrado. 

En la sexta porción el amoníaco precipitó el metahidrato bis- 
mútico blanco, insoluble en un exceso de reactivo. Por vía seca 
se ensayó el polvo del mineral, mezclado con partes ig-uales de 
ioduro potásico y azufre, sobre el carbón, obteniéndose dos de- 
pósitos coloreados: el más cercano á la llama, amarillo, de 
óxido bismútico, y el más lejano, rojo, característico, de ioduro 
bismútico (reacción de Von Kobell). 

Por los caracteres anteriores parece tratarse de un bi-muto 
muy puro. Falta, sin embarg-o, buscar el arsénico, que por pre- 
mura de tiempo no he intentado determinar. 

Dada la intensidad relativa de todas las reacciones obtenidas, 
habiendo empleado en todos los ensayos un g-ramo, poco más 
ó menos, de mineral, creo tiene importancia industrial el ha- 
llazg-o de tan apreciado cuerpo, debiendo ensayarle también 
en concepto de su posible energ-ía radio-activa, la cual, si se 
demostrara, aumentaría su valor ya crecido, sumando sus apli- 
caciones científico-especulativas á las industriales y médicas 
que posee. 

Algunas observaciones sobre los yesos de Orejo (Santander) 

POR 

D. RAMÓN LLORD Y GAMBOA. 

Cuando se trazó la vía férrea de Santander á Solares, pro- 
long-ada después hasta Bilbao desde la aldeita de Orejo, á dos 



DE HISTORIA NATURAL. 245 

kilómetros próximamente de esta última, aparecieron á ambos 
lados de las trincheras entonces abiertas grandes masas (ban- 
cos) de yesos, pertenecientes al parecer al terreno triásico, re- 
presentado allí por numerosas y variadas margas y arcillas 
yesíferas, análogas á las que rodean la base del cerro Cotoñite, 
parcialmente ofítico, á tres ó cuatro kilómetros de Orejo y en 
las inmediaciones de Anaz, camino de Liérganes. No puede 
observarse representante alguno del terreno jurásico en toda 
la zona de Solares á Liérganes, ni de Solares hacia Santander, 
pasando por Orejo, pareciendo evidente que del contacto del 
trias, cuyas margas aparecen al lado mismo del Estableci- 
miento balneario, con el cretáceo, dominante en la menciona- 
da zona, surgen ó emergen los hermosos y abundantes ma- 
nantiales termo-minerales de Solares, analizados por mí en 
años anteriores. 

Los yesos de Orejo son curiosos por las substancias diversas 
que contienen y por sus coloraciones y estructuras variadas. 
En efecto, unos son fibrosos, limpios, nacarados y translúcidos, 
sin mezcla de materias extrañas á su composición normal; al 
lado de éstos hay masas hialinas, de cristales indistintos, trans- 
lúcidas y también muy puras. A pocos pasos cambia por com- 
pleto el aspecto de los yesos, y la arcilla revela su presencia 
por el aliento y por la coloración de las masas, que son ya 
blanco grises ó grises matizadas de amarillento ó de rojizo. 
Estos yesos, de aspecto margoso, presentan pequeñas vetas ó 
algunas bolsas de otros yesos blancos, constituidos por infini- 
dad de cristales pequeños, muy puros, separables mediante 
una presión poco intensa, convirtiendo la masa de cristales, 
poco coherentes entre sí, en una especie de arena, de la que 
cada grano es un individuo cristalino perfectamente definible. 
Otras masas iguales á estas encierran en su seno gran número 
de cristales combinados, amarillentos, que al destacar su color 
sobre el blanco de la masa envolvente da al conjunto un as- 
pecto algo aporfidado. Hay yesos arcillosos más consistentes 
que los anteriores, cuajados de pequeños jacintos de Compos- 
tela, y otros, sin arcilla, conteniendo numerosos cristalitos 
blancos, exagonales y apuntados, de cuarzo; otros, en fin, de 
largas fibras y arcillosos, entre los que aparecen de trecho en 
trecho trocitos irregulares, gris-obscuros, de dolomía cripto- 
cristalina al parecer. 



246 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Todas estas formas observadas, y otras que quizá hayan pa- 
sado inadvertidas, inducen á pensar que la g-énesis de las ma- 
terias allí acumuladas tuvo lug-ar en espacios ag-itados, llenos 
de aguas turbias parcial ó totalmente, de las cuales se deposi- 
taron poco á poco los materiales, disueltos unos, interpuestos 
otros, y arrastrados todos por las corrientes arcilloso-salinas 
de aquella remotísima época ó período del trias, que tantos 
ejemplos ofrece en g-rande escala de lo presentado en muy pe- 
queña mag-nitud en Orejo. 

Deseando saber si los trozos irregulares bautizados por mí 
de dolomía impura, arrastrados allí con la arcilla y depositados 
después con los yesos, eran realmente constituidos por aquella 
especie, separé con cuidado un trocito, y después de limpio, 
pulverizado y pesado medio gramo con exactitud, procedí al 
análisis cuantitativo, que dio el resultado siguiente: 

En 100 partes: 

Carbonato calcico 48,000 

— mag-nésico 37,769 

— ferroso 2,494 

Residuo insoluble (arcilla ferrug-inosa).. 8,880 

Pérdida en todo el análisis 2,857 

Total 100.000 



Las cantidades halladas de carbonatos calcico y magnésico, 
referidas á 100, resultan ser las de una dolomía normal, con 
g-rande aproximación. 

El residuo insoluble, examinado en el hilo de platino, con 
las perlas de bórax y de sal de fósforo, solo dio una reacción 
débil del hierro y otra muy característica y evidente de la síli- 
ce, lo que demuestra la posibilidad de reconocer el hierro en 
la arcilla, aun después del tratamiento por el ácido clorhídri- 
co diluido, teniendo cuidado, no obstante, de no prolongar la 
acción clorhídrica sobre los carbonatos más tiempo del nece- 
sario para la disolución de estos últimos, y de no calentar ó ca- 
lentar lo menos posible, para no llevarse el hierro de la indi- 
cada arcilla en todo ó en parte. Con estos sencillos cuidados 
me ha sido posible distinguir el hierro ferroso del carbonato, 
del hierro férrico contenido en la arcilla, hierros bien diferen- 
tes en sus orígenes, en sus vicisitudes geognósticas y en su 



DE HISTORIA NATURAL. 247 

sig-nificación en el conjunto examinado. En otros casos será 
muy difícil, ó quizá imposible, hacer esta distinción si se trata, 
por ejemplo, de carbonates poco solubles en el ácido clorhí- 
drico, que obligan á calentar por larg-o tiempo hasta obtener 
la disolución necesaria; pero aun en este caso, si directamente 
no podemos verificar la demostración, siempre nos dará el 
cálculo, en un análisis bien hecho, el medio de salir adelante 
en el problema de conocer lo que debe estar combinado ó no 
con un determinado cuerpo. 



Distribución de la «Wolframitai) en España y yacimiento 
de tungsteno del cerro de las Cabezas en Montoro (Córdoba) 

POR 

D. EDUARDO HERNÁNDEZ-PACHECO. 

En el número anterior del Boletín de la Real Sociedad es- 
pañola DE Historia natural daba cuenta de las interesantes 
cuarcitas bismutiferas descubiertas recientemente en Conquis- 
ta; en el presente, continuando la descripción de los yacimien- 
tos minerales poco comunes de la provincia de Córdoba, voy á 
decir alg-unas palabras respecto á la importante mina de tung-s- 
teno, hace poco en explotación, situada en el cerro de las Cabe- 
zas, término de Montoro, haciendo previamente alg-unas consi- 
deraciones relativas á los yacimientos de este metal, y de pre- 
ferenciaá ladistribución que ofrecen los minerales de tung-steno 
en España. 

Tiene importancia el criadero cordobés por ser la única loca- 
lidad en nuestra nación en que se explota exclusivamente el 
mineral de que tratamos, pues en los restantes sitios en que la 
wolframita se ha señalado no creo haya sido objeto de explota- 
ción formal. Por otra parte, en la excursión que realizamos á la 
mina Sorpresa tuvimos ocasión de observar una especie nueva 
para la g-ea española, la cuproscheelita, seg-ún todos los carac- 
teres, hecho que por sí solo da cierta importancia á dicha loca, 
lidad, aparte de la que pueda tener por ser el filón verdadera- 
mente típico, presentándose en él los dos minerales explotables 
de tung-steno, la wolframita y la scheelita, en bastante can- 
tidad. 



248 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Los minerales de que tratamos son relativamente raros, tan- 
to la wolframita (tung-stato de hierro y manganeso) como la 
scheelita (tung-stato de calcio), constituyendo solo la primera es- 
pecie yacimientos importantes industrialmente considerados, 
pues la seg-u.nda más bien aparece como producto de alteración, 
y únicamente es mineral dominante en los yacimientos de Wai- 
pori y del lag-o Wakatipu, en Nueva Zelanda, y en alg-una 
otra localidad de la península de Malaca, citada por Fuchs y 
Launay. 

La wolframita arma entre rocas antig-uas, especialmente 
granitos, g-neis, pizarras cristalinas y paleozoicas; cuando se 
presenta como mineral esencial aparece en filones cuarzosos, 
constituyendo cristales laminares, alargados, distribuidos con 
variable abundancia en la masa de cuarzo del filón. Lo más 
corriente es que se presente como accesoria en los yacimientos 
de estaño, acompañando á los cristales de casiterita, especie 
con la cual tiene grandes analogías de yacimiento, pues, como 
es sabido, también ésta aparece en cristales diseminados en el 
cuarzo filoniano. 

Estaparagénesisestan frecuente, que mucha parte del tungs- 
teno utilizado en la industria para aumentar la dureza y tena- 
cidad de los aceros, lo que constituye su principal empleo, pro- 
cede de minas de estaño, tales como las de Cornwall; se apro- 
vechan los residuos del tratamiento de los dichos minerales, 
buscándose la wolframita aun en las minas abandonadas de la 
mencionada localidad, como asimismo en Zinnwald, en Sajo- 
nia, utilizándose también los ejemplares que como minerales 
accesorios se encuentran en el Erzgebirge Sajón en Altemberg 
Granpen y Geyer, y en Bohemia, en Schlaggenwald, lo mismo 
que en Australia en los yacimientos estanníferos de la cordille- 
ra de Victoria, Nueva Gales del Sur y Queensland. 

En la meseta central francesa, aparte de algunas minas de 
estaño y bismuto, unas explotadas y otras no, que contienen 
wolframita y scheelita accidentalmente, existen dos yacimien- 
tos en los cuales la primera es elemento esencial: uno en el de 
Saint Leonard, en el Limousin, el cual consiste en un filón 
cuarzoso que arma en el 'granito y dirigido al NE. muy irre- 
gularraente; el mineral está asociado al mispikel y á escassa 
cantidades de scheelita, bismuto nativo, casiterita, arseniatos 
de cobre y hierro y baritina. El otro yacimiento es el de Puy-des- 



DE HISTORIA NATURAL. 249 

Vig-iies, en Haute-Vienne, constituido por un filón de cuarzo, 
en el que se encuentran cristales diseminados de wolframita 
sin estaño. Aunque la importancia industrial de estos criaderos 
es muy escasa, los hemos mencionado porque, como se verá 
más adelante, presentan una g-ran semejanza con el nuestro 
de la mina Sorpresa en el cerro de las Cabezas de Montoro. 



En España la wolframita abunda bastante, pudiendo citarse 
más de veinte localidades, la mayoría en la zona g-ranítica, 
estrato-cristalina y cámbrica que desde Galicia por el Norte 
de Portugal, Zamora, Salamanca y Cáceres, avanza hasta que- 
dar cortada bruscamente por la falla del Guadalquivir, señalán- 
dose también alg-úu criadero, como el de Hoyo de Manzanares, 
en la cordillera central, de g-ranito y g-neis que, destacándose de 
la gran zona del O., avanza hasta el centro de la península, 
constituyendo las sierras de Gredos y Guadarrama; citándose 
también alg-ún otro yacimiento en la provincia de Toledo, 
como el de Almorox. 

Aparte tle esta zona solo tenemos noticias de los interesan- 
tes cristales de wolframita de Sierra Almag'rera estudiados por 
Selig-mann y de una localidad de scheelita en la sierra de Mijas, 
en Mál.ag-a, en el estrato cristalino, y de la cual hay alg'unos 
cristales en la colección de minerales de España del Museo de 
Ciencias naturales, y en la Escuela de Minas de Madrid. 

También debemos mencionar la ferberita, tung-stato de hie- 
rro, de la Sierra Almag-rera, y que es hasta ahora una especia- 
lidad de España y Portug-al. 

En la mayor parte de las localidades españolas el mineral 
de tung"5teno, como sucede en las extranjeras, se presenta 
como accesorio de la casiterita. Así se ve la wolframita en los 
filones cuarzosos de la reg-ión estannífera del NO. de Espa- 
ña, que Mallada determina comenzando en el término de 
Merza, límite N. de la provincia de Pontevedra, cruza la 
de Orense por el monte Testeiro y la sierra de Suido, incli- 
nándose después al Oeste, sig-uiendo por Bibadavia, Freas de 
Eiras, Monterrey y Villar de Ciervos (Zamora), hasta el veci- 
no reino de Portugal; yacimientos de estaño que pasan del 
granito al arcaico y viceversa, citando como localidades bien 



250 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

determinadas en el granito las del monte Balsidrún al SE. de 
Ribadavia, frente á Porto-Momo, en las orillas del Tambre, 
al NO. de Santiag-o en Carbajosa. 

A los yacimientos estanníferos que arman en el estrato-cris- 
talino de Zamora y Salamanca acompaña la volframita, entre 
otras localidades, en los g-neis de Martinamor, cerro del Atalaya, 
existiendo también el mineral en cuestión, aunque en pequeñas 
cantidades, en los criaderos de estaño de las pizarras cámbricas 
de Salamanca, términos de Torrubias, Alquería de Cequeña, 
Santo Tomé de Rozados, Bernoy y Cemprón. 

En Hoyo de Manzanares iMadrid) el mineral aparece en frag-- 
mentos hojosos empotrados en el cuarzo filoniano, que es como 
se presenta en las localidades mencionadas, acompañando al 
estaño. 

Por lo que respecta á los criaderos de la provincia de Cáceres, 
arman en el g-ranito, como sucede en la sierra de Jalama, tér- 
mino del Acebo, Garrobillas, Valencia de Alcántara y Cáceres; 
en unos el mineral está asociado á la casiterita, siendo la ma- 
nera común de presentarse en cristales empotrados en filones 
de cuarzo lechoso, algunos, como los de Garrobillas, probable- 
mente más ricos, en las porciones superiores que la erosión 
hizo desaparecer, puesto que el mineral abunda en cantos suel- 
tos por los terrenos próximos á los filones. 

La abundancia de yacimientos de tung-steno en nuestro país 
se señala por el hecho de que solo en la colección de minerales 
de España del Museo de Ciencias naturales de Madrid existen 
representadas las siguientes localidades: Ribadavia y Penouta 
(Orense), Peñasqueira (Sierra de la Estrella), Carvajales (Zamo- 
ra), Hinojosa de Duero y Navasfrías (Salamanca), Acebo, Garro- 
billas, Cáceres y Valencia de Alcántara (Cáceres), Hoyo de Man- 
zanares (Madrid). Almorox (Toledo), Montoro (Córdoba) y Sie- 
rra de Mijas (Málag-a) (1). 



Espuestos los antecedentes relativos á los yacimientos de 
tung-steno en g-eneral, y en especial á los españoles, vamos en 



(I) Para mayores detalles sobre las localidades españolas de wolframita y scheeli- 
ta véase: Tenne und Calderón, «Die Mineralfundstatten der iberischen Halbinsel». 
Berlín, 1902, págs. •222-226. 



DE HISTORIA NATURAL. 251 

esta última parte á decir alg-o acerca del criadero de la mina 
Sorpresa, sito en el cerro de las Cabezas, término de Montoro, 
provincia de Córdoba, relatando la excursión realizada, en unión 
de nuestro discípulo D. Manuel Medina Rico, á ésta parte de 
Sierra Morena. 

No son fáciles las comunicaciones con el sitio expresado; la 
estación del ferrocarril más próxima es la de Villa del Río, en 
la línea de Madrid á Córdoba, distante unos diez y siete kiló- 
metros, y alg*unos más la de Marmolejo, donde se embarca el 
mineral. 

El terreno entre Villa del Río y el lag-ar de la Camila, en que 
pernoctamos, está constituido por marg-as miocénicas en un 
trayecto de un par de kilómetros, extendiéndose después hasta 
el caserío mencionado, distante del punto de partida unos sie- 
te kilómetros, el triásico, con g-ran monotonía en su aspecto y 
composición litológ-ica. La roca dominante es la arenisca roja 
llamada molinaza en el país, que constituye bancos horizonta- 
les con alg-unas escasas capas intercaladas de pizarras arcillo- 
so-cuarcíferas y cong-lomerados de tonos también rojizos. La 
arenisca ofrece consistencia variable; en g-eneral la suficiente 
para que sirva de piedra de construcción y puedan tallarse 
con ella sillares; al descomponerse superficialmente orig-ina 
tierras sueltas cultivadas de olivo, para el que son muy propi- 
cias, por lo cual es el dominante en la reg"ión, constituyendo 
una dilatada mancha extendida muchos kilómetros. Con fre- 
cuencia aparecen en el seno de la arenisca nodulos irreg-ulares, 
á veces g-randes lentejones de una especie de cuarcita neg-ruz- 
ca, sumamente dura y tenaz, desig-nada en el país con el nom- 
bre de gabarros. 

Las rocas triásicas yacen directamente sobre las cámbricas, 
en estratos fuertemente inclinados que afloran en los barran- 
cos y en el cauce del río de las Yeg-uas, linde de las provincias 
de Córdoba y Jaén, el que antes de desembocar en el Guadal- 
quivir describe profunda curva, en la abertura de la cual está 
situado el lag-ar de la Camila; desde este sitio hasta encontrar 
la carretera á Hinojosa del Duque, en un trayecto de unos seis 
kilómetros, se marcha entre olivares, estando todo el terreno 
constituido por la arenisca. En alg-unos sitios destacan pequeños 
islotes de margas y calizas helvecienses, que se utilizan para 
la fabricación de la cal, siendo muy frecuente el encontrar blo- 



•25-> boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ques y grandes cantos aislados de la mencionada caliza, llama- 
da j!?¿gífr« franca en el país, por lo común redondeados y medio 
disueltos, corroídos y llenos de oquedades por la acción de las 
ag-uas. Por lo g-eneral están plagados de fósiles, como Clypeas- 
íer insignis, C¡. altus, TerebratnJa graiuUs, Pectén, Cardimn, Os- 
irea, etc.; estos bloques y cantos no son otra cosa que los res- 
tos de la capa que cubriría las areniscas, actualmente destrui- 
da y arrastrada por la acción lenta de la intemperie y de las 
ag-uas corrientes durante el largo tiempo transcurrido desde 
la retirada del mar miocénico. 

En el límite del olivar, al entrar en la carretera hacia el ki- 
lómetro 19, acaban las areniscas, y el terreno aparece más 
áspero y quebrado que la especie de plano de escalón en decli- 
ve surcado por profundos barrancos, que forma la parte de Sie- 
rra Morena recorrida; al triásico sustituye el cámbrico infe- 
rior, constituido por pizarras arcillosas azuladas y verdosas, 
en capas delgadas y orientadas en términos generales al ONO., 
buzando al NNE. unos 70", pizarras de g-ran monotonía en sus 
caracteres con intercalaciones de algunas delgadas capas de 
cuarcitas obscuras é innumerables filoncillos de cuarzo, que 
merced á su abundancia, al destruirse por la acción de los 
ag-entes de la dinámica externa, llenan á veces el terreno de 
g-ran número de g-uijarros. 

Estas rocas al descomponerse no orig-inan las tierras sueltas 
y de fondo que producen las areniscas triásicas, donde tan bien 
vegeta el. olivo, sino tierras de escaso espesor, que no se pres- 
tan á retener la humedad; así es que la vegetación varía de 
aspecto en ella, estando ocupadas en su mayor parte por enci- 
nares ó la formación de matorral de cistáceas y labiadas, tan 
característica de Sierra Morería. 

Al llegar al kilómetro 23, pasada la caseta de peones cami- 
neros, el terreno cambia de aspecto; aparecen varios diques ó 
apófisis de g-ranito dirig-idos de ONO. á ESE. procedentes de la 
g-ran mancha de los Pedroches, que se extiende al N. cor- 
tando la carretera y haciéndose micacíferas y nodulosas las 
pizarras interpuestas y próximas. Estas apófisis ó diques son 
unos de microg-ranito, otros de pórfido g-ranítico muy descom- 
puesto, y también de pórfido cuarcífero, notándose los tránsitos 
de unas variedades á otras, tan frecuentes en las rocas erupti- 
vas de Sierra Morena. 



DE HISTORIA NATURAL. 253 

Poco antes de Ueg-ar al kilómetro 24 se alza el empinado ce- 
rro de las Cabezas con una altitud sobre el nivel del mar de 
710 m. y 130 sobre la carretera que pasa entre éste y el Corne- 
jo de 640, situado á Levante, mientras que por Poniente se en- 
laza con el del Vidrio, de una altitud de 680, siguiendo el con- 
junto de los tres una alineación de ONO. á ESE. 

Estos cerros son en parte graníticos y en parte de pizarras 
cámbricas; así el de las Cabezas en su casi totalidad es de gra- 
nito porfírico, roca que se continúa formando ancha banda, 
mientras que por la parte de Poniente y por la base las piza- 
rras paleozoicas dominan continuando por el del Vidrio. 

Cerca de lo alto y casi por todo el frente del cerro de las Ca- 
bezas aflora el filón principal de la mina Sorpresa con un es- 
pesor de unos cincuenta á sesenta centímetros por término 
medio, é inclinado unos 8° á 10° hacia el SSO., pareciendo 
casi horizontal á primera vista y pasando sin otra modificación 
del granito á las pizarras que se ensanchan un poco, aunque 
conservando siempre una potencia menor de un metro. 

Pequeñas diaclasas le cortan en algunos sitios, viéndose una 
falla muy clara, que en un corto trayecto ha hecho descender 
el filón en la vertical cerca de un metro. 

Unos veinte más abajo y á Poniente del principal aparece 
otro filón con todos los caracteres del anterior, el cual más bien 
que como distinto nos inclinamos á suponer sea la continua- 
ción del mismo, que ha descendido en la vertical merced á otra 
falla análoga á la anterior (1). 

Un estudio más detenido del terreno, que por la premura del 
tiempo no pudimos hacer, quizás demostraría que este territo- 
rio se halla cortado por dos sistemas de líneas de fractura, uno 
que coincidiría con la alineación de los filones de los cerros y 
de las bandas de granitos y pórfidos, y otra probablemente nor- 
mal, acusadas con claridad por la pequeña zona de hundimien- 
to mencionada en el filón principal y el más bajo nivel á que 
se halla el situado á Levante. 

Empotrados en el cuarzo lechoso de los filones se presentan 
los cristales de wolframita, laminares, y con los caracteres tí- 
picos de la especie, iguales en todos los ejemplares de los di- 



(1) Esta es también la opinión del joyen é inteligente capataz de minas que dirige 
los trabajos, cuyo nombre sentimos no recordar. 

T. v.-Mayo, 1905. 17 



254 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

versos yacimientos españoles que hemos observado, pues úni- 
camente los de Navasfrías (Salamanca) se diferencian por un 
lustre alg-o craso tirando á píceo. 

A veces se muestra la sclieelita rara vez en cristales bien 
conformados, que á juzg-ar por los escasos é incompletos ejem- 
plares que pude reunir, cristaliza en pirámides tetrag-onales 
ag"udas; en cambio son más frecuentes las variedades g-ranudo- 
cristalinas, de color pardo amarillento y lustre vitreo adaman- 
tino, obteniéndose ejemplares relativamente voluminosos. Fi- 
nalmente, con estas dos especies se ve, aunque en escasa can- 
tidad, otra muy rara y nueva en lag-ea española, que creo refe- 
rible á la cuproscheelita ó tung-stato de calcio con protóxido de 
cobre (Cu Ca^ W^ O'O, de lustre alg-o craso, color verde ama- 
rillento, y que por el más lig-ero análisis da los caracteres del 
tung-steno y los del cobre. 

Como acompañantes accidentales se presentan la turmalina, 
la calcopirita, un cobre g'ris^ al parecer referible á la tenanti- 
ta, malaquita y azurita, abundancia de minerales de cobre, 
que en cierto modo explican el origen de la cuproscheelita en 
los filones. 

El yacimiento está en explotación hace próximamente un 
año; cuando le visitamos, á fines de Febrero, un centenar de 
operarios atacaban los filones á cielo abierto. El mineral, des- 
pués de limpio de su g-anga, se embalaba en sacos de cincuen- 
ta kilos, embarcándose en la estación de Marmolejo. 



Noticias mineralógicas 

POR 

DON LUCAS FERNÁNDEZ NAVARRO. 

Cobre 7ialivo.—La. Garrinada, Olot (Gerona). Pequeñas pintas 
metálicas en una cavidad del basalto neg*ro y celular de esta 
localidad. Aunque la cantidad de cobre del ejemplar es insig- 
nificante y no le he hallado en ning-ún otro de la región, lo 
cito como curiosidad mineralógica por la forma especial de 
yacimiento. 

Blenda. — Mina «Amapola» (Cartag-ena). Grupos de g-ruesos 
cristales pardos indeterminables. 



DE HISTORIA NATURAL. 255 

Pirüa.—Saw Clemente de Araer (Gerona). Cristales pequeños 
y brillantes constituidos por el octaedro ó por el cubo con caras 
poco desarrolladas de piritoedro. Envío de D. Manuel Cazurro 
al Museo de Madrid. 

— Caralps (Gerona). Cubos abundantes y alg-o deformados 
en g'ang-a de clorita. Envío del Sr. Cazurro. 

— Villarroya (Log-roño). Un cristal aislado bastante g-rande 
formado por el piritoedro tc (210), y otros en g-rupos, bas- 
tante alterados. Reg-alo del P. Long-inos Navas al Museo. 

— Torrelodones (Madrid). Atravesando los materiales arcai- 
cos de esta localidad y de toda la Sierra de Guadarrama son 
frecuentes unos filones de cuarzo blanco-lechoso con nidos de 
clorita terrosa amarillenta. En estos cuarzos, y siempre 
rodeados por la clorita, se encuentran exaedros de pirita que 
g-eneralmente no pasan de un milímetro de arista y que 
suelen estar bastante alterados. La clorita en el contacto con 
estos cristales está siempre muy descolorada, lo cual parece 
indicar que pudo prestar su hierro para la formación del sul- 
furo. Sería este entonces un caso curioso de metamorfismo 
mineral: primero, formación de la pirita á expensas del hierro 
de las cloritas, mineral probablemente ya de seg"unda forma- 
ción; después transformación de la pirita en limonita. 

MeiiiUlos. — Plá deis minots ó Camp deis ninyos. Caldas de 
Malavella (Gerona). De formas variadas, blancos g-eneralmen- 
te, y rara vez azulados. Al microscopio no muestran restos de 
microorg-anismos ni el menor indicio de cristalización, pudién- 
dose poner como ejemplo pierfecto de substancia isótropa. Pre- 
sentan una superficie rug-osa con resquebrajamientos y peque 
ñas oquedades. 

— Afluentes del río Mundo. Pequeños, blancos, muy seme- 
jantes por su aspecto á los anteriores. Reg-alo del Sr. Jiménez 
de Cisneros al Museo. 

*S'rt;/w¿MC.— Canarias. Sublimado fibroso, de color pardo-ama- 
rillento, sobre una escoria volcánica. 

Sal gema. — San Pedro del Pinatar (Murcia). Blanca, hialina. 
Reg-alo de D. Jesús Hernández al Museo. 

Spartaita. — Fresno (Toledo). Este mineral, que no sé que 
haya sido citado de España, es llamado «Mag-rosita» por los 
mineros de la localidad mencionada, de donde se exporta como 
mena de mang-aneso. Se presenta de color más ó menos neg-ro 



256 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

(la de Sparta es blanca-rosada con aspecto de criolita), con 
brillo análog-o al de la blenda y con estructura espática entre- 
cruzada. Presenta manganeso abundante é indicios de zinc (la 
de otras localidades lleva interpuesta esmitsonita); no da indi- 
cios de hierro. La ha enviado al Museo en consulta D. Luís 
de Hoyos. 

Creta.— Ocaña (Toledo). Es de color blanco puro y no contie- 
ne restos visibles de org-anismos. Forma bolsadas, cuando más 
de un metro, de forma muy irreg-ular, en la caliza cavernosa 
del piso superior del mioceno lacustre. El sitio donde la he 
visto es en un corte de la roca que hay á la derecha del cami- 
no de Aranjuez, pasada una casilla de la vía férrea. 

Araffonito.— Montaña de Batet, junto á Olot (Gerona). Ocupa^ 
en masas concrecionadas de un color blanco alg-o amarillento^ 
las g-randes cavidades de un basalto neg-ro, pesado, escoriáceo. 

Baritina.— San Julián de Ramis (Gerona). Es de estructura 
espática y de color blanco alg-o rosado. Donativo del Sr. Cazurro. 

Sc/ieelita.—l^í awasMas? (Salamanca). Ejemplar con dos cris- 
tales de poca altura, de más de un centímetro de arista, forma- 
dos por una pirámide y la base. Acompañada de feldespatos y 
de wolframita. 

Wol framif a. —A\moT6x (Toledo). Frag-mentos tabulares in- 
cluidos en un cuarzo ferrug-inoso, encontrado en Las Veg-uillas,. 
junto al pozo de la mina abandonada «La Concepción». 

Zí^ío.— Villarrubiade Santiag-o (Toledo). Cristales de aspec- 
to lenticular por (110), (010) y (111), con la hemipirámide muy 
poco desarrollada, incluidos en unamarg-amuy blanca alg-o ye- 
sosa» Se encuentran en unas canteras situadas como á un ki- 
lómetro, del pueblo, en dirección N. unos g-rados E. 

Goslarita.— Mina «Amapola» (Cartag-ena). Pulverulenta, 
blanca, en pequeña cantidad, sobre blenda cristalizad?. No sé 
que se hubiera citado de España esta especie mineral. 

Boracita.— Y aWecaa? (Madrid). Cristal no transparente, de 
cuatro milímetros de arista, muy bien terminado, con las for- 
mas (100), (110), 71(111) — Tc(lll), 7c(211)?y con todo el aspecto 
y caracteres de la especie. Aunque no es inverosímil, ni mucho 
menos, el hallazg-o de este ejemplar, si es bien extraño que en 
localidad tan visitada por los naturalistas españoles no hubiera 
sido encontrado antes. El cristal descrito, que g-alantemente 
ha puesto á mi disposición el Sr. Vidal y Careta, fué hallado 



DE HISTORIA NATURAL. 257 

por los alumnos de Ciencias Sres. Arias y Galán, partiendo 
unos yesos cristalinos que formaban parte de la cerca de una 
fábrica de yeso. Es lo probable, por consig-uiente, que proceda 
de las canteras en que termina el tranvía de vapor. 

Afanesa. -(Clinoclasita.) De este mineral, tampoco citado 
que yo sepa de España, posee el Museo de Madrid tres locali- 
dades en otros tantos ejemplares. Todos ellos son amorfos y de 
colores verdosos claros. Las procedencias son: Mina «Perdida», 
Cartag-ena (de aspecto terroso y color verde amarillento); de 
Linares (Jaén) (con sulfuro de cobre y una arcilla química); de 
Pardos (Guadalajara) (pulverulenta, con cuprita). 

Scorodita. — Mina de Añilo, Carballino (Orense). Amorfa y de 
un color blanco alg-o azulado. Está sobre un mispiquel aurífero 
(de 10 á 200 gramos por tonelada), que seg-ún parece se encuen- 
tra en filones estrechos y poco mineralizados, dentro de un 
g-ranito duro. Reg-aladoal Museo por D. Antonio Várela. Espe- 
cie nueva para España. 

Fibrolita. — Puig- ferral, Cadaqués (Gerona). Cantos rodados 
blancos, ó de un g-ris alg-o azulado. 

Buc/iol:/ ¿a. —Toledo. El Sr. Calderón, en la sesión de Marzo 
del año actual, dio noticia de este hallazg'o mineralóg-ico de 
nuestro consocio Sr. Esplug-a. El estudio microg-ráfico de alg-u- 
nos otros ejemplares que el mismo señor ha tenido la compla- 
cencia de remitir al Museo, me permite añadir alg-ún dato á la 
nota del Sr. Calderón. La roca en que se encuentra el mineral 
es un g-neis ordinario que no presenta más particularidad que 
la profunda alteración de la mica y el feldespato. El mineral 
aparece incoloro en luz ordinaria, formando haces rodeados 
de la mica neg-ra y con fracturas irreg-ulares normales al alar- 
g-amiento. Tiene alg-unas interposiciones de magnetita y pre- 
senta en luz polarizada una coloración muy viva. .- 

A I manditia.— Cuesla de Carvajal, Mijas (Málag-a). Donativo 
de D. línrique Laza al Museo. Pequeños cristales rodados has- 
ta de seis milímetros, de color rojizo, translucientes, formados 
por el trapezoedro (211). Son idénticos en aspecto á los tan co- 
nocidos de Nijar, junto al cabo de Gata. 

Fpidoía.— Cerro de las Hermitas (Córdoba). Abundantes cris- 
tales aciculares verdes, sobre cuarzo cristalizado. Regalado al 
Museo por D. Eduardo Hernández Pacheco. 

Pm7í«.— Desfiladero del Pasteral, cerca de Amer (Gerona). 



258 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Cristales de unos cuantos milímetros, bien terminados, des- 
tacando sobre la pasta de un pórfido g-ris-rojizo muy descom- 
puesto, que atraviesa en forma de dique los materiales arcai- 
cos de dicha localidad. 

— Torrelodones (Madrid). Cristales muy deleznables, de as- 
pecto exag-onal, formando una roca granítica alterada con 
cuarzo ferruginoso y clorita escamosa verde. Se encuentran 
grandes cantos de esta roca al principio del camino que pasa' 
sobre el túnel, según se viene de la estación hacia Las Rozas. 

Clorita.— Caralps (Gerona). De color verde-obscuro, de aspec- 
to fibroso^ con mucha pirita interpuesta. Por sus caracteres 
micrográficos se la puede clasificar como ripidolita ó clorita 
escamosa. 

Serpentina.— Desñlaáero del Pasteral (Gerona). De color ver- 
de-obscuro, transluciente en los bordes. Vista al microscopio 
ofrece un mosaico muy irregular, con- estructura francamente 
cristalina y vivos colores de polarización, que puede referirse 
al grupo de la antigorita. Contiene bastante magnetita y ma- 
sas relativamente grandes de feldespatos alterados. Por algu- 
nos restos que se encuentran dispersos en la masa puede cole- 
girse su origen piroxénico. Este mineral forma como cuña ó 
lente dentro de las rocas graníticas de la localidad. 

esteatita.— San Clemente de Amer (Gerona). En masa sin 
estructura determinada, blanca y blanco amarillenta, con pi- 
ritas. Envío del Sr. Cazurro. 

CaoUn.— Y iWav del Arzobispo (Valencia). Parece ser una ar- 
kosa con granitos de cuarzo angulosos. Reg-alo de D. Emilio 
Rivera al Museo. 

— Azoveja (Burgos). Es un ejemplar ya lavado, regalo de 
D. M. de Montiano al Museo. 

Enstatita: — Jusqueda (Gerona). De color gris casi negro,, con 
lustre algo resinoso y estructura lamelar entrecruzada. Tiene 
los caracteres micrográficos de la especie y es muy rica en in- 
clusiones. Según el Sr. Cazurro, que ha regalado el ejemplar 
al Museo, este mineral forma un gran filón. Hasta ahora no 
había sido citada de España sino formando parte de algunas 
rocas olivínicas ó serpentínicas. 

Diopsido.—CsXQYa^ de Villa del Prado (Madrid). Pequeños 
cristales verdosos, bacilares ó aciculares, de formas indetermi- 
nables, implantados en las hendiduras de una roca formada 



DE HISTORIA NATURAL. 259 

esencialmente por caliza cristalina con granate, diopsido, mica 
y tremolita incluidos. 

Aficrocliua. —Cauteva, de caliza de El Rincón (Madrid). De co- 
lor blanco ó blanco-azulado. Contiene incluidos cuarzo, mica y 
alg-unos minerales del g-rupo piroxeno-anfibol. 



Sobre las ginetas españolas 



D. ÁNGEL CABRERA LATORRE. 

Hasta hace tres años, cuando Matscliie publicó su interesan- 
te trabajo sobre las variaciones individuales y geográficas del 
género Qenetta (1), era éste uno de los géneros más difíciles 
de estudiar, así por las grandes semejanzas que se observan 
entre sus diversas especies como por lo insuficiente y, no po- 
cas veces, erróneo de las descripciones que de ellas se tenían; 
y á tal extremo llegaba la dificultad, que apenas se podían en- 
contrar dos autores que estuviesen conformes respecto al nú- 
mero de especies que debían admitirse, siendo igualmente 
numerosas y variadas las opiniones acerca de la sinonimia y 
distribución geog-ráfica que á cada una corresponde. 

Dado este estado de cosas, no es de extrañar que propios y 
extraños hayan considerado hasta ahora á las ginetas de nues- 
tra patria como pertenecientes á la especie tipo, que Linneo 
denominaba Viverra genetta. Desde muy antiguo se venía dan- 
do este nombre á cuantas ginetas se encuentran en el Sur de 
Europa, y sin duda para no aumentar la confusión que en el 
conocimiento de estos animales reinaba,* nadie entró en más 
averiguaciones por muchos años. En 1897, Graells describió lo 
que él creía una nueva variedad, á la que llamó nielas (2); pero 
con esto no hizo gran cosa, pues su nueva forma estaba fun- 
dada sobre simples casos de melanismo. Matschie, en su cita- 
do trabajo, admite, con razón, que nuestras ginetas represen- 
tan, no una, sino varias formas aún no descritas, debiendo 
corresponder á una de ellas el nombre melas, y siendo acaso 



(1) Verhandlimgen des V. Internet. Zool.-Congrexses íu Berlin, 1901 (.9í)2), p. 1128. 

(2) Mem. Real Acad. de Ciencias de Madrid, xvii (1897), p. 174, lám. 2a, fig. A. 



260 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

otra idéntica á la Genetta afra F. Cuv., de Marruecos; pero la 
falta de materiales procedentes de nuestro país le impidió ha- 
cer de dichas formas un estudio tan acabado como lo hizo de 
las africanas, de las que indica diez ó doce nuevas. Próxima- 
mente hacia la misma época en que el docto profesor del Mu- 
seo de Berlín publicaba sus estudios, otro zoólog-o eminente, 
Oldfield Thomas, reconocía en la g-ineta de las Baleares una 
forma nueva, y la describía bajo el nombre de Genetta genetta 
baleárica (1). 

Todos estos intentos de ver en nuestras g-inetas alg-o distinto 
de la Genetta genetta, juntamente con las observaciones hechas 
sobre los ejemplares del Museo de Madrid con el mismo profe- 
sor Matschie á poco de publicarse el resultado de sus estudios, 
son la causa que me ha inducido á publicar el presente traba- 
jo, basado en el examen de cuantas pieles y calaveras me ha 
sido posible reunir ó ver durante los dos últimos años, y en los 
datos que mis consocios y amig-os de provincias han tenido la 
amabilidad de enviarme. A cuantos en una ú otra forma me 
han ayudado, y muy especialmente á los Sres. Crú, de Sevilla, 
y Benedito, de Valencia, debo hacerles constar desde aquí mi 
cordial ag-radecimiento. 



Lo primero que ocurre al estudiar las g-inetas de España, es 
compararlas con la especie tipo del g-énero, ó sea la Genetta 
genetta (L.) ó G. vulgaris Lesson (2), con la que todavía son 
por muchos autores confundidas. En su diag-nosis, Linneo da 
á esta especie «corpore fulvo nigrícante, maculato» (3); Les- 
son le asig-na «pelag-e gris», y, ya en nuestros días, dice de ella 
Lydekker (4) que su color es «blackish-g-rey, marked with 
black spots, etc.», mientras Matschie le da por carácter distin- 
tivo «Grundfárbung" des Kórpers scwarzlichg'rau». El color ne- 
g-ruzco del fondo del pelaje es, por consig'uiente, lo que distin- 
g-ue á la G. genetta, y precisamente este color no se encuentra 
nunca en las g-inetas de España, las cuales, excepto en los fre- 



(1) Annals ofNat. Hist., x (1902), p. 162. 

(2) Manuel de Matnmalogie (1827), p. 173. A juzgar por lo que dice Lesson, ya en 
tiempo se pensaba <<que, sous ce nom, sont coafondues plusieurs espéces». 

(3) Systema Xatura, ed. x (1758), p. 45. 

(4) A Hand-book to ihe Carnimra, i (1894), p. 218. 



DE HISTORIA NATURAL. 261 

cuentes casos de melanismo, son siempre de un g'ris blancuz- 
co muy claro, más bien blanco sucio, lavado generalmente de 
amarillento, color que, por lo pálido, contrasta notablemente 
con las manchas obscuras que hay sobre él. En lo que sí se 
asemejan las formas españolas á la especie tipo es en el nú- 
mero de series que estas manchas forman sobre los costados, 
número que no baja ni excede nunca de cinco, y en tener unas 
y otra los anillos claros del último tercio de la cola perfecta- 
mente marcados, mientras que en una forma muy afín, la 
Gr. rJwdanica Mtsch. del Sur de Francia, están como borrosos y 
mal determinados; pero aparte de estos caracteres y los comu- 
nes á todas las especies de la zona templada, no veo analog-ías 
bastantes para que podamo.^^ dar á las Cfenetta de nuestro país 
un nombre que, según toda probabilidad, habrá que dejar tan 
solo para la de Turquía, pues de suponer es que á Turquía se 
refirió Linneo al decir de su especie: '(habitat in Oriente». 

En términos generales, podemos decir que el género Genet- 
ia está representado en todas las regiones en que puede ser 
dividida España bajo el punto de vista de su fauna, y es evi- 
dente que lo está por formas distintas. Para convencerse de 
ello no hay más que comparar detenidamente entre sí las gi- 
netas procedentes de dichas regiones, empleando para la com- 
paración los caracteres distintivos más importantes, ó sean: el 
número de anillos de la cola y extensión relativa de los mis- 
mos; el color de la punta de la cola; la forma de ésta; la lon- 
gitud del pelo en la parte media del dorso; el color de las pa- 
tas y el tamaño y disposición de las manchas del cuerpo (1). 

Atendiendo á las particularidades de la cola , encontramos 
desde luego en España dos tipos bien distintos. En las gine- 
tas del centro de la Península, el pelo que reviste aquel apén- 
dice es mucho más largo en la base que en la punta, y de aquí 
que el órgano entero parezca sumamente grueso junto á la 
raíz, estrechándose luego gradualmente. Sobre el fondo ama- 
rillento sucio del pelo, destácanse ocho anillos negros, los 
tres ó cuatro primeros muy estrechos y no bien marcados, y 
los más próximos á la punta bien limitados y un poco más an- 
chos que los claros. La punta tiene pelos negros y claros, do- 



(1) Matschie, ¿oc. «7., p. 1133. 



262 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

minando los primeros por encima; puede realmente decirse 
que es clara en la parte inferior y negra en la de arriba; en 
casi todos los ejemplares esta porción neg-ra se une con el oc- 
tavo anillo y parece una prolong-ación del mismo sobre la 
punta. 

Las ginetas de Andalucía, de Valencia y de las Baleares, 
ofrecen caracteres distintos de éstos. La cola es relativamente 
estrecha en la base, sin presentar tanta diferencia de anchura 
entre ésta y la punta como se observa en los ejemplares de 
Castilla. Los anillos obscuros están en número de nueve ó diez, 
y la punta es blanca; pero cuando hay solo nueve anillos, so- 
bre esta última se ven con frecuencia indicios del décimo, re- 
presentado por una mancha más ó menos extensa. El Sr. Be- 
nedito me comunica que en las g-inetas valencianas ha obser- 
vado la presencia de diez anillos en los individuos adultos, y 
solo de nueve en los de poca ó mediana edad; pero por ahora 
no me atrevo á decir si esta diferencia se relaciona, en efecto, 
con la edad, ó es, como parece m.ás probable, puramente ca- 
sual. En cuanto á la anchura de los anillos obscuros próximos 
á la punta, es en los ejemplares de Andalucía poco superior á 
la de los anillos claros, mientras en los de Valencia son aqué- 
llos mucho más anchos que éstos. 

Todas nuestras g-inetas tienen el pelo de la parte media del 
lomo bastante larg-o, como es natural en formas que habitan 
reg-iones templadas; en las de Andalucía y costa del Medite- 
rráneo, la long-itad de los pelos oscila entre 45 y 50 mm.; en las 
(le la reg-ión central, que viven á mayor altura sobre el mar y 
tienen que soportar inviernos muy crudos, es de 55 ó 60. 

El color de las extremidades es también un carácter de im- 
portancia. Todas las g-inetas españolas tienen la planta de los 
pies anteriores muy obscura, en comparación con el color de 
la cara superior de los mismos; pero aun en esto hay diferen- 
cias; en la g-ineta de Valencia, la planta es mucho más pálida 
que en la de Cataluña y en la de Andalucía, y en la del centro 
de España, en cambio, es completamente neg-ra, subiendo este 
color bastante por la parte posterior de la pata. El antebrazo y 
el carpo por delante presentan lunares obscuros más ó menos 
marcados, muy numerosos y g-randes en la forma central, po- 
cos, aunque bien señalados, en la andaluza, y aun más esca- 
sos y mal definidos en la valenciana. Las patas posteriores 



ÜE HISTORIA NATURAL. '2C>H 

llevan sobre el talón un gran manchón neg-ro, que se corre 
posteriormente hacia abajo, formando una faja á lo largo del 
pie; esta faja, en la g-ineta de Castilla, se extiende muclio por 
los lados, dejando solo una estrecha porción clara delante de 
la pata; en las otras g-inetas solo ocupa la parte posterior, de- 
jando los lados libres. 

En todos estos caracteres, las g-inetas de Andalucía y las de 
Valencia se asemejan mucho entre sí y se disting-uen por ig-ual 
de las del centro de la Península; pero en lo que toca á las 
manchas del cuerpo, sucede precisamente lo contrario. Todas 
ellas presentan cinco series de manchas; en la forma de Anda- 
lucía, estas series son bastante reg'ulares, y las manchas tie- 
nen una forma alargada, casi lineal en alg-unos casos, mien- 
tras en la g-ineta central y en la de Valencia las manchas son 
más bien redondas ó polig-onales, y forman series sumamente 
irreg-ulares, hasta el punto de que es casi imposible disting-uir 
bien una serie de la inmediata. En cuanto al tamaño de las 
manchas, en todas nuestras g-inetas son bastante g-randes las 
de las dos series superiores, disminuyendo lueg-o de tamaño á 
medida que se aproximan al vientre. La forma castellana es la 
que las presenta más g-randes 3^ más compactas. Todas las g-i- 
netas que yo he podido examinar se asemejan en la disposi- 
ción de la faja neg-ra del lomo y en el dibujo de la cabeza y de 
la nuca; si acaso, pudiera hacerse notar que en las de Valencia 
me ha parecido que la mancha neg-ra de la mandíbula inferior 
está mejor limitada y es más intensa que en las de otras re- 
g-iones. 

Como no ig-nora todo aquel que haya visto g-inetas con fre- 
cuencia, son muchos los ejemplares en que todas las manchas 
y dibujos, en vez de ser negros, presentan un color castaño y 
aun leonado-rojizo. Esta anomalía, si es que realmente puede 
llamársele así, es mucho menos frecuente en la g-ineta del cen- 
tro que en las del litoral. El melanismo, en cambio, se encuen- 
tra por ig-ual en todas ellas. 

De todo lo expuesto se deduce (jue en España pueden distin- 
g-uirse perfectamente, cuando menos, tres formas de g-inetas, 
llámeselas especies ó subespecies, correspondientes á otras 
tantas reg-iones. Una de ellas, que habita el centro de la Pe- 
nínsula, me parece enteramente nueva; otra, la de Andalucía, 
debe llevar el nombre de &. melas, por pertenecer á ella el 



264 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ejemplar melano así denominado por Graells, y la tercera, ó 
sea la del reino de Valencia, me parece idéntica á la de las 
Baleares descrita por Thomas, por lo que, al menos provisio- 
nalmente, la llamaré (x. baleárica. No sé si la gineta del rincón 
sudeste pertenecerá á esta última forma ó si representará una 
forma diferente, acaso idéntica á la G. afra de Marruecos; y 
por lo que respecta á la de Cataluña, como quiera que la úni- 
ca piel que poseo de esta reg-ión (de Gerona) se halla en muy 
mal estado, no me atrevo á asegurar nada, si bien creo que ha 
de ser la misma gineta de Valencia. 

Un examen comparativo de los cráneos me ha convencido 
de que las tres citadas formas deben separarse como bien dis- 
diutas. La forma general de la calavera es siempre la misma, 
como en todo el género; pero hay diferencias de detalle per- 
fectamente características, que en seguida indicaré al descri- 
bir cada especie, completando mis observaciones con una tabla 
de las dimensiones de los cráneos. 

1. Genetta melas Graells. 

Pelaje ceniciento muy claro; cinco series bastante regulares 
de manchas obscuras alargadas, esto es, ovales ó lineares; cola 
con nueve ó diez anillos obscuros, los más próximos ala punta 
más anchos que los claros que los separan; la punta de la cola 
blanca, á veces, en los casos en que hay nueve anillos, con in- 
dicios del décimo por encima; antebrazos con lunares peque- 
ños y no muy numerosos; plantas de los pies anteriores más ó 
menos obscuras, sin llegar á ser negras; pies posteriores ne- 
gros por detrás. 

Cráneo con el borde superior del agujero occipital for-- 
mando un ángulo obtuso bien marcado; nasales estrechos y 
largos. 

La coloración normal de esta especie no había sido descrita 
nunca, que yo sepa. Graells tomó por tipo un caso de mela- 
nismo, que describió sin gran detenimiento, dando además 
una lámina tan inexacta como mal dibujada. La especie debe 
ocupar dentro del género un lugar muy próximo á la G. genetta 
y la Q. afra; de la primera se distingue por el número de ani- 
llos obscuros en la cola y por el color del pelaje, y de la se- 
gunda por tener también más anillos y porque sus manchas 
son más pequeñas y más compactas; en la lámina de Cu- 



DE HISTORIA NATURAL. 265 

vier (1), la G. afra tiene la punta de la cola neg-ra, lo que no 
sé observa en la G. melas. 

Iíal>.- Cuenca del Guadalquivir, desde Sierra Morena hasta 
la costa del Atlántico. Muy abundante en Córdoba y Sevilla. 
Los datos que poseo acerca de las g"inetas de Badajoz me hacen 
presumir que también en esta provincia se encuentra la misma 
especie. 

El tipo, procedente de Sierra Morena y conservado en el Mu- 
seo de Madrid, ofrece el inconveniente de ser inelano y todavía 
joven, de modo que su utilidad para un estudio de la especie 
es casi nula. 

2. Genetta baleárica Thomas. 

Pelaje g-ris blanquecino, aveces lavado de amarillento sucio; 
manchas irreg'ulares, aproximándose á la forma circular ó po - 
lig-onal, y dispuestas en cinco series con poca reg-ularidad; 
cola como en la G. melas, pero con los anillos próximos á la 
punta más anchos; antebrazos y reg-ión carpiana con pocos lu- 
nares, pequeños y mal definidos; plantas de los pies anteriores 
más obscuras que la parte superior de los mismos, pero no ne- 
g-ras; las extremidades posteriores como en la G. melas. 

Thomas dice que la g-ineta de las Baleares no ofrece en su 
pelaje el matiz amarillento tan frecuente en las de la Penín- 
sula; pero este carácter pudiera muy bien ser puramente in- 
dividual. 

Cráneo relativamente corto y ancho, especialmente en la 
parte del hocico. Los nasales, sobre todo, son notables por lo 
cortos; la proporción entre su anchura y su long-itud es com- 
pletamente distinta de la que se observa en las otras ginetas 
españolas. Si se toma la long-itud de los nasales en su línea de 
separación como 100, su anchura máxima resulta en la g-ineta 
de Valencia ig-ual á 56,2 y en la G. melas ig-ual á 36,9. Esta 
brevedad de la reg-ión facial se traduce perfectamente al exte- 
rior, pues la G. baleárica tiene una fisonomía más achatada, 
más felina, dig-ámoslo así, que las otras especies. 

Exteriormente, lo que desde lueg-o diferencia á la G. baleá- 
rica de la G. melas es la forma y disposición irreg'ulares de sus 
manchas. 



(1) Hist. nal. des Mammiféres, livr. Lii (1820), lám. 



266 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Hab. — Valencia, Castellón, Baleares, y probablemente tam- 
bién Cataluña y Arag'ón. Los datos más fidedig-nos que acerca 
de las g-inetas de las dos últimas reglones poseo se refieren á 
una forma de cuerpo irreg"ularmente manchado y con nueve 
anillos en la cola. Sin embarg-o, debo hacer constar que el 
cráneo de un ejemplar semiadulto de Gerona, que tengo en 
mi colección, se parece mucho al de la gineta del centro de 
España, y que las plantas de los pies anteriores del mismo in- 
dividuo son muy obscuras, casi neg-ras. 

3. Genetta peninsulse sp. n. 

Pelaje larg-o y espeso, g-ris blanquecino, casi siempre lavado 
de amarillo sucio; manchas muy numerosas y compactas, gran- 
des y de forma muy irregular, dispuestas en cinco series igual- 
mente irregulares; cola muy ancha en la raíz, á causa de la 
longitud del pelo, y con ocho anillos negros, los tres ó cuatro 
primeros muy mal definidos y estrechos, los restantes bien 
marcados y algo más anchos que los espacios claros interme- 
dios; la punta es clara por debajo y negra por encima, estan- 
do generalmente la porción negra unida al octavo anillo. Las 
plantas de los pies anteriores son de un negro de carbón muy 
intenso, color que sube un poco por detrás del carpo y se fun 
de insensiblemente con el de la parte posterior del antebrazo, 
que suele ser un poco más obscura que la anterior; en la re- 
gión carpiana hay muchos lunares obscuros bastante grandes. 
Las patas traseras, bajo el talón, son negras, no solo por de- 
trás, sino también en los lados. 

Dimensiones del tipo: cabeza y cuerpo, 48 cm.; cola, sin los 
pelos, 42; pie posterior, sin uñas, 8. 

El cráneo se asemeja más al de la Cr. meJas que al de la 
(r. baleárica; pero el agujero occipital no tiene el borde poste- 
rior tan anguloso como en aquélla, sino más curvilíneo y bas- 
tante menos escotado. 

Por sus plantas anteriores negras y por el matiz gris algo 
obscuro, la Gr. 'peninsulm se aproxima á la Gr. barbar Wagn., de 
Argelia y Túnez (1); pero ésta no tiene más que siete anillos 
obscuros en la cola, mientras en aquélla hay ocho, más la 



(1) G, M. Wagner: Reisen in der Regentschaft Algier, m (1841), p. 23, lám. v. 



DK HISTORIA NATURAL. 



mancha de la punta, que puede considerarse como rudimento 
de un noveno anillo. 

Hah. — España central: las dos Castillas, y probablemente 
todo el antig'uo reino de León, hasta Galicia. 

El tipo es un macho adulto de El Pardo, cerca de Madrid, 
reg-alado al Museo de Ciencias por S. M. el Rey D. Alfonso XIII. 
En el mismo Museo, entre otros ejemplares, existe uno de Ar- 
g-anda que constituye un hermoso ejemplo del melanismo, fre- 
cuente en ésta como en todas las g-inetas. 

En la sig'uiente tabla se dan las dimensiones de los cráneos 
de las tres especies que acabo de describir, tomadas sobre ejem- 
plares perfectamente adultos. 



Longitud basilar 

Anchó en los zigomáticos 

ídem interorbitario 

ídem de la caja cerebral 

Longitud de los palatinos 

Ancho de los misuios al nivel del primer molar. 

Longitud de los nasales 

Ancho de los mismos 



Observaciones sobre las rocas epidutíferas de Andalucía 



D. JOSE MACPHERSON(I). 

El desarrollo de la epidota secundaria á expensas del feldes- 
pato en algunas rocas de Sierra Morena es tan notable y se ve- 
rifica en tan gran escala, que su estudio sug-iere consideracio- 



(1) Fragmento de una carta inédita. rNota de la Com. depull.j 



2()S boletín de la real sociedad española 

nes transcendentales sobre un proceso obscuro y que se refiere 
indudablemente á época posterior á la completa consolidación 
de los materiales en que aparece. 

Estas rocas son porfídicas, unas veces granófiros y otras ver- 
daderos pórfidos cuarcíferos, abundantes en toda la reg-ión 
montañosa citada, y especialmente en la parte que corresponde 
á las provincias de Córdoba y Sevilla. Tratando de la primera, 
ya tuve ocasión de notare! desarrollo del indicado mineral, en 
términos de merecer, á mi juicio, formar un g-ropo indepen- 
diente con estos materiales, cuya evolución principia por sim- 
ples manchitas de epidota y acaba por un puro ag-reg-ado de 
este mineral y cuarzo. Cuando se encuentran masas en este 
último estado, no sería fácil inducir su orig'en si no fuera por 
comparación con ejemplares que se hallan en el período del 
tránsito. 

He hecho g-ran número de preparaciones, y entre ellas las 
hay sumamente interesantes; pero ning-una lo es tanto como 
la de un pórfido que aflora en la Sierra de los Santos, al W. de 
Espiel, en la provincia de Córdoba. Hállase la roca formada por 
una pasta homog'énea, de color rojo de ladrillo, con un poco de 
cuarzo y abundantes cristales de feldespato empastados porfí- 
dicamente. La mayoría de éstos están manchados de verde por 
la epidota, y en el campo del microscopio se ve que constituye 
frag-mentos de diverso tamaño, hasta el punto de que, en oca- 
siones, la totalidad de la substancia feldespática ha sido reem- 
plazada por el mencionado silicato. 

Es curioso en estas pseudomorfosis que cuando la epidota 
ocupa todo el espacio que tenía primitivamente el feldespato, 
el mineral nuevamente producido conserva la forma cristalina, 
del que deriva; pero con una pureza tan notable, que á veces 
constituye bellas maclas de Carlsbad, con su plano de asocia- 
ción perfectamente visible. En transformaciones ulteriores, 
que se pueden apreciar en otras preparaciones, acaba la roca 
por ser un simple ag-reg-ado de cuarzo y epidota con desapari- 
ción completa del feldespato. 

Los mineralogistas han descrito ya el proceso de la epidcti - 
zación; tratándose, sin embargo, de esta transformación en 
tan g-ran escala como se presenta en la Sierra Morena, surg-en 
cuestiones obscuras de índole g-eológ-ica que merecen fijar la 
atención. Desde lueg-o ha sido preciso, no solo que la cal haya 



DE HISTORIA NATURAL. 269 

i-eeraplazado por completo á la potasa y la sosa del feldespato, 
sino que además las relaciones cuantitativas de la sílice de los 
minerales puestos en presencia haya cambiado total y radical- 
mente. Y si, como todo induce á creer, estas acciones secun- 
darias se han verificado cuando las rocas estaban ya en estado 
sólido, me parece que existen en esto motivos de reflexión y 
de enseñanza para el petróg-rafo y el g"eülog"o. 

En resolución, limitándome al caso referido y sin multipli- 
car más los ejemplos, creo que para explicar la serie de reac- 
ciones á que debe su orig-en la epidota secundaria de los men- 
cionados pórfidos, hay que admitir, no solamente movimien- 
tos complejos moleculares encadenados en el seno mismo de la 
masa pétrea, sino un transporte concomitante hacia el exte-r 
rior, de substancia excedente, por todo extremo notable, y re- 
velador de la importancia de las acciones secundarias en el 
erénesis de las rocas. 



Datos para la fauna de la provincia de Oviedo 

pOR 

DON CELESTINO GRAIÑO. 

Mamíferos (i). 

Quirópteros. 

Plecolus miritus L.— Poco común. Recibe el nombre g-eneral 
de espitagueyos, el cual viene á ser sinónimo de murciélag'O. 

Carniceros. 

Ursus arctos L. — Relativamente no es escaso. Osu es el nom- 
bre castizo asturiano; las crías reciben los de os/nos, oseznos y 
est>a7'dos. 

Putorms ermineiis L. Armiíto. — El ejemplar que poseo proce- 
de de las inmediaciones de Cudillero, y solo por esa parte y la 
de Caborana teng-o noticias ciertas de su existencia. 

Como el tamaño de mi ejemplar es un poco mayor que el 



(]) Véase mi nota en el Boletín Soc. esp. de Hist. nat,, t. ii, 1902, pag. 296. 
T. v.-Mayo, 1905. 18 



270 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

que en las obras le asig-nan, lo consig-no aquí por si pudiera 
ser este dato de alguna importancia. 
Larg-o, 0,37; cabeza, 0,06; cola, 0,092; g-rueso, 0,113. 

Roedores. 

Sciiirus múgaris L. ATdiUa.—Y.%\?i. es la única especie del 
g-énero que menciono sin tenerla en mi colección, pero no me 
cabe duda alg-una respecto á su existencia, porque he visto 
varios individuos. 

Elyomis nitela Gm. Leroto.—^olo he visto un ejemplar que 
conservo; fué cog-ido en el nido de un ave en los alrededores 
de Aviles durante el mes de Junio último. 



Aves raras en el litoral. 

Solo haré aquí mérito de dos especies y una variedad raras, 
remitiéndome en las demás á mi «Catálog-o de las aves de 
Asturias». 

Jilg-uero albino.— Ejemplar sumamente raro en esta reg-ión, 
cazado en los alrededores de Aviles. 

De un blanco purísimo, sin vestig-ios del negTO de la cabeza 
ni del g-ris en ning-una parte; solo tiene rastros del rojo de la 
frente y las mejillas. Conserva los colores negro y amarillo 
de las alas y el negro de las g-randes remeras. 

Plectropha7ies nivalis L. — Pájaro rarísimo cazado el 7 de No- 
viembre en las Huelg-as (Goson); hasta que me trajeron éste no 
había visto ning-ún otro ejemplar en la provincia ni tenido 
noticia de él. 

Cohjmhus arcticus L. — Cazado en Luanco el 5 de Diciembre 
de 19U3 en tiempo de g-randes temporales. 



Anfibios del litoral. 

Tritón marmoratus Dug\ — Le encontré escondido en la tie- 
rra al removerla para sacar una lag-artija. 

Salamandra maculosa Laur.— Muy común; se la conoce con 
el nombre de sacanera, y el vulg-o la reputa muy venenosa. 



DE HISTORIA NATURAL. 271 

Bufo vulgaris Laur. /S^^o. —Frecuentísimo, tenido por ve- 
nenoso. 

Bufo Calamita Laur.— Común y calificado también de bas- 
tante venenoso, aunque menos que el anterior. 

Hyla arbórea L. — Muy abundante. 

Rana esculenta L.— Comunísima. Recibe en Asturias el nom- 
bre castizo de rana, y á los renacuajos se les designa con los 
de cudrares, cudraretes y cuyaretes, aludiendo, sin duda, á su 
forma. 

Reptiles del litoral. 

Ofidios. 

Tropidonotus viperirms L. 

Tropidonolus natrix L.— Común. Temido por confundirse con 
ias víboras. 

Saurios. 

Anguis fragUis L.— Muy frecuente. Recibe el nombre de 
escuHMerto; todo el mundo sabe que no es venenoso, á pesar 
de lo cual se le persig'ue mucho. 

Lacértidos. 

Lacerta mwralis Laur.— Comunísima. En el país la llaman 
Uargatera. 

Lacerta tiridís L. — Hay dos variedades, una con manchas y 
otra reticulada, comunes ambas. Reciben el nombre g-eneral 
de Llargatos. 

Quelonios. 

Testudo matiritanica Schfeff. (1). 



Peces. 

Centriscus scolopax L. Trompetero. — Pescado en Aviles en 
Ag*osto de 19)4; es muy raro en estas costas. Posteriormente 
he visto otro ejemplar que trajo un vapor pesquero de bou. 



(1) Véase mi nota «La Testudo mauritanica de Asturias», Bol. Soc. e.sp., t n¡, 1903, 
pág. 148. 



272 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



Descripciones de algunos Hemipteros nuevos del centro de España 



DR. (i. HORVATH. 

Nuestro coleg-a T>. José María de la Fuente, que explora con 
tanto celo como éxito la fauna entomológ-ica de la provincia 
de Ciudad Real, tiene, desde hace alg-unos años, la bondad de 
comuni-carme los Hemipteros que recog-e en los alrededores de 
Pozuelo de Calatrava, habiendo log-rado la satisfacción de en- 
contrar entre las especies recog'idas, no solo algunas intere- 
santes por ser poco conocidas, sino también muchas formas 
nuevas, como Apierohi ibérica Horv., Campylosteira serena 
Horv., Galeatus coJpochiJus Horv., MoJiosteira buccata Horv.,, 
Piezocranum seínimilum Horv., Macrotyliis Fuentei Horv., Agal- 
lia hispánica Horv., etc. 

En 1902 el Sr. de la Fuente ha visitado Fuencaliente, pueblo 
situado en el centro de Sierra Morena, donde también ha he- 
cho notables é interesantes descubrimientos. 

A continuación presento las descripciones de algunas de las 
especies y variedades nuevas procedentes de las cazas de nues- 
tro diligente coleg-a: 

1. Peritrechus gracilicornis V\iX. \^\\ xantJwpus n. 

Pedibus flavo-testaceis, tantum annulo subapicali (interdum 
antice interrupto) femorum posticorum, annulo subbasali au- 
gusto obsoleto tibiarum posticarum apiceque tarsorum ni- 
g-ris. cT. 

Pozuelo de Calatrava. 

2. Derephysia nigricosta n. sp. 

Corpore nigro; vesícula antica, carinis foliaceis et lateribut? 
explanatis pronoti elytrisque vitreis, testaceo-reticulatis; spi- 
nis capitis brevissimis; antennis mediocribus, pallide fusco- 
testaceis, pilis semierectis curvatis sat dense obtectis, articulo 
tertio disco pronoti aequilongo et quam articulo quarto nigro 
duplo et dimidio longiore; pronoto carinis tribus altis, unise- 
riatim areolatis instructo, carina media carinis lateralibus aW 



DE HISTORIA NATURAL. 27:< 

tiore, vesícula antica utrinque areolis quinqué vel sex praedi- 
ta et antrorsura elevata, marg-inibus lateralibus laminatis, ex- 
tus pone médium rotundatis, ante médium subrectis, tantum 
ápice ipso súbito rotundatis et obtuse angulato-productis, per 
totam long-itudinem irreg-ulariter biseriatim areolatis; elytris 
apicem abdominis paullo superantibus, lateribus leviter rotun- 
datis, spatio discoidali biseriatim areolato, spatio laterali serie 
única areolarum quadrang-ularium instructo, vena costali cum 
venulis transversis spatii lateralis nig-ra, membrana costse per 
totam long-itudinem uniseriatim areolata, areolis bis quadran- 
g-ularibus; plag-a basali ventris pedibusque pallide fusco-testa- 
ceis. 

Long-. 3 mili. 

Fuencaliente. 

Parece próxima á V. rectinervis Put.; pero es evidentemente 
distinta de ella por la marg-en del élitro, que está formada por 
una sola serie de areolas, y por la nerviación costal de los éli- 
tros y las transversas de su espacio lateral, que son negras, 
mientras que las restantes nerviaciones son pardas. 

3, Galeatiis consimilis n. sp. 

Corpore flavo-testaceo; carinis foliaceis lateribusque lami- 
nato-explanatis pronoti et elytris vitreis, pallide testaceo-reti- 
culatis; capite spinis gracilibus, albidis, apicem ejus superan- 
tibus, sed apicem vesiculse anticse pronoti haud atting-entibus 
armato; antennis pallide flavo-testaceis, g-racilibus, parce gri- 
seo-pilosulis, articulo tertio articulo quarto duplo et dimidio 
long-iore; lateribus explanatis pronoti extus rotundatis, antror- 
sum ang-ulato-productis et apicem capitis subsuperantibus, 
triseriatim areolatis, vesícula antica oblong-o-elong-ata, tecti- 
formi, ultra apicem capitis producta et utrinque areolis qua- 
tuor iüstructa, carinis lateralibus altis, conchatis, fusco-reti- 
culatis, vesícula postica tectiformi et quam vesícula antica di- 
midio altiore, utrinque biseriatim areolata, areola anteapicalí 
superiore hujus leviter infuscata; elytris completis abdomine 
multo long'ioribus, membrana costee ipsa basi ang-ustissima, 
dein súbito fortiter ampliata et ang'ulata, extus fere usque ad 
apicem subrecta, triseriatim areolata, tantum mox ante mé- 
dium areolis binis biseriatis instructa, ápice rotundato et uni- 
seriatim areolato, vesícula discoidali modice elevata, antror- 



274 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

sum leviter declivi, postice fere subperpendiculari; pedibus 
gracilibus, pallide flavo-testaceis. 

Long-, 3 mili. 

Pozuelo de Calatrava. 

El G. muUiseriatus Reut. es el que mayor semejanza tiene 
con la nueva especie; pero en ésta la reticulación del pronoto y 
de los élitros es de coloración pálida, el seg-undo artejo de las 
antenas es más corto, la ampolla posterior del pronoto es me- 
nos elevada y. sobre todo, la ampolla anterior del mismo sobre- 
pasa la cima de la cabeza; además, la margen elitral es alg-o 
más estrecha y tiene las células periféricas tan g-randes como 
las de las series internas. 

4. Amblytylus scutellaris n. sp. 

Oblongo ovalis (cf ) vel ovalis (Q), flavescenti-albicans, super- 
ne subtilissime flavicanti-pubescens (an detritus?); capite basi 
pronoti V3 ang-ustiore, apicem versus long-ius producto, latitu- 
dine sua cum oculis vix breviore et quam pronoto V3 longiore, 
a latere viso altitudine sua circiter duplo longiore, vértice 
oculo vix plus quam duplo (c/) vel fere triplo (Q) latiore , tylo 
a latere viso lato, fortiter arcuato; antennis brevissime pallido- 
pubescentilius, articulo secundo latitudini basali pronoti circi- 
ter aequilongo, sed articulis duobus apicalibus simul sumptis 1/4 
breviore, articulo tertio articulo quarto '^l-- longiore; rostro paul- 
lo pone médium ventris extenso, ápice nigro, articulo primo 
dilatato, médium xyphi atting-ente; pronoto basi long-itudine 
sua fere duplo latiore, ápice fere aeque lato ac longo, lateribus 
subrectis, callis parum discretis; scutello laete roseo et linea 
mediana pallida signato; hemelytris unicoloribus, membrana 
albido hyalina, apicem versus fumata, veuis pallide flaventi- 
bus; pedibus subtiliter pallido-pubescentibus, femoribus ante 
rioribus impunctatis femoribus posticis subtus punctis minu- 
tis fuscescentibus seriatim dispositis notatis, tibiis fusco- vel 
testaceo-spinulosis, tarsis ápice nigris. c/. 9. 

Long-. 3 »/2-3 -'A mili. 

Pozuelo de Calatrava y Fuencaliente. 

Especie fácil de reconocer por su escudete de un hermoso 
color rojo, carácter que no se encuentra en ninguna otra espe- 
cie del mismo g-énero. Por lo demás es bastante próxima á la 
A. delicakis Perr.; pero difiere por su menor tamaño y por el 



DE HISTORIA NATURAL. ^''^ 

segundo artejo de las antenas, distintamente más corto que 
los dos últimos artejos reunidos. 

5. Atractotomus nitidus n. sp. 

Ovalis, nig-er, nitidus, pilis albidis facillime divellendis par- 
ce vestitus; capite basi pronoti Vs ang-ustiore, vértice oculo du- 
plo latiore; articulo primo antennarum nigro, articulo secun- 
do obscure fusco-castaneo, fusiformi, diámetro suo máximo 
fere quintuplo long-iore et marg-ine basali pronoti V3 breviore, 
breviter nig-ro-piloso; pronoto basi long-itudine sua fere duplo 
latiore; hemelytris unicoloribus, membrana fuinata, venis con- 
coloribus; femoribus nigTis, ápice albido-testaceis, tibiis albi- 
dis, nigTO-spinosis, spinis sat long-is, e punctis distinctis ni- 
g-ris nascentibus. Q. 

Long-. 2 1/4 mili. 

Pozuelo de Calatrava. 

Recuerda, por las tibias provistas de espinas bastante fuertes 
y de g-randes puntos neg-ros, á la J.. tigripes M. R.; pero la 
talla mucho más pequeña, el segundo artejo de las antenas 
menos grueso y de un pardo obscuro, y, sobre todo, las tibias, 
que no son negras por debajo, no permiten confundirla con 
ella. 

El único ejemplar que conozco ha perdido los dos últimos 
artejos de las antenas y los tarsos. 

G. Typhlocyba exornata n. sp. 

Albida, nitidula; vittis duabus lateralibus pronoti antice in 
vértice, postice in scutello continuatis, limbo scutellari etcom- 
raissurali (apicem versus attenuato et evanescente) clavi vit- 
taque interna percurrente corii juxta suturam clavi sita auran- 
tiacis; vértice medio quam lateribus distincte longiore et lati- 
tudine sua basali inter oculos pauUo breviore; facie impicta; 
pronoto longitudine sua duplo latiore et quam vértice vix lon- 
giore; membrana leviter fu mata, flavo-venosa, areola apica- 
li secunda breviter petiolata; unguiculis tarsorum fusco- ni- 
gris. of. 9- 

Long. 3 V/4 mili. 

Fuencaliente. 

Se parece un poco por los dibujos de la cabeza, del pronoto 
y del escudete, á la Aleira albosiriella Fall.; pero la especie á 



276 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

que más se asemeja es á la Typhlocyba Paiidellei Leth., distin- 
g-uiéndose, aparte del dibujo, por el vértex menos prominen- 
te y por el abdomen enteramente pálido. 

7. Zygina punctigera n. sp. 

Albido-flavescens; maculis duabus punctiformibus discoida- 
libus verticis maculaque punctiformi apicali scutelli nigris; 
vértice lunato, latitudine sua basali inter oculos % breviore; 
fronte superne litura W-formi fusca, deorsum cum vittis dua- 
bus lateralibus fuscis confluente notata; clypeo paludo; prono- 
_to long-itudine sua duplo et ^/^ latiore et quam vértice dimidio 
long-iore, albicante, medio fascia transversa brunneo -flave- 
scente sig-nato, marg-ine postico subrecto; scutello maculis vel 
punctis basalibus nigris destituto; hemelytris albido-hyalinis, 
flavo-venosis^ areola apicali tertia fere quadruplo long"iore 
quam latiore; corpore subtus, maculis duabus discoidalibus 
nigris mesosterni exceptis, pallido; dorso abdominis nig-ro (cT) 
vel nigricante (Q), marginibus posticis et lateralibus ség-men- 
toruin pallidis; unguiculis fusco-nigris. ^. Q. 

Long-. 2 Va mili. 

Pozuelo de Calatrava. 

Pertenece al grupo de Z. párvula Boh.; pero es muy distinta 
por su talla pequeña, por sus élitros desprovistos de bandas 
obscuras, por el clipeo y parte inferior del cuerpo pálido, y, 
sobre todo, por el escudete sin manchas en la base y marcado 
con un g'rueso punto negn*o en el ápice. 

8. Pediopsis virescens Fabr. var. lineóla n. 
Griseo-flavescens; puncto apicali verticis mag-is minusve 

deorsum in fronte producto et interdum cum plaga inferiore 
inedia nigra vel nigricante liujus fere conjuncto, nigro; pro- 
noto lineóla mediana nigra ab ápice usque ad médium exten- 
sa et retrorsum sensim subtiliore notato; scutello maculis dua- 
bus basalibus triangularibus et linea mediana fuscis punctis- 
que duobus discoidalibus nigris ornato; hemelytris brunneo- 
flavescentibus; puncto propleurarum punctoque basali exter- 
no tibiarum posticarum nigris. a- 

Long-. 4 Va mili. 

Fuencaliente. 

Se parece á primera vista, por su coloración, á la var. ñas- 



DE HISTORIA NATURAL. 277 

sata Germ.; pero los dibujos de la cabeza, del pronoto y del 
escudete, son diferentes. 

9. Floria blandula n. sp. 

Pallide testacea; vértice iuter oculos duplo latiore quam me- 
dio long-iore; conis frontalibus vértice paullo breviorihus, ex- 
tus rectis, intus diverg-entibus, ápice obtusis; antennis home- 
lytris 2/s brevioribus, g-racilibus, pallidis, articulis 3-5 ápice 
imo, articulis reliquis autem totis nig-ris; pronoto vértice paul- 
lo plus quam dimidio breviore, utrinque ad latera puncto ni- 
gTO notato; mesonoto fulvo- vel interdum fusco-vittato; heme- 
lytris hyalinis, pallido-venosis, latitudine fere duplo et dimidio 
long-ioribus, extus pone médium subrectis, ápice late rotunda- 
tis, fascia anteapicali obliqua curvata, a ramo furcali secundo 
usque ad apicem venae radialis extensa et extrorsum vittulas 
tres ramos furcales 2-4 usque ad apicem prosequentes emit- 
iente, pallide fusca sig-natis, ramo furcali primo pallide fusco- 
adumbrato, parum obliquo, petiolo furcae primae recto et quam 
spatio Ínter ápices ramorum furcalium primi et secundi paul- 
lo breviore, petiolo furcíe secunda sat curvato, ramis furcali- 
bus hujus modice diverg-entibus, vena radiali apicem versus 
leviter curvata; corpore subtus nig-ro-varieg-ato, raro fere toto 
nig-ro; pedibus pallide testaceis; abdomine nig-ro annulato. 
Long". corp. 2-2 •/g, cum hemelytris 2 ^¡^-2^]^ mili. 
(/. Abdomine fere toto nig-ro; seg-mento g-enitali cum appen- 
dicibus testaceo; forcipe a latere visa recta, augusta, diámetro 
suocirciter quintuplo long-iore et apicem versus vix attenuata; 
lamina g-enitali forcipe distincte crassiore et paullo long-iore. 
<?. Valvulis g-enitalibus pallidis, válvula inferiore quam su- 
periore paullo breviore. 
Pozuelo de Calatrava. 

Esta especie recuefda, por los dibujos pardos de sus élitros, 
á F. Retama Put.; pero es mucho más pequeña, con los conos 
frontales más cortos y rectos, con su borde externo y con los 
ramillos de la seg-unda bifurcación elitral menos diverg-ente. 
También son un poco diferentes los dibujos de los élitros, 
puesto que la faja oblicua anteapical es confluente con las 
manchas marg-inales que ocupan la extremidad de los ramillos 
2, 3 y el del radio, y se prolong-a un poco hacia el centro del 
élitro, á, lo larg-o del peciolo de la seg-unda celdilla marg-inal. 



boletín de la real sociedad española 



Notas sobre los Pirgomórfidos (Pyrgomorphidm) 

POE 

DON IGNACIO BOLÍVAR. 

XI Subfain. Ortacrinae. 

Esta subfamilia, que en la Monog-rafía estaba confundida 
con la Sphenari(S, debe formar un grupo independiente, como 
se ha visto por los nuevos g-éneros descubiertos recientemen- 
te. En efecto, á los tres que allí comprendía, Orthacris Bol., 
Sphenacris é Ichthiotettix Rehn., hay que ag-regar ahora 
Discolorhimis y Caprorhimis Sauss., si bien este último me 
ofrece alg-una duda en cuanto á su colocación, y por último, 
Calamacris Rehn. y dos nuevos g-éneros, Nerenia y VerduUa, 
que propongo para formas muy notables, unas desconocidas 
hasta ahora, y otra ya conocida, aunque muy imperfectamen- 
te, por lo que ni yo la había enumerado en la Monog-rafia ni 
autor alguno se había ocupado en citarla; me refiero á la Pyr- 
(jomorpha brachyptera ó Acridium ( P)/rgomorpha) cycloptermn, 
que con los dos nombres fué descrita por de Haau. 

Ichtliiotettix Rehn. 

Mr. Rehn. ha propuesto este nombre para sustituir al de Ich- 
Ihidion, ya empleado por Dejean en los coleópteros. 

La única especie conocida habita en Méjico. 

Orthacris Bol. 

De este género solo se conocía una especie^ 0. filiformis Bol., 
de Ceilán. cuando se publicó la Monografía, pero á ella he aña- 
dido otras cuatro en «Les Orthoptéres dS S'Joseph's Collége», 
Ann. de la Soc. ent. de France, 1902, p. 608, que son: O. riificor- 
nis, eleyans, simtdans y acuticeps, todas de la India (Maduré y 
Kodaikanal); y por último, hay que ag-regar todavía otra des- 
cubierta por Mr. Maindron en la costa de Coromandel, y que 
se conserva en el Museo de París. 

0. Maindroni sp. nov. 
Stramineus, verisimiliter decoloratus, in vivo olivaceus? Cor- 



DE HISTORIA NATURAL. 279 

pore superne ci-ebre punctato-irapresso. utrinque fascia lata 
castanea callis flavis adspersa pone oculos oriunda, et ante 
coxas posticas evanida. Fastig-ium latiusculum ante oculos mo- 
dice prominulum, medio obtuse carinatum ápice obtusatum. 
Oculi lineis nigris curvatis parallelis picti. Pronotum antice 
posticeque subindistincte sinuati, lobis deflexis forte impresso- 
punctatis callis flavis nuraerosis irreg-ulariter dispositis, mar- 
gine inferiore nec non ang-ulis antico posticoque flavis. Tym- 
panum abdominale adest. Tuberculum prosternale conicum 
parvum. Intervallum mesosternale ang-ustissimum x-forme. 
Tibige posticse ápice intus macula fusca, in marg-ine externo 
spina apicali brevissima instructse. Abdomen linea augusta 
laterali castanea albido g-ranosa Q. 

Long-. corp. 27; cap. 4; prou. 4,2; fem. post. 11 mili. 

Loe. Geng-i, costa de Coromandel (M. Maindron, 1901). 

Parece afín al 0. filiformis Bol., pero de mayor tamaño y de 
coloración diferente. Los bordes laterales del pronoto están cu- 
biertos de pequeños callos amarillentos, que en el O. filifor- 
iRíS son raros y muy pequeños, y en la nueva especie numero- 
sos y confluentes. 

Sphenacris Bol. 

El S2)henacris crassicornis no ha vuelto á ser citado; pero en 
cambio he visto otra especie diferente de aquélla en la col. del 
Sr. Finot. 

Sph. granulatus sp. nov. 

Colore testaceo supra fusciore. Corpus dense verruculosura. 
Caput breviter conicum. Fastigium trigonum oculo brevius 
vix longius quam latius, antice rotundatum, medio tenuissi- 
me sulcatura. Frons subindistincte sinuata; costa tota sulcata 
sulco Ínter antennas ang-ustissimo versus apicem frontis indis- 
tincte ampliato. Gense pone oculos sulcat?e et rug-osfe. Pronotum 
postice truncatum carina media obtusata subsulcata, metazo- 
na brevissima, margine inferiore loborum incrassato medio 
subindistincte sinuato, ángulo postico rectángulo, obtusato 
erosulo. Abdomen supra carinatum. Lamina supraanalis trígo- 
na, sulcata. Válvulas ovipositoris compressiusculae elongatse 
superiores serrulatae Q. 

Long. corp. Q 31; pron. 5 mili. 



280 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Loe. NoLivelle Caledonie (CoU. Finot). 

A pesar de carecer de antenas y de patas posteriores el ejem- 
plar descrito, me parece que no puede dudarse acerca de la 
colocación de este insecto en el g-éi;í>ero Sphenacris Bol. 

Discolorliinus Sauss. 

Es una nueva forma de Madag-ascar, que corresponde á los 
Orthacris de la India. Solo se conoce una especie D. squalimis 
Sauss. á la que refiero los ejemplares que M. Sikora ha repar- 
tido por todas las colecciones, siquiera no la conveng-a ente- 
ramente la descripción orig-inal. El c/ no ha sido descrito. 

cf Statura multo minore. Antennse articulis 16 compositse 
fastigio ad basin articuli tertii extenso. Lamina supraanalis 
elong-ato-trig-onalis. Lamina infrag-enitalis cónica acuta super- 
ne carinata. 

Long'. corp. 16; antenn. 8; pron. 2,8; fem. post. 7,5 mili. 

El g-énero Colamacris Rehn. debe colocarse en este sitio. 

Caprorhinus Sauss. 

Este g-énero ofrece para mí alg-una duda en cuanto á su co- 
locación, á pesar de haber examinado el ejemplar típico en el 
Museo de Ginebra. El insecto tiene alg-una semejanza con Ru- 
hellianigrosiynata, disting-uiéndose, sin embarg-o, por la dis- 
posición de los lóbulos mesosternales, que son más larg-os que 
anchos, estando separados por un espacio más estrecho que 
uno de ellos. Las fositas metasternales están aproximadas y se 
continúan por un surco oblicuo converg-ente con el del lado 
opuesto,, orig-inando una x, como es propio en esta tribu. 

Solo ha sido descrito el cf y procede de Madag-ascar. 

Nerenia nov. g-en. 

Reservando para otra ocasión la descripción de este g-énero, 
daré aquí solo los caracteres diferenciales más importantes: 

Corpus apterum. Antenna? ínter ocellos insertse. Gense tan- 
tum rug-atse. Pronotum dorso postice subsinuatum sulco typico 
longe pone médium sito; lobis deflexis marg-ine inferiore rec- 
to. Tibian posticse canthis obtusis, pra^ter spinam apicalem 
spinis extus 6-7, intus 10 armata?. Prosternum tubérculo ápice 
obtuso. Intervallo mesosterni ang-usto. Abdomen ápice valde 



DK HISTORIA NATURAL. Qíil 

clavatum, antrorsum ampliatum. Lamina infrag-enitalis mag- 
na, transversa, inflata, postice carinata. 

N. Francoisi sp. n. 

Ocliracea; lobis lateralibus pronoti pallidis; femora postica 
intus nig-ra, área infero interna sang-uinea ¡f. 

Long-. corp. 22; pron. 4; fem. post. 12 mili. 

Loe. Nueva Caledonia. Recog-ida por mi distinguido coleg-a 
ür. Ph. Francois, de la Facultad de Ciencias de París, á quien 
rae complazco en dedicarla. 

Verdulia g-en. nov. 

Corpus cylindraceum elong-atum. Fastig-ium trig-onale depla- 
natum. Costa frontalis tantum inter antennas et apicem fasti- 
g'ii explicata. Antennse filiformes elongatse basi subtriquetrfe. 
Pronotura dorso 'tereti cribroso-punctato, postice obtuse ro- 
tundato, lobis deflexis. Elytra venis long-itudinalibus con- 
fertis parallelis obsita. Alse marg-ine undulato. Tibise posticse 
canthis obtusis spina apicali externa armatfe. Tarsi pilosi. Pros- 
ternum tubérculo cuneiforme ápice trúncate instructum. La- 
mina sternalis elong-ata. Intervallum mesosternale ang-ustum 
x-formi, lobis rotundatis. Abdomine c' ápice clavatum depres- 
sum. Seg-mentum anale raag-num, medio profunde sinuatum, 
lamina supraanalis spathulata. Cerci compressi postice incurvi. 
Valvulse ovipositoris Q sinuatíe. 

Género afín al anterior por la forma del abdomen, que es 
también abultado en el ápice, como el de alg-unos Mastax. 
Por su aspecto g-eneral recuerda por completo el g-énero 
Oponíala, j es también notable por la forma de las alas, que 
tienen el borde externo ondulado ó crenulado, esto es. dividido 
en lóbulos redondeados que corresponden á los espacios de los 
radios anales. 

Á este g-énero corresponde el A. (Pyrgoúiorpha) cycloideum 
de Haan, que este autor ha caracterizado en el cuadro sinóp- 
tico de la pág-. 149 de su obra «Verhandeling-en over de Na- 
tuurlig-ke g-eschiedenis der Nederlandsche overzeesclie bezit- 
ting-en door de Leden der Natunrliundig-e Commissio in Oost- 
Indié en andere schrijvers», y que lueg"o ha descrito con el 
nombre de 'bracliypterum, habiendo sido olvidada por todos los 
autores. Afortunadamente se conserva el tipo de ella en el 



282 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑO1.A 

Museo de Leyden, donde he podido examinarla, gracias á la 
amabilidad del Director de dicho Museo, Sr. Jentik, y del con- 
servador de las colecciones entomológ-icas, Sr. Ritsema, com- 
prendiendo que la especie no puede colocarse en ninguno de 
los g-éneros conocidos, por lo que he formado el que antecede. 
Más tarde he visto dos nuevas especies de este mismo g-énero, 
inéditas, en el Museo de Berlín y en la colección del Sr. Dohrn 
de Stettin, quien ha llevado su g-enerosidad hasta el punto de 
regalarme dos ejemplares de una de ellas. 

Haan ha caracterizado así su especie: 6. Cydoideum n. sp. 

III. Elytra ápice rotundata. 

C.) Fusca, abdomine breviora. Alee arcuatse, crenatée. Des- 
pués, en la pág-ina siguiente ai cuadro, ha descrito esta es- 
pecie con el nombre de A. (Pyrgomorpha) hrachyíiterum, en 
estos términos: Femina. Elytris ang-ustis parallelis fuscis, 
versus apicem lucidioribus; alis semicycloideis, marg'ine ere 
natis (ejusdem formse ac in A. (Mastace) cijcJoptero, n.) irides- 
centibus, basi ínfima coe.ruleis, medio pellucidis, versus mar- 
g-inem externum obscuris: nervis nig-ris; femoribus integris: 
posticis oblong'is: tibiis posticis latere superiore fequaliter spi- 
nosis; capitis vértice dilatato, plano, ápice obtuso, linea media 
impressa; facie plano-concava]; capite pone oculos convexo. 
4 fasciato; pronoti dorso convexo, ang-ulis rotundatis; proster- 
ni cornu trig-ono, ápice truncato; abdominis dorso acuto-cari- 
nato, basi ccerulescente, medio nitidissimo obscuriore, ápice 
fusco. Long-. corp. 14'"; elytr. 8'" Nova Guinea. Cita, además, 
la Pl. XXIII, ñg\ I Q, pero equivocadamente, pues es la xxi en 
la que aparece representada esta especie. 

Las tres especies que conozco de este g"énero pueden distin- 
g-uirse entre sí de este modo: 

1. Elytra perfecte explicata apicem femorum atting-entia 

1. cydoidea Haan. 

1. Elytra abbreviata ad médium femorum posticorum tantum 

extensa. 

2. Alse rufíe extus infuscatse 2. Dolirní Bol. 

2. Alfe infumatse 3. olivácea Bol. 

I. V. cycloidea de Haan. 

Color testaceus. Caput pronoto «que long'um. Fastig-ium 
horizontaliter productum oblongo-subrotundatum, lateribus 



DK HISTORIA NATURAL. 283 

haud sinuatis. Frons modice obliqua subdeplanata fusca. Gena* 
punctatse. Antennse breves articulis inaequalibus corapositae, 
siib serrata^, articulis 5 6 transversis, 8 subquadrato, 10-11 an- 
g-ustis, 13 externe ang-uloso. Pronotum marg-ine antico tuber- 
culis nig-ris minutis ornato. Elytra apicein abdominis subat- 
ting-entia ang-usta, Alae cycloidefe, externe crenatse hyalinae, 
micantes basi interna coei'ulese, obscure margúnatse. Femora 
postica compressa. Tibise canthis subacutis. Tarsi articulo se- 
cundo quam primus parum breviore. Prosternum marg-ine an- 
tico distincte reflexo medio tubérculo compresso subtruncato. 
Lamina sternalis antice subarcuata, lobis mesosterualibus 
fe re quadratis intervallo ang-ustiore sejunctis. 

Long-. corp. 34,5; pron. 5,5; elytr. 19; fem. post. 14,5 mili. 

Loe. Nouvelle Guiñee, MuUer (tipe de Haan). 

Creo debe conservarse para este especie el nombre de cycloi- 
dea, que es el primero con el que aparece designada en la 
obra en que fué descrita, puesto que en el cuadro sinóp- 
tico á que me refiero aparece suficientemente caracterizada, 
aunque lueg-o haya sido descrita y fig-urada con el de hrachyp- 
tera, nombre que es además poco apropiado, por ser la especie 
mejor dotada bajo el punto de vista del desarrollo de las alas. 

2. V. Dohrni spec. nov. 

Griseo-virescens, utrinque fascia lata citrina ab oculos usque 
basi femorum posticorum extensa. Fastig-ium triang'ulare, 
marg'inibus sinuatis. Frons apicem versus medio subsulcata. 
Oculi testacei. Pronotum unicolor vel pallide varium. Elytra 
médium femoruui posticorum extensa pallide variegata. Ala' 
rufíB externe infuseat^e. Femora postica basi supra virescen- 
tes, g-eniculse intus obscure g-laucae; área infero-interna rufa. 
Tibise g'laucescentes, intus obscuriores, long-e g-riseo pilosse. 
of Abdomen apicem versus subdepressum seg*mentis ultimis 
fusco marg-inatis, seg-mento pasnultimo late sinuato, medio 
obtusissime ang-ulato; seg-mento anali profunde sinuato. La- 
mina supraanalis spathuliforrai, elong-ata, apicem versus pa- 
rum ampliata atque ápice sub cordiformi. Cerci ápice sub- 
ampliati supra oblique truncati. Lamina infrag-enitalis carina 
long-itudinali media instructa. 

Long-. corp. cr28; anteun. 12; cap. 4,8; pron. 5; elytr. 10,5; 
fem. post. 11 mili. 



2i84 UOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Long-. corp. Q 50,5; antenn. 12; cap. 6,5; proii. 8; elytr. 14; 
fem. post. 16 mili. 

Loe. Sumatra. Col. Dorhrn. 

Dedico esta especie al ilustre naturalista Sr. Dohrn, de Stet- 
tin, á quien soy deudor de numerosas especies de ortópteros 
del Norte de Borneo. 

3. V. olivácea spec. nov. 

Corpore obscuro-g-riseo virescenti, utrinque vitta minus lata 
flava ornato; fronte fusca. Fastig'ium triangulare lateribus 
subsinuatis. Antenn^e elong-atse. Elytra pone médium femorum 
parum extensa. Alfe infumatae. Femora postica flavovirescen- 
tia intus et subtus rufa. Tibiíe posticse necnon g*eniculis intus 
nig-ro subviolaceae g-riseo villosse, basi incrassatse. Abdomen 
apicem ver.-us subdepressum, seg-mentis fusco- marg-inatis 
seg-mento psenultimo late sulcato, seg-mento anali profunde 
exciso. Lamina supraanalis elong-ata spathuliformi supra cari- 
nata, pone médium ampliata cordiformi. Cerci ante apicem 
supra subtusque sinuati ápice compressi. Lamina infrag-eni- 
talis subtus ápice carinata ¡^f. 

Long'. corp. cf 27; antenn. 10,5; cap. 4,6; pron. 4,8; elytr. 11,5; 
fem. post. 11 mili. 

Loe. Deli (Sumatra), Mus. Berlín. 

XII. Subfam. Geloiinae. 
Propong-0 esta nueva subfamilia para formas también nue- 
vas que no entran naturalmente en las ya conocidas, y de las 
que puede considerarse como tipo el g-énero. 

Geloius Sauss. 

1. Abdomen Iseve vel rug-osum haud costulatum. Caput su- 
perne haud carinatum. Cerci perspicui. . 1. Finoii Bol. 

1. Abdomen long-itrorsum irreg'ulariter carinulatum. Caput 

superne carinatum. 

2. Elytra brevissima. 

3. Frons obtusang-ulatim sinuata; antennas latiores Q. Valvu- 

bB ovipoiütoris suaviter sinuatse 2. nasiitus Sauss. 

3. Frons rectang-ulatim sinuata; antenníe ang-ustiores Q. Val- 

vulíe ovipositoris fortiter sinuatae. 3. crassicornis Sauss. 
2. Elytra nuUa. Frons arcuato-sinuata 4. Decorsei Bol. 



DE HISTORIA NATURAL. 285 

1. G. Finoti Bol. 

Colore pallide ochraceo fusco -vario. Granoso-cicatricosus. 
Caput haud cariiiatam. Fastig'ium antrorsum ang'ustatum du- 
plo long-ius quam latius. Frons obliqua indistincte siuuata 
crebre puuctata. Costa frontali ante apicem fastig-ii súbito 
depressa. Antenna? rf crassiusculae, elong-atíe, Q depressae, tri- 
quetrse extus obtuse subserratae. Pronotum cylindricum antice 
posticeque truncatum haud carinulatum dense cicatricosum, 
flavo-rufo et fusco-punctatum lateribus maculis duabus palli- 
dis; lobis deflexis niarg-ine inferiore fere rí3cto haud incrassato 
ang-ulo postico truucato marg'ine postico recto. Elytra nulla. 
Pedes antici breves costulati, g-ranosi. Femora antica rf fusca 
extus dentibus mag-nis subsequalibus nig-ris armata. Abdomen 
compressiusculum carina media dorsali plus minusve perspi- 
cua. Lamina supraanalis sulcata lanceolata. Cerci conici com- 
pressi. Valvulíe elong-atae. 

Long-. corp. q^Q 24-'40; antenn, 10,5-9; pron. 3,5-5; fem. post. 
11-14 mili. 

Loe. Madag-ascar (Sikora). Museo de Paris y col. Finot, 
Brunner y en la mía. 

Esta especie difiere bastante de las restantes del g-énero, y es 
posible que cuando sean aquéllas mejor conocidas sehag-a ne- 
cesario separarlas; así es que no le convienen varios de los ca- 
racteres que Mr. de Saussure atribuye á este g-énero, como son: 
Capite et thorace distincte, abdomine minus, supra, carina- 
tis... facie a latere valde sinuata tere obtusang'ulatim incisa... 
mesosterni lobi retro converg-entes... abdomen... seg-menta 1-4 
superne, ápice, tubérculo minuto, rotundato notata... cerci 
haud perspicui... 

2. G. nasutus Sauss. 

Por error se ha citado la fig". 28 en la pág-. 639, debiendo ha- 
ber citado la fig-. 37. que es la que representa el fémur anterior 
del macho. 

3. G. crassicornis Saus. sp. ined. 

G-. iiasuto valde affinis; colore pallide fusco, verisimiliter 
decolorato. Caput rug-osum superne carinatum. Frons fere 
rectangulatim sinuata. Témpora supra insertionem antenna- 
rum fortiter sinuata. Antenn* ang-ustiores sed valde dilatatse 

T. v.-Mayo, 1905. 19 



286 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ab oculis remotíe. Pronoto rug-oso-punctato, subtectiforme 
postice trancato. Elytra breviora. Abdomen carinatnm utrin- 
que carinulis irreg-ularibiis long'itrorsum pliculatum. Lamina 
supraanalis mag-na triang-ularis. Valvulae ovipositoris ante 
apicem fortiter sinuatse Q. 

Long". corp. 9 35; cap. 5,5; antenn. 10; pi'on. 4,5: elytr. 1; 
fem. post. 12 mili. 

Loe. Madag-ascar (Grandidier). 

4. G. Decorsei Bol. 

Terreus ochraceus, rug'osas. Capite supra inter oenlos rug-is 
aiiriculatis retrorsum in carinas productis; fastig-ium medio 
subcoarctatum antice rotundatum a latere visum oculo vis 
longius; ocelli perspicui minuti; frons arcuato-siniiata. Prono 
tum rug-ulosum impresso-punctatiim punctis nig-ris in q^ prae- 
ditum. Femorá postica intus extnsque fascia arcuata nig-ra 
g-eniculari. Abdomen in long-itudinem costulatum, punctis 
stig-maticis nigris. c/$- 

Long". corp. rf 21; pron. 2,8; fem. post. 8,5 mili. 
» » 9 50; » 5; » » 13 » 

Loe. Madag-ascar, Ambovorabe, Dr. Decorse, 1901. Museo 
de París. 

En esta especie el cuerpo es prolong-ado y áptero; la cabeza 
cónica, aquillada por encima; el fastig-io, casi horizontal, es 
saliente, y está surcado por encima anteriormente; la frente 
muy oblicua, con la quilla surcada y entre las antenas com- 
primida y más alta, con márg-enes eng-rosadas y distantes en- 
tre las antenas y el ápice del vértex; esta quilla se rebaja sú- 
bitamente, formando una g-ran sinuosidad. Las antenas son 
triquetras hasta el ápice, anchas y están formadas de artejos 
muy desig-uales, insertándose muy próximas á los ojos; éstos 
son oblong-o-g-lobosos y las mejillas lisas. 

El protórax es casi cilindrico, no estrechado hacia delante, 
truncado por detrás, pero alg-o escotado en el medio; solo pre- 
senta una quilla media y el surco posterior está abierto muy 
por detrás del medio del protórax en el cuarto superior del 
mismo; los lóbulos laterales son apenas más altos por detrás, 
con las márg-enes inferior y posterior casi rectas y el áng-ulo 
posterior truncado oblicuamente. Los fémures anteriores son 
muy cortos, g-ruesos; los intermedios están aquillados, y diri- 



DE HISTORIA NATURAL. 287 

<^-idos hacia atrás no alcanzan al extremo de las caderas poste- 
riores, y las patas últimas apenas pasan del medio del abdo- 
men, teniendo sus tibias los bordes redondeados y provistos de 
espina apical externa. El prosternen tiene un tubérculo cuboide 
comprimido lateralmente y redondeado por detrás en el ápice. 
La placa esternal es larg-a y presenta un intervalo mesosternal 
estrecho, limitado por las márg-enes de los lóbulos que son re- 
dondeadas y divergentes hacia atrás. La lámina supraanal 
del G^ es oblonga y triangular; los cercos cónicos, prolongados 
hacia adentro en el ápice; la placa infragenital muy corta y 
obtusa en su extremidad. La supraanal de la 9 está surcada 
en el medio y es triangular, y los cercos cónicos. Las valvas 
del oviscapto son comprimidas, prolongadas, escotadas antes 
del ápice y crenuladas superiormente. 

Ichthiacris Bol., gen. nov. 

Corpus elongatum filiforme subapterum. Caput carinatum. 
Fastigio supra antice canaliculato. Frons valde obliqua costa 
sulcata, Ínter anteunas et apicem fastig'ii compressa sulco an- 
g-ustissimo. Antenníe fere usque ad apicem triquetrse subfili- 
formes ante ocellos inserta?. Gena? pone oculos rugoso g-rano- 
soe. Pronotum antrorsum angustatum, postice marginato- 
truncatum, tantum medio carinatum sulco postico valde pone 
médium sito, lobis deflexis subparallelis marginibus inferiore 
et postico sinuatis ang-ulo postico rotundato yel truncato. Ely- 
tra brevissima. Feuiora antica in cf incrassata. Tibise postica) 
canthis rotundatis spina apicali externa nuUa vel fegre distin- 
g-uenda? Prosternum valde tumidum. Lamina sternali elonga- 
ta, antice marginata intervallo mesosterni trapezoidali. Abdo- 
men supra carinulatum. Valvuhe ovipositoris breves superio- 
res valde sinuatae. 

Las tres especies que conozco de este g-énero proceden todas 
de California y pertenecen al Museo de París. 

a. Dorso abdominis valde pliculato. 

h. Frons leviter sinuata; vértex haud depressus; pronotum 

rugulosum \. costulata sp. n. 

hh. Frons vailde sinuata; vértex transverse depressus; prono- 
tum verrucosum 2. Re/mi sp. n. 

aa. Dorso abdominis haud plicato; pronotum fere Iseve 

3. californica sp. n. 



288 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAKOLA 

1, I. costulata sp. nov. 

Testacea, fusco variegata. Corpus punctato-rug-ulosum. Fas- 
tig-io á latero viso haud declive oculo subbreviore supra cari- 
nato. Frons subsinuata, costa sulcata Ínter antennas compres- 
so-elevata. Antennfe concolores articulo primo supra macula 
fusca ornato. Occiput carinulatum. Pronotum rug'ulosum ca- 
rina media lateralibusque perspicuis, lobo medio (mesozona) 
carinis long-itudinalibus instructo metazona haud carinata 
confertim impresso-punctata; lobis lateralibus valde rug-ulo- 
sopunctatis concoloribus ang-ulo postico retrorsum levissime 
producto. Elytra brevissima, marg'inem posticum mesonotipa- 
rum superantia marg-ine interno recto, externo arcuato, pune- 
tata. Pedes fusco varieg-ati. Tibia^ postictepallidse. Prosternum 
valde tumidum antice dente parvo instructum. Meso- et meta- 
notum long-itrorsum canaliculata. Lobis mesosternalibus in- 
tervallo ang-ustiore sejunctis. Abdomen inlong-itudinem cana- 
liculatum. 

Long-. corp. 9 34; cap. 5; pron. 4-8; fem. post. 11 mili. 

Loe. Basse Californie, Dig-uet. Musée de Paris. 

2. I. Rehni sp. nov. 

Testacea, fusco-varieg-ata. Corpus rug-ulosum. Fastig-ium 
sub ascendente oculo subfequilong-um supra inter oculos trans- 
verso depressum et lateribus sinuatis. Frons valde sinuata, 
costa sulcata inter antennas valde elevato-compressa. Genpe 
tuberculatse fusco- vi ttatse. Pronotum rug'ulosum valde grano- 
sum, carinis lateralibus a g-ranulis indicatis, metazona punc- 
tato-verruculosa marg-ine postico 9 nig-ro-plicato; lobis defle- 
xis extus marg-ine subsinuato, paludo, cicatricoso etpone sul- 
cum posticum crebre rug-uloso-punctatis, ang-ulo postico haud 
retro producto, marg-ine postico sinuato supra elytra rotunda- 
to-producto. Elytra brevissima. Femora postica fusco et albido 
varieg-ata. Tibiee posticae fusca? pallide varieg-atse. Abdomen 
seg-mentis dorsalibus leviter costulatis nig-ro-punctatis. 

Long-. corp. cr'^ 20-39; cap. 4, 6,5; pron. 3,2-7; fem. post. 9, 
5-17 milL 

Loe. Basse Californie, Dig-uet. Museo de París. 

Dedicada al sabio ortopterólog-o que tanto ha contribuido al 
conocimiento de los ortópteros americanos. 



DE HISTORIA NATURAL. 28Í1 

3. I. californica sp. nov. 

Flavo- testacea. Corpus o' subleve, 9 rug-ulosura. Fastig-ium 
sub declive oculo brevius c/ vel haud long-ius Q, supra carinu- 
latuin. Fi'üDs subsinuata costa sulcata ínter antennas coni- 
presso-elevata. Antennse concolores articulo primo supra ma- 
cula fusca ornato. Caput pone oculos vitta pallida fusco mar- 
ginata, atque sulcis duobus obliquis antrorsum convergenti- 
bus. Pronotum dorso impresso punctato vel rug-uloso, carina 
media distincta, carinis lateralibus in d" indistinctis, in $ pers- 
picuis, rectis, retrorsum diverg-entibus, postice evanidis lobis 
deflexis supra ad carinas bifoveolatis, infra et postice sinuatis, 
ang-ulo postico retrorsum subproducto, marg-ine externo late 
flavo cí' Elytra brevissima, extus nig-ro-marg-inata. Meso- et 
metanotum nec non abdomen long'itrorsum carinulata uti in 
Asíro?nam gen. Proscopidarum. Femora postica área interna 
sang'uinea lobo g-eniculari interno macula fusca pallide cir- 
cundata. Tibiae posticae g-riseo-villosa^ f úsese supra usque mé- 
dium pallidse. 

Long\ corp. cTQ 30-39; cap. 5-6; pron. 4,5-8; fem. post. li- 
le mili. 

Loe. Basse Californie, Dig-uet. Museo de París. 



Boletín bibliográfico. 

Mayo. 

Académie des Sciences. Paris. (Comptes rendus). N° 14.— Grand'Eury: Sur 
les graines trouvées attachées au Pecopteris Fluckeneti. = 'í^° 15. — 
G. Bonnier: Les plantes du plateau des Nilghirris.— E. L. Bouvier: 
Sur les Pénéides et les Sténopides recueillis par les expéditions fran- 
(,^aises et monegasques dans l'Atlantique oriental. — Grand'Eury: Sur 
les Rhabdocarpus, les graines et l'évolntion des Cordaítées.=N'' 16.— 
A. Laveran; Traitement njixte par l'acide arsénieux et le trypanroth 
des infections dues au Trypanosoma gamh¿ense.='í^° 17. — P. Fliche: 
Deux observations relatives á la flore des jeunes taillis. 

Académie Internationale de Géographie Botanique. Le Mans. (Bulletin). 
Nos 187-188.— G. BoNATi: Sur une nouv. espéce de Pédicularis de la 
Sibérie oriéntale. — Ja. Hervier: Excursions botan, de M. Eeverchon 
dans le massif de La Sagra et a Velez -Rubio (Espagne).— M. Gando- 
ger: Novus Conspectus Florae Europse. 



290 boletín de la reai. sociedad española 

American Naturalist (The). Boston. N" 469. — D. P. Penhallow: The ana- 
tomical changes in the structure of the vascular cylinder iucident to 
the hybridization of Catalpa.—A. Hollick: The ocurrence and origin 
of amber in the Eastern United States. —J. A. Cüshman and W. P. 
Henderson: Fresh-water Rhizopods from the White Mountain región 
of New Hampshire. — F. W. Carpbnter. The reactions of the Pomace 
Fiy (Drosophila ampelophila) to light, gravity and mechanical stimu- 
lation. 

Broteria. CoUegio de S. Fiel. Lisboa. Vol. iv, fase, i e ii. — M. Rebimbas: Os 
nossos conbecimentos actuaes sobre a radioactividade da materia.— 
J. S. Tavares: Synopse das Zoocecidias Portuguezas. 

Canadian Entomologist (The). London. Ontario. Vol. xxxvii, n" 4. — Wal- 
ker: Notes on the Locustidaí of Ontario.— Pearsall: The Genus Ve- 
nusia and its included Species.— Dyar: The types of the late Dr. Hulst. 
CocKERELL: Thrce New Coccidíe from Colorado. — Bueno: Notes 
on collecting, preserving and rearing aquatic Hemiptera. — Ashmead: 
A new Pezomachus from Italy. — Engel: A new Species of Xylina. 

Instituto Geológico de México. (Parergones). Tomo i, n° 7.— J. D. Villare- 
LLo: Estudio de una muestra de grafita de Ejutla. — E. Ohdoñez: Aná- 
lisis de las cenizas del volcán de Santa María (Guatemala). 

Laboratorio de investigaciones biológicas de la Universidad de Madrid. 
(Trabajos). Tomo iii, fase. 4.°— R. Turró y A. Pí y Suñer: Mecanismo 
fisiológico de la inmunidad natural.— S. Ramón y Oajal: El retículo 
neurofibrillar en la retina; Neuroglia y neurofibrillas del Lumbriciis; 
Variaciones morfológicas del retículo nervioso de invertebrados y 
vertebrados sometidos á la acción de condiciones naturales.— S. Ramón 
Y Cajal y D. Dalmacio García: Las lesiones del retículo de las células 
nerviosas en la rabia. — F. Murillü: Nuevo procedimiento de atenua- 
ción y nueva vacuna anticarbuncosa. 

Musée Océanographiqíie de Monaco. (Bulletin). No'' 28-29.— E. L. Bouvier: 
Palinurides et Eryonides recueillis dans l'Atlantique oriental. — A pro- 
pos des Langoustes longicornes des iles du Cap Vert.=N'' 30.- H. J. 
Hansen: Preliminary report on the Schizopoda coUected by H. S. H. 
Prince Albert of Monaco.=N° 31. — Cheyallier: Relation entre laden- 
sité et la salinité des eaux de mer.=N° 32. — Ed. Chevreüx: Parucy- 
phocaris prcedator, type d'un nouv. genre de Lysianassida;.=l:s° 33. — 
Sur les orgaues photogénes de l'oeil de Leachia cyclura. 

Nuova Notarisia (La). Modena. Anno xx, Aprile. — A. Trotter: II Plancton 
del Lago Laceno ñell' Avelliuese. — A. M. Edwards: Trochiscia moni- 
liformis, a form of Bacillaria,— W. A. Setchell: Parasitic Floridese of 
California. 

Pkilippine Weather Burean. Manila. Bulletin of the Central Observatory 
for October, 1904. — R. E. Brown: Lista de himeuópteros filipinos. 

Meal Academia de Ciencias. (Revista}. Tomo ii, núm. 2. Madrid, 1905. 



DE HISTORIA NATURAL. 291 

Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. (Memoria). Vol. v, nú- 
meros 4-7. 1905. 

Resultáis des Campagnes scientifiques accomplies sur son Yacht par Albert 
Icr Prince souverain de Monaco), publiés sous sa direction avec le 
concours de M. Jules Richard. Fase. xxix. Mémoires océanographi- 
ques. (Premiére serie), par J. Thoulet. Mouaco, 1005. 

Roijal Physical Society. ( Proceeding ) . Vol. xvi, n° 2. Edinburg, April 1905. 

Societá italiana de Scienze naturali. (Atti). Vol. xliv, fase, i.", fogli S'/»- 
Milano, Aprile 1906. 

Société Botanique de France. (Bulletin). T. lii, n° 3. Paris, 1905. 

Société Linnéenne de Bordeaux. (Actes). Vol. lix. 1904. 

Société Zoologique de France. (Bulletin). Vol. xxiv. Paris, 1904. 

Wiener Entomologische Zeitung. xxl Jahrg, iii und, iv Heft. Wien, 19(^5. 

Zoologischer Anzeiger. Bd. xxviii, nos 21-23. Leipzig, April 1906. 

Zeitschrift für Wissenschaftliche Insektenhiologie. Bd. i, Heft. 4. Husun. 
April 1905. 



Annotationes Zool. japonenses. Tokio. Vol. ii, part. ii, 1898. Vol. v, part. iii, 
1904. 

Atti della Accademia scientifica Veneto-Trentino-Istriana. Nuova serie, 
anno 1.°, fase. 1." Padova, 1904. 

BioLETTi (F. T.) and dal Piab (A. M.)— Bench-grafting resistant vines 
(Univers. of California. Coll. of Agrie. BuU. 127). Sacramento, 1900. 
— Preservation of unfermented Grape-Must. (Ibd. 130). 1900. 

Cadevall t Diars (J.)— Plantas citadas en Montserrat. Zaragoza, 1904. 

Cr-EVEi,AND Abbé (Fr.)— A general report on the Physiography of Mary- 
land. Baltiuiore, 1898. 

Griffini (Dr. A.)— Studi sui Lueanidi. Torino, 1905. 

Gutiérrez Sobral (J.) — Marruecos. Conferencia dada en el Círculo de 
Bellas Artes. Madrid, 1905. 

Hatne (A. P.)— Report on the condition of Olive Culture in California 
(Univers. of California. Coll. of Agricult. Bull. 129). Sacramento, 1900. 

Henriksen (G.)— Sur les gisements de Minerai de fer de Sydvarager. Pa- 
ris, 1904. 

Hernando y Mongb (B.)- Estudio sobre desarrollos de maclas, con 36 lá- 
minas. (Mem. R. Soc. esp. de Hist. nat.). Madrid, 1906. 

HiLGARD (E. W.) — Nature, valué and utilization of Alkali-lands (Univ. of 
California Coll. of Agrie. Bull. 128). Sacramento, 1900. 

LucKE (Ch. E.)— The heat engine problem. New-York, 1902. 

Me Elderry Kuswkr (H.)— The embriology of a Termite. Boston, 1899. 

Muñoz del Castillo (J.)— Más sobre la emanación de los minerales ura- 
níferos de Colmenar Viejo (Rev. de la R. Acad. de Ciencias). Madrid, 
1906. 



292 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Muñoz del Castillo (J.) — La radioactividad en físico-química y en hidro- 
logía médica (An. de la Soc. esp. de Hidrol. médica). Madrid, 1906. 

— Una mina radioactiva en Colmeuarejo y cronógrafo barato para los 
reconocimientos electroscópicos de la radioactividad (An. de la Soc. 
esp. de Física y Química). Madrid, 1905. 

Parks (W. a.) — The huronian of the Moose-Kiver Basin (Univ. of Toronto 

Studies). 1900. 
Pérez Jiménez (N.) — Termas de San Hilario. Barcelona, 1892. 

— Estudio físico, médico y social de la comarca de la Serena, en gene- 
ral, y de la villa de Cabeza del Buey, en particular. Badajoz, 1888. 

— Estudio terapéutico del oxígeno y aguas oxigenadas. Badajoz, 1895. 

— Problemas de toxicología é hidrología médica. Madrid, 1888. 

— Bosquejo climatológico é hidrológico de la estación termal de San Hi- 
lario Sacalm (Gerona). Barcelona, 1888. 

— El carbunco en el hombre y los animales. Barcelona, 1892. 
Proceeding of the Departm. of Nat. Hist. Tokio. Imperial Miiseum. Vol. i, 

nos 1-2. 1904. 
Ramón y Cajal (P.) — El encéfalo de los batracios, con siete láminas 

(Mem. R. Soc. esp. Hist. nat.) Madrid, 1905. 
Revista científica profesional de farmacología, terapéutica y farmacia. 

Año viii, núm. 76. Barcelona, Febrero 1905. 
Rojas Agosta (N.) — Historia natural de Corrientes. Corrientes, 1904. 

— Nociones sobre la Paleontología argentina. Buenos Aires, 1904. 
Silva Tavares (P. J.)— Syuopse das Zoocecidias portuguezas. Lisboa, 1906. 
ScHULTHEss (Dr. A.)— La Faune entomologique du Delagoa. Orthoptéres 

(Bull. Soc. Vaud. se, nat., t. xxxv). Hyménoptéres. (Ibid.) 

— Beitrage zur Kenntnis der Nortonia-Arten (Zeitschr. f. hymenopt und 
Dipterol. 1904). 

— Das Domleschg in Graubünden, eine xerothermische Lokalitat (En- 
tom. Jahrb. 1904). 

— Orthoptéres du pays des Somalies rec. par L. Robechi-Brichetti en 
18?1 et par le Prince Ruspoli en 1892-93 (Anu. del Mus. Civ. di St. 
nat. di Genova, 1898). 

Stewart Gane (H.)— Some neocene coráis of the United States. Baltimo- 

re, 1900. 
SuDLER (M. T.)— The development of cPenilia Schmackeri» Rich. (Proc, 

Boston. Soc. N. H.). 1899. 



Sesión del 7 de Junio de 1905. 

PRESIDENCIA DE DON SALVADOR CALDERÓN. 

— El Secretario accidental Sr. Fernández-Navarro leyó el acta 
de la sesión anterior, que fué aprobada. 

—Se dio cuenta de las publicaciones recibidas, haciendo el 
Sr. Presidente mérito especial de la «Descripción microg-ráfica 
del sistema leñoso de las especies forestales españolas», por 
D. Joaquín María de Castellarnau, texto y atlas del 2° cuaderno, 
que ha sido remitido por el ministerio de Ag-ricultura. Se acor- 
dó oficiar á éste dando las g-racias por tan valioso donativo. 

admisiones. — Quedaron admitidos como socios numerarios: 
D. Antonio Mombiedro y Abelián, propuesto por el Sr. Pittalu- 
ga; D. Mariano Delg-ado, D. José Guijelmo, D. Guillermo Ma- 
dariag-a, D. José del Noval, D. Estanislao Urquijo, D. Enrique 
Sancho, D. Enrique Núñez de Prado y D. Modesto de León y 
Ramos, propuestos por el Sr. Mazarredo; D. Salvador Cañáis, 
D. Vicente Vera, D. Anselmo González, propuestos por el se- 
ñor Bolívar; D Francisco Aranda Millán, propuesto por el se- 
ñor Cendrero; D. Vicente Bertrán de Lis y el Sr. Barón de La 
Barre, propuestos por el Sr Escalera; D. Francisco Pardillo y 
Vaquer, propuesto por el Sr. Taboada, y como socio ag-reg-ado 
D. José María Benedito, propuesto por el Sr. Ribera. 

Se hicieron otras propuestas de socios. 

Comisión del Noroeste de África.— El Secretario dio cuenta de 
haber quedado constituida la Comisión para la exploración del 
Noroeste de África en la forma sig-uiente: 

Presidente: Excmo. Sr. D. Manuel Allendesalazar. 

Vicepresidentes: Excmo. Sr, Duque de Alba; Excmo. Sr. Duque 
de Luna; Excmo. Sr. Duque de Medinaceli; Excmo. Sr. Mar- 
qués de Santa Cruz; limo. Sr. D. Santiag-o Ramón y Cajal. 

Tesorero: Excmo. Sr. Marqués de Urquijo. 

Secretario: D. Ignacio Bolívar. 

Vocales: D. Manuel Antón y Ferrándiz; limo. Sr. D. Luís 
Bahía; D. Salvador Calderón; D. Blas Lázaro é Ibiza; D. Carlos 

Tomo v.-Junio, 19ü5. 20 



294 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

de Mazarredo; limo. iSr. D. Emilio Ribera; Ilrao. Sr. D. José 
Rodríg'uez Mourelo. 

Comisario: D. Manuel Martínez de la Escalera. 

La Comisión, una vez constituida, hacomenz do susg-estio- 
nes visitando á las Sermas. Infantas Doña Isabel y Doña María 
Eulalia, que la acogieron del modo más favorable, y al Sr, Mi - 
nistro de Estado, y repartiendo una circular en la que se ex- 
ponen los propósitos de la Sociedad. 

A las 5.000 pesetas concedidas por S. M. á la expresada Co- 
misión, hay que agregar ;500 del Sr. Allendesalazar, 2.500 del 
Sr. Duque de Medinaceli, 10.000 del Ministerio de Estado, 
2.000 del Banco de España, 1.000 del Casino de Madrid, 50 de 
D. Nicolás M.' Urgoiti , 100 de D. Carlos Barranco y S. Este- 
fani y 500 de la Asociación general de Ganaderos. 

Los expedicionarios designados por la Sociedad comenzarán 
muy pronto sus trabajos, que en esta primera etapa se dirigi- 
rán principalmente á tanteos para las exploraciones futuras 
que por las condiciones climatológicas del país deberán dar 
principio en el otoño. 

Comunicaciones.— El Sr. Calderón dijo que en el trabajo del 
Sr. Hernández -Pacheco «Las cuarcitas bismutíferas de Conquis- 
ta (Córdoba)», aparecido en el Boletín último del mes de Abril, 
se había deslizado un error de localidad en la nota de la pági- 
na 220. La localidad de la provincia de Gerona, de donde pro- 
ceden los ejemplares de bismuto que posee el Museo de Cien- 
cias naturales, rectificada por nuestro distinguido consocio el 
R. P. Font y Sagué, de Barcelona, qq Espinahell y no GmwAveX, 
como decía la etiqueta del Museo. 

Este ejemplar procede de la colección del Sr. Martín Donay- 
re, comprada en 1862, la cual consistía principalmente en mi- 
nerales españoles. 

Y ya que de esta localidad se trataba, recordaba que el mis- 
mo Sr. Font le comunicó que en los montes cercanos se encon- 
tró tiempo atrás un gran trozo de bismuto nativo, que ha dado 
mucho que hacer, sin que se haya podido descubrir de dónde 
procedía. Es el mismo paraje donde aparecen con notable 
abundancia la granatita y la molibdenita. 

—El mismo Sr. Calderón dio lectura de unos «Datos sobre el 
mispiquel de España». 



DE HISTORIA NATURAL. 395 

—El Sr. Reyes, después de expresar su g-ratitud al Sr. Minis- 
tro de Instrucción pública y á la Sociedad por haberle desig-- 
nado como representante en el Congreso Botánico que va á 
■celebrarse en Viena, manifestó su sentimiento por no poder 
asistir á tan importante reunión, á causa de ocupaciones pe- 
rentorias que se lo impiden. El Sr. Presidente se lamentó de 
^Uo, y de que por tanto España y la Sociedad se vean privadas 
■de contar con un representante en aquel Cong-reso. 

— El Sr. Ribera leyó la sig-uiente nota expresiva de alg-unas 
partidas del presupuesto de Instrucción pública de Francia: 

«El 22 de Abril próximo pasado ha sido promulgada la Ley de 
Presupuestos francesa para 1905; en ella aparecen destinados 
€78.000 francos para personal del Museo de Ciencias naturales, 
incluso el Jardín de plantas, y 331.000 para su material, canti- 
dades casi ig'uales á las que se destinaron para las mismas 
atenciones en 1904. También se destinan 324.500 francos para 
viajes y misiones científicas y literarias, y en partida especial 
una crecida subvención 2)ara la Misión cienUfica á Marruecos. 
Es de advertir que para los servicios que se acaban de mencio- 
nar vienen hace años destinándose cantidades análog-as ó su- 
periores, salvo para la Misión de Marruecos, para la que este 
es el primer año en que se ha fijado partida especial, aunque 
en los anteriores viene concediéndose subvenciones menores 
á Sociedades diversas de las que estudian científicamente Ar- 
gelia y la zona marroquí limítrofe con ella. Someto estas cifras 
á la consideración de la Sociedad por si cree oportuno que sean 
publicadas en el Boletín y aun en algún periódico diario, para 
que la opinión vaya enterándose de cómo se atiende á estos 
servicios fuera de España, aun en países, como Francia, que 
no son de los más espléndidos para las instituciones de inves- 
tigación o enseñanza de las ciencias naturales.» 

—El mismo Sr. Ribera leyó una nota sobre observaciones 
biológicas, recogidas por él en Valencia durante el eclipse de 
1900. Con este motivo el Sr. Reyes recordó que en las actas del 
tomo XXIX de nuestros Anales apareció una nota suya sobre 
«Efectos del eclipse en algunas plantas», cuyas observaciones 
confirmó el R. P. Navas, y que en la misma sesión de 6 de Ju- 
nio de 1900 el Sr. Dusmet comunicó otras observaciones referen- 
tes á la actividad de himenópteros y dípteros durante aquel fe- 
nómeno. Otros señores socios hicieron uso de la palabra encare- 



296 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ciendo la conveniencia de estimular á nuestros coleg-as para que- 
durante el próximo eclipse del 30 de Agosto reúnan y remitan 
el mayor número de datos de esta índole. 

— El mismo Sr. Ribera mencionó los principales ing-resos 
que ha tenido recientemente el Museo de Ciencias naturales, y 
entre ellos el importante donativo de varios ejemplares de ópa- 
los leñosos de Pozo Cañada, en la provincia de Albacete, debi- 
do á sus gestiones cerca del Sr. López Mateo Buenrostro, Cate- 
drático de aquel Instituto. De estos ejemplares hay dos de enor- 
mes dimensiones: uno mide más de un metro de circunferen- 
cia por 2,40 de longitud, y otro análogo, mayor grosor por 
más de un metro de altura. 

— El Sr. Lázaro leyó una nota bibliográfica sobre el trabajo 
del Sr. Castellarnau antes mencionado. 

— El Sr. Pittaluga habló de un caso notable de invasión pa- 
rasitaria observado en España, cuyo agente transmisor es el 
mosquito. 

—El Sr. Hernando (D. Benito) dijo lo siguiente: 

El Dr. A. L Goncalvez Guimarais, catedrático de la Uni- 
versidad y director del Museo Geológico de Coimbra, ha tenido- 
la bondad de hacerme la siguiente observación: 

Supone que las dos maclas de Fluorita (números 1 y 2 de la 
Memoria) son según cara de octaedro, originándose la núm. 1,. 
mediante el cruce de dos individuos de la núm. 2. 

Notas hibliógráflcas.— El Sr. Calderón leyó las siguientes: 
Bibiano Contreras, El país de la plata. Apuntes históricos 
del descubrimiento de la mina «Santa Cecilia>'>, sita en Hiende- 
laencina. Guadalajara, 1905. 118 páginas. Es un folleto muy 
interesante sobre la historia algo novelesca del descubrimien- 
to y la grandiosa explotación de este distrito, tan célebre en 
la minería española y que tanto ha influido en los adelan- 
tos de este arte en nuestro país. Basta para dar idea de la pa- 
sada importancia del distrito, hoy abandonado, reproducir los 
datos de que el filón rico, en una extensión de kilómetro y me- 
dio á dos kilómetros, con una profundidad de unos 400 metros, 
ha producido la inmensa cantidad de 10.324.145 onzas de pla- 
ta desde 1847 á 1882, cantidad que, computada como mínimum 
á 5,50 pesetas onza, ha valido en la Casa de la Moneda cerca 
de 60 millones de pesetas, sin incluir lo que las minas produ- 



DE HISTORIA NATURAL. 297 

jeron en 1846 ni los minerales vendidos en Cartag-ena y otros 
puertos. 

González Hidalg-o, J., Moluscos testáceos de Santander y de 
■otros 'puntos de la promncia. (Revista de la Real Academia de 
Ciencias exactas, físicas y naturales de Madrid, t. ii, núme- 
ro 3, 1905, pág-inas 313-331). Resumiendo los datos recogidos 
por el autor y por el Sr. Azpeitia y los de 7 especies drag-adas 
por el profesor González Linares, se citan en este trabajo 138 
especies con indicación precisa de las localidades y habitat de 
las mismas. 

A continuación indica el autor las especies recog-idas por él 
en otros puntos de la costa de Santander, y cuyos datos apare- 
cen por vez primera. 

Gerland,G., ErdbebenbeoMchtungen in Spanien. (Beitr. z. Geo- 
phys , Yi, 1904). El autor se ocupa del establecimiento del Ob- 
servatorio del Ebro, en Tortosa, dirig-ido por el P. Cirera, que 
encuentra perfectamente dotado para recoger las observacio- 
nes sismológicas con toda la necesaria precisión. 

Sauvag-e, H. E., Note sur un nSpirangiumy> du calcaire Htho- 
c/rapMque de Japromnce de Lérida (Catalogne). (Ann. Soc. g-éol. 
du Nord, xxxiv, 1905, páginas 9-12.) 

El Sr. Vidal ha recog-ido en Santa María de Meya un huevo 
de la citada especie, que el profesor León Vaillant cree se apro- 
xima á los holocéfalos más que á los elasmobranquios, y que 
€n concepto de Sauvag-e pudiera referirse al liásico inferior. 

Secciones. — La de Sevilla celebró sesión el 20 de Mayo últi- 
mo bajo la presidencia de D. Manuel Paúl, el cual recordó que 
hace tiempo había mencionado la mosca del olivo, Dacus olem, 
como uno de los enemigos que causan más daño á la recolec- 
ción de la aceituna. El Congreso oleícola, organizado por la So- 
ciedad de Agricultura de los Alpes marítimos, pidió una serie 
de medidas eficaces para evitar en aquella región la reproduc- 
ción y extensión de esta plaga, que fueron expuestas por di- 
cho señor. 

— Se dio lectura á una «Excursión á los Jarales (Badajoz)», 
remitida por el Sr. Barras, de Huelva, 

—Se trató á continuación del segundo Congreso internacio- 
nal de Botánica que se reunirá en Viena del 11 al 18 de Junio 
del corriente año, leyéndose un artículo publicado sobre este 



298 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

asunto por el Sr. Barras, de Huelva, en el número 5, tomo xv 
de la revista «La Naturaleza». 

La Sección de Zaragoza celebró sesión el 29 de Abril bajo la 
presidencia de D. Pedro Ferrando. El Sr. Presidente manifestó 
que el día anterior habían permanecido en esta capital los ex- 
cursionistas franceses de la Sociedad de Ciencias naturales de 
Beziers, 'áivigidiOQ por el Presidente M. P. Cannat, habiéndoles 
acompañado los Sres. Ferrando, Roca, Solano y el R. P. Navas. 
Los excursionistas se marcharon muy satisfechos, después de 
haber visitado los Museos de Historia natural. 

— El Sr. Moyano hizo saber que el Sr. Orensanz (D. José) 
había sido nombrado, en virtud de oposición, Profesor auxiliar 
de esta Escuela de Veterinaria, noticia que ag-radó á todos. 

Los señores socios estuvieron en el Jardín Botánico viendo 
la colección de plantas medicinales que existen, haciendo su 
descripción el Sr. Ferrando. 

La misma Sección celebró sesión el día 29 de Mayo bajo la 
presidencia de D. Pedro Ferrando. 

— El Sr. de Val y Julián (D. Vicente) presentó á los señores 
socios un herbario que posee é hizo una reseña de las plantas 
de que aquél consta, dando especial noticia de alg-unas nota- 
bles ó poco frecuentes de la reg-ión aragonesa. 



Notas y comunicaciones. 



Notas sohre los Pirgomórfidos (Pijiujomorpliidm) 

(Conclusión) 

POB 

D. IGNACIO BOLÍVAR 
XIII. Tribu Trigonopteriginos. 

Doriella Bol. 

La circunstancia de no haber tenido presentes á la vez las 
tres especies que conozco de este g"énero y del siguiente, me 
hacen estar un poco dudoso respecto á su verdadera coloca- 
ción. No había establecido aún el nuevo sistema de los pirgo- 
mórfidos cuando conocí la BorieUa cinnabarina: y por lo que 



DE HISTORIA NATURAL. 299 

lo que respecta á la Brimiella anlistes, el mal estado del ejem- 
plar no rae permite apreciar la forma de las fositas metaster- 
nales ni la disposición de la parte terminal del pecho, precisa- 
mente destrozado por el alfiler. 

A la D. cinnabarina que di á conocer en los «Annali del Museo 
Cívico di Storia Nat. di Genova», vol. xxxix, 1898, p. 85, y que 
procedía de Nueva Guinea, hay que ag-reg-ar otra especie. 

D. paradoxa sp. nov. 

Cinéreo ñavescens, fusco-fasciata. Caput superne carina us- 
que apicem fastig-ii perducta, utrinque transversim rug-atum. 
Fastig-ium oculorum Icng-itudine haud vel vix superans, marg-i- 
nibus subsulcatis, antice subrotundatum. Frons subsinuata 
granulis nigris conspersa rug-osa, juxta ocellum médium callís 
flavis duobus instructa; costa ínter antennas compressa marg-í- 
nibus versus apicem fastig-ii diverg-entibus prope apicem con- 
verg-entibus fovea formantibus. Antenuíe fusCcB articulo 10 ex- 
tus ante apicem dente acuto armato. Pronotum rug-uloso-ca- 
llosum obtuse cari natura, antice truncatura postice subam- 
pliatum et obtusang-ulatum; prozona convexiuscula, metazona 
planíuscula rug-is elong-atis subparallelis obsita; lobis defle- 
xís trapezoídalibus postice valde altioribus g-ranulis minutís 
nig-ris sparsis, ang-ulo postico obtuse truncato, marg-ine ínfe- 
riore obliquo, ínteg-ro, posteriore sinuato. Elytra fusco-varia, 
subparallela. femdribus posticis valde superantia; campo mar- 
g-inali apicera versus pellucido; ápice truncata et arcuato- 
sinuata, irreg-ulariter reticulata atque sparse nodosa. Ala? 
fuscjfi. Lobi mesostcrnales subquadrati ínter se valde distantí. 
Tíbise postica? apicem versus fuscae. Tarsí posticí articulus ul- 
tímus articulis duobus primís subseque long-us. Valvulfe oví- 
positoris elong-atse rainute serrulatíe 9- 

Long\ corp. 9 .50; capitis 8; antenn. 11; pron. 9; elytr. 38; 
fem. post. 18; tib. post. L5. Lat elytr. 8 raill. 

Loe. Stephansort, Bahía del Astrolabio, Biró, 1900. Nueva 
Guinea. Museo de Budapest. 

Brunnlella nov. 

Corpus corapressiusculura elong-atum. Caput conicum pone 
oculos utrinque haud tuberculatura. Fastig-ium-a latere foveo- 
latum, superne depressum antice latum. Costa frontalis ínter 



300 boletín de la real sociedad española 

antennas compressa et sulco destituía versus apicem sulcata 
marg-inibus diverg-entibus. Antennse ensiformes, vix ante oce- 
llos insertse. Pronotum dorso ang-usto antice trúncalo postice 
rotundato haud carinato, lobis deflexis postice altioribus an- 
g-ulo postico dentato. Elytra angusta elong-ata sparse nodosa 
ápice rotundato-sinuata. Alfe angustatse perfecte explicatge. 
Prosternum antice tubérculo transverso instructum. Lamina 
sternalis elong-ata, antice ang-ulato rotundata, lobis mesoster- 
nalibus parvis intus rotundatis in 9 spatio angustiore sejun- 
ctis. Abdomen compressum superno medio carinatum 9- 

Faltan las patas posteriores y el ápice del abdomen en el 
único ejemplar que he visto y que pertenece al Museo de Ham- 
burg-o. Dedico el g-énero al ilustre entomolog-o de aquel Museo 
Sr. von Brunn que tanto se ha distinguido en el estudio de 
los ortópteros. 

A pesar de esto, no dudo corresponda á un género distinto 
del Doriella por la quilla frontal, forma del vértex y del pro- 
noto, anchura del espacio mesosternal, etc. 

Br. antistes Bol. 

Straminea fusco-varia atque sparse minute nig-ro-g-ranulata. 
Fastig-io antrorsum indistincte ang-ustato, lateribussubsinuatis 
ápice obtusissime ang-ulato- subtruncato, foveolis lateralibus 
virg-ulatis ante apicem fastig-ii terminatis. Frons ante ocellum 
subimpressa. Antennse ensiformes triquetrse extus serratse; 
articulis 3-8 mag-is dilatatis, articulo 11" augusto haud produc- 
to 12.° externe ápice extus angulato. Pronotum dorso antice 
tereti postice su bdeplanato carina postica tantum pone sulcum 
typicum perspicua, canthis rotundatis rugoso impresso-punc- 
tatis ad marg-inera anticum carinula sinuosa, marg-inibus tu- 
berculis nig-ris instructis; sulco typico distincte pone médium 
sito, prozona metazona sesqui long-iora; lobis deflexis rug-osis 
nigTO-tuberculatis tantum medio plaga Ifevig-ata, antice punc- 
tatis, marg-ine inferiore late sinuato prope angulum posticum 
breviter prominulum dente instructo, marg-ine postico sub-^ 
recto. Elytra multi-reticulata, campo antico prope basin sub- 
dilatato vena mediastina explicata pone médium elytrorum 
extensa, vena radialis tertia g-ranulis nig-ris ornata; ápice 
truncato-sinuata, ángulo antico rotundata, postico ang-ulata- 
Al8B hyalinse, marg-ine antico prope apicem opaco. 9- 



DE HISTORIA NATURAL. 301 

Long'. corp. 9 40; cap. 8; antenn. 13; pron. 5,2; elytr. 26; mili. 
Lat. elytr. 3,5 mili. 

Locf': Museo de Hamburg-o. La patria de esta especie es pro- 
bable sea la Nueva Guinea, por sus g-randes analog-ías con el 
g'énero Doriella. 

Trigonopteryx Charp. 

Me decido á separar este g-énero del Si/stella Westw. por la 
importancia de los caracteres que los distinguen. Ya en la Mo- 
nografía los había separado, aun cuando considerándolos 
simplemente como subgéneros. 

Trigonopteryx tiene el cuerpo más prolong-ado, con los bor- 
des del fastigio cefálico fuertemente escotados y las antenas 
mucho más largas, de modo que en los machos pasan del án- 
gulo posterior de los lóbulos laterales del pronoto, y en las 
hembras alcanzan al borde posterior del mismo, mientras que 
en SijsíeUa apenas alcanzan en los machos aquel ángulo y en 
las hembras no llegan á la mitad del dorso del pronoto. Difie- 
ren también por la forma del mismo, pues no es éste tan 
alto posteriormente; así es que los lóbulos laterales tienen la 
forma de un trapecio, pero con el lado posterior poco más largo 
que el anterior, mientras que en Systella se acerca mucho al 
doble de aquél. El prosternón solo tiene en el primero un pe- 
queño tubérculo cónico, al paso que en el seg-undo está provisto 
de una larga espina, y por fin, las alas son de forma también 
distinta; la escotadura del borde anterior es más ligera, forma 
una sinuosidad muy diferente de la que se ve en las alas del 
Systella; además de esto, el borde anal es casi recto desde la 
base y el ángulo postero apical más acusado, por ser en este 
punto el borde menos redondeado; en el Systella todo el borde 
es redondeado, y al llegar al sitio en que cambia de dirección 
describe una ancha curva. Las proporciones resultantes de la 
relación entre la longitud y la anchura son también distintas, 
como ya lo hice notar en otra ocasión, pues aun en el ¡mncta- 
ta, que es en el que más se aproximan al Systella, llega la 
longitud á dos veces y media de la anchura. 

Solo comprende las dos especies conocidas de antiguo. 

1. Tr. punctata Charp. 
Solo el cf era conocido. Considero como la 9 de esta especie 



302 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

iin ejemplar de la Col. del Sr. Brunner, existente en el Museo 
de Viena, y otro del Museo de Haraburg-o. Son de color amari- 
llento verdoso, con las antenas del mismo color y las alas con 
muy escasos puntos neg-ros teniendo el fondo amarillo y la 
reticulación de un amarillo cromo; la escotadura apical de los 
élitros es breve, pero más acentuada, y la reticulación es más 
menuda que en el cf. 

Sus dimensiones son: 

Long-. corp. 9 28; antenn. 13; pron. 9; elytr. 18; fem. post. 18. 
Lat. max. elytr. 12 mili. 

En el c^, de ig'ual procedencia, el color es de tabaco, y las 
antenas tienen la mitad apical pálida. 

Las antenas de la 9 son parecidas á las de un Acrida. 

Ambos ejemplares proceden de Java, donde creo debe vivir 
esta especie, aunque ha sido citada de Ceylán. 

En la colección del Museo de Berlín he visto un ejemplar 
etiquetado con duda de esta localidad y perteneciente á la 
coll. de Charpentier; puede considerarse como el tipo de la es- 
pecie y es al que se refiere el Dr. Karsch. 

También existe en la coll. Finot. 

La 9 del Museo de Hamburg-o procede de Java occidental, 
Sukabumi, Frushsthorfer. 

2. Tr. Hopei Westw. 

Esta especie también existe en Java, de donde poseo un 
ejemplar macho, así como en Kina Balu y en Bang-uey, isla al 
Norte de Borneo. Museo de Hamburg-o. 

Las antenas en la 9 son más estrechas y desig-uales en sus 
bordes que en la especie anterior. En el Museo de Berlín hay 
ejemplares de Borneo (Frushsthorfer) y Ober Lang'kat, Dell 
(Sumatra). 

Tr. punctata var. mnltireticulata nov. 

Colore fusco. Caput superno suavissime rug-osum. Antenna^ 
long-iusculse pars dilatata pone médium extensa, articulis 8-9 
haud teretes lateribus carinatis long-ioribus quam latioribus 
10-13 cylindricis elong-atis. Elytra ápice producta acuta marg-o 
apicali obliquo, minutissime reticulata, fusco punctata. Ala» 
dilute succineíB campo antico apicem versus inter áreas nor- 
males venis epuriis intercalatis, punctis fuscis indistinctis vel 



DE HISTORIA NATURAL. a03 

tantum duobus, área axillaris antica fusco seriatim pune- 
tata 9. 

Long-. corp. 39; antenn. 14; pron. 9; elytr. 31; fem. post. 19. 
Líit. máxima elytr. 12 mili. 

Loe. Java. Un ejemplar de la colección del Sr. Brunner. 

Las diferencias entre esta variedad y la forma ordinaria de 
la especie están principalmente en la mayor long-itud de las 
antenas, debida principalmente á que los artejos 8-13 son más 
larg-os, y especialmente el 8.° y el 9.°; en la menudísima reticu- 
lación de los élitros, que al mismo tiempo son más puntiag-u- 
dos y en la presencia de venas adventicias intercalares en la 
mitad distal del campo anterior de las alas. Es nueva va- 
riedad? 

Systella Westwood. 

El g-énero Cri/rloue Stál está formado sobre un ejemplar im- 
perfectamente desarrollado del SysteUa. 

1. Elytrorum sinu an eapicali brevissimo in cT quinta parte 

long'itudine elytrorum ocupante. 

2. Fastigium verticis ápice distincte acuto, marg-inibus sub- 

sinuatis: Mae vena discoidalis atque vena media vix 
pone médium alarum furcatis 1. Westwoodi Stál. 

2. Fastigium verticis ápice subrectang-ulum marg-inibus 

haud sinuatis: Alee vena discoidalis vix pone médium 

vena media distincte ante médium furcatis 

2. sicci folia sp. n. 
1. Elytrorum sinu anteapicali in ¡^ cuarta vel tertia parte 
long'itudine elytrorum ocupante. 

3. Pars basalis triquetra antennarum cf tere usque médium 

antennarum extensa 3, Annandalei sp. n. 

3. Pars basalis antennarum cT tertia parte long-itudine haud 

attingenti. 

4. Sinu ante apicali elytrorum cf tertia vel 9 quinta parte 

long-itudine elytrorum ocupante. 

5. ' Antenna? (^ minus ang-ustata?, 9 valde dilatataí 

4. Rajiesi Westw. 

5. Antennai (^^ valde ang-ustatfe9 vix dilatatae 

5. Gesíroi sp. u. 

4. Sinu ante apicali elytrorum cf cuarta vel 9 sexta parte 

long'itudine elytrorum ocupante G. Dusmeti sp. n. 



304 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

1. S. Westwoodi Stál. 

En mi colección existe un ejemplar J", procedente de Taja- 
bas (Pérez Maesü). Tiene las antenas filiformes, bastante lar- 
g-as (10,5 mm.), con la porción deprimida de la base estrecha, 
y la terminal formada por artejos cilindricos, todos ellos más 
larg'os que anchos. El fastigio del vértice es ag-udo, con los 
bordes más altos que éste y algo sinuados. 

La escotadura apical del élitro muy reducida, y las venas 
discoidal y media del ala, bifurcadas al mismo nivel y próxi- 
mamente en el medio del ala. No he visto esta especie en nin- 
g'una otra colección, fuera de la del Museo de Estocolmo, don- 
de se conservan los tipos de Stal. En el de Londres existe una 
especie con el nombre de PhiUppensis, que pudiera referirse 
á ésta. 

2. S. siccifolia sp. nov. 

S. lí'estirood'i valde affinis sed fastigio haud acuto, antennis 
longioribus, oculis oblong*o-elong'atis; pronoti lobis deflexis 
marg-ine postica valde sinuata et ang-ulo infero-postico magis 
acute producto, alis posterioribus vena descoidalis vix pone 
médium, vena media distincte ante médium furcatis cf . 

cf Long-. corp. 30; antenn. 11,5; pron, 8; elytr. 23; fem. post. 
14 mili. 

Un ejemplar sin localidad del Museo de Hamburgo. 

3. S. Raflesi Westwood. 

S. Raflesi W. 1841. Arcana ent. p. 12, pl. iv, fig. 1,2 9. 

Acridium (Tñgonopteryx) ylalyptenim Haan. 1848. Verh. 
p. 151, Pl. XXIII, f. 6 cf- 

Para mí es indudable que la especie dada á conocer por Haan 
es la misma de Westwood, de la que éste solo describió y 
figuró la 9, y de Haan el cf ; la diferencia en la forma de las 
alas basta á explicar esta confusión por la diferencia notable 
que entre ellas se observa. En esta especie alcanzan los éli- 
tros mayor desarrollo que en las otras, sobre todo en la hem- 
bra, en la que llegan á medir 20 mm. de anchura en el tercio 
apical por 36 de longitud, que corresponden á 16 y 31 res- 
pectivamente en el ^f. 

La forma de las antenas es suficiente para caracterizar esta 
especie, pues en el macho la parte dilatada y deplanada de la 



DE HISTORIA NATURAL. 305 

base formada por los artejos 3-5 confundidos, como se sabe, ó 
poco distintos, es estrecha, esto es, apenas más ancha que el 
resto de la antena y corta, de modo que no lleg'a á formar la 
tercera parte de la antena, ó mejor; la porción cilindrácea es 
unas dos veces y media tan larg-a como aquélla; en la O la an- 
tena es casi dentada exteriormente. 

Existe esta especie en el Museo de Berlín 9cf procedente 
de Deli, Sumatra, y en el de Ginebra, de igual procedencia. 
Corresponden también á ella un ejemplar de Siboelang-it 
(N. Sumatra), y otro de Camp Jor, Perak y Pahang- (Malaca) 
del Museo de Hamburg-o, y otro de Pontianak (Borneo occid.), 
de mi colección. 

4. S. Annandalei sp. nov. 

S. Raflesi valde aíRnissed fastigio verticis multo majore, pa- 
rabólico; antennis forma valde diversa in ¡^ fere usque mé- 
dium deplanatis triquetris, denique ang-ustis teretibus ápice 
nigris; in 9 parte deplanata pone médium extensa indistincte 
articulata; elytris brevioribus atque latioribus, margine an- 
tico parum curvato. cf 9- 

Esta especie se distingue muy bien por los caracteres expre- 
3, en efecto, las antenas tienen su porción prismática de la 
mucho más larga que en la Raflesi, de modo que en el (f 
la porción terminal solo es vez y media tan larga como ella y 
más estrecha que en aquella especie. La forma del élitro tam- 
bién es característica, pues la curva que forma el borde poste- 
rior en el macho tiene su parte culminante frente al lóbulo en 
que termina el campo marginal, de modo que cuando el élitro 
está plegado esta parte curva viene á caer por encima de las ro- 
dillas de los fémures posteriores, y en el Raflesi cae más atrás. 

En los (^ las antenas son más anchas que en esta especie, la 
porción terminal cilindrácea es deprimida y tan larga á lo 
sumo como la formada por los artejos prismáticos de la base, 
sin contar los dos artejos intermedios, también deprimidos, 
que son más grandes que en aquella especie. 

Las dimensiones son: 

cf Long. corp. 31; ant. 10,5; pron. 7,5; elytr. 31; fem. post. 15. 

9 » » 39; » 11 ; » 10 ; » 35; » » 18. 

Lat. elytr. max. (^ 16; 9 19 mili. 

Loe. Península de Malaca. 



308 boletín DK LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

5. S. Gestroi. 

Fusca vel viridis. Fastig-ium verticis a latere visum oculo 
sub brevius antrorsum ang-ustatum subacutum. Anteiiiife bre- 
ves cf par-te dilatata basali breve a art. 3-6 formata trig-ona 
angusta, articulo 6." articulis tribus anterioribus simul sumptis 
seque long-o; parte apicali ang-ustiore quam in congenericis; 
9 brevissimsB angustie, parte dilatata usque médium extensa 
articulo sexto extus acute producto. Pronotum dorso conca- 
viusculo, carinis lateralibus parallelis acutiusculis, disco pos- 
tice rotundato-subangulato producto. Elytra elong-ata, campo 
autice lato apicem versus sensim angustato, margine antico 
antice arcuato, pone médium sinuato, ante apicem rotundato 
sinuato sinu in cf tertia parte longitudine elytrorum in 9 tan- 
tum sexta occupanti, margine postico subrecto, pone mé- 
dium late rotundato, venis fusco adspersis, campo antico in cf 
fascia fusca obliqua. 

Alse hyalinae inmaculatae cf 9- 

Long. corp. (f 29; antenn. 10; pron. 8; elytr. 28; fem. post. 
15 mili. 

Long. corp. 9 37; antenn. 9; pron. 10; elytr. 32; fem. post. 
19 mili. 

Lat. max. elytr. J" 12; 9 16 mili. 

Loe. Engaño, Búa Búa, Modigbani 1891. Museo de Genova, 
á cuyo Director, el ilustre entomólog'O Dr. Gestro, que tuvo la 
amabilidad de comunicármela, tengo el gusto de dedicársela. 

Las antenas son más esbeltas y delgadas en esta especie 
que en todas las restantes; la escotadura del élitro en el ma- 
cho es menos acentuada que en las demás; pero en la 9 es 
poco más ó menos como en Ra/lesi, de la que la distinguen, 
como se ha dicho, las antenas, que en la 9 son muy cortas, 
delgadas y con el diente externo muy acusado. 

(■). S. Dusmeti sp. nov. 

Ochraceo fusca, capite antice dorsoque pronoti fuscis. 

Fastigium verticis deplanatum parabolicum rotundatum. 
Antennae breviusculae usque ad apicem latiuscuLe haud cT vel 
indistincte dentatse. Pronotum dorso augusto concaviusculo 
marginibus acutis ante médium sensim coarctatis postice ele- 
vato anguste rotundato producto. Elytra fascia obliqua fusca 
in cf , fusco adspersa; in 9 margine antico valde arcuato pone 



DK HISTORIA NATURAL. 307 

médium distiucte sinuato sinu apicali abrupto in cT a 4.^1" in 9 a 
6.am partem formato, marg-ine pórtico subrecto loiig-e pone mé- 
dium subang-ulato rotundato. Alie h3'alin8e venis pallidis cf 9- 

Long-. corp. cf 29; ant. 9; pron. 7,5; elytr. 25: fem. post. 
13 mili. 

Long-. corp. v 37; ant. 8; pron. 10,5; elytr. 30; fem. post. 17. 

Lat. máxima elytr. (^ 13; 9 16 mili. 

Loe. Kina-B^ilu Norte de Borneo, Col. del Museo de Ham- 
burg-o y en la mía. 

Me complazco en dedicarla á D. José María Dusmet, distin- 
g-uido himenopterólog'o, que con tanto fruto se ocupa en el es- 
tudio de los himenópteros de nuestra fauna. 

Es una hermosa especie, casi siempre de color de tabaco; 
pero de la que poseo un ejemplar, sin localidad, de color ver- 
doso amarillento; todo el cuerpo, así como los élitros, están 
salpicados de pequeños puntos pardos, que en estos órg-anos 
están dispuestos á lo larg-o de las nerviaciones; además, en 
ellos se observa en el cJ una faja parda que se extiende desde 
la porción media del campo marginal á la más convexa del 
borde posterior, sin lleg-ar á ella; en la 9> esta faja no se dis- 
ting-ue, pero suele haber una mancha parda en medio del 
campo anterior, que representa el comienzo de dicha faja. Los 
élitros son más cortos y anchos proporcionalmente que en 
otras especies; la porción culminante en el (f corresponde en 
el reposo á la terminación de los fémures posteriores, y está 
por delante de ellos en la 9, en la cual no se encuentran en- 
frente dicha porción culminante del borde posterior y el lóbu- 
lo terminal del campo anterior, los que unidos entre sí dan 
una línea oblicua de 18 ó 19 milímetros. 



Nota sobre observaciones hechas durante el eclipse 
de 28 de Mayo de 1900 

POR 
D. EMILIO RIBERA. 

No suele estar muy desarrollado entre nosotros el espíritu 
de observación; parece que encuentra alg-una dificultad para 
desenvolverse en la viveza de nuestra imag-inación y en lo 



308 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

poco paciente de nuestro carácter; por ello adquieren impor- 
tancia las observaciones que sobre cualquier fenómeno natu- 
ral puedan hacerse en España, y esta consideración me movió 
en 1900 para trasladarme á sitio donde se apreciaran en las 
mejores condiciones posibles los efectos sobre los seres vivos 
del eclipse total de sol, que por encima de nuestra Península 
pasó el 28 de Mayo de aquel año. 

La circunstancia de aproximarse otro eclipse total, visible 
también en España, muéveme á presentar esta nota á la Socie- 
dad ESPAÑOLA DE HISTORIA NATURAL, por SÍ el rclato de mis ob- 
servaciones de entonces sirviera de toque de atención ó de 
estímulo para que otros, con más habilidad y mayor competen- 
cia, puedan ahora hacerlas mejores y publicarlas, para bien 
de las ciencias biológ-icas. Poco vale lo que hice, pero con g-ra- 
nos de arena se constituyen montañas; vaya, pues, el mío, por 
si determina la formación de bloques científicos de verdadero 
valer sobre la materia á que me reñero. 

Eleg-í para mi estudio á Aspe, villa de la provincia de Ali- 
cante, asentada sobre las suaves ondulaciones en que conclu- 
ye hacia el Norte la sierra de Crevillente, situada á unos 240 
metros, por término medio, sobre el nivel del Mediterráneo, 
dominando la fértil veg-a en que también se hallan Novelda y 
Monforte, á poca distancia de ambas poblaciones, á la misma 
latitud casi que Elche, y á unos doce kilómetros al Oeste de 
esta población, de la que la separan una serie de abruptos y 
revueltos montecillos. El sitio preciso en que tomé mis notas 
fué la casa de campo titulada «La Nía», y para ellas me fué de 
mucha utilidad el auxilio de mi estimado compañero D. Vi- 
cente Calatayud, catedrático del Instituto de Valencia, que so- 
bre darme excelente hospitalidad en Aspe, me acompañó para 
mis observaciones en el campo. Fueron éstas las que "sig-uen: 



DE HISTORIA NATURAL. 



^1 



a? 


^ 


-o 


G 


^ 


es 


fí 






OJ 






na 


?ÍÍ 


£ 




^ 






O 



o o lO o 









o o o o 

kO «3 o U3 



OO 00 00 00 00 



J B 



a a 

o o 

o o. 



co co eo M co 



C^ CO "^ xO lO 



co Tc ce o 



w <N cí c? eo 
.-Junio, 1905. 



•* '* lO o 



BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



EFECTOS SOBRE LOS ANIMALES. 

Hormigas. — En varios hormig'ueros próximos tenían estas- 
trabajadoras iiifatig-ables á sus larvas expuestas al radiante 
sol que hacía: cerca de la totalidad, las recogieron y escondie- 
ron con g-rande apresuramiento. Las reatas que para su traba- 
jo forman las hormig-as, ó se recog-ieron en sushormig-ueros, o 
se dispersaron los individuos que las constituían, guarecién- 
dose bajo las hierbas. 

Patoa con pollos de gallina. — A las tres y treinta y cuatro dio 
la pava señales de inquietud, mirando repetidamente al cielo, 
llamando á los pollos y yendo con ellos á cobijarse, primero 
junto á una pared, más tarde, hacia las tres y cincuenta, al 
corral, donde en un rincón los incitó y casi obligó, pues se re- 
sistían, á meterse bajo su cuerpo y alas, á pesar de no caber 
ya por su número y por el tamaño que alcanzaban. 

Gallo y gallinas. — Bastante indiferentes al fenómeno en los 
comienzos de éste, recogiéronse, sin embargo, á las tres y cua- 
renta y siete, no sin comer antes ávidamente y con prisa; á las 
cuatro canta el gallo, y poco después se estiran y desperezan 
el sultán y sus odaliscas, y salen de nuevo al campo á pasear 
su garbo. 

Golondrinas.— \jrí^ pareja tenía su nido en un granero, cuya 
ventana daba sobre nuestras cabezas: durante todo el eclipse 
estuvieron entrando 3^ saliendo, salvo de las tres y cincuenta 
á las cuatro y cinco, en que permanecieron dentro de su col- 
gado hogar. 

Jilgero enjaulado.— k\ ir obscureciendo comió también con 
abundancia, lanzó su melodioso canto, con mucha fuerza por 
cierto, y metió la cabeza bajo el ala tranquilamente poco an- 
tes de la totalidad. Uestablecida la luz, apareció como aturdi- 
do é inquieto, sin cantar. 

Pájaros de la /¿/fe/^c/.— Indudablemente creyeron que venía 
la noche, porque se congregaron en los árbolos por grupos, 
entonando sus habituales y alegres pitorreos vespertinos, ca- 
llando á la hora de la sombra total, y dispersándose lentamen- 
te y silenciosos después de restablecerse en mucho la luz. 

Palomas.— ^MQVon las más prontas para encerrarse y acos- 



DE HISTORIA NATURAL. 311 

tarse y las más tardías para volver á la normalidad. A las tres 
y cuarenta ya se habían recog-ido; hasta más de las cuatro y 
quince no reanudaron sus revuelos. 

Murciélagos. — Se los vio revolotear mientras hubo poca luz. 

Perros. — No manifestaron impresión alg-una por el cambio 
celeste dos mastines que se hallaban atados á dos árboles en 
la cercana huerta. 



EFECTOS SOBRE LAS PLANTAS. 

íln la misma huerta pudimos observar varios pies de judías, 
tomateras y patatas. -: 

Las primeras presentaron el notable fenómeno, frecuente en 
ellas durante la noche, de, teniendo en pleno sol las hojas con 
los peciolos erg'uidos y los foliólos presentados de canto hacia 
el astro rey, colocarlas durante la sombra y alg-o después aún 
con los peciolos inclinados hacia el suelo y los foliólos en po- 
sición natural, haz hacia el cielo y envés mirando á la tierra. 

Las tomateras no dieron señal alg-una apreciable, tal vez 
por estar plantadas y reg-adas muy de reciente. 

Las plantas de patata doblaron los limbos de sus hojas por 
el nervio medio hasta formar un áng-ulo de unos 60°, durante 
los minutos siguientes á la totalidad de la sombra: antes y 
después los tenían aplanados, como de costumbre durante el 
día, y siempre estuvieron dirig'idos hacia el sol. 

En otras plantas herbáceas espontáneas se observaron los 
fenómenos habituales á los crepúsculos y entrada de la noche. 



EFECTOS EN LAS PERSONAS. I'H] 

Ni voy á detallar los que la admiración y la novedad produ 
jeron en los campesinos que nos rodeaban, ni voy á describii 
el pintoresco espectáculo que ofrecían los picos cercanosá 
nuestro sitio, cubiertos por enjambres de curiososi, ni es mi 
pluma bastante hábil para que aquí pueda consignarse el ho- 
menaje que de cuantos cerebros humanos había por allí sur- 
g-ió espontáneo y exuberante durante todo el curso del eclipse; 
pero, sobre todo, cuando el negrísimo disco lunar aparecía ro- 



312 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

deado por el nimbo argentino, desig-ualmente radiante y mag-- 
nificamente luminoso de la corona solar, destacada sobre un 
fondo azul sombrío y muy mate, en el que fulg-uraban alg-u- 
nas estrellas. Esto hjibo de suceder en todos lados donde la 
interposición lunar sé observara; esto lo han descrito á mara- 
villa plumas mejor cortadas; esto lo hemos sentido cuantos el 
eclipse hemos visto. 

Voy tan solo á consig-nar que fueron muchos de los que me 
rodeaban los que dijeron que al acercarse la sombra habían 
visto temblar la tierra, eng-añados por la ilusión ópti(5a que les 
produjo el rápido lleg-ar y pasar de las fajas alternativas de luz y 
de obscuridad que precedían inmediatamente al eclipse total. 
Este fenómeno merece consig-narse, porque revela lo visible y 
rápido del paso de tales fajas. 



Datos sobre el mispiquel de España 

POR 

D. SALVADOR CALDERÓN. 

1843. Leonhard, «Handwort. der topogr. Miner.», p. 39. . 

1862. Naranjo, «Elem. de Miner. g-eneral», p. 277. 

1879. CuMENGE ET FucHS, «Compt. rend.», lxxxviii. 

1886. Vidal, «Bol. Com. Mapa g-eoL», xiii. 

1888. Gonzalo Tarín, «Descripc. prov. Huelva», ii. 

1894. Martín Donayre, «Bol. Com. Mapa g-eol. de España». 

1895. Fernández Navarro, «Anal. Soc. esp. de Hist. nat. », 

XXIV. Actas, p. 87. 

1897. Muñoz Madariaga, «Lecc. de Miner.», p. 358. 

1898. Pedro Gomes, «Comm. da Direc. dos Trabalh. g-eol. de 

Port.», III, p. 205. 

1899. Barras (F. de las), «Apuntes para una descrip. g-eol. - 

miner. prov. Sevilla», p. 320. 

1902. Tenne und Calderón, «Die mineralfundst. der Iber. 

Halbins.», p. 29-31. 

1903. Fernández Navarro, «Bol. Soc. esp. de Hist. nat.», 

iii, p. 255. 

1904. Fernández Navarro, «Bol. R. Soc. esp. de Hist. nat.», 

IV, p. 167. 



DE HISTORIA NATURAL. 313 

La especie mineral objeto de la presente nota fig-ura en las 
obras con los nombres áe pirita arsenical, mispiqíiel (mispickel) 
y arseniopirita, y también suelen llamarla hronce blanco nues- 
tros mineros. Aunque ha sido objeto de explotación como 
mena arg-entífera, y aun alg-o aurífera, y en algunos casos para 
beneficiar el arsénico ó el ácido arsenioso (arsénico blanco), 
no parece que ha adquirido gran importancia industrial, sien- 
do esta una de las causas de la escasez de datos que se poseen 
respecto á su distribución en España, sin embarg"o de ser fre- 
cuente en ella en estado de pequeños filones, acompañando á 
la pirita ó á la marcasita. En la obra que publiqué en colabo- 
ración del malogrado profesor de Berlín, el Dr. Tenne, se con- 
sig-nan sobre el asunto algunas noticias, que voy á presentar 
unidas á las que con posterioridad he adquirido, terminando 
con un resumen de los datos referentes á la producción, seg'ún 
las estadísticas mineras (1). 

Galicia.— 't^Q halla el mineral de que tratamos en cantidades 
variables, desde masas hasta pequeños nidos en los yacimien- 
tos de estaño, mezclado aveces con la casiterita, como sucede, 
entre otros sitios, en Aréncelos, al Norte de Monterrey. Se han 
descubierto en Chantada, cerca de las montañas elevadas de 
Faro (Lugo), filones cuarzosos con pirita arsenical (Mus. Cien- 
cias nat. de Madrid). También en la provincia de Coruña em- 
pezaron á explotarse alg-unas minas; pero en las que se cifran 
más esperanzas es en las de Carballino (Orense), á causa de 
su riqueza aurífera, aunque no son verdaderos filones. 

Asturias.— \}xi yacimiento existe con pirita cuprífera en la 
diorita de Alaneda y otros de los que no tenemos noticias pre- 
cisas en el puerto de Pajares, Boal y Mieres; además, en este 
último forma á veces parte principal de la ganga que acompa- 
ña al cinabrio, perjudicando para el beneficio de esta mena. 
No se cita de la provincia ninguna formación importante ni 
intento de explotación. 

Cataluña. — Muy pocos datos hemos hallado respecto á la pi- 



(1) La presente nota, como otras anteriores análogas, tiene por principal objeto 
ofrecer el estailo de nuestros conocimientos sobre las especies minerales españolas; 
como aquéllas, es muy susceptible, seguramente, de ampliaciones, tanto de los datos 
que contiene como de otros que se nos habrán escapado, y seria muy conveniente 
que los señores socios que posean más noticias las comunicasen para ir suministran- 
do datos á la Comisión de Catálogos. 



sai boletín de la real sociedad española 

rita arsenical, que indudablemente existe en muchos sitios de 
las reg-iones pirenaicas; de donde se conoce mejor es en las co- 
marcas donde principian el Ter y el Freser, en la provincia de 
Gerona, cuyas calizas cristalinas contienen frecuentes filonci- 
llos, como sucede en La Coma de Clot y en la de Vaca, cerca 
de Nuria. Hay en Ribas y Caralps minas que explota una So- 
ciedad y cuya mena transporta á Badalona para la obtención 
del arsénico blanco. En la concesión Esperania del término de 
Caralps, acompaña á la calcosina y la siderita. Un filón cuar- 
zoso del valle de Ribas contiene el mineral de que tratamos 
asociado á pirita ordinaria y olig^isto, conteniendo aquél '/a ^2 
adarmes de oro por quintal, y además de Vi á 2 onzas de pla- 
ta. De él posee un ejemplar nuestro Museo de Ciencias natu- 
rales, así como de otro procedente de Setcasas, donado por el 
R. P. Font. La mina Suerte, del término de Massanet de Ca- 
brenys, es de calcopirita (?) en una masa de moscovita, acom- 
pañada de mispiquel (Vidal). 

Yacimientos semejantes hay en la provincia de Barcelona, 
de donde se obtienen ejemplares de textura casi acicular. 
Abunda en filoncillos de cuarzo con pirita, que cruzan las pi- 
zarras silúricas. 

Aragón.— E\ ing-eniero Sr. Martín Donayre citó el mispiquel 
de Long-as y Luesma (Zarag'oza). Por la falda oriental de los 
Poyales (Teruel) parece se ha visto en las vetillas de pirita que 
allí abundan, aunque son inexplotables. 

León. — La zona estannífera, prolong-ación de la g-alaica, 
ofrece también en Salamanca y Zamora el mineral en cues- 
tión, asociado á la casiterita del modo antes di- 
^^¿í::^::^ ■ cho. Las localidades son numerosas, y entre ellas 
( \ mencionaremos de la provincia de Salamanca, 

Barba de Puerco, por indicación de nuestro con- 
socio el Sr. Onís; Aldeadávila de la Ribera, Cor- 
porario, La Freg-eneda, donde la hay cristali- 
zada (Mus. Com. Mapa geol.); la Sierra de Gata, 
con masas bacilares, cristales implantados y pin- 
torescos g-rupos de cristales (Mus. Cieñe, nat. 
Madrid). Un aficionado posee de esta última sierra, al pare- 
cer, unos cristalitos, que representa la adjunta fig-ura. Con- 
sisten en prismas alarg-ados, cosa poco frecuente en esta espe- 
cie, cuya cara dominante es m (110), terminando en un bra- 



DE HISTORIA NATURAL. ai5 

quidoma y un doma primario; el braquidoma está estriado 
seg'ún la braquidiag-onal. 

Casii/la.—La sierra de Guadarrama es abundante en filon- 
cillos cuarzosos que contienen pirita arsenical en mayor ó me- 
nor cantidad, atravesando el g-neis y el granito y formando en 
algunos sitios un sistema de filones paralelos, claramente vi- 
sibles. En este caso se encuentran en la vertiente septentrio- 
nal los de Serracín, Becerril, Arcones y Otero de Herreros, en 
la provincia de Seg-ovia, y los de Marueco, en la de Avila. Los 
mejor conocidos son los de la provincia de Madrid, particu- 
larmente la gran bolsada del cerro de La Plata, término de 
Buitrago, trabajada y abandonada muchas veces, la cual es 
argentífera, con una ley que oscila entre 1 y 14 onzas. Tam- 
bién le hay en masa granudo -cristalina mezclada con los ele- 
mentos del gneis, destacando algunos cristales confusos. 

La mina cobriza de San Miguel, en Bustarviejo, se ha explo- 
tado, montándose una fábrica, en la que se construyeron dos 
hornos, con propósito de utilizar no el cobre, sino la pirita ar- 
senical. De esta procedencia, sitio llamado Cuesta de la Plata, 
posee la Universidad de Berlín, según indicó el profesor Ten- 
ue, un ejemplar en que el mineral está en cordones negruz- 
cos, abrazando fragmentos de gneis y con cristalitos muy me- 
nudos de pirita. Ya el Sr. Naranjo citó como argentíferos los 
de Bustarviejo y Mirañores, á los cuales, en efecto, acompaña 
á veces un poco de plata roja, como sucede también junto á 
Acebeda (1). Un ñlón de esta clase, situado entre Bustarviejo 
y Hiendelaencina, es cruzado en Pradeña y Paredes por otro 
bastante potente de mispiquel más puro. De Miraflores y del 
cerro de La Mesa, en término de Navalafuente, hay masas fria- 
bles muy puras en el citado Museo (F. Navarro), otra de Pe- 
drezuela, una masa confusa de cristales procedente de San Il- 
defonso y otra de El Horcajo (sin duda el de La Sierra); pero 
los mayores cristales de la región que figuran en la colección 
indicada son los de Bustarviejo. 

Mención especial merecen los cristales sueltos de Tamajón, 



(1) Con el nombre de Weisserz se ha designado alguna vez al mispiquel argentífe- 
ro de ciertas localidades; pero H. MüUer presume que el Weisserz es un mineral dis- 
tinto; y por lo que respecta á los hallazgos de la sierra de Guadarrama parece evi- 
dente que la plata que contienen deriva de interposiciones mecánicas de pirargirita. 



316 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

en la provincia de Guadalajara, tanto sencillos como macla- 
dos, aunque de la combinación más frecuente, por lo bien con- 
servados que están y por ser relativamente voluminosos, pues 
los hay mayores de 1 cm. Existen en la 'misma localidad 
filoncillos argentíferos, en uno de los cuales, entre la mina 
Constante y Villares, ha recog-ido el Sr. Fernández Navarro pe- 
queños nidos de cristales confusos en ag-ujas de cuarzo que 
atraviesan el g-neis. El mispiquel acompaña á la calcopirita en 
un criadero descubierto en el barranco Travieso, del término, 
de Majal rayo. 

Fuera de la reg-ión de la sierra de Guadarrama y sus prolon- 
g-aciones solo se conocen piritas arsenicales en Castilla, en 
Gálvez, donde le hay cristalizado iMus. Com. Mapa g-eol.) y Vi- 
llalueng-a (Mus. Cieñe, nat.), localidades ambas de la provin- 
cia de Toledo. 

Andalucía. — El mineral puro en cristales sobre cuarzo se 
halla en Hinojosa del Duque (Córdoba) (Mus. Cieñe, nat.), y en 
forma de pirita blanquecina g-ranudo-laminar en la mina Tar- 
tesia del Castillo de las Guardas (Sevilla), citada por el Sr. Ba- 
rras (Mus. de la Univ. de Sevilla). En el término de esta últi- 
ma localidad, y, sobre todo, en Río Tinto, Sotiel-Coronada y 
demás minas de pirita de la provincia de Huelva, abunda una 
de las menas llamadas azufran por los mineros, y consiste en 
una mezcla de color amarillento claro, de pirita ordinaria y 
arsenical, difícil de definir y de composición variable (1). 

Numerosas venas de mispiquel, á veces bastante arg-entífe- 
ro y acompañado de otros minerales, arman en las vertiente» 
septentrionales de la Sierra Nevada. De allí proceden g-rupos 
de cristales implantados en una especie de arcosa, tan pronto 
sencillos como doblemente maclados y remadados (si puede 
decirse así) seg*ún 101, componiendo conjuntos estrellados 
(Mus. Cien. nat.). Parece que en un filón de Güejar Sierra el 
antimonio llega á reemplazar totalmente al arsénico (Cum- 
meng-e y Fuchs). De la Sierra Alhamilla (Almería) existen 
ejemplares en el citado Museo. 

Extremadura. — El Museo mineralógico de la Universidad de 
Berlín posee, según Tenne, agregados cristalinos de grano 



(1) Con este mismo nombre de azufrón designan también otra mena más abun- 
dante, que consiste en una mezcla de óxidos y sulfuros de cobre y hierro. 



DE HISTORIA NATURAL. 317 

grueso, con caras fuertemente estriadas, acompañados de 
cuarzo y calcopirita, amarillo-verdosa, procedentes de esta re- 
gión, pero sin localidad precisa. Es conocido el mineral en Te- 
jado (Cáceres), y se sabe le hay también en la provincia de Ba- 
dajoz, por ejemplo en Cabeza de Vaca, en masa y cristalizado 
(Mus. Cieñe, nat.). 

Portugal. — Leonhard ha citado el mispiquel de las venas 
cuarzosas que atraviesan las pizarras arcillosas de San Joáo de 
Pesqueira, cerca de Ervadcs, y P. Gomes, de Villa Real, Mina 
de Tapada y Mina de Quarta feira (Sabug-al), 

Producción. — Hemos dicho que las piritas arsenicales se 
han explotado solo en pequeña escala en nuestro país, ya 
como mineral de arsénico, ya por la plata y aun el oro que las 
acompaña. En 1893 la producción fué de unas 600 toneladas^ 
valiendo, á boca mina, 1.600 pesetas; después se pierden las 
noticias, sin duda por la decadencia de esta explotación, hasta 
el 1902, en que las hay de nuevo, si bien circunscritas á la 
provincia de Gerona, y, en realidad, al g-rupo de minas antes 
mencionado de Ribas y Caralps, que dio 5.648 toneladas, va- 
liendo 27.340 pesetas, cuya extracción se elevó á 8.000 tonela- 
das en el año sig-uiente. 



«Estudio del sistema leñoso de las especies forestales» 
por D. Joaquín María Castellarnau y de Lleopart 

POR 
D. BLAS LÁZARO É IBIZA. 

Muéveme á redactar esta nota, no el interés de dar cuenta 
de los méritos y circunstancias del autor, que por ser muy jus- 
tamente reputado por anteriores publicaciones no necesita ser 
presentado á la Sociedad, sino por el que el trabajo de que 
hoy me ocupo tiene importancia por sí mismo y porque opino 
que no debemos, con una pasividad censurable, abstenernos 
de encomiar la labor científica española siempre que la apari- 
ción de alg-ún trabajo digno de mención nos dé derecho para 
hacerlo. 

No arrancan de fecha reciente las investigaciones cuyo título 



318 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

encabeza estas líneas, pues ya hace años que el Sr. Castellar- 
nau publicó la primera parte de ellas; pero la reciente publi- 
cación de la seg-unda presta oportunidad á estas breves obser- 
vaciones. 

En 1894 apareció una extensa Memoria del mismo autor que 
en realidad comprendía dos cuestiones diferentes, la una de 
índole g-eneral, referente al sistema leñoso de las especies fo- 
restales, la otra, como la recientemente publicada, se consa- 
gra al estudio particular de las maderas de alg-unas especies 
importantes. Como no teng-o noticia de que se haya publicado 
por nuestra Sociedad ning-una nota bibliográfica referente á 
dicha parte primera, hablaré de una y de otra en su conjunto, 
pues son partes de un todo y se hallan comprendidas en un 
mismo plan. 

La parte g-eneral va encabezada con un proemio claro y bien 
escrito, que constituye una síntesis histórica de las ideas que, 
desde Malpig-hi, se han expuesto acerca de la constitución y 
estructura del sistema leñoso. 

El resto de la parte g-eneral, con la que el Sr. Castellarnau 
se propuso preparar el ánimo del lector para los estudios mo- 
nog-ráñcos que á ésta sig-uen, hállanse divididos en capítulos, 
consag-rados al estudio de los elementos histológ-icos que for- 
man el sistema leñoso, á comparar las clasificaciones que de 
éstos se han hecho, á las clasificaciones que de las maderas 
hicieron Hartig-, Sanio y De Bary, fundadas en los elementos 
histológ"icos que las integ'ran, á la constitución elemental 
asig-nada por estos tres autores al sistema leñoso secundario 
de ciertas especies, al estudio comparado de la composición 
f'lemental de algunas especies, parte en la que se coteja lo 
que consta en otras publicaciones con las investig-aciones lle- 
vadas á cabo por el autor (esta parte comparativa se extiende 
á 71 especies, desde arbustos menores á g-randes árboles). Ter- 
mina la parte g-eneral ó preparatoria con los sistemas de cla- 
sificación de las maderas, basados á un tiempo en ia composi- 
ción elemental y en otros caracteres macroscópicos, como la 
distribución vascular y la mag-nitud de los radios, y se ocupa 
también de las fórmulas empleadas para representar la com- 
posición histológica é histotómica y de la descripción escrita y 
gráfica del estudio micrográfico de las maderas. No es nece- 
sario decir que toda esta parte generala parece compuesta con 



DE HISTORIA. NATURAL. 319 

g-ran orden y que en ella resplandece el dominio que el autor 
posee en esta materia. 

La parte especial ó monográfica de esta primera parte se 
refiere á la descripción microg-ráfica de las maderas del Ulmus 
campestris y del Fagus syhaíica, y en la seg-unda, la reciente- 
mente publicada, se incluye la de las maderas del Carpinus 
Betulus, Corylus Avellana y Alnns glutinosa. 

Estas cinco monog-rafías constituyen estudios muy comple- 
tos y valiosos de la estructura de dichas maderas, hechos so- 
bre la base de multitud de preparaciones microg-ráficas obte- 
nidas por el Sr. Castellarnau, verdadero maestro en esta rama 
de la técnica micrográfica, en la que merecidamente goza de 
g-ran autoridad. Van acompañadas de dos notables atlas, en 
folio, el primero de los cuales consta de 12 láminas y de 24 el 
segundo, además de otras ocho láminas del tamaño de la Me- 
moria, que corresponden al volumen de la primera parte. 

Los trabajos que constituyen ambas partes y otros que el 
autor tiene ya entregados en el Ministerio de Agricultura, 
forman una obra de verdadero mérito, que son respecto de la 
estructura tan útiles como la Flora Forestal del inolvidable 
Sr, Laguna lo es para la determinación y estudio de nuestras 
plantas leñosas. 

Tales publicaciones honran al Cuerpo de Ingenieros de Mon- 
tes, pues ambos trabajos se hallan, sin duda, á la altura de 
los mejores del extranjero y constituyen un título glorioso 
para la ciencia patria. 



Excursión á Los Jarales (Badajoz) 

POR 

D. FRANCISCO DE LAS BARRAS DE ARAGÓN. 

Durante el pasado mes de Mayo, y aprovechando las festivi- 
dades, he tenido ocasión de verificar algunas excursiones, de 
las cuales solo voy á mencionar dos, que han sido las más 
largas. 

Fué la primera la realizada por la línea férrea de Río Tinto 
á las minas de este nombre y pueblo de Nerva, pasando luego 
por el trozo de vía, de reciente explotación, á Zalamea, para 



boletín de la real sociedad española 



empalmar con la línea de Buitrón, y deteniéndome en el 
apeadero del Pozuelo, con objeto de visitar las minas de man- 
g-aneso, denominadas Oriente y Palcmco , verificando al paso 
recolecciones entomológ-icas y botánicas en aquellos alrededo- 
res. Tanto esta excursión como la que hace año y medio pró- 
ximamente verifiqué á las minas de Tliarsis, y de que no di 
cuenta á la Sociedad, ha producido bastantes ejemplares para 
el Gabinete, pero ninguna observación especial que merezca 
citarse. 

No ocurre lo mismo con la realizada por la línea férrea de 
Zafra hasta la estación de Los Jarales, inmediata á Fregenal 
de la Sierra, en la provincia de Badajoz. El motivo de empren- 
derla fué haber examinado en las colecciones del Instituto un 
mazo prehistórico de g-ranito, procedente de aquel sitio y re- 
cog-ido con otros varios, seg-ún su donante, D. Vicente García, 
médico de dicha línea, en las inmediaciones de la estación 
misma, que está enclavada en terreno g-ranítico, no lejos del 
arroyo llamado El Pedruegano. 
De este mazo, que repres^ita esquemáticamente el núme- 
ro 1 de la adjunta figu- 
ra, di noticia á la Socie- 
dad en la nota inserta 
en la pág-. 360 de nues- 
tro Boletín, correspon- 
diente á 1903; pero 
además me habían ha- 
blado de alg'iín dolmen 
y de antig-uas minas, 
recomendándome el 
lug-ar como muy á pro- 
pósito para toda clase 
de recolecciones histó- 
ricü-naturales. 

La excursión á que 

dediqué el doming-o 14 

de Mayo, después de 

haber tenido que pasar la víspera unas cuantas horas en el 

tren y hacer noche en Fregenal, tuvo mucho de desengaño, 

aunque no sin algunos resultados positivos. 

Recogí bastantes plantas é insectos, entre ellos la Neinoptera 





DE HISTORIA NATURAL. 321 

Jusitanica Leach.; encontré ejemplares de cuarzos con turma- 
lina, azurita y malaquita, y pude observar interesantísimos 
ejemplos de las erosiones del granito, y comprobar con la brú- 
jula sus fracturas en las direcciones N. á S. y E. á O.; las mis- 
mas que ya había observado en Avila y en Gerena (Sevilla), y 
de que di cuenta en las pág-inas 82 y 110 de nuestro Boletín, 
correspondiente al año 1903. 

En cuanto al dolmen ó dólmenes de que me habían hablado 
en las inmediaciones de la fuente llamada de La Mujer, pró- 
xima á la estación de referencia, quedaron reducidos, como 
era de temer, á simples masas de erosión de g-ranito, en que 
no ha intervenido para nada la mano del hombre. 

De la existencia de antig-uas minas, nada vi, ni nadie me 
supo dar razón. 

En cambio, cuando después de recorrer detenidamente aque- 
llos contornos, en especial el cauce del Pedrueg-ano, que esta- 
ba casi seco, me retiraba carg-ado de ejemplares diferentes, 
pero sin comprobar ning-una de las cosas que me habían mo- 
vido á emprender la expedición, tuve la fortuna de encontrar 
muy cerca del edificio de la estación el mazo de granito que 
representa el esquema 2 de la fig-ura, y que cuando completo 
alcanzaría próximamente dos decímetros de long-itud, siendo 
su altura máxima un decímetro, el alto en el centro de la en- 
talladura, 0,095 mm.; el espesor máximo, 0,065 mm.; el espe- 
sor en el centro de la entalladura, 0,050 mm., y el ancho de 
dicha entalladura (A), unos 0,035 mm. 

Como, seg-ún me había dicho el Sr. García, en aquel sitio se 
han encontrado con relativa abundancia, y son de la misma 
roca de la localidad, parece deducirse que fué aquel el lug-ar 
de su fabricación, que por cierto es sumamente tosca (1). 



(1) D. Nicolás Díaz Pérez, en su obra Extremadura, que forma parte de la colec- 
ción España, sus monumentos y artes, su naturaleza é historia, se ocupa, aunque bre- 
vemente, en la página 689, de los monumentos prehistóricos de los alrededores da 
Fregenal. 



322 



boletín de la real sociedad española 



Noticia d3 algunos monstruos 
existentes en el gabinete de Historia natural de Huelva 

POR 

D. francisco de las barras de ARAGÓN. 



1." El primer ejemplar monstruoso de que teng'o que dar 
cuenta á la Sociedad es de un escualo, el Scylhim canícu- 
la Cuv. (fig-. A). Mide próximamente un decímetro de long"itud 
y tiene dos cabezas, separadas hasta 
las hendiduras branquiales. Estas son 
por la parte de afuera perfectamente 
normales, y se encuentran por la de 
adentro en el áng-ulo de unión, pre- 
sentando cada cabeza por esta parte 
solo cuatro aberturas. El raquis de 
cada uno de los dos individuos fusio- 
nados viene á reunirse con el del 
otro á la altura de la primera aleta 
dorsal que es doble, estando cada una 
perfectamente desarrollada; y desde 
aquí, hasta la seg-unda dorsal, sig-uen 
paralelos los dos raquis, pero sin ve- 
rificar su fusión hasta la altura de 
esta última aleta, que se presenta ya 
sencilla. 

Los ojos, bocas y demás partes de 
las dos cabezas son normales, pues 
se trata de uno de esos monstruos 
dobles en que los dos individuos se 
han desarrollado bien y simétrica- 
mente en la parte en que están separados, y este desarrollo se 
ha interrumpido asimismo, simétricamente, á partir del punto 
de unión. Las cavidades bucales se continúan en faringes dis- 
tintas, que van á confundirse en un esófag-o común. 

Las aletas ventrales están reducidas á un solo par, corres- 
pondiendo una á cada individuo fusionado, pero en la línea 
media del espacio comprendido entre ellas hay una depresión 
con unos apéndices irreg-ulares que parecen representarlas. 




DE HISTORIA NATURAL. 




Las anales correspondientes á los dos individuos se juntan en 
la línea media estando mal desarrolladas. 
Fué pescado en la costa de la provincia de Huelva. 
2." Este ejemplar es de un g-ato recién nacido (B) que^ 
acaso por haber sufrido en el 
claustro materno una presión 
fuerte y sostenida en la parte 
inferior de la reg^ión facial, 
tiene unidas las dos ramas 
de la mandíbula inferior y la 
piel las ha envuelto, resul- 
tando la boca dividida en dos 
partes: una á modo de ojal, 
que corresponde á la mandí- 
bula superior (1), y otra que 
compone un cilindro cortado 

en su extremo oblicuamente á su eje (2), encontrándose en este 
extremo la leng-ua, que también está arrollada en forma cilin- 
drica. El resto del cuerpo es normal. 

3.° Un cordero recién nacido que tiene la anormalidad limi- 
tada, como el anterior, á la cabeza. En toda la parte superior 
de ésta no existe órgano alguno, 
ofreciendo solo, en el lugar que debía 
corresponder á los agujeros auditi- 
vos, un remolino de pelo á cada lado, 
aunque la piel no está interrumpida. 
Todos los órganos se presentan en la 
cara inferior de la cabeza, de la que 
damos la representación esquemáti- 
ca C. El extremo del hocico con las 
ventanas de la nariz se encuentra 
bastante alargado, y presenta por de- 
bajo una pequeña hendidura en for- 
ma de ojal como origen de la boca (1), pero luego conti- 
núa la piel cubierta de pelo, el cual desaparece poco después 
en una zona donde están los ojos (2); y vuelve á presentarse 
de nuevo hasta la altura del cuello, donde se interrumpe 
por última vez, presentando tres agujeros alineados y corres- 
pondiendo á cada uno de los que están á los lados una oreja 
perfectamente desarrollada. El central podría considerarse 




324 



boletín de la real sociedad española 



como correspondiente á la boca; pero no existe vestig-io alg-uno 
de mandíbula inferior. 

Resulta, por tanto, que todos los órg-anos externos de la ca- 
beza lian venido á situarse en el plano inferior de ella. 

El ejemplar está disecado y armado de modo que deja mucho 
que desear, por lo cual acaso no sean de completa garantía 
todos los detalles de posición relativa de los órg-anos. 

Los dos últimos casos citados proceden del mismo Huelva. 
4.° Además de los ejemplares de que queda hecha mención, 
«xiste en el g-abinete del mencionado Instituto la fotografía de 
un g-ato recién nacido que presenta un solo ojo, de tamaño 
alg-o desproporcionado á la talla del ejemplar, y situado en la 
línea media de la región facial. El resto del cuerpo es normal. 
El ejemplar no se conserva, pero, según personas que mere- 
cen entero crédito, era nacido en la misma ciudad de Huelva. 
5.° Mencionaré, por último, un huevo anómalo de gallina 
procedente de la finca denominada ^<>Los 
Santos Lugares», próxima á esta capital, 
que acaba de lleg'ar á mi poder. 

Su forma (ñg. D) es, por uno de los 
extremos, casi normal, en tanto que por 
el otro se ha alargado y estrechado, do- 
blándose y produciéndose en el doblez 
algunas arrugas. La cascara tiene el es- 
pesor y consistencia ordinarios. 

En cuanto al origen de la deformación 
parece un efecto de presión, como si es- 
tando la cascara todavía blanda, hubiera 
tenido que salir el huevo por un conducto 
demasiado estrecho. 

El caso presente debe ser, á lo que pa- 
rece, muy semejante al señalado con el 
núm. 7, referente también á un huevo de gallina, que se 
cita en la nota de nuestro ilustrado consocio D. Celestino 
Graiño y Caubet, acerca de algunos monstruos, inserta en el 
número de Marzo último de nuestro Boletín. 




Sesión del 5 de Julio de 1905. 

PRESIDENCIA DE DON SALVADOR CALDERÓN. 

El Vicesecretario Sr. Sánchez leyó el acta de la sesión ante- 
rior, que fué aprobada. 

Se dio cuenta de las publicaciones recibidas, entre las que 
fig-uran la Flora descriptiva é ilustrada de Galicia y la Flonila 
de Menorca^ por nuestros consocios el Rdo. P. Baltasar Merino, 
S. J., de Tu3% y D. Juan Joaquín Rodrig-uez Femenías, de Ma- 
hón, respectivamente; Antropometría militare, dirig-ida por el 
Dr. Rodolfo Livi, Roma, 19(35, así como otras publicaciones 
importantes, acordándose dar las g-racias á los donantes. 

Admisiones.— Quedó admitido como numerario D. Luís Loza- 
no y Rey, doctor en Ciencias, presentado en la sesión anterior 
por el Sr. Llenas y Fernández. Se hace una nueva propuesta. 

Comisión del Noroeste de África.— El Secretario dio cuenta de 
haber salido, para comenzar las exploraciones, D. Lucas Fer- 
nández Navarro, que se hallaba en aquellos momentos en 
Chafarinas, y que se propone, por ahora, explorar las posesio- 
nes españolas del Norte de África, para lo que manifestaba 
haber encontrado , como era de esperar, facilidades en las 
autoridades militares de la plaza, D, César Sobrado, por su 
parte, desde Santiago de Galicia, se había dirigido á Canarias, 
donde se reuniría con D. Ag-ustín Cabrera, el cual acababa de 
salir de Madrid con ese objeto, llevando el encargo de reco- 
rrer las localidades menos conocidas de aquellas islas, reco- 
giendo cuantos materiales les sea dable para el estudio de 
dicha reg-ión. Por último, el comisario Sr, Martínez de la Esca- 
lera, con un cazador y el preparador Sr. (xarcía Callejo, han 
salido para Mogador provistos abundantemente de cartas de 
presentación para los cónsules y ag-entes diplomáticos, que 
nos han sido facilitadas por el Ministerio de Estado, y otras de 
recomendación para los judíos más influyentes, donadas á 
nuestro consocio por el Dr, Pulido, con una complacencia que 
la Sociedad debe agradecerle altamente. 

De Alg'eciras, adonde primero se han dirigido, han hecho 

Tomo v.- Julio, 1905. 22 



3-26 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ya un abundante envío de insectos, en el que se encuentran 
especies muy interesantes de que se dará cuenta ala Sociedad, 
dirigiéndose después á Táng-er, donde el Sr. Martínez de la 
Escalera ha g-estionado cerca del embajador de España sobre 
la conveniencia de que un enviado de nuestra Sociedad figure 
en la Comisión oficial o embajada extraordinaria que ha de 
visitar al Sultán. Las últimas noticias enviadas á su salida de 
Tánger anuncian una caja con varios objetos, que aún no se 
ha recibido. El Sr. Martínez de la Escalera lleva abundante 
material de cajas y latas para embalaje, barricas de alcohol y 
todos los útiles de recolección y preparación necesarios, siendo 
de esperar copiosa remesa de cuantos objetos pueda propor- 
cionarse. 

También participó que la Sma. Sra. Infanta doña María Eula- 
lia había regalado á la Comisión, para que puedan ser utiliza- 
dos por los viajeros, unos magníficos anteojos Goertz de cam- 
paña, que el Sr. Conde de Malladas había enviado acompaña- 
dos de una atenta y expresiva carta en que, en nombre de 
S. A., desea feliz éxito en su viaje á los expedicionarios. 

La Sociedad oyó con interés estas noticias y acordó consta- 
se en actas su satisfacción por el éxito obtenido en los primeros 
trabajos de la Comisión, y que se diesen las g-racias á S. A. la 
Infanta Eulalia, así como también al Dr. Pulido por el apoyo 
que había prestado á los planes de la Sociedad. 

Comunicaciones.— Se dio cuenta del fallecimiento del Profesor 
Cav. Pío Mingazzini, Vicepresidente de la Societá Entomolo- 
g-ica italiana que nos comunica el Presidente E. H. Giglioli 
acordándose que constase en el acta el sentimiento de la So- 
ciedad por tan sensible pérdida. 

De un modelo de cédulas para catálogo de Biblioteca que 
remite el Instituto g-eológ-ico de Méjico, y por último, de la 
primera circular para el Congreso geológico internacional de 
Méjico, cuya reunión se verificará en dicha ciudad por acuerdo 
tomado eu el de Viena á solicitud del Gobierno, del Instituto 
Geológico y de los g-eólogos mejicanos. Contiene la relación 
del Comité de org-anización y del ejecutivo. La circular queda 
en Secretaría á disposición de los socios que deseen más deta- 
lles. La Sociedad acordó g-estionar cerca del Gobierno para que 
España esté representada en este Congreso. 



DE HISTORIA NATURAL. 337 

El Presidente leyó un trabajo del Sr. Barras de Arag-ón sobre 
■observaciones acerca de «Una colección de aves de Filipinas», 
otro del Sr. Macplierson que babía exhumado de entre unos 
viejos papeles sobre «Un g-neis curioso de los alrededores de 
Santiag-o de Galicia», que escrito hace alg-unos años, tiene, 
sin embarg-o, verdadero interés, y por fin otro suyo, «Los vol- 
canes de España. — Ensayo de bosquejo sintético», que la So- 
ciedad oyó con complacencia, pasando, como todos los ante- 
riores, á examen de la Comisión de publicación. 

El Sr. Bolívar presentó una nota sobre alg-unos insectos del 
Norte de África, que pasó también á la misma Comisión. 

El Sr. Antón participó á la Sociedad que había tenido noti- 
cias de que pronto vendría á Madrid una expedición de ma- 
rroquíes y sudaneses que habrán de exhibirse en alg-ún sitio 
público, como en años atrás lo fueron las de esquimales y 
ashantis; hablando el Sr. Viñals y alg-unos otros socios sobre 
el interés de estas exhibiciones y los medios de que se valen 
los empresarios para ajustar estas tribus y disponer de ellas 
por el tiempo que dura la contrata. 



Notas y comunicaciones. 



Una colección de aves de Filipinas 

POR 

D. FRANCISCO DE LAS BARRAS DE ARAGÓN. 

Entre las colecciones que se conservan en el Gabinete de 
Historia natural del Instituto de Huelva, es de las más inte- 
resantes una, compuesta de 40 ejemplares de aves de Filipinas. 

La adquisición se hizo por compra á un coleg-io de Barce- 
lona; pero la procedencia es de completa g-arantía, porque en 
el catálog-o que la acompaña fig-ura el sello del Gabinete zoo- 
tóg-ico de D. Hipólito Fernández, de Manila, en cuya ciudad 
está fechado dicho catálog-o, el 8 de Ag-osto de 1887, y acompa- 
ñado de la firma autóg-rafa y rúbrica de dicho naturalista. 

Los ejemplares se hallan bien disecados, pero en un mediano 



323 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

estado de conservación y clasificados, aunque sin los nombres- 
de los autores de las especies, y van acompañados de los vul- 
g-ares en el país. 

He examinado la colección teniendo á la vista el «Bosquejo 
g-eog-ráñco é histórico natural del Archipiélag-o filipino» de- 
D. Ramón Jordana y Morera, publicado en Madrid en 1885 
(único libro referente á aquella reg-ión de que he podido dis- 
poner en Huelva), y he comprobado que, á pesar de la nume- 
rosa lista de aves del Archipiélag-o que contiene, aparecen- 
entre los ejemplares de referencia muchas especies con nom- 
bres vulg-ares y localidades que no fig-uran en la citada obra^ 
por lo cual me ha parecido que no dejará de tener alg-ún inte- 
rés el comunicar á la Sociedad los datos de esta colección, no 
haciéndolo á la Comisión de Catálog-os por tratarse de locali- 
dades no españolas. 

Como las especies son pocas, y lo más interesante de la lista 
es, sin duda, lo referente á los nombres vulg-ares, nos limita- 
remos á colocarlos por^rden alfabético, seg-uido cada uno del 
técnico y de la localidad de orig-en : 
Abucay (Cacatúa, seg-ún Joi-áana).— Cacatúa PhiUppinanim 

Vieill. — Pampang-a. 
Abud-bendita.— Pe/;'odwc/rí sp.— Malabón. 
lÍ2ih\xj-hvi\)ny?in.~Campephaga siriala Gray.— Calanang-. 
Bacao. — Árdea (Ardeola) javanica Horsf.— Pasay. 
Bicao.—AíYlea (BupMs) lepida Horsf. — Malabón. 
Balicasiao. — Dicrunis halicassius L. — Arayat. 
Basac-bayucó (Sabucot, seg-ún Jordana). — DasylopJms superci- 

liosus Cuv.— Antipolo. 
B-dt6-hat6.— Tur tur Sinensis Blyth. — Manila. 
Bat(i~h'A,Xó.— Columba Dussumieri Temm. — Calvocán. 
Bató-batong-.— Tulog-. — P/iapitrero?i leiicotis Bp. — Balintavac. 
Bobotoc. — Psittacula loxia Less.— Lag-una. 
Canduro. — Actitis sp.— Malate. 
Canduro. — Tringa sp.— Lag-una. 
Casay-casa3^ — Alagon chloris ^. — Laspiñas. 
Culianan. —Ono/?« acrorhyncJms Vig-ors.— Manila. 
Dominico (Tordillo de Filipinas, seg-ún Zox(i'd.VL'd.).—Copsyc}ms 

luzoniensis Kittl. — Pasig-. 
Gulín (Mirlo calvo, seg-ún Zová2ii\?i).—Gymnops calvus Cuv. — 

Lag-una. 



DE HISTORIA NATURAL. 329 

Himpaparud. — Dendrochelidon comatiis Boie.— Calauang-. 

Lauin víwmii.—Yerax 5mce?¿5.— Laguna. 

Loro de paletas (en Manila). — Prioniturus ylaturiis Temm. — 

NuevaÉcija. 
Mamumuñg-ot. — Gallimila cristaia Latr. </.— Bataan. 
Manunoctoc— ^¿cw5 ( Picimmus ) mininms Shaw. — Colocan. 
Manunuctoc. — Chr y socolantes sp. — Mindanao. 
Isl'AxiiVi.—Acridollieves pJiilipiJensis Bp. — Manila. 
Pag-ad-pad. — Artanmis leiicorhynchus Gray. — Malibay. 
Pandeng-uera. — Alanda sp. — Manila. 
Pescador. — Alcedo ispida L.? — Pasig-. 
Pipit-pusó.— C^í'^^¿ym rubra. — Bulacán. 
Pipit-pusó. — Cinnyris pectoralis Horsf.— Malabón. 
Piric bundóc. — Merops badius Gm.— Isla de Mindoro. 
Q,m\?igm\.—Taiiygnat}ms marginatus Wag-1.— Pampanga. 
&B,\acs(ic.~ FníoonoMa gularis Cab.— Manila. 
^shncoX. —Ce7itropus mridi-Tufus c' Q. — Manila. 
Tanisi. — Ixiis sinensis Bp.— Cavite. 
Tarad.— Z(7?¿i?í5 Sach. — Mandaloyon. 
Tieling-tay (Rascón de Filipinas, según Jordana). — Rallus 

phüiypensis Gra. — Parañaque. 
Tielmg. —Ortygomeíra sp. — Mariquina. 
T\ni\v\()Q,.~Megalurus palustñs Horsf. 9.— Manila, 
ülóc bunbdoc.— <T«//m«7«sp.— Colocan. 



Un gneis curioso de los alrededores de Santiago de Galicia 

,i 

POR 

i 

D. JOSÉ MACPHERSON ^l)- i 

En el horizonte medio ó del gneis micáceo de Santiago re- ¡ 

■cogí ejemplares de una roca que se distingue de todas las res- j 

tantes correspondientes á este tramo de la serie arcaica, y de -j 

la cual he hecho varias preparaciones. \ 

Es un verdadero gneis formado por capitas paralelas de ] 

feldespatos blanco ó rosado, acompañado de mica blanca. Las ; 



(1) Fragmento de una carta inédita. (N. de la Coni. depubl.j 



330 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

secciones delg-adas muestran en el campo del microscopio estar 
constituidas por un ag-reg-ado de trozos irreg-ulares de feldes- 
pato ortosa con extinción homogénea entre los nicoles cruza- 
dos, cuarzo g^ranulítico y mucha mica. Además se perciben 
entre los trozos de feldespato indicados algunos frag-mentitos 
que parecen corresponder á la microclina. 

La roca pertenece al tipo de Castromayor descrito por el 
Sr. Barrois, «formado de feldespato blanquecino estriado en 
g-ran parte, de cuarzo y mica blanca: hállase estratificado en 
lechos paralelos y llenos de mica blanca en pajitas aisladas no 

reunidas en membranas Este gneis no se distingue de los 

gneis rojos del macizo granulítico de Sajonia más que por la 
ausencia total del oligisto» (1). 

La singularidad del gneis de Santiago y que le distingue 
del de Castromayor es la naturaleza de su mica, que en vez de 
corresponder á la especie potásica ó moscovita, muestra tener, 
cuando se la examina con el microscopio polarizante,, un solo 
eje óptico. Tratada por el ácido sulfúrico se descompone, de- 
jando la sílice en escamas gelatinosas. 

Por estos caracteres parece corresponder más bien á una 
mica mag'nesiana muy pobre en hierro, que á un mineral 
talcoso, particularidad que no he visto en ning-ún gneis de la 
región galaica, donde siempre he hallado la biotita y la mos- 
covita ó bien predominando ó ambas repartidas por igual. En 
un gneis de Wisenbad, en Sajonia, se cita también la existen- 
cia de mica magnesiana, pero como acompañante. 

Pudiera ser una flogopita, por más de que esta mica es má& 
propia de las calcitas cristalinas y serpentinas. No he visto si 
contiene ñuor, aunque su presencia no es carácter distintivo 
tampoco, pues lo tienen las ñogopitas de color obscuro, al paso 
que escasea en las verdes y claras. Cuando disponga de más 

material me ocuparé en estudiar este curioso mineral si no 

se interpone algún otro trabajo. 



(1) Recherch. sur les cerrains anciens des Astnries et de la Oalice. Lille, 1882, pág. 399. 



DE HISTORIA NATURAL. 331 

La radioactividad como método histológico del sistema nervioso 

POR 

D. JOSÉ MADRID MORENO. 

Ning-ún tejido del org-anismo animal ha sido objeto de tan- 
tos procedimientos técnicos para su estudio como el del siste- 
ma nervioso. Y aun cuando en estos últimos años los perfec- 
cionamientos se han ido sucediendo, abriendo cada día nuevos 
horizontes, aún queda mucha labor por realizar, aun después 
de haber servido de g-uía á varios investig-adores los métodos 
de Ranvier. Golg-i, Weig-ert, Pal, Erlich, Marchi, Bethe, Apa- 
thy, etc., con sus modificaciones. Si todos ellos han contri- 
buido el realizar importantes descubrimientos, no es menos 
cierto que el últimamente ideado por el profesor Simarro (1) es 
de una g-ran precisión y seguridad, y acreedor á que le consi- 
deremos como base para descifrar delicados detalles estructu- 
rales de los elementos constituyentes de aquel tejido, como lo 
demuestran los recientes trabajos publicados por el" Laborato- 
rio de Investig-aciones biológicas déla Universidad de Madrid, 
especialmente por el profesor Ramón y Cajal. 

Como quiera que el referido método de las sales fotog-ráficas 
de plata ofrece fecundo campo de exploración, conviene que 
hag-amos una sucinta descripción del mismo, puesto que me ha 
servido de punto de partida en las investig-aciones que más tar- 
de he de reseñar. Dicho método se apoya en los mismos princi- 
pios que sirven de fundamento á la fotografía ordinaria por 
medio de los cloraros, bromuros j ioduros de plata. Para con- 
seguir esto se emplean diversos procedimientos, como el de en- 
venenar un animal lentamente con bromuro ó ioduro de sodio 
ó de potasio; esperar á que muera, haciendo en seguida la di- 
sección para separar los órganos ó matar aquél después de un 
cierto tiempo de la administración de aquellas substancias. 



(1) «Un nuevo método histológico fundado en la impregnación de los tejidos por las 
sales fotográficas de plata», f Actas de la Sociedad Esp. dg Hist. nat., 190 ), pág. 255. 
Acta de Octubre). 

— «Nuevo método histológico de impregnación por las sales fotográficas de plata», 
por el Dr. Luis Simarro. (Revista Ibero-americana de Ciencias médicas, tomo iv, nú- 
mero S, Dic. 1900. Madrid.) 



332 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

También se consig-ue un resultado satisfactorio poniendo di- 
rectamente trozos de centros nerviosos ó de órg-anos en la so- 
lución de plata, cuya impreg^nación se verifica sin duda me- 
diante la acción del cloruro de sodio del org-anismo por la for- 
mación del cloruro de plata. También puede obtenerse la bro- 
muración y ioduración de los tejidos embebiendo los órg-anos 
en cualquiera de estos compuestos durante dos ó tres días y 
pasándolos después á la solución de plata. El endurecimiento 
y conservación de las piezas bistológ-icas en formol, también 
le ha dado á dicho profesor resultados satisfactorios. 

Sea cualquiera el procedimiento previo áe los indicados an- 
teriormente, bajo cuya acción hayan sido sometidas las piezas 
histológ-icas, pasan, tras un rápido lavado en ag-ua, á solución 
acuosa de nitrato de plata á 1 por 100, añadiendo á veces un 
poco de urea y conservando siempre los frascos en la obscuri- 
dad y en estufa de 30 á 35 grados, durante un tiempo variable 
de uno á diez días, para aseg-urar lo que los fotóg-rafos llaman 
onaiuración de la emulsión. Sacados los frascos de la estufa, las 
operaciones sucesivas con las piezas histológicas se reducen á 
la revelación de los cortes, para lo cual dice su autor que pue- 
de supunerse «que todos los reveladores usados en fotogTafía 
son aplicables á la revelación de los cortes», habiendo em- 
pleado con más frecuencia la hidroquinona y el ácido pirog-á- 
lico, dando la preferencia á este último. 

Los cortes después pueden fijarse por la solución de hiposul- 
fito, como asimismo emplear con excelentes resultados todos 
aquellos procedimientos usados en fotog*rafía para reforzar ó 
debilitar las neg-ativas, dando la preferencia al cloruro de oro 
á 1 por 100 en agua destilada. El lavado en ag-ua^ la deshidra- 
tación rápida por el alcohol, inclusión en celoidina, g-oma ó 
parafina, y montaje en bálsamo disuelto en xilol, completan 
las demás operaciones para la obtención de las preparaciones. 
En una palabra, la Memoria original del profesor Simarro da 
minuciosos y extensos pormenores técnicos de todos los proce- 
dimientos que ha ensayado y puesto en práctica con su méto- 
do, que en pocas palabras puede sintetizarse diciendo que tra- 
ta los centros nerviosos y demás órg^anos como si fueran pla- 
cas fotog-ráficas, haciendo después el revelado y fijación de los 
cortes histológicos con ayuda, como es consigniiente, de los 
recursos que nos proporciona la técnica micrográfica. 



DE HISTORIA NATURAL. 333 

Posteriormente el profesor Ramón y Cajal (1), en diversas 
publicaciones, ha introducido en el método de las sales foto- 
gTcificas de plata de Simarro alg-unas variantes como la fija- 
ción de las piezas histológ-icas en alcohol absoluto con alg-unas 
g-otas de amoníaco, detalle que, aun cuando sea de importan- 
cia en la práctica para el buen resultado de la nitratación, 
entra en el método fotog'ráfico, pues sabido es que para la 
confección de placas en los talleres dedicados á este objeto es 
necesario el concurso del alcohol absoluto, el amoníaco y las 
sales de plata. Además concretó en diversas fórmulas la nitra- 
tación, revelado y fijación, indicando para la primera dosis 
variables desde 1 á 6 gramos por 100, dando importancia á la 
permanencia en estufa de las piezas histológicas de cinco á 
seis días ó más, y temperaturas de 35 á 38 g-rados para que se 
verificase la imbibición y nitratación, aconsejando además, 
para el buen resultado de las preparaciones, el que el líquido 
fuera siempre en abundancia con relación á las piezas. El 
resultado obtenido con este método y sus variantes lo de- 
muestran las publicaciones citadas, las cuales avaloran más 
y más la bondad del procedimiento fotográfico de las sales de 
plata aplicado á la histolog*ía. 

He seg'uido con constancia todos los procedimientos técnicos 
indicados por Simarro y Ramón y Cajal, y aun cuando mi mo- 
desta opinión sobre el particular pueda tener poco valor al lado 
de la de tan preclaros maestros, he de decir que he obtenido 
siempre buenos resultados en la confección de preparaciones 
de los centros nerviosos, en alg'unos órg'anos, en terminaciones 



(1) f-Sobre la existencia de un aparato tubuliforme en el protoplasma ríe las célu- 
las nerviosas y epiteliales de la lombriz de tierra. >> (Bol. de la Soc. esp. de Hist. 
NAT, tomo m, núm. 10. 1903.) 

— «Un sencillo método de coloración del retículo protoplásmico y sus efectos en 
diversos centros nerviosos de vertebrados é invertebrados.» Trabajos del Lab. de In- 
vestigaciones biológicas. Tomo ii, pág. 188. 

— «Un sencillo método de coloración de las neurofibrillas » ídem. Tomo vii, 1903. 

— «Neuroglia y neurofibrillas del Lumbricus.» ídem. Tomo iii, 1904. 

— «Algunos métodos de coloración de los cilindros-ejes, neurofibrillas y nudos ner- 
viosos.» ídem. Id. Id. 

— «Asociación del método del nitrato de plata con el embrionario, para el estudio 
de los focos motores y sensitivos.» ídem. Id. Id. 

— «El retículo neuro-fibrilar en la retina.» ídem. Id. Id. 

— «Las lesiones del retículo de las células nerviosas en la rabia», por Cajal y Gar 
cíaizcara. ídem. Id. Id. 

— «Tipos celulares de los ganglios sensitivos del hombre y mamíferos.» (Revista 
de la R. Acad. de Cieñe. E. F. y N. de Madrid, tomo li, núm. 2, 1903.) 



334 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

nerviosas, de preferencia en los animales jóvenes ó recién naci- 
dos, de vertebrados y en alg-unos invertebrados, como la lom- 
briz de tierra y la sang-uijuela. A veces las preparaciones han 
presentado después de la nitratación una coloración lig-eramen- 
te rosada, con un tono azulado neg-ruzco ó un fondo café claro 
cuando han salido bien, sobre el que se destacaban las neuro- 
fibrillas de un color neg-ro ó pardo perfectamente definidas y 
perceptibles, pudiéndose seg'uiren muchos trayectos. Las pre- 
paraciones hechas de la médula y cerebelo, lo mismo en los ma- 
míferos que en las aves y reptiles, así como las de terminacio- 
nes nerviosas en los primeros de aquellos animales, son tan 
demostrativas y tan claras, que ning"uno de los anteriores mé- 
todos las aventajan y seg'uramente el de las sales fotog-ráñcas 
de plata será el que anule muchos de ellos que quedarán en la 
técnica microg-ráfica como recuerdos históricos, pues á más 
del sistema nervioso, pone de manifiesto en las preparaciones 
detalles histológicos como vasos capilares, tejido conjuntivo, 
muscular, y finos y delicados pormenores citológñcos. 

Sabiendo que las sales de radio tienen la propiedad de im- 
presionar las placas fotog-ráficas, pensé si este hecho pudiera 
aplicarse á las preparaciones histológ-icas del sistema nervioso, 
para lo cual aproveché la instalación de radioactividad hecha 
en el Laboratorio de Mecánica química del profesor Muñoz del 
Castillo, en nuestra Facultad de Ciencias, el cual puso g-enero- 
samente á mi disposición cuantos elementos me fueron nece- 
sarios para verificar mis experimentos. 

Eleg-í para ello trozos de centrus nerviosos y órg-anos de ani- 
males como el conejo, rata y rana, bromurándolos ó iodurán- 
dolos unas veces, otras fijándolos en alcohol de elevada gra- 
duación, en alcohol absoluto con unas g'otas de amoníaco ó en- 
durecidos y conservados en formol, trasladándolos á soluciones 
en agua destilada de nitrato de plata á 1 ó 2 por 100, previo un 
lig-ero lavado en ag-ua destilada. Colocadas las piezas histoló- 
g-icas en pequeños tubos con la solución de plata, fueron pues- 
tas al abrig-o de la luz en cámara obscura, introduciendo en 
cada uno de aquéllos un tubito cerrado conteniendo bromuro 
de radio, empleándolos de diversas actividades, de 40, 240, 
1.000, 3.000 y 10.000, permaneciendo de este modo desde uno á 
tres días y á la temperatura del ambiente. Otras veces los pre- 
parados histológ-icos han permanecido en la solución de plata 



DE HISTORIA NATURAL. 335 

en estufa á 37 grados, dos, tres ó cinco días, sometiéndolos des- 
pués á la acción del r«6?«o fuera de aquella temperatura. Hecho 
después el revelado y fijación por el ácido pirog-álico y el sul- 
filo de sosa; tratados alg-unos cortes con el oro á 1 por 100, y 
verificadas lueg'o las demás operaciones de inclusión y mon- 
taje de las preparaciones por los procedimientos ya conocidos, 
los resultados que obtuve no pudieron ser más satisfactorios y 
concluyentes, consig-uiendo preparados que superan en intensi- 
dad, claridad y presencia de plexos de neurofibrillas j termi- 
naciones nerviosas, en centros nerviosos, y órganos en los que, 
sig-uiendo las indicaciones técnicas de Simarro y Ramón y 
Cajal, no se hablan revelado con tanta profusión y claridad, y 
cuyas preparaciones fueron objeto de detenido examen por 
parte del profesor Simarro. 

Como quiera que esta aplicación del radio ha sido objeto por 
mi parte de diversos experimentos y han de ser motivo sus 
resultados de otras publicaciones más detalladas sobre el 
particular, reservo hasta entonces dar más pormenores, y he 
de terminar diciendo que colocando dentro de los tubos de ni- 
trato de plata á 1 por 100, con los preparados histológ-icos, tubos 
de radio de diversas actividades y en cámara obscura, se ob- 
tiene la impreg-nación en veinticuatro horas sin necesidad de 
estufa y de temperaturas determinadas, no siendo tampoco 
necesaria la abundancia de líquido, viéndose en las prepara- 
ciones que se obtienen, g'ran riqueza de neurofibrillas de un 
color ébano intenso, que se destacan perfectamente sobre un 
fondo café claro, rosado ó violeta. 



Los volcanes de España.— Ensayo de bosquejo sintético 



D. SALVADOR CALDERÓN. 

1. Generalidades.— •>. Lineas y regiones volcánicas de la Península.— 3. Rocas.— 
4. Volcanes homogéneos y estratificados.— 5. Cronología de las erupciones.— 
6. Ultimas manifestaciones.— 7. Independencia de las tres lineas volcánicas.— 
8. Causa del volcanismo español. 

1. Las comarcas bañad?s, en totalidad ó en parte, por las 
ag'uas mediterráneas, fueron teatro de g-randiosas manifesta- 
ciones eruptivas durante los períodos alpino y postalpino. El 



836 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

territorio de nuestra Península, que se halla en diclia situación 
g-eog-ráfica, no escapó á esta ley g-eneral, si bien no fué de los 
preferidos en punto á las producciones volcánicas, particular- 
mente de carácter explosivo. Y es que, al modo que el conti- 
nente africano, forma aquél un macizo compacto, con muy 
poco desarrollo de sus costas. 

Cerca de medio siglo cuenta el estudio de las manifestacio- 
nes volcánicas de España, liecho con carácter científico en 
trabajos sueltos ó en capítulos á ellas consagrados en las Me- 
morias y bosquejos geológ-icos referentes á las provincias en 
que existen productos eruptivos modernos; pero de índole sin- 
tética solo se han publicado unas consideraciones del malo- 
grado Quiroga sobre la distribución del volcanismo en Espa- 
ña (1), y otro del autor de estas desaliñadas líneas referente á 
la composición y estructura petrográfica de nuestras rocas 
volcánicas (2). No era posible tampoco llegar á más, dado el 
escaso conocimiento que se tenía de la importante región 
eruptiva catalana y de algunas otras, sin contar las manifes- 
taciones localizadas, sobre las que aún falta mucho por saber. 
Hoy poseemos más amplio conocimiento de casi todas ellas, 
merced á modernos trabajos y al próximo á aparecer sobre la 
región gerundense, lo que permite afirmar y ampliar las con- 
clusiones formuladas en los citados escritos y sentar otras 
nuevas, al parecer sólidamente establecidas. Tal es el objeto 
de la presente nota, que será muy parca en citas de localida- 
des, de caracteres petrográficos y geológicos y de trabajos 
bibliográficos, que la darían una extensión considerable, lo 
cual hemos procurado evitar. Tampoco haremos mérito de 
ciertas cuestiones, interesantes sin duda, pero respecto á las 
cuales se carece de datos suficientes para resolverlas todavía, 
limitando nuestra reseña á lo que ya puede afirmarse con bas- 
tante certeza. 

2. Todas las principales manifestaciones volcánicas tercia- 
rias y posterciarias de nuestra Península pueden referirse, 
como lo hizo Quiroga, d tres lineas directrices, las cuales, aun- 
que con distinta inclinación, van de NE. á SW. Una, la central, 



(1) La limburgita de Muévalos. Anal. Soc. esp. de Hist. nat., t. xiii, 18S-1. 

(2) Les roches cristallines massives de l'Espagne. BulL Soc. géol. de France., 3." ser., 
t. XIII, 1884 



DE HISTORIA NATURAL, 337 

orientada noniialmeiite á la falla del Ebro, toma todo su des- 
arrollo en la Mancha, se indica por la aparición de basaltos 
nefelínicos con biotita al N. de la Serranía de Cuenca, y reapa- 
rece junto áNuévalos, en la provincia de Zarag-oza, originando 
allí una pequeña pero interesante erupción de limburg-ita. 
Casi paralelamente á ésta corre otra línea, la liloral medite- 
rránea, extendiéndose de SW. á NE., desde la isla de Alborán, 
por el cabo de Gata, Cartag-ena, las islitas Columbretas, Ma- 
llorca é Ibiza, hasta la reg-ión de la provincia de Gerona, y 
parece tiene su continuación pasado el Pirineo, en el M. de 
Francia, completando así el borde occidental mediterráneo. 
Por último, en las cercanías de Lisboa y entre Larazo y Las 
Cruces, en Galicia, aparecen filoncillos basálticos. 

Prescindimos de pequeñas erupciones locales poco conoci- 
das, y menos aún su relación con las principales, como la tra- 
quita •? del Monte Axpe, en Bilbao, los basaltos de Las Hurdes^ 
de la misma roca, y los cantos hallados por nosotros en la pro- 
vincia de Sevilla. 

Los datos son todavía incompletos para poder ofrecer cifras 
que expresen con exactitud la extensión superficial de nues- 
tras regiones volcánicas. Las más dilatadas están sin duda en 
la línea litoral mediterránea, y, en primer término, la com- 
prendida entre el cabo de Gata y el de Creus, que no baja de 
200 km.; la sig-ue en magnitud la de Cataluña, muy difícil de 
calcular por el carácter esporádico que domina en la distribu- 
ción de sus productos eruptivos, la cual está comprendida en 
un triáng-ulo que abraza un territorio de unos 125 km. La re- 
g-ión del Campo de Calatrava, en la Mancha, se cree ocupa, con 
todos sus isleos, que pasan de 100, unos 60 km. entre los mon- 
tes de Toledo y la vertiente septentrional de Sierra Morena, 
hasta cerca de Almadén. 

3. En las rocas volcánicas de nuestra Península, con lig-e- 
ras excepciones, predominan los tipos básicos; las de la Man- 
cha y su continuación son basaltos nefelínicos y alg'una lim- 
burg-ita; las de Lisboa consisten en mantos y diques de dolorita 
y basalto feldesp-ático, abundante en vidrio, y la de Galicia es 
una nefelinbasaltita (1); solo en la línea litoral mediterránea 



(1) Macpherson: Apuntes petrograf.de Galicia. An. Soc. esp, de Hist. nat., t. x., 
1881. 



838 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

aparecen tipos más variados, con traqiiitas, liparitas y dacitas 
al lado de las andesitas, en el cabo de Gata y sierra de Carta- 
g-ena; basaltos feldespáticos con g-randes peridotos en las Ba- 
leares y alg-una andesita; los mismos basaltos y tobas palag-o- 
níticas muy curiosas en las Colúmbrelas (1), y basaltos, en su 
inmensa mayoría puramente feldespáticos, con g-ruesos olivi- 
nos y aug-itas, en la provincia de Gerona; de modo que en la 
mitad inferior de la línea preponderan las andesitas, y en la 
superior los basaltos feldespáticos. 

Recapitulando: las rocas volcánicas españolas son liparitas 
(cabo de Gata); traquitas (cabo de Gata, aunque escasas, y 
tránsito á-andesitas, Columbretas y Monte Axpe ?); andesitas 
(cabo de Gata, sierra de Cartagena y Baleares); basaltos nefe- 
línicos (la Mancha, Serranía de Cuenca y Larazo, en Ponteve- 
dra); basaltos nefelínico-feldespáticos (en Gerona, aunque es- 
casos); basaltos feldespáticos (Baleares, Columbtetas, Gerona 
y Lisboa); dolerita (Lisboa); liraburg-ita (Nuévalos, en Zarago- 
za, y Gerona), y verita (Vera, en Almería). 

Caracteriza mineralógicamente á la línea central, tanto en 
la Mancha como en la Serranía de Cuenca y en Nuévalos, la 
ausencia del feldespato y su sustitución en los basaltos por la 
nefelina, constituyendo una de las zonas más extensas cono- 
cidas en que esto acontece. Ya hemos visto que la misma roca 
reaparece en Galicia. En la línea mediterránea es, en cambio, 
escaso el referido silicato sódico, y solo le ofrecen ciertos ba- 
saltos sing-ulares de Gerona, en los que coexiste con la plagio- 
clasa. Es notable en dicha línea que la basicidad de las rocas 
va aumentando de S. á N., estando limitadas al cabo de Gata 
y Cartagena las más acidas, aunque allí predominan siempre 
las intermedias, con escasez de olivino (2); en Baleares hay 
andesitas tobáceas y basaltos (3); éstos y sus tobas en las 
Columbretas, y solamente basaltos muy oliviníferos, sin mez- 
cla de roca alguna intermedia ni menos de las acidas, en Ca- 
taluña. 

Las tobas, abundantes en la Mancha, son muy escasas en la 



(1) F. Becke, en la obra Columbretes (por el archiduque Salvador). Prag-., li-95. 

(2) Calderón: Estudio petrogr. sobre las rocas volc. del cabo de Gata. Bol. Com. Mapa 
geol., t. IX, 1882. 

(3) Fouqué et M. Lévy, en H. Hermite, Eludes géologiques sur les Ues Baleares. 
l.ére part. París, 1879. 



DE HISTORIA NATURAL. 339 

parte coutinental de la línea mediterránea; en las islas Albo- 
rán, Columbretas y Baleares, es donde las hay, y siempre de 
naturaleza andesítica ó basáltica. 

Añadiremos, por último, que no se conocen fenómenos de 
contacto entre las rocas volcánicas de ning-una de nuestras 
reg-iones y las sedimentarias y cristalinas, entre las que se 
hallan ó á las que han atravesado. Lo que sí se encuentra es 
eng-lobamientos (enclaves) de cordierita, moscovita, cuarzo y 
granate, en las andesitas del' cabo de Gata y Cartag-ena, y de 
ortosa vitrea, hauyna y alg-ún otro mineral, en las lavas basál- 
ticas de ciertos cráteres de Gerona. 

4. Todas las expresadas rocas aparecen en filones, conos, 
diques ó mantos, alg-una vez formando cráteres apag-ados; 
pero estos últimos son raros, predominando en el volcanismo 
españollas emisiones tranquilas, no acompañadas de fenóme- 
nos explosivos (1). En el cabo de Gata y en Cartag-ena, despro- 
vistos de lapillis y bombas, no hay cráteres; el primero que 
aparece yendo hacia el NE. es la Columbreta Grande, crá- 
ter erosionado, de un kilómetro de longitud en su eje mayor; 
en la provincia de Gerona es donde estas formaciones ad- 
quieren todo su esplendor, desconocido en el resto de Espa- 
ña, existiendo más de 30, la mayor parte en Olot y los de- 
más cerca del mismo Gerona, y entre ellos alg-unos notables 
por su conservación perfecta ó por sus dimensiones. Todos 
ellos están formados por lapillis basálticos. El más im])or- 
tante y g-randioso es el Cruscat, del g-rupo de Olot, que se alza 
aislado á 160 m. sobre la base; son de notable conservación, 
además, el de Santa Marg-arita, y en el mismo Olot, los de la 
Garrinada, Montsacopa y Montolivet, al paso que otros están 
más ó menos denudados y alg-unos casi borrados del todo. 



(1) Muchos de nuñstros geólogos del pasado siglo, inspirados en las ideas de su 
tiempo, no comprendían la existencia de rocas volcánicas sin cráteres de que proce- 
dieran, y así se esforzaban en buscarlos, calificando de tales ó de sus restos á los 
conos basálticos homogéneos ó á cualquier accidente geográfico que tuviese parecido 
externo con aquellas formaciones. Estos prejuicios han retrasado mucho la verdadera 
interpretación del fenómeno volcánico español. Las ideas de los vulcanólogos han 
cambiado totalmente en el extranjero; hoy se sabe que lo normal en la erupción de 
las rocas básicas es su salida tranquila por roturas del suelo, sin expulsión violenta 
de fragmentos ó cenizas. Cuando tiene lugar esta última, lo hacen en los bordes de 
las regiones eruptivas, como fenómenos locales, en el caso de que el agua tenga acce- 
so á los focos de la materia en fusión, y entonces las proyecciones, acumulándose en 
torno del orificio de salida, producen los montes ó aparatos volcánicos de estructura 
estratificada. 



310 boletín de la real sociedad española 

Aunque existen en la comarca g-erundense estos importantes 
cráteres, la forma más g-enerai del volcanismo es en ella la de 
mantos basálticos que rellenan los antiguos valles y forman 
tong-adas sucesivas, adquiriendo g-ran espesor, como sucede 
en el famoso acantilado de Castellfullit. 

También en la reg-ión central hay conos estratificados, que 
constituyen cráteres, si bien imperfectos ,y de escaso relieve, 
que son las llamadas Jionnigoneras en la Mancha, formadas de 
lapillis, bombas y cenizas. Otras veces la materia eruptiva se 
amontonó en mafas cupulares ó corrió por la superficie del 
terreno en estado fluido, orig'en de los manchones ó negrizales 
que reposan sobre el miocénico ó componen los apuntamien- 
tos de basalto compacto, como en PuertoUano. Hay, pues, en 
la reg'ión central volcanes homogéneos, que son los predomi- 
nantes, y manifestaciones explosivas, si bien en uno y otro 
caso es ig-ualmente basáltica la naturaleza de sus productos. 

Sospechamos, aunque no hemos podido estudiarlo sobre el 
terreno, que las Jiormigo7ieras de la Mancha no son verdaderos 
cráteres, sino la obra de pequeñas explosiones de vapor de 
ag-ua y porciones de lava arrancadas mediante ellas al tiempo 
de la consolidación de la superficie de la corriente, lo cual nos 
parece de toda evidencia tratándose de otras formaciones 
semejantes que hemos tenido ocasión de examinar en Olot, 

5. En punto á la antigüedad geológica, son también inde- 
pendientes las dos líneas volcánicas principales de España. 
Por lo que se refiere á la Mancha, probó Quiroga (1) la con- 
temporaneidad de los fenómenos eruptivos y la sedimentación 
de los antiguos lag'os castellanos por el hecho de hallarse 
abundantes tobas de lapilli cementadas por caliza terciaria. 
En el cabo de Gata y sierra de Cartag-ena las rocas traquíticas 
y andesitas más antiguas son anteriores al pliocénico; du- 
rante éste hubo un segundo período de erupción, en que sur- 
gieron las andesitas hipersténicas y las liparitas en masa, y 
más tarde, en época postpliocénica, la verita del Cabezo de Ma- 
ría (2). Según los descubrimientos, aún inéditos, de la Comi- 
sión encargada del estudio de las rocas volcánicas de la pro- 



(1) Quiroga: Basaltos de Ciudad Real. Anal. SOc. esp. de Hist. nat., t. ix, 1880. 

(2) Osana: Ueberden geolog, Bau des Cabo de Gata. Zeitschr. d. Deutsch. geol. Ges- 
sell., 1891. 



DE HISTORIA NATURAL. 341 

vincia de Gerona, en esta reg-ión catalana existen indicios de 
actividad eruptiva, que se remontan quizás al terciario, pero 
que parecen débiles; en cambio, la época de la máxima ener- 
gía data allí, á lo más, del cuaternario medio, y las g-randes 
masas basálticas reposan, como ya se sabe, sobre formaciones 
con Elephas irrimigenius (1); los volcanes estratificados de Olot 
y Gerona son de orig'en posterior, pues descansan sobre dichos 
mantos bas Uticos. Resulti de aquí que en la línea litoral me- 
diterr.ínea la acción eruptiva fué en sus comienzos poderosa en 
Andalucía y Murcia y débil en Cataluña, al paso que en sus 
postrimerías adquirió tjdo el desarr.illü en esta región, á me- 
dida que se extinguía en aquéllas. 

6. L is actuales y últimas manifestaciones del volcanismo 
espaíiol esthi en relación con la antig-üedad; en el cabo de 
Gata, cuy;is principales masas de rocas eruptivas son de fecha 
anterior al terciario medio, no existen ya manantiales que de- 
nuncien, p jr su temperatura ó su composición, dependencia de 
los fenómenos de que tratamos; hubo allí una época de g-eise- 
rismo, posterior á la completa consolidación de las andesitasy 
liparitas, que dejó numerosas formaciones de ópalo; pero se 
extinguió ya por completo; eu la región central, cuyas lavas 
se remontan, seg'ún queda dicho, al terciario medio, brotan 
esos manantiales carbónicos fríos, las aguas agrias, como en 
PuertoUano y los hervideros (2) de la Mancha; en el territorio g-e- 
rundense, el más moderno en punto á erupciones importantes, 
existen manantiales acídulos, tanto fríos como altamente ter- 
males (Caldas de Malabella) (3). Indicaciones son estas de la 
extinción completa de las fuerzas volcánicas de la Península, 
con excepción de su última manifestación en Cataluña, donde 
caminan también á su muerte, pero no puede afirmarse que á 
ella hayan llegado todavía. 

7. Las tres líneas volcánicas peninsulares se disting-uen 
bien unas de otras, y se reconoce su independencia por los 
caracteres sig-uientes: 



(1) Vidal: Reseña geol. y riúti. de laprov. de Gerona. Bol. Com. Mapa geol. de Espa- 
ña, t. xm, 1886. 

(•2) Quizás se encuentre en este caso el manantial de Alhama de Aragón, cercano 
á la limburgita de Nuévalos, cuyas aguas manan á 32-34°, si bien no son acídulas ni 
el carácter de sus burbujas da indicio respecto á su origen. 

(3) FontySagué; Origen geol, de Caldas de Malabella. Bol. R. Soc. esp. de Hist. 
NAT., t. III, 1Q03. 

T. Y.-Julio, 1905. 23 



342 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

1.° Por SU posición elevada y en el interior la línea central, 
al paso que las otras son bajas y costeras; una mediterránea 
y otra atlántica: la primera de éstas en una zona de hundi- 
miento. 

2." Por su edad: ésta es terciaria y principalmente miocé- 
nica, tratándose de la línea central; quizás más moderna la 
atlántica, y pliocénica y cuaternaria la mediterránea. 

3.° Por la forma de las erupciones, preponderantemente 
explosivas las de la Mancha; filoniana las de la línea atlántica, 
y en g-randes mantos de roca que manó muy fluida en la me- 
diterránea, terminando con los verdaderos cráteres de Olot y 
Gerona. 

4." Por la composición de sus rocas, esencialmente nefelí- 
nicas en la línea central y feldespáticas en las restantes, con 
excepción del mencionado basalto de Larazo, en Galicia. En 
la línea mediterránea, la mitad inferior es en parte menos 
básica y menos olivínica que la superior, cuyas rocas son te- 
das de naturaleza basáltica feldespática y ricas en olivino 
porfídico. 

8. Solo añadiremos, por vía de consideración final, que la 
causa primordial del volcanismo de nuestra Península depen- 
de de los procesos orog-énicos, con los cuales está lig*ado, así 
como en el resto de la g-ran reg-ión mediterránea, importante 
conclusión á la que ya había lleg-ado el profundo g-eólog-o Mac- 
pherson, y que ha de corroborar el trabajo que prepara la Co- 
misión encargada del estudio del volcanismo de la provincia 
de Gerona. 

Una «Bembex» de Río de Oro 

POE 

D. RICAEDO GARCÍA MERCET 

Bemhex Fonti, nov. sp. 

(f. B. BoUvari Handl., similis et affinis. Submag-nus, ro- 
bustus, cum capite, tliorax et abdominis basi opulento g-riseo 
villosus. Oculi clypeum versus paruní diverg-entes. Témpora 
ang-ustissima. Frons latitudine distincte long-ior, ínter antennas 
parum carinata. Clypeo convexo. Antennse gráciles, articulis 7-9 



DE HISTORIA NATURAL. 343 

infra spinulosis, 10-12 dilatatis, 13 curvato et ápice rotundato. 
AlsR fere hyalinae, versus basin lutescentes; anticse thoracis la- 
titudirie duplo et dimidio longiores; posticíe cellula mediana 
venas duas long-itudinalem emitiente. Pedes forma normali; 
metatarsus anticus cilis sex inunitus, feraoribus intermediis 
■distincte serrato dentatis. x\bdominis segmento dorsale séptimo 
^atis lato, lateribus paulo sinuosis, ápice anguste rotundato 
truncato; segmento ventrale secundo tubérculo' compresso; 
sexto tubérculo superne deplanato; séptimo carinis duabus 
longitudinalibus prsedito. Corpus nigrum; labro, macula in 
tsegulas, fasciis latis plus minusve sinuatis segmentorum abdo- 
minis 1-6, maculis parvis in segmento séptimo, maculis utrin- 
que segmentorum ventralium 2-5 flavis. Pedes flavi; coxis 
trochanteribus, femoribusque basi nigris, tibiis nigrolineatis. 

Long. 18 mm. 

Patria: Río de Oro (África occidental española), P. Norberto 
Font. 

Esta especie, por su estructura, es muy afín de la B. Boli- 
vari Handl., de cuyo cf se distingue por la coloración, por tener 
aserrados los fémures intermedios y por las dimensiones de la 
frente, que es un poco más ancha y más corta que en la 
BoUvari. Se la dedico á su descubridor, el sabio naturalista 
P. Font. 

Sobre algunos decticinos africanos 

POR 

D, IGNACIO BOLÍVAR. 

Dos especies de este grupo han sido omitidas por Mr. Finot 
al enumerar las de la fauna de Argelia y Túnez, lo que no deja 
de ser extraño, dada la exactitud y perfección que son los dis- 
tintivos más constantes de los trabajos de tan conocido ento- 
mólogo; ambas fueron descritas por el Dr. Bonnet en el perió- 
dico de París Le Naturalista, en el número del I."* de Abril de 
1886, bajo los nombres de Pterolepis Gessardi y Racodeis man- 
ra, y recuerdo que el autor tuvo la atención de consultarme 
sobre ellas antes de publicarlas; posteriormente, Mr. Finot ha 
descrito un Pterolepis de Argelia, bajo el nombre deP. indige- 
%a, especie que se distingue de la típica P. spoliata por caracte- 



'¿n boletín de la real sociedad española 

res muy semejantes álos que separan el P. Gessardi, y ha cita- 
do el RacocJeis anmilata Costa como hallado en Oran, especie- 
que también difiere muy poco del Rh. mcmra. De las especies- 
de Finot teng"o ejemplares auténticos, que debo á la generosi- 
dad de este disting-uido naturalista, y poseo además una pareja 
de un Racocleis de Táng-er que me envió el Sr. Olcese, y que 
provisionalmente había calificado c6mo Rh. neglecta ó especie 
muy afín á ella. La circunstancia de haber visto los ejemplares- 
típicos de las especies tunecinas y poseer varios de las arg-eli- 
nas y marroquíes, me anima á decir alg'o respecto á tan inte- 
resantes insectos. 

Gen. Racocleis Fieber. 

Las formas africanas de este g-énero es indudable que se- 
relacionan con la especie de Calabria, descrita por Costa baja 
el nombre de Rh. neglecta, si es que no son variedades de una 
misma; lo que si puede aseg-urarse respecto á la especie de 
Oran no cabe suponerlo de la tunecina ni tampoco de la ma- 
rroquí, puesto que sus caracteres son distintivos y de mayor 
importancia. 

Rh. Gessardi Bonn, se disting-ue principalmente por la forma 
del séptimo seg^mento ventral de la 9> el cual, no solo es g-iboso, 
carácter que, más ó menos acentuado, se observa en todas las 
formas africanas, sino que en esta especie la g-ibosidad aparece 
más pronunciada y dividida posteriormente por una escotadu- 
ra que la hace parecer big"ibosa; en ning-uno de los ejemplares 
de Oran ni de Marruecos aparece la gibosidad dividida; además, 
en dicha especie la placa subg-enital de la 9 es transversa,, 
truncada en el ápice y con dos pequeñas g-ibosidades en la 
base, á los lados de la quilla media. 

Rh. neglecta Costa, Finot. La falta de ejemplares típicos de- 
la especie no me permite juzg-ar acerca de la aplicación de 
este nombre á la especie de Oran; si solo hubiera dejuzg-ar 
por la fig-ura que representa la placa supraanal del (^ en la 
lámina de Costa, desde lueg-o la rechazaría, porque la escota- 
dura apical es de forma bien diferente de la que se ve en los 
ejemplares de Oran; así es que aceptaré aquella denominación^ 
siquiera no la considere como definitiva. En la 9 el séptimo 
seg-mento es el más larg-o y aparece alg-o g-iboso en el extremo. 

Rh. maroccana, especie nueva. Daré este nombre á la forma 



DE HISTORIA NATURAL. 315 

tang-erina, que se disting-ue por su menor tamaño, por su for- 
ma más pequeña y porque presenta la placa supraanal del cf 
avanzada en el medio y truncada en el ápice, con el borde de 
la truncadura ligeramente arqueado y los cercos mucho más 
iarg'os y delg-ados, pasando notablemente del ¡ípice de los esti- 
los de la placa supraanal. En la 9 el sexto seg-inento ventral es 
.«•iboso posteriormente, pero entero, y se une al séptimo por una 
sutura delg-ada, pareciendo como soldados; la escotadura de 
la placa infraanal es muy pequeña. 

La diferencia entre las tres especies se establecería fácilmen- 
te para las 99 en esta forma: 

1. Séptimo seg'mento ventrali 9 big-ibboso 

Rli. Gessardi Bonn. 

1. Seg-mentis ultimis ventralibus tantum subg-ibbosis. 

2. Séptimo seg-raento ventrali elongato ápice subgibboso 

Rh. neglecta Costa. 
2. Sexto seg-mento ventrali elong-ato ápice g-ibboso á seg-- 

mento séptimo imperfecte diviso 

Rh. martccana sp. nov. 
Las dimensiones de las tres especies son las sig-uientes para 
los cf cf : 

Long. corp. Pron. Elytr. Fem. post. 

Rh. Gessardi 23 8 2 24 mm. 

Rh. neglecta 24 7,8 3,8 28 

Rh. maroccana 23 7 4 26 

Las de las 99 son: 

Long. corp. Pron. Elytr. Fem. post. Ovipositoris. 

Rh. Gessardi 25 8 O 26 18 mm. 

Rh. neglecta 26 8 1 30 19 

Rh. maroccana.... 24 7,5 0,8 28 18 

La especie marroquí podría caracterizarse de este modo: 

Rh. maroccana sp. n. 

Gracilis. Frons 4 signata. Capite pone oculos vitta ¡ata casta- 
nea. Pronoto castaneo lohis lateraUbus margine infero tota late 
pallido. Pedibus elongatis; femoribus anticis extus ante apicem 
annido nigro, antice margine inferiori basi nec 7ion ad spinas ni- 



346 BOLETÍN DE LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

gro trimaculatis; femorihis intennediis extiis linea nigra cremt- 
lala; femorihtis postids extus utrmque nigro miivittatis ; tiUisr 
spinis hasi macula nigra apposita, posticis hasi breviter nigro 
anmüalis. Lamina supraanalis cf ápice ohinse producía immo 
ápice trúncalo, suharcualo lobis oblusis. Cercis longis acuminalis 
siibreclis basi denle valido inlerno inslruclis. Segmenlo venlrali 
sexlo 9 elongalo apiceni versus gibbuloso a segmento séptimo con- 
nato. Lamina infraanalis ajñce excisa lobis oblusis. 
Loe. Táng-er (Marruecos). 

Gen. Pterolepis Ramb. 

La comparación de ejemplares que pueden considerarse 
como típicos de los Plerolepis españoles y arg-elinos, y el haber 
examinado, como queda dicho, el P. Gessardi, me permite 
manifestar una opinión respecto á estas especies, comenzan- 
do por asegurar que son infundadas las dudas expuestas por 
Mr. Finot respecto á que su P. indigena pueda ser una variedad 
del P. spoliala, pues ambas son especies bien distintas por la 
forma de la pl?ica supraanal del (f , cuyos dientes terminales 
no son contiguos en el P. indigena Finot, como en aquella úl- 
tima especie, sino que están separados por ancha escotadura; 
por la de los cercos, mucho menos encorvados en la especie de 
Oran, circunscribiendo, cuando se tocan por la punta, un es- 
pacio triangular alargado, mientras que en la especie andalu- 
za dicho espacio es semicircular, y porque el oviscapto de la 9 
es más largo y más paralelos sus bordes en la última de las 
especies citadas, en la que además la placa infraanal presenta 
una profunda escotadura triangular, que origina dos lóbulos 
triangulares dirigidos hacia atrás, y en la que el último seg- 
mento abdominal es liso y carece del tubérculo que en medio 
del disco lleva en la otra especie; existiendo además diferen- 
cias de coloración, que consisten, no en las relativas á la ex- 
tensión del borde pálido de los lóbulos laterales del pronoto, 
que ofrece poca variación, sino en que en la especie española- 
hay siempre, en medio del pronoto, una faja negra, limitada 
á cada lado por otra pálida^ las que á su vez están terminadas- 
exteriormente por una fina línea negra, en la que comienza 
la gran mancha castaña, que invade de una manera uniforme 
la mayor parte de estos lóbulos. Esta coloración fundamental,, 
aunque subsiste en la especie africana, aparece, sin embargo,. 



DE HISTORIA NATURAL. 847 

en ella como borrosa; la faja neg-ra central y las líneas finas 
laterales del mismo color no existen, y la g-ran mancha castaña 
de los lóbulos laterales está abig-arrada por rasgos pálidos. 

Menos seg-uridad teng-o por lo que respecta á la distinción 
entre el P. mcUgena Finot y el Qessardi Bonnet, pues cuando 
estudié esta especie no poseía ejemplares de Argelia, ni el 
JP. indigena había sido aún descrito; de modo que la cuestión 
entonces estaba reducida á si la especie tunecina era distinta 
de la española, como en efecto lo es, por iguales razones y ca- 
racteres que el P. indigena; queda, pues, en pie la cuestión de 
la identidad ó disparidad que pueda haber entre las especies 
africanas; y no sirviendo para nada lo que recuerdo del Qes- 
sardi, hay que atenerse á la descripción, de la que resulta que 
el Gessardi se distingue del indigena principalmente por la 
placa supraanal del cf , que es en aquella especie rotimdato- 
suMruncata medio late emarginata, provista solo de una esco- 
tadura bastante ancha y casi redondeada. Como la distinción 
comparativa del Gessardi está hecha tratando de disting-uirle 
de la especie española, y como Mr. Finot, por su parte, omite 
la especie tunecina, resulta que no hay manera de decidir si 
ambas formas corresponden á una misma especie, pues un 
carácter que podría ser decisivo, cual es el de la existencia de 
un tubérculo sobre el séptimo segmento ventral de la 9» tam- 
bién existe en el P. indigena, sirviendo esta distinción para 
separar ambas especies del P. spoUata, que carece de dicho 
tubérculo, resultando que no hay manera de decidir hoy por 
hoy esta cuestión, si bien es probable que las dos especies 
africanas deban reunirse bajo una sola denominación, en 
cuyo caso el nombre de Gfessardi tendría prioridad sobre el de 
indigena. 

Se conocen, por tanto, cuatro especies de Píerohjñs, género 
creado por Rambur para un decticino de Andalucía, y son: 

Pterolepis G-essardi Bonnet (Túnez). 

» indigena Finot (Argelia, Oran, Chevet-el-Ameur). 
» spoliata Rambur (Málaga, Granada, Cartagena). 
» » var minor Bol. (Chiclana). 

» cordnhensis Bol. (Córdoba). 

Sirve este ejemplo, como otros muchos, para demostrar la 
identidad de condiciones climatológicas que existen á uno y 



348 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

otro lado del Estrecho, puesto que han permitido se extienda 
y diversifique este tipo, como otros análog'os, á lo larg-o de am- 
bas costas, sin que en España pase de la cuenca del Guadal- 
quivir, lo que, tratándose de especies casi ápteras, es una prue- 
ba más de la continuidad, en períodos remotos, de las tierras 
españolas de allende el río citado con las del Noroeste de África. 



AmpMpyra Wicliti «Hirsclike 

(Descripción). 

El Sr. Lauífer presentó en la sesión de Julio la sig-uiente 
descripción de un noctuido nuevo de España que ha sido 
publicado por el Sr. Hirschke : 

Amiiliipyra Wichti Hirschke. Antenas setiformes, de color 
pardo-obscuro por encima y pardo-rojizas por debajo, alcan- 
zando á los dos tercios del borde anterior de las alas. Cabeza y 
tórax g-ris parduscos, salpicados de g-ris más claro, coloración 
que se extiende por las alas anteriores; éstas son brillantes, 
con una mancha basilar más clara, bordeada de neg-ro anterior- 
mente; del área media más obscura se destacan fuertemente una 
mancha reniforme y otra orbicular, bien limitadas, sobre todo 
la primera, por las dos líneas transversales, de las cuales la 
interior forma tres áng-ulos g'risáceos hacia afuera, bordeados 
de neg-ro, de los que es mayor el de en medio, y la externa 
lig-eramente encorvada, terminándose perpendicularmente en 
el borde posterior; por fuera, y paralelamente á ella, hay una 
hilera de puntos blancos. La mancha orbicular pardo clara 
presenta un borde g-ris blanquecino y está marg-inada de ne- 
g-ro. La reniforme no está tan bien limitada, sobre todo supe- 
riormente. En el área marg-inal se disting'ue bien una línea on- 
dulada paralela al marg-en, y el color del fondo entre ella y los 
flecos, mirado de lado, parece más claro y menos brillante. En 
el borde anterior se ven cuatro puntos de color g-ris claro, de 
los que el más interno está encima de la mancha reniforme, 
extendiéndose los otros, espaciados con reg-ularidad, hacia el 
extremo del ala. Los ñecos, limitados interiormente por puntos 
grises y rayas marginales neg-ras, están divididos, en la ter- 
minación de las nerviaciones, por rayitas blancas. 



DE HISTORIA NATURAL. 349 

Las alas posteriores son más claras, sobre todo hacia la base; 
fuera de la línea ondulada que se continúa lig-eramente por 
ellas, no presentan dibujo alg-uno. Los flecos son más claros 
en la base que el color del fondo, y su mitad exterior, menu- 
damente dividida, es de color g-ris blanquecino. 

La coloración de la cara inferior de las alas es más clara; su 
área media está limitada en todas ellas por una línea curva, y 
los puntos medios están indicados solamente en las posterio- 
res. En cambio existen en las anteriores tres puntos sobre el 
borde anterior, que corresponden á los de la cara superior de 
las mismas, faltando el más interno. 

Las patas son de un pardo claro, anilladas de blanco y con 
espolones de forma normal. 

El abdomen es del mismo color g-ris de las alas posteriores, y 
lleva por encima del seg'undo seg-mento un mechoncito más 
obscuro. 

Long-. del cuerpo, 29; del ala anterior, 14 mm. 

Parece debe ser colocada entre Eriopoda H. S. y Micans Ltr. 

Descubierta en los alrededores de Murcia por el Sr. Wicht, 
á quien e>tá dedicada. 



Nueva especie de « Gryllomorpha » de Marruecos. 

POR 

D. IGNACIO BOLÍVAR. 

Desde que el P. Pantel publicó en los Anales de esta Socuí- 
DAD su Monografía de las especies de este g-énero, estudio no- 
table por la claridad con que están apreciadas y expuestas las 
diferencias que presentan y que permiten admitir varios g"ru- 
pos que deben ser considerados como otros tantos g-éneros, 
estudio presentado modestamente con el nombre de Hévision 
mono¿frapki(/He clii genre « Gryllomorpha >y, Fieb., 1890, nada 
nuevo se ha publicado sobre este g-énero; solamente M. Finot, 
en sus Orthoptéres d'Algérie et de Tunisie , ha ampliado el área 
g-eog-ráfica de la G. uclensis Pant., citándola de Alg-érie (Finot); 
Oran (Brunner); Biskra; Tunisie (Sicard); Teboursouk, y 
precisando más las de la dalmatina Ocsk. y longicanda Rbr. en 
el Norte de África. 



350 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

El descubrimiento de una especie de Gryllomor'plia en Moga- 
dor modifica la consideración de g-énero exclusivamente me- 
diterráneo, que le atribuye el esclarecido naturalista á queme 
refiero, á menos de que se admita que la fauna de esta región 
pueda considerarse no solo como paleártica, en lo que ha de 
haber conformidad, sino como una mezcla de atlántica y me- 
diterránea, á lo que me inclino en vista del carácter de los 
animales que ha recogido el Sr. Martínez de la Escalera y por 
la opinión de éste nuestro coleg-a. 

La especie que voy á describir pertenece al g-rupo de la 
Gfryllonwrpha íiclensis Pant., es decir, que es una GryUomor- 
pha s. str., y tiene el mismo tamaño y librea que la especie de 
Uclés, que por lo demás ha sido ya señalada de varios puntos 
de la Península y hasta de Arg-elia y Túnez, como se deja 
dicho, alcanzando un área g-eogTáfica mucho más extensa de 
lo que podía suponer¡su ilustre descriptor. 

Seg'uramente que los descubrimientos de nuestros viajeros 
han de poner en claro las relaciones de la fauna marroquí con 
la europea y los caracteres de las diferentes regiones que en 
ella deban disting'uirse. 

Gryllomorpha Maghzeni sp. nov. 

Pusilla, opaca, lurido tesiacea, fusco-maculosa,])aU'idG-tomen- 
tosa, nigro-setosa. Corpus paraUelum, moclice medio dilatatum 
et depressum. Caput pronoto mx ¡atius nitidiim. Ocelli in trian- 
gidum oMusangulmn dispositi; ocelli laterales ah oculo et ab 
ocello medio síibceque dista7iti. Processus interantennalis articulo 
basali antennarum haud latior siij^erne fusco-maculatus. Caput 
supra lineis longitudinalihus quatuor alUdis postice fusco-stri- 
gatum. Oculifusci, linea infr a oculos fusca. Articulus terminalis 
palporum maxillarium articulo penúltimo distincte longior, trun- 
caturafere ad médium duda. Pronotum pallidum, marginibus 
antico jiosticoque mgrocüiatis angustissime fuscis, margine postico 
qMllide interruj)to, disco fascia abbreviata transversa fusca ; lo- 
bis dejiexis, superne a disco linea fusca separatis, margine infero 
valde obliquo. Mesonotum parvum, disco fusco, medio pallide in- 
terrupticm. Mesonotum amplium linea media paluda. Elytra 
nulla. Abdomen dorso fuscími. Tibia intermedien 4-calcarata, 
calcare síqjero externo perfecte explicaio. Tibim posticce síipra ser- 
rulata distincte canaUculatcB spina seriei externes idtima calcare 



DE HISTORIA NATURAL. 351 

subsequenii drevíor, calcarihus duohis Síiperioribiis internis lon- 
gissimis dimidimn metatarsi siiperantibus . Tarsi posüci articu- 
liis primus rohustus prismaticus distmcte compressiis, marginibus 
swperioribiis arciiatis, superne angusüssimus dislinclissime sern- 
latus; íinguiculis ariicidi terlii ¡ongisswiis gradlibiis. 9 Lamina 
siipraanalis elongato-triangularis , marginibíis incrassatis reflexis 
prope basiii disíincte coarctaíis. Ovipositor rectiis, cercis distincte 
longior. Lamina subgenitalis parva transversa ápice lata trun- 
cata. 

Long . corporis 9 mm. 

» pronoti 1,5 

» fem. post 7,5 

» tibiar, post 5,5 

» tarsor 3 

» ovip 8 

Loe. Mog-adoi'; Martínez de la Escalera. 

La mayor longitud del oviscapto disting-ue á primera vista 
esta especie de la Q. uclensis Pant., pero comparada con ella 
se observan bien pronto otras diferencias más importantes, 
como son: el mayor desarrollo y robustez de las patas poste- 
riores y la longitud relativa de sus espolones, de los cuales los 
dos superiores internos son muy largaos y delgados y pasan de 
la mitad del metatarso, siendo un poquito más largo el supe- 
rior y ambos de doble longitud que el inferior. El metatarso 
es también más robusto, comprimido lateralmente y arqueado 
por encima, lo que es debido á que se estrecha hacia la base. 
Por último, las uñas del artejo terminal son notablemente 
largas y finas, lo cual contrasta con las del Gr. uclensis Pant. La 
coloración difiere poco de la de esta especie, si bien, en gene- 
ral, es de un tono más obscuro, pero esta diferencia bien puede 
ser individual y variable. Los fémures posteriores presentan 
fajas pardas transversas en la cara interna. 



352 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



«Bembex» nuevas de África 

POR 

RICARDO GARCÍA MERCET. 

Bembex fallax nov. sp. 

(^. Medius, robustas cum capite, thorace et abdominis basi 
gríseo víllosus. Oculi clypeum versus parallelí; fronslata, ínter 
antennas carinata; clypeo vix prominente; antennae ínter se 
et ab oculis fere aeque distantes, artículís 7-9 paulo spínulosís, 
ultimis iufra excavatis, artículo ultimo praecedentíbus paulo 
ang-ustíor, parum curvato et ín ápice vix truncato. Alae hyali- 
nae, antícae thoracis latitudíne fere duplo et dímídío long-ío- 
res; postícae cellula mediana solum unam venam long-itudína- 
lem emíttentes. Pedes forma normalí, metatarsus antícus cílís 
sex munítus; femora intermedia dístíntíssíme dentata; tibiae 
intermedíae ín ang-ulo autico spinoso-productae. Abdomen 
fere cónico; seg-mento dorsali séptimo triangulare rotundato; 
segmento ventrale secundo ín medio tubérculo compresso 
retrorsum curvato, sexto tubérculo parvo dentiformi praedito, 
séptimo lato et trícarinato. 

Corpus nígrum; clypeo (maculis duabus nigrís exceptis), 
iabro, orbítis antice et postice, parte inferiere frontis et macu- 
la superiore, margine pronotí cum callís humeralibus, maculis 
plus mínusveme magnis ín lateríbus pron, meso et metatho- 
racís, fasciis angustis marginibus posticis scutelli atque post- 
scutelli flavo citrinis; fasciis angustis flexuosís seu ínterruptis 
seu contínuís segmentorum dorsalium 1-6, fascia abbreviata 
in segmento 7." et maculis ín segmentis ventralibus 1-5 albi- 
dis. Antennae nigrae; scapo ñavo picto, flagelloínfrabrunneo. 
Pedes flaví, femoribus et tibiis nigro lineatis. 

Long. 15 mm. 

Patria: Marruecos (Tánger, Julio de 1905, Martínez de la Es- 
calera). 

Esta especie, por su aspecto y coloración, pudiera confundir- 
se con los individuos pequeños de la B. sinuata Lat. (^, de los 
que se diferencia por una multitud de caracteres, como el 
paralelismo de los ojos, forma del clipeo, estructura de las 



DE HISTORIA NATURAL. 359 

tibias intermedias, armaduras de los seg-mentos ventrales 
6.° y 7.°, etc., etc. 

Debe tener alg-ún parecido y afinidad con la B. afra Handl., 
del África Austral, diferenciándose de ella por la coloración, 
desarrollo de las sienes, forma de las antenas, estructura del 
2.® y 7." seg-mentos ventrales, etc., etc. 

Bembex citrina nov, esp. 

of . Submag-nus, robustus, cum capite, thorace et abdomi- 
nis basi opulenter albido villosus. Oculiclypeum versusparum 
divergentes; frons latitudine long-ior, inter antennas vix cari- 
nata; clypeo valde prominente; antennae gráciles, articulis- 
8 9 infra spinulosis, 10-12 distinctissime dilatatis, 13 valde cur- 
vato ápice fere rotundato. Alae hyalinae, paulo lutescentes,. 
anticae thoracis latitudine duplo et dimidio long'iores, posti- 
cae cellula mediana venas duas longitudinales emitiente. Pe- 
des forma normali; metatarsus anticus cilis sex munitus, femo- 
ribus intermediis paulo serrato dentatis. Abdominis segmenta 
dorsale séptimo satis lato, in lateribus distincte sinuosis, ápice 
satis anguste rotundato truncato (fere ut in B. Bolwari dispo- 
sitis); segmento ventrale secundo grosse punctato, in medio 
tubérculo magno compresso, sexto tubérculo supernedeplana- 
to praedito, séptimo elongato et carinis tribus longitudinalis. 
munito. 

Corpus nigrum: clypeo (maculis duabus nigris, interdum,. 
exceptis), labro, mandibulis (ápice nigro excepto), saepissime- 
orbitis anticis et semper posticis, fronte inter antennas, callis 
liumeralibus et alarum tegulis flavis. Abdominis dorso fere 
toto flavo citrino, basi et interdum marginibus posticis seg- 
mentorum, maculis parvis in disco secundi nigris; maculis 
utrinque segmentorum ventralium flavo citrinis. Antennae 
nigrae, scapo infra flavo. Pedes flavi, basi cum femoribus ni- 
gro lineatis. 

Long. 16-19 mm. 

9. A mare diflert : antennae forma consueta ; abdomen 
inerme; segmento ventrali secundo nitido, in disco punctis 
majoribus impressis in lateribus subtiliter punctato, segmento 
dorsali sexto triangulari ápice versus anguste rotundato área 
dorsali nulla, sparsius et crasse punctato. 

Corpus nigrum: orbitis antice et postice, clypeo versus api- 



354 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cem, labro, mandibulis (ápice nig-ro excepto), interdum callis 
humeralibus, fasciis latís undulatis seg-mentorum abdominis 
1-5, maculis mag-nis in seg-mento 7." et maculis utrinque seg-- 
mentorum ventralicum 1-5 flavo citrinis. Antennae nigrae, 
scapo infra ñavo picto. Pedes flavi; basi cum femoribus nigro 
lineatis. 

Long-. 16 mm. 

Patria: Marruecos (Táng-er y Mog-ador, Julio de 1905, M. de 
la Escalera). 

Esta especie, de la que he examinado 8 ejemplares (5 machos 
y 3 hembras), pertenece al g-rupo de la B. Bolivari Handl., y es 
muy afín de esta especie y, sobre todo, de la B. Fonii Mere, y 
de la B. flavescens Sm. 

Dela^. Bolivari, cf c? y 9 9 se diferencia por la coloración 
y la conformación de la frente, que es más ancha y más 
corta en la especie nueva. Los J" cf ^e la B. citrina tienen el 
clipeo mucho más convexo y prominente que los de la B. Bo- 
livari y los fémures intermedios marcadamente aserrados. 

De la B. flavescens se distingue la nueva por la coloración 
del tórax y abdomen y conformación del 6." anillo dorsal de 
las 9 9. La B. flavescens (^ presenta manchas amarillentas 
sobre el protórax y lados del metatórax, y á veces sobre el escu- 
dete y posescudete, y el abdomen de color amarillento blan- 
quecino. La B. citrina tiene el tórax completamente negro, 
excepto una mancha amarillenta sobre los callos humerales, 
y el abdomen de color amarillo puro é intenso. El 6.° anillo 
dorsal de la B. flavescens 9 es perfectamente triang-ular y den- 
samente punteado. La B. citrina 9 ofrece el 6.° anillo ancha- 
mente truncado -redondeado en el ápice, y su puntuación es 
gruesa, estando los puntos muy separados entre sí. 

Mayores afinidades que con las especies ya señaladas, pre- 
senta el cj" de la B. citrina con el de la B. Fonti. Sería necesa- 
rio ver más ejemplares de esta última especie y, sobre todo, 
conocer su 9; para afirmar con certeza si puede separarse de 
ella la B. citrina. Sin embargo, el aspecto de los (f cf de una 
y otra es bien distinto. La B. Fonti tiene la cara negra, el cli- 
peo del mismo color y cubierto completamente de una hermo- 
sa pubescencia plateada, el escapo de las antenas negro tam- 
bién, el abdomen franjeado de amarillo y las sienes estrechí- 
simas. La B. citrina tiene las órbitas anteriores y posteriores, 



DE HISTORIA NATURAL. 355 

el clipeo y todo el escapo por debajo amarillos, el abdomen pro- 
fusamente cubierto de este color y las sienes más abultadas 
que la B. Fonti. 

Estas diferencias, bastante notables, me inducen á conside- 
rar como distinta de la B. Fonii esta que acabo de describir. 



La B. fallax y la B. citrina forman parte de los materiales 
traídos de Marruecos por el Sr. Martínez de la Escalera, como 
producto de las exploraciones que, por iniciativa de esta Socie- 
dad, están llevándose á cabo en el Noroeste de África. 



Boletín bibliográfico. 



Académie des Sciences. Paris. (Comptes rendus). Tome cxl, nos 18-22. 

Académie des Sciences. Cracovie. (Bulletininternational). 1905. N.'' 1. — 
K. Krahelska: Sur le développement merogonique des ceufs du Psam- 
mechinus. — A. Drzewina et A. Pettit: Sur des hyperplasies tissulaires 
consécutives á l'ablation de la rate chez les Ichthyopsides. = N° 2. — 
L. Bykowski et J. Nusbaum: Contribut. á la morphologie du téléostéen 
parasite Fierasfer. — A. Bochekek: Recherches sur le systéme nerveux 
des iuvertébrés. — Caboline Reís: Contribut. á la morphologie des 
ossicules de Weber et de la vessie natatoire chez le Siluroides nebu- 
losus.=N° 3. — KuLczTNSKi: Fragmenta arachnologica. — T. Browicz: 
Sur la fonction secrétoire du noyau des cellules hépatiques. 

Archives Néerlandaises des Sciences Exactes et Naturelles. Harlem. Tome x, 
nos i_2. — E. Verschaffelt: Mesure de l'action des poisons sur les 
plantes.— G. J. Stracke: Recherches sur l'immunité des plantes supé- 
rieures pour leur propre poison. — M. C. Dekhdtzen: Sur la pression 
osmotique dans le sang et dans l'urine des poissons. 

American Naturalist (The). N" 460.— O. Bangs and W. R. Z.vppey: Birds of 
the Isle of Fines.— B. M, Davis: Studies on the plant cell.=N° 461.— 
D. H. Campbell: Affinities of the genus Equisetum. — D. D. Jackson: 
Movements of Diatoms and other microscopio Tlants. — N. Banks: 
Families and genera of Araneida.— M. A. Willcox: Biology of Acmcea 
testudinalis. — A. H. Clark: Habits of West Indian Whitebait. 

Burean of Agriculture. Manila. (Report). Year ended August 31, 1904. 

Canadian Entomologist (The). London. Ontario. Vol. xxxvii, n" 5.— Caset: 
A new Carabus and Cyehrus.—WwKHAu: New species of Coleóptera 



356 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

from the Western United States. — Bueno: The three Eanatras of the 
N. E. United States. — Barnes: New species of N.- American Lepi- 
doptera. 

Feuille des Jeunes Nnturalistes (La). Paris. Nos 409-416. 

Johns Eopkins Hospital. Baltimore. (Bulletin). Nos 166-169. 

Musée Océanographique. Monaco. (Bulletin). N° 36 — E. Chevredx: Des- 
cription d'un amphipode (Katius obcsus) nov. gen. et sp.=N° 36. — 
M. Jaquet: Descript. de quelques parties du squelette du Pseudotriacis 
microclon.='N" 37.— E. Chevreux: Liste des Scinidce de la Princesse- 
Alice. 

Museum of Comparative Zoólogy at Harvard College. Cambridge. U. S. A. 
(Bulletin). VoL xLii. — J. W. Goldthwait: Te sand plains of Glacial 
Lake Sudbury. 

PhysikaUsch-Medicinischen Gesellschaft . Würzburg. ( Verhandlimgen ). 
Band xxxvn, nos 4 7. 

Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales. Madrid. (Revista). 
Tomo II, núm. 3. — J. G. Hidalgo: Moluscos testáceos délas islas Fili- 
pinas; Moluscos testáceos de Santander. — G. Pittaluga: Sobre los 
caracteres morfológicos y la clasificación de los Trypanosomas. 

Real Academia de Ciencias y Artes. Barcelona. (Boletín). Vol. 11, núme- 
ros 7-8. 

Real Sociedad Geográfica. Madrid. (Boletín). Tomo xlvii; primer trimestre 
de 1906. 

Revista chilena de Historia natural. Valparaíso. Año viii (1904). 

Royal Microscopical Society. London. (Journal). N° 165.— A. E. Conrady: 
An experimental proof of phase-reversal in difFraction-spectra. — 
J. Kheinberg: The influeuce on images of gratings of phase-differen- 
ces amongst their spectra. 

Sociedad aragonesa de Ciencias naturales. Zaragoza. (Boletin). Tomo iv, 
números 1-5. 

Société Botanique de France. (Bulletin). T. li, n^ 9; t. lii, n° 4 et n" 1 de 
Mémoires. 

Société Entomologique de Belgique. Bruselles. (Anuales). T. xlix, n° iii. 
P. Dognin: Hétérocéres nouveaux de l'Amérique du Sud.=N" iv.— 
Jacoby: Sagra Cambi'iri Buwiv. = BercMi Gestro. — De Crombrügghe 
DE Piquendaele: Sur quelques Microlépidoptéres de la faune belge.= 
N° V.— H. Clavareaü: Descript. de deux Megalopides nouveaux. 

Société Géologique de France. (Bulletin). T. iv, fase. 4 et 6, 

Société Impériale des Naturalistes. Moscou. (Nouveaux Mémoires). T. xvi, 
Livr. 3.- A. P. Pavloav: Le crétacé inférieur de la Russie et ea faune. 
Livr. 4,— P. Suschkin: Zur Morphologie des Vogelskelets. 

Wilson Bulletin (The). Oberlin. Ohio. N° 50. (Vol. xii, no 1). 

(Se continuará). 



Sesión del 4 de Octubre de 1905. 

PRESIDENCIA DE DON SALVADOR CALDERÍJN. 

El Secretario accidental, Sr. Fernández Nayarro, leyó el acta 
de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Se dio cuenta de las publicaciones recibidas, entre las que 
fig'uran las sig'uientes de consocios nuestros: «Determinación 
de los minerales», por D. Antonio Gascón ; «Sobre un nuevo 
procedimiento para medir diedros en los cristales microscópi- 
cos», por D. Lucas Fernández Navarro, y «Noticias sobre faunas 
malacológ-icas del Archipiélag-o de Joló y Marianas», por don 
Joaquín González Hidalg'O. 

También se dio cuenta de dos peticiones de cambio con 
nuestras publicaciones, acordándose pasaran á examen de la 
Comisión de publicación. 

Se acordó también dar las g-racias al Sr. Director de Obras 
públicas, D. Federico Requejo, por la atención que ha tenido 
de enviar para la Biblioteca de la misma un ejemplar del 
tomo de la Estadística de Obras públicas correspondiente al 
trienio de 1901-903, y felicitar á nuestro consocio D. José Casa- 
res y á D. Alejandro San Martín por su elección para el carg'o 
de Senadores, desde el que prestarán, sin duda, g-randes ser- 
vicios á la cultura patria. 

Admisiones. — Quedaron admitidos como socios numerarios 
los Sres. D. José Buigas y Dalmau, Cónsul de España en Mo- 
cador, y D. Juan Ratto, de Mog-ador, propuestos ambos por el 
Sr. Martínez de la Escalera; D. Adolfo Royo y Llobat, farma- 
céutico en Valencia, y D. Luis Gonzag-a do Nassimento, de Se- 
tubal (Portug-al), propuestos por el Sr. Ribera, y D. Adolfo Na- 
varrete, de Madrid, que lo fué por el Sr. Gog'orza. Quedó acor- 
dado el pase á numerario del socio ag-reg-ado D. José M.'' Bene- 
dito, de Valencia. 

Fallecimientos. — El Sr. Fernández Navarro dio cuenta del 
fallecimiento de nuestro consocio D. Benito Hernando, acor- 

T. V.- Octubre, 19C5. 24 



^8 boletín de ía. real sociedad española 

dándose constase en acta el sentimiento de la Sociedad por 
tan lamentable pérdida, y que el Sr. Navarro presentase en la 
próxima sesión una noticia biog-ráfica del malog-rado natura- 
lista, y el Sr. Gredilla leyó una nota necrológ-ica deD. J. J. Ro- 
dríguez Femenías, fallecido también recientemente y cuya 
última publicación estuvo sobre la mesa en la sesión pasada. 

Comunicaciones.— El Sr. Navarro presentó un trabajo de D. Pri- 
mitivo Yig-il sobre topog-rafía submarina, que pasó á la Comi- 
sión de publicación, y leyó una carta del Sr. Carballo danda 
noticias de alg-unas observaciones sobre el último eclipse, he- 
chas en Mataporquera (Santander). 

.—El Sr. Gredilla dio noticia de la asistencia de nuestro conso- 
cio el R. P. Navas al último Congreso inte-rnacional de Viena,. 
en representación de la Sociedad Arag-onesa de Ciencias natu- 
rales, contribuyendo á que fuese aceptada la proposición de 
los Sres. Borodin y Jaczewski, de San Petersburg-o, para la 
adopción del latín como leng-ua oficial para las descripciones, 
abogando también por la admisión del español. El acuerdo del 
Congreso de Viena respecto de la lengua oficial, ha marcado 
la senda que hemos de seguir en adelante. Con él queda el 
español al nivel de las lenguas que pudieran parecer privi- 
legiadas, ya que las explicaciones que no sean mera descrip- 
ción se admitirán en nuestra lengua. 

— El Sr. Presidente presentó un trabajo de nuestro sabio con- 
socio R. P. Almera, de Barcelona, titulado «Descripción geo- 
lógica de la Plana de Yich», que pasó á la Comisión corres- 
pondiente. También dio noticia, en nombre del Sr. Jiménez 
de Cisneros, «de la existencia del coraliense y del oxfordiense 
»en punto donde hasta el presente el mapa no señala más que 
^terciario, siendo notable este lugar por lo bien conservados 
>;que se encuentran algunos fósiles, pertenecer otros á especies 
»no citadas en España^ ó á lo menos poco conocidas, y poseer,. 
»finalmente, las características del centro de Europa. La loca- 
»lidad es Fuente Álamo (Albacete), y los fósiles, entreoíros, 
»los sig'uientes: Ceromya excéntrica Voltz.; Pholadomya Protei 
»Defrance ; Hdrpoceros hispidíis Oppel; Amm. (Perisphinctes) 
y>l)licaiiUs Sow.; una Trígonia, dos A7nmonites más, una Rhyíi- 
Mhonella y algunos otros. Se encuentran, además, trozos de 
»m adera fósil al parecer.» 



DE HISTORIA NATURAL. 359 

Comisión del Noroeste de África.— El Sr. Presidente hizo las si- 
g-uientes proposiciones que fueron aprobadas por la Sociedad: 

I.'* Que la Sociedad contribuya en este año con 1.000 pese- 
tas á la suscripción abierta por la Comisión permanente para 
la exploración del NO. de África. 

2^ Dirig-ir un mensaje de gracias al Sr. Allendesalazar 
por el interés demostrado en todos los asuntos de la Sociedad, 
y muy especialmente en la reciente creación del Laboratorio 
de Mogador. Ig-ualmente al Sr. Ministro de Instrucción pública 
por esto último. 

3.' Dar gracias á la Serma. Sra. Infanta Doña Isabel por su 
donativo de 500 pesetas á la Comisión permanente del NO. de 
África. 

Por último, los Sres. Martínez Escalera y Fernández Nava- 
rro dieron cuenta á la Sociedad de los trabajos realizados y 
frutos obtenidos en sus recientes excursiones por África, y en 
la de los Sres. Sobrado y Cabrera por Canarias, quedando en 
presentar, en fecha breve, las notas detalladas correspon- 
dientes. 

Notas verbales.— Dio cuenta el Sr. Calderón de la creación de 
un Laboratorio flotante de Biología marina por el Trinity Col- 
leg-e de Hartford, Conn. (Estados Unidos). 

Luego el mismo Sr. Calderón entretuvo á la Sociedad ocu- 
pándose de la radioactividad de los minerales y rocas en los 
sig-uientes términos: 

«Entre las propiedades de los minerales, dijo, hay que in- 
cluir ya una más: la radioactividad. 

Las obras de Mineralogía no consig-nan aútr nada referente 
á este proceso extraordinario, por la fecha tan reciente de su 
descubrimiento, que se halla aún en período de g-estación, y 
porque hasta ahora las investig-aciones se han realizado casi 
exclusivamente en el campo de la Física; pero, los profesores 
encargados de la enseñanza, tenemos el deber de seg-uir hasta 
el día los adelantos de la ciencia, y en cumplimiento de este 
imperativo voy á decir alg-unas palabras de lo que respecto á 
la radioactividad de los minerales creo puede enseñarse ya 
en una clase elemental de Mineralogía ó Geología. 

Es sabido que los esposos Curie descubrieron en 1900 el radio 
y el poder de emitir radiaciones activas en los minerales de 



360 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

urano de Bohemia y Sajonia, creyéndose, al principio, que era 
un cuerpo rarísimo, y que sólo en contadas localidades del 
globo se encontraba. Después se ha comprobado su existencia, 
aun cuando en cantidades casi infinitesimales, con una g-ran 
diseminación en la Naturaleza. 

Vestig-ios, por lo menos, de radio existen en todos los mine- 
rales de urano, siendo los más utilizados para su extracción el 
óxido (nranmita (^ picKblenda de Joachimsthal), la carnotüa 
(vanadiato de urano), la autunita (fosfato de urano 3^ calcio) y 
la calcoUta (fosfato de urano y cobre). Se recordará que el se- 
ñor Muñoz del Castillo ha probado la g-ran energ-ia de los 
ejemplares de esta última, existentes en la Sierra de Gua- 
darrama. En Francia hay una importante explotación de radio 
en yacimientos de plomo (piromorfi.ta , etc.), desprovistos de 
urano. 

Es de notar que, casi sin excepción, las substancias dotadas 
de poder radioactivo proceden de las rocas de orig-en profun- 
do, ó que están con ellas en conexión g-enética. 

Esta es la que pudiéramos llamar actividad mineral intensa, 
que comunican á veces á otros minerales; hay además la acti- 
mdad pétrea, débil, pero universalmente repartida en todas las 
partes del g-lobo terrestre. 

Las recientes investig-aciones de G. v. d. Borne (1). le han 
permitido formular las sig'uientes conclusiones: 

1.* Son claramente radioactivas todas las rocas arcillosas 
resultantes de las descomposiciones de la superficie terrestre. 

2." Las derivadas de rocas volcánicas, parecen ser más 
fuertemente activas que las de orig-en sedimentario. 

3.* "En las rocas no descompuestas del interior del g-lobo 
no han podido comprobar Elster y Geitel por vía directa, nin- 
g-una actividad. 

Indudablemente, existe en el interior de la corteza la activi- 
dad de que se trata, puesto que las ag-uas que en ella penetran 
y vuelven al exterior mezcladas con g-ases ó vapores son me- 
dios de transporte de las referidas emanaciones. Lo mismo 
acontece en las exhalaciones g-aseosas. La actividad de unas y 
otras crece en conexión con los fenómenos volcánicos é hidro- 



(I) Die radioactiven Minemlien, Oesteine und Qiiellen. Jahrb. f. Radoaktivitat und 
Elektronik, t. ii, l."-Pág:. 77-108, 1905. 



DE HISTORIA NATURAL. 361 

termales; pero es adquirida en el contacto de las rocas de los 
conductos atravesados. 

Las observaciones hechas hasta aquí en los materiales de la 
superficie, parecen suficientes para probar que las aludidas 
manifestaciones no implican la existencia de una poderosa 
concentración de elementos radioactivos en la profundidad, 
ni que los fenómenos radioactivos sean más intensos en el in- 
terior de la Tierra que en la superficie. 

Esto es lo que, desde el punto de vista g'eológ'ico y mineraló- 
g-ico, puede, hoy por hoy, enseñarse á nuestros alumnos relati- 
vamente á la radioactividad, suponiendo que en otras clases 
les hayan dado alg-una idea respecto á la naturaleza física del 
fenómeno y de los métodos seg-uidos para investig-arle. 

En el campo ya de las hipótesis, y como opinión puramente 
personal, diré que, respetando la de g-randes maestros, estimo 
prematura la conclusión de que el radio emita radiaciones y 
emanaciones de una manera indefinida, y elementos de su 
propia substancia de un modo constante sin que su masa dis- 
minuya. Con tales afirmaciones, fundadas en precipitadas ex- 
periencias, se quiere nada menos que poner en entredicho ' 
toda la filosofía natural. Sin apelar á la autoridad de g-randes 
físicos que contradicen la interpretación de las experiencias 
de KaufFman, en que se basa esta nueva dirección (1), me pa- 
rece que, con criterio desapasionado, no puede verse en los 
datos suministrados por los minerales y rocas radioactivas 
otra cosa sino que al descomponerse su edificio molecular, 
ceden la energia que mantenía éste, la cual puede transmi- 
tirse á otros minerales próximos, á las ag-uas, el aire, quizás 
á los seres org-ánicos, por lo cual la emisión de radiaciones es 
propia de la substancia mineral en vía de descomposición, y 
como una manifestación de ella» (2). 

—El Sr. Lázaro presentó varios ejemplares de una curiosa 
planta parásita, dando sobre ella las sig-uientes noticias: En 
la primavera última el ilustrado farmacéutico de Villena don 
Tomás Giner, me honró con una consulta referente á unas 



(1) La hipótesis más admisible para explicar el calor que conserva el radio aun 
sometido á la temperatura de —250°, parece la propuesta por Ramsay y Soddy, de la 
transformación del átomo de radio en átomos de otros cuerpos, quizá el helio. 

(2) Nótese la circunstancia de que también la propiedad magnética se desenvuelve 
y acrecienta en las magnetitas cuando entran en un principio de alteración. 



362 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

plantas para cuya determinación tropezaba con dificultades. 
No me fué difícil responderle que correspondían á la especie 
llamada Cynomoriim coccineum, de la familia de las Balanoforá- 
ceas, rara en Europa y aún en la parte meridional de Espa- 
ña, pero muy caracterizada y curiosa, tanto que, siendo una 
dicotiledónea, fué considerada como hong-o por los antiguos 
botánicos y aún por nuestro Quer, y que de tal idea nacía 
el nombre vulgar de Jiongo de Malta con que era conocida, 
á más de otros inspirados, sin duda, en su forma y coloración, 
pero que por su sig-nificado no son propios para insertarlos en 
esta nota. 

Me ocurrió entonces pedir á dicho Sr. Giner que recog-iese 
buenos ejemplares y que, á serle posible, me los remitiese 
también de las plantas sobre cuyas raíces vive parásito el 
Cynomorkim. Hízolo así el mencionado señor, y con tal dili- 
g-encia procedió, que en sucesivos envíos me ha enviado el 
Cynomormm en todas sus fases y varios ejemplares insertos 
sobre los órg-anos subterráneos que soportan el parásito y 
acompañados de tallos y órg-anos aéreos que permiten su de- 
terminación. 

En los diversos envíos del Sr. Giner he podido reconocer que 
el Cynomormm estaba fijo como parásito unas veces sobre 
Suceda fruticos a, otras sobre Arctkrocnemon macrostachyíün y 
alg-una sobre OMone ¡mrtulacoides, todas plantas quenopodiá- 
ceas. El Sr. Giner me remitió también una roseta de hojas de 
un Statice que, por no tener la inflorescencia desarrollada, no 
pudo ser determinado, por abrig-ar la sospecha de que sobre su 
raíz vivía también el C^nomorium, aunque no lo aseg-uraba por 
haberse desprendido éste de la raíz á que se adhería antes de 
terminar su extracción. 

Creyendo interesantes cuantos datos se averig-uen respecto 
á las localidades en que el Cynomormm existe en España y 
más aún sobre las plantas cuyos órg-anos subterráneos puedan 
alimentar tan curioso parásito, he presentado á la Sociedad 
alg-unos de los ejemplares enviados por el Sr. Giner y dado 
cuenta de la determinación de las plantas que con pruebas 
evidentes de soportar este parasitismo he podido determinar 
en los envíos de dicho señor. 

Para que se pueda juzg-ar del interés que estos datos pueden 
tener, terminaré transcribiendo alg-unas indicaciones de diver- 



DE HISTORIA NATURAL. 383 

SOS autores acerca de las plantas sobre las cuales el Ci/nomo- 
oñum puede vivir parásito. En el Prodromus Floree Hispánica 
de Willkomm y Laug-e se cita esta planta como parásita úni- 
camente del Tamarix Gallica y lo mismo indica la Flora fa- 
oierog árnica (le la Península Ibérica del Sr. Amo y Mora; Arcan- 
g-elí en su Compendio della Flora Italiana dice que el Cynomo- 
rium es parásito de diversas plantas marítimas, sin citar nin- 
g-una en especial ni indicar de qué familias; Battandier y 
Trabut en su Flore de VAlgérie dicen que vive parásita sobre 
varias salsoláceas, sin nombrar ning-una determinadamente, 
indicación que se lee en ig-uales términos en la obra posterior 
de los mismos autores titulada Flore anahjliqm et synoiHique 
de VAlgérie et de la Tiinisie; en la obra de Bonnier et Leclerc 
du Sablón, titulada Cours de Botanique, Fanerogames, que re- 
cientemente ha aparecido, se dice que el Cgnomorium vive 
parásito sobre especies del g-énero Frankenia. Finalmente, el 
autor más explícito en este punto, de cuantos he consultado 
acerca del particular, es Planchón, que en el artículo Cgnomo- 
rium de su Dictionaire de Botanique dice que esta planta puede 
vivir parásita de plantas perennes (Suceda, Tamarix, Statice) 
y de otras anuales, como diversas g-ramíneas y especies de los 
g-éneros Meliloius y Medicago. 

Ante tan variadas indicaciones, se comprende que todo dato 
positivo y concreto sobre especies patrones del Cgnomorium 
ofrece siempre alg'ún interés. 

Noticias bibliográficas.— El Sr. Dusmet envía las siguientes: 
1/ «Birds nesting- in Andalusia», by Reg-. B. Lodg-e. (The 
Zoologist, núm. 771. September, 1905.) — Interesante artículo en 
que refiere diversas observaciones sobre la vida de las aves 
recog-idas en Ronda y otros puntos en los años 1897 y 1905. 
Termina con una lista de especies, la cual tiene el inconve- 
niente de no indicar los nombres científicos, sino los vulg-ares 
ing-leses. 

2.* «Catálogo descriptivo de los insectos neurópteros de los 
alrededores de Madrid», por elR. P. Longinos Navas. S. J. (Re- 
msta de la R. Acad. de Ciencias exactas, físicas y naturales de 
Madrid, t. ii, núm. 4. Mayo, 1905). —Es de g-ran importancia este 
trabajo, de 54 pág-inas y 3 láminas, por tratarse de un orden 
poco estudiado en España hasta estos últimos años. Exceden 



364 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

de 200 las especies enumeradas, indicándose alg-unos carac- 
teres distintivos de tal modo, que puede servir de g'uia, sina 
para un estudio profundo de este orden, para facilitar la de- 
terminación á los entomólogos que hacen excursiones, á los 
cuales se les puede aconsejar que recojan de estos insectos, 
puesto que en muchas reg-iones apenas han sido aún ca- 
zados. 

3.» «Notas zoológicas», por el R. P. Long-inos Navas. S. J. viii. 
Excursiones durante el verano de 1904. (Bol. Soc. Aragonesa 
de Ciencias naturales, t. iv, núms. 4 y 5. Abril-Mayo, 1905). — Es 
una reseña de varias expediciones verificadas por nuestro dis- 
ting-uido consocio, siendo la de más importancia la que anual- 
mente org-aniza la Sociedad Arag-onesa, que tuvo dicho año por 
objeto la Sierra de Albarracín, y á la cual, con otros socios, 
concurrió el que estas líneas escribe. Además, da cuenta el 
P. Navas de otras que hizo á Calatayud y Sobradiel iZaragoza), 
Alcolea del Cinca (Huesca), Tudela (Navarra), Sarria (Barce- 
lona) y Chamartín (Madrid). Abundantes fueron las cazas, que 
tenían como objeto principal los neurópteros. Además de las lis- 
tas de especies, descríbense varias nuevas, que son: Myrme- 
leon ocreatiis, de Sobradiel, Puerto de Santa María (Cádiz) y La 
Guardia (Pontevedra); Chrysopa marginalis , de Albarracín; 
Rhitrogena ferruginea, de Albarracín, y los tisanuros MacMlis 
torqiiata, de Calatayud; MacMlis constricía, de Albarracín, y 
Lepismina argéntea, de Chamartín. 

4.* «Contribució al estudi de la fauna lepidopterológica de 
Tarrassa», per D. Doming-o Ventalló. (Butll. Inst. Cat. (V His- 
toria Natural. Any 2.°, núm. 6. Juny, 1905).— Es una lista de 
más de 140 especies. 

5." «Espéces nouvelles d'Hyménoptéres de Catalog-ne», par 
J. Pérez. (Butll. Inst. Cat. cVHist. Natural. Any 2.°, núm, 6. 
Juny, 1905.)— Son, la Crócisa divisa, próxima á C. major y caza- 
da en La Garrig-a por nuestro consocio Sr. Bofill; OsmiaBofilliy 
próxima á O. leucomelana, procedente de Barcelona y Arag-ón; 
Osmia rhynchcBna, próxima á las O. rUnoceros, Bofilli y tuber- 
culata, de Barcelona; Systropha grandimargo, afín á la plani- 
dens, de Cataluña (Antig-a Bofill); Systropha chrysura, de Ta- 
rragona; Dasypoda alhimana, de Barcelona (Bofill); Prosopis 
subopaca, afín á lineolata, de Barcelona (Bofill); Crabro Imtus, 
próximo á larvatus, de Barcelona (Antiga) y también de Arge- 



DE HISTORIA NATURAL. 365 

lia, y, por último, Crabro siibtilis, inmediato al anterior, de 
Barcelona (Antig-a, BofiU). 

6/ «Contribution á la faune malacolog'ique de la Catalog-ne. 
Étude sur quelques Helix», par Mr. le Commandant Cariot. 
(Biitll. Inst. Caí. d'HisL Natural Any 2.\ núm. 6. Juny, 1905.) 

Se refiere á especies recogidas por el Sr. Zalueta, y entre 
ellas describe el Helix Zuluetai sp. nov., de Vilassar de Mar 
(Barcelona); el H. vermiculata var. Vilassarmn, y tres varieda- 
des del H. coí¿?£í«Draparnaud con los nombres de Chiai, depres- 
sa y tuierculata. 

7.* «De Tenthredinibus Miscelianea», von Fr. W. Konow. 
(Zeiíschrift filr Hymen. und. Dipt., v Jahrg-., Heft 3. 1905.) 

Cita el c^ del Cladius palmicornis Knw., que no se conocía y 
ha sido encontrado en Espinar (Seg'ovia) por elSr. García Mer- 
cet, señalando sus diferencias con el Cl. diformis Panz.; y el 
(^ de MacTophija hispana Knw., también nuevo y hallado por 
el mismo Sr, García Mercet en El Escorial, siendo próximo á 
la M. 4-macidata F. Por último, describe el AUaiitus Merce- 
ti n. sp. de El Escorial (G." Mercet), que es próximo á jÍ. Fra- 
uenfeldi Gir. 

8.^ «Paláarctische Crabronen», von Fr. Fr. Kohl CZeitschr. 
fiir Hymen. und Dipt., v Jahrg-., Heft4. 1905.) Figura, entre ellos, 
el Crabro (Lindenius) ibericns, de Barcelona y Francia, que es 
próximo al L. armatus V. d. L. 

9.* «Zwei neue Amasis-Arten», von Fr. W. Konow. (Zeitsclir. 
fiir Hymen. und Dipt., v Jahrg-.,Heft 4. 1905).— Una de ellas es 
el Ámasis Dusmeti, de España y Argelia, muy próxima al A . ju- 
cimda Kl. Debo añadir que los ejemplares de mi colección, so- 
bre los cuales ha creado la especie el Sr. Konow, fueron caza- 
dos en Pozuelo de Calatrava (Ciudad Real) por nuestro conso- 
cio Sr. Lafuente, que tuvo la amabilidad de regalármelos. Al 
autor y al recolector expreso mi agradecimiento. 

10. «Eine Panurgus-Art mit gelben Zeichnungen», von 
H. Friese. {Zeitschr.für Hymen. %md Dipt., v Jahrg., Heft 5. 1905.) 

El Panurgus Moricei, encontrado en Jimena (Jaén) por F. D. 
Morice sobre un Cistiis, constituye un curioso hallazgo, pues 
es la única, entre las abundantes especies paleárticas de Pa- 
mirgus, que no es de color negro uniforme, sino que presenta 
extensas manchas amarillas en la cabeza y abdomen. 

— El Sr. Calderón presentó las siguientes noticias: 



866 boletín de LA. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Pía (J. I.) — «El carbón español». Madrid, 4.°, 241 p. 1 est. 

Prudent (Colonel). —Penitisuk ibéríque, au 2.500.000''. (Feuille 
16 de «l'Atlas Universel» de Vivien de Saint-Martín et Schrae- 
der. Paris, 1903). 

— Espag-ne et Portug-al au 1.250.000« (Feuilles 17 á 20 du 
méme atlas, 1902 et 1903). 

El autor ha tratado de dar carácter orig-inal á su mapa, con- 
sultando para la confección de éste los más recientes documen- 
tos, mapas y obras particulares y oficiales, y hasta diversos 
manuscritos, seg"ún indica en la noticia que acompaña á la úl- 
tima hoja. El primer mapa, á escala mayor, consig'na los lími- 
tes de las antig-uas divisiones administrativas, juntamente con 
los de las provincias actuales. 

Por lo que se refiere á España ha log-rado el autor realizar 
un trabajo orig-inal, y respecto á Portug-al, el Sr. Choífat dice 
haber comprobado el cuidado puesto para buscar en los auto- 
res antiguos los nombres de los ríos y sus afluentes, desaten- 
didos en parte en los mapas oficiales. No aplaude lo mismo lo 
tocante á la denominación de las montañas. 

— Flora descriptiva é ilustrada de Galicia, por el R. P. Balta- 
sar Merino, S. J., tomo \.— Fanerógamas polipétalas, nota bi- 
bliog'i-áfica por Benito Hernando y Mong-e(l). 

Tomar como asunto la flora de dicha reg-ión, para con ella 
formar un libro, con el que los aficionados á la botánica, es- 
pecialmente g-alleg-os, puedan encauzarse al determinar plan- 
tas, es lo que ha realizado el autor de la presente obra. 

El P. Merino ha sido, seg-ún sus propias manifestaciones, 
constante escudriñador de \2i. flora gallega, lo que unido á sus 
g-rand^s conocimientos y á su aún mayor escrúpulo para la 
determinación (que le oblig-a á consultar sus especies con dis- 
ting'uidos botánicos amig-os suyos), hace que su Flora de Gali- 
cia teng'a la verdad que en tales casos se necesita. 

Las publicaciones de esta Sociedad se han visto con fre- 
cuencia honradas con trabajos suyos de investig-ación refe- 
rentes á la flora gallega. 

En esta obra se propone además un fin docente, como lo 
demuestra, entre otras cosas, el precioso álbum con el cual 



(1) Esta nota ha sido lo último escrito por nuestro malogrado consocio. 



DE HISTORIA NATURAL. 367 

ilustra el vocabulario que encabeza su libro, y tanto ayuda á 
la exacta interpretaci6n de las voces técnicas. 

Expone una clave para la determinación de las familias, en 
la que modifica admirablemente las tablas de la Noiivelle Flo- 
re francaise de Gillet et Mague; en ella aumenta el número de 
caracteres y aprovecha, para los de los g-rupos, los caracteres 
particulares de las especies, que representan dichos g-rupos en 
Galicia, y aclara los conceptos con ejemplos de las plantas 
vulgares en ésta. 

Describe las familias dando una característica g-eneral de 
cada una, y, á la cabeza de ella, una clave para su distribución 
en g-éneros. 

Caracteriza cada uno de éstos y da una clave para su divi- 
sión en secciones, y otra para las especies comprendidas en 
ellos, terminando con la exposición ordenada y detallada de 
dichas especies. 

Esta descripción se halla en castellano para las especies ya 
conocidas en la ciencia; y en latín y castellano para las espe- 
cies y variedades por él descritas (4 especies y 40 variedades 
en este primer tomo de Fanerógamas polipétalas). 

El seg-undo tomo comprenderá, seg-ún anuncia el autor, las 
Fanerógamas monopétalas y apétalas; y el tercero, las Monocoü- 
ledones, PoUcotiledones , Proto fanerógamas y Criptógamas vas- 
culares, siendo de lamentar que deje incompleta la serie al no 
publicar las Criptógamas celulares. 

Si el autor se ha propuesto fomentar la afición á la Botáni- 
ca con esta obra, creemos que cuanto más extensa la publique 
y expong-a el mayor número de ramas en que puedan espe- 
cializarse los aficionados, mayor podrá ser el número de éstos; 
que, de otro modo, abandonarían por completo la Botánica ó 
no la tomarían con el entusiasmo con que hubieran empren- 
dido su estudio, al encontrar una rama de su mayor ag-rado. 

De esta parte de la Botánica es de la que mayor número de 
libros castellanos hace falta, en los que se halle sumamente 
detallada la anatomía, preparación y modos especiales de es- 
tudio de las criptógamas, con objeto de allanar el camino al 
principiante que no cuenta con maestros y únicamente dispo- 
ne de libros. 



boletín de la real sociedad española 



Notas y comunicaciones. 



Nota necrológica del Sr. Rodríguez Femenias 

POR 

DON FEDERICO GREDILLA 

Invitado por el Sr. Presidente para escribir cuatro palabras 
en recuerdo del que fué consocio nuestro D. Juan Joaquín Ro- 
dríg-uez Femenias (q. e. p. d.), no he dudado en admitir tan 
honroso encarg-o en atención á la alta consideración que me 
merece la Real Sociedad Española de Historia natural. 

Descendido al sepulcro tan esclarecido varón, triste es ma- 
nifestar que la ciencia botánica pierde á uno de sus más pre- 
claros hijos. Y si bien no ha muerto para la ciencia porque 
sus obras quedan inmortales, hay que lamentar que su infa- 
tig-able laboriosidad y su acendrado amor á el estudio de las 
plantas no se haya conservado por más tiempo, pues desampa- 
rados de la tutela de naturalistas como Femenias, es necesario 
en los demás mortales un esfuerzo muy superior para encon- 
trar el camino de descubrir con relativa facilidad los anhela- 
dos secretos de la Naturaleza. 

Mucho antes de constituirse esta Sociedad, ya Rodríguez 
Femenias era conocido por sus escritos botánicos; así en 1865-68 
publicó el Catálogo ratonado de Plantas vasculares de Menorca, 
en el folletín del Diario de Menorca, formando un tomo de 
xxxi-116 pág-inas en 4.° menor. Esta su primera obra, que com- 
prende 722 especies, es notable, entre otros conceptos, por los 
datos curiosos apuntados en su introducción, referentes al des- 
envolvimiento de las ciencias naturales en la isla, y en 1869 co- 
municó á la Sociedad botánica de Francia (1) una nota sobre 
dos especies nuevas (Centaurea haharica y Da])line velleoides). 

Pero una vez que tuvo conocimiento de la constitución de 
esta Sociedad, como consecuencia de la célebre sesión prepa- 
ratoria que tuvo lugar en la sala de profesores del Instituto 
industrial, á las ocho de la inolvidable noche del 8 de Febrero 
de 1871, y de las condiciones establecidas para formar parte 

(I) Véase el Bulletin de la i'ociéíe botanique de France, Séance du 25 Juin 1869. 



DE HISTORIA NATURAL. 369 

de ella, seg-ún Reg-lamento aprobado por los socios fundadores 
en 15 de Marzo de 1871, quiso congreg-arse á nosotros tan celo- 
so botánico, y propuesto por D. Mig-uel Colmeiro, fué admitido 
como socio en la sesión del 4 de Diciembre de 1872, ó sea, en 
el décimo mes del primer año de su constitución. 

Desde esta época varios son los valiosísimos escritos botáni- 
cos que nos dio á conocer. Entre ellos tenemos el Suple'úiento 
al catálogo de plantas vasculares de Menorca, publicado en el 
tercer tomo de nuestros antiguos Anales, y en el que añade 
229 especies, á las 722 de su Catálogo razonado mencionado 
anteriormente; el Catálogo de los musgos de las Baleares, im- 
preso en el tomo iv, pág\ 41; las Additions á la Plore de Minor- 
que, que presentó en 1878 á la Sociedad botánica de Francia y 
que fueron insertadas en su Boletín, conteniendo siete espe- 
cies y variedades nuevas; y finalmente, la Excursión lotáníca 
al Puig de Torrella (Mallorca), dada á luz en el tomo viii, pá- 
gina 39 de los Anales. En este opúsculo da cuenta Rodríguez 
de las herborizaciones verificadas en Junio de 1877, acompa- 
ñado de su amigo el doctor D. Antonio Crespí, farmacéutico 
entonces de Soller (hoy catedrático del Instituto de Ponteve- 
dra), en el delicioso valle de este nombre y montes que lo cir- 
cuyen. 

Más tarde abandona el estudio de las fanerógamas y dedica 
los pocos momentos que sus ocupaciones le dejaban libre á la 
recolección y clasificación de las algas marinas, convencido 
de que las determinaciones hechas á las algas de las costas de 
Menorca enviadas por él, por su contemporáneo botánico don 
Juan Texidor, dejaban mucho que desear. 

Encariñado con dicho estudio, y trabajando como él sabía 
hacerlo, no tardó en publicar su excelente trabajo intitulado 
Algas de las Baleares, cuyo contenido puede verse en los to- 
mos XVII, pág. .311 y xmi, pág. 199; coronando su obra con 
los Datos algológicos, impresos en los tomos xviii, pág. 405; 
tomo XIX, pág. 97, y tomo xxiv, pág. 155; en los cuales da á 
conocer varias algas nuevas con algunas láminas, como son, 
del gen. NiíopJiyllum las especies carfieum y marríioratum; del 
gen. Neurocalmn la e^^Qd'iQ grandifolium; del gen. Syhcerococ- 
cus la especie RMzoyliylloUes, y del gen. Cladhymenia la es- 
pecie Bornetii. 

Pundonoroso como pocos ya indicaba que para esta última 



370 . boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

especie sería necesario establecer un nuevog-énerOjj, en efec- 
to, sometida al examen del Sr. Schraitz, eminente alg-ólog-o, 
por entonces, de Greifswald, se cercioró éste de que en dicha 
alg-a se encontraban dos especies diferentes, de otro g-énero 
distinto, que dedicó á Rodríg'uez, con el nombre de Rodrigue- 
zella, dando lug-ar á dos alg-as distintas que la ciencia deno- 
mina con los nombres de Rodriguezella StraforeUii Schmitz y 
Rodriguezella Bornetü Schmitz. 

Más todavía; tan grande era el amor que profesaba á la bo- 
tánica, que aprovechando la seg"i'in él desag-radable estancia 
en el balneario de Panticosa, y en los diez y ocho días de tra- 
tamiento que los médicos imponen generalmente á los enfer- 
mos, dedicó el tiempo que le quedaba libre, desde el 30 de 
Julio al 16 de Agosto del año 1889, á motivo de las escasísimas 
distracciones de que en aquel agreste sitio se dispone, á reco- 
lectar plantas, cuyo fruto de 139 especies se detalla en su es- 
crito titulado Herlornadón en Panticosa, y publicado en el 
tomo XIX, pág. 101 de nuestros Anales. 

Sin perjuicio de estas publicaciones, en varios periódicos 
de Mahón escribía otros trabajos; así en 1878, en El Bien 
Público apareció un razonado estudio sobre el Cultivo y explo- 
tación del esparto. 

M Liberal, de Mahón, publicó en 1899 un artículo que repro- 
dujo \a Revista de Menorca (3." época), con el título de Una nue- 
va plaga, en que trata de la aparición de un insecto descono- 
cido en Menorca, de la familia de los Termítidos, pertenecien- 
te á los arquípteros seudoortópteros. En 1901 reprodujo, con 
algunas adiciones, en el folletín del mismo diario, el catálogo 
de Plantas de adorno que se cultivan en Menorca. Y por último, 
en 1905, y en el citado periódico, apareció otro estudio del 
Sr. Rodríguez sobre Aves de España cuya caza se halla prohibi- 
da ó sujeta á deternmiadas épocas. 

Más todavía; en la sesión anterior, celebrada el 5 de Julio 
del presente año, habréis visto sobre la mesa un ejemplar que 
con el título de Florida de Menorca é impreso en Mahón el año 
pasado, ha sido donado y dedicado por el autor Rodríguez Fe- 
menías á la Biblioteca de la Sociedad, aprobándose por una- 
nimidad que, en correspondencia á tan deferente atención, se le 
dieran las más expresivas gracias, como así consta en el Bole- 
tín, seg-ún acabamos de oir de labios del Sr. Secretario al leer 



DE HISTORIA NATURAL. 371 

hoy el acta de la citada sesión, y como dicho libro ha estado 
en nuestras manos y ha sido repasado á nuestro g-usto, hare- 
mos de él un sincero y lig'ero examen, aprovechando la oca- 
sión propicia que en este momento disfrutamos al escribir 
estos cuatro reng-lones. 

El novísimo trabajo de Rodríg'uez Femenías es un libro 
en 4.° mayor de 198 pág-inas, en cuyas primeras líneas de la 
Introdiicáón , manifiesta haber abandonado el estudio de las 
Faneróg-amas que crecen en Menorca, para dedicar el escaso 
tiempo que sus ocupaciones le dejaban libre en el estudio de 
las alg-as marinas. Pero la circuntancia de empezar á dedicar- 
se á este ramo del saber alg-unos jóvenes de Mahón, y el acopio 
de no pocas especies nuevas, le decidieron á recopilar todo lo 
publicado hasta el día, adicionando á su conocido Su2)lemento 
al catálogo de plantas vasculares de Menorca, las antes citadas 
especies y las observaciones que fué notando costantemente. 

Dicha Introducción es, en nuestro sentir, una de las pág-i- 
nas más hermosas de la obra, y decimos esto, porque con sólo 
su lectura abarca el botánico todo aquello que le interesa res- 
pecto al conocimiento de tan clásica región. Se ocupa en 
ella: 1.°, de la historia de la botánica en Menorca; 2." y 3.°, déla 
constitución física y climatológica de la isla; 4.°, del aspecto de 
la veg-etación, en la que indica las plantas especiales del ar- 
chipiélag"o balear que se encuentran en la citada región, y 5.°, 
del plan adoptado en la redacción de la obra. 

De todas estas partes son, sin disputa, de más revelante mé- 
rito para el botánico, lá primera y la cuarta. La primera, porque 
enumera ordenada y escrupulosamente la serie de naturalistas, 
tanto nacionales como extranjeros, que se han ocupado en el 
estudio de la flora de la isla y de las obras que publicaron con 
dicho objeto, especificando, además, á qué naturalistas acom- 
pañó á herborizar, y á quiénes facilitó especies notables de la 
reg-ión; contándose entre los primeros á Willkomm, que en 
unión del Dr. Heg-elmaier, lleg-aron á Mahón el 27 de Marzo 
para practicar frecuentes excursiones botánicas hasta el 6 de 
Abril de 1873; y entre los seg-undos á Gandog-er, el cual publi- 
có en el Bulletin de la Societé botaniqíie de France de 1900, el 
fruto de su expedición , verificada en Abril y Mayo de 1899, 
insertando al final la relación de las especies más notables de 
Menorca, facilitadas por Rodríguez Femenías. Y la cuarta, por- 



372 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

que nos enseña que, dividida long-itudinalmente la isla en dos 
reg-iones distintas, bajo el punto de vista g-eolog-ico, es también 
diferente la veg'etación de cada una de ellas, dominando en la 
del Norte, llamada país de tramontana, los Myrtiis communis, 
Phyllirea media y angustifoUa, j en la del Sur el Rhammts 
Alatermis y la Pistacia lentiscus; y además, porque enumera 
la importantísima lista de las plantas especiales del archipié- 
lag-o balear que se encuentran en Menorca y que más adelante 
transcribiremos. 

A la Introducción sig-ue lo que pudiéramos llamar corazón 
de la obra, y que consiste en una Flórula ó catálog-o de espe- 
cies vegetales que, sig-uiendo la clasificación de De CandoUe, 
divide en los dos consabidos g-rupos de faneróg-amas y crip- 
tóg-amas. 

En las Fanerógamas ordenadas en las familias y g-éneros 
respectivos en Menorca representados, incluye 864 especies 
numeradas correlativamente, indicando á continuación en 
cada una de ellas, los sinónimos admitidos por los autores que 
han escrito sobre la veg'etación de las Baleares, las localidades 
en que se encuentran, los exploradores que las han citado y los 
nombres vulg'ares en dialecto menorquín, señalando los pue- 
blos en que éstos se usan cuando son especiales á uno ó varios 
distritos, y, por último, aquellas observaciones propias del 
autor, fruto de tantos años de exploración, como son las ad- 
vertencias respectivas con que disting'ue las especies d inquirir 
y las especies á excluir, aun cuando éstas últimas hayan sido 
citadas en la reg-ión por otros naturalistas. 

Hay, sin embarg-o, alg-unas especies entre las faneróg-amas, 
que por ser nuevas ó raras, Rodríg-uez Femeuías las describe 
detalladamente, y como es interesante conocerlas para formar 
juicio acabado de la veg-etación de Menorca, á continuación 
transcribimos solamente aquellas que son especiales del archi- 
piélag-o. Estas son: Paeonia Cambessedessii Willk, Lepidium 
Carrerasii Rodr. , Viola stolonifera Rodr. , Sagina Rodriguezii 
Willk, Malva minoricensis Rodr., Althaea baleárica Rodr., Ero- 
dimn Reichardii DC, Hypericum bal cari cum L., RJidmmis ba- 
leárica Willk, Antkyllis fulgurans Porta (?), Lotus tetraphy- 
Ihis L. fil., Asiragahis Poterimn Vahl., Vicia bifoliolata Rodr., 
Lathyrus irachyspermus Webb., Hi])pocrepis baleárica Jacq., 
Polycarpon colomense Porta (?), Senecio Rodriguezii Willk., 



DE HISTORIA NATURAL. 373 

Hehjcrisum Lamarkii Camb., Cirsium laJcañcum Porta (?), 
Centaurea halearica Rodr., Serióla ccespitosa Porta, Sonchus cer- 
vicornis Nym., Crepis dalearica Costa, Cy clamen balearicum 
"Willk., LyshnacMa minoricensis Rodr., EcMum halearicum 
Porta (?), Linaria fragilis Rodr., Digitalis diiMa Rodr., Origa- 
num onajoricmn Camb. (?), Micromeria Rodriguedi Freyn. et 
Janka, Phloonis itálica Sm., Teiicriiim sii'bsjñnosum Pourr., 
Daphne rellaeoides Rodr., EwpJiorUa flavopurptirea Willk., 
Allium aestivalis Rodr , Crociis Camhessedesü Gay. , Lencojmn 
Hernandezii Camb., Hordeum rubeyís Willk. f?). 

De las Criptóg-amas poco podemos decir, pues comprende 
reducidísimo número de especies muy comunes en nuestra 
Península, entre ellas once especies de Heléchos, dos de Equi- 
setáceas, dos Isoeteas, dos Licopodiáceas, dos Caráceas, seten- 
ta Muscíneas y veintinueve Liqúenes. 

No incluye los Hong'os porque nadie se ha ocupado de su 
recolección, y en cuanto á las alg-as se propone, dice, publicar 
un trabajo especial luego que se lo permitan sus ocupaciones, 
pues son muchas las especies nuevas que encontió en las cos- 
tas de Menorca. 

Y termina la obra con un capítulo de adiciones y correcciones, 
siendo entre las primeras la que más resalta, la descripción 
detallada del Alliiim (pstivalis, nueva especie que con el nú- 
mero G73 bis debe intercalarse á la serie de las que comprende 
ia Flórula, cuya reseña, á g-randes rasgos, acabamos de leer. 

Como veis, la sola enumeración de los trabajos publicados 
por Rodríg-uez Femenías, demuestra sobradamente sus desve- 
los por las ciencias naturales, y la prueTi^ más acabada y con- 
cluyente de que con su muerte la ciencia botánica pierde uno 
de sus más preclaros investig-adores españoles: por esta razón 
•estamos obligados á dedicarle este recuerdo, con el que cree- 
mos haber interpretado fielmente, no sólo el deseo de nuestro 
Presidente, sino también el de la Real Sociedad, insertando 
en el Boletín esta humilde nota como expresión del senti- 
miento más sincero y cordial á tan irreparable separación, y 
como homenaje á el que en vida desplegó toda su actividad 
por la botánica, y, por tanto, un gran amor á las ciencias na- 
turales y un gran afán por los trabajos científicos. 



T. v.-Octubre, 1905. 



boletín de la real sociedad española 



Noticias sobre Bournonitas españolas 

POR 

D. SALVADOR CALDERÓN. 

1852. Breithaupt: «Revista minera», t. iii. 

1862. Naranjo: «Elementos de Mineralog-ía g-eneral», pág-i- 

na 363. 
1866. Vidal: «Bol. Com. Mapa g-eol.», t. xii, pág\ 167. 

1894. Quiroga: Trad. «Miner. Tschermak.», pág-. 260. 

1895. Fernández Navarro: «An. Soc. esp. de Hist. natural», 

t. XXIV, Actas, pág-. 95. 
1902. Tenne und Calderón: «Die Mineralfunds. der Iberisch. 
Halbinsel», pág-. 78. 

La bournonita de Jameson (1) es una sulfosal rómbica, que 
puede definirse como un antimonio sulfurado plumbo-cupri- 
fero. Su composición es Sb'^ S^ Pb'^ Cu^, y su relación áxica 
0.9379 : 1 : 0.8968. 

El Sr. Naranjo consideraba la schulzita de Galicia como va- 
riedad de esta especie; pero hoy se sabe que lo es de la g^eo- 
cronita, sino es el mismo tipo, especie distinta, en cuya fór- 
mula no entra el cobre. 

Es la bournonita un mineral de ñlón , que no compone por 
sí masas importantes, pero acompaña á varios sulfuros, parti- 
cularmente de plomo y cobre. No habiendo interesado á los 
mineros como mena .explotable, habrá pasado muchas veces 
por estibina, á la que se parece bastante, y es probable fue- 
ran bournonitas algunas que como estibinas cupríferas se han 
mencionado á veces en los informes de aquéllos. También las 
hay análog-as por su aspecto á la acerdesa, y otras al cobre 
g-ris. Resulta de aquí que es escaso el conocimiento que tene- 
mos por lo que se refiere al territorio español, de esta especie, 
interesante sin duda. A continuación reproduciré ordenados 
por reg-iones los datos que sobre ella he podido reunir. 

Aslíirias.—Se ha mencionado como acompañante de la piri- 



(1) Algunos escriben burnonita, aunque impropiamente, puesto que la especie está 
dedicada á su descubridor, el conde de Bournon. 



DE HISTORIA NATURAL. 375 

ta de Tapia, pero debe ser rara en esta provincia, donde nunca 
se lia explotado. 

Cataluña. — Únicamente se cita de la reg-ión pirenaica, en la 
mina de cobre Las Perreras, á 3 km. de Rocabruna, en la pro- 
vincia de Gerona. Dicha mina es un filón de baritina y cuarzo 
explotado de antig-uo, aunque no en la actualidad, y en él 
yace el mineral en cuestión con relativa abundancia disemi- 
nado en vetas y nudos (Sr. Vidal). 

CaMilla. — En Monterrubio, provincia de Bnrg-os, junto al 
coto famoso por sus minas de hierro, se ha explotado la bour- 
nonita como mena de cobre y plata, esta última en bastante 
cantidad k veces, al decir del Sr. Naranjo; circunstancia que, 
así como en otras localidades que vamos á citar á continua- 
ción, hace suponer que se trata de un mineral impuro, mez- 
clado mecánicamente con otros arg'entlferos, pues en el des- 
provisto de interposiciones extrañas nunca se ha encontrado 
este metal. En la Estadística minera de 1893 fig-ura la explo- 
tación de la bournonita de Monterrubio por 55 toneladas, va- 
liendo 1.370 pesetas. 

Accidentalmente aparece muchas veces en Hiendelaencina, 
tanto en cristales como en partículas ó nidos, con pirita y em- 
bolita, el cual es ferrífero y arg-entífero, merced á estas inter- 
posiciones. Los mejores ejemplares cristalizados que pasaron 
á colecciones extranjeras, entre ellas el Museo de Londres, se 
hallaron en la mina Verdad de los Artistas', de ella procede 
una hermosa muestra que posee nuestro Museo de Madrid con 
buenos cristales, aunque pequeños, sobre g-alena, con cuarzo 
y siderita. 

Semejantes deben ser los hallazg"os de Garg-antilla de Bui- 
trag-o, provincia de Madrid, en el g-neis, noticiados por el men- 
cionado Sr. Naranjo. 

El distrito de Almadén también ha proporcionado ejempla- 
res de bournonita. La Escuela de Minas y el Museo de Historia 
natural los poseen de Chillón y Almadenejos, con cinabrio, en 
la frailesca y asociados á dolomita. Uno que tiene de localidad 
Valdemosillo, Almadén, se presenta en cristales maclados, 
constituyendo el piñón de eng-ranaje llamado Radelerz por los 
alemanes, y habitual en los ejemplares de Hung-ría; está sal- 
picado de cristalitos de cuarzo, y los grupos de bournonita, en 
cilindros rebajados, tienen otra facies que los restantes ejem- 



376 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

piares de la especie procedentes de localidades españolas que 
hemos visto. De la mina Santo Domingo y de Santa Eufemia, 
hay en los citados Museos cristales bastantes sencillos que se 
maclan por la cara del prisma, dando lug-ar á maclas centra- 
das de cuatro individuos según oo P (110). Otro ejemplar que 
lleva como localidad la Dehesa de la Pared, Ciudad Real, en 
etiqueta del Sr. Martín Donayre, es de tal modo idéntico por 
el aspecto del mineral y la gang-a al que figura como de Santo 
Domingo, que se puede afirmar son ambos de la misma pro 
cedencia. 

Añircia. — Posee el Museo de Historia natural de Madrid un 
ejemplar que formó parte de las antiguas colecciones de Par- 
ga, el cual lleva como localidad Carmen del Nuevo Jaén, Ma- 
zarrón, y consiste en una masa granudo cristalina, sin cris- 
tales determinables y con pirita. Procederá, probablemente, 
de las vetillas de cobre gris y pirita, que son frecuentes en 
aquel distrito, como sucede en las Moreras y las Balsicas. 

Andalucía.— Breilhau-pt recogió bournonitas en algunas mi- 
nas de Sierra Almagrera, entre ellas la llamada Verdad, en 
cristales sencillos, tabulares, entremezclados con otros seme- 
jantes de baritina y pequeños nodulos de limonita y siderita, 
aquéllos tienen densidad — 5.839, y recuerdan por completo, 
según el autor, los de la mina Kronprintz Friedrick August, 
de cerca de Freiburg, en Sajonia. Sin duda, á donación de este 
insigne mineralogista se deberán los ejemplares de dicha mina 
Verdad que posee nuestro Museo, presentando la bournonita 
en masa y en pequeños cristales tabulares con baritina; en 
otra muestra son aplastados, de la combinación 001, 101, 011, 
con predominio de la primera, y van acompañados de bellos 
cristales de cerusita. 

En los criaderos de las vertientes septentrionales de Sierra 
Nevada, cortando alas micacitas del Marquesado, con otros 
minerales metálicos, aparece accidentalmente el que nos ocu- 
pa, pero sin originar ejemplares vistosos. 

No se ha citado todavía del distrito de Río Tinto, y sólo en 
mezcla confusa he creído verlo con calcopirita y cobre gris, 
en unas muestras remitidas al Museo de la Universidad de Se- 
villa, 

Extremadura.— K[ Sr. Naranjo citó esta sulfosal de las minas 
de galena de Garlitos, en la formación paleozoica de la pro- 



DE HISTOKIA NATURAL. 3T7 

vincia de Badajoz. Nuestro Museo posee ejemplares de esta 
procedencia, donados por D. Manuel Cazurro, y consisten unos 
en cristales larg-os, tabulares y finamente estriados, que no 
se pueden determinar, y otros en cristales cortos, confusos, 
ambos aislados en la superficie de una g^ang-a pétrea. 
No he visto citada de Portug-al la especie de que se trata. 



Sistema de las especies ibéricas del gen. «isida» Latr. 



D. MANUEL MARTÍNEZ DE LA ESCALERA. 

Las especies del g-én. Asida han sido objeto de dos estudios 
monog-ráficos: el de Solier formando parte de su «Essai sur les 
CoUapterides». (Anuales de la S. E. de France, 1836) y el de 
Allard «Revisión du g-enre Asida Latr.» l'Abeille, 1869. 

El de Solier, dentro de las condiciones en que se trabajaba 
entonces, haciendo las descripciones sobre ejemplares únicos, 
sin tener en cuenta las localidades, ó con ellas tan vag-as 
como España, Berbería, á pesar de los errores á que dicho sis- 
tema se prestaba, está bien hecho, pues los reparos que pudie- 
ran ponerse á la inclusión de alg-unas especies en un cuadro 
entre otras muy alejadas, ó la de dos próximas en cuadros di- 
ferentes, se desvanecen ante la consideración de que dichos 
cuadros eran medios arbitrarios para la más fácil clasificación 
de los escasos elementos de que disponía; y qué duda cabe que, 
dado ese criterio de su época, es perfectamente excusable el 
dar como especies diferentes el y y la 9 de la extraordinaria- 
mente dimórfica A. depressa Sol. 

Pero el trabajo de Allard, por el contrario, es á todas luces 
inferior, y una de las mayores dificultades que he encontrado 
ha sido la de desentrañar su contenido: sin tener á la vista 
su colección, hubiera sido éste mío imposible, y valg*a un 
ejemplo: 

«A. oMonga Rbr. AIL, que describe de Valencia y compara 
á A. Jurinei.fy 

<í.A. BonmuJoiri AIL, á la que da como sinonimia A. elonga- 
ta Rbr. y A. elongata P. A.» 

Pues bien, A. Bonmuloiri All., según tipos de unos y otros 



^78 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

que teng'o ala vista, es el Á. oMonga Rbr., que nada tiene que 
ver con A. elonr/ata Rbr., especie muy alejada de la anterior 
(hoy en otro subg-énero mío). 

Posteriormente, un g-ran número de especies de Asida se han 
descrito aquí y allá aisladamente al punto de ser imposible 
determinar, ni aún aproximadamente, una cualquiera de di- 
cho g-énero, por el estrecho parentesco de alg-unas de sus for- 
mas y el dimorfismo sexual de otras: si á ello se añade que en 
la misma localidad á veces cohabitan dos especies g-emelas de 
facies en un todo parecidas, que otras la misma especie ocupa 
extensas áreas y que, por otra parte, es difícil disponer de los 
elementos que son indispensables, y teniendo en cuenta, y, 
sobre todo, la extraordinaria variabilidad de la mayor parte 
de las especies de este género, se comprenden los muchos 
errores por todos cometidos al describir especies aisladas, y 
que no resaltarán tanto en este trabajo por haber conservado 
muchos nombres para desig-nar, quizás con exceso de nomen- 
clatura, aquellas formas que á mi entender lo exig-en. 

Porque he de advertir, que tanto como á hacer una revisión 
de las especies ibéricas, he tendido aquí á esbozar un sistema 
de las especies peninsulares: disponiendo, por muy diferentes 
causas, de un caudal copioso que estimo único en el momento 
actual, me ha parecido que no debía concretarme á encasillar 
en el archivo entomológ-ico unas cuantas combinaciones bi- 
narias más, aderezadas mejor ó peor que sus predecesoras lo 
han sido, sino que podía aspirar, al mismo tiempo, á inquirirá 
qué obedece la variabilidad de sus especies y la de los g-rupos 
naturales de ellas, deduciendo principios del examen de nume- 
rosas series (sacadas de cerca de 8.000 ejemplares de Asida de 
que dispong-o y de su distribución g-eog*ráfica en nuestro suelo). 

Comprendiendo la imposibilidad de que una persona sola 
pudiera hacer una exploración detenida de toda la Península, 
durante varias campañas sucesivas he concentrado los medios 
de que dispongo, en la reg-ión S. y SE. de España, en los ma- 
cizos de la Serranía de Ronda, Sierra Nevada, Sierras de Se- 
gura y en la Mancha por el N., al litoral del Atlántico y Medite- 
rráneo por el S., y desde Cádiz hasta la altura de Alicante, por 
ser en dicha zona donde aparecen más especies y éstas están 
más localizadas; no he desdeñado, sin embargo, el acopio de 
representantes del género en otras regiones. 



DE HISTORIA NATURAL. óí» 

De todos modos, esto no es más que un ensayo ó tanteo hacia 
la g-enealog-ía documentada de un grupo que tiene su núcleo 
central en la reg'ión explorada con mayor intensidad y que 
extiende sus especies decreciendo en número en dos zonas, 
cada vez más estrechas, que se extienden por el S. de Europa 
y N. de África, concluyendo por la Costa Africana en Trípoli y 
por la Europea en Turquía; una sola especie existe en Siria y 
■al paso que las Baleares, Córceg-a, Cerdeña y Sicilia, tienen 
muchos represeutantes, en el Archipiélago y g'randes Islas 
Orientales, no existen. 

Es por ello el grupo g-enuinamente Mediterráneo-occidental, 
y siendo los insectos que lo componen ápteros, de marcha 
lenta, muy exigentes en cuanto á modos de vida, y por ende 
muy localizados, cabe sobre ellos mejor hacer un ensayo de 
«sta índole que sobre otro g-rupo que con mayores facilidades 
■de dispersión, á las dificultades que oponen las lag-unas que el 
tiempo ha hecho en sus filas, suman las de las corrientes emi- 
g'ratorias, mezclando las especies y haciendo claros en los sola- 
res de otras por intromisión de alg-unas invasoras. 

En cuanto á documentos históricos, el Museo de París ha 
puesto á mi disposición la coU. Marseul^ en la cual están los 
tipos de Solier, M. Rene Oberthür, su abundantísimo, y por 
hoy, el más rico arsenal de coleópteros, en el que he podido 
consultar la coU. Allard y los tipos de Rosenhaüer, con más 
multitud de especies interesantes de otras colecciones en su 
Museo engiobadas: M. Kraatz me ha cedido tipos de sus espe- 
cies; M. Mabille, poseedor de la coll. Rambur, me ha envia- 
do todas las Asidas de dicha colección que no vieron Allard, 
Pérez Arcas ni Rosenhaüer; M. Daniel las suyas, provenien- 
tes de las cazas de Korb. en Andalucía; en los Museos de Lon- 
dres, Bruselas, Berlín, Viena y Ginebra he visto y obtenido en 
comunicación las que poseen dichos centros y he necesitado. 
Coleccionistas y sabios entomólogos como los Sres. Martín, 
Marmottan y Bedel, de París; Champion, de Londres; Hoert- 
zen, de Berlín; Heyden, de Francfort; de Borre y Poincy, de 
Ginebra, al visitar sus colecciones me han permitido estudiar 
en ellas y puesto á mi disposición con la mayor cordialiJad lo 
que poseían; en España los Sres. Martínez y Sáez, Uhag-ón y 
Lauífer las suyas, por todos conceptos interesantes, y, final- 
mente, la coll. P. Arcas y todos los ejemplares de Asida de las 



380 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

colecciones entomológ'icas del Museo de Madrid, en la cual 
está incluida aquella y que su organizador y casi creador el 
Prof. Bolívar, me ha permitido manejar. 

Así el número de especies ibéricas se eleva hoy á 169 inclu- 
yendo las de Baleares, que doy como apéndice, por caer fuera 
del ciclo evolutivo de las Peninsulares; deberán formar dichas 
especies el objeto de un estudio sobre las formas insulares, 
para el cual hoy faltan en absoluto los materiales, como faltan 
también para el complemento del presente trabajo, el que de- 
berá hacerse más adelante, sobre las especies africanas, cuan- 
do sea lleg-ada su hora, y factible la exploración concienzuda 
de Marruecos, totalmente desconocido, y la de Arguella, Túnez 
y Trípoli, en donde falta mucho por hacer. 



I. 
S. gen. Alphasida. 

Cuerpo larg-o, más ó menos paralelo, ó estrechado en los 
húmeros que son más ó menos redondeados; pero nunca an- 
g'ulosos ni diverg^entes. 

Protórax poco o nada convexo, más ó menos densamente pun- 
teado en el disco y con los puntos más profundos, aunque más 
claros en las márg-enes, y, por lo g-eneral, cubierto por una pu- 
bescencia sedosa, neg-ra ó pardo rojiza aterciopelada, formando 
manchas simétricas; con las márg-enes del mismo, nunca cor- 
tantes, sino más ó menos g-ruesas y redondeadas, poco levan- 
tadas, por lo g-eneral, y ciliadas de neg'ro ó rojizo; con el lóbulo 
iniciado lejos de la canal marginal, nada ó apenas saliente y 
más corto que los áng-ulos posteriores, siempre entrantes, ob- 
tusos por lo g-eneral, á veces ag-udos, y nada ó poco prolong-a- 
dos hacia atrás (excepto en luctuosa y argénteo limbata en que 
lo son bastante y alg-o salientes); parte inferior del protórax 
granuloso. 

Élitros más ó menos redondeados, con su mayor anchura en 
el tercio posterior, más ó menos aplanados en los (f y muy 
convexos en las 9? provistos, en g-eneral, de costillas (hasta. 
tres), más ó menos finas, salientes, lisas y enteras; casi siem- 
pre, cubiertos por una pubescencia sedosa, neg-ra ó pardo ro- 
jiza aterciopelada, como la del protórax; debiendo advertirse 



DE HISTORIA NATURAL. 381 

que, cuando en alg-una especie falta la pubescencia en el pro- 
tórax, existe en los élitros, ó inversamente cuando falta en 
éstos, persiste en el protórax. 

Parte rebatida de los élitros fuertemente g*ranulosa, cuya 
g-ranulación se corre en alg-unos casos por encima del marg-en, 
hasta la última costilla muy rara vez. 

Patas larg-as, fuertes y robustas; tibias anteriores, sin den- 
ticulaciones en su borde externo; pubescencia de los tarsos 
rojiza ó rosada, y la del resto de las patas y cara inferior del 
cuerpo, pardo obscura, rojiza ó francamente rosada en las es- 
pecies orientales. 

Ultimo artejo de las antenas muy corto, pequeño, truncado 
y hundido en el anterior. 

A A'. Protórax con los áng-ulos posteriores notablemente 
ag-udos y prolong-idos hacia atrás; lig-eramente salientes hacia 
afuera, con lo que resulta alg-o cordiforme; márg-enesdel mis- 
mo, anchos, g-ruesos, redondeados y muy levantados, por lo 
que parece el disco menos elevado que aquéllos; élitros sin 
costillas Sección A. 

A' A. Protórax con los áng-ulos posteriores obtusos, rectos 
ó apenas ag-udos, más ó menos declives ó levantados, pero 
nada salientes hacia afuera y, por tanto, nada cordiforme; 
márg-enes del mismo, más ó menos anchos, pero nunca muy 
g-ruesos ni muy levantados, por lo que parece el disco tanto 
ó más elevado que aquéllos; élitros con una, dos ó tres cos- 
tillas Sección A'. 

Sección A. 

Élitros sin costillas y cubiertos totalmente por la pubescen- 
cia neg-ro aterciopelada y circundados por una faja asimismo 
pubescente, de color blanco plateado; protórax sin pubescen- 
cia ig-ual á la de los élitros. 

1 (2) Cuerpo pequeño muy paralelo; élitros con la faja blanco 
plateada ancha, remontando posteriormente hasta 
V4 de la long-itud del élitro, quedando reducida la 
pubescencia neg-ro aterciopelada á una isla oblong-a 
que ocupa menos espacio que el cubierto por la pu- 
bescencia blanca; protórax casi paralelo en sus lados 
con los ángulos posteriores bastante ag-udos y pro- 



m boletín de la real sociedad española 

long-ados hacia atrás; forma g-eneral como A. iuqui- 

nata A. luctuosa Boisd. nec Rambur. 

2 (1) Cuerpo g-rande sensiblemente estrechado en la reg-ión 
humeral; élitros con la faja blanco plateada estre- 
cha, del mismo ancho en toda su extensión, ocupan- 
do la pubescencia negTO aterciopelada mucho mayor 
espacio que el cubierto por la pubescencia blanca; 
protórax sensiblemente redondeado en sus lados, con 
su mayor anchura hacia el medio como en las demás 
especies del g-rupo A. argénteo -Umbata Esc. 

A. luctuosa Boisd. (1). 

Sin. A. luctuosa yar. minor Uo&h.. 

Loe. Alg-eciras (Boisd.), 1 ^ mutilado que sirvió para la 
fig-ura que acompaña á su descripción. Coll. Museo de París. 

Alg-eciras (Rosh.), 1 J^ tipo de su var. minor. Coll. Museo 
Oberthür. 

Alg-eciras (Korb,), 1 (j^ Coll. Daniel. 

Alg-eciras (Escalera), cf §. Tarifa (Esc), (^ 9 Sierra de la Ga- 
llina (Esc), 1 cf i 9- 

A. argenteo-limbata Esc. Bol. Soc esp. Hist. nat., Marzo 1901, 
p. 172. 
Sin. A. luctuosa Ramb. Faune d'Andal. 1842, pl. xix, fig-. 4. 
1 cf 2 9 sin localidad. Coll. Mabille (ex Rambur). 

(1) Nigra, thorace plano, antice emarginato; élytris planis atro-holosericeis, sutu- 
ra margineque cinéreo albidis. Noir, avec le corselet plañe, échancré en demi cercle 
antérieurement etfortement rebordé; élytres planes, d'un beau noir velouté avec la 
bordare et la suture d'un gris blauchatre. 

Cette belle Asida est d'un noir obscure, avec le dessous des élytres d'un beau noir 
velouté. La tete est peu avancé un peu échancré antérieurement, avec les yeux peu 
sainantes, elle est recue dans une échancrure semi lunaire du corselet, celui ci est 
á peu prés aussi large que les élytres, présque plañe, avec une bordure epaissie et 
tres prononcé; il est coupé carrément en arriére, arrondi sur les cotes, avec les an- 
gles postérieures un peu divergentes; il est couvert de petits points peu marqués et 
de quelques poils courts. 

Les élytres sont paralléles, déla longueur du corselet, présque planes; carenes sur 
leur borde extérieure avec le bord de la suture et la carene margínale d'un cendré 
blanchatre, la suture elle méme est noirátre et forme une petite ligne elevé qui divise 
longitudinalement la rale cendrée du milieu. Le dessous du corps, le pattes et le bord 
des élytres qui emboite leseóles del abdomen sont d'un noir opaque. Les an tenues man- 
quent dans notre individu. Elle á été prise dans une relAclie aux environs d'Algesiras. 

Voyage de decouvertes de l'Astrolabe. Faune entomologique de TOccean Pacifique 
par le Dr. Boisduval. Premiare partie, París.— J. Teste, editeurs, 183'2. 



DE HISTORIA NATURAL. 383 

1 (^ en la coll. Obertliür, tipo de Rosenhaüer de su A. luc- 
tuosa, sin localidad (San Roque? seg'un Oberthür). 
Loe. Alg-eciras (Kcrb ), 1 cf en la coll. Daniel. 
San Roque (Escalera), J' 9- Sierra de Enmedio (Esc), cf 9- 
Ronda (Bríilerie, Heyden), 1 9- Coll. v. Heydeu (2). 
Monda (Lag-una), 1 9- Coll. Martínez. 

Sección A' 

1 (18) Márg-enes del protórax anchos y poco levantados, disco 

aplanado, por lo cual parece éste escasamente más 
elevado que aquéllos, resultando, en conjunto, el 
protórax muy ancho y apenas convexo. 

2 (13) Protórax bordeado de una corta pubescencia negra. 

3 (4) Disco del protórax desnudo; élitros aterciopelados, con 

una costilla y el marg-en desnudos 

A . Cjadüana sp . n . 

4 (3) Disco del protórax con manchas aterciopeladas. 

5 (8) Disco del protórax con cuatro manchas pequeñas ater- 

ciopeladas; élitros aterciopelados y con el marg-en 
desprovisto de pubescencia g-ris plateada, cuya pu- 
bescencia flanquea exclusivamente á la sutura y 
costilla ó costillas. 

6 (7) Con una sola costilla elitral. . , A. holosericea Germ. 

7 (6) Con otra seg-unda costilla externa suplementaria más ó 

menos acentuada, pero siempre más corta que la 
primera, sin llegar á la base, muy frecuente en 
las 99 v. Ucostata 

8 (5) Disco del protórax con dos manchas grandes aterciope- 

ladas casi fusionadas, que Ueg-an de la base al bor- 
de anterior. 

9 (12) Élitros aterciopelados y con el marg-en provisto de una 

pubescencia corta blanco-plateada, como la de la 
sutura. 

10 (11) Con una sola costilla elitral. . . A. Escalem Obthür. 

11 (10) Con otra seg-unda costilla externa suplementaria más 

ó menos acentuada y larga v. Alpujarrensis. 

12 (9) Élitros desnudos, neg-ro-brillantes, como el carbón de 



(-2) Desconozco el paradero del j/ encontrado por La Bríilerie que tuvo á la vista 
AUard. 



38i boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Cardiíf, y con dos costillas enteras. A . Martini Esc. 

13 (2) Protórax bordeado de pubescencia rojiza, disco del mis- 

mo con seis manchas aterciopeladas. 

14 (17) Élitros aterciopelados y con el marg-en pubescente 

blanco-plateado, como en la sutura. 

15 (16) Con dos costillas enteras A. Sdnchez-Gomezi Esc. 

16 (15) Con una costilla ó con vestig-ios sólo de la seg-unda. . . 

V. Ahneriensis. 

17 (14) Élitros desnudos, neg-ro-mates, con dos costillas 

A. Lorcana. P. A. 

18 (1) Márg-enes del protórax estrechos y poco levantados, 

disco muy pronunciado, por lo cual parece éste mu- 
cho más elevado que aquéllos, resultando, en con- 
junto, el protórax no muy ancho y muy convexo. 

19 (20) Protórax desnudo y con la puntuación muy clara, 

nunca confluente; élitros aterciopelados con dos 
costillas lisas y marg-en desprovisto de pubescen- 
cia blanco-plateada A. Martinezi Esc. 

20 (19) Protórax con manchas más ó menos grandes y con la 

puntuación muy densa y confluente. 

21 (22) Dos manchas vag-as neg-ras en el protórax, pequeñas 

y alarg*adas, cuya pubescencia resalta poco del fon- 
do mate muy densamente punteado 

A. Volxemi sp. n. 

22 (21) Dos manchas negras g-randes aterciopeladas cubrien- 

do toda la anchura del disco, y desde la base al 
borde anterior ó con ellas descompuestas, forman- 
do seis manchas como en Sánchez Oomezi, Alme- 
rieíisis y Lorcana. 

23 (24) Élitros con dos costillas lisas y finas, marg-en desnu- 

do, pubescencia del resto del élitro neg-ro-aterciope- 
lada: especie alarg-ada y esbelta; dos manchas en- 
teras g-randes en el disco A. Clementei P. A. 

24 (23) Élitros con dos costillas lisas más ó menos grue- 

sas, y con una tercera suplementaria externa más 
ó menos pronunciada; élitros pubescentes ó des- 
nudos. 

25 (30) Élitros pubescentes. 

26 (27) Dos costillas lisas alg-o más g-ruesas que en Clementei 

y una tercera suplementaria poco pronunciada; 



DE HISTORIA NATURAL. 385 

seis manchas en el protórax como en Sánchez Go- 
me2Í, pubescencia de los élitros pardo-rojiza en los 

dos sexos, especie corta y ensanchada 

A. Becerrae sp. n. 

'21 (26) Tres costillas lisas notablemente más gruesas que en 
las especies anteriores, dos manchas en el protórax 
como en Clementei, pubescencia de los élitros pardo- 
rojiza en los dos sexos, más ó menos densa: espe- 
cies ensanchadas y bastante estranguladas en la 
reg'ión humeral. 

*28 (29) Espacios intercostales totalmente pubescentes 

A . rufo-puhescens sp. n. 

29 (28) Espacios intercostales en parte pubescentes y en par- 

te desnudos v. calva. 

30 (25) Élitros totalmente desnudos, con tres costillas como la 

anterior y manchas del protórax como en ella y en 
Clementei A. Oberthüri Esc. 

A. gaditana sp. n. 

Loe. Jerez de la Frontera. 1 cf . Coll. Martínez. 

Forma general del cuerpo, estrecha y alargada. Protórax an- 
cho y plano, de márgenes anchas y poco levantadas, bordeado 
de una corta pubescencia negra y sin manchas pubescentes 
aterciopeladas; disco finamente punteado cuya puntuación se 
hace confluente en parte, mientras que en las márgenes los 
puntos, si bien son más fuertes, están muy claros, sobre todo 
en los dos tercios posteriores. 

Élitros cubiertos por una pubescencia negro -aterciopelada, 
€on una costilla dorsal brillante, fína y saliente, desnuda como 
la sutura, y el margen mate, sobre el que apenas se disting'ue 
alguno que otro granulo muy pequeño; parte rebatida del éli- 
tro asimismo mate y con más granulos brillantes que el mar- 
gen, pero no tan fuertes ni numerosos como en holosericea y 
demás especies. 

Patas largas y fuertes, con la pubescencia de color rosado y 
más sobre la extremidad de las tibias y tarsos; anillos ab- 
dominales finos y claramente punteados, desnudos, excepto 
sobre el borde del pygidium provisto de una corta pubes- 
cencia negro-rojiza y donde la puntuación es también más 
densa . 



386 boletín de LA EEAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Muy afín de A . holosericea, de la que sólo se disting-ue por la 
falta de manchas aterciopeladas en el protórax y puntuación 
más clara de las márg-enes del mismo y por la ausencia casi 
total de g-ránulos sobre el margen del élitro. 

A. holosericea Germ. Spec. Ins. nov. 1824. Sin. A.Ramhuri, Sol. 
Soc. Ent. France 1836. 
Loe. Málag-a, Santopitar, Mijas cf 9 en muchas colecciones. 

V. bicostata v. n. 

Loe. Las del tipo. 

Como el tipo, excepto la aparición de la seg-unda costilla su- 
plementaria, que es más frecuente en las 99 y de la que exis- 
ten todos los tránsitos, como se dirá más adelante. 

A. Escalera Obtliür. (Bol. Soc. esp. Hist. nat. Enero 1903, p. 74.) 
Loe. Lanjarón. J" 9- Coll. Mus. Oberthür. Coll. Escalera. 
Coll. Daniel. 

V. Alpujarrensis v. n. 

Loe. Neija c^"" 9- Coll. Escalera, Fondón 1 cf. Coll. Dr. 
Martín. 

Exactamente como el tipo, con la sola diferencia de la apa- 
rición de la segMinda costilla suplementaria entre la primera y 
el marg-en, representando dentro de la especie lo que la v. M- 
costata miiii en A. holosericea. 

A. Martini Esc. (Bol. Soc. esp. Hist. nat. Enero 1903, p. 75.) 
Loe. . Sierra de Gádor 1 cf 1 9-- Coll. Dr. Martín. 

A. Sánchez Gomezi Esc. (Bol. Soc. esp. Hist. nat. Marzo 1901, 
p. 173.) 
Loe. Cartag-ena, cf 9- Coll. Oberthür, Museo de Madrid, 
Marmottan, Escalera. 

V. Almeriensis v. n. 

Loe. Palomares de Vera (Almería), 1 ^f. Coll. Martínez, 
Obertür, Escalera. 

Como el tipo, salvo la desaparición de la seg-unda costilla 
externa, aquí reemplazada á lo sumo por un pequeño trazo 



DE HISTORIA NATURAL. 387 

costiforme, sin más valor que el evolutivo de las costillas, 
como en holosericea j Escalera. 

A. Lorcana P. A. Esc. (Bol. Soc. esp. Hist. nat. Marzo 1901, 
p. 175.) 
Loe. Lorca: Coll. Oberthür. Mus. Madrid, Escalera. 

A. Martínez! Esc. (Bol. Soc. esp. Hist. nat. Marzo 1901, p. 174.) 
Loe. Osuna. Coll. Martínez, Oberthür, Escalera. 

A. "Volxemi sp. n. 

Loe. Lag-os (Alg-arbes). Coll. Mus. Bruselas (ex Volxem). 

Forma g-eneral del cuerpo estrecha y alarg-ada, nada estre- 
chada en la reg-ión humeral; con dos costillas elitrales enteras 
y lisas y los espacios intercostales cubiertos por la pubescen- 
cia negro-aterciopelada; protórax de lados no muy redondea- 
dos y márg-enes no muy gruesas y poco levantadas, con los 
ángulos posteriores bien pronunciados y no declives, caracte- 
res todos comunes á A. Martinezi Esc, pero con la puntuación 
del protórax como A. holosericea Germ., y aún más densa y 
confluente en parte, mate y con dos manchas pubescentes en 
en el disco negras, longitudinales, estrechas y perpendicula- 
res á la base sin llegar á ella ni al borde anterior, carácter que 
la distingue de la citada especie A. holosericea, á más de su 
paralelismo y demás caracteres que la acercan á A. Martinezi, 
como se ha dicho. 

Muy parecida también á A. Gaditana, pero distinta por las 
mismas particularidades que la aproximan á A. Martinezi, y 
además por las manchas pubescentes protorácicas, que faltan 
en Gaditana, así como por la ausencia casi total de granulos 
en el margen desnudo de los élitros, que son, por el contrario, 
muy fuertes y numerosos en A. Volxemi. 

A. Clementei P. A. Insectos nuevos. 2.^ parte. 1866. Sin. A. So- 
lieri Ramb. Faune de TAndal. 1842, pl. 19, fig. 3. 
Loe. Granada. Coll. Museo Madrid. Uhagón. Martínez. Ober- 
thür. Escalera y otras. 

A. Becerree sp. n. 

Loe. Fiñana 2 cf cf (def.) 3 99. Coll. Escalera. 



388 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Forma general del cuerpo, corta y rechoncha, parecida á 
A. Oberíhüri y rufopiibescens, pero de tamaño menor y te- 
niendo como ellas una tercera costilla suplementaria, aun- 
que más fina que en ellas, como las de Chmeuici, ó alg-o me- 
nos, y con dicha tercera costilla menos pronunciada, diferen- 
ciándose también por las seis manchas protorácicas, que son 
exactamente como en Sanche: Gomen, cuatro grandes en el 
disco tendiendo á unirse con las dos triangulares que ocupan 
el borde anterior del órgano; distinta de la citada especie por 
sus márg'enes protorácicas más estrechas y levantadas, presen- 
cia de la tercera costilla suplementaria y falta de la pubescen- 
cia argentada en el margen de los élitros; distinta de CUmen- 
tei, á cuyo grupo pertenece por la presencia de dicha tercera 
costilla y por ser notablemente más corta y ancha en su forma 
general, á más de la diferente composición de las manchas del 
protórax, como se ha dicho. 

A. rufopubescens sp. n. 

Loe. Baza. Coll. Oberthür, Escalera. 

Forma general del cuerpo ancha y redondeada, muy estran- 
gulada en los húmeros y en un todo semejante á.l. Oberihüri, 
con cuya especie se enlaza por la v. calva Esc; como aquélla, 
con tres costillas, si bien algo menos gruesas en cada élitro, y 
de las que la tercera externa es menos entera y saliente que 
las otras por lo general; con el protórax asimismo con dos gran- 
des manchas pubescentes, como Clementei; las diferencias con 
Oberihüri, en su forma típica consisten en la pubescencia den- 
sa pardo-rojiza aterciopelada de los valles intercostales, cuya 
pubescencia falta en Oberihüri, y en que sus costillas son algo 
más ñnas, aunque no tanto como las de Clementei, de la cual 
se separa por su mayor anchura, mayor estrangulamiento en 
la región humeral y tercera costilla suplementaria; sumamen- 
te afín también de A. Becerra^ de la que se diferencia por la 
composición de sus manchas protorácicas, tamaño algo mayor 
y mayor grueso de sus costillas. 

V. calva. 

Loe. Gor. (Granada.) A ella pertenecen los ejemplares en 
que la pubescencia de los valles intercostales desaparece par- 
cial ó totalmente, y en este caso se confunde con A . Oberihü- 



DE HISTORIA NATURAL. 389 

ri, á la cual forma el tránsito natural, como se dirá más ade- 
lante. 

A. OLertliliri Esc. (Bol. Soc. esp. Hist. nat. Marzo 1901 , p. 17.5). 
Loe. Galera, Coll, Obertliür, Escalera, Marmottan, Mus. 
Madrid. 

VariaMlidad del (/ru2)o. 

Para establecer los principios de variabilidad á los que creo 
sometidas las especies del subg-énero Alphasida, debo hacer 
las aclaraciones siguientes. 

De los 8.000 ejemplares próximamente de que dispong-o, 
1.700 pertenecen á Alphasida holosericea, y no porque crea que 
esta es la más variable, sino solamente por ser más abundante 
su número entre las que poseo, de esta especie he formado las 
series á cuyos individuos numerados de mi colección haré re- 
ferencia más tarde. 

Sabemos que en todo g-rupo de especies afines, ya entre las 
muy próximas, ó bien entre otras más alejadas, se nota dentro 
de la variabilidad de cada especie producida por el medio y 
ag-entes exteriores áque está sometida una causa más antig-ua 
que acciona sobre todas ellas simultáneamente, la ley de he- 
rencia que tiende á retrotraer la especie al tipo primitivo de 
orig-en. Pero este tipo es imposible de determinar si es que 
coexiste con las especies actuales ó desapareció en fecha más 
ó menos remota; también es imposible, por el momento, afirmar 
qué formas actuales son las más próximas á dicho ascendien- 
te común, puesto que aunque dentro de un g*rupo natural 
haya ciertas especies muy afines que dejen pocos espacios en- 
tre si ó aún parezcan fundirse en un núcleo compacto en el 
que sea difícil separar las especies, no quiere decir ello que el 
ascendiente común de este núcleo, bien representado hoy, fue- 
ra en tiempos el que mejor conservara el tipo ancestral de to- 
das las especies del g-énero; antes, por el contrario, esta abun- 
dancia y divergencia de formas de él derivadas parece indicar 
que dicho ascendiente próximo común habíase distanciado 
hacía tiempo del ancestral de todas las especies que hoy in- 
cluímos en el género, pues que de no ser así, habría mayor 
proximidad entre ese núcleo de especies similares y las otras 
-especies más alejadas que coexisten con él. 

T. v.-Octubre, 1905. 26 



390 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Y como efectivamente, por lo general, estos núcleos de es- 
pecies próximas no si man los caracteres de otras especies más 
distanciadas, sino que es alg'una de éstas la que realmente de- 
nuncia la comunidad de orig-en de todas ellas, en la imposibi- 
lidad de reconocer, si el tipo ancestral persiste con otras for- 
mas de él derivadas ó si ha desaparecido, que es lo más fre- 
cuente, en tal imposibilidad, á las especies que acusen una 
comunidad de principio, por reunir caracteres propios á las más 
distanciadas, es á las que habrá de recurrirse para establecer 
los caracteres g'enéricos como si fuere él un tipo ideal que las 
abarque á todas. 

Ahora bien, cuando varias especies puedan referirse sin vio- 
lencia á la considerada como tipo, habiten áreas g-eog-ráficas 
similares y conserven predominantes alg-unos caracteres co- 
munes que impiden su división en grupos naturales, dichas 
especies serán incluidas en el g-énero, haciendo tantas seccio- 
nes cuantas sea preciso para las especies ó g-rupos de ellas más 
alejadas, puesto que al cabo las denominaciones de g-énero^ 
subg-énero, especie, subespecie, variedad y aberración nada 
dicen sino en relación á los seres denominados y cada natu- 
ralista les da mayor ó menor amplitud seg-ún los ojos con que 
mira ó costumbre á que se atiene. 

Viniendo á la especie, he considerado á ésta como el estadO' 
presente de una forma animal que ya concreta y fija de mo- 
mento ó ya con una g-ran variabilidad y siempre en área g-eo- 
gráfica bien limitada presenta en sus individuos una tal suma 
de caracteres idénticos que impiden su división en otros g-ru- 
pos secundarios. 

Pero, ahora bien, esto es sólo cuando en una larga serie de 
individuos de una localidad ó de localidades diferentes la suma 
de caracteres ó el carácter único que sirven para distanciarlos 
y diferenciarlos de otros, parecen fijos y con igual valor cons- 
tante, en cuyo caso, por cortas que sean dichas diferencias, la 
especie será fácilmente aislada y reconocida; pero como esta 
estabilidad es contraria á la naturaleza de los seres, como los 
límites geográficos son vagos las más de las veces, ocurre que 
en su dispersión, al paso que las especies que habitan en pun- 
tos extremos están bien diferenciadas, coexisten con ellas á 
veces en las zonas intermedias algunas formas indecisas que 
tanto pueden atribuirse á la una como á la otra 3^, en este caso^ 



DE HISTORIA NATURAL. 391 

es verdaderamente difícil seguir el criterio arriba indicado, 
porque aquí ya parecería obligado el señalar esta forma inter- 
media como el tipo de la especie, mas esto, que es lo más cien- 
tífico, en la práctica se hace imposible precisamente por la . 
vag-uedad que habría de darse á la frase descriptiva que la 
haría irreconocible; siendo preferible, por tanto, describir y 
considerar como especies distintas los puntos extremos que 
marcan los límites de la variabilidad (puesto que esto es lo que 
se hace cuando la especie aparece bien aislada por falta de 
materiales) y considerar como variedades geográficas, tanto 
de la una como de la otra, á esas formas intermedias que las 
ligan. 

Estas variedades geográficas, ó mejor subespecies, tienen un 
muy distinto valor que ciertas formas que en la evolución de 
una especie coexisten con el tipo en la misma área geográfica 
y representan tan sólo diferentes tendencias de ella y no la 
influencia de agentes externos, actuando sobre una especie en. 
distintos medios de vida como ocurre en el primer caso. 

Y aún aquí, cuando en una especie confinada en una región 
estrecha aparezcan dos ó más formas divergentes del tipo ten- 
diendo á una diferenciación específica cabrá asimismo nom- 
brar esa ó esas formas divergentes si son constantes, aun cuan- 
do aparezcan mezcladas con el tipo si es que tienen una ma- 
yor importancia que la simple diferencia de talla, coloración, 
mayor ó menor extensión de las manchas ó bandas pubescen- 
tes, etc. 

Tomando como punto de partida una especie del género Al- 
pkasülamiM, la A. holosericea Germ., haré notar los principios 
á que parece sujeta su variabilidad, deducidos del examen de 
largas series de ejemplares de Málaga, Santopitar y Mijas. 

Ocupa la especie una estrecha faja limitada al N. por las 
estribaciones de la sierra de Antequera y el Mediterráneo por 
el S. por lo que puede llamarse especie litoral, ocupando un 
área muy reducida: confina geográficamente por Poniente con 
A . argénteo -Imibata, que está por sus caracteres muy distancia- 
da de ella y por Oriente con A. Escalerae, de la que es más pró- 
xima orgánicamente: pero no conozco variedades intermedias 
que las liguen. Por el contrario, es extraordinariamente afín 
del único ejemplar que conozco de A. Gaditana de Jerez, de 
la cual está aislada geográficamente. Y en su misma área 



392 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cohabitan A. cincta, asperata y squaUda de subg-éneros dife- 
rentes. 

Por dimorfismo sexual en A. holosericea como en las demás 
del g-énero, los Qf(f son planos proporcionalmente á las Q9, que 
son exag-eradamente convexas y en las cuales el disco del 
protórax aparece alg-o más levantado y con las márg-enes lig-e- 
ramente más estrechas; pero la disposición y tamaño de las 
cuatro manchas pubescentes protorácicas es idéntica (ver abe- 
rratio inmaculata;. 

Asimismo es más frecuente en las 9 9 ^^ seg-unda costilla 
suplementaria externa, indicada en casi todas ellas por una 
modificación en el colorido de la pubescencia aterciopelada, 
que de neg-ro pasa á ser rojiza en una línea que ocupa el lu- 
g-ar en que aparece dicha costilla en la var. bicostata. Núme- 
meros 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16. 

También en las 99 ^s muy frecuente la aparición de unas 
líneas pubescentes arg-entadas, ó rojizo doradas, ñanqueando 
la sutura y costilla, sobre todo en su mitad posterior; y en 
muy raros casos, esta coloración invade todo el espacio ocu- 
pado por la pubescencia neg-ra, con cuya mezcla de color re- 
sulta el élitro de un tono pardo rojizo sucio (cuyo color toma 
también la pubescencia de los ejemplares viejos). Números 17, 
18,19,20,21,22,23,24. 

Persistencia de un carácter y variahiJidad de los demás. 

Una vez más se confirma en esta especie el que un carácter, 
al parecer sin importancia, y que no la tiene realmente, repre- 
sente aquí el constante, alrededor del cual g-iran y evolu- 
cionan otros que representan más en la economía animal y 
clasificación de las especies; tal es la pubescencia que forman 
las manchas protorácicas y que en 1.700 ejemplares de dife- 
rentes localidades se presentan siempre en idéntica posición, 
y con dimensiones y forma constante; así, en todos ellos, las 
dos centrales son siempre alargadas, y las dos externas re- 
dondeadas, y podrán las primeras acortarse ó alarg'arse en 
términos restringidos, como las externas ocupar más ó menos 
espacio; pero ni se funden unas con otras, en ninj^ún caso, ni 
en cualquier ejemplar deja de encontrarse el dibujo cons- 
tante. 



DE HISTORIA NATURAL. 393 

Pues bien, al lado de esta persistencia evolucionan el pro- 
tórax y élitros del sig-uiente modo: 

I. Protórax más ancho que los élitros en su mayor anchu- 
ra; bien siendo el protórax muy ancho, y los élitros también, 
números 25 y 26; ó ya siendo aquél muy ancho, y los élitros 
estrechos, números 27, 28, 29. 

II. Protórax más estrecho que los élitros; con él estrecho 
y los élitros anchos, números 30, 31 ; ó de protórax estrecho y 
los élitros estrechos, núm. 32. 

III. Cuerpo poco estrechado en la región humeral; con el 
protórax y los élitros de lados casi paralelos, números 33, 34, 
35, 36, 37, ó con el cuerpo muy estrechado en la reg-ión hume- 
ral y el protórax y élitros de lados muy redondeados, núme- 
ros 38, 39, 40, 41, 42, 43. 

IV. Cuerpo muy ancho y corto, números 44, 45, ó cuerpo 
muy estrecho y larg-o, números 46, 47. 

V. Ángulos posteriores del protórax entrantes y obtusos, 
números 48, 49, ó lig-eramente salientes yag-udos, números 
50, 51. 

Tamaño grande números 52, 53, ó tamaño pequeño núme- 
ros 54, 55. 

VI. Con una ó con dos costillas sobre los élitros. 

La forma del protórax y sus manchas como el número de 
costillas, especializan el grupo AlpJiasida, y aquí en A. holose- 
ricea, bien que por dimorfismo sexual es mucho más frecuente 
la presencia en la Q de una seg-unda costilla suplementaria 
externa, más corta siempre que la primera, he creído deber 
nombrar la var. Mcostata para designar los ejemplares que la 
tienen más ó menos acentuada, puesto que indudablemente 
este carácter toma la supremacía en la evolución porque pasa 
la especie, de la que, á mi juicio, se orig-inan dos formas bien 
conconcretas: con una ó con dos costillas. 

En los números 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, de los ^a', 10, 11, 12, 
13, 14, 15, 16, de las 99» 6stá perfectamente representada la 
serie evolutiva de la aparición de la seg*unda costilla, indican- 
do los primeros números la ausencia absoluta de ella, diferen- 
ciándose luego en la coloración de la pubescencia en el lugar 
en que aparece más tarde, y resaltando completa, lisa y sa- 
liente en los últimos números. 

VII. Casos teraloJógicos. — Independientemente de la varia- 



394 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

bilidad que obedece á diferentes leyes seg-ún cada especie ó 
g-rupo de ellas, se presentan casos teratológicos interesantes. 
Asi al lado del frecuente representado en el núm. 56, en que 
por vicio de desarrollo (compresión lateral de la ninfa), resul- 
ta el ejemplar g-afo y con un élitro más larg-o que el otro. En 
el núm. 57 aparece una séptima pata en el tercer par, é im- 
plantada en una cadera común á ambas ig-ualmente desarro- 
lladas, pero más cortas que una normal; y aberraciones indi- 
viduales como las de los números 58, 59, 60, en que las man- 
chas protorácicas desaparecen casi totalmente, o en absoluto, 
como en A. Qaditana, diferenciándose de ella sólo por la g-ra- 
nulación del marg-en, que es diversa, y parte rebatida del 
élitro. 

La representada en el núm. 61, y en la cual, la base del pro- 
tórax es notablemente más ancha que la de los élitros, caso 
único que he visto en todas las Alphasida, constituye, ig'ual- 
mente, una aberración individual. 

En el núm. 62 aparecen las costillas dorsales desde su mi- 
tad posterior interrumpidas en trozos irreg-ulares que forman 
en parte rug-osidades transversas; conjuntamente la pubes- 
cencia neg-ro aterciopelada entre la sutura y costillas se obli- 
tera en el tercio posterior, y la faja comprendida entre las 
costillas y márg-enes se borra antes, eu el punto en que las 
costillas se interrumpen siendo asimismo esta faja mucho 
más estrecha que en los ejemplares normales, de los que 
aparte estas diferencias en nada difiere, ni en la forma de los 
élitros y protórax, ni en las g-ranulaciones, ni en la coloración 
y dibujos de las manchas protorácicas, ni en los demás órga- 
nos, sin que un excesivo ensanchamiento de los élitros haya 
podido contribuir á la dislocación de las costillas, que obedece 
á causas desconocidas ó remotísimas, porque sólo en A. Ober- 
tJmri , mfopuhescens y Becerra se presenta esa dislocación 
como tendencia específica, pero en términos restring-idos como 
las rug-osidades intercostales de sus 99 especialmente, é im- 
presiones de sus costillas que no Ueg-an á ser interrumpidas 
como en las especies de otros grupos; de todas suertes, el 
ejemplar que cito es del mayor interés, porque sostiene irre- 
futablemente la comunidad de orig-en de especies, hoy muy 
alejadas, y la unidad de tipo en el g-énero. 

De A. Oberthüri no he podido disponer de un g-ran número 



DE HISTORIA NATURAL. d95 

•de ejemplares (alg-o menos de 20O); mas con todo, son los sufi- 
cientes para ver también en esta especie su variabilidad; así, 
en los números 1, 2, presenta el cuerpo estrecho y larg-o, y en 
los 3, 4, ancho y corto; en los 5, 6, 7, 8, 9, 10, los élitros muy 
rug-osos transversalmente, y en los 11, 12, 13, 14, 15, los éli- 
tros poco ó nada rugosos, en sentido transversal; en los 16, 17, 
dichos órg-anos mates, y en los 18 y 19, brillantes; en los 20, 21, 
las diferencias de tamaño en los extremos de una serie; en los 
22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, el desarrollo g-radual de la tercera 
costilla suplementaria externa en los élitros de los (/(/; y en 
ios 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, el mismo desarrollo en los 
de las Q^, representando, los primeros números de estas series, 
los individuos en que dicha costilla es nula; y los últimos, 
aquellos que la tienen completa. 

Otro tanto puede decirse de la A. Mariinezi, de la cual he 
reunido próximamente el mismo número de individuos, y de 
los que he entresacado mis series; con arreg-lo á ellas, en los 
números 1, 2, el protórax y élitros son anchos, y en los 3, 4, 
estrechos; en los 5, 6, 7, los áng-ulos posteriores del protórax 
nada ó apenas más larg-os que el lóbulo, y en los 8, 9, 10, bas- 
tante más largos que él, y notablemente ag'udos; en los 11, 12, 
dichos áng-ulos entrantes, y en los 13, 14, no entrantes ó lige- 
ramente divergentes; en el 15, el protórax más ancho que los 
élitros, y en el 16, más estrecho que ellos; en los 17, 18, las di- 
ferencias de tamaño en los extremos de una serie, y en el 19, 
una aberración que presenta en el protórax dos impresiones 
profundas de fondo liso y brillante en el disco á uno otro lado 
de la línea media, advirtiendo que hay marcada tendencia en 
la especie á iniciar ó retener este carácter oscilante, que en 
otras especies de protórax aterciopelado se nota en alguno de 
sus individuos, como pequeña plaquita lisa no punteada que 
aparece entre la pubescencia aterciopelada. 

lín A. argenteo-Hmbata los números 1, 2, tienen el protórax 
más ancho que los élitros, y los 3, 4, más estrechos; el núm. 5, 
el cuerpo largo y estrecho, paralelo, y el 6, corto y ligeramen- 
te estrechado en la reg-ión humeral; en el 7, el color de la pu- 
bescencia negro aterciopelada de los élitros pasa al tono rojo 
dorado, como ocurre en el ejemplar 9 ^e Ronda de la colec- 
ción von Heyden. 

Comprueban, pues, estos documentos la imposibilidad de 



396 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAKÜLA 

dar una frase descriptiva concreta para una especie, si al ñr¿ 
han de darse en la descripción lata tal número de atenuacio- 
nes y cortapisas, que dejan irreconocible la frase; por lo de- 
más, cuantos intentan la revisión de un g'rupo, saben por 
experiencia que, frase corta y descripción lata sin el examen 
de los tipos que sirvieron al autor, de Linneo para abajo, son 
siempre deficientes. 

En resumen, las costillas de los élitros y las manchas pubes- 
centes protorácicas especializan el subgénero Alphasida, como 
ya he dicho; mas al paso que las manchas, á pesar de la poca 
importancia del carácter son las que toman la supremacía en 
la diferenciación específica siendo más constantes dentro de 
cada una de ellas y sin formas de transición, las costillas son 
más oscilantes por su mayor ó menor relieve y por su número: 
así tenemos en A . holosericea ejemplares con una ó dos costillas 
y toda una serie intermedia; de A. Escalera Ob. conozco indi- 
viduos con una ó dos costillas y en Sánchez Qomezi lo mismo; 
en A . Becerrae, que quizá no sea más que una rufo¡ml)escens pe- 
queña y ancha, hay ejemplares sólo con dos costillas y otros con 
una tercera suplementaria que se acentúa y consolida en m- 
fopubescens y Oberthüri en cada una de las cuales también 
la tercera costilla suplementaria, si bien existe, siempre varía 
bastante por su relieve y long-itud. En vista de ello, es forzoso 
admitir que todo el g-rupo fluctúa en cuanto al número de su» 
costillas elitrales y que este carácter oscilante es posterior á 
los otros dentro sólo de cada especie. 

Porque como, por otra parte, en casi todas las especies de Al- 
phasida se percibe esta tendencia á pleg-arse más ó menos lon- 
gitudinalmente; como otro tanto ocurre en las Elongasicla y 
Globasida aunque por otros caminos, como también cuando 
existe una sola costilla es esta dorsal y no humeral (cuya cos- 
tilla dorsal, al menos como pliegue, existe cerca de la base en 
todos los subgéneros de Asida), forzoso será también reconocer 
que en todas las especies actuales, al lado de las causas exter- 
nas que modifican el número ó realce de las costillas, persiste 
una ley antiquísima en ellas, en virtud de la cual, estas espe- 
cies de hoy retrotraen por modos diferentes un tipo primitivo 
del que descienden, el cual hubo de tener costillas longitudi- 
nales enteras ó interrumpidas, pero poco acentuadas; de no ser 
así, no tiene explicación lógica la evolución de todo un grupo 



DE HISTORIA NATURAL. 397 

alrededor de ese carácter, el cual deberá ser apreciado con 
dos criterios diferentes, á saber: 

1.° Como exig-encia de todo el subg-énero á conservar la 
forma ancestral de donde procede, siendo por ello las costillas 
un carácter importantísimo para dar idea de las relaciones de 
unos g-rupos con otros. 

2.° Como tendencia específica, siendo por ello las costi- 
llas un carácter de poca fijeza, al cual no debe darse mayor 
importancia que la que tiene realmente en la actualidad. 
Volviendo al A. holosericea y á la aparición en ella de la se- 
g-unda costilla suplementaria, sabemos que las 99 tienen dicha 
seg-unda costilla con mayor frecuencia que sus efe? y que en 
esta especie es dicho carácter accidental. Como las 99 ^6 casi 
todas las Asidas, están menos diferenciadas específicamente 
que sus cf ^f , admiten y abandonan con mayor facilidad que 
ellos un carácter secundario; A. holosericea presenta indistin- 
tamente ambas formas con una y dos costillas en la misma lo- 
calidad. Pero, si por emigración representantes de las dos for- 
mas quedan aislados ó por reg-resión al tipo primitivo una de 
dos similares rechaza en absoluto el nuevo carácter al paso que 
la otra lo adopta definitivamente, surg'irá la desviación que, 
al consolidar sus diferencias, vendrá á sumar otras que distan- 
cien más el tipo de la variedad naciente. 

También dos especies de un g-énero, próximas ó alejadas, 
cuyas 99 como menos diferenciadas presentan más puntos de 
contacto que sus (^(^ respectivos, pueden adquirir simultá- 
neamente el mismo carácter accidental cuando las mismas 
causas actúen sobre ellas, cuyo carácter, 'por la ley anterior, 
puede consolidarse y hacer que paralelamente dichas especies 
presenten ese rasgo común sobrepuesto á los otros caracteres 
org-ánicos que por comunidad de orig-en conservan una y otra 
especie. Y como una vez adoptado por dos especies un mismo 
carácter puede adquirir éste simultáneamente en ambas tal 
importancia y persistencia que lo que en su orig-en fué impulso 
de la variabilidad que lo alejaba del tipo ancestral en cada es- 
pecie aislada, ahora las hace converg'er hacia otro tipo ideal, esto 
puede hacer incurrir en error, tomando como punto de partida 
,el que es de converg-encia ó inversamente; y, por consig-uien- 
te^ no porque dos especies presenten un carácter común aun 
cuando éste parezca de gran importancia, habrá, de conside- 



398 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

rárselas más próximas que otras á las cuales falte dicha par- 
ticularidad (1). 

Distribución geográfica de las i<Alphasidasy>. 

Hay dentro del subg-énero dos núcleos: uno pequeño con dos 
especies aisladas orgánica y geográficamente y otro nutridí- 
simo, sobre todo, en las especies vecinas á A. Clementei, en el 
cual ha habido la fortuna de encontrar todos los eslabones de 
una cadena que aparece formando un circuito cerrado con 
puntos de contacto morfológicos y geográficos. 

A. luctuosa y argenteo-liuiata están aisladas y creo que 
hace muchísimo tiempo que se rompieron los vínculos que 
las unían á las restantes, y es desgracia porque precisamen- 
te las 99 de la primera presentan cierto parentesco con algu- 
nas Granulasida que no se ve tan claro en las restantes Alpha- 
sida. 

A. hictuosa, está muy circunscrita (Tarifa) y son muy esca- 
sos sus individuos; A. argenteo-limhata es más próxima á las 
restantes del subgénero y tiene mayor área también, pero es 
igualmente rara en cuanto al número de individuos: no creo, 
por otra parte, agotado el tema porque la región de las Alpha- 
sida no está explorada enteramente ni con la detención que 
exige esta clase de estudios geográficos; hablo, pues, del mo- 
mento actual. 

Pero en cuanto al segundo grupo, en la sección de A . Cle- 
mentei tengo por cierto que, aparte de algún muy pequeño 
claro, nada se vendrá á descubrir que altere fundamental- 
mente la dispersión y variabilidad de las especies que lo 
forman. 

Al E. de Granada, flanqueando por el N. á Sierra Nevada, se 
corre el grupo primero con A. Becerra en Huéneja, bajando 



(1) En el Aghir Dagh, macizo montañoso al NE.de Marache, las especies de los gé- 
neros Pimelia, Arthroieis, Tentyria, Adesmia, fíelopsy Carabus, presentan una marca- 
disima y extrema ru,í,''osÍLlad en el dibujo de los élitros, mientras que en las mismas es 
pecies ó sus similares que viven en el llano no existe tal conformación; no hay duda, 
en este caso, de que la simultaneidad en la adopción de un carácter en especies de 
géneros y familias tan alejadas obedece á un agente externo poderoso que las ha 
obligarlo á adoptar de consuno una particularidad que no hubieran adquirido al vivir 
en otro medio: ioy este ejemplo como más claro, aunque á nadie se le ocurra dar ma- 
yor importancia que la debida á la acción de los agentes externos sobre los seres. 



DE HISTORIA NATURAL. 399 

hacia el S. por el río Almería, y con rufopu'bescens y Olertlmri 
hacia el E. por Baza y Galera. 

En el río Almería bifurcan de un lado, Martini, Escalerm 
y holosericea que se corren por el S. de Sierra Nevada, mien- 
tras que hacia saliente y por el litoral hacia Cartag-ena mar- 
chan Almeriensis y Sánchez Gomen en Mazarrón, destacando 
hacia el N. k A. Lorcayia para unirse á la primera rama que 
lleg-ó hasta Galera con OhertJiüri cerrando el circuito. 

En cuanto á los puntos de enlace de J.. Clementei con J.. Mar- 
tinezi que está en Osuna, deberán buscarse, si es que existen 
aún, á lo larg-o del Genil ó quizá por las Sierras de Lucena, 
así como por el S. de la Sierra de Aracena deben estar las afi- 
nes de Martinezi y Volxemi que alcanzó el extremo O. en Lag-os 
en la punta de los Alg-arbes. 

De todos modos, con los datos actuales, se sabe que no re- 
basan el paralelo 38° ó mejor el 37° 40' y como Tarifa toca 
exactamente el 36° por el S. descontando esas dos especies ais- 
ladas que viven en la punta de Europa, todas las demás ocu- 
pan una estrecha zona de un g-rado de latitud geog-ráfica 
(36° 40' en Málag-a y Jerez á 37° 40' Lorca y Galera). 

Ocupa, por tanto, el subg-énero un área muy reducida, estan- 
do sus especies todas muy localizadas; quizá el litoral del Riff, 
entre Ceuta y Melilla, posea alguna especie puesto que A . Kra- 
atzi de Tánger y Tetuán no está muy alejada de \di.'& Alphasida 
(presencia de una costilla aterciopelada; aunque la forma del 
protórax es ya muy diferente). Del mismo modo, \2íQ Glohasida 
del SE. de España tienen muchos representantes en la costa 
Arg-elino-Marroquí (Oran y Riff): mas si en ese litoral del Riff 
existe alguna Alphasida, seguramente pertenecerá á una sec- 
ción bastante distanciada de las otras porque las dos españo- 
las más meridionales, las de la punta de Europa, luctuosa y 
argenteo-limhata, están muy alejadas de las restantes por sus 
caracteres org-ánicos como queda dicho. 

De estos hechos, y tomando como punto de partida el grupo 
de A. Clementei, hemos visto como en su marcha hacia NE. y 
SE. llega en su primera dirección hasta Galera con A . Oler- 
thüri de élitros desnudos, costillas más g-ruesas y una tercera 
suplementaria, ensanchándose su protórax y élitros y estran- 
g-ulándose en la reg-ión humeral, mas conservando idénticas 
sus manchas protorácicas á través de las formas intermedias 



400 boletín de la real sociedad española 

(org-ánica y g-eográficamente) rufopuhescens y v. calva que in- 
sensiblemente establecen el tránsito de Clementei k OUrthnri, 
y en el gradual ensanchamiento de sus élitros hemos visto 
también como al mayor estrechamiento {Clementei) correspon- 
de menor número de costillas, más finura de las mismas y ma- 
yor densidad de la pubescencia en los valles intercostales y 
como al mayor ensanchamiento (Ob'erthüri) corresponde por 
el contrario más número de costillas, más realce y grueso de 
las mismas y total ausencia de pubescencia intercostal; como 
si los élitros en lugar de desdoblarse al ensancharse hnlieran in- 
sistido en ima tendencia al plegamiento de sus tejidos d expensas 
de la pubescencia. 

Considerando la rama que de Clementei baja con A. Becerra 
por el río Almería á la costa y se corre con Almeriensis en Al- 
mería y Palomares hacia Mazarrón con Sánchez Goniezi in- 
ternándose en Lorca con A. Lorcana, en ella vemos que las 
manchas protorácicas son constantemente seis en dichas es- 
pecies é idénticamente dispuestas, que las costillas elitrales 
(tres no muy g-ruesas en Becerrm) se afinan y disminuyen en 
número en las de la costa y aun la pubescencia elitral des- 
aparece bruscamente (por extinción de la forma intermedia) 
en Lorcana, conservando exactamente los otros caracteres de 
Sánchez Gomezi; se nota aquí que la desaparición de la piibes- 
cencia elitral ha seguido una marcha inversa á la del grupo an- 
terior. 

Mas en el pequeño grupo de holosericea, Alpujarrensis, Esca- 
lerce y Martini como en el primero de Clementei á mayor an- 
chura de los élitros y mayor número y g-rueso de las costillas 
corresponde también desaparición de la pubescencia como si 
los élitros en lugar de desdoblarse al ensancharse hubieran insis- 
tido en una te?idencia al plegamiento de sus tejidos á expensas de 
la píibescencia. 

Es de notar también que en los tres g-rupos aparece una 
forma calva y que ésta en todos tres ocupa el extremo NE. del 
área g-eog-ráfica del g-rupo á que pertenece, particularidad que 
no tiene explicación plausible. 

Creo por todo ello suficientemente demostrado dentro del 
subg'énero A Iphasida la imposibilidad de hacer de cada espe- 
cie un coto cerrado con límites infranqueables y de dar así 
mismo caracteres absolutos para cualquiera de ellas; y que 



DE HISTORIA NATURAL. 401 

cuando de una determinada pueden señalarse esos límites y 
darse esos caracteres absolutos que la distinguen á primera 
vista de otras, es buena y sencillamente porque ó se han per- 
dido en el tiempo las formas de transición ó porque no se ha 
explorado suficientemente su área g-eog-ráfica. 

Y asimismo creo comenzar á demostrar que con abundancia 
de materiales no es difícil seg-uir la evolución de todo un gru- 
po y más adelante al tratar de las Globasidas profundizaré 
más en este tema por disponer allí de todo un arsenal de datos 
fehacientes. 

En cuanto á la trabazón de unas Alpkasidas con otras, se 
advierte que los tres g-rupos orientales Cle7nentei-0bertüri, Be- 
cerrae-Lorcana y Jiolosericea-Martini, tienen el más estrecho 
parentesco por la reunión de sus caracteres, por su distribu- 
ción geog-ráfica y, sobre todo, y es la mayor prueba de su co- 
munidad de origen reciente, por presentar cada uno de ellos 
una forma calva en su ciclo de variabilidad á más de la igual 
tendencia en todos ellos á pleg-arse con un mayor número de 
costillas (hasta tres), ó á desdoblarse perdiéndolas. 

Que al lado de estos tres tipos existen aisladas en Lagos 
A. Volxemi y en Osuna A. Mafüneii; la primera más pró- 
xima morfológicamente á A. holosericea que á ninguna otra 
á no ser á J.. Martmezi muchos de cuyos caracteres tiene: 
mientras que ésta se asemeja más á Clementei que á las res- 
tantes. 

Que estas últimas especies deben ser dos bifurcaciones de 
una rama que entronca con la que ha producido los tres gru- 
pos anteriores. 

Y que más lejos que dicho entronque, hacia la raíz habrá 
de hallarse su unión con las dos especies aisladas de la punta 
de Europa luctuosa y argénteo limhata, no pudiendo dudarse 
de ella dado el parentesco que implica la suma de caracteres 
de avíjenteo limhata con A. Escalerae. 

Pero más allá es inútil buscar genealogía clara para todas 
ellas: aparecen la Alpkasidas completamente aisladas y sólo 
semejanzas remotísimas recuerdan á otros subgéneros {Elon- 
^ asida j. 



402 



boletín de la real sociedad española 



m 




(!) 
Q 

u 

;i 
-p 

a 

« o 

tH (tí 

(D í1 






DE HISTORIA NATURAL. 403 

Neue Arten und Varietáten von Coleopteren 
der pyrenáischen Halbinsel 

VON 
G. LAUFFER 

I 

Chrysocarahus lateralis Chevr. vai\ Strasseri m. 

Capite prothorace elytrisque obscure cupreis; elytris cos- 
tis elevatis ang-ustissime viridicoeruleo marg-inatis. 

Laceana (Prov. de León). Lauífer colleg'. 

Kopf und Halsschild dunkel kupfrig-, Flüg-eldecken etwas 
heller und wie das Halsschild dunkel violett g-erandet; die 
erhabenen, schwarzen Rippen der Decken beiderseits in ihrer 
g-anzen Lánge schmal blaug-rün eing-efasst. Die Zwischenrau- 
me mit kráftig-er Punktirung-, welche auf dem 3. deutlich iu .5 
ziemlicli reg-elmássige Langsreihen g-eordnet ist, wovon die 1. 
und 5. auf den Seitenteilen der Rippen stehen. 

Unter meinen aus dem nordwestlichen Teil der Provinz 
León herrülirenden Exemplaren der Stammform befindet sich 
kein einzig-es bei dem die Rippen so breit wáren ais die Zwi- 
schenráume, wie dies bei meinen Exemplaren aus Galicia 
háufig- der Fall ist. Bei diesen letzteren weist auch der Hals- 
schild eine viel dunkler kupfergoldige Fárbung- auf. 

Was die Artberechtigung- des Chrysocar. laieralis Chewr. und 
Uneatiis Dej. anbelang-t so werde ich spáter darauf zurück- 
kommen und heute nur bemerken, dass für die Meinung- Pérez 
Arcas', welcher C. Whitei, und lateralis ais Varietáten des C. 
lineatus auífasste und die des scharfsichtig-en Forschers, Prof. 
Dr. L. V. Heyden, der die erwáhnten Arten, nebst Troberti (Dej. 
i. litt.) Kr. für g-eog-raphische Formen des C. splendens hált, 
nicht zu unterschátzende Gründe vorlieg-en. Schon im Jahr 
1860 reg-te Dr. Kraatz in seiner Arbeit «Über Artrechte einiger 
spanischer Carabi» die Frag-e an, ob C. lineatus nicht ais eine 
Form des sjjlendens zu betrachten sei. 

Jedenfalls steht fest, dass C. Troberti, Whitei und lineatus, 
welche sich im AUg-emeinen durch kürzeres, vorne breiteres, 
mehr herzformig-es Halsschild und etwas flacheren Korper von 
dem, mir in zalreichen Exemplaren vorlieg-enden C. splendens 



404 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ausden franzosischen Pyrenaen unterscheiden und mit diesem 
die liinter derMitte verbreiterten Flüg-eldecken g-emein haben 
dürften, (¡ateralis besitzt an der Basis breitere Flüg-eldecken 
und erscheint dadurcli melir parallel), ein und derselben Form 
angehoren, bei der die Stárke der Grundpunktur und der líip- 
pen, in Bezug- auf ihre g-eog-raphische Verbreitung-, ven Oslen 
nach Westen zunimmt. 

Das C. WMtei weiter nichts ais ein C. Uneatus mit schwá- 
cherer Punktirung- ist, hat Sharp, der auf besondern Wunsch 
Pérez Arcas' das einzige im Brit. Museum befindliche weibliche 
Exemplar untersuclite, sclion iin Jalir 1871 festg-estellt. In der 
Beschreibung- des C Whiiei,Ann. Soc. Ent. deFr.,p. 249 g'iebt 
DeyroUe keinen Fundort des Tieres an. 

"Warum er bei der Besprecliung- des C. Uneatus dessen Art- 
berechtig-ung- gewissermassen in Zweifel zog- und trotzdem 
seinen auf ein einzig-es Exemplar g-eg-ründeten und von dem 
ersteren g-ewiss wenig- verscliiedenen C. JV/iiíei zur Art erliob, 
ist mir niclit recht erklarlich. 

Ich widme die neue Varietat dem Andenken meines Freun- 
des deszu Münclien verstorbenen Coleopterologen Herrn Félix 
Strasser. 

Garabus ( Eurycarabus Géli.) rugosus var. levantbms m. cf 9 
30 mm. 

A var. iaetica limitibus terciariis carinas longitudinales for- 
mantibus distincta. 

Prommeii der spanischen Levante (Murcia, Valencia) CoUect. 
Lauffer. 

Unterscheidet sicli von der v. haeticus durch die Form der 
tertiáren Limes, welclie ausg-esprochene Láng'scarenen bil- 
den, die durch tiefe Punkte seitlich beg-renzt und durch das 
Zusammenschmelzen der Kornchen entstanden sind. Fárbung- 
wie die der Stammart und der v. haeticus d. h. schwarz, mit 
blauem Halsschild-und Flüg-eldeckenrande und blaug-rünen 
Grübchen in den Kettenstreifen. 

Garabus (Eurycarabus Gelí ) rugosus var. seguranus m. 

A var. levantina statura minore, capite parvo, prothorace 
breviore atque latiere tantum differt. A forma typica corpore 
planiusculo, prothorace lobis posterioribus mag-is rotundatis. 



DE HISTORIA NATURAL. 405 

elytris basi plerumque latioribus, suaviter atque irreg-ulariter 
sculpturatis disting-uenda. Ni^er, prothoracis elytrorumque 
marginibus violaceis. cf 9; long-. 22-25 mm. 

Sierra de Segura. Von Herra M. de la Escalera g-esamraelt. 

Kleiner ais der vorig-e, durch kürzeren Kopf, Scbláfen und 
kürzeres, besonders vorne breiteres Halsscbild von ihm ver- 
schieden. 

Von der Stammart und den Varietaten unterscheidet er sich 
ausserdem durch flacheren, im Allg-eraeinen mehr g-leiclibrei- 
ten Korper, rundlichere Lappung- des Halsschildes, und fla- 
chere wenig^er reg-elmassig-e Sculptur der Flüg-eldecken. Diese 
ist in der Form áhnlich der des levanlimis, doch sind die in 
Lang'scarenen uing*eb¡ldeten tertiaren Limes manchmal un- 
terbrochen. Schwarz, die Seiten des Halsschildes und der Flü- 
g-eldecken violet. 

Chlaenius dives Dej. var. gredosanus m. 

A forma typica capite, thorace, elytrisque atrocoeruleis 
differt. 

Sierra de Gfredos. Martínez y Saez, Lauffer colleg-. 

Bei dieser interessanten Varietát, welche ich bis jetzt nur 
am Fusse der Sierra de Gredos, auf deren Nordseite g-efunden 
habe, ist die bei der Stammform práchtig- kupferrot g-lánzende 
Farbe des Kopfes und Halsschildes, sowie das leuchtende Grün 
der Flüg-eldecken durch Blauschwarz ersetzt; manchmal ist 
diese Farbe auf Kopf und Halsschild um ein paar Nüanceu 
heller. 

Chlaenius dives Dej. var. viridicoeruleiis m. 

A var. g-redosana capite prouotoque viridibus nitidis distin- 
g-uenda. 

Sierra de Gredos et Sierra de Béjar. Lauffer colleg-. 

Unterscheidet sich von der var. gredosanus m. durch die me- 
tallisch g-rüne Fárbung- des Kopfes und Halsschildes. Die Flü- 
g-eldecken haben dieselbe Farbe, wie bei der vorg-enannten 
Varietát. 

Cymindis alternans Ramb. var. bejarana m. 

Varietas valde insig-nis, intervallis elytrorum laevibus. A 
forma typica atque a var. com2)ostellana prothorace breviore et 

T. v.-Octubre, 1905. 27 



406 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

latiere, basi mag-is recte truncata, elytris loug-ioribus mag-is 
parallelis, retrorsura minus ang-ustatis, intervallis planatis 
valde diversa. 

Diese nene Form unterscheidet sich von den mir vorliegen- 
den Exemplaren der C. aliernans, der var. compostellana Reiche 
und der var. VogeJi Schauf. dadurch, dass bei ihr alie Zwi- 
schenráurae g-latt sind: von den beiden ersteren ausserdem 
durch die glánzend schwarze Farbung (Mundteile, Fühler und 
Beine natürlich ausgenommem), das etwas kürzere und brei- 
tere Halsscliild, dessen Basis raehr gerade, d. h. niclit im Bo- 
g-en g'egen das Schildchen vorgezog-en ist, die lang-eren weni- 
g-er ovalen, mehr g-leichbreiten Flügeldecken und die flache- 
ren Zwischenráume. 

Icli besitze Exemplare der Stammform aus Coimbra und dem 
Nordwesten der Provinz León (letztere mit beiteren Flügel- 
decken und flacheren Zwischenraumen); solche der var. com- 
postellana aus Santiag-o de Compostela, und solche der yar. Vo- 
geli aus der Sierra de Gredos und Sierra de Guadarrama. In 
der Sierra de Bejar scheint nur die var. hejarana vorzukom- 
men. Ein weiteres in meiner Sammlung befindliches Exem- 
plar aus Portugal, ohne g*enanere Fundortsangabe, mit eben- 
falls glatten Zwischenraumen ist von kürzerer und breiterer 
Form, ais die var. iejarana, von welcher ich c." 20 Stück er- 
beutet habe, 

Dass C. aliernans mit glatten Zwischenraumen in Portugal 
(Serra de Gerez) vorkommt, hat schon Prof. Dr. L. v. Heyden 
in seiner «Reise nach dem südlichen Spanien» erwáhnt. 

Necrobia (Agonolia) pilifera Reitt., var. cupreoiiitens m, 

A forma typica differt: capiteprothoraceque nigro-violaceis: 
elytris obscuro cupreis. 
Monsagro (Prov. Salamanca) in Collect. Lauffer. 
Unterscheidet sich von der blauen oder blaugrünen Normal- 
form durch die schwarzviolette Farbung des Kopfes und Hals- 
schildes und die dunkelkupfrige der Flügeldecken. Ferner ist 
bei der neuen Varietat nur das erste Fühlerglied rotgeib, die 
übrigen mehr oder weniger dunkel metallisch violett. 

Pimelia punctata Sol. manchega m. 
A typo differt; corpore angustiore atque minus rotundato; 



DE HISTORIA NATUÜAL. 407 

elytris tricostatis nec non tibiis posticis superne valde ang-us- 
tioribus, 

Mancha (Quero, Alcázar de San Juan, Quintanar de la Or- 
den), Lauffer coUeg. 

Untei'sclieidet sicli von der Stammform durcli die, aus der 
Verschmelzung- der Hockerreiheu eutstandenen, und mehr 
oder minder g-latten 3 Rippen (2 Rücken-und 1 Seitenrippe) 
der Flüg'eldecken, die viel kleineren, entweder durch Quer- 
runzeln verbundenen , oder g-etrennt stehenden Kornchen 
der Zwischenraume und Seiten, sowie die lang-ere, wenig-er 
breite und wenig-er runde Korperform. 

Diese Merkmale sowohl, ais auch die schmálere Rücken flá- 
che der Hinterschienen (bei der Stammform ist jene sehr breit, 
wesshalb eig-entlicli Sénac die 2iiinctata unter den Arten mit 
breitem Hinterschienenrücken liatte aufführen müssenjund 
der Umstand, dass die Stammform in den ang-eführten Ge- 
g-enden nicht vorzukommen scheint, kónnten eventuell die 
Aufstelluug- ais Art rechtfertig-en; aber die g-leiche Bildung- 
des Halsschildes, die ebenfalís etwas vorg-ezog-enen Sclmlter- 
ecken und der wie bei der typischen jmnctata, áusserst fein 
chag-rinirte, d. h. g-ekornelte Unterg-rund der Flüg-eldecken, 
erlanben mir nur, unser Tier ais eine, allerdings ziemlich 
abweichende geog-raphische Rasse zu betrachten. 

Exemplare aus Záncara (von Escudé und Fraile g-esammelt) 
und solche aus Albacete besitzen zwar g-leichfalls mehr oder 
wenig-er stark ausg-eprág'te Rippen, aber in Bezug- auf die 
Kornelung' der Zwischenraume halten sie das Mittel zwischen 
der Normalform und manchega. 

Was die Stammart (welche um Madrid mit der daselbst viel 
selteneren castellana Pérez Are. sich findet) anbelang't, so ziehe 
ich deren Vorkommen bei Sevilla sehr in Zweifel. Dr. Kraatz 
erwáhnt in seiner trefflichen «Revisión der Tenebrioniden der 
alten Welt» bei Besprechung- der P. pimctata, dass er sie aus 
Andalusien nicht erhalten und Rosenhauer sie in «Die Tiere 
Andalusiens» nicht aufg-eführt hátte. 



boletín de la real sociedad española 



Boletín bibliográfico. 

Julio.— ÜPtubre. 

Academia nacional de Ciencias. Córdoba (República Argentina). (Boletín.) 
1904. T. XVII, entr. 4.a 

Académie des Sciences. Cracovie. (Bulletin international.) 1905. N° 4. 

Académie des Sciences. Paris. (Comptes rendus.J T. csl, n" 23.— Laveran et 
Vallée: Sur un cas de transmission par des ixodes de la spirillose 
et de la piraplasmose bovines, — Ch. Depéret: L'évolution des mam- 
miféres tertiaires; méthodes et principes. Nos 24, 26.=T. cxli, nos i_ 
13. — Ch. Depéret: L'évolution des Mamm. tertiaires. - L, Fage: Modi- 
ficat. et role des organes segmentaires chez les formes épitoques d'An- 
nélides polychetes. — H. Coütierb: Sur les épipod. des Crustacés 
Eucyphotes.— R. Doüvillé: Sur les Préalpes subbétiques aux env. de 
Jaén. — Mürgoci: Contr. á la tectonique des Carpathes mérid. — Por- 
cher: Sur l'origine du lactose. De l'Ablation des mam. chez les feme- 
lles en lactation. — Charrin et Le Play: Fixation des subst. chim. sur 
des cellules vivantes.— Lapicque: Ethnogénie des Dravidiens: Prédra- 
vidien de type négre et Protodravidien de type blanc. — Coütiere: Sur 
quelques points de la Morphologie des Scbizopodes. — L. Fage: Les 
organes segment. au moment de la maturité sex. chez les Hésioniens 
et les Lycoridiens. — Vigüier: Le recul de la bouche chez les Cheto - 
podes. — FicHEUB et Savornin: Sur les terrains tertiaires de l'Oueu- 
nougha et de la Medjana (Algérie).— Deprat: L'origine de la proto- 
gine de Corsé. — J. Lefevre: Sur le développ. des plantes vertes á la 
lumiére, en l'absence compl. de gaz carb. dans un sol artifieiel conten, 
des amides.— L. Daniel, Sur deux cas de greífe.— Coütiere: Sur les 
affinités múltiples des Hoplophoridas.— P. Abric: Sur la syst. des Ché- 
tognathes. — P. Ledoüx: Sur la régénér. de la radicule lésée.— Coü- 
tiere: Sur les Crevettes du genre Caricyphus prov. des coll. de S. A. S. 
le Prince de Monaco. — Mlle. Stephanowska: Sur la croiss. en poids 
du poulet, — O. Phisalix: Sur la prés. de venin dans les oeufs 
d'Abeilles. — F. Marceaü: Sur la prod. de travail méc. par les muscles 
add. des Acéphales. Sur la struct. des muscles du manteau des 
Céphal. en rapport avec leur mode de contraction.— S. Leduc: Germin. 
et croiss. de la cellule artificielle.— A. Laverax: Sur une hémogréga- 
riñe des gerboises.-P. Choffat: Pli-faille et chevauchements horiz. 
dans le Mésozoique du Portugal.— Mürgoci: Sur l'ex'st. d'une grande 
nappe de recouvr. dans les Carpathes mér, — Lodin: Observ. sur le 
mode de form. des amas blendeux encaissés dans les terrains strati- 
fiés. -H. Lagatd: Classif. et nomencl. des terres arables d'aprés leur 



DE HISTORIA NATURAL. 409 

constit. mineral, (agricole). — Ravaz et Roos: Sur le rougeot de la 
vigne. — Charpentier: Sterigmatocystis nigra et acide oxalique. — 
E. Haug: Sur la struct. géol. du Sahara centr.— Molliard: Culture 
puré des plantes vertes dans une atm. conflnée, en prés. de matiéres 
organ — Charrín et Goüpil: Physiologie du placenta. — Warcollier: 
Cause de la présence de quant. anorm. d'amidon dans les pommes 
meurtries.— Leger et Dctboscq: Les Eccrinides, nouveau groupe de 
Protophytes parasites.— Guiluermond: Contr. á l'étude cytol. des 
Cyanophycées. — Charpentier: Sterigmatocystis nigra et acide oxali- 
que. — Mascart: Le régime des contre alizés.— L. Cateux: La disso- 
lution directe des silicates de la terre arable et les expér. de Daubrée. 
J. Dauphin: Nouv. rech. sur l'appareil reproduct. des Mucorinées.— 
LüBiMENKO: Sur la sensibilité de l'appareil cbloroph. des plantes om- 
brophobes et ombrophiles.— A. Fabre: La végét. spont. et la salubri- 
té des eaux. 

Archives Néerlandaises des Sciences Exactes et Naturelles. Harlem. Tome x, 
nos 3.4._j. M. van Bevimelen: Contr. á la connais. des produits de 
décomposition des silicates dans les terrains argileux, volc. et latéri- 
tiques. L'absorption d'eau par largue. 

American Naturalist. (The.) N" 462. -E. W. Berry: Fossil Grasses and 
Sedges.— Dr. H. W. Rand and J. L. Ulrich: Posterior Connections of 
the Lateral Vein of the Skate.— Dr. H. W. Rínd: The Skate as a Sub- 
ject for Classes in Compar. Anatomy: Injection Methods. — J. A. 
Cüshman: Foss. Crabs of the Gay Head Miocene. -Dr. T. H. Romei- 
ser: a Case of Abnorm. Venous Syst. in Necturus maculatus. — R. H. 
HowE, J. R.: Sir Ch. Blagden. earliest of Rhode Island Ornlth. — 
Dr. C. R. Eastman: The Liter. of Edestus.=N''463.— Prof. R.S. Lull: 
Restorat. of the Titanoihere Megacerops.— Prof. W. R. Coe: Syn. of 
N. Amer. Invert. xxi, the Nemerteans, part i. — Dr. B. M. Davis; Stu- 
dies on the Plant Cell., vi.=N° 465. — Howard Crawley: Interrela- 
tionships of the Sporozoa. — Julia Worthington: Contr. to our Knowl . 
of the Myxinoids. — F. C. Baker: Notes on the Genitalia of Lymnsea. 

Aúnales Historico-naturales. Budapest. 1905. Vol. iii, pars prima. — A. Moc- 
sárt: Rhyssse sociar. species in coU. Mus. Nat. Hungar. -Fr. Sav. 
MoNTiCELLi: Di una Temnocephala della Sesarma gracilipes. — V. SzÉ- 
pligeti: Exot. Braconiden. — Dr. G. Horváth: Berytidaí novse. — Fr. V. 
Theobald: a Cat. of the Culicidse in the Hung. Nat. Mus.— D. Küthy: 
Insecta Heptapotamica, Orthoptera. — Dr. H. Brauns: Masaridse v. 
Sudafrika. — F. Meunier: Monogr. des Psychodidse de Tambre de la Bal- 
tique.— L. V. Méhelt: Die herpet. Verhalt nisse des Mecsekgeblrges 
und der Kapela. — H. Schouteden: Monogr. du g. Coleotichus.—M.. Bez- 
zi. Clinocerse tres novse ex Eur. — J. Desneux: Isoptera of New Gui- 
nea. — Dr. G. Horváth: Species generis Ommatidiotus Spin. — Ign. 
Bolívar: Conocéph. de la Nouv. Guiñee.— Cn. T. Brues; A Coll of 



410 boletín de la real sociedad española 

Phoiidse from Perú.— Dr. J. v. Madarász: Über eine neue Bradyp- 
terus Art.— A. L. Montandon: Trois nouv. espéc d'Hémiptéres cryp- 
tocérates. — Dr. G. Nobili: Tritodynamia Horvathi.—DR. G. Hor- 
vÁTH: Hémiptéres nouveaux de Japón. 
Australia^ Museum. S¡due5^ (Records.) 15 Junio 1905. Vol. vi, n° 1. 
Berliner Entomologische Zeitung. 1904. iii, und iv, Heft 11 (1-32), 209- 
332. — A. Hüwe: Neues v. Parnassius delphius albulus Honrath. — 
J. I. Kieffer: N. Eacharinte und Chalcidinse. — H. Kolbe: Ueber 
einige interess. Lamellic. und Tenebrion. Afrikas. — J. N. Moser: Val- 
giden-Arten — O. Schültz: Ueber einige aberrat. aus dem g. Parnas- 
sius Ltr. — W. ScHüLz: Ein Beitrag z. Kennt. der papuan. Hymeu. 
Fauna. — H. Stichel: t). die system. Stellung der Lepidopt. Gatt. 
Hyantis Hew. und Morphosis Oberth. 
Botanisk Tidsskrift. Copenhague. B. 26, Heft 3.— E. Rostrup: Mykolo- 
giske Meddelelser (ix). Coutribut. mycolog. (ix). — H. Joksson: A 
Contrib. to the knarledge of the Mar. Algfe of Jan Mayen. — O. Chris- 
tensen: Vegetat. paa Oerne i Smaalandshavet.— H. E. Petersen: 
Undersogelser over Bladnervationen hos Arter af Slsegten Bupleurum 
Touru. = Recherch. sur la nerv. foliaire chez cert. esp. du g. Bupleu- 
rum Tourn.— C. H. Ostenfeld: Om vegetat. i og red Gudenaaen nser- 
kanders. — E. Hallas: Nye Arter of Oedogonium fra Danmark. 
Broieria. CoUegio de S. Fiel. Vol. iv, 1905, fase, iii.— O, Mendes: Lepidop 
teros da Regiáo de S. Fiel. — C. A. Menezes: Especies do genero 
Bystropogon.—DK. J. Rick: Fungos de Torres Vedras. — H. Schou- 
teden: Deux aphides nouv. 
Académie internationale de Géographie Botanique. Le Maus. (Bulletin.) 

Nos 189-192. 
Burean of AgricuUurc. Manila. (Bulletin.) 1905. N" 6. 
Commissao do Servigo Geológico. Portugal. (Communicagoes.) Lisboa, 1904- 
1906. T. VI, fase, i.— P. Choffat: Le Crétacique dans l'Arrabida et dans 
la contrée d'Ericeira.— J. F. Nkrt Delgado: Contrib. para o estudo 
dos terr. paleoz.-P. Choffat: Supplément á la Descript. de l'Inf ra- 
llas et du Sinémurien en Portugal.— Ch. Schlumberger et P. Chof- 
fat: Note sur le genre Spirocyclina, Mun.-Chalm. et quelq. autr. 
genr. du méme aut.— Ch. Schlumberger: Note sur le genre Choffate- 
lla. — P. Choffat et G. Dollfds: Quelq. cordons littor. mar. du 
Pleistoc. du Port. — P. Choffat: Preuves du déplac. de la ligne du ri- 
vage de l'Océan. — V, Souza-Brandáo: Sur un gis. remarq. des riebe- 
ekite et le zircon qui Taccomp.— J. F. Nery Delgado: Deux mots á 
propros du livre de M. Georges Engerrand <Six leíjons de Préhistorie>. 
Canadian Entomologist. (The.) London. Ontario. Vol. xxxvii, nos 6-9. 
Deutsche Entomologische Zeitschrift. Jahrg. 1905. Zweiter Heft. 
Entomologische Litteraturblatter. Berlin. 1905. Nos 3.7. 
Entomologist' s Record. (The.) Londres. Vol. xvi-xvH, 1-8. 



DK HISTORIA NATURAL. 411 

FeuiUe des Jennes Natnralisies (La). París. N° 417. — A. Félix: Notes et 
observ. sur les Renonc. batracienn. desenv. de Vierzon. — A. Laville: 
Amanda Chelloise accotnp. de l'Elephas antiquus Falconer, á Créteil 
(Seine). — A. Labeau: Note sur la flore marit. du litt. fran^. de la Mer 
du Nord.— F. Plateau: Notice géolog sur le territ. de Merfy. 

Geological Imtitution of the Unwvrsity . Upsala. (Bulletin.) Vol. ti. 1905 
Nos 11-12. 

Institució catalana d'Mistoria natural. Barcelona. (Butlletí.) Seg. época. 
Any 2.°, n.os 3-4. — N. Fokt Sagué: El jaciment de blenda y galena de. 
Sant Pere Mártir. — Ll. Garcías y Font: Plant. deis voltans d'Artá y 
Capdepera (Mallorca). — L. Navas: Notas Neuropt.— S. Maluqüer: Guía 
per la cassera, prepar. y conserv. deis lepidópt.=N.° 5. — N. Font 
Sagcé: Nota sobre la pres. del terr. pliocénich en la comarca de Tor- 
tosa. — A. Marcet: Notas pera la «Flora Montserratina».— D. Ventalló: 
Algunas zoo-cecidias de Tarrasa.— S. Maluquer: Guía per la cass., 
prep. y cons. deis lepid.=N.° 6.— N. Font Sagué: Nota sobre la mo- 
libdenita de Pedralves. — D. Ventalló: Lepidópters de Tarrasa. — 
J. Pérez: Esp. nouv. de Hyménoptéres de Catalogue. — Caziot: Etude 
sur quelq. Helix de la Catalogue.— S. Maluquer: Guía eta. 

Instituto geológico. México. (Parergones.) T. i, 8,— J. D. Villarello: Hi- 
drología subt. de los alr. de Querétaro. 1905. 

Jardín Botánico. Tiflis (en ruso), vii, 3.— W. H. Lipskt: Flora Asise Me- 
dite. Pars III. 

Johns Hopkins Hospital. (The.) Baltimore. (Bulletin.) Nos 170-174, May- 
September 1905. — H. Me Ei.derry Knower: The Embryology of a Ter- 
mite. Boston, 1899. 

K. K. Zoologisch botanische Gesellschaft. Wieu. ( Verhandlungen.) lv, Bd. 
5 und, 6 Heft. 25 Julio 1905. — Dr. A. Steüer: Über das Kiemenfilter 
und die Nahrung Adriat. Fische.— L. Keller; Beitrage z. Flora von 
Karnten, Salzburg und Tirol. — Dr. O. Porsch: Die Blütenmut. der 
Orchid. ais Ausgangspunkt ihrer Art-und Gatt.— Dr. J.' Lütkemüller: 
Z. Kennt. der Gatt, Peniun Bréb.— Fr. Kohl: Hymenopterentypen 
aus der neotrop. Fauna.— Dr. R. Cobelli: Contr. all'Ortott. del Tren- 
tino. — Dr. Ed. Graeffe: Über zwei neue Cynips-Arten und deren 
Gallen. 

Laboratorio de investigaciones biológicas de la Universidad (Trabajos del). 
Madrid. T. iv, fase. 1." y 2.°.— S. Ramón t Cajal: Tipos cel. de los 
gangl. sens. del hombre y mamíferos.— A. Pí Y Süñer: La antitoxia 
espec. renal.— S. Ramón t Ca.ial: Las células estrell. de la capa molec. 
del cerebelo.— F. Tello: Termin. sens. en los pelos y otros órganos.— 
S. Ramón y Cajal: Las células del gr. simpát. del hombre adulto.— 
F. Tello: Termin. en los músc. estriados. — S. Ramón y Cajal: Color. 
de la fibra muse, por el nitrato de plata reducido. 

Laboratorio ed Orto Botánico. Siena. (Bulletino.) Ann. 7, face. Mv, 1905. 



412 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Fl. Tassi: Contributo alia storia della botánica in Italia. — Consid. in- 
torno ad una nuova Leptosphaeria. — Micologia della prov. senese.— 
A. Mannizzi: II freddo del gennaio 1905 e le piante dell'orto bot. di 
Siena. 

Musée Zoologique. St. Pétersbourg. (Annuaire.) T. ix. n" 4, 1904.— A. Bi- 
rula: Bemerk. über die Ordung der Solifugen i-v.— N. Adelung: 
Symbola nova ad cognit. Blattodeorum (Orth.) Africae or. — M. Pie: 
Notes sur divers. esp. d'Anthicides de Motschulsky et descript. de 
plus. nouv. du mérae groupe. — K. Satünin: Trichcelnrun, eine neue 
Feiiden-Gattung, und die Arten derselben. — H. Friese: Neue oder 
wenig bekannt. Hummeln des Russischen Reiches (Hymen.) — K. Sa- 
tünin: Neue Katzenarten aus Central- Asieu. 

Musée Océanographique. Monaco. (BuUetin.) Nos 39-40.— S. O. Sars: Liste 
preliminaire des Calanoides.^N" 41.— J. Richard: Observations sur 
la faune bathypelagique.=N° 42. — J. Hansex: Further Notes on the 
Schizopoda.=N° 43. — H. Allemandet: Aualyses des echantillons 
d'eau de mer recueillis en 1904.=N° 45. 

Museo nacional. Montevideo, (Anales.) — J. Arechavaleta; Flora uruguaya, 
11 y últioia entrega. 1905. 

Museu Paulista. San Paulo. (Revista.) Vol. vi. 

Museum of Comparative Zoology at Harvard College. Cambridge. (BuUe- 
tin.) Vol. xLVí, n° 6, June 1905. The vertebrata of Gorgona Island, 
Colombia =N° 6, July 1905. Reporta on the scient. res. of the exped. 
to the Eastern trop. Pacific. =:N° 7, Sept. 1906.— T. Barbour: Notes on 
Bermudiam Fishes. 

Naturforschende Gesellschaft. Basel. ( Verhandlungen.) Band xvii. 1904. 

Nuova Notarisia (La). Luglio 1905.— M. Edw. Arthor: Bacillaria (Dia- 
toms) of the U. S. Geol. Surv. of the Territ.— A. Mozza: Sagg. di A.lgol. 
Ocean.=Ottobre, 1906. 

Philippine Weather Burean. Manila. (BuUetin.) November 19()4. — 
R. E. Brown: List of Philipp. Hymenoptera.=Decembre 1904. Ibd.= 
January 1905. — R. E. Brown: An Insectenemy of the Liliaceae: Calo- 
gramma festiva Don.=February 1905.— R. E. Brown: An Insect ene- 
my of the Ilang-Ilaug: Attacus cynthia Dr. 

Physikalisch-Medicinische Gesellschaft. Würzburg. (Verhandlungen ) 
Bd. XXXVII, nos 8-10. Bd. xxxviii, n" 1. 

Polytechnia. (Rev. de Scienc. med. e nat.) Vol.*:, 1906, nos 1-3. 

(Se continuará.) 



Sesión del 8 de Noviembre de 1905. 

PRESIDENCIA DE DON FLORENTINO AZPEITIA. 

El Secretario accidental, Sr. Fernández Navarro, leyó el acta 
de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Asisten los Sres. Alaejos y Rioja, de Santander, y el Sr. Fe- 
rrer y Hernández (D. Jaime), de Barcelona. 

— D. Luis Gonzag-a do Nascimento, da las g-racias por su 
admisión como socio en afectuosa comunicación. 

Admisiones. — Quedaron admitidos como socios numerarios 
D. José Padró y D. Antonio de Zulueta, propuestos en la sesión 
anterior por los Sres. Martínez de la Escalera y Fernández Na- 
varro, respectivamente, y se dio de alta al Sr. D. Eduardo 
Surmely. 

Se hicieron nuevas propuestas de socios. 

Comisión del Noroeste de África. — El Sr. Presidente anunció 
á los señores socios que los materiales recog-idos por los seño- 
res Martínez de la Escalera, Sobrado, Cabrera, y Fernández 
Navarro, durante sus excursiones, estaban expuestos en el lo- 
cal destinado á g-alería fotog-ráfica del Museo, y les invitó á 
que, una vez terminada la sesión^ pasaran á dicho local para 
hacerse carg'o de los trabajos realizados por los comisionados 
en vista de los materiales recog-idos, que son los sig-uientes: 

Unos 450 minerales, rocas y fósiles de Ceuta, Melilla, Islas 
Chafarinas, Isla Alborán, Peñón de Vélez de la Gomera, Isla 
de Alhucemas y territorios rífenos de Cabo del Ag-ua, Bocoya, 
Mezquita, Benisícar y Frajana. 

Los materiales de Chafarinas y Alborán, así como parte de 
los de Melilla, son volcánicos; los de las demás localidades son 
sedimentarios de diferentes edades. Ofrecen excepcional inte- 
rés las rocas volcánicas de Melilla por su carácter basáltico y 
por no haber sido citadas hasta ahora, seg-ún parece. 

De Zoolog-ía, se han recog-ido en Mog-ador 420 pieles de aves 
y 85 de mamíferos; 600 reptiles y batracios y algunos peces 
conservados en alcohol; 25 tubos de moluscos fluviales y te- 

T. v.-Noviembre, 1905. 2í 



414 boletín de la. REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

rrestresy 130 con parásitos de mamíferos y aves, arácnidos y 
miriápodos en alcohol, y más de 8.000 insectos, en su mayor 
parte coleópteros, por estar muy avanzada la estación para los 
de otros órdenes, resultando reducido para éstos el número de 
especies, como ha ocurrido con los insectos canarios. Las aves 
y los reptiles, por el contrario^ están bien representados como 
número de especies y en series interesantes, por los diferentes 
plumajes de aquéllas (jóvenes y adultos) y la g-ran cantidad de 
los últimos con buen número de variedades, en los ofidios 
principalmente. 

La zona explorada no se separa de la villa más allá de una 
veintena de kilómetros por falta de material de campamento, 
y, sobre todo, porque durante los meses de Julio, Ag-osto y 
Septiembre el interior está muy seco, calcinado materialmente 
pasada la reg-ión de las dunas, adonde Ueg-a la brisa, y es poco 
productiva en ese tiempo la caza. 

A lo largo de la costa se han recog-ido materiales entomoló- 
g-icos en Casablanca, Safí, Mazag-án y Táng-er en fin de Junio 
y mes de Julio, de los cuales aparecen descritas alg-unas espe- 
cies de himenópteros por el Sr. G. Mercet en el último y en el 
presente Boletín de esta Real Sociedad y también por el señor 
Bolívar una de ortóptero en el de Julio. 

Como capturas notables en Mog-ador, una subespecie de Fé- 
lix^ entre los mamíferos; el Carahis stenocejihalus Luc, un Ar- 
throdeis, un CryjMcus, una Anoxia y un Cathormioceriis nue- 
vos entre los coleópteros, que con otros dudosos serán publi- 
cados próximamente. 

La Comisión de Canarias comenzó sus estudios por la isla de 
Tenerife, trabajo que realizó sólo el Sr. Sobrado. Reunidos los 
Sres. Sobrado y Cabrera, pasaron al g-rupo Oriental, visitando, 
en primer término, la de Lanzarote; á pesar de las malas con- 
diciones en que encontraban sus campos para la recolección, 
por no haber llovido desdefines del mes de Febrero del año 
actual, lo mismo que en su vecina la de Fuerteventura, acu- 
dieron á aquellos sitios en que por sus favorables condiciones 
podrían obtener mejores resultados. 

En vista del estado de los campos de Lanzarote no se detuvie- 
ron en Fuerteventura, ante la seg-uridad de perder el tiempo, 
pasando directamente á Gran Canaria, donde permanecieron, 
unos, días recorriendo el Norte y Centro de la isla. 



Bol. de la R. Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo V.— Lám. lU. 




I. de la R. Soc. üsp. de Hist. Nat. 



fomo V. — Lám. lY. 




DE HISTORIA NATURAL. 415 

Desde Gran Canaria se dirig-ió la Comisión al grupo Occi- 
dental, Hierro, Gomera y Palma; en la primera se encontraron 
obligados á permanecer ocho días, tiempo que tarda el vapor 
en volverla á visitar, pues de lo contrario la hubieran aban- 
donado antes, por hallarse sus campos atravesando un período 
de sequía idéntico al de Lanzarote y Fuerteventura. 

En la Gomera permanecieron siete días, recorriendo toda la 
parte Norte de la misma, y de aquí reg-resaron á Tenerife, 
dando por terminada su misión. 

En el escaso tiempo empleado, un mes y días, que en otra 
época sería insuficiente para recorrer cualquiera de las islas 
como Tenerife, Palma, Gran Canaria, sin embarg-o recog-ieron 
unas 400 especies veg-etales, insectos y otros objetos que de 
lleno interesan á estos estudios. 

Comunicaciones verljales.— Él Sr. Lázaro presenta, para su pu- 
blicación, la seg-unda parte de sus «Notas micológ-¡cas»,y anun- 
cia, para la sesión próxima, una nota breve acerca del mismo 
asunto, con destino al Boletín. 

— El Sr. Bolívar presenta, por encargo de nuestro consocio 
D. Celso Arévalo, un estudio sobre hidrozoarios españoles de la 
Estación de Biología, de Santander, acompañado de hermosas 
láminas, admirablemente dibujadas por doña Luisa de la Vega, 
viuda de nuestro inolvidable colega D. Augusto González de 
Linares, y que, con la referida Memoria, pasaron á la Comisión 
de publicaciones. 

— También presentó una nota del Sr. Graiño, de Aviles, sobre 
ormitoiogía española. 

— El Sr. Rioja mostró varias fotografías de un toro y una 
vaca que ofrecen la anomalía de presentar una quinta pata 
dorsal, que en el toro termina por cinco dedos provistos de 
otras tantas fuertes garras, acordándose se publicasen dos del 
toro para dar idea á nuestros consocios de tan singular fenó- 
meno. (Véanse las láminas iii y iv.) 

—Manifestó, además, el Sr. Rioja, que dichos animales viven 
aún, y que del toro se habían obtenido en el Laboratorio de 
Santander moldes en yeso, que ofreció enviar para las colec- 
ciones del Museo de Ciencias Naturales. 

—El mismo Sr. Rioja presentó varios crustáceos conservados 
por un método ensayado en la Estación de Biología marítima 



416 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

de Santander, que permite tener los ejemplares en seco sin 
que se pongan ríg-idos, sino que, por el contrario, conservan 
la flexibilidad de las articulaciones y, consig-uientemente, los 
movimientos de las diferentes partes ó piezas de las extremi- 
dades; han sido conservados dichos ejemplares por el procedi- 
miento inventado por Wickersheimer, de que el pensionado 
de la Estación D. Celso Arévalo, da cuenta por extenso á la 
Junta del Museo de Ciencias en la Memoria presentada al ter- 
minar su pensión. 

Este procedimiento, que ha constituido durante alg-ún tiem- 
po un secreto, ha sido divulg-ado recientemente en virtud de 
una convención entre el inventor y su Estado, y consiste en lo 
siguiente: 

Preparación del líquido conservador en esta forma. 

Sulfato alumínico potásico. 100 gr. 

Cloruro calcico . 100 » j Disuélvase todo en 

Solución A.' Potasa cáustica. .. , 100 > ; tres litros de agua 

f Nitrato potásico ] 2 » ] destilada hirviendo. 

Acido arsenioso 10 > ^ 

Se deja enfriar esta disolución y se separa, por decantación 
primero, y por filtración después, el abundante precipitado 
cremoso que se produce, quedando un liquido que debe ser 
incoloro é inodoro, y de reacción neutra sobre el tornasol, el 
cual se ha de mezclar á la solución B, que se indica á conti- 
nuación: 

1 Alcohol metílico 1.000 centímetros cúbicos. 

Solución B.^,. . 

( Glicerina pura 10 litros. 

Los ejemplares de crustáceos se sumergen en este líquido, á 
ser posible vivos, y en él se tienen de cinco á veinte días, se- 
gán su tamaño, sacándoles al cabo de este tiempo, secándoles 
cuidadosamente con papel filtro primero, y dejándoles expues- 
tos después al aire libre, si bien se ha de cuidar sea en sitio 
que no caiga polvo sobre ellos, para que no se adhiera éste á 
su superficie, más 6 menos impregnada de glicerina. 

De esta manera quedan indefinidamente sin alterarse, y con 

la misma flexibilidad en las articulaciones que si estuviesen 

frescos ó recién muertos. Los colores dan bastante idea del 

ítado natural del animal, pues si no se conservan exacta- 



DE HISTORIA NATURAL. 417 

mente como en el ejemplar vivo, no cambian en la medida 
que lo hacen los que se conservan en alcohol. 

Se ha observado que si se prolong'a más allá de lo que per- 
mite la consistencia de los teg-umentos (en relación, g-eneral- 
mente, con el tamaño del animal), la inmersión en el líquido 
conservador, se acentúa más de lo debido la flexibilidad de las 
articulaciones y la delicadeza de las mismas, pudiendo deter- 
minarse la desarticulación de las extremidades al insistir en 
los movimientos de éstas, cuando se cog'e el ejemplar, por lo 
cual debe tenerse muy en cuenta el tiempo de inmersión en 
cada caso particular, lo que sólo puede decidir la práctica del 
operador. 

— El Sr. Ribera da cuenta del donativo hecho por el Sr. Cal- 
derón al Museo de Historia natural, de un hierro meteórico, 
haciendo notar que este importante donativo hace el número 
18 de los que la colección debe á la g-enerosidad de nuestro 
Presidente, que, con su desprendimiento, la ha enriquecido 
considerablemente y hecho aumentar mucho en importancia. 

También da cuenta de la adquisición de una hermosa tor- 
tug-a terrestre, de la Isla de los Galápag-os, que pronto será 
expuesta al público y que ha sido donada al Museo por Sir Wal- 
ter Rotschild, de Tring-. 

— Pide luego que la Sociedad solicite de la Dirección del Ins- 
tituto Geog-ráñco y Estadístico, un ejemplar del Nomenclátor 
general de España, extendiéndose en alg-unas consideraciones 
sobre la importancia y utilidad de esta publicación. Se acuerda 
hacerlo así. 

— Lee después algunos datos publicados en el periódico La 
Liga Agraria, referentes á la organización de los servicios 
agrícolas oñciales en los Estados Unidos. A propósito de esta 
lectura hace atinadas observaciones sobre la conveniencia de 
dar publicidad á los trabajos de nuestra Sociedad, para que el 
gran público se entere de la trascendencia de nuestros estu- 
dios y haya atmósfera que haga posibles los adelantos á que 
debemos aspirar. 

Con este motivo, y abundando en las mismas ideas, pro- 
nunciaron algunas palabras los Sres. Artigas, Vázquez, Bolí- 
var, Presidente y Secretario, acordándose que después de cada 
sesión se mande á los periódicos de g-ran circulación una nota 
de los asuntos tratados para su publicidad. 



418 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Secciones. — La de Sevilla celebró sesión el 21 de Octubre de 
1905, bajo la presidencia de D. Manuel de Paul y Arozarena. 

— El Sr. del Mazo presentó un diente de escualo, que con 
otros varios, fué recog-ido en el término de La Palma (Huelva); 
un trozo de raíz petrificada, recog-ida en Mog-uer (Huelva); así 
como varios ejemplares de insectos, que serán oportunamente 
clasificados. 

— También dio cuenta de la visita que el pintor-paisajista 
D. Felipe Gil Gayang-os, había hecho á una g-ruta, reciente- 
mente descubierta en Benahojan (Málag-a), en la cual había 
descendido hasta unos 50 m. de profundidad, convenciéndose 
que dicha gruta era insondable; trajo de ella un trozo de esta- 
lactita y un hueso á medio fosilizar, que fueron presentados á 
la Sección y que se entregarán al Sr. Miquel para su estudio. 

— El Sr. Crú dio cuenta de la particularidad que había ob- 
servado en el Falco siihiuteo Linneo; esta especie sólo la 
había encontrado en Andalucía, en el transcurso de cuatro 
años, una sola vez en 1901, que pudo adquirir un ejemplar cf ; 
llevando en el presente mes encontrados tres ejemplares, un 
(^ y dos $9' deduciendo por estos datos que quizás esta espe- 
cie sea de paso por nuestro país, sin que estos pasajes sean 
anuales, sino irregulares. 

También dio cuenta de dos especies muy interesantes, y 
que hasta ahora no poseía en su colección; Loxia ciirvirros- 
tra L., cf y 9, de Dos-Hermanas (Sevilla); fueron cogidos el 
27 de Septiembre de este año, por un cazador de red, en el 
momento en que iban á beber; la otra especie es Aedon Galac- 
todes L., el cf cogido en Carmona (Sevilla), el 21 de Agosto de 
1905, y la 9 en Gelves (Sevilla), él 23 de Agosto de 1905. 

—Después de hechas estas comunicaciones, prometió pre- 
sentar una nota ocupándose de la nueva especie de ardilla 
Scmrus Imücxis, descrita por el Sr. Cabrera, para lo cual está 
tomando datos directos de los mismos cazadores del país. 

La Sección de Zaragoza celebró sesión el día 26 de Septiem- 
bre, bajo la presidencia de D. Pedro Ferrando. 
—El Sr. Izquierdo (D.Juan Antonio), presentó lanotasiguiente: 
Habiéndome proporcionado los consocios de esta Sección de 
Zaragoza, noticias sobre los procedimientos para combatir la 
serpeta, nombre vulgar de un hemíptero diáspido, que se des- 



DE HISTORIA NATURAL. 419 

arrolla en los naranjos de Valencia, creo oportuno dar cuenta 
á la citada Sección del resultado que he tenido en los ensayos 
realizados este verano. 

De todos los medios aconsejados, el que me ha dado éxito 
completo ha sido realizado, sirviéndome de guia las indica- 
ciones expuestas por D. L. Navarro en la revista titulada el 
Progreso Agrícola y Pecuario. La composición del líquido allí 
mencionado, la modifiqué haciendo la disolución más alcalina 
por medio de la potasa cáustica, y con dicha disolución he 
practicado repetidas irrig'aciones sobre las hojas y en las ra- 
mas y tronco, valiéndome de una brocha, consig-uiendo así 
hacer desaparecer por completo la referida enfermedad. 

La Sección de Barcelona celebró sesión el 30 de Octubre 
de 1905, bajo la presidencia de D. Telesforo Aranzadi. 

Se nombró Secretario, para sustituir á D. Jaime Ferrer, que 
ha trasladado su domicilio á Madrid, quedando desigmado para 
tal cargo, á propuesta del Sr, Presidente, el Sr. Llenas. 

Se dio cuenta de la baja del Sr. Casares (D. José], de esta 
Sección, que pasó á Madrid, haciendo constar ios señores so-- 
cios el placer con que habían visto su ascenso en el profeso- 
rado y su reciente proclamación á senador por la Universidad 
de Santiago, así como su sentimiento porque ello les priva de 
la compañía de un amigo á quien todos quieren y admiran. 

— El Sr. Casares (D. Antonio), leyó una interesante nota titu- 
lada «Flora briológica de Montserrat». 

— El socio D. Norberto Font Sagué presentó un voluminoso 
fragmento de un meteorito, de caída desconocida, hallado en 
las costas de Garral (Barcelona). 

— El Dr. de Buen hizo indicaciones curiosas referentes á la 
sustitución que se opera en Barcelona de la Blatta orientalis 
por la PhyUodromia germánica, hoy ya abundantísima y pre- 
ponderante en dicha ciudad. También las hicieron dicho se- 
ñor y el Dr. Aranzadi, sobre la permanencia de ciertos mosqui- 
tos en Barcelona y del papel que juegan los plátanos en su 
propagación. 

— El Sr. Llenas presentó unas muestras de arácnidos prepa- 
rados en seco, medio de sonservación que permite sean guar- 
dados en cajas y hacer con ellos colecciones de estudio, como 
se hace con los diversos órdenes de insectos. 



420 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

—Se acordó, por unanimidad, hacer constar el sentimiento 
con que esta Sección se ha enterado del fallecimiento del se- 
ñor Rodríguez Femenías, de Mahón, que tanto se había distin- 
g-uido en el estudio de la flora de las Baleares y, en particular, 
de las alg-as de Menorca. 



Notas y comunicaciones. 



D. Benito Hernando y Monge. 

Noticia necrológica 

POR 

DON LUCAS FERNÁNDEZ NAVARRO 

: El día 20 del pasado mes de Septiembre, experimentó esta 
Sociedad una pérdida por todo extremo sensible. La muerte^ 
que de alg-ún tiempo á esta parte parece complacerse en arre- 
batar de nuestro lado, y sustraer á nuestro cariño, á todo lo 
más sano y entusiasta del elemento joven, en que se cifren 
esperanzas para el porvenir de nuestra ciencia en España, ha 
venido á herirnos una vez más, elig-iendo entre sus víctimas á 
Benito Hernando y Mong-e. 

Historia breve la suya. Nacido en Granada en 27 de Febrero 
de 1885, hijo del sabio catedrático D. Benito Hernando y Espi- 
nosa y de doña María de la Gracia Mong-e y Moreno, vino á Ma- 
drid cuando su señor padre fué destinado á esta Universidad. 
Hizo sus estudios de 2.* enseñanza con aprovechamiento ex- 
traordinario en el Instituto de San Isidro, siendo discíp.ulo 
queridísimo de todos los profesores de aquel centro, y muy 
especialmente de un llorado y joven maestro, de Navarro Le- 
•desma, que sólo unas horas le precedió en el eterno viaje. En 
las Facultades de Ciencias y Farmacia de esta corte, continuó 
la serie de sus triunfos escolares durante tres años. Y nada 
más puede decirse de su historia oficial, que nada más podía 
dar tampoco de sí en veinte años de vida. 

Sin embarg-o, Hernando no era tan sólo un aprovechado es- 
tudiante de los que constituyen leg-ión, de los que más ade- 
lante, obtenida la notaría, la titular ó la cátedra, se desvane- 



DE HISTORIA NATURAL. 421 

cen entre la medianía obscura é infecunda. Hernando unía á 
su idea del deber, que hace los buenos estudiantes y los hom- 
bres honrados, el estímulo que forma á los g-randes sabios, 
cuando, como en él ocurría, se une á un superior talento, el 
amor intenso á la verdad, el afán de saberlo todo, y de saberlo 
bien, sin arredrarse por las dificultades; y la leg'ítima aspira- 
ción de brillar, y quizás de dar días de g-loria á su patria; afán 
no reñido ciertamente con la modestia verdadera , y diferente 
de aquella falsa virtud de los que, desconociendo sus faculta- 
des, pretenden alg-o superior á sus fuerzas. 

Sólo conociéndole íntimamente, y viendo la continua labor 
y la fe y entusiasmo que en todos sus trabajos ponía este niño, 
que niño era por muchos conceptos nuestro inolvidable amig-o, 
se comprende cómo pudo una vida tan corta dar tan abundan- 
tes y sazonados frutos. No son éstos en su mayoría del domi- 
nio del público, sino de aquéllos que, bajo una dirección inte- 
lig-ente y sag-az (la de su celoso y sabio padre), iban formando 
un espíritu científico de recia estructura que, no temo decirlo, 
hubiera asombrado, al revelarse, á los que no le conocían. 
Eran estos frutos, centenares de preparaciones microg-ráficas, 
multitud de problemas resueltos, copiosas colecciones, cuida- 
dosamente catalog-adas y estudiadas, interesantes trabajos 
manuales, innumerables fotog-rafías, unas de fenómenos na- 
turales, otras de asuntos artísticos, muchas de preparaciones 
microg-ráficas, etc. 

Allí, donde había alg'uien que trabajara, y que le admitiera 
á su lado, estaba pronto á la cooperación eficaz, intelig-ente y 
desinteresada el joven Hernando. 

Por ag-radecimiento y por justicia, debo hacer pública una 
notable labor de esta índole, que sin este homenaje mío que- 
daría desconocida. Me refiero al arreg"lo y presentación de la 
serie cristalog-ráfica que en fecha breve va á ser expuesta al 
público en nuestro Museo de Historia Natural. La elección de 
los ejemplares, su catalog-ación, y la disposición á la vez ar- 
tística é intencionada de los mismos, constituyen un notable 
trabajo casi exclusivamente suyo, en que puso de manifiesto 
el talento, el g-usto y la perseverancia incansable que consti- 
tuían las preciosas cualidades de su personal carácter. 

La multiplicidad de asuntos de estudio y de aficiones, que 
en otra edad hubiera perjudicado tal vez á la intensidad de su 



422 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

labor, era, como he dicho, muy útil en su juvenil despertar 
para darle una amplia cultura g-eneral, sólido cimiento y base 
firmísima en que hubiera podido edificarse el sabio á la mo- 
derna, el especialista del día de mañana. ¿Se podría coleg-ir 
hoy con seguridad de acierto, cuál sería la rama científica por 
donde nuestro llorado amigo había de ascender al elevado 
puesto que á su nombre estaba indudablemente reservado? 
Creo que sí; creo que en sus estudios privados, en la ten- 
dencia y orientación predilecta de todos sus empeños, hasta 
de sus jueg-os de niño^ se adivina ante todo el g-ermen de un 
físico y un g-eómetra, dotado de singular perspicacia. 

Por eso, su único estudio publicado, el referente á los des- 
arrollos de maclas, es la obra de un físico y de un geómetra. 
No he de llamar aquí la atención acerca del valor de este tra- 
bajo, puesto que con él se han honrado las páginas de las Me- 
morias de nuestra Sociedad, y todos habéis podido apreciarle 
en sí mismo y como halagüeña promesa de otras empresas 
mayores. Debo sí hacer notar las felicitaciones que de parte 
de sabios extranjeros le valió á su autor, y sentar una afirma- 
ción que lisonjea mi patriotismo y que no será, ciertamente, 
aventurada; creo que ni en los países más cultos sería fácil 
encontrar un joven que á los veinte años puede llevar á feliz 
término un trabajo tan interesante y de tan completa origi- 
nalidad, como el realizado por nuestro malogrado consocio. 

Tuve el honor de leer en la anterior sesión un trabajo muy 
corto, una sencilla nota bibliog-ráfica, última obra del pobre 
Hernando. Se trata de una labor de poco empeño, y realizada 
por encargo de uno de sus queridos profesores; y, sin embar- 
go, el que la vea, sin conocer al autor, no pensará que aque- 
llos conceptos claros y sólidos, son el fruto de una inteligencia 
tan joven. 

No se piense, por lo que va dicho, que Hernando era un 
niño serio y enfadoso, un antipático viejo prematuro. Nada 
de eso; y aquí estriba, á mi modo de ver, su mayor mérito. Era 
seguramente más niño que la mayoría de los de su edad, y nin- 
guno como él, con su carácter jovial, esparcía la alegría de su 
alma en medio de la seriedad de los laboratorios que frecuen- 
taba. En excursión, sus risas, sus carreras y su ocurrente es- 
píritu, daban siempre la nota más regocijada. Y causaba ad- 
miración ver juntas en un joven español, tanta alegría sana 



DE HISTORIA NATURAL. 423 

del vivir, y tan fuerte, serio y reposado amor á la iuvestig-a- 
ción científica. Espíritu equilibrado, verdaderamente raro y 
orig'iual, se apoderaba del afecto de cuantos le conocían, tanto 
más entrañablemente, cuanto más se iba dando á conocer y 
se intimaba con su trato franco y comedido á la par. 

Gran pérdida ha sufrido la Sociedad con la de este compa- 
ñero que tan poco tiempo llevaba á nuestro lado. No es menor 
el quebranto que ha experimentado la ciencia española al ver 
malog-rarse en ñor una de sus más leg-ítimas esperanzas. Nin- 
guno, sin embargo, comparable al de los dos nobles ancianos 
que en este hijo único veían la segura prolongación de un nom- 
bre ya enaltecido en la ciencia, y en la alta estima de los que la 
cultivan. Si para su pena hay algún consuelo, será, seg-ura- 
mente, el de afirmar que en ella les acompañamos, en primer 
término, los que nos llamábamos amigos de su hijo, después, 
con nosotros, esta Sociedad; y con ella, por último, todos los 
que se interesan por el anhelado progreso científico de Espa- 
ña, harto necesitado del esfuerzo de jóvenes de espíritu tan 
extraordinariamente dotado como lo fué el de Benito Hernan- 
do y Monge. 



Sobre la presión como agente minerogénico 



DON SALVADOR CALDERÓN 

La lectura de dos recientes trabajos del profesor del Museo 
de Turín, G. Spezia (1), sobre el dinamometamorfismo, me 
ha sug'erido alg-unas consideraciones, que voy á exponer bre- 
vemente. 

Conviene recordar, ante todo, que se han expuesto varias 
opiniones contradictorias sobre el poder minerogénico de la 
presión, y el año pasado el profesor Grubemann (2), ha pre- 
cisado más el pensamiento, deduciendo de sus estudios que el 



(1) II dinamomeiamorjlsmo e la minerogenesi. Atti R. Acc. delle Se. di Torino, 1905, y 
Contribuúoni di geología chimica: Sulla transformazione dell'opale xiloide in quarzo xi- 
loide. Ib., 1602. 

(2) Die kristalUnen Schiefer, t. r, Berlin, 1901, p. 60. 



424 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

piezometamorfismo de las rocas orig-ina tres zonas distintas 
según la profundidad: en la superior la acción de la presión 
es esencialmente mecánica, en las otras dos predominante- 
mente química. 

Para explicar las reacciones que derivan se cita una ley 
sobre los volúmenes moleculares y se ilustra con ejemplos en- 
caminados á demostrar que un mineral puede formarse de 
otros cuando su volumen molecular es menor que la suma de 
los volúmenes moleculares de estos. 

Spezia combate que las presiones ejercidas sobre las rocas 
ó los minerales en contacto, puedan ser ag-ente de procesos 
químicos. Cita, como ejemplo, Grubemann, que le sirve para 
la aplicación de las leyes de los volúmenes, la formación po- 
sible de la wollastonita por efecto de la presión del modo si- 
g-uiente: 



Calcita. 




Cuarzo. 




Wollastonita + CO 


Ca CO^ 


+ 


Si 02 


= 


Ca Si 0' 


36.76 




2l64 




40.70 



Pero Spezia no acepta el ejemplo por cuanto el volumen mo- 
lecular de esta especie es inferior á la suma de los de la cal- 
cita y el cuarzo. Contra ello milita el hecho de que viéndose 
con g-ran frecuencia en las rocas cristalino cuarzosas, asocia- 
dos cuarzo y caliza, sólo rara vez se encuentra en ellas la wo- 
llastonita. 

En apoyo de que ning-una reacción se opera bajo la influen- 
cia de la presión entre el carbonato calcico y la sílice, el autor 
cita el resultado de dos experiencias por él realizadas con un 
aparato que describe, manteniendo la presión continua por 
cerca de nueve meses á 6.000 atmósferas. Trátase en estas ex- 
periencias de presión estática y no dinámica, á la cual los sos- 
tenedores del dinamometamorfismo atribuyen ser el principal 
ag-ente de las reacciones químicas, entre otros el profesor Bec- 
ke, de Viena (1), el cual ha disting'uido entre Driick, presión 
estática, y Pressung, presión dinámica. Las investig-aciones ex- 
perimentales sobre la acción química de las presiones diná- 
micas son difíciles cuando quiere seguirse en condiciones ana- 



cí) Ueber Mineralbestand und Struktur der kristallinischen ScMefer. K. Ak. d. Wiss. 
Wien, 1903, p. 40. 



DK HISTORIA NATURAL. 425 

log-as á las naturales; pero pueden también servir para refor- 
zar el arg-umento las observaciones hechas sobre rocas extraí- 
das de g-ran profundidad. Por eso el autor examina numero- 
sos bloques extraídos de las g-alerías del Frejus y del Sim- 
plón, en los cuales encontró calizas íntimamente asociadas á 
cuarzo y nunca á woUastonita. Dichas rocas han soportado 
ciertamente una presión dinámica, en las cuales para las rocas 
del Simplón estudiadas, puede considerarse ser un factor la 
presión estática, calculada en cerca de 1.000 atmósferas, y el 
otro factor la velocidad del movimiento de las rocas mismas 
al elevarse. 

Esto me ha traído á la memoria que Berg-eron, estudiando la 
serie de rocas cristalofílicas de Lyonnais, halló que la sílice, 
introducida en la caliza por disolución, ha producido una roca 
metamórfica, bien que en condiciones que él no determina. 

Combate también Spezia la importancia de las leyes sobre 
los volúmenes, sostenida' con numerosos ejemplos por Becke, 
porque descansa sobre una base incierta, por deducirse á me- 
nudo los volúmenes moleculares de los minerales de la fór- 
mula teórica y muy hipotética y no correspondiendo á los da- 
tos de los análisis. 

De otras varias observaciones sóbrelos efectos de la presión, 
sea estática ó dinámica, el autor concluj'e que ellas pueden 
ser los principales factores de los efectos físicos inherentes á 
la estructura de las rocas, al mantenimiento en ellas del ag-ua 
en condiciones favorables para las reacciones químicas y tam- 
bién de efectos físicos predisponentes para estas reacciones, 
como la trituración y el aumento de contacto; pero no pueden 
suministrar la temperatura necesaria para las reacciones quí- 
micas. De aquí que el llamado dinamometamorflsmo no puede 
ser más que metamorfismo físico; para el químico sería mejor 
adoptar el término de iermomeíamorfismo. La temperatura ne- 
cesaria para este último, tratándose de las rocas cristalino pi- 
zarrosas, necesita ser suministrada, seg-ún el profesor de Tu- 
rín, por el contacto de las rocas eruptivas, por fenómenos lo- 
cales y, sobre todo, por los fenómenos g-enerales dependientes 
de la temperatura interna de la Tierra. 

En otro trabajo, también mencionado, refiere Spezia su en- 
sayo de transformación del ópalo xiloide en cuarzo xiloi- 
de, que le convenció de que en esta transformación no Ínter- 



426 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

viene la presión para nada. Ésta la log-ró por completo, en 
cambio, manteniendo en aparatos especiales durante quince 
días á la temperatura de 280 á 300° un prisma tallado de ópalo 
xiloide sumerg-ido en una disolución conteniendo vestig-ios de 
silicato sódico con mucha sílice g-elatinosa. No se obtuvo este 
cambio sometiendo el ensayo á la presión de 6.000 atmósfe- 
ras, mantenida por cuatro ó cinco meses con temperaturas de 
10 á 16°. 

Realizó, además, una de las experiencias circundando el pris- 
ma de ópalo con arcilla reducida á polvo impalpable bien com- 
primida, y obtuvo, como resultado, que la arcilla se puso com- 
pactísima, constituyendo un bloque tenaz, y rompiéndole se 
encontraba el prisma de ópalo en el interior sin ning-una se- 
ñal externa de alteración, ni las secciones delg-adas mostra- 
ban al microscopio indicios de transformación en ópalo ni de 
alteraciones de la estructura. Infiere, además, de aquí que 
no puede admitirse tampoco la hipótesis de Heim de ,que un 
cuerpo sólido y duro, sometido á presiones uniformes en todos 
sentidos, se vuelva plástico, pues no se encontró en el prisma 
ning-ún sig-no de la deformación permanente que debería ser 
consecuencia necesaria de la plasticidad. 

Por mi parte, puedo aseg-urar que también realicé en la Fun- 
dición de cañones de Sevilla experiencias análogas, gracias á 
la complacencia de la disting-uida oficialidad del Cuerpo, que 
se prestó á construir los aparatos que ideé y puso á mi disposi- 
ción prensas poderosas. En verdad, no lleg-ué á ning-una con- 
clusión dig-na de mención especial; únicamente obtuve la trans- 
formación casi instantánea del yeso pulverulento puro ó mez- 
clado é interpuesto en arcilla en diversas cantidades en her- 
moso yeso fibroso á una presión cercana á las 1.000 atmós- 
feras. 

No he interpretado, sin embarg-o, la falta de éxito de mis 
experiencias como una prueba de la impotencia metamórfica 
de la presión, sino que he achacado aquel fracaso á la imper- 
fección de mis conocimientos sobre las circunstancias en que 
debía operar. Citaré, como prueba de lo complejo de estos pro- 
blemas, la descomposición de ciertos silicatos calcicos (aug-ita ó 
feldespatos), que por circunstancias desconocidas pueden to- 
mar en un mismo sitio rumbos tan diferentes, que orig-inan 
ya nuevos silicatos (wernerita, epidota, zoisita), sin pérdida de 



DE HISTORIA NATURAL. 427 

cal, Ó ya productos de descalcificación. En todo caso, podría 
inducirse f¿ue en la Naturaleza la presión actúa con el concur- 
so de otros factores y en condiciones más complejas y quizás 
más duraderas que en nuestros ensayos. Desde lueg-o, me pare- 
ce evidentemente probado que, durante la consolidación de las 
rocas eruptivas, este ag-ente tiene inñueucia metamórfica quí^ 
mica en tan alto g-rado, por lo menos, como la tiene en la es- 
tructura. Quizás esta inñuencia radique, en parte, en favorecer 
la penetración de los mineralizadores y del ag-ua en las mag-- 
mas, más aún en este caso, la presión no deja de ser un factor. 

Daubrée (1) sostuvo, hace tiempo, ya antes de que se apli- 
case á las consideraciones g-eológ-icas, la teoría mecánica del 
calor, que el metamorfismo de las rocas está menos en rela- 
ción con la antigüedad que con las acciones mecánicas, alza- 
mientos y contorneamientos, que han experimentado. PerO, 
hay más: cuando las rocas arcillosas se transforman en piza- 
rras por acción mecánica, cambia su naturaleza química, par- 
ticularmente por la pérdida de ag-ua, así como su naturaleza 
mineralóg-ica por un comienzo de cristalización. Este hecho ha 
sido confirmado por interesantes estudios de Jannettaz y se 
explica muy sencillamente también por la experiencia. Así 
una masa de arcilla puede elevar su temperatura '4" bajo una 
mera presión moderada" (2). 

Afirmaba también Daubrée que la mayor parte de los sedi- 
mentos dislocados han sido afectados por el calor consig-uien- 
te á la acción mecánica; pero Spezia y alg-ún otro antes que 
él, aunque con otro motivo, creen que este calor, desarrolla- 
do en tales condiciones, es insuficiente para determinar las 
reacciones de que se trata. A esto, contestaría que la duración 
del tiempo y la continuidad del fenómeno puede suplir á la 
insuficiencia de temperatura, como lo probó asimismo Daubrée 
en las piezas de metal cubiertas de numerosos sulfuros cristali- 
zados (pirita, panabasa, calcopirita, erubescita, g-alena, etc.),y 
en las fuentes de Bourbonne y Bourbon-TArchambault, donde 
se presencia la formación contemporánea de dos sales minera- 
les, la estronciana sulfatada y el hierro carbonatado (3). 



(1) Eludes sur le métamorphisme, 1860, p. 64 y 65. 

(2) Géologie expe'rimentale, p. 450. 

(3) Compt. rend. Acad. de Scienc, 1874-1875. 



428 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Por el camino experimental se ha lleg-ado á la conclusión de 
que elevando la presión ó la temperatura se auméntala solu- 
bilidad de la mayor parte de las substancias. Así Wohler di- 
solvió en el agua polvo de apofilita, bajo una presión de 10 
á 12 atmósferas y á 180 ó 190°, y enfriando la solución se de- 
positó el mineral en forma de cristales (1). Recordaremos tam- 
bién las experiencias de Eng-el y Ville (2), las cuales probaron 
terminantemente que á favor de la presión crece el poder di- 
solvente del ag'ua carbónica sobre los carbonatos. 

Por otra parte, Sorby (3) ha probado que en todas las sales en 
que hay contracción durante la disolución, el g-rado de solubi- 
lidad aumenta notablemente con la presión. 

Es relativamente antig-uo el empleo de las altas presiones en 
vaso cerrado con objeto de acrecentar la solubilidad de las 
substancias puestas en presencia, y favorecer, por tanto, las 
afinidades químicas. Débense á Schafháutl las primeras expe - 
riencias por vía húmeda, efectuadas bajo presión (1845), inten- 
tando obtener el cuarzo por la calefacción de la sílice gelatino- 
sa en la marmita de Papin. Mas Sénarmont (1850) fué el que 
perfeccionó el método, logrando con él reproducir la mayor 
parte de los minerales ñlonianos tenidos como insolubles, se- 
ñaladamente el cuarzo, los sulfuros, los carbonatos y la fluori- 
ta. Modificaciones ulteriores de Daubrée y de los investigado- 
res Friedel y Sarasin, les han permitido obtener, además del 
cuarzo, la tridimita y la ortosa, con ayuda de la presión en las 
condiciones expresadas (4). 

Esto por lo que respecta á la influencia de la presión como 
agente minerogénico; veamos ahora la opinión de algunos 
eminentes petrógrafos en punto á la intervención de la misma 
causa en la formación y regeneración de las rocas. 

Rosenbusch (5), fundado en otro orden de consideracio- 
nes, formula la conclusión de que la consolidación de las ro- 
cas granitoides se ha realizado bajo fuerte presión y á una 
alta temperatura y ante todo «bajo el imperio de las condicio- 



(1) Tschermak, Trattato di Mineralogía. Trad. Parte genérale. Firenze, 1883, p. 280. 

(2) Compt. rend., vbl. 93, p. 340. 

(3) Proc. Roy. Sor,., li-62-3, p. 340. 

(4) Fouqué et Micliel Lévy, Synthése des minéraux el des roches. Pai)s, 18S2, p. 29. 

(5) MikroskopiscJte Physiographie der massigen Gesteine, t. ii, p. P, I8S6. 



DE HISTORIA NATURAL. 42!) 

lies físicas, cuya variación no podía ser más que muy lenta y 
continua». El metamorfismo, provocado por la intrusión de los 
g-ranitos, es ig-ualmente explicado por él, no por la substancia 
de la roca, sino por las condiciones físicas, es decir, la tempe- 
ratura y la presión. 

Pudiera multiplicar los ejemplos de rocas de apariencia 
eruptiva que no son sino sedimentos ó desechos de rocas cris- 
talinas, reconstituidos por la acción de las fuerzas puramente 
físicas; pero voy á limitarme á citar dos tomados, puede de- 
cirse, al azar. 

Los Sres. Kilian y Termier, estudiando alg-unas rocas erup- 
tivas de los Alpes franceses (Ij, describen un melafido recris- 
talizado de Savoya, convertido en pizarra feldespática. «Nues- 
tro parecer, dicen, es que no hay que apelar aquí á ning-ún 
fenómeno filoniano, y que las rocas de Bourg-Saint-Maurice, 
han experimentado sencillamente, como los terrenos en que 
encajan y como las pizarras de la Vanoise, una] especie de 
recocido en la profundidad. Nos parece probable, además, que 
el espesor de los sedimentos acumulados no hubiera bastado 
para producir este recocido, y que la recristalización es, sobre 
todo, la consecuencia de la exageración de la presión y de la 
temperatura resultante en este rincón de los Alpes, de esfuer- 
zos orogénicos particularmente intensos.» 

Yo llegaba más lejos en mi teoría sobre el origen de las 
ofitas que tuve el honor de exponer á la Sociedad geológica 
de Francia en 1888 (2). Suponía que los elementos] arcillo- 
sos impreg:nados de mineralizadores del trías y capas pseudo- 
triásicas se habían transformado en roca cristalina allí donde 
las presiones fueron capaces de bascular las capas 60 á 70°, 
apareciendo rocas ofíticas en los sitios de mayor plegamiento. 
La verdad es que, después, sólo he hallado confirmaciones de 
este modo de ver y la única objeción que se me ha hecho por 
P. Thomas (3), bien que extremando la galantería, -de que hacía 
intervenir muchos ag-entes en contra de la sencillez [desea- 
ble en semejantes materias, no me parece convincente, pues 
bien claro aparece que la presión y el calor consiguiente á ella 



(1) Ihdl. Soc. géol., 3.' serie, t. xxiii, p 395 y siguientes, 
(2; Bull. Soc. fféoL, 3.' serie, t. xyii, p, 100 y siguientes. 
(3) Bull. Soc. géoL, 3.' serie, t. xir, 1891, p. 444. 

T. V.— Noviembre, 1905. 



430 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

es el ag-ente mineralog'énico esencialmente por mí invocado. 

No hay que olvidar k Lehmann (1), fundador de una doctrina 
completa sobre la posibilidad de una elaboración de una vez 
en el espesor de las capas sedimentarias durante los períodos 
de pleg-amiento intenso de las capas de rocas de las llamadas 
eruptivas y aun capaz de dar lug-ar á fenómenos volcánicos. 
El ag-ente es también en esta teoría la transformación en calor 
del trabajo mecánico g-astado por el esfuerzo tang-encial. 

En vista de este conjunto de trabajos y consideraciones su- 
g-eridos á los g-randes maestros mencionados, rae parece que, 
sin desestimar las experiencias y puntos de vista del profesor 
Spezia, no ha Ueg-ado todavía el momento de descartar á la 
presión como uno de los ag-entes productores y transformado- 
res de minerales y rocas. 



Sistema de las especies españolas del gen. «isida» Latr. 

POR 

D. MANUEL MARTÍNEZ DE LA ESCALERA. 
II. 

S. gen. Globasida. 

Disco del protórax mu?/ gloduJar , reticulado -punteado, al 
punto de no disting-uirse, con poco aumento, si es así ó confu- 
samente g-ranuloso y más difícilmente visible aquel carácter 
por estar totalmente cubierto por una pubescencia densa, cor- 
ta, dirig-ida hacia atrás, y, por lo g-eneral, dorada; con las már- 
g-enes del mismo anchas, cortantes, aserradas finamente, nun- 
ca lisas en el borde cubierto de pubescencia y muy levantadas, 
pero siempre más bajas que el disco por la extraordinaria con- 
vexidad de éste. 

Escotado en su borde anterior en curva perfecta, con los 
áng-ulos anteriores muy ag-udos, y los lados más ó menos 
redondeados, pero no brevemente, teniendo su mayor anchura 
más cerca de la base que del borde anterior y con el lóbulo muy 
saliente, arrancando en curva perfecta desde el sinus antehume- 

(1) Untersuchungen über d. Entstehung althryst. Schiefer, Bonn, 1884. 



DE HISTORIA NATURAL. 431 

o'al, sin escotadura ni sinuosidad alguna y algo más saliente que 
los ángulos posteriores , los cuales son bien acusados, pero ro- 
mos, g-eneralmente (fig*. I.'*). 

Cuerpo bastante estrang-ulado en los húmeros, que son más 
ó menos redondeados, pero nunca ang-ulosos ni diverg-entes. 

Élitros g-radualmente ensanchados desde la base hasta los 
2/3 de ella, donde tienen su mayor anchura, y desde ahí rápi- 
damente estrechados hasta el fin, que es alg'o acuminado por 
inflexionar lig-eramente la curva muy cerca de la extremidad; 
más ó menos deprimidos en la zona dorsal y siempre más en 



FlG. 




l. Lóbulo arrancando en curva seguida Pliegues del sinm amehtimeral de la 

del simts antektimeral (S.) en las Qlobasidai cara inferior del protórax en las Oloha- 
C. Canal marginal. sida. 

m. Margen protorácica. 
d. d. Disco. 

los of que en las 9; provistos de cuatro costillas jiexuosas, más 
ó menos aparentes, interrumpidas y formadas de pequeños tu- 
bérculos anastomosados, cerdosas ó lisas y de las cuales son 
algo ó mucho mejor marcadas la segmula dorsal y primera hu- 
meral. 

Patas larg-as y finas, bastante cilindricas ó no muy compri- 
midas lateramente. Tibias anteriores sin denticulaciones en 
su borde externo ó con ellas apenas visibles á no ser el diente 
apical, que es pequeño y poco saliente, como las espinillas 
terminales. 

Antenas finas con sus artejos del 3 al 9 ambos inclusive, más 
larg-os que anchos y el 11 hien visible, libre, grande y casi tan 
largo como el 10. 

Con im haz de pliegues (fig-. 2.'') brillantes y contiguos en la 
cara inferior del p^otórax , arrancando del sinus antehumeral y 
fuertemente punteado, con fositas anchas y aisladas en dicha 



4 
5 


(9) 
(6) 


6 

7 


(5) 
(8) 



432 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

zona ó pequeñas y contiguas, reticulado, variando el número y 
long-itud de dichos plieg-ues, pero siempre bien acusados. 

1 (2) Con larg-os tufos de pelos, erizados á modo de pinceles 

sobre las costillas que son apenas salientes, por lo 
que éstas parecen formadas sólo por la pubescencia 
á primera vista Gr. Cartagenica sp. n. 

2 (1) Sin tufos de pelos á modo de pinceles, sino con la pu- 

bescencia corta y seg-uida sobre las costillas que es- 
tán más ó menos marcadas. 

3 (13) Poco deprimidas en el dorso y con las costillas más ó 

menos marcadas y nunca muy exageradamente 
unas más que las otras. 

Especies alargadas y con las costillas bien marcadas. 

Cuerpo bastante estrechado en los húmeros y éstos 
bien redondeados (facies de cincta y curvatipennis). 

Gr. oblonga Rbr. Esc. 

Cuerpo nada estrechado en los húmeros. 

Húmeros poco redondeados, casi rectos ó apenas obtu- 
sos, costillas casi desnudas: grande y algo deprimida. 

G. Bacaresensis sp. n. 

8 (7) Húmeros redondeados, costillas muy pubescentes, así 

como el protórax: menor que la anterior y apenas 
deprimida G. intermedia sp. n. 

9 (4) Especies cortas, rechonchas, muy redondeadas. 

10 (11,12) Costillas apenas marcadas, pero enteras, casi sin 

pubescencia, así como el protórax. G. frígida sp. n. 

11 (10,12) Costillas bien marcadas como en oUonga y asimis- 

mo pubescentes, pero más corta y rechoncha que 
dicha especie G. rotunda sp. n. 

12 (10,11) Costillas apenas marcadas, muy interrumpidas, 

pero muy pubescentes, protórax muy ancho 

G. novissima sp. n. 

13 (3) Muy deprimidas en el dorso y con las costillas segun- 

da dorsal y primera humeral ó con ésta última sólo, 
mucho más exageradas que las primeras dorsal y 
segunda humeral. 

14 (15) Corta, con los ángulos posteriores del protórax agu- 

dos netamente G. deformis sp. n. 

15 (14) Especies alargadas y con los ángulos posteriores del 

protórax agudos, pero romos. 



DE HISTORIA NATURAL. 433 

IH (17) Costillas casi desnudas; grande, patas muy larg-as, 
antenas muy finas, con todos sus artejos del 3 al 11 
inclusive, notablemente más larg-os que anchos; tar- 
sos muy larg-os G. AJmeriana sp. n. 

17 (16) Costillas pubescentes. 

18 (19) Ang-ulos posteriores del protórax lig-eramente salien- 

tes hacia fuera G. cincta Rosh. 

19 (18) Ang-ulos posteriores del protórax más ó menos en- 

trantes, pero nunca diverg-entes. 

20 (23) Pubescencia larg-a sobre las costillas. 

21 (22) Grande, no muy deprimida, negra, protórax ancho . . 

G. Nerjensis sp. n. 

22 (21) Mediana, más deprimida, pardo rojiza, protórax más 

estrecho G. Segur ensis sp. n . 

23 (20) Pubescencia corta sobre las costillas. 

24 (25) Márg-enes del protórax anchas, cuerpo bastante para- 

lelo y muy plano, especie g-rande 

G. quadrata sp. n. 

25 (24) Márg-enes del protórax normales. 

26 (27, 28) Grande, parecida á la anterior, pero más estrecha 

en los húmeros, aunque no exag-eradamente 

G. diiUosa sp. n. 

27 (26, 28; Mediana, estrecha y alarg-ada, poco estrangulada 

en los húmeros, y aunque muy aplanada en el dorso, 
también muy bruscamente declive desde el V4 poste- 
rior de los élitros G. curvatipennis sp. n. 

28 (26, 27) Pequeña, corta y ancha, muy estrang-ulada en los 

húmeros G. setosa P. A. 

Nota. GG. quadrata, duMosa, curvatipennis y setosa, difí- 
ciles de separar. 

GG. oMoíiga, Bucaresensis , intermedia, frígida, rotunda, 
ig'ualmente. 

G G. Nerjaensis, Segurensis, también. 

G. Cartagenica sp. n. 

Loe. Torrevieja, Murcia, Orihuela. 

Forma g-eneral del cuerpo, alarg-ada como curmtipennis , y 
poco deprimida. Protórax ancho con los áng-ulos posteriores 
bastante prolongados hacia atrás y ag-udos, pero redondeados 
en el vértice (romos); márg-enes anchas y levantadas, lig-e- 



484 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ramente traslúcidas. Húmeros muy redondeados. Costillas 
elitrales nada ó apenas salientes; indicada la primera dor- 
sal por una serie de tufos de pelos aislados como pinceles en 
una linea interrumpida paralela á la sutura; la seg-unda 
dorsal arrancando de la base más cerca de los húmeros que de 
la sutura y oblicuando en línea casi recta con dirección á ella 
hacia el V4 posterior del élitro, en cuyo punto se desvanece 
por hacerse más interrumpida sin Ueg-ar á unirse con la sutu - 
rani con la primera humeral que, naciendo del mismo húme- 
ro, corre paralela á la anterior, desvaneciéndose como ella ó 
alg-o después hacia el Vg posterior del élitro; y ambas, como la 
primera dorsal, formadas de tufos de pelos aislados más ó 
menos contiguos, muy largos y erizados, rojizos; con la se- 
g'unda costilla humeral formada por las rug'osidades confusas 
del élitro, en zig-zás, más ó menos interrumpidas y paralelas al 
borde del élitro, no á las anteriores, y como ellas desvanecién- 
dose en el V4 posterior, pero sin tener los tufos de pelos que 
las tres primeras, calva ó con una pubescencia más corta que 
la de aquellas. Inconfundible con ninguna de las otras espe- 
cies por su larg'a pubescencia. 

G. ohlonga Rbr. Esc. 

Sin. A. elongata P. A. nec. Sol. á. Bonvouloiri AU. 

Loe. Granada, Huéjar. Alfacar. 

Forma g'eneral del cuerpo, alarg-ada y algo deprimida, es- 
trechada en los húmeros. Protórax ancho con los ángulos pos- 
teriores poco prolongados hacia atrás, pero agudos y romos; 
márgenes no muy anchas ni muy levantadas. Húmeros muy 
redondeados. 

Costillas elitrales poco salientes, pero bien marcadas; la pri- 
mera dorsal, paralela á la sutura y muy interrumpida; la se- 
gunda dorsal, naciendo del medio de la base, algo más segui- 
da que la anterior y paralela á ella, así como la primera hu- 
meral que nace algo antes del húmero y se desvanece como 
la segunda-dorsal en el V3 posterior del élitro; todas tres pu- 
bescentes, con la pubescencia corta y seguida, así como la 
segunda humeral, igualmente pubescente é interrumpida y 
con el mismo relieve que ellas, ano ser á su conclusión, donde 
se elevan algo más las rugosidades. 

Sumamente afín de Gf. rotunda, frígida, intermedia y Bacare- 



DE HISTORIA NATURAL. 435 

sensis, pero más alargada y deprimida que las dos primeras, 
notablemente más estrangulada en los húmeros y más larga 
que iniermedia y claramente distinta de Bacaresensis por los 
húmeros rectang-ulares de ésta. 

G intermedia sp. n. 

Loe. Lorca, Velez-Rubio, Sierra de María, 

Forma general del cuerpo no muy alargada y apenas depri- 
mida, paralela, nada estrechada en los húmeros. Protórax 
bastante ¡¡ubescente, ancho, con los ángulos posteriores poco 
prolongados hacia atrás, generalmente rectos ó poco agudos, 
romos; márgenes algo estrechas y poco levantadas. Húmeros 
apenas obtusos y poco redondeados, pero más que en Bacare- 
sensis. 

Con cuatro costillas elitrales igualmente salientes é inte- 
rrumpidas, poco flexuosas, recordando mucho las de A. seri- 
céa, cuyo aspecto paralelo tiene: densamente pubescente, con 
la pubescencia corta y seguida sobre las costillas , de tono 
más obscuro que la del resto del élitro y con asomos, en los 
espacios intercostales, de otras costillas suplementarias apenas 
indicadas, como líneas interrumpidas, destacando de la pubes- 
cencia de los valles con el mismo colorido de la de las cuatro 
costillas salientes. 

Muy parecida á oblonga, de la que se separa por ser notable- 
mente más corta y paralela que dicha especie. 

G. Bacaresensis sp. n. 

Loe. Tetica de Bacares, Castril. 

Forma general del cuerpo, alargada y algo deprimida, nada 
estrechada en los húmeros. Protórax apenas pubescente, no 
muy ancho, con los ángulos posteriores poco agudos, poco 
prolong'ados hacia atrás, romos; márgenes no muy anchas y 
no muy levantadas. Húmeros muy rectos, aunque redondea- 
dos en el vértice cf ó apenas obtusos en las 9- 

Costillas elitrales en el mismo número y disposición que en 
la especie anterior, pero más seguidas y aún menos flexuosas 
que en ella y asimismo menos pubescentes; la primera hume- 
ral es casi entera, pero no más saliente que las otras. 

Diferente de intermedia, por ser más alargada y acuminada 
posteriormente y por la menor densidad de su pubescencia. 



436 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Distinta de frígida^ por ser más deprimida y alarg*ada que 
ésta, cuyas costillas son desnudas, aparte la coloración de 
frígida, negra en sus teg'umentos. 

G. frígida sp. n. 

Loe. Puerto de la Rág-ua, Cerro del Caballo, Sierra Nevada. 

Forma general del cuerpo, rechoncha y nada deprimida, 
bastante estrang-ulada en los húmeros. Protórax no muy an- 
cho y de ángulos posteriores poco marcados, escasamente pro- 
long-ados hacia atrás y bastante redondeados, romos. Húme- 
ros redondeados. 

Con cuatro costillas cutrales, ig-ualmente marcadas, apenas 
salientes y lineares, poco interrumpidas y apenas flexuosas 
como en la especie anterior, pero notablemente menos visibles 
que en ella por ser desnudas ó apenas pubescentes, con la pu- 
bescencia muy corta y sin que sea perceptible en los valles in- 
tercostales, apareciendo desnudos los teg-umentos, neg-ros y 
brillantes; muy frecuentemente con costillas cortas y más 
finas suplementarias, en los dichos valles. 

Muy afín á la anterior y á oblonga, pero notablemente más 
rechoncha y g-lobosa que ellas. 

G. rotunda sp. n. 

Loe. Bobadilla. 

Forma g-eneral del cuerpo, rechoncha y g-lobosa, bastante 
estrechada en los húmeros. Protórax como oblonga, y con los 
húmeros muy redondeados igualmente. 

Con cuatro costillas elitrales, ig-ualmente marcadas, pero 
bastante salientes y flexuosas, difusas, muy pubescentes, más 
en arco por seg-uir paralelas á la curvatura del borde del élitro; 
sumamente afín á las anteriores y á nomssima, distinta de las 
primeras por ser más corta y rechoncha y tener las costillas 
difusas y flexuosas, separándose de 7iovissima, por tener ésta 
el protórax más transverso. 

G. novissima sp. n. 

Loe. Pozuelo de Calatrava (Ciudad Real). 

Forma g-eneral del cuerpo, corta y rechoncha, muy g-lobosa. 
Protórax muy ancho, marcadamente transverso, de lados muy 
redondeados, márgenes anchas y bien levantadas y áng-ulos 



DE HISTORIA NATURAL. 437 

posteriores poco prolongados hacia atrás, pero muy marcados 
y bastante ag-udos, romos. Húmeros apenas redondeados. 

Con cuatro costillas elitrales muy aparentes, pero muy in- 
terrumpidas y muy flexuosas, difusas, muy pubescentes y 
dispuestas como en la especie anterior, á la cual se parece ex- 
traordinariamente, mas distinta de ella por la forma del pro- 
tórax. 

G. deformis sp. n. 

Loe. Valencia, xllg-inet. Torrente, Burjasot, Carcagente, 
Alcoy. 

Forma g-eneral del cuerpo, ancha y muy aplanada. 

Protórax no muy ancho ni muy g-loboso, de lados poco re- 
dondeados, márgenes anchas y no muy levantadas; ángulos 
posteriores poco prolongados hacia atrás, pero agudos y nada 
ó apenas redondeados, entrantes. Húmeros obtusos, pero poco 
redondeados. 

Con cuatro costillas elitrales, de las cuales la primera dorsal 
está interrumpida y apenas indicada en algunos ejemplares, 
y nula generalmente; la segunda dorsal, arrancando del medio 
de la base, bien indicada como pliegue ahí y luego muy pron- 
to desvanecida en trazos aislados poco salientes, paralelos á la 
sutura; la primera humeral fuerte y saliente, casi entera y fle- 
xuosa, naciendo algo antes del húmero y corriendo paralela 
al borde del élitro, inflexionando en su tercio posterior hacia la 
sutura, á la cual no llega sino que se borra, confundiéndose 
sus trazos con los de la segunda dorsal; y la segunda humeral, 
entre la anterior y el borde del élitro, naciendo lejos de la base 
y muy interrumpida y flexuosa: pubescencia de todas ellas, 
corta, áspera y no muy densa. 

Distinta de las demás especies por sus ángulos posteriores 
protorácicos nada romos. 

G. Almeriana sp. n. 

Loe. Almería. 

Forma general del cuerpo, alargada y no muy ancha; muy 
estrangulada en los húmeros, deprimida en el dorso. 

Protórax no muy ancho, extraordinariamente globoso, más 
que en ninguna de las otras especies, de márgenes anchas y 
bien levantadas, ángulos posteriores bien pronunciados, pero 



438 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

muy romos, entrantes. Húmeros obtusos, pero poco redon- 
deados. 

Con cuatro costillas elitrales, de las que la primera dorsal y 
seg-unda humeral están apenas indicadas y sólo desde la mi- 
tad posterior del élitro, como unos trazos poco salientes muy 
interrumpidos, mientras que la seg-unda dorsal y primera hu- 
meral son salientes, fuertes, apenas interrumpidas; con la pu- 
bescencia de tal manera corta y clara que parecen desnudas 
aún con faerte aumento. 

Patas muy larg-as y antenas finas y alargadas más que en 
ning-una de las otras Glodasida con todos sus artejos, del 3 al 
11 inclusive, notablemente más larg-os que anchos. 

G. cincta Rosh. (Die Thiere Andalus., 1856, p. 196). 

Loe. Málag-a, Mijas, Santopítar. 

Forma g-eneral del cuerpo, alarg-ada y muy plana. 

Protórax no muy ancho y poco globoso, de lados poco re- 
dondeados, sobre todo, en su tercio posterior, donde, en vez de 
ser entrantes, inflexionan alg-o hacia afuera ó se hacen para- 
lelos, con- lo que los áng-ulos posteriores, que son bien pronun- 
ciados, aparecen lig-eramente diverg-entes y muy ag-udos aun- 
que romos, disposición que no se repite en ning-una otra de 
las Glohasida. Húmeros poco redondeados. 

Con cuatro costillas elitrales, de las que la primera dorsal 
es casi nula, como en las restantes de esta sección; la seg-unda 
dorsal marcada como plieg-ue en la base y hasta V3 de su lon- 
g-itud g-encralmente, desvanecida después; la primera hume- 
ral fuerte, saliente, apenas interrumpida y bastante flexuosa, 
üe la misma forma y disposición que en deformis: la seg-un- 
da humeral alg'o menos marcada y más interrumpida que la 
primera humeral, pero mejor marcada y más seg-uida que en 
deformis, á cuya especie se asemeja extraordinariamente, dis- 
ting-uiéndose por ser más alarg-ada que dicha especie y por 
sus áng-ulos posteriores protorácicos. 

G. Nerjensis sp. n. 

Loe. Nerja, Lanjarón (1 9 ^oU. Daniel), Brañuelas (1 9 coll. 
Heyden). 

Forma g-eneral del cuerpo, alg-o más ancha que la anterior 
y apenas deprimida, recordando bastante á G. frígida. 



DE HISTORIA NATURAL. 439 

Protórax ancho, bastante g-loboso, de lados muy redondea- 
dos, de márgenes anchas y bastante levantadas y áng-ulos 
posteriores bien pronunciados, pero romos, entrantes. Húmeros 
poco redondeados. 

Con cuatro costillas elitrales, de las que las dos dorsales son 
bien vií;ibles, pero muy interrumpidas; la primera humeral 
fuerte y seg'uida apenas interrumpida y poco flexuosa, lig-era - 
mente más fuerte que la seg-unda humeral que es más flexuosa 
y más interrumpida, así como más corta por nacer más lejos 
de la base; pubescencia de todas ellas fuerte y ríg-ida, si bien 
poco densa. 

Distinta de las G. áncta y deformis por su mayor conve- 
xidad. 

G. Segiirensis sp. n. 

Loe. Alcantarilla, Las Minas, Hellín, Jumilla, Ontúr, To- 
barra, Nérpio, Molinicos, Ayna, Peñas de San Pedro, Casas de 
Lázaro. 

Forma g-eneral del cuerpo, alarg-ada, poco deprimida, muy 
estrang'ulada en los húmeros. 

Protórax poco ancho, muy g-loboso, de márg-enes estrechas 
muy levantadas, áng-ulos posteriores poco prolongados hacia 
atrás y bastante romos, entrantes. Húmeros nada ó apenas 
redondeados. 

Con cuatro costillas elitrales, exactamente como en A. Ner- 
jensis, de la que sólo se disting-ue por ser notablemente más 
estrechada en los húmeros y de protórax más reducido y glo- 
boso y algo más deprimida en el dorso. 

Distinta de cincta y deformis por sus ángulos posteriores 
protorácicos y por ser menos aplanada. 

G. quadrata sp. n. 

Loe. Garrucha, Sierra Cabrera. 

Forma general del cuerpo, alargada, muy paralela, nada 
estrechada en los húmeros, notablemente aplanada. 

Protórax ancho, medianamente convexo, de márgenes muy 
anchas y levantadas y ángulos posteriores bastante pronun- 
ciados, pero romos. 

Con cuatro costillas bien visibles; las dorsales muy inte- 
rrumpidas; la primera humeral muy fuerte, muy saliente y 



440 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

seguida, apenas flexuosa hacia el final; la segunda humeral 
indicada sólo á partir del tercio anterior del élitro ó de su mi- 
tad por algunos trazos aislados flexuosos, todas ellas con una 
pubescencia muy corta y rígida, 

G dubiosa sp. n. 

Loe. Tíjola. 

Forma general del cuerpo, alargada y deprimida. 

Protórax ancho, poco globoso, márgenes estrechas, lados 
bastante redondeados y de ángulos posteriores poco pronun- 
ciados y romos, entrantes. 

Húmeros apenas redondeados como en Bacarese7isis, á cuya 
especie se parece extraordinariamente, diferenciándose sólo 
por sus costillas y menor paralelismo del cuerpo. 

Con cuatro costillas elitrales, de las que la primera dorsal 
es apenas visible ó nula; segunda dorsal ig-ualmente poco vi- 
sible á no ser cerca de la base como pliegue que se prolonga 
á veces hasta un V3 ó la mitad del élitro; primera humeral 
fuerte, robusta, poco interrumpida, flexuosa y de la misma 
forma y disposición que en cincta y deformis, de las que se 
distingue por sus ángulos protorácicos menos pronunciados, 
teniendo los húmeros notablemente menos redondeados, casi 
rectos, aunque romos; seg'unda costilla humeral más inte- 
rrumpida, más corta y tan saliente como la primera humeral; 
pubescencia de todas ellas muy corta y poco visible. 

A. curvatipennis sp. n. 

Loe. Cartagena, Mazarrón, Murcia, Lorca, Vélez Rubio, 
Huércal Overa, Garrucha. 

Forma general del cuerpo, estrecha, alargada, no muy es- 
trechada en los húmeros que son redondeados. 

Protórax estrecho, no muy globoso, de márgenes anchas y 
bastante levantadas; ángulos posteriores no muy prolongados 
hacia atrás y muy romos. 

Élitros con cuatro costillas como la anterior, mas general- 
mente con la primera dorsal algo más visible que en ella, si 
bien muy interrumpida y menos marcada que la primera hu- 
meral que es la más fuerte y seguida de todas; las segunda 
dorsal y segunda humeral más interrumpidas y ñexuosas que 
la primera dorsal; pubescencia de ellas, corta y rígida. 



DE HISTORIA NATURAL. 441 

Extraordinariamente parecida como facies á Cartagenica, 
más la falta de tufos de pelos y la diferente dirección de las 
costillas las disting'uen prestamente. 

G. setosa P. A. 

Loe. Mazarrón, Ág'uilas, Sierra Almag-rera, Vera. 

Forma g-eneral del cuerpo, corta, ancha, muy plana, nuiy 
estrechada en los húmeros. 

Protórax estrecho, no muy g-loboso, de márgenes anchas y 
no muy levantadas; áng-ulos posteriores poco prolongados ha- 
cia atrás, muy romos. Húmeros muy obtusos y no muy re- 
dondeados. 

Élitros con cuatro costillas, de las que la primera dorsal casi 
siempre es nula ó á lo sumo está indicada por alg-una que otra 
rug-osidad aislada; seg-unda dorsal entera en la base, lueg-o 
interrumpida desde el primer tercio de su long"itud y por fin 
desvaneciéndose en trazos aislados flexuosos; primera hume- 
ral fuerte, saliente, bastante ñexuosa, por lo g-eneral, y más ó 
menos interrumpida, pero no tanto como la anterior ni la se- 
g-unda humeral que también es más corta. 

Diferente de las demás por su pequeño tamaño, anchura y 
estrang'ulamiento en la reg'ión humeral. 

Variabilidad del grupo. 

Constituye un todo homogéneo el subgénero, sin gran di- 
ferenciación específica, exceptuando las africanas en que los 
ángulos posteriores protorácicos son francamente angulosos y 
puntfagudos como en la especie de Valencia (G. deformis); los 
caracteres de cualquiera de las otras son oscilantes, sin fijeza, 
aparte los que caracterizan el género; así la mayor ó menor 
robustez de la seg'unda costilla dorsal y primera humeral, el 
mayor ó menor aplanamiento del cuerpo, su estrangulamien- 
to en los húmeros ó mayor paralelismo, la diferente intensidad 
de la pubescencia, que sirven para distinguir unas especies de 
otras, se repiten en menor escala dentro de cualquiera de 
ellas, al punto de poderse afirmar que la variaMlidad dentro 
de cualquiera de las Glohasida es una reducción de los limites 
extremos á que Jia llegado el subgénero en sus especies más dife- 
renciadas. 



442 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

Partiendo de dos especies próximas selosa P. A. y curvati- 
2)enms mihi y con largas series de una y de otra y de dife- 
rentes localidades, se Ueg-a á reconstituir el paso insensible 
de la una á la otra en los extremos opuestos de su variabili- 
dad; á saber, una setosa estrecha y una curvatipennis ancha, 6 
una setosa alarg-ada y una curvat'iphmis corta: y el paso de 
ambas á una tercera qimdraia mihi desde los puntos inter- 
medios de las series que eslabonan las dos primeras citadas 
especies; todas tres, sin embarg-o, en ejemplares bien dife- 
renciados, son fáciles, relativamente, de separar. 

Gr. qnadrafa, tiene el protórax ancho, redondeado, de már- 
genes anchas (tipo sinuaticoUis) , con el disco muy globoso 
parecido al de Almeriana mihi; es poco estrangulada en los 
húmeros, muy plana, poco ensanchada en el V'3 posterior de 
los élitros y de tamaño grande (Garrucha, Sierra Cabrera). 

G. setosa, tiene el protórax más estrecho, más estrechado 
hacia el borde anterior, de lados poco redondeados y márge- 
nes estrechas, poco globoso; es muy estrangulada en los hú- 
meros y muy plana, exageradamente ensanchada en el tercio 
posterior de los élitros y de tamaño pequeño. 

G. curvatipennis, tiene el protórax de líneas como la an- 
terior, pero notablemente más globoso, como quadrata; es bas- 
tante estrangulada en los húmeros, pero apenas deprimida, 
nada ensanchada en el tercio posterior de los élitros y de ta- 
maño mediano ó grande. 

G. setosa. — Dispongo de grandes series de Vera, Sierra Al- 
magrera y Águilas, nueve ejemplares de Mazarrón y uno de 
Vélez Rubio; en Águilas y. Sierra Almagrera la especie es muy 
ligeramente mayor como talla, más todos sus caracteres son 
idénticos; no hay manera de hacer razas locales. 

He entresacado de los de Vera, por tener más materiales, 
61 ejemplares; de ellos, del 1 al 9 cT y $, con el cuerpo ancho 
y corto; del 10 al 18 c/ y 9^ con el cuerpo estrecho y largo, 
siendo el primer tipo el más frecuente; los números 19 y 20, 
21 y 22 marcan las diferencias extremas de forma en el fin de 
las series en los cf y $; los 23, 24, 25 y 26 las diferencias de 
tamaño en los dos sexos; los números 27, 28, 29 presentan el 
protórax ancho; los 30, 31, 32 estrecho; del 33 al 40 la base de 
dicho órgano más ancha que la base de los élitros y del 41 a¡ 
48 más estrecha, ó, á lo sumo, tan ancha como dicha base; los 



DE HISTORIA NATURAL. 443 

49, 50, 51 tienen los áng-ulos posteriores del protórax bien mar- 
cados y prolong-ados hacia atrás; los 52, 53, 54 poco marcados 
y apenas prolong-ados hacia atrás. Es, pues, g-rande la ampli- 
tud de la variabilidad en la especie cuanto á las proporciones 
y forma de sus órg-anos. 

Cuanto al realce y forma de las costillas, no hay dos ejem- 
plares ig-uales, en el núm. 55 son muy seguidas y en el 56 
muy interrumpidas; en los 57 y 58 flexuosas y confusas; en 
los 59, 60, 61 rectas y claras. 

G. curva /Í2Je?m'is.— Foseo larg-as series de Mazarrún, Carta- 
g-ena y Murcia, cinco ejemplares de Ág-uilas y uno de Sierra 
Cabrera; todos ellos semejantes, á no ser los de Murcia, en los 
cuales las márgenes del protórax son algo más levantadas y 
sus ángulos anteriores más agudos, pero la diferenciación no 
ha ido más allá y es ésta una especie en que la variabilidad 
se exagera por modo extraordinario. Así en los números 1 al 
7 el cuerpo es ancho y corto y en los 8 al 14 largo y estrecho 
que es el tipo frecuente; en los 16, 17 el protórax ancho y en 
los 17, 18 estrecho; desde el núm. 19 al 25 con la base del pro- 
tórax más ancha que la base de los élitros y desde el 26 al 32 
con dicha base, apenas tan ancha como la de éstos; del 33 al 
41 con los ángulos posteriores protorácicos bien pronunciados 
y prolongados hacia atrás é inversamente desde el 42 al 48 
fhasta aquí todos de Mazarrón); en los números 49, 50, 51, 52 
las diferencias extremas de forma al fin de dos series de Mur- 
cia y desde el 67 al 78 las de tamaño en. ambos sexos y dife- 
rentes localidades (Mazarrón, Cartagena, Murcia), y del 53 al 
66 cf y 9 de Murcia con las márgenes protorácicas más levan- 
tadas y áng'ulos anteriores más agudos que en los ejemplares 
de otras localidades. 

Díise, pues, la variabilidad de la especie en términos seme- 
jantes á los de A. setosa, en cuanto á las proporciones y forma 
de sus órg'anos; pero siempre una setosa estrecha y alarg'ada 
lo es notablemente menos que una ctirvatipemiis del mismo 
tipo ó una ancha y corta de las primeras lo es mucho más que 
una ciiTvaiipennis de ese aspecto. 

Pues bien, en Vélez Rubio y Lorca existe G. curvalipennis 
con los caracteres más oscilantes y exagerados, puesto que en 
los números del 7 al 12 (Vélez Rubio) se acerca á G. qnadratct 
de Garrucha y se separa lentamente en dos ramas: una del 13 



444 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

al 18 (Vélez Rubio), 19, 20, 21 (Mazarrón), 22 (Garrucha), 23 
(Mazarrón), 26 (Lorca), 27 (Vélez Rubio), 29, 30, 31 (Vélez Ru- 
bio), 32, 33 (Lorca), 34, 35 (Vélez Rubio), 36, 37 (Ág-uilas) y 38 
al 47 (Mazarrón), siendo estos últimos números típicamente 
curvatipemiis; mientras que del otro lado á partir de la prime- 
ra serie citada, números 7 al 12 (Vélez Rubio) que dije tocaban 
á G. quadrata se separan lentamente, números 48 al 69 (Vélez 
Rubio), 70 al 78 (Lorca), 79 al 87 (Garrucha), 88 al 93 (Maza- 
rrón), 94 al 95 (Cartagena), 96 (Ág-uilas), 97 al 101 (Vera), y ter- 
minan en estos últimos, típicos de setosa. 

Parecería forzoso reunir toda esta masa bajo una sola deno- 
minación: mas si tomamos los números 1 al 6 (Garrucha) tí- 
picos de quadrata, 42 al 47 (Mazarrón) típicos de ciirvatipennis , 
97 al 101 (Vera) típicos de setosa, y cualquiera de las otras es- 
pecies del subgénero ohlonga. Rbr. Esc. (Granada), y cincta 
(Málag'a); éstas dos últimas, desde Rambur, y pasando por 
P. Arcas, Allard y Rosenhaüer, descritas y dadas como bue- 
nas especies, á veces con diferentes nombres, vemos que no 
hay mayores diferencias entre estas últimas que entre aqué- 
llas; y si se las reúne á todas, vendremos á parar á la caracte- 
rística del subgénero, es decir, habremos remontado en su 
genealogía, describiendo un tipo ideal, así sea éste el más pró- 
ximo pariente de la forma arcaica de donde todas proceden. 

Nada hay más falso, á mi juicio, que el afirmar que una es- 
pecie es válida solamente cuando no existen puntos de enlace 
con otras, considerándola, cual á un hito en medio de un 
campo, aislada; como si nadie pudiera afirmar que la falta de 
transiciones es debida á imperfecto conocimiento de la fau- 
na viva ó á extinción próxima ó remota de dichos interme- 
diarios. 

Lo que ocurre aquí es, que el subgénero Globasida está poco 
diferenciado específicamente y conserva vivas la mayoría de 
las derivadas de aquella especie arcaica de donde proceden, 
y, al mismo tiempo, se ha distanciado mucho de los otros sub- 
géneros de Asida. 

El haz de pliegues de la cara inferior del protórax no tiene 
similar, ni el arranque del lóbulo en curva seguida á partir 
de la canal marginal; el primer carácter aparece solamente 
en A, Ludovici, de Ibiza, y pudiera con ella formarse una 
rama de las GlüJjasida, pero es un tipo genuinamente balear 



DE HISTORIA NATURAL. 445 

que se relaciona más con carinata y afines del Córceg-a que 
han seg-uido una marcha paralela á las Globasida como han 
hecho corsica y Comba, que tienen el lóbulo y disco de las 
Globasida; pero como ning-una de las cuales tiene el haz de 
pliegues de las Globasida, para todas esas formas insulares, 
muy diferenciadas unas de otras, propong-o un nombre, Insu- 
lasida, que las abarque á todas, por más de que fuera preferi- 
ble aislar más alg'unas de las especies que lo forman, como 
dicha A. Ludovici que es un tipo aparte. 

Con otros subgéneros su alejamiento es palmario: tan sólo 
en la primera rama de las Gracilasida, el disco protorácico es 
muy g-loboso; pero en ellas las márgenes son estrechas y los 
áng-ulos posteriores nada prolong-ados hacia atrás abrazan á 
los húmeros que son ag^udos y divergentes, aparte de tener 
como todas las Gracilasida la parte inferior del protórax sim- 
plemente reticulada y el disco francamente granuloso. 

Resultan, por tanto, las Globasida un grupo aislado morfo- 
lógicamente, como ocurre á las Alphasida, y sin más puntos 
de enlace con los otros subgéneros que aquellos remotísimos 
que indican su comunidad de origen. 

IJistribíición geográfica de las «Globasida». 

Está el subgénero Globasida muy bien representado, y en él 
no existen lagunas entre las especies que lo componen; tan 
sólo G. Almeriana, confinada en el golfo de Almería y Carta- 
genica en Torrevieja y Murcia, se separan orgánicamente algo 
de las que las circundan; la primera, por. sus patas exagera- 
damente largas y costillas desnudas, y la segunda, por los 
largos tufos de pelos erizados sobre sus tubérculos costifor- 
mes; todas las demás, pasan de unas á otras por escalones in- 
sensibles, menor ó mayor aplanamiento, más ó menos estran- 
g-uladas en los húmeros, costillas diferentemente realzadas, 
mayor ó menor longitud y densidad de su pubescencia; en 
suma, tan pequeñas diferencias entre las más próximas, que 
ante ellas es imposible dejar de convenir en que el grupo 
atraviesa un momento de esplendor en plena diferenciación 
específica, y tan evidente es esto, cuanto que en cada especie, 
ya localizada, la amplitud de su variabilidad es mayor que 
en cualquiera de las especies de otros subgéneros, y los tér- 

T. V.— Noviembre, 1Í05. íSO 



446 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

minos de la misma son como una reducción de los límites ex- 
tremos, á que han lleg-ado las especies más diferenciadas del 
g-rupo seg-ún dije antes. 

Asimismo son abundantes en las localidades que habitan, 
y no sólo no están muy circunscritas algunas de ellas, sino 
que se entremezclan unas con otras en su flujo y reflujo emi- 
g-ratorio; así, G. curvatipennis vive en Orihuela, Murcia, Car- 
tagena, Mazarrón, Lorca, Vélez Rubio, Huércal-Overa y Ga- 
rrucha, conviviendo en Murcia con Cartagenica y Segurensis 
en Lorca y Vélez Rubio con intermedia, y en Mazarrón y Ga 
rrucha con setosa. 

Están unas al borde del mar, casi al límite de las mareas 
como Cartagenica y setosa, ó se encaraman á las cimas de Sie- 
rra Nevada por encima de los 2.500 m. como frigida, ó invaden 
barrancos y alturas en Sierras de Seg-ura, como G. SegurensiSy 
que se asoma á la Mancha en Casas de Lázaro y Peñas de 
San Pedro, á Murcia por el SE. y á Nerpio por el SO. camino 
de la Sag-ra, excluyendo de su área á las especies similares, 
de las que parece aislada geográficamente. 

Por la costa del Mediterráneo hacia el N., la última que co- 
nozco, G. deformis, está en Valencia y Alginet, aunque qui- 
zás las Glohasida extienden su área más arriba aún; pero no 
está explorada la reg-ión por encima de Valencia; y por más 
de que hacia el interior sé que no viven en las proximidades 
de Javalambre y Peña Golosa, como tampoco en las provincias 
de Teruel y O. de Cuenca, hará falta visitar la de Castellón. 

Por el SO. G. cincta, en Málag-a, y rotunda, en Bobadilla, son 
las más occidentales, pudiendo afirmarlo por haberse explora- 
do durante dos campañas esa reg-ión hacia Gibraltar y Cádiz 
con la Serranía de Ronda. 

Por el NO. la más avanzada es G. novissima en Pozuelo de 
Calatrava. 

El claro que aparece en las provincias de Alicante y Valen- 
cia, depende de que no han sido bien exploradas todavía; mas 
es probable que en ellas el grupo esté tan representado como 
en las de Murcia y Almería. 

Por último, en la otra ribera del Mediterráneo, desde Oran 
hasta Melilla, parecen ser muy abundantes sus especies con 
sinuaticollis y similares, y sería del mayor interés averig-uar 
sus límites. 



DE HISTORIA NATURAL. 447 

Resultan las GloMsida ibéricas un gTupo aislado g-eográfi- 
camente, como ocurre á las Alphasida. 

Considerando, por otra parte, la muy estrecha trabazón en- 
tre las africanas representadas por simiaUcollis, j las españo- 
las y su poca diferenciación específica, deberá reconocerse 
que su ascendiente común estaba ya notablemente diferencia- 
do de los otros subgéneros, cuando el Atlántico en la época 
terciaria se comunicaba con el Mediterráneo, por el hoy estua- 
rio del Guadalquivir, y que las Glohasida, que habitaban las 
tierras entonces unidas del S. de España y N. de África, en- 
contraron un límite infranqueable en aquel brazo de mar, lo 
cual explica racionalmente la total ausencia de Glohasida en 
la Andalucía occidental; mas considerando que á pesar de que 
como facies G. sinuaticoUis de Oran, es idéntica á G. quadra- 
ta mihi. de Garrucha, siendo ambas muy aplanadas con el 
■protórax de lados muy redondeados y el disco no muy g-loboso, 
y poco estrechadas en los húmeros, con la diferencia de que en 
quadratay sns vecinas españolas los áng-ulos posteriores proto- 
rácicos son romos, mientras que en las africanas son siempre 
francamente ag-udos, podría deducirse con algún fundamento 
que la evolución ha distanciado con dicho carácter á las Gloha- 
sida españolas de las africanas posteriormente á la rotura del 
estrecho de Gibraltar, esto es, á partir del cuaternario; y no 
sería objeción seria á esta hipótesis, el hecho de que una Glo- 
hasida española, G. de/ormis, que ocupa el extremo NE. cono- 
cido del área geográfica del grupo en España, tenga también 
los ángulos posteriores protorácicos angulosos, aunque menos 
que las africanas, porque como ya dije, al tratar de las costi- 
llas en el subgénero A Iphasida, dos especies ó grupos de ellas 
pueden adoptar simultáneamente el mismo carácter, sin que 
por ello estén más próximas entre sí que otras que no posean 
dicha particularidad; aparte de que G. de/ormis puede en di- 
cha angulosidad retrotraer el tipo primitivo, que como más 
próximo pariente de los otros subgéneros, debía tener los án- 
gulos posteriores protorácicos francamente agudos, y en tal 
caso ella y las especies africanas conservarán en dicho carác- 
ter el tipo ancestral mejor que las 15 españolas restantes. 

Los hechos son: que las Glohasida no tienen ningún represen- 
tante en Andalucía occidental, siendo exclusivamente medite- 
rráneas; que en la contracosta existen desde Oran á Ceuta sin 



boletín de la real sociedad española 




DE HISTORIA NATURAL. 449 

pasar de ahí; que en una jotra ribera del Mediterráneo las Glo- 
basida están aisladas morfológ-icamente de los otros subg-éne- 
ros; que las africanas tienen un carácter común que falta en J5 
de las 16 especies españolas; y que este carácter es tan pequeño 
que no hay modo de separar aquéllas de éstas, pues los dos gru- 
pos tienen la misma facies y los plieg-ues del sinus antihumeral 
que caracterizan el subg-énero y todos los restantes caracteres. 

Refuérzase la hipótesis de que ya en el terciario estaban las 
Globasida diferenciadas de los otros subg-éneros, al observar 
que las Planasida, g-enuinamente occidentales, no destacan 
ning-una de sus especies á las provincias de Almería ni Mur- 
cia, deteniéndose en la falda occidental de Sierra Nevada, y 
respetando el rincón SE. de España solar de las Gfiohasida y 
Gracilasida como se confirmará al tratar de estas últimas; y 
es forzoso reconocer que la distribución g-eog-ráñca de grupos 
enteros de especies obedece á causas muy remotas, y no es 
nunca caprichosa cuando los medios de dispersión faltan como 
ocurre con las Asida. 

Recordando los trazados hipotéticos, que nos proporciona la 
Geolog-ía, de los mares y tierras del Terciario, y comparando 
dicho trazado con el área g-eog'ráfica de las actuales Globasida, 
es realmente asombroso «1 parecido; diríase que teníamos pre- 
sentes á los pobladores de las tierras del S. del Estrecho hé- 
tico, que sabemos dejaba de ese lado el macizo Penibético obli- 
cuando al NE. por encima de la Sag-ra y comunicaba con el 
Mediterráneo por la hoy punta de Gandía y N. de Alicante; la 
enorme cifra de sig-los transcurridos, y el cambio de barreras 
desde la rotura del estrecho de Gibraltar, no ha empujado á 
las Globasida al otro lado del antig-uo Estrecho hético por 
el N. más allá de Peñas de San Pedro, de Valencia por el NE., 
y de Pozuelo de Calatrava por el NO., siendo aún infranquea- 
ble para ellas por el O. del mismo modo que las Phmasida, 
continúan aún del otro lado de los antig-uos mares invadiendo 
á duras penas el SO. de Sierra Nevada. 

¿Qué mejor arg-umento para hacer dos subg-éneros puede 
aducirse que esta imposibilidad de habitar las especies de 
uno de ellos, el área de las del otro, aún desaparecidas, des- 
pués de millares de años, las causas que desviaron dichas 
adaptaciones de un antecesor, que tampoco puede neg-arse fué 
el mismo otros millares de años antes? 



450 



boletín de la. real sociedad española 



W pq 



6 


w 

w 

■^ 


«3 




< 


6 


.so 

2? 






So 
•2S 




d 


d 






W 
§ 


.so 


■2? 


.«O 


O 




H 


IS 


íá 


tó 


5S 


ü^ 


W 


W 


^ 


?í 




1 




SO 

f 




0^ 

1 


i 






1 


i 
i 


i 


1 


-1 

1 


"i 




1 


^ 


^ 


^ 


^ 


^ 


^ 


^ 


^ 


^ 


^ 


;ij 


^ 


^ 


^ 


^ 


^ 




DE HISTORIA NATURAL. 451 

Excursión ornitológica por la provincia de León 

POR 

D. CELESTINO GRAIÑO CAUBET. 

Las dificultades que encuentro para conseg-uir especies nue- 
vas, destinadas á mi colección en el litoral y centro de Asturias, 
campo de mis operaciones habituales, me oblig-a á extender 
más mi radio de acción con alg-unos viajes á otras provincias, 
y de uno de ellos, el más importante de este año, voy á dar 
cuenta á la Sociedad, por si los datos recog-idos son de alg-una 
utilidad. 

La circunstancia de tener que hacer una visita en Gradefes, 
la aproveché para estudiar aquella reg-ión, la que tal vez hu- 
biese eleg'ido sin aquella circunstancia, pues su situación, lo 
accidentado (relativamente) del terreno, la proximidad del río 
Esla, su frondosa veg-etación, etc., etc., me hacen considerar- 
la como la parte de la provincia donde mayor variedad de es- 
pecies existen. 

Salí de Aviles en el correo del 24 de Junio para León, en 
donde pernocté, yéndome al día sig-uiente á la estación de 
Santas Martas, en donde monté á caballo, trasladándome á 
Gradefes á establecer mi cuartel central, estudiando las aves 
de la regñón comprendida entre Relieg-os, Villamondril, Vi- 
llalquite. Aldea, Sobechores, Cifuentes, Villanofar, etc., etc., 
en el tiempo en que medió desde aquella fecha hasta el 5 de Ju- 
lio que salí para León, reg-resando al día sig-uiente para Aviles. 

No fui del todo desg-raciado en mis trabajos, de los que doy 
cuenta á la Sociedad; pero antes debo de manifestar mi reco- 
nocimiento á los vecinos de Gradefes, los que rivalizaron ver- 
daderamente en ayudarme á mis tareas; sobre todo, los dos 
farmacéuticos, D. Evilario Redondo y D. Pascual Guadiana, 
así como D. Rafael y D. Bernardo López, y D. José González, 
de los que estoy reconocido por su eficaz ayuda. 

Al dar á conocer las especies, doy alg-unos datos que consi- 
dero importantes desigmando las especies en lo posible por su 
nombre reg-ional. 

Rajmces. 

Milano. Milvus regalis Bonap. Milano real. — Lo he encontra- 
do con bastante frecuencia. 



452 boletín de la REAL SOCIEDAD ESPAÑOi^A 

Gavilucho. Falco tinmuiciUus L. Cernicalo. — También abun- 
dante. Suelen criar en los palomares en compañía de las pa" 
lomas; á mí me trajeron cinco crías, cubiertas de un plumón 
blanco muy parecido al alg-odón en rama, que habían sido 
cog-idas en un palomar de Cifuentes. 

Gavilán. Accipiter 7iisus L. — He visto algunos ejemplares. 

Trepadoras. 

Relinchón. Geciniis viridis L. — ¡Pico verde. Común. He reco- 
g-ido cuatro individuos jóvenes cazados en un nido. 

Cuquiello. — Lo he visto á bastante distancia, y por su canto 
me parece efectivamente que es el cuclillo Cucidus canorus: 
pero no puedo aseg-urarlo terminantemente. 

Pájaros. 

Vencejo. Cypselus apus L. — Muy común en los pueblos entre 
las golondrinas; lo mismo que á lo larg-o del río Esla; cría en 
los tejados. 

Avión. CheUdon iirbica L. Golondrina de ventana.— No muy 
común, en Gradefes había sólo tres nidos en tres casas; allí 
me aseguraban que otros años abundaban muchísimo en las 
orillas del río, criando en ellas en ag-ujeros muy profundos; 
recorrí estos sitios, y si bien he visto los referidos ag-ujeros, 
en ninguno encontré ning^ún ejemplar; solamente de uno de 
ellos saqué un huevo blanco, brillante, que efectivamente pa- 
recía de CheUdon urbica; pero por la circunstancia de habér- 
seme roto en el camino, no puedo precisar con exactitud si se- 
ría de esta especie ó del Cotyle riparia L. 

También me chocó verlas, sobre todo, en las poblaciones^ 
pues en el litoral asturiano esta especie es propia de las casas 
de campo, mientras que en las poblaciones sólo se ve la espe- 
cie sig-uiente. 

Se diferencia bien el nido de esta especie del de las otras 
por lo bien redondeado que es, con la entrada pequeña y 
siempre á un lado, g-eneralmente el derecho, peg-ado al muro 
por un lado, mientras que el de la especie sig-uiente está 
casi de frente. 

Golondrina. Hirundo rustica. L— Golondrina de chimenea. 
Muy abundante, bastante más que los vencejos, y mucho más 
que los aviones. 

Alcedo ispida L.— Martín pescador. No escasea mucho. 



DE HISTORIA NATURAL. 453 

Trepa-chopos. Certhia Machydaclyla Brehm. —Trepa-troncos. 
Lo he visto en algunos sotos. 

Troglodytes parvuhis Kock.— He visto alg-unos ejemplares. 

Bubiello. Upiípa epops. Abubilla L. — Común en el campo, 
mucho masen el monte; hay alg"unas cerca de las poblaciones, 
en ag-ujeros en los palomares, en las casas y en ciertos árbo- 
les, sobre todo en las paleras; son muy difíciles de coger sus 
nidos, por ser los ag-ujeros muy profundos y estrechos; en uno 
de ellos metí un bastón-escopeta hasta el mang-o, sin tocar en 
el fondo. 

Saxícola aurita Temm. — Desconozco el nombre reg-ional; he 
conseg-uido alg-unos ejemplares adultos y jóvenes en las lade- 
ras de los montes, en donde son relativamente abundantes, y 
en donde crían. 

, Tramposa. Pratmcola ruMcola L.— Collalba. Común en los 
sotos, en las laderas de las montañas y en los arbustos de los 
caminos. 

Alude el nombre, á que cuando está criando, con su chillido 
especial hace suponer la existencia del nido en un lug-ar muy 
distante del que realmente ocupa; á esta circunstancia deberá 
también el nombre de Chasco, que recibe en Galicia y Por- 
tug-al. 

Papera. Curruca cinérea Briss.— Curruca g-ris. Muy abun- 
dante. 

Phyllopneiiste trochüus L.— Desconozco el nombre regional. 

Calamoherpe arundinacea Gmel.— Sólo he cazado un macho 
adulto. 

Ruticilla tithys Scop. — Colirojo. He visto algunos ejem- 
plares. 

Ruiseñor. Lusciola liiscinia L.— Muy común, oyéndose su 
canto á todas horas, sobre todo en los chopos; es, sin embar- 
go, difícil de cazar el macho en esta época, porque siempre 
está muy escondido entre las hojas. 

Nuestra Señora. Motacilla alba L.— Común, principalmente 
entre la tierra removida; recibe también el nombre de sanan- 
lone7i, nombre común para la especie siguiente. 

Pajarita de San Antón. Biulyles flava L.— Es la motacilla más 
común; recibe también el nombre de suicerina. 

Anida en tierra; el nido está regularmente hecho, con seis 



454 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

huevos, el que he visto, de color blanco sucio, con manchitas 
rojizas y g-rises en abundancia. 

Tocinero. Parus major L.— Carbonera. Común. 

Chichifón. Parus cosruleus L.— Paro azul, también común. 

Mirlo. Turdus merula L.— Común. 

He visto también tordos, probablemente el Turdus musicus; 
pero no he podido cazar ning-uno para cerciorarme de la es- 
pecie. 

Oropéndola. Oriolus gálbula L. — Sólo he visto en un soto un 
macho; es ave poco frecuente, y que no se presenta todos los 
años, seg-ún me aseg-uran allí. 

Rabi-peg-o. Lanius meridionalis Temm.— Peg-a reborda ó al- 
caudón real. En relación á Asturias, es abundante y difícil de 
cazar, porque es muy desconfiada. 

Límius rufus Gm.— Cacé una pareja que había criado en un 
manzano, en sitio poco oculto de una huerta al lado del 
mismo pueblo; he visto lueg-o otros individuos cuya descon- 
fianza contrastaba con la confianza de esta pareja, que indu- 
dablemente, debido á que nos acercábamos al nido, á pesar 
de haberlo ya abandonado las crías, venían hasta muy cerca 
de nosotros chillando fuertemente. 

La7ims collurio L.— Desollador. Lo he visto á distancia, sin 
conseguir darle caza. 

Peg'o. Pica caudaia L. — Urraca. Muy común por todas partes. 

Pardal. Passer domestica L.— Gorrión. Como en todas partes, 
muy común. 

Ffingilla cwlebs L.— Pinzón. Común. Su canto, en esta re- 
g"ión al menos, imita al ruiseñor. 

Jilg-uero. Carduelis elegans. — Muy común. 

Chrysomiiris s¡)inus L. — Lúg-ano. He visto alg-unos. 

Verdecillo. Serimis me7'i dio nali s Boua\:). — Muy común. Fa- 
brica el nido con mucho arte, revistiéndole interiormente de 
plumón. 

Pardillo. CanuaMna linoia L. — Muy común también. 

Escribanón. Emberiza cirliis L.— Muy común. Sustituye en 
esta reg-ión al Emberiza citrinella L., tan común en Asturias. 

El nido está reg'ularmente hecho, g-rande con relación al 
animal, y con cinco huevos de color g-ris obscuro, con rayas 
y puntos pardos. 

Trig-uero. Passer petronia L. — Común. 



DE HISTORIA NATURAL. 455 

Terreruela. Alawda brachydactyla Leisl. — Común. 

Alauda ardorea L.— Común también. 

Calandria. MeJanocorypha calandra L. — Se la ve con frecuen- 
cia entre las plantaciones de trig"o. 

Corre senderos. Galerida cristata L. — Cog-ujada. El nombre 
regional se refiere á la costumbre que tiene este pájaro de es- 
tar en los caminos y senderos corriendo delante de las perso- 
nas sin volar, hasta que están muy cerca ó se le inquieta. 

Eecibe también el nombre de currutacos. 

Hace el nido con bastante descuido en un pequeño hoyo en 
la tierra, al lado de alg'una pequeña mata, poniendo cuatro ó 
cinco huevos. 

Palomas. 

Torcaz. Columba palumhus L.— La he visto con relativa fre- 
cuencia; pequeños bandos de ocho á nueve individuos. 

Columba livia L. — He visto sólo dos que debían ser pareja. 

Galli7ias. 

Perdiz. Perdrix ntbraBviss. — Común, tuve noticia de que en 
un pueblo vecino habían cogido 140 huevos en una tarde. 

Codorniz. Coiurnix communis Bonap. — Muy común en los 
trigos. 

Zancudas. 

Charadrins Maücula L. — Los he visto sólo á distancia, sin po- 
nerse á tiro nunca, por cuya razón no puedo aseg'urar en ab- 
soluto que sea precisamente esta especie. 

N'umenius. — No he podido cazar ninguno tampoco; por esta 
razón, sólo puedo asegurar el género con exactitud, aunque 
no la especie. 

Polla de agua. GralUnula chloropus L. — Relativamente abun- 
da; entre algunas adultas, conseguimos dos pollos de pocos 
días, de color negro uniforme, con una mancha amarilla en- 
cima y al extremo del pico, que es rojo, y con una mancha 
morada en la piel, encima de los ojos, y en la parte alta de la 
nuca, otra de rojo vivo. 

Cigüeño. Ciconia alba Briss. — Cigüeña blanca. He visto 
una pareja que anida en la torre de la antigua iglesia derrui- 
da de Gradefes; este año tenían cuatro pollos, á los que persi- 
guen por su carne. 

Palmípedas. 

No he visto ninguna, y si bien he tenido noticia de algunos 



á que se refieren. 

Además de estas especies, he visto algunas otras, como bui- 
tres, quebranta-huesos, etc., etc.; pero á g-ran distancia, y sin 
poder, por lo tanto, determinar con seg-uridad la especie, por 
cuya razón no he creído oportuno incluirlas en la lista ante- 
rior, en la que sólo me referí á las que he visto con alg-una 
frecuencia, y conseg-uido de casi todas alg-ún ejemplar. 

Preocupaciones popiílares en esta región respecto de los animales. 

No he creído conveniente terminar este trabajo sin ocupar- 
me, aunque sea lig-eramente, de este asunto, al que doy, como 
he dicho en otras notas antes publicadas, bastante impor- 
tancia. 

En g-eneral puede decirse, que no existe preocupación de nin- 
g-ún g-énero, y tal vez de esto dependa el poco respeto que se 
tiene á la vida de los animales. 

Las preocupaciones g-enerales que sobre las g-olondrinas 
hay en casi todas partes, son aquí desconocidas; únicamente 
alg"unos creen, que los nidos de esta especie privan á las casas 
en donde están instalados de los rayos; pero esto, repito, que 
es preocupación poco extendida, por lo que no priva de que se 
destruyan bastantes nidos de este útil pajarito. 

Otro tanto ocurre con las cig'üeñas, á las que sin preocupa- 
ción de ning-ún g-énero se procura coger los huevos con g-ran 
pelig-ro, por lo alto y ruinoso de la torre, para el que lo inten- 
te, así como las crías para comerlas, sin que los padres se 
libren tampoco de la persecución. Este año habían matado á 
uno de la única pareja que hay, según me dijeron; y es creen- 
cia allí general que pocos son los que van al África porque 
casi todos los cazan antes de la emigración. 

La única preocupación más extendida se refiere al ruiseñor, 
preocupación, si se quiere, de otro carácter, pues se reduce á 
creer que el macho canta cuando empollan, para que la hem- 
bra no se muera de tristeza sobre los huevos, ó los abandone 
antes de que esto suceda. 






t íf S 5 V % t 



Bol. de la Soc. Esp. de Hist. Nat. 



Tomo V. Lám. V, 




V 



Adamsia Rondeletli D. Ch. 

var. libera G. Linares. 



Luisa de la Vega, pinx. 



DE HISTORIA NATURAL. 



Nota acerca de diversos yacimientos y variaciones de color de la 
«Adamsia Rondeletii» D. Ch., é indicación de la nueva varie- 
dad var. «libera», 



DON JOSÉ RIOJA Y MARTIN. 
(Lámina v.) 

Como ampliación á lo indicado por mí en la sesión del 9 de 
Noviembre de 1904, acerca de este asunto, y en cumplimiento 
de lo prometido entonces, teng-o el g-usto de remitir ala Socie- 
dad siete láminas (hechas tres de ellas por doña Luisa de la 
Veg-a, Viuda de Linares; una, por el pintor D. Ramiro Santa 
Cruz; otras dos, por los alumnos pensionados Sres. Janery Gi- 
mier, respectivamente, y otra por mí), en las que se represen- 
tan á la acuarela las más importantes modalidades que en 
Santander ofrece esta especie; y haré, refiriéndome á ellas, y 
por tanto, ala especie que representan, algunas indicaciones, 
advirtiendo que si bien sería interesantísimo el que pudiesen 
publicarse todas para dar idea de las diversas y graduales va- 
riaciones de la especie, á la mayoría de las cuales alude el 
Dr. Ang-elo Andrés en su obra monográfica Le Attinie, 1883, lo 
es, sobre todo, el que se represente con sus colores una que 
muestra la variedad á que se refiere principalmente esta nota, 
yaciendo sobre la Zostera marina L. 

El Dr. Angelo Andrés, antes citado, se ocupa de esta especie 
en las páginas 159 á 162 de su obra. Empieza indicando sus 
numerosos sinónimos, de los que ya en la sesión de 9 de No- 
viembre último indiqué los más importantes y usuales con que 
se la conoce; Adamsia Rondeletii D. Ch. (1), y Sagartia 'parasí- 
tica Johnson, éste último aludiendo á su yacimiento más ha- 
bitual sobre conchas de gastrópodos. Pasa después en lapá- 
g-ina 160 á la descripción detallada de los caracteres morfoló- 
g-icos de esta especie hecha con toda exactitud, de la cual 
juzgo inoportuno su repetición en este lug-ar, y al final indica 
su yacimiento, que yo mismo he comprobado á diario en Ná- 



(1) Con este nombre se designa en el libro de Andrés, antes citado, si bien Delle 
CMaje,&n 1825, la llama Actinia Rondeletii s^i. n., como también lo indica el c'tado 
Andrés. 



458 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

peles, sobre conchas varias de Mxirex, DolUum, Cassis, Cassida- 
ria, Naiica, Nassa, Tritoninm, etc., habitadas por el Pagurus 
caliclus. Advierte, asimismo, que por excepción se la encuen- 
tra sobre piedras, y que él las ha visto sobre el caparazón de 
la Maja squinado; refiere que Fischer la ha observado sobre 
el Carcinus mcenas y alg-ún otro crustáceo, hasta sobre un 
Lepas. 

No se indica, como acaba de verse, el que se haya encon- 
trado sobre conchas habitadas por el molusco productor ó ver- 
dadero dueño de ellas, y creo de alg-ún interés indicar que en 
Santander se recog-en en profundidad con alg-una frecuencia 
sobre conchas de Tritón y Turbo, habitadas por los moluscos 
que las seg-reg-an, y antes, por tanto, de ser habitadas por los 
paguros, conservándose vivas larg-uísimo tiempo en esta for- 
ma en los acuarios de la Estación. Es más frecuente, no obs- 
tante, en los ejemplares de profundidad, su yacimiento sobre 
conchas habitadas por los referidos pag-uros ó ermitaños, per- 
tenecientes á diversas especies. 

Los ejemplares litorales y que, por tanto, pueden recog-erse 
á mano á baja mar, viven constantemente sobre \aZoslera ma- 
rina, llamada aquí vulg-armente fórrelo, según dije el 9 de 
Noviembre último y tienen la columna de un color pardo obs- 
curo, no visto por mí en Ñapóles ni representado en las lámi- 
nas del Dr. Andrés, que son exactas para otras variedades de 
color comunísimas en Ñapóles, pero menos frecuentes, en cam- 
bio, en Santander, en la zona litoral. Por razón de la constan- 
cia de este yacimiento (á que acompaña siempre el color obs- 
curo de la columna que representa la lámina v), el profesor 
Linares desig-naba entre nosotros esta variedad con el nombre 
de libera, y yo creo muy justo el que así se le reconozca pú- 
blicamente. 

Hace mención el Dr. Andrés de variaciones de color, espe- 
cialmente en los tentáculos, blancas y aún anaranjadas, refi- 
riéndose en esta última á lo dicho por Leuckart, así como de 
las transiciones entre unas y otras. 

En la imposibilidad de publicar todas las láminas enviadas 
en que se representaban no sólo los diversos yacimientos y las 
coloraciones de la columna, sino también las desviaciones su- 
cesivas de color de los tentáculos desde el tipo fundamental 
hasta el blanco ó el anaranjado, se ha convenido hacerlo sola- 



DE HISTORIA NATURAL. 459 

mente de la que representando el yacimiento y color típico de 
la columna de la variedad ¡ibera litoral á que se refiere esta 
nota, presenta al mismo tiempo la coloración naranjada pues- 
ta en duda por alg-unos ó considerada como rara, y que es en 
Santander bastante frecuente, tanto en la variedad litoral 
como en las de profundidad. 



Flora bryológica de Montserrat 



DON ANTONIO CASARES GIL. 

No pretendo hacer un trabajo completo (ni sabría hacerlo), 
sobre las muscíneas de Montserrat. La presente nota no e.s más 
que una lista de las especies que he recog-ido en mis excur- 
siones por esta montana. Musg'os en Montserrat se encuentran 
por todas partes; abundan extraordinariamente ciertas espe- 
cies como el üypium moUoscmn Hedw. , y Neckera crispa 
Hedw.; pero á poco que uno se fije encuentra una despropor- 
ción entre la ñora fanerog-ámica y la criptog-ámica que, cuan- 
do menos en las muscíneas, no presenta nada de especial ni 
característico, ó que no g-uarda las relaciones establecidas con 
las condiciones g-eológ-icas ó climatológ-icas del suelo. Mucho 
se ha escrito sobre estas condiciones de la montaña de Mont- 
serrat, por lo que me evito entrar en ellas, limitándome tan 
sólo á enumerar las especies recog-idas, como adición á los 
catálogos de faneróg-amas de Montserrat que se han publicado 
en estos últimos años. De musg-os de esta localidad no sé que 
se haya escrito nada recientemente. 



HEPATIC.E. 
Jungermanniaefe. 

Plagiochila spinulosa Dum.— R. R. R. 

— intemi'pta Dum. — R. 

— (ísplenioides Dum. — C. 
Scapania aquiloha Dum.— C. 
Jungermannia MidUri Nees. — R. 



460 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 



^'mannia Mcuspidata L. — R. 
Lophocolea Mdentaia Nees.— C. 
Radiúa complánala Dum.— C. C. 
Madolheca Thuja Dura.— R. 

— Imvigala Dum.— C. 

— plalyphylla Dum.— R. 
Lejeunea serpylUfoUa Libert. — C. C. 
Frxülama dilátala Dum. — C. C. 

— T aman SCI Dum.— C. C. C. 
Pellia calycma Nees. — R. 
Metzgeriafurcala Dura.— C. C. 

Marchantiaceae, 

LunuJaria vulgaris Mich. — R. 
Marclianlia polymorpha L. — R. R. 
RehonUia hemisojh arica Raddi.— R. 
Targionia hypoijhylla L. — R. 



MUSCI FRONDOSI. 
Weisiese. 

Weisia viridula Brid.— C. 

Dicraneae. 

Dicranum scoparium Hedw.— C. 
— iindiúaliim Voit. — R. R. 

Fissidentese. 

Fissideiis pusiUíis Wils. — C. 

— decipiens De Notar.— R. 

— laxifolius Hedw.— C. 

Leptotrichese. 
LeplolricJmm flexicaxile Harape.— C. C. 

Pottieae. 

Potlia ¡anceolata C. Müll.— R. R. 
Dydimodon herid us Hornscli.— C. 



DE HISTORIA NATURAL. 



Trichostomeae. 



THchostomum nitichim Schamp.— R. 
Barbilla ambigua Br. et Sch. — R. 

— muralis Br. et Sch.— C. C. 
. — unguiculata Hedw.— C. 

— falax Hedw.— R. R. 

— squarrosa Brid.— C. 

— inermis Bruch. — R. 

— ruraUs Hedw. — R. 

Grimmiese. 

Grimmia apocarjya Brid. — C. 

— orlicularis Br. et Sch. — C. C. 

— jmlvinata Sraith. — R. 

Orthotrichese. 

Orthotrichími anomalnm Hedw. — C. 
— diafamim Schard.— R. 

Encalyptese. 

EncahjiJta vidgaris Hedw.— C. C. 

— streptocar2)a Hedw. — C. 

Physcomitriese. 

Fuñaría calcárea Wahleab. — C. 
— hygrometrica Hedw. — C, 

Bryeee. 

Bryum torquescens Br. et Sch. — C. 

— atropiirpureiim W. et M. 

— argenteum L.— C. 
Mnium undiilaiiim Hedw. — R. 

— rostratum Schw. — R. 

— punctatum Hedw. — R. 



T. V.— Noviembre, 1905. 



4fe boletín de la real sociedad española 

Bartramie^e. 

Bartramia stricta Brid.— R. R. 

— Oederi Swartz.— R. 

PMlonoiis calcárea Schmp. — R. 

Cryphseese. 

Crypaa heteromalla Mohr.— R. 

Leptodontese. 
Lepiodon Smithii Mohr. — C. 

Neckerese. 

Neckera crispa Hedw.— C. C. C. 
— complánala Hüb. — C. C. C. 

Leucodonteae. 
Pterogonium gracile Swartz. — C. C. 

Leskese. 
Anomodon mticnlosiis Hook. et Tayl.— C. 

Thuidiese. 

Thuidmm tamariscinum Br. et Sch. — R. 
— abietimimBr. et Sch. — C. 

Orthotheciese. 

OrtkotAecium ru/escens. — R. R. R. 
Homalothecium sericeum Br. et Sch. — C. 

Camptotheciese. 
Campiothecium lutescens Br. et Sch. — C. 

Brachythecieee. 

Brachythedum rutahulum Br. et Sch.— C. 
Scleropodium illeceirmn Schmp. — R. 



DE HISTORIA NATURAL. 

EurhyncJiium circinatum Br. et Sch.— R. 

— striatulum Br. et Sch,— R. 

— striaíum var. meridionale Schmp. — C. C. 

— speciosum Schmp. — R. 
Rhynchosteginm tenellum Br. et Sch. — R. R. 

— nisciforme Br. et Sch.— R. R 

Thamnmm alopecnrmn Schmp.— C. 

Hypneíe. 

Amhhystegium fiUcmum De Notar. — R 
Hypnum chrysophyllum Brid.— R. 
-^ conmutatum Hedw. — R. 

— r?í^05?w;¿ Ehrh.— C. C. 

— cupresiforme L.— C. C. 

— molluscum Hedw.— C. C. C. 

— purum L. — C. 
Ilylocomium spleiidens Schmp.— R. 



Revisando lo poco que he podido hallar escrito sobre flora 
muscológ-ica de Montserrat, encuentro que E. Boutelou cita 
(además de muchas de las que he mencionado), las sig-uientes 
especies que yo no recog"í: 
Scapania nemorosa Dum. 
Ptilidium ciliare Nees. 
Eucladium verticilatum Br. et Sch. 
Dicranella varia Schmp. 
Pottia trúncala Br. et Sch. 
Barbilla convoluta Hedw. 
Rhacomitrium canescens Brid. 
Leptobryumpyriforme ^chiñ"^. 
Bryum cespititium L. 
Mnmm hornum L. 
Philonotis fontana Brid. 
Atrichum uiidulatum Pal Beam. 
Leucodon scmroides Schw. 
Eiirynchiuní myosuroides Schmp. 
Hylocomhim squarrosum Schmp. 
Hylocomiwm loreum Schmp. 



464 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

M. Lag-asca cita también el Brachythecium veluiimim Br. et 
Sch., y el Bypnum crisía-casirensis L. 

Respecto á las especies que E. Boutelou incluye en Mont- 
serrat, debo manifestar que, seg'ún teng-o entendido, no se re- 
fiere exclusivamente á la montaña de este nombre, sino que 
comprendía los terrenos colindantes, y aun de muy diferentes 
condiciones, con el nombre de Montserrat. Y respecto á las 
dos especies de Lag-asca, á pesar de la g-ran autoridad de este 
sabio, me inclino á creer que ha tomado como H. crista-cas- 
trensis las formas que pudiéramos llamar gigantes del H. mol- 
luscum, que, como he dicho, es abundantísimo, y presenta toda 
clase de variedades y formas; alg-unas de ellas, tan semejan- 
tes á su vecina especie, que es difícil disting-uirlas en ejem- 
plares estériles. Esta misma confusión la he vis'o en alg-unos 
herbarios, y precisamente en ejemplares de Montserrat. Ade- 
más, el R. crista-casire7isis prefiere climas más finos y monta- 
ñas más altas. 



Un «Gorytes» y una «Bambex» de Marruecos 



D. RICARDO garcía MERCET. 

Gorytes africanus nov. sp. 

9 G. intercedente, quinqué fasciato et áW¿/¿¿ similis et affinis. 
Oculi clypeum versus valde converg-entes. Antennae parum 
clavatse fere ut in intercedente constrictíe; vértex minus conve- 
xus; mesopleurae marg-inatse, mesosternum long-itudinaliter 
carinatum. Tórax et abdomen fere leves, subtilissime punctula- 
ti, punctis majoribus carentes; metathoracis área triang-ulari 
satis mag-na, bene limitata et divisa, versus médium et ápice 
laevis, in ang-ulis lateralibus long-itudinaliter rug-osa; pleurae 
laevíB; metathoracis pars declivia vix rug-osa. Alae parum lu- 
tescentes, in cellula radiali obscuriores; alarum posticarum 
cellula analis post orig-inem vena cubitalis terminata. Abdo- 
miuis seg-mento primo fere ut in intercedente constructo; seg-- 
mento ventrali secundo rotundato. Corpus nig-rum; orbitis an- 
ticis, parte inferiori frontis, clypeo, labro, palpis, mandibulis 



DE HISTORIA NATURAL. 465 

(ápice nigro excepto), marg-o pronoti, callis humeralibus, macu- 
la parva mesopleurarum, fascia scutelli, raaculis parvis in lateri- 
bus metathoracis, fasciis latis seg-mentorum abdominis 1-5, fla- 
vis; seg-mento sexto área pygidialis plana, lata, nítida, sparse 
punctata, tota flava. Antennae flavse, ñagello supra nigrican- 
ti. Pedes flavi, femoribiis nigro lineatis. 

Long-. 10-11 mm. 

Patria: Marruecos (Táng-er, Julio 1905, M. de la Escalera). 

El G. africanus pertenece al grupo del G. qmnqiiefasciahis 
Panz., y es muy afín de esta especie y del intercedens Handl., 
diferenciándose de la primera por carecer absolutamente de 
puntuación g-ruesa sobre el tórax y el abdomen, por tener las 
antenas más finas hacía la base, por presentar casi lisa el 
área triang-ular del metatórax, y por tener de color amarillo el 
área píg'idíal. Del G. intercedens, cuya 9 está inédita, pero 
que ha sido descubierta, estudiada y clasificada por mí, y de 
la que poseo alg-unos ejemplares en mi colección, se disting-ue 
el G. africanus por la forma de la cabeza, que es más achata- 
da, menos redonda, y por carecer de puntos g-ruesos sobre el 
tórax y abdomen. 

Del G. Kolili Handl., se diferencia la nueva especie por la 
forma del primer seg-mento del abdomen, por carecer de pun- 
tos g"ruesos sobre el tórax y la mesopleuras y por alg-unos de- 
talles de coloración. 

Con el nombre de G. qninqnefasciatus var. manritanica, ha 
descrito el Sr. Handlírsch una raza de aquella especie, proce- 
dente de Arg-elia, que aunque de coloración muy distinta á la 
del G. Africanus, pudiera ser el paso de esta especie al G. quin- 
qué fasciatus . 

Bembex Maroccana nov. sp. 

9 B. oculata Latr. valde símilís et affinis. Submag-na, tot 
busta, capite, thorace et abdominis basi opulente g-riseo villo- 
sis. Oculi clypeum versus parum diverg-entes; frons fere lati-r 
tudine aeque long-a, ínter antenuas carínata; clypeo parum 
convexo distíncte long-iore et ang-ustiore quam in oculata; 
antennae forma consueta. Alae hyalinae, anticae thoracis la- 
titudiue duplo et diraídío long"íores; posticae cellula mediana 
venis duabus longitudinalibus emíttente. Pedes forma norma- 
lí, metatarsus antícus cílís sex munitus. Abdomen fere coní- 



466- boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

cum; seg-mento ventrali secundo nítido in disco punctis majo- 
ribus impressis, in lateribus subtiliter punctato, seg-mento 
dorsali sexto triangulari, área dorsali destituto, crasse puncta- 
to, linea mediana fere nulla, apicem versus ang-ustiore quam 
in ocwlata, lateribus mag-is sinuosis. 

Corpus nfg-rura; orbitis latis anticis et posticis, parte inferiori 
frontis, clypeo (maculis duabus nig-ris exceptis), labro, margo 
pronoti, macula laterali prothoracis, callis humeralibus, fasciis 
scutelli et metanoti atque maculis lateribus metathoracis, fas- 
ciis undulatis vel plus minusve interruptis seg-mentorum 
dorsalium 1-5, maculis lateralibus segmentorum ventralium 
albidis vel pallide flavis. Seg-mento 6." toto nig-ro vel albido 
maculato. Antennae nig-rae, scapo inferné paludo, funículo 
subtus rufescente. Pedes flavi, femoribus nigro sig-natis. 

Long. 14-18 mm. 

Patria: Marruecos (Táng-er, Casablanca, Mazag-án, Julio 1905, 
M. de la Escalera). 

Esta especie se diferencia de sus afines: 

De la B. ociUata, por el clípeo más larg-o y estrecho, por la 
forma del 6." anillo del abdomen, y por la carencia de línea 
media brillante en el centro de éste. 

De la B. BoUvari, por las proporciones de la frente, que es 
más ancha y más corta. 

De la B. citrina, por la coloración y la forma del clípeo, que 
es menos abombado y más largo. 

De la B. flavescens, principalmente por la forma del Q>° ani- 
llo dorsal. 

La B. melanura Mor., de Asia, pertenece también al grupo 
de la B. maroccana, así como la B. turca Dahlb., de Rodas, 
Epiro, Sarepta y Albania; pero no puedo señalar los caracte- 
res distintivos de la nueva especie con éstas, por no haber 
visto ejemplares de ellas en las colecciones de que he dis- 
puesto. Sin embargo, las descripciones de la B. 7nelamira y 
de la B. turca, permiten afirmar que son bien distintas de la 
maroccana. 



DE HISTORIA NATURAL. 467 



Una nueva especie de «Eulipus» Woll. {Tentyrini) de Río de Oro 

POR 

D. MANUEL MARTÍNEZ DE LA ESCALERA. 

En SUS Bestim7}m7ig, Reitter incluye en el g-énero Eiüi'piis tres 
especies: subelegans Frm., jjimciidorsis Rtr. y Brullai Woll; 
las dos primeras son marroquíes y la tercera de Canarias, no 
de Mog-ador, como dice Reitter.; la que es de dicho punto es 
suMegmis Frm. descrita en 1870, An. S. E. F., pág-. 386 (Co- 
leoptéres de Barbarie). 

En el vademécum de Reitter la cita «teste Frm. A. 1880-249 
Mog-ador, E. BruUai Woll.» es incomprensible, pues precisa- 
mente en ella Fairmaire rectifica el error de Bates atribuyen- 
do á Tentyria Bndlcei la patria «Mog-ador», y es lamentable ver 
perdurar ese trastrueque enrevesado de citas que dicen exac- 
tamente lo contrario de lo que se afirma, y en notas bien re- 
dactadas en idioma mundial fácil y elegante. 

Ya dice Reitter que no conoce Eulipus Brullmi, especie que 
con la que aquí describo representan el g-énero de Wollaston; 
para sulelegans Frm., que está mucho más cerca de las Tenty- 
ria i)ropongo el nombre de Mogadoria. 

Labro saliente delante del epistoma; antenas largas, engrue- 
sadas en el ápice, con los últimos artejos, sobre todo, profusa- 
mente pubescentes de rojizo; patas larg-as y finas, con los tar- 
sos intermedios y posteriores muy alarg-ados, libres, muy no- 
tablemente más larg-os que anchos y en su totalidad casi tan 
larg-os como las tibias correspondientes. 

1 (2) Puntuación de la cabeza y protórax notablemente 

más densa y profunda que la de los élitros; artejo 8 
de las antenas poco más largo que el 9, notablemente 
más corto que los 9 y 10 reunidos, y en su conjunto 
pasando poco en las 9$ del borde posterior del pro- 
tórax: élitros en óvalo corto, facies de Tentyria 

Mogadoria gen. nov. 

2 (1) Puntuación de la cabeza y protórax más densa sí, 

pero notablemente menos profunda que la de los 
élitros; artejo 8 de las antenas bastante más larg-o 



4é8 BOLETÍN DE LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

que el 9, casi tanto como los 9 y 10 reunidos, y en su 
conjunto pasando mucho en los dos sexos del borde 
posterior del protórax; élitros en óvalo muy alarg-ado. 

g-en. Eulipus WoU. 

3 (4) Protórax alg-o más larg-o que ancho y alg-o sinuoso en 

sus bordes cerca de la base, por lo que resulta lige- 
ramente cordiforme y más apreciable en las $$; es- 
pecie garande; puntuación elitral fuerte, cerca de la 
base, como en el dorso, y sólo borrada en el tercio 
posterior de los élitros.. E. Bnillmi WoU. Canarias. 

4 (3) Protórax mucho más larg-o que ancho en los dos se- 

xos, sin sinuosidad apreciable en sus bordes, por lo 
que resulta francamente trapezoidal-ovoideo; espe- 
cie pequeña, puntuación elitral más fuerte aún que 
en la especie anterior, y, como en ella, borrada sólo 

en el tercio posterior de los élitros 

E. Quirogai sp. n. Rio de Oro. 
E. punctidorsis Rtr. creo habrá de quedar en este g-énero, 
siendo fácil de separar de Bfullmi y Qiárogai por tener la pun- 
tuación elitral borrada en la base: el carácter de la ang-ulosidad 
del reborde de la base del protórax no sirve, pues existe en 
E. Brullmi tan apreciable casi como en Mogadoria snhelegans. 



Boletín bibliográfico. 

Julio. — Octubre. 

(Continuación). 

Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Madrid. {Revista.} 
T. II, n.° 4.— J. G. Hidalgo: Noticias sobre las faunas malacológicas 
del Archipiélago de Joló é Islas Marianas. — L. F. Navarro: Sobre un 
nuevo procedimiento para medir diedros en los cristales microscópi- 
cos. — P. L. Navas: Cat. descrip. de los Neurópteros de los alrededo- 
res de Madrid.=T. ii, n.° 5.— J. G. Hidalgo: Enumeración por orden 
alfabético délos gen. mencionados en el Cat. de los moluscos de Fili 
pinas, publicado en el presente tomo.=T. iii, n.° 1. — J. G. Hidalgo: 
Catálogo de los moluscos testáceos de las Islas Filipinas, Joló y Ma- 
rianas. 

Real Academia de Ciencias y Artes. Barcelona. (Boletín.) Vol. v, n.os 4-5.— 
Dr. D. J. de Angelis: Fauna coralina del piso aptense.=N.os 6 7, 9-12. 



DE HISTORIA NATURAL. 469' 

Dr. D. J. Cadevali,: La circummutación en el Me(licago.=N ° 13. — 
R. P. L. Navas: Observ. s. el orden de los Neurópt. 
— La Aluminotermia, por el Dr. D. E. Mascareñas. 1905. 
Real Sociedad Geográfica. Madrid. (Boletín.) T. xlvii. Seg. trira. de 1905.— 

(Revista de Geografía colonial y mercantil.) T. iii, nos 4-5. 
Revista chilena de Historia natural. Valparaíso. Año ix (1905), n." 1. 
Revue Suisse de Zoologie. Genéí^e. T. xiii, fase. 1.— M. Bedot: Mater. pour 
servir á l'hiat. des Hydroid. — R. db Lessert: Note sur trola esp. 
d'araign. du genre Drassodes West. — L. de .Marval: Monogr. des 
Acanthocéph. des olseaux. — C. T. Regan: Descript. de six Poissons 
nouv. faisaat p. de la collect. du M. d'hist. nat. deGenéve.— R. Koeh- 
i.ER et C. Vaney: Descr. d'une nouv. Holothurie des cót. de France, 
fPseudocucumis Ciitnoti). — E. Penard: Les Amibes et le genre Amaba. 
P. Narbel: Note sur une var. de Belette.=Fasc. 2.— J. Buurqüin: Ces- 
todes des Mammif. Le genre Bertia. — A. Fenchei.: üeber Tubularia 
larynx EUis. -H. Faes: Un nouv. Myriap. du Valais. 
Royal microscopical Society. London. (Journal.) Nos 166-167. 
Royal Physical Society. Edinburgh. (Proceedings.) June 19Ü5. — W. Evans: 
The Black-backs of the Bass (continued). — J. Murray; On the Distr. 
of the Pelagic Organisms in Scottish Lakes.— C. B. Crampton: A Pos- 
sible mode of Inheritance of adaptive Characters.— J. A. Thomson: 
«Scotia». Oollections: Scottish Antarctic Expedition. — Dr. R. H. Tra- 
qüair: Notes on the I.ower Carboniferous Fisches of Eastern Fifes- 
hire. — W. Evans: The Odonata ( Dragon-flies) of the Forth Área. 
Schweizerischen Entomologischen Gesellschaft. Schaffhausen (Mitteilun- 
gen.) 1906. Vol. xi, Heft 2. — Dr. F. Ris: Zwei notizen über Schweizer* 
Perliden. — E. Frey-Gessner: Die Sainmelstelle bel Etrembiéres. — Aus 
dem Genfer naturhistorischen Museum. — Die F. (Jhevrier'schen He- 
riades. — C. F. Lorez: Aberrationen von Árclia flavia, Fuessl. — 
, Dr. Christ: Schmetterlingszüge im 17 Jahr. hundert. — E. Frey- 
Gessner: Hymenoptera Helvetite. 
Sociedad geográfica. Lima. (Boletín.) Año xiv, t. xv, 2." trim. (Abril- 
Junio) 1904. 
Sociedade Broteriana. Coimbra. (Boletim.) 1905. Vol. xx.— Dr. J. A. Hen- 
RiQUEs: Gramíneas de Portugal.— B. J. de Mariz: Subsidios para o 
eatudo da flora port. Crassulaceae.=Clave para a deterrain. das 
Crass. port. — A. F. Moller: Observagoes phaenologicas. — Dr. Ach. 
Terracciano: Le Gagea della flora portoghese. 
Sociedade scientifica. Sao Paulo. (Rev.) Junio 1905. N" 1. -H. Florence^ 
Voyage fluvial du Tieté á l'Amazone.— Dr. A. Lctz: Beilr. z. Kennt, 
der brasilian. Tabauiden.— E. Braga: As minas de Ouro de Ophir. 
Societá di Naturalisti. Napoli. (Bolletino.) Ser. 1.a, vol. xviii. 1905. 
Societá Entomológica italiana. Firenze. (Bulletino.) Anuo xxxvi, trim. iii. — 
A. Dück.e: Supplem. alia rev. dei Crlsidide dello stato brasil, del Para- 



4T0 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

G. Cecconi: Note di entomol. forest. — E. Baldücoi: Nota int. aWHar- 
pyia vinula Ochsen. — R. Veritt: Elenco di Lepidott. race, sul littor. 
del Luchesse. — R. Gestro: Mater. per lo studio delle Hispidse.— 
N. Passerini: Su di un caso di adattamento di un acaro terr. a vita 
p.elag. Sopra la luce emessa dalle lucciole (Lucciola itálica L.)— 
P. Stefanelli: Nota sopra alcuni Lepidott. nuovi per l'Italia o per la 
Toscana. 

Societá italiana di Sc'enze Naturali. Milano. (Atti.) Vol. xliv, fase. 2.°, 
fogli 5. Luglio 1905.— G. Boeris: Observ. cristallogr. sopra il solf. de 
rame. - C. Barbieri: Note sulla strutt. e funz. del cerv. nei vertebr. 
inf.— Z. l^EARDi: Foramin. eocen. di S. Genesio. 11 gen. Rupertia. — 
E. Repossi: II quarzo di Guggiate. — F. Salmojsaghi: Sulla contin- 
sotterr. del fiume Timavo. 

Societa Toscana di Scienze Naturali. Pisa. (Atti.) Vol. xrv, n° 6.— C. Va- 
GLiNi: Di ale. micasc. tormalinif. del M. Ornato,— E. Goggio: Sulla 
div. misura see. la quale nei Eettili ad i due archi dell'aorta concorr. 
alia form. dell'aorta abdom. — E. Goggio: Intorno alie prime fasi di 
svil. del páncreas nei Discogl. pictus. — G. Arcangeli: Sulla comparsa 
delV Opuntia intermedia nella flora toscana. =N" 7. — G. d'Achiardi: 
I micerali dei marmi di Carrara.-Zeolite probabilm. nuova dell'isola 
d'Elba.— A. Fdcint: Lamellibr. del Lias inf. e del Lias med. dell'Ap- 
penino Centr. — E. Manasse: Cenni sul macigno de Calafurca e suoi 
minerali.=:N° 8. — A. Arcangeli: Come si forma l'artieolazione del 
tallo neW'Usnea barbata. — S. Grattarola: Figure d'interfer. otteuute 
usando lastre spulite come analizat. — E. Manasse: Di ale. leucote- 
friti di S. Maria del Planto nei Campi Flegrei. — A. Marrassini e 
R. ScHiFF-GiORGiNi: SuUa maniera div. di comport. del bacillo del 
tifo e del bacterium coli commune de fronte alia presenza nei terreni 
di cultura del solfato di rame e del prussiato rosso. 

Societas entomológica Bohemice. Praga. (Casopis, Acta.) Roe. ii. 1905. 
Cislo. 2-3. 

Société Botanique de Frnnce. Paris. (Bulletin.) T. lti, n^s 6-6. 

Société Entom. de Belgique. Bruxelles. (Aúnales.) T. xlix, n" vi. — L. Faib- 
maire: Matériaux pour la faune coléopt. malgache (19* note) =N° vii. 
G. J. S'fiERLiN: Otiorhynchus (Fournieriaj antarcticus. — K. Schouteden: 
Descript. de Graphosomiens nouveaux. — P. Dognin: Hétéroc. nouv. 
de l'Amér. du Sad.=N° viu. — A. Forel: Miscel. myrméeol. ii. — Mar- 
tin Jacoby: Redescript. of some new spec. of Phytophagous Coleop. 
from Madagascar, eoll. by E. and B. Perrotiu the coll. of R. Oberthür. 

Société impériale des Naturalistes. Moscou. (BuUeiin.) Ann. 1904, n° 4. 

South African Miiseum. Cape Town. (Annals.) Vol. iv, pa"t. vi. — MoUusca 
from the Bokkeveld Beds, by F. R. C. Reed. 

Stettiner Entomologische Zeitung. Stettin. 65 Jahrg. ii Heft. — M. Beunha- 
üer: Neue exotische Staphyliniden.— A. Petri; Beschreibuug neuer 



DR HISTORIA NATURAL. 471 

Microlepidopteren aus Korsika.— Fr. Ohads: Kev. der Amerikanis- 
chen Anoplognathiden. — Frdhstorfer: Neue Lepidoptereu vou Enga- 
ño; Neue Pieriden von demselben; neue Euthaliden.— Schmidt: Neue 
und bemerkenswerthe Flatiden des Stettiner Museums — K. Heller: 
Brasilian. Káferlarven. Entwicklnngsstande von Xixufhrus Innicollis. 
M. Hagedorn: Eine neuer Scolytoplatypus.=G6 Jahrg. i Heft. — 
G. Ulmer: Zar Kenntnisa aussereuropiiischer Trichopteren. — Fr. 
Ohacs: Eev. der Amerikanischen Anoplognathiden. — Schmidt: Die 
Ricaniden des Stettiner Museums. 

Universidad de Cristiania. — Dr. P. Winge- Deu Norske Sindssygelovgiv- 
ning. 1901. 

üniversity of Colorado. (The.) 1905. N" 4. — F. Ramaley: A Study of Cer- 
tain foliaceous Cotyledons. 

Wiener Entomol. Zeitung. xxiii Jahrg, x Heft. — P. Leander Czerxy; Rev. 
der Helomyziden =xxiv Jahrg, i und, it Heft.— H. Friese: Die Keul- 
hornbienen Afrikas. — F. Foekster: Libellen von Tonkin. — Dr. L. v. 
Heyden: Über Parmena balteus L. — G. Sumakow: Entomo-geogra- 
phisehe Notiz. — G. Breddin: Über Bolbocorisf reticulatus Dal.— 
Dr. K. Petri: Bestimmungstab. der mir bek. gewordenen Arten der 
G. Lixus. F. aus Europa und den angren^nden Gebieten.— Dr. A. 
Fleischer: Berichtig. zu meinen Bestimm. der Dyschirius Arten. — 
H Scuoutedex: Neu Pentatomiden aus Afrika und Madag. nebst sy- 
nouymisch. Bemerk.=^iii und, tv Heft. — H Fhruhstorfer: Neue Tae- 
naris Formen. — Ed. Reitter: Acht neue Coleopt. aus der palaearkt. 
Fauna. — Dr. L. v. Heyden: Trichis macúlala Klug. — Ed. Reitter: Über 
die Stenichnus Arten v. der Insel Cypern. — Dr. K. Petrt: Bestimm. 
der mir bekannt geword. Arteu der Gattung Lixus aus Europa &. 

Wilson Bulleün. (The.) Oberlin. Ohio. N" 52. Vol. xir, n" 2. 

Zoologischen Museum. Berlin. ( Mitteilungen.) iii Band, i Heft.— A. Jacobi: 
Stud über die Homopterenfamilie der Oercopiden. — Th. Kühlgatz: 
SchadHche Wanzen uud Cicaden der Baumwollstanden, 

Noviembre. 

Académie des Sciences. Paris. (Comptes rendus) . Tables des matiéres dn 
tome oxL. — T. cxli, n° 14. — Bigoürdan: Resume des observ. de l'éclip- 
86 totale de soleil du 30 aoút 1905 faites á Sfax (Tunisie). — Stéphan: 
Observ. de l'éclipse de sol. du 30 aoút 1905, á l'Observat. de Marseille. — 
Fran^ois: Sur le mode de propag. de quelq. plant. aquat. — Chüoeaü: 
Sur la géol. du Sahara.— Brünhe>: Sur la direct. de l'aimantation 
perman. dans une argüe métamorph. de Poutfasein (Cantal). =N° 15. — 
Janssen: Observ. de Téclipse tot. du 30 aoút 1905 á Alcosebre (Es- 
pague). Sur la création d'une associat. intera. pour les étud. sol. — 
Lcevy: Sur le premier vol. du «Catalogue photographique du ciel», 
publié par l'Observat. de Bordeaux. — Lacroix: Sur le trembl. de terre 



4*78 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

ressenti le 8 Sept. á Stromboli et sur l'état act. de ce volc— Stéphan: 
Observ. de l'éclips. tot. de sol. du 30 aoüt 1906 á Guelma (Algér.)— 
Stefanik: ílech. spectrosc. pend. Téclips. du 30 aoút 1906 á Alcose- 
bre (Esp.)— MiLLOCHAu: Sur l'observ. de l'éclips. tot. de sol, du 30 
aoút 1905 á Alcosebre (Esp.) — Landereb: Sur la lum. polar, de la cour. 
sol. — Stefanowska (M.lle): Rech. statist. sur l'évol. de la taille des 
vését.— Weil: Etude du sang dans un cas d'hémoph. — Rotch y Teis- 
SEBENC DE Bort: Sur les preuv. direct. de l'exist. du contre-alizé.:^ 
No 16. — Maqüenne: Sur la dessic. absol. des matiér. végét. — Bourget 
ET Montangerand: Note prélim. sur l'observ. de l'éclips. tot. de sol. du 
30 aoút 1906, observ. á Guelma. — Comas Sola: Observ. sur l'éclipse 
tot. de sol. du 30 aoút 1905. — Effkont: Sur le dévélopp. de l'amylase 
pend. la germin. des grains. — Levaditi : Sur un nouv. Flagellé 
paras, du Bombyx niori ( Herpetomonas bombycis).='Ñ° 17. — Guignard: 
Quelq. faits relat. á Tbist. de l'emulsine: exist. génér. de ce fertn. chez 
les ürchid. — Boüvier: Sur les Crust. Décap. (abstract. faite des Cari- 
des) recuell. par le yacht Princesse Alice au cours de la camp. de 
1905.— Jehl: Observ. de l'éclipse de sol. du 30 aoút 1905 á Aoste 
(Italie). — Lefevre: Nouv. rech. sur le dévélopp. des plant. vert. en 
inanit. de gaz carbón., ñans un sol artif. amidé. — Pittard: Analyse de 
quelq. grand. du corps de Thomme et de la femme chez les Tsiga- 
nes. — Thoulet: Distrib. des sédim. fins sur le lit océan. 

Académie internationale de Géographie. Botanique. Le Mans. (Bulletin).— 
N^s 193-194. — Breviere: Contrib. á la Flore mycolog. de TAuvergne 
(éuite). — Ouvier: Les princip. parasit. de nos Lich. franíj. (suite).— 
DoMíN: Plant. nov. bohémicas ann. 1900-1904 detect. vel descript. 
(suite).— Gandoger: Nov. Conspect. Flor. Europ. (suite). 

American Naturalist (Thej. N° 466. — Shimur: A pecul. variat. of Terebra- 
talia transversa, Sowerby. — Davis: Stud. on the Plant Cell. — Coc- 
kebell: Diadasia Patton; a Genus of Bees. 

Australian Museum. ^xáney . (Records.) 18 Agosto 1905. Vol . v, n° 6. — 
15 Sept. 1905. Vol. VI, n° 2. 

Bibliotheca zoológica. Berlin. N" 89. 

Burean of Government Laboratories. Manila. (Department of the Interior. 
BiNGHAM Copeland: The Polypodiac. of the Philipp. islands.— New 
spec. of edible Philipp. Fungi. 

Canadian Entomologist (The). London. Ontario. Vol. xxxvii, n° 10.— Gib- 
soN: Notes on the earl. stag. of some Cañad. Tiger Moths. — Ooqoi- 
llett: a new Subapter. Tipulid from New México.— Knaüs: Centr. Te- 
xas Coleopt.— Harris: Influence of ApiJse on Geograph. distrib. of 
cert. Flor. Types. — Brown: Not. on New Philipp. Hymenopt— Gros- 
sbeck: New spec. of Culicidse.- Ooquillett: A new Dexiid Paras, of a 
Cuban Beetle. — Bradley; Coenocephus in America. — Lvngk: A remark. 
flight of Corisa, < Water Bootmen>. 



DE HISTORIA NATURAL. 473 

Entomologische Litteraturblatter. Berlín, 1905. N" 10. 

Entomologist's Record (The). Londres. Vol. xvii, n° 9.— Bdrrows: Geómetra 
papüionaria L — Malcolm Bürk: Synopsis of the Orthoptera of Western 
Europe. — Manders: Hither and Thither. — Powell: Notes on the Life- 
hist. of Ocnogyna bcetica. — Tvtt: Lepidopt. of the val d'Héren8.= 
N" 10. — Powell: Notes on the early stag. of Daphnis nerii. — Ratnor: 
Heredity notes.— Moss: Norfolk Lepidopt. notes.— Daüd: On larval 
habita. — Bürrows: An entcmolog. trip to the North Wales. — Bell: Su- 
garing prohib. in the New Forest.— Powell: Not. on the Life-hist. of 
Ocnogyna feoeíica.— Chapman: Eggs and ovipositof Ocnogyna boetíca. — 
Raynor. Cidaria picata doubl.-brood. Its distrib. in Britain. — Harrison: 
Observ. on Polyommatus astrarche. — Willoughby Ellis: Addit. to our 
latest list of Brit. Coleopt. 

Feuille des Jeunes Naturalistes (La). Paris. N"* 419.— Plateau: Notice 
géolog. sur le territ. de Merfy. — Dollfüs: Liste des Isopod. terrestr. — 
Marty: L'if miocéne de Joursac (Cantal). — Germain: Sur la distrib. 
géogr. de VEelix aspersa Müll.=N''421. — Caziot: Espéc. de la rég. circa- 
méditerr. Maüry: Quelq. observ. sur la flore de la Loire. 

Institució catalana d'Historia natural. Barcelona. (Butlleti ) Seg. época. 
Any 2." N.° 7.— Font Sagoé: Un nou Meteorit trobat á Catalunya.— 
Malüquer: Guia per la cass. prepar. y conserv. des Lepidopt. 

Johns Hopkins Hospital (The). Baltimore. (Bulhtin.) N° 176. Octob. 1905, 

K. K. Zoologisch-botanischen Gesellschaft Wien. ( Verhandlungen.) lv Band, 
7 und 8 Heft, 7 üktob. 1905.— Pieszczek: Über die Variab. von Colias 
myrmidone Esp. — Heimerl: II. Beitrag z. Flora des Eisecktales. — 
Loitlesberger: Z. Moosfl. der osterreich. Küstenland. — Schülz: Das 
Nest Polides hebrceus F.— Braüns: Z. Kenntn. der Bienengatt. Fidelia 
Friese. 

Katalog Literatury Nancotvej Polskiej. Kraców. T. iv, Rok 1904. Zesz. iv. 

Musée Océanographique. Monaco. (Btdletin.)'N° i4:. — Hergesell: La sitúa 
tion actuelle et quelq probl. future de la Météorol. marit.=N°46. — 
Campagne scientif. de la Princesse Alice (1905). -=N° 47. — Prinoe Al- 
bert ue Monaco: Sur les lanceui. de ballons sondes et de ballons pilot. 
au dessus des Océans. 

Museo Naciona'. San Salvador. (Anales.) Tomo 2.°, n.° 13. — Montessus de 
Ballore: Efectos de los terrem. sobre los div. elem. de las habitacio- 
nes. —Gdzmán: Botánica industr. de Centro-América. 

Museu Gceldi. Parú. {Brasil). (31 emorias.) 1905. iv.— G(eldi: Os mosquitos 
no Para. 

Museum of Comparative Zoólogy. Cambridge. (Bulletin.) Septemb. 1905. 
Vol. xLví, n° 8.— Thayer and Bangs: Tiie mamm. and birds of the 
Pearl Isl. hay of Panama.^^N" 9.— Atwood Kofoid: Craspedotella, a 
new genus of the Cystoflagellata.=Octob, 1906. Vol. xlviii, n" 1. — 
W. Blackman: The spermatog. of Scolopendra Heves. 



4";4 boletín de la real sociedad española 

Naturforschenden Gesellschaft. Basel. ( Verhandlungen.) 1905. B. xviii, 
Heft 1. — Rüpe: Notiz üb. diechera. Untersuch. prahist. Graberf. v. Cas- 
tañeda. — Sarasin: Bericht üb. das Basl. Naturhist. Mus. f. das Jahr 
1904. — Bericht üb. die sammL f. Volkerk. des Basl. Mus. f. das Jahr 
1904. — Bernoüilli: Ein Karteninkunabelnb. der oífentlich. Biblioth, 
der Universit. Basel. — Bürckharüt: Geschichte der botanisch. An^talt 
in Basel. — Jknny: Fossilreiche Oligocanablager. am Südhang des 
Blanen (Juragebirge). 

Novitates Zoologicae. London and Aylesbury. 1906. Vol. xii, n" 2. 

Nuova Notarisia (La). Módena. Ottobre 1905. — Mazza: Saggio di Algolog. 
ocean. — Webe.r van Bosse: Note sur le genre Dictyosphaeria Dec. — 
Reinboi.d: Ein. neue Chlorophyc. aus dem Ini. Ocean (Niederl. Ind.)" 

Philippine Weather Burean. Manila. (Bulletin.) March 1905. — Brown: 
Observ. on insects aífect. crops in the Philipp. April 1905.— Brown: 
Ibd. May. 1905.— Brown: Ibd. 

Real Academia de Ciencias exactas, físicas y naturales. Madrid. (Revista.) 
Agosto de 1905. T. iii, n.° 2.— Lozano Rey: Cefalóp. de las cost. 
mediterr. esp., particularm. de las de Catal. y Baleares. 

Roy al microscopical Society. London. (Journal.) Octob. 1905. N" 1(58. — 
Jackson: The movem. of Diatoms and other. microsc. plants. 

Sociedad aragonesa de Ciencias naturales. Zaragoza. (Boletín, i Junio á Oc- 
tubre de 1905. T. iv, n.os G- 8. —Ferrando Mis: Contrib. al est. de las 
aplicac. de la proyecc. gnomon, en Cristalografía.— Pao: Plant. de la 
prov. de Huesca.— Terracciano: Revis. monogr. delle Gagea della 
flor, espagn. 

Société entomologique de Belgique. Bruxelles. (Annales.) 31 Oct. 1905. 
T. 49, IX.— Bkcker: Diagn. d'un Dipt. recuelli par l'Expédit. antarct- 
belge.— Desneux: Un nouv. Pausside de l'Inde.— Schodteden: Les Hy 
ponecrodes. sud améric. 

South African Museum. London. íAnnals.) 11 May 1905. Vol. iv, part. vii_ 
Boülenger: Descript. of a New Fish of the Gen. Paratilapia from the 
Upper Zambesi =^27 July 1905. Vol. iii, part vni.— Sclater: Check 
List of the Birds of South África cont. addit. and correct. since the 
issue of the suces vol. of the Birds in the Fauna of South África. 
Series. Part ix. — Hampson: The Moths of South África (part iii). 

Wiener Entomologische Zeitung. Wien. xxiv Jahr. 1 Juni 1905. v und, 
VI Heft. 15 Aug. 1905. vii und, tiii Heft. 

Wilson Bulletin. Oberlin. Ohio. N" 62. (Vol. xii, n° 3.) 

Wissenschaftliche Insektenbiologie (Zeitschrift). Hussum. 20 Oktober 1905. 
Band i, Heft 10. 

Zeitschrift für wissenschaftliche Insektenbiologie. Husum. Band i, Heft 5. — 
J. Dewitz: Bcobachtungen, die Biol. der Traubeumotte Cochylis ambi- 
guella betreffend. — W. A. Schulz: Neue Beobachtungen an süd-bra- 
silianischen Meliponiden-^&sXern. — 'L. v. Aigner-Abafi: Über Aporta 



DE HISTORIA NATURAL. 475 

cratcegi. — H. L. Flogel: Monogr. der Johannisbeeren - Blattlaus, 
Aphis ribis. — Vf. Karawaikw: Versuche an Ameisen in bezug auf das 
tjbertragen der Lar ven in die Dunkelheit. 

Zoologischer Avzeiger. Leipzig. Bd. xxviii, nos 24-26. — Roux: La famille 
des Ranidce. — Axelson: Eiuige nene CoUembolen aus Finnland. — 
Schepotieff: Uber Organisation und Knospung von Rabdopleura. — 
Thor: Eine nene Milbeugattiing Nilotonia n. g., von Dr. E. Nordens- 
kiólá ais Teiitonia loricaia Nordenskiold beschreiben.^N° 26. — En- 
derlein: Die Plecopteren Feuerlands. — Thor: Lebertia-Studien. — 
Thon: Über die Coxaldrüse bei Holothyriden. — Monti: Über eine 
ktirzlich entdeckte Hydrachnidíe.^17 Oktob. 1905. Bd. xxix, n° 14. 
31 Oktob. 1905, N" 15. 

Zoologist (The). London. N° 767. — W. J. Holland: The largest Skeleton 
of a Dinosaur. — J. H. Gürnet: Observations on a yonng Cuckoo.= 
16 Oct. 1905. N° 772. (Vol. ix, n° 106.) 



Albert 1^" Prince de Monaco —Résnltats des campagnes scientifiques acc. 

sur son Yacht. fase, xxix, Mémoires océanographiques (Premier serie), 

par J. Thoulet; fase, xxx; Deseription des Antipathaires et Cérianthai- 

res rec. par S. A. S. le Prince de Monaco dan.s l'Atlantique nord 

(1886-1902). 

Blázqüez (D. Antonio) — La Mancha en tiempo de Cervantes. Conferen- 
cia leída en 3 de Mayo de 1905 en la velada que la Real Sociedad 
Geográfica dedicó á conmemorar la publicación del Quijote de la 
Mancha. Madrid, 1905. 

BoFiLL Y PicHOT (J.) — Catálech de Inscctcs de Catalunya. Hymenopters. 
XIX Familia Apidee. 

Buen (D. Odón de) — Excursiones por Mallorca (Indicaciones generales). 
Barcelona, 1905. 

Calderón (S.)— Noticias sobre Bourntmitas españolas. (Bol. R. Soc. esp. 
Hist. nat., Oct. 1906.) 

Castellarnati (D. Joaquín M.)— Descripción micrográflca de la madera de 
las especies Carpinus betulus, Corylus Avellana y Alnus glutinosa. 
Madrid, 1904. 

CoNTRERAS (D. Bibiano). — El país de la plata. Apuntes históricos del des- 
cubrimiento de la mina «Santa Uecilia>, sita en Hiendelaencina. Gua- 
dalajara, 1905. 

Delfín (D, Federico T.)— Catálogo de los peces de Chile. (Rev. Chilena de 
Hist. nat., 1899-1900). 

Estadística de las obras públicas de España. Madrid. 1901-1903. 

Exposition Internationale d'Océanographie des peches maritimes et des 
Produits de la mer. París. 



476 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

García de Toledo (J.)— The Spanish bull-fight. Málaga, 1901. 

— Tbe Malaga Society for the protection of domestic animáis and plants. 
Málaga, 1899. 

— Protection to animáis in Spain. Málaga, 1901. 

Gredilla (F.)— Nota necrológica del Sr. Rodríguez Fen:enías. (Bol. R. Soc 
esp. Hist. nat., Oct. 1905.) 

KoNow (F. W.) — Systematische Znsammenstellung der bischer bekannt 
gewordenen Chalastogastra. 1901. 

Latcham (R. E.) — Notes on some ancient Chiban skuUs and otber remains. 
(Eev. Chilena de Hist. nat., 1903). 

Lauffer (G.) — Neue Arten und Varietiiten von Coleopteren der pyrenáis- 
chen Halbinsen. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat., Oct. 1905.) 

Lozano Rey (L.)- Cefalópodos de Cataluña y Baleares. 

Martínez de la Escalera (M.)— Sistema de las especies ibéricas del gé- 
nero Asida Latr. (Bol. R. Soc. esp. Hist. nat., Oct. 1905.) 

Navas (L.)- Catálogo descriptivo de los insectos Neurópteros de los alre- 
dedores de Madrid. 

NicKLÉs (M. E.) — Sur les recherches de houille en Meurthe-et-Moselle. 
(Compt.-Rend. Acad. Sciences de Paris, 1905). 

— Sur les piis couchés de Saint- Jean-de-Buéges. (Compt.-Rend. Acad. 
Sciences de Paris, 1905). 

Observatorio Astronómico de Madrid. Memoria sobre el eclipse total de so 

del día 30 de Agosto de 1905. Madrid, 1904. 
Porter (Carlos E.)— Catálogo metódico provisional de las colecciones 

zoológicas del Museo de Historia natural de Valparaíso. I, Artrópodos 

i Vermes. Valparaíso, 1899. 
Reed (Carlos S.)--Las aves de la provincia de Concepción, y algunas no- 
ticias acerca de su relación con la Agricultura. Santiago de Chile, 1904. 
Revista científica profesional. Barcelona. Septiembre y Octubre 1905. 

Año VIII, n.os 77-78, 83-84. 
Revista de Medicina tropical. Habana. Julio y Agosto 1905. Tomo vi, 

n.os 2, 7-8. 
SoDiRO (A.)— Sertula floree Ecuadorensis. I: Acrosticba. 
SoDiRO (L.)- Contribuciones al conocimiento de la Flora Ecuatoriana. 

Monografía ii. Anturios ecuatorianos. Suplemento i. 



Sesión del 6 de Diciembre de 1905. 

PRESIDENCIA DE D. SALVADOR CALDERÓN. 

— El Secretario accidental, Sr. Fernández Navarro, leyó el 
acta de la sesión anterior, que fué aprobada. 

Pressntaciones. — Se hicieron diez propuestas de socios nu- 
merarios y se autorizó el reingreso de D. Manuel Gómez de la 
Maza, Catedrático de la Universidad de la Habana. 

Proposiciones de la Junta directiva.— El Sr. Presidente sometió 
á la aprobación de la Junta general los sig-uientes acuerdos de 
la Directiva: 

1.° Presentar para socio protector al Excmo. Sr. Duque de 
Medinaceli, por el eficaz apoyo que ha prestado á la Sociedad 
contribuyendo con una suma importante á la suscripción para 
la exploración del Noroeste de África, además de formar parte 
como Vicepresidente de la Comisión permanente nombrada 
para aquel objeto. 

2.° Presentar á D. Joaquín María de Castellarnau y Lleopart 
para socio honorario en la vacante producida por fallecimiento 
de M. Henri de Saussure, de Ginebra. Abonan esta elección 
los importantes estudios hechos por el Sr. Castellarnau, y es- 
pecialmente sus trabajos microg-ráñcos sobre la estructura de 
las maderas de muchas especies forestales que le aseg-uran lu- 
gar eminente entre los naturalistas españoles. 
• 3.° Proponer que se nombre un auxiliar para la Biblioteca 
que pueda atender al mayor trabajo que ésta exige por la pu- 
blicación del Boletín Mhliográftco y la necesidad de llevar con 
regularidad los cambios con las Sociedades extranjeras. 

4." Que la Sociedad continúe la suscripción á las obras pe- 
riódicas que figuran en la Biblioteca de D. Serafín de Uha- 
gón, que hoy forma parte de la nuestra, que se continúe 
encuadernando los volúmenes de ésta que lo necesiten y com- 
pletándose, en cuanto sea posible, las series periódicas de la 
misma. 

La Junta mostró su conformidad con los acuerdos que ante- 
ceden, haciendo uso de la palabra el Sr. Artigas, para enco- 

T. V.— Diciembre' 1905. 32 



478 boletín de LA RKAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

miar la personalidad científica del Sr. Castellarnau y cong-ra- 
tularse de la elección hecha por la Junta directiva, que había 
sabido eleg-ir con tanto acierto para llenar la vacante de socio 
honorario. 

Memorias de Secretaría. — Se leyeron las Memorias reg-lamen- 
tarias de Secretaría y de la Biblioteca, que acusan el incre- 
mento y desarrollo que va tomando nuestra Sociedad, y se 
acordó fuesen publicadas en el Boletín correspondiente á 
Enero próximo, como se ha hecho en años anteriores. 

— El Sr. Secretario hizo notar que entre los trabajos remiti- 
dos por la Sección de Barcelona, fíg-ura una necrolog-ía, he- 
cha por el Sr. de Buen, del Sr. Bodríg-uez Femenías, del cual 
ya se ha publicado en nuestro Boletín una noticia necrológ-i- 
ca, lamentando la Sociedad que esta circunstancia impida pu- 
blicar este trabajo, que pasará, sin embarg'o, á la Comisión 
de publicación por si en él hubiera alg-o nuevo que deba ser 
conocido. 

Rendición de cuentas.— El Tesorero dio lectura al sig-uiente 
estado de ellas: 

La Sociedad ha invertido en el presente año la suma de 
] 1.957 pesetas 14 céntimos, y tiene un sobrante de 2.235,98. 

Á los g-astos han contribuido: 

1." El sobrante del año anterior de la subvención del Minis- 
terio de Estado á la Comisión de estudio de las posesiones es- 
pañolas del África occidental para la publicación del tomo i de 
las Memorias, destinado á la fauna del Muñí, que importaba 
2.440,34 pesetas, y queda hoy reducido á 1.538,57 pesetas, ha- 
biéndose abonado la impresión de las Memorias 7 á 15, ambas 
inclusives, del tomo i, y las láminas 6.* y 7." del mismo, que 
han importado, en total, 901,77. 

2.° La subvención del Ministerio de Instrucción pública y 
Bellas artes, que asciende á 5.000 pesetas, cuya cuenta se for- 
maliza por el Sr. Habilitado para el cobro de dicha subvención, 
y que consta este año de los siguientes conceptos: 



DE HISTORIA NATURAL: 



Abonado á la casa Fortanet por impresión del resto de las pu- 
blicaciones y tiradas aparte de las mismas 2.920,58 

Ídem como contribución de la Sociedad para la suscripción 
abierta por la Comisión permanente para la exploración del 
Noroeste de África, por acuerdo tomado en sesión de 4 de 
Octubre 1 .000 

Gastos de la Biblioteca de la Sociedad por adquisiciones y 
encuademación de obras. 9(57, 4'¿ 

Abono de impuestos al Estado 60 

ídem gastos de habilitación y timbres 52 



5.000,00 



3." Recursos ordinarios de la Sociedad que, con el sobrante 
del año anterior, han ascendido este año á 6.752,78 pesetas. 
Las cuentas de ing-resos y gastos ordinarios á que se aplican 
estos recursos, y entre los que, en concepto de gastos por im- 
presiones, sólo se incluyen los del Boletín, son las siguientes: 

Estado de los ingresos y gastos de la Real Sociedad española de His- 
toria natural desde 1.° de Diciembre de 1904 á 30 de Noviembre 
de 1905. 

INGRKSOS. 

PESETAS. 

Saldo á favor de la Sociedad en 30 de Noviembre de 1903 1.162,28 

Importe de cuotas corrientes cobradas, según estados que se acompañan.. 5.03~,50 

Id. de cuotas atrasadas que se han hecho efectivas 459 

Id. de la cuota adelantada del R. P. Merino 15 

Id. de tiradas aparte cobradas , 27 

Id. por venta de publicaciones á varios socios 32 

Id. de cuotas abonadas para la suscripción de Olot 20 



Total 6.'¡.52,78 



GASTOS. 
Abonado por impresión de diez números del Boletín y tiradas aparte de 

los mismos 2.001,76 

Id. por papel para la impresión del mismo 872 

Id. por láminas y grabados 1.075,30 

Id. por haberes del dependiente 600 

Id. por gastos de correos y envíos de publicaciones 610,56 

Id. por gastos menores y presupuestos de las Secciones 895,75 



Total 6.055,37 



RESUMEN. 

Importan los ingresos 6.752,78 

Id. los gastos 6.055,37 

Saldo á favor de la Sociedad en I.° de Diciembre de 1905. 697,41 



480 boletín de la real sociedad española 

Existen además créditos á favor de la Sociedad por cuotas 
atrasadas y tiradas aparte pendientes de cobro, según relación 
detallada que se acompaña, por valor de 2.871,16 pesetas. 

Cumpliendo el precepto reg-lamentario y á propuesta del 
Sr. Presidente, fué nombrada una Comisión, compuesta de los 
Sres. Pérez Zúñig-a, Ag-uilar y Carmena y Taboada Tundidor, 
para que examinen las cuentas é informen acerca de ellas en 
la primera sesión. 

Comunicaciones verbales.— El Sr. Lázaro presentó la sig-uiente 
lista de las especies nuevas para la flora española que fig-uran 
en la segunda serie de sus «Notas micológicas». A la vez mos- 
tró algunas fotografías de hongos, haciendo observaciones so- 
bre el modo de obtenerlas, así como sobre los procedimientos 
de recolección y conservación de estos vegetales. La lista de 
las especies nuevas para la flora española que figuran en esta 
serie son las siguientes: 

Lycogola miniata Pers. 

Cronardum jiaccidiim Weist. 

Clavaria cristata Pers. 

Hydmim coralloides Scop. 

Hydnum zonatum Batsch. 

Collodon nigrum Fr. 

Polyporus ohducens Fr. 

B ole tus umbrinus Pers. 

Boletus castaneíis Bull. 

Tríc/ioloma portentosimi Fr. 

Russula incarnata Omet. 

Mycena caulicmaUs Bull. 

Riissnla delica Fr. 

Psathyrella suiatrata Batsch. 

Cortinarhis armeniacus Sch. 

Gom2)Mdií(S visicidus Fr. 

Craterelhis simiosiis Fr. 

Sderoderma venosnm Boud. 

Helvella elástica Fr. 

Peziza cochleata L. 

Leotia lubrica Pers. 

Mitrííla imlndosa Fr. 

Phyalea echino2}hila Fr. 



DE HISTORIA NATURAL. 481 

— El Sr. Secretario presentó una caja con arácnidos, remiti- 
da por nuestro consocio el Sr. Llenas, de Barcelona. Ofrecen la 
particularidad de estar preparados en seco, como los insectos, 
lo cual tiene la ventaja de que conserven su forma, además 
de la no despreciable de evitar el manejo del alcohol en las 
colecciones. 

— El Sr. Graiño remite una lista de insectos de la provincia 
de Oviedo, que se acordó pasara á la Comisión de publicación. 

— El Sr. Bolívar presentó varias notas entomológ-icas, que 
pasaron, igualmente, á la expresada Comisión, así como una 
traducción de las Reglas de la nomenclatura zoológica, según 
los acuerdos del último Congreso celebrado en Berna. 

Elección de cargos. — Terminada con la presentación de notas 
la parte científica de la sesión, el Sr. Presidente manifestó que 
tenía que comunicar á la Sociedad, con harto sentimiento 
suyo, que no dudaba había de ser compartido por todos los 
presentes, la dimisión del Sr. Secretario, D. José María Dusmet, 
que tan brillantemente y tan á satisfacción de todos, había 
desempeñado la Secretaría en estos últimos años. Motivan su 
determinación sus muchas ocupaciones, que le han impedido 
asistir á las últimas sesiones. Manifestáronse conformes todos 
los socios presentes con las palabras del Sr. Presidente al la- 
mentar la dimisión del Sr. Dusmet, suspendiéndose la sesión 
breves momentos para que los señores socios se pusieran de 
acuerdo respecto á la renovación de la Junta directiva, y reanu- 
dada después procedióse á la votación, resultando elegida la 
siguiente 

JUNTA DIRECTIVA PARA EL AÑO 1906. 

Presidente: D. Florentino Azpeitia y Moros. 

Vicepreside7ite: D. José Casares Gil. 

Tesorero: D, Ignacio Bolívar y Urrutia. 

Vicetesorero: D. Antonio García Várela. 

Secretario: D. Ricardo García Mercet. 

Vicesecretario: D. Domingo Sánchez y Sánchez. 

Bibliotecario: D. Ángel Cabrera Latorre. 

Auxiliar de la Biblioteca: D. Emilio Fernández Galiana. 



482 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

COMISIÓN DE PUBLICACIÓN. 

D. Francisco de P. Martínez y Sáez. 

D. Blas Lázaro é Ibiza. 

D. Lucas Fernández Navarro. 

COMISIÓN DE CATÁLOGOS. 

D. Blas Lázaro é Ibiza. 
D. Federico Gredilla y Gauna. 
D. José María Dusmet y Alonso. 
D. Juan Manuel Díaz del Villar. 
D, Enrique Pérez Zúñig-a. 
D. Ano-el Cabrera Latorre. 
D. José Gog-orza González. 

Secciones. — La de Barcelona celebró sesión el día 15 de No- 
viembre de 1905, bajo la presidencia de D. Telesforo de Aranzadi. 

— El Sr. Aranzadi dio lectura á dos notas tituladas «Segunda 
lista de nombres catalanes: hong-os (bolets)» y «Catálog'o de 
los hong-os observados en Cataluña». 

— El Sr. de Buen leyó otra titulada «Datos biog-ráficos de 
D. Juan J. Rodríg-uez Feraenías», acompañándola de un re- 
trato del mismo. 

— Posteriormente, se ha recibido otra acta de la misma, que 
se inserta á continuación. 

Sesión del 6 de Diciembre de 1905. Presidencia del señor 
Aranzadi. Se procedió á la elección de la Junta directiva de 
la Sección que ha de reg'ir durante el año 1906, resultando 
eleg"idos los socios que se expresan: 

Presidente: D. Ramón Turró. 

Vicepresidente: D. Antonio Casares Gil. 

Tesorero: D. Ig-nacio Tarazona. 

Secretario: D. Manuel Llenas y Fernández. 

—Se aprobó el sig-uiente presupuesto de g-astos: 

Ptas. 

Gratificación al mozo repartidor 60 

Gastos de franqueo 15 

— de Secretaría ... 16 

Imprevistos 10 

Total 100 



DE HISTORIA NATURAL. 483 

— Fué propuesto para socio numerario D. Juan Julia y Oli- 
ma, presentado por D. Manuel Llenas. 

—El Sr. Aranzadi leyó una nota titulada «Lista de los hon- 
g'os del Empalme (Gerona)». 

— El Sr. de Buen leyó otra sobre los Hidrarios de nuestras 
costas mediterráneas y presentó además hermosos ejemplares 
de Calcedonia del Salto (Urug-uay). 

— El Sr. Llenas presentó otra titulada «Alg-unos liqúenes de 
los alrededores de Cuenca», en la que fig-uran especies y varie- 
dades nuevas para nuestra flora. 

— El Sr. Font y Sag-ué presentó una hermosa pepita de oro, 
cuyo peso era de 3,66 g-., hallada en los Pirineos catalanes, en 
el sitio denominado Ormoyé, en la provincia de Gerona. 

La Sección de Zaragoza celebró sesión el 25 de Octubre, bajo 
la presidencia de D. Pedro Ferrando. 

—El P. Navas da cuenta del resultado satisfactorio del Con- 
g-reso botánico de Viena, al que asistió como Deleg-ado de la 
Sociedad Arag-onesa de Ciencias naturales, siendo el único 
cong-resista de leng-ua española que en él estuvo. Varias veces 
tomó parte en los debates, quedando complacido de la benevo- 
lencia y afecto que le mostró la asamblea. Procuró nuevas 
simpatías para nuestra nación y las obtuvo. También refiere 
la benévola acog'ida que le dispensaron diferentes naturalis- 
tas y directores de los Museos que visitó, especialmente en 
Viena, Berlín, Bruselas, Londres y París. 

El mismo presenta un Icij)yx que tuvo la fortuna de hallar, 
el 15 de este mes, debajo de una piedra, en el jardín del Cole- 
g-io de Nuestra Señora del Recuerdo, en Chamartín de la Rosa 
(Madrid), donde estuvo recientemente unas horas. Es insecto 
Tisanuro, muy interesante y apenas citado de España. 

— El Sr. Presidente felicitó al P. Navas por su valiosa g-estión 
en el Congreso aludido, y propuso se hiciese constar en acta 
un voto de g-racias, acordándose así por unanimidad. 

—Esta misma Sección celebró sesión el día 29 de Noviem- 
bre, bajo la presidencia de D. Pedro Ferrando. 

El Sr. Aramburu (D. Pedro), presentó, procedentes de Olot 
(Gerona), áo^ bombas volcánicas, una basáltica perfecta, del vol- 
cán «Garrinada» y otra recog-ida en el cráter de «Montolibet.» 

Además lo hizo de «Puzolana ó arena de volcán», oriunda 



484- boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA i 

del volcan «Monsacopa» y nuramulites, recog-idos en los aire- j 

dedores de la citada población. ] 

De los citados ejemplares hizo descripción minuciosa el se- 
ñor Aramburu. '. 

Los socios asistentes á la sesión, examinan el volumen de 

las Memorias ó Compte-rendu de las sesiones del VI Cong-reso I 

internacional de Zoolog-ía, de Berna (1904), presentado por el 

P. Navas, y admiran la perfección de los g-rabados y la varié- j 

dad y riqueza de asuntos tratados en aquel Cong-reso, en cuyo 

Catálog'o de socios fig-uran tres nombres españoles. í 

— El mismo señor socio presenta la entreg-a 22 de la publica- j 

ción de Berlín Das Tierreich, elaborada por una comisión nu- • 

merosa de zoólog-os de todas las naciones, especialmente de i 

Alemania. La entreg-a 22 trata de los Helicónidos, familia de i 

Lepidópteros estudiada por los Sres. H. Stichel , de Hag-en, en ! 

Westfalia, y H. RifTarth, de Berlín. Es un g-rueso cuaderno i 

de 290 pág-inas, adornado con 50 g-rabados. En él se describen ; 

con toda minuciosidad dos g-éneros ( Heliconius y Eueides} j 

y 87 especies, con numerosísimas subespecies y formas de es- ; 

tos eleg-antes lepidópteros de la América intertropical. ; 

Asimismo presenta la 12.' de sus Notas entomológ-icas «Neu- ! 

rópteros de Pozuelo de Calatrava». \ 

Acto seg-uido fué propuesta la nueva Junta directiva para el j 

año 1906, siendo aclamados por unanimidad: ] 

Presidente: D. Pedro Ferrando y Más. ' 

Vicepresidente: D. Vicente de Val y Julián. i 

Tesorero: D. José A. Dosset. I 

Secretario: D. Pedro Moyano y Moyano. i 

El presupuesto de g-astos asciende á 30 pesetas. i 



DE HISTORIA NATURAL. 485. 

Notas y comunicacioDes. 



El yacimiento de azufre de la Peña de Cati, en el término de Petrel 
(Alicante) 



D. DANIEL JIMÉNEZ DE CISNEROS 

Invitado por mi disting-uido amig-o el Sr. Roma, sali de Ali- 
cante en la mañana del 25 de Octubre último, acompañado de 
los señores D. Juan Guillen Pedemonti y D. Santos Gómez, con 
el único objeto de visitar el yacimiento de azufre nativo, des- 
cubierto hace poco tiempo en la Peña de Cati, del término de 
Petrel. Se trata de un criadero conocido hace pocos meses con 
circunstancias sumamente curiosas, y empezado á trabajar 
bajo la dirección del Sr. Gómez. La distancia á que se encuen- 
tra de Petrel hacía precisa nuestra partida en el primer tren 
que sale á las 6''. y 35"". de la mañana. Dejamos el camino de 
hierro en Elda, y en carruaje nos dirigimos á Petrel, que se 
encuentra á una corta distancia del primero de estos pueblos 
citados, atravesando una espléndida campiña extendida hasta 
las estribaciones de la Sierra del Cid (1.111 m.) El pueblo 
de Petrel, de estrechas y accidentadas calles, ofrece poco de 
particular si se exceptúan su histórico castillo y sus fábricas 
de alfarería, que impresionan favorablemente por lo acabado 
de la obra y su g-usto artístico; bien es verdad que cuentan con 
arcillas plásticas de inmejorables condiciones y con obreros 
muy diestros en el oficio. Estas arcillas proceden del SE. del 
pueblo; por el aspecto de las que vi en la fábrica del Sr. Bel- 
trán, y por su semejanza con las de otros yacimientos conoci- 
dos, sospeché que fueran del Nummulítico. Visto mi interés en 
recog"er alg'unos fósiles, y en la imposibilidad de demorar el 
viaje á la Peña de Cati, el Sr. Beltrán envió k uno de sus de- 
pendientes á buscar fósiles para recog-erlos á mi vuelta de la 
mina de azufre; pero, desg-raciadamente, el reg-reso se efectuó 
con tal precipitación, que fué imposible detenerse en Petrel, y 
como considero de interés este asunto, pienso volver al pueblo 
de Petrel para comunicar á la Sociedad Española lo que fuere 
digno de mención. 



486 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

El camino que conduce á la Peña de Cati, empieza en una 
profunda rambla llamada de Pusa, abierta entre las estriba- 
ciones del Cid al SE. y el Cerro de la j^atada del Cahallo al 
NO., siendo, por lo tanto, NE. la dirección de la expresada 
rambla. Una altura situada á la derecha se llama del Salto del 
Caballo, por correr la tradición de que el caballo de D. Jaime 
saltó desde este cerro al de la Patada, en cuya cima dejó la 
impresión de sus cascos. En estos puntos la formación parece 
Miocena, en parte al menos, pues pude retirar calizas ig'uales 
á las del Burdig-alense de Alicante, y el Sr. Roma me entreg-ó 
un diente de Oxyrhina que parece de 0. haslalis Agass. 

Penetrando en el barranco de Pusa, la formación es franca- 
mente del Keuper, predominando los yesos rojos, y aunque no 
he visto cuarzos hematoideos, existen margas irisadas y alg-u- 
nas calizas. No es fácil marcar de un modo preciso la estrati- 
ficación por lo muy trastornados que se hallan; pero en 
la parte superior se distinguen bien potentes bancos calizos 
de color claro, casi horizontales y que deben referirse al Mio- 
ceno, pues á la salida del barranco se hallan algunos fó- 
siles que, á pesar de su mal estado de conservación, parecen 
iguales á los del Burdigalense de Alicante. Siempre subiendo 
se penetra en la Hoya falsa, y dejando á la izquierda las rui- 
nas de un antiguo pantano, penetra el camino en una gar- 
ganta llamada El Parat de Cachiili, en donde existen potentes 
bancos de una caliza marmórea de color ceniciento azulado, 
que amarillea en los puntos que han sufrido la acción del aire 
y de la luz, toda ella penetrada de restos orgánicos, y entre 
ellos fragmentos espatizados de equinodermos que le dan la 
apariencia de una caliza cristalina. Sin duda que esta ver- 
dadera lumaquela tendría un buen aspecto una vez puli- 
mentada, pero no se explota. Continúan después las calizas 
ordinarias hasta llegar á la proximidad de la cima, y en este 
lugar, y en el fondo de pequeños barrancos, se ofrece de nuevo 
el Keuper con sus margas amarillas, rojas, azuladas y grises, 
pequeños cristales de cuarzo y bancos de yeso. En el contacto 
del Mioceno y del Keuper se abre la mina, existiendo de una 
parte calizas terciarias penetradas de azufre y de otra peque- 
ños conglomerados de cristales de cuarzo unidos con azufre. 

Según me dijeron las gentes de los alrededores, este azufre 
fué beneficiado hace algunos años por medio de los hornos si- 



DE HISTORIA NATURAL. 487 

cilianos ó kalkeroui, obteniéndose pequeñas cantidades para 
combatir el oidium de las vides que se cultivan en aquellas 
cumbres. Así lo demuestran los profundos socavones practica- 
dos en busca del filón y las ruinas de los hornos allí inmedia- 
tos, pero no se han hecho trabajos formales hasta hace pocos 
meses, bajo la dirección de D. Santos Gómez. El único pozo 
que en la actualidad existe cortó el filón á los 8 m., y conti- 
nuando hasta los 20 de profundidad se abrió una g-alería que 
volvió á cortarlo á poca distancia. Dificultades de orden admi- 
nistrativo han hecho parar los trabajos después de haber ex- 
traído unos cuantos quintales de mineral que se hallan amon- 
tonados junto á la boca del pozo. 

El filón tiene alg-o más de 1 m. de espesor, limitado entre 
capas de yeso y marg-as teñidas de neg-ro por materias bitumi- 
nosas, penetradas de azufre. En el centro, el azufre se ofrece 
con una g*ran pureza, envolviendo cristales que desde lueg-o 
me parecieron de celestina, y otros menores de yeso. Tenía de 
estos minerales las más opuestas noticias, pues mientras unos 
me aseg-uraban ser cuarzos, otros los reputaban como calizas. 
Los primeros los confundían con los pequeños cristales de 
cuarzo que se hallan en la parte superior cong-lomerados con 
el azufre, lo que es sólo un accidente sin importancia, mien- 
tras que los otros, atendiendo á su menor dureza, los conside- 
raban como calcita; mas la forma cristalina en algunos ejem- 
plares muy manifiesta, su color blanco lig-eramente azulado y 
su asociación con el azufre, me corroboraron en la idea de que 
fueran sulfato estróncico. Buscando ejemplares mejor conser- 
vados entre los que había amontonados junto al pozo, encon- 
tré uno que conservo, en el que puede verse el sistema róm- 
bico y que creo pueda referirse á la combinación mpe'. Me aca- 
bé de cerciorar al otro día de que estos cristales son de celesti- 
na, reduciendo á polvo un trozo, hirviéndolo en una disolución 
de carbonato sódico para transformarlo en carbonato estróncico, 
atacando éste por el ácido nítrico para formar una sal soluble, 
que comunicó á la llama del alcohol el color de carmín carac- 
terístico. El yacimiento parece en un todo ig-ual al de Pertica- 
ra de Sicilia, y por si aún me quedaba alg-una duda, tuve la 
suerte de saludar hace pocos días al Sr. D. Lucas Hallada, y el 
ilustre g-eólog-o calificó al momento de presentarle unos ejem- 
plares como de yacimiento análog-o al de Sicilia, haciéndome 



488 boletín de LA REAL SOCIEDAD ESPAÑOLA 

notar de paso que alg-unos presentaban un tinte azul muy 
marcado. 

Esto es cuanto por hoy puedo decir de yacimiento tan inte- 
resante. Un análisis detenido nos liará conocer si á este azu- 
fre acompaña selenio, así como también si el depósito es úni- 
co ó se relaciona con otras manifestaciones de la re^^ión. 



Mutílidos nuevos de España 

POR 

DON RICARDO GARCÍA MERCET. 

Las exploraciones que durante los últimos tres años se han 
llevado á efecto en diversas comarcas de la Península, y prin- 
cipalmente en nuestra meseta central, me permiten dar á co- 
nocer alg-unos mutílidos inéditos de la fauna española. 

Apterogyna bimaculata André. var. riifescens mihi. 

El (¿^ de esta especie (tipo y variedad) era desconocido. He 
aquí su descripción: 

NigTO, medio, parum nítido, dense albo vel cinéreo pubes- 
cente; mandibulis et abdominís seg-mento primo rufis. Caput 
subrotundatum, oculi forma consueta, g-enae scapo paulo bre- 
viores, antenae long-issimae et g-racillimae obscure ferrug-ineae; 
alae fere hyalinae versus costam lutescentes, teg-ulae nitidae 
castanneo-brunneae; capite, thorace et abdomine punctato- 
retlculatis; thorax subovatus postice truncatus, mesonoto in 
medio margine antico spatio levi et nítido praedito . metatho • 
race grosse puiictato-reticulato, linea me